(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Revista de filología española"




JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS 

CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS 



REVISTA 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



director; 



RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL 



TOMO 1—1914 




/\ 



O 






ir 



MADRID 



PQ 
bOOl 

i.l 



MADRID. —Imprenta de los Sucesores de Hernando, Quintana, 33. 



ÍNDICE DEL TOjMO I 
1914 



Páginas. 



Artigas, M. — Fragmento de un glosario latino.. 245-274 
Asín Palacios, j\I. — El original árabe de la «Dispu- 
ta del Asno contra Fr. Anselmo Turmeda» ... I - 5 1 
Castro, A. — Disputa entre un cristiano y un judío. 1 7 3- 180 

— Mozos e ajumados 402-404 

Farinelli, a. — Mistici, teologi, poeti e sognatori 

della Spagna all' alba del dramma di Calderón. 289-333 
García Villada, Z. — Poema del abad Oliva en 
alabanza del Monasterio de Ripoll. Su continua- 
ción por un anónimo I49-161 

Gómez Ocerin, J. — Para la bibliografía de Lope , 404-406 
González Magro, P. — Merindades y señoríos de 

Castilla en 1353 37^-401 

Menéndez Pidal, R. — Elena y María. (Disputa del 
clérigo y el caballero.) Poesía leonesa inédita del 
siglo XIII 52-96 

— Poesía popular y Romancero 357-377 

Mitjana, R. — Nuevos documentos relativos a Juan 

del Encina 275-288 

SoLALiNDE, A. G. — Fragmentos de una traducción 
portuguesa del «Libro de buen amor» de Juan 
Ruiz 162-172 

Notas bibliográficas : 

Alonso Cortés, N. — Juan Martínez Villergas. — A. G. S. 415 
Altamira y Creyea, R. — Cuesiiones de Historia del Dere- 

c/io y de Legislación comparada, — O 415 

Antología de poetas vallisoletanos modernos. — F. R. M 353 



ÍNDICE DEL TOMO I 

Páginas. 



Arco, R. del. — Algunas indicaciojtes sobj-c aniignos casti- 
llos, recintos foi-tificados y casas solariegas del Alto Ara- 
go'n. — N 201 

Arigita y Lasa, M. — Cartulario de Felipe III, rey de Fran- 
cia. — Z. G. V 184 

AsTRAiN, A. — Historia de la Compañía de Jesús en la asis- 
tencia de España. — B 412 

Ballesteros, A. — Sevilla en el siglo XIII. — A. G. S. . . • 352 

Bally, Ch. — Le langage et la vie. — J. O. G 340 

Benot, E. — Los casos y las oraciones. — M. G. M 353 

Berceo, Gonzalo dr.—EI Sacrificio de la Misa. — T. N. T. 106 

Bibliographie Hispanique igio y igil. — A. G. S 354 

Blanco, R. — Arte de la Escritura y de la Caligrafía espa- 
ñola. — C 1 94 

Bonilla San Martín, A. — Las leyendas de Wagner en la 

Literatura española. — C 1 99 

BuRNAM, John M. — Palacographia ibérica. — A. G. Sola- 

linde 343 

Calvo Madroño,}. — Descripción geográfica, histórica y es- 
tadística de la provincia de Zatnora. — P. G. M 198 

Camilli, a. — II sistema ascoliano di grafía fonética. — N . . 202 

Cervantes. — Don Quijote de la Mancha, edic. de F. Ro- 
dríguez Marín. — O 416 

Cervantes de Salazar, F. — Crónica de la Nueva Espa- 
ña, edic. Magallón. — T. N. T 192 

Cervantes de Salazar, F. — Crónica de Nueva España, 

edic. Paso 5^ Troncoso. — P. G. M 352 

CoLLET, H. — Le mysticisjne ítmsical espagnol au X VF sicclc. 

R. Mitjana 334 

FoKKER, A. A. — Quelques niots espagnols et portugais d' ori- 
gine oriéntale. — C 407 

Galocha y Alonso, J. — Gramática futidamental de la Len- 
gua castellana. — C 351 

GossART, E. — Les Espagtiols en Flandre. Histoire et 
poe'sie. — C 354 

Gkammont, INI. — Le vers frangais. Ses moyens d'expression. 

Son hartnonie. — T. N. T 1 90 

Grandgent, C. H. — Introduzione alto studio del Latino 

volgare. Traduc. de N. Maccarrone. — C 414 

Hanssen, F. — Gramática histórica de la Lengua castella- 
na. — A. Castro 97, 181 

Hills, E. C, and Morley, S. G. — Modern Spanish Lyrics. — 

A. Reyes 411 



ÍNDICE DEL TOMO I 



Páginas. 



HoYERMANN UND Uhlemanns. — SpüTiisches Lesebuch für 

den Sclud- und Pn'vatgebranch.— C 201 

IspizuA, S. DE. — Historia de los vascos en el desctibrimiento, 

conquista y civilización de America. — P. G. M 35 1 

JoHNSTON, H. — Phonetic Spelling. — N 202 

JuD, J. — Probleme der altromanischen Wortgcographie, — C. 408 

JÜNEMANN, G. — Historia de la Literatura española. — 

F. R. M 196 

Lazarillo de Torines, La vida de. Edic. Bibliotheca Roma- 
nica. — C 200 

Levi, E. — La leggenda di don Carlos nel teatro spagmiolo 
del seicento. — C 196 

Martín Mínguez, B. — De la Cantabria. — N 351 

Martner, D.—Spanisclie Sprachlere zum Selbst-und Scliul- 
unierricht. — N 353 

Marvaud, a. — L' Espagne aii XX' siccle. — C 202 

Mazorriaga, E. — La leyenda del Caballero del Cisne. — C. 195 

Mérimée, H. — L'art dramatiquc a Valencia depuis les ori- 
gines Jusqu'au cominencemetii dit XVII' siecle 347 

MoNACí, E. — Facsimili di docimienti per la s feria delle litigue 

e delle letlerature romanze. — A. G. S 416 

Pérez Villamil, 'SI. ^ Relaciones topográficas de España. — 

F. J. Sánchez Cantón 187 

P1NOCHET Le-Brun, F., y Castro, D. — Crestomatía espa- 
ñola. — C 417 

Restori, a. — Ancora di Genova nel teatro classico di 

Spagna. - A. G. S 415 

Rodríguez Marín, F. — Burla burlando. — C 355 

Rodríguez Villa, A. — Artículos históricos. — C 199 

Salvador y Barrera, J. M. — El P. Flórez y su <iEspaha 

Sagradas. — F. de O 1 97 

Sánchez Pérez, J. A. — Partición de herencias éntrelos mu- 
sulmanes del rito malequi. — C. A. González Palencia. ... 197 

Sarthou Caureres, Q.— La provincia de Teruel. — P. G. M. 194 

Schevill, R. — Ovid and the RenascenceinSpain. — A.G.So- 

lalinde 103 

Schevill, R., y Bonilla, A. — Obras completas de Miguel 
de Cervaiites Saavedra : La Calatea. — C 194 

Schroder, Th. — Die dramatischen Bearbeitungen des Dott 
Juan-Sage in Spanien, Italien und Frankreicli bis auf 
Aloliere einschliesslich. — C 410 

SoMOZA García-Sala, J. — Jovellanos. JManuscritos inéditos, 

raros o dispersos. — F. de O 200 



ÍNDICE DEL TOMO I 

Páginas. 



Torre y Franco Romero, L, de. — Mosén Diego de Vale- 

ra. — Y. C.G 198 

Vega, Lope de. — La Dorotea, edic. A. Castro. — N 201 

VoGEL, E. — Einfühnmg in das Spatiische für Lateinkmi- 

dige. — C 200 

^Waiblinger, E. — Beitrdge zar Feststellung des Tonfalls 

in d^n rotnanJscíien Sprachen. — T. N. T 341 

Bibliografía : 

Obras bibliográficas 108, 203, 418 

Historia de la civilización. 110, 204, 419 

Instituciones 1 1 1 , 207, 423 

Iglesia y Religión 207, 424 

Arqueología y Arte 113, 209, 429 

Ciencia y Enseñanza 211, 426 

Geografía y Etnografía 115,215, 433 

Historia local 116, 213,431 

Viajes 120, 217, 435 

Lingüística 121,218, 436 

Estudios gramaticales 122 

Fonética general.. 122, 219, 437 

Filología románica 220, 439 

Gramática española 221, 440 

Fonética española 1 23, 222 

Ortografía y Paleografía 124, 222, 441 

Morfología 1 24, 223, 44 1 

Sintaxis 125, 224, 442 

Lexicografía y Semántica 1 25, 224, 442 

Métrica 127, 226, 444 

Dialectología 127, 226, 444 

Geografía lingüística 1 28 

Textos no literarios 128, 227, 445 

Enseñanza del idioma 129, 227, 445 

Literatura general 229, 447 

Literatura comparada 131, 230, 448 

Historia de la Literatura 132 

Literatura española 232, 452 

Escritores hispano-latinos 232, 452 

Poesía en general 133, 233, 453 

Lírica 1 34, 234, 454 

Épica 135, 234,456 

Dramática. 135, 235, 456 



índice del tomo i vu 

Páginas. 

Novelística 1 38, 236, 459 

Historia. . , 140, 239, 464 

Mística 141, 240, 462 

Prosa didáctica 142, 240, 465 

Crítica literaria 144, 241, 466 

Enseñanza de la Literatura 145, 242, 466 

Folklore. Obi-as diversas 146, 242, 467 

Poesía popular 1 47, 242, 467 

Noticias 148, 344, 355 



ABREVIATURAS 

DE LAS REVISTAS CITADAS EN LA BIBLIOGRAFÍA DEL VOLUMEN I 



AACol — Anuario de la Academia Co- 
lombiana. Bogotá. 

AACR — Anales del Ateneo de Costa 
Rica. San José. Costa Rica. 

AAntr ■ — American Anthropologist. 
Lancaster. 

AB — Analecta Bollandiana. Bruxelles. 

ABHA— Archivo Bibliográfico His- 
pano-Americano. Madrid. 

AcHer— Nueva Academia Heráldica. 
Madrid. 

AEPCMadrid — Asociación Española 
para el progreso de las Ciencias. Ma- 
drid. 

AEsp — Arte Español. Madrid. 

AFH — Archivum Franciscanum His- 
toricum. Firenze. 

AGPsy — Archiv für die Gesamte Psy- 
chologie. 

AHA — Archivo Hispano-Americano. 

AHHAg— Archivo Histórico Hispano- 
Agustiniano. Madrid. 

AI A — Archivo Ibero-Americano. Ma- 
drid. 

AIV — Atti del Reale Istituto Véneto 
di Scienze, Lettere ed Arti. Venezia. 

AJ — The American Journal of Philo- 
logy. Baltimore. 

AkR — Akademische Rundschau. Leip- 
zig. 

Alh — La Alhambra. Granada. 

AMNAHE — Anales del Museo Nacio- 
nal de Arqueología, Historia y Etno- 
logía. México. 

Ant — L'Anthropologie. Paris. 

ARel — Archiv für Religionswissens- 
chaft, Freiburg i. Br. 

ARLO — Archivos Latinos de Rinolo- 
gía, Laringología y Otología. Barce- 
lona. 

ASEFO — Anales de la Sociedad Es- 
pañola de Física y Química. Madrid. 

ASI — Archivio Storico Italiano. Fi- 
renze. 

ASLom — Archivio Storico Lombardo. 
Milano. 

ASNSL — Archiv für das Studium der 
neuren Sprachen und Literaturen. 
Braunsweig, Berlín. 



ASPNap — Archivio Storico per le 
Provincie Napoletane. Napoli. 

ASR — Annales de la Société J.-J. 
Rousseau. Genéve. 

Ath — The Athenaeum. London. 

Atl — Atlántida. Buenos Aires. 

AtRo — Atene e Roma. Firenze. 

AUCh — Anales de la Universidad de 
Santiago de Chile. 

AV — L' Ateneo Véneto. Venezia. 

B — La Bibliofilia. Firenze. 

BAB — Bulletin de l'Académie Royale 
de Belgique. Bruxelles. 

BABLB — Boletín de la Real Acade- 
mia de Buenas Letras de Barce- 
lona. 

BAE — Boletín de la Real Academia 
Española. Madrid. 

BAH — Boletín de la Real Academia 
de la Historia. Madrid. 

BALAC — Bulletin d'Ancienne Litté- 
rature et d'Archéologie Chrétienne. 
Paris. 

BANHab — Boletín del Archivo Nacio- 
nal. Habana. 

BANHCaracas — Boletín déla Acade- 
mia Nacional de la Historia. Caracas. 

BBl — Bayreuth Blatter. 

BBNMéxico — Boletín de la Biblioteca 
Nacional. México. 

BCPNavarra — Boletín de la Comisión 
provincial de monumentos de Na- 
varra. Pamplona. 

BCPOrense — Boletín de la Comi- 
sión provincial de monumentos de 
Orense. 

BDC — Butlleti de Dialectología Ca- 
talana. Barcelona. 

BDR — Bulletin de Dialcctologie Ro- 
mane. Hamburg. 

BEC — Bibliotheque de TÉcole des 
Chartes. Paris. 

BEscPrepMéxico — Boletín de la Es- 
cuela Nacional Preparatoria. México. 

BGIPSR — Bulletin du Glossaire des 
Patois de la Suisse Romande. Lau- 
sanne. 

BHi — Bulletin Hispanique. Bordeaux. 

Bi — Bibliofilia. Barcelona. 



ABREVIATURAS 



IX 



BILE — Boletín de la Institución Libre 
de Enseñanza. Madrid. 

Bit — Bulletin Italien. Bordeaux. 

BLOR — Boletín de Laringología, Oto- 
logía y Rinología. Madrid. 

BOZM — Boletín oficial de la Zona de 
influencia española en Marruecos. 
Madrid. 

BPLM— Bulletin de la Sociétc d'Étu- 
des des Professeurs de Langues Me- 
ridionales. París, Carcassone. 

BPyr — Bulletin Pyrénéen. Pau. 

BRAGallega — Boletín de la Real Aca- 
demia Gallega. Coruña. 

BRSG — Boletín de la Real Sociedad 
Geográfica. Madrid. 

BSCastExc — Boletín de la Sociedad 
Castellana de Excursiones. Valla- 
dolid. 

BSEEx — Boletín de la Sociedad Es- 
pañola de Excursiones. Madrid. 

BSEHX — Boletín de la Sociedad Es- 
pañola de Historia Natural. Madrid. 

BSMGEMéxico — Boletín de la Socie- 
dad Mexicana de Geografía y Esta- 
dística. México. 

BTer — La Basílica Teresiana. Sala- 
manca. 

C — Le Correspondant. Paris. 

Cat — Cataluña. Barcelona. 

CD — La Ciudad de Dios. Madrid. 

CHA — Cultura Hispano-Americana. 
Madrid. 

CLPh — Classical Philology. Chicago. 

CMF — Casopis pro Moderni Filo- 
logii. 

Cr — La Critica. Napoli. 

CrAIBL — Comptes rendus de l'Aca- 
démie des Inscriptions etdes Belles- 
Lettres. Paris. 

CT — La Ciencia Tomista. Madrid. 

CuC — Cuba Contemporánea. Habana. 

DLZ — Deutsche Literaturzeitung. Ber- 
lín. 

DR — Deutsche Revue. 

ED — Estudios de Deusto. Bilbao. 

EE — Euskal-Erria. San Sebastián. 

EM — La España Moderna. Madrid. 

ENTLF — Edda Nordisk Tidsskrift for 
Litteratur-forskning. 

Estudio - — Estudio. Barcelona. 

EuskA — Euskalerriaren Alde. San Se- 
bastián. 

EyA — España y América. Madrid. 

FD — Fanfulla dalla Domenica. 

Fo — Folk-lore. A quarterly review. 
London. 

FrAm — France-Amérique. Paris. 

GFRom — Giornale di Filología Ro- 
manza. Roma. 

Gl — Glotta. Gottingen. 

GMN — Gaceta de los Museos Na- 
cionales. Caracas. 



GMNV — Gaceta de los Museos Na- 
cionales. Venezuela. 

GrB — Die Grenzboten. 

GRM — Germanisch-romanische Mo- 
natschrift. Hcidelberg. 

GSLIt— Giornale Storico della Lettc- 
ratura Italiana. Torino. 

GW — Geisterwissenschaften. 

HJ — Historisches Jahrbuch. Mün- 
chcn. 

HTM — History Teacher's Magazinc. 

lEA — Ilustración Española y Ameri- 
cana. Madrid. 

IF — Indogermanische Forschungen. 
Strassburg. 

ILSt — II Libro e la Stampa. Milano. 

IMz — II Marzücco. 

JRPh — Kritischer Jahresbericht über 
die Fortschritte der Romanischen 
Philologie. Erlangen. 

L — La Lectura. Madrid. 

LA — Loghat el-Arab. Bagdad. 

Leng — El Lenguaje. Madrid. 

LGRPh — Literaturblatt iur Germa- 
nische und Romanische Philologie. 
Leipzig. 

LMI — Larousse mensuel illustré. Pa- 
ris. 

Logos — Logos. Internat. Zeitschrift 
fiir Philosophie der Kultur. Tübin- 
gen. 

LZ — Literarisches Zentralblatt fiir 
Deutschland. Leipzig. 

MA — Le ÍNIoyen Age. Paris. 

MF — Le Merciire de France. Paris. 

MHSJ — Monumenta Histórica Socie- 
tatis Jesu. Madrid. 

MI — Memorial de Infantería. Madrid. 

MIÓM — Mitteilungen des Instituts 
für Osterreichische Gcschichtsfor- 
schung. Insbruck. 

MLA • — The Modern Language Asso- 
ciation. Baltimore. 

MLN — Modern Language Notes. Bal- 
timore. 

MLR — The Modern Language Re- 
view. Cambridge. 

MLT — Modern Language Teaching. 
London. 

MMus — Münchencr Museum. 

MPhil — Modern Philology. Chicago. 

MPhon — Maitre Phonétiquc. Paris. 

MSL — Memoires de la Société de 
Linguistique. Paris. 

NC — La Nuova Cultura. Torino. 

NEt — Nueva Etapa. Madrid. 

NJKA — Ncue Jalirbücher für das 
Klassische Altertum, Geschiclite und 
deutsche Litteratur, und für Piida- 
gogik. Leipzig. 

NM — Neuphilologische Mitteilungen. 
Helsingfors. 



ABREVIATURAS 



Nos — Nosotros. México. 

NR — La Nouvelle Revue. París. 

NSpr — Die neuren Sprachen. Mar- 
burg. 

NT — Nuestro Tiempo. Madrid. 

PM — Pequeñas monografías. Madrid. 

PMLA — Publications of the Modern 
Language Association of America. 
Baltimore. 

Polyb — Polybiblion. París. 

RAAM — Revue de l'Art Ancien et 
Moderne. París. 

RABM — Revista de Archivos, Biblio- 
tecas y Museos. Madrid. 

RaCo — Rassegna Contemporánea. 

RAf — Revue Africaine. Argel. 

RAm — La Revista de América. Paris. 

RBA — Rivista delie Biblioteche e de- 
glArchivi. Fircnze. 

RBC — Revista bimestre Cubana. Ha- 
bana. 

RBen — Revue Bénédictine. Lille. 

RBi — Revue des Bibliothéques. Paris. 

RBli — Rassegna bibliográfica della 
Letteratura Italiana. 

RC — Revue Celtique. Paris. 

RCal — Revista Calasancia. Madrid. 

RCAral — Rivista del CoUegio Araldi- 
co. Roma. 

RCC — Revue des Cours et Conféren- 
ces. Paris. 

RCEHGranada — Revista del Centro 
de Estudios Históricos de Granada 
y su Reino. Granada. 

RCChile. — La Revista Católica de 
Santiago de Chile. 

RChil- — Revista Chilena de Historia 
y Geografía. 

RCr — Revue critique d'Histoire et de 
Littérature. Paris. 

RCrLN — Revue critique des Livres 
nouveaux. 

RDM — Revue des Deux Mondes. Pa- 
ris. 

RDR — Revue de Dialectologie Ro- 
mane. Hamburg. 

REAn — Revue des Études Anciennes. 
Bordeaux. 

REH — Revue des Études Historiques. 
Paris. 

REJ — Revue des Études Juives. Ver- 

sailles. 
RELOR — Revista Española de La- 
ringología, Otología y Rinología.Ma- 
dríd. 
RELV — Revue de l'Enseignement 

des Langues vivantes. Paris. 
REM — Revista de Especialidades Mé- 
dicas. Madrid. 
RF — Romanische Forschungen. Er- 

langen. 
RFE — Revista de Filología Española. 
Madrid. 



RFLCHabana — Revista de la Facul- 
tad de Letras y Ciencias. Habana. 
RG — Revue de Gascogne. Auch. 
RGCM — Revista de Geografía Colo- 
nial y Mercantil. Madrid. 
RGI — Rivista Geográfica Italiana. 
RH — Revue Historique. Paris. 
RHE — Revue d'Histoire Ecclésiasti- 

que. Paris. 
RHeb — La Revue Hebdomadaire. Pa- 
ris. 
RHGE — Revista de Historia y Ge- 
nealogía Española. Madrid. 
RHi — Revue Hispanique. Paris-New 

York. 
Rliist — Revista de Historia. Lisboa. 
RHRFr — Revue Historique de la Ré- 

volution frangaise. Paris. 
RI — Rivista d'ltalia. Roma. 
RÍE — Revue Internationale de l'En- 

segnem.ent. Paris. 
RIEV — Revista Internacional de Estu- 
dios vascos. Paris. 
RlLomb — Rendiconti del Reale Ins- 
tituto Lombardo di Scienze e Let- 
tere. Milano. 
RJLQuito — Revista de la Sociedad 

Jurídico-Literaria de Quito. 
RL — Revista de Libros. Madrid. 
RLR — Revue des Langues Romanes. 

Montpellier. 
RLu — Revista Lusitana. Lisboa. 
RMBilbao — Revista Musical. Bilbao. 
RMeM — Revue de Métaphysique et 

de Moral e. Paris. 
RMen — Revista de Menorca. Mahón. 
RMM — Revue du Mond Musulmán. 

Paris. 
RMo — Revue du Mois. Paris. 
RMont — Revista Montserralina. Bar- 
celona. 
RMor — Revista de Morón. 
RMPh — Rheinisches Museum für Phi- 

lologie. Frankfurt a. Main. 
RMus — Rivista Musicale Italiana. 
Ro — Romanía. Paris. 
ROChr — Revue de l'Orient Chretien. 

Paris. 
RPh — Revue de Philologie. 
RPhFL — Revue de Philologie Fran- 
gaise et de Littérature. Paris. 
RPhLH — Revue de Philologie, de 
Littérature et d'Histoire Anciennes. 
Paris. 
RPhon — Revue de Phonétique. Paris. 
RPPLS — Rivista propalare di Políti- 
ca, Lettere e Scienze sociale. 
RRQ — The romanic Review. Lancas- 

ter, PA., New York. 
RSH — Revue de Synthése Histori- 
que. Paris. 
RSí — Rivista Storica Italiana. Torino. 
RSS — Revue du Seiziéme Siécle. 



ABREVIATUKAS 



KTFi — Revue du Traditionisme fran- 
jáis et étranger. Paris. 

RUBA — Revista de la Universidad 
de Buenos Aires. 

RUC — Revista da Universidade de 
Coimbra. 

RUnTeg — Revista de la Universi- 
dad. Tegucigalpa. 

RyF — Razón y Fe. Madrid. 

SBAkWienphhkl — Sitzungberichte 
der Akad. der Wissenschartcn zu 
Wien. Phil.-hist. Klasse. Wien. 

SR — Studij Ronianzi. Roma. 

StFM — Studi di Filología moderna. 
Catania. 

StMed — Studi Medievali. Torino. 

StRo — Studi Romani. Roma. 

TSL — Transactions of tlie Royal So- 
ciety of Literature. London. 



UIAm — Unión Ibero-Americana. Ma- 
drid. 

Vox — Vox. Berlin. 

WS — Wcirter und Sachen. Heidel- 
berg. 

ZDW — Zeitschrift für Deutsche AVort- 
forschung. Strassburg. 

ZFSpr — Zeitschrift für Franzosische 
Sprache und Litteratur. Chemnitz 
und Leipzig. 

ZOGym — Zeitschrift für die Osterrci- 

chischen Gymnasien. Wien. 
ZR — Zeitschrift für das Realschulwe- 

sen. 
ZRPh — Zeitschrift für Romanische 

Philologie. Halle. 
ZVglS — Zeitschrift für \'ergleichcnde 

Siirachforschung. Gütersloh. 



REMSTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo I. ENERO-NiARZO 1914 Cuademo l.° 



EL ORIGINAL ÁRABE 

DE LA "DISPUTA DEL ASNO 

CONTRA Fr. ANSELMO TURMEDA,, 



La primera sospecha de este plagio estupendo vínome a 
las mientes, al leer la introducción magistral de Menéndez 
y Pelayo a sus Orígenes de la Novela ^ El sobrio pero per- 
fecto análisis que allí se hace de la celebérrima Disputa del 
apóstata fraile mallorquín, me bastó para la sugestión: yo 
había leído aquello en otra parte, en un texto árabe, hací¿i 
tiempo. La curiosidad, aguijoneada, hízome buscar entre mis 
libros árabes de análogo tema zoológico, y topé por fin con 
un opúsculo, editado años ha en el Cairo, cuyo título — «El 
animal y el hombre» — y cuyo asunto — una disputa acerca 
de la superioridad de éste sobre aquél — confirmaban mis 
primeras sospechas -. Mas para convencerme plenamente y 
sugerir mi convicción a los otros, necesitaba disfrutar del 



1 Madrid, Baillj-Bailliérc, 1905, vol. I, introd., págs. C\' y siguientes. 
- Alhayauáii tialiusán; Cairo, lOOO, imprenta Attaraqiii. 

Tomo I. i 



MIGUEL asín 



texto de Turmeda, conservado únicamente en una versión 
francesa, cuya rareza hacíala casi inasequible. Un ejemplar de 
la edición de Pamplona guardado en la Biblioteca Nacional ^ 
me permitió felizmente realizar el deseado cotejo con mi texto 
árabe, y di ya por conclusa la sentencia; pero no me resolví 
a publicar el plagio, porque su demostración habría exigido 
insertar en mi artículo todo el texto francés de Turmeda, ya 
que la rareza de este texto no hubiese permitido a los lectores 
hacer por sí mismos la necesaria consulta para su cotejo con 
el texto árabe. 

Renuncié, pues, por entonces a dar publicidad a mi ha- 
llazgo, aunque bien a mi pesar, porque las circunstancias 
aguijoneaban a diario mi deseo: metido hace años en la tarea 
de estudiar la filiación arábiga de los libros de Raimundo 
Lulio, negada inconsideradamente por algunos obcecados en- 
tusiastas del Doctor Iluminado -, el plagio típico de Fr. An- 
selmo Turmeda — arabista, mallorquín y franciscano como 
aquél — se me ofrecía, sin buscarlo, como síntoma flagrante 
del concepto que en los siglos medios se tenía de la propiedad 
literaria, y de la desaprensión con que muchos despojaban los 
ricos centones de los apólogos y novelas arábigas. El efecto 
de profunda convicción que este plagio ejemplar de Turmeda 
produjo en el ánimo del luliano Mr. Probst — cuando en la 
pasada primavera de 1913 se lo presentaba yo como caso 
análogo al de Lulio, cuya originalidad obstinábase en defen- 
der en su reciente tesis doctoral ^ — me animó a no demorar 
más tiempo su divulgación; y la oportunidad, por otra par- 
te, con que la Revne Hispaniqíie reimprimía en uno de sus 
últimos números la primera edición de la versión francesa de 
la Disputa ^, ofrecíame la coyuntura más feliz para mi reso- 



1 La Dispute d'un asnc contre Fñre Anseline Turmeda; Pampelune, 1606. 

2 Cfr. Ribera, Orígenes de la filosofía de R. Lulio; Asín, Mohidín, apud Ho- 
menaje a Alenéndez y Pelayo (Madrid, 1899), II, 191-216 y 217-256. ítem, Asín, 
Abenmasarray su escuela (Madrid, 1914), págs. 123-6 y 155-164. 

■' Caract'ere et origine des idees du B. Kaymond Lulle, par Jean-PIcnri Probst 
(Toulouse, 1912). 
< lievue IUspanique, tome XXIV, num. 66 (juin 191 1), pages 35S-479. 



«LA DISPUTA DEL ASN'Oa, DE TURMEDA 3 

lución, puesto que el cotejo de Turmeda con el original árabe 
podía estar ya, mediante aquella reimpresión, al alcance de 
todos los eruditos. 

I. — Resumen bio-bibüográflco sobre Turmeda. 

El nombre, la vida y las obras de Fr. Anselmo Turmeda 
son bastante conocidas entre los investigadores de nuestra 
literatura medieval, y bien puedo ahorrarme aquí el trabajo 
de puntualizar los rasgos menos salientes de su biografía. Los 
eruditos catalanes le han consagrado hace años atención pre- 
ferente en sus publicaciones regionales, y poco ha el .Sr. Miret 
y Sans ha resumido el estado actual de las averiguaciones obte- 
nidas, redactando una Vida de Fr. Anselmo Turmeda, que ha 
sido publicada en el número antes citado de la Reviie His- 
paniqíie ^. Bastará, pues, para nuestro propósito que recor- 
demos brevemente que Fr. Anselmo, nacido en la isla de 
Mallorca a mediados del siglo xiv de nuestra Era, estudió 
en Lérida y Bolonia, y que después de ser sacerdote y fraile 
profeso de la Orden de Menores, pasó a Túnez, donde apos- 
tató haciéndose musulmán, tomando el nombre de Abdalá 
y siendo encargado de la interpretación de lenguas y de la 
Dirección de la Aduana de Túnez por el sultán hafsi Abula- 
bás Ahmed y por su hijo y sucesor Abufaris Abdelaziz. En 
lengua árabe redactó allí, hacia 1 420, un librito de polémica 
contra el cristianismo, que ha sido editado por las prensas 
orientales, porque goza de gran boga entre los musulmanes 
de hoy -. Simultáneamente casi, o algunos años antes, pu- 



1 Págs. 261-29C. 

2 Las indicaciones bibliográficas sobre este opúsculo árabe, su título, ma- 
nuscritos existentes, etc., que el Sr. Miret da en su citado artículo (págs. 272-4) 
adolecen de bastantes erratas de imprenta y de algunos defectos de informa- 
ción, disculpables en el autor, que no es arabista. Consúltese a Brockelmann, 
Geschichte der arabischm Litteratur (Berlín, 1902), tomo II, 250, para la biblio- 
grafía, corrigiendo en la línea 22 el tomo XVII de la Rev. de l'hist. des reí. en 
tomo XII. Añádase la edición del Cairo (1904 de J.-C.) publicada en la imprenta 
del periódico Attamádon por Ahmed Alí .\lmalichí, con un apéndice en verso del 
mismo editor y glosas del jeque Abdalá Rek. 



MIGUEL asín 



blicaba también, en lengua catalana, varios opúsculos, como c\ 
Libre de bous eiiseiiranients, las Cobles de la divisió del regiic 
de Mallorqiies, las Profecíes y, en 1417, su Disputa del Ase. 
Muerto en olor de santidad, hacia I420 y tantos, recibió hono- 
rífica sepultura en un mausoleo que todavía es objeto de vene- 
ración para los musulmanes tunecinos ^. 

Pocos escritores existirán en la Historia literaria que hayan 
tenido la fortuna de Turmeda: sus libros catalanes gozaron una 
fama extraordinaria en su patria; su polémica anticristiana cir- 
cula hoy todavía entre los musulmanes, y su Disputa del Asno, 
vertida al francés, mereció cuatro sucesivas ediciones, desde 
I 544 a 1606, aparte de la edición única del texto catalán, hoy 
desaparecida, y de otra versión alemana de 1606 ^. La avidez 
con que el público francés devoró en tan pocos años las cuatro 
ediciones no era injustificada : el libro, aparte del incentivo 
malsano que le prestan los licenciosos cuentos bocachescos 
intercalados por el fraile apóstata, tiene en su fábula zoológica 
un interés y una atracción indiscutibles, que se deben, según 
Menéndez y Pelayo, a la «pronunciada originalidad», al «mu- 
cho ingenio y agudeza», a la «viva y fresca imaginación» que 
su autor derrocha a cada página ■'. Importa, por lo tanto, 
aquilatar qué parte realmente corresponde a Turmeda en 
la paternidad de la Disputa. Y para que el lector pueda más 
fácilmente formar juicio, convendrá comenzar por ofrecerle 



1 El Sr. Mirct publicó en el Butlleti d¿l Centre Excursionista dj Cata- 
lunya (Barcelona, 1910) un trabajo titulado La toinba del escriptor cátala Fra 
Anselm Ttirmeda en la ciutat de Tunig, en el que duda sobre si el rótulo 
0^s^»-^J\ <^'U\ ^Xx.c f^-y^o (puesto por Mohámed bel Jocha al dibujo de la 
tumba en la Rev. Tiinis.) será o no copia de la inscripción fúnebre de la misma. 
La duda carece de fundamento, porque la palabra sarih (#:-^^^o=claro) es errata 
de imprenta, por ^-^.y^, darih, que significa sencillamente tumba o mausoleo. 
Suprímase, pues, ^n la página 25 todo el párrafo que el Sr. Miiet dedica a co- 
mentar la traducción de aquel rótulo, comunicada por el Sr. Jiménez Soler; las 
inscripciones funerarias entre los musulmanes son más explícitas y más religio- 
sas que ese simple letrero tipográfico puesto por M. bel Jocha a su dibujo. 

2 Gesprach des Esels wider Bruder Anshelmuin von Turmedan (Mümpel- 
gardt, 1606), citada por Koliler en sus Kkinere Schriften, II, 636, III, 70. 

- 3 Orígenes de la Novela, loe. cit. Cfr. Historia de los heterodoxos españo- 
les. I, 646-8. 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 5 

un esquema sucinto de la Disputa, algo así como el esqueleto 
de toda la fábula, siguiendo el texto francés reimpreso en la 
Revue Hispai/iqnc, a cuya paginación me referiré, y numeran- 
do además las varias pruebas aducidas por Fr. -Anselmo en la 
Disputa, para los efectos de la comparación que luego habre- 
mos de hacer. El esquema se reduce a un prólogo, al cuerpo 
de la disputa, constituido por las diez y nueve pruebas de 
Vr. Anselmo refutadas por el asno, y a un brevísimo epilogo^ 



2. — Esquema de «La Disputa» de Turmeda. 

Prólogo. — Fr. Anselmo explica la ocasión en que le 
acaeció la disputa : supone que cierto día de verano sale al 
campo, donde se queda dormido. Sueña que ve reunidos a 
todos los animales, terrestres y volátiles (exceptúa los peces), 
que se han congregado para elegir nuevo rey, en lugar del 
león, que ha muerto sin sucesión. El caballo bayardo, conse- 
jero del rey difunto, hace su elogio fúnebre y pide a la asam- 
blea que designe como elector a alguno de los parientes o 
aliados del león. La asamblea, después de deliberar, vota en 
favor del caballo blanco para elector del nuevo rey. El elector 
propone al león royo, primo del difunto, que es proclamado 
por todos con grandes muestras de regocijo. Fr. Anselmo se 
despierta al oir aquel tumulto y, maravillado ante tal espec- 
táculo, ve que el conejo denuncia al nuevo rey la presencia 
de un hombre en medio de la asamblea de los animales, y le 
explica además que aquel hombre (a quien personalmente 
conoce) tiene la audacia y vanidad de defender la superiori- 
dad de los hombres sobre los animales y que éstos han sido 
creados para el servicio de aquéllos. Consulta el rey a sus 
barones y ministros qué medidas deberían tomarse contra el 
calumniador, y le aconsejan que lo cite para que comparezca 
ante su presencia y responda de la acusación aduciendo las 
pruebas que crea tener, las cuales podrán ser i-efutadas por 
los animales allí presentes. El león envía al zorro como emba- 
jador suyo para que obligue a comparecer a Fr. Anselmo. Éste 



MIGUEL asín 



exige antes un salvoconducto, con el cual comparece ante la 
asamblea. 

El león comienza por explicar a Fr. Anselmo la opinión 
ele que se le acusa. Fr. Anselmo asiente y reconoce la verdad 
de la denuncia, ofreciendo probar con razones la superioridad 
del hombre. Los animales protestan a una voz y se lanzan a 
castigarle; pero el leopardo, primer ministro del león, lo im- 
pide. El león consulta con sus ministros y acuerda aceptar el 
reto de la disputa, delegando al asno para defensor de los 
animales [363-377]- 

Cuerpo de la disputa. — i.'"^, Fr. Anselmo propone la pri- 
mera razón de superioridad del hombre, fundada en su bella 
figura y semblante y en la proporción armónica de sus miem- 
bros. En cambio, los animales son feos y desproporciona- 
dos. Analiza las desproporciones del elefante, camello, buey, 
toro, carnero y conejo. Refuta el asno esta prueba por par- 
tes [377-379]. 

2.^ razón, fundada en la perfección de los sentidos corpo- 
rales y de la memoria. El asno contesta ponderando a su vez 
la excelencia de los sentidos y de la memoria en los anima- 
les; V. gr. : en el caballo, águila, gato, escarabajo, perro, car- 
nero, golondrina, etc. [379-385]. 

3.^ razón, fundada en la perfección del discernimiento, 
consejo y prudencia de los hombres para las artes, comercio 
y gobierno. El asno contesta ponderando a su vez la perfecta 
organización social y política de las abejas, avispas, hormigas 
y langostas [385-390]. 

4.^, la variedad, delicadeza y excjuisito sabor de los man- 
jares y bebidas del hombre. Responde el asno explicando las 
molestias, trabajos y preocupaciones que el hombre necesita 
sufrir para procurarse esos placeres, y las enfermedades que 
le acarrean. Antítesis en los animales [390-393]. 

5.^, los placeres de los juegos, diversiones, músicas, risas, 
lujo, etc. Responde el asno ponderando las tristezas, dolores 
y lágrimas a que el hombre está sujeto [393-394]. 

6.^, Dios ha dado a los hombres, y no a los animales, una 
ley religiosa, norma del bien y del mal, así como ritos y cere- 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 7 

monias, etc. El asno la refuta sacando la consecuencia contra- 
ria, es decir, que Dios les ha dado ley para corregirles de sus 
vicios [395-398]. 

7.^, el uso de vestidos finos y lujosos, que los animales no 
usan. El asno la refuta porque ese uso demuestra que los hom- 
bres roban a los animales las primeras materias de que fabri- 
can con gran trabajo sus vestidos [398-400]. 

8.^, los hombres tienen reyes, nobles, sabios, abogados, 
poetas, etc., y no los animales. El asno responde que esto últi- 
mo es falso, y lo demuestra explicando cómo todos los anima- 
les tienen esas mismas clases de personas eminentes, y ponde- 
rando especialmente el buen gobierno de sus reyes [400-403]. 

9.^, la unidad del semblante humano, el cual, a pesar de 
esto, no es del todo igual en dos personas; lo mismo ocurre 
con la palabra hablada y escrita. El asno responde que, en 
cambio, los hombres discrepan entre sí en ideas y creencias, 
y no así los animales [403-407]. 

10.^, los hombres compran, venden, dan de comer y curan 
■a los animales. Responde el asno que lo mismo hacen los 
hombres unos con otros, y que con los animales lo hacen, no 
por amor, sino por egoísmo [407-409]. 

11.'^, los hombres saben construir con variado ingenio 
casas, palacios, etc. Responde el asno ponderando la habili- 
dad arquitectónica de las abejas, arañas, golondrinas, etcé- 
tera [409-411]. 

12.^, los hombres comen la carne de los animales. El asno 
responde que asimismo los animales comen a los hombres. 
Intervienen, para confirmar esa refutación, la mosca, el mos- 
cardón, la chinche, el piojo, la pulga, el parásito de la sarna y 
el de la carie dental [4II-418]. 

13.^, la inmortalidad del alma humana, después de la resu- 
rrección, en el cielo, de que están privados los animales. El 
asno pone en duda la inmortalidad del alma humana, y aíiade 
que también es cierto que la mayoría de los hombres irán al 
infierno [4 1 8-4 1 9]. 

14.^, el hombre ha sido hecho a imagen de Dios, y no los 
animales. El asno explica en qué sentido es el hombre seme- 



MIGUEL asín 



jante a Dios, mediante la teoría del microcosmos y del macro- 
cosmos [419-424]. 

15-^, entre los hombres hay frailes y monjes de muchas 
órdenes, que sirven a Dios. El asno responde que la mayoría 
son pecadores. El león le ordena que cuente a Fr. ^Vnselmo 
algunos casos de frailes viciosos. El asno intercala varios cuen- 
tos : el de Fr. Juliot, y siete más para probar que los frailes 
cometen los siete pecados capitales [424-457J. 

16. % los hombres tienen alma intelectiva, y los animales 
sólo tienen un poco de discreción natural. El asno la refuta 
explicando las maravillas del instinto en todos los actos de los 
animales: en la generación, en la crianza de los hijos, en el 
amor conyugal, etc. [457-464]. 

17.^, los hombres son más limpios y bienolientes que los 
animales. El asno contesta que los aromas con que los hom- 
bres se perfuman y los adornos con que se embellecen pro- 
ceden de los animales. Aquí intercala el asno una compara- 
ción entre los hombres y las plantas, para demostrar que 
aquéllos son inferiores también a éstas [464-469]. 

18.^, los hombres poseen muchas ciencias, especialmente 
la Astrología judiciaria, para adivinar el porvenir, mientras 
que los animales, como irracionales que son, conocen sólo lo 
presente. El asno responde que los animales superan a fray 
Anselmo en la ciencia astrológica, y, como prueba, añade que 
él mismo, siendo asno, se atrevería a completar la profecía 
que sobre el cisma de Occidente había publicado Fr. Ansel- 
mo, con otra de su propia invención sobre el mismo tema. El 
león ordena al asno que la recite, y el asno satisface sus de- 
seos. Recitada la profecía, los animales aplauden al asno, el 
cual solicita la opinión de Fr. Anselmo. Este también elogia 
la profecía, pero pidiendo que le declare su obscuro sentido. 
El asno accede a dar la interpretación cuando la disputa 
acabe [469-477]. 

I9.'*5 Fr. Anselmo propone como última razón de la supe- 
rioridad del hombre, que Dios quiso tomar carne humana y 
no la carne de los animales, al venir al mundo. El asno con- 
fiesa que ésta es la única razón de superioridad legítima de 



iLA DISPUTA DEI. ASNO'>, DE TURMEDA 



los hombres sobre los animales; pero añade que él la conocía 
muy bien desde el principio de la disputa [477-478]. 

Epílogo. — El león cierra la discusión dando la razón a 
Fr. Anselmo, cuyos talentos elogia. ^Marcha el león con todos 
los animales. Fr. Anselmo torna a su casa [478-479]. 

3. — La Enciclopedia de los Hermanos de la Pureza, 
y su «Disputa de los animales contra el hombre». 

Pasemos ya a precisar cuál sea el original que Turmeda 
plagió en su Disputa. 

A mediados del siglo iv de la Ilégira, correspondiente 
al X de nuestra Era, el pensamiento libre de los herejes mota- 
dles, aliado con el sincretismo de los xiíes, dio origen en Ba- 
sora a una escuela filosófico-política, cuyos adeptos tomaron 
el nombre de Hcnuanos de la Pureza, que, animados de un 
proselitismo no común, consagráronse a divulgar y propagar 
sus ideas por el mundo islámico, mediante la organización 
secreta de sociedades, conventículos o logias en las principa- 
les poblaciones. Ignórase todavía cuál fuese el oculto resorte 
político que les movía en sus propagandas; pero se conocen 
perfectamente sus doctrinas, porque cuidaron de consignarlas 
en una verdadera Enciclopedia formada por cincuenta y un tra- 
tados o epístolas (rasail), que versan sobre todas las ciencias 
humanas y divinas : Matemáticas, Lógica, Física y Metafísica 
o Teosofía. No puede precisarse quiénes fuesen los autores de 
cada uno de esos tratados; pero se conocen, en general, los 
nombres de algunos de los que intervinieron en su redac- 
ción ^ Sábese también que el famoso matemático Maslama 
de Madrid (f 395:=I004) introdujo en España, a su regreso 
de Oriente, esa Enciclopedia o quizá una redacción nueva de 
ella, debida a su pluma -. 



1 lie aciuí los nombres de los cinco pr¡ncii)ales, se^jún el Sahrazuri: i.° Abu- 
suleiman Moliánicd hijo de Moxir, originario de Bost (en el Afganistán), conoci- 
do por El Moíiiíiasi {ÚQ Jenisalcn); 2.° Abulhasan Alí hijo de Harún o Dahrún, 
El Zanchani (originario del Aderbichán); 3.° Mohámed El Xahrachuri (del 
Juzistán); 4.° El Aufi; 5.° Zeid Benrifaa. 

2 Otro filosofo y médico, El Cari/iaiii, la introdujo también en España, a 



MIGUEL asín 



El espíritu que informaba las doctrinas de los Hermanos de 
la Pureza puede resumirse en pocas palabras : bajo el disfraz 
musulmán encubrían difícilmente las teorías emanatistas de 
los gnósticos y neoplatónicos; Dios o el Uno plotiniano crea 
por emanación a las hipóstasis del mundo ideal (intelecto, alma 
y materia universales), y por medio de estas hipóstasis pro- 
duce los seres particulares del mundo espiritual (ángeles, al- 
mas, genios) y del mundo corpóreo o físico (esferas celestes, 
minerales, vegetales, animales). El hombre, meta de la ema- 
nación, cifra y resumen de todas las perfecciones creadas, es 
un mundo pequeño o microcosmos : por su doble naturaleza 
espiritual y corpórea, es a la vez un ángel y un animal, ocu- 
pando en la escala de los seres el peldaño intermedio entre 
ambos. Su perfección y su fin último consiste en despojarse 
de las propiedades animales para adquirir por la purificación 
o kátharsis las propiedades angélicas de su naturaleza espiri- 
tual. La purificación se obtiene' por la práctica de las leyes 
éticas que dictaron los sabios y filósofos de todos los pueblos 
y revelaron los profetas de todas las religiones positivas. Este 
sincretismo estupendo (tan semejante a la moderna Teosofía 
en el empeño utópico de fundir en un mismo crisol los pos- 
tulados de todas las religiones) asemejábasele también en su 
carácter vulgarizador : el estilo y la forma literaria de toda la 
Enciclopedia se acomoda, por esto mismo, a la mentalidad 
media del vulgo; sin rehuir el empleo de los términos técnicos 
de las ciencias, procúrase siempre facilitar su inteligencia con 
copiosos y sugestivos símiles y ejemplos, y hasta intercalando 
a menudo largos apólogos, fábulas y cuentos, en los que se da 
realidad viva \ concreta a las más abstrusas tesis metafísicas o 
a losm ás esotéricos misterios de la Mística y de la Teosofía ^. 



mediados del siglo siguiente, hacia 457 (10G3), fecha en que fijó su residencia en 
Zaragoza. Cfr. Asín, El filósofo zaragozano Av¿mpace (Rev. de Aragón, agosto 
de 1900). 

1 Para más amplia información sobre la Sociedad de los I/jrmauos de la 
Pureza y la bibliografía de su Enciclopedia, véase a Brockelmann, op. dt., I, 213. 
Dieterici es el que principalmente se consagró a estudiar el sistema de estos 
filósofos místicos del islam. Cfr. Goldziher, Vorlesungen über den Islam (lleidel- 



íLA DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 



Uno de estos apólogos es el que aprovechó Turmcda 
como original de su Disputa. El tratado vigésimo primero de 
los cincuenta y uno que contiene la Enciclopedia de los Her- 
ütauos de la Piire::a ^ es una pequeña zoología popular en 
que se resumen las observaciones de los naturalistas acerca 
del organismo, vida y costumbres de los animales; y como 
apéndice de este tratado, insértase un extensísimo apólogo, 
que pudiera titularse «Disputa o reclamación de los animales 
contra el hombre» -, en el cual se plantea, ante el tribunal 
del rey de los genios, un pleito, movido por las bestias con- 
tra los hombres, a quienes acusan de haberlas sometido a 
ominosa esclavitud, a título de la superioridad que pretenden 
poseer. En la vista de la causa, los diputados humanos de 
cada uno de los pueblos, razas y religiones, aducen las prue- 
bas en que fundan su superioridad sobre los animales, prue- 
bas que sucesivamente refutan los diputados de las varias 
especies zoológicas. Como se comprende fácilmente, sin más 
explicaciones, la tesis y la forma interna de la fábula son casi 
idénticas a la Dispjita de Turmeda; pero además resulta que 
las pruebas aducidas por éste y refutadas por el asno son 
exactamente las mismas del apólogo árabe, coa ligeras dife- 
rencias, exigidas por la adaptación. 

Dejando para más adelante el examen comparativo de 
estas analogías y diferencias, es preciso ante todo poner a la 
vista del lector un análisis pormenorizado de la fábula árabe 
(poco divulgada en Europa y menos en España), que supla en 
lo posible la traducción íntegra de su texto y permita compro- 
bar después el necesario cotejo ^. Para este análisis he tcni- 



berg, 1910), pág. J49, donde se precisan magistralmente las ideas emanatistas de 
la Enciclopedia. 

1 Me sirvo de la edición de Bombay, año 1306 hégira, para estas indica- 
ciones. Consta de cuatro volúmenes. Su título árabe es Rasad Ijuáii assafa. El 
tratado 21.° cae en el vol. U, págs. iig-245. 

2 Este apólogo llena las páginas 135-245 del tratado, es decir, su mayor 
parte. Y para que no pueda creerse que el apólogo sea una interpolación poste- 
rior, en el prólogo del tratado (pág. 119) prometen ya los autores su inserción 
en forma bien explícita. 

3 El lector que conozca el alemán puede substituir la lectura de mi análisis 



12 MIGUEL ASÍN 

do a la vista las ediciones más fidedignas. Porque es de notar 
que el apólogo tiene varias, pues el interés de su tesis, la be- 
lleza literaria de la composición y trama y la elegancia retó- 
rica del estilo y del léxico, han hecho que gozase, entre los 
musulmanes, de un predicamento no menor que la Disputa 
de Turmeda entre los cristianos. Sin contar las ediciones de 
la Enciclopedia íntegra de los Heniianos de la Pureza (en todas 
las cuales se inserta, como es claro, el apólogo en cuestión), 
ha merecido también ediciones sueltas y versiones. Hace más 
de un siglo, desde los albores de la imprenta musulmana, fué 
impreso en Calcuta el año l8l2'y reeditado en 1842; en 
Rombay, el 1885-88; en Leipzig, por Dieterici, en 1881, etc.; 
existe, además, desde el siglo xvi, vma versión turca, bajo el 
título de Libro de la nobleza del hombre, y otra indostánica, 
editada en Londres en 1861. Finalmente, el año 1900 ha sido 
reeditado el texto árabe en el Cairo por Mohámed Alí Kámil. 
Esta edición última es la que yo poseía, y de la que me he 
servido fiíndamentalmente para mi estudio, porque está más 
al alcance de los eruditos, a causa de lo reciente de su pu- 
blicación ^ . En el análisis que a continuación inserto me he 
permitido dividir el cuento en un prólogo, un epílogo y cinco 
capítulos o partes (señaladas cada una con números romanos), 
y numerar también las pruebas aducidas en el pleito con cifras 
arábigas entre paréntesis. La paginación del texto árabe va 
indicada de igual manera, al fin de los principales párrafos 
de cada capítulo. Estas modificaciones tipográficas facilitarán 
luego el cotejo con la Disputa de Turmeda. 

4- — Análisis de la «Disputa de los animales contra el hombre». 

Prólogo. — Los hombres, al principio, vivían en cuevas y 
en lo abrupto de las montañas, para mejor defenderse de las 



con la traducción alemana de Dieterici titulada D¿)- Strelt zwisc/ic'ii Mensch tind 
Thier (Berlín, 1858). 

1 Es la que más arriba cito bajo el título Alhaya'ián iialinsán; Cairo, igoo, 
imprenta Attaraqui. A lo que parece, es una reproducción de la de Dieterici, 
pues divide los párrafos y los rotula como éste, en vez de dar el texto sin solu- 
ción de continuidad, como lo hace la edición Bombay de la Enciclopedia. 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA I^ 

fieras. Comían sólo vegetales, vestíanse con las hojas de los 
árboles y cambiaban ele climas según las estaciones. Poco a 
¡)OCO perdieron el temor, bajaron a los llanos y fundaron ciu- 
dades. Desde entonces comenzaron a someter a las bestias, 
sirviéndose de las vacas, camellos, caballos, mulos, asnos, etc., 
para su provecho, es decir, para montarlos y cargarlos y para 
las labores agrícolas, imponiéndoles fatigas superiores a sus 
fuerzas y privándoles de su nativa libertad. Los demás anima- 
les consiguieron evitar la esclavitud huyendo de los lugares 
poblados a los desiertos: así escaparon las fieras y muchas 
aves. Los hombres se dedicaron a cazarlos con todas las artes 
y habilidades imaginables, porque los consideraban como 
esclavos suyos que habían eludido injustamente el yugo a 
que por su naturaleza debían estar sujetos [2]. 

Pasaron los años, y Mahoma fué enviado por Dios como 
profeta para los hombres y los genios. Una raza de estos últi- 
mos se convirtió al islam. Algún tiempo después llegó a rei- 
nar sobre los genios un príncipe sabio y prudente, llamado 
Binarasb, apellidado Xah Marddií, que tenía su corte en una 
isla llamada Blasagón, en medio del mar Verde, contiguo al 
Ecuador ^. 

A esta isla arribó un día un barco con un gran número de 
hombres, mercaderes, artesanos, sabios, etc., que al desem- 
barcar se maravillaron, no sólo de la hermosura y abundancia 
de su vegetación, sino de que los animales de toda especie 
convivían allí con los genios, sin temor de ningún género [3]. 

Estos hombres, encantados de la bondad del clima y de 
las excelentes condiciones de la vida, construyeron en dicha 
isla casas y las habitaron. Pronto también comenzaron a que- 
rer emplear a las bestias para los mismos oficios de carga, 
arrastre y montura a que las sometían en sus países; pero las 



1 Estos nombres propios no son árabes : Bluarasb es el nombre de un rey 
mítico de la Persia, a quien los historiadores árabes hacen vivir en tiempo de 
Abraham (Cfr. Ibn-el-Athiri Chronicon, edic. Tombcrg, I, 53). Xah Mardán es 
titulo real, también persa, que Dicterici traduce «Rey de los mortales». B/asa- 
s^ón es una ciudad del Turquestán oriental, cercana a Kaxyar, según el Lexicón 
Giographicum de JuynboU, I, 168. 



14 MIGUEL A.S1M 

bestias huyeron igualmente, y se vieron sin cesar perseguidas 
por los hombres, que las cazaban con astucia, porque creían 
tener derecho a someterlas a su servidumbre. 

Las bestias entonces se reunieron en consejo y enviaron 
a sus respectivos diputados y oradores para que reclamasen 
ante el rey de los genios, Biiuirasb el prudente. Este despachó 
un emisario que obligase a los hombres a que acudiesen a su 
presencia. 

Los hombres eran cerca de setenta y procedían de dife- 
rentes razas y países de la tierra. Llegados que fueron a la 
corte del rey, hízoles éste presentarse ante su trono, tres días 
después. Una vez allí presentes, pídeles el rey explicaciones 
por su llegada a la isla sin previo aviso. Uno de los hombres 
contesta que han recurrido a él, fiados en su justicia, para re- 
clamar contra la insubordinación de las bestias, que no quieren 
someterse a la esclavitud a que están obligadas. Ordena el rey 
que expongan las razones en que se fundan para decir que las 
bestias son sus esclavos [4]. 

Un orador de los hombres sube a la tribuna y comienza 
su alegato, fundado en razones teológicas y filosóficas. Las 
teológicas son textos del Alcorán^ coherentes con otros de la 
Tora y Evangelio, en que se afirma que las bestias fueron crea- 
das por y para el hombre y que son sus esclavos. 

Pregunta el rey a las bestias qué responden a estos argu- 
mentos. El mulo, diputado de las bestias, se levanta y echa 
otro discurso [5] aún más retórico, para evidenciar que aque- 
llos textos sólo significan que los animales fueron creados 
para beneficio del hombre, lo mismo que lo fueron el sol, 
luna, nubes y vientos, sin que éstos sean siervos del hombre 
por eso [6]. Los animales vivían en la tierra libres y seguros 
antes de la creación del hombre, sirviendo a Dios y cantando 
sus alabanzas; pero el hombre, con su tiranía, les quitó injus- 
tamente esa felicidad en que fueron constituidos por el Crea- 
dor. Y ahora pretenden, sin pruebas, que es insubordinación 
de los animales lo que sólo es reivindicación de un dere- 
cho [7]. 



:LA DISPUTA DEL ASNO \ DE TUKMEDA I5 



I 



El rey manda a un heraldo que pregone por todo su reino 
la convocatoria de una asamblea a la que deben asistir los 
jueces, testigos y jurisconsultos de los genios, y en la cual se 
propone dirimir con su ayuda el pleito entre las bestias y los 
hombres. Pide seguidamente a estos que aleguen sus pruebas 
y razones. 

[i.'^ prueba] 

El diputado de los hombres da sus primeras razones de 
superioridad, fundadas en la belleza de su forma, en la correc- 
ción proporcionada de su figura y aspecto, en la estatura 
erecta de su cuerpo, en la excelencia de sus sentidos, en la 
agudeza sutil de su discernimiento, en el ingenio sagaz de sus 
almas y en la facultad de pesar las razones, que poseen sus 
inteligencias [8]. 

Refuta el diputado de las bestias la primera razón, de la 
estatura erecta, explicándola como efecto necesario de la debi- 
lidad del hombre, que nace falto de medios para subsistir, si no 
se aprovecha de los frutos de los árboles para el alimento y de 
sus hojas para abrigo. En cambio las bestias son cuadrúpedos, 
para poder pastar del suelo. Interviene un sabio de los genios 
para completar la explicación. 

Habla el diputado de los hombres sobre la desproporción 
de los animales [9] : del camello, cuyo cuerpo, grande, tiene 
cuello largo, orejas pequeñas y cola corta; del elefante, cuyo 
cuerpo, muy grande, con colmillos largos y orejas anchas, tie- 
ne ojos pequeños; de los bueyes y búfalos, de cola larga, cuer- 
nos duros y sin dientes en la parte superior; del carnero, de 
grandes cuernos, cola recia y sin barba; del cabrón, de larga 
barba y sin cola; del conejo, pequeño de cuerpo y con grandes 
orejas. Asimismo se advierte en la mayoría de los animales. 

Responde el diputado de los animales que el que despre- 
cia la obra desprecia al artífice, y los animales son obra de 



1 6 MIGUEL ASÍN 

Dios, que los ha creado sal)ia y perfectamente. Explica la 
razón de las aparentes desproporciones del camello, elefante, 
conejo, etc. [lo]. 

Refuta la razón fundada en la excelencia de los sentidos 
del hombre, con ejemplos de animales cuyo instinto supera a 
los más finos sentidos de las personas [ll]. 

Refuta, por fin, la excelencia del entendimiento humano, 
porque el solo hecho de envanecerse de poseerlo le quita todo 
valor de discreción, pues no es obra del hombre, sino de 
Dios [12]. 

Presenta el hombre otros títulos de dominio sobre los ani- 
males: el hombre los compra y vende, les da de comer y 
beber, los asiste y defiende, los cura y educa, etc. 

Responde el diputado de las bestias que también se com- 
pran y venden los hombres unos a otros alternativamente por 
el derecho de la fuerza en la guerra. Y lo demás que dicen, no 
lo hacen por amor a los animales, sino por mejor explotar- 
los [13]. 

En confirmación de esto último, intervienen en la disputa 
el asno, el buey, el carnero, el camello [14], el elefante, el 
caballo y el mulo, alegando los malos tratos que del hombre 
reciben [15]. 

El camello ruega al cerdo que exponga las injusticias del 
hombre para con él. Alegato del cerdo [16]. 

El asno ruega a la liebre que alegue las injusticias del hom- 
bre para con ella. Alegato de la liebre [l/], en medio del cual 
censura ésta también al caballo, porque ayuda al hombre para 
<jue la persiga en la caza. 

El hombre'defiende al caballo, haciendo la apología de sus 
prendas físicas y morales [18]. 

La liebre opone a esta apología las malas cualidades del 
caballo, semejante a los vicios humanos. 

Interviene el asno para decir que la perfección absoluta 
sólo es de Dios [19]. 

El buey añade que las criaturas que poseen más perfección 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 17 

deben perfeccionar a las menos perfectas. Y eso no lo hacen 
los hombres. 

Todas las bestias piden a coro al rey de los genios [20] 
tjue les haga justicia contra los hombres. 

El rey consulta a sus sabios y jueces, los cuales asienten 
a las razones de las bestias, y las confirman diciendo que tam- 
bién los genios huyeron de la convivencia de los hombres por 
análogos motivos. 

Termina la sesión, convocando un heraldo a todos los 
asistentes para reanudar la vista al día siguiente [21]. 



II 



El rey de los genios conferencia con su visir Beldar, pi- 
diendo le aconseje el plan más acertado para dirimir el pleito. 
El visir le aconseja reunir una asamblea de sus filósofos, jue- 
ces y juristas, que lo estudien y resuelvan. Reunida la asam- 
blea \22\, propone un jurista que las bestias redacten un 
escrito de denuncia, informado por varios abogados, y que 
luego sentencie el juez si los hombres deben vender las bes- 
tias, o darles libertad, o lo que proceda en derecho. 

Refuta tal solución otro consejero y propone que todas las 
bestias huyan de noche, abandonando las moradas de los 
hombres con la ayuda de los genios, para que la Humanidad 
sufra las consecuencias de su injusta conducta con las bestias. 
El jefe de los sabios desestima esta solución por impractica- 
ble \2''¿\. Lo mismo opina el jefe de los filósofos. La discusión 
se empeña entonces sobre la enemistad ingénita que existe 
entre los genios y los hombres [24-25]. 

L^n sabio de los genios explica al rey, con este motivo, la 
historia de la creación de los genios y la de los hombres (Adán 
y Eva, Paraíso bíblico, pecado de los primeros padres, expul- 
sión del Paraíso, penitencia, etc.). Los primeros hombres con- 
vivieron con los genios, los cuales les enseñaron las artes; pero 
como uno de éstos, Azazil o el diablo, fué quien tentó e hizo 
pecar a j\dán y Eva, los hombres odiaron ya siempre a los 
genios, a los cuales atribuyeron todos los males de la tierra. 
ToM 1 I. :: 



I 8 MIGUEL ASÍN 

El narrador refiere las alternativas de concordia y enemistad 
de los genios con los hombres, a través de los siglos de la ley 
mosaica, de la ley evangélica y del islam. Mahoma consiguió 
por fin volver a unirlos bajo su religión. Por todo esto, no es 
prudente que ahora los genios ayuden a las bestias en contra 
del hombre, puesto qvie renacería de nuevo su secular ene- 
mistad [26-30]. 

El rey, oída la historia, pregunta al sabio de los genios 
(}ué medio le aconseja emplear para dirimir la contienda de 
las bestias y el hombre. El sabio propone que el rey incoe de 
nuevo el expediente del pleito, haciendo comparecer y hablar 
a los contendientes. Otro sabio de los genios se permite dudar 
que las bestias posean la facundia y elocuencia precisas para 
contender dignamente con los hombres [31]. 

Entretanto, los hombres, reunidos, discurren largamente 
para adivinar qué pensará resolver el rey de los genios sobre su 
pleito. Cada cual emite su opinión y propone medios para elu- 
dir una sentencia adversa, caso de que recaiga. Después de 
proponer algunos comprar con regalos el favor de los conseje- 
ros, jueces y ministros del rey, plantea uno esta grave cuestión : 
Y si el rey o sus jueces nos obligan a exhibir los títulos de pro- 
piedad que prueben jurídicamente que las bestias son nuestros 
esclavos, ¿qué haremos.? Uno de los hombres, árabe de raza, 
propone contestar que dichos títulos perecieron en el diluvio- 
y que no quieren substituirlos mediante juramento, porque 
éste debe prestarlo el que reclama y no el poseedor. Si las 
bestias juran, recusaremos su juramento como falso, y aduci- 
remos pruebas filosóficas en apoyo de nuestro derecho. Otra 
cuestión se plantea: Si el juez nos condena a vender las bes- 
tias, ¿qué haremos.'' Los hombres ciudadanos admiten gusto- 
sos la solución; pero los campesinos la rechazan [32-34]. 

Simultáneamente a esta asamblea de los hombres, las bes- 
tias tienen también una reunión para cambiar impresiones- 
sobre su conducta en lo futuro. Todas convienen en que el rey 
de los genios las volverá a convocar para discutir más sobre el 
pleito; pero temen no tener la elocuencia necesaria para hacer 
valer sus razones y sus derechos en la discusión. Ante tal con- 



«LA DISPUTA DEL ASNO>, DE TUKMEDA 19 

dicto, una propone enviar embajadas a todas las especies ani- 
males, rogándoles que cada cual designe un diputado de su 
seno que sea orador elocuente, para que en la nueva vista 
del pleito aduzca los mrritos y razones que posea su especie. 
Aceptada la idea, envían seis embajadores a cada una de las 
seis especies zoológicas fsin contar la séptima, la de las bes- 
tias, constituida por los animales allí j^resentes): ñeras, aves de 
rapiña, ]:)áiaros, insectos, reptiles y animales acuáticos [3 5]. 

111 

El embajador primero comunica al león, rey de las fieras, 
el acuerdo de que envíe un diputado que las represente y 
defienda en el pleito. El león convoca por un heraldo a sus 
subditos para que designen quién de ellos deba ser. El tigre, 
su visir, objeta que al león toca, como rey, mandar, y a 
las fieras obedecerle, pues en esto estriba el buen gobier- 
no [36-38]. Con este motivo, el tigre explica al león las con- 
diciones, derechos y deberes del buen rey y de los buenos 
subditos. Ofrécense después como candidatos para la diputa- 
ción, sucesivamente, el tigre, la pantera, el lobo, la zorra, la 
comadreja, el mono, el gato, el perro, la hiena y la rata, que 
ponderan sus respectivas aptitudes. El león desestima sus 
ofi-ecimientos, porque las cualidades de todas las fieras son 
útiles sólo para el combate guerrero, no para la reposada dis- 
cusión científica. Vuelve, pues, el león a pedir su consejo al 
tigre sobre cuál sea el candidato más apto [39-40]. El tigre 
pide al león diga las dotes que deba reunir el diputado. Enu- 
méralas el león: inteligencia, bondad, elocuencia, menioria, 
cautela, discreción, prudencia, sigilo, etc. El tigre afirma cjue 
tales dotes sólo las reúne Calila^ hermano de Diiiii/a, o sea el 
chacal ^. Acepta éste el nombramiento y pide instrucciones 
para defenderse contra los enemigos de su propio linaje, que 



1 Conocido es ol libro de fábulas titulado Cali/a y Diiitua, cuyos dos prin- 
cipales actores, así llamados, son dos chacales hermanos. ClV. edic. árabe 2.'' de 
F.mín Hindié (Cairo, 1902), pág. 56. 



MIGUEL asín 



son los perros domésticos. Explica el chacal con este motivo 
la amistad y convivencia del perro con el hombre, y su causa 
{la semejanza de cualidades psicológicas). Pregunta el león si 
hay otra fiera que, como el perro, se haya habituado a convi- 
vir con el hombre. El oso responde que los gatos, por análo- 
gas causas que los perros; y asimismo, el ratón, la rata y la 
comadreja, y las panteras y monos cautivos. Acaba el oso 
explicando el origen histórico de la convivencia de perros y 
gatos con el hombre y los tristes efectos de ella para ambas 
razas canina y felina. El león, finalmente, envía al chacal como 
diputado de las fieras [41-45]. 

El embajador segundo comunica al Simiirg, rey de los pá- 
jaros y, el acuerdo de que envíe un diputado que los repre- 
sente y defienda en el pleito. El rey convoca por un heraldo 
a todas las aves terrestres y marinas y pide a su visir, el pavo 
real, que designe diputado. El pavo real enumera las aves que 
a su juicio pueden servir, y va sucesivamente ponderando las 
habilidades canoras que reúnen las siguientes: abubilla, gallo, 
perdiz, paloma, francolín, alondra, calandria (.^), cuervo, golon- 
drina, grulla, chocha y ruiseñor. A la descripción de cada una 
de estas aves acompaña la interpretación de sus respectivos 
cantos. El rey de las aves, por consejo de su ministro el pavo 
real, designa como diputado al ruiseñor, el cual marcha segui- 
damente a cumplir su misión [45-52]. 

El embajador tercero comunica al rey de los insectos, es 
decir, al Yasnb, príncipe de las abejas, el acuerdo de que envíe 
un diputado que los represente y defienda en el pleito. El rey 
convoca por un heraldo a todos sus subditos y les dice de 
qué se trata. El jefe de las avispas y el de las langostas se 
apresuran a ofrecer sus servicios, creyendo que se trata de 
dañar a los hombres. Seguidamente ponderan el molesto 
efecto de sus picaduras las chinches, las avispas, las moscas 
y los moscardones. Pero el rey les hace comprender que el 



1 Este nombre, que en otros pasajes del apólogo aparece alterado en 
Xahmurg, es, según Dieterici, de origen indio persianizado, y significa el rey de 
los pájaros, sin que pueda precisarse a qué pájaro se refiere en concreto. Más 
bien es un ave mítica, como el P/ioaiix de los griegos y latinos. 



«LA DISPUTA DEI. ASNO», DE TURMEDA 21 

diputado que sea elegido no ha de ir a hacer daño a los hom- 
bres, sino a convencerles con razones. Por fin, un sabio indi- 
viduo de la familia de las abejas se ofrece para el objeto, y 
marcha a cumplir su misión [52-54]. 

El embajador cuarto comunica al Auca, rey de las aves de 
rapiña ', el acuerdo de enviar un diputado. El rey convoca 
por un heraldo a todos sus subditos, los cuales se presentan 
ante él. Consulta el rey a su visir, el halcón, sobre cuál de las 
aves de rapiña deba ser designada, y el halcón designa al 
buho, que es la única que no huye del hombre, a quien no 
teme y cuyo lenguaje, además, comprende. Pero el buho no 
acepta, porque sabe que el hombre le odia. Propone que sea 
nombrada un ave cualquiera de la familia de los halcones, 
que son amados de los magnates y reyes de los hombres. P^i 
halcón rehusa también, porque dice que el hombre sólo los 
aprecia como instrumento para sus placeres cinegéticos. Pro- 
]:)one a su vez sea nombrado el papagayo, que es ave grata 
para los hombres de toda edad, sexo y condición, con los 
cuales conversa. Acepta el papagayo, y pide al rey y a sus 
hermanos rueguen a Dios para que le ayude en la empre- 
sa [54-58]. 

P^l embajador quinto comunica al rey de los animales 
acuáticos, que es el dragón o serpiente de mar, el acuerdo de 
enviar un diputado. El rey convoca por un heraldo a sus sub- 
ditos, que se presentan agrupados en cerca de setecientas 
familias, y pregunta al embajador a qué título se glorían los 
hombres de ser superiores a los animales, porque si es por la 
fuerza y la corpulencia, él en persona es capaz de demostrar- 
les lo contrario. Mas al oir al embajador que se trata sólo de 
superioridad mental, ruégale el rev que les explique en qué 
consiste ésta. El embajador pinta las habilidades de los hom- 
bres para pescar a los animales acuáticos, y en general para 
la navegación, caza, explotación de minas, etc. Oída la expli- 



1 Es un pájaro fabuloso, como el Si//iui\^ antes citado o como el Grifo y cl 
FJnix clásicos. Los autores árabes lo describen como un animal gigantesco, que 
vive dos mil años, pone huevos como montes y que caza al elefante con la 
misma facilidad que el milano caza al ratón, etc. Cfr., Damiri, s. v. &LiLXc. 



MIGUEL AM.'í 



cación, el rey pregunta a sus subditos quién debe ser elegido 
diputado. El delfín propone a la ballena, que no sólo es el 
mayor y más hermoso de los peces, sino también el más 
acepto al hombre, desde que a un profeta le sirvió de mora- 
da. La ballena se excusa, porque carece de pies para ir al 
lugar de la discusión, de lengua para hablar y de resisten- 
cia contra la sed, fuera del agua. Propone a su vez a la tortu- 
ga, que está exenta de estos defectos; pero la tortuga también 
rechaza el cargo, porque su tardo paso para tan largo camino 
y su taciturno carácter le impiden aceptar. Propone a su vez 
al delfín. Éste propone al cangrejo, que tiene muchos pies 
para la marcha y que es acometivo para el combate; pero el 
cangrejo también rehusa, porque su figura ridicula y despro- 
porcionada será objeto de la befa de los hombres. Propone al 
cocodrilo, que es de rápido andar y de larga lengua; pero el 
embajador vuelve a hacerles notar que el candidato necesita 
ser de carácter manso y justo, además de inteligente. Enton- 
ces el cocodrilo propone a la rana, que reúne todas estas 
dotes y además está hecha a convivir con el hombre. Acepta 
la rana, y marcha a desempeñar su diputación [58-62]. 

El embajador sexto comunica a la serpiente, rey de los 
reptiles y gusanos, el acuerdo de enviar un diputado. El rey 
convoca a todos sus subditos por un heraldo, y acuden en 
innumerables falanges de las más variadas figuras, colores y 
tamaños. El rey consulta a la víbora, que es su visir, si ere ■ 
que alguno de los reptiles o gusanos es apto para la dipu- 
tación, pues que a su juicio ninguno posee tal aptitud. Ante 
tal pesimismo de la serpiente, toma la palabra el grillo para 
describir y ponderar las maravillosas habilidades del instinto 
en los gusanos y la inefable providencia con que el Creador 
ha suplido en ellos la fuerza que otorgó a los demás animales. 
El rey, maravillado de tan elocuente discurso, designa al gri- 
llo como diputado. La culebra aconseja al grillo que no diga 
ante la asamblea de los hombres que va en representación de 
las culebras y serpientes, porque esto le enajenará la simpa- 
tía de los humanos, a causa de la antigua enemistad que los 
separa de aquellos reptiles. Con este motivo, explica al grillo 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TÜRMEDA 23 

la culebra las utilidades de su veneno para los hombres, así 
como el fin que en general cumplen las culebras y las fieras 
dañinas en el mundo. I''s una disertaciíjn filosófica sobre el 
■optimismo en la Creación, para demostrar que lo aparente- 
mente pequeño, inútil o dañino llena un fin importante en 
relación con el todo, sin (|ue exista cosa alguna despreciable, 
vana, injusta o irrazonable [Ó2-71]. 

IV 

Reunidos 3'a en la corte del rey de los genios los diputa- 
<los de todas las especies zoológicas, maravíllase el rey de ver 
una tan grande y variada muchedumbre de formas. Un filósofo 
de su corte explícale con este motivo la teoría neoplatónica de 
las formas corpóreas o tenebrosas, como imitaciones o copias 
de los prototipos luminosos del mundo divino de los espíri- 
tus, que son eternos, mientras que aquéllas son temporales. 
Pronuncia después su discurso el sabio de los genios ponde- 
rando la generosidad de Dios en la creación de los espíritus 
angélicos, humanos y genios [71-73]- 

El rey de los genios dirige su mirada al grupo de los hom- 
bres y ordena que hablen sucesivamente los representantes 
de las distintas razas, pueblos y lenguas. Uno tras otro se 
levantan y pronuncian su discurso, para ponderar las excelen- 
cias e historia de sus representados, los siguientes: un iranio 
del Irac, un indio, un hebreo, un cristiano siriaco, un musul- 
mán de la tribu de Coraix, un griego y un persa del jorasán. 
Acabados los discursos, se levanta la sesión, convocando a 
todos los presentes, hombres, animales y genios, para conti- 
nuarla al día siguiente [73-84]. 

Abierta la sesión, el rey de los genios comienza interpe- 
lando al chacal acerca de su rey, el león, y el chacal describe 
al rey de las fieras y de todos los animales. Después interpela 
al papagayo, que hace la descripción del Anca, rey de las aves 
de rapiña. Seguidamente, el grillo describe a la serpiente, rey 
de los reptiles. Luego, la rana explica las cualidades físicas y 
morales del dragón o serpiente marina, rey de los animales 



24 MIGUEL asín 

acuáticos. En su discurso hace una digresión para demostrar 
que si entre los habitantes de las aguas unos comen a otros, 
lo mismo ocurre entre los animales terrestres y entre los 
hombres; pues si éstos se nutren de la carne de los animales, 
los animales a su vez comen también la carne de los cadáveres 
humanos. Es, pues, ley del cosmos : corriiptio nnius conserva- 
ño aJterhis. Y por tanto, en esto no superan los hombres a 
los animales: unos y otros proceden del polvo y al polvo van 
a parar. Acaba la rana con el siguiente argumento, para pro- 
bar que los hoiiibres no son los señores de los animales : 
Si las fieras, aves de rapiña, serpientes, dragones y cocodri- 
los se lanzasen sobre los hombres, no quedaría ni uno con 
vida [84-90]. 

El rey de los genios interpela a los hombres preguntán- 
doles por su rey. Los hombres responden que ellos no tienen 
uno solo, como cada especie animal, sino varios. El hombre 
del Irac explica esta diferencia mediante una disertación filosó- 
fica sobre la organización de las sociedades políticas y sus ele- 
mentos diversos en función de la variedad de climas, lenguas, 
costumbres, ideas, etc., que reclaman reyes distintos [90-93]. 

El rey pasa a interpelar al diputado de los insectos, que es- 
la reina de las abejas, la cual describe extensamente sus ma- 
ravillosas dotes arquitectónicas, la exquisita dulzura de sus 
excrementos, la prodigiosa anatomía de sus cuerpos, predis- 
puesta por Dios para aquellos fines, la organización política 
de sus colmenas, etc. Admírase el rey de la persecución injus- 
ta con que los hombres premian la bondad de las abejas. La 
reina de éstas pregunta a su vez al rey de los genios cuál es 
la organización política de su sociedad y cómo los genios 
están sometidos a sus príncipes. Con este motivo el rey diser- 
ta largamente sobre los genios en sus relaciones con los ánge- 
les, con los hombres y con el Creador. Tan larga e íntima es 
la conversación que mantiene el rey de los genios con la reina 
de las abejas, que los hombres se indignan de tan extraordi- 
naria muestra del real aprecio a un insecto. Pero un sabio de 
los genios les tranquiliza respecto de la imparcialidad del rey 
en sus juicios [93-IO0]. 



«la disputa del asno», de turme.d.v 25 

[¡.^ prueba] 

Kl rey de los genios resume los alegatos de los animales 
en su defensa y en contra de los hombres, y pregunta a éstos 
si tienen algo más que alegar en su propio favor y en contra 
de los animales. El diputado griego se levanta y aduce otra 
prueba de superioridad de los hombres sobre los animales, 
fundada en los conocimientos científicos que ellos solos po- 
seen, en sus talentos para la política y la economía social, en 
sus artes y oficios, en el comercio, etc. A instancias del rey 
de los genios contesta a esta objeción la abeja exponiendo al 
i:)or menor : I.°, las pruebas de inteligencia que dan las abejas 
por su perfecta organización social y política, por sus conoci- 
mientos en Geometría y Arquitectura y por la fabricación de 
la cera y la miel, de cuyas sobras se aprovechan los hombres; 
2.°, la habilidad de las hormigas en la construcción de sus 
nidos y graneros y en la recolección y conservación de las 
semillas para su sustento; 3.°, la previsión de la langosta en la 
conservación de sus huevos; 4.°, las maravillosas dotes técni- 
cas del gusano de seda; 5.°, las virtudes domésticas de las 
avispas y de todos los insectos y reptiles, como pulgas, chin- 
ches, piojos, etc., que cumplen con admirable abnegación los 
deberes de la paternidad mejor que los hombres [100-IO6]. 

[4."'* prueba] 

El rey de los genios pregunta si los hombres tienen algo 
más que alegar. Levántase el diputado árabe y aporta, como 
prueba de la superioridad humana, las mayores comodidades 
de que disfrutan los hombres en su vida fisiológica, la rica 
variedad de sus exquisitas comidas y bebidas, de sus juegos, 
fiestas y diversiones, la molicie, lujo y delicadeza de sus per- 
fumes, vestiduras, etc., todo lo cual es síntoma de que los 
hombres son señores y los animales esclavos. El ruiseñor, 
diputado de los pájaros, refuta la prueba por partes. Primero 
hace ver que el goce de los deleites de la gula preexige de los 
hombres una enorme cantidad de esfuerzos, trabajos, moles- 



26 MIGUEL ASÍN 

tias y cuidados para la adquis¡ci(3n de la riqueza con que pro- 
curárselos, para la transformación ingeniosa de los productos 
naturales mediante las artes y oficios de la alimentación, para 
la guarda y conservación de los alimentos y de la moneda con 
que adquirirlos; y después de todo, aquellos deleites traen, 
como triste secuela para los humanos, una serie infinita de 
enfermedades y dolencias largas y molestísimas, cuando no 
mortales. En cambio los animales no están sujetos ni a las 
necesidades facticias de la industria y el comercio para la 
adquisición y transformación de los alimentos, ni a esas enfer- 
medades que derivan de la gula. Son, por lo tanto, más libres, 
menos esclavos que los hombres. Es cierto que también algu- 
nos animales padecen de esas mismas dolencias; pero son tan 
sólo aquellos que por la convivencia con los hombres adquie- 
ren sus vicios, perdiendo la rectitud natural del instinto; los 
que viven en libertad y lejos del hombre, sólo comen y beben 
en la cantidad y ocasión estrictamente necesarias para la vida. 
Pero, además, el alimento y la bebida y la medicina mejor de 
que usan los hombres es la miel, baba de la abeja. Por otra 
parte, hombres y animales, en los primeros tiempos, partici- 
paban de la misma sobriedad en su alimentación vegetariana 
y naturalista, y sólo cambiaron de gustos después del pecado. 
P'inalmente, las diversiones y regocijos de que se glorían los 
hombres van siempre acompañados o seguidos de tristezas y 
penas: al lado de las fiestas nupciales, de las risas y las músi- 
cas, está como contraste y compensación el luto y los gemi- 
dos del cortejo fúnebre. En cambio los sanos placeres y ale- 
grías de la vida del campo, que los animales disfrutan, están 
exentos de toda tristeza, y equivalen además, si no superan, a 
todas las artificiosas diversiones de los hombres [107-II3]. 

[5.^ prueba] 

¥A rey de los genios vuelve a preguntar si los hombres 
tienen algo más que alegar. Levántase el diputado hebreo y 
aduce como prueba de superioridad de la especie humana el 
hecho de haber sido distinguida por Dios con la. gracia sobre- 



«LA DISPUTA DEL ASNO', DE TURMEDA ."7 

natural de la inspiración y misión profctica, es decir, con la 
revelación de las Sagradas Escrituras, en que se contienen tan 
sublimes documentos y exhortaciones morales para la perfec- 
ción de las almas, y tantos ritos, ceremonias y fiestas religio- 
sas para tributar con ellas a Dios el culto que le es debido. 
También el ruiseñor se encarga de refutar esta prueba, hacien- 
do ver cómo todos los preceptos y prohibiciones de la Íes- 
religiosa han sido dados cabalmente como freno contra los 
vicios de los hombres, y las ceremonias del culto como estí- 
mulo para la práctica de la virtud; y esto es síntoma evidente 
de la nativa perversión de los hombres que de tamaños reme- 
dios necesitan para ser buenos. Xi tampoco todos ellos cum- 
plen la ley religiosa espontáneamente, sino violentados por el 
temor del castigo. En suma: la revelación es una prueba de 
que los hombres en su mayoría ignoraban la existencia de su 
Creador y le ofendían; por eso fué necesario que Dios les 
enviase a los profetas como maestros y médicos, y les impu- 
siese ritos religiosos para expiar y corregir sus vicios; v. gr. : la 
ablución ritual para limpiar las manchas morales que se con- 
traen por el abuso del deleite venéreo; la oración y el ayuno, 
medicina expiatoria de los pecados de la lengua; la limosna, 
contra la avaricia y el robo, etc. Además, la falta de libros 
revelados es una prueba de superioridad en los animales, pues 
si no necesitan de tal revelación escrita como ley a que suje- 
tarse, es porque Dios les inspira directa e individualmente 
por el instinto la recta norma que deben seguir y de la cual 
jamás se apartan; y si no necesitan fiestas ni templos, es por- 
que espontáneamente dan a Dios el culto que deben todos los 
días en el grandioso templo de la Naturaleza [113-II7]. 

[6.^ prueba] 

El rey de los genios pregunta de nuevo si los hombres 
tienen algo más que alegar. Levántase el diputado iranio del 
Irac y alega como prueba de superioridad el uso de vestidos 
finos y ricos para cubrir el cuerpo y para su adorno, mientras 
que los animales, o lo llevan impúdicamente al desnudo, o si 



28 MIGUEL ASÍN 

lo traen vestido, es con coberturas ásperas y feas. El chacal, 
diputado de las fieras, deshace fácilme;nte la objeción, obser- 
vando que los hombres roban a los animales las primeras ma- 
terias para sus vestidos; los animales, por lo tanto, tendrían 
más derecho a envanecerse, ya que ellos poseen esas primeras 
materias desde que nacen, y no los hombres, que nacen desnu- 
dos y que para cubrirse necesitan arrebatarlas a los animales 
y trabajarlas con arte después. Cabalmente esta fué la pena im- 
puesta por Dios a Adán y Eva a raíz de su primer pecado: en 
el estado de inocencia cubríanse como los animales: el cabe- 
llo, descendiendo sobre todo el cuerpo, ocultaba sus desnu- 
deces, les preservaba de las inclemencias del tiempo y les 
servía de vestido, de almohada y de adorno; pero después de 
pecar perdieron la felicidad que disfrutaban, fueron arroja- 
dos del Paraíso y, caj'éndoseles el cabello, quedaron desnu- 
dos [l 17-120]. 

El hombre iraquí interrumpe al chacal, desviando la polé- 
mica con este ataque personal : Las fieras son las que menos 
debieran hablar en este pleito, porque son la especie zooló- 
gica menos numerosa, la más cruel, la menos útil, la más da- 
ñina, la menos sobria, la más voraz, la que más persigue a 
todos los demás animales. Pero el chacal responde que de los 
hombres aprendieron las fieras esta crueldad para con las 
bestias: antes de Adán, las fieras se nutrían de las carnes 
mortecinas, sin necesidad de cazar y matar a las bestias vivas; 
los hombres, después, esclavizaron a la mayor parte de éstas; 
y desde entonces, faltas las fieras de aquel su natural susten- 
to, hubieron, por fuerza, de procurárselo violentamente. En la 
forma cruel y sanguinaria de destrozar a las bestias, también 
imitan las fieras a los hombres, que aun añaden los tormen- 
tos del arte culinario después de matarlas, y los golpes y 
castigos injustos a que las someten en vida. De otra parte, 
mal pueden hablar de injusticias y crueldades los hombres, 
que con tal saña se hieren y matan unos a otros, se engañan, 
traicionan y persiguen con exquisitas arterías, desconocidas 
de las fieras más sanguinarias. Y por lo que atañe a la pre- 
tendida inutilidad de las fieras, tampoco pueden hablar do 



«LA DISPUTA DEL ASNOS DE TURMEDA 29 

ella los hombres, que se sirven de sus pieles, pelos, lanas, etc. 
Ni ¿qué provecho reportan los hombres a los animales? Y en 
lo que se refiere a las guerras o ataques de las fieras contra 
las bestias más débiles, no son sino imitaciones del asesinato 
de Caín contra Abel y de las violencias de todos los conquis- 
tadores en todos los siglos y países. Finalmente, si los hom- 
bres examinasen sin pasión la condición de las fieras, se con- 
vencerían de que son mejores que ellos. Verían, en efecto, 
que los ascetas, devotos y santos no consiguen la meta de su 
perfección sino cuando huyen de la sociedad de los hombres 
para buscar la convivencia de las fieras en los montes y en 
los desiertos. Un sabio de los genios confirma esta última 
aserción del chacal, con lo que los hombres quedan confun- 
didos, y se levanta la sesión [ 1 20- 1 24]. 

V 

[7."^ prueba] 

Al día siguiente, reunida de nuevo la asamblea, pregunta 
el rey de los genios si les queda a los hombres algo más que 
alegar. Levántase el diputado persa y aduce otro motivo de 
superioridad, fundado en el hecho de que los hombre tienen 
reyes y califas, ministros y secretarios, capitanes y goberna- 
dores, nobles y propietarios y ricos mercaderes, artistas y 
artesanos, literatos y sabios, oradores y poetas, teólogos y 
canonistas, historiadores y filólogos, filósofos y matemáticos, 
astrónomos y físicos, médicos y adivinos, alquimistas y ma- 
gos }'■ astrólogos y otras innumerables categorías eminentes 
que en los animales no existen [125]. A su alegato responde 
el papagayo recordando, en general, primero, las categorías 
de pájaros que el re}' de las aves enumeró en sesiones ante- 
riores; después, contraponiendo a aquellas clases de hombres 
eminentes otras, no menos numerosas, de hombres deprava- 
dos y prostituidos. Pasa luego a hacer una crítica severa de 
cada una de dichas categorías humanas, para demostrar que 
todas ellas adolecen de graves vicios y defectos, los cuales no 



MIGUEL asín 



existen en las categorías similares, que también se encuentran 
en los animales [126]. 

La política altruista y liberal de la reina de las abejas o 
del rey de las hormigas, sírvele de motivo para censurar el 
egoísmo y tiranía de los reyes humanos. Con este motivo, un 
sabio filósofo de los genios interviene para exponer a su re}' 
la teoría del buen gobierno monárquico, que no debe ser más 
que un fiel trasunto del gobierno del cosmos por los ángeles, 
inspirado, a su vez, en la economía divina, la cual es todo amor 
y misericordia para sus criaturas. Y penetrando más en el 
tema, extiéndese en consideraciones psicológicas acerca de la 
naturaleza de los ángeles y sus relaciones con las almas hu- 
manas [130]. 

Reanuda el papagayo su réplica con la crítica de los artis- 
tas humanos, que son inferiores a la golondrina y las abejas en 
ciencia arquitectónica, a las araíias y al gusano de seda en 
habilidad textil, etc., y sigue ponderando las artes sutiles del 
instinto en diversos animales, como el avestruz y muchos 
insectos y reptiles, para la incubación de sus huevos y la 
crianza de sus hijos [134]- 

Pasa luego a tratar de los poetas, oradores y literatos hu- 
manos, para ponderar la elocuencia y armonía del lenguaje 
de los pájaros y de algunos insectos y reptiles, en sus trinos, 
gorjeos y cantos, que los hombres desprecian porque ignoran 
su significación [l35]- 

Por lo que toca a los astrólogos, el papagayo comienza por 
afirmar que muchas de sus predicciones son ridiculas farsas, 
buenas sólo para embaucar a los necios, a las mujeres y a los 
niños, pues que predicen lo que sucederá en lejanas tierras y 
tiempos y no aprovechan su ciencia para adivinar lo que puede 
interesarles a ellos mismos. Además, los astrólogos son hon- 
rados tan sólo por los tiranos y reyes incrédulos, que se sirven 
de ellos para satisfacer sus malas pasiones, porque son ateos 
y prestan a las estrellas la fe que niegan a su Creador pro- 
vidente. Con este motivo, narra el papagayo la historia evan- 
gélica de la matanza de los niños inocentes, como acaecida en 
tiempo de Nemrod y de Abrahám; la de Moisés perseguido 



«LA DlbPUTA DEI. ASNO», DI¡ lUKMEPA 3 I 

por Faraón, etc., para hacer ver lo inepto de la ciencia de los 
astrólogos [l37j. 

Llegado a este punto, el rey de los genios ruega al papa- 
gayo que explique lo que haya de verdad en todo género de 
adivinación, es decir, en los augurios, aruspicinas, .Ystrología 
judiciaria, sortilegios, etc. El papagayo responde que ninguno 
de esos ritos supersticiosos sirve para evitar los males o con- 
seguir los bienes que sus adeptos pretenden: el medio seguro 
del éxito es en todos esos casos el cumplimiento estricto de 
las leyes divinas y de los preceptos y consejos de la religión 
revelada por los profetas. Todos los ritos adivinatorios sirven, 
efectivamente, si acaso, para saber de antemano qué fenóme- 
nos han de acaecer por la permisión y providencia de Üios; 
luego más útil y seguro es para el hombre tratar de atraerse 
la benevolencia de ese Dios, creador de tales fenómenos. \ 
este propósito entáblase un diálogo entre el rey de los genios 
y el papagayo, en el cual éste le explica la influencia de la 
oración y de las prácticas religiosas para obtener de Dios 
el máximo bien de las criaturas en este o en el otro mundo. 
Con idéntico espíritu religioso deben seguirse los consejos 
de los médicos en la curación de las enfermedades, es decir, 
subordinando siempre su intervención a los universales de- 
signios de la presciencia divina, mediante la oración hun.il- 
de [141]. 

Por lo que atañe a los filósofos y polemistas, de que se glo- 
rían los hombres, el papagayo los desprecia y vitupera, como 
causantes que son del extravío religioso e impiedad de los 
humanos, por las contradicciones y discrepancias mutuas que 
en sus sistemas reinan: unos defienden la eternidad del mun- 
do, otros la de la materia, otros la de la forma; quiénes expli- 
can el cosmos mediante dos causas, quiénes mediante tres, 
cuatro, cinco, seis o siete; para unos el mundo es infinito, y 
para otros limitado; hay quienes admiten la vida futura, y 
quienes la niegan; como hay quienes creen en la' revelación, 
y quienes la rechazan, y quienes se quedan en la perplejidad 
del escepticismo, etc., etc. En cambio, todos los animales 
comulgan en idéntico sistema y profesan un mismo credo 



WMUiL ASÍN' 



monoteísta, sirviendo día y noche a un solo Dios creador y 
evitando todo mal a sus prójimos [142]. 

En lo que se refiere a los geómetras y astrónomos, el pa- 
pagayo reconoce que su ciencia es abstrusa y sutilísima, pero 
también revela en sus cultivadores un desequilibrio evidente, 
pues que gastan el tiempo y el talento en calcular las dimen- 
siones, volúmenes y pesos de los cuerpos físicos, mientras 
ignoran todo lo que se refiere a su propio cuerpo y a su alma 
y, sobre todo, desprecian la ciencia de la revelación divina, 
que les sería más útil [143]- 

En cuanto a los médicos y farmacéuticos, se explica el pa- 
pagayo que a los hombres les sean tan caros, porque la gula 
y la lujuria, de que éstos adolecen, son fuente inagotable de 
enfermedades sin cuento; pero a su vez los médicos y botica- 
rios son, para sus clientes, verdugos más crueles que la en- 
fermedad misma, pues los atormentan con dietas o con póci- 
mas, cuando quizá se curarían antes y mejor dejando obrar a 
la naturaleza. En cambio, los animales, por su sobriedad, ni 
tienen tantas enfermedades ni necesitan de médicos [144]. 

Por lo que toca a los propietarios, mercaderes y ricos ne- 
gociantes, son los que menos derecho tienen a gloriarse de 
hombres libres, pues su vida, agitada y llena de disgustos y 
preocupaciones, es peor qué la de los esclavos : siempre ato- 
sigados por el ansia de adquirir riquezas que no se han de 
llevar al sepulcro; expuestos día y noche a la tentación de la 
ganancia injusta y al peligro de perder su caudal, sin pre- 
ocuparse de la miseria ajena ni de la suerte futura de sus pro- 
pias almas; de modo que ni gozan tranquilos de sus riquezas 
en este mundo, ni les sirven para el otro [l45]- 

Tampoco es motivo de justo orgullo para los hombres el 
poseer secretarios, oficinistas y gobernadores, pues que éstos 
son malvados e inicuos, y toda su ciencia estriba, ya. en la 
habilidad de engañar a los subditos y a los príncipes por me- 
dio de la hipocresía y las malas artes de la retórica, ya en la 
violencia desenfrenada para tiranizar a los pueblos [146]. 

Los lectores alcoránicos y los que profesan vida devota 
son también tenidos por los hombres en gran predicamento, 



CLA DISPUTA DEL ASNO>, DE TUKMEDA 33 

y sin embargo, so capa de devoción, humildad y abstinencia, 
sus corazones están llenos de hipocresía, ira, envidia, soberbia, 
ignorancia de la ley divina y otras malas pasiones, preocupán- 
dose tan sólo de los externos ritos y fórmulas de la religión. 
Lo mismo ocurre con los canonistas y teólogos, que si estu- 
dian el dogma y la moral, es sólo como medio para satisfacer 
su ambición de riquezas y de cargos honoríficos, y por eso se 
les ve interpretar las leyes según conviene a sus intereses bas- 
tardos, y no según reclaman los intereses de la religión [147]- 
V más todavía son vituperables los jueces, escribanos y 
recaudadores del asaque o limosna legal, pues en lugar de 
hacer justicia entre los subditos y refrenar los desafueros de 
las autoridades políticas, colaboran con éstas a despojar a los 
huérfanos de sus patrimonios y a cometer todo género de vio- 
lencias e injusticias en los pleitos, depósitos judiciales, etc. V 
finalmente, los califas, reyes y sultanes tampoco son motivo 
justo de vanagloria para los humanos, ya que, en vez de por- 
tarse como herederos y representantes de los profetas, viven 
entregados a todo linaje de desórdenes: para satisfacer sus 
apetitos, persiguen, secuestran, roban y asesinan a todos sus 
parientes, a la menor sospecha de conspiración, y de todo se 
preocupan, menos de dirigir a su grey por el camino de la 
religión y del bien [148]. 

Acabado el largo discurso del papagayo, pregunta el rey 
de los genios a los sabios de su linaje y a los de la especie 
humana quién suministra a los gusanos de la carcoma el barro 
de que se sirven para construir sus nidos en forma de rosario, 
cuando carecen de alas y de pies para ir a buscarlo. El sabio 
hebreo explica el enigma, mediante una leyenda en que inter- 
vienen Salomón.y los genios. El sabio griego lo explica natu- 
ralmente por la fisiología de esos gusanos. El grillo, diputado 
de los reptiles, es consultado por el rey de los genios para 
que dé su opinión sobre el tema. El grillo aprueba y comple- 
ta la explicación del griego, diciendo que Dios, para ser justo 
en la distribución de sus dones, equilibra y compensa las do- 
tes del espíritu con las del cuerpo: a las bestias corpulentas, 
como el camello y el elefante, las dota de almas débiles e in- 

TOMO I. 3 



34 MIGUEL ASÍN 

fan tiles; a los insectos minúsculos y débiles, les otorga un espí- 
ritu enérgico, varonil y sagaz; así, el alacrán, a pesar de ser 
pequeño, mata fácilmente al enorme elefante; y así también, el 
gusanillo de la carcoma, lo mismo que el de la seda, la araña ^ 
la abeja, etc., poseen una fuerza espiritual muy superior a las 
exiguas proporciones de su menguado organismo, a fin de que 
puedan suplir con la astucia la fuerza; y Dios priva de este ins- 
tinto más sutil a los animales corpulentos, porque de lo con- 
trario eludirían todo trabajo pesado, para el que son aptos; 
en cambio esos insectos sólo son aptos para las artes del in- 
genio, y toda la habilidad en las artes consiste en ocultar a los 
demás el secreto de la técnica respectiva; así, nadie es capaz 
de averiguar el misterio de la fabricación de la cera y miel por 
las abejas, o el de la seda por su gusano, a causa de que la 
pequenez de sus cuerpos escapa a toda observación. Y así 
podrían los filósofos encontrar, si quisieran, en la fabricación 
de la miel, por ejemplo, una prueba de la posibilidad de la 
creación ex 7¿i/ii/o, que niegan a Dios; puesto que si esa miel 
la sacasen de las flores las abejas, mejor la sacarían los hom- 
bres, dotados como están de tantas habilidades de que se glo- 
rían. Por eso también, para confundir la soberbia de los hom- 
bres, castigó Dios muchas veces a los más engreídos y endio- 
sados tiranos, como a Faraón, por ejemplo, con ejércitos de 
langostas, hormigas, etc. Igualmente, todos los hombres son 
incapaces de fabricar las perlas o la seda, a pesar de los viví- 
simos deseos que todos tienen de poseerlas para vestirse y 
adornarse con lujo, y a pesar también de la inteligencia y ha- 
bilidad de que se glorían, mientras que el gusano de la perla 
y el de la seda fabrican con toda facilidad sus productos, como 
las abejas la miel, que tanto anhelan los humanos [148-152]. 



El rey de los genios pregunta de nuevo si los hombres 
tienen algo más que alegar. Uno de los hombres se levanta y 
aduce, como nueva prueba de superioridad sobre los animales, 
el que éstos tienen formas y figuras muchas y distintas, mien- 



-'I.A DISPUTA peí. ASNO^ DE TL'KMEDA . 35 

tras que los hombres tienen todos una sola figura y forma; y 
la unidad es signo de señorío y dominio, así como la muche- 
dumbre lo es de servidumbre y esclavitud. El ruiseñor, dipu- 
tado de los pájaros, responde confesando la verdad del hecho 
aducido; pero añade que si las formas de los animales son mu- 
chas y distintas, en cambio sus almas son una sola; mientras 
que los hombres tienen una sola forma, pero muchas y distin- 
tas almas, como lo demuestra la variedad y diferencia de sus 
opiniones, doctrinas y creencias religiosas: entre ellos hay 
judíos, cristianos, sábeos, zoroastras, politeístas, idólatras, as- 
trólatras, etc.; y aun dentro de una misma religión, verbigracia, 
el cristianismo, hay nestorianos, jacobitas y melquitas; y en el 
islam \\7s.y jarichles^ mnrchies, cadries, motáziles, axaríes, xiíes, 
ortodoxos, etc., todos los cuales mutuamente se contradicen, 
persiguen y excomulgan; en cambio, todos los animales son 
monoteístas [i54]- 

El diputado persa replica que también los hombres creen 
todos en un solo Dios, y si discrepan en las respectivas reli- 
giones, es porque éstas son tan sólo medios o caniinos para 
un mismo fin, al cual todas las religiones tienden. Las perse- 
cuciones religiosas no obedecen a motivos de fe, sino a razo- 
nes de dominio político. Además, la muerte y la mortificación 
propia son los más caros sacrificios, en todas las religiones, 
para atraerse la benevolencia de Dios, mediante la purificación 
de las almas [156]. 

[9.'' prueba] 

El diputado indio se levanta y aduce otra razón de supe- 
rioridad, fundada en que los hombres son más en número que 
los animales, pues la cuarta parte habitada de la Tierra tiene 
cerca de 19.000 ciudades, que pueblan un número incontable 
de gentes y razas diversas. Y seguidamente enumera las na- 
ciones todas del mundo conocido, con sus principales regio- 
nes y las diferentes cualidades físicas de sus habitantes. 

La rana contesta a esta nueva razón, ponderando a su vez 
la muchedumbre innumerable y la diversidad de los animales 
que pueblan las aguas, y haciendo ver que sólo en la cuar- 



36 MIGUEL ASÍN 

ta parte habitada de la Tierra hay cerca de 1 4 mares, unos 
500 ríos pequeños y 200 más caudalosos y de larguísimo reco- 
rrido, sin contar los riachuelos, acequias, lagunas, charcos, etc., 
y todos ellos están pobladísimos de un sinnúmero de peces 
de más de 700 especies y familias diversas. A los cuales, si 
se suman cerca de 500 géneros más de animales terrestres y 
volátiles, resulta un número y una variediid superior a la que 
tanto envanece a los humanos [l59]- 

Un sabio de los genios interviene en la disputa para pon- 
derar la muchedumbre y variedad de criaturas espirituales y 
simples, que así los hombres como los animales olvidaron en 
su discusión; a saber: ángeles, querubines, genios y demo- 
nios, cuya naturaleza inmaterial e inextensa se diversifica en 
tantas variedades, especies, formas e individuos, que pueden 
llenar la inmensidad de las esferas celestes, a pesar de ser 
éstas muchísimo más extensas que la Tierra. De donde infiere 
que los hombres no pueden invocar su propia muchedumbre 
como razón de superioridad y dominio sobre los animales, 
pues la afirmación única que cabe establecer es ésta : anima- 
les, hombres y espíritus son todos siervos de Dios [16 1]. 

[lo.'^ prueba] 

El rey de los genios pregunta de nuevo si los hombres 
tienen más que alegar. El diputado árabe se levanta y aduce, 
como prueba de superioridad, que los hombres han recibido 
de Dios la promesa de la resurrección en el día del juicio final, 
y de una vida inmortal y eterna en el Paraíso celestial, gozando 
allí de infinitas delicias y de la presencia de Dios; todo lo cual 
no ha sido prometido a los animales. 

El ruiseñor, diputado de los pájaros, responde asintiendo 
a la verdad del alegato, pero añade que el diputado árabe ha 
dejado de consignar los castigos del infierno, que Dios ha 
establecido asimismo contra los hombres en su revelación, 
-excluyendo a los animales tanto de las penas como de los 
premios; luego los animales son en esto iguales a los hombres. 

VA diputado árabe replica que no existe tal igualdad, ya 



«I.A DISPUTA DEÍ. ASNO>, DE TURMEDA 37 

que los hombres, si fueren perfectos, gozarán eternamente de 
la felicidad y dignidad de los profetas y santos, semejantes a 
los ángeles y amigos de Dios; y aunque fueren condenados al 
fuego, de él podrán salir por la intercesión de los profetas; en 
cambio los animales, después de la muerte, no volverán jamás 
a resucitar [163]. 

En este punto, los diputados de todos los animales y los 
sabios de los genios exclaman a una voz que ahora es cuando 
los hombres dijeron la verdad, porque sólo de eso tienen 
justo motivo para gloriarse; pero de ahí resulta que sólo son 
superiores a los animales cuando son y porque son perfectos; 
en consecuencia, debieran acomodar a ese criterio su vida y 
sus actos; nías la realidad es bien distinta, puesto que la vida 
y los actos de muchos hombres no poseen esa alta perfección 
espiritual en que estriba su superioridad sobre los animales. 

En medio de un profundo silencio, síntoma evidente de la 
confusión de los hombres, levántase por fin el diputado persa, 
para resumir el debate y pedir al rey de los genios su defini- 
tiva sentencia. En el resumen hace constar: I.° Oue ha que- 
dado demostrada la superioridad de los hombres sobre los 
animales en algo, es decir, en la perfección moral o mística. 
Y 2.° Que de hecho existen entre los hombres algunos que 
realmente la poseen. El rey de los genios sentencia que, en 
verdad, esos hombres perfectos son superiores y dueños res- 
pecto de los animales, y que éstos están obligados a someterse 
a su dominio. Con lo cual el pleito queda fallado definitiva- 
mente y aceptado por las partes litigantes, que abandonan la 
corte satisfechas y contentas [164]. 

Epílogo. — El autor cierra la fábula advirtiendo al lector 
que estas cualidades místicas en que el hombre supera a los 
animales, cífranse todas en las doctrinas que se contienen en 
los cincuenta y un tratados o epístolas de los Hermanos de 
la Pureza, de cuya colección forma parte esta fábula. Añade 
que, si en ella se ha permitido poner en boca de los animales 
ideas de tan grave trascendencia, no ha sido por juego pueril, 
sino por acomodarse al estilo de todas las epístolas antedi- 
chas, en las que las ideas más abstrusas se exponen bajo el 



3« 



MIGUEL asín 



velo de alusiones, alegorías y símiles. Termina haciendo votos 
por que el lector atento y reflexivo acierte a descifrar los sím- 
bolos y salga de su letargo espiritual, en virtud de las exhor- 
taciones y avisos que Dios le envía por boca de los animales. 



5. — Cotejo de ambas «Disputas» y demostración del plagio. 

La simple lectura de este análisis del apólogo árabe basta 
— sin necesidad de una íntegra traducción literal — para inferir, 
de su cotejo con Iz. Disputa de Turmeda, el plagio perpetrado 
por éste. Pero una comparación más detenida y atenta de am- 
bos textos ayudará a precisar el alcance de aquél. Esta com- 
paración, en efecto, da de sí el siguiente resultado: I.° En am- 
bos textos hay elementos comunes, idénticos, que coinciden 
en absoluto, sin la menor discrepancia. — 2.° Hay otros que 
discrepan, y éstos, ya por estar en el texto árabe y faltar en 
Turmeda, ya recíprocamente. 

Los elementos coincidentes son el núcleo fundamental de 
la fábula de Turmeda, y especialmente las diez y nueve prue- 
bas aducidas por él y refutadas por el asno. Todas ellas, ex- 
cepto la 14.^ y 19.^, están en las del apólogo árabe, aunque 
alterando el orden de colocación con que en éste se ofrecen, 
y dividiendo algunas en dos o más, hasta resultar las diez y 
nueve. El siguiente cuadro facilitará la comparación de las 
pruebas idénticas en ambos textos ^ : 

PRUEBAS 

T' xto dt- Tui meda. Ti xlo árabe. 



I.^ 2.-\ 3." y 16. 



3- 
4-% 5 

6.^.. 



1 1 



" y I»." 

, 7.=^ 12.M' I- 



8.^ 15. 

9.^... 

Falta . 
13.''.. . 
1 9 A.. 



V 18. 



Mis) 
M2S) 

" (25) 

M26) 
"(27) 
M29) 

•'^-(34) 
" (35) 
M36) 

Falta. 

Falta. 



' Para (juc cl lector encuentre más cómodamente (en mi anterior análisis del 



LA DISPUTA DEL ASN'0;% DE TURMEDA 



39 



Xi se crea que la identidad de las pruebas se limita a las 
ideas: no se trata de una simple adaptación, realizada con 
cierta libertad inteligente; el plagio es tan inverecundo, que 
consiste en la versi(3n literal e íntegra de casi todos los pasa- 
jes coincidentes. En la imposibilidad de comprobarla aquí en 
todos los casos (porque ello exigiría reproducir a la letra la 
mayor parte de las dos Disf)i(tas), tomaremos al azar — a título 
de muestra — algunos de esos pasajes: 



TEXTO DE TURMEDA 



TEXTO A R y\ B E 



(Prueba i.", pá^^. jyS.) 

«L'Elephant, ainsi que pouez 
veoir clairement, a le corps fort 
<;rancl, les aiircilles grandes et 
larges, et les yeulx petitz. I,e Cha- 
meau grand corps, long col, lon- 
gues iambes, petites oreilles et 
la cjueué coiirte. Les Boeiifz et 
Thoreaulx grand poil , longues 
queués: et n'ont point de dents 
aux machoires deuant. Les INIou- 
tons grand poil, longue qaeiié 
et sans barbe. Les Connilz, com- 
bien qu'ilz soient petitz animaulx, 
ilz ont les aureilles plus grandes 
que le Chameau, et ainsi, trou- 
verez plusieurs, et quasi infiniz 
animaulx tous variables, selon 
[léase sans] la inste proportion en 
lears membres.» 



(Prueba /.", pág. g.) 

«Vemos el camello, grande de 
cuei'po, largo de cuello, de orejas 
pequeñas y de cola corta, ^'emos 
el elefante, de gran volumen, con 
colmillos largos, orejas anchas }• 
ojos pequeños. Vemos los bue}'es 
•^^ búfalos, de cola larga, cuernos 
duros y sin dientes en la parte 
superior. Vemos el carnero, de 
grandes cuernos, cola recia y sin 
barba... Vemos el conejo, peque- 
ño de cuerpo }' con grandes ore- 
jos. Y así, en manera semejante, 
encontramos que la mayoría de 
los animales, fieras, bestias sal- 
vajes, aves y reptiles tienen sus 
organismos inarmónicos y sin la 
debida proporción en sus miem- 
bros. > 



(íb¿(L'/ii, linea 4." bifra.) 



(Ibideiii, linea i." infra.) 



«Frere Anselme, ... ne sgachiez <¡01i hombre!.. ;Acas() no sa- 

que (jui meprise aulcune ceuure, bes f|ue si desprecias o denigras 



apólogo árabe) cada una de las pruebas, pongo en el cuadro, tras éstas, el nú- 
mero de las páginas en que cada una comienza. La paginación de las pruebas de 
Turmeda puede verse supra, págs. G-9. 



40 



MIGUEL ASÍN 



ou en dict mal, le mesprisement, 
ou mal, redunde sur le maistre et 
autheur de l'oeuure. Vous dictes 
done mal du Createur, qui les ha 
créés?» 



la obra, desprecias al artífice? ¿O 
ignoras que estos [animales] son 
obra del Creador sabio, que los 
ha creado?» 



(Pág. jyg, linea S.") 

«Le Chameau pour ce qu'il a 
longues lambes; et fault qu'il viue 
des herbes de la terre, Dieu tout 
puissant luy a creé le col long, 
affin qu'il le puisse baisser ius- 
(jues á terre, et qu'il puisse grat- 
ter auecq les dents les extremes 
parties de son corps.» 



{Ibidein, línea 2.'^ infra.) 

«¿Cuál es la causa de la longi- 
tud del cuello del camello? Res- 
pondió [el mulo] : Para que sea 
proporcionado a la longitud de 
sus patas a fin de que alcance la 
hierba de la tierra, y para que se 
ayude con él a levantar su carga, 
y para que con su belfo llegue a 
las partes extremas de su cuerpo 
y se las rasque.» 



(Pág. 378, linea 26.) 

«Dieu a faict á l'Elephant gran- 
des et larges aureilles pour d'icel- 
les chasser les mouches de ses 
yeulx et de sa bouche, laquelle 
il tient toujours ouuerte, á cause 
des grandz dents que luy sortent 
dehors lesquelles Dieu luj' a don- 
nées pour la defíence de son 
corps.» 



(Ryidem.) 

«La magnitud de sus orejas [tie- 
ne por objeto] el expulsar con 
ellas los mosquitos y moscas, de 
los dos ángulos de sus ojos }• de 
su boca, porque ésta la tiene siem- 
pre abiei-ta, sin poder cerrar sus 
labios, a causa de que sus dientes 
salen, y sus colmillos son las 
armas con que se defiende de las 
fieras.» 



(Pnuba 10.°^, pág. 407.) 

«Reverendissime Asne, la rai- 
son pour prouuer que nous som- 
mes de plus grande noblesse et 
dignité que vous aultres animaulx, 
et que par iuste raison nous de- 
buons estre vos Seigneurs, est 
que nous vous vendons et achap- 
tons, nous vous donnons a man- 



( Prueba .2.", pág. 12.) 

«Otra prueba de que nosotros 
somos sus señores y ellos nues- 
tros esclavos, es que nosotros los 
vendemos y compramos, les da- 
mos de comer y de beber, los ves- 
timos y los preservamos del calor 
y del frío, los guardamos de las 
fieras para que no los despeda- 



íLA PISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 



41 



ger et a boyre, et vous gardons 
de chault et de froit, des Lyons, 
et des loups, et vous faisons de 
medecines quand vous estes ma- 
lades. Faisans tout cela pour la 
pitié et misericorde que nous 
auons de vous. Et nul commune- 
ment exerce tclles oeuures de py- 
tié, sinon les Seigneurs a leurs 
subiectz et esclaues.» 



cen, los curamos con medicinas 
cuando cst;ín enfermos v los aten- 
demos con solicitud piadosa cuan- 
do están indispuestos, les enseña- 
mos cuando algo ignoran, y nos 
apartamos de ellos cuando están 
furiosos. Y todo esto lo hacemos 
por la piedad y compasión que 
les tenemos. La cual conducta es 
propia de los señores para con 
sus esclavos, y de los dueños para 
con sus siervos.» 



(Pru¿ba j.", piUr. ¿SS.) 



(Prueba J.", púg. loj.) 



vEt d'auantage pc^ur la crainte 
qu'elles yas /ionnigas\ ont que 
leurs dits viures ne se germent a 
cause de la chaleur et humidité..., 
trenchent en esté et partissent 
le grain du froment en deux par- 
ties. Et de l'orge, febues, lentiles, 
ostent l'escorce.» 



«Y cómo parten el grano de tri- 
go en dos mitades, y cómo quitan 
la corteza de la cebada, de las 
habas y de las lentejas, porque 
saben que no germinan sino con 
la corteza.» 



íPru¿¡,aj.'',páo.¿SQ.) 



(Prueba J.^, púg. loj.) 



-Je vous veuls parler, Frere An- 
selme, de la sagesse de la Lan- 
gouste, comme apres que Testé 
est passé elles tranchent la terre 
grasse, et y font une fosse en la 
quelle mettent leurs oeufz, et les 
mettant soulz terre s'en vont: et 
s'en volent aultre part, et sont 
la plus grande part mangées des 
oyseaulx, et les aultres a cause 
du grand froid et gelée meurent. 
Et apres quand le printemps est 
venu et que le temps est chaukl 
et humide..., incontinent lesdictz 
eeufz sortent, et naissent Lan- 
goustes tant petites qu'il semble 



«Y también, ¡oh Rey!, ojalá el 
hombre meditase acerca de las 
langostas cómo, cuando se engoi"- 
dan en los días del pasto en la 
primavera, buscan una tierra de 
buena clase y fácil de cavar por 
ser suelta, y cómo descienden 
allí y cavan con sus patas y sus 
garfios, \' metiendo en el hoj'o sus 
colas echan en él un huevo, lo 
entierran y se van volando. Des- 
pués viven algunos días, y cuan- 
do viene el tiempo de su muerte, 
las comen los pájaros, }' las que 
quedan mueren y perecen del ca- 
lor o del frío, o del viento o de 



42 MIGUEL ASÍN 

que se soient formis de couleur ]a lluvia, y desaparecen. Después, 
noire, et commencent a manger cuando vuelve la estación y lie- 
et a ronger les herbes, et leurs gan los días de la primavera y la 
croissent les ailles, et s'en volant temperatura es templada 3'^ el aire 
s'en vont pour leurs affaires.» bueno, cómo nacen de aquellos 

huevos sepultados en la tierra 
[las langostas] semejantes a gusa- 
nos pequeños, y reptan sobre la 
tierra, y comen las hierbas y el 
forraje, y les salen alas y vuelan, 
y comen de las hojas de los árbo- 
les y se engordan y ponen huevos 
como el año primero.» 

\^eamos ahora brevemente las diferencias que introdujo 
Turmeda en la fábula árabe para adaptarla a su Disputa. Ante 
todo, suprimió el prólogo y las partes o capítulos que en el 
análisis hemos señalado con los números II y III, empeque- 
ñeciendo así la grandiosa y solemne introducción del apólogo 
árabe, para dejarlo reducido a las inverosímiles y ridiculas 
proporciones de una trascendental polémica que no tiene ni 
preparación debida ni escenario adecuado a su trascenden- 
cia. Además, el tribunal que ha de resolver el pleito de la 
superioridad de los animales, está formado por estos mismos 
y presidido por el león, en vez de los genios y su rey. Los 
abogados de las partes no son los representantes de cada raza 
humana y de cada especie zoológica, sino Turmeda (que en su 
petulancia se arroga la representación de toda la Humanidad) 
y el asno, respectivamente. Esta simplificación de interlocu- 
tores suprime uno de los más delicados artificios que embe- 
llecen el apólogo árabe, en el cual cada diputado humano alega 
la razón de superioridad característica en su raza, v. gr. : el 
hebreo, la religión; el griego, la ciencia, etc., y cada diputado 
animal las dotes propias de su especie zoológica, como lo pide 
la relativa verosimilitud poética de toda fábula. Ni se crea que 
Turmeda otorgó al asno la representación universal de los ani- 
males por un arranque genial de inspiración satírica o burles- 
ca, pues que ni en eso fué original : el apólogo árabe ya pone 
al mulo como diputado de los animales de su especie, las bes- 



«LA DISPUTA DEL ASNO^, DE TUUMEDA 43 

üas. Faltan, además, a la vista de la causa los representantes 
de los peces, sin que su ausencia este justificada, y esta su- 
presión obliga a Turmeda a borrar del original árabe la prue- 
ba 9.^, que a aquéllos especialmente afecta. Claro es que, ade- 
más de estas supresiones importantísimas, aligeró también el 
original árabe de todos los adornos retóricos que en sus ale- 
gatos ponen los contendientes, y de todas las fórmulas ritua- 
les de la religión musulmana que a menudo insertan. Esto 
último era indispensable para la adaptación cristiana. 

La misma necesidad de la adaptación explica algunos ele- 
mentos que Turmeda interpoló en su Disputa y que faltan en 
el original árabe. Nos referimos, claro es, a las citas bíblicas 
que traen alguna vez para confirmar sus razones, así Turmeda 
como el asno; varias, sin embargo, tienen sus equivalentes al- 
coránicas en el texto árabe (cfr. Turmeda, págs. 477-8, y Texto 
árabe, pág. 4V A la misma causa obedecen las pruebas 14.^ 
y 19.^ de Turmeda, que faltan del todo en el apólogo árabe; 
la 14.^ se funda en que el hombre ha sido creado a imagen y 
semejanza de Dios, y la 19.^ en el misterio de la Encarnación. 
La 14.^, sin embargo, no es exclusivamente cristiana, pues en 
las tradiciones o hadices de Mahoma hay uno que es copia 
literal del texto del Génesis, I, 26: «Faciamus hominem», etc. 
Finalmente, restan las dos mayores interpolaciones de Turme- 
da; a saber: los ocho cuentos bocachescos contra los frailes (in- 
crustados torpemente en un inciso de la prueba 7.^ del apólogo 
árabe — cfr. supra, pág. 32 — , de cuyo tono serio, solemne 
y austero se despegan en absoluto), y la risible profecía del 
asno, intercalada por Turmeda en su prueba 18.^ (sobre As- 
trología judiciaria), que a su vez se inspira en otro inciso de 
la misma prueba 7.^ del apólogo árabe (cfr. supra, pág. 31). 

Pero queda todavía un residuo de adiciones introducidas 
por Turmeda, que no pueden explicarse por las exigencias de 
la adaptación : nos referimos, primero, a la teoría del hombre 
microcosmos, desarrollada por Turmeda en la prueba 14.^ (pá- 
ginas 420-422). Sabido es que esta teoría no es privativa de los 
teólogos cristianos, pues que los neoplatónicos y místicos mu- 
sulmanes la repiten a menudo en sus libros. Es más: la misma 



MIGUEL asín 



Enciclopedia de los Heruiauos de la Pureza, no sólo la men- 
ciona en casi todos sus tratados, sino que consagra uno espe- 
cial a desarrollarla: el tratado 25.°, que se titula: «Acerca del 
dicho de los filósofos de que el hombre es un pequeño mun- 
do» ^. ¿Cómo es posible, por consiguiente, que esa teoría 
de Turmeda falte en el apólogo árabe, si este apólogo for- 
maba parte (según sabemos) de otro tratado, el 2I.°, de la 
misma Enciclopedia? El plagio audaz perpetrado por el fraile 
mallorquín en toda su Disputa es tan flagrante, que á prior'i 
debe desecharse la hipótesis de la originalidad en esta su teo- 
ría del microcosmos. Por eso, con un poco de paciencia en la 
búsqueda, no tardé en topar con el original árabe de ese frag- 
mento: registrando los cuatro tomos de la Enciclopedia de los 
Hermanos de la Pureza, hállelo muy pronto en algunas alu- 
siones incidentales e incompletas (v. gr. : II, 246; IV, 202, etc.), 
y por fin literalnieute en el tratado 25.° antes aludido, que 
Turmeda pudo leer, algunas páginas detrás del apólogo por él 
traducido para su Disputa. Véase a dos columnas el plagio 
indiscutible de esta teoría: 



TEXTO DE TURMEDA 



TEXTO ÁRABE 



(Pág. 420, linea g.) 



(Tomo n, pág. 2g7, línea y.) 



«Sachez, frere Anselme, que 
les Philosophes dissent et after- 
ment que l'homme doibt estre 
appellé Petit monde...: car tout 
ainsi comme au Ciel a douze Si- 
sones, aussi en l'homme trouue- 
rcz douze conduitz. Premierement 
deux aux aureilles, dex aux 
}'eux, deux au nez, ung de la 
bouche, deux aux mammelles : 
ung au nombril, et deux aux par- 
ües inferieures. 



«Queremos explicar en este 
tratado el sentido de la tesis de 
los filósofos cuando dicen que el 
hombre es un mundo pequeño... 

(Pág. 302, línea 2.) Porque la es- 
fera celeste está dividida en doce 
signos o constelaciones, se en- 
cuentran en el organismo del cuer 
po humano doce agujeros Cjue k- 
sirven de desagüe: los dos ojos, 
las dos orejas, las dos nances, las 
dos mamas, la boca, el ombligo 



1 Edic. Bonibay, II, 297. 



íI.A DISPUTA DEL ASNO», DE TURMEDA 



Tout ainsi comme au grand 
monde a quatre elements, c'est 
á sgauoir le feu, l'air, l'eau, et la 
terre, ainsi au petit monde de 
riiomme a (¡uatre membres, c'est 
á sgauoir le Cerueau, le Qjeur, le 
foye et le poulmon. Et ainsi com- 
me par lesditz elemens est regy et 
gouuerné tout le grand monde, 
ainsi par lesditz quatre membres 
est regy et gouuerné tout le petit 
monde, c'est á sgauoir le corps de 
riiomme. Et ainsi córame par les 
humeurs, vapcurs, froidures et 
humiditez qui montent hault en 
l'air se concréent et engendrent 
' aprochant le mouucment du ciel, 
et des planetes) vens, tonnoirres, 
pluyes, ainsi montent les vap- 
peurs des jiartics infcrieures aux 
parties superieures, et font vent 
comme rotter, tonnerres comme 
l'esternuer, et le tousir, et pluyes 
ainsi comme sont les larmes . et 
la salyue. 

Et pour bricsucment parler, la 
chair du corps de Thomme est 
semblable á la terre, car il est 
creé de terre et en terre doibt 
retourner: les os sont comme les 
montaignes, les aureilles comme 
les mynes des mctaulx, qui sont 
aux concauités et interieures par- 
ties des montaignes, le ventre est 
comme la mer, les boyaulx sont 
comme les riuiéres, les veynes 
comme les sources et fontaines, 
la chair comme la terre, ainsi que 
ie vous ay dit, et les poilz et 
cheueulx comme les herbes et 
plantes. Et les parties ou il ne 
croyt point de poil sont ainsi 
que la terre sallée et argillcuse, 
ou il ne croist iamais herbes. 



y los dos caminos [scil. anus et 
penis]. 

(Pág. 303, línea 13.) Porque bajo 
la esfera de la luna hay cuatro ele- 
mentos, (|ue son los principios 
constitutivos de las cosas engen- 
dradas, es decir, el animal, el ve- 
getal y el mineral, asimismo se 
encuentran en el organismo del 
cuerpo cuatro miembros que son 
el constitutivo completo del cuer- 
po ; la cabeza, el pecho, el vien- 
tre y el corazón... 

Y así como de estos cuatro ele- 
mentos se producen por fusión 
los vapores y se engendran los 
vientos, las nubes y las lluvias, 
los animales, vegetales y minera- 
les, así también por esos cuatro 
miembros se producen, por fu- 
sión, en el cuerpo del hombre, 
todas las secreciones vaporosas, 
tales como la mucosidad que sale 
de las narices, las lágrimas de los 
ojos y la saliva de la boca, y los 
vientos que se engendran en el 
vientre y las humedades que sa- 
len; V. gr. : la orina y los excre- 
mentos, etc. El organismo, pues, 
de su cuerpo es como la tierra; 
sus huesos, como las montañas; la 
medula que en ellos hay es como 
las minas; su vientre es como el 
mar; sus intestinos son como los 
ríos; sus venas son como los ria- 
chuelos o acequias; su carne es 
como la tierra o polvo; sus pelos 
son como los vegetales; el lugar 
en que aciuéllos se crían es como 
los campos poblados de plantas; 
y el lugar en que los pelos no na- 
cen es como la tierra salada. I. a 
])arte [del cuerpo] anterior es 
como lo habitado de la tierra, y 



46 



MIGUEL ASÍN 



Dauantage le visage et la partie 
de deuant du corps de l'homme 
est ainsi que les parties peuplées 
et habitées du grand monde... 
L'eschine et la partie de derriere 
du petit monde, c'est a sg<auoir 
du corps de l'homme, est ainsi 
comme les parties du grand mon- 
de qui ne sont peuplées ny habi- 
tées. 

Dauantage, la partie de deuant 
du corps de l'homme est ainsi 
comme le leuant : et le dei-riere 
est ainsi comme le ponent: la 
main dextre est comme le midy : 
et la senestre est comme septen- 
trión; l'esternuer, cr3'er, toussir, 
et le bruit et rumeur que font 
les boyaulx sont comme les ton- 
nerres... Et les larmes, la saliue, 
et l'urine sont ainsi que la pluye: 
le rire est comme la ciarte du 
iour: le plorer comme l'obscurité 
de la nuict: le dormir, comme la 
raort: le veiller, comme la vie: 
le temps de la puerilité, comme 
le printemps: l'adolescence, com- 
me Testé: la ieunesse, comme 
l'automne : la vieillesse, comme 
l'vuer.» 



su parte posterior es como lo des- 
habitado. 



Su rostro es como el levante y 
su espalda es como el poniente; 
su mano diestra es como el me- 
diodía y la siniestra como el sep- 
tentrión. Su respiración es como 
los vientos; su hablar, como el 
trueno; sus voces, como los re- 
lámpagos; su risa, como la luz del 
día; su llanto, como la lluvia; su 
pena y tristeza, como la obscuri- 
dad de la noche; su sueño, como 
la muerte; su despertar, como la 
vida; los días de su niñez, como 
los días de la primavera; los días 
de su juventud, como los días del 
verano; los días de su virilidad, 
como los días del otoño, y los días 
de su vejez, como los días del 
invierno.» 



Las otras analogías entre el Diacrocosmos y el uúcrocosmoSy 
que Turmeda añade a continuación, ya no he podido encon- 
trarlas ad litteram en el tratado 25.°, aunque no dejan de ser 
semejantes las ideas. Así, la comparación del gobierno del 
alma en el cuerpo con el de Dios como rey en el universo, 
está desarrollada en la página 304 y siguientes del mismo tra- 
tado 25.°; la idea de que Dios manda sin palabras aparece más 
adelante, en la página 308, etc. 

Finalmente, restan tres pasajes de Turmeda que se han 
resistido hasta ahora a todas mis exploraciones, pero cuyo 
original árabe no desespero de encontrar. Uno es el relativo 



-LA DISPUIA ULl. ASXO>\ DE TURMEDA 47 

a las tres maravillas exclusivas del hombre : fisonomía, voz 
y letra, inconfundibles en cada persona (cfr. págs. 403-405). 
()tro es el que contiene la comparación del árbol con el hom- 
bre, a quien llama árbol celeste (cfr. págs. 466-9). VA último es 
el en que Turmeda resume las observaciones relativas al ins- 
tinto de la mayor parte de los animales (cfr. págs. 458-464). 
De este pasaje, claro es que las materias se encuentran des- 
perdigadas en todo el apólogo árabe (especialmente supra, pá- 
ginas 22, 24 y 33); pero no ocurre lo mismo con los otros dos. 
Ni en el sentido ni en las palabras encuentro pasaje alguno 
semejante en toda la Knciclopedia; mas sigo, a pesar de ello, 
sospechando que Turmeda no se inventó ambos pasajes, y 
hasta cabe pensar si disfrutaría el fraile mallorquín de un texto 
de la Enciclopedia, distinto del clásico en su redacción. Sabido 
es cómo difieren en todas las literaturas, y más en la árabe, 
las redacciones de los cuentos, fábulas, apólogos y en general 
de las obras que se hacen populares por su amenidad. Las 
redacciones de Calila y Diurna o las de Las mil y una noches 
pueden servir de sugestivo ejemplo en este punto. Por eso, si 
el problema mereciese el trabajo de la búsqueda, quizá en los 
manuscritos de la Enciclopedia conservados en Europa, o en 
otro autor árabe cualquiera, se daría también con esos dos 
pasajes que faltan en la edición de Bombay ^ 

Pero aunque estas exploraciones fuesen infructuosas, el 
juicio total sobre la originalidad de Turmeda no se podría ya 
alterar considerablemente, por lo que toca a su famosa Dispu- 
ta del Asno, que tiene su modelo indiscutible, como acabamos 
de ver, en el pleito de los animales contra el hombre, inserto 
en la Enciclopedia de los Hermanos de la Pureza. 



1 Huelga decir que la primera maravilla, es decir, la inconfundible variedad 
tic los rostros humanos, fué tópico vulgar en la literatura cristiana medieval, 
derivado de Plinio. Cfr. Kühler, Kleinere Schrifteu, U, 16. También la encuen- 
tro, pero como fruto de observación personal, en el Libro d¿ los caracteres y de 
la conducta, del cordobés Abenházam (f 456^ 1063). Cfr. edic. Cairo, pág. 69: 
♦ Todo rostro tiene alguna diferencia propia suya.» La observación, i)or lo demás, 
no exige gran sagacidad. 



48 MIGUEL ASÍN 



6. — Fuentes del apólogo árabe. 



Los autores de esta Enciclopedia no puede fácilmente aqui- 
latarse hasta qué punto lo fueran también del dicho apólogo, 
en su forma y en su fondo, porque nadie ignora el desarrollo 
fecundísimo y vivaz que en el Oriente y Occidente habían 
obtenido, durante la alta Edad Media, la fabulística zoológica 
y la moral gnómica, cuyos primeros modelos arrancan del 
Pancliatantra y del Hitopadeza. El libro de Calila y Diiinia. 
derivado de estas fuentes indias a través de la literatura pehlevi 
o persa, influye enormemente en la arábiga desde el siglo ir 
del islam. En el apólogo de los Hermanos de la Pureza denun- 
ciase esta influencia bien a las claras, llamando al chacal Ca- 
lila; pero ni el cuadro general del apólogo, ni su forma litera- 
ria, ni, sobre todo, su trascendental tesis filosófica aparecen 
en las fábulas de Bidpay. 

Por eso tengo para mí que es obra personal de los Her- 
manos de la Pureza esa tesis, tan coherente con la doctrina 
neoplatónica de todos sus tratados; lo es igualmente el artifi- 
cio literario del pleito o disputa, a que tan habituados esta- 
ban los musulmanes en aquella agitada vida de polémicas teo- 
lógicas que se desarrollan en Basora y Bagdad durante los 
siglos ni y IV ^; también se conforma con el medio cosmo- 



1 Este ambiente polémico se refleja asimismo en la literatura de la época, 
determinando el gusto por los análisis de las ventajas e inconvenientes de toda 
cosa. Así, hasta se escriben libros consagrados a este tema; tal, v. gr., Le livre 
d;s beautés et des antithéses, atribuido a El Cháhid (f 869 de J.-C), que ha editado 
\'an Vloten. (Leyde, 1898.) En él se analizan las ventajas e inconvenientes del 
hablar, del escribir, de las varias virtudes morales, del celibato, del matrimo- 
nio, etc. Del mismo autor El Cháhid son otros opúsculos en que se usan aná- 
logos recursos literarios para exponer alternativamente las razones en pro y en 
contra de la superioridad del envidiado sobre el envidioso, de los negros sobre 
los blancos, del hablar sobre el callar, del comerciante sobre el gobernante, etc. 
(Cfr. Machimia rasail, edic. Cairo, I324hégira.) Finalmente, también se atribuye 
a El Cháhid una Disputa entre la primavera y el invienio (editada en Constanti- 
nopla, 1302 hégira). En esta disputa, por cierto, el prólogo tiene grande analogía 
con el principio del de Turmeda, pues también el autor supone que sale al campo 
a pasear y, al sentarse a gozar del paisaje, se le ofrece inopinadamente el espec- 



«LA DISPUTA DEL ASNO», DE TUUMEDA 49 

polita y sincrético de aquella sociedad y de aquella cultura 
enciclopédica y universalista el empeño de los autores en 
hacer intervenir en la acción a los representantes de todas las 
religiones y de todas las razas, idea inaudita en la fabulística 
india. 

En cambio, la enorme copia de observaciones zoológicas 
•que constituyen el fondo y los materiales docentes del apó- 
logo, así como la aplicación moralizada de esos datos para la 
sátira de las costumbres humanas, ya no puede pensarse que 
fuese obra personal de los Hcnuanos de la Pureza, sino mera 
supervivencia de la tradición científica de los siglos clásicos. 
Las Historias Naturales de Aristóteles y de Plinio contribu- 
yeron a crear toda una corriente literaria de Zoología mora- 
lizada, desde los primeros siglos de nuestra Era. El PJiysiolo- 
giis latino, tan utilizado por los cuentistas y poetas cristia- 
nos de la alta Edad Media para sus Bestiarios y sus libros de 
ejemplos y castigos ^ deriva de esa misma corriente clásica, 
cristianizada por San Basilio y San Ambrosio en sus dos 
Hexaeinerou, en el siglo iv de Jesucristo. Y de la misma fuente 
■debieron asimismo proceder otras compilaciones didácticas 
de Zoología moralizada que tanto abundan en las literaturas 
semíticas. Por lo que toca a la árabe, baste recordar los tres 
principales libros de El Cháhid (y 869 de J.-C), de Alga- 
2el (f mi de J.-C.) y de El Damirí (f 1405 de J.-C), cuya 
popularidad en el islam ha sido inmensa: Libro de los auiíiia- 
les; Libro de la Providencia en las cosas creadas por Dios, y La 
vida lie los animales -. 



táculo de la disputa entre un joven y un anciano, que personifican a la prima- 
vera y al invierno. 

1 Cfr. Petit de Julleville, Hist. d: la lan^m et de la littér. fraui;., II, 1G7, a 
propósito de los Bestiarios de Felipe de Thaon, de Gervasio y de Pedro. \'éasc 
también a l'Abbé de la Rué, Essai hist. sur Us bardes (Caen, i834\ II, 17, a pro- 
pósito de Li Bestiaire divins de Guillermo el cléiigo. 

2 Cfr. Brockelmann, Geschichte, I, 152, 422; II, 138. Las ediciones respec- 
tivas de esos tres libros son: Cairo, 1323-5 hégira, siete volúmenes; Cairo, 1321; 
Cairo, 1292. 



Tomo I. 



50 MK.UCL A.SI\ 



:. — Conclusión. 



No se le ocultó a la sagaz intuición de Menéndez y Pelayo 
que Turnieda y su libro «presentan tales enigmas y contra- 
dicciones, que bien puede decirse que la crítica apenas co- 
mienza a dilucidarlas» ^ El, por su parte, insinuó que la 
mayor importancia de la Disputa estaba en sus cuentos boca- 
chescos, si bien añadiendo que para él eran imitación de mo- 
delos italianos, así como su Líihre de bous enseuyauíciits es un 
plagio parcial de La Dottr'uia dello schiavo di Bari. <-Oué que- 
da, pues, de la originalidad y del ingenio del fraile mallorquín, 
si casi toda su Disputa resulta ahora traducción literal de un 
libro arábigo? Para mí, ni siquiera le resta a Turmeda el mérito- 
de un modesto adaptador inteligente, porque aparte de la tor- 
peza y mal gusto con cjue empequeñeció y rebajó la seriedad 
solemne del apólogo árabe, su estilo vulgarísimo y pedestre 
y la inopia de su léxico no le permitieron verter fiel y exacta- 
mente las delicadas filigranas del árabe literario, copioso y 
selecto, ni las grandilocuencias del estilo retórico, ni las belle- 
zas de la prosa rimada, que los Hermanos de la Pureza pusie- 
ron en su hermoso apólogo. 

El «habent sua fata libelli» tiene, pues, aplicación exac- 
tísima a este apólogo, como el «sic vos non vobis» la tiene, 
no menor, respecto de sus autores, expoliados durante varios 
siglos por el desaprensivo apóstata de Mallorca. Esta sí que 
fué habilidad y dote que no se le puede regatear : Turmeda 
tuvo, en efecto, el arte indisputable de engañar a la vez a 
cristianos y musulmanes : firmándose Fr. Anselmo Turmeda, 
hacía circular por Europa sus libros en catalán, y firmándose 
Abdalá, divulgaba entre los muslimes su Polcinica contra ct 
cristianismo', en aquellos libros — al menos en la Disputa — 
daba como fruto de su ingenio lo que tomaba de los autores 
árabes, y en su Polémica aprovechaba las antilogías evangéli- 
cas que encontraba en el Físal del cordobés Abenházam y 
propalaba ridiculas descripciones de los ritos cristianos, fal- 



1 Orígenes de la Xovda, I, introd., p'igs. C\' y siguientes. 



'I.A DISPUTA DUI, \S^•0^ DE TLKMEPA 5 I 

seando a sabiendas los textos eclesiásticos y los dogmas. La 
audaz ambición de conquistar timbre glorioso de escritor en 
las dos religiones y en las dos literaturas, satisfízola así a bien 
poca costa, apoderándose de lo que no era suyo o falseando 
lo que por muy suyo había tenido. Sin ser en realidad otra 
cosa que un traductor mediocre y un teólogo adocenado — en 
lo literario ^ — a la vez que un hombre sin convicción nin- 
guna — en lo moral — , estuvo, sin embargo, a punto de alcan- 
zar después de su muerte la más sublime apoteosis a que en 
lo humano cabe aspirar; porque la doble personalidad que 
simultánea y hábilmente e.Kplotó en ambas religiones, hizo 
que los musulmanes le tuvieran y le tengan por un apologista 
y un santo (cuya memoria y sepulcro son hoy aún objeto de 
veneración religiosa), y, al mismo tiempo, los cristianos (cuyos 
dogmas zahirió groseramente en su Polémica y cuya buena fe 
sorprendió audazmente en su Disputa del Asiio) pusiéronse 
también de acuerdo durante cuatro siglos para glorificarlo 
como escritor original, y hasta para redimirlo, como cristiano y 
como hombre, de los anatemas a que se había hecho acreedor 
por sus apostasías y liviandades. A principios del siglo xviir 
forjóse en Cataluña la leyenda del martirio de Turmeda, por- 
que la popularidad de sus opúsculos no armonizaba bien con 
la memoria de su apostasía, y poco esfuerzo hubiese sido ne- 
cesario entonces para que alguno de sus entusiastas paisanos 
y colegas, como Sayol, vSerra o Coll, lo declarasen acreedor a 
la canonización. 

Habría sido este empeño, en verdad, remate digno de las 
audaces sofisterías del fraile mallorquín, y desenlace muy ade- 
cuado de la estupenda farsa que desempeñó en vida. 

Miguel Asín Palacios. 
Madrid, diciembre de 191 3. 



1 Berbrugger, el primero que dio a conocer el opúsculo árabe de Abdalá, 
o sea de Turmeda (en la Reviie AjYicaim, V, 261), dijo ya entonces de él que 
«■ra un caso típico «de ees individuantes mesquines, mcprisables méme, et qu¡ 
pourtant, gráce á des circonstances exceptionnelles, arrivent partois á jouer un 

certain role Dans son pays, sa vie, sans nul doute se serait écoulée bien obscu- 

róment au milieu du flot qui entrainc les médiocrités vers l'oubli éternol. > 



ELENA Y MARÍA 

(DISPUTA DEL CLÉRIGO Y EL CABALLERO) 
rOESÍA LEONESA INÉDITA DEL SIGLO XIII 



I . — El .aianuscrito. 

Debo a la amabilidad del distinguido bibliófilo D. Juan Sán- 
chez ^ la comunicación del manuscrito que aquí voy a publi- 
car. En él encontré desde luego una poesía desconocida, de 
antigüedad respetable, hallazgo que, unido al que A. Morel- 
l'atio hizo en 188/ de la Razón de Amor, nos hace esperar 
(jue aun recobremos más de la primitiva poesía española, per- 
elida en su mayor parte, y privada, fuera del género épico, ele 
todo elemento de reconstrucción. 

Trátase de un manuscrito en papel ceptí, letra de princi- 
pios del siglo XIV, lleno de picaduras de polilla, y muy des- 
trozado en sus márgenes. Las hojas, por lo desiguales, parecen 
sacadas de desperdicios de papel: miden entre 63X65 y 
50X55 milímetros, y forman un cuadernito, al que sirve de 
cubierta un pedazo de un diploma del siglo xiv. El tamaf.o 
excepcionalmente pequeño del libro, propio para ser llevado 
en un bolsillo, y lo tosco de su ejecución, parecen indicarnos 
que se trata de una copia destinada tan sólo para el uso dj 
un juglar ambulante. 

?\Ie he desprendido del manuscrito sin haber observado su 



' El Sr. Sánchez había recibido a su vez este manuscrito del libre- 
ro barcelonés Sr. Babra. 



El-ENA Y MARÍA 53 

repartición en pliegos. Sin embargo, no es achacable a mala 
costura del actual manuscrito el desorden que, según diremos 
en el j)árrafo siguiente, se observa en el texto; el desorden 
enpieza en medio del folio 1 3 v., acabando antes de las tres 
últimas palabras del folio 18 r., y podemos asegurar que nues- 
tro manuscrito se copió de un original ya desordenado. 

2. — Contenido del MANUscRrro. 

La poesía contenida en este manuscrito refiere una disputa 
habida entre María, amiga de un abad, y Elena, amiga de un 
caballero, sobre cuál de ambos amantes es mejor. 

La disputa se interrumpe bruscamente en medio del fo- 
lio 13 V., donde las palabras que Elena dirige a María se ven 
cortadas, y sucedidas por un inesperado saludo de ambas due- 
ñas a un rey, a quien piden que falle el jileito que entre am- 
bas se discute. Hay aquí un evidente desorden en el original 
de nuestro manuscrito: en el folio 23 María propone llevar su 
cuestión al juicio de ese rey, y en el folio 25 v. ambas dueñas 
se ponen en camino para buscar a ese rey. Después de este 
folio 25 debe ir, pues, el saludo al rey del folio 13 v. 

Falta ahora saber dónde acaba la parte anticipada que 
comienza en medio del folio 1 3 v. Teniendo en cuenta que a 
partir del folio 3, cuando la disputa toma vuelo, cada discur- 
so de María se compone de un elogio de la vida del abad y 
un denuesto de la del caballero, y, viceversa, cada discurso de 
Elena se compone de un elogio del caballero y un denuesto 
del abad, hallamos una irregularidad en el discurso de Elena 
ante el rey, que ocupa los folios 14 a 1 9. En efecto, Elena 
primero habla al rey en contra del abad (folios I4 v.-I/ r.) y 
después en pro del caballero (folios 1 7 r.-l8 r.); pero después 
vuelve a hablar en contra de la causa del abad (fol. 1 8 v.), lo 
cual es ya irregular; y nótese que en esta segunda peroración 
contra la causa del abad, helena no se dirige al rey, como al 
principio de su discurso, sino que se dirige a María. Por estas 
dos razones se demuestra que esta segunda argumentación de 
Elena no está en su sitio, y debemos unirla a las palabras que 



54 K- MENEN'UEZ TIDAL 

empezó Elena a decir en la primera mitad del folio 13 v., yen- 
do acaso precedida de otra argumentación en que defendiese 
al caballero de la censura de pobreza que inmediatamente 
antes le hizo María ^. Estas palabras de Elena del folio 18 v. 
responden perfectamente a las últimas que pronunció María 
en el folio 13 r. 

Resulta, pues, que la interpolación o, mejor dicho, antici- 
pación, que empieza en medio del folio 1 3 v., acaba al fin del 
folio 18 r.; esto es, que los folios 1 3 v., segunda mitad, a 18 r., 
deben colocarse al fin de todo, detrás del folio 25 v., al cual 
se unían por medio de algunos versos perdidos. Por lo tanto, 
del razonamiento de ambas dueñas ante el rey, escogido por 
juez, no tenemos más que el comienzo: la argumentación de 
Isleña. No podemos suponer que, en todo o en parte, la larga 
argumentación de María, que ocupa los folios 20 r.-23 r., fuese 
pronunciada ante el rey; primero, porque no se dirige a éste, 
sino a Elena, como tampoco se dirige a él la segunda argumen- 
tación de Elena contra la causa del abad, que inmediatamente 
precede, y que hemos excluido del discurso de Elena ante el 
rey; y segundo, porque todo este discurso de María, que ocupa 
los folios 20 r.-23 r., resulta indivisible, ofreciendo una mani- 
fiesta unidad, y en él precisamente María propone a Elena ir en 
busca del rey para que les decida el pleito, manifestando esta 
idea de la apelación ya en el comienzo de su discurso («A nos 
que nos val Por anbas nos denostar?», fol. 20 r.); en fin, las 
palabras de María «bien sé que a mí non maldize» (fol. 22 v.), 
«se a mí dizen monaguesa» (fol. 23 r.), responden precisa- 
mente a las de Elena, que hemos dicho no deben ser pronun- 
ciadas ante el rey: «a su moger maldezía» (fol. 19 r.), «a ti 
dirán commo monaguesa» (fol. 19 v.j, asegurándonos de la 
interpolación o anticipación de los folios 13 v., segunda nii- 
tad, a 18 r. 



^ No creo que esta defensa del caballero fuese la que se da en 
los A^ersos 387-402, porque sería extraño que Elena dijese otra vez 
(comp. V. 21) a María «el mío señor cavallero es» 3S7; palabras que, 
en cambio, son oportunas i)ara informar al rey. 



rLENA Y MAUIA 



Corrctrida esta clislocaci(3n de versos, tenemos que la poe- 
sía refiere un alternado alegato de María y de Ivlena en pro y 
en contra de sus respectivos amores con un abad \' un caballe- 
ro (folios I r. a 13 V., primera mitad, seguidos inmediatamente 
de los folios 18 V. a 23 r.); como la disputa se prolonga sin fin, 
María propone que la cuestión sea juzgada por el rey Oriol, 
cuya corte está toda consagrada al amor (folios 23 r. a 25 v.); 
ambas se encaminan allá, y después de saludar al re)', lílcna 
empieza a alegar en favor del caballero, quedando aquí inte- 
rrumpida la poesía (fol. 25 v., seguido de algunos versos per- 
didos, y luego de los folios 1 3 v., segunda mitad, a 18 r.j. 

Transcribo a continuación la poesía, ordenados sus versos 
como deben estar. Todas las adiciones, puestas entre corche- 
tes, son de letras destruidas por la polilla o por el roce de los 
márgenes; las adiciones o correcciones que hago al copista 
van relegadas a las notas. 



(fol. I r.) 



I ^lefura 

biue b[i]en lin rrancura; 
diz buenas palabras, 
mas no// fabe jogar las tabras 
5 ni// defpende !"u auer 
en folia ni// en mal fen. •> 

Elena la cato 
de fu palabra la fon fano, 
(fol. I V.) g[raue m]ie//tre le rrefp[u]fo, 

K. agora oyd co///mo labro : 
«Calla, Maria, 
por q//í' dizes tal follia.' 
efa palabra que fabrefte 
al mió amigo d[e]noftefte, 
1=, mas fe lo bien catas 
(fol. 2 r.) Z por derecho lo [af] mas ' 



' \af\nias, hueco para dos letras en la comedura de polilla. 



9. Léase respondió. 



r6 R. MENüNDEZ PIDAL 

no// eras tu pora conmigo 

nm el tu amigo pora, co/i el mió; 

fomos hermanas z fijas de algo, 
20 mays yo amo el mays alto, 

ca es cauallero [ar]mado, 
(foi. 2 V.) de fus arma[s] | efforgado; 

el mió es de fenfor, 

el tuyo es orador : 
23 qnel mió defende t/Vrras 

Z fufre batallas z guerras, 

ca el tuyo janta ^ jaz 

Z fienpre efta e[n p]az.» 
(foi. 3 r.) i Maria, atan p[or] ^ arte, 

30 rrefpufo déla otra p^rte : 

«ve, loca traftornada, 

ca non fabes nada! 

dizes q/(e janta z jaz 

por que efta en paz! 
35 ca el biue bien onrrado 

Z fin todo cuydado; 

ha comer z b[euer] 
(f„i. 3 V.) i [z] en buenos lechos jazer; 

ha veftir z calcar 
+0 z beftias enqiie caualgar, 

vafallas z vafallos, 

muías z cauallos; 

ha dineros z paños 

Z otros auerí's ta;/tos. 
(f-ji. 4 r.) 45 D[e] las ar[m]as no;/ ha | cura 

Z otrofi de lidiar, 

ca mas val fefo z mefura 

que fienp/e andar en locura. 



' La inicial podría sery, pero la letra final no podría ser fi. 

27 a 37. Para el clérigo que come, bebe y duerme mucho, v. Phi- 
lii-5 66 y 119, Blancheflour 185. — 45. Léase curar (?J. 



ELENA V MARÍA 57 

com;//o el tu cauallero 
5» c[¿et- ha vidas de gargo//. 

Uz/ando al palagio va 

fabemos vida í\/íe\e dan : 

[el] pa// a rragio//, 

el vin[o fi]n fazo//; 
(ful. 4 V.) 55 fori[e] ^ j mucho z come poco, 

va cantando comwo loco; 

comwo tray poco veftido, 

rie//p;'í' ha fanbre z trio. 

Come mal z jaze mal 
'<•> de noche en fu oftal, 

ca q//ien anda en cafa ajena 

nu;/ca fal de pena. 

Mie;/tre [e]l eft[a] alia, 

lazera[d]es vos a[caj; 
(foi. 5 r.) 05 [para]|des mie//tes q//ando verna 

Z cata le las manos que adoras, 

Z íenon tray nada, 

luego es fría la pofada.» 
Elena co;/ yra 
70 luego dixo : «efto es mentira. 

EnH palagio anda mi amigo, 

mas no/z ha fanbre ni// f[i"]i[o]; 
(Col- 5 V.) : anda veftido z calcado 

Z bien encau[al]gado; 
75 a conpana//Io cauall^ros 

Z firue;/ lo efcuderos; 

dan le grandes foldadas 

Z abafta alas co//panas. 

O/^ando al palacio viene. 



1 Dudosa; acusa foro. 



49. I. case caballerón; coinp. abadon loi; o léase hifan^on; com]i. 
V. 100. — 57-58. El caballero anda mal vestido, Phillis 97.-66. Lca^-o 
cat.%\iies\ lelas mcinos que adird. —79. Léase Q. d:l pal. vien {?); con-.p. 
correcc. a 89. 



58 



R. MENENDEZ PIDAL 



So apu[ejrt[o] z muy b[ie]n, 
<foi. 6 r.) [co]/¿ armas 2 con cauallos 

Z con efcLideros z con vafallos, 

fienpre trae agores 

Z con falcones délos mejores; 
85 q//ando vie;/ rriberando 

Z las aves mata[n]do, 
ífoi. ó V.) b[u]'tor¿'s z abtardas 

Z otras aues ta//tas; 

qwando al palagio llega, 
90 "^ Dios, ojie h\cn femeja! 
'^ agorí's gritando, 

cauallos rreni/zchando, 

alegre vien z ca//tando, 
(foi. 7 r.) - palabras de cort¿?s fabrando. 

95 A mi tie« onrrada, 

veftida z calgada; 

vifte me de gendal 

e de al ojie mas val. 

Creas me de gierto, 
lo,. que mas val vn befo de infango// 
(foi. 7 V.) c\i.ie ginco de a|badon, 

comwo el tu baruj rrapado 

ojie fienp;e anda en fu capa en ^vrrado, 

qz/i? la cabega z la barua z el pelcuego 
[o5 x\on femeja leño// efcuefo. 
(foi. s r.) Mas el cuydado ma.yor 

que ha aqwé"! tu feñor 

de fu falterio rrezar, 

Z fus molaziellos enfenar; 



89. Léase q. del pal. (.',}. — 99. Falta un verso en -erlo. — 102 a 105. Casi 
todas las versiones extranjeras satirizan la tonsura; comp. Phillis 114, 
Jugement 124, Hueline 87, Melior 127. — 106 a 113. El clérigo no sabe 
hacer otra proeza en obsequio de su amiga que repasar el salterio, o 
dar la absolución; comp. Jugement iii, Hueline 53, Melior 159, Blan- 
cheflour 181. 



tLENA Y MARÍA 59 

w. la batalla faz co;/ fus manos 

q/íando bautiza fus afijados; 

comer z gaftar 

Z dormir z folgar, 
• foi. 8 V.) fijas de om;/é's bo[nos] ^ en nartar, 

iij cafadas z por cafar. 

Xo« val ne//guna rrc-n 

qwien no;/ fabe de mal z de l)ie// : 

c\iie el mió fabe dello z dello 

Z val mas por ello.» ^ 
I2U Maria rrespufo tan yrada, 

efa vegada : 
(foi. 9 r.) «Elena, [ca]l la, 

por c\ne dizes tal palabra.^ 

Ca el tu amigo 
125 a pos el mió no// val vn mal figo. 

Guando el es en pala(;io 

no// es en tal efpa(;io, 

oras tie// algo, oras tie// nada, 

q/zá" ayna falla ela folda. 
i.v Q/^ando no// tie// ojie defpender, 
.foi.'9 V.) torn[a]f[e] ^ '_ luego ajogar; 

c joga dof vezes o tres, 

q//í nu//ca gana vna vez; 

q//ando torna a pívder, 
i.!5 ayna fal el fu auer : 

' (Jiiizá no Imbo espacio para \i!Os\ y podría leerse ha sin inás; 
cumida la parte inferior de ambas letras. 

2 Las palabras mas por ello están interlineadas con otra tinta. 

3 Comido el margen; pero la /y lo que decimos hablando del len- 
!:;uaje, en el párrafo 1 1, nos indican que había c ñnal. 



120. Léase Ma. tan yr. rrefp. efa ve. — 129. Léase solda\da\. — 
130. En vez de despendar, léase gastar. - 130 a 141. Para el caballero 
jugador, comp. Prim. Crón. Gral. 501 a 19, donde, según una fuente 
l)Oética, se cuenta que Alvar Fáñez al ir a entrar en batalla grita al rey : 
«Señor, yo jogué el cavallo et las armas que tenia » 



6o K- MENÉNDEZ PIDAL 

joga el cauallo z el rrogin 
Z elas armas otro fy, 

(foi. lor.) el ma;/ton, el tabardo ^ 

e el beftido z el calgado; 
i+o finca en auol guifa, 

en pánicos z en camifa. 
0//ando non tie// Q\iie jogar 
nvi al a (\ue tornar, 
vay z la fiella empeñar 
145 alos fra;/cos déla cal; 

ifoi. 10 V.) el fre [n]o z el albardo[//] 

da[lo] al fu rrapago// 
c\ue\o vaya vender 
z enpenar p^^/a comer; 
150 fe que ay oras 

(\ne alia van las efpueras; 
a pie viene muchas vegadas, 
defnudo z fin caigas, 

• foi. II r.) z' f[e qujier ^ a fu amiga 

155 ni[n] co??feja ni;/la abriga; 
ca om;/e con rrancura 
fria es la pofada, 
c\He a fy faz do non ha vino 
ni// trigo ni// fariña ni// togino, 
ijj e a veredí's por lo a en penar 
el ma//ton z el brial. 

(foi. II V.) Ot/'o dia afy fe \ [mujcho dura 



1 En las letras ai se ve solo la parte inferior de los trazos; lección 
segara. 

- Se ve la parte inferior de la e (o acaso /) y de la q. 



137. Léase otrofin. — 142 a 167. El c iballero CTipeña sus prendas, 
arreos y armas; comp. Jugement 133; refundición ms. B. Nat. fr. 795, 
V. 27; Hueline 123-173, Melior 168-196, redacc. franco italiana 172-182. 
144. Léase vay e/a siella e. — 151. Léase esporas. — 157. ¿Confusión 
con 68? Un verso suelto en -7ira es el 162. — 160. Léase /í?;- e/o; véase 
Lenguaje, § 9, pág. 81. 



ELliNA Y MARÍA 6 1 

cada di [a] facara fobrel veflido, 

fafta qnt' fea comido. 
165 0/^indo comido fuere, 

^qne fera del feñor? 

querrá, yr a furtar; 

mas fe lo ouiero;/ ^ alomar, 

colgarlo han de vn palero, 
171 en fomo de vn otero. 

Ca el mió amigo, bie// te lo digo, 
(ful. 12 r.) a mucho trigo z mu//cho vino; 

tien buenos gelleros 

de plata z de diní'ros; 
175 vifte lo que q/zier, 

fe qu'ier ma//ton, fe q//ier piel; 

non ha fanbre ni;/ frió, 

ni// me// gua de veftido. 

Enla mañana por la ylada 
rso viefte fu capa en (¡errada 

Z en p[e]nada en corderinos -, 
(foi. 12 V.) z \ vafe a fus matiní's; 

diz matiní's z mifa 

Z fierue bie// fu egl/Ta, 
1S5 e gana diezmos z p;'ime//gias 

fin pecado z fin engaño; 

e q//ando q//ier comer z beuer, 

Z ha vida d[e] rrico om//e. 
(foi. lü r.) E yo I que efto digo, 

i<)o a Dios grado z al mío amigo, 

no7/ ha fanbre ni// frió 



' La o final est¿i muy clara. 

- Dudoso si la sílaba final es os o es. A causa de la conjunción si- 
guiente, no divido el verso por la mayúscula del ms. : En cordcr. 



165. Léase/<?;-. — 17í a 174. Para la iñqueza del clérigo comp. Plii- 
llis 89-92 y 107. — 186. Léase sin fallen ^ia. — 187. En vez de z beucr 
léase come, o quicr beuc e come. — 191. Léase non Itey fa. 



62 R. MENllxnEZ TIDAL 

ni;/ me;¿gua de veftido, 
n'm efto de feofa 
de n¡//guna cofa.» 
105 Elena, do fedia, 
cato contra alaria; 
diz : «ve, aftrofa, 
Z non has [o]ra verguen(.;a? 
(foi. .3 V pri- I Pqj. jj^gg ^^1 nialdat 

mera mitad.) 1 1 

lioo abuelta con torpedat? 
qz/íTrieTte alabar 
fe te yo q/^ífiefe otorgar 



(foi. is V.) Ca tu non j [cjonifs co;/ fazo// 

efperando la obragio;/; 
2.15 lo que tu has a gaftar, 

ante la a egliya onrrada lo ha aganar 

beuidí's com7//o mefq//i;/os, 

de alimofna de viiefticos vezinos ^ 

(M. jgr.) ] Q/¿ando el ab^^ad mifa dezia, 

21" a fu mogí'r n:ialdezia; 
enla primera oragio// 
luego le echa la maldegio;/. 
ffi tu fueré's mifa efcu[char], 
tras todos te [has a e]ftar; 

tfoi. 19 V.) 215 ca yo ef[tare en]la delan|trera 
e o fregere e;/la p/imera; 
ami leuara;/ por el ma//to, 
Z tu yras traf todas arraftra;/do; 



^ Al fin de este folio hay nota del mismo copista, encerrada en cua- 
tro trazos, que dice torna foja; en el folio 5 r., abajo, se ven trazos que 
encerraban otra nota, perdida con el margen inferior. 



198. Léase fc/-o-£>»fa. — 203 a 208. Comp. Hueline 101-105. — 206.Léa- 
se la eglisa. — 209 a 212. Parece que alude a las primeras palabras de 
la misa: «Judica me, Deu?, et discerne causam meam de gente non 
sancta^, Psal. XLII, i. 



rLENA Y MARÍA 



anij leaara// comwo co[n]defa, 
2--.. ati dirá// [cojm/z/o monag[uefa].^> 
(foi. 20 r.) 0//ando 'Shi/ia. cn'O efta rrazon, 

pcfol de corago//; 

rrefpoiidio muy bien : 

«todo efto no;/ te p;ifta rren; 
225 anos q;/¿nos val 

por anbas nos denoftar? 

Ca yo bien [[e a] faz 

el tu amigo [lo q//r] faz : 

fe el va en lo [n fado], 
250 no;/ es de fu g[rado]; 
(foi. 20 V.) [fe] va conb[a]'ter, 

no;/ es de fu q;/í'rer; 

non puede rrefuyr 

q//ando lo va ot/'o ferir; 
23; lazerar lo ha y, 

feno;/ tornar fobre fy. 

fe bie;/ lidia de fus maños 

vna vez en treyta. 

fe vn[a] vez vie;/ de fcu[da]do 
2('> e vie;/ [apa]rejado, 

f ^ uedes v 

(foi. 21 r.) I enduradas mas de tres. 

Muchas vegadas q/íí'redes comer 

q;/rno;/ podedes auer. 
245 Ca bie// telo juro por la mi camifa, 



' Hueco para unas seis letras; luego acaso ne, en vez de ne. 

229 a 238. El caballero no combate por valentía, sino por ganar, 
riiillis 135, Melior 183. — 238. Léase trcynia \aHos\. — 245 a 253. Comp. 
arriba 189 a 194. La riqueza de la amiga del clérigo se pondera en 
Hueline 174, Melior 168. Recuérdense los ordenamientos, especial- 
mente el de las Cortes de Valladolid, 1351, contra el lujo que osten- 
taban las barraganas de los clérigos, que «no catan reverencia ni hon- 
ra a las dueñas honradas e mugeres casadas» (J, Sempere, Hist. del 
luxo, 1788, t. I, p. 166). 



64 K- MENÉNDEZ PID.VL 

que fienp/'e efto de buena g//ifa; 

fe b¡e;z janto z mejor geno 

q/íf nu/zca la[zdr]o ni// peno, 

ca o[ra he gjrand vigió 
^i" Z [biuo en] grand del[ig¡oj '; 
{foi. 21 V.) [ca bie//] ha [mió] - | señor 

q//í' de la egü/a q¿(r de fu lauor, 

q//í' fienp/'e tie// rriq/^í'za z bondat z honor. 

Qz/ando el mifa dize, 
255 bie// fe q/ie a mi no// maldize; 

ca q/nen vos amar en fu corago// 

no// vos [ma]ldizera en [nulla fa]gon. 

Ca fy [por uero lo] fop[¡efen] ■' 
(fu!. 22r.) [z en e]f¡c/ipto lo liefen, 

200 q/ie afy fe ptvdia la moguív q//íi cLvigo touiefe. 

no72 faria otro ab^'ad 

feno// el q//í' touiefe caftidat; 

ca non deue clívigo fer 

el que alma ajena faz pf/'der. 
205 Ma[s o]tra onrra mejor 

h[a el m]io feñor : 

fe fue[ren] rreys o condí's 
(ful. 2 2 V.) '' o otros rricos om//¿'s 

o dueñas de linage 
27<i o cauallíV'os de parage, 

luego le va// obedefger 

Z va//le o freger; 

bie// fe tiene por villano 

q//ien le no// befa la ma[n]o. 



' Picadura de polilla al comienzo y fin de esta palabra. Más bien 
parece /¿/....., pero no hallo consonante con estas iniciales. 
- Se ve un primer trazo vertical. 
■• I. a/ se destruyó después de mi lectura. 



261. Léa.se/ar¡a[n]. — 265 a 274. El estado del clérif^o superior al 
del caballero, Phillis 149. 



ELENA y MARÍA 65 

.75 \'illan¡a fab[lar] ' 

[es] afy me cieno í[tar]; 
(foi. 23 r.) fe- amj d¡z[e]// [monja guefa, 

ati d¡ra;¿ cotayfefa. 

]\Ias fe tu oujefes buc// fea 
280 bie// te deujas conofger; 

ca do ha fefo de p/'/or, 

conofgefe eal[oJ mejor. 

Mas tu no// a[s amor porj mj 

nj// yo ot/'o fi por [ti]; 
285 [X'jayamos anbas ala [cortí] de vn rrcy 

q//£' [y] o [de mejor non sey]; 
<foi. 23 V.) [efte rey] [ z enperador 

nu//ca julga feno// de amor. 

Aq/íd es el rrey Oriol, 
290 feñor de buen valor, 

no// ha en todo el mu//do corte 

mas al[e]g/'e nin de mejor cono[rte]; 

[cojrte es de muy [grand] alegría 

z de [plazer] z [de] jogrer[ia]; 
<foi. 24 r.) 215 [om//e no//] fa[z] | ot/'O lauor 

feno// cantar fie//pre de amor; 

ca//tar z departir 

c viefos nueuos co//trubar; 

ta//to ha entre ellos conorte 
300 q//í'no// ha// pauor de muerte. 

El rruy feñor, <\uc es buen jogral, ^ 

aq//ílla corte fue morar; 

don [ag]or z don gauila// 

en aq//dl[a] corte eftan; 



' Más bien pai'ece /íz/, y la / que 3^0 suplo es muy dudosa, pues 
debiera verse algo del trazo superior de ella sobre la picadura de 
polilla, y no se ve. 

- Dudoso; acaso y>'; destruida la parte izquierda e inferior. 



297. Léase deportar. — 300. Léase iiioríe. 
Tomo \. 



66 R. MENÉNDEZ TIDAL 

305 don g[erre]nicolo ^ z don f[a]lcon, 

'foi. 2+ V.) [don ]imo - z d[on] ¡ pauow, 

el gayo z la gaya, 

ojie fon jograles de alfaya, 

el tordo z el lengulado 

310 z do« palonbo toreado 

Z el eftornino z la cala//dre, 
q//í' fienpre ca/^taw de amor, 
el pelifco ^ ^ la firguera, 
(\iLe de todos [los] ^ buenos era// 

315 f tas » 

(fai. 25 r.) «I z mefura 

q/zc fuerga co// '-^ locura. 
Tórnate mj vafalla, 
luego fin toda falla, 
320 z befa me la mano 
tres vezes en^i año.» 

Elena dixo : «yo me q/ziero 
tener mi rrazo;/. 
Alas felo el julgar, 
325 z por derecho lo fallar, 

que mas val el tu barbirrapado 
(foi. 25 V.) q//;'l [mió] I cauallifro onrrado, 

tener me hey por cayda, 
fere tú vafalla conofgida. 
33" Mas felo el julgar mejor, 

comwo rrey z comwo feñor. 



1 Picaduní de polilki, con hueco para cuatro letras. 
- El final de este nombre parece haber sido -límo^ o bien -2ime. 
3 La inicial, picada en la parte superior, puede ser también /o r; 
la sílaba final difícilmente puede ser to. 

^ Dudoso, a pesar de algunos restos de letras que cjuedan. 
5 Dudoso si es con o es a. 

311. Léase calamina. — 312. Léase de amor cantan. — 323. Léase mi 
ira. \J>rimero]; comp. 347. 



ELENA Y MARÍA 6^ 

tu fcras mi vafalla, 
oy plaz me fin falla.» 
Anbas fe aueniero;/, 
335 al cami[n]o fe metie[ro];/', 
la 

(fol. ,3V. según- ^.^^^^^■^ 

da mitad.) 

c VOS de el fu amor. 

Dueñas fomos de otras t/Vrras 
34" qí/í" venimos a eftas fierras, 

auos, feñor, deraa//dar 
(foi. Mr.) I por vn juyzio eftremar; 

feñor, por a.qne\ q/^mos fizo, 

de partid efte juyzio!» 
345 Efa ora dixo el rre\' : 

«yo vos lo de partirey.» 
Elena de p?imero 

touo la voz del cauallero : 
(foi. 1+ V.) «feiior, ¡ cudado fy fuer de muerte, 

35" ally ha el grand conorte; 

luego lo va vegitar, 

con fu calze comulgar. 

Faz la cafa de librar, 

mawdalo manefeftar, 
(foi. isr.) 355 z valo \ [cojufejar 

quele de fu auer po/'a mifas ca//tar. 

Ca diz q7ie non ha ta// bue// ofigio 

com;/?o de facrifigio, 

de faltcrios rrezar 
360 z de mifas ca;/tar. 

No;/ ma//da dar a las puertas 
(foi. 15 V.) ni// a ofpitales ^ délos pojbrí^s; 



1 La o parece v; pero comp. la inicial de oro, fol. 18 r. 

337. l^é^sc Saluet [el Criador']. — ^^%. Léase wí7/-/í'. — 349 a 384. A 
esta amplia sátira del clérigo que explota la muerte de sus feligreses, 
puede compararse sólo la de Hueline 89-100. — 350. Léase ha el [abad\ 
gr. — 361. Acaso la rima es ¡es portes; véase pág. 81, § 10. 



68 1^. MEN^.VDEZ PIDAL 

tal cofa nu//co vi, 

todo lo q/ner pa/a. fy. 
303 Mas fe lo ve q/^í^xar 

pora del ficgro pafar, 

veredes yr pora, la cafa 
(foi. 1 o r.) cruz z agua fagra da, 

e los molazinos rrezaz/do, 
.;;o reqznen eterna// ca;/tando, 

los otros por las ca/zpanas tirando, 

los vnos a rrepicar 

Z los otros a en cordar. 

Mas eftas bondadt's 
375 ha// todos los abades : 
(foi. 16 V.) len bien fus glofas 

e canta// q/nrios z p/(^fas, 

crifmar z bautizar 

Z om//í's muertos foterrar. 
jS(, Mas efto ha// los mefq//inos, 

fienp/'e fofpira// por muerte de fus vezinos; 

mucho le[s] p[laz] 
(foi. 17 r.) q//ando hay muchas viudas o viudos 

por Icuare// muchas obradas z muchos bodigos. 
5S¿ Bie// cura fu pa//za 

q;/í'lo no// fierga la lancea. 

Ca el mió feñor 

caualk/'o es de grañd ualor, 

no// vi [nu;/ca otro] mejor 
foi. 17 V.) 390 q^/te mas faga por mi amor. 

Por ami fazer plazer, 

de vel untad fe va conbater; 

no// q//ier fu efcudo vedar 

ani//gu//cl om//e, fe q/der co// el juftar. 
(foi. isr.) 305 lía caftiell[os do] | jaz 

e muchas gibdades otro tal; 

363. Léase nunca. — 389 a 400. Proezas que hace el caballero por 
agradar a su amiga, Jiigcmc-nt 1 15, Ilueline 65, Mclior 151. 



El ENA Y MARÍA 69 

gaña muchos aue/'<'s por fu barragania 
Z por fu caualleria, 
gana muías z cauallos 
^»u e otros auerrs tantos, 
oro z plata z efcarlata 
de qni' foy ^ preciada. 

3. — Er, DF.nATi:. 

Hay en la poesía latina y en la romance de los siglos xii 
y xiii, un grupo de poemas en que se discute si es preferible 
el amor del caballero o el del clérigo -, es decir, si debe elegir 
la mujer su amor entre los que siguen las armas o las letras, 
pues la palabra clérigo, al menos en las primeras composicio- 
nes de este género, puede tener el sentido amplio de hombre 
de letras, aunque en las más tardías se tome ya únicamente 
en el sentido concreto de sacerdote. 

La mayoría de estos poemas están compuestos en forma de 
disputa entre dos mujeres. Diremos algo de éstos, para poder 
observar la evolución que el tema sufre y para que el lector 
llegue a formarse una idea de lo que la fragmentaria poesía 
española podría contener en las partes perdidas. 

El poema más antiguo es uno latino, Phillis et Flora, escrito 
en la segunda mitad del siglo xii, en cuartetas monorrimas. 
Phillis y Elora, sentadas en un vergel, disputan sobre las cua- 
lidades respectivas de sus amantes, un clérigo y un caballero. 
Como el altercado se prolonga, Flora propone someter la cues- 
tión a Cupido. Ambas se dirigen en su busca: Phillis monta 
un mulo domado por Xeptuno; Flora, un caballo enjaezado 
con una silla labrada por \"ulcano; así iban las dos como dos 
lirios, como dos estrellas que cruzan el cielo. Llegan al Paraíso 



1 Picadura de polilla; de la v se ve la parte inferior, y es segura. 

2 Sobre este tema pueden verse A. Jeanroy, Origines de la foésie 
lyrigue en Francie, 1889, pág. 58 n.; y especialmente Ch. Oulmont, íxs 
débats du Clerc et du Chei'alier, París, 1911; y E. Farat, Rcclicrclics sur 
les sources latines des contcs et romaiis coartáis dii Moyen Age, París, 1913, 
páginas 191-303, y Romania, XIJ, 136 y 497. 



K. MENENÜEZ PIDAL 



del Amor, lleno del sonido armonioso de instrumentos músi- 
cos y del canto de las aves. Allí, rodeado de faunos, ninfas 
y sátiros, mora Cupido, ante quien las doncellas viajeras ex- 
ponen la causa de su ida. El Amor tiene sus jueces, que son 
el Uso y la Naturaleza, los cuales fallan que el clérigo es más 
apto para el amor, y toda la corte aprobó esta sentencia. 

El clérigo autor de esta poesía la adornó con vistosas des- 
cripciones, y la rodeó de un ambiente mitológico, como co- 
nocedor que era de Ovidio, Virgilio, Sidonio Apolinar y Clau- 
diano. La disputa de las dos doncellas, en medio de su acritud, 
está matizada de suavidad; dulce ira anima el rostro de las dos 
contendientes, su fui'or es gracioso, y las hace aparecer más 
bellas. Tal delicadeza, artificiosa y postiza si se quiere, es el 
carácter de este poema, primera manifestación conocida de 
nuestro debate. Este evolucionará después, pasando gradual- 
mente de esa idealidad a un realismo cada vez más acentuado. 

A fines del siglo xii o principios del xiri corresponde la 
poesía francesa (picarda)Zé' yiigement d' Amoiir , probablemente 
derivada de Phillis. El poeta francés busca la gala de su poesía 
en la amenidad del fondo sobre que el debate se desarrolla; en 
la graciosa descripción de los trajes de las dos doncellas, Elo- 
rence y Blancheflor, hechos con flores, amores y besos; en 
la pintura del palacio del dios de Amor, labrado de flores y 
maderas preciosas; y sobre todo en la adición de un episodio 
final: el dios de Amor reúne los barones de su corte para que 
juzguen el pleito de las dos doncellas, y el Esperver, el Ruise- 
ñor, la Alondra y demás aves entablan una segunda discusión 
del tema, la cual terniina con un duelo, en que el pequeño 
Ruiseñor, campeón del clérigo, vence al corpulento Papagayo, 
campeón del caballero. Allí veríais llorar a Elorence, mesarse 
el cabello, retorcer sus manos y pedir a Dios la muerte; des- 
máyase reiteradas veces, y expira; las aves la colocan en un 
rico sarcófago, con una lápida que dice: 

Ici gist Florence enfouie, 
qui au cevalier fu amie. 

En este cuento fanlástico, lleno de lindas ficciones, la dispu- 



EI.ENA y MARÍA. 



ta de las dos doncellas viene a ser lo de menos; por esto se 
abrevia y palidece, comparada con la de P/iiHis; y tanto en este 
altercado como en el de las aves, desarrollado con monótona 
alternativa de pareceres, apenas se fija la atención más que en 
una sola cualidad del clérigo o del caballero: la cortesía. 

Mas habiendo llegado la disputa a este extremo de refina- 
miento y simplificación en Le yugement d'Amoiir, sus imita- 
ciones podían olvidarla del todo, como accidente insignifi- 
cante, desarrollando en cambio los elementos fantásticos, se- 
gún se ve en Li Fabh'I don Dicn d'Amors y en JVji/ís la déesse 
d' anioitr ^. Pero si la imitación se hacía teniendo en cuenta 
el tradicional debate, entonces debía tender a reforzarlo, con- 
cediendo más importancia al altercado de las dos doncellas. 
Esto sucede en HiieVuie et Eglaníine, escrito probablemente a 
principos del siglo xiii, donde la discusión se extiende en 
varios pormenores pintorescos y satíricos sobre la vida del 
clérigo y del caballero. También se acentúan los pormenores 
de la disputa, aunque menos que en Hiielif/e, en una simple y 
trivial refundición del Jiigenieut, hecha a mediados del siglo xiii 
y contenida en el manuscrito Bibl. Xat., fr. 795, la cual no 
valdría la pena de que fuese aquí mencionada, a no ser por- 
que añade una enumeración de las aves análoga a la de la 
poesía española, según después diremos. 

También cobra importancia la disputa en las dos imitaciones 
del 'Jiigeineiii, hechas en Inglaterra, las cuales aparecen empa- 
rentadas entre sí y con Hneline. La que parece anterior, Blaii- 
chejiour e Florence, añade al cuadro general una descripción 
inicial del prado donde las dos damas empiezan su discusión, 
y una enumeración de las aves que llenan de armonía el prado. 

Esta enumeración, precedida de otras varias, en las cuales 
hay una de instrumentos músicos -, recuerda las de instru- 
mentos y aves que en Pliillis se hacen tratando del Paraíso 
del Amor. 



^ Véase Oulmont, págs. 74, 197 y 217. 

2 Véase la conjetura sobre estas enumeraciones que hace P. Meycr, 
Romanía, XXXV'II, 224. 



72 



R. ]v;enendez pidal 



El otro poema anglo-normando, Mclior et Ydohíe, mani- 
fiesta iguales tendencias. La disputa, que antes se atenía a cua- 
lidades generales de una y otra clase social, desciende ahora 
a la más práctica realidad, analizada a veces con verdadera 
grosería, sobre todo en Blanchefloiir . 

También hallamos una refundición franco-italiana del 9^//- 
í^tinent, en la cual, a pesar de seguirse muy de cerca al origi- 
nal, se observa igualmente alguna acentuación de los porme- 
nores satíricos. Por ejemplo: en el pasaje relativo a la pobreza 
del caballero, que tiene que empeñar armas y caballo, vemos 
cómo los pocos versos del Jiigement están amplificados en 
forma semejante a la que ofrece Htieliiie. 

Mas a pesar de esta evolución que venimos observando en 
el tema, todavía hallaremos que éste da un paso muy brusco 
en la versión española. La discusión dialogada de las damas 
llega en Elena y María a ser absolutamente lo principal, dila- 
tándose en una disputa mucho más prolongada que la de las 
más largas versiones extranjeras, y en ella ciertamente no en- 
contramos aquella dulce ira de Phillis y Flora, sino la cólera 
que llega a los denuestos injuriosos ^. 

A esta evolución del debate debió de contribuir mucho un 
fenómeno léxico: el desuso de un significado accesorio de la 
voz clérigo. El debate nace entre los letrados, que sienten 
su superioridad en punto a cortesía y amor refinado, como 
clase social más culta que la de los caballeros. Así PliiUis y 
Le Jiif^evient aluden sólo a clérigos con corona y hábito 
negro, que rezan el salterio; y debemos, piadosamente pen- 



1 De los rasgos satíricos expuestos en todas las versiones extran- 
jeras, muy pocos faltan en la española; casi sólo debemos citar la ma- 
yor robustez y salud del clérigo, comparado con el caballero flaco y 
pálido (Phillis), que vuelve del torneo molido a golpes (Blancheñour y 
Melior), y el bajo linaje de muchos clérigos (Blancheñour). En cambia 
la versión española añade varios puntos que no se encuentran en nin- 
guna de las otras: el abad es mujeriego, explota el testamento de los 
moribundos, en la primera oración de la misa maldice a su amiga; 
el caballei-o lleva en palacio una vida miserable, es jugador. Y téngase 
en cuenta que la disputa se conserva incompleta. 



ELENA Y MAUl.V 73 

sando, tenerlos por cli'rigos menores, no obligados con vo- 
tos de castidad; la aludida refundición del yi(í(Liiiciit (Bibl. 
Nat., Ir. 795) declara expresamente que el clérigo de que 
trata es un abogado («un clerc, maistres estoit de lois») ^ 

Pero la palabra «clérigo» olvidaba cada vez más el sentido 
de 'letrado', para quedarse sólo con el sentido fundamental 
de 'sacerdote'. Hiitiiiic trata con la nías confiada desenvol- 
tura del amor de un clérigo de misa y confesonario -, y lo 
mismo hacen ya todas las versiones posteriores. 

Kn consecuencia, las dos versiones anglo-normandas con- 
tienen una protesta contra la ilegitimidad del amor clerical, 
afrentoso y «sin esponsales» (Blancheflour), que escandaliza a 
todo el mundo (Alelior); y si bien en Menor, obedeciendo a 
la tradición, se falla el pleito en favor del clérigo, en Blanche- 
flour se altera el desenlace, haciendo que salga vencedor el 
campeón del caballero y que muera de pena la amiga del clé- 
rigo. La versión española también habla del menosprecio en 
ciue cae la amiga del abad (v. 2 1 3-220); pero además, al abo- 
gar la causa del clérigo, ensaya una defensa de la ilicitud de 
su amor, cosa que no habían creído necesaria las poesías ante- 
riores. Sólo en una, que reviste forma aparte, el Concilio de 
Reniirciiiont, las monjas opinan que no hay pecado en que- 
brantar un voto pronunciado neciamente. Elena, en vez de esta 
teoría subversiva, se limita a un malicioso argumento práctico, 
fundado en la tolerancia que la Iglesia manifiesta hacia los aba- 
des que no guardan castidad (v. 258-264). 

Puesto ya el debate en el terreno del amor deshonroso, la 
idealidad originaria estaba irremediablemente perdida. La an- 



1 En la Razón de amor, de fecha bastante anterior a Elena, la dama 
dice que su amado «es cler3'go e non cavalero» iii, y ese clérigo es 
simplemente «un escolar que moró mucho enLombardía para apren- 
der cortesía» 5. Se i^ecuerda, pues, aquí bien claramente el antago- 
nismo de las dos clases sociales. 

- Versos 60 y 105. No ha}'' que olvidar esto, como hace E. Faral (pá- 
gina 238, abajo) al caracterizar las versiones inglesas, pues tanto éstas 
como la versión española se relacionan precisamente con Hueline, 
entre otras cosas, por tratar de un clérigo de misa. 



74 R. MENÉNDEZ PIDAL 

tigua discusión sobre las cualidades morales de dos clases de 
la sociedad, los letrados constantes, discretos e instruidos, y 
los caballeros ignorantes, volubles y jactanciosos, tenía que 
acentuar cada vez más el elemento satírico, y se comprende 
bien que acabase siendo, como en la versión española es, una 
disputa violenta sobre el género de vida de un abad y un in- 
fanzón, y sobre los regalos y consideración que proporcionan 
a sus amigas. La cortesía del clérigo, uniformemente alabada 
en las versiones extranjeras, desaparece por completo en la 
española, que más bien la atribuye al caballero («palabras de 
cortes fabrando» 94). 

Ignoramos el desenlace de Elena; creo fuese semejante al 
de Blancheflour, es decir, contrario a la tradición. Tratando 
la versión española de un abad ^, obligado por todos los vo- 
tos, y en la pintura del cual se extreman los rasgos satíricos, 
es de presumir que no se fallase el pleito en su favor. Además 
Elena es de tono más popular que ninguna de las otras ver- 
siones, y sabido es la antipatía con que el pueblo mira a la 
manceba del abad ^. Por último, después del fallo del pleito, 
no seguiría la muerte de la dama vencida, como sucede en Le 
Jiigeiiient y sus principales imitaciones, ni siquiera el simple 
desmayo, como en Melior. A Elena le bastaría marcharse de 
la corte del rey sin despedirse, como en la versión franco-ita- 
liana, o reconocerse vasalla de la vencedora (v. 318, 332). 



1 Abad, en el sentido genérico de 'cura' o 'párroco'. «Solamente ha 
quedado el uso de esta voz en este significado en Galicia, Asturias, 
Portugal y Cataluña», dice el Dice, de Autoridades en 1726. Pero véan- 
se en contra Clemencín, Quijote, I, 244, y Rodríguez Marín, Quijo- 
te, I, 262. Hablando de que la amiga de un clérigo pasaba mejor vida 
que la casada, Thomé Pinheiro da Veiga, en su viaje por Castilla en el 
año 1605 (Fastigimia, Porto, 191 1, p. 226-227), cuenta de una tendera que 
no quería ver a su hija bien casada: «bien abbadada sí, bien casada no». 

2 Basta recordar la fórmula de comienzo de los cuentos « y el 

mal para el que le va a buscar y para la manceba del abad», fórmula 
que incluye Quevedo en la Visita de los Chistes (Bibl. Aut. Esp., XXIII, 
348 d) y que aparece ampliada en el Quijote de Avellaneda, XXI: 

« el mal para la manceba del abad, frío y calentura para la amiga del 

cura, dolor de costado para la ama del vicario». 



ELENA Y MARÍA 



La escena de la corte está solamente empezada en el frag- 
mento de Elena. Pero es de notar que en P/iillis el Amor man- 
da fallar el asunto a sus jueces, y en Le Jugeme)it y demás 
textos de él derivados el dios junta sus barones para que juz- 
guen la cuestión, mientras que en Elena, al presentarse las dos 
damas al rey Oriol, dice éste que quiere él mismo ser juez 
(v. 343-346). Esto parece excluir la discusi(3n de las aves, que 
tan principal es en Le "Jugenient, aunque ya en las versiones 
anglo-normandas aparece abreviada, con buen acuerdo. Ade- 
más parece también excluirla el hecho de que Elena y [María 
abogan por sí mismas su causa ante el rey Oriol (v. 322-323, 
347-402), cosa nueva en nuestro tema, sin precedente en las 
versiones extranjeras conocidas. No obstante, en Elena hay 
una enumeración de aves (v. 301-315), hecha al describir la 
corte del Amor. Parece derivar de un texto semejante a la 
refundición del ^ugonenl del manuscrito Bibl. Nat., fr. 795, 
o a la franco-italiana, que ambas hacen una enumeración de 
aves, cuando el dios de Amor convoca a todos los barones 
de sus dominios para juzgar el pleito de las damas ^: 

il i fu li faucons, la meiie, 

li esperviers, la tourterellc 

O bien: 

atant la cigoigne i est venua 
e en aprés i vient la grúa, 
ralloete e le realté 

La imitación española personifica también las aves, pues 
les da el título de don (comp. «sire faucons», «dame aloe», etc., 
en la discusión de las aves, según Le Jiigement y sus imita- 
ciones), y las hace juglares y moradoras de la corte del Amor; 



1 La ocasión de la enumeración es distinta en Elena y en ambas 
refundiciones francesa y franco-italiana. En Phillis, como en Elena, se 
enumeran las aves al describir el Paraíso de Amor; pero las aves en 
PliUlis no aparecen personificadas, como en Elena, y claro es que el 
tono de ambas poesías es tan diverso, que no puede suponerse rela- 
ción alguna entre ellas. Tampoco creemos que la parte perdida de 
Hueline nos aclarase la derivación de la versión española. 



K. MENENDEZ PIDAL 



por esto creo que alguna intervención, aunque pequeña, de- 
bían tener en el juicio. El rey Oriol mismo debe ser un ave ^. 

Por el comienzo no debe faltar mucho a nuestro frag- 
mento, pues en los versos 1 3-2 1 Elena parece que empieza a 
darse por ofendida, y revela la condición de su amante. Pro- 
bablemente los versos I -4, puestos en boca de María, perte- 
necen a la primera defensa que ésta hace del abad, cuando 
acaba de manifestar que le tiene por amigo y por ello Elena 
la ha censurado. 

No sabemos qué serían en P21ena la descripción inicial de 
las dos damas, ni la del palacio del rey del Amor. Debían estar 
desprovistas de gran parte del elemento maravilloso y fantás- 
tico, que acentuado en Phillis y Le Jugemeiit se va debilitan- 
do en las imitaciones. Tenemos indicios de ello: las damas 
que en las versiones extranjeras son reinas de aspecto divino, 
o tienen algo de sobrenatural o de espléndido en su atavío, 
son en Elena dos hermanas hijasdalgo (v. 19; dos princesas 
hermanas en Blancheflour, v. 103, 318); y el dios Cupido o 
del Amor de las demás versiones, es en la española simple- 
mente el rey Oriol, rey de las aves. Además la descripción de 
los vestidos y monturas de las dos damas, cuando se dirigen a 
la corte del Amor, hecha ampliamente en todas las versiones 
extranjeras (salvo en Melior, que suprime el viaje a la corte), 
parece que no existía en Elena ni aun en estado rudimentario 
(v. 334-335)- Todo esto nos hace apreciar hasta qué punto se 
eliminaba en la versión española el adorno incidental, que tan 
desarrollado estaba en las versiones primitivas del tema. Ya 
en las versiones anglo-normandas se ha notado la insensibili- 



1 Oriolo era realmente nombre de persona (un don Oriolo, merino, 
se cita en un documento de 1191, Archivo Histórico, Cartulario de 
Santa María de Puerto, en Santoña, fol. 46 v.). Pero en Elena el nom- 
bre del «rey Oriol», v. 289, es sin duda el nombre del ave «oriol», u 
oropéndola, una de las disputantes en la corte del Jugement{<íX\ orieux», 
«li euriols» 305), y sus imitaciones («oi'iole», Blancheflour 80; «l'auriol», 
franco-italiana, 509). En Calila Sijoog» se dice: «el rey de todas nos 
las aves es el falcón oriol», y se ensalza «la fortaleza del falcón oriol >^; 
el editor C. G. Alien asimila este «oriol» al prov. «aurion». 



ELENA Y MARÍA 77 

dad de los autores ingleses respecto de los adornos literarios 
de los modelos franceses ^ 

En resumen: de una imitac¡»')n iraiicesa de Le yuí^emei/t, 
semejante en su tono a Hiielinc y a las versiones inglesas, pro- 
vienen la mayor parte de los elementos de Elena, desde los 
principales detalles satíricos y el nombre del rey Oriol, hasta 
la forma métrica de pareados. Sin embargo, hay ciue notar 
c|ue las seis versiones extranjeras conocidas forman claramen- 
te un grupo, con versos y pasajes semejantes, que revelan en 
las unas conocimiento de las otras o de originales comunes, 
mientras la versión española carece de esas semejanzas de 
pormenor, y queda enteramente fuera de ese grupo. Cabe 
siempre suponer que si apareciese alguna versión provenzal, 
serviría acaso de lazo de unión entre Elena y las versiones 
extranjeras; pero también parece demasiada casualidad que se 
hubiese perdido justamente toda versión extranjera no agru- 
pable con las conservadas y que pudiese explicar la versión 
española. 

Por esto creo que hay que acudir a otra explicación, y 
suponer que el tema tuvo en España una imitación primitiva, 
perfectamente agrupable con las extranjeras, y que kiego se 
popularizó (lo que no consta en los otros países) y se fué 
adaptando completamente a los gustos indígenas. Adelante 
veremos cómo esta adaptación española nos explicaría tam- 
bién el octosilabismo dominante en la versificación de Elena; 
ahora nos basta notar que la suposición de algunas versiones 
intermediarias españolas es la que mejor nos explica la gran 
distancia que hay, de una parte, entre las redacciones extran- 
jeras, que más o menos conservan todas el carácter de poesía 
refinada y culta, y de otra parte Elena, poesía francamente 
juglaresca por su marcado tono popular, por su métrica des- 
cuidada y hasta por el diminuto y pobre cuaderno en que se 
nos ha conservado. 

El juglar español olvida cuanto es posible los elementos 
fantásticos y ornamentales en que el debate andaba envuelto 



' E. Faral, pág. 239. 



78 R. MENÉNDEZ PIDAL 

fuera de España, y se aplica a desarrollar la sátira picaresca. 
En esto precisamente consiste su importancia. Nuestro poeta 
nos da una primera muestra del género cómico en España, y 
en su obra hallamos mucho de la viveza, energía y penetra- 
ción con que esa poesía florecerá después en manos del genial 
Arcipreste de Hita. 

4. — Fecha de «Elena». 

Difícil es calcular la fecha de la versión española. Las ver- 
siones extranjeras se fechan todas entre 1 1 50 y I250; pero es 
de suponer que nuestra composición sea posterior, como últi- 
ma evolución del tema. Atendiendo a esto y a la época del 
manuscrito, podemos asignar a Elena como fecha el último 
tercio del siglo xiii. 

5. — Lenguaje. 
I. — Vocales. 

I. En la lengua del poeta la ó no se diptonga, según 
prueban las falsas rimas de la copia: espueras: «oras» 1 51; 
muerte : « conorte » 300, 349. El copista sólo ofrece Joga 
132, 136, importante, aunque verbal, y apos 125, que se ex- 
plica por enclisis. Casos análogos, fuere : «señor» 165, y ver- 
giienca: «astrosa» 198. La misma falta de iie se observa en El 
Cid y en el Auto de los Magos (Mió Cid, 142, 144), textos con 
cuyo lenguaje no tiene ninguna otra semejanza especial el de 
Elena y ^Nlaría. En cambio hallaremos mucho parecido entre 
el dialecto de Elena y el de Alfonso XI, en el cual también 
falta el diptongo; el habla de uno y otro texto presenta mu- 
chos caracteres de la hablada en el occidente de España, espe- 
cialmente en el reino de León. En el caso de la o que ahora 
tratamos, Alfonso XI nos ofrece más de una veintena de 
rimas por el estilo á& fuera: «ora» 850; buena: «Cardona» 
(corrección) 26, 1^1\\ fontes: «montes» 1587, y tiene también 
casos análogos al de la ó, covao fueron: «seculorum» 126; 
Duero: «Osorio» 306. Frente a 24 rimas o <^ ó, Alfonso XI 



ELENA Y MAKIA 79 

sólo nos ofrece dos en apoyo de ue: fuera: «guerra» 443, y 
muestra: «esta» 1088 (corríjase 1592 en vista de 1640; 95 de- 
fectuosa); vacilación escasa si la comparamos a la que mues- 
tran los documentos notariales leoneses. Acudiendo a la obra 
fundamental para el estudio de los diplomas leoneses, Étude sur 
l'ancien dialecte léonais par Erik Staafl", Upsal, 1907, hallo en 
30 documentos del leonés occidental (al oeste del alto Cea y 
bajo Valderaduey), escritos entre los años IIQ/ y 1293, tan 
sólo un 45 por lOO de casos de o, frente a un 55 por lOO de ue 
(incluyendo, entre éstos, escasos ejemplos de no y de ua)\ 
en la región oriental, la de Sahagún, la proporción de o es sólo 
un 20 por 100; y en el siglo xiv, en esta misma región oriental 
(a juzgar por los documentos que he visto en el Archivo His- 
tórico), casi no subsiste más ejemplo que el adjetivo bono. En 
Salamanca, región no estudiada por StaaíT, pero de la cual 
publicará D. Federico de Onís una importante colección de 
documentos, la diptongación de ó es más escasa que en León 
en loa dos primeros tercios del siglo xiii, pero ya es general 
en el último tercio de ese siglo. 

Los diplomas ofrecen una vacilación semejante respecto de 
la e, pero el diptongo aparece siempre en mayores propor- 
ciones que el de 6. Las rimas de Elena y Alfonso XI nada 
nos pueden decir sobre esto. La copia de Elena no usa las for- 
mas leonesas del verbo «ser» : es 70, 126, 127, 388; eras 17; 
eran 314. 

2. Nótese eglisa: «misa» 184, y fuera de rima en 206, 
252; forma rara, que sólo aparece en uno, entre los lOO do- 
cumentos estudiados por Staaff (pág. 201; Sahagún, 1245, dos 
veces, frente a cuatro veces eglisia)^ siendo las formas domi- 
nantes en esos documentos 7(.?"//V/<7, eglesia, etc. Alfonso XI, 95, 
usa forma más común, eglesias (1. egrejasr): «ovejas». 

3. El diptongo AI ^ ei aparece sólo en formas verbales; 
en los presentes Iiey 328, y [se]']: «rey» 286 (pero se, 150, 
255, fuera de rima); y en el futuro departirey : «rey» 346. 
Por lo demás, tenemos sirguera: «eran» 213, rima que es 
menos imperfecta, rechazando la posible corrección ^sirgueira. 
Las dos formas primeras tienen mucha difusión, apareciendo 



8o R. MENÉNDEZ PIDAL 

en textos de escaso dialectalismo, como los manuscritos de 
J. Ruiz, la Danza de la Muerte, Frey Pedro de Colunga, etcé- 
tera (K. Pietsch, Zeit, XXXV, 174-175). El perfecto Yo -^r y 
otros casos de ei, inonesteyro, ¡eygo, etc., aparecen en 9 do- 
cumentos, de los 30 pertenecientes al leonés occidental que 
publica StaaíT (v. su p. 1 86- 1 87 y 294), pero faltan en los del 
leonés oriental. De 109 documentos salmantinos, de 1 1 50 
a 1302, S(')lo 9 ofrecen casos de íV, 8 de los cuales tampoco 
ofrecen diptongo de ó. 

líl diptongo AU ^ Olí no se halla en el perfecto, sousa- 
iió, 8, 10, 196, 222. En cuanto al substantivo, si poco: loco, 55» 
pudieran haber tenido ou. no es nada probable que lo llevase 
cosa: «deseosa» 194. Las rimas de Alfonso XI tampoco apo- 
yan la existencia de ou, poca: «boca» 839; pocos : «Marro- 
eos» (corrección) 1 387, 1 568, ig2^;poco: «convosco» (correc- 
ción) 1352; locos: «Marrocos» (corrección) 752, (en cuanto al 
ei, nada nos dicen las rimas de Alfonso XI, pues «rey» y «ley» 
riman siempre entre sí). Los diplomas ofrecen menos casos 
de ou que de ei, apoyando así la ausencia de aquél y la pre- 
sencia de éste en Elena: de los 30 documentos del leonés occi- 
dental, sólo 7 tienen casos de ou; y de los 109 documentos 
salmantinos, sólo 6 ofrecen ou, ninguno de los cuales diptonga 
la o. Nótese también que los documentos salmantinos coinci- 
den con Elena, ofreciendo 5 casos de Yo perfecto -ey y nin- 
guno de El -ou. 

4. Protónica: moger 2 1 0, 260; maldegion 212; í-elleros 173; 
jogar 4, 131, 142 (comp. joga § \.°)', jog7-eria 294; jogral 301, 

308. Al contrario contrubar 298. 

5. Hiato. Aunque abunda el asonante en las rimas, pa- 
rece Q^^ juyzio: «fizo» 344, nos lleva a suponer "^'juizo en 342, 
344 (juyso, documento de Benavente, Zamora, 1 27 5, StaafT, 
página 15120)- I-s misma duda en Alfonso XI; rimas aproxi- 
madas, como «laceria: barrera» 1200; «plaga: gragia : garga» 
314, 386, 2380; «coragon: oragion», 1 501, no nos dejan segu- 
ridad de cuál forma sería la del autor en audauga : «ganan- 
gia» 143; Frangía: «dudanga» 634, 1385, etc.; junto a Franga: 
«langa» 1108. Además, liesen, 'leyesen' 259, y /f/Zj 'leen' 376. 



ELENA Y MA:UA 



8i 



II. — Consonantos. 

6. Consérvase la T inicial ante a, en jan lo 2j\J; jauta 2J , 
2,Z\ Ja::er 38; ja-e S9', ja" 27, 33, 395- l'tíi'o no ante vocal de 
la serie anterior, en ec/ía 212; yhida 179 (Menéndez Pidal, 
Dialecto Leonés, § 8^). 

7. Las rimas no hacen distinción entre j", z y g; tres: Te::lZ2)\ 
astrosa : vergoiica (corrección) 198; esciieso: pesciiego 105. Lo 
mismo en Alfonso XI, ves: portugalés 1 585; Ferrandes: gran- 
des 1455, 2180; Martines: marines 699; asas: Satanás 956; 
altesa: mesa 12'^'/ \ guisa: Galisia 1325; brago: laso 1849. 

8. Grupo de consonantes. MB, paíonbo 310; anhas 334 
(Dialecto Leonés, § l2o; Staaff, pág. 239). 

D C, julgar 324, 330; jníga 288 (Dialecto Leonés, § 12.,; 
Staaff, pág. 242). 

Consonantes seguidas áa L, jabró lo; labrando 94; fat>res- 
te 13; obragion 204; siegro 366. La x'wwtü palabras: labras 4, 
parece indicarnos que estas formas eran propias del autor; 
pero compárese yí?^;'íz/: «morar» 3015 qi^e, de preferir la con- 
sonancia, podría corregirse en ^jograr; el plural jograles 308, 
se halla fuera de rima (jograles: «cantares», Alfonso XI, 406), 
así como el compuesto /c^rmí? 294. 

III. — Morfología. 

9. Artículo: ela soldada 129; e elas armas 137. El co- 
pista toma por conjunción la e inicial del artículo leonés en 
c la siella 144 (comp. ^ teman 370), por donde se ve que la 
forma ela le era poco familiar, y sin duda la desterró de su 
copia en algunos casos. .\sí incurrió en la falsa corrección de 
eliminar la e en lo 160, creyendo que se trataba del artículo 
}• no del pronombre. 

10. Nombre. El masculino otro laiior 295, es leonés, usual 
aun hoy en Asturias. 

El plural femenino las puertas: «los pobres» 3Ó1, debe co- 
rregirse les portes (v. Dialecto Leonés, § 7.^; Staaff, pági- 
nas 216-217; Alexandre, O 2ól, 419, P 1 575). 

11. Pronombre. El personal átono no apocopa sino le tras 
Tomo I. 6 



82 R. MENÉNDEZ PIDAL 

verbo: pésol 222. Nunca en los demás casos: que le 52, 355; 
luego le 212, 271; grave mientre le 9; bésame 320, 97; asy 
me zyñ; tomate 318, se te 202; vase 182; asy se 260; camino 
^s 335; 'isí resulta seguro el tornase <\q\. v. 131. La apócope es 
muy escasa en leones (Staaff, pág. 2/0, y Etude sur les pro- 
noms abrégés, 1906, pág. I49). 

Posesivo. No tiene carácter dialectal. Primera persona, Mas- 
culino: uiio amigo 14, 171, 190, 266, 327.'*, 387, o //// amigo 
71, 390. Femenino: mi vasalla 318, 323, 332. Segunda per- 
sona, Masculino: tu amigo 18, 49, I02, 107, 124, 228; l'emc- 
nino: tu vasalla 329. Tercera persona. Masculino: su auer 5, 
60, 108, 135, etc., trece veces; sus violazicllos 109, 1 1 1, 182, 
381; P'emenino: su amiga 154, 180, 184, 210, 397, 398; sus 
armas 22^ lio, 237, 376. Substantivado: el mío 18 rimando 
con <\Conmigo», 23, 25, II8, 125; el tuyo 24, 27. 

12. Inñnitivo : combater 231, 392, rimando con «plazer» 
y «querer^). 

Maldizera 2 57) í'uera de rima. 

Hállase el inñnitivo personal una vez: mucho les plaz por 
leuaren muchas obradas 384; abunda en los documentos de 
Salamanca del siglo xiii; pero entre aquellos de Staaff que no 
pertenecen a la región de Espinareda y Cacabelos, sólo se 
halla en uno de Sahagún, del año 1 267. 

13. Apócope verbal. Es predominante: //í2'.3'7;?í^ 333; c//.::3, 
i83) 197) 357) (frente a dize : maldize 254, 255); /¿z¿r 110, 
158, 264, 'i^y-, jaz 2^] rima «paz», 33 rima «paz», 395 rima 
«tal» (frente a jace 59); vioi 85, 73) corríjase en 79, pues 
rima con «bien», 239, (frente a viene 1 52); tien 95, 128 dos 
veces, 130, 142, 173, 253, (frente a tiene 2^1); val 47 , 98 
rima «gendal», lOO, 1 1 6, 1 1 9, 12 5, 326; sal 62, 1 3 5; guier 
176 dos veces, 175 rima «piel», 187, 364, 393, 394; /«¿'^' 349, 
y corríjase for en vez de fuere 165, pues rima con «señor»; 
pulgar 324, 330; fallar 325; amar 256; tornar 236. Como 
vemos por 79 y 165, el copista rechaza alguna vez la apócope, 
y podíamos atribuirle los casos 59, 152 y 273. Sin aceptar esta 
hipótesis, tenemos 45 casos de apócope (incluyendo dos co- 
rrecciones), frente a 5 formas con e final. 



EIENA Y MVUÍA 83 

No hay apócope en toniese 260, 2(b2\ quesiese 202, como 
tampoco apocopan estas formas en los documentos leoneses 
desde fines del siglo xiii (Staaff, pág. 286). 

No hay tampoco apócope tras las consonantes que el espa- 
ñol moderno no admite como finales (sabe 4, 1 17, 118; come 
55» 59; '<-'iste 175, etc.), como no la hay en el substantivo. 

14. Presente: siente 184, sienten "J^; vieste 180, de «ves- 
tir», junto a viste, 175; — de/ende, 25; — parayí'o-í?, v. § I. Es 
raro p?-ist(7, praestat, 224, reducción de «priesta». 

Hállase soy 402, fi-ente a esto 193, como en otros textos 
leoneses, por ejemplo, en el Códice 5" de Juan Ruiz, soy, pre- 
dominando sobre so, y al lado de esto, do, vo. (K. Pietsch, Zeit. 
f. rom. Phil. XXXV, 175-177.) 

Hallamos tray 57, 67, junto a tiac 83, vacilación muy 
corriente. 

En fin: vay 144, y va 5 1 «dan» rima, 56, 229, 23 1, 234, 
35I> 355) vadit; frente al imperativo i't' 31, 197, vadi (Pietsch, 
Zeit. XXXV, 169, 172-173). 
Persona vosotros: beitides 20'J . 
Subjuntivo :y7í'ro-<z 386 (!\Iio Cid, pág. 2663^). 

15. Perfecto \ fabreste 13, dertosteste 14. No hay oit en f Li- 
bró, etc., § 5- El perfecto de los verbos -er rima con el de los 
verbos -ar, a juzgar por \respondiü\ : fabró 9; mientras en Al- 
fonso XI no riman con el perfecto -ar ni el perfecto -er (62 1, 
1889, 2199), ni el perfecto -/;-(24l8); ni los perfectos -er, -ir, 
riman entre sí (1500) (v. C. Alichai^lis de Vasconcellos, Grun- 
driss de Gróber II, 2, pág. 205, n. l). 

16. Partículas: iiin 5, 18, '/2, etc.; ningund 394; ninguna 
194; pero una vez nenguna 1 16. Predomina se^ diez y seis 
veces (15, 162, IÓ8, 176, 202, 229, 237, 239, 247, 267, 277, 
279, 3-4, 330, 365, 394,K frente a si, tres veces (212, 258, 
349). Siempre sin 2, 36, 1 53, 186, 319, 333, y senon 67, 105, 
262, 288, 296. 

Es corriente nnis 4, 1 5» 47, 72, 98, etc.; pero en el verso 20 
re usa ntaj's dos veces, como conjunción y como adverbio. 

Parece que debe suponerse otrosy[n]: <'rogín-> 1 37, forma 
bastante usada; comp. «asín». 



84 K- MENIÍNDEZ PIDAL 

IV. — Sintaxis. 

17. El pronombre enclíLico va unido a! exordio de la frase 
y separado del verbo por un adverbio: se lo bien catas l'y. 
que lo non Jierga 38o; quien le non besa 274; o por un sujeto 
pronominal: se te yo quisiese 202; mas se lo el juglar 324, 
330 (en 341, nos debe ser pronombre tónico). El orden nor- 
mal hállase en todo esto non te prista ren 22¿\ ca bien te lo 
juro 245; antes la eglisa onrrada lo ha aganar 206. La fre- 
cuencia de la interpolación en un texto del siglo xiii-xiv eii 
un carácter leonés (v. \\". II. Chenery, Object Pronouns in de- 
pendent clauses, en las Publications of the Modern Languagj 
Association of America, XX, I, 1905). 

18. La combinación Complemento -j- Infinitivo forma un 
conjunto al cual se antepone la preposición que rige al infini- 
tivo: por ?in juyzio estreniar 342; por anbas nos denostar 
226; por a vii fazer plazer 391; pora del siegro pasar 366; 
po7'it misas cantar 356; de anisas cantar 360 (Aleyer-Lübke, 
Gram. III, § 73ó y 744; Alio Cid, pág. 420^). Tal orden Pre- 
posición-]- Compl.-j- Infinitivo es constante en nuestro texto. 

Este conjunto Complemento-]- Infinitivo no es tan cons- 
tante en el caso del infinitivo dependiente de un verbo. Se 
encuentra el infinitivo regido separado del verbo regente : ssi 
tu fueres misa escuchar 213; se quier con él justar 394; non deue 
clérigo ser 263 (y hasta separado por el sujeto: quando lo va 
otro ferir 234); pero también se halla: el que alma ajena faz 
perder 264; aquella corte fue' morar 302; me quiero tener mi 
7-azón 322; vcredes yr pora la casa 367; de veluntad se va 
combater 392. El adverbio, que generalmente va antepuesto al 
verbo, va siempre antepuesto en el caso de Verbo -j- Infinitivo: 
luego lo va vegitar 351, 271, 280, 243. 

19. Señalaré como muestra del estilo popular y vivo de 
Elena el uso desarrollado del infinitivo narrativo: «Cantan qui- 
rios e prosas, Crismar e bautizar E omnes muertos soterrar-» 
378; «La batalla faz con sus manos Guando bautiza sus afija- 
dos; Comer e gastar E dormir e folgar, Fijas de aniñes bonos 
cnartar» 112. Pero es más notable todavía hallar un gerundio 



EIFXA Y MARÍA 85 

narrativo: «Guando al palagio llega, Dios, que bien semeja! 
.-Ico fes gritando, Cavallos reninc/iaiido» 91. En el siguiente 
ejemplo las frases de gerundio pueden depender del verbo 
<:veredes», pero no el infinitivo narrativo, que aquí lleva la pre- 
posición a (v. Cuervo-Bello, notas, pág. 59j: «\'eredes yr pora 
la casa Cruz e agua sagrada, E los molazinos rfcsaiido, Requien 
eternan cantando, Los otros por las campanas tirando; Los 
unos a r repicar E los otros a encordar» 372. 

20. Otra muestra de estilo popular es el omitir la prepo- 
sición ante un complemento antepuesto: Esa palabra que 
fahreste Al mío amigo denosteste 13; El tu harnir rapado 

One la cahec/i e el pe senecio Non semeja scnon es cues o 104. 

V. - Vocabulario. 

21. El vocabulario ofrece muchas dificultades, debidas en 
gran parte al mismo carácter regional del texto. Los vocablos 
cotayfesa y encordar son muestras características de las rela- 
ciones léxicas de Elena con el gallego-portugués antiguo y con 
el leonés moderno. Ponemos a continuación un glosario: 

Abtarda, 87, forma etimológica frente a «abutarda». 

Afijado, III, el bautizado respecto del cura que le bautiza. 

Agua sagrada, 368, 'agua bendita'; «el agua es sagrada 

con las santas palabras que hi dicen; quando es sagrada 

por las palabras de Dios que dicen sobre ella» Part. I.'"^ 4." lO.* 

Alimosna, 208, 'limosna', como en la Estoria Santos 
fol. 15 b; alimosnas > junto con «limosnas» en carta de 1 371» 
Silos, p. 429. 

A pos, 125, 'en comparación de'; véase arriba § I. «En- 
tendió su ílaqueza apos la fortaleza del falcón» Calila 5 1 1017' 
S. Alillán, 384 d\ «el primero apost deste non vale mas que un 
feste» J. Ruiz 487 c. La sucesión (como la proximidad en el 
fr. «pres ) pasa a indicar comparación. 

Barvirrapado, 102, compuesto con / de unión, que debe 
añadirse a los citados por Munthe, Bemerkungen zu Haist 
Schrift Longimanus und [Manilargo, 1901. 

Butor, 87, 'alcaraván'; «bitor» Ayala Aves; fr. butor». 



86 R. MENÉNDEZ TIDAL 

Calze, 352, 'copón'. «En qué manera deben los misa- 

cantanos levar el Corpus Domini a los enfermos; et después 

que hobiere comulgado al enfermo, débese tornar a la eglesia 
et adocir él mesmo el cáliz o la causeta en que levó el cuerpo 
de nuestro señor Jesu Cristo» Part. I.^ 4.° 117.^ 

Cay da, 328, 'vencida en juicio'; «sea cay do; diga el 

alcalde qual es caydo o qual levantado», etc. F. usagre § 208. 

(^errenícolo, 305, 'cernícalo'; comp. «cernícolO'> Juan 
]\Ianuel, «cerrenícalo» Ayala Aves I55> «cerranícalo» usual 
hoy en Salamanca (v. R. Menéndez Pidal, Festgabe f. A. AIus- 
safia, 1905, p. 393 y 398). 

Consejar, I55) ayudar, remediar, socorrer'. 

Oontrubar, 298, 'componer canciones'; «controbando 
cantares» Duelo 1/6, 1 7 2, 177. 

Corderinos o corderines, 181, 'corderina, piel de cor- 
dero'. El vestido que el infanzón debía dar a su mujer había 
de estar forrado en pieles de cordero, según el F. Navarra I\", 
1,4: «dével dar peynnas a estos vestidos, de corderunas de 
yerbas que matan por la Sant Juan». 

Cotayfesa, 278, es un femenino correspondiente al ga- 
llego-portugués «coteife»; esta voz aparece en las Cantigas y 
en los Cancioneros Vaticano y Colocci-Brancuti, con el sen- 
tido de 'soldado de baja clase', caracterizado por su barba 
larga (muy gran granhon). Siempre se habla de los «coteifes» 
con el mayor desprecio. Alfonso X los satiriza duramente y 
nos dice que los vio temblar de miedo al choque de los jine- 
tes moros (Canc. Vatic. 74 }'' 62). Ta\ era su descrédito, que el 
nombre «coteife» se aplicaba como término injurioso. \'éase 
Carolina Michaélis, Zeit. XX, p. 2 1 5-2 17, y XXV, 289; esta 
autora, en Zeit. XXV, 17 1, propone como etimología el árabe 
kateif 'latus ensis, ferrum longum et latum'. Más bien creo 
que deriva del diminutivo ¿Li-Ja¿-, ho taifa, que me sugiere 
D. Miguel Asín, y que podría significar el algareador que roba 
la tierra enemiga (de ¿J.k^, 'escaramuza, incursión', 'ímpetu, 
rebatiña' en Alcalá; ^^ia^^, 'el que roba'; R. Dozy, Supplément 
aux dict. árabes, I, 384 a); recuérdese que la Cantiga 194."^ 
llama «cuteif avarento» a un «cavaleiro cobijgoso» que quiere 



ELENA Y MARÍA 87 

robar a un juglar su muía y sus paños. En cuanto a la foné- 
tica, sabido es que ¿ da regularmente c en castellano. — Kl 
femenino en gallego -portugués era «coteifa», no cotaifesa, 
como en leonés. En el Cancionero Vaticano 1 024, Joham 
Soarez Coelho nos presenta unas coteifas quejándose de que 
todos los trovadores cantan a sus enamoradas como si fuesen 
ricashembras o infanzonas; el merino las tranquiliza, pues dice 
cjue ya el rey, enojado, manda que los trovadores de mejor 
condición troven a las más altas dueñas, el coteife trove a la 
coteifa y el villano a la villana. 

Defensor y orador, 23, términos aplicados respectiva- 
mente al caballero y al clérigo, prueban la popularidad de estas 
denominaciones, usadas por los eruditos al tratar de las clases 
sociales : «Todos los estados del mundo se encierran en tres : 
al uno llaman defensores, et al otro oradores, et al otro 
labradores» (Juan Manuel, Libro de los Estados, I, 92, pági- 
^"^ 337 f^)\ «Defensores son uno de los tres estados por que 
Dios quiso que se mantuviese el mundo; ca bien así como los 
que ruegan a Dios por el pueblo son dichos oradores, et otrosí 
los que labran la tierra et facen en ella aquellas cosas por que 
los homes han de vevir et de mantenerse son dichos labrado- 
res; et otrosí los que han a defender a todos son dichos defen- 
sores» (Part. 11.^21.° inic). Dos ejemplos parecidos de «ora- 
tor» y «orateur», en los siglos xv y xvi, hállanse en Du Cang-- 
y en Littre; pero no hallo ejemplos análogos a defensor. 

Delantrera, 214, 'delantera'; «en la delantrera» Prini 
Crón (jral 354 a 9; comp. «delantre» doc. de 1 2 52, StaafT 
León 5^3^, usual ho}' en leonés moderno. 

Eglisa, véase arriba § 2. 

En9errada, capa, 180, comp. anda en su eapa eneer ra- 
da 103. 

Eocordar, 373, 'doblar las campanas'; este sentido de 
encordar es hoy usual en Zamora (en Torregamones, Sayago, 
y en Vezdemarbán, Toro, según glosarios ms. de don Tomás 
Navarro y don Américo Castro. ^Decir un encuerdo»., 'decir 
una misa por el difunto'). 

Ennartar, 114, junto al significado general de 'engañar', 



R. MENhNDEZ PIDAL 



tenía el de 'seducir a una mujer': í;s¡ alguno enartare a virgen 

o a mugier non desposada con él, tómela por mugcr» Gral 

Estoria, ms. 8l6, fol. 190 d. 

Enpenar, 181, 'forrar con peñas o pieles'. 

Escueso, 105, 'escuerzo'? 

Estremar un juyzio, 342, 'fallar'; «ca mucho conviene 

a los reyes de haber muy grant entendimiento para conos- 

ccr las cosas segunt son et estremar el derecho del tuerto et 
la mentira de la verdad» Part. pról. p. 4. 

Francos de la cal, 145. 'Los francos de la ca! no quiere 
decir que fuesen mercaderes ambulantes o que tuviesen sus 
tiendas en medio de la calle, sino que el artículo tiene valor 
posesivo, indicando que vivían reunidos en una calle; así en 
S '\l Egipc 149 «alia va prender ostal con las malas en la cal», 
esto es: en la calle donde vivían las rameras. — Los francos 
son los vecinos franceses que vivían en una misma calle, dedi- 
cados generalmente al comercio. Por ejemplo, en 1 2 58 había 
en Estella francos llamados «de la rúa» (rúa = calle) o «de la 
rúa de San Martín», y francos en la parroquia de San Miguel 
(J. Yanguas, Dice, de antigüed. de Navarra, I, p. 51/ y 5^6; y 
p. 418, para la población de francos en Estella el año 1090). 
Muchas poblaciones, como Madrid, Sevilla, etc., tienen o tenían 
una calle llamada «calle de francos»^; un doc. de 134I cita la 
«calle de francos de la gapatería» en \'alladolid, Sahagún nú- 
mero 2 1 16. 

Gar9ÓD, 50. Además del sentido general de 'mozo', tiene 
el concreto de 'mozo disoluto'. Hablando la Prim Crón Gral 
352 a 12, de las bandas de moros que servían en Valencia 
a las órdenes de Alvar Fáñez y de su tropa cristiana, dice : 
«legávanse a éll quantos malfechores et gargones et traviessos 



^ «Apenas ha}- pueblo de consideración en que no dure la memoria 
de barrio o calle de francos», dice con exageración E. de Terreros y 
Pando, en su Paleografía Española, 1758, p. iS. Para una interpreta- 
ción, poco convincente, de «calle de francos» como calle de exen- 
tos, y no de extranjeros, v. T. Muñoz Romero, Repitación del opi'tsculo 
Fueros francos, Les communes frangaiscs en Espagnc ct Portugal [de 
Helfferich y Clermont, 1860], IMadrid, 1867, p. 14-15. 



ElENA Y MAKÍA 89 

avie en la villa; et fueron con él grand companna daqucllos 

moros malfechorcs que se le acogien, et de otros almogáva- 
res». El verbo «gargonear» significaba 'llevar vida disoluta': 
'<metaberis (1. moechaberis) tanto es otrossi, segund el propio 
romanz castellano, como gargonearás; et gar<;onear, por pro- 
pio romanz otrossi segund el castellano, tanto quiere dezir 
como andar de muger en muger» Gral Estoria, ms. 8l6, 
tbl. 183 c; «gargoneava el pueblo con las fijas de Moab et de 
Madian, et fazien nemiga con ellas», ibíd., fol. lOó a; «andava 
en gargonia, vuscando nuevas bodas», ibíd., fol. 66 c d; y 
este sentido se ha de dar a «gargonia» en J. Ruiz 303 d. Comp. 
el fr. «gargonner»; Covarrubias cita «garsonner la femme de 
autruy que en castellano dezimos gargonear o gallear». 

Ylada, 179, 'helada', § 6. 

Julgar, 'juzgar', § 8. 

Lengulado, 309, ave desconocida. 

Molaziello, 109, 'monacillo'; es una disimilación, que se 
ve también en «molacín» astur. (Vigon, Rato), ' molazino» aiio 
1253, Staaff, Léon 57,,^. 

Ostal, 60, 'hostal, posada'. 

Palero, 169, 'horca'.^ 

Pánicos, 141. Hoy en Villena se usa «estar en pánicos», 
por andar en paños menores. 

Parage, cavalleros de, 270, 'calidad, condición'; comp. 
«fembra de paratge,^, S ]\í Egipc 248 y 25Ó; en fr. : «un 
homme de parage», «de moult haut parage». 

[Pjelisco, 313, ave desconocida. 

PrimerKjiia, 1S5, primicia'; esta forma hállase compro- 
bada por «primr//cia», consonante de «penitencia» en Dispu- 
ta 17) y por el manuscrito de Eernán González 39, que escribe 
«premiengias». 

Rapagón, 147, 'mozo de caballos'.^ o mozo sirviente, en 
general. 

Ren, 224, 'cosa', reforzando la negación. 

Reninchar, 92, 'relinchar'. «Darás tu al cavallo fortaleza 
o cercarás su cueillo de reninchamiento.'» Bibl. 8, fol. 218 (-/ 
(Job XXXIX, 19, «hinnitum»). En la Crónica Troyana creo 



90 R. MENEXDEZ PIDAL 

que en vez de «reñichar», Rev. líisp. VI, 6^, debe leerse «re- 
niwchar» o «reñiwchar». Estas formas antiguas creo suponen 
una nasalización primitiva *re-hTnnT[n]tulare; la forma mo- 
derna es producto de disimilación. 

Riberar, 85, andará «caga de ribera» (Caza 68.,^ 69^; «la 
caga de las perdizes e délas liebres non es caga tan noble nin 
tan apuesta commo la déla ribera», Caza 7^2i)- 

Sonsanar, 8, 'sosañar', usual en Asturias (Vigón, Rato). 

Toreado, 310, torquatus, aplicado a la paloma «torca- 
za» (J. Ruiz, Avala, etc.) o «collarada» (Calila). 

Considerando en su conjunto el lenguaje de Elena, halla- 
mos que tiene notables analogías con el de Alfonso XI, per- 
ceptibles sobre todo en la presencia de rasgos occidentales, 
como la falta de diptongo ?ie, los infinitivos -er, que en caste- 
llano son -/;-, y la equivalencia de s, s, f (§ I, 12 y 7), coexis- 
tiendo en modo chocante con la ausencia de otro rasgo esen- 
cialmente occidental, el diptongo ou (§ 3). Hay, sin embargo, 
una importante diferencia entre Elena y Alfonso XI, pues 
aquel texto no conoce la distinción entre los tres perfectos 
-ar, -e?; -ir que éste observa (§ I 5); en cuanto al diptongo ey, 
si Elena lo manifiesta ('§ 3), nada sabemos de Alfonso XI, 
cuyas rimas ni nos dan testimonio en pro ni en contra; el plu- 
ral femenino -es (§ I o), rasgo muy saliente que se manifiesta 
en Elena, es siempre de escasa extensión en los textos leone- 
ses, no teniendo nada de chocante que no aparezca documen- 
tado en Alfonso XI. 

Esta coincidencia esencial del lenguaje de ambas poesías 
nos muestra que el caso de Alfonso XI no es un caso aislado 
que pueda explicarse, según intentó J. Cornu, como una traduc- 
ción mal hecha del portugués. Ya atendiendo a las mismas rimas 
de Alfonso XI, C. Michaélis de Vasconcellos desecha la opi- 
nión de Cornu ^, y atribuye las particularidades del texto a 



* De igual modo muchas rimas de Elena rechazan la hipótesis de 
una redacción galaico-portuguesa; tales como las que prueban la au- 
sencia de Olí, o mano: año 320, etc. 



ELENA Y MAKIA 9 1 

un autor leonés acostumbrado a poetizar en gallego-portugués 
(Grundriss de (irober II, 2, págs. 204-205), o más bien a un 
autor portugués cjue acepta el castellano como la lengua pe- 
ninsular propia de la épica, de igual modo que los castellanos 
aceptaban el gallego-portugués como lengua propia de la lírica 
(Estudos sobre o Romanceiro, Cultura Española, 1907-1909, 
páginas 330-331). De estas dos hipótesis, entre las cuales vacila 
la ilustre romanista, me parece más aceptable la primera, la 
del autor leonés. El desacuerdo entre notables particularida- 
des de rima y la lengua general del manuscrito de Alfonso Xí 
(lo que hizo a Cornu pensar en un poeta portugués y un 
inhábil traductor castellano; lo que hace a C. Michaélis pen- 
sar en un poeta portugués que poetiza en castellano) no 
existe en Elena, texto que presenta semejantes particularidades 
de rima armonizadas con el lenguaje general de la obra, y este 
lenguaje ni es portugués ni castellano, sino que es un in- 
termedio entre ambos, con existencia independiente, el len- 
guaje leonés. La copia de Alfonso XI fué más castellanizada 
que la de Elena. Por otra parte, si bien la ausencia del dip- 
tongo ue en las rimas de ^Alfonso XI se pudiera explicar por 
un autor portugués que emplease el castellano como lenguaje 
propio de la épica, no entraría dentro de esta misma expli- 
cación el caso de Elena, pues no pertenece al género épico. 
Además creo que con tal hipótesis no se explicaría satisfacto- 
riamente esa falta de ue, pues los portugueses, al escribir cas- 
tellano, no debieron propender nunca a suprimir totalmente 
el diptongo iit\ sino que, antes bien, aceptándolo como rasgo 
saliente del castellano, al lado de alguna omisión del mismo, 
debieron llegar a exagerar ese rasgo por falsa corrección, 
como niierte (norte), consonando con «muerte», en Gil W- 
cente ^ 



* Véase Lusismos no castelliano de Gil Vicente, por A. R. Gongalves 
Vianna (en la Revista do Conservatorio Real de Lisboa, núm. 2, 
junho 1902). Igual significación tienen, en el Canc. Geral, de Resende, 
1516, la abundancia de tonniento, espiero, etc. Los catalanes, al hablar 
castellano, también toman el diptongo ue como rasgo característico, 



92 K. MENEXDEZ TIDAL 

Atendiendo a esto, me parece que el Alexandre ^ y Al- 
fonso XI, considerados juntamente con Elena, reconstruyen, 
dentro de la poesía española, una región dialectal que durante 
los siglos XIII y XIV producía obras de diversos géneros poé- 
ticos, redactadas en un lenguaje donde el elemento leones se 
mezclaba en muy diversas proporciones con el castellano y 
con el gallego-portugués. A esta última influencia, ejercida a 
causa del florecimiento de la poesía galaico-portuguesa, debe- 
mos atribuir el chocante predominio que en las rimas de Elena 
y de Alfonso XI tiene la no diptongación, mucho más que en 
la prosa de los documentos notariales (§ l); tal discrepancia 
es mucho más de notar en Alfonso XI, pues ya en su época 
los documentos ofrecen iie casi sin contradicción. Los textos 
literarios y los diplomas notariales no concuerdan en su tes- 
timonio; ni aquéllos ni estos reflejan con suficiente 
fidelidad el dialecto leonés hablado; y en los textos 
literarios, especialmente, se ven luchar dos influencias, litera- 
rias también, y enteramente opuestas : la galaico-portuguesa 
y la castellana, que no se ejercieron de igual modo, ni mucho 
menos, en la lengua hablada. La lengua hablada mantuvo has- 
ta hoy caracteres propios bien armonizados entre sí, en los 
cuales se observa la transición gradual en el espacio, desde 
los rasgos gallego-portugueses hasta los castellanos; en vez 
de esta transición gradual, los textos escritos nos muestran 
mezcla antagónica, pues la literatura leonesa, falta de perso- 
nalidad, se movió vacilante entre los dos centros de atracción 
que incontrastablemente la sobrepujaban. En un estudio que 
preparo sobre los documentos leoneses será ocasión mejor de 
insistir sobre lo mal que ellos reflejan la lengua hablada en las 
localidades donde están fechados. 



que les hace caer en falsas correcciones: vinero (moro), v. INIilá y Fon- 
TA.N'ALS, Obras, VIII, pág. xv, n. 3. 

1 La tesis de E. Müller, Spracliliche tind textkritische Untersuchun- 
gen ziiin Libro de Alexandre, Strassburg, 1910, contraria al leonesismo 
del Alexandre, está escrita sin tener en cuenta lo cjue Staaff expone 
contra la atribución de la obra a Berceo. El examen que hace del ms. 
de París y de las i^imas necesita revisión. 



ELENA Y MARÍA 93 



Versikicacióx. 



Elena está escrito en pareados. 

154 pareados llevan consonante. Incluyo en esta cuenta 
los versos que deben llevar una corrección evidente en cuanto 
a la rima: 49, 79, 130, 151, 1^5, 181, 186, 187, 297, 300, 
301 (.^), 323, 337, 344, 349- Hay mucha rima fácil en ci\ ar, 
OH, etc. Son consonante tierras: guerras 2^. 

41 pareados llevan asonante. Incluyo en esta cuenta algu- 
nos versos que exigen corrección: 9, 3 1 1, 361. Viudos es aso- 
nante i-o, 373; en la poesía antigua es común «viuda>^ como 
asonante í-a. 

3 pareados no se sabe qué rima llevan: 45, 15Ó, 24I. 

Hay 6 versos sueltos: 99, 162, que probablemente que- 
dan sueltos por haberse olvidado en la copia otros dos versos 
que rimasen con ellos; 253, 260 y 371, que tienen la rima 
del pareado precedente, el cual así consta de 3 versos, y 3I5> 
verso incompleto, seguido de una laguna. 

El pareado de 9 sílabas (octosílabo según el iiiodo francés 
de contar) es la forma métrica del Jugenient d'Aiiiour y de 
todas sus imitaciones francesas, anglo-normandas y franco- 
italiana, exceptuando una sola, Blancheflour. La refundición 
del Jugement contenida en el manuscrito Bibl. Nat., fr. 795, y 
la redacción franco-italiana, presentan como curiosidad mu- 
chas asonancias ^ prueba ele haber sido hechas en un medio 
más inculto, más popular. Popular o juglaresca es enteramen- 
te la versión española, no sólo por las asonancias, sino por la 
irregularidad del metro, que contrasta con la regularidad del 
verso de 9 sílabas usado por las redacciones francesas. 

A pesar de la aludida irregularidad, podemos notar que 
la base de la versificación de Elena es diferente de la de las 
poesías francesas; fórmanla los versos de 8 sílabas; luego si- 
guen en orden de abundancia los versos que tienen una sílaba 
menos, luego los que tienen una sílaba más, y así alternativa 



1 Véase Oulmont, p:'igs. S8-89, y Faral, píg. 270, ambos citados 
arriba, pág. 69, n. 2. 



94 



K. MENliNDEZ PIDAL 



V sucesivamente, predominando en cada alternativa los versos 
menores sobre los mayores; de modo que el número de síla- 
bas de los versos, colocado por orden de mayor a menor 
abundancia, es éste : 8, ^, ^, g, ^^'; después se quebranta esta 
regularidad y continúa la serie: ^^, ^-, ., pero ya es tratándose 
de versos raros y acaso dudosos. 

Comparada la serie 8, -, ^, g, ^'\ ^^ con la del Cantar de Mío 
Cid: 14, ^^, ^21 ^"j u' ^'' 10' ^'^i ^'^' vemos entre ellas un paralelis- 
mo notable, y podemos considerar esa alternativa gradual de 
decrecimiento y aumento como ley que rige la poesía amétrica 
de los juglares. En Elena la alternativa comienza con dismi- 
nución; en El Cid, con aumento. 

Creo que nuestro juglar recitaba sus versos con sinalefa y 
no con hiato. Clasificados aparte los versos más seguros que no 
ofrecen encuentro de vocales, y luego añadiendo los versos que 
tienen choque de vocales, resulta que si se recitan éstos con 
supresión del hiato por medio de la sinalefa, la clasificación 
del total resulta más semejante a la de sólo los versos seguros, 
que si se recitan los versos dudosos manteniendo el hiato. 

Claro es que tratándose de una poesía amétrica, cuya pro- 
sodia no puede fijarse, nuestra cuenta es muchas veces inse- 
gura; pero esta inseguridad no afectará de una manera apre- 
ciable el tanto por ciento que de cada medida damos en el 
siguiente cuadro de la versificación de Elena : 





206 


versos sin 


encuentro 


368 versos, de los que 162 


36S verso 


>, délos que 162 






de voca 


les. 


se miden con sinalefa. 


se miden con hiato. 


8 sí 


lab 


ís 29,12 < 


'/o (60 versos) 


30,43 


'/o ( 1 1 2 versos) 


26,62 


0/ 
/o 


(98 versos) 


7 




27,18 


(56) 


26,90 


(99) 


21,73 




(80) 


9 




14,07 


(29) 


13,58 


(50) 


21,46 




(79) 


6 




12,62 


(26) 


14,12 


(52) 


7,33 




(27) 


10 




7,76 


(16) 


6,52 


(24) 


10,59 




(39) 


11 




3,39 


(7) 


3,26 


(12) 


5,43 




(20) 


12 




2,42 


(5) 


2,44 


(9) 


2,71. 




(10) 


5 




1,94 


(4) 


1,08 


(4) 


1,63 




(6) 


3 




» 


» 


0,81 


(3) 


» 




» 


13 




0,48 


(0 


0,27 


(0 


1,08 




(4) 


14 




0,48 


(0 


0,27 


(0 


1,08 




(4) 


15 




0,48 


(I) 


0,27 


(0 


0,27 




(0 



ELENA y MARI.V 



95 



\'emos que el tanto por ciento de la segunda columna es 
mucho más semejante al de la primera que el de la tercera, 
lo cual es significativo. La medida con hiato aumenta sobre 
todo el número de versos de 9, lO y II sílabas, y disminuye 
mucho los versos de 6; en tanto que la medida con sinalefa 
aumenta sólo insignificantemente el número de versos 
de 6 sílabas sobre los de Q. 

Examinando la versificación de Sú//fa María Egipciaca en 
un número de versos igual al del fragmento de Elena, halla- 
mos en los 368 versos primeros el siguiente resultado : 



1 ; 


S versos sin encuentro 
de vocales. 


30S 
se 


versos, de ios que 190 
miden con sinalefa. 


30S versos, de ios que iqo 
se miden con hiato. 


9 


sílabas 


34,26 


"/o 


32,600/0 


29,89 »/o 


10 
8 




25,28 
24,72 




20,92 
26,35 


29,61 
17.12 


11 
7 




9.55 
3.93 




6,52 
9.78 


14,40 
2,70 


13 
6 




1,12 
1,1 2 




0,54 
2,17 


1.63 

0,54 


12 




* 




1,08 


4,07 



\"emos que también en Maria Egipciaca rige la alterna- 
tiva regular, que consideramos como normal en la poesía 
juglaresca. Pero nótese que esa alternativa empieza con au- 
mento, semejantemente a la del Cid, a diferencia de Elena: 
9-, ^^) g) ^S 7- Otras diferencias importantes consisten en que 
en Maria Egipciaca la irregularidad es menor, siendo más 
abundantes los tres primeros tipos; y en que la medida con 
hiato de la tercera columna da las alternativas más semejan- 
tes a las de la primera, que la medida sin hiato de la segunda 
columna. V, en fin, la principal diferencia está en que para 
Maria Egipciaca la base de la versificación es el metro de 
9 sílabas, mientras que para Elena es el metro de 8. 

¿Cómo explicar esta última diferencia, siendo así que la 
versificación de ambas poesías está evidentemente imitada 
de los pareados franceses de 9 sílabas.^ Elena se aparta más 
de su modelo; esto puede depender de que acaso sea imita- 



96 R. MENÉNDEZ TIDAL 

ción de otras imitaciones españolas anteriores, y por esto 
se hallará su metro más asimilado al octosilabismo propio 
del español; o puede depender de que acaso ese octosilabis- 
mo fuese más acentuado en la región occidental, que en la 
oriental a que pertenece María Egipciaca. 

Notemos, en fin, que tanto la versificación de Elena como 
la de María Egipciaca, nos prueban que los juglares españoles, 
aun cuando imitaban la versificación francesa de metro cons- 
tante, usaban el verso irregular, ateniéndose a formas primiti- 
vas y populares en España ^ 

vSobre la popularidad y antigüedad de una forma métrica 
análoga a la de las dos poesías mencionadas, puede dar 
alguna luz la Cántica de Velador que Berceo introduce en el 
Duelo 178-190. Esa Cántica está en pareados de base enea- 
silábica, con alternativas cuya fórmula es 9, g, ^°; evidente- 
mente no es imitación del francés, pues un clérigo como 
Berceo, puesto a imitar un metro regular, lo hubiese hecho 
«a sílabas cuntadas». Por su parte, el asunto de la Cántica 
tampoco parece de imitación francesa. La falta de regularidad 
métrica de la Cántica nos indica que Berceo imitaba en ella 
un metro popular, sea de origen independiente de los pareados 
eneasílabos franceses, sea procedente de ellos, pero ya popu- 
larizado en tiempo de Berceo. 

R. AIexéxdez Píüal. 



1 Sobre la importancia de este hecho indico algo en el Canta?- de 
Mío Cid, pág. 117423- Sobre el metro irregular en España, véanse im- 
portantes observaciones de F. Hanssen en el BiiIIctin de Dialeclol. 
Rom., IV, 191 2, págs. 136-137. 



KEVI5TA DR FILOLOGÍA RSFAÑOLA. TOMO I, 



CUADERNO I. 








/^^^ '^^^'-^ ^»H" ^' 



4^ (. 




Fol. I V. 







Fol. 2 



.5^.. 












Fototipia de Hauscr y Meiiet.-.Mailrid 



ELENA Y MARÍA, v. 1 - 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO 



CUADERNO 1. 



Fol. 2 V 



Fol. 3 









1 






^ 



/ 



' <l "#«•• 




Fol. 3 V. 



Fol. 4 





















- tr--^^^f^<-f,f^ 









g:;^^Ab^é 






ViÉi^ 





ELENA Y MARÍA, v. 23 - 34 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO 1. 



CUADERNO I. 



Fol. 4 V. 



Fol. 5 



u 






T 



>»l|t:T 








'»>> , * 



^^t^ 






^.f ^tl^ 4^5 








Fol. 6 



Fol. 5 V. 





¡TCSíft^ 



■ > 






^p ufe |r ^ /^4Í>m 






fȒ 



.'«•t 








ELENA Y MARÍA, v. 35-86 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TO/AO I. 



CUADERNO 



Fol. «. V 



Fol. 7 








f¿i.i 









F"ol. 7. V 




Fol. 8 








ELENA Y MARÍA, v. 87-114 



1"^ 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO \. 



CUADERNO I- 



Fol. 9 




^ Wti "irt ^c^ fhh 




fr^ 




5^ 



1^ xífS? fi 



Fol. q 



Fol. I o 










C 



^^ Vf' - '1; i' 




ELENA Y MARÍA, v. 116-145 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO I, 



CUADERNO I. 



Fol. 10 V. 

iii«-i,r'i '■'"'tTVTi 



P'ol. I I 



/; h » ~^' 



'¡WW 






/*^H^X-^Í3^«|l|r, ^' ^ '^-fmtt't<fys¿í^V^■*- 






Ful. 1 1 V. 




SW@.|V«? ^' 



^'.1»tt«? di.r*v' 



íü.^#' >-^ f 



.^ 



iP^t.Q^^r ^fi«p€i 



Fol. i: 














*n4/i 




ELENA Y MARÍA, v. 146-181 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO I. 



CUADERNO I. 



Fol. 12 V. 












^^ 



■< r 



^7 f»fí1 



>;£\f?f''. 



Fol. 13, V. 



Fol. 14 











Fi ^' 



"V 






ELENA Y MARÍA, v. 182 - 202 y 387-348 



ql^ 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO 



CUADERNO I. 



Fol. 14 V. 



Fol. 15 












bol. I ^ V. 



Fol. 16 



r 







í 








ELENA Y MARÍA, v. 349-376 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO 



CUADERNO I. 



Fol. 1 6 V. 



*t z- 






>rW«í"- 






'♦fe 









Fol. 17 







'í^okv ,^ Vf 



**''^^?9«V| . 




Fol. .8 



r ^ '^*"'»^ >-i ^^1 
















^'^ 




ELENA Y MARÍA, v. 377 - 402 y 203 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOA\0 I, 



CUADERNO 1. 



Fol. 1 8 V. 



Fol. 19 
















i _x 



Fol. 19 V. 



Fol. 20 













^í>>»í=?^ 



ñ 






ELENA Y MARÍA, v. 204 - 231 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO I. 



CUADERNO I. 



ro V 



Ful. 2 1 








:^A 



Fol. 2 1. V 











ELENA Y MARÍA, v. 232-267 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESrAÑOLA. TOMO I. 



CUADERNO I. 



Fol. 2 2 V. 



Fol. 23 







♦rí^lr^Ptfi ftt1C«Nr' 






^1 




..>* ^ 




Sv^^iíí^^^ 



Fol. 23 V. 






X. 






^ A.. •'/ 



«41 












./ 



^ . r:' 






%r 



y' 4r\ájt 




ELENA Y MARÍA, v. 268 - S06 



t 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO I. 



CUADERNO I. 



Fol. 24 V. 



Fol. 25 







'í?«t- 









..,aa,*-i>-y 



r^ íí-f;^ 



Fol. 



K'.i 



4 **-- 
















■v-<«a 




ELENA Y MARÍA, v. 307 - 336 



RESENAS 



TIanssen, Federico. — Gramática liistórica de la Lcng//a castellana. — 
Halle, Max Niemcver, 191 3, 4.", xiv-347. 

La (iramálica del Sr. Hanssen es una ti-adiicción — o más bien una 
refundición — déla Spanischc Grammatik, publicada por este notable 
filólogo en 1910. Huelga decir que en esta segunda redacción la obra 
ha sufrido aumentos y mejoras de gran importancia; y además, en la 
forma española, el libro podrá ser aprovechado por los estudiantes de 
España y América. Por todo ello hemos de felicitar al Sr. Hanssen 
desde las páginas de nuestra naciente Revista, con tanto más motivo, 
cuanto que la deuda de la filología española para con D. Federico 
Hanssen no es de fecha reciente. Desde hace veinte años el profesor 
Hanssen ha venido armonizando la labor docente en un país hermano, 
por lengua y tradición, con los menesteres del investigador científico; 
-SUS estudios son numerosísimos, y han ido apareciendo, ya en publica- 
ciones chilenas (Anales de la Universidad, Verhandliingen des Deiitschcn 
wisseiucliaftlichen Vereins in Santiago), ya en revistas europeas (Bul- 
Ictin Hispaniqne, Romanisclie ForscJumgen, etc.). Entre estos trabajos pre- 
ferimos como más sólidos y originales los que versan sobre métrica 
y sintaxis '. Valdría la pena hacer una bibliografía de todos ellos, j' 
quizá haría bien el .Sr. Hanssen formando una miscehmea lingüistica en 
varios volúmenes, para que sus trabajos fuesen más accesibles de lo 
que lo son actualmente al público europeo. 

La obra que reseñamos refleja el estado actual de los estudios 
gramaticales sobre el castellano, con las valiosas opiniones del autor 
en muchos puntos. Un aumento importante de esta edición son las 
páginas consagradas a las formaciones nominal y verbal: \ 21-162. Es 
también muy de alabar que la sintaxis ocupe ahora un lug.ir ai)arte, 
l)ues inducía a confusión el exponerla fragmentariamente, según hizo 
el Sr. Hanssen en la edición alemana. fLi atendido el autor observa- 



1 V. ]>. e. Esfiíilegio gnvnatical, 1912; La pasiva castellana, \ij\2. 
Tomo 1. - 



98 RESEÑAS 

ciones hechas a su Gra.nática, principalmente, me parece, las forma- 
ladas por H. R. Lang, Romanic Rcview, II. 

A continuación vo}' a permitirme decir lo que se me ha ocurrido 
al leer la Gramática histórica. No son advertencias ni correcciones: 
por su saber y experiencia debo considerar a Hanssen como un gran 
maestro, y sólo quiero demostrar al autor con las menudencias que 
siguen que he leído su libro con gran interés. Sobre todo, es tan rica 
su información bibliográfica, que en algunos casos invita a aumen- 
tarla. Algunas de estas omisiones se comprenden perfectamente, dado 
lo difícil que será reunir en Chile todo lo que se publique en Europa. 

§ 2. Yo incluiría en la lista de los gramáticos a J. D. M. Ford, Oíd 
S pañis Ji Rcadings, New- York. 191 1. 

§ 6. Además de en las montañas de León, el dialecto está vivo en 
una zona que abarca el occidente de Zamora (Sanabria, Alcañices y 
Bermillo), según hemos observado T. Navarro y \o al recori-er el país 
en busca de materiales para un trabajo que en su día publicaremos. 
Ya indica algo M. Pidal en El Dialecto leones. 

§ 7. No creo que la diferencia dentro del castellano sea sobre todo 
la existente entre los eruditos y el pueblo. Aun prescindiendo del 
habla rural y aldeana, entre las gentes llamadas cultas hay notables 
diferencias (pronunciación, empleo de le y la, léxico, giros). A ello 
contribu)^e la literatura regional y la falta de una enseñanza adecuada 
del idioma; la influencia de la Academia es nula, y con razón. Más de 
una vez me ha ocurrido en mis clases poner reparos a un giro de un 
ejercicio escrito, que el alumno defendió luego justamente, basándole 
en algún renombrado escritor. 

§ 8. H. Schuchardt viene estudiando posibles relaciones del 
vascuence con otras lenguas: Nubisch und Baskisck, Rev. Intcrn. Et. 
Basques, VI, 208 y siguientes; Baskisck- hamitisch Wortvergleichun- 
gen, ibíd., Vil, 289-360. (cf. Rom., 19 13, 602-603). Es de gran importancia 
el artículo de J. Saro'íhandy, Vestiges de phonétiquc Ibériotne en territoire 
román, ibíd., MI, 475-495; en él sostiene su autor que liepre, capeja, etc., 
en aragonés, obedecen a influjo ibérico, y observa que el fenómeno 
ocurre también al otro lado del Pirineo. Schuchardt ha vuelto a tratar 
de vega y nava en Z, XXXIII, 462-468; supone que vega deriva del vas- 
cuence ibai-ko, 'perteneciente al río' (cf. ¡NI. Pida!, Cantar, II, 501-502,. 
para las formas antiguas de vega); en cambio, nava no cree sea ibérico- 
(v. M. Lübke, Et. Wlb, 5858). Creo deben citarse para orientar al hispa- 
nista la obra de Hübner, AíoJtumenta lingiiae ibericae, 1893, y la obra de 
Philippon, Les Ibéres (no obstante su discutible valor), dado el interés 
que este misterioso problema ofrece para la lengua y la historia de 
España. 

Acerca de la sinta.xis del latín de España, v. H. Martín. Notes in tlie 
Svnta:: ofilie latin Inscriftions fonnd in Spain, Baltimore, 1909, en donde 



F. HAKSSEX. — Crí7;//í///í'í7 liistófica de la Lengua castellana. 99 

el autor establece algunas analogías entre giros castellanos e inscrip- 
cionales. 

§ 13. \'^. Meyer Lübke, Rom. NainensUidien (Die altportiigiesischcn 
Personen Ñamen germanisc/ien Ursprnng), 1906, muchos de cuj'os ejem- 
plos valen para el castellano y sirven para comprobar la derivación 

de dialectos germánicos. También Jungfer, Über Personennamen 

Spaniens, 1902. Farpa existe, p. e. en Cancionero Baena, pág. 204; Poema 
Alfonso XI, 409 d. Fresco es mal ejemplo para probar la conservación 
de la y" «en un principio»; cf. Einfühntng, 2.^, pág. 218. Toda esta cues- 
tión de layes muy difícil e insegura; v. M. Fidal, Cantar, 173-174. 

§ 14, V. el discurso de entrada en la Academia Española de don 
Francisco Codera (1910), sobre la importancia de las fuentes árabes para 
conocer el estado del vocabulario en las lenguas españolas desde el siglo VIII 
al XII. La contestación de IMenéndez Pidal es de suma importancia 
para apreciar el estado dialectal de España a través de la lengua de los 
mozárabes. También debe verse Simonet, Glosario de las voces latinas e 
ib/ricas usadas entre los mozárabes, 1888. 

§ 17. En la reseña de Staaff Le dialecle le'onais, por !M. Pidal, Reme 
Dialect. Rom., II, se revisan los conceptos de occidental, central y orien- 
tal, en leonés. Pietsch, en Modern Philology, 1909, estudia lo que suek- 
llamarse exceso de diptongación en leonés y aragonés (ue e ie no eti- 
mológicos) problema central del dialecto. Hubiera deseado que Hans- 
sen expusiese su autorizada opinión sobre el valor que «sprachwis- 
senschaftlich» tengan los dialectos del castellano. 

§ 20. No puede decirse que las Glosas Silenses estén escritas en 
navarro, pues ello supondría que podíamos caracterizar al navarro 
como distinto del aragonés en una época tan remota. Algún docu- 
mento de Huesca (siglo xn), que en breve se publicará, ofrece analo- 
gías con las Glosas. 

En el Bull. Hispan., XII, 42, en el § 5, y aquí, sostiene Hanssen que 
la lengua literaria se ha constituido en las cancillerías de Fernando III 
y Alonso X, a base de lo que llama dialecto de Toledo, teoría que 
])ara fundamentarse quizá requeriría más pruebas que las alegadas en 
el importante estudio de Hanssen sobre los pronombres posesivos. 
Tal vez con los abundantes materiales que ofrecerá la Colección de 
documentos lingüísticos de España (en prensa) se pueda rastrear algo. 

§ 24. Las fonéticas de Araujo, Josselyn y Colton han sido reseñadas 
i'iltimamente (después de publicada esta Gramática) por A. Rambeau, 
Die neuren Sprachen, 19 13, 397-408, quien analiza sobre todo el libro de 
Colton. Creo puede orientar mal al lector el ver la Fonología Española, 
de Cotarelo, colocada al mismo nivel que las obras de técnicos como 
I'ord y Tallgren. 

Las páginas dedicadas a la fonética descriptiva del castellano son 
quizá las elaboradas con menos precisión por Hanssen. Se explica 



mu}- bien por el hecho de que el autor haya de dictaminar sobre k:s 
sonidos actuales de la lengua desde un país profundamente dialectal, 
con la ayuda teórica de obras no muy perfectas. Sin duda ha conce- 
dido demasiado valor científico a Colti)n, escritor algo fantástico, como 
prueba Rambeau, /. c\, 405-406. Las observaciones de fonética experi- 
mental hechas por Josselyn tienen carácter muy elemental. Por estas 
razones, tal vez sería preferible que los que estudiamos históricamen- 
te la lengua prescindiésemos por el momento de definiciones dema- 
siado absolutas, que, tomadas al pie de la letra, suscitan la disconfor- 
midad del lector español. Como la materia lo recjuiere, me fijaré tanto 
en la forma como en el fondo de la exposición. 

S 25. La forma demasiado esquemática me impide comprender lo 
que el autor opina sobre la metafonía vocálica expuesta por Colton. .Si 
Araujo y Colton «exageran» la importancia del timbre vocálico, ;en 
qué consiste el interés de la teoría de Colton, según la cual ayo fina- 
les cierran la vocal anterior.^ Yo no he oído nunca pronunciar popa, 
mOna, ¡iKXno, rClbo, etc. O se trata de algo tan sutil que escapa al oído, 
y en ese caso habría que emplear otros términos, o habrá que conce- 
bir el fenómeno de otra manera. Es un hecho que un español llega 
difícilmente — o no llega nunca — a decir en alemán lobeti, Fec//ner,dc:, 
pronuncia iQben, F^clmer, etc. Luego nuestras vocales abiertas y cerra- 
das — si existen — deben ser algo distinto del fenómeno que en foné- 
tica general se designa con esas palabras. 

§ 27. Hanssen detalla algo muy elemental (como es que «/C* se ex- 
presa por c ante a, o, «», etc.), pero no especifica bien lo relativo a 
la ch. «C/i es explosiva dorso-prepalatal (C); a veces llega a ser alveolar 
o supraalveolar», definición que en parte convendría también a ke, ki; 
ch es propiamente una afincada, y no debiera tal vez agruparse 
con p, t, k. En cuanto a su carácter alveolar o supraalveolar, haría 
falta precisarlo 3'' localizarlo, 

§ 28. F no es bilabial sino en el caso (¡ue diremos luego, de /ali 
fotañ; pero el fenómeno es propiamente dialectal, no castellano. El 
paso de /" a h en fi/e es ciertamente un vulgarismo (lo mismo que 
güebo junto a huebo); pei'o tampoco es castellano, sino dialectal, casi 
siempre de regiones donde se dice Hierro, herir, etc; no creo, pues, 
deba tratarse fue como un fonema aparte, sobre todo no entrando en 
un minucioso análisis de todos los problemas fonéticos que sus- 
cita la/". 

§ 28. A un extranjero puede inducirle a confusión leer que c, z 
«designan en Madrid una consonante interdental». No sólo en Madrid, 
sino en toda España, con exclusión de Cataluña y la mayor parte de 
Andalucía; en cambio, en una zona que comprende parte de Córdoba, 
Sevilla y Cádiz se cecea, haciéndose z toda s inicial o medial. La s an- 
daluza no «es idéntica con la francesa*. .Se parecen algo; sólo con el 



F. HANSSEX.— ilrai/niticít l¡¡sto)-¡ca de la Lengua castellana. \ o i 

método experimental se podrá apreciar la diferencia que el oído per- 
cibe. Creo que se produce una estrechez mayor en la s francesa. En 
Juzga, desde, israelita, la \ es menos sonora que la x de las otras dos 
palabras; en desde se percibe la \, pero en israelita la j casi desaparece 
y sólo se oye irraelifa (Z, W 320). Layes velar, no sólo en Madrid, sino 
en toda Castilla; no se debe llamar alteración a que se articule esta 
consonante más adelante seguida de e, i, pues es un hecho caracterís- 
tico de la articulación con vocal prepalatal del sonido; cf. kn, ko, ka, 
Á-e, ki. 

La J final andaluza (fi) convierte en fricática la inicial siguiente: 
lali fútaK 'las botas', lafijallinah 'las gallinas'. El fenómeno ocurre en 
Granada; no conozco su extensión. 

§ 29. No comprendo bien este análisis de l>, d, g finales; supongo 
que se trata de finales de sílaba. ;Cuándo se oye, b, b fricativa o p} 
¿Puede generalizarse esa fórmula a d \ g: Todo ello necesita explana- 
ción. Desde luego puede decirse que no es la misma la b de boca, vino, 
cantaba, saliva; en los dos primeros casos la explosiva está bien clara; 
en cambio, en posición intervocálica, la b es fricativa. Así lo dice el 
mismo Hanssen unas líneas antes; y por eso vuelve a extrañarme que 
en el § 34 diga: «la disimilación que más tarde se usó (beaer, biuir) 
existía probablemente sólo en la ortografía». Siendo evidente que en 
español la consonante intervocálica es menos fuerte que la inicial, no 
veo por qué haya de negarse valor fonético a una grafía tan frecuente 
en la lengua antigua, valor que atestiguan los judíos y la pronuncia- 
ción actual. Sin ser la oclusión labial tan fuerte como en francés o 
alemán, las b, d, g iniciales han de mirarse como explosivas. 

§ 30. En pronunciación rápida gn (agna, gnapo) toma valor de w. 
La V en andaluz llega a ser semioclusiva. 

Creo que en Madrid no puede circunscribirse la // a la buena socie- 
dad y la V al pueblo; esta última es casi general. Así como es exacto 
que la ;• final de palabra puede ser fricativa, no me parece lo mismo 
de la opinión de Colton, transcrita por Hanssen, de que r «precedid.i 
de consonante (con excepción de /, ;/, s) es fricativa». Óigase bien la 
pronunciación castellana de afras, preso, trance, cromo, etc., y se verá 
cómo /• es una oclusiva. 

La /■ andaluza es complicada de exponer; v. .Schuchardt, /., V, 318. 
Se ridiculiza a los de Motril (Granada), achacándoles frases como ésta: 
Canne de picnna de canncro. Con transcripción fonética la primera ;/ lle- 
varía un ^, debajo. 

§ 33. Añádase: todo los días, en vez de todos 1. d. (M. P., Man. p. 169). 

§ 36. \'. \\'. Sander, J>cr Cbergang des spanischen] voni Zischlaut zuñí 
Reibelant, Z., XIII, 319-322, que intenta explicar fisiológicamente el 
paso de ^ a la 7 actual. 

En la pág. 16, línea 2. léase font.i. 



§ 40. Yo no citaría R. F. XX, 564, pues Gassner en ese lugar no 
hace sino referirse a opiniones de Cornu y Meyer-Lübke. Cf. Ein- 
fühntng, 2,''^, pág. 132. Lt'ase, pues, alécrem, en vez de aUcreni. 

También Stolz, Laiciüisclic Graiiimat'ik, pág. 162, alude sólo de pa- 
sada a este problema. En cambio trata a fondo la cuestión desde el 
punto de vista romance Meyer-Lübke, Einfiihrung, 2,^, § 92, que cita la 
bibliografía. Más bien que un rasgo dialectal, hay que admitir en tení- 
brae, en lugar de ténehrae, un proceso análogo al paso del ant. latín 
tdlentum a talén/i/m. 0|)inión distinta es la de Neumann, Zii den vidgdr- 
latemisch-romanischcii Accentgcsetzai, Z, XX, 519-522, para quien la mu- 
tación del acento va ligada a que la r, en //■, dr, gr, etc., llegue a formar 
sílaba; y así : íntegriíni > ¡ntegmim > iniégeruin, pasando el acento natu 
raímente a la antepenúltima. A los latinistas toca decidir sobre este 
interesante punto. 

§ 42. Léase recomposición en vez de decojuposición. 

§ 44. Las palabras terminadas en ia han llevado el acento a la / en 
distintas épocas. Castillejo dice bigamia (Riv. XXXII, 165), acentuación 
que no ha prosperado. Espronceda pronunciaba en cambio orgia, etcé- 
tera. V. Cuervo, Apuntaciones, 5.% pág. 21, donde se distinguen los gre- 
cismos antiguos de los modernos.' Precisamente en los más antiguos 
se pronuncia ía: letam'a, profecía, etc. 

Tal vez la forma esp. tresbolillo (plantación en forma de triángulo, 
a diferencia de la de marco real, en cuadro) apoye la conjetura de 
Meyer-Lübke, Gram. 1. rom., I, §, pág. 54, de que en irifolium se percibe 
el elemento diferencial del compuesto; de ser así, no habría que re- 
correr al gr. Tpí-fuKXov para la acentuación de trébol. 

§ 1 1 o. Sostiene el autor con Saroihandy (Gnmdriss, pág. 858) y M. Pi- 
da! (Manual, pág. 72), que las palabras cjue han venido a través de los 
moriscos tienen .v- (luego -J): .xabo'n (jabón), xibia (jibia), .ximio, jalma, etc.; 
explicación que ya daba Nebrija en su Ortografía (La Vinaza, Biblio- 
teca histórica de la Filología, columna 1098). Su gran difusión hace pen- 
sar en una causa distinta de la circunstancial del influjo morisco; en 
catalán, seringa, ximple, xerafí (Griindr., 858); en mirandés, xabon 'ja- 
bón' (con u nasal), xa-inga, xordo 'sordo' (gall. xordo), chiibir 'subir' 
(Leite, Philologia, T, 266). A estos ejemplos, añadiré los recogidos por 
mí en Sanabria: Sí7/í', Subir, SciSo 'pedrusco blanco' -< saxu y SeiSagal; 
SiSiiguciro 'correa c^ue sujeta el mazo al pértigo del nianal con que se 
maja el centeno' (desconozco su etimología); jastre 'sastre'. Tal vez 
se 'trata de un fenómeno análogo a duchar o, chanco ((anco), chapuzar 
(gapiizar), etc., ciue Menéndez Pidal (I. c.) explica como un dialectalis- 
mo; y, en efecto, lo mismo que / y n iniciales tienen una evolución 
palatal en leonés (II, y, ts, ñ), y la /, en catalán (llenga, lluna), así tam- 
bién ha podido tenerla s y respectivamente c (cf. mallorquín xiprc, 
xiga/-ro, xiuroiis, Griíudr., 858). Es sin duda posible que en una época 



RUDOLPH scHEViLL. — Ovid aii.l llic Rciiascoicc in Spa'ui. 103 

posterior, la pionunciación morisca favoreciese la conservación de r 
en algunas palabras; pero ello es secundario y exigiría prueba concreta. 

Américo Castko. 
(Coutifiitará.) 



ScHEViLL, RuDOi-PH.^ (?&/</ fl//í/ tlic Roiasccnce in Spain (Univcrsily of 
California Publications in ]\Iodern Philology, vol. 4, núm. i. Novem- 
ber 19, 1913). University of California Press. Berkeley, 1913. — 
4.°, 268 págs. 

Rudolj)h Schevill ha venido dedicando desde 1906 varios estudios 
a examinar las inñuencias ckisicas manifestadas en las obras de Cer- 
vantes. Este volumen ciue reseñamos trata exclusivamente de la de 
Ovidio. En él no se concreta a los escritos de nuestro ma)'or nove- 
lista, sino cjue los analiza dentro de un cuadro general de tradición 
ovidiana española. 

Ovidio es un poeta no revelado por el Renacimiento, ya que los 
siglos XII V xin se consideran como la «aetas ovidiana » '. El siglo xiii 
español conoce también las obras de «Nason». Los renacentistas inten- 
sifican este conocimiento en España por medio de traducciones. Mos- 
trar el prestigio alcanzado en la Edad Media por Ovidio, y el aumento 
de este prestigio en la época siguiente, hasta constituirse en elemento 
esencial de nuestra literatura durante varios siglos, es lo (pie hace 
Schevill en su e.xtenso trabajo. 

También deslinda de manera clara las dos modalidades de su 
influencia: una sutil, en la que sus poesías amatorias prestan a la 
novela sentimental preceptos de amor, y otra más tangible de las 
Meiamorfosis y Heroidas, obras que faciUtan a la literatura española 
leyendas, episodios, rasgos novelescos, etc. 

Como ejemplos típicos para la demostración de sus asertos, estu- 
dia, entre otros muchos textos, los Cancioneros y poetas del siglo xv, 
la traducción del Bursarío, de las Heroidas, La Celestina, las versiones 
de la Metamorfosis de \'iana v Bustamante, y algunas obras de Lope de 
Vega y de los escritores de los siglos xvi 3' xvn. 

A Cervantes dedica especial atención en varios capítulos, siendo 
notable un pecjueño Diccionario de las citas de personajes mitológi- 
cos encontrados en sus obras. 

Kn un apéndice bibliográfico nos da noticias de las ediciones y 



' \'id. L. Traube, ]'orlest(iigen tiiiJ AldiauJlungen, tomo II : Einleituug in dii 
lateiuische P/iilo!ogi¿ des I\[ittclalt¿rs. Miinchcn, 1911, pág. 113. 



I04 RESENAS 

manuscritos de las varias traducciones italianas, francesas y españo- 
las. Puede añadirse entre las versiones francesas Les amours d'Ov/dc. 
Traduit du latin en frangais par le sieur de Bellefleur. MDCXXIII. 
Préface de Ad. van Berer. París. 1913; y entre las de las Metamorfosis, 
la mención de Le sccond liiirc de la ^[eta»lorpllose d' Ovide, ]iar Clement 
iNIarot, que se guarda en la Biblioteca de El Escorial, f. IV, 6. Es un 
manuscrito en 8/', de 40 folios, letra del siglo xvr, muy clara y precisa. 

Un manuscrito del Bursario, «con annotaciones. Pergamino», exis- 
tía en la misma Biblioteca, con la signatura ITI, P. 20, pero dpl)ió des- 
aparecer en el incendio de 167 1 >. 

Los otros apéndices están dedicados a la publicación de textos. En 
el primero reproduce la carta de Dido a Eneas (Ovidio, Heroida Vil u 
traducida por los redactores de la Primera Crónica General. Con letra 
bastardilla señala las amplificaciones. Sclievill no explica bien (pá- 
gina 262) la presencia del nombre Acerua en la traducción del 
verso 1 13. La Primera Crónica, que acoge las dos leyendas clásicas (es 
decir, primeramente (cap. 51 a 56) la historia de Dido, sin (pie en su 
trágico fin intervenga Eneas — siguiendo a Justino, Epitome XVIII — ; 
y luego (cap. 57 a 59) la le3'enda virgiliana, que conoce a través de la 
Historia Romaiiorum, del Toledano, cap. II, y de Ovidio, Heroida Vil) 
se encuentra con dos nombres distintos para el marido de Dido, 
Acherbas, según Justino, y Sicheo, según Virgilio y Ovidio. La 
Primera Crónica, para unificar las dos leyendas, desecha el nombre de 
Sicheo 3^ lo substituye por el de Acerua. Cf., v. 97 y 193. 

Pudo señalar, además, la semejanza entre los versos finales caste- 
llanos de la Primera Crónica y la última frase de la traducción del 
Bursario, en la cual aparece repetido el ripio «la espada de llano», de 
la Primera Crónica, denunciando esto que el Bursario conocía la Cró- 
nica española, auncjue las traducciones sean independientes. 

Esta epístola hállase traducida, o tal vez copiada de la Primera 
Crónica, en una Historia de Troya, de Leomarte, Biblioteca Nacional 
de Madrid, ms. 9256, fol. 107 v., y también en la Crónica Troyaua, 
impresa 2, que deriva en muchas partes del texto de Leomarte. 

Tenemos, después del libro de Schevill, bien estudiada, la influen- 
cia de Ovidio en dos épocas largas de la producción literaria espa- 
ñola: el Renacimiento y el siglo de oro. Tampoco la Edad Media ha 
sido postergada del todo: un capítulo sintético de la apreciación uni- 
versal de Ovidio precede al análisis del Alcxaudre y del Arcipreste 



1 Vid. índice de los manuscritos existentes en la Biblioteca de El Escorial antes 
del incendio de i8ji, ms. Esc. H. j. 5, fol 70 v. 

2 La primera edición de esta Crónica es la de. Burgos, 1490 (vid. Hachler, 
Bildiografia Ibérica, pág. 71). Más tarde, en la edición de Sevilla, 1502, aparece 
i'l nombre de Delgaflo, que es sólo un lefiindidor dr las ediciones incunables. 



KUDOLPH sciiEviLi. — Oviii üiid lili Rcnasccncc iii Spa¡)i. 105 

de Hita. Pcn) estos textos, aunque significativos, sobre todo el de 
Juan Ruiz, no lo son tanto como la Grande et Genera/ Estaría de Alfon- 
so X, que Schevill no ha podido consultar, por hallarse aún inédita. 

Ovidio es en la (iral. Est. el autor más aprovechado entre los «gen- 
tiles*, y sus obras, al lado de la Biblia, constituyen el fundamento de 
nuestra única historia de la antigüedad. 

El libro A favor (Metamorfosis), las Epístolas o Libro de las duennas, 
el de los días faustos 1, «El libro de las sanidades dell amor», a que 
llaman Ovidio De remedio amoris, son los más citados. No hay historia 
j)rofana ni alusión a los distintos dioses y personajes de la historia 
antigua que no proceda de Ovidio: Dcucalión, Faetón, Calixto, Júpi- 
ter, Cadmo, Baco, Narciso, Píramo \ Tisbe, Perseo, Niobe y Latona, 
Filomena, Calidón, Jasón }• Medea e Hipsipila, y todas las fábulas rela- 
cionadas con Troya, Hércules, etc., etc. 

Las Metamorfosis y las Heroidas puede decirse que están incluidas 
en su totalidad dentro de la compilación de Alfonso X. 

Otro capítulo interesante de fuentes de la Gral. Est. son los co- 
mentadores del poeta latino. Después de la narración de un hecho 
siguiendo a Ovidio, lo expone «segund un doctor de los fra)'res me- 
nores que se trabaio de tornar las razones de Ovidio Mayor a theolo- 
gia» 2. La obra a que alude es el Ovide vioralisé"^, uno de los comen- 
tarios más importantes y extensos de las Metamorfosis. Este poema 
francés fué atribuido a Chrétien Fegonais, en vista de que aparecía 
como autor en tres manuscritos. Thomas ' y más tarde Boer * han dado 
como anónimos estos comentarios, considerando el nombre de Lego- 
nais como un derivado del de Chrétien de Troyes ^, autor únicamente 
del episodio de Philomena, intercalado en la larga composición. 

Lo que sabemos de un modo cierto es que el autor era fraile, pues 
en la rúbrica del manuscrito Cottonien se le cita como de «l'ordre de 
fréres menors% detalle que coincide con el epílogo de la obia, en el 
cual se hace constar eso mismo. Alfonso X debía poseer en su biblio- 
teca un manuscrito cuya rúbrica coincidiría con la del Cottonien. Para 
é! era desconocido, sin duda, el nombre de Chrétien Legonais. 



' Sobre t'-sto lio encontrado hi siguiente cita, especie de noticia literaria : 

« cuenta Ovidio en el libro de Faustos, en que fabla de los dias z de los 

tiempos dell anno z de las fiestas de los gentiles z es aquel libro como marti- 
loio de los gentiles a la manera del martiloio de la nuestra egiesia pora nos.» 
(iral. Est., I." parte. Bibl. Xac. Madrid, ms. 816, fol. 12 v. a. 

2 Gral. Est. Ms. Bibl. Xac, 816, fol. 38 a. 

3 Rotnania, XXII, ])ág. 271. 

* Esperamos la necesaria edición prometida por C". de Boer y sus estudios 
anunciados en la Koinania sobre este texto. 

5 rtii.'onteiiii, par Chrétien de Troves. París, 1909. 



I06 RESEÑAS 

Otro comentario de Ovidio citado por la Gral. Est. es el del «maes- 
tre Tohan el Inglés». Aunque no lie podido comprobarlo, }' sólo poseo 
el indicio del nombre, indentifico esta cita con los Litcgiimcnta Ovidii i, 
atribuidos por algunos a Juan Scott. 

Todos estos puntos los trataré detenidamente en mi futura edi- 
ción de la Gral. Est. y en las investigaciones que han de preceder 
a la publicación de la obra de Alfonso el Sabio. 

Únicamente do}^ aquí estas noticias que pueden servir de anuncio 
a los eruditos, como el Sr. Schevill, que se ocupen en lo venidero de 
las relaciones entre nuestra literatura y las clásicas y extranjei-as. 
La Gral. Est. guarda dentro de sus dormidas páginas un caudal enor- 
me de materiales sobre todos los temas históricos )' poéticos que 
preocuparon a la Edad Media -. 

A. G. SOLAI.INDE. 



Berceo, Gonzalo de. — El Sacrificio de la Misa. Edición de Antonio 
G. Solalinde. — Tipografía de la Revista de Archivos. Madrid, 191 3; 
4.°, 66 págs, una lámina. Publicaciones de la «Residencia de Estu- 
diantes», serie I, vol. I. 

La Residencia de Estudiantes inaugura con esta publicación una 
serie de Cuadcr>ws de trabajo, cvcyo carácter va discretamente expre- 
sado en el siguiente epígrafe de su prospecto: «Estos trabajos de los 
Residentes no tienen la pretensión de ser obras acabadas. Intentan 
sólo aportar una modesta contribución a la labor más vasta de los ver- 
daderos especialistas.» 

El Cuaderno del Sr. Solalinde es una transcripción paleográfica del 
manuscrito del Sacrificio de la Misa, de Berceo, conservado en la 
Biblioteca Nacional de Madrid. Este manuscrito es una copia del 
siglo xiv; para intentar sobre él una edición crítica, restituyendo el 
poema a su forma primitiva, el Sr. Solalinde ha creído, con razón, que 
faltan aún los materiales necesarios. Precede al texto una breve des- 
cripción del manuscrito, una reseña de las ediciones anteriores y una 
exposición detallada del plan seguido en la transcripción. Ha sido res- 
I)etado el original en la ortografía de sus eses, íes, tildes, separación 



1 \'id. G. París. Hist. Ut. de la France, XXÍX, pág. 504, y Manitius, Geschichte 
der Latdnischen Literatur dss Mittelalters. München, 1911, pág. 332. 

2 Sobre sus manuscritos, véase el estudio de S. Berger, Les Bibles Castilla- 
nes. Romanía, XXVIII (1899), págs. 264 y siguientes. La lista de manuscritos es 
bastante incompleta, pero están representadas todas las partes de la obra, y 
pueden servir ¡¡ara un trabajo meramente literario. 



GONZALO DE BERCEO. — El Sacrificio dc la ^íisa. 107 

de palabras, separación de hemistiquios, etc.; han sido desdobladas las 
abreviaturas, dándose en bastardilla las letras suplidas; al pie de las 
páginas van discutidas en notas las lecturas dudosas con las interpre- 
taciones de D. Tomás Antonio Sánchez y D. Florencio Janer; van asi- 
mismo indicadas las variantes de la co{)ia de Ibarreta, según las citas 
de Sánchez. La lámina es una reproducción fotográfica del folio 10 1 del 
manuscrito, estrofas 55 í/ a 76 a. 

El valor principal del texto del Sr. Solalinde consiste en haber 
corregido numerosos descuidos de los textos de Sánchez 3' de Janer, 
y en ajustarse rigui-osamente a las condiciones de precisión y exacti- 
tud que la filología exige en ediciones de esta índole. 

Por el momento, y mientras no sean hallados los desaparecidos 
manuscritos de San Millán de la Cogolla, la edición del Sr. Solalinde. 
superior en exactitud a la de la Vida de Santo Domingo dc Silos, publi- 
cada por Fitz-Gerald en 1 904, París, será el material más seguro para 
poder empezar un estudio crítico del lenguaje, la métrica y el estilo 
de Gonzalo de Berceo. 

T. N. T. 



BIBLIOGRAFÍA 



ANO 1913 

SECCIÓN GENERAL 

EsliiiHos de Historia general que puedan interesar a la Fifídot^/a espauola. 

Obras bibliográficas. 

1. Altadii.l, J. — índice de los documentos existentes en Simancas que 

afectan a la Historia de uVaj'arra. — BCPNavarra, 1913, 18-24, 
93-99, 134-38, 185-88. 

2. Antolín, P. G. — Catálogo de los Códices latinos de la Real Biblio- 

teca del Escorial.— Y o\. III (LI 2-R III 23). Madrid, Imp. Helé- 
nica, 191 3, 8.°, 568págs. 

3. Archivos cubanos {conc\i\%\ón). — RBC, 1913, VII, 146-53, 310-13. 

4. Babelón, J. — La bibliotheqite franfaise de Fernán Colomb. - París, 

Champion, 1913, 8.°, xi.iu-341 págs. con grabados, 15 fr. 
V Bibliographie Hispanique IQIO. — New-York, Hispanic Society of 
America, 1913, 16/', 24 págs., 0,50 ptas. 

6. Bibliographie Hispanique IQII. — New-York, The Hispanic .So- 

ciety of America, 191 3, 16.^, 167 págs., 125 ir. 

7. Bonilla y San Martín, A, — Sobre Agustín Murúa y Valerdi : His- 

toria crítico-literaria de la F^armacia y Bibliografia farmacéuti- 
ca. — Madrid, 191 2. — BAH, 191 3, LXIII, 240-46. 

5. Borda, J. — Los incunables de la Biblioteca provincial de Nava- 

rra (continuación). — BCPNavarra 191 3, 45-52. 
9 Bucmanan, Dr. M. a. — Spatiish Literature exclusive of tJic Drama. 
General histories, studies and collected texts, 1 891 -19 10. 
Erlangen, K. B. Hof-und Univ. Buchdruckerei von Junget 
Sohn, 1913, 4.^". - 
10. Catalogue des actes de Jaime I", Pedro IH et Alfonso IH, rois 
d' Aragón, concernant les Juifs ''s//ite). — REJParís, abril 191 3. 



OBRAS lílBLlOGKAlICAS I O9 

II. I^Ains, H. — JRegisícr zum Arc/iiv für tías SliuUiint ilcr iiciicreii 
Sprachcn iind Literatureii. — Bd. CXXI-CXXX. Neuc Folge, 
XXI-XXX. Rraunsweig. — Reilín, Wcstcrmann, 1913, 8.", 
56 págs. 

\2. Fernández, W. — Iinf>rcsi)x de Alcalá en la R>ihl¡otcca del Esco- 
rial. — en, 1 9 1 3, XC1V-XC\'. 

1 3. FiTZMALRicE Keli.v, J. — Bibliogi'apliic de V Histoirc de la Litléra- 
ture espai:;)iole. — París, A. Colín, 191 3, 8.", vin-80 págs., 2 fr. 

14. F0U1.CHE Delbosc, R. — ■ Manuscrits hispaniques de Blbliotheqices 
dispersces. — París, Champion, 1913, 8.°, 70 págs., 2,50 fr. 

I V (lÓMEz \'iLi.Ai-KANCA, R. — Iiidices de lualcrias }' autores de la Espa- 
ña JModerna. — Tomos i." a 264, enero de 1889 a diciembre de 
1910. I\Iadrid,Imp. Gabriel López del Horno, 4.°, s. a., 373 págs. 

16. FIuNEEUs Gana, J. — Cuadro Idsto'rico de la producción intelectual 

de Chile. — Santiago de Chile, Imp. Barcelona. Tomo I de la 
Biblioteca de Escritores de Chile, 4.", xvi-8So págs. 

1 7. León, N. — Exlihris de bibliófilos mexicanos. Colee, formada por 

y continuada por J. B. Yguíniz. — AMNAHE, 191 3, V, 65-124. 

1 8. Molina Navarro, G.—Imlice para facilitar el manejo y consulta de 

los Catálogos de Salva y Heredia. — Madrid, 191 3, 4.'', 162 págs., 
10 ptas. 

19. Ortiz, F. — Una colección cubana de libros y documentos iíiéditos o 

raros. — RBC, 1913, VIII, 161. 

20. Paz, J. — Los Archivos y las Bibliotecas de Valencia en 1S42. — 

RABM, i9i3,XVH, 2, 353-373- 

2 1 . RoiG I Roque, J. —Bibliographia d'eii Alanuel Alila i ¡'"ontanals. — 

Barcelona, Librería religiosa, 191 3, 8.°, 206 págs. 

22. Rubio y Borras, M. — La Lnprcnta en España. — Estudio, 191 3. 

II, 176-184, 6 láms. 

23. .Steinmetz, S. R. — Bibliographie systématique de V ethnologiejusqu' a 

l'anne'e IQII. — Brüssel, Inst. Solvay, 191 3, 200 págs., 7 fr. 

24. Treli.es, C. M. — Bibliografía cubana del siglo XIX. — Tomo III, 

1841-1855; tomo IV, 1856-1868. Matanzas, Ouirós y Estrada, 
1912, 1913; dos tomos; vii-339 y 11-379 págs., 12 pesos vol. 

25. Una visita a la Real Biblioteca del Escorial. — ^íadrid, Tip. Arch. 

Bibl. Mus., 1 91 3, 8.°, 29 págs. 

2b. Ureña, P. H. — La literatura mexicana de la época de la indepen- 
dencia (i 800- 1 82 i). — Publicado en los Anales del Aíuseo Xa- 
cional de Arqueología, Historia y Etnología. México, 191 3, tomo 
V; 8.", 14 págs. 

27. \'ergara y Velasco, F. J. — Archivos nacionales. índice metódi- 
co, analítico y descriptivo. — Bogotá, Imp. Nacional, 1913, 
4.°, xii-465 págs. 



lio BIBLIOGRAFÍA. 

Historia de la civilización. 

28. Alonso Getino, L. G. — El maestro Fray Francisco de Victoria y 

el renacimiento filosófico-tcológico . — ^Madrid, Tip. de la Rev. de 
Arch., 191 3, 8.°, 276 págs., 10 ptas. 

29. Altamira y Crevea, R. — Rozas y su época. — BILE, 191 3, XXXVII, 

341-348- 

30. Araquistain, L. — Sobre Vives: On Education. — Traducción de 

De tradendis disciplinis, de Juan Luis Vives, con una introduc- 
ción, por Foster Watson. — RL, 1913, III, 34-35. 

31. Beltrán y Rózpide, R. — Los pueblos kispanoamericatios en el si- 

glo XX (1910-1912). — -Madrid, 191 3. 

32. Beltrán y Rózpide, R. — Sobre Magdalena S. Fuentes: Compendio 

de Historia de la Civilización. — BAH, 191 3. LXII, 257-60. 

33. Bénder. — Un m/evo libro acerca de España: Spanienkulturbille- 

der, af Karl Bratli. — L, 191 3, XIII, i, 303-306. 

34. Cardaillac, X. DE. — Los franceses y los españoles en la batalla de 

las Navas de Tolosa. — NT, 191 3, XIII, 38-43. 

35. CiROT, G. — Sobre R. Bona: Essai sur le probléme mercafitiliste 

en Espagne au XVII' siecle. — BHi, 191 3, XV, 488. 

36. DozY, R. — Spanisli Islam. — Translated with additions and co- 

rrections by Francis Griffin Stokes. New York, Duffield and 
C.°, 1913, $6. 

37. Echevarría, V. — Conferencia sobre hispano-americanismo, dada 

en el Club Políglota de Londres. — London, Imp. Love and 
Malcomso, 191 3, 4.", 24 págs., i pta. 

38. Errera, C. — ^ Sobre H. Vignaud: Histoire critique de la grande 

entreprise de Cristophe Colomb. — ASI, 1913, LXXI, vol. II, 
399-418. 

39. Fita, F. y Bonilla, A. — Sobre Memorias de D. Enrique IV de 

Castilla. Tomo II. Contiene la colección diplomática del mis- 
mo rey, compuesta y ordenada por la R. A. de la H. — BAH, 
191 3, LXIII, 188-89. 

40. Marvaud, a. — ■ L'Amérique latine et I' Espagne. — FrAm., 191 3, 

sept. 172-177, oct. 243-247. 

41. Marvaud, A. — L' Espagne au XX^ siecle. — Étude politique et 

économique. París, Colin, 191 3, i8.° 

42. Morel-Fatio, a.— Caduta del conté d' Olivares l'anno AID C XXXIII, 

par le P. Ippolito Gamillo Guidi, ministre de Modéne en Es- 
pagne. — Bit, 1913, XIII, 48-58; cfr. XII, 1912, 27, 136 y 224. 

43. Negri, P. — Relazioni italo-spagnole nel secuto XVII. — ASI, 191 3, 

LXXI, vol. I, 283-334. 

44. Pérez de Guzmán, J. — La aviación militar en España bajo el rei- 

nado de Carlos IV, en 1792. — BAH, 191 3, LXIII, 326-28. 



INSTITUCIONES III 

45. Pérez de Guzmán, J. — Sobre Cari Bratli : Spaniois knlturhillcJcr. 

Kobenhavn, 1912. — BAH, 1913, LXII, 253-57. 

46. Richard, G. — Sobre A. Bonilla: Historia de ¡a Filosofía espa- 

ñola. — BHi, 191 3, XV, 10 1. 

47. Richard, G. — Sobre L. G. Levy: Ma'iiiiouide. — BHi, 191 3, X\', 

loi págs. 
4<S. Silva, V. — Giaeo/ncí II d Ara'^oiia e la Tosraii.i (1307-1309). — ASI, 
191 3, LXXI, vol. II, 23-57. 

49. \'allejo, J. de. — Memoria de la Vida de Frax Francisco Jiménez 

de Cisneros, publicada por A, de la Torre y del Cerro. — Ma- 
drid, Imp. Bailiy-Bailliere, 1913, xxv-131 págs., 2 ptas. 

Instituciones. 

50. Academia de la Historia. — Cortes de los antiguos reinos de Ara- 

go'n V de Valencia y Principcuio de Cataluña. Tomo XVII : Cor- 
tes de Cataluña, XVII. Comprende las Cortes de Barcelona 
de 1431-34. Madrid, Fortanet, 19 13, 4.°, 503 págs. 

51. Actas de ¡as Cortes de Castilla, publicadas por acuerdo del Con- 

greso de los Diputados Cortes celebradas en Madrid en el 

año de 1621. Tomo XXXVI, que comprende las actas desde 
el día 19 de junio hasta el 7 de septiembre de 1621. — ]\Iadrid, 
Est. Tip. Sucesores de Rivadenej'ra, 191 3, 4.", 394 págs. 

52. Antón del Olmet, F. — Proceso de los orígenes de la deccuiencia 

española. Fl cuerpo diplomático español en la guerra de la Itide- 
pendencia. Libro III: Las Embajadas y Alinisterios. — Madrid, 
Imp. de Juan Pueyo, 8.", 395 págs. 

53. Archivos cubanos. Representación a S. M. en 19 de enero de 

1790, sobre el régimen de los esclavos. — RBC, 1913, VIII, 

57-75- 

54. Arco, R. dei. — \'. núms. 147, 149. 

55. AsTRAiN, P. A. - Historia de la Compañía de Jesús en la asistencia 

de España. — Tomo IV, segunda parte, 1581-1615. Madrid, 
1 91 3, 831 págs. 

56. Benítez Carreras, V. — Las Comunkicules religiosas en sus rela- 

ciones con la civilizacio'n. — Mahón, Tip. M. Sintes Rotger, 19 13, 
4.°, 1 30 págs. 

57. Cabello y Lapiedra, L. M. —La Universidad de Alcalá de Hena- 

res.— X^'s,'^., 19131 11, 321-329. 

58. Carcerori, L. — Sobre Ch. Bratli: Philippc II., roi d'Espagne. — 

ASI, 1913,1-XXII, vol. I, 433-435- 

59. CiNQUETTi, G. — Privilegi del capitoli e dei cavalicri spagnoli dell' 

Ínclito e militare Ordiiie del S. Sepolcro. — Verora (Legnago), 
Tip. Legnaghese, 191 3, i6.°, 15 págs. 



I I 2 BlBLIUiiKAl-IA 

60. CiROT, G. - Sobre Ch. Bratli: Philippc //.-BHI, 1913, XV', 486. 

61. Clausel, R. — I'liiUppe II. — París, 19 13. 

62. Deleito y Piñuela, J. — Sobre J. B. Sitges : Enrique IV y la exce- 

lente señora doña Juana la Beltr aneja (1425- 15 30). — L, 191 3, 
XIII, 2, 186-192. 

63. Fernández de Béthencourt, F. — Obras, tomo I: Príncipes y Ca 

ballcros, cincuenta artículos. — Madrid. Tip. J. Ratés, 1913, 4-", 
1X-515 págs., 12,50 ptas. 

64. Fita, F. — V. núms. 173, 174, i75? 176. 

65. Foronda y Aguilera, M. de. — \'. núms. 177, 178, 17c), 180. 

66. Girard, a. — V. núm. 183. 

67. GoY CoTONAT, A. — Historia de la indita y soberana Orden tnilitar 

de San Juan de Jerusalén o de Malta. — Madrid, Tip. T. Pérez, 
1913, 318 págs. 

68. Groizard, C. — V. núm. 185. 

69. Jara, A. de. — Don Gil de Albornoz. Datos biográficos. — RHGE, 

1913, 20-26. 

70. Juderías, J. — Felipe II: su carácter y su política, sef:;ún un libro 

reciente. — L, XIII, 2, 1913, 279-294. 

7 1 . Juderías, J. — Sobre J. B. Sitges : Don Enrique IV y la excelente 

señora llamada vulgarmetite doña Juana la Beltraneja. — 
RABM, 1913, I, 320-25. 

72. Juderías, J. — Sobre Julio Pu}'ol y Alonso: Las Hermandades de 

Castilla y León. — RABM, 1913, 2, 133-37. 

73. TusTi, C. — Don Pedro de Mendoza, gran cardenal de España. — 

EM, 191 3, 293, 104-129. 

74. Laurencín, Marqués de. — Sobre J. B. Sitges : Enrique IV y la 

excelente señora llamada vulgarmente la Beltraneja. — BAH, 
1913, LXII, 226-40. 

75. Lema, Marqués de. — El último gran maestre español de la Orden 

de San Juan de Jerusalén, D. Francisco Jime'nez de Tejada. — 
EE, 191 3, LXVIII, 160-164, 208-212, 265-270, 365-568, 554-557. 
LXIX, 10-15. 

76. LoNGÁs Y Bartigás, P. — V. núm. 190. 

77. Maura Gamazo, G. — Sobre R. Fuertes Arias : Alfonso de Quin- 

ianilla, Contador mayor de los Reyes Católicos. — BAH, 191 3, 
LXIII, 168-71. 

78. Minguella y Arnedo, Rvdo. P. Fr. T. — V. núm. 194. 

79. Mir, P. M. — Historia iiiterna documentada de la Compañía de 

Jesiís. — Dos volúmenes. Madrid, J. Ratcs, 1913, I, 4.°, 520 pá- 
ginas; II, 852 págs., 15 ptas. 
-So. Negri, P. — Relazioni italo-spagíiole tiel secólo XVII. — Roma, 
Del Archivio Slorico Italiano, Firenze, Tip. Galileiana, 191 3, 
8.°, 54 págs. 



arqueología V ARTE 113 

8i. Otero, S. — Sobre F. Fernández de Béthencourt : Principes y 
Caballeros. — RABM, 1913, XVII, 2, 497. 

82. Pérez Larrilucea, P. D. — V. núms. 197 y 198. 

83. PoLANCO Romero, J. — Estudios del reinado de Enrique IV. El 

Pueblo. Condiciones en que se desenvolvió su vida en la época de 
Enrique IV. — RCEHGranada, 1913, III, 5, 206. 

84. Portal, E. — L'Ordine militare del Sanio Sepolcro di Gerusalem- 

nie. — Roma, Del Giornale Araldico, Storico, Genealógico, Tip. 
Unione editrici, 191 3, 8.°, 11 págs. 

85. PuYOL Y Alonso, J. — Las Hermandades de Castilla y León. Estu- 

dio histórico seguido de las Ordenanzas de Castronuño, hasta 
ahora inéditas. — Madrid, Imp. de la Suc. de M. Minuesa de los 
Ríos, 191 3, 8.°, 3 ptas. 

86. Rodríguez Villa, A. — Etiquetas de la Casa de Austria. — Madrid, 

J. Ratés, 191 3, 8.°, 170 págs., 3 ptas. 

87. Sánchez Cabanas, A. — V. núm. 202. 

88. Santiago Vela, P. G. de. — Ensayo de una biblioteca ibero-aiiieri- 

ca7ia de la Orden de San Agustín. Vol. I. — 3Iadrid, Imp. del 
Asilo de Huérfanos del S. C. de Jesús, 1913, 4.°, 742 págs., 
15 ptas. 

89. Silva, P. — Giaconio II d'Aragona e la Toscana (1307- 1309). — 

Roma, Del Archivio Storico Italiano, Firenze, Tip. Galileiana, 
1913, 8.°, 39 págs. 

90. Sitges, J. B. — V. núm. 204. 

91. Sosa, J. — Condecoraciones militares y civiles de España. Legisla- 

ción anotada y concordada de todas las Ordenes. Vol. I: Mé- 
rito Militar y Toiso'nde Oro. — ^ladrid, 191 3, 8.°, 223 págs., 3 ptas. 

92. ViLLALBA, L. — Felipe II, tañedor de vihuela. — CD, 191 3, XCIV, 

442-457- 

93. Zabala y Lera, P. — La mujer en la Historia. Isabel la Católica, 

arquetipo de reinas, de esposas y de madres. Conferencia. — 
Madrid, 1913, 8.°, 39 págs., i pta. 

Arqueología y Arte. 

<»4. Amador de los Ríos, R. —Del pasado : Del aderezo de ciertas igle- 
sias de la Orden de Santiago y de los objetos litúrgicos que po- 
seían al filial del siglo XV. — EM, 1913, 292, 5-28. 

((5. Arco, R. del. — V. núms. 148 y 150. 

96. Baquero y Almansa, A. — V. núm. 154. 

97. Cedillo, Conde de. — V. núm. 166. 

98. Collet, H. — Cln tratado de canto de órgano (siglo xvi). ^Slanus- 

crito de la Biblioteca Nacional de París. — IMadrid, Ruiz Her- 
manos, 1913, 4.°, 128 págs., 7 ptas. 

Tomo I. S 



114 BIBLIOGRAFIA 

99. CoLLET, H. — Le mxsticisnte inusicale espagnol du XVP s/ec/c. — Pa- 
rís, F. Alean, 1913, 544 págs., 10 fr.. 

1 00. DiEULAFOY, M. — Ars una spécies mille. Histoire genérale de l'Art^ 
Espagnc ct Por/ugal. — Librairie Hachette et C'% 19 13, xvi-^ 15 
páginas, 745 grabs. y 4 lám?. 

loi. Fita, F. — V. núms. 171 y 172. 

102. Gascón de Gotor, A. — Carpintería artística aragonesa de /os- 

siglos XIII al XVI. — ^T, 1913, XIII, 4, 311-324. 

103. Gómez Moreno, M. — De Arqueología mozárabe. — BSEEx, 1913, 

XXI, 89-116. 

104. Hernández y Alejandro, Y.- — Las antiguas tarjetas de visita.— 

EM, 191 3, 29S, 1 56- 16 1. 

105. Hernández y Alejandro, F. — Marcas de Impresores. — EM, 191 3,- 

295. 5-13- 

106. // terzo congreso nazionalc spagnuolo di mitsica sacra. (De la 

Rasscgna Gregoriatta.) — Roma, Tip. del Senato, 191 3, 8.", 
43 págs. 

107. J. — Sobre H. Collet: Le mysticisme musical espagnol du XJV" 

siéclc. — L, 1913, XIII, 2, 197-199. 

108. JusTi, C. — V. núm. 189. 

109. Leguira y Vidal, E. — Xa espada española. Discursos leídos ante 

la Real Academia de la Historia. — Madrid, B. Rodríguez, 191 4, 
4°, 79 págs. 

110. Macías Liáñez, M. — V. núm. 191. 

111. Miguel y Planas, R. — Restaicración del arte hispano-árabe en 

la decoración exterior de los libros. Comunicación leída ante 
el II Congreso Nacional de las Artes del Libro, en Madrid, el 
día 29 de mayo de 1913. — Villanueva y Geltrú. Oliva, impr.,. 
1 91 3, 4.°, 23 págs. y 21 láms. 

112. París, P. — L' Arche'ologie en Espagne et en Portugal. — BHi, 191 3, 

XV, 1,117. 

1 13. Pi Y jMargall, F. — Historia de la Pintura en España. — IMadrid. 

Sucs. de Hernando, edits., 191 3, 8.°, 284 págs., 4 ptas. 

114. PoLENTiNos, Conde de. -V. núm. 201. 

115. R. M. J. — Sobre Dieulafoy : Histoire genérale de /',Í;V. — RABM,. 

1913, XVII, 2, 291-296. 
1x6. Romero de Terreros, M. — La casa coLmial [de ■México]. — 
AMNAHE, 1 91 3, V, 161-81. 

117. R. V. — Sobre H. Collet: Le mysticisme musical espagnol du XVP 

siécie. — RL, 191 3, VI, 45-46. 

1 18. ViLLALBA. L. — A propósito de dos obras españolas de música de cá- 

mara del siglo XVIII. Conferencia. — CD, 1913, XCIII, 96-105. 

1 19. ViLLALBA, L. ~-La música instrumental de salón o de cámara en el 

siglo XVL—CD, 1913, XCIII, 365-375- 



CEOGRAFIA I I5 



Geografía. 



120. Alsixa, J. A. — Es/>c7/}i7. — Buenos Aires. Alsina ecl \'itoria, 191.^, 

I, 1.287 págs. 

121. Baedeker, K. — Spain aml J^ortic^al-Handbook for Iravellers.— 

4 th. edit. — Leipzig, K. Baedeker, 1913, XCVIII. — 595 págs. 
¡Mapas y planos. 

122. Beltrán y Rózpide,'R. — Sobre Carlos García y Ayala : Cuadro 

geográfico y estadístico de España. — BAH, 191 3, LXII, 260-61. 

123. BocK, H. — El Mediterráneo en la antigüedad. — Buenos Aires, 

Compañía Sudamericana de Billetes de Banco, 1913, 8.°, 
37 págs. 

124. Carreño, a. M. — La raza indígena (continuación). — BSMGE 

México, 191 3, \'I, 396-406, 451-462, 512-516. 

125. Censo de la población de España, segú/t el empadronamiento hecho 

en la Península e islas adyacentes el 3 1 de diciembre de igio. — 
Tomo I. Madrid, Dirección general del Instituto Geográfico 
y Estadístico, 191 3, 4.°, 443 págs. 

1 26. Colón, Y .—Descripción y cosmografía de España (^ continuación). — - 

BRSG, 191 3, LV, I.", 101-128. 

127. Costa Ferreira, A. A. da. — A Caliza e as provincias portuguesas 

do Minho c Tras-os Mo/ttes, contribuigao para o estudo das rela- 
foes antropológicas entre Portugal e Espauha. — RUC, 191 3, II, 
86-90. 

128. Dantín Cereceda,). — El hombre y el relieve terrestre de la Penín- 

sula. — Estudio, 1913, I, 61-78. 

1 29. Dantín Cereceda, J. — Tectónica y Orogenia de la península Ibe'- 

rica. — Estudio, 1913, I, 229-244. 

130. Eder, Ph. J. — Colombia. — London, Fischer Unwrin, Adelphi 

Terrace, 19 13, XXIV, 812, 8.° 

131. Fischer, Th. — Mittelmeerbilder. Gesammelle Abliandlungen zur 

Kunde der Mittelmeerlander. — 2 Aufl. von A. Rühl, 191 3, 8.°, 
vi-472 págs. 

132. Frank, J. — Aviens «Ora marítima» und ihr Wert filr das entwie- 

klungsgeschichtliche Studium der Aíittehnecrkiistcn Fraukreiclis 
und Spaniens. — PiM, 1913, 59, 5-9. 

133. Gómez Centurión,]. — Sobre Antonio Sánchez Cabaiías: His- 

toria civitatcnse. — BAH, 191 3, LXII, 545-54. 

134. Gutiérrez Cabezón. — Sobre Martín del Barco Centenera: Fuen- 

tes para la Historia de la Argentina. — CD, 191 3, XCII, 152-4. 

135. Hauser, Ph. — La Geografía médica de la Península Ibérica. 

Tomo I: Climatología y evolución étnica. — Madrid, Imp. Eduar- 
do Arias, 191 3, xx-633 págs., 16 mapas y 7 láms. 

136. HuRET, J. — La Argentina. Del Plata a la cordillera de los .Andes, 



ii6 bibliografía 

con un mapa de la República Argentina. Traducción de 
E. Gómez Carrillo. — París, Imp. Fierre Landais, 8.°, s. a., 
594 págs., 4 ptas. 

137. Alanuscritos de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, 

ínandados publica?- por acuerdo de ij dejuliodeigij. En publi- 
cación por pliegos, agregados al Boletín de la Sociedad. — 
México, Imp. A. García Cubas, Sucs. Hers. 191 3, 4.° 

138. Medina, J. T. — El descubrimiento del Océano Pacífico : Vasco Nú 

ñez de Balboa, Hernando de Magallanes y sus compañeros. 
Tomo II : Documentos relativos a Núñez de Balboa. — Santiago 
de Chile, Imp. Univ., 1913, 607 págs. 

139. Philipp, H. — Histor. geograph. Quellen in den etymologiae des Isi- 

dorus V. Sevilla. II (Ouellen u. Forschungen XXVI). — Berlín, 
Weidmann, 1913, 236 págs. Cfr. PM, 59. 1913, 168. 

140. San Vicente, J. i\í. —Exacta \ descripcio'ti \ de la magnifica \ Corte \ 

Mexicana, j cabeza del Nuevo \ Americano Mundo, : significado 
por sus essenciales \ partes, para el bastante conocimiento de 

su Gra?ideza. \ Su autlior : \ Don — Cádiz, Imp. F. Rioja y 

Gamboa, s. a; cfr., AMNAHE, 191 3, 3-40. 

141. Sauvaigo, E. — Les cultures sur le liitoral de la Aléditer ranee. — 

París, Bailliére, 191 3, 456 págs. 

142. SiRET, L. — Questions de Chronologie ct d Ethnograpliie ibe'riques. 

I, de la fin du, quaternaire a lafin du bronze. — París, Geuthner, 
1913, 8.°, V, VIII, 504 págs. con 15 pl. y 170 figs. 

143. SoRRE, M. — Les Pyrénées AIe'diterrane'e?i?tes; e'tude de Géographie 

biologique. — París, A. Colin, 191 3, 8.°. Cfr. BPyr, 191 3, XVIII, 
núm. 32 (A. de Ridder). 

Historia local. 

144. Aguilar y Cuadrado, R. — Guadalajara y Alcalá de llenares. — 

Barcelona, J. Thomas, 1913, 8.", 19 págs., 1,25 ptas. 

145. Altadill, J. — V. núm. i. 

146. Altube y Albiz, L. — Ensayo histórico y apuntes para la historia 

de la villa de Guernica. — Guernica, Goitia y C.'"^, 191 3, 8.", 
404 págs. 

147. Arco, R. del. — Ordenanzas ittéditas dictadas por el Coticejo de 

Huesca (1284 a 1456). — RABM, 1913, XVII, 2.°, 112-126. 

148. Arco, R. del. — Una estación prehistórica cji Albero Alto (Huesca). 

BAH, 191 3, LXIII, 150-54. 

149. Arco, R. del. — Memorias de la Universidad de Huesca. — 

Tomo VIII de la Coleccióíi de docu?ne?ttos para el estudio de la 
Historia de Aragón. — Zaragoza, P. Carra, 191 3, 4.°, 288 págs., 
10 ptas. 



niSTOUIA LOCAL I l^ 

150. Arco, R. del, y Labastida, L — El A¡¿o Ara;:;dit inoiiuniental y 

pintoresco, con un prólogo de L. López Allué. Obra ilustra- 
da con numerosos fotograbados. — Huesca, Tip. Justo Mar- 
tínez, 1913, 4.°, 87 págs., 2 ptas. 

151. Arigita y Lasa, M. — Cartulario de D. Felipe III, rey de Fran- 

cia. — Madrid, Imp. de los Sucs. de Hernando, 191 3, 4.°, 159 pá- 
ginas, 6 ptas. 

1 52. Arigita y Lasa, M.— Documentos inéditos. — Archivo municipal de 

Pamplona (conclusión).- — BCPNavarra, 1913, 4.°, 9-10. 

153. Ballesteros, A. — Sevilla en el siglo XIII. — Madrid, Est. tip, de 

Juan Pérez Torres, 19 13, 4.°, 255-cccxxxvm págs. y 12 lá- 
minas. 

154. Baquero Almansa, a.. — Los pro/esores de las Bellas Artes mur- 

cianas, con una introducción histórica. — Murcia, Imp. Suce- 
sores de Nogués, 191 3, 4.", 600 pígs. 

155. Becker, J. — La vida local en España. Discursos leídos ante la' 

Real Academia de la Historia el día 15 de junio de 191 3. — ■ 
Madrid, Ratés, 191 3, 4.°, 81 págs. 

1 56. B. ¥. A. — Documentos históricos. Conducta humanitaria de las- 

Órdejtes religiosas. Priorato de Rocas. — BCPOrense, 191 3, 

IV, 313-14- 

157. Blázql'ez, a. — Sobre J. Moreno de Guerra: Alemoria y restañen 

de algunas noticias antiguas relativas a la actual villa de la 
Puebla de Cazalla (Sevilla). — BAH, 1913, LXII, 401-24. 

158. Blázquez, a. — La vía romana de Cádiz a Sevilla. — BAH, 191 3, 

425-29. 

159. Blázquez, a. — Sabré A. Madrid Muñoz: Acinipo (Ronda la Vie- 

ja).— ^AU, 191 3, LXIII, 67-85. 

160. Blotti£re, Roussel de la. — Lc'gcnde de tous les cois, ports ef 

passages qui vont de France en Espagne . — Annotée par 
L. Gaurier. Béarn. BP\'r, 1913, VIII, 179-87. Cfr, BDR, 1913, 

V, 45-47- 

161. Bravo, ÍNI. — León: Guia del turista. — León, Lucra Pinto, 1913, 

232 págs.. 3,50 ptas. 

162. Cambronero, C. — Li illo tempore. Viejas oi"denanzas }• otras 

cosas viejas de Madrid. — NT, 19 13, XIII, 4, 19-3S. 

163. Campión, a. — Gacetilla de la Flistoria de Navarra (continua- 

ción).— BCPNavarra, 191 3, 139-477 189-97. 

164. Castaños y Montijano, M. — El castillo de San Servando. Reseña 

histórica. — AEsp. 1913, II, 332-340. 

165. Castillo, A. del. — Encomiasticum Cordubce. — RCEHGranada, 

1913,111,29-32. 
i56. Cedillo, Conde pe. — Coca, patria de Teodosio el Magno. Sus 
monumentos arqueológicos. — BAH, 1913, LXllI. 36466. 



ii8 bibliografía 

167. Do:iimcnios para la Historia del virrciiia/o del Rio de la Piala. — 

Buenos Aires, Imp. Compañía Sudamericana de Billetes de 
Banco, 191 3, tomo III, 4.°, x-195 págs., 25 ptas. 

168. Fernández del Castillo, F. — Apuntes para la Historia de San 

Ángel (San Jacinto Tenanitla). — Tradiciones, historia, leyen- 
das, etc., etc. — México, Imp. del Museo Nacional de Arqueolo- 
gía, 1 91 3, 4-", 253 págs. 

169. Fita, F. — Calabria v Ciudad Rodrigo. Datos inéditos comur.i- 

cados en 1755 al P. Enrique Flórez por el obispo D. Pedro 
Ciomez de la Torre. — BAH, 191 3, LXII, 264-70. 

I 7u. Fita. F. — Sobre N. Albornoz y Portocarrero : Historia de la 
ciudad de Cabra. — Madrid, 1909. — BAH, 191 3, LXIII, 421-22. 

171. Fita, F. — Consagración de la Iglesia de Somballe en Il6j. Su lá- 
pida conmemorativa inédita. — BAH, 1913, LXII, 456-60. 

I 72. Fita, F. — Nuevas inscripciones ibéricas descubiertas en la provin- 
cia de Ávila. — BAH, 1913, I-XIII, 350-63. 

173. Fita, F. — El papa Alejandro Hly la diócesis de Ciudad Rodrigo 

(años 1173-1175). — BAH, 191 3, LXII, 142-157. 

174. Fita, F. — Los Premonstraienses en Ciudad Rodrigo. Datos inédi- 

tos.— BAH, 191 3, LXII, 468-80. 

175. Fita, F. — Los Cluniacenses en Ciudad Rodrigo (año 1169). — 

BAH, 1913, LXII, 353-66. 

176. Fita, F. — Sobre Ángel San Román: Historia de la beneficencia 

en Astorga, con un \'ocabulario castellano-asturicense saca- 
do de los documentos. — BAH, 191 3, LXIII, 368 págs. 

177. Foronda y Aguilera, M. — Honras por Enrique IV y proclama- 

ción de Isabel la Católica en la ciudad de Ávila. — BAH, 191 3, 
LXIII, 427-34. 

178. Foronda y Aguilera, ]M. — Alosen Rubín, su capilla en Ávila y su 

escritura de fundación. — BAH, 191 3, LXIII, 332-50. 

1 79. Foronda y Aguilera, M. — Un códice titulado Crónica de Ávila. — 

BAH, 1913, LXII, 278-83. 

180. Foronda y Aguilera, M. — Crónica inédita de Avila. — BAH, 

1913, LXIII, 1 10-143. 

181. Freeston, Ch. L. — Dic Hocl/strassen der Py renden. Ein Automo- 

bilführer ztini Befaliren der Pyrcndenpasse an der franzósiscl/- 
spanischen Grenze. — Cbers. v. St. Bloch. Mit farb. Titelbild, 
71 111. 8 Karten und 30 Streckentafeln. Berlín, Schmidt, 191 3, 
8.", xi-266 págs. 

182. fiíL, I. — J\íemorias históricas de Burgos v su provincia, con noti- 

cias de la antigua arquitectura militar de esta comarca y de 
sus fortalezas, castillos y torres defensivas. Ilustraciones y 
planos. — Burgos, Segundo Fournier, 1913, 4.°, 339 págs., 15 pe- 
setas. 



HISTORIA LOCAI, I I 9 

183. (íiRAUD, A. — Sobre C. Espejo y Julián P;iz: Las atith^uas ferias 

de jMcdina del Campo. — BHi, 191 3, XV, 105. 

184. CioNzÁLEZ Pérez, R. — R¿copi¡acióii hislórica de la villa y corte 

de Madrid y su Alunicipio en el siglo de oro de la Literatura. ~ 
Madrid, Martínez de Velasco y Comp.'\ 191 3, 8.°, 40 págs., 
1,50 ptas. 
1S5. Groizard, C. — Ensayo de investigación histórica. La Silla de Ca- 
lahorra cu el siglo XV (conclusión). — NT, 191 3, XIII, i, 
158-167. 

1 86. Guardia Castellano, A. — Leyenda y notas para la Historia de Al- 

calá la Real. — Madrid, 191 3. 

187. Guia-directorio de Madrid y su provincia. (Baylly-Bailliére-Rie- 

ra.) Comercio, industria, agricultura, ganadería, minería, pro- 
piedad, profesiones y elemento oñcial. Reseña geográfica, 

histórica y estadística de cada entidad de población — 

Barcelona, 191 3, 4.°, 944 págs., 8 ptas. 

188. C nía práctica de Sevilla, Córdoba, Huelva, Cádiz y sus provin- 

cias. — Madrid, Imp. Félix Moliner, s. a., 8.°, 576 págs. 

189. JusTi, C. — El renacimiento en Granada, — EM, 1913, 297, 73-98. 

190. LoNGÁs Y Bartig.ís, P. — Breves páginas de Historia de Aragón. 

Ramiro H el Monje \ las supuestas Cortes de Borja v Monzón 
en 1 134. — Madrid, 191 3, 4.°, 38 págs., i pta. 

191. Macías Li.\ñez, M. — A férula monumental y artística. — Barcelona, 

La Neotipia, 1913, 8.°, ¡88 págs., 3,50 ptas. 
u)2. Madrid Muñoz, A. — Acinipo (Ronda la Vieja). Memoria escrita 
para la Real Academia de Ja Historia. — B.\n, 1913, LXIIÍ, 
85-101. 

193. ^Iartín Mínguez, B. — Algunos doctimentos para la Historia de Na- 

varra. — BCPNavarra, 191 3, 4.°, 81-84. 

194. MiNGUELLA Y Arnedo, Rdo. P. Fr. T. — Historia de la diócesis 

de Sigüenza y de sus obispos. \'ol. III: Desde principios del 
siglo xvm hasta fines del xix. — Madrid, Tip. Rev. Arch. Bibl. 
Mus. 191 3, medio fol., 700 págs., 10 ptas. 

195. OssuNA, j\I. — Primeros pobladores de Canarias. — Rev. Geogr. 

Col. Mere, 191 3, X, núms. 2 y 3, 97-102. 

196. Pérez de Guzmán, J. — Sobre Antonio Pareja Serrada : Glorias 

de la Alcarria. La razón de un centenario. — Guadalajara, 1 9 1 1 . — 
BAH, LXII, 1913, 240-42. 

197. Pérez Larrilucea, P. D. — Trabajos apostólicos de los primeros 

misioneros Agustinos en Méjico.— CD, 191 3, XCII, 298, 420. 

198. Pérez Larrilucea. P. I). - Los Agustinos en Méjico en el siglo XJV 

icontinuación).— CD, i9i3,XCIV, 335; XCV, 5, 24r,XCVI, 1 1 1. 

199. Pérez Valíos, P. — Gu/a descriptiva de Zaragoza. — Zaragoza, 

Tip. «La Académica», 1913. 



120 bibliografía 

200. Pizarroso y Belmonte, C. — Anales de Canarias en ¡a e'poca con- 

temporánea. Primera parte, de 1813 a 1841. — Santa Cruz de 
Tenerife, Libr. y Tip. Católica, 191 3, 8.°, 288 págs. 

201 . PoLENTiNos, Conde de. — La Plaza Mayor y la Real Casa Pana- 

dería. — BSEEx, 191 3, XXI, 36-60. 

202. Sánchez Cabanas, A. — El fuero antiguo de Ciudad Rodrigo. — 

BAH, LXII, 191 3, 389-93- 

203. SiTGEs, J. B. — Documefttos inéditos. Protesta de la princesa doña 

Blanca, hermana del Príncipe de Viana, co7itra el pacto acordado 
por D. Juan II y Luis XI de Francia sobre la sucesión al trono 
de Navarra. — BCPNavarra, 1913, 4.°, 198-206. — V. núm. 362. 

204. Sitges, J. B. — ■ El Monasterio de Religiosas Benedictinas de San 

Pelayo el Real de Oviedo. — 191 3, 4-°, 185 págs., 3 ptas. 

205. Torre, J. íM. de la. — Lo que fuimos y lo que somos, o la Habana 

atitigua y moderna, con un mapa de la ciudad, construido por 
el autor. — RBC, 191 2, 1913, VII y VHI. 

206. Torres y Orden, Fr. A. de. — Historia de Palma del Río. — Se- 

villa, Tip. de Girones, 191 3, 4.", 93 págs. 

207. T'Serclaes, El Duque de. — Sobre Lorenzo Cruz de Fuentes: 

Documentos de las fundaciones religiosas y benéficas de la villa 
de Almonte y apuntes para su historia. — BAH, 1913, LXIIl, 
162-64. 

208. Zorrilla y Echevarría, P. E. — índice cronológico de los documen- 

tos y papeles ajitigtios existentes en el Archivo Municipal de la ciu- 
dad de Estella, pertenecientes a los siglos XII a X VIH, ánibos^ 

inclusive, formado por en el año de 191 1. — BCPNavarra, 

1913, 11-17. 

209. Zorrilla y Echevarría, P. E. — Apéndice al índice de documentos 

antiguos del Archivo Alunicipal de Estella, comprendiendo el 
índice cronológico de los documentos contenidos en el Libro 
de privilegios de dicha ciudad. — BCPNavarra, 191 3, S5-92, 
207-14. 

Viajes. 

210. García Guijarro, L. — Notas americanas. Apuntes de viaje. — 

Madrid, Fortanet, 191 3, 8.°, 194 págs., 3 ptas. 

211. Gestoso Y Pérez, J. — De Sevilla a Guadalupe. Breves apuntes 

tomados a vuela pluma. —Sevilla, 191 3, 8.°, 78 págs. 

212. L. R. — Sobre L. Sorrento: Li Ispagna. Imprcssioni e Studi. — 

StFM, 191 3, VI, 278 págs. 

213. Le Gentil, L. —Sobre E. Bobadilla: Viajando por España.— ^\l\, 

191 3, XV, 491 págs. 

214. PAquerie, Ch. de la. — Excursions dans les Pyrenées frangaises 

et espagtioles. — 191 3, 8.", 2,75 fr. 



LINGLISTICA 121 

215. Salazar, J. M. — Obras inéditas: Excursión de Bogotá a la isla 

de Trinidad por territorio de Venezuela en el arlo de iSló. — 
BANHCaracas, 1913, II, junio-septiembre. 

216. SoRRENTO, L. — Iii Ispagna. Impressioni e Studi. - Catania, Libr. 

edit. Minerva, 1913, i6.°, 143 págs. 

217. TicKNOR, G. — Travels in Spain. -Editad by G. T. Northup. 

Universit)^ of Toronto, 1913, 8.°, 52 págs. 

218. X. — Sobre L. Sorrento: In Ispagna. — GsLit, 191 3, XXXI, 

459 págs. 



LENGUA 

Lingüistica. 

219. Baumann, G. — Urspntg iind Waclistiim der Sprache. — Münclien- 

Berlin, Druck u. Verlag R. Oldenbourg, 191 3, 8.°, vi- 153 págs. 
4,50 marcos. 

220. Bally, Ch. — Le langage et la vie. - Genf, Ed. Atar, 191 3, 8.°, 

1 1 1 págs. 

221. BoscH GiMPERA, P. — V. núm. 263. 

222. Brugmann, K. — .4W«/-;r«;/_g- im spracitlichen Ausdruck, ilire An- 

Idssc iind ihre Grcnze. — IF, 1913, XXXII, 368-72. 
221. Cejador V Frauca, J. — Tesoro de la letigiia castellana. Origen y 
vida del lenguaje. Lo que dicen las palabras silbantes (cuarta 
parte). — Madrid, Perlado, Páez y C.*, 1913, 4-°, 505 págs., 
12 ptas. 

224. CosMo, U. — Sobre Vossler, Vidossich, Trabalza , M. Rossi, 

Gentile: Sul concetto della Grainmatica. — GsLit, 191 3, XXXI, 

389-394- 

225. CouTURAT, L.; Jespersen, o.; Lorenz. R.; Ostvvald. W.; v. Pfaun- 

DLER, L. — Wcltspraclie und Wissenschaft. Gedanken über die 
Einführung der internationalen Hilfsprache in die Wissenschaft 
2 Aufl. — Jena, G. Fischer, 1913, 8.0, v-153 págs. 

226. DiTTRicH, O. — Die Probleme der Sprachpsycltologie und ihre ge- 

genwartigen Ldsimgsinoglichkeiten. — Leipzig, Ouelle & ]\Iej'er» 
191 3, 8.°, 148 págs. 

227. Jespersen, O. — Sprogets Z-í?,;?'//?'. — Kobenhavn og Kristiania. Gyl- 

dendalske Boghandel. Nordisk Forlag, 191 3, 95 págs. 

228. Jiménez Soler, h. — La España primitiva según la Filología. — Za- 

ragoza, Tip. G. Casañal, 191 3, 8.°, 180 págs. 

229. JuD,J. — Sobre H. Schucliardt: Xubisch und Baskisch. (E.xtrait 

de la Revue International des Eludes Basques, \'I, 268 sigs.). — 
Ro, XLII, 602-603. 



122 BIBLIOGRAFÍA 

230. Leieune, P. —La langiie, scs c'caris, scs peches. — París, Lecoffre, 

1913, iS.", 1,75 fr. 

231. Lliga del Bon Mot. — Apuntes para ¡a Historia de Ja cultura del 

Lenguaje. — Barcelona, Tip. P. Sanmartí, 191 3. 

232. Mauthner, y. — LHe Sprache. Die Gesellschaft. Sammlung sozial- 

ps3^cholog. Monographien ed. M. Buber XI. — Frankfurt a. M. 
Literarische Anstalt, Rütten & Loening [1913], 8.°, 120 págs. 

233. MoRGENROTH, K.— Sobrc Erdmann: Die Bedenfung des Wortes. 2. 

Aufl. — BDR, 1913, 21-22. 

234. iMoRGENROTir, K. — Sobrc Borinski: Der Ursprnng der Sprad/e. — 

BDR, 1913, 20-21. 

235. Navili.e, E. — La méihode scolastique dans la scicnce du langage. 

Extr. de Scieníia, rivista di scienza, VIP année, vol. XIII, 
229-38. Bologna. Zanichelli, 191 3, cfr. ASNSL, N.S, XXXI, 
1913, 233 págs. 

236. Prokosch, E. — Sprachii'issenschaftliche Ausblicke.. — M2\\\\, 1913, 

XI, 71-84. 

237. Robles Dégano, F. — Sobre A. Dauzat: La Pliilosopliie du Lan- 

gage. — París, 1912. — Leng., II, 1913, 2z.. 

238. Sánchez Mazas, R. — Las palabras. — NEt, 1913, 38-41- 

239. Schuchardt, YÍ. ^ BaskiscJi-liamitisch Wortvergleichungcii . — 

RIEV, 1913, VII, 289-340. 

240. Trombetti, a. — Saggi di gloitologia comparata, vol. II. — Bologna, 

Cappeki, 191 3, 8.°, 480 págs., 25 liras. 

Estudios gramaticales. 

241. Bello, A. — Gramática de la Lengua castellana, destinada al uso 

de los americanos. — Decimoquinta edición, hecha sobre la 
última del autor, con extensas notas y copiosos índices alfa- 
béticos de D. R. J. Cuervo. — París, R. Roger y F. Chernoviz, 
1 91 3, 8.°, IX- 1 60 págs. 

242. Hanssen, F. — Gramática histórica de la Lengua castellana.— Y{3.\\e.. 

Niemeyer, 191 3, xiv-367 págs. 

243. Hernández, E. — Notas gramaticales. — ED, 1913, IX, 310-316, 

363-369- 

244. INIei.e, E. — Ancora di alcuni spagnolismi e dello spagníiolo nei 

Promessi Sposi. — GsLit., 1 9 1 3, XXXI, 113-122. 

245. Morel-Fatio, a. — L'cspagnol languc ¡iniverselle. — BHi, 1913, 

XV, 207. 

Fonética general. 

246. Barnii s, P. — La fonitica.^Y^\.w<ííW. 1913. F 373-82. 

247. Barnh s. I'. — La fonética experimental.— Y^áX.w^xo, 1913, III, 85-100. 



lONETlCA ESPAÑOLA. I 23 

248. Bei.austec.uigoitia, B. — Reeducación aiidif iva fisiológica. - RELOR, 

191 3, IV. I. 1 1 3- 1 17. 

249. Carrasco Alakcún, A. — De la respiración como función nutriti- 

va. — REM, 1913, 409-55. Cfr. Chavanne: La ginuiastique res- 
piratoire en rliino-laryngologie. L'o'.o-rliino larxng. Int. 1913. 
453-456. 

250. Hernández, S. — Sobre el estridor laríngeo conge'nito. — RELOR. 

1913, núm. 7, 1-7. 

251. Ocharan. — Inspección otológica en las escuelas. — RELOR, 1913, 

IV, I, 24- 25. 

252. Panconcelli-Calzia, G. — Bibliographia phonetica. — Vox, 191 3. 

Tomo II. Copiosa información sobre fonética experimental y 
estudios afines. Gran parte de lo concerniente a 191 3 véase 
en Vox, 1 914, enero-febrero. 

253. Passy, P. — PcHte phonétique comparée des principales langnes euro- 

pe'ennes. — 'Leipzig, Teubner, 1913, iv-i4spágs. 

254. Simón, P. - Sobre R. Robles: Nuei'a teoría de las letras vocales. — 

RyF, 191 3, XXXV, 261 págs. 

255. Simón, P. — Fonética experimental y sus aplicaciones. — RyF, 191 2, 

XXXIV, 475; 191 3. XXXVII, 222. 

256. Tapia, A. G. — Un caso de extirpación total de la laringe. — 

RELOR. 1913, núm. 7, 122-128. 

Fonética española. 

257. Bi.iss LuQuiENs, F. — Soln-e Collón: La Phonétique espagnole. — 

RRO, II, 466. 

258. Rambeau, a. — Sobre F. Araujo: Estudios de fouetika kasteXana, 

1894; F. M. Jossel3'n: Eludes de Pho7iétique espagnole, 1907; 
^I. A. Colton: La Phonétique castillane, traite de Phonétique 
descriptive et comparative, 1909; P, Passy: Pctite Phonétique 
comparée des principales I aligues européennes, 1906. — N.Spr., 
1 91 3, XXI, 397-408. 

259. Robles, R. — Sobre F. Robles Dégano : Ortolojla kldsika de la 

lengua kasteyana. — Leng., II, 191 3, 55-62. 

260. Robles Dégano. F., y Robles, R. — Los diptongos castellanos. 

Artículos de controversia gramatical. — Leng., febrero 191 3. 

261. R. M. — Sobre Colton: La Phonétique espagnole. — Ro. 191 3, 

XLIL 154. 

262. Zauner, a. — Sobre Colton : La Phonétique castillane. — L< iRPh, 

19 ¡3, 236-39. 



124 BIBLIOGRAFÍA 

Ortografía. 

263. BoscH GiMPERA, P. — El problema de la propagación de la escri- 

tura en Europa v los signos alfabéticos de los dólmenes dcAlvao. — 
RABM, 1913, I, 311-322. 

264. Camilli, a. — // sistema ascoliano di grafía fonética. Núm. 2 de 

J\íanualetti elementar i di filología romafiza.— Cittk di Castello, 
S. Lapi, 1 91 3. 8.°, 25 págs., 50 cents. 

265. González de la Calle, P. U. — De las transcripciones fonéticas. — 

AEPCMadrid, 191 3, VII, 5 46. 

266. JoHNSTON, Yí.—Plioneiíc Spelling. — Cambridge, University Press, 

1913, 92 págs. 

267. Karph, F. — Zu Viétors Tliesen über Lauischríft. — NSpr., 1913, 

XXI, 351-2. 
2 58. Karpf, F. — Zur Verwendung dcr Lautschrift im modernsprach- 
lichcn Unterrichte. — NSpr., 191 3, XXI, 448-455. 

269. Lozano Ribas, M. — Nociones de Gratndtica y en especial de Orto- 

grafía castellana. — Barcelona, «Escuela Artes del Libro», 1913^ 
8.°, 210 págs, I hoja. 

270. Passy, Y.—Représentation des affriquées. — MPhon, 1913, 129-31- 

271. Salas Lavaquí, M. — Ortografía y Neografia. Observaciones sobre 

la Ortografía castellana. — Santiago de Chile, Imp. Barcelona, 

1913, 4-°, 75 págs. 

272. ViÉTOR, W. — Über Lautschrift. Bcr. über díe Verhdlg. d. IS- Ta- 

gung des Allg. Deiitsc/i. Nenplrilologen-Verba!ules.—l{c\áe.\hei'g, 
Winter, 1913. 

273. ViÉTOR, W. — Einheitliclte Lautschrift. — GRlsl, Y, 1913, 489-90- 

274. ViÉroRjW. Einheitliche Lautschr/ft.—l<iSpi\XX, lofebr. 1913. 

Morfología. 

275. Ernout, a. — Historische Formenlehre des Lateinischen. Deutsche 

Übersetzung von H. Meltzer. Sprachwissensch. Gymnasialbi- 
bliothek. ed. N. Niedermann Bd. V. — Heidelberg. C. Winter, 
1 91 3, 8.", 204 págs. 

276. MiLLARDET, G. — Sobre R. Gauthiot: La fin de mol en ifido-euro- 

péen. — Ro, 1913, XLII, 627-628. 

277. Settegast, F. — Über einiguc Falle von Wortverschmelzung (Kreu- 

ziing)im Romanischen (sp. varón barón).— ZRPh, 191 3, XXXVII, 
186-199 

278. Stengel, E. — Sobre L. H. Alexander: Par ticipal substantives of 

the -ata type ín the Ro?nance La7iguages witli special referencc io 
French. — BDR, 1913, 30-32. 



LEXICOGRAFÍA Y SEMÁNTICA 125 



Sintaxis. 



279. Araujo, F. — Galicismo de sobre por de. — E.M, 1913, 291, 204-5. 

280. Gamillscheg, E. — Sludien zur Vorgcschic/ife ciiicr romanisclicn 

7í.w///.r/í-/'/-6'.— Wien. A.Hülder, 1913,305 págs.SBAKWienphli 
Kl 172 Bd. 6 Abh. 

281. Kalepky, Th. — Prüpositionale Passivobjkte im Spanisc/ien, Portu- 

gicsischcn imd Rumanisc/ieti. — ZRPh, 19 13, XXXVII, 358-364. 

282. Kalepky, Tu. — Ziim '■'■stv/c indirect libre,, (verschleieric Rede). — 

GRM, 191 3, V, 608-19. 
2'í>i. Lerch, E. — Satzglieder oline den Ausdruck irgendeincr logischen 
Beziehiíng. — GRM, 191 3, V. 353-67. 

284. Selva, J. B. — Las figuras de diccioJi. — Leng., 191 3, 67-74. 

285. Spitzer, L. — Span: Como que. — ZRPh, 1913, XXX\TI, 730-735. 

Lexicografía y semántica. 

286. Araujo, F. — Pueblerina. — Leng., íl, 1913, 76-77. 

287. Barbier fils, P. — Chronique étymologique des langues romanes. 

(Suiie.) — RDR, 1913, V, 232-260. 

288. Barbier fils, P. — Etymologie et derives romans du lat. ''Acernia" 

''Acerna". — :MLR, 1913, VIII, 185-188. 

289. Bohác, a. — Studie k. romaneskemu slovniku (Studien zum roma- 

nischen Worterbuch). — Vulg. lat. communicare, vulg. \tA..jove- 
nis; span. jabón, vulg. lat. timo. — CF^M, II, 4. 

290. Bruckner, W. — Rom. guidare, got. ividan (ahd wetan). — ZRPh, 

1 91 3, XXXVI, 205-210. 

291. Carruegos, R. C. — Aposiillas lexicográficas. — Leng., II, 191 3, 

18-20. 

292. Charencey, H. de. — Quclques e'tymologics basques (entre otras: 

gar, ra "tallo", garapiña "hielo", garbi "garbo", gardox "car- 
do"). — RIEV, 1913, VII, 13S-142. 

293. Espinosa, A. M. — Oíd Spanish fueras. — RRQ, 1913, IV, 191-206. 

294. Espinosa, A. M. — Nombres de bautismo nuevo mejicanos. — RDR, 

V, 356-373- 

295. García, A. J. R. V. — Dictionary of railway terms: SpanisJi-English 

and English-Spanish. — New York, Van Nostraud, 191 3, 8.°, 
356 págs., $ 4,50. 

296. Garzón, T. — V. núm. 335. 

297. Gauchat, L. —Sobre Fryklund: Les changements de signification 

des expressions de droite et de gauche dans les langices romanes 
et spccialcmcni e7i fra7tgais. — DLZ, 191 3, núm. 2. 

298. Heltex, W. von. — Zur Scmasiologic. — ZDW, 191 3, Xl\', 3. 



126 bibliografía 

299. M. DE G., J. — Sobre E. de Leguina: G/osar/o de voces de Armc- 

r/íz. — RABM, 1913,1, 328-9. 

300. jNIazzini, U. — Per rajiticliita del/' uso della voce "tabacco". — ASI, 

1913, LXXI, vol. II, 371-373- 

301. M1KK0LA, J. J. — Ein unbeachíet gebliebenes v¡ilgci¡-late¡nisclies Wort : 

* sculca. — NM, 191 3, 4. 

302. Molina Nadal, E. — V. núm. 336. 

303. MoNNER Sans, 'R.— Etimologías. Perro.— l.eng.,\l, 1913, 50-52. 

304. MoNNER Sans, R. — De Lexicología: Esplíji, matiicuro, taleniudo. 

Extracto de la Reinsia de Derecho, Historia y Letras. — Tomo 
XLVI, nov. 19 1 3. — Buenos Aires, 4.°, 6 págs. 

305. ]\IÚGiCA, P DE. — V. núm. 337. 

306. Ovidio, F. — Bevanda c vianda e lor co/nitive. — SR, 191 3, X, 

123-154- 

307. Pérez de Guzmán, ]. — Sobre E. de Leguina: Glosario de voces 

de Armería. — BAH, 191 3, LXII, 242-49. 

308. Picón-Febres, G. — V. núm. 338. 

309. Renier, R. — V. núm. 331. 

310. Román, M. A. — V. núm. 340. 

311. Rovira i Virgili, a. — Diccionari catalá-castellá y castelld-cata- 

Id. — Barcelona, Imp. Antoni López, 191 3, S.*^, xiv-840 pá- 
ginas. 

312. San Román, A. — V. núm. 342. 

313. ScHiRMER, A. — Die Wdrterbücher der Kiil/iír/iatioj/cn. — AkR, 

1913, I, 688-720. 

314. Scholl, F. — Zicr lateinischen IVort/orsc/zung. /, Senecta-iiiventa. 

II, Zwei angeblich spanisch-lateinische Wdrter gurdus, cantus. — 
IF, 191 2-13, XXXI, 309-20. 

315. ScHucHARDT, H. — Altroin. bessu Gen'onheit; der Grammatiker 

Virgilius J\Iaro. — ZR^h, 191 3, XXXVI, 177-185. 

316. Segl. — Sj>anisc/¿e Etymologieti [gabardina, tambalear, talanquera, 

atiborrar, pantalla, marsop(l)a, alpar'^ai'^, mejana]. — ZRPh , 
1 91 3, XXXVII, 217-221. 

317. Seybold, C. F. — Hispano- Arábica. II: Tembleque, Yecla, Riela, 

Montesa, Culla y Chiprana. — ■ RCEHGranada, 1913, III. 
202-205. 

318. Taltavull, a. — Sobre Velázquez: Diccionario español-inglés. — 

RMen, 191 3, VIII, 238-40. 

319. TuTTLE, E. H. — Notes on romanic speechhistory (cinctulu, laicu, 

lignu, * oclu, octo.) — MLR, 1913, VIII, 484-495. 

320. TuTTLE, E. H. -///í/awüV tomar. — MLR, 1913, VIII, 97-98. 

321. TuTTLE, E. W.— Romanic ?íá\\o\^x(t. — RRQ, 1913, IV, 241-242. 

322. TuTTLE, E. H. — Cogitare in Gallo Román; Romanic cinctu and 

puncta.— RRQ, 1913, IV, 381-382. 



DIALECTOLOGÍA 1 27 

323. Urtel, H.— Aiííour du rlnimc. - Extr. du BGIPSR, XIl*" année, 

1913, S."', 32 págs. 
3J4. Urtel, II. — Prokgomena zti ci/ter Studie über dic romaiiisclicn 

Krank/icitsiianien.—k'^^Sh, 1913, XXX, 81-116. 

325. Urtel, H. — Zuní Xaii¡:n des ¡rieseis (coiiiMircJa). — ZRPlí, 191 3, 

XXX\', 210-212. 

326. VoLPí, G. — D'iin uso autico deila parola "tabacco". — ASI, 1913, 

LXXI. vol. II, 142-148. 

327. Wiener, \^.—Byzanli>iisclies.—\\. Noch einmal '^andaré». ZRPlí, 

191 3, XXXVII, 569-95. 
32S. Zauner, a. — Reseña de W. von Wartburg: Die Ausdriicke fiir 
die Fcliier des Gcsicldsorgaiis in den romatiischen Sprachen iind 
/Va/íX-Av/.— ZRPh, 1913, XXXVII, 248-252. 

Métrica. 

329. Hanssen, F. — Los endecasílabos de Aifonso X. — BH¡, 191 3, XV, 

284. 

330. Jaimes Freyre, R. — Leyes de i a versificación castellana. — Buenos 

Aires, 191 3; cfr. RL, 19 14, II, núm. 7, pág. 83. 

331. Renier, R. — Sobre H. R. Lang: The original meaning of the iiie- 

trical terms estrabot, strambotto, estribóte, estrambote. En 
«Scritti varii in onorc di R. Renier». — -GsLit, 1913, XXXI, 
198. 
112. Sheldon, E. St. — Soinc reniarks on the origin of Romanic ver- 
sification. Reprinted from Anniversary Papers by Colleagues 
and Pu[)ils of George Lyman Kittredge. — Boston, Giun & C°, 
1913- 

Dialectología. 

m. Espinosa, A. M. — Stiidies in New JSlexican Spanisli. Part. II. 
^lorphology, continualion. — RDR, 1913, V, 142-72. 

334. Galante, A. — La lengua espartóla en Oriente, y sus deformacio- 

nes. — Rev. Geogr. Col. Mere, 1913, X, núms. 5 y 6, 192-202. 

335. Garzón, T. — Diccionario argentino. — Ilustrado con numerosos 

textos. — Barcelona, Imp. Elzeviriana, 1913, 4.°, xv-519 págs., 
35 Pts. 

336. Molina Nadal, E. — Vocabulai io argentino-español y espahol- 

argenti/io {contiene 2.412 palabras). — Madrid, Fernando Fe, 
1913, 8.°, 62 págs., I pta. 

337. Múgica, P. de. — Americanismos. — Leng., II, 191 3, 46-49. 

338. Picón-Febres, G. — Libro raro. Voces, locuciones y otras cosas 

de uso frecuente en Venezuela, algunas de las cuales se en- 
cuentran en Fidclia y en las demás novelas del autor. Segunda 



12S BIBLIOGRAFÍA 

edición, considerablemente aumentada. — Curasao. A. Béthen- 
court e Hijos, 404 págs., 4.°, 10 ptas. 

339. Rodríguez Villa, A. — U71 códice de la Real Biblioteca del Esco- 

rial 01 dialecto a7-ago7iés. En «Artículos históricos^. — Madrid, 
Tip. J. Ratés, 1913, 4.°, 227 págs. 

340. Román, M. A. — Diccionario de chilenistnos y de otras voces y loca- 

ciones viciosas. Tomo III, G-M. — Santiago de Chile, Imp. San 
José. 1913, 4.°, VI-52I págs. 

341. San Carlos de Pedroso, M. — La langiie espagnole chez les j'uifs 

dti Levafit. — Le Correspojidaiit, 191 3, 10 aoút. 

342. San Román, A. — Historia de la Beneficencia en Astorga, con un 

vocabulario castellano-asturicense, sacado de los documen- 
tos. -Astorga, 191 3, 4.°, VI, 416. 

343. Saroíhaxdy, J. — Vestiges de Phonétique ibérienne en territoirc 

román (las consonantes sordas intervocálicas del aragonés». — 
RIEV, 1 91 3, VII, 475-497. 

Geografía lingüistica. 

344. LoRix, H. — Sobre P. Fabo : Idiomas y etnografía de la región 

oriental de Colombia. ^BHi, 191 3, XV, 489. 

345. INIoNTOLiu, M. DE. — La Geogra/ta lingüistica. — Estudio, 191 3, I, 

24-34; II, 76-98- 

346. Tallgren, o. J. — Í7/ desiderátum: L' Atlas Historique román. — • 

BDR, 1913, 1-20. 

Textos no literarios. 

347. A. G. P. — Sobre Ibarra Rodríguez: Documentos correspondien- 

tes al reinado de Sancho Ramírez. — RABM, 191 3, X\TI, 2, 300. 

348. Arco, R. del. — V. núms. 147 }■ 149. 

349. Arigita y Lasa, M. — V. núms. 151 y 152. 

350. B. F. A. — V. núm. 156. 

351. B0FAROLL, F. — Los dos textos catalán y aragonés de las Ordefia- 

ciones de 1333 para los Judíos de la Corona de Aragón. — BABLB, 
1913, XIII, 153-162. 

352. Cedulario de las provincias de Santa Marta y Cartagena de In- 

dias {si^o jívi). — Tomo I: años 1529 a 1535. Publicado por 
M. Serrano y Sanz. Madrid, Imp. Fortanet, 191 3, 8.°, viii-446 
páginas. Tomo XI^" de la Colección de libros y documentos refe- 
rentes a la Historia de América. 

353. Cuevas, S. J. M. — Algunos documentos de la Coleccióti Cuevas. — 

AMXAHE, 1913, V, 125-52. 

354. Documeíitos históricos de la Florida y la Lnisiana (siglos xvi 



ENSEÑANZA DEI. IDIOMA 129 

al xvm). — Biblioteca de los americanistas.— Madrid, \'. Suá- 
rez, 1913, 4.°, vii-466 págs., 5 ptas. 

1155. González Magro, P. — Sobre M. Serrano y Sanz: Cedulan'o de las 
provincias de Sania Mar/a y Cartilgena de Indias {<\^o xvi). — 
RL, 1913, II, 17-19. 

J56. Ibarra Rodkíguez, E. — Docnmenlos corresponiienlcs al reinado 
de Sancho Ramírez (vol. II, 1063-1094). — Tomo IX de la Colec- 
ción de documentos para el estudio de la Historia de Arago'n. — 
Zaragoza, P. Carra, 191 3, 4.°, xiv-284 págs., 10 ptas. 

357. .Marichalar, C. nE. — Documentos inéditos. — lUTXavarra, 1913, 

4.^133. 

358. Martín Mingüez, B. — \'. núm. 193. 

,^59. Miguélez, P. — Famoso discurso en castellano de Carlos V. — CD, 

1913, XCIV, 173. 
,K>o. MoNACí, E. — Facsimili ai documenti per la storia del le tingue e 

del le letter ature Tomanze. — Roma, D. Anderson [1913!, fase. II, 

6 págs. y láminas, 66-115. 

361. Serrano y Sanz, M. — V. núm. 352. 

362. SiTGEs, J. B. — Documentos itie'ditos. — BCPNavarra, 191 3, 4.", 

127-32. — V. núm. 203. 

Enseñanza del idioma. 

363. Academia Española. — Gramática de la Lengua castellana. Nueva 

edición. — Imp. de los Sucs. de Hernando, 191 3, 4.", 420 págs. 

364. Brackenbury, L. — La enseñanza de la Gramática. Traducción del 

inglés porA. Pestaña. — Madrid, Ediciones de La Lectitra, 1913, 
8.°, 117 págs., 1,50 ptas. 

365. Cadena, L. — Proyecto de Programa para la enseñanza de la len- 

gua nacional. — EscPrep, México, 19 13, IV, 140-168. 

366. Dernehl, C. — El comerciante. Spanisches Lehrbuch für Kauf- 

leute. — Leipzig, Teubner, 191 3, vi-276 págs., 3,60 marcos. 

367 . DÍAZ Y Utiel, S. — Alanual de Gramática de la Lengua castellana. — 

Madrid, L. Guillen, 1913, i6.° 

368. DowLiNG, M. C. — Readi7ig, IVriting and Speaking Spanish for 

Beginners. — New York, American Boock C°, 191 3, 12.°, 256 
págs., 75 c. 

369. E. V. — Sobre P. Lasalde: Desarrollo del idioma castellatto desde 

el siglo XV' hasta nuestros días. Friburgo, 191 2. — Leng., II, 
1913, 25-26. 

370. Ferrant Roig, M. — Gramática pedagógica de la Lengua castellana. 

Segundo grado. — Madrid, Imp. Ibérica, 1913, 16.'', 140 págs. 

371. García Bellido E. — Sobre la enseñanza de las lenguas vivas. — 

Leng., 19 i 3, 11, 5-12. 

Tomo T. o 



130 BIRLIOGR.VFIA 

372. Gaya y Bu^quels. — Lengua española. — St. Gallen, Fehrsche 

Buchhandlung, 191 3, 264 págs., 2,80 marcos. 
^73. Gómez Marín, F. — Gramática razonada del idioma castellano. 

Segunda edición. — Montevideo, A. ^lonteverde y C.*, s. a, 4.°, 

382 págs. 

374. Ingraiiam, E. S. — A Brief Spanisit Grammar, Ijased on .1 Brief 

Spanisli Grammar, by A. H. Edgren. — Boston, Heath and C, 
1913, 12.°, IV-194 págs., $ i,to. 

375. La escuela española de Alcazarquivir. — BOZM, 1913, núm. 2, 

abril, 155. 

376. Las escuelas árabes de Alcazarquivir. — BOZM, 19 13, núm. 2, 

abril, 151. 

377. ^ÍARCiiAND, L. — Eifie wisscnschaftlic/ie Methode zur Erlernnn^ 

fremder Spracken durch das direkte Lesen un die Sprechma- 
sclíine. — NSpr, 1913, XXI, 171-180. 

378. MoNTEVEKDE, R. D. — T/ic Spauisk Language as now spokcn and 

wrilten. — London, Blackie and Sons, 1913, 4 sh. 

379. MoNTEVERDE, R. D. — A Ncio Spanisli Reader on modera Lines.— 

London, Blackie and Sons, 191 3. 

380. Notas para el cstud'o de la instrucción pública en Marruecos, y 

especialmente en Tctuán. — BOZM, 1913, núm. 2, abril, 122. 

381. Oliver, G. a. S. und Hartmann, A. — Spanische Grammatik. — 

Leipzig, G.A. Glückner, 1913, 8.", vii-264 págs. 

382. PoGONObKi, A. — Compendio de Gramática castellana. — INÍadrid, 

Imp. del Patronato de Huérfanos de Intendencia e Interven- 
ción militares, 191 3, 4-°, 94 P^gs., 2 ptas. 
38 V PoGONOSKT, A. — Gramática castellana. — ]\Iadrid, Imp. del Patro- 
nato de Huérfanos de Intendencia e Intervención militares, 
1913, 4.°, 194 págs., 4,50 ptas. 

384. Ramheal', a. — Sobre Sauer und Kordgien : Rektionsliste der 

gebrailclilichsten spanisclien Zciticórter, Bei-undHaupticorter. — 
NSpr, 1913, XXI, 128. 

385. Rambeau, a. — Sobre C. M. Sauer: Kleinc spanische Sprachlchre. — 

NSpr, 191 3, XXI, 126. 
3S6. Real decreto de 3 de abril de 191 3, constituyendo la Junta de 
enseñanza en Marruecos. — BOZM, 191 3, núm. i, abril, 77. Mo- 
dificación de su art. 4.° — Ibíd. núm. 2, 109. 

387. Real orden disponiendo que se publiquen en este Boletín Oficial 

determinados informes, memorias, notas y datos sobre orga- 
nización y ejercicio de la enseñanza en Marruecos. — BOZM, 
1913, núm. 2, abril, 121. 

388. Revilla, M. G. — La Gramática y la Alquimia. Discurso en pro^ 

de la enseñanza directa del castellano. — ISIéxico, Tip. Gue- 
rrero Herm;inos, 191 3, 8.", 51 págs. 



LITERATURA COMPARADA 131 

389. Rubio, J. — Sobre G. Frisoni: Grammalica, esercizipratici e diziona- 

rio della lingita catalana, con una Introduzione siigli Idiomi par- 
lati nellapenisola Ibérica, una Raccolta di 3^0 Provcrbi e la chia- 
ve dei temipcrrapprcndimento autodidáctico. -BDR, i9i3,V, 47. 

390. Sánchez, P. F. — Sobre C. Lasalde: Desarrollo del idioma caste- 

llano, etc. — CD, 191 3, XCII, 147. 

391. Selva, L. de. — Dificultades gramaticales. Su explicación y correc- 

ción al alcance de todos. — Madrid, González y González, 1913, 
8.°, 0,50 ptas. 

392. Selva y Alvarez Ordoño, L. de. — Noinsima Gramática de la 

Lengua española Primer curso: Elementos de Gramática para 

la primera enseñanza. — Madrid, González y Jiménez, 1913, i6.", 
59 págs. — Segundo curso : Compendio de Gramática para la 
enseñanza. — Madrid, 1913, 207 págs. 

393. Trabajos de la Junta para ampliación de estudios e investigacio- 

nes científicas en relación con la influencia española en Ma- 
rruecos. — BOZM, 1913, núm. 2, abi-il, 167. 

394. WiLCOx, C. D.— .-1 reader of Scientifi: and Tecl/nical Spanish, icitlt 

a vocabulary and notes. — New- York, Sturgis and Walton, 191 3, 
12.°, illustrated, $ 1,75. 

LITERATURA 
Literatura comparada. 

395. Allard, Emmy. — Friedrich der Grosse in der Literatur Franl-- 

rcich mit einem Ausblick auf Italien und Spanien. — Halle a/S, 
Max Niemeyer, xv-144. 

396. Alonso, J. — Influencia dantesca en España. — NEt, 191 3, XVII, 

58-62. 

397. Beccari, G. — Impression! italiane di scrittori spagniioli (1860- 

1910^ — Lanciano, R. Carabba, 1913, i6.°, 124 págs., i lira. 

398. Bonilla y San Martín, A. — Las levendas de Wagner en la Litera- 

tura española. — Madrid, Imp. Clásica, 1913, 8.", 103 págs., 
2 ptas. 

399. Faguet, E. — Moliere et l'Espagne Le Temps Présent, 2 aoút, 

'913- 

400. Hamilton, G. L. — The Sources of tl/e Symbolical Lay Commti- 

nion. — RRQ, 191 3, IV, 221-240. 

401. Hanford, J. H. — The medieval Debate betK'een Jl'ine and IVater. — ■ 

MLA, 1913, XXVIII, 31S-367. 

402. K., M. — Sobre Schróder : Die dramatisclicn Bearheitungen def 

Don Juan Sage in Spanien, Italien und Frankreich bis auf Mo- 
liere einschliesslich. — LZ. 1Q13, I. XIV, 16. 



132 BIBLIOGRAFIA 

403. NoRTHUP, G. T. — \'. núm. 530. 

404. Pfandl, L. — Robert Southey wid Spanien. Leben imd Dichttmg 

eities englischen Romatitikers linter dem Einjiusse seiner Bezie- 
hungen znr Pyrendisclíen HaIbi7isel.—'R.Wi, 191 3, XXVIII, 1-3 16. 

405. Pfandl, L. — Carlos García und sein Anteil an der Gescliichte der 

kultiirellen und ¡iterarischen Bczichiingen Frankreic/is zii »S)>a- 
;;/>;/. — MMus, 1913,11, i. 

406. PiETscH, K. — \. núm. 532. 

407. Renier, R. — Sobre G. Rossi : Alcune poesic ¡nedievali laiine sulla 

guerra di Troia. En «Scritti varii di erudizione e di critica in 
onore di R. Renier». — GsLit, 1913, XXXI, 186. 

408. ScHEViLL, R. — Ovide and the Renaissance in Spain. Publica - 

tions in Modern Philologx". — University of California Press. 
Berkeley, 191 3, 4.", 268 págs. 

409. WicKERSHAM Crawford, J. P. — Siuircz de Figueroa's España De- 

fendida and Tasso's Gerusalemme Liberata. — RRQ, 191 3, I^' 
207-220. 

410. WuRZBACH, \V. YON. — ^^ núm. 540. 

411. X. — Sobre U. Buchioni : Torquato Tasso e Lope Félix de Veg.i 

Carpió. — GsLit, 1913, XXXI, 152-153. 

412. X. — Sobre M. Besso : La fortuna di Dante fiiori di Italia. — Gs 

Lit, 1913, XXXI, 414-417. 

Historia de la Literatura. 

413. Antón del Olmet, F. — Proceso de los orígenes de la decadencia 

española. Libro IV. Los Afraticesados. Noticia sobre los escri- 
tores de principios del siglo xix tachados de afrancesados. — 
Madrid, J. Pueyo, 8.°, 431 págs. 

414. Ballesteros Robles, L. — Diccionario biográfico matritense. — 

PJadrid, 1 91 3, fol., 702 págs., 15 ptas. 

415. BussE, C. — Gesckichte der Weltliteratur. Zweí Bánde. — -Leipzig, 

Velhagen & Klasing, 1913, 779 págs., 20 marcos. 

416. Fitzmaurice-Kelly, J. — Littér ature espagnole. Deuxiéme édi- 

tion refondue et augmentée. — París, Colin, 191 3, XXII, 8.", 
494 págs., 5 fr. 

417. Fitzmaurice-Kelly, J. — -Historia de la Literatura española [con 

una bibliografía]. — Madrid, V. Suárez, 191 3, 4.°. 582 págs., 
8 ptas. 

418. Gutiérrez, M. — Notas del siglo XVIII. — Allí, agosto, 1913. 

4 1 9. Henríquez Ureña, P. — Traducciones y paráfrasis en la literatura 

mexicana de la época de la Indepejidencia. — AMNAHE, 191 3, 
V, 51-63. 

420. Nieto Mozo, J. — El siglo literario de Don Juan Tí. Opúsculo 



POESÍA EN GENERAL 133 

crítico sobre el movimiento intelectual de aquel reinado. — 
Madrid, Casa edit. La Última Moda, 1913, 8.°, 53 págs. 
4JI. PüLPON, S. — Sati José de Calasanz y la Literatura. — RC, agosto, 

1913- 

422. ScHüFFER, C. — Venezuela m der Literatur von der Entdeckung 

bis heuie. — Mitt. Dt. Südam. Inst., 1913, I. 44-59- 

Poesía en general, 

423. Alonso Cortés, N. — Juan Martínez Vtllergas. Bosquejo bio- 

gráfico-crítico. Segunda edición. — Valladolid, Tip. Viuda de 
]\Iontero, 191 3, 8.°, 217 págs., 2,50 ptas. 

424. Alonso Cortés, N. — Don Hernando de Aatña. Noticias biográ- 

ficas. — Valladolid, s. a.. Viuda de Montero. 

425. Arcipreste de Hita. — Libro de Buen Amor. Dos volúmenes. 

Edición y notas de J. Cejador y Franca. — Madrid, Ediciones 
de La Lectura, 191 3, 8.°, I, 300 págs.; II, 324 págs., 6 ptas. 
420. Berceo, Gonzalo de. — El Sacrificio de la Misa. Edición de An- 
tonio G. Solalinde. — !\Iadrid. Residencia de Estudiantes, 
1913. 4.°, 66 págs., I lám. 

427. Casanova, R. P. — Ojeada critica sobre la poesía en Chile (1840- 

igi2). — Santiago de Chile, Imp. Barcelona, 191 3, 8.°, 71 págs. 

428. Castro, A. — Sobre Juan Ruiz, Arcipreste de Hita: Libro de 

Buen Amor. Edición y notas de Julio Cejador. — RL, 191 3. II, 
10-15. 
420. Chacón y Calvo, J. M. — Los orígenes de la poesía en Cuba. Publi- 
cado en Cuba Contemporánea. — }iíih-<\n:\, Imp. Siglo xx, 1913, 
4.°, 84 págs. 

430. CiROT, G. — Sobre J. Cejador y Franca: Arcipreste de Hita. — 

BHi. 1913, XV, 479. 

431. Fitzmaurice-Kelly, J. — Oxford Book of Spauish Verse. Thirteenih 

Centurv-Tii'entiet/¿ Century, cliosen by — Oxford, Clarendon 

Press, 191 3. 12.'', 496 págs., 7 sh. 

432. Menéndsz y Pelayo, M. — Historia de la Poesía castellana en la 

Edad Media. Tomo I. Obras completas, tomo W; edición defi- 
nitiva revisada por el autor. — ^ladrid, Imp. Fortanet. 191 1- 
1913, 4.°, 432 págs., 10 ptas. 

433. Menéndez y Pelayo, M. — Historia de la Poesía hispano-america- 

na. Tomo II. — Madrid, Imp. Fortanet, 191 3, 8.°, 530 págs. 

434. Mesa Y López, R. — Antología de los mejores poetas castellanos. 

Introducción y comentarios de — París, s. i. ni a., 8.**, 

473 págs.. 1.50 ptas. 



134 bibliografía 



Lírica. 



435. AuMENTERAs, A. DE. — Pocsius forcstalcs. Colección de poesías 
de autores antiguos y modernos que cantan los árboles y los 
montes. — ]Madrid, Imp. R. F. de Rojas, 1913, 394 págs., 3 ptas. 

-436. Campoamor (Las mejores poesías de). — ^ Juicio crítico de Jacinto 
Benavente. Prólogo de Andrés González Blanco. Dos volúme- 
nes. — Madrid, Imp. Helénica, 191 3, 8.°, xxix-275 págs., i pta. 

437. Gay, V. — Los Irovadores en la vida del pueblo. Discurso [leído] 

en los Juegos Florales de Aleo}'. — Madrid, Imp. I. Perales, 
'913, 4.°, 30 págs. 

438. González Blanco, A. — Las J7iej ores poesías de amor. Recopiladas 

y prologadas por — Madrid, 191 3, 12.°, 275 págs. i pta, 

439. GuNzvLEZ Blanco, A. — Sor Juana Ine's de la Cruz. Estudio anec- 

dótico y biografía sentimental. — NT, 191 3. XIII, 2, 310-319. 

440. Hanfokd, J. H. — \. núm. 401. 

441. Hendkix, W. S. — Sobre F. Rodríguez Marín: El divino Herre- 

ra y la condesa de Gehes. — RRO, 19 13, IV, 138-139. 

442. IIiLLs, E. C. and Morley, .S. G. — Modern Spanisli Lyrics edited 

with introduction-., notes and vocahularw- — -New York, Holt and 
C, 1913, 12.°, Lxxxvxii-435 págs., % 1,25. 

443. Martí Grajales, F. — Obras de D. Juan Fernández de Heredia, 

poeta valenciano del siglo xvi, precedidas de una noticia bio- . 
gráfica y bibliográfica. — Valencia, iManuel Pau, 1913, 4.", 282 
páginas. 

444. Merimée, H. — Reseña de A. Pagés : Auzias 3íarch el ses prédc- 

cesseurs. — BHi, 1913, XV, 230. 

445. Renier, R. — Sobre C. Michafilis de Vasconcellos : Ilis/oria 

de urna canfao peninsular (\'en muerte tan escondida). En 

«Scritti varii in onore di R. Renier». - GsLit, 191 3, XXXI, 

192-193. 

446. Rodríguez, B. — Memorias sobre José María Gabriel \ Galán. — 

RC, sept. 19 1 3. 
Sánchez Rojas, J. — Elogio de Gabriel v Galán. — NT, 191 3, XIII, 
3, 129-148. 
44S. .Santillana, Marqués de. — Canciones y decires. Edición y notas 
de V. García de Diego. — Madrid, Ediciones de La Lectura, 
1913, 8.°, 288 págs., 3 ptas. 

449. Teresa de Jesús, Santa. — Flores de la mística española. Poesías. 

Prólogo del R. P. Franc. Jiménez Campaña. — Madrid, L. Fau- 
re, 191 3, 8.°, 72 págs., i pta. 

450. T., L. de. — Sobre Marqués de Santillana: Canciones y decires. 

Edición de V. García de Diego. — RABM, 1913, 2, 137-140. 



DRAMÁTICA 1 35 

451. Vega, Garciiaso de la. — £g/ogas. Con las anotaciones de He- 

rrera. Colección Michaud. — París, Imp. de P. Landais, S. a, 
8.°. 270 pág». y un retrato. 

452. Villegas, Esteban ^Ianuel de. — Eróticas o Amziorias. Edición 

y notas de Narciso Alonso Cortés. — Madrid, Ediciones de ¡jU 
Lectura, 191 3. 8.°, 355 págs. 

453. WuRZBACH, \V. VON. — Sobrc L. P. Thomns: Gongora ct le Gjngo- 

;■/>;//:•. — ZRPh, 191 3, XXXVÍl, 745-748. 

454. Zorrilla, J. — Obras completas. Tomo 1: Poesías, 6.^ edición. — 

Madrid, 1913, 4.°, 516 págs., 6 ptas. 

Épica. 

455. Capdevila, R. M. — Sobre M. .Maclas: Juan Lorenzo Segura y cl 

Poema de Alexandre. — SuplABHA, 191 3, V, núm. 9. 
455. Castro, A. — Sobre M. Maclas: Juan Lorenzo Segura y el Poema 

de Alexandre. — RL, 191 3, 26-28. 
,457. Ercilla y ZúÑiGA, A. DE. — La Araucana. Documentos relati- 
vos al poema. Edición del centenario, ilustrada con graba- 
dos, documentos, notas históricas y bibliográficas y una bio- 
grafía del autor, por José J. Medina. — Santiago de Chile, Imp. 
Universitaria, 1913, 4.°, 552 págs. 

458. FoscoLO, B. L. — Una rcdazione inédita del I a leggenda degli infanti 

di Lara. — StMed, 1912-1913, IV y último, 231-253. 

459. ^Iacías, M. — Juan Lorenzo Segura y el Poema de Alexandre. Es- 

tadio crítico seguido de numerosos fragmentos del poema. — 
Orense, Imp. «La Popular», 191 3, 4.°, 108 págs. 

460. Menéndez Pídal, R. — El Poema del Cid. Valor artístico del poe- 

ma. — RL, 191 3, I, 5- II. 

461. Menéndez Pidal, R. — Poema de Mió Cid. Introducción, edición 

y notas de — Madrid, Ediciones de La Lectura, 191 3, 8.", 

360 págs. 

Dramática. 

462. Arroyo, C. E. — Alirando a España. El teatro español contempo- 

ráneo. — RJLOuito, 1913, X, 274. 

463. Bacon, G. W. — Sobre S. L. Millard Rosenberg: La Española de 

Elorencia o Burlas ]''eras y Amor Invencionero, comedia famo- 
sa de D. P. Calderón; y Las Burlas Veras, comedia famosa 
de Lope de Vega. — RRQ, 1913, IV, 256-259. 

464. Barzum, H. M. — L'Ére du drame. Essai de synthése poétique 

moderne. — París, Figuiére et C'", 1913, 140 págs., 2,50 fr. 

465. BucnANAN, M. A. — Sobre Kohler: Siebcn spanisclie dramatisclie 

Eklogen. — T^'?^ 1913, XXXVII, 503-505. 



136 BIBLIOGRAFÍA 

466. Castro, Guillen r>E. — Las mocedades del Cid. Edición j' notas- 

de V. Said Armesto. — Madrid, Ediciones de La Lectura^ 
191 3, 8.°, 287 págs., 3 ptas. 

467. Celestina, La (Comedia de Ca/isto y Aíelibea). — París, (rarnier 

Fréres, 191 3, 12.°, 281 págs. 

468. CoRVALÁN Mendilaiiarsu, D. — Araiico libre. Continuación a la 

Historia del teatro en Buenos Aires. — Buenos Aires, Coni 
Hermanos, 191 3, 30 págs. 

469. EscovAR, N. D. DE. — Anales de la escena española (continuación).-^ 

CD, 191 3, xcii, xcm, xciv, xcv. 

470. P'aguet, E. — V. núm. 399. 

47 I . García X'alero, V. — Dentro y fuera del ieairo. Crónicas rclros- 
pectivas. Historias, costumbres, anécdotas y cuentos. Carta-pró- 
logo de Vital Aza. — Madrid, 1913, 8.°, 264 págs., 3 ptas. 

472. (íracia, P. de. — Die Widergeburt des spanischen Dramas im neuen 

yíz//A-/!W/c/¿7-/.— Kolnische Volkszeitung, Liter. Beilage, 19, 191 3. 

473. H., G. N. — Sobre J. E. Hartzenbusch : La coja y el encogiiio, 

edited by J. Geddes. — MLN, 1913, XXVIII, 128 págs. 

474. House, R. E. — The I 536 tcxt of thc Égloga of Juan de Paris. 

[Sobre Kohler : Siebcn Spanisckc Dramaiische Eldogen.^ — 
MLN, 1 91 3, XXVIII, 28-29. 

475. House, R. E. — The sources of Bartolomé Palau's l'~arsa Salman- 

tina. — RRQ, 1913, IV, 311-322. 

476. Izquierdo, J. M. — El Derecho y el Arte. \n\.\-i->(\\.\zc\ów aun esta- 

dio sobre El Derecho en el teatro español. — L, 1913, XIII, 3, 

117-134- 

477. Juderías, J. — Sobre Juan del Encina : El aucto del Repelón. Edi- 

ción crítica por A. Alvarez de la \'il!a. — L, 1913, XIII, 3. 

445-452. 

478. K., M. — \'. núm. 402. 

479. La toma de [el castillo de] San Eelipc [en .^fenorca] por las armas 

españolas [en 1782]. Artículos, comedias y zarzuelas con este 
asunto. — RMen, 191 3, VIII, 364-71. 

480. Levi, E. — La leggenda di don Carlos nel teatro spagnolo del sei- 

cento. — Roma, Unione editrice, 191 3, 8.°, 59 págs. (De la Ri- 
vista d' Italia.) 
4S1. L1ZASOAIN Y Aurrecoechea, J. J. — Néiñez de .írce como dramáti- 
co. — ED, 1913, IX, 142-15 1. 

482. Merimée, H. — L'art dramatique a Valencia, depuis les origines 

jusgu'au commencement du XVI I'^ siecle. — Toulouse, Imp. 
E. Privat, 19 1 3, 4.°, 734 pá?,s. 

483. Merimée, H. — Spectaclcs et comédiens a Valencia. — Toulouse, 

Imp. E. Privat, 191 3, 4.° 267 págs. 

484. Monner Sans, R. — Pon Cuillé/i de Castro. Ensayo de crítica 



DRAMÁTICA 



biobibliográfira. Conferencias ciadas en el Colegio Nacional 
de Buenos Aires. ^ RUBA, 1913, XXIV-XXV. 
4S5. MoNTEVERor, A. — Le foiiii de <íLa vida es sucrio-». — StFM, 191 3, 
VI, 177 y 314, nota. 

486. MuRET, E. — Une httrc iiicdilc de Lope de Vega. En Mélangcs 

offerts á M. E. Picot. — París, 191 3, 8.", 2 vols. 

487. Onis, F. de. — Sobre f^ope de Vega Carpió : Las Burlas Vera.^, 

comedia famosa. Edited with an introdiiction and notes by 
S. L. Millard Rosenberg. — RL, 1913, II, 52-53. 
48S. OwEN, A. L. — Sobre Consuelo, por A. López de Ayala, edited 
by A. M. Espinosa. — MLN, 1913, XXVIII, 1 18-121. 

489. Pérez Pastor, C. — Nuevos datos acerca del Jiistrionismo español 

en los siglos XVI y XF//.— BHi, 191 3, XV, 300-428. 

490. Rangel, N, — Los estudios uti ¡ver sitarlos de D. Juan Ruiz de Alar- 

cón y Mendoza. — BBN^Iéxico, 191 3, X, núms. i \' 2. 

491. Reed, F. o. — Reseña: I^a ^foza de Cántaro, por Lope de Vega. 

Edited with introduction and notes by Madison Stathers. — 
MLN, 1914, XXIX, 13-17. 

492. Renier, R. — .Sobre A. Restori : Un elenco di comedias de 162S. 

En «Scritti varii in onore di R. Renier». — GsLit , 1913', 

XXXI, 195. 

493. Restori, A. — Ancora di Genova ncl teatro classico di Spagna. Es- 

tratto dalla Rivista Ligure di Scienze, Lettere ed Arti. — Ge- 
nova, 191 3. (Comp. del mismo autor : Genova nel teatro classico 

di Spagna. Discorso letto nella r. Univertitá di Genova il 

giorno 4 nov. 191 1. Genova, 1912.) 

494. Rojas, Fernando de. — L,a Celestina. Edición y notas de J. Ce- 

jador y Franca. Tomos I y 11. — Madrid, Ediciones á& La Lec- 
tura, 8.", 6 ptas. 

495. Stathers, M. — La Moza de Cántaro, por Lope de Vega. Edited 

with introduction and notes liy — -New- York, Holt and C, 

191 3, 12."^. xin-170 páji^s., 70 cents. 

496. Teatro español del siglo A' í'/.— Tomo I. Publicado por U. Cronan. 

Sociedad de Bibliófilos Madrileños. Tomo X. — ]\Iadrid, Imp. 
Fortanet, 191 3, 4.'\ 542 págs., 18 ptas. 

497. \'ega, Lope de. — Obras publicadas por la Real Academia Espa- 

ñola. Tomo XI\': Comedias novelescas, 2.^ sección. Tomo XV: 
Comedias novelescas, 3.^ sección. — Madrid, Tip. Sucesores de 
Rivadeneyra, 1913, 4.° mayor, 611 y 60S págs. 

498. X. — Sobre L. Cavalli y E. Grandi : // mito di Fedra nella trage- 

dia. — GsLit., 1913, XXXI, 169-170. 
499- X. — Sobre R. Verde: G. Cicognini(StudJ suirimitazionc spagnuole 

ncl teatro italiano del seicento). — GsLit, 191 3, XXXI, 454-455. 
500. X. — Sobre U. Buchioni. — V. núm. 411. 



138 BIBLIOGRAFÍA 



Novelística. 



501. Alda, M. — El caso de La gloria de Don Ramiro. Séptima edi- 
ción. — Buenos Aires, 1913, 8.°, 100 págs. 

qo2. Alemán, Mateo. — Vida de Guzmdii de Alfarachc. Atalaya d: la 
vida Jr.unina. Primera 3' segunda parte. Edición transcrita 
y revisada por Julio Cejador. — Madrid, Renacimiento, 1913, 
2 vols., 8.°, 375 y 429 págs. 

503. Alemán, Mateo. — Giizmin de Alfarachc. Primera parte. Edited 

by Fr. Hollé. Biblioteca románica. — Strassburg, J. H. E. 
Heitz, 191 3, nLims. 1 83- 187, i6.°, 347 págs., 2 marcos. 

504. Baig Baños, A. — Un folleto raro cervantófobo. — Madrid, Imp. del 

Asilo de Huérfanos, 191 3, 8.°, 15 págs., 1,50 ptas. 

505. Barrera, I. j. — IJgeras consideraciones estéticas acerca de la no- 

vela. — RJLOuito,i9i3, X, 112. 

506. Benary, W. — Hervís von Alctz iiinl dic Sage voiii danklnjrcn Ta- 

len. — ZRPh, 1913, XXXVII, 57-92, 129-144. 

507. Bushee, a. H. — Sobre Mateo Alemán: Guzmdn de Alfarachc. 

Ediciones de J. Cejador y Fr. Hollé. — RRQ, IV, 387-391. 
50S. Cervantes, Miguel de. — El ingenioso hidalgo Don Quijote de la 
Mancha. Primera edición crítica, con variantes, notas y el 
diccionario de todas las palabras usadas en la inmortal novela- 
por D. Clemente Cortejón; continuada por Juan Ganivel Mas 
3^ Juan Suñé Benajes. Segunda parte. — Barcelona, Serra Her- 
manos y Russell, 191 3, VI, 4.°, xiv-556 págs., 20 ptas. 

509. Cervantes, Miguel de. — El ingenioso ldd%lgo Don Quijote de la 

Aíancha. Comentado por el Dr. Diego Clemencín. Nueva edi- 
ción, anotada por Miguel de Toro Gómez. — Tours, Imp. Delis 
Hermanos, 1913, III y IV, 8,°, xi-503 y 445 págs. 

510. Cervantes, Miguel de. — J-hn Quijote de la Mancha. Edición 3' 

notas de F. Rodríguez Marín. — Madrid, Ediciones á& La Lec- 
tura, 191 3, VI, VII 3^ VIH, 8.°, 342, 340 y 304 págs. 

511. Chandler, F. W. — La novela picaresca en España. Traducción 

del inglés, por P. A. Martín Robles. — Madrid, Imp. V. Torde- 
sillas, 1913, 8.°, 248 págs. 

512. Chavarri, E. L. — La JMúsica en los novelistas españoles en los 

siglos XVI y XVII. — RMBilbao, 1913, julio y agosto. 

513. C. P. — Sobre Savj-Lopez: Cervantes novelliere. — StFM, 19 13, ^T, 

279. 

514. Espinel, V. — Lehen nnd Aben tener des Escudero ^'If arcos van 

Obregon. Spanische Schelmenroman. Hrsg. von H. Florke, 
F. Freksa und K. Th. Senger. — Mdnchen, Ba3'erische Verla- 
ganstalt K. Th. Senger, 1913, 331 págs. 



NOVELÍSTICA 1 39 

51 :. EsTCBANiíio fioNzÁLEz, lioiiiorc dc bucii humor. Su vida y hechos 
contados por<51 mismo.^París, L. Michaud, 1913,8.°, 269 págs. 

516. Fitz-Gerald, J. D., und Fitz-Gerald, Leora A. — Lope de Vega: 

Novelas a la señora Marcia Leonardo. — RF, 191 3, XXXI\', 
218-320. 

517. FrrzMAURicE-KELLY, J. — Miguel de Cervantes Saavcdra. A me- 

moir. — Oxford, Clarendon Press, 1913, 8.°, xx-228 p4gs., 
7 sh., 6 d. 

518. FiscHER, W. — Houore' d' Urfé's «Si reine» and t he «Diana» of 

Montemayor. — MLN, junio 191 3. 
510. Ford, J. D. 1\I. — Possible foreign sources of tJic Spanisli novel of 
I\oguer\. Reprinted from Anniversary Papei-s by CoUeagues 
and Pupils of George Lyman Kittredge, 1913, 8.°, 4 págs. 

520. Galán, D. — Cautiverio y trabajos dc Diego Galán, natural de Con- 

suegra V vecino de Toledo (1589 a 1600). Los publica la Socie- 
dad de Bibliófilos Españoles. — Madrid, Imp. Ibérica, 191 3i 4-"- 
xcv-448 págs., 18 ptas. 

521. González Aurioles, N. — Re:u;rdjs a-itoh!Ogrdfí:os de Cervantes 

en La Española Inglesa. Estudio crítico. — Madrid, Viuda de 
A. Alvarez, 191 3, 8.0, 56 págs., 1,50 ptas. 

522. IcAZA, F. a. de. — Mateo Alemán : su historia y sus escritos. Un 

nuevo capítulo de su vida. — RL, 191 3, I, 37-43- 

523. IcAZA, F. A. DE. — El centenario de un libro. Las Novelas ejem- 

plares de Cervantes v sus contemporáneos. — RL, 1913,111,6-9. 

524. Lazarillo de Tormes. Editado por L. Sorrento. Biblioteca Romá- 

nica, 177. — Strassburg, J. H. G., Heitz, 1913, n." 16, 70 págs. 

525. L. R. — Sobre P. Savj-Lopez : Cervantes. — StL'M, 1913, VI, 279. 

526. I\Iele, E. — Miguel de Cervantes y Antonio Veneciano. — RABM, 

Madrid, 191 4, XXIX, 82-96. 

527. Molina, Tirso de. — Cigarrales de Toledo. Edición de V. Said 

Armesto. — Madrid, Renacimiento, 1913, 8.°, 381 págs., 2 ptas. 

528. Morel-Fatio, a. — Sobre J. Cejador y Frauca: Guzmán de Alfa- 

rache. Primera parte. — BHi, 191 3, XV, 484. 

529. NoÉ, J. — Sobre Manuel (jálvez: El solar de la raza. — RL, 19131 

VI, 69-74. 

530. NoRTHLip, G. T. — Tiic Spanish Prose Tristram Source Question. — 

MPhil, 1913. XI, 259-265. 

531. Peseux-Richard, II. — Un romancicr espagnol : M. Felipe Tri- 

go.— RHi, 191 3. XXVIII, 317-389. 

532. PiETscH, K. — Conrrning MS. 2-G-s of the Palace Library at 

.l/aí/A/V/( Libro del .Santo Grial).— MPhil, 191 3, XI, 1-18. 
533- OuEVEDO, D. Francisco de. — Geschichte des Spitzbuhen Don Pa- 
blos, Muster der Sclnoindler und Spiegel der Vagabunden. Nach 
alteren deutschen und spanischen Ausgaben neu bearbeitet, 



140 bibliografía 

ergánzt und eingeleitet von Karl Theodor Senger. Spanische 

Schelmenromane, hrsg. von K. Th. Senger. Bd. 2. — München, 

Ba3-erische Verlaganstalt K. Th. Senger, 1913, 210 págs., 4 m. 

434. Ras, M. — Los personajes del Quijote. — Estudio, 1913, 1, 303-216. 

535. Reniek, R. — Sobre V. Savj-Lopt-z: Una cavalcata con don Clii- 

sciotie. En «Scritti varii in onore di R. Renier». — GsLit, 

191 3, XXXI, 195. 

536. Rodríguez Marín, F. — El capítulo de los galeotes. Apunte para 

un estudio cervantino. — Madrid, Tip. de la Re^ñsta de Archi- 
vos, 191 3, 8.°, 21 págs., I pta. 

537. Savj-Lopez, P. — Cervantes. — Napoli, 1913, 8.°, 247 págs. 

538. Schevill, R. — Threecenturies of Don Quixote. Reprinted from tlie 

Univ. of. California Clironicle, vol. XV, núm. 2, 8.°, 26 págs. 

539. Vega, Lope de. — La Dorotea. Edición de Américo Castro. — 

Madrid, Renacimiento, 191 3, 8.°, 305 págs, 2 ptas. 

540. WuRZBACiT, W. VON. — Sobrc G. Babinger : Die Wandeningeu 

und IFaudclnngen der Novelle von CervantesYX Curioso Imper- 
tinente. — ZRPh, 1913, XXXVII, 246-248. 

Historia. 

541. Ballesteros Beretta, A., }' Ballesteros Álava, P. - Cuestiones 

históricas. Edades Antigua v Media. — Madrid,]. P. Torres, 191 3, 
8.°, 350 págs. 

542. Barros Arana, D. — Obras completas. Tomo I: Historia de Afue'- 

rica. Partes I y II. —Bibliografía de la Historia de Atne'rica : La 
Atnérica indígena. El descubrimiento r la conquista. — Santiago 
de Chile, Imp. de Cervantes, 1908, 4.", 533 págs., 3 hojas sin 
numerar. 

543. Cárdenas, Dr. J. de. — Primera parte de los problemas y secretos 

maravillosos de las Indias, compuesta por el Reimpresión de 

la edición de México, en casa de Pedro Ocharte, año de 1591. 
segunda edición. — México, Imp. del Museo Nacional de Ar- 
queología, Historia y Etiología, 113, 4.°, xv-222 págs. 

544. Casas, P. Bartolomé de las, y Vargas Machuca, B. — La des- 

trucción de las Indias. Refutación de las Casas. — París, Imp. 
P. Laudáis, s. a, 8.°, 299 págs., 2,50 ptas, 

545. CiROT, G. — Sobre A. Morel-Fatio: Historiograpliie de Charles- 

Quint. — Wc^\, 1913, XV, 350. 

546. Charlevoix, P. P. F. J. de. — - Historia del Paraguay, con las 

anotaciones y correcciones latinas del P. Muriel. Traducción 
al castellano por el P. Pablo Hernández. Tomo XIII de la 
Colección de libros y documentos referentes a la Historia de 
América. — Madrid, Imp. Fortanet, 1913, III, 8.°, 376 págs. 



MÍSTICA 141 

547. Fernández, D. — IJistoria del Perú. Primera i)artc. Edición, pró- 
logo y apéndices por D. Lucas de Torre. —Madrid, Biblioteca 
Hispania, 191 3, 4.", 354, 7,50 P^as. 

^4^. GüixÉ, J. — Sobre el P. Las Casas: La desiruccióii de /as Indias. 
París, Michaud, 1913. — RL, 1913, III, 31-32. 

549. Laiglesia, y. — Sobre An/ia/s of tlic Empcror C//ar/cs f", by 
Francisco López de Gomara, spanish text and english trans- 
lation edited, with an introdiiction and notes by Roger Bige- 
low Merriman. — BAH, 1913, LXII, 323-27. 

330. Larkinaga, J. R. — Fi-ay Jerónimo de Mendicta, his/oriador de- 
X/n'7<a Es/aTia (1525-1604). — AIA, 1914, I, 290-300. 

551. Maura Gamazo, G. — Sobre Enrique Redel: Amhrosio de Mora- 
/í-.r. — BAH, 1913, LXIII, 168. 

352. Mir.uÉLEZ, P. - - A;.v historias inéditas de Carlos V. — CD, 191 3, 

XCIII, 5-13. 

353. Ortíz, F. — í.as crónicas inéditas de [Tontas .\i:;i<st/n] Cerran- 

tes. — RBC, 1913, \'1II, 325-42, 428-41. 
334. P., J. — Sobre A. Morel-Falio : Hisforiograpliic de i 'liarlcs-Qnint. — 

RABM, 1913, I, 326-328. 
353. Peláez, M. — L'Assedio di Zamora nella Primera Crónica General 

de España. Estratti eglossario a cura di Roma. — Loescher. 

1913, núm. 29 de la Colección Testi romanzi per uso delle 

Scuole a cura di E. Monaci. 
33(>. Pérez de Guzmán, H. — Mar de istorias (1512). — Editado en Rlíi, 

1913, XXVIII, 442-622. 

337. Pérez de Hita, G. — Guerras cii'iles de Granada. Primera parte. 

Reproducción de la edición príncipe de 1595, publicada por 
Paula Blanchard Demonge. [Publicación del] Centro de Estu- 
dios Históricos. — Madrid. Inij). E. Bailly-Baillicre, 1913,4.", 
cxvii-A-N-337. 

338. Serrano y Sanz, M. — Vida y escritos de D. Juan Fernández de 

Heredia, Gran Maestre de la Orden de San Juan de Jerusa- 
Ic'n. — Zaragoza, Tip. «La Editorial», 1913, folio, 75 págs. 

Mística. 

35q. Cruz, San Juan de i.a. — Obras. Edición crítica del P. (jerardo de 
San Juan de la Cruz. Tomo II. — Toledo, 191 3, 8.", xxiii-724 pá- 
ginas. 

360. Cruz, San Juan de la. — Antói^rajos del místico doctor San Juan 

de la Cruz. Edición fototipográñca. — Toledo, J. Peláez, 1913. 
8.", 95 págs., 5 ptas. 

361. González Blanco, A. — V, núm. 439. 

3h2. Gutiérrez, '\\.—Los nombres de Cristo, del beato Alonso de Orozco 
y de Fr. Luis de León icontinuación^. — CD, 1913, XC\', 161 ss. 



142 BIBLIOGRAHA 

563. Eguía, C. — Sobre el P. Gerardo de San Juan de la Cruz: Obras 

del místico doctor San Juan de la Cruz; y P. Wenceslao del S. Sa- 
cramento : Fisonomía de mi doctor. — RyF, 191 3, XXXVII, 
120-123. 

564. PiDAL Y Mox, A. — Dona Isabel la Católica y Santa Teresa de 

Jesús. — ^Madrid, 1913, Tip. de la Rev. de Arch. 16.", 89 págs., 
I pta. 

565. Ríos DE Lampérez, B. de los. — Influencia de la mislica, de Santa 

Teresa singularmente, sobre nuestro grande arte ¡lacionaL Con- 
ferencia. — ^Madrid, Imp. Hijos de M. G. Hernández, 191 3, 
8-°, 57 págs. 
565. Teresa de Jesús, Santa. — V. núm. 449. 

Prosa didáctica. 

567. Autores americanos juzgados por españoles. Compilación hecha 
por R. Blanco-Fombona. — París, Imp. de la Casa editorial His- 
pano-Americana. s. a. 8.°, 379 págs., 4 ptas. 

56S. Azevedo, Pedro d'. — Duas iradugóes portuguesas do scc. XIV. 
I: Tratado de S. Isidoro do ajuntamento de bons ditos e pa- 
lavras. II: Un fragmento da versao das Partidas de Castella.. — 
RLu, 191 3, XVI, loi-iii. 

569. kzo^i^.— El alma castellana (1600-1800). — Madrid, 1913, 8.", 

213 págs., 3 ptas. 

570. AzoRÍN. — Una antología olvidada. — RP, 1913,111, 1-5. 

571. AzoRÍN. — Clásicos y modernos. — Madrid, Tip. Editorial, 191 3, 

S.'', 346 págs., 3,50 ptas. 

572. Bunge, C. o. — El Derecho en la literatura gaucliesca. Dis- 

cursos. — Buenos Aires, Academia de Filosofía y Letras, 

1913, 4-" 

573. Camacho y Perea, A. ]M. — Estudio crítico de las doctrinas de Jo- 

vcllanos en lo referente a las ciencias morales y políticas. — ]Ma- 
drid, Imp. J. Ratés, 191 3, 4-°, 296 págs. 

574. Galdácano y Artiñano, G. de. — Jovellanos y su España. — ?*Ia- 

drid, J. Ratés, 19 13, 4.°, 126, 3 ptas. 

575. García Calderón, V. — Del romanticismo al modernismo. Prosis- 

tas y poetas peruanos. — París, 19 13, xvi-545 págs., 5 ptas. 

576. Gómez Centurión, J. — Jovellanos y los colegios de las Órdenes 

militares en la Universidad de Salamanca. Colección de docu- 
mentos interesantes, en su casi totalidad inéditos, con notas 
y comentarios, insertos en el Boletín de la Real Academia de 
la Historia. — ^Madrid, Est. tip. Fortanet, 19 13, 4.°, x-389 pá- 
ginas. 

577. Gómez Ocaña, J. — Elogio de D. Federico OlJriz y Aguilera. 



PROS.V DIDÁCTICA 143 

Estudio biográfico de cinco subios españoles: Olóriz, Mcnén- 
dez y Pelayo, Saavedra. Echegaray y Ramón y Cajal. — Ma- 
drid, De las Memorias de ¡a Real Sociedad Española de Historia 
Natural, V, Memoria 5.*, Est. tip. Fortanet, 191 3, 4-° 

578. González de la Cali e, P. U. — Idc.is politico-iinrales del P. Juan 
de Mariana. — RABM, 191 3, XVII, 3, 388-406. 

:;79. Gkacián, Baltasar. — El Criticón. Edición transcrita y revisada 
por J. Cejador. — Madrid, tS^i, Renacimiento, 8.", 308 págs., 
2,50 ptas. 

580. Juderías, J. — Don Gaspar Mehlior de gordianos. Su vida, su 

tiempo, sus obras, su influencia social. — Madrid, 191 3. 

581. Le Gen i II , E. — Sobre Azorín : Lecturas españolas; La Ruta de 

Don Quijote. — BHi, 191 3, X\', 110 págs. 

582. Menéndez Pidai, J. — Un opúsculo in'dito del P. Jerómimo Gra- 

dan. — RABM, 191 3, I, 92-100. 
^83. Morayta, N. — El P. Feijóo y sus obras. — Valencia, F". Sempere, 

191 3, 8.°, 242 págs., I pta. 
.584. Ovejero y Maury, E. — EL Criticón de Baltasar Gracián. — EM, 

1913, ^97, 5--7- 

585. P¿REz GoYiNA, A. — Estudios recientes sobre el Dr. Torres Villa- 

rroel. — RyF., 1913, XXXV, 194-211. 

586. P¿REZ de Guzmán, J. — Sobre La España del siglo XIX. Madrid, 

1886-88. Publicación del Ateneo Científico, Literario y Artís- 
tico de Madrid, de las conferencias dadas en su cátedra du- 
rante los cursos de 1885-S6, 1886-87 Y 1887-88. — BAH, 1913. 

-47-54- 

587. Rendueles, E. G. — Jovellanos y las ciencias morales y políticas. — 

^Lidrid, J. Ratés, 191 3, 4.°, 83 págs. 

588. Rodríguez Villa, A. — Artículos históricos. — ^Madrid, Est. tip. de 

J. Ratés, 191 3, 4-". 275 págs. 

589. Sjmoza, J. — Jj-jellanjs: Slíanuscritos ine'di'os, raros o dispersos. 

Nueva serie. — Madrid, Imp. Hijos de Gómez Fuentenebro, 
1 91 3, 8.°, 430 págs. 

590. SuÁREZ DE Figueroa, CRISTÓBAL. — El Pasagcro. Edición prepa- 

rada por D. F. Rodríguez Marín. — Madrid, Renacimiento, 
1913, 8.", 366 págs., 2,50 ptas. 

591. ToRRF, L. de. — Carta del BachiHer de Arcadia v respuesta del 

Capitán Salazar. — RABM, 1913, I, 291-319; 352-63. 

592. \VicKERSH.\M Crawford, T. P. — Tltc Scvcn Liberal Aris in tJie 

Visión Delectable of Alfonso de la Torre. — RRQ, 1913, IV, 

5^-75- 
■593. WicKERsHAM Crawford, T. V. — T/ic Visión Delectable of Alfonso 
de la Torre and Mainicnides's Guide of the Perplexed. — ]MLA, 
1913, XXMII, 18S-212. 



144 BIBLIOGRAFÍA 

594. Yaben Yaben, H. — Juicio critico de las doctrinas de Jovellanos en 

lo referente a las cicticias inórales y políticas. — Madrid, J. Ratés, 
1 91 3, 4.", 415 págs. 

Crítica literaria. 

595. Amezúa y MAyo, A. G. de. — Djn Pedro José Pidal, marqrie's de 

Pidal (i 799- 1 865). Bosquejo biográfico. — Madrid, Imp. Hijos 
de M. G. Martínez, 191 3, 4.° ma5'^or, 27 págs. 

596. Antón del Olmet, L., y García Carraffa, A. — Los grandes espa- 

ñoles : Alcnéndez y Pclayo. — Madrid, Imp. J. Pueyo, 191 3, 8.", 
251 págs., 4 ptas. 

397. Bonilla y San Martín, A. — La representación de Aíene'ndez y Pe- 
layo en la vida histórica nacional. Discurso. — Madrid, 1913, 
29 págs., 0,50 ptas. 

598. Cedrún de la Pedraja, G. — La ?iinez de Meníndez y Pelayo. — 
Discurso. Madrid, 19 13, 27 págs., 0,50 ptas. 

399. Donoso, A. — Alen'ndez Pelayo y su obra. — .Santiago de Ciiile, 
Imp. Universitaria, 191 3. 

600. Fabo, P. — Rufino José Cuervo y la lengua castellana. — Bogotá, 

191 2, 3 vols. 

601. Fuentes y Pila, S. — Ensayo sobre la personalidad literaria de 

D. Enrique Menéndez y Pelayo. — ED., 1913, IX, 335-362. 

602 . Fitz-Gerald, J. D. — Marcelino Menéndez y Pelayo ( 1 856- 1 9 1 2). — 

RRO, 19 1 3, IV, 143-146. 

603. G. A. — -Sobre O. Bacci: La critica letteraria (daU antichita classica 

al Cinquecento). — GsLit, 191 3, XXXI, 1 16-1 19. 

604. Gómez Ocaña, J. — V. núm. 577. 

605. González Blanco, A. — El espíritu de Clarín. — NT, 191 3, XIII, 

1.°, 67-74. 

606. Juderías,}. — Donjuán Valera; apuntes para su biografía. - L, 

1913, XIII, 151-159, 245-256, 393-404- 

607. N. J. — La Crítica y la Psicología. — RJLOuito, 191 3, X, 200. 

608. Oliver Copons, F. de. — Recuerdos de Menmdez y Pelayo. Discur- 

so leído en el Ateneo de Vitoria el 31 de marzo de 1913. — 
Vitoria, Imp. Hijos de Egaña, 191 3, 8.°, 24 págs. 

600. Parpal y Marqués, C. — Menéndez Pelayo, historiador de la litera- 
tura española. — Barcelona, Imp. Casa provincial de Caridad, 
191 2, 119 págs.; cfr. CD, 191 3, XCII, 234. 

610. PiTOLLET, C. — ■ Quelqiies reliqnes de Bóhl von Faber. — RABM, 

1913.1.323-37- 
t)ii. Rubio Borr.ís, M. — Los cuatro primíros escritos de Marcelino 
" Metiéndez y Pelayo y su primer discurso. — Barcelona, G. Gili, 
191 3, 8.°, 87 págs., i pta. 



ENSEÑANZA DE LA LITERATURA 145 

6 1 2. Rubio y Lluch, A. — Discurso en elogio del Dr. D. Marcelino 

Menéndezy Pelavo.—Tip. Hijos de Domingo Casanova, 1913, 
4.", 81 págs. 

613. Sanvisenti, B.^jVecrología de D. Marcelino Menéndezy Pe/ayo. — 

ILST, 1913. 

614. Valbuena, a. de. — Obras completas. Tomo III: Ripios vulga- 

res. Cuarta edición, aumentada. — Madrid, Tip. Hijos de Tello, 
191 3, 8.°, 303 págs., 3 ptas. 

615. Valbuena, A. de. — Caca mayor y menor. N'o hay ynetdfora.— Ma- 

drid, Tip. Hijos de Tello, 191 3, 8.°, 277 págs., 3 ptas. 

616. Valera y Alcalá Galiano, Juan. — Correspondencia. Tovclo \: 

1847-1857; II: 1857. — Madrid, Imp. Alemana, 8.", 2 vols. 

Enseñanza de la Literatura. 

617. Álvarez Ruyales, N. — Historia de los hechos más importantes de 

Don Quijote de la Mancha, extractados en verso. — Burgos, 
A. Díaz y C.^ 191 3, 8.°, 307 págs. 

618. Barry E. — 5j/a«a_r ¿J/a«í7/5J. Paisajes, monumentos, tipos de 

la Corte v de las provincias, usos y costumbres leyendas y 
tradiciones. Páginas selectas entresacadas de las obras de los 
insignes escritores contemporáneos. Colección Merimée. — 
París, Garnier, 191 3, 2,50 fr. 

619. Barsi Cüntard), M. — Programa de Preceptiva literaria.^'Ma.- 

drid, Tip. de A. Marzo, 191 3, 8.°, 16 págs., i pta. 

620. Barsi Contardi, M. — Progratna de Historia getieral literaria. — 

Madrid, Tip. de A. Marzo, 191 3, S.**, i6 págs., i pta. 

621. Jlnemann,G. — Historia de la Literatura española, con una anto- 

logía de la misma. — Freiburg, Herder, 191 3, 8.°, xi-268 págs. 

622. Navarro y Lbdesma, F. — Lecciones de Literatura, explicadas en 

el Instituto de San Isidro de Madrid. Tercera parte: Resu- 
men de Historia literaria. Cuarta edición. — Madrid, Imp. Hi- 
jos de Tello, 1913, 4.°, 512 págs. 

623. NoRTHUP, G. T. — Selections from Mesonero Romanos. Edited 

with introduction, notes and vocabulary. — New York, Holt 
and C°, 1913, 12.°, XXIV-188 págs., 70 cents. 

624. Paraire, V, et RiMEY, G. — La Patria española. El país y los 

habitantes pintados por escritores españoles modernos. — 
París, A. Colin, 191 3, 8.", 540 págs., 42 grabs. y un mapa, 

625. Ruano, J. M.* — Historia general de la Literatura. Compendio 

de las explicaciones dadas en el Instituto de Santiago. Se- 
gunda edición. — Santiago, Imp. José M. Paredes, 1913, 8.°, 
259 págs. 

626. Sáiz, C. — Lecturas escolares. Notas históricas y páginas selec- 

ToMO I. 10 



146 BIBLIOGRAFÍA 

tas de Literatura castellana. Tomo I: Siglos xii al xv. — Ma- 
drid, Imp. Clásica Española, 191 3, 8°, 268 págs., 2 ptas. 

627. Ureña, P. H. — - Tablas cronológicas de la Literatura española (para 

uso escolar). — México, Stephan y Torres, 191 3, 8.", 12 págs. 

F0LKL(3RE 
Obras diversas. 

628. Abt, a. — Die volkskiindliche Litcratur des Jahres igil. Ein Weg- 

weiser. — Leipzig, Teubner, 1913, 5 m. 

629. Ancona, a. — Saggi di letterattira popolare. — Livorno, Giusti, 

1913, 16° vi-528 págs. Reseña en GsLit., 1913, XXXI, 226-230. 

630. Araujo, F. — El alma humana e?t el folklore. — EM, 191 3, 293, 

196-201. 

631. Bruna, J. C. — Las corridas de toros. — NT, 1913, XIII, 4, 172-190, 

292-310. 

632. Cambronero, C. — Crónicas del tie?npo de Isabel II : Diversiones 

públicas, óperas, conciertos, coreografía, volatines y variedades, 
toros, bailes públicos, etc. — ■ EM, 191 3, tomos 290 a 300. 

633. Cepeda y Guzmán, C. — Descripción de una fiesta de toros y cañas 

que celebró la Maestranza de Caballería de Sevilla el año 1671. 
Precédela un estudio biográfico y crítico por D. Santiago 
Montoto. — Sevilla, Escuelas profesionales de Artes y Oficios, 
191 3, 4.°, 71 págs. 

634. CoLLiN DE Plancy, J. — Diccionario inferrial. Estudio de los seres, 

personas, libros, hechos y cosas que hacen referencia a las 
apariciones, a la magia blanca y negra, al comercio del in- 
fierno, a las adivinaciones, a las ciencias secretas Novísima 

edición, ilustrada y aumentado por O. López Gómez. — Bar- 
celona, s. i. ni a., dos tomos 4.°, 512 y 535 págs. 

635. Crooke, W. — Method of Investigation and Folklore Origitiis. — 

Fo. XXIV, 1 91 3. I. 

636. D. F., G. — Le cerisier dans la tradition populaire.^'R.'YVT, 1913, 

60-61. 

637. Espinosa, A. M. — -New Mexican Spaftish Folk-Lore. — Repr. 

from the Journal of Amer. Folk-Lore. April-June, 191 3, 8.°, 26. 

638. Gutiérrez Solana, J. — Escenas y costumbres. — Madrid, N. Bel- 

trán, 1913, 8.", 164 págs., 2,50 ptas. 

639. Iriarte Reinoso, T. — Viajeros de alforja o de Alarcón a San 

Sebastián. Costumbres aragonesas. — Zaragoza, Imp. de Andrés 
Arantegui, 191 3, 8." ui-822 págs. 

640. J. R. — Sobre P. Pereda: Quelques proverbes des langues rot?ianes. 

Livorno, 191 2. — RLR, 191 3, LVl, 284. 



poesía popular 147 

641. MoNTOTO Y Rauchenstrauch, L. — Personajes, personas y perso- 

nillas que andan por las tierras de ambas Castillas. — Sevilla, 
Libr. de San José, 1913, III, 4.°, 187 págs., 4 ptas. 

642. Nogales-Delicado y Rendón, D. de. — Diclios españoles, histo'ricos, 

anecdóticos, populares y literarios. — Sevilla, Imp. F. Díaz, 191 3, 
8.°, 294 págs. 

643. Pardo Bazan, E. — La cocina española antigua. Tomo X de la 

Biblioteca de la mujer. — Madrid, La Editora, 191 3, 8." viii-412 
páginas. 

644. Ramos, J. — Los ángeles de Cariaco. Tradición. — BANHCaracas, 

191 3, II, 199-204. 

645. Rolland, E. — Flore populaire d' Histoire naiurelle des plantes dans 

leurs rapports avec la linguistique et le folklore. Tomo X. Pa- 
rís, Libraires-commissionnaires, 191 3, 8.°, vi-226 págs., 7 fr. 

646. Salz.mann, R. — Recopilación de cabalas y supersticiones para ga7tar 

a la lotería v terier suerte en todos los juegos. — Barcelona, Imp. 
Artis y C.^, 191 3, 8.°, 91 págs. 

647. Sébillot, P. — Le folklore. Litte'rature órale et ethnografie tradi- 

tionnelle. — París, Libr. O. Doin et Fils, 191 3, 18°, xxii-395 pá- 
ginas. Cf. RCr., 19 1 3, núm., 37 (R. Basset). 

648. Spence, L. — Tke Mvths of México and Perú. — London, Har- 

rap, & C, 1 91 3, 8.°, xiv-367 págs. 

649. Urquijo, J. de. — Los refranes y sentencias de 1596. Refranes 

castellanos y sus correspondientes vascos. — RIEV, enero- 
marzo, 191 3. 

Poesía popular. 

650. Bayo, C. — Romancerillo del Plata. Contribución al estudio del Ro- 

mancero Rio-Platense. — Madrid, V. Suárez, 191 3, 8.°, 339 págs. 

651. Castro, A. — Romaficerillo del Plata. — Nos, 1913, núm. 6. 

652. CoLL Acuello, A. — Canciones infantiles a dos o tres voces. Tex- 

tos castellanos y catalanes. — Madrid, Ildef. Alico, 191 3, 8.°, 
14, 3 ptas. 

653. Contamine de Latour, E. — Cliants nationaux de l'Ame'rique la- 

tine. — París, 1 9 1 3. 

654. Espinosa, A. M. ^ Sobre J. Vicuña Cifuentes: Romances popula- 

res y vulgares recogidos de la tradición oral chilena. — BDR 

1913. 49-55- 

655. Ker, W. P. — Sobre R. Menéndez Pidal: El Romattcero Espa- 

ñol.— MLK, 1913, Vm, 264-267. 

656. Lo que se canta en Chile. Cancionero modernísimo. — ■ Santiago 

de Chile, Imp. Renacimiento, 191 3, 8.°, 84. 

657. Rajna, P. — ■ Rosafiorida. Estudio del romance «En Castilla está 

un castillo». [Cree probable que Rodríguez del Padrón pudo 



i 



1 48 BIBLIOGRAFÍA 

ser el autor de este romance.] Extrait des Mélanges offerts á 
M. E. Picot. — París, Libr. Damacéne Morgand, 1913, 1 15-134. 

658. Vidal, M. — Cancionero de Navidad, Villancicos, romances y co- 

loquios de poetas castellanos de los siglos xv, xvi y xvii. — 
Madrid, D. Jorro, 1913, 16. °, 64 págs., 0.50 ptas. 

659. Wagner, R. L. — Sobre R. Gil : Romancero judeo-español. — 

ZRPh, 1913, XXXVII, 743-745. 



NOTICIAS 

El tercer curso de vacaciones para extranjeros, organizado por la 
Junta para ampliación de estudios e investigaciones científicas, se dará 
en Madrid del 13 de julio al 22 de agosto de 1914. 

Estos cursos se dirigen principalmente a los extranjeros que se 
dediquen a la enseñanza del español o que deseen familiarizarse con 
nuestra lengua y literatura. La Historia, el Arte y la vida social en Es- 
paña serán objeto de cursos breves que se complementarán con excur- 
siones y visitas a Museos y Centros de cultura. 

El cuadro de estudios de este tercer curso comprende las materias 
siguientes : 

Literatura. — La épica en la literatura española. — La historia y la 
poesía política en el siglo xv. — Místicos españoles. — Cronistas de 
Indias. — La obra de Cervantes. —Tipos literarios españoles : Ama- 
dís, Don Juan. — El romanticismo en España. — ■ El teatro de Pérez 
Galdós. 

Lengua. — Porvenir de la lengua castellana. — Explicación de textos 
arcaicos, clásicos y del siglo xix. — Fonética española: ejercicios de 
pronunciación. — Clases de conversación. 

Arte. — Breve ojeada histórica sobre el desarrollo del Arte en 
España: La Arquitectura. — La Escultura. — La Pintura. 

Historia. — La historia política y la civilización española. 
Vida y costumbres. — Organización administrativa de la España con- 
temporánea. — La educación y la sociedad española. 

Excursiones. — -Visita de monumentos y ciudades históricas, 

Para todo lo referente al curso de vacaciones, inscripción, hospe- 
daje, viajes, etc., dirigirse al Secretario de la Junta para ampliación 
de estudios. Plaza de Bilbao, 6, Madrid. 

— El retraso con que aparece este número es debido a la tardan- 
za con que hemos recibido algunas revistas que necesitábamos para 
nuestra bibliografía. 

El próximo número contendrá la bibliografía del primer semestre 
de 1914, y en números próximos incluiremos, además de los títulos 
de las publicaciones recientes, informaciones bibliográficas retrospec- 
tivas (de 1912, 191 1, etc.). 

— El Sr. Asín nos comunica la siguiente adición a su artículo, pá- 
gina 1 1, nota 3: Hav también una traducción francesa, Les animaux en 
discussion avec l'homme, en «Allegories, récits poétiques et chants po- 
pulaires, traduits par Garcin de Tassy». 2.* edic. París, E. Leroux, 1876. 



REVISTA 

DE 

FILOLOCrA ESPAÑOLA 



Tomo I. ABRIL-JUNIO 1914 Cuaderno 2.° 



POEMA DEL ABAD OLIVA 
EN ALABANZA ÜEL MONASTERIO DE RIPOLL 

SU CONTINUACIÓN POR UN ANÓNIMO 



El Monasterio de Ripoll, fundado hacia el año 88o, fué el 
origen, y durante los siglos x, xi y xii el principal centro de 
cultura en toda Cataluña. Así lo ha demostrado Beer en la 
preciosa monografía que sobre sus códices ha escrito ^. Con- 
viene, sin embargo, advertir que la materia no está agotada. 
1*^1 escritorio de Ripoll no fué un mero refugio de copistas. 
Allí se produjeron obras originales de Música, de Agricultura, 
de Aritmética, de Gramática y de Lexicografía, que es menes- 
ter estudiar aún más a fondo para darse cuenta de lo que 
aquellos monjes sabían. 

El más culto y el más erudito de cuantos pasaron por 
aquel Monasterio, y al mismo tiempo el principal promotor 
de su actividad literaria, fué el abad Oliva, tercer hijo del 
conde de Cerdaña v Besalú, llamado asimismo Oliva. Nació 



* Die Handschriften des Klostcrs Santa María de Ripoll (Sitzungsbe- 
richte der Kais. Akadeniie der Wissenschaften. Phil.-hist. Klasse, ISS Batid, 
? Abliattdlung, Wien, 1907; ijS Batid, 2 Abliandlung, Wien, 1908). 
Tomo I. 1 1 



150 ZACARÍAS GARCÍA VILLADA 

hacia el 971, entró en el Monasterio el I002, fué elegido abad 
el 1008, obispo de Vich el 1018, sin dejar por eso el carga 
de abad de Ripoll, y murió el 1046. La regesta aliviana y su 
biografía científica las ha bosquejado admirablemente Beer 
en el trabajo citado (I, pág. 69 y siguientes). La obra Gesta 
Comitum Barc/íiuoiieusiuní, recogida por Pedro de Marca y 
publicada por Balucio en 1688, dice que Oliva amaba tierna- 
mente al Monasterio de Ripoll ^ Nada tiene de extraño. Aquel 
lugar había sido escogido por sus antepasados para panteón 
de los condes de Barcelona y Besalú, de los que el descendía _ 
Allí reposaban los restos de varios de ellos. 

Oliva emprendió durante su superiorato la reedificación 
<le la iglesia, y tuvo la dicha de poderla consagrar con extra- 
ordinaria pompa el año 1032 -. Este acontecimiento le dio 
ocasión para componer un poema en alabanza de los princi- 
pales abades y condes allí enterrados, sin dejar de hacer una 
alusión encomiástica a la hermosa fábrica por él levantada. 
Este poema es el que publicamos más abajo. Consta de dos 
partes : la primera comprende diez y seis hexámetros en ho- 
nor de los principales abades que le habían precedido, y la 
segunda quince dísticos, consagrados únicamente a perpetuar 
la memoria de los condes enterrados en el Monasterio. 

Algunos de estos versos parecen inscripciones sepulcra- 
les; pero no es seguro que hayan sido compuestosicon este 
fin. Antes bien, sabemos que sobre el sepulcro de.Wifredo el 
Velloso se leían otros versos bien diferentes de los de Oliva, 
como se desprende del siguiente título, conservado junto con 
el epitafio en el manuscrito de París, del que hablaremos luego : 

Haec su)it metra dompni Guiffredi comitis super tumulum 
ipsius : 

Hic diix ciim prole sitiis est Gidffrede Pilóse 
A quo dotatus est locus hic et aedificatus. 

Que el poema haya sido escrito por Oliva lo demuestra 
el verso 16 de la primera parte, que dice así: Septinms ipse 



' Petrus de M;irca, Marca /¡is/anica, Parisiis, 1688, col. 543. 
2 Ibid., apéndice CCVlll, col. 1050. 



POEMA DEL ABAD OLIVA 



stquor qiii i/iiin' siiin caniiinis anctor. El séptimo abad de Ripoll, 
según los catálogos, fué Oliva ^ El terminus a quo de la com- 
posición parece ser el IO32, año de la consagración de la igle- 
sia, y el tenninns ad qiitni el 104Ó, en que murió. 

Los diez y seis hexámetros son leoninos, y en los otros 
quince dísticos rima, asimismo, la cesura del primer hemisti- 
quio con la última sílaba del segundo. Por lo demás se obser- 
van en todos las reglas de la cantidad y del corte. 

1^1 lenguaje supera a cuanto se podía esperar. La única 
palabra de origen claramente medieval es el substantivo inar- 
íliio (dístico 1). El adjetivo sceptiger (dístico 7) se encuentra 
ya en Silvio Itálico, Pitniconiiii, lib. 16, v. 244. De lo que no 
se ha librado nuestro autor es del abuso del participio de 
presente. 

El estilo es correcto, y algunas formas, v. gr.: fac venias 
nmndus (hex. 2), poscinms liunc patreni praebeat openi mi- 
sero (hex. 6), contegit hic titniuliis siiifredi nohile corpiis (dís- 
tico 13) tienen verdadero sabor clásico. Cicerón había ya dicho 
antes: tiiimilns qui corpus eiiis coiitexerat (Pro Archia, 10). 
Para señalar la procedencia del nombre de una persona em- 
plearon los latinos, principalmente los poetas, según nota 
Schmalz, la preposición de con ablativo -. L^n ejemplo de esta 
índole hallamos nosotros en el dístico 5 : Dictiis in hoc aevo 
patris de tuniiiiie Miro. En cambio, poco antes, en el hexáme- 
tro 15 ha suprimido Oliva la preposición, forzado, quizá, por 
el verso. 

Este poema lo publicó Villanueva en 182 1 ^, sacándolo 
del códice 57 de Ripoll, perteneciente al siglo xi, hoy per- 
dido; pero este diligente investigador suprimió las notas mar- 
ginales, no puso acotación ninguna crítica al texto, y, lo que? 
es más extraño, no dio a luz la continuación del poema, de la 
que hablaremos en seguida. Algunos años más tarde recogió 



' Villanueva, ]'iaje literario a ¡as iglesias de EsJ-ana, vol. VIH, pd- 
jjina 8 (Valencia, 1821). 

^ Lateinische Grammatik, München, 1910^, pág. 407. 

^ Viaje ¡iierario a las iglesias de Espafia, vol. VI. págs. 306-308. 



11^2 ZACARÍAS GARCÍA VILLADA 

D. Próspero de Bofarull y Mascaró, en su obra Los Comü's (/r 
Barcelona ■vindicados (Barcelona, 1836, vol. i), los versos 
referentes a los condes. Últimamente volvió a publicar estos 
mismos versos, referentes a los condes, D. Antonio Elias de 
Molíns en un trabajo sobre epigrafía catalana ^ La transcrip- 
ción de los versos dada por este último no ofrece seguridad 
ninguna. Juzgúese por el epitafio de W'ifredo el Velloso, citado 
más arriba, que copia D. Antonio Elias de ]\Iolíns de este 
modo: 

Hic diix c mu prole si tus est Giiifrediis pilóse, 
A quo dotatus locas est liiic liereditatis. 

Para llenar todas estas deficiencias, y especialmente para 
dar a conocer los once dísticos de la continuación del poema 
de Oliva, inéditos hasta el presente, hemos juzgado conve- 
niente publicarlo todo junto. 

La continuación del poema es un elogio del abad Bernar- 
do. Durante la regencia de Oliva había llegado el Monasterio 
de Ripoll a un florecimiento extraordinario. Bernardo 11, con- 
de de Besalú, escribiendo en lO/O al abad de San Víctor de 
Marsella, llamado asimismo Bernardo de Ruthenis, califica al 
Monasterio de Ripoll de nohile coenobiiim, qiiod ob reuerentiaiii 
totiiis religionis et scientiae oliiu capiit et specimen iiniversae esse 
meruit Esperiae ^. Pero al poco tiempo de haber muerto Oli- 
va, entró la relajación en el Monasterio; el cargo de abad se 
proveía simoníacamente, y fué necesario que intervinieran el 
papa Alejandro II y el mencionado conde Bernardo para po- 
ner término a tan lamentable situación. El vSumo Pontífice 
expidió una Bula en 10Ó3, exhortando a los monjes a volver 



* Revista de Arclüvos, Bibliotecas v Museos, Madrid, julio de 1904. 
página 18 y siguientes. 

- Colleclion de documents inédits sur l'liistoire de France. Preniiére se- 
rie : Histoire politique. Callee t ion des Cartulaires de France, tomos VIII 
y IX. Cartulaire de l'Abbaye de Saint Víctor de Marseille, publié par 
Giiérard avec collaboration de MM. Marión et Delisle. Paris. 1857, vo- 
lumen IX, núm. 817, pág. 166. 



POEMA DEL ABAD OMVA 153 

al buen camino '. Algo se consiguió con esto al principio, 
pues fué depuesto el abad intruso, Adalberto; pero un poco más 
tarde se apoderó del cargo un tal Mirón, hacia el año lOÓQ- 
A fin de poner un remedio eficaz a estos desmanes, acudió el 
conde de Besalú, Bernardo, a W'ifredo, obispo de Narbona; 
a Berenguer, obispo de Gerona, y a Guillermo, obispo de 
Vlch. Con su ayuda logró expulsar del Monasterio a Mirón; 
y para consolidar la disciplina, sometió el Monasterio de Ri- 
poll a la jurisdicción de los abades del Monasterio de San \"íc- 
tor de Marsella. Así consta por la carta que dirigió al abad 
Bernardo de Ruthenis el mismo conde - y por el acta de ane- 
xión expedida por el mismo a 28 de diciembre del aíio IO70 ^. 
Con esto mejoró la situación, y volvieron a florecer en aquel 
recinto la observancia regular y la ciencia. 

El primer abad marsellés que se encargó del Monasterio 
de Ripoll se llamaba Bernardo, distinto de su homónimo, que 
regía a la sazón el Monasterio de San Víctor en Marsella. Co- 
menzó su gobierno en 1071 y lo conservó hasta su muerte, 
acaecida el 20 de junio de 1 102 ^. En elogio de este abad, 
restaurador de la tradición científica y religiosa del Monaste- 
rio de Ripoll, compuso un contemporáneo anónimo los once 
dísticos que forman la continuación del poema de Oliva. Es el 
principal documento histórico que sobre este abad poseemos. 

Por lo que hace a su estructura, se observa que la cesura 
del primer hemistiquio, tanto en el hexámetro como en el 
pentámetro, rima con la última sílaba del segundo hemistiquio 
respectivo; a veces se extiende la rima a las dos últimas voca- 
les; v. gr. : Efrregiits pastor • diiiinae legis .\mator | Beniardiis 
dulcís • qui fiüt abba suis (dístico \\. En el pentámetro del dís- 
tico 4 encontramos una ley muv usada por los poetas me- 
dievales V fundada en la métrica clásica; a saber: la de alar- 



' Marca hispánica, apéndice CCLIV, col. 1222. 

2 Carttilairc de /'Abbaye de Saint Víctor de Marseilte, tomo y número 
citados. 

3 Ib id., pág. 171. 

* Villanueva, Viaje, xo\.\'\\\, \)'\.g. 12. 



i;4 ZACARÍAS GARCÍA V!LLADA 

gar la sílaba de la cesura que forma la rima, aun cuando sea 
breve por seguir una vocal: l^crbis qiiod iiioiiuvv • actibus cdo- 
ciát. Otra de las licencias a que fácilmente acudían los versifi- 
cadores de la Edad Media era la supresión de la elisión en la 
cesura. El anónimo rivipulense presenta el siguiente ejemplo 
de esta licencia : Dulcís odor C7¿nsro • hic fnii ¡n populo (dís- 
tico 3). 

El lenguaje y estilo de esta última parte del poema no 
ofrecen particularidad ninguna, aunque carecen del sabor clá- 
sico de la compuesta por Oliva. Lo único digno de notarse es 
el uso substantivado del acusativo neutro plural del adjetivo 
ierre US. 

Para la edición de los versos, nos servimos del manus- 
crito 3/2 de la CoUection Baliize, existente en la Biblioteca 
Nacional de París. Este 'manuscrito es un Catalogue des iiia- 
miscrits de T Abbaye de Ripoll, escrito para Esteban Balucio 
en 1649. El que lo hizo tuvo la feliz idea de copiar de cuan- 
do en cuando las subscripciones y los poemas cortos que en 
los códices iba encontrando. Uno de ellos es el presente. El 
códice en que se hallaba era el 80, el cual tenía por título 
Expositioiies Bedae eiiaugelioniui si nuil ciuii explaiiatioiie Pas- 
chali et Gisliberti. Este códice, que debe de ser el 57) de que 
habla Villanueva ^, pereció en el incendio de 1835. ^^ ^'^^ ^^ 
importancia de la copia de París. 

Para el texto de la parte compuesta por Oliva, hemos 
tenido en cuenta, además de esta transcripción, que llamare- 
mos B, la que publicó Villanueva, que señalaremos con la 
letra V. 

Como el poema tiene un valor marcadamente histórico, 
hemos procurado aclarar o confirmar sus datos, aduciendo en 
notas los textos paralelos de los documentos rivipulenses de 
la Breuis historia iiioiiasterii Riiiipidlensis a qnodaiii iiioiiaclio 
Riiiipullensi scripta auno Christi MCXL \ 'II - y de la obra 



* Viaje, vol. VI, pág. 306; vol. VIII, pág. 36. 

- Marca liispauica, apéndice CCCCIV. l^a citaremos sólo con las 
iniciales B. //. 



POEMA DEl ABAn Ol IVA 155 

Gesta Loinitiivi Baycinonensiitiu scripta ciña aiiimiii MCXC a 
qiiodam monacho Rudpullensi ' . Conviene advertir, sin embar- 
go, que esta última obra no es completamente segura, como 
notó varias veces D. Pr(3spero de BofaruU en Los Condes de 
Barcelona, y haremos notar nosotros en los lugares respecti- 
vos. Es lástima que de una crónica tan importante no se haya 
liecho todavía ninguna edición crítica. Un avance de su trans- 
misión manuscrita ha dado ya Heer ^, y el poema que publi- 
camos nosotros, bastante anterior a ella y contemporáneo de 
los hechos en él consignados, podrá servir de ayuda para con- 
trastar su valor histórico. 

OLIUAE ABBATIS 

CARMEN 

IN I.ALDK-M MONASrKRII RU'II'ULÍ.F.NSIS « 

Hoc adieos templum • genilricis uirginis almiini, 
Fac uenias mundus • humili spiramine fultiis. 
Hic Deus est rector • templi seruator et a actor. 
Emicat egregius • radians ut sol Bcnedictiis, 
5 Cuius ad aethereum • perdiicunt dogmata regnuni. 

Poscimus hunc patrem * nosmet dominumque potentem 



' Ibi'd., columna 540 y siguientes. La aducimos con las siglas G. C. 
- L. c, pág. 51 y siguientes. 

" El título lo hemos formado nosotros, siguiendo en parte a Villa- 
nueva. 

' La primera noticia sobre el Monasterio de RipoU se encuentra 
en una donación hecha doiniii Satictae Mariae Virginis in Monasíerii} 
Rtopullcnse, por el presbítero Adulfo el año 880 (Villanueva, VIII, apén- 
dice I, pág. 209). — La primera consagración solemne de su iglesia se 
celebró el año 888 (Marca hispánica, apéndice XLV, col. 817); la se- 
gunda el año 936 (Ibid., col. 386); la tercera el año 977 (Ibid., apén- 
dice CXXIII, col. 917). 

* La Breáis historia atribuye al abad Arnulfo la introducción de la 
Regla de San Benito (Marca hispánica, col. 1 296^ 



6. possimus B. 



156 ZACARÍAS GARCÍA VILLADA 

Praestet opem miseris • praebens solatia cunctis. 
Praesul Oliva sacram • struxit hic funditus aulam. 
Hanc quoque perpulchris ■ ornauit máxime donis. 
Semper ad alta tulit • quam gaudens ipse dicauit. 
Est hic et Arnulphns • harum qui prima domorum 



* Hic igiíiir aun iam idein Riuipullcnse monasíerium ad altioris ko na- 
ris fastigia pertienisset, et celebris ubique eius odoris fama discurreret, 
tertiam quam diximus eiusdem Ecclesiae fábricam solo teims coaequauit, el 
a fundamentis ea quae nunc est aedificans, multo labore el miro opere, 
diuina se iuuante gratia, ipse compleidt; uicinariim regionum e pisco pos coii- 
gregauit, ct eamdcm Ecclesiam in no>ni?ie Domini iienerabilitcr quarta iam 
uice dedicauit (B. H., col. 1297). 

Hunc locum speciali dilexit amore, Ecclesiam, quae modo est, nobiliter 
coustruens : et altare eodem modo construxit auro et argento et preciosis 
lapidibus nobiliter (G. C, col. 543). 

La reedificación y consagración de la iglesia por el abad Oliva, 
consta por el Acta del 15 de enero de 1032, publicada en la Marca 
Idspanica, apéndice CCVIII, 1050. Fué solemnísima. Asistieron, según 
el documento, bastantes obispos de los países vecinos, el legado de 
Su Santidad, tres condes, una condesa y cuatro vizcondes. La iglesia 
pereció por las llamas en 1835. Hoy sólo se conserva de ella la por- 
tada, incrustada en el nuevo edificio, que levantó el Sr. D. José Mor- 
gades, siendo obispo de Vich. En la construcción se han seguido las 
líneas y el estilo del tiempo. Se conserva también un sermón pronun- 
ciado en aquella solemnidad, donde se enumera el gran número de 
reliquias que la iglesia contenía (Villanueva, VIII, apéndice II, pág. 210.) 
1' Fué cuarto abad del Monasterio desde 948 a 970, y obispo de 
Gerona desde 954 a 970, año en que murió (\'illanueva, VIII, pág. 6). 
Amplió el clausti'o, que aun se conserva, y las moradas de los monjes; 
construyó alrededor del convento una muralla y zanjó los cimientos 
de una nueva iglesia que acabó su sucesor. 

Istorum denique gloriosissima fempestaíe domnus Arniilphiis pracdicíi 
loci uenerandus extitit abbas, uir per cuneta laudandus, qui post Gerun- 
densis cathedrae Pontifex sublimatus, utrinsque acui praenobUe uexit 
officium. Hic nempe eiusdem loci post cunctalam diu fábricam, fundamenta 
Ecclesiae, quae nunc est, locare disponens, mortis óbice sequestratus, reli- 
quit (Alarca hispánica. Acta ded. Eccl. riu., anno 907, apéndice CXXII. 
colección 918). 

Hic itaque Armilphus, tune quidem, Riuipullensis abbas, sed post Gerun- 
dcnsis Ecclesiae Pontifex sublimatus, cum eiusdem coenobii claustrum cum 



7. praestet] praebet B; prebens V. — 9. perpulcris I3V. — 11. arum V 



POEMA DEL ABAD OLIVA 157 

Moenia construxit • primus fundamina iecit, 

Sedis et egregiae • praesul rectorque Gerundae. 

Quintus in hac aula • Guidischts praefuit abba. GuiJisdus abbas 

Claret post sextas • Sen dictus nomine fredns. '" Se„,ofr,dus ia- 

^ - cent ante altare 

Septimusipsesequor'qiii nunc sum carminisauctor. Sancti Thomae. 



CuiffrediiS li- 

Conditur hic primus (¡iiifredus marchio celsus, losns Comes cum 

Oui comes atciue potens fulsit in orbe manens. fH'osuoüicetaute 



domibiis, sicut modo s/int, a»ipHassel, ¡pxam etiam Ecclesiain, maiori qiiain 
secundo fuerat fabricam dilatare studiiit , sed mor te praeuentus , ipsitm 
opus Guidisclo, suecessori sito, reliqíiit (B. //., col. 1296). — En estos párra- 
fos se ve evidentemente que la Breuis historia se formó con los docu- 
mentos del Archivo del Monasterio. 

'* La nota marginal la conserva sólo la copia hecha para Balucio. 

Guidisclo o Vidisclo fué elegido abad en 970 y murió en 979 (Villa- 
nueva, VIII, pág. 7); este abad acabó la iglesia, comenzada por Arnulfo, 
y la consagró a 17 de noviembre de 977, según consta por el Acta 
publicada en la Clarea hispánica, apéndice CXXII, col. 917 (véase ade- 
mís la B. H., col. 1297). También trasladó a dicha iglesia el cuerpo c'e 
San Eudaldo de Tolosa (Marca hispánica, 1. c; Villanueva, VIII, 235). 

15 Senfredo o Seniofredo fué abad del Monasterio desde 979 hasta 
el 4 de julio de 1008, en que murió (Villanueva, VIH, pág. 8). Su muerte 
la anunciaron los monjes de Ripoll a las iglesias y monasterios de Cata- 
luña y de la Galia Narbonense por medio de una carta encíclica, que 
vio Villanueva en su viaje (vol. VI, pág. 189). 

Defuncto itero Guidisclo abbate, Seniofredus abbas sitcccssii, qui slatini 
a domino Lothario rege Francoritm praedicto decretttm regium acquisiuif, 
ct Ecclesias citm aliis plurimis per diuersa loca, praedia itel possessiones 
pracdictas ciim miiltis aliis, tcloncm et mercatiim ipsiits loci ct omnem iiisti- 
tiam ibi pcrageniam cedens , regali haec omnia autorizare et priuiJegia, 
sicut ipsum decretiim Icgentibus mmifestitm paiet (B. H., col. 1297). El 
decreto está en la Atarea hispánica, apéndice CXXXI, col. 929. 

1^ El séptimo abad de Ripoll, como queda indicado, fué Oliva. 
Sobre su biografía y producción literaria, véase Beer, /. c, I, pág. 69 
}' siguientes. 

1 El sepulcro lo vio antes del 1835 D. Próspero Bofarull. Sobre él 
se leía aún uno de los versos copiados más arriba, pág. 150 (Los Condes 
de Barcelona, vol. I, pág. 42). 

12. menia V. — 13. egregie V. 



1^8 ZACARÍAS GARCÍA VILLADA 

Hancíjue domum struxit, et stiuctam sumptibiis auxit. 

Viuere dum ualuit, semper ad alta tulit. 
Ouem Deus aethereis nexum sine fine choréis 
6 Annuat in solio uiuere sydereo. 

Hic dominus patriae recubans praesulque Gerundae ¡^'ro epu- 

Abdita Felicis prodidit ossa i)ii. copas. 



3 Primus coetiobii Saiiciac Mariae Riiiipitllcusis fuiíddtor ex f i ti i Gut- 

frcdus, qui uocatur pilostis ínter retera Ecclesixrum aedificia Rhñpul- 

lense coenobium construxit offerens ibiiein Deo ad niyn.inpn fiUum 

suum Rodtilfum cum omni sua her edítate, et faciens dotein eidem Ecclesiae 
in die consecrationis eius, quae in arckiuis publicis eiusdcm cocnobii con- 

linetur Enumera las donaciones que hizo, y al ñn acaba: Expleto 

íiitac suae termino ibident tumulandnm se tradidit (B. H., col. 1295). 

Riuipullense construxit nionasterium, et anno DCCCLXXXVIII suo 
tcmpore ftiit honorijice dedicatmn, et ab ipso nobilisseine prae iotatnm. líic 
deinde Guifredus pilosi comes ex praedicta uxore quatuor habuit jilios, 
Radulfum scilicet et Guifredum, Mironem et Suniarium. Primus itaqtie 
Radulftis fuit monaclius RiuipolH et episcopus Urgellensis . Suprcuüctus 
¡taque comes, pater istorum, suis ómnibus disposiiis, ohiit iti Domino anno 
Christi DC ce ex II , et sepultus est in monasterio RiuipuUi (G. C, col. 540). 
Según BofaruU (Los Condes de Barcelona, vol. I, pág. 39 y siguientes) 
no murió en 912, como dicen las Gestas, sino el 1 1 de agosto del 898. 
En la Marca hispánica están publicadas el Acta de la fundación del 
Monasterio (apéndice XLV, col. 817), la dotación y entrega de Rodolfo 
(apéndice XL VI, col. 818), más otra dotación del año 90 1 (apéndice LXI, 
colección 836). — El primero de julio de 1893 fueron reconocidos y de- 
positados en la nueva iglesia, construida por el limo. Sr. Morgades, los 
restos de Wifredo (Boletín de la Real Academia déla Historia, t. XXII I, 
página 353). 

^ Miro vero tertius filius ( Mironis coinitis) fuit Gcrundensis epis- 
copus et comes, qui apud monastcrium Rivipulli sepultus est anno Chri- 
sti DCCCCLXXILIIII (G. C, col. 541). En la Marca hispánica está el 
texto de la donación que hizo al Monasterio de Ripoll el año 975 (apén- 
dice CXX, col. 912). — Fué obispo de Gerona desde 970 a 984 (Villa- 
nueva, Viaje, vol. XIII, pág. 64). — La frase dominus patriae parece in- 
dicar que fué conde de Gerona, de acuei'do en esto con la B. H. y en 
contra de Bofarull {X(?j' Condesde Barcelona, vol. I, pág. 97). ^Villa- 
nueva, /. c, reproduce frases del testamento de Mirón, en las que éste 
manda se le entierre en Ripoll. 

8 Descubrió el cuerpo de San Félix, mártir africano (Villanueva, l.c, 
Esp. Sagr., vol. 43, pág. 279). 

5. Coréis V. 



POEMA DEI. ABAD OLIVA 159 

Dictas in lioc ;ieuo patris de nomine Miro. 

Euehat hunc regnuní Christus ad aethercuni. 
Huius eí annexo genitor tiimiilatur in antro 

Miro, sed ipse comes, clara patrum sobóles. Miro comes. 

Hinc comes egregia princeps hac conditur urna 

Nomen Aiiac referens prolis honore uigens : Aua comUUsa. 

Stemmate sceptrigero potiatur muñere diuo, 

Eruta supplicüs, polleat aucta bonis. 

^^ F.rineiig.tuaus comes el «Sí- 

Hinc ErmCH^andltS Slltlicri nobile pignUS „¡offrediis (recte Suniarius) 



" Este Mirón fué liijo de ^\'ifredo el Velloso. Miro ilaquc comes 
rc.xif comitatum Barchinotiensem XVIII aunis etgenuit tres filias, Sejiio- 
fredum scilicei, Olibam Cabrctant eí Mirotieiu, et supradictis filiis 7iondum 
adidtis, morluus est auno Domini DCCCCXXVIIII, et sepulttis est in 
Ecchsia Rtiiipolli. Citi sncccssit iii contitatu Barchinone Seniofrcdus filiiis 
cius primus (G. C, col. 541). Bofarull (Los Condes de Barcelona, vol. I, 
páginas 64-90) impugna estos datos de las Gestas y los considera como 
inexactos. Defiende que Mirón fué conde de Cerdaña y Besalú. La 
cuestión no está del todo clara. Cierto es que Mirón tuvo cuatro hijos 
y no tres, como dicen Las Ges/as de los Condes (véase más abajo la 
nota 13). 

Defuncto igitiir Guifredo comile, Miro aiquc Suniarius, ciiis filii, 

siiccedimt. Eorum igitur siudio máxime ñero Mironis comiíis maioris 

Ecclesiae fabrica dilatari necesse fuit (B. IL, col. 1295). 

** Ava fué esposa del conde Mirón, mencionado en los versos 
anteriores. No se sabe de qué linaje procedía, ni cuándo nació, ni 
cuándo murió. Beer (Die Handschriften des Klosters Santa María de 
Ripoll, II, 1908, pág. 66") ha dado a luz una donación hecha el 941 por 
Ava y sus hijos, el conde Seniofredo, el conde Wifredo, el conde 
Oliva y Mirón levita, al Monasterio de Ripoll. 

'' Ermengaudo o Armengol, hijo del cunde Suniario, murió ase- 
sinado el 21 de agosto del 940, 41 o 42. No se sabe quién le mató. 
l^Bofarull, Condes de Barcelona, vol. I, pág. 1 16). — Suniario fué hijo de 
Wifredo el \'elloso; aparece 3'a en la ejecución del testamento de su 
padre el año 911 (Marca hispánica, apéndice LXIV, col. 836). .Según 
la B. //., col. 1296: delnncto Guifredo Comité, Miro atque Suniarius eius 
fila succedunt. Kn c^imhio \a. Gesta Comitum (col. 540) le hace primer 
conde de Urgel: Suiníarius vero successit patri suo in Contitatu Urgelli, 
et ftiit primus comes Urgelli. Bofarull (Los Condes de Barcelona, vol. I, 
páginas 64-91) sostiene que fué conde de Barcelona, pero no con Mi- 
rón, como dice la B. IL, y que murió en 954 (Ibid., pág. 120). 

9. euuo V. — 10. aeueliat \'. — 13. ac V. — 14. Aue V. — 15. stema- 
tc V. — 16. eruit BV. — 17. hic V. 



1 6o 



ZACARI\S r.ARClA VILLADA 



Perditus, heu, gladio, hac requiescit humo. 
Hunc fera mors rapuit, qiiae nulli parcere nouit. 

Parce, Deus, fámulo, conditor alme, tuo. 
Post quoque Guifrediis crudeli morte peremptus 

Nobilis atque comes, quem tulit atra dies, 
Hoc iacet in túmulo compressus cespite duro. 

Confer opem misero, Christe Deus, fámulo. 
Contegit hic tumulus Sin/redi nobile corpus 

Qui comes egregius splenduit atque pius : 
Bellipotens, fortis, metuendus et acer in armis, 

Terribilis reprobis et decus omne suis. 
Quisquís ades, lector, suplex dic: parce Redemptor. 

Hunc miserans famulum fer super astra tuum. 



Giiiffrediis 
cernes. 



Sinffredus 
comes. 



ANONYMI VERSUS 

IN LAUDEM 
BERNARDI ABBATIS " 



Egregius pastor divinae legis amator 
Bernardiis dulcis qui fuit abba suis. 



Bernnrdus abbas iacet ante 
altare Sanclae Mariae Mag- 
dalenae. 



21 Wifredo, segundo hijo de Mirón y Ava. Su nombi'e aparece en 
documentos de los años 937 (Marca hispánica, col. 848), 941 (Beer, 
Die Handschriften des Klosters Santa María de Ripoll, II, 1908, pág. 67), 
950 (Marca hispánica, col. 862), 962 (Ibid., col. 882). Le mató un hom- 
bre llamado Alberto, como consta por dos documentos publicados en 
la Marca ¡lispanica (apéndices CVII y CXXI, columnas 889 y 912). 
Murió entre el 957 y 962 (Bofarull, Condes de Barcelona, vol. I, pág. 94). 

-- Parece que fué conde de Besalú (Bofarull, /. c). 

25 Seniofredo fué el primer hijo del conde Mirón y de la condesa 
Ava. La G. C. (cap. VI, cul. 541) dice: Senio/redus vero comes tennii 
comitatiim Barcliinonae X VII annis, et mortntis est sinc filio auno Cliristi 
DCCCCLXVII et sepultus est in Ecclesia Rivipolli. Et eo mor tuo sine 
prole, tit dictum est, Borellus filius snpradicli Suniarii Comitis Urgelli 
sKCcessit ei in comitatu Barckinottae. Bofarull (Condes de Barcelona, volu- 
men I, págs. 91-93) defiende que no fué conde de Barcelona, sino de 
Besalú. En cuanto al año de su muerte está conforme con lo que dicen 
las Gestas. 

" El título lo hemos formado nosotros. Los versos que siguen 
salen ahora por primera vez y son continuación del poema de Oliva. 



18. ac V. — 25. SinfíVedi R. 



POEMA PEL AB.VD OLIVA l6l 

Ultra uim formae seruauit niunia normae. 

Verbis quod monuit, actibus edocuit. 
Per popules flagrat proprio quod nomine signat. 

Dulcís odor Christo hic fuit ¡n populo. 
Istud coenobium suscepit iure regendum. 

Ouod bene disposuit, praedia restituit. 
Hinc architectus doctus, bonus atque benignus 

Aedes restruxit, quodque necesse fuit. 
Annis terdenis pius hic pater optimc rexit. 

Debita pars soluit, terrea deseruit. 
Bis lunius denas noctes transegerat actas 

Ulterior nobis his fuit atra nimis. 
Huius tot gentes planxere fuñera flentes 

Et pastoris oues, proh dolor! heu lúgubres. 
Illa dies testis qua soluit foedera carnis 

Egrediens anima sexta fuit feria. 
Ligneus est tumulus, iacet in quo nobile corpus. 

Hoc habet in templo Virgo María suo. 
Ouí populum sainas coelí sibí pandíto ualuas. 

Da réquiem fámulo rex bone Christe tu(j. 

Amen. 

Zacarías García \'illada, S. J. 



' Estos versos se refieren a la observancia regular introducida por 
Bernardo en el Monasterio. Ya advertimos en la introducción que aqué- 
lla estaba muy relajada. Alejandro II en la carta que dirigió a los monjes 

el año 1063, les dice: Monemusut profcssionis sanctae propositum pro 

viribus semper cusiodiaiis (Marca Jiispanica, apéndice CCLIV, col. 1 122). 

^ Iure en contraposición a los abades que hablan sido elegidos 
simoníacamente, como Adalberto y Mirón, del último de los cuales 
habla Bernardo II, conde de Besalú, en la carta dirigida a Bernardo 
de Ruthenis, abad de San Víctor de Marsella, y en el acta de anexión 
del Monasterio de Ripoll al dicho Monasterio de Marsella. (Guérard, 
Carlulairc de V Ahhayc de Saint Víctor de Marseille, vol. IX, pági- 
nas 165 y 171). 

8 Los abades intrusos habían dado a personas de su devoción algu- 
nas de las posesiones del Monasterio. Qui predia dono abbatum non 

satis digne praeside7ititíiii seu rapiña reí inuasione possidere videantur 

illa nequáquam retineant. Así escribía Alejandro II en la carta citada 
poco ha. 

Los demás datos que contienen los versos son los únicos que sobre 
este abad poseemos. El que los escribió fué un testigo ocular. 

3. Munica B. 



KRACMKNTOS 1)K UNA TRADrCCION PÜKTUGUESA 



LIBRO DE BUEN AMOR 



JUAN RUIZ 



Durante mi estancia en Oporto— junio de 1913— , me fué 
indicada por D.^ Carolina Alichaelis de Vasconcellos la exis- 
tencia de estos fragmentos en un códice de la Biblioteca pú- 
blica de aquella ciudad. 

A la liberalidad, bien conocida, de tan insigne escritora 
debo además la reconstrucción — para mí imposible, por la 
ignorancia del portugués — de las estrofas 60 a 78, incomple- 
tamente conservadas en dos trozos de un mismo folio. 

Tuvo también la amabilidad de revisar mi copia de los re- 
feridos fragmentos, hecha sobre el original, ayudándose de las 
fotografías que de ellos obtuve, y de corregir más tarde mi 
trabajo, haciéndome muy útiles advertencias y aumentándolo 
con una nota sobre los castellanismos de la traducción. 

Públicamente agradezco ahora a la Sra. Michaélis no sólo 
este favor, sino la buena acogida que me dispensó, brindán- 
dome notas— que en otro estudio aprovecharé—, abriéndome 
su rica biblioteca y haciéndome, por todos los medios, más 
fáciles y provechosas mis pequeñas investigaciones. 

Descripción de los fragmentos. — Del manuscrito que con- 
tuvo la traducción portuguesa del Libro de buen amor, sólo se 
conservan dos folios en pergamino, uno de los cuales está 
incompleto por faltarle la parte central y haber quedado úni- 
camente dos tiras largas y estrechas correspondientes a sus 



LIBRO DE BUEN AMOR 163 

lados marginales. Estos fragmentos A y B comprenden las 
coplas 60 a 78 '; omiten la 75. A mide 197 x 44 mm.; 
B 202 X 47 mm. 

El folio completo, de 277x195 mm., contiene las estro- 
fas 100 a 130; faltan la 104 y de la 1 1 1 a la 122 inclusive. Por 
el lado recto estuvo pegado a la parte interior de la segunda 
tapa del códice Bibl. de Porto 785, comprobándose esto por 
las manchas de goma y ferruginosas que coinciden con los 
trozos de cuero y clavos remachados de la encuademación. 
Por esta causa el folio recto ha perdido la escritura en bastan- 
tes sitios; el vuelto hállase mejor conservado -. 

Como caracteres generales y externos del manuscrito per- 
dido podemos señalar la fecha de la letra : último tercio del 
siglo xiv; las iniciales de las estrofas son grandes y en negro, 
y sólo hay algunas capitales en rojo de mayor tamaño, sin 
que en realidad coincidan con divisiones del Libro ^. 

El folio completo y el fragmento A encuéntranse pega- 
dos a dos hojas de papel que les sirven de encuademación *; 
el fragmento B debió aparecer más tarde y anda suelto. 

Códice en que se contienen. — Todo se conserva dentro del 
manuscrito 785 de la Bibl. de Porto, al cual sirvieron en otro 
tiempo de hojas de guarda. 

Este códice contiene las siguientes obras, según el Cata- 
logo da BihUotheca Publica Municipal do Porto ^ : 

«I. — Liber (jestorum Barlaam et Josaphat, servorum Dei, 



' Sigo la numeración de \. Ducamin, Juan Ruiz : Libro de buen amor, 
Toulouse, 1 901. 

2 Cosido con el primer cuaderno del códice existe un trozo muy 
pequeño de otro folio, que pertenecería quizás a esta traducción, pues 
las pocas letras que se leen son de la misma mano que la de estos 
fragmentos. 

^ Están en las estrofas 60, 124 y 129. 

* En una de estas hojas, una nota del bibliotecario .Sr. Nogueira 
Gandra nos indica que Alexandre Herculano halló el folio completo 
y nuestro fragmento A, y por su recomendación se guardaron en la 
forma que hoy lo están. Herculano desconocía el valor literario de 
estas poesías, considerándolas como «do seculo xv». 

' /." Fascicu/o.— Jfss. Membranáceos, Porto, 1880, pág. 22. 



104 ANTONIO G. SOLALINDE 

»editus gríECO sermone a Jolianne Damasceno, viro sancto et 
«erudito ^. 

»2. — Zmaracdi Abbatis liber qui vocatur Diadema -. 

»Traz no fim 2 breves de Innocencio e Honorio ao Arce- 
»bispo de Braga e suffraganeos, e ao Diácono e Cabido de 
»Compostella» ^. 

El catálogo alude a nuestras poesías y las cree un «ro- 
mance astrológico», sin duda por haber leído la copla 1 23. 

«I vol. fol.; perg.°; got.°» 

Se guardaba en la Biblioteca de vSanta Cruz de Coimbra 
con el número 45 de su catálogo. 



1 Edición en Migne, Patrol. lat., t. LXXIII, cois. 443-606. — El catá- 
logo cita los Commentariorum de Alcobacensi Monasterio Bibliotheca, 
libri tres, de Fr. Fortunato de Boaventura Coimbra, 1827, pág. 274. 

2 Se trata de la obra Diadema Aloiiacliortim de Smaragdus, abad 
de St. Mihiel (siglo ix), publicada en Migne, Pairol. lat., t. CII, 
colecciones 593-690. —Vid. Manitius, Geschichte der lateinisc/ien Litera- 
tur des Mittelalters, Erster Teil, München, 191 1, pág. 461 y siguientes. 

3 Debo al actual director de la Bibl. de Porto, Sr. Pereira de Sam- 
paio, la comunicación del incipit y explicit de los dos breves. 

El de Inocencio comienza : 

Innocewtius a^iscopus scrwiis seruorww dei ven^rabi- 
Whus fratribus Bracarení/ Archiep/.yí'f/o ct suffraganeis 
suis, sal//t^;;í et a'^ostoWca.m henedicfiojieiii. Int^r ca^iern 
quae 

Y termina : 

Data Latirán/, kalejidas Apr/lis pontificat//j ní7í/r¡ 

an«o nono décimo. 

El de Honorio dice en su principio : 

Honori?/J episcoJ>us seruus s^;-uor//w úei dilectis filijs, 
decano et CapzVwlo Conpostellanenj-/, salutefu et 'A'postoW- 
cam hexiedictiotiem. Si diligenti 

Termina : 

Data Romae apud Sanctum Petrum kale/idas Dccem- 

bris Pontificatz/J nostri Anno pr/mo. 

El de Inocencio III (año 1216) no parece estar publicado. Al menos 
no figura en Potthast, Regesta Po7itificmn rotnajiontm, Berolini, 1875. 

Sobre el de Honorio III (año 12 16), vid. Potthast, /. c, pág. 2.062, 
y P. Pressutti, Regesta Honorii Papae III, Romae, 1888, t. I, pág. 25 
(número 132). 



LIBRO DE BUEN AMOR I 65 

Edición de Braga. — Theophilo Braga en sus Questoes de 
Litteratiira e Arte Portiigjieza ', publicó estos fragmentos, 
pero su edición no es definitiva. No transcribió el fragmento A 
recto y vuelto, cuya existencia no pudo ignorar, pues es pre- 
cisamente el trozo encuadernado con el folio completo ^. En 
cambio nos da el B vuelto; de éste no copia los cuatro prime- 
ros versos de la copla 73. Omite también el fragmento B rec- 
to. Abundan las malas lecturas; como más importantes y arbi- 
trarias señalaremos éstas: 69 c: ora outra bona dixa; 
70 c : tu faze; ']2 : inventa el último verso : 

que por autos se prova 
o sabio em seu falar; 

lOl b : se vee dar muito estrago; 102 ó : o pouco stulto 
de mezes; I02 d: som para avel-as revezes; 107 d: quige 
manda-las; 125 d: nem o podem dos mays; 128 d: pero 
d'acabados males. 

Identificación del libro. — Esta traducción, como indica Bra- 
ga ^, se puede identificar, aunque con reservas, con O arcy- 
preste de Fisa que existía en la Biblioteca de D. Duarte, según 
testifica su antiguo catálogo *. 

Acerca del traductor. Braga ■' aventura el nombre del rey 
D. Duarte. Fíjase en la versificación «en redondillas octosilá- 
bicas» ", que coincide con la usada por el rey en su versión 
del Juste Judex. 

Pero ni la traducción de Juan Ruiz está escrita en redon- 



' Lisboa, 1881, págs. 128-136. 

- Compárese lo dicho arriba, pág. i6:<. La encuademación se Iiizo 
en 1854, según consta en la mencionada nota del Sr. Gandra. 

■' L. c, págs. 128 y 135. 

< Fué publicado por A. C. Sousa: Historia genealógica da Casa Real 
Portugueza. Pravas, I, 529-548. Consúltese C. Michaclis, Cancioneiro da 
Aj'uda, II, 129 y Romanía, XXV'III, 543. En la copia que de este catá- 
logo posee la Sra. Michaclis, el Arcipreste tiene el número 7 1 . 

"• L. c, pág. 135. 

^ Lo mismo dice en su Curso de Historia da Litteratiira Portugueza, 
Lisboa, 1885. P<'^S- i.U- 

Tomo I. 12 



1 66 ANTONIO G. SOLALINDE 

dillas octosilábicas, ni puede fundarse en esta identidad para 
atribuir la obra a nadie. 

Su fecha. — Para el límite máximo de la fecha de la versión 
portuguesa tenemos como único testimonio la letra del ma- 
nuscrito, que es, según hemos dicho, del último tercio del 

siglo XIV. 

Análisis de ia versión. — Las poesías de nuestro arcipreste 
han perdido en manos del traductor portugués algo de su faci- 
lidad, pues la versión resulta más diluida y pesada. 

De conservársenos completa, podríamos otorgarle el valor 
de un manuscrito más, ya que es fiel y literal, y su existencia 
resolvería quizás algunas cuestiones de crítica, hoy imposibles 
por la falta de manuscritos íntegros. 

De qué manuscrito español deriva. — Tan escasas reliquias 
no se prestan siquiera a la apreciación del trabajo del traduc- 
tor. Cuestión importante sería, por ejemplo, precisar la copia 
del libro de Juan Ruiz que pudo servir al escritor portugués. 
En mi opinión, no se sirvió de ninguno de los hoy conocidos. 
Me apoyo en que nuestros fragmentos parecen, por la letra, 
anteriores a los manuscritos españoles ^. 

En cuanto al contenido, sólo cabe la comparación con Ios- 
manuscritos G y S^ pues T carece, por pérdida abundante de 
folios, de los pasajes correspondientes a los conservados en la 
versión portuguesa. 

G y los fragmentos coinciden en la supresión de la co- 
pla 75 ^ y Gí^ algunas variantes en contra de S. Suprimen 
igualmente las rúbricas. 



* El ms. G es de 1389 y a la misma época pertenece el T. Un poco 
posterior es el S. Vid. Ducamin, /. c, págs. xv, xx y xxix. 

2 Debido a la pérdida de folios en el ms. G, no podemos compro- 
bar si las otras omisiones de la traducción — coplas 104 y 1 1 1 a 122 — 
obedecen a faltas en el ms. que le sirvió de base. Podría suceder que G 
hubiera perdido sólo un folio, en cuyo caso sería posible la omi- 
sión de estas trece estrofas, pues en esa hoja estarían escritas otras 
trece coplas — número ordinario de las contenidas en cada folio de G—, 
componiendo de esta manera las veintiséis que faltan en este ms. 
Cfr. edic. Ducamin, variantes de G, coplas 99 a y 125 í/. Una foliación 
antigua nos sacaría de dudas. 



LIBRO DE BUEN AMOR 167 

Los fragmentos coinciden, en cambio, con 5^ en no omi- 
tir los versos 68 t y 1 28 <, como lo hace G, y también tienen 
variantes comunes en contra de las de G. 

Esta fluctuación entre las lecciones de una y otra copia, 
induce a suponer un manuscrito común, del que tal vez deri- 
ven los tres o todos los manuscritos. 

Versificación. — El metro de estos fragmentos es el mis- 
mo del original castellano: la cuadernavía, y no redondillas 
octosilábicas, como pensaba Braga ^ Aunque la disposición 
del manuscrito sea distinta, pues cada hemistiquio ocupa una 
línea, la rima alternada de consonantes permite restablecer 
el orden normal de los versos; las rimas cambian cada ocho 
hemistiquios y son iguales a las de la poesía española. Nada 
significa que algunos hemistiquios sean octosilábicos, pues 
aparte de que es fácil que se produzca esta pequeña alteración 
al traducir, se trata de una época en que la cuadernavía puede 
dar lugar, ocasionalmente, a octosílabos. Muchos versos de 
Juan Ruiz son verdaderos versos de romance. 

Casttilaiiisiiios de la traducción. — La Sra. Michaelis me co- 
munica los castellanismos que encuentra en la traducción : 
copla ']'/ : priso: repiso: quiso -; 78 b: solo ^; I02 d: a las deve- 
ses; 104 d: salyr; 108 a: pages; 108 d: es; 109 d: salira o. 
saliera; 126 c: víanos; 128: átales: naturales: sinales: viales; 
I2g d: toiya *. Otras, como 108 a: uylano, y 108 c: humana, se 
usaban en los Cancioneros galaico-portugueses. 

Como puede observarse, las rimas presentaban algunas 
dificultades al traductor, pues casi todos estos castellanismos 
a ellas obedecen. Otras son imperfectas '. La omisión de la 



^ Véase arriba, pág. 165. 

2 En portugués nunca se usaron priso y repiso, y en cuanto a quiso, 
aunque se encuentra en los Cancioneros, apenas se usaba en el pri- 
mer período de la lengua, antes de 1300. 

' Aun en el siglo xv era frecuente escribir solamente. 

* Asegurado por la rima. Este castellanismo se encuentra en los 
romances viejos, pero no en los textos poéticos 

* Sirvan de ejemplo las de las coplas 61, 64, loi, 102, 103, 108, 109, 
123, 126, 128, 129. A veces tampoco está libre de estas imperfecciones 
el texto castellano de las poesías de Juan Ruiz. 



1 68 ANTONIO G. SOLALINDE 

estrofa "5 podría también deberse a la dificultad de la rima ^. 

Transcripción de los fragmentos. — Seguimos en todo la co- 
rrientemente empleada en esta clase de reproducciones. 

Sólo advertimos que va entre corchetes [ ] lo que falta, ya 
por pérdida de trozos del manuscrito, ya por estar borroso. 
Usamos los paréntesis en ángulo < > para suplir los olvidos 
del copista, y dentro de los paréntesis comunes ( ) encerramos 
lo que ha de suprimirse en la lectura. Por dificultad tipográfica 
llevan tildes distintas las vocales a, o, é, ü, sin que esto repre- 
sente diferencia alguna en el original. 

El manuscrito escribe cada hemistiquio en línea separada. 
Altero esta disposición para dar clara idea del metro empleado 
por el traductor. Ha de tenerse esto en cuenta para explicar 
la falta inicial o final de los hemistiquios por pérdida de la 
parte central del folio incompleto. 

Fragmea- 6o »E CU Ihe [dissc] q//e efta ' • [todo aa sua voontade]; 
toA recto. »refpo[ndeo que tiinha o mundo], • z affi [disse uerdade]. 

»Pois eu ueio qu[e compreende] • r cree a fancta T[nindade], 
»entendede q//e me[rescia] • as leis z efto e g[ertaindade].» 

6i Pre<gun>taron ou 2 uelha[co] • qual fora o feu [antolho]. 
Diz : «Diffe qz/e con feu [dedo] • me quebrantaría [huum olho] 
»defto ouue grand [pesar] • z tomei tam gra[n nojo]. 
»Eu Ihe refpondi c[om sanha], • com ira e com cordo[lho], 

ti2 »que eu Ihe quebran[taria], • ante todas eftas [gentes], 
»con dous dedos os [olhos], • con o polegar os den [tes]; 
>difre el logo defpos ef[to] • que Ihe paraffe bem me«[tes], 
»que me daria palmad[as] * nos ouuidos retin[entes]. 

63 »Refpondi q/te Ihe da[na] • hüa muy grande pu[nhada] 
»que em tempo de fu[a vida] • nuwca f^ria uingada. 
»0«ando el uyo que a pe][eja] • tij[nha nom b]em aparellad[a] 
srefpondeo qí/e de mea[(jas] • el fe nom curaua nad[a].» 

6+ [P]or tanto diz a palau[ra] * • da uelha tanto ard¡d[a]: 
{que) nom ha hi maa pal[aura] ■ [s|e nom he mal enten[dida] 



' Véase más arriba, pág. 166. 

' Las palabras que cfta comienzan el segundo verso, sin duda por- 
que la inicial no dejó sitio para terminarlo en una sola línea. 

2 Léase ao. 

* La lectura es dudosa; podría también ?,^x paftranlia, coincidiendo 
con el original castellano. 



LIBRO DE BUEN AMOR 1 69 

1 ragraen- [veeras que he bem]d[ict]a, • [se bem for en]te«(i¡d;i, 

to B recto. , , , ■ i- r j i- j 

[entende bem o mjeu Jiuro • [e auras dona garr|ida. 
ój [A burla que ojoujres • [nom a t|enhas e/« ujl, 

[a maneira do liur|o • [entende a) íotil; 

[que faber bem e mal • e dizer molheril] 

[tu non acharas nenhum • de trouadores rail], 
oó [Acharas niuytajs gargas, • [non acharas huumjouo 

[remendar bem nom sabe • todo alfaiate njouo'; 

[a trouar com loucura 2 • nom creas que me mouo], 

[o que bom amor dize, • com razom eu to prou]o. 

07 [Em geral bem a tojdos ' [fala a escriptura] : 
[os cordos com bomjíiío • [entenderam a cordura]; 
[os mancebos liua]os • [guardem se de lou]cura; 
[escolha o me]lhor • [o de boa uen]tura 3. 

08 [As de bom]amor • [som razoes encobe]rtas ^; 
[trabalha u ach]ares • [as suas senhas] certas; 

I se a razom enten]des • [ou no siso acert]as, 
[nom dirás mal do li]uro * • [«¡ue agora refertas]. 
Kragmen- óu Onde tu cuidas [que mente] • ali diz mayor u[erdade]; 
to B vuel- _ p-gj^ cobras [pintadas] • iaz muy grande [falsidade] '^\ 

ora dita bona [ou maa] • uos per pontos [a julgade], 
z as cobras pelos ^ [pontos] • louuade e déof[tade]. 

70 De todolos eft[rumentosJ • eu liuro fom [párente]; 
bew ou mal, qua[l pontares], • afli direi <;erta[mente], 
z qual dizír tu [quiseres] ' hi faze ponto, z [temte]; 
fe preguntar [souberes] • fempre me au[ras em mente]. 

71 Como diffe A[ristoteles], • coufa he muj [certeyra], 
o mundo per d[uas cousas] • trabalha: z ap;-im[e¡ra] 
por auí/- feu ma[ntimento]; • ha outra coul|a era] 
por auer junt[amento] • co;/ molht'r pra[zenteira]. 

7^ Se ho eu dif[sesse de meu] • mujto fívia d[e culpar]; 
mas diffeo g[ran filosofo], • eu no;/ no pof[so negar]; 



to. 



* O también de Jiouo, como escribe el ms. G. 

2 En el ms. o fabc, palabras que parecen corresponder al primer 
hemistiquio del verso anterior. 

^ escolliam o que he m. os de b., sería conforme a G. 
•* de razao ene, más conforme a G. 

* El fragmento B está cortado por debajo de este hemistiquio, ha- 
biendo hecho desaparecer el hemistiquio final de esta copla, con el 
que terminaría el folio. 

" O también /í'a/./oí/í', coincidiendo con el (7 castellano. 
' Dudoso, parece leerse enos. 



I -o ANTONIO G. SOLALINDE 

do que diffe offa[bio] -.no;/ deuemos [duvidar], 
ca pela obra [se prova] • offabedor em [seu falar]. 

73 Se ho fabedor [o dize] • nuij claram[ente se prova] 
hornees, au[es, animaes] • z toda befta [de cova] 
Frajmen- [querem ' segum natura • companha sempre] noua, 

to A vuel- j^g quanto majs] o homew • [que a toda cousa se m]oua. 

-4 [Digo mui mais d]o homew. • [que de toda criatujra: 
[todos a tempo ce]rto • [se juntam com natur]a; 
[o homem de ma]u fufo • [todo tempo sem mesura], 
[cada que pode, quer ~ ■ fazer esta loucu]ra. 

[OmiU la copla "]§•] 

76 [E eu como som] huum homew • [como outro] pecador, 
[ouue das mo]lheres • [aas vezes grjaue amor; 
[prouar homem as] coufas • [nom he por ende] peor, 
[e saber bem] z mal, • [e húsar o] melhor. 
7- [Assi fo}' que h]uuOT t^wpo • [hüa dona me] prifo, 
[de seu am]or nom fuy • [nesse tempo repi]fo, 
[sempre auia déla • boa fala e bom r]ifo, 
[nunca por mim] al fes • [nem creo que fazer] quifo. 
78 [Era dona em] todo • [e de do]naf fenhora; 
[non podia e]ftar folo • [cora ela hü]a hora; 
[mujto de ho]me;2S <(se> aguardauaw • [ali u] ela mora. 
[maj'S mujto] [que] ^ now aguardara • [os judeus] [a to]'ra. 
Folio com- 100 Guando ela affi braraaua, • todos corapegaw de fugir, 
pleto, rec- ^ quando chegou o dia • que ela ouue de parir, 

to, col. a. ^ *" , r • r u j •• 

paño huuw rato peqw^no; • bein loi elcarnho de rnjr, 

fuas uozes z espantos • em iogo forow fah-r. 
loi Bem outroffi acowtege • a muitos z aten amo; 

prometíw dar rauito trigo • do * com falfo e;zg[an]o; 

cegaw raujtos con o uento • uaawffe pe;der cow mal rramo; 

uay dilhe que rae now queira • ca no;« no q?<'í'ro new amo. 
102 O homew que muito fala • faz mujto menos aas uezes, 

z poeu[era] ■'' mujto fpanto, • pouca a Roydo de vozes ^; 



' ijucre, conforme a G. 

2 Se ven unas cuati-o letras ilegibles. 

3 Borrado. 

* Braga : fugindo; ms. S: e dan poca paja tamo. Sólo hay espacio para 
dos letras. 

*> Borroso; tal yc.z pocm. 

^ an. de v. de otra letra, imitando la antigua, que fué raspada. De 
la escritura anterior nada se distingue. 



LIDRO DE BUEN AMOR I7I 

z as coufas mujto caras, ■ outra ora fom rrefec:es, 
c as afti-ofas deujl prego • fera^w^ caras a las deuezes. 
lu; Tomo <u)>por peq«<;na coufa • auorregimewto z fanlia, 
arredouffe logo de mym • z fer'me de iogo manha; 
affi o diz engañando • <(o> que cujda (\ue engaña, 
defto eu fiz hüa troua : • ¡ay que t//Tteza tamanhal 

[Omite la estrofa. J04.] 

105 Affi o diz Salamon, • z diz e[ni ejlo ué/-dade 

(\ue as coufas defte mu«do • fen dulda fom uaidade, 
Col. b. z fom todas paffadoiras • fugewffe com ahydade, 

faluante o amor de 'De/i?,, ■ todo hal he neyqidade. 

i()f> Depois (\ue uy adona • de mjw partida z mudada 

dixe : «querer du now me q?ierem • faria pouco ou nada, 
»refponder du me no/« chamaw ■ he uaidade prouada». 
Partióme de feu preito ■ pois de my;« he arredada. 

107 Sabe Dí'//s que nem [aqu]efta • na ^ qwantas donas nuwca uy, 
eu fempre quige guárdalas • outrofi fempre as fíTui 
z fe f^ruyr non ñas pudi • gerto nuwca as defc'/uy, 
de dona bem mefurada • fempre déla bem fcreuy. 

imS Muyto ícña eu torpe • z malo, uylano, pages, 

fe eu déla molher nobre • rrazoaffe coufa rrefez, 
ou enna molher louqana, • fremofa, nobre z cortes, 
todo bem daquefte mundo, • todo prazer em ela es. 

109 Se Dí«s, q«ando formou ■ ao homen, entenderá 
que era tam mala coufa, • a molher nom Ihe dera 
ao homew por companheira • ne;« dele a now fezera; 
z fe pera be;« no;« fora, • tan(to) nobre nom fallera '. 
l'oiio coiii- lio Se o homem aa molh^/- • no;« Ihe quifeffe bem, 
pieto,vuei- j^Q^^^ terria tantas pr^ffas • no amor q?íantas Ihe tew; 

tO. col. rt. - . _ 

nem por íatictos nem por lanctas • que íeiam, nom fabe quew 
mais ame qrie fu ^ cowpanha, • em efte fifo fe ma//tem. 

[Están omitidas las coplas I II a 1 22.'] 

I2Í Os eftrologos a/;tigos * dizew en na fcie;/gia 

eu digo da efíroiafia, • que he muy nobre fabe«(;a. 



* fez, según la Sra. Michaélis. 

- nem, sic; aquefta, lectura dudosa; 7ia, debe leerse z a. 
^ La lectura de lie es algo dudosa. 

* Este verso ha sido objeto de una corrección, pues son de letra 
posterior las palabras mais ame que fu y em efte fifo. La Si'a. Michaclis 
me sugiere que tal vez fueran ordenadas estas enmiendas por el es- 
crupuloso D. Duarte. 



172 ANTONIO G. SOLAI.INDE 

c\ue O homew q//ando nage • logo na fuá nage«ga 
offyno etn que ele nage • aquel o julga ^er fente//ga. 

124 Efto diffe Tholomeo • z afli o diffe Prato«, 

z outros grandes meeftres • todos neefte acordó lom: 

qual he oagidente • z afua coftalago;;/ 

daquele (\ne nage tal he • feu eftado z offeu dom. 

125 A y mujtos c^tte trabalhaw • mujto pola crelizia, 

z aprende»/ grandes tewpos, • defpende/« grande co;/tia, 
mas no cabo fabew pouco, ' ca offeu fado os guya, 
ne/« onow podem desmentir • a efta eftrolofia. 

120 Outros e/itram em ordem • por faluarem fuas almas, 
outros tomaw offigios . em querer hufar em armas, 
Col. 6. outros íeraem a fenhores * com fuas manos antrawbas, 
p¿ro mujtos de aqueítes * dam em térra dambas palmas. 

127 Now acabaw em ordem ' nem fom grandes caualeiros, 
ne;« em mergee dos fenhores • nem erdam de seus d/e/ros; 
por que pode feer efto, • cree feer uerdadeiros, 
fegundo natural curfo * os meeftres eftralageiros. 

125 Por que tu creas ocurfo ' deftes finales átales, 
dizer te hei huu/« juizo * fom de giwque naturales 
os quaaes julgaro;;¿ huum nyno, • por feus certos fmales, 
dero7« juizos muj fortes • forow da cabades males. 

119 Era huum rrei de mouros, * Alearos nowbre auya; 
z nagelhe huuw filho, • mais que aquel nom tenya; 
mawdou par íeus fabedores, • ca deles faber quería 
o fynal z a praneta • do filho que Ihe nagia. 

130 Antre aq//des eftrologos • que hy ueerow pera ueer, 
ueerom hi ginquo deles ■ que eram de mayor faber; 
defque opowto tomarow • no qual el ouue de nager, 
diffelhe huuw dos maeftres ■ que apedrado ha de feer. 

Antonio G. Solamnde. 



DISPUTA ENTRE UN CRLSTIANO Y UN JUDÍO 



El breve texto que publico a continuación se encuentra al 
folio 22 vuelto y último del códice escurialense o--I\'-30 (o,lóox 
0,105 mm.). El manuscrito ha sido descrito por el P. G. An- 
tolín en su Catálogo de los códices latinos de la R. B. del Es- 
corial, II, 296, quien, naturalmente, no cita esta página en 
romance ^. 

Este texto carece de fecha, pero por la letra y alguna par- 
ticularidad ortográfica (ch = qit) debe ser de la primera mitad 
del siglo XIII. 

Quedan huellas de haber sido cortado un folio que con- 
tendría la continuación de la disputa; el último folio del ma- 
nuscrito está en blanco y forma parte del último cuaderno, 
üuizá suprimieron el penúltimo folio por juzgar inoportuno 
este texto en un libro de asunto grave, dejando el existente 
por contener al dorso el final de De nojiiinibus Dei. 

No sé que haya sido editada esta curiosa muestra de dis- 
cusión religiosa, que publico en gracia a su valor lingüístico 
y a ser la única — que sepa — conocida en castellano. 

Su asunto no ofrece novedad- alguna : se trata de una de 
las infinitas controversias que desde los primeros siglos sos- 



^ La mencionó Ebert en Jahrbuch f. rom. it. engl. Lit., I\', 59: «Dis- 
puta entre un judío y un cristiano sobre estar ya abolida la ley de 
Moisés, escrita en castellano a fines del siglo xiii, en pergamino 
iCat. 54). Schon durch das Alter merkwürdig. Nur Knust hat, doch 
ohne genauere Titelangabe, dieses Manuscript angeführt. Arcliiv.^Wl, 
s. 814, n. 816. » 



174 AMÉKICO CASTRO 

tuvieron cristianos e israelitas. La forma, fingidamente dialo- 
gada, es la que casi sin excepción revisten desde la antigüe- 
dad las polémicas antijudías ^. Las cuestiones planteadas por 
el cristiano son las que tradicionalmente venían figurando en 
escritos análogos. Son las mismas que, por ejemplo, aparecen ya 
en la Altercatio inte?- Tlieopliilmii jiidacHv?, Evagrio auctore ^. 
Disputan ambos con tal pacto «quod si tu me hodie viceris, 
facito christianum; aut ego cum te superavero, faciam ex Na- 
zareo Judaeum». El judío defiende la circuncisión y el sábado, 
ataca a la Trinidad, pero acaba por ceder. En nuestro caso no 
conocemos el resultado, aunque es probable que fuese el mis- 
mo ^. 

El tono de nuestra Disputa es desagradablemente procaz. 
Es cierto que el lenguaje de este género de escritos no resal- 
taba en general por su moderación; el apasionamiento de los 
disputantes casi siempre les impedía colocarse en un plano 
tan ajeno a la violencia como al sofisma. Con razón se admira 
Israel Lévy, estudiando la Altercatio Jiidaei cum christiano 
de fide Christiana (Migne, Patr. lat. CLIX), de «le ton de 
bonne compagnie qu'il y regne d'un bout a l'autre et qui 
repose des grossieretés auxquelles les polémistes chrctiens se 
croyaient tenus contre les juifs» ^. 

El que nuestra Disputa emplee un lenguaje aún más libre 
que el usado en las polémicas antijudías en latín que tuve oca- 
sión de ver, tal vez se deba al carácter popular de este escrito. 
En aquéllas se trata en general de autores doctos que intentan 
reducir al adversario con razones más o menos legítimas; y 
sólo incidentalmente hablan de la mala fe, de la ignorancia o 
de la pertinacia del paciente israelita •*. 



1 Krumbacher, Geschr'cie der byzantinischen Litferatnr, pág. 49. 

2 Migne, Patrol. lat., XX, 1166-1182. 

* «El carácter fingido del diálogo de esta disputa se revela en la 
facilidad con que el judío sedeja convencer 3' pide el bautismo.» (Krum- 
bacher, /. c.) 

* Rev. Éiud. Juives, V, 238-245. 

5 Modelo de estas impugnaciones es el P/igio Fidei de Raimundo 
Martín, edic. 1687; como espécimen de disputa escolástica v. Annulus 



ÜISI'UTA ENTRE UN CKISTIANO Y UN JUIHO I75 

Los escritos que existen en castellano contra los judíos son 
verdaderos tratados, no disputas, y de fecha más tardía, como 
El Mostrador de justicia, de Alfonso de Valladolid '; nada de 
esto puede servirnos de precedente. 

Nuestra Disputa es un fragmento de una obrita de carácter 
popular, en que un judío renegado — tal parece ser el autor, 
por los conocimientos judaicos que demuestra — ha recogido 
los tópicos que los cristianos esgrimían contra los israelitas, y 
más atento al efecto satírico que al contenido de sus argumen- 
tos, ha lanzado su malevolencia contra un adversario real o fin- 
gido. Tal vez es reflejo de alguna controversia que realmente 
se verificó, análoga a aquella que más tarde describe MoistSs 
Cohén de Tordesillas en n:ií:í<n "m? Eser há-Emüná (Sostén 
de la fe) - : 

«En este año [hacia 1 37 5] vinieron dos hombres perversos 
y duros, que habían renegado de nuestra santa ley y tomado 
una religión nueva; y en virtud de una carta real que les auto- 
rizaba a ello, recorrían nuestros pueblos, convocaban a los 
judíos donde y cuando querían para discutir con ellos sobre 
su religión. En Avila nos convocaron primero en la Iglesia 

mayor y nos hacían preguntas y discursos que parecían 

muy sabios, y no eran sino espinas y basura. Uno de ellos 

era un buen dialéctico ; nos reunió cuatro veces ante la 

multitud y la asamblea de los cristianos y los musulmanes. Se 
extendió en alegorías y comparaciones, pero yo le refutaba 
siempre cuanto decía, con pruebas sacadas del Pentateuco y 
de los Evangelios.» 



seu Dialogas Cltristiani et Judaei de fidei sacramenfis, auciorc Rnperio, 
abbate Tuitiensi (en Satiti Anselmi Opera, París, 1675, 524 y siguientes). 
Cfr. Rev. Étiid. Juives, V, pág. 239. — Una lista de impugnadores del 
judaismo (entre ellos varios españoles) trae el Lie. Porreño i^Bibl. Nac, 
manuscrito 13.043, folios 527 53V, pero ninguna de esas obras tiene in- 
terés especial para mi objeto. — Cfr. también Bolct. Acad. Hisl., IX, 376. 

' Véase I. Loeb, Rev. Étud. juives, XVIII, 52 y siguientes y la l^i- 
bliografía que cita. 

2 Según la traducción de Isidoro Loeb, Rev. Élud. Juives, X\'I1I 
228-29. 



176 AMKRICO CASTRO 

TEXTO DE LA DISPUTA 

— Dj, ¡Lidio, ¿q//antaf com¿'//dangaf fo« de tu ley? — .x. 

— Deftaf .X. ¿q//antaf ■^ menuzaf fe fizierow? — vi cien- 
taf z xiii. 

— Deftaf VI cientaf z ¡^ xiii, ¿q/íantaf tienef? Que fabemof 
que tienef .111. La prinié'/'a, q?ee ef dij^cha ."i'r'"'p milá ^, ha a tagar; 
z ro;/per z fugar^, ca hay |^ nvits mezizá^, «"'"lE periá^, nS"'» ^ mi- 
lá ^ Puef luego ente//demof que la primera, ef eo/itraña. de tu 
j^ ley; ond tu ley no;/ comia feuo ni fangre, z uof dexadef de 
¡^ comer laf otraf fangref z comedef laf de uueftro[ fiiof. Ond, 
qz^ando bj|^e/2 uof mefuraredef, fonta uof i iaze z muy grand; 
que la boca de ¡^ viueftro rabi que cowpiega MuefttdL oragion, 
iechef cono de muier; z de maf ¡^*^ fabedef [z de maf fabe- 
def) que la barba z laf narizef a« y mal ^^ logar. E de maf 
ueedes q//al fonta di' fugar fangre de tal logar. |^^ Ond fi iufti- 
cia fueffe de tierra, maf derecho era apedrear tal o///;/e ,^^ que 
offo ni león. 

Agora fablemof de fabaat. Hay ni;/ dar nin ¡^^ p;-¿'nder ni;/ 
fazer obra don feya leua;/tada, che tu digaf : «alogro P'^ ta;/ bie;/ 
cuentaf el fabado como el otro dia». Ond p;'6'uare que el j^^ tu 
fabado uendef, z non haf fabado ni;/guno, ca om;/e que\ ue;/- 
de P'' no;/ la z q/^^bra;/ta fu ley. 

Agora fablemof de c/'eder uerdadero T>eu^. ¿Cumo creedef 
uerdadero Deuf.^ Che nof falamof en ley que e;/ .111. ¡^^ ma- 
né'raf lof clamadef, on dezidef : «cadof, cadof, cadof Adonay 
¡*^ Sabaoth» *. E de maf dezidef : «Eloe Abraa;;/, Eloe Yfaac, 
Eloe Jacob» ^. j-*^ Si uof un Diof creedef, ¿como lo clamadef de 
tantaf natural} 

P^ O a que\ D'ioíque uof creedef, que me digadef que fimi- 
liaf ha; si a¡-^ fimiliaf de om;/e o di' que. 



' Escrito sobre la correspondiente palabra hebrea. 

2 Hay una raspadura antes de /?/j-íZ/-. 

^ El n escrito sobre una raspadura y algo borroso. 

* Isaías, VI, 3. 

5 Éxodo, III, 6. 



DISPUTA ENTRE UN CRISTIANO Y UN JUDIO I 77 

— Yo prouare q//e nuc/tro Diof, (\ue nof c/"eemof z a ,^^ do- y 
ramo/, qite aq/^é'l fizo el cielo z la t?Vrra, z fizofe om//e z fablo 
Z dixo : -^ «Yo fo, z otro no/¿ maior nj egual de mj; c^iie yo 
fo primero z fere -'' portreméTo. E yo fo co;/pegam¡e;/to - 
fere fin del mu//do; yo ferré j^^' z fanare z yo matare z refuci- 
tare. E ni//guno áe mi ma j-' no no// podra foyr » ^ v^ 

— Ond euaf fana prueua ojic el dixo (\iie auia \^^ mano. 
Onda- tu fazef g;and cofa co//t;a tu Diof, z dizes q//t' non a 
I"'-* fimilia. Ondí' te prí?uare por D<w/d c{He diz c\iie a oiof z 
oreias a |^*' fi cuemo diz : «Oc//li áoiiiim fuptv iuftof z a[ures] 
e[ius] ¡[n] p[reces] e[orum]v 2. Aun te ¡^^ p/miare por I3aui(l *• 
que a ^ [cara] |^-: «¿Quo ibo afp/r//u tuo? ^z (\no a facie tua 
fugiam?» ^. Ond ¡^-^ bie;/ te deuef tené'r por mucho errado qi/ 
dezir (\ne el to Dí'ws |^* non a fimiliaf niwgunaf. E yo prouare 
(\i(e el c/iador 



Acerca del lenguaje de la Disputa poco hay que decir. 
Nótese la grafía cli: che, 1. 18 y 23. Este rasgo ortográfico per- 
mite referir el texto al primer tercio del siglo xiii. En efecto, 
examinando la parte hasta ahora impresa de la Colección de 
documentos lingüísticos ^, resulta que la grafía ch desaparece ha- 
cia 1220 : chereloso, año 1220, núm. 212^^ (Soria); chehrantar, 
año 1 2 14, núm. 2093^ (^^''gos)' Y ^^'^ hasta fines del siglo xn. 
Algunas particularidades indican un escriba dialectal : clavux- 
des, 1. 24; íagar, 1. 5, y seya, 1. 18. Clauíades podía ser cul- 
tismo, pero junto con los otros dos fenómenos, es probable- 
mente un dialectalismo. Tagar, con g=j\ como en consegar, 
Alio Cid, 1256; viega, ApoL, 8; migor, Fuero Nav., 144,, (v. M. 
Pidal, Cantar de Mió Cid, pág. 208); enogo, Reys d'C^rient 
(Riv., LYII, 1\9'¡)\ynogos, Alex.O, 2036 (mojos, Alex. P, 2177). 



' El cristiano hace que el judío cite mezclados div^crsos trozos de 
la Escritura para lograr el efecto que desea. 
2 Salmos, XXXII, 18. 

•^ Después de a está el resto de la línea en blanco. 
4 Salmos, CXXXVIII, 7. 
•^ Publicación que prepara el Centro de Estudios Históricos. 



178 AMÉRICO CASTRO 

Seya ocurre tanto en los dialectos orientales como en los 
occidentales (Hanssen, Conjugación aragonesa, 13; Gramática 
Histórica, § 230; Gassner, Altsp. Verb., 96-97)- Es decir, no 
puede precisarse el carácter dialectal (poco acusado) de este 
texto, que más bien parece aragonés. 

Nótese creder, que también ocurre en Berceo (cfr. ve- 
der, ibíd.), Hanssen, Conjiig. Libro Apolonio, 9 y II, cír. pie- 
des, Yúguf, 69„, vedieron, ibíd, 52,, (Rev. Arch., VII, 280). 

Ciimo, 1. 22, tal vez forma leonesa, según M. Pidal, Can- 
tar, 14827 (pero como, 1. 26). 

To Deus, 1. 43; fu ley, 1. 21; tu ley, 1. i; pero tu sábado, 
1. 19. 

Apócope del pronombre qnel iiende, 1. 20. Elisión, nonla, 
1. 21. 

Sintácticamente hay que citar creder iierdadero Deus, cree- 
de s uerdadero Deus, 1. 22; un Dios creed es, que uos creedes, 
1. 27, 28, por ir construido creer con acusativo de persona, sin 
preposición. 

Ond, 1. 8, tiene valor de una conjunción consecutiva, he- 
cho raro; cfr. «Ay rey Apolonio, de ventura pesada, ; Si sso- 
piesses de [--=:q«e?] tu fija tan mal es aontada, j Pesar auries e 
duelo, e seria bien vengada; Mas cuydo que non biues, onde 
non sso yo buscada.» ApoL, 537, y J- Ruiz, 305^ (edic. Du- 
camin) ^; y tiene valor de relativo en ond 'por lo cual', 1. 9, o?id 
1. 14, y 1. 36, 37, 38, 42. Es, por tanto, dudoso si on dezi- 
des, 1. 24, significa dojide decis o puesto que deas. En cambio 



^ Cuervo, Dice, II, 1325 a, cita el ejemplo del Apolonio, pero más 
abreviado, por lo que no aparece claro el valor especial de donde. Es 
distinto nuestro ejemplo del que cita Bello, Gratn., § 1245. El origen 
de esta construcción de donde es manifiesto; es un hecho corriente ya 
en latín que un advei-bio con valor pronominal sirva para coordinar 
proposiciones (Stolz Schmalz, Laiein. Gram., pág. 507; M.-L., Gratn. 1. 
rom., III, § 616); y en otras lenguas el relativo se convierte en conjun- 
ción (Delbrück, Gnindr indog. Spr., V, 428); pues bien: donde, que sirve 
en muchos casos para relacionar el antecedente gramatical con el con- 
siguiente, ha generalizado su valor y ha servido para introducir un 
antecedente lógico, que ocupaba en la frase el lugar de un consiguiente. 



DISPUTA ENTRE UN CRISTIANO Y UN JUDIO 179 

dúii, 1. 18, expresa claramente una relación de lugar. Cfr. M. P., 
Cantar, I, § 144,3 y nota; llanssen, Gramática, § 661. 

Tu ley non con/ia, 1. 8, con significado figurado del verbo. 

Hay nin dar, 1. 17, ^= «hay que no dar». No conozco otro 
ejemplo de esta construcción. 

En (¡liando bien uos niesuraredes, 1. lO, mesuraredes puede 
ser tanto un fiíturo de indicativo, en lugar de un tiempo de 
subjuntivo, como un futuro hipotético de una oración depen- 
diente cuya principal está elidida : '[veréis que] fonta vos i 
iaze, cuando vos mesuraredes'. Me inclino a admitir lo prime- 
ro [mesuraredes) por ser frecuente, precisamente en textos 
orientales {Cantar, pág. 344), y ser más raro el empleo de cuan- 
do con el futuro de subjuntivo (Cuervo, Dice. II, 640^ 6413). 

Ha a tagar, 1, 5, en donde la preposición a expresa nece- 
sidad (Cantar, pág. 35 O- 

GLOSARIO 

Feches, 'hacéis, convertís en'. Sobre la forma v. M. F., 
Cantar, pág. 27 Igg.^^,; Pietsch, Mod. Lang. Notes, june 1912, 
páginas 2 y 3 (del aparte). No creo que pueda interpretarse/^' 
ches «fe que es», a pesar de la grafía ch citada arriba. 

Leuantada, 'promovida, iniciada'. Cfr. «este casamien- 
to non lo leñante yo». Cid, 2199. 

Menuza, cfr. mod. «.desmenuzar» . No sé por qué Cuervo 
juzgó extraña esta palabra al criticar el Centón Epistolario 
{Dice, I, Liii, nota). 

Mesurar, observar, explorar', aquí 'pensar'. Cfr. «et 
uinien mesurar la tierra et los logares mas flacos della por o la 
pudiessen entrar», Gral. Estoria (v. M. P., Cantar, pág. 758^^.2)- 

Mezizá (ni:"j:t:, mal escrito en el texto nnc), 'succión de 
la sangre que realiza el rabino con la boca al hacer la circunci- 
sión, sugar ^ El cristiano supone, equivocadamente, que el 
rabí se come la sangre. 



^ Debo a la amabilidad del Dr. A. S. Yahuda la interpretación de 
los tres vocablos hebreos del texto relativos a la circuncisión. 



I 8o AMÉRICO CASTRO 

Milá, (n'p'C ), 'cortar la piel, tagar . En la 1. 6 rh'^'o niilá se 
repite inútilmente. 

Periá (rr"iE, en el texto, con ortografía errada, K"'*ifi), 'ras- 
gar la piel, romper . 

Seiscientas z XIII. Supone el cristiano que los pre- 
ceptos del Decálogo fueron fragmentados en seiscientos trece 
por los judíos. En realidad, las seiscientas trece ineniizas no 
son sino el número de prescripciones que según la literatura 
rabínica contenía el Pentateuco. Dice el Talmud : «R. Simlai 
ha explicado que 613 preceptos fueron revelados a Moisés, de 
los cuales 355 son mandatos y 248 prohibiciones. El número 
de mandatos es igual al número de días solares, y el de las 
prohibiciones al de las partes del cuerpo humano.» V. Moise 
Bloch, Les 6tj /oís, Rev. Étud. Juives, I, 197; V, 2"] . R. Mar- 
tín, Pugio Fidei, pág. 805, edic. 1678. 

Sugar, 'chupar'< lat. sacare; cf. exsücare. No conozco 
ejemplos de esta palabra. 

Tener, 'cumplir, observar'. 

Américo Castró. 



RESENAS 



Hanssen, Federico. — Gramática histórica de la Lengua castellana. — 
Halle, Max Niemeyer, 19 13, 4.°, xiv-347. 

(Conclusión.) 

§ 49. «En el Oeste de Asturias, el diptongo ie inacentuado se con- 
vierte en ia: pía, etc.». Este fenómeno va unido con ua. El problema es 
de difícil solución, pero desde luego no debe ser la posición átona de 
la palabra lo que produzca el cambio. Pietsch, Z, XXXIV, 643, piensa 
que originariamente u llevó el acento, y solamente así puede expli- 
carse la frecuente reducción del diptongo : bufia, cunta, frunte, etc. 
Alonso Garrote, Dial, león., pág. 35, cita en León algún caso de t'te: 
bueno, fúigo 'fuego'. Yo he encontrado en San Ciprián (N. de Puebla de 
Sanabria): «persona de b/an», «estar de//a», «-iquien:., y el más cono- 
cido 17a; casos de líe: Juera, puedo, fuella. Mego, nuez, Piedres Búenes, 
ñíleca 'nuca', y ruaca 'rueca'. Esta pronunciación presta mucho énfasis 
a las palabras en cuestión, y desde luego su númei-o y variedad aleja 
la idea de la atonicidad originaria del diptongo (en la frase). Sería una 
ligereza afirmar que estas palabras reflejan la pronunciación arcaica 
del diptongo, que determinó la pronunciación cunta, etc. Pero de 
cualquier forma es digno de tenerse en cuenta. M. P., Dial, león., 146, 
suponía una dislocación del acento: ié, ie, ia; pero quizá podría darse 
ia hipótesis ie (ía) > ié. 

§ 140. La voz Rehoyo, que ocurre en la toponimia leonesa como 
Refueyo (cfr. Reffogios, Esp. .Sagrada, XVIII, 330), tal vez apoye la eti- 
mología que Salvioni da \rj.\:a.hoya (*fodia, postverbal ácfodio), pues 
rehoyo convendría bien con re/odio. 

§ 155. A los casos de falsa separación de prefijo, como atril, por 
*leitriiy lairil, añádase (además del conocido ovillo) lej'io -( exiiu, en 
andaluz. En Huétor-Tájar (Granada) «un lejío de gente ^ significa 'gran 
concurso de gente', sin duda porque en el ejido se celebran ferias, 
mercados, etc.; ejido no existe ya. En Ríotinto (Huelva) es el 'lugar 
de las afueras donde se vierte la basura'. Los Arejos (Soria), ant. Los 
Losarejos. En rigor estos casos debieran agruparse en una sección de 
fonética sintáctica. 

Tomo 1. 13 



§ 156. Analiza el Sr. H. varios casos de epéntesis consonantica. 
Langosta <( locusta, tiene n inexplicada; pero la vocal inicial se ha 
formado por analogía con laciis, según Grober, Archtv., III, 507; Meyer- 
Lübke, Einführuiig, pág. 160. Esta analogía es en todo caso más con- 
vincente que la de maricus con macula, para explicar mancJia, que 
alega H., inspirándose en Grober, /. c, 520. Mancha, lo mismo que 
miincho, manzatia pueden deber la }i a la nasal que precede '. Cuanda 
no precede nasal la razón es desconocida, pues las condiciones en que 
ocurre el fenómeno son muy distintas; véanse los ejemplos en M. L., 
Gram. 1. rom. II, pág. 683; ^I. P., Mamial, pág. 1 1 7; además, candele- 
cho (^ catalectu, hancia 'hacia' (Tirso, Quinas, I, i), falancia 'falacia'' 
(Alonso Garrote, Dial. Icón. pág. 175), folganzan, trompenzar, Munthe, 
Anteckningar, pág. 41. 

§ 157. Transformación espontánea de las consonantes. Es posible que 
tinieblas (^ tenebras sea un leonesismo como lo es cobra <^ copula, que 
ofrece el fenómeno inverso. El leonés — me parece que por una falsa 
corrección — decía antiguamente compla, obla; y hoy día, plao < pratu, 
a fin de evitar la br,gr, etc., propias del dialecto. Comp. lover 'llover', 
en región donde se dice llino; hallar 'faltar', donde se ^acg. facer. (En 
aragonés: ceboja, meojo, en región de muller). — Otro eaitibio es el de c 
en f: Celipe 'Felipe', ciscal 'fiscal' (Zamora); cfr. M. P., Festgabe f A. 
Alussafia, 390„». Existe el hecho inverso en Guisando (Ávila): cofer 
'cocer', hafer 'hacer'. — En dos lugares de Zamora he oído tien 'quien'. 
(Cfr. G., París, Mélanges ling., I, 83.) 

§ 158. Hay también supresión de un sonido inicial en asa e fulano 
'en casa de f. (Huétor-Tájar, Granada; Arjonilla, Jaén.) 

§ 162. Hay casos en que la terminación femenina de algunos nom- 
bres parece ir unida a un aumento en el significado : deda 'dedo gordo 
del pie' (León); garbanzas 'garbanzos ma5'ores que los corrientes'; 
saca 'costal muy grande' (Dice); la farola llaman al faro en algunas 
partes (Alicante, Málaga); bierga, en andaluz, 'un bieldo muy grande'; 
rata, tatnbora 'bombo'; hoya, caldera, perola, etc. Aunque también po- 
dría tratarse de un cambio de género para designar un objeto distinto, 
lo que considero menos probable. (Cfr. A. Garrote, o-c, pág. 78.) 

Actualmente he hallado formas femeninas de apellido en Palazuelo 
(partido de Alcañices): Juan Branco, María Branca; Ángel Salvador, 
Fulana Salvadora; Gelado, Celada; Peláiz, Pelayza; Margusino, -a; Cis- 
neros, -as, etc. En los pueblos colindantes no conocen tal costumbre. 

§ 164. Acerca de los plurales rees, lees, grees piensa acertadamente 
el Sr. H. que son fonéticos (reges, etc.); pero no creo lo mismo de su 



1 El Sr. Navarro Tomás me dice que en casos como maza, etc., el aparato 
fonético señala una marcada nasalización durante la a antes de s, proceso que 
tiene clara explicación fisiológica. (Cfr. ast. ?nin, ptg. minha, etc.) 



F. HANSSEN. — Gramática histórica de la Lengua castellana. 183 

explicación de bueyes : -<buees se asoció a rees, Ices, grees, y así se formó 
buey», y de este último saldría bueyes. Este modo de ver procede de 
la teoría del Sr. H. acerca de rey, etc., que a su vez se basa en su ma- 
mera de concebir el desarrollo de g' intervocálica. Es mucho y bien 
conocido lo escrito sobre el particular, y así sólo observaré que los 
ejemplos del § 91 no prueban que en llantén <^plaíttagine, etc., la i in- 
tervocálica proceda de vocalización de g'; la g' se pierde cuando pre- 
cede o sigue vocal anterior, antes y después del acento: digitu'y dedo, 
mejare > mear, pejore 'y peor, vareja y varea, cugito y cuido, etc. Esta 
regla no obliga a admitir excepciones dentro de los dialectos, como 
hace el Sr. H : «El leonés transforma a veces ye en e por supresión de 
la consonante: meedade, meetad, ree, lee-» (§ 91). Pero como meetad oq\x- 
rre fuera de León, lo mismo que su derivado meatad (Cantar, pág. 190), 
no veo cómo pueda compaginarse la regla del Sr. H. con la excepción 
leonesa. Además eso nos obligaría a admitir que rey en leonés era un 
castellanismo, lo que contradice Staaff : ^rey est la formé preponde- 
rante en léonais des le Fuero de Aviles.» (Dial, le'on, 224). Hace notar 
el Sr. H. casos como genuculu y hinojo, haio )> he (que es ya lat. vg.); 
pero esa / puede no venir de ge; comp. fenuculu )> hitiojo, *Eclesial- 
ba y Grijalba. La principal objeción a la explicación de rey <[ reg' 
( rege, la veo en que no es necesaria \ puesto que la g' intervocálica 
se pierde, los derivados de rege, etc., serían ree, etc. Y no veo por qué 
no podría admitirse ree y re\\ como dice H. en Span Gram., § 60, 2 : 
^rey kann nicht durch kontraktion aus ree entstanden sein», pues 
meytad ^ meetad, vey K^videt (Z, XXXV, 169), queréis, etc., nos asegu- 
ran de ello. La dificultad métrica del bisilabismo antiguo en que Cor- 
nu, R, IX, 71, se detenía, no puede servir de argumento; el mismo H. 
reconoce (Metrische Studien, pág. 25) que Berceo hacía la palabra mo- 
nosílaba o bisílaba, según lo necesitaba para el verso. En fin, sería pre- 
ciso para que reg' diese rey, probar que -g final no se pronunció como 
una consonante continua prepalatal, sino como una semivocal. En el 
primer caso (comp. reloj, borraj, ant. hiftoj', etc., palabras que hasta el 
siglo xvi terminaron eng'),-g' se ha resuelto de diversas maneras, pero 
no en /. No es exacto que en Navarra (aragonés) ye intervocálica no 
se pierda (§ 67): se trata de un fenómeno secundario, de disolución 
del hiato; hay que admitir primero pérdida, luego epéntesis de v, 
pues no se dirá que la v es etimológica en seyer, veyer, leyones, reyal, 
leyal, etc.; tampoco lo es en mayestro, correya. (Cfr. j'uvizio, axuvar, 



1 El Sr. H. tiene que recurrir a huyes para apoyar *hoye y hoy; pero huye no 
es buen ejemplo. Es verbal, de un verbo donde ¿ está en otras personas, sin 
vocal anterior antes ni después. {Cír.fuy, Z, XXXV, 170.) La razón que da Baist, 
Grundr., 912, «j aus _§■ zwischen ?<-£"», no es argumento, puts íuitio <(^ cugito \o 
contradice. 



184 RESENAS 

destrovir.) — Desde luego reconozco que la cronología de la pérdida 
de -e y de -g es lo que terminaría definitivamente esta discusión. 

§ 170. yon en leonés es ciertamente analógico; pero no creo haga 
falta la comparación con el verbo don, por ejemplo. Se ti-ata de un 
caso más de difusión de 011 a cualquier o : oiibeja, lloii (mir. lliougo) 'lue- 
go', etc. 

§ 172. El dativo ye vive en Zamora : da\e que ve due/ga (Cubo, Be- 
navente). Cfr. M. P., Dial, león., pág. 298. 

§ 186. Da¡ guien, dalguno no debe proceder de analogía con den- 
guiio^ disimilación de nenguno. Hay que comparar esa forma con dir 
'ir' (decir algo dealgiiien, saber dealguno, etc.). 

§ 187. Sobre el caso de numeración vigesimal de Berceo, tres ven i 
medidas de fariña, v. ]\I. Rósler, Das vigesimal system im Ronianischen 
(Prinzipienfragen d. Rom. Sprw. I, pág. 204). 

§ 554. Un caso curioso del empleo de uno es éste : yo una fui alli 
(Peque, Puebla de Sanabria),_)'W2a 710 voy (Puerca, Alcañices) 'yo sola'. 
Podrían añadirse más detalles, que en nada afectarían al sólido 
valor de esta obra; con algunos de los consignados quise llamar la 
atención sobre el interés que encierra la región sanabresa, hasta hoy 
no estudiada, y sobre la cual pienso trabajar. Para terminar, sólo diré 
que habría de alargar mucho esta nota si hubiera de enumerar todos 
los aciertos del Sr. H., que, trabajando sobre fuentes impresas, ha 
escrito una Gramática, fruto de la propia investigación en muchos 
casos, y en la que por primera vez aparece unido el estudio de la sin- 
taxis general del castellano — tratada , en verdad, maglstralmente — 
a los restantes problemas de la ciencia del español '. 

Américo Castro. 

Arigita y Lasa, Mariano. — Ca/V/z/a/w de Felipe III, rey de Francia, 
publicado por (Junta para ampliación de estudios e investigacio- 
nes científicas. Centro de Estudios Históricos.) — ^Madrid, Imp. de los 
Sucesores de Hernando, 1913, vii-158 págs. 

Los documentos del presente Cartulario están fechados según el 
Calendario litúrgico. Al publicarlos, era, por fo tanto, necesario reducir 



1 Después de ver el artículo de Tallgren en BH, 1914, 225 y siguientes, y de 
pensar sobre ello, reconozco que hay metafonía (v. núm. anterior, pág. 100) en 
ciertos casos; por ejemplo, en mazo la a es más estrecha que en maza. Pero in- 
sisto en que esa cerrazón es pequeñísima, y que no puede compararse con las 
vocales abiertas y cerradas de otras lenguas. Reputo, por lo demás, aventurado 
el buscar apoyo etimológico a estos matices de nuestras vocales. En último tér- 
mino, una investigación experimental dirá lo que haya de verdad y de exage- 
ración en esta teoría. 

Añadiré acerca de la j inicial (v. pág. 102) que V. García de Diego, Grain. 
Hist. Gallega, pág. 34, n. 4, ya pone en duda el origen árabe del sonido palatal. 



M. ARiGiTA Y lASA. — Cdrtuhvio de FcIipe 11 r. 185 

sus fechas a las equivalentes a nuestra manera de contar. Esto intentó 
el editor; pero, como ha notado la revista Razón y Fe (t. XXXVIII, 
1 91 4, pág. 399), se han cometido en esta reducción de fechas ciertas 
faltas, que nosotros queremos ser los primeros en señalar a los lecto- 
res para que las tengan en cuenta al servirse del Cartulario. 

Ante todo llamamos la atención sobre las siguientes contradiccio- 
nes. Primera: En la nota 2 de la página i dice el editor que Reinaldo 
de Reboredo o de Rouvrai sucedió a Bellamarca en el gobierno de 
Navarra en mayo de 1278, y en el texto se hallan luego los documen- 
tos 37, 43, 56, 65, 70, 71, 76, 77, 104 y 106 dirigidos a Rouvrai, siendo 
gobernador de Navarra, y fechados en 1277. 

Segunda contradicción: El documento 106 se mandó, según el Car- 
tulario, al sucesor de Bellamarca en el gobierno de Navarra, el 3 de 
agosto de 1277; en cambio los documentos i, 3, 6, 8, 10, 12, 15, 17, 18, 
20, 21 y 22 van dirigidos a Bellamarca gubernatori regni Navarrae, y 
los fecha el editor de 8 y 9 de agosto de 1277. Nótese además que en 
el documento 20 se lee : Dattim Parisiiis die liinc in vigilia beati Lan- 
rencii. Ahora bien: la vigilia de San Lorenzo (9 de agosto) cayó en 
lunes el año 1277; de donde se sigue que este documento es casi se- 
guramente de este año, y del mismo deben de ser el i, 3, 6, 8, 10, 12, 15, 
17, 18, 21 y 22, pues están expedidos, como el 20, en París, el día de la 
vigilia o antevigilia de San Lorenzo, y algunos de ellos se refieren a 
negocios mu}»^ afines '. 

Una de las fuentes principales de los errores cronológicos que se 
advierten en la edición del Cartulario, ha sido el no haberse fijado el 
editor en que desde el siglo xni, según Giry (Manuel de diplomatique^ 
París, 1894, págs. III y 113) y desde el tiempo de Felipe I, hacia 1060, 
según Grotefend (Taschenbuch derZeifrec/inung des deutschen Miftelalters 
and der Neuzeit, 3.^, Hannover y Leipzig, 1910, pág. 13) se introdujo en 
la Cancillería francesa la costumbre de contar los años comenzando 
por Pascua. .Según esto, hay que añadir una unidad a todos los años 
de los documentos del Cartulario que caen entre el primero de enero 
y Pascua, y al mismo tiempo cambiar los días de los meses. 

Gran número de los documentos del Cartulario carecen de indica- 
ción acerca del año en que fueron expedidos. A estos les señala el 
editor la fecha consignada en el documento anterior respectivo (pági- 
na VII). Este criterio, que es el que se suele aplicar en los registros 
ordinarios, se puede aceptar aquí como probable, aunque en este caso 
no es del todo seguro; pues el presente Cartulario no era un regis- 



1 Langlois, Ch. V. dice en la obra Le Regm dt Philippe ///(París, 1S87, pági- 
na 1 1 i) que a Eustaquio de Beaiimarchais sucedió en el gobierno de Navarra 
Rouvrai en mayo de 1277, pero no lo prueba; y además está en contradicción 
con estos documentos. 



1 86 RESEÑAS 

tro en que se iban copiando día por día los documentos que se reci- 
bían de la Cancillería francesa, sino una transcripción de documentos, 
en la que no se ha guai'dado siempre el orden cronológico. En todo 
caso, después de admitido el principio, adviértese que no ha sido ob- 
servado constantemente, como lo prueban los números 29, iii, 112 

y 113- 

Nótese además que, aun aceptando como verdadera la fecha de 
los años de los documentos, tal cual aparecen en la edición, el día del 
mes está muchas veces mal calculado. 

La presente reseña no intenta ser una corrección definitiva. Lo 
que el Centro de Estudios Históricos pretende, es llamar la atención 
de los lectores del Cartulario y darles al mismo tiempo una pauta para 
utilizarlo debidamente. A este fin va encaminada la lista que a conti- 
nuación sigue. 

Todos los números que van impresos en negrillas son los corregi- 
dos. Cuando la fecha propuesta no es del todo segura, por no estar 
consignada en el documento o por otro motivo, se ha puesto un signo 
de interrogación que afecta al año, y por lo mismo, casi siempre al 
día del mes también *. 



24 10 enero 

25 19 septiembre 

26 17 febrero 

27 18 septiembre 

29 5 octubre 

30 12 marzo 

31 18 septiembre 

35 23 - 

36 7 noviembre 

37 29 octubre 

38 14 noviembre 

39 16 - 

40 12 — 

41 14 — 

42 12 — 

43 12 - 

44 14 — 

45 12 - 



1277 

1277? 

1277 

1277.^ 

1277? 

1277 

1277? 

1277 

1277 

1277? 



12' 



,_1 



; / • 
1277 
1277 
1277 
1277 
1277 
1277 
1277 



46 12 noviembre 1277 

47 16 — 1277 

48 14 — 1277 

49 12 — 1277 

51 14 — 1277? 

52 12 — 1277? 

54 12 — 1277? 

56 7 — 1277? 

57 4 octubre 1277? 

58 16 noviembre 1277? 

59 14 — 1277? 

61 11 enero 1278? 

62 16 noviembre 1277? 

64 4 febrero 1278? 

65 30 enero 1278? 

66 1 abril 1278 

67 17 febrero 1278? 

68 16 — 1278? 



1 Langlois (O. c, pág. 1 1 1, y apéndice I, pág. 398 y siguientes) registra algu- 
nos de los documentos del presente Cartulario y conviene la más de las veces 
con nosotros en las fechas. 



M. PÉREZ viLLAMiL. — Relaciotics topográficas de España. 187 



69 19 febrero 1278? 

70 11 — 1278? 

71 11 marzo 1278? 

72 15 noviembre 1278? 

73 13 marzo 1278? 

75 24 septiembre 1278? 

76 

77 

78 

79 

80 

83 

86 

87 

88-99.. 
102 * . . . 

103 

104 

106 2 ... 

107 

108 

III 

112 

"3 



6 


marzo 


1278? 


2 


abril 


1278 


6 


mayo 


1278? 


20 


abril 


1278? 


21 


abril 


1278? 


21 


abril 


1278? 


6 


junio 


1278? 


6 


— 


127S? 
1278? 


11 


mayo 


1278? 


29 


junio 


1278? 


9 


julio 


1278? 


3 


agosto 


1277? 


18 


febrero 


1278? 


2 


julio 


1278? 


4 


agosto 


1278? 


23 


— 


1278? 


1 


julio 


1278? 



FECHAS 



114 19 septiembre 1 277 

118 30 — 1277? 



119 25 septiembre 

122 25 — 

123 25 — 

126 28 noviembre 

127 3 enero 

129 30 diciembre 



134. 
135- 
136. 
137- 
138. 
139- 
140. 
141. 



23 

24 
23 
23 
23 
23 
23 
23 



febrero 



142 24 septiembre 



146. 

147- 
148. 
149. 
150. 



27 
4 
28 
23 
23 



enero 
marzo 

febrero 



151 10 diciembre 



152. 
153. 
154. 
155. 
156. 



23 
21 
13 
12 
29 



jumo 
agosto 



1277.-' 

1277? 

1277? 

1278? 

1279? 

1278? 

1279? 

1279 

1279 

1279 

1279 

1279 

1279 

1279 

1278 

1279? 

1279? 

1279? 

1279? 

1279? 

1278 

1279? 

1279? 

1279 

1277 

1277 



Z. G. V. 



Pérez Villamil, M. — Relaciones topográficas de España. Guadalajara j' 

pueblos de su provincia, con aumentos y notas de D (Memorial 

Histórico Español, t. XLVI.) — Madrid, Fortanet, 1914, en 4.° 

Continúa en este tomo la Real Academia de la Historia la publi- 
cación de las famosas Relaciones mandadas hacer por Felipe 11 en 
cédula de 27 de octubre de 1575, aunque ya un año antes habían co- 
menzado los trabajos a instancia, sin duda, de Ambrosio de Morales, 
probable autor del Interrogatorio. Acerca de su historia e importancia, 



' El que en el Cartulario estén intercalados los documentos particulares 100 
y lOi del año 1277, no nos parece razón suficiente para datar de 1277 los docu- 
mentos 102, 103 y 104 emanados de la Cancillería. Parece que deberían datarse 
como el 99. 

2 Véase lo que se dice al principio de la fecha de este documento. 



1 83 RESENAS 

escribió su discurso de recepción en la citada Academia D. Fermín 
Caballero en 1866. Su publicación comenzó en 1903; encargóse de los 
primeros tomos, correspondientes como éste a Guadalajara, D. Juan 
Catalina García. Y fué acierto indudable el encomendar su continua- 
ción al autor de La Catedral de Sigüenza. 

Comprende este nuevo tomo las delaciones topográficas — dióle& 
este nombre D. Fermín Caballero — de Guadalajara, Lupiana, Me- 
dranda, Pioz, Galápagos, Puebla de Veleña, Ouer, Renera, Valdenuño- 
y Yebes. Haj^ entre unas y otras marcadas diferencias, y aunque en 
todas «deja oir su voz la clase social que se ha oído menos en las 
asambleas de la Historia», según dice el Sr. P. V., hay algunas — las 
de Guadalajara y Ouer — escritas por personas leídas y que se jactan 
de serlo. 

Son estos documentos únicos para conocer la vida íntima de aque- 
llos viejos pueblos castellanos; sincera y escuetamente refieren cómo 
construyen sus casas, qué cultivan en sus tierras, a qué justicias acu- 
den, qué santos festejan, intercalando, a veces, en la secjuedad de la 
respuesta, cuentecillos y agudezas de regocijada lectura. En algunos 
pasajes se reflejan la inactividad y miseria de nuestros lugares: «Iff' 
gente de esta ciudad (Guadalajara), en general, toda es pobre, por- 
que viven sin ningún trato, sustentando su nobleza con los tenues 
réditos de sus patrimonios», pág. 10. Esta castiza dejadez hacía decir 
años antes a D. Felipe de Guevara «por la ociosidad nuestra y holga- 
zanería , nunca acabamos de ser indios» '. 

En violenta contraposición con la pobreza del pueblo, aparece el 
poderío de las grandes familias, por ejemplo: la de los Mendozas, due- 
ños de la casa del Infantado; «casa tal y con tales circunstancias, pocas 
o ninguna debe haber en el reino como ella», pág. 10. Y a manera de 
enlace entre grandeza y pobreza, las pingües fundaciones benéficas, 
que ocupan largo capítulo; en las Relaciones de una de ellas se habla 
del Gran Cardenal, de «mili anegas de trigo para que en cada un año 
se repartiesen en pobres de esta ciudad, acabándose que se acabase 
un hospital que déxó, muí señalado, en Toledo», hospital (el de Santa 
Cruz) que no se terminaba y no llegaban a los pobres las «anegas», 
porque «oy parece que en todo reyna más malicia que caridad, pues 
leemos y sabemos obras de mayor grandeza y edificio y con menos 
renta haverse acabado en mui menos tiempo», págs. 13 y 14. 

No es posible anotar aquí todo lo interesante que se lee en la Re- 
lación de Guadalajara, la más extensa de las de este tomo. Siguiendo 
la norma establecida por D. Juan Catalina, el Sr. P. V., a continuación 
de cada una de las Relaciones, consigna muy discretos «aumentos»; 
en la de Guadalajara, casi uno por respuesta. iMerecen citarse los titu- 



1 Comentarios di la Pintura, edic. Ponz, pág. 181. 



M. PÉREZ viLLAMiL. — Rclacioncs topográficas de España. 189 

lados, Cortes de Guoiíalajara, Legislacio'n municipal : sus fueros y orde- 
«j:«caj— publica escrupulosamente los privilegios reales, da noticia y 
extracta las Ordenanzas de 1379 y 1493, que contienen curiosísimas 
prescripciones higiénicas: se ordena a los carniceros «maten el car- 
nero la noche antes, no echen agua sobre el pescado», etc.—; el Pala- 
cio del Infantado — rc^wmQ los datos de su historia y refiere los trámi- 
tes del original doiiaíivo-ve/ita por que pasó en 1878 a propiedad del 
Estado, de manos del duque de Osuna—. Son también de interés para 
la historia del Arte Las Iglesias parroquiales y Monasterios de varones 
y de monjas, que en Guadalajara, más que registro de monumentos 
actuales, es triste memoria de cosas que fueron y ni ruinas dejaron. 

Entre las Relaciones de los pueblos merecen mención especial la 
de Lupiana y la de Ouer. En la de Lupiana se cuenta el gracioso caso 
del molino hecho en horas por una cuestión habida entre el pueblo 
y los frailes de San Bartolomé, que «a las diez no había memoria de 
molino y a las dos obo pan cocido», pág. 218. El aumento del Sr. P. V^. 
constituye por sí solo una interesante monografía de San Bartolomé 
de Lupiana, con numerosos documentos inéditos; a los que cita del 
Archivo Histórico Nacional, pág. 253, pueden añadirse los que contie- 
nen los «Libros I y II del Consejo de la Cámara» en el mismo Archi- 
vo, de los cuales varios son desconocidos. 

La Relación de Quer, escrita por persona de cierta cultura, es la 
más agradable de leer. Dícese en ella: «la mayor parte de nosotros 
sjmos pobres»; «en la rusticidad de nuestro ávito y pobreza nos han 
enseñado a hazer casas de barro »; «por gran regalo bañamos y jal- 
begamos las paredes por de dentro con tierra blanca, y ansí como los 
<iue con razón ponen los escudos de sus armas sobre sus puertas, nos- 
otros hazemos algunas señales blancas desta tierra, con que vivimos 
contentos». Nótense las frases en que se habla del cronista Juan Páez 
d2 Castro, «natural desta nuestra dichosa aldea, la que fué celebra- 
da y su nombre savido de nuestra España, y ennoblecida a causa de 
nuestro bueno y famoso doctor»; con fruición recuerda los tiempos 
en que, por las visitas de gente principal que recibía el cronista, pa- 
recía la aldea «una cortecilla»; «mientras aquí residió, jamás padesci- 
mos desastres que entre labi-adores se lloran, que todos nos los apar- 
taba y nunca en su vida tuvimos día malo, lo qual no podíamos decir 
ahora». Páez de Castro no llegó a escribir la historia que preparaba, 
y Ambrosio de Morales hizo un escrutinio de sus libros y papeles; 
puedo añadir que la cédula en que este escrutinio se ordena figura al 
folio 348 del Libro I del Consejo de la Cámara, Archivo Histórico Na- 
cional; manda en ella Felipe II, a 10 de abril de 1570, que de paso 
(jue el Dr. Gasea va al Capítulo de Jerónimos de Lupiana, «como pasa 
por cerca de la casa del Dr. Joan Páez, cronista que falleció, y siendo 
conveniente se continúe la Crónica, lleve consigo a Ambrosio de Mo- 



igO RESENAS 

rales y revisen los papeles que dejó Páez y compren lo que valga para 
la Librería de San Lorenzo». 

En los aumentos de casi todas las Relaciones se publican las res- 
puestas, hasta ahora inéditas, a un interrogatorio hecho a los pueblos 
en 1 75 1, de interés grande, pero de carácter principalmente eco- 
nómico. En resumen, el nuevo volumen del Memorial Histórico Es- 
pañol es de extraordinario valor para la investigación del pasado de 
la provincia de Guadalajara; el acabado estudio que ha hecho el señor 
P. V., de fuentes impresas y documentales, constituye una guía indis- 
pensable para los cultivadores de estos estudios, porque no sólo pre- 
senta un sinnúmero de datos inéditos, sino caminos para hallar otros 
nuevos. 

F. J. Sánchez Cantón. 

Grammont, M. — Le vers f rameáis. Ses moyens d'expression. Son hannonie. 
Deuxiéme édition refondue et augmentée. — París, Librairie an- 
cienne Honoré Champion, 19 13, 4.°, 510 págs. Tomo V de la Collec- 
tion linguistiquc publiée par la Société de Linguistique de París. 

La primera edición de esta obra apareció en 1904; después de ella, 
M. Grammont ha trabajado constantemente sobre la misma materia; 
aparte de sus cursos sobre versificación francesa en la Universidad de 
Montpellier, publicó en 1908 vm Pelit Traite de Versification Frangaise, 
París, A. Colin, 8.'', 142 págs., y dos interesantes artículos en los to- 
mos XLII y XL\'I de la Reviie des Langiies Romanes : Communications 
sur rharmonie du vers franjáis y Ragotiu et le vers romantique. Al in- 
corporar a esta segunda edición resultados obtenidos en recientes 
investigaciones, muchos capítulos del libro aparecen completamente 
rehechos. 

Esta obra no es un tratado de métrica ni una historia del verso 
francés; es, de una parte, un estudio del ritmo j' de los sonidos como 
medios de expresión, y de otra, un estudio de la armonía del lenguaje 
métrico como elemento artístico. Va considerado el verso únicamente 
en cuanto a la estructura de su forma. Para que un verso, en su for- 
ma, sea perfecto, no basta que sea correcto; necesita ser armonioso, y 
todos sus elementos, ritmo, rima, sonidos vocales y consonantes, deben 
ajustarse con propiedad a la idea en ellos contenida. La corrección 
es en la forma del verso la parte mecánica; la armonía y la expresión 
representan la parte artística. De este modo M. Grammont, aun refi- 
riéndose estrictamente al verso francés, presenta en su libro un pro- 
blema estético de interés general. 

El ritmo, en su sentido más amplio, consiste en la manifestación 
repetida de un mismo fenómeno dentro de intervalos regulares. Para 
M. Grammont, la unidad métrica, cuya repetición forma la base del 



M. GRAMMON'T. — Le VOS fran^'dis. 191 

ritmo del alejandrino francés, es la mesure. Cada verso consta de cua- 
tro mesures; el número de sílabas comprendido en cada una de ellas 
—tres en el tipo clásico, ideal — puede variar entre una y cinco; en todo 
caso, la duración de una mesure, cualquiera que sea el número de sus 
sílabas, es igual teóricamente a la cuarta parte de la duración total 
del verso '; de donde resulta que hay inesures rápidas, de cinco y cua- 
tro sílabas, o lentas, de una y dos sílabas, cuj-o valor expresivo es 
enteramente distinto. 

El libro de M. Grammont y estudios análogos, como los de Sa- 
rán: Der Rhythmus des frauz. Verses, Halle, 1904; Verrier : Essai sur 
les principes de la métrique anglaise, Paris, 1909- 19 10, tres tomos; Lan- 
dry : La Théorie dic Rythme et le Rythme du franjáis declame', Paris, 191 1, 
aparte de ensayos menores como los de Calzia : Experimentalphonetische 
Untersuchungcn über den italienischen zehnsilbigen Versen (Afed.pád. Alo- 
natschrift), 1908, etc., nos van habituando a conceder a la cantidad, en 
la métrica de las lenguas modernas, una significación que hasta ahora 
no le había sido reconocida. Los hechos comprobados por M. Gram- 
mont sobre este punto, señalados en especial por M. Millardet en su 
reseña. Romanía, 1914, XLIII, 262, nos hacen ver que la cantidad, par- 
ticularmente la de las consonantes, ejerce una gran influencia en el 
ritmo del verso francés, y que una de las principales diferencias entre 
el verso y la prosa se da, sobre todo, con relación a la cantidad. Con- 
viene añadir que la revelación de estos hechos se debe en su maj'or 
parte al método experimental, el cual, no obstante ciertas obstinadas 
protestas — v. Jespersen, Litbl.f. germ. u. rom. Phil., 1910, 277-278 — , 
parece llamado a prestar al estudio de la métrica servicios impor- 
tantes. 

Al método experimental se deben asimismo los resultados, por 
demás interesantes, obtenidos por M. Grammont con respecto a la 
medida de la intensidad. Se trata de uñ difícil problema técnico que 
viene siendo desde hace mucho tiempo la preocupación de los foné- 
ticos; M. Grammont cree haber encontrado la solución; el capítulo IV 
de la primera parte de su libro, La Varíete du Alouvement rythmíque, 
se recomienda por su extraordinario interés, siendo la primera con- 
secuencia que de él se deduce, la negación de la teoría de la acentua- 
ción binaria, defendida corrientemente como característica principal 
del verso romance. Sería ahora de desear que i\I. Grammont, que con 
tanta agudeza ha sabido penetrar el problema de la intensidad, publi- 



1 Aplicando literalmente esta teoría a los casos analizados por M. Gram- 
mont en las páginas 88 y 89, ha creído notar A. Morize (Modern Laiiguag¿ 
Xotes, XXIX, mayo de 1914, pág. 152) una grave contradicción, sin duda por 
no haber tenido en cuenta las observaciones hechas por M. Grammont en las 
páginas 13 y 14- 



192 RESENAS 

case los datos necesarios para poder comprender exactamente el 
proceso de su desarrollo. 

Además de la intensidad y de la cantidad, interviene en la produc- 
ción del ritmo francés la altura musical de los sonidos. Antes, al tra- 
tarse del ritmo, se nos hablaba de los acentos del verso; la palabra 
acento se ha empleado y aun se sigue empleando con notoria vague- 
dad; en el acento hay que distinguir lo gramatical, lo psicológico, lo 
fisiológico, lo acústico, y en esto último es necesario deslindar con 
exactitud elementos tan distintos como la intensidad, la altura, el 
tiempo y el timbre. La claridad que M. Grammont ha puesto en su 
teoría del ritmo estableciendo el valor de cada uno de los elementos 
que lo constituyen, es uno de los mayores méritos de su trabajo. 

T. N. T. 



Cervantes de Salazar, Francisco. — Crd?i.ica de la Nueva España. — 
Madrid, Tip. de la Revista de Archivos, 191 4, 4.°, xxiv-843 págs., dos 
láminas y una hoja para el colofón. Edición de 500 ejemplares nu- 
merados. La publica Tke Hispanic Society of America. 

El Dr. Cervantes de Salazar vivió desde 1514? a 1575; pasó en Mé- 
jico los últimos veinticinco años de su vida; fué cronista oficial de la 
ciudad, catedrático de la Universidad y canónigo de la Catedral; aparte 
de varios tratados filosóficos, escribió esta Crónica de la Nueva España, 
que ahora aparece impresa por vez primera. 

Hasta hace poco tiempo nadie tenía noticias del paradero de esta 
obra; la escritora americana Mrs. Zelia Nutall fué la primera en dar a 
conocer públicamente en 191 2 la existencia en la Biblioteca Nacional 
de Madrid del manuscrito que ha servido para esta edición. The His- 
panic Society of America viene a aumentar con este nuevo presente el 
reconocimiento a que por muchas razones le están obligadas nuestras 
letras. 

El Sr. Magallón ha hecho en el prólogo un estudio bibliográfico 
completo del manuscrito, sacando hábilmente de sus propias signa- 
turas y acotaciones, con ayuda de otros interesantes testimonios, las 
principales vicisitudes de su historia. De esta información parece 
deducirse como cosa segura que el códice de la Nacional, sobre ser 
ejemplar único, es el mismo que salió de manos de Cervantes de 
Salazar, refiriéndose a él únicamente, y no a tres copias distintas, 
como se había creído, las noticias de los bibliógrafos que lo conocieron 
antes de la fecha en que se perdieron los datos de su identidad. 

Aunque sin propósito de hacer estudio de fuentes, el Sr. Magallón 
ha reunido en un breve resumen las citas de obras y autores recogi- 
das en la lectura del texto; hubiera sido facilísimo y conveniente indi- 



F. CERVANTES DE sALAZAR. — CrJíiica dc la Nucva España. 193 

car al mismo tiempo las páginas o capítulos en que esas citas se en- 
cuentran. 

Van al final del libro dos índices de nombres mejicanos de perso- 
nas y lugares; otro índice de voces desconocidas hubiera sido del 
mayor interés; bastaiúan, por ejemplo, los capítulos V, VI y VII, en 
que se habla de los árboles, semillas y aves de Nueva España, para 
formar un glosario abundante, sin más trabajo que el de ordenar en 
forma conveniente los datos que el mismo Cervantes proporciona : 

«La semilla del maíz , en su lengua se dice t/anli-i>; «las mazorcas , 

cuando están verdes y tiernas, las llaman alotesy; «el maíz , cuan- 
do se come tostado, se llama cacalote», pág. 14; «el chianzozoli..... es 

como lenteja»; «el michivaiitle escomo adormideras»; «el íV/z/ítíz^/í 

es semilla de algodón»; el ayoetli..... es pepita de calabazas», pág. 15, 
etcétera, etc.; de esta manera va dando la explicación de otras muchas 
palabras: etle, picieie, camotes, xicamas , chayóles, cilacayote, pág. 15; 
ilauquechul, agiiicicil, pág. 16, etc. Aun fuera de estos casos, el autor 
pone en su lenguaje frecuentes mejicanismos: «Para hacer el pan, que 
es en tortillas, se cuece con cal, y molido y hecho masa, se pone a 
cocer en unos comales de barro, como se tuestan las castañas en Cas- 
tilla, y de su harina se hacen muchas cosas, como atole, que es como • 
poleadas de Castilla», pág. 14. 

La transcripción y corrección del texto han sido hechas con gran 
esmero; al pie de las páginas figuran en notas las acotaciones margi- 
nales e interlineales del manuscrito, observaciones paleográficas, co- 
mentario bibliográfico, interpretaciones de sentido, enmiendas, etc. 
Es de lamentar solamente que tratándose de una edición escogida )• 
de un texto tan interesante como éste, no haya sido respetada la orto- 
grafía del original, «habiéndose substituido unas letras por otras en 
determinadas palabras para ajustarías al uso corriente, donde la letra 
antigua podía sugerir al sentido del lector de hoy algún sonido dis- 
tinto del familiar». Por esta inclinación, general entre nuestos edito- 
res, a, facilitar la lectura se ha prescindido en este caso del valor anti- 
guo de toda b, v, g, z, y han sido retocadas formas como catredatico y 
añidió — \. facsímil — , impresas catedrático y anadio' en las páginas 315 
y 316, nota i; con ello el lector acaso haya ganado en comodidad, 
pero el texto ha perdido ciertamente en interés por lo que toca a este 
aspecto particular de su valor histórico. 

Aparte de este pequeño reparo, la edición sale en las mejores con- 
diciones para poder servir de fundamento a todo estudio sobre Cer- 
vantes de Salazar v su Crónica '. 

T. N. T. 



1 A punto de salir este número, recibimos la edición que de esta misma 
Crónica ha hecho D. Francisco del Pa^o y Troncoso; de ella hablaremos en el 
número próximo. (W de la R.) 



194 ANAIIblS SUMARIOS 

ANÁLISIS SUMARIOS 

Sarthou Carreres, C. — La proiñncia de 7'^r?^í'/. — Burriana, Impren- 
ta Monreal, 19 14, 90 págs., un mapa, fotografías y grabados, 3 ptas.= 
Trata el Sr. Sarthou de la geografía física y política de la provincia. 
Anuncia un nuevo trabajo: Las villas y lugares de Teruel, cjue comple- 
tará el estudio actual. El libro del Sr. S. nos informa sobre las irre- 
gularidades que caracterizan la división política de esta región. Las 
cuencas hidrográficas de Teruel la llevan a Valencia más que a Zara- 
goza; sus ríos son levantinos casi todos, y sus comunicaciones más 
rápidas son con los pueblos de Levante. Indica el Sr. S. que en la 
antigua división territorial la ma}'or parte de los pueblos de la provin- 
cia la constituían los partidos de Teruel, Albarracín, Alcañiz y Daro- 
ca, y que durante el siglo xix la demarcación de la misma experi- 
mentó varios cambios. El trabajo del Sr. S. servirá a quien estudie el 
lenguaje de esta región, tan interesante desde el punto de vista dialec- 
tal. P. G. M. 

Blanco, R. — Arte de la Escritura y de la Caligrafía española. — Ma- 
drid, Tip. de la Revista de Archivos, 19 14, en 8.°, 316 págs., 5.^ edición, 
4,50 ptas. = Junto a las nociones de carácter general, contiene esta obra 
una historia de la Caligrafía en España, basada principalmente en el Dic- 
cionario de calígrafos españoles de M. Rico y Sinobas, y en el Apéndice 
que el mismo Sr. Blanco puso a la edición que de ese Diccionario hizo 
la Academia Española. A las noticias sobre los calígrafos, acompañan 
indicaciones bibliográficas interesantes. C. 

ScHEviLL, R., y Bonilla, A. — Obras completas de Miguel de Cer- 
vantes Saavedra : La Calatea. — Madrid, Imp. de Bernardo Rodrí- 
guez, 1914, en 8.°, t. I, Lii-256; t. II, 365 págs. = Los Sres. Schevill y 
Bonilla se proponen publicar las obras completas de Cervantes. As- 
piran, según dice el prospecto que acompaña a La Calatea, a que su 

edición «sea rigurosamente completa, exacta y, en lo posible, crítica 

Conservan la ortografía de esa primera edición, modernizando única- 
mente la puntuación y acentuando sólo algunas palabras homónimas 
de más de una sílaba. Al final de cada tomo van las notas correspon- 
dientes, y en ellas han procurado los editores ser en extremo parcos». 

A La Calatea precede una introducción con noticias bibliográficas 
acerca de la obra y sobre el favor de que disfrutó en su tiempo; se 
analizan los precedentes literarios (principalmente la Diana de Mon- 
temayor) y el valor estético de La Calatea, dentro de aquel género tan 
convencional. Sólo echa de menos el lector en esas sugestivas pági- 
nas algunas observaciones sobre la relación que pueda haber entre 
esta novela pastoril y la obra magna de Cervantes. «Cosas soñadas y 



ANÁLISIS SUMARIOS I 95 

bien escritas», dice el perro Berganza que son esos libros pastoriles. 
¿No podría establecerse una unidad dentro de la obra poética del es- 
critor que supo formar junto a estos meros sueños pastoriles aquellos 
otros que, aun siendo inventados, son perfectas creaciones estéticas? 
Las notas finales de esta excelente edición, redactadas con una 
grata brevedad, contienen noticias interesantes y nuevas. C. 

Mazorriaga, E. — La leyenda del Caballero del Cisne. Transcripción 
anotada del códice de la Biblioteca Nacional 2454. Vol. I, texto. — 
Madrid, V. Suárez, 19 14, S.°, xxx-436, 5 ptas. = En este primer vo- 
lumen reproduce el Sr. Mazorriaga el trozo de la Conquista de Ul- 
íramar relativo a la leyenda del Caballero del Cisne, sirviéndose 
de un manuscrito hasta ahora no utilizado por nadie, pues Gaj'an- 
gos, aunque dijese lo contrario, no lo tuvo en cuenta en su edición 
de AA. EE., según demuestra el Sr. M.; este manuscrito se perdió 
luego dentro de la misma Biblioteca, y hoy sale en parte a la luz 
pública. El editor expone en el prólogo los defectos de la edición 
de Gayangos leditor despreocupado en demasía\ y habla de pasada 
de algunas particularidades del manuscrito y de su contenido, pero 
no de una manera sistemática; todo eso lo hará en el volumen II, 
donde suponemos nos dará una descripción minuciosa del códice: «De 
esta cuestión y otras muchas filológicas, históricas y literarias relacio- 
nadas con La leyenda del Caballero del Cisne, trataremos en el tomo II. 
Igualmente sería nuestro deseo hacer un estudio comparativo entre 
las situaciones y sentimientos de esta leyenda y los de algunas de las 
obras más capitales e inñuyentes de la poesía épica : La Iliada y La 
C/ianson de Roland, por ejemplo, y aun [r] con el Cantar de JSÍio Cid y 
con otras obras de nuestra literatura, como la Primera Crónica Gene- 
ral (pág. xxixj.» 

Acerca del tilde ocioso que se encuentra en este manuscrito y en 
que el editor ve una dificultad paleográfica (pág. xix), puede verse 
M. Pidal, Cantar, I. pág. 227 n. 2. No hay uniformidad completa en la 
edición; p. e. : pág. 18, 1. 5, oro fres; pág. 82, 1. 17, orofre's. Habría que 
escribir maguer y no maguer, pág. 40, que sin duda será una errata no 
salvada. Da por nuevas e inexplicadas el Sr. M. (pág. xxvni) ciertas for- 
mas de su texto, no muy raras, sin embargo : orez, oreze, oresze (es decir, 
ci/-^¿2í<aurifice), costera ('costa' en el Dice. Acad.), amentar {'mentar' 
con prefijo, como sosegar, asosegar; v. muchos casos en Cuervo, Apiín- 
taciones, pág. 610), refuelgo (como fuelgo^ huelgo, f o 1 1 i c a r e, con prefijo\ 
alieuos, no alíenos i^como afeuos en el Cid). Turido (pág. 40) es mala lec- 
tura por tirado. Curarla y enaticas (pág. 36 a; edic. de Gayangos, Riv. 44, 
82 d: palabras sucias) pueden ser erratas, pues el manuscrito no es 
vnxíy bueno. 

Aunque el Sr. 31. dice (pág. xviii) que reproduce «escrupulosa- 



igb ANÁLISIS SUMARIOS 

mente» el códice, el cotejo con el oiñginal revela algunas pequeñas 
inexactitudes; p. e., en la pág. 355 : el ms., echaron; la edic, echara7i; 
ms., mouiesen, fuesen; edic, tnouiessen, fuessen (siendo así que no resta- 
blece siempre la ss etimológica). Pág. 356: ms., avia; edic, auia; estos, 
destos, etc. En la misma página debió corregirse ardit en vez de ardic. 
Esperemos el segundo volumen para juzgar en su integridad del 
trabajo del Sr. M., que, no obstante revelar en él alguna precipita- 
ción, ha prestado un buen servicio a la literatura dando una edición 
mucho mejor que la de Gayangos de este trozo de Labran Conquista 
de Ultramar. C. 

JÜNEMANN, G. — Historia de la Literatura española. — Friburgo de 
Brisgovia, B. Herder, 191 3, x-268 págs., 4,50 ptas. = Bastarán unos cuan- 
tos datos, escogidos al azar, para juzgar del valor de información de 
esta obra: pág. 83, no sospecha que el Centón epistolario es apócrifo; 
página 16, la Cro'nica del Cid [?] es, según J., del siglo xn; pág. 27, el 
plan de La Celestina y parte [.>] primera son probablemente de Rodrigo 
de Cota; esta obra «es inmoral, rufianesca, de poca inventiva»; pág. 25, 
prefiere los romances cultos a los viejos; pág. 64, ignora la biografía 
de Rojas Zorrilla (cfr. Colarelo, D.Francisco de Rojas); pág. 95, Hurtado 
de Mendoza autor del Lazarillo y la^edición príncipe de 16 10, etc., etc. 

Si el autor de esta obra no revelase, con afirmaciones como las 
citadas, una falta casi total de preparación para estudiar nuestra lite- 
ratura, valdría la pena de hacer resaltar, además, las debilidades y fla- 
quezas de su crítica. Un criterio intransigente, ajeno a consideraciones 
puramente literarias y que sería injusto considerar como un criterio 
de ortodoxia católica — pues protestarían contra él las enseñanzas de 
los mejores maestros de la literatura española, tan ortodoxos como J.— , 
informa todos sus juicios y valoraciones, llevándole a resultados al- 
surdos e inadmisibles. Menéndez y Pelayo, testigo de excepción en 
este caso por todos conceptos, rechazaría tales juicios, contradictorios 
con los que dejó estampados en sus obras, F. R. M. 

Levj, Ezio. — La le^genda di don Carlos nel teatro spagnnolo del sei- 
cettto. (Estratto dal fascicolo di giugno 191 3 della Rivista d Italia.) — 
Roma, 4.°, 58 págs. = Utiliza el autor los datos ya consignados en otros 
trabajos sobre el teatro español; su estudio consiste, casi en su tota- 
lidad, en un minucioso análisis de la comedia El Principe don Carlos 
de Diego Ximénez de Enciso, obra de gran valor literario, según el 
Sr. L., inspirada en la Historia de Felipe II de Luis Cabrera. Da ade- 
más una bibliografía de esta comedia, de sus traducciones y de los 
estudios de que ha sido objeto. Finalmente, considera como imitacif)- 
nes del drama de Enciso La tragedia del duque de Breganza de Cubi- 
llo y El segundo Se'neca de España de Montalbán. C. 



ANÁLISIS SUMARIOS 197 

Salvador y Barrera, J. M. — Real Academia de la Historia. El 
P. Flo'rez y su «España Sagrada*. Discurso leído en el acto de su re- 

■cepción por el Excmo. Sr. Dr. D , obispo de Madrid-Alcalá, el día 

1.° de marzo de 19 14. — Madrid, Imp. del Asilo de Huérfanos, 1914.= 
Expone el autor, en forma brillante y personal, los rasgos bio<^rá- 
ficos más salientes del P. Flórez y la significación de la España Sa- 
grada en la historiografía nacional, encuadrando al autor y su obra 
en el marco de su tiempo. Al realizar esta síntesis trabaja sobre mate- 
riales conocidos. Termina su discurso con una calurosa excitación a 
la Academia para que prosiga la interrumpida continuación de la 
magna obra del P. Flórez. Es de desear que la presencia del obispo 
<le Madrid en dicha Academia contribuya a que esa aspiración mani- 
festada ahora llegue muy pronto a ser un hecho. F. de O. 

Sánchez Pérez, J. A. — Partición de lierencias enfre los musulmanes 
del rito ¡nalequi. — Madrid, Imp. Ibérica, 1914, 23 x 14, xv-312 págs. = 
Tomando como base los manuscritos aljamiados LIX y LXI de la 
Biblioteca del Centro de Estudios Históricos, ha hecho el Sr. Sánchez 
Pérez un estudio de verdadera utilidad sobre la difícil cuestión de la 
partición de herencias entre los moriscos españoles y, en general, en- 
tre los musulmanes malequíes. Transcribe el tratado sobre herencias 
contenido en el manuscrito número LIX, con notas aclaratorias del 
te.xto, ya filológicas, ya jurídicas, j'a principalmente de índole mate- 
mática, reduciendo a fórmulas sencillas los complejos cálculos parti- 
cionales. A continuación habla del derecho de sucesión en general v 
en los casos de ausencia del causante, en el llamado de contuertos y en 
los que el causante haya sido infiel, esclavo, asesinado o adúltero; de 
la distribución del capital del causante; de las causas que dan condi- 
ción de heredero: matrimonio, patronato, parentesco; de la incapaci- 
dad para suceder, originada por religión, esclavitud, muerte del cau- 
sante ocasionada por el heredero, etc., y la clasificación de los here- 
deros legales por precepto alcoránico, por zuna y por jurisprudencia 
inalequi, por el sexo y por el modo de participar en la herencia: legiti- 
marios y agnados. Trata después de lo que en el mecanismo de la par- 
tición de herencias significa «hallar la base del reparto» de las heren- 
cias irregulares: del abuelo, del hermafrodita, del ausente, del hijo 
postumo, de los herederos denunciados por otros y que antes no entra- 
ban en la partición. Publica fotograbado el manuscrito número LXI de 
la Biblioteca del Centro de Estudios Históricos, que es un cuadro alja- 
miado de partición de herencias, seguido de su transcripción en ca- 
racteres latinos; estudia los cuadros árabes de Benarafa y Benalliaim 
en relación con el aljamiado, mostrando sus deficiencias )' las de los 
cuadros ideados por Fauvelle, dando la verdadera clave para el ma 
nejo de estos cuadros. 

Tomo I. 14 



198 ANÁLISIS SUMARIOS 

Tiene además este libro el valor histórico de dar a conocer uno 
de los aspectos más interesantes de la vida jurídica y costumbres so- 
ciales de los moriscos aragoneses, así como también puede servir el 
texto aljamiado del manuscrito LIX, que edita, de objeto de estudia 
filológico para el dialecto aragonés. C. A. González Falencia. 

Torre y Franco Romero, L. de. — JMose'n Diego de Valera. Apun- 
taciones biográficas, seguidas de sus poesías y varios documentos. — 
Madrid, 1914, Tip. de Fortanet, 4.°, 152 págs., 5 ptas. = En esta obra 
traza el Sr. de Torre la biografía de mosén Diego de Valera, sirvién- 
dose de las noticias hasta hoy conocidas y de numerosos datos origi- 
nales. Después de una sucinta exposición de la época, principales bió- 
grafos y pueblo natal del cronista, trata de la familia de éste. De los 
ascendientes, que ningún historiador había mencionado — suponiendo 
a lo más a Valera, en vista del apellido, «hijo o nieto de Juan Hernán- 
dez Valera, corregidor de Cuenca» — , el Sr. de Torre, fundado en el 
árbol genealógico del marqués de Campo-Real y en el testamento del 
maestro Alonso Chirino, afirma que su padre fué este físico del rey, y 
su madre D.^ María de Valera, hija del citado Juan Fernández, no de 
otro del mismo nombre citado por D. Enrique de Villena en los Traba- 
Jos de Hércules. Habla el Sr. de Torre de la vida política de Valera, de 
sus oficios con el rej^ y de su enemistad con D. Alvaro de Luna, en cuya 
muerte tan activamente intervino. Acaba la monografía con el análisis 
de las obras de Valera, la edición de veintiocho poesías, algunas cartas 
(diez y nueve de los Reyes Católicos y dos del duque de Medinaceli) y 
varios documentos referentes a la familia de V. De las obras en prosa 
descarta el Árbol de Batallas y el Tratado de linajes nobles de España, 
atribuidos erróneamente a V. por Nicolás Antonio y el Sr. Balenchana. 
Respecto al Memorial, apunta sus relaciones con la Cro'nica Castellana 
y la de Henriquez del Castillo y con las Décadas de Falencia, de las que 
prueba que es traducción. En cuanto a La Valeriana, observa que un 
pasaje de esta obra está interpolado en la Crónica de don Juan II. 

La obra del Sr. de Torre es de gran interés por la luz que arroja 
sobre la vida de aquel historiador, y por los errores que rectifica de 
la edición que en la Biblioteca de Rivadeneyra hizo el Sr. Rosell del 
Memorial de Valera. F. C. G. 

Calvo Madroño, J. - Descripción geográfica, histórica y estadística de 
la provincia de Zamora. — Madrid, Victoriano Suárez, 1914, vm-333 16 
páginas y un mapa, 8.**, 3,50 ptas. = Estudia el autor en esta obra: L Te- 
rritorio. II. Población , con una exposición histórica de la ciudad y 
región de Zamora. III. Datos estadísticos. Acaba con una nota sobre 
zamoranos ilustres del siglo xix. A las noticias geográficas añade el 
Sr. C. otras sobre la historia política y artística de la provincia. Estu- 



ANÁLISIS SUMARIOS 199 

<J¡a las vías de comunicación y su influencia sobre el comercio e indus- 
tria, deteniéndose en los puntos más pintorescos, Sanabria, por ejem- 
plo. En fin, el autor, preocupado por el atraso y la pobreza de la pro- 
vincia en cuestión, hace indicaciones de carácter social que han de 
ser de interés para los zamoranos y para los que sigan con atención 
los progresos de Zamora. P. G. J/. 

Rodríguez Villa, A. — Artículos Idstóricos. — Madrid, J. Ratés, 1913, 
8.", 277. = Estos artículos fueron publicados en diferentes revistas hace 
bastantes años, y hoy aparecen reunidos en un volumen gracias a la 
solicitud de la Sra. Viuda de Rodríguez Villa. Dichos artículos se 
titulan : Un códice de la Real Biblioteca del Escorial, cji dialecto aragone's. 
(^Obras del maestre Juan Fernández de Heredia: Flor de las historias 
de Oriente, Libro de Marco Polo, Ra?ns de flores y traducción de De- 
creta decretorum, de Aristóteles.) — Córdoba y la guerra de las Comuni- 
dades. — La Viuda de Juan de Padilla el Comunero. Relación histórica 
del siglo X VI. — Un auto de fe en Méjico y tin torneo en el Pei-ú en el 
siglo XVIL — La princesa de los Ursinos y el P. Xidardo, según docu- 
mentos originales e ine'ditos. — Historia de la campana de 1647 en Flan- 
des por Vinceni, publicada por A. R. V. — Noticia biográfica de D. Sebas- 
tián Fernández Medrana (director de la Real Academia Militar de Bru- 
selas, 1646-1705). — Atefttado cometido por el pueblo de Londres en 1 688 
contra la Embajada española. — Alberoni x sus cartas rntimas. — Una 
embajada española en Alarruecos, y estado de este Imperio en tiempo de 
Carlos III (176J). — El primer inarqués de la Victoria y stt proyecto gene- 
ral de reformas en IJ4J. C. 

Bonilla San Martín, A. — Las leyendas de IVagner en la Literatura 
española, con un apéndice sobre el Santo Grial en el Don Lanzarote 
del Lago castellano. — Madrid, 1913, 8.°, 107 págs. = Interesante folleto 
de vulgarización; el autor da noticia de las diversas obras de Wagner, 
y a continuación indica los reflejos que tuvieron en nuestra literatura 
las leyendas en que aquél se inspiró. Cita ejemplos del romancero 
para la leyenda de Tanhauser, pero no para la de Tristán; la leyenda 
del Caballero del Cisne, el Baladro del Sabio Merh'n, etc. Termina con 
unos fragmentos inéditos del Don Lanzarote del Lago, que publicará 
íntegramente el Sr. De Laiglesia. 

En un detalle no estamos de acuerdo con el autor. Cree éste (pági- 
na 39) que no puede decirse con Milá que el elemento sobrenatural 
falte casi por completo en nuestros cantares de gesta, pues no cono- 
cemos ni la cuarta parte de los cantares perdidos. «Al lado de esos 
cantares heroicos hubo sin duda poemas de carácter religioso, donde 
lo sobrenatural predominaba (nuestro Gonzalo de Berceo llama toda- 
vía gesta a su Vida de Santo Domingo de Silos) y que fueron tan popu- 



200 ANÁLISIS SUMARIOS 

lares como los anteriores.» De cualquier modo, cuando se habla de 
poesía heroico-popular se piensa en una poesía bien distinta de la de 
Berceo; y a pesar de no conocer todos los cantares de gesta, lo cono- 
cido es suficiente para juzgar sobre los rasgos esenciales del género. 
La falta de lo sobrenatural es uno de ellos, que conti-ibuye a caracte- 
rizar nuestras gestas frente a las de Francia, por ejemplo. Si apare- 
ciese hoy un poema épico de carácter distinto a los conocidos, claro 
está que habría que revisar las hipótesis que hoy día explican cien- 
tíficamente la poesía épica medieval en España. C. 

SoMOZA García-Sala, J. — Jovcllanos. Majiuscritos inéditos, raros o 
dispersos. [Nueva serie.] — Madrid, Hijos de Gómez Fuentenebro, 1913, 
4,°, 430 págs. = Los manuscritos de esta colección, que constituyen 
una contribución más que hay que añadir a la extensa serie de estu- 
dios jovellanistas debidos al Sr. Somoza, ofrecen un interés muy di- 
verso. Todos ellos son más o menos importantes para la biografía de 
Jovellanos; especialmente, para el conocimiento de sus ideas econó- 
micas, importa el primero sobre Economia civil; para la Geografía, los 
proyectos de publicación de los mapas geográficos del territorio de las 
Ordenes; para el Arte, las Reflexiones y conjeturas sobre el boceto origi- 
nal del cuadro llamado «-La Familia^ (Las Meninas de Velázquez); para 
la dialectología )' lexicografía de Asturias, su correspondencia con 
Caveda y una carta de Jovellanos sobre agricultura asturiana; para los 
Archivos de León y Asturias, una carta a ]Masdeu, y para la Ley Agra- 
ria, la correspondencia con Floranes. Otros manuscritos publicados 
ayudan a conocer otros aspectos de la múltiple actividad de Jovella- 
nos. Acompaña un índice de los contemporáneos mencionados en 
estos escritos. Cierra el libro un largo apéndice en el que se hace la 
historia documentada de los Diarios de Jovellanos, del cual se saca la 
triste impresión de ver cómo la ignorancia, la incuria y la estrechez 
de criterio de cuantos han sido sus poseedores, han impedido que 
llegue a ser del dominio público una obra de tal importancia para la 
historia patria. F. de O. 

La vida de Lazarillo de Tormcs [editada por] L. Sorrento. — Stras- 
burgo, J. H. Hcitz [1913], vol. 177 de la Bibliotheca Románica, i6.°, 
70 págs., 50 cents. = Reproduce la edición de Foulché-Delbosc y acepta 
las opiniones corrientes sobre la no atribución a Mendoza. Literaria- 
mente, la introducción es algo ligera; el arte del Lazarillo tiene poco 
que ver con el de Pedro de Répide y el del pintor Zuloaga, quien no 
es un pintor realista en el sentido que S. da a esta palabra. C. 

\^OGEL, E. — Einfülirung in das Spanischc für Latcinkundige. Mif 
erlautcrtcm Lektüretcxt imd Vohabular. — Paderborn, Bonifacius-Druc- 



ANÁLISIS SUMARIOS 20I 

kcrci, 1914, i6.°, 267 págs., 2 marcos (en rústica), 2,80 (encuaderna- 
do). = Obrita destinada a los que, conociendo el latín, desean tener 
una noción científica y a la vez práctica del castellano. Resume el se- 
ñor V. de modo claro los resultados de las obras especiales, y consi- 
gue de esa suerte hacer un libro con valor pedagógico. Publica como 
texto de lectura el Capitán Veneno de Alarcón. C. 

HoYERMANN UND Uhlemanns. — Spauisches Lesebnch für den Schnl- 
und Privaigebranc/i. In neuere Bearbeitung von Leopoldo de Selva, mit 
einem Überblick über die Spanische Literatur und vollstandigen Wór- 
terbuch.Dritte, vollstandigumgearbeitete Auflage. — Dresden,G.Küht- 
mann, 1914, 4.°, 295 págs. -|- 72 págs. de diccionario, 7,50 marcos. == 
Colección de trozos escogidos de clásicos y modernos. Por su varie- 
dad y abundancia prestará servicios a la enseñanza del castellano. El 
diccionario es apropiado a la índole de la obra. Precede una breve 
noticia sobre la literatura española, que es lástima no esté del todo al 
corriente de lo que hoy se sabe. La versificación de los romances (pági- 
na x) está mal definida. La presentación editorial, excelente. C. 

Vega, Lope de. — La Dorotea. Edición de Américo Castro. — [Ma- 
drid, Imp. Renacimiento, 1913.] 8.^, 305 págs., retrato de Lope, facsí- 
mil de un ex libris antiguo; precio, 3 ptas. = Reproduce escrupulosa- 
mente la edición príncipe (1632) de esta obra, quedesde 1675 no había 
sido reimpresa. El texto sólo ha sido corregido en casos de errata 
evidente; va puntuado y acentuado a la moderna; se ha conservado la 
ortografía en todos sus detalles, a excepción de la s larga. En una 
breve nota preliminar, el editor hace indicación de los principales es- 
tudios que pueden consultarse para la mejor inteligencia de esta obra, 
en cuj'o asunto puso Lope una gran parte de su interesante bio- 
grafía. N. 

Arco, R. del. — Algmias indicaciones sobre antiguos castillos, recÍ7iios . 
fortificados y casas solariegas del Alto Aragón. — [Huesca, Tip. J. Mar- 
tínez, 1914.] 8.° m., 31 págs. = Sobrias e interesantes noticias para 
ilustración del viajero. Los lugares de que trata son Huesca, Jaca, 
Barbastro, Siétamo, Ayerbe, castillos de Alquézar, Montearagón, Mon- 
zón, Aínsa, y monasterios de Sigena y Casbas. Cada noticia va acom- 
pañada de indicaciones bibliográficas. Doble texto: es¡)añol y francés. 
Abundantes fotograbados. N. 

JoHNSTON, H. — Phonetic Spelling. — Cambridge, Univcrsity Press, 
1913, 8.°, 92 págs. = Nuevo alfabeto fonético universal; constado treinta 
signos, la mayor parte latinos, modificables en su valor fundamental 
por la adición de diferentes signos accesorios. Las africadas prepala- 
tales van representadas con signo simple (c j); en cambio, van con 



202 ANÁLISIS SUMARIOS 

signo compuesto / y n palatalizadas (ly ny). Auméntase la confusión 
atribuyendo nuev'a significación a caracteres ya divulgados por otros 
alfabetos fonéticos. Precede una interesante exposición crítica, en la 
cual la ortografía fonética inglesa está tratada con especial atención. 
Siguen textos de prueba en varios idiomas. En la transcripción del 
texto español hay numerosas inexactitudes. Como instrumento peda- 
gógico ofrece este alfabeto la ventaja de ser claro y fácilmente inteli- 
gible. N. 

Camilli, a. — // sistema ascoliano di grafía fonética. — Citta di Cas- 
tello, S. Lapi, 1913, 8°, 25 págs., 50 cents. (Mantialetti elementari di 
Filologia Rotnafiza, núm. 2.) = El Si-. Camilli ha reunido en un breve 
opúsculo, en forma clara y metódica, la doctrina de Ascoli sobre trans- 
cripción fonética, dispersa hasta ahora en declaraciones fragmentarias 
e incidentales en artículos de revistas y en publicaciones difíciles de 
consultar. El Sr. Camilli anota sobriamente algunos pasajes con indi- 
caciones bibliográficas y noticias aclaratorias. X. 

Marvaud, a. — L' Espagne au XX^ sieclc. Étudepolitique ct économiquc. 
Avec une carte [de l'Espagnc^ en couleurs hors texte. — París, A. Colín, 
191 3, 8.°, 515 págs. = He aquí un «Voyage en Espagne» que no es, como 
tantos otros, una desmedrada imitación del de Gautier. En él se estu- 
dia a España; por lo menos, el autor ha recurrido a fuentes casi siem- 
pre de buena ley, y ha logrado presentar un cuadro de nuestro país 
desprovisto, en general, del apasionamiento y ceguera que tan a me- 
nudo han hecho desbarrar a los críticos extranjeros. Lástima que no 
sea este lugar oportuno para hablar con extensión de las diversas 
cuestiones que plantea M. Pero sólo en un aspecto podemos tomar en 
cuenta este libro : como información previa que ha de ser para los 
extraños que estudien la literatura y la historia españolas desde la se- 
gunda mitad del siglo xix hasta hoy., Y en este sentido puede justa- 
mente decirse que sólo podrá prescindir de esa información quien 
viva largo tiempo en España con el propósito de penetrar y compren- 
der la modalidad especial de nuestro pueblo. Claro está que preocu- 
pado M. principalmente de los problemas políticos y económicos, no 
estudia ni las letras ni el arte. Pero la manera justa que tiene de expo- 
ner la situación política, las cuestiones regional, religiosa y econó- 
mica, y, en fin, el ambiente español que se nota a lo largo del libro, 
hace que el trabajo de M. sirva para preparar a la comprensión de la 
España contemporánea. Cierta ligereza se nota en M. al zanjar en 
unas pocas páginas el problema de las relaciones internacionales de 
nuestro país : la balanza cae incondicionalmente del lado de Francia; 
}- en eso revela el Sr. M. que al fin es francés. C. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 

Estudios de Historia gciici-al que puedan interesar a la Filología española. 

Obras bibliográficas. 

•66o. Basset, R. — Sobre J. Ribera y M. Asi'n: Aíannscritos árabes v 
aljamiados. — RCr, 1914, 239-240. 

66 1 . Bejarano, "¡si.— Papeletas bio-bibliográficas de escritores ktspalejtses 

que han tratado de las posesiones españolas de Ultramar. — 
Madrid, Tip. de El Liberal, 191 3, 4.°, 51 págs. 

662. Bibliografía [de la Filología española]. Año IQ13. — RFE, 1914, I, 

108-148. 

663. Bibliograpliie der «Romanisüíen Forschimge?t» zugleich 10. Ver- 

zeiclinis der für den «Kritisclien Jahresbericht i'd>er die Fortschrit- 
te der Román. Pliilologie» eingelieferten Rezcnsionsexemplare 
(Abgeschlossen Jan. 191 3.) — RF, 1914, 2 Heft, 305-68. 

664. Catalogt(e des actes de Jaime 1", Pedro III et Alfonso III, rois 

d' Aragón, concernant les Juifs (suite). — REJ, 1914, LXVIII, 
53-81. 

665. Derenbourg, H. — Notes critiques sur les maíiuscrits árabes de la 

Bibliotéque N aliónale de Madrid. — 191 4, 8.°, 52 págs., 3 frá. 

666. Fernández, B. — Impresos de Alcalá en la Biblioteca del Escorial 

(continuación). - CD, 191 4, XCVI, 357-364. 

667. Fraikin, J. — Sobre H. Biaudet: Les Arcinves de Simancas aupoint 

de vue de Vltistoirc des pays du Xord-Baltique. - RHE, 19 14, 228. 
[Inventario sumario del fondo Estado, lista de los documen- 
tos de Simancas que se conservan en los Archivos Nacionales 
de París 3' cuadro distributivo de los fondos Roma, Ñápales, 
Fl andes y Alemania. \ 

668. García Villada, Z. — Sobre G. Antolín: Catálogo de los Códices 

latinos de la Real Biblioteca del Escorial. — RyF. 1914, XXXIX, 
I 14-1 16. 



204 bibliografía 

669. Gutiérrez del Caño, M. — Catálogo de los manuscritos existen- 

tes en la Biblioteca Universitaria de Valencia. — Valencia, A. 
López y C.^ 1914, 3 tomos fol., xiv-307, 358, 333 págs., 
30 láms. 

670. Larrabure y Unamil, E. — El Archivo de Indias y la Biblio- 

teca Colombitia de Sevilla. Rápida reseña de sus riquezas bi- 
bliográficas. — Barcelona, Tip. «La Académica», [s. a.], 8,". 
53 págs. 

671. Nelis, H. — Sobre J. Paz: Archivo general de Simancas. Catá- 

logo IL Secretaria de Estado (14Q4-1796). — RHE, 1914, 181. 

672. Paz, J. — Archivo general de Simancas. Catálogo IV. Secretaría de 

Estado. (Capitulaciones con Francia y negociaciones diplomá- 
ticas de los embajadores de España en aquella corte, seguido 
de una serie cronológica de éstos). Tomo I ( 1 265- 1 7 1 4). [Publi- 
cación del] Centro de Estudios Históricos. — Madrid, Imp, 
de Archivos, 191 4, xii-907 págs., 16 ptas. 

673. Pérez Goyena, A. — Sobre G. de Santiago Vela: Ensayo de una 

biblioteca ibero-americana de la Orden de Safi Agustín. — RyF, 
1914, XXXVIII, 383-386. 

674. Pérez de Guzmán, J. — .Sobre J. Paz: Catálogo 11 del Archivo ge- 

neral de Simancas. — BAH, 1914, LXIV, 355-56. 

Historia. 

675. Amberga, Fr. J. de. — Estado intelectual, moral y económico del 

araticano. — RChil, 191 3, VII, 5-37. 

676. Antón del Olmet, F. — Procesos de los orígenes de la decadencia 

española. El Cuerpo diplomático español en la guerra de la Inde- 
pendencia. Libro V. Las co7isecuencias. — Madrid, Pueyo, 8.°, 
301 págs. 

677. BiAUDET, H. — La correspondance diplomatique de don Juan de 

Zúñiga a la Bibliotheqiie publique de Geneve. Tomo IV de Étit- 
des ro7nanes.— Genhwc^ Chaul Moutet, 191 3, 8.° 

678. Breketon, F. S. — With Wellington in Spain. A story of the Pi- 

ninsulawar. — London, Blackie, 1913, 8.°, 384 págs., 7,60 frs. 

679. C. E. R. — Sobre J. Ortiz del Barco: Cosas de mujeres. — ^ RyF, 

1914, XXXVIII, 125-126. [Trata de las causas del rompimien- 
to de relaciones en el proyectado enlace de Carlos, hijo de 
Jacobo de Inglaterra, con D.^ María, infanta española, hija 
de Felipe III; de la tonadillera María Antonia Fernández 
(1752-1789), y de la cultura de la mujer española, tanto anti- 
gua como moderna.] 

680. CuNY, A. — Sobre A. G. Soler: La España primitiva según ¡a 

Filología, — BHi, 191 4, XVI, 92. 



6Si. Fernández, J. M. — Un pueblo que se levanta. — RyF, 1914, 
XXXIX, 45-53. [Colombia en el siglo xix y su situación 
actual.] 

682. Fernández de Béthencourt, F. — Sobre W. Ramírez de Villa 

Urrutia : Relaciones entre España e Inglaterra durante la gue- 
rra de la Independencia. Tomo II.— BAH, 1913, LXII, 163-172. 

683. Fernández Montaña, J. — Felipe II el Prudente y su política. — 

Madrid, Tip. del Sagrado Corazón [1914], 8.°, 269 págs., 2,50 
pesetas. 

684. Cíarrido, h.. — Co7itribución al estudio de las causas de la decaden- 

cia española. Una medida administrativa de los Habsburgos espa- 
ñoles. Real Carta de Venta y Privilegio del Rey D. Felipe III a 
la ciudad de Logroño. — RCKHGranada, 1913,111,62, 1057 217. 

685. Grasset, a. — La gucrrc d'Espagne (1S0J-1813). Tomo I (1807- 

1808).— Berger-Levrault, 8.° 

686. Grimaldo, C. — Le trattative per una pacificazione fra la Spagna 

e i Tur cid in relazioni con gli interessi veneziani durante i primi 
anni della guerra di Candia (lÓ4j-lósi). — Venezia, C. Ter- 
rari, 191 3, 8.°, 92 págs. 

687. Herrera y Oria, E. — A propósito de la muerte de Escobedo. — 

Madrid, «Razón y Fe», 191 3, 4.°, 46 págs. 

688. HuMBERT, J. — Z'Oí'/^r/-^ Jtistorique de M. Carlos A. Villanueva. 

[Sobre C. A. Villanueva : Monarquía en América. Vol. I: Bo- 
lívar y el general San Martín. Vol. II : Fernando VII y los 
nuevos Estcuíos. Vol. III: Za Santa Alianza.'] — BHi, 19 14, XVI, 
243-246. 

689. Hume, M. — Las reinas de la España antigua : Isabel la Cató- 

lica. — EM, 1914, marzo 64-117, abril 111-159. 

690. JoLY, H. — Histoire de la civilisation. — Paris, Bloud, 1914» i6.°, 

VIII-3I2 págs., 3,50 frs. 

691. LoRiN, H. — Sobre Decharencey: Histoire le'gendaire de la Nou- 

velle-Espagne. — BHi, 1914, XVI, 92-93. [Historia precolom- 
bina.] 

692. M.\GNE, E. — Sobre R. Clausel: PÍilippe II dEspagne. — L'Sn, 

1 914, VIII, 103-104. 

693. Maurice, J. — Histoire politique des provinccs espagnoies de 2Sj a 

310. — Paris, Rahir, 1913, 8.°, 12 págs. Extr. <^Mélanges Picot». 
094. Mirón, E. L. — TJie qiteens of Aragón. Tlicir Uves and times. — 
London, Paul, 191 3, 8.°, 336 págs. con grabados, 9 frs. 

695. !Moraleda y Esteban, J. — Batallas entre imperiales y comuneros. — 

AcHer, 1914, II, 7-9. 

696. 3Iorel-Fatio. a. — A propos de la correspondance diplomatique de 

don Diego Hurtado de Mendoza. [Acompaña la edición de seis 
cartas de Mendoza al Emperador.] — BHi, 1914, XVI, 133-176. 



206 BIBLIOGRAFÍA 

697. M[orel]-F[atio], a. — Sobre F. Fernández de Béthencourt: 

Obras. — BHi, 19 14, XVI, 124-125. 

698. Nelis, H. — Sobre H. Berr: La sytiíkése cn/üsioirc. Essai critique 

et tke'oriqne. — RHE, 1914, 201-207. 

699. N. N. — Sobre P. F. J. de Charlevoix : Historia del Paraguay. 

Trad. de P. Hernández. — RvF, 1914, XXXIX, 123. 

700. OuciNDE, L. M. — La patria de Colon. — RBC, 191 3, VIH, 100- 11 o. 

701. Pérez de Guzmán, J. — Sobre A. B. Martínez: La Argentifia en el 

siglo XX — BAH, 1914, LXIV, 356-358. 

702. Pérez de Guzmán, J. — Sobre F. Fernández de Béthencourt: 

Anuario de la Nobleza. — BAH, 19 14, LXII, 250-253. 

703. PoLANco y Romero, J. — Estudios del reinado de Enrique IV : La 

nobleza en tiempo de Enrique IV. Las luchas nobiliarias y la 
anarquía profesional. El Clero y sus costumbres. — RCEHGra- 
nada, 191 3, III, 33 y 97. 

704. Reinach, S. — Sobre C. Huart: Histoire des Árabes. Tome II. — 

RCrLN, 1914, 12-13. 

705. Rodríguez Navas, M. — Colón español. Documentos históricos: 

Carta de Cristóbal Colón al papa Alejandro VI. La prisión de 
Cristóbal Colón. Primera carta de Cristóbal Colón después del 
descubrimiento. La firma de Colón. — CHA, 1914, III, núm. 16, 
19-24; núm. 17, 8-22. 

706. Schulten. — Hispania.'Pa.xily?, Real-Encyklopádie der klassischen 

Altertumswissenschaft. Neue Bearbeitung. XVI Halbband. — ■ 
Stuttgart, 19 1 3, págs. 1965-2046. 

707. Serrano, P. L. — Correspondencia diplomática entre España y la 

Santa Sede durante el pontificado de S. Pío V. Tomo I. — l\Ia- 
drid, 1914. Publicación de la Escuela Española en Roma. 

708. Sicart, P. — Sobre A. y P. Ballesteros: Cuestiones históricas. To- 

mo I. — RHE, 1914, 194-195. 

709. Srbik, H. R. V. — Sobre E. Marcks: Ma7iner und Zeiten. Aufsátze 

und Reden zur neueren Geschichte. — MIOG, 191 3, XXXIV, 
376. [Cita un artículo sobre Felipe II, ciue forma parte del libro.] 

710. S. Y S-, M. — Sobre C. García de la Riega: Colón, español. Su ori- 

gen y patria. — RABM, 19 14, XVIII, i.°, 326. 

71 1. Thayer Ojeda, T. — Los conquistadores de Chile. — Santiago, 

1908-13, 3 tomos. 

7 1 2. Universidad de Cambridge. — Historia del mundo en la Edad Mo- 

derna, publicada por la — Edición española, bajo la direc- 
ción de D. Eduardo Ibarra y Rodríguez. — Barcelona, Sope- 
ña, 1914, 25 vols. 4.° m. 

7 1 3. Valenti, S. — Documenii inediti riguardanti la guerra di succes- 

sione spagnuola (ijoi-ljij) nelle valli occidentali del Tirólo. — 
Archiviu Trentino, 191 3, XXVIII, fase. I-II. 



IGLESÍA Y RELIGIÓN 207 



714. Valera, J. — V. núm. 1284. 

7 1 5. \'ergara y \'elasco, F. J. — Capiiulos de una historia civil y mili- 

tar de Colombia. Cuarta serie. — 19 13- 4-°. iv-160 págs. 



Instituciones. 

716. Duran, F. — V. núm. 841. 

717. Ferraz y Pénelas, F. M. — El maestre racional y la hacienda 

/oral valcnciatta. — Valencia, Tip. Moderna, 19 13, 8.°, 68 págs. 
[Organización de la hacienda foral valenciana e intervención 
del maestre racional en la misma.] 

718. Klein, J. — Los privilegios de ¡a Mesta de 1273 y 127Ó. — BAH, 

1914, LXIV, 202-219. 

719. L. B., R. — Sobre J. A. Sánchez Pérez: Partición de herencias en- 

tre los musulmanes del rilo malequí. — RMM, 1914, XXVI, 

347-349- 

720. Márquez de la Plata, J. — Las nuevas ordenafizas de la Real 

Maestranza de Caballería de Sevilla. — RHGE, 1914, IHi 79-83- 

721. Mendizábal, F. — Investigaciones acerca del origen, historia y orga- 

nización de la Real Chañe i Hería de Val lado lid: su Jurisdicción 
y competencia. — RABM, 19 14, XVIII, i.°, 61-72, 143-264. 

722. IMoreno de Guerra, J. — I^os reyes de armas de España. — RHGE, 

1914, III, 97-109. 

723. Orlandini, U. — I Re d'armi di Spagna. — RCAral, 1914, XII, 58. 

724. Sánchez Pérez, J. k.^ Partición de herencias entre los musulma- 

nes del rilo vialequl, con transcripción anotada dedos manus- 
critos aljamiados. — Madrid, Imp. Ibérica, 19141 xv-312 págs. 
Publicación del Centro de Estudios Históricos. 

725. Torres, J. C. de. — La Orden religioso-militar del Santo Sepulcro, 

fundada por Godo/redo de Bouillojí, no es la Orden Pontificia 
del Santo Sepulcro. — KCkvaX, 1914, XII, 1 75-1 81. 

726. Ureña, R. de. — Fuero de Ndjera. — BAH, 1914, LXIV, 419-30. 

727. X. — Sobre J. A. Sánchez Pérez: Partición de herencias entre los 

musulmanes del rito malequú — ■ LA, 1914, X, 553-554- 

728. Yepes y Rosales, J.^Z/C.y reyes de armas en España. — AcHer, 

1914, II, 41-46. 

Iglesia y Religión. 

729. Bobadillae Motiumenta. Nicolai Alphonsi de Bobadilla, sacerdotis 

e Societate lesu gesta el scripta e.x autographis aut archetypis 
potissimum deprompta.Yo\.\. — MHSJ, 1914, i-759- 

730. Callewaert, C. — T^e cáreme primitif dans la liturgie mozárabe. — 

RHE, 1914, 23-33. 



208 BIBLIOGRAFÍA 

731. CmoT, G. — Sobre E. Magnin : L'Eglise lüisigothique aii VII' 

siecle. — BHi, 191 4, XVI, 93-95. 

732. Deleito y Piñuela, J. — Sobre A. Astrain: Historia de ¡a Com- 

pañía de Jesiís en la Asistencia de España. Tomo IV. — L. 1914, 
XIV, 206-209. 

733. FiEBiG. — Sobre W. Glawe: Die Hellenisierung des CJiristentums 

in der Geschichte der T/ieoIogie ron Luthcr bis anf die Gegen- 
wart. — LZ, 1914, 682. 

734. Fita, F, — Sobre M. Férotin : Le Liber mozarabicus sacramentornm 

ei ¡es mamiscrits mozárabes. — BAH, 1913, LXIII, 417-21. 

735. García Villada, Z. — La organización de la Iglesia visigoda en el 

siglo F//. — RyF, 1914, XXXVIII, 59-68. 

736. García Villada, Z. — Sobre O. Bardenhewer : Gescltichte der 

altkirchlichen LUeratur. — RyF, 191 4, XXXVIII, 386-388. 

737. Ghellinck, J. — Le mouventent t/ie'ologique dii XIP siecle: eludes, 

recherches et docnments. — Paris, J. Gabalda, 19 14, 8.°, ix-409 pá- 
ginas, 7,50 frs. 

738. Heredia, C. M. de, — Los J estillas de la Nueva España, catequis- 

tas.— ^yY, 19 14, XXXVIII, 462-474. 

739. LizANA M., E. — Doaimentos i?te'diios. Documentos del Archivo del 

arzobispado de Santiago. Cartas de los obispos de Santiago al Rey 
[sobre incorrecciones délas comunidades religiosas, clausura 
de conventos, sucesos locales, etc.]. — RCChile, 1914, X\', 
90-97, 131-187, 268-274. 

740. ^SIandonnet, P. — La crise scolaire au debut du XIII' siecle et la 

fondation de l'ordre des Freres-Precheurs. — RHE, 1914, 34-49. 

74 1 . M assigli, R. — Sobre D. H. Leclerq : L'Espagne Chrétien. — RE An, 

1914, 265. 

742. Mendoza, Fr. F. de. — V. núm. 858. 

743. Mceller, Ch. —Les btichers et les auto-da-fé de I inquisition depuis 

le moyen age. — RHE, 1914, 50-69. 

744. Mohlberg, C. — Sobre Glaue: Ztir Gescliichte der Taufe in Spa- 

nien. — RHE, 1914, 168. [Trabajo acerca del bautismo en Es- 
paña, conforme a las ideas de Isidoro de Sevilla, Ildefonso de 
Toledo 3^ Justiniano de Valencia.] 

745. Morel-Fatio, a. — Le premier témoignage espagnol sur les interro- 

gatoires du Luther á la diete de Worms e?i Avril 1521. — BHi, 
1914, XVI, 35-45- 

746. Novo.v, A. - Inventaire des e'crits théologiques du XII' siecle 71011 in- 

se're's dans la Patrologie latine de Aligue. — RBib, 191 3, oct.-dic. 

747. Opere su la Storia della Compagnia di Gesü. — CC, 1914, 454-473. 

748. Ortega, P. A. — El convento de la Rábida. Su origen y primeros 

progresos, desde la fundación hasta el año I4S5- — AHA, 19 14, 
I, 79-99- 



AuyUEOLOGIA Y ARTE 209 

749. P. A. — Sobre A. M. Torres ; E/ P. Valverde. Ensaj'o biográfico 

y ci-ítico. — CT, 1914, IX, 159-160. [El P. Valverde, compa- 
ñero de Pizarro, primer obispo del Perú.] 

750. P. V. — Sobre INI. Alejos Benavente: Ensayo histórico-critico sobre 

el Derecho canónico en España.— ^xY, 1914, LXXIX, 11 8- 119. 

751. Pérez Goyena, A. — V. núm. 673. 

752. Pérez Goyena, A. — La literatura teológica actual en España. — 

R)'F, 1 914, XXXVIII, 196-209. 

753. Pérez de Guzmán, J. - Luctuosa del rey don Alfonso X del año I2¿ó, 

sobre la muerte, bienes y sucesión de los arzobispos de Toledo, 
(Archivo de la Catedral de Toledo.) — BAH, 1914, LXI\'. 
352-54. 

754. .S. Y S., M. —V. núm. 862. 

755. S abatí N I , R. — Tor quemada and tlie spaiiish inquis ilion : a history. — 

Londres, S. Paul, 19 13, 8.°, 404 págs., 16 sh. 
75b. Van Ortroy, F. — Sobre A. Brou : Saint Franjáis Xavier.— AB, 
1914, XXXIII, 107-10. 

757. Villada, P.— Sobre A. Astrain: Historia de la Compañía de Jesús 

en la Asistencia de España. Tomo IV. — RyF, 1914, XXXVIII, 
250-253. 

758. ViLLALBA, L. —V. núm. 1285. 

759. X. — Sobre Ph. Funk : Ignatius von Loyola. — LZ, 1914, 53 1. 

Arqueología y Arte. 

760. Alazard,].— Sobre Aman-Jean : Velasquez. — RSH, 1914, XXVIII, 

197. 

7Ó1. Alonso. B. F. — El Blasón. — BCPOrense, 1913, I\', 331-37. 

762. Aman-Jean. — Velasquez (CoUection «Art et Esthétique»). — Pa- 
rís, Alean, 191 3, 1 6.°, 148 págs, 

703. Arco, R. del. — La Pintura en el Alto Aragón durante los si- 
glos XVII y XVIII. — AEsp, 1914, I, 1-18. 

764. Baráibar, F. — Lápidas de Puebla de Arganzón v Laguardia. — 

BAH, 1914, LXIV, 176-181. 

765. Benavent y Félix, R. — Las principales catedrales de España ro- 

mánicas y góticas. — Valencia, Vivedo, 191 3, 8.°, 402 págs., 
5 ptas. 

766. Blázquez, a. — Descubriíuientos arqueológicos ocurridos en Sevilla 

con ocasión de los desmontes efectuados en la Cuesta del Rosa- 
rio. — BAH, 19 1 4, LXIV, 189-92. 

767. Braun, ].— Spanicns alte Jcsuitenkirc/ien. — YTCihuYg in Brcisgau. 

1913, xii-208 pá^s., 4,80 marcos. 

768. Cossío, INI. B. — El entierro dei conde de Orgaz. — Madrid, Imji. 

Clásica Española, 1914, 107 págs., i pta. 



210 lilBI.IOGRAFlA 

769. Cossío, M. B. — Lo qtie se sabe de la vida del Greco. — Madrid, 

Imp. Clásica Española, 1914, i pta. 

770. Déchelette, J. — Agrafes de ceinturons ibériques d" origine hellé- 

nique. — Extracto de «Opuscula archaeologica Oscari Montelio' 
septuagenario dicata», 1913. — Cfr. Ant, 1913, XXIV, 709. 

771. Edmond- Vidal. — Noies sur la peinture árabe d'apres les fresquea 

de la Tour des Dames dans VAlhambra de Grenade. — RAf, 
1914, núm. 292, 1 18-129. 

772. Fita, F., y Mélida, J. R. — Mosaico romano de Arrdtiiz. — BAH, 

1914, LXIV, 83-92. 

773. Fita, F. — La arqueología sevillajia en la Cuesta del Rosario. Nue- 

vas ilustraciones. — BAH, 1914, LXI\^ 245-246. 

774. J. A. — Sobre M. Dieulafoy: Espagne et Portugal. («Ars una, spe- 

cies mille.») — RSH, 1914, XXVIII, 197. 

775. JusTi, C. — Los maestros de Colonia en la catedral de Burgos. — 

EM, 1913, 291: 131-147; 292: 91-111. 

776. JusTi, C. — Los lombardos en Sevilla. — YM., 1913, 294: 43-72. 

777. JusTi, C. — Felipe II amigo del Arte (continuará). [Felipe II y el Ti- 

ziano. Felipe II en su casa. Antonio Mor y la galería de pintu- 
ras. El Escorial, etc.] — EM, 1914, marzo 133-160, abril 18-36. 

778. Kehrer, H. — Sobre M. Dieulafoy: Geschichte dcr Knnst in Spa- 

7iien und Portugal. — LZ, 19 14, 268-269. 

779. L. B., R. — Sobre R. Velázquez Bosco: Medina Azzahra y Alami- 

riya. — RMM, 1914, XXVI, 342-345. 

780. Lampérez y Romea, V. — La iglesia parroquial de Illescas (To- 

ledo). — AEsp., 1914, 1, 35-43- 

781. Lampérez y Romea, V, — El antiguo Palacio episcopal de Santiago 

de Composiela. Papeleta para una «Historia de la Arquitectura 
civil española», ilustrada con ocho láminas en fototipia.— Ma- 
drid, Fototipia Hauser y Menet, 191 3, 4.°, 20 págs. 

782. Lantier, R. — Sobre M. IMacías: Mérida monumental y artística. — 

REAn, 1914, 255. 

783. LuQUET, G.-H. — Art neolithique et peintures ?-upestres en Espagne. 

BHi, 1914, XVI, 1-14. 

784. Mélida, J. R. — Antigüedades romanas descubiertas en Zaragoza. — 

BAH, 1 9 14, LXIV, 92-95. 

785. ]\Ienéndez-Reigada, a. G. — Sobre F. Pedrell: Aíusiqtierias. — 

CT, 1914, IX, núm. 25, 161. 

786. Miscelánea Musicae bio-bibliografica. — Musikgeschichtliche Oue- 

llennachweise ais Nachtráge und Verbesserungen zu Eitners 
Ouellenlexikon in Verbindung mit der Bibliographischen 
Kommission der Internationalen Musikgesellschaft, heraus- 
gegeben von H. Springer, M. Schneider u. \V. Wolffheim. 
Jahrgang i. — Leipzig, Breitkopf u. Harte], 1912-1913. 



CIENCIA Y ENSEÑANZA 211 

787. Neuville, H. — Le dolmen de Rosas ei les monuments jnégalithiqties 

de laprovince de Gerona (Espagtie). — Ant, 1913, XXIV, 391-398. 

788. Ortiz, D. — Tratado de glosas sobre cldusolas y otros géneros de 

plintos en la música de violones. Roma, 1553. Herausgegeben 
von IMax Schneider. — Berlín, Leo Liepmannssohn, 1913. — 
Cfr. R.Mus, 1914, XXI, 154-5. 

789. Orueta y Duarte, R. — La vida y la obra de Pedro de Mena y 

Medrano. — Madrid, Blass y C.^, 1914, 340 págs., 15 ptas. Pu- 
blicación del Centro de Estudios Históricos. 

790. París, P. — Sobre J. R. Mélida : Excavaciones de Numancia. — 

REAn, 1914, 127. 

791. Pératé, a. — Sobre Les Grands Graveiirs. Francisco de Goya. — 

Polyb, 1914, CXXX, 216. 

792. Perera Blesa, E. de. — Datos histo'ricos sobre el escudo de armas 

de España. — AcHer, 1914,11, 17-19. 

793. Pérez Mínguez, F. — La armadura de Felipe IL — UIAm, XXVIII, 

núm. 3, 1-4. 

794. S. Y S., M. — Sobre E. de Leguina y Vidal: La espada española. — 

RABM, 1914, XVIII, i.°, 320-21. 

795. Tormo, E. — Gaspar Becerra. Acotas varias (continuación) : La 

educación italiana: al lado de Vasar i. Un gran contraste: Be- 
cerra como escultor de imágenes devotas y aun tnilagrosas.— 
BSEEx, 1913, XXI, 117-157, 241-265. 
79Ó. ToucHARD, M. — La musique espagnole contcmporaine. — NR, 1914, 
XI, 59-73- 

797. Whishow, E. M. — La nueva lápida romana de Sevilla. — BAH, 

1 91 4, LXIV, 242-44. 

798. X. — Sobre H. Stokes: Francisco Goya: a Study of the Work 

and Personalilx of the Eiglitcenth Ceniury Spanish Painíer atid 
Satirist. — Ath, 1914, núm. 4500, 140. 

Ciencia y Enseñanza. 

799. A. P. G. - Sobre L. G. Alonso Getino: El Maestro Fr. Francisco 

de Vitoria y el renacimiento filosófico y teológico del siglo XVI. — 
RyF, 1914 , XXXVIII, 262-263. 

800. Asín Palacios, M. — Abenmasarra y su escuela. Orígenes de la 

Filosofía /lispano-musulmana. Discurso. — Madrid, Imp. Ibéri- 
ca, 1914. 

801. Asín Palacios, ^NI. — V. núm. 1298. 

802. Cáceres, T. — Sobre un supuesto invento de los moros de Grana- 

da. — ASEFO, 1914, XII, 105-108. [Del invento de un aparato 
elevador de aguas.] 

803. C0TAREL0 Y Morí, E. — La fíindación de la Academia Española y 



212 BIIJLIOGKAI-IA 

SU primer director D. Juan Manuel F. Pacheco, ?i!arijue's cíe Vi- 
llcna. — BAE, 1914, I, 4-38, 89-127. 

804. CouLTON, G. G. — Mo7iast¡c scliools in tlie viidd/c ages. — London, 

Simpkin, 191 3, 8.", 44 págs., 3 frs. 

805. Crawford, J. P. Wickersham. — V. núm. 1301. 

806. García Favos, J. — Injluencia de ¡a filosofía musulmana en la espa- 

ñola.— RyV, 1914, XXXIX, 65-80. 

807. Gutiérrez, M. — V. núm. 1307. 

808. L. B. R. — V. núm. 1308. 

809. Labra, R. M. de. — Ateneo de Madrid: igi^-igi^. Discurso inau- 

gural. — Madrid, Fortanet, 19 13. [Sobre Pedagogía, historia 
del Ateneo y relaciones hispano-americanas.] 

810. LowEs, J. LiviNGSTON. - The loveres Maladie of Hereos. — MPhil, 

1914, XI, 491-546. [Estudia la interpretación de la palabra 
Hereos, usada por Chaucer; encuenti-a el fundamento de su 
interpretación en las obras de Arnaldo de Villanova, de cu- 
yas ideas a este respecto trae un extenso análisis.] 

81 1. Mandonnet, P. — V. núm. 740. 

812. Martínez Lumbreras, F. — Una fundación granadina. El Colegio 

de San Bartoloi/ie' y Santiago. — RCEHGranada, 191 3, III, 121. 

813. Mérimée, H. — U Université espag7iole d'apres un universitaire 

espagnol. — RÍE, 1914, LXVII, 54-59. [Sobre F. de Onís : Dis- 
curso de apertura de la Universidad de Oviedo, ipij-/j.'] 

814. Moróte, L, — Algo de historia. Sobre el Ateneo de Madrid. — Atl, 

1 91 4, XIII, enero 11 o- 116. 

815. Ortega, E., y Marcos, B. — Los grandes filósofos españoles : Fran- 

cisco de Valles (El DivÍ7io). Biografía, datos bibliográficos, sus 
doctrinas filosóficas y juétodo, con un prólogo del Dr. D. Adolfo 
Bonilla y San Martín. — Madrid, Imp. Clásica Española, 191 4, 
8.°, XLvi-350 págs. 

8 1 6. Rey Pastor, J. — Bibliografía matemática del siglo XVII. Los al- 

gebristas. — RL, 1914, II, núm. 7, 21-31. 

817. Rodríguez, A. — El pronóstico astrológico que de Felipe II hizo el 

doctor Matías Haco.—CD, 19 14, XC\'I, 282-290. 

818. Rodríguez Mourelo, J. — Datos para la liistoria del Museo de 

Historia Xatural de Madrid. Cartas del P. Flórez y del 7?iar- 
qués de Grimaldi. — BSEHN, 191 4, XIV, 77-81. [Se consulta al 
P. Flórez sobre ciertas adquisiciones para el Museo.] 

819. Rubio y Borras, M. — Motines de estudiantes en la Universidad de 

Barcelona en los siglos XVI, XVII y XVI 11. — Estudio, 1914, 
V, 32-57. 

820. Sancho, H. — La enseñanza en el siglo XII. — CT, 191 4, IX, 

52-76. 

82 1 . Sciama, R. — Sobre J. Bensaudade : L 'asfronomic najitique au Por- 



HISTORIA LOCAL 213 

tuga/ a l'époqite des grandes decouverles. — REJ, 19 14, LX\'III, 
núm. 133, 152-156. [Noticias sóbrela geografía histórica, histo- 
ria de los descubrimientos y la importancia de la ciencia judía 
en España y Portugal en los siglos xv y xvi.] 

822. WuLF, M. Storia della Filosofia medioevale. — Firenze, lib. editr. 

florentina, 1913, 2 vols. 4.°, xvi-347, 426 págs., 9,50 liras. 

823. Z. G. V. — X . núm. 131 2. 

Historia local. 

824. Alonso, B. F. —La villa de Aíoiiferrcy (conclusión;. — BCPOrense, 

1913, IV, 254-259. 

825. Arregui, B. de. — El Ducado de Hcniani. — EuskA, 1914, IV, 33. 

826. B. M. — Sobre J. Itui-ralde y Suit: La Prehistoria en Navarra. — 

Ant, 19 13, XXIV, 270. 
S27. Baráibar, F. — V. núm. 764. 

828. Bataller, L. — Recuerdo histórico de la muy noble y leal villa de 

Ciempozuelos. — Madrid, A. Marzo, 1914, 8.°, 99 págs. 

829. Beckeu, J. — Sobre A. de Loyarte : Donostiarras del siglo XIX. — 

BAH, 1914, LXIV, 279-284. 

830. Béjar, L. — Guia diocesana de Madrid y los pueblos de su provin- 

cia. — Madrid, Imp. Asilo de Huérfanos, 1913, 527 págs., 2,50 
pesetas, [Noticias históricas de Madrid.] 

831. Belda-Carreras, J. — Estudio histór ico-crítico del Sitio de Cádiz 

(lSio-i8l3).-—'Ma.áv\á, Tip. ^Revista de Archivos», 1913, 8.", 
44 págs., I pta. 

832. Bénder, J. — Sobre A. de Loyarte: Donostiarras del siglo XX. 

Tomo I. — L, 1 9 14, XIV, 319. 

833. Blázquez, a. — Un documento antiguo. [Privilegio inédito de Al- 

fonso X el Sabio, concedido ala villa de Arcos (i 252-1 284).] — 
BAH, 1914, LXI\', 297-300. 

834. C. E. R. — Sobre E. Baumann: Trois Villes Saintes : Ars-en- 

Dombes, Saint Jaques de Compostelle, Le Mont-Saint-Michel.— 
RyF, 1914, XXXVIII, 538. 

835. Calvo Madroño, I. — Descripción geográfica, histórica y estadística 

de la proviticia de Zanwra. — Madrid, Imp. Clásica Española, 

1914, 8.°, 334-16 págs. 

836. Cavada, F. ].—Chiloé y los chilotes. — RChil, 1913, VII, 452-474; 

VIII, 281-308. 

837. Cedillo, Conde de. — Sobre Fr, J. R. Legísima: Héroes y márti- 

res gallegos. Los franciscajios de Galicia en la guerra de la 
Independencia.— BAU, 191 4, LXIV, 10 1- 105. 

838. Codera, F. — Inscripción árabe en Trujillo.— BAH, 1914, LXIV, 

117-119- 
Tomo I. 15 



214 bibliografía 

839. Crónica de la proviticia de Méjico. — AHHAg, 1914, I, 97. 

840. Directorio Valenciano : Guia especial de las provincias de Alicante^ 

Castellón de la Plana y Valencia. — Madrid, Bailly-Bailliére, 
191 3, 8.°, 788págs., 5 ptas. 

841. Duran, F. — Las relaciones jurídicas del monasterio de San Cu- 

gat del Valles (Cataluña). — RABM, 1914, XVIII, i.°, 32-45, 
228-242. 

842. E. D. — Sobre I. Gil: Alemorias históricas de Burgos y su provin- 

cia. — BPLM, 1 9 14, núm. 34, 39-40. 

843. Fita, F. — Lápida ibcrica de C abanes y romanas de Almenara, Vi- 

llarreal y Tarragona. — BAH, 1914, LXIV, 193-202. 

844. Fita, F. - Nuevas inscripciones de Mérida y Sevilla. — BAH, 19 14, 

LXIV, 236-42. 

845. Garrido, A, — V. núm. 684. 

846. Gil de Balenchana, INI. — El ilustre solar de Tejada. — AcHer, 

1914- II, 55-64. 

847. Gil de Balenchana, M. — Iglesia del convento de San Francisco 

de Madrid. — AcHer, 191 4, II, 10-15. 

848. Gómez Centurión, J. — Sebastián de Belalcázar, adelantado de Po- 

payán y fundador de Quito. — BAH, 1913, LXIII, 263-73. 

849. González Gómez, A. — Hijos ilustres de Soria y su partido. — 

Soria, F. Jodra, 191 3, 8.°, 245 págs., 4 hojas. 

850. Guiard y Larrauri, T. — Historia del Consulado y Casa de Con- 

tratacióti de Bilbao y del comercio de la villa. — Bilbao, 191 3, 
4.°, xcv-648 págs., 3 hojas y 2 láms. 

851. Hasparren, o. de. — Sobre P. L. Munárriz: Resumen de la His- 

toria de Navarra. — EuskA, 1914, IV, núm. 75. 

852. Ispizua, S. de. — Historia de los vascos ejz el descubrimiento, con- 

quista y civilización de Atne'rica. Tomo I. — Bilbao, J. A. Ler- 
chundi, 1 914, 8.°, 274 págs. 

853. JovEX, F. — Tradiciones almerienscs: El libro de Malicma. El cas- 

tillo de Marchena. — Alh, 1914, XVII, 78 y 103. 

854. Kehrer, H. — Sobre Mayer: Segovia, Ávila wid el Eskorial. — 

LZ, 1914, 72-73- 

855. M., G. de. — Sobre S. de Gastaminza: Apuntes para tina historia 

de la noble, leal e invicta villa de Hernani. — EuskA, 19 14, IV, 
núm. 75. 

856. Martín Mínguez, B. — De la Cantabria. Santillana, San Martín y 

Santo Toribio y Santa María de Lebeña (Liébana), Santa Ma- 
ría del Puerto (Santoña). — Madrid, Tip. «Revista de Archi- 
vos», 1914, 8.°, 308 págs., 6 ptas. 

857. Martínez Aloy, J. — La casa de la Diputación de Valencia. — 

AcHer, 1914, II, 20-27. 

858. Mendoza, Fr. F. de. — El convento de Santo Domingo de Vitoria. 



GEOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA 21 5 

Curiosísima monografía inédita que publica — EuskA, 1914, 

IV, 115, 16,87. 

859. Oca y Merino, E. — Historia de Logroño. — Logroño, Hijos de 

Merino, 1914, 8.°, 94 págs. 

860. Quintero Atauri, P. — Uclés. Excavaciones efectuadas en distin- 

tas épocas y ?ioticia de alg/tnas antigüedades. Segunda parte, 
ilustrada con numerosos fotograbados y un cromo. — Cádiz, 
M. Álvarez, 191 3, 8.°, 196 págs. 

861. R. -Navas, M. — La Casa de Contratación de Sevilla. — CHA, 19 14, 

III, núm. 17, 5-7. 

862. S. Y S., M. — Sobre T. Minguella y Arnedo : Historia de la dióce- 

sis de Sigüenza y de sus obispos. — RAI3M, 191 4, XV'III, i.", 
321-326, 

863. 'SiKViTVíOM Qkkv.^víy.^^(1.— Portfolio de Segorbe. — Barcelona, 1913. 

864. Sarthou Carreres, C. — La provincia de Teruel. — Burriana, 19 14. 

865. Sarthou Carreres, C. — La ciudad de Castellón. — Barcelona, 

1914. 

866. Urena, R. de. — V. núm. 726. 

867. Vázquez Cano, A. — Los caballeros de Jimena. — RCEHGranada, 

1913, III, 112. [Datos referentes a la nobleza de Jimena de la 
Frontera del siglo xiv al xvii.] 

868. Yepes, J. — Sobre J. Martínez Aloy : La casa de la Diputación de 

Valencia. — AcHer, 1914, II, 20-27. 

869. Z. G. V. — Sobre J. González: Pulchra Leonina. — RyF, 19 14, 

XXXVIII, 398-9. [Obra literaria acerca de la catedral de 
León.] 

870. ZuFiRiA, J. DE. — mirando a otros tiempos. Papeles curiosos. — 

EuskA, 19 14, IV, 138. [Datos para la historia de las provin- 
cias vascas.] 

Geografía y Etnografía. 

871. Aragón Escacena, F. — Los lagos de la región leonesa.— Trábalos 

del Museo Nacional de Ciencias Naturales, núm. 5, 191 3. 

872. B. M. — Sobre W. L. H. Duckworth: Cave Exploration at Gibral- 

tar. — Ant. 191 3, XXIV, 72-73. [Hallazgo de varios objetos 
prehistóricos en una caverna en Gibraltar.] 

873. Barras de Aragón, F. de las. — Xotas antropológicas : Cráneo 

árabe de Granada. — BSEHN, 1914, 169-171. [Estudio de un 
cráneo hallado en un sepulcro moro cerca de Granada.] 

874. Besnier, ]M. — Lexique de Géographie ancienne. Avec une préface 

de R. Cagnat. — Paris, Klincksieck, 19 14, 12.°, 10 frs. 
87 5. Breuil, H., et Obermaier, H.— Travaux de V Instituí de Paléontolo- 
gie humaine en Espagne en IQI2. — Ant, 19 13, XXIV, 1-16. [Tra- 



2l6 BIBLIOGRAFÍA 

bajos en la provincia de Santander, en la Cueva de la Pileta 
(Benaoján, Málaga) 3' sobre las pinturas rupestres en varias 
regiones.] 

876. Colas. - La vote romaine de Bordcaux a Asiorga. — ^Biarritz, Sou- 

lé, 1 91 3, 8.°, 84 págs. 

877. Colón, F. — Descripción y cosmografía de España. (Manuscrito de 

la Biblioteca Colombina.) (Continuación.) — BRSG, 1914, LVI, 
105-128. 

878. CuNY, A. — V. núm. 680. 

879. Dantin Cereceda.— Sobre W. Halbfass: Der Castancdasee, dcr 

grosste Süsswassersee Spaniens und seine Uingebung. — BSEHN, 
1914, XIV, 214-216. 

880. Déchelette, J. — Quelques mots sur les théories symbolistes de 

M. Siret. — Ant, 191 3, XXIV, 495-500. [Sobre L. Siret: Ques- 
iions de chronologie et d'ethnographie ibériques.'\ 

88 1 . [Fita, F.] — Discurso escrito y pronunciado por el director de la 

Academia, en Sevilla., el día ig de dicietnbre de 1913, al inaugu- 
rarse la Exposición de documentos y mapas histórico-geogrdfi- 
cos de A?»e'rica, en el Archivo de Didias. — BAH, 19 14, LXI^', 
120-124. 

882. Frank, J. — Beitrage zur geographische7i Erklanmg der « Ora marí- 

tima» Aviens. Diss. — Würzburg, 191 3, 85 págs. 

883. Hoyos Sáinz, L. de. — Caracte'ristique genérale des cr&nes es- 

paguols. — Ant, 1913, XXIV, 477-494. [Estudia 3.000 crá- 
neos, distingue las siguientes regiones antropológicas : Ga- 
licia, Cantabria, León, Castilla la Vieja, Vascongadas, Ara- 
gón-Cataluña, Castilla la Nueva, Extremadura, Levante y An- 
dalucía.] 

884. GuMMÁ Y Martí, A. — Morfología geográfica española. — RGCM, 

1914, XI, 41-47- 

885. Manjarrés, R. — Proyectos españoles de canal interoceánico. — 

RABM, 1914, XVIII, I.", 73-94, 283-297. [El canal de Panamá 
en proA'ectos de los siglos xvi, xvii y xviii.] 

886. P. B. G. — Sobre H. Schmidt: Zur Vorgesckic/ite Spaniens. (Son- 

derabdruck aus der Zeitschrift fiir Ethnologie, 191 3, Heft, 2, 
15 págs.) — Estudio, 1914, V, 171. 

887. Pérez Villamil, M. — Relaciones topográficas de España. Guada- 

lajara y pueblos de su provincia, con aumentos y notas de — 

Tomo XLVI del Meinorial Histórico Español..... que publica la 
Real Academia de la Historia. — Madrid, Fortanet, 1914, 4.", 
372 págs. 

888. Philippson, A. — Das Mittelmecrgebicl , seine geographische U7td 

kulturelle Eigenart. 3 Aufl. — Leipzig-Berlin, Teubner, 1914, 
x-256 págs., 7 marcos. 



VIAJES 217 

889. PouTRiN. — Le Peiiplemcni de l'Aine'rijue. — Ant, 1913, XXIV, 

51-55. [Diferentes razas, principalmente asiáticas, poblaron 
América antes del descubrimiento.] 

890. Sarthou Carreres, C. — La provincia de Teruel. Generalidades 

geográficas. — Burriana, Monreal, 1914, 4.°, 89 págs. y un mapa. 

891. ScHUCHARDT, H. — Sobrc L. Siret : Qucstions de clironologie ef 

d^etlinographie ibériqíies. — RIEV, 1914, VIII, 1 71-174. 

892. Sentenach, N. — Los Arévacos. Geografía, Etnografía. — RABM, 

1914, XVIII, i.°, 1-22. [Fueron ciudades arévacas, entre otras, 
Numancia, Calatañazor, Osma, San Esteban de Gormaz, Sego- 
via, Medinaceli y Monteagudo; acompaña un mapa de la re- 
gión]; iSi-200. [Época prehistórica y primeros tiempos histó- 
ricos. La guerra de Viriato.] 

893. Taboada Tundidor. — El lago de San Martín de Castañeda. — 

BSEHN, 1913, XIII, 359-386, láms. VIII-XIII. 

894. Vera, V. — Geografía general del país vasco-navarro. Álava. — 

753 págs., 25 ptas. 

895. X. — Sobre O. Ouelle: Die Iberisclie Halbinsel. Für die Literatur 

von Januar 1909 bis i April 191 2, mit Nachtrágen aus früheren 
Jahren. [Estudio de bibliografía geográfica.] — BSEHN, 191 4, 

XIV, 75-77. 

Viajes. 

896. Amicis, E. de — Spagna. — Piacenza, L. Rinfreschi, 1914, i6.°, 

340 págs., 2 liras. 

897. Bonacossa, L. S. — Attraverso V Spagna in auto. — Milano, Alfieri 

e Lacroix, 19 14, 8.°, 54 págs. 

898. Diario del viaje emprendido para la visita episcopal de la frontera 

de Chile, Valdivia v Cldloé, por tierra, por el limo. Sr. D. Fran- 
cisco José de Marán, olispo de la catedral de la Concepción. — 
RCChile, 1914, XV, 188-195, 275-285. 

899. Farinelli, a. — Aggiunte minÍDic alie N^ote sni viaggi e i viaggia- 

tori nella Spagna e ncl Poriogallo (dal secólo XV al XVIII). — 
Extr. de «Mélanges ofi'erts á E. Picot». Paris, E. Rahir, 1913, 

4.°, 51 págs- 

900. Martín, F. — España en el siglo XX juzgada por un france's. — L, 

1913, XIII, 257-68. 

90 1 . N. T., T. — Sobre F. Silvestre : L'Espagne el le Portugal tels qn'on 

les voit. Notes et impressions de voyage. — BDR, 191 4, VI, 16. 

902. Peñuelas, J. — Impresiones de un viaje por Navarra y Aragón. — 

BSEEx, 191 3, XXI, 180-199. 

903. Shorter, C. K.— George Borrosa and /¿is circle. Wherein may be 

found many hitherto unpublished letters of Borrow and his 
friends. — New York, Houghton, Mifflin C°, 1914, 8.°, 450 págs. 



2l8 BIBLIOGRAFÍA 

904. SussANA, F. — Attraverso la Spagna. — Bergamo, Ist. ital. d'arti 

grafiche, 19 14, 8.°, 135 págs., 5,50 liras. 

905. X.— Sobre T. Bates-Batcheller: Royal Spain of To-day. — Ai\\, 

1 91 4, núm. 4502, 196. [Impresiones de un viaje por España.] 

LENGUA 
Lingüística. 

906. Apuntes para la historia de la cultura del letiguaje (1908-IQ12). — 

Barcelona, P. Sanmartí, 1913. 

907. Cejador y Frauca, J. — Tesoro de la Lengua castellana. Origen y 

vida del lenguaje. Lo que dicen las palabras. Labiales, B. P. (Pri- 
mera parte.) — Madrid (s. i.), 19 14, 4-°) 669 págs. 

908. CuNY, A. — V. núm. 680. 

909. Erdmann, B. — Psychologie des Eigcnsprcchens. — Sitz. Ber. d. 

kgl. preuss. Ak. d. Wiss. Philos.-hist. Kl., 191 4, I. 

910. Febvre, L. — Le développemeni des langíies et l'histoire. — RSH, 

1913, XXVII, núms. 79-80, 52-65. 

911. H. M.— Sobre J. Ronjat : Le developpcment du laiigage observe chez 

un e7ifani bilifigue. — ASNSL, 1914, CXXXII, 230. 

912. Mauthner, F. — Beitráge zu eitier Kritik der Sprache, III. Zur 

Gravimatik und Logik. 2 Aufl. — Stuttgart-Berlin, Cotta, 19131 
8.°, xi-663 págs., 14,50 marcos. 

913. Meillet, a. — De la légitimité de la Unguistique historique. — Bo- 

logna, N. Zanichelli, 19 13, 8.° 

914. Meringer, 'K. — Ei?iige primare Gefühle des Menschen, ihr mimis- 

cher U7id sprachlicher Aztsdruck. I. Die Scham. II. Felt ist schón. 
III. Das fette Weib ais Ideal in den Darstellungen des Paláo- 
lithikums. IV. Das VerhüUen der Braut und die Haubung. — 
WS, 191 3, V, 129-71. 

915. Meyer, R. M.— Der Aufbau der Syntax. — GRM, 191 3, V, 640-46. 

916. MoRGENROTH, K. — Sobre F. Mauthner: Die Sprac/ie. — 'SOK, 

1914, VI, 3-4. 

917. Ronjat, J. — Le developpcment du langagc observé chez un enfatit 

bilingüe.— Pav'is, Champion, 191 3, 155 págs., 4 frs. 

918. ScHÁFER, K. — Beitráge zur KiTtde?-forsc/nmg, iftsbesondere der 

Erforschung der kindlichen Sprache. — Leipzig, Ouelle & Me- 
yer, 1913. Wiss. Beitráge z. Pédagog. u. Psych. ed. Deuchler- 
Katz, cuaderno 4.° 

919. ScHMiTT, ^.— Über das Wesen der Sprache. — Die Grenzboten, 

73, pág. 44. 

920. ScnucHARDT, Yi.—Baskisch uíid Hamitisch. — RIEV, 1914, VIII, 76. 

921. ScHUCHARDT, B..— Zu RB. J. SJI ff. [Sobre R. Gutmann y su 

teoría hungro-fínnica-vasca]. — RIEV, 19 14, VIII, 169-170. 



FONÉTICA GENERAL 219 

922. Thurnevsen, R. — Die Kclten in ihrer Sprache und Literatiir. — 

Bonn, F. Cohén, 1914, 1,20 marcos. 

923. Wyplel, L.— Wirklicheit mid Sprache. Eine neue Art der Sprach- 

betrachtung. — Wien, F. Deuticke. 

Fonética general. 

924. Baglioni , S. - Influenza dci siioni sitll'allczza vocale del ¡inguaggio : 

Un fattore di aggrtippamenti linguistici. Osservazioni speri- 
mentali. - Vox, 1914, 2.° cuaderno, 65-81. [Tendemos a uni- 
formar la altura de nuestra voz con la altura de los sonidos 
dominantes en el ambiente.] 

925. Benjamins, C. Y..— Über den Hanptton des gesungenen oder laui 

gesprochenen Vokalklanges. — krch.. f. d. ges. Physiol, 19 14, 
CLV, 436-442, 2 figs., 2.°- parte, 

926. Benni. T. — La diferencia articulatoria entre s_r s. — Materijal)' 

i Prace komisyi Jezykowej, 1913, VI, 453-464. [Cree que la 
diferencia consiste en el grado de abertura; describe diferen- 
tes tipos de s y s; escrito en polaco.] 

927. Dauzat, K.— Notes sur lapalatalisation des consoivies. — Ro, 1913, 

XLII, 23-33. 

928. F10RENTINO, k.—Nnoi>e espcricnze siil problema delle vocali. Influen- 

za della tonalita.— Nuovo Cimento, 191 3, 6.^ serie. Tomo V. 
Cuaderno de enero. 

929. JoHNSTON, H. — Phonetic SpeUing : a proposed universal alphabei 

for the rendering of English, French, Germán, and all the other 
fonns í7/í/í'í?¿:/i!. — Cambridge, Univ. Press., 1913, 92 págs. 

930. Kassel, K. — Die Bedeutnng d. phonctischen Unterrichts f. d. Erzie- 

hung des Lehrers. — Arch. f. exp. u. klin. Phonetik, 1914, I, 
198-204. 

931. Kewitsch. — Bemcrkungen zu tg, tf, ts — iNIPhon, 1914, 3-4. 

[Contra el uso de nuevos signos para la representación foné- 
tica de dichos sonidos.] 

932. Meinhof, C. — Der Nutzen der experimentellen Phonetik für 

Forscimng und Untcrricht. — Der Lehrer-IMissionsbund, 191 3, 
17-22. 

933. Panconcelli-Calzia, G. — Bibliograp/iia P/ionetica, 1914 (IXJahr- 

gang). — Vox, 1914, 33-35, 114-121. [305 notas ordenadas por 
materias correspondientes a publicaciones fonéticas de 191 3 

y 1914-] 

934. Peters, \V. E. — A note on some intonation curves. — Vox, 1914, 

30-32. [Representación comparativa entre el método se- 
guido por el autor en la medida de la entonación y el de 
D. Jones.] 



220 BIBLIOGRAFÍA 

935. Santaló, R. de. — Una observación de insuficiencia velo-palatina 

primitiva. — Revista de Sanidad Militar, sept., 191 3. Cfr. E. Bo- 
tella, BLOR, 1 91 3, XIII, 266-267. 

936. Vangensten, o. C. L. — Leonardo da Vinci og fonetiken. — \"i- 

denskapsselskapets Forhandlinger, 191 3, núm. i. 

937. Weeks, R. — Tlie N.E. Alphabet and the New Spelling of the 

Simplified Spelling Society. — New- York, Columbia University^ 
Travv Printing Company, 191 2. Cfr. LGRPh, 191 3, XXXIV, 
409-1 1. 

Filologia románica. 

938. AuDOLLENT. — L'accentuation latine. — Revue «Ecole», 1913, juin, 

6-13. 

939. Barbelenet, D. — De l'aspect verbal en latin anden et particulie- 

retnent dans Térence. — Paris, Champion, 191 3, 8.", vi-478 págs. 

940. Bibliograp/iie. — V. núm. 663 . 

941. Brémenson, H. — Gtiide de la prononciation latine. Théorie et 

exercices pratiques. — Flers, Haby-Lemarié, 191 3, 8.°, VIII, 
1 1 1 págs. 

942. B0URCIEZ, E. — Sobre C. Juret : Doini nance et re'sistence dans la 

plwjte'tique latine. — RCr, 1914, 5-6. [Ciertos fonemas, en virtud 
de su posición, dominan a los otros. Bourciez cree que este 
libro es interesante, pero demasiado concluyente en algunos 
puntos. Puede interesar al romanista la s final, p. e,] 

943. Cagnat, R. — Cours d'épigrapkie latine, nouv. éd. entiérement 

revue et augmentée. — 1914, 8.", 20 frs. 

944. Clédat, l^. — Prononciation /í7//«í (suite).— RPhFL, 1913, XXVIL 

154-60. 

945. CüNY, A.— Sobre R. Gauthiot: La fin de 7not en indo-eur opeen. — 

REAn, 1914, 105-108. 

946. CuNY, A. — Sobre C. Juret: Phonétique latine. — RKAn, 1914, 

251-253- 

947. Diels, P. — Über das indogennanisclie Passiviim. Extr. de Jhb. d, 

schles. Gesellsch. f. vaterlánd. Cultur. — Breslau, Ct, P. Ader- 
holz, 1 91 3, 8.°, 8 págs., 0,60 marcos. 

948. Feist, S. — Indogermaneít und Germanen. Ein Beitrag zur eiiro- 

paischen Urgeschichtsforschung. — Halle, Niemeyer, 19 14, 8.°, 
76 págs., 2 marcos. 

949. Fraenkel, E. — Sobre S. Feist: Kultur, Ausbreitung und Herkunft 

der Indogermanen. — LZ, 191 4, 144-145. 

950. Fraenkel, E. — Sobre S. Feist : Indogermanen und Germanen. — 

LZ, 1914, 632-633. 

951. Grandgent, C. H. — r?ii?-oduzione alio estudio del latino volgare. 

Traduzione dall' inglese di Nunzio Maccarone, con prefazione 



GRAMÁTICA ESPAÑOLA 221 

di E. G. Parodi. — Milano, Hoepli, [1914"'], xxiv-298 págs., 
3 liras. 

952. Jeannin. — Pronoiictatiotí romaine du latín. Polc-mique, histoire 

pratique. — Bourges, 1913, 48 págs. 

953. JuRET, (¿.—Dominance ei résistance dans la plicnctu¡ue latine. [Stu- 

dien z. lat Sprachw. ed. Niedermann-Vendryes I.] — Heidel- 
berg, Winter, 19 13, xii-263 págs., 7 marcos. Cfr. LZ, 191 3, Nr. 
48 (H. iMeltzer). 

954. Kent, R. G. - Sobre J. Marouzeau: Notes sur la fixation du latín 

classííjue. — ClPh, 1914, IX, 224. 

955. KoHM,J. —Alt- undHochlatein. 191 1 und 19 12. — RJb, XIII, I, 74-94- 

956. Krepinsky, M. — Díe chronologíschen Gnmdlagen der liístoríschen 

7'omaníschen Grammatík. — CMF, III. 

957. Lommel, H. — Sobre R. Gauthiot : La fin de mot en IndoEuro- 

péen. — LZ, 1914, 20-21. 

958. jMarouzeau, J. — Notes sur la fixation du latín classíque. II. — MSL, 

Paris, 191 3, XVIII, 146 págs. 

959. Meunier, J. M. — Sobre Macé : Lapro?ioncíatíon du latín. (^Manuel 

pratique.) — BDR, 191 3, 22-23. 

960. Naumann, H. — Díegermaníschen Elemente ím Romaníschen, igil. — 

JRPh, XIII, I, 40-62. 

961. Persson, P. — Latina: I, Zur Behandlung van u in iinbetonter 

offener Silbe. 2, Zur Tendenz, eínsílbígen Wortformen zu ver- 
meiden. — Gl, 1914, VI, 87-95. 

962. Pfister, Fr. — Seu et /« spcitlateítiíschen Texten. — GI, 1914, VI, 73. 

963. Richert, G. — Díe .hifiingc der romanischen Philologie u. díe deut- 

sf/ie Ro¡nantík.—\la.\\e, M. Niemeyer, 191 4, xi-ioo págs. — Bei- 
tráge zur Geschichte der rom. Sprachen u. Literaturen. Nr. X. 

964. RiCHTER, E. — Vergleichende romanísche Granunatik, 1 9 1 1 - 1 9 1 2. — 

RJb, XIII, I, 95-121. 

965. Schwyzer, E. — Kleinigkciten zur gríechisclien und lateinischen 

Lauile/ire. — G\: 19141 VIi 83-84. 

966. Stengei, E. — GeschícJite, Enz\klopadíe und Aletliodologie der ro- 

maníschen Philologie. Frühjahr 191 o bis Frühjahr 191 3. — RJb 
XIII, I, I- 16. 

967. TuTTLE, E. H. — V. núm. 979. 

968. Westaway, F. W. — Quantíty and Accent ín tlie Pronunciation 

c?/" Z,a//;/. — Cambridge, Univ. Press., 191 3. 

969. X. — Sobre F. W. Westaway: Quantíty and Accent ín t/ie Pro- 

nunciation of Latín. — Ath, 19 14, núm. 4499, 107 108. 

Gramática española. 

970. Castro, A. — Sobre Fr. P. Fabo: Rufino José Cuervo y la Lengua 

castellana. —RL, 1914, II. núm. 7, 15-16. 



222 BIBLIOGRAFÍA 

971. Castro, A. ^ Sobre F. Hanssen: Gramática Iiisiórica de la Leti- 

gua castellana. — RFE, 1914, I, 97-103. 

972. G. C. — Sobre F. Robles Dégano: Los disparates gramaticales de 

la Real Academia Española y su corrección. — BH¡, 1 9 1 4, XVI, 1 30. 

973. Marden, C. Carroll. — -Sobre F. Hanssen: Gramática histórica 

de la Lengíia castellana. — MLN, 1914, XXIX, 120-122. 

974. MÚGiCA, P. DE. — Cuervo y la Lengua castellafia. — Leng, 1914, 

21-25, 51-58. 

Fonética. 

975. Arteaga Pereira. — Sobre Colton: La Phonétique castillane. — 

MPhon, 1 91 3, XXXVIII, 48. 

976. Losada, G. — Letras vocales. — Leng, 19 14, 17-20. [Respuesta a 

R. Robles.] 

977. Robles, R. — Letras vocales. — Leng, 1914, III, 45-50. 

978. Tallgren, o. J. — Stir le vocalisíue castillan. A propos des dé- 

couvertes de M. Colton. [Sobre Colton : La Phonétique cas- 
tillane. Traite de Phonétique descriptive et comparative.l — BHi, 
1914, XVI, 225-238. 

979. Tuttle, E. H. — The romanic Vowell-System. — MPhil, 191 4, 

355-362. 

980. Tuttle, E. H. — V. núm. 1038. 

981. Worrell, W. H. — Zur Ajisspraclic des arabischen h _ 7ind h s. — 

Vox, 1 9 14, 2.° cuaderno, 82-88, con 7 figs. [Experiencias hechas 
con los i'ayos X, interesantes para el estudio de la // aspirada 
en España.] 

Ortografía. 

982. Casas, J. de. — Prácticas de ortografía dudosa. — Madrid, Perlado, 

Páez y C.% 1914, 8.°, 144 págs. 

983. CiROT, G. — Sobre J. M. Burnam; Palaeographia ibérica. Facsími- 

les de manuscrits espagnols et portugais. — BHi, 191 4, XVI, 
95-98. 

984. Gavel, H. — Sobre A. Talut: Le systeme ortographique espag?tol. — 

BPLM, 1914, núm. 34, 40-43. [La pronunciación española no 
distingue entre ¿ y z». La -d sólo se conserva en lenguaje afec- 
tado; se pierde en Castilla la Nueva, y se pronuncia -:; en Cas- 
tilla la Vieja; en Asturias y Santander la pronunciación -z se 
impone sobre la tendencia a perderse. Es uso corriente pro- 
nunciar enoblecer^ enegrecer, elibro, losabios, etc., por ennoble- 
cer, ennegrecer, el libro, los sabios^ 

985. JoiiNSTON, H. — V. núm. 929. 

986. Lenz, R. — De la Ortografía castellana. Segunda edizión. — Bal- 

paraíso, Franzisko Enrríkez, 1914, 8.°, 60 págs. 



MORFOLOGÍA 223 

987. Martínez IMier, J. — Método de Ortografía española, fundado en 

las modernas reglas y usos de la Real Academia Española. 
Quinta edición. — Madrid, Imp. Alemana, 19 14, 8.°, xv-429 pá- 
ginas, 3,50 ptas. 

988. Ottenthal, E. V.— Sobre A. Chroust : Monumcula Paleographica. 

Denkmakr dcr Schreibkunst des Mittelalters. Primera serie.— 
MIÓG, 191 3, XXXIV, 135. 

989. Talut, a. — Le systeme ortliographique espagno/.—L'ldée Moder- 

ne, 1 91 4, nov. [Sobre la posibilidad de simplificar la ortogra- 
fía francesa; «l'orthographe espagnole a évolué, elle continué 
á évoluer vers la simplicité phonétique; et nous ne pouvons 
raisonnablement soutenir qu'il nous est impossible d'en faire 
autant».] 

990. Weeks, R. — V. núm. 937. 

Morfología. 

991. Arzúa, J. — Formas ver¿>a/es afines. [Examen de los sistemas de 

Bello, Lanchetas y Ayer, para agrupar los tiempos del ver- 
bo.] — Leng, 1914, III, 40-44. 

992. Ernout, a. — Morphologic hístorique du latín. Avec un avant- 

propos par A. Meillet. — Paris, C. Klincksieck, 19 14, 12.°, 
xiii-367 págs., 3,50 frs. 

993. Fay, E. W. — Iftdo - Europcan Verbal Flexión was Analytical. 

A Return to Bopp. — Austin, Tex., The University of Texas, 
1913) 56 págs. Bull. of the Univ. of Texas, núm. 263. Scientif. 
Series núm. 24. 

994. Frank, J. — De subsiantivis verbalibus in -tus (-sus) dcsinentibus. 

Diss. — Greifswald, 1913. 

995. HooGVLiET, J. M. — Die sogenannten <i.Geschlechter» ivi Indo-Euro- 

paischen und im Latcin. Nach wissenschaftlicher INlethode 
beschrieben. Mit einem Zusatz zur Anwendung auf weitent- 
fernteSprachen.— Haag, M. Nijhoff, 1913,61 págs., 1,75 marcos- 

996. La Grasserie, R. de — Éti/dcs de Grammaire comparéc. Du verbe 

comme ge'ne'rateur des autrcs pariies dti discours.— Varis., Maison- 
neuve, 1914, 20 frs. 

997. Oca, E. — Los casos gramaticales. — BAE, 1914,1, 1 4 1 - 1 46. 

998. Philipon, E. — Sujfixcs romans d' origine pré-latine. — Ro, 191 4, 

XLIII, 29-58. [Sostiene que -ardo- (esp. gabarda, moscar- 
da, etc.) no es germánico, sino prelatino. Lo mismo, -aldo- 
(esp. Geraldo, Gabaldón, etc.)] 

999. PiRSON, J. — Sobre A. Hehl: Die Formen der latei?iischen ersten 

Dcklination in den Inschriften. — BDR, 1914, VI, 4-5. 
IODO. Robles, R. — Qué es el articulo. — Leng, 1914, III, 33-39, 65-72. 
looi. Robles X^eqk'&o^Y .—(Q2ié será el articulo} — Leng, 1914,111, i-i6. 



224 BIBLIOGRAFÍA 

Sintaxis. 

1002. Cortázar, D. — El purismo. — BAE, 1914, I, 39-42, 147-150. 

looj. Green, a. — The Datíve of Agcncy. A chapter on Indo-European 
Case-Syntax. (Columbia University Germanic Studien.) — 
New-York, Columbia Univ. Press; London, H. Milford. 

1004. Hernández, E. — Elforasteris?noenellengtiaJe. — ED, 1914, 29-38. 

1005. Melé, E. — // «ipeccadiglio di Spagim». — GSLIt, 191 4, LXIII, 

462-463. [Nota sobre el origen y significación de dicha frase 
que aparece en la sátira del Ariosto a P. Bembo.] 

1006. jMethnek, R. — Die Entstehiing des Ablativus qualitatis und sein 

Verhaltnis zum Ablatiiriis modi und zu7?i Ablativus absolutus. — 
Gl, 1914, VI, 33-61. 

1007. Meyer, R. M. — V. núni. 915. 

1008. Ramain, G. — Observations sur l'emploi de V infinitif historique. — 

RPLH, 1914,5-26. 

1009. Ramón, J. — Hipérbaton. — Leng, 1914, III, 73-78. 

1 01 o. Reichelt, H. — Demonstrativa ais Indefinita. — Gl, 19 14, VI, 61-71, 

1 01 1. Selva, J. B. — Guía del buen decir. Estudio de las trasgresiones 

gramaticales más comunes. — EM, 1914,301: 120-148. 

1012. Selva, L. de. — Definicio'n v empleo lógico de los pronombres le, la 

_r lo. — 8 págs., 0,50 ptas. 

Lexicografía y Semántica. 

1013. A. O. - Sobre Pal-las: Diccionario enciclopédico tnaiiual en cinco 

idiomas. — RyF, 1914, XXXVIII, 595. 

1014. Braune, Th. — Prov. grinar; /r. grigner, rechigner; />'. grigne, 

u. a. [cfr. esp., rechinar]. Afr. graigne u. gramoyer; it. gra- 
mezza; fr. grimacer; it. gramaccio; afr. gramenter [cfr. a?tt. 
esp. engramear. Cid, 13]. — ZRPh, 1914, XXXVIII, 185-192. 

1 01 5. Bréal, M. — Essai de Sétnantique. Science des significations. — 

6* édit. Paris, Hachette & C'^, 1913, i6.°, 378 págs., 3,50 frs. 

1016. Calleja, S. — Nuevo Diccionario mamtal, ilustrado, de la Lettgua 

castellana. — "MadúA, S. Calleja, 191 4, 8.°, 1600 págs., 600 gra- 
bados. 

1 01 7. Carracido, ].^. — Neologismos científicos.— 'QhK, 19 14, I, 199-200. 

1 01 8. Carriegos, R. C. — Apostillas lexicográficas. III [zapallada, alus- 

trar, enfermarse]. — Leng, 1914, III, 59-62. 
I o 19. Cejador y Frauca, J. — V. núm. 907. 

1020. Cotarelo, ¥.. — Lexicología [tubano, jáculo, catalinón, matalafe].— 

BAE, 1914, I, 192-196. 

1 02 1. Cotarelo, E. — Vocablos incorrectos : Provistar. — BAE, 1914, I, 

197-198. 



LEXICOGRAFÍA Y SEMÁNTICA 225 

1022. CoTARELO, E. — Vocüblos iticorrectos I Influenciar.— BAE, 1914, I, 

71-72. 

1023. G. C. — Sobre V. Salva: Nuevo Diccionario francés-español y 

español-francés. — BHi, 1 914, XVI, 128-129. 

1024. G. C. — Sobre M. de Toro y Gisbert: Pequeño Laroiisse ilustrado. 

BHi, 1914, XVI, 129-130. 

1025. HoFKMANN, A. — Die typisclien Sirasscnnatncn im .^íittelalicr und 

ihre Bezichungcn zur Kulturgeschichte. Diss. — Konisberg, 
1913, 8.», 103 págs. 

1026. Meyer-Lübke, W. — Lat . supercilium. — \VS, 1914, VI, 

I I 5- 1 1 1 6. [Nota etimológica.] 

1027. Meyer-Lübke, ^N .—Romanisches etymologischcs Wdrierbucl¡. Lie- 

ferungen 6, 7 y 8. — Heidelberg, 1913 y 1914. 

1 028. MiKKOLA, J. J. — Ein unbeachlct gcblicbenes vulgdrlatcinisclies Wort 

[sculca]. — NM, 191 4, 4. 

1029. '^\\Y.v.o\-K,].]. — Nochmals vtilgdí'lat. %zyx\c?L. — NM, 1914, i74- 

[La palabra se encuentra ya en Schuchardt, Vok., II, 374 y 
siguientes.] 

1030. Montesinos, P. — Mandinga ['diablo' en Honduras, usada por 

Gil Polo «maraña de mandinga», Ouevedo «el mundo está 
mandinga anochecido»]. — -RUnTeg, 1914, II, 123-324. 

1 03 1. MÚGicA, P. DE. — Enmiendas al Diccionario de la Academia, por 

Toro Gisbert. — Leng, 191 4- HI, 90-102. 

1 03 2. Perin, G.~Ono>nasticon totius latinitatis opera et stiidto Tomo I, 

fase. 2 (91-152). — Patavii, 1913. Leipzig, Brockhaus &Pehrsson, 
3 marcos. 

1033. Piedra jabaluna. — BAE, 1914, I, 69-70. 

1034. Selva, J. B. — De cómo ha de mentarse la cara mitad. [Preceden- 

tes de «mujer», «esposa», «señora», etc.] — -Leng, 1914, III, 

83-89. 

1 035. Spitzer, L. — Sobre IM. de ]\Iontoliu : Esttuiis etimoldgics catalans. — 

NM, 19 14, 19-21. [Se citan cast. amohinar, abadejo?)^ 

1036. Tallgren, o. J. — Glanurcs catalanes et hispano-romanes IV (Fin, 

avec Registre). — NM, 1914, 64-105. 

1037. Thomas, a. — Varietés étimolojiqcs. — Ro, XLIII, 59. [Esp. eres 

'clase de tela' <^ bret. eres.] 
T038. Tuttle, E. H. — Phonological cojitributions [i. Ansere in Spa- 

nish. 2. Niue in Hispanic and Provencial.} — RRQi 19131 M. 

480-482. 
1039. Vaisala, H. — Esp. et prov. mejana. — NM, 1914, 8-14. [Refuta 

la opinión de Segl, ZRPh, XXXVIII, 220, según el cual me- 

ya«a<(*metulana, es aragonés; en arag. hubiera dado *mella- 

na. Mejana no puede ser indígena sino en prov.-cat., y deriva 

de mediana.] 



226 bibliografía 

1040. VoLPATi, C. — Nonti 7-omanzi del pianeta Venere. — RDR, 191 3, V, 

312-55- 

1 04 1. Wesselly, C. — Der Ñame des Leoparden. — Gl, 191 4, VI, 29. 

Métrica. 

1042. Blatt, W. M. — A New Lig/it on i/ie So7Wcts. — MPhil, 1913, XI, 

135 y siguientes. 

1043. Garnelo, B. — El modernismo literario íJ/a?/!?/ (conclusión) : El 

verso libre. — CD, 1914, 34-46. 

1044. Hanssen, F. — Los alejandrinos de Alfonso X. Extr. de los Anales 

de la Universidad de Chile. — Santiago de Chile, 191 3, 36 págs. 

1045. Hanssen, F. — Die Jambischenmetra Alfons des X.— MLN, 1914, 

XXIX, 65-68. 

1 046. Heinemann. E. — Uber das Verhaltnis der Poesie zur Musik tind 

die Móglichkeit des Gesamtkunstwerkes . Versuch einer Ergán- 
zung zu Lessings Laokoon. — Berlin, Boíl und Pickardt, 191 3, 
8.°, 96 págs., 1,50 marcos. 

1047. Henríquez Ureña, M. — Sobre Jaimes Fre3're : Leyes déla versi- 

ficación castellana. — RL, 19 14, VII, 83-85. 

1 048. Lang, H, R. — Notes on the metre of the Poem of the Cid [conti- 

nuará]. — RRQ, i9i4)V, 1-30. 

1 049. Morley, 5. Griswold. — El uso de las combinaciones métricas en 

las cojnedias de Tirso de Molina. — BHi, 1914, XVI, 177-208. 
[Continuación de otro artículo, The Use of verseforms (Siro- 
phes) by Tirso de Molina, publ. en el BHi, 1 905, VII, 387-408.] 

1050. Ottolini, a. — Per la storia del serveíitesi. — Roma, Tip. Unio- 

ne, 191 3, 8.°, 53 págs. 

Dialectología. 

1 05 1. Alarcos, E. — Del habla ovete?tse. — Leng, 191 4, III, 79-82. 

1052. Apuntes sobre chilenismos y otros vocablos (continuación). — 

RCChile, 1914, XV, 126-137, 215-224, 291-300, 375-385, 454-464- 

1053. Arregui, a. de. — Notas etimológicas. Los nofnbres de los pueblos 

guipiizcoanos : Cestona. — EuskA, 1914, IV, 107. 

1054. B10NA, G. de. — Modificaciones recientemente introducidas en nofn- 

bres de pueblos de Gtiipúzcoa. — EuskA, 191 4, IV, 149. 

1055. Chamberlain, a. y. — Linguistic stocks of south american indians. 

With distribution-map. — AAntr, 191 3, vol. XV, 236-247. [Con- 
tiene abundante bibliografía lingüística ordenada geográfica- 
mente.] 

1056. García Villada, Z. — V. núm. 1065. 

1057. Jaberg, K. — Die neure Forschung auf dem Gebiete der romani- 

schen Sprachgeographic. — GW, cuaderno 18, 488-93. 



ENSEÑANZA DEL IDIOMA 2 27 

1058. Jaurgain, J. DE. — Toponimie basque (suite). — RIEV, 1914, VIII. 

1059. JuD, J. — Problcme Jer aItromanischc7t Worlgeograpliie. — ZRPh, 

19 1 4, XXXVIII, 1-75. 

1060. La lengua r apanui {conWnnación). — RCChile, 191 4, año XV, 

385-388, 464-471- 

1 06 1 . Ok AMAS, L. R. — Contribución al estudio de la Lengua goaijira (con- 

clusión). — Gaceta de los Museos nacionales, Caracas, 1913, 
lí, 93-160. 

1062. ScHUCHARDT, H. — Sobre Saroihandy t Vestigcs de phonétiqtie ibé- 

rienne eii territoire román. — RIEV, VIII, 1914, 73-75- 

Textos no literarios. 

1063. Blázquez, a. — V. núm. 833. 

1064. García Villada, Z. — Sobre M. Arigita y Lasa: Cartulario de 

D. Felipe III, rey de Francia. — RyF, 1914, XXXVIII, 399-400. 

1065. García Villada, Z. — Sobre E. Jusué: Libro de Regla o Cartu- 

lario de la antigua Abadía de Santillana del Mar. — RyF, 19 14, 
XXXVIII, 1 09- 1 10. 

1066. Pérez de Guzmán, J. - V. núm. 753. 

Enseñanza del idioma. 

1067. Battle, C. de. — Cours d'espagnol. [Forman parte de la obra va- 

rios discos preparados por la casa Pathé Fréres.] — Paris, 
Edition du Pathégraphe, 1913, 182 págs. con figuras. 

1068. Blanco y Sánchez, R. — Tratado de análisis de la Lengua caste- 

lla7ta. — Sexta edición, ^ladrid, Tip. «Revista de Archivos», 
1914, 8.°, 242 págs., 3 ptas. Cfr. EyA, Madrid, 1914, XII, 561. 

1069. Castro, A.— Sobre Salvador Padilla: Gramática histór ico-crítica 

de la Letigua española. — RL, 1914, VII, 14-15. 

1070. Darchini, S. — Didattica del Linguaggio. Associazioni, immagini, 

mímica, ermeneutica. — Milán, 19 14, Libr. ed. milanesa, 8.°, 
XI1-176 págs., 3,50 liras. 

1 07 1 . Delbr ück, H. — Treitschke über SpracJireinigung. — Preuss. Jahr- 

bücher, 1914, januar. 

1072. F. T. D. — Gramática castellana según los principios de la Real 

Academia Española.- Barcelona, Tip. de Mariano Galve, 1914, 
8.°, 404 págs. 

1073. Flagstadt, C. B. — Psychologie der Sprachpadagogik. — Leipzig, 

B. G. Teubner, 1913, xxviii-370 págs., 5 marcos. 

1074. Glauser.— Z>^r Bildungswert der Philologie unter besond. Berück- 

sichtigung der Anforderungen der Handels-Hoclischule. Akadem. 
Rede. — Mannheim, J. Bensheimer's Verlag, 191 3, 8.°, 19 págs. 



22<S BIBLIOGRAFÍA. 

1075. HoYERMANN UND Uhlemann. — Spaiiisc/ics Lcsebuclt. In neuer 

Bearbeitung von Leopold de Selva. — Dresden, Kühtmann, 
191 4, XIV, 295 págs. Con vocabulario (72 págs.), 7,50 marcos. 

1076. Kassel, K. — V. núm. 930. 

1077. LiNDNER, R. ~Ziir Artikulaüon des S-Lauies ñu Taiihsfumnieniiii- 

terriclitc. — Vox, 1914, 2.° cuaderno, 89-98. 

1078. Meinhof, C. — V. núm, 932. 

1079. Métliode pour Vétude des latigues vivantes. Espagnol. Lecture et 

correspondance. IV livre (legons LI a LVI). - París, E. Der- 
fossés, 1914, 8.°, V111-251 págs. 

1080. MiLLER, F. E. — Vocal Atlas for Teachers and Studciits of Singing 

and Speaking. — '^e.w York, G. Schírmer, 191 3, 16 págs., varias 
láminas. 

1 081. MÚGicA, P. DE. — Eco de Aladrid. Unterhalt ungen übcr alie Gebiete 

des modernen Lebejis in spanischer Sprache. — 9 Aufl. Stuttgart, 
W. Violet. (Víolets Echos der nciireti Sprachen, núm. 3.) 

1082. MüLLER, E. — Erfahrungen bel der Werwendung der Sprechmas- 

chifie it)i Schiilimterricht. — NM, 1914, 15-18. [Aplicaciones a la 
enseñanza del francés y del alemán.] 

1083. Paraire, V. — A propos de l'enseignejnent de l'espagtiol aux Lyce'es 

et Colléges de Jeiines filies. — BPLM, 1914, núm. 34, 25-26. 

1084. Paul, Th. — Systematische Tonbildung f. Singen und Spr echen. — 

Breslau, H. Handel, 1914, 11-65 págs., 1,25 marcos. 

1085. PiNLOcni, A. — La nouvelle pédagogie des langiies vivantes. Ob- 

servations et reflexions critiques. — Paris, Didier, 8.°, 1,50 
francos. 

1086. Reinecke, W. — Die Kunst der idealen Tonbildnng. — 'Leipzig, 

Dorffling u. Franke, 1914, 141 págs., 18 figs., 3 marcos. 

1087. R0SALEWSK1, W. — Sobre H. Schneegans: Les Avautages dun 

séjoiir a l'étranger potir l'e'tnde des langues modernes. — NSpr, 
1 9 14, XXII, 60-61. 

1088. R0SALEVVSK1, W. — Über das Kotmen iiii neusprachlichcn Unter- 

rickt — NSpr, 1 914, XXII, 38-46. 

1 089. ScHAD, G, — Die Sprachvergleichimg im neusprachlicJien UnterricJit. 

\. Anfangs-Unterriclit. Programm. — Hochst a. M., 1913, 8.", 
47 págs. 

1090. Seidel, A.^ IVie Icrnt man fremde Spraclmi sc/inell, leicht und 

billig? — Berlin, Friedberg & Mode, 19 14, 16 págs. Beitráge 
zur Sprachenkunde Nr. i. 

1091. Stürmer, F. — Sprachwissenscliaft ini Sprachunterriclit. Ein Pro- 

gramm. — Gl, 1914, VI, 79-83. 

1092. VoGEL, E. — Einführung in das Spanisclic fiir Lateinhtndige. Mit 

erláutertem Lektüretext und \'okabular. — Paderborn, Boni- 
fazius-Druckerei, 191 4, 267 págs., 2 marcos. 



LITERATURA GENERAL 229 

1093. Wahmer, R. — Sfrac/ie/ ¡eifuiug, Sprachwissensc/ia/t und Goethe. — 

Leipzig, Teubner. 

1094. WiEL, K. — Cltarakterbildting und der neusprac/iÜcke Unterricht. — 

NSpr., 1914, XXI, 577-595- 

LITERATURA 
Literatura general. 

1095. Baldensperger, F. — La Littc'rature. Créalion, Siicces, Durée. — 

Paris, 1913, 335 págs., 3,50 frs. 

1096. BoRGOGNONi, A. — -Disciplina e spontancita neWarte. Saggi lettera- 

ri raccolti da B. Croce. — Bari, Laterza, 19 13, 8.°, xn-322 págs. 

1097. Chledowski, C. V. — Rom, die Menschen der Renaissance. Traduc- 

ción de Rosa Schapire. — München, G. MüUer, 191 3. 

1098. Eguía Ruiz, C. — Crisis del simbolismo literario. — RyF, 19 14, 

XXXVIII, 182-195, 313-327- 

1099. Faguet, E. — Initiation into Literature. — London, Williams and 

Norgate, 1913. 

1 100. GouRMONT, R. DE. — Le latin mystique, les poetes de Pantiphonaire 

et la symbolique au moyen-áge. — Paris, G. Crés & C®, 191 3, 8.°, 
xi-432 págs. 

1 1 01. Griggs, E. H. — The Philosophy of Art : ihe meaning and relation 

of sculpture, paintiug, poetry and music. — New York, Huebsch, 
1914. 

1 1 02. Heinemann, E. — V. núm. 1046. 

1 103. LucKA, E. — Die drei Stufen der Erotik. — Berlin, Schuster und 

Loffler, 191 3, 422 págs. 

1 104. INIartin, a. V. — Mittelalterliche Welt- und Lcbensanschauung im 

Spiegel des Schriften Coluccio Salufatis. — München und Berlin, 
Oldenbourg, 191 3. 

1 105. Muller, J. — Les derniers c'tats des Icttres et des arts : le roma7i. — 

Paris, Sansot, 191 3, i8.°, 103 págs., 1,50 frs. 

1 106. Onís, F. de. — Sobre A. Philippi: Der Begriff der Renaissance.— 

RL, 1913, 3.°, 25-31; 4.°, 21-23; 5.°, 20-24. 

1 107. PouKENS, B. J. — Sobre Z. García Villada: Cómo se apretide a tra- 

bajar científicamente. Lecciones de metodología y crítica históri- 
cas. — AB, 1914, XXXIII, 94. 

1 108. Rauk, o. — Die Nacktheitin Sage und Dichtung. — Im, 1914, núme- 

ros 2-3. 

1 109. RuDwiN, J. M. — V. núm. 1224. 

1 1 10. SicART, P.— Sobre Z. García Villada: Cómo se aprende a trabajar 

científicamente. Lecciones de metodología y crítica históricas. — 
RHE, 1914, 191-194. 

Tomo I. i5 



230 EIBllUGKAFIA 

1 1 1 1. Taylor, H. o. — The Mediaeval Aíind: a kistory of t/ie development 

of thought and cvwtiojí hi the MiddJc Ages. 2 vols., 2.* edic. — 
London, Macmillan. 

1 1 12. Van Gennep, A. — La formación de las leyendas. Versión española 

de G. Escobar. — Madrid. Libr. Gutenberg, de Ruiz Hermanos, 
1914, 8.°, 312 págs., 3,50 ptas. 

1113. Weekley, E. — V. núm. 1265. 

Literatura comparada. 

1 1 14. Alexander, L. Herbert. — Sobre Les Obres d' Aiizias Alarclu 

Edic. crít. por A. Pagés. Vol. I.; y A. Pagés: Aiizias ALirch et 
ses Pre'de'cesseiirs. — RRQ, 19 13, IV, 485 487. 

1 1 15. Bédier, J. — Les le'gendes ('piques. JRecherches snr la formation des 

cliansons de geste. — Paris, Champion, 1908-1913, 4 vols. 8.", 
432, 444, 484, 5 '2 págs. 

1 1 16. Benary, \V. — Ztir Sage vo/n dankbaren Totea. — ZRPh, 1914, 

XXXVIII, 229 232. 

1 1 17. Beroul. — Le Román de Tristan. Poéme du XIP siécle. Edité 

por E. Muret. — Paris, Champion, 1913, 8.°, xiv-163 págs., 3 frs. 

1 1 18. Claudio, L. — S. Domenico e la sua leggenda in rapporto a Dante. — 

Molfetta, G. Panunzio, 1913, 8.°, xviii- 144 págs., 3,50 liras. 

1 1 19. CoTARELo, E. — Sobre C. G. Mininni: Pietro Napoli Signorelli. — 

BAE, 1914, I, 187-191. 

1 120. Elsner, H. — V. núm. 1241. 

1 121. FiDAO-JusTiNiANí, J.- E. — L'csprü classique et la préciosité au 

XVIP siécle. — Taris, Picard, 1914, 8.", 233 págs., 3,50 frs. 

1 122. G. B. — Sobre J. Bédier: Les le'gendes ¿piques. — GSLIt, 1914, 

LXIII, 402-404. 

1 123. GoKLAND, A. — Die Liee des ScJiicksaJs in dcr Gescliichie dcr Tra- 

o-í5'í//í. — Tübingen, J. C. B. Mohr, 1913, 3 marcos. 

1 1 24. Gorra, Y..—Sulle origine delV epopea /ranéese.— RlLomh, XLVI, 

20. [Discute los resultados de Bédier.] 
1 1 25.. Grillparzer. — Jahrbiich der Grillparzcr-Gesellscliaft, hrsg. v. 
Karl Gloss)^ 24 Jahrgang. — Wien, Konegen, 1913, 8.°, v-309 
págs., 10 marcos. 

1 126. JoHANNES Monachus. — Libcr de miraculis. Ein neuer Beitrag zur 

mittelalterlichen Monchsliteratur von INI. Huber. (Sammlung 
mittelalterlicher Texte, VIL) — Heidelberg, C. Winter, 1913, 
3,30 marcos. 

1 1 27. K. M. — Sobre R. M. Meyer : Die Weltliteratnr in zwanzigsten 

Jalrhundert vom dcntsckcn Stanlpunkt aus betrachtet. — LZ, 

1914, 373-374- 

1 1 28. Kaulfuss-Diesch, C — Untcrsucli ungen über das Drama der Jesui- 

ten im XVII Jalirhundert. — ASNSL, 1913, CXXXI, núms. 1-2. 



LITERATURA COMPARADA 23 I 

1 1 29. KiNvoss, M. — Tristram and Isoiilt. —New York, Macmillan, 191 3, 

12A87 págs. 

1 130. LoMMEL, H. — Sobre C. Busse : Gescldclite der Weltliteraíicr. — 

LZ, 19 1 4, 19-20. 

1 131. LoT-BoRODiNE, M. — V. núm. 1247. 

1 132. Marino, Giambattista. — Poesic varié, a cura di B. Croce. — Bari, 

Laterza, 191 3, 8.", 429 págs. 

1 133. Marmorstein, a. — Legendenmotive in der rabbin'ischeii Litera- 

tur. - ARel, XVI, 1-2. 

1 134. Martinenche, E. — España en las <s.0rientales» de Víctor Hugo. — 

RAm; cfr. L, 1914, XIV, 324-331. 

1 1 35. !Mearns, J. —Early Latin Hynnnaries : an Index of Hymns in Hyi?i- 

naries befare lioo. — Cambridge, Univ. Press., 191 3, 8.°, 127 pá- 
ginas, 6,25 frs. 

1 1 36. MiNiNNi, C. G. — Pieti'o Napoli Signorelli. Vtta, opere, tempi, anii- 

ci. Con lettere, documenti ed altri scritti inediti, tre illustra- 
zioni ed un autógrafo. — Cittá di Castello, S. Lapi, 1914, 4.°, 
556 págs. 

1 137. Mornet, D. — L'injlucnce de J.-J. Rousseau au XVIII' siecle. — 

ASR, VIII. 

1 1 38. Ocle, ]M. B. — TIic classical origin atid tradition of literary con- 

ceits. — AJ, XXXIV, núm. 2. [La belleza femenina en la tradi- 
ción clásica.] 

1 1 39. Pappritz, R. — Do7i Carlos in der Geschichte und in der Poesie. — 

Progr. Naumburg, 4.°, 23 págs. 

1 140. Schoepperle, G. — Trisian and Isolde: a study of the sources of 

the romance. 2 vols. — London, Nutt. 

1141. SciAVA, R. — Bellerofofite e la castita calunniata. — AtRo, XVI. 

[Noticias clásicas y modernas del motivo legendario y nove- 
lístico de la calumnia.] 

1 142. S0LALINDE, A. G. — Sobre R. Schevill: Ovid and the Renascence 

in Spain. — RFE, 1914, I, 103-106. 

1 143. Spence, L. — V. núm. 1261. 

1144. Thomas, a. — L'Entre'e d'Espagne. Chanson de geste franco- 

italienne, publ. d'aprés le manuscrit di Venise par — París, 

Firmin-Didot. (Soc. des anciens textes frangais. CXXXVI.) 
310, 413 págs., 8.° 

1 145. ToFFANiN, G. — // romanticismo latino e i Promessi Sposi. — Forli, 

Bordandini, 191 3. 

1 146. V. O. — Sobre L. Azzolina: // mondo cavallcresco in Boiardo^ 

Ariosto e Berni. — GSLIt, 191 4, LXIII, 416-420. 

1 147. Vaganay, H. — V. núm. 1263. 

1 148. Vento, S. — // Marino e /' oratoria sacra del Seicetito. — NC, I, 

núm. I I. 



232 BIBLIOGRAFÍA 

1 1 49. W. P. M. — Sobre R. Schevill : Ovid and the Renascence in Spain. - 

MLN, 1914, XXIX, 64. 

1 150. WiLMOTTE, M. — Sobre E. Faral: Reclierclies sur ¡es sources latines 

des cantes et romans courtois dii mayen-dge.—Ko, XLIII, 1 07 - 1 1 9. 

1 151. WoLFF, J. M. — V. núm. 1227. 

1 152. YouNG, K. — /. T/ie origin of the easter play. -MLA, 1914, XXIX, 

1-58. 

Literatura española. 

1153. AzoRÍN. — V. núm. 1314- 

1 154. Fitzmaurice-Kelly, J. — Bibliograp/iie de I' histoire de la Littéra- 

ture espagnote.—Coulommiers, Brodard, 1913, 8.°, vii-79 págs. 
2 frs. 

1 155. Gossart, E. — Les espagnoles en Flandre. Histoire et poésie. — 

Bruxelles, H. Lamertin, 19 14, 330 págs., 3,50 frs. [Estudia las 
obras literaiñas españolas referentes a Flandes en la época 
de la dominación. índice: Dramas y comedias. — Poesías espa- 
ñolas del siglo XVI relativas a las guerras de Flandes. — Este- 
banillo González. — Una fiesta de Carnaval en la corte de los 
Archiduques. — Notas biográficas y literarias.] 

1 156. Gkafenberg, S. — Sobre G. Jünemann: Historia de la Literatura 

española. — ASNSL, 1914, CXXXII, 211-212. 

1 157. Le Gentil, G. — V. núm. 1319. 

1 158. Martínez, G. — ^Crisis de la Literatura española'^ — EyA, 19 14, 

XII, 7. [Apreciaciones sobre el interés del público actual hacia 
las obras literarias.] 

1 159. Rennert, H. a. — Sobre J. Fitzmaurice-Kelly: Litte'rature espa- 

gnole, 2® édit., e Historia de la Literatura española. — MLR, 
i9i4,,IX, 275-277. 

1 160. RoxLO, C. — Historia critica de la Literatura uruguava desde iSSj 

hasta 1898. Tomos III, IV y V. — Montevideo, 191 3, 4.°, 615, 
503, 479 págs., 45 Ptas. 

1 161. X. — Sobre J. Fitzmaurice-Kelly: Litte'rature espagnole y Biblio- 

graphie de I' Histoire de la Litte'rature espagnole. — MLN, 1914, 
XXIX, 95- 

Escritores hispano-latinos. 

1 162. Beeson, C. H. — Isidor-Studien. (Ouellen und Untersuchungen 

zur lateinischen Philologie des Mittelalters, IV, 2). — Munich, 
C. H. Beck, 1 91 3, 7 marcos. 

1163. De Bruyne, D. — De I' origine de quelques testes liturgiques mo- 

zárabes. — RBen, 191 3, XXX, 421-436. 
K 164. C1CER1, P. L. — II capitolo de Nilo flumine nel de natura rerum 
di Isidoro. — Torino, Loescher (V. Bona), 191 3, 8.° 



POESÍA EN GENERAL 233 

1165. García Villada, Z. — Fragmentos inéditos de Tajón. — RABM, 

1914, VIII, i.°, 23-31. [Sentencias de Tajón, obispo de Zarago- 
za, según un manuscrito de fines del siglo viii o principios 
del IX.] 

1166. Huici, A. — V. núm. 1275. 

1 1 67. Johannes Monachus. — V. núm. 1 1 26. 

1168. Mearns,J. — V. núm. 1135. 

1169. MoHLBERG, C. — V. núm. 744. 

1 170. jMorin, G. — Ét lides, textes et de'couveries. Contribution a la litte- 

rature et a t'kistoire des douze premiers siécles. Tome I. — Pa- 
rís, A. Picard, 1913. \_Un traite ine'dit dn TV siecle: le de si- 
militudine carnis peccati de l'évéque S. Pacten de Barcélone, 
págs. 81-150. — Traite priscillianiste Í7iédit sur la Trini té, pági- 
nas 151-205.] 

1 1 7 1 . MoRiN, G. — Un passage énigmatique de S. Jérome contrc la pele- 

rine espag?iole Eiichcria? — RBen, 1913, XXX, 174-185. 

1172. MoRiN, G. — Pro Instantio, contre Tattribiition a Priscillien des 

opuscules du manuscrit de Würzbourg. — RBen, 1913, XXX, 

153-173. 
I 1 73. MoRiN, G.— Un noHvel opuscuh de S. Pacien} Le Liber ad Justi- 

num faussement attribué a Victorin. — RBen, 191 3, XXX, 

286-293. 
I 174. Wilmart, a. — La lettre de Potamiuss a Saint Athanasc.—R^er\, 

1913, XXX, 257-285. 

Poesía en general. 

1175. Castro, A.— Sobre Gonzalo de Berceo ; El Sacrificio de la Misa, 

edic. de A. G. Solalinde. — RL, 1914, H, 11-12. 

1 1 76. Crespo, P. — Renacimiento neo-cldsico español. Los mejores poetas 

contemporáneos. — 259 págs., 3 ptas. 

1 177. IcAZA, F. A. DE. — Poesía. Letras americanas I. Antología ínti- 

ma. II. Algo de la lírica mejicana actual y de sus precurso- 
res inmediatos. III. Manuel Gutiérrez Nájera. IV. Salvador 
Díaz Mirón. V. Manuel S. Olhon. VI. Luis G. Urbina. VIL En- 
rique González Martínez. — RL, 1914, H, núm. 7, 35. 

1 1 78. Menéndez Pidal, R.— Elena y María (Disputa del clérigo y el ca- 

ballero). Poesía leonesa inédita del siglo XIH. [i. El manuscrito. 
2. Contenido del manuscrito. 3. El debate. 4. Fecha de «Ele- 
na». 5. Lenguaje. 6. Versificación. Acompaña una reproduc- 
ción fotográfica del manuscrito en 13 láminas]. — RFE, 1914» 
I, 52-96. 

1 179. Ménendez PiDAL, R. — Cartapacios literarios salmantinos del 

siglo XVI. — BAE, 1914, I, 43-55, 151-170. 



234 bibliografía 

1 i8o. MoNTANER, J. — Juan Riiiz, un amigo y un libro. — Cat, 1914, 327, 
90-91. 

1181. Sanz, P. a. — Sobre N. A. Cortés: Juan Martínez Villergas. — 

EyA, 1914, XII, 178-179. 

1182. T. N. T. — Sobre Gonzalo de Berceo: El Sacrificio de la Aíisa> 

edic. de A. G. Solalinde. — RFE, 1914, I, 106-7. 

1 183. Vélez, P. INI. — Temas de historia crítico-literaria. — EyA, 19 14. 

XII, 3. [Caracteres de la poesía erudita de Castilla en el pri- 
mer período de su historia.] 

1 184. X. — Sobre J. Fitzmaurice-Kell}': Tlie Oxford Book of Spanish 

Verse. — Ath, 1914, núm. 4500, 124-125. 

1 1 85. Z. G. V. — Sobre Gonzalo de Berceo: El Sacrificio de la ISIisa, 

edic. de A. G. Solalinde. — RyF, 19 14, XXXIX, 126-127. 

Lírica. 

1 186. Arboleda, J. — Poesías de Colección formada sobre los manus- 

critos originales, con preliminares biográficos y críticos, por 
M. A. Caro. — Paris, Garnier Hermanos, Lix-330 págs, con un 

retrato. 

<- / 

1 187. Blanco-A\'hite. — ■ Souvcfíirs d'un poscrit cspagnol rcfiugie en An- 

gletcrre (1810). Traduits par Frangois Rousseau. — Alteville, 
F. Paillart, 191 4, 8.°, 136 págs. 

1 188. C. E. R.— Sobre F. Jiménez Campaña: Flores de la Afísiica espa- 

ñola. Poesías de Sajita Teresa de Jesús. — RyF, 19 14, XXXVIII, 
125. 

11 89. González Blanco, A. — Antonio de Trueba, su vida y sus obras. 

Páginas escogidas. — Bilbao, Imp. Alemana, 191 4, iv-196 págs., 
3,50 ptas. 

1 190. Gutiérrez, S. — Sobre Poesías de Sarita Teresa de Jesús. Prólogo 

del P. Jiménez Campaña. — CD, 1914, 67. 
i 191. Melé, E. — Sobre L. Fasso : Dal Cartegio di un ignoto Vírico fio- 
rentino. — BHi, 1914, XV^I, 123-124. [Contiene un soneto iné- 
dito de Lope.] 

1 192. Moreno de Guerra, J. — Datos para la biografía del poeta Gutie- 

rre de Cetina. — RHGE, 1914, XIII, 49-60. 

1 193. Núñez de Arce, G. — Gritos del combate. Poesías y discurso sobre 

la poesía contemporánea. 12.''^ edición. — 386 págs., 4 ptas. 

1194. Sanz, P. A. — Sobre Esteban Manuel de Villegas: Eróticas o 

Amatorias, edic. de N. Alonso Cortés. ^ — EyA, 1914, XII, 179. 

Épica. 

1 195. Balbín de Unquera, a. — Sobre Poema de Mío Cid. Edición 3- 

notas de R. Menéndez Pidal.— UIAm, XXVIII, núm. 3, 33-34- 



DRAMÁTICA 235 

1196. Bédier, J. — \'. núm. 1115. 

1 197. Lang, H. R. — V. núm. 1048. 

1198. Laurencín, Marqués de. — Sobre Alonso de Ercilla y Zúñiga : 

La Araucana. Edición del Centenario, por J. T. Medina. — 
BAH, 191 4, LXIV, 285-SS. 

1 199. Menéndez PiDAL, R. — Sobre R. Foulché-Delbosc: Essai sur ¡es 

origines du Romancero. Prélude. — RL, 19 14, II, VII, 3-14. 

1200. Tenreiro, R. M. - Sobre Marcelo Macías: Juan Lorenzo Segura 

y el Poema de Alcxandre. Estudio crítico. — L, 1914, XI\', 
308-310. 

1201. Thomas, A. — V. núm. 1144. 

1202. X. — Sobre Poema de Mió Cid. Edición y notas de R. INIenéndez 

Pidal. — MLN, 1914, XXIX, 160. 

1203. X.— Sobre R. Foulché-Delbosc: Essai sur les origines du Ro- 

mancero. Prc'lude. — ]MLN, 1Q14, XXIX, 32. 

Dramática. 

1204. Benary. W. — V.núm. 1116. 

1205. C[irot], G. — Sobre Las burlas veras, cf)media famosa de Lope 

de Vega Carpió, edit. por S. L. Millard Roscnberg. — BHi, 
1914, XVI, 122. 

1206. Cotarelo, E. — Sobre J. \V. Bacon: Tlic Life and dramatic Works 

of Doctor Juan Pciez de Afontalbán. — BAE, 1914, I, 183-186. 

1207. Cotarelo y Morí, E. — Testamento de una ¡lermana de Moreto. — 

BAE, 1914, 1-67. 

1208. Ckawford, J. P. Wickersham. — Xotes o?i tJie «Amp/iitriotí» and 

«Los Meneemos» of Juan de Timoneda. — MLR, iqi4, IX, 248- 
251. [Sobre varios pasajes de estas obras tomados de Planto 
y de Boccacio.] 

1 209. Crawford, J. P. Wickersham. — Xotes 011 thc tragedles of Lupercio 

Leonardo de Argcnsola. — RRQ, 1914, V, 31-44. 
1 2 1 o. Encina, Juan del. - Representaciones. — Strassburg, J. H. E. Heitz, 
1914, 1 6.°, 206 págs. Bibliotkeca Románica, núms. 208-210. (Bi- 
blioteca española. "i 

1 2 1 1 . FoRNELL, J. — El mestre Pedrell. «La Celestina» i la critica.— Cat, 

1914, 331, 151-153- 

1212. GoRLAND, A. — V.núm. 1 123. 

1213. GossART, E.— Un roi pliilosophe. Philippe II dans V anden thcátre 

espagnol. — Bruxelles, V."' F. Laixier, 191 3, S.** 

1 2 14. Grm LPARZER, — V. núm. 1 1 25. 

1 21 5. Hamel, a. — Sobre E. Cotarelo : Don Francisco de Rojas Zorn- 

/A?. — ZRPh, 1914, XXXVIll, 119-122. 

1216. Hamel, A. — Sobre R. R. de Arellano : Xuevos datos para ¡a liis- 



236 BIBLIOGRAFÍA 

toria del teatro español. El teatro en Córdoba. — \Jj^^\\^ núme- 
ros 2-3; 63-65. 

1 2 1 7. Hamel, a. — Sobre A. Morel-Fatio : Cinq recudís depieces espagiio- 

les de la Bibliotheque de V Université de París et de la Biblio- 
t/iéque A^ationale. — LGRPh, 191 4, núms. 2-3. 

1 2 1 8. Hamel, A. — Sobre Gossart : La Révoluiio7i des Pays-Bas au X VI" 

siecle dans raftcien théatre espagtiol. — LGRPh, 1914, núm. i, 
columnas 26 y 27. 

1219. Kaulfuss-Diksch, C. — V. núm. 1128. 

1220. Mérimée, H. — I. Spectacles et Comédietis a Valencia (1580-1630)^ 

II. L'art dramatique a Valencia depuis les origines jusqu'au 
commencement du XV I P siecle. — BPLM, 1914, núm. 34, 15-25. 
[Breve resumen de las tesis doctorales del autor.] 

1 22 1. MoRLEV, S. Griswold. — V. núm. 1049. 

1222. Pérez Pastor, C. — Nuevos datos acerca del histrionisnio español 

en los siglos XVI y XVII. Segunda serie. Siglo xvii. (Conti- 
nuación.) — BHi, 1914, XVI, 209-224. 

1223. Rodríguez INIarín, F. — Nuevas aportaciones para la historia del 

kistrionisino español en los siglos XVI y XVII. — BAE, 1914, I, 
60-66, 171-182. 

1224. RuDWiN, J. M. — Zmn Verhaltnis des religiosen Bravias zur Litur- 

gie der Kirche. — MLN, 19 14, XXIX, 108-109. 

1225. Sánchez, J. Rogerio, y López, A. — Estudio critico acerca de «La 

Malquerida»., drama de D. Jacinto Benavente. — Madrid, Hijos 
de Gómez Fuentenebro, 1914, 8.°, 76 págs., i pta. 

1226. Velasco Arias, M. — Teatro ecléctico. El dador David Peña como 

autor dramático. — Atl, 1914, XIII, enero 87-100. 

1227. WoLFF, J. M. — Sobre Th. Schroder: Die draviatischen Bearbei- 

tungen der Don JuanSage in Spanien, Italicn und Frankreicli 
bis a2cf Moliere einscliliesslic/t. — ASNSL, 1 9 1 4, CXXXII, 1 90- 191. 
[Discute la semejanza entre Don Juan y Fausto y la atribución 
de El Burlador a Calderón.] 

1228. YouNG, K. — V. núm. 1152. 

Novelística. 

1229. Bazán Monterde, T. — Cervantinas del Quijote. Comentarios.— 

300 págs., 2,50 ptas. 

1230. Bruce, J. D. — The development 0/ tlie mort Artliur tJieme in me- 

dioeval romance. — RRQ, 191 3, IV, 403-471. [Estudia también 
la parte española de la cuestión.] 

1 23 1. CE. R. — Sobre M. Domínguez Berrueta: Historias de Don Qui- 

jote.— ^yY, 1914, XXXVIII, 538. 

1232. Cervantes, Miguel de. — Obras completas de.. .. Tomos I y II. La 



NOVELÍSTICA 237 

Calatea. Edic. de R. Schewill y A. Bonilla San Martín. — Ma- 
drid, B. Rodríguez, 1914, 8.°, 253 y 361 págs. 

I -'33. Cervantes, Miguel v>u.—Don Chisciotle. Traduzione di Bartolo- 
meo Gamba, con una prefazione di H. Heine. — Milano, Isti- 
tuto editor, ital., 19 13, i6.°, 3 vols., con un retrato. 

1 234- Cervantes, Miguel de. — Don Chisciotle dclla ^[ancia. Prime aweri- 
ture. Riduzione italiana di Giuseppe Fanciulli. — Firenzc, 
R. Bemporad e Figlio, 1913, 8.°, 107 págs. con 4 tav., 95 cents, 

1-^35- Cervantes. — Z>Éi« Quixote. Zwei Bde. — Leipzig, Insel-Verlag, 
1914, 712 y 760 págs., 10 y 15 marcos. 

1236. Cervantes, Miguel v>-B.. — Don Quijote de la Mancha, transí, by 
Robinson Smith. — London, G. Routledge. 

I -;37. C[irot], G.— Sobre La vida de Lazarillo de Tormes, edic. de L. So- 
rrento; y Mateo Alemán : Guzmdn de Alfarache, primera parte, 
edic. de F. Hollé. — BHi, 1914, XVI, 116- 117. 

1238. C[irot], G. — Sobre P. Savj-Lopez: Cervantes . — Wt^x, 1914, 

XVI, 117. 

1239. Chaumié, ].-Don Ramón del Valle-Incldn.—^l&rcvíYe de France, 

1914, CVIII, 225-246. 

1240. E. M.—Edizioni del Cervafites a Milano. — ASLom, 1914, 483-84. 

1 24 1. Elsner, U. — Grimmels/¿ause7i, «-Der flicgende IVattdersmann nac/i 

dem Mond^. — ASNSL, 1914, CXXXII, 1-35. [El hombre que 
voló a la Luna es una obra al estilo de la novela picaresca 
española, cuya primera edición conocida apareció en in- 
glés, 1638, siendo traducida poco después al francés, al holan- 
dés y al alemán; Elsner hace estudio crítico comparativo; el 
protagonista es Domingo González, aventurero sevillano; 
pudo existir un original holandés o español anterior a la 
edición inglesa.] 

1 242. Fernández y González, M. — Mar tino Gil, memorie del tenipi di 

Filippo II: romanzo storico. — Soc. ed. Sonzogno (Matarelli), 
1913, 4-°, 419 págs. 

1 24 3. Juderías, J. — Z>í7;¿ Juan Valera. Apuntes para su biografía.— 

L, 1914, XIV, 32-38, 166-174. 

1244. Kinvoss, M. - V. núm. 1129. 

1245. L. B. R. — Sobre Ginés Pérez de Hita: Guerras civiles de Gra- 

nada, edic. de P. Blanchard-Demouge. — RMM, 19 14, XXVI, 
345-347- 

1 246. La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades. 

Edición y notas de J. Cejador y Frauca. — ÍMadrid, ediciones 
de La Lectura, 1914, 8.°, 277 págs., 3 ptas. («Clásicos cas- 
tellanos.») 

1247. L0T-B0RODINE, M. —Le román idyllique au moyen á^-f. — París, 

Picard, 1913, i6.°. 277 págs., 3.50 frs. 



238 BIBLIOGRAFÍA 

1248. Mazorriaga, E. — La leyetida del Cauallero del Qisne. Trancrip- 

ción anotada del códice de la Biblioteca Nacional 2454. Vol. I. 
Texto.— Madrid, Imp. Clásica Española, 1914, 8.°, 433 págs. 

1249. M[ÉRiMÉEJ, E. — Sobre A. G. de Amezúa: El casamiento engañoso 

y el coloquio de los perros. Edición crítica con introducción y 
notas. — BHi, 1914, XVI, 117-121. 

1250. M[érimée], E. — Sobre N. González Aurioles: Recuerdos auiobio- 

grdficos de Cervantes en «La española inglesa-». — BHi, 191 4, 
XVÍ, 1 21-122. 
1 25 i. Mérimée, E. — Sobre Ginés Pérez de Hita; Guerras civiles de 
Granada, edic. de P. Blanchard-Demouge. - BHi, 19 14, XVI, 
257-262. 

1252. MuLLER.J. — V. núm. 1 105. 

1253. NoRTHUP, G. T. — Sobre J. Fitzmaurice-Kelly: J\ ligue I de Cer- 

vantes Saavedra: a Aíemoir. — MLN, 191 4, XXIX, 145-148. 

1254. P. E. N. — Sobre F. P. Mínguez: La casa de Cervantes en Valla- 

dolid. — EyA, 19 14, XII, 3. 

1255. Pereda, José María de. — Obras completas. Tomo XIII. - Madrid, 

Hijos de Tello, 1913, 8.°, 570 págs. 
J256. Pérez Mínguez, Y. — La casa de Cervantes en Vallculolid. — 176 pá- 
ginas, 1,50 ptas. 

1257. PtROTT, J. — T/ie Afirrour of Knigkt/iood. — RRQ, 1913, IV, 

397-402. [Estudio de una traducción inglesa del siglo xvi del 
Espejo de principes y caballeros. '\ 

1258. Raimondi, a.— Cervantes minore. — Catania, C. Galatola, 1914, 8.", 

122 págs., 2,50 liras. (Piccola bibliotecca d' investigazione 
critica, vol. i.) 

1259. Reynier, G. —Le román re'aliste au XVIP siécle. — Paris, Ha- 

chette, 19 14, 8.° [Trata del Lazarillo, Guzmán de Alfarache, 
Don Quijote, etc.] 

1260. ScHOEPPERLE, G. — V. núm. i 140. 

1 26 1. Spence, L. — A dictiojiarv of medieval romance and romance zeri- 

iers. — London, Routlegde, 191 3, 8.*^, 402 págs., 1 1 frs. 

1262. \. O. — V. núm. 1 146. 

1263. Vaganay, H. — Les Romans de clicvalcrie italicns d'inspiration 

espagnole. Essai de bibliographie. Amadís de Gaula (continua- 
ción). — B, 1914, XV, 413-422. 

1264. Valera, Juan. — Noticia autobiográfica de Don — BAE, 1914, I, 

128-140. [Carta dirigida por éste a D. Luis Ramírez de las 
Casas Deza el 5 de enero de 1863.] 

1265. Weekley, E. ■ — • The romance of ñames. — London, Murra}-. 

1 266. W1LMOTTE, ]\I. — V. núm. 1 1 50. 

1267. X. — Sobre J. Fitzmaurice-Kelly: Miguel de Cervantes Saave- 

dra. — Ath, 1914, núm. 4498, pág. 58. 



239 



Historia. 



1268. Cervantes de Salazar, Francisco. — Crónica de la Nueva Espa- 

ña [publicada por M. Magallón]. — Madrid, Tip. «Revista de 
Arciiivos», 1914, 4.°, xxiv-843 págs. Publications of the Hispa- 
nic Society. 

1269. Cervantes de .Salazar, Francisco. — Crónica de Nueva España. 

Manuscrito del siglo xvi, publicado con notas y comentarios, 
por D. Francisco del Paso y Troncoso. Tomo I. — Madrid, 
1914, Haüsser y Menet, 8.°, Lvi-363 págs. y un mapa. 

1270. CiROT, G. — Une chrotiique latine inédife des rois de Castillc Jjis- 

qu'en 1236 (suite et fin). — BH¡, 1913, XV, 18, 170, 268 y 41 1. 

1 27 1. CiROT, G. - La Clironique le'onaisc cí la Clironiqne diíc de Silos. — 

BHi, 1914, XVI, 15-34. 

1272. CiROT, G. Biographie du Cid, par Gil de Zamora (XIII* siéclei. — 

BHi, 1 9 14, XVI, 80-86. 

1273. García de Salazar, L. — Crónica de siete casas de Vizcaya y Cas- 

tilla, escrita por , año de 1454. [Publicada] por J. C. de 

Guerra. — RHGE, 1914. III, 24-30, 66-71, 130-134 (continuará). 

1274. González de la Calle, P. U. — V. núm. 1306. 

1 275. Huici, A. — Las Crónicas latinas de la Reconquista. Estudios prác- 

ticos de latín medieval. Tomo II. — Valencia, Hijos de F. Vi- 
ves Mora, 191 3, 4.", 439 págs., 10,50 ptas. 

1276. Klenze, C. — Bisliop I^as Casas and the J\I\tli of the Noble Li- 

dian. - MLA, 1914, XXIX. Procedings for 1913, págs. vii-viii. 
[Breve nota sobre Las Casas }• su obra.] 

1277. Morel-Fatio, a. — V. núm. 696. 

1278. Pi Y Margall, F. — Opúsculos. Amadeo de .Saboj^a. La República 

de 1873. Estudios sobre la Edad Media. Vol. I. - Madrid, 1 9 1 4 . 

1279. Quintana, M. ]. — La vida de Vasco Núñez de Balboa. Edited 

with notes and Vocabulary by G. G. Brownell. — Boston, Ginn 
and C°, X, 1914, 12.°, viii-112 págs., 65 cents. 

1280. Rodríguez INIoukelo, J. — -V. núm. 818. 

1 281. Salvador y B.vrrera, J. M. — El P. Flórez y su «España Sagra- 

da». Discurso de ingreso en la Real Academia de la Histo- 
ria. — Madrid, Imp. Asilo de Huérfanos, 1914, 4.", 78 págs. 

1282. Torre y Franco-Romero, L. de. — Jíose'u Diego de Valera: su 

vida y obras. Ensayo biográjico. — -BAH, 1914, LXIV, 50, 133, 

249, 365- 

1283. Vaca Gonzílez. — El P. Flórez y su ^España Sagrada». — EyA. 

1914, XII, 8. [Sobre J. M. Salvador y Barrera: El P. FlJrez y 
su «España Sagrada». '\ 

1284. Valera, Juan. — Líistoria y política (1869-lSSj). — Madrid, Imp. 

Alemana, 1914, 8.°, 305 págs. 



240 BIBLIOGRAFÍA 

1J85. ViLLALBA, L. — El P. José de Sigüenza: su vida y escritos. Prelimi- 
nares a la «Historia del Rey de los Reyes». — CD, 1914, XCVI. 

Mística. 

1 286. A. O. — Sobre J. Seisdedos Sanz : Principios fundamentales de 
Mística. Tomo II. — RyF, 1914, XXXVIII, 397. 

1287. C. E. R, — V. núm. 11 88. 

1288. Cerezal, M. — Sobre Sor María de Agreda: Mística Ciudad de 

Dios. Edición auténtica. — CD, 1914, 976, 147. 

1289. CiROT, G. — Sobre M. Mir: Santa Teresa de Jesils, S7¿ vida, su es- 

píritu, sus fundaciones e Historia interna documentada de la 
Compañía de Jesiis. — BHi, 1914, XVI, 98-116. 

1290. Gutiérrez, S. — V. núm. 1 190. 

1 29 1. Jiménez Campaña, F. — Santa Teresa de Jesús, escritora. — RCal, 

1914, 16, 344-353. 

1292. P, C. DE LA P. — Sobre P. V. del Santísimo Sacramento: Fisono- 

7nía de uti Doctor. — EyA, 19 14, XII, 175. 

1293. Rodríguez, T. — Santa Teresa de Jesi'is y los Agustinos.— 'E.yh, 

1914, XII, 8. 

1294. Santísimo Sacramento, P. V. n^x.. — Fisonomía de un Doctor [San 

Juan de la Cruz]. — Salamanca, Tip. Calatrava, 1913, 2 vols. 

1295. Seisdedos Sanz, J. — Principios fundamentales de Mística. — Ma- 

drid, G, del Amo, 1913-1914, 8.°, 3 vols., 291, 241 y 639 págs., 
8 ptas. 

1 296. Simeón, Fr. — El jardín de mi alma según Santa Teresa de Jesús. — 

Barcelona, Luis Gili, 1913, 344 págs., i pta. 

1297. Van Ortroy, F. — Sobre el Beato Juan de Ávila: Epistolario 

espiritual. Edición y notas de V. García de Diego - AB, 19 14, 
XXXIII, 106-107. 

Prosa didáctica. 

1298. Asín Palacios, M. — El original árabe de la «Disputa del Asno 

contra Fr. Anseltno Turmeda». — [i . Resumen bio-bibliográfico 
sobre Turmeda. 2. Esquema de la «Disputa^ de Turmeda. 
3. La Enciclopedia de los Hermanos de la Pureza, y su «Dis- 
puta de los animales contra el hombre». 4. Análisis de la 
«Disputa de los animales contra el hombre». 5. Cotejo de 
ambas «Disputas» y demostración del plagio. 6. Fuentes del 
apólogo árabe. 7. Conclusión.] — RFE, 18 14, I, 1-51. 

1299. R. C. E.— Sobre E. Esteban Monegal: Compendio de Oratoria 

sagrada.— ^^Y, 1914, XXXVIII, 538. 

1300. Calvet, A. — Fray Anselmo Turmeda. — Estudio, 1914, V, 1-31. 

1301. Crawford, J. P. Wickersham. — Inedited letters of Fulvio Orsim 

to Antonio Agustín. — YWi^k, XXVIII, 4. 



CRÍTICA LITERARIA 24 I 

1302. Deleito y Piñuela, J. — Sobre L. A. Getino: Obras escogidas del 

Filósofo Rancio. — L, 19 14, XIV, 210-212, 

1 303. Deleito y Piñuela, J. — Sobre Julián Juderías: Don Gaspar Mel- 

chor de Jovellanos. Su vida, su tiempo, sus obras, su influencia 
social.— L, 19 1 4, XIV, 295-300. 

1304. Gómez Centurión, J. — Causas del destierro de Jovellanos. — BAH, 

1914, LXIV, 227-31. 

1305. Gómez Centurión, J. — Jovellanos ett la guerra de la Independen- 

cia. Invitación del general franc:s Horacio Scbastiani y patrió- 
tica respuesta. — BAH, 1914. LXIV, 231-35. 

1306. González de la Calle, P. U.— Ideas político- sociales del P. Juan 

de Mariana (continuación). — RABM, 1914, XVIII, i.°, 46-60, 
201-228. 

1307. Gutiérrez, M. — Cartas del Doctor Juan Páez de Castro. — CD, 

1914, 976, 120-125. 
i 308. L. B. R. — Sobre M. Asín Palacios : El original árabe de «La 
Disputa del Asno contra Fr. Anselmo Turmeda». — RMM, 191 4, 

XXVI, 349-350. 

1309. Maura Y Montaner, A. — Zíz íTíZ/í?;-/*!. — UIAm, XXMII, núm. i. 

19-26. 

1310. T. D. A, — Sobre G. de Galdácano y de Artiñano: Jovellanos y 

su España. — RHGE, 19 14, III, 2, 88 págs. 

1 3 11 . Valer A, J. — Estudios críticos sobre filosofía y religión (1883-1889). 

Obras completas, t. XXXVI. 

13 1 2. Z. G. V. — Sobre M. Asín Palacios: El original árabe de la 

«Disputa del Asno contra Fr. Anselmo Turmeda». — RyF, 1914, 
XXXIX, 126. 

Critica literaria. 

13 1 3. Abad Puente, C. M. — Za cultura grecolatina en la formación y 

en las obras de D. Marcelino Menéndez y Pelayo. — RyF, 1914, 

XXXVIII, 33-41,413-427. 

1 3 14. AzoRÍN. — Los valores literarios. — INIadrid, 19 14, S.*', 334 págs., 

3,50 ptas. 

131 5. C. E. R. — Sobre M. Costa y Llovera y otros: Milá y Fontanal s 

(Elogis). -RyV, 191 4, XXXVIII, 126. 

1 3 16. Cavia, M. de.— Sobre F. Rodríguez Marín: Burla burlando — 

UIAm, XXVIII. núm. 4.°, 22-23. 

1317. Fernández de Béthencourt, F. — Sobre Chaves: Don Alberto 

Rodríguez de Lista. Conferencia.— BAH, 19 14, LXIV, 170. 

1 318. Juderías, J. — V. núm. 1243. 

1 3 19. Le Gentil, G. — Sobre Azorín: Clásicos y Modernos.— V>Y{S., 191 4. 

XVI, 125. 

1 320. Machado, M.— La guerra literaria (iSSg-igif). — Madrid, 1 9 1 4. 



242 lilELIOGRAFIA 

1 32 1. N. N. — Sobre M. Rubio Boi-rás: Los cuatro primeros escritos de 

Marcelino Mene'ndez y Pe I ayo y su primer discurso. — RyF, 1914, 
XXXVIII, 128. 

1322. Rodríguez jNIarín, F. — Burla burlando. — Madrid, Tip. «Revista 

de Archivos», 191 4. 

1323. Rubio y Lluch, A. — En Alenéndcz Pelavo i Catalunxa. — Cat., 

1914, 171-172, 187-190, 201-203. 

1324. Valera, Juan. — V. núrn. 1264. 

Enseñanza de la Literatura. 

1325. Sáiz, Concepción. — Lecturas escolares. Notas históricas y pági- 

nas selectas de Literatura castellana. Tomo II. — ÍNIadrid, Imp. 
Clásica Española, 1914, 2 vols. 8.°, 241 págs. 

1326. Vázquez Várela, A. — Apuntes de Historia literaria anotados 

y modificados en parte por M. Escanden. — Madrid, Daniel 
Jorro, 1 914, 8.°, 560 págs. 

FOLKLORE 

Obras diversas. 

1327. Alcover, J. — Deis Proverbis. — Cat., 1914, 226, 87. 

1328. Bachtold, H. — Die Verlobung im Volks-tmd Rechtshrauch. Mit 

bes. Berücksichtigung der Schweiz vergleichend-historisch 
dargestellt. Diss. - Bassel, 19 13?, 8.", 218 págs. 

1329. Benary, W. — V. núm. 1 1 16. 

1330. C. E. R. — V. núm. 679. 

1 33 1 . HiLDBURG, W . L. — Furtlier Notes on Spanish Amuléis. — Fo, XXIV, 

1913, 63-74. 

1332. P. B. G. — Sobi'e Hubert Schmidt: Z>¿/- DokJistat in Spanien 

(Sonderabdruck aus der Festscltrift für Osear Montelius^ 
1 91 3). - Estudio, 1914, V, 171. 

1333. Pedrell, F. — Lírica nacionalizada. Estudios sobre folk-lore mu- 

sical. — Paris, P. Ollendorf [1914], 8.°, 298 págs. 

1334. Urquijo, J. de. — Los refranes y sentencias de 1596 (continua- 

ción). — RIEV, 1914, VIII, 17-50. 

1335. Van Genepp, A. — V. núm. 1 112. 

Poesía popular. 

1336. BocKEL, O. — Psychologie des Volksdichtung. 2 verb. Aufl. — Leip- 

zig, B. G. Teubner, 191 3, 8.°, vi-419 págs., 7 marcos. 

1337. Crescini, W— Flores y Blancafor. — GYRom, 1914, IV, 159, 

núm. 9. 



poesía popular 243 

1338. Chacón, I. M. — Romances iraJicionales en Cuba. — RFLCHab, 

1914, XVIII, 45-121. 

1339. Ehrke, K. — Das Geisieiynoiiv in denscholtisch-englischen Volks- 

balladen. Ein Beitrag zur Geschichte der Volksdichtung. — Mar- 
burg, 1 914, 

1340. Henríquez Ureña, P. — Romances en America. Cfr. L. Labiada, L.» 

1 91 4, XIV, 89-101, 227-233. 
I 34 1. Jewett, S. — ■ Folk-Ballads of Southern £'//'; (;/í?, translated into- 
English verse. — New York, Putnams, 191 3, S.o, X-3C0 págs. 

1342. Lew, P. — Zur Unsicherheit im Begriffe Volkslied. — GRM, 191 3, 

V, 659-67. 

1 343. LoPELMANN, i\r. — Das WeilaiacJitsUed der Fratizoseti und der übri- 

gen romanischcn Volkcr. — RF, 191 4, XXXIII, 489-616. 

1344. ]\IiHURA Álvarez, M. — Cantos populares andaluces y algunos ori- 

ginales. — Madrid, 1914, i6.°, 63 págs. 

1345. ScHCEPPERLE, G. — Sobrc S. Jewett: Folk-Ballads of Southern 

Europe, transía ted into Englisli verse. — RRO, 19 14, V, 105-1 10. 

1 346. SuN'OL, G. M. — El Cant Reiigio's Popular. — RMont, 1 9 1 4, VIII, i o. 

1 347. X. — Sobre S. Jewett: Folk-Ballads of Southern Europe. — Ath,. 

1914, núm. 4510, 490-491. 

1348. X. — Sobre V. Y{b]zci-: Argcntinische Volksdichtung. — BDR, 1913 

^ ) 55- 



NOTICIAS 



La Casa editora Fratelli Bocea, de Torino, via Cario Alberto, 3, 
prepara la publicación de Lcttcratiire vioderne : Stiidi diretti da Arturo 
Farinelli. Entre las obras en prensa figura La vita e un sogno (A pro- 
posito del dramma di Calderón), por A. Farinelli; en preparación, en- 
tre otras obras referentes a diversas literaturas, Do?t Giovanni, por 
A. Farinelli, 5^ El Arcipreste de Hita, por E. Melé. 

— La Junta para ampliación de estudios, Madrid, ha concedido una 
pensión de un año a D. Miguel Artigas, doctor en Letras, para estu- 
diar Filología latina en la Universidad de Jena con el profesor Goetz. 

— Ha aparecido el primer número (abril-diciembre 19 13) del Biitlle- 
ti de Dialectología catalana, publicado por la Sección filológica del Ins- 
titut d'Estudis Catalans, Barcelona. En este Boletín la Comisión del 
Diccionari general de la Llengua catalana dará cuenta de la marcha 
de sus trabajos y de los hechos que gradualmente vayan resultando 
de los materiales recogidos. Contiene este primer número : Ais lec- 
tor s.— Sistema de transcripció. — Els mofs ato7is en el parlar de Bar- 
celona, por P. Fabra. — El parlar «apitxat-», por P. Barnils. — Acotes so- 
bre' I parlar d'Eiviga i Formentera, por A. Griera. — Etimologies catala- 
nes (colla, gresca, malver, petó, xai), por M. de Montolíu. — N'otes sobre 
Varanes^ por P. Barnils. — Bibliografía. — Crónica. 

— Entre las publicaciones que prepara la Sección de Filología del 
Centro de Estudios Históricos, Madrid, están en prensa, próximas a 
aparecer, las siguientes: Cancioíiero de romances de Amberes, por R. 
Menéndez Pidal. — Comedias ine'ditas de los siglos XVI y XVII, por 
R. Menéndez Pidal, A. Castro )' J. Gómez Oc&ún.— Fueros leoneses, por 
A. Castro y F. de Onís. — Documentos del Alto Aragón, por T. Navarro 
Tomás. Están en preparación, próximos a entrar en prensa, un mapa 
de las Alerindades y Señoríos de Castilla en 1353, por P. González Ma- 
gro, j' otro mapa de España en 1214, por T. López Mata. 

— Nota, Añádase en la pág. 89 (cuaderno i.°): Palero existe hoy en 
leonés : <í Palera en Astorga y paleira en Maragatería es el nombre del 
sauce o salguero». Alonso Garrote, El Dial. vulg. leonés, pág. 32. 



;,** 



REVISTA 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo I. 



JULIO-SEPTIEMBRE 1914 Cuademo 3.° 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



Nuestros archivos, ricos en códices, no guardan, al parecer, 
gran número de glosarios latinos; por lo menos los catálogos 
mencionan muy pocos. Eguren, en su Memoria descriptiva de 
los códices vids notables conservados en los Archivos eclesiásti- 
cos, pág. 90, cita dos vocabularios latinos de la Academia de 
la Historia. Estos son los glosarios que nombra Ewald en su 
Reise nacli Spanien, págs. 333 y 334, y que, en el catálogo 
publicado por el Sr. Pérez Pastor de los códices de San Millán 
y San Pedro de Cárdena, llevan los números XXI y XI IV ^. 

En la vitrina 4.^, sala I.^ de la Sección de Manuscritos de 
la Biblioteca Nacional, hay un códice del Fuero Juzgo que en 
sus últimas páginas contiene un glosario latino con escritura 
del siglo XII -. 

El P. Guillermo Antolín, en su notable catálogo de los 
códices latinos de la Biblioteca de El Escorial, describe el 



' X . G. Goetz, Corpus Gtossarium latinorum, vol. 1\', xxxv-13; Har- 
te!, Bibl. Patr. Lat. Hisp., pág. 514; Loewe et Ewald, Exempl. Escrit. 
Visig., tab. XXIV; G. Goetz, Liber Glossanim (Abhandlwigen der philo- 
logisch historischen Classe der Konigl. Sáchsischen Gesellsc/iaft der Wis- 
senschafteti). Band. XIII, s. 254. 

2 V. C. Gl. Lat., IV, 1X-3. 

Tomo I. 17 



246 M. ARTIGAS 

fragmento de un glosario latino del siglo xvi (L-I-15), copia 
de un antiguo códice de vSan Juan de la Peña, y que después 
perteneció a la Biblioteca del Conde-Duque. Habrá que añadir 
a éstos el Líber Gíossaruui et Notarnm de los códices del mo- 
nasterio de Ripoll* ahora en el Archivo de la Corona de Ara- 
gón, y los correspondientes a los números 1. 296, 1. 297 y 
1.298 — lat. nouv. acq. — de la Biblioteca de París, que perte- 
necieron al monasterio de Silos y que ya han sido explotados 
en el Corpus Gl. lat. Los que Hartel, en la obra citada, señala 
como existentes en la Biblioteca Real de Madrid con las sig- 
naturas 2 D 5 y 2 K 5, no son propiamente glosarios latinos. 

En otros catálogos he visto códices citados con las pala- 
bras diccionario, vocabulario, glosas, etc.; hasta ahora no he 
podido comprobar su existencia ni si en efecto se refieren a 
diccionarios comunes, a glosas sobre los Evangelios, etc. 

Es casi seguro que existen algunos más ignorados y a los 
cuales no se les ha prestado atención, a causa del poco am- 
biente que entre nosotros tiene la filología latina. 

Servían los glosarios en la Edad Media para la enseñanza 
del latín; eran los diccionarios en que se explicaban las palabras 
ya desusadas o cuyo sentido no aparecía claro; daban explica- 
ciones ortográficas, históricas, geográficas. Eran la fuente del 
lenguaje misterioso, del que es un ejemplo \2i Hisperica faniina^ . 

La Historia de la Glosografía la resumen cuatro nombres. 
El primero es Scaliger (Joseph), cuyas Glossae Isidori desper- 
taron gran interés. 

Si exceptuamos los glosarios de Labbé, reeditados en 
1679 por Du Cange, apenas progresa la Glosografía durante 
los siglos XVII y XVIII. En el xix aparecen los trabajos gloso- 
gráficos de Mai, que aunque, en esto como en todo, falto de 
método científico, sacó a luz una enorme cantidad de material. 

Con la publicación del Prodrouius Corporis Glossariorum 
Latinormn de Lowe, «wurde die Aufgabe aus dem Bereich der 
Einzeluntersuchungen in die Hohe gehoben», según expresión 



í V. Goetz, Duiíkcl-iind Geheimspracheii (S. Ber. Sáchs-Ges. d. Wiss., 
1896, 621 i). 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO I A TINO J47 

del profesor Goetz, que es el que, recogiendo la herencia de 
Lowe, aumentándola de un modo considerable y sometiéndola 
a una clasificación científica, ha compuesto la monumental 
obra titulada Corpus (ilossarionim Laiiua ¡im. 

Quien haya manejado el Thcsaiirus linguae latiiiae o el 
TJtcsaiirns liiig-nac graecac, habrá notado cuántas veces ha ser- 
vido el Corpus de fuente lexicográfica. Los trabajos filológicos 
a que ha dado origen la publicación de esta obra, pueden verse 
citados, en parte, en el artículo que sobre la palabra Glosso- 
graphie ha escrito el mismo Goetz en la Real-Encyclopddie der 
Classisclicii Altcrtuuiszvisseuscluift, de Pauly-\\'iso\\a. En este 
niismo artículo nos ofrece un adelantamiento del tomo-intro- 
ducción, todavía no publicado, resumiendo la significación 
científica que la Glosografía tiene en relación con la filología. 

En los glosarios, dice, se encuentran citas de autores an- 
tiquísimos. En ellos se han hallado y comprobado palabras y 
frases de Enio, de las XII tablas, de Plauto y de Lucilio. 

Las referencias se hacen siempre a lugares concretos de 
los autores y suelen conservar las formas antiguas. Las glosas 
dan aclaraciones de palabras, buenas o malas, pero casi siem- 
pre antiguas y que no pueden despreciarse. Conservan los glo- 
sarios una cantidad grande de formas que habían sido por 
completo olvidadas y que han podido añadirse a los léxicos. 
Aunque el lema conserva la forma antigua, la interpretación 
ha sido escrita en un lugar y en un tiempo determinados. 
Cuando se llega a la clasificación cronológica y geográfica de 
un glosario, es un documento de gran valor lingüístico para 
el latín de la época. En esto, no obstante, no puede obrarse 
de una manera precipitada. .Yunque son numerosos los glo- 
sarios que han quedado de la Edad ]\Iedia, no son todos inde- 
pendientes e individuales. Existen unos cuantos glosarios 
tipos, de los que los demás salieron más o menos alterados. 
Otros son reunión de varios diversos. En esta ÜberUeferung 
la redacción primitiva se modifica por lo general muchísimo, 
llegando a hacerse a veces completamente incomprensible. 

En la Biblioteca de la Real xVcademia de la Historia, entre 
los códices de San ]\Iillán, el correspondiente al número XXIV 



248 M. ARTIGAS 

del citado catálogo del Sr. Pérez Pastor, contiene, al final de las 
CoUatioiies Sanctoniui^ cinco hojas con un fragmento de un vo- 
cabulario latino visigodo ^ escrito, según el catálogo, a media- 
dos del siglo VIII -. El pergamino está ennegrecido y en algunas 
partes completamente borrada la escritura, especialmente en 
el vuelto del folio último. Éste se halla además rasgado, y los 
espacios marginales, con escritura muy posterior, contienen 
comienzos de la Salve, letras mayúsculas aisladas y otras cosas 
sin interés. Cada página está dividida en cuatro columnas, que 
forman, dos a dos, dos series de glosas. El folio primero recto 
comienza con la palabra-lema Dadextermii, y la última legible 
del último vuelto &■& perfer. Algunas glosas están escritas con 
tinta roja, y al lado de muchas de éstas se lee Virgili en 
diversas formas y Pumici o Pomici testis. También al 
margen, y junto a las palabras Ictus, Ilia, Logium, Impu- 
nes Notus y Palleatus, se encuentra una abreviatura com- 
puesta al parecer de las letras 7", h y /. 

Desde luego, la glosa Earellum hacía suponer que se tra- 
taba de una copia. Su interpretación dice en el códice: Si ali- 
qualeguminis quod nos passeolum dicimus eo quod 
futura canebunt. En cambio en la glosa Fauni se lee: Di i 
alios uates a fando unde et fatidici dicti. Compárense 
éstas con las correspondientes a las palabras Phaselus y 
Phaseolus, en el vol. VII, pág. 84, del C. Gl. 1., que, aunque 
no coinciden, se limitan a dar el significado de legumbre, y 
con la glosa V, 199, 15, que dice: Fauni dii alias uates 
a fando, unde et fatidici dicti eo quod fu tura cane- 
bant, y se comprenderá como nuestro copista equivocó la 
línea y aplicó el final de la segunda glosa a la primera. 

Esta y otras semejanzas y analogías que nuestro fragmen- 
to presentaba con otros glosarios, principalmente con los Ex- 



1 Véase también Hartel, obra citada, pág. 503, y Goetz, Dcr Liber 
Glossaj-iim, Abh, der phil. hist, Cl. d. Kong. Sáchs-Ges. d. Wiss, 
Band. XIII. Leipzig, 1891, pág. 254. 

2 Parece más bien de fines del vin o principios del ix. De todos 
modos iguala en antigüedad a los más viejos ejemplares conocidos 
del Liber Glossarttm. 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 249 

cerpta ex libro (ilossaniiii, tomo \' del Corpus, pág. l6l y si- 
guientes, hacían sospechar que se trataba de uno de los prime- 
ros derivados del Lihcr Glossarum. (Gracias a la extremada 
amabilidad del profesor (ioetz, me ha sido posible consultar 
una copia que él posee del inédito Líber Glossarum. 

Del examen resulta que efectivamente el glosario que nos 
ocupa es derivado del Líber Glossarum, y no puede suponerse 
el caso contrario, es decir, que nuestro glosario haya sido 
recogido por el Líber Glossarum, porque en aquél tenemos 
reunidas glosas de Plácido, de Virgilio, Isidoro, etc., y esto no 
se comprende más que siendo un excerptum de éste. Ade- 
más, aunque en muchos casos las glosas están claras y bien 
escritas relativamente, por lo general están más alteradas que 
en el Líber Glossarum. Es curiosa la presencia del Pumici 
testis. Si se trata de una fuente, ésta no se nombra en el 
Líber Glossarum. Las glosas a las que se aplica están atribui- 
das aquí a otros autores. Es posible que sea la manera que 
tiene el autor de nombrar el ejemplar del códice que le sirve 
de modelo ^ Puede ser una recopilación anterior, que a su vez 
se sirvió del Líber Glossaiiim 

Conocida es la opinión, muy fundada, del profesor Goetz, 
de que el autor del Líber Glossarum, Klosterliche Encyclopá- 
die del siglo viii debió ser español. Yo creo que la comproba- 
ción está oculta en nuestros archivos. De todos modos, por la 
extensión que tuvo en España (casi todos los glosarios espa- 
ñoles son derivados del Líber Glossarujii), será una fuente de 
gran valor para el estudio de nuestro bajo latín y, en general, 
de la cultura en España en el siglo viii. Por esto es de mucho 
interés ir aportando materiales para la historia del texto, de las 
fuentes y de sus transformaciones. La brevedad del fragmento 
que nos ocupa, su antigüedad y el deseo de extender entre 
nosotros estos estudios, me han movido a publicarlo íntegro. 
t>a imposible e inútil enmendar glosa por glosa, anotando 



• Circumcidi lil)ros Siciliae prinium incrcbuit. | Nam \m\¡\o pumira- 
haiitur. Unde ait catullus | Cui donum Icpidum novum libellum | Ári- 
do modo/«w/t-/expoIitum? — \\Xh. I, i.) (Isid. Ety., lib. VI, c. XII, 3.) 



250 



M. ARTIGAS 



todas las variantes, corrección que habría que reservar en todo 
caso para el Líber Glossarnm. Pero la ocasión propicia de 
poder manejar una copia del mismo me ha permitido hacer 
conforme a ella las correcciones que me han parecido necesa- 
rias y que añado al fin. 



Dadexteram 

Distendunt 

Dissonum 

Disserti 

Decorus 

Diurnum 

Distulit 

Dispusitiones 

Dispusitionem 

Diuinascula 

Defecta 

Dispesci 

(Inalius) Degluber^t 

Despicientes 

Dum 

Distribu lum 

Dispulerat 

Direxti 

Diuos 

Diruit 

Doñee 

Dumeta 

Defleta 

Didicit 

Defit 

Derunt 

Dictor 

Decoramenta 

Dualis 

Didici 

Dis 



Presta auxilium 

Implent 

Dissimilem 

Relicti 

Leni 

In diem 

Transtulit 

Testamenti 

Consilium 

Sortes 

Sinesordibus 

Dislungi 

Decorar^t 

Deorsum aspicientes (rojo) \ irgilis 

Ouousque 

Dispersum 

In diuersum tulerat 

Direxisti 

Déos 

Distruit 

Quosque 

Spineta 

Deplorata 

Insubtusest 

Non est minus est 

Deerunt minus erunt 

Censor (rojo) 

Templi supersellia id est scamnallia 

Diuisagemina 

A discendo 

Dehisdideo 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



25' 



Diis 

Dites 

Didicit 

Dedicit 

Dediscere 

Descendit 

Dedecui 

Ditiadona 

Dulcoratur 

Deicerat 

Defossus 

Digamiaetude 

Datio legis 

Distingueris 

Duricium 

Desueta 



Emetrizio 

Erdom 
.50 Elefantia 

Exiliet 

Exiluit 

Efotl 

Ex homo logesint 
■■55 Extenta 

Expcrimentis 

Exterioreni 

EflFecta 

Epimiticon 
"«'<' ExcLiderat 

Existís 

Elabitur 

Explorar^ 

Exercit 
■«5 Exeptat 

Extorris 



Diucs singulum numerum 
Diuite plulari numerum 
Ouod parabit tenet 
Ouod parebei^at amisit 
Est amitere quod didiceris 
Leniter uenit 
Dehonestaui 
üatissima dona 
Dulcedine rcpletur 
\'erum jurat 
Transfixus 

lili dicitur qui uxorcs habuit 
A dando dicitur 
Sequestraberis separaberis 
Nomen insulae 
Inusitata 



ítem alias. 



Febris (rojo) 

Sanguis 

Lepra 

Saliet 

Salibit 

\^estera sacerdotealeni 

Confesio grec^m 

Externa 

Periculis 

Forinsecum 

Aparire uel euacuare 

Concupiscibile (i'ojo) 

Excuserat 

Ibistis 

Precurrit celeriter 

Delibar? 

Fatigat 

Frecuenter excipiunt 

Extra suas térras remtratur 



85 



.252 

Exolat 

Exuderat 

Eumunides 

Euat 

Eunurmis 

Eletrum 

Eug? 

Effaegit 

Excilare 

Equones 

Elinguis 

Examusse 

Ensis 

Edem 

Emicat 

Elicet 

Effeta 

Efflagitat 

Extant 

Exempta 

Exaudiré 

Experientia 

Effectos 

Enauit 

Error 

Effinger^ 

Errebo 

Eumenides 

Exomnis 

Exactis 

Exim 

Exert? 

Erictonius 

Extalis 

Enigmaneum 

Exameter 

Efficis 



M. ARTIGAS 

I^^xtra solum suum habitat 

Estudióse fecerat 

Fur^ (Pumicitestis) (t'ojo) 

Prouocat 

Ingens 

Aurum et argentum incoctum 

Bene uel gratulatio 

Bañe loquitur alii effugit dicunt 

Cum uxore esse 

Sacerdotes rusticis 

Mutus uel ei similis 

Dilectissime 

Gladium 

Similiter 

Emittit 

Sollicitat 

Longeba interfata 

Expostulat (rojo) 

Superant 

Detracta extracta 

Audientia commodare 

Prudentia industria 

Effecundos steriles 

Enatauit transuolauit 

Praus inlusio 

Formar? 

Inferno 

Dea infernales 

Sine somno 

P'initis 

Deinde 

Nud? 

Qui primo currum jungit 

Culusanus (t'ojo) 

Genus masculi 

Uersus qui senarius dicitur 

Facis 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



253 



Errata íírroros ut illut et sua errata emendat 

Erratic? lírronae 

Eminentisimus Excelsus inlustris 

Exiit I-'uturi temporis est 

Exiuit Preteriti temporis 

Efíugium Fuga fugacitas 

Eguerit Indigerit mendicauerit 

Eunucizati Oui ahominibus eunuci facti sunt. 

Efraym P^-ugiter ebrayc? 

EfFerantia Ora spirantia 

Ecultro 1^1 ano 

Exertantemora Proferent temelocutioncm id est nuda- 

vit uerbo aquisitas 

Eruderat Purgat sustollet 

Emungo ÍAicernam retundo aut nasa expremo 

Plxpuo I^^xputo 

Espes Exputas 

Experiar Certior fiat 

Filistim Cadentes de potion? (rojo) 

Filargiria Avaritia 

P'amiliaris Domesticus uel obediens 

P'amiliaritas Obedientia uel amicitia 

Fulcir? Sustentar? 

Finxit Composuit uel formauit 

Forfices Gal^e (Virgilis) (j-ojo) 

Fluscellum Floccollum 

I'uriosus A quo fur non recedit 

P^uriatus üui furit ex causa 

Funer? Cadauer? 

Fructuum Fruguní 

P^astiscitur Soluitur uel rumpitur 

P^ragor Sonus armorum 

Pornia Fornicatio 

P^ucum Genus herbé ex quo tinctura fit 

Pugacem Uelocem 

Pastigia Primordia 



254 



M. ARTIGAS 



Flagrantia Incendia quod fluctualitur. 

Finiré Perficer^ 

Fidibulus Cordis circumdare 

Forfuat Fortuitu futurum significat 

Feracioribus Fructousioribus 

Facies Species 

Fusis Prostatus uel occisis [rojo) 

P'urnece Saxocauo 

Feralia Tristitia lugubrie 

Federis Pacis 

Froru Casu fortuna 

P^amulus Seruus uel minister 

Fulcrum Summa pars lecti 

Feralem Mortiferum 

Forsitan Utique 

Frigore Timore eo quod timor frigidum faciat 

Corpus 

Fucus perú Numero singulari 

Plauo auro Qi-iia pene ruseo 

Inés P^ieri habes 

Fall? Decipae 

Ficto pector^ Falso scilicet 

Foenices T^a-ii popli 

Forte Fortituido ausa ex uentu 

Piucos Animal apibus simil^ 

P^eruet opus Urgetur opera 

Frenar^ Reger^ 

Fraglantia Olentia 

Frequentes Plurimi 

Ficta Lassa simulata 

Fabentes Consentientes 

P'igida Tela eo quod ómnibus sunt contraria 

a faciendo 

Flabris Flatibus uentrum 

Fandicos Doli sermonis inuentor 

Ferarum tecta Sylas spyssas 

Peta Responsa pagani dicebant 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



255 



Feracorda 


' l'^eraces animi 


175 Frigientes 


I'rigidi numero singularis 


Ferit 


Uictimam percutit 


Forme 


Imagines 


Ferrog nea 


Nigra colore dicta m ferri 


Fercat 


Expelit 


•So Fallax 


Mendax 


Finitimi 


Proximi confines 


Fides 


Sinceritas iusticia 


Foenissa 


Dido a feniciae 


Fu mea 


Fumosa 


• S5 Fontunas 


Prouentus 


Foderet 


Feriret percuteret 


Fefelit 


Decepit 


Far 


Frumcntum 


Farellum 


Si aliqua leguniinis (|U(kI nos passeo 




lum dicimus eo quod futura cañe 




bunt. X'irgili 


'9" Fida 


Certa 


Fauni 


Dii alios uates a fando unde et fatidici 




dicti 


Fundebat 


Stabiliat 


Fetus teneros 


Agnationem 


Fiscellam 


Uas uiminis gracilis factum 


'U5 Faua 


Rusea fulua 


Fimum 


Stercus 


Frumenti erbam 


Teneram messem 


Feros fructus 


Silbestres 


Fodito 


Fodi u uergu primus humum fodito 


-oo Fumata 


Fumo plena (rojo) 


Framen 


Ouod greci printhannis dicunt 


Farcimina 


Farciminen 


Faber matbalis 


(Jui nauem fabricat 


Feriae 


Otia quasi festa 


=05 Frumens 


Torrens q afrumen propie dicitur et 




ipsa aqua quando crescit diffe rentia 




est Ínter simen et fluuium 



256 


M. ARTIGAS 


1-ulica 


Genus auicul^ nigre quam greci uo- 




cantur coseradi 


Fluius 


Perennis uiuus reuera quas ?per uere 


Furer 


Furtum faciam 


Fusus 


Prostratus ut pote fusus exercitus 


21" Fusus 


Quo netur lana quasi lana quasi lana 




in eodem prosternantur 


Fruitus sum 


Husussum ad possidendo 


Fiar 


Efficiar 


Fugitare 


P'ugire 


Fruere 


Ütere 


215 Feminaesuo 


l'emori suo 


Farias carnes 


Faraónicas scilicet 


Factitatum 


Factum 


Fulgor 


Goruscatio 


Fefellerae 


Delu serunt febellerunt 


22" Ciebal 


Uallis uaná (rojo) 


Gedeon 


Qui occidit oreb zeb zebe? et sal- 




mana 


(lorgois 


Celer 


(irauiam 


Laurum 


Gradum confer 


Pariter incedit 


225 Garamantes 


Gens ex extremafrice {rojo) Puniici 




testis 


(jerusia 


Isenatus 


Galerum 


Palleum pastoralem 


Gaus 


Color aluus 


Glouum 


Lumen 


23" Gesserat 


Administraberat {rojo) 


Genitor 


Pater 


Genetrix 


Alater 


Galbanuní 


(lenus pimenti 


Genus 


Origo 


2.Í5 Galenum 


Las uinarium 


Gleua 


Cespis id est térra 


Guibus 


Abibus pluraliter 



Gelones 
Grauida 
240 Giros 
Gestiens 
Glires 

Gurgilio 
Grossos SLias 
2+5 Gestiamus 
Gurgustiuní 
Gelu 
Guttat 
Getule urbes 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 

Gens arabuní 



257 



Pregnans 

Circuitos 

Cupiens (rojo) 

Animal in arburibus nutret simile mu 

rilatine 
Gutor quod greci lirix dicunt 
De fico aint id est feminei genus 
Cupamus delectemur 
Guttorem 
Glacies 

Parum pluet quasi rorat 
jNIauritaniae ciuitates 



Hau secus 

Hiulcum 

Horrificant 

Hiscelere 

Hiari 

Hiniant 

Hasperiar 

Harondo 

Hilitri 

Hilitriones 

Heleps 

Heulbo 

Haut 

Hedoni 

Halant 

Hauserit 

Historiografi 

Flespera 

Halitus 
Humneos 

Habilem 



Non aliter (rojo) Virgili 

P'ixum 

(3rrorem incutiunt 

Est 

Non loqui posse 

líabere desiderant 

Italia (rojo) Pomici testis 

Sagitta 

Serpentes aquatici 

Scenici 

Ferrum 

Guttor 

Non 

Traces exparte (rojo) 

Redolent odorem dantibus 

Biberit consumserit 

Storiarum auctores 

Stella occidua qu ethes per su espera 

prima apparens 
Flatus aeris 
Lustos nuptiarum toros nuptias iustis- 

sima 
Aptum 



258 
Hiades 

Ilospita 
Iludas 

Hispidi 

Humandum 

Horrorisono 

Hibernisoles 

Hiacincto 

Ilebenus 

llermus 

Hirte aures 

Hinnitu acato 

Hernion 

Hirsutius 

Hiscaer^ 

Halitum 

Hariolus 

Horror 

ílumunculus 

Haut segnis 

Hecaten 

Hamnon 



M. ARTIGAS 



vStellas plures signum facientes cju idas. 

decuntur 
Peregrina 
Sti 1... quinqué in modum quinqué lit- 

terefacte 
Setissordidi 
Sepeliandum 
Fi-agoso 
Ibernides 
Nomen herbae 
Arbor nigra indiae 
Amnis aurcabundas turbidus erebro 
Pilone seto^e 
Clamore cabal 1 i 
Consecratio ebraicae (rojo) 
Ni mis pilosus 
Findere aperire 
Spiraculum 
Augur 
Metus pauor 
Homo quia de humo sit 
Non piter 
Proserpina 
lois 



Inbecillitas 

limahelit? 

Isimahel 

Idomeus 

Ingentia 

Iscofus 

Iscenefes 

Immolare 

Infimus 

Insumus 

Istipendia 

Istipen 



Trepidatio domini uel uirtutis {>'OJo)> 

Obedies sibi 

Obediens do 

Sanguineus uel terrenus 

Grandis 

Recentales 

Uermiculi 

Sanctificare 

Infidia id est uilis uel uilisima 

Adsumi 

Uicti necessaria 

Alitioneni 



I-RAGMENTO DE L' N GLOSARIO LATINO 



^59- 



Ingessit 

Inuium 

Ingenti 

Instigationibus 

Iscenobatis 

In rogare 

Interballo 

latolerabilis 

Intimum 

Inherer^ 

InsLimitur 

InotalgicLim 

Inpendebant 

ínter istitiam 

Imperefaniam 

Ignotum pondas 

Industriar? 

In or? 

Incertuní 

Ignitum 

lub? 

Inrita 

Inuerso 

Instabiles 

Innocus est 

Ignobilis 

Inportans 

Inspexero 

Incultura 

Imbuaer? 

Inplorat 

Indutinae 

Interluit 

Inextricabilis 

Indicium 

Inglubies 

Insultat 



Intulit 

Sinc uianí 

(irandem 

Stimulis 

I"Linabulis 

I n ferré 

Spatio 

Insoportabilis 

Intrinsecum uel secretuní 

I'^ictus star(j 

Adsummitur 

Oculo humur 

Super pendebant {i'ojo) virgili 

ínter instantiam 

Super labiam 

Inñnitum pondus 

Uocere 

In ojDerí;; 

Instabil? 

Ignc probatuní 

Aut xpe aut barb? 

Ad nicilum deducta 

In ordine 

Fluctuantes 

Ciii non netur 

Ignotus uel ex improuiso ucniens. 

Reddens 

Uisitauero 

Inimicis inridere percabillatione 

Incoare uel instigare 

.Vuxilium inquiret 

Ferarum inquisitione 

Interlauitur 

Insolul:)ilis 

.\b indicando 

(juila uel guttor (rojo) Pumici testis 

Inludet uel inridet 



26o 



M. ARTIGAS 



Intellexit 

Incuria 

Indoperator 
345 Idsa 

lapex 

Inclitus 

Incassum 

Igitur 
350 Inpendit 

Inectit 

Inpuuer 

Inpenetral? 

Inc^lebr^ 
355 Iconisma 

Incolens 

Iniber^' 

Inlustrat 

Inprobat 

Insimulat 

Immo 

lactura 

Insignem 

Inormae 

Incentiba 

Inlaber^ 

Inmitis 

lamto 

lantaculum 

lugamenta 

Inirent 

Inniti ped^ 

Instantem 

Ictuss 

Ictuum 

lubis 

lanitor 

lubissent 



360 



In fraude induxit 

Neclegentica 

Imperator 

Silbe uel monstr^ 

Uelox 

Clarus uel inuictus 

Inanem 

Ergo 

Super eminet 

Innoluit 

Puer sine barbis 

Quod ad iré non potest 

Desertum 

Hymago uel figura 

Inprudens 

Retiner^ uel conpescer^ 

Glorificat 

Obicit 

Acusat 

Hoc est 

Damnum 

Nouilem 

Inmanae 

Adulteria uel inmunditia 

Intrata 

Inplacabilis (rojo) 

Gusto ante grandium 

Gustare quod greci crastinam uocant 

luncturas artuum 

Pactum colligerent conñrmarent 

Conari ped(^ 

Inminentem urgentem 

Singulari numero 

Plurimum 

Comis 

Ostiarius 

lubassent 



ludig na 
380 luuer^s 

lero 

Inliciar 

Ineritos 

Inthaca 
3S5 lacitur 

Inorruit 

lucundum 

Ir? 

Infensi 
3QO iHa 

Ignem 

Infola 

Incomitata 

Inrita 
305 Indómitas iras 

Ingeminans 

luuabit 

Immelius 

Illiria 
400 Instant 

Interdum 

lam pridem 

Inspicare faces 

lolescer^ 
4"5 Ingungem 

Ibucca 

lubam 

Irim 

lubencos 
410 Ito 

Inuictae 

Inruat 

Innupt? 

lactat 
415 Incutetimorem 
Tomo I. 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO I ATINO 

Ciuis 

Delectaris quasi juberis 

Ambulabero 

Persuadar in lector 

Nomen insule 

Insul^ 

lactatur 

Pauorem fecit 

Delectabilem 

Perge ii perrexi 

Inimici 

Hocalaterum (rojo) 

Amorem sub inde significat 

Uitta ^xerdotalis 

Sine comitibus 

Inutilia 

Inuincibiles 

Repenter 

Delectauit 

In meliorem partem 

Regio Itali? uicina 



261 



Urgent 

Aliquando 

lam olym 

Propria facultas infindere 

Inherer? 

Inquadrum 

Maris habentiarum 

Cerbicem alibi per u inueni 

Arcum grecam irimus dicitur 

Bebes uimos 

Occurrito uel uad? 

Potens 

Impetum faciat 

Uirgines 

Gloriatur alias uexat fatigat 

Inmitte 

18 



202 


M. ARTIGAS 


Lot 


Declinantes demones de honore angé- 




lico (rojo) 


Lance 


Moderatione uel qualitate 


Logium 


Manual? 


Locustinum 


Adtacum 


Ligustra 


Flores candidie (rojo) Virgilii 


Luctantes 


Elaborantes 


Lauis 


Ruina id est ad lapso 


Lubricum 


Ou? lauitur dum teneretur 


Liquitur 


Defluit 


Lusit 


Decipit 


Laquei 


Cal? 


Lita 


Inlita id est distincta 


Lancibus 


Paudis ac patulis 


Limbum 


Nauicula parua 


Lure 


Paluda 


Legicon 


Rational? 


Lipe 


Tristitia 


Lincis 


Fera uari colorís 


Luit 


Pena absolbit 


Limphae 


Aque uel und? (rojo) Pumici testis 


Leticines 


Cornices uel tubicines 


Latices 


Liquores aquae 


Limpos 


Clabos in osteo regul? 


Lances 


Uasa quibus sacrificantur 


Liaues 


Ruin? 


Laustra 


Cubilibus ferarum 


Laxa 


Meretrix 


Limbus 


Uestis 


Laniat 


Afficit 


Luetis 


Poenas persolbetis (rojo) 


Lenit 


Mitigauit 


Litres 


Nauigii genus 


Lupati 


Freni alibi per duas p inuenis 


Linant 


Componunt diligunt fingunt 


Lita 


Áspera uariatarum 


Labari 


Incerta sta statum molaeri 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



263 



Ludiera 
Limes 
Laberis 
455 Lento 
Linxit 

Lituo 

Linquens 

Libamina 
400 Ludificatio 

Luxu 

Lugior 

Longadoliuia 

Lucubratione 
405 Liba 

Libum 

Lati cemli 

Luc ui 

Lapsantem 
470 Lacenae 

Lena 

Linquitur 

Labem 

Lerna 
475 Liceus 

Lilia 

Lepiscam 

Luxuriem 

Lacaonis 

480 Lyadas 
Lentem 
Lancibus 
Lances 
Loromenta 

485 Labina 
Lamprebus 



Ludorum certamina 

Terminus 

Decurrens 

Uiniine molli uirgulto et tenui 

Lupus uarii coloris unde et uestis uaria 

linxit dici potest 
Tuba 
Deserens 
Sacrificia 

Uanitas inductionis 
Copiis diuitiis 
Copiosior 

Perpetúan! oblibiscendiam 
Nocturna lumina 

Nam hac libum et hac liba pluraliter 
Genus dulciamenti 
Aeuum o latentem sub terri uinum 
Lucerna aut candel*^ 
Cadentem 
Lael^n^ u erga ayt 

Locus arcadi^ ubi fuit serpens grandis 
Defuit manat 
Calamitatis crimen 
Paulus argiuae 
Mons frigidus 

Non lilia uerg et grandia lilia quassans 
Las unarium antiqui ita nuncupabant 
Ubertatem u est luxoriem eenera de 

pascis in erbam 
Signum stellarum uer y plidus 
Clarumque licaonis ara 
Lenticula leguminis 
Missoris 

Missoria u lancesque et liba feremus 
Plura lora (rojo) 
Aqu? per uiam allubionis 
Splendidus ex greco patrem habet 



204 


M. ARTIGAS 


Libiclinosissimus 


Adulter nimius 


Librariorum 


Scribarum 


Labat 


Soluitur dissolbitur 


490 Linquam 


Relinquam 


Libabit 


Tegit unde inlibatum intactum 


Luctificis 


Luctum faciens 


Limphatam 


Mentem motuní 


Litamina 


Sacrificia 


495 Lepuscul 


Lepuscellus 


Lampas 


Gencis feminum 


Lapsantem 


Cadentem leniter 


Lacena 


Helenae 


Leuis 


Placidus 


500 Lúe... 


Pestis 


Linquebant 


Amittebant 


Lucubro 


Uigilo 


Labes 


Pernicies tectis 


Labat 


Soibitur labat ari^tecrebro 


505 Mitram 


Appam capitis ornati {rojo) 


Mummona 


Diues iniquus 


Madian 


Relinquens iudicium id est non timens 




iudicium dei 


Moab 


Ex patre hoc est recedentes a deo patre 


Mutuo 


Muñera 


510 Mutuatur 


Munerator 


Mutilatur 


Exquiritur 


Mancipatur 


Obediatur uel subieciatur 


Menstrua 


vSorditas inlusionis hominis 


Motus 


Territus 


51S Multibolam 


Multis delectationibus 


Memeditor 


Mentem pertracto (rojo) virgili 


Moribunda 


Similis morienti 


Medimno 


Mensura 


Miricae 


Uirgulta humillima 


520 Mutilat 


Nutat ^ 


Miscitur 


Perturbatur 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



265 



Mitra i\uri lumina 

Melodiam Dulcedines 

Minatur Promitit 

Minis Malignis 
Monilem . Torquem 

Mitr? U luae 

Manantía Fluentia {rojo) Pumici testis 

Mundum Coelum uel agrá le terum 

Mulcare Uexare uel ni ale afflixere 

Mutilat Uiolat uel contaminat 

Munificus Honorificus uel largitor 

^Nleret Tristis 

]\Iit¡a Poma matura 

Mace? Gaud? 

:\I¡cae Mittit 

Muta Condignatio 

Mass Liri 

Meroen Insulanili (rojo) 

Merentem scelus Mérito sceleridandum 

Machina Fabrica 

Manicas Catenas 

Mutilat Conuellit confrangit 

Moleri Parareconando 

Magistratus Precores aut cónsules 

Musam Carmen 

Meditaris Imitaris 

Marillis Roma antiqui ita apellare uolunt 

Melicebat Mihilicebat 

Menalios Uersus loquaces 

Mantua Urbs Italia 

Mixtum Confusum 

Mactare Inmolare 

Massilii Populi interiore parte affric? positi 

Minas Interminationes 

Monstrua Pro diosa 

Melesuada Que'^ialum compellet melius est male 

suada dicitur 



266 



M. ARTIGAS 



Medidcatam 
Merendó 

560 Meotid? 

Manes 

Malatus 

Metas 

Miric? 
56; Mus 

Mergos 

Maculas 

Mutata 

Malacia 
5:0 Mus 

Mandalus 

Marteria 

Monogamus 

Moribundo or? 
575 Mana? 

Marcor 

Molares 



Medicamentum 

Dum merentur beneficio queruntur di- 

citur 
Palus scuathiue 
Inferí inferos 
Maxilatus 
Términos 

Genus uirgulti ponsus nomen 
Genus suricis 

Aues nigre marine que et margi 
Foramina retis {rojo) 
Dea paganorum quam greci leum cin- 

thea dicunt 
Serenitas absque uento latin? 
Maris greci mis uocant 
Genus clusure hostii 
Uisiciola parua 
Unius uxoris uir 
Morti próximo 
Matur? surgente auror? 
Defectus quidam 
Dentes maxilares sic dicuntur 



Nocticola 

Neoffido 
580 Nonncimquam 

Noxius 

Nenniue 

Nomisma 

Nociosus 
585 Nemus 

Nequs 

Nequid 

Nectaredulci 

Nuces 



Luna {rojo) 

No uellaplantio [rojo) 

Non aliquando id est numquam 

Incumberet premit 

Pulcritudo 

Forma ad numos 

Qui melius uespere uidet 

Silua 

Nocens 

No potuit 

Melifluo sapore uel odore 

Cuneta poma que textu clauduntur 

nuces dicuntur u est castaneasque 

nuces 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



267 



50" Nimphe 

Numerosiora 

Nebecaba 

Nidor 

Nuit 
595 Non inmérito 

Ne manda 

Noba 

Nedefeceris 

Notus 
<6oo Nartissum 

Nequs 

Nundinae 

Nundina 

NoLierca 
*o5 Noar 

Naufrago orb? 

Nox 

Napae 

Nouium 
■6i3 Nardus mea 

Nucum hortum 

Nimxit 

Niuali 

Nereus 
■615 Nomidi^ 

Nobo 



Deae fontium pagani dicebant 

Plus numerum habentia 

Nébula 

Ignis odor qui a grecis nifa dicitur 

Operuit texit 

Id est mérito 

Ne mandaberis 

Incógnita 

Nedefeceris necesseris 

Uentus a meridi^ flans 

Genus hebe odori fere porcae 

Pessimus [rojo) 

Loca mercati uniuersa quod greci pen- 

egins uocant 
Locus mercati quod greci augurius di- 

cunt 
Patris uxor secunda 
Coner moliar 
Perdito delecto 

A nocendo dicta quod oculis noceat 
Deae agrestes super flore puto 
Multarum scilicet 

Genus feminis in cántica canticorum 
Pluraliter dicitur 
Niuauit 
Niaeo 
Stagnus 
Mauritaniae 
Conjungenduco 



Oreb 
Operosa 
Opimacem 
<52o Optunderit 
Obiare 
Obtalmicum 
Orgae 



P'oramen colobre {rojo) 

Odiosa uel laboriosa 

Lacertam 

P'uscaberit uel impedierit 

Contrarium esse 

Aurium morbus 

Hira {rojo) Virgilii 



268 



M. ARTIGAS 



625 



645 



655 



(3ptupiscit Animo percutitus 

Opes Posibilitas 

Optare Elegere 

Orescunt Contremescunt 

Oblustro Circumeo 

Opfertus Infectus uel infusus 

Oficiebat Nocebat 

Obliso Percussum 

Obscines Corus (rojo) pumici testis 

Obstrum Purpuraregalis 

Orbus Affectibus destitutis 

Obnubet Operit obteget 

Obliquus Transuersus 

Obuallat ündique munit 

Obruit Obstipuit 

Obprobiuní Improperium 

OfFa Pars fructus 

Obnixius Humilis calcabilis 

Orsus Lucutus 

Onis Genus marmoris 

Opulentium Opibus plenum 

Obiscum Turpe ludum ¡mpudicum 

Opex Artifex 

Oleae PVena equi 

Obumcumber^ jMori 

Obpeter? Moner? (rojo) 

Obtonsa Stulta que a cade sapienti? caret 

Opis nostr? Facurtatis nostr? singularis numero 

Obstentaturus jMonstraturus 

Odiis Inimiciis 

Onera Sarcina 

Orcades Nimph? montan? 

Orion Sidus nauigantibus infestus 

Ostro Purpura 

Obuertunt Conuertunt 

Oradomus Feredomus 

Obstitit Contrarium fuit 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



269 



Orans 
Oblibo 
Opulentia 
Ob patrian! 
005 Osusti 

Obduc herba 
Ostri feriabundi 
Oblisatrum 
Ostitor 

070 Oscipitium 

( )doramenta 
Órbita 
Offensamdi 
Orbatur^ 
675 (3bstusum 
Offendidit 
Oriona 
Orbis 

Oraculum 
*8o Oraculum 

Obsordisset 

Obelo 

Olimpiadam 

Oae notri 
685 Obortis lacrimis 

(^pacat 

Olimpum 



Rogans 

Oblibisco 

Diuidia 

Propter patriam 

Partis proprie 

Producto 

Purpure ^ferax anmi 

Genus herbule latín (rojo) 

Os aperio quam de somno quod som- 
nus oscitet 

Locus post aurículas quod uere soma 
dicunt 

Quasi timeama 

Semita grece tribus dicitur 

Iram eo quod oíTendatur 

Desolando 

Ketunsum 

Preteritis temporis est 

Stellarum signum 

Girus quídam quod grecí speram di- 
cunt 

Oris eloquíum 

Oratorium 

Surdus efñcítur 

Ueru id est uirgula férrea 

Quattuor anni olimpiadam faciunt 

Grecí 

Súbito natís súbito exoritis 

Teget 

Nun celum nunc montem olimpus ta- 
men mons est excelsus in provin- 
cia ubi nullus ater ñeque pluuia 
uadet 



Pallorae 
Pollicibus 
690 Proritu 



vSpecia? (rojo) 

Manubriis id est manibus 

ímpetu uel agonía 



270 

Pedagra 

Prominens 

Parilitate 

Palustri 
«95 Perpeditum 

Penuria 

Pullulat 

Pitonem 

Pietas 
700 Para stans 

ees 

Piornia 

pipólo 

705 

pe 

Procliues 

Pollitae 

Preuellat 
710 Preblema 

Premulgans 

Preuellat 

Penitus 

Patulum 
715 Patens 

Parer^ 

Pauidus 

Perruptus 

Pergit 
720 Palleria 

Postrema 

Periclum 

Peplum 

Preceps 
725 Prim^ 

Pedicas 

Profluuies 



M. ARTIGAS 



Pedum dolor 

Altus uel excelsus 

Quatione 

Paludestri 

Impeditum 

Iniuria uel laboriositas 

Pulluit crescit 

Necromantia id est diuinatio 

Fides (f'ojn) 

Adolans 

Actuales 

Fornicatio 

Gratia 

Conuicio 

Prabum 

Precurrens 

Ascensiones 

Sufragia 

Rumpat 

Inigma id est paral(^ 

Porrigens 

Rumpat 

Interius 

Ouod semper patet 

Ouod aperitur et clauditur 

Obedir^ 

Semper timens 

In altum lebatus 

Perseuerat 

Palles dependentes ex gutture bobi 

Üilis 

Periculum 

Speculis 

Sine respectum salutis 

Máxime 

Laquei pedum 

Sordis effusio 



FRAGMENTO DE UN GLOSARIO LATINO 



Precipantes 

Petas 
730 Prouidens 

Pontífices 

Palpat 

PelHxit 

Perduaelis 
735 Perculsus 

Pancano 

Pluuinaria 

Pluscolum 

Parus 
740 Parsimonia 

Procul 

Pruno 

Penetralia 

Palleatus 
745 Plaudit 

Penetrat 

Promuntorium 

Panget 

Prodigis 
750 Profanat 

Puuerat 

Proculus 

Proselitum 

Prius 
755 Progenies 

Parili modo 

Perculit 

Parata 

Potiuntur 
760 ¿Poelum? 

Polus 

Presolem 

Priuilegium 



Festinantes 
ímpetus gladiatorum 
Prouideui uobis 
ludices (rojo) pumici testis 
Blanditur 
In fraude induxit 
Osti inimici 
Permotus uel turbatus 
Rapiña 

Lucra sacra inrigua 
Plus quam oportet 
ínsula marmoria 
Frugalitas 
Longe 

Carbones uiui 
Interiori secreta 
Ueste uon candida huius 
Sonum facit 
Intrat uel inrumpi 
Saxum in mari 
Carminat 
Largis profusis 
Polluit uel uiolat 
Crescet uel incrementat 
Qui nascit uel quu patrem peregrina- 
tur 
Transiens de lege ad altera 
Lapis marmorius candidus 
Posteritas 
Simili modo 
Accidit 
Parata :est? 
Fruuntur 
IMaformen 
Tenebre noctis 
Primum 
Dignitas 



272 


M. AKIIC.AS 




Pascae 


tas (''i\Ío) 




■p5 Panacea 


Radix sala. . . herbé 




Parcas 


Facta dicebam . . .inquam? 




Pcsti 


Morti eo quod 

Calamitatis 




Pellacis 


Callidia. . . tutis 




•70 Pauitans 


Timens 




Piarct 


Absoluet et ¿orc[uet? 




Postes moti 


Ou¡ a masculi 




Premia 


Mercedes 




Prolaps 


A el isa dicti 




"3 Peragro 


Circumeo per diuerse 




Proluit 


Perfudit 




Pateraní 


Pialam 




Pelta 


Scutum ama 




Penates 


Déos domésticos dicti 




7S0 Pedum 


I'u. . re curbas quod pastores 
omuium capiunt 


pedes 


Palmes 


Koque pars uitis in expr. 




Pestum 


Oppidum campum 




Prohibet 


Uetat 




Primici?^ 


Frugumini 




T^í Proinile 


Itaqvie 




Prescia 


Antequam quid ílat scita 




Padaniagri 


Padi scilicet 




Proras 


Priores nauium ¿partes? 




Puppes 


Posteriores nauium ¿partes? 




;m. Pender»,^ 


Prestar? 




Proles formis 


Origo forma dupplica 




Penitus 


Introrsus 




Piacula 


l^xpiacula 




Pressore 


Cía. . . 




705 Peraemtum 


Occisum 




Piram 


Seruem lignorum 




Paeram 


Maticam 




Prodigiis 


Ostentis 




Perosi 


Odio habentes 





FRAGMENTO DE UN GIOSARIO LATINO 273 



•soo Pristinus 


Prior 


Plaudunt pedibus 


Percutiunt 


Plurimus 


Magnus 


Pudici 




Perculsus 




flo5 Perfer 





8. Dispositionis, lib. gl. — 12. disiungi, lib. gl. — 20. dis- 
truxit. — 24. instructus est? — 27. Dictator, lib. gl. — 31. Deis de 
Deo? — 35. paraverat, lib. gl. — 46. Dulichium. — 48. Emetri- 
teo, lib. gl. — 55. Extenta extensa, lib. gl. — 58. EíTeta aperire 
uel euacuare,. iib. gl. — 59. Epithymeticon. \'^, 65,/. — 65. Ex- 
ceptant, lib. gl. — 66. remoratur, lib. gl. — 78. diligentissime, 
lib. gl. — 87. Audientiam, lib. gl. — 89. Effetos, lib. gl.— 
104. emendent, lib. gl. — 1 1 5. Exertantem ora, proferentem 
elocutionem id est nudauit verba quae erant operta, lib. gl. — 
121. \'. Isid. IX, 2,20. — 127. I'arnices galeae, lib. gl. — 
128. Flosculum, lib. gl. — 135. -of>vc'.a. — 139. flatu alitur, lib. 
gl. — 146. Fornice, lib. gl. — I47. lugubria aut tristia, lib. gl. — 
161. Forte sua fortuito ex euentu, lib. gl. — 167. falsa, lib. 
■gl. — 169. a figendo, lib. gl. — 170. uentorum, lib. gl. — 189. Fa- 
selum silique leguminis quem nos passeolum dicimus, lib. 
gl. — 191. dicti eo quod futura canebant. — 199. foli Virgilus, 
lib. gl. — 201. pritanis, lib. gl. — 203. naualis, lib. gl. — 206. he- 
rodius vocant, lib. gl. — 2IO. Quod neetum lana quasi fila in 
■eodem prosternantur, lib. gl. — 219. fefellerunt. — 229. nolu- 
men, lib. gl. — 237. Gruibus? Goetz. — 243. lari dicunt, lib. gl. — 
255. Hiniant, lib. gl. — 264. odoren dant B', lib. gl. — 267. quae 
■et hesperus uespera prima apparens, lib. gl. — 269. himeneos 
iustos nuptuarum toros nuptias iustissimas, lib.gl. — 277 -hiber- 
ni dies, lib. gl. — 280. auro abundans, lib. gl. — 290. piger, lib. 
gl. — 302. insumitur adsumitur, lib. gl. — 3 1 2. importabilis, lib. 
gl. — 318. Interstitiam interstantiam, lib. gl. — 319. iperefania 
superuia, lib. gl. — 325. iube criste ñ iube parbe, lib. gl. — 345. 
Ida siluauel mous trae, lib. gl. — 368. lanto, lib. gl. — 369. agra- 
tissima, lib. gl. — 388. ii pergñ. ii perrexi, lib. gl. — 403. propie 
fáculas, lib. gl. — 426. Laquei galaee, lib. gl. — 431. Logicon, 



274 M. ARTIGAS 

lib. g\. — 442. laxa luxuriosa, lib. gl. — 450. apers uariati, lib. 
gl. — 463. longa obliuia, lib. gl. — 468. Licini, lib. gl. — 470.. 
elene uirgilius ait, lib. gl. — 478. Ubertatem uirgilius luxuriem 
segetum teñera depascit in erba, lib. gl. — 483. missoria. Virgi- 
lius, etc., lib. gl. — 486. Lamprobius. — 499. Lúes, lib. gl. — 505. 
Mitra cappa capitis ornata, lib. gl. — 506. Alammona, lib. gl. — 
510. muneratur. — 529. celum uel opera terrarum, lib. gl. — 
530. affligere, lib, gl. — 536. micat mittit, lib. gl. — 538. Mares, 
lib. gl. — 556. prodigiosa, lib. gl. — 557. Malesuada quae ad ma- 
lum melius male suasa, lib. gl. — 5 59- beneficium que sunt digni,. 
lib. gl. — 560. scistiae, lib. gl. — 568. Matuta leucotheam, lib. 
gl. — 571- Mandulus,lib.gl. — 589. Uirgilius, lib. gl. — 602. pane- 
giris, lib. gl. — 603. agoreus, lib. gl. — 606. Naufragio orbe per- 
dito deleto, lib. gl. — 614. Nereus istagnus, lib. gl. — 633. Obs- 
trusum, lib. gl. — 643. Ónix, lib. gl. — 645. Obricum, lib. gl. — 
650. Obtunsa quia acie sapientiae caret, lib. gl. — 655- Orea- 
des, lib. gl. — 659. domus fores, lib. gl. — 666. Obdurat her- 
bas producat, lib. gl. — 670. Occipitium quod greci bregma 
dicunt, lib. gl, — 688. in provincia greciae ubi nullus aer, lib. 
gl. — 697. poUuit, lib. gl. — 700. parasitans, lib. gl. — 710. para- 
bola, lib. gl. — 744. Paleautus usus, lib. gl. — 760. Peplum ma- 
furite, lib. gl. — 765. salutaris herbé, lib. gl. — 772. Postes 
emoto quia masculinum est, lib. gl. — 780. Fustis recuruus quo 
pastores pedes ouium capiunt, lib. gl. — 78 1, ea pars uitis ubi 
uua uascitur, lib. gl. — 782. Campaniae, lib. gl. — 794. Pesso 
ore clauso, lib. gl. — 796. struem lignorum, lib. gl. — 797. Man- 
ticam, lib. gl. 

Jena, mayo 1914. 

AI. Artigas. 



NUEVOS DOCUA'IENTOS 



RELATIVOS A 



JUAN DEL ENCINA 



En 1895 recogí en un folleto, hoy agotado ^ muchos de 
los documentos concernientes al famoso poeta y músico sal- 
mantino, fundador de nuestro teatro, que tuve la fortuna de 
encontrar registrando los archivos capitulares de la catedral 
de Málaga. Posteriormente continué mis averiguaciones y pes- 
quisas, con tanto más ahinco cuanto que la crítica erudita ha- 
bía aceptado todas mis presunciones, logrando allegar nuevos 
datos, complemento de los anteriormente publicados, y hoy 
creo llegada la oportunidad de someterlos al criterio de los 
estudiosos, como ilustraciones del curioso documento que al 
final de este artículo se reproduce, y en cuyo pie figura la 
firma— quizás el único autógrafo que en la actualidad existe - 
de Juan del Encina. 

El acta en que se consigna la toma de posesión del arcedia- 
nazgo mayor de Málaga, que le había sido conferido en 1509» 
transcrita de los libros del cabildo malacitano, no había visto 
hasta ahora la luz pública ^: 



^ Sobre Juan del Enema, músico y poeta. Nuevos datos para su bio- 
grafía. (Tirada de 150 ejemplares.) Málaga, 1895. 

2 «Registro de actas capitulares y otros conceptos que pasaron 
ante mi Gonzalo Pérez notario apostólico y ante Francisco de Torral- 
va desde el año de 1504 hasta el año de 1509 'que fueron notarios de 
los Sres. deán y cabildo de la iglesia de Malaga con otros actos que 
en este tiempo y en este lugar pasaron ante los dichos notarios apos- 
tólicos que fueron firmados de sus nombres. — (ionzalo Pérez, not.* 
apostólico. — F. de Torralva, apostólico notario.» 



276 RAFAEL MITJANA 

«En once de abril del dicho año [1509]. 

«Estando los dichos Sres. deán y cabildo de la dicha igle- 
»sia de Malaga ayuntados en su cabildo, según que lo han de 
»uso y costumbre, y estando presente el honrrado Pedro de 
»Hermosilla, vegino desta dicha gibdad, que por escritura de 
»un instrumento de posesión y colagion del Sr. D.Juan, obis- 
»po brictinoriensis forumpopiliisque ^ y nungio apostólico en 
» estos reinos de Granada, por la que en efecto paregio que el 
» dicho Sr. mando por escritura de una presentagion real firma- 
»da del Rey D. Fernando nuestro señor y sellada con el sello 
»real de Castilla, de la qual original se me fizo presentagion 
»y quedo en su poder, que por escritura de gierta ligengia y 
» facultad de que faze relagion el dicho Sr. nungio en el dicho 
»su instrumento que le fue dada y acordada por el Sr. D. Die- 
»go Ramírez de Villaescusa -, obispo desta dicha iglesia de 
»Malaga para lo infrascripto, por lo que dicho Sr. nungio fizo 
» colagion y canónica institugion al Ligengiado D. Juan del En- 
»zina, clérigo de la diogesis de Salamanca, del argedianazgo 
» principal y calongia a el anexa desta dicha iglesia y cibdad 
»de Malaga, por renungiagion que del fizo en sus manos ex 
»uso y mutaciones Diego Gómez de Aroche en nombre y a 
»poder del Ligengiado D. Rodrigo de Engiso, maestro en sa- 
» grada theologia, argediano que fue y ultimo poseedor de la 
» dicha dignidad, según que mas largamente se contiene en el 
» dicho instrumento, el que le fue tomado por mi originalmen- 
»te al dicho Pedro de Plermosilla; el que requirió a los Sres. ba- 
»chiller Diego Gómez de Spinosa, canónigo thesorero de la 
» dicha iglesia, y al bachiller D. Francisco de Melgar, maestre 
» escuela, a los cuales y a cada uno in solidum cometió el 
» dicho Sr. nungio, por el dicho instrumento, sus veges, para 
»fazer le fuese dada la posesión al dicho D. Juan del Enzina 
y>áe\ dicho argediana?go, y sobre ello pudiese apremiar a los 



' Probablemente Juan Rufo de Theodoli, nombrado por Julio II, 
€n 18 de abril de 1505, obispo de Bertinoro y Foi-limpopoli, en la Emi- 
lia. Murió como arzobispo de Cosenza, en 1527. 

2 Ocupó la sede malacitana desde el año 1500 al de 15 18. 



NUEVOS DOCUMENTOS RELATIVOS A JUAN DEL ENCINA 277 

»tassadores sy algo huuiese y ocurriese en justicia et también 
» aceptase la dicha comisión; y el dicho Sr. bachiller la acepto 
>>con la debida solemnidad, y cuanto al cumplimiento dijo que 
»la escritura era buena y según uso; y vista dijo que reque- 
»ria a los dichos Sres. deán y cabildo que la obedeciesen y 
» cumpliesen por cuanto en ella se contenga. Y los dichos Sres. 
»la vieron y la oyeron leer, y habido pareger y deliberagion 
V mandaron llamar al dicho Pedro de Hermosilla, procurador 
;>del dicho D. Juan del Enzina, el que juro en forma en anima 
»y presente sobre dicho lo contenido en un estatuto fecho por 
»el dicho Sr. D. Diego, que habla gerca de lo que han de 
»jurar los benefigiados nuevamente regibidos en la dicha igle- 
»sia, lo qual jaro en un libro misal y sobre una cruz, en manos 
»del dicho señor maestre escuela, y habiendo jurado los di- 
»chos Sres. deán y cabildo cometieron a los Sres. INIosen Pe- 
:>dro de Amate, arcediano de Yelez, y a Diego Mexia para que 

juntamente conmigo le dieran la posesión real y efectiva del 
> dicho arcedianazgo y prebenda al dicho Pedro de Hermosi- 
-»lla en el dicho nombre; los quales asi lo fizieron, y fueron asi 
»al choro y le sentaron en su silla, y en señal de posesión de- 
»rramo cierta moneda para los asistentes, que fueron presen- 
»tes D. Yñigo Mares y el Sr. Ligengiado Pedro Pérez y el 

>vSr. mayordomo Francisco de Enciso, Luis de Ofueros, perti- 
»guero, y Luis ]\Iulhos; y después le llevaron al cabildo y le 
» señalaron lugar para se asentar y votar según su dignidad 
»y costumbre, y le mandaron sentar, estando presente el per- 
>.tiguero de la dicha iglesia, Luis de Ofueros. Yo Gonzalo Pe- 
»rez, apostólico notario.» 

Algunos meses tardó Juan del Encina en establecer su resi- 
dencia en Málaga, ya que su nombre no figura en ninguno de 
los cabildos celebrados antes del 2 de enero de 1 5 lo. Pero bien 
pronto se percataron los capitulares malagueños de que se 
trataba de un hombre de verdadero mérito y gran valimiento 
en la corte, pues en 20 de marzo siguiente le confirieron 
poder para que él y el canónigo Gonzalo Pérez «represen- 
tasen a la mesa capitular y cabildo, y pudiesen pareger ante 
el Rey e la Reyna y ante su consejo e contadores mayores y 
Tomo I. 19 



278 RAFAEL MITJANA 

practicasen cuantas diligengias fuesen condu(;entes sobre la 
dotación y privilegio desta sta. iglesia y su mesa capitular,, 
y para que assi mismo a su nombre pudiesen impetrar cual- 
quier privilegio nuevo, y assi mismo para que pudiesen denun- 
(jiar si necesario fuese el privilegio que por sus AA. se hauia 
concedido al cabildo y su mesa capitular, y assi mismo para 
que pudiesen recibir y aceptar para dote de la dicha su mesa 
capitular cualesquiera diezmo de los cristianos nuevos o vie- 
jos de dicho obispado, y assi mismo se lo confirieron para 
que pudiesen suplicar a nuestro santísimo Padre la confirma- 
ción e aprobación dello». 

Precisamente a estos asuntos se refiere la «Instrugion que 
llevaron el reverendo sennor Don Juan del Enzina, arcediana 
de Malaga, y Gonzalo Pérez, canónigo, a la corte» que a conti- 
nuación se publica. Partieron los delegados del cabildo en mar- 
tes 21 de marzo de 1510. La misión que les había sido enco- 
mendada era de gran importancia para la constitución definitiva 
y futuro régimen de la iglesia malacitana. Por esto, sin duda, se 

extendió la convenien- 
te acta en presencia-de 
Antonio de Aguilar, 
notario del cabildo, 
exigiéndose que ade- 
más de él la firmaran 
asimismo ambos men- 
sajeros. No cabe, pues, dudar que la firma que dice «Joan 
del Enzina, arcedianus malacitani», es original y autógrafa deí 
insigne poeta y músico salmantino. 

Las gestiones cerca de los reyes se prolongaron algún 
tiempo, así que en II de octubre del referido año 1510, eí 
cabildo acordó «que el Sr. arcediano que se hallaba en la 
corte se viniese, y C|uedase alli cuidando de los asuntos pen- 
dientes el canónigo Gonzalo Pérez». Atendiendo a tal reque- 
rimiento regresó Juan del Encina a Málaga, y en 20 de noviem- 
bre siguiente hizo relación, ante los capitulares, «de lo que 
habia negociado en la corte», dando al mismo tiempo «cuenta 
de los gastos que habia tenido en ella y que assi mismo dio». 






NUEVOS DOCUMENTOS RELATIVOS A JUAN DEI. ENCINA 279 

Permaneció por entonces el arcediano mayor de Málaga 
ilosempeñando las funciones de su cargo; pero como el pleito 
pendiente con el (lohierno no se resolvía y la situación de la 
iglesia era precaria, en I4 de julio de 1511 <'se determino por 
todos los Sres. del cabildo que el Sr. arcediano y I). Gonzalo 
Pérez volvieran a la corte a concluir asi el negocio de la dota- 
ción como otros que el cabildo tenia pendientes, los cjuales 
lliessen con ligengia gozando enteramente de sus prebendas, y 
se les prometió que concluido el negocio se les gratificaria 
como les estaba prometido». 

Aquel mismo día ^se expuso por el Sr. arcediano D. Juan 
del Enzina, como hauia llegado a su conocimiento que el cabil- 
do hauia ordenado giertos estatutos en el año pasado de 1510, 
en que se mandaua cjue el presidente que por derecho fuesse 
en la dicha iglesia, no pudiese llamar a cabildo sin expreso 
mandato de todo el, que dicho Sr. como presidente derrogaua 
y contradegia el citado estatuto, por quanto era en perjui(;io 
de los demás presidentcís, c les quitaba su libertad de presi- 
dencia; y se añadió que se le oia e que hauria respuesta, y se 
le mando salir fuera de dicho cabildo >. Acto seguido «se 
trato y platico por el cabildo que ningún canónigo ni digni- 
dad que no fuese oi-denado in sacris, no debe ser admitido a 
cabildo ni ser recibido su voto, asi como por lo que disponían 
los cañones como el estatuto de esta santa iglesia. Y assi se 
acordó que se notificase al dicho vSr. argediano de Malaga y 
al li(;engiado Pedro Pizarro, canónigo, que mientras aquellos 
no eran ordenados /// sdcris se abstuvieran del ingreso en el 
dicho cabildo sino íucse por su niandado >. Con este incidente 
comenzaron las discusiones entre el poeta salmantino, que aun 
se resistía a ordenarse, y sus compañeros de cabildo, que pre- 
tendían el cumplimiento de las constituciones de la iglesia, y 
como al cabo de cierto tiempo la situación se hizo insosteni- 
ble, Juan del lancina acabó, como es sabido, por r^Miunciar a la 
dignidad y prebenda de que gozaba. 

Por lo pronto urgía la solución de los asuntos en litigio, 
de modo que en 30 de julio de 1 51 1 trató otra vez el cabildo 
sobre si el señor arcediano y D. Gonzalo Pérez pasarían de 



28o RAFAEL MITJANA 

nuevo a la corte a terminar los negocios pendientes, ambos a 
dos o uno solo, «sobre lo que hubo varios pareceres, por lo 
que se determino se votase, y por el mayor número se acordó 
que fuese el Sr. argediano en los términos que hauia ofregidc, 
que era traer los negogios despachados dándole lOO ducados 
de oro para las costas». 

vSin que conozcamos las razones, esta solución no debió 
agradar mucho a Juan del Encina, puesto que manifestó «que 
en el caso de que el Sr. canónigo [Gonzalo Pérez] fuese en 
las mismas condiciones que el, renungiaba el cargo». Y ante 
semejante actitud, el aludido prebendado hubo de conformar- 
se con el nombramiento, y marchó a la corte. Es de suponer 
que la tal renuncia molestó algún tanto a los capitulares, 
quienes pocos días después, en 21 de agosto siguiente, sin 
duda por sentirse desairados, tomaron una resolución violenta, 
que hasta entonces no se habían atrevido a adoptar : «Que al 
Sr. argediano se le diese la mitad del pan que le cabia por el 
repartimiento, por quanto por no estar ordenado de sager- 
dote, según derecho no debia gozar mas de la mitad de la pre- 
benda.» 

No obstante esta tirantez de relaciones, el cabildo apre- 
ciaba en lo mucho que valían las altas prendas y el preclai'o 
talento del arcediano; así que no tardó mucho tiempo en darle 
un nuevo testimonio de estimación y confianza, otorgándole 
poder en 3 de enero de 1 5 12, «para que paresgiese ante el 
Rev. Sr. arzobispo de Sevilla ^ en el congilio provincial que 
hagia, en nombre de este Illmo. cabildo y su mesa capitular, 
para que solicitase las cosas que le convengan y fuesen en 
pro y utilidad de este cabildo, y que apelase de las que contra 
este se dieren». 

En cumplimiento de tal mandato, Juan del Encina asistió 
al cuarto Concilio hispalense que se celebró en la capilla de 
vSan Clemente de la catedral sevillana, desde el II al 15 de 



1 El dominico fray Diego Deza, que rigió la archidiócesis hispa- 
lense desde 1505 a 1521, año en que fué trasladado a la sede primada, 
^luriü en i ^2;. 



NUEVOS DOCUMENTOS REIATIVOS A JUAN DEL ENCINA 28 1 

enero del citado año ^ Terminada su misión, regres(3 a Mála- 
ga, donde la vida no parece haberle sido muy grata, dado el 
interés que ponía en buscar medios para ausentarse. I lay que 
reconocer que la ciudad andaluza no debía ser el lugar más 
adecuado para las aficiones y gustos del músico poeta, acos- 
tumbrado a residir en centros donde el movimiento intelec- 
tual era mucho más intenso. Por esto, en el cabildo de 1 7 de 
mayo siguiente pidió, y le fueron concedidas, «todas las recles 
que le cupiesen para ir a Roma y otras partes que dijo tenia 
necesidad». 

Sabido es que, una vez en la capital pontificia, Juan del 
lancina no tardó mucho en hacerse el lugar a que le hacía 
acreedor su talento y en conquistarse el favor de Julio II, que, 
a pesar de sus empresas guerreras, encontraba tiempo para 
proteger eficazmente las artes y las letras. Encina brilló en la 
corte romana bajo el triple aspecto de poeta, músico y actor. 
Rn aquel ambiente de tan refinado buen gusto, plenamente 
saturado del espíritu del renacimiento, debió hallarse tan bien 
el arcediano de Málaga, que permaneció en Roma más de un 
año, no volviendo a figurar su nombre en las actas capitulares 
de Málaga hasta el día 1 3 de agosto de 1 5 13- Pero ya a fines 
del año anterior el cabildo se había acordado de él, y discu- 
tido si se le conferiría el encargo de solicitar de la corte ro- 
mana el pronto despacho de la bula de confirmación del pri- 
vilegio de la iglesia malacitana -. A pesar de muchos pareceres 



^ Había sido convocado en 1 5 de septiembre de 1 5 1 1 , y a sus sesio- 
nes asistieron representantes de los obispos y capítulos de Cádiz, Má- 
laga, Marruecos y Canarias. Según Ortiz de Zúñiga (Anales eclesiásticos 

V seculares de la muy noble v muy leal ciudad de Se7ñUa Madrid, 1796. 

Tomo 111, pág. 283), en representación del obispo de Málaga, D. Diego 
Ramírez de Villaescusa, asistió al Concilio «su provisor y canónigo 
D. Pedro Pizarro, y por aquella iglesia su arcediano, cu)^o nombre no 
leo». (Loe. cit., pág. 284.) Las actas del Concilio se hallan en el tomo IV 
de la colección publicada por Aguirre. 

2 Vid. Acta de 15 de noviembre de 1512: «Se confirió en este 
cabildo en orden a la confirmación del privilegio de esta iglesia que 
se hauia de traer de Roma a quien se hauia de encomendar esta 
diligencia para su mas breve despacho, sobre lo que hubo pareceres 



282 RAFAEL MITJANA 

favorables, los capitulares se inclinaron a confiar dicha misión 
al canónigo Gonzalo Pére;:, y en realidad hicieron bien, pues 
por entonces Juan del Encina se ocupaba en asuntos de muy 
diverso carácter y por completo ajenos a su dignidad de 
arcediano. 

Precisamente por aquellos días escribía su Farsa de Plácida 
€ Vittoriano, quizás la más atrevida de sus creaciones dramá- 
ticas, en la que parodiaba el oficio de difiantos (Vigilia de 
la enamorada muerta), y la representaba él mismo en presen- 
cia del Sumo Pontífice, del embajador de España, del marqués 
P'ederico de Alantua y de otros muchos ilustres personajes de 
la corte romana, el día de Reyes de 1513, en el palacio habi- 
tado por el cardenal de Arbórea ^ Existe un documento que 
nos da curiosas noticias de aquella memorable fiesta. Trátase 
■de una carta escrita por Stazio Gadio, con fecha 1 1 de enero 
del citado año, y dirigida al marqués de Mantua, Francisco 
Gonzaga, dándole noticias de su hermano F"ederico, detenido 
en rehenes por el batallador Pontífice Giulio della Rovere -. 
El fragmento que nos interesa dice así: 

«■Zovedi a Vi, f esta de I i tre Re, il S:r Federico si ridnsse 

y>alle XXIII liore a casa del Car ditiale Arbor cusís, iiivitatto da 

y>hii ad una commedia Ce nato adune he si adusseno tutti in 

y>una sala ove si anea ad representare la comhedia (sic). II p:to. 
y>R:no. era seden do tra i I S:r Federico, posto a vían drita, et lo 
y> Ambas ciator di Spagna a man sinistra, ct molti vescovi, poi 
y>a torno, tutti spagnoli, et piu putane spagnole vi erano che ho- 
■»mini ilaliani, perché la commedia fu recital a in lingua casti- 



distintos, unos a favor de! Sr. arcediano y otros al del Sr. Gonzalo 
Pérez.» — Acta de 17 de noviembre: «Se trato sobre el mismo particu- 
lar y voto el Sr. canónigo Giralte que se debia encargar al Sr. arce- 
diano de Malaga, porque estaba en Roma y otras razones.» 

^ El español Jacobo Serra, natural de Valencia y arzobispo de 
Arbórea. Alejandro VI le creó cardenal del título de San Stefatio in 
Monte, en 1500. Murió en Roma el 15 de mayo de 1517, siendo ente- 
rrado en la iglesia de Santiago de los Españoles, en Piazza Navona. 

2 Publicada por Alessandro Luzio en su estudio: Federico Gonzaga, 
csiaggio alia Corte di Giulio II. (Archivio della R. Socield Romana di 
Storia Patria. Roma, 1887. Vol. IX, pág. 46.) 



NUEVOS DOCUMENTOS RELATIVOS A JUAN DEL ENCINA 26}, 

> liana, cüinposta da yoaiiiie de Ltiizina, qual iiitencniíc liii ad 

> dir le forze et accidenti di amore, et per quanto dicono spagnoU 
y>)ion fu violto bella et poce/io deleito al S:r. Federico ■■■ 

El interés de estas noticias salta a la vista. En primer lugar, 
nos sirven para determinar la fecha exacta de la representa- 
ción de la faniosa Farsa, que fué el 6 de enero, y no en los 
primeros días de agosto del mismo año, como generalmente 
se venía creyendo ^ y en segundo, porque nos prueban, con- 
tra la creencia más admitida, que los espectáculos dramáticos 
no cesaron en Roma durante el pontificado del Papa guerrero, 
y que el propio autor, no obstante su dignidad eclesiástica, 
intervenía por sí mismo en la interpretación de sus obras, 
aunque éstas fueran de carácter profano, cosa poco decorosa 
para espíritus timoratos, pero muy en connivencia con el ca- 
rácter libre de aquellos tiempos. 

Volvió Juan del Encina a Málaga en el verano de 1 5 13) 
pues, como ya he dicho, asistió al cabildo celebrado el día 1 3 
de agosto, pero su estancia en la citada ciudad no se prolon- 
gó mucho. Durante el otoño siguiente estaba de nuevo en la 
corte, ya que los capitulares, en 7 de octubre acordaron <^ es- 
cribir al Sr. arcediano para que aya una crédula de su Alte- 
ra, para los oidores de Granada, para el pleyto de juanote 
Plana, y en 24 de enero de 1 5 14 le mandaron hacer un libra- 
miento a quenta de su viaje a la corte y a Sevilla». 

Además, el deseo de regresar a Roma, donde tan bien le 
había ido, no dejaba de acuciarle; así que en los primeros me- 
ses del citado año I 5 14 emprendió otro viaje a Italia, requi- 
riendo al cabildo malacitano en 31 de marzo «para que se le 
<liesen todas sus recles conforme a la Bula, pues ya estaba de 
camino para Roma*. 

]\Iientras tanto, a Julio II había sucedido León X, quien, 
siguiendo las tradiciones fastuosas de la casa de Médicis, a la 



' En efecto: si el arcediano de Málaga asistió al cabildo celebrado 
■en 13 de agosto de 15 13, como consta por testimonio irrefutable, cr.i 
imposible que, dada la lentitud con que se efectuaban los viajes en 
.íiquella época, hubiese podido encontrarse en Roma a principios del 
mismo mes. 



284 RAFAEL MITJANA 

que pertenecía, desde su advenimiento se mostró decidida 
protector de sabios y artistas. De modo que apenas llegado a 
la capital del mundo católico, nuestro compatriota se encon- 
tró con un nuevo y poderoso favorecedor, que bien presto le 
demostró el aprecio que le inspiraba. En efecto : el cabildo 
malacitano, disgustado por sus continuas ausencias, no sólo 
insistía en pedirle su regreso, sino que le privaba de la mitad 
de la renta de su prebenda, apoyándose para ello en los esta- 
tutos fundamentales de la iglesia. Esta situación violenta y 
desagradable venía prolongándose hacía ya algunos años; pera 
una vez en Roma, Juan del Encina logró resolverla favorable- 
mente para sus intereses, mediante la eficaz protección del 
nuevo Pontífice, y no debió ser pequeña la sorpresa del ca- 
bildo, cuando en II de octubre de 1 5 14 «por parte del Sr. ar- 
cediano de Malaga, fueron presentadas ciertas bullas del papa 
León moderno y la diligencia sobre su ausencia para que 
estando fuera de su iglesia en corte de Roma por suya propia 
causa u agena no pudiese ser privado, molestado ni pertur- 
bado, no obstante la institución, erección o estatutos de la 
dicha iglesia». Su victoria fué completa, y los capitulares, ante 
semejante orden, no tuvieron más remedio que inclinarse. 

Hasta comienzos de 1516 permaneció Juan del Encina en 
Roma, sin que por aquellos tiempos su nombre figure — contra 
lo que han afirmado Ticknor, Wolff, Clarus y otros eruditos — 
en ninguna de las listas de los cantores de la Capilla pontificia; 
sin embargo, parece ser que estuvo agregado al servicio parti- 
cular de León X en calidad de músico ^. 



' Sólo conozco un documento, pero de época muy posterior, que 
confirme esta opinión, citado por Pastor en su Gescliiclite der Pápsis 
(Vierter Band. Erste Abteilung. Leo. X. — Freiburg in Breisgau, 1906, 
Cap. X. Leo X ais freund der Musik, pág. 399, not. i.^): <iiAiis dem 
hitroitus et exittts des pdpstl. Geheim-Arcliivs iiotiere ich folgende ZaJi- 
¡ungen: 560. — 1520 — Dieselbe Ñamen (Joh. María de Mediéis, Nicol. 
et Jacob, Jacotino Level, Joh. Brugis, Joh. Ambrosio, Georgio de Parma^ 
Andree de Silva); ausserdein April 30: Cesari Tolentino mus. scc. — 
Augtisl 12; Simoni Afollo (oder Aíelle) cant. sec. — September 16 : Martiuo, 
mus. scc. und Joannes Esqídno (u/oJil der bcrñlimtc Encina) mus. sec.i> Ig- 



NUEVOS DOCUMENTOS RELATIVOS A JUAN DEL ENCINA 285 

No he de extenderme a relatar de nuevo los demás por- 
menores consignados en mi folleto antes mencionado. Allí 
expuse detenidamente como después de su regreso a la patria, 
el arcediano de ]\Iálaga, en 4 de febrero de 1516, pidió le 
«mandaran poner recles para salir de la ciudad^, sin que hasta 
el presente me haya sido posible averiguar adonde fué estí^ 
excursión, que se prolongó muy poco. Asimismo di cuenta 
de su viaje a la corte, llamado por el obispo D. Diego Ra- 
mírez de Villaescusa para tratar el pleito de los excusados ', 
y del nuevo favor que le dispensó el Papa nombrándole suh- 
colector de espolios de la Cámara Apostólica. En fin, como 
ya es sabido, después de haber transcurrido más de un año 
sin que en las actas capitulares se mencione para nada a 
nuestro arcediano, en 21 de febrero de 1519, D. Juan de Cea 
se presentó pidiendo que le diesen posesión del arcedianaz- 
go mayor y de la canonjía a él anexa, por la permuta que 
había hecho con Juan del Encina, a la sazón ausente, contra 
un beneficio simple de la colegiata de Morón. Puede presu- 
mirse que, hastiado de sus continuas disputas con el cabildo 
acerca de la residencia, y confiando en la protección de León X, 
Juan del Encina aprovechó la primera ocasión propicia para 



noro en qué se funda el erudito historiador para sustentar semejante 
afirmación. Sólo puedo añadir que el citado Joanncs Esquino cobraba 
tan sólo 7 ducados mensuales. 

' Sobre este particular puedo agregar las siguientes noticias, con- 
signadas en los libros de actas capitulares: 30 de diciembre de 15 16: 
Libramiento de 20 ducados al señor arcediano de Málaga, para que se 
remitiesen a la corte para gastos del pleito que trataba con el señor 
obispo sobre los excusados. — 27 de marzo de 1517: El señor arcediano 
(lió cuenta al cabildo de lo que había operado en la corte en el nego- 
cio de los excusados. El cabildo, en su inteligencia, acordó su apro- 
bación }• determinó que volviese el dicho señor arcediano a la corte 
para fenesger dicho particular. — 14 de abril de 15 17: Pidió el señor ar- 
cediano le enviasen dinero a la corte para seguir el pleito de los excu- 
sados y se le concedió. — 12 de septiembre de 1517: Como dio relación 
el señor arcediano de lo que había operado en la corte. — Esta es la 
última vez que Juan del Encina aparece como presente a una sesión 
del cabildo eclesiástico de Málaga. 



286 RAFAEL MITJANA 

renunciar un cargo que limitaba su independencia, no sin aca- 
riciar la esperanza de obtener en breve otra buena prebenda 
que viniese a consolidar su situación. Y así fué, en efecto, 
pues no había transcurrido un mes sin que Su Santidad pre- 
sentase a Juan del Encina para el priorazgo de la catedral de 
J.eón, del que el canónigo legionense D. Antonio de ()bre- 
^ón tomó posesión en su nombre el día I4 de marzo de 1519^- 
ISo hace muchos años que D. Eloy Díaz-Jiménez y Molleda, 
después de haber estudiado los libros capitulares de la cate- 
dral antedicha, nos ha dado a conocer nuevas e interesantes 
noticias - acerca de la última parte de la vida del insigne 
poeta y músico salmantino, determinando la fecha aproxi- 
mada de su muerte, que debió acaecer antes del I O de enero 
de 1530, puesto que en dicho día el canónigo Juan Xuárez, 
como procurador del reverendo Sr. García de Gibraleón, resi- 
dente en Roma, se posesionó, mediante las fórmulas acostum- 
bradas, «del priorato que en la dicha iglesia vaco por fin e 
muerte de Juan del Encina, prior que fué della». 

Rafael Mitjana. 

Madrid, julio 1914. 

Inftnigion que llenaron el Reverendo sennor don luán \ del Enzina, 
arcediano de Malaga, z Gonzalo Pérez, canónigo, ] ala corle. Partieron 
u:n martes XXI de margo de ijio. \ 

Inftrug¡o;¿ pa/'a lo (\ue fe ha de fazír cnla corte o donde co;/ve«ga, | 
por los me«fajeros que los sén/íor^s dea« z cabildo déla ygl^/ja | de 
Malaga enbiaw. | 

Han de llevar las escrituras Cü;/tenjdas en vn memorjal, asj úe\ 
p/7uilegjo abtorjza'iwdo vn traslado, comwo de otras escrituras co«tc- 
njdas en el d/rho memorjal. | Et en lo tocaz/te al p77'ujlegjo han de eftar 
mucho sobrí? aviso para q?/¿fe vea lo qjte \ rinde;/ los diezmos de crif- 
jfianos viejos, z asj mefmo los. diezmos ddos nueva|me;/te co/A-^/-tidos, 

' Acta publicada por Barbieri en su Cancionero musical de los 
siglos XV y XFI (Madrid, 1894, pág. 29), y reproducida por Menéndez 
Pelayo: Antología de poetas líricos castellanos, tomo \'1I, pág. xv. 

2 Vid. el folleto: Juan del Encina en León. Madrid, Victoriano 
Suárez, 1909. 



NUEVOS DOCUMENTOS RELATIVOS A JUAN DEL ENCINA 287 

z (]iie fe vea la pí7;-te (\/íc cabe al cabildo en los vnos diezmos z | en 
los otros, z de aqwdlo se haga vna fuma. | 

Yten : han de ver lo que rindew los efcufados, asj los que hafta 
-agora llevava | el sen;/or ob//po, com/«o los que ha llevado la mefa 
•cap/V/zlar, r de aque/los se haga | otra fuma. 

Yten : han de \cr afj mjfmo lo que rindew las posesjones dd cabil- 
•do, z con la cowposj'gion | del co«de de Orneua, z con efto se haga 
otra suma; z asj podra pí^resger | Ijgera me;/te que es lo q7¿e falta par:i 
-el cue;/to z gie«to z novewta z dof mili maravedts que es el | dote dí'la 
mesa cap?///lar, excepto lo ddos efcufados que hafta agora llevava | su 
sen«orja áel sen«or ob//po, z lo ddos djezmos de cnf/ianos nuevos; 
todo I lo otro se prueva mu\' abjerta me«te por las averjguagionís 
fechas | por Diego Mewdo de Tablada. | 

Yten : para que pueda;/ hablar en la renunciación dti pr/ujlegjo, 
ha« de teñe;- los ] apuntamjtv//os que hjzo el chantre para que con toda 
segurjdad se pueda renu«|giar, z tenje//do lo cowgertado servjra al ca- 
bildo para que vaya co« entera | ddibíragiow z con toda segundad z 
firmeza, puí's es de tanto peligro z pí'r¡jiiyzjo lo que asj en^fto se ha 
<le íazer. \ 

Yten : enlo ác\ sacar déla declaratoria z enlo délos ap;'i?gios di'l 
pa« úe\ anwo, | dareys para remedjo los gient mjU mavavcdh sufpe//- 
■didos; pues fabe el canónigo Gonfa/o \ Pérez lo que se ha de faz^r, a el 
se remjte, que comwo lo hjzjere lo avra el cab//</o | por bueno, z sj 
•ení'llo algo fuere meneft^r de gaftar, que con fe buena | z verdad le 
sea creydo z pagado lo que endlo se gastare e^t/'aordjnarjo; | z asj 
mefmo se ha de aví-r memorja délo que se deve por Alo;/fo de Herre- 
ra I z don;?a Beatriz Ponge, difunta, délo déla declaratoria del anwo de 
<l«/njentos j z treze, z fabír fi ovo otros fiadoivs o abonadoras z que- 
xosos grave | me;/te dd Wcendado í^^apata, de com;«o hjzo soltar a 
Alowfo de Herrera en Medjna [Fol. i v.] el an«o de DIIIP anwos, z 
délas fuspe«fioní?s que le hjzo cont^eder, por via | q//í'l cabildo efta por 
pagar afu ahsenfía. \ 

Yten : hase de Pí^ro 'Slaríinez enlo díJlos defunirtos, z faga sab^r asu 
alteza comwo | no ha fido al cabildo admjnjstrada jufti^^/a, z supljcarle 
<:\ue puís efta co7¿|c]uso z entera mewte prouado lo que es devjdo al 
cabildo, que lo ma//de ver z \ detí-rmjnar, z que comwo fu alteza man- 
dare, que lo déla satjffagiow sera | co?/tento el cabildo. | 

Yten : aver prí7ujsjo« la que convenga pa;-a lo que quedo devjewd*) 
Ferrawdo de Gumjel, re|gebtor, ala mefa cap//«lar, del anwo de DVIIT* 
an7/os. I 

Asj mjfmo procui^ar en todo caso que las poscsjoní?s casas z huertas 
z fornos | z vanwos z mezquitas que tiene la mefa cap/7//la;*, que rindcw 
vn anwo cow | otro treywta mjU mara7'edis, que en cowpewfaciow délo 
délos defuwctos qw^dese pa/-a | nos rrwtar ala mefa cap/V//lar en fu 



288 RAFAEL MITJANA 

dote z pa/a las memorjas <\ue fe haze;z | délos pnngipes, t q?/ando mas 
no ser pudiere, faz^/- o^ie para en lo déla dote q?/¿rdase | perpetua- 
mente tasadas las d/Aas pofesiones en los djchos treN^wta mili | mará- 
vedi'i, o enlo que parefca alos d/rhos me^fajeros. | 

Otrosj : se ha de comunicar co« el sen«or ob//po todo lo sufo 
diíTho, z asj mjfmo iz asj | mifmo) sobre lo délos reales z sobre lo délas 
absengias ojie fe pide« por | parte déla fabrica, para c\tie fu sen^orja 
aya por bje« lo ojie fe fea fecho para segu|rjdad délas cowfgiengias 
en lo ddos reales, co« toda te?zpla«ga, z ma«de« <^ie \ no se pida;? 
absengias délos presentej nj« cofas ddos c\ue resjdew, z mucho menos 
cofas délos (\ue ha« fecho resjdewgias, z para efto llevaran la c]ab¡sula 
del pr/ujlegjo. | 

Otrosj : (\ue fupliq/ze/z afu senworja q«e los capellanes q«e de aq?/í 
adelante fueren proueydos | sean ordenados de orden sacra o alo me- 
nos qne fu sennor'ja les lemjte t/e/«po | para ello en la proujsjon o en 
otra escritura, por que ay grand falta de serujcio para el altar. | 

Yten : qwe fe pratiq/^e con fu sennorja agerca déla V]t¿s pendengia 
que\ cabildo tiene con los cajpellanes, sj deven de comunjcar los lega- 
tos q?/e fe hazen al cabildo z por el | contrarjo. | 

Yten : por qne fu sennor'yá diz qne fea transe/vpto, qne q//ería yncor- 
porar con fu huerta | la huerta del cabildo q«e pofee el canon/go Do- 
mytgo Mexja, z alj mifmo yncorpora/" con el | palagio ob//pal la casa 
en que mora el majordomo Juan del Castillo, qne fue | dexada al ca- 
bildo para giertas memorjas que\ cahildo avia plazer, que su ¡ sennorja 
sea serujdo enefto, a viendo refpecto ala eqn/valengia déla mefa capi- 
tular I porqne enello no exgeda de su poder. 

[Fol. 2 r.] En veynte djas de margo de mjU z qujn/en/os z diez 
annos, se aprobó efta | yftrugion por los sennores dea;/ z cabildo, 
eftando ayu;/tados en p;-esengia de mj | Antonjo de Agujla;*, notarjo 
délos d;e-hos sennores, en fe de lo q?/al lo firme | de mj nonbre. Anto- 
njo de Agujlar, appo/to/ico notario. \ ]oan del Enzina, arcedianus Mala- 
citana [Firma autógrafa.] —Gongalo Vercz. [Firma autógrafa.] 

Documento en papel; dos folios de 305x215 mm.; en el pliegue 
muestra las cerraduras, señal de encuademación anterior; el papel 
tiene por marca una mano abierta y extendida, }'bajo ella una estrella 
floreada de cinco puntas. En el folio i r., en el ángulo supeiñor iz- 
quierdo, con letra manuscrita del siglo xvui, pone : Nomina e Instruc- 
ción I délos documentos que se le \ entregaron \ a dichos señores \ y ala 
que I liavian de \ solicitar, y \ particulares \ que havian \ de tener pre\ 
sentes para\ el buen exi\to de dicho par\ticular. Transcribimos por s o z, 
según requiere cada caso, las a del documento. — Transcripción de 
Federico R. Aíorcuende. 



MISTICI, TEOLOGI, POETI E SOGNATORI 

DELLA SPAGNA 

ALL' ALBA DEL DRAMMA DI CALDERÓN 



Uno sguardo ancora alie manifestazioni del pensiero, al sogno della 
vita e al fluttuare e transitare dei beni terreni nella Spagna de' tempi 
che preludiano al gran dramma. Scarseggiano in veritá. Siamo avvezzi 
H considerare la Spagna come una nazione di trasognati e riteniamo i 
poeti suoi perduti dietro il voló di un' imaginazione sbrigliata e focosa 
che li allontana dalla tcrra e li trasporta correnti al cielo tra le nubi, 
per ricadere poi, spossati, fiaccati alia térra ancora. iNIa alie visión i 
e air estasi intense, ai rapimenti nelle sfere altissime sotto cui, per- 
duto e obliato, delira il mondo delle nostre miserie e dei nostri affanni 
raramente si concedono gli ingegni di Spagna; e non e forse popólo 
come lo spagnuolo che ami stringersi alia sua dura e amata térra, fis- 
sarla ancora con tenei"ezza quando lo chiama il cielo e 1' ammonisce 
1' eterno. L' idéale tutto é penetrato della realtá visibile e tangibile. 
Vivere in aspettazione dell' al di lá, spegnere in cuore la energie poi- 
ché da ogni lato ci incalza la morte, a questo tendono gli asceti di 
professione gettati fuori dal mondo e chiusi nell' eremitaggio dell' ani- 
ma. Vano e il pascersi di lamenti e di giaculatorie. Non muti coi tuoi 
sospiri il corso alie vicende umane. Meglio agguerrirsi per la lotta che 
ci é decretata, provvedersi di esperienza, di scienza pratica, di quella 
«sabiduría de la vida» specchiata negl' infiniti proverbi e nelle mas- 
sime e sentenze che si dicono popolari e che per secoli rimangono 
nel cuore della letteratura di Spagna. E necessario infine addestrarsi 
bene per vinccre gl' inganni e le insidie, e, quando i beni di Dio scar- 
seggiano miseramente, acuire 1' ingegno ed iscaltrirlo si da campare 
in onta al destino che opprime e in barba alie genti di poco senno c 
accorgimento. Grande maestro ai «picari» é stato Lazarillo. 

Piü della «Sehnsucht» i-omantica opera, nel paese a cui i romantici 
tendevano con tante fiamme dcllo spirito, il gran buon senso. La filo- 
sofia della ragion pratica é quella che piü seduce ed ha maggiore e 



290 ARTURO FARlNtLLI 

piii durevole potere salle mentí. I poeti e gli artisti che piíi vigoro- 
samente sanno creare e plasmare e dar vita ai loro fantasmi scendono 
alie viscere del popólo, ascoltano le voci che sorgono dalle zolle ter- 
rene prima di assorgere alie loro sfere tacite e solitarie ed esprimere 
il loro sogno, la loro visione. Ed hanno sapor di térra piü che sapor di 
cielo le opere della Spagna piü belle, che piü attrassero ed ebbero 
maggior poter siigli animi. Dagli icari voli, dalle frenesie dell' imma- 
ginazione, in cui ogni visione del concreto dilegua, comunemente si 
rifugge. 11 mondo della cavalleria piü fantástica, per cui tanto si é pur 
delirato, é, in realta, in gran parte, un mondo d' importazione che 
offendeva la sana e limpida natura indígena, quanto il mondo dei 
Pastori e delle Ninfe, Arcadia lánguida e sospirante vantata e celebrata 
dai poeti nelle ore d' ozio e di sfinimento.. E si capisce che di tali 
vaneggiamenti ridesse col suo planto in cuore il Cervantes. Dateci la 
sostanza delle cose e non i distilli di vani pensieri. 

I piü accorti e saggi intendono e seguono cotesto grido. 11 códice 
deír onore e della galantería con tutte le sue aberrazioni é un códice 
di societá, inteso a sollevare la dignitá dell' uomo, a metter riparo ai 
pericoli e cert' ordine e misura nel seguito delle umane vicende. E 
tutta la letteratura che ha respiro di vita trae il respiro, il frémito, 
riproduce la speranza e i timori, le ansie e 1' estasi e gli amori del 
popólo che vive e lotta per la vita. Vera «Atala3a de la vida humana^ 
e il romanzo, la novella. I drammi le «comedias» di Spagna, coi loro 
motteggi e intrighi ridanno i costumi, le usanze dell' época; offrono bra- 
ni della vita e appena si gustano e si intendono, se non ci é famigliare 
la civiltá, r ambiente storico che li hanno generati. Chi torna ad esse 
e immagina di riprodurli s' illude di risalire in sü quella corrente di 
cultura e di vita che mena inesorabilmente innanzi alia trasformazione 
continua, perpetua di tutte le cose di quaggiü, e darebbe ragione alia 
sentenza popolai-e che Lope riproduce nella «rcomedia» del suo Bar- 
laamo: «Al cabo de los años mil vuelven las aguas por do solían ir.» 

Certo é limitazione obbligata nell' ostinato concentrare e condensa- 
re della luce spirituale entro quel pugno di térra su cui ci lanció il Dio- 
e dove a flanco dei contei"ranei nostri trascorrono i giorni e gli anni; il 
particolare ci toglie la contemplazione dell' universale; dalla realtá che 
strettamente ci avvince difficilmente giungiamo al simbólico. Non e 
gradito e dolce agí' ingegni di Spagna naufragare nell' immensitá. 11 
mistero si fiuta, non si affronta con audacia e baldanza. 

Dove lo spirito é minacciato di smarrimento s' ode un: arresta ti; 
acquetati. Non troppo scompiglio; non soverchie burrasche; le profon- 
ditá paurose come le vertiginose altezze si fuggono; non si conduca 
la tragedia sino alio strazio, alio schianto orribile e all' infinito dolore; 
Dio pur vuole che tutte le avversitá si plachino ed aVjbian termine e 
si rimarginino le ferite dell' anima. 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 29I 

Non dobbiamo cscludere, s' intende, che certe nature fossero pór- 
tate a fantasticare entro 1' astratto, il vaporoso e 1' ignoto e amassen> 
le grandi idee, i grandi simboH; sappiamo quanto li prediligesse ¡I 
Calderón. Concediamo all' individuo la virtü di vincere col potere 
degl' istinti 1' ambiente, di crearsi e di imporsi il suo mondo. E che in 
<[ucsta riluttanza al misticismo nei ciiori, in questo rifuggiredagli arcani 
immensi, dall' assoluto, dall' universale, in questa scarsita di aspira- 
zione verso 1' infinito, piir fosse posto e campo di vita alie anime tur- 
bate dal mistero, anelanti ad un congiungimento con Dio, stanche del 
mondo e dei suoi rumori che assordano, la tribu degli scrittori mistici 
operante e spasimante nel pieno secólo della Rinascita, e in seguito- 
ancora, luminosamente ce lo attesta. Non ci seduca per altro e non travü 
il nostro giudizio il fatto che le terre di Spagna furono per gran tempo 
ingombre da legioni di teologi, tutti sapientissimi e risolutissimi; c- 
fruttasse in meraviglioso modo il seme sparso dai ragionatori sui mi- 
steri della fede, e grande rispetto incutesse la possente gerarchia ecclc- 
siastica avvezza a dominare e tiranneggiare le coscienze, sempre in- 
fiuentissima nei maneggi dello stato, sempre vittoriosa nei conciii 
maggiori.Tutta la sacra eloquenza, le discussioni accalorate, i sillogismi 
calzanti, la virtuositá dialettica dei casisti non ti danno una concezione 
nuova ed origínale della vita; sonó ginnastica di un pensiero csistente^ 
n(jn stimolo alia fecondazione e creazione di nuovi pensieri. 

E dovremmo diré quanto si celasse ancora di secreto amere per la 
térra imprecata nelle effusioni dei mistici, nelle divine ebbrezze, nelle 
appassionatissime,ardentissime csaltazioni di Santa Teresa e nel volut- 
tuoso assaporare dell' unione santa dell' amina col figlio di Dio, 1' estre- 
mo «gozo» tutto spirituale che si concedevano quegli estatici che 
s' imponevano 1' ascesi e 1' assorbimento nella contemplazione. Ma 
avremmo 1' aria di sottilizzare a capriccio. Che da loro giungessero gli 
ammonimenti piü fervidi e costanti a scostarci dagli allettamenti fugaci, 
a trincerarci nell' anima, a fuggire le insidie mondane per tutto tra- 
sfondere il pensiero in Dio e nell' al di la, era ben naturale. Al mond(> 
erano lanciati per compiere una missione altissima: fare che ai mortali 
scomparissc la térra e solo apparisse il cielo. Purificare la vita significa 
indirizzarla tutta al conseguimento dell' ultima beatitudine e della 
pace estrema. «Debe pensar el verdadero cristiano que no es ir de la 
vida a la muerte, sino de la muerte a la vida», scriveva il «maestro»- 
Alexo Venegas nell' Agonía del tránsito de la muerte, che e del terz<>- 
decennio del 500 '. 



1 Si Icg^c ora cómodamente nella ristampn olfeita dal comjiianto M. Mir^ 
nella Nueva Biblioteca de Autores £s/>uiiote-s, vol. X\'I. Madrid, 191 1 : ¿üseritores' 
inistieos españoles, tomo I. Si veda pag. 122. 



292 ARTURO FARINELLI 

Giobbe, Salomone e 1' Ecclesiaste tuonano ancora con frequenza '. 
Si commenta il gran libro; si ripetono i salmi piü gravi; si enumerano 
le gioie umane por condannarle tutte e gettarle nel gran mare delle va- 
nitá ove tutto si estingue. Giá conosciamo le esposizioni e le parafrasi 
ai lamenti di Giobbe di Fray Luis de León. In questo místico, innamo- 
rato di Platone, c' era ancora un culto si vivo della bellezza che gli é 
forza ripudiare come caduca e vana 2; con tanta soavitá e dolcezza di- 
scorre delle miserie terrene, 1' impero della morte, il passardei giorni 
umani «como vuelo» il discolorirsi d' ogni ncstra immagine di vita 
«qual flor y lirio pierde su lindeza» e sen va «cual fugitiva sombra e 
inconstante». Tutto questo vivere infine é un correré e correré senzn 
posa : «corremos sobre la tierra como aguas que no tornan jamás». 

Nelle Guide ai peccaiori, nelle Arti di servir Dio, Compendi di doi- 
tritia spiritiiale, Esercizi di perfezione. Confort i agli afflitti, De coii- 
íempUi miaidi rifatti sui trattati ascetici dell' Etá Media o ritessuti, 
gonfiati di nuove considerazioni morali dovevasi, s' intende, prodigare 
il memento alie vanitá, le esortazioni a fuggire le ombre e le immagi- 
ni fallace del mondo ingannatore. Ma le voci si sciolgono placide; non 
si impauí-iscono le anime con angosciate visioni; non si additano spet- 
tri; non si aprono ai derelitti baratri e abissi. Anche i piü ardenti e 
devoti e convinti, come Fray Luis de Granada, raddolciscono la Bibbia; 
ridanno le sentenze antiche togliendo ogni asprezza e rigidezza; blan- 
discono le iré e i fremiti dei salmisti e dei profeti: — «Toda carne es 
heno, y toda la gloria della es como la flor del campo.» — «¿Qué es 
nuestra vida sino una flor que se abre a la mañana, y al mediodía se 
marchita, y a la tarde se seca?> — «Hoy es el hombre, \ mañana no 
paresce.» — «Todo es vanidad, si no amar y servir a Dios.» — Di tali 
massime e immagini bibliche s' infiorano i trattati di Fray Luis de Gra- 
nada difi'usi anche fuori di Spagna, come le divagazioni morali, gli ora- 
tori e gli oracoli del buon vescovo di Mondoñedo, Antonio de Guevara. 
Ci rassegniamo pur male a vedere tutta spoglia questa bella e ricca 



1 É noto un «auto» cinquecentistico La pacijncia de Job, riprodotto dal com- 
pianto Rouanet, Colección de Autos, Farsas y Coloquios del siglo XVI, vol. IV. 
Barcelona,Madrid, igoi. Apag. 123, dice Giobbe rivolto al suo «Señor poderoso»: 

Mírame, pues, que en el polvo me duermo, 
Que polvo soy, pues del me formaste. 

2 E Juan de la Cruz, nella Subida del Monte Carmelo (cap. XX): <^La hermo- 
sura es vana , la hermosura y todas las demás partes naturales son tierra, y 

de ahí vienen y a la tierra vuelven; y que la gracia y donaire es humo y aire de 
esa tierra.* — ¿El deleite de la vida pasa como sombra, que no se puede dete- 
ner pasando su cuerpo» (versione della missiva sul Menosprecio del Mundo, del 
vescovo agostiniano Eucherio, che leggo nclla Biblioteca de Autores Españo- 
les, IV, i;;). 



II. DKAMMA DI CALDERÓN 293 

crcazione di Dio sicchc appaia un deserto, a spegnere tutta in cúore 
<iuesta nostra brama di felicita, perché Dio decreta si breve termine 
alia vita terrena e perche nel reprimere ogni palpito della carne frale, 
ogni anelito al piacere caduco c 1' única nostra salvezza! Ridesse la rosa 
oltre il vibrar di un giorno! Ma e dovere dei santi uoinini che hanno 
le anime in cura frustare il temporáneo per magnificare 1' eterno, mo- 
strare «como el alma ha de traer siempre a Dios delante», secondo con- 
sigliava Fray Juan de los Angeles in un trattato notissimo di edifica- 
zione spirituale. Necessita pur Fray Luis da Granada muover rimpro- 
vero all' «amor engañoso deste siglo», perduto dietro «una falsa imagen 
y aparencia de bien»; mostrare agii acciecati e delusi «que no era más 

que sombra lo que tenían ; así conviene que llevemos ahora éstos 

por la sombra destas cosas mundanas, que tan desordenadamente 

;mian , para que claramente vean como es vanidad )'■ sombra todo»; 

ricordare non essere che breve soffio la vita: «Si la comparas con la 
eternidad de la vida advenidera, apenas te parescerá un punto. Por do 
verás ciián desvariados son los que por gozar deste soplo de vida tan 
breve, se iH)ncn a perder el descanso de aquella que para siempre ha 
de durar» '. 



1 Ampie considerazioni sulla vanitá c la brevitá della vita offrono i Discnrsoi 
di la Paciencia Cristiana, di Fray Hernando de Zarate (la prima cdizione é 
del 1553; la seconda del 1597; si veda libro 1\', disc. i.°). Si rimembrano le 

sentenzedi Giobbe: «Que el hombre nacido de mujer vive poco tiempo , lleno 

de miserias, y que huye ligero como una sombra, y nunca, mientras vive, per- 
manece en un mismo ser El Salmo dice: Ciertamente el hombre que vive 

es un montón de toda vanidad, y todo se pasa en farsa o figura Otra traduc- 
ción dice: Ciertamente livianísima y vanísima cosa es el hombre, y más vana 
que la misma vanidad; porque como una imagen vana y una sombra, sin cosa 

firme ni estable anda en este angostísimo carril desta vida Otros dicen que 

nuestra vida es humo, otros sombra. Los malos, que suelen reirse desta senten- 
cia, por parecerles que tienen experiencia de lo contrario, la vienen a confesar 
en el infierno; allí la comparan a sombra, que en un instante nace y en otro 
muere; y su vida y ser es no ser : compáranla los mesmos a correo, que pasa 

con gran priesa , a águila, que no deja rastro en el aire; a navio, que no le deja 

en el agua; al ñn viene a decir que antes se vieron muertos que nacidos; así que 

juzgan no haber vivido por la brevedad con que vivieron Los Santos y la 

Escritura usan de otras muchas comparaciones para significar esta brevedad, 
compáranla a la ceniza, que con un soplo desaparece; a imagen, que no tiene 
más de apariencia; humo, que el viento brevemente le deshace; agua, que corre 
y nunca vuelve; telas de araña, que con un soplo se deshacen; rastro de nube, 
que el sol consuma en un punto; flores del campo, que a la tarde están marchi- 
tas; heno, que presto se seca; espuma de la mar, que la tempestad prestamente 
junta y aparta; tela, que se corta; navios, que llevan fruta, que van apriesa, a to- 
das velas, porque la fruta no se pudra o porque en pasando no dejan más que 
sólo un olor della; a gota de agua comparada con la mar; a sueño breve de las 

Tomo I. 20 



294 ARTURO FARINELM 

Allora i teologi di Spagna erano inchinatissimi; e piii assumevan 
]' aria di Salomoni maggior rispetto incutevano. Bisognava tenessero 
le briglie a chi pazzamente minacciava correré per i campi ameni dti 
fugacissimi diletli mondani, soccorrere gl' ignoranti con la luce della 
sapienza divina. Gli scritti che sciorinavano passavano rapidi alie 
stampe; le edizioni si moltiplicavano; i traduttori erano all' opera e 
risparmiavano col lavoro loro agli ingegni devoti in patria la briga 
di spremere e distiliare nuove devotissime meditazioni '. Cuanto- 
favore godettero i ditirambi sulla «Vanidad del Mundo» esposti nel 
Libro di Diego de Estella che correva per ogni térra e si riprodu- 
ceva in ogni lingual V era grande sfoggio di dottrina sacra, perche i I 
gran «Vale INIundus» riuscisse piíi persuasivo e solenne. V era una pro- 
fluvie di sentenze, tutte battute sulla massima fondamentale : Breve c; 
quel che diletta, eterno quel che tormenta. Tutto é falso e ricolmo di 
inganni; gli onori del mondo altro non sonó che vento, e le nostre vite 
son rivi che precipitano al mare della morte. 

Soccorso dalla sapienza de' teologi e dalla filosijfia morale dilagatasi 
per le terre di Spagna, Pedro Hurtado de la Vera immagina un sur)- 
folie intreccio drammatico sul sonno del mondo, certa «comedia»: Do- 
lería (Tel Sueño d'el Alimdo, lo manda a stampare ad Anversa nel 
1572 ^ «cosa moral y traslado de la \'ida humana», avverte; in veritíV 
cosa senza senno e senza respiro di vita artística. Poteva farne un 



guardias o centinelas en quien la noche se reparte La razón desta tan enca- 
recida brevedad parece que da en diversas partes la misma Escritura Sagrada, 
porque en una parte della nos dice que todos vamos corriendo y con gran prie- 
sa a la muerte Pues si comparamos la mesma vida con la eternidad, no queda 

comparación Y cierto, todo hombre viviente es un poco de vanidad, y todo 

se pasa en farsa.» (Biblioteca de Autores Españoles, XXVII, 517 ss.) 

1 Della diffusione all' estero e particolarmente in Germania degli scritti teolo- 
gici spagnuoli del '500 e del '600, discorsi io asciuttamente in una mia veccliiii 
«recensione» nella Zútschrift fúr vergleic/unde Literaturgeschichte, N. F., Xlll. 
413 e seguenti. 

2 Una seconda edizione apparve puré ad Anversa, nel 1595, una terza a 
Parigi, nel 1614. Si veda Gallardo, Ensayo, III, 259. Ora I' opera bizzarrissi- 
ma é riprodotta dal Menéndez y Pelayo, Orígenes de la A'ovela, III, 312 e sgg... 
e presa in esame nella dotta introduzione. «Dudo mucho, dice (¡ui il Menén- 
dez (pág. CCLXXV), que D. Pedro Calderón conociese la Dolería, nunca impre- 
sa en España, pero el título y el pensamiento general de la comedia alegórica 
de Hurtado, traen a la memoria el título y la idea moral de La llda es sueño, si 
bien no hay en la ejecución ningún punto de contacto.» Sorprende ricordi 
questa Comedia de la Dolería il Baist nel Grundriss der romauischen F/iilo.'o- 
gíe, II, 2, pag. 460, chiamandola, non si sa per quale aberrazione o confusionc 
«ein wirrcs Ehebruchstück mit judenspanischen .\nklangcn». 



II. DKAMMA DI CALDERÓN 295 

sermone e volle farne una declamazione dialoghizzata, movendo le sue 
povere e pallide astrazioni sulle scene. Meno delirano gli «autos» di 
quel che delira la «comedia?» tessuta sul letargo del mondo protratto 
per sei millenni e cessato po¡ perché si caricasse la gran macchinaria 
mondana gonña di vuoto e d' aria sulla barca di Caronte che tra- 
!4Ítta. Un tale sonno non comporta azione, ma solo deliquio di perso- 
naggi astratti, ridde di fantasmi. In realtá non abbiamo che ombre 
che si muovono e che favellano. «Este mundo es el theatro, nosotras 
las figuras, Dios el que ordena la comedia», annuncia Astasia. E lo 
spettacolo che s' offre é 1' ostinato, irrimediabile dormiré della vita, 
mentre immagina operare come ben desta, svolgendo la sua chimenea 
storia, componendo i suoi inganni, le dillusioni, i vani allettamenti. 
Cosí vaneggia, col suo poeta, il mondo, yantando i regni e gl' imperi. 
E gli va dietro, schernendolo, Morfeo : «Qué de viento trae!» Ma non 
s' accorge lo sciagurato che sogna? «Primero me dirás si te paresce 
sueño lo que dixe.» E il Mondo: «Lo pasado sueño paresce.» A 
che replica Morfeo: «Y lo presente, sueño presente d' el adormido 
mundo.» 

In questo cattivo sogno d; una notte interminabile, s' intrecciano i 
poveri destini umani. Vibra nei cuori Amore, 1' Amore che tutto 
muove, «causa de todo mal y bien». Si congiungono e si spezzano i 
cuori. Andronio e Melania corrono alie loro follie. Si celebrano le 
nozze fallaci. Melania sogna, immagina destarsi e rimpiange 1' incauto 

perduto. «O dulce sueño por qué te acabaste?» E tuttequelle larve 

di personaggi errano qua e la forsennate, nelia perplessitá piii ango- 
sciosa. <0 esto sin duda es sueño, o ésta ha perdido el seso. — Mas 
qué diablo sé yo si dormiendo hize lo que ella dize que despierto, o 
si mi espirito anda de noche por do de día el pensamiento. — Gran 

caso es este o los diablos andan sueltos, o yo esto}' durmiendo.» 

Echeggia nel vuoto il grido: «rMira que vos soñays» che pur ripetesi 
nel dramma di Calderón. Che ci importa di questo simulacro vano di 
vita? Meglio non nascere. «O cielo que movéj-s esto de abajo, por qué 
t|uisiste que naciese?» A Logistico che impreca : «Maldito sea aquel 
día [ que nasció mi pensamiento)», Heraclio ricorda il «Recuerde el 
alma dormida». La fantasmagoría umana é piü folie nella selva incan- 
tata dove le ombre assumono aspetto di corpi e i corpi si fanno ombre 
e ombre si riconoscono le persone che agiscono nel dramma del sogno, 
cosa che deve avere ¡1 suo signiíicato simbólico, poiché «de lo bueno» 
in questo mondo perverso, «no hay en él más (|ue la sombra y de lo 
malo todos son cuerpos». Nell' ombra, nel sogno, nel vacuo immenso, 
nella vanitá universale tutto si risolve. E non c' e di pensabile e ricor- 
dabile che la sostanza del sogno : «Y a la postre, ;nopara todo en sue- 
ño? ;No hablamos d'ello o no recordamos d'ello como de sueño?» Un 
simil mondo ben poteva durare nell' eterno sonno. Valeva la pena lo 



296 ARTUKO KARINELLI 

svegliasse Carente. cSenor Mundo, ya veys en qué parávs» — per na- 
vigar con esso ai lidi ove non e piü letargo e ove domina Iddio? 

Come de' trattati. de' discorsi e de' í-ermoni, v' era pur copia di cai- 
mi, di colloqui, di egloghe clie celebravano la gloria di Dio e la tran- 
<iuillitá deír anima, dimentica della térra e tutta rivolta al cielo. Si ri- 
mavano ancora i De contcniptti miindi. E, quasi non bastassero quelli 
pullulati nella Spagna stessa nel fervore o nella voga dell' ascesi, si 
ripresero i lamenti e le imprecazioni d'altri popoli. In pieno '500 le 
efíusioni di Jacopone da Todi s' impongono agli Spagnuoli che ridan- 
no tradotti i Cantos morales, espirituales v contemplativos '. Non negó 
la serietá di intendimenti nei valentuomini che spremevan rime per 
la salute dello spirito e volevano fugato il profano, per concedersi 
puri, soUevati, trasfigurati, alia visione dell' eterno, ma certo in pochis- 
simi é il tremito dell' anima di fronte al grande mistero, commozione 
che li fa grondar lagrime, intimo e prepotente bisogno d' aver vareo 
al dolore, conforto nel verso. Non ci sonó turbini, non ci sonó procelle, 
air interiore. La tragedia dell' anima s' é ammorzata in mol le elegia. 
E si accendono, con placidezza le visioni alia beatissima vita cullata in 
grembo a Dio. — «Ahy como dura el bien tan breve rato», sospira ¡1 
dominicano Fray Pedro de Enzinas nei Versos espirituales que trataii 
de la conversión del pecador, menosprecio del mundo y vida de nuestro 
señor 2. 

Una dialettica sui dogmi e i Sacramenti della Chiesa s' era svilup- 
pata negli «Autos» con ogni raffinatezza del diré ed una smania intem- 
perante di daré corpo e figura all' astratto, anim^ ai simboli. Si alle- 
gorizzava allegramente. Amavasi opporre alie «obras a lo humano», 
abbondantissime, le «obras a lo divino»: pastorali, colloqui, canzoni 
e canzonette, «villancicos», madrigali, romanze, «ensaladas, coplas, 
adivinanzas», tutte ripiene di santa dottrina, e di puro amore divino. 
Ed a profondere rime devote gareggiava col vecchio continente il 
nuovo. II messicano Gonzalo de Eslava chiude i suoi Coloquios espiri- 
tuales y sacrameiitales, con un mazzo di «poesías sagradas», di canzoni 
e canzonette, tutte svelte, tutte giulive, tutte candide, tutte in pace; e il 
poeta «abrasado en la llama» della fede piü intensa canta cosí serena- 
mente, come se mai avesse avuto torbidi e sgomenti in cuore e rimem- 



1 Ne conosco un' edizione di Lisboa, 1576. — Si veda la nota di E. Teza, Le 
I.audi di fra Jacopom cántate nel Portogallo e nella Spagna, in Augusta Perusia, 
1907, II, 175 ss. 

2 Edizione di Cuenca, 1596. (Égloga VI sul Menosprecio del Mundo.) AI 
Desprecio del Mundo sciolse puré piü canti Luisa de Carvajal (era nata nel 1566), 
che si leggono in un' edizioncina delle sue Poesías espirituales. Sevilla, 1885. 
(Página 130: «Que sólo el vivir muriendo [ porque no mucres te place, ecc). 



11. DKAMMA DI CALDERÓN 297 

bra a volte, nel metro svelto e semplice, la canzone sacra dello Spee '. 

Di tutti i nuovi giullari di Dio il Valdivielso c forse chi i)iü turba- 
mento rivela alio spettacolo della fuga dei diletti terreni e piü riesce 
ad animare il verso di un soffio di vera poesia. Al suo Romancero spiri- 
tuale s' accende e s' ispira talora il Calderón. Vive deluso 1' uomo, si 
concede al gandió e al piacere, e non sa ch' egli c preda d' ombre vane, 
schiavo del sonno. Sogna, senz' avvedersene, ad occhi aperti: «¡Qué 
de lozanos placei-es ¡ Que soñó mi pensamiento!, | Y bien los llamo 
soñados, | Porque soñaba despierto. | En la noche de mis años | Va 
mi vida anocheciendo, | Que es la vida sol de un día, | Casi al mismo 
nacer puesto» -. Ouanto colpisce i sensi é vano. Tutto va in fumo e 
scompare. Tienti alia visione del cielo. Lassü si debbono svolgere i 
tuoi destini. E il concetto che pur informa 1' «auto» El Peregrino : — 
«El gusto se pasa | Como sombra y como sueño. | Cual sueño el gusto 
voló, I Que siempre el gusto es soñado.» Durevole quanto il piacere 
é la vita intera: «Mi vida es viento | Que está en un punto de no ser.» 

Troppo naturale che concetti anaU)ghi, considerazioni sull' uomo 
follemente aggrappato ai fantasmi e alie apparenze, sulla brevitá della 
vita, si ripetessero nelle rime profane che rimeggiavano alie Laura 
terrene. S' aprono a tratti spiragli al cielo ove sorride Beatrice. Un' into- 
nazione morale e in molte liriche dei Petrarcheggianti, una gravita che 
esulava dalle rime dei fratelli d' Italia e che particolarmente si mani- 
festa negli sfoghi e negli esercizi poetici dell' Herrera che dissero «divi- 
no». L' «ubi sunt, ubi sunt» degli antichi lamenti torna nei lamenti 
nuovi e la mente corre alie grandezze d' un tempo mentre ha innanzi 
un pugno di polvere o misere rovine: «Casi no tienes ni una sombra 
vana | De nuestra antigua Itálica», geme il poeta dell' Epístola moral 
a Fabio . Tutto trascina nei suoi vortici il tempo; tutti gli edifizi 
umani precipitano, e noi ancora ci illudiamo e restiamo impassibili a 
questo crollare dell' universo : «Ca}'eron, y nosotros a porfía | En nues- 
tro engaño inmóviles vivimos.» \J Epístola assume un tono solenne; 
ci pone innanzi l'arcano della vita prontamente risolta col cenno al 



1 Le opere sacre di Fernán Gonzales de Eslava, stampate nel iGio al Méxi- 
co, Emprenta de Diego López Dávalos, si riprodussero in una nítida edizione, 
«conforme a la primera» da J. García Icazbalceta. México, 1877. I miei amici 
messicaní, sempre gentílí e generosí, me ne mandarono una copia. L'n Epitafio 
de la Muerte, con una relativa Glosa del P. Riistaniante, chiude la raccolta ([ja- 
gina 291 ss.) Svolgono il tema comuníssimo nell' Etá Media studíato dal Kohler 
(Der Spruch d¿r Totea an die Lehendeu) in Kleinere Schriften, II, 28 ss., che 
jieri) trascura 1' Eslava: «Tú que me miras a mí | Tan triste, mortal y feo: | Mira, 
¡¡ecador, de ti, | Que cual tú me ves, me vi, | Verte has cual yo me veo.» 

2 Cómodamente puó ora leggersi il Romanero espiritual del \'aldivíelso, 
nella Colección de Escritores Castellanos. Madrid, 1880. 



29» ARTURO lARINELLI 

dileguare e alio spegnersi d' ogni esistenza, entro il termine d' un 
giorno: 

Oué es nuestra vida más que un breve día 
Do apenas nace el sol, quando se pierde 
En las tinieblas de la noche fría? 

E il poeta si commuove al «Recuerde el alma dormida», e rinnovella 
dietro quel memento 1' immagin bíblica: 

Como los ríos que en veloz corrida 
Se lleva a la mar, tal soy llevado 
Al último suspiro de mi vida. 

E chiude invocándola questa morte che pon fine all' incalzar del- 
l'ombre e al seguir degli inganni e concederá pace: «O muerte!, ven ca- 
llada.» — E non ha il Góngora che consideriamo abitualmente come 
gran corruttore della poesía, costruttore di iperboli e di gran macchi- 
nai-ie di parole tutto sfarzo e addobbi e ampollositá, i versi suoi sem- 
plici e schietti sul vanire della vita? Non seduce ancora e non vince 
colla dolcezza del ritmo e il fervere del sentimento la «letrilla» alia 
rosa, colla soavissima apostrofe: 

Ayer naciste y morirás mañana. 

Para tan breve ser, ¿quién te dio vida? 

Al fantasticare dolce s' aggiunge troppe volte il prode moralizzare. 
Comunemente sonó reverendi, padri e frati agostiniani, domenicani, 
francescani e d' altri ordini, predicatori di professione, gesuiti che 
distillano concetti sui destini dell' uomo nel teatro delT universo, la 
«feí'ia de todo el mundo», la «jaula de todos» come lo chiama il Gra- 
cián nel Criticón («Estoy viendo cosas prodigiosas», dice qui Andre- 
nio, «todo es ayre en el mundo, y así todo se lo lleva el viento»), ed 
escogitano norme e precetti per ben reggersi su questo mondo oscil- 
lante, discutono della perfezione dei principi e delle forme di governo 
piíi convenienti per la felicita dei popoli, ammaestrano con solennitá 
e sussiego gli umili e i possenti, additano i mille pericoli che ci m¡- 
nacciano, e consigliano amore e timore di Dio come rimedio ai mali 
e alie sciagure. Ma anche uomini di mondo, non sacrati alia Chiesa, 
saturi di esperienza, giudicano e sentenziano con grande serietá e 
compunzione. Offrono mescolanze storiche, zibaldoni di dottrina mo- 
rale, trattati, guide, «direttori», caleidoscopi dell' umana vita, novelie 
e allegorie, e insistono perché si aprano gli occhi alia luce che piove 
dal cielo e si fuggano le tenebre che vengon su dalla tena. 

Sappiamo come amasse moralizzare il fai'sante, recitatore e com- 
mediografo Agustín de Rojas e come ripetesse 1' aneddoto del dor- 



II. ORAMMA DI CALDERÓN 299 

mente perche si vedesse qiiale soporífera sostanza avesse in cuore il 
mondo. Esce piü volte in sentenze e rimbrot'.i gravi nel Viaje en- 
Irctenido: «Todo este mundo es fingir.» Fumi di vanagloria acciecan 
l'uomo e lo muovono al peocato e all' onta. Sa egli mai che sia 1' amo- 
rc? íY si lo sabe es un sueño > '. Al declinare della vita, raccoglie il 
jiensiero e lo concentra sui fastidi e le calamita di questa instabil vita; 
scrive con molto sfoggio di dottrina storica El Buen Kepiíblico, intrec- 
ciando e mescolando ^<miichas variedades, por ver la de nuestra vida, 
)' la poca firmeza della, la mudanc^a de los usos y costumbres tan re- 
motos de sus principios con la inconstancia de los tiempos» -. 

Aveva giá allora Luis de Zapata gonfiata di considerazioni murali 
certa sua «Miscelánea», provveduta di consigli saggi «De que el bien 
hacer nunca se pierde», e sentenziato sulla «Miseria humana» e la 
«Gloria vana del mundo >, con rinvii a Giobbe e al Petrarca : «Muclio 
;mtes que el Job lamentaba su infelicidad diciendo : El hombre nacido 
de mujer vive tiempo breve, lleno de muchas miserias, que como una 
flor sale y se huella y huye como sombra, y que nunca en un mismo 

estado permanece Representantes somos de farsa, y que unos salen 

reyes y otros pastores al teatro, y a las veces los que salen reyes salen 
otro día ganapanes y los felicísimos pasan como las representacio- 
nes de un retablo de jugadores de manos» ^. 

Un segretario del márchese de Algava, Rodrigo Fernández de 
Ribera, lettore assiduo del Quijote, intinto della scienza artemido- 
riana dei sogni, scrive sui vaneggiamenti e gl' intrighi e le insidie del 
mondo un suo fastidioso trattato Mesón del Mufido, diffuso poco pri- 
ma che Calderón concepisse il suo dramma, ed esce in invettive 
contro quest' officina d' inganni e di falsitá che rinchiude 1' uomo. Ci 
affezioniamo al mondo come all' única nostra patria, ed c una miscra- 

bil térra d' esilio. II sogno lo riempie: «El Mesón de la vida humana 

es el sueño.» Bisognerebbe fare astiazione d' esso, considerarlo come 



1 Neir edizionr del Viaje, r;¡á qiii citata vo!. II, ¡«aj,'^'. 20G-221. — Dcclamazioni 

contro la «grandísima necedad | y aun locura no pcciiieña del hombre» a pa- 

i;ina 134 del II vol. 

- Opera ormai di estrema raritá, e ricordata appena dagli storici delle let- 
ti-re: El bu¿n R^piiblico. Por Augustiit de Rojas Víllaitdraudo, Escrivano dd Rev 
nuestro Señor, y Notario publico, uno del ntunero de la Audiencia Episcopal de <^a- 
jiiora, vezino della, y natural de la villa de Madrid. Dirigido a Don Redro Mexcia 
d: Tovar, Cavallero del habito de Santiago, Salamanca, 1611, Emprenta de .\n- 
tonia Ramírez, viuda. Precede una Apología de Don Francisco Cid de Molina ai 
Lector: «Bien sé no avré despertado á los que duermen... ni dormirán los que 
velan...». \'i figurano elogi del Quevedo e di altri. Sovente vi si attinge dottrina 
storica e política dal Villani, dal Boccaccio, dal Botero, dal Bodin. 

3 Questa curiosa Miscelánea, edita da P. de Gayangos, figura nel tomo XI del 
Memorial histórico español. Madrid, 1S59. Si vedano pagg. 40 ss. 



300 ARTURO FARINELII 

inexistente. Risolve infatti il segretario di abbandonarlo ai suoi destini^ 
poiché lo conobbe si rio e perverso; carico di disinganni, dice, «me 
salí de aquel mundo», determinato a «no bolver a él a gastar más vida 
en su confusión, sino pasarlo en él, como si no estuviera» i. V é chi, 
in novelle e romanzi, intreccia casi e avventure favolose, prepara agli 
eroi trascelti i paradisi e gl' inferni d' amore, turbini di gioia, turbini 
di dolore, per conchiuder poi, síasciando con dis;: regio la gran baracca 
burattinesca dove s' agitano e dolorano i miseri cuoii uniani e vagheg- 
giando come termine ai travagli, nei labirinti della vita, il cielo. «Con- 
siderando que en vez de los resplandecientes raj'os del sol eligía, 
ciega y loca, las temerosas tinieblas de la noche», ripudiava stanca e 
contrita, le fallaci lusinghe terrene 1' eroina del «Poema trágico del 
español Gerardo y desengaño del amor lascivo», di Gonzalo de Cés- 
pedes y Meneses. 

Agli invalidi dello spirito si ammanivano farmaci e ricostituenli. 
Le etá mutavano, ma i De Remediis dovevano ripetersi, perché sanas- 
sero le ferite e non si corresse ai Tartarí e agli abissi del male. Ouindi 
un diluviar novello di libri ascetici, in tanta poca virtü di vera ascesi 
e disposizione si debole alia totale rinuncia. Al lato delle Somme 
spirituali, le Vie Sacre, le Calle de amargura, le Mística teolJgica, scorte 
e sostenti come il Directorio espiritual del alma prudcnle, á\]eY6mm^^ 
de Ampos (Madrid, 1573); gli Empeños del alma a Dios y su correspon- 
dencia, di Melchor Rodríguez de Torres (Burgos, 161 1); i Sus lentos del 
alma, di Juan de Torres (Madrid, 1625); il Tratado de la instabilidai de 
la vida, di Luis de San Evangelista (Madrid, 1625); V Espejo de cristal 
fino y antorcha que aviva el alma^ di Pedro Espinosa (verso il 1625) -; 
Al lato dei Confessionari, degli Avvisi ai penitenti, le Istruzioni ai diret- 
iori spirituali, le Sveglie deW anima addormentata, particolarmente gra- 
dite nella cerchia degli Agostiniani, famigliare al Calderón. 

Un Dispertador del alma dormida para orar a Dios y despertar el 
hombre del sueño en que está, lanció ai devoti Juan González de Cri- 
tana, nel 161 3 ^^ poco dopo a ver raccolto dalla Bibbia, dai San ti 



' Rodrigo Fernández de Ribera, Mesón del Mundo. Madrid, 1O32, pagg. 21, 
56, 80, 96, 139. 

2 Nicolás Antonio rltiene questo trattato idéntico all' Arte de bien morir; nia 
il biógrafo recente dell' Espinosa, F. Rodríguez Marín, Pedro Espinosa, Madrid. 
iQO/í pag- 343> sospetta sia opera distinta. lo non potei vederla; so tuttavia che 
una medesima opera scritta a ristoro spirituale era divúlgala a volte or con 
questo, or con quest' altro titolo e che talora le distinzioni nostre risultano fallaci 
e illusorie. 

3 Di cotesto Despertador non si ha piíi ncssuna notizia. Xon lo ricorda il 
Gallardo nell' Ensayo III, 88, e nemmeno il Cotarelo, nella Bibliografía de las 
Controversias sobre la Licitud del teatro en España. Madrid, 1904, pagg. 325 ss.s 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 30 r 

Padri, a prcferenza da San Basilio e San Gerolamo, una selva di sinii- 
litudini che ordina e dispone ¡n un suo volume, e in cui la «vita» ave- 
va per necessita grandissima parte '. E non so bene, poiche ogni mia 
licerca fu vana, se distinguere o ritenere fusi in un sol volume, le di- 
vagazioni ascetiche di Fray Alonso de Vascones, che clal 1617 al 1620 



die estrae dal Confdsionario alcuni giudizi c prcmette pochi cenni suile operc^ 
del frate ayostiniano. II titolo e non altro, tolto dalla Bibl. di Nicolás Antonio, 
registra C. Pérez Pastor, nella sua diligentissima Biblios^rafia Madrileña, II (Ma- 
drid, 1906), pag. 254. Pare s' indichi il Despertador col titolo Excitatorimn ani- 
inae dormientis regístralo in una brevissima nota su Fray Juan González de Cri- 
tana, nell' opera del P. Antonio Blanco Biblioteca BibliográJico-AgNstiniana djt 
Colegio dj Valladolid. V'alladolid, 1909, pag. 238. lo lo cereal anche nei chio- 
stri d' Italia e di Sj)agna, invano. — Nell' edizione madrileña, puré del 161 3, drl 
Confessiomirio nuevo y breve, Juan González de Critana avvertiva: «El primer 

espejo en este librito es de conocer como en un espejo las faltas del hombre 

interior, y se ve claramente el desengaño de lo que parece bueno y no lo es.* 
Del Critana pur vidi alia Biblioteca Angélica di Roma (Z-8-10) il compendio ari- 

dissimo Libro de la archicofradia de la Cinta de San Augustifi, y Santa Afónica 

i\m un Compendio Historial de como N. P. S. Augustin vivió vida monástica 

N'alladolid, por Luys Sánchez, 1604 (vi si ricorda a pag. 75 il Secretuum del Pe- 
trarca) di cui, nel 1612 apparve ad Anversa una traduzione latina. 

1 Nov-antiqua Coniparationum vel similium Sylva. Ex Sacra Scriptura, S S. 

Patribus, aliisque doctoribus excerpta per Rever. P. Joanem de Gonsalez de 

Critana Coloniae, iGii (Esemplare della Biblioteca Angélica, Y-iv-18): pagi- 
nas 674 ss.: lita praesens nullam habet quieten, pag. 675: lita praesens bellum^ 
ct classis est violento turbiiie acta. All' immagine del turbine, aggiiinge: «etiam 
¡nare intumcsccrc, at(]ue ab imo subvertí, rapidumque .Aquílonem c nubibus- 
deorsum erum])ere, horríbilemque procellam ingentíbus fluctibus exurgere : 

])OSt haec ventís undique concursantíbus » Pag. 676 : Vita haec dicitur via per 

quam quilibet properat ad finem. <\ldisti de via plantam, hcrbam, aquaní aut 

aliad quidvis non indignum spectatu? haec interim a te defluxenmt. Rursus. 

in lapides incidisti, in convalles, precipitía, scopulos, lígnave acumínata, aut forte 

in feras incurristi, et aria permolesta? talis est vita.» Pag. 677 : Vita humana est 

umbra bonorum varietati coniuncta. «Sicut umbra ipsa speciem quandam prae se 
ferré vídetur humani corporis quam sí propríus contempleris, membrís ómnibus 
destitutam inveníes » Pag. G82 : lita haee mar i intumescenti simtlis est. Pagi- 
na 683 : Vita haec transit nullo sui vestigio relicto. «Quid ergo superbis, térra et 
cinis. Interroga maiores tuos, illos qui dignitate fulgentes sunt ante te. Ubi sunt 
])Otentes duces, (píos mundus tímebatr ubi horrcndi lucidissímíque militum exer- 
citus?ubi sunt reges, principes et imperatoresr perijt memoria eorum cum sonitio; 
mors fuit ómnibus accjua conditio » Giobbe sentenzia per bocea di San Gre- 
gorio: «.Sicut quanto cítius flores in campo virescunt, tanto citius ad siccitaten» 
accedunt: ita caro nostra quasi flos egreditur, et conteritur, et transit velut umbra^ 

ct nunquam in codem flatu permanet > Pag. 685 : «Templa, saxa, marmora» 

ferro, plumboque consolídata, tamen cadunt, et homo nunquam putat se mori- 
turum! Discite dilígere aetcrnam vitanT. 



302 ARTURO FARINELLI 

«i annunciano come: El despertar a quien duerme e Estimulo r desper- 
tador del alma dormida '. Un Arte breve para avudar a bien morir , 
-apparsa nel 1620, parve allargarsi nel 1624 ad una «.Víctima del alma 
^n vida y en muerte. Para ayudar a bien morir y para aprender a bien 
■vivif» 2. Al risveglio delle mollitudini dormenti provvedevano con 
calorosi sermoni oratori eletti, acclamati anche dai poeti maggiori. 
Lope s' inchinava a Fray Hortensio Paravicino, come ad un «Crisos- 
tomo español». Calderón 1' aveva un po' in odio, per certi attacchi 
avvenuti, e faceva lo mordesse il «gracioso» Brito, nel Principe per- 
fecto, «en emponónico Horténsico» ^. Certo aveva notizia dei fa- 



1 Ogni niia ricerca di quest' opera del \'ascones fu vana. Conosco invece 
■e posseggo la «Sveglia» spirituale, posteriore di piíi di 30 anni al dramma di 
Calderón, di Diego Enríquez de \"il!egas («Cavallero professo, y Comendador en 
la Orden, y Cavallería de nuestro Señor Jesu Christo, y Capitán de Corabas Es- 
pañolas»), El Despertador en el sueño de la vida. Madrid, 1667. "El argumento 
es el más serio de la Política Cliristiana», dice Antonio de Herrera nell' Aproba- 
ción, «pues el precioso peso de sus sentencias, no es menos invencible para in- 
fluir el desengaño en los cuerdos, que la desesperación en los embidiosos». Ed 
é in tutta X operetta ascética morale un grande arraffar di sentcnzc, particolar- 
inente dagü antichi e dai Padri della Cliiesa. Al dramma calderoniano non v' ¿^ la 
minima allusione. F. 12: «Passa toda humana felicidad! es breve flor, que con los 
■desprecios de morir, nació á tan corta vida! con que es más cierto vivir muriendo, 
-que poder llegar á vivir futuro día.» (Le note rimandano a Sant' Agostino: «Sicut 
torrens pluvialibus aquis colligitur, redundat, praestrepit, currit, et currendo, 
•decurrit, id est, cursu finit; sic est omnis iste cursus mortalitatis»); f. 18: «no ay 
■divisible cantidad entre la vida, y la muerte; entre nacer, y morir; entre hombre, 
y cadáver; entre ser, y no ser individuo animado; entre unión, y separación del 
alma; entre la cuna, y la tumba; entre respirar, y espirar»; f. 19: «Exclama Eurí- 
pides, quien ay, que conozca, si esto a que llamamos vida, es muerte, o es vida? 
pues que andamos sepultados en nuestros cuerpos mismos.» •í.\manecen flo- 
res, anochecen sombras los días de la vida» (si ricorda in nota il «fugit velut 
umbra» di Giobbe); f. 47: «se muere siempre, por ser la vida, una continua 
muerte», ecc. — Non conosco il Dispertador del alma al sueño de la vida di Apo- 
linario de Almada, posteriore pur esso al dramma di Calderón, stampato non so 
■se una prima volta a Lisbona, nel 1695. 

2 Vidi air Angélica di Roma la 2.* edizione del Destierro de ignorancias y 
avisos de penitentes de Fray Alonso de Vascones (Predicador y Guardián del 
Santo Convento de nuestra Señora de la Hoz de Rute, de los frayles Descalzos 
de la Recolección de la Provincia de Granada, de nuestro Seráfico Padre San 
francisco). Año 1620. Por Juan de Lanaja y Ouartanet, impressor del Reyno de 
Aragón y de la Universidad. — L approvazione é del 161 3. Lope de \'ega esalta 
come un portento 1' umil frate: «La ardiente espada | Tomó Vascones del zeloso 
Elias I Vengando los agravios | De tantos necios que se llaman sabios.» Ma il 
Destierro non é in veritá che un Confessionale pietoso e pedestre, dottrina cri- 
stiana umilissima amministrata ai peccatori. 

3 Si veda un articolo di E. Dorer, Calderón und die Ilofprediger, nel Maga- 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 3O3 

mosi e pomposi quarcsimali del Padre Gridati ai devoti di Madrid 
nel 2.° e 3.° decennio del '600, in cui, anche per dovere di ufticio, 
ijisognava flagellasse il temporale per magnificare 1' eterno, e chiamas- 
se la vita dell' uomo «una comedia», il mondo e le cose sue una «som- 
bra» e tutto il visibile «mentira». — «En fin no ay verdad, no ay cuer- 
po, sombra ay.» — «Los que en el día de la vida duermen, no es mucho 
■que en la noche de la muerte estén desvelados» '. 

Non discutono i poeti, s' intcnde, de' rapporti intimi o lontani fra 
sogno e realtá, vita dell' immaginazione e vita tessuta dalle vicende 
-ed esperienze del di corrente; si concedono alie loro finzioni, le acca- 
rezzano, le invocano, benefiche, quando tace el Nume ispiratore e mi- 
Tiacciano spegnersi in cuore le stelle. L' arte é mai concepibile senza 
il sogno che intensifica la visione nostra e desta, muove i fantasmi 
<illa loro vita verace? Figli della notte, popolatori misterios! dei mondi 
<lel silenzio e delle tenebre, i sogni ancora si dicono, é vero, ombre 
del moriré; «muda imagen de la muerte», apostrofa il sonno Quevedo; 
pauroso appare a un tratto a Lupercio Leonardo de Argensola, «ima- 
gen espantosa de la muerte», «de dura muerte y fea | Eres débil her- 
mano», dice in una canzone «al Sueño» 1' Herrera 2. Ma infine, benche 
larva mendace dell' esistenza, frágil tessuto aereo che nell' aere si 
risolve, il sogno ancora si celebra perché agli afflitti e miseri mortaü 
reca una sembianza di felicita, quel dolce inganno negato dal crudo 
vero, spoglio di immagini. 

«Dulce soñar y dulce congojarme | Cuando estaba soñando que 
•soñaba», esclamava il Boscán, «Durmiendo en fin fui bien aventurado t 
Y es justo en la mentira ser dichoso». Ti stringono le ansie, ti accascia 
il dolore quando apri gli occhi alia luce del vero e son messi in fuga, 
•distrutti i fantasmi. Durasse il sogno! Non cessassero gl'inganni! Co- 



zinfúr die Literatiir des In und Auslands. Leipzig, 1887, n." 2;, pagg. 395 ss. 
Che conterranno mai le Memorias de Fr. Hortensio Paravino, manoscritte nella 
Ts'azionale di Madrid, provcnienti dalla ricca collczione del Gayangos (Catálo- 
j(o, 126).^ lo non le pote! vedere. 

1 Fray Ortensio Félix Paravicino, Oraciones evaitgjiicas de adviento y tjtiares- 
/iia. Madrid, 1645, pagg. 92, 112, 116, 131, 138, eco. 

2 E «Dicen que de la muerte eres hermano», ripete dictro lui un oscuro 
versificatore del '600, Antonio de Malvenda, sonetto Al Sueño in Algunas ri- 
mas castellanas del abad D. A. de M. (pubblicate da J. Pérez de Guzmán), Se- 
villa, 1892, pág. 92. Parecchie rime rivolge il Malvenda contro gl' ingami della 
vita »el engañoso amor, caduco, humano, | Que su veneno por el seso extien- 
de». «Desfallezcan, pues, ya tus gustos breves | Mundano amor y ciego desati- 
no, I Deshechos, como polvo, al recio viento; i Y el dulce rayo del amor divino | 
Deshaga, como el sol las canas nieves, ] Tu débil y terreno fundamento.» (Des- 
engaños del amor del mundo, pag. 1 38), ecc. 



304 ARTURO FARINELLI 

prisse la veritá il tenue e leggiadro velo della menzogna! «O Sonno^ 
o de la queta, umida, ombrosa | Notte, placido figlio», sospirava il 
Della Casa. E i Sogni invoca 1' Herrera, discesi dal cielo, largiti ai mor- 
tali dagli Dei: «los sueños que con sombras voladoras, | Engañan al 
humano -entendimiento, | Que en el reposo de calladas horas | Man- 
dan los dioses del celeste asiento» (Octavas al Sueño). Scendano a sol- 
lievo ed a conforto dell' anima, mescolino alie veritá che succedono 
le «grandes falsedades». 

Sueño con quien se aplaca 
Del trabajo el dolor; 
Descanso que a nuestra alma así recrea: 
Tú, de la vida flaca 
La parte eres mejor, 
Ligero hijo de la madre Astrea. 



Autor cierto vmas veces y otras vano. 

Del venidero estado 

Y de todas las cosas padre amado. 

Mentre cosí inneggiava al sonno il poeta «divino» di Siviglia, rápita 
dal fantasticar soavejdel «puro, el terso y el gentil Toscano», veniva 
accogliendo il Ouevedo, nella gioventú férvida, le immagini della vita 
sconvolta e torbida, e i mille esempi dei vaneggiamenti umani. Non si 
proponeva di empire le sue carte di sogni vani. Ouesti benché il vec- 
chio Omero dicesse di doverci prestar fede (El Sueño de la Calavera)^ 
son puré nel piü dei casi burle, ciancie, e inganni della fantasía, «ocio 
del alma» (Las Zahúrdas de Plufo'n). Occorreva tutti penetrarli della 
realtá piü spiccata e viva, porvi tutte le esperienze amare, capricci, 
i deliri di questo mondo pazzesco, allargarli ad una visione comples- 
siva di tutti gli uffici e le condizioni; rifoggiarsi insomma, nell' assor- 
bimento del sogno ad occhi aperti tutta la commedia umana, e poi 
averne pietá, oppuremuovere la frusta, schizzare il veleno della sátira. 

Nacquero i Sueños y discursos o desvelos soñolientos de verdades 
soñadas descubridoras de abusos y engaños, i quadri della vita stretti 
entro la cornice del sogno che ebbero gran voga in Spagna e in ogni 
térra, e si ripeterono e variarono all' infinito, soddisfacendo talora 
piü che il bisogno di daré forma e acconcia espressione all' accesa 
visione *, 1' arbitrio e la demenza di miseri sognatori e bizzarri 
caricaturisti. A furia di sognare e fantasticare, perduto entro il labi- 
rinto della vita, il poeta doveva infastidirsi della vita, imbrunire il pen- 
siero, torceré in lamento e in pianto il riso a volte cosi sguaiato e 



1 Non riuscii ma¡ a ve.lere 1:' Vig'Jl.is del sucüj di Pedro Alvaiez de Lugo. 
]Madnd, 1664. 



II. DRAM.MA UI CAIDEKON 3O5 

feroce. Non si chiiidera il Ouevedu nell' ascesi; non imprecherá alie 
larve vanissime del mondo; ma lo stiingera lo sconforto, il profondo 
abbattimento; e, nel contributo ch' egli piir dovra daré alie Lágri- 
mas dei penitenti e contriti, chiamera polvere tutte le umane gran- 
dézze, futili trastulli i destini che si svolgono quaggiü : «Que todo al 
fin es juego de fortuna | Cuanto ven en la tierra, sol y luna», e sen- 
tenzierá : «Pues si la vida es tal, si es desta suerte | Llamarla vida, 
.agravio es de la muerte» '. 

Nel sogno arcadico La Galaica, il Cervantes immagina raccolti 
íilla tomba di Meliso, i suoi pastori Tirsi, Elicio, Damon e Lauso. Tra 
pianti, e dolenti sospiri, entro la fúnebre elegia che sollevano in coro 
<juegli umiii sentenziano siii niibteri della vita colla gravita dei salmi- 
sti. E dice Damon : 

Es nuestra vida un sueño, un passatiempo. 
Un vano encanto, que desaparece 
Ouando más firme pareció en su tiempo 2. 

II «passatempo» che trascorre lontano dal mondo, nella solitudine 
dei prati e delle selve reca in veritá piü dolore che placeré; vibra 
r amore per congiungere e poi fendei-e i cuori. Aperti alcuni appena 
alia vita, giá sentono il travaglio della vita, fasciano il pensiero di me- 
stizia. Geme Silerio, ventiduenne, sui guai passati e sui miseri destini 
degli uomini, e rompe con sospiri il silenzio del suo eremitaggio. Chi 
mai avrá fede nella «instabilidad» e «mudanga de las humanas cosas?» 
«Con alas buela el tiempo pressurosas, ] Y tras sí la esperanga | Se 
lleva del que llora y del que ríe.» La térra non ha che miserie e disin- 
<íanni. Única salvezza il cielo. Al cielo soUeviamo 1' anima con santo 
ardore, «en fuego de su amor deshecha». E si muterá allora in riso 
il continuo pianto. 

Malinconie che assalivano il poeta, smarrito a volte negli Elisi creati 
dalla sua immaginazione, e che necessariamente dovevano serpeggiare 
entro i cuori dei suoi eroi, pur cosi saldi sulla dura térra che percor- 
rono, cosí tenacemente avvinti al loro sogno, rassegnati alia lotta, de- 
terminati a riporre nella realtá vívente 1' idealitá piü férvida e tenace. 
Esce malconcio dalla sua grotta di Montesinos Don Quijote, ed apre 



1 Lágrimas de un penitente, in Obras completas de Don Francisco de Quez'edo 
Villegas, vol. 11. Sevilla, 1903, pág. 239. 

2 Ora é sopraggiunta un edizione nuova della Calatea, curata dallo Schevill 
c dal Bonilla (Obras completas dj Cervantes, tomo I e II. Madrid, 1914). Si veda 
il vol. II, pag. 198. Questi versi gia erano ricordati dallo Schevill, A Note on Cal- 
derón s La vida es sueño, in Modern Language Xotes, Aprile, 1910, pag. 109. Per 
una leggera inavvcrtenza é qui sostituito Tirsi a Camón. 



306 ARTURO FARINELLI 

gli ócchi come se allora si svegliasse da profondo sonno. La visione 
eroica é vanita. Ha di fronte Sancho. E allora gli sovviene il biblico- 
«sicut umbra dies nostri sunt», il «fugit velut umbras» e sentenzia r. 
< En efecto, ahora acabo de conocer que todos los contentos desta vida 
pasan como sombra y sueño, o se marchitan como la flor del cam- 
po» 1. Affluivano alia mente del folie sublime le massime sagge, le 
comparazioni e similitudini piü calzanti, al passare di illusione in illu- 
sione, di sogno in sogno. Creavasi con poter mágico un universo^ 
rifatto sulle apparenze del mondo esteriore, un universo fittizio ga- 
gliardissimamente poggiato nel suo interiore e guardavasi dall' urtare 
con quella che gli uomini ritengono realtá, di toccar con mano «las- 
apariencias para dar lugar al desengaño». Ma il mistero lo preoccupa■^ 

i suoi rovesci di fortuna non gli frangono le forze audaci e le speranze; 
ma pur lo affliggono. Che é mai il suo destino? Che é il destino degli 
uomini tutti.- 

Ad ogni passo s' oftre un nuovo specchio della vita. I farsanti del 
Carro della Morte, col Demonio in capo, vanno, dopo malaugurato- 
scontro, al villaggio che li attende, e Don Quijote ragiona con la sua 
scorta Sanchopanzesca al flanco. Come quegl' istrioni, siamo noi tutti. 
E rappresentiamo noi, vi vendo, una farsa come la rappresentano loro, 

«somos }' habernos de ser como la comedia y los comediantes». In- 

troducon loro nella recita imperatori e pontefici e re e dame e cavalie- 
ri, ruffiani, soldati, mercanti i semplicissimi mortali; poi, a commedia 
finita, cade ogni distinzione tra gli attori. Símilmente nella commedia 
della vita chi recita la parte sua da imperatore e chi da pontefice, e 
sopravviene poi la morte, e tutti nella fossa finale sonó eguali ^. AL 



í Ragiona T amico mió Rodríguez Marín su questo improvviso sentenziare 
(ediz. del Quijote in Clásicos CasteUa7ios, VI, 86): «A juzgar por esta reflexión^ 
más bien que de la cueva de Montesinos, pensaríase que Don Quijote acababa 
de salir de una cátedra de Escritura.» 

2 Possiamo sovvenirci del sentenziare calderoniano nella ^^comedia» Saber 
del mal y del bien (I, 12): 

Que representar tragedias Y aquel punto, atiuel instante 

Así la fortuna sabe, Que dura el papel, es dueño 

Y en el teatro del mundo De todas las voluntades. 

Todos son representantes; Acabóse la comedia. 

Cual hace un rey soberano, Y como el papel se acabe. 

Cual un príncipe o un grande La muerte en el vestuario 

A quien obedecen todos; A todos los deja iguales. 

E ricordiamo ancora certo discorso di Democrito nella «comedia» di Fer- 
nando de Zarate, Los dos Filósofos de Grecia (U.°, atti) : 

Mira, en el solio sagrado 

Una comedia los dioses Los comediantes, ya ves, 

Milagrosa compusieron. Hombres y mujeres fueron;. 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 



307 



clie Sancho, che di giorno in giorno facevasi piii accorto, aggiunge a 
rincalzo la similitudine dello scacchiere e delle sue figure : mentre dura 
il giuoco ogni pezzo ha il suo valore particolare; vcnuto poi il giuoco 
a termine i pezzi si mescolano tutti alia rinfusa in una borsa, «que es 
como dar con la vida en la sepultura». 

Certo non vi é opera piü alta del «Don Quijote» a mostrare il 
potere della trasfigurazione del reale nella coscienza di un uomo, pos- 
seduto, guidato dalle sue intense visioni, sulla trágica e cómica sccn;i 
del mondo, la virtü di una fede incrollabile in un mondo di fantasía^ 
visibile solo all' occhio interiore, intimissimo, individualissimo e in. 
ojjposizione eterna colla realtá che diciamo riconoscibile, tangibilc. 
Chissá non vi sia nel cuore del sogno una forza misteriosa capace di 
])rodurre figure e immagini di vita reali piü del vostro reale medesi- 
mo, di una sostanza che non sai definiré, come non definisci 1' essenza 
del suo mondo visibile e sensibile! L' essenziale sarebbe allora nutriré 
il sogno perché rimanga profondo e non c¡ distragga dall' assoluta 
assorbimento. Cessato all' eroe della Mancha il sogno, 1' arbor vitae^ 
perde le radici, dissecca e muorc. Venite ad oppormi il nostro vero 
nudo e squallido a quel vero vívente, operante in me con un vigore 
arcano, ma possente. Vaneggeró ío, stretto ai miei simulacri di vita, 
delirerete voi aggrappati alie vostre apparenze, ai fantasmi che s' agi- 
tano air esteriore? Non dev' essere il mondo come ognuno se lo foggia^ 
come ognuno se lo immagina? 11 mió assurdo pió eguagliare il vostro 
sublime. Lasciate ch' ¡o veda a modo mió e tenti penetrare cogli occhi 
deír anima e badate a tenere aperti i vostri occhi e a ottenere voi 
non oscillante la vostra particolare visione. «Eso que a ti parece bacía 
de barbero», dice ¡1 cavaliere alio scudiero, «me parece a mí el yelmo 
de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa.» Tutta la grande e pro- 
digiosa illusione donchisciottesca é di una formidabile congruenza e 
fermezza; muovesi con figure vive, fuori del vago e del nebuloso, cou 
contorni marcati, limpidi, determinatissimi. E come il cielo ha le 
sue stelle che fiammeggiano e illuminano la notte oscura, il prode 



Kepartieron los ¡japclcs. 
Uno noble, otro f)lebeyo, 
Aquel rey, éste villano, 
Aíiuél sírande, éste peiiueño, 

Y empegóse la comedia. 
\'algánionos del cxcniplo: 
(Juan<lo un comediante acaba 
De hazer un rey muy sobervio, 
<No se entra en el vestuario, 
Adonde pierde su reyno, 

Y (jueda igual, ya se ve, 
Con todos sus compañeros? 



Pues assí somos nosotros : 
Los dioses nos repartieron 
Estos papeles; ahora, 
En quanto vida tenemos. 
Hemos de representar 
I,a comedia al universo. 
Dexa que venga la muerte. 
Que en acabando con ellos. 
Iremos al vestuario 
Del mausoleo tremendo, 
Donde seremos iguales 
Los grandes y los pequeños. 



30S ARTURO FARINlil.LI 

ca valiere ha accese in cuore le sue lucí divine, e agisce al loro sfavil- 
lare, e in quelle ha fede. Dulcinea che dentro lui vive non é piíi fan- 
tasma, ma donna vera, con carne ed ossa e sangiie e lo spirito che 
muove lui alie azioni magnanime, a raddrizzare torti, a soccorrere i 
bisognosi. «Yo vivo y respiro en ella y tengo vida y ser.» 

O Sancho, io non negó che quello che tu chiami cielo sia cielo dav- 
vero, e térra la tua térra, ma non potrai tu contendermi la veritá 
•della mia visione, la reale esistenza del mió cielo, della mia térra. Se 
tu sorridi di quello che vedo, con santissima ragione debbo io aver 
pietá di quel poco che afierra il tuo sguardo. A me sonó serbate le 
meraviglie e gl' incanti della grotta di Montesinos. Io ci fui, io ci vissi, 
io mi ritrovai cogli eroi del mió stampo. 

Ora la virtü di questo prodigioso, intensissimo sogno sta appunto 
nel palesarsi umana tutta la gran macchinaria fantástica, palpabile ai 
secondi sensi del gran folie privilegiato 1' impalpabile e 1' etéreo. Pre- 
cisamente egli ha profondamente, internamente conosciuta e praticata 
la térra di Sancho prima di assorgere alia visione di un mondo supc- 
riore; quella sfcra in cui gli e forza rimanere, finche 1' antica luce lo 
ferisce, si desta alia realtá degli uomini comuni, e muore. Alia sua 
immaginazione ardente che noi chiamiamo delirante, sferzata dal pieno 
solé della Mancha, approdan puré i rivi della sapienza delle cose terrc- 
iie. II folie sorprende con la dottrina dei piü saggi ed una somma spet- 
tacolosa di esperienze precise, direste consumatissime. Egli ha bi- 
sogno di Sancho, bisogno del respiro di quell' uomo di popólo che 
•dirozza a grado a grado, addestra al suo sogno, nobilita, solleva e tra- 
sfigura. Chi si arresta al conti-asto di quei due spiriti, di quei due corpi 
giudica grossolanamente, e non s' avvede che Sancho e il signor suo 
sonó indivisibili, perché a vicenda si completano, perche v' é puré 
íjrande affinitá nelle loro nature, malgrado le disuguaglianze enormi; 
•e perché il poeta che entrambi li crea questi due esseiü singolaris- 
simi errabondi per le contrade asciutte e squallide, popolate solo del- 
le oasi e dei giardini dell' immaginazione, e dalle sue alture li guarda, 
finissimamente e argutissimamente ridendo dei destini che annoda, 
■degl' inganni che prepara, delle estasi che suscita e della fantasmago- 
ría di tutte le vicende svolte sulla scena del mondo, battute dall' ala 
rápida del tempo, pensava in cuor suo a quella armonía intima, secre- 
ta che é in tutte le cose di quaggiü, in apparenza opposte tra loro come 
■contrari mondi impossibili a concillare; pensava, colla biszarria del ge- 
nio che é fulmínea intuizione, a fondere ínsieme in una sola anima 
vívente sogno e i-ealtá il visibile e 1' ínvisibile, il mondo dei sensi e il 
mondo dello spirito, térra e cielo, il naturale e il sovrannaturale, 
1' immagíne aerea e la figura concreta, 1' apparenza e 1' evidenza, 
stravaganza e buon senso, il sublime e 1' assurdo, la follia estrema 



II. DRAMMA DI CALDEKON 3O9 

Ch¡ dice Don Quijote dice anche col ñato medesimo Sancho. II 
sogno dell' uno é condizione imprescindibile del sogno dell' altro. — 
«Juntos salimos, juntos fuimos y juntos peregrinamos; una misma for- 
tuna }• una misma suerte ha corrido por los dos.» — Sapevano i due 
cíoi di appartenersi 1' un 1' altro con tutto 1' anelito dcU' anima e di 
sentirsi congiunti, due in uno, in tanta divergenza di azione e di pen- 
siero. Le smanie, gli smarrimenti di Sancho alio staccarsi del suo 
signore che compassiona ed ama e venera, la gioia inefiabile al ritro- 
varsi, air ambulare di nuovo, somaro e ronzino, scudiero e cavaliere 
bestie ed uomini, indivisi, lanciati alia ventura e al solé, e sempre co- 
perti di busse e di vituperi! II dolore di Don Quijote, la malinconia 
vera che súbito lo invade quando é lontano da lui Sancho! Pare gli 
vacilli il mondo sprovvisto della sua base terrena. Un giorno gli é pur 
tolto quella sua perla di servitore che va alia sua isola sognata per 
dar prova del suo governo; e allora reclina in se meditabondo ed ha 
r anima triste: «Apenas se hubo partido Sancho, cuando Don Quijote 
sintió su soledad, y si le fuei-a posible revocarle la comisión y qui- 
tarle el gobierno, lo hiciera.» 

Quello che piü importa nella vita é sapersi tener ritto e saldo sul 
mondo costrutto dalla tua volontá tenace e indómita, nutriré la tua 
fede, sicche mai non affievolisca, o venga a mancare. E sieno pur 
ombre i tuoi sogni, abbracciali, stringili a te come cose sostanziali. 
Non stendere le armi mai, non cederé, non flettere sul cammino che 
percorri e su cui fulge ridente il solé delle tue speranze; immaginare 
sieno baci i morsi del destino, e, quando si é scherniti nella polvere, 
pensare che in un avvenire non lontano sarai rimesso sfolgorante su- 
gli altari. Come altrimenti ti avvieresti al conseguimento di quella fe- 
licita a cui peregrinando nel viver fugace ognuno aspira, per cui ognu- 
no si sobbarca al martirio? Dal tuo volere fermissimo dipende la tua 
realta. La scienza suprema della vita si risolve nella volontá del v¡- 
vere ^ L' imperativo che risuona in te: Devi credere ai fantasmi che 
Iddio ti manda, devi alimentare la fiamma accesa ai tuoi sogni e alie 



> Ricordo qiianto affcrma M. de Unainuno: «No es la inteligencia, sino la 
voluntad, la que nos hace el mundo», nel suo coraggioso libro lldu de Don Qui- 
jote y Sancho Madrid, 1905, pag. 149, di cui é come una geniale combinazione 

r opera recente e giá qui citata, Del sentimiento trágico de la vida en los hom- 
hres y en los pueblos. Madrid, 1914. Similmente dice P. Savj-López, nella sua 
succinta, bella ed efficace caratteristica, Cervantes, Napoli, 191 3 (cap. Don 
Chisciotte). *Non é un sognatore; é un corpo e una volontá al comando delle 
suc visioni e dei suoi sogni.» Benché sepolta in un periódico della Germania e 
da nessuno piü ricordata, ancora non ripudierei la sintesi ch' lo voUi tentare 
deír opera del Cervantes in una mia Festrede: Cervantes. Zur joo jakrigen Feier 
des tDon Quijote*, dedicata a Paul Steyse (Bellage zur Allgemeimn Zeitung, 
1905, 113-I15). 

Tomo I. 21 



3IO ARTURO KARINEILl 

tue illusioni, é voce sacra, vangelo di conforto e stimolo di profond.-» 
e gagliarda vita agli eroi. Dalla officina delle astrazioni piíi possenlí 
éscono i messaggi del vero. E 1' anima, spenta la vita dell' immaginazio- 
ne, soccorsa dalle solé realtá comuni, si smarrisce esausta in un deser- 
to. Sogna Sancho, come sogna Don Quijote. La sua isola e ii suo mondo 
piü vero, piü tenacemente costrutto, fissi in lui, come son fissi glf 
astri nel cielo. Ma quando giunge al dominio invocato ed entra nel 
suo Eliso, r isola si sommerge nell' arcano del disinganni e sparicc;. 
tutto quel paradiso di dolcezze sognate gli si converte in un infernf^ 
di amarezze e di dolore; 1' inganno disceso al livello della realtá, stor- 
disce e affligge come burla atroce; e si discolorise allora, si disabbel- 
lisce il mondo, cadono i desideri e la speranze. Sancho, a cui si spessfv 
volgono ¡1 pensiero i narratori delle esperienze del dormente risve- 
glio, moralizza sbigottito. Bisognava restare nella sfera umilissima che 
il destino gli assegnava e non soUevarsi con fumi di gloria e di gran- 
dezza, salendo «le torri dell' ambizione e della superbia». Guarda iir 
sé e sospira: «Se me han entrado por el alma adentro mil miserias, mil 
trabajos y cuatro mil desasosiegos.» 

L' accorto Montiel, a cui il poeta del Quijote, in un vivace «inter- 
mezzo», fa compiere il piü spettacoloso inganno, vivificando il «Retablo- 
de las Maravillas», ideato da quel fior di sapienza ch' era Tontonello,. 
speculava su quella seconda vista, assai piü acuta e penetrante del!;r 
vista naturale, che doveva essere nel suo pubblico di cristiani puri^ 
legittimissimi; e faceva che entro il vuoto e il nulla si movessero San- 
sone, il toro feroce, le acque del Giordano, una tribu di topi; suscitava 
fantasmi mutati d' un tratto in corpi veri dall' ardore della credenza, 
Chi vuol vedere vede davvero. E sará 1' uomo cosi da poco da non 
disporre di quella forza di volontá? Poste dalla nenia del «músico der 
entre sueños» le visioni sorgono. II vuoto si popóla. Vedono tutti cose 
giammai vedute. Teresa puo esclamare soddisfatta: «tan cierto tuvier.-t 
yo el cielo, como tengo cierto ver todo aquello que el retablo mos- 
trare». 

Certo piü si avanza nella vita piü amaramente pungono gli strali- 
del disinganno, piü tormento reca il tuo mondo idéale che chiudi in 
cuore; anche del sogno esula la felicita che si vagheggia. Si cade e sí 
cade, pur volendo affrontare sempre impavidi le larve del vero. Sul 
capo del piü nobile e piü magnánimo dei cavalieri si addensano le scia- 
gure. O Sancho, va; son nato per vivere morendo, dice 1' infelice. Ma^ 
atterrato dal rivale, vinto, orbato del suo gran sogno di eroiche avven- 
ture, di fronte a chi lo prostra e si misero lo rende, raccolte 1' energie 
dell' anima, proclama altamente la veritá luminosissima, incrollabile 
che nessuna sconfitta d' armi puó contendere : «Dulcinea del Tobosa 
es la más hermosa mujer del mundo.» In quel suo abisso di dolore 
precipita pur Sancho; il solé della gloria piü fulgida é oscurato crmai; 



II. DRAMMA DI CAÍ DERON 3II 

debbono posare le armi, dcbbono vanire coi sogni, sciogliersi qual 
fumo al vento le promesse; quello clie realmente avveniva sembrava 
opera di un malvagio incanto, effetto di sogno — «parecíale que todo 
aquel suceso pasaba en sueños» — Eppure, per aver vita ancora, 
all'eroe caduto, piü non potendo battagliare da prode, soccorrere gli 
afflitti, vendicare gli oltraggi, conveniva filare nuovi sogni, concedersi 
a nuove fmzioni, dar «vado a la imaginación» mutare le terre dei porci 
che dovranno calpestarlo in giardini d' Arcadia, farsi pastore lui e 
pastore Sancho, errare cantando. soUevando il bucólico lamento per 
le selve e per i prati C le rive di acque limpide, dolcissime. Apollo 
manderá il verso, e si acquisterá cosi fama immortale. 

Ouanta malinconia stringe noi al vedere rientrare il povero ca- 
valiere, sognatore di castelli e d' imperi al suo umile villaggio, perche 
abbiano tomba i suoi superbi ideali e guarisca dalla sua follia sublimel 
Guariré significa ahime moriré. Una nuova luce balenata a fugare 1' an- 
tica, un breve istante di pace e di quietudine al cuore, 1' elegiaco rim- 
pianto delle pazzie che furono, la condanna delle letture perturbatrici, 
della sua «amarga y continua leyenda», la suprema conciliazione col 
mondo della realta tangibile, un abbraccio ai fidi parenti, fuori delle 
ombre, e poi la morte. Tramonta il sogno e il respiro di vita piü ar- 
dente si soffoca. Nessun frémito piü sulla lira che 1' uomo impugna, 
invaso dalle sue estasi, acceso alie sue visioni. II canto tace e la lira 
é spezzata. E Sancho che vorrebbe ridato ancora alia vita del sogno il 
suo signore eccelso, ed ha pietá e sgomento del buon senso soprav- 
venuto a distruggere ed a dissipare la demenza pur cosi benéfica, desi- 
derache si torni alie avventure, grida ai venti il suo: «¡Vuelva en sí! 
¡Vuelva en sí y déjese de cuentos!» 

Ma il poeta, creatore e plasmatorc di due meravigliosissimi eroi. 
chiusa la sua commedia donchisciottesca umana e divina, perché la 
vita non fosse d' intollerabil peso, davasi a nuovi sogni e ameni ingan- 
ni; intrecciava nuovi destini; immaginava nuove commedie. «Busca un 
pasatiempo | que al alma engañe, en tanto que se pasa | este desamo- 
rado ayrado tiempo», consigliava il suo Tirsi nel sogno arcadico della 
«Calatea». Sprona lui, negli anni estremi, 1' immaginazione impossibilc 
ad infiacchire, e scrive un romanzo delle piü bizzarre e romantiche <: 
sbrigliate e favolose avventure, una storia di estasi e di dolore, di amo- 
r¡ e di inganni di umili e di possenti battuti dal destino, peregrinanti di 
lido in lido dal settentrione piü remoto coperto di ghiacci alie spiaggie 
d' Italia piü ridenti e floride; storia spezzata in mille storie idilliche e 
tragiche, ora svolte tra turbini e bufere e incendi, or nella quiete piü 
silenziosa, nella pace indisturbata e serena: la fantasmagoría del «Persi- 
les», grande caleidoscopio dell' umana vita che affratella e congiungc 
la realtá al sogno, il particolare all' universale, il naturale al mondo 
dcir incanto e della magia, e congeda 1' opera quando, senza un tre- 



312 ARTURO FARINELLI 

mito, giá ha il piede nelle staffe per 1' ultima cavalcata nel regno dell;» 
morte. 

Mosse e guido il grandissimo poeta la fantasía d' altri sognatori 
attraverso le selve piü fitte di avventure, suggeri nuovi inganni della 
vita e «pasatiempos», per confortare questo nostro peregrinar vano 
a cui il destino ci sprona. Al «Persiles» indubbiamente si ricollega la 
fantasticissima «storia» d' amore «Eustorgio y Clorilene» immaginata 
sulla fine del secondo decennio del '600 da Enrique Suái'ez de Men- 
doza, nota al Calderón, e forse gradita per qOella dottrina morale che 
^i mescola al bizzarro racconto, «lo grave de las sentencias y fábulas», 
tío útil, magistral y necesario de lo moral que enseña», come é detto 
nel Prologo. Storia di grandi e continui vagabondaggi di amanti 
sventurati che, disgiunti, messi a durissime prove, delusi, traditi, fru- 
stati dalla sorte avversa, martorizzati per gran tempe, alñne si ritro- 
vano e vedon luce divina dopo le tenebre patite, precisamente come 
i due amanti dell' ultima fantasía romanzesca del Cervantes. Dove la 
realtáfinisca e dove cominci l'illusione non sai. Aleggia ilmistero entro 
le «escure, dense e ampie selve» del «poderoso Reyne de Moscovia», 
dominio despotice un tempe del gran duca Basilio, e nelle nerdiche 
regieni della Svezia dove si svelge una parte cospicua dell' aziene. 
In fondo ad uno specchio della vita umana tendeva 1' umile inventore 
<li cotesta fiaba che intreccia pi-ofondendo discorsi e sentenze, cen- 
torcendo, gonfiando lo stile, immaginando di sollevare a simbolo il 
grande e stravagante groviglio di sperienze. Per poce non trasse il 
litólo di «Príncipe Perfecto» o «Piñvado Cristiane», che si annuncia nel- 
V esordio 1. Eustorgio doveva temprarsi al fuoco di tutte le esperien- 
ze, attraversare vittorioso i labirinti della colpa e del peccato, e dal 



1 «Otros le dieron el título que nace del fin con que se escrivió, que es 
El Principe Perfecto y Privado Cliristiano", cosi nel Prólogo al lector (del Maestro 
Fray Enrique de I\íendo(a, en respuesta a una carta del Autor, en que le pide vea 
su Poema y le corrija, data da Guadalaxara, 6 gennaio 1628). Lessi la novella, 
che é pur ricordata nella combinazione dell' Ensayo del Gallardo (I\', G53), in 
un esemplare della Palatina di \'ienna (40, Q., 45): Eustorgio y Clorilene. Histo- 
titria Moscovica. Por Don Enrique Suárez de Alendóla y Figueroa, Madrid, 1629 
(é dedicata al duca di Feria, Don Gómez Suárez de Figueroa; 1' «approvazione» 
del Maestro Gil Gon(;ález Dávila é del 26 aprile 1628). La rimembra Mil- 
ton A. Buchanan, nell' Appendice alia sua ediziono La Vida es sueño, Toron- 
to, 1909, pag. loi; ma come mai affermare: < Ünly the second edition (Zarago- 
za, ií)65), oí this work is now cntant?» Chiudesi la fantasmagoría romanzesca 
colle nozze di Eustorgio, c Clorilene, e colla promessa del novellatore (f. 131): 
«Y si el hijo que naciere fuere de tan admirable vida como sus padres, ofrezco 
el trabajo de escriuida.» 



II. DRAMMA DI CAÍ DERON 313 

perpetuo disinganno salirc acl una visione limpida del mondo e ad 
una felicita durevole. 

Un mentore gli e a naneo, anticipato Clotaldo del dramma caldero- 
niano, «ayo y maestro», consigliere esperto e saggio degno di gran ri- 
verenza e non mai a corto di massime saggissime, per bene e conve- 
nientemente reggersi in questo burrascoso mare che é la vita. Di pre- 
dicozzi morali del vecchio Pigmerio é empita la storia. Ma stupisce in 
mezzo a tanta assennatezza di precetti, tal cumulo di folli avventure; 
tale viluppo di fatti fuori d' ogni naturalezza e verosimiglianza, de- 
menti persino nel sogno. Verso la fine particolarmente la storia im- 
pazzisce fuori d' ogni rimedio e degenera in assurda fanciuUaggine. 
Non vi é la minima conoscenza del cuore, nessun' ombra di studio o 
di esame interiore di quelle povere e fantastiche creature che corrono, 
simili a fantasmi, alia loro vita effimera. II caso impera, intreccia e 
scioglie gl' impossibili destini. L' estrema perversitá si oppone all' e- 
stremo candore. Due volte la duchessa rapace che medita le trame piü 
¡ñique, é data per ben morta e ben sepolta, e due volte risorge minac- 
ciosa. Dai genitori si staccano le figlie erranti per le selve gettate alia 
ventui-a in abito maschile, come Rosaura. E all' onore vilipeso si grida 
vendetta, doverosa riparazione: «Con fuego purificarás el oro de tu 
honor.» Sulle sorti di quaggiü vigilano in cielo le stelle; le interroga- 
no i sapienti; e gli oracoli caduti alia nascita giammai si smentiscono '. 

Oualche immagine smarrita, sofibcata dalle riflessioni insistenti do- 
veva pur colpire il poeta della «vita é un sogno». Ombra del moriré é 
detta la notte. «Crece el pensamiento, y sube más alto, considerando 
la noche como retrato del alma ocupada en la obscuridad de la culpa, 
fea, triste y abominable, como poseída del Príncipe de las tinieblas, 
y en el día contemplo su hermosura, naciendo en ella el sol lucido y 
resplandeciente de la gracia, y en el discurso dcsta noche y deste día 
se me representa la brevedad de la vida presente y el corto momento 
que tenemos los mortales para negociar las grandezas de bienes y 
gloria o de penas y males, que a cada qual se le espera en aquellos 
años eternos 5' siglos perdurables.» Tra quel piovere e turbinare di 
casi e di vicende strane, é puré un desiderio di fuggire il mondo, ricco 
solo di travagli e di ¡Ilusione, di appartar^i negli alti silcnzi dovc 
incontaminata vive la natura e sereno opera Iddio, e la veritá puó ma- 
nifestarsi. Talora i personaggi di quel povero dramma sonó come stor- 
diti; non sanno se son desli, o se chiudono ancora gli occhi al sonno. 
«¿Es sueño, verdad o quimera lo que he visto:», deve chiedersi 1' avve- 



' Eustorgio avverte (f. 14): «Consultaron a un gran Judiciario, y él alyú figu- 
ra sobre mi nacimiento y dixo que seria yahorí.» Símilmente si assicura di Clo- 
rilene (f. 151): «Y haciendo memoria de lo que el Judiciario avía dicho de Clo- 
rílcne , hallaron aver acertado en todo.> 



314 ARTURO FARINELLI 

dutissimo Pigmerio. Eustorgio lascia un giorno 1' Infanta con Carloto, 
«como quien sale de un sueño». E tutti errano, soffrono, sospirano, 
vittime delle fallaci apparenze, Tutto é finzione, tutto é sogno, tutto e 
vanitá. Menzogna anche la bellezza. U piü saggio lo dice: «Debaxo de 
un rostro de ángel ay siempre tanta mentira 5^ engaño.» II femminino 
eterno é un male senza fine. Guardati dai miraggi vani. «Todas estas 

cosas y otras son pura imaginación, son obra de la fantasía en su 

perpetuidad, que oy son, y mañana no ay dellas memoria.» 

Ricordiamo ancora, come tra il chiudersi del '500 e 1' esordire del 
nuovo secólo tornasse in voga 1' antichissima storia di Barlaamo e di 
< jiosafatte zelanti inventori e intrecciatori di comedias che cercavano 
boggetti per distrarre il pubblico e seguivano accorti quell' onda mo- 
ralizzatrice e purificatrice delle coscienze rovesciatasi sulla Spagna in 
seguito alie grandi conquiste. Abbondavano gli «autos», le commedic 
dei Santi. San Giosafatte che sacrifica un trono e fugge le gioie della 
reggia e del mondo per vivere la piü umile e solitaria vita in un de- 
serto, inneggiando a Dio e all' eterno, meritava si additasse sulle sce- 
ne a memorando esempio. Guando giá fuor di Spagna rappresentavasi 
in due misteri di Francia ^ e nelle scene dialoghizzate di Bernardo 
Pulci la storia «una santa, divota e degna storia» della gran rinun- 
cia di Giosafatte, il catalano Francisco Alegre, volgarizzatore di molte 
-sciñtture, stendeva una Vida de Sant Josafat (Barcelona, 1494), che 
il figlio di Cristoforo Colombo compra va, nel 15 13, per un «real» -. 
La Silva cjiriosa, del Medrano, accoglieva la santa storia. I Flos Saiic- 
Jorum la riproducevano nelle frequentissime edizioni nel '500 e an- 
cora nel '600 3. Chi piü degno di figurare tra le elette schiere di Dio 
del vecchio anacoreta Barlaamo e del ferventissimo suo discepolo? 
Soldados de Cristo si dissero nella versione castigliana della storia 
famosa, sempre attribuita a Giovanni Damasceno, che allesti Juan de 
Arce -Solorzano intorno al 1603 *. E niiliti in Cristo puré li chianio 



1 Petit de Julleville, Les Mystcres. Paris, 1880, II, 277 ss.; 474 ss. 

2 Gallardo, Ensayo, II, 541 (N. 3962 del registro dei libri posseduti d;i 
Fernando Colombo). Ora di questa Vida non é piü memoria. Non figura nel 
magro articolo dedicato all' Alegre da Torres Amat, Memorias , Barcelo- 
na, 1836, pag. 12; e sfugge anche agli studiosissimi catalanisti contemporanei. 

3 Particolarmente gradita 1' edizione di Cuenca, 1394. 

* Si stampó poi a Madrid nel iC,o8. «La spada del cielo a niolti aperse- , 
dice di Giosafatte la rappresentazione del Pulci. Menéndez y Pelayo ricorda 
ancora nelle Observaciones preliminares alia ristampa del dramma di Lope (Obras, 
IV, pag. IX). la compilazione posteriore di Baltasar de Santa Craz, Verdad nada 
amarga, eco., Manila, 1692. Delle derivazioni dal dramma di Lope nella Vida es 
sueño, del Calderón, discorre a pagg. XX\T ss. E vedi Origetus de la Nove- 
la, vol. I, pag. XXXATI. Ricorderó qui ancora la versione portoghese della leg- 



II. DRAMMA PI CALDEROM 315 

J.ope de Vega nel suo dramma. In altre «comeílias» agiscono come 
Defensores de Cristo, oppure come Los dos luceros de Oriente. In altra 
Jincora, allestita da Diego de Villanueva y Núñez e José de Luna y 
Alorentín, le gesta dei santi uomini si annunciano come prodotte dal 
Principe del desierto v ermitaño de Palacio. E San Giosafatte deliziava 
rd edificava il piibblico ancora come FJ Prodigio de la India, come 
Penjaniin de la Iglesia y nidr t¡r '. 

Ter un capriccio, piíi dic i>cr un impulso dcU' anima, Lope s' in- 
<Iusse a drammatizzaie la leggenda di quella spettacolosa conversione. 
Ma di che cosa non faceva mai dramma il fccondissimo poeta? Come 
jiieravigliosamentc, con qualc inaudita prontezza e facilita mettcva nel 
racconto piü blando e placido 1' azione i)iü concitata e viva, animava 
i" astratto con la visione sua concreta e limpidal Forse nell' una o ne!- 
r altra stampa giunse a lui, lettore assiduo di opere italiane, la Rappre- 
scntazione, del Pulci -, ove tuonavasi contro le insidie del mondo, 

chiamavasi «forse piü beato», «chi non nasce», ove Barlaam, moren- 

<lo, sentcnziava ancora sull' instabiiita della vita: 

Tu vedi il viver nostro quanto e breve, 
Che presto come fior passa, e non dura 
Ogni nostra speranza al vento breve, 

Piacqucgli la storia riprodotta nel florilegio dei santi, spagnoliz- 
-Zata dair Arce Solorzano e la sminuzzo in scene che hanno a tratti sa- 
pore di un «auto»; v' aggiunse un po' della casistica teologale, si cara 
JñS. Calderón, e un finale, pur di gusto calderoniano, che esalta la crece 
« i SHJoi miracoli, e celebra la conversione di una Maddalena tentatrice: 
«Hoy vivo, que muerta he sido.» 

Che poteva aver lui il poeta di comune con 1' ascesi professata dal 
suo principe eremita? Placide scioglieva le condanne al mondo in 
omaggio alia leggenda, ripeteva, senza tormento al cuore, il pul vis et 
umbra: «Yo soy polvo, sombra y viento.» — «Que todos son polvo y 
nada | Respeto de Amor, que es Dios» fará esclamare a Custodio 
jielle Bodas entre el Alma v el Amor divino. Bene egli, osservatore 
.sagace e profondo delle commedie umane, soUcvavasi a tratti alia vi- 



gcnda cheattribuivasi a Giovanni Damasccno, edita da G.de\'asconcellos, Texto 
critico da laida dos Santos Barlaao e Josa/ate. Lisboa, 1898. 

' «Comedia qucst' ultima di Nicolás del \'alle y Estrada. Si veda il Catálogo 
citato del Paz y Mclia, pag. 55, N. 363; c per le altre commedie: pagg. 157; 420; 
e le aggiunte al saggio del Kulin, del De Haan, giá ([ui ricordate, Modern Lan- 
_gttage Notes, X, 141 ss. 

- Ora figura tra le Sacre Rappres¿ntaz:oni d.-i Secoli XI ¡', .\'r¿ .VI 7, raccolte 
*lal D' Ancona, vol. II, Firenze, 1872. 



5l6 ARTURO FARINELLI 

sione dei cieli con ]a sapienza delle Sacre Scritture; leggeva i Salmistí 
i Profeti, gli Evangelisti; si estasiava al solenne Cántico dei cantici; in- 
dossava 1' abito del teólogo che poco in veritá gli conveniva, obbligato 
coni' era a cercar riparo fuori dei laberinti mondani: «Dejé las galas 
que seglar vestía», dice en un égloga. «Ordéneme Amarilis, que im- 
portaba 1 ordenarme a la desorden mía», e moralizzava dialoghizzando 
con impeto divino di natura. Accendeva tra le fiamme di amor profano 
i fuochi deír amor sacro; intrecciava per amor di Dio e della fede, 
sovente con adorabil candore e freschezza, «autos» e «coloquios», ed 
allegorizzava pur lui da prode, movendo suUe scene le personifícate 
virtü ed i vizi, angelí e demoni, 1' anima e il corpo, il diletto e la pe- 
nitenza, il temporale e 1' eterno; riproduceva il dolcissimo canto delle 
sirene e delle Circi allettatrici, perché ammutolisse poi ai richiami an- 
cora piü dolci delle voci di Paradiso; e celebrava i trionfi riportati 
dallo spirito sulla carne, compiacevasi di ricondurre al sacro ovile, 
dopo molti smarrimenti, le pecorelle uscite pazzamente dal chiuso. 

Tanto aveva prelibato dei piaceri terreni, da potersi pur concederé 
le sue sferzate alie lascivie e «locuras» del mondo. «¡Ah, leyes del 
mundo vanas!, sospira Dulimán nel Negro del mejor amo. 11 mondo 
che «por de fuera | regala, pero en los fínes | y adentro, mil penas- 
deja» (La Isla del Sol), é tratto alie piii acerbe sconfitte. L' anima pe- 
regrina con r uomo e na viga tra flutti per il gran mare della vita, e 
la tien desta 1' accorto e saggio «Entendimiento»; sussurra grave il 
Recuerde el alma dormida: «Recuerda, recuerda ya, | Del alma dor- 
mida vela, I Pues ella dormida está» (El Viaje del Alma). Ma tenta 
cullarla cosí soavemente la soave carca di quell' anima il coro dei Vizi, 
e certo dovrá indugiare a raggiungere la divina sponda: «Esta es nave 
en que la vida | Pasa, y corre el universo, | Que no ay temer tiempo 
adverso, | Mientras dura al viento asida.» Tutte le leggende devote 
vivificava il poeta col soffio del suo spirito; il divino si umanizza insen- 
sibilmente; il tenero o appassionato canto terrestre sorge e compete 
talora con le possenti e gravi melodie dei cieli. II profano ha puré la 
sua sacra virtü, e non invano Dio getto agli uomini le semenze e i pro- 
digi della sua creazione. Sopprimerai il godimento ingenuo e sereno, 
per darti alia riflessione cupa, alia tortura e macerazione degl' istinti.^ 
Lope dovrá da buon cristiano .atteggiarsi all' ascesi, ma il palpito del 
suo cuore non seconda la preghiera devota, le labbra mormorano una 
maledizione obbligata, e nell' intimo del cuore muovesi tremante la 
parola che inneggia e benedice. 

II suo «gran príncipe» dell' India, costretto per decreto di nascita 
a occultarsi agli uomini e al mondo e a condurre vita segregatissimn, 
ha ingegno precoce, «raro entendimiento >, vince di sapienza naturalc 
la tribu dei saggi che gli danno per maestri, «a los maestros excede». 
E si capisce intristisca cosi in quella reclusione forzata, aneli alki 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 317 

liberta, al solé, ed esca, seccato dal rigore eccessivo del padre, in un 
«jEn qué, Señor, te ofendí?», e seguiti comparando il suo misero stato 
a quello degli animali stessi che liberi vanno chi per 1' aere e chi pei 
prati e bevono tutti la luce; meravigüe domande e lamenti che il Cal- 
derón, comme tutti sanno, concede senza scrupoli all' eroe del suo 
(Iramma, languente nel cieco carcere. Ma non sará destino da v vero 
che 1' avvolgano tenebre eterne. Esce alia luce, alia «hermosa luz»; 
vede cielo, vede térra, una festa di colorí, vede cittá e strade e piazze 
e gli pare debba a ver fine allora la sua tristezza! «¡Válgame Dios!» 
Ma súbito fanno ressa attorno a lui le miserie umane. Saluta la donna, 
«esta I de hermosura y de lágrimas compuesta», figlia del re vinto; 
conosce il mendico, 1' infermo, il vecchio coi suoi acciacchi e non é 
cosa che non offra spettacolo di pianto e di dolore. Non c' é stabilita. 
nella vita : «Así son desta vida | Las mudanzas; que en ella no hay- 
firmeza » L' uomo decisamente é nulla. Dio é tutto, Barlaam puó con- 
vertiré senza sforzi, in un baleno. Sul capo del principe discende be- 
nigna 1' acqua celestiale. E il nuovo campione di Cristo lascerá con 
giubilo la reggia, ove impreca il padre, desolato che invano resista il 
desiderio «a los hados forzosos», ed abbiano sprecato scienza i mae- 
stri agguerriti di tanti libri. Venga ora col corteo dei terrestri alletta- 
menti, tutto «un escuadrón de mujeres», e la bellissima Leucipe alia 
testa, per tentare il convertito e tormentarlo con ansie e febbri; il prin- 
cipe ha ben cinta la sua corda; vince il disprezzo, e ¡1 potere del mondo 
si fiacca. 

Dal cuore del candidato del cielo che emigra al suo eremo si spri- 
giona dolce 1' addio ai regni della térra, e gli é di soUievo il ripetuto 
e prolungato: «Dejé, dejé, dejé», con cui si congeda dalle false appa- 
renze, dalle larve ingannevoli, dalla bellezza corruttrice, dalle ombre 
dei beni umani, dal sogno della vita : 

Dejé un perpetuo desvelo. 
Dejé un sueño de la vida, 
Dejé una imagen fingida 
Idolatrada del suelo. 



Dejé un espejo fingido. 
Dejé un cuidado inmortal 
Con sombra de bien, un mal, 
Tarde o nunca conocido. 



Sgombrate le ombre, puo sollevai'e 1' inno alia quiete del suo iñtiro, 
ripetere il ".Beains Ule* che tanto moveva il cuore del suo poeta: «san- 
tísima Soledad» — «calladas soledades ¡Apacible silencio, | Que el 
alma levantáis a bien más alto». Veramente l'ascesi del cantore novello 
delle sacre vittorie di Barlaamo e di Giosafatte riducevasi al bisogno 



3l8 ARTURO FARINELLI 

di raccoglimento e di pace, fuggire i turbini del mundo, «remoto y 
apartado | Del traxe y del bullicio | Do las maldades hacen su exer- 
cicio», trincerarsi nella solitudine dove tace 1' uomo e parla la natura, 
non gravar 1' anima di affanni e desideri, poiché «negocios a la vista 
son veneno» (El villano en su rincón); un «pobre techo» entro un 
villaggio, la «libertad del alma», «der stille Frieden», «die schuldbe- 
freite Brust», 1' idéale vagheggiato dal poeta che piü 1' amo e piü for- 
temente subi il fascino del suo spií-ito i. Popolerá i deserti e le romite 
spiaggie coi fantasmi della propria immaginazione. Cosi li popolava 
il principe, ridotto alia santitá di vita; e i libri cari al padre poseranno; 
libri saranno «las hojas de las flores | Adonde hallar espero | Altas 
filosofías». Una solitudine squallida e senza verde, il nirvana della na- 
tura sai'ebbe stato un nirvana dell' anima a Lope che amiamo figurare! 
ancora perduto nel suo «huertecillo», deliziarsi ai suoi fiori che chia- 
mava «alivio de mis males». 

Nessuna dolorosa scissura in Lope tra il suo mondo di fantasía e 
il mondo della realtá tangibile. Dei rovesci di fortuna, delle delusioni 
inevitabili, degl' inganni avuti non fece argomento di planto e di ele- 
gía. Si acqueta al suo destino; spegne in sé prestissimo ogni germe di 
ribellione e si concilla con la térra su cui il buon Dio é pur disceso 
per largire agli uomini conforto e beatitudine. Fanciullo eterno, di una 
ingenuitá adorabile, e di eterna freschezza, si balocca con gli eventi e, 
come ape che vola di flore in flore, toglie ovunque nutrimento vítale 
al suo poético sogno. In quella sua pienezza ed armonía di vita non 
v' e posto per il dubbio che strazia e per le meditazioni angosciose 
sui misteri dell' universo. La lagrima che spunta cede al riso che ba- 
lena in cuore. E non c' c crudezza di destino, acerbitá di sventura che 
Iddio non plachi. Non ci sonó abissi, voragini di dolore che non sappia 
vaheare la fermezza del volere e la santa rassegnazione. Bene ci deb- 
bono ferire le tragedle che si svolgono sulla scena del mondo, ma non 
sieno tali da frangerci le speranze e ci risparmino lo scbianto. Se il 
nostro vero destino e lassü, e si é quaggiii per prova, non inondiamo 
di pianti e di sospiri questa valle d' esilio, e passiamcela senza intri- 
stire e sciuparci, godendo i pochi beni di natura e serbandoci intatti 
per r estremo tragitto. Ci scuotano, ci tolgano alie leggerezze folli le 
gravi sentenze di Giobbe e di Geremia, ma non ci pongano innanzi 
agli occhi, il nudo ed orrido scheletro della vita. Le creature di Dio 
hanno puré figura plácente, e non si muovono come ombre; hanno 
vene, hanno sangue, hanno carni che non oltraggiano lo spirito, ma 
dulcemente e con amore lo fasciano. E dovere di Giosafatte ripudiare 

1 Debbo rimandarr, in tanta poveitá di studi sull' anima vera di Lope, al 
1' opera mía giovanilc, GriUparzer iind Lope de l'ega, Berlín, 1894, vedi pag. 279 
<' seguentí. 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 319 

la donna, fiiggirla, considerarla come invasa dal demonio e fare infine 
•che le acqiie di Cristo ne lavino le colpe e purifichino quell' essere 
immondo e tentatore. II poeta ha supérate tutte le ansie e i timori 
<leir asceta ed ha vista la donna gia partecipe della grazia di Dio, cir- 
confusa del divino soitíso. L' amó con ogni vena del cuore, e si porto 
<urioso di tutto, in ogni labirinto dell' anima e volle esplorare, ricon- 
<lurre alia luce del solé il mondo degli affetti muliebri inesplorato. 
Sofferse per la donna, e pur godette per lei estasi ed ebbrezze, non 
illanguidite anche quando, stretto «fuertemente a las aldavas de lo 
ilivino», come scrive al duca di Sessa, filava umanamente assai gli 
< ultimi» amori. 

Sapienza, Amor divino, Tempcranza, Carita, Castita, Giustizia, 
Fede, Pcnitenza e quante altre Dee della virtíi operano sulle scenc 
l)er umiliare la carne e svergognare e sconfiggere il mondo e indurre 
i' anima alie mistiche nozze con Dio, non hanno potere di distruggere 
nel poeta, che le muove a capriccio per 1' efficacia dei suoi «autos», 
il piacere sano e sereno alia vita e 1' invincibile attaccamento ai «rega- 
los del mundo» che 1' nomo di Chiesa condanna per ulTicio e per do- 
vere. Appunto perché fugaci questi beni e perché la vita é breve so- 
gno — quante volte pur Lope lo ripete! — rincresce lasciarli derelitti e 
spregiati preda del tempo che li consuma ingoduti; 1' eterno verrá, 
ma anche nella vita fuggente c' é mezzo di assaporarne qualche anti- 
cipata delizia. Sogniamo, giacché sognare dobbiamo, e nel sogno 
apriamo bene gli occhi; immaginiamo d' essere desti; comandiamo i 
nostri fantasmi. «Despertar a quien duerme» ecco 1' imperativo del- 
r nomo saggio; e non importa che con quel titolo corresse una «come- 
dia» di Lope intesa a mostrare come inconsideratamente si iuscisse a 
destare nel cuore passioni d' amore non mai avvertite. Come mai non 
si risolve Lope a drammatizzare la fiaba del dormente risveglio, pur si 
nota ai suoi tempi? E possibile sfuggisse a lui, cosi ávido di tradizioni 
e leggende, determinato talora a miracolosamente fare atti e scene 
del piü futile racconto, come di quello messo a base dei «Porceles de 
Murcia?» Un suo dramma tessuto suU' antica fiaba d' Oriente ci avreb- 
be offerto il piü curioso contrapposto al dramma del Calderón. Sulla 
tragedia della vita umana infusa avrebbe gettato il suo riso fino e bo- 
nario; certo avrebbe vivificata la burla, intrecciate, per maggiore stu- 
])ore della vittima del grande inganno, nuove avventure. Ma del me- 
mento finale del Vives non avrebbe fatto ¡1 cardine dell' opera. Mora- 
lizzare non era nella sua natura. E nemmeno trattenersi con riflessioni 
serissime sui misteri di (¡uesta vita che passa come un turbine e 
inganna con fantasmi vani. 

II pensiero che si volge e rivolge tormentoso entro le sue si)ire 
risulta in danno all' arte ed opera a volte una carneficina spietata.Lope 
bada a plasmare nel concreto e non a fantasticare nell' astratto. Ha 



320 ARTURO FARINELLI 

bisogno di contorni marcati e limpidi, di figure e non di ombre. E la 
parola gli é sempre strumento di azione, respiro di vita. Se egli do- 
vesse animare a poesia le immagini ondeggianti, irresolute, effimere 
sorte dall* illusione condannata come fallace, che balenavano alia fan- 
tasía di Calderón frustata dal pensier grave e dolente alia vita del- 
l'oltretomba, egli lottando fuori del suo naturale, si dispererebbe. Ane- 
lava ai liberi spazi, alia piena manifestazione dell' individualitá umana. 
Male riusciva a sommettere lui ele sue creature a un destino tiranno 
e cieco. Imperi il fato, decretino le divinitá celesti quello che in térra 
dovrá avvenire, dettino clemenza od inclemenza alie stelle, sempre 
1' uomo riuscirá, viva o soccomba, ad affermare il proprio libero vo- 
lere. Stelle nei cieli, mn stelle anche nei cuori, cosi completasi la luce 
che sfavilla all' umanitá che sofi're e spera. Amera il poeta sbizzarrirsi, 
e quasi violentare la sua credenza, rimando una «comedia» sul tema 
Lo que ha, de ser, ove muore Alessandro, appunto come volevano le 
«estrellas inexorables» e la «temerosa astrología», invano tentando 
di opporsi a quanto per decreto di Dio rimane fisso; ma qui appunto, 
entro il vangelo fatalistico del «siempre fué lo que ha de ser | por más 
que el hombre se guarde», il poeta ha cura di porre il suo vangelo 
umano e fortissimo del libero arbitrio; Leonardo sentenzia essere il 
saggio, «el qye es fuerte», «señor de las estrellas»; potro io quindi, 
dirá, «con mi albedrío | gozar de mi señorío, | y dejar de obedecellas». 
Come scienza buona per il volgo e gl' ignoranti é bollata 1' astrologia 
nei Gran Duque de Moscovia, e il pover uomo che la professa e delira 
coi vaticini finisce sulle forche *. 

Passavano gli anni e restava ancor sempre nei poeta la límpida 
visione della vita; sulla fronte serena posavasi qualche ruga; non mar- 
tira il pensiero alia morte a questo grande sognatore e plasmatore di 
vite, ma infine 1' affaccia, e batte, e fa che il capo reclini. Montalván 
nella Fama postuma ricorda come il poeta negli anni estremi fosse 
«rendido a una continua pasión melancólica». Ouanti disinganni in 
questa eterna corsa agí' inganni e alie dolci illusioni! «Tristezas no 
me han faltado», scrive al suo principe, e bisognava stringersi ben 
saldo alia fede per reggersi nelle nuove sciagure minacciate. Qualche 



1 Umanizza il divino, riduce ¡1 sovrannaturale al naturale. L' ingenuitá del 
fanciullo non gli toglie di sorridere delie superstizioni del volgo. I suoi inter- 
I)reti de' sogni che falliscono negli oracoli non hanno la triste fine dell' astrólogo 
nei «Gran Duque» o dell' indovino nell' «auto» di Mira de Amescua La mayor 
sobervia humana, ma certo Lope non usa loro particolari riguardi e tenerezze; — 
la scienza dei presagi é puré a lui scienza di chimere — «Y de dar crédito a sue- 
ños, I el mismo cielo se ofende» — , cosi nell' «auto» El hijo de la Iglesia (Obras, 
II, 536). Sui sogni nelle «comedias > di Lope si veda G. Klausner, Die drei Dia- 
manten des Lope de Vega und die Magelonen-Sage. Berlin, 1907, pagg. 96 ss. 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 321 

lagrima scendeva. C é puré un vórtice che trascina senza pietá. E la 
luce piü vivida dovrá pur essa, ahimé, farsi ñoca ed estinguersi. «Ansí 
contemplo | Nuestra vida veloz, que va corriendo | Al mar de nuestra 
muerte», dice sospirando il conté nel dramma El Gran Duque de Mos- 
covia. E necessitá di natura questo trapassar veloce. 11 poeta non si 
affligge e non si consuma in lamenti, ma é mosso pur lui a sentenzia- 

re non essere che rápido sogno la vita, brevissimo respiro - «vida 

ida» — mentre si annuncia passa, dice, canta in un meraviglioso sone- 
to, dove suppone cogli antichi, i Manichei e Socrate trovarsi come due 
anime nell' uomo e preludia lui puré con Racine, Rousseau, Wieland, 
Schleiermacher al sospiro di Faust: «Zwei Seelen wohnen, ach, in 
meiner Brust»: 

¡O engaño de los hombres!, ¡vida breve!, 
Loca ambición al ayre vago assida; 
Pues el que más se acerca a la partida. 
Más confiando de quedar se atreve. 

O flor al velo, o rama al viento leve, 
Lexos del tronco, si en llamarte vida 
Tú misma estás diziendo que eres ida, 
;Oué vanidad tu pensamiento mueve? 

Dos partes tu mortal sujeto encierra : 
Una que te derriba al baxo suelo, 
Y otra que de la tierra te destierra. 

Tú juzga de las dos el mejor zelo; 
Si el cuerpo quiere ser tierra en la tierra, 
El alma quiere ser cielo en el cielo '. 

Follia voler supporre togliesse a Calderón il solenne memento, 
pensare che al dramma del poeta assai piü di Lope grave e austero 
alludessero i versi del Castigo sin venganza: «Bien dicen que nuestra 
vida 1 Es sueño, y que toda es sueño, | Pues que no sólo dormidos, | 
Pero aun estando despiertos, | Cosas imagina un hombre.» Correva 
ormai ed era famigliarissima la sentenza discesa dalle Sacre Scritture. 
Guando Lope apre la Bibbia e legge i salmisti non rannuvola il pen- 
siero, ma lo stringe una insólita gravita. Negli «autos» che immagina, 
quante volte il sonno appare símbolo del perdurare dell' uomo nella 
colpa, assorbito dalla térra, dimentico del cielo! II corteo dei vizi, il 
demonio, il mondo, la morte fanno a gara per tener 1' uomo sopito, 



1 Obras sueltas, colccc. Sancha, XIII, 21 1. Per il motivo dellc due aninip 
Zwei Seelen (cjui veramente Lope dice «dos partes») si veda : Goethe-Jahrbuch, 
IX, 238; M. Morris, GoetJie-Studi¿7i, II, 294 (della 2."'* ediz, P>erl¡n, 1902); J. Mi- 
nor, Goethes-Faust, Stuttgart, 1901, II, 141 ss. 



322 ARTLKO FARINEI.LI 

«a que guarde al hombre el sueño» ^ S' aiutano talora con la música 
addormentatrice, dolcc e pérfida sirena; ma le potenze celesti operano 
perché 1' assopimento non avvenga e perche, chiusi gli occhi appena^ 
si aprano alia luce piovente dall' alto. «Hombre, despierta», tuona 
sollecito Amore, quando scorge reso al sonno 1' infelice, ed ode da! 
fempo che giammai dorme: «3'o nunca duermo»; estese gli uomini 
vittime di un letargo fatale «que la mitad de la vida | duermen» ~. 
Al vaneggiare di Madama Morte, nell' «auto» Las aventuras del Hombre 
si oppone il Conforto, e risolutamente il messo del cielo rimanda al 
libro di Giobbe per confondere quella sconsigliata: 

Y preguntádselo a Job: 
Veréis que la vida es sueño, 
Y tela que el dueño corta, 
( "uando Cjuiere, por en medio. 

Ma i critici non odono quella voce e vaneggiano pur essi nei loro 
giudizi e nelle fallaci derivazioni ^. Cu;mdo s' appressava la fine. 



1 «Con sueño le voy venciendo!', dice la Superbia nell ^auto» La Siei^a 
(Obras, II, 517): «^Mientras yo le aduermo», ecc. — «Pues ver aquel loco sueño, 
Que os hizo perderlo todo»; neir «auto» De la puente del múñelo, 11, 432. I.a 
Memoria nell' «auto» El hijo de la Iglesia: «Que es despertador que enseña ¡ 
Con el índice que tiene, | Cómo se pasa la vida, | Cómo se viene la muerte.» 
Satana fa che un canto soave, «la dulce armonía» addormenti 1' uomo : «Duer- 
me seguro, duerme | Que aquesta vida no es vida de muerte.» E 1' uomo alio 
svegliarsi esclama : «¡Ay! Mi bien un sueño ha sido | Mas no es sueño», ecc. (11^. 
536). — Suole divorare chi doime il lupo neir«auto» El Pastor loio y cabana celes- 
tial. Dice qui il «Cuidado» all' «Alma»: «Despierta y vela», e all' «Apetito»: «Pues 
sueño me das? | Desvela la lumbre clara ] y aduerme la noche obscura; | ¿Cómo, 
si eres claridad, | me das sueño? — E ancora esclama il «Cuidado»: «Voces de el 
Alma, y yo duermo.» II «Lobo» a sua volta: «No cantéis más, que se duerme.» 
Parla la Pastora, nel sogno: «Fué sueño, | pues es dichoso dueño | soñaba 
yo», ecc. (II, 345 ss.). — In questo «auto» ripetesi (II, 350) il detto comunissimo 
«Que los sueños sueños son». Poteva avvertirlo lo Schevill, nella nota On Cal- 
derón s La Vida es sueño, in Modern Language Notes, 1910, aprile, pag. 109. — 
Giá Marcello Filosseno dolevasi in uno strambotto : «ma duolmi sol che sonno 
sogno é stato». 

2 Las aventuras del Hombre (Obras, II, 288). — Sgomento, dopo la rivelazione 
avvenuta, Bruno nelle «comedia» di Tirso El mayor desengaño (III, 9), si chicde : 
<<No despertamos, señores? | ¿Nos dormimos descuidados?» 

3 Avrebbe dovuto far cómodo questo rinvio a Giobbe al! amico Bucha- 
nan, per precisare e completare la nota troppo succinta aggiunta alia sua edi- 
zione del dramma calderoniano (La Vida es sueño, Toronto, 1909, pag. 99 ss.) — 
Tagliuzzato poi qua e la, mescolato con frammenti di altri «autos» di Lope e 
versi di «comedias» di altri poeti, 1' «auto» Las aventuras del Hombre si trasfi- 
guró in un Auto de las Cortes de la Muerte, che il compianto Menéndez y Pe- 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 323 

senza un tremito, Lope pon mano alia lira e scioglic il canto estremo; 
sprona ancora pei campi eterei la sua bella immaginazione. e ancora 
chiama sogno la vita. Per trovar 1' oro nei secoli occorre trasportarsi 
nel passato, ammirare qiielle virtíi e i soavi, gli onesti costumi che or 
sembrano esulare dal mondo. Or vince 1' inganno e strazia la frodc; e 
pare che le amane faccende vadano maledettamente al rovescio e tutti 
torcano dal retto cammino. La veritá aveva un tempo dimora tra gli 
uomini, «como dormida en celestial sosiego, ¡ quedó la tierra en paz-. 
Frante ora le leggi piü sante, desolata la tena, la Dea celeste tornasi 
inorridita con rápido voló al cielo: 

Viendo, pues, la divina Verdad santa 

La tierra en tal estado, 

El rico idolatrado, 

El pobre miserable, 

A quien ni aun el morir es favorable. 

Mientras más voces da, menos oído' 

El sabio aborrecido, 

Escuchado y premiado el lisonjero. 

Vencedor el dinero, 

José vendido por el propio hermano, 

Lástima y burla del estado humano; 

Y entre la confusión de tanto estruendo, 
Demócrito riendo, 

Heráclito llorando. 
La muerte no temida, 

Y para el sueiio de tan breve vida 
El hombre edificando, 
Ignorando la ley de la partida, 
Con presuroso vuelo 

Subióse en hombros de sí misma al cielo '. 



layo, non avvedutosi dell' Inganno, stampava tra le opere de Lope (UI, 595 ss.). 
Air occhio sagace del Restori non sfuggi il pasticcio. Si veda la sua «prolusionc> 
Degli * Autos* di Lope d¿ Vega Carpió, Parma, 1898, pagg. XVII ss. — Nel nuovo 
«auto» un angelo si sostituiscc al Cojisuelo, e pronuncia il «Veréis que la vida 
es sueño» (III, 599). Vi si aggiungc qui un predicozzo del Pecado (pag. 602) : 

No hay en el mundo contento 

Ninguno, pues todo cuanto Pag. 603: Si es flor el hombre 
Miro y toco, hallo un encanto, Producida de los rayos 

Un prodigio y un portento. Del Sol, y queda marchita 

Todo es sombras y apariencias, Cuando espira en el Ocasd; 

Todo sueños y visiones, Si es una sombra su vida 

Todo antojos e ilusiones. Que jamás en un estado 

Todo horrores y violencias. Permanece 

J El Siglo de oro (nella Colección escogida de obras no dramáticas offcr- 



324 ARTURO FARINELLI 

Altri poeti di Spagna, colti dallo spettacolo della fuga della vita e 
delle miserie e vanitá gettate in térra, moralizzano con rigidezza, e scri- 
vono commedie, piü che per distrarre, per metiere in fuga il placeré 
vano e concentrare 11 pensiero in Dio. Scendevano a Mira de Amescua 
le immagini piü dclicate e soavi; ma quell' uomo di chiesa si affanna a 
dissiparle, perché non profanassero i propositi devoti; e quasi ha sgo- 
niento della dolcezza del verso che talora lo conquide. Per la gravita 
dei concetti le massime morali profuse negli intrecci drammatici, la 
dottrina teológica apparsa allora veneranda e sublime anche quando 
uccideva miseramente 1' arte nel cuore ', il Calderón 1' aveva assai 
caro, e facevagli posto cospicuo tra i suoi ispiratori. Una sua eroina 
vantata come «la hermosura ma)'or que el mundo tiene», tocca dal 
disinganno, uscita dal diabólico sortilegio, sfugge santificata alia térra 
e si soUeva al cielo dopo aver sciolto il cántico alie caducitá mondane. 
«Quien no advierte | que es un sueño aquesta vida?» 2. Chi mai non 
r avvertiva? Instancabile lo ricorda il poeta e dottore, sermoneggiando 
nei drammi d' intrighi, d' amore, di dolore e di finale rinuncia. II dia- 
volo ha in térra una sua appendice di regno e di magistratura; tenta, 
conquista, soggioga. Schiavo di lui non é il solo Don Gil del dramma 
El esclavo del demonio; \o sonó molti altri personaggi cui d' Amescua 
provasi a dar vita e ombra di carattere e destina alie scene. Ma poi coi 
saggi consigli e 1' aiuto di Dio, dopo amarissime esperienze e follie, 
si liberano e si redimono. Guai se non sentissero tuonare ognora il 
memento sulla brevitá della vita — «La vida, el mundo, el gusto y gloria 
vana | son junto nada, humo, sobra y pena; | del alma C]ue es eterna el 
bien importa» — , se non inorridissero al pensiero della moi-te, dopo il 
funesto traviare e non sapessero che nella morte si risolvono tutti i 
piaceri di questa vita, che é menzogna quanto luce nel mondo, che 
non é conseguibile un vero bene, e non é che fiore del campo la bel- 
lezza, finzione anche 1' amore, vano fantasma anche la donna : «la que 
me diste» dice Don Gil a Angelio, «es fingida, | humo, sombra, nada, 
muerte» ^. 



ta dal Rosell nella Biblioteca de Autores Españoles, ora ristampata. Madrid, 
1908, pag. 371. 

1 Ricorda il Grillparzer negli studi saltuar! di egli fece del teatro spagnuolo 
(Simintliche Werke; edizione quarta, Stuttgart, 1887, vol. XIU, pag. 255.) El negro 
del mejor amo di Mira de Amescua, «bis in die Hálfte cin ganz vorzügliches Stück, 
bis sich der theologische Unsinn einmischt, der aber für jene Zeit ein hi3herer 
Sinn war». — Altrove (pag. 79), parlando del Esclavo del demonio, riconoscc nel 
poeta «ganz Caldcrons Schivung, Klarheit und Kraft». 

2 Vida y muerte de la Monja de Portugal, che leggo nella 79.^ parte della 
raccolta Comedias de diferentes autores, pag. 199 (esemplare della Biblioteca di 
I'arma). E ricordata anche dal Buchanan. La ¡"ida es sueño, pag. 100. 

2 Mi giovo deír edizione del Esclavo del demonio, curata da Milton A. Bucha- 



II. DKAMMA DI CAI.DEKON 325 

Come Lupe e come il suo Toréeles del dramma Xo /uv dicha ni 
desdicha hasta la viucrle, non a ve va <jran tenerezza perla scienza dejjli 
astrologhi («Aunque siempre fui dudoso | De la judiciaria yo») ', 
eppure egli era co.iie invaso dal pensiero di una Fortuna che capric- 
■ciosamente gira, corre, vola, travolgendo con sé gli umani destini. 
E puré un fato che incombe agli uomini inesorabile. Ouella ruota 
fatale: -rueda inconstante e importuna», il poeta 1' ha sempre innanzi; 
•sempre ne addita il vertiginoso e instancabil moto. Della vita veracc 
non afTerri jier virtíi sua, che una debol semblanza; tutto e incostantc 
■e passa con precipitosa fuga, «todo en fin es mudable, | nada hay fir- 
me, todo rueda», dice Don Juan a Donna María (Monja de Portugal, 
I." atto), e Leonicio narra le tristi esperienze, 1' invcire crudele e 
inesorabile del destino nel dramma che a Calderón suggeri la fanta- 
smagoría E7i esta vida todo es verdad y iodo mentira, e moralizza sulla 
Fortuna tiranna: «No ay cosa firme y estable; | lo que cuerpo vivo 
•es oy I mañana es cadáver frío.» Che gioveranno i regni, se tramon- 
tano al tramontare di un giornor L' uomo non s' avvede della sciagu- 
rata C(jmmedia ch' egli rai)i)resenta quaggiü entro la Ronda del mundo. 
«Miserable teatro» e 1' impero a cui i principi asi)irano. «Teatro vio- 
lento» é il mondo su cui si agitano forsennati gli uomini. E sonó so- 
gnati i domini, i trionfi, le vittorie, «fué mi estado como un sueño | que 
gozándole soñé», dice Leonicio, ripcnsando al glorioso passato; so- 
íjnati come gli averi anche i diletti, «el deleyte humano es sueño»; e 
un sogno, «un breve sueño, | corrido sueño-', e la vita intera -. 



nan (Baltimore, 1905, pag. 118), a cui vorrci puro consi^'liare, fuori dcgli scliemi 
in voga presso i colleghi amcricani, uno studio ai)profondito ed interiore su Mira 
(le Amcscua che é indubbiamcnte tra i ¡¡recursori [liü geniali ed originali del 
Calderón (La dissertazione di Th. G. Ahrens, Zur Charakteristíli d¿s spanischuí 
Dramas im Anfang des XVH Jahrhunderts — Luis l'clez de Guevara und Mira de 
Alescua. Halle, 191 1, ha scarsissimo valore.) 

1 Anche alia virtü dci sogni sembra prestassc poca fede, se é giudizio suo 
(luello che esprime Aureliana nclla Rueda de la fortutta {\..° Mlo): » Aunque es 
verdad que los sueños | no tienen de ser creydos | por ser confusas especies | 
de aquellas cosas que oymos.> 

- Aureliana, I' imperatrice sventurata, non é a corto di definizioni e, buona 
lettricc delle Sacre Scritturc, qtianto il suo poeta, chiania la vita (Rueda d¿ la 
fortuna, II. ° atto) : 

Figura que, ¡)asandu, líl ticmj)0 engaña; 
Flor que marchita el caluroso estío; 
Amjiolla echa en el agua va r)or frío; 
Correo de la muerte, débil caña; 
Sombra que hazc tela de una araña; 
Ave ligera, despeñado río; 
floja del árbol, y veloz navio 

Tomo L 22 



326 ARTURO FARINELLI 

Solo perché si avesse estrema pieti di questa vita meschina, e per- 
ché si fuggissero le vanaglorie umane per amore della gloria divina, 
il poeta immagina e intreccia la gran commedia sui favolosi destini delhi 
Monja de Portugal, e chiede consiglio e aiuto alie forze celesti; me- 
scola bizzarramente il naturale al sovrannaturale; muove sulle scenc 
accanto ad angeli e demoni, la Vanagloria, la Lusinga, 1' Adulazione, 
i] Diletto, il Disinganno. Frenesie di amore, rapiñe audacissime, scalatc 
ai conventi, stragi mietute dallo spirito del male che spadroneggia in 
térra e annoda a suo talento gli eventi iimani, persecuzioni ostinate, 
fughe e conversioni, tutto il carnevale babilonesco prodotto dall' infu- 
riare degl' istinti e delle passioni ha termine con la trasfigurazionc 
di quel prodigio di bellezza ch' era la monaca Donna María e il dissol- 
versi della sua fasc!a terrena per accederé alie regioni degli spiriti 
puri, ove troneggia Iddio. Dal suo carcere cieco e lúgubre 1' anima si 
svincola e vola leggera e ridente alie stelle. Bisogna che il disinganno. 
disceso dall' alto, pellegrini tra gli iiomini con la face che arde e ri- 
schiara, snebbi le menti dalle dense caligini, sveli le insidie di Lucí- 
fero, scuüta dal sonno 1' «alma dormida». Ode Donna María il grido : 
«Buelve en ti, mujer»; «Mujer, hu3^e las tinieblas»; bada «que esta 
vida I es un sueño momentáneo»; e ancora: «Mira que un soplo es l.i 
vida.» Esultano angeli e serafini alia redenzione avvenuta. E il figlio 
di Dio che per la scarcerazione di quell' anima era pur lui calato ancor 
una volta in térra, pu5 celebrare il suo trionfo e il raggiare della luce 
novella: 

La noche obscura pasó, 

Llegó la alegre mañana, 

Y tras el Invierno triste 

La Primavera gallarda. 

Un poeta oscurissimo Gerónimo Guedeja Ouiroga, certamente col- 
pito dai drammi di Mira de Amescua, immagina pur lui, nella «gran 
comedia»: En el sueño esLí /a muerte, non priva di brío e di vigore, 
una spettacolosa conversione; dialoghizza le vicende di un dissoluto, 
«escándalo de Palermo», arditissimo, temutissimo, seduttore pertinacc 
di donne, avvezzo a considerare legge il suo capriccio momentáneo. 

Que navega este mar, a tierra estraña; 
T'n punto invisible, un breve sueño, 
Corrido sueño, y muerte prolongada. 

Tale é la vita, soggiunge : 

la vida del hombre desabrida, 

Miserable de mí si es tan pequeño 
lil curso de mi edad que es casi nada, 
Porque pase tan mal, tan corta vida. 



II. DKAMMA DI CALDERÓN 327 

insensibile per j^ran tenipo a tutte le esortazioni, ai sernioni «de diez 
horas» del padre, che nialtratta e calpesta e ferisce. II demonio, altivo 
sotto le mentite spoglie di Lisardo, avvia 1' infelice per la china pre- 
cipitosa del delitto, intreccia <»!' inganni c le frodi, e s' illude di gher- 
niire la sua vittima che si fa bandito per sottrarsi alia giustizia, e muore 
infine, reso al sonno piü profondo. Vigila all' alto Iddio sui destini di 
Ludovico e manda le sue voci che si perdono per gran tratto ai venti: 

Ludovico, enfrena el curso 
De tu precipicio ardiente; 
Mira que la vida es sueño, 
Y en el sueño está la muerte. 

Talora un tramito assale il traviato; gli scmbra che le forze gli vengan 
meno; ripete a sé il solenne memento: «mi vida es sueño»; ma poi pro- 
cede fatalmente per il suo cammino di nequizie; vorrebbe abbracciarc 
la donna che piü la alletta, ma avvicinato appena quel prodigio di bel- 
lezza si risolve nella finta feminina, terrore delle menti medievali, e la 
Morte sogghigna. Sogna il misero? Ha gli occhi aperti! II demonio che 
«la torpe lucha de los sentidos» vorrebbe risolta in danno e in onta 
dello spirito provvede ad addormentar bene la preda vagheggiata, 
vinta da estrema stanchezza; e Ludovico senté turbarsi, ottenebrarsi 
r intelletti^— «a las acciones les quita | su acción el sueño»; dorme, va- 
negia nel sogno; — donde esto}-? Si estoy soñando?» — «todo es sombra, 
todo encanto»; e sempre piü s' immerge nel suo letargo che é pur bené- 
fico, perché gli concede il pentimento sincero, lo salva dall' eterna dan- 
nazione, e se gli da la morte, pur lo conduce alia vita dello spirito. 
l'uo ora operare la grazia che redime e trasfigura; e la lotta rinnova- 
tasi ancora fra 1' angelo e il demonio per il possesso dell' anima del 
gran peccatore presto si risolve col trionfo dello spirito del bene e 
r angelo congeda il dramma sentenziando: 

\'ea el mortal desta suerte, 
Para redimir su empeño, 
Que toda la vida es sueño, 
Y en el sueño está la muerte '. 



J Sapessi siiggerire anche approssimativamente una data a cotcsta -come- 
dia» del Guedeja Quiroga che Iogi,'o nella Parte (Ihz y nueve d: Comedias nuevas 
y escoi^idas de los mejores ingenios de España, Madrid, 1^)63, fol. 77 ss., e che il 
Cirillparzer Síim/ntlic/ie ll'erke, Xllí, J5G) trovava 'grossartig, voll Phantasic-. A 
me sembra dccisamente anteriore alia Vida es sueño del Calderón. Sul Guedeja 
che riterrei andaluso (ma forse vaneggio), manca ogni notizia biográfica e invano 
le chicsi al mió intelligentissimo amico Rodríguez Marín, e al suo valente colle- 
ga A. L. Stiefel. 



32S ARTUKO lAUINEILI 

A conáiderarhi in certi atteggianienti , nelle meditaziuni cupe di 
alcuni suoi poeti, in quel tedio della vita che s' annuncia nel jñeno flore 
della vita, nell' avanzare come ti-asognati per una selva di misteri, 
parrebbe, all' albeggiare della creazione calderoniana piü intensa, che 
la Spagna fosse Amleto, un Amleto cristianeggiante che si trascina, 
premendo in cuore 1' interior cruccio e affanno per le scene del folie 
teatro della vita, e attende gli faccia grazia il cielo. Un' atmosfera di 
sogno avvolge gli animi. Sul presente, sul passato, sulla realtá che 
dovrebbe colpire 1' occhio, su tutte le immagini di vita si posa un velo, 
il vago tessuto dell' apparenza e dell' illusione. Ed é un succedersi di 
angosciose domande e di esclamazioni perquello stringeredel dubbio 
e dell' incertezza. Vedemmo — non vedemmo? Dormimmo — vegliammor 
Siamo — non siamo? Ci sta innanzi un' ombra, o un corpo vero?E visione 
mendace la nostra o c manifesta veritá? 

— «Estás soñando-, chiede Leonora a Isabella nel dramma del 
r Enciso Los Me'dicis de Florencia, e meravigliasi Cosimo qui puré: 
«;Esto}' soñando?» e Lorenzo non sa bene quel che avvenga: «Leonora, 
o tú me engañas, o yo sueño.» Muove 1' Enciso sulla scena minacciosi 
r «Ombra» che sgomenta il grande Imperatore e deve ricordargli la 
vanitá del suo regno. Che sarai tu mai? «¿Qué he visto? | ... . ¿Sombra, 
o visión?» Vedesi tra catene il principe, follemente innamorato di Ce- 
laura, nella Piedad en la justicia, di Guillen de Castro, e straluna, e 
geme: «¡Cielo, cielo piadoso! | ¿Es soñado cuanto veo?» Leonido, nel- 
r «Amor constante», puré di Guillen de Castro, svegliasi con un ritratto 
tra mani che non é piü ¡1 suo posseduto e piü non riconosce, e delira: 

El rostro que estoy mirando, 
¿No es el que en la mano tengo? 
Casi a persuadirme vengo 
Que aun ahora estoy soñando; 
¿Pero no imagino bien, 
Que estoy despierto no es cierto? 
Mas soñar y estar despierto 
Suele suceder también. 
¿Tengo sentido? ¿Estoy loco? 
¡Con qué de ilusiones lucho! 
¿No me hablo? ¿No me escucho? 
¿No me miro? ¿No me toco? 
Ni sueño ni estoy dormido '. 

1 Per qiialche leggera reminisccnza nella in.da es sueño, di Calderón vedasi 
il saggio di R. Monner Sans, Don Guillen de Castro, Buenos Aires, 1913, pagi- 
na 54 ss. — Moreto intreccia un draninia sul sogno di due secoli di sette martiri 
della Cliicsa, Los siete durmientes, clic al gran risveglio ben debbono stupire 
(atli III): .: yo lo avré soñado; | que de sucesos extraños | en tan breve un 



IL DKAMMA DI CAÍ DERÓN 329 

Tocchianioci, palpiamoci, per assicurarci che esistiamo davvero; spa- 
lanchiamo «li occhi. Ma poi, se abbracciamo 1' ombre o il reale, se 
siamo desti o chiusi al sonno, se entro la vita si annida la morte, che 
importar — .Moriré, dormiré, non altro. Rinnovasi il soliloquio di Am- 
leto: To die-to sleep;- | To sleep! perchance to dream; — ay, there 's 
the rub; | For in that sleep of death rohat dreams may come, | When 
we have shuffled of this mortal coll, | Must give iis pause». 

Della gioconditá e freschezza di vita d' altri tempi perdevansi le 
traccie. 11 doman morremo, lungi dal consigliare alia scioperatagginc 
intimoriva le coscienze, apriva gran vareo al dolore. Dalle labbra di 
Dio quale giudizio tremendo dovrá cadere? Dalla tena tanto amata, 
a poco a poco anche gli spiriti risoluti e forti si scostavano. Ed una 
stanchezza dell' anima, 1' interiore travaglio. 1' affanno, il disgusto, il 
tedio, lo stento sembrava dovessero riflettersi nei lineamenti del viso 
patito e snuinto. Tante ombre passavano, e s' oscurava il cielo cosi 
prontamente! Nella patria cosi grande tante fenditure apparivano, 
aperte per dar luogo ai sepolcri! Compie in Ispagna, interno al 1629. 
la sua missione il conté Giambattista Ronchi e si nota in una sua mis- 
si va: «Ouesto abito malenconico per lo piü si vede in tutti perche 
ogni cosa e piena di tristezza» K Sara passata allora al canto del po- 
pólo di Spagna la nenia grave sulla fugacitá della vita e il nulla che 
involge ogni gloria mondana? Chi dei poeti spandeva tra gli umili tanta 
tristezza e foggiava i versi : 

Es sombra lo pasado; 
Niebla el futuro; 

Relámpago el presente 

¡La vida es humo! -. 



sueño ofrece.' ¡O lo que son sueños vanos!> — «Un abismo, | un siglo dí- 
anos soñé, I que ha que dormido quedé.' — «Todos soñamos lo mismo.- — 
«Kntremos por la ciudad; | que yo juzgo que soñamos.^ — <;Xo ves que es todo 
soñado?» — «O este es sueño, o yo estoy loco.» — Infine Dionisio sentenzia: 

Tú no niegas que esta vida 
Por centro el hombre no tiene. 
Pues hay otra, que es la eterna. 
Donde igualmente se premia, 
Al (|uo obró bien, con la gloria, 
Y al (|ue mal, con fuego ardiente. 

1 Si veda una memoria di P. Xegri. Relazioui ¡talo-spagmiold nel secólo X\ 7/, 
neir Archivio storico italiano, 1913, LXXI, 294. 

2 Cantos populares españoles, raccolti e illustrati da F. Rodríguez Marín, 
tomo \\\ Sevilla, 1883, pag. 243. Ritengo questi versi, poco popobri in veritá, 
josteriori al dranima di Calderón. 



330 ARTURO FARINELLI 

Fi-uttavano decisamente i «Despertadores» dal sonno della vita al 
r etei-na veglia della morte. E un poeta, che preludia alia gravita mora- 
le del Calderón, Diego Ximenes de Enciso, agita innanzi ai re le ombre 
che sentenziano solenni: «Saber morir es la mavor hazaña» (Lainaxor 
/lazaña del Emperador Carlos Quinto). Saper moriré! La scienza della 
vita convertesi in scienza della morte. L' Enciso dedica un dramma 
alie vicende del principe Don Carlos, giá preda alia leggenda '; ed 
immagina la tragedia di due possenti: un padre e un figlio che si amano 
e non si intendono e si straziano a vicenda. E piü che un desiderio di 
vivere e di operare, anima 1' uno e 1* altro una brama di morte e di 
meditare. Chiede il padre al figlio: «Oualcosa ti potrebbe far piacere?» 
E risponde asciutto Don Carlos: «De estar muerto.» A che gli varicoi"- 
dando 1' austero ed infelice monarca, che tutti noi corriamo nel teatro 
del mondo, che lui medesimo con quella «pesada carga» del regno, 
corre e corre guidato dalla sua luce, finché compiuto il suo tragitto, 
toccherá a lui correré per poi sparire? II principe commisera il trono 
e r esistenza stessa. Ditegli che vi sonó leggi e prescrizioni, e lui, in- 
sofferente di freno, tutti sommetteráal suo arbitrio; 1' istinto sará leg- 
ge; vivere sará ripudiare ogni misura e saggazza di vita, ridere per 
coprire il pianto interiore, trastuUarsi da folie, burlandosi dei corti- 
giani e dei sudditi, perché non scoppi il cuore d' amarezza e di dolore. 

Spettatrice assidua di questa conimedia, la morte. La vede Don 
Carlos nelle sembianze del padre dormcnte, la senté palpitante, dis- 
solvente enti'o le viscera della natura, e I' anima di tutte le povere 



1 Rimando con ijíaccre all' csame fino ed accurato che di (¡uesto dramma 
fece r amico, E. Lev!, Sloria poética di Don Carlos, Pavía, 1914, l)agg. 123 ss. 
Parmi evidentissimo che il Príncipe Don Carlos dell' Enciso abbia preceduto La 
llda es sueño di Calderón. Ormai sulla date dei due drammi si é discusso a sa- 
zietá, e mi auguro non torni ad infastidirci con ipotesi novelle il valente Bucha- 
nan, che, nelle Modern Language A'otes, vol. XXII, n. 7, opponendosi alio Sche- 
vill (The Comedias o f Diego Ximénez de Enciso, nelle Publications of the Modern 
Language Association of America, X\'1II, 204 ss., avvertiva, «There is always 
a possibility that Enciso may' have turned to Calderón 's play roben dramati- 
zing the similar situation in the life of Prince Carlos»; e nell' edizione del 
dramma calderoniano (pag. 102), prometteva, pur troppo, tornare sulla faccenda, 
in vol. II of the present work». Giá N. Maccoll (Select Plays of Calderón, London, 
1888, pag. 184, nota al verso 453), e H. R. Lang, prima dello Schevill, avverti- 
vano rimembranze del Don Carlos ú^ Enciso nella Vida es sueño del Calde- 
rón. — Un giovane, X. Margraff, in una sua dissertazione recente, Der Alensch und 

sein Seelenlebejí in den Autos Sacramentales des Don PedroCalderón Bonn, igi2, 

s' immagina un Sigismondo tutto foggiato suUo stampo del Principe Don Carlos, 
c fantástica (pag. 52): «So kann man Calderons Werk ais einen Kranz be- 
trachten, den der Dichter am Grabe des Weisen Kímigs (Filippo II) viederge- 
Icgt hat.» Ora all' Enciso intende dedicare un ampio studio il dáñese K. Bratli. 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 331 

cose umane, nei perpetui inganni e ragí^iri della vita. Son fantasmi i 
corpi e un «enigma no declarado», il padre stesso vuole raggiungere, 
•stringere a se Violante, e ¡1 destino gli muta la donna amata nel cada- 
vere dell' amico. Davvero il poeta che ideo quel principe con quel 
1' immenso sconforto in cuore, maturo alia morte nel maggior vigore di 
gioventü, determinato, nei vortlci della sventura, a spegnere la fiamma 
che gli da vita, «si esa misma no se muere», doveva sciupare il dram- 
ma dell' anima, mutando, nell' impossibil finale, la tragedia in spetta- 
colo coreográfico, serbando Don Carlos contrito, rifatto, trasfigurato 
dopo una caduta fatale, ai fasti della reggia, nunzio ormai di grandezza 
o di prosperitá ai popoli, «mancebo florecente», che térra alta, «viva», 
«refulgente», tlargos siglos la encendida velar» '. 

Sappiamo quante rime sciorinassero i migliori ^ingegni» di Spagna, 
per le beatificazioni degli uomini santi; le varié, divine «scint'lle» che 
mandavano le Muse accese alie laudi sublimi erano di tratto in trattí 
raccoite a focolari di luce, perche s' illuminasse 1' anima nel suo pere- 
grinar fatale e si fugassero le tenebre del profano. I poeti erano spro- 
nati a versar lagrime ed a premei-e lamenti sulla caducitá evidente di 
questa gramissima vita, ad avvertire in cantici, romanze,dec¡me, sel ve, 
clegie, canzoni e sonetti che la morte ci sta a fianco ognora e che alfine 
non siamo che polvere. Ci sfuggono le sollecitazioni fatte da Don Luiá 
Ramírez de Arellano ai colleghi suoi in «Parnaso», ma bene conosciamo 
gli '■^Az'i'sos para la muerte escritos for algunos ingenios de España-" da 
lui ordinati e raggruppati intorno al 1633, melliflui distilli «para espi- 
ritual regalo de las almas», come dice nell' «approvazione» il padre 
gesuita Francisco de Macedo, libro, assicura il Valdivielso, «en el 

qual se avía de esculpir, no en las láminas y pedernales que de- 

seava , sino en las almas , para que en ellas, como eternas, lo sean 

sus duraciones; libro que, aunque para estudios de la muerte, tiene 
mucho del Libro de la Vida» -. 



J Pur troppo questo finale sembra cssere dell' Enciso, ed é del Cañizares 
invccc quello che si legge nella icdazione del dramma de \'alencia, 1773 (suel- 
Ai'jjComc dimostra, felice della scoperta di un autógrafo del Cañizares, J. P. \V. 
Crawford, El Principe Don Carlos of Xiincnez de Enciso in Modern Language 
.\otes, del igoj, pag. 238 ss. (articolo sfuggito al Levi). Si veda anche una nota 
di G. \V. Bacon, The Ufe and drainatic ivorlis of Doctor fuan Pérez de Mon- 
íalván, nelia Rertee Hispaniqtte, XX\'I, 364. 

- L' Ensayo del Gallardo (vol. 1\', n." 3567) ricorda la prima edizionc del 
florilegio di Luis Ramírez di Arellano, Avisos para la muerte, che c del 1634 
(1' approvazione del \'aldivielso reca la data del 1633), e recava 1' elenco dci 
poeti spasimanti sulla morte, tra cui figurava il Calderón. lo mi giovo di una 
edizione che si annuncia come la settima (año 1672; en Madrid, \'iuda de Mel- 
chor Alcgrel, e dev' esserc in rcalta 1' undiccsima, succeduta alie edizioni: Ma- 



332 ARTURO FARINErLI 

Qui ritrovi in copia abbondante i sospiri dei vati afflitli e contriti^ 
le giaculatorie fastidióse sul rápido voló della vita, varianti dei salmi, 
delle sentenze di Giobbe, languori e consunzioni che dissanguano 
r arte e la vita; qui si confessa il Montalván : «Confieso que he sido 
y soy I humo, polvo, nada y sombra»; rivolge a Dio la sua preghiera 
il Godínez : «Vos sois aquel mar inmenso | de donde como los ríos 
salen las vidas, y vuelven | al mar de donde han salido»; sentenzia 
Antonio de Huerta : «Entre el nacer y el morir | breve suspiro se 
alienta; | no más de lo bien obrado | la posteridad respeta»; qui i) Sal- 
cedo Coronel, illustratore valente delle rime del Góngora, ha pietíi 
della «misera fabrica deste cuerp(j-^, formata de «leve polvo», pieta 
della vita : 

¿Qué es la vida sino sombra, 
Caduca flor, humo y viento, 
Una pena repetida 
Y un continuado riesgo: 

La felicidad mayor 
De los mortales, ;no es sueño. 
Cuyos gustos, siendo nada. 
Son desvanecidos menos? 

Qui il Calderón versa un fiume di quelle Lágrimas que vierte un 
alma arrepentida '. Aveva poco piii di trent' anni e si immagina giá 
disfatto, «descompuesto este vital artificio», candidato della morte, 
col petto «helado y frío, ] descompasado el aliento, | los miembros- 
estremecidos», sgomento di essere «a este letargo rendido»; e si di- 
stende in gemiti, minacciandosi, torturandosi con un «Ahora-ahora» 



drid, 1634; \'alcncia, 1634; Barcelona, 1636; Madrid, 1639; Zaragoza, 1640; 
Madrid, 1648; Zaragoza, 1648; Madrid, 1652; Zaragoza, 1654; Madrid, 1650; 
Lisboa, 1659. — Conosco una ristampa posteriore di Sevilla (Lucas Martín^ 
del 1697, ed una di \'alencia (Salvador Faulí) del 1772. 

1 Poteva risparmiarci A. Monteverdi nel suo articolo Le fonti df "La Fií/ir 
es sueño (Studi di filología moderna, \'I, fase. 3-4) certe osservazioni sulla data 
delle Lágrimas, «stampate primamente nel 1672 e composte certamente verso 
qucl tempo (il poeta vi parla a lungo della sua vecchiaia)». — Le «decime» calde- 
raniane A la muert:, non dissimili nello spirito alie Lágrimas, stampate nel flori- 
legio di Juan Núñcz de Vclasco, Varias centellas de amor divino, Madrid, 165C» 
saranno davvero posteriori di un quarto di secólo al «romance» stampato negli 
Avisos di Ramírez de Arellanor Mi duole di non essere preciso in quest' inezia. — 
Nemmeno so decidermi se attribuire a Calderón una variante poética del Mise- 
rere: Afectos de tin Pecador arrepentido hablando con Dios en forma de confesión, 
a{)parsa col suo nome in una stampa del 1732, su cui vedasi F. de la Vera c 
Isla, Traducción en -¡u-rsü del Salmo L de David 'Miserere mei Deus', Madrid» 



IL DRAMMA DI CALDERÓN 333 

ostinato, che toj^lie a lui o toglic a noi ¡1 respiro. Sa benc 1' nomo se egli 
vive, o se egli mucre: «Todo se hace de un camino. -> Non c' é distacco 
tra la cuna e la tomba. Con pianto veniamo al mondo, con pianto ne 
usciamo. Perche ti aftaticlii a crearci, o Dio? «¡Oh cuánto el nacer, oh 
cuánto I al morir es parecido!» L' essere e ben similc al non essere. 
Meglio non fi vitar 1' aria, non nascere, non avcr respiro, non aver ge- 
mito: «Que dulcemente en la nada | durmiera en ocio tranquilo. -¡Qué 
mucho que a n.í me pese | el haber. Señor, nacido?;> II peccato origí- 
nale, «de Adán la ofensa primera» ci lancio al carcere della vita; bi- 
sogna che Iddio non piü crucciato ci redima e lavi la colpa sacrilegr. 
Salgano le preci al dolce Gesü e si commuova il divin figlio agli strug- 
gimcnti deír anima pentita. 

Ctrtü erano coteste lagrime sollecitate, supplicate; e doveva tacer 
r arte mentre piangeva cosi miseramente il cuore. «Cese el senti- 
miento, cese el llanto», ripetiamo noi stessi al poeta 1' esclamazione 
sfuggita a lui nelle ottave a San Isidro. Ma nel verso lánguido, che ri- 
manda a Sant' Agostino, a Giobbe, a Davide si annuncia un pensier 
grave, una disposizione innata al dolore e alia malinconia, un bisogno 
di sovvenirsi sempre che la vita c breve sogno, ombra fuggente, che 
i destini umani appena si annunciano in térra per risolversi in cielo. 
L' idea del dramma La Vida es sue/lo é giá matura in lui; ed c dover 
nostro ormai studiare in apposito volume la concezione della vita del 
mondo, particolare al poeta, messa a base della sua creazione. 

Arturo FARiNf.Lii. 



RESENAS 



CoLLET, H. — Le viysticisme imisical espag/iol aii XVI' siécle. — Paris, 
Félix Alean, 1913, 4.°, 536 págs. 

Si el Sr. CoUet se hubiese limitado a estudiar con la detención 
debida una sola de aquellas insignes figuras que tanto honran el arte 
musical español del siglo xvi, tal vez su acierto hubiese sido más gran- 
de; pero en vez de esto ha querido abarcar toda una época, preten- 
diendo demostrar que todas las tendencias y todos los esfuerzos del 
período más complejo y abundante de nuestra historia artística se 
resumen y condensan en Victoria, al que considera como un mtlsico 
sintético. Él mismo nos lo dice (pág. 5): Par la sobre austérité des Anda- 
lous, l'ardeur exultante des Valenciens^ le paganis?ne laient des Catalans 
italianisés, enfin la graz<e et apre profondcnr des Casttllans, noiis ?tous 
acJieminerons vers le svnthétiqíie Tomás Luis de Victoria, veis le ?nusicien 
mystique, le continuateur progressif de Pales trina. En esto estriba su 
más grave error, ya que toda la obra está redactada para demostrar 
una tesis, la cual, según veremos, carece del apoyo de los hechos. 
Cierto es que el gran maestro abulense es sin duda alguna uno de los 
músicos más notables y eminentes de todos los tiempos y de todos los 
países, pero esto no basta para que se le estime como el principal y 
casi el único representante de la música española. El mismo Sr. C. tiene 
que reconocerlo al afirmar, por lo demás, gratuitamente, qu'il demeura 
incomiu a ses compatriotes, y al proclamar cjue Victoria n'est pas plus 
oustérc que Morales, ni plus tnysiique que Guerrero, ni meilleur fnusicien 
que Comes (pág. 381). Esta declaración justa y terminante no es, con 
todo, suficiente, puesto que a pesar de ella el autor persiste en consi- 
derar al maestro abulense como un músico sintético; pero en ningún 
modo es posible admitir que en Victoria se integren las peculiares ten- 
dencias de las escuelas de Andalucía, de Valencia y de Cataluña. Nada 
tienen que ver con el arte enérgico, vigoroso, sobrio y severo del 
gran compositor castellano, cuya filiación puede hallarse en Morales 
y Escobedo, los deliquios un tanto mórbidos del sevillano Guerrero, 
la grandilocuencia y los arrebatos líricos de Comes, ni la refinada ele- 
gancia de los Vilá y los Pujol. Victoria es un genio extraordinario, un 



Coi LET. — Le inysticisme musical cspa^^nol aii XVI' siecle. 335 

temperamento original y vigorosísimo, pero nunca el único y genuino 
representante del misticismo musical español. 

Además, considerar la cuestión sólo desde el punto de vista místico 
es reducir mucho la talla de este artista. Es verdad que Victoria es 
un místico, pero no por esto deja de ser un temperamento en extre- 
mo dramático, violento, crudo y realista, a la manera de Ribera o de 
Berruguete. Basta estudiar el portentoso Officium Hebdomadae San- 
ctae (Roma, 1585) para convencerse de ello. Allí se revelan y descu- 
bren todas las fases del complejo espíritu del maestro abulense, y si 
en los famosos motetes Vcrc languores y O vos omnes le vemos desfa- 
llecerse de amor y abrasarse en la ardiente llama del amor vivo, en cam- 
bio en las Pasiones según San Alateo y San Juan se nos manifiesta como 
un realista, digno émulo de los maestros de nuestra novela, que copia 
al vivo el natural, sin que nada le espante, reproduciendo con igual 
intensidad todos los sentimientos, sean nobles o bajos, sin atenuar en 
nada su grandeza o su fealdad. Por esto precisamente se ha podido 
decir de nuestro compatriota que, a diferencia de Palestrina, cuya 
música suele ser seráficamente hermosa, aunque siempre impersonal, 
él no puede permanecer impasible y toma parte activa y eficaz en su 
obra. El Sr. C, ofuscado por una idea preconcebida, no ha querido ver 
nada de esto, y para evitarse el tener que reconocer semejante aspecto 
del temperamento vigoroso de Victoria, adopta un proceder en extre- 
mo inocente, dedicando apenas veinte líneas (pág.461) al estudio de las 
Pasiones.'B^sX.íL leer la bellísima Pasión según San Alateo para observar 
cuan diferentes son todos los versículos cantados por los judíos — re- 
bosantes de odio y de ira —de aquel otro que interpreta el acto de fe 
tan piadoso y sentido que envuelven las palabras del centurión : Veré 
Filius Dei erat iste. Romain Rolland, aunque poco conocedor de Vic- 
toria, al hablar de Palestrina y de otros maestros de la escuela roma- 
na, llega a decir : ¡c sentiment dramat i que penetre ees mnsiques, belles et 
purés comme ime tragedle grecqne; y esta observación tan exacta y per- 
tinente debiera haber despertado la atención del Sr. C, tanto más 
cuanto que la primera mitad de dicha frase es aún mucho más aplica- 
])le a los grandes maestros españoles, que si no son griegos, son ante 
todo y sobre todo humanos. El error del Sr. C. al pretender caracte- 
rizar a Victoria como un místico por excelencia, prescindiendo de sus 
otros rasgos esenciales, no puede ser mayor. El misticismo en sí, me 
I)arece envolver cierto principio de renunciación, de negación total del 
\o, que no se compagina muy bien con las manifestaciones de artistas 
como Morales, Guerrero y Victoria, que en todo caso tratan de afir- 
mar enérgicamente su personalidad. En sus creaciones nos descubren 
y revelan una verdadera tragedia— la más intensa y profunda de todas—, 
la tragedia de Dios y del alma humana. Y esta tendencia expresiva, 
individual y dramática, propia de la música española, se observa muy 



336 RESEÑAS 

particularmente en el arte de Victoria, uno de los creadores del ele- 
mento primordial del drama lírico, es decir, de la expresión musical 
de la vida interior, y más especialmente de la vida real. 

El Sr. C. cree hallar en el maestro abulense los gérmenes del arte 
de Juan Sebastián Bach, como si fuera posible relacionar de algún 
modo el espíritu de un maestro de capilla, católico y español, del 
siglo XVI, con el de un cantor, alemán y protestante, de la siguiente 
centuria. Bach es un pensador, y Victoria un emotivo. La diferencia 
entre ambos temperamentos no puede ser mayor. Para demostrar su 
teoría, el Sr. C. no vacila en dar como probado que Victoria put 
revenir en Espagne apres son séjoiir a la cour de Baviere, y que más 
tarde apres 1605, et tnalgre' son age avance', Victoria partit poiir l'AUe- 

niagne pour n' en plus revenir (pág. 392). Poco sabemos de la vid;» 

de Victoria, pero el Sr. C. se engaña en absoluto al formular la ante- 
rior suposición, demostrando ignorar por completo los numerosos 
documentos, que tanta luz arrojan sobre los últimos años del maes- 
tro abulense, publicados por Pérez Pastor en la parte tercera de su 
Bibliografía madrileña {'W-Aáx'xá^ 1907. Vid. Apénd. 2.°, págs. 518-521). 
Por dichos documentos, conservados en el Archivo de Protocolos no- 
tariales de la villa y corte, hemos adquirido la certeza de que Victoria, 
desde 1596 hasta 1607, residió siempre en la capital de España adscrito 
a la servidumbre de la emperatriz D.^ María y de su hija D.^ Mar- 
garita de Austria, ambas recluidas en el convento de las Descalzas- 
Reales. Por un mandamiento real del año 161 1 (Archivo Histórico Na- 
cional. Iglesias. Lib. 8, fol. 246) sabemos que el anciano maestro, por 
los años de 1606, había desempeñado las funciones de organista de 
la citada capilla con el mezquino salario de 40.000 maravedís anuales,, 
suma bien tenue y escasa aun para aquellos tiempos. El último docu- 
mento otorgado por \'ictoria parece ser un poder, fechado en Madrid 
a 10 de enero de 1607, y este dato no contradice la opinión general- 
mente admitida de (jue debió morir en Madrid hacia el año 1608 '. 
Como puede ver el Sr. C, Victoria, después de su salida de Italia y de 
su regreso a España, permaneció en su patria, donde llevó hasta su 
muerte la vida modesta y escondida a que ya aspiraba en 1583 (Vid. l;i 
dedicatoria del Missanim libri diio Roma, 1583. Dom. Basa). 

Y lo mismo que el maestro no emigró a Alemania, ocurrió con su 
arte, tan español y tan católico, que muy difícilmente hubiera podido- 
arraigar en aquellas tierras barridas por el espíritu de la Reforma. 
Contra lo que opina el Sr. C, las obras de V^ictoria fueron conocidas 
y apreciadas en España. Muchas capillas de música las adquirieron 



* Después de escritas estas líneas, gracias a nuevos documcnlos descubiertos 
por mi amigo D. Francisco J. Sánchez Cantón, se puede afirmar que X'ictoria 
vivía aún en 161 1. 



CüLLET. — Le niyslii'isnie musical cspagaol an XVI' sicc/c. 337 

cuando su primera aparición, y en numerosos arcliivos de catedrales 
se conservan aun hoy día aquellas preciadísimas ediciones. Las hay 
■en Burgos, Toledo, Córdoba, Zaragoza, Segorbe, Albarracín, Tarazona, 
\'alencia y, sin duda alguna, en otros muchos lugares cuyas riquezas 
artísticas no han sido todavía debidamente inventariadas. Las tradi- 
ciones de la polifonía vocal perduraron en España mucho tiempo, no 
obstante las transformaciones que con el transcurso de los tiempos iba 
experimentando la música. Aun persistían en los comienzos del siglo 
próximo pasado, y conozco obras, como las Lamentaciones del maestro 
valenciano D. José Pons, fechadas en 181 5, plenamente inspiradas en 
aquellos i)roccdimientos del pasado, y en las cuales se observan todas 
aquellas cualidades típicas (jue vienen a constituir lo que el Sr. C. llama 
caprichosamente el misficisiiio música! español. El espíritu que animó 
a los Victoria y Morales revive en las creaciones menos conocidas, 
siempre bellas, de Aguilera de Heredia y Vivanco, \'argas y Babán, 
Salazar y Ruiz durante el siglo xvii, así como en machas admirables 
obras de Torres Martínez, \'alls. Francés de Iribarren y otros repu- 
tados maestros del siglo siguiente. Esta genuina manifestación del 
genio nacional vivió y murió donde había nacido: a la sombra de las 
catedrales españolas. 

Hechas estas observaciones que atañen al fondo y a las tendencias 
generales del libro del Sr. C, quien parece haber querido desarrollar 
una tesis análoga a la que sustenta Mauricio Barres en su famoso Greco 
o/i le secrct de Tolédc ', añadiré que su trabajo demuestra mejor volun- 
tad c}ue positivo esfuerzo. Tal es el número de errores, más o menos 
graves, que se observan al recorrer sus páginas, que sen'a j)or demás 
largo y prolijo irlos recogiendo uno a uno. 

¿Cree sinceramente el Sr. C. que Alejandro Agrícola, muerto 
<n 1526, pudo venir a España llamado por Felipe II, como lo asegura 
por dos veces (págs. 59 y 62)? ¿Puede hablar en serio de la escuela de 
música fundada en Roma en 1534 por Claudio Goudimel (pág. 382) 



í No observa el Sr. C. que la evolución sufrida por el Greco obedece a las 
¡afluencias del medio ambiente castellano, con el que se compenetró hasta el 
í)unto de haber creado una nueva manera artística a fin de interi)rctarlo de 
modo conveniente, en tanto que el proceso psicológico de nuestros grandes 
compositores es completamente diverso, ya que, aun residiendo en países ex- 
tranjeros, no aceptan ninguna influencia extraña sin acomodarla a su propia y 
jieculiar manera de ser, hasta tal punto que los comentadores de Palcstrina 
(Bonini y Baini) califican la música de \'ictoria como gemrata da sanguc tnoro; 
<iue \'ictona después de largos años de residencia en Italia, proseguía vistiendo 
a la usanza de Castilla, de modo que los maestros romanos, sorprendidos por 
la originalidad de su traje y de su arte, llegaron a aconsejarle, no sin cierto dejo 
de ironía, que abandonase su mantcUo ihero y se vistiese con piit Inion gusto 
alia nuova foggia romana. 



338 RESEÑAS 

después de existir el notabilísimo estudio sobre este gran músico 
francés, que nunca estuvo en Italia, escrito por el erudito Michel Bre- 
net (Glande Goiidimel , essai bio-bibliograpluque, Besangon, 1898) y 
citado por este mismo autor en su volumen sobre Palestrina, que el 
Sr. C. menciona como fuente de información? ;De dónde saca que las 
cuatro colecciones de Laude spiriiuali (pág. 87), publicadas por nues- 
tro compatriota el Padre Soto de Lang (sic, por Langa) en los años 1 588, 
1589 y 1 59 1, contengan obras de Animuccia y de Palestiñna, y estuvie- 
sen durante largo tiempo en el repertorio de la Capilla Sixtina, cuan- 
do se trata de obras de carácter popular, escritas sobre textos en 
idioma vulgar y para los ejercicios de la confraternidad del Oratorio? 
¿Qué fe prestar a la afirmación de que los Cruzados avaient pris goüf 
a la musiqíie oriéntale, esscntiellement polyphonique (pág. 100), cuando 
los autores que se han ocupado de aquel arte proclaman que persas, 
árabes, hebreos y turcos sólo conocen el canto homófono o al unísono? 
La lista de observaciones de esta índole podría hacerse interminable. 
dada la ligereza con que el Sr. C. ha hecho citas -a torl et a travers — , 
sin tomarse el trabajo de someterlas al más elemental juicio crítico. 

Si esto sucede con respecto a la historia de la música en general, 
donde al menos el Sr. C. contaba con fuentes abundantes de conoci- 
miento, ¿qué no sucederá cuando se trata de la música española, donde 
casi todo está por hacer? Nada más arbitrario y caprichoso que las no- 
ticias y datos que aquí se aportan. Todavía cree el Sr. C, fiándose en 
la afirmación equivocada de Eslava y censurando al erudito Mr. Ex- 
pert, que lo colocó sans raison, parmi les Maítrcs frangais de la Re- 
naissance (pág. 352), que Antonio Févin puede figurar entre los músi- 
cos pertenecientes a la escuela castellana, cuando Glareanus, en su 
famoso Dodccachordon (Basilea, 1547, pág. 354^ nos declara rjue era 
Aurelianensis, es decir, de Orleáns, sabiéndose, ademíís, que nunca 
estuvo en España, aunque sirvió a Felipe el Hermoso; noticias todas 
ya divulgadas por Ambros. Con igual seguridad clasifica a los maes- 
tros aragoneses en el mismo grupo que los castellanos, siendo eviden- 
te que por múltiples razones étnicas, históricas y políticas fueron más 
influidos por las escuelas de Cataluña (especialmente por la Escolanía 
de Alonserrat) y de V'alencia, que por la de Castilla. Declara ignorar 
quién sea Pedro Ruimonte (pág. 308), y con sólo consultar a Nicolás 
Antonio hubiese sabido que era Cíesaraugustanns, y Van der Straeten 
o Eitner le añadirían que residió largos años en Bruselas, al servicio 
de la archiduquesa Isabel, y que en Amberes publicó diversas obras, 
tanto religiosas como profanas. No me explico qué fundamento puede 
tener el Sr. C. cuando al hablar de Infantas se inclina a penser que le 
mtisicien de Cor done siibit jusqu ' ci la fin de sa vie l'i?tfluence ariist/'que 
italiennc et Jiainande, et que son fenipe'rainent d'Espagnol véhément et 
mysl'upie, iie pnt s' exprimer en une langue adéquate, en un style auslerc 



CoLLET. — Le niysiitisme musical cspag/iol an Xl'f' s.étlc. 339 

ct ¿ititrgique connue celui de l'École Amialouse, ifune si preñante originaii- 
/e (pág. 283). Precisamente ocurre todo lo contrario, y si el Sr. C. no 
conociera sólo de auditu las composiciones del atrevido teólogo cordo- 
bés, seguramente modificaría su juicio. Nada puede darse más estricta- 
mente litúrgico que sus obras, casi todas compuestas super excelso Gre- 
goriano cantií, y en las que se observa una influencia predominante y 
claramente manifiesta, la del insigne Cristóbal de Morales, el más carac- 
terístico y original de los compositores de la escuela andaluza. En otro 
lugar, el Sr. C. atribuye al monarca lusitano D. Juan III (1521 a 1557) — a 
quien Luis Milán dedicó en 1536 su célebre Libro de música de vihuela 
intitulado El Maestro— la Defensa de la música moderna contra la erra- 
da opinión del obispo Cyrilo Franco, escrita por el duque de Braganza, 
después Juan IV de Portugal, que reinó desde 1640 a 1656, y publicó 
su obra en Lisboa en 1649. (V. pág. 123). 

En la página 108 escribe el Sr. C. : II nous parait inntile d' insisicr sur 
la menlalité exdusivcmcnt rcligieusc du penplc espagnol au XVI' si'ecle; 
esta afirmación me parece completamente equivocada. Reflexionando 
un poco, no puede sostenerse que fuera exclusivamente religiosa la men- 
talidad de un pueblo que produce el Cancionero general de 151 1 con su 
l)arte de Obras de burla, y el escandaloso y desvergonzado Cancionero 
de obras de burla provocantes a risa (15 19). Recuérdese además que 
por entonces se leen con i)lacer los libros de caballería con sus aven- 
turas maravillosas y fantásticas, a veces picantes y hasta licenciosas; 
que Juan del Encina escribe su Farsa de Placida c Vittoriano, donde 
parodia las ceremonias del culto (Vigilia de la enamorada muerta); 
Torres Naharro su Propaladla, y Juan de la Cueva sus coloquios, pasos 
y comedias, en los cuales derrocha chistes, sales y agudezas de Plauto 
y Terencio; aparece aquella visión tan cruda de la vida real que se 
llama Za Celestina, y nace la novela picaresca. No olvidemos tampoco 
la indignación de Fr. Hernando de Talayera, del beato Juan de Ávila, 
de la misma Santa Teresa de Jesús, ante la relajación de las costum- 
bres rayanas en el libertinaje, que no sólo reinaba en todas las clases 
sociales, civiles y militares, sino que había invadido el clero y hasta 
las órdenes monásticas; todo lo cual me parece muy alejado de ese 
misticismo que para el Sr. C. viene a ser la nota predominante del inge- 
nio español durante el siglo xvi. Y como es natural, la música, herma- 
na gemela de la literatura, refleja todos esos matices del alma nacio- 
nal; buen testimonio de ello es el Cancionero de Palacio, dado a luz por 
Barbieri, con sus abundantes villancicos populacheros y tabernarios, 
llenos de conceptos obscenos y palabras soeces, precisamente los más 
prietamente castizos de toda la colección, y las humorísticas y satíri- 
cas Ensaladas de Mateo Flecha, y el Cancionero de Upsala, donde do- 
minan las composiciones de carácter amatorio y cortesano, y los dos 
libros de Villanci:os y Canciones {0%\\nví, 155 1, y Sevilla, 1556) de Juan 



340 RESENAS 

Vázquez, y tocio el repertorio de romances y obras profanas recogidas 
en la no corta serie de Libros de cifra para viliuda. 

Errores no menos graves se notan en el capítulo V cjue el Sr. C. 
dedica a estudiar La iradition ssolastique, merecedor de una larga y 
seria refutación, impropia de este lugar; con tanto más motivo por 
cuanto el autor no ha vacilado en reproducir todas sus deducciones 
en otro trabajo intitulado Confribiiiion a íetiidc des théoriiiens espa;j;nols 
de la Miisiíjuc au X VI' siecle, publicado en L'aunée musicale, Paris, 
Alean, 1912. Entre otras muchas, se me ocurre una pregunta. ¿Ha 
leído el Si\ C. el libro de Bartolomé Ramos de Pareja, conocido, a falta 
del verdadero título, con la arbitraria denominación de De miisica trac- 
tatu sive musita practica, Bolonia, 1482? Creo firmemente que no, pues 
todas las citas que de él hace están extractadas del Tratado manus- 
crito que se conserva en la Biblioteca de Berlín (Ex collectionc Geori^ii 
Poclcliau; Barthol. Ramis 7imsica)y obra en todo diferente — basta leer 
los índices respectivos — del famoso libro en que el maestro de Baeza 
expuso su atrevida teoría del temperamento, base j* fundamento de 
la armonía moderna. En fin, tampoco me explico por qué expone las 
doctrinas del bachiller Tapia Numantino, que escribió su Vergel de 
Música en el último tercio del siglo xvi, antes de analizar las obras 
didácticas de Domingo Marcos Duran, Juan de Espinosa, Francisco 
Tovar, Gonzalo Martínez de Bizcargui y de todos los demás teóricos 
que le precedieron en más de cincuenta años, 

Al terminar estas observaciones conviene reconocer que el Sr. C. 
demuestra haber hecho gran acopio de materiales, aunque no ha sabido 
utilizarlos de modo conveniente. Cosa muy de sentir, ya que abor- 
daba, casi el primero, un tema de gran interés y tan poco conocido 
como complejo y difícil. R. Mitjana. 

Baliv, Cfi. — Le Langagc et la rv^. — Genéve, édition Atar, 191 j, 8.", 
113 i)áginas. 

El autor rehace en este tomito algunas conferencias pronunciadas 
en la Universidad de Ginebra y en la Sorbona. Llevan evidentemente 
estas páginas la intención de popularizar ciertas nuevas tendencias 
de la lingüística. Desde hace algún tiempo preocupa a los investiga- 
dores del lenguaje la fatal incongruencia entre el estudio anatómico 
del habla y lo que ésta es en realidad. Y hay un deseo, que repercute 
en todos los centi-os lingüísticos, de completar el estudio orgánico del 
lenguaje con su estudio funcional. El tópico de la época consiste en 
oponer a lo racional lo vital, y^ el Sr. Bally se desliza por la rampa de 
ese tópico sin mostrar resistencia alguna. No basta con decir que el 
lenguaje no es la razón cristalizada en la gramática tradicional, ni, 
dando a esto una expresión positiva, decir que el lenguaje es vida 



E. Waiblinoer. —BeHrage zur Feststellung des Tonfalls. 341 

para que sepamos algo nuevo. Y poco más dice el Sr. B. en sus con- 
ferencias tan gratamente escritas, amenas y vagas. Según el autor, el 
lenguaje sólo es un medio de la acción — entendiendo por acción 
«inclusive lo que es propio a los perezosos». No tiene un fin estético 
ni lógico. Es predominantemente afectivo. No puede afirmarse que 
progresa. Todo ello es verosímil, pero no anuncia los nuevos métodos 
•que permitan sorprender el habla en su movimiento vital. Y es a 
todas luces insuficiente sugerir lo tantas veces repetido: que conven- 
dría comenzar las investigaciones por lo más complejo de la función 
expresiva y descender poco a poco hasta el estudio de los sonidos. 

La dirección manifiesta en el Sr. B. de entregar la nueva gramática 
a los métodos psicológicos no creo sea por nadie censurada. La cues- 
tión está en cómo y en cuál psicología será suficiente para apreciar el 
fenómeno semántico. Nada de esto dice el autor y hasta parece no 
estar al tanto de las nuevas investigaciones que en tal sentido comien- 
zan a hacerse, tales como las realizadas por la Denkpsychologie (Külpe, 
Marbe, Messer, Koffka, etc.), por Husserl y sus discípulos, por la es- 
cuela de Graz (Memong, Hofler, ÍNIally, etc.). 

Aparte de esto, el librito del Sr. B. sería encantador si en él se 
ejercitara, al modo que Calatea, «la noble estratagema de la fuga». 
Hay cuestiones de que conviene denodadamente huir, so pena de ver- 
terse en un libro tan breve y donde se aspira a hablar en concreto del 
idioma sobre temas tan excesivos como «qué es la vida» y «qué es el 
progreso» y «qué es la evolución». J. O. G. 

"Waiblinoer, E. — Beitrage zjir FeststeUung des Tonfalls in den romanis- 
chen Sprachen. Inaugural Dissertation. — Halle a. S., Extracto del Ar- 
chiv für die gesamte Psycltologie, tomo XXXII, 4.°, 95 págs. 

Estudia el Sr. W. la cadencia en las lenguas romances; entre los 
distintos elementos que la constituyen sólo considera la eniojiacidn. 
Hace sus experiencias en el laboratorio de fonética de Hamburgo con 
el tonómetro de Meyer y con el cilindro registrador. Sírvele de base 
la pronunciación de cuatro franceses : París, Nevers, Sedán; un pro- 
venzal : Narbona; dos italianos : Roma, Turín; un portugués: Madeira, 
y un rumano : Bucarest; para el español ha utilizado tres personas : 
Madrid, Barcelona y Buenos Aires. Renuncia a textos literarios, limi- 
tándose al análisis de la conversación corriente; las frases españolas 
estudiadas son de este género : — Buenos días, señora. ^ Cómo está us- 
ted? — Muy bien, gracias, ^ Y usted} — Perfectamcnic, gracias. 

La inflexión musical de la voz se manifiesta principalmente en las 
vocales; pero no es la vocal la unidad de entonación, sino el grupo 
tónico. El grupo tónico no es la vocal, ni la sílaba, ni la palabra, ni la 
frase, sino el sonido o serie de sonidos reunidos bajo un tono domi- 

ToMo I. 23 



342 RESENAS 

nante dentro de un mismo momento de esfuerzo espiratorio. El gru])^ 
tónico puede, pues, constar de una o más palabras; la frase puede 
constar a su vez de uno o más grupos tónicos. El Sr. W. divide sus 
frases romances en tales grupos, clasificándolos según la forma de en- 
tonación que el análisis experimental le ha revelado en cada uno de 
ellos. Ahora bien; esta división de las frases en grupos, base y funda- 
mento de todo lo que el autor ha de decir a continuación, es precisa- 
mente la parte más débil e incompleta de su trabajo. Los trazos del 
cilindro registrador señalan con claridad los límites de los grupos 
espiratorios; pero un grupo espiratorio puede encerrar en sí varios 
grupos tónicos, sin que haya sobre el trazado marca exterior que lo 
manifieste. Las gramáticas tampoco son guía cierta en este punto; 
para serlo tendrían que detallarnos cuáles son las palabras tónicas y 
átonas en la conversación, y en qué circunstancias las átonas suelen 
recibir el tono o suelen perderlo las tónicas. Guiarse simplemente por 
la impresión del propio oído (sobre todo si se tirata de la comparación 
de seis idiomas extranjeros) sería un criterio harto vago y empírico. 
El Sr. W. ha dividido las frases españolas según muestran los siguien- 
tes ejemplos : | Que usíed \ lo pase bien. \ El otro \ día \ encoiitré \ a mi 
amigo. I Haz \ el favor de dejarme en paz. \ ^Co'mo \ está usted? \ ^Estaba 
usted presente?, \ etc. Nótase por lo menos la falta de una explicación 
sobre estas divisiones. Ha sido desacierto, por otra parte, valerse par.i 
nuestro idioma de tres sujetos tan distintos como son un madrileño, 
un catalán y un argentino. No es de extrañar la declaración del autor^ 
página 227, de no haber podido deducir de sus experiencias un tipo 
característico de entonación española. 

En conjunto, todo el material estudiado se compone de 285 grupos 
romances, los cuales han producido 46 formas tónicas diferentes; de 
éstas se hallan 23 en español. Las formas fundamentales simples son 

cuatro: • ♦ • • ; las formas fundamentales compuestas, derivadas 
de las anteriores, son otras cuatro: , * • • ; todas las restan- 
tes son formas de transición o modificaciones de estas mismas. La 
forma ascendente-descendente, /'X, es la que predomina : en los 285 
grupos se ha dado 58 veces, 18 veces en los 63 grupos españoles. 
Halla el autor que la inflexión inicial ascendente se da por igual en 
frases enunciativas, exclamativas e interrogativas, mientras que la 
inflexión final es descendente en las primeras y segundas, y ascen- 
dente en las últimas. Sabido es, sin embargo, que ha}^ formas muy 
frecuentes de interrogación con inflexión final descendente. Las va- 
riantes de la entonación interrogativa merecerían por sí solas un estu- 
dio detenido. El Sr. W. ha procurado principalmente descubrir las/i?/- 
mas de la entonación romance; el uso y el valor de estas formas como 



y. M. BuRNAM. — Palieographia ibérica. 343 

medios de expresión lógica y emociíMial, no obstante algunas breves 
indicaciones, ha quedado, en realidad, fuera de su estudio. T. N. T. 

HuRNAM, John M. — Palceographia ibérica. Fac-similés de Manuscrits 
Espagnols et Portugais (ix^-xv' siécles) avec notices et transcrip- 
tions. Premier fascicule. — Paris, Champion, 1912. In folio. 80 pági- 
nas y 20 láminas, 25 francos. 

Bien puede decirse que la paleografía ibérica no tiene todavía un 
tratado científico, pues los trabajos del siglo pasado relativos a la 
parte española — aun los más perfectos de Muñoz Rivero — , están lle- 
nos de graves faltas y son parciales * y empíricos. 

Sobre todo, el estudio de nuestros manuscritos no se había empe- 
zado. El Sr. Burnam inicia con este fascículo una obra que nos propor- 
ciona un rico material, base útilísima para investigaciones paleográ- 
ñcas sobre los códices ibéricos. 

El mismo, sin duda, elaborará en un trabajo final los datos sumi- 
nistrados por el conjunto de láminas que han de formar la obra com- 
pleta 2. 

Los espléndidos fotograbados qu(,' reproducen las páginas elegidas 
lie los distintos códices ■' van acompañados de dos hojas con descrip- 



1 Digna de citarse es la magnífica obra de P. Ewald et G. Loewe, Exernphi 
scripturae visigotica¿. XL Tabulis expressa. Heidelbergae, A., 1883. 

2 No hubieran estado de más algunos preliminares sobre lo que ha de com- 
prender esta publicación. 

3 He aquí el índice de las láminas de este fasciculo : 

I. Lex Roiiuina visigotliorum. Paris, Bibl. Nat., f. lat. 4667, fol. 49 v.", año 82S. 

II. Livro sancto do Cartorio de Santa Cruz de Coiinbra (en latín). Lisboa. 
Torre do Tombo (sin signatura), fol. 25 v.", año 1155. 

III. KaUndariuní et Regula Samti Beuedicíi. Lisboa, Bibl. Publ., Alcobat^a 300, 
fol. 65 r.°, hacia 1160. 

IV. A Regra de S. Bento ein portuguez. El mismo ms., fol. xx.xiiE v.", ha- 
cia 1385. 

V. Gregorii ÍJber Quaestionuni. Lisboa. Bibl. Publ., Alcobas-a 38. fol. 1 r.", 
años 1160-75. 

VI. Incerti tradatus. El mismo ms., fol. 71 v." 

VII. Augustinus in Psalinos. Lisboa, Torre do Tombo, Lorváo 2G, fol. 260 r.", 
año 1 183. 

VIII. O livro das .l-'j<. Lisboa, Torre lio Tomijo, l-orváo 5, fol. 71 r.", años 
1183-4. 

IX. Passio et Miracula Sancti Tlioinae Canti/aricnsis. l,isl>oa, 1>í1j1. Publ., W- 
cobaga 290, fol. 139 r.", año 11S5. 

X. Beatas in Apocalypsiin. Lisboa, Torre do Tombo, Lorvio i, fol. 107 r.", 
año 1 1 89. 

XI. Papiae elementarium. Lisboa, Bibl. Publ. .\lcoba(;a 392, fol. 121 r.", 
hacia 12 10. 



344 RESENAS 

ciones y noticias sobre el manuscrito, observaciones paleográficas acer- 
ca de la escritura y abreviaturas, y por fin la transcripción del facsímil. 

Este primer fascículo parece tener una unidad. Todos los facsí- 
miles son de códices escritos en Portugal, ya en latín ya en portu- 
gués. Sin embargo no sé por qué motivo incluye el Sr. B. el primer 
texto. En otros, a pesar de la importancia de este dato, la localización 
no está bien indicada; no creo suficiente el que los manuscritos pro- 
vengan de antiguos conventos portugueses para marcar la región en 
que se confeccionaron. Tal vez en la bibliografía empleada por el Sr. B. 
haya alguna noticia sobre este punto, pero tratándose de cuestiones 
tan importantes, la repetición no es pecado. Si con este fascículo da 
por concluso el estudio paleográfico de esa región de la península, la 
obra será incompleta en cuanto a los textos latino-portugueses de los 
siglos IX al XII. 

En general ha elegido manuscritos fechados y muchas veces nos 
presenta la página en la que la fecha se ve indicada. Algún dato debía 
aportar sobre la del facsímil III y también respecto al manuscrito 
Alcobaga 38 (Pl. V y VI). Tampoco da indicación sobre la de los ma- 
nuscritos Alcobaga 392 y 394 (Pl. XI a XV). En la lámina XVIII supo- 
ne para la última fecha el año 1406, pero el manuscrito dice: Era 
M* CCCC^ V% o sea año 1367. Sobre la de la lámina XIV, dice: 
«De temps en temps il y a des annotations, les plus anciennes étant 
de «Era sasaeenta» c'est -a- diré 1470 ou an 1432, ce qui permet de 
dater le manuscrit vers 1430». Pero sasaeenta no es 70, y por tanto 
ha}»^ que rebajar todos los cálculos en diez años, y siguiendo su razo- 
namiento dar como fecha probable el año 1420. 

Acerca del método de transcripción hay que hacer algunas obser- 
vaciones generales. 

Ya que pretende reproducir el original casi fotográficamente, no 
debía descuidar ciertos detalles. Para las rúbricas, títulos, etc., sería 
conveniente otro tipo de letra, que además evitaina algunas confusio- 
nes: Pl. III, el ris que finaliza la línea 18 completa confesso, de la 



XII-XX''. De Nuineris. Lisboa, Bibl. Publ., Alcobaga 394, fols. 250 v,°, 251 r.°, 
251 v.° y 252 r.°, hacia 1210. 

X\T. Petri Cellariensis Epístola. Lisboa, Bibl. Publ., Alcobaíja 28, fol. 128 r.°, 
año 1309. 

X\TI. Frater lohannes de Paredes. Compendium Sacrae Theologiac. Lisboa, 
Bibl. Publ., Alcobaga 231, fol. 135 v.°, año 1332. 

X\^III. Livro da Noa de Sancta Cruz de Coiinbra (en portugués). Lisboa, To- 
rre de Tombo (sin signatura), fol. 22 r.°, años 1 362-1 367 (vid. más arriba). 

XIX. A Regra de S. Binto em portuguez. Lisboa, Bibl. Publ., Alcobaga 328, 
fol. 118 v.°, hacia 1420 (vid. más arriba). 

XX. Defeni(oes antigás e novas da Orde/n de Cister. Lisboa, Bibl. Publ., Alco- 
baga 335, fol. 84 v.°, años 1439 y 40. 



J. M. BuRNAM. — Palaographia ibérica. 345 

línea antecedente, y no oct *, de la rúbrica. Con la distinción de tipos 
se vería claramente en la Pl. VIII el título De nido turtujris divi- 
dido entre las líneas 11 y 10. En la separación de palabras no se ve 
un criterio fijo, pues mientras en la lámina 1 no sigue la del manus- 
crito, en las otras sí, aunque une palabras evidentemente desunidas. 
Para lo escrito entre líneas convendría emplear otra letra más pe- 
queña: vid. Pl. XII y XVIII. Se nota poca fijeza al transcribir palabras 
en las que se mezclan mayúsculas y minúsculas: léase aMCN Ilg, 
Vlliijg, 1. TROas Xllijj, etc. La conservación de las ff altas es conve- 
niente porque obedece su empleo a ciertas reglas paleográficas, y en 
algunos casos podría tener valor lingüístico. 

En la resolución de algunas abreviaturas y signos especiales no 
estoy conforme con el Sr. B. Los signos &, r, tienen en los escritos 
latinos el valor de et y así deben transcribirse, tanto cuando son con- 
junción como cuando forman parte de palabras; no comprendo por 
qué transcribe uidel¡c& Ilg^, acciper& Vj,, pertin& X'g,, scilic& 
XIii,,! etc. Sólo en los te.Ktos españoles los signos de conjunción han 
de dejarse sin resolver, pues no se sabe si equivalen a e, et, y oye. La 
representación por un 7 del signo minúsculo es algo inexacta; mejor 
estaría el z. El Sr. B. resuelve las abreviaturas m',n', t',m'',quom°, 
etcétera, de esta manera: mi///, x\.\si, etc.; pero no considera que es 
de síncopa y no de apócope esta forma de abreviar. En las distintas 
contracciones: x^o, x^s, x°, x^i, xpistum', jTpianis, etc., nun- 
ca se puede dar a las letras griegas / y p la equivalencia de las lati- 
nas ch y r; deben ir, por tanto, en bastardilla. Lo mismo pasa en spc 
XI13 con la c = í^ c. 

La e tiene valor de í7¿ y así debe transcribirse en eclcssiam Ilg, 
Xii,, que XIi^,j,, etiam XI124, posite Xli:,, etc. 

En cuanto a la puntuación, no vemos las ventajas que pueda traer 
el conservar la insuficiente y casi siempre mala de los mismos textos. 
Transcribir es interpretar, y por tanto es necesario desechar todo 
aquello que no tenga un valor inmediato o no añada claridad. 

He notado ciertas inexactitudes en la transcripción y en las obser- 
vaciones de cada lámina. Adelanto una fe de erratas que el .Sr. B. ten- 
dría preparada para el final de su libro. Para no aumentar mucho la 
lista prescindo de los olvidos, muy disculpables, de tal o cual letra 
que debía ir en bastardilla por estar embebida en abreviatura. 

Pl. I, línea i, p¿r^i>culi, no habría que suponer la /, pues el senti- 
do pide perculi 2; 1. 10, en nu-uat, omite el guión; 1. 21, léase roma- 



1 En Víliiij no desenvuelve esta contracción. 

2 Parece que en esta lectura se ha dejado arrastrar por la de Zcumor, Legis 
l^sigothoruní, Mon. Ger. Hist. Legum sectio I. Tomus I, Hannovcrac ct 
Lipsiae, K)02, pájr. 120, i. 8. 



346 RESEÑAS 

naa;«. Observa, pág. 2, que la N y la U se parecen, pero no es exacto: 
en la U el rasgo transversal arranca del medio del primer palo, mien- 
tras que en la N arranca de arriba. La observación sobre las grafías 
dinoxitur y prisxe (pág. 3) no puede tener el fundamento filoló- 
gico que el Sr. B. supone. 

II. L. 3, zoleimaz y no zoleiniaz; líneas 7 y 8, estaría más claro 
transcribiendo: 

Iu. Testamentum 
N nomine 

1. 7, domini y no downi, pues dice, 1. 8, no;«/ne, etc.; 1. 19, 
<(per)>p/-£»phc/am y no perpropYícfam; 1. 33, alijs 3'^ no aliis. 
Para otras observaciones v. Cirot, Bu¿/. Hisp,, XVI, 191 4, pág. 97. 

III. L. 18, al margen se lee el n.° v; es errata, 1. 20, diocletanio 
por diocletiano. En la transcripción de la escritura marginal da 
como existentes ciertas letras que en el grabado no se leen, tal vez 
porque éste se haya reducido demasiado por las márgenes. 

Y^ . L. 5, antes de aj udoyro hay algo raspado y se distingue sobre 
la raspadura una a pequeñita. 

\'. En el fotograbado está mal puesta la numeración de las líneas. 
L. 9 (8 del fot.), uacua?, cfr. con uacua, 1. 11; 1. 13, 'Rcspoiisio está 
escrito al margen. 

VI. L. 13, studetr, cfr. con 1. 10, student; 1. 18, la a de ipsa 
está hecha sobre una c; 1. 19, no es / el rasgo que hay sobre la t' : debe 
transcribirse Ubi. 

\'II. L. 5, hay que transcribir locf/cjju t«j, indicando la supi'e- 
sión de us. Otras observaciones en Bull. Hisp., XVI, pág. 98. 

VIII. Pág. 29: La d imcial se encuentra también en 1. 4, aliud, y 
1. 13, quod. 

IX. L. 21, la f y la c de ser ip tura están hechas sobre otra letra; 
1. 22, en tfRa creo que lo único abreviado es la e, pues la k tiene va- 
lor reduplicativo; no hay por qué transcribir TjE7?RA; 1. 23, la m en 
multo no es mayúscula. 

X. Hay e en triticeum, col. I, 1. 4; esse, II,; ecclí?j/e, Ilg; celo, 
Iljg; ecclrj/a, IL3; ecclí?j/am, ILj; en cambio pone cedilla a la se- 
<gunda c de ec'^el'am, que no es más que un rasgo para indicar el sitio 
donde debe ir la c superpuesta; el escriba hizo sin querer una c en 
vez de una c; Burnam transcribe ecc/ej/am (r). 

XI. Col. 1,1. 4 y II, que y no que; 1. 24, etiam y no etiam; 
col. II, 1. I, léase posite; 1. 2, dice: d. e. e breuis. 

XII. Col. I, 1. 14, léase qvia; 1. 23, en capere no haj^ e; 1. 30, 
enini 3' no enim; Magister y discipulus están en las márgenes 
y no dentro del texto: I23, 11,5, jg, jg y jg. 

XIII. Col. 1, 1. 20 y 22, Discipulus y Magister, al margen; en la 



ANÁLISIS SUMARIOS 347 

fotografía han cortado éste demasiado y falta el principio de aque- 
llas palabras. Col. II, 1. 3, léase rugus/itius, como en la 1. 15. 
XVI. Col. I, 1. I, uul leí mi y no uuilelmi. 

XVIII. L. 14, hay una tilde ociosa en adpud "; 1. 14, no creo que 
la adición interlineal pueda atribuirse a la misma mano que escribió 
las líneas 8-1 1. 

XIX. L. I, vida y no niela; 1. 15, no liay ^ en Dalcobaca; pági- 
na 73: no es cierto que en este texto la ff tenga valor de c. La z de la 
línea 12 es curiosa. 

XX. Col. I, 1. 1, léase das y no ds; 1. 2, se i a y no scja; 1. 8, 
outorgada y no otorgada; 1. 9, defesa y no defe^/sa (ha tomado 
por tilde lo que es el rasgo de una g de la línea anterior); la rúbrica 
de la 1. 22 y el principio de párrafo de la Col. II, 1. 4, las pone en letras 
mayúsculas; esto es algo inexacto; 3' ¿por (|ué no la rúbrica de la 

Col. I, 1. I ?; 1. 29, stabilicidos y no stabel ; Col. II, 1. 9, 

hólírrado, con tilde ociosa; 1. 16, scr/puceo? 

Todos estos pequeños descuidos que ha tenido el Sr. B. no em[)a- 
ñan en nada el conjunto de la obra, y son por todos conceptos perdo- 
nables, pues la atención más serena decae en trabajos tan largos y 
minuciosos. Vea sólo en nuestras advertencias un deseo de completar 
su obra, que en todo lo demás es exacta y cuidada. 

Los que se dediquen al estudio de nuestros manuscritos tendrán 
<iue agradecerle siempre el gran servicio prestado con su loable pu- 
blicación '. A. G. SOLALINDE. 



ANA [.ISIS SUMARIOS 

MiIrimée, Henki. — L'ari dramatiqíie a V^alencia dcpuis les origines 
jtisqu'au commcnccmciit du XVII' si'cde. — Toiilousse, E. l'rivat, 1914, 
4". 734 págs. Bibliotheque méridionale publiée sous les auspices de 
la Faculté des Lcttres de Toulouse, 2* serie, tome XVI. = Esta 
obra — presentada como tesis doctoral en la Universidad de París, 
donde obtuvo la má.xima calificación — es, sin duda, la monografía más 
importante que se ha escrito sobre el teatro español. A una investi- 
gación directa y fecunda de los archivos valencianos, que ha revelado 
al autor multitud de noticias interesantes, ha unido el Sr. M. un estu- 
dio profundo del drama español desde el punto de vista literario; ello 
presta armonía al conjunto y hará que la labor del Sr. M. guarde largo 
tiempo su valor dentro de la historia de nuesti-a literatura. En la im- 
posibilidad de hacer por el momento una reseña crítica, nos limita- 



1 Para otras advertencias, véase o! ya citado Bttll. //isp., X\'I, 95-()8, y Roma- 
nía, XLII (1913), 473. 



348 ANÁLISIS SUMARIOS 

1-emos a dar una noticia de esta tesis. Y más bien que hablar por nues- 
tra cuenta, preferimos reproducir parte del análisis hecho por el autor 
mismo en el Biilletin de la Sociéié d'études des langues meridionales, 1 9 1 4, 
número 34, págs. 19-25, en el cual de modo claro expone las principa- 
les conclusiones a que llega en su obra : 

«Quelle est dans la formation du théátre espagnol la part qui re- 
vient á Valencia? Cela se peut discuter sur des textes et sur des docu- 
ments. 

»I1 serait désirable que cette discussion s'appu)'át sur une rigou- 
reuse chronologie. Les dépóts d'archives á Valencia ont livré en grand 
nombre des documents qui ont permis de remettre bien des auteurs 
et bien des oeuvres á leur vraie place dans la suite des temps, mais 
les renseignements ont manqué qui auraient permis d'atteindre dans 
tous les cas á une precisión parfaite. Cependant, avec toutes leurs^ 
lacunes, les recherches entreprises me semblent avoir éclairé quelques- 
points. A titre d'exemples, j'en indiquerai trois ou quatre. 

3>Vers le milieu du xvi** siécle, on a pratiqué á Valencia avec Jean 
de Timoneda un théátre qui ne s'adressait plus á une élite, mais á la 
masse des spectateurs. Ce théátre-lá, qui done a eu le mérite de l'in- 
troduire á Valencia? Est-ce le valencien Timoneda? On ne peut plus 
guére le soutenir, maintenant qu'il est avéré que Lope de Rueda a 
passé par Valencia au temps méme oü Timoneda s'occupait d'art dra- 
matique. Rueda a fait mieux que de passer par Valencia : il y a pris 
ses quartiers. Mieux encoré: il s'y est marié en 1560. Joignez á cela 
que Timoneda, si on considere sa vie et l'ensemble de ses oeuvres, 
se revele comme un professionnel du plagiat et que d'ailleurs, s'il a 
imprimé un recueil de piéces destinées au théátre, il n'a pas osé en 
revendiquer la paternité. II me semble que, les données en étant ainsi 
précisées, la question de l'influence de Valencia sur Madrid ou de 
Madrid sur Valencia au milieu du xvi** siécle se trouve tranchée du 
méme coup. Timoneda n'est pas un novateur, il est plus simplement 
l'imitateur ou, plus modestement encoré, l'éditeur de Lope de Rueda. 
Et c'est une vérité qui se dégage clairement de l'examen des faits et 
des dates. 

»Voici maintenant une autre vérité dont peut-étre il n'a pas été 
tenu, jusqu'á present, un compte sufñsant. II y a eu en Espagne vers 
les années 1575 á 1585 une renaissance de la tragedle classique, oh! 
d'une tragedle qui souvent se rattachait de bien loin á ses modeles et 
qui peut-étre valait d'autant plus qu'elle s'en écartait davantage, mais 
qui, par le seul fait qu'elle se donnait pour une tragedle, semblait re- 
nionter, par delá tant d'oeuvres informes, jusqu'aux chefs-d'oeuvre de 
l'antiquité. Dans cette renaissance, quelle est la place de Valencia? 
On citait depuis longtemps, parmi les poetes tragiques, les deux va- 
lenciens Artieda et Virués, mais on ne précisait ríen. Nous savons 



ANÁLISIS SUMARIOS 349 

maintenant que si Virués n'a gucre reside á Valencia, si ses tragé- 
dies, congues en Italie oü elles ont été publiées sur le tard, n'ont 
peut-étre jamáis été jouées, Artieda, au contraire, malgré ses origines 
aragonaises, est un valencien véritable et que sa tragédie Los Ama7i- 
tes, qui remonte a 1578, fut une des premieres tragedles pseudo- 
classiques qui aient été jouées en Espagne. Ici, Seville plutót que Ma- 
drid pourrait disputer la palme á Valencia. Si l'on s'étonne que Va- 
lencia, pour une fois, ne se soit pas laissé devancer par Madrid, on 
s'expliquera cette avance en constatant que Valencia a possédé au 
XVI* siécle un théátre universitaire, complétement ignoré, mais qui 
n'en a pas moins eu des représentations fréquentes et un auteur 
attitré, le probé Palmj-reno, plus riche de bonne volonté que de talent. 
D'oü il faut conclure que, si Valencia joua á un moment le role d'ini- 
tiatrice, ce fut en matiére de tragédie pseudo-classique. 

»Mais le gros débat est ailleurs. Si le théátre espagnol posséde une 
forme origínale, c'est celle de la comedia. Ce type caractéristique de 
l'art dramatique dans la péninsule, oü s'est-il formé? D'oü s'est-il ré- 
pandu? De Valencia ou de Madrid? 

»Pour nous en imposer, les Valenciens ont coutume d'énumérer le 
groupe compact de leurs compatriotes qui, vers l'année 1600, ont écrit 
des comedias. lis sont nombreux, en effet: Castro, Aguilar, Tárrega, 
Boyl, Turia, Beneyto. Mais on a tort de les citer en bloc, car ils appar- 
tiennet á des générations différentes. Leur biographie, presque in- 
connue, n'est pas impossible á reconstituer. On les groupe alors, non 
d'aprés leur mérite comme dans un palmares, mais d'aprés la chrono- 
logie: Tárrega et Aguilar, Castro et Beneyto, Boyl et Turia. Ainsi le 
probléme de la priorité de Valencia ou de Madrid dans la constitution 
de la comedia se trouve beaucoup simplifié; ils ne sont plus six á 
entrer en ligne de compte, ils sont deux, pas davantage. 

»Regardons-3^ maintenant de plus prés. Ces Valenciens, que la 
chronologie met au premier rang, sont-ils vraiment les fondateurs de 
la comedia? Ici encoré, des qu'on veut bien s'éclairer á la lumiére 
des documents contemporains, l'hésitation n'est guére possible. En 
1589 et en 1599, celui qui était la vivante incarnation de la comedia, 
Lope de Vega, a séjourné á Valencia. A aucun de ces deux séjours, il 
n'a passé inapergu: il s'est melé á la vie de la cité, et en 1599, il a été 
jusqu'á jouer un role de premier plan, mais des 1589 il avait installé 
sur les rives du Turia une sorte d'atelier dramatique, d'oü les pieces, 
nouvellement écrites, étaient envoyées aux acteurs dans la péninsule 
entiére. Or, par une coíncidence troublante, la plus ancienne comedia 
valencienne qui puisse étre datée. El prado de Valcftcia de Tárrega, 
remonte á l'année 1589, l'année méme oü Lope de Vega enseignait 
par l'cxemple aux \'alenciens comment on s'y prcnd pour fabriquer 
une comedia. Remarquons encoré que, lors méme qu'il n'y résidait 



350 ANÁLISIS SUMARIOS 

pas, Lope de Vega recevait á Valencia un cuite fcrvent: on reconnais- 
sait en lui le patrón incontesté de l'art dramatique. 

»Dés lors, la cause est entendue. Lope de Vega a importé á Valen- 
cia cette conception de l'art dramatique, que nous désignons du non» 
de comedia. De méme que sans Lope de Rueda, Timoneda n'aurait 
point travaillé pour le théátre, de méme le groupe de dramaturges 
qu'on a appelé á tort l'école de Guillen de Castro, ne se serait pas 
formé sans le passage de Lope de Vega á Valencia. Aux deux tour- 
nants de 1560 et de 1590, á ees deux étapes décisives de l'histoire du 
théátre espagnol, nous ne découvrons aucune initiative issue de Va- 
lencia, nous saisissons, au contraire, dans des documents incontesta- 
bles, l'influence de deux dramaturges étrangers á Valencia. C'est ii 
ceux-ci, et á eux seuls, que le titre de chef d'école ou d'initiateur doit 
etre reservé. 

»I1 faut done refuser au théátre valencien pendant la seconde moitié 
du xvi*siécle le mérite de la nouveauté. Ni les pieces dans le goút de 
Lope de Rueda, ni les comedias á la maniere de Lope de Vega n'ont 
été congues etcultivées por la premiére fois sur les rives du Turia. 
Est-ce une raison pour dénier tout talent dramatique aux Valenciens? 
Et s'ils ont produit, á d'autres époques ou dans des domaines voisins, 
des oeuvres moins serviles, n'est-il pas loyal de les faire enti-er en 
ligne de compter II convient d'élargir le champ, un peu étroit, oü les 
partisans et les adversaires de Valencia ont poursuivi ¡usqu'á présent 
leur controverse. En scrutant les origines du théátre, en étudiant le 
théátre religieux, nous trouverons peut-étre le mo3'en de restituer :i 
Valencia un mérite que nous lui enlevons d'autre part. 

»L'histoire des origines du théátre profane muntre que deux in- 
fluences preponderantes se sont exercées á Valencia. D'abord, l'in- 
fluence de la Castille: Jean del Encina, Torres Naharro, l'auteur de la 
Célestinc ont eu des disciples ou des continuateurs dans la cité du 
Turia. En second lieu, l'influence de l'Italie: un prince magnifique et 
charmant, Fernand d'Aragon, duc de Calabi^e, lorsqu'il devint valen- 
cien en 1526 par son mariage avec la vice-reine, Gei"maine de Foix, 
importa dans sa patrie d'adoption les moeurs, les jeux, la langue méme 
de l'Italie; dans les jardins de son palais, des féeries et des mascara- 
des se déroulérent, des fétes de Mai furent organisées. Cependant, ni 
la Castille, ni l'Italie n'étoufterent des essais trop timidcs qui attes- 
tent, des le debut du xvi" siécle, la vitalité du génie valencien. Une 
tjeuvre nous reste, le Colloquc des dames valencicnnes, simple bluette de 
Jean Fernández de Heredia, représentée en 1524 devant l'élite de la 
société mondaine, dont elle peignait les manieres avec une ironic 
discréte. 

»Le théátre vi-aiment populaire au debut du xvi" siecle, c'était le 
théátre religieux, et parmi les pieces assez nombreuses qu'il a vu 



ANÁLISIS SUMARIOS 35 I 

<'clore dans la región de Valencia, nous en gardons quatre, trois écri- 
tes pour le jour de la Péte-Dieii, une pour le jour de l'Assumption. 
Ces piéces, on peut essayer de les dater : le mystére de Y Assomption 
ci mort de la Viergc remonte incontestablement au debut du xv" siéclr. 
On peut surtout montrer que les mysléres de la Féte-Dieu ont repre- 
senté la meilleure part des richesses artistiques de V'alencia, car ils 
sont restes vivants pendant pres de deux siécles, se rajeunissant 
<rannée en année et se développant a mesure que les ressources de 
la mise en scene croissaient. En vain, veis 1570, Timoneda et Ferruz 
ont introduit á Valencia des «autos» importes de Castilie ou construits 
sur le type castillan. Les my.stéres indigenes n'ont succi)mbé qu'apres 
ime longue et glorieuse défense. 

»En resume, ime enqiiéte impartíale n'aboutit pas á nier l'oiigi- 
nalité valencienne; bien plutót, elle la placerait ailleurs que les Va- 
lenciens ne la placent habituellement 

»Ce qui demeure, c'est que Valencia, pendant plus d'un siécle, a 
connu une activitc dramatique d'une intensité extraordinaire. 11 n'y a 
l)as eu une école valencienne, mais Valencia a étc une des métropoles 
de l'art dramatique dans la péninsule » 

Galocha y Alonso, J. — Gramática fimdamental de la Lengua caste~ 
llana. — Madrid, Suc. de Hernando, 1914, 4.°, 324 págs. = No obstante 
su título, esta Gramática difiere poco de la Gramática de la Academia; 
es una obra de vulgarización, que no informa convenientemente del 
estado actual de los conocimientos gramaticales. C. 

Martín Mínguez, B. — De la Cantabria. — Madrid, Tip. -Revista d»' 
Archivos», 1914, 8.° mayor, 341 págs., 6 ptas.= El capítulo dedicado a 
Santillana del Mar contiene principalmente un estudio de las fórmu- 
las religiosas de los documentos notariales antiguos; en el capítulo de 
Liébana haj^ datos interesantes sobre la fundación de Santo Toribio y 
Santa María, aparte de una extensa refutación del mozarabismo en el 
arte español; en el de Santa María del Puerto, después de una copiosa 
enumeración de escrituras diversas, liállanse consideraciones sobre 
el derecho germánico y sobre el arte románico. Falta en la exposición 
orden y claridad; faltan asimismo conclusiones. Revélase en este libro 
una admirable laboriosidad, malograda en gran parte por el tono ex- 
cesivamente personal que el autor pone en sus apreciaciones. N. 

IsPizuA, -S. DE. — Historia de los vascos en el descubrimiento, conquista 
V civilización de América. Tomo I. — • Bilbao, Lerchundi Ledesma, 191 4, 
ix-274, 8.°— Breves noticias sobre los navegantes vascos, expediciones 
a las Indias en que tomaron parte, adelantos de la región en la cons- 
trucción de naves, y competencia de sus pilotos en navegación y tra- 



352 ANÁLISIS SUMARIOS 

zado de cartas marinas. El Sr. Ispizua recoge estas noticias de los cro- 
nistas primitivos de Indias; para el elogio de Juan de la Cosa, como 
piloto y como cartógrafo, se sirve en particular de Humboldt y Fer- 
nández Duro. In'^eresan estos datos como información para un estudio 
del papel que desempeñaron las regiones españolas en el descubri- 
miento }' conquista de las Indias. P. G. J/. 

Cervantes de Salazar, F. — Crónica de Nueva España. Tomo I. — 
Madrid, Hausser y Menet, 19 14, 4.°, Lvi-363 págs. (Papeles de Nueva 
España compilados y publicados por Francisco del Paso y Troncóse. 
Tercera serie : Historia.) = Dos son las ediciones que en poco tiempo 
se han hecho de la Crónica de Ahueva España de Cervantes de Sala- 
zar, hasta ahora inédita : la del Sr. Magallón —véase arriba, págs. 192- 
193 — y la del Sr. Paso y Troncoso. El Sr. P., en su estudio prelimi- 
nar, analiza el plan seguido por Cervantes, a imitación, al parecer, de 
Gomara; la obra completa debía llevar el título de Historia general de 
las Indias y constar de dos partes : la primera, con la «Descripción, 
descubrimiento y conquista de la Grande España», en que se referi- 
rían los sucesos desde el primer almirante Colón hasta la conquista 
de Yucatán; no se sabe si llegó a escribirse; en la página 8 declara 
Cervantes que, dándole Dios vida, trataría de ella copiosamente. El 
.Sr. P. estudia el contenido de la segunda parte, única que se conoce, 
«Conquista de Nueva España», y analiza los epígrafes y argumentos 
de cada uno de los seis libros que la componen. Describe el manus- 
crito de la Biblioteca Nacional de IMadrid, y hace historia de él. Duda 
que los cuadernos que lo componen sean los originales enviados por 
Cervantes al cabildo de Méjico, en lo cual difiere de la opinión del 
Sr. Magallón. En este primer volumen sólo se publican los tres pri- 
meros libros de la obra. Respétase cuidadosamente la ortografía del 
códice. Las notas contienen las acotaciones marginales o interlineales 
del manuscrito; otras tienen carácter bibliográfico o son aclaraciones 
históricas y rectificaciones ortográficas de nombres mejicanos. Acom- 
paña a la edición el facsímil de una carta geográfica con las costas 
descubiertas desde Nombre de Dios hasta Florida entre los años 1502 
}' 1 5 19. Al final del volumen son analizados someramente el cuarto 
viaje de Colón, los de Pinzón y Solís, Juan Ponce de León, Hernán- 
dez de Córdoba, Juan de Grijalva, Cortés y INIontejo, y de los pilotos 
de Garay, en sus relaciones mayores o menores con el descubrimiento 
de las costas de Nueva España. P. G. Ai. 

Ballesteros, A. — Sevilla en el siglo XIII. — ^Madrid, Juan Pérez 
Torres, 1913, 4.° mayor, 256-cccxLiv págs., 12 lám¡nas. = El Sr. Balles- 
teros nos ofrece en esta obra una minuciosa pintura de la ciudad sevi- 
llana durante la segunda mitad del siglo xiii, en forma muy literaria. 



ANÁLISIS SUMARIOS 353 

Para su composición utiliza fuentes contemporáneas de los hechos na- 
rrados—documentos, crónicas, textos literarios y jurídicos, miniatu- 
ras, etc.—, }• también la bibliografía moderna. Cada cuadro que nos pre- 
senta lo suponemos apoyado en los datos, suficientemente criticados, 
que le suministran todos esos materiales. La exposición tal vez peque 
de un amontonamiento innecesario. El autor parece haber sentido el 
apremio a que obedecen el comediógrafo o el pintor de historia al for- 
mar una escena única acumulando en ella todos los elementos y perso- 
najes de escenas similares acaecidas en distintos momentos. Por debajo 
de las descripciones detalladas, e informando toda la obra, va la narra- 
ción de los hechos que conmovieron el reinado de Alfonso X desde la 
conquista de Sevilla y muerte de D. Fernando hasta el fallecimiento 
del rey sabio. La rica colección de documentos — en número de 246 — 
que publica el Sr. B. en apo^'o de su texto, son un material muy útil 
no sólo para el historiador, sino para el lingüista, a juzgar por su as- 
pecto de buena transcripción. Los apéndices, a modo de notas al texto, 
aclaran muchas afirmaciones del Sr. B. Se echa de menos un índice 
alfabético de nombres propios. La bibliografía puesta al final de cada 
capítulo, aunque tiene sus ventajas, obliga a muchas repeticiones, por 
serla materia de todo el libro muy uniforme. Recogerla en una biblio- 
grafía final hubiera sido más cómodo. A. G. S. 

Benot, E. — Los casos y ¿as oraciones. — Madrid, Suc. de Hernando, 
1914, 8.°, 175 págs.=El autor expone en forma clara y sencilla los ele- 
mentos de la sintaxis castellana. Abundan los ejemplos bien elegidos, 
los cuadros sinópticos, que por su sistematización facilitan el estudio, 
y los ejercicios prácticos bien graduados. Acaso para la enseñanza 
primaria sea este libro un poco excesivo y para la secundaria no del 
todo suficiente. En uno y otro caso el maestro podrá hallar en él un 
auxiliar útil reduciéndolo o completándolo convenientemente.il/. G.M. 

Martner, D. — Spanisclie Sprachlelirc zitm Selbst-tmd Schnlunter- 
r/ír/¿/. — Bonn, F. Cohén, 1914, 8.°, 311 págs. = Sigue el autor de este 
libro un método análogo al de las gramáticas de J. Gross, Heidelberg. 
Da la impresión de estar hecho con gran esmero. Los ejemplos y los 
temas están bien redactados, aparte de ciertos americanismos y des- 
cuidos, como ^qué horas cra?i cuando regresaste?, tema 10; mutualmeiiíe, 
página 163, etc. En el carácter práctico y sucinto de este manual cabía 
la omisión de ciertos detalles muy especiales, como el del uso de A'os 
y Vos, pág. 45; en cambio no debieran faltar otras indicaciones más 
útiles, como, por ejemplo, la del empleo impersonal de los verbos ser, 
estar, hacer : es temprano, está obscuro, hace frío. X. 

Antología de poetas vallisoletanos modernos. — Biblioteca Síudium. 
Valladolid, Viuda de Montero, 191 4, 8.°, 280 págs. = Figuran en esta 



354 ANÁLISIS SUMARIOS 

Antología, coleccionada discretamente por D. Narciso Alonso Cortés, 
trozos de los más conocidos poetas vallisoletanos desde principios del 
siglo XIX hasta el momento actual. De cada uno de ellos ha redactado 
el colector una sucinta biografía, seguida de las composiciones que a 
su juicio reflejan del modo más característico el temperamento y la 
originalidad del autor. F. R. J/. 

Bibliographic Hispanique IQIO. — New-York, The Hispanic .Society 
of America, sin año, 12.°, 139 págs. — ídem id. igii. 163 págs.= Según 
indica una tarjeta de la Hispan/e Society que acompaña estos volúme- 
nes, estas bibliografías periódicas son recopiladas por el Sr, Foulché- 
Delbosc. Han aparecido en tomitos aparte las correspondientes a lo.s 
años de 1905 a 191 1. Hemos examinado los dos últimos volúmenes. 
Como los anteriores, comprenden los libros y artículos de revistas que 
se han publicado sobre las distintas regiones de lenguas latinas penin- 
sulares; muchos libros se refieren a la América española. Las materias 
principales son lengua, literatura e historia, sin que por esto dejen de 
indicarse obras de otros asuntos relacionados con aquéllas. Los anun- 
cios están ordenados alfabéticamente; de preferir era la clasificación 
por materias, que aunque requiera del copilador un trabajo más gran- 
de y menos mecánico, ofrece después una mayor utilidad a los lecto- 
res. Estas bibliografías, a pesar de no ser completas, interesan a los 
hispanistas, pues encontrarán en ellas obras desconocidas. La de 1910 
contiene en apéndices suplementos a las de 1905 a 1909. La de 191 1, 
además de los suplementos a los años 1909 y 1910, añade una «Liste 
des principaux périodiques dépouillés pour la Bibliographie Hispa- 
nique» desde 1905 a 191 1. Son en número de 758. A. G. S. 

GossART, E. — Les Espagnols en Flandre. Histoirc et poe'sie, par — 

Bruxelles, H. Lamertin, 1914, 8.°, 332 págs. = Las hazañas de los espa- 
ñoles en los Países Bajos tuvieron abundante reflejo, según se sabe, 
en la literatura contemporánea, sobre todo en el teatro. El Sr. Gossart 
analiza las comedias que tratan de asuntos relacionados con Flandes : 
El Principe Don Carlos, de Ximénez de Enciso; El segundo Séneca de 
España, de IMontalván; El rebelde al beneficio (Guillermo de Orange), 
de Tomás Osorio, y varias otras relativas a los sitios de Breda, Namur 
y Douai; a la vida del soldado español (por ejemplo. El Hércules de 
Ocaña, de Vélez de Guevara), etc. Incluye en su estudio los romances 
relativos a las guerras de Flandes, La vida y hec/ios de Estebanillo Gon- 
zález y un relato sobre una ñcsta de Carnaval en la corte de los Ar- 
chiduques. A cada una de las obras analizadas precede una somera 
indicación histórica sobre los hechos que la inspiraron; expone luego 
el autor detalladamente el asunto de la comedia y da la traducción de 
los pasajes más salientes. Este libro es, en suma, una agradable coni- 



KOTKIAS 355 

pilación, cuya lectura aprovechará ])rincipalmente a los poco versados 
en nuestra historia literaria. í '. 

Rodríguez ÍMarín, 1'". — Burla hurlando tnenudencias de varia, leve 

V eutreicnida erudición, por — Madrid, Tip. -Revista de Archivos», 

1914, 8.", 438 p.'íys., 3,50 ptas. ^ Aparecen ahora reunidos en volu- 
men cincuenta artículos que anteriormente vieron la luz en la prensa 
de Madrid. Su contenido es, en efecto, vario, leve y entretenido. El 
autor no ha pretendido hacer, sin duda, más que un libro ameno y de 
vulgarización; no obstante lo cual, hay en él más de un dato intere- 
sante para el curioso de las incidencias de nuestra historia literaria : 
J'll peor enemigo de Cervantes {]\.ydx\ Blanco de Paz, delator de Cervantes 
en Argel), La casa de Aíaieo Alemán, Una escritura inédita de Cervantes, 
(venta de las comedias La Confusa y El trato de Constatitinopla y 
muerte de Selim), etc. Valor pai"a el folklore ofrecen los artículos Amu- 
letos, Las supersticiones del juego. Lo que charlan los pájaros y algunos 
otros. En un trozo que publica del poema inédito La Caridad Guz- 
mana, de Fr. Pedro Beltrán (pág. iíog), hay una enumeraci(3n abundan- 
tísima de nombres de peces, la mayoría de los cuales no figuran en 
los diccionarios. C. 



NOTICIAS 



Con motivo del quincuagésimo aniversario de su doctorado, ha 
recibido el profesor Hugo Schuchardt un mensaje de la Real Acade- 
mia Prusiana de Ciencias. Recuérdanse sumariamente en ese docu- 
mento — reflejo de la profunda y afectuosa admiración que los aca- 
démicos sienten por su anciano colega — los principales méritos de la 
larga carrera científica del Sr. Schuchardt. En piümera línea, el Voka- 
lismus des V'ulgarlateins, ampliación en tres tomos de su tesis doctoral. 
«Esa obra — dice el mensaje — representa una arriesgada empresa 
científica, fruto del ardor juvenil Señaló nuevos caminos a la inves- 
tigación, y elevó notablemente los puntos de mira de la ciencia lin- 
güística.» Viene después un recuerdo sucinto de los posteriores tra- 
bajos de .Schuchardt: los idiomas prerrománicos (sobre todo el vas- 
cuence) y l;is relaciones lingüísticas extrarromanas; las leyes fonéticas 
y sus excepciones; en fin, Schuchardt fué el primero en indicar la im- 
portancia del estudio de ^palabras y cosas», problema que hov ocupa 
centralmente a la lingüística. Réstanos tan sólo asociarnos al home- 
naje de que ha sido objeto el venerable filólogo, pues, aparte del inte- 
rés general científico, la filología española debe a Schuchardt muchos 
y valiosos estudios, bien conocidos en nuestro país. 

— Bajo la dirección de (juido Manacorda, ha iniciado el editor 
(j. C. .Sansoni, de Florencia, la publicación de una Biblioteca Barbara, 



3S6 NOTICIAS 

o sea colección de textos extranjeros revisados críticamente, con in- 
troducciones y notas italianas. Los textos españoles que anuncia son, 
como próximos a publicarse, algunos dramas escogidos de Lope de 
Vega, por Angelo Monteverdi; y en preparación obras de Garcilaso 
de la Vega y del marqués de Santillana. 

— -En el mes de julio marchó a Buenos Aires el director de nues- 
tra Revista, D. R. Menéndez Pidal, llamado por la Institución cultural 
española con el fin de dar una serie de conferencias sobre D. Marce- 
lino Menéndez y Pelayo. Esta Institución cultural, colocada por su pre- 
sidente, el Dr. Avelino Ciutiérrez, bajo los auspicios de la Junta para 
ampliación de estudios, ha inaugurado de esa suerte las tareas de su 
cátedra española, que cada año ocupará un profesor español; esta cá- 
tedra ha sido donada generosamente por el Dr. Gutiérrez a la Univer- 
sidad de Buenos Aires. Al terminar su labor en esta ciudad, el señor 
Menéndez Pidal se trasladó a Santiago de Chile, a instancias de aque- 
lla Universidad, para explicar un breve curso de Filología castellana. 

— Con motivo de la situación que atraviesa Europa, el Gobierno 
español ha suspendido todas las pensiones que para realizar investi- 
gaciones científicas en el extranjero había concedido la Junta para 
ampliación de estudios. 

— Víctor Said Armesto ha muerto. Las letras españolas han per- 
dido uno de sus más valiosos cultivadores; más todavía, una de sus 
más legítimas y seguras esperanzas. Porque la vida de Said Armesto 
es una de esas vidas trágicas cortadas en el momento de plenitud en 
que están a punto de recogerse los frutos lentamente elaborados por 
un rico espíritu, cuya obra queda así truncada y perdida. Las obras 
que Armesto había publicado \íi—La Leyenda de Dotí Juan; la edición, 
con introducción y notas, de Las Mocedades del Cid, de Guillen de Cas- 
tro; la edición de Los Cigarrales de Toledo, de Tirso de Molina; sus 
discursos, conferencias y artículos, etc. — , por valiosas que sean, no 
eran más que un anuncio de su labor futura. Muerto en la plenitud de 
la vida, en el momento en que acababa de obtener la cátedra de Len- 
gua y Literatura galaico -portuguesa del doctorado de Letras en la 
Universidad de Madrid — que sólo él estaba capacitado para desempe- 
ñar—, ha dejado sin publicar las obras capitales que tenía emprendi- 
das sobre esta especialidad, a la que consagró su vida: sus estudios 
sobre la poesía galaico-portuguesa de la Edad Media, sobre el roman- 
cero y la poesía popular gallegas, de que tan brillantes anuncios ha- 
bíamos tenido en conferencias y estudios breves. 

— En los meses de julio y agosto se ha celebrado en Madiñd el ter- 
cer curso de vacaciones para extranjeros organizado por la Junta para 
ampliación de estudios. A su tiempo debido se anunciará para el año 
que viene el cuarto de estos cursos, que vienen realizándose con éxito 
creciente. 

— La desigualdad con que se publican las revistas en este trimes- 
tre de verano, mucho más en las circunstancias actuales, nos ha deci- 
dido a incorporar la Bibliografía de este número a la del próximo, 
en el cual publicaremos toda la correspondiente al segundo semestre 
del año, presentándola así en forma más completa y sistemática y por 
lo tanto más útil a nuestros lectores. 



REVISTA 



DE 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo I. 



OCTUBRE-DICIEMBRE 1914 Cuaderno 4.° 



^i" 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 



Los estudios que voy a publicar bajo este epígrafe tienen 
por principal objeto examinar el texto de algunos romances, 
lo cual nos permitirá indagar su origen, fijar la condición de 
su estilo y sacar algunas conclusiones relativas al carácter de 
la poesía popular en general. 



«EX SANTA GAÜEA DE BURGOS» 



I. — Textos conocidos del romance y juicio que éste ha merecido. 



El texto del romance de la jura en Santa Gadea nos era 
conocido hasta ahora en dos versiones antiguas principales: 
una, la del Cancionero de Romances, impreso en Amberes, 
sin año (probablemente después de 1545 y seguramente antes 
de 1550); y otra, la de la segunda edición de ese Cancionero 
de Amberes, hecha en 1550; "^'sta es igual a la de la primera 
edición, salvo la añadidura de algunos versos. 

Ponemos a continuación el texto del Cancionero de Ro- 
ToMo I. 24 



358 R. MENÉNDE2 PIDAL 

manees sin año y por nota las variantes del Cancionero de 
Romances de I 5 50 ^. 

Romance del juramento que tomó el Cid 
al rey don Alonso. 

En Sancta Gadea - de Burgos 

do juran los hijos d'algo, 

allí le toma la jura ^ 

el Cid al rey castellano ^. 
5 Las juras eran tan fuertes ^ 

que al buen rey ponen espanto ^; 

sobre un cerrojo de hierro ^ 

y una ballesta de palo °: 

«Villanos te maten, Alonso, 
lo »villanos, que no hidalgos, 

» délas Asturias de Oviedo, 

»que no sean castellanos; 

» maten te con aguijadas, 

»no con langas ni con dardos; 
15 »con cuchillos cachicuernos. 



^ Sigo para el texto la ortografía original del Cancionero de Roman- 
ces impreso en Amberes sin año, según la edición facsímil que cito ade- 
lante, fol. 153 V.". Las variantes de 1550 las tomo de la Primavera y 
flor de romances de Wolf y Hofmann, I, 1856, pág. 158. 

2 «Águeda», Canc. de Rom. 1350. 

3 El Canc. de Rom. /55o ." 

le toman jura a Alfonso 
por la muerte de su hermano. 
Tomábasela el buen Cid, 
ese buen Cid castellano, 
sobre un cerrojo de hierro 
y una ballesta de palo 
y con unos evangelios 
y un crucifijo en la mano. 
Las palabras son tan /uertes, 
que al buen rey ponen espanto. 



POESÍA POPULAR Y ROMA.NCEUO 359 

»no con puñales dorados; 
» abarcas traygan calcadas, 
»que no qapatos con lazo; 
» capas traygan aguaderas, 
»no de contray ni frisado; 
»con camisones d'estopa, 
»no de olanda ni labrados; 
»cavaIleros vengan en burras, 
»que no en muías ni en cavallos; 
» frenos traygan de cordel, 
»que no cueros fogueados; 
» maten te por las aradas, 
»que no en villas ni poblado; 
» saquen te el coragón 
»por el siniestro costado, 
»sino dixeres la verdad 
»de lo que te fuere preguntado, 
>>si fuyste ni ^ consentiste 
»enla muerte de tu hermano.» 

Jurado havía el rey - 
que en tal nunca se ha hallado; 
pero allí hablara el rey 
malamente y enojado: 
«Muy pial me conjuras, Cid; 
»Cid, muy mal me as conjurado; 
»mas oy me tomas la jura. 



s<fii. O co.», Canc. de Rom. /jj'O. 
El Canc. de Rom. i£§o : 



Las juras eran tan fuertes, 
que el rej' no las ha otorgado 
Allí habló un caballero 
que del rey es más privado: 
«Haced Ja jura, buen rey, 
no tengáis de eso cuidado, 
que nunca fué rey traidor 
ni papa descomulgado.» 
Jurado había, etc. 



360 R. MENIÍNDEZ PIDAL 

» mañana me besarás la mano.» 

— «Por besar mano de rey 
»no me tengo por honrrado; 

45 » porque la besó mi padre 
»me tengo por afrentado.» 

— «Vete de mis tierras, Cid, 
»mal cavallero provado, 

»y no vengas más a ellas 
50 »dende este día en un año.» 

— «Plaze me, dixo el buen Cid, 
»plaze me, dixo, de grado, 
»por ser la primera cosa 

»que mandas en tu reynado. 
55 »Tú me destierras por uno, 

»yo me destierro por quatro.» 
Ya se parte el buen Cid, 

sin al rey besar la mano, 

con trezientos cavalleros, 
60 todos eran hijos d'algo; 

todos son hombres mancebos, 

ninguno no avía cano; 

todos llevan langa en puño 

y el hierro acecalado ^, 
65 y llevan sendas adargas 

con borlas de colorado. 

Mas no le faltó al buen Cid 

adonde assentar su campo. 

Sabido es que el episodio de la Jura se contaba desde el 
siglo XIII en la Primera Crónica General, resumiendo un cantar 
de gesta perdido, y que se vuelve a contar después en la Cró- 
nica Particular del Cid, bajo una nueva forma que remonta a 
una refundición del antiguo cantar. Según ya notó Milá y Fon- 
tanals, el romance «se fundó en esta nueva versión del cantar». 
Después, Milá asigna al romance por fecha la primera mitad 



s acicalado», Canc. de Rom. IS50. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 361 

del siglo XVI ^ De seguir esta opinión, hallamos que no sien- 
do verosímil que en ese tiempo fuese conocido todavía el anti- 
guo cantar, y constándonos, por el contrario, la gran difusión 
que entonces tenía la Crónica Particular del Cid, ora en ma- 
nuscritos, ora en edición de I 5 12, parecerá lo más razonable 
suponer que el romance deriva del cantar, no directamente, 
sino por intermedio de la prosificación contenida en la Cró- 
nica Particular. 

Tocante al estilo o carácter del romance, aunque Duran, 
Wolf y Milá lo juzgaron popular, el último crítico que de él 
se ha ocupado, Menéndez Pelayo, parece disentir de sus pre- 
decesores, pues exagera el desprecio hacia el «romancerista» 
que estropeó la grave escena del juramento en Santa Gadea 
con la «ridicula» descripción del traje del villano y con los 
peregrinos símbolos jurídicos: el cerrojo de hierroy la ballesta 
de palo -. 

2. — Texto inédito del romance. 

Consideremos ahora el romance a la luz de otra versión 
manuscrita, más antigua que las conocidas hasta hoy, y que 
debo a la diligencia del profesor D. Claudio Sanz Arizmendi. 

En el Museo Británico, ms. Eg.-lS/S, fol. 59, hállase nues- 
tro romance escrito en letra de comienzos del siglo xvi, que 
aun pudiera ser de los últimos años del xv. Está en una hoja 
de papel cosida entre varios tratados históricos, que forman 
un volumen titulado «Obras del P. ^Mariana», tomo / ^. He 
aquí su texto: 



1 De la poesía hcroico-popular castcUa)ia, 1874, págs. 481 y 292. 

2 ÁJitologia de líricos castellanos, XI, 1903, pág. 355. 

'^ \'éase Catalogue of tltc niatiuscripis m tlie spattish languagc in t/ie 
Britsh Miiseum, by D. Pascual de Cayancos, I, London, 1875, pág. 198. 
La hoja 59 es de menor tamaño que las del tomo. La preceden. varios 
relatos de sucesos, que comienzan con el recibimiento que al empe- 
rador Segismundo hace el rey Fernando de Aragón en Perpiñán, el 
año 1415, y le sigue «El principio y linage del maestre don Alvaro». 
Publico aquí el romance según fotocopia que debo a la bondad del 
Sr. Sanz Arizmendi. 



3^2 R. MENÉNDEZ PIDAL 

En Santa .Águeda ^ de Burgos 
do jura;/ los hijos de algo, 
allí toma juramento 
el (Jid al rey castellano, 

5 si se halló en la muerte 

del rey don Sancho su hcrniauo. 
Las juras era// muy rezias, 
el rey no las a otorgado: 
«Villanos te mate//, Alonso, 

i<> » villanos, que no hidalgos, 
»de las Asturias de Oviedo, 
»(\ue no sea// castellanos; 
»si ellos so// de León, 
»yo te los do por marcados; 

15 »cavalleros vaya// e// yeguas, 
»e// yeguas, (\He no e// cavallos; 
»las riendas trayga// de cuerda 
»y no co// frenos dorados; 
»avarcas traiga// calgadas 

20 »y no gapatos co// lazo; 

»las piernas trayga// desnudas, 
»no caigas de fino paño -; 
»traya// capas aguaderas, 
»no capuzes ni tavardos ^\ 

25 »co// camisones de estopa, 
»no de olanda ni labrados. 
» Mátente co// aguijadas, 
»no co;/ langas ni co;/ dardos; 
»co//- cuchillos cachicuernos, 

30 »no co// puñales dorados; 
» mátente * por las aradas, 



1 El copista había puesto «Agada» y corrigió, añadiendo además 
sobre el renglón «Águeda». 

2 Este verso y el anterior están añadidos al margen, de letra igual 
al resto. 

^ El ms. pone «taruados». 

* Tilde inútil sobre el «te» final. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 363 

»no por caminos hollados; 

»saque;¿ te el coragón 

»por el derecho costado, 
35 »si no dizes la verdad 

»delo que te es prt'guntado, 

»si tú fuiste o co7/se/7tiste 

»enla muerte de tu her/uano.» 
Allí respondió el bue;/ rey, 
+0 bien oyres lo que a hablado: 

«Mucho me aprietas, R[o]drigo; 

«Rodrigo, mal me as tratado; 

»mas oy me tomas la jura, 

»cras me besarás la mano.» 
45 Allí respondió el hneii Cid, 

como hombre muy enojado: 

«Aqueso será, hueu rey, 

»como fuere galardonado; 

»q/<t' allá eu las otras t/tTras 
50 »da;; sueldo ^ alos hijos d'algo. 

»Por besar mano de rey 

»no me tengo por ho//rrado; 

«porq/zé" la besó mi padre 

»me tengo por afre;/tado.» 
55 — «Vete de mis tzVrras, Cid, 

»mal cavallero provado; 

»vete, no m'entres en ellas 

» hasta un año pasado» -. 

— «Que me plaze, dixo el Cid, 
60 »qí(e me plaze de bue;/ grado, 

»por ser la pr¿i/¿era cosa 

«q/íé" mandas en tu reynado. 



' El copista había escrito «sueldo da//», y tachó el <;da«», antepo- 
niéndolo después al margen del verso. 

2 Este verso y el anterior están añadidos por el copista al margen, 
con esta variante: «habetw in alijs antiquiorib?/j exemplarib?¿j; 
y no me e;/trasses en ellas 
hasta uít año cowtado.» 



364 R. MENÉNDEZ PIDAL 

»Tú me destierras por uno, 
»yo me destierro por quatro. 

65 Ya se partía el bue;/ Cid 
de Bivar, esos palagios. 
Las puertas dexa cerradas, 
los alamudes echados, 
las cadenas dexa llenas 

70 de podencos y de galgos. 
Con él lleva sus halcones, 
los pollos y los mudados. 
Co// él va?/ Qieu cavalleros, 
todos era;¿ hijos de algo; 

75 los unos iva;/ a muía, 
y los otros a cavallo; 
por una ribera arriba 
al (Jid va// aco;;/paña7/do; 
acompañándolo ivan. 

So mientras él iva cagando. 

FIN 



3. — Según la versión inédita, el romance no puede derivar 

de las crónicas, sino de ios cantares, 

y no por vía erudita, sino por tradición popular. 

Esta versión es preciosa por varios conceptos. En vista de 
ella, no es, desde luego, ya aceptable la idea de que el roman- 
ce pudiera derivar sólo de las crónicas, y no de los poemas 
antiguos. Se opondrían a esa conjetura los versos 65 a 72 de 
nuestra versión, donde se cuenta cómo el Cid parte de Vivar. 
La Crónica de 1344 dice a este propósito : «movió luego de 
Bivar con sus amigos para Sant Pero, e fuese camino de Bur- 
gos; e quando el Cid vio los sus palagios destroídos e sin gen- 
tes, e los portales estragados, tornóse contra oriente e fincó 
los inojos e dixo: Santa Alaría » ^; la Crónica Particular del 



1 Ms. M {en vez de «sin», dice «sus»). El ms. Z dice: «movió luego 
de Vibar, camino de Burgos, e quando salió de los palacios suj'os, e 



POESÍA POPULA H Y ROMANCERO 365 

Cid detalla más : «movió con sus amigos de Bivar e mandó 
que se fuessen camino de Burgos; e quando él vio los sus 
palacios desheredados e sin gentes, e las perchas sin agores e 
los portales sin estrados, tornóse contra oriente e fincó los 

finojos » ^. Esto es lo único que dicen las crónicas más 

explícitas; lo único que debían decir, tratándose de un por- 
menor descriptivo que no importa nada para la sucesión de 
los hechos, y que como insignificante se omite totalmente 
en la mayoría de ellas, y desde luego se omite en la Primera 
y en la Tercera Crónica General y en la de Veinte Reyes. 
Ahora bien: de aquellas crónicas no pueden derivar los ver- 
sos 65-72 de nuestro romance, ya que ninguna conexión 
especial tienen con ellas, y, por el contrario, la tienen muy 
íntima con algunos famosos versos del Cantar de Alio Cid, 
conservados indudablemente en el Cantar Refundido que pro- 
sificaron las crónicas -. El primitivo Cantar de Mió Cid decía: 

[assí dexa sus palacios yermos e desheredados] 

vio puertas abiertas e ugos sin cañados, 
alcándaras vazías, sin pielles e sin mantos 
e sin falcones e sin adtores mudados. 

Es imposible desconocer que de estos versos derivan los 
de nuestro romance, pues en éste se conservan varias pala- 
bras que dependen de las del Cantar: «puertas cerradas»; 

«alamudes», substituyendo a «cañados»; «halcones 

mudados». 

Sentado esto, todavía podrá decirse que el romance está 
compuesto por un poeta que conocía los capítulos de las cró- 



vido commo fincavan yermos, e todos sus labradores desanparados, 
tornóse a oriente e fincó los inojos e fizo su oración». La refundición 
contenida en el códice Bibl. Nac. T-282, sigue a este ms. Z. 

1 Cap. 91. El ms. Bibl. Nac. T-i85 dice: «movió de Bivar e fuese 
para San Pedro de Cárdena, do tenía su muger e sus hijas; e quando 

las sus casas vio estar sin agores los portales, tornóse », y casi igual 

los ms. F-42 e li-53. 

' Véase adelante, píg. 376 y notí i. 



¿b6 R. MENÉNDEZ PIDAL 

nicas referentes a la jura en Santa Gadea y los versos del 
Cantar de Mío Cid relativos a la salida de Vivar. Pero esta 
hipótesis sólo puede caber dentro de una crítica rastrera, que 
quisiera fundarse únicamente en los textos hoy conservados, 
desatendiendo otros datos y nociones más importantes sobre 
historia y estilo de la poesía heroico-popular. Desde luego 
hay que considerar que en toda la rica literatura que nos 
queda de entre los años 1 450 y 155O) ^1 antiguo Cantar de 
Mío Cid es absolutamente desconocido ^ : lo icrnoraban todos 

O 

los autores de crónicas e historias, y no es de suponer que lo 
conociese un romancerista. Pero aunque aceptemos la exis- 
tencia de este poeta excepcionalmente erudito, siempre es 
increíble que proponiéndose resumir la narración de las cró- 
nicas y del Cantar, lo hiciese en forma de recuerdos tan vagos, 
tan imprecisos, como los que hemos observado ya y adelante 
observaremos, y en un estilo tan felizmente rápido, vivo y 
popular; es decir, en una forma enteramente opuesta a la de 
la narración trabada, lenta y casi prosaica, característica de 
todos los romances que tienen resabio de eruditos, como, por 
ejemplo, se ve en el otro romance que se refiere también a la 
jura en Santa Gadea y que empieza «En Toledo estaba Al- 
fonso», o en cualquiera otro de los eruditos dedicados al 
famoso episodio de la jura. 

Si nos sintiésemos tentados a admitir una vez la existencia 
de un poeta anónimo capaz de darnos una genial elaboración, 
concentrada y viva, de los relatos épicos e historiales, tendría- 
mos que considerar que no hay ejemplo de una elaboración 
semejante entre los poetas de nombre conocido: Lope de 
Vega mismo, tan admirablemente compenetrado con la poesía 
popular, nunca llegó a identificarse enteramente con el estilo 
de ella. Además tendríamos que suponer, no uno, sino mul- 
titud de poetas anónimos dotados de ese estilo genial, bas- 
tantes para darnos toda la serie de romances populares que 
resumen las anticuas narraciones extensas en forma tan vaga. 



1 Véase R. Menéndez Pidal, Poema de Mío Cid, edic. de «La Lec- 
tura», 1913, págs. 49-50. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 367 

imprecisa y generalmente afortunada. Esto es ya sencillamen- 
te absurdo. 

Y concretándonos a nuestro romance, de ningún modo 
podemos considerarlo como obra de un autor único más o 
menos poeta, según la opinión de r^Ienéndez Pelayo, pues 
la historia de su texto nos está mostrando como tuvo diver- 
sos estados de elaboración sucesiva, manifestada en toda una 
serie gradual de variantes. 

4. — Compruébase la tradición popular 
del romance, comparando las tres versiones que de él poseemos. 
Valoración de cada una de ellas. 

Para apreciar las tres versiones conocidas del romance, 
compararemos primero entre sí las dos impresas. 

El que creyese que nuestro romance era obra de un autor 
único, es decir, un texto poco más o menos tan fijo como el 
de cualquier otra obra de la literatura escrita, juzgaría que la 
versión más corta, o sea la impresa en el Cancionero sin aiio, 
no era más que una mutilación de la versión más larga im- 
presa en el Cancionero de 1550. Pero conociendo la versión 
manuscrita, este modo de ver resulta ya inaceptable. 

Es cierto que dos de las adiciones de 1550 («por la muer- 
te de su hermano», y «que el rey no las ha otorgado») per- 
tenecen en buen derecho al texto original, por hallarse com- 
probadas con los versos 5-6 y 8 de la versión manuscrita, 
supuesto que ésta seguramente no fué conocida del Cancio- 
nero de 1550. Los «evangelios» y el «crucifijo» para el jura- 
mento que se añaden en el texto de 1 5 50, aunque faltan en el 
texto sin año y en el manuscrito, pudieran ser originales, pues 
los evangelios figuran también en las crónicas. Pero ya la.ver- 
sión de 1550 evidentemente se aparta del original en eliminar 
el verso 4 del Cancionero sin año: «el Cid al rey castellano», 
pues está apoyado por el verso 4 de la versión manuscrita ^ 



1 Además, es dudoso si «las palabras», en la variante de 1550 al 
verso 5 del Cancionero sin año, es versión errada, comparada con el 
verso 7 de la versión manuscrita, que pone «las juras>\ como el Can- 



36S R. MENÉXDEZ PIDAL 

En fin, otra particularidad del texto de 1550? ^^ intervención 
de un caballero que anima al rey para que jure (conforme ve- 
remos a propósito de los versos 38-39 de la versión manus- 
crita), es indudablemente una añadidura tardía. Resulta, pues, 
í\ue si de ningún modo la versión de 1550 puede ser tomada 
como mera ampliación caprichosa de la versión sin año, tam- 
poco ésta puede ser tenida por mutilación arbitraria de la otra: 
en cada una de las dos hay, o deja de haber, algo mejor o peor 
que en la otra, y son, por lo tanto, dos versiones diferentes. 
Pero ahora importa fijar el valor respectivo de ambas. La 
más antigua, la del Cancionero sin año, debe proceder de tra- 
dición oral o manuscrita, y no de otro texto impreso, según 
conjetura que expongo en otra parte ^. Sea lo que quiera, no 
tenemos motivo para dudar de su pleno valor como represen- 
tativa de una versión tradicional. Por el contrario, la versión 
de 1550 depende de la del Cancionero sin año, a pesar de re- 
presentar, según acabamos de decir, una versión diferente: 
el que la redactó no nos dio de la variante que él sabía un 
traslado completo y libremente expuesto, sino que se sintió 
constreñido a adaptar esa vanante al texto del Cancionero sin 
año, que se le imponía como cosa divulgada y respetable; se 
limitó, por tanto, a retocar la versión sin año con la adición 
de algunos versos que le parecieron más importantes. Esto se 
comprenderá bien teniendo en cuenta lo que sucede en la re- 
colección de romances de boca del pueblo : cuando concurren 
a la vez dos recitadores que saben el mismo romance, el se- 
gundo, después de escuchar la versión del primero, fácilmente 
añadirá algún verso o pasaje que eche de menos, pero a me- 
nudo ocurre que se resiste a exponer entera su variante, pare- 
ciéndole repetición inútil y hasta descortés para con el otro 
recitador. En suma, la versión del Cancionero de 1550 es una 



cionero sin año. Hay dislocación del verso 8 de la manuscrita, según 
decimos acerca de los versos 38-39, y en el pasaje correspondiente 
a estos dos versos, el Cancionero de 1550 pone también «las juras» 
(variante al verso 35 del Cancionero sin año). 

^ Cancionero de Romances impreso en Amberes sin año. Edic. facsíinil 
con una introducción por 'R. Menéndez Pidal. Madrid, 191 4, pág. xvii. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 369 

versión híbrida, constituida por la me/xla de la del Cancio- 
nero sin año, con algunos rasgos de otra que difería de la del 
Cancionero sin año en más pormenores que en los pocos aña- 
didos por el Cancionero de I550- Este caso se repite a me- 
nudo en la historia del texto del romancero, y es desde luego 
el caso de todos los romances que el Cancionero de 1550 
retocó al reimprimir los del Cancionero sin año. Habiendo 
salido ambos Cancioneros de la oficina de Martín Xucio, la 
segunda edición respetó la autoridad de la primera. Pero aun 
cuando no se trate del mismo editor, tratándose de dos ver- 
siones impresas, es muy difícil que la posterior ignore a la an- 
terior, y que por lo tanto se manifieste independientemente 
y completa. Sobre estas versiones híbridas tendremos oca- 
sión de insistir aquí mismo, hablando de algún otro romance. 

]\Iuy al contrario, la redacción manuscrita del romance 
«En Sancta Gadea de Burgos» es una buena muestra de lo 
que es una versión independiente. Lejos de la exacta coinci- 
dencia que por efecto del hibridismo las dos versiones im- 
presas muestran entre sí, la manuscrita sólo tiene una tercera 
parte de sus versos iguales a los de ellas ^, ofreciendo, res- 
pecto de éstas, la misma independencia, la misma abundancia 
y frescura de variantes que hoy ofrecen dos versiones orales 
recogidas aisladamente. 

Notemos algunas variantes principales de nuestra versión 
manuscrita. Sus versos 1 3- 1 4 faltan en ambas versiones im- 
presas; no obstante, son originarios. Según el cantar prosifica- 
do en la Crónica Particular del Cid, éste, en su primer conju- 
ro, decía al rey: 

villano vos mate, que non sea fijo dalgo, 
de otra tierra venga, que non sea castellano; 

versos que corresponden a los versos 9-12 de nuestro roman- 
ce; y en el segundo conjuro decía, mudando la asonancia: 

villano vos mate, ca fidalgo non, 

de otra tierra venga, que non sea de León. 



Véase adelante, pág. 372. 



370 R. MENENDEZ PIDAL 

De este último verso es un recuerdo confuso el 13 de nues- 
tro romance manuscrito. 

Entre los versos 38 y 39 hay una laguna; falta la jura del 
rey. Probablemente habría algún pasaje que comenzaría con 
los dos versos primeros del pasaje intercalado por el Cancio- 
nero de 1550: 

Las juras eran tan fuertes 

que el rey no las ha otorgado 

pues el segundo de estos versos corresponde al 8 de nuestra 
versión manuscrita, el cual está, sin duda por equivocación, 
fuera de su sitio al principio del romance ^, y en cambio es- 
taría bien después del verso 39, como lo pone la versión 
de 1550- Empero el caballero, que, según ésta, anima al rey 
para que jure, faltando en las dos versiones anteriores y en 
las gestas prosificadas por las crónicas, queda relegado a la 
categoría de una interpolación tardía -, puesta para llenar un 
vacío de nuestro romance, en que se recordaría de un modo 
vago el triple juramento que, según los cantares, tomaba el 
Cid al rey, y la honda emoción que en el semblante de éste 
se retrataba al jurar. Este vacío del romance es tan antiguo 
que se halla ya en los dos textos primeros que de él cono- 
cemos:, el manuscrito y el sin año. 

El verso 44 contiene el arcaísmo «eras», que falta en am- 
bas versiones impresas, pero se halla en las crónicas («eras 
besaredes la mi mano», Crón. Partic, cap. 79). Esta forma 
arcaica del romance era la que recordaba Felipe II cuando era 
niño, hacia 1535! según una anécdota ^, el príncipe dijo: «Hu- 



1 La equivocación se comprende en vista de la lección buena que 
da el Cancionero sin año en sus versos 5-6: «Las juras ei-an tan fuer- 
tes Que al buen rey ponen espanto». 

2 A todo más, pudiera ser un recuerdo trastrocado del consejo que 
los castellanos dan al rey antes de ir a Santa Gadea: «Dixiéronle es- 
tonces los altos omnes quel yurasse con doze de sus cavalleros en la 
eglesia de Santa Gadea de Burgos». (Prim. Crón. Gral., 519 a 42.) 

3 R. Menéndez Pidal, £¿ Romajiccro español, The Hispanic Society 
of América, 1910, pág. 73 (la anécdota procede de la Miscelánea de Za- 



POEblA POPULAR Y ROMANCERO 371 

laño, mucho me aprietas, y eras me besarás la mano», por 
donde se ve que la versión que había oído se parecía más a la 
manuscrita («mucho me aprietas » «eras») que a las impre- 
sas («muy mal me conjuras » «mañana»). 

Los versos 45-5O) q^c faltan en ambas versiones impresas, 
son trasunto de este pasaje de las crónicas : «Respondió el 
Cid : Como me fiziéredes el algo; ca en otra tierra sueldo dan 
al fijo dalgo» (Crón. Partic, cap. 79), «Dixo entonge el (Jid : 
Pero commo vos me fiziéredes merced; que en otras tierras 
soldadas dan a los fidalgos» (Crón. de 1344; ms. Z), «El (^id 
le respondió : En como nos fizierdes algo; ca en otras tierras 
soldadas dan a los cavalleros» (Crón, de 1344» "^s. M). 

Ya hemos notado arriba la gran importancia de los ver- 
sos 65-72, que faltan en las versiones impresas, y refieren el 
abandono en que el Cid deja a Vivar. No menos valor tienen 
los versos finales 73-80. Según las crónicas, los vasallos del 
Cid, ofreciéndose a seguirle en su destierro, dicen: «Conbusco 
despenderemos las muías e los cavallos», y después, cuando 
el Cid partió con ellos de Burgos para el destierro, «mandó 
tomar quanto ganado falló fuera de la villa, ansí de ánsares 
como de otras cosas, e fué su passo, fa'sta que llegó a San 
Pedro de Cárdena» (Crón. Partic, cap. QO; Crón. de 1 344, 
ms. AI). Pues bien; esta oferta de muías y caballos se recuer- 
da en los versos finales de nuestro romance manuscrito, di- 
ciendo que los vasallos del Cid van unos «a muía» y otros 
«a cavallo»; y el robo de «las ánsares que falló en la glera», 
a cuyo lento paso tienen que sujetarse los desterrados («e 
mandó mover al passo de las ánsares», Crón. Partic, cap. 92), 
se recuerda en el romance, diciendo que van «por una ribe- 
ra», y «cazando ;>. 



pata, escrita Iiacia 1593, ¡Memorial Ilist. Esp., XI, pág. 381). Una forma 
análoga del verso en cuestión («eras besarme heis la mano») se incluyó, 
tomándola de las crónicas, en el romance tardío y semierudito que 
empieza «En Toledo estaba Alfonso», pero está en el hemistiquio, y 
no en la asonancia, como en la variante atribuida a Felipe II. Esta, por 
lo tanto, no puede proceder de ese romance tardío. Tampoco puede 
proceder de él por el «mucho me aprietas» que hacemos notar arriba. 



R. MENENDEZ PIDAL 



Como vemos, la versión manuscrita del romance se acerca 
mucho más que las impresas a la fuente épica perdida, tal 
como ésta nos es hoy conocida, gracias a las crónicas y al 
texto primitivo del Cantar de Alio Cid. Nótese, sin embargo, 
que en los versos 51-54 de la versión manuscrita se halla ya 
el pasaje que, según advierte Milá, está imitado del romance 
«Cabalga Diego Laínez»; pero aun en esto la versión manus- 
crita se muestra más pura que las impresas. La contaminación, 
iniciada tan sólo en la versión manuscrita, se prolongó en el 
Cancionero sin año con tres rasgos, que son : el verso 58, 
«sin al rey besar la mano», la cifra de «trezientos cavalleros», 
y la descripción del traje de éstos, hecha en versos encabeza- 
dos con la palabra «todos»; tres recuerdos del mismo romance 
«Cabalga Diego Laínez», que suplantan tardíamente a los dos 
recuerdos de pasajes tradicionales que acabamos de señalar 
en los versos 73-80 de la versión manuscrita. 

Resumamos la comparación de las tres versiones. La del 
Cancionero sin año es más corta (68 versos) que la manuscri- 
ta (80 versos). Ambas tienen 48 versos comunes (30 versos 
iguales, o con variantes sólo morfológicas; 1 8 con variantes 
mayores, algunas mu}'- considerables). Los 32 versos especia- 
les de la versión manuscrita son, en general, autorizados como 
primitivos, pues 21 de ellos tienen correspondencia más o 
menos exacta con el relato de las gestas prosificadas por las 
crónicas (13-14, 45-50, 66-72, 75-80), otro (el 8) se confirma 
por hallarse también en el Cancionero de 1 5 50, y 4 son útiles 
para la narración (5> 6, 39-40); quedan sólo 6, más o menos 
caprichosos, que pertenecen a la enumeración del traje villa- 
nesco, y son, por lo tanto, extraños a las crónicas (16, 18, 21, 
22, 24, 32). En cambio, los 20 versos especiales del Cancio- 
nero sin año, si exceptuamos 5 que son útiles para la narra- 
ción (6, 35-38), todos los demás carecen del carácter de pri- 
mitivos, pues 2 contienen el tardío pormenor del cerrojo y la 
ballesta (7-8)1 4 pertenecen a la enumeración del traje villa- 
nesco (20, 24, 26, 28) y 9 son el desenlace arbitrario que 
está muy contaminado del romance «Cabalga Diego Laínez» 
(58, 61-68). 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 373 

Considerando, por fin, en conjunto las tres versiones, vemos 
en ellas desarrollarse un proceso de apartamiento de las fuen- 
tes épicas. La versión más antigua, la manuscrita, nos aparece 
todavía ligada a su fuente épica por muchos recuerdos más o 
menos claros. La versión que sigue en fecha, la del Cancionero 
sin año, abandona ya varios de esos recuerdos como incom- 
prensibles, y en vez de alguno de ellos, desarrolla una conta- 
minación de nuestro romance con el de «Cabalga Diego Laí- 
nez»; además agrega algún pormenor extraño a la tradición 
primitiva. La última versión, la de 1550) se aleja aún más de 
sus fuentes, pues, a pesar de sernos sólo conocida en una forma 
híbrida e incompleta, hallamos en ella la adición de un inci- 
dente extraño a las gestas y a las crónicas. 

5. — La tradición popular del romance debe entroncar 
con la tradición de las gestas. 

Podría suscitarse aún otra cuestión. El romance, tal como 
lo conocemos por estas tres versiones, no puede ser un pro- 
ducto erudito, obra de un poeta único, que conociese la leyen- 
da; hay en el romance una evidente elaboración popular; pero 
todavía puede decirse: esta elaboración no entronca con la de 
los cantares; entre éstos y el romance hubo una solución de 
continuidad. 

Tal hipótesis, empero, resulta inadmisible. Las tres versio- 
nes conocidas, que forman, según acabamos de decir, una ver- 
dadera serie, nos llevan naturalmente a suponer otras versiones 
perdidas, pues no es verosímil que la evolución gradual de 
alejamiento respecto de la gesta antigua haya empezado pre- 
cisamente allí donde por primera vez se nos manifiesta hoy, 
en el Cancionero sin año. Es decir, no podemos creer que la 
historia del romance empiece en el primer texto conservado, 
que es el recientemente descubierto; y más cuando ese texto 
se halla ya muy distante de la fuente. Para explicar esta dis- 
tancia hay que prolongar hacia atrás la línea de evolución que 
nos marcan las tres versiones conservadas. Sólo una serie de 
variantes anteriores a la primera hoy conocida nos puede ex- 
ToMo I. 25 



374 K- MENENDEZ PIDAL 

plicar, por ejemplo, cómo una narración trabada que refería 
la oferta de muías y caballos hecha por los vasallos del Cid> 
la salida de Vivar y el robo de los ánsares en la glera del Ar- 
lanzón, se desvaneció en los rápidos versos finales de nuestra 
romance manuscrito ^. Que éste, en fin, no es un primer ori- 
ginal, lo prueba documentalmente su variante del verso 58, 
hallada «in alus antiquioribus exemplaribus» -. 

En suma, el romance, tal como nos aparece muy a princi- 
pios del siglo XVI, supone siempre una tradición oral larga, lo 
cual se opone a la fecha que le señala Milá, y esto sentado, si 
creyésemos en la derivación mediata, tendríamos que suponer: 
I.°, que la gesta muere prosificada en las crónicas u olvidada 
en los códices; 2°, que la desentierra un poeta erudito y saca 
de ella una nueva narración, tan detallada o poco menos que 
la de la gesta, pero fragmentaria; 3.°, que esa narración se 
transmite tradicionalmente y se reduce en la memoria popular 
a las proporciones de un breve romance. Lógicamente el paso 
intermediario 2." es una inútil complicación; e históricamente 
no cuenta con la más mínima prueba ni indicio. 

Dada la serie evolutiva de las versiones del romance tra- 
dicional, la hipótesis razonable para explicar el origen del mis- 
mo es enlazarlo directamente con los cantares de gesta, otra 
género de poesía también tradicional como el romancero, y 
sometido también a la misma transmisión evolutiva y popular. 
Si el antiguo poema de Alio Cid era, según dejamos dicho, 
desconocido para la literatura escrita entre los siglos xv y xvi, 
hay que suponer que nuestro romance se derivó de él por 
conducto tradicional y popular, no erudito. Con otro motivo 
he mostrado cómo el Cantar de Mió Cid, nacido en el siglo xii, 
prolongó su vida a través de los siglos sucesivos, mediante 



^ Estas reminiscencias confusas, en el romance de la jura en Santa 
Gadea son sumamente análogas a las que señalé en el romance «A 
caza va don Rodrigo». (Leyenda de los Infantes de Lara, 1896, pági- 
nas 102-106.) 

2 También los versos 21-22, añadidos al margen, me parecen incre- 
mento procedente de otra versión. Pertenecen a la enumeración del 
traje villanesco -^ faltan en las versiones impresas. 



POESÍA POPULAR V ROMANCERO 375 

continuadas refundiciones; ahora vemos cómo el romance de 
la jura, que nos empieza a ser conocido en el siglo xvi, debió 
remontar su vida en épocas anterioi-es; el romance deriva del 
Cantar; la suposición de una solución de continuidad entre es- 
tas dos corrientes homogéneas, que van al encuentro la una 
de la otra, es tan inútil como inverosímil. Las palabras del 
Cantar de ]\Iio Cid omitidas por las crónicas y recordadas 
confusamente en el romance, no podrán interpretarse recta- 
mente sino como una nueva y brillante demostración de la 
vida prolongada de las gestas y del origen inmediato que de 
ellas toman los romances; esas palabras proceden, no de la 
redacción primitiva del ]\Iio Cid, exhumada por un poeta eru- 
dito, sino de una última refundición del Cantar, transmitida 
por tradición popular. 

6. — Conclusiones. Rectificación relativa al estilo y fecha del romance. 
Importancia de éste en el estudio de los poemas cidianos. 

En vista de la versión inédita y de las consideraciones ex- 
puestas, de ningún modo puede explicarse ahora nuestro 
romance, según hacía Menéndez Pelayo, como obra de un 
romancerista plebeyo, perteneciente a esa turba de «truhanes 
y remendones» que rebajaban la majestad de la musa épica. 
Desde luego los dos pormenores que Menéndez Pelayo seña- 
laba como obra de este tardío romancerista, no pertenecen a 
la misma fecha. La descripción del traje de los villanos de As- 
turias, de quienes las gestas y las crónicas para nada se acor- 
daban, aparece ya en la versión manuscrita; pero los famosos 
símbolos jurídicos, el cerrojo y la ballesta, no aparecen sino 
en el Cancionero sin año. 

Además, tampoco basta rectificar el injusto desdén con 
que Menéndez Pelayo juzga el estilo de nuestro romance y 
reconocerle el carácter de popular, según hace ]\Iilá, asignán- 
dole al mismo tiempo por fecha la primera mitad del siglo xvi. 
Hemos visto cómo la versión que se manuscribió en los pri- 
meros años de este siglo, o acaso en los últimos del siglo xv, 
conocía copias más antiguas que la que utilizaba, y se nos 



376 R. MENÉNDEZ PIDAL 

muestra como derivada de una tradición que sube claramente 
a enlazarse con la tradición de las gestas que baja a través de 
los siglos XII, XIII y XIV. 

En fin, todavía debemos señalar, como consecuencia del 
estudio de nuestro romance, dos resultados importantes para 
la historia, no del romancero, sino de las gestas. 

El eco de unos versos del primitivo Cantar de Alio Cid, 
que sorprendemos en un romance recogido entre los siglos xv 
y XVI, apoya y amplía mi opinión antigua de que las refundi- 
ciones de dicho Cantar, prosificadas por las crónicas, conser- 
vaban multitud de versos casi intactos de la primera parte del 
poema, aunque con el tiempo llegasen a alterar bastante el 
fondo mismo de los episodios ^. 

Es también de gran interés el hecho de hallarse reunidos 
en nuestro romance el episodio de la jura con el de la salida 
de Vivar, ya que ambos episodios no están contiguos en la 
leyenda del Cid, según nos la conservan las crónicas y los poe- 
mas. Como ambas partes son esenciales al asunto mismo del 
romance en su versión más antigua conocida, no es muy pro- 
bable que ésta sea producto de la mera yuxtaposición de dos 
mitades antes independientes. Tampoco hallo motivo alguno 
para creer que nuestra versión manuscrita proceda, con unidad 
original, de dos poemas diversos: el de Zamora, al cual per- 
tenecía la escena de la jura (seguida del desamor del rey hacia 
el héroe, o acaso del destierro de éste) -, y el de Alio Cid, al 
cual pertenecen la salida de Vivar y el destierro (como con- 
secuencia de la expedición del héroe a cobrar las parias del 
rey). La unión de estos dos episodios en nuestro romance, creo 
puede explicarse mejor por la evolución natural de la poesía 
épica. Como en Francia hubo poemas cíclicos tardíos que 
abarcaban toda la serie de los poemas anteriores relativos a 



^ Comp. Revne Hispanique, V, 1898, pág. 438; y Cantar de Mió 
Cid, I, 1908, págs. 12624, i30,g Y 3j, 132J7. 

~ La jura es la última consecuencia de la muerte del re)'' Sancho, 
sobre Zamora, y además excluye el episodio del héroe enviado a co- 
brar las parias, propio del Mió Cid; véase Cantar de Mío Cid, III, 191 1, 
página 1020, nota. 



poesía popular y romancero 377 

un mismo héroe, también los debió haber en Castilla; y nues- 
tro romance pudiera ser tomado como indicio de la realidad 
de esta suposición, haciéndonos presumir la existencia de un 
poema que tratase la biografía completa del Cid, donde al sol- 
darse el poema de Zamora con el de Mió Cid, o bien se su- 
maban la jura y las parias como causas del destierro del héroe, 
o bien se suprimían las parias, según hace el romance. 

R. Menéndez Pidal. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EN 1353 ' 



Merixo. — «Merino — dicen las Partidas — es nonie antiguo 
de España, que quiere tanto dezir como orne que ha mayo- 
ría para fazer justicia sobre algún logar señalado » -. 

Los merinos, durante la alta Edad Media, fueron en León 
y Castilla funcionarios esencialmente administrativos. Su mi- 
sión principal fué la de recaudar las rentas, tributos y calum- 
nias que pertenecían a la corona en las tierras de realengo, 
al obispo o abad en las de abadengo, y al señor en las de 
solariego. Sin embargo, la confusión de atribuciones y su acu- 
mulación en unos mismos funcionarios, característica de la 
época, hizo que los merinos ejerciesen, con frecuencia, funcio- 
nes judiciales y, a veces, militares. 

Durante los reinados de Alfonso VIII en Castilla y Al- 
fonso IX en León parece que empiezan a figurar merinos 
mayores en ambos reinos, provistos de atribuciones eminen- 
temente judiciales, con que llegaban a substituir a los reyes en 
el ejercicio de la alta justicia. Fernando III, poco después de 
posesionarse del trono de su padre, extendió la nueva institu- 
ción a Galicia y más tarde a Murcia, y creó además el adelan- 



1 Este artículo constituye la introducción a un mapa de estas ins- 
tituciones, próximo a publicarse en el Centro de Estudios Históricos. 
La fecha del mismo es la adoptada por el editor del Becerro de las 
Behetrías. Santander, 1866. 

2 Partida II, tít. IX, ley XXIII Maiorintis en varios cánones (XI, 
XV^II, XXIX, etc.) del Concilium Legtonense de 1020. (T. Muñoz y Ro- 
mero: Colección de fueros iiiunicipales y cartas pueblas. Rladrid, 1847, I y 
único, 60-88.) 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EN 1 353 379 

tamiento de la frontera. A principios del reinado de Alfonso X 
los merinos se transforman en adelantados y continúan con 
este nombre durante la baja Edad Media ^. 

üel poder de los merinos como substitutos de los adelan- 
tados se da cuenta en la citada ley de las Partidas. 

En el siglo xiv, el Ordenamiento de Alcalá contiene dispo- 
siciones que aclaran las clases y atribuciones de los merinos 
en Castilla en aquella época. 

Había varias clases de merinos : uno, el mayor — de Cas- 
tilla, de León, de Galicia — , puesto por el rey en una locali- 
dad determinada; otros, los menores, puestos por el merino 
mayor en cada una de las merindades del territorio de su 
jurisdicción -; había también merinos nombrados por los se- 
ñores : D. Juan Núñez de Lara, en carta de donación hecha 
en 1340 a favor de Pedro Gómez de Porras, su vasallo, lo 
llama «nuestro merino mayor en Castilla la Vieja» ^. 

Los merinos mayores, en el territorio de su jurisdicción 
respectiva, podían poner, cada uno de ellos, otro que fuese 
merino mayor que usase del oficio en sus ausencias. Había 
éste de ser «ome de buena fama e abonado»; podía indagar 
la forma en que usasen del cargo los merinos menores, com- 
pelirlos al cumplimiento de la justicia y acudir de derecho a 
los querellosos de ellos ^. 

Los merinos menores puestos por los mayores en cada 
una de las merindades del territorio de su jurisdicción respec- 
tiva, habían de ser puestos «sin renta e sin prescio alguno» 
para los merinos mayores; ser «omes de buena fama e abo- 
nados en vienes raíges a lo menos en contía de dies mil mara- 
vedís»; percibir sus derechos con arreglo a fuero "*, y dar fia- 



* Según el estudio en preparación de D. Claudio S. Albornoz, La 
Motiarqiita en Asturias, León v Castilla. 

2 Ordenamiento de Alcalá, tít. XX, ley YS.. — Leyes de la Nueva Reco- 
pilación que 7io lian sido comprendidas en la Novísima, lib. III, tít. IV, 
ley III. 

3 L. Salazar y Castro : Casa de Lara. Madrid, 1697, III, 201. 

" Ord. de Alcalá, tít. XX, ley \^.—Ni(ev. Rec, lib. III, tít. IV, ley III. 
5 Ord. de Alcalá, tít. XX, ley IX. 



38o PEDRO G. MAGRO 

dores «de treinta mil maravedís cada uno dellos, en la cabeza 
de la merindad do fueren dados, para que cumplirán a los 
querellosos dellos»^. Estos merinos, así como «el que ando- 
viere por el merino mayor», no podían poner en su lugar nin- 
gunos otros merinos ^. 

Los merinos mayores conocían de las apelaciones de los 
jueces ordinarios juntamente con dos alcaldes ^ — al merino 
mayor de Castilla se le daban alcaldes hijosdalgo — , y no po- 
dían «matar, ni atormentar, ni despachar, ni prender, ni sol- 
tar, ni tomar calumnias ni penas sin mandado y juicio de los 
dichos alcaldes». Los escribanos que anduvieren con ellos iban 
por el rey *. 

Con el tiempo, dice Santayana ^, dejaron de conocer en 
las causas y se convirtió su empleo en executor de justicia, de 
donde resultó que los merinos tomasen el nombre de algua- 
ciles mayores. De las leyes del rey D. Enrique II que tratan 
de este oficio, se infiere que ya en este tiempo los merinos 
habían dejado de ser jueces. 

Salazar de ^Mendoza ^ recuerda los nombres de algunos 
merinos mayores de Castilla durante los reinados de Alfon- 
so XI y Pedro I. 

Del merino tomaron su nombre las merindades. Dentro de 
ellas estaban comprendidos los señoríos, en los cuales, sobre 
las diversas clases de personas sujetas a condiciones y seño- 
ríos diferentes, se ejercía, por medio de los merinos, la justi- 
cia del rey. Eran estos señoríos el realengo, el abadengo, el 
solariego y la behetría '. 



1 Nuev. Rec, lib. III, tít. IV, ley III. 

2 Ord. de Alcalá, tít. XX, ley YK.—Nucv. Rec, lib. III, tít. IV, ley III. 

3 Asso y De Manuel: Nota a la ley V, tít. II, lib. I del Fuero Viejo 
de Castilla. {Los cód.. I, 257.) 

•* Nuei). Rec, lib. III, tít. IV, ley I. 

5 Los magistrados y tribunales de España. Zaragoza, 1751, I, 32-33. 

^ Origen de las dignidades seglares de Castilla y León. Madrid, 1657, 
folio 23 v.°. 

"^ Alguna eficartacidn aparece en la merindad de Castiella Vieja, 
como Las Heras, Salazar y Lastras de Villa Cibdat, lugares con más 
de un señorío; pero por su escasez en Castilla, ya que es una institu- 



MERINDADES Y SEÍÍORÍOS DE CASTILLA EN I 353 381 

Realengo. — Realengo era el señorío que tenía el rey direc- 
tamente sobre algunas tierras y lugares de su reino, los cuales 
no reconocían más señor que el monarca, quien los juzgaba 
y mandaba por medio de sus jueces y ministros ^ 

Había tierras de las cuales se desentendía el monarca en 
todo o en parte, por donación o más frecuentemente por cesión 
temporal. Estas donaciones, que recibían las iglesias y monas- 
terios como una manifestación de la piedad del rey, o los 
nobles en premio de sus servicios, eran la causa de la abun- 
dancia y diferencia de los señoríos -. 

Abadengo. — Abadengo era el señorío que tenían iglesias 
y prelados, monasterios y abades sobre las tierras que les 
habían sido concedidas por reyes y señores. Este señorío era 
más o menos absoluto, según la largueza con que hubiese sido 
hecha la donación, pues unas veces los reyes otorgaban todo 
el dominio de las tierras, y otras solamente algunos solares o 
tributos •^. 

Los prelados y abades disponían del gobierno y adminis- 
tración de sus territorios, ya con potestad plena y absoluta, 
ya intervenidos por el poder del monarca, según la forma en 
que hubiese sido hecha la donación. En el primer caso, los 
prelados o abades nombraban los funcionarios, dependientes 
siempre de ellos, para que cuidasen de la administración o 



ción característica de Vizcaya, dejamos de incluirla en estas notas. 
Asso y De Manuel (nota a la ley XII, tít. XXXII del Ord. de Alcalá) 
dicen que la voz encartación se aplica indistintamente a las behetrías 
y solares cuyas condiciones se reducían a contrato de escritura. Según 
esto, para que una behetría fuese propiamente tal, las condiciones 
del señorío no habrían de ser reducidas a carta alguna, pues de la 
contrario, en vez de behetría sería encartación. En el Becerro de las 
Behetrías hay ejemplos de lugares en que aparecen juntos estos dos 
señoríos, como Salazar, que era behetría y encartación a la vez que 
solariego y abadengo. (Becerro, fol. 208 v,°.) 

' F. de Berganza : Antigüedades de España. Madrid, 17 19-21, I, 473. 

2 F. Aznar Navarro: Los solariegos de León y Castilla. Madrid, 1906, 
1 2 y 13. 

^ Berganza : Ant. de Esp., I, 473. 



382 PEDRO G. MAGRO 

entendiesen en el mantenimiento de la justicia. Estos territo- 
rios, que constituían un coto o término cerrado en torno de 
la iglesia o del convento, contenían la población que formaba 
los señoríos eclesiásticos : siervos de origen; siervos que sin 
serlo de origen se habían constituido por propia voluntad y 
en condiciones determinadas en siervos de la iglesia o con- 
vento; libertos y hombres libres. Eran a veces los abadengos 
señoríos sumamente extensos; directamente no podía atender- 
los el prelado o abad y, a imitación del rey y con los mismos 
nombres de viandatioiies, honores, beneficia, prestiinonia, tenen- 
ciae, conferían a nobles y caballeros, por tiempo más o menos 
largo, el régimen de la propiedad territorial del señorío ^. 
Ejemplos de estas dejaciones de tierras abadengas no faltan 
en el Becerro de las Behetrías : Villoría Buena (merindad de 
Cerrato), lugar del maestre de Calatrava, teníalo de su mano 
Fernando Pérez Portocarrero -. 

Solariego. — Solariego era el señorío que tenían los nobles 
sobre los colonos que habitaban en sus solares y labraban sus 
heredades ^. 

Nobles y caballeros poseían estas tierras por derecho de 
herencia y por adquisición; otras las tenían del rey en tenen- 
cia, y en muchos casos persistían aquéllas en poder de los 
nobles de un modo hereditario y definitivo. 

El noble, respecto del rey, se hallaba fuera de la acción del 
fisco real, fuera de la esfera de las prestaciones; los colonos 
respecto del noble eran pecheros. Las relaciones de éstos con 
aquél podían variar según la forma en que hubiese sido hecha 
la donación por el rey ^. 

Las Partidas definen al vasallo de solar «orne que es po- 
blado en suelo de otro», y agregan que «puede salir quanto 
quisiere de la heredad con todas las cosas muebles que y 



Aznar : Los sol. de León y Castilla, 16 y 17. 

Becerro, fol. 6 r.°. 

Berganza : Ant. de Esp., I, 473. 

Aznar: Los sol. de León y Castilla, 13 y 14. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EN 1 353 383 

oviere, mas non puede enagenar aquel solar nin demandar la 
mejoría que y oviere fecha; mas deve fincar al señor cuyo es. 
Pero si el solariego, a la sazón que pobló aquel lugar, rescibió 
algunos maravedises del señor o fizieron algunas posturas de 
so uno, deven ser guardadas entre ellos en la guisa que fue- 
ron puestas. E en tales solariegos como éstos, non ha el rey 
otro derecho ninguno si non tan solamente moneda» ^. 

Del j/(í¿io?' - a capite de las tierras leonesas apenas queda 
en Castilla su consignación en alguna ley. «Que a todo sola- 
riego puede el señor tomarle el cuerpo e todo quanto en el 
mundo ovier», dice la ley del Fuero Viejo ^; mas seguidamen- 
te consigna la misma ley que «los labradores solariegos que 
son pobradores de Castiella de Duero fasta en Castiella la 
Vieja, el señor nol deve tomar lo que a, si non ficier por qué, 
salvo sil despoblare el solar e se quisier meter so otro señorío; 
sil fallare en movida [en el acto de la fuga], o iéndose por la 
carrera [puesto ya en camino], puedel tomar quanto mueble 
le fallare e entrar en suo solar, mas nol deve prender el cuerpo 
nin facerle otro mal » 

Este texto, que recuerda el júnior a capite y el júnior de 
hereditate de las tierras leonesas, tan acertadamente estudia- 
dos por López Ferreiro "^j hizo disentir en su interpretación a 
Muñoz y Romero y a Cárdenas. El primero "*, fundado en el 
contenido de los fueros municipales y cartas pueblas, dice que 
la disposición del Fuero Viejo referente a que «a todo sola- 
riego puede el señor tomarle el cuerpo e todo quanto en el 
mundo ovier», no fué costumbre o fuero de Castilla; Cárde- 
nas ^, en cambio, cree que sí, no obstante el contenido de 



1 Partida IV, tít. XXV, ley III. 

2 Júniores en el texto latino del Conciliiim Lcgionense; foreros en 
la traducción del mismo; solariegos después en Castilla. 

3 Lib. I, tít. VII, ley I. 

■* Fueros municipales de Santiago y de su tierra. Santiago, 1895-96, 
I, 16 y siguientes. 

^ Colee, de Fueros, 135. 

^ Efisaxo sobre la historia de la propiedad territorial en España. ^la- 
áv'iá, 1873, I, 316. 



384 PEDRO G. MAGRO 

muchos fueros municipales; y agrega que no tenía aplicación 
sino a falta de pactos y convenios privados. 

Tan distinta interpretación podría solucionarse pensando 
que el contenido de estas disposiciones tal vez corresponda a 
los tiempos de formación de las leyes del Fuero Viejo^ no a 
la época del rey Pedro I (1356), en que la recopilación se su- 
pone hecha ^. 

Con el transcurso del tiempo los solariegos de Castilla son, 
en efecto, mucho más libres que en León. Aparte de la dispo- 
sición citada del Fuero Viejo, en el Ordenamiento de Alcalá 
ya no se recuerdan, como antes en León, clases diversas de 
solariegos. Este cuerpo legal ofrece pruebas de cuánto había 
mejorado la condición de esta clase social en Castilla. Cierto 
que las leyes de este código determinan que los habitantes del 
solar no puedan vender, empeñar ni enajenar cosa alguna de 
él sino a otro solariego «que sea vasallo de aquel sennor cuyo 
es el solar»; asimismo que cuanta ganancia hicieren en él y 
cuanta heredad compraren «todo corra a aquel sennor cuyo 
es el solar e siempre corra aquel logar solariego», menos si la 
tierra es realenga, que será siempre pechera del rey, o aba- 
denga, que lo será del prelado o abad; si desampararen la 
tierra por ir a morar a otro señorío «non puedan nin devan 
levar ningunos vienes deste logar a estos logares dichos [rea- 
lengo, behetría, abadengo], salvo a la behetría de aquel sen- 
nor cuyo es el solariego»; que siempre han de tenerlo poblado 
«porque el sennor del solar falle posada e tome sus derechos 
como los ha de aver»; si esto no hicieren «pueda el sennor 
tomar el solar e darlo a poblar a aquellos labradores que vi- 
nieren de aquella naturaleza de aquel solar»; si ninguno de 
éstos hubiere «délo [el señor] a quien quisiere o ponga aquel 
solar en la behetría suya e del su linaje donde viene aquel 
solar e el solariego» -; por casamiento tampoco habrá liber- 
tad para llevar los bienes con su persona a otro señorío, li- 
bertad ésta que la ley concede a la mujer que casare en behe- 



' Aznar : Los sol. de León y Castilla, 35 y 36. 
2 Tít. XXXII, ley XIII. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EN 1 353 385 

tría ^. Pero a cambio de estas limitaciones en la libertad de 
los vasallos, los señores no pueden tomarles el solar «si vinie- 
ren pagándoles los solariegos aquello que deben pagar de su 
derecho»; uso, costumbre o privilegio que tuvieren se lo guar- 
darán los señores mediante pacto -. 

Los fueros municipales y actas de Cortes manifiestan las 
mejoras que iba alcanzando la condición de esta clase social. 
En los fueros de los solariegos del lugar de \ ega de Doña 
Limpia (merindad de Saldaña) se ofrece a los vasallos una 
fórmula para desaseñorarse : «et el que quissiere dessasseño- 
rarse del nuestro señorío, que tanga la campana e que aya 
nueve días a que venda el solar e a que lieve lo suyo» ^. 

En el siglo xiv, como consecuencia de una ley dada en las 
Cortes de Valladolid de 1325 por el rey Alfonso XI, lle- 
garon a igualarse todos los solariegos de Castilla — incluso 
aquellos que habían estipulado la pérdida de la mitad de sus 
bienes — , pues se les permitió no sólo vender el solar, sino 
conservar íntegros sus bienes muebles y raíces ^. 

Entre los solariegos de Castilla había ciertas diferencias 
en lo que concernía a la tributación; la contribución que sa- 
tisfacían en reconocimiento del dominio eminente del suelo, 
llamada iiifiaxión, individualmente era fija en su cuantía, pero 
variaba en la forma y el tiempo de verificarse el pago ^. 

Behetría. — «Behetría — dice la ley de las Partidas — tanto 
quiere dezir como eredamiento que es suyo quito de aquel 
que bive en él, e puede recebir por señor a quien quisiere 
que mejor le faga» *'. 

La inseguridad de la vida en determinados tiempos y co- 
marcas y la dificultad del poder real para acudir a la defensa 



• Tít. XXXII, ley XL. 

2 Tít. XXXII, ley XIII. 

3 Muñoz : Colee, de Fueros^ I, nota a la pág. 157. 

* Muñoz : Colee, de Fueros, I, 138-39. 

5 Aznar : Los sol. de León y Castilla, 40-52. — Véanse también los 
ejemplos numerosos que ofrece el Becerro. 

6 Partida IV, tít. XXV, ley III. 



386 PEDRO G. MAGRO 

de todos los vasallos, fueron causas de que las personas libres 
que no habitaban en las villas, y las villas mismas, buscasen la 
protección de algún poderoso que las defendiese. Ciertas pres- 
taciones por parte de los vasallos eran obligación natural a la 
defensa solicitada. 

El hombre libre y la villa conservaban siempre el derecho 
de dejar y mudar señor si éste no realizaba la protección pac- 
tada 1. 

La behetría era, pues, de personas y de villas. Muñoz y 
Cárdenas disienten respecto a la prioridad de una u otra clase 
de behetría: Muñoz cree que fué la de personas; Cárdenas ^ 
supone la de villas. Para una y otra hubo la misma razón; la 
necesidad se sintió al mismo tiempo. T3e documentos sobre 
erección de behetría de villas no hay noticia; sí de behetría 
de personas, los que transcribe en nota ?iIuñoz, referentes a 
la región leonesa. Esto le lleva a dar prioridad a esta clase de 
behetría. En el siglo xii aun duraba la de personas : en el 
año 1 162, Rodrigo de las Fuentes de Pereda y su mujer Ge- 
rolda, en tierras leonesas, reconocen por señor a Pedro Moñiz, 
caballero de Artaos •* . 

Plabía varias clases de behetría de villas. Unas eran llama- 
das de mar a mar, en las cuales los hombres libres persistían 
en su libertad sin encadenar su derecho de nombrar señor en 
ningún linaje; elegíanlo, como dice López de Ayala, «si quier 
de Sevilla, si quier de Vizcaya o de otra parte» *. Otras eran 
denominadas de linaje — el Becerro trata de ellas principal- 



1 Muñoz : Colee, de Fueros, I, 140-42. 

2 Ensayo sobre la historia de la propiedad territorial, I, 237-38. 

3 Muñoz : Colee, de Fueros, I, nota a las págs. 141-42. 

* Véase en Muñoz (I, pág. 144, nota) el documento de behetría de 
mar a mar de los vecinos de tierra de Aguiar en el reino de León, 
otorgada por el rey D. Alfonso IX en el año 1228. — López de Ayala 
(Cro'n. de D. Pedro I, año II (135 1), cap. XIV. Rivadeneyra, 66) cita 
cuatro lugares de Castilla como behetrías de mar a mar: Bezerril (Cam- 
pos), Palacios de Meneses (id.), Villasilos (Castro Xeriz) y Avia. No 
consta en el Beeerro de las Behetrías que fuesen de esta clase; los dos 
primeros tenían por señor a D. Juan Alfonso de Alburquerque; Villa- 
silos era del señor de Lara. 



MEKINDADES Y SEÍs'OKÍOS DE CASTILLA EN I 353 387 

mente — ; en ellas los hombres libres constreñían su libertad 
obligándose a elegir seíior en un linaje determinado. Deriva- 
ción de esta última era la de oitre parientes: los hombres 
libres elegían señor entre nobles emparentados ^. 

Los nobles, entre los cuales podía elegir señor la behe- 
tría, eran llamados naturales. Elegido uno de ellos, la behe- 
tría, anualmente, recordaba a los demás su calidad de natu- 
rales con un pequeño tributo en dinero. Era éste el tributo 
llamado devisa, que valía tanto como parte de natiiraleaa co- 
rrespondiente a cada noble en la behetría. Los naturales, por 
esta razón, eran denominados también deviseros -. 

En la segunda clase de behetría de villas, la de linaje, los 
naturales no solían pertenecer todos a un mismo linaje ^, por- 
que el derecho de naturaleza podía adquirirse de varias for- 
mas : por linaje, según el convenio establecido entre la villa y 



' Tornadijo (Candemuñó): «Este logar es behetría entre parientes 
de los Carriellos, e es agora el dicho logar de Juan Alfonso Carriello.» 
(Becerro, fol. 176 v.°,) 

- En el Becerro, las designaciones de naturales y diviseros son 
empleadas en las behetrías alternativamente. A veces se expresa con 
más frecuencia la de naturales (behetrías de la merindad de Monzón); 
otras veces la de diviseros (behetrías de la merindad de Candemuñó). 
No faltan casos en que simultáneamente se emplean las dos designa- 
ciones: son ejemplos las behetrías de Quintana de la Puente (Cerrato) 
y Salas (Santo Domingo). Ambas designaciones eran términos distin- 
tos de una misma cosa. 

Se hablase de naturaleza o de divisa, el tributo era uno mismo, pa- 
gado en dinero, anualmente, por San Miguel (behetría de Salas) o por 
San Juan (behetría de Ouintaniella de Coto). V^ariaba en cantidad según 
la calidad de los diviseros: la behetría de Piniel de Yuso (Cerrato) daba 
a los «ricos ornes» naturales seis maravedís; a los otros naturales hijos- 
dalgo o escuderos, dos maravedís. (Véanse estos lugares en el Becerro.) 
Divisa, como parte de alguna cosa, podría referirse también al so- 
lariego (en esta acepción la emplea la ley III de la Partida IV), aunque 
el Becerro, al tratar de esta clase de señorío, no emplee la palabra. 

^ Castro mocho (Campos): «Este logar es behetría de D.Juan Al- 
fonso de Alburquerque; han por naturales los de Lara, e de Vizcaya, 
e los Girones, e los Manrriques, e los de Cisneros, e los de Villalobos, 
e los de Aza, e los Sarmientos e Juan Rodríguez de Sandoval.» (Bece- 
rro, fol. 42 r.°.) 



388 PEDRO G. MAGRO 

el noble de una casa determinada para elegir señor dentro de 
^a misma casa; por herencia; por matrimonio; por compra ^; 
por consentimioito de los hijosdalgo -. 

Habría un tiempo — como puede suponerse, dadas las cau- 
sas que determinaron este señorío — en que las mutuas obli- 
gaciones entre protegidos y protector se regirían por las con- 
diciones particulares en que se estableciera el pacto; mas la 
falta de diplomas sobre constitución de behetría de villas ^ 
nos impediría conocer su organización si no tuviésemos cuer- 
pos legales en que están contenidas de una manera general 
las disposiciones por las que habían de regirse los pueblos 
constituidos en esta forma. Esta es una manifestación de cómo 
la justicia real dispone ya de fuerzas para intervenir en las 
behetrías. La vida ofrece seguridades mayores y el monarca 
puede llevar la justicia a los hombres libres ^. 

El Concilio Legionense de 1020, en su canon XIII, formula 
que : «Todo ome de bienfetría baya libre hu quisier yr con 
todas suas buonas e con todas suas heredades»^. 



* «Ningund fijodalgo que padre o madre tovier, non deve tomar 
conducho en la beheti-ía por ragón de señorío, fueras si la ovier de 
otra parte, que la compró de otro fijodalgo, o la aya de casamiento de 
parte de sua muger. Mas el padre o la madre, qualquier dellos, que la 
aj'a onde viene la devisa, puede tomar conducho aforado en toda sua 
vida, e qualquier de ellos que muera, por ragón del ?niierto si de él 
vinier la devisa » (Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley XIII. — Ord. de Alca- 
Id, tít. XXXII, leyes XVII y XVIII.) 

2 Doña María, condesa de Alenzón, al reclamar las casas de Lara y 
Vizca3-a como hermana de D. Juan Núñez de Lara, cuyos hijos murie- 
ron sin sucesión, hablando de las pertenencias del señorío de Lara, 
decía al re}' D. Enrique II : «Otrosí, de más de este señorío de Lara, 
€s natural en las behetrías de Castilla, e por co7iscntimiento de todos 
los fijosdalgo ha sendos yantares en todas sus behetrías.» (López de 
Ayala: Crón. de D. Enrique II, año VIII (1373), cap. X. Rivadeneyra^ 68.) 

3 Se conocen, como queda dicho, de behetría de personas, los que 
inserta Muñoz referentes a la región leonesa. 

^ Cárdenas : Ensayo sobre la hist. de la prop. territ. en Esp., I, 232. 

5 Muñoz : Colee, de Fueros, I, i^.—Proccipimus adhuc, ut homo quiest 
de benefactoría, cum ómnibus bonis et hoereditatibus suis eat liber quoqum- 
que voluerit, 64. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS UE CASTILLA EN 1353 389 

En el siglo xiii, las Partidas enuncian la siguiente disposi- 
ción : «E behetría non se puede fazer nuevamente sin otorga- 
miento del rey» ^, como si manifestasen que, acabando la causa 
que determinó el señorío, no hubiese razón para que otras 
villas se erigiesen en nuevas behetrías. 

En el siglo xiv, el Fuero Viejo de Castilla y el Ordena- 
miento de Alcalá regulan el mecanismo de esta institución. Sus 
disposiciones no ofrecen una gran claridad respecto a las obli- 
gaciones de los vasallos para con el señor de la behetría. Ha- 
blan del divisero en general, sin referirse explícitamente al 
señor. Sin embargo, la distinción establecida en el Becerro en 
la tributación de los vasallos para con el señor y los restantes 
diviseros, hace suponer que la mayor parte de las leyes se 
refiere al divisero de behetría elegido señor de ella. 

Veamos el contenido de algunas de estas disposiciones. 

El divisero cuando llega a la villa, si no tiene palacio o 
castillo propio en el lugar, se detiene en cualquier casa que 
sea de behetría «non en casa de otro fijodalgo, nin de suo 
solariego, nin de otro ome que lo y aya, nin de realengo, nin 
de abadengo si lo y ovier» -; pide cuanto hubiere menester y 
llama para ello a los «mejores omes de la viella o del logar 
ante los suos omes» ^. El huésped de la casa a que llega el di- 
visero provee a éste en sus necesidades : del vino que bebe 
da un vaso al albergado; si tiene tres clases, del mediano; si no 
tiene ropa el divisero, el huésped le ofrece su capa; leña, cuan- 
ta pudiere tomar bajo el brazo; espinos, «quanto prendier en 
una forca», y hortaliza, de cada huerta, cuanta pudiere coger 
con las manos ^. La casa o casas de la behetría proveen con 
ropa — de la no empleada ordinariamente (de escusa) — y co- 



1 Partida IV, tít. XXV, ley III. 

2 Podían coexistir, como se verá después, varios señoríos en un 
mismo lugar. 

3 Fuero Viejo, lib. I, tít. \'III, ley III. — Ord. de Alcalá, tít. XXXII, 
ley XXVIII. — Por la coexistencia de señoríos distintos en una misma 
villa, se habla en otras leyes de «omes bonos del logar que non sean 
vasallos del quel tomare el conducho». 

< Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley I. 

Tomo I. 26 



39° PEDUO G. MAGKO 

mida (conducho) ^. El huésped, acudiendo también a las nece- 
sidades de las cabalgaduras, entrega al divisero un palmo de 
candela o tea para aposentar las bestias; una presa de paja para 
cada una, «quanto podríe tomar en amas manos»; otro tanto 
«quando quisier dar cebada», y paja para la cama de cada ca- 
balgadura «fasta quel cubra la uña». El divisero deberá posar 
de tal suerte en la casa de la behetría «que non eche los bueyes 
del labrador de la establia» -. Puede hacer uso de este derecho 
tres veces en el año y tres días cada vez ^; alimento que pida 
más de las tres veces que le corresponden por fuero, será jus- 
tipreciado por alcaldes o jurados si los hubiere, y si no, por 
«omes bonos del logar que non sean vasallos del quel tomare 
el conducho» ■*. 

Al tercer día, antes de salir de la villa, llama a los «omes 
bonos» que fueron con los «suos omes» por el conducho y la 
ropa; aquéllos entregan la ropa a sus dueños y hacen cuentas 
del conducho tomado más del debido con arreglo a fuero; 
de la demasía paga el importe o deja prendas, si no quiere 
pagar multas y el duplo; «si dexare peños al tercer día, ante 
que dende salga devenios tener los omes bonos de la viella 

en suo poder fasta nueve días ; e si non dexare peños al 

tercer día o los non quitare a los nueve será poderoso [el 

vasallo que dio el conducho] de mandarlo pesquisar, e quanto 
fallare que tomó más de suo derecho, develo pagar con el coto 
[multa] e con el dobro»^. 

Alguna disposición recuerda las obligaciones de los vasa- 
llos para con los diviseros. Los que más moran en la villa y 
disponen de caballos y armas para salir de guerra (en ape- 



' Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, leyes I y III. — Oíd. de Alcalá, títu- 
lo XXXII, ley XXVIII. 

2 Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley I. 

3 Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, leyes I y VI. — Ora. de Alcalá, títu- 
lo XXXII, ley XXX. 

■1 Fuero Viejo, lib. I, tít, VIII, ley III. — Ord. de Alcalá, tít. XXXII, 
ley XXIX. 

5 Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley VI. — Ord. de Alcalá, tít. XXXII, 
lev XXX. 



MEUl.NÜAnES Y SENÜUIÜS DE CASTILLA EN I.?53 391 

llido) O donde fuere menester, en verano pueden tener mies 
para sus bestias; los vasallos, ante los divisaros, «de cada pan 
que ovier» entregan sendos haces; uno de los hijosdalgo que 
más moran en el lugar, guarda la hacina formada; de ella se 
aprovechan los diviseros, así como el que d^ fuera llegare, no 
de la mies de otras eras ^ 

Otras disposiciones completan la fijación de los derechos 
de los diviseros. Desde una behetría, el divisero no puede 
enviar a otra por alimento; el conducho recabado de una villa 
no habrá de ser utilizado en otra -, ni desde la frontera u otro 
lugar pedir yantar ni otro servicio a la behetría ^. No puede 
adquirir behetría «con fiadores nin con coto porque se tornen 
a él o porque non se partan de él por tiempo»^, por ser con- 
trario a la libertad de elegir y mudar señor de que gozan los 
hombres libres; ni adt|uirirla donde no es natural \ excepto 
si la behetría, por ser de mar a mar, no tiene señores natu- 
rales. Si vive el padre o la madre poseedores de la divisa, el 
hijodalgo no puede pedir alimento en la behetría, salvo por 
mandato o enfermedad de ellos o si le pertenece divisa por 
matrimonio o compra; mas si el padre o la madre muere, 
puede tener conducho aforado «por ragón del muerto si de él 
vinier la devisa e non por ragón del vivo, nin por ragón de 
aquel onde non viene la devisa, e esto se entiende porque 
haya el fijo la devisa do la ovier el padre o la madre e non en 
otro logar»"; y por razón semejante, el caballero que tiene la 
tierra o es merino del ricohombre, no puede pedir conducho 
en la behetría sino pagándolo o dando el coto ''. El divisero 



1 luie/v Viejo, lib. I, tít. MU, ley Wl.—Ord. de Alcalá, tít XXXII, 
ley XIX. 

2 Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley XXI. 

3 Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley X. — Ord. de xUcald, tít. XXXII, 
ley XX. 

*■ Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley XXl.^Ord. de Alcalá, tít. XXXII, 
ley XXIII. 

5 Ord. de Alcalá, tít. XXXII, ley XXXI. 

o Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley Xñl.—Ord de Alcalá, tít. XXXII, 
leyes XVII y XVIII. 

^ Fuero Viejo, lib. I, tít. VIII, ley IX. 



392 PEDRO G. MAGRO 

que fuere nombrado adelantado o merino o recibiere enco- 
mienda por el rey, no habrá de adquirir más behetría de cuan- 
ta tenía en el acto de recibir el cargo ^. 

Sobre la behetría vela la justicia del rey; irregularidad co- 
nocida es base para que el monarca envíe pesquisidores a 
hacer la pesquisa -. 

Todo responde a asegurar los derechos de los hombres 
libres que, laborando por su tranquilidad, se habían consti- 
tuido en vasallos de un poderoso. Libres para mudar señor, la 
ley les ofrece la fórmula para desaseñorarse : «Et ningún sen- 
nor que toviere la behetría non les pueda facer fuerza nin 
tuerto más de quanto son aforados; e si ficiere una o dos o 
tres vegadas tuerto e non gelo quisiere enmendar, a la tercera 
vegada saque la cabega por una finiestra de aquella casa en 
que mora, e traya testigos clérigos e legos, e digan que renun- 
cian e se parten del sennorío de aquel que le fizo el tuerto, e 
que se torna vasallo con todo lo que ha de otro sennor de 
aquella behetría en que es el solar do vive; et sea vasallo de 
aquel a quien él se torno, e el otro non sea osado de le facer 
más danno» ^. 

En el reinado de Pedro I se hizo pesquisa de los señoríos 
castellanos '^. En el Becerro de las Behetrías, escrito en 1353, 
se da cuenta de los pueblos constituidos en esta forma de 
señorío; de los tributos que pagaban a los diviseros, al ade- 
lantado, al merino, al rey ■''; de los nobles más prestigiosos 



1 Fuero Viejo, lib. I, tít. MU, leyes XI y XII.— Orí/, de Alcalá, títu- 
lo XXXII, leyes X\^ y XVI. 

2 Fuero Viejo, lib. I, tít. IX, leyes \-\\.— Ord. de Alcalá, tít. XXXII, 
leyes XXXV-XXXVIII. 

3 Ord. de Alcalá, tít. XXXII, ley XIII. 

* López de Ayala: Crón. de D. Pedro I, año II (1351), cap. XIV.— 
Había ya muerto D. Juan Núñez de Lara; el Becerro habla de su hijo 
D. Ñuño de Lara, no de su padre. Había sido muerto Garcilaso; en el 
Becerro los lugares de su señorío lo manifiestan así. 

» Aunque libres, los vasallos de behetría pagaban infurción al se- 
ñor, tributo que en el solariego correspondía al señor, como dueño 
del suelo. En la behetría la tierra es del hombre libre, pero moral- 



MERINDADES Y SEÑORÍOS TE CASTILLA EN I 353 393 

de la época de D. Pedro y de la extensión de sus respectivos 
señoríos. Don Ñuño de Lara, D. Tello de Castilla, hermano 
bastardo del rey; D. Garci Fernández ^lanrique, D. Juan Ro- 
dríguez de Sandoval y D. Juan Alfonso de Alburquerque, pri- 
vado del monarca, son, junto a otros nobles, los más recor- 
dados por la posesión de divisas y señoríos. 

El Becerro anota el nombre de D. Xuño de Lara, señor de 
Lara y de Vizcaya, en varias merindades : era señor de Ler- 
ma con sus aldeas (en la merindad de Candemuñó), de Bozoo 
y de otros solariegos en la merindad de Castiella Vieja; era 
también señor de las behetrías de Cozuelos (en la merindad 
de Monzón), de Xeyla, de Zebrecos, de Tordomar y de vSanta 
Cecilia, en la de Santo Domingo de Silos, y divisero en otras 
behetrías de estas cuatro merindades con las familias ]\Ian- 
ríque, Sandoval, Cisneros, Haro y Aza, y en casi todas las 
behetrías de Burgos-Río dOvierna ^. Perseguido por el rey 
D. Pedro como hijo de D. Juan Núñez de Lara ^, se refugió 
en Vizcaya, donde murió (1351^ a poco más de los tres años 
de edad, y \^izcaya y las tierras de Lara pasaron de momento 
a poder del rey. Sucedió en la casa su hermana D.^ Juana de 
Lara, que casó con D. Tello ^. 

Casi todos los solares de D. Tello, hijo natural del rey don 
Alfonso XI, estaban comprendidos en las merindades de -Agui- 



mente el dueño es el señor, como protector de ella. Pagaban también 
martiniega, en dinero generalmente, por San Martín de noviembre, al 
señor y al rey. Mayores detalles sobre la tributación hállanse en el 
Becerro, y aunque con algunos errores, en Asso y De Manuel, nota a 
la ley I, tít. VÍII, lib. I del Fuero Viejo, y Ríos y Ríos: Noticia histórica 
de las behetrías. Madrid, 1876, 19-25. 

* Véanse estos lugares en el Becerro. 

2 Don Juan Núñez de Lara también había sido perseguido por don 
Pedro, quien no olvidaba la descendencia del linaje La Cerda, repre- 
sentada por aquél. Tuvo D. Juan Núñez enemistades con D. Juan Al- 
fonso de Alburquerque, «al qual siempre oviera por contrario por 
razón de las behetrías de Castilla». (López de Ayala : Crdn. de D. Pe- 
dro I, año I (1350), cap. XIU.) 

' López de Ayala : Orón, de D. Pedro I, año II ( 1 35 1 ), caps. VII y X. — 
Salazar : Casa de Lara, Ilí, 210. 



394 PEDRO G. MAGRO 

lar de Campó, Liévana y Pernía. Muchos solares de Aguilar, 
antes realengos, habíanle sido concedidos, según declara el 
Becerro, por su padre el rey D. Alfonso. En numerosos sola- 
res de Liévana y Pernía iba unido su nombre al de las familias 
Duque, Valsadorní, Orej(3n y Zaballos. Su matrimonio con 
D.^ Juana de Lara (I353) le hizo dueño, aunque con las alter- 
nativas propias de un reinado tan turbulento como el de don 
Pedro, de los bienes de esta casa, y fué señor de Lara y de 
Vizcaya ^. 

Don Garci Fernández Manrique era uno de los nobles más 
poderosos en el señorío de solariegos y behetrías ^. En las 
merindades de Monzón, \"illadiego y Burgos-Río dOvierna es- 
taban sus más numerosos solares; Estar (merindad de Castro 
Xeriz) debía ser el lugar de maj'or residencia de los señores 
de esta casa, pues era llamado Cámara de los Manriques ^^ que 
vale tanto como corte, cabeza de los pueblos de la misma casa, 
así como Burgos, cabeza de Castilla, era llamado Cámaro del 
rey ^. En muchas behetrías ejercía señorío, y en ellas iba junto 
su nombre con los de las familias Lara, Sarmiento, Cisneros, 
Saldaña, Villalobos, Aza y Roxas. 

Tenía mucha naturaleza en las behetrías D. Juan Rodríguez 
de vSandoval. En la merindad de Cerrato tenía el señorío de 



' Salazar : Casa de Lara, III, 21 1-12. 

- Los solares y divisas de behetría de D. Garci Fernández Manri- 
que proceden de la casa de Lara, de la cual la de Manrique es una 
secuela. 

Don Rodrigo Pérez Manrique, hijo tercero del conde D. Pedro 
Mani-ique de Lara (murió éste en 1202), eligió por apellido el nombre 
propio Manrique, en el conde, su padre, patronímico, y fué el princi- 
pio de la casa Manrique. Obtuvo como herencia de sus padres parte 
de los lugares de Amusco, Ama vuelas (Monzón), Urbel, Piedra de 
Urbel, Nuez de Urbel (Villadiego), Palacios de Benaver, Estar (Castro 
Xeriz), Ovierna,Sotopalacios (Burgos-Río dOvierna) y otros muchos lu- 
gares que eran solariegos de la casa de Lara. Le correspondieron tam- 
bién numerosas divisas de behetría. (Salazar: Casa cíe Lara, I, 291-92.) 
Ésta fué la base del poderío de D. Garci Fernández Manrique en el 
reinado de D. Pedro I. 

3 Becerro, foh 171 r.°. 

■* Salazar: Casa de Lara, I, 341. 



MERIXDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EN 1 353 395 

muchos lugares, no obstante ser divisero con casas tan podero- 
sas como Lara y Manrique. También ejercía señorío en otras 
behetrías de las merindades de Villadiego, Castro Xeriz y Can- 
demuñó. Cuando Pedro I, en las Cortes de Valladolid de 13515 
quiso hacer repartimiento de las behetrías, D. Juan Rodríguez 
de Sandoval fué uno de los naturales que más resistencia hi- 
cieron a la pretensión del rey ^ 

Don Juan Alfonso de .Vlburquerque, privado de I). Pedro, 
aparece con sus ambiciones frente a la nol)leza castellana ". 
Había adquirido mucha naturaleza en las behetrías por su ma- 
trimonio con D.^ Isabel de IMeneses, hija de D. Tello de Me- 
neses, sobrino de la reina D.^ María de Molina. Aumentó su 
naturaleza la muerte de D. Juan Núñez de Lara, pues muchos 
lugares de su pertenencia pasaron a él ^. 

La posesión de las behetrías enemistaba a los nobles. Es- 
tas disensiones, dice Muñoz *, fueron aprovechadas por los 
re^^es para intentar el reparto de estos señoríos y privar a los 
pueblos de la libertad que tenían para elegir sus señores. 

Pedro I lo intentó en las Cortes de Valladolid (1351), «di- 
ciendo que eran ocasión por do los fijosdalgo avían sus ene- 
mistades». Don Juan Alfonso de Alburquerque no era ajeno 
a tal propósito, pues, según López de Ayala, se hacía por su 
consejo, alentado por el valimiento del rey y la naturaleza en 
Campos y otras partes obtenida con su matrimonio. La no- 
bleza se opuso al propósito de D. Pedro; D. Juan Rodríguez 
de Sandoval hizo especial oposición a las intenciones de .AJ- 
burquerque; las behetrías quedaron en el mismo estado ^. 

El intento se repitió en tiempos de D. Enrique II (1371), 
en las Cortes de Toro. «Eran achaque e razón — decía el rey — 



' López de Avala : Crón. de D. Pedro I, año II (1351), cap. XIII. 

- Era nieto del rey de Portugal D. Dionís, como hijo de D. Alfonso 
Sánchez, hijo bastardo de aquel rey. (Crón. de D. Pedro I, año II (,1351), 
nota al cap. XIII.) 

2 Crón. de D. Pedro I, cap. XIII. 

* Colee, de Fueros, I, 145. 

5 Crón. de D. Pedro I, año II (1351^ cap. XIII. 



396 PEDRO G. MAGRO 

por do crescieron muchos escándalos e guerras entre los seño- 
res e caballeros de Castilla e de León.» Mas los nobles mostra- 
ron recelo de dos cosas : «algunos condes e grandes señores 
querrían tomar partida de las dichas behetrías, puesto que non 
fuesen naturales dellas», y como otros caballeros, validos de 
su privanza con el rey, poseyesen muchas behetrías de que no 
eran naturales, «querrían quedar con tan grand partida dellas 
que sería cosa sin razón, ca otros que non tienen la pose- 
sión de las behetrías, por ventura non avrían parte qual com- 
plía». Las behetrías quedaron otra vez sin repartir ^. 

En el siglo xv hay señoríos de esta naturaleza que se trans- 
forman en solariegos, como si los hombres libres, para su 
bienestar, no necesitasen ya de la behetría. En 1438, Salas 
de Barbadillo (íSanto Domingo) pide a Juan II la haga de la 
condición de los lugares de solariego. Era de la casa de Ve- 
lasco -, y por los beneficios de ella recibidos pensaban los 
vasallos recibirlos mayores si perpetuamente se hacían sola- 
riegos de los señores de la casa. El monarca, acudiendo a la 
petición, despachó privilegio con esta gracia a 20 de junio del 
mismo año 1438, para hacer merced perpetua del solariego 
a D. Pedro Fernández de Velasco y sus sucesores ^. 

El rey Juan II, en 1454? dio una disposición que vino a 
alterar gradualmente la existencia de esta clase de señorío. 
Prohibió a los caballeros, dueñas y doncellas hijasdalgo, que 
tuviesen casas fuertes y llanas u otras cualesquier posesiones 
en las behetrías, y que morasen en ellas. Manifestaba en la cé- 
dula que lo hacía así porque cumplía a su servicio y bien de 
la cosa pública y pacífico estado de sus reinos, para que «las 
dichas behetrías vivan en toda paz y reposo y sosiego, y cesen 
en las villas y lugares y tierras de behetrías todos vandos y 
ruidos y peleas y discordias y contestaciones», y para mejor 



1 López de Ayala : Crdn. de D. Enrique II, año VI (1371), cap. VIII. 

2 Salas (Santo Domingo): «Este logar es behetría e los naturales 
della son D. Ñuño, hijo de D. Juan Núñez, e D. Pedro, fijo de D. Die- 
go [de Haro], e Pedro Fernández de Velasco.» (Becerro, fol. 228 v.°.) 

3 Doc. en Floranes : Apuntes curiosos sobre behetrías (Salva : Colee, 
de doc. i?ie'd., XX, 443-45), y en Muñoz; Colee, de Fueros, I, págs. 145-46. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTIII.A EN 1,^53 397 

servirse de los galeotes para sus armadas ^; impuesto éste, 
dice Muñoz, que auncjue no llegó a prestarse personalmente, 
porque los hombres de las behetrías no eran los más idóneos 
para el servicio de la mar por ser habitantes lejos de las cos- 
tas, se transformó en una contribución anual de nueve cuentos 
de maravedís. 

Aunque las disposiciones de esta cédula real no se cum- 
plieron inmediatamente, constituyen una prueba de la deca- 
dencia a que había llegado este señorío. 

Últimamente, en las behetrías sólo residían pecheros -. 

Lugares sujktos a varios señoríos. — Había lugares que re- 
presentaban una sola clase de señorío, como Miranda dEbro 
(Castiella Vieja), que era realengo; Cozcorrita (Castro Xeriz), 
abadengo; Nuez de Urbel (Villadiego), solariego, y Cervatos 
de la Cueza (Carrión), behetría. Pero había otros que contenían 
dos, tres y cuatro señoríos, como Rioloba (Asturias de Santa 
Vllana), que era realengo, abadengo, solariego y behetría. 

La limitación con que los monarcas solían hacer las dona- 
ciones de territorio de un lugar realengo, era la causa de la 
coexistencia de varios señoríos en un mismo lugar. El aba- 
dengo y el solariego conviven con el realengo por los solares 
de una misma villa de que se desprende el rey en favor de 
prelados y nobles. Los hombres libres del lugar, constituyén- 
dose en behetría, agregan a la villa un nuevo señorío. 

En la misma villa cada señorío gozaba de su existencia 
aparte ^. Prelados o abades y nobles, dentro de sus demarca- 
ciones, eran como un trasunto de la autoridad del monarca en 
cuanto concernía a gobierno, administración de justicia y per- 
cepción de tributos ^. Los vasallos, según su condición, esta- 



1 Doc. en Floranes : (/d. XX, 445-49), nota, }• en Muñoz : Colee, de 
Fueros, I, nota a las p/igs. 146-47. 

2 Muñoz : Colee, de Fueros, I, 145-47. 

3 En el Ord. de Alcalá no faltan disposiciones, como la XIII, títu- 
lo XXXII, que se refieren claramente a un lugar con más de un se- 
ñorío. 

* Aznir : Lossjl. ds Lso'ji y Castilla, 15. 



398 PEDRO G. MAGRO 

ban sujetos a las obligaciones de sus respectivos señoríos : los 
de abadengos y solariegos eran libres para huir del solar, aun- 
que con las pérdidas consiguientes de heredades o mejoras, y 
aun de las tierras, si «por debdas o fiaduras» las habían de 
vender; las tierras de behetría no podían ser compradas sino 
por los habitantes de la behetría; las del abadengo, por los 
del abadengo; las del solariego, por los del solariego ^. El va- 
sallo de behetría era el más libre de todos para trasladarse 
con sus bienes donde quisiere ir. 

El florecimiento de los concejos, albergue de hombres 
libres desde fines del siglo xii a principios del siglo xiv -, pon- 
dría en peligro la existencia de muchas behetrías individuales; 
y los vasallos de abadengos y solariegos y otras gentes de 
inferior condición (en época en que las leyes no habían mejo- 
rado aún su suerte), noticiosos de la existencia de los concejos 
y de su derecho de asilo, intentarían su liberación. En estos 
casos, la justicia obraría en consecuencia por medio de la 
acción fiscalizadora de los merinos. 

Extensión geográfica de las merindades de Castilla. — 
Aunque desde el año 1 2 30 Castilla y León constituyesen un 
solo reino, los límites de las merindades de Castilla por Occi- 
dente (en 1353) recuerdan los marcados para ambos reinos 
en la división hecha en 1 149 por Alfonso VII ^, y arreglos 
posteriores establecidos entre Alfonso VIII de Castilla y Fer- 
nando II de León en los tratados de Medina de Ríoseco de I i8l 
y 1 183 *. Eran puntos extremos de las merindades por este 
límite : el río Deva, entre las Asturias de Santa Yllana y de 
Oviedo; las collaciones de San Vizente de Panes y de Merosio 
(Santa Yllana), los pueblos de la derecha de los ríos Cardón y 



1 Ord. de Alcalá, tít. XXXII, ley XXVII. 

2 E. de Hinojosa : Origcji del régimen municipal de Leen y Castilla. 
(Estudios sobre la historia del Derecho español.) Madrid, 1903, 67. 

3 Primera Crónica General {cd\c. M. Pidal), 655. 

■* A. López Ferreiro : Historia de la Sania iglesia de Santiago de 
Compostela. Santiago, 1S98, IV, ap. docs. LVI y LVIII. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS PE CASTILLA EN 135.^ 3^9 

Cea (Saldaña y Carrión), \"¡llanueva de los Caballeros, Urucña, 
\"illar de Frades y \'¡llalar, este último junto al río Hornija, 
cerca ya del Duero (\^alladolit). 

Por Oriente, no alcanzando la pesquisa de los señoríos a 
todas las comarcas de Castilla, quedaron fuera del Becerro las 
merindades de Bureva, Rioja y Soria, limítrofes estas dos últi- 
mas, respectivamente, con el vSur de Navarra y Oeste de Ara- 
gón. Desde 1 200 las \'^ascongadas son de Castilla, excepto la 
parte Sur de Álava o Rioja alavesa '. Puntos extremos de las 
merindades comprendidas en el Becerro eran por este límite 
oriental Castro dUrdiales, Agüera, Carranza -, \"illalva de 
Losa, Miranda dEbro con sus aldeas (Castiella Vieja); Cer- 
négula, Fontomín, Temiño, Fresno de Rodiella, Arlanzón (Bur- 
gos-Río dOvierna); la Tierra de Xuarros (Castro Xeriz) ■-; 
Brieva, en la cuenca del Najerilla; Río Gomiel, en las fuentes 
del Arlanza, y Bocigas, junto al Perales, en la vecindad del 
Duero (Santo Domingo de Silos). 

Por Sur y Norte tenían por límites estas merindades el 
Duero y el mar Cantábrico respectivamente. 

Eran estas merindades Cerrato, \"alladolit ^^ ]\Ionzón, Cam- 



1 Véanse las guerras de Alfonso VIII de Castilla con Sancho el Sa- 
bio y Sancho el Fveríc de Navarra; Primera Crónica General, 684; J. de 
Moret: Anuales del revno de Xavarra, Pamplona, 1766, II, 518-24, }' III, 
30-40; ]\Iarc}ués de Mondéxar: Alemorias Jñsióricas del rey D. Alfon- 
so VIII, Madrid, 1783, 1 14-19 y 249-52;]. A. Llórente: Noticias histó- 
ricas de las tres provincias vascongadas, Madrid, 1806, 1, 195-97, 200-20S 
y 217-31. El Libro de Fuegos de Xavarra de J3Ó6, ms. (Archivu de hi 
Cámara de Comptos) incluye los lugares del Sud de Álava en la merin- 
dad de Estella; fols. 135-72. 

- En Castiella Vieja no hallamos correspondencia a este lugar, sino 
en San Esteban de Carranza, de las encartaciones de Vizcaya, limítro- 
fes por esta parte con esta merindad. 

3 Estos límites van marcando indirectamente por el Este los de la 
merindad de Bureva, no comprendida en el Becerro. Esta merindad 
tenía por el Norte los pueblos del Sur de Castiella Vieja, Miranda 
dEbro con sus aldeas, Emirabueche, Orvañanos, Frías del Rey, Pen- 
ches y Cerezeda. 

* Vallit, en el Becerro; el editor no deshizo la abreviatura. 



400 PEDRO G. MAGRO 

pos, Carrión, Villadiego, Aguilar de Campó, Liévana y Per- 
nía, Saldaña, Asturias de Santa Yllana, Castro Xeriz, Cande- 
muñó, Burgos-Río dOvierna, Castiella Vieja y Santo Domingo 
de Silos ^. 

Algunas, aunque pequeñas, irregularidades geográficas 
ofrecían estas merindades. Castro Xeriz tenía la tierra de Xua- 
rros separada de ella y situada entre Burgos-Río dOvierna, 
Santo Domingo de Silos y Candemuñó; Burgos-Río dOvier- 
na tenía los lugares de Villazopeque y Bembibre, como un 
islote de su territorio, entre Castro Xeriz, Candemuñó y Ce- 
rrato. 

Esta irregularidad no dejaba de alcanzar a algún señorío : 
los dos barrios de la behetría de Temiño pertenecían, el uno 
a Burgos-Río dOvierna, y el otro a Bureva. 

Dentro de las merindades no aparecían los señoríos en 
agrupaciones de una misma clase. Había, sin embargo, grupos 
de lugares del rey al Oeste de la merindad de Valladolit con 
Urueña, Oterdesillas, Oterdefumos y Medina de Ríoseco y sus 
aldeas, y al Sud de Castiella Vieja con Medina de Pumar, 
Frías y ^Miranda dEbro y aldeas respectivas. 

Los señoríos de un noble no estaban circunscriptos en una 
determinada merindad. Del Norte de Valladolit arrancaba una 
serie de lugares que se extendía por Campos y Carrión y se 
internaba hasta el Norte de Saldaña, que eran behetrías — se- 
ñoríos, divisas — y solariegos sometidos al señorío de D. Juan 
Alfonso de Alburquerque. Tampoco solían estar agrupadas 
las pertenencias de cada señor. 

La fijación geográfica de estos dominios en un mapa se 
dificulta por la frecuente coexistencia de varios señoríos en 
un mismo lugar. En el mapa anunciado al principio de este 
artículo van señalados, además de los límites de las merinda- 
des, los del señorío de cada noble sobre los lugares de solarie- 
go y de behetría; realengos, abadengos, solariegos y behetrías 



^ Berganza (Afit. de Esp., I, 245) enumera las siete merindades an- 
tiguas, divididas por el conde Fernán González, Burgos, Baldivielso, 
Tobalina, Manganedo, Valdeporro, Losa y Montija. 



MERINDADES Y SEÑORÍOS DE CASTILLA EM I 353 4O I 

llevan signos que distinguen estos señoríos entre sí; llevan 
otro signo los pueblos con más de un señorío, así como otros 
lugares que, aunque no están comprendidos en el Becerro, ha 
parecido bien agregarlos. Cuéntanse entre éstos Burgos, \'alla- 
dolit y Santo Domingo de Silos, que dieron nombre a sus mc- 
rindades respectivas. 

La merindad de Iku-eva ha quedado indirectamente deter- 
minada en sus límites Norte y Oeste al situar los pueblos de 
Castiella \'ieja, Burgos-Río dOvierna y Castro Xeriz. Era, con 
Rioja y Soria, una de las regiones castellanas a que no alcanzó 
la pesquisa de los señoríos. 

Peijro G. Magro. 



MOZOS E AJUMADOS 



Es ajumado una palabra de origen árabe que no figura en 
los diccionarios etimológicos. Ocurre en Berceo, Milagros, 409 
(Rivad. 57,,6,j): 

Figiéronse los omnes todos marauillados, 
Ca udien fuertes dichos, vedien miembros dannados; 
Doquier que se iuntaban mangebos o casados, 
Deso fablaban todos, mozos e aiumados. 

En el glosario de Janer se lee: «aiuinado. Grande, alto.» 
Lanchetas, Vocabulario de las obras de Berceo, pág. 136, dice: 
«Berceo emplea esta palabra como sin(3nima de ay migados o 
ayuntados. La significación clara en este pasaje es la de casa- 
dos, etc.» Alugica, ZRPh, XXX, 2 55) propone corregir ayunta- 
dos. Estas explicaciones no son satisfactorias. En cambio, un pa- 
saje de la Primera Crónica General {&áic. M. Pidal, pág. 690^13) 
nos da la significación exacta: «Et por esto dezimos que son 
quatro las Gallias, esto es, las Franelas: Gallia Comata, esto es, 
de la cabelladura, o aljumada.y> La etimología no puede ser otra 
que el ár. ¿L^^ (jomma) 'coma longa'(Dozy, Supplénient, s. v.). 
La palabra árabe parece, a su vez, reflejar el latín coma o coma- 
ta; pero el precisar este detalle sale fuera de mi competencia. 
Comp. albércliigo, aceite, venidos del latín a través del árabe. 

Que mozo se oponga a aiumado parece, pues, indicar que 
el niño o mozo tenía el pelo corto, o que así lo pensaba en ese 
momento el autor. Esto se relaciona con el significado etimo- 
lógico de rapaz, rapagón ^ {(^rapar) y muchacho 'con el pelo cor- 
tado o rapado'. En su Romanisches Wórt., 5793» "^o admite M.-L. 



1 Cfr. RFE, I, pág. 89. 



MOZOS E AJUMADOS 4O3 

<\nemuckacho derive de mütilus, y propone, con duda, inut- 
ticHS (variante de viutihis). Parece, sin embargo, que no es 
imposible tal etimología. M. Pidal, Gram., § 37; y Hanssen, 
Graiiir, § 148, traen mwiWxi'y ¡nocho (que este último cree irre- 
gular), y a esta base podrían referirse los derivados (cfr. Kor- 
ting-^, 6420) que semánticamente apoya el lat. viutilnm caput. 
Desde luego -ch- de -ti- es insólito \ pues lo regular sería */////- 
jar (escamujar, Rom., XXIX, 346); para obviar la dificultad, 
Korting^, 6420, propuso ^¡iin/itics por mutilus, sin documen- 
tarlo; creo que pueden dar la solución la forma mtiltilatuní : 
fraiidatiun (C. Gl. L., V, 223^) -, junto a las cuales quizá hubo 
'^multlare, *multare ^>;/?0í://í7r (Rom., XXIX, 330). El que en 
algún punto hayan coincidido por la significación multatiis 
'privado, despojado', y inntUatus 'disminuido, reducido' (cfr. 
iiiiitilatiis: turbatum, inminutum, C. GL. L, IV, 540'')> h^^ce 
más verosímil esta hipótesis. Entonces mocho sería un post- 
verbal de mochar, y muchacho, una formación con -acJio (Hans- 
sen, Gramr, § 376); y el derivar mochar de ''niiultarc^ quita 
dificultad a la vacilación de la vocal inicial ^. 



^ Según observó 3'a Grober, Arch. lat. Lcx., IV, 126. Para explicar 
co el eare)> <:«£•// jr propone Salvioni, Rom., XXXIX, 442, analogía con 
cucliillo^ puesto que -d- evoluciona aquí con la misma irregularidad 
que en nuestro caso (-/*/- en inutilu habría dado como siempre -c'l-). 

- En el Corp. Glos. Latín., vol. VI, fase. II, pág. 722b cita Goetz 
también la forma miiUilata como si existiesen en el vol. II, pág. 224, 
17 y 131, 64; pero evacuada la cita, resulta que se trata de una errata, 
porque en los respectivos lugares de las Glossae Latino-Graece dice: 
«truncata mutilata» y «mutilata». Multilatum sí existe, y precisamente 
en el Líber Glossarum: no estará fuera de propósito recordar que, 
según Goetz, el Líber Glossarum es de autor español (citado por Arti 
gas, RFE, I, 249). 

^ Sería éste un caso de disimilación eliminadora de consonantes, 
análogo a: frustrum non frustum, Ap. Prob., 180; ■dva.tvu.y arado; 
mc\\or?irt.y*melrar, * meldrar, medrar; madrastra^port., esp. ma- 
drasta; * s c r u t i n i a r e)> port. cscudrínhar, esculdrinhar (Leite de \^asc., 
Lígocs, pág. 463). 

■* Comp. los cultismos motilar, motilón, vasc. jnntíl 'muchacho', y 
kaska-motz 'cabeza pelada'. (Azkue.) P. B[arbier] f[ils] (BuU. dial, rom., 
IV, 68) propone *murculu, derivado de murcus 'nombre despectivo 



404 A. CASTRO 

En miniaturas medioevales no es raro encontrar jóvenes 
con el pelo corto. En el Libro del ajedrez de Alfonso X, en la 
ilustración del juego del doblet (reproducido por Aznar, hidii- 
vientar'ia española, estampa LXXIX), los jóvenes que mueven 
las piezas tienen pelo muy corto, en tanto que las dos perso- 
nas que los observan o dirigen tienen melena. Lo mismo en 
el manuscrito de Castigos e docuii/entos (fol. 7 v., Bibl. Xac, 
nis. 3995); en la miniatura correspondiente al pasaje, los «pa- 
dres que fuyan con sus fijos a la altura e poníanlos sobre sus 
onbros», los niños y sus padres ofrecen el mismo contraste. 

Por consiguiente, en el citado pasaje de Berceo, la oposi- 
ción entre mozo y aiiunado, indica que para el autor son aná- 
logos los conceptos de «joven» y «rapado», puesto que mozo, 
etimológicamente, significa sólo «joven», según prueba !M.-L., 
Et. Wtb., 5779- Ea significación de ambas palabras será, pues: 
«chicos con pelo corto y personas mayores con cabellera» ^ 

A. C.A.STRO. 



PARA LA BIBLIOGRAFLA DE LOPE 



Salva {Cat., I, 548 B) cita una parte de las comedias de 
Lope de \'ega no registrada por La Barrera {Cat. del teatro 
antiguo español) ni por Chorley (Rennert, 77// Life o f Lope de 



dado por los galos a los que se cortaban el pulgar, a fin de no servir 
en el ejército'; murcinarnis : mutiliis (C. Gl. L., VI, 718b). Creo, empe- 
ro, preferible mi etimología, que reúne, en una explicación, *miíjar 
"(mutilare (sin necesidad de formas supuestas) y moc/iar, y mantiene 
a este último unido al empleo latino de mutilus {mutilo captte: tonso 
capite, C. Gl. L., V, 225, 2). — Baist, Jahr. 7-oni. Pliil., V^I, i, 388, recha- 
za arbitrariamente mutilare^ (csca)mujar; supone más bien squa- 

1 Una de las penas infamantes comunes en los Fueros municipales 
es el tresquilar. (F. de Salamanca, por ejemplo.) 



PARA LA BIBLIOr.RAHA DE LOPE 4O5 

Vega. Bibliography) y conocida solamente por un fragmento 
que comprende Por !a puente, y nana y Celos cotí celos se curan 
(de Tirso de Molina). El fragmento, actualmente en la Biblio- 
teca Nacional (R i 57)) rio tiene portada ni preliminares y se 
compone de 40 hojas no numeradas, pero signaturadas A-E**. 
Contiene: 

(Hoja A) POR LA PVENTE ivANA. Comedia famosa. De Lope 
de Vega Carpió. — (Hoja Cg) Aquí da fin la gran Comedia de 
Por la puente luana. — (Hoja C3 v.^) celos con celos se cvran. 
Comedia famosa. De Lope de Vega Carpió. — (Hoja octava 
v.^ de la E) Fin del tercer acto. Acineta. Falta el reclamo a la 
página siguiente. 

Un poseedor moderno del fragmento, pensando que se 
trataba de la llamada parte 2"/ , extravagante, de Lope, impre- 
sa en Barcelona en 1633 (Fajardo, Títulos de todas las Come- 
dias ), ha escrito en una primera hoja en blanco: Parte 27 

de Lope. — Por la puente Juana. - — Celos con celos se cu- 
ran. — La madrastra más honrrada. — El desposorio encu- 
bierto [tachado]. —Los locos de Valencia [id.]. — Los Novios 
de Hornachuelos. — ]\Iéd¡co de su honra [añadido con lá- 
piz]. — Lanza por lanza. — El Sastre del Campillo. — Allá da- 
rás rayo. — La selva confusa. — Julián Romero. — Los \"argas 
de Castilla. 

La conjetura no me parece aceptable en modo alguno, 
pues aun cuando de la parte 2/ no se conoce, como es sabido, 
ningún ejemplar completo, siete raras comedias recogidas en 
el tomo 133, colecticio, de la Biblioteca de Osuna (Schack, 
Xachtrage, 41-42) se miran generalmente (Schack, loe. cit.; 
La Barrera, Cat., 682 B; Salva, Cat., I, 548 A; Menéndez y 
Pelayo, Obras de Lope de Vega, IX, cv y cxxiv, y X, cvii, y 
Rennert, The Life, 353-354 y 440 71 : para las reservas de Chor- 
ley, Rennert, 437) como restos de ella: El médico de sit honra, 
íf. 1-20; Lanza por lanza, la de Luis de Ahnanza, ff. 21-38; 
El Sastre del Campillo, ff. 39-62; Allá darás rayo, ff. 63-80; 
La selva confusa, ff. 81-100; Julián Romero, ff. 101-122, y 
Los Vargas de Castilla, ff. 123-146. (La foliación según Schack 
y Salva, loe. cit. El precioso volumen pasó a la Biblioteca Na- 
ToMO I. 27 



406 J. G. OCERIN 

cional, donde se conservó, a lo menos, hasta 1899— Alenéndez 
y Pelayo, loe. cit. — \ actualmente se ignora su paradero.) 

Creo, pues, más bien que el fragmento Ri 57 representa 
una nueva parte de las comedias de Lope de Vega y otros 
autores, distinta de la 27 de Barcelona. 

J. G, OcERIN. 



RESENAS 



FoKKER, A. A. — Quelques mots espagnols et portugais d' origine oriéntale, 
dont Vétymologie ne se trouve pas oii est insiiffisammeni expliquée dans 
les dictiotinaires. — -(ZRPh, 1914, XXXVIII, 481-485.) 

El Sr. F. continúa la serie de etimologías orientales publicada en 
la misma Revista (vol. XXXIV, 560-568). Estudia chino, chulo, dinero, 
escabeche, escarlata, estela, estera, fallo, faena, naipe, taifa, zumo. Se presta 
a algunas objeciones lo que dice el Sr. F. ¿Por qué ha de ser chino-a 
palabra malaya, corrupción de otra china? Según F. los españoles la 
habrían tomado de los portugueses, los cuales establecieron sus pri- 
meras relaciones con la China en 1560. Pero chitio es sencillamente un 
derivado de China, como indio, de Lidia; libio, de Libia. La palabra 
China era conocida en España antes de esa fecha (la trae, por ejemplo. 
Laguna en su Dioscorides, publicado en 1555), y siendo conocido el 
nombre del país, la formación del derivado no ofrecía dificultad. 

Chulo, del germ.yo/, base del iv.Joli, no es nada convincente. No 
dice F. si cree que esta palabra ha venido directamente del germano 
o a través del ñ-ancés. Lo primero es inverosímil en este caso; lo 
segundo tampoco puede ser, porque la / de los advenedizos france- 
ses es 7 en español: Jardín, Jamón; y no se ve cómo la vocal tónica 
y el acento hayan podido cambiar. 

No debe relacionarse el fr. ciclaton (pág. 483) con escarlata; ni 
en francés ni en español (M. P., Cantar Mío Cid, II, 573) se dice que 
ciclaton sea un paño rojo. Hay, pues, que atenerse a la etimología 
admitida. 

La estela que deja un navio no debe proceder del ár. istiiala, 
«prolongación»; habría que probarlo, en todo caso. En cuanto al 
esp. estera, hay que rechazar también la etimología ár. /msira, ceste- 
ra», pues la fonética se opone a ello; es mal ejemplo, para explicar 
la /, tiste', de use'{\\). La vocal de estera y el port. esteira piden *staria. 
No es necesario citar nada más para que se vea con qué grave pre- 
cipitación ha redactado sus notas el Sr. F. Una prueba material de esto 
es decir (pág. 484) que Meyer-Lübke, en su nuevo Romanisches Wor- 



408 RESEÑAS 

ierbuc/i, á&v'wa faena del lat. facienda, facenda; la verdad es que 
M.-L. no cita esa palabra en el artículo en cuestión (núni. 3129 de su 
Diccionario). La colaboración que personas de distinto campo lin- 
güístico pueden prestar a los romanistas, será preciosa, siempre que 
se atengan rigurosamente a las exigencias científicas del romance. C. 

JuD, J. — Probleme der altromanischen Wortgeographie. — ZRPh, 191 4, 
XXXVIII, págs. 1-75 y 5 mapas. 

Aunque este importante trabajo no trate especialmente de España, 
las conclusiones a que llega el Sr. J. y los métodos que empleasen de 
bastante interés; además, en algunos casos se citan y discuten ejem- 
plos españoles. 

Las voces de origen latino en el germano acusan la influencia de 
la cultura romana sobre los bárbaros; algunas de estas voces advene- 
dizas faltan en la Romanía (pondus)>al. Pfund); de otras quedan hue- 
llas en los dialectos limítrofes, que son al propio tiempo indicadoras 
del camino seguido por la palabra: al. eichen, bajo al. iken, provienen 
del ant. fr. del N. ¿jjijz.'érr <^ lat. ( e.\;)aequare (misuras), en las ins- 
cripciones de Pompeya; ningún otro romance ha conservado aequare 
en este sentido de 'comprobar, igualar las medidas'. En fin, hay casos 
en que se observa una solución de continuidad entre el advenedizo 
latino en germano y su forma actual en la Romanía: med. a. aX. pfaht 
'censo, arriendo' (( lat. pac tu, limita en fr. del N. con bail, etc., y hasta 
el S. de Francia no se hallan de nuevo derivados de pactu: prov. 
pache 'pacto'; pero las formas españolas son las que más recuerdan, por 
su significación, las del germano: pecho, pechar. 

Un ejemplo de cómo la geografía lingüística hace posible recons- 
ti"uir estados de cultura fijando además la fecha relativa de algunas 
voces, se ofrece en la difusión de términos eclesiásticos de origen 
griego a costa de los latinos, que eran combatidos por su relación con 
el paganismo: basílica, ecclesia, frente a templum, aedes sacra; sacristanus, 
diaconus frente a aedituus (pero queda castor ecclesiae, formado sobre 
cristos aedis sacrae con la terminación de cantor, confesor); parochia 
junto a plebem; pentecoste y quinqttagesiyna; coemiterium y atriutn. En 
algunos romances han sobrevivido los derivados latinos, pero gene- 
ralmente prevalecieron los griegos; una de estas palabras, plebem, 
existe en varios romances, pero no en francés; Jud deduce, sin em- 
bargo, la presencia anterior áe. plebem en Francia, del hecho de con- 
servarse derivados en los idiomas célticos (cimbr. plwyf etc.). Es 
decir, plebem estaba difundido por la Romanía, y por tanto en Fran- 
cia, desde donde pasaría a Britania; y más tarde fué expulsado por 
parochia)> ir. paroisse, no quedando supervivencia ác plebem sino en 
algunos romances; en español no falta completamente la palabra (como 



JuD. — Problenie der altromanischen Wortgeographie. 409 

cree J.). pues hay hv?í^. plébano 'párroco', plebanía (Borao), que puede 
ser popular dentro del aragonés 10 importación catalana : //^¿a 'pá- 
rroco') '. 

Con el mismo método se prueba que el vasc. aba 'panal' procede 
de los dialectos occidentales de España (gall., ptg./az'o, ant. esp. havo), 
no del S. de Francia, donde el término para panal es brisca, de origen 
probablemente galo (págs. 24-25). Paganus, en el sentido no cristiano, 
ha debido existir en la Romanía, según se deduce del ant. esp. /a^a«í7 
'aldeano' [cfr. pago, bago 'término, paraje'] y el \vesfaliano/<2,§'(? 'caballo 
del aldeano' <^[equiim] paganum. De las dos acepciones del lat. bucea 
'mejilla, boca', los romances (excepto el rumano) han conservado la se- 
gunda. Sin embargo, bucea 'mejilla', atestiguado hasta en el latín tar- 
dío, vive aún en celta: cimbr. boc/i, etc. (pág. 32). El lat. mango 'trafi- 
cante' vive sólo en el ant. sajón mangón 'comerciar' y en el esp. man- 
gón [mangonear, que puede, sin duda, ser popular: cfr. í\i.-í\^\xy hongo']. 
El lat. lorie a vive sólo en esp. port. loriga, cimbr. Uurig, bizantino 
Xtup'.xiov;en la Romanía central ha sido substituido ^ox* coriácea (pág. 34). 
El tieste 'testigo' de las Glosas Silenses disfrutó de vida más amplia, a 
juzgar por el cimbr. /\\y/<(lat. testis. Los ant. esp. condesar, comiesa 
(con otros derivados romances de addensare) suponen la vitalidad an- 
terior de densas, que sólo queda en rum. des, deasá, vegliota daiss 
'denso', cimbr. divys 'firme' (pág. 35). En una época más tardía, el latín 
de los monjes llevó a Britania e Irlanda virtus 'milagro')) cimbr. 
gueyrth, '\v\. firt; acepción análoga refleja el semiculto esp. ve rlud 'mi- 
lagro' (v. M. P., Cantar, pág. 895). La idea que sirve de base al [port. 
entrudo], ant. esp. entruido <^i n t r o i t u [quadragcsitnae], se vuelve a en- 
contrar en irl. init 'martes de carnaval', bretón enet 'carnaval' <initiu. 

Hay algunas palabras propias de la Península Ibérica (o del latín 
de España) que aparecen también como advenedizos latinos en ger- 
mano. Del lat. laurex [*laurica] 'conejillo' quedan derivados en ant. 
a. al. Idrihhifn), arag. larca 'nido en donde crían los conejos' (Borao), 
port. lorga 'madriguera', lourgdo 'ruta, [llorga 'agujero de los ratones', 
Sesnández (Zamora). Llorigada y llorignera, que cita J. en aragonés, 
son también catalanas]. El lat. thieldones 'clase de caballos' que 
Plinio da como propio de España (|del cual no se conocen derivados 
romances), es la etimología del al. Zeltcr - (pág. 43). 



1 Supone Jud (pág. 19) que el al. (de Hesse) Oppermann 'administrador de la 
fábrica de la iglesia' es un advenedizo romance, y cita varios ejemplos del fran- 
cés y provenzal; añádase el esp. obrero 'el que cuida de la obra de la iglesia, que 
en algunas partes es dignidad' (Dic. Acad.) 

2 A propósito del lat. p a n na^ port., gall. panella, cfr. el esp. panilla 'medida 
para aceite' (pág. 43). También hay en portugués derivados de castinea: cas- 
tinheiro. 



410 RESENAS 

Luego estudia Jud en una serie de ejemplos la repartición del vo- 
cabulario prerromance, pero su investigación se limita casi a Francia; 
ello conñrma la idea de Morf y Dragendorf, de que Francia del Norte 
(provincia Bélgica) con la Gemianía superior e infe?ior forman una uni- 
dad cultural y lingüística frente a la Galia del Sur, romanizada antes y 
más sometida a influencias mediterráneas. 

La última parte del artículo trata de los advenedizos germanos 
en romance y de las consecuencias que de ello se deducen para la 
vitalidad de las respectivas palabras latinas substituidas por aquéllos. 
El germ. occid. kribbja vive no sólo en Francia (creche), sino en 
una parte considerable de Italia (bologn. groppia, etc.); pero que el 
lat. praesepe debió existir antes en la zona de creche se prueba por 
cimhr. presel?, ivl.praiseach 'pesebre', y los demás derivados romances : 
G.s\i. pesebre, ant. g?i\\. preseve, etc. Como se ve, J. deduce igualmente 
la existencia en otro tiempo de voces hoy perdidas con un método 
inverso del empleado antes. No es posible seguir analizando la mul- 
titud de detalles interesantes contenidos en el estudio de Jud, por 
referirse sobre todo a dominios distintos del español. C. 

ScHRODER, Tu. — Die dramatischen Bearbeitungen dek Don Juan-Sage 
in Spanie?t, Italien und Frankreicit bis anf Moliere einscbliesslich 
(36 Beiheft zur ZRPh). — Halle, INI. Niemeyer, 1912, 4.°, 215 pági- 
nas, 8 marcos. 

La parte del libro del Sr. Schroder relativa a España (única que 
incumbe a nuestra Revista), resume, con ligeros cambios, los princi- 
pales resultados de las investigaciones anteriores. Respecto de quien 
escribiera El burlador, resucita Schr. las opiniones de Farinelli y Baist; 
a saber: que El burlador de Sevilla no es de Tirso; sospecha, al contra- 
rio, que pudo escribirlo Calderón, inspirándose en una perdida come- 
dia de Lope de Vega (pág. 43). El condenado por desconfiado, según Schr.i 
tampoco es seguro que sea de Tirso, quien a lo sumo puede haber 
colaborado en él (pág. 37). Es claro que no puede asentii'se a la hipó- 
tesis de Schr. respecto de El burlador; el parangonar pasajes de esta 
comedia con otros de Calderón, sirve de poco cuando las coinciden- 
cias son de rasgos de estilo tan generales en el teatro clásico i, y de 
conceptos sin peculiaridad alguna. Mucha más fuerza tienen, a ese 
respecto, las analogías citadas por el malogrado Said Armesto en La 
leyenda de Don Juan, entre El burlador y otras comedias de Tirso. Vuel- 
ve a insistir Schr. sobre la falta en El burlador de un substantivo 



1 Sobre los peligros de tal método es muy instructiva la reseña que hizo 
Stiefel de la edición de La española de Florencia, por M. Rosenberg, ZRPh, 1912. 



E. C. HiLLs V S. G. yioRLEW — A/odern Spanish Lyrics. 41 1 

empleado como adjetivo, rasgo propio de Tirso; pero ese rasgo no 
falta en El burlador : «que amor áspid no ofende con ponzoña» '. 

Es lástima que Schr no conozca la edición que de El burlador 
hizo Barry en 1910 (Collection Mérimée, Paris, Garnier), que supera 
a todas las anteriores. A las analogías notadas por otros, añade B. al- 
gunas que confirman la atribución a Tirso 2. Schr. (págs. 33-34) hace 
argumento para su opinión que los tipos de mujer en El burlador, por 
la debilidad de su carácter, están en desacuerdo con los que prefe- 
rentemente trazó Tirso; pero, como observa acertadamente Barry (pá- 
gina 26), Isabela, Tisbea y todas las víctimas de D. Juan se ponen al 
fin en persecución de su seductor, según es costumbre en el teatro 
de Tirso, y revelan así enérgica personalidad. En suma, el libro de 
Schr. no cambia esencialmente nada de lo que se refiere a las redac- 
ciones dramáticas de la leyenda de D. Juan en España; por lo demás, 
su información es casi siempre amplia y segura, y en más de un punto 
interesará a quienes estudien el donjuanismo. C. 

HiLLs, E. C, and ÍNIorley, S. G. — Aíodern Spanish Lyrics, edited i¿<ith 
introduction, notes andvocabulary. — New York, H. Holt and C°, 19 13, 
1 6.°, Lxxxm-435 págs. 

Contiene la introducción una noticia elemental de la poesía líiñca 
española hasta el siglo xix y un breve estudio de la versificación. 

Aunque en este género de recopilaciones interviene por mucho la 
afición individual, }• nunca es fácil contentar a todos, no cabe duda 
que hay algún criterio superior, sobre todo cuando del período clásico 
se trata. Bien está que la falta de espacio obligue a sacrificar tal o cual 
poeta de segundo oi'den; pero no es disculpable que en una antología 
de líricos españoles falte Góngora. Entre las Ruifias de Itálica y, sobre 
todo, La epístola moral — que no figuran en la colección — y el soneto 
No me mueve mi Dios para quererte, que los colectores han insertado, 
la elección no era dudosa. Poca idea dan del genio lírico de Lope la 
Canción de la Virgen y el soneto ^ Qué tengo yo que mi amistad procu- 
ras?, como que no fué sólo religiosa su inspiración. De Espronceda 
publican La canción del Pirata y la poesía A la Patria; pero olvi- 
dan el Canto a Teresa. Tampoco la parte hispanoamericana es satis- 
factoria. ¿Cómo se pretende dar a conocer a Rubén Darío, el más 
grande poeta americano y uno de los más importantes de la lengua 
por su oda A Roosevelt? Su obra, reveladora de una nueva forma de 
sensibilidad, bien merecía ocupar más páginas y una selección más 



* Véase El ¡burlador de S.-villa (cdic. de Clásicos Castellanos), pág. 184, nota; 
y edic. Barry, pág. 93. 
2 Véase, p. e., pág. 188. 



412 RESENAS 

literaria y desinteresada. Falta, entre los vivos, Leopoldo Lugones, 
aunque en esto los autores han querido ser parcos. Entre los muertos 
falta José Asunción Silva, falta Julián del Casal, falta Manuel Gutiérrez 
Nájera, sin los cuales no es posible explicar el movimiento post- 
romántico en América, que es, por ventura, lo más importante que 
aquella literatura ha producido. Y ya que se ha citado un gran poeta 
mejicano, cabe lamentar la mala fortuna que ha tocado a Méjico en 
esta antología. Ni José Joaquín Pesado ni menos Fernando Calderón, 
pueden caracterizar el lirismo mejicano. Del primero, si algo había 
que citar, fueran, al menos, dos sonetos descriptivos del paisaje vera- 
cruzano; al segundo habría que borrarlo. Manuel Acuña y sus versos 
de estudiante no tienen más que cierto mérito episódico, por la breve 
novela romántica que fué su vida. Pase Juan de Dios Peza, mediano j 
todo, por haber traído un acento personal, aunque tampoco nos pare- 
cen bien escogidas sus poesías, y aunque hubiera bastado con una 
sola. Pero además del citado Gutiérrez Nájera, cuya omisión no es 
perdonable, ¿por qué no haber buscado una nota de pesimismo en 
Rodríguez Galván, una nota de color en Guillermo Prieto, una de es- 
toicismo en Ramírez e¿ Nigromante'^ Es lástima, además, que se ven- 
gan ignorando por todos la obra y la personalidad de Manuel José 
Otián, el bucólico mejicano, a quien apenas comienza a hacer justicia 
la juventud de aquel país, y que es, en la lira de América, una de las 
voces más puras. Finalmente, el libro contiene algunas canciones e 
himnos americanos, con música y letra. 

A pesar de los anteriores reparos, no se podría aplicar a ésta la 
despectiva calificación de que es una antología más: la introducción y 
las notas son, efectivamente, de indiscutible utilidad en su género, y 
no escasean en ejemplos de crítica acertada. Las páginas sobre versi- 
ficación son interesantes. Las notas revelan buena información de las 
literaturas americanas, y hacen fácilmente manejable un material hasta 
hoy un tanto enojoso. Salvo ocasionales concesiones a la rutina, como 
la autoridad desmedida que se concede a Pimentel, la parte histórica 
suele ser, por sí sola, más justiciera que la selección de los textos, al 
punto que no parece se hayan contrastado ambas partes del libro. 
A. Reyes. 

AsTRAiN, Antonio S, I. — Historia de la Compañía de Jesús eji la asisteít- 
cia de EsJ>aua.— Madrid, Administración de «Razón y Fe», 1902-1913. 
Cuatro tomos en 4.° mayor, de XLV-714, xvi-671, xvi-774 y xx-832 
páginas, respectivamente. El primero y el segundo en segunda edi- 
ción. Precio: 10 pesetas en rústica cada uno y 12 en pasta española. 

Es esta Historia del P. Astrain obra de grandes alientos, y el haber 
dado ya a la estampa en once años cuatro voluminosos tomos, revela 



AsTRAiN. — Historia de la Compañía de Jesús 413 

una rara tenacidad en el autor. En ellos se narran los hechos reali- 
zados por los jesuítas españoles desde 1540 hasta 1615. principalmente 
en España y en sus colonias de América y Filipinas. El plan del P. A. 
es continuar su exposición hasta 1773, año en cjue Clemente XIV su- 
primió la Compañía. 

Atento el P. A. a la exigencia de que la Historia ha de basarse en 
documentos fehacientes, fué a buscar escritos fidedignos dondequiera 
que existen, a Sevilla, a Roma, a México, a Río Janeiro, a Buenos 
Aires, a Santiago de Chile. El núcleo de sus materiales, sin embargo, 
procede de los archivos de la Orden. Además, ha tenido la fortuna de 
hallar poderosos colaboradores en los editores de Momimenta histórica 
Societaiis lesu y en algunos otros individuos de la Orden. 

En el primer tomo refiere la vida de San Ignacio de Loyola; hace 
un estudio minucioso de los orígenes de la Compañía, de las consti- 
tuciones o reglas (jue le sirven de norma, del libro de los Ejercicios 
espirituales, compuesto por el defensor de Pamplona; de la extensión 
que alcanzó la Orden en vida de su fundador, de la actividad de sus 
miembros en los colegios y misiones, y de los contratiempos que des- 
de un princii)io hubieron de sufrir. Los otros tres tomos tratan del 
desarrollo ulterior de la Orden. 

Para el íntimo conocimiento de un Instituto tan atacado por unos 
y tan ensalzado por otros, la obra del P. Astrain es, a no dudarlo, fun- 
damental. A través de esas páginas, a veces algo macilentas en el estilo, 
asoman la serenidad de juicio y la imparcialidad del escritor. Cuando 
ha sido preciso, no ha tenido éste reparo en sacar a luz las miserias 
y deficiencias de algunos de los miembros de la Orden, como lo prue- 
ban los capítulos dedicados al P. Simón Rodríguez, al P. Araoz, etc., y 
la primera parte del generalato del P. Aquaviva. 

En el tomo cuarto hay un libro sobre los estudios de la Compañía 
española, de gran interés. En él se da cuenta de la formación del Ratio 
Studioncín, especie de código por el que se rigen los profesores de la 
Orden. A continuación se consagran sendos capítulos a los teólogos, 
ascetas, historiadores y humanistas que florecieron especialmente en 
el período de 1581 a 161 5. Quizás por la falta de monografías serias 
sobre cada uno de los personajes mencionados, resulta algo pobre 
este estudio, que es, sin embargo, el que más nos hubiera interesado 
señalar a los lectores de la Revista. Esa parte de la obra merecía 
mucho más de las 72 páginas que el autor le consagra. Exponer a 
fondo y valorar a la luz de la ciencia moderna a los teólogos, huma- 
nistas e historiadores de la Compañía, hubiera sido indispensable para 
poder apreciar en conjunto lo que la cultura española debía a indivi- 
duos de la Orden, tales como Suárez, Mariana, Acosta, etc. 

En este mismo tomo habla el P. A. de la célebre controversia De 
auxiliis, sostenida entre dominicos y jesuítas. Es éste un tema espi- 



414 ANÁLISIS SUMARIOS 

noso, sobi-e todo para tratado por una de las partes. Pero justo es con- 
fesar que el autor lo ha expuesto fijándose únicamente en lo que de 
sí arrojan los documentos. 

Los jesuítas españoles no sólo trabajaron en su país natal, sino que 
extendieron su radio de acción principalmente a nuestras antiguas 
posesiones de América y Filipinas. De los hechos aducidos por el 
P. A. se desprende que contribuyeron poderosamente tanto a la con- 
versión de los indios como a la difusión de la cultura entre ellos por 
medio de sus institutos de enseñanza. 

El cuadro que de la Compañía nos traza en estos tomos el P. A., 
nos parece bastante real. El estilo es correcto y limpio, pero a veces 
el curso de la narración da una impresión de languidez y de falta de 
vivacidad. En conjunto, esta obra es fundamental para el conocimiento 
de una institución que ha desempeñado un papel capital en la historia 
de España. B. 



ANÁLISIS SUMARIOS 

Grandgent, C. H, — Introduzioiie alio sindio del Latino volgarf. Tra- 
duzione daW inglese di N. Maccarrone con prefazione dt E. G. Parodi. — 
U. Hoepli; Milano, 191 4, i6.°, 298 págs. (Manuali Hoepli). = La obra del 
profesor norteamericano Grandgent, pubhcada en iqoS, es bien cono- 
cida de los romanistas; al aparecer en versión italiana, después de seis 
años, es natural señalarla a la atención del público español, que hallará 
ahora más fácil su lectura. Ni el autor ni el traductor han hecho adi- 
ciones que merezcan notarse; sólo en algunos casos se aumentan las 
indicaciones bibliográficas. Presenta este manual las ventajas y los in- 
convenientes de todo trabajo de vulgarización: facilita el acceso a la 
ciencia, pero lo compendioso de la exposición no permite a veces des- 
arrollar los problemas, ni que, por tanto, el lector se forme idea cabal 
de ellos. No se armoniza bien con el carácter elemental del libro la 
excesiva abundancia de citas, que a veces harán difícil la lectura a los 
principiantes, a quienes sobre todo se dirige. Ello en nada afecta al 
positivo valor de esta obra, la única que trata independientemente 
el latín vulgar. Es lástima que el Sr. Gr. o el traductor no hayan apro- 
vechado esta ocasión para haber cambiado algunos deta-lles, de acuer- 
do con el estado actual de la lingüística; por ejemplo: § 419, sedére 
por esse está ya en la Peregrinatio, edición Anglade, pág. 89, y así, pue- 
de quizá atribuirse al latín de España. En la reseña que de la edición 
inglesa hizo Pirson (Jahr. rom. Phil., 1911,!, 8o\ censuró que Grand- 
gent no citase imudavit, de una inscripción de España, como prueba 
de que la sonorización es del siglo 11, por lo menos en nuestro país; 
pero esa objeción fué una inadvertencia de Pirson, porque Gr. citaba 



ANÁLISIS SUMARIOS 4I5 

esa forma, pá^^. 109. Ahora bien, imtidavil debía haber sido suprimida 
en el texto italiano (pág. 148), después de la atinada corrección de 
Meyer-Lübke (Z., 191 1, pág. 244), que propone leer iinmumiaiñt. (Cfr. 
Carnoy, Latin d' Espag7ie -, pág. 20.) C. 

Restori, a. — Ancora d¡ Getiova nel Tea/ro classico di Spagna. Eslratlo 
dalla 'íRivista ligiire di Scietize, Lettere ed Aríi». — 191 3, 4.", 24 págs.= 
Son ejemplos sacados de nuestras comedias del siglo de oro, en los 
que se hace referencia a la geografía, historia, vida, carácter y usos de 
Genova y sus habitantes. En un párrafo final nota la coincidencia de 
que varias de las antiguas colecciones de comedias se imprimieran en 
Sevilla «en la calle de Genova». El Sr. R. revela, una vez más, su eru- 
dición bibliográfica en cuanto a ediciones de comedias y discusión de 
atribuciones. A. G. S. 

Alonso Cortés, N. — Juaii Martínez Villergas. Bosquejo biográfico- 
cn'tico. Segunda edición. Valladolid — Habana, 191 3, 8.°, 217 págs., 
2,50 ptas. BU)lioteca Studium. = Narciso Alonso Cortés nos relata 
con claro estilo la azarosa vida del escritor satírico del siglo pasado 
Juan Martínez Villergas. En la primera parte de este libro analiza, 
como unidas a la simple biografía, las producciones de Villergas más 
relacionadas con las luchas políticas de período tan agitado como lo 
fué el de su tiempo: los gobernantes, los generales, los políticos son 
sangrientamente ridiculizados en sus punzantes versos; los escritores 
contemporáneos no salen de su pluma mejor librados. Alonso Cortés 
dedica una segunda parte a la apreciación de las novelas, comedias, 
poesías, etc., de Villergas. Leyendo las páginas de este volumen pode- 
mos formarnos un juico exacto de cuan extensa fué la obra de Viller- 
gas, del cual se conocían, sobre todo, los escritos festivos. Una biblio- 
grafía finaliza el libro; en el texto van citados una porción de perió- 
dicos en los cuales colaboró Villei-gas, pues en la bibliografía sólo se 
incluyen aquellos que él dirigió. Sería para felicitarse el que el se- 
ñor Alonso Cortés dedicara una buena parte de su labor histórica a la 
literatura del siglo xix, que tan necesitada está de críticos finos y com- 
petentes. A. G. S. 

Altamika V Crevea, R. — Cuestiones de Historia del Derecho y de 
Legislación comparada. — Madrid, Sucesores de Hernando, 191 4, 8.°, 
402 págs., 4 ptas. = Colección de artículos y estudios publicados con 
anterioridad. En general, se trata de trabajos de carácter vulgarizador, 
aunque de gran interés por la abundante bibliografía que cita. Mere- 
cen notarse : Origen v desarrollo del Derec/io civil español (la parte me- 
dioeval será útil para guiar al comentarista de textos jurídicos); Dere- 
cho consuetudinario de España (observaciones interesantes sobre los 



4l6 ANÁLISIS SUMARIOS 

riegos de la provincia de Alicante). El resto de la obra, bien por su 
carácter elemental, bien por el contenido puramente jurídico, sale 
fuera del cuadro de la Revista. Q. 

Cervantes.— Zíí?;/ Quijote de la Mancha. Edición y notas de F. Ro- 
dríguez Marín. — Madrid, ediciones de «La Lectura», 1913, tomos \'I, 
VII y VIII (Clásicos Castellanos). = Termina el Sr. R. Marín con estos 
volúmenes su edición del Quijote, y presta así señaladísimo servicio 
a los lectores de la gran obra de Cervantes. El texto, sin llevar el 
aparato de una edición crítica, es sin duda el más satisfactorio de los 
publicados hasta ahora; el Sr. R. M. ha discutido a cada momento la 
lectura errónea de otros editores. El complemento de esta labor será 
una fijación científica del texto, después de discutido en detalle el 
valor de las ediciones pertinentes al caso; es lo que sin duda hará este 
gran conocedor del habla cervantina en la edición extensa del Quijote 
que ha prometido, y Cjue con impaciencia aguardamos. Entretanto, 
ofrece esta edición para el gran público multitud de pasajes aclarados, 
concordancias de sumo interés con la lengua de otros autores, con 
refranes y canta res, todo ello labor original del Sr. R. M. Sólo en algún 
que otro caso atenúa esta agradable impresión la falta de sobriedad 
de que por ventura dan muestra algunas notas, y las disquisiciones 
de tono menudo que algo inoportunamente se deslizan entre la ma- 
jestad del texto inmortal y el docto comentario del anotador. Pero 
ello es, en suma, leve reparo; y de buen grado pasamos por él cuando 
hemos leído algunas de las notas, por ejemplo, la de los bancos de Fla7i- 
des (tomo VI, págs. 51-56), en que la fina sagacidad del Sr. R. M. ha 
resuelto un difícil e interesantísimo problema de interpretación del 
texto. Reservemos, por lo demás, un estudio amplio del trabajo del 
Sr. R. M. para cuando aparezca la gran edición, de que ésta no es sino 
un anticipo. Q. 

MoNACí, E. — Facsimili di docuvienti per la storia de ¿le tingue e delte 
letterature rcmanze. — Roma, Anderson. Fase. I [1910], 4.°, 8 págs, 
láms. 1-65; fase. II [1913], 8 págs., láms. 66-1 i5. = Estos facsímiles de 
códices y documentos literarios son útilísimos para las clases de Filo- 
logía, pues al mismo tiempo que adiestran a los alumnos en el cono- 
cimiento de la paleografía romance, sirven como crestomatía, en la 
que se hallan representados los principales momentos de la evolución 
de las lenguas y literaturas románicas en la Edad Media. Las repro- 
ducciones son claras, aunque algunas, por la pequenez de la letra y 
por el mal estado del texto reproducido, son de difícil lectura. Van 
acompañadas únicamente de un índice bibliográfico provisional. El 
editor promete rehacerlo cuando publique el tercero y último fas- 
cículo, y añadir más indicaciones bibliográficas y paleográficas. Los 



ANÁLISIS SUMARIOS 4I7 

textos españoles, de los que da muestras, son: Láms. 43-47, Romance 
de Lope de Moros; 48-52, De los diez Aíaiidainiejttos; 102, Auto de los 
Reyes Jlfagos; 103, Disputa del Alma y el Cuerpo; 104-107, Poema del Cid; 
108, Tr islán; 109, Cancionero de Castañeda; 1 10, Cancionero de Lope de 
Estúhiga; 1 1 1, Ca^itigas de Sania fiaría de Alfonso X. — A. G. S. 

PiNOCHET Le-Brun, F., v Castro, D. — Crestomatía española. Trozos 
escogidos de Literatura española. (Desde nuestros dios hasta el siglo XIL) 
Tomo I (escritores de los siglos xviii, xix y xx), 8.°, 81 1 págs., 3.^ edic; 
tomo II (escritores del siglo de oro), con una reseña histórica por 
D. Enrique Nercasseau, 8°, 595 págs., 2.^ edic. — Santiago de Chile, 
Imp. Barcelona, 191 3 y 19 12. = El valor de esta crestomatía consiste 
principalmente en la abun'lancia de los textos, escogidos, en gene- 
ral, con bastante acierto; los principales autores se hallan represen- 
tados en esta edición, y a través de ellos el profesor logrará fácil- 
mente poner de relieve la relación entre las distintas épocas de nues- 
tra historia literaria. En cambio, la anotación es insuficiente y carece 
de unidad; es decir, que vocablos sencillos llevan nota, y pasajes c¡ue 
seguramente ofrecerán dificultad a un estudiante de castellano care- 
cen de explicación; por ejemplo, en el fragmento de La Vida es sueño 
(tomo II, pig. 84), el verso la humana necesidad W&xd, una nota: «natu- 
ral», aclaración que debía haber sido más amplia (\'. la edic. de Kren- 
kel, pág. 45). En el mismo caso están del nido qjie deja en calma; nace 

el bruto y apenas signo es de estrellas, y multitud de otros pasajes de 

interpretación difícil carecen de comentario. Es más de sentir esa defi- 
ciencia, habiendo como hay ediciones anotadas de la mayoría de los 
textos que los señores P. y C. incluyen en su colección. C. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 

Estudios de Historia general que puedan interesar a la Filología española. 

Obras bibliográficas. 

1349. Alonso Cortés, N. — Catálogo de periódicos vallisoletanos. — 

BSCastExc, 1914, XII, 361-363, 393-396, 427-432, 442-446. 

1350. Bibliografía \de la Filología española']. — RFE, 1914, I, 203-243. — 

V. núm. 662. 

1 35 1 . Cía, J. ]M. — Los incimables de la Biblioteca Provincial de Navarra 

(continuación). — BCPNavarra, 1914, 87-91. 

1352. Crescini, W.— Emilio Tcza. Segué la bibliografía del Teza a cura 

di Cario Frati. — Venezia, Ferrari, 1914, 8.°, 156 págs., con re- 
trato. (Extracto de los AIV.) 

1353. Eguía Ruiz, C. — índice segundo general de «Razón y Fe». Com- 

prende los quince tomos publicados desde septiembre de 1 906 
hasta agosto de 191 1. — Madrid, López del Horno, 1913, 4.*', 
304 págs., 4 ptas. 

1354. Elenco alfabético delle pitbblicazioni periodiche esistenti nelle Bi- 

blioteche di Roma e relative a scienze morali, storiche, filologiche, 
belle arti, ecc. — Roma, Istituto Bíblico, 191 4, 8.°, xvi-406 págs. 

1355. Fernández, B. — Impresos de Alcalá en la Biblioteca del Escorial 

(continuación).— CD, 1914, XCVII, 286-293; XCVIII, 206-211, 
283-296, 373-388; XCIX, 31-37, 129-134, 186-198. — Véanse 
núms. 12 y 666. 

1356. HiLSENBECK, \. — - Rcgister zu den Abhandlungen Dejikschriften 

und Reden der K. Bayerischen Akademie der IVissenschaften. 
1807-1913. — [München], 1914, 8.°, 201 págs., 6 frs. 

1357. HóGBERG, P. — Manuscrits italiens dajis lesbibliotheques suédoises. — 

RBA, 1 914, XXV, 44-81. [Tiene noticias sobre manuscritos 
que interesan a la historia española.] 

1358. Inventario de los cuadros, libros y muebles de la Infanta Archidu- 



HISTORIA 419 

quesa Doña Margarita de Austria, Gobernadora de los Países 
^íT/íJj. — BSEEx, 19 14, XXII, 29-58. 

1359. Leguina. y Juárez, E. de. — Sobre M. Gutiérrez del Caño: Catá- 

logo de los manuscritos existentes en la Biblioteca Universitaria 
de Valencia. — AEsp, 19 14, III, núm. 3, 152. 

1360. Libros y libreros en el siglo XVI. — México, 1914. (Publicacio- 

nes del Archivo General de la Nación. Director: Luis Gonzá- 
lez Obregón. Tomo VI.) 

1 36 1. Méndez Bejarano, M. — Bibliografía de sevillanos ilustres. — 

UIAm, 1914, XXVIII, núms. 4, 5, 6 y 8, 

1 362. Rubio y Borras, ]\I. — El Archivo Universitario de Barcelona. Su 

origen y legislación. — Barcelona, Serra y Russel, 1913. 

1363. Sánchez,}. M. —Bibliografía aragonesa del siglo XVI. Tomo I, 

1501-50. — Madrid, Imp. Clásica Española, 1913, foL, xiii-407 
paginas. 

1 364. Sánchez, M. S. — Bibliografía venezolanista. Contribución al co- 

nocimiento de los libros extranjeros relativos a Venezuela y 
sus grandes hombres, publicados o reimpresos desde el si- 
glo XIX. — Caracas, «El Cojo», 1914, 4.°, x-494 págs., 22,50 ptas. 

1365. Trelles, C. M. — Bibliografía cubana del siglo XIX. Tomo VI 

(1879-1885). — Matanzas, Ouirós y Estrada, 1914, 4.°, 11-380 
páginas. — V. núm. 24. 

1 366. TwiTCHELL, R. E. — The spatiish archives of New México, compiled 

and chronologically arranged wiili historical, geographical and 
oiher antiotations by authority of tlie State of New México. — 
Cedar Rapidsia Press, 1914, S.**, xxix-525 págs. 

1367. Van der Essen, L. — Sobre E. de Uriarte: Catálogo razonado de 

obras anónimas y seudónimas de autores de la Compañía de Jesús, 
pertenecientes a la antigua asistencia de España. Tomos I y II. — 
RHE, 1914, núm. 2, 361-63. 

1368. WiNiNGER, S. — Biograpliisches Lexikon beriihmter Juden aller 

Zeiten und Lander. Ein Nachschlagebuch f. das jüd. Volk. 1 
Fleft. — Czernowitz, Selbstverlag, 1914, 8.°, vii-64 págs. 

Historia. 

1369. Altolaguirre y Duvale, a. — Vasco Núñez de Balboa. Estudio 

histórico. — Madrid, Patr. Huérf. Intend. e Interv. Militares, 
1914, 4.° mayor, cxc-231 págs., 15 ptas. 

1370. Antón del Olmet, F. — El cuerpo diplomático español en la gue- 

rra de la Itulependencia. Tomo V. — Madrid, Pueyo, 191 4, 8.°, 
219 págs., 3,50 ptas. 

1 37 1. Ballester, R. — Iniciación al estudio de la Historia. Tomo I: 

Edades antigua y media. Tomo II: Edades moderna y con- 



420 bibliografía 

temporánea. — Gerona, A. Franquet, 1913 y 1914, 8.", 32S y 
349 págs., 7,50 ptas. cada tomo. 

1372. Ballestek, R. — Francia y Castilla en los tiempos medios. — NT, 

1914, 247-249. 

1373. Bertacchi, C. — Sobre A. Vignaud: Histoire criliqnc de Cltris- 

tophe Colotnb. — RSI, IQ14, VI, 417-423. 

1374. Bertheroy,}. — Jiménez de 6Vj«írí7j'.— Valencia, «Prometeo», i pta. 

1375. BoucHiER, E. S. — Spain nnder t/ie Román Empire. — Oxford, 

Blackwell, 191 4, 5 sh. 

1376. Cambronero, C. — Crónicas del tiempo de Isabel II. — INIadrid, 

Tordesillas [s. a.], 4.°, vin-436 págs., 7 ptas. — V. núm. 632. 
'377- Caspary, K. Ch. — Eriiinerungen aus detn Spanischen Feldzuge u. 

ans der englischen Gefangcnschaft (1808-1814). Bearb. u. 

hrsg. V. Dr. Karl Esselborn. — Darmstadt, 1914, 8.°, 230 págs. 

(Historischer Verein f. das Grossherzogt Hessen.) 
1378. Castro, J. de. — La obra militar y política de Hernán Cortés. — 

MI, 1914, marzo. 
•379- Cerralbo, Marqués de. — Del hogar castellano. Estudios histó- 
ricos y arqueológicos. — Madrid, «Patria» [s. a.], 8.°, 124 págs., 

I pta. 

1380. Cuevas, M. — Documentos inéditos del siglo XVI para la historia 

de México. — México, Tal). Mus. Nac. de Arq., 1914, 4.°, xxxi- 
521 págs. (Publicaciones del Museo Nacional de Arqueología, 
Historia j^ Etnología.) 

1 381. Daumet. — Alémoire sur les relations de la France et de la Cas- 

tille de 12^5 a IJ20.—'P-av\?,, Fontemoing, 1913, 8.°, iv-263 págs., 
10 frs. 

1382. Destruge, C. — La gran Colombia y la independencia cubana. — 

RBC, 1914, IX, 81-93, 173-182. 

1383. Die Reichsregisterbücher Kaiser Karls V, I (1319-1522). — Wien, 

Gerlach und Wiedling, 19 13, 8.°, vii-48 págs., 8,80 frs. 

1384. Doaimentos para la historia argentina. Tomo I: Real Hacienda 

(1776-1780). — Buenos Aires, Compañía Sud-Americana de 
billetes de Banco, 191 3, 8.°, x-404 págs. 

1385. Elliot, F. M. — Oíd Court Life in Spain. — New York, Putnam, 

1914, 2 vols. 8.°, xii-350 y vii-348 págs., 5 $. 

1 386. Flores CaamaSo, A. — Don José Mejia Lequerica en las Cortes 

de Cádiz de 1810 a 1813, o sea el principal defensor de los inte- 
reses de la América española en la más grande Asamblea de 
la Península.— Barcelona, Maucci, 19141 4°, 57^ págs., 8 ptas. 

1387. Forcellini, F. — Strane peripezie d'un bastardo di casa d'Arago- 

7ia. — ASPNap, 1914, XXXIX, 268-298, 459-494. 

1388. Galdames, L. — Estudio de la historia de Chile. Tercera edic. — 

Santiago de Chile, «Universitaria», 191 4, 8.°, viii-520 págs. 



HISTORIA 421 

1389. García de la Riega, C. — Colón español: su origen y su patria. — 

Madrid, Suc. de Rivadeneyra, 19 14, iSi págs., 3 ptas. 

1390. Gaspar Remiro, M. — Investigaciones sobre los reyes Nazaríes de 

Granada. — RL, 1914, núm. 8, i-ii. 

1 39 1. Grand-Maison, G. de. — Correspondaiice du cointe de la Forest, 

ambassadeur de France en Espagne (1808 -18 13). Tomo VII 
(aoút i8i2-avr¡l 18 1 4). — París, Picard, 191 3, S.", ix-338 págs., 
con grabados. 

1392. Hispano, C. — Colombia en la guerra de independencia. La cues- 

tión venezolana. Prólogo de D. Marco Fidel Suárez. — Bogo- 
tá, Arboleda, 1914, 8.", xiii-318 págs. 

1393. Ibn-Khaldoun. — Histoire des Berberes et des dynasties ^nnsulma- 

nes de l'Afrique scptentrionale. Traduite de l'arabe par M. Le 
Barón de .Slane. — Paris, Geuthner, 1914-15, 5 vols., 2.500 pá- 
ginas, ICO frs. 

1394. Kahrstedt, U. — GeschichU der Karthager von 218-146. — Berlin, 

Weidmann, 191 3, 8.°, xi-690 págs. y 2 mapas. (Geschichte der 
Karthager von Otto Meltzer, 3 Band.) 

1395. Kahrstedt, U. — Les Carthaginois en Espagne. — BHi, 19 14, XVI, 

372-381. 

1396. Karmin, o. — Trois lettres ine'dites du Barón de Lützow a Sir 

Francis d'Ivernois sur la guerre d" Espagne (1S10-1812). — 
RHRFr, 1914, 209-232. 

1397. Koss, H. — Die Schlachtcn bei St. Quentin (10. 8. ij^jj) u. bei Gra- 

velingen (13. 7. ISSS) íiebst e. Beitrag zur Kenntnis der spanischen 
Infanterie im 16. Jahrli. — Berlin, Ebering, 19 14, 8.", xvi-i6i 
páginas, con 3 planos, 4,80 marcos. 

1398. Latorre, G. —La separación del Virreinato de Xueva España de 

la Metrópoli. — RABM, 1914, XVIII, 131-152. 

1399. ^Iancini, J. — Bolívar y la emancipación de las colonias españolas 

desde los ortgetics hasta 1813. Traducción de Carlos Docteur. — 
Paris, Vda. Bouset, 1914, 4.°, 591 págs., 11 ptas. 

1400. Maniau, Joaquín. — Compendio de la Historia de la Real Hacienda 

de Xueva España, escrito en el año de 1794, con notas y comen- 
tarios de A. ¡NI. Carreño. — Mé.xico, 1914, 4.°, 148 págs. 

1 40 1. Marthorez, J. — Xoies sur les espagnols en France dcpuis le XVF 

siecle jusqu'au régne de Louis XIII. — BHi, 1914, XVI, 337-371. 

1402. Memorias de Don Enrique IV de Castilla. Tomo II: Contiene la 

colección diplomática del mismo rey, compuesta y ordenada 
por la Real Academia de la Historia. — Madrid, Fortanet, 
1835-1913, fol., 733 págs. 

1403. Navarro y Lamarca, C. — Historia general de A7nérica. Prólogo 

de D. Eduardo de Hinojosa. Tomo II. — Buenos Aires, 1914, 
8.°, xi-886 págs., 25 ptas. 
Tomo I. 28 



422 bibliografía 

1404. Oliver, M. S. — Los españoles en la Revolución francesa. Primera 

serie: Un viaje en Francia en 1792. La poesía española y la 
Revolución. Periodismo de antaño: el 9 Termidor y Teresa 
Cabarrús. Un Grande de España, terrorista. — Madrid, «La 
Editora», 1914, 8.°, 281 págs., 3,50 ptas. 

1405. Pérez Llamazares, J. — Los Benjamines de la Real Colegiata de 

San Isidoro de León. Estudios históricos. — Madrid, Álvarez 
y C.^, 1914. 8.°, viii-250 págs., 3 ptas. 

1406. PiTOLLET, C. — Notes sur la premiere femnte de Ferdinand VIL, 

Aíarie-Antoinette-T/ierese de Naples. — RABM, 19 14, XVIII, 
298-318, 366-383. 

1407. PoLANCo Romero, J. —Estudios del Reinado de Enrique IV. Cos- 

tumbres públicas y privadas. — RCEHGranada , 191 4, IV, 
núm. I, 44-57. — V. núms. 83 y 703. 

1408. PoLANCO Romero, J. — Estudios del Reinado de Enrique IV. — 

Granada, «El Defensor de Granada», 1914, 4.°, 93 págs., 
2 ptas. — V. núms. 83, 703 y 1407. 

1409. Rousseau, F. — Les socie'te's secretes en Espagne au XVIII' siécle 

et sous Joseph Bonaparte. -'Paris,Vic2iVá etfils, 19 14, 8.". (Ex- 
tracto deREH.) 

1410. Ruiz de Obregón, a. — Vasco Núñcz de Balboa. Historia del des- 

cubrimiento del Océano Pacífico. — Barcelona, Maucci, 1914, 
8.", 188 págs., 2 ptas. 

141 1. Salcedo Ruiz, A. — Historia de España (resumen crítico) e His- 

toria gráfica de la civilización española. Ilustración y notas ex- 
plicativas de la misma por Manuel Ángel y Álvarez. — Madrid, 
Calleja, 1914, 4.°, 969 págs., 1.7 15 grabs., ni láms. de prehis- 
toria, arqueología, indumentaria, armas, etc., 12 ptas. 

14 1 2. San Francisco, Marqués de. — Un autógrafo de Hernán Cortes.— 

RHGE, 1 91 4, III, 317-319 y facsímil. 

1413. Schulten, A. — V. núm. 1541. 

1 4 14. Serrano, L. — Correspondencia diplomática entre España y la 

Santa Sede durante el pontificado de S. Pío V. Tomos II y III. — 
INíadrid, 1914. Junta para ampliación de estudios. Escuela 
Española de Arqueología e Historia en Roma. — V. núme- 
ro 707. 

1415. Silva, M. — Oliveira Alartins e a Historia. — RHist, 1 9 1 4, núm .10, 

103-107. 

14 16. Valera, Juan. — Estudios críticos sobre Historia y Política 

(1892-1898). La Atlántida. Dos tremendas acusaciones contra 
España. Los Estados Unidos contra España. Quejas de Ios- 
rebeldes de Cuba. — Madrid, Imp. Alemana, 1914, 8.", 337 pá- 
ginas, 3 ptas. (Obras completas, tomo XXXIX.) 

1417. Vidal de la Blache. — L' e'vacuation de l'Espagfte et I' invasión 



INSTITUCIONES 423 

daiis le .!//(//. — París, Bcrger-Levrault, 1914, 2 vols., 8.°, 596 
y 6 II págs. 

1418. \'illa-Ukkutia, ;\Iarqués de. — Relaciones etitre España e Ingla- 

terra durante la guerra de la Lidependencia. Apuntes para la 
historia diplomática de España de 1808 a 1814, con prólogo 
del Excmo. Sr. D. Antonio Maura. Tomo III, 1812-1814: La 
Embajada del conde de Fernán-Núñez. El Congreso de Vie- 
na. — Madi-id, F. Beltrán, 1914, 8.°, 532 págs., 7,50 ptas. 

Instituciones. 

14 1 9. Actas de las Cortes de Castilla. Cortes celebradas en Madrid 

el 1Ó21. Tomo XXXVII : Actas del 9 de septiembre al 19 de 
noviembre de 1621.— ]Madrid, Fortanet, 1914, fol., 572 págs. — 
V. núm. 51. 

1420. Alfonso X el Sabio. El fuero de Lorca. Publicado por J. M. Cam- 

poy. — Toledo, G. jNIenor, 191 3, 8.°, ix-19 págs., i pta. 

1 42 1. Altadill, J. — Archivo general de Simancas. Patronato Real. 

Capitulaciones con Aragón y Navarra. — BCPNavarra, 1914, 
14-20. 

1422. Altamira y Crevea, R. — Cuestiones de Historia del Derecho y 

de Legislación comparada. — Madrid, Hernando, 1914, 8.°, 404 
páginas, 4 ptas. 

1423. Cortes de los antiguos reinos de Aragón y de Valencia y Principado 

de Cataluña, publicadas por la Real Academia de la Historia. 
Tomo XIX: Cortes de Cataluña (comprende las Cortes de 
Barcelona de 1436-37). — ]Madrid, Fortanet, 1914, fol., 453 pá- 
ginas y 3 hoj. 

1424. Fernández de Béthencourt, F. — Anuario de la nobleza de Es- 

pana (IQI3 y 14). Tomo IV. — Madrid, J. Ratés, 19 14, 8.°, 557 
páginas 5^ 19 retratos, 25 ptas. 

1425. L.\BRA, R. M. DE. — América y la Constitución española de lSl2. 

Estudio histórico-jurídico. — Madrid, «Sindicato de publici- 
dad», 1914. 

1426. ^Iendizábal, F. — Investigaciones acerca del origen, historia y orga- 

nización de la Real Chancillerta de Valladolid, su jurisdicción y 
competencia (continuación). — RABM, 1914, XVIII, 1°, 243-264, 
437-452; IP, 95-112.— V. núm. 721. 

1427. N. F. — Sobre A. J. .Sánchez Pérez: Partición de herencias efitre 

los musulmanes del rito malequi. — ROChr, 1914, XIX, 221. 

1428. P. M. - Sobre A. J. Sánchez Pérez: Partición de herencias entre 

los musulmanes del rito maleqin. — RHist, 191 4, núm. 10, 173. 

1429. Rby, J. M. — Apuntes para la historia de la casa de Cabrera. — 

Córdoba, «El Defensor», 191 3, 8.°, 71 págs. 



424 niBiionuAFiA 

1430. RujuLA Y ]., M. DE G. — Los Reyes de Armas de España. — RHGE, 

1914, III, 152-162. 

1431. ScHWARz, K. — Aragonisclie Hofot-dmingejí im 13. 11. 14. Ja/ir/i. 

Studien zur Geschichte der HofCimter zmd Zentralbehorden des 
Konigreichs Aragón. — Berlín, W. Rothschild, 8.°, 114 págs., 
4,40 marcos. (Abhandlungen zur mittleren u. neueren Ges- 
chichte, 54.) 

1432. SuÁREz DE Tangil, F. — Birve estudio histérico-político y socioló- 

gico-legal sobre las Grandezas de España y Títulos del Reino. — 
Madrid, 1914, 168 págs. 

1433. Van der Essen, L. — V. núm. 1367. 

1434. Yepes y Rosales, J. de. — Los Reyes de Armas de España. — 

AcHer, 1914, mayo. 

Iglesia y Religión. , 

1435. Alonso Getino, L. G. — Sobre P. Astrain: Historia de las con- 

gregaciones de auxiliis. — CT., 1914, V, 222-240. 

1436. Arrilucea, D. P. de. — Los Agustinos en Méjico eii el siglo X VI. — 

CD, 1914, XCVII, 1 15-126; XCVIII, 265-276, 363-372. 

1437. Astrain, A. — Histo7'ia de la Compañía de Jesús cfi la asistencia 

de España. Tomo II: Lainez-Borja, 1556-1572. Segunda edi- 
ción. — Madrid, Suc. de Rivadeneyra, 1914, 4.°, xvi-670 págs., 
10 ptas. — V. núm. 55. 

1438. Batiffol, P. — Sobre M. Ferotin : T^e Liber mozarabicus sacra- 

mentorum et les manuscrits mozárabes. — BALAC, 1913, 233-36. 

1439. Batiffol, P. — Un souvenir du royau77ie wisigotli. de Toulousc 

(412-S07) dans titie Messe tnozarabe. — StRo, 1914, III, 135 j»^ ss. 
[Estudio de las alusiones monumentales o históricas conteni- 
das en la segunda de las dos misas mozárabes publicadas en 
el «Liber mozarabicus» de Dom Ferotin.] 

1 440. Baudrillart, a. — Dictionnaire d'Histoire et de Ge'ographie ecle'sias- 

tiques. Fase. IX, tome II. — Paris, Letouzey et Ané, 1913, 4.** 

1 44 1. Brou, a. — La Spiritualité de saint Igfiace. — Paris, Beau-Mesne, 

1914, i6.°, 271 págs., 3,25 frs. 

1442. Códice niim. 3.828 de la Biblioteca Nacional de Aíadrid. — AIA, 

1914, II, 135-138. [El contenido del códice se refiere a la Or- 
den de San Agustín, a la vida del B. Alfonso de Orozco y a 
la Orden de San Francisco.] 

1443. Cuervo, J. — Historiadores del Convento de San Esteban de Sala- 

manca. Tomo I. — Salamanca, Imp. Salmanticense, 1914, 4.°, 
vin-791 págs., 50 ptas. 

1444. Cüriel, F. — María y los Befiedictinos. Monumentos Benedicti- 

no-Marianos. — RMont, 1914, VIII, 56-61. 



IGLESIA Y RELIGIÓN 425 

1 445. DuBOWY, E. —Klemens v. Rom ¡ib. dic Reise Paiilt nachSpanien. His- 

toiich-kritische üntersuchg. zu Klemens v. Rom. — Freiburg 
i. B., Herder, 1914, 8.°, ix-i 1 1 págs. (Biblische Studien, 3 Heft.) 

1 446. Elizondo, J. M. —Documentos para la historia de la Orden Francis- 

cana en España durante el siglo X VIII. — AIA, 1914,1, 538-54 1 . 

1447. EuBEL, C. — Hicrarchia Caíliolica medii aevi sive Sumtnorum Pon- 

tificum, S. R. E. Cardinalium, ecclesiarum aittistitum series ab 
afino ligS usqne ad aunum 1431, perducta e documentis tabu- 

larii praesertim Vaticani collecta, digesta, edita per — 

Editio altei-a, Monasterii, Regensberg, 1913, viii-580 págs. 

1448. Fahri Monumenta. [Sus cartas.]— MHSJ, 1914, XXI, agosto-nov. 

1449. Fernández Zapico, D. — Sobre la antigüedad del códice ioletano de 

la Vnlgata. — R3'F, 1914, XXXIX, 362-371. 

1450. Fita, Y .—El Concilio Nacional de Valladoliden 1 1 43. -BSCastExc, 

1914, XII, 303-307. 

1 45 1. Fita, F. — La Abadía y Diócesis de Santander. Nuevas ilustracio- 

nes. -BAH, 1 9 14, LXIV, 501-512. 

1452. Frías, L. — La Compañía de Jestís restablecida en la Iglesia y par- 

ticularmente en España. — RvF, 1914, XXXIX, 312-321. 

1453. Inquisición de Valencia. Informaciones genealógicas (continua- 

ción). — RHGE, 1914, III, 177- iSo, 226-227, 271-273, 466-470, 
522-523. 

1454. LivARius, O. P. — Documenta inédita ad historianí Fraiiccllorum 

spectantia. — Ad Claras Aquas (Ouaracchi) prope Florentiam, 
T^'p. Collegii San Bonaventurae, 191 3, 8.°, iv-208 págs. (Ex- 
tracto de AFH, III-IV, 1910-13.) 

1455. López, A. — Viaje de San Francisco a España (1214). — AIA, 1914, 

I. 13-45, 257-289, 433-469- 

1456. López, A., y Núñez, L. M. — Descriptio codicum Franciscalium 

Bibliotliecae ecclesiae primatialis Tolctanae. — AIA, 19 14, I, 
369-390, 542-563. 

1457. Martín, A, — Descripción cliorográfica del sitio que ocupa la pro- 

vincia regular de Cartagetia. Obra inédita del P. Pablo Manuel 
Ortega. — AIA, 1914,1, 138-156. 

1458. Monumenta Ignatiana. Epistolae et instructiones. — JNIHSJ, 1914, 

XXI, fase. 247 y 248. 

1459. Núñez, L. M. — ^Escribió San Fraftcisco la Regla que se conserva 

en Pastrana?—A\X, 191 4, I, 46-78, 5 fotograbados. (Extracto. 
Madrid, López del Horno, 191 4, 4.°, 38 págs.) 

1460. Pérez Goyena, A. — Literatura teológica de la España actual 

(continuación^!. — RyF, 1914, XL, 27-38. — V. núm. 752. 

1 46 1. Pérez de Guzmán y Gallo, J. — Fray Juan Bautista Mayno en un 

proceso de la Inquisición de Toledo. — AEsp, 19 14, III, núm. 2, 
55-72. 



420 BIBLIOGRAFÍA 

1462. PijNACKER HoRDijK, A. N. — Apcrgu de la Reforme aux Pays-Bas 

jusqu' a l'arrivée dii diic d'Albe en 1567. (Thése.) — Cahors et 
Alengon, Coueslaut, 19 14, 8.°, 104 págs. 

1463. Portillo, E. —Pío VII restablece solemnemente la Compañía de 

Jesús. Fragmentos del «Diario del P. Luengo». — RyF, 1914, 
XXXIX, 417-432. 

1464. Pou, J. jNI. — Diplomas reales en favor del antiguo Convenio de 

Berga. — AI A, 1914, I, 157-164. 

1465. Régné, J. — Sobre E. ]Magnin: L'Eglise wisigothique au VIP 

siécle.—^\í, 1914, CXVI, 189. 

1466. Reyero, E. - Misiones del Al. R. P. Tirso Goítzález de Santalla, 

/(5í55-/í5j'í5.— Santiago, Tip. edit. Compostelana, 19 13. 

1467. Ruiz Amado, R. — Don Miguel Mir y su Historia ititerna docu- 

mentada de la Compañía de Jesús. Estudio crítico. — Barcelona, 
Libr. religiosa, 1914, 4.", 184 págs., 1,50 ptas. 

1468. Sempere, L. G. — Los milagros de San Vicente Ferrer. — Barce- 

lona, Gili, 1914, 8.°, xxviii-528 págs. 

1469. Spezi, P. — Sobre F. Ruffini: Perche Cesare Baronio non fu papa.— 

RSI, 1914, VI, 428-429. [Hácese notar la hostilidad del Go- 
bierno y del Rey de España hacia el cardenal Baronio.] 

1470. Spezi, P. — Sobre A. Cauchie: Te'moignages d' estime rendus en 

Belgique au cardinal Baronius, spécialement a Voccasion du cott- 
flit de Paul V avec Venise. — RSI, 1 914, VI, 427-428. [Pónese 
de relieve la hostilidad que animaba a la Corte de Felipe II 
hacia el cardenal Baronio por su famoso libro «De Monarchia 
Siciliae», contrario a los españoles.] 

147 1. Streit, C. — Atlas Hierarchicus. Descriptio geographica et sta- 

tistica S, Romanae Ecclesiae tum occidentis tum orientis 
juxta statum praesentem. Accedunt etiam nonnullae notae 
historicae necnon ethnographicae. — Friburgo, Herder, 1913. 

1472. Villada, P. — Sobre R. Ruiz Amado: Don Miguel Mir y su His- 

toria interna documentada de la Compañía de Jesús. — RyF, 
1914, XXXIX, 382-387. 

1473. Villada, P. — Nuevos ataques a los «Ejercicios espirituales» de San 

Ignacio. — RyF, 1914, XXXIX, 280-297. 

1474. VoGT, 'P. — Die Exerzitien des hl. Ignatius ausfiihrlich dargelegt in 

Aussprilclieti der hl. Kirchenvater. 2. TI. — Regensburg, Pustet, 
1914, 8.°, 626 págs. 

Ciencia y Enseñanza. 

1475. Alarcón y Meléndez, J. — V. núm. 2088. 

1476. Bacher, W. — Die Agada in Maimunis IVerken. (Aus: «Moses ben 

Maimón » , págs. 1 3 1 - 1 97.) — Leipzig, Fock, 1 9 1 4, 8.°, 2.10 marcos. 



CIENCIA y ENSEÑANZA 427 

1477. Baneth, Y^.—Maiinonides ais C/irojiologe u. Astronom. (Aus: «Me- 

ses ben Maimón», págs. 243-279.) — Leipzig, Fock, 1914, 8.°, 
1,15 marcos. 

1478. Baudrillart. — Las Utiiversidades católicas. — Barcelona, Gili, 

1914, 64 págs., I pta. 

1479. Berlinek, a. — Zitr Ehrenrcttims; des Maimonides. (Aus: «Moses 

ben Maimón», págs. 103-130.) — Leipzig, Fock, 1914, 8.°, 0,85 
marcos. 

14S0. Blau, L. — Das Gesetzbuch des Maimonides, historich betraclitet. 
(Aus: «Moses ben Maimón», págs. 331-358.) — Leipzig, Fock, 
191 4, 8.", 0,90 marcos. 

1481. Bonilla y San Mautín, A. — El divino Valí s {1324-1592). — Ma- 
drid, Imp. Clás. Esp., 1 91 4, 8.°, 40 págs. 

14S2. BovÉ, S. — Santo Tomás de Aquino y el descenso del entendimiento. 
Platón y Aristóteles armonizados por el beato Raimundo Lu- 
lio. — Barcelona, Subirana, 19 13, 8.°, xii-831 págs. 

1483. BuvAT, L. — Sobre M. Asín Palacios: Abcnmasarra y su escuela. — 

RMM, 1914, XXVII, 430-433. 

1484. Calvet, a. — Fray Anselmo Tnrmcda, heterodo.xo español (conti- 

nuación).— Estudio, 1914, núm. 14, 177-198; núm. 15, 339-373; 
núm. 16, 1-3S. — V. núm. 1300. (Extracto. Barcelona, Serra, 
1914, 8.°, 240 págs., con grabados, 3,50 ptas.) 

1485. Castañeda y Alcover, V. — La cátedra de instituciones teológicas 

de la Universidad valenciana y la Orde?i de San Agustín. Estu- 
dio bio-bibliogi-áfico. — Madrid, Imp. de Arch., 19 14, 4.°, 20 pá- 
ginas, 2 ptas. 

14S6. Colunga, E. — Litelectuahstas v místicos eti la Teología española 
del siglo XVI. — CT, 1914, N', 209-221, 377-394. 

1487. Conde y Luque, R. — Francisco Sudrez, S. J. (Doctor eximius). 
Discurso de recepción en la Real Academia de Ciencias Mo- 
rales y Políticas. Contestación de D. F. Alvarez del Manzano 
y Álvarez Rivei-a. — Madrid, Imp. Clás. Esp., 1914, 4.°, 136 pá- 
ginas. 

148S. Croce, B. — Un documento su Leojie Ebreo. — Cr, XII, núm. 3. 

1489. D. L. — Sobre M. Asín Palacios: El original árabe de la <íDisputa 

del asno contra Fr. Anselmo Turmcdai>. — RHist, 1914, núm. 10, 
176-177. 

1 490. Delehaye, H. — Sobre H. J. Probst : Caractere et origine des idees 

du bienheureu.x Raymond Lulle. — AB, XXXIII, 369. 

1491. Delehaye, H. — Sobre : Le Lullisme de Raymond de Sebonde. — 

AB, XXXIII, 370. 

1492. En el Centenario de Sanz del Río, por un discípulo. — BILE, 

1914, XXXVIII, 225-231. [Datos importantes para una bio- 
grafía de dicho filósofo.] 



428 BIBLIOGRAFÍA 

1493. Eppenstein, S. — Moses ben Maimón, e. Lebens u. Charakterbild. 

(Aus: «Moses ben Maimón».) — Leipzig, Fock, 1914, 8.°, 103 
páginas, 3,25 marcos. 

1494. EspfcK-»BÉ Arteaga, E. — Historia de la Universidad de Salamanca. 

Tomo I: La Universidad de Salamanca y los reyes. — Sala- 
manca, F. Núñez, 1 91 4, 4.°, 1. 1 20 págs., 30 ptas. 

1495. García Sansegundo, M. — El Ateneo científico, literario y artístico 

de Madrid. Notas descriptivas. — Madrid, «El Liberal», 1914- 

1496. Gómez Izquierdo, A. — Estudios de Asm Palacios sobre la filosofía 

musulmana. — Madrid, Santo Domingo el Real, 1914, 4.°, 31 pá- 
ginas, I pta. 

1497. Guttmann, J. — Die Beziehungen der Religions-Philosophie des 

Maimonides zii den Lehren seiner Jüdischen Vorgánger. (Aus: 
«Moses ben Maimón», págs. 197-242.) — Leipzig, Fock, 1914, 
8.°, 1,40 marcos. 

1498. Guttmann, M. — Maimonides ais Dezisor. (Aus: «Moses ben 

Maimón», págs. 305-330.) — Leipzig, Fock, 1914, 8.°, 0,80 
marcos. 

1499. Henríquez Ureña, P. — Estudios sobre el Renacimiento en España. 

El Maestro Hernán Pérez de Oliva. — CuC, 1914, VI, 19-55. 

1500. Lemus y Rubio, P. — El Maestro Elio Anto?tio de Lebrixa. II. 

(Notas bibliográficas.) — • Mácon, Protat fréres, 1913,4.°, 108 
páginas. (Extracto de RHi, XXIX.) 

1 50 1. Lueben, R. — Sebastián Fox Morcillo u. seine Naturphilosophie. 

Anh.: M. Honecker: Die StaatsphilosopJñe des Sebastián Fox 
Morcillo, Mit Unterstützg. der «Rhein-Gesellschaft f. wissens- 
chaftl. Forschg.» hrsg. — Bonn, P. Hanstein, 1914, 8.°, 111-151 
páginas, 4 marcos. (Renaissance u. Philosophie, 8 Heft.) 

1502. N. J. — Sobre M. Asín y Palacios: Abenmasarra y su escuela. 

Orígenes de la filosofía liispano-musulmana. — ROChr, 1914, 
XIX, 220. 

1503. N. F. — Sobre jNI. Asín y Palacios: El origitial árabe de la «.Dis- 

puta del asjio contra Fr. Anselmo Turmedat. — ROChr, 1914, 
XIX, 221. 

1 504. Ortega, A. — Las casas de estudios en la provincia de Andalucía. — 

AIA, 1914, I, 161-187; II, 19-38. 

1505. Pérez de Guzmán, T- — La primera sesión pública de la Real Aca- 

demia de la Historia. — lEA, LVIII, núms. 35 y 36. 

1 506. Pérez de Guzmán, J. — Alemoria histo'rica de la Real Academia de 

la Historia, desde I.° de enero de J913 hasta final de junio 
de 19 1 4. —Madrid, Fortanet, 191 4, 4.°, 114 págs- 

1 507. Probst, J. H. — La m\stique de Ramón Lull et l'art de contempla- 

do'. Étude philosophique suivie de la publication du texte 
catalán rétabli d'aprés le ms. n° 67 de la Konigl. Hof-u. Staats- 



ARQUEOLOGÍA Y ARTE 429 

bibliothek in München. — Münster, Aschendorfi", 1914, 8.°, 
VU1-12Ó págs.. 4.25 marcos. (Beitráge zur (ieschichte der Phi- 
losophie des Mittelalters.) 

1508. Rodríguez, A. — El pronóstico astrológico que de Felipe II hizo 

el doctor Matías Haco (continuación). — CD, 1914, XCVII, 
1 91 -1 99. — V. núm. 817. 

1509. Rubio y Borras, M. — Motines y ali^^aradas de estudiantes en las 

Universidades de Barcelona y Ccrvcra, y curiosas noticias acerca 
de la vida escolar. — Barcelona, Serra, 1914, 8.°, 108 págs., 
1.50 ptas. — V. núm. 819. 

1510. S.\iz, C. — -V. núm. 2102. 

1 5 1 1 . Scorraille, R. de. — Fran^-ois Suarez, de la Compagnie de Jésus, 

d'aprcs ses lettres, scs autres c'crits ine'dits et wi grand nombre de 
docunients nouveaux. Tome I: L'Éludiant, le Maitre. Tome II: 
Le Docteur, le Religieux. — París, P. Lethielleux, 1912-13, 
XXI, 488 y 551 págs. 

1512. Segumlo centenario de la fundación de la Real Academia Españo- 

la. — BAE, 1914, I, 377-3S4. 

1 5 1 3. Sprotte, E. — Sobre M. Asín Palacios : Abenmasarra y su escuela. 

Orígenes de la filosofía hispano-musulmana. — LA, 1914, 1, 52-53. 

1 5 14. Sprotte, E. — Sobre M. Asín Palacios: El original árabe de la 

<íDisputa del asjio contra Fr. Anselmo Turmeda-». — LA, 1914. II, 
108-109. 

1515. Ugarte de Ercilla, E. — • Sobre R. de Scorraille: Frangois Sua- 

rez, de la Compagnie de Je's7is. — RyF, 1914, XXXIX, 191 -198. 

1 5 16. Ugarte de Ercilla, E. — Sobre R. Conde y Luque: Francisco 

Sudrez, S. J. (Doctor cximius). — RyF, 191 4, XXXIX, 262. 

15 17. Vives, Juan Luis. — On education. A translation of the «De tra- 

dendis disciplinis», with an introduction by Foster Watson. — 
New York, Putnams, 1914, 8.", 328 págs. 
i 5 18. Zwemer, S. M. — Raymundus Lulltis, der erste Mohammedaner- 
missionar. Aus dem Engl. übers. — Wiesbaden, Sudan Mis- 
sionsbuchh., 1913, 8.", xviii-126 págs., 10 pl., 2 marcos. 

Arqueologfía y Arte. 

1519. Baráibar, F. — Rincones artísticos. Estudio sobre monumentos 

románicos en la provincia de Álava. — AEsp, 19 14, III, 125-140. 

1520. Casal, Conde de. — Observaciones en que puede basarse una clasi- 

ficación de la cerámica de Alcora. — AEsp, 1914, III, 49-55- 

1 52 1. Casanova, a. F. — La Catedral de Avila. (Discurso de recepción 

en la Academia de la Historia.)— Madrid, Tip. Artística, 1914, 
4.°, 69 págs. 

1522. Centenario del Greco. 1614-1914. Revista dedicada a la memoria 



430 bibliografía 

del insigne pintor. — Toledo, Gómez Menor, 1914, 4.°, 5 núme- 
ros, 16 págs., 5 ptas. 

1523. Domínguez Bordona,]. — Sobre E. Tormo: Jacomart y el arte 

Jiispano-fiamcnco aiatroccniista. — L, 191 4, XIV, 57-61. 

1524. El Greco. Sesión de la Real Academia de Bellas Artes, cii el Cen- 

tenario de la 7nucrte del Greco. — Madrid, Imp. de San Francisco 
de Sales, 1914, 4.°, 56 págs. 

1525. EzQUERRv DEL Bayo, J. — Apuiítes para la historia del reírato- 

mi7iiatura en Espaila..^- A¥.s^, 1914. IH, 82-96, 141-147. 

1526. Fita, F. — Ahuevas inscripciones de Itálica y Manacor. — BAH, 

1914, LXIV, 534-542. 

1527. García Romero, C. — Otra nueva estación romana. 11 : El Modio. — 

BRAGallega, 1914, IX, 273-287. 

1528. GiLLET, M. L. — Vieiix maítres espagnoís a Londres. — RDM, 1914, 

XIX, 784-805. 

1529. GoTHEiN, M. L. — Geschichte der Gartenkunst. Hrsg. m. Unters- 

tützg. der kónigl. Akademie des Bauwesens in Berlín. 2 Bde. 
I. Bd.: von Aegypten bis zur Renaissance in Italien, Spanien 
und Portugal; 2 Bd. : von der Renaissance in Frankreich bis 
zur Gegenwart.— Jena, E. Diederichs, 1914, 8.°, vii-446 págs., 
311 pl., y 506 págs., 326 pl., 40 marcos. 

1530. Herrera, A. — El duro : estudio de los reales de a ocho españoles y 

de las vtonedas de igual o aproximado valor labradas en los do- 
minios de la Corona de España. (Lo publica la Real Academia 
de la Historia.) — Madrid, Imp. Lacosta, 1914, 2 vols. fol.. 
544 págs. y 54 láms., 60 ptas. 

1 53 1. J. A. 3' R. — Sobre E. Tormo: Jacomart y el arte hispano-ftamenco 

cuatrocentista. — BSCastExc, 1914, XII, 479 480. 

1532. La casa antigua española. Catálogo de la exposición organizada 

por la sección de Arquitectui-a del Círculo de Bellas Artes. — 
Madrid, Mateu, 191 4. 

1533. Mayer, a. — Geschichte der spanisclicn ^hilerei. — Leipzig, Klink- 

hardt und Biermann, 1913, 8.°, viii-276 y viii-292 págs., 286 
figuras, 40 marcos. 

1534. Mitjana, R. — Sobre H. CoUet : Le mysticismc musical espagnol 

au XVI' siecle. — RFE, 1914, I, 334-340. 

1535. París, P. — Antiqíiités pré-romaines de Me'rida. — CrAIBL, 191 4, 

127-132. 

1536. París, P. — Prome?tades arche'ologiques. Me'rida.— ^Wi, 1914, XVI, 

269-306. 

1537. París, P. —La Céramique de Numance. — RAAM, 1 914, XXXVI, 5. 

1538. Paz, J. — Castillos y fortalezas del reino. — Madrid, Tip. de la 

Rev. de Arch., 1914, 4.°, 147 págs., 2 ptas. 

1539. Pérez Sedaño, F. — Datos documentales inéditos para la historia 



HISTORIA LOCAL 431 

del arte español. I : Xotas del Archivo de la Catedral de Toledo, 
redactadas sistemáticamente en el siglo XVIII. — Madrid, For- 
tanet, 1914, 4.°, xiii-150 págs., 2 ptas. (Junta para ampliación 
de estudios. Centro de Estudios Históricos.) 

1540. ScHOTTMiLLER, F. — Dle italicnischeu tmd spanischen Bildicerke der 

Renaissance und des Barocks in Mannol, Ton, Holz und Stück. — 
Berlin, Reinier, 1913, 8.°, vii-267 págs., 40 frs. 

1541. ScHULTEN, A. — Die keltiberer n. ilire Kriege m. Rom. — 1914, 

xvi-403 págs. con 5 mapas y una hoja aclaratoria, 40 marcos. 
(\'ol. I de Nnmantia. Die Ergebnisse der Aiisgrabgn. igos-1912. 
V. A. Schulten. Hrsg. m. Unterstützg. des kaiserl. deutschen 
archáolog. Instituts des konigl. bayer. Kultusministeriums u. 
des künigl. bayer. Kriegsministeriums. München, Bruckmann."! 

1542. Schulten, A. — Mis excavacioties en Numancia (ig0j-igi2). (Tra- 

ducción de H. Grunwald.) — Estudio, 1914, VI, 228-248. 

1543. Stores, H. — Francisco Goya; a stiidy of the work and personality 

of the 18"' century spanislt painter and satirist. — London, Jen- 
kins, 1 91 3, 8.°, 422 págs., con grabados, 10 sh. 6 d. 

1544. Street, G. E. — Some account of Gothic architecture in Spain. — 

London, Dent, 1914, 8.°, 376 y 360 págs., con figuras, 7,60 frs. 

1545. Takchiani, ^. — L'Arte spagnuola. — Diz, 1914, 11 enero. 

1546. Torres y León, I. —Los ladrillos visigóticos de Val-Duan. — Ma- 

drid, Tip. de la Rev. de Arch., 19 13, 4.°, 26 págs. 

1547. ViLLALBA Muñoz, L — Antología de organistas clásicos. Traduc- 

ción del texto musical antiguo, recopilación y notas biográfi- 
cas y críticas. Tomo I. Siglo xvi: Canciones españolas de los 
siglos XV y XVI, traducidas y transcriptas para piano y canto. 
Repertorio de los organistas. Composiciones para órgano, 
propias para el uso diario del culto. — Madrid, J. Alier, 19 14. 
154S. ViLLALBA Muñoz, L. — i^n gran tratadista de órgano y compositor 
del siglo X VI. El P. Tomás de Santa Alarla, dominico. — CD, 
1914, XCVIII, 424-440, 

Historia local. 

1549. Ace.mel, I., 3' Rubio, G. — Guía ilustrada, del Alonasterio de A^ues 

ira Señora de Guadalupe. — Sevilla, Imp. de S. Antonio, 1 76 pá- 
ginas y 72 fotogrs. 

1550. Agapito Y Revii.la, J. — Tradiciones en Valladolid. — BSCastExc, 

1914, XII, 363-370, 385-392, 420-426. 

1551. Alfonso X..... — V. núm. 1420. 

1552. Altauill, J. — índice de los documentos existentes en Simancas que 

afectan a la Historia de Xavarra (continuación 1. — BCPNa- 
varra, 1914. 76-7S. — \'. núm. i. 



432 bibliografía 

1553. Arco, R. del. — Tres cartas de población inéditas e interesantes 

(siglo AV/;,— BABLB, 1914, XIV, 292-302. [Cartas de pobla- 
ción de las villas de Ainsa, Almudévar y Sariñena.] 

1554. Areitio, D. — La historia de Valladolid por Canesi. — BSCastExc, 

1914, xir, 447-456. 

1555. Baráibar, F. — V. núm. 1519. 

1556. Barrón, L. — Cantabria y Logroño. Estudio filológico-histórico. 

Nueva versión de la Guerra de Cantabria; disquisiciones 
acerca de los primeros nombres de Irlanda, Cambridge, Ca- 
lahorra, Galbárruli, Grávalos y Varea. — Málaga, Zambrana, 
1914, 8.°, 253 págs., 4 ptas. 

1557. Basanta, P. A. — Libro de curiosidades relativas a Valladolid.— 

BSCastExc, 1914, XII, 457-465, 490-495, 523-528, 

1558. Bauman, E. — Santiago de Compostela. — EM, 1914, núms. 307 

y 308. 
1559- Campión, a. — Gacetilla de la Historia de Navarra (continua- 
ción). — BCPNavarra, 1914, 7-12. — V. núm. 163. 

1560. Carré Aldao, E. — La guerra de la Independencia. El alzamiento 

co?itra los franceses en Galicia. — BRAGallega, 1914, IX, 
249-256. 

1561. Casal, Conde de. — V. núm. 1520. 

1562. Casanova, a. F. - V. núm. 1521. 

1563. Créqüi-Montfort, G., et Rivet, P. — L' origine des aborigénes dit 

Pe'rou et de la Bolivie. — CrAIBL, 1914, 196-202. 

1564. Delgado, G., y Rey, J. M. — Estudios biográficos. (Hijos ilustres 

de la provincia de Córdoba.) — Córdoba, Imp. «El Defensor de 
Córdoba», 1913, 4.°, 184 págs. 

1565. Diges Antón, J. — Guia del turista en Guadalajara. — Guadala- 

jara, Tip. Casa de Expósitos, 19 14, 8.°, 123 págs. 

1566. Fita, F. — V. núms. 145 1 y 1526. 

1567. García Romero, C. — V. núm. 1527. 

1 568. Gordy, W. F. — Tke place and the valué 0/ local History. — HTM, 

1 9 14, V, lo-i I. 

1569. Guerlin, H. — Se'govie, Avila et Salanianque. — París, Laurens, 

4.°, 5 fi-s. 

1570. Huidobro, L. — Sania María la Real de Ndjera. — BSCastExc, 

1914, XII, 481-483. 
i 57 1, hiquisición — V. núm. 1453. 

1572. Joanne. — Saint- Sébastien, Pampelune, Bilbao, Santander. — Paris, 

Hachette et C'*, 191 4, i6.°, 64 págs., mapas, planos, etc., i fr. 
(Guide Joanne.) 

1573. Lampérez y Romea, V. — El castillo de la Calahorra (Granada), 

BSEEx, 1914, XXII, 1-28. 

1574. Mayer, A. — Segovia, Avila und Eskorial.^Lcipzig, E. A.Seemann, 



GEOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA 433 

1 91 3. 8.°, VIH- 180 págs. y 133 figs., 4 marcos. (Berühmte 
Kunststátten. 61 Bd.) 

1575. Méndez Bejarano, M. — V. núm. 1361. 

1576. Moreno de Guerra, J. — Roa. Noticias históricas descriptivas y de 

sus linajes nobles. — RHGE, 1914, III, 353-364. 

1577. Nava Valdés, A. — Turismo asturiano. (Guía para el turista). — 

Luarca, Río, 191 4, 4.", 151 págs., con un plano general y 140 
grabados, 5 ptas. 

1578. OsTos Y OsTOs, M. — Bartolomé de Góngora: Varias carias escri- 

tas en Écija hablando del autor, Corregidor sagaz y varias notas 

y étbusos. — Sevilla, Díaz, 191 3, 283 págs. [Interesante para 

la historia de Écija.] 
1579- París, P. — V. núms. 1535, 1536 y 1537. 

1580. Pescador, INI. — Guía artística de Xerez de la Frojttera, o sea 

sucinta descripción de sus principales monumentos. Segunda edi- 
ción. — Sanlúcar de Barrameda, A. Pulet, 1914, 8.°, 112 pá- 
ginas. 

1 58 1. Real cédula de Felipe 11 sobre los cuantiosos e hidalgos de Car mo- 

na. — RHGE, 1914, III, 464-465. 

1582. Reyes, M. — Bosquejo histórico de la provincia de La Rio/a 

(1543-186'j). — Buenos Aires, Cattaneo, 1913, 4.°, 276 págs. y 
un plano, 15 ptas. 

1583. Riba y García, C. — Lo que se lia escrito sobre los sitios de Zara- 

goza. Inventario bibliográfico. — Zaragoza. La Editorial, 8.°, 
120 págs. 

1584. RoDON, F. A. — Historiografías provinciales : Las fuentes narra- 

tivas de la historia de Tat'ragona en la Edad Antigua. — Estu- 
dio, 1914, núms. 7, 19 y 21. 

1585. Salva, A. — Historia de la ciudad de Burgos. Tomo I. — Burgos, 

Imp. de «El Monte Carmelo», 1914, 8.°, 237 págs. 

1586. Sangrador Mingúela, Y . — Xoticia sobre el colegio y capilla de 

Velardes en Valladolid. — BSCastExc, 1914, XII, 350-356, 
376-380, 397-405. 

1587. Suueda, E. — De la Corte de los señores revés de j\íallorca. Apun- 

tes para una historia privada de aquellos monarcas y de los 
de la casa de Aragón, reyes de Mallorca. — Madrid, Imp. Clá- 
sica, 1914, 8.°, 162 págs. 

Geografía y Etnografía. 

1588. Almeida Arroyo, E. — Geografía de Chile. Segunda edic. - San- 

tiago de Chile, Imp. Universitaria, 1914, 8.°, 302 págs. 

1589. Anguiano, a. — Cartografía mexicana (continuación). — BSMGE- 

México, 1914, VII, 29-47, 139-148, 168-194. 



434 bibliografía 

1590. Bernaldo de Ouirós, C. — Yebala y Garb. — BSEHN, 1914, XIV, 

363-372. [Sobre la nomenclatura geográfica de las regiones 
comprendidas en la zona del protectorado español en Ma- 
rruecos.] 

1591. Blázquez, a. — Vías romanas de Andahícia. — BAH, 1914, LXIV, 

525-533- — V. núm. 158. 

1592. Cabré, J., y Hernández Pacheco, E. — Avance al estudio de las 

pinturas prehistóricas del extremo Sur de España (Laguna de 
la Janda). — Madrid, Fortanet, 1914, 4.°, 35 págs., 13 láms. y 
6 grabs., 2 ptas. (Junta para ampliación de estudios. Instituto 
nacional de ciencias físico-naturales.) 
1593- CarreSo, a. M.— Zíz raza indígena (continuación).— BSMGEMé- 
xico, 1914, VII, 98-102. — V. núm. 124. 

1594. Castillo, A, del. — Origen y antigüedad de las «pallazas» del Cc- 

brero [especie de chozas primitivas]. — BRAGallega, 1914, IX, 
241-248. 

1595. CiNciNATO Bollo, L. — Geografía de la República oriental del Uru- 

guay. 11.^ edic. — INIontevideo, Barreiro, 1914,8.°, 133 págs., 
con grabados, 6 ptas. 
159Ó. DÍAZ Lombardo, I.— Observaciones al estudio del Sr. Ing. D. Ángel 
Angiciaiio, sobre Cartografía mexicana. — BSMGEMéxico, 19 14, 
VII, 65-69. 

1597. Hernández Pacheco, E., Cabré, J., y Vega del Sella, Conde de 

LA. — Las pinturas preiiistóricas de Peña Tti. — Madiñd, jMateu, 
1914, 4.°, 23 págs., 2 láms., 1,50 ptas. (Junta paraa mpliación de 
estudios. Instituto nacional de ciencias físico-naturales.) 

1598. Instituto geográfico y estadístico. Estado de los trabajos geográficos 

en 19 13. — Un vol. con 7 mapas. 

1599. Iniernationales Archiv für Ethnographie . Generalregister zu 

Band 1-20 (1888-1912). — 1914, 4.°, 224 págs., 27 frs. 

1600. Karte von Spanien u. Portugal, mit Ñamen verzeichnis aus Stie- 

lers Hand-Atlas-Gotha. — Justus Perthes (s. a.), 8.°, 80 págs. 
y un mapa. 

1 60 1. Lefebvke de Montjove. — Zíi- Ligures et les premicrs habitanis de 

V Europc occidcntale. Leurs termes géographiques. — Paris- 
Nancy, Berger-Levrault, 191 3, 3 frs. 

1 602. Liébana y los Picos de Europa.. Ligera reseña histórica; datos 

geográficos y estadísticos, itinerarios, monumentos y santua- 
rios, costumbres, etc., por «La voz de Liébana». — Santan- 
der, «La Atalaya», 1913, 4.°, 203 págs., 3 ptas. 

1603. Mélida, J. R. — Arquitectura dolménica ibera. Dólmenes de la 

provincia de Badajoz. — Madrid, Imp. de Arch., 1914. 

1 604. México-Atlas. Estados, distrito federal, territorio, geografía, etc.; 

prólogo del Dr. A. Pruneda. — 8.°, i6d págs., 10 ptas. 



VIAJES 435 

1605. Morí, \. ~La Cartografía della República Argentina. — RGI, 1914, 

XXI, núms. \-2. 

1 606. Pérez Seoane, M. J. — Visiializacióii gcogrdJIca.—RCiCSl, 1 9 1 4, XI, 

225-229. 

1607. OuELLE, O. — Beitrdge zur Landcskunde v. Ostgra;ia¿fa.^Ham- 

burg, L. Gráfe & Sillera, 1914, 8.°, 58 págs. y varias ilustra- 
ciones, 3 marcos. (Abhandlungen u. Berichte zur romanischen 
Kultur-u. Landeskunde.) 

1 608. Resnier, N. — Lexiqíte de Géographie ancienne. — París, C. Klien- 

sieck, 1914. 

1609. Sánchez Cantón, F. — .Sobre M. Pérez Villamil: Relaciones topo- 

gráficas de España. — RFE, 1914,1, 187-190. 

1610. Sentenach, N. — Z,£>j ízrí?c'a¿'í?í' (continuación). — RABM, 1914, 

XVIII, 181-200. — V. núm. 892. 

161 1. Streit, C. — V. núm. 1471. 

1612. Vidal de la Blache, P., )' Camena d'Almeida, P. — Curso de Geo- 

grafía, adaptado a las necesidades de España y América. 
Tomos: II, Europa; III, España y Portugal; IV, Asia, India 
insular, África. — Barcelona, 1913-1914, 8.", 502, ui-698, 533 pá- 
ginas, con grabados, ó ptas. cada tomo. 

Viajes. 

16 1 3. Amicis, E. v>e.— .Spagna. — fulano, A. Cervieri, 1914, i6.°, 286 pá- 

ginas, 3 liras. 

1614. Amicis, E. de. — Spagna. Nuova edizione. — Napoli, Bideri, 1914, 

1 6.°, 274 págs., 50 cents. (Collezione dei grandi autori antichi 
e moderni, núm. 4.) 

161 5. Babeau, E. a. — Notes et Crojuis d'Espagne. Burgos, Avila, To- 

léde. Jean de Bourgogne. Dessin inédit d'Ignacio Zuloaga. ^ 
Paris, Levé, 1914, 8.°, 80 págs. y láms. 

1616. Brunetti, M. — Per la storia del viaggio in Ispagna di Gio. Batí. 

Tiepolo. — Venezia, Tip. \. Gallegari, 1914, 8.'', 11 págs. (Ex- 
tracto de AV.) 

1617. DicKiNsoN, D. — Tlirough Spain. — Methuen, 7/6. 

16 18. La.mi, M. — Terres dliéro'isnie et de voliipté. Impressions d'Es- 

pagne. — Paris, Michaud, 3,50 frs. 

1619. Liske, J. — Viajes de extranjeros por España en los siglos XV, 

XVI y XVI I. Traducidos y anotados por F. R. — Madrid. 

1620. O'Connor, V. C. ScoTT. — Travels in tlie Pyrenees, includtng Ando- 

rra and tlie coast froin Barcelona to Car cas soné. — London, 
Long, 191 3, 8.°, 348 págs. y láms., 12,60 frs. 

1 62 1. X. — Sobre Márchese de S. Francisco: Ristampa del « Viaje de la 

Marquesa de las Amarillas^ . — ^RCAral, 1914, 7, 477. 



436 BIBLIOGRAFÍA 

LENGUA 

Lingüística. 

1622. Berlíner Beitrage zur ger manís clien «. roma?üsche>! Philologie. 

Hrsg. V. Dr. E. Ebering. — Berlín, E. Ebering, 19 14, 8.° 

1623. Bloomfield, L. — An Introduction to ihe study of language. — 

New York, Holt, 1914, 12.°, 336 págs., 1,75 $. 

1624. Blümel, R. — Einfühning in die Syjitax. — Heidelberg. C. Win- 

tei", 1 914, 8.°, xii-283 págs., 3,60 marcos. (Indogermanische Bi- 
bliothek, VI.) 

1625. Broens, o. — Darstellimg und Würdigung des spracliphilosophis- 

chen Gege7isatzes zwisclien Paul, Wwidt tind Mariy. (Dissert. 
Bonn.) -Betzdorf, Ebner, 1913, 69 págs. 

1626. Brugmann, K., y Delbrück, B. — Gnindriss der vergleiclienden 

Grammatik d. indogermaniscJieii Sprachen. — Strassburg, Trüb- 
ner, 191 4, viii-496 págs. 

1627. BüscH, T. — Der leibliclie Aíensch im Lebcti dcr Spraclie, Teil I: 

Stehem, sitzen, liegen. — 1913, 8.°, 32 págs., 2 frs. 

1628. Cramer, F. — Rómisch-germavische Stiuiieii. Gcsammelte Beitrage 

zur romisch-genna}!. Alteriumskunde. — Breslau, Hirt, 1914, 8.°, 
viii-263 págs. 

1629. Dauzat, a. — La ge'ograpkie linguistique. — RMo, 1913, 10 sep- 

tiembre. 

1630. Grasserie, R. de la. —Du verte camine générateur des autres par- 

ties díi dlscours (du phénoméne au nouméne). Notamment 
dans les langues indo-européennes, les semitiques et les 
ouralo-altai'ques. — París, Maísonneuve et fils, 20 frs. 

1 63 1. HuTTON, H. L. — Modern History and Alodern Laí7guages. — MLT, 

1914, X, 45-48. 

1632. J. O. G. — Sobre Ch. Bally: Le langage el la vie. — RFE, 1914, I, 

340-341- 

1633. KiTTsoN, E. C. — How far can European History be taiight in 

Cotinection with Modern Lajtguages} — MLT, 1914, X, 48-50. 

1634. 'KRXKGy'M. — Fritz iMautkners Kritik der Sprache. Eíne Revolu- 

tíon der Phílosophíe. — München, G. MüUer, 19 14, 4.°, 197 pá- 
ginas, 3 marcos. 

1635. ]\Iatthias, T. — Sprachleben u. Spraclischaden. 4. verbesserte u. 

vermehrte Auflage. — Leipzig, Brandstetter, 19 14, 8.°, xii-490 
páginas, 6,30 marcos. 

1636. MoRGENROTH, K. — Sobre Ch. Bally: Le langage et la vie. — ZFSpr, 

1914, XLII, 1-3. 

1637. ScHüTz, L. H. — Die Enstehung der Sprache und andere Vorti-age. 



FONÉTICA GENERAL 437 

Tercera edición. — Frankfurt, St. Goar, 1915, 4.°, 205 págs., 
con grabados, 3 marcos. 

1638. Selva, L. de. — Ensayos de filosofía gramatical. — Leng, 191 4, 

150-156. 

1639. Sperber, H. — i'bcr den Affckt ais Ur sache dcr Sprachverátide- 

ning. Versuck eincr dynamologischen Beirac/itung des Spraclile- 
bens. IV. — Halle, ]M. N¡eme3-er, 1914, S.°, iv-106 págs., 2,40 
marcos. 

1640. Stolzel, a. — Ein Streifzug in die Volkseiymologie muí Volksm\- 

tliologie. — GrB, 19 13, núms. 45 y 49. 

1641. Taugis Orrit, J. ^ — El idioma innato. — Leng, 1914, 104-108. 

[Trata del idioma infantil.] 

1642. Winte