(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Revista de filología española"

^^©MÍSt 



JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES CIENlIl-TCAS 

CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS 



REVISTA 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



DIRECTOR 



RAMÓN MENENDEZ PIÜAL 



TOMO III— 1916 







MADRID 



PQ 

(dOOI 
t.3 



MADRID. -Imprenta de los Sucesores de Hernando, Quintana. 33. 



/y 



ÍNDICE DEL TOMO III 

1916 



Páginas. 



Castro, A. — Algunas observaciones acerca del 

concepto del honor en los siglos xvi y X^ii. ... I - 50 

— ídem, id. (conclusión) .\. . . 357-386 

Haxssen, F. — La elisión y la sinalefa en el «Libt;;p 

de Alejandro» \ 345-356 

Mardex, C. C. — Unos trozos oscuros del «Libro 

de Apolonio» 290-297 

Menéndez Pidal, R. — Poesía popular y Román- 

cero: VL El suceso y la narración histórica. — 
VIL Poema y canción. — VIII. Canción amplia 
y canción breve. — IX. Poesía popular y poesía 
tradicional. — X. Paso del estilo narrativo al 

épico-lírico 233-289 

Navarro Tomás, T. — Siete vocales españolas ... 5 1 -62 

— Cantidad de las vocales acentuadas 387-408 

Solalinde, A. G. — Las versiones españolas del 

«Román de Troie» 121-165 

Miscelánea : 

Castro, A. — Obras mal atribuidas a Rojas Zorrilla, 66-68; 
Más acerca de «muchacho», 68-69; *1^^ «^Q.^^ 3* ^'has- 
ta', 182; «Surtoi>, 182; «Guelte», 183; «Boquirrubio^?. . . 409-412 
DÍEZ Cañedo, E. — Fortuna españolada un verso italiano. 168-170 
FiGUEiREDo, FiDELiNO DE. — Uma pcqucna controversia 

sobre theatro, 1739-1748 4i3-4'9 

García de Diego, V. — Dialectalismos 301-318 

Gómez Ocerin, \. — Un soneto inédito de Luis Vélez. . . . 69-72 



índice del tomo in 

Páginas. 



GuzMÁN, M. L., y A. Reyes. — Contribuciones a la biblio- 
grafía de Góngora 171-182 

Morel-Fatio, a. — La fortune en Espagne d'un vers ita- 

lien 63-66 

Navarro Tomás, T.— Las vibraciones de la «rr» española. 166- 168 

SoLALiNDE, A. G. — «Alia van leys o mandan reys» 298-300 

Notas bibliográficas: 

Aguilera y Arjona. — Galicia. Derecho cojisuetudinario. - 

G- S 335 

Allard, E. — Friedricli der Grosse in dcr Literatiir Frank- 

reicJis mit einet?i Ausblick auf It alien imd Spanien gi 

Alonso Cortés, N. — Viejo y ítuevo 328 

Armas, J. de. — El v.QuiJoie» y su época 326-327 

Artigas y Ferrando, M. — La «Biblioteca Menéndez Pe- 
layo» 197-198 

« AzoRÍN». — La ruta de Dotí Quijote 90 

Braga, Th. — Versao hebraica do <íAmadis de Gaula» .... 330 

Bküch, J. — Der Einjluss der germanischen Sprache?i auf 

das Vulgar latein. — A. C 1 93- 1 96 

Carta de población de la ciudad de Santa María de Alba- 
rracin, segt'm el códice romanceado de Castiel. Estudio 
preliminar y transcripción de C. Riba. — G. S 337-338 

Croce, B. — I teatri di Napoli dal Rinasciinento alta fine 
del secólo decimottavo . Nuova edizione. - J. Gómez 
Oceiin 420-423 

Cuervo, R. J. —Apuntaciones criticas sobre el lenguaje bogo- 

txno. Sexta edición 333-334 

Cuevas, P. M. Docutnentos inéJitos del siglo XV/ para la 

historia de México 1 98 

Chacón y Calvo, J. M. — José María Heredia. — A. R. . . 336-337 

Darío, Rubén. — España contemporánea 90-91 

Demogeot, J. — Histoire des littératures étratigéres Lit- 

tératures j?iéridi anales. Italie. Espagne. 6* édition 92 

Eguía Ruiz, C. — Literaturas y Literatos. Estudios contem- 
poi'átieos 326 

Encina, Juan del. — Represetitaciones. Edic. de E. Kohler. 

«Bibliotheca Románica» 91 

Fitzmaurice-Kelly, J. — Littérature espagnole. 2" édition, 

refondue et augmentée 88- 89 

González Aurioleg, N. — Cervantes y su viaje a Italia .... 327-328 



ÍNDICE DEL TOMO III 

Páginas. 



González de la Cali e, P. U. — Varía. A'otas y apuntes so- 

bre temas de letras clásicas 322-323 

Griera y Gaja, a. — La frontera catalatto-aragonesa.'Es- 

tiidi geográfico -lingüis tic. — R. Menéndez Pidal 73-88 

Grohler, H. — Über Ursprung iind Bedeutung der franzo- 

sischen Ortsnamen 334 

Handank, K. — Das «Büchlein von der Kinder erziehung» 
des spanischen Hutnanisten Aelius Anionius Nebrissen- 
sis. — M. Artigas 324-326 

Hauff, W. — El califa Cigüeña. Edic. de «La Lectura» . . 328 

Henríquez Ureña, P. — Don Juan Ruiz de Alarco'n. — 

C. yR 319-321 

Hernández, P., y A. Le Roy. — Morceaux choisis des clas- 

siques espagnols. 9® édition 329 

IcAZA, F. A. DE. — De cómo y por qué <La tía fingida» no es 

de Cervantes, y otros nuevos estudios cervánticos 423-424 

Iriarte, Tomás de. — Fábulas literarias. Edic. de «La Lec- 
tura» 328 

IzpizuA, S. de. — Historia de los vascos en el descubrimiento, 

conquista r civilización de America. Tomo II 335-336 

Lamano y Beneite, J. de. — El dialecto vulgar sahnantino . 335 

Lang, H. R. — Notes on tlte metre of the Poem of the Cid. — 

R. Menéndez Pida! 338-344 

Memorias de D. Enrique IV de Castilla. Tomo II 329 

MiCHAELis de Vasconcellos, C. — Em volta da palavra 

<i.gonzoy . — k. C 331-332 

Monner Sans, R. — Don Guillen de Castro 327 

Morel-Fatio, a. — Un érudit espagnol au XVIII' siecle. 

D. Gregorio Mayans y Sisear 1 96- 1 97 

Obras de Lope de Vega, publicadas por la Real Academia 

Española. — J. Gómez Ocerin 184-193 

Pinto d'Almeida, F. — Algums ternas filológicos 92 

PuYOL Y Alonso, J. — El Abadengo de Sahagt'm. — E. R. 

Ramos 198 I99 

Revilla, M. G., y A. Ouijano. — Un dictainen sobre la orto- 
grafía fonética 334 

Sablonera, Claudio de la. — Cattcionero musical y político 
del siglo X Vil, recogido y transcrito en notación mo- 
derna por el maestro D. Jesús Aroca. 33° 

Santa Teresa de Jesús. — Obras. Editadas y anotadas por 

el P. Silverio de Santa Teresa 323-324 

Selectious from Mesonero Romanos by G. T. Northup. — 

A.R 321-322 



ÍNDICE DEL TOMO III 

ráyinas. 



Sperber, H. -- Über deti Affekt ais Ursache der Sprach- 

veránderuno-. i^-j-.^j 

^ 3j2 ^^2, 

Tejera, F. — Historia de la literatura española 92 

TiKTiN, H. — Franzósisck <icurée» und Verwaiidtes. — K. C. 89-90 

Toro y Gisbekt, M. de. — Americatiismos 334 

Trelles, C. M. — Bibliografía cubatia del siglo XÍX. 

Tomo VIH ,27 

Vega, Lope de.— ^r/g nuevo de hacer cojnedias en este tiem- 
po. Edic. del Sr. Guerrieri Crocetti 328 

Zarco, P. Julián. — España y la comunión frecuente y diaria 

e7i los siglos XVI y XVII Qi-92 



Bibliografía : 

Obras bibliográficas y enciclopédicas 93, 200, 425 

Historia 94, 202, 427 

. Instituciones 97, 204, 430 

Iglesia y Religión 98, 205, 431 

Ciencia y Enseñanza 99, 207, 432 

Arqueología y Arte 100, 208, 433 

Historia local 102,210, 436 

Geografía y Etnografía 104, 212, 438 

Viajes 213, 439 

Lingüística 105, 214, 439 

Fonética general 214, 440 

Filología románica 105, 440 

Gramática española 106 

Fonética 106, 215, 440 

Ortografía y Paleografía 106, 215, 440 

Morfología 2 1 5, 44 1 

Sintaxis 107, 215, 441 

Lexicografía y Semántica 107, 215, 441 

Métrica 216, 442 

Dialectología 1 08, 2 1 6, 442 

Textos no literarios 1 09, 2 1 7, 442 

Enseñanza del idioma 1 09, 217,443 

Literatura general 1 09, 2 1 8, 443 

Literatura comparada 109, 218, 444 

Literatura española 1 10, 219, 441; 

Escritores hispanolatinos 1 1 1, 220, 447 

Poesía en general 1 1 1 , 220, 447 

Lírica 112, 220, 448 



ÍNDICE DEL TOMO III VII 

Páginas. 

Épica 113, 221, 450 

Dramática 114. 222, 450 

Novelística 115, 223, 453 

Mística 117, 228, 459 

Historia 1 1 8, 230, 460 

Prosa didáctica 118, 230, 461 

Crítica literaria 1 19, 231, 462 

Enseñanza de la Literatura 1 19, 231, 462 

Folklore. Literatura pojjular 1 19, 231, 463 

Obras diversas 1 20, 232, 463 

Noticias 232 



ABREVIATURAS 

DE LAS REVISTAS CITADAS EN LA BIBLIOGRAFÍA DEL TOMO III 



AAm — Art in America. New-York. 

AAP — Atti deír Accademia Pontania- 
na. Napoli. 

AASLAPal — Atti della R. Accademia 
di Scienze, Lettere ed Arti. Palermo. 

AAV — Archivo de Arte Valenciano. 
Valencia. 

ABAP — Anais das Bibliotecas e Ar- 
quivos de Portugal. Coimbra. 

AcHer — Nueva Academia Heráldica. 
Madrid. 

AE — África Española. Madrid. 

AECET — Arxiu d'Estudis del Centre 
Excursionista de Terrassa. 

AEsp — Arte Español. Madrid. 

AFNF — Arkiv for Nordisk Filologi. 

Aguia — A Aguia. Porto. 

AHHAg — Archivo Histórico Hispano- 
Agustiniano. Madrid. 

AIA — Archivo Ibero-Americano. Ma- 
drid. 

AIECat — Anuari de l'Institut d'Estu- 
dis Catalans. Barcelona. 

AJ — The American Journal of Philo- 
logy. Baltimore. 

AJPs — American Journal of Psycho- 
logy. 

AKGWGottingen — Abhandlungen 
der Konigl. Gesellschaft der Wis- 
sensch. zur Gottingen. Phil.-Hist. 
Klasse. 

Alh — La Alhambra. Granada. 

Ant — L'Anthropologie. Paris. 

ASI — Archivio Storico Italiano. Fi- 
renze. 

ASLom — Archivio Storico Lombardo. 
Milano. 

ASNSL — Archiv für das Studium der 
neueren Sprachen und Literaturen. 
Braunsweig, Berlin. 

ASPNap — Archivio Storico per le 
Provincie Napoletane. Napoli. 

ASPParm — Archivio Storico per le 
Provincie Parmensi. 

ASS — Archivio Storico Siciliano. Pa- 
lermo. 

ASSicOr — Archivio Storico per la Si- 
cilia Oriéntale. Catania. 



Ath — The Athenaeum. London. 

Atl — Atlántida. Buenos Aires. 

Ateneo — Ateneo. Valladolid. 

AVit — Ateneo. Vitoria (Álava). 

B — La Bibliofilia. Firenze. 

BABLB— Boletín de la Real Academia 
de Buenas Letras de Barcelona. 

BAD— Bulletin de l'Académie Delphi- 
nale. 

BAE — Boletín de la Real Academia 
Española. Madrid. 

BAH — Boletín de la Real Academia 
de la Historia. Madrid. 

BANHab — Boletín del Archivo Nacio- 
nal. Habana. 

BBA — Bulletin de la Bibliothéque 
Américaine (Amérique latine). Paris. 

BBC— Budleti de la Biblioteca de Ca- 
talunya. Barcelona. 

BASG — Bollettino Araldico Storico 
Genealógico. Firenze. 

BBMG — Boletín de la Biblioteca Mu- 
nicipal de Guayaquil. 

BBNMéxico— Boletín de la Biblioteca 
Nacional. México. 

BCEA — Boletín del Centro de Estu- 
dios Americanos de Sevilla. 

BCECat — Butlleti del Centre Excur- 
sionista de Catalunya. Barcelona. 

BCECBages— Butlled del Centre Ex- 
cursionista de la Comarca de Bages. 
Manresa. 

BCPNavarra — Boletín de la Comisión 
Provincial de Monumentos de Na- 
varra. Pamplona. 

BCPOrense — Boletín de la Comisión 
Provincial de Monumentos de Oren- 
se. 

BDLIC — Bolleti del Diccionari de la 
Llengua Catalana. Palma de Ma- 
llorca. 

Bet — Bétíca. Sevilla. 

BHi — Bulletin Hispanique. Bordeaux. 

BHPR — Boletín Histórico de Puerto 
Rico. 

Bi — Bibliofilia. Barcelona. 

BILE — Boletín de la Institución Libre 
de Enseñanza. Madrid. 



ABREVIATURAS 



BRAGallega— Boletín de la Real Aca- 
demia Gallega. Coruña. 

BRSG — Boletín de la Real Sociedad 
Geográfica. Madrid. 

BRSGCM — Boletín de la Real Socie- 
dad Geográfica. Revista de Geogra- 
- fía Colonial y Mercantil. Madrid. 

BSAL — Bolleti de la Societat Arqueo- 
lógica LuUiana. Palma. 

BSCastExc — Boletín de la Sociedad 
Castellana de Excursiones. Vallado- 
lid. 

BSDSilos — Boletín de Santo Domingo 
de Silos. Burgos. 

BSEEx — Boletín de la Sociedad Es- 
pañola de Excursiones. Madrid. 

BSEHN — Boletín de la Sociedad Es- 
pañola de Historia Natural. Madrid. 

BSSP — BuUettino Senese di Storia 
Patria. Siena. 

BSSvIt — Bollettino Storico della Sviz- 
zera Italiana. 

BTer — La Basílica Teresiana. Sala- 
manca. 

C — Le Correspondant. Paris. 

CAr — Colección Ariel, San José. Costa 
Rica. 

ce — La Civilta Cattolicá. Roma. 

CD — La Ciudad de Dios. Madrid. 

CHA — Cultura Hispano-Americana. 
Madrid. 

CInt — Cuba Intelectual. Habana. 

Co ■ — Coleccionismo. Madrid. 

Conc — II Conciliatore. Torino. 

CrAIBL — Comptes rendus de l'Aca- 
démie des Inscriptions et des Belles- 
Lettres. Paris. 

CT — La Ciencia Tomista. Madrid. 

CuC — Cuba Contemporánea. Habana. 

Cult — Cultura. Bogotá. 

DLS — Don Lope de Sosa. Jaén. 

ED — Estudios de Deusto. Bilbao. 

EE — Euskal-Erria. San Sebastián. 

EF — El Eco Franciscano. Santiago. 

Esf — La Esfera. Madrid. 

EstFr — Estudios Franciscanos. Sarria 
(Barcelona). 

Estudio — Estudio. Barcelona. 

EyA — España y América. Madrid. 

FD — FanfuUa della Domenica. Roma. 

FL — Filosofía y Letras. Madrid. 

FRev — The Fornightly Review. 

Gids. — Gids. Amsterdam. 

GSLlt — Giornale Storico della Lette- 
ratura Italiana. Torino. 

H — Hermes. Berlín. 

ICHC — L'Intermediaire des Clier- 
cheurs et des Curieux. Paris. 

Ide — Idearium. Bilbao. 

lEA — Ilustración Española y Ameri- 
cana. Madrid. 

IMz — II Alarzocco. 

Inst — O Instituto. Coimbra. 



JAF — The Journal of American Folk- 
lore. Lancaster, PA., and New- York. 

JS — Journal des Savants. Paris. 

L — La Lectura. Madrid. 

L Aragón — Linajes de Aragón. Huesca. 

Let — Letras. Habana. 

LGRPh — Literaturblatt für germa- 
nische und romanische Philologie. 
Leipzig. 

LZ — Literarisches Zentralblatt für 
Deutschland. Leipzig. 

MA — Le Moyen Age. Paris. — 

MF — Le Mercure de France. Paris. 

MLN — Modern Language Notes. Bal- 
timore. 

MLR— The Modern Language Review. 
Cambridge. 

MLT — Modern Language Teaching. 
London. 

MPhil — Modern Philology. Chicago. 

]\ISH — Música Sacro-Hispana. Bilbao. 

NA — The New Age. London. 

NAH — Nueva Academia Heráldica. 
Madrid. 

NAnt — Nuova Antología. Roma. 

NCA — The ninetieth century and af- 
ter. London. 

NKGWGottingen — Nachrichtcn der 
Koniglichen Gesellschaft der Wis- 
senschaften zu Gottingen. 

Nos — Nosotros. Buenos Aires. 

NO — Notes and Queries. London. -»*■ 

NT — Nuestro Tiempo. Madrid. 

NuS — Nord und Süd. Breslau. 

Op — L'Opinion. Paris. 

PMLA — Publications of the Modern 
Language Association of America. 
Baltimore. 

PsR — The Psychological Review. 

QR — The Quarterly Review. 

RABM — Revista de Archivos, Biblio- 
tecas y Museos. Madrid.) 

RACP — Revista Argentina de Cien- 
cias Políticas. Buenos Aires. 

R.^rch — Revue Archéologiquc. Paris. 

Rass — La Rassegna. Firenze. 

RBC — Revista Bimestre Cubana. Ha- 
bana. 

RCa — Revista Castellana. Valladolid. 

RCal — Revista Calasancia. Madrid. 

RC.Aral — Rivista del Collegio Aral- 
dico. Roma. 

RCEHGranada — Revista del Centro 
de Estudios Históricos de Granada 
y su Reino. Granada. 

RCChile — La Revista Católica de San- 
tiago de Chile. 

RCHL — Revue Critique d'Histoire et 
de Littératurc. Paris. 

RCo — Revista Contemporánea. Carta- 
gena. Col. 

RCrist — Revista Cristiana. Madrid. 

RDM— Revue des Deux Mondes. Paris. 



ABREVIATURAS 



RDP — Revista de Derecho Privado. 

Madrid. 
REcl — Revista Eclesiástica. Valladolid. 
Rev — La Revue. Paris. 
RFE — Revista de Filología Española. 

Madrid. 
RFil — Revista de Filosofía. Buenos 

Aires. 
RFLCHabana — Revista de la Facultad 

de Letras y Ciencias. Habana. 
RH — Revue Historique. Paris. 
RHGE — Revista de Historia y de Ge- 
nealogía Española. Madrid. 
RHi — Revue Hispanique. Paris-New- 

York. 
RHist— Revista de Historia. Lisboa. 
RJLQuito — Revista de la Sociedad 

Jurídico-Literaria de Quito. 
RLu — Revista Lusitana. Lisboa. 
RMen — Revista de Menorca. Mahón. 
RMM — Revue du Mond Musulmán. 

Paris. 
RMor — Revista de Morón. 
RMPh — Rheinisches Museum für Phi- 

lologie. Frankfurt a. Main. 
RN — La Rassegna Nazionale. Firenze. 
Ro — Romanía. Paris. 
ROChr — Revue de l'Orient Chrétien. 

Paris. 
RPe — Revue Pédagogique. Paris. 



RPLit— La Revue Politique et Litté- 
raire. Paris. 

RRACádiz — Revista de la Real Aca- 
demia Hispano-Americana de Cien- 
cias y Artes. Cádiz. 

RRQ — The Romanic Review. Lancas- 
ter, PA., New-York. 

RSI — Rivista Storica Italiana. Torino. 

RScPo — Revue des Sciences Politi- 
ques. Paris. 

RUBA — Revista de la Universidad de 
Buenos Aires. 

RUnTeg — Revista de la Universidad. 
Tegucigalpa. 

RyF — Razón y Fe. Madrid. 

S — Summa. Madrid. 

Science — Science. 

TRHS — Transactions of the Royal 
Historial Society. London. 

UíAm — Unión Ibero-Americana. Ma- 
drid. 

Vo — La Voce. Firenze. 

WKP — Wochenschrift für Klassische 
Philologie. Berlín. 

ZAK — Zeitschrift für Asthetik und 
allgemeine kunstwissenschaft. Stut- 
tgart. 

ZFSpr — Zeitschrift für franzosische 
Sprache und Litteratur. Chemnitz 
und Leipzig. 



REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo III. EMERO-MARZO 1916 Cuaderno \.° 



ALGUNAS OBSERVACIONES 

ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 

EN LOS SIGLOS XVI Y XVII 



El presente artículo no aspira, como ya dice su título, a 
ofrecer los resultados de una investigación acabada sobre el 
complejo problema del honor en nuestra comedia; tales resul- 
tados hubiesen requerido ser expuestos en un libro. He juz- 
gado, sin embargo, que los datos y puntos de vista contenidos 
en las siguientes páginas merecían publicarse, sobre todo si a 
ello precedía esta salvedad, cuyo pleno sentido será llano para 
los versados eñ nuestra historia dramática : que el autor no 
considera este artículo como un trabajo definitivo, sino como 
un conjunto de observaciones preparatorias, que otros, o él 
mismo, podrán utilizar con provecho en un estudio general del 
honor en nuestro drama. 

Todo el mundo admite que el honor era una de las tres 
direcciones fundamentales que podían tomar nuestros escrito- 
res dramáticos cuando querían mover de raíz las voluntades 
de los héroes de la comedia. Lo que más ha llamado la aten- 
ción de los historiadores han sido los desenlaces sangrientos 
de los llamados dramas trágicos de Calderón. Principalmente 
Tomo III. i 



AMÉRICO CASTRO 



se ha investigado si la expresión de tal sentimiento era moral, 
si era bella, si reflejaba las costumbres de la época y, en fin, 
qué precedentes tenga el sentimiento del honor dentro de 
nuestra historia. 



INTRODUCCIÓN BIBLIOGRÁFICA 

J. L. MuNÁRRiz ^ admite que nuestras comedias retratan 
«las costumbres de su edad». «Yo no puedo convenir con 
Luzán en que sean exagerados los lances de Calderón», por- 
que, en otro caso, no hubieran agradado sus comedias. «Las 
ideas caballerescas dominaban aún la imaginación espa- 
ñola por la impresión que dejaron los libros de caballería ; 

el pundonor gótico hacía concebir ofensas en la acción o 
palabra menos descomedida, y dictaba el hacerse justicia por 
su mano; este mismo pundonor tenía en demasiada sujeción 
al bello sexo, dando un imperio violento a los hombres sobre 
sus hijas y hermanas.» Las opiniones de Munárriz van a dar 
la pauta a los críticos del siglo xix; en todo caso, ninguna idea 
esencial encontraremos — excepto la del origen árabe — que 
no pueda referirse a las 3^a expresadas en l8oi. 
'^ A. \\\ vox ScHLEGEL ": «El honor es siempre un principio 
ideal, pues descansa en aquella elevada moral que santifica 
los principios sin mirar las consecuencias. Para ciertas opinio- 
nes y prejuicios puede descender a meras conveniencias so- 
ciales, a arma de la vanidad; pero hasta en estos falseamientos 
del honor se reconocen las sombras de una idea sublime.» La 
leyenda del armiño es la más exacta representación del senti- 



1 En las adiciones a su traducción de H. Blair, Lecciones sobre la 
Retórica, Madrid, 1817, IV, pág. 307. (La primera edición es de 1801.) 

2 Englisches iind Spanisches fheater. (I\íe3'er' s Volksbücher, pág. 172.) 
Es el mismo juicio contenido en las Vorlesungen über dramatische 
Kunst wid Literatur, publicadas de 1809 a 181 1. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONXEPTO DEL HONOR 3 

miento del honor en Calderón. «Este sentimiento es tan pode- 
roso en los caracteres femeninos, que domina al amor, el cual 
sólo puede existir a su lado, no sobre él.» Schlegel no analiza, 
sino que glorifica el honor. 

SiSMOXDi ^ juzga el honor con el tono agresivo que le era 
habitual : «Después que el honor, pública y particularmente, 
estaba sin cesar comprometido por una corte cobardemente 
corrompida, los dramáticos supusieron el honor como una 
delicadeza vidriosa que, herida sin cesar, ecsigía continuamente 
castigos o venganzas terribles, y que no hubieran podido ecsis- 
tir realmente sin trastornar la sociedad.» 

En las notas de Amador de los Ríos -, correctivas del mal 
humor de Sismondi, hallamos esta superficial observación: 
«En cuatro o cinco de sus dramas está pintado el terrible 
furor de los celos; desafiamos a cualquiera que nos señale la 
falta de verdad en la expresión de esta pasión.» 

Para Marchena ^ las venganzas sangrientas eran naturales 
«en un país donde era hereditario el encono, y borrón el olvido 
■de las injurias recibidas». Atribuye el hecho a insuficiencia 
del poder judicial. Tales rasgos en nuestros dramáticos retra- 
tan «las costumbres del siglo y el pueblo en que escribían». 
Según L. DE Viel-Castel ■*, el honor lleva a la abnegación 
y a la barbarie. No es la virtud «en tant du moins qu'on 
voudrait donner au mot de vertu sa signification chrétienne». 
El honor nos obliga a lavar con sangre hasta la apariencia de 
un insulto. Tal sentimiento no era extraño a la Europa de 



' Lecciones de Filosofía 7noral, Burdeos, 1820, I, lxxv-lxxvi. 

- Tomo II, pág. 400. 

3 Hist. lit. esp. (traduc. esp.), Sevilla, 1847, II, 200. (La primera edi- 
ción francesa es de 18 13.) 

* De Vhoiineur comme ressort dramatique. (Revue des Deux Mon- 
des, 1841, tomo XXV, págs. 397-421.) Cfr.: «Estudios ligen'simos , así 

el de Viel-Castel.» M. Pelayo, Calderón, pág. 40. A lo que responde 

Morel-Fatio, Reviie Critique des Travaux , 1881, pág. 16: «Elle peut 

[cette étude] ne pas avoir épuisé le sujet; cependant, comme les Espa- 
gnols n'ont encoré rien écrit de plus profond sur la matiére, ¡1 convient 
ne pas faire fi de ce peu.^ 



AMERICO CASTRO 



entonces; pero su exageración constituye lo típico de 
nuestro drama. El teatro refleja ideas y sentimientos 
que entonces existían. Separa claramente obras como 
El Alcalde de Zalamea y Gaj'cía del Castañar de los demás 
casos de «la jalousie d'honneur, celle que j'appellerais jalousie 
de l'esprit». Atribuye a los árabes este modo de tratar a la 
mujer: «Ouelque chose des idees de l'Orient mahométan s'y 
était melé aux idees de l'Occident chrétien.» Relaciona las exa- 
geraciones en religión con las del honor: lo que el fanatismo 
religioso es al cristianismo, es el honor a la virtud. Culpa a los 
españoles de exageración y de carecer de «humanidad» y de 
«bon sens». 

A. F, ScHACK ^ trata vagamente del honor. La obstinación 
y firmeza de los españoles les llevaba en sus preocupaciones 
hasta las consecuencias más extremas: «En virtud de una cade- 
na de conclusiones, trazáronse leyes morales opuestas conoci- 
damente a la verdadera moral, convirtiendo en base o principio 
de conducta motivos externos puramente casuales. Esta cos- 
tumbre era tan general y absoluta, que nadie podía esquivar 

su imperio El apasionamiento de este pueblo meridional 

sentía crecer su sed de venganza por la influencia de la opi- 
nión pública.» Aunque haya protestas contra el honor, desde 
Lope, éstas son «expansiones momentáneas de la sensibili- 
dad, no atendidas por nadie, y sirven para hacer resaltar más 
la enérgica voluntad de sus héroes». 

J. E. Haktzexbusch - cree que el drama de Calderón está 
fundado «sobre la preciosa base del honor convertido en na- 
cionalidad». El héroe cal deronian o es el caballero, el hombre 
de honor. 

Además trató Hartzenbusch del honor en los dramas trá- 
gicos en sus anotaciones a las comedias de Calderón ^. 

Al hablar de El pintor de su deshonra, cita varios sucesos 



1 Hist. de la lit. dram. (traduc. esp.), IV, 350-35 1- (La edición ale- 
mana es de 1845.) 

2 Prólogo a las comedias de Calderón. (Rivad., VII, 1848.) 

3 Rivad., XIV, 1850, págs. 695, 710 y 713. 



OI5SERVACIO\ES ACERCA DEL CON'CEPTO DEL HONOR 5 

parecidos, mencionados en los Avisos de Pellicer. Señala la 
contradicción entre el catolicismo de la época y el entusiasmo 
con que se recibieron estas obras; para él la explicación «es 
muy fácil: Calderón, que compuso el drama, el censor que le 
expidió la licencia y los espectadores que vitorearon la obra, 
no eran sólo católicos, eran también hombres de honor, hom- 
bres de mundo » Una opinión general que, justa o injusta, 

dominaba irresistible los espíritus, embebió en rigores la plu- 
ma de Calderón. 

G. TiCKNOR ^ : Para conseguir una «excitación casi febril». 
Calderón se valió del «pundonor exagerado, sentimiento 
que nunca pudo ser en la corte de Felipe IV y Carlos II 
tal cual él nos le pinta , sin que el edificio social se con- 
moviese hasta sus cimientos y emponzoñasen los más dulces 
y deliciosos lazos de la vida humana.» Tales ideas — que em- 
piezan en Torres Naharro — pueden venir de la legislación 
visigótica; aunque abolida mucho antes de Calderón, el pue- 
blo había conservado la tradición de su fuerza. Y así, '<se toleró 
a los poetas el conservar éstos principios formidables mucho 
después que el buen juicio y la sana razón los habían abolido». 

V. ScHMiDT ^ no formula teoría ni hace investigación his- 
tórica sobre el honor. Se limita a decir que el honor «es aquel 
oscuro principio que en otras tragedias actúa como destino, 
castigo o culpa, según normas incomprensibles. E/ medico de 
Síc honra sólo puede comprenderse si nos colocamos en el 
antiguo y riguroso concepto del honor en España». Gutierre 
mata secretamente a Mencía, no por miedo a la justicia, sino 
por miedo a la pública opinión. 

P. DE LA EscosuRA ^ analiza en forma retórica el valor so- 
cial y artístico de los dramas trágicos; coloca A secreto agra- 



1 Hist. lit. esp. (tradiic. esf).!, I\', 67-68. (La edición inglesa es 
de 1849.) 

2 Die Schauspiele Calderón' s, Elberfeld, 1857, págs. 207, 213. 

' Calderón considerado como moralisia dramático. — Del adulterio 
considerado como asunto dramático. — Heclios Iiistóricos de la época de Cal- 
derón. — A secreto agravio, secreta venganza. — El médico de su honra. — 
El pintor de su deshonra. (^Revista de España, 1869, VI, pá<;s. 17 1-2 10.) 



AMERICO CASTRO 



vio al par de La vida es sueño. Para el marido engañado no 
había otra rehabilitación sino la muerte de los ofensores (pá- 
gina 167). Cita diferentes casos, muy característicos, de ven- 
ganzas de maridos ultrajados (o que pensaban estarlo); algu- 
nas de estas muertes son secretas. Toma los datos de la 
Colección de cartas de algunos padres jesuítas, publicadas por 
Gayangos ^. Todos los sucesos que cita Escosura acontecieron 
en la época de Calderón. Considera el asesinato de Villame- 
diana como venganza secreta de una ofensa a la honra. Analiza 
después los dramas trágicos y concluye que Calderón no hizo 
sino reflejar las costumbres e ideas de su tiempo, explicables 
por el modo de ser de la sociedad española de entonces. No 
precisa los motivos que hicieran que esta concepción del ho- 
nor tuviese tal arraigo en el siglo xvii. Lo mira como una 
«preocupación» de la época (pág. 17 1). «En ese punto no ca- 
bía entonces ni discusión siquiera: todo el mundo convenía 

en que la adúltera debía morir a manos del ofendido ; 

hasta los eclesiásticos, hasta los predicadores del Evange- 
lio» (pág. 170). «Castigar el adulterio con la muerte de entram- 
bos cómpHces, y no por ministerio de la ley, sino por mano 

del agraviado , no está ya en nuestras costumbres, no sé si 

diga más piadosas o menos honradas en esa parte que 
las del siglo xvii» (pág. 163). En resumen: ocurrían en el 
siglo xvii casos análogos a los de los dramas trágicos; tales 
venganzas parecían bien, incluso a los eclesiásticos, y el autor 
parece revelar cierta nostalgia ante su desaparición. 

Como vemos, en los estudios citados no se examinan de- 
tenidamente ni la misma naturaleza del honor, ni sus oríge- 
nes. El honor es un fenómeno raro, oscuro; se le censura o 
se le ensalza sin motivo, y hasta hay quien niega que en este 
punto el drama responda a un real estado de costumbres (Sis- 
mondi, Ticknor); en cuanto a sus orígenes, se piensa en los 
árabes (Viel-Castel), en los godos (Munárriz, Ticknor) o en la 
literatura caballeresca (Munárriz). Además, Marchena, Schack 



í Memorial Hisiórico, tomos XIII a XIX (1861 a 1865). 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 7 

y Escosura parecen inclinarse a buscar los orígenes del honor 
dentro del carácter nacional. El centenario de Calderón (l88l) 
suscita trabajos de más alcance. 

Al). DE Castro ^ adopta la idea del origen visigótico, pero 
también piensa que el drama responde, en cuanto al honor, 
a un estado de costumbres. La popularidad de los romances 
de «Los comendadores de Córdoba» prueba que así se cas- 
tigaba la infidelidad de la mujer. En el siglo xvi aun podía el 
marido matar en el cadalso a los adúlteros, según atestiguan 
ciertas memorias guardadas en la Biblioteca Colombina. Sólo 
los plebeyos aceptaban este género de venganza. A Castro 
corresponde el mérito de haber señalado la posición especial 
que Cervantes adopta en un pasaje de Persiles. No analizó, em- 
pero, la idea de honor; exageró la influencia de la legislación 
y, en fin, no distinguió los celos del punto de honra, y coloca 
a Ótelo en el mismo plano que los dramas trágicos de Calderón. 

C. Soler y Arques ^ se limita al análisis de la obra de 
Calderón, sin emitir ningún punto de vista ^. 

AL Menéndez Pelayo ^ examina el honor calderoniano esté- 
tica e históricamente. Aprendemos allá la diferencia esencial 
que existe entre Ótelo y los dramas trágicos: resultan «mucho 
más odiosos estos personajes, en medio de ser tan honrados 
y tan caballeros, que Ótelo estrangulando a su esposa, por 
lo mismo que la adora» (pág. 287). Pone de realce Menéndez 
Pelayo el valor de la técnica artística de El medico de su honra, 
por ejemplo ^. Además, según él, nada extravagante sería la 
doctrina calderoniana del honor cuando teólogos y predi- 



' Costumbres de los españoles en el siglo XVII. (Memorias de la Real 
Academia de Ciencias Morales, 1881.) 

.2 Los españoles según Calderón. (Memorias de la Real Academia de 
Ciencias Morales, 1881.) 

' Lo mismo puede decirse por otros motivos, y no obstante lo am- 
bicioso de su título, de José Elías de Molíns, El sentimiento del honor 
en el teatro de Calderón. (Revista de España, LXXX, 1881, págs. 355 
y sigs.; 514 y sigs.; LXXXI, 230 y sigs; 487 y sigs; LXXXIl, 52 y sigs.) 

* Calderón y su teatro, 1881 (cito por la tercera edic. de 1884). 

^ Cfr.: Obras de Lope, edic. Acad., tomo IX, pág. cxxv. 



8 AMÉRICO CASTRO 

cadores aprobaban sus comedias. Reconociendo Alenéndez 
Pelayo no ser cristiana la solución de los dramas trágicos, y 
su defecto estético, es sorprendente que escriba: «Hasta ahora 
ni Shakespeare, ni Calderón, ni otro alguno, se atrevieron a 
cortar sus dramas de celos sino con sangre, y me parece muy 
difícil empresa resolverlo de otra manera.» Aquellos dramas 
«pudieran ser hasta de buen ejemplo, por el mismo rigor con 
que hasta la más leve sospecha se castiga» (pág. 285). 

Según A. Rubio v Lluch 1, los ideales caballerescos real- 
mente encontraron en España un sujeto colectivo. Aquel 
idealismo fué propiamente caballeresco en el Quijote, popular 
en la comedia, cristiano en los místicos. No da Rubio prue- 
bas concretas de cómo lo caballeresco influya en toda la con- 
cepción del honor; pero de esto trataré más adelante. Diga- 
mos tan sólo que para Rubio, Calderón es el representante 
de los ideales de España, que por definición son caballeres- 
cos. Señala la precedencia del romancero, de Torres Naharro, 
Lope y Guillen de Castro, aunque no de modo preciso. El 
teatro de Calderón es abstracto, según dicen ya los títulos de 
su comedias; cree Rubio que no es popular; la falta de la ma- 
dre nos está diciendo su irrealidad, aunque este teatro no sea 
del todo convencional, ya que las ideas caballerescas domi- 
naban la imaginación de los españoles. En general, refiere al 
artículo de Ad. de Castro para la relación entre las costumbres 
y el teatro (pág. 49). Analiza la susceptibilidad del honor, 
los caracteres de su reparación y las protestas que contra 
sus crueldades lanza Calderón; en este punto reproduce la cita 
de Persiles, tomándola de Ad. de Castro (pág. 1 12). Lo más in- 
teresante de la obra es, sin duda, el análisis del sentimiento del 
honor en los caracteres dramáticos (págs. 1 13 y sigs.). Aunque 
no estudia todo el teatro de Calderón, son sus citas de gran 
utilidad: vemos por ellas cómo el padre, el esposo, el hermano, 
el amante sienten los deberes que les impone el honor; y, en 



* El sentimiento del honor en el teatro de Calderón, Barcelona, 1882. 
Lleva un prólogo de Menéndez Pela3'o, donde éste hace observacio- 
nes análogas a las citadas anteriormente. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 9 

fin, cómo la mujer corresponde a su carácter de guardadora 
del honor del hombre ^. 

G. Baist ^ sostiene que «únicamente en Calderón se ha 
convertido el código del honor en impulso de la acción; esta 
tendencia aparece ocasionalmente en los romances, pero re- 
cibe en aquél su forma dogmática» ^. 

E. Martinexche ^ admite, como IMenéndez Pclayo, la con- 
gruencia del teatro con las costumbres, en la brillante y suges- 
tiva exposición que hace de los rasgos esenciales de nuestra 
comedia; he aquí su punto de vista sobre el honor : «Mélez 
l'esprit du Moyen-áge et les habitudes des Alaures, et vous 
aurez sur le foyer domestique les sentiments d'un Espagnol 

du xvif siécle L'Espagnol du xvif siecle, héritier des tra- 

ditions héroYques et chevaleresques avait transformé [la ven- 
geance et la jalousie] au contact des Maures.» Como vemos, 
Martinenche combina la teoría de \^iel-Castel con la del influjo 
caballeresco. 

D. K. Pétrof '* estudia en Lope el drama de honor y la 



' Pueden pasarse en silencio por su insignificancia: T. Muñoz Peña, 
La idea del /lonor como elemento artístico en la literatura castellana 
(Revista Contemporánea, 1885, LV, págs. 456 y sigs.; LVI, 42 y sigs.), 
y A. W. Herdler, The Sentiment of honor in Calderón' s Theatre (Modern 
Language Notes, VIH, 1893, 77-80), que se limita a reproducir parte 
de las citas de Rubio. 

2 Grundiss der rom. Phil, 1897, II,, pág. 466. 

^ A. G.\ssiER, Le théátre espagnol, Paris, 1898, págs. 4 y 5, dice que 
«l'honneur, cette autre religión domestique et national, n'est pas 
moins farouche. Exemplaire de noblesse et de galanterie, le «caba- 
llero» sans rien demander, immole au roí sa vie loyale et l'expose éga- 
lement pour toute femme menacée; mais, prompt au soupgon et á la 
vengeance, 11 n'attend mcme pas que sa jalousie soit justifiée pour 
donner la mort á celle qu'il aime le mieux, sur le plus léger índice 
de ce qu'il croit étre «son injure». El honor es un «sentiment cheva- 
leresque inné». 

* La Comedia espagnole en France de Hardy a Racine, Paris, 1900, pá- 
ginas 80 j' 91. 

5 Estudios sobre Lope de Vega (en ruso), 1901. No conozco esta obra 
sino a través de la noticia dada por A. Morel-Fatio, Bull. Hispa- 
niqne, IV, 1902, págs. 379-381. 



10 AMÉRICO CASTRO 

glorificación de la mujer virtuosa. Según Pétrof, Lope no ha 
pintado sino algunos aspectos de la vida de familia. Pero en 
cuanto al honor, no cree que haya aquél exagerado un senti- 
miento que Pétrof mira como base de la vida de familia en 
España, como el principio que guía las relaciones mutuas. 
Lope es, sin duda, el. inventor del drama de honori 
cuyos héroes pertenecen a la clase media. Lástima es que yo 
no pueda utilizar completamente este trabajo: le corresponde 
el mérito de haber revisado seriamente, por primera vez, la 
teoría tradicional de que el honor sea calderoniano. 

R. Beer ^ : Calderón llevó hasta lo morboso el concepto 
del honor, y «en esto se revela como un completo hijo de su 
pueblo, como tipo de la nación caballeresca». 

AL DíEULAFOY ^ no debiera figurar aquí; pero como el tono 
seguro y dogmático que emplea puede engañar a los no en- 
tendidos en literatura española ^, diré que se sirve de todos 
los lugares comunes que circulan sobre la materia, empeorán- 
dolos con manifiestas equivocaciones. El único autor árabe 
que cita y compara con Lope es Akhoun-Zade, imitador de 
Scribe. Para él, «le code aragonais des Siete Partidas-» no 
es un precedente; «on est bien loin du droit gothique et du 
code aragonais» (pág. 898). «Le Jaloux prudent, de Tirso 
[donde precisamente no muere nadie], et D'iin chátiment deux 
vengeances, de Montalbán, sont des apologies de véritables 
meurtres» (pág. 890). No cree que hubiese maridos tolerantes 
en el siglo xvii, como algunos pretenden: «A l'appui de leurs 
dires, ils citent les vers de Villamedia (.^), un fou du reste, 
contre la marquise del Valle» (pág. 893). Basta con lo citado 
para juzgar el valor de ese estudio. 



1 Spanische Literatiirgeschichte , 1903, II, pág. 83. (Sammlung 
Góschen.) 

2 Les origines orientales dii drame espagnol. L 'amour, la jalousie, 
l'honneur, le point d'honneur. (Le Correspondant, juin 1906, páginas 
S80-908.) 

3 Como le aconteció a A. Gay, L'honneur, sa place dans la morale, 
París, 191 3, que ingenuamente adopta la tesis de Dieulafoy, pági- 
nas 169-171. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR I I 

E. Mérimée ^: «Honneur est done ici synonime de réputa- 

tion... Les historiens et les mémoires du temps , nous prou- 

vent surabondamment que nulle part le théátre ne s'est ins- 
piré plus directement des moeurs contemporaines. Calderón 
devait penser sur ce point comme tous ees eontemporains» -. 



1 Précis cTIiistoire de la littcraturc espagnole, París, 1908, pág. 346. 

2 A. de Amezua, en su artículo Uti dato para las fuentes de 1.EI me- 
dico de su honra-» (Revue Hispanique, 1909, 395-411), trata incidental- 
mente de la relación entre los dramas trágicos y las costumbres. Se- 
ñala como fuente de El médico de su honra — no se ve claramente si del 
de Lope o del de Calderón — cierto relato contenido en unas Memorias 
de la ciudad de Córdoba, de las cuales existen varios manuscritos. La 
única analogía entre ambos textos es el hecho de la sangría, y que en 
las Memorias diga el padre de la muerta a su yerno que sangre a la 
mujer con que va a volverse a casar, si no le es fiel — revelando así 
conocer la causa real de la muerte de su hija — , lo mismo que el rey 
en la comedia de Lope. Pero el distinguido erudito ha padecido un 
error; lo referido en esas A/ef/iorias, en vez de ser fuente es una imi- 
tación vaga de la comedia de Lope, o quizá de la de Calderón, por- 
que todo lleva a pensar que ese manuscrito se compuso tardíamente, 
quizá en el siglo xviii. Habla de estas Memorias T. Muñoz Romero, Dic- 
cionario de antiguos reinos v provincias, 1858, pág. 104, quien cita las dos 
copias de la Academia de la Historia (C, 163, y D, 129): «hállanse tam- 
bién en algunas bibliotecas, aunque con distintos títulos Se cree 

por algunos eruditos de aquella ciudad que el autor fué uno de los 
pajes de D. Pedro Salazar 3' Góngora, obispo de la misma diócesis por 
los años de 1758». Gallardo, Ensayo, I, col. 712, núm. 580, cita un ma- 
nuscrito de la Academia de la Historia y «dice copia de letras de fines 
del siglo xviii». F. Rodríguez Marín, Loaysa, pág. 225, da cuenta de 
otra copia del siglo xviii, en la que se atribuye la obra a un escritor 
del XVII (Pedro Díaz de Rivas), atribución que en una nota manus- 
crita rechazó Gallardo. De cualquier forma, no existen de esta otra 
.sino manuscritos del xviii. La afirmación de Muñoz tiene especial 
fuerza. Por otra parte, la lengua no da, ni mucho menos, la impresión 
de ser de principios del siglo xvii; de haber existido en esa fecha estos 
relatos habrían constituido en efecto una fuente importantísima para 
nuestros comediógrafos de capa y espada. Pero la verdad es lo con- 
trario: que el autor conocía bastante nuestro teatro del siglo xvii. He 
aquí una prueba. El relato núm. 85 contiene la historia de los comen- 
dadores de Córdoba según la poetizó Lope en su conocida comedia. 
No obstante, se dice al final «que el famoso Juan Rufo, natural de 
Córdova, zelebi'ó esta historia en los elegantes versos que compuso», 



AMERICO CASTRO 



D. C. Stuart ^ es autor de un estudio importante; expone 
nuevas ideas, por desgracia no bien cimentadas. No cree inve- 
rosímil la influencia germánica a través de la legislación gó- 
tica. No distingue, empero, entre la venganza y la concepción 
teórica en que aquélla descansa. Por lo demás, reconoce que 
«toda la cuestión no puede referirse a estas leyes» (pág. 252). 
De modo poco categórico rechaza la influencia de la litera- 
tura caballeresca: «Calderón y Lope no pudieron sacar direc- 
tamente sus ideas sobre el honor de los libros de caballe- 
ría» (pág. 252). Nos lleva luego Stuart a la literatura italiana. 
Hay en Italia, durante el siglo xvi, varios tratadistas del duelo 
y del concepto del honor que éste supone. Possevini {Dialogo 
dell' honore, 1553) sienta que el honor depende de la virtud; 
no debe matar el marido a la adúltera, sino desafiar al amante. 
Susio (Della injiistitia del diiello, 15^9) refuta a Possevini: el 
duelo no restaura el honor; el castigo judicial de los adúlteros 
J debe satisfacer plenamente al marido. Aluzio (II duello, 1576) 
-^ dice que «la virtud es el fundamento de la nobleza» : el mari- 
^ do debe desafiar al adúltero, por respeto al lazo matrimonial. 
En España, Jerónimo de Urrea (Diálogo de la verdadera hon- 
ra, 1566) expone ideas análogas a los anteriores. Modio {II con- 
vito, 1554) expresó opiniones aún más radicales en cuanto a 
la honra matrimonial: la falta de la mujer no puede nunca des- 
honrar al marido. Nuestro Antonio de Torquemada (Colloqnios 



sin citar a Lope. La prueba de que la comedia de éste le sirvió de 
fuente es que la sigue paso a paso; y así resulta que figuran en las 
Memorias circunstancias que no están en los romances de J. Rufo. Las 
Me77iorias presentan al Veinticuatro sirv-iendo a los Reyes Católicos 
en la guerra de Granada; esto falta en J. Rufo y está en Lope. Dice 
M. Pelayo, Obras de Lope, XI, lxxxi, que Lope aprovechó el incidente 
de la sortija, «dando más energía a las palabras del rej': Sí a tu mujer 
se la disic, Que tti mujer te la de'y>\ frases que, naturalmente, no están 
en J. Rufo. Pues bien; dicen las Memorias: «a esto le dijo el rey: Si a 
tu mujer se lo diste [el anillo], Que tu mujer te le de'». Todas estas razo- 
nes hacen imposible que estas Memorias sean la fuente de £l médico 
de su honra, de Lope. 

1 Ho)ior in tlie Spanish Dra^tia. (Romanic Review, 191 o, págs. 247 
y sigs.) 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONXEPTO DEL HONOR 1 3 

satíricos, 1553) reclama también el perdón de la adúltera, pero 
adopta una posición cristiana : «Absolvió Cristo a la mujer 
adúltera.» Pero, según vStuart, tal razonamiento no se hubiera 
ocurrido a los filósofos italianos, «empapados de doctrina y ra- 
zonamiento seudoaristotélicos» (?) (pág. 255). Cita luego el pa- 
saje conocido de Persiles. Por interesantes que sean los hechos 
que alega vStuart (por primera vez), no puede obtenerse de 
ellos gran resultado : no aclara Stuart las relaciones que existan 
entre los autores españoles y los italianos; no coloca las con- 
cepciones de ambos grupos en un plano ideológico e histórico. 
Queda sólo la afirmación de que en España, como en Italia, 
hay autores que no son partidarios de la resolución sangrienta 
de los casos de honra. 

El modo de ver contrario que domina en nuestro teatro 
halla también una correspondencia en Italia en el siglo xvi. 
En ciertas comedias de Dolce {Marianna, 1555)7 Rucellai {Ros- 
munda) y Giraldi (Orbecche, 1541)) expresan algunos persona- 
jes sentimientos análogos a los calderonianos. De Italia pro- 
cede, pues, según Stuart, la concepción dramática del honor 
calderoniano. Un obstáculo halla en el hecho de que en la H¿- 
vienea (15 17), de Torres Naharro, aparezca ya tal concepción; 
pero lo remueve (aparentemente) diciendo que Torres Naharro, 
según Fitzmaurice Kelly, no ejerció influencia en España hasta 
mucho más tarde. Resumiendo: Stuart cree probable que am- 
bas concepciones del honor — que por lo demás no fija preci- 
samente — , habiendo hallado expresión artística en Italia ya 
en el siglo xvi, se reflejaron luego en nuestra literatura ^. 

J. Fitzmaurice Kelly - no tiene en cuenta el trabajo ante- 
rior; se limita a decir que «el punto de honra es una degene- 
ración del ideal caballeresco, la razón de la vida para la socie- 
dad contemporánea». 

H. Mérimée ^, al tratar de G. de Castro, en su excelente 



' Prescindo de examinar algunos otros puntos que producen gran 
confusión; por ejemplo, que proceda de España la moda italiana de 
matar a la adúltera. 

2 Hist. de la lit. esp., 1913, pág. 354. 

' L'Art dramatique a Valencia, 19 13, pág. 620. 



14 AMERICO CASTRO 

libro, dice sobre el honor : «II serait vain d'étudier de plus 
pres un sentiment qui, par sa généralité, se dérobe á une étude 
precise. Castro a essayé un jour de definir l'honneur, et le plus 
clair de sa définition c'est que par son essence délicate, l'hon- 
neur échappe á la grossierté de nos sens» ^. 

No creo que falte nada esencial en la anterior bibliografía, 
que nos da los resultados de la investigación acerca del con- 
cepto y del sentimiento del honor en nuestra literatura. Como 
hemos visto, dos son las principales posibilidades que nos 
ofrecen los historiadores para explicarnos históricamente el 
honor calderoniano : la literatura caballeresca o los dramatur- 
gos italianos. Pero a nadie se oculta que, aun admitiendo la 
validez de la primera hipótesis, haría falta una serie de otras 
hipótesis intermedias que salvaran la distancia existente entre 
una novela caballeresca y El médico de su honra : salta a hi 
vista la diferente concepción del mundo de Amadís y de Gu- 
tierre Alfonso. Más adelante insistiré sobre ello. La segunda 
hipótesis es aún menos viable; aparte la dificultad teórica de 
admitir que un sentimiento fundamental de nuestra literatura 
pueda ser mera importación de Italia, es vano formular tal 
teoría sin haber probado antes que la expresión literaria del 
sentimiento del honor no pudo nacer en España. La crono- 
logía, además, contradice a Stuart. 

II 

EL CONCEPTO DEL HONOR EN EL TEATRO 

Una de las causas que han dificultado el hallar una expli- 
cación histórica del honor, ha sido el no haber distinguido 



1 En efecto, G. de Castro, en E¿ nacimiento de Montesinos, jorn. 10, 
define el honor (como lo hicieron Lope y otros); H. Mérimée (pág. 620) 
no ha traducido exactamente el primer verso : «Una opinión de va- 
lor» no es «un ideal de grande valeur>, sino «la opinión que los demás 
se forman del valor de una persona»; así resulta más lógica la impre- 
cisión de que habla después Castro. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCPPTO DEL HONOR 1 5 

bien los historiadores el concepto y el sentimiento de la hon- 
ra; de haberlo hecho, fácilmente habrían observado que tal 
concepto rebasa la historia de la literatura e invade la his- 
toria de la moral. Por muy unidos que ambos vivan en el tea- 
tro, es evidente que pertenecen a dos mundos distintos del 
espíritu, y de hecho es posible distinguirlos en la comedia. En 
las páginas que siguen voy a fijarme de un modo especial en 
este concepto de la honra tal como está expresado en nues- 
tro teatro. Aparte del obrar de los personajes, causado por la 
acción emotiva de la honra, encontramos que a veces se de- 
tiene un punto la acción, y de un modo indirecto formula el 
autor el concepto del honor de manera algo parecida a como 
el raisonnetir nos descubre la ideología del drama neoclásico. 
Además, a cada momento nos es dable discernir los supues- 
tos en que descansan las acciones dramáticas. 

Es, pues, lícito estudiar, separado del sentimiento, este 
concepto del honor, para poder relacionarlo luego con otras 
expresiones del mismo concepto en nuestra historia. Hago 
constar de modo preciso que no trataré en absoluto del con- 
cepto del honor como haría un filósofo, sino del fenómeno 
histórico, o sea de la ideología del honor que de modo apa- 
rente se manifiesta en el drama y va implicada en las acciones 
dramáticas. Tampoco estudiaré el aspecto estético de la cues- 
tión. Quede para otros, o para otro momento, el determinar lo 
que sea y signifique en nuestro teatro el sentimiento del honor 
mirado desde el punto de vista artístico. 

EL CONCEPTO DEL HONOR NO ES EXCLUSIVAMENTE CALDERONIANO 

Aunque todo el mundo convenga en que el honor es, en 
general, uno de los tres motivos fundamentales de nuestro 
drama, es lo cierto que a menudo se le considera como un 
atributo peculiar del drama calderoniano, y a Calderón como 
el poeta del honor. Creemos que ha sobrevivido en este caso 
una vieja idea, nacida en la época en que el romanticismo 
alemán miraba a Calderón como punto central de nuestra 
literatura dramática. Cambió esta orientación histórica: Lope 



1 6 AMÉRICO CASTRO 

fué considerado como el genuino representante de nuestro 
teatro; pero se siguió hablando de honor calderoniano. Tam- 
bién han influido otras razones: quizá podría decirse que a 
causa de la menor complejidad del teatro de Calderón — en 
relación con el de Lope, sobre todo — , los rasgos de su co- 
media se acusan con más energía; al mismo tiempo, como en 
todo arte de decadencia, lo tradicional se desmesura en Cal- 
derón, y esta exageración en algún caso ha suplantado a la 
verdadera originalidad; Calderón ha esquematizado y, por otra 
parte, ha estilizado el concepto y el sentimiento del honor, 
que recibió de sus predecesores; pero de que le corresponda 
un momento especial en la evolución de un tema que anima 
la masa homogénea de nuestra comedia, no se sigue que en 
el terreno de la precisión histórica tengamos que calificar el 
honor en el teatro con la nota de calderoniano ^. Menéndez 
Pelayo, en su estudio de E.I médico de sit honra, de Lope -, 
señaló perfectamente lo que en ese caso concreto debía Cal- 
derón a Lope y en qué consiste la originalidad de aquél. Sus 
observaciones pueden aplicarse en general a las ideas de Cal- 
derón sobre el honor. 

Ninguna de las características del concepto de honra son 
exclusivas de Calderón, siendo así que ya aparecen en los dra- 
máticos que le precedieron, y sobre todo en Lope. Y esto no 
es extraño : siendo el honor un motivo esencial de nuestro 
teatro, es natural que tenga plena vida en el autor que creó 
las formas esenciales del drama. 

EL CONCEPTO DEL HOXOR EX EL TEATRO DEL SIGLO XVI 

Pero la noción de honra venía animando desde hacía tiem- 
po el teatro español cuando Lope inventó la comedia nacio- 



1 Aunque Rubio indica precedentes del honor calderoniano en 
Lope y otros, no deja por eso de asignar a Calderón un lugar preemi- 
nente. Para él, Lope es un precursor de Calderón; para mí, Calderón 
es un continuador de Lope. El matiz es esencial. 

2 Edic. Acad., IX, págs. cxxvii y sigs. 



OBSERVACIOXES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 1 7 

nal. La primera vez que aparece es en Torres Naharro ^, en la 
comedia Hinienea, precedente de las de «capa y espada». El 
marqués, guardián de su hermana, cree ver materia de des- 
honor en el trato amoroso que ésta mantiene con Himeneo. 
El criado Turpedio advierte a su señor : «Pues si no rescibes 
pena. Solos nos cumple venir, Porque no des a sentir Si tu 
hermana es mala o buena. Ten buen seso, Que su honra está 
en tu peso» -. Dice el marqués : «Prometo a Dios verdadero, 
Y a fe de buen caballero. De matar a él y a ella; Que la vida, 
por la fama es bien perdida.» Flay ya aquí dos notas 
fundamentales: el marqués debe proceder con sigilo si no 
quiere dañar la honra de su hermana, y a la honra se le da 
el nombre de fama; en fin, esta fama merece que se dé la 
vida por ella. 

La opinión de Stuart ^ de que la Himenea es poco menos 
que un caso esporádico dentro del siglo xvi y que la influen- 
cia de Torres Naharro fué escasa, no tiene base sólida *. La 
influencia de Torres Naharro, en efecto, debió ser grande en 
el teatro del siglo xvi; he aquí algunos ejemplos que interesan 
a mi asunto. En la comedia Vidriana ^ (de hacia I550)) dice 
Leriana a su galán : « Ay, señor. Por lo que cumple a mi ho- 
nor. Hazte más azia esta mano; Y habla quedo, por mi ho- 
nor. No nos sienta el ortelano.» Y el viejo Lepidano, padre 
de Leriana, dice a los dos amantes: «Sed cortés, vos, gentil 
hombre, O yo he de morir aquí Por guardar mi fama y 



1 Según notaron Ticknor y Rubio. 

2 Propalladia, de Bartolomé de Torres Naharro, con un estudio 
crítico de Menéndez Pela}'o, tomo II, pág. 38. 

3 Op. cit., pág. 358- 

* Menéndez Pelayo dice que casi todos los elementos de comedia 
de capa y espada de la Himenea proceden de la Celestina, «salvo el 
tipo del hermano, que parece creación de Torres Naharro». Propalla- 
dia, págs. cxxxiii-iv. «Aunque no creemos que las comedias de Torres 
Naharro fuesen representadas nunca en España, la Propalladia, cuya 
primera reimpresión española es de 1520, fué muy leída y suscitó 
bastantes imitaciones.» Tres comedias de Alonso de la Vega, 1905, pá- 
gina XI. 

5 Teatro del siglo XVI, I, edic. U. Cronan i^Biblióf. Madril.), pág. 227. 
Tomo III. 2 



AMERICO CASTRO 



nombre Mala infiel, Saber quiero quién es él; Tú morras 

oy a mi mano» ^. 

En la comedia Tidea (1550)) de Francisco de las Natas, 
entre los peligros del amor figura que «El que ama. Menos- 
precian ya su fama, Que la cosa más tenida» ". 

Conio en Vidriana, se piensa aquí que la muerte es buen 
castigo para la ligereza femenina : «Siendo ella tal señora, 
Nascida de tal linage, ¿Quiere dalles, sobre hora, A sus padres 
tal ultrage? Si lo saben, Dom'a san que ellos la acaben. Por en 
pago de la afrenta» ^. 

Leemos en la comedia Tkolojiiea, de Alonso de la Vega, 
publicada en 1566 por J. de Timoneda : «Cosme Ale xandrmo. 
¿Qué os parece, Blas Carretero, en qué ha parado mi honra, 
mi buena fama? ¡Entre dos hijos cometer un tan grave pe- 
cado! A aquella traydora de Argentina, tomadla y ence- 
rrádmela en una cámara, y allí dádmele a comer por ongas, 
que más quiero que mi hija muera, que no que yo y 
mi casa bivamos desonrradamente» ^. 

Juan de la Cueva, en El Infamador (representado en I579> 
impreso en 1588), expone pensamientos en consonancia con 
los anteriores; Ircano va a anticiparse a la justicia, matando 
a su hija Eliodora, acusada de crimen y libertinaje; analiza de 
esta suerte su estado de ánimo y el valor moral de la acción 
que prepara: 

Hombre soy; de hombre tengo las entrañas; 
tiernamente, qual hombre, me lastimo, 
y lloro mis fatigas tan estrañas. 

Mas deste sentimiento me reprimo, 
viéndome por mi hija en tal afrenta, 
que su muerte no siento, y mi honra estimo. 

Y assí aunque muera es causa que no sienta 
con la terneza que devía su muerte, 
viendo ser ella la que assí me afrenta 



1 Teatro del siglo XVI, I, edic. U. Cronan (Biblióf. Madril.), pág. 264. 

2 /l>., pág. 88. 

3 3., pág. 54. 

* Tres comedias, edic. Menéndez Pelayo, pág. 25. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR {iQ, 

Que no me ofende menos, ni deshonra, 
la maldad que mi hija a cometido, 
si la nobleza de quien soy me honra. 

Al fin yo esto, en que muera, resumido, 
en la prisón, pues a de morir cierto 
por justicia, su término cumplido. 

Assí será mi daño más cubierto, 
que no verla sacar de las prisiones 
ajusticiar el día descubierto ^ 

Los ejemplos citados muestran cómo en el teatro español 
del siglo XVI, desde 1 520, venía formulándose un concepto 
de la honra, y cómo, antes de Lope, este tema dramático, que 
constituirá luego un motivo central de nuestra comedia, estaba 
delineado con sus rasgos más importantes. Su esquema podría 
ser el siguiente : el honor y la fama son idénticos; la pérdida 
de la honra es análoga a la pérdida de la vida; consistiendo la 
honra en la buena fama, para conservarla hay que sigilar los 
actos que puedan motivar mala reputación -; y, en fin, cuando 
se llega a perder el honor, la venganza es empleada inmedia- 
tamente. En El Infamador vemos ya cómo Ircano prefiere 
matar secretamente a su hija en la prisión, al ajusticiamiento 
público. 

EL CO\XEPTO DEL HONOR EN LOPE 

Esta concepción del honor adquiere un incremento singu- 
lar en el teatro de Lope. La fama, en efecto, se convierte en 
la razón de la existencia humana; su cuidado y defensa exigen 
procedimientos análogos a los de la defensa contra la muerte 
física. La buena fama es ante todo patrimonio de la clase pri- 



1 Primera parte de las comedias y tragedias de loan de la Cueva, 
Sevilla, 1588, fol. 324 r j V. 

2 Cfr. : <iGracilia. ¡Mas mira qué duda! Y no mires en eso, ni te co- 
rras de mí; que también como muger passé porlo que tú esta noche. 
Mas ni aun por tanto, al nombre de las gentes, donzella me llama; y 
ansí me dirán mientras la persona hiziere,pero guardare la 
honra.» Comedia Florinea (1554), en Orígenes de la Novela, IV, 193 b. 



20 AMÉRICO CASTRO 

vilegiada, de la nobleza; un noble o un hidalgo son honrados 
pej' se. El honor, sin embargo, no era una realidad inmóvil; 
podía adquirirse o acrecentarse de la misma suerte que podía 
perderse (no disminuirse). Como es sabido, la acción dramá- 
tica, en los casos en que el honor es tema fundamental, se 
desenvuelve en estas dos direcciones : o asistimos al creci- 
miento de una personalidad que lucha y se esfuerza por acre- 
centar su «opinión» practicando las «virtudes» de la época, o 
en otro caso presenciamos el conflicto interior que suscita la 
pérdida de la vida espiritual y el planteamiento y ejecución 
de exquisitas venganzas con que el héroe pretende instaurarse 
de nuevo en la estima pública. A este intenso dinamismo de 
los personajes corresponde una ideología perfectamente enca- 
denada y sistemática, que si fuéramos a estudiarla a fondo 
habrían de investigarse casi todos los conceptos culturales de 
nuestra época clásica: la teoría del hombre, de su valer y de 
su función social. Me limitaré, empero, a allegar unos cuantos 
ejemplos selectos del teatro de Lope y de otros dramáticos 
inspirados en él. 

Una exposición sintética del concepto del honor trae Lope 
en Los comendadores de Córdoba ^: el «Veinticuatro», antes de 
vengarse, pregunta a su criado qué cosa sea honra : 

Veinticuatro. ¿Sabes qué es honra? 

Rodrigo. Sé que es una cosa 

que no la tiene el hombre. 

Veinticuatro. Bien has dicho : 

Honra es aquella que consiste en otro. 

Ningún hombre es honrado por sí mismo, 

que del otro recibe la honra un hombre. 

Ser virtuoso un hombre y tener méritos, 

no es ser honrado; pero dar las causas 

para que los que tratan les den honra. 

El que quita la gorra cuando pasa 

el amigo o mayor, le da la honra; 

el que le da su lado, el que le asienta 

en el lugar mayor; de donde es cierto 

quela honra está en otro y no en él mismo. 



1 Edic. Acad., XI, 290. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 21 

Rodrigo. Bien dices que consiste la honra en otro. 

Porque si tu mujer no la tuviera, 
no pudiera quitártela. De suerte 
que no la tienes tú : quien te la quita '. 

La honra, como claramente resalta en la cita anterior, es 
la consideración social, es el juicio que del valor del hombre 
forman los demás; la causa ocasional somos nosotros, pero 
la causa eficiente de la honra son los actos de nuestros se- 
mejantes. 

En realidad, la honra llega a concretarse en los actos con 
que los demás testimonian su aprecio y hasta en objetos ma- 
teriales que lo simbolizan: 'f-Cotidesa. ¿Sois vos, hidalgo, el 
que al maestre hiciste Tanto favor.-* Maclas. La tierra humilde 
beso Desos pies, gran señora. Condesa. Mereciste !Más honra 
que él os hizo en tal suceso: Tomad esta cadena» -. 

«Rey. Alas si innumerables sumas De oro y diamantes pi- 
dieres. Haz cuenta que dueña eres De cuantos engendra el sol; 
Porque es blasón español .Saber honrar las mujeres. ¿Q'^^ 
quieres, Blanca.^» ^. 

EL HOXOR, PATRIMONIO DE LA NOBLEZA 

El honor en el noble es innato ^, y podría añadirse que 
es patrimonio exclusivo de la nobleza. En el teatro es fre- 



1 Una excelente descripción del honor femenino, en tono burlesco, 
hace Merencia en Los Vargas de Castilla, Acad., X, 289 : «¡Qué cansa- 
do es el honor. Pues lo que enfada conviene! No me miren, no me 
vean, No me murmuren, no digan, No me encuentren, no me sigan, 
No piensen que me pasean. Jesús, fulano me vio! ¡Cierro la puerta, 
ay de mí! ;Si advirtió si yo le vi? No, que antes le miré yo. Si mi padre 
lo entendiese, Si el vecino lo mirase. Si en la calle se notase, Si mi 

hermano lo supiese Mi reputación, mi honor, Mi sangre, mi calidad, 

Mi ser y mi honestidad. ;Puede haber cosa peor?» 

2 Lope, Porfiar hasta morir, Acad., X, 78 b. 

3 Lope, El guante de doña Blanca, Acad., IX, 238 b. 

* « Tcllo. Por la reja de la torre Le he de tirar una lanza. Pdcz el 

maestre que te quitase, sospecho, la cabeza. Tcllo. Noble soy. No im- 
porta, mi honor defiendo.» Lope, Porfiar hasta morir, Acad., X, 104a. 



AMERICO CASTRO 



cuente que al villano se le niegue el derecho a tener honor; 
se burlan de aquél cuando exhibe pretensiones honrosas, y, 
en todo caso, cuando a un villano se le reputa honrado, el 
dramático se cree obligado a dar una explicación ^. 

Los títulos de honor son evidentes en el noble o hidalgo 
y en el que goza de autoridad; en el teatro, los cargos de man- 
do están vinculados en la clase superior; les corresponde, pues, 
ser honrados, acatados por la sociedad: «Rey. ¿Se llama su 

hermano? Dalias. Busto Tabera, y es regidor De Sevilla; 

cuyo honor A su calidad ajusto» -. 



1 Esporádicamente, en nuestro teatro aparecen villanos que hablan 
de su honor: <íElvira \y¡lland\. El honor es como el sol, Que en todo 
lugar es bello, Limpio 5^ puro y luminoso; Y ansí en mí no tiene me- 
nos Calidad que en el más noble.» Lope, El rey don Pedro en Madrid, 
Rivad., V, pág. 596 ¿r. — «Aman. ¿Y hay amor entre villanas? Laureta 
Y con más firmeza está; Que no hay príncipes acá, Ni fáciles cortesa- 
nas.» Tirso, La venganza de Tamar, Rivad., IX, pág. 418^. — «Don 
Juan. Con el honor le vencí. Porque siempre los villanos Tienen su 
honor en las manos.» Tmso, Burlador, edic. Clás. Cast., pág. 251. — «i?¿/- 
na. ¡Qué bravo está! Ramiro. Soy honrado. Reina. Eres labrador. Ra- 
miro. No importa. Que [la espada] en cualquiera mano corta De un pe- 
cho que está agraviado. Reina. ¡Extraño valor! ¡Qué así vuelva por su 
honor Quien va las tierras arando!» Lope, El testimonio vengado, Acade- 
mia, VII, (iií¡b.—«iPeribátiez. Yo soy un hombre. Aunque de villana cas- 
ta, Limpio de sangre, y jamás De hebrea o mora manchada. Rey. ¡Cosa 
extraña! ¡Que un labrador tan humilde Estime tanto su fama! ¡Vive 
Dios, que no es razón IMatarle!» Lope, Peribdñez, Acad., X, \^iab. — 
«Es Peribáñez labrador de Ocaña, Cristiano viejo y rico, hombre teni- 
do En gran veneración de sus iguales, Y que si se quisiese alzar agora 
En esta villa seguirán su nombre Cuantos salen al campo con su arado ^ 
Porque es, aunque villano, muy honrado.» Ib., 119a. — Dice Peribáñez 
al Comendador: «Vos me ceñisteis la espada. Con que ya entiendo 
de honor, Que antes yo pienso, señor. Que entendiera poco o nada.» 
Lope, Peribáñez, Acad., X, i-^dab. 

2 Lope, La Estrella de Sevilla, Acad., IX, 131a. — Cfr.: «.Marga- 
rita. Y después que el alma mía Le di, el villano se esconde Y 

sobre Aquestas ingratitudes, Supe que, como vil hombre, Se casó 

Mira si en personas nobles. Señor, es buen trato aqueste, Andan- 
do ya en opiniones Mi honor.» Lope, El médico de su honra, Acade- 
mia, IX, 415 a. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CO.N'CEPTO DEL HONOR 23 

EL HOXOK, EL BIEN MÁS ALTO 

Con los datos expuestos logramos un conocimiento pri- 
mario de lo que sea el honor, y sabemos quiénes pueden ser 
objeto del mismo. Veamos ahora el valor que se le concede 
en el teatro y algunas notas que le sean peculiares. En Torres 
Naharro aprendimos que «la vida, por la fama es bien perdi- 
da»; el mismo punto de vista se encuentra en Lope: «Peri- 

báñez [al Coynendador] como tan discreto, Lo que es el 

honor sabéis; Que con él no se permite Que hacienda y vida 
se iguale» ^. 

La vida sin el honor no tiene sentido; por eso, cuando 
alguien se cree infamado, la idea de la muerte le ocurre en 

seguida: uTello. ¡Muerto soy; mi honor es muerto! ¿Qué 

quieres, vida, ya.^ ¿Qué aguardas, muerte.^ ¡Oh hacienda vil!, 
¿qué vales sin la honra?» ^. 

Así pues, para nuestro teatro, la honra, la opinión, es sin 
duda el bien más alto a que el hombre puede aspirar; la vida, 
el amor ^, la hacienda, son a su lado valores de menor calidad: 
«Porque no hay mayor castigo. Que dar vida a un afrentado» ^. 

«Que si en esta ocasión Vida la di, y conocida Es, no la 
habré dado vida Si la quito la opinión» '•'. 



1 Acad., X, 136ÍT. Cfr. : <¡.Rcy. Pues dicen que no hay nación [como 
España], Que así estime, adore y quiera Las mujeres, ni prefiera A la 
hacienda, a la opinión.» Lope, Porfiar hasta morir, Acad., X, 91 b. — 
«Y no hay humano respeto Que importe más que mi honor.» Calde- 
rón, Purgatorio de San Patricio, Rivad., VII, 155 <5. 

" Lope, El galán de la Membrilla, Acad., IX, 109^, 1 1 1 í?. 

3 En La llave de la honra, de Lope (Rivad. XXXIV, 123 a), Roberto 
no logra seducir a una dama casada: ^Lncindo. Debe de ser grande 
amor El que tiene a su mai-ido. Roberto. A su honor debe de ser; Que 
amor, por grande que fuera, Yo sé que lugar me diera.» Y, en efecto, 
más adelante dice Elena (129 ¿9: «Yo te confieso el amor De Lisardo, 
mi marido; Mas nunca tan grande ha sido como el que tengo a mi ho- 
nor, Por el cual su vida quiero Perder, que es más que la mía.» 

* Lope, El testimonio vengado, Acad., VII, 628 <^. 

^ Calderón, Mañana será otro día, Rivad., VII, 528^:. 



24 AMERICO CASTRO 



PERDIDA DEL HONOR 



Esta condición esencial de la existencia puede ciertamente 
adquirirse por nuestros héroes del drama; pero no es enton- 
ces cuando aprendemos las notas singulares que la definen; 
los dramáticos reservan sus análisis del honor para los mo- 
mentos en que ocurrfe la falta de esta salud del alma, cuya 
existencia y valor no se notan propiamente hasta que se pier- 
de. Entonces podemos afirmar que el deshonor aparece como 
algo irracional que se desencadena sobre el hombre. Se per- 
catan los caballeros de que un mundo de sombras bracea con 
ellos y se dispone a privarles del más alto de los bienes; y ante 
este ser siniestro de la deshonra, enteramente dislocado de los 
poderes normales del hombre, se ocurren comparaciones y 
símbolos descriptivos del honor, y protestas contra su inexo- 
rable y arbitraria pérdida: 

«¡Ay honra, al cuidado ingrata!: Si eres vidrio, al mejor 
vidrio Cualquiera golpe le basta» ^. 

«Que el honor es cristal puro Que con un soplo se quie- 
bra» -. 

«Montesinos. ¿Qué es honra.^ Grimaltos. Una opinión de 
valor Por el nombre conocida, Pero no por el color. Es una 

cosa invisible Que de sangre se sustenta Nunca en un ser 

permanece, Quita lo mismo que da, Y tan ciega a vezes da, 
Que no está donde parece Y se asconde donde está» ^. 



1 Peribánez, Acad., X, 134^7. — «Que no hay tan débil caña como el 
honor, a quien daña De cualquier viento el rigor.» Ib., 140^. — «Mira 
que es vidrio el honor, Y que el aliento le quiebra.» La prudencia en 
el castigo (parte 44 de Comedias escogidas, 1678), pág. 346. 

2 La Estrella de Sevilla, Acad., IX, 137^^. — «Es por la desdicha 
nuestra El honor tan dehcado, Que del intento se quiebra.» Alarcón, 
Los favores del ttiioido, Rivad., XX, 4c. 

2 G. DE Castro, El nacimierito de Montesinos (pág. Bg;-; en el ejem-- 
piar sin fecha ni lugar de impresión, Bibl. Nac. I, 1868). — «Lisandro. 
¡Que hallasen, Marín, los hombres Una invención tan extraña Como 
esta que llaman honra, Y que toda esté fundada En cosa que es impo- 
sible Guardarla si no se guarda! ¡Vive Dios que fué crueldad.» Lope, 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 25 

Recordemos que Lope decía que «Ningún hombre es hon- 
rado por sí mismo, Que del otro recibe la honra un hombre»; 
lo mismo puede decirse de la deshonra. Pero como son infini- 
tos los motivos y las formas de la desestimación en los demás, 
surge entonces esa vaguedad e imprecisión — a que aluden las 
citas anteriores — como características de la deshonra. Ante 
la menor sospecha de que pueda surgir la infamia, los perso- 
najes reaccionan violentamente, actitud que generalmente se 
ha calificado, tal vez con impropiedad, de humor susceptible; 
ya que supuesto el concepto de honra, cualquier demostra- 
ción que tienda a disminuir el valer de nuestra persona es de 
inmensa gravedad, porque automáticamente nos deshonra : 
«Fuera que en cosas tan vivas No es necesario que sea. 
Pues que basta que se diga» ^. 

Ante la deshonra no cabe discusión ni recurso crítico 
alguno; en El médico de su honra, de Lope, Margarita solicita 
del rey un castigo enérgico para D. Jacinto, que la abandonó 
en vísperas de matrimonio; mas cuando averigua que aquel 
abandono obedeció a dudas de su honra — aunque inmotiva- 
das — , no intenta justificarse : «Yo desde hoy me entrego, 
Pues se marchitó mi honor, A un convento» ". 

LA VENGANZA 

Pero las injurias de hecho o de palabra no producen en 
el hombre, y a veces tampoco en la mujer ^, una reacción de 



La llave de la honra, Rivad., XXXIV, \2%b. — «El honor que nace mío, 
¿Esclavo de otro? Eso no. ¡Y que me condene yo Por el ajeno albe- 
drío!» Calderón, El pintor de su deshonra, Rivad., XIV, 83 a:. 
* Calderón, Aíañana será otro día, Rivad., VII, 535 c". 

2 Acad., IX, 473a. 

3 <íCreida. Te quise de mi desdicha Dar parte, por que remedies Tu 

honor, quitando la vida A don Juan, si no quisiere Ser mi esposo 

Que yo, mujer, por mí misma. Cuando en mis hermanos falte Este va- 
lor Le daré muerte atrevida Entre los brazos del rey Don Enrique 

de Castilla.» Lope, Los Vargas de Castilla, Acad., X, 301 ¡í. — En Tirso, 
como es sabido, abunda este tipo de mujer. 



26 AMÉRICO CASTRO 

humildad resignada, como en el ejemplo anterior. Al notar el 
ataque a la honra (su falta), surge el designio de restaurarla por 
medio de la venganza. La venganza seguida de muerte no se 
da, por regla general, sino en los casos de ofensa al dominio 
que sexualmente tiene el hombre sobre su mujer. En estos 
casos el ofendido no desafía al adúltero. Tal medio de satisfac- 
ción se emplea en casos de menor gravedad. En armonía con 
esto, rara vez acontece que muera el ofensor en desafío. Ya 
observó Rubio y Lluch ^ que «aunque [Calderón] prodigó en 
sus comedias los desafíos, escaseó mucho las muertes» -. Pare- 
ce, pues, a juzgar por estos distintos modos de venganza, que 
existe una gradación en la pérdida de la honra, y que ésta no 
se considera absoluta sino en el caso de adulterio — real o 
presunto — de la propia mujer. 

Estos casos de máxima deshonra atrajeron especialmente 
la atención de los eruditos. En ellos se intensifica el conflicto 
dramático y se acusan fuertemente los rasgos característicos 
de la concepción del honor. Dos aspectos resaltan entonces: 
el frío cálculo con que los maridos matan a sus esposas, y el 
sigilo de que rodean aquellos castigos. En realidad, sale de mi 
plan hablar de esa postura, más intelectual que sentimental, 
adoptada por algunos héroes dramáticos, porque de una parte 
ello atañe a la técnica artística de la comedia, y de otra va 
implicado aquí todo el problema del intelectualismo y de la 
dialéctica en nuestro teatro. Pero sí pondré de relieve que esa 
forma de venganza está en íntima relación con el concepto de 
honra. Y por este motivo me parecen fuera de propósito las 



1 Op. cit., pág. 199. 

2 Cfr. : «Que entre nobles hijosdalgo Son las cuestio7ies más leves Las 
que remite el enojo A los aceros lucientes.» Lope, La paloma de Tole- 
do, Acad., X, 228 <5. — V. Los Vargas de Castilla, Acad., X, 228, para un 
desafío sin trascendencia. Don Juan cae herido; D. Tello le lleva a 

su casa. Luego dice D. Juan: «Todo con salud quedó Don Tello 

no ha tenido Culpa de lo sucedido.» Ib., 305 ¿i. — «Don Pedro (en Los 
peligros de la ausencia, de Lope, Rivad., XXXIV, 406 ¿j no acude a un 
desafío por ir a la cita de su dama. Inventa un pretexto para excu- 
sarse del lance. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 27 

reservas y atenuaciones de los críticos al verse frente a las 
truculentas venganzas lopescas y calderonianas, realizadas con 
una perfecta frialdad. El agraviado se produce en la venganza 
en una forma congruente con aquella que tuvo la deshonra de 
llegar hasta él. 

Ya vimos antes que la deshonra se producía en un indivi- 
duo al aparecer el signo de la desestimación en las palabras 
o en los actos de otro; ni la crítica ni la piedad eran eficaces 
para romper aquella ecuación formal entre el acto o el signo 
deshonrante y la deshonra efectiva; por muchas protestas ^ 
que se lancen en esos momentos, el interesado sabe que su 
deshonra es cosa hecha; no hay vía alguna por donde pueda 
salvarse. A este proceso corresponde que trate de cortar la 
dificultad, suprimiendo a los causantes — reales o presuntos — 
de su deshonra, con la misma falta de crítica y de piedad que 
su deshonra se produjo. Antes de realizar la venganza apare- 
cen de nuevo las protestas y lamentaciones, que esta vez afec- 
tan a la víctima, de la misma manera que antes el vengador 
se deploró a sí mismo al verse privado de un bien que era 
absolutamente igual a la vida de aquellos a quienes va a dar 
muerte; como que estos actos más bien que vengativos pare- 
cen de propia defensa. No es, pues, del caso introducir aquí 
elementos extraños de juicio, como el de si es o no cristiano 
este género de venganza: habría que tomar en bloque toda la 
concepción del honor, dentro de la cual hay una perfecta 
igualdad entre la vida y la fama. 

El cuidado más exquisito en el deshonrado es mante- 
ner el sigilo ^ en torno a su ofensa, siendo así que la des- 
honra crece con el número de los sabedores de ella. El ofen- 



' V. Rubio, págs. 102 y sigs. 

2 Aisladamente se hallan casos de maridos que no se vengan con 
sigilo; pero esto se debe a razones especiales. Los Comendadores, de 
Lope, siguen de cerca el asunto de los romances, muy populares, que 
daban ya la traza de aquella estruendosa venganza. Los casos de la 
adúltera sometida a un juicio de Dios responden a un tema concreto 
de la literatura caballeresca, y están en pugna con el concepto de ho- 
nor, dominante en el teatro. (^Véase más adelante.) 



28 AMJtRICO CASTRO 

dido no querría ni aun decirse a sí mismo el motivo de su 
afrenta ^. 

En algunos casos, cuando ya han sido muertos los ofen- 
sores, suele el vengador acudir al rey en demanda de una 
corroboración de su fama. Pero es altamente característico el 
final de El médico de su honra, de Lope, en que D. Jacinto y el 
rey hablan, al principio, de la sangría suelta embozadamente y 
como de cosa imaginaria. El rey se da por enterado, y dice a 
los acompañantes que bajo pena de la vida callen acerca de 
todo cuanto han visto. 

Otro caso típico de venganza secreta presenta El castigo 
sin venganza, de Lope. El duque de Ferrara, hombre de cos- 
tumbres disolutas, abandona a su mujer al día siguiente a las 
bodas; así expresa la duquesa Casandra su pesar; el duque no 
la tiene sino «Para adorno, lustre y gala. Silla o escritorio en 
sala; Y es término que condeno. Porque con marido bueno, 



1 i-Duqiie. ¿Osaré decirme a mí La causa de mi tiústeza? ¿Pondré el 

alma a tal bajeza? ¿Cómo pronunciar podrá La lengua de un hombre 

sabio La causa de tal agravio?» Lope, El más galán portugués, Acade- 
mia, VII, 383 a¿.— «¡Daga en alamar prendida Queda, y daga que es do- 
rada! La guerra está declarada Y mi honra está perdida. Fiera guerra 
tiene el alma; Honor, en gran riesgo estáis; Mas si aquí disimuláis, 
Saldréis de todo con palma.» Lope, El médico de su honra, Acad., IX, 
421 íJ. — 'íPinabelo. El matar una muger, Puesto que al honor deleyte, Es 
hazer la sangre azeyte Y la deshonra estender. No hagas tal, que los 
discretos Que han sido tan desdichados, Salen bien dessos cuydados 
Con ciertos polvos secretos.» Lope, El castigo del discreto, parte VII 
(Madrid, 1617), fol. 38 v. — «i?n'. Andáis por toda Lisboa Contando vues- 
tros agravios, Cosa que en los hombres sabios Más causa ofensa que 
loa.» Lope, El guante de doña Blanca, Acad., IX, 2\2b.~<íBelisardo. Los 
que afrentan no son celos. Ramiro. ¿Pues qué? Belisardo. Malicia afren- 
tosa. Ramiro. Luego ¿un hombre ha de callar Hasta saber lo que pasa; 
Hasta caerse la casa? Él es un necio esperar.» Lope, El testimonio ven- 
gado, Acad., VII, 617 a. — «Ten la lengua, cierra el labio. Que entre tanto, 
que está oculto. No da deshonra el agravio.» Tirso, La villana de Va- 
llecas, Rivad., V, 45 a. — «Bien que agravio pubhcado, Añade a la ofensa 
lastre.» Ib., El celoso prudente, ib., 627 c— «Al fin, por no publicar Mis 
afrentas, disimulo. Poniéndome el honor mismo Espuela y freno en un 

punto A dilatar me reduzco Para mejor ocasión La venganza que 

procuro.» Alarcón, La crueldad por el honor, Rivad., XX, 459^. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 29 

¿Cuándo se vio mujer mala? Y es mejor, si causa es De al- 
gún pensamiento extraño, No dar ocasión al daño, Que reme- 
diarlo después.» (Rivad., XXIV, 574^-) Federico, su hijastro, 
la ha salvado la vida antes de saber que era la prometida de 
su padre. Ambos viven en el mismo palacio; ambos son jóve- 
nes y de gran belleza. Su amor sobreviene como una fatalidad. 
El duque desenvuelve lógicamente los principios de la honra, 
e, implacable, dispone la tremenda venganza en que no apa- 
rece su mano. Hay varias diferencias esenciales entre esta obra 
y la novela de Bandello (I, liv), que le sirvió de fuente; la 
heroína de Bandello tiene más de lujuriosa que de enamorada; 
la venganza es un castigo público ^. 



^ Tesis muy distinta desenvolvió Lope en El castigo del discreto, 
rarísima obra, impresa en la parte VII de aquel autor (Madrid, 1617). 
Ricardo elogia a su mujer Casandra las prendas de Felisardo; tanto, 
que aquélla se enamora de éste. Casandra solicita el amor de Feli- 
sardo en una carta que por un azar llega a poder de su marido. 
Ricardo se reconoce culpable de haber inducido a su mujer a amar a 
Felisardo. No se quiere vengar públicamente «Porque en público me 
obligo, Cielos, a perderlo todo» (fol. 34^'^. En realidad tampoco puede 
matarla judicialmente, porque «No permiten las leyes Su muerte por 
un papel. Que por dolor más cruel Dieron licencia los reyes Casan- 
dra no me ha ofendido INIr'is que en pensar mi deshonra; Hasta agora 
estoy con honra, Cuanto a no averia perdido; Pues matarle el pen- 
samiento Será grande discreción» (fols. 34^ y 35r). Ricardo 
finge una respuesta de Felisardo. Proj'ecta luego un falso viaje; Casan- 
dra aprovecha la ocasión para dar una cita nocturna a su amante (ima- 
ginario); la criada de Casandra también desea el amor del criado de 
Felisardo. En realidad, acuden a la cita Ricardo y su criado Pinabelo, 
quienes dan una tremenda paliza a las dos mujeres (en la oscuridad); 
la razón que alegan es que sus damas respectivas les han mandado 
que castiguen así su desvergüenza. Casandra olvida su amor por Feli- 
sardo, que, ajeno a todo lo ocurrido, juzga demente a Casandra cuando 
ésta le recrimina por su salvajismo nocturno. Felisardo se casa con 
Hipólita, Casandra queda curada de su pasión adúltera, y Ricardo logra 
su doble objeto: evitar su deshonra y no cometer un crimen, ya que 
él fué el inicial causante de la falta de su mujer. 

Los dramas trágicos de Calderón, por ser muy conocidos del lector, 
no se mencionan aquí. Pero en cambio citaré La prudencia en el castigo 
({de Lope?, ¿de Rojas?). La reina Segismunda denuncia a su marido, el 



30 AMÉRICO CASTRO 



EL REY Y EL HONOR 



Prescindiendo de motivos religiosos ^, hay un poder hu- 
mano — el del rey — que interviene de modo singular en la 
concepción del honor dramático. Esta significación de la rea- 
leza está en íntima conexión con la de la honra, categoría supe- 



rey Filipo, que Laurencio, su privado, la corteja, hasta el punto de 
haber entrado en su cuarto y tomádole una mano mientras dormía; a 
esas palabras contesta el rey: «Mira que es vidrio el honor Y que el 

aliento le quiebra Sus agravios no prosigas. Que es cosa evidente y 

cierta Que el dezillo es cometello Es imposible que pierda Lauren- 
cio opinión conmigo; Tú sí has venido a perderla. Pues llegando aquí 
a dezilla Has cometido la ofensa. No me espanto que Laurencio A agra- 
viarme se atreviera; Sólo me espanto que tú A decírmelo te atre- 
vas» (pág. 349). Segismunda, asediada por Laurencio y desoída por el 
rey, cede al fin, movida de rabioso despecho. Cuando Filipo se con- 
vence plenamente de que hay adulterio, da suelta al tópico propio del 
caso: <íRey. ¿Qué.^ ¿Más claro puedo ver Mi afrenta? Rabio, reviento. 
No me puedo resistir. Matarélos, matarélos. Mas, ¡ay de mí!, que un 
casado Se ha de vengar en secreto: Que la pública venganza 
Es despertador del pueblo» (pág. 358 ¿j. Y, en efecto, les da muerte 
secretamente. 

Sea dicho, como complemento de este somero análisis de la ven- 
ganza secreta en el teatro, que el tema es viejo en nuestra literatura. 
No creo haya sido citado El Corvacho (1438), donde en el cuento de 
«Cómo la mujer es desobediente» se refiere que un marido, sabedor 
del adulterio de su esposa, «syntió su mal, e sabyamente usando, 

mejor que algunos que dan luego de la cabega a la pared , pensó 

cómo daría remedio al dicho mal Non la quiso matar de su mano 

por non ser destroydo; non quiso matarla por vía de justigia, que 
fuera disfamado; fué sabyo e vsó de arte segund el mundo; e 
avnque según Dios escogió lo peor, por ende pensó de acabar della 
por otra vía que él syn culpa fuese al mundo.» Bibliófilos Españoles, 
tomo XXXV, pág. 153. 

Sale por completo de mi propósito examinar el carácter interna- 
cional de este motivo literario. (V. Schmidt, Schauspiele Calderon's, 
página 255.) 

1 «Casandra. Mas yo fui siempre, Teodora, Muger que su honor 
adora Después del cielo, de suerte Que antes me diera la muerte.» 
Lope, El castigo del discreto, parte VII (1617), fol. 32 v. 



OBSERVACIONES ACEUCA DEL COXCEPTO DEL HONOR 3 1 

rior, de la cual depende en último término todo el sistema de 
la vida civil. \^eíamos antes cjue el honor era patrimonio de la 
nobleza y de los depositarios de la autoridad; pues bien: siendo 
el rey el sujeto máximo de autoridad — que recibe de Dios — , 
es de rigor rendirle los honores más exquisitos; además, la 
facultad real de conceder nobleza y autoridad convierte al rey 
en creador de hombres honrados. Este carácter especial del 
rey, de fuente suprema de honor y del más honrable de los 
hombres, se encuentra en la base del sistema social sobre el 
que se funda la concepción de la honra, como veremos luego; 
de esta suerte se comprenderá mejor el papel desempeñado 
por el monarca ^. 

En muchas ocasiones ha exaltado Lope el poder y la ex- 
traordinaria calidad de la persona del rey. He aquí cómo un 
vasallo rebelde se humilla: «-Lope {de rodillas). Señor, no más; 

vuestra vista, Sin conoceros da espanto ¡Perdón, señor! Si 

obligaros Con llanto y con rendimiento. Puedo, como a Dios, 
cruzados Tenéis mis brazos, mi acero A vuestros pies y mis 
labios. {Eche la espada a los pies del rey y ponga la boca en el 
suelo, y Enrique le ponga el pie en la cabeza)-» 2. 

En algunos casos el poder real mancilla, sin protesta del s-V. 
ofendido, la persona del vasallo: <<Don Tello. Bien puede contra 
mi honor Enrique, airado, ofender Mi hacienda, sangre y valor. 
¡Pero yo no puedo ser. Siendo vasallo, traidor! Porque es ley 
Que escrita en mi sangre hallo. Que a ofensa, si es de su rey, 
Siempre obedezca el vasallo» ^. 



^ «La parte sofística y convencional que algunos encuentran en el 
conflicto planteado por Rojas, y sobre todo en la fórmula Del rey abajo 
ninguno, no existe en Peribáñez.-» M. Pelayo, Obras de Lope, X, pági- 
na LXX. 

2 Los novios de Hornacliuelos, X, 63 <^. 

3 Lope, Los Vargas de Castilla, Acad., X, z'^ib. — Cfr. : i-Don Tello. 
Siento, como es justo, La muerte de la reina mi señora, Mucho más 
que las propias desventuras Que pasan mis hermanos v mi padre. Mi- 
llán. No parece que el rey te ha maltratado. Según sientes sus cosas. 
Don Tello. Los vasallos, ]Millán, no han de igualarse con los reyes, Ni 
han de sentir las faltas como tales; Y a más agravios, siempre más 
leales.» Ib., 316-17. 



32 AMERICO CASTRO 

<íRey. Nunca a un villano Doy la mano. Desviad. Don Ja- 
cinto. A mi casa volveré donde muera con valor Y aunque 

sentirme pudiera, Es muy leal este pecho. Demás, que los 
reyes son Vicedioses en la tierra. En que la deidad se encie- 
rra. Y así como Dios por Dios A nadie puede agraviar, A 
Dios llego a contemplar, Teniéndoos por Dios a vos» ^. 

Es probable que el no sentirse agraviado el particular por 
el rey, proceda de la imposibilidad de vengarse de aquél; pero 
hay otros muchos casos en que el vasallo se da por ofendido; 
y hay también protestas contra los actos del rey lesivos del 
honor ajeno. A la memoria de todos ocurren los versos de 
Calderón en El Alcalde de Zalamea : «Al rey la hacienda y la 
vida Se ha de dar; pero el honor Es patrimonio del alma, Y el 
alma sólo es de Dios» ^. Pensamiento que ya había formulado 
Lope en Los novios de Hornachuelos ^: «El rey, siendo rey, 
es dueño De la hacienda, de las vidas De sus vasallos; mas, 

¡cielos!, ¿De la honra y de las almas.'' Quíteme la vida el 

rey Y no me quite la honra. Pero moriré primero » ^. 

Pero, lo mismo que las protestas contra la naturaleza de 
la ley de la opinión, estas discusiones sobre el poder real y el 
honor no pasan del terreno verbal, puesto que en las ocasio- 



^ Lope, El médico de su /lonra, Acad., IX, 417 a. 

2 Edic. Krenkel, I, v. 873-6. 

^ Edic. Acad., X, jo a. — Cfr. : «Pues esto viene a parar En que al rey 
hemos de dar La hacienda como la vida». Lope, La palottia de Toledo, 
Acad., X, 220 a. — «Iñigo [al rey Enrique IV\ Si otro que tú lo dijera 
Y estuviera acompañado De un ejército, deste acero Que traigo inútil 
al lado La satisfacción saliera.» Los Vargas de Castilla, Acad., X, 3 1 3 b.— 

o-Doña Violante. El amor y poder real Acometen a mi honor No hay 

en Castilla ley, Ni en la nación más tirana, que me sujete liviana Al 
apetito del rey.» La paloma de Toledo, Acad., X, 222b. 

* Morirse de verdad es lo que hace Juan Lorenzo de Acuña en 
También la afrenta es veneno, de Vélez, Coello y Rojas, cuando el rey 
le infama. Juan Lorenzo llega a decir al rey: «¡Mal haya el tirano fuero 
Que ató en sucesos iguales Las manos a los lealesl» Rivad., LIV, 591 ¿. 
En esta comedia vuelve a repetirse el pensamiento citado arriba, que 
parece un lugar común: «Que el rey es rey de las vidas, Y no puede 
ser juez De las almas.» Ib., 588^. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 33 

nes más propicias para la defensa violenta del honor, el vasa- 
llo cede ante el respeto que debe al rey. Una escena de La 
Estrella de Sevilla es muy significativa '. 

Es sorprendente que los caballeros permanezcan inertes, 
sin emplear las «medicinas de venganzas Que sólo al honor 
remedian» ^, ante los actos infamantes de la realeza. Esto ha 
llevado a denominar sofística la fórmula «del rey abajo ningu- 
no», y ha hecho que los historiadores consideren como algo 



1 *Rey. Hombre, digo que el rey .«:oy. Busto. Menos crédito te dov, 
Porque aquí no viene el nombre De rey con las obras, pues Es el 
rey eí que da honor: Tú buscas mi deshonor.» Acad., IX, 140^. — 
Busto finge ignorar que es el rey y le deja marchar: «Os respeto Por- 
que os fingisteis el rey.» — Cfr.: «Guárdete Dios, que aunque seas 
Fingido rej-, en efecto. Para hablarte con respeto Basta el nombre 
que poseas.» Alarcón, La crueldad por el honor, Rivad., XX, 4590. — 
En esta última obra, Sancho prefiere no faltar a la lealtad al rey a po- 
nerse al lado de su padre, que finge ser rey para vengar la deshonra 
de su mujer y la suya: «Perú la ley de leal Contra la sangre ejecu- 
to.» Pág. 460 r. 

He aquí aún algunos ejemplos sóbrela significación del rev: «Vues- 
tra alteza, señor, Ha de mirar por la ley Del universal honor.i- 
Los Vargas de Castilla, 312^. — «Rey. ¿A un re}' se puede afrentar. Que 
no comprehende ley?» El testimonio vengado, Acad., VII, 607 ¿. — «Que 
es el rey un tesorero Que tiene en la tierra Dios.» Alarcón, Los 
favores del mundo, Rivad., XX, 5 ¿.— En Allá van leves donde qtcieren 
reyes, de G. de Castro, D.^ Leonor, raptada por el rey, se mantiene al 
principio fiel a su esposo. Pero cuando el rey le anuncia su pro- 
pósito de casarse con ella, olvida sus deberes de madre y esposa: 
«reyna soy de Portugal — dice — Que la mudanza de estado Me ha 
mudado todo el ser» (jorn. II). Ap. H. Mérimée. L'art dramatique, pá- 
gina 622. 

Dice D. Jacinto al ver que la daga que halló en su casa es como 
la espada de D. Enrique, infante: «Si en otro mi ofensa fuera. Si 
en otro la imaginara. Tormento nuevo inventara Con que la muerte 
le diera. ¿Qué haré, que pierdo el sentido? Si mi muerte he visto 
cierta. Si descubierta mi deshonra está, {Qué aguardo a morir?» El 
médico de su honra, Acad., IX, 424Í. — «Señor Iñigo de Vargas, Yo he 
de obedecer al rey. Pues hacer su gusto es ley.» Los Vargas de Casti- 
lla, 314a. — «Que vais a servir al rey. Que es la más precisa \cy Con 
que nace el hijodalgo.» Lope, La paloma de Toledo, Acad., X, 221^7. 

2 También la afrenta es veneno, Rivad., LIV, 595 c. 

Tomo III. x 



34 



AMÍRICO CASTRO 



extraño esa devoción al rey ^. Pero ello es completamente 
lógico dentro de la teoría del honor dramático, porque «la 
dignidad real, siempre desigual a toda comparación» ^, es fun- 
damento de la sociedad vivificada por el honor. En esquema 
podría decirse que no hay honor fijera de la nobleza, ni no- 
bleza sin que el rey cree y corrobore la calidad de noble. Ya 
en el siglo xv, mosén Diego de Valera, la primera autoridad en 
materia nobiliaria, sostenía, frente a las ¡deas erradas del vul- 
go, que «sy mili años alguno virtuosamente biuiese y el prín- 
cipe mucho lo amasse, que siempre quedaría popular o plebeo 
fasta que por él le sea dada alguna dignidad o nobleza por la 
qual sea fecha diferencia entre él o los plebeos» ^. Pues bien: 
el noble se negaría a sí mismo si tomase una actitud superior 
a la del rey, como lo haría si le castigase; las reglas formales 
sobre que descansa la comedia se invalidarían. 

Dicho con otras palabras, el honor expresa la relación del 
individuo con la sociedad, cuya esencia y representación con- 
densa el rey. Así comprendemos por qué los conflictos entre 
el rey y el noble no tienen solución posible; y reflejo 
de ello son los ahincados llamamientos a la muerte, que pro- 
fieren los infamados por el rey; es sumamente típico el des- 
enlace de También la afi'enta es veneno, en donde la injuria 
regia obra como activo tósigo sobre Juan Lorenzo de Acuña *. 



1 Menéndez Pelaj'o, comparando a Peribáñez con García del Cas- 
tañar (Obras de Lope, X, lxx), dice que para comprender aquella co- 
media no hay «que sutilizar sobre el punto de honra y la venera- 
ción debida a la persona del monarca». — H. Mérimée, L'art dramatique, 
escribe : «Le roi inflige-t-il á l'un de ees sujets le pire deshonneur, 
qui est de lui prendre sa femme, le mari trompé n'osera pas lever la 
main sur son souverain.» 

2 Lope, dedicatoria de El mejor mozo de España, Acad., X, 328. 

3 Edic. Bibliófilos Españoles, tomo XVI, pág. 192. 

* Persona tan entendida en materias de honor como Jerónimo de 
Carranza nos enseña acerca de la defensa de la vida algo que es esen- 
cial: «Si una persona particular es acometida de una universal y nece- 
saria a la comunidad o exército, como el rey o el capitán, aunque la 
causa de la agresión sea injusta, y el acometido para escapar con la 
vida no tuviesse otro medio más que matar al nc;;^ressnr, en tal caso 



OBSEKVACIONKS ACERCA DEL CONCEFrO DEL HONOR 35 

EL HONOR V LOS LIBROS DE CABALLERÍAS 

Al llegar a este punto conviene tratar de la relación del 
concepto del honor con la literatura caballeresca; esa relación 
quedó provisionalmente puesta en duda en la página 12. Una 
dificultad para reaccionar en contra de esa tesis, admitida, 
como vimos, por la mayoría de los críticos, es la misma 
vaguedad con que está expuesta y admitida. ¿Qué se entien- 
de aquí por caballeresco.'' ¿Cómo se da lo caballeresco en el 
teatro.^ La respuesta a tales preguntas resolvería de plano la 
cuestión en uno u otro sentido; pero, por desgracia, no sa- 
bemos que por los historiadores de nuestro teatro se hayan 
formulado ni respondido claramente esas cuestiones. No hay 
que decir que ahora estoy muy lejos de poder proponer la 
solución definitiva; únicamente me contentaría con probar 
que la mencionada relación no ha sido establecida con base 
segura. 

Cuando se habla de sentimientos caballerescos en el tea- 
tro, se piensa de una manera general en las conexiones que 
con la Edad Media guarda la comedia; los temas de la epopeya 
nacional perduran aquí con forma plena y vivaz; muchos otros 
del romancero, y no sólo los nacionales, han logrado también 
expresión dramática; hay comedias que proceden derecha- 
mente de las crónicas, etc., etc. Rubio y Lluch ^ — el autor 
que más completamente ha tratado del asunto — caracteriza 
de esta suerte la influencia caballeresca : «Impone el honor al 
hombre obligaciones en las cuales se ve, más que en nin- 
gunas otras, la influencia de los sentimientos de la Edad 



no puede con buena consciencia matarlo, sino padecer la muerte res- 
pectando al bien común, que ha de ser preferido al bien particular de 
su vida Y de aquí infiere muy bien sancto Thomás que el rey o ca- 
pitán que es acometido de otro hombre de poca estima, por razón del 
bien público será obligado a defenderse so pena de peccado mortal, 
porque es defensa justa.» Destreza de las armas, fol. 227 v. (Ejemplar 
falto de portada, con aprobación de 1571; Bibl. Nac, /?-i5293.) 
' Oj>. cit., pág. 187. 



36 AMÉRICO CASTRO 

Media. En virtud de ellas, cada galán se convierte en una es- 
pecie de D. Quijote.» 

Y he aquí las frases que condensan su teoría : «El ciclo 
bretón, en cambio, sin ejercer tanta influencia en los romances 
populares, venido en circunstancias históricas y literarias más 
propicias, fué el inspirador de nuestras novelas caballerescas. 
Con harto entusiasmo y presteza dieron éstas acogida a su es- 
píritu fantástico, a su idealismo amoroso y a su refinada galan- 
tería, si bien depurando aquél y ésta de sus pecaminosas apli- 
caciones; y contribuyeron más adelante a que fuesen 
llevados todos aquellos elementos al teatro, único y 
legítimo heredero del Amadís, concepción literaria que 
halló en la escena calderoniana su magnífico coronamiento» ^. 

No sé si en esos rasgos de arrojo y generosidad que Ru- 
bio cita 'como propios de los héroes de Calderón, entra por 
algo el espíritu de los libros de caballerías; no lo discutiré, 
empero, por que esos actos son aislables del concepto del ho- 
nor mismo; con ellos se gana honra, lo mismo que yendo a 
la guerra, defendiendo el catolicismo o practicando cualquiera 
de las virtudes sociales de la época. Y no hay idealmente obs- 
táculo para pensar que con el mismo concepto de honra se 
diese una menor exaltación caballeresca en los personajes. 
Pero, prescindiendo de tales motivos, ¿es posible esa conexión 
histórica que se quiere establecer entre libros de caballerías 
y teatro nacional en cuanto al honor.? Cuando se habla, en este 
caso, de literatura caballeresca, se piensa en la Edad Aledia, 
como hace Rubio, o en una degeneración de antiguos princi- 
pios (Fitzmaurice-Kelly, etc.), y los libros de caballerías se mi- 
ran como el lazo que une la Edad Media con el teatro. Es, sin 
embargo, extraño que el teatro español (el de Lope), que tan 
a sabor de los contemporáneos representaba la vida popular -, 



1 Op. cit., págs. 28-29. 

2 «Duque. Es la comedia un espejo, En que el necio, el sabio, el 
viejo. El mozo, el fuerte, el gallardo, El re}', el gobernador, La don- 
cella, la casada, Siendo al ejemplo escuchada De la vida y del 
lionor, Retrata nuestras costumbres O livianas o severas.» Lope, El 
castigo sin venganza, Rivad., XXIV, 569 ¿. 



OBSERVACrOKES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 37 

Unto los usos como las ideas, fuese deudor de su elemento 
quizá más fundamental, a una forma literaria que se desenvol- 
vía en un sentido del todo diferente: en el de la fantasía des- 
arreglada sin enlace con la realidad de la época. 

No dejaba de ser asimismo extraño que Menéndez Pelayo, 
en el fino análisis que hace de los libros de caballerías ^, pasase 
en silencio su influjo en este iniporlanle aspecto de la come- 
dia. Lejos de esto, les da una importancia secundaria como 
representantes del genio nacional -; son una degeneración de la 
épica medieval, exagerada en el sentido de un idealismo fan- 
tástico. Por lo demás, bastaría comparar cualquier sentimiento 
importante — el amor, por ejemplo — en los libros de caballe- 
rías (Tristdn, Lanzarote) y en el teatro para notar el aJMsmo que 
los separa. Lo que sin duda ha llevado a referir a los libros 
de caballerías todo el problema del honor, han sido el espíritu 
duelista ^, la defensa de la dama, la fidelidad al amigo, etc. Tales 
rasgos habrán de estudiarse, según se dijo antes, como medios 
para la adquisición de honra, separando todo lo que pueda 
explicarse dentro de la tradición netamente española o como 
simple moda de lo aportado por los libros de caballerías ^. 

Finalmente, hay ciertos puntos en los cuales notamos una 
disparidad entre materias dramáticas, indudablemente caba- 



' Orígenes de la Novela, I, 1905. 

- «No son producto espontáneo de nuestro arte nacional. Son una 
planta exótica que arraigó muy tarde }' debió a pasajeras circunstan- 
cias su aparente y pomposa lozanía El autor del Amadis creó un 

tipo de novela más universal que española, que en poco o en nada 

recuerda el origen peninsular del autor La literatura caballeresca 

nació de las entrañas de la Edad Media No fué más que una pro- 
longación o degeneración de la poesía épica». Págs. cxxvi-vir. 

^ No está bien estudiada — por lo menos en cuanto a España — la 
relación del duelo con lo caballeresco y la Edad Media; v.G. von Below, 
Das Duell und der germaiiische Ehrbegriff, Cassel, 1896. Lo relativo a 
España debe leerse con precaución. El comparar (pág. 33) a D. Qui- 
jote con un cabecilla indio (Indianerháuptling) revela, entre otras 
cosas, un gusto desastrado. 

*■ Como ejemplo de comedias en que se manifiesta este espíritu 
que pudiera considerarse caballeresco, v. Lope, El remedio en la des- 
dicha (Acad., XI), y El guante de doña Blanca (Acad., IX). 



38 AMÉRICO CASTRO 

llerescas, y principios del honor. Los casos de castigo judi- 
cial de la adúltera nos demuestran que un tema verdadera- 
mente caballeresco vive en el teatro, en manifiesta oposición 
con los principios fundamentales de la honra. «Un lugar 
común de los más explotados en toda Europa por la poesía 
caballeresca» ^ es que una dama, condenada por falsos indi- 
cios a la hoguera, sea salvada en combate público por el 
denuedo de un esforzado paladín. En el siglo xvi, Alonso 
de la Vega dramatizó este asunto en La duquesa de la Rosa ^, 
y Lope le dedicó dos comedias : El testimonio vengado y El 
catalán valeroso \ por lo demás, el motivo es frecuente en 
nuestra literatura *, y se encuentra también en Ainadis, y 
fuera de España en Tristán y Merlin ^. El motivo fué recogi- 
do por el Ariosto en el canto I\", estrofas 58-59- la hija del 
rey, acusada de liviandad, iba a ser «condannata Al foco», 
según «r aspra legge di Scozia», si no había campeón que 
la defendiese. Rajna ve en este punto una posible influencia 
de Amadís ^. 



1 M. Pelayo, Obras de Lope, VIII, lxxix. 

2 V. M. Pelayo, Tres comedias de Alonso de la Vega, pág. xxv. 

3 Publicadas y estudiadas por M. Pelayo en los tomos VII y VIII 
de su edición de Lope. En El testimonio vengado acusan los hijos a su 
madre de adúltera: <i.Rcy. Basta, hijos; basta así; Yo os doy campo según 

fuero, Por si hubiere caballero O por la reina o por mí Mas si dentro 

de año y día Nadie entrare en estacada. Será la reina quemada Hasta 
ser ceniza fría.» Acad., Vil, 608 a. — En La paloma de Toledo, Acade- 
mia, X, 244 ¿, se alude a esto mismo, aunque en realidad no hay acusa- 
ción: *Rex. Noble es Violante, vasallos La fuerza de la verdad Y fe 

de un rey os lo afirma. Fcrjián. Y yo con vuestra licencia, Según fuero 
de Castilla, La defenderé en campaña, De sol a sol, cuatro días, Como 
hidalgo caballero. Don Juan. No hay quien te lo contradiga.» 

* Véase El laberinto de amor, de Cervantes, y otros casos que cita 
A. CoTARELO, El teatro de Cervantes, 19 15, págs. 461 y sigs. 

5 V. G. Rajna, Le fonti delV Orlando Furioso, 1900, págs. 154-5' 

6 Op. cit.: <í'En aquella sazón era por ley establecido que cual- 
quiera mujer, por de estado grande e señorío que fuese, si en adul- 
terio se hallaba, no se podía en ninguna guisa excusar la muerte; 
y esta tan cruel costumbre e pésima duró hasta la venida del 
muy virtuoso rey Arturo.» Rivad., XL, 4¿. 



OBSERVACION'ES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 39 

Pues bien: este rasgo esencialmente caballeresco está en 
contradicción con los principios del honor conyugal, según los 
cuales, el mismo marido, y no un tercero, ni la justicia, era 
quien debía vengar su afrenta, y con el mayor sigilo. Como se 
ve, el problema de las relaciones entre el honor y lo caballe- 
resco requerirían una revisión y estudio cuidadosísimos. 



III 

EL HONOR SEGÚN LOS CASUISTAS 

Ha sido asunto de frecuentes investigaciones fijar hasta 
qué punto el modo de obrar de los personajes dramáticos 
estaba en armonía con los usos contemporáneos; de ello se 
habla en la bibliografía preliminar. Pero, en cambio, no sé que 
se haya intentado establecer correspondencias entre el modo 
de pensar que supone la comedia y las ideas morales de la 
época. 

El concepto de la vida y del honor expresado en el drama 
debe estar de acuerdo con las opiniones de los moralistas, sien- 
do así que Lope sacó su comedia de las entrañas de la nación, 
y el sistema social reflejado en el teatro era el de la España 
contemporánea. Busquemos, pues, directamente el modo de 
pensar español en cuanto al honor, y comparemos luego los 
resultados con los que hemos obtenido analizando el teatro. 

La moral española de los siglos xvi y xvii era esencial- 
mente religiosa; es, pues, natural que consultemos a los casuis- 
tas, quienes al analizar y valorar éticamente los actos huma- 
nos, van declarando los principios generales en que sustentan 
los consejos dados a los penitentes; sus libros no se dirigían 
al pueblo, sino a los confesores, a los cuales dan solución para 
todos los casos posibles '. 



' Una bibliografía de casuistas trae Nicolás Antonio, Nova, II, 564- 
565 : Sunnuac moralis T/ico/o(;iac, Direc/oría comcientiae. Falta en esta 
lista Fr. Bartolomé de Medina, que cito a continuación. 



40 AMERICO CASTRO 

Fr. B.\ktolomé de Medina, catedrático de prima de Teolo- 
gía en Salamanca, alude a puntos de honra en su Breve ins- 
triicción de cómo se ha de administrar el sacramento de la peni- 
tencia, Salamanca, 1579: «Llamamos de inferior orden los 
bienes temporales; los de superior llamamos la fama, la vida, 
la honra Pues quando por restituyr lo que devo ha de peli- 
grar mi honra, como porque se sabrá que soy ladrón , 

entonces no soy obligado a restituyr lo que devo, con tanto 

peligro» (fol. 173 7-'). «Guando uno, dado caso que sabe que 

Pedro hurtó un cavallo a Juan y lo descubre, peca mortal- 
mente, porque aunque está obligado a mirar por la hazienda 
de Juan, pero ha de ser no quitando la honra a Pedro» 
(folio ig2v). «Si del adulterio tiene la muger un hijo, y el padre 
pensando que es su heredero házele heredero o házele mayo- 
razgo, en este caso no está la madre obligada a descubrir su 
delito ni infamarse, por dos causas urgentes : la primera 
porque no está obligada a remediar el daño de hazienda con 
tanta deshonra y peligro de la vida» (fol. 121 r). 

Entre los confesores del siglo xvi, tal vez fuese el más 
famoso el Dr. Martín de Azpilcueta, autor de un Manual de 

confesores y penitentes ^, Salamanca, 1557- En lugar de 

honra y honor ^ emplea siempre la palabra, fama . 

«La fama se toma por la opinión que se tiene de alguno 
provechosa para él , ora la opinión sea de bondad y virtu- 
des, ora de artes, mañas, industria, disposición, fuergas o 
alguna otra cosa. De donde se sigue que no solamente es 
detractor o infamador el que quita la fama de la bondad, pero 
aun el que quita la de algún otro valor» (pág. 3 1 8). «El doc- 
tíssimo y santo doctor, de una mesma manera responde en el 
caso en que se quita a uno la vida o miembro y en el caso 
en que se quita la fama. Ca en entrambos dize que se ha de 
hazer recompensa; y donde habla de la recompensación 



1 gue clara y brevemente contiene la universal y particular deci- 
sión de quasi todas las dudas que en las confesiones suele?i ocurrir de los 

pecados , compuesto por el Dr , cathedrático jubilado de prima 

de Cánones. De este libro hav multitud de ediciones. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 4 1 

de la fama, se remite adonde habla de la recompensa de 
la vida» (pág. 219). 

Dice Azpilcueta (pág. 219) que no hay que restituir la ha- 
cienda cuando haya que perder la fama, «porque la mesma 
razón por que no se ha de perder la vida por restituyr la 
hazienda concluye también que no se deve perder la fama 
por restituyr la hazienda, pues también la fama es bien in- 
estimable de su naturaleza, como claramente lo significa la 
Sagrada Escritura, y aun la humana de Aristóteles, que dixo 
«la honra ser el mayor bien de todos los exterio- 
»res» (4 Ethic); a quien sigue Santo Tomás en muchas 
partes». 

Acerca de la honra femenina nos dice que «una muger 
tenida por virtuosa, más deve querer ser esclava bien 
affamada, que libre dififamada» (pág. 220). «Si uno tuviesse 
que hazer con muger casada, llámase adulterio, y aunque 
es verdad que el tal acto sea injusto, porque la mu- 
ger no es suya, sino de otro; pero no es injusticia que se 
aya de restituyr, si no fuere como después diremos quando 
del adulterio se siguió otro daño [hijos]» (pág. 179)- «Ino- 
cencio III claramente dijo que el temor de descubrir su adul- 
terio escusa a la muger de restituyr la herencia que el hijo 
putativo llevara» (pág. 22) ^. 

Juan de Pedraza, en la Suma de casos de conciencia aora 



1 «Significasti quandam mulierem in poenitentia tibi fuisse confes- 
sam, quod timens ne viri possessio devolveretur ad aliós, quarundam 
herbarum succum potavit, el sic venter eius intumuit et inde gravidam 
se ostendens, sibi partum supposuit alienum: timens marito, non vult 
facinus ipsi detegere, qui prolem credit sine dubitatione qualibet esse 
suam. Ouoniam igitur postulas edoceri, utrum ei hac fraude durante 
sit poenitentia iniungenda: respondemus, quod sicut mulieri, quae 
ignorante marito de adulterio prolem suscepit, quamvis 
id viro suo timeat confiteri, non est poenitentia dene- 
ganda: ita nec illa debet poenitentia denegari, máxime si per alios 
intelligas alíenos, ad quos timeat possessionem viri devolví: sed com- 
petens satisfactio per discretum sacerdotem ei debet iniungi.» De- 
cretales, lib. V, tít. XXXVIII, cap. IX (Corp. Jur. Canon., París, 1587, 
página 714). 



42 AMERICO CASTRO 

nuevamente compuesta ^, emite análogos puntos de vista : «Si 
tiene la casada hijo auido de secreto adulterio, y se teme del 
marido si se lo descubre, no es obligada a ello. Y aun basta 
que tema perder la fama» (K). 

Tan exquisita es la exigencia del secreto para las propias 
faltas, que llega a ser caso de conciencia el mismo hecho de 
declarar los pecados al confesor: «Si dezir [al confesor] peca- 
do de otro es infamarle, porque terna del el confesor mala 
opinión, dezir le mi pecado será también infamarme, 

porque terna de mi mala opinión [Responde]: Si el 

Señor nos mandó que confesásemos nuestros males secretos, 
seguirseya que nos mandó cosa contra ley natural, lo qual no 
se ha de hablar. La segunda razón es que fama e infamia son 
contrarias. Luego si fama es buena opinión de otro derramada 
y pública, según Tullio y otros autores, infamia también será 
cosa notoria. Y así, saber uno solo el pecado de otro no 
es propiamente infamia» (Gii r). 

AxTOXio DE Escobar y Mendoza ^, a mediados del siglo xvii, 
escribe: «Licet ne pro defensione honoris verbis tantum im- 
pugnati aggresorem occidere.^ Minime; licet tamen si factis 
impugnetur» (pág. 113)^. 



' El ejemplar que he visto en la Biblioteca Nacional, i?-8340, ca- 
rece de año 3' lugar de impresión. (Cfr. : Pérez Pastor, La hnprenta 
en Toledo, núm. 317, que da la fecha de 1568.) Esta edición fué hecha 
en Portugal; el privilegio del rey es a favor de Alonso Mexía, morador 
de Coimbra. Tiene signaturas. 

2 Líder Tlieologiae Moralis, vigiiiti et qiiatiior societatis Jesu doclo- 

ribiis reseraius quem P , Vallisolctanus, e societaie Jesu theologus in 

examen cotifessariorum d/gessit, adidii, illustravit. Ultima editio. Lug- 
duni, 1659. 

' El mismo Escobar es autor de «Examen y práctica de confcssores 
X penitentes en todas las materias de la teología moral. Su autor, el Pa- 
dre Antonio de Escobar y Mendoza, teólogo de la Compañía de Jesús, na- 
tural de Valladolid. En esta edición cinquenta y tres va añadido el 
examen de los ordenantes y predicadores, y toda la obra corregida y 
mejorada. París, a costa de Antonio Bertier, 1665.» Allí leemos que 
«Al lego es lícito matar, en defensa de la hazienda, y si es principal, 
de la honra que teme perder de cierto si no mata» (pág. 161), Cuan- 



OBSERVACIONES ACERCA ÜEI. CONCEPTO DEL HONOR 43 

El pasaje siguiente es de gran interés : «Au liceat post 
impactam alapam percittioitejii insequi ct intcrbnere} Aliqui 
negant; quia id esset injuriam vindicare, non defenderé. At 
Lessius (lib. 2, cap. 9, dub. 12, núm. 80) licere existimat spe- 
culative, sed in praxi non consulenduní ob periculum odii, 
vindictae et excessum pugnarum et caedium in reipublicae 
pernitiem. Alii, seclusis his periculis, in praxi probabilem et 
tutam JLidicarunt {Henriqíicz, lib. 14, cap. 10, núm. 3). Ratio 
est, quia quandiu damnum illatuní manet in suspenso, semper 
est locus defensioni, ut patet in co qui furem insequitur fugien- 
tem ad recuperandum ablatum. Nam quamvis honor non sit 
apud percussorem sicut ablata res apud furem, potest la- 
men non secus ac res furtiva recuperari ostendendo 
signa excellentiae, et aestimationem apud homi- 
nem captando. An non alapa percussus censetur 
tandiu honore privatus, quandiu adversaria m non 
interimit.^» (pág. 1 20) ^. 

Estos pasajes de algunos casuistas de los siglos xvi y xvii 
prueban que la doctrina del honor expresada en el teatro no 
fué cosa imaginada por los escritores dramáticos ni exagera- 
ción calderoniana. El elemento central de la teoría del honor 
en los casuistas reside en considerar la buena fama en sí 
misma, como un bien igual a la vida, y en aceptar, consi- 
guientemente, como lícito el empleo, para su defensa y con- 



do en restituir lo robado «ay peligro notable de la fama no ay obli- 
gación de restituir luego, sino es que de no lo hazer el dueño se hu- 
viesse de ver en la misma pérdida de fama» (pág. 181). 

' Como es fácil comprender, no todos los moralistas opinaban de 
la misma manera; he aquí un ejemplo: «¡Mas ay dolor grande! Quán 
al rebés de esto pasa este negocio entre los cristianos, pues assí esti- 
man, reverencian y guardan las leyes del mundo y del libro del duelo, 

que apenas hallaréis hombre que no esté aparejado y dispuesto a 

vengar cualquiera injuiña o afrenta o pedir entera satisfacción, según 
essas mismas leyes del duelo, y que no esté dispuesto a perder mil 
haziendas por bolver por un puntillo de honra.» Fr. Alonso de Vas- 
coNES, Destierro de ignorancias y aviso de penitentes, Madrid, 1733, pá- 
gina 182. Nicolás Antonio cita una edición de Sevilla, 1619. La apro- 
bación es de 161 í. 



44 AMERICO CASTRO 

servación, de los medios que sirven para defender la vida; y 
ya hemos visto que ése es el núcleo alrededor del cual se for- 
ma todo el concepto del honor en la comedia. 

PRECEDENTES MEDIEVALES DE ESTE CONCEPTO DEL HONOR 

Las ideas morales en que se fundan los casuistas no han 
sido elaboradas por ellos ^; se apoyan, además de otras auto- 
ridades, en Santo Tomás; es, pues, lícito trasladarse a la Edad 
Media en busca de algunos precedentes del concepto del ho- 
nor formulado por nuestros dramáticos. Tomaré como repre- 
sentativa del modo de pensar medieval la doctrina del honor 
contenida en las Partidas : 

«Honrra tanto quiere dezir como adelantamiento señalado, 
con loor, que gana orne por razón del logar que tiene, o por 
fazer fecho conoscido que faze, o por bondad que en él ha» -. 

«Deuen venir luego que lo sopieren [la muerte del rey] los 
omes honrrados; así como los perlados e los otros ri- 
cos omes, e los maestros de las órdenes, e los otros 
omes buenos de las cibdades e de las villas grandes de 
su señorío, para honrrarle a su enterramiento» ^. 

«Ca segund dixeron los sabios que fizieron las leyes anti- 
guas, dos yerros son como yguales, matar al ome e enfa- 
marlo de mal; porque el ome, después que es enfamado, 
maguer non aya culpa, muerto es quanto al bien e a la 
honrra deste mundo; e demás, tal podría ser el enfamamiento 
que mejor le sería la muerte que la vida. Onde los que esto 
fiziesen deuen auer pena como si le matassen» *. 

Según el Rey Sabio, el primer motivo de honra es el pues- 



' Cfr. : «Tutta la sacra eloquenza, le discussioni accalorate, i sillo- 
gismi calzanti, la virtuositá-dialettica dei casisti non ci danno una con- 
cezione nuova ed origínale della vita». A. Farinelli, en esta Revista, 
tomo I, 1914, pág. 291. 

2 Partida II, tomo XIII, ley 17. Cfr. : Partida II, tít. I, ley 11. 

^ Ib., ley 19. 

< í¿>., ley 4. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 45 

to, la categoría social; y así, el máximum de honra se debe al 
rey ^ Viene después el realizar hazañas notorias (fecho cono- 
cido), y en último término, la virtud del hombre. Cuando 
necesita determinar claramente quiénes son los hombres hon- 
rados, no cuenta sino los de la primera categoría: los repre- 
sentantes autorizados del clero, de la nobleza y de las grandes 
ciudades; es decir, los depositarios de los tres poderes socia- 
les. V, en fin, nos encontramos nuevamente con la ecuación 
de la vida y de la fama; esta fama — el bien y la honra de este 
mundo — ^ tiene un valor ontológico; no se atiende a su corres- 
pondiente psicológico, puesto que maguer non aya culpa 
el hombre, muerto es en cuanto al bien de este mundo si 
viene a perder la fama -. 

Se deducen dos notas esenciales de la doctrina del honor 
formulada en \d,s Partidas — con cuyo espíritu concuerdan los 



• V. Partida II, lít. XIII, ley i8. 

- He aquí unos cuantos textos acerca del empleo de la palabra 
honra en la Edad Media: «Con ondramiento gana omne nombradla de 
bondad.» Buenos pro'oerbios, edic. Knust, pág. 1 1. «La ondra e el alteza 
es deste sieglo, e del otro es el buen seso» (pág. 14), «e el fazimiento 
responda al nombre, porque el nombre non sea vano e el pecado gran- 
de; la onrra alta e la vida baxa.» Estaría de los qiiatro dotares, edición 
Lauchert, pág. 21. «E en casa de un sennor fizieron mayor honrra a 
un omne que a Sócrates, e non hovo ende cuydado. E dixéronle, 
;cómononte pesa?» Bocadas de oro, edic. Knust, pág. 201. «Bien saves 
tú que el rrey del cielo me fizo rrey de la tierra, e dióme alteza e noble- 
za, e honrra e rriqueza e fortaleza.» Ib., pág. 430. «Mucha onrra le fizo 
e seruicio quel plega.» J. Ruiz, 1374^", edic. Ducamin. Honor llega a 
significar 'feudo' no sólo en España, sino internacionalmente. La ¡lonor 
ocurre, en este sentido, en muchos textos castellanos. R. INIenéndez 
PiDAL, Cantar, II, 776, la define así: «Usufructo de las rentas de alguna 
villa o castillo realengos, concedidos por el rey a un caballero.» Mirán- 
dose el donativo regio como un honor hecho al vasallo, se llamó honor 
la cosa donada. (Cfr. : F. Settegast, Der Ehrbegriff im altfranz. Rolands- 
liede, Zeits. rom. Phil., IX, 207.) No faltan casos en que honrado sig- 
nifique bueno, excelente, por analogía con la bondad y alteza de las 
personas que reciben honra : «La uaca es la mayor et más ondrada et 
más usada animalia de la tierra.» General Estoria, Bibl. Nac, ms. 816, 
folio \4,2cd. «El más ondrado de los otros saberes que sin estos siete 
ay, et aun destos et de todos, es la Methafísica.» Ib., fol. 88 a. 



46 AMÉRICO CASTRO 

textos citados en nota — : el honor es debido, sobre todo, a la 
clase elevada; la fama de que goza el hombre es tan impor- 
tante como su vida. Detrás de estas características se percibe 
una sociedad dirigida por una clase (la nobleza), y al mismo 
tiempo con un fuerte sentido de la cohesión social; y esta es, 
en efecto, la ¡dea que ordinariamente nos formamos de la vida 
pública en la Edad Media ^ 

Y para terminar, veamos cómo piensa acerca del honor el 
filósofo en quien culmina y se sintetiza el pensamiento me- 
dieval : Santo Tomás. Según él, «honor est exhibitio reve- 
rentiae in testimonium virtutis, ut potest accipi a Philosohpo 
in I Ethicorum» -. 



' «L'homme était estimé au Moven-áge d'aprés son unión avec 
rÉglise et avec la Corporation. L'homme naturel, avec son sentiment 
purement individué], n'était pas consideré, on le regardait comme non 
autorisé.» Hoffding, Histoire de la Philosophie modertie, 1906, I, pág. 15. 
«Quant á l'homme, il ne se connaissait que comme race, peuple, partí, 
Corporation, famille, ou sous tout autre forme genérale au collective.» 
BuRCKHARDT, Lu CwíUsation en /falte, I, 163. F. Settegast, en el ar- 
tículo citado en la nota anterior, admite para la Chanson de Roland un 
concepto de honor análogo al nuestro, e igualmente lo relaciona con la 
organización social: «En la sociedad medieval de Occidente se borran 
las diferencias nacionales ante las fundadas en clase y rango. Estas 
diferencias se dan, sobre todo, en la idea del mayor o menor honor 
anejas a cada clase y a cada rango.» Pág. 205. «La honra o la deshonra 
del individuo trasciende a todos los suyos, a causa de la extraordi- 
naria cohesión existente entre los miembros de la familia.» Pág. 211. 
Modernamente, Dietrich Scháffer, Weltgeschichie der Neuzeit, 19 12, I, 
páginas 13 y sigs., ha corregido lo que en este punto había de exage- 
rado en la doctrina de Burckhardt, y sostiene que si «ha habido una 
época en que la personalidad individual estuviese desenvuelta, esta 
época fué la Edad Media». Pero, prescindiendo de las salvedades que 
deban hacerse — asunto que ahora no me incumbe — , en general se 
admite como válida la idea emitida arriba acerca de la organización 
social de la Edad Media. 

- Siimtna Theologiae, II, II, q. 103. a. i. Me sirvo para comprobar la 
exactitud de mis observaciones, de A. Gay (docteur en Théologie), 
L'honneur, sa place dans la morale, París, 191 3. Me dan ánimo para 
invadir un poco dominios que me son extraños las frases (escritas 
en 1877) de nuestro Menéndez Pelayo: «Y pienso más: que hasta 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 47 

«Quoad homines aliquis non potest testimonium ferré nisi 
per aliqua signa exteriora : vel verborum, puta cum aliquis 
ore pronuntiat excellentiam alicüjus; vel factis, sicut inclina- 
tionibus, obviationibus, et alus hujusmodi» ^ «Laus distingni- 

tur ab honore , quia laus consistit in solis signis verborum, 

honor autem in quibuscumque exterioribus signis» '. 
Es, pues, sobre todo, este honor un reconocimiento de la vir- 
tud ajena, e! cual, si bien «non est sufficiens virtutis prae- 

mium , nihil potest esse in humanis rebus et corpora- 

libus maius honore» ^. 

Hasta aquí la ocasión del honor la da la virtud. Pero a 
veces el honor se produce por otras causas : «Alia vero quae 
sunt infra virtutem, honorantur, inquantum coadjuvant ad ope- 
ra virtutis; sicut nobilitas, potentia et divitiae» -. 

A la objeción «Sed quandoque contingit quod superiores 
non sunt virtuosi, ergo eis non debetur honor», contesta Santo 
Tomás: «Si praelati sint mali, non honorantur propter 
excellentian propriae virtutis, sed propter excellen- 
tiam dignitatis, secundum quam sunt Dei ministri, et etiam 
in eis honoratur tota communitas» ^. Y como la noble- 
za, el poder y las riquezas se dan sobre todo en los superiores 
{praelati), es obvio que habrá muchos casos en que corres- 
ponda el honor, no a la virtud, sino a otro valor que la reem- 
plaza. Esto concuerda con lo dicho antes acerca del valor social 
del hombre en la Edad Media. Y consecuencia inmediata de 
esa organización social es que «subdito bono debetur secun- 
dum se major reverentia; sed ratione praelationis debetur 
major malo p rae lato» ■*. 



hoy no se ha entendido bien la historia de nuestra literatura, por no 
haberse estudiado a nuestros teólogos y filósofos.» Ciencia españo- 
la, II, 79. La filosofía escolástica, «extraña de origen, aunque nuestra 
por derecho de conquista», forma las «dos terceras partes de nuestra 
filosofía». Ib., 71. 

' Véase la nota anterior, 

2 Op. cit., II, II, q. 145, a. I ad 2. 

' II, II, q. 103, a. 2. 

* 3 Dist. IX, ^. 2, íz. 3 ad 3. 



48 AMÉRICO CASTRO 

A. Gay ^ explica aquí a Santo Tomás diciendo: «ce qu'on 
honore dans le prince ou dans une autorité quelconque, ce 
n'est pas la personne, mais Dieu qui représente l'autorité á 
tous les degrés. Or il est évident qu'on doit plus d'honneur 
a Dieu qu'á n'importe quel homme, lors méme que Dieu est 
representé d'une maniere indigne». 

Destaco las siguientes notas en la teoría tomista del honor: 
I.^, que el honor puede llegar a adquirir un carácter ontoló- 
gico; 2.^, la equiparación de este honor con la vida, pues 
«nihil majus honore»; 3.% la vinculación del honor en la auto- 
ridad, la nobleza y el rey. 



ALGUNAS DEDUCCIONES DE LO EXPUESTO 

Estudiando un aspecto típico de nuestro drama nacional, 
hemos encontrado correspondencias en los moralistas con- 
temporáneos, y precedentes medievales; al llegar aquí, la base 
histórica se ensancha, y con la doctrina tomista adquiere ca- 
rácter internacional. De otra parte, los casuistas españoles no 
son los únicos en opinar de aquella suerte -, pues fuera de 
España hay autores que piensan de manera análoga ^. Y aun 
hoy mismo, para muchos, el concepto del honor del drama 
español no tiene nada de raro. Esto quiere decir que una 
investigación acerca del honor en la literatura española no 
tendrá pleno valor científico si no va encuadrada dentro de 
una historia general del honor, la cual, según K. Binding ■^, 
está aún por escribir. En efecto, si las ideas sobre el honor 
en el teatro no son otra cosa que desarrollo de principios 
universales, que vivían en la Edad Media y que también se 



1 Op. cit., pág. 18. 

2 Con todo, véase cómo piensa un escritor eminente: «Si Ton songe 
que la terre d'election de la casuistique fut l'Espagne.» 
G. Lansox, Histoire de la lltiérature frangaise, 191 2, pág. 460. 

* Véanse las notas de Auguste Molinier, en el tomo II de su edi- 
ción de las Provinciales de Blaise Pascal, París, Lemerre, 1891. 
■* Die Ehre. Der Zweikampf, 1909, pág. 4. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 49 

encuentran en otros países en los siglos xvi y xvii, ¿qué es lo 
típico de España?; ¿por qué todo el mundo conviene en la 
peculiaridad de nuestra literatura en este punto, y hasta ha 
habido quien ha buscado en los árabes la explicación del 
fenómeno? A estas graves preguntas no puede responderse 
sino conjeturalmente. Cuando se habla de la singularidad de 
España en cuanto al honor, se piensa en el hecho de que el 
teatro convierta la fama, la opinión, en móvil principal de la 
acción dramática. Ahora bien: partiendo de esta base, y dado 
el carácter eminentemente nacional de nuestra comedia, ca- 
bría suponer que la opinión tuvo socialmente en España un 
valor más intenso que en otras partes, y que lo diferencial de 
España no resida, en principio, en la cualidad de la noción 
de honra, sino en la cantidad de su influencia en la vida. Y 
lo que sabemos de la historia de la civilización española en el 
siglo xvii, ¿no nos autoriza a formular la hipótesis de que la 
importancia dada por la comedia a la fama se explicaría par- 
tiendo de las mismas condiciones sociales de aquel siglo? En 
España se daba, en el siglo xvii, una estrechísima cohesión 
social; en materia religiosa, en política, en la admisión de los 
principios que dan valor al individuo en la colectividad, había 
llegado a establecerse acuerdo unánime; la discordancia del 
individuo con la sociedad en cualquiera de esos puntos pro- 
ducía la infamia. En otras naciones, los disidentes luchaban 
para conquistar, ellos también, el derecho a la honra y a la 
buena opinión; la masa del pueblo no era quizá tan hostil como 
entre nosotros al mantenimiento de las diferencias y a la intro- 
ducción de novedades ^, y así llegó a ser posible optar a la 
honra en círculos de opinión diversa dentro del mismo país. 
En cambio en España, sobre todo en el siglo xvii, los indivi- 
duos venían a engranarse en un todo social, ninguno de cuyos 
supuestos admitía cambio, y no lograban la plena realización 



* Sabido es que los historiadores de más valer no miran ya a la 
Inquisición como el verdugo de las libertades patrias, sino más bien 
como un producto de causas que arrancaban de lo más profundo de la 
sociedad española. 

Tomo III. • 4 



50 AMÍRICO CASTRO 

de su personalidad sino enlazando todos sus actos con los 
principios conservados por tradición. ¿Qué mucho, pues, que 
la fama, testimonio de la adhesión a aquellos principios, den- 
tro del único círculo de opinión fuerte que al español se le 
ofrecía, llegara a ser algo fundamentalísimo para la vida y para 
el arte que la reflejaba? 

No se crea, sin embargo, que faltan en nuestra historia 
manifestaciones de puntos de vista distintos de los anteriores. 
Ello acontece, sobre todo, en el siglo x\'i, según expondré en 
otro artículo. 

Américo Castro. 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 



Hace dos años, en el laboratorio de fonética del Instituto 
Colonial de Hamburgo, el Dr. Panconcelli-Calzia me hizo va- 
rias radiografías de la pronunciación de mis vocales ^. Los 
resultados obtenidos, no obstante las dificultades y deficien- 
cias de este género de investigaciones ", parecen, a mi juicio, 
encerrar bastante interés para merecer la publicación. 

Las vocales radiografiadas fueron : a en padre, e segunda 
en tener, e en aquella, i en pide, o segunda en olor, o en olla 
y u en tu. Cada una de estas palabras fué pronunciada sepa- 
radamente; en todas ellas las vocales radiografiadas fueron 
largas — ca. ^/^q de segundo ^ — y acentuadas con los acentos 
de altura e intensidad. Aparte de la duración de la vocal, creo 
haber pronunciado dichas palabras como lo hubiera hecho en 
una conferencia o en una lectura pública, es decir, con una 
pronunciación más culta que la de mi conversación familiar. 

Las radiografías fueron hechas con una corriente de 
ca. 50 miliamp.; exposición, ca. ^/^^ de segundo; distancia del 
foco, ca. 60 cm. El chassis lo mantenía yo mismo sobre mi 



1 Mi pronunciación se ha formado en La Roda de la Mancha y en 
Madrid; en el ambiente universitario madrileño pasa por pronuncia- 
ción española correcta, sin influencia alguna regional; he hecho cortas 
residencias en Villena (Alicante), ciudad nativa de mis padres, en Va- 
lencia, en Ávila y en el extranjero. 

- Véase a este propósito el trabajo de E. A. Meyer, Untersuclmngen 
über Lautbildung, Marburg, Ehvert, 191 1. 

* Cantidad superior a la normal, necesaria para dar lugar a la ma- 
nipulación del mecánico. 



52 T. NAVARRO TOmXs 

hombro. A fin de que ninguna molestia estorbase la pronun- 
ciación, no hice uso de las plaquillas metálicas usadas por Me- 
yer, ni de las tinturas que suelen aplicarse a la lengua para 
que sus contornos salgan más marcados. 

He sacado a calco, de las negativas, los dibujos que a con- 
tinuación se publican reducidos a ca. '/g. El perfil de la lengua 
ha podido calcarse sin gran dificultal; el del velo del paladar 
lo he omitido por no hallarlo suficientemente perceptible; el 
paladar duro y las mandíbulas son los que presentan contor- 
nos más claros ^. 

Sobre los dibujos calcados he medido: a) la elevación 
máxima de la lengua sobre la línea de los molares superiores; 
b) la distancia entre el punto de dicha elevación máxima 
y el borde de los incisivos -. Las medidas de los labios 
— c) abertura horizontal, d) vertical, e) avanzamiento — y f) la 
medida de la abertura de las mandíbulas, no han sido tomadas 
sobre las radiografías, sino directamente y por medio del 
compás. Las cifras indican milímetros. 

Como a veces he de referirme a palatogramas obtenidos 
con mi paladar artificial, conviene advertir que éste cubre des- 
de el borde de los incisivos hasta la línea media de los quintos 
molares. La profundidad total de mi paladar es ca. 100 mm.; 
la del paladar artificial, 54 mni. 

VOCAL i EX J?¿de = pí:de 

Elevación, 20; distancia a los incisivos, 45. La punta de 
la lengua se apoya contra la cara interior de los incisivos 



^ Pueden consultarse estas radiografías en el laboratorio de foné- 
tica del Centro de Estudios Históricos, Madrid. 

2 El punto más alto de la lengua puede coincidir en algunos ca- 
sos — a, f — con el punto de articulación; pero en otros — i, u, etc. — 
pueden hallarse uno y otro a distinta distancia de los dientes, aun 
cuando haya siempre entre ellos una cierta relación. No siendo siem- 
pre posible determinar con exactitud sobre mis radiografías la distan- 
cia mínima entre la lengua y la bóveda del paladar, he atendido a la 
elevación de aquélla como base de comparación. 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 



53 



inferiores; el dorso toca a ambos lados del paladar, dejando 
en el centro una abertura acanalada, cuya amplitud horizontal 
es: l) sobre los dientes, 28; 2) sobre los alvéolos, 19; 3) sobre 

el prepaladar, 14; 
4) sobre el medio- 
paladar, 9; 5) so- 
bre el postpaladar, 
11,50; en esta parte 
la medida vertical 
de la abertura pue- 
de ser ca. 2 mm. 





pide. 



Abertura de los labios, 56 x 8; avanzamiento, 7. Abertura de 
las mandíbulas, 5- 

Formas análogas: vive, vida, pino^ hilo, salida, marido ^ 



1 En otras palabras, como mismo, finna, 7nil, triste, etc., creo pro- 
nunciar una i de timbre más abierto. Araujo. Fonética castellana, 1894, 
páginas 29 y 3 1, señala tres matices de / en la palabra lindísimo : media, 
cerrada y abierta, respectivamente. Josselyn, Études de Phonétique es- 
pagfwle, París, 1907, pág. 17, encuentra también tres matices de / en una 
palabra de análoga estructura, mismísimo, pero en este otro orden: 
abierta, media y cerrada; resulta, pues, que la / de -si?no que para el 
primero es la más abierta, para el segundo es la más cerrada; cabía 
una tercera opinión — que fuese / media — , y esto viene a deducirse, 
en efecto, de las observaciones de Coltox, La Phonétique castiUane, 
Paris, 1909, pág. 41. La z de mima, que para Josselyx, op. cit., págs. 19 
y 134, es la más abierta que pudo registrar, para Colton, op. cit., pá- 
gina 77, es precisamente una de las más cerradas que nuestro idioma 
posee. 



54 



T. NAVARRO TOM.ÍS 



VOCAL e EX agítella = aké:\a 



Elevación, l8; distancia a los incisivos, 50. La punta de 
la lengua se apoya, como en /, contra los incisivos inferiores, 

pero con presión 
/ menor; zona de con- 

tacto del dorso con 
el paladar, menor 
que en i; amplitud 
de la abertura pa- 
latal: i) sobre los 





aquella. 



pe [ña]. 



dientes, 29; 2) sobre los alvéolos, 23; 3) sobre el prepala- 
dar, 19,50; 4) sobre el mediopaladar, 16; 5) sobre el postpa- 
ladar, I5j50; medida vertical de la abertura en esta parte, 
ca. 4 mm. Abertura de los labios, 54^91 avanzamiento, 7. 
Abertura de las mandíbulas, 7. 

Formas análogas: bello, ella, sello, peña, seña, leña, leche, 
fecha, hecho, estrecho ^, galleta, añejo. 



* En and. ^ntr^co, según F. Wulff, Un chapitre de Phoiiétique, 
avec transcription (Tun texte andalou, Stockholm, 1889, pág. 22. En mi 
pronunciación esta e es tanto más cerrada cuanto más fuerte la pro- 
nuncio. La e que pronuncio en tela, mesa, pena, te, etc., tiene un timbre 
más abierto, intermedio, a mi parecer, entre la de aquella y la segunda 
de tener. En el paladar artificial se distinguen sin dificultad estas tres 
variantes. 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 



55 



VOCAL e, SEGUNDA EX ieue?' = teu^u 

Elevación, lo; distancia a los incisivos, 56. La punta de la 
lengua se apoya contra los incisivos inferiores más suavemen- 
te que en e-aqiiella; 
la zona de contacto 
del dorso con el pala- 
dar es asimismo me- 
nor que en c-aqtiella; 
amplitud de la aber- 
tura palatal : sobre 





tener. 



ve[r]. 



los dientes, alvéolos y prepaladar, abertura total; 4) sobre el me- 
diopaladar, 27; 5) sobre el postpaladar, 2i; medida vertical de 
la abertura en este punto, ca. 12 mm. Abertura de los labios, 
51 X 14; avanzamiento, 8. Abertura de las mandíbulas, 10. 
Formas análogas: saber, ver, cerca, perla, verde ^ 



' ¡Nli radiografía confirma la observación de Storm, Etíglisc/ie P/ii- 
lologie, Leipzig, 1892, pág. 38, el cual hizo notar que en el esp. verde 
la primera c es abierta; de Araujo, pág. 30, que halla también esta e 
en la sílaba fuerte de intérprete, ser, etc.; de Josselyn, pág. 16, y 
de Colton, pág. 37, que señalan asimismo e abierta en casos seme- 
jantes. Más abierta que la e de tener me parece la que pronuncio 
en perro, guerra, cerro, aterra, rey, reina; en pronunciación vulgar 
manchega — en La Roda — óyese en estos últimos casos una a palatal: 
rey = r^Í, reina =;r§jna, y del mismo modo seis=s§{s, aceite = aG^jte, 
veinte = b^inte. Colton, 3S-39, dice que la e castellana, en general, es 
abierta en sílaba cerrada, ortográfica o fonética, más si es tónica que 



56 



T. NAVARRO TOMAS 



VOCAL a EN padj'e = pá:dre 

Elevación, 6; distancia a los incisivos, 6o. Punta y predorso 
de la lengua recógense ligeramente, hundiéndose un poco bajo 

el nivel del borde 
de los incisivos in- 
feriores; el centro 
del predorso se hun- 
de algo más que sus 
bordes, iniciándose 
de este modo en 





padre. 



pavo. 



esta parte de la lengua una leve concavidad ^. Sobre el paladar 
artificial, el dorso de la lengua sólo deja huellas de contacto 
contra la cara de los cuartos molares, 32 mm. de amplitud ^; 
la medida vertical de la abertura hacia esta parte viene a ser 
ca. 16 mm. Abertura de los labios, 49x12; avanzamiento, 8. 
Abertura de las mandíbulas, 12. 

Formas análogas: pasa, taza, caso, dame, pavo, dado, dama. 



si es átona; a este mismo resultado llegaron los Sres. Grammont y Mi- 
llardet, de la Universidad de Montpellier, en un ligero examen de mi 
pronunciación. En sílaba cerrada por r, ?■/; I es, al parecer, más abierta 
que en sílaba cerrada por otra consonante. 

' Esta concavidad es mucho mayor y afecta a todo el dorso visible 
de la lengua, pronunciando la palabra J>adre enfáticamente. 

2 En pronunciación enfática no obtengo huella alguna: la lengua se 
retira indudablemente más hacia el fondo de la boca. 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 



57 



VOCAL O, SEGUNDA EN olor = o\q:i 

Elevación, 2; distancia a los incisivos, 66. La lengua se 
recoge hacia dentro, hundiéndose en la caja de la mandíbula 
inferior; la punta de la lengua queda al nivel de las encías infe- 
riores, sintiendo aún levemente su contacto; el dorso no deja 





olor. 



olla. 



huella en el paladar artificial. Abertura de los labios, 28x7; 
avanzamiento, 12. Abertura de las mandíbulas, 8. 

Formas análogas: autor, calor, flor, corto, torpe, enorme, 
forma ^. 



' Storm, oJ>. cit., págs. 37-38, llama la atención sobre la o abierta 
española en orden, Córdoba y sordo. Colton, pág. 32, halla en general 
esta o en sílaba cerrada, y más especialmente ante /, r, rr, en sílaba 
tónica. Es, pues, de extrañar que Josseh-n no encontrase o abierta 
entre los sujetos que estudió. Para Araujo, pág. 31, la <? de amor es 
cerrada; Colton cree ver en esta observación un posible dialectalismo 
de la pronunciación salmantina de Araujo. 



S8 



T. NAVARRO TOMÁS 



VOCAL O EN olla = ó:la 

Elevación, 7; distancia a los incisivos, 70. La punta de la 
lengua desciende bajo el nivel de las encías, apartándose un 
poco de ellas; el dorso se recoge, elevándose hacia el velo del 

paladar; no deja huella 
en el paladar artificial. 
Abertura de los labios, 
20x5; avanzamiento, 14. 
Abertura de las mandí- 
bulas, 6. 

Formas análogas: bo- 
llo, molla, pollo ^. 

VOCAL u EX til = tú: 

Elevación, Q; distan- 
cia a los incisivos, 75. 
La punta de la lengua se 
retira unos milímetros 
de la base de los dien- 
tes, quedando como suspendida dentro del hueco de la man- 
díbula inferior; el dorso se recoge hacia el fondo de la boca, 
elevándose más que en o-olla; no deja huella en el paladar 
artificial. Abertura de los labios, lO x 3; avanzamiento, 16. 
Abertura de las mandíbulas, 4. 

Formas análogas: luna, cuba, suma, humo, uva, supo ^. 

1 'E.n pollo transcribe Colton, pág. 33, una o abierta: pQlo o pQyo; 
en mi pronunciación, a lo menos, es cerrada. En palabras como ocho, 
ojo, coche, cosa, sota, inoro, gloria, etc., creo pronunciar una o menos 
cerrada que la de olla y menos abierta que la de olor; la o de gloria 
es, sin embargo, para Wulff, pág. 32, una o abierta, más abierta que la 
de ho7tibre; para Araujo, pág. 31, la c de gloria es la o más abierta del 
castellano; para Colton, pág. 71, es, en cambio, una o no muy abierta 
y aun generalmente cerrada. 

2 Pronunciase una u de timbre más abierto en sílaba cerrada: burla, 
oculto, lu7nbre, muslo, hurto, etc. Wulft', pág. 31; Araujo, pág. 32; Josse- 
lyn, pág. 22, y Colton, pág. 36, coinciden en esta misma observación. 




tu. 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 59 



CUADRO COMPARATIVO 

¡6^39 

pide aquella tener padre olor 

Elevación de la lengua. 20 iS 10 6 2 

Distancia a los incisi- 



. 45 50 56 60 66 

vos ' -■ -^ -^ 

Abertura horizontal de j ,¿ , , „ 

, , , . S 56 54 m 49 28 20 

los labios \ -^ ■' • ^^ 

Abertura vertical de los | c ^ . 

labios í 8 9 14 12 7 5 






u 


olla 


tu 


7 


9 


70 


75 



3 



Avanzamiento de los la- 1 00 ^ 

bios i 7 7 8 8 12 14 i6 

Abertura de las mandí- / „ ^ 

bulas ( 5 7 10 12 8 6 4 



Atendiendo a la distancia entre el punto más alto de la 
lengua y los incisivos, las vocales descritas resultan ordenadas 
según aparecen en el cuadro precedente. La distancia menor 
es la de i-pide; la mayor es la de u-tu; a-padre ocupa exacta- 
mente el centro de esta serie, a igual distancia — 15 mm — de 
ambos extremos; e-aquella y o-olla se corresponden, ambas 
a 10 mm. de a-padre y a 5 mm. de sus extremos respectivos; 
e-tener y o-olor no se corresponden exactamente; la primera 
está más cerca de a-padre que la segunda; de aquí que entre 
e-tener y e-aquella haya más separación que entre o-olor y 
o-olla; la acción de los labios en estas últimas hace, sin embar- 
go, que haya entre ellas tanta diferencia de timbre como entre 
las dos primeras. 

Según esto, parece evidente que la a de padre representa 
la vocal neutra o media de mi sistema vocálico. La falta 
de coincidencia entre el punto de articulación de esta vocal 
— 60 mm. — y el centro de mi paladar — 50 mm. — se ob- 
serva asimismo en las vocales francesas, a juzgar por las 
medidas de Rousselot ^, el cual en un paladar de 86 mm. de 



' RoussELOT, Principes de Phonctique cxpe'riincritale, París, W'elter, 
1901-1908, págs. 647-48. 



6o T. NAVARRO TOMAS 

profundidad halla la articulación de a media a 50 mm. de los 
dientes ^ 

En a-padre la elevación de la lengua es aproximadamente 
igual o poco mayor que la que ésta presenta al respirar con 
la boca entreabierta. En las demás vocales la lengua se ele- 
va gradualmente dentro de cada serie; palatales: e-tener 9, 
e-aquella 18, i-pide 20; velares: o-olor 2, o-olla 7, ii-tii 8; la 
posición más alta de la lengua entre las vocales anteriores 
es la de i-pide, y entre las posteriores la de ii-tii; e-aquella y 
o-olla se corresponden, tanto por su proximidad a los extre- 
mos como por su separación de sus respectivas variantes 
abiertas; en o-olor la lengua está más baja que en a-padre ^. 



* Entre las variantes de a que junto a esta a media puedan existir 
en mi pronunciación, es principalmente perceptible al oído la que pro- 
nuncio en palabras como algo, alba, salgo, caja, bajo, etc.; esta a tiene 
un timbre más velar que la de padre; comparando la posición de los 
labios y de la lengua entre a-padre y o-olor nótase, en efecto, entre 
estas dos vocales mayor lugar para una articulación intermedia que 
entre cualquier otros dos términos de la serie. Storm, Engl. Phil., pá- 
gina 130, creyó hallar en la a castellana de nada, verdad el mismo 
timbre que en la francesa de paite; Wulff, págs. 240-41, señala en 
caballo a palatal y en ya, claro, a media; Araujo, pág. 29, admite va- 
rias especies de a según este principio: a enérgica=a velar, a relaja- 
da=íz palatal; Vianna, J^omania, XXIV, pág. 299, sólo admite una a 
media, entre ir. paite y páte; Josselyn, pág. 8, registra dos variantes: 
a tónica y protónica — ¿z media, a postónica=íZ palatal. Colton, pági- 
nas 23-30, es el que ha estudiado este punto con mayor detenimiento; 
sus conclusiones son opuestas a las de Araujo y Josselyn; para él 
a fuerte, en sílaba cerrada, es a palatal, y a débil, en sílaba abierta, 
es a velar. No debe ser ésta, sin embargo, una solución definitiva: es 
bien fácil oír en el teatro, en la pronunciación de actores castellanos, 
una a fuerte, claramente velar, en palabras como piedad, 'oerdad, libe- 
ral, etc. Mi a-padre parece estar de acuerdo con la a que Colton seña- 
la en la pág. 25, ñg. 2, entre sus dos variantes extremas, palatal y 
velar, la cual, según él, pág. 24, se pronuncia un poco más atrás que 
la palatal y se encuentra en sílaba abierta acentuada. 

2 Esta misma observación puede hacerse sobre las radiografías de 
EijKMAN, The To?ige posiiiofi in the projiunciation of so?ne vowels, \^ox, 
1914, págs. 140-41. En cambio Atkxnson, Methods of Mouth-tnapping, 
Die Neueren Sprachen, 1898-99, VI, págs. 494-503, por medio de su 



29 


X 


23 


X 


19,50 


X 


i6 


27 


'5,50 


21 



SIETE VOCALES ESPAÑOLAS 6 1 

El paladar artificial revela, dentro de la serie ¡, e, ?, a, un 
ensanchamiento progresivo de la abertura linguopalatal: 

Vocales i ? ? 3 

Amplitud de la abertura sobre los dientes 28 

— — — — los alvéolos 19 

— — — el prepaladar. ... 14 

— — — — el mediopaladar . 9 

— — — — el postpaladar. . . 11,50 15,50 21 32 

La amplitud total en cada caso va representada por x. Las 
vocales de la serie velar, como queda dicho, no dejan huella 
en mi paladar artificial. He pronunciado las palabras /¿umo, 
pomo, cubo, mudo, modo sin obtener contacto alguno ^ 

La acción de los labios tiene principal importancia en las 
vocales velares; por su abertura horizontal — de comisura a 
comisura — estas vocales aparecen escalonadas a distancias 
considerables: íl-Ui IO, o-olla 20, o-olor 28; entre esta última 
y a-padre 49, hay una diferencia de 21 mm.; en cambio entre 
las vocales palatales la diferencia es insignificante: e-tener 51, 
e-aquella 54, i-pide 56. En mi pronunciación familiar, menos 
esmerada, como he dicho, que la que representan las radiogra- 
fías, he obtenido medidas menos distantes: 21-tu 34, o-olla 39, 
o-olor 43, a-padre 54, e-tener 54, e-aquella 55, i-pide 56. En 
cuanto a la separación vertical de los labios, la mayor abertura 
se da en e-tener 14, y en a-padre 12; disminuye en las pala- 
tales: e-aquella 9, i-pide 8; y disminuye asimismo, pero con 
mayores intervalos, en las velares: o-olor "J , o-olla 5, u-tu 3 -. 



Mouth Measurer obtiene en o abierta ma3-or elevación que en a. Rous- 
SELOT, Priiic, pág. 667, según una inscripción de vocales francesas 
hecha por medio de ampollas de caucho, obtiene resultados análogos 
a los de Atkinson. 

1 Los mismos ejemplos con los cuales Josselyn, págs. 20-22, obtuvo 
palatogramas de o, u: mo^no, mu[la] y lum\bre], en mi pronunciación 
no dejan huella. 

- Comparando estas medidas con las de Rousselot, Princ, pági- 
na 690, adviértese en mis vocales, aun en pronunciación esmerada, 



62 T. NAVARRO TOM^S 

La abertura de los labios viene a ser igualmente redon- 
deada en u-tiL 10x3, o-olla 20x5 y o-olor 27x7; las dimen- 
siones cambian según la vocal, pero la proporción apenas 
varía ^. El avanzamiento labial, a partir de a-padre 8, aumenta 
gradualmente en las velares: o-olor 12, o-oUa 14, ii-tii 16; en 
las palatales es casi invariable. 

La mayor abertura de las mandíbulas se da en a-padre 12; 
disminuye progresivamente en las demás vocales, dentro de 
cada serie; palatales: e-tener 10, e-aqiiella 7, i-pide 5; velares: 
o-olor 8, o-oUa 5, u-tu 4. Comparando estas medidas en su 
valor absoluto con las obtenidas por Grandgent, Eijkman y 
Rousselot, reunidas por éste, Principes, pág. 708, en un cua- 
dro de conjunto, adviértese en mis vocales una posición de 
las mandíbulas más cerrada, en general, que en las vocales 
francesas (R), y más abierta que en las holandesas (E) e in- 
glesas (G); en la vocal a, por ejemplo, R. mide 20; yo, 12; 
E. 8,75 y G. 7. Consideradas proporcionalmente, mis medidas 
coinciden con las de estos autores dentro del mismo orden 
en que Rousselot las presenta. 

T. Navarro Tomás. 



una acción labial menos marcada que en las vocales francesas: menor 
redondeamiento en las velares y menor estrechez vertical y alarga- 
miento horizontal en las palatales. 

1 Araujü, pág. 32, dice que o cerrada es más redondeada que 
o abierta; Colton, pág. 72, cree, por el contrario, que en o abierta el 
redondeamiento es mayor que en o cerrada. 



MISCELÁNEA 



LA FORTUNE EN ESPAGNE 

D'UN VERS ITALIEX 

Lope de Vega, dans VArte nuevo de hacer comedias en este 
tiempo (vers 174 et suiv. de l'édition du Bnlletin Hispanique 
d'octobre-décembre IQOI), dit ceci: 

Lo trágico y lo cómico mezclado, 
y Terencio con Séneca, aunque sea 
como otro Minotauro de Pasife, 
harán grave una parte, otra ridicula, 
que aquesta variedad deleyta mucho: 
buen exemplo nos da naturaleza, 
que por tal variedad tiene belleza. 

Nous avous lá, comme je Tai montré, un souvenir du vers 
italien Per troppo (ou molto) variar natura é bella, ou encoré 
Che per tal variar natura é bella ^, qui doit appartenir á un 
auteur du xvf siecle dont le nom ne m'est pas connu. Ce vers 
n'exprime au fond qu'une idee fort báñale, c'est á savoir que 
la beauté de la nature tient á sa grande varíete: il n'en a pas 
moins obtenu en Espagne le plus grand suecos qu'attestent 
de tres nombreuses citatlons textuelles ou allusions. Aux cinq 



' Cette legón de La Galaica de Cervantes est confirmée par le 
Portugais Francisco de Holanda, qui cite le vers ainsi: E por tal va- 
riar natura e bella (voir ses Quatrc dialogues sur lapei7iture, traduction 
de Leo Rouanet, París, 191 1, p. 107). 



04 A. MORELFATIO 

que j'avais déjá rapprochées du passage de Lope, mes lectu- 
res m'en ont fourni un certain nombre d'autres. Voici la liste 
approximativement chronologique de toutes celles que le ha- 
sard m'a fait trouver; il en existe sans doute encoré chez bien 
des auteurs des derniers siécles ^ : 

1. Que a no estar así afligida [la vida] 
de diversas profesiones 

de hembras y de varones, 
sería muy desabrida 
y muy dura 
para toda criatura; 
porque por el variar, 
según el refrán vulgar, 
es hermosa la natura. 

(Cristóbal de Castillejo, Diálogo de las condiciones de las mu- 
jeres, dans les Poetas de los siglos xvi y xt^ii, éd. Rivadeneyra, 
tome I, p. 197 b.) Cette citation nous montre que de bonne 
heure, dans la premiere moitié de xvi^ siecle, le vers avait 
déjá une valeur proverbiale. 

2. Excelso rey, assi como hermosa 
por su variar le muestra la tiatura, 

C[ue nunca un día como otro es una cosa, 
mas cada hora nos muestra otra pintura 



(D. Luis Zapata, Cario Famoso, chant XXVIII, strophe i.) 

3. Che por tal variar natura é ¿ella. 

(Cervantes, Galatea, livre V. Dernier vers du sonnet: Si el 
áspero furor del mar airado.) 

4. Que por el [gtisto'] que tiene vario 
fué hermosa ?zaturaleza. 

(Lope de Vega, Los peligros de la ausencia, acte I", scéne 2.) 
II s'agit ici d'une femme de sang melé. 



* Je ne répéte pas ici celles qu'ont réunies MM. Schevill et Boni- 
lla dans leur édition de La Galatea {Obras completas de Miguel de Cer- 
vantes Saavedra, Madrid, 1914). 



.M1S(. liLÁXEA 65 

5. Por la variedad lie rmosa 
naturaleza se llama. 

(Lope de Vega, Amar sin saber a quioi, acte II, sccne 2.) 

6. Que el hombre que llega a estar 
del ciego dios más herido, 

no deja de ser perdido 

por el troppo variar. 

(Alarcón, Todo es ventura, acte III, scéne 9.) 

7. Suele, Alberto, 
de cuando en cuando hacer naturaleza, 
aunque es en variar tan admirable, 
igual conformidad de su destreza. 

(Tirso de Molina, El celoso prudente, acte II, scene 7.) 

8. La hermosura, 
del mundo tanto es ma5'oi", 
cuanto es la naturaleza 

más varia en él. 

(Tirso de Molina, Don Gil de las calzas verdes, acte II, scene 2. 



9. Per troppo variar natura é bella, 
y sin la variedad queda desnuda 

del pez que nada y del halcón que vuela. 

(Vicente Espinel, Poetas líricos de los siglos xvi y xvii, éd. Ri- 
vadeneyra, tome II, p. 520 a.) 

10. El que ningún cuidado le desvela, 
mucho tiene de bestia. Al fin, en todo 
per molto variar natura é bella. 

(El príncipe de Esquiladle, Poetas li ricos de los siglos xvi y xvn, 
éd. Rivadeneyra, tome II, p. 317 a.) 

1 1 . Para mi gusto la agradable alternación, la hermosa variedad; 
que si per troppo variar natura e bella, mucho más el Arte. 

(Gracián, Agudeza y arte de ingenio, éd. de 1649, p. 369.) 
Tomo III. 5 



66 MISCELÁNEA 

1 2. Sabiendo cuan agradable es el troppo variar. 
(Estebanillo González, éd. Rivadeneyra, p. 317 h.) 

13. la regla 
del italiano, per troppo 
variar natura e bella. 

(Cornelia, Las pelucas de las damas, saínete.) 

14. Lo mejor, mal que pese a los que viven y beben a costa de 
la ubérrima tontería^umana, lo mejor es lo constante, y no 
el troppo variar. 

(F. Rodríguez Marín, Burla burlando, Madrid, 1914, p. 112.) 

M. A. Farinelli, dans le compte-rendu tres instructif qu'il 
a publié de mon édition de VArte de Lope dans X Archiv für 
das Studium der neueren Sprachen und Litter aturen, tome CIX, 
pages 458 et suiv., dit que le per troppo variar lui paraít étre 
plutót une locution proverbiale qu'un vers de poete. Ce n'est 
pas mon impression. Je suis porté á croire que cette pensée 
báñale n'a été si bien accueillie en Espagne que parce qu'elle 
était recommandée aux lettrés de ce pays par un poete jouis- 
sant d'une certaine notoriété. A. Morel-Fatio. 



OBRAS MAL ATRIBUIDAS A ROJAS ZORRILLA 

Una vez más se demuestra cuan sujeto a engaño está el refe- 
rir una comedia a un autor por razones meramente externas. El 
Sr. Cotarelo y Morí, en su muy erudito libro Don Francisco de 
Rojas Zorrilla, Madrid, IQI I, analiza en las páginas 2 1 4-2 1 6 la 
comedia Saber de una ves, que con el título de Sueños son bienes 
y males, sin nombre de autor, se representó en 1784. El Sr. C, 
basándose en el manuscrito de la Biblioteca Nacional 1 6999, 
incompleto, en que se atribuye la obra a Rojas, la da como 
de este autor. Pero Saber de una vez es Saber del mal y del 



MISCELÁNEA 67 

bieu, de Calderón, publicada en el tomo W\ de Rivadeneyra '. 
La copia contenida en este manuscrito es muy deficiente, y 
se interrumpe en la tercera jornada con los versos «Detrás 
de esta peña, escasa De sombras, podrás ponerte» (Rivade- 
neyra, VII, 33¿7J; el copista añadió, por su gusto, «aquí da fin 
la comedia». 

En la página 24 1 menciona el Sr. C. El alcalde Ardite, 
«entremés de D. Francisco de Rojas» ". Pero en el texto con- 
tenido en el manuscrito 15168 de la Biblioteca Nacional falta 
toda indicación de autor. En primer término figura en ese 
manuscrito el auto sacramental de Rojas, Los acreedores del 

hombre. El Sr. Paz y Melia, Catálogo , pág. 17, atribuye El 

alcalde Ardite a Rojas, con interrogación. 

En fin, no puede decirse que sea de Rojas La prudencia en 
el castigo, en tanto que no se presenten razones que lo demues- 
tren. En la página 212 dice el Sr. C. que esta comedia es de 
Rojas. El único argumento es que aparece a nombre de aquél 
en la parte 44 de Comedias escogidas, impresa treinta años 
después de la muerte de Rojas. En el Catálogo de Medel se 
«cita una de Lope del mismo título; pero ésta es ciertamente 
de Rojas», afirma el Sr. C, «y el asunto muy parecido al Ce- 
loso prudente, de Tirso». Pero Scháffer, Gesch. span. nat. Dra- 
ma, I, 116, compara la obra con El castigo sin venganza, con 
la cual la analogía es mucho más próxima que con El celoso 
prudente, y sin vacilar la atribuye a Lope. Rennert, Bibliogra- 
phy of Lope de Vega, 191 5, pág. 230, parece inclinarse a acep- 
tar la opinión de Scháffer; una lectura atenta de esta comedia 
no revela analogías especiales con otras de Rojas. Los rasgos 
de erudición del primer acto no parecen propios de este autor; 
en cambio no desentonarían en una obra de Lope («que a la 
amistad en dos cuerpos Le da Cicerón un alma», pág. 329 ,,; 
«es bien que se asombre Lloracio, como dice Cenofón», pági- 



* Tampoco Schack, Hist. lit. dramát., V, 46, notó que esta comedia 
era la de Calderón; él supone que puede ser de Francisco o Pedro 
de Rojas. 

- En su Colección de Entremeses (I, Lxxvin) dice más cautamente el 
Sr. C: <í El alcalde Ardite, atribuido a Rojas Zorrilla.> 



68 MISCELÁNEA 



na 326„; «esto en su trono escribió Ciro, bárbaro prudente», 
pág. 327«)- Pero sí es extraño que Lope haya extremado hasta 
ese punto la concepci<3n de la honra ^. Es difícil, por el mo- 
mento, resolver la cuestión. A. Castro. 



MAS ACERCA DE «MUCHACHO» - 

L. Saincan, Créatioii mctapJioriqnc, pág. 1 8, relaciona luii- 
cJiacho con las denominaciones del «gato» : micho, -a, -ina; 
A. Sperber, Prinzipien fragen d. rom. sprachwiss., 11, IQII, 
página 145, lo deriva de musculus. No es admisible ningu- 
na de las dos etimologías, por no citar estos autores pruebas 
de un proceso semántico, a primera vista sorprendente. 

Al mismo tiempo que yo, daba H. Schuchardt otra expli- 
cación del origen de muchacho en su artículo Die Hcrlcitnng 
a US deni Baskischeii bzw. Iberisclien iii Meyer-Lübkcs Rom. 
Etyni. Wb. (bis S. j6ü) •'. Supone Sch. que la contradicción 
entre -ch- y -t'l- se explica suponiendo en la etimología -///-; 
*müttilu, *ú\\\tt\viymocho. En apoyo de ello cita: *cattülu 
«catülu+cattu)>r<'?í:/^(9;7(9 (y cacho 'perrito') y *coccular¡a 
(<cochleare -f- *coccula) > a¿<:/zí3:ra. En cuanto a este últi- 
mo ejemplo, hay que discutir si es necesaria la etimología 
propuesta. Sch. no admite la explicación de Salvioni, Rou/., 
XXXIX, 442 : fusión de '^cujara y cuchillo. A su vez Salvioni 
propuso esto último por no convencerle la explicación de Me- 
néndez Pidal, Gram. hist., § 53» 6, de que la ch aquí se deba 



1 Véase el análisis del asunto en la página 29 de este cuaderno. 

2 Véase RFE, 1914, I, pág. 402. Según lo dicho allá sobre ajumado, 
debe corregirse el avimada de Berceo, Mlg., 393 (Rivad., LVII, 104 b), 
en afumada. Un manuscrito del siglo xviii, existente en Santo Domin- 
go de Silos — fuente del texto de Sánchez, de lo que pronto tratará 
A. G. Solalinde — , dice claramente aiumada en ese lugar. 

3 Página II de la tirada aparte de la Revue Inteniatiottal des Etudes 
Basques, 1914; lo único que en dicho año se publicó de esa revista, la 
que, por cierto, lleva aquí el título de Revue Basque. 



MISCELÁNEA 69 

sencillamente a cons + ¡j\ dado que este caso es único. Pero 
ahora creo que no es ése motivo bastante para desechar la 
exphcación de M. P., porque aquélla se acomoda perfectamen- 
te a la fonética: en -clj- ha debido palatizarse temprano -Ij-, 
y ese sonido palatal se ha ensordecido por ir después de con- 
sonante. Prescindiendo de esto, no puede admitirse la etimo- 
logía '^coccularia, porque difícilmente hubiera resultado más 
que '^cuchera; la forma cuchara que da Sch. es tardía; el anti- 
guo español y los dialectos sólo conocen ciíchar<!^coc\\\e.tive. . 
En cuanto a cacho, no sé que signifique 'perrito' en español, 
como dice REt Wtb., 177 1; es nombre de pez (v. Dkc. Aca- 
demia, 14.^); habrá, pues, que explicar cachorro aisladamente, 
En apoyo de *muttiliis no queda, por consiguiente, sino otra 
forma hipotética, ^caítulns. En fin, aun admitiendo '^^-tt{ii)l- 
en la etimología, es problemático que al evolucionar *-///- se 
conservase la doble consonante en el derivado {;J'-ccl-)\ cabe, 
en todo caso, dudarlo ^. Por estas razones sigo creyendo pro- 
bable la etimología * multare > mochar. A. Castro. 



UN SONETO INÉDITO DE LUIS VELEZ 



DE LUIS VELES AL CONDE DE OLIVARES " 

Cavalleriga tiene Vuecelencia, 
cámara tiene Vuecelencia )' todo; 
y soy del mismo quebradizo lodo 
que hizieron a Ouincoces y a Canengia. 

Bálgame por servicios la pagiengia 
con que a uger destos fieros me acomodo: 
rey tengo natural, español, godo, 
y en bos está su humana omnipotengia. 



' Dice Salvioni, Ro)n., 1910, XXXIX, -142 „: «Ma c' e cgli una lin- 
gua o un dialetto neo-latino che distingua tra gli esiti di -ccl- e (juelli 
di -d- h 

- Bibl. Nac, ms. 10794, fol. 513 v. 



70 MISCELÁNEA 

Yo nasí en el rinión de Andalucía, 
y no es justo que en siglo de Gusmanes 
tenga cautiva en Londres mi poesía. 

¡Muera yo entre Thenorios y Marbanes, 
que juro a Dios que estoy con poplexía 
de Contintones y de Boquinganes! 

El soneto de Luis Vélez es muestra de una poesía de cir- 
cunstancias que, sin duda, fué abundante y muy gustada a la 
sazón entre los amigos y servidores del conde-duque. Como 
es sabido, la conducta de los cortesanos ingleses que acom- 
pañaron al príncipe de Gales durante su estancia en Madrid, 
no correspondió a los deseos y precauciones del reyjacobo ^. 

«He sabido, dice Howell, que algunos cortesanos se burlan 
de la galantería española y que hacen comentarios tan grose- 
ros como su actitud» '^. 

No faltaron la rivalidad ^ y las querellas personales * entre 
Buckingham y Olivares, ni dejaron tampoco los poetas y ana- 
listas madrileños de atestiguar solemnemente la superioridad 
de este último. Así llegan a notar la dignidad y magnificencia 
de sus maneras ante el príncipe mismo ^. Por lo demás, la 



1 Carta del rey a Carlos y a Buckingham. Véase Hume, La Cour 
de Philipc IV et la décadence de l'Espagne, traduc. Condamin et Bonnet,. 
página 94. 

2 Fatniliar Letters, citado por Hume, oJ>. cit., pág. 94, y Gardiner^ 
History of Ettglatid, 1603-1642, V, 43-44 y 103. 

' «¿Crees tú, preguntaba Jacobo a Williams, que esta caballeresca 
peregrinación concluirá venturosamente con alcanzar la doncella es- 
pañola y conducirla en breve a Inglaterra? — Señor, replicó el guarda- 
sellos, si mi señor el mai-qués honra al conde-duque de Olivares, a 
si Olivares se muestra galante con mi señor el marqués y recuerda 
que se trata de un privado de Inglaterra, los amores pueden terminar 
prósperamente; pero si mi señor el marqués olvida dónde está y no- 
se humilla a Olivares, o si Olivares olvida qué clase de huésped ha 
recibido con el príncipe y se conduce altivamente y como un grande 
de Castilla con mi señor el marqués, la provocación puede ser fatal 
para las buenas intenciones de Vuestra Majestad.» Gardiner, o/, cit., 45. 

* Gardiner, op. cit., V, 38 y 116. 

* Hume, op. cit., pág. 72. En el ms. 2354, fol. 21, de la Nacional se 
encuentra una curiosa carta del rey de Inglaterra al conde-duque. 



MISCELÁNEA 7 1 

falta de tacto de Buckingham y sus maneras insolentes ^ jus- 
tifican los interesados comentarios de la clientela de Olivares. 

Versos 1-2. — Leo «Vuecelencia» conforme a lo dicho por 
Terreros: «Vuecelencia, en abreviatura V. E. o V. EX.^, lo 
mismo que vuestra Excelencia, síncopa suya y más usado» 
[Diccionario). En igual caso, el Sr. Rodríguez Marín lee «Vuex- 
celencia» [Cinco poesías autobiográficas de L. V. de Guevara, 
Revista de Archivos, 1908, 2, pág. 76). El Sr. Bonilla no re- 
suelve la abreviatura [Algunas poesías inéditas de L. V. de G. 
sacadas de varios manuscritos, Revista de Aragón, III, 1912, 
página 574). Cfr. : Diccionarios de Autoridades y de la Aca- 
demia, 14.^ edición. 

Versos 5-6. — Luis Vélez fué nombrado ujier de cámara 
del príncipe de Gales, y sus servicios debieron prolongarse 
por todo el tiempo que el príncipe pasó en Madrid — de 17 de 
marzo - a 30 de agosto de 1623 — , pues Vélez dice que estu- 
vo «dándose toques con Calvino cinco meses». Véase el im- 
portante artículo del Sr. Rodríguez Marín, ya citado. En un 
memorial del poeta pidiendo a Felipe IV una plaza de ayuda 
de guardarropa, cuenta, efectivamente, entre sus servicios los 
que prestó al de Gales. La grafía -ger puede representar un 
caso de absorción de la vocal por una consonante prepalatal, 
y tener, por tanto, valor fonético; el antiguo uxier pudo dar 
uger, como dixieron, dijeron. (Cfr.: Hanssen, Gram. hist., pá- 
rrafo 56.) 

Verso 12. — Cinco caballeros de apellido Marbán constan 
en el índice de las pruebas de los que han vestido el hábito 
de Santiago. Vélez de Guevara puede referirse más concreta- 
mente al primero de ellos, Juan Marbán y Bernaldo de Ouirós, 
ayuda de cámara de Su Majestad, Madrid, 1623. (Vignau y 
Uhagón, pág. 209.) 



«pariente y amigo claríssimo». Compárense las observaciones de un 
cronista enemigo de Olivares, flisíoria de Felipe III, Documentos iné- 
ditos, 60, págs. 424-441. 

* Gardixer, op. cit., 34 y 1 14-1 15. 

2 El príncipe llegó a Madrid el día 7, pero la entrada oficial no se 
verificó hasta el domingo, 17. 



MISCELÁNEA 



Verso 14. — «Continton», o mejor «Cotinton», como es- 
criben otros documentos contemporáneos, y «Boquingan» o 
«Botingan» acompañaron al príncipe desde su salida de Ingla- 
terra. El barón Francis Cottington y Jorge Villiers, primer 
duque de Buckingham, intervinieron de modo muy diferente 
en el proyectado matrimonio de Carlos con la infanta María 
de Austria. Cottington, espíritu de elevadas prendas, desem- 
peñó en España, entre 1 609 y 1 6 50, importantes misiones 
diplomáticas. Acaso sugirió a nuestro Gondomar la idea de 
unir al príncipe de Gales con una infanta de España, y tra- 
bajó, un tanto candorosamente, por una posible alianza entre 
los dos reinos. Buckingham, por su parte, fué el verdadero 
responsable — manejado por Gondomar— del viaje secreto del 
príncipe. Acabar de una vez las difíciles negociaciones para el 
matrimonio y llevarse a Inglaterra a su prometida, era, según 
Buckingham, «a gallant and brave thing for his Highness». A 
juicio de Cottington, en cambio, el viaje ponía en grave peli- 
gro la política de amistad con España ^. 

El verso 4 pide un comentario que yo no sé darle por 
ahora. Quincoces y Canencia son nombres de lugar: véase 
Madoz, Dicáonario, XIII, 315, y A", 449- J. Gómez Ocerin. 



' Diciionary of National Biograpliy. Edited b}' L. Stephen and 
S. Lee, 1 885- 1 90 1, y Gardinek, op. cif. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Griera i Gaja, a. — La frontera catalana-aragonesa. Esttidi geográ- 
fico -lingüistic. Memoria doctoral presentada a la secció i^ de l'alta 
facultat de Filosofía de l'Universitat de Zürich. — Barcelona, Institut 
d'Estudis Catalans, 1914, 123 págs, = Desde luego puede observarse 
que el libro del Sr. Griera encierra el gran valor de comunicarnos 
una porción de datos sobre la frontera catalano-aragonesa, recogidos 
más fiel y ampliamente que los que teníamos hasta ahora, y trata por 
primera vez algunas cuestiones importantes, sobre todo la relación 
entre la lingüística y la historia del país. 

Aunque el libro lleva en su portada un I, \ se limita al estudio de 
las vocales en el habla de la región, nada en el interior de la obra 
alude a una continuación II; así que, sin esperar más ésta, haremos 
algunas observaciones a lo publicado. Ante todo algo sobre método. El 
Sr. G., en su página 15, lamenta que Saroihand}' haya estudiado los dia- 
lectos pirenaicos sin cuestionarios, pues sin éstos es mu}' difícil con- 
seguir recoger la mayoría de los fenómenos de la gramática histórica. 
Yo creo que los trabajos de Saroihandy contienen, dentro de su bre- 
vedad, un abundante material fonético, morfológico y sintáctico ma- 
yor sin duda que si hubiera interrogado un cuestionario uniforme en 
todos los lugares visitados; el defecto está en que por falta de ese 
cuestionario uniforme no aparecen los lugares puestos en la necesaria 
y constante relación que es de desear. Ciertamente el Sr. G. hace bien 
en seguir como procedimiento de observación el sistema hoy en uso 
de los cuestionarios uniformes, pero librémonos de creer que este 
método es el único, y bastante para dispensar de otra información fuera 
de los cuestionarios. Éstos tienen también graves deficiencias, y G. se 
limita a ellos demasiado exclusivamente, según tendremos ocasión de 
observar alguna vez. 

Empecemos por señalar uno de tantos reparos al sistema de cues- 
tionarios tal como le vemos aplicado en este libro y en otros seme- 
jantes. Que el investigador se limite a unos cuestionarios y a un nú- 
mero invariable de lugares, fijados unos y otros al comenzar el estudio, 
se comprende bien cuando se opera en un vasto territorio estudiado, 



74 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

pues de otro modo sería hacer imposible la indagación; pero sobre 
un terreno bastante reducido, y en especial para el estudio concreto 
de una frontera, ese sistema es inadecuado. En principio, las palabras 
fijadas al comenzar el estudio no deben ser nunca las únicas observa- 
das; en el curso del trabajo, sobre el terreno, se amplía la materia ob- 
servable y se abren nuevos puntos de vista que no pueden dejarse 
desatendidos. Por otro lado, contentarse en un estudio especial 
de fronteras con la observación de un número ñjo de lugares dis- 
continuos, igual para todos los cuestionarios, es condenarse a resul- 
tados seguramente imprecisos; nunca se obtendrá un límite bien de- 
finido, y por lo tanto no se podrá determinar la relación entre los 
límites lingüísticos y los político-culturales. 

Por lo que hace al modo especial como G. emplea el sistema de 
los cuestionarios, notamos que éstos son a veces escasos o no bien 
escogidos ni agrupados, deficiencias que suele reconocer el autor (pá- 
ginas 41, 70, etc.). No se comprende además cómo, faltando muchas 
palabras interesantes en los cuestionarios, abundan tanto las voces 
interrogadas dos veces; es evidente la inutilidad de tantos cuestiona- 
rios impresos dos veces sin la menor mudanza, y tampoco se justifica 
la repetición cuando hay ligeras variantes, pues bastaría exponer éstas 
en el estudio de cada uno de los fenómenos que el cuestionario ofrece. 
Véanse, por ejemplo, nidos en las páginas 34 y 105; pratu en las pá- 
ginas 51 y 102; furnu, págs. 78 y 102; jeniperu, págs. 37 y 96; 
capra, págs. 51 y 85. Se duda siempre si se trata de variantes o de 
simples erratas, pues no se hace el menor comentario a tales diver- 
gencias. Una vez la errata está salvada en la página 123, respecto al 
cuestionario de prunas, repetido en las páginas 82 y 89. En las pági- 
nas 41 y 106 hay desacuerdo respecto al pueblo de Juseu entre el sin- 
gular koníl y el plural konéxos; era preciso una explicación sobre 
esto ^ 



1 A veces la errata aparece segura : en la página 97 el lugar de Bincfar nos 
sorprende con la forma féce, y en la página g8 se dice que le corresponde la 
forma ¡gádo; es que en el cuestionario se trocaron por errata las formas corres- 
pondientes a Binéfar y Torres Obispo (en ésta con otra errata : el doble acento 
ígádo.) También hay bastante desacuerdo entre los datos que se exponen en 
la página 90 y los contenidos en las páginas 88-89; y así muchas otras erratas no 
salvadas dificultan el estudio del libro. Damos menos importancia a divergen- 
cias que no son de la parte informativa de la obra; por ejemplo, en las pági- 
nas 42 y 98 se habla de distinto modo de la evolución de frigidu. Las repe- 
ticiones inútiles que se observan en la bibliografía, en páginas tan próximas 
como la 5 y la 7, nos inclina a creer que alguno de estos cuestionarios repetidos 
lo están por simple descuido, y que sus variantes no revelan dos interrogatorios 
diferentes, sino simples erratas. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 75 

Otras explicaciones de índole general se echan de menos respecto 
a los cuestionarios del Sr. G. Era necesaiúo informar al lector acerca 
de las condiciones de edad, cultura, viajes, etc., del interrogado. Sobre 
todo en lo que toca a los interrogatorios dobles y divergentes, nos 
deja el autor en la más grande perplejidad, pues ni siquiera sabemos 
si ambos pertenecen al mismo sujeto interrogado o a dos diversos; 
y sin embargo el valor que habría que dar a sus formas divergentes 
sería muy distinto en el caso que el interrogado fuese uno mismo o 
en el que fuesen dos de diferentes condiciones; y aun cabe un tercer 
supuesto: que las divergencias sean debidas a simple errata. También 
muchas veces el lector desearía conocer la frase en que la palabra 
en cuestión fué preguntada, ¡jara juzgar de sus condiciones fonético- 
sintácticas. 

Es además evidente que nadie, por usar el cuestionario, se puede 
creer dispensado de utilizar las noticias existentes acerca del lenguaje 
de la región que estudia. Limitarse a los cuestionarios, aunque sean 
abundantes y bien escogidos, es hacer un voluntario voto de pobreza, 
que no puede pasar por virtud en la investigación. Aunque la biblio- 
grafía dada en las páginas 15-16 es bastante completa ', se echa de me- 
nos algún artículo, como el de Celso Gomis, «Excursió ais Pyrineus 
centráis», en el Aiinuari de la Associació cT Excursions Catalana, II, Bar- 
celona, 1883, donde se da noticia extensa del habla de Castanesa y 
Benasque. Pero además muchas de las obras citadas no se aprovechan 
en el cuerpo de la obra. Quizá G. las desatendió por no usarse en 
ellas la escritura fonética; pero esta razón no explica el prescindir 
completamente de las mismas. Saroi'handy, por ejemplo, cita de Benas- 
que la forma 7iueit (École prat. des Hautes Études, Annuaire 1901, 
página 16, n.), y sería preciso hacerse cargo de esta forma al lado de la 
forma nit que da G. para el mismo punto (pág. 73). Lejos de eso, 
G. cita nueyt sólo como existente en los documentos antiguos, y en la 
página 75 da a entender que la diptongación de 9 ante palatal ocurre 
también sólo «en vell aragonés». Acaso por esta creencia afirma en la 
página 74 que gwé <(hodie en Benasque y Castejón de Sos es debido 
a influencia gascona de Bagnéres, aunque parece se contradice en la 
página 76. No hay razón alguna para afirmar esa influencia de Bagné- 
i-es, cuando en Benasque y Castejón de Sos viven otras diptongaciones 
ante palatal, gwéis, fwélas, gwéit (págs. 72-73), y en otros puntos del 
Alto Aragón nuct, güellos, fuella, etc. Es más: la toponimia nos indica 
que la diptongación ante yod es pi-imitiva en Benasque y Castejón, 
pues la terminación ibérica -oi se diptonga en Eresue', Sesué, Ramas- 



1 La bibliografía B de textos lingüísticos, págs. 6 y 7, no sé por qué incluye 

las O r dinaciones de Zaragoza, jjor ejemplo, y excluye los Docuinents de la seu 

d'Urs^fl, por P. Piiinl. 



76 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

fué, mientras que hacia Castanesa tenemos formas sin diptongo: Ar- 
danuy, Denuy. De esto trataré con más amplitud en otra ocasión. 

La poca atención dada al aragonés moderno es sensible otras ve- 
ces. Ella explica, dentro de la misma cuestión de 9 + palatal, la timi- 
dez en la afirmación de que óxas <^ folias «sembla ésser d'influencia 
castellana» (pág. 73). También puede recordarse la mala interpreta- 
ción de pióxo de Campo (pág. 84), y adelante indicaremos una mala 
explicación de auK^-ado. La voz konexo no es propia para revelar 
una fonética aragonesa (pág. 41), pues es un castellanismo evidente. 

Otras veces se echa de menos el conocimiento del aragonés antiguo. 
En la página 65 se interpreta Alascorre, que se lee en documentos 
de los siglos XI y xii, como derivado de Lasciiarre, y por lo tanto caso 
incluíble entre los de wa^Q del catalán (igí?!, k9tre). Pero esta in- 
terpretación es errada. Realmente se trata del caso inverso, es decir, 
Q y wa, comunísimo en antiguo aragonés, al lado de we (puaria, puer- 
ta¡, vacilación que se ve en la toponimia también: Araguasse, Ara- 
guesse (Docum. de Sancho Ramírez, Zaragoza, 1907, I, pág. 240), hoy 
Aragüe's; Unduasse, Undiiés (Docum. de Ramiro I, Zaragoza, 1904, pá- 
gina 262 a). En nuestro caso Alascorre es la forma vasca del nombre 
de lugar; el segundo elemento es el conocido gorri 'rojo', ensordecida 
su g- por influencia de la sorda precedente. Después la 9 del vasco se 
diptonga en la misma forma que la latina; así, al lado del nombre mo- 
derno Lascuarre aparece Lascnerri en autores antiguos, lo cual nos 
aseguraría, si esto fuese necesario, de que tenemos aquí un ejemplo 
más de 9 etimológica reflejada variamente en we, wa. 

No deben estudiarse aparte los derivados de focu y jo cu (pági- 
nas 72 y 73). A la carta 558 (feu) del Atlas linguistique de la France, 
citada en la página 73, hay que sobreponer la carta 717 (jeu) para com- 
prender la diferencia de diptongación que hay entre ambas voces y el 
lugar que Aran ocupa con respecto a Gascuña 5' Languedoc. En la pá- 
gina 84 se habla de ambas cartas con otro motivo, pero la deducción 
hecha acerca de la cronología de ü no es firme. 

G. tiende con loable empeño a relacionar el estudio lingüístico de 
la región con el histórico-cultural; hasta parece que este propósito 
es el principal objeto de su ti-abajo, a juzgar por el lema de Gauchat 
que pone al frente. Pero una vez afirmada, al comienzo del libro, 
esa relación, no se preocupa de precisarla después en el resto del 
trabajo. 

En primer lugar, por lo común, no estudia los límites lingüísticos; 
deja que el lector los deduzca de los cuestionarios }• los aprecie a su 
modo. Sólo en un mapa final bosqueja, sin el menor detalle, la zona 
del territorio más afectada por los rasgos de separación lingüística 
que determinan la frontera; pero en ninguna parte especifica en qué 
consiste ese «Linienbündel» que queda en enigmática inexplicación. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 77 

Alguna vez se intenta un vago resumen. En la página 46 se nos dice 
que orla extensión geográfica de la diptongación en semper }• dente 
puede tomarse como criterio seguro para señalar la frontera». Supo- 
niendo que alude a la frontera de la diptongación de é, no se com- 
prende cómo la diptongación en semper y dente puede ser un 
criterio «seguro», cuando empieza por ser diversa la extensión del 
diptongo en ambas palabras (Laguarres, Juseu, Peralta'). La frontera 
de conjunto sólo podrá señalarse estableciendo, medi.inte estadística 
de varias formas, la preponderancia de la diptongación o de la no 
diptongación. Por este procedimiento desearíamos ver estudiada, por 
ejemplo, la frontera de la ó diptongada, analizando la naturaleza de las 
vacilaciones del límite de las diversas voces estudiadas, procurando 
discernir cuáles formas eran indígenas, o al menos antiguas, y cuáles 
producto de invasión moderna. 

Después, en la apreciación de los varios límites se impone una dis- 
tinción, que en España resulta acaso más clara que en otros países 
románicos, y que obedece al distinto modo de establecerse v propa- 
garse cada límite. 

A veces observamos varios límites confundidos en un haz o con- 
junto de líneas que marchan juntas en toda o gran parte de su exten- 
sión: límites coincidentes, que obedecen a la irradiación de 
grandes masas de fenómenos lingüísticos; es decir, una porción de 
fenómenos fonéticos, morfológicos o sintácticos alcanzan un mismo 
límite llevados por el mismo impulso propagador. La coincidencia de 
los límites es por lo común el resultado del choque de dos lenguas o 
dialectos que se sienten entre sí como diversos; ha}'^ conciencia de la 
distinción entre las dos lenguas colindantes, y ambas se excluyen mu- 
tuamente en gran parte de sus fenómenos característicos. La natura- 
leza del choque puede ser muy diversa: los límites coincidentes pue- 
den responder a una frontera político-administrativa más o menos 
estable y profundamente aisladora, según sea mayor o menor el nú- 
mero de límites agrupados; pueden responder a una frontera de comer- 
cio y relaciones interiores meramente económico-culturales; pueden 
no representar una ñ^ontera determinada, sino una invasión progresi- 
va de influencias, como se observa en el caso de una propagación in- 
tensa de la lengua oficial. Pero más, por lo común, observamos que los 
límites siguen direcciones muy varias, entrecruzándose de muy diver- 
so modo; estos límites sueltos obedecen a irradiaciones parciales 
dentro de un medio lingüístico relativamente homogéneo, capaz de 
ser afectado por esta especie de movimientos ondulatorios que se 
propagan, cada uno según un impulso independiente, a diversas dis- 
tancias y en diversas direcciones. Las causas podrán ser las mismas 
que determinan los límites coincidentes, aunque actuando de modo 
más débil o pasajero; pero los límites sueltos deben responder más 



78 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



bien a la fluctuación de influencias comerciales que a límites admi- 
nistrativos de cierta estabilidad. 

En España esta diferencia tiene una aplicación muy importante 
cuando se estudian las fronteras de los dialectos románicos del norte. 
Los límites lingüísticos entre el leonés y el gallego desde el Cantá- 
brico hasta hacia el Duero, o los del aragonés y el catalán desde los 
Pirineos hasta hacia Benabarre, son límites principalmente sueltos 
o entrecruzados, mientras que más al sur son límites por lo general 
coincidentes. 

De la misma obra de G. podríamos deducir diversos límites que 
presentamos aquí en resumen. 




NOTAS BIBMOGRÁFICAS 79 

En el adjunto mapa vemos claramente que al norte de la región 
los límites fonéticos van por lo general sueltos, y que al sur todos 
ellos se juntan en un haz a partir de cierto punto. Al norte tenemos 
el resultado de la evolución ininterrumpida de dialectos románicos 
primitivos, y al sur el resultado de una invasión en masa debida prin- 
cipalmente, como es de presumir, a la reconquista, invasión de una 
lengua completa que se propaga desplazando a otra preexistente. 

Esta distinción fundamental de los límites nos puede ilustrar acer- 
ca de la causa o el carácter de los mismos, punto siempre delicado. 

El final -as etimológico, en vez del -es del catalán, hace a G. el 
efecto de ser un resultado moderno en la región (pág. 90): «creo que 
por influencia castellana se extendió la a en -as en toda la región 
comprendida entre el Cinca y el Ribagorzana, y esta -as se hizo -o en 
Tamarite y Peralta» (Tamarite vacila entre -os y -es, prefiriendo -es). 
Pero el proceso de esta supuesta castellanización resulta poco claro; 
pues vemos que San Esteban de Litera, que hoy se relaciona princi- 
palmente con Binéfar, no tiene el -as de éste, sino el -es de la región 
de Tamarite, que antes fué su centro de comunicaciones, según nos 
informa G.; si la constitución del límite fuese moderna, era de espe- 
rar que San Esteban, que está en la misma frontera del catalán y en 
relación con Binéfar, fuese de los primeros puntos castellanizados, 
antes que pueblos bastante internados en el dominio catalán, como 
Aren, que tiene -as. Además, el haber en la región tres variantes 
-as -es -os, es decir, más de las que ofrecen el castellano-aragonés 
y el catalán, nos indica que la región, en este particular, no es tan sólo 
campo de lucha de las dos lenguas, sino que el fenómeno tiene ahí 
vitalidad propia. Por esto creo que el límite -as -es depende de con- 
diciones anteriores a la castellanización, lo mismo que los otros límites 
sueltos de la región norte que estudiamos. Cierto que los textos arago- 
neses antiguos ofrecen mezcla de -es y -as, pero esto en ningún modo 
indica aiTaigo general de un -es indígena; el -es no procede sino de 
influencia catalana muy fuerte en la lengua escrita medieval; sabido 
es que en los diplomas notariales de Aragón se emplea a veces el 
catalán. 

El catalanismo literario es, por ejemplo, evidente en el documento 
de 1247 que cita G. (pág. 104) para mostrar que en Monzón y Graus 
durante la Edad Media había vacilación entre -o final conservada y 
perdida. Acerca de lo mal que los documentos notariales representan 
el habla local, véase T. Navarro Tomás, J^evt¿e de Dialectologie Roma- 
ne, I, 1909, págs. 119-121. Griera (pág. 105) sigue respecto de la -o final 
una opinión análoga a la que acabamos de rechazar, pues cree que la 
conservación de la -o es efecto de una reconstrucción en la ribera del 
Ésera. De los dos fundamentos que G. tiene para su opinión, uno es 
discutible y el otro falso. El primero es la forma núgo < nudu en 



8o 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Benasque, que, según G., muestra que allí existió antes la forma núk 
de la ribera del Isábena; pero aquella forma lo mismo se explica por 
nuk+-o, que por el cruzamiento de nudo + núk, }- por lo tanto nada 
nos ilustra acerca de la forma antigua de Benasque. El segundo fun- 
damento es la forma kantáu, cuya u es, según G., el resultado de 
una -d, como la del catalán antiguo cantad, doíiad, etc.; pero tal for- 
ma -au no es nada especial de la ribera del Ésera, sino que es general 
a todo Aragón, empleada también en otros dialectos, y deriva cono- 
cidamente de -a(d)o. Rechazados estos dos fundamentos, observemos 
que el límite de la -o conservada coincide con el límite de la prepon- 
derancia de la diptongación de e, y por lo tanto estos dos rasgos tan 
característicos y diferenciadores del aragonés frente al catalán, deben 
ser explicados de un mismo modo; su coincidencia en la región donde 
predominan los límites sueltos es notable, y marca una importante 
frontera antigua, no una invasión aislada y tardía. 

Y dejando ya las fronteras fonéticas consideradas en sí mismas, 
digamos algo de su relación con las fronteras político-administrativas. 
La descripción que hace G. (págs. 16-23) del estado moderno de la 
comarca, de sus vías y centros de comunicación, es interesante y pa- 
rece hecha con esmero. También las fronteras políticas están conside- 
radas con pormenores y con resumen de conjunto que faltan por com- 
pleto respecto a las fronteras lingüísticas. Pero es muy sensible que los 
«Resultados obtenidos en la investigación histórica», concretados en 
el mapa II de la obra, no se hallen documentados como era de desear- 

En primer término, G. traza unos límites del primitivo condado 
de Ribagorza, cjue no sabemos en qué los funda, a pesar de la biblio- 
grafía histórica — verdaderamente abrumadora, dado ¡o reducido del 
asunto — antepuesta al libro bajo el epígrafe A (pág. 5). En esa biblio- 
grafía, a pesar de su abundancia, falta, sin embargo, una obra especial 
sobre la materia: Noticias y documentos históricos del condado de Riba- 
gorza^ hasta la muerte de Safic/10 Garce's III, ano loj^, por j\I. Serrano 
y Sanz, Madrid, 191 2; en esta obra pueden verse como falsos algunos 
de los documentos o de las fechas que G. aduce sin vacilación; véan- 
se, por ejemplo, las páginas 128, 209 y siguientes de Serrano, acerca de 
los documentos de 792 y 813 citados en la página 27 de G. Lo que más 
nos importa notar es que el primitivo condado de Ribagorza se exten- 
día más al occidente de lo que G. pone en su mapa, pues parece que 
llegaba hasta el Ésera y aun pasaba, incluyendo el monasterio de Ta- 
berna, término de Barbaruens, por bajo de Castejón j a la orilla occi- 
dental del Ésera (Serrano, págs. 5 y 498); incluyendo a Aguilar, entre 
Campo 3' Graus (Serrano, págs. 233 y 431) ', y a Troncedo, también en 



1 Además, si los límites del obispado de Ribagorza o de Roda coincidían 
con los del condado, como afirma G. (pág. 28), tenemos que Campo (o Axenis) 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 8 1 

la ribera occidental del Ésera, se^jún admite Zurita, Anales de Ara- 
s;o'ti, I, 1669, fol. 18 a. Insisto en esto porque el límite que da el mapa 
de G., sin justificarlo con documento ni cita alguna, pudiera hacer 
pensar en la aproximada coincidencia de la frontera occidental del 
condado con algún fenómeno fonético importante, como la no dipton- 
gación de la o, y no tendría fundamento ninguno tal coincidencia. 
Parece como que G. trazó su límite político pensando en el fonético; 
y con toda seguridad podemos decir que sentó en la página 31 ciertas 
afirmaciones tan sólo fundado en las deducciones que de ellas saca. 
En efecto, la hipótesis de G. es que la frontera lingüística catalano- 
aragoncsa está condicionada por la extensión del obispado de Roda y 
del condado de Ribagorza al comienzo del siglo xi, y de acuerdo con 
esta conclusión afirma previamente que «los condes de Ribagorza siem- 
pre habían mirado hacia el oriente, no teniendo ninguna relación eco- 
nómica ni administrativa con los que habían comenzado la reconquista 

en Aragón La falta de relaciones con el poniente, la comunidad de 

vida política y religiosa con Pallars y Urgel constituye una frontera 
lingüística que daba Ribagorza al catalán». Cierto que los condes de 
Ribagorza y de Pallars eran de la misma familia y que ambos conda- 
dos vivieron frecuentemente unidos en el siglo ix; pero aparte esto, 
nada más arbitrario que decir que los condes de Ribagorza no tuvie- 
ron relaciones con el occidente. Lo poquísimo que sabemos de este 
país nos indica, muy al contrario, que sus relaciones eran principal- 
mente con Aragón, Navarra y Castilla. El conde Bernardo de Riba- 
gorza, que gobierna entre 900 y 935, casó con Toda, hija del conde de 
Aragón, \ por ella poseyó a Sobrarbe, uniéndose así la vida de Riba- 
gorza a la de Aragón, más que a la de Pallars. A principios del siglo x, 
una tía de este Bernardo, Dadildis de Pallars, estaba casada con García 
Jiménez de Navarra; y el conde Isarno, hermano del mismo Bernardo, 
era libertado del cautiverio de los moros por el rey de Navarra Sancho 
Garcés, hacia 910. Más adelante, Ava, hija de Ramón II de Ribagorza, 
casó con el conde de Castilla Garci Fernández (970-95), y un sobrino 
de Ava, Guillen Isarno, se crió en Castilla y obtuvo el condado de Riba- 
gorza apoyado por tropas castellanas. En fin, las relaciones con el occi 
dente eran tan íntimas, que hacia 10 15 Ribagorza se unió definitiva- 
mente al reino navarro-aragonés en la persona de Sancho el Mayor *. 



era parroquia consagrada por el obispo Odisendo de Ribagorza. (Serrano, pági- 
na 462, y R. DE Huesca, Teatro histórico de las iglesias de Aragón, IX, 51.) 

1 Estos hechos son conocidos de antiguo por los que tratíu-on de Ribagorza. 
Sin duda pensando en ellos y en otros semejantes, Serrano, pág. 20, sienta que 
Ribagorza fué independiente de la Marca Hispánica, «con la que tuvo — dice — 
escasas relaciones, inclinándose más bien los condes de aquélla a enlazar su 
familia con las dinastías de Aragón y de Castilla». 

Tomo III. 6' 



82 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Así, de modo enteramente contrario a la realidad, resuelve G. una 
cuestión tan grave. 

Pero además, después de fantasear la historia política del condado 
y de afirmar que ese condado y el obispado de Roda son los que con- 
dicionan la frontera lingüística catalano-aragonesa, en ninguna parte 
del libro se preocupa de poner en relación esos límites lingüísticos 
y políticos. Halla simplemente que en el país que estudia hubo un 
condado y una diócesis, y sin más, afirma entre éstos y el lenguaje de 
la región la relación de causa a efecto. Pero es claro que en cualquier 
país que se estudie habrá límites lingüísticos y habrá habido límites 
administrativos, pero no se podrá mirar a éstos como causantes de 
aquéllos, a menos de observar coincidencia entre unos y otros. Desde 
hace tiempo, varios autores descubren cierta relación entre los límites 
lingüísticos y los de la primitiva div'isión eclesiástica de la Romanía i, 
V G., recordando algo de esto (pág. 24), pensó en el obispado de Roda 
v formuló su hipótesis; pero sólo en apariencia tal hipótesis es seme- 
jante a los anteriores resultados. La relación que se descubre entre 
obispado y dialecto reconoce la antigüedad y estabilidad secular de 
las divisiones eclesiásticas, las cuales conservan primitivas divisiones 
étnicas, comerciales o administrativas del imperio romano; es decir, 
muestra que en la caracterización de los dialectos intervienen causas 
de la más remota antigüedad. Nada de esto podemos ver en el obis- 
pado de Roda, que se nos aparece en el siglo x como una segregación 
de los obispados antiguos, debida a necesidades del momento, 3'^ que, 
con límites muy mudables, en el siglo xii, ora se daba falsamente como 
continuador del de Lérida, ora como heredero del dudoso o efímero 
obispado de Ictosa (Serrano, págs. 455-456). En principio las causas del 
dialectalismo pirenaico en la región de los límites lingüísticos sueltos, 
debe ser anterior a la reconquista, anterior al condado de Ribagorzay 
al obispado de Roda. Y que en la realidad el condado y el obisj)ado no 
pueden explicarnos nada del lenguaje de la región, se ve desde luego 
observando que el habla de Ribagorza no tiene la menor unidad. Entre 
los límites sueltos que hemos podido trazar sumariamente en esta re- 
gión vemos dos que la cruzan de norte a sur, dividiéndola en dos mita- 
des, y son el límite de la diptongación de é y de 6, casi coincidentes en 
toda su extensión; este límite lo considero como fundamentalmente 
distintivo del catalán v el aragonés al oriente, v del gallego v el leonés 



1 Salvioni, en iggi, para el cantón de Tessino; yo, en iyo6, para Miranda de 
Duero, y en 1908, para Segorbe; Morf, en igc^, para el franco provenzal, etc.; 
véase H. Morf, Zur sprachlichen Gliederung Frankreich, pág. 28, n. 3 (Abhand- 
lungen der k'ónigl. preus. Akad. der Wissenschaften, Berlín, igi i), y O. J. Tallgren, 
Un desiderátum: L' Atlas historique román. (Bulletin de dialecto], romane, Vj 
Hamburg, 191 3, págs. 7-9.) 



NOTAS BIBLIOGRAFtCAS 63 

al occidente ', y una comprobación de cuan importante es histórica- 
mente este límite, la tenemos en la frontera que estudiamos, pues es 
de observar que en ella, con el límite de la é no diptongada coincide 
el de la pérdida de la -o final, según ya observamos, rasgo éste muy 
característico del catalán, v coincide también aproximadamente otro 
rasgo importante: el de la pérdida de la -n final, a juzgar por los esca- 
sos c incompletos cuestionarios pane y de-mane; además, las for- 
mas kréu béu, frente a krús krú9, bós bó0, también coinciden con 
el límite de ó no diptongada. En fin, notemos asimismo que este límite 
de la diptongación de o es estable desde la época primitiva, como nos 
lo indica la toponimia, con los reñejos de la terminación -oi hacia Be- 
nasqoe y Castanesa, y el diptongo arcaico de los nombres Las^na/yes 
y Lascuarrc a que arriba he hecho alusión. 

Como vemos, una importante serie de límites coincidentes en todo 
o en parte, dentro de la región de límites sueltos, divide de norte a 
sur el condado de Ribagorza en dos mitades: la oriental habla catalán 
y la occidental aragonés; lo cual arguj'e un límite histórico importante, 
anterior al condado que en el siglo x abarcó fortuitamente esas dos 
mitades tan distintas. En suma, de igual modo que el tardío reino me- 
dieval de Borgona no puede e.xplicarnos los límites del franco-proven- 
zal, tampoco el tardío condado de Ribagorza, que carece internamente 
de unidad lingüística, puede explicarnos la frontera del catalán y el ata- 
gonés. La comunidad de vida del condado de Ribagorza con Pallars 
y Urgel no determina, como cree G. (,pág. 31), el lenguaje del país, v 
sólo puede concedéi-sele una influencia secundciria en el desarrollo 
del mismo. Parece arrojar luz sobre esto el hecho de que en el límite- 
de las dos mitades en que lingüísticamente está dividido el condado, 
hallamos un punto, Calasanz (aragonés; frente a Peralta, catalán), que, 
según G., era punto extremo de la primitiva diócesis de Huesca 2, lo 
cual nos llevaría a pensar en las diócesis romano- visigodas. Pero nues- 
tra ilusión se desvanece. La mención de Calasanz en un documento de 
cierto Vicente, en el siglo vr, es muy sospechosa 2, y la mención que 
hace el papa Pascual II de ese mismo lugar, no nos lo señala como 
parroquia fronteriza, por lo cual parece que se nos impone la opinión, 
corriente en los siglos xi y xii, de que los límites de las diócesis anti- 
guas de Huesca y Lérida estaban en el río Cinca *. Y si esto es cierto, 



1 Primer Congris de la Llengua catalana, Barcelona, 1908, pág. 343. 

- Gricra, págs. 25-26. Lástima que G. no incluya en sus cuestionarios a Cala- 
sanz. Tampoco incluye a Purroy, que desearíamos conocer por haber sido un 
punto extremo, poseído con Pilzán por la casa de Urgel. 

3 VécLse R. DE Huesca, Teatro histórico de las iglesias de Aragón, V, Pamplo- 
na, 1792, págs. 88-89. 

* Pascual II, en documentos de los años iioo-iiio, incluye dentro de los 



84 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

los límites diocesanos antiguos nada tienen tampoco que ver con la 
frontera norte catalano-aragonesa. Ésta nos señala entre los ríos Isá- 
bena y Ésera un importante límite étnico, político o comercial que 
hay que buscar en la época antigua, pues no cabe dudar que la época 
primitiva de la romanidad es la más decisiva para determinar el dia- 
lectalismo del norte de España, en la región de los límites lingüísticos 
sueltos. Por el contrario, la reconquista es la que determina principal- 
mente el dialectalismo al sur, en la región de los límites coincidentes ^ 
Pero también al sur hallamos complicaciones de varias clases; no 
es tan sencillo el problema como G. (pág. 30) supone. El dialecta- 
lismo de cada punto no se nos explica bien por el origen de su recon- 
quista, pues éste debía ser antes fijado con algún detenimiento, ya que 
faltan estudios sobre la organización y repoblación de los lugares re- 
conquistados, siendo a veces dudosa la misma fecha de la reconquista. 
He aquí agunas dudas: San Esteban y Tamarite formaban parte del 
reino de Pedro I de Aragón hacia 1103 ^, y sin embargo hablan cata- 
lán en el comienzo de la frontera de límites coincidentes. Verdad es 
que Tamarite parece que fué de nuevo sitiada por el mismo Pedro I 
en 1104 y 1107, y después, acaso hacia 1145, coadyuvando Guillermo, 
obispo de Roda *; de modo que su conquista definitiva debió ser casi 



límites antiguos de la sede de Lérida estos pueblos, que están todos a la ribera 
del Cinca: Bielsa, Gistau, Monzón, Zaidín y Fraga; incluye también algunos al 
occidente del río: Barbastro, Alquézar, Ontiñena y Chalamera. En el mismo 
documento en que menciona a Barbastro y Alquézar menciona a Calasanz, 
por lo cual no puede ser como parroquia limítrofe (v. J. Villanueva, Viaje 
literario, XV, 1851, págs. 285 y 289). Parece, pues, que, según estos documen- 
tos, el límite de la diócesis antigua de Lérida seguía el curso del Cinca o lo re- 
basaba a veces hacia el occidente. En el concilio de Jaca de 1063, se dice ex- 
presamente que el límite del obispado antiguo de Huesca era por el oriente el 
curso del Cinca desde sus fuentes (es decir, Bielsa y Gistau) hasta Ballobar 
(v. el P. Huesca, Teatro, V, págs. 186-187). 

1 Lo mismo observé, respecto a la región occidental de España, en la Revista 
de Archivos, XI, 1906, págs. 132-133; la constitución de la frontera leonesa de 
límites sueltos, al norte del Duero, es evidentemente anterior a la reconquista 
y remonta a condiciones derivadas de la época romana. Al sur del Duero ya no 
se conserva la lengua anterior a la invasión árabe, sino la implantada por la recon- 
quista, de modo que la frontera leonés-portuguesa es de límites coincidentes y 
coincide en general con la frontera política. 

2 Briz, Historia de San Juan de la Peña, Zaragoza, 1620, pág. 659 ¿, en las 
confirmaciones de los documentos, halla citados señores de Pedro I en San Es- 
teban, Estada y Tamarite. Lo mismo dice P. Abarca, Los reyes de Aragón, 
Madrid, 1682, fol. 147 a. En un documento de 1099 (Arch. Hist. Nac, Monteara- 
gón, Huesca, ^-i5) aparecen Estada, Estadilla, Calasanz y Monzón como tenidas 
por señores aragoneses de Pedro I. 

3 P. Huesca, Teatro histórico de las iglesias de Aragón, IX, págs. 1 11, 123, 205. 



NOTAS BIBI lOGRÁKICAS 85 

coetánea de la de Lérida; además, Tamarite 3'a antiguamente perte- 
necía al conde de Urgel *; pero también pertenecía a Urgel, al menos 
más tarde, Calasanz, que habla aragonés -. Además, respecto a la po- 
blación de Tamaiúte téngase en cuenta que hacia 1 169 recibió el fuero 
de Zaragoza ^. En cuanto a las conquistas posteriores a 1137, des- 
pués de haberse unido Cataluña y Aragón, la complicación aumenta, 
pues ora se hacían por gentes de uno de los dos países, como la de 
Alcolea de Cinca, en 1141, hecha por aragoneses, ora se hacían por 
señores catalanes y aragoneses conjuntamente, como las de Lérida y 
Fraga, en 1149; esta última población, aunque recibió el fuero de 
Huesca en 1240, y desde antiguo perteneció a Aragón ^, no obstante, 
habla catalán. Monzón, cuya conquista definitiva parece deberse al 
conde de Barcelona, en 1 142 ", habla aragonés. Vemos cómo dentro de 
la escasez en que estamos de noticias respecto a la reconquista, mu- 
chas veces no es la historia política de ésta la que explica la lingüís- 
tica, sino, al contrario, es la dialectología la que puede informar sobre 
el carácter de la colonización inicial de los lugares reconcjuistados. 

Mas a pesar de la multitud de puntos oscuros que hay en la histo- 
ria política de la región, a pesar de la corta extensión de la frontera 
estudiada por G. y de la escasez de lugares en ella observados, creo 
se pueden formular estas conclusiones: 

En la tierra reconquistada antes del siglo xii, es decir, hasta Bena- 
barre, Purroy y Calasanz, el aragonés y el catalán se interpenetran en 



1 El conde de Urgel, en 10G4, enumera entre sus posesiones a Tamarite, 
Estopiñán, Purroy y otras «in comitatu Ribacorga>. P. Marca, Marca Hispánica, 
París, 1688, págs. 1125-1126. Los condes de Barcelona y Urgel habían recon- 
quistado hacía poco a Purroy y Pilzán, inmediatos a Benabarre, mientras ésta 
era reconquistada por Ramiro I de Aragón; los tres puntos hablan catalán, pero 
están todavía en la región de los límites sueltos. 

2 Entre las posesiones ribagorzanas de Armengol de Urgel (muerto en 1208), 
figura Calasanz. 2.VV.YI k. Anales de Aragón, I, 1610, fols. 95a y 122 «. Calasanz 
fué conquistada por Pedro I de Aragón en logg (v. Briz, pág. 659 /^ y el docu- 
mento citado en la nota preanterior) y acaso la tuvo que volver a conquistar 
en 1 102, si no hay error en el documento que cita Serrano, pág. 34. 

3 Colección de Fueros por la Real Acad. de la Hist., Catálogo, 1852, p)ág. 247 
* Zi'RiTA, Anales, I, fols. 6oa, 64^, 155 <// en los folios 158Í/ y \6oc puede 

verse la demarcación que Jaime I hizo en 1244, incluyendo en Cataluña no sólo 
Fraga y Mequinenza, sino toda la ribera oriental del Cinca; pero esta delimitación 
arbitraria no subsistió. De las difíciles relaciones entre la frontera lingüística 
valenciana y la reconquista, el señorío y el fuero de los lugares del reino de 
Valencia, indiqué algo en el Primer Congrés de la Llengua catalana, 1908, pági- 
nas 341-342. 

5 España Sagrada, XLVI, págs. 343'y 351. No sabemos lo duradera que fué 
la reconquista de 1089. 



86 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

límites sueltos, lo cual nos indica que el dialecto románico primitivo 
vivía allí todavía en el siglo xi en condiciones de subsistir y predo- 
minar frente al de los reconquistadores venidos del interior de Ara- 
gón o de Cataluña. La dominación árabe en algunos de esos puntos 
apenas se había dejado sentir. (Véanse algunas indicaciones sobre los 
Limites probables de la conquista árabe en la cordillera Pirenaica, por 
F. Codera, en el Boletín de la Real Academia de la Historia, XLVIII, 
1906, pág. 289.) 

En la tierra reconquistada más tarde, es decir, desde Monzón (i 142) 
y Tamarite (hacia 1145) hasta Alcolea de Cinca (1141), Lérida y Fi-a- 
ga (1 149), el paso del aragonés al catalán es brusco, separándose 
ambas lenguas por gran cantidad de límites coincidentes, lo cual nos 
indica que una y otra lengua son allí importadas por los aragoneses y 
catalanes reorganizadores y repobladores del país. Esta importación 
debe responder en general a los hechos derivados inmediatamente de 
la reconquista. En esa región ya no debía existir en el siglo xii un dia- 
lecto románico mozárabe que fuese viable frente al de los reconquis- 
tadores: lo uno, porque el de éstos entraba 3^a en un período literario 
de cierto desarrollo, y lo otro, porque los mozárabes habían decaído 
extraordinariamente, sobre todo con la invasión de los almorávides, 
iniciada en Andalucía en 1090 y consumada en el reino musulmán de 
Zai-agoza en 11 10; recuérdese a este propósito que la primera mitad 
del siglo XII se caracteriza por grandes emigraciones de mozárabes 
que eran llevados al África por los almorávides, o a los países cristia- 
nos por Alfonso I de Aragón. 

Hay dificultad en fijar el punto de separación entre ambas clases de 
límites de la frontera lingüística. San Esteban de Litera y Tamarite 
parece que señalan el comienzo de la región de límites coincidentes; 
los dos límites que pasan por el sur de Tamarite son de un fenómeno 
evidentemente moderno: el ensordecimiento de consonantes conti- 
nuas que antes eran sonoras (cinébro, kamísa). No obstante la coin- 
cidencia de los límites que separan a San Esteban y Tamarite de 
Monzón y Binéfar, podría proceder de alguna fuerte invasión lingüís- 
tica tardía, debida, por ejemplo, a sucesos como la repoblación de Bi- 
néfar en el siglo xvii, según el parecer de un conocedor del país, don 
Benito Coll, aceptado por G. (pág. 32). Empero aunque esta causa per- 
turbadora es siempre posible, yo dudo mucho de ella en el presente 
caso. G. afirma que Binéfar habló antes el catalán fronterizo 3' que 
ahora «es completamente diferente de todos los otros pueblos arago- 
neses vecinos»; pues bien: cualquiera podrá observar, en los mismos 
cuestionarios publicados por G., que el habla de Binéfar es entera- 
mente igual a la de los pueblos aragoneses próximos, a la de Ballovar 
y Candasnos especialmente. La diferencia que entre estos pueblos 
aparece en la página 35 (nidos) es una errata, según se comprueba en 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 87 

la páfíina io6; la de la página 38 (jinebro) depende sólo de tres erra- 
tas, una para cada pueblo, a juzgar por la página 97; la de la página 79 
(orno) debe ser errata de comillas en Candasnos; la de la página 97 
depende de que las formas igádo y frío, atribuidas a Torres Obispo, 
pertenecen a Binéfar, según ya advertimos arriba para igádo — sin duda 
toda la línea de uno y otro lugar está cambiada en la imprenta, con 
lo cual hay otras dos erratas más, que ahora no nos importan — ; en fin, 
debe ser también errata édra atribuido a Binéfar, y tébbye a Candas- 
nos, en la página 43, porque repugnan al habla de uno y otro pue- 
blo. Alguna vez coincide Binéfar ctm los pueblos aragoneses de Riba- 
gorza, como es de esperar, dada su situación : krába, pág. 86; ilesya, 
página 50; con las naturales diferencias propias del aragonés del sur: 
fáxo, pág. 58 (ribag. fáso); xin^bro, pág. 97 (ribag. cin^bro); labrado, 
página 77, sería otro caso, si no es errata también, como creo. Sólo 
aparece aislado Binéfar con ^n castellanismo, inoxo, pág. 81, que no 
existe en los pueblos vecinos, y que nada significa. Como se ve, el 
lenguaje de Binéfar, lejos de presentársenos como algo especial, está 
perfectamente trabado con el de los otros pueblos aragoneses del sur 
y del norte, y en vista de esto, creo que el otro argumento de que 
se sirve G., el catalanismo en la toponimia de Binéfar, necesita tam- 
bién revisión. 

Pero si los trasplantes modernos de población me parecen siem- 
pre difíciles en circunstancias capaces de anular por completo la in- 
iluencia de la población primitiva y de la vecina, en cambio hay otra 
causa muy poderosa que puede producir modernamente la coinci- 
dencia de algunos límites dialectales en una frontera; me refiero a la 
castellanización o influencia de la lengua oficial, fenómeno para cuyo 
estudio sería preciso extender la observación más al occidente de la 
frontera, a fin de poder comprender su marcha. Cabe, pues, siempre la 
posibilidad de que la coincidencia de límites que hoy se observa entre 
Monzón y San Esteban fuese un efecto moderno. Por último, también 
conviene advertir que no sabemos si más al sur reaparece algún otro 
punto de interpenetración del aragonés y el catalán, como en otra 
ocasión sospeché respecto de Aguaviva, en la provincia de Teruel, 
<}ue pudiera acaso responder a alguna supervivencia excepcional de 
lengua románica primitiva en aquella región. Pero siempre quedará 
subsistente la diferencia esencial que observamos entre el carácter 
de la frontera del norte y el de la del sur, diferencia que no com- 
prende G. cuando señala como un carácter especial de la frontera en- 
tre Binéfar y Almacellas la brusquedad (pág. 32), 5' para explicar ese 
carácter acude a la mencionada repoblación de Binéfar en el siglo xvii ^ 



1 La incomprensión de la diferencia de las dos fronteras se manifiesta tam- 
bién en el mapa III, donde se ve estrechar el «Linienbündel» entre Binéfar y 



88 NOTAS BIBIIOGRÁFICAS 

Nos hemos extendido sin duda demasiado en el examen de la obra 
del Sr. G. Pero acaso no se juzgará demasiado si se tiene en cuenta 
la importancia y el atractivo de la materia que el libro estudia y la 
atención que éste llama sobre sí invocando en sus primeras páginas 
el alto prestigio de la Universidad de Zurich y el nombre ilustre de 
Gauchat. R. Moie'ndez Pidal. 

Fitzmaurice-Kelly, J. — Z^/YZ/rír^/ire espagnole. 2^ édition, refondue 
et augmentée. - Paris, A. Colin, 191 3, ^.''—Bidliographie de l'Histoire de 
la IHtérature espagnole. — Paris, A. Colin, 1913, ¿^.°— Historia de la lite- 
ratura espa7iola.—lAd,áxiú., V. Suárez, 1913, 4.°=Estas dos últimas edi- 
ciones de la obra tan conocida y extendida del Sr. Fitzmaurice-Kelly 
representan una misma redacción; pues la edición española tiene tan 
sólo algunas breves adiciones en el último capítulo y algunas citas más 
en la Bibliografía — que en la edición española forma parte del tomo 
con la Historia de la literatura —. Esta nueva redacción ofrece mejo- 
ras considerables sobre las anteriores: se han aumentado o refundido, 
conforme a las nuevas investigaciones, puntos importantes, como las 
biografías de Cervantes, Lope, Tirso y Calderón, la historia del teatro 
en general, la literatura contemporánea; se han aumentado también 
los datos acerca de los 7-omances—^\\nc\\x& tanto respecto de esto como 
de la épica en general no han sido bien comprendidos y aprovechados 
los últimos métodos e investigaciones—. La Bibliografía ha crecido en 
número de citas y por lo tanto en utilidad. Con estas mejoras y otras 
muchas de detalle, seguirá mereciendo este libro la favorable acogida 
que siempre ha mostrado hacia él el público diverso de estudiosos de 
la literatura española; acogida justificada por la exactitud y seguridad 
de su información — llevada al límite posible en obras de esta natura- 
leza—. Creemos, sin embargo, que el aceptarse unánimemente tal obra 
como el más útil de los manuales de nuestra literatura, no quiere de- 
cir que esté exenta de defectos. Estos defectos son graves porque 
tocan, más que al detalle, a la concepción general de la obra y al mé- 



Almacellas, y ensanchar más abajo entre Cándaseos y Velilla. Igualmente, en la 
])ágina 15, el acierto de Tourtoulon, cuando caracterizaba de brusca la frontera 
del aragonés y el catalán, lo limita G. a los dos pueblos de Binéfar y Almacellas, 
citados como ejemplo por ese autor. Tourtoulon tenía razón no sólo respecto 
lie esos dos pueblos, sino respecto de toda la frontera sur, como también notó 
líadwiger, ZRPh, XXIX, IQ05, pág. 731. A esta página 15 de G. haré una obser- 
vación de carácter personal: la frase de Tourtoulon que yo contradigo en el Pri- 
mer Congres de la Llengua catalana, pág. 343, es la que encierra una afirmación 
de carácter general sobre la brusquedad de la frontera catalano-aragonesa, afir- 
mación inexacta en sentido contrario al de G. La generalidad de la afirmación 
de Tourtoulon no desaparece porcjue éste en otra ocasión haya citado el ejem- 
plo de Binéfar y Almacellas. 



NOTAS BIllLIOGKÁKICAS 89 

todo según el cual está elaborada. Faltan ideas directrices y construc- 
tivas que pongan los datos en su debida relación histórica, y quedan, 
por lo tanto, éstos desgranados y disueltos, sin perspectiva que los 
coloque en su grado de importancia relativa y sin visión de conjunto 
que los encaje dentro de su época y de las corrientes literarias de 
ella. Los juicios y A^aloraciones literarios son frecuentemente dema- 
siado ligeros y superficiales cuando se trata de obras hondas y graves; 
defecto que se siente más al llegar a la época moderna, para cuyos 
escritores no puede encontrar el Sr. F. juicios hechos, y tiene que con- 
tar solamente con el juicio propio. Sería de desear que atendiese el 
Sr. F. a llenar estos vacíos en sucesivas ediciones, con el mismo plau- 
sible celo con que atiende al aumento de sus informaciones. 

TiKTix, H. — Frajtzosisch tciirée^ und Verwandtes. — ASNSL, 1915, 
CXXXIII, 1 20- 1 32. = Según Tiktin, el fr. curée 'portion de la béte qu'on 
abandonne aux chiens de chasse lorsqu'ils l'ont prise', no deriva de cuir, 
sino del lat. cürata, part. de curare, en el sentido de 'limpiar', y luego, 
'sacar las entrañas a un animal', significación que perdura en dialectos 
románicos. Se habla aquí de ello porque en las páginas 127-130, T. re- 
laciona con curée, esp. corada \ corazón. La palabra corada 'asadura' y 
sus afines románicas, exigen fonéticamente lat. *corata «cor-); pero 
es difícil explicar cómo en el lenguaje culinario y de los mataderos, 
cor amplió su significado hasta llegar a designar la asadura 5'^ las entra- 
ñas en general; además, el suf. -ata sería aquí una rareza. .Supone, pues, 
T. que hubo en latín vulgar una palabra ciirata, part. de curare, que 
llegó a significar 'entrañas', por el nombre de la acción de extraerlas 
(cfr. lat. exta <^exsecta); aquélla concretó su significado a las partes más 
comestibles para el hombre, en el lenguaje culinario; y a las que se 
daban a los perros, en la lengua de la caza. Pero además, la etimología 
popular influyó, haciendo que el nombre de una de las visceras, cor, 
transformase cürata en *cdrata. En cuanto a las formas de la Penín- 
sula Ibérica: cast. corazón, gal. curazón, port. carabao, serían derivados 
de cüratione, que primero significó la acción de sacar las entrañas, 
y después se concretó a la denominación de una viscera determina- 
da. Es decir, T. hace ahora suya la etimología propuesta por Cornu, 
Ro?n., IX, 129, que tomó como apo3'o el ant. esp. curazón (V. Juzgo"), 
y así resuelve la dificultad de que el suf. -atione se hubiese aplicado 
aquí excepcionalmente a un tema no verbal (cor). Cfr.: Meyer-Lübke, 
Gram. lang. rom., II, § 496. 

Por ingenioso que sea el razonamiento de T., ocurren, contra él, 
algunos reparos. Corada podría venir de *corata (cürata + cor), pero 
corazón no puede venir de cüratione con -ü- en la inicial; la forma 
leon.-gal. curazón responde a dialectalismo (v. M. Pidal, Cantar, II, 
página 59439); habría, pues, que corregir la etimología de Cornu en 



90 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

*c6ratione. Al lado de corazón en la Edad Media hay casi siempre cora- 
fon. ijHabría, pues, que suponer * corattioíie junto a *coratione? Pero 
aunque fonéticamente bastase *coratione o *corattione, y se admitiera 
todo el proceso semántico que supone T., ;cómo explicar el cambio de 
género? Cornu, loe. cit., cita el esp. w^ío'w ^mansione ; pero tal vez 
esto sería una razón para creer que esa palabra sea un galicismo. La 
analogía con el género de ciier, que también cita Cornu, es más vero- 
símil. En resumen, la explicación de corada <*corata {-(cürata+cor) 
es satisfactoria; en cambio, cñv a.t\. o ncy corazón presenta dificultades 
en cuanto a la vocal inicial y al género; aunque no puede negarse que 
la posibilidad de explicar juntamente corada y corazón le da firmeza, 
sobre todo existiendo la palabra corazonada 'asadura de una res'. A. C. 

«AzoRiN». — La ruta de Don Quijote. Tercera edición, ilustrada. — 
Biblioteca Renacimiento, Madrid-Buenos Aires, 1915, 8.°, 203 págs.= 
Con ocasión del centenario del Quijote, y mientras otros acopiaban 
materiales para la erudición, «Azorín» prefirió emprender un «viaje 
sentimental» siguiendo las huellas del héroe novelesco; \\ saliendo por 
el «antiguo y conocido campo de Montiel», retratar pueblos y paisajes, 
tipos y costumbres rurales, refiriéndolo todo, por medio de finas evo- 
caciones, a las escenas y pasos del Quijote. Así nació en 1905 este 
libro, de que hoy se publica la tercera edición, ilustrada con fotografías 
de los lugares clásicos y de aquellos de sus habitantes en quienes 
«Azorín» cree sorprender los rasgos de los personajes novelescos. 
Las fotografías — lo mismo que la ligera e indispensable erudición que 
aparece por algunas páginas — están aprovechadas con una impercep- 
tible intención humorística. El libro actual - aunque dominado todo 
por el recuerdo de Cervantes — puede considerarse como afín de Los 
Pueblos, del mismo autor; como una serie de ensayos sobre la España 
aldeana. La obra termina con una «pequeña guía para los extranjeros 
que nos visiten con motivo del centenario», en que se les pone al 
tanto del «tiempo que se pierde en España». 

Darío, R. — España contemporáiiea. — Paris, Garnier Hnos., s. a., 8.°, 
394 págs. — Colección de artículos escritos durante la estancia del 
poeta en España por los años de 1899: notas de viaje, rápidas y bri- 
llantes impresiones sobre ciudades, gentes, aspectos sociales o rasgos 
pintorescos, de preferencia sobre aquellos temas que pueden tener 
interés igualmente para España e Hispano-América — y que deben 
considerarse como una de las fases de esa campaña social que tocó 
cumplir a Rubén Darío: el acercamiento intelectual de España y Amé- 
rica — . La prosa de Dai^ío no ha sido estudiada todavía; la agilidad 3' 
riqueza de su sintaxis no ha sido valorada, y sus ocasionales caprichos 
de vocabulario — hijos, más que del galicismo, como suele decirse, del 



NOTAS BIIJLIOGKÁFICAS 9' 

«internacionalismo» — son más que tolerables en tan grande renova- 
dor. A su editor postumo está reservado un trabajo enojoso: discernir, 
entre los muchos artículos que durante estos últimos años han corrido 
por las revistas bajo la firma de Darío, los que realmente escribió éste 
y los que redactaron sus jóvenes secretarios. 

Allaud, E. — Fricdrich dcr Grossc in dcr Litcraiur Fraiikrcichs tiiií 
cineni Aiisblick auf Italicn und Spanien. — ¥L^^\t., M. Niemcyer, 191 3, 
4.", 144 págs., 5 marcos. = Sólo cuatro páginas dedica el autor a la in- 
fluencia que Federico el Grande ejerció en la literatura española del 
siglo xvm; y aun esto es trabajo de segunda mano, porque los datos 
proceden de A. Farinelli, Dcutschlands loíd Spaniais lilcrarische Bezie- 
hung. El P. Isla habla con elogio del Rey Sargento en varias de sus 
Cartas familiares; hay relatos de viajeros (Carta del castellano de Avi- 
les), donde se refiere admirativamente el género de vida que hacía el 
rey de Prusia; poesías, obras de teatro, etc. 

Enxixa, JuAX DEL.— 7?í-/rí'ít7//íí67í;;/^í. — Strasburgo, J. H. Ed. Heitz, 
[1913], i6.°, 206 págs. (Núms. 208, 209 y 210 de la Bibliotheca Roma- 
nica.) = Siguiendo la edición de 15 16 y anotando las variantes de la 
primera edición de 1496, el Sr. E. Kohler ha reimpreso doce composi- 
ciones de Juan del Encina: dos representaciones de Navidad (de 1492 
ó 1493); dos a la Pasión y Resurrección (1493 ó 1494V, dos églogas para 
Carnaval (1494); dos églogas profanas (1494 y i495)» '^^^ marcan la 
transición del teatro religioso al profano en Encina; y, en fin, cuati'o 
representaciones compuestas de 1506 a 1513: la Égloga de tres pasto- 
res, las Coplas del repelón, la Égloga de Cristino y Febea y la de Plácida 
y Vitoriano. En el prólogo da noticias sobre la vida de Encina, resu- 
miendo lo ya sabido. Conserva la ortografía, e inserta al final un glo- 
sario, inspirado en el de Cañete; deja sin resolver muchas dificultades, 
í'alta un índice. 

Zarco, P. Jullín. — Espaiia y la comioiión frecuente y diaria en los 
siglos XVI y XVII. — El Escorial, «La Ciudad de Dios», s. a., 8.°, 
250 págs. = Ha coleccionado el P. Zarco multitud de pasajes de autores 
religiosos en que se recomienda y enaltece la práctica frecuente del 
sacramento de la Eucaristía; es una contribución interesante para la 
historia de las ideas religiosas en España. Pero es lástima que se haya 
limitado casi exclusivamente a reproducir textos, sin dar al asunto 
más trascendencia histórica, sin relacionar el punto de vista español 
de aquella época con el de épocas anteriores y con el de otros países. 
¿Qué relación guardan las doctrinas de los autores estudiados con la 
cuestión de la gracia, con el protestantismo y con el jansenismo? Para 
la literatura española — piénsese en los autos sacramentales — , tales 



92 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

estudios no son indiferentes. El P. Z. haría labor de interés aún mayor 
ampliando en un estudio histórico la presente obra, de carácter más 
bien piadoso. 

Demogeot, f. — Histoire des litie'ratures étrangércs Litíératures 

tnéridionalcs. Ifalie. Espagne. 6® édition. — París, Hachette et O*', 191 4, 
8.°, 463 págs., 4 frs. = Libro elemental y atrasado en sus informacio- 
nes; el autor no se propuso, por otra parte, hacer obra de erudición, 
sino ofrecer una exposición sumaria «y no árida» al público francés 
deseoso de tener una idea somera de las producciones capitales de 
nuestra literatura hasta fines del siglo xvii. Prescindiendo de los erro- 
res producidos por el defecto de conocimientos históricos, en general, 
las apreciaciones literarias no son inferiores a las que habitualmente 
se encuentran en la mayoría de los libros de su género, y están grata- 
mente expuestas. 

Tejera, F. — Historia de la literatura española. Tercera edición. — 
Caracas, L. Puig Ros & Parra Almenar, s. a., 4.°, 507 págs., 10 ptas.= 
Libro de carácter docente y tal vez excesivamente somero. Abundan 
en ellos errores: «el romance constituj'e el género poético popular 
en España desde el primer albor de la lengua» (pág. 34). El estilo del 
Corbacho «es indo-oriental» (pág. 29), etc., etc. Por fortuna los abun- 
dantes ti-ozos literai'ios que el libro contiene compensarán a los estu- 
diantes venezolanos de la aridez e insuficiencia de las apreciaciones 
críticas del autor. 

Pinto d'Almeida, F. — Algums temas filológicos. — Coimbra, Franga & 
Armenio, 191 4, 4.°, 48 págs.= Este folleto, fruto de la actividad de un 
joven estudiante, contiene observaciones de carácter elemental sobre 
diversos textos portugueses. Sin duda, lo más interesante de todo ello 
son las «migalhas lexicográficas», donde se recogen «vocabulos do 
«cálao» usado entre a gatunagem e fadistagem da Alfama e Mouraria», 
y otros usados en Douro, Beira Alta y Miño. Falta una localización 
precisa de estas voces y un estudio de ellas. Algunas son manifiestos 
castellanismos, o se explicarían comparándolos con los correspon- 
dientes castellanos. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 

Esíndios de Historia general que puedan iiiiercsar a la Filología española. 
Obras bibliográficas y enciclopédicas. 

3514. Artigas y Ferrando, M. ^ Zia: i-Biblioteca Menéndez y Pelayo-». 

Conferencia. — Santander, Viuda de F. Fons, 191 6, 8.°, 29 pá- 
ginas. 

3515. BarIibar, C. — Bibliotecas vitorianas. I: Las de la Sociedad Vas- 

congada, de la Diputación Provincial, de los Seminarios de 
Aguirre y Conciliar y de la Normal de Maestros. II: Las de los 
círculos de recreo y casas particulares. — AVit, 1916, IV, 
núm. 28, 12-14, y núm. 29, 10-12. 

3516. Bibliografía [de la Filología española]. — RFE, 1 9 1 5, II, 4 1 1 -448- — 

V. núm. 3012. 

3517. Bibliúgraphie hispanique, 1913. — New-York, «The Hispanic So- 

ciety of America», 1915, i6.°, 224 págs. — V. núm. 3013. 

3518. Carré Aldao, E. — Impresores de Galicia: Vasco Díaz Tanco de 

Frexenal, IS44-IS47 . — BRAGaWega, 191 5, X, 83-85. — V. nú- 
mero 3014. 

3519. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo- Americana. Tom o XXX. 

Barcelona, Espasa, 191 5, 4.°, 15 15 págs. 

3520. Fernández, B, — Impresos de Alcalá en la Biblioteca del Esco- 

rial (continuación). — CD, 1915, CIII, 325-336, 437-448; 1916, 
CIV, 1 18-130, 192-199, 334-340. — V. núm. 3017. 

3521. GoLDSMiTH, P. — A brief BibliograpJiy of Books in English, Spa- 

nish and Portuguese, relating to the Republics commonly callea 
Latin Afíierican, with comments. — New-York, Macmillan, 19 15. 
12.°, XX-107 págs. 

3522. Massó Torrents, J., y Rubio y Balaguer, J. — Cataleg deis manus- 

crits de la Biblioteca de Catalunya. — BBC, 1 9 1 5, II, 1 07 y sigs. — 
V. núm. 3025. 



94 bibliografía 

3523. Pérez Goyena, A. — Sobre G. de Santiago Vela: Ensayo de una 

biblioteca ibero-americana de la Ordefi de San Agushn. — RyF, 
1915, XLIII, 507-515. — V. núm. 673. 

3524. R1AÑ0 DE LA Iglesia, P. — Los impresores. Reseña histórica de la 

Impreíita en Cádiz. — RABM, 1915, XXXIII, 320-349. (Capí- 
tulo de la obi'a inédita titulada Prensa española, etc.) 

3525. Series de los más importantes documentos del Arcldvo y Biblioteca 

del Excmo. Sr. Duque de Aledinaceli, elegidos por su encargo 
y publicados a sus expensas por A. Paz y Melia. Primera se- 
rie: Histórica. Años 860-1814. — Madrid, Imp. Alemana, 1915, 
4.°, 482 págs. con grabados. 

Historia. 

3526. Amador de los Ríos, R. — Reliquias de los musulmanes eft Caía- 

/z/«a. — RABiM, 1915, XXXIII, 173-212. 

3527. P2l asalto de Jaén. Narración de un hecho de armas por un cro- 

nista árabe. — DLS, 19 15, III, 296-301. 

3528. Barone, N. — íntorno alio studio dei diplomi dei Re Aragonesi di 

Napoli. — AAP, 1913, XLIII, núm. 9. 

3529. Barras, F. de las. — Noticias acerca de la explotación industrial 

de los producios de Indias en el siglo XVIII. — BCEA, 191 5, 
III, núm. 16, 16-25. 

3530. Bécker, J. — Sobre R. Burguete: Rectificaciones históricas. De 

Giiadaleie a Covadonga. — BAH, 1916, LXVIII, 140-157. 

3531. Bécker, J. — Historia de Marruecos. — Madrid, 1915. 

3532. BouvAT, L. — L' historie des cadis de Cordoue. [Sobre J. Ribera: 

Historia de los Jueces de Córdoba por Al/oxan/.] — RMM, 191 5, 
XXX, 422. 

3533. Campillo, T. — Docu?nentos históricos de Dar oca y su Comuni- 

dad. — Zaragoza, Imp. del Hospicio, 1915, 4-*', 528 págs. 

3534. Cardona, P. — La guerra tra Spagna ed Austria in Italia durante 

la lotia per la sticcessione al trono di Polonia. II blocco, l'assedio 
e la resa di Sir acusa del 1735. — Catania, Giannotta, 191 3. 
3^35. Carré Aldao, E. — El alzamiento contra los franceses en Gali- 
cia, 1808-180Q. Nueva edición. — Madrid, E. Beltrán, 191 5, 4-", 
45 págs. y grabados. 

3536. Cazaban, A. — Exploradores de Atne'rica: Diego de Nicuesa. — DLS, 

1914, II, I lo-i 14. 

3537. Cazaban, A. — De la batalla de las Navas de Tolosa. Reliquias y 

recuerdos. — DLS, 1914,11, 140-142. 
35 38. Cazaban, A. — Injusticias de la Historia. Quién fue y cómo fué don 

Beltrán de la Cueva. — DLS, 19 14. H, 357-365. 
3539. Cerone, F. — Alfonso il Mag7ia?ümo ed Abu' Omer Othmán. Trat- 



BIBLIOGRAFÍA 95 

tative e negoziati tra il Rcgno di Sicilia di qua e di lá dal 
Faro ed il Regno di Tiinisi, 1432-1457. — ASSicOr, 1913, 
XXXVIII, 185. 

3540. Codera, F. — Alusiones de campañas de los musulmanes como ele- 

mento de crítica de los documentos latitios de la Edad Media. — 
Barcelona, 1914, fol., 30 págs. (Extr. de AIECat, 1913-14.) 

3541. Colmo, A. — Los países de la América latina. — Madrid, Hijos de 

Reus, 191 5, 4.° (Biblioteca Sociológica.) 

3542. CoTARELo, E. — La dama castellana a fui es del siglo X]^. — BAE, 

1916, III, 80-88. 
3^43. Cuevas, INI. — Cartas y otros documentos de Herftán Cortés novi- 
simamente descubiertos en el Archivo General de Ludias de la 
ciudad de Sevilla. Ilustrado. — Sevilla, F. Díaz y C.^, 191 5, 4.°, 
vii-355 págs., 16 ptas. 

3544. F. F. — Cortesie principesclie del Quai trócenlo. — ASLom, 1914, 

XLI, 831. [Un presente enviado por los Sforzas en 14S0 a 
Fernando I de Aragón.] 

3545. F. N. — Sobre J. Ribera: Historia de los jueces de Córdoba por 

Aljoxaní. — ROChr, 1914, IV, 447. 

3546. Gámez, J. D. — América. Origeii de su nombre. — RUnTeg, 191 5, 

VII, 622-632. 

3547. García Villada, Z. — Sobre L. Serrano: Correspondencia diplo- 

mática entre España y la Santa Sede durante el pontificado de 
San Pío F. — RyF, 191 6, XLIV, 248-251. 

3548. Houchart-Clapier, Mme. — L'Espagne légendaire, avec une pré- 

face de Mme. Tuliette Adam. — ]\Iontpellier, 1914, i6.°, VIII, 
345 págs. 

3549. Judekías, J. — Los comienzos de una privanza (continuación"). — 

L, 1915, III, 405-414. — V. núm. 3059. 

3550. Juderías, J. — Gibraltar. Apuntes para la historia de la pérdida 

de esta plaza, de los sitios que le pusieron los españoles y de 
las negociaciones entre España e Inglaterra referentes a su 
restitución, 1704- 1796. — Madrid, Imp. de la s< Revista de Ar- 
chivos», 191 5, 4.°, 44 págs. 

355 1. KoTTEK, H. — Geschichte der Juden. — Frankfurt a M., Verlag der 

Judisch-Literarischen Gesellschaft, 1915, ix-457 págs., 8." 

3552. La Península a principios del siglo X VLI. Publicado por L. Sán- 

chez Costa. - RHi, 191 5, XXXIV, 300-542. (Ms. de la Biblio- 
teca Nacional de Madrid, ^-144, titulado «Floresta española».) 

3553. Latorre, G. — La separación del virreinato de Nueva España de 

la metrópoli. Investigación histórica sobre la documentación 
contenida en el Archivo de Indias de Sevilla. — Madrid, 
Imp. de la «Revista de Archivos», 19 14, 4.°, 48 págs. (Ex- 
tracto de RABM.) — V. núm. 2 191. 



96 BIBLIOGRAFÍA 

3554. Levillier, R. — Correspondencia de los oficiales reales de Hacien- 
da del Rio de la Plata con los reyes de España. Reunida en el 
Archivo de Indias de Sevilla. Tomo I, 1540- 1596, — Madrid, 
Sucs. de Rivadene\'ra, 1915, 8.°, 535 págs. 
3555. LuMMis, Ch. F. — Los exploradores españoles del siglo XVI. \'in- 
dicación de la acción colonizadora española en América. Ver- 
sión española con datos biográficos del autor por A. Cuyas. 
Prólogo de R. Altamira. — Barcelona, Araluce, 19 16, 8.", 
317 págs., 3 ptas. 

3556. INI. N. — II pontefice Pió II e I' aragonese Ferdinando I, re di Na- 

poli. — BSSP, 1 9 13, XX, 263. 

3557. Manjarrés, R. — £n el mar del Sur. Expediciones españolas del 

siglo XVIII. — BCEA, 1915, III, núm. 16, 1-16. 

3558. Mantia, G. la. — Testamento dello ittfante d. Pietro d'Aragona, 

fratello di Alfonso il Magnánimo, re di Sicilia, del 4 giugno 
143Ó. — Palermo, Boccone del Povero, 1914. (Extr. de 
AASLAPal.) 

3559. O'Leary, D. F. — Bolívar y la emancipación de Stid-América. — 

^lemorias del general 0'Lear3^ Traducidas del inglés por su 
hijo S. B. O'Leary, 1783-1819. — Madrid, 1915, 4.°, 16-705 pá- 
ginas, 7,50 ptas. 

3560. Ortiz y San Pelayo, F. — Los vascos en Atnérica. — Buenos Aires, 

Lib. «La Facultad», 1915, 8.°, 205 págs. 

3561. P. T. L. — Catálogo de la Exposición celebrada en el Archivo Ge- 

neral de Indias en jgi3 y IQ14, para conmefnorar el IV cente- 
nario del descubrimiento del mar del Sur por Vasco Nítñez de 
Balboa (continuaciónl. — BCEA, 1915, III, núni. 15, 35-45- — 
V. núm. 2657. 

3562. Paladixo, G. — Privilegi concessi agli ebrei dal vicere d. Pietro di 

Toledo, 1535-36. — ASPNap, 191 3, XXXVIII, 611. 

3563. Palanca, G. — AíisiÓJt de Fr. Nicolás Espital, O. F. AL, al reino 

de Granada en 13S3. — AIA, 1915, IV, 431-432. 

3564. Pasini-Fkassoni, F. — Gens Columba. — BASG, 1916, i.° de enero, 

[Contiene la genealogía )' descendencia de Cristóbal Colón.] 

3565. Pedraza y Páez, P. — Cristóbal Colón. Bosquejo histórico. — Bar- 

celona, R. Sopeña, s. a., 8.°, 140 págs., una pta. 

3566. Pellegero Soteras, C. — Delincuencia en Castilla desde Fernan- 

do III el Satito hasta D. Juan II. Tipos delincuentes. Factores 
del delito. Ensayo sobre ideas ético-jurídicas medievales. — 
Zaragoza, Tip. «Heraldo», s. a., 8.°, 142 págs. 

3567. Pinzón Uzcátegui, M. — Critica histórica sobre el «.Diario de la 

Bucaramanga^. Segunda edición. — Caracas, Tip. del Comer- 
cio, 1914, 8.°, 231 págs. 

3568. PossE, Juan Antonio. — Historia biográfica, o historia de la vida 



bibliografía 97 

V hechos de D. Juan Antonio Posse, escrita por c'l mismo hasta 
el año 1S34. — L, 1916, I, 1-22, 109-128. 

3569. Ribera, J. — Tratado de paz o tregua entre Fernando I, rev de 

Ñápales, y Abndmer Otmann, rey de Túnez. — Centenario di 
M. Amari, II, 373. 

3570. RoccA, L. LA. — Relazione al re Vittorio Amedeo II di Savoia siille 

condizioni economiche, sociali e politiclie della Sicilia alia fine del 
dominio spagnuolo. — ASSicOr, 1914, XI, 3. 

3571. ScHRADER, J. — Isabella von Aragonie?i, Gemahlin Friedrichs 

des Schónen von Ósierreich. Abhandlungen zur mittlcren und 
neueren Geschichte. Heft 58. — Berlín und Leipzig, Roths- 
child, 191 5, 8.", ix-80 págs., 2,60 marcos. 

3572. Seignobos, C. — Historia política de Europa contemporánea, 1814- 

iSqq, anotada en la parte referente a España por R. Altamira 
y añadida la historia de América, de las colonias inglesas }• 
de los estados asiáticos en igual período. Traducción de 
D. Vaca. Tomos I-II. — Madrid, D. Jorro, 1916, 8.", 452, 759 pá- 
ginas, 15 ptas. tomo. 

3573. Tencaioli, o. F. — L'attentato contro il re Amedeo a Madrid. — 

RN, 191 5, XXXVII, 205. 

3574. V^ALLE Y CÁRDENAS, M. M. DEL. — Estudios cicntíficos V Uterarios. 

Tomo I: Artículo bibliográfico. Crónicas generales de 1869. 
Discurso para el grado de doctor en Filosofía y Letras. 
Tomo II: Geografía histórica. Tomo III: Discursos y confe- 
rencias. Precedentes del descubrimiento de América en la 
Edad Medía. La Geografía en sus relaciones con el comercio. 
El comercio y la civilización europea en el siglo xtx. Carác- 
ter social de las emigraciones humanas en los tiempos mo- 
dernos. — Madrid, Hijos de Reus, 1914, 8.°, 253, 209, 300 págs. 
3575- VoLPicELLA, L., e Lazzareschi, E. — La Signaría de Lucca alie 
nozze di Ferdinando I di Xapoli con Giovanna d'Aragona. — 
Lucca, Baroni, 1914. 

3576. [X]. — Sobre J. Ribera: Historia de las Jaeces de Córdoba par Al- 

joxani. — RFE, 191 5, II, 401-402. 

3577. Zeno, R. — I municipi di Calabria nel periodo aragonese. — ASI, 

1914, LXXII, vol. II, 275. 

Instituciones. 

3578. AcosTA Y Lara, F. E. — Apuntes sobre administración de justicia. 

Datos históricos. — RACP, 1915, XI, 140-155. [Son datos his- 
tóricos referentes a la dominación española en la Argentina.] 

3579. Cappelletti, G. — Gianfrancesco Alois e l'agitaziotie napoletana 

deír anna I^ó^contro la S. /ngu/siziane.—Urhin'i, Arduiní, 1913. 
Tomo III. 7 



98 BIBLIOGRAFÍA 

3580. Garufi, C. a. — Contributo alia storia dell' Inquisizione in Sicilia 

nei secoli XVI e XVII. — ASS, 19 15, XXXIX. 3-4. — V. nú- 
mero 2660. [Documentos de los archivos de España.] 

3581. InquisiciÓ7i de Valeticia. Informaciones genealógicas (continua- 

ción). — • RHGE, 1916, V, 36-37, 86-88. — V. núm. 3091. 

3582. Mendizábal, F. — Uji auto de fe desconocido. — RABM, 1915, 

XXXIII, 361-369. [Celebrado en Valladolid el día i.° de octu- 
bre de 1595.] 

3583. SÁNCHEZ, G. — Sobre el fuero de Soria. — RDP, 1916, núm. 29, 

30-38. 

Iglesia y Religión. 

3584. A. G. P. — Sobre P. Longás: Vida religiosa de los moriscos. — 

RABM, 1915, XXXIII, 159-161. 

3585. Aguilar, G. — Fiestas que la ciudad de Valencia hizo con motivo 

de la beatificación del sanio Fr. Luis Bertrdti. Publícalas nue- 
vamente F. Gañeres )' Valló. — Valencia, A. López y C.'^, 

1914, 4.", 12 hojas, 391 págs. (Tirada de 51 ejemplares, no 
puestos a la venta.) 

3586. Amaro, A. — Fr. Alvaro Pelagio : su vida, sus obras y su posición 

respecto de la cuestión de la pobreza teórica en la Orden Fran- 
ciscana bajo Juan XXII, 131Ó-1334. — AIA, 191 6, V, 5-32. 

3587. Barcelona, A. M. — El cardenal Vives y Tuto. — Barcelona, 

L. Gili, 1 916, 8.°, 515 págs. con grabados. 

3588. Bóhmer, H. — Studien zur Gescliichte der Gesellschaft Jesu. 

Tomo I. — Bonn, Falkenroth, 191 5, 8.°, vi-343-104 págs. 

3589. BouvAT, L. — La vie religieuse des Musulmans d'Espagne. [Sobre 

P. Longás: Vida religiosa de los moriscos ¡\ — RMM, 191 5, 
XXX, 420. 

3590. F. N. — Sobre P. Longás: Vida religiosa de los moriscos. — 

ROChr, 1914, IV, 448. 

3591. Frías, L. — Centenario del restableciiniento de la Compañía de Je- 

sús en España (conclusión). — RyF, 1915, XLIII, 45-62. — 
V. núm. 1452. 

3592. Frías, L. — La provincia de Castilla de la Compañía de Jesiis 

desde 1S63 hasta 1914. Reseña histórica ilustrada. — Bilbao- 
Deusto, 191 5. 

3593. López, A. — La provincia de España de los frailes inenores. Apun- 

tes históricocríticos sobre los orígenes de la Orden Fran- 
ciscana en España. — Santiago, Tip. de «El Eco Franciscano», 

1915, 10 ptas. 

3594. López, G. — Silueta de la santa vida del M. R. P. Fr. Atanasio 

López de Vicima, hijo de la seráfica proviJicia de San Luis de 



BIBLIOGRAFÍA 99 

Francia y después cor restaurador de la de Andalucía. — Cádiz, 
Tip. Comercial, 191 5. 

3595. Pastells, P. — Historia de la Compama de Jesús en la provincia 

del Paraguay (Argentina, Paraguay, Urugjiay, Perú, Solivia 
y Brasil), segúft los documentos originales del Archivo General de 
Indias. Tomo II. — Madrid, V. Suárez, 1915, 4.°, viii-780 págs. 

Ciencia y Enseñanza. 

3596. Abusai.t de Denia. — Rectificación de la mente. Tratado de Ló- 

gica. Texto árabe, traducción y estudio previo por C. A. Gon- 
zález Falencia. — Madrid, Imp. Ibérica, 191 5, 8.", 138-54 págs. 
(Publicación del Centro de Estudios Históricos.) 
Armas y Cárdemas, J. de. — V. núm. 3757. 

3597. Bouvat, L. — Philosophie musulmane. [Sobre M. Asín Palacios: 

La Mystique d'Algarrali, y sobre A. Gómez Izquierdo: Estu- 
dios de Asín Palacios sobre la filosofía ínusulmana.} - RMM, 
1915, XXX, 424. 

3598. BovÉ, S. — Ramón Llull y la ¡lengua llatina. —BABLE, 191 5, 

VII, 65-88. 

3599. DiHiGo, J. M. — La Universidad de la Habana. Bosquejo histó- 

rico. — RFLCHabana, 1915, XXI, 295-368. 

3600. Francesco Suarez secondo il suo recente storico P. R. de Scorraille 

(continuación"). — CC, 1916, LXVII, vol. I, 52-64. — V. núme- 
ro 3107. 

3601. García, L. J. — Ufi retrato de Pérez Bayer. De un estudio en 

preparación. — BTer, 1916, III, 33-44. 

3602. García B01ZA, A. — Alma mater. Para una guía espiritual de la Uni- 

versidad de Salamanca (continuación). — BTer, 1916,111,54-62. 

3603. García Soriano, J. — Documentos inéditos. Testamento del insigne 

arzobispo de Valencia D. Martín Pérez de Ayala, Ij04-I¿6ó. — 
FL, 1916, I, núm. 3, 2-t,. 

3604. Giner de los Ríos, ¥. — La Universidad española. — BILE, 1916, 

XL, 33-40. [Fragmentos de este trabajo.] 

3605. GoTTROx, A. — L'edició maguntina de Ramón Luí I amb un apen- 

dix bibliografic deis manuscrits i impresos lulians de Maguncia. — 
Barcelona, Institut d'Estudis Catalans, 1915, 4.°, 104 págs. 
y 6 láms. 

3606. IspizuA. S. DE. — La guerra actual y las doctrinas dd vasco Frati- 

cisco de Vitoria. Prólogo de F. de la Cuadra Salcedo. — Bilbao, 
1915- 

3607. La vida coetania [de Ramón Lull] segons lo ms. del Musen Brita- 

w;?//. — BABLB, 1915, VII, 89-101. [Es la reproducción del 
manuscrito 16432 del British Museum.] 



100 BIBLIOGRAFÍA 

3608. Marín-Sola. F. — Melchor Cano y la conclusióji teológica. — CT, 

1916, XII, 329-352. 

3609. Martín, A. — Algunas noticias acerca del P. Pablo Manuel Ortega, 

cronista de la provincia seráfica de Cartagena. — AIA, 191 5, IV, 

456-457- 

3610. Martínez Paz, E. — Dalmacio Vclez Sarsfield y el Código civil ar- 

gentino. — Córdoba, B. Cubas, 1916, 4.°, 428 págs. 

361 1. MiRET Y Sans, J. — Noves biografiques d'en Ramón L71II. — BABLB, 

1915, VII, 101-106. 

3612. Novo Y CoLSON, P. — Sobre R. Guimaráes: Sur la vie et l'ccuvre 

de Pedro Núñez. — BAH, 191 6, LXVIII, 59-60. 

3613. Ortega, A. — Las casas de estudios en la provincia de Andalucía 

(continuación). — AIA, 1915, IV, 321-340; 1916, V, 33-73. — 
V. núm. 31 14. 

3614. Pacheco y de Leyva, E. — Breves noticias sobre los principales 

archivos de Italia e institutos históricos extranjeros establecidos 
en ella, con algunas inéditas acerca de la Academia Española de 
Historia Eclesiástica, del siglo X VIFT,y de la Escuela de Arqtieo- 
logia e historia actual. — BAH, 19 16, LXVIII, 75-96. 

3615. Revilla, M. — La Poliglota í/¿ yl/ra/ú? (continuación). — CD, 1915, 

CIII, 337-348; 19 16, CIV, 33-39, 86-92. —V. núm. 31 18. 

3616. Sáinz y Rodríguez, P. — Antoftio Agustín y sus obras inéditas. — 

FL, 1916, I, núm. 2, 4-5; núm. 3, 13-15. 

3617. Sanjuán Moreno, M. — ÍTno de los grandes ingenios de la provincia 

de Jaén eti la Edad Media. El principe de las Matemáticas Juan 
Pérez de Moya. Su nacimiento en Satitisteban del Puerto. Su fio- 
recimiento y sus obras. ^Perteneció al estado eclesiástico? — DLS, 
1915, III, 2-7. 

3618. Vargas, C. — La Doctora de Alcalá. — lEA, 1916, LIX, 962-963. 

[Se trata de D.^ María Isidra Quintana de Guzmán y la Cerda.] 

Arqueología y Arte. 

3619. AoAPiTO Y Revilla, J. — Los retablos de Medina del Campo. — 

BSCastExc, 19 16, XIV, 289-295, 313-322. 

3620. Amador de los Ríos, K.— El arte hispanomahometano. — Alh, 

1915, XVIII, 543-547, 568-570. 

3621. Amador de los Ríos, R. — De arte hispanomaho7netano. Capiteles 

de la casa solariega del Gran Capitán, en Córdoba. (Museo 
Arqueológico Nacional.) — AE, 1915, III, 649-656, 759-769. 

3622. Beltrán, P. — Las monedas visigodas acuña-las en la Suevia espa- 

ñola. Diócesis de Iria, Lucus, Avíense, Tude y Astúrica (con- 
clusión). — BCPOrense, 1916, V, 161-174. — V. núm. 3128. 

3623. Beruete y Moret, a. de. — Die Gemálde-G alerte des Prado Í7i 



BIKLIOGRAIIA lOI 

Aíadn'd. — Leipzig, Seeniann, 1914, 4.", 12 i)ágs. y 60 planas, 
32 frs. 

3624. Cabré Aguiló, J. — El arte rupestre en España. Regiones sep- 

tentrional y oriental. Prólogo del Excmo. Sr. Marqués de 
Cerralbo. — Madrid, Mateu, 191 5, 4.", xxxii-336 págs. y 30 lá- 
minas, 15 ptas. (Publicación de la Junta para ampliación de 
estudios e investigaciones científicas. Comisión de investi- 
gaciones paleontológicas y prehistóricas. Memoria núm. i.) 

3625. Castañeda v Alcover, V. — Arte del blasón (continuación). — 

RABM, 1915, XXXIII, 303-319. — V. núm. 2694. (Extr. : Madrid, 
Tip. de la «Revista de Archivos», 1916, 4.°, 135 págs., 6 ptas.) 

3626. Castro, C. — Catálogo monumental de España. Inventario gene- 

ral de los monumentos históricos y artísticos de la nación. 
Provincia de Álava. Edición oficial. — INIadrid, Sucs. de Riva- 
deneyra, 1915, 4.", 325 págs. con grabados. 

3627. CoELLEN', L. Greco und die moderne Malerei. — NuS [1915], 

mayo. 

3628. Cuesta-Sol, Marqués de. - Santo Domingo el Antiguo o el Greco 

en su enlace con Italia. — Bet, 1915, III, núms. 45 y 46. 

3629. DoDGsoN, E. S. — The Lady of Elche. — NO, 1915, núm. 309 

(I I serie), 428. 

3630. Ferx.íxdez Gil y Casal, F. - Apuntes arqueológicos. — BAH, 1916, 

LXVIII, 29-46. [Se refieren a hallazgos hechos en Galicia: 
inscripciones prehistóricas y varios objetos.] 

3631. Fita, F. — Inscripciones romanas, inéditas, de Trujillo. — BAH, 

1916, LXVIII, 163-170. 

3632. Fita, F. — Xueva inscripción roma?ia de Poza de la Sal, villa del 

partido de Briviesca, en la provincia de Burgos. — BAH, 19 16, 
LXVIII, 66-74. 

3633. Flokiana, a. C. — La iglesia de Santiago de los Caballeros de Ca- 

ce res. Descripción histórico-artística. — Cáceres , 191 5, 8.°, 
18 págs. [El retablo mayor es obra de Berruguete.] 

3634. Francisco Goya. — Paris, Hachette, 1913, 8.°, grabados. (Les 

grands graveurs.) 

3635. Gestoso y Pérez, J. — Cristóbal de Mayorga, pititor sevillano. — 

Bet, 1915, III, núms. 45 y 46. 

3636. JusTi, C. — Estudio de arte español. Traducción de E. Ovejero. — 

Madrid, V. Tordesillas, 1915, 8.", 311 págs.— V. núm. 3147. 

3637. M. Ch. J. — Estudio histórico-artistico de la colegiata de San Isi- 

doro de León. — Bet, 1915, núms. 47 y 48. 

3638. Martínez de Mazas, J. — Descripción del sitio y ruinas de Cásiulo 

y twticias de esta antigua ciudad en el reino de Jaén. Escrito en 
el año de 1^88 (continúa el cap. \). — DLS, 1914, II, 45-47, 
87-89, 152-154, 184-185. 



102 BIBLIOGRAFÍA 

3639. Ortega, A. — Sobre R. Velázquez Boscos: El monasterio de 

Nuestra Señora de la Rábida. — AIA, 1915, IV, 308-31 1. 

3640. PuYOL, J. — Ruinas de la abadía de San Guillertno de Penacorada, 

provincia de León. — BAH, 1916, LXVIII, 61-65. 

3641. RÁBAGO, E. F. -D-E.— El castillo de Jaén. — DLS, 1915,111, 108- 116. 

3642. Ramírez de Arellano, R. — Estudio sobre la historia de la orfe- 

brería toledana. — Toledo, Imp. Provincial, 19 15, 4.°, 440 págs. 

3643. Román Pulido, T. — La lápida árabe de Villacarrillo . — DLS, 

1914, n. 237-244. 

3644. Romero de Torres, E. — Dos ?iuevos cuadros del Pintor de los 

Muertos [Juan Valde's Leal]. — DLS, 1914, II, 52-53. 

3645. Sanju.ín Moreno, M., y D. Jiménez de Cisneros Hervás. — Descu- 

brimientos arqueológicos realizados e?i las cuevas existentes en 
las proximidades de Castellar de Santisteban (Jaén). — BAH, 

1916, Lxvni, 170-209. 

3646. Serrano Sanz, M. — Documeiitos relativos a la pintura e?i Aragóti 

durante los siglos XIV y A'K— RABM, 1915, XXXIII, 41 1-43 1. 
V. núm. 3168. 

3647. Tormo y Monzó, E. — Los cuadros de Ribera en la colegiata de 

Osuna, y cómo dio principio nuestro pintor a su gloriosa nom- 
bradla. — FL, 1916,1, núm. 2, 2-3; núm. 3, 1-2. — V. núm. 3170. 

3648. Villar, R. — La música española en el siglo de Cervantes. Su evo- 

lución en Europa, y especialmente en España, hasta nues- 
tros días. La música popular, religiosa y la académica. Inte- 
resantísimas opiniones del maestro Bretón. — lEA, 1916, LX, 
102-103. 

3649. Zarco, J. — Documentos para la historia delmotiasterio de San Lo- 

renzo el Real del Escorial. — CD, 191 5, CIII, 359-365, 427-432; 
1916, CIV, 40-48, 163-171, 272-276, 341-347. 

Historia local. 

3650. Agapito y Revilla, J. — Tradiciones de Valladolid (conclusión). — 

BSCastExc, 1915, XIII, 241-246. — V. núm. 3177. 

365 1. Agapito y Revilla, J. — De la fundación del convento de San Fran- 

cisco de Valladolid. — BSCastExc, 191 5, XIII, 265-269. 

3652. Alcántara Basanta, P. — Libro de curiosidades relativas a Va- 

lladolid, 180J-1831 (continuación).— BSCastExc, 19 15, XIII, 
249-251, 285-288, 303-308, 332-336. — V. núm. 3178. 

3653. Altadill, J. — índice de los documentos existe?ttes en Simancas que 

afccta^i a la historia de Navarra (continuación). — BCPNava- 
rra, 191 5, VI, 79-81. — V. núm. 2284. 

3654. Bernal y Montero, J. — Insignias mutiicipales [de Sevilla]. — Bet> 

191 5, III, núms. 45 y 46. 



BIBLIOGRAFÍA IO3 

3655. Blanco y Rojo de Ibáñez, R. — Murcia en la mano. Recopilación 

de datos históricos, efemérides, notas curiosas, etc., etc., desde la 
fundación de Murcia hasta nuestros días, con un prólogo de 
D.J. Martínez Toruel. Segunda edición.— 8,°, ivspágs., una pta. 

3656. Cazaban, A. — - La casa de la Real Sociedad Económica y el Patio 

de Comedias de Jaén. — DLS, 191 5, III, 20-24. 

3657. Cazaban, A. — Las luchas entre el Obispo y el Condestable. Página 

de la vida de Jaén en la segunda mitad del siglo xv. — DLS, 
1916, IV, 51-53. (Extr. de la «Crónica del condestable D. Mi- 
guel Lucas de Iranzo».) 

3658. Duran, F. — La cijitat de Tortosa. I: Historia. II: Excursiones 

per Tortosa. — BCECat, 191 5, XXV, 221-236. 

3659. El ade/a?ttamiento de Cazarla. «Relación en breve compendio 

de la villa de Cazorla, origen y progresos de sus adelantados 
y su descripción y de las demás villas del adelantamiento, 
según se coUige de autores graves.» — DLS, 1914, U, 228-232. 
(i\Is. existente en la Biblioteca Nacional.) 

3660. Guardia Castellanos, A. — La abadía de Alcalá la Real. — DLS, 

1914, II, 172-176. 

3661. Guardia Castellanos, A. — Alcalá la Real. Torres y murallas de 

La Mota. — DLS, 191 5, III, 358-362. 

3662. Información instruida e?i 1813 sobre la conducta observada por las 

tropas aliadas en el asalto de San Sebastián (continuación). — 
EE, 1915, LXXIII, 395-397, 491-494; 1916, LXXIV, 3-7, 58-61. 

3663. Iturralde y Suit, J. — Enterramientos reales en la catedral de 

Pamplona (continuación). — BCPNavarra, 1915, VI, 65-68. — 
V. núm. 3193. 

3664. JovER, F. — Notas para una historia de Ahneria (continuación). — 

Alh, 1915, XVm, 507-510, 533-536, 556-559; 1916, XIX, 4-7, 
27-29, 78-80. — V. núm. 3194. 

3665. Mendieta, Francisco de. — Quarta parte de los Anuales de Viz- 

caya (continuación). — EE, 1915, LXXIII, 1-7, 357-361, 400- 
404, 449-453- 497-501- — V. núm. 3475. 

3666. Muro García, M. — Breves noticias de la Virgen v castillo de 

Tiscar. — DLS, 1914, II, 302-306. 

3667. Pou I Martí, J. M. — Historia de la ciutat de Balaguer. — Man- 

resa, Imp. de Sant Josep, 1913, 8.°, xv-392 págs. 

3668. Relación de lo sucedido en la ciudad de Valladolid desde el putiio 

del felicísimo nacimiento del príncipe D. Felipe Domingo Víctor, 
nuestro señor, hasta que se acabaron las demostraciones de ale- 
gría que por él se ///í:/¿;-(7«. Reimpresión con prólogo de N.Alon- 
so Cortés. — Valladolid, Imp. del Colegio de Santiago, 1916. 
8.°, 112 págs., 3 ptas. 

3669. Relación sucinta de los hechos heroicos más notables ocurridos en 



104 bibliografía 

esta ciudad de Jaén, Sacrificios que hicieron sus leales vecinos 
y persecuciones que sufrieron durante la dominación del go- 
bierno intruso, en prueba del amor y fidelidad que han con- 
servado constantemente a nuestro augusto soberano el se- 
ñor D. Fernando Vil. — DLS, 1914, II, 205-207, 248-250, 273- 

275. 307-309, 346-349; 1915, III> 17-19- 

3670. Valladar, F. de P. — Notas acerca de Giiadíx. — Alh, 19 16, 

XIX, 1-4. 

Geografía y Etnografía. 

367 1. Aranzadi, T., y F. de Ansoleaga. — Exploración de cinco dólmenes 

del Aralar (continuación). — BCPNavarra, 1915, VI, 89-104. 

3672. BüRGER, O. — Spaniens Riviera und die Balearen. — Leipzig, 

Dieterich, 191 5, 8.", xii-434 págs., 10 marcos. 

3673. Cavestany, J. — El centenario de Magallanes en Sanhícar de Ba- 

rrameda para conmemorar los gloriosos hechos del descubri- 
miento del estrecho de Magallanes 5' primer viaje de circun- 
navegación al mundo. Recopilación de cuanto se ha escrito 
desde que fué iniciada esta idea hasta la fecha, seguida de una 
breve relación de tan célebre viaje. — Sanlúcar de Barrame- 
da, 1915. 

3674. Chico y Rello, P. — Zamarr amala. Monografía geográfica. — 

BRSGCM, 1915, XII, 337-366. 

3675. Criado y Manzano, E. — Colmenar Viejo. Monografía geográfi- 

ca. — BRSGCM, 191 5, XII, 209-269. 

3676. García Trejo, C. — Breve estudio geográfico histórico de las pro- 

vincias de Alicante, Castellón de la Platta y Valencia. — Ori- 
huela, Tip. de «La Lectura Popular», 1915, 4.°, 135 págs. 

3677. Latorre, G. — La cartografía colonial americana. III: Primitiva 

cartografía de Nueva Granada 3' Venezuela en el Archivo de 
Indias (continuación). — BCEA, 1915, III, núm. 15, 1-17. — 
V. núm. 3217. 

3678. Latorre, G. — La e7isenanza de la Geografía en la Casa de Con- 

tratación. — Madrid, J. Ratés, 191 5, 4.°, 39 págs. 

3679. Míndez Bejarano, M. — BiobibUografía hispálica de Ultramar. 

Estudio de literatura geográfica española. — BRSG, 1915, 
LVII, 401-451. 

3680. N. — Tierrafirme en 1320. — CHA, V, núm. 39, 6-19. 

3681. Navas, M. R. — Las islas de la Especiería. — CHA, V, núm. 3<S, 

11-23. 

3682. Rí(j Joan, F. del. — África occidental española: Sahara y Guitiea. 

Memoria elevada al Excmo. Sr. Ministro de Estado. — Ma- 
drid, 191 5, 4.°, 391 págs. y 35 láms. 



bibliografía 105 

3683. Rodríguez, J. M. — Nociones de geografía de Galicia. — Ponteve- 

dra, Imp. «Correspondencia», 1916, 8.", 76 págs., una pta. 

3684. ScHMiDT, H. — Estudios acerca de los principios de la edad de los 

metales en España. Traducción por el Dr. P. Bosch Gimpe- 
rá. — Madrid, Museo Nacional de Ciencias Naturales, 1915, 
4.°, 65 págs. (Publicación de la Junta para ampliación de es- 
tudios. Comisión de investigaciones paleontológicas y prehis- 
tóricas. Memoria núm. 8.) 

3685. Silva, F. V. — La desmet?íbracio'?i del territorio argentino en el 

siglo XIX. Conferencia dada en la Real Sociedad Geográfica 
en sesión pública del 3 de diciembre de 1914. — BRSG, 1915, 
LVII, 474-514- 
Valle y C.írdenas, M. M. del. — V. núm. 3574- 



LENGUA 
Lingüística. 

3686. FiNCK. — Die Haupttypen des Sprachbaus. — Leipzig, B. G. Teub- 

ner, 1915, 8.°, 156 págs. 

3687. VossLER, K. — Positivisme i idealisme en la cie?icia del llenguatge. 

Traduc. de M. de Montolíu.— Quaderns d'Estudi, 1916, 1, 3338. 

Filologia románica. 

3688. Alcover, a. M. — Pertret per una bibliografía jilologica de la 

llengua catalana del temps mes antic Jiíis a 31 de desembre 
de 191 4. - Mallorca, Anengual y Muntaner, 191 5, 4.°, cxiv págs. 
(Apéndice al tomo VII de BDLIC.) [Muchos artículos de esta 
bibliografía se refieren también a lingüística castellana.] 

3689. Esplugada dialectal. Mes sobre el mot xampar i sos similars 

empomar y escupsar. Sentit especial del mot colla au el Rose- 
lló. Mes sobre els mots Doiningo, Diumenge i Domenge. Mes cla- 
ricies dialectals de Menorca. — BDLIC, 1915, VIII, 259-264. 

3690. Estudis romanics. (Llengua i Literatura.) i. — Barcelona, Inst. 

d'Estudis Catalans, 19 16, 4.°, 117 págs. (De la Biblioteca Filo- 
lógica de rinstitut de la Llengua Catalana.) — [Contiene: «Dos 
capítols de fonética», per P. Barnils, 7-28. «Un nou poeta cá- 
tala medieval», per M. de Montolíu, 29-41. «Els derivats galo- 
romanics de «absinthium santonicum», per A. Griera, 42-47. 
«De la tradúcelo catalana del «Brevari d'amor», per P. Bar- 
nils, 47-71. «Notes sobre el perfet perifrastic cátala», per 
M. de Montolíu, 72-83. «Paraules i coses: Assaig lexicológic 



io6 bibliografía 

sobre el «gresol» i el «fester», per A. Griera, 84-90. «Morfolo- 
gía del verb, segons els documents catalans del Roselló pu- 
blicats per N'Alart», per M. de Montolíu, 91-116.] 

3691. FuLLANA Mira, L. — Grainática elemental de la llengua valenciana; 

prolec d'en Teodor Llórente Falcó. — Valencia, Domenech, 
191 5, 4.°, 264 pa'gs. 

3692. Kabilinski, F. — Jakob Grimm ais Romanist. Ein Beilrag zur Ges- 

chichte der romanischen Philologie in Deutschland. Diss. — 
Greifswald, 191 5, 8.°, xiii-73 págs. 

3693. Massó Torrents, J. — Discurso [so¿>re la /ormacidn de la lengua 

catalana']. — BCECat, 191 5, XXV, 293-300. 

3694. Merlo, C. - 1 nomi romatizi delta Candelara. La festa della pu- 

rificazione di Maria Vergine. — Perugia, U. Tip. Cooperativa, 
1 91 5, 4.°, 28 págs. 

3695. U7ia mica de dialectología catalana. § 2 : Xotes dialeciolo'giques de 

Metwrca. — BDLIC, 191 5, VIII, 237-241. 

Gramática española. 

Alcover, a. M. — V. núm. 3688. 

3696. Alonso Garcés, A. — El letiguaje popular guardador del clasi- 

cismo. — FL, 1 9 16, I, núm. 3, 12-13. 

3697. Cherbuy Malvido, F. — Discursos leídos ante la Real Academia 

Hispano- Americana en la recepción pública. — Cádiz, M. Álva- 
rez, 191 5, 8.", 30 págs. [El discurso versa sobre el idioma cas- 
tellano.] 

3698. La pverta de las lengvas abierta. [Publicado por Ch. Deblay.] — 

RHi, 191 5, XXXV', 91-238. [Edición de la interpretatio hispa- 
nica, aparecida en 1661, de la Janua áurea reserata linguae 
latinae de Comenius.] 

3699. PiETscH, K. — On the Languagc of tlie Spatiish Grail Fragments. — 

8.°, 10 págs. (Extr. de MPhil.) — V. núm. 3242. 

3700. Rodríguez Navas, M. — La evolución de la lengua española con 

relación a los pueblos hispanoamericanos. Conferencias. — Ma- 
drid, Tip. de «El Liberal», 191 5, 8.°, 31 págs. 

Fonética. 

3701. A. C. — Sobre M. de Toro Gisbert: Ortología castellana de fiam- 

bres propios. — RFE, 1915, II, 387-388. 

Ortografía y Paleografía. 

3702. Sghiaparelli, 'L. — Note paleogr afiche. Segni tachigrafici nelle notae 

ivris. — ASI, 1 9 14, LXXII, 241 y sigs.; 191 5, LXXIII, 245 y sigs. 



3706 
3707 



3708 

3709 
3710 

37II 

3712 
3713 



BIBUOGKAIIA IO7 



Sintaxis. 



3703. Metis, E. — Der Gebrauch van <íduplu-» ais Ersatzfür Proporiio- 

nalia ¡n den romanischen Spr adíen. — ZFSpr, 1916, XLIV, 
1 15-120. 

3704. RiBALTA, A. - La conjunción «e» en los antiguos textos castellanos. — 

Madrid, E. Arias, s. a., 4.°, 6 págs. (Asociación española para 
el progreso de las ciencias. Congreso de Madrid.") 

3705. ViGNOLLE V DE Castro, V. — Cucstión gramatical. El <iíle* y sus 

derivados. — Santander, f. Martínez. 



Lexicografía y Semántica. 



Bell, A. — Apalabra 'isaiidade» eni gallego. — Aguia, 1916, IX, 1 8-20. 

Cabrera, A. — La zoología de la Academia Española. — (Extr. de 
BSEHN, 1915, XV, octubre.) — V. núm. 3258. 

Calcaño, J. — Canoa. — BAE, 191 5, II, 712-714. [Estudio lexico- 
lógico.] 

Cillero, R. — Alampar. — BAE, 191 5, II, 714-717. [Estudio lexi- 
cológico]. 

C0TAREL0, E. — Vocablos incorrectos : Plus v'alía (plus valué), en- 
trevistarse, a base. — BAE, 1915, II, 718-721. — V. núm. 3261. 

CoTARELo, E. — Vocablos incorrectos : Contingente, porcentaje, 
maqueta, explotar, explosionar. — BAE, 1916, III, 94-97. 

El nom tDomingo» ^es cátala? — BDLIC, 1915, VIII, 241-244. 

Em volta da palavra <ígo7tzof>. Cartas a Teixeira Regó. — Aguia, 
1916, IX, 59 62. — V. núm. 3272. 

3714. FernXndez Navarro, L. — Sobre traducción española de algunos 

términos frecuentemetite empleados en glaciología. — Madrid, 
1916, 4.°, 9 págs. (Extr. de BSEHN, 19 16, XVI, 86-94.) 

3715. Hernández, E. -El forasterismo en el lenguaje (continuación). — 

ED, 19 1 5, XII, 365-377. — V. núm. 2769. 

3716. Hi.iDOBRO, E. DE. — ¡Pobre lengua/ Catálogo en que se apuntan 

y corrigen cerca de seiscientas voces y locuciones incorrec- 
tas, hoy comunes en España. Tercera edicióíi. — Santander, 
Imp. «Propaganda Católica», 1915, 8.°, 276 págs. 

3717. IcAZA, F. A. DE. — Cn falso sistema de investigación literaria. */ry 

venir.* — BAE, 1916, III, 75-79. 

3718. JoLicLERC DE RoLLicE, E. — Dicttonnairc f raneáis- cspagnol.— Paris, 

Hatier, 1915, i6.°, 741 págs. 

3719. La lengua rapanui , de la isla de Pascua (continuación).— 

RCChile, 1916, XXX, 141-150. — V. núm. 1060. [Vocabulario 
en castellano, francés v rapanui.] 



I08 BIBLIOGRAFÍA 

3720. Mazzi, C. — La camicia. Ricerche d'antico costume italiano. — 

B, 1915, XVII, 241-278. [Habla de la palabra castellana «ca- 
misa» y de su etimología.] 

3721. Pabaxó, F. M. — Historia y costumbres de los gitanos. Colección 

de cuentos viejos y nuevos, dichos y timos graciosos, mal- 
diciones y refranes netamente gitanos. Diccionario español 
gitanogermanesco. Dialecto de los gitanos. — Barcelona, 
s. i. ni a., 4.°, 192-135 págs., 6 ptas. 

3722. Rodríguez, E. — Calendas, Abonas e Idus y la etÍ7noIogia de «bisies- 

to». — FL, 1916, I, núm. 3, 3-4. 

3723. Serrano Sanz, M. — Aíencscal 'veterinario'. Alenescaleria 've- 

terinaria'. — BAE, 1916, III, 92. 

3724. Teixeira Regó, J. — Em volta da palavra <ígonzoi>. Carta a 

Exma. Snra. D. Carolina Michaélis de Vasconcellos. II. — 
Aguia, 1916, IX, 10-14. — V. núm. 3283. 

3725. TiKTiN, H. — Franzosisch icurée-¡> und Verwandtes. — ASNSL, 191 5, 

CXXX, 120-132. [Págs. 129 130, esp. corazo'n (^ *curatione, 
curata + -atione.] 

3726. TuTTLE, E. H. — Etimolojic notes: <iarbitri!íi>, «bestia». - RRQ, 

1915. '^'I. 343-345- 

Dialectología. 

3727. Alemany, J. — Voces de Maragateria y de otra procedencia usadas 

en <íLa Esfinge Maragata-» , Jiovela de D."^ Co7icha Espina de la 
Serna. — BAE, 1915, II, 622-645; 1916, III, 39-66. 

3728. Apuntes sobre chilenismos y otros vocablos. — RCChile, 191 5, 

XXIX, 783-794, 855-868, 926-940; 1916, XXX, 52-71, 122-140, 
215-229. — V. núm. 3287. 

3729. Gaspar Remiro, M. — • Vocablos y frases del judeo-espahol. Se- 

gunda serie. — BAE, 1916, III, 67-74. — V. núm. 3266. 

3730. Lamaxo y Beneyte, J. de. — El dialecto vulgar salmantino. — Sa- 

lamanca, Tip. Popular, 191 5, 4.*^, 680 págs., 8 ptas. 
Pietsch, K. — V. núm. 3699. 

3731. Yahuda, a. S. — ■ Contribucio'n al estudio del Judeo español. — 

RFE, 1915, II, 339-370. [Sobre M. Wagner: Beitráge zur Kenn- 
tnis des Judenspanischen von Konstantinopel.] 

3732. Zayas \ Alfonso, A. — Lexicografía antillana. Diccionario de 

voces usadas por los aborígenes de las Antillas mayores y de 
algunas de las menores, y consideraciones acerca de su sig- 
nificado y de su formación. — Habana, «El Siglo XX», 1914, 
4.°, xxiv-487 págs., 20 ptas. 



BIBLIOGRAFÍA I O9 



Textos no literarios. 



3733. Arco, R. dhl. — Cartas de población de las villas de Atusa, Almu- 

de'bar v Sari/lena. — LAragón, 19 16, i de febrero. 

3734. Carta de población de la ciudad de Santa Marta de Albarracin, 

segiin el códice romanceado de Castiel, existente en la Biblioteca 
Nacional de Madrid. Estudio preliminar y transcripción de 
C. Riba y García. — Zaragoza, P. Carra, 8.°, 252 págs., 10 pe- 
setas. (Colección de documentos para el estudio de la histo- 
ria de Aragón, vol. X.) 

3735. Dociímentos aragoneses [publicados por I. de las Cagigas]. I: Car- 

ta del rey de Castilla negando la obediencia al antipapa Luna. 
Año 1416. — Zaragoza, 1914. 

3736. htventarios aragoneses de los siglos XIV y XF (continuación). — 

BAE, 1915, II, 707-71 i; tgió, III, 89-92. 

3737. Las cartas de privilegio de Jimetia. — DLS, 1914, II, 271-272. [Es 

la copia de dos «privilegios» que existen en el Ayuntamiento 
de Jimena.] 
SXn'chez, G. — V. núm. 3583. 

Enseñanza del idioma. 

3738. Blanco y Sánchez, R. — Tratado eletttenfal de lengtia castellana. 

Sexta edición, corregida y aumentada. — Madrid, Imp. de la 
«Revista de Archivos», 1915. — V. núm. 1068. 

3739. Jaén, R.— A^«eí/rí7 idioma aqtii. [Estados Unidos.]— L, 1916,1,46-50. 

3740. Lemus y Rubio, P. — Elementos teórico-prácticos de gramática cas- 

tellatta. Segunda edición. — Pontevedra, Viuda de Landín, 
1915. 8.°, 141 Píígs. 



LITERATURA 
Literatura general. 

3741. KoBER, A. W.—Der Begriff der Literaturgeschichtc. — ZAK, 1915, 

X, 191-206. 

3742. Revilla, M. G. — Los fiifidamentos del arte literario. Discurso. — 

Méjico, E. Gómez de la Puente, 1915, 4.°, 41 págs. 

Literatura comparada. 

3743. Asín Palacios, M.— Sobre D. K. Pétrof: Abü- Mtihammed Alt Ibn- 

Hazm Al-Andaliist. Taiik Al-Hamdtna. —RY'E., 1915,11,390-391. 



lio BIBLIOGRAFÍA 

3744. Baker, A. T., y M. Roques. — Nouveaux fragments de la chansotí 

de iLa Reine Sibille.> — Ro, 1915, XLIV, 1-13. 

3745. Bauer, C. — «Za vraye Hístoire comique de Francio7i-i> , der erste 

realistische Román Frankreicks, und sein Verfasser. — ASNSL, 
1915, CXXXIII, 366-381. [Véase pág. 375 para la influencia de 
la novela picaresca en la obra de Sorel.] 

3746. Croce, B. — / Teatri di Napoli dal Rinascimenio alia fi?ie del secólo 

decintoitavo. Nuova edizione. — Barí, G. Laterza, 1916, 8.°, 
336 págs., 3,50 liras. 

3747. Farnsworth, W. O. — Únele and Nephew ín the oíd frene h chan- 

sons de geste. A Study in the survival of matriarchy. — New- 
York, 1 91 3. 

3748. FiGUEiREDo, F. DE. — Cafacteristícas de la literatura portuguesa. 

Versión de R. M. Tenreiro. — Estudio, 1916, XIII, 203-230. 
(Extr.: Barcelona, 1916, 4.°, 36 págs.) 

3749. Hamel, a. — Sobre L. Pfandl: Beitrage zur spanischen und pro- 

venzalischen Litcratur- und Kulturgeschichte des Mittelalters. — 
RFE, 1915, II, 395-396. 

3750. Jordán, L. — Sobre W. O. Farnsworth: Únele and Nephew in the 

oldfrench ehanson de geste. — ASNSL, 1915, CXXXIII, 218-223. 

3751. Martinenche, E. — Sobre G. Reynier : Le román réaliste au 

XVI P siecle. — RFE, 1915, II, 388-390. 

3752. Parisei-le, E.— Sobre A. Wulff: DiefrauenfeindlichenDichtungen 

in den romanisehen Literaturen des Mittelalters bis zum Ende 
des 13. Jahrhutiderts. —ASNSL, 191 5, CXXXIII, 212-213. 

3753. Pétrof, D. K. — Abíi- Muhanwied Ali Ibn-Hazm. Al-Andalusi. 

Tauk Al-Hamáma, publié d'aprés l'unique manuscrit de la 
Bibliothéque de l'Université de Leide. — Leide, Brill, 1914, 
4.°, XLIV- 1 62 págs. 

3754. Pfandl, L. — -Beitrage zur spanischen und provenzah'schen Lite- 

ratur- und Kulturgcschiehte des Mittelalters. ITeil: Spanisch- 
lateinische Ouellen des alteren provenzalischen Dramas. 
II Teil: Spanische Kultur im Lichte eines Nürnberger Reise- 
berichtes aus dem Jahre 1495. — Bayreuth, L. Ellwanger, 1915, 
8.°, 58 págs. 

3755. ScHMiDBAUER, F. — Die Troilus-Episode in Benoits Román de Trole. 

Diss. — Halle, 1915, 8.°, 98 págs. 

Literatura española. 

3756. Abizanda y Broto, M. — Documentos para la historia artística y 

literaria de Aragón, procedentes del Archivo de Protocolos de 
Zaragoza. Siglo xvi. Memoria. — Zaragoza, «La Editorial», 
1915, 4.°, xxiv-413 págs., 10 ptas. 



BIBLIOGRAFÍA III 

3757. Armas y CXrdenas, J. de. — Historia y Literatura. — Habana, 

J. Montero, 191 5, 8.°, 279 págs., un peso. (Biblioteca de Auto- 
res Cubanos.) [Contiene, entre otros artículos : El martirio 
de Servet. Don Hernando de Acuña. Nietsche y .Sepúlveda.] 
Davis, W. — \'. núm. 3799. 

3758. L. R. — Sobre C. R. Post: Mediaeval spanish Allegory. — RCHL, 

1916, L, 58-60. 
Pfaxdl, L. — V. núm. 3754. 

3759. Prunaj, G. B. — Le tre Leggende Eterne: II Cid. Don Giovanni. 

Faust. Illustraz. di A. Graffonara. — Palermo, Sandron, 90 pá- 
ginas, 0,80 liras. 

Escritores hispanolatinos. 

3760. García Villada, Z. — Osio, obispo de Córdoba. Su vida y su in- 

fluencia en la Iglesia, del 257 al 357. — RvF, 1916, XLIV, 
187-195. 

3761. Prado, G., Monje de Silos. — A propósito de un villancico me- 

dioeval.— "yí^W, 1916, IX, 1-3. [Estudio literario y musical del 
villancico Natus est, que se conserva en un códice del si- 
glo Xíií de Sens y en otro de la Biblioteca Nacional de Madrid.] 

Poesía en general. 

3762. Acedo, M. — Fray Pedro de Padilla. — DLS, 1914, II, 282-283. 

[Poeta nacido en Linares en 1550.] 

3763. Bouvat. L. — La Lit te'r ature pop ulaire des Musubnans d'Espagtie. 

[Sobre J. Ribera : El cancionero de Abencuzmdn. Discurso leído 
en la Real Academia de la Historia, 1915.] — RMM, 1915, 
XXX, 416. 

3764. Cancionero musical y poético del siglo XVII, recogido por C. de 

la Sablonara y transcrito en notación moderna por el maestro 
D. J. Aroca. — Madrid, Imp. de la «Revista de Archivos», 1916, 
4.°, 1-32. [Se empieza a publicar en folletín en BAE, 1916, III.] 

3765. Castellanos, Juan de. — Elegía a la muerte de Juan Ponce de Leófi, 

donde se cuenta la conquista del Boriquén, con otras tnuc has par- 
ticularidades. (C(in anotaciones críticohistóricas por Coll y 
Tosté.) — BHPR, 1915, II, 321-377. — V. núm. 3324. 

3766. Cazab.án, a.— Un crítico de Ú'beda.— DLS, 1914, II, 34-38. [Sobre 

Luis de Ai-anda, poeta moralista del siglo xvi.] 

3767. Cuatro poemas : La Mosqvea o alabanzas de la ?nosca. Alabanfas 

de el puerco. Alabangas de el vino. De B aecho v sus bodas. El rey- 
no de Cocaña, por el licenciado de Galucliena. (Publicados por 
C. Mauroy.] - RHi, 1915, XXXV, 239-291. 



112 BIBL.OGRAFÍA 

3768. Fernández de Constantina, Juan. — Cancionero. — Madrid, B. Ro- 

dríguez, 1914, 4.°, xviii-446 págs., 18 ptas. (Sociedad de Bi- 
blióñlos Madrileños, vol. XI.) 

3769. Gauthier, M. — De quelques jeux d'esprit. II: Les échos. — RHi, 

19 1 5, XXXV, 1-76. - V. núm. 2862. 

3770. Grullon, E. — El espíritu de libertad en la poesía dominicana 

como vínculo de fraternidad con Cuba. — CuC, 1916, X, 37-75. 

377 1. GuERAu DE MoNTMAjoR, Gaspar. — Els mestrcs de Valencia. Trans- 

cripción de Mayans y Sisear publicada por R. Foulché-De- 
bosc. — RHi, 1 91 5, XXXIV, 543-565. [Sátira en verso al viaje 
de Felipe II a Valencia y besamanos que le hicieron los «mes- 
tres» en 1586.] 

3772. Hero i Leandre, poema atribuit a Museu (segle v) amb la versio 

literal en prosa de L. Segalá i en vers d'A. Carrion, duent en 
apendix les traduccions inedites de Pau Bertrán i Bros i Jo- 
sep M.^ Pellicer i Pagés.- [Barcelona], Institut de la Llengua 
Catalana, 1915, 8.", 72 págs. 

3773. HoRozco, Sebastián de. - Refranes glosados. Prólogo: El licen- 

ciado Sebastián de Horozco y sus obras [por E. Cotarelo]. — 
BAE, 1915, II, 646-706; 1916, III, 98-132. 

3774. Kling, H. — A propos de Berceo. — RHi, 1915, XXXV, 77-90. 

[Sobre el conocimiento y la crítica de las obras de Berceo.] 
Pétrof, D. K. — V. núm. 3753. 

3775. PuLPON, S. — El 1-personalismo-» de Ca7npoa7nor (continuación). — 

RCal, 1916, IV, 55-64. — V. núm. 3356. 

3776. Unamuno, INI. DE. — Lo qtie puede aprender Castilla de los poetas 

catalanes. Conferencia. — Ateneo, 1915, II, 185-203. 

3777. Yahuda, a. S. — Hallazgo de pergaminos en Solsona. Un capítulo 

sobre la poesía hebraica religiosa de España. — BAH , 1 9 1 5 , 
LXVII, 513-549. 

Lírica. 

Armas v Cárdenas, J. — V. núm. 3757. 

3778. Cotarelo, E. — Dona Gertrudis Gd?nez de Avellaneda. Indicaciones 

bibliográñcas con motivo de un libro reciente. — CInt, 1915, 
núms. 40, 41 y 42. — Reproducción del núm. 3326. 

3779. Crawford, J. P. W. — Two spattish imitaíiojts of an italian son- 

net. — MLN, 1916, XXXI, 122-123.— [A^rí?, de G. Mozzarello.] 

3780. DÍAZ DE Escovar, N. — Poetas laureados: Don Juan A. de Acuña 

V D. Diego de Acuña. — DLS, 19 14, II, 162-167. 

3781. Garcílaso. — Libros de horas. La Égloga primera, seguida de va- 

rios sonetos. Decoraciones de A. Vivanco. — Madrid, Imp. Clá- 
sica Española, 1916, lxui fols., 3 ptas. (Biblioteca Corona.) 



BIBLIOGRAFÍA It3 

3782. LÓPEZ NúÑEz, J. — Celebridades españolas y sudamericanas. Bec- 

quer. Biografía anecdótica. — Madrid, Yagües, s. a., 4.°, 217 pá- 
ginas, 3,50 ptas. 

3783. Maseda, a. — Estudios de critica literaria : Fosal/a de Castro. *A/a- 

cías» y iLos Amantes de Terueh. — Bilbao, La Edit. Vizcaína, 
1915, 4.", 61 págs. (Extr. de ED.) — V. núms. 2464 y 3397. 

3784. Melé, E. — Di una sconosciuta traduzione in castigliano di qiiat- 

tordici sonetti di Vittoria Colonna. — GSLIt, 1915, LXVL 
467-470. 
MoNTOTO, S. — \ . núm. 3834. 

3785. Palacio, M. del. — Poesías escogidas. Prólogo de J. Octavio Pi- 

cón. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1916, 8.", 
xLiii-327 págs., 3,50 ptas. (Biblioteca Selecta de Clásicos Es- 
pañoles.) 

3786. PuYOL, J. — Sobre S. Montoto: Rodrigo Caro. Estudio biográfico- 

crítico. — BAH, 1916, LXVIII, 157-163. 

3787. Salazar, S. — Rafael María de Mendive. Conferencia. — CnC, 

1915, LX, 78-97, 177-195- 

3788. Santillana, Marqués de. — Libros de horas. Serranillas y Deci- 

res. — Madrid, Blass y C.'^, 1915, 8.°, 59 fols., 3 ptas. (Biblio- 
teca Corona.) 

3789. Ureña, F. de P. — Baltasar de Alcázar. Estudio acerca de su 

personalidad literaria. — DLS, 1914, II, 2-7. 

3790. Walsh, T. — The Pilgrim Kings, Greco and Gaya, and other Poems 

of Spain. — London, Macmillan, 5/6. [Algunas traducciones de 
Fr. Luis de León.] 

Épica. 

Farnsworth, W. o. — V. núm. 3747. 
Jordán, L. — V. núm. 3750. 

3791. Kenyox, H. a. — Color symbolism in early spanish ballads.—KRQ' 

1915. VI, 327-340. 

3792. Menéndez Pidal, R. — Poesía popular y Romancero. V: «RíoX'erde, 

Río Verde.» — RFE, 1915, II, 329-338. — V. núm. 3364. 

3793. Morel-Fatio, a. — [/n romance a retrouver. Nota de R. M. P. — 

RFE, 1915, II, 371-373- 

3794. Poejn of the Cid, translated from the spanish, with introduction 

and notes by J. Ormsby. Anastatic reprint of the edition of 
London, 1879. — New-York, G. E. Stechert, 191 5, 12.°, 124 pá 
ginas, 1,50 dolíais. 
Prunaj, G. B. — V. núm. 3759. 



Tomo III. 



i í 4 BIBLIOGRAFÍA 



Dramática. 



3795. Bell, A. — Gil Vicente (conclusión). — Aguia, 1915, VÍII, 229-238. 

W núm. 3374. 

3796. Carner, S. J. — La iglesia y el teatro. Estudio de crítica histórica 

sobre enseñanzas del pasado que pueden beneficiarnos en lo 
porvenir. — Barcelona, Altes, 1915, 8.°, 91 págs., una pta. 

3797. Castro, Guilléx de. — Quien malas viañas ha, tarde o nunca las 

perderá. Comedia. Observaciones preliminares de E. Julia 
Martínez. — RABM, 1915, XXXIII, 376-410. (Extr.: Madrid, 
Tip. de la «Revista de Archivos», 191 6, 4.", 38 págs., 1,50 pe- 
setas.) 

3798. CoTARELO, E. — Actores famosos del siglo X \ "11: Sebastián de Prado 

y su mujer Bernarda Ramírez (continuación). — BAE, 1915, II, 
583-621; 1916, II], 3-38. —V. núm. 3379. 
Croce, B. — V. núm. 3746. 

3799. Davis, W. — L' origine de la le'gende de Don Juan. — Gids, i.° de 

julio 1915. 

3800. Díaz de Escovar, N. — Recuerdos del antiguo teatro granadino : 

María de Navarrete. — Alh, 1915, XVIII, 521-523. 

3801. El juego del hombre. Auto sacramental [publicado por L. Im- 

bert]. — RRO, 1915, VI, 239-282. 

3802. LÓPEZ RoshLLÓ, L. — Estudios de literatura contemporánea: Ja- 

cinto Benavente (continuación). — RCal, 1916, IV, 154-164. — 
V. núm. 3349. 
Maseda, a. — V. núm. 3783. 

3803. Monner Sans, R. — Do7i Juan Ruiz de Alarco'71 : el hombre, el dra- 

mattirgo, el fuoralista (continuación). — RUBA, 191 5, XXX y 
XXXI, 433-478- — V. núm. 3398. 

3804. OcERiN, J. G. — Sobre Pérez Pastor: Ahievos datos acerca del liis- 

irionismo español en los siglos XVI y XVII. — RFE, 1915, II, 
409-410. [Es una nota adicional a la reseña publicada en las 
páginas 301-327 del mismo tomo y año.] — V. núm. 3390. 

3805. Ocerin, J. G. — Sobre Guillen de Castro: Las mocedades del Cid. 

Edic. de V. Said Armesto. — RFE, 191 5, II, 407-408. 
Prunaj, G. B. — V. núm. 3759. 

3806. Rangel, N. — Noticias biográficas del dramaturgo mexicano don 

Juan Ruiz de Alar con y Mendoza. Nuevos datos y rectificacio- 
nes (conclusión). — BBNMéxico, 1915, XI, 41-72. 

3807. Reed, F. o. — Sobre J. Ruiz de Alarcón: Las paredes oyen. Edi- 

ción de C. Bourland. — MLN, 1916, XXXI, 95-104. 

3808. Rennert, H. a. — Bibliography of the dramatic works of Lope de 

Vega Carpió: basedupon the catalogue ofjohn Rutter Chorley. — 



BlilUOGRArÍA I I 5 

Magon, Protat Fréres, 1915, 4-"- iv-299 págs. (Extr. de Rlii, 
XXXIII.) — V. núm. 2907. 

3809. RoMEKA Navarro, M. — £l burlador de España. — NT, 1916, I, 

35-68. [Ensayo de vulgarización sobre la leyenda de D.Juan.] 

3810. Santander, F. — <E¿ collar de estrellas^ y la critica. — Ateneo, 

1915, II, 153-178. 

3811. Toro y Gómez, M. de. — Orígenes del teatro español. — RUBA, 

1915, XXX y XXXI, 425-432. 

Novelística. 

3812. Adamuz MoNTii.LA, k.— iCórdoba patria de Cervantes} Estudio 

crítico premiado en los Juegos florales en Córdoba. — Cór- 
doba, «La Verdad», 191 5, 8.°, 85 págs. 

3813. Alcal.á Galiano, A. — La jiovela moderna en España. Conferen- 

cia. — ]\Iadrid, V. Tordesillas, 1914, 4.°, 41 págs., una pta. 

3814. «AzoríÍN». — El licenciado Vidriera. — Madrid, Imp. Clásica Espa- 

ñola, 191 5, 8.°, 161 págs., 3 ptas. (Publicaciones de la Residen- 
cia de Estudiantes.) 

3815. BXiG Y Baños, A. — La emperatriz del mundo. Dulcinea del Toboso. 

EyA, 1 9 16, I, 41 1 -42 1. 

3816. B.ÁiG Y B.^Ños, A. — Historia del retrato autentico de Cervantes. 

Transcripción y comento de congruencias e incongruencias. — Ma- 
drid, Imp. de la «Revista de Archivos», 1916, 4.", 66 págs., 
3 ptas. 
Bauer, C. — V. núm. 3745. 

3817. Beláustegui, J. J. — Cervantes, nuísico. — EE, 191 5, LXXIII, 346- 

353. (Extr.: San Sebastián, Hijos de J. Baroja, 1915, iv-io págs.) 

3818. Bessox, P. — Juan de Valdcs. I: Diálogo de Mercurio y Carón; 

II: Ziento i diez consideraciones leídas i explicadas aiif) 1538 
y i539i por Juan de Valdés. — RCiúst, 1916, XXXVTI, 23 26. 

3819. Blasco Ibáñez, V. — Sangue e arena. Romanzo. Traduzione dallo 

spagnolo e prefazione di Ida Mango. — Sesto S., Giovanni Ma- 
della, 1915, i6.°, xxvi-352 págs., 2 liras. 

3820. [Bohl de Faber, Cecilia.] «Fernán Caballero». — Obras com- 

pletas. \o\. XIV: Lja farisea, las dos gracias o la expiacio'ft. Pró- 
logo de Pedro de Madrazo. — Madrid, A. Marzo, 1916, 8.°, 
302 págs., 2,50 ptas. 

3821. Casares, J. — Critica profana. (Valle Tticldn, «Azorin-», Ricardo 

León.) — Madrid, Imp. Colonial, 1916, 8.°, 365 págs. 

3822. Cerd.v, E. — Don Quijote C7i la guerra. Fantasía que pudo ser 

historia. — 8.°, 194 págs., 2 ptas. 

3823. Cervantes Sa.wedra, ÍNIiguel de. — El Ingenioso Hidalgo Don 

Quijote de la Mancha. Edición crítica, anotada por F, Rodrí- 



/ 



Il6 BIBLIOGRAFÍA 

guez Marín. Tomo I. — Madrid, Imp. de la «Revista de Archi- 
vos», 1916, 4.'*, xxxiii-483 págs. y un retrato. 

3824. Cervantes. — Novelas ejemplares: Rinconete y Cortadillo. Ilustra- 

ciones de Ricardo Marín. Edición especial de la Ilustración 
Española y Americana. — Madrid, 1916, en 4.° [Comienza a 
publicarse en folletín con el primer número de 191 6.] 

3825. Eguía Ruiz, C. — El P. Luis Coloma. Su vocación literaria (con- 

tinuación). — RyF, 1916, XLIV, 47-60, 326-339. — V. núme- 
ro 3418. 

3826. Escalada, M. — Las epopeyas: El ciclo indio, Ilíada, La Eneida, 

Jerusalén libertada, Kalevala, Nibelungos, Niños y ancianos 
de la Biblia, Los Lusiadas, La Divina comedia, Don Quijo- 
te. — Genova, Caimo e C. [191 5], 8.°, xx-271 págs. 

3827. García Boiza, A. — La patria de Cortadillo. — BTer, 191 5, II, 

351-352. 

3828. Hachtmann, o. — Sobre J. J. A. Bertrand: Cervantes et le roman- 

tisme allemand. — LZ, 1915, 46, 1146-1147. [Noticia del libro, 
sin nuevas aportaciones al tema.] 

3829. Hamel, a. — Sobre J. J. A. Bertrand: Cervajifes et le romanlistne 

allemand. — RFE, 1915, II, 393-395- 

3830. Hazañas y La Rúa, J. — Discurso para conmemorar la publica- 

ción de la parte segunda de ^El Ingenioso Hidalgo Don Quijote 
de la Maticha>. — Sevilla, Izquierdo, 1915, 4.°, 15 págs. 

Icaza, F. a. de. — V. núm. 3717- 

Juderías, J. — V. núm. 3549. 

Martinexche, E. — V. núm. 375'- 

3831. Martínez, J. L. -(Ha sido España injusta con Cervantes}. — ED, 

1916, VII, 19-28. 
Maseda, a. — V. núm. 3783. 

3832. Molina Navarro, G. — Tercer centenario de la muerte de Cer- 

vantes. Catálogo de una colección de libros cervantinos. — Ma- 
drid, R. Velasco, 19 16, 8.°, 148 págs., 3 ptas. 

3833. MoNNER Sans, R. — El siglo XVin. Introducción al estudio y obras 

de Torres de Villarroel. Conferencia. — Buenos Aires, R. He- 
rrando y C^, 191 5, 8.", 20 págs. 

3834. MoNTOTO, S. — Cervantes y la catedral de Sevilla. Origen de un 

famoso soneto de Cervantes. Las grandiosas honras que Sevilla 
dedicó al rey D. Felipe II. — lEA, 1916, LX, 99. 

3835. Ortega y Gasset, J. — Observaciones de un lector. — L, 191 5, III, 

349-379- [Estudio crítico sobre Pío Baroja.] 

3836. Ortega Morejón, J. M. — Apuntes para dos obras relacionadas con 

Cerva?ites, con algunos documentos inéditos recogidos y expues- 
tos.— Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1915, 8.°, 
210 págs., 2 ptas. 



BIBLIOGRAFÍA I I 7 

3837. PuYOL, J. — El supuesto retrato de Cervantes. Réplica a una con- 

testación inverosímil. — Madrid, Imp. Clásica, 191 5, 4.°, 16 pá- 
ginas. 

3838. Reyes, A. — Un libro de •íAzon'n». [El licenciado Vidriera visto 

por «Azorín».] — CuC, 1915, IX, 304-307. 

3839. Sentenach, N. — El retrato de Cervantes. Carta abierta. - Ma- 

drid, Tip. de la «Revista de Archivos», 191 5, 4°, 12 págs. 
(Extr. de RABM.) — V. núm. 3227. 

3840. SuARÉs, A. — Pour l'Espapic. Cervantes et D. Qtiichotte. — Op, 

1916, IX, 1-3, 49-52. 

3S41. Un portrait de Cervantes. — ICHC, 191 5, 20-30 de diciembre. 

3842. Vaganay, H. — Les romans de ckevalerie italiens d^inspiration 

espagnole. Essai de bibliographie. Amadis di Gaula. — B, 1915, 
XVII, 106-1 II. — V. núm. 2529. 

Mística. 

3843. Agreda, María de Jesús vk.— Escala para subir a ¡a perfección. — 

Barcelona, J. Gilí, 191 5, 8.°, 128 págs., una pta. 
Besson, P. — V. núm. 3818. 

3844. CoDiNA, A. — {En Manresa o en París? — Rj'F, 1915, XLIII, 202- 

219, 341-357. [Sobre la composición de los «Ejercicios» de San 
Ignacio.] 

3845. Fita, F. — Cuatro biógrafos de Santa Teresa en el siglo XVI. El 

P. Francisco de Ribera, Fr. Diego de Tepes, Fr. Luis de León y 
Julián de Ávila. — V>kYÍ, 1915, LXVII, 550-561. 

3846. Fita, F. — El P. Cristóbal de Lobera, varón ilustre de la Compañía 

de Jesús. — BAH, 191 5, LXVII, 147-148. 

3847. Gerardo de San Juan de la Cruz. — Vida del maestro Julián de 

Ávila, terciario carmelita, confesor y co?npañero de Santa Teresa 
de Jesús en sus fundaciones. — Toledo, Viuda e Hijos de Peláez, 
191 5, 2 ptas. 

3848. Gómez Centurión, J. — Relaciones biográficas de Santa Teresa, he- 

chas bajo juramento, en ISS7, por sjis hertnanos, primas herma- 
nas y sobrinos carnales. — BAH, 1916, LXVIII, 101-133. 

3849. Gómez Centurión, J. — Relaciones biográficas de Sajita Teresa por 

el P. Juande Ávila, en ij^Sj, 1596 y l6o.f..—BkYl, 1915, LXVII, 
592-600. 

3850. González, J. — Arjoiia y la canonización de Santa Teresa. — DLS, 

1914, II, 21 1-213. 

3851. Graciáx, Jerónimo. — Caria autógrafa del P. Jerónimo Gracidn, 

O. Carm., al caballero D. Jacobo Gracia, Roma, 2 de julio 
de 1596. — k\k, 1915, IV, 454-455- 

3852. Jtan de los Ángeles, Fr. — Diálogos de la conquista del reino de 



I l8 BIBLIOGRAFÍA 

Dios. Nueva edición, revisada, con un prólogo de i\I. I\Iir. — 
Madrid, 191 5, 8.°, 422 págs., 3 ptas. 

3853. Parpal y ¡Marqués, C. — Santa Teresa de Jesús ante la Psicolo- 

gía. — Barcelona, Imp. Edit. Barcelonesa, 4.°, 22 págs. 

3854. Pérez Goyena, A. — Sobre Santa Teresa de Jesús: Obras. Tomo I: 

Libro de la vida. Edic. del P. S. de Santa Teresa.— RyF, 1915, 
XLIII, 24S-251. 

3855. Pérez Goyena, A. — - Tercer centenario de la muerte del P. Alonso 

Rodri'guez. — RyF, 1916, XLIV, 141- 155. [Hace una relación y 
estudio de sus obras.] 

3856. Rada y Gamio, P. J. — La mujer incomparable. Conferencia con 

motivo del tercer centenario de la beatificación de Santa Te- 
resa de Jesús. — Roma, F. Pustet, 1914, 8.", 26 págs. y 3 láms. 

3857. Santander, F. — Sa7ita Teresa y su tiempo. — Ateneo, 191 5, II, 

121-131. 

Historia. 

3858. EiCOiQuiz, Juan de. — Memorias, iSoj-lSoS. Publicadas por 

A. Paz y Melia. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 
1915, 8.°, xxxin-516 págs., 5 ptas. (Colección de Escritores 
Castellanos, tomo CLX.) 
La Península a principios del siglo XVIL — V. núm. 3552. 

3859. Mexía de Ovando, P. — La Ovandina. Tomo I. — Madrid, Im- 

prenta Clásica Española, 191 5, 8.", cxxxv-592 págs. (Colección 
de libros y documentos referentes a la historia de América- 
Tomo XVIL) 

3860. Ortí Belmonte, M. a.— El testamento de Ambrosio de Morales al 

profesar en el monasterio de San Jero'tiimo de Valparaíso. — 
RABM, 191 5, XXXIII, 370-375. 
386 [. Ruiz Larkínaga, J. — Fi'av Jerónimo de Mendieta., historiador de 
Nueva España, 1525- 1 604 (conclusión). — AI A, 191 5, IV, 
341-373- 

Prosa didáctica. 

3862. Castañeda, V. — El primer libro impreso sobre aviación, ^es espa- 

//o/.-— RABM, 191 5, XXXIII, 350-360. [Acerca de «El ente di- 
lucidado», de Antonio de Fuente la Peña, impreso en 1677.] 

3863. Costa, J. — Obras completas. Maestro, Escuela y Patria. Notas 

pedagógicas. — Madrid, Fortanet, 1916, 4.°, 409 págs., 3,50 pe- 
setas. (Biblioteca Costa, vol. X.) 
Cuevas, M. — V. núm. 3543. 

3864. García Boiza, A. — Un incunable ctirioso. — BTer, 1916, II, 1-5. 

[Titulado «Carro de dos vidas», de la Biblioteca Universitaria 
ele Salamanca.] 



bibliografía 119 

3865. JovELLANOs, Gaspar Melchor DE. — Obfüs.. Díafios. Memorias 

íntimas, 1790-1801. Publícalos el Instituto de Jovellanos, de 
Gijón. — Madrid, Sucs. de Hernando, 191 5, 4.°, xxiii-415 pái^s. 

3866. Oviedo y Arce, E. — Fragmento de un códice galaicocasIcUano 

de Las Partidas. (Apógrafo del siglo xiii.) — BRA(iallcga, 
1915, X, 73-8::. 

3867. Peliegrini, C. — Emilio Castelar e Edgar Quinet. — Roma, Cen- 

tenari, 1915, 8.°, 18 págs. (Extr. de FD, núm. 21.) 

3868. Pereda y Barona, J. - El P. José Peiisco, S. J. Su tiempo y sus 

obras. — Madrid, Imp. Católica, 1915. (Publ. en la «Revista 
del Clero Español».) 
3S69. Reyes, A. — Sobre A. Coster: Baltasar Gradan, lóoi-ióyS. — 
RFE, 1915,11,377-387. 

3870. X'aganay, H. — Antonio de Guevara eí son ccuvre dans ¡a littéra- 

titre italienne. Essai de bibliographie.— B, 1916, X\'I1, 335-358. 

Crítica literaría. 

3871. Aloxso-Getixo, L. G. — Don Juan Menéiidez Pidal. — CT, 19 16, 

XII, 390-405. [Trata este artículo de su personalidad literaria.] 
3S72. Bello, A. — Historia de las literaturas de Grecia y Roma. — Ma- 
drid, Soc. Esp. de Librería, 8.°, 277 págs., 3,50 ptas. 

3873. Ríos DE Lampérez, B. — La obra y la misión de Mencndez Pelayo. 

Conferencia. — Ateneo, 1915, II, 205-231. 

3874. Rodríguez García, J. A. — Más sobre Alenéndez Pelayo. I: Noti- 

cias de varios libros. II: Consecuencias. — CInt, 191 5, núme- 
ros 37 y 38. 

3875. Valle Ruiz, R. del. — Semblanza literaria del P. Conrado J\fui- 

ños. Discurso (continuación). — CD, 1916, CIV, 22-32, 257- 
265. — V. núm. 3497. 

Enseñanza de la Literatura. 

3876. Blanco y Sánchez, R. — Elementos de literatura cspaiiola. — 4.°, 

391 págs., 5 ptas. 



FOLKLORE 

Literatura popular. 

3877. Ancona, a. d'. — La vita a Xapoli fiel secólo Xl'^/. — Livorno, 
Giusti, 1 91 3. [Ensaj'üs de literatura popular, tradiciones, tea- 
tro, leyendas, cantos.] 



120 BIBLIOGRAFÍA 

3878. Carrasco, F. — Carmenchu. Costumbres bilbaínas. — Bilbao, 

Tip. Española, 191 5, 8.°, 48 págs., una pta. 

3879. GoMis, (¿. — Folklore caíala. Mais. — AECET, 19 15, IV, 69. [Pro- 

verbios populares referentes al mes de marzo.] 
HoROZco, Sebastián de. — V. núm. 3773. 

3880. L'o7-acionaire popular [(ion\Anw'AQ\ón).—^Q.'^Q.dX, i9i5,XXV, 347- 

348. — V. núm. 3506. 
Pabanó, F. M. — V. núm. 3721. 

Obras diversas. 

3881. Aguilera Arjona, A. — Galicia. Derecho consuetudinario. — Ma- 

drid, Imp. Española, 191 6, 8.", 170 págs., 3 ptas. 

3882. Batista y Roca, J. M. — Folklore de les tempestes. — BCECat 

191 5, XXV, 249-251. 

3883. Camps y Mercadal, F. — Folklore menorqut. De la pagesia (conti- 

nuación). — RMen, 1916, XI, 25-32. — V. núm. 3510. 

3884. Gascue, F. — Origen de la música popular vascongada. — París, 

H. Champion. 

3885. Serra i Boldú, V. — Calendari folklbric cTUrgell. Próleg de 

l'Excellentíssim Sr. D. J. Benlloch i Vivó. — Barcelona, Seix 
y Barral, 8.°, 382 págs. 

3886. Valls, J. — Folklore de les tempestes. —BCECat, 191 5, XXV, 

247-249. 



/'i- 



REVISTA 

DE 

filología española 



Tomo III. ABRIL-JUNIO 1916 Cuaderno 2.° 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS 
DEL ROMÁN DE TROIE 



Casi todas las manifestaciones que la leyenda troyana tuvo 
en la época medieval, emanadas de Dares y Dictis ', pobres 
suplantadores de Homero, han encontrado acogida en nues- 
tra literatura -; y a través de su evolución, desde el Poema de 



' La bibliografía más completa de los estudios sobre esta leyenda, 
y de los especiales sobre Dares y Dictis, es la reunida por L. Cons- 
TANS, Le Román de Trote, Paris, 191 2, tomo VI, págs. 192 3' sigs. Ape- 
nas hay nada general que añadir, entre lo que se ha publicado poste- 
riormente, relativo a nuestro asunto; véase, sin embargo, G. Rossi, 
Varietá letterarie, Bologna, 191 2, que dedica un capítulo a Omero nel 
medio evo. 

2 Falta todavía un estudio de conjunto, que algún día intentaré, 
pues muchas producciones de las relacionadas con este tema hállan- 
se inéditas y aún completamente ignoradas. Sirven de orientación: 
A. ^MussAFiA, Über die spanisclien Versionen der Historia Trojana, en Sii- 
zungsberic/ite der ph.-hist. Classe der k. Akad. der JVissensckafien, Wien, 
1 87 1, LXIX, 39-62, que con extraordinaria clarividencia distinguió, 
sirviéndose sólo de los textos mal transciútos y de los juicios des- 
orientados de J. Amador de los Ríos, Hist. Crt't., IV, 344-354, las varias 
fuentes de que aquéllos derivaban, y añadió el examen de otros tex- 
tos que éste no había señalado; pero disponiendo de tan escasos y 
malos materiales no pudo dar una idea íntegra del desenvolvimiento 
Tomo III. 9 



ANTONIO G. SOI ALIXDK 



Ah'xandrt' y la Primera Crónica General hasta nuestro tea- 
tro ' , pueden apreciarse una vez más , entre otros varios 
aspectos, el anticipado conocimiento de la antigüedad clásica, 
las influencias de literaturas vecinas — más visibles en estos 
temas universales — , los primeros indicios de la literatura 
caballeresca, y, en fin, la supervivencia en el siglo de oro de 
nuestra Edad IMedia. 

Por ahora, quiero concretarme a estudiar las dos traduc- 
ciones que en el siglo xiv se hicieron del Román de Troie de 
Benoit de Sainte-Maure, escrito a mediados del siglo xii -. No 
son estas versiones el único testimonio de la vitalidad del 
poema francés en nuestra patria, pues, aparte de la existen- 
cia en bibliotecas españolas de mss. del Román ^, lo vemos 



de las historias de Troya. A. Morel-Fatio, Romanía, 1875, IV, 82-89, 
resume también la lej'cnda, y se detiene en su objeto especial: el pa- 
saje del Libro de Atexandre relativo a Troj'a. L. Dolfus, Études sur le 
Moyen Age espagnol, París, 1894, 225-268, consagra un capítulo a nues- 
tra leyenda, pero nada nuevo aporta, 5' desconoce la bibliografía anti- 
gua y moderna. M. INIenéndez Pelayo, Orígenes de la Novela, I, pílgi- 
nas cxLiv-cxLviu, también se ocupa de este asunto, tomando por base 
las páginas de Morel-Fatio. 

1 Sirva de ejemplo la comedia de Calderón y de Zabaleta, Troya 
abrasada, que ha publicado G. T. Northup, Rev. Hisp., 1913, XXIX, 
195-346. 

- La edición definitiva es la de L. Constans, en la colección de la 
Société des anciens textes, Paris, 1904-1912, 6 tomos; el tomo VI con- 
tiene un estudio completísimo. Cfr. E. Faral, en Romanía, 19 13, XLII, 
88-106; E. Langlois, en Zeits. Rom. Phil., 1913, XXXVIII, 365-372; 
E. Gorra, en Giorn. Stor. della Lett. Italiana, 191 5, LXV, 84-93; 
M. WiLMOTTE, Observations sur le Román de Troie, en Le Moyen Age, 
19 1 4, XVIII, 93-119- 

3 En la Biblioteca del Escorial hubo un libro de «Troya y su 
guerra y destruyción en francés», al cual correspondía la signatu- 
ra III. N. 2, según consta en el Catálogo de los manuscritos existentes en 
El Escorial antes del incendio de lójl (ms. Esc, H.J. 5, fol. 92 v). En el 
Inventari del Rei Marti, publicado por Massó y Torrents, Rev. Hisp., 
1905, XII, págs. 426 )• 442, consta la existencia de unas «Canoniques 
troyanes en francés» (núm. 82) y unas «Istorias troyanes en francés» 
(núm. 206). También había «Istorias thebanes et troj'anes» entre los 
libros del príncipe de Viana; v. G. Desdevises du Dezert, Don Carlos 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «RO.MAX DE TROIt > 123 

ya citado y aprovechado extensamente en la Gratule et Ge- 
neral Estoria, obra inédita de Alfonso el Sabio ^. Dejo a un 
lado este aprovechamiento, por no tratarse de una simple 
traducción, sino de una combinación de esta fuente con otras 
varias. 



I.AS DOS VKRSIONKS 



Existen en nuestra literatura dos versiones: una frat^men- 
taria, que llamo l^ersión en prosa y verso, por mezclar en su 



d'Aragofi Elude sur V Espagne du Nord au A'í'" siecle, París, 1889, 

pág. 454; no se indica en qué idioma estarían escritas, y aunque Des- 
devises opina que (juizá sería en provenzal o en catalán, es lo más 
probable que fuera en francés, pues se mencionan juntas las «the- 
banes et troyanes » , y juntas solían copiarse en los mss. franceses; 
además el Román de Thehes no ha tenido una gran expansión en Espa- 
ña. Entre los «libros de mano que están en el estudio de (ionzalo 
[Argote] de .Molina» (ms. Bibl. Nac, INIadrid, núm. 5938, fol. 350/') 
hubo uno cjue contenía «Historias o fábulas antiguas de griegos y 
tro3'anos, en pergamino, iluminadas, en francés». Sólo se conserva 
en España un fragmento de la obra de Benoit (RTr 12987 -13234 
de la edic. de Joly: segunda redacción de la entrevista de A<|uiles 
y Héctor) en el Cancionero Provenzal «lue fué de D. Pablo (iil y 
Gil, y que hoy pertenece al Institut d'Estudis Catalans de Barcelona; 
v. CoNSTANs, Román de Troic, VI, pág. 64, quien designa este ms. por 
la letra ^'2. No sé con qué fundamento asegura A. Jolv, Benoit de 
Sainte-More et le Román de Trote, Paris, 1871, I, págs. 398 y 502, que 
en la biblioteca de Carlos V de España había una copia del Román; en 
los inventarios de este rey no se halla mencionado; v. Conde de las 
Navas, Catálogo de la Real Biblioteca, Autores-Historia, Madrid, 19 10, 1, 
págs. Lxxxv-xcui. Supondría el conocimiento en nuestra patria del 
Román de Troie en prosa (v. Constaxs, VI, 264) el raro hecho — tes- 
tificado por un ms. de la compilación francesa llamada Histoire an- 
cienne — de cjue un rey de España (jEnriíjue Ilr) enviase a Carlos V 
de Francia un ejemplar de esta prosificación; v. P. Mever, Romanía, 
1S85, XIV, 75; P. Grouss.vc, Rev. Hisp., 1906, X\', 300, interpreta mal 
estos datos de Mej'er. 

* Se cita incidentalmente en la II.'' Parte (^ms. Esc, Y.J. i , fol. 254/) 
«la estoria frangesa del destruymiento de Troyas, y se aprovecha en 
la III. -^ Parte (ms. Bibl. Nac, 7563, fols. 56Í/-1 14Í/,', donde se traducen 
los versos 26591-30300, de la edic de Constans, o sea el relato de los 
hechos posteriores a la toma de Trova. 



124 ANTONIO G. SOLALINDE 

redacción la forma métrica con la prosaica, y otra, toda en 
prosa, mandada hacer por .Mfonso XI, q.4ie designo con el 
nombre de este rey. 

Los mss. que nos conservan la Versióji en prosa y verso 
son dos: 

M. — Biblioteca Nacional de Madrid, ms. IOI46, í'ols. 63a- 
iSZf^- Kn éste hay que distinguir dos partes muy desemejan- 
tes: la primitiva, de mediados del siglo xiv — Ma — , que con- 
tiene la Versión de Alfonso XI, interrumpida por el fragmento 
de la Versión en prosa y verso, que comienza, después de ima 
página en blanco, en el fol. 63 a; Como los griegos enbia- 
ron Anchiles Apollo por auer rrespuesta que fin aue- 
ria esta guerra. Desque todos los griegos fueron ayuntados 

en Atenas Termina, fol. I53¿." Fijo, yo te defendí, sopeña del 

mi amor, que non fueses aesta batalla; e tu trabajaste te de y r 
alia sobre el mi defendimiento. Esto se enlaza con lo siguiente, 
que ya corresponde a la Versión de AlfXI: rr negóte que te 
tornes eiuie, e tu non deues de fazer cosa contra vii voluntad. La 
otra parte del ms. se debe a un copista posterior, del siglo xv 
al XVI — Mb — , que ha suplido los folios perdidos de la parte 
antigua con copia de la Versión de AlfXI, aun en lo corres- 
pondiente a la Versión en PV. La copia de aquella versión está 
hecha sobre un ms., hoy perdido, que intercaló varios capí- 
tulos tomados de la General Esto ria ^ 



* Pongo aquí la descripción de todo el códice. Ma comienza en 
el fol. 59a." muy cuydadoso e de tan mamio argullo que aduro podría omne 
fallar otro tal en el mundo Fin, fol. 295 í/; E los cibdadanos defen- 
dieron la duemia c fezieron le quania curra e quanto plazer ellos po- (en 
reclamo, -dieron). Esta parte antigua está escrita en papel estoposo, 
sin filigrana. Hay títulos e iniciales en rojo hasta el fol. 123 a; recla- 
mos. Medida, 286X245 mm. Tiene foliación antigua, pero no primitiva, 
difícil muchas veces de restituir; he numerado conforme a las indica- 
ciones de INI. ScmFF, La Biblioilicque du M.* de Santillane,'Pdiúü, 1905, pá- 
gina 260. Son 197 folios antiguos, y de ellos, cinco sólo conservan la 
columna interior; hay además restos de otros siete folios. El texto está 
distribuido en dos columnas de 26 a 29 líneas. Mb empieza, fol. ir; 
Viniese algún querelloso non se moueria de alli fasta que ouiese dada su 
querella Fin, fol. 305 &: enesta tierra noíi nos conviene beuir por 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DliL «ROMAX DE TROIE» I 25 

.1/'. — Biblioteca del Escorial, L. jj. i6, fols. l57¿-l8o¿. 
lis un ms. de fines del siglo xiv, y representa, como el ante- 
rior, una redacción miscelánea de las dos versiones, aunque 
enlazadas de manera distinta. La Versió)/ en PV comienza en 
capítulo aparte, fol. l^"/ b: Ally podría onine ver como ^erca el 

mar la tierra Esta Versión en PV se enlaza por el final con 

la de AlfXI, del mismo modo que lo hace en M. Contiene 
además en sus primeros folios un firagmento de una traduc- 
ción anónima de la Historia Troyaua de Guido de Columna \ 



(¡7íe aliemos ya muerto muclios dellos e syempre es/ariamos en mal con 
ellos et. Estas palabras corresponden al principio y fin del ms., y así 
como las primeras pertenecen a la Versión de AlfXI, las últimas son 
de la Gral. Est. Para los capítulos interpolados de esta obra véase 
más adelante pág. 133. El papel de esta parte más moderna es fino y 
blanco. Hay rúbricas; huecos para iniciales; no pone reclamos. Igual 
medida que los folios antiguos. Son 108 los de letra h, escritos a una sola 
columna de 30 líneas. Schifi' indica la repartición de las dos letras; hay 
que desechar la creencia de este erudito de que los folios de letra /' 
pertenecían a otro ms., del cual se arrancaron para completar éste; 
un rápido examen de la manera de enlazar esta letra b con los folios 
antiguos persuade de que el complemento fué hecho con cuidado. 
La encuademación es de pergamino. Signaturas antiguas: Bibliote- 
ca Osuna, Plut. II, Lit. M., núm. 25; Catálogo de Rocamora, núm. 88; 
Bibl. Nac, Ii-99. Han tratado de este códice: J. Amador de los Ríos, 
Hist. Crti., IV, 349; A. Mlssafl\, Spav. Vers., pág. 50; A. Paz y Melia. 
Jíer. Hisp., 1899, VI, 62; M. ScHiFF, loe. cit., pág. 259. 

' He aquí la descripción completa del ms.: Principio, fol. i: Comien- 
za la coránica troyana, e sigúese el prologo del que la traslado del latín 
en nuestro lenguaje castellano. Ucrdad es que. cada dia las cosas an- 
tiguas Fin, fol. 353, último capítulo: Quando Peles e Tctis llegarojí a 

Gástela e sopieron en como Androniaca Termina: todos diesen asi cabo 

e ningntid. Las primeras líneas corresponden al fragmento de Guido 
que termina en el fol. 74 í/; querien mas fenes^er sus dias sobre tierra, 
que ser anegados en las fotiduras del mar, donde les convenia morir, si por 
ventura quisieseti boluer las espaldas, asi que con la priesa [cír. la edic. 
de Guido de Columna, Historia Troyana, Argentina, 1489, fol. 38 ítj; 
esto se une, aunque sin sentido, con las palabras siguientes, que per- 
tenecen a la Versión de AlfXI: mas los otros, que en las ñaues estañan, 
les tiraron tantas piedras e tantas saetas de encima de los castillos, que 

por fuerza los fizieron mouer de alli La Versión de AlfXI continúa 

hasta el final del ms. y sólo se halla interrumpida por el fragmento 



126 ANTONIO G. SOLAUNDE 

que es independiente de otras tres versiones conocidas ^ 
Los dos mss. son independientes entre sí, pues encontra- 
mos al compararlos divergencia en la transcripción de algunos 
de sus errores y de sus aciertos, llevándonos esto a suponer 
la existencia de un ms. X que dio origen a los dos. Otra buena 
prueba de su independencia es que el trozo de la Versión 
en PV sea de mayor extensión en uno que en otro, pues mien- 
tras M comienza (fol. 6'^a) con la traducción del verso 5703 
del Román de Trole, M' utiliza esta versión desde el verso 
13822 (fol. 157 b). Sin embargo, ambos concluyen con el 
mismo verso 1 5 567 (M, fol. ISlb; M' , fol. l^ob). 

Este ms. hipotético X comprendería la Versión en PV, 
ya fragmentaria, en la misma extensión, por lo menos, que 
M y unida por el final a la Versión de AlfXI, de igual manera 
que lo está en J/ y .1/', pues éstos coinciden en el último 
enlace. Nada podemos conjeturar sobre si X contendría, por 
el principio, de la Versión en PV zugo más que M'. 



de la Versión en P¡\ en la forma (jue he indicado arriba. El ms. está 
en papel, sin rúbricas; iniciales en rojo; algunos reclamos. Medida, 
292 X 205 mm. Buena foliación antigua: 353 folios. Faltan los folios 
174, 257, 258, 268, 292, 293, 338, 339 )' 341 a 348. A dos columnas de 23 
a 27 líneas. Encuademación del Escorial, en piel. ProAÍene este códice 
de la biblioteca del conde duque de Olivares; véase su catálogo en 
el ms. de la Acad. de la Hist., Est. 26, gr. 5.'' D, mhn. lig, fol. 130 v: 
Clironica Troiana, s'nt fin, Caxón II, nthn. ij; esta signatura coincide 
con la que aun se encuentra en el primer folio del ms. «II. li». Dan 
noticia de él: Nicolás Antonio, BU/. Hisp. Veius, II, 195, nota de Ba}'er; 
A. MussAFiA, Span. Vers., pág. 48; R. Beer, Die Handsclirifíefisc/ienkung 
Philipp IT an den Escorial vom Jakre ISIÓ, e.Ktracto del Jahrbiich der 
kiinstliistoriscken Sammlungen des aller ¡loclistcr Kaiserliaiises, 1903, 
XXIII, pág. cviii. 

' La obra latina del italiano (juiílo de Columna ide fines del si- 
glo xui) fué traducida primeramente al catalán por Jaime Conesa, 
en 1367; algo más tarde, pero en el mismo siglo xiv, debió aparecer la 
versión aragonesa hecha bajo el mandato de Juan Fernández de Here- 
dia, y en 1443 Pedro de Chinchilla la tradujo al castellano. Véase sobre 
estas traducciones Scmv¥,La Bibl. da ]\I.' de Santillane, págs. 265-270. 
La única traducción desconocida es la del ms. que describo, acaso 
ejecutada en el siglo xv. No he enconti'ado el códice en que estu- 
viera completa, si es que llegó a traducii"se íntegra. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DKI, ROMÁN 1>E IROlLí. 127 

Así, pues, esta WtsÍiÍi/ cu prosa j> verso, lal como hoy se 
conoce, está reducida .a la traducción de los versos 57^3 ^i 
15567 fiel Roiiiaii de Troie '. 

Quizá no empezaría del modo que lo hace en .1/, pues sus 
primeras líneas remiten a algo ya traducido: 

Fol. 63 a : Como ¡os griegos oihiaron Anchiles Apollo por auer r res- 
puesta que ñu aiicria esta guerra. Desque todos los griegos fueron 
ayuntados en Atenas, scgund que de suso auedes oydo, saco 
Agamenón aparte en vn llano fuera déla gibdat a todos los pringepes. 

El traductor tiene presentes los versos anteriores del Ro- 
mán de Troie (5586-8): 

Trestruit, ainz la fin de fevrier 
Furent li (¡rezeis assemblé 
A Athencs la grant cité 2. 

Tampoco es probable que terminase antes de la muerte 
de Héctor, pasaje interesante del poema. 

Esta versión es anónima y coetánea, si no anterior, de la 
de Alfonso XI (13 50). No esclarece este último })unto el exa- 
men lingijístico que he hecho, aunque pudiera variar su resul- 
tado un estudio detenido, pues el copista del ms. .1/ parece 
ser leonés; y no sólo coloca leonesismos en toda su copia ■'', 



' M, que viene siguiendo la Versión de AlfXI, coi'ta su copia en 
la traducción del verso 5647 y deja en blanco el fol. 62 v, comenzando 
en el 63 a la copia del fragmento de la Versión en PV. Faltan por tradu- 
cir 56 versos. Probablemente empezó en ese fol. 63 a utilizar el ms. A'. 

2 La Versión de AlfXI hace también referencia a lo anterior, pero 
en otra forma, ms. A, fol. 2% a: « Assi commo uos he dicho fueron 
todos los principes de Grecia ayuntados en la cibdat de Atenas», y en 
los dos textos está sugerida la alusión por los versos 5703-5 : 

Ensi com vos poéz oír. 
De verité e senz mentir. 
Fu a Athenes l'assemblee. 

^ He aíjuí una muestra de los leonesismos del copista. Para saber 
qué ejemplos pertenecen a la parte de la Versión en PV y cuáles a la 
de la Versión de AlfXI, tengase en cuenta que aquélla ocupa en M 
los fols. 63 íz- 1 5 3 b; niebra 1 20 a; sembrante 200 a;phulos 1 20 a; pierio 200 a; 



128 ANTONIO G. SOLALINDE 

tanto en la Vt'jsión en PV como en la dt- AlfXI, sino tam- 
bién ciertas formas arcaicas ^ El único arcaísmo propio de la 
P^e?'swn en PI^ que he encontrado es el plural los dios — en la 
prosa, fol. 7 Sí, 125^5 (pág. 144 de este artículo), en verso y 
asegurado por la rima, fol. I20r, v. Rev.Hisp., 1 899, VI, 69 — ; 
el copista pone en la parte de la otra versión los dioses, 
fol. 6la ^. Paz y Melia, Rev. Hisp., V"I, ^2^ quiso ver en las 
poesías, y en particular en una de ellas ^, mayor antigüedad 
que en el resto; pero algunos ejemplos de los que él señala 
como arcaísmos se encuentran también en la prosa. 

La Versión de Alfonso XI tuvo más fortuna, pues se nos 
conserva completa en un buen códice original, y fragmentaria- 
mente en varias copias: 

A. — Biblioteca del Escorial, //. /. 1). Es el ms. original, 
pues su letra y miniaturas pertenecen a la época indicada en 
su explicit. Éste merece transcribirse, pues nos revela algunas 
circunstancias interesantes de la traducción y del libro: 

Este libro mando fazer el muy alto e muy noble e muy excellente 
re}' don Alfonso, fijo del muy noble rey don Fernando e de la rcA'na 
doña Constanza. Et fue acabado de escriuir e de estoriar enel tiempo 
que el muy noble re}^ don Pedro, su fijo, regfio, all qual mantenga Dios 
por muchos tiempos e bonos; et Ids sobredichos, donde el viene, sean 



plez 141 ¿ (abunda mezclado con prez y esta es la forma más corriente 
en la parte de AlfXI), hay también /rcv 60 c; ínogier 60 <^, 131 íí, 154 b, 
200 d; rrelozien 153 d, rrelozir 82 b; podiese 155 a, podieroii 200 d; fezie- 
ron \^^b,fez!era 200b; sobreiijeno 114b; ambidos i2od, pei"o camios 200 d; 
ela 120 b, 131 a; mays passim; acaso ymos ^6 b, yudo 104 c. Casi todos 
estos dialectalismos o sus similares se encuentran clasificados en un 
i-eciente artículo de Pietsch, Mod. PJiil., 191 5, XIII, 65-74. 

' Por ejemplo: meatad en AlfXI, fol. 61 c, 155 b; en PV, 82 b, y la 
grafía de /inicial por //; cfr. Menéndez Pidal, Cantar, pág. 2293. 

' El ejemplo más moderno que conozco de este plural es el de un 
texto de principios del siglo xiv, El Caballero Plácidas, Biblióf. Espa- 
ñoles, XVII, 132, «sus dios». Véanse otros ejemplos en Alex, ms. O, 
212b, 252 Z", 313 a, etc.; Fuero Juzgo, edic. Acad. Esp., pá<í. xvr, /." Crón. 
General, 42 a,,, 230 b^. 

' Véase más adelante pág. 156, n. 3. 



/.? 



' . K ,» 






■^ 


i> 


_: 


^ 


^íí 


— 


•• 


, 


o 


v; 


«i; 


?■ 


-» 


•+= 


o 


^..j 


Ti. 


I- 


V. 


^ 




•* 


^ 


< 

-1 


■^ 


)^ 


o 




' -^ 


z 


•^ 


^ 


< 

Q. 


,/<- 


^ 



O 

-1 


c r" 


IL 


V% c 


OJ 


v-a 5 


< 


4^:^ 




S c. 


^ 


£ E 





u ^ 




- <¿ 




., 




ÜC - 




h 




[Ij 




Q 


C3 


Z 


— 


< 


C3 


^ 


03 







X 


W 






J 


•ÍC 


w 


:: 


Q 


(U 




— 


i_^ 




X 


'/i 






(11 


Z 


>j 





.-' 


u. 


h 


J 




< 


'/j 






J 


Q 




2 









w 




ce 




u 



REVISTA DE FILOLOGÍA ESPAÑOLA. TOMO 111. 



CUADERNO 2. 







UM. <f d p Col**»» t»ec mná^^c^fitum 



(•'ololipia de Haiiser y .Menct.-Madrul 



Los Griegos atacan el castillo de Tenedon 
VERSIÓN DE ALFONSO XI DEL ROMÁN DE TROIE 



Ms. A (Esc, H. i. 6.) fol. 30 r. 



LAS VERSIONES KSPANOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE 1 2Q 

heredados en el regno de Dios. Amen. Fecho el libro, postremero dia 
de deziembre, era de mili e trezientos e ochenta e ocho años. 

Nicolás Gongalez, escriuan de los sus libros, lo escriui por su man- 
dado. 

Sabemos, pues, qur .Vlfonso XI fur quien tomó la inicia- 
tiva de la obra, la fecha fija en que se terminó de escribir y 
de miniar el ms., 3 1 de diciembre de 1350, y el nombre del 
escribano a quien fué encomendado el trabajo ^ 



' Comienza, fol. i : Todos aquellos que uerdadera micntre quisierdes 

saber la estoria de Troya, non hades por vn libro que Omero fizo Fin, 

fol. 183: ca sin falla \o la escriui lo mas syn uanderia e mas uerda- 
dera mente que pude, et a nuestro señor do 'gracias porque mela dexo acabar. 
(Sigue el explicit que he puesto arriba.) Está escrito en pergamino. Hay 
rúbricas, reclamos verticales, iniciales alternativamente rojas y azules, 
y sus adornos azules o rojos; iniciales miniadas, de mayor tamaño, en 
las divisiones de la historia. \"erdadera importancia tienen en este 
códice las miniaturas, que llegan a setenta; algunas cogen toda la pági- 
na, siendo pocas las de pequeñas dimensiones; todas van acompaña- 
das de unas rúbricas explicativas. En general están bastante estro- 
peadas, ya por haber vertido líquidos encima de ellas, ya por el fuego, 
ya por estar en algunas partes saltada la pintura, etc. En opinión 
del Sr. Gómez Moreno, el artista parece extranjero, probablemente 
francés; pero las miniaturas están ejecutadas en España, pues hay 
detalles, sobre todo arquitectónicos, exclusivos de nuestra patria. 
Por la ejecución fina no parecen copiadas, sino originales. Publico 
como muestra las de los fols. 30 r y 84»* Pueden verse otras dos mi- 
niaturas, las de los fols. 31 v 115, no muy bien reproducidas al trazo 
por F. M. TuBLVO, Museo Español de Anti'^üedades, 1875, V, pág. 204; 
cfr. A. Salcedo, La Literatura Española, Madrid, 191 5, I, 193, que re- 
produce también el fol. 115. Mide el ms. 400X295 mm. Foliación 
coetánea con números romanos azules y rojos en la margen superior, 
183 folios; faltan los fols. 55 al 62, 85, 86, 104, 105, 109 y 116. A dos 
columnas de 41 líneas. Encuademación del Escorial, en piel, hecha en 
tiempos del bibliotecario D. Félix Rozanski, hacia 1865. Este códice 
debió sufrir algún incendio, como lo prueban el fol. 133 y algunos 
oti'os estropeados por el fuego, y el haber perdido su encuademación 
primitiva. Signaturas antiguas: T.C. g; I^g. Hablan de este manus- 
crito: J. Amador de los Ríos, Hist. Crít., IV, pág. 345; Ebert, Die 
Handscliriften der Bihliothek des Escorial en JaJtrbucli f. Rom. Lit., \\\ 
65; A. MrssAFH, Span. l'ers., pág. 40; F. M. Tubin'o, Historia Troyaua, 
códice historiado perteneciente a la Cámara de Pedro I. Estudio histórico 



130 ANTONIO G. SOLALINDE 

Los mss. Ma y b y .1/' han sido ya descritos (págs. 1 24 
y 125), al tratar de la W'rsiói/ ei/ PV, y allí se señalan los fo- 
lios que son copia de la de AlfXI. 

Hay todavía otro códice: 

B. — Biblioteca de Menéndez Pelayo, Santander. Este 
tiene la particularidad, a la que debe el que se le denomine 
bilingüe, de completar el texto castellano primitivo de la Ver- 
sióíi de Alfonso XI con una traducción gallega de la mis- 
ma versión que empalma bien con la jjarte castellana. Esta 
versión fué copiada, lo mismo que en Mb, de un ms. perdido 
que interpoló varios capítulos de la General Estoria de Al- 
fonso X, y aun en estas interpolaciones enlazan bien las dos 
partes de distinta lengua. Ambas letras son de fines del 

siglo XIV ^. 



crítico, en Museo Esp. Je Ant., 1875, ^'' P'íg^- i^7"205; R. Beer, Die 
Handschriftenschenkung Philipp II...... pág. ex; A. Martínez Salazak, 

Crónica Troxana, I, pág. xvi, n. 3. Este último publica en apéndice 
los capítulos iniciales, para suplir, al menos en la materia, los folios 
perdidos del ms, gallego G. 

^ Comienza el ms., fol. i a: Porque se algiiiis inays complidaincnte 

quiserem saber Termina, fol. 2i<) d: Jlavs por que estes eran moy iioin. 

Las palabras iniciales pertenecen a la primera interpolación de la 
Gral. Est. (v. más adelante pág. 133), y las últimas son de la Ver- 
sión de AlfXÍ; v. A. Martínez Salazar, Crónica Troyana, códice gallego 
del siglo XIV de la Biblioteca Nacional de Madrid, La Coruña, 1900, 
tomo II, págs. 269 y 265. La Versión de J//'X/comienza en este ms. en 
el fol. 22 r, después de la susodicha interpolación, pues las pala- 
bras estorias e como entraron en la mar e arribaron al puerto de Te- 
ftedon no son ya de la Gral. Est., aunque tampoco encuentro que 
pudieran ser del prólogo de la citada versión, tal como nos lo conser- 
va A (v. pág. 158). Viene después la rúbrica de una miniatura: De 
como el rrey Do?i Alfonso que Dios perdone, mando torttar 
este libro de francés en castellano , y repitiendo la última 
frase introduce esta corta explicación que quizá sustituya al prólo- 
go : libro de francés en castellano, por que los que leyesen esta estoria, 
Supiesen los fechos que pasaron en el mundo de los grandes omnes, antes 
de Jtos. Sigue después de la miniatura el primer capítulo de la Versión 
de AlfXI, versión que ya continúa hasta el fin. Por abreviar no indico 
aquí el detalle de la mezcla de las dos partes distintas. Se ha dis- 
cutido cuál de las dos es anterior a la otra. Martínez Salazar, Cró- 



LAS VEKSIONES KSI'ANOI.AS DEL > KOMAN DE TKOIE» i-,í 

.Alendamos ahora a las relaciones que estos manuscritos 
guardan entre sí. 

A, por todos sus caracteres externos, ya hemos dicho que 
es el ms. original, salido de la real cámara, y del que, por 
tanto, arrancan todos los demás. 



Jit'ca Troyana, I, pág. ix, y Schifi-, La Bibl. dii AI .' de SanUUaiic, ])á- 
gina 265, opinan que es la castellana; pero García dk la Riega, El 
Ainadis de Gaula, Madrid, 1909, págs. 80-88, procuró, sin ver el ms., 
convencernos de lo contrario, alegando argumentos que no tienen 
fundamento alguno. Desde luego la parte castellana es anterior; de 
esto nos convencen los empalmes, que el gallego siempre procura 
hacer bien, 3' para ello alguna vez se ve comprometido a dejar espa- 
cios como si estuvieran destinados para futuras miniaturas (v., por 
ej., fols. 16 r, 50 V, 58 V, etc.i; hay notas y reclamos en gallego o en 
castellano, pero con letra de los escribas gallegos en los folios cas- 
tellanos (v., por ej., fols. 16 v, 19 v, 28 v, etc.); la foliación antigua, en 
números romanos, también nos sirve de prueba : la parte castella- 
na tiene una numeración posterior a su letra, pero toda de la misma 
mano, hecha cuando el códice estaba completo. Kn la parte gallega, 
sólo la de los once pi-imeros folios es de la misma letra que el texto. 
Otra mano posterior quiso conciliar la foliación gallega con la caste- 
llana, pero, como a menudo, el número de folios añadidos de parte 
gallega es menor que el de castellanos perdidos, no podía acordar las 
dos numeraciones, y en ese caso no numeraba. La parte castellana es 
de letra del siglo xiv, escrita en pergamino y papel, con rúbricas v re- 
clamos; huecos en blanco para iniciales. Haj' ocho miniaturas en color 
— fols. 19 V, 22 r, 2}, r, 24 7', 27 )■ (dos miniaturas), 42 ;•, 44 r — y cuatro 
en línea sólo (fols. 29 í', 30 /•, 307', 59 z'j. Todas estas miniaturas, de mano 
poco experta, son de asuntos troyanos, menos la del fol. 22 r que ilus- 
tra el prólogo e indica la trasmisión del libro, traducido del francés al 
castellano. Véase su descripción detallada por Salazar, I, pág. vni. La 
del fol. 29 V, en la (jue ha querido ver Salazar, pág. ix, «una apoteosis 
de Alfonso el Sabio y de sus obras», fijándose en que el trono del rey 
ostenta las armas de León y Castilla, es también de asunto troyano, 
pues lleva esta rúbrica: Tetnporibiis Josué siergimt Arncnia Trogc. Hay, 
además, una gran cantidad de sitios en blanco para (jtras miniatu- 
ras. Ninguna de éstas tiene el mismo asunto que las de A. Son 141 fo- 
lios de parte castellana, a dos columnas de 25 a 35 líneas. La parte 
gallega también es del siglo xiv. escrita sólo en pergamino. Tiene rú- 
bricas; iniciales rojas y azules con adornos ligeros, la primera inicial 
es más grande; reclamos. Sobre los huecos dejados para miniaturas, 
véase más arriba. Son 80 folios a dos columnas de 30 a 40 líneas. Todas 



132 ANTONIO G. SOI ALINDE 

Como estos niss. derivados se caracterizan por la mate- 
ria que encierran, podemos clasificarlos, atendiendo casi ex- 
clusivamente a aquélla, sin descender a cotejos extensos de 
los textos. 

Ya hemos visto (pág. 126) que M y M' proceden de un 
mismo ms. hipotético, X, que enlazaba las dos versiones, y 
por tanto, la parte de la Versió// de AlfXI que sigue a la 
Versión en Pí^está copiada de X. Pero en los dos mss. hay 
antes unos cuantos folios — M, ^ga - 62b; M' , ']i\d-\^']b — 
que también contienen la Versión de AlfXI, aunque en por- 
ciones distintas M, RTr 5260-5647, M\ RTr 7216-13824. 
Para estos folios pudieron disponer ambos, independiente- 
mente, del ms. original /í o de alguno intermedio que desco- 
nocemos, pero que no sería X, pues éste no podían utilizarlo 
sino a partir de la Versión en PV. 

Las dos partes del ms. B, castellana y gallega, derivan, 
sin duda, de otro ms. hipotético, X" , que mezcló la Gral. Est. 
con la Versión de AlfXI, pues únicamente así se explica que 
el copista y traductor gallego pudiera completar el primitivo 
texto castellano, no sólo cuando se trata de la versión del 
Román de Troie, sino también en las interpolaciones de la 
Gral. Est. \ 



las hojas del códice miden 362 X 270 mm. De la foliación antigua he- 
mos hablado; según la moderna, en números árabes, tiene el manus- 
crito en junto 219 folios más el 184 bis. Naturalmente, el códice, des- 
pués de ser completado por la parte gallega, sufrió otra pérdida consi- 
derable de folios, pues por los restos de numeración antigua sabemos 
que fueron más de 350. La encuademación, en pasta, es moderna. En 
esta descripción he citado ya a los eruditos que trataron especial- 
mente de este códice. .Salazar publica las variantes que la parte ga- 
llega ofrece con relación al códice G de la traducción gallega. (Equi- 
vocadamente puso variantes castellanas al texto en las págs. 91-93.) 
En apéndice publica también la parte gallega de las interpolaciones 
de la Gral. Est., v. págs. 133-5. En la pág. 285 pone dos capítulos de la 
Versión de AlfXI, que no tiene G, por pérdida de los primeros folios. 
1 La hipótesis de que el gallego copiase de unos supuestos folios 
mutilados, y no perdidos, de la parte castellana, no tiene gran vero- 
similitud, pues, por fuerza, una copia en tales circunstancias hubiera 
sido incompleta. 



I.AS VERSIONES ESTANOIAS DKL vROMAN IHC TKOIK> I33 

La existencia de X" está, además, atestiguada por B y 
Mb — que entre sí son independientes ', como lo demuestran 
los errores de B que no han pasado a Mh — , puesto que 
coinciden en el modo de mezclar la Gral. Jíst. con la Versión 
de AlfXI. El formador de X" interpoló estos capítulos de 
la obra de Alfonso el Sabio, por el deseo de completar la 
materia del Román de Troie con asuntos no tratados por éste, 
o al menos no tan extensamente. Los capítulos copiados no 
son los que he señalado arriba (pág. 1 2 3, n. i) como tradu- 
cidos del Román en la G)al. Bsf., sino otros que proceden de 
una complicada suma de fuentes. 

Especifico aquí las distintas interpolaciones \- señalo los 
códices que las conservan y en qué forma. Ninguna de ellas 
es completa ni fiel al texto original, pues aparte de la pér- 
dida de folios en uno y otro ms., el compilador abrevia la 
redacción. 

I.^ interpolación. Hechos anteriores a la guerra de Troya; 
los Argonautas. Se encuentra en B, fol. l(j-2ld; por falta de 
folios no está completa y se ha perdido por el final el enlace 
con la Versión de AlfXI ^ que tanto nos interesaría. Salazar 
publica los folios gallegos II, 2Ó9-285. J/ no la contiene 
por pérdida de los folios primeros -. B comienza con un pró- 
logo (v. Salazar, II, 269 a) debido al compilador de X'\ en el 
que éste demuestra' su conocimiento de la (¡ral. llst., obra 
que cita, y dice que la aprovecha por ser completa. Va en el 
mismo prólogo las últimas líneas (col. a.^^ pertenecen a la 
Historia de Alfonso X, 11.^ Parte, ms. de la Biblioteca Alenén- 
dez Pelayo, que yo llamo y, fol. 25 a, y sigue copiando este 
pasaje — Troya y su población por Dárdano — hasta Sala- 
zar, 270 b ^, como tiene el mismo asunto, intercala (269 i^._,,- 



' Mb no pudo copiarse de B castellano cuando éste estaba com- 
pleto, es decir, en el siglo xiv, pues aquel ms. es del xv. 

2 Los folios desaparecidos, a juzgar por la materia que debían ence- 
rrar, quizá fueran más de cuatro. Este número está dado por la nume- 
ración antigua, pues el actual folio primero es el quinto de aquella 
foliación. 



I 34 ANTONIO G. SOLALIXDE 

2/0 a^r,) otro pasaje de la Gra/. Est., l.^ Parte, ms. líiblio- 
teca Nac. Madrid, 8i6, que llamo A, fols. 284 (^-285 Z». El 
núcleo de esta interpolación está constituido por los folios que 
siguen, hasta el 21 inclusive, copiados de la 11.^ Parte de la 
Gral. Est. (me sirvo del ms. P, Plscorial, Y-j- i), ibis. 2$ a- 
43 c; hay un capítulo, el de la interpolación siguiente, des- 
plazado. 

2.^ «Jason» e «Isofile». Falta en B por pérdida dedos 
folios, entre el 23 y el 24 actuales. Ai, 4 v, cap. 1 8. Hállase 
en la G7-al. Es/., ms. E, ^l b. 

3.^ Nacimiento de Paris y juicio de la manzana. En B, 29 />- 
36 (/ ^, incompleta por el final, pues han desaparecido algu- 
nos folios. La parte gallega de esta interpolación, fols. 3 1 r- 
36 T, no la publica Salazar, quizá por olvido. M, l7r,y-25 v, 
comienza en medio del cap. 44 y sigue hasta el 57. Gra!. Est., 
ms. P, 44C-47 b y 53 í-56 a. 

4.^ «Oenone» y Paris, c. infancia de Aquiles. B, 44^7-48^', 
Salazar, II, 285-288 -, falta el principio por desaparición de 
los folios anteriores al 44. M, 44 ''02" 5 3 '<-'• La interpolación 
empieza dentro del cap. 97 y sigue hasta el 107. Se corres- 
ponde con la Gral. Est., ms. P, 6ob-6S('- 

5.^ Sacrificio de «Efisania», hija de Agamenón. 8, 48^/- 
49^/, Salazar, II, 288-289. Ai, 55r-56;-, cap. 109. Está en la 
Gral. Est., ms. /', 6^ (1-66 a. 

ó.""" Éxodo de troyanos después de la destrucción de la 
ciudad. En B falta, porque no existen los folios finales. M, 
30ir-305t'. En el fol. 30I/- termina la Versión de AlfXl 
con las palabras : yo las escrevi lo vías syii vaiiderias et mas 
verdaderamente que yo pude, e a nuestro señor do gracias por 
quémela dexo acabar; a continuación añade los capítulos 568, 
Gral. Est., ms. P, 88^/; [569]-57i, Gral. Est., '^ld-%^a: 



' Estos folios están desplazados, pues debían ir entre los 40 y 41, 
y no entre los 28 y 37, como están ahora. 

2 En el fol, 44 b hay una miniatura referente al encierro de Casan- 
dra fiPTr 4877 y sigs.) que ilustra la materia de la Versión de AlfXI 
de los folios anteriores perdidos. 



I.AS VERSIONKS ESPANOl-AS DEI. «ROMÁN I>E llíOIK I 35 

líneas y Dido (ctV. Priiii. Crón. Gral., caps. 57 y 58); 57--576> 
GraJ. Est., I29c/-I33(/; líruto y «Pandraso» ^ 

Para acabar el análisis externo de esta versión sólo nos 
falta decir que es anónima, ya que el traductor no ha sido 
indicado en el explicit del nis. A. Baist, Gnimiriss dcr i'oiii. 
Phil., Strassburg-, 1897, I^-m 438, nombra erróneamente como 
traductor a Nicolás González -, pues éste, según advirtieron 
la Sra. Michaelis de \^asconcellos, Canc. da Ajada, Lisboa, 
1904, II, 518, y Schiff, La Bibl. dii M: de Santillaiu\ Paris, 
1905» P'iíí- 263, no es más que el copista ''. 

Fernán Pérez de(juzmán en sus Generaciones y Seiiihiauzas ^ 
dice de Pero López de Ayala que (por causa del son conocidos 
algunos libros en Castilla que antes no lo eran», y cuenta entre 
ellos una Historia de Troya. Los eruditos posteriores han atri- 
buido al canciller, unos, esta traducción •"'; otros, cualquiera 
de las obras anónimas referentes al ciclo troyano '^. Pero más 
que en la atribución coinciden en negar la posibilidad de que 
Ayala pudiera haber intervenido en la J'ersióii de A/fXl. Me- 
néndez Pelayo en los Orígenes de la Xovela, I, pág. cxLví, 
aduce como razón la edad del futuro canciller, que en 1 3 50 no 
pasaba de los diecisiete años '. Plasta ahora no hay prueba 
ninguna de que López de Ayala sea el autor de esta versión, 
ni de ninguna otra de las historias tro\-anas conocidas. 



* MussAFiA, Spa?t. Vers., pá^f. 50, juzgando por el contenido de este 
último fol. 576, supuso que se trataba de una redacción ampliada, aun- 
que no pudo señalar la procedencia de la amplificación, pues desco- 
nocía la Gra/. Est. Tampoco conocen esta ol)ra Martínez Sai.azar, loe. 
cit., pág. X, ni García de la Riega, E¡ Aiiiadís de Cania, Madrid, 1909, 
págs. 84 y 88. 

2 También se encuentra este error en la introducción de Bonilla 
Y San Martín al Don Tristdii de Lconís , Biblióf. .Madrileños, Ma- 
drid, 191 2, pág. XXXV. 

' Véase también (íroussac, Re'\ Hisp., 1906, X\', páf^. 301. 

* Bibl. Aut. Esp., LXVIII, 703. 

* Martínez Salazar, Crónica Troyana, I. páj^. xiii, n. 3. 

" MessAFiA, Span. Vers., pá<í. 49, y Schiff, La Bihl. dii Jí.' de San- 
tillane, pág. 265. 

' TuBiNo, Museo de A?ifigt/edades, \\ 195. 



136 



ANTONIO G. SOLALINDE 



ANÁLISIS DE LAS VERSIONES 



Para determinar, aunque no con toda exactitud, algunas 
cuestiones que se relacionan con la manera que tienen los 
traductores de seguir el texto francés, transcribo a continua- 
ción unos pasajes que nos suministrarán material para su 
examen y puntos de referencia. 

Coloco en columnas paralelas los textos de las dos versio- 
nes y el Román de Troie, a fin de facilitar su comparación. 
Reproduzco el texto crítico del Román conforme a la edición 
de Constans, pero admito las variantes seguras a las que se 
aproximan los textos españoles. En cuanto a éstos, pongo 
también todas las variantes de sentido que ofrecen los manus- 
critos; nunca las ortográficas. 

El primer pasaje enumera algunos de los hijos bastardos 
del rey Príamo, y los caballeros que no salieron a la segunda 
batalla. 



ROMÁN DE TROIE 



VEKSION EN PROSA V VERSO VERSIÓN DK ALFONSO XI 



'"'^97 Trente fiz ot li reis Prianz, 



Toz chevaliers, nez de soignanz; 



Les .xni. vos en ai ia nomez, 
' i>" Les dis e uit oír poez, 



Ms. M, fol. /G Ik IVÍs. A, fol. 43 a. 

T'tulo. De quantos 
fijos bastardos auya el 
rey Priamus e comino 
les ilezian. 

... et sabed que Pria- El rey Priamus auya 

nio auia trcyn[ta e] tres treynta e tres fijos bas- 

fiios, syn los de su mo- tardos que eran de muy 

yier, que ouicra en duc- <^rand prez; e todos los 

ñas e en donzellas, c ganara en duennas e en 

muy fiias de algo; donzellas de alto linage 
e de muy grand guisa.. 

E ya vos nenbramos Et por que uos yo ya 

los treze que leuo don nombre los treze, agora 

Héctor consigo, et ¡jor uos quiero dezir délos 

ende oyd agora, veynte, e contar uos he 



Rom. Troie. 8099 Les .xiii., lectura de M-AA'^BCIJFRWk. IJoze, texto: GLP"^. 
Versiún PV. En M' corresponde la otra versión. 

Versión AlfXI. 1-+ Titulo — dezlan om. .\í 84 c. i Titulo oin. B gall. 66 b. 3 e] 
add. de G (Salazar, /, 207, corregido conforme al ms.) o e tres om. BM bastardos — 

eran om. jV/' bastardos — 7 prez om. GB 9 ganara] oviera M 1 1 e — guisa om. B 

1 2 yo om. GB 14 quiero dezir de] diré M . 

En las variantes: om. (omittit, omittunt); lo que va antes de ] es sustituido por lo que 
va después; \add. (addit, addunt) indica que a lo que va antes de] se añade lo que va des- 
pués. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» 



137 



ROMÁN DE TKOIE 



Qu'il a avuec sei retenu, 



E sin sont il iiiout irascu. 

Lor \'uel fusscnt il premerain 

Plus volentiers que dererain: 
S105 Mais go lor covient obéir 

Qu'a lor pere 

vicnt a plaisir. 

De ceus ot non l'uns Menelus, 

Li autre Isdor, 

li tierz Chirrus; 

Li quarz fu Celidonias; 
Si 10 Li quinz ot non Hermagoras 

Et li sistes Maudan Clarueil, 

Li setmes Sardes de Vertfueil. 

Margariton ot non li uitmes 

E si fu Achillés mout pruismes 
Si 15 Devers une soé párente, 

Filie de rei, 

que mout fu gente. 

Li nuemes ot non Fanoeaus 

E 1¡ dismes Bruns li Gemeaus; 



Li onzimes 

ot non Mathan, 
S120 Li dozirhes Almadian; 
Gilor d'Agluz 

fu li trezimes 
E Godelés li quatorzimes. 
Li quinzimes ot non Doglas: 
Ñus hom ne saveit plus 

d'eschas. 



S125 Sezimes fu Cadorz cíe Liz: 



e contar vos hemos los 
otros que fincaron con- 
el rey Priamo. 



VERSIÓN EN PROSA y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



sus nombres; pero que- 
los dos no son conta- 
dos por que eran es- 
tonce pequennos, et el 
uno dellos ouo nombre 
AffimacMJ et el otro Po- 
l¡damas,mas contar uos 
he délos otros todos; e 
retouo los el rey con- 
sigo aquella vez; e por 
ende fueron ellos muy 
sannudos. Et bien se yo 
que ante ellos quisie- 
ran yr con Ector que 
fincar alli; mas non pu- 
dieron al fazer sinon 
quanto su padre touo 
por bien. AI uno destos 
dixieron Menala«.r, el 
otro Yffros, et al otro 
(^iTus; el quarto ^iledo- 
nas, el quinto fue Er- 
mogores, et el .vi.° Ma- 
tan Claiuel; el séptimo 
Sades de Uersel, et el 
octano Margaricon. Et 
este fue llegado a Achi- 
llés por linage de parte 
dessu madre, que era 
fija de vn rey e era mu- 
cho su parienta, e fue 
muy fermosa e muy 
cortesa; el noueno ouo 
nombre Fanuel, el de- 
gimo Bron, el otro ouo 
nombre Matas, el otro 
Almadias, el otro Güi- 
las, el otro Gundelus, 
el otro Dulgas, et sabet 
que este sabia meior 
axadrez que todos los 
omnes que enel mun- 
do auya. El .xví.° ouo 
nombre Gados, el otro 



Et destos auia el vno 
nombre Menalao, e el 
otro Yfro, e el otro (^ir- 
lo, e el otro Celidonar, 
e el otro Hermogoras, 
e el otro Alaton Cra- 
ruel, e el otro Sales de 
Berosel, e el otro Mar- 
gariton. Et este era pa- 
riente de Anchiles,rrey 
de(¡!erca,de parte de la 
madre, que fuera duen- 
na muy fiia de algo, 
fiia de vn rrey que era 
pariente de Anchiles; 
e el otro auia nombre 
Fanuel, e el otro \'rin 
de Vinel, e el otro Ma- 
[tan], e el otro Almadian 
e el otro Daguiesj e el 
otro Düglas, e el otro 
Glodelus 

e el otro Duglat; e este 
sabia meior laxadres 
de todos los otros del 
mundo que aquel tiem- 
]io eran. Et el otro auia 
nom[bre] Gados de Lis, 



AlfXI. j contaderos M' 3 que — + et el om. M' ó Aufimus M' Fimatus G Fima- 
tos B 9 e teuoos c. e. r. a. ^ icj por ende fueron ellos] fuero por ello M' 12 se yoj 
uos digo GB 13 antes M' ellos con E. quis. yr que B iS al] e a M' 19 Menalus ¿ 
20 Infros GB. 21 ^iro iV ^iros G (^irus B quarto] otro M' (^elidonas M' G (^elido- 
nes B 22 quinto] otro jl/' Ergomoras M' Ergamoros G Hergamoros B 23 Mutan- 
claruel ^1/' JMacramjuel G Macramyael £ 25 Sandes jV/' Vergel B 26 Margariton G 
2 7 fue llegado a] era párente de G.S ArchilesjV/' 2 8 linage de om. 5 30 e era — 33 cor- 
tesa om. B 32 e muy cortesa oni. il/' 33 el noueno] otroil/' 34. Fadmil il/' Famjel B 
el deq. Bron] otro Aton M' 35 el om. M' el otro] et o ,xi.* (onzeno B) GB 36 el — 
37 Almadias om. AP 37 el otro] et o .xii.° (dozeno B) ouuo nome (om. B) GB el otro] 
et o .xiii.° GB Gilas G Gillas B 38 el otro] et o .xini.° GB Gudelus M' Gonde- 
\os G Gondelus B 39 el otro] et o .xv." GB sabet que om. B 41 que todos — 42 que] 
de quanto (quantos B) GB 42 que en — 43 auya om. ü/' 43 el .xvi.°] otro M' 44 Ga- 
dos] Tados il/' el otro] et o .xvn.° GB. 

Tomo IIL i O 



138 



ANTONIO G. SOLALINDE 



ROMÁN DK TROIE 



VERSIÓN EN PKOSA V VERSO VERSIÓN UE ALFONSO XI 



Mais Ausalon, li fiz Daviz, 
N'ot plus bel cliief que il aveit; 
Proz o liardiz 

(' forz esteit. 

Li autre dui furent nomo, 
^'3" T.'iins Xfz (l'Amors, 



l'autrc Tharé. 



Ceus voust Prianz aveir o sei, 
Ouar il l'aiment par dreite fei: 
Seit a pié o seit a cheval, 
('il li seront ami leal. 



^'35 Li reis Pandaras 

de Sezile, 
Ne reis Ampón, o lor empire; 
Ne quatre rei 

d'autre contrec 
Que Cülophon fu apelee; 
Nc li troi rei (]ui sont de Frise, 
8 14" Ou tanta or 

e manantise; 
Ne tote la gent de Boéce, 
La ou creist tante bone espece, 
Ne cil del regne de Botine, 
De la grant terre outremarinc; 



~<i45 Xe tuit icil de Paflagoine, 



e este fue délos fermo- 
sos omnes del mundo, 
bien commo Paris, e era 
muy demostrado c de 
grant cora(;on ; et el 
otro era llamado Mayo- 
res el Amado de Amo- 
res, porque era su ma- 
dre casada con vn ca- 
uallero que auia asy 
nombre. E el postre- 
mero auia nombre Ha- 
rén. Estos todos esta- 
uan ally guardando al 
rrey Priamo, mas es- 
tauan muy sannosos e 
muy tristes que los non 
dexara yr ala batalla. 
Et syn estos caualleros, 
que eran todos muy 
grandes e muy esforza- 
dos, auia el rrey Priamo 
dos fiios otros que non 
entrañan eneste cuento 
porque eran muy pe- 
(juennos: el vno auia 
nombre Anfimato e al 
otro Polidamas. 



E fincaron otrosy en 
aquel lugar conel rrey 
Priamo, el rrey Panda- 
ro de Ligia e el rrey 
Adastro e los quatro 
rreys de Calafona, ca 
(ístos non salieron acjuel 
dia de tras las barreras, 
nin fueron ala batalla; 
et fincaron y otrosy con- 
el los dos rreys de Tra- 
ída e todas las gentes 
de Dioyia e todos los 
de Bitina 



e otrosv los de Pafagos 



ouo nombre Absalon; 
este fue muy buen ca- 
uallero e mucho hardit 
e mucho de pro e mu- 
chíí ensennado. 



El postremero ouo 
nombre Tarre; et estos 
todos amana muclw el 
rey su padre, e bien se 
que tales eran que nun- 
ca le falles(;er¡an con 
seruicio. 



Capitulo dflos revís 
que este dia non estiitíe- 
ron ala batalla. 

A esta batalla non 
salieron aquel dia estos 
reyes que aqui dire- 
mos: el reyPandar«íde 
Liga, nin el rey Fiom, 
nin el rey Adastr«í/ nin 
salieron y otrossi qua- 
tro reyes de Calaffonna 
nin sus mesnadas, 
nin salieron y otros dos 
reyes de Traga, nin las 
gentes de tierra de Doe- 
gia, o auya las espegias 
muchas e muy buenas; 
nin los de Boetina que 
estonge y eran; nin sa- 
lieron aquella uez los de 
Palfagonia otrossy; mas 
aquellos non era ma- 
rauilla, ca auvan grand 



AlfXI. i Asaalon G Afaalon^ 2 este] aaW. rrey A/' 4 e inuch ens. o»/. ^. i 2 Taa- 
re Gli Daré A/' 13 amauan mucho al rey 71/' 14 su padre o»/, ií bien se] sabede GB 
16 fallesgieran M'' 2; Capitulo — 29 batalla om. A/' 27 Capitulo om. GB 28 estidie- 
ron] foroD GB 31 aquel] este GB 32 diremos] contaremos il/' 33 Pan-(pan)dras /!/' 
Pagaros GB 34 Fiom] Sion A/' Afion GB 35 Adastros M^GB 36 y om. A/' 37 Ca- 
laftenaA/' 3Q salieron y om. JVP otros] mays G om. B 41 Doe^ia] Oegia GB 42 las 
muchas especias e i)/' 43 muyo»/./? 44 BoeginaA/' BeotinaG^ 45 sal. — -46 uez ow.A/' 
47 Palfagoña M'' Palfegonja GB otrossy] om. GB 48 aquellos] estos A/' 40 ca] que I! 
auyan] fazian B. 



I.AS VERSIONES EsrANOI.AS DüL «KOMAN I>E TROIE' 



•39 



KOMAN UE TKdlK 



VKRSION EN PROSA V VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



Qiii mout en ontpesantessoine 
Por lor seignor, qui gist navrez, 
Dont il sont mout dosconfortez; 



Ne cil qui sont d'Alizonic, 
^•5o Ne s'en eissirent le jor mié : 
N'alerent pas al grant tomei, 
En la vile s'esturent quei. 
(^o iu granz sens : 

ne vonstront mié 
Qu'ensemble fust 

lor gcnt laidie, 
'>'.'^? Ne si traveilliee en un jor 
Que l'endemain 

n'i ait retor, 
E qu'il n'en aient de toz freis 
A combatre 

contre Grezeis; 



Ne vuelent pas li chevetaigne 
siTm Qyg la vile solé remaigne. 

Que que s'avienge ne que non, 
Ni a bretesche ne donjon 
Qui bien d'armes 

guarniz ne seit: 
N'ont nul reguart 

(lome (|ui S{Mt. 



que eran muy tristes 
otrosyj)orsu señor, que 
era mal lagado; 



e fincaron y concl otro- 
sy todas las gentes de 
Lasonia; ca touieron 
los grandes onhres por 
bien e por seso cjue fin- 
casen y todos aques- 
tos, por tal que non fue- 
sen todas las gentes 
avna ora a sofrir atan 
nin lazerio; e ¡jor tal 
que sylos vnos venie- 
sen maltrechos que los 
otros estodiesen folga- 
dos, e silos vnos fuesen 
vencidos que saliesen 
los otros e cjue ven- 
ciesen. 

Et desy el rrey Priamo 
e todos los otros rreys 
que fincaron enla villa, 
guarnegieron muy bien 
de onbres e de armas 
todas las puertas e las 
torres e las almenas 
(lela (,'ibdat; et esto fa- 
zia el rey Priamo por- 
que era escarmentado 
de lo que a su padre 
contesc^iera : ca dize la 
Ijalabra, que «de los es- 
carmentados se fazen 
los arteros-; e asy fezie- 
ra el rrey Priamo. 



pesar, e fazian grand 
du(ílo por su señor Fi- 
lomenis, ([ue tenian lla- 
gado a muerte, e auyan 
grand pauor fincólo per- 
derían; 

nin salieron v otrossy 
la gente de Alisonia. Et 
estos todos fueron los 
que non salieron y, nin 
se partieron déla villa, 
ca todos acordaron e 
touyeron por bien, que 
non fuessen todos de 
consuno en la grand ba- 
talla j)or non seer todos 
en vn dia cansados e 
maltraydos; et acorda- 
ron que fincassen estos, 
e ([ue estouicssen fres- 
cos e folgados para se 
parar meior alos gran- 
des fechos quando los 
cometiessen. 
Otrossi non quisieron 
los sennores quela villa 
fincasse sola por se non 
perder como otra vez 
fiziera. 



ca diz el prouerbio an- 
tigo que «de los escar- 
mentados se fazen los 
arteros»; et bastesgie- 
ron muy bien todos 
los muros e las torres, 
de armas e de compan- 
nas, en tal manera que 
aque quier (]ue aue- 
niesse non temiessede 
traygion. 



AlkXI. i pesar — 2 duelo] doo e «ran pesar B 2 rilomiiiis A/'G 4 a] para B c 
auyan — 5; perderían o>n. B 5 que lo peiderian) de lo perder il/' 6 nin la gente de 
Msonia non salieron y et estos ;1/' outrosi non sayo y a gente B 10 non om. il/' 
y om. iW II villa] gibdad M' 12 acordaron e om. ñP 14 todos — i; grand] a la M' 
16 todos en un dia] ayna A/' 17 e maltraydos em. B 18 maltrechos 71/' 20 e] por A/' 
que estouessen estes et fincassen para estar {. G e que estouiessen] para estar B 20 fres- 
cos e om. il/' 22 se parar — 24 cometiessen] os grandes feytos se acontegesen B 22 pa- 
rar] poner il/' 2+ los cometiessen] menester ouiessen .1/' 2Ó villa] gibdad AP 27 por| 
para iV/' 28 como fezera ja outra vez B 36 proverbio] verbo iV ' 40 todos om. AP B 
44 aque] por do AP a commo GB avenga non temerán tr. ]SP viesem non se deca- 
tassen de B. 



I40 



ANTONIO G. SOLALINDE 



El segundo pasaje escogido relata las hazañas de los bas- 
tardos en la batalla segunda: 



ROMÁN DE TROIE 



VERSIÓN EN PROSA Y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



9890 Uns amirauz, Morins d'Aresse, 
Est chaiez morz, 

nevesquiplus: 
Tel coup li dona 

Menelus. 

Isdor, sis frere, i ra ataint 
Un riche conté e si empeint 
9895 Que mort le seivre de la sele. 



Chirrus sa lance 

i enástele 
Par mi le cors 

fiert un Grezeis 
Estrait de contes e de reis. 



Meles d'Orep 

niés fu Thoas : 
Cist joints o Celidonias, 
Que del cheval 

l'a en versé 
E par mi la chiere 

navré. 



Hermagoras son frere venge : 



Ms. Ma, fol. gob. 



... E Menalao dio tan 
grand ferida a Morino, 
el almirante de Aresa, 
que lo echo muerto en- 
el [cjampo del cauallo 
a tierra; 

e Yd[or], su hermano, 
otrosy topo con un con- 
de e justo con el, e diol 
tan grand ferida que lo 
echo muy léxos de la 
siella. 

E Qrro otrosy fue ferir 
vn griego déla langa, e 
[e]nt[rog]ela [por] me- 
dio del cuerpo, de gui- 
sa que lo echo [muerjto 
del cavallo a tierra; 
e av...n ...tod... lego ^i- 
rro aquel dia, lago mu- 
chos condes [e mal] tra- 
xiera muchos buenos 
caualleros. 

Et vn sobrino del rrey 
Thoas, que auia nom- 
bre Meles de Orep, fue 
justar con (^elidonas, e 
feriólo de guisa quel fi- 
zo perder la silla, e fue 
derribado en tierra e 
llagado mala miente en- 
el rostro; mas sabed 
que lo vengo luego 
Hermagoras,su herma- 



Ms. A, fol. 53 a. 

Délas cauallerias de 
los bastardos. 

Menelewj, hermano 
de Ector, iusto con Me- 
riens, almirante de Are- 
sa, e diole vn tant grand 
golpe quelo echo muer- 
to en tierra. Infrans, su 
hermano, fue ferir un 
conde délos griegos 
quelo echo delante si 
de tant grand fuerga, 
quelo lango luennedela 
siella. (¡lintwj dio otrossi 
vna tal laucada aun grie- 
go por medio del cuer- 
po, quel puso la langa 
fuera déla otra parte 
e lo echo muerto en 
tierra; et aqueste Cin- 
tus firio ya en aques- 
ta batalla otros condes 
mayores et menazara 
muy mal muchos reyes. 
Otrossi vn sobrino del 
rey Toas, que avya 
noml)re Meles dOrep, 
e iusto con Celidonias, 
hermano de Ector, e 
dio le vna ferida quele 
fizo, mal su grado, de- 
xar la siella, e firio lo 
muy mal enel rostro. Et 
quando esto uio vn su 
hermano aque dezian 
Ergomaras, pésol mu- 
cho e punno en lo uen- 
gar, e firio el cauallo de- 
las espuelas e fue ferir 



Versión PV. En M corresponde la otra versión. 

Versión ALpXf. E« B falta por pérdida de folios entre los actuales 72 y 7S. i De las — 
2 bastardos om. /!/' 107 a 3 Meneleus] [MJEneles M'' 4. Eytor G (Salazar, /, 241, co- 
rregido conforme al ms.) Meries jV/' 5 Aresa] Eresa G 7 echo] derribo del cauallo 
luegoiV S Infranus G 9 un conde] con uno i^/' lolosewj.G 1 1 quelo^i2 de] por G 
II quelo — 12 tant] con il/' 13 que] e J/' 1+ Qiprus iV/' 15 tal] tan grand Gjl/' 19 lo 
echo] metiólo iV/' 20 Q'iprus 71/' 21 firio] llagara A/' aquesta] esta Af' 23 mayo- 
res] muchos M'' menazara] mancara Mf 24. muchos] otros A/' 26 Toas] Coas A/' 
27 Melcos Darope M' 28 ^ilidonas il/' Qeledomas G 29 Eytor G 30 una] add. 
tal M' 32 firio] llago M' 36 Emogaras il/' 37 punno en] pensó de M' 38 firio] 
add. luego A/' 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» I4I 



liOMAN DE TROIE 



VERSIÓN EN PROSA Y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



Celui fiert si desoz la renge 
IJ0O5 Que li poumons e la boéle 
Li chiet sor l'argon de la sele. 



Scedius ert uns 

riches reis 
E mout preisiez entre Grezeis: 
O cestui joinst 

Maudanz Clarueil; 
<íuio Si l'a feru tres 

par mi l'ueil 
Que fors del chief li est volez. 
De I'angoisse 

chaíst pasmez, 



Sil ne se fust tenuz as mains; 
Des or n'est mié del tot sains. 
V9«5 Bien le fist Sardes de Vertfueil, 
Qu'un amiraut 

de grant orgueil 
A si feru al premicír poindre 
Que mort l'a abatu 

al joindre. 



Es rens s'est mis Margariton, 
<)Q2o Puis vait ferir 

rei Telamón 
Par mi l'escu de tel aír 
Qu'il li a fait 

le fer sentir : 
Se dreit alast, 

morz fust senz faille. 



Cil traist l'espee, 

que bien taille. 
9925 Tel li dona, 

de set semaines 
Xe furent puis 

ses piales saines. 



no, ca fue ferir a Meles 
de Orep e diol vna tan 
gran ferida por el vien- 
tre quele echo los pul- 
mones sobre el arzón 
déla silla. 

E Matan Craruel, otrosy 
fue justar con vn rrey 
muy preciado de parte 
délos griegos que auia 
nombre (^edio, e diol 
tal golpe déla langa por 
el oio que gelo echo 
fuera déla cabeqa; e el 
rrey (¡^edio con la gran 
coyta cjue ouo quando 
se vio asy ferido cayo 
amortes(;ido en tierra. 



Sades de \'ersuel justo 
otrosy con vn almirante 
que anda por la batalla 
muy lozano, e diol tal 
ferida quelo echo muer- 
to del ca[uallo] atierra. 



E otrosy Margariton, 
que vio estar al rrey 
Thalamon entre los 
otros, aguiio el ca[uallo] 
muy de rrezio [contjra 
el, e feriólo muy fuerte 
mente en el escudo, e 
metiol ya quanto la co- 
chiella déla lanera por 
la carne. 



E [el] rey Thalamon 
quando se vio asy fe- 
rido con [grand] sanna 
que ouo, saco mucho 
ayna su es[pada e diol] 
tantas feridas que non 
fue ende de ese. . . 



a Meles dOrep de vna 
tant grand ferida en me- 
dio del vientre que lue- 
go le fizo salir las tripas 
e los pulmones por so- 
bre el arzón déla sicUa. 
Matan Claruel, herma- 
no de Ector otrossi, que 
era de parte de los tro- 
yanos, fue iustar con vn 
rey que auya nombre 
Qed'ius; et aqueste rey 
era muy prei^iado e 
muy amado de griegos. 
E diole Matan Claruel 
una grand ferida enel 
oio, que gelo lango lue- 
go fuera déla cabega, e 
el cayo luego en tierra 
amortecido. 



Otrossi con la grand 
coj'ta que auya Sodes 
de Uerssel, hermano de 
Ector, iusto con vn almi- 
rante que fallo ante si, 
que era de muy grand 
orgullo, et diole una 
tant grand ferida quel 
derribo del cauallo e dio 
conel muerto en tierra. 
Margariton fue ferir por 
medio del escudo por 
tant grand fuerga al rey 
Talamon entre todos 
los suyos, quele non 
presto armadura que 
troxiesse, e pusol el 
fierro todo de la otra 
parte e salió fuera déla 
langa, e fuesse a dere- 
cho sinon fuera luego 
su fin. 

Et Talamon con grand 
despecho que ouo tiro 
luego su espada muy 
bien taiant e de muy 
grand pregio, e dexose 
correr a el, e comengo 
le a dar conella muy 
grandes feridas; e llago 



AlfXI. i Melcos Darope M' 3 luego om. Ai 5 et los pulmones om. A/ sobre 
el] medio deLV' SEytorG i 2 (^edrus^l/' n de\ add. losM' ¡6 una] add. tan A/' G 
IQ el om. M luego om. AI 20 amortecido om. M 21 otrossi — 22 auya om. M 
21 con gran coyta que auja outrossy G 1:1 Saács Al' Sedes G 23 Verste] add. que 
era iV 24 Eytor G 25 fallo] era i1/' 2Ó muy om.Af 31 Malgartoa fuese Í.Al' 
38 todo om.M' 39 e salió — 4.2 fin em. Cr 39 salió — 4.2 fin] sy el fierro de la lan^a 
fuera derecho allí fuera luego su fin mas non lo derribo M' 44 tiro luego] saco mucho 
ayna AI 48 comento — 49 ella] diole AI' . 



142 



ANTONIO G. SOLALINDK 



KO.MAN DE I KDIE 



VERSIÓN EN PROSA Y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



Prothenor joinst 

o Fanoel, 
Que just l'abati del poutrel, 
E s'il n'eüst 

si tost aíe, 
993<i ]1 n'en portast 

mié la vio. 

Bruns li Gemeaus l'a socoru: 
Prothenor fiert par mi l'escu, 
Que les estriers li fait guerpir 
E les resnes del poing saillir: 
9935 De l'eaume feri el sablón, 

Mais tost le ront monté li son. 



O Ulixí-s josta 

Mathan, 
Qui puis en traist 

assez ahan, 
Quar en la cuisse le navra, 
9940 Que por un poi 

nel mahaigna. 
Almadian le dut vengier, 
Quar la teste 

li fist saignier, 
Ou il feri teus 

treis colees, 
Que puis furent 

chier comiDarees. 



9945 Emelins e Gilor d'Agluz 
S'entredonerent es escuz, 



Et Protenor, que era 
muy arditcauallero, jus- 
to otrossy con Famuel, 
e diol tan grand golpe 
(jue sy non fuera por- 
que cayo del cauallo 
atierra ouieral muerto; 

mas pero vengólo lue- 
go Jumel su hermano, 
ca fue dar a Protenor 
tal ferida por el escudo, 
quel fizo perder las es- 
triberas e derribólo del 
cauallo atierra. 



Et X'lixes justo otrosy 
con ^latan e diol vna 
tan grand ferida enla 
pierna que apocas la 
ouiera de perder por 
ende; et sobreuieno y 
eston(;e Almedian, su 
hermano, e dio a Vli- 
xes muy grandes tres 
golpes de la espada; 
mas al cabo cara mente 
fueron con])lados. 



Et Giles de Glus fue 
justar con Emelin edie- 



enel tant mal, que por 
dos meses non podia 
ser bien sano por muy 
buen maestro que aya. 
Protenor otrossi, que 
era de parte délos grie- 
gos, e era mucho fardi- 
do, e fue iustar con Fa- 
nuel, hermano de Ec- 
tor, e diole una tant 
grand ferida quelo echo 
en tierra del cauallo. 
Et sabet que don Fa- 
nuel perdiera alli el 
cuerpo sinon fuera tant 
tosté acorrido como 
luego fue alli; mas aco- 
rrió lo luego su herma- 
no Bronjunel.e dio vna 
tant grand ferida a Pro- 
tenor por medio del es- 
cudo, quele fizo sacar 
amos los pies fuera de- 
las estriberas e le fizo 
dexar la rienda e abra- 
car la geruiz del cauallo. 
El rey Ulixas otrossi 
iusto con Matans, fijo 
del revPriam«í, e diole 
una tant grand ferida, 
quel llago muy mal en- 
el muslo e ouyera de 
perder la uida sinon 
quele acorrió su her- 
mano Almadias, e dio 
una tant grand ferida 
a Ulixas déla espada 
que traya, por gima del 
yelmo que le fizo salir 
mucha sangre déla ca- 
bega; desi diole otros 
tres golpes muy gran- 
des, que después ouo 
el cara ment compra- 
dos. 

Duydas e Daglus, otro- 
ssi hermano de Ector, 
iusto con Emelis que 



AlfXI. i enel] enton G lOíV por o/«. ¿1/ 2 pudoiV poderia G 3 por — 4ayao>«..l/ 
5 Pertenor ,1/ otrossi ont. M 7 e era oin. M' 8 fardido] add. cauallero .1/ e o»i. M 
9 Famuel J/' loEytorG isFamuel.l/' 15 tant tosté oi«. G lócomo — 17alliow.il/' 
19 Brion G Bien de Jubel M dio] add. le .1/ 22 le fizo — 23 fuera] puso por medio 
a los pies M 23 amos ont. G fuera om. G 25 abracar] add. a M 27 Ulixes .)/ 
28 Matan G 29 Friamos G 30 tant grand] tal G 31 eu om. .1/' 32 muslo] corpo G 
33 sinon] add. fora G 34 seu yrmao quelle acorren G 3; Almadanis .M dio] add. le .1/ 
37 Ulixes .1/ 58 gima] encima .^í 41 desi] después il/' otros — 42 grandes] tan gran- 
des golpes M' 43 después ouo el] fueron M' 44 compradas -I/' 46 Duydas e Da- 
glus] Guilla dArgnus .1/ e e;«. G 40 otrossi otn. .1/ 47 Eytor G 4S Kmelés G 
Melique .1/ . 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIEs 



>4.1 



ROMÁN DE TROIIC 



Si que les lances peceierent 
K qu'a la terre s'abatierent. 



VKRSION EN PROSA V VERS 



VKRSION DE AI.KONSO XI 



ronse anbos tan gran- era griego, e dieron se 
des feridas que se que- amos tant grandes lan- 
hrantaron las lanijas e (;adas que cjuebranta- 
so derribaron délos ca- ron en si las lanceas e 
uallos a tierra. derribáronse amos en 

tierra dclos cauallos. 



El asunto del tercer pasaje escogido es la entrevista de 
Aquiles y Héctor en una tregua concedida después de la sép- 
tima batalla: 

Ms. .-/, 74</. 

Délas palabras que 
ouyeron Achillts e Ector 
estando en las uistas. 



» 5 1 ^ ' A Héctor vait 

danz Achilles 
O teus cent clievaliers e mais, 
Qui tuit erent rei, 

o contor, 
O aniiraut, o auma(,-or. 
'3>25 De ceus dedenz 

i rest la flor 
Des plus proisiez 

et des meillors. 



La ot retrait chevaleries • 



E de plusors fait aaties; 
La ot parlé del 

desconfire 
^l^y Quin iert li mieudre, 

qui li pire; 



Ms. J/rt, 125 (/. 

(í como se ayuntaran 
muchas vezes e se par- 
tieran los vnos pagados 
e los otros despagados; 
e íablaron y mucho de 
como se desbarataran 
muchas vezes, e quien 
fue meior en la una ba- 



Estando en aquestas 
uistas, Achilles fue ueer 
a Ector, e fueron conel 
bien gient caualleros o 
mas, délos meiores déla 
hueste, ca nonouo y tal 
que non fucsse rey o 
almirante o duque. De- 
la otra parte venian con 
Ector toda la flor déla 
caualicria délos troya- 
nos, ca yuan conel 
<]uantos buenos caua- 
lleros fardidos e pre- 
ciados auya en Troya. 
Et pues todos fueron 
ayuntados, comenga- 
ron a retraer e contar 
las proezas e las caua- 
llerias, que unos e otros 
fechas auyan; et fabla- 
uan de (¡uales fueran 
desbaratados o affon- 
tados. Alli dezian en 
(|uales lides fueran me- 
iores o peores, e quales 
instaran e quales se en- 



AlfXI. 3 que queb. — + langas om. \í G 5 amos om. .1/'. 

Rom. Troie, 13120. Asi en A^/Jf^x, E des Grezeis huit li nieillor, ¿cxía critico. 

Vekshím PV. En .\í falta el principio pues el fot. 124 es de letra 6, o sea, copia de la 
otra versión. En .1/ corresponde ta)nbi¿n AlfXI. 

Versión AlfXI. 7 Délas — S ouyeron om. Bcast, gj a 8 .\ch¡les G (Sai.azar, /, 302, 
corregido conforme al ms.) .\rchiles.l/¿, 1246 Eytor G don Hetor.l/¿ 10 aquestas] es- 
tas.l/ i?.l/¿ I I .\chilesG Archiles.l/<> i 2 a om. G i 2 Eytor G don Helor .1/é 13 bien 
om. .\/ .V/6 22 cau. e pre(;iados et fardidos .l/¿ 27 a <?»«.. l/¿ rrepetirG e contar ow. .1/é 
28 e] las o»í. G 29 qae] add. los .1/' e] alos .1/' 30 fecho.l/'.l/¿ fablauan] fabla- 
ron £ fablaron de muchas cosas et .1/é 31 quales] add. que G 32 o] e GB afron- 
tados.l/¿ 34 quales] a¿¿/. batallas o -l/ó fue meior -I/A 35 o] e^ peor] a¿í/. e de que 
manera se avian ávido, et las formas que se aujan tonjdo (sic) et .l/¿ empalma asi con .\fa, 
'^5, que contiene la otra versión 36 e quales — p:5g. 144, i partieran a;«. .1/' justauan B. 



144 



ANTONIO G. SOLALINDE 



ROMÁN DE TROIE 

Qui jostera, qui sera pris; 
Quin iert blasmez, 

quin avra pris. 
En plusors sens se contraliént 
Li un s'iraissent, 

l'autre en riént: 



VERSIÓN EN PROSA Y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



'3'35 «Beaus sire Héctor», 

fait Achules, 
»Onc de mes ieuz ne vos 

v¡ mais 
Que n'eüsseiz la teste armee. 
Mout truis vers vos 

dure meslee; 
Qo est de loing, se vos m'amez. 
«3'+o A mon hauberc 

pareist assez: 
Sovent m'en derompez les laz. 
Se de la forcé 

de voz braz 
Ne me puis guarder ne 

defendre. 
La mort m'en covendra 

a prendre. 



" 3 ' +3 Mais, par toz les deus soverains, 
De ^o reseiez 

toz certains. 
Se Patroclon 

vengier poéie. 



talla e quien enla otra 
peor, e quien justo e 
quien torno e quien se 
trabajo de foyr, e quien 
non quiso justar e quien 
ferio e quien fue ferido 
e quien fue preso, e 
quien se sopo bien de- 
fender e quien gano 
buen prez o malo. 
E desy fablaron en las 
muertes déla vna par- 
te e déla otra, e ally 
fueron grandes depar- 
temientos ca los vnos 
negauan, los otros otor- 
gauan, los vnos llora- 
uan e los otros rreyen, 
e los vnos se ensaña- 
uan, los otros eran ende 
pagados. 

E dixo estonge Anchi- 
Íes contra don Hebtor: 
«(¡bertas, don Héctor 
nunca vos vy sy non 
bien armado fiera guisa; 
e sienpre falle en vos 
muy crua batalla e muy 
dura; e sy me vos que- 
redes bien de luengos 
tiempos acá, que uos 
diga verdat bien pares- 
ge aqueste amor en la 
mi loriga, ca muchas ve- 
zes me auedes rrotos 
los lazos della; e sy yo 
déla fuerga de los vues- 
tros bragos non me so- 
piera guardar nin de- 
fender, non me conue- 
nia al sy non rresgebir 
muerte della. 



Mas yo vos juro para 
los mis dios, don Héc- 
tor, que me trabajare 
de vengar a Patroclo al 
mi grado. 



de partieran e quales 
fuyeran e quales torna- 
ran. Et contauan quales 
fueran llagados o qua- 
les los llagaran; et qua- 
les fueran golpados o 
golparan, e quien o co- 
mo, et en qual batalla 
gano buen prez o ma- 
lo. Desi fablauan délos 
que fueron muertos e 
unos otorgauan e otros 
contradezian, et unos 
reyan e otros se assa- 
nauan. 



Et estando ellos en 
aquesto torno Achules 
contra Ector e deziele 
assi: «Don Ector, non 
me acuerdo que nunca 
en ningún tiempo uos 
uiesse sinon armado e 
sannudo contra mi tan- 
to que es una grand ma- 
rauilla; et cada vez fallo 
en uos, iusta muy fuer- 
te e muy dura; et sime 
uos de luengo tiempo 
amades, bien paresge 
en mi escudo e en mi 
loriga de queme uos 
muchas uezes quebran- 
tastes los lazos; et sime 
yo non pudiere guardar 
o deffenderdela fuerga 
délos nuestros bragos, 
bien me semeia queme 
conuerna de prender 
muerte a uuestras ma- 
nos. Mas por los dioses 
uos iuro, don Ector, e 
desto uos fago bien fir- 
me, que yo faretoda mi 
punna en me guardar 
deuos; et por uengar 
la muerte de Petrocu- 
b/s trabaiar me ende 
quanto pudiere, ca uos 



AlfXI. 12 otorg. e]add.osG 14 e] ndd. os G 23 Achiles G 2+ Ej'torG dixoleM' 
dissoUe G dixol B 25 Eytor G 26 nunca om. M' 28 armado e om. M' 31 fa- 
blo (sic) M 37 de om. B 39 me yo non pudiere] yo me puedo M' 47 Eytor G 
48 buena fuyzia M' 50 poder M' G 52 Patroculos J/' Patrocu/Ȓ GB 53 trabaia- 
.re M me ende om. M' me] add. he B ende] ey G. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» 



•45 



ROMÁN DE TROIE 

Moutvolentiers m'en penereie. 
Grant duel avez en mon 

cuer mis, 

i3'5" Mais jo espeir, e sin sui fiz, 
Que j'en avrai mon desirier, 
Que que il deie porloignier. 
Ja si de mei nos guardereiz 
Que ne vos ataigne 

une feiz: 
'3'55 C'iert, se jo puis, 

en tel maniere 
Qu'om vos en portera 

en biere. 



De go poez estre seürs, 
Se vos sovent eissiez des murs. 
Jo m'i atent e atendrai: 
13160 Desci qu'al jor que jol verrai 
N'i a guaires, j'en suis certains : 
\'ostre mort port en cez 

dous mains.' 



VERSIÓN EN PROSA Y VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



Héctor respont : 



«Sire Achules 
Se jo vos hé, jo n'en puis mais : 
>3'65 Mout par i a 

acheison grant. 
N'irai or ja plus atendant, 
Mais se tant vos 

fiéz en vos, 
Seit la bataille entre nos dous; 
E s'en champ 

me poéz conquerré, 
13 '70 Troíen gueq^iron la terre, 

Que jaunssousn'eni remaigne 
Qui ne s'en fuie en 

terre estraigne. 



ca muy grand quebran- 
to posiestes enel mi co- 
raron quando fue la su 
muerte; 

mas bien so yo seguro 
e espero quelo que de- 
nos codicio, quelo he 
avn de ver; mas bien 
])uede ser por auentura 
que se alongara, mas al 
cabo non vos guarda- 
redes de mi tanto que 
asy non aya de seer; e 
trabajar me he en to- 
das guisas como vos 
faga yo leuar en lecho 
a Troya; 

e por ende vos juro que 
si uos salydes amenudo 
déla adarue de la villa 
que uos conplire yo 
aquesto, e mostrar vos 
he quela vuestra muer- 
te las mis manos la 
traen.» 

[Separación de capítu- 
lo; una mano posterior ha 
puesto un epígrafe.] 

[Qjuando don Héctor 
oyó aquesto, rrespon- 
dio contra Anchiles e 
dixo: «Por Dios, don 
Anchiles, sy vos yo he 
grand desamor non es 
marauilla, que muchas 
rrazones ay por que uos 
lo deuo auer; mas non 
vos quiero detener por 
luengas palabras, nin 
por muchas rrazones; 
mas rruegouos que si 
uos en vos tanto fiades, 
que fagades en como 
se parta por nos anbos 
esta batalla, e syme vos 
podierdes venger en 
campo o matar, dexa- 
ran los troyanos la villa 
e yran a guares^er a 
otra tierra estrannia, de 
guisa que non fincara 



pusiestes grand pesar 
enel mió coragon para 
en (juanto yo uiua; pe- 
ro bien gierto so que- 
lo compraredes cara 
ment e mi desseo sera 
complido; et bien pue- 
de seer que non sera 
tant (;eúo como yo que- 
rría, mas en toda guisa 
conuiene que sea, ca 
uos non podedes demi 
guardar si mi uentura 
non mingua; et yo cuy- 
do fazer en guisa que 
uos lieuen en lecho de- 
la batalla. 

Et sin falla, si amenudo 
salides dela^ibdateue- 
nides a la batalla, yo 
uere el dia que cobdi- 
gio, ca nuestra muerte 
yaz en las mis manos.» 



Quando Ector oyó 
aquello que Achules 
dezia, fue muy sannudo 
e respondió le assi: 
»Don Achules sy uos 
yo he desamor non fa- 
go tuerto, ca razones 
he porque; pero non 
uos quiero fazer luen- 
ga razón, mas pésame 
porque me tanto des- 
amades e uos tanto es- 
for^ades; si Dios uos 
uala, partasse esta gue- 
rra por mi e por uos, et 
si me pudierdes con- 
querir o me venger en 
campo, los troyanos de- 
xaran esta tierra e yr se 



Ai.fX[. i pusiestes] medistes.l/ :: para om.G 12 podes (sic.) M' 13 si] add. la B 
16 lecho] cama íT/' iq véerdes G 22 ca] que G 26 Quando] add. esto G Kctor — 
27 que] oyó EytorquelleG 27 aquello] !o M Achiles G Archiles M' 28 dixera.l/ 
30 Achiles G Archiles.)/' uos yo — 32 tuerto] yo tuerto fago en vos desamar uos lo sa- 
bedes B 31 he desamor] desamo M desamaría 32 ca] que G 33 he] ayü/ 35 pe- 
same porque] pues Af 36 desmayades B 37 e] add. a. G 4+ yrse an] yran M G. 



146 



ANTONIO G. SOLALINDE 



KO.MAiN DE TROIE 



VEKMON EN PROSA V VERSO VERSIÓN DE ALFONSO XI 



^o vos ferai aseiircr 
É bons ostages ja livrer, 

'3'75 Mais autretel refaceiz mei: 
Si pro vos sai e cuit e vei. 
Ja devers vos 

ne remandra. 
L'ire grant que vostre cuers a 
Porreiz vengier 

e les mesfaiz 
i.^iSo Que tant dites 

que vos ai faiz, 
E la dolor del compaignon 
Dont j'ai fait la desevreison, 
Que tantes feiz avez sentu 
Entre voz braz 

tot nu a nu, 
13' 85 Et autres gieus vis e hontos, 
Dont li plusor 

sont hainos 

As deus, quin prenent 

la venjance 
Par la lor devine poissance. 
Granz biens sereit, 

se par nos dous 
i.í<9o En erent tant de mort rescos 
E si mortel 

guerre fenie, 
Dont cent niile 

perdront la vie. 
Par noz cors en puet estre fin 
Ancore anuit 

o le matin». 



aqui ninguno; e desto 
vos fare yo fazer buen 
pleito e buen omenaje, 
e dar tal seguranza por 
que seades vos bien 
seguro, e otro tal fazed 
vos a mi sy vos mucho 
valedes entro los de 
Greqia, como nos cuy- 
damos e creemos. E 
desta guisa podredes 
vos vengar la gran san- 
na que tenedes por 
el vuestro conpannero 
que perdistes, a quien 
auiades tan leal amor 
que lo amauades sobre 
todas las otras cosas 
del mundo, de guisa 
(juc non podedes beuir 
vn dia solo svn el. 



E don Anchiles, seria 
muy buena andanza sy 
por nos anbos guarcs- 
qiese tanta gente que 
se non perdiese como 
vedes que se pierde 
cada dia. E fezicra nos 
Dios mucho bien sy se 
partiese por nos esta 
grand mortal batalla, 
que se que an de morir 
ante quese parta mas 
(;ient mili caualleros 
muy buenos.» 



an buscar do uiuan; et 
desto uos fare onie- 
nage, 

e uos fare fazer quales 
seguranzas uos quisier- 
des, e uos otro tal fazet 
ami; et siuos tal sodes 
e tanto ualedes como 
cuydades, esto non 
deue fincar por uos. 
Et estonge uengaredes 
nuestro despecho e ti- 
raredes un grand duelo 
que traedes en nuestro 
corac;on, e emendare- 
des los tuertos que uos 
tengo fechos. 



¡ .\y Dios que grand 
bien seria que se fizies- 
se assi como yo digo! 
¡Que por nos amos o 
por cada uno de nos, 
escapassen de muerte 
quantos han de peres- 
(.;er en esta guerra! Et 
ami plaz que esto sea 
fecho el dia déla man- 
nana por nos amos sy 
uos quisierdes.K 



íoignc ot Achules 



«Jo ne vivrai», fait il, «^ja mais 
Jor el siegle senz deshonor, 
Que l'om ne m'en 

tienge a peior, 
Se ja de ceste en mei defaut. 

13200 Querez qui voz ostages baut: 
Jo referai les miens livrer. 



E quando Anchiles oyó 
aciuesto, ouo muy grand 
verguenga e grand san- 
na e dixo: < Nunca yo 
biuiria en toda mi vida 
bien nin syn desonrra, 
sy yo aqueste pleito 
vos desdexiese; 

mas vengan los pennos 
de vuestra parte, ca yo 
fare luego venir los 



Como Achules otorgo 
la batalla a Ector. 

Después que Ector ouo 
su razón acabada, Achi- 
lles ouo grand sanna e 
dixo assi: «Cierto en 
quanto yo uiua siempre 
seré aontado si esto 
por mi fincar, ca me se- 
ria desonrra para todos 
los dias déla mi uida; 
mas luego sin otra de- 
tardanga uengan las 
arrefenes déla nuestra 



AlfXI. 2 fago .1/ 6 e uos otro — 7 tal sodes oin. .)/ 10 deue om. .1/ fincara M 
1 2 derecho \¡ 14 uuestro] el M 2S de] a ¿1/' 31 dia] add. deoyo -1/ la om. M 
36 como — 37 Ector om. .1/ B 3Ó .\chilis (' 38 ouuo acabada sua rra(;on Achiles G 
39 Archiles M +2 yo oni.G 43 aontado] enojado .1/ desonrrado G 44 linear ont. G 
47 detardan^a] tardanza dada M 48 uengas .1/ . 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TKOIEs 



147 



KOMAN OH TKOIE 

A 90 ne quier plus domorer: 
Toz prez en sui, 

ne m'en t,'ucncliis. 
N'en seit ja jorz 

nc termes i)ris, 
1320S Mais faites voz armes venir, 
Si seions mis 

al covenir.» 



VERSIÓN EN PROSA V VERSO VERSIÓN BE ALFONSO XI 



nuestros; e bien cred 
que non me tirare afue- 
ra de aquesto que vos 
digo nin quiero auer 
tan sola mente plazo de 
vna ora; mas vos luego 
enbiad por las vuestras 
armas, que yo fare lue- 
go venir luego las mias 
e métamenos a la ba- 
talla syn otra tardanza 
ninguna.» 



parte et yo luego faro 
uenir las déla mia; et 
mandat luego traer las 
armas e entremos enel 
campo, ca yo non quie- 
ro otro plazo; et sabet 
que desto non me fare 
afuera por ninguna ma- 
nera.» 



La sola comparación de los pasajes que acabo de trans- 
cribir nos muestra claramente la independencia de las dos 
versiones. Encontramos, aparte de la redacción, totalmente 
distinta, errores independientes de traducción que no pueden 
proceder sino de una mala inteligencia del texto francés \ y 
las coincidencias aun de frases enteras, hemos de achacarlas 
al Román de Troic. 

Al parangonar las dos versiones con el original, surge 
en seguida la cuestión de cuál sería el ms. o los mss. franceses 
que los traductores tuvieron a la vista. Como se observan 
coincidencias - en aquellas lecturas en que ambas divergen de 



AlfXI. 3 mandare .1/' 7 fare] quitare .1/' 

1 Un error muy característico es el que comete la Versión de Al- 
fonso A'/ haciendo a Cecinalor hermano de Galtón, cuando de quien 
es hermano es de Héctor, por ser hijo bastardo de Príamo. Traduce 
RTr 7706-9: 

Un liz le reí les ot en main: 
Frere ert Héctor, non pas de mere, 
Hardiz e proz e combatere. 
Cicinalor aveit a non; 

Versión de AlfXT, 41 íz: «et el otro que Ector tomo consigo fue her- 
mano deste Glanton, mas pero non de madre, mas amos eran fijos del 
rey de Liga (recuerda los versos 7693-4), et ouo nombre ^iginalor». 
La buena traducción es la de Versión PV, 73 b: «e el otro que tomo 
cabe si don Héctor fue (^"itanalor, su hermano de padre, que era muy 
buen cauallero». 

2 Estas coincidencias podrían hacer creer que las versiones fueron 
hechas sobre una traducción primera hoy perdida. Desechamos desde 



148 ANTONIO G. SOLALINDE 

los mss. del Román ^, aseguramos que remontan a uno hoy 
desconocido. 

He aquí las lecciones que no coinciden con ningún ms. 
francés, escogidas principalmente de los pasajes transcritos: 

RTr 8097 • «Trente fiz ot li reis Prianz»; PV: «Priamo 
auia treynta e tres fijos»; AlfXI : «Priamus auya treynta e 
tres fijos». Para formar este número ambas versiones añaden 
la mención de Anfimaco (hijo de Priamo que no aparece hasta 
el V. 24578) y Polidamas (que no es hijo del rey troyano, sino 
de Antenor, V. 5481), no nombrados — dicen — por ser aún pe- 
queños; estos dos nombres añadidos a los 1 8 que van a nom- 
brar en seguida («veynte» según AlfXI; la otra versión no dice 
el número de los que faltan) y a los 13 que nombraron antes 
componen los 33 anunciados. — En vez de traducir literal- 
mente la segunda parte del verso 8098: «nez de soignanz», 
dicen: PV, «que oviera en dueñas e en donzellas e muy fijas 
de algo»; AlfXI, «e todos los ganara en dueñas e en donzellas 
de alto linage e de muy grand guisa»; parecen remontar a una 
repetición de los versos 7990-2: 

Oui fil erent Priant le reí 
De dameiseles de parage, 
De gentiz femmes de lignage. 

RTr 8135: <'Li rei Pandarus de Sezile»; PV: «Pandarus de 
Ligia»; AlfXI: «Pandarus de Liga». — Después del verso 8136 
mencionan al «rey Adast»-o». — RTr 8139: «Ne li trei rei qui 
sont de Frise»; PV: «et fincaron y otrosy con el dos reyes de 
Traga»; AlfXI: «nin salieron y otros dos reyes de Traga». — 
Omiten los versos 8140 y 8144. — Es muy curiosa la ampli- 



luego esta hipótesis, pues la naturaleza de las mismas nos persuade 
de lo contrario. 

^ Después de la edición de Constans se ha tenido noticia de dos 
mss. fragmentarios : uno, el de la biblioteca de lord Middleton de 
Wollaton Hall, v. Bibliotlieque de VÉcole des Chartes, 191 2, LXXIIl, 
203, y otro, el Fragmani d'un mamcscrit dti Román de Troie comunicado 
por A. Thomas, Romanía, 191 4, XLIII, 436-7. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» 1 49 

ficación que hacen al final del primer pasaje y que comprende 
el refrán «de los escarmentados se fazen los arteros» ^. 

RTr 9898: «Estrait de contes e de reís»; nuestras ver- 
siones coinciden en no entender la palabra «estrait» 'descen- 
diente', aplicada al griego herido por Chirrus, dando con ello 
origen a aumentar las proezas de éste, pues le suponen ven- 
cedor de muchos condes y reyes ^. — RTr 9927, las dos ver- 
siones califican de «ardido» a Protenor. 

Suprimen los versos 13187-8. 

Otro dato curioso es la transformación del nombre Bri- 
seida {RTr sin variantes) en Bregayda, común a las dos ver- 
siones ^. 

Veamos ahora si, fijándonos en las coincidencias con algu- 
nos mss. franceses, podemos precisar a cuál se acercaría el 
original de las versiones castellanas. 

i?7V8099: «Dozevos en ai ja nomez» (GLP^)^ «Les XIII 
M^AA-BCiyPRlVk; PV: «e ya vos nonbramos los treze»; 
AlfXT. «et porque vos yo nombre los treze». 

RTr 9901: «que del cheval l'a enversé», eB'^FK (íács ar- 
cons»; PV: «quel fizo perder la silla»; AlfXP. «que le fizo 
dexar la silla». — Omiten las versiones los versos 9913-4, lo 
mismo que los mss. franceses AA^BrFjy, y los versos 9935-6, 
coincidiendo con A francés. 

El tercer pasaje, entrevista de Aquiles y Héctor, versos 
13121-13206, lo escogí para ver a cuál de las dos redacciones 
distintas que ofrecen los mss. del Román seguían las versio- 



' En francés existen refranes semejantes a éste, según me comu- 
nica el Sr. Constans, a quien doy aquí las gracias por la amable co- 
rrespondencia que ha sostenido conmigo con motivo de este artículo. 
Lamento no poder dar ejemplos de esos refranes franceses, pero las 
notas que el Sr. Constans me enviaba no han llegado a mi poder. 

2 MussAFiA, Span. Vers., págs. 41 y 42, señaló este error, pero lo con- 
sideró como una mala traducción, pues sólo conocía la Versión deAlfXI. 

5 PV dice también Bre3'gada, Breyseda y Breyse (éste una sola 
vez AI, 120 2', RHisp., VI, 70, y es una simple omisión de la última 
sílaba, pues el metro exige Breyseda). Bragayda, está en Santillana, 
ap. Tallgrex, Estudios sobre la Gaya de Segovia, Helsinki, 1907, pág. 82. 



150 ANTONIO G. SOLALINDE 

nes españolas. Es a la primera y más antigua ^, que está en 
AP-AA-IL^MP'^RSKr. — RTr 13 138: «Mout truis vers vos 
dure meslee» (lección crítica y de AFP^); M'-A-HIM: «Souent 
uos truis vers moi irie»; PV^: «sienpre falle en vos muy crua 
batalla e muy dura»; AlfXP. «et cada uez fallo en uos iusta 
muy fuerte e mu)' dura». 

RTr 13322: «Ou'il ne lor feYst comparer»; M-AA^JMV^: 
«A mil le fist puis comparer»; A^DIkRy: «A mil nel fist com- 
parer»; PV: «dio la muerte mas de a mili griegos lóganos»; 
AlfXP. «ca mas de mili caualleros tomaron muerte». — PV 
no suprime los versos 13457-70, coincidiendo con los mss. 
AP-AA^BCC^IJkMPRSS^ V^ V^ {AIJXI omite el pasaje en 
que estarían esos versos). — RTr I4290: «Un suen vaslet, un 
dameisel»; L^N: «Lo fil Carriz»; PV: «llamó vn su donzel que 
estava y cerca, que era fijo de Carris de Piedra Lada»; AlfXP. 
«un donzel que era fijo de Caris de Pedra Lada» '. 

Plasta aquí van juntas en sus lecturas las versiones cas- 
tellanas; pero pongo a continuación ejemplos en que las 
diferencias de cada traducción pueden remontar a mss. fran- 
ceses distintos o provenir de simples antojos de los traduc- 
tores ^. 

RTr 8098: «Toz chevaliers, nez de soignanz»; M'^BCKJAP : 

«De sa moillier e de »; PV: «sin los de su mogier» (!!); 

AlfXP. «bastardos que eran de mu\' grand prez». — /'Fomite 
los versos 8105-Ó y trastroca los 8101-2, que traduce después 
del 8132. AlfXI traduce bien. — En RTr 8125-7 se com- 
para la belleza de Cadorz de Lis con la de Absalon; PV, o 
tiene un ms. en el que el término de comparación es Paris, 



1 Véase Coxstans, Roinait de Troie, \'I, 82. El ms. fragmentario S'-^ 
único que hoy existe en España (v. pág. 123), no pudo influir en las 
versiones españolas, pues aparte de su fecha, siglo xiv (v. Pagés, 
Anuales de Midi, 1890, II, 515), sus versos pertenecen a la segunda 
redacción de este pasaje. 

- Este último ejemplo es dudoso, pues puede tratarse de una tras- 
posición del verso 14307, no traducido en su lugar correspondiente. 

^ Lo general es <|ue estas variantes no se correspondan con nin- 
gún ms. del Román. 



I AS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE* 15I 

el hermano de Cadorz, o se le ocurre al traductor la susti- 
tución; AlfXI se sirve de otro ms. que evidentemente citaba 
a Absalón, pues el traductor hace al hijo del rey David («1¡ fiz 
Daviz») bastardo de Príamo, aplicando a Absalón todos los 
adjetivos cjue Benoit dedica a Cadorz. Este nuevo bastardo 
origina la supresión de Nez d'Amors. — En Pí' no existen los 
versos 8 1 33-4, coincidiendo con xP-, aunque en estos mss. 
falta, además, el 8132. AlfXI no omite ningún verso. Tam- 
poco traduce PFel 8142. 

Una omisión importante de AlfXI es la de los versos 
13427 a 13494, relativos a la inconstancia femenina. La frase 
incidental del traductor «mas en esto mintió como la estoria 
cuenta adelante», colocada a continuación del verso 1 3 5^3 1 
podría aludir a este pasaje ^ aunque creo que se refiere al 
desvío de Briseida hacia Troilo. 

Aun con estos datos, implica dificultad el precisar a qué 
familia perteneciera el ms. o los mss. franceses bases de las 
traducciones. Las variantes, a pesar de haber algunas signifi- 
cativas, no nos dan pie para ello, pues vemos mezclarse las 
lecturas de las dos familias y de las varias secciones en que 
Constans - clasifica los 39 mss. por 61 conocidos. Únicamente 
podemos decir que se aproximaría •' al ms. A^ familia z\ del 
Román, pues son bastantes las coincidencias anotadas, aunque 
no lo sigan en todo. Dada la compleja formación de los mss. 
franceses, sólo se podría determinar esta cuestión — y quizá 
no de un modo definitivo — comparando íntegramente las 
versiones españolas con su original, tarea encomendada a un 
futuro editor de ellas. 

Analicemos ahora por separado las peculiaridades de cada 
versión. 

En la Versión en prosa y verso ha\', como en toda traduc- 



1 Tara explicar satisfactoriamente las palabras «como la estoria 
cuenta adelante», tendríamos que suponer la trastrocación del pasaje 
tal como lo está en PV, 1342 7- 13494 después de 135 16. 

- Román de Trote, VI, 67-105. 

* Más que en dos mss. franceses me inclino a pensar en uno solo, 
pues hay un número sobrado de lecciones iguales en las dos versiones. 



152 ANTONIO G. SOLALINDE 

ción, algunos errores; pero, en general, se puede seguir bas- 
tante bien el Román de Troie. Son pocas las amplificacio- 
nes grandes, aunque abundan las frases incidentales y los 
refranes y sentencias ^. Pocas veces modifica el sentido del 
texto ^. 

La ampliación más notable de cuantas he notado es la de 
la descripción del sagitario traído por el rey Pitroplax para 
luchar contra los griegos: 

M, 1 1 6 a ; e este rrey traya en 

12353 II ot o sei un Saietaire su compannavn sagitario muy bra- 

Oui mout ert fel e deputaire. uq g muy esquiuo; e como quier 

Des le nombril enjusqu'aval qug enlos libros diga que es ca- 

Ot cors e forme de cheval. uallo de la ^inta ayuso, e omne 

déla ^inta arriba, mostrar vos he- 
mos nos la verdat de todo este fecho. Et sabed, que enel comiengo 
del mundo, ante que los omnes trabajasen de caualgar, andauan con 
ballestas e con arcos matando las bestias brauas del monte; mas quan 
do no las podían alcangar, ouo y omnes mucho sotíles e muy enge- 
niosos que asmaron de alcangar las vnas conlas otras; e uíeron que 
los cauallos eran mas ligeros e mas corredores e mas rrehezes de 
amansar, comengaron de caualgar enellos, e en logar de sillos e di guar- 
nímentos que nos agora fazemos para caualgar, auian ellos sus cueros 
crudos e sus correas con que se atauan muy fuerte a los cauallos, e 

desy dexauan crcsger las baruas 

,0361 II ne fust ja de dras vestuz, e los cabellos, e cobrian se todos 

Ouar come beste esteit peluz. con ellos e non auian cuydado de 

otras vestiduras e. 

Queda incompleto el pasaje por no existir la segunda co- 
lumna de este folio. Al relatar la muerte del sagitario, el tra- 



' Después del verso 129 16 añade: «e por esto dize la palabra: 
faz bien e non cates a quien» (M, i22d). Al terminar Diomedes de 
declarar su amor a Briseida, RTr 13616, dice el traductor (M, iz^b): 
«mas señora, ami que soy tan vuestro amigo, guardat me de aquella 
palabra antigua, que se que es muy verdadera e dize : ama a quien no 
te ama, rresponde a quien no te llama (el ms. ama), andarás carrera 
vana». 

2 Los versos 13 183-6, en que Héctor acusa a Aquiles por sus amo- 
res «contra natura» con Patroclo, no están traducidos literalmente, 
para ocultar el vicio de los dos griegos. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL ROMÁN DE TKOIE» I53 

ductor insiste en su descripción. Diomedes le corta con su 
espada por la cintura, pero la parte de caballo sigue corrien- 
do (cfr. RTr 12492): 

M, 1 17 r; et las piernas del sagitario, como estauan atadas al cauallo 
con correas e con cueros, non podían caer del; et por esto coydauan 
algunos que era medio onbre e medio cauallo, porque no traya silla 
nin paresgian las piernas que estauan atadas al cauallo; et assy andido 
allj' muy grand piega fasta que lo mataron los griegos. 

El traductor se revuelve contra la descripción del sagita- 
rio que encuentra en «los libros» y que no cree verdadera. 
Este reparo se debería a ignorancia de la figura de aquél con 
cuerpo de centauro ^, si no coincidiera con la idea, ya anti- 
gua, de que los centauros fueron en principio cazadores de 
animales - o guerreros a caballo ■''. 

También se notan algunas amplificaciones en el pasaje en 
que Benoit se lamenta de la inconstancia femenina, a propó- 
sito de la volubilidad de Briseida, RTr 1 3427 a 1 3494; sólo 
apunto dos ^: 

Af, 131 a; ca bien sabed que toda mogier, como quier que aya grand 
amor alguno, sila otro catare artera mente mostrandol enla su catadura 



1 Las representaciones literarias y gráficas de este ser fantástico 
eran bastante corrientes, sobre todo en el zodíaco, y por tanto ten- 
drían que haber pasado por los ojos de un hombre medianamente 
culto, cual había de ser el traductor medieval de un poema francés. 
En las obras de Alfonso el Sabio encuéntrase la descripción y minia- 
tura del sagitario; v. Libros de Astronomía, edic. Rico y Sinobas, Ma- 
drid, 1863, I, 77, y Lapidario, edic. facsímil, Madrid, 1881. Véanse tam- 
bién las palabras de la Gí-al. Est., \?- Parte, ms. A, fol. 28 a. Sin ir m¿ís 
lejos, nuestra Versión de AlfXI, ms. A, fol. 70 r, tiene una miniatura 
sobre este pasaje, en la que está bien representado el sagitario. Para las 
fuentes del sagitario en el Román de Troie, v. Coxstaxs, V, i y VI, 248, 
y Faral, Soiirces latines des cantes et romans courtois, París, 1 9 1 3 , pág. 313. 

- Véase Daremberg y Saglio, Dict. des antiquitcs gr. et rom., París, 

I.,, ICIO. 

•' Isidoro, Etym., XI, ni, 37. Cfr. Gral. Est., ms. A, 149^2 (Rev, FU. 
Esp., 1915, II, 283"), y ms. P, \oa. 

^ No transcribo íntegro el pasaje por haberlo hecho ya Paz y Me- 
LiA, Rev. Hisp., 1899, VI, 76. 

Tomo III. 1 1 



154 AXTONIO r.. SOI.ALINnK 

quel ha grand amor, e faziendo gelo creer por algunos fechos cjue faga 
por ella, tanto que ella cuyde quela quiere bien, luego el primero amor 
es vengido por el nuevo entendedor; e sy veyen guisado tiempo e sa- 
zón non ha cosa ninguna que y rresgele; et por esto me tengo e creo 
que es verdat lo que escriuio Ouidio, que fue muy sabidor enestas 
cosas, quando dixo: «subgesore nouo vingitur om[n]is amor» ' que 
quiere dezir: «todo amor es vengido por el nueuo entendedor». 

1^1 traductor, ignorando que los versos 1 3457-70 se refie- 
ren a la reina Alienor de Aquitania -, los interpreta como 
una alusión a la \'irgea •'' y amplifica el concepto: 

M, 131 c: esta sopo mantener leal amoral su entendedor, de guisa 
que nunca i)udo ser falsado; et pues como quier que las otras tengan 
por mal esto que dezimos, sienpre aya alegría ^ esta que mantiene 
todo tiempo a su amigo e su señor lesu Cristo leal amor, e todas las 
otras fagan lo que ouieren e an sabor déla semejar. 

Pero donde más amplifica el traductor, aunque sin sepa- 
rarse de la obra original, es en los trozos rimados. Los publi- 
có A. Paz y Melia, Poesías ulU) caladas cu ¡a Crónica Jioyai/a 
romanceada en la Revue Hispaiiicjiíe, 1899, \"I, 62-80. Se sirve 
sólo de nuestro ms. J/. El .1/', que él desconocía, nos com- 
pleta las poesías IX y XI, )• da el texto de la X, que aun está 
inédita ". 

[•'numero a continuación las poesías que contiene la Í^íV- 
sióii ei/ prosa y verso: 

1 Ovidio, Remedia ainoris, 463. Más adelante, descjués del verso 
13866 (M, 136^^, cita la misma frase: «ca segund dize un sabio, mudase 
el amor con el nuevo entendedor e qual faze al primero, tal al segund 
e tal al tercero». 

- Véase Cgxstans, VI, 1S9, y Langiois en Zr/íschri/f /. roin. Pliil., 
1913, XXXVII, 371. 

2 Esta alusión no está sugerida por los versos que añade el ms. 
francés ^*, pues es totalmente distinto su desenvolvimiento; v. Cons- 
TANs, VI, 25. 

^ s. a. a. es la traducción del v. 13470, «Poisseiz aveir tozjorz leece!». 

•'' El Sr. Menéndez Pidal publicará la parte rimada de esta versión, 
sirviéndose de los dos mss., en la futura Crestomatía del español an- 
tiguo. 



I.AS VKRSIOXES ESPAÑOLAS DEL CKOM.W I>E TKOIE» I 55 

I. I)uclü de A([uiles pcir la nuicrtc de Palroclo. Román <ie 
Troii 10326-70; iiis. .1/94(7, i)ul)lica(ia en RHisp, VI, 63 ^ 

II. Profecía de Casandra, después de la segunda batalla. 
RTr 10421-54; .1/ 96.7; Rllisp, M, Q<S\ Ríos, lUst. Crít., IV, 
350. 

III. Ananu'iión decreta la muerte de Héctor. RTr IIO25- 
34; .1/ 102 r; RHisp, \'I, 68. 

[\'. Descripción de la sexta batalla. RTr 1 2/ 09-34; ^^ 
\20a\ Rllisp, \'I, 68. 

\', \'I y VIL Amores de Troilo y Briseida. RTr 13261- 
32;; M 126c, 12"/ b, 128a; RHisp, M, 70, 71, 73. 

MIL Briseida va al campo de los griegos. RTr 1 3496- 
516; .1/ 130.7; Rflisp, M, 7':^. 

IX. Diomedes vence a Troilo y manda el caballo de éste 
a Briseida. RTr 14286-354; .1/ Mir; M' 164b; RHisp, VI, 78. 
(Baver en una nota a NicoLás Antonio, Bibl. Hisp. \ ctiis, II, 
195, publicó ocho versos; v. Mussafia. Spai/. Vi'/s., 49.) 

.\. Diomedes conquista el amor de Briseida. /v7V 15001- 
185; A/ los dos últimos versos en I50(7; M' l'¡2c. 

XL I lécuba y Andrómaca no ([uiercn t[ue lléctor salga a 
la batalla. RTr 15436-530; .1/ 151^/; J/' 187/;; RHisp^ \'I, 79. 
.V mi ver, esta me/cla de prosa \' verso, poco corriente 
entre nuestros escritores nKxlievales -, procede de una exce- 
siva facilidad versificatoria del traductor, que le arrastraba a 
poner en verso algunos pasajes de asunto más o menos poe- 
tizable, v no, como han insinuado Baist "' \' Menéndez Pelavo ^, 



' El número 1 1 1 con que Paz señala el folio en que empiezan estas 
poesías en /I/ es de la primitiva foliación. Yo sigo la de los folios hoy 
conservados. 

- RooRÍcíUEZ DEL Padkón, CU cl Sit'rvo libre de amor mezcla también 
la prosa con el verso; v. edic. de Paz y ^Pílla, Soc. Biblióf. Esp., Ma- 
drid, 1884, XXII, págs. 41, 52 y 75. Pos versos que pone al fin de 
SUS ejemplos en prosa D. Juan Mantel en El Conde Lucaiior, como la 
introducción en prosa a las poesías de El Libro de Buen Amor, del 
.\rcipreste de Hita, no son casos de mezcla de prosa y verso como los 
de nuestra versión. 

* Grundhss dcr rom. Pliil., II.,, 43S. 

* Orígenes de la Xovela, I, pág. cxi.vu. 



156 ANTONIO G. SOLALINDE 

de una imitaci(3n de los lais intercalados en el Tristáii ^ . Aque- 
lla facilidad se patentiza en esta estrofa según la cuaderna vía 
perdida en la prosa: 

AI, 100 a: Et fueron estonge por aquello, todas las azes a3'untadas 
en aquel logar 

e ferien muy amenudo e amenudo se derrocauan, 
e los vnos foyen e los otros [los] sacudauan (sic)^ 
et los vnos perdían cauallos e los otros los cobrauan, 
los vnos cayan en tierra, los otros los alcangauan, 

et tan grande fue la batalla e el ferir en aquel lugar, que moríeron 
aquella ora mas de sietcíjientos caualleros délos mejores. 

Se ve que en el traductor influye poderosamente la redac- 
ción de los versos franceses que traduce: 

RTr io<Si5 Li un les autres envai'rent, 
Sovent chacierent e foírent, 
Sovent josterent e menú, 
Sovent se sont entrabatu; 
Sovent perdent, sovent guaaignent; 
Sovent s'ocient e mahaignent. 

Schiff -, inducido por el arcaísmo c|ue cree encontrar en 
alguna poesía, supone la existencia de una traducción en ver- 
so aprovechada fragmentariamente en una versión posterior 
en prosa. Pero, aparte de que no puede notarse una evidente 
diferencia cronológica entre la prosa y los versos ■'', sería diíí- 



' Los lais del Tris¿dii de Lconís, edic. Büxilla y San Martíx, Socie- 
dad Biblióf. Madr., Madrid, 191 2, págs. 194 y 379, son pui-amente líri- 
cos y no descriptivos; por tanto, en nada se parecen a esta traducción 
del Roma7i de Trote hecha a ratos en prosa, a ratos en rima. 

2 La Bibl. du M.^ de Santillane, pág. 260. 

3 Ya hemos indicado arriba, pág. 128, que la opinión de Paz y 
jMelia, RHisp, VI, 62, en la que se apoya Schiff, no puede sostenerse, 
pues algunos de los arcaísmos que aquél encuentra en la IV.^ poesía 
están también en la prosa, y otras formas lingüísticas de la versión 
son propias de toda la Edad Media. En último caso, tampoco tendría 
gran importancia la existencia de esos arcaísmos, que un copista no 
puede modificar en el verso y sí en la prosa. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» 1 57 

cil que hubiera podido existir una versión tan amplificado- 
ra ^ y poco ajustada al texto como lo es la parte rimada 
de aquélla. 

l'^l poeta o versificador nada inventa, ni aduce nada que 
pueda remontar a otra fuente, pero se difunde en monóto- 
nas repeticiones, que hacen pesada su lectura. Tampoco se 
podría explicar bien que en una traducción toda en verso se 
emplease tanta variedad de metros como se nota en las poe- 
sías conservadas -. 

La Sra. Alichaélis de \'asconcellos ■' ve en estos «lais» 
y «romances» resabios trovadorescos y gallegos, fijándose en 
el vocabulario. Efectivamente, toda la parte externa de estos 
trozos en verso nos indica que su autor era hombre conoce- 
dor de la versificación galaicoportuguesa, y que estaba influí- 
do, como casi todos los poetas de su tiempo, por la poesía 
occidental de la península. 

La Versión de Alfonso XI es, en general, buena y más 
apegada al Román de Troie que la otra. Apenas podemos seña- 
lar amplificaciones o frases sueltas que sean propias del tra- 
ductor; abundan, en cambio, las omisiones. Algunos pasajes, 
que señalaremos, proceden de otras lecturas. 

Como ejemplo de traducción algo libre do}'^ el prólogo de 
Henoit. De paso establezco su texto, que siempre ha sido 
mal transcrito ^, y lo acompaño del Román. 



' Tómese por ejemplo la I.^ poesía, en la que 44 versos de Benoit 
se transforman en 148 en la versión. 

- Alternan desde la sextina octosilábica (I.'"^ poesía) hasta la cua- 
derna vía (IV.^ poesía). 

"• Caiicioneiro da Ajuda, II, 5 1 9. 

^ El nis. A es el único que nos conserva el prólogo. Lo publicaron 
Ríos, Hist. Cn't., IV, 346; ]\Iartíxez Salazar, Crónica Troyana, II, 291; 
TuBiNo, Museo Esp. de Antigüedades, Y, 191; Mussafia, iS)*a«. Vers., 44-47; 
éste publica, también a dos columnas, el texto español y los versos 
del Román de Troie. Para el castellano utiliza el dado por Ríos j', por 
tanto, transcribe todos los errores que éste cometió. Para el texto 
del Roinaíi, Mussafia se sirvió de la edic. Jolv, versos 45 a 140. 



158 



ANTONIO O. SOI AUNDE 



RTr 45 Omers, qui fu clers merveillos 
E sages e escientos, 
Escrist de la destrucion, 
Del grant siege e de Tacheison 
Por que¡ Troie fu deseitee, 

--'» Que onr puis 

ne fu rabitee. 
Mais ne dist pas sis livres veir, 
Ouar bien savons senz nul espeir ' 
Ou'il ne fu puis de cent anz nez 
Que li granz oz fu assemblez: 

55 N'est merveille s'il i faillit, 
Ouar onc n'i fu 

ne rien n'en vit. 
Ouant 11 en ot son livre fait 
E a Athenes l'ot retrait, 

'^ Si ot estrange contengon. 



]\Is. J, I a: Todos aquellos que 
uerdadera mientre quisierdes sa- 
ber la estoria de Troya, non lea- 
des por vn libro que Omero fizo, 
et dezir uos he por qual razón: sa- 
bet que Omero fue vn grand sabi- 
dor, e fizo un libro en que escriuio 
toda la estoria de Troya, assy como 
el aprendió; et puso en el como 
fuera gercada e destruyda, e que 
nunca después fuera poblada. 

Mas este libro fizo el después mas 
de gient annos que la villa fue 
destruyda; 

et por ende non pudo sauer uer- 
dadera mente la estoria, nin como 
passara. 

Et fue después aqueste libro que- 
mado en Atenas por mentiroso. 



Esta versión no tratluce los versos 6o-Q2. 



'■5 Icist Daires 

dont ci oez 
Fu de Troie norriz e nez; 
Dedenz esteit, 

onc n'en eissi 
-"' Desci que l'oz s'en departí; 



Mas aquel que uerdaderamente 
escriuio la estoria de Troya en 
como passo, fue Daj'res 2, que era 
natural de dentro déla gibdat, e 
estudo presente a todo el des- 
truymiento, e veya todas las ba- 
tallas e los grandes fechos que se 
V fazian. 



No traduce los versos 97-IO6. 



' Este verso falta en el ms. francés C, y también en nuestra 
í 'ersión. 

2 MussAFiA, Span. Vcrs., ])iíg. 47, se extraña, y con razón, de que el 
texto castellano pusiera «Dytls», pues Benoit no cita a este autor en 
su prólogo. Débese todo a una ligereza de Ríos, quien encontrando 
dificultad en la lectura, pues está algo borroso, cambió los nombres 
de los historiadores. 



lAS VKKSIONES ESPAÑOLAS UEi. ROMÁN DE TROIE^ 



'59 



T(jt (juant qii'il faiscicnt le jor 
O en bataille o en estor, 
Tot escriveit la nuit aprés 
Icist que je vos di Darés: 
One por amor nc s'en voiist taire 
De la verte diré e retraire. 
Por qo, s'il ert des Troiens, 
Ne s'en pendié plus vers les sucns, 
Ne mais que vers les Grezeis fist: 
De l'estoire le veir escrist. 
I.onc tens fu sis livres perduz, 
Oii'il ne fu trovez ne vcüz; 
Mais a Athenes le trova 
Cornelius, quil translata: 
De 5;reu le torna en latin 
Par s<jn sen 

e par son cn<íin. 



Moutcndevons mieuz celui creire 
E plus teñir s'estoire a veire 

'-^ Que celui (jui 

puis ne fuz ncz 
De cent anz o de plus assez, 
Oui rien n'en sot, igo savon. 
Se par oír le diré non. 
Ceste estoire n'est pas usee, 

'3° N'en guaires lieus nen est trovee: 
Ja retraite ne fust ancore, 
Mais Beneeiz de Sainte More 
L'a contrové e fait e dit 

No traduce los versos 134-/. 

138 Ci vueil l'estoire comencier: 
Le latin sivrai e la letre, 



Kt cscriuia siempre de noche por 
su ¡nano en qual guisa el fecho 
passaua de dia; et porque era na- 
tural déla villa desamaua los grie- 
gos de todo coraron, et nunca qui- 
so dexar la uerdat déla cstoria 
toda en como passauan los de 
fuera e los de la ribdat. 



Et sauet que este libro fue per- 
dido luengo tiempo; et acaes(;io 
después que lo fallo Cornelio en 
la gibdat de Atenas, e traslado lo 
luego de griego en latin, que non 
tollio nin annadio nada, por non 
cuj'dar que la ystoria era suya. Ca 
este Cornelio era omne sabidor e 
sabia todos los lenguages. 
Et por esta razón, meior deuemos 
creer esta estoria a Dayres que 
la uiü e acaes(jio toda por si, que 
non a Omero que nasgio después 
del destruymiento a cient annos. 
e non sopo nada de como la esto- 
ria passara si non por lo que oio. 
Et agora quieroquesepadesquien 
fue el que lo traslado de [latin en 
francés] •: sab[ed] que este fue 
Beneyto de Sancta [Marta] -. 



Desde •' [)ues todo 

esto sabedes, quiero comengar a 
trasladar esta estoria de francés 



' Además de pedir el sentido esta lectura, aun se conservan algu- 
nos trozos de las letras desaparecidas, que permiten asegurarla. Para 
leer todo este pasaje he em[)leado reactivo. 

- Está completamente borrado. He restablecido esa forma por ser 
la que emplea esta Versión cuando nombra a Benoit. Véase ms. A, 
fol. 24 (■ y (/. 

' Hay una palabra ilegible. 



1 6o ANTONIO G. SOLALINDE 

RTr 14.0 Nule autre rien n'i voudrai metre, en castellano; et non diré mas nin 

S'ensi non com jol truis escrit. menos sinon assi como fallo en 

Ne di mié qu'aucun bon dit escripto, e non dexare ninguna 

N'i mete, se faire le sai, cosa de todas las razones desde 

Mais la matire en ensivrai. que el libro es fecho a acá. 

El traductor suprime los 44 primeros versos del Román 
de Troie que contienen un elogio de la ciencia. Los ver- 
sos 57-59 están alterados, indicando una idea — la de que el 
libro de Homero fué destruido en Atenas — que no se encuen- 
tra en Benoit ^. Omite los versos 60-92, en los cuales se habla 
de la obra de Homero y de la trasmisión de la historia de 
Dares por Cornelio; algún vago recuerdo de estos versos debía 
conservar el traductor, jjues tenía presente el 84, «De letres 
sages e fondez», al decir más adelante que «este Cornelio era 
omne sabidor e sabia todos los lenguages». Omite asimismo 
los versos 97-106. El escritor castellano se apropia las pala- 
bras finales de Benoit que tratan de las circunstancias de la 
traducción. Todo este párrafo final está transformado, supri- 
miendo, además, algunos versos, los 1 34- 1 37. 

Una de las omisiones más importantes es la de casi todo 
el resumen del poema que Benoit pone después del prólogo 
y del cual sólo traduce los versos 145-184, dejando desde 
el 185 hasta el 714. También merecen anotarse las omisiones 
de los versos 918-30, 3095-3142, 13427-94 -. La de los ver- 
sos 1 3 183-6, sin duda está motivada por la alusión que hacen 
a los amores de Patroclo y Aquiles '^. 

No he encontrado más que dos notables amplificaciones; 
he aquí los pasajes: 

RTr S05 Hercules, Ms. A, i d: Et aqueste Ercoles 

Cil qui sostint maint pesant fais au3'a comentado grandes fechos 

E mainte grant merveille fist e grandes conquistas acabadas, et 

E maint felón jaiant ocist : mato muchos jayanes, e passo por 



' Parece más bien ocurrencia del traductor que divergencia en el 
ms, original. Así opina también Mussafia, Span. Vers., pág. 45. 
- Véase antes, pág. 153. 
' Véase antes, pág. 152, n. 2. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL <;ROMAN DE TROIE» 



l6l 



RTr V.I1 E les bones iluec ficha, 



Sil. Ou Alixandre les trova: 



Ses granz merveilles e si fait 
si2 Seront a toz jorz mais retrait. 



muchas coytas, et poi" los grandes 
fechos que acabara auya grand 
prez. Et era omne muy nombrado 
e en cada hueste que se algún 
pleito bol nía, luego yuaalla, e con- 
quería muchas tierras, e ponía sus 
ymagines en aquellos logares fas- 
ta do conquería . Ca en aquel 
tiempo era costumbre que todos 
los reyes que algunas tierras con- 
querían ponían sus ymagines ally 
fasta o conquerían; sí conquisies- 
sen por guei"ra, ponian ymagende 
omne ardido, si conquísiessen por 
seso ponía }'magen de omne se- 
sudo; et Ercoles fizo poner dos 
j-magines allí fasta o conquirio: a 
un omne ardido e otro sesudo. Et 
estas dos ymagines fallo después 
Alexandre estando en (^ima de 
vna sierra, quando el después con- 
quirio la tierra o las el fincai-a por 
señal. Et fueron muy retraydos 
sus fechos e susmarauillas eseran 
ya en quanto el mundo durar. 



Si la amplificación comprendida entre los versos 808 y 809 
no revela fuente alguna nueva, las otras, entre los 809-10 y 
810-II, responden a una lectura quizá de los hechos de Ale- 
xandre, ya que de estas estatuas habla, entre otros, Julius 
\'alerius, Historia, III, 49 ^ 

También se ocupa de las estatuas de Liber y Hércules, 
encontradas por Alexandre, la Carta de Alexandre a Aristóteles 
sobre las maravillas de Lidia, cap. xxii -. 

A propósito de la descripción de Oriente que Benoit liace, 



' Edic. KüBLER, Lipsiae, 1888, pág. 157,9. 

- Edic. Pfiíter, Kletne Texte zum Alexander román, Sammlung vul- 
garlateinischer Texte, 4. Heídelberg, 1910, pág. 37, otra edic. de KCbler, 
Ro/u. Forsch, 1890, VI, 237. Cfr. Mever, Alexandre le Grand dans la Lit- 
tcrafure franfaise du moyen age, París, 1SS6, II, 171. 



102 



AXrONMO G. SOLALIXDE 



RTr 



23127 y sií^s., intercala nuestro traductor, ms. A, 1 37 a, des- 
jo u é s del verso 
23174, una repar- 
tición del mundo 
iMi tres partes, que 
tiene por fuente a 
Isidoro Etymolo- 
'/lae, XI\', II, 1-3. 
Delimita también 
Asia , Europa y 
África con el 
Mediterráneo, río 
« Tanges » ( Ta- 
ñáis) y Nilo, de- 
limitaciones que 
proceden asimis- 
mo de las Etymo- 
logiaí\ XIII, XVI, 
i; XXIV. Para de- 
mostración de es- 
to añade el cono- 
cido diagrama del 
mundo antiguo 
que encontraría en su ms. de Isidoro, pues casi todos los có- 
dices de las Etimologías lo contienen ^ 








\'eis¡ün di' AlfXl, m.s. ./, íol. i},'¡ c. 



LAS n<AULCCJ()Xi:s <.au>i:(;as dk la «versión dk alkoxso xi» 

Las dos traducciones gallegas que de la Versión de Alfon- 
so XI se hicieron en el mismo siglo xiv, muestran la expan- 
sión que ésta llegó a alcanzar. 

Una de las traducciones, la conservada en el ms. G -, 



' Véase en la reproducción que hizo Beer del códex Tolet. (nunc 
Matr.), 15.8, de las Etyin., fol. 1 ióí^. 

2 No describo aquí el ms. G, de la Ribl. Nac. iIi-67) 10233, por 



lAS VKKSIONICS ESPAÑOLAS DEI. <<KOMAN DE TROIE» 1 6.^ 

es completa '. lín el explicit puesto por el clérigo l'\*rnán ]\lar- 
tís, fol. c (92), indica que escribió una parte — tbls. ix (l) 
al r (92) V del i'xix (II 1 1 al cxxviii (I20) — p(ír mandato 
de su señor, Fernán Pérez dAndrade, hombre importante 
en (ialicia, habiendo terminado su tarea en 20 de enero 
de 1373 -. Hn el resto del códice intervinieron uno ^ o dos 
copistas *. 

La Sra. Michaélis (U> X'asconcellos '' ha sospechado que 
tanto este Martíns como los restantes cojiistas no son sólo 
amanuenses, sino también traductores, pues entre lo escrito 
¡lor cada uno ele ellos hay divergencias lingüísticas a]5recia- 
bles ''. 



hal)er sido objeto úc la edic. de A. Martínez Sai.azar, Ci'óiüca Tro- 
yana, códice gallego del siglo XIV, de la Biblioteca Nacional de Ma- 
drid. Con apuntes gramaticales y vocabulario por M. R. Rodríguez, 
La Coruña, 1900, 2 vols.; véanse las reseñas de Rennekt, ^íod. Lang. 
Notes, 1902, XV'II, 44; Thomas, Rcv. Critique d'Hisf. el de LitL, 1902, 
Lili, 273, y Morel-Fatio, BuU. Ilisp., 1902, I\', 63. Independientemen- 
te, J. CoRxu, en la Miscellanea lingüistica in oiiore di Graziadio As- 
coli, Torino, 1901, págs. 95-128, publicó varios fragmentos; véanse 
Mod. Lang. Notes, ibíd. 44, y Reí', de Arch., 1901, V, 664. Una des- 
cripción detallada de G, aparte de la que hace ^Iartíxez Salazak. I, 
págs. x-xv, es la de Schifk, La Bibl. du M.' Saiitillane, pág. 261. Un ca- 
pítulo lleno de inexactitudes y falsas interpretaciones dedicó a los 
mss. gallegos García de i a Riega. El Amadis de Gaula, Madrid, 1909, 
págs. 79-94. 

' Por pérdida de los ocho primeros folios no existe el comienzo de 
la traducción; así ésta la conocemos hoy a partir del verso 2079 del 
Román de Troie. 

- Martínez Sai azar, pág. xi, supone (lue el lugar donde éste escri- 
be es en Pontedeume, pues allí residían habitualmente Pérez de An- 
drade y Martíns. 

^ ScHiFF, pág. 261. 

< Martínez S.\lazar, I, pág. x. 

' Linóes praticas de portugués arcaico. [Dadas en la Universidad du- 
rante el curso 191 2-3.] Coimbra, 1913, pág, 61. 

•• Véase ÍNIartí.nez Salazar, pág. xiv. La Sra. Mich.\élis y Tii. Br.\ga, 
en el Gru7idrissder rom. Pliil., 11,, 212, conociendo sin duda únicamente 
el e.xplicit final, que es simple traducción del que puso Nicolás Gon- 
zález en su ms. A, creyen^n que también la traducción gallega se debía 



104 ANTONIO G. SOLALINDE 

La traducción está hecha al pie de la letra y sin notables 
modificaciones. 

La otra traducción fragmentaria que leemos en el ms. B, 
hecha por un copista, y a la vez traductor gallego, para 
completar la parte castellana de aquel códice, no puede de- 
rivar de G, pues divergen en su contenido, por haber hecho 
entrar B, tanto en su parte castellana como en la gallega, 
las interpolaciones que ya señalé de la Gral. Est., supues- 
tas en un ms. ^Y"; además G, 11, 1 29, suprime en la tra- 
ducción los versos 23283-301 del Roiiiai/, que, en cambio, B, 
coincidiendo con ¡"ersión de Alfonso XI, ms. A, traduce ^; 
G se exime de traducirlos con estas palabras: «mais por que 
nos seria gran deteemento, por ende me quero délo calar». 

En otras lecturas coincide también B con A, separándo- 
se de G. 

Pero, aparte de esta independencia, se asemejan ambos tex- 
tos en algunas formas de redacción, que el lector podrá apre- 
ciar examinando las variantes de los trozos que antes publico. 
Por tanto, G y B — éste con el intermedio X" — derivan de 
un X' castellano -. 

Esta traducción, al igual que la otra, es literal, y no intro- 
duce modificaciones notorias. 



al escriba castellano, error que rectificó D.^ Carolina en su Canc. da 
Aj»da, II, 518. Bonilla y San Martín, Tristdn de Leom's, pág. xxxv 
quizá por no conocer e.^actamente este último estudio de la eminente 
escritora, cayó de nuevo en aquel error. 

1 El que G umita estos versos se debe sin duda a que en A están 
puestos al margen y con letra chiquita, por lo que creería el traductor 
que se trataba de una adición. 

2 No puede ser gallego, pues de ese X\ pasando por X", se de- 
duce el ms. castellano Mb. Martínez Salazar, pág. xiv, en vista de los 
distintos dialectalismos que reflejan los varios copistas de G, insinúa 
que quizás deriven de un ms. gallego antecedente; ya vimos en la 
página anterior la justa apreciación que hace la Sra. Michaélis de 
aquellas divergencias lingüísticas. 



LAS VERSIONES ESPAÑOLAS DEL «ROMÁN DE TROIE» 



>65 



CONCLUSIÓN' 



En el cuadro que a continuación inserto se encuentra re 
sumido el propósito de mi artículo: 



ROMÁN DE TROIE 



Ge-vejial E.stor:,-\ 




Creo haber logrado separar, dentro de la Versión de Alfon- 
so XI, la otra fragmentaria Versión en prosa y verso confundi- 
da y oculta en los códices M y M'. Ambas versiones siguen 
un ms. desconocido del Roiuaii de Troie, y contienen ligeras 
amplificaciones procedentes de otros textos. 

Posteriormente, la General Estoria de Alfonso el Sabio 
prestó al formador de un ms. perdido, X'\ algunos capítulos 
que narraban con amplitud ciertos hechos de esta leyenda. 

La Historia Troyana del italiano Guido de Columna no se 
mezcló en la derivación española de la obra de Benoit; única- 
mente \r empezó por copiar una traducción anónima, que 
abandonó pronto para seguir la Versión de Alfonso XI. 



.\ntonio G. Solaljndk. 



MISCELÁNEA 



LAS MBRACIONES DE LA RR ESPAÑOLA 

Sc<^ún Colton, Plioiu'tiquc castillaiie, Paris, IOO9, imagi- 
nas 116, 1 18, lar española consta ordinariamente de 3 ó 4 vi- 
braciones; según Josselyn, Plionétique espagiiole, Paris, 1 907, 
págs. 115, 116, la r inicial o intervocálica varía entre 4-6 v., 
y la r después de //, /, s, varía entre 3-6 v.; Vianna, Ma'itre P/io- 
nétiqne^ 1 890, pág. 106, atribuye a nuestra r, ]ior termino me- 
dio, 3 v., tipo que a Josselyn, op. cit., 1 15, n., le parece, por 
el contrario, una variante enteramente excepcional. Un ligero 
análisis de este sonido, por medio del quimógrafo, en una 
pronunciación correctamente española, hace notar la insufi- 
ciencia de las citadas indicaciones para dar idea conveniente 
de la naturaleza de esta cuestión. 

Los resultados de dicho análisis constan en el siguiente 
cuadro : 





ir tónica. 


rr átona. 




Casos 
estu- 
diados 


Distr. por vibr. 
Tanto »/o 


Casos 
estu- 
diados 


Distr. por vibr. 

Tanto »/o 


rosición de la rr: 


3 V. 


4 V. ¡5 V. 


6 V. 


2V. 


3 V. 4 V. 


Intervocálica 


52 
18 
24 


2 
92 


73 

28 

8 


21 
1 1 


4 

5 


15 
31 
18 


39 

45 


87 
61 


13 


Inicial absoluta 


Precedida de «, / 


» 












94 


35 


48 


14 


3 


64 


31 


66 


3 



La f ha producido 3 ó 4 v. en el 78 "/„ de los casos estu- 
diados; sólo el 2 "/„ de éstos ha dado 6 v.; el 8 "'/()i 5 v., y el 
12 7o, 2 V. 

Kl acento de intensidad influye en el número de vibracio- 
nes de la f. \\n contacto con hi vocal acentuada, la f intervo- 
cálica consta, en general, de 4 v., suele subir a 5 ó 6 y no 
desciende de 3 v.; en posición débil consta ordinariamente 
de 3 V., desciende con frecuencia a 2 y sube raramente a 4. 

La r intervocálica en contacten ])osterior con la vocal acen- 
tuacia — carro, parra, corro. í^idtarra — tiene ckí ordinario 
vibraciones más numerosas c[ue la r, asimismo intervocálica, 
en contacto anterior con dicha vocal — arrullo, arroba, horrc- 
^í?, etc. — ; en ésta he obtenido constantemente 4 v.. mientras 
que en aquélla el (3 "/„ de los casos ha dado 6 v., el 31 "/„, 5 v., 
y el 63 7.., 4 V. 

Es de notar que en formas esdrújulas — tórrido, ¡tórrido, 
libérrimo, etc. — la f aparece constantemente, en los seis casos 
estudiados, reducida a 3 v., particijjando así, no obstante su 
contacto posterior, de la reducción total cjue en estas palabras 
experimenta la sílaba postónica. 

La ma\'or o menor distancia del acento influye asimismo 
en las vibraciones de la r. De los casos estudiados con f inicial 
átona, el 39 '^',) presentan, como queda indicado, 2 v., y el 
(3l **/„, 3 V.: entre los primeros jiredominan acjuellos en que 
la r va separada de la sílaba tónica jjor alguna sílalía interme- 
dia — razonado, /iiiiioroso, repicar, rotulador — , y entre los 
segundos aijuellos en c[ue la sílaba inicial va inmediatamente 
seguida de la tónica — rchaí/o, retama, razón, rapaz, etc. 

En igualdad de circunstancias respecto al acento, las vibra- 
ciones d<' la f española varían en cada caso según los sonidos 
contiguos y según el lugar que la f ocupa en la palabra o en 
el grupo fonético. Después de //, / — honrado, el rey, honradez, 
el rumor, etc. — la r es más breve que en ningún otro caso. 

La r intervocálica presenta ordinariamente más vibracio- 
nes que la inicial absoluta. De esta última, cuyas vibraciones 
son, por término medio, 3-4 tónica y 2-3 átona, dice Colton, 
op. cit., 118, que al pasar a interior de grupo est moins fort. 



1 68 MISCEL.ÍNEA 

ayant deux battements en general, ou de (du?) moins le plus 
souvent». De mis datos resulta lo contrario: la r inicial, al que- 
dar interior en casos como tu iranio, sil rizo, la rudeza, mi 
rebaño, etc., aumenta en vibraciones, igualándose constante- 
mente con la intervocálica. 

El grupo -sr- debe ser considerado aparte; la pronuncia- 
ción a que estas notas se refieren elimina constantemente la s, 
compensando esta pérdida con un alargamiento de lar; ejem- 
plos : los reyes, dos ramos, las razones, israelita; de estos casos 
he registrado 1 5 con r, tónica y lO con r átona, obteniendo, 
casi sin excepción, 5 v. en los primeros y 4 v. en los segundos. 

Las vibraciones de la r han sido producidas en general 
con una rapidez o frecuencia media de 30 v. por segundo. La 
pronunciación fuerte aumenta esta rapidez, y al mismo tiempo 
alarga la duración de la f, haciéndola resultar en todos los 
casos citados con vibraciones proporcionalmente más nume- 
rosas. T. Navarro Tomás. 



FORTUNA ESPAÑOLA DE L7Í \^ERSO ITALLA.NO 

Entre las notas tomadas al azar en mis lecturas poéticas, 
hallo la indicación del verso italiano a que se refiere el se- 
ñor A. Morel-Fatio en el último cuaderno de esta Revista, 
pág. 63. 

Confírmase así la opinión sostenida por el Sr. Aíorel-Fatio, 
en contra del parecer del Sr. Farinelli, obstinado en no leer 
en tantas alusiones un verso de poeta conocido, sino una 
mera expresión proverbial. Y, para dar más plena confirma- 
ción a las conjeturas del sabio hispanista francés, vemos que 
el verso esquivo pertenece a un poeta que si no llega a vivir 
en el siglo xvi, puesto que muere en el umbral de aquella cen- 
turia, logra durante toda ella una fama que declina más tarde. 
Serafino de' Ciminelli, más conocido por Serafino Aquilano 
(1466-1500), es uno de esos petrarquistas del siglo xv olvi- 
dados hoy, y apenas citados en las historias literarias. Alcanzó 



MISCELÁNEA 1 69 

en vida extenso renombre de improvisador y de músico. Sus 
rimas no se coleccionaron hasta después de su muerte ^, y se 
reimprimieron muchas veces en el transcurso del siglo. Su pri- 
mer colector, Francesco Flavio, dedicándoselas «al magnifico 
e nobilissimo Romano Patritio Pietro Sancta Croce», insiste 
en las dificultades de la empresa: «Erano lopere del Sera- 

phino disperse píT tucta Italia: & in tate minute particulc 

diuise e dissipate: che a pena se conosceuano per soe &; 

tante uolte da questo & quello ignorante transcripte :-> Dice 

el soneto en que el solicitado verso aparece, según el texto 
de esta primera edición: 

soNECTO xlviii 

lo pur ti-auaglio: & so chel lempo gioco 
Che se alchun stenta: o uiue hoggi beato 
Non e uilta: non e uirtu: ma fato. 
Che contra el ciel nostro operar ual poco. 

Nascon doi legni in un medesmo loco 
E de lun fassi un dio uago & ornato 
Chognunladora: e laltro e sol dicato 
Ad esser forche: o destinato al foco -. 



' Opere del Facvndissimo | Seraphino Aqvila- | no collecte per | 
Francesco | Flavio. [Al fin] : Impresso in Roma per maestro loanni di 
Besicken* nel anno da la incarnatione del no- | stro Segnore* w cccccir 
a di XXIX" di | Nouebre* nel potificato del N. S. Alexandro | Papa. VI. 
Anno Vndecimo. (Biblioteca Nacional, 1-275; ejemplar encuadernado 
con otras obras.) Acerca de la fama que lograra en vida el poeta, 
algo pueden ilustrar, aun despojadas de lo artificioso y convencional 
que la sazón imponía, estas palabras de Flavio en la dedicatoria del 
libro. Esbózase en ellas, además, algo de biografía: «El Seraphino e 
stato tale: che a Laquila (felice térra che si bella piata ha /"ducta) a 
Matua: a INIilano: ad Vrbino (beate terre che de soi fructi se so pas- 
ciute) a Roma (fortunata térra che la suelta píate ricopre) ha lassato 
tato desíderio di se: che homini cS: done: quelli per la artificiosa facü- 
dia: & ingegno admirado: q?/írste per la no uulgar facilita: & dolcezza 
píangédo lo rechiamano.» — Véase también V. Rossi, // Qtiatirocento, 
págs. 391-396. 

2 Es curioso notar que este pensamiento es el de un conocido 
cantar castellano: Hasta la lena del monie Tiene su separación: Una 
sirve para santos Y otra para hacer carbón. 

Tomo III. 12 



170 miscelXnea 

Cosí ua el mondo: ognun segué sua stella 
Ciaschuno e in térra a qualche fin pi-oducto. 
Et pef tal uariar natura e bella. 

Chi sparge el seme: e chi recoglie el fructo. 
E cosí ua perfin che iunge quella 
Che con ladunca falce adequa el tucto. 

Sin embargo, no encontré primeramente este soneto en un 
libro italiano; fué en un libro español: en los Discursos^ epís- 
tolas y epigramas de Artemidoro , sacados a luz por Micer 
Andrés Rey de Artieda (Zaragoza, 1605). Allí, en el folio lOl, 
hállase transcrito con algunas variantes que no tocan al verso 
en cuestión, y en el mismo folio, a la vuelta, se lee la versión 
rimada de Micer Andrés, que viene a darnos una nueva reper- 
cusión española del famoso verso: 

TRADUCCIÓN SOBRE LA VARIEDAD DE FORTUNA 

Poco va que los hombres se señalen, 
pues ser dichoso )'• bienaventurado 
no es por vicio o virtud, sino por hado, 
contra el cual nuestras fuergas poco valen. 

De un mismo tronco dos pimpollos salen: 
el uno qual deidad es adorado, 
el otro es de los cielos destinado 
para Cjue a un triste malhechor empalen. 

Va el mundo assí, qualquier sigue su estrella, 
3' por sus varias influencias passa; 
\ por tal variar natura es bella. 

Quien siembra, quien se lleva el fruto a casa; 
hasta que tras la vida, viene aquella 
que con la corva hoz todo lo arrasa. 

Las variantes españolas han de explicarse por la inseguri- 
dad de la memoria, y porque nadie, para citarlo, debió acudir 
al texto auténtico. Cervantes y el portugués Francisco de 
Holanda ^ han sido los más fieles en la cita. Enrique Díez- 
Canedo. 



^ Entre las eruditas anotaciones con que ilustra su edición de los 
diálogos (Francisco de Hollanda, Vler Gespriiche über d/'e Alalerei 
«¡e/ührt zu Rom, IS3S. Originaltext mit L'bersetzung, Einleitung, Bei- 



MISCELÁNEA 



CÜXTRIBUCIONKS A LA BIBLIOGRAFÍA DE GONGORA i 

1617, I- Ivsta Poética, a la ¡ pvreza de la vir- ¡gen Nuestra 
Señora. | Celebrada en la parroqvia de | San Andrés de la ciu- 
dad de Cordoua, en quinze | de l^^nero, de l6l/.\ Año (iinagei/ 
de la Virgen) 1617. | Con licencia. Impresso En Seuilla, Por 
Gabriel Ramos Bejarano, En | la Calle íle Genoua. — 4.", 12 li. 

Bibl. Nac. de Madrid: Varios, I -80- 1. 

Fol. T v: «A la SS. V. M. N. S. M. D. D. C. S. M. P. ().: 

Temiendo, y con razón, el Licenciado Enrique Vaca de 

Alfaro, celebrador votiuo de la Pureza original de nuestra Se- 
reníssima Señora, agrauiar los bien afectos espíritus a la vene- 
ración deste Mysterio no le suspendió palios, ni otra lisonja 

alguna Libra, pues, oy el zelo de nuestro denoto, no en 

sólo el aplauso de la gente lega, sino en la calificación de la 

judiciosa Queriendo, pues, el mismo (entre aclamaciones 

de instrumentos músicos) agradecer el zelo de los que a ins- 
tancia suya an afectado su deuoción, propone » [Aquí poe- 
sías de varios.] 

Fol. 9 t: «Vn Soneto tenía hecho Don Luys de Góngora 
y Argote a este Puríssimo assunto, en que glosó vn verso 
que se propuso en cierta justa literaria, y aora sale a luz, más 
por obedecer a la amistad del celebrante desta P"iesta, que por 
ostentar el cuydado que puso entonces en hazelio > : [Pie] 



lagen und Erlauteriingen von Joacjuim de Vasconcellos. Sonderausgabe 
aus Ouellenschriften für Kunstgeschichte, etc. Viena, 1899^ advierte 
el Sr. Vasconcellos: «Wohl kein zufálliger Zusammenklang mit dem 
bekannten geflügelten Worte, das ich übrigens in Petrarca's Canzo- 
niere nicht gefunden habe»; cita las manifestaciones del verso toscano 
en Cervantes, Espinel y Argensola [error evidente por Esquilache; 
asimismo errado el envío al tomo de la Biblioteca de AA. EE,], y 
añade: «Der portugiesische Dichter Soropita übersetzte: Por vahar 
até lias cousas bellas ¿bella a naturezav. 

' R. Foulché-Delbosc, Bibliographic de Góngora. (Rev. Hisp., XVIII, 
1908.)= F.-D. 

L.-P. Thom.\s, a propos de la bibliograpliie de Góngora. (Biill. Hisp., 
julio de 1909. ) = Th. 



172 MISCELÁNEA 

Virgen Pura, si el Sol, Luna y Estrellas. — Glossa: Si oeiosa 
no asistió naturaleza. 

(Fol. lO: «En otro Soneto que glosa el mismo pie, procure) 
el Licenciado Enrique Vaca de Alfaro afectar el estilo del re- 
ferido. Dize assí: Deidad snpreuia no, suprema hechura.-») 

1622. 2. Rimas de \ Don Antonio ' de Paredes. ' A Don 
Pedro de Cárdenas i Ángulo, Caua-[llero de la Orden de Sanc- 
tiago, i Veinti- ¡ quatro de Cordoua. ¡ (Escudo.) \ Con licencia. \ 
En Cordoua, Por Salvador de Cea. A 1622. — Al fin: En Cor- 
dova. I Por Salvador de Cea Tesa. | Año de 1622. — 8.° , ^ h. s. 
f. + 48 h. 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 1 5326. (Portada retocada a mano.) 

Fol. 22 v: Romance III. «Alude a vna historia que cuenta 
Torquato Tasso en su Hierusalein, aunque la altera algún 
tanto» : La que Persia vio en sus montes [atribuido a Paredes]. 

En las ediciones de Góngora hechas por Hoces y Córdova 
figura con vanantes de importancia. 

F"ol. 46 v: Del que ia ilustró el Carmelo. — Esta redondilla 
figura, an(3nima, en la Relación brebe de las fiestas que en la 
ciudad de Cordoua se celebraron a la Beatificación de la glo- 
riosa Patriar cha santa Theresa de ^esús, Córdoba, 1615, 
fol. 33 (F.-D., núm. 38); pero aparece entre las obras de Gón- 
gora en el ms. Estrada (pág. 2 50), descrito por R. Foulché- 
Delbosc (Rev. Hisp., VII; publícase en la pág. 501)- 

1623. 3- ídem, id., 1623, con el mismo colofón de 1622. — 
Reproducción del núm. 2 a plana y renglón, salvo la fe de 
erratas (Madrid, 25 de enero de 1623) y la tasa (28 del mismo 
mes), que faltan en aquélla. 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 1572, R. 12867 y R. 13891. (En- 
cuadernada con otras obras del siglo xvii.) 

Fols. 22 ?y y 46 V, las mismas que en el núm. 2. 
1627. 4- Obras en verso del Homero español, que recogió 
Juan López de Vicuña. Madrid, 1627. 

F.-D., núm. 57, cita un ejemplar de la Bibl. Nac. de París 
(Inv. Yg. 62), uno del ]\Juseo Británico (OII451, ee. 8) y uno 
de la Bibl. Nac. de Madrid (R. 8641). 

(Éste, según la inscripción de las guardas, perteneció a 



MISCKLAN'IiA 173 

«D. Antonio Ponze de León i Chacón , el célebre recopilador 
de Góngora. De la misma mano son las anotaciones de los fo- 
lios 1-5 y 20 :•. Son de otra las de los folios 99, lOI v y 
155 ryv.) 

Además de éste, existen otros dos en la Bibl. Nac. de 
^ladrid: R. 3720 y R. 10673. Los tres difieren de la descrip- 
ción de F.-D. — hecha seguramente sobre otros — en que la 
fe de erratas no es de 29 de diciembre de IÓ27, sino del 
19 del mismo mes. Esta fe de erratas, ni siquiera parece co- 
rresponder al volumen en que va impresa, pues dice a la letra: 
«Este libro intitulado Varias Rimas, recopiladas por luán de 
Vicuña Carrasquilla, está bien y fielmente impresso con su 
original. \\\\ Madrid a diez y nueve de Diziembre de mil y 
seiscientos y veinte y siete. — Y\ Licenciado Murcia de la 
Llana.» (\'. Gallardo, núm. 4429.) 

Este recopilador de V^arias Rimas sería el mismo editor 
de Góngora, que en la dedicatoria (fol. 5 ¿''J se firma «Juan Ló- 
pez de Vicuña y Carrasquilla». Entre dos libros de un mismo 
autor que se imprimían por los mismos días, pudiera expli- 
carse una sustitución en la fe de erratas: acaso la correspon- 
diente al actual volumen se encuentre en las Varias Rimas, 
que no hemos podido examinar. Existe en la Bibl. Nac. de 
Madrid (R. 1 6667) un libro sin portada ni folios preliminares, 
en lo alto de cuyas páginas se lee: ]^arias Rimas. Comienza 
en la 13 con un «Soneto L> y acaba en la 168. Contiene piezas 
de estilo gongorino, y en la página 23 un soneto, núm. 23, 
«A Don Lvis de Góngora en alabanza de sv Polyfenw y Sole- 
dades». ¿Serán éstas las Varias Rimas de \'icuña? 

1630. 5. J- Pellicer de Salas y Tovar, Lecciones solemnes a 
las obras de don Lvis de Góngora y Argote. Madrid, 1 630. 

F.-D., núm. 63, describe un ejemplar de la Bibl. Nac. de 
París (Vg. 70, ant. Y. 6266- A), uno del Museo Británico 
(87, c. 16) y dos, incompletos, de la Bibl. Nac. de Madrid 
(2. 14877, y 2. 34574). — Th. cita uno de la Bibl. Mazarina 
(11070-F), que difiere de los anteriores en el orden de los 
folios preliminares. 

Existe además en la Bibl. Nac. de Madrid un ejemplar 



174 MISCELÁNEA 

completo de dicha obra, que a su vez difiere de los anteriores 
en el orden de los folios prs., y en que no contiene el folio 
intercalar con la explicación A los lectores de por qué no se 
llegó a publicar la «vida de Don Luis de Góngora», que Pelli- 
cer ofrece en el folio 23 [Vida y esc?'itos de Don Lvis de Gón- 
gora. Defensa de sv estilo por Don loseph PeUicer de Salas y 
Tovar). La signatura de este ejemplar es: R. 17344. — En la 
portada, manuscrito, se lee: «Expurgado conforme al espur- 
gatorio del año de 1640. — D. ^lanuel de Aguiar Enríquez.» 

1633. 6. Todas las obras de don Lvis de Gongora, recogi- 
das por D. Gonzalo de Hozes y Córdova. ^ladrid, 1633. 

F.-D., núm. 66, describe un ejemplar incompleto del ^lu- 
sco Británico (11451, d. 14), y Th. uno de la Bibl. ^Mazarina 
(II070-A). 

Existen además en la Bibl. Nac. de Madrid los dos ejempla- 
res siguientes: R. 6186 3' R. 6 143 (incompleto de los folios prs. j. 

1634. /• Todas las obras de don Lvis de Gongora, recogi- 
das por Hozes y Córdova. Madrid, 1634. 

F-D., núm. ^'J ^ cita un ejemplar de la Bibl. Nac. de Ma- 
drid, que lleva en la portada la cifra 60 y corresponde a la sig- 
natura R. 8143. — Th. cita uno de otra edición de Hozes y 
Córdova, hecha también en Madrid y en el mismo año, que 
existe en la Bibl. Real de Bruselas (V. 6558). Los ejemplares de 
esta última edición llevan la cifra 62 y difieren de la otra en de- 
talles de la portada, como es decir : «corregido y enmendado 
en esta última impressión», después de «Guadalcázar, etc.» 

El sentido de estas palabras se explica así: la edición que 
las contiene (cifra 62) parece posterior a la núm. ^"J de F-D 
(cifra 60), y seguramente se dio a la estampa para enmendar 
los errores y omisiones de ésta que a continuación señalamos. 

En la edición de cifra 60 no figuran en el texto, aunque sí 
en el índice, las poesías siguientes: 

Sonetos: i La dulce boca que a gustar combida. 2 Con poca luz y 
menos disciplina. 3 Grandes más qtic Elefantes y que Habadas. 4 Dtcéletc 
de esa puente, Mancanar es. 5 jfura Pisuc/ga a fe de caballero. O, que' 
mal quisto cotí Esgucua quedo. 7 Dcspaclióse el francés con grasa buena. 
% Pisó las calles de Madrid el fiero. 9 De chinches y de muías voy comido. 
10 No más moralidades de corrientes, n Salí, señor don Pedro, esta ma- 



MISCELÁNEA 175 

ñaña. 12 En la manchada O lauda del tributo. 13 Yaze dcbaxo dcsta 
piedra fría. — Décimas: i Musa que sopla y no inspira. 1 Essa pal- 
ma es, íiiña bella. 3 Los editos con imperio. + Ya de las fiestas reales. 
5 Con Marfisa en la estacada. — Romances: i .\fan^anares, Man- 
zanares. 2 Al corral salió Lucia. — Letrilla: 1 Claucllina se llama 
la perra. 

Todas estas poesías fueron incluidas en la edición de ci- 
fra ^2. Además, en ésta figuran las siguientes que, acaso por 
descuido, no aparecen ni en el texto ni en el índice de la edi- 
ción de cifra 60, aunque ya estaban publicadas por Hozes y 
Córdova, en 1633 : 

Sonetos: i^i' Vos sois Valladolid?, vos sois el valle 2 .Señores cor- 

tcgiantcs, quien sus días. 3 Vna vida bestial de encantamento. 4 Sóror 
don Juan, ayer silencio y jerga. 5 Señores académicos, mi muía. — Deci- 
mas: I Sotes, assi os guarde Dios. 2 Casado el otro se halla. 3 Qvanto 
el azero fatal. + Me?itidero de Madrid. 5 Aquí yaze, aunque a su costa. — 
Romance: i Con ropilla y sin camisa. — Letrillas: i Si en todo lo 
cago. 2 ^Quc lleua el señor Esgueva? 

Finalmente, en la Bibl. Xac. de Madrid existe un ejemplar 
de esta edición de 1634, ^'^a 62: R. 4085. El folio 25 v está 
en b, y entre éste y el 26 hay uno intercalar, sin numerar, 
con el r en b. A su vez, el 26 v está en b, y entre éste y el 2^ 
hay uno intercalar, sin numerar, con el r en b. 

1635. 8. Epístolas satisfatorias ' Vna a las | Obieciones que 
opvso I a los Poemas de D. Lvys de Gongora | el Licenciado 
Francisco de Cáscales, Catedrático de Retorina (sic) de la 
S. Iglesia de Cartagena, en sus cartas Filológicas. ; Otra, a 
las proposiciones \ que contra los mismos Poemas escriuió 
cierto ¡ Sugeto graue y docto. Por ¡ D. Martin de Angvlo y 
Pulgar, natural de la Ciudad ! de Loxa. ' A D. Fernando Alon- 
so I Pérez del Pulgar, señor de la villa I del vSalar. ¡ Con Licen- 
cia. I En Granada, en casa de í^las Martínez, mercader, e i[m- 
presor de libros, en la calle de los Libreros. Año de 1635]- — 
8.\s ¡i.s.f.+ :;jff. 

Bibl. Nac. de Madrid: 2. 41393. (Portada cortada por la 
encuademación, suprimiendo las palabras entre corchetes. 
Y. (jallardo. I, núm. 205.) 

Contiene trozos del PoUfciiio, las Soledades, el Paiieginco 



176 MISCELÁNEA 

al duque de Lerma, el prólogo alegórico de La gloria de Ñi- 
que a ^, etc. 

1636. 9- ^' de Salazar Mardones, Ilvstracion y defensa de 
la Fabvla de Piramo y Tisbe, compvesta por D. Lvis de Gon- 
gora. Madrid, 1636. 

F-D., núm. 71, cita un ejemplar del Museo Británico 
(11451, e. 17) y uno de la Bibl. Nac. de París {y^^. 63, ant. 
Y. 6264). 

Existe otro en la Bibl. Nac. de Madrid: U. 4039. Aunque 
en todo lo demás corresponde a la descripción de F-D., difie- 
re de ésta en detalles de la portada, que dice así: 

Ilvstracion | y | Defensa de la ¡ Fabvla de Piramo [ y Tis- 
be. I Compvesta por D. Lvis de Gongora y Argote, Capellán 
de su Magestad | {sic) y racionero de la Santa Yglesia de j [sic) 
Cordoua, etc., etc. 

1638. 10. M. de Ángulo y Pulgar, Égloga fvnebre a don 
Lvys de Gongora, de versos entresacados de svs obras. Sevi- 
lla, 1638. 

F-D, núm. J/, cita un ejemplar del Museo Británico 
(01 145 1, ee. 15). — Th. añade uno de la Bibl. Nac. de Madrid, 
que está cosido al ms. 3906. 

Existen en esta Biblioteca otros ejemplares separados: 
R. 5269. — Varios, I-IÓ6-58. 

1641. II- Obras ¡ Posthvmas, j Divinas, y Hvmanas, , de 
Don Félix de ¡ Arteaga. | Al Excelentissimo Señor | don Diego 
López de Haro y Soto Mayor, Caua- ¡ llero del Orden de Alean- 
tara, Marques del Car- ¡pió, Señor de la Casa de Haro y del 
Estado de Ser-|uas, Cauallerizo Mayor perpetuo de las Reales i 
Cauallerizas de Cordoua, Alcaide perpetuo de los | Reales Al- 
cagares y Torres della, y de la Ciudad | de Mojacar, Gentil- 
Hombre de la Cámara de su Magestad, y Capitán de sus Guar-| 
das Españolas, j 25 | Fénix [adorno) Si Félix. \ Con privilegio, j 
En Madrid, Por Carlos Sánchez, Año 1641. | A costa de luán 
Bautista Tauáno, Mercader | de libros, en la calle de Atocha. — 
S.% 8 //. .S-. /. -h u)2 //. 



' V. Gongora y <¡.La gloria de Niqnea^'. (Rcv. de FU. Esp. II, 191 5. 3.") 



MISCELÁNEA 177 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 87ÓI, R. 8373 y R- 9154- 

Prs.: 19 de nov. de IÓ40; 15 de febr. de 1641; Madrid, 
9 de febr. de 1641, 24 de nov. de 1640 y il de nov. de 1640. 
Dedicatoria de D. Antonio Ossorio. — Al que leyere. — A la 
muerte del Autor en este género de poesía, soneto. — Subs- 
cripción a un Retrato del Autor [octava]. 

Atribuidas a <I)on Félix de Arteaga» ^ figuran en este 
volumen las poesías siguientes: 

Fol. 46: Avie?iagas de Xoviembrc, romance. — En las edi- 
ciones de Gongora figura este romance con muchas variantes 
de importancia, y comienza : Lluuias de Mayo y de Octubre. 

Fol. 63 v: Yaze aqiii vn cisne en flores que batiendo, soneto 
«al rayo que mató a don ]\Iiguel de Guzmán». — Publicado 
según manuscrito del siglo xvii que perteneció al licenciado 
Joseph Carlos Gutiérrez, por H. A. Rennert, Poésies incdites 
(k Góngora (Rev. Hisp., IV, 1897), donde aparece con esta 
nota: «Xo se dexa fácilmente entender el assumpto d'este so- 
netto. Parece fué a la muerte appressurada de algún viejo, que 
se la dio una cessión parassismal.» 

Fol. 64: Ten, no pises ni passes sin cuidado, soneto «a lo 
mismo, aviendo muerto a Don Miguel el rayo, y dexado vn 
moro viuo que se conuertió». (H. A. Rennert, loe. cit.) 

Fol. (b"] '. Los dias de Xoc bien rezelara, soneto «a la jor- 
nada del Rev a Andaluzía, Uouiendo mucho». — Consta en las 
ediciones de Hozes y Córdova, en los sonetos de Góngora 
publicados por Salcedo Coronel (1644 y 1645), en la edición 
de Bruselas (1659) y en la Bibl. de Aut. Esp. Rivad. (XXXII, 
Poet. lir. de los siglos xvi y -vk//, i."" parte). 
Cfr. núms. 12, 15, 16 y 17. 

1645. 12. Obras Posthvmas, ¡ Divinas, y Humanas. De 
Don Félix de Arteaga. | A la Señora Doña ¡ Maria de Ataide, 
I )ama de la Reyna N. S. ' (Adorno.) Con todas las licencias 



^ Salva, núm. iioo: «D. Félix de Arteaga eia el P. Fr. Hortensio 
Félix Paravicino y Arteaga, que se disfrazó así tomando su s^egundo 
nombre y apellido.» — Cfr. Hartzexbusch, Unos cuantos seudónimos 
españoles, por «Maxiriarth», 1892. 



1-8 MISCELÁNEA 

necessarias. | En Lisboa. | Por Paulo Craesbeeck Im- 1 pressor 
de las Ordenes Militares. ¡ Y a su costa. Año 1645. — 3^-"y 
6 //. s. f. + 336 págs. 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 1 3642. 

Prs.: Lisboa, 29 de oct. de 1642, 10 de enero de IÓ43, 
16 de enero de 1643, 20 de febr. de 1643, 25 de febr, de 1645, 
26 de febr. de 1645, 28 de junio de 1645, 30 de junio de 1645, 

l.° de julio de 1645. — A Senhora Dona Maria de Ataide 

Lisboa, 24 de junio de 1645, Paulo Craesbeeck. — Al que le- 
yere, de Craesbeeck. (Diverso del prólogo que lleva igual título 
en la edición núm. II, aunque inspirado en él.) 

Págs. 81, 112 y 116, las mismas cuatro piezas de los nú- 
meros II, 15, 16 y 17. 

13 «Epitafios O da-Centon- Anagrama para las exequias a 
¡a Serenisiriia Reina de las Españas D." Isabel de Borbon, en 
la ciudad de Loja el 22 de noviembre^ año 1644, escritas por 
D. Martin de Angidoy Pulgar y agora dedicadas al Dr. D. Fer- 
nando de Ver gara, colegial mayor en el Real de Granada, Ca- 
tedrático de Decreto en propiedad, vicario i Beneficiado de la^ 
Iglesias de Loxa. {La causa de estamparse tan breves poemas 
ahora, expresa la dedicatoria.) Impreso en Madrid en la Im- 
prenta del Reino, año de 1645; 4.°, 12 págs.» 

«Esta oda-centón o en centón se compone de versos de 
Góngora.» (Gallardo, I, núm. 207.) 

1648. 14- Todas las obras de don Lvis de Gongora, reco- 
gidas por G. de Hozes y Córdova. Sevilla, 1 648. 

F.-D., núm. 98, cita (además del 4.° Y. 559 de la Bibl. de 
Santa Genoveva y el IO73, i. 19 del Museo Británico) el ejem- 
plar R. 173 de la Bibl. Nac. de Madrid, cifra 62 y portada de 
Sevilla. 

Existe además en esta Biblioteca el ejemplar U. 1360, que 
tiene una portada impresa de Sevilla, y otra grabada de [Ma- 
drid, con un escudo y el lema Más adelante. Ambas difieren 
de la portada del ejemplar R. 173. Helas aquí: 

Impresa: Todas ¡ las obras [ de j Don Luis de ¡ Gongora. I 
En varios poemas, j Recogidos por don Gonzalo | de Hozes y 
Cordoua, natural de la I Ciudad de Cordoua. ! Con licencia I 



MISCELÁNEA 179 

En Sevilla, por Nicolás Rodrigucz, en la calle de ("lenoua. En 
este año de 1648. Y a su costa. 

Grabada: Todas las obras de Don Lvys de Gongora. l^^n 
Barios Poemas ¡ Recogidos por Don Gongalo de Hozes y Cor- 
doua, natural de la Ciudad | de Cordoua. \ Dirigidas a Don 
Eran.'" Antonio Fernandez de Cordoua, Marques de | Guadal- 
cazar, j Con privilegio en Madrid, en la emprenta del Reino | 
a costa de Alonso perez, librero de su Magestad. — ^\ /,' //. 
.S-. / + 234 h. 

A. Restori (La Collczwne CC* IV. 28033 ^^^'H^^ J^'M- Pa- 
latina-Parniense, Comedias de diferentes aiitores, publicado en 
los Studj di Filol. Rom., vol. VI, 1893) dice, hablando de las 
ediciones de Góngora: «¡o ho visto quella di Madrid, Nicolás 
Rodrigue::, 1648» (núm. 298). ¿Ha querido referirse a la que 
aquí describimos, tomando el nombre del impresor de la pri- 
mera portada y el del lugar de la segunda.^ ;0 existen ejem- 
plares en cuya portada Nicolás Rodríguez — el mismo que 
vivía en Sevilla, calle de Genova — aparece como impresor de 
Madrid? 

1650. 15- Obras i Posthvmas, | Divinas, y Hvmanas, de 
\)on Félix de 1 Arteaga. A D. Gerónimo Mascareñas, Caua- 
llero del Orden de Calatraua del Consejo de su Ma- gestad, en 
el Real de las Ordenes Sumiller de Cortina, \ gran Prior de la 
Iglesia de Gimmarans, ( )bispo electo \ de Leiria, Capellán y 
Limosnero mayor de | la Reyna nuestra Señora. | (Escudo epis- 
copal con el lema Notí Habón us Regem A-isi Philippvjn.) ¡ Con 
Privilegio, j En Alcalá en la Imprenta de Maria Fernandez. | 
-V costa de Tomas de Alfay. Año 1650. — 12.'\ 8 h.s. f. + ig2 h. 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 1 8360, R. 7771, R. 9757 y 
R. 13896 [sin escudo]. 

IVs. : Dedicatoria de Tomás Alfay. — 19 de nov. de 1640; 
15 de febr. de 1641; Madrid, 9 de febr. de 164I, 24 de no- 
viembre de 1640 y II de nov. de 1640. — Al que leyere. — 
A la muerte del Autor en este género de poesía, soneto. — 
Subscripción a vn retrato del Autor [octava]. — Don l'^-ancisco 
Dauila Lugo a la muerte de el R. P. Mag. l'r. ( )rtensio P>lix 
Parauizino, Epizedio. 



1 8o MISCELÁNEA 

Salvo los prs., es reimpresión a plana y renglón de la nú- 
mero 1 1 , y contiene las mismas piezas en los folios 46, 63 v, 
64 y 67. 

Cfr. núms. II, 12, 16 y 17. 

16. Id. ¡d., 8f, 8 h. s. f. + ig2 h. (De iguales dimensiones 
que el núm. 1 5.) — En los prs., parte correspondiente, dice: 
«D. Francisco Davila Lugo, á la muerte del Reuerendiss. Padre 
Maestro Fr. Ortensio Félix Parauizino.» Salvo este detalle y la 
disposición de la primera poesía (De aquella montaña al ceño, 
romance), es reimpresión a plana y renglón de la núm. 15. 

Bibl. Nac. de Madrid: R. 13882, R. 3277, R. 7859, 
R. 10763, U. 597 y R- 7889. 
Cfr. núms. II, 12, 1 5 y 17. 

17. Sedaño, Parnaso, V, prólogo, cita una edición de las 
poesías postumas de Paravicino hecha en Madrid, 1650. Si 
existe, es probable que su contenido sea el mismo de los nú- 
meros II, 12, 15 y 16. 

Salva, núm. IO99, alude a esta noticia sin rectificarla; pero 
Sedaño, con su habitual descuido, pudo escribir «Madrid» en 
lugar de «Alcalá». 

1654. 18. Todas las obras de don Lvis de Gongora, reco- 
gidas por G. de Hozes y Córdova. Madrid, 1654. 

F-D., núm. 103, cita un ejemplar del Museo Británico 
(107, 2. g. 12). 

En la Bibl. Nac. de Madrid existe otro: R. 17 lio. 

19. Poesías varias de grandes ingenios españoles, recogi- 
das por Josef Alfay. Zaragoza, 1654. 

F-D., núm. 105, cita un ejemplar del Museo Británico 
(01 145 1, ee. 33) y uno de la Bibl. Nac. de París (Inv. Yg. 579)- 

En la Bibl. Nac. de Madrid existe otro: R. 6848. 

(Parece que en esta recopilación influyó Gracián. — Véase 
A. Coster, Baltasar Gracián, i6oi-i6j8, Rev. Hisp., XXXIX, 
núm. 76.) 

1667. 20. Obras de don Lvis de Gongora, por Juan de la 
Costa. Lisboa, 1667. 

F-D., núm. 1 13, cita un ejemplar de la Bibl. Nac. de Pa- 
rís (Yg. 2542), el cual — añade Th — pone, después de «Gón- 



MISCELÁNEA iSl 

gora», < primera parte»; y otro de la Bibl. Xac. de Madrid: 
R. 5987- Este ejemplar también debió de decir .primera par- 
te» : en el sitio correspondiente se advierte que la portada está 
rota y repuesta. 

En la Bibl. Nac. de Madrid existen, además, dos ejempla- 
res que, efectivamente, ponen «primera parte»: R. 13640 y 
R. 1 3641. 

Contiene esta primera parte el Polifemo, las Soledades, el 
Panegírico y las comedias Isabela, Doctor Carliiio y Venato- 
ria. Pero además de esta primera parte, los dos volúmenes 
R. 13640 y R. 1 3641 contienen una «segunda parte» con por- 
tada y foliación propias : 

Obras | de don j Luis de Gongora, ¡ segvnda parte. Sacadas 
a luz de nueuo y en- ¡ mendadas en esta vltima | Impression. Lis- 
boa. I En la Officina de Jvan de Costa ¡ Con todas las licencias. ; 
MDC .LXVII. — Al fin: Licencias: Lisboa, 1 1 de nov. de 1667. — 

Taxam as Obras de Gongora, primera & segunda parte 

Lisboa, 12 de nouembro de 1667. — 16." , portada ■\- 42 j pp. 

Contiene: 

Págs. I a 48, décimas; 48 a 1 1 1, letrillas; 1 12 a 401, ro- 
mances; 401 a 417, letrillas; 418 a 423, décimas; 423 a 425, 
canción. 

Sin año. 21. Entremeses varios del siglo xvii. — \*ol. ló." 
que existe en la Bibl. Xac. de Madrid y fué de (layangos. Sin 
portada, falto de hojas al principio, al fin y en los medios: 
T. i. 22. 

Comienza en la página 25 y acaba en la 246. lista última 
página queda cubierta por una de las guardas, que está pegada 
encima. Lej^éndola al trasluz, puede verse que contiene este 
principio de baile: 

BAYLE DE «SERVÍA EN ok.ín .AL REY». — Interlocutorcs : El Gracioso, 
El Galán, Dos fingeres, Una Dama. — 6^6' el Gracioso. — Grac. Por un 
delito de amor (^Si es que ay delito en quien ama Que mereza por 
castigo Padecer ausencia larga) Dividido de su centro, Apartado de 

su patria — Todos. Senit'a en Oran al Rey Un español con des langas. 

Grac. Y como el ausencia, al fin. La muerte de amor se llama, Los 
que saben que es amor, Ausencia, muerte, esperanza, Al Rey a un 
tiempo servía Con el amor y la fama 



1 82 MISCELÁNEA 



Aquí acaba la hoja. El reclamo dice: Todos. Probablemen- 
te en la página 247 todos recitan los dos versos siguientes 
del conocido romance, y así lo van glosando hasta el fin del 
baile. M. L. Guzmán v A. Revks. 



«DE AQUÍ A» = 'HASTA' 

Generalmente de aquí a (hasta) significa que un tiempo o un espa- 
cio se extienden desde un momento o un lugar próximos al que ha- 
bla hasta otro momento o lugar determinados. Por ejemplo: «V. Larga 
me la levantáis. — P. No es tan larga que no sea más largo el día de 
aquí a que sea hora de irnos a Ñapóles.» (J. de Valdés, Dial, de la len- 
gua, edic. Bohmer, pág. 411.) 

Pero ha acontecido a veces que ha predominado la representación 
del momento en que termina la duración, que es tal vez el más im- 
portante para el que habla, y se ha borrado la del principio de aqué- 
lla; en ese caso, aqtii pierde el valor locativo, y puede emplearse en 
el pasado: 

«E quando les agravecie alguna cosa de saber, venian ay a aquel 
lugar, e esta van y, e disputa vanse de aqui fasta que fallavan la ver- 
dad.» (Bocados de Oro, edic. Knust, pág. 247.) 

«Omne ninguno non dexauan salir de la tierra daqui a que non 
sopiessen todo so fecho.» (Gral. Esioria, ms. Vaticano, fol. 2,d.) En 
este ejemplo, daqui a tiene claramente el valor de 'hasta', fenómeno 
que, como se ve, no es sólo propio del antiguo aragonés. (Hanssen, 
Gram. Hist., § 729.) 

De la lengua vulgar conozco: diquia mañana», 'hasta mañana' 
(La Mancha); «no habrá uvas de aquí a tres meses» (Toro); en este 
último caso de aquí a significa 'hasta dentro de'. A. Castro. 



cSURTO» 

El Dice. Acad. dice (jue surto es part. de surgir, una de cuyas 
acepciones es «dar fondo la nave». Con esa significación se le en- 
cuentra, en efecto: 

Nave surta 
en el puerto del amor, 
va en el abisrho ñuctúas *. 



1 Rojas, Caín de Cataluña. (Rivad., Ll\', 286 cj 



MISCELÁNEA 183 

Pero esta palabra sufrió (;en el siglo xvii?) un desvío semántico no 
consignado en el Dice. Acad.; predominó el concejjto de «tranquili- 
dad», de «reposo», en que se encuentra la nave anclada en el puerto, 
y se borró esta primitiva representación : 

Todo hombre esté atento y surto, 
que apenas nos oiga el viento; 
con tan poco movimiento 
como el lobo, cuando a hurto, 
camina solo y atento '. 

Sola y surta 
está la calle; provemos 
esta notable ventura -. 

Todo está surto y callado: 
sola la noche ha querido 
abrir más ojos de estrellas 
para ver mis desvarios '. 

En esta comedia aun se repite otras dos veces la citada palabra 
con el mismo significado: «y la noche con los ojos De Juno, surta 

y despierta»; y «La noche más surta y más estrellada» (^pági- 

ria 339^- A. Castro. 



«GUELTE» . 

Esta palabra alemana (mod. Gehi 'dinero') aparece empleada por 
Cervantes en dos lugares: QiciJ., II, LIV, y en La casa de los celos, jor- 
nada III. Cervantes transcribió la palabi"a sin duda como la oía: con -/ 
y no -d *. Hasta ahora no se sabe que guelte exista en otros textos 
castellanos; pero es curioso observar que un compuesto de aquél 
aparece usado en un texto de la época: 

«Monta la paga de seis mil Alemanes altos en dos coronelías 
de un mes, sin el aiiffguelt que se les paga hasta la llegada a la plaga 
de la muestra treinta y quatro mil y quinientos y sesenta duca- 
dos.» (L' Espagnc aii XF/' el a/e XVII' sueles, de A. Morel-Fatio, pá- 
gina 219.) A. Castro. 



1 Lope, El remedio en la desdicha. (Acad., XI, igoa.) 
- Roj.\S?, Hierusaleni castigada, jorn. I (ms. Bibl. Nac. 17048.) 
^ Lope?, Rojas?, La prudencia en el castigo, edic. 1628, pág. 342/». 
* El mismo valor tiene la -d alemana en la actualidad. Cfr. W. \'i¿tor, Deut- 
sches Leseliuch, [)assim. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Obras de Lope de Vega, publicadas por la Real Academia Española. 
Nueva edición. Obras dramáticas. Tomo I. Madrid, Tip. de la «Re- 
vista de Arch., Bibl. y Museos», 1916, 4°, xiv-716 págs. = La Acade- 
mia Española reanuda con el presente volumen la publicación del 
teatro de Lope, interrumpida por la prematura muerte de D. Marce- 
lino Menéndez Pelayo. La docta Asamblea ha encargado de la nueva 
edición a D. Emilio Cotarelo, unido por tan estrechos vínculos de 
gratitud y reverencia a la persona y a la obra de Menéndez Pelayo. 
Claro es que la nueva edición no pretende continuar la labor pura- 
mente personal del ilustre maestro; tanto, que en el prólogo de ella 
no se alude siquiera a las magníficas «Observaciones preliminares» 
con que Menéndez Pelayo ilustraba las comedias de cada volumen. 
La finalidad del Sr. C. es otra y parece estar claramente ejq^uesta 
en estas palabras: «Lo esencial es que se publiquen todas las obras 
de Lope.» Es decir, que se intenta continuar y coni[)letar la publica- 
ción de las obras dramáticas de Lope de Vega; pero a juzgar por el 
tomo publicado, el texto no llevará aparato crítico de ninguna clase. 
Se abandona la clasificación propuesta y seguida por Menéndez Pela- 
yo, y se modifican la forma y disposición tipográfica, con objeto de 
reparar los inconvenientes que impedían la ^<divulgación y lectura:^ 
de la primera edición. 

Por todo ello, no puede decirse, sino de un modo muy relativo, 
que la nueva serie sea continuación de la edición grande. Recuerda, 
más bien, los volúmenes de teatro de la Biblioteca de Autores Espa- 
ñoles, de Rivadeneyra, publicados hacia 1850, y los dos tomos de 
comedias de Tirso preparados por el mismo Sr. C. para la Nueva 
Biblioteca. 

El sistema seguido por el Sr. C. es el más sencillo de todos, y 
consiste en la perfecta indiferencia hacia todo problema; editar una 
comedia de Lope de Vega consiste ni más ni menos que en «ponerla 
de molde». Este sistema podrá no responder a determinadas exigen- 
cias; pero tiene la ventaja de que permitirá editar, «en plazo no lejano», 
«todo el inmenso caudal dramático que nos ha legado el monstruo de 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 185 

la naturaleza', y acaso todos sus poemas, novelas y lírica. Otra ven- 
taja del método simplista del Sr. C. es que no necesita estudiar y des- 
cribir los mss. editados, ni señalar sus características individuales, ni 
fijar su valor; así, de los i6 mss. de la Real Biblioteca le basta con 
decir: «escritos en el siglo xvii, aunque de ruda Minerva». «De ruda 
Minerva > es una generalidad que apenas significa nada; pero conviene 
advertir que en el caso presente es una generalidad inexacta, ya que 
muchos de esos mss. son cuidadosísimos y de letra clara. Alguno do 
ellos está fechado en los últimos años del siglo xvi. 

Para comprobar la bondad del método del Sr. C. he confrontado 
cinco de las comedias editadas, con los mss. mismos de que el Sr. C. 
se ha servido. Razones de espacio me obligan a sacrificar la casi tota- 
lidad de los resultados de mi trabajo. A continuación publico unos 
cuantos ejemplos: ello bastará para caracterizar el método del Sr. C, 
y para demostrar que no todos «los innumerables errores de lectura > 
son imputables a los antiguos copistas. 

(El primer número remite a la página correspondiente de la edición 
académica; las letras «a» y «b^-, a las columnas. El segundo número 
indica el verso, no la línea; la numeración de los versos se hace por 
columnas. El texto de la edición académica va entre « », y la lectura 
del ms., a continuación, en bastardilla.) 

^ 547 a 19 «que siendo guerreros, fueron», ; que siendo giierr as f tu- 
rón. Verso oscuro que el editor corrige, como en otros muchos ca- 
sos, sin advertirlo y sin dar la lectura del ms. 

548 a 35 «pesar», pensar. — 47 «mandas a León», mandas de León ^ 

549 b 36 «y descanso el lloro», y el descanso lloro. La corrección pa- 
rece atinada, pero el editor omite caprichosamente la lectura del ms. 
El Sr. C. olvida que toda corrección tiene carácter provisional, de 
mera proposición que se somete al juicio y discusión del lector, y 
que debe ir acompañada, por consiguiente, de todos los elementos 
de crítica. 

550 a 39 «en verte gentil venir», en no íe sentir venir. 

551 a 23 «Esta vez». Otra vez. 

552 a 2 «nombré», nombro'. — 27 «Del fin», Al fiti. 

553 'i 43 *^no porque deseo mengua», no porqu'el deseo mengua. 

556 b 6 «silla, [la] silla de mi yegua. Dícenme», si la silla de 7ui ye- 
gua. Dicenme. Aun cuando la medida exija «sino», el antiguo copista 
no altera el sentido: no es necesario recordar el uso frecuente de 
«si» por «sino». Véase Rouanet, Coleccio'n de autos, passim, y Tirso de 
Molina, El vergonzoso en Palacio, v. 782, edic. Am. Castro. 

557 a 17 «y cuando piensa que ya desmentidas», v cuando piensa que 
ya duermen todos. La lectura fiel del ms. hace innecesaria la trabajosa 
conjetura que el editor propone en la nota. 

558 a I «de nobleza», de la nobleza. — 3 «adarve», alarve. — 29 «daño». 
Tomo III. 13 



I 86 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

engaño. — 41 «de Castilla a sangre y fuego», de Castilla ynfamia r 
uego. — 44 «dése», daré. 

559 b 17 «amiga», amigo. —23 «un bronce, y cual», un bronce ygual. 

560 b 13 «[tú,] la reina», ea, reina. — 14 «[tú,] la famosa», ea, fainosa. 

561 a 7 y II. Las correcciones propuestas son inadmisibles, sobre 
todo la segunda; los versos «o la que fué Virgen Madie Antes del 
parto y después» ofrecen una lectura correcta. 

561 b 4 «Y es [su] daño ver de suerte», Y es daño vuestro de suer- 
te. — 21 «reconocía», se conocía. — 47 «eres de español temido», eres de 
español tenido. 

562 a 37 «péinese las canas largas», pélese las varvas largas. ¿Será 
posible que lleguen a ignorarse frases tan corrientes? ¿No recuerda 
el editor aquellas palabras: Déstos, o tales como éstos, quisiera yo 
que fueran los de mi arbitrio; que a serlo, su Majestad se hallara bien 
servido 3' ahorrara de mucho gasto, y el Turco se quedara pelando 
las barbas? 

562 b 10 «¿Qué caballos? [Son] valientes». Enmienda desacertada 
que destruye el ritmo del verso: léase «valientes». 

565 a 5 «Tarife cruel, bárbaro y fiero», ¡O, Tari/e cruel! ¡O, fiero 
bárbaro! 

566 b 30 «que tus moros >, que tres moros. 

567 a I «propincuo», /rí?^¿í:w. La rima pide «propinco». 

568 a 23 «pues hizo fuerza tu esclavo», pites si yo fuera tu esclavo. — 
46 «Ya el alba ha rompido el día El habrá que nos partir», dia, Sol 
habrá. Sobre partir el sol, véase Menéndez Pidal, Cantar de mió Cid, 
II, 856. Ejemplos modernos. Guillen de Castro, Mocedades, II, 2197, 
edic. Armesto, y Tirso — en realidad Vélez — , La Romera de Santiago, 
Nueva BAE, IX, 414 b. 

569 a 39 y nota. La corrección del editor no es admisible, ni es 
exacto tampoco que el verso diga lo contrario de lo que se intenta 
expresar: «seguro» significa aquí «dueño de sí, capaz de dominar su 
pasión», como resulta claramente del texto. 

571 b I «que 3'o me quiero», que oy me quiero. — 38 «apenas fuerza», 
apeíias su fuerza. — 39 «Alcaide su \.Ya\c\6ny> ,■ alcaide de traicióji. 

573 b 27 «de guerreros adalid», de quien eres adalid. 

574 a I «si \o \)\xcáe.T> , solo puede. — 7 «paso», curso. — 17 «tahalís», 
tahelis. 

575 b 16 «plegué», //e»-a. — 28-31, Pasaje mal puntuado; corríjase 
^Que más Troxa que la villa Que yo he vefiido a guardar? Adonde está mi 
defensa, en el muro, en la campaña. 

576 b 42 «Que yo no digo que es cara, Mendoza, Toledo o Cerda», 
que es Lara, Mendoza. 

579 a 42 «anegar», rregar. 

579 b 48 «Pues esto, padre piadoso», ^Qu'es esto, padre piadoso? 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 187 

580 a 13 «Que volveréis vuelta en Cid», Que i'os veréis vuelta en Cid. 

580 b 16 «¡Ah! Esto es grave», Acio es grave. 

581 b 7 «¿Qué falta, si valor al más famoso», ^Que faltase valor al 
más famoso. 

. 584 a 10 «Que viven», Que lo veti. 

586 b 6 «vence a un león», vence un león. — 23 «Hoy», oyy\ es decir, 
oi por oid. 

5S7 b 24 «es preso», enpreso. 

588 a 18 «Adiós, Cárdenlo y Antandra». La «y» es de otra mano, 
de la misma que ha atajado cuatro versos siguientes. Pues bien: el 
Sr. C, que advierte (pág. xii, nota) que el ms. tiene «atajos que 
oscurecen el sentido y dejan sin antecedentes o explicación varios 
sucesos del drama», omite los versos atajados y hace suyas las adicio- 
nes del atajador. Restituyase: Adiós, Cardenio. Antandra, ^Qué man- 
dáis} Antandra. Bcros quisiera No con el ynperio sacro, No con la coro- 
na rejia Cagador si que os gogara. El caso se repite constantemente. 

592 b 12-13 «quiso ofrecerle el reino con su hija Reina. Filipo, 
volveré», quiso ofrecerle el reifio con su hija. Reina Filipo. Volveré. 

593 a 28 «(jue infama bajo el [intento]», /"«c infame, baxo el intento. 

594 a 26 «aguardar más después», aguardar un después. — 41-42 «y 
decir Deseo muera», r decir Dése o ¡nuera. 

596 a 8 «con [todo] el mundo», con él el mundo. 

598 b 4 «tierra», sierra. — 5 «sierra», tierra. — 7 « fuente», yr¿///(?. 

601 b 35 «entregase», entregare. — 46 «seguir a pie», seguirme a pie. 

603 a 6 «ya que éstas sus señas son», r aquestas stes señas son. 

604 a 28 «;Piadoso [no] te llaman?», Piadoso te llaman. 

604 b 22 «huirá por éste?, huirá preste. 

605 a 27-28 «en nosotros No pase la desgracia», en nosotros Xo pare 
la desgracia. 

61 1 b después del v. 1 1 «Tocan chirimías, y en callando, dan voces 
unos corrido, y tras de ellos Guillermo, almirante y sale», Tocan chi- 
rimías, y en callando den voces unos y responden otros sona/ulo algunos 
cascabeles y sale. 

614 a 4-5 «merecer tal hermosura. Inglés. Dime, -;qué desdicha ha 
sido?», merecer la hermosura De Lisaura. Palante. Fué ventura. Inglés. 
Dime que desdicha ha sido. — 9 «de Lisaura. Inglés. Indicio», de Lisaura. 
Ingle?,. : Qué Juez Tienen los demás allí. Palante. En la tela están. Inglés. 
Indicio. El editor observa: «Todo este pasaje es defectuoso.» — 16 «no 
he de vencer a quien», no he de ver vencer a qtden. 

614 b 17 «de que está el pueblo admirado», qu'esio la corte ádtnirado. 

615 b 16-17. El editor convierte en dos versos (?) el siguiente en- 
decasílabo: «le van buscando con Guillermo agora». Sin duda, por 
error material. — 28 «holló [a] I;i honestidad •^>, halló la lionestidad. 

61837 «quieres», queréis. 



I 88 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

620 a 3 «que intento loco», qjie intento toco. 

622 a 25 «fuíle seis años», fui seis anos. 

625 a 2 «defeto en lo que es amado». El editor advierte: «En el 
original dice: "defeto al que no en lo amado", que no tiene sentido.» 
No; el ms. dice: defeto alguno en lo amado. 

625 b 20 «vivos colores matizan», vivos color martiriza?!. 

626 a 30 «Si, amoroso al bien sigo», Si amoroso al bien qíie sigo. 
626 b 5 «acaba», alaba. — 27 «pide e.n'>, pideti. 

628 a 6 «por Dios», por dicha. — 13 «merezco», mereze. — 14 «pa- 
dezco», /«í/éc^. — 20 «estimaré en tan sagrado», estimare' en tanto gra- 
do. — 35 «quejosa», que toca. 

628 b 36 «me des ayuda y estorba», )i¡e desayuda y estorba. 

629 b I «y de hacer por ti una cosa», e de hacer por ti una cosa. — 
21 «empañada la honra», empeñada en la honra. — 33 «porque nota», 
porque ynora. Lectura dudosa. 

630 a 38 «y hacer a mi daño», v ajena a mi daño. 

630 b 24 «con sensible», con terrible. 

631 b 2 «Quiera [el] Señor que acierte». Quiera, señor, que acierte. 

632 a 39 «remata», remite. 

633 a 28 «que, sabidos los empeños», qu'e sabido los empeños. 

633 b 17 «cómo quiero a Aurora y». Y el editor anota: «En el ori- 
ginal "y acordó", con que sobran tres sílabas y anula el sentido.» Nada 
de esto es exacto; el ms. dice: cómo quiero a Aurora, y cuerdo. 

634 a 7 «lo mal», lomas. — 9 «desengañarme», ser engañarme. Corrí- 
jase la puntuación : Ramiro, En la materia de celos Lo más es el confe- 
sallos, Y lo menos el tcnellos. Bien p7iede ser engañarme, A fas, según lo que 
sospecho, A don Diego quiere Aurora. 

634 b 18 «es para», espera. 

635 b 10 «(juejoso busca», quejoso huye. 

636 a 10 «Descrédito necesita», de crédito tiecesita. — 28 «fraguado 
y no procuro», si aguardo y jio procuro. 

637 a 3-4 «¡Callando! Anarda, estás confesando». Callando, Anarda, 
estás confesando. — 39 «¡Por Dios, señor». Padre y señor. 

637 b 14 «entrar? Si [sola] aprensión», entrar} Si la aprehensión. 

638 b 9 «empañar», empeñar. 

639 a 33 «que no sepa», que no entienda. — 35 «truenos, rayos o 

[Que] entre», truenos, rayos o cometas. — 36 «don Sancho, y tú vete 
[antes]», Entre don Sandio, y no trates. Los versos 25 a 37 están ataja- 
dos; el atajador los sustituye con éste : Entre dot Sancho y tú bete. 
El pasaje aparece completamente alterado en la edición académica. 

639 b 18 «[con] apremiarme )' matarme», a premiarme y a ma- 
tarme. La última palabra corregida y de lectura dudosa. 

640 a 7 «me fuerza [a] que calle»; enmienda desacertada. — 45 «si 
aquello dicho», j)'í7 que lo dicho. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 189 

640 b 3 «la duda (|ue pretendéis», la duda que aprelicndéis.- 6 «mas 
uno basta. ¡Ah. quién sabe», mas íitio basta a quien sabe.— 2'^ «;No soy 
)'o», fNo so yo. 

641 a 24 «5' dudoso si acierta», r dudoso al acierto. — 2^ «al fin abrí 
la puerta», al fin abrt la puerta poco cierto. — 27 «reconocida o alerta», 
reconocida o cierta. 

641 b 20 «que destino a.dn\\vaúof-, quede' si ?2o admirado. — 22 «con- 
vida sin aliento mi esperanza», sin vida, sin aliento ni esperanza. 

642 a 17-20. Nótese la curiosa disposición tipográfica, un tanto ex- 
traña. 

642 b 21. Se han omitido los siguientes versos: En quanto a que don 
Diego Solicita mi amor; lo demás niego. — 30. Se ha omitido el verso que 
sigue: sospechas falsas deja. Como, además, el orden de los versos ha 
sido alterado por completo, reproduzco todo el pasaje desde el ver- 
so 16: Anarda. Si tú te rreportaras, Padre y señor, sin duda que ha- 
llaras La berdad que profeso. Fabio. Que así niegues tu culpa. Anarda, 
Yo confieso La que tengo, si adbierte Tu amor en mi desdicha y corta 
suerte, En quanto a que don Diego Solicita mi amor; lo demás niego. A la 
berdad r remito Lo cierto qu'en el pecho solicito. Fabio. ¡Que tal co?isienta 
el cielo! Anarda. Señor, deja el desvelo, Desecha las pasiones; En mí exe- 
cuta tus i-resoluciones Si bieres que te engaño. No te tnuestres estraño, 
Pues en iodo me ajusto A quanto tengas gusto. Si quieres que confiese 
Que tengo culpa y tu disinio es ése. Por lograr el yntento Que don Sancho 
pretende, el casamiento A de ser boluntario. No asistas temerario A per- 
suadirte yngrato, Pues la berdad te trato. Prudente te aconseja, Sospechas 
falsas deja Y determina el ínodo Que e de guardar para serbirte eti todo. 
Fabio. Tu engaño me prebiene. Inés. Señor, el duque biene. 

645 a 2 «seno puesto», ser opuesto. — 3 «cuente», obren. — 6 <:lo que 
[más] siente», de lo que siente. — 50 «vende», venze!" 

646 b 16 «morir [no] verlo», 7i¡orir o verlo. — 18 «Adviérteme», ad- 
vertirme. — 40 «injusto», mi gusto. 

647 a 35 «dejarán», le hardti. 

647 b I «mi amor», mi onor. 

648 a 21 «que freno», qu'enfreno. 

649 a 14 «mas hacerlo eso [es] ponerme», mas hacerlo, es oponerme. 

650 b 3 «.En fin, ¿qué os importa, honor?», Qufri, que os importa, 
honor. 

La misma grafía se repite en 659 a 26 y 27, fufrir y fufrid. 

651 a 18 «oponer escasas fuerzas del deseo», oponer a las fuerzas 

del deseo. — 24 «para no acreditar ■». Y en nota: «Falta lo demás de 

este verso.» No es exacto. Ms. : para no acrczefitar los acídenles. 

651 b 34 «al fin, descuidado», al fin de síi cuidado. 

652 a 10 «negare», rrepare. — 25 «no me adviertes», fio me advierto. 
^53 3 3 «Quién sea [decid]», ^Quién te aborreze} — 15 «Don Diego, 



190 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

iqué sientes? [Verte] >, ^-Que sietites? No merezertc. — 21 s<:Ouisieras?», 
i^Qu' esperas}. — 26 «vivo olvidando», vivo dudando. 

654 b 24 «Decidme», De firme os. 

655 a 30 «y aunque callé», j autique la ley. 

659 a 1-3 «oí a Anarda que hablaba. De su mesmo ser ajena. Pre- 
guntó», oí que Anarda, que hablaba A su mestno ser ajena. Preguntó. — 
12 «se fué a», llegué a. — 34 «[y ya] que he alguna ciencia», he tenido 
alguna ciencia. — 42 «mismo [de antes]», mismo, si yncierta. 

660 a acotación «capihopón». .jNo piensa el lector — con una cierta 
piedad — en el futuro autor de un estudio sobre la lengua de Lope, 
perplejo y casi temeroso ante esa nueva e incomprensible palabra? 
Ms., capigorrón. — 2 «del», de el. El ms. ofrece siempre de el por del; 
no lo noto en los demás casos. — 7 «donde Cristo», dotide a Cristo. — 
8 «su fe del», tufe, del. 

660 b 2 «fino intento», 7íx<7 intento. 

663 a 19-25. Estos siete versos, escritos verticalmente y al margen, 
sustituyen a los tres siguientes, que fueron tachados, unos y otros de 
la misma mano: Tií cotí la ropa mañana Saldrás. Feliciano, dame Los bra- 
zos. Feliciano. Con grande estrejno. Este y otros casos análogos me in- 
clinan a creer que las jornadas primera y segunda son autógrafas '; 
no de Lope, sino de un poeta desconocido que modifica, acaso no 
muy profundamente, la obra de aquél. Que sea así o que, por el con- 
trario, el ms. 15205 de la Nacional nos conserve las dos primeras jor- 
nadas del verdadero Anlottio Roca de Lope, como parece suponer el 
Sr. C. (pág. xii), es cuestión que no puede resolverse por ahora. 

670 a 25 «por no hacer justicia vos», que me rompa las enzias (¡!). 

670 b 22 «Y veneno», Y bueno. 

(^13 b 38 «De eso, señor Virrey», De el señor virrey avaxo. 

676 b 16 «algaria», alquería. — 22 «y también en fugarme», y tam- 
bién enjugarme. 

678 b 13-14 «bellos. Juana (dentro). Yo determino hacia acá», bellos, 
Yr determino. Juana (dentro). Hacia acá. 

679 a 8 «y ellos», V esotros. 

682 b 32 acotación «vejete, sevillano», vejete, de villano. 

683 b 15-16 «maletas! Leonido. Mira agora», maletas. Hombre i." 
Con buena gente emos dado ¡Que esto nos subceda! Hombre 2.° Amigo, 
Pcuiencia; pero aiydado Con que no sepan que somos Mercaderes. Hom- 
bre \.° ¡Ni aun pensarlo! Que dirán que su difiero Sólo en letras le lle- 
vamos. Leonido. Mira aora — 26-27 «toda. Antonio. Señora», toda. 
Hombre i .° Lo tnismo te suplicamos, Rindiendo a tus pies gustosos Quanto 
traemos entrambos. Antonio. Señora. — 35 «triste», /«j/a. 

684 a 28. Desde este punto hasta el verso 15 de la columna siguien- 



1 La tercera es de mano de Lanini y la refundición es evidente. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS I9I 

te el autógrafo de Lanini ha sido atajado abundantemente; para reme- 
diar las incongruencias u otros defectos que los atajos producían se 
han añadido algunos versos y se han remendado otros. La edición 
académica da la versión del atajador, aunque sin advertir nada sobre 
el particular. Reproduzco el largo pasaje omitido: 

'Leonido. Dices bien. — Antonio. De entrambos Saber espero lo 
mismo Que a esta dama he preguntado. — Hombre i.° Nosotros somos 
dos hombres De bien, poco acomodados, Que a Ytalia, sirbiendo al 
rey, A probar fortuna vamos. — Panduro. Pues no empiegan con mal 
pie. — Hombre i.° Todo el caudal que llebamos Serán trecientos es- 
cudos. — Panduro. No es poco para soldados. — Carpidoro. Es muy 
cierto. — Antonio. Con que aquí. Si la quenta no se ha herrado, Ay 
novecientos escudos. Sin diez que trae este anciano. — Vejete. Para 
la lámpara son De san Babilés. — Panduro. Hermano, Pida al santo qvie 
le sane, Pues se halla otra vez quebrado. — Antonio. Mis soldados son 
nobenta, Con que, repartidos, hallo Que les toca a diez escudos. Ello 
es fuer<;a substentarnos. — Carpidoro. Que el abad de lo que canta 
Que yanta, dice el adagio. — Lircano. Víctor nuestro capitán Que así 
premia a sus soldados. — Vejete. Según la quenta, mis diez Ya me los 
reserba el santo. — Panduro. Calle el pico, que ese es mío. — Dama. 
Seiscientos este criado Dará al punto (saca un bolsillo). — Hombre i.° 
Los trecientos Aquí están. — Panduro. Carta de pago Daré yo de todo 
luego. Que aquí a}' también scribanos Montesses. Bengan. — Antonio. 
Panduro, No los tomes. — Panduro. ;.Sin contarlos? Precisso es para 
dar fe De la entrega. — Antonio. Ten, borracho; Aparta, pues esto fué. 
Para lo que luego aguardo Pediros, hacer exsamen De vuestros pechos 
vigarros; Y puesto que generosos Y liberales os hallo. Sólo lo que os 
pido es Qvie los dos me deis prestados Sesenta escudos, y vos, Her- 
mosa dama, otros tantos. Para socorrer con ciento Esta esquadra de 
soldados. Que puede ser que algún día Pagarlos pueda. — Panduro. 
En cobrando Otro mil que está debiendo Los dará, que, confiados En 
esto, ay muchos que pegan En la corte artos petardos. ^ — Hombre i." 
No tan sólo los sesenta. Sino los trecientos, dados Gustosos y agra- 
decidos. Te ofrecemos, admirando Tu generoso valor. — Dama. Y yo 
también cuanto traigo Te ofresco. — Antonio. Basta con esto, Que yo 
me precio de honrado Y a soldados ni mugeres Jamás supe hacer agra- 
vio. — Vejete. Mis diez escaparon ya. — Panduro. Ay tal pico de za- 
marro. Viejo potrilla ;Y los beynte Escudos que aquí an sobrado A 

los ciento repartidos Entre tu gente? — Antonio. A este honrrado Viejo 
se den para que Haga la lámpara al santo De plata. — Vejete. Cinquenta 
mil Lámparas tengas en pago En el alma y en el cuerpo. — Panduro. 
Y a ti te den tantos palos. ]\Ias de sus diez mandamientos Yo hiré a ber 
si alguno casco. — Antonio. Pues, señores capitanes. Sin ningún recelo, 
quando Serbidos fuereis, podéis Seguir vuestra marcha, dando El 



192 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

socorro áquesa esquadra Que os he pedido prestado, Que ella os ase- 
gurará Del riesgo de otros soldados Míos que este monte ocupan. — 
Hombre 2.° Agradecidos besamos Tus manos por tantas honrras. — 
Antonio. Yo soy quien debo quedarlo. — Hombre i.° Adiós. — Antonio. 
Adiós. — Carpidoro, Los veynte escudos te encargo.' 

684 b 5-6 «pobre viejo, pra que haga La lámpara al santo». Estos 
dos renglones de la edición académica pretenden pasar — con harto 
desenfado — por dos versos octosílabos. Ms. : pobre viejo, para que 
Haga la lámpara al santo. 

686 a i-i I. Se repite el caso de la página 684. Las notas (i) y (2) 
son completamente ociosas, como nacidas de no haber distinguido el 
texto de Lanini de las modificaciones que se le han hecho posterioi"- 
mente. La falta de espacio me impide reproducir los versos omitidos 
por el Sr. C. 

686 b 16 «atención >\ atriciJii. 

689 a 35 «no se pierda cosa», no se pierda nn alma. 

691 b 41 «al acto sin pulso toca», el tacto sin pulsos toca. 

692 b lín. última «Lamine», Lanine. 
694 b II «Ten, Teodoro», Te?tte, Teodor. 

697 a 8 < sabor »,/a?'í7/-. 

698 a 8 «encerrar», cerrar. 
702 a 30 «nacientes», nacistes. 

702 b 27 «me matan», no matan. 

703 a 33 «poner la espada y esperar ducientas», poner la espalda y 
esperar ducientos. 

704 a 24 «guardar Teodoro quería», guardarse Teodor quería. 
704 b 2 «Alzad, Teodoro, cabeza». Alzad, Teodor, la cabeza. 

707 b 8 «lo que el cielo me dio [de mi] albedrío», lo que el cielo me 
dio' por albedrío. — 9 «contratar >, contrastar. 

708 b 9 «en fin, la guarnición [no era] tan fuerte», En fin, la guar- 
nición tuve tan fuerte. 

710 b 35 «Lloré a Octavia? No lloré», ^Llojv Otavia? N'o lloró. 

Como he dicho antes, el número de falsas lecturas y errores de 
todo género ^ es extraordinario; pero conviene precisar que los com- 
probados por mí mismo en las solas cinco comedias cotejadas exce- 
den de 900; la jornada segunda de Amar por burla tiene 127: citarlos 
todos hubiera, pues, equivalido a rehacer la edición. La fisonomía lin- 
güística de los mss. ha sido completamente desfigurada. Se confunde 
la redacción primitiva de los mss. con las enmiendas y arreglos que 



1 Un ejemplo más (pág. 338): «Ya no mirará mi padre. Cuyo respeto me 
fuerza, Que dará, a quedar por fuerza, Tan muerto como mi madre», Ya no mi- 
rar a mi padre, Cuyo respeto me fuerza, Quedara a quedar por fuerza, Tan muerto 
como mi fuadre. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 1 93 

otras manos han introducido en ellos; se omiten, a veces, largos trozos 
atajados. Se ha impreso el texto del Principe Transilvano sin consultar 
la excelente edición de Schaefter; prueba de ello es el verso (pág. 413) 
<porque es estugofotulés», /c;'íí??^<' está gafo, tal es. (Schaefter, Odio 
comedias, I, 244.) 

En fin, las veinte comedias inéditas han sido puestas en letras de 
molde conforme al programa del Sr. C; pero, en realidad, quedan tan 
inéditas como antes y en espera de un editor menos apresurado '. Y 
por lo que respecta al programa general de procurar un texto de las 
comedias de Lope «en condiciones que las hagan asequibles a todos», 
nadie podrá dudar de que el resultado no corresponde al propósito. 
J. Góiitéz Oceriii. 

Brüch, J. — Der Einfluss der germaiiisc/iefi Spraclien aiif das \'iilgar- 
latein. — Heidelberg, C. Winter, 191 3, 8.°, xii-203 págs. («Sammlung Ro- 
manischer Elementar- und Handbücher», hrg. von W. Meyer-Lübke. 
V Reihe. i.) = Faltaba un libro de conjunto que tratara esta cuestión, 
abarcando la historia externa e interna de la influencia del germano 
en el latín vulgar, }'■ por tanto en los romances. Brüch no llega en su 
estudio más que hasta el año 400 p. C; pero, como es natural, tiene 
que utilizar las lenguas románicas en apoyo de sus conclusiones. Se- 
gún B. la influencia germánica en latín es cuantitativa, no cualitativa. 
Hay influencia cualitativa cuando la lengua influida toma soni- 
dos, formas o relaciones sintáxicas de la influyente; para esto hace 
falta que se fundan los que hablen ambas lenguas, y que los influidos 



1 Llamo la atención sobre algunas afirmaciones del breve prólogo (pági- 
nas v-xiv). Pág. vii: en El galán escarmentado no se alude a la empresa contra 
Inglaterra, sino a la jornada de las islas Terceras y como a suceso reciente. El 
Sr. C, que lo reconoce al cabo, insiste (pág. 714 oj en que «todas las alusiones 
personales de la comedia son posteriores a 1588»; pero en la comedia se dice 
Justamente su divisa Puede el marqués alabar» (pág. iiQ^^, por el de Santa 
Cruz, que falleció en febrero de 1588. Nótese la frase del editor «su expedi- 
ción a bordo de La Invencible^. Pág. xiv: «Lope empleó alguna vez el seudó- 
nimo de Lisardo^. Es cierto que en algunas comedias, impresas a nombre de 
Lope, se declara ser Lisardo el autor; pero son comedias cuya paternidad es 
muy dudosa, y por consiguiente no puede decirse — sin otra prueba — que 
Lope haya usado el mote arcádico de Lisardo. El cavallero Lissardo que com- 
puso la Arininda celosa puede ser D. Luis de Vargas Manrique, que tomó efec- 
tivamente ese nombre y a quien dijo Lope «que laurel y espada ciñes». Véase 
Pérez Pastor, Proceso, 47, y Bonilla, Anales, 151, sobre la fama de D. Luis 
de Vargas como dramático. Las atribuciones mantenidas por el Sr. C. son, en 
muchos casos, infundadas; en algunos, francamente inadmisibles. Se calla todo 
particular de los mss. que pueda ilustrar este punto. Esto es volver, sencilla- 
mente, a las prácticas de los antiguos impresores de comedias. 



194 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

lleguen a desnacionalizarse; además, han de existir grandes diferen- 
cias entre ambas lenguas, juntamente con coincidencias. Hay influen- 
cia cuantitativa cuando sólo entran palabras de una en otra len- 
gua, dejando intacto su sistema lingüístico; tal fenómeno se da cuando 
los que hablan la lengua influida pasan poco tiempo en el país extra- 
ño, y al volver introducen nuevos vocablos. Pero dada la dificultad de 
separarlo esencial délo accidental en la historia de una lengua, 
la distinción hecha por B. creemos que no expresa sino una relación 
de más o de menos, y que no es rigurosamente científica. Lo único 
seguro es que el germano actuó sobre el léxico latino en una época 
en que los vocablos importados pudieron, en general, incorporarse a 
la evolución del latín, sufriendo en su paso al romance cambios análo- 
gos a los de las voces latinas patrimoniales. 

Comprende tres partes el libro de B. : I, Determinación de las pa- 
labras advenedizas del germano en latín vulgar. II, Historia externa 
de las mismas. III, Historia interna (fonética, morfología y semántica^. 
La obra es de gran interés; resume lo dicho sobre las voces en cues- 
tión por germanistas y romanistas, y en muchos casos B. expone opi- 
niones suyas. 

Pág. 20, núm. i, rechaza, siguiendo a M.-L., REtlVtb, 1377, que 
esp. buega ' 'mojón que marca el límite entre dos heredades', sea 
palabra germánica. Tal vez esta palabra tenga relación con muga - 
'mojón, término, límite', que Schuchardt, Die Herleitung aus dem Bas- 
kischen, etc. 3, no cree de origen vasco; m- > b- sería explicable (bim- 
bre— -mimbre; mes ana =^ besana), y más aquí que sigue //; pero es difícil 
explicar la diferencia entre -lí- y -ué-. Además no se encuentran ni 
*buga ni ^muega. La toponimia conoce: Buega (Santander); Muga 
(Gerona, Burgos, Zamora). Parece, no obstante, que para rechazar la 
etimología germánica, buk, propuesta por Diez, Wtb., pág. 434, habrá 
de fijarse antes la relación entre estas voces. 

Mucho más claro es el caso de tormo 'peñasco aislado', que existe 
también en la forma tolmo; la etimología es tumíílus, que sin duda 
figurará en el REtWtb. 

Un grave defecto del libro de Brüch es la facilidad con que en él 
se admiten los cruces de palabras; siempre que una dificultad fonética 
le detiene, echa mano a este peligroso método "•. Pág. 27, núm. i, cree 



1 El Diccionario de Horao lo trae como aragonesismo. «Voz baxa usuda en 
Aragón.» (Dice. Aid.) 

2 «Voz usada en la Rioja y otras partes.» (Dice. Aut.) 

3 Tirada aparte de la Rev. Basque, 1914, pág. 12. AzcuE, Dice. Vasco-Español, 
supone que tnuga ^ lat. m u g i u m ? 

* Ya refutó W. Meyer-Lübke en esta Revista (1915, II, pág. 31) la fusión que 
Brüch (pág. 56) admitía de rukka con rotat. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 195 

necesario explicar la/"- de fieltro por influencia de felpa; pero, aparte 
de que existe hieltro, fieltro, es un caso más de f- conservada (feo, 
junto al ant. hedo, fiemo, fiero, etc.) Haría falta explicar por f\\ié fornir, 
por la y"-, sea un germanismo tardío. Pág. 5, «estovar <*extüfare 
tiene o de adobar, que significa lo mismo.» Tienen ambas palabras sig- 
nificación distinta, y la o procede del napol. stofare, según REiWtb, 
3108. En vista de esto, dudamos ya de que marrar venga de *ma- 
rrir -^ errar (pág. 28). Brüch (págs. 59-60), en cuanto a bastar y germa- 
no bastjan, llega a la conclusión que bastar, bastir y bastón son tres 
palabras diferentes. El intento de Schuchardt, Z., XXXIII, 342, de de- 
rivar bastir de bastar <( ^ao-aou, tiene el inconveniente, según B., de 
que la diferencia de significación se extiende a tres lenguas romá- 
nicas; rom. bastare v bastiré son dos palabras distintas, que la casual 
coincidencia de forma reunió, y pudieron así aproximar su significa- 
ción. Rechaza, pues, la conjetura expresada en REtWtb, 984, que bas- 
tare se haya formado sobre hasties, de bastiré. Pero la cuestión queda 
tan oscura como antes. 

Es muy rebuscada la explicación de ant. esp. guarlanda, mod. guir- 
landa (pág. 66) y sus conexos romances: germ. 7¿)érdn (med. a. al. u>ie- 
ren), influido por lat. orulare, dio en lat. vg. *iveriilarc, * gueridare; 
guerulanda^ ant. esp. guarlanda, etc.; luego, guerulanda por influen- 
cia de virare (!!) daría *gulrulanda > esp. guirlanda, etc. Es difícil acep- 
tar (pág. 67) que bibaro, ya en el siglo xvi («el animal en latín se dice 
castor y fiber; en castellano, bibaro^. Laguna, en Dice. Aut.), hubiese 
sido introducido por «la ciencia zoológica de los alemanes». En español 
no falta derivado de /alvus (pág. 68): (h)overo (falta en REtWtb, 3174) 
corresponde con el ptg. fouveiro (en Méjico, xob?JO). No hace falta 
suponer got. * trampa para el esp. trampa <( germ. trappa (págs. 76-77)) 
sino explicarlo como un caso más de desarrollo de una nasal; la otra 
hipótesis que B. propone (pág. 76) es inadmisible (atrapar -ir trompar =^ 
atrampar), y según esto, trapa > trampa. No es buen ejemplo (pág. Si") 
fr. guiller, mod. prov. guil/ia, port. guilha de palabra germánica que 
sólo existe en esas tres lenguas; las significaciones son muy distintas, y 
en español hay guilla y guillarse; sería preciso fijar la relación entre 
esas palabras. No basta decir ipág. 86) que esp. -engo viene del fr. por- 
que este sufijo tenga poca vida en esp., y perrengue termine en -e (cfr. 
Hanssen, Gram. Hist.., § 367). Acerca de la palabra borda 'orilla' (pági- 
nas 55 y 119), ésta no sólo es portuguesa, sino zamorana (AlisteV, tal 
vez tenga más extensión dentro de España, aunque siempre el origen 
])ortugués es seguro por la no diptongación de la o (cfr. Brüch, pági- 
na 129!. Mientras no se pruebe que amagar no viene del germ. magan, 
como dice Cuervo tclV. REtWtb., 5223 a,, no puede excluirse este 
último de España. 

He aquí ahora algunos resultados de Brüch que interesan al espa- 



196 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

ñol. Las palabras siguientes se introdujeron con el latín, y no pueden 
ser góticas: baro (por la -o frente al gót. -a en nom. sing. de mascul. 
débiles); *feltir (no afeitar, REtWtb., 3305, que habría dado *fieltaro), 
helm, hosa (que en gót. hubiesen tenido /, u respectivamente); makjo (no 
es gótico por la misma razón que baro); manyan (en gót. mafzjati); 
sporo \ wisa, que decididamente falta en el léxico gótico (págs. 27-28). 

Además de las palabras españolas que directamente vienen del ger- 
mano — Brüch da la lista de las palabras germanas advenidas al romance 
hasta el siglo v en la pág. 87 — , por razones que no detallamos, proce- 
den del germano a través de otros romances las siguientes voces 
españolas: 

Del francés: airón, alar, amarrar, balcón, boya, duna, escanciar, 
esclavin *, estrenque, faraute, /o7tta, grupa, hacha, hajisa, lastre, mástil, 
rufa, tufo, turba. 

Del provenzal: airearse, befre, mar r ido, orgtillo, roquete. 

Del fr. o prov.: adobar, alma, embajada, atrapar, bala, banco, 
billa, blanco, blondo, brimo, buqiie, charpa, cloque, desmayar, esgrimir, 
espelta, estala, estoque, felpa, fornir, gage, galardón, galopar, garañón, 
gastar, gratar, gris, guadañar, guante, jardín, mota, norte, (de) rondón, 
tafjeta, toaja. 

Del italiano: fango, güercho. 

Del portugués: bordo, borda (pág. 20). 

No obstante ciertos defectos de método — el mayor que se observa 
es la poco meditada fusión de palabras — , el libro de Brüch presenta 
gran interés, y es de lectura indispensable para el conocimiento de una 
parte del léxico español -. A. C. 

Morel-Fatio, a. — Un e'rudit espagnol au XVIII' siécle, D. Gre- 
gorio J\íayans y Sisear. (Extrait du Bnlletin Hispanique, tome XVII, 
1915, n° 3.) — Burdeos-Paris, 1915, 4.°, 72 págs. = «Le hasard m'ayant 
mis sous les yeux un lot de soixante-treize lettres de Mayans, adres- 
sées les unes á D. Blas Jover Alcázar, qui complétent la correspon- 
dance publiée en 1789, les autres á D. Francisco de Almeida, á D.José 
Bermúdez et á D. Miguel María de Nava, il m'a semblé qu'il pouvait 
y avoir quelque intérét á y recueillir les traits qui peignent l'homme 
avec ses qualités et ses travers, et qui éclairent aussi certaines ques- 
tions, á l'ordre du jour parmi les hommes d'études d'alors » 

El opúsculo comienza por una noticia sobre las cartas de Mayans, 
que permite, a la vez, apreciar la inmensa actividad epistolar de éste, 



1 No conozco ningún ejemplo antiguo de esta palabra, que debe proceder del 
provenzal, no del francés (v. REtwtb, 7976, donde se da como inexplicada la -/-) 

2 Para el elemento germánico en español debe verse, además, H. Nau- 
MANN, Krit, Jahr. Rom. Phil., XIII, págs. 52-55 (publ. en 1914). 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS I 97 

y el lugar que en ella corresponde a la nueva colección descubierta 
por A. M.-F. Estudia después la conducta de Mayans frente a sus 
émulos o adversarios, destacando corno su rasgo característico la va- 
nidad; examina, sin pretensión de agotar el tema, la actitud del eru- 
dito valenciano ante sus protectores, amigos y protegidos; y, al lado 
de esta valoración del hombre, ensaya la de la obra, indicando los 
principales servicios que le debe nuestra historia literaria y sus con- 
diciones como escritor erudito e historiador, su actitud como i-efor- 
mador de la enseñanza universitaria del derecho, los estudios latinos 
y la filosofía de la escuela. Sólo omite, de caso pensado, cuanto se re- 
fiere a los trabajos emprendidos por Mayans en colaboración con Jover 
sobre las relaciones del Estado con la corte de Roma, el derecho 
eclesiástico, los concordatos, etc., porque «para juzgar este aspecto 
de su actitud — explica — se necesitan conocimientos especiales de 
que carezco». 

Estudio sintético en que la obra y el hombre se van explicando y 
completando, además de resumir el valor de Mayans en la literatura 
española, resulta de muy amena lectura como «documento humano», 
por la finura con que M.-F. penetra en la psicología de este «caso de 
vanidad». El opúsculo es ejemplo de erudición elaborada: no hav en 
él dato que no tenga un sentido, y que no sirva para la pintura del 
hombre o de la época. De paso quedan plenamente estudiados varios 
«incidentes* de la erudición española en el siglo xvii «Si el ejemplo 
de Mayans — concluye M.-F. juzgando en conjunto la obra del valen- 
ciano — , en el dominio en que cosechó sus mejores lauros, hubiera 
sido imitado, los estudios de historia literaria, tan abandonados en 
España desde fines del siglo xviii hasta fines del xix, habrían alcan- 
zado inmenso desarrollo, produciendo resultados que todavía estamos 
esperando.» 

Artigas y Ferrando, M. — La «Biblioteca jMenéiidez Pcla\oi>. Con- 
ferencia leída por su bibliotecario en el Ateneo de Santander. — 

Santander, Fons, 191 6, 8."", 30 págs. — En forma sencilla da cuenta el 
Sr. Artigas — amante guardador oficial de los libros de Menéndez Pe- 
layo — de los fondos principales encerrados en aquella rica biblioteca, 
apreciándose por su conferencia lo que allí puede encontrar el eru- 
dito, desde los manuscritos y ediciones raras, inapreciables, hasta las 
colecciones y libros modernos necesarios. Ofrece la publicación pró- 
xima de un Catálogo de los papeles y folletos de Mild y Fontanals, que 
el «Institut d'Estudis Catalans» costea; de unos Anales de la '.'.Biblio- 
teca Mencjidez Pela\OT>, en los que se recojan los catálogos parciales 
de materias que se vayan haciendo, y otra serie de estudios relacio- 
nados con la biblioteca — nosotros recomendaríamos que hiciera abun- 
dantes tiradas aparte de los catálogos que allí incluya, pues un gran 



igS NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

público dedicará especial atención a estos trabajos de los Anales — }• 
la edición, ya aparecida, del manuscrito de La Barrera sobre el Busca- 
pié, para honrar la memoria de Cervantes en el tercer centenario de 
su muerte. Artigas demuestra en su conferencia todo el cariño que 
siente por los gloriosos libros que custodia, y sabe darse cuenta de 
que en su mano está el hacer una obra apreciable cultural. Santander 
prestará una ayuda eficacísima a la labor del Sr. A. estableciendo un 
local a propósito, destinado a la biblioteca de aquel ilustre hijo de su 
tierra, y enriqueciendo la Biblioteca Municipal, que, a lo que se ve, 
puede llegar a constituirse en auxiliar de la de Menéndez Pela3^o. 
No nos parece, sin embargo, ni cómodo ni útil que vayan a ésta todas 
las adquisiciones de obras modernas para que la Biblioteca Menéndez 
Pelayo sólo guarde los libros reunidos por éste. Un departamento 
del mismo edificio sería el lugar más adecuado para aquellos acrecen- 
tamientos. 

Cuevas, P. M. — Documentos inéditos del siglo XVI para la historia 

de México, colegidos y anotados por el — México, Talleres del Museo 

Nacional de Arqueología, Historia y Etnología, 1914, fol., xxxi-521 pá- 
ginas. = «Presentan sumo interés los documentos inéditos que for- 
man esta colección, tanto porque están suscritos en su mayor parte 
por personas de alta jerarquía y de indiscutible veracidad, cuanto 
porque dan una idea más cabal de la vida de la Nueva España durante 
el siglo XVI, que cualquiera otra colección de las publicadas hasta 
hoy», dice en el prólogo G. García, antiguo director del Museo de 
México, bajo cuya dirección se publican estos documentos. Junto a 
papeles y cartas del arzobispo Fr. Juan de Zumárraga, que vienen 
a completar la colección del ilustre Icazbalceta, contiene el volumen 
cartas de los padres cronistas IMotolimia, Mendieta, etc., del marqués 
de Villamanrique, de D. Luis de Velasco y del conde de Monterrey 
a los reyes de España. Valiosa como es la colección, es de lamentar 
que su autor no la haya acompañado de un estudio que le diera sen- 
tido, y apreciara el valor histórico de cada documento o grupo de 
documentos. 

PüYOL Y Alonso, J. — El Abadengo de Saliagún. Contribución al estu- 
dio del feudalismo en España. [Discurso de recepción en la Real Aca- 
demia de la Historia.] — Madrid, Suc. de Minuesa, 19x5, 4.°, 347 pá- 
ginas. = Este libro, análogo a los Fueros jiiipiicipales de Santiago y su 
tierra, de A.López Ferreiro, comprende la evolución de Sahagún desde 
que adquiere importancia — siglo xi — hasta el fin del abadengo en los 
últimos años del siglo xv, y se divide en dos partes: la primera se 
refiere a la historia — fueros y luchas entre el concejo y el abad — , y 
la segunda a las instituciones. Es un estudio muy completo y documen- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 1 99 

tado, y una aportación monográfica muy valiosa al conocimiento de 
nuestra historia. Acaso hubiera sido preferible ^— dado el estado de 
nuestros estudios históricos — llegar a resultados más generales me- 
diante comparaciones, como en el capítulo VI de la segunda parte, y no 
dejar de indicar, por lo menos, ciertos problemas capitales, como el 
alcance de la influencia francesa en España, en la que tan gran parte 
parece tuvieron los monjes cluniacenses que vinieron en 1079 a Saha- 
gún. Tampoco se hace indicación alguna sobre los datos erróneos o 
insuficientes de la Historia del P. Escalona, ni sobre las rectificaciones 
que este nuevo trabajo traiga. En la página 23 se dice, con el Anónimo, 
que hasta 1085 no había casas en aquel territorio, y en la página 27, 
como prueba de la existencia de población mora y judía, se alegan los 
nombres árabes del Cartulario desde 1051, sin resolver la contradic- 
ción entre ambos textos. Los curiosos datos sobre la robra o robora- 
ción {^h^. i66ysigs.) pueden completarse con las noticias que da el 
Sr. Hinojosa en su notable artículo «El Derecho en el Poema del Cid» 
(pág. 109 de sus Estudios sobre la Historia del Derecho español, Ma- 
drid, 1903) y con la bibliografía allí citada; de donde se deduce el ori- 
gen germano — no romano — de la institución en materia de donacio- 
nes. Como complemento al estudio del feudalismo sería interesante 
también saber cómo se recibió el primer Fuero de Sahagún en las 
ciudades a que se extendió, según Martínez Marina, Ensayo, I, pág. 136, 
y Muñoz, Fueros municipales, pág. 303, n. Las disposiciones más ca- 
racterísticas del Fuero de Sahagún, tales como las prohibiciones de 
que los vecinos tuviesen horno — que se consigna también en el de 
Logroño, dado por el mismo re}»^ en 1095 (Muñoz, pág. 334» — , vendie- 
sen vino y comprasen leña; la gravedad de las penas para los que 
cortasen ramas o arrancasen árboles — hechos que se castigan leve- 
mente en el Fuero de Nájera, por ejemplo (de 1020 (r), Muñoz, pági- 
na 287) — , ¿son de origen franco, y de aquí la aversión con que son 
recibidas?; ;cómo se concilia con esto, o es por completo indepen- 
diente, el hecho de que sean extranjeros los que más ardor muestran 
contra el abad de .Sahagún ( págs. 68 y 75), de igual modo que son 
extranjeros los que inician la rebelión contra el arzobispo de .San- 
tiago? (L. Ferreiro, ob. cit., I, pág. 76). En el apéndice II describe el 
autor el manuscrito — propiedad del Sr. Misiego, de .Sahagún — en 
que Fr. J. Pérez hizo la historia de .Sahagún. y que sirvió al P. Esca- 
lona para la suj'a; ésta, según se prueba con el cotejo de varios pasajes, 
es una reproducción con pocas variantes — supresiones en general — 
de la primera. En el apéndice III se inserta el prólogo del P. Pérez 
a las crónicas anónimas del monasterio, publicadas como apéndice por 
Escalona, y se hace de las mismas un estudio, cuyos datos, así como 
los del prólogo, tienen gran interés, porque no se conocen ni los ma- 
nuscritos primitivos ni las copias (}ue el P. Pérez utilizase. E. R. Ramos. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 

Esüidios de Historia general que puedan interesar a la Filología española. 

Obras bibliográficas y enciclopédicas. 

3887. Arco, A. del. — La Imprenta e?i Tarragona. Apuntes para su his- 

toria y bibliografía. — Tarragona, J. Pigdan, 1916, 8.°, 459 págs., 
10 ptas. 
Baráibar, C. — V. núm. 3978. 

3888. Bibliografía [de la Filología española]. — RFE, 19 16, III, 92. — 

V. núm. 3516. 

3889. Biblioteca Colombina. Catálogo de sus libros impresos, publicada 

bajo la inmediata dirección de su bibliotecario el M. I. Sr. D. 
J. Roca y Ponsa, con notas bibliográficas del Dr. D. S. de la 
Rosa y López. Tomo IV. — Sevilla, Izquierdo y C.'*, s. a., 4.", 
373 págs., 10 ptas. 

3890. Castañeda y Alcover, W. — índice sumario de los manuscritos lemo- 

sines y de autores valencianos o que hacen relación a Valencia 
que se custodian en la Real Biblioteca de San Lorenzo del Esco- 
rial.— ^hSM., 1916, XXXIV, 275-299. 

3891. Cataleg de les publicacions peribdiques de la Biblioteca de Cata- 

lunya. — BBC, 1915, II, 5-106. 

3892. EcHALAR, B. DE. — Afchívo y Biblioteca de la Casa de Medinaceli. 

(Sobre : Series de los más importantes documentos del archivo y 
biblioteca del Excmo. Sr. Duque de Medinaceli.) — EstFr, 191 6, 
XVI. 356-364. 

3893. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo- Americana., t. XXXI. — 

Barcelona,]. Espasa, s. a., 4.", 1491 págs. —V. núm. 3519. 

3894. Fernández, B. — Impresos de Alcalá en la Biblioteca del Escorial 

(conclusión). — CD, 1916, CV, 94-9. — V. núm. 3520. 

3895. Gaspar Remiro, M. — Los manuscritos rabínicos de la Biblioteca 

Naciotial. — RCEHGranada, 191 6, V, 302-304. 



BIBLIOGRAFÍA 201 

3896. Hanssler, W. — A handy bibliographical guide to the shidy of the 

Spanish languagt and liter ature, with consideration of the works 
of Spa7tish-American writers, for the tise ofstudents and teachers 
of Spanish. — St. Louis, Mo., C. Witter, 1915, 8.°, 63 págs., 60 
eéfitimós. 

3897. Herculano. — El Archivo Municipal [de Sevilla']. — Bet, 19 16, IV, 

núnis. 49 y 50. 

3898. HÓGBERG, P. — Manuscrits espagíiols dans les bibliotheques suc- 

doises. — RHi, 1916, XXXVI, 377-474. — V. núm. 1357. 

3899. HuARTE, A. — El Archivo Universitario de Salamanca. Conferen- 

cia. — BTer, 1916,111, 105-117. 

3900. Laurencín, Marqués de. — Sobre: Series de los más importantes 

documentos del archivo y biblioteca del Excmo. Sr. Duque de 
Medinaceli, elegidos por su encargo y publicados a sus expen- 
sas por A. Paz y Melia. — BAH, 1916, LXVIII, 270-282. 

3901 . Manacorda, G. — Libri scolastici del medio evo e del Riñas cimento. — 

B, 1916, XVII, 397-421. 

3902. Mas, J. — Notes documentáis de Ilibres antichs a Barcelona (conti- 

nuación). — BABLB, 1915, VII, 238-251; 1916, VII, 330-345. — 
V. núm. 3024. 

3903. Mennessier de la Lance. — Essai de bibliographie hippique donnant 

la de'scription de'taille'e des ouvrages publte's ou traduites en latín 
et en frangais sur le cheval et la cavalerie, avec de noinbretises 
biographies d'auteurs hippiques. Tomo I. — Paris, L. Dorbon, 
1915, 8.°, ix-760 págs. 

3904. P. B. — Los orígenes de la Imprenta en Zaragoza, 14^3-85. — 

RCrist, 1 91 6, XXXVII, 47. 

3905. Pacheco y de Leyva, E. — Breves Jioticias sobre los principales 

archivos de Italia e institutos históricos extranjeros establecidos 
en ella, con algunas inéditas acerca de la Academia Española de 
Historia Eclesiástica del siglo X VIII, y de la Escuela de Arqui- 
tectura e Historia actual (continuación). — BAH, 1 9 1 6, LXVIII, 
284-326, 418-436. — V. núm. 3614. 
Pfandl, L. — V. núm. 4086. 

3906. Sancho Izquierdo y J. Sinués. — Catálogo de los manuscritos de la 

Biblioteca Utiiversitaria de Zaragoza. — RABM, 1916, XXXIV, 
1 1 4- 14 1. 

3907. SoRBELLi, A. — Inventart dei manoscritti delle biblioteche d' Italia. 

Vols. XXII-XXIIL— Firenze, 191 5, 8.° 

3908. Yela, J. F. — Un aparato diplomático iftédito y un recuerdo del 

P. Sarmiento. — ^km\, 1916, XXXIV, 220-245. (Noticia y 
publicación de un plan aprobado en el siglo xvui por el direc- 
tor de la Academia de la Historia para la formación de una 
colección diplomática española.) 
Tomo III. 14 



BIBLIOGRAFÍA 



Historia. 



3909. Ballesteros, A. y P. — Alfonso X de Castilla y ¡a corona de Ale- 

mania.— RA.BM, 1916, XXXIV, 1-23, 187-219. 
Ballesteros Beretta, A. — V. núm. 4123. 

3910. Bécker, J. — Algunas ideas referentes a la política de España, 

respecto de Aynérica, durante el reifiado de Felipe IV. — BAH, 
1916, LXVIII, 351-361. 

391 1. Boletín Histórico de Puerto Rico. — San Juan, Tip. Cantero, 

1 916, III, 65-128. (Contiene una serie de documentos refe- 
rentes a la dominación española.) 

BoRRALLO Salgado, T. — V. núm. 4124. 

Brosse, R. da. — V. núm. 4125. 

Cartas y documentos relativos al Gratt Capitán. — V. núm. 4126. 

3912. Corresp07tdencia diplomática entre Granada y Fez, siglo XIV. 

Extractos de la «Raihana Alcuttab», de Lisaneddi Abenaljatib 
El-Andalosí. Texto árabe. Traducción española y prenociones 
por M. Gaspar Remiro. — Granada, Imp. de «El Defensor», 
1 916, 4.°, xni-444 págs., 15 ptas. (Extr. de RCEHGranada.) 

3913. DÍAZ Jiménez y Molleda, E. — Historia de los cojnuneros de León 

y de su influencia en el movimiento general de Castilla. Ilustrada 
con fotograbados y copiosa documentación inédita. — Ma- 
drid, Imp. Clásica Española, 19 16, 4.°, 240 págs., 10 ptas. 

3914. Documefttos para la historia aígentina, — Tomo VI: Comercio 

de Indias; comercio libre, 1 778-1 791. Con introducción de 
R. Levene. — Buenos Aires, C.^ Sudamer. de Billetes de Ban- 
co, 1915, 544 págs. — V. núm. 3049. 

3915. Documentos para la historia Jiacio?ial [de Cuba]. — BANHab, 

i9i5,XIV, 193-240, 257-300, 321-364. 

3916. Escuela Española de Arqueología e Historia en Roma. Cua- 

dernos de trabajos. III: [L. Serrano: Alfonso XI y el papa 
Cleme7ite VI durante el cerco de Algeciras. — E. Pacheco y de 
Leiva: La Í7itervención de Floridablanca en la redaccióit del 
Breve para la supresión de los jesuítas, IY'J2-IJJ3.'\ — Madrid, 
Blass y C.^, 1914, 4.°, 198 págs. (Junta para ampliación de 
estudios e investigaciones científicas.) 

3917. Fern.índez Amador de los Ríos, J. — España en las Edades Mo- 

dertia y Contetnporánea. Segunda edición. — Zaragoza, Imp. del 
«Heraldo», 1916, 4.°, 200 págs. 

3918. De las fuetttes históricas de la India. Colección Muñoz (en la 

Academia de la Historia). — CHA, 1916, V, 19-25. 

3919. García Calderón, V. — El diario de Mugahcrti. — RHi, 1916, 

XXXVI, 177-199- 



BIBLIOGRAFÍA 203 

3920 Granville Leveson Gower, Lord; First Earl Granville. — Prí- 
vate Corresponde/ice, 1781 to 1821. Edited by his Daughter-in- 
law, Castalia, countess Granville. 2 vols. con retratos e ilus- 
traciones. — London, Murray, 1916 (< informes de primera 

mano de España », H. Ward, The Granville Correspon- 

dence. QR, 19 16, 225, 518). 

3921. Hamel, G. — Un incunable frangais relatif a la prise de Grenade. 

(La tres célébrable, digne de mémoire et victorieuse prinse 
de la cité de Grenade.) — RHi, 1916, XXXVI, 159-169. 

3922. Hume, M. — Reinas de la España antigua. — Madrid. (Bibliote- 

ca de Jurisprudencia, Filosofía e Historia.) — V. núms. 689 
y 2186. 

3923. Irving, Washington. — La vie et les voyages de Christophe Co- 

lomb Edition abrégée, publiée avec des notes en frangais 

par E. Chasles. — Paris, Hachette, 191 5, i6.°, viii-301 págs. 

3924. KiRKP.\TRiEK, F. A. — Municipal Administratioi in the Spanish 

Dominions in America. — (Royal Historical Society Trasactions, 
'915. 3* ser., vol. 9.) 

3925. Levillier, R. — Antecedentes de política económica en el Río de la 

Plata. Documentos originales de los siglos xvi al xix, selec- 
cionados en el Archivo de Indias de Sevilla. Libro I: Régimen 
fiscal. Tomos I-II. — Madrid, 1915. 

3926. Lorin, H. — L'Amérique latine en 19 IS- — RScPo, 1916, 15 de 

abril. 

3927. Manj arres, R. de. — Alejandro de Humboldt y los españoles. — Se- 

villa, 1915, 4.°, 57 págs. — V. núm. 3063. 

3928. INIanjarrés, R. X)E.—Efi el mar del Sur. Expediciones españolas del 

siglo XF7// (continuación). — BCEA, 1916, IV, núm. 17, 44-47, 
y núm. 18, 1-26. — V. núm. 3557. 

3929. ¡Martínez, INI. — Evolución y fases de la crítica histórica sobre Fe- 

lipe II. — CD, 1916, CV, 37-44. 

3930. Masnovo, o. — La corte di don Filippo di Borbone nelle ^relazioni 

segrete» di dueministri di M. Teresa. — ASPParm, 19 14, XIV. — 
V. núm. 2649. 

3931. O'Leary, D. F. — Bolívar y la emancipación de Sud- America. INIe- 

morias del general O'Leary. Traducidas del inglés por su hijo 
S. B. O'Leary, iS 19- 1826. Tomo II y último. — Madrid, s. i. n. a., 
4.°, 805 págs., 7,50 ptas. — V. núm. 3559. 

3932. Ordenanzas que se dieron a los jtieces de apelación de las Indias en 

el año I 51 1. — CHA, 191 6, V, 29-36. 

3933. Pérez, L. — Relacióti de la expedición que en lóoi hizo Juan de 

Oñate en el Nuevo Méjico. — AIA, 191 6, V, 242-263. 

3934. Posse, Juan Antonio. — Docuvientos de historia española. Mctnorias 

de D. Juan Antonio Posse (continuación). — L, 1916, XVI, 1, 



< 



204 BIBLIOGRAFÍA 

255-280, 351-368; II, 1-8. (Comenzó a publicarse con otro títu- 
lo.) — V. núm. 3568. 

3935. 'Rkiuo^Diy A.—I^elazíotti fra Sicilia c Catalogna. — ASSicOr, 1914, 

XI, 3. 

3936. Relación de los festines que se celebraron en el Vaticano con tnotivo 

de las bodas de Lucrecia Borgia con D. Alonso de Aragón, prin- 
cipe de Salerno, duque de Biseglia, hijo natural de D. Alonso, 
rey de Amapoles, año 14Q8. Acrecentada con noticias v aclaraciones 
por el tnarque's de Laurencin. Publícalo la Real Academia de 
la Historia. — Madrid, Fortanet, 191 6, 4.°, loi págs. 

3937. RoussET, R. V. — Datos históricos y geotopográficos de la isla de 

Cuba. — RBC, 1915, X, 401-406. — V. núm. 3077. 

3938. Zayas, A.— Un capítulode laiy/í/í^r/íZ^í'Mí'rfl/í/e Cuba, iSój-iSóS. 

CuC, 191 6, XI, 14-54. (La Historia general de Cuba no se ha 
publicado aún.) 

Instituciones. 

3939. Alas, L., D. de Buen y E. R. Ramos. — De la usucapión. — Madrid, 

Imp. Ibérica, 1916, 8.°, 336 págs., 6 ptas. (Junta para amplia- 
ción de estudios e investigaciones científicas. Centro de Es- 
tudios Históricos.) 

3940. Checchini, a. — La «.traditio^ e il trasferimento dclla proprieta 

inwiobiliare fiei docujnenti medievali. — Padova , F. Drucker, 
1 914, 193 págs. 

3941. Cortes de los antiguos reinos de Aragón y de Valencia y Principado 

de Cataluña. Publicadas por la Real Academia de la Historia. 
Tomo XXI. Comprende las Cortes de Tortosa de 1442-43. 
Apéndice. Cortes de Barcelona de 1446-48. Proceso común. 
Proceso familiar. — Madrid. Fortanet, 191 5, fol., 502 págs., 
20 ptas. — V. núm. 1423. 

3942. Desdevises du Dezert, G. — La Chambre des Juges de V Hotel et 

de la Cour en 1745. — RHi, 1916, XXXVI, 1-51. 

3943. Fernández-Núñez, M. F. — Los foros en León. — CD, 1916, CV, 

17-25, 195-204, 365-372. 

3944. htquisición de Valencia. Informaciones genealógicas (continua- 

ción). — RUGE, 1916, V, 139-140, 184-185, 226-227. — V. nú- 
mero 3581. 

3945. Klüpfel, L. — Verwaltungsgeschichte des Kónigreichs Aragón zu 

Ende des 13 Jahrh. Aus den Nachlasse hrsg. von H. E. Roh- 
de. — Stuttgart, Kohlhammer, 191 5, 6 marcos. 

3946. MoLiNÉ Brasés, E. — Les costums maritimes de Barcelona, univer- 

salment conegudes per *Llibre del Consolat de Mar-». Ara de nou 
publicades en sa forma original, ilustrades ab noticies biblio- 



BIBLIOGRAFÍA 205 

giáfiques, históriques y llinguístiques y ab un apendiJc de 
notes y documents inedits relatius a la Historia del Consolat 
de Mar y de la Llotja de Barcelona. — Barcelona, Henrich y 
CA 19 14. 

3947. Pascual de Quinto, M. — La Nobleza de Aragón. Historia de la 

Real Maestranza de Caballería de Zaragoza. — Zaragoza, Carra, 
1916, 4.", 1 1 70 págs. con 19 láms. 

3948. Trifone, R. — Sobre A. Checchini: La «traditio-» e il trasferi- 

7nento della pr aprieta immobiliare nei doaimenti medievali. — ASI, 
1916, II, I73-Í77- 

Iglesia y Religión. 

3949. Alonso Getino, L. G. — Capitulas provinciales y priores provin- 

ciales de la Orden de Santo Dofningo en España. — ^CT, 19 16, 
XIII, 67-96, 210-243. 

3950. Amaro, A. — Fr. Alvaro Pelagio, su vida, sus abras y su posición 

respecto de la cuestión de la pobreza teórica en la Orden Fran- 
ciscana, bajo Juan XXII, 1316-34. — AI A, 19 16, V, 192-213. — 
V. núm. 3586. 

3951. Bartolomé, J. M. — Reivindicación históricoliteraria. El P. Petisco 

y la Biblia. — Salamanca, Tip. de Calatrava, 1915, 4.°, 11 pági- 
nas, 0,25 ptas. (Extr. de BTer.) — V. núm. 2991. 

3952. Castrillo, J. — Apuntes biográficos del muy ilustre hijo de San- 

güesa Fr. Raimundo de Lumbier. — BCPNavarra, 1916, VI, 
1 1-16, 82-88, 140-148. 

3953. CoLUNGA, A. — El día litúrgico en la historia de la Iglesia. — CT, 

1916, XIII, 5-30. 

3954. Los confesores de Carlas II. [Sobre A. Pérez Goyena: Equivoca- 

ciones históricas^ —NT, 1916, II, 1 10- 1 13. 

3955. Corro del Rosario, P. — Vida y apología del venerable Padre 

Fr. Jasé Ibdñez de la Consolación, de la Orden de Agustinos 
Recoletos, cura regente del Pilar y fusilada par los franceses. — 
Madrid, G. López del Horno, 191 5, 4.°, xxn-290 págs., ó ptas. 

3956. Cuervo, J. — Historiadores del convento de San Esteban de Sala- 

manca. Tomo III.— Salamanca, Imp. Católica, 19 16, 4.°, 1069 pá- 
ginas, 50 ptas. — V. núm. 2977. 

3957. Doctunenios inéditos para servir a la historia de la controversia 

I-De Auxiliis*. — REcl, 1916, XXXVIII, 363-371. — V. núme- 
ro 3105. 

3958. GoLFERicHs Losada, M. — Satita Eulalia, tndrtir, barcelonesa. — 

BABLB, 1915, VII, 233-238. 

3959. GoÑi, C. — Coelibatus Ecclesiasticus in Híspanla ab Ecclesiae ini- 

tiis usque ad SíBculurn VIII. — Pampilonae, 1914. 



206 BIBLIOGRAFÍA 

3960. Hergenrother, C. — Historia de la Iglesia. — Madrid, Bibl. de la 

Ciencia Cristiana, 6 vols. (Biblioteca Teológica del siglo xix.) 

3961. IzAGuiRRE, B. — Historia de San Francisco Solano. — Tournai, 

Desclée y C.*, s. a., 8.°, 466 págs. 
L. N, d'O. — V. núm. 4167. 

3962. LizANA, E. — Documentos inéditos. Documentos del Archivo del 

Arzobispado de Santiago (continuación). — RCChile, 191 5, 
XXIX, 185-191, 255-259, 33I-337- — V. núm. 3095. 

3963. López, A. — Documentos relativos al convento de Palenzuela. — 

AIA, 1916, V, 321-333- 

3964. Medina, J. T. — Noticias biobibliogrdficas de los jesuítas expulsos 

de América en J767. — Santiago de Chile, 191 5. 

3965. Meyer, W. — Die Preces der mazar abischen Liturgie. — Berlin,. 

Weidmann, 19 14, 4.°, 12 págs. (Extr. de AKGWGottingen, 
Neue Folge, tomo XV, núm. 3.) — V. núm. 2221. 

3966. Meyer, W. — Über die rythmischen Preces der mozarabischeit 

Liturgie.— Y^yitr. de NKGWGóttingen, Phil. Hist. Klasse. 
1913. 4.°, 177-222. 

3967. Monsalvatje y Tossas, F. — El Obispado de Elna. Tomo IV: Noti- 

cias históricas. — Olot, R. Bonet, 1915, 4.°, 407 págs., 4 ptas. 

3968. Ocerin-Jáuregui, a. de. — El cardenal Cisneros y el sínodo de 

Talavera en /^ípá". — EstFr, 1916, XVI, 304-312. 
Pacheco de Leyva, E. — Escuela Española — V. núm. 3916. 

3969. PÍREZ GoYENA, A. — Literatura histórica en el centenario de la 

restauración de la Compañía (continuación). — RvF, 191 6, 
XLV, 55-69. 

3970. PÉREZ- ViLLAMiL, M. — El scñorío temporal de los obispos de España 

en la Edad Media. Informe dado a la Real Academia de la 
Historia con motivo de la «Historia de la antiquísima villa 
de Albalate del Arzobispo», escrita por el Dr. D. V. Bardavín 
Ponz. — BAH, 1 91 6, LXVIII, 261-390. 

3971. Pou, J. M. — Felipe III y los sajituarios franciscanos de Italia. — 

AIA, 1915, III, 212-233; 1916, V, 74-79, 214-241. 

3972. Schwab, M. — Frieres Juives du rite catalán. XF et XIIF sié- 

¿•/i?j. — BABLB, 1 91 5, VII, 193-204. 

3973. Streit, P. C. — Atlas Hierarckicus. Descripcio geographica et 

statistica S. Romanae Ecclesice tum Occidentis tum Orientis 
juxta statum praesentem. Accedunt etiam nonnullae notce 
historíese necnon ethnographicae. — Paderborn, S. Typ. Bo- 
nifacianse, 1913, foL, 128 págs., 37 mapas y 37 págs. — V. nú- 
mero 1 47 1. 

3974. Vázquez Cano, A. A. — La familia del licenciado D. Diego de 

Ribera, fu?idador del Colegio de Santiago. — RCEHGranada. 
1916, VI, 53-67. 



BIBLIOGRAFÍA 207 



Ciencia y Enseñanza. 



3975. Abentomlús de Alcira. — Introducción al Arte de la Lógica. Tex- 

to árabe y traducción española por INI. Asín. Fase. \.°: Cate- 
gorías. Interpretación. — Madrid , Imp. Ibérica, XXIX, 153 
y 109 págs., 7 ptas. (Junta para ampliación de estudios e in- 
vestigaciones científicas. Centro de Estudios Históricos.) 

3976. Altamira, R. — Giiier de los Ríos, educador. — Valencia, «Prome- 

teo», 1915, 8.°, loi págs. 

3977. Amador y Carrandi, F. — Investigacioiies históricas. La Univer- 

sidad de Sala7nanca en la guerra de la Independencia. — [Sa- 
lamanca], Imp. Calatrava, 1916, 8.°, 141 págs., 2 ptas. 

3978. Baráibar, C. — Bibliotecas vitorianas. III: La del Instituto Ge- 

neral y Técnico: su organización. IV: Sus condiciones mate- 
riales; su historia. — AVit, 1916, IV, núm. 30, 11-13, y nú- 
mero 31, 1 1- 14. — V. núm. 3515. 

3979. Batista y Roca, J. 'SL — Catalech de les obres lulianes d' Oxford. — 

BABLE, 1915, VII, 204-228; 1916, VII, 308-310. 

3980. BeltrXn de Heredia, V. — La enseñanza de Santo Tomás en la 

Universidad de Alcalá. — CT, 19 16, XIII, 245-270. 

3981. Borras, J. — Sistema científico luliano. Exposición y crítica. Con- 

ferencia. — Palma de Mallorca, J. Tons, 1916. 

3982. Codera, F. — Informe sobre: Miscelánea de estudios árabes. — 

BAH, 1916, LXVIII, 497-503. 

3983. DiHiGO, J. I\I. — La Universidad de la Habana. Bosquejo histó- 

rico. — RFLCHabana, 1916, XXII, 1-50, 145-236. — V. núme- 
ro 3599. 

39S4. En-Nuguairi. — Historia de España y África. Texto árabe y tra- 
ducción castellana según un manuscrito de la Real Academia 
de la Histoi-ia cotejado con otros textos [por M. Gaspar y Re- 
miro]. — RCEHGranada, 1916, V, 221-242; VI, 1-52. 

3985. García Boiza, A. — Alma mater. Para una guía espiritual de la 
Universidad de Salamanca (continuación). — BTer, 19 16, III, 
S7-S9. — \\ núm. 3602. 

39S6. GiNER DE LOS RÍOS, F. — Eusavos sobre educación. — Madrid, 
Tip. de «La Lectui-a», 191 5, 4.°, xin-354 págs., 6 ptas. 

3987. Gómez de Baquero, J. — Extensión y transformación de la Uni- 
versidad española. Los nuevos institutos científicos y pedagógicos. 
Conferencia leída en el Instituto de Coimbra. — Inst, 1916, 
LXIII, 65-90. 
Huarte, a. — \'. núm. 3899. 

Maxacorda, G. — V. núm. 3901. 





208 BIBLIOGRAFÍA 

3988. Ortega, A. — Las casas de estudios en la provincia de Andalucía 

(continuación).— Al A, i9i6,V, 161-191, 334-364.— V. núm. 3613. 

3989. P. B. — El Lulismo. — RCrist, 19 16, XXXVII, 38. 

3990. Revula, M. — La Poliglota de Alcalá (continuación). — CD, 1916, 

CV, 163-172, 267-276. — V. núm. 3615. 

399 1 . SXiNZ Y Rodríguez, P. — Antonio Agustín r sus obras inéditas. — 

FL, 1916, I, núm. 4, págs. 5-6. — V. núm. 3616. 

3992. Watson, F. — The Faiher of Moder?t Psychology [ Vives]. — PsR, 

1915, XXII, 333-353. 

Arqueología y Arte. 

3993. Agapito y Revilla, J. — Los retadlos de Medina del Catnpo (conti- 

nuación).— BSCastExc, 1916, XIV, 347-351, 361-36S, 388-395.— 
V. núm. 3619. 

3994. Agapito y Revilla, J. — La obra de Esteban Jordán en Vallado- 

lid. — AEsp, 1 9 16, marzo. 

3995. Antón Rodrigo, D. — Historia de la catedral de Burgos, de la car- 

tuja de Aíiraflores y de las Huelgas. — Burgos, Tip. «El Monte 
Carmelo», 191 5, 8,°, 150 págs. 

3996. Arco, R. del. — La pintura de primitivos en el Alto Aragón. — 

AEsp, 1 916, marzo. 

3997. Artiñano, P. ]\[. — Resumen de la historia cotnparada de la cerá- 

mica en España. — Co, 1916, febrero, abril. 

3998. Asúa y Campos, M. — El castillo del Real de Manzatiares. — Ma- 

drid, B. Rodríguez, 191 5, 8.°, 15 págs. con fotograbs. 

3999. Chaves Jiménez, M. — La catedral de Oviedo. — Bet, 19 16, IV, nú- 

meros 49 y 50. 

4000. Chaves Jiménez, M. — Itálica. — Bet, 1916, IV, núms. 51 y 52. 

4001. CoRDiER, H. — Eludes américaines. (Sobre H. Beuchat: Manuel 

d'Archéologie ame'ricaine.) — JS, 19 16, 2, 58-74. 

4002. Cuervo, J. — El monasterio de San Juan de Corlas. — Salamanca, 

Imp. Católica, 191 5, 8.°, 36 págs. 

4003. Delgado Castilla, A. — La guitarra. — EE, 1916, LXXIV', 167-168. 

(Trata del origen de este instrumento.) 

4004. Díaz Jiménez, E. — Ettrique de Arfe. — RCa, 191 6, febrero. 

4005. Doménech y Montaner, L. — Poblet. — Baicelona, Hijos de 

J. Thomas, s. a., 8.°, 41 págs. y 48 ilustraciones, 1,25 ptas. (El 
Arte en España, vol. 12.) 

4006. Fernández Villegas, F. [Zeda]. — La cartuja del Paular. — Ma- 

drid, Imp. Renacimiento, 191 5, 8.°, 131 págs. 

4007. Fita, F. — Nuevas inscripciottes romanas de Aletitisque y Riba de 

Saelices, en la diócesis de Sigüenza. — BAH, 1916, LXVIII, 
411-417. 



BIBLIOGRAFÍA 209 

4008. Fita, F. — Nueva lápida romana de La Serradilla. — BAH, 1916, 

LXVÍII, 282-284. 

4009. Gómez Moreno, M. — Arte mudejar toledano. — ¡Madrid, L. de Mi- 

guel, 1916, fol., 12 págs. y 25 láms. (Las obras maestras de 
la Arquitectura y de la Decoración en España, publicadas 
bajo la dirección de R. Doménech, II.) 

4010. González .Simancas, M. — N^utnancia. — Madrid, 19 14. 

401 1. HuiDOBRo, L. — Contribución al estudio del arte visigótico en Cas- 

tilla. — BSCastExc, 1916, XIV, 379-384, 396-400. 

4012. J. L. V. — El Museo Municipal [de Sevilla]. — Bet, 1916, IV, nú- 

meros 51 y 52. 

4013. Jackson, G. J. — Portrait of a girl by Veldzquez. — AAm, 1916, 

IV, págs. 1 19-120. 

4014. Jean-Aubry, G. — Enrique Granados et la musique dEspagne. — 

C, 1916, núm. 1286, 309-320. 

4015. Katz, D. — : Fué el Greco astig?/idtico.^ Tr 'adacción y notas de 

J. V. Viqueira. — Madrid, Imp. Clásica Española, 191 5, 8.°, 
48 págs., 1,50 ptas. — V. núm. 2252. 

4016. Lafoxd, P. — Dometiikos Theotokopuli scidpteur. — RHi, 19 16, 

XXXVI, 301-307. 

4017. Lafond, y. — Luis Tristán, 158Ó-1640. — RHi, 19 16, XXXVI, 

52-61. 

4018. Lafoxd, P. — Le Portrait du Docteur Pisa par le Greco. — RHi, 

1 916, XXXVI, 308-310. 

4019. Lampérez, V. — El palacio de Saldañuela en Sarracín (Burgos). — 

Madrid, Hauser y Menet, 191 5, 4.°, 6 págs. y 6 láms., i pta. 

4020. Lampérez y Romea, V. — Un problema : El Greco y la Arquitec- 

tura. Conferencia dada en Toledo el 22 de marzo de 191 4. — 
BSCastExc, 19 16, XIV, 337-341. 

4021. La.\tier, R. — Les gra?ids champs de fouilles de l'Espagne an- 

tique,igoo-igis.\. — JS, i9i6,núm. 3, 120-128, y núm.4, 154-164. 

4022. Lantier, R. — Le théátre romain de Merida. — CrAIBL, 1915, 2. 

4023. López- Chavarri, E. — Historia de la Música. Tomo II. — Bar- 

celona, Hijos de Paluzie, 1916, 8,°, 284 págs., 3,50 ptas. — 

V. núm. 2702. 

4024. Mélida, J. R. — El Arte antiguo y el Greco. — Madrid, Hauser y 

Menet, 1915, 8.'', 15 págs. y 8 láms. — V. núm. 3159. 

4025. MoR.\LEDA Y Esteban, J. — Cristos populares de Toledo. — Tole- 

do, Viuda e Hijos de J. Peláez, 19 16, 8.°, 61 págs. con grabs., 
0,75 ptas. 

4026. Naval, F. — Curso breve de Arqueología y Bellas Artes, dispuesto 

para los alumnos de esta asignatura y para todos los aficiona- 
dos a ella. — Madrid, Imp. Ibérica, 1915, 8.", xvi-480 págs., 
4 ptas. 



210 BIBLIOGRAFÍA 

4027. PuYOL, J. — Sobre A. de Beruete y Moret: Goya, pintor de retra- 

tos. — BAH, 1 916, LXVIII, 404-4 II. 

4028. Salmerón, A. L., y J. N. de Diego y González. — Compe7tdio de 

indumentaria española, con un preliminar de la historia del tra- 
je y el mobiliario en la antigüedad. — Madrid, Imp. de San Fran- 
cisco de Sales, 1915, 8.°, 204 págs. 

4029. SÁNCHEZ Cantón, F. J. — Los pintores de Cámara de los reyes de 

España (continuación). — BSEEx, 1916, XXIV, 56-64. — Véa- 
se núm. 3167. 

4030. Sancho Mayer, H. — El tnaestro Fr. Francisco de Vitoria, O. P. — 

RRACádiz, 1916, V, 231-237. 

4031. ScHULTEN, A. — Mis excavaciones en Niwiancia, igos-1912. 

Traduc. por H. Grunwald. — Barcelona, Estudio, 1914. — 
V. núm. 1542. 

4032. Sentenach, N. — Te'ctiica pictórica del Greco. Conferencia. — 

BSEEx, 1 916, XXIV, i-io. (Extr. : Madrid, Hauser y Menet, 
1916, 4.°, 10 págs. y 4 láms., una pta.) 

4033. Soler y Palet, J. — L'art a la casa al segle XV. — BABLB, 

1916, VIII, 289-305. 

4034. Starkweather, W. E. B. — Paintings and drawi7igs by Francisco 

Goya in the collection of the Hispanic Society of America. — 
New- York, 191 6, 8.°, 231 págs. y 86 láms., un dólar. (Publica- 
tion of The Hispanic Society of America, núm. 96.) 

4035. Steinmetz. — Sobre Mayr: Ueber die vorrómisclmt Denkmáler der 

Balearen. (BU. f. d. Gymn.-Schulw. LII. 1/2.) — WKP, año 33, 
núm. 6. 

4036. Tormo, E. — Varias obras maestras de Ribera, inéditas. — BSEEx, 

1916, XXIV, 11-28. 

4037. Tormo, E. — Un gran pintor valisoletano : Antonio de Pereda. La 

vida del artista. — Valladolid, Tip. del Colegio de Santiago, 
1916, 8.°, 137 págs. 

4038. Torre, A. de la. — La colección sigilográfica del Archivo- Cate- 

dral de Valencia. — AAV, 191 5, diciembre. 

4039. Vega DE Hoz, Barón de la. — Sobre R. Ramírez de Arellano: 

Estudio sobre la historia de la orfebrería toledatta. — BAH, 
1916, LXVIII, 476-480. 

4040. Zarco, J. — Documentos para la historia del monasterio de San 

Loretizo el Real del Escorial. — CD, 1916, CIV, 403-413; CV, 
26-36, 185-194, 287-296, 321-328. — V. núm. 3649. 

Historia local. 

4041 . Albizu, J. — Apmites históricos de la ciudad de Olite. — Pamplona, 

Huarte y Coronas, 191 5, 8.°, 250 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 2 I I 

4042. Alcántara Basanta, P. — Libro de curiosidades relativas a Valla- 

í/c»//í/ (conclusión). — BSCastExc, 1916, XIV, 352-360. — Véa- 
se núm. 3652. 

4043. Altadill, J. — índice de los documentos existentes en Simancas que 

afectan a la historia de Navarra (continuación). — BCPNava- 
n-a, 1915, VI, 137-139- — V. núm. 3653. 

4044. Bernal Montero, J. — Curiosidades de Niebla. — Bet, 19 16, IV, 

núms. 49 y 50. 
Casta.ñeda y Alcover, V. — \'. núm. 3890. 

4045. Colecció de documenís histórichs inédits del Arxiu Municipal de la 

Ciutat de Barcelona. Rubriques de Bruniquier. Ceremonial 
deis magnifichs Consellers y Regiment de la Ciutat de Bar- 
celona. Vol. IV. — Barcelona, Henrich y C.^, 1915, 8.°, 338 pá- 
ginas. — V. núm. 2721. 

4046. Díaz de Arcaya, M. — Victoria y Avettdaño (continuación). — 

EE, 1916, LXXIV, 217-221, 264-267. 

4047. Documentos inéditos para la historia de Navarra. «Relación de 

los pueblos cercados e fortalezas que ay en el reyno de 
Navarra» [publicado por J. Altadill]. — BCPNavarra, 1915, VI, 
149-152. — V. núm. 2287. 

4048. Fita, F. — Ceuta visigoda y bizantina durante el reinado de Teu- 

dis. — BMi, 1916, LXVIII, 622-628. 

4049. Fita, F. — Melilla pihiica y romana. — BAH, 1916, LXVIII, 

544-548. 

4050. La historia de Orihuela escrita por los cojttemporáneos de los 

sucesos, 1500-igoo. Colección de los documentos más intere- 
santes y curiosos sacados de los archivos de la ciudad, del 
de Simancas, Histórico Nacional, etc. Con aclaraciones y 
notas por J. R. Gea y Martínez. Prólogo y estudio críticolite- 
rario por D. J. García Soriano. Tomo I. Cuaderno i.° — Ori- 
huela, Imp. de «La Lectura Popular», 1916, 4.°, iv-i6 págs. (Se 
publica por pliegos sueltos.) 

4051. Información instruida en 1813 sobre la cottducta observada por las 

tropas aliadas en el asalto de San Sebastián (continuación). — 
EE, 1916, LXXIV, 99-103, 202-205,243-245, 305-307, 360-361, 
400-403, 448-450. — V. núm. 3662. 

4052. Iturralde y Suit, J. — Enterramientos reales en la catedral de 

/'íz;«//t?«íz (continuación). — BCPNavarra, 1915, VI, 127-129.— 
V. núm. 3663, 

4053. JovER, F. — Acotas para una historia de Almería (continuación). — 

Alh, 1916, XIX, 52-55, 99-102, 122-125, 196-198, 221-224. — 
V. núm. 3664. 

4054. Klever, H. — Lecciones históricas moronesas . — R^lor , 1916, 

abril. 



2 1 2 bibliografía 

4055. Linares Becerra, L. — Osma. Monogfafia geográfica. — Madrid, 

Imp. del Patronato de Huérfanos, 191 5, 4.°, 30 págs. — Véa- 
se núm. 3218. 

4056. Mendieta, Francisco de. — Quarta parte de los Anuales de Viz- 

caya.— EE, 1 916, LXXIV, 254-258, 299-303, 353-357, 386-390, 
434-438. — V. núm. 3665. 

4057. Pareja Serrada, A. — Mojiografias regionales: Guadalajara y su 

partido. — 8.°, 171 págs., 2 ptas. 

4058. Rosón, E. — Madrid y sus calles. Antaño y hogaño. La Puerta del 

Sol, con una apología de A. Zozaya. Vol. I. — Madrid, V. Rico, 
s. a,, 8.°, 96 págs., una pta. 

4059. S.ÍNCHEZ Torres, F. J. — Apuntes para la historia de Albacete. 

Tomo III. — Albacete, E. Ruiz, 1916, 4.°, 176 págs. 

4060. Seco de Lucena, L. — Síntesis y glosario de la historia de Gra- 

nada desde los tiempos primitivos hasta la coronacio'n de Zorri- 
lla. — Granada, 1916. 

4061. Urroz Erro, E. — Compendio historial de la villa de Tolosa. — 

Tortosa, 191 3. 

4062. Urroz Erro, E. — Epito^ne historial de la villa de Tolosa. — 

Tolosa, 19 14. 

4063. Valencia Castañeda, B. — Crónicas de antaño tocantes a la 

M. N. y M. L. villa, ciudad después, de Medina de Ríoseco, 
sacadas del Archivo Municipal por M. de Prado, con un prólogo 
de N. Alonso Cortés. — 4.°, 238 págs., 4 ptas. 

Geografía y Etnografía. 

4064. Altolaguirre, a. de. — Sobre M. Pérez y P. Nougués: Los pre- 

cursores españoles del canal interoceánico. — BAH, 191 6, LXVIII, 
^ 506-514. 

4065. Álvarez, Fr. J. M. (O. P.) — Descripción geográfica de la isla de 

Formosa (continuación).— BRSG, 19 16, LVIII, primer trimes- 
tre, 65-89. 
Beltrán y Rózpide, R. — V. núm. 4232. 

4066. Bl.ízquez, a. — Estudios históricogeográficos de Marruecos. — AE, 

1 916, IV, 129. 

4067. Buen, O. de. — La ciencia geográfica en España. — BRSG, 19 16, 

segundo trimestre, 148. 

4068. Bullón, E. — Estado actual de la enseñafzza de ¡a Geografía en 

España. — FL, 19 16, núm. 6, págs. 4-6. 
CoRNEY B. G. — V. núms. 4079 y 4080. 

4069. Fernandez Navarro, L. — Estado actual del problema de la Atlan- 

tis. Conferencia leída el 3 de abril de 1916. — BRSG, 1916, 
segundo trimestre, 178. 



bibliografía 213 

4070. Latorre, G. — La cartografía colonial americana (contimiación). 

BCEA, 1916, IV, 14-32. — V. núm. 3677. 
Linares Becerra, L. — \'. núm. 4055. 

407 1 . Méndez Bejarano, M. — Biobibliografia hispdlica de Ultramar. 

Estudio de literatura geográfica española ^continuación). — 
BRSG, 1916, primer trimestre, 90, y segundo trimestre, 221. — 
V. núm. 3679. 

4072. MiGuÉLEz, P. — Las relaciones históricogeográficas de los pueblos 

de España, hechas por orden de Felipe //.^Madrid, Imp. Helé- 
nica, 191 5, 4-°, 93 págs. — V. núm. 2737. 

4073. Palau Vera, J. — Geografía de España y Portugal. — Barcelona, 

191 5, 8.°, 195 págs. 

4074. Pérez, M., y P. Nougués. — Los precursores españoles del canal 

?>//¿r(7íréa«¿:<7.— Madrid, Perlado, Páez y C.^ [i9i5],8.", 215 págs. 
con grabs. 

4075. Pérez \'illamil, M. — Relacio?ies topográficas de España correspon- 

dientes a pueblos que pertenecen hoy a la provincia de Guadala- 
Jara, con notas y aumentos. VI. — Madrid, Fortanet, 1915, 4.°, 
XI-451 págs., 6 ptas. (Memorial Histórico Español, XLVII.) — 
V. núm. 887. 
RoussET, R. V. — V. núm. 3937. 

Viajes. 

4076. Aguirre y Escalante, J. M. — De Castella Vetula. Hojas de un 

libro de viajes. Edición postuma con un prólogo de D. Vi- 
cente Lampérez.— Santander, J. Martínez, 1915, 8.", 321 págs. 

4077. Arbinolo, P. — Diario di wt pellegrinaggio ad alcuni santuarii e 

liioqui celebri di Francia e Spagna, ig luglio - 28 agosto 1914. — 
Mondovi, Tip. dell'Immacolata, 1915, 8.", 196 págs. 

4078. CoNTRERAs Y LÓPEZ DE Ayala, J. DE. — Faldeando la Sierra. Utia 

exairsión por tierra de Segovia. — BSEEx, 1916, XXIV, 65-73. 

4079. Corney, B. G. — Comentarios al viaje de la fragata «Santa Ro- 

salías en 1774, insertos en «The Geographical Society», enero 
de 1916. — BRSG, 1916, segundo trimestre, 213. 

4080. CoRNEY, B. G. — The voyage of Captain Don Felipe González in the 

Ship of the Line iSan Lorenzo», with the Frigate «Santa Rosalía^ 
in company to Easter Island in 1770-I. — Cambridge, 1 908, 8.°, 
Lxxvn-176 págs. (Núm. XII, segunda serie de «The Hakluyt 
Societ)'».) 

4081. Lettres de Madrid, iSzó.—^YW, 19 16, XXXVI, 270-280. (Cuatro 

cartas descriptivas publicadas por primera vez en L'Echo du 
Soir, Paris, 1826.) 

4082. Malcolm, L. — Contributions to the History of European Travel. 



214 bibliografía 

Sir George Chaworth.-'^O, 1916, 1, 101-102. 12 s. (Sir George 
Chaworth fué a Bruselas en 1621 como embajador especial de 
Jorge I cerca de la archiduquesa Isabel Clara Eugenia, con 
motivo del fallecimiento del archiduque Alberto.) 

4083. Malcolm, L. — Coniributiotis to the History of EufOpeafi Travel. 

IV: Bartholomaus Khevenhüller. — NQ, 1916, I, 181-184. (Khe- 
venhüller visitó España en 1559-1560.) 

4084. Martín-Granizo, L. — Mis viajes por España. Conferencia. — , 

Valladolid, Viuda de Montero, 19 16. 

4085. MiCHAEL, A. C. — A71 artist in Spain. — London, Hodder, 19 14 

4.°, 212 págs. con láms., 25 frs. 

4086. Pfandl, L. — Zii7- iBibliographie des voyages eti Espag?ie». li. — 

ASNSL, 1916, XXXIV, 143-146. — V. núm. 3233. 
Waxman, S. M. — V. núm. 4139. 



LENGUA 
Lingüística. 

4087. GiNER DE LOS RÍOS, H. — El idioma español. Discurso pronuncia- 

do por la patria y por la lengua. — Barcelona, A. Virgili, 1916, 
8.^ 16 págs. 

4088. Hadlich, INI. — Zur Theorie des sprachlichen Bedeniímgswehsals. 

Diss. Halle. — Halle, 8.°, 78 págs. 

4089. Manjarrés, R. — La lengua española. — Bet, 191 6, IV, núms. 51 

y 52. (Artículo sobre el uso del castellano en Cataluña.) 

4090. Meillet, a.- — Ijiiroducíio?i a l'e'tiide comparative des langiics itido- 

europe'ennes. 4* édition revue et corrigée. — Paris, Hachette, 
i 91 5, 8.°, xxvi-502 págs., 10 frs. 

4091. Meillet, A. — La Lingiiistiqíce. — Paris, Larousse, 191 5, 8.°, 

16 págs. (La Science Frangaise.) 

4092. MicHAÉLis de Vasconcelos, C. — Ligoes praiicas de portugués arcai- 

co. Leitura e explicagao de textos dos seculos xiii e xiv (em 
facsímiles de manuscritos antigos). Coordenadas por F. Pinto 
d'Almeida. — Coimbra, Minerva Central, 1913, 8.°, 151 págs. 

4093. RocAMORA, R. S. — La lucha en favor de un idioma intertiacio- 

nal. — Barcelona, Viuda de Badía, 1916, 4.°, 31 págs. (Publi- 
cación del Instituto de Estudios Superiores de Barcelona.) 

Fonética general. 

4094. MoDELL, J. D., y RiCH, G. J. — A Preliminary Study of Vowel 

Qualities. — AJPs, XXVI, 3. 



bibliografía 215 

4095. Waiblinger, E. — Beiíi'áge zur Fesistellung des Tonfalls in den 

romanischen-Sprachen. Diss. — Halle, 19 14, 90 págs. — V. nú- 
mero 1666. 

Fonética. 

4096. Cheskis, J. i. — Ont the development of oíd Spanish dz and i. — 

RRO, 1915, 443-447. (Publicado también aparte.) 

4097. Navarro Tomás, T. — Siete vocales españolas. — RFE, 1916, III, 

51-62. 

Ortografía y Paleografía. 

4098. Delgado Castilla, A. — Notable calígrafo donostiarra. [J. M. Bes- 

nés e Irigoyen.] — EE, 1916, LXXIV, 107-113. 
GuzMiÍN, J. — V. núm. 4256. 

Morfología. 

4099. [Oca, E.] — Tecnicismo gramatical impropio para el verbo (conti- 

nuación). — BAE, 1916, III, 197-209. — V. núm. 3250. 

Sintaxis. 

4100. Bastianini, R. — Tablas de la preposición castellana. Modelos del 

uso castizo de la preposición castellana, tomados de los me- 
jores autores. Primer fascículo, con ejemplos tomados de Al- 
calá Galiano, Jovellanos, Larra y Valera. — Buenos Aires, 
A. García Santos [191 5], 8.°, 43 págs. 

Lexicografía y Semántica. 

4101. Aranzadi, T. de. — Alboca y albogues. Dos pies para un banco 

musical-transfilológico. — EE, 1916, LXXIV, 152-158. 

4102. Bastañas, a, — Galicismos, barbarismos, hispanismos. — Madrid, 

Patronato de Huérfanos, 1915, 4.°, viii-304 págs. 

4 103. Cagigas, J. de las. — Algunas notas para establecer las etimologías 

orientales de lugares geográficos de Cdceres. — RCEHGranada, 
1 91 6, V, 298-301. 

4104. Castellanos, F. de. — Apellidos vizcaínos: «Olarte>->. — RCAral, 

1 916, XIV, 286. 

4105. Castro, A. — Más acerca de <í7nuchacho^ . — RFE, 1916, III, 68-69. 

4106. CoTARELO, E. — Vocablos incorrectos: Rebolera, fusionar=fusio- 

nai'se, evidencia, emocionar=emocionante. — BAE, 1916, III, 
241-243. — \'. núm. 3710. 



2l6 BIBLIOGRAFÍA 

4107. Cuervo, R. J. — Aliiestra de un diccionario de la lengua castellana. 

(Reimpresión con. prólogo de A.González Miró.) — RHi, 1916, 

XXXVI, 311-376. 
410S. J. B. — .Sobre R. María de Azcue: Diccionario español v vasco. — 

EE, 1916, LXX1\^ 276-278. 

4109. Kretschmer, P. — Zwei lateitiiscke militáriscke Termini. i, <íacies». 

2, «auxiliuniJ). — Gl, 191 4, VI, 30-33. (Interesa para el ant, esp. 
azer.) 

41 10. Meyer-Lübke, W. — Lateiniscli bala «Hafeti-»? — RMPh, 1915, 

2, 334. 

4 1 1 1 . NoGuÉs, G. — U7ia cuestión de lenguaje : ^ Carfiecerta o carnicería? 

Estudio, 1916, XIV, 39-43. 

41 12. PiETscH, K. — Un the Latiguage of the Spanish Grail Fragments 

(continuación). — MPhil, 1 916, XIII, 129-150. — (Vocabulario.) 
V. núm. 3242. 

4113. Serrano Sanz, M. — Palestrina— '■esgrima . — BAE, 1916, III, 240. 

41 14. Teixeira Regó, J. — Em volta da palavra <ígonzoi>. Carta a Exma. 

Snra. D. Carolina Michaélis deVasconcellos. III (conclusión). — 
V. núm. 3724. 

Métrica. 

41 15. Espinosa, A. M. — Notes on the versification of <.<El Misterio de los 

Reyes Alagóse. — RRQ, 1915, VI, 378-401. 

4 1 1 6. Meyer, W. — Spanisches zur Geschickte der altesten mittellateinis- 

chen Rythmik. — NKGWGóttingen , Phil.-hist. Klasse, 191 3, 
4.°, págs. 104-175. 

Dialectología. 

4 1 1 7. Apuntes sobre chilettismos y otros vocablos (continuación). — RCChi- 

le, 1915, XXIX, 223-231, 303-3", 386-391, 452-467, 531-543, 
619-627, 704-710, 854-868. — V. núm. 3728. 

4 1 1 8. Gaspar Remiro, M. — Vocablos y frases del judeo-español. Segunda 

serie. — BAE, 1916, III, 186-196. — ^^V. núm. 3729. 

4119. La lengua rapanui, de la isla de Pascua (continuación). —RCChile, 

1915, XXIX, 311-317, 543-547- — V. núm. 3719. 

4120. Meyer-Lübke, W. — Sobre F. Krüger: Studien zur Lautgeschichte 

westspanischer Mundarten auf Grund votí Untersuchungen an 
Ort und Stelle. — LGRPh, 1916, XXXVII, 67-70. 

4121. Menéndez PiDAL, R. — Sobre A. Griera y Gaja: La frontera cata- 

lana-aragonesa. Estudi geografico-lingüistic. — RFE, 1916, III, 
73-88. 

4122. MiLANEsio, D. — Etimología araucana. — 66 págs. (Contiene el sig- 



BIBLIOGRAFÍA 217 

niñeado etimolójíico de 7S0 palabras araucanas y quichuas y 
una tabla comparativa de nueve lenguas indígenas ameri- 
canas.) 

Textos no literarios. 

4123. Ballesteros Beretta, A. — El Fuero de Alienza. — BAH, 19 16, 

LXVIII, 264-270. 

4124. BoRRALLo Salgado, T. — Fuero del Baylio. Estudio históricojurí- 

dico. — Badajoz, V. Rodríguez, 191 5, 8.°, xxni-260 págs. (Biblio- 
teca Extremeña.) 

4125. Brosse, R. v>.\. — a propos de trois leiíres autograpkes de Christo- 

phe Colomb. — BAD, 19 13, VI, 5. 

4126. Cartas y documentos relativos al Gran Capitán. — RABM, 191 6, 

XXXIV, 300-316. 

4127. La colonización en el siglo XVI. Real cédula de la reina doña 

Juana, autorizando la fundación de varias poblaciones en la 
sierra de Jaén. — DLS, 1916, IV, 77-79. 

4128. Documentos diplomáticos aragoneses, 12JQ-12S4. [Publicados por 

M. Cubells.] — RHi, 1916, XXXVII, 105-250. 

4129. Documentos gallegos del Archivo Municipal de La Coniiia [por 

A. Martínez Salazar]. — La Coruña, 1915. 

4130. Inventarios aragoneses de los siglos XIV y JVF (continuación). — 

BAE, 1916, llí, 224-225. — V. núm. 3736. 

Enseñanza del idioma. 

4131. Bastiamni, R. — Prosodia y Ortografía castellanas. — Buenos 

Aires, A. García Santos, 1914, 8.*^, ix-266 págs. 

4132. B.\STiANiNi, R. — Analogía castellana. — Buenos Aires, A. García 

Santos, 19 1 5, 8.°, 309 págs. 

4133. Bastianini, R. — Sintaxis castellana y 7iociones de Lingüística y 

Etimología. — Buenos Aires, A. García Santos, 191 6, 8.°, 
302 págs. 

4134. Bastianini, R. — Compendio de la Gramática castellana y rudi- 

mentos de Lingüística y Etimología. — Buenos Aires, A. García 
Santos, 1916, 8.°, 234 págs. 
Hanssler, W. — V. núm. 3896. 

4135. Llorkns y Clariana, E. L. — Lchrbuch der spanischen Spraclu. — 

Hamburg, O. Meissner, 1915, 8.", vii-240 págs., 4 marcos. 

4136. Magro Hernando, L. — Compendio de Gramática castellana. 

Tomo I: Analogía y Sintaxis. — Madrid, G. López, 1915, 8.°, 
80 págs. 

4137. Oca, E. — Nociones de Gramática castellana dispuestas para la 
Tomo III. i c 



2l8 BIBLIOGRAFÍA 

escuela graduada. Sexta edición. — Logroño, Hijos de Meri- 
no, s. a., 1 2.°, 36 págs. 

4138. Salva, \'. — Gramática de la Lengtia castellajta según ahora se 

liabla. — París, Garnier, s. a,, 8.°, XL-471 págs. 

4139. Waxman, S. M. — A Trip to South America. Exercises in Spa- 

nish composition. — Boston, Heath and C", 191 6, 12.°, 100 págs. 



LITERATURA 
Literatura general. 

4 1 40. Baez, C. — Le 7nouvemeni i7itellectuel daus le Paraguay. — BBA, 

1915, noviembre, 47-59. 

4 141. Bar, F. — Die Maríenlegende der Strassburger Handschrift Ms. 

Germ. 863 tmd ihr literarhisiorischer Zusajumenhang. Inaugu- 
ral-Dissertation zur Erlangung der Doktorwürde der philo- 
sophischen Falcultát. — Strassburg, M. Dumont Schauberg, 
1913, 4-°, 217 págs. 

4142. Bertoni, G. — / Trovatori d Italia. Biografíe, testi, traduzioni, 

note. — Modena, U. Orlandini, 191 5, 8.°, xvi-608 págs. 

4143. García Godoy, F. — La literatura americana de nuestros días. 

Páginas efímeras. — Madrid, J. Puej'o, 1915, 8.°, 304 págs., 
3,50 ptas. 

4144. García Godoy, F. — La literatura dominicana. — RHi, 19 16, 

XXXVII, 61-104. 
414^. Jeanroy, a. — Les Troubadours ett Italie aux XII' et XIII siécles. 
[Sobre G. Bertoni: I Trovatori dltalia¡\ — JS, 1916, 3, 108-120. 

4146. Pérez Herv.ís, J. — El Renacimiento en Italia. Edición ilustra- 

da. — Barcelona, Montaner 5- Simón, 19 16, 4.°, 356 págs. (His- 
toria del Renacimiento de toda la literatura europea. 

Tomo I.) 

4147. Whitmore, Ch. E. — The supernatural in Tragedy. — Cambridge, 

Harvard University Press, Milford, 191 5, 378 págs. 

Literatura comparada. 

Armas, J. de. — V. núm. 4229. 

4148. DÍEZ Cañedo, E. — La obra de Emilio Verhaeren y su visión de 

España. — Estudio, 1916, XIV, 1-18. 
Espinosa, A. M. — V. núm. 411 5. 

4149. García Godoy, F. — La France et Saint- Domingue. — BBA, mayo 

de 1916, 225-234. 
Hámel, a. — V. núm. 4257. 



BIBLIOGKAFÍA 219 

4150. HoBY, O. — Dtc Liedcr des Trobadors Guiraiit d'Espan/ia. — 

Freiburg, 191 5. 
Lenz, a. — V. núm. 4267. 

415 1. Metis, E. — Sobre H. Heckel : Das Don Juan-Prohlem in der 

neiieren Dichtung. — LZ, 19 16, VIII, 220. 

4152. Morel-Fatio, a. — La foriime en Espagne d'nn vers ifalieíi. — 

RFE, 1916, III, 63-66. 

4153. Olson, E. — Textkriiiska studier óver de» fornsvenska Flores och 

Blanzeflor. — KY'ikY, XXXII, 2. 

4154. Rajn'a, V. — Intorno a due antiche coperte con figurazioni traite 

dalle siorie di Tristano. — (Extr. de Ro, XLII, 517-579.) 
4135. Wellmanx. — Pamphilos. — H, 1916, LI, cuaderno i.° 

4156. WiLMOTTE, M. — Une nouvelle théorie sur l'ongi?te des chansons 

de geste. — Paris, 1915, 8.", 50 pá^js. (E.xtr. de RH, 1913, 
CXX.) — \'. núm. 3312. 

Literatura española. 

4157. AzoRÍx. — Rivas V Larra. Razón social del romanticismo en Es- 

paña. — ¡Madrid, R. Velasco, 1916, 8.°, 286 págs., 3,50 ptas. 

4158. Castro, A. — Algunas observaciones acerca del concepto del honor 

en los siglos XVI y XT//. — RFE, 1916, III, 1-50. 

4159. FoüLCHÉ- Delbosc, R. — Les cenvres attribités a Mendoza. — 

Extr. de RHi, 19 14, XXXII, 87 págs. (Con diez y siete poesías 
atribuidas a Mendoza.) 

4160. García Boiza, A. — De la vida literaria salmantina en el si- 

glo XVIII. Conferencia. — Salamanca, Imp. de Calatrava, 
1916. 8.°, 19 págs. 

416 1. GuzMÁN, i\I. L. — La persecución de la <¡.ninfa» en la poesía caste- 

llana de los siglos de oro. — RFLCHabana, 1916, XXII, 102-106. 

4162. Martinenche, E. — Les e'tudes hispaniqtces . — Paris, Larousse, 

1915, 22 págs., 0,50 francos. (La Science Frangaise.) 

4163. Salcedo Ruiz, A. — La literatura española. Resume?i de His- 

toria crítica. Segunda edición, refundida y muy aumentada. 
Tomo II: El Siglo de Oro.— ¡Madrid, Calleja, 191 6, 4.°, 571 pá- 
ginas, 8 ptas.— V. núm. 3316. 

4164. SousA Viterbo. — A litteratjira hespanhola etn Portugal. Publi- 

cagao posthuma. — Lisboa, Imprensa Nacional, 1915, 4.°, pá- 
ginas 151 a 454. (Historia e Memorias da Academia das 
Sciencias de Lisboa.) 

4165. Unamuno, M. de. — Ensayos. Tomo I: En torno al casticismo. — 

Madrid; Fortanet, 1916, 8.^ 11-219 págs. (Publicación de la 
Residencia de Estudiantes.) 



220 bibliografía 

Escritores hispanolatínos. 

4166. García Villada, Z. — Osio , obispo de Córdoba. Su vida v su 

Í7ifluencia en la Iglesia del 2jj al 3S7 (continuación). — RyF, 
1916, XLIV, 430-439, XLV, 194-206. — V. núm. 3760. 

4167. L. N. d'O. — Sobre: Bibliotheca patrum latinar um Hispaniensis. 

Tomo II. — BBC, 1915, II, 114-115- 
Meyer, W. — V. núms. 3965 y 3966. 

Poesía en general. 

4168. García Calderón, V. —Rubén Darío. — MF, 1916, núm. 427, 

385-399. 

4169. Gauthier, M. — De quelqucs jeu.x d'esprit. III: Le sonnet du 

sonnet. — RHi, 1916, XXXVI, 62-71. —V. núm. 3769. 

4170. Groussac, P. — Dos artículos críticos sobre Darío. I: Los raros. 

II: Prosa profana. — L, 1916, XVI, i, 372-384. 

41 71. Hamel-Stier, a. — Sobre J. Cáscales Muñoz: D. José de Esproti- 

ceda. Su época, su vida y sus obras. — LGRPh, 19 16, XXXVII, 

74-77. 

4172. MoNTOTO y Rauteustrauch, L. — Obras completas. V: La sevi- 

llana. Sevilla. VI: Poemas y cantares. — Sevilla, A. Saavedra, 
191 5, 8.°, 222 y 193 págs, 

4173. Moreno, J. E. — Rubéfi Darío. — RJLOuito, 1916, XVI, 104-113. 

4174. Pfaxdl, L. — Sobre Gonzalo de Berceo : El Sacrificio de la Misa. 

Edic. de A. G. Solalinde. — ASNSL, 1916, XXXIV, 185-186. 

4175. RivAs, J. P. — Rubén Darío. — Estudio, 1916, XIII, 368-373. 

4176. Robín, M. — Rubén Darío, 1871-IQI6. Son role dans Vévolution 

liitéraire de V Espagne depuis la fin du XIX" siécle. — jNIF, 1916, 
págs. 324-439- 

4177. Rodó, J. E. — Rubén Darío. — L, 1916, XVI, i, 370-372. 

4178. Rodríguez Mendoza, E. — Rubén Darío en Chile. — L, 1916, XVI. 

I, 384-394- 

4179. Zarco, J. — Las edades trovaaas, atribuidas a D. Pablo de Santa 

María, conforme a los códices escurialenses h-II-22 y X-II-17. 
CD, 1916, CV, 1 14-120. 

Lírica. 

4180. Algunas poesías atribuidas a Gregorio Silvestre. [Publicadas con 

introducción y notas bibliográficas por M. L. Guzmán.]— RHi, 
19 1 5, XXXV, 439-475- 

4 18 1. B. C. — Una poesía spagnuola in lode di Lucrecia d' Alagno.— 

ASPNap, 1915,1, 605-608. 

4182. Cancionero castellano del siglo XV. Edic. de R. Foulché-Del- 



bibliografía 221 

bosc. Tomo IV. — Madrid, Bailly-Bailliére, 19 15, 4.°, 789 pági- 
nas. — V. núm. 3322. 

4183. E¡ Caft^OJter Devot, d'en Miquel Ortiguez. Segle xvi. — Bi, 191 5, 

n, 1-57- 

4184. CazabXn, a. — Una hazaila que hizo ejt íluelma el marqués de San- 

tillaiia. — DLS, 19 16, IV, 71-73. 

4185. CoTARELO, E. — Doña Gertrudis Gómez de Avellaneda. Indicacio- 

nes bibliográficas con motivo de un libro reciente (continua- 
ción). — CInt, 1916, núm. 43. — V. núm. 3778. 

4186. CoTARELO Y MoRi, E. — El Uccnciado Sebasiián de Horozco y sus 

obras. — INIadrid, Imp. de la «Revista de Archivos», 1916, 4.", 
51 págs., una pta. 
41S7. Elústiza, [. B. DE. — El «Caiicio7iero Colombino:». — Bet. 1916, IV, 
núms. 51 y 52. 

4 1 88. Foulché-Delbosc, R. — Deux ocuvres de Crisioval de Castillejo. — 

RHi, 1 916, XXXVI, 489-620. (Extr.: 1916, 136 págs.) 

4189. Fraxc^ois, P. E. — Orígenes de la lirica castellana. — RUBA, 

1916, XXXII, s-36. 

4190. Gó.MEZ DE Baquero, E. — Baltasar del Alcázar. — DLS, 1916, IV, 

66-68. 

4191. Gómez Ocerix, J. — Unsofieto inédito de Luis K<j7e3. — RFE, 1916, 

III. 69-72. 

4192. Góngora, Luis de. — Sotmet. From the Spanish of Luis de Gón- 

gora, 1561-1627. (IV/io hath enjoyment of tliat mouth divine: 
La dulce boca que a gustar convida.) Traducción firmada «Tri- 
boulet». — NA, 1 916, marzo, 488. 

4193. González Besada. A. — La mujer gallega y Rosalía de Castro. — 

Madrid, Imp. Clásica Española, 1916, 4.°, 90 págs. (Discursos 
leídos ante la Real Academia Española.) 
GuzMÁx, M. L. — V. núm. 4 161. 

4194. Icaza, F. a. de. — Góngora, miisico. — S, 1916, II, núm. 13, 6-13. 

(Cuatro trozos musicales atribuíbles a Góngora, que figuran 
en un cartapacio gongorino del siglo xvii.) 

4195. [López de Mendoza, Ixigo.] — Note sur deux «serr anillas i> dic 

marquis de Santillana. I : Entre Torres e Caneda. II : Antón, el 
vaquero de Morana. [Publicadas por A. Leforestier.] — RHi, 
1 91 6, XXXVI, 150-158. 

4196. Ouevedo Villegas, Francisco de. — De la vida y de la muerte. Pro- 

sa y versos. — Madrid, Patronato Social de Buenas Lecturas, 
8.°, 122 págs. 

Épica. 

4197. Kenyon , H. A. — Color symbolism in early Spanish ballads. — 

8.°, 16 págs. (Extr. de RRQ.) — V. núm. 3791. 



l^ 



222 bibliografía 

4198. Nueve romances sobre la expulsión de los moriscos. — RHi, 1915, 
XXXV, 420-438. 

4199. Saavedra, Ángel [Duque de Rivas]. — Rotnanccs escogidos. Pro- 
logados y recopilados por M. R. Blanco-Belmonte. — Madrid, 
1916, 8.°, xiY-352 págs., una pta. (Páginas Selectas de Litera- 
tura Castellana, vol. V.) 

Dramática. 

4200. Alenda, J. — Catálogo de autos sacramentales, historiales y alegó- 
ricos. — BAE, 1916, III, 226-239. 

4201. Allen, C. G. — Tlic «Comedia que trata del rescate del alma» and 
tlic «Gayfcros» ballads. —F\üge\ Memorial Volume, págs. 53-58. 

4202. Alonso Cortés, N. — Documentos relativos a Lope de Vega. — 
BAE, 1916, III, 221-224. 

4203. Alonso Cortés, N. — Lope de Ritcda en Valladolid. — BAE, 1 916, 

III, 219-220. 

4204. Castro, A. — Obras mal atribuidas a Rojas Zorrilla. — RFE, 

19 16, III, 66-68. 

4205. Cervantes Saavedra, Miguel de. — La elección de los alcaldes 
1/ de Dagaiizo. Entremés. — Madrid, Imp. de la Fábrica de la 

Moneda, 1916, 8.", 32 págs. 

4206. Cotarelo, E. — Actores famosos del siglo XVII: Sebastián de Pra- 

do y sic tniijer Bernarda Ramírez (continuación). — BAE, 1916, 
III, 151-185. — V. núm. 3798. 
^ 4207. Cruz, Ramón de la. — Saínetes, en su mayoría inéditos. Colección 
ordenada por D. E. Cotarelo y Mori. Tomo I. — Madrid, Bailly- 
Bailliére, 1915, 4.^*, Lxxii-554 págs., 12 ptas. (Nueva Biblioteca 
de Autores Españoles, tomo XXIII.) 

4208. Encina, Juan del. — Égloga interlocutoria. [Publicada con intro- 

ducción por U. Cronan.] — RHi, 1916, XXXVI, 475-488. 

4209. Farga a majiera de tragedia. Reimprímela H. A. Rennert. Edi- 

ción revisada. — Valladolid, Viuda de Montero, 19 14, 8.°, 
65 págs. 
^ 4210. Farinelli, a. — Calderón. — Roma, 1916, 8.°, 20 págs. (Extr. de 
NAnt.) 

421 1. Hendrix, W. S. — The «Auto da Barca do Inferno^> of Gil Vicente 
V^ atid the Spanish « Tragicomedia alegórica del Parayso y del In- 
fierno-». — MPhil, 1 91 6, XIII, 173-184. 

4212. Henríquez Ureña, M. — Francisco Sellen. — CuC, 1916, X, 321- 

328. (Trabajo que servirá de prólogo a la tragedia postuma 
de Sellen La ímierte de Demóstenes.) 

4213. El Juego del hombre. Auto sacramental [publicado por L. Im- 

bert.] — Extr. de RRQ, 191 5, vi-44 págs.— Véase núm. 3801. 



BIBLIOGRAFÍA 223 

4214. LÓPEZ RossELLÓ, L. — Estudios de literatura contemporánea: Ja- 

cinto Benavcnte (continuación). — RCal, 1916, IV, 348-360. — 
V. núm. 3802. 
Metis, E. — V. núm. 415 1. 

4215. MoNNER Sans, R. — Don Juan Ruiz de Alarcón: el dramaturgo, 

el moralista. Conferencias. — Buenos Aires, Coni Hermanos, 
1 91 5, 8.", 112 págs. (Extr. de RUBA.) — V. núm. 3803. 

4216. Pkandl, L. — Sobre P. Calderón de la Barca y J. de Zabaleta: 

Troya abrasada. [Edic. de G. T. Northup.] — LGRPh, 1916, 
XXXVII, 70-74. 

4217. Reed, F. o. — Sobre J. Ruiz de Alarcón: Las paredes oyen. Edi- 

ción de C. Bourland (continuación"!. — MLN, 1916, XXXI, 
169-17S. — V. núm. 3807. 

4218. Reyes, A. — Ruiz de Alarcd?i y las fiestas de Baltasar Carlos. — 

RHi, 1916, XXXVI, 171-176. 

4219. Rojas, Francisco de. — Del rey abajo ninguno, y labrador más 

honrado. García del Castañar. — ^Madrid, 1916, 8.", 107 págs., 
0,50 ptas. (Biblioteca Universal, tomo CLXX.) 

4220. Salazar, S. — Mitanes, Luaces y la Avellaneda, como poetas dra- 

máticos. Conferencia. — RFLCHabana, 1916, XXII, 127-130, 
^37-244- 

4221. \'ega, Lope de. — Obras. Publicadas por la Real Academia 

Española. Nueva edición. Obras dramáticas. Tomo I. [Edi- 
ción y prólogo de E. Cotarelo y Mori.] — Madrid, Imp. de la 
s<Revista de Archivos\ 1916, 4.", xiv-716 págs. 

4222. Vélez de Guevara, Luis. — La Serrana de la Vera, publicada 

por R. Menéndez Pidal y M.* Goyri de ]\Ienéndez Pidal. Tea- 
tro antiguo español. Textos y estudios. I. — Madrid, Suce- 
sores de Hernando, 1916, 4.°, vii-i76 págs., 4 ptas. (Junta 
para ampliación de estudios e investigaciones científicas. 
Centro de Estudios Históricos.) 

4223. Zorrilla, José. — El zapatero y el rey. Drama en cuatro actos. — 

Barcelona, E. Domenech, 1914, 8.°, 269 págs., una pta. 

Novelística. 

4224. A. G. M.-R., Fk. — Sobre A. Baig Baños: .-Quién fue el licen- 

ciado Alonso Fernández de Avcllajieda: — CT, 191 6, XIII, 363. 

4225. Abad Puente, C. j\I. — El espaiiolismo de Cervantes. — RyF, 1916, 

XLIV, 413-429; XLV, 34-47, 183-194- 

4226. Aguirre, a. — La Notice de Carlos Pignatelli sur Thomas de 

Triarte. — RHi, 19 16, XXXVI, 200-252. 

4227. [Alem.ín, Mateo.] — Aranzel de necedades y descuydos ordina- 

rios. — RHi, 1916, XXXVI, 621-627. 



224 BIBLIOGRAFÍA 

4228. Alonso Cortés, N. — Casos co-vantinos que tocan a Valladolid. — 

Madrid, Fortanet, 1916, 8.°, 173 págs., 3,50 ptas. (Junta para 
ampliación de estudios e investigaciones científicas. Centro 
de Estudios Históricos.) 

4229. Armas, J. de. — Cervantes en la literatin-a itiglesa. Conferencia. — 

Madrid, Imp. Renacimiento, 19 16, 8.°, 38 págs., 1,50 ptas. 
(Fragmento en FL, 19 16, núm 6, 6-7.) 

4230. Baig Baños, A. — La emperatriz del mundo. Dulcinea del Toboso 

(continuación). — EyA, 1916, I, 516-526; II, 46-56, 238-251. — 
V. núm. 3815. (Extr. : Madrid, Imp. del Asilo de Huérfanos, 
1 916, 8.°, 61 págs., 1,50 ptas.) 

4231. Bellver Cano, J. — Del centenario de Cervatites. Don Alonso 

iQuijaiiaí — Alh, 1916, XIX, 233-235. 

4232. Beltrín y RózpiDE, R, — La geografía del Noroeste de Europa 

según Cervajites. (Idea y plan de un estudio inédito del autor 
acerca de los mares \ tierras en que Cervantes supone las 
primeras aventuras de Persiles y Segismunda.) — BRSGCM, 
1916, 4, 129. 

4233. BoEDO, F. — El Contraquijote. Estudio crítico. — Madrid, Socie- 

dad Editorial de España, 1916, 8.°, 327 págs., 3,50 ptas. 

4234. Cazaban, A. — La aveiitura del hombre muerto. — DLS, 1916, IV, 

99-100. (Se refiere al capítulo XIX del Quijote, en que se hace 
alusión a la traslación del cuerpo de San Juan de la Cruz de 
Ubeda a Segovia.) 

4235. Cejador y Frauca, J. — Miguel de Cerva7ites Saavedra. Biogra- 

fía, bibliografía, crítica. — Madrid, Imp. de la «Revista de 
Archivos», 1916, 4.°, 77 págs., 2 ptas. 

4236. Cervantes Saavedra, Miguel de. — Rinconete y Cortadillo. No- 

vela. — Madrid, Imp. Artística, 1916, 4,°, 96 págs., 6 ptas. 

4237. Cervantes Saavedra, Miguel de. — El Inge7iioso Hidalgo Don Qui- 

jote de la Mancha. Edición crítica, anotada por F. Rodríguez 
Marín. Tomos II y III. — Madrid, Imp. de la «Revista de Ar- 
chivos>s 1916. — V. núm. 3823. 

4238. Cervantes Saavedra, Miguel de. - El Ingenioso Hidalgo Don Qui- 

jote de la Mancha. Novísima edición, corregida con presencia 
de la edición príncipe 5^ de las demás de Juan de la Cuesta, 
dialogada y reformada con arreglo a la moderna ortografía, 
y conteniendo algunas notas aclaratorias inspiradas en las de 
varios autores, entre otros Clemencín, Pellicer, Covarrubias, 
Cortejón, Rodríguez Marín, etc. — Barcelona, s. i., 1915, 8.°, 
xi-794 págs., 2,50 ptas. 

4239. Cervantes Saavedra, Miguel de. — El Ingenioso Hidalgo Don Qui- 

jote de la Mancha. Edición adornada con más de 350 acua- 
relas de Salvador Tusell, sacadas de las célebres compo- 



BIBLIOGRAFÍA 225 

siciones de Gustavo Doré. — 2 vols., fol., 568 y 647 pági- 
nas, 125 ptas. 

4240. Cervantes Saavedra, Miguel de. — Las doce novelas ejemplares: 

La Gitanilla. Las dos doncellas. La señora Cornelia. El casa- 
miento engañoso. La española inglesa. La fuerza de la sangre. 
Rinconete y Cortadillo. La ilustre fregona. El celoso extre- 
meño. El licenciado Vidriera. El amante liberal. Coloquio 
de los perros. — 8.°, 549 págs., 3 ptas. 

4241. Cervantes. — El licenciado Vidriera. Edición, prólogo }■ notas 

de N. Alonso Cortés. — Valladolid, Imp. Castellana, 1916, 8.°, 
103 págs., 2,50 ptas. (Biblioteca «Castilla».) 

4242. Cervantes Saavedra, Miguel de. — La Calatea. Novísima edi- 

ción, cuidadosamente revisada por L. C. Viada y Lluch. — 
Barcelona, 1916, 8.°, 368 págs., 2,50 ptas. 

4243. Cortacero y Velasco, M. — Quisicosas del «.Quijotei). Segunda 

parte de Don Quijote y Sa?ic/io. — INIadrid, Hijos de G. Fuen- 
tenebro, 1916, 8.°, 216 págs., 3 ptas. — V. núm. 2917. 

4244. Cortejón, C. — Ediciones del «Quijote» y demás obras de Cervan- 

tes que, Junio con varios trabajos referejites a las tnismas, logró 
reunir la cotistancia del docto r¿r&í7«//.s'/a.— Barcelona, A. Bosch, 
1916, 4.°, 44 págs., una pta. 

4245. Cotarelo y Morí, E. — Los puntos oscuros de la vida de Cervan- 

tes. Conferencia. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 
1916, 8.°, 55 págs., una pta. 

4246. Delcroix, a. — Sobre A. Baig Baños: Quién fué el licenciado 

Alonso Fernández de Avellaneda. — RHi, 1 916, XXXVI, 298-300. 

4247. Delicado, ¥-raíícisco.— Retrato de la Lozana Andaluza, en lengua 

española muy clarísima, publicado por primera vez en Vene- 
cia en los años 1528, el cual retrato demuestra loque en Roma 
pasaba, }• contiene muchas más cosas que La Celestina. — 
Madrid, Imp. Renacimiento, 191 6, 8.°, 270 págs., 3 ptas. 

4248. Eguía Ruiz, C. — El P. Lilis Coloma. Sti vocación literaria (con- 

tinuación). — RyF, 1916, XLIV, 484-496. — V. núm. 3825. 

4249. Espina, C. — Agua de nieve. Novela. Segunda edición. — Madrid, 

Imp. «La Editora», 1915, 8.°, 368 págs., 3,50 ptas. 

4250. Flórez Díez, J. — Sobre López Barrera: Cervajiies y su época. — 

Alh, 1 9 16, XIX, 1 09- 1 12. 

4251. Fournier Gonz.ílez, G. — Cervantes en Valladolid. Conferen- 

cia. — Madrid, 1916. 

4252. GivANEL Mas, T- — Una mascarada quixotesta celebrada a Barce- 

lona íany 163J;. — Barcelona, Imp. «L'Aveng», 19 15, 4-"^i 29 pá- 
ginas, 5 ptas. 

4253. Gó.MEz, P. — La religiosidad de Cervantes. — ^Q.x\s\.y 1916, XXXVII, 



226 BIBLIOGRAFÍA 

4254. GÓMEZ OcAKA, J. — La invención del «Quijote^. — FL, 1916, I, 

núm. 5, 6-7. (Fragmento de conferencia.) 

4255. González Aurioles, N. • — La cárcel donde se eni¡^cndró el «Qui- 

jote». — FL, 1916, I, núm. 5, 5-6. 

4256. GuzMÁN, J. — Páginas oriográjicas entresacadas de el «Quijott» 

y precedidas de un resumen de Ortografía. — Badajoz, Uceda 
Hermanos, 1916, 8.°, 96 págs., 1,50 ptas. 

4257. Hamel, a. — Sobre J.J. A. Bertrand: Cervantes et le romantisme 

allemand. — ASNSL, 1916, XXXIV, 186-189. — V. núm. 3829. 

4258. Ibeas, '^. — Interpretaciones del «■ Quijote^. — EyA, 1916, II, 193-197. 

4259. IcAZA, F. A. DE. — Las «Novelas ejemplares» de Cervatitcs. Sus 

críticos, sus modelos literarios, sus modelos vivos y su influencia 
en el Arte. Tercera edición. — 8.°, 298 págs., 4 ptas. — Véa- 
se núm. 2514. 

4260. IcAZA, F. A. DE. — De cómo y por qué «La Tía Jingida» no es de 

Cervantes, y otros nuevos estudios cervantinos. — INIadrid, Im- 
prenta Clásica Española, 191 6, 8.°, 247 págs. — V. núm. 3423. 

4261. IcAZA, F. A. DE. — Algo más sobre «El licenciado Vidriera». — 

RABM, 1 9 16, XXXIV, 38-44. 

4262. IxsÚA, A. — El ahna y el cuerpo de D. Quijote. — Madrid, Im- 

prenta Renacimiento, 191 5, 8.", 328 págs., 3,50 ptas. 

4263. Iriarte, T. de. — Fábulas literarias. Nueva edición, ilustrada por 

P. Muguruza. — Madrid, «La Lectura», 191 5, 8.°, 161 págs. 

4264. JoHNSTON, O, M. — Notes on «Floire ct Blanchejlor». — Flügel 

Memorial Volume, págs. 193-199. 

4265. Juderías, J. — Los orígenes del «Gil Blas de Sajitillana» . — L, 

1916, XVI, I, 281-286, 395-400; II, 47-56. 

4266. La le'gcnde de Judas Iscariote. [Publicada por R. P^oulché-Del- 

bosc.]— RHi, 1916, XXXVI, 135-149- 

4267. Lenz, a. — Sobre J. J. A. Bertrand: Cervantes et le romantisme 

alle?na>id. — 'RB.i, 1916, XXXVI, 281-298. 

4268. León, R. — Obras completas. Tomos I-VHI: Alivio de caminan- 

tes. Casta de hidalgos. La escuela de los sofistas. Comedia 
sentimental. Alcalá de los Zegríes. El amor de los amores. 
Los Centauros. Los caballeros de la Cruz. — Madrid, R. Péant, 
1915, 4.°, 8 vols. 

4269. Lomba y Pedr.\ja, J. Pv. — Enrique Gil y Carrasco. Su vida y su 

obra literaria. Tesis doctoral. — Madrid, Sucs. de Hernando, 
1 91 5, 8.°, 47 págs. (Extr. de RFE.) — V. núm. 3426. 

4270. LÓPEZ Aydillo, E. — La obra de Cervantes como fuente histórica. — 

FL, 1916, I, núm. 5, 8-1 1. 

4271. López Barrera, J. — Cervatites y su época. Lecturas cervantinas. — 

Madrid, Hijos de Gómez Fuentenebro, 1916, 8.°, 208 págs., 
3 ptas. 



bibliografía 227 

4272. López Peláez, A. — Aprobación verdadera del «.Quijote* falso. — 

BAH, 1916, LXVIII, 557-563. 

4273. jMartínez, J. L, — ^lía sido España injusta con Cervantes? — ED, 

1916, VII, 73-i>2. V. núm. 3831. 

4274. Morales, I. — Curiosidades del Centetiario. El retrato de Cervan- 

tes. La prisión de Cervantes. Sitio en que oró D. Quijote. — 
DLS, 19 1 6, IV, 1 08- 1 12. 

4275. Nogales, J. — Las tres cosas del tío Juan. Cuento premiado en el 

concurso de El Liberal en 1900. Tercer centenario de Cer- 
vantes. MDXLVII-MDCXVI, Homenaje al genio inmortal del 
excelso autor del Quijote y a la sublime gi^andeza del habla y 
carácter nacionales. — Madrid, Mateu, 1916, 4.°, 15 págs. 
Olson, E. — \'. núm. 4153. 

4276. Ortega Morejón, J. ]\I. — Carta abierta. — FL, 1916, I, núm. 5, 

1-3. (Datos biográficos de Cervantes.) 

4277. Papini, G. — Don Chisciotte dell'Inganno. — Vo, 1916, VIII, 193-205. 

(Interpretación del Quijote.) 

4278. Piernas y Hurtado, J. M. — Ideas y noticias económicas del Quijote. 

Ligero estudio bajo ese aspecto de la inmortal obra de Cer- 
vantes. — Madrid, Hijos de Tello, 1916, 8.", 97 págs., una pta. 
Pietsch, K. — V. núm. 41 12. 

4279. PuYOL Y Alonso, J. — Elogio de Cervantes. Discurso. — ^ladrid, 

Fortanet, 1916, 8.°, 25 págs. (Fragmento en FL, 1916, I, nú- 
mero 5, págs. 7-8.) 

4280. Ouevedo Villegas, Francisco de. — Los sueños. Tomo I. Edición 

y notas de J. Cejador y Franca. — Madrid, «La Lectura», 1916, 
8.°, xxiii-300 págs., 3 ptas. 

4281. Don Quicliotte devant la pensée moderne. — Rcv, 1916, CXV, 

421-445. (Impresiones literarias de P. Adam, L. Bertrand, 
L. Bloy, E. Faguet, J. y R. de Gourmont, G. Hanotaux, P. Her- 
vieux, M. Maeterlinck, G. Lanson, C. Mauclair, H. de Régnier, 
E. Schuré, Severine, E. V^erhaeren y otros.) 
Rajna, P. — V. núm. 4154. 

4282. Ras, M. — Figuras del «.Quijotey. Los personajes imaginarios, los 

novelescos y los ausentes. — Estudio, 19 16, XIV, 195-197. 

4283. Ríos DE Lampérez, B. de los. — Sevilla, cuna del «.Quijote». Frag- 

mentos de una conferencia. — FL, 1916, I, núm. 5, 3-5. 

4284. Rodríguez García, J. A. — Cervantes. Epitome de su vida, según 

las más recientes investigaciones. — CInt, 191 6, VIII, núm. 44. 

4285. Rodríguez Marín, F. — Doce cartas de D. Francisco de Quevedo, 

unas parcial y otras totalmente inéditas. — Madrid, Tip. de la 
«Revista de Archivos», 1914, 4.", 26 págs., una pta. (Extr. del 
BAE, I, cuaderno i.°) 

4286. Rodríguez Marín, Y.— El ductor Juan Blanco de Paz. Conferen- 



228 BIBLIOGRAFÍA 

cia. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1916, 4.", 
49 págs-) una pta. 

4287. Rodríguez Marín, F. — El yattiar de Alonso Quíjano a-el Bueno-». 

Conferencia. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 
1916, 4.°, 37 págs., una pta. 

4288. Rodríguez Marín, F. — Rebtisco de documoitos cervantinos. — BAE, 

1916, III, 210-218. 

4289. Royo Villanova, R. — Do7i Quijote, licenciado en Medicina. Con- 

ferencia. — Zaragoza, G. Casañal, 1916, 4.°, 12 págs. 

4290. Saldaña, o. — Picardía y criminología españolas en Cervantes. — 

FL, 1916, I, núm. 4, 3-4. 

429 1 . San José, D. — Una vida ejemplar, o sea la vida de Gine's de Pasa- 

mojtte, qtie fiíé picaro y ladrón y bogó en galeras. — Madrid, 
V. Rico, 1916, 8.°, 174 págs., 1,50 ptas. 

4292. Segovia, A. DE. — Heine y el «Quijote-f. — Alh, 19 16, XIX, 179-180. 

4293. Sentenach, N. — El retrato de Cervantes. Carta segunda. — 

RABM, 1916, XXXIV, 24-37. (Extr.: Madrid, Tip. de la «Re- 
vista de Archivos», 1916, 4.°, 16 págs.) — V. núm. 3839. 

4294. Shakespeare y Cervafttes. — L, 191 6, XVI, 11, 86-88. (Acerca de un 

artículo de Le Temps de 24 de abril de 19 16.) 

4295. Trabajos premiados eri el concurso abierto entre los alumnos del 

Seminario Conciliar de Aíadrid para solemnizar el tercer cen- 
tenario de la muer'te de Cervantes. — Madrid, Gran Imp. Cató- 
lica, 1916. 

4296. Wagner, M. L. — Ein mexikanisch-spaniscJier Schelmenroman : 

Der <í Periquillo Sarnie?ito» des José' Joaquín Fernández de 
Lizardi, /<F/<í. — ASNSL, 19 16, XXXIV, 76-100. 

Mística. 

4297. Agreda, María de Jesús de. — Otras obras. II: Leyes de la Esposa 

entre las hijas de Sión Dilectísima, ápices de su casto amor. 
Edición auténtica bajo la dirección del Dr. D. S. Ozcoidi y 
Udave. — Barcelona, J. Gili, 1916, 8.°, 103 págs., una pta. — 
V. núm. 3843. 

4298. Alcántara, Pedro de. — Tratado de la oración y meditación, con 

un pequeño devocionario, por Fr. A. de Ocerin Jáuregui. — 
Madrid, G. del Amo, 1916, 12.°, 375 págs., una pta. 

4299. Arintero, J. G. — ^Son místicos todos los santos? Cuestiones 

místicas: cuarta cuestión.— CT, i9i5,XII, 161-177, 353-368. — 
V. núm. 2051. 

4300. Arintero, J. G. — Diferencia entre la Mística y la Ascética. Cues- 

tiones místicas: quinta cuestión. [Continuación á.& ^Son mís- 
ticos todos los santos?] — CT, 19 16, XIII, 31-49. 



j bibliografía 229 

» 

4301. Arixtero, y. G. — Característica del estado místico. Cuestiones 

místicas: sexta cuestión. [Continuación de Diferencia entre la 
Mística y la Ascética.'] — CT, 1916, XIII, 185-209, 

4302. Demimuid, M. — <íLes Saints*. Saitit Jean de la Croix, l¿43-isgi.— 

Paxis, V. Lecoflfre, 1916. 

4303. Fita, F. — Nuevo dato biográfico det P. Francisco de Ribera y de 

Fr. Luis de León, primeros biógrafos de Santa Teresa. — BAH, 
1916, LXVIII, 491-495. 

4304. G. B. — Un retrato de Santa Teresa pintado por Jduregui. — BTer, 

1916, III, 97-98. 

4305. GÓMEZ Centurión, J. — Relaciones biográficas de Santa Teresa de 

Jesús. Prueba inédita con documentación indubitada (conti- 
nuación). — BAH, 1916, LXVIII, 213-247, 329-35'> 480-491, 
580-591. — V. núm. 3848. 

4306. IvARs, A. — Algunas cartas autógrafas de la Ven. Madre Sor 

María de Jesús de Agreda. — AI A, 1916, V, 413-438. — Véa- 
se núm. 3487. 

4307. IvARs, A. — Sobre E. Royo: Autenticidad de la '¡.jMística Ciudad 

de Dios» y biografía de su autora. — AIA, 19 16, V, 300-315. 

4308. Cruz, San Juan de i a. — Cántico espiritual entre el alma y Cristo 

su esposo. — Madrid, Imp. Clásica Española, 1916, 8.°, lviii 
folios, 3 ptas. (Biblioteca Corona. Libros de horas.) 

4309. Magisterio en artes de Fr. Luis de León. [Publicado por G. de 

Santiago.] — BTer, 1916, III, 129-132.— CD, 1916, CV, 342-353. 
(Copia del título de Fr. Luis en que se dice, como nota de 
mayor interés, que era de Belmomte, diócesis de Cuenca. 
Extr. de AHHAg, 191 6, mayo.) 

4310. Las mejores poesías místicas en lengua castellana, recopiladas y pre- 

cedidas de un prólogo por A. González Blanco, con un epílogo 
del R. P. L. Villalba Muñoz.— Madrid, Sáenz de Jubera, 1916. 

431 1. Melgar, B. de. — Autógrafo epistolar inédito de Santa Teresa de 

Jesús. — BAH, 1916, LXVIII, 248-257. — V. núm. 3456. 

4312. Melgar, B. de. — Otro autógrafo epistolar inédito de Santa Teresa 

de Jesús. [D.^ María Vela. D. Alvaro de Mendoza. D. Cristó- 
bal Vela.] — BAH, 1916, LXVIII, 592 622. 

4313. Parpal y Marqués, C. — Santa Teresa de Jesús ante la Psicolo- 

gía. Fragmento de una conferencia.— BTer, 1916, III, 74-79' — 
V. núm. 3853. 

4314. Peralta, V. de. — Puntos fundamentales de la ascética cristia- 

na. — EstFr, 1916, XVI, 259-270. 

43 1 5. Royo, E. — Autenticidad de la <íMística Ciudad de Dios-» y biogra- 

fía de su autora. Tomo V. — Barcelona, J. Gili, 1914» 8.°, 544 
págs., 3 ptas. (Los cuatro primeros tomos comprenden la 
Mística Ciudad de Dios.) 



230 bibliografía 

4316. Teresa de Jesús, Santa. — Obras. Tomo I: Vida de la Santa 

Madre Teresa de Jesús, escrita por ella misma. Tomo II: 
Camino de perfección. Las moradas. Tomo III: Fundaciones. 
Opúsculos de la Santa. Tomo IV: Cartas de la Santa Madre 
Teresa de Jesús. Prólogo del Excmo. Sr. Marqués de San 
Juan de Piedrasalbas. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1916, 
8.°, 4 vols., 5 ptas. 

Historia. 

4317. Caro, Rodrigo. — Varones insignes en letras naturales de la ilus- 

trisima ciudad de Sevilla. Epistolario. Publícalos la Real Aca- 
demia de Buenas Letras. Precedidos de un estudio biográfico- 
crítico de D. S. Montoto. — Sevilla, 1915, 4.°, LXxix-157 págs. 

4318. CuNNiNGHAME Grahame, R. B. — Life of Bcrnal Diaz. — New- 
^ York, Dood, Mead & C°, 1916, 2 dólars. — V. núm. 2555. 

4319. Foulché-Delbosc, R. — L'authenticité de la «Guerra de Gra7ía- 

day.. — RW\, 191 5, XXXV, 476-538. (Extr.: New- York, Pañs, 

1915-) 

4320. Menéndez Pidal, R. — Discursos leídos ante la Real Academia de 

la Historia, en la recepción de D el día 21 de mayo de 

1 916. La Crónica General de España que mandó componer 
al re)^ Alfonso el Sabio. Contestación de D. Eduardo de Hi- 
nojosa. — Madrid, Imp. Clásica Española, 1916, 4.**, 76 págs. 
(Extr. del discurso del Sr. Menéndez Pidal, 58 págs.) 

4321. Ortí Belmonte, M. a. — La vida del Gran Capitd?i segi'm una 

historia de Córdoba, inédita, del siglo XVII, del P.jestcita Alon- 
so García de Morales (continuación). — RCEHGranada, 1915, 
V, 305-310; VI, 70-74. — V. núm. 3478. 

4322. Stephens, K. — Tlie Mastering of México : told after one of the 

conquistadores and various of his interpreters. — ]Macmillan, 
^6, 353 págs. [Adaptación de la Historia de Bernal Díaz del 
^astillo.] 

Prosa didáctica. 

4323. Cuentos de varios y raros castigos. [Publicados por C. G. Mura- 

tori.] — RHi, 191 5, XXXV, 293-419. 

4324. Figarola-Caneda, D. — Bibliografía de Luz y Caballero (conclu- 

sión). — RFLCHabana, 1916, XXII, 51-101. — V. núm. 3485. 

4325. Oüevedo, Francisco de. — The «España defcttdida^. [Introduc- 

ción y notas por R. Selden Rose.] — BAH, 19 16, LXVIII, 515- 
543; 629-639. 
Ouevedo Villegas, Francisco de. — V. núm. 4196. 



BIBLIOGRAFÍA 23 1 

4326. ScHULTz GoRA, O. — Eiiie Síelle im «Plaadas-Eusiac/iins». — 

ASNSL, 1916, XXXIV, 146-147. 

Crítica literaria. 

Bartolomé, J. M. — \'. núm. 3951. 

4327. Hurtado,]. — Don Manuel de Valbiiciia. — RCEHGianada, 1916, 

V, 259-298. (Publica en este número su proceso inquisitorial, 
prometiendo para lo sucesivo noticias sobre este escritor.) 

4328. Señan y Alonso, E. — \Ensayo biográficocrtiico del Exento. Señor 

D. Aureliano Fernández-Guerra y Orde.] Discurso. — Granada, 
López Guevara, 191 5, foL, 67 págs. 

4329. Valera, Juan. — Obras completas. Tomos XLIII y XLIV: Cartas 

americanas. III: 1891-1897; IV: 1897-1900. — Madrid, Imp. 
Alemana, 1916, 8.", 289 y 315 págs. — V. núm. 3496. 
4330- ^ALLE Ruiz, R. liEi.. — Semblanza literaria del P. Conrado Muihos. 
Discurso (conclusión). — CD, 1916, CV, 100-113. — V. nú- 
mero 3875. 

4331. Velasco Estepa, F. de P. — Antonio Aguilar y Cano. Noticia bio- 

gráfica. Con una carta-prólogo del Excmo. Sr. D. F. Rodrí- 
guez INIan'n.— IMadrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1915, 
8.°, 81 págs. 
Yela, J. F. — V. núm. 3908. 

Enseñanza de la Literatura. 

Hanssler, W. — V. núm. 3896. 

4332. MouLTox, R. G. — T/te Modern Stndy of Literature : an introduc- 

tion to literary iheory and interpretation. — Chicago, Cambridge 
University Press, 1915, 542 págs. 
4333- Ortiz y Corral, C. — Apuntes de Literatura. Lengua patria.— 
Madrid, Viuda de A. Álvarez, 191 5, 4.°, 72 págs. 



FOLKLORE 
Literatura popular. 

Allen, C. G. — \'. núm. 4201. 
4334. Barbosa, B. — Contos populares de Évora (continuación ). — RLu, 

1915- XVIII, 205-218. (Contiene cuentos que correspunden 

a otros castellanos.) — V. núm. 2999. 
4335- Braga, T. — Adagiario portugués. Colegido das fontes escritas. — 

RLu, 1 91 5, XVIII, 16-64. (Contiene muchos comunes con el 

castellano.) — V. núm. 2776. 



232 bibliografía 

4336. Capmany, a. — Cangoncr popular. 1.^-3.^ serie. — Barcelona, 

«L'Aveng», 1903, 1907, 191 3. 

4337. Espinosa, A. ]M. — Traditional baJlads from Andalucía. — Flügel 

Memorial Volume, págs. 93-107. 
Kenyox, H. a. — V. núm. 4197. 

4338. Llobera, J. — Ca7igons populars catalanes. 1.^-3.^ serie. — Barce- 

lona, «L'Aveng», 1909-1910, 1914. 

4339. MiCHAÉLis DE Vasconcellos, C. — Estc cs cl calH orabi. — RLu, 

1915. XVIII, 1-15. — V. núm. 3352. 

Obras diversas. 

4340. BoRQuEz DE Whenthoff, A. — Leyendas históricas mexicanas, cos- 

tumbres y mitología. — Los Ángeles, Cal., 191 5, 12.°, 203 pági- 
nas, 75 centavos. 

4341. Camps y Mercadal, F. — Folklore mefiorquí. De la pagesia (con- 

tinuación). — RMen, 19 16, XI, 89-96. — V. núm. 3883. 

4342. Gascue, F. — El Aurresku e?i Guipúzcoa a fines del siglo XVIII, 

segiln Iztueta. — San Sebastián, ]\Iartín jNIena y C.^, 57 pági- 
nas, — AVit, 1 9 16, núm. 30. 

4343. Petsch, R. — Sobre R. Lehman-Nitsche: Adivinanzas ríopla- 

tenses. — ASNSL, 1916, XXXIV, 189-193. 



NOTICIAS 

Don Federico de Onís, catedrático de la Universidad de Salamanca 
y redactor de esta Revista, ha aceptado la invitación de la Universi- 
dad de Columbia, Nueva York, para desempeñar en ella, durante el 
curso 1916-1917, la cátedra de Lengua y Literatura españolas. 

— Don José Ortega y Gasset, catedrático de la Universidad de 
Madrid \ profesor del Centro de Estudios Históricos, ha aceptado la 
invitación de la Institución Cultui-al Española de Buenos Aires, para 
dar este verano en aquella ciudad un curso breve de Filosofía y algu- 
nas conferencias sobre Cervantes. 

— Ha sido designado D. Erasmo Buceta, a propuesta de este 
Centro de Estudios Históricos, para ocupar el puesto de instructor 
de español en The Johns Hopkins University de Baltimore. al lado 
del profesor C. Carroll Marden. 

— Atendiendo a la frecuencia con que diferentes establecimientos 
de enseñanza del extranjero vienen dirigiéndose al Centro de Estu- 
dios Históricos en solicitud de informes sobre personas preparadas 
suficientemente para desempeñar el cargo de profesores auxiliares 
de español, este Centro ha organizado un curso adaptado especial- 
mente a las necesidades de dicho cargo. 

— Durante el primer semestre de 1916 han continuado los cursos 
breves de Lengua y Literatura españolas para extranjeros, organizados 
por el Centro de Estudios Históricos. El curso próximo tendrá lugar 
en los meses octubre-diciembre del presente año. 



io 



ÍÚi 



REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo ill. 



JULIO-SEPTIEMBRE 1916 Cuademo S.** 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 



Vamos a reunir al final de estos estudios varias obser- 
vaciones de carácter general, recogiendo las principales con- 
clusiones que de los romances estudiados se desprenden para 
la historia de este género de poesía, y añadiendo algunas indi- 
caciones sobre ciertos puntos que creo tienen un especial in- 
terés, dado el estado actual de los conocimientos. 

Siempre que pueda me referiré a los cinco romances estu- 
diados. Tendré que aludir a algunos otros, los menos posibles, 
y para abreviar, supongo su texto conocido. 

En las páginas siguientes entiéndase que todas las afirma- 
ciones que hagamos acerca de la poesía popular serán sólo 
aquellas que los romances españoles nos autorizan a hacer, 
y que no pretenderemos generalizarlas a la canción narrativa 
de otros países sin las convenientes reservas, fundadas en el 
diferente carácter de cada pueblo y cada época. Dado lo redu- 
cido de la base de que dispongo en este trabajo, doy mis 
ideas en forma provisional, esperando tratarlas más amplia y 
detenidamente. 



Tomo III. 



i6 



234 R- MBNENDEZ PIDAL 

VI 

EL SUCESO Y LA NARRACIÓN HISTÓRICA 

El valor del hecho histórico y de la narración escrita, como 
fuentes de la canción narrativa, puede ser ilustrado en parte 
por los romances fronterizos. 

La teoría antigua de la contemporaneidad de los cantos 
populares con los hechos que éstos celebran, formulada por 
Fauriel, los Grimm, Villamarqué, Pitre, etc., no puede mante- 
nerse como un principio tan seguro que lleve a las exageracio- 
nes de Nigra, quien, aun creyendo que no se trataba de un 
principio absoluto, lo aplicaba para afirmar que cantos como 
Donna Lombarda y el eruditamente denominado Roumango 
de Clotildo, o sea el de La maurnariée vengée par ses f reres, 
remontaban al siglo vr, fecha de los sucesos a que aluden o 
parecen aludir ^. La contemporaneidad no llega a ser una pre- 
sunción valida mientras no haya prueba en contrario, sino sim- 
plemente una mera probabilidad que debe contar con algún 
otro apoyo en su favor. 

Podemos creer que el romance Rio Verde nació de la im- 
presión fresca del suceso de 1 448, pues tal suceso fué sólo 
resonante en el tiempo inmediato a su acaecimiento; no me- 
reció la atención de la historia oficial divulgada, y pronto la 
tradición llegó a ignorarlo tan por completo, que aplicó el ro- 
mance a un suceso cincuenta años posterior ^. 

Lo mismo cabe pensar del romance del Obispo don Gon- 
zalo, «Un día de San Antón». Cuenta una correría afortunada 



' C. Nigra, Canti popolari del Piemonte, págs. xxvi, n.; xxxiv, 25-27, 
40. En realidad, según los razonamientos de Nigra, todo canto de 
estilo completamente popular, o debe remontar a la época 
misma del suceso, o a una tradición oral coetánea. Adelante, pág. 287, 
rechazo el concepto aquí envuelto acerca del estilo popular. 

2 Rev. de Filol. Esp., II, 335-336.. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 235 

del obispo de Jaén, semejante a las que, según las crónicas, 
se llevaron a cabo en los años I430 a 35, sin que podamos 
identificarla con ninguna de éstas, pero parece evidentemente 
histórica, pues carece de todo artificio legendario ^ Ahora 
bien: siendo el suceso ignorado de la historia escrita y no 
teniendo carácter de ficción legendaria popular, la narración 
poética debió nacer de la impresión reciente del oscuro su- 
ceso a que se refiere. 

Alguna vez tenemos testimonio de la contemporaneidad 
del romance fronterizo. El de Alora la bien cercada, referente 
a un suceso de 1434, se halla indudablemente aludido (sea en 
su forma actual, sea en otra anterior, como después sospecha- 
remos) por Juan de Mena en aquel verso de su Laberinto, 
de 1444, donde llama a Alora «la villa no poco cantada». 
Menos significativo, pero también digno de mención, es el 
hecho de que Hernando de Baeza, que floreció entre 1483 
y 1 506 (?), aluda al romance de Abenámar , referente a un su- 
ceso de 143 1, como cosa divulgada y sabida de todos -. 

En general, tomados los romances fronterizos en conjunto, 
no se explicarían sin su inspiración directa en los sucesos mis- 
mos del siglo XV que cantan. Si supusiéramos que las crónicas 
habían sido un foco de inspiración para poetas posteriores 
a los sucesos, desde luego ocurre pensar que no serían los 
pequeños encuentros fronterizos los que en ellas llamasen la 
atención preferente del lector. Cierto que a un poeta nacido 
en Jaén en el siglo xvi podría interesarle especialmente cual- 
quiera de esos encuentros fronterizoa^de la Crónica de Juan II; 
pero esto nos explicaría algún rorríance, cuando necesitamos 
explicar toda una serie de ellos. Y entonces, ¿cómo vamos a 
suponer que todos los romanceristas lectores de crónicas ha- 
bían de producirse en Jaén, Antequera, Lorca y demás regio- 
nes situadas hacia la que había sido frontera de moros en el 
siglo anterior?; ¿y por qué los poetas nacidos en Toledo o Bur- 



» Rev. de Filol. Esp., II, 136, 1 14. 

2 MiLÁ, De la poes. her. pop., pág. 418. — R. Menéndez Pidal, en la 
Revista de Libros, II, 1914, pág. 15. 



236 R. MENÉNDEZ PIDAL 

gos, lejos de esa frontera, no se habrían fijado en capítulos de 
las crónicas de Juan II o de los Reyes Católicos, verdadera- 
mente notables por su valor histórico y poético? Si las cróni- 
cas fuesen fuente habitual, o sólo frecuente, de poesía tradi- 
cional, sería inexplicable el hecho de que en el romancero 
falten, casi como por sistema, los grandes hechos y los gran- 
í des personajes de la historia escrita; y, por el contrario, si la 
inspiración de esa poesía procede de la realidad viviente, nada 
más comprensible que su reducida localización : la frontera gra- 
nadina, último campo de la lucha heroica secular cantada por 
la epopeya, fué el último asilo también de la producción épica, 
manifestada en los romances fronterizos. Y aun dentro de este 
limitado círculo de inspiración, también se echa de ver que las 
crónicas son literatura referente a la persona real y a los gran- 
des funcionarios, mientras el romancero lo es de héroes popu- 
lares, teniendo aquéllas y éste diversos puntos de vista; por 
ejemplo, de doce romances fronterizos referentes a la época 
de Juan II, tres tienen en las crónicas una narración más o 
menos semejante a todo o a parte del romance; cuatro versan 
sobre hechos contados en las crónicas con gran diversidad 
(uno de ellos es Rio Verde), y cinco no tienen narración alguna 
que les corresponda en las crónicas (uno de ellos es «Un día 
de San Antón»). 

Esos tres romances solos, que tienen semejanzas en las 
crónicas, son los que ahora únicamente nos interesan. El pri- 
mero. Buen alcaide de Cañete, tal como nos lo transmitió un 
pliego suelto, está muy lejos de ser, como dice Menéndez Pe- 
layo \ «una mera paráfrasis del texto de la Crónica de don 
Juan II»; uno y otro texto contienen dos relaciones conformes 
en ciertos pormenores, pero independientes en el conjunto. 
Tiene sólo dos detalles que revelan parentesco. Uno es el ver- 
so «Harto hace el caballero que guarda lo encomendado», 
semejante a una frase de las largas reflexiones que sobre los 
deberes de los alcaides hace la Crónica, en su texto inédito de 
Alvar García, cuando éste dice que si por culpa del arrojo del 



Antología de poetas Uticos, XII, pág. 177. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 237 

alcaide de Cañete este castillo se hubiese perdido, «fincaran 
Fernando Arias, su padre, e él no por buenos, que mal guar- 
daran lo que les fué encomendado» ^. El otro detalle común 
es el número de los 2$ ó 26 moros presos y 300 muertos. 
Recordando ahora que el romance de la Derrota de Montejí- 
car, «Ya se salen», que es otro de los tres romances aludidos, 
coincide también con la Crónica en una reflexión moral y en 
el número de los muertos y presos, y teniendo en cuenta que 
por razones especiales llegamos a suponer la existencia de una 
versión de ese romance anterior a la conservada, escrita con 
amplitud juglaresca, y que había servido de fuente a la Cró- 
nica ^, me inclino a creer que de Buen alcaide existió una re- 
dacción anterior, como ya suponía Milá ^, y que esa redacción 
más extensa fué tenida presente por Alvar García cuando re- 
dactaba la Crónica de Juan II. El tercer romance es De Ante- 
quera partió el moro, cuya primera parte es tradicional, pero 
cuya segunda mitad es enteramente erudita, sacada de la Cró- 
nica ^^ filiación que me complazco en hacer notar por lo mis- 
mo que en general no puedo reconocerla donde otros críticos 
la ven. 

En suma, vemos que los asuntos del romancero fronterizo, 
aunque son reales o históricos, no son de los que interesan a 
la historiografía. Se parecen en esto a los asuntos de la epo- 
peya, que rara vez aluden a sucesos importantes para los his- 
toriadores. Si entre los romances fronterizos y las crónicas 
aparecen algunos puntos de muy estrecha analogía, es más 
bien por influencia de los romances en las crónicas y no vice- 
versa; los historiadores del siglo xv se dejaban influir por la 
poesía heroica lo mismo que los historiadores de las naciones 
germánicas, o los cronistas latinos y castellanos del siglo xiii. 



^ Bibl. Nat. de París, ms. espagnoj 104, fol. 88. Debo su comunica- 
ción a la bondad del Sr. Morel-Fatio. 

2 Rev. de Filol. Esp., II, 109-1 12. 

» Delapoes., pág. 313. 

* Comp. el texto de ésta en la Bibl. Aut. Esp., LXVIII, págs. 318- 
321 y 330 b. Un final erudito en un romance popular hallamos también 
en Pártese el moro Alicante. 



238 R. MENÉNDEZ PIDAL 

Como las crónicas generales de los siglos xiii al xv insertaban^ 
en prosa los cantares de gesta del Cid, de Bernardo, del Infante 
García y de Mainete (alguno de ellos no mucho más largo que 
un romance juglaresco), así la crónica particular de Juan II utili- 
zaba los romances que venían de la frontera, sobre los hidalgos 
de Jaén o el alcaide de Cañete. La semejanza del procedimiento 
es evidente. Además, de igual modo los historiadores locales 
del siglo XVI, como Argote de Molina, Jiménez Patón, el abad 
de Rute, Ortiz de Zúñiga, Rades de Andrada, se sirvieron, 
como de documentos fehacientes, de los romances, ora inser- 
tándolos en verso, ora volviéndolos en prosa; y hasta los his- 
toriadores modernos, como Lafuente Alcántara y Dozy (en la 
primera edición de sus Recherches), hicieron lo mismo. Lejos, 
pues, de revelarse una influencia grande de las crónicas en el 
romancero fronterizo, se puede observar todo lo contrario. 

Fuera del campo de los romances fronterizos, si nos fija- 
mos en el de los romances heroicos, la cuestión se complica 
con las relaciones del romance y el poema extenso que trata- 
remos en el párrafo siguiente. Aquí basta decir que Milá pro- 
pende a echar mano de las crónicas para explicar los romances 
populares en todo o en parte ^; pero yo, en una gran mayoría 
de los casos, no hallo justificada su opinión, sin que participe 
de la contraria de ciertos autores que consideran la inspiración 
en una crónica como opuesta al carácter popular de una poe- 
sía. Según se desprende de lo que diré en el capítulo VIII, nada, 
a mi ver, se opone teóricamente a que algún relato en prosa 
sea rimado por un poeta y que la obra de éste se popularice 
después, ni menos es imposible que un cantor popular conoz- 
ca una crónica y tome de ella cualquier pormenor; pero lo 
cierto es que, en contra de presunciones o de afirmaciones de 
Milá, podemos recordar que el romance de La jura en Santa 
Gadea de Burgos, o el de Doña Urraca («Morir os queredes, 
padre») no se inspiran en crónicas ^; y ya en otra ocasión 
deseché una fuente erudita para ciertos rasgos de los roman- 

' Véase también Baist, Grundriss, de Grober, II, 2, pág. 399. 
2 Rev. de Filol. Esp., I, 361 y 364-367; II, 7. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 239 

ees de los Infantes de Lara ^ Todavía añadiré que Milá supone 
fuente historial para el romance del Cid Vo me estando en 
Valencia, en vista de que hay en el romance un pormenor 
común con la Crónica General de España, que falta en el poe- 
ma de Mío Cid -; pero esta deducción ignora la existencia de 
poemas distintos del de Mió Cid hoy conservado, existencia 
postulada y exigida por la misma Crónica General. 

En suma, la influencia de las crónicas en los romances 
populares es mucho menor de lo que se cree, y en general 
escasísima. 



VII 
POEMA Y CANCIÓN 

La mayor parte de los críticos que tratan de la epopeya 
convienen en aceptar que las canciones narrativas breves son 
fuentes del poema épico extenso; tal es la manera de ver de 
los antiguos, como F. A. Wolf y sobre todo Lachmann, quien 
pretendía descubrir en los poemas llegados a nosotros diversas 
canciones primitivas, cuya suma había integrado el conjunto; 
y de los modernos, como F. J. Child y Andreas Heusler, que 
no admiten el aglutinamiento de baladas o lays anteriores, sino 
una selección y refundición del contenido de diversas cancio- 
nes preexistentes, una nueva organizazión de ellas, concebida 
de varios modos, según cada uno de los autores, o bien un 
acrecimiento interno de la canción, que transforma su estilo 
en el de la epopeya. 

Por lo que hace a la epopeya románica en especial, tam- 
bién se creyó que las gestas francesas derivaban de cantilenas 



' Para Ay Dios v. Milá, pág. 212; para Ya se salen, MilX, pág. 216, 
y para Pártese el moro, Milá, págs. 216 y 405 arriba; en este último 
admito, como he dicho, un final erudito, pero no otras «muchas cir- 
cunstancias» que puedan proceder de la Crónica General. Comp. Siete 
Infantes, págs. 89, 90, 94, etc. 

2 Milá, De lapoes. her. pop., pág. 300. 



240 R. MENENDEZ PIDAL 



épico-líricas anteriores, sea por mera aglutinación (d'Hericault, 
L. Gautier), sea por una más compleja elaboración (G. Paris, 
K. Nyrop); y la misma teoría general se aplicó a la épica cas- 
tellana, sentándose que el poema del Cid estaba fundado en 
romances preexistentes (Tapia, Huber, F. Wolf, Duran). 

Pero al mismo tiempo algún crítico (D. Hinard) opinaba 
que los primeros monumentos de la poesía tradicional espa- 
ñola eran los poemas, y que de ellos se habían desgajado los 
romances ^. Verdad es que cuando, en 1853, Milá decía tam- 
bién que los primeros romances dimanaron de las gestas, 
rendía todavía tributo a la teoría wolfiana, reconociendo a la 
vez que «si, según parece más natural, los largos can- 
tares de gesta se fundaron sobre poesías más cortas, éstas 
quedaron absorbidas por los mismos»-. A. de los Ríos, en 1863, 
participaba de iguales vacilaciones ^. 

Ahora bien, en vez de aplicar a la épica española la teoría 
f formulada para otras epopeyas, principalmente la griega, de- 
masiado faltas de textos para cimentar en ellas una opinión 
segura, podría, al revés, ilustrarse la teoría general con el 
estudio, libre de prejuicios, de la epopeya castellana, a la cual 
, /debe reconocerse en este problema un especial valor, ya que 
I / nos conserva textos preciosos de los cantos breves y de los 
^ poemas extensos, referentes a idénticos temas y ligados con 
evidente relación de dependencia. En su nueva obra sobre la 
poesía heroica castellana (1874), Milá reconoció que ninguna 
prueba había en apoyo de la existencia de romances primiti- 
vos precursores de las gestas; y que de éstas, por el contrario, 
se derivan segura o hipotéticamente los romances de asunto 
común con ellas ^. 

Mas a pesar de la obra de Milá, las antiguas ideas revivie- 
ron. A. Restori, en 1 887, aun reconociendo que los romances 
señalados por Milá derivan de las gestas, vuelve a la antigua 



' D. Hinard, Romancero, París, 1844, I, pág. v. 

2 M. Milá, Observaciones sobre la poesía popular, Barcelona, 1853, 
pág. 56. 

3 Hist. de la Literal., III, págs. 83, 100, 106-107. 
* De lapoes. her. pop., págs. 406-407 y 402. 



poesía popular y romancero 241 

hipótesis de que el Poema del Cid se compuso con materiales 
poéticos preexistentes, y Carolina Michaelis de Vasconcellos, 
en 1892, expuso una nueva teoría sobre la formación de los 
romances, poniendo en duda que fuesen fragmentos de gran- 
des poemas heroicos ^. Es cierto que el magistral estudio de 
Milá no había podido llenar un vacío de más de dos siglos 
entre las gestas y los romances, y que dejaba inexplicados, 
cual argumento en contra de su teoría, algunos romances de 
los Infantes de Lara que podían ser tomados como la forma 
más vieja del tema poético, independientes de las gestas ex- 
tensas -; pero en 1896 procuré suprimir la solución de con- 
tinuidad entre ambos géneros poéticos, mostrando que las 
gestas se habían refundido en época posterior a lo que Milá 
creía, y que estas gestas más tardías eran el origen de los ro- 
mances rebeldes a la demostración de Milá. Desde entonces, 
G. París se adhiere plenamente a la opinión que juzga los ro- 
mances de asunto épico antiguo como derivados de fragmen- 
tos de las gestas, opinión que antes había expresamente con- 
denado ^; y Carolina ]\íichaélis también acepta la teoría que 
antes se inclinaba a rechazar ^. 

Pero he aquí que recientemente surgen de nuevo las dudas. 
En 1914, H. R. Lang vuelve a abogar, lo mismo que en los 
tiempos de Duran, por la gran antigüedad de los romances y 
por la creencia de que en estos se inspiraron las crónicas de 
los siglos XIII y XIV. Con una gran erudición, el docto profe- 
sor norteamericano apoya toda su retrógrada teoría en este 
fundamento: los romances están escritos en cuartetas de ver- 
sos cortos de ocho sílabas, es decir en una forma lírica muy 
usada por la poesía gallega, y esta forma estrófica «arguye 
forzosamente contra la teoría de que los romances, como tipo 



' Restori, en // Propugnatore, X^X, Bologna, julio-octubre, 1887, 
págs. 132, 134. C. MicHAÉLis, en Zeit für rom. Philologie, XVI, pág. 42. 

2 De la poes. Iier. pop., págs. 400-401 y 402, n.; comp. 21 8. 

^ Journal des Savants, 1898, pág. 27 de la tirada aparte «La Légende 
des Infants de Lara». La condenación de la opinión que aquí acepta 
la había hecho en la Hisioire poétique de C/iarlemagne, 1865, pág. 203. 

* Culiura Española, Madrid, agosto 1907, págs. 776 y sigs. 



242 R. MENENDEZ PIDAL 

poético, sean restos de poemas extensos escritos en verso 
de l6 sílabas» ^. Mas para llegar a conclusión tan extrema 
y tajante, Lang no se ha detenido a demostrar que los ro- 
mances estuviesen escritos en cuartetas; y un examen esme- 
rado de esta cuestión, hecho por S. G. Morley ^, ha venido a 
confirmar, precisándola, la opinión antigua de que la forma 
de cuartetas no es propia de los romances viejos, sino de cier- 
tas manifestaciones artísticas del género, concluyendo Morley 
que no hay solución de continuidad entre los romances vie- 
jos y el metro de Alio Cid, y que existe, por el contrario, 
una laguna entre los romances y el octosílabo lírico gallego. 
Además, Lang, partiendo del supuesto evidente de que Cas- 
tilla no podía tener a principios del siglo xi poemas de la 
extensión y altura del de Mió Cid, concluye que sólo tenía 
lays cortos, producción poética no escrita ^, y que por lo tanto 
el «romanz» del Infante García, o los «cantares de gesta» de 
Bernardo, citados y prosificados en la C?-ónica General del 
siglo XIII, eran «lays épicos de dimensiones pequeñas», «can- 
tos lírico-épicos de los que Lope de Vega dice que nacen al 
coger los trigos»; en suma, «baladas tradicionales», escritas 
en verso corto y en cuartetas, es decir, en forma lírica *. Ahora 



1 Romanic Review, V, 1914, oct.-december, pág. 337. — Titulándose 
los artículos del Sr. Lang Notes on the metre of the Poetn of the Cid, y 
siendo xn\iy extensos, había aplazado su lectura para cuando volviese a 
tratar del metro del referido Poema; al corregirlas pruebas de estas pá- 
ginas (set. 1 916) se me ha llamado la atención acerca de las importantes 
materias tratadas por el Sr. Lang, y sólo puedo ya añadir en las prue- 
bas-este párrafo, sintiendo no hacerme cargo, en los lugares corres- 
pondientes de mi trabajo, de otras opiniones expuestas por el señor 
Lang. En otro lugar de este número de la Revista digo algo referente 
al tema enunciado en el título que el Sr. Lang puso a sus artículos. 

2 Are the spa7tish rotnances written in qiiatrains?; en la Romanic 
Review, VII, 19 16, pág. 42, etc. De este importante estudio nos ocupa- 
remos al hablar de la métrica. 

3 Romanic Review, V, págs. 338-339. 

* Romanic Review, V, págs. 306, 310, 314-315. El «romanz» del In- 
fante García creo que era, según indico adelante de pasada, un poema 
corto, una especie de romance juglaresco, no tradicional, ni épico- 
lírico. Los cantares de Bernardo creo que eran poemas extensos. Res- 



poesía popular y romancero 243 

bien: ó es preciso olvidar lo que la palabra lírico-épico signi- 
fica, o se impone la necesidad de probar que la trabada narra- 
ción de la Crónica, refractaria a toda liricidad, había sido, o 
al menos había podido ser, en sus modelos otra cosa esencial- 
mente diversa; esto, como es de suponer, no lo prueba Lang; 
pero lo más chocante es que ni siquiera se lo propone como 
problema. Lang, en fin, supone que por el desenvolvimiento 
orgánico de uno o varios de esos cantos menores épico-líricos 
se produce el poema extenso, cosa que juzga indisputable, 
pues universalmente aceptada es la doctrina de que la epo- 
peya se desenvuelve orgánicamente de los lays menores que 
son una forma de arte más primitivo '; y cita en apoyo la 
autoridad de Comparetti, G. Paris, Nigra, Finsler y Chadwick. 
Pero es que entre estos críticos los hay que piensan cosas 
bastante discrepantes sobre la formación de la epopeya, que 
no todas apoyan la afirmación de Lang; y éste, al colocar 



pecto a los cantares de Zamora aludidos por la Crónica, cree Lang que 
también eran «cantos épicos menores, acaso de la extensión de los 
romances juglarescos» (pág. 311). ¿Eran, según Lang, de estilo jugla- 
resco? No sé por qué capricho les ha de atribuir a éstos un estilo 
diverso del atribuido a los de Bernardo. .¡Ei-an épico-líricos tan largos? 
Mucho me parece. En definitiva parece que Lang no distingue los va- 
rios estilos esencialmente diversos que puede tener la canción popu- 
lar, defecto ^ue también se ha señalado en Heusler, pero que es par- 
ticularmente chocante en quien trata de los romances populares espa- 
ñoles. En la página 339 se supone que los cantares sobre Zamora aludi- 
dos por la Crónica eran «producción poética no escrita» (luego eran, 
según Lang, romances tradicionales); si hubiera habido poemas escri- 
tos acerca de Zamora, Santillana los hubiese aludido en la rúbrica de 
su soneto sobre doña Urraca. Pasemos por alto lo peregrino de este 
argumento, para notar que raya en lo prodigioso la hipótesis de varios 
cantos tradicionales, de una edad de producción poética no escrita, 
unidos todos entre sí por la delicada idea poética que informa todos 
los episodios del Cerco de Zamora, del reto y de la jura en Santa Ga- 
dea (v. Epopée cast., págs. 57 y sigs., y en especial 74-79, y Cantar de 
Mío Cid, pág. 1020, n.). Si hay poetas que sepan concebir un poema, 
uno de ellos es el autor del Cerco de Zamora, al cual hay que otorgar 
un puesto eminente en los dominios de la composición épica, y no 
triturar inconscientemente su obra en el almirez. 
' Roinanic Review, V, págs. 306, 309, 325-326. 



244 R- MENENDEZ PIDAL 

opiniones como la de G. Paris en la categoría de «un indispu- 
table hecho científico», temo que parecerá vivir algo fuera de 
la bibliografía épica. Que los poemas extensos se desarrollen 
de producciones anteriores más breves, es un principio vago 
en que convienen teorías muy divergentes en puntos esen- 
ciales; y desde luego, bien interpretado, me parece de toda 
evidencia. Pero al precisar Lang sobre la pluralidad de los 
cantos menores que concurren al desenvolvimiento de un 
poema y sobre el carácter épico-lírico de esos cantos, hallará 
contradictores fuera de la que él llama «escuela española», 
quizá tantos como halló L. Gautier para sus cantilenas. Por 
mi parte, mientras que (según digo adelante) hallo com- 
probado por la historia el proceso del estilo narrativo del 
poema al épico -lírico del romance, me es desconocido el 
proceso contrario; y en general, no creo que ningún desarro- 
llo orgánico de uno o de varios cantos épico-líricos pueda 
rebasar su estilo esencial de evocaciones rápidas, desligadas 
y vagas, para llegar a una narración trabada, ampliamente 
expositiva. 

Sin pretender fijar una relación semejante entre los ro- 
mances y los poemas, Pío Rajna, en iQlSi aboga también en 
favor de la gran antigüedad de los romances (verdad que con 
mucha mayor reserva y cautela), en sus Osservazioni e dubbi 
concernenti la storia delle romanse spagnuole ^, donde expone 
las dudas que de antiguo suscitó en él la teoría del romance 
derivado o emanado de las gestas. Las removedoras páginas 
de este maestro, que sin duda es la persona más autorizada 
para emitir una opinión en esta materia, debieran ser estudia- 



1 Romanic Review, VI, New-York, I9i5,págs. 1-41. En la página 15, 
Rajna (a cuya diligencia escapa el artículo de Cultura Española citado 
en una nota anterior) dice que la Michaélis no se ha adherido a la teo- 
ría que primero combatió, ni aun después del autorizado asenso de 
G. Paris (1898), y cita como prueba la página 158 del Grundn'ss der 
rom. Philologie, de Grober, II, parte 2.^; pero esa página del Grun- 
driss se escribió en 1893, o antes, como lo indica la cubierta especial 
del cuaderno en que se publicó primeramente; la portada general que 
se puso después al volumen completo lleva la fecha de 1897. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 245 

das más despacio, en un artículo especial; pero creo que los 
¡principales puntos en ellas tratados necesitan ser examinados 
aquí, aunque sea rápidamente. 



I. — La historia de la literatura épica de otros países, ¿se opone 
a la opinión de que los romances derivan de las gestas? 

Objeta Rajna que la teoría en cuestión carece, por de 
pronto, del gran sufragio de la analogía: fuera de España, 
ninguna otra epopeya se descompuso en cantos épico-líricos, 
ni se observa en otros países el proceso de popularización y 
fragmentación de las gestas que se supone para España ^. 
Mas desde el momento que las literaturas toman rumbos muy 
diferentes, el criterio de analogía sólo puede ser empleado 
como subsidiario, más bien con carácter afirmativo que nega- 
tivo. Donde menos puede aplicarse es respecto a las notas 
características y diferenciales, como son, tratándose de la lite- 
ratura española, el desarrollo de su poesía épica o de su teatro. 
La no semejanza del desarrollo de ambos géneros en España 
y en Francia es radical. Rajna reconoce que en la historia de 
la canción épico-lírica, Castilla, por su romancero, debe ser 
separada o al menos distinguida frente a todos los demás terri- 
torios neolatinos, tanto no ibéricos como ibéricos ". Pues este 
resultado diferente a que llegó Castilla presupone condiciones 
y circunstancias diferentes también en la vida del arte y en la 
sociedad que produjo ese arte. El popularismo determina el 
conjunto del desarrollo de la epopeya y de otros géneros lite- 
rarios en España, pero no en Francia. Considérese la menor 
extensión material de las gestas castellanas respecto de las 
francesas; su métrica popular inculta; su prosificación en épo- 
cas y formas enteramente diversas que en Francia, tendiendo 



1 Romanic Review, VI, págs. 15-18. El argumento es, sin duda, in- 
quietante, como ya comprendía C. Nigra, Canti popal, del Piemonte, 
pág. XXXVII, aplicándolo a la poesía de los pueblos que él llamaba 
«Celto-romanzi». 

2 Romanic Review, VI, págs. 37-38. 



246 R. MENÉNDEZ PIDAL 

en ésta a la vulgarización y en España a la popularización y 
nacionalización del género ^, y no podrá chocar que en Cas- 
tilla la epopeya haya tenido una prolongación de su vida en 
una forma de canción popular como no tuvo en otros países. 
La poesía épica castellana, mostrando una popularización más 
amplia y persistente de las gestas, no hace más que responder 
al carácter general de toda la literatura española. En España 
se da la literatura con una continuidad de inspiración que no se 
encuentra en Francia ni en otros países; el mismo Rajna ha 
observado, en otra ocasión, que acaso sólo dentro de la lite- 
ratura española puede formarse una antología, como La Gesta 
del Cid, de Restori, donde todos los siglos y casi todos los gé- 
/ . ñeros poéticos estén representados a propósito de una misma 
tradición heroica. Si en Francia la canción épico-lírica de los 
siglos XV y XVI no tiene nada que ver con las gestas de los 
siglos XII a XIV, éste es un fenómeno análogo al del teatro clá- 
sico francés, que florece enteramente aislado de las tradiciones 
nacionales de la Edad Media. En España el romancero se pro- 
duce en íntima conexión con las gestas antiguas, de igual modo 
que el teatro se hizo nacional y heredó en gran parte el caudal 
de esas mismas gestas; y la dependencia del romance respecto 
de la epopeya es tanto más íntima que la del teatro, cuanto 
que el romance y la gesta son dos géneros que tienen entre 
sí mucha más analogía que con el teatro, y cuanto que el flo- 
recimiento del romance es por lo menos un siglo más tem- 
prano que el del teatro, alcanzando todavía la vida de las 
gestas, que el teatro ya no alcanzó ni remotamente. 

Y todavía cabe presumir que el no haberse observado en 
otras epopeyas su evolución a canciones épico-líricas, puede 
depender sólo de la desaparición de éstas, por haberse pro- 
ducido con escasa intensidad, y lo especial de Castilla sería 
entonces tan sólo el florecimiento grande y persistente, y el 
favor otorgado al romance por los amanuenses y la imprenta 
de la primera mitad del siglo xvi. Salvando diferencias gran- 



1 R, Menéndez Pidal, La Crónica General. Discurso ante la Real 
Acad. de la Historia, 1916, págs. 43-44 y 52. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 247 

des de procedimiento, pudiera quizá recordarse que en la lite- 
ratura escandinava, tradicionalista como la de Castilla, muy 
apegada también a las leyendas heroicas, se observa que los 
antiguos poemas produjeron asimismo haladas modernas ^; se 
parte aquí de antiguos poemas muy cortos y ya de tono bas- 
tante lírico, por lo cual no se da su fragmentación; pero esta 
y otras diferencias no son de estimar ahora. Acaso también 
el prejuicio impide la observación. La canción famosa o 
divulgada que Demódoco entona en la Odisea ^ pudiera reve- 
lar un canto derivado de un poema tanto como un canto pre- 
cursor de la epopeya homérica. 



2. — La desemejanza existente entre los romances y las gestas. 

Otro de los motivos de duda para Rajna es que la corres- 
pondencia entre los romances viejos y los productos épicos 
tardíos, con los cuales se relacionan, es menor que la que 
podíamos esperar si aquéllos derivasen de éstos por fraccio- 
namiento o escisión, ya que modernamente podemos ver mu- 
chos romances trasmitirse de generación en generación du- 
rante siglos, transformándose mucho menos ^. Ciertamente 
podemos admitir (sin pararnos a averiguar lo que un estudio 
detenido del asunto daría de sí) que los romances se trasmiten 
desde el siglo xvi al xx con escasa evolución, mientras ésta es 
muy grande entre las gestas del siglo xiv o acaso del xv y los 
romances de fines del xv y principios del xvi. Pero la dispa- 
ridad se explica por dos razones principales: en primer tér- 



7^"^ 

^ Me refiero a las baladas danesas citadas por W. P. Ker, Epic and 
Romance, London, 1908, págs. 124-130; comp. el Postscriptum, pág. vii. 

2 Odys., VIII, 74. — Pauly-Wissowa, Real Encyclop. der classischeti 
Altertuíns wissenschaft, IV.", 1901, col. 2869, considera que Demódoco 
representa a los cantores que creaion la epopeya homérica. Siento 
no poder consultar a Finsler, Homer, Leipzig, 1908, pág. 236. La inven- 
ción aédica, que suponen otras canciones de Demódoco, no excluye 
que el cantor siga más o menos de cerca una redacción preexistente 
de los mismos. 

3 Romanic Review, VI, pág. 19. 



24^;^ R. MENÉNDEZ PIDAL 

mino", entre el poema más tardío que se nos haya conservado 
y el romance más viejo que podamos conocer, pudo haber 
otro poema intermedio, y aunque no lo haya habido, entre el 
texto extenso y el breve media siempre el período transfor- 
mador de la popularización, que cambia necesariamente la 
estructura del relato, como luego explicaremos; y en segundo 
lugar, el romance, en la primera época de su existencia, está 
en un período aédico o de activa creación, mientras que con- 
forme avanza el siglo xvi, esa primera actividad va cesando, y 
el género entra en un período rapsódico en que predomina la 
repetición mecánica. 

Para apreciar la evolución de gesta a romance se lucha 
siempre con una grande escasez de textos. Milá se ve reducido 
a estudiar, sobre todo, un momento importante de la trasmisión 
de las gestas, el que en el siglo xiii realiza \2l Priniera Crónica 
General, y otro momento de trasmisión de los romances, el 
de la publicación de los Cancioneros de Amberes y Zaragoza 
a mediados del siglo xvi. Median demasiados siglos entre uno 
y otro momento para que resulte clara la relación que les une. 
Milá supone la evolución de las gestas a los romances dema- 
siado simple y súbita para que sea históricamente comprensi- 
ble. Yo, por el contrario, supongo una evolución gradual, 
lenta y compleja. 

Porque después de Milá, el estudio de las crónicas de los 
siglos XIV y XV nos ha mostrado con evidencia que la vida de 
las gestas fué más variada y más larga, a parte post, de lo 
que antes se creía; y el descubrimiento de la Crónica de 1344 
nos da formas de las gestas más vecinas a las de los roman- 
ces Pártese el moro Alicante, Castellanos y leoneses. Morir vos 
querecks, padre, que las contenidas en la Primera Crónica ^; 
como el hallazgo de otra prosificación de gesta posterior acorta 



^ Véase Siete Infantes, págs. 95-96; y Homenaje a Metiéndez y Pe- 
layo, 1899, I, págs. 430-454. La Cro'nica de 1344 supone el olvido de 
Urraca (v. Rev. Filol. Esp., II, pág. 8), que la Primera Crónica des- 
conoce; pronto publicaré el texto de las crónicas referentes a este 
romance. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 249 

mucho más la distancia entre el romance A cazar va don Ro- 
drigo y el poema correspondiente ^. Por otra parte, el estudio 
de algunos textos de romances anteriores a los cancioneros de 
mediado el siglo xvi, nos muestra tam bién que la vida de lo s 
romanc es tradicionales^ué más variada y más j arga, a parte 
ante, de lo que se creía; y el descubrimiento de una versión 
del romance de La jura en Santa Gadea, medio siglo más 
antigua que la conocida, o el estudio de otra versión de Mo- 
rir os qiieredes, algunos años anterior a la hasta ahora divul- 
gada, acerca más uno y otro romance a las gestas respecti- 
vas ^. El desarrollo de las gestas y los romances se nos mues- 
tra así como el de dos series que van al encuentro la una de 
la otra para enlazarse; cada nuevo texto que se descubre viene 
a colocarse dócilmente como un nuevo eslabón de enlace en 
la doble serie que tan discontinua conocemos. No estamos, 
pues, sólo en el derecho de suponer, sino en la obligación de 
aceptar, la existencia de una cadena ininterrumpida. Las seme- 
janzas de asunto, de metro, de asonancia y hasta de versos 
enteros entre un romance y una gesta, debemos interpretarlas 
como producto de filiación y no como mero resultado de una 
influencia secundaria. ¿ 

Cuando los textos intermedios falten en gran número y 
parezca demasiada la distancia entre una gesta y un romance, 
considérese la gran cantidad de formas perdidas que hay que 
suponer en un género de trasmisión oral, y la gran variedad 
de éstas durante un período aédico como el que arriba queda 
aludido. En fin, cuando una de las series falta, para enlazar en 
general las gestas y los romances, puede servir la siguiente 
consideración: vemos la epopeya revelarse en los primeros 
monumentos del idioma; la vemos floreciente todavía en el 
siglo XIII, pero con síntomas de decadencia, que se acentúan 
en el transcurso de los siglos xiv y xv, y la vemos desapare- 
cer al fin; por otra parte, vemos los romances" populares que 



' Véase Siete Infantes, pág. 105; sobre todo facilita la explicación 
de la asonancia del romance. 

2 Véase arriba Rev. Filol. Esp., I, 369-373, y II, págs. 8-9. 
Tomo III. 17 



250 R. MENENDEZ PIDAL 

empiezan a revelarse en la segunda mitad del siglo xv, con 
iguales asuntos e igual forma que la epopeya; los vemos flore- 
cer en el siglo xvi, decaer en el xvii y quedar en el xviii redu- 
cidos a un género muerto que sólo vive ya de recuerdos. Claro 
es que podemos, o mejor, debemos suponer para cada uno de 
estos géneros una vida latente, anterior a los primeros monu- 
mentos conservados; pero aun así, ¿cómo no ver entre uno y 

I otro género la relación de filiación que la comunidad de asun- 
tos y forma, y la cronología de la evolución serial están indi- 
cando? ¿Por qué hemos de suponer que los romances populares 

\ existieron antes que el Poevia de Mió Cid, es decir, tres o cua- 
tro siglos antes de lo que nos manifiestan sus primeros textos 
conservados? 

Cierto que la comunidad de forma entre las gestas y los 
romances a que acabamos de aludir, es discutida. 

Gastón Paris formuló su último convencimiento con estas 
palabras: «Es preciso admitir que los romances han debido su 
primera inspiración a las gestas, cuya forma y estilo tienen» ^\ 
a lo cual Rajna opone que el estilo de ambos géneros es muy 
diferente, y la forma poco semejante. Del estilo hablamos en 
los capítulos VIII y X, y de la métrica en el capítulo XI; por 
eso aquí sólo anticiparé que la forma de los romances es sus; 
tancialmente igual a la de las gestas, o cuando menos hay que 
reconocer que se parece mucho más a la de las gestas castella- 
nas que la de la canción épico-lírica francesa a la de las gestas 
francesas; lo cual viene en apoyo de la filiación establecida 
para los romances españoles. 



3. — Los romances épico-nacionales y los novelescos. 

Pero aún no nos hemos hecho cargo de un argumento que 
pudiera invalidar los que resultan de la ordenación serial de 
los textos de gestas y romances, así como de la igualdad o 



' Journal des Savants, 1898, pág. 334, ó 26 del extracto; citado por 
Rajna, Romanic Review, VI, pág. 26. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 25 I 

semejanza entre unos y otros en asunto, en metro, en asonan- 
cia y hasta en versos enteros. Rajna njega la identidad de 
estilo que G. Paris reconocía entre gestas y romances,_Y afirma 
que entre unas y otros hay más que una diferencia de dimen- 
siones: la Üay dé esencia, ya que el elemento lírico caracteriza 
áT^romancero. En armonía con este carácter, el romancero 
castellano, se gún Rajna observa, no es un a producc ión tan 
aislada de la canción épico-lírica de otros países románicos, 
como suele creerse, pues tiene una parte representada por 
romances tan antiguos cual los de La Infantina, El Conde 
Alarcos y El Conde Arnaldos, que se relaciona con la poesía 
épico-lírica internacional; por esto cree, en definitiva, que 
Castilla, contra lo que C. Nigra afirmaba, ocupa un lugar 
aparte sí, pero no aislado de Cataluña y Portugal, en la histo- 
ria de la canción popular ^. 

Así funda Rajna sus Diibbi no sólo en ver entre las gestas 
y romances menos relación de lo que otros ven, s ino, por _ 
otra parte, en apreciar entre el romancero y la canción de 
otros pueblos más relación de lo que se cree^' en este último 
extremó hallo muy exacto su punto de vista, y aun espero que 
recibirá nuevas confirmaciones cuando se conozca mejor la 
tradición oral española moderna. Ya en otra ocasión traté de 
probar que varios temas novelescos comunes con otros pue- 
blos de Europa, conservados sólo en la tradición oral del ro- 
mancero hoy día, existían seguramente en la tradición de los 
siglos XVI y XVII, aunque las colecciones de entonces los omi- 
tieran, y noté además que ciertos romances novelescos, creí- 
dos especiales de Portugal y Cataluña, eran también propios 
de Castilla -. Pero tales relaciones no se oponen al origen es- 
pecial señalado a los romances heroicos, ya que en el capítu- 
lo VIII veremos que los romances novelescos cumplen a su_ 
vez un principio 4e derivación análogo al de los rc^mances de_ 
asunto épico-nacional respecto de las gestas; así que ahora 



* Romanic Rcview, VI, págs. 26, 18-19 y 37-38. 

2 El Romancero Español, The Hispanic Society of America, 191 o, 
págs. 104-1147 128-129. 



252 . R. MENENDEZ PIDAL 

sólo importa hacernos cargo de la mayor antigüedad que 
Rajna propende a ver en aquéllos. 

Cree Rajna que los romances que primero aparecen en la 
historia de esta clase de poesía, los más antiguamente aludidos, 
no son los de asunto épico-naciojial, como era de esperar si 
las gestas hubiesen dado nacimiento al género, sino los nove- 
lescos, análogos a los cantos épico-líricos de los demás pue- 
¡ blos ibéricos y no ibéricos. A este propósito cita el romance 
V de Carvajal, compuesto hacia 1445, Retraída estaba la reina ^, 
que por sus primeras palabras y por su asonante es un re- 
cuerdo del romance famoso del Conde Atareos, y cita asimis- 
mo el Cancionero de Londres, escrito a fines del siglo xv o 
principios del xvi, que contiene copia de versiones de La 
Infantina y del Conde Arnaldos -. Pero si ciertos romances 
novelescos se nos manifestasen alguno s años an tes que los 
épico-nacionales, no sería éste un hecho muy significativo en_ 
apoyo de la mayor antigüedad de aquéllos. Tratándose de una 
poesía~que vive principalmente en la tradición oral, la primera 
noticia'escrita de cualquiera de sus múltiples formas tiene aún 
menos valor cronológico que si se trata de una poesía que se 
trasmite fundamentalmente por escrito; los romances naciona- 
les pudieron vivir mucho tiempo en la tradición oral sin que 
nadie se ocupase de escribirlos, y es muy comprensible que 
los trovadores como Carvajal y los cancioneros como el lon- 
dinense, que no prestaban atención sino a lo lírico, s^ fijasen 
en los romances novelescos y excluyesen de su recuerdo los 
épico-nacionales. 

Pero^s^que además la precedencia cronológica de textos 
y noticias escritas favorece a los romances nacionales. El de 
La jura en Santa Gadea lo publicamos atrás según un manus- 
crito de fecha análoga a la del Cancionero londinense; y en 
fecha seguramente anterior hallamos el romance del ciclo del 



1 La atribución a Carvajal es dudosa, y la fecha es probablemen- 
te 1442 ó 1443, según S. Griswold Morley, en la Rotnanic Revieit), VII, 
1 916, págs. 7S-8o. 

2 Romanic Review, VI, págs. 20-25. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 253 

Cerco de Zamora, Rey do)i Sancho, Rey don Sancho, copiado 
en cierta refundición del Sumario de los Reyes de España, del 
despensero de la reina D.^ Leonor, escrita en tiempo de En- 
rique IV (1454-1474) ^. Al tiempo de Enrique IV alcanza 
también Diego de San Pedro, que contrahizo el romance de 
las Quejas de doña Lambra («Yo me estaba en Barbadillo»), 
del ciclo de los Infantes de Lara -. Y nótese bien que estos 
dos romances más antiguamente transcritos o parodiados, el 
del Rey don Sancho y las Quejas de doña Lambra, más que 
verdaderos romances, son meros trozos de las gestas, con evi- 
dente carácter de fragmentos sin comienzo ni fin especial. 

Cierto que ninguna de las fechas citadas llega a la del ro- 
mance de Retraída estaba, de hacia 1445, si no es la alusión 
hecha por Juan de Mena en 1444 al romance de Alora, que 
no es de los ciclos épicos, sino fronterizo; pero nótese que el 
romance del Conde Alarcos, aludido por Carvajal, no es tradi- 
cional, sino juglaresco, y entonces frente a él nos será lícito 
poner otros poemas juglarescos, de asunto heroico, anteriores 
en casi dos siglos; me refiero a las relaciones de Maincte y del 
Infante García, prosificadas en la Primera Crótiica General 
hacia 1 289, las cuales debían ser cosa muy semejante a los 
romances juglarescos, de dimensiones poco mayores que las 
del Conde Alarcos ^. De modo que lo mismo en el campo de 
los romances tradicionales que en el de los juglarescos, podre- 
mos alegar una precedencia de fechas más o menos conside- 
rable en favor de los de asento épico-nacional. 

Entiéndase que al decir esto no pretendo decidir nada res- 
pecto a la fecha relativa de los dos géneros de romances, que 
verosímilmente serán coetáneos ^. Pero a pesar de esto, el 



' Pág. 25 de la edición publicada por Llaguno en i 781, al final del 
tomo de las crónicas impresas por Sancha, que contiene la CrJnica de 
don Pedro Niño, 1782. 

2 Véase Milá, De la poesía, págs. 421, 419. 

' R. Menéndez Pidal, La Primera Crónica General. Discurso ante 
la Acad. de la Historia, 191 6, pág. 44. 

* En mis estudios, especialmente en L! Epopée castillanc, 1910, pá- 
gina 162, tratando sólo de los romances relacionados con l.i epopeya, 



254 R. MENENDEZ PIDAL 

carácter distintivo de la canción española resulta de esta con- 
sideración: mientras la canción francesa no aparece clara- 
mente relacionada con la epopeya ni al principio de su exis- 
tencia ni después, dos de los romances tradicionales españoles, 
más antiguamente transcritos o parodiados, son dos simples 
fragmentos de una gesta. 

Y ya es tiempo de tratar la cuestión del estilo, varias veces 
aludida. En general diré que convengo con la opinión de 
Rajna en ver una diferencia profunda entre el estilo de los 
romances y el de las gestas; pero creo también que esa dife- 
rencia no se opone a la filiación puesta en duda por Rajna, 
sino que está entrañada por la filiación misma, como voy a 
exponer en los tres capítulos siguientes. Téngase además en 
cuenta que muchas particularidades del estilo de las gestas 
pasaron al de los romances, a pesar de la diferencia que entre 
uno y otro reconocemos. 



VIII 

. CANCIÓN AMPLIA Y CANCIÓN BREVE 

Se dirá: cierto que los romances tradicionales de asunto 
épico-nacional derivan de las gestas, pero esto no explica sino 
una parte del romancero; los romances históricos sueltos y los 
novelescos nada tienen que ver con las gestas, y pudieran ser 
los más antiguos, pues la canción popular pudo nacer en Es- 
paña independientemenfF^e las gestas, como nació en Francia 
o en el Piamonte. 

Esta bestión de orígenes es imposible de resolver docu- 
mentalm'éñfe. Sólo trataré de mostrar que la derivación de las 
gestas no es una derivación fortuita en el romancero, sino que 
tiene algo de esencial. Rajna dice que aun los que no admitan 



olvidé demasiado los romances novelescos, y con sobrada razón me 
los hace recordar el Sr. Rajna. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 255 

que el tipo romance derive de las gestas, se apresurarán a re- 
conocer, sin embargo, una acción potentísima de las gestas 
sobre los romances, pues es evidente; pero que al mismo tiem- 
po puede suponerse que si el pueblo recitador de romances 
se dejaba influir por las gestas, a su ve/ los rt^citadores de 
oficio debían apoderarse de los cantos cjue corrían en bocas 
no mercenarias, y por ganarse siempre más el favor del pú- 
blico, fabricar ellos mi smo s no pocos a imagen y semejanza 
de éstos ^. Ahora bien, disiento siempre con temor de tal 
maestro, pero toda atenuación en mis disentimientos sería 
insincera: según mi modo de ver, de igual modo que es im- 
posible equiparar el influjo de las gestas sobre los romances 
al de una fuente de inspiración cualquiera, tampoco es dado 
equiparar este influjo al que los romances épico-líricos pudie- 
ron ejercer sobre los juglares. En el terreno de los hechos, 
la acción de las gestas sobre los romances es fundamental y 
evidente, comprobada en multitud de casos, mientras la in- 
fluencia de los romances épico-líricos sobre los juglares es se- 
cundaria. En el terreno de los principios, la relación de gesta 
y romance responde a un modo de derivación que vamos a 
ver comprobado sustituyendo las gestas con los mismos ro- 
mances de los juglares, mientras la influencia del romance 
épico-lírico sobre el del juglar no puede mirarse más que 
como algo fortuito. 



I. — Romances juglarescos y extensos: ¿derivan de otros 
breves y tradicionales? 

Consecuencia lógica de las teorías que derivan la epopeya 
de la canción, es la hipótesis de que los romances juglarescos 
derivan de otros más breves tradicionales. Si invalidamos esta 
hipótesis, habremos dado, aunque indirectamente, un segundo 
golpe a aquella teoría. 

Reiteradas veces expone F, W'olf su opinión de que los 



* Romanic Review, VI, pág. 4 1 . 



256 R. MENÉNDEZ PIDAL 

romances breves populares son anteriores a los juglarescos o 
largos, sirviéndoles en muchos casos de fuente; y en general, 
la versión larga, aunque no sea de tono juglaresco, la juzga 
posterior a la breve. Por ejemplo, entre dos versiones del ro- 
mance del Desafio de Montesinos («En las salas de París»), la 
más sencilla y popular le parece por esto mismo la más 
antigua, la más legítima; El Conde Alar eos, en su redacción 
juglaresca, conocida desde el siglo xvi, lo da como arreglo de 
otra forma que debió existir más antigua y popular, reflejada 
en las modernas versiones orales portuguesas ^; la versión más 
breve o, digamos mejor, incompleta y truncada del romance 
de la Duquesa de Bragaiiza le parece la original, mientras 
juzga la otra como refundida por un poeta culto ^, etc., etc. 
Estas hipótesis obedecen a la opinión de que la poesía popu- 
lar y tradicional es esencialmente antigua, nacida en una edad 
preliteraria. 

En ciertas ocasiones Wolf apoya, o parece apoyar, su prin- 
cipio general en algunos argumentos especiales, cuya solidez 
nos interesa comprobar. En el romance de Don Beltrán, la 
versión «Por la matanza va el viejo», que juzga «primitiva 
o tradicional» (nótese la expresiva unión de estos dos adjeti- 
vos), es antepuesta a la otra que empieza «En los campos de 
Alventosa», calificada de «juglaresca»; y este juicio lo apoya 
notando que el romance primitivo empezaba efectivamente 
con las palabras «Por la matanza», pues existe una parodia 



' F. Wolf, Studien zur Geschiclite der span. und port. NationallH era- 
tur, Berlín, 1859, pág. 462, n. (o traduc. española, II, pág. 191). — Milá, 
De la poesía, pág. 347, asiente a la primera de estas dos opiniones 
de Wolf; no se pronuncia, creo, respecto de la segunda. 

2 Primavera y Flor de Roynances, por F. J. Wolf y C. Hofmann, Ber- 
lin, 1856, I, págs. 350 y 353, y II, 421. — Milá, De la poesía, pág. 481, 
asigna feclia posterior al romance más extenso y completo; lo mismo 
Menéxdez Pelayo, Antología de líricos cast., XII, pág. 300 («menos pri- 
mitivo y tiene muchos resabios juglarescos »).— Miláy Menéndez 
Pelayo siguen a Wolf también en tomar un romance, el de Montejí- 
car, como derivado de otro de asunto totalmente diverso y posterior, 
el de la Prisión del obispo don Gonzalo, tan sólo porque aquél es de es- 
tilo algo más amplio; v. Pev. de Filol. Esp., II, pág. 1 13. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 257 

que comienza: «Por la dolencia va el viejo» ^. Fácilmente se 
comprende la ineficacia de este argumento, pues igual podía 
haberse hecho la parodia sobre la versión primitiva que sobre 
la posterior; más bien la parodia, como producción tardía, se 
haría sobre la forma que tardíamente estaba popularizada. Por 
lo demás, esos versos, «Por la matanza», no pudieron estar 
primitivamente al comienzo del romance, pues no tienen sen- 
tido sino en el interior, donde los coloca la versión más ex- 
tensa. De modo que ésta aparece como más correcta, y por 
lo tanto más originaria que la breve -. 

En el romance de El Prisionero, \\'o\{ cree, como de cos- 
tumbre, que la versión corta o inacabada, «Que por mayo 
era», es primitiva o tradicional, y la larga o completa, «Por el 
mes era de mayo», es una refundición de un poeta erudito o 
artificioso ^. Parece apoyarse en el hecho de que la forma 
breve es la que aparece en el Cancionero General de 1511, y 
en el Cancionero sin año, de Amberes, mientras la extensa no 
se publica sino después, en la segunda edición del Cancionero 
de Amberes, en I550- Pero que los dos primeros cancioneros 
coincidan en la forma breve nada significa, toda vez que el de 
Amberes sin año copió al General de l 51 1 en su reimpresión 
de 1520 ^, de modo que sólo poseemos el testimonio de éste. 
Y la brevedad de la versión del Cancionero General se explica 
porque sin duda éste acogió sólo un fragmento del romance, 
su parte lírica, propia del tono del cancionero; como escogió 



1 Priniavcra y Flor, II, págs. 316, 31S y 421. — ^Iilá, De la poesía, 
págs. 352 y 481, cree con razón que el segundo de ambos romances 
no es juglaresco, pero coincide con Wolf en señalar al primero, o más 
breve, una fecha anterior (1400-1450) a la del segundo, o más exten- 
so (1450-1550). Semejantemente Menéndez Pelayo, Antología, X.11, pá- 
ginas 371-373- 

2 Wolf, Primavera, II, pág. 318, n., señala como interpolación, en 
la versión más extensa, unos versos que Milá, De la poesía, pág. 379, n., 
no cree interpolados. Por lo demás, nada se opone a que una versión 
muy antigua contenga una interpolación. 

^ Wolf, Primavera, II, págs. 16, 17 y 421. 

* Véase mi edición facsímil del Caticionero sin año, Madrid, 1914, 
pág. xxxvii. 



258 R. MENÉNDEZ PIDAL 

del largo romance del Conde Claros nada más que un frag- 
mento lírico, el trozo que empieza «Pésame de vos el conde», 
sin que haya nadie que piense el absurdo de que este trozo 
es lo primitivo del Conde Claros. 

Otra vez, en el romance de La Reina de Ñapóles, apoya 
Wolf su opinión con argumentos históricos. Cree que de las 
tres versiones que publica de este romance, la más breve, la 
del Cancionero sin año, de Amberes, es más antigua porque 
no habla de la muerte del rey Alfonso II de Ñapóles, ocurrida 
en 19 de noviembre de I495, mientras las otras variantes men- 
cionan este suceso ^. ¿Pero qué argumento podemos sacar de 
la ausencia de un pormenor en una versión que por ser la más 
breve podemos suponer que olvida detalles? Y este suponer se 
convierte en certeza si consideramos que el mismo cancionero 
que publica esa versión declara, al final del romance, hallarse 
éste faltoso («no está acabado»), y que en el prólogo salva el 
cancionero «la flaqueza de la memoria» de los que dictaron 
los romances al editor -. Si fuese aceptable el criterio de fechar 
las variantes por los sucesos que no mencionan, llegaríamos a 
que la versión de los pliegos sueltos y de la Silva de Zaragoza 
era anterior a I494, por no hablar de la muerte del marido de 
la reina, que las otras versiones mencionan; cosa absurda, pues 
todas las tres formas del romance aluden a sucesos posteriores. 
Yo creo, por otras razones, que la versión de los pliegos suel- 
tos y de la Silva, si no tan antigua, es la más antigua; porque, 
contrariamente a Wolf, creo que en general las versiones más 
amplias y circunstanciadas (esta del romance de La Reina de 
Ñápales tiene 60 octosílabos) son anteriores a las más breves y 
más olvidadas de pormenores históricos, como es la del Cancio- 
nero sin año (tiene 26 octosílabos). En cuanto a la variante de la 
segunda edición del Cancionero de Amberes de 1 5 50 (tiene 



1 Wolf, Primavera, I, pág. 340, n. — Milá, De la poesía, pág. 325, si- 
gue a Wolf en este razonamiento. 

2 Véase mi edición facsímil del Canciotiero sin ano, de Amberes, 
fol. 2 r.; y 263 r.; véase también la página xl, donde se indica la tradi- 
ción oral del romance de La Reina de Ñapóles. 



poesía popular y romancero 259 

54 octosílabos), es una versión híbrida, en la que, para reme- 
diar lo mucho olvidado en la edición sin año, se intercalaron 
en el texto de éste muchos versos procedentes de otra versión, 
cuya totalidad nos es desconocida. 

La opinión de Wolf, cuyos argumentos combatimos, es 
muy corriente entre los críticos. Para no citar sino maestros 
insignes, recordaré que Gastón París está imbuido de ella 
cuando estudia el romance de la Muerte del Principe de Por- 
tugal ^. Cree que la versión extensa, debida a Fr. Ambrosio 
Montesino, está hecha en vista de la popular, cuya muestra 
conserva un manuscrito francés de fines del siglo xv, si bien 
supone que esta versión popular debió tener una forma más 
desarrollada, donde se contuviesen los rasgos históricos que 
se hallan en Montesino y faltan en el manuscrito francés. 

Pero si suponemos que la forma primera del romance con- 
tenía el máximum de pormenores históricos que se halla en 
la de Montesino, no sé por qué hemos de rechazar la idea de 
que el autor de la primera forma se llamase Montesino. Al 
rehuir esto que tan palmario es, G. París obedece simplemente 
al prejuicio de que la primera forma de un canto popular tiene 
que ser ya popular; y usa de este prejuicio en forma de argu- 
mento, cuando califica de texto primitivo el de la versión breve: 
porque sus variantes «llevan un sello más popular» -. Pero esto 
es una petición de principio. ¿Por qué se ha de admitir como 
evidente el paso del estilo popular al de Montesino, y no vice- 
versa, del de Montesino al popular.? 



1 Roinania, I, 1872, pág. 377. 

2 «Les variantes sont toutes á l'avantage de notre texte et portent 
un caractére plus populaire». — Otra razón que alega G. París no me 
parece convincente. Si los versos 29-32 no son congruentes después de 
los versos 1 1-12, es, o bien porque el autor quiere con la incongruencia 
expresar el sobresalto de las princesas, o bien por descuido, igual- 
mente explicable siendo Montesino autor que siendo mero transcrip- 
tor de esos versos 11-12. No es aceptable la suposición de G. París de 
que Montesino hubiese invertido el orden de esos versos, toda vez 
que esos mismos versos 11-12 van también al comienzo en la versión 
popular del manuscrito francés, e inmediatos a los versos 9-10. 



26o R. MENÉNDEZ PIDAL 

Todo nos induce a esta última suposición. Nos consta, por 
rara fortuna, la natural iniciativa de la viuda del Príncipe en 
la composición del romance; Montesino compuso su obra «por 
mandado de la reina princesa» ^, y no es en modo alguno 
presumible que quisiese satisfacer el regio mandato diluyen- 
do una canción popular que todo el mundo conociese, y limi- 
tándose, como supone G. Paris, a tomar de ésta todos los 
pormenores del suceso para componer la poesía elegiaca con 
que pretendía consolar a la viuda. Sin duda la primera redac- 
ción del romance fué la más circunstanciada y amplia, la que 
Montesino compuso por encargo de la viuda; los dejos de estilo 
popular que se observan en esta primera redacción cortesana 
se explican sin dificultad, pues desde mediados del siglo xv 
los poetas cultos adoptaban giros populares en sus romances. 
La obra de Montesino se popularizó en una sola abreviación, 
manifestada bajo diversas formas en el cancionero manus- 
crito francés de fines del siglo xv y en variantes modernas 
portuguesas ultramarinas -. Nada hay que nos desvíe de esta 
manera más natural de explicar las cosas; nada hay en las 
versiones populares que no se explique por la de Monte- 



1 B. J. Gallardo, Ensayo de una biblioteca, III, col. 874. 

2 No hubo más que una popularización inicial del romance de Mon- 
tesino. Las palabras «Novas vos trago, senhora, má nova é de contar, 

Se o queréis inda ver vivo », que se halla en Th. Braga, Cantos do 

Arch. Agoriano, pág. 328, indican más relación con la variante del ma- 
nuscrito francés que con la de Montesino. Por otro lado, las palabras 
«infante de Portugah y «lo bom infante real», en A. R. de Azevedo, 
Ronianceiro do Arch. da Madeira, 1880, pág. 252, tienen corresponden- 
cia con el manuscrito francés y con Montesino, mostrándonos que las 
versiones portuguesas tuvieron primitivamente carácter de romance 
histórico antes de quedar convertidas, como generalmente están, en 
romance novelesco. Todas las versiones portuguesas tienen el detalle 
del «arenal->, que está en Montesino y falta en el manuscrito fran- 
cés. Creo que en la versión original de éste, en vez del verso «j^ el 
alma quiere a Dios dar», que falta en Montesino y en las versiones 
portuguesas, había algo semejante a la versión de Montesino: «co- 
rriendo en un arenal, Do )faze casi difunto, sin remedio de sanar»; 
comp. en los portugueses: «em duvida de escapar», «corre o risco de 
finar», etc. 



POEbÍA POPULAR Y ROMANCERO 201 

sino ^. Sólo el prejuicio pesado de una teoría puede hacer 
mirar las cosas de otro modo. 

Milá en este caso vio con claridad, frente a la op¡ni(jn de 
G. Paris, que el romance fué compuesto primeramente por 
Montesino, y luego se popularizó -. Pero por lo general acata 
el parecer de Wolf en los casos enumerados arriba ^. Sólo 
cuando el crítico alemán nota que el romance portugués de 
Gaiferos «es más corto y aun más popular» que el juglaresco 
del siglo XVI, aunque muy posterior y falto de «algunos de los 
más bellos rasgos», Milá cree poder tomar estas palabras, 
«como prueba (dice) de que se admite la posibilidad de 
que un romance popular provenga de otro juglaresco» ^. 



1 A. Morel-Fatio (Ro/nania, II, 131- 132) suponiendo, como G. París, 
que el romance de Montesino descansa sobre la tradición popular, 
cree hallar en las versiones portuguesas un detalle histórico que falta 
en Montesino; cree que el verso «casadinha de outo dias» alude a los 
ocho meses que la princesa estuvo casada (nov. 1490-jul. 1491). Pero en 
otras versiones se dice «de tres días» o «septe mezes»; y tal pasaje 
muestra ser un postizo, por llevar asonante extraño (ía) en las versio- 
nes de Madeira y del Brasil. 

2 Milá, De la poesía, págs. 309-310. — J. Leite de Vasconcellos, Ro- 
manceiro Porttiguez, 1886, pág. 4, cree, siguiendo a G. París, que tanto 
la versión del manuscrito francés como la de Montesino «provavel- 
mente assentam n'uma tradigao popular». — Menéxdez Pelayo, Anto- 
logía, IX, 204, y XII, 296, no se atreve a decidirse por la opinión de 
G. París ni por la de Milá. 

' En las notas de arriba indicamos la coincidencia de Milá con Wolf. 

* MilX, De la poesía, pág. 346. De advertir es que las palabras de 
\\'o\í (Primavera, II, 248) nada indican expresamente acerca de la pro- 
cedencia de la versión tradicional de Gaiferos. La cautela de Milá no 
es bastante para C. Nigra, quien en las páginas 245-246 de sus Canti 
pop. del Piemonie pone reparos a la anterior opinión de Milá; y de acep- 
tarla, consideraría el caso como extraordinario. En la página 248 dice: 
«Non si de ve certo negare a priorí che un canto popolare 

possa foggiarsi da un componimento artificioso o semiartificíoso 

quale é íl giuUaresco». — J. Meier, Werden tind leben des Volksepos, Halle, 
1909, pág. 31, después de exponer que la canción inventada por el 
aeda puede ser recibida por el pueblo y entonces hacerse popular, 
añade que en principio el paso al pueblo es también posible en 
una canción épica culta. 



202 R. MENÉNDEZ PIDAL 

Se comprende que Milá se sintiese inclinado a admitir esta 
posibilidad, aunque como algo extraordinario, tratándose 
de una versión juglaresca publicada en el siglo xvi y de una 
versión oral de la tradición moderna; la gran diferencia de 
fechas facilitaba el reconocimiento de la verdad ^. Nadie, en 
efecto, podrá desconocer, en cuanto compare la versión mo- 
derna breve con la antigua extensa, que el romance de Tur- 
quino y Lucrecia, tradicional hoy en Portugal y entre los judíos 
de la Península Balcánica, deriva del romance erudito, publi- 
cado antes de mediar el siglo xvi, en el Cancionero sin año, de 
Amberes ^, o que los romances tradicionales modernos del 



^ De mí sé decir que fué en estas circunstancias cuando prime- 
ramente por mi cuenta (y sin acordarme que Milá, De ¡a poesía, pá- 
gina 377, admite el caso respecto a los romances carolingios) observé 
la derivación de un romance tradicional de otro juglaresco, a propósito 
de los romances modernos del Conde Alarcos y del Juicio de Paris, pu- 
blicados en la Atüologia de líricos, X, 1 900, págs. 3 1 2 y 116; estos roman- 
ces me movieron a hablar con Menéndez Pelayo acerca de algunas 
notas de ese tomo de la Antología (por ejemplo, la de la página 91; o Ja 
de la página 117: «aunque con resabios juglarescos»; comp. arriba 
pág. 256, nota 2), que me parecían negar a la obra del juglar el carácter 
de originaria o primordial, respondiendo a la idea de Wolí y a una anti- 
gua opinión de Garrett sobre el mismo Conde Alarcos, fundada en que 
la versión más breve y enérgica debía, por esto mismo, ser más anti- 
gua y original que la amplia y juglaresca (v. J. Menéndez Pidal, Roin. 
asturianos, 1885, pág. 185, n.). En la Antología, X.I, 1903, págs. 131-132, 
no se halla una idea clara del estilo de los romances populares (esto 
es, tradicionales), del délas gestas y del de los romances juglarescos, 
y definiendo la actividad del juglar, se insiste en que «utiliza elementos 
pi-eexistentes, repite ciertas fórmulas convencionales o combina frag- 
mentos de diversas canciones». En la Antología, XII, 1906, págs. 536, 
538, 483, etc., se juzga ya rectamente la obra del juglar y se afirma 
que las versiones modernas proceden de las juglarescas; empero en 
el último caso (i-omance del Juicio de Paris) no se trata de un roman- 
ce antiguo juglaresco, sino semiartificioso o semierudito. Hay que 
plantear el problema en términos más generales, sin referirse sólo a 
los romances juglarescos. 

2 Véase Revista Lusitana, III, 1893-95, P^g- 370. — Menéndez Pe- 
layo, Antología, X, pág. 303. — Duran, Romancero General, I, pági- 
na 353 a. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 263 

Juicio de París, del Conde Alarcos, etc., derivan de los corres- 
pondientes antiguos más extensos. 

Pues si esta derivación es evidente respecto a las versiones 
modernas, lo mismo debe juzgarse respecto de las antiguas, y 
sin embargo, Menéndez Pelayo, que la reconoce y proclama 
como principio general respecto a las versiones modernas, no 
asimila a ellas las antiguas, y se conforma muchas veces con 
el parecer de W'olf, lo mismo que Milá ^. 

2. — Los romances tradicionales derivan de otra narración más amplia. 

Esa casuística y vacilante apreciación de romances sueltos 
debe elevarse a una consideración del conjunto, y según todo 
lo que en este sentido he podido observar, creo que, lejos de 
mirar como una cosa extraordinaria, chocante o simplemente 
eventual, aunque más o menos frecuente, que los romances 
tradicionales, modernos o antiguos, deriven de otros juglares- 
cos, debe considerarse el caso como normal. Además no hay 
para qué hablar sólo de romances juglarescos transformados 
en tradicionales, como hacen Milá, Nigra o Menéndez Pelayo 
en los casos sueltos que reconocen. En el caso del romance 
de la Muerte del Principe de Portugal, la versión de ]\Ionte- 
sino, que damos como fuente de la tradicional, no es de la 
clase juglaresca, sino de la que provisionalmente llamamos 
artificiosa. Asimismo acabamos de ver cómo ciertos romances 
de estilo erudito o semiartificioso sirvieron de fuente a los 
romances tradicionales de Tarquino y del Juicio de Paris. 
En fin, también varios romances vulgares o de ciego se han 
acortado haciéndose tradicionales; por ejemplo, el de La des- 
piadada Teresa -. 



* Véanse las notas a las páginas 256-258, y la nota 2 de la pági- 
na 261, donde Menéndez Pelaj'os e muestra indeciso, aun enfrente de 
una afirmación de Milá. 

2 Comp. el pliego suelto de ciego: Nueva relación y curioso romance 
do?ide se da cuenta de la amorosa conversación que iuvo un señor sacerdote 
con Dios nuestro señor, al que se le apareció en forma de pobre (em- 



204 R. MENÉNDEZ PIDAL 

En el capítulo VI hablamos de la canción histórica popu- 
lar que nace de la impresión fresca del suceso a que se refie- 
re, y ahora debe entenderse que esa canción coetánea, más 
bien que una cantilena lírica debemos suponerla una narración 
extensa y circunstanciada. Unas veces esta narración amplia 
puede imitar el estilo épico-lírico de otros cantos anteriores 
tradicionales, como hizo Montesino en el romance de la Muer- 
te del Príncipe de Portugal; pero en la mayoría de los casos 
se hace en estilo más concretamente narrativo, como el de las 
«relaciones», en romance, de sucesos militares, civiles, nove- 
lescos o maravillosos, que tan activamente se producían en 
los siglos XVI y XVII ^, y que aun hoy se continúan produciendo 
algo. Una de estas relaciones vulgares y amplias, sin duda 
coetánea, es el romance de la Muerte del Duque de Gandía en 
el año 1497) q'JG se popularizó y se conserva en la tradición 
de los judíos de Oriente ^. 

Ateniéndome a este principio general que voy sentando, 
creo que los romances fronterizos no se compusieron en la 
forma breve que, por lo general, es la única que hoy conoce- 
mos. El romance de Alora la bien cercada, aludido por Juan 
de Mena diez años después del suceso, no debía ser tan breve 
como hoy lo poseemos, sino más apegado al estilo expositivo. 
Arriba hemos conjeturado que existió una forma amplia de 
los romances de la Derrota de Montejicar y de Buen alcaide 
de Cañete, la cual sirvió de fuente a la Crónica de Juan II y a 
los romances tradicionales que hoy conocemos ^. Pero no es- 
tamos limitados sólo a conjeturas; no siempre esa forma am- 
plia primitiva se ha perdido. Una excelente muestra de estas 
relaciones fronterizas coetáneas, muy pormenorizadas, es, a mi 
juicio, el romance de la Batalla de los Alporchones del año 1452 



pieza: «Sacro Dios incomprensible»), y el romance tradicional reco- 
gido en Falencia por N. Alonso Cortés, Romances populares de Casti- 
lla, Valladolid, 1906, pág. 117. 

1 Véanse, por ejemplo, algunas citadas por SalvX, Biblioteca, I, pá- 
gina 28, y por Gallardo, Ensayo, I, col. 1 109. 

2 Véase Antología de líricos, de Menéndez Pelayo, XII, 312-316. 

3 Véase arriba págs. 236-237. 



POESÍA POPULAR Y ROMAN'CERG 265 

(«Allá en Granada la rica»); hay en él animación, viveza de 
relato y giros populares, pero en definitiva su tono es pronun- 
ciadamente juglaresco ^. Cosa semejante opino de Cercada 
tiene a Baeza: es un relato coetáneo, nutrido de nombres pro- 
pios y apodos corrientes hacia el año 1 368, que aunque con- 
tiene ciertos giros de estilo tradicional, es un relato pormeno- 
rizado, en suma, de estilo amplio, a pesar de la brevedad 
del romance -. En fin, para prevenir las dudas sobre la con- 
temporaneidad de estos romances de estilo amplio, citaré el 
caso análogo de otros de estilo semejante, que nos consta 
fueron compuestos por los poetas y músicos de la corte de los 
Reyes Católicos, acerca de sucesos de entonces, tales como el 
de la Rendición de Ronda («Pascua de Espíritu Santo»), y el de 
la Rendición de Setenil («Setenil, ay Setenil») ^, escritos en 
tono un tanto popular, pero con un fondo narrativo circuns- 
tanciado, que detalla nombres, números y hasta la fecha del 
suceso. Entonces era costumbre que en la corte de los reyes 
se contasen en verso los sucesos militares, como Montesino 
contaba las desgracias de familia. El cronista Galíndez de Car- 
vajal nos refiere que Hernando de Ribera, vecino de Baza, es- 
cribió la guerra de Granada en metro, «y en la verdad, aquello 
decía él que era cierto; porque en pasando algún hecho o acto 
digno de escrebir, lo ponía en coplas y se leía a la mesa de 
Su Alteza, donde estaban los que en lo hacer se habían halla- 
do, e lo aprobaba o corregía según en la verdad había pasa- 
do» ^. Bien se echa de ver por estas palabras que Hernando 



' WoLF y MilX, De la poesía, págs. 315 y 481, califican este romance 
de tradicional. No comprendo cómo pueden decir esto de un romance 
que tiene versos empezados por «el cual», y que usa fórmulas tan 
típicamente juglarescas como «que aquí no digo sus nombres por qui- 
tar prolijidad»; comp. Mió Cid, 1310: «dexareuos las posadas non las 
quiero contar.» 

2 MilX, De la poesía, págs. 311 y 481, lo califica de «semiartísticoi- 
y lo cree un siglo, al menos, posterior al suceso. — Menéndhz Pelayo, 
Antología, XII, 169, lo cree, con razón, coetáneo al hecho que refiere. 

3 Cancionero musical de los siglos X V y X VI, publicado por F. A. Bar- 
bieri, núms. 331 y 332. 

* Biblioteca de Autores Españoles, LXX, pág. 537 a. — No sabemos 
Tomo III. 18 



266 R. MENÍNDEZ PIDAL 

de Ribera no leía ante el Rey Católico cantilenas líricas sobre 
los sucesos, sino relatos circunstanciados de los mismos. Igual 
uso debía existir en la corte de los antecesores de los Reyes 
Católicos, y a tal costumbre responden probablemente varios 
de los romances fronterizos extensos que hemos citado o que 
hemos supuesto arriba. En conclusión: de una forma extensa 
semejante a la de estos romances debe derivar la forma breve 
que conocemos de la mayoría de los fronterizos. 

Lo mismo creo de los romances carolingios, novelescos, etc. 
Un ejemplo evidente reconocerá cualquiera en el romance de 
Rosaflorida («En Castilla está un castillo»); la versión que se 
copió en el ya citado cancionero manuscrito de Londres ^, 
muy recargada de caracteres del estilo expositivo amplio, es 
sin duda la más primitiva que se conserva, de la cual, o de otra 
muy semejante, se deriva la versión tradicional, que variamente 
se manifiesta en el Cancioiiero s'ui año de Amberes, en la Silva 
de Zaragoza y en la tradición oral moderna. Otro ejemplo nota- 
ble hallamos en el enorme romance del Conde Dirlos, que es 
una verdadera gesta pequeña, y sin embargo lo hallamos re- 
ducido a un breve romance en la tradición actual -, ejemplo 
enteramente igual al de la reducción de largos episodios de 
las gestas a breves romances. 

Como vemos, cuando el romance es tan largo que se pa- 



si las «coplas» de Hernando de Ribera eran romance u otro metro 
más solemne, como el que usaron otros poetas del tiempo de Juan II, 
que refirieron sucesos coetáneos, tales como Domingo Contreras y 
Juan Galludo (véase sobre éstos a F. Rodríguez Marín, Pedro Espino- 
sa, pág. 20, n., y a Gallardo, Ensayo de laia bibl., IV, col. 1 183). Las co- 
plas de arte mayor al lado del romance las hallamos contando suce- 
sos del tiempo de Juan II, en el caso de Ordiales (v. Rev. de Filol. 
Esp., II, pág. 333), en el de la muerte del Conde de Niebla (Juan de 
Mena y el romance), en el de la derrota de Ben Zulema (R. Menéndez 
PiDAL, Homenaje a Almeida-Garrett, Genova, 1900), etc. 

1 Zeit. für rom. P/iilol., XVII, 1893, págs. 544 y sigs. — Antología, 
XII, 541, 411. — Pío Rajna, en los Mélanges offerts a M. Émile Picot, 
Paris, 1913, pág. 115, etc. 

2 R. Menéndez Pidal, El Romancero Español, The Híspanle Society 
of America, 1910, págs. 11 6- 11 9. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 267 

rece a una gesta, el caso de su acortamiento para la populari- 
zación se parece mucho al que observamos en los romances 
derivados de las gestas; no hallamos motivo alguno para pres- 
cindir de las gestas en la explicaci(3n de los romances de asunto 
épico-nacional, suponiendo un poemita fragmentario, o sea 
un romance extenso, intermedio entre la gesta y el romance 
tradicional. En el capítulo I, tratando del romance de La Jura, 
desechamos la suposición de un intermedio erudito ^, y ahora 
podemos añadir una prueba de gran valor en contra de la idea 
de una poetización erudita o juglaresca intermedia entre el 
poema y el romance tradicional: existió realmente y se con- 
serva algún romance juglaresco derivado de una gesta, y sin 
embargo no actuó como intermediario, pues los romances tra- 
dicionales correspondientes no derivan de él, sino de la gesta 
misma. Me refiero al romance de los Infantes de Lara, que 
cuenta las Bodas de doña Lambra. 

No puede sostenerse con Milá - que el romance juglaresco 
de los Infantes que comienza «Ya se salen de Castilla» esté 
compuesto de varios otros romances arreglados en vista de la 
Crónica General. En «Ya se salen», como en «A Calatrava la 
vieja» y «Ay Dios, qué buen caballero» hallamos, en más o 
menos extensión, tres versiones diferentes de un mismo ro- 
mance extensamente cíclico, que abarca gran parte de la histo- 
ria de los Infantes de Lara, y que procede de una gesta ^. Com- 
parando los versos 75-II3 de «Ya se salen» con los versos 
71-106 de «A Calatrava», se ve en el primero una vacilación 
de asonantes a y áa procedentes de varias series de la gesta, 
mientras en el segundo se observa un trabajo posterior de 
reducción de esas vacilaciones a una uniformación de asonan- 
cia en aa, y esto resulta más claro trayendo a comparación 
los versos 77-80 de «Ay Dios», únicos comparables, por estar 



' Rcv. de Filol. Esp., I, págs. 373 y 374-375- 

2 De lapoes. her. pop., pág. 216. 

^ Comp. Leyenda de los siete Infantes, págs. 90 y 87. Después de un 
nuevo examen de estos romances, afirmo ahora más resueltamente 
que entonces. 



268 R. MENÉNDEZ PIDAL 

la segunda mitad de esta versión estragadísima. Ahora bien, 
en «Ya se salen», en esa versión más arcaica por su fideli- 
dad a las asonancias de la gesta, se contienen las quejas de 
D.^ Lambra regularmente fundidas con la totalidad del roman- 
ce, por medio de la eliminación de ciertos pormenores opues- 
tos a la narración del romance (especialmente las alusiones al 
lugar de Barbadillo y a la muerte de un criado de D.^ Lambra); 
pero es notorio que de esa versión no deriva el romance suelto 
de las Quejas de doña Lambra, ya que éste es sin duda alguna 
anterior al romance cíclico, tanto por su lenguaje más arcaico ^ 
como por contener los versos «Yo me estaba en Barbadillo» 
y la alusión a la muerte de un «cocinero» de D.^ Lambra, 
lugar y episodio mencionados en la gesta, pero no en el ro- 
mance. También el romance «Ya se salen» contiene la escena 
de Gonzalo Gustios ante las cabezas de sus hijos, pero tam- 
poco deriva de él el romance suelto dedicado a ese asunto, 
Pártese el moro Alicante: aquí, como en el caso anterior, el 
romance cíclico y el romance suelto derivan cada uno inde- 
pendientemente de la gesta. 

Algo semejante cabría decir del romance de La ^ura, que 
no deriva del juglaresco del Cid Después que Vellido Dolfos. 
Y una vez que conocemos algunos romances juglarescos sobre 
asuntos épico-nacionales, de donde no derivan los romances 
sueltos correspondientes, ¿cabe suponer otra etapa de roman- 
ces juglarescos anteriores y más amplios, de los cuales deri- 
vasen los sueltos.'' Se comprende que tal suposición sería un 
colmo de arbitrariedad y de complicación inútil. 

En fin, vemos que la derivación de romance extenso a 
romance tradicional, que ahora sentamos, se corresponde per- 
fectamente con la de gesta a romance, que defendimos en el 



1 Véase la Leyenda de los siete Infantes, pág. 86 y notas 3 y 4. El ro- 
mance de las Quejas de doña Lambra («Yo me estaba en Barbadillo») 
se imprimió suelto en el Cancionero sin año y en el tomo I de la Silva; 
el Cancionero de i^jO lo agregó como final de «A Calatrava», formando 
así una versión híbrida. — Como dijimos arriba, pág. 253, el romance 
de las Quejas de doña Lambra es uno de los más antiguamente docu- 
mentados. 



POESÍA POPULAR Y ROMAMCERO 269 

capítulo \^II; ambas se reparten la explicación del romancero 
según los diversos géneros de romances, pues ambas respon- 
den al mismo principio general, que podemos enunciar así: 
el romance tradicional se deriva de una narración 
poética en estilo por lo general más amplio y cir- 
cunstanciado, ora de una gesta, ora de un romance jugla- 
resco, erudito, artificioso, vulgar o como quiera que sea. Las 
pruebas que damos para una de estas derivaciones apoyan 
indirectamente la otra, pues todas concurren armónicamente 
a mostrar que el romance tradicional no es un producto ori- 
ginario, sino una derivación de la obra de un poeta que escribe 
por lo general en otro estilo más propiamente narrativo ^. 

Para concluir, volvamos a la afirmación, hecha al principio 
de este capítulo, que la influencia de las gestas sobre los ro- 
mances no es en modo alguno equiparable a la de los roman- 
ces épico-líricos sobre los juglares. Admito que algún cantar- 
cilio lírico pudo incorporarse a una gesta ^, pero no que una 



* Análoga observación puede fundarse respecto a la canción popu- 
lar de otros países. W. Scott, tratando de la balada de Lord T/iomas 
and Fair Annie, decía: «L'éditeur est en effet convaincu que plus les 
recherches s'étendront, et plus on sera fondé á croire que les ballades 
romantiques des derniers temps sont pour la plupart d'anciens ro- 
mans poétiques abrégés, recites en stances d'un tour plus facile, et 
revétus d'un langage plus moderne», C/iafits po¿ulaires des frontiéres 
meridionales de l'Écosse, recueillis et commenie's par sir Walter Scott, 
trad. par M. Artaud, IV, París, 1826, pág. 131. — F.J. Child, aunque no 
participa de esta opinión, reconoce varias veces que una balada po- 
pular puede derivar de una impresa, y que un pliego suelto (broad- 
side) puede hacerse tradicional y purgarse en el proceso de la tradi- 
ción oral de lo que no es del gusto popular; véase W. M. Hart, 
Professor Child and tlie balad, en Publications of the Modeni Language 
Associatiofi 0/ America, Baltimore, dic. 1906, vol. XXI, págs. 760 y 
766-767; en la página 776 se ve cómo Child admite dos veces que 
cierta balada deriva de un poema; pero en general, cuando poema y 
balada coinciden en el asunto, supone la prioiñdad de la balada. — A las 
baladas danesas, derivadas de antiguos poemas, hicimos alusión en el 
capítulo Vil, § I , fin. 

2 Acaso, por ejemplo, los versos «Rey es de Castiella » en el 

Cantar de Alio Cid, pág. 274j. 



270 R. meníndez pidal 

gesta nazca de la agrupación más o menos orgánica de roman- 
ces tradicionales preexistentes, pues esta suposición no tiene 
el menor apoyo histórico, y teóricamente se funda en la creen- 
cia de que el romance tradicional es un producto primario, 
hipótesis de Wolf, G. Paris y otros, que hemos combatido. 
Por otra parte, es cierto que la imitación de los romances 
populares o tradicionales por los poetas de profesión es muy 
antigua, aunque no fué entre los juglares donde realmente 
cundió; nos consta desde mediados del siglo xv, y es evidente 
que algunos poetas alcanzaron gran perfección en ella; pero 
no es menos cierto que ni los trovadores como Carvajal, ni los 
poetas cortesanos como Montesino, ni los músicos de los Re- 
yes Católicos, ni un artista como Lope de Vega, tan genial- 
mente connaturalizado con la poesía popular, lograron hacer 
un romance de estilo verdaderamente tradicional; y cuando 
alguna de estas imitaciones se popularizó, como la de Mon- 
tesino, tuvo que sufrir una transformación, principalmente de 
acortamiento. Supongamos que un poeta inculto e inspirado 
puede asimilarse aún mucho mejor que estos otros el estilo 
tradicional, pero siempre quedará algo que hacer al pueblo en 
la asimilación de la obra personal de ese poeta, y convendre- 
mos en que no hay romances originariamente tradi- 
cionales; suponerlos es un contrasentido. El estilo del ro- 
mance tradicional es un producto de la tradición mis- 
ma, como vamos a exponer. 



IX 
POESÍA POPULAR Y POESÍA TRADICIONAL 



Los que estudian la esencia de la poesía popular suelen 
expresar la conclusión de que el espíritu colectivo del pueblo 
creador de sus cantos es una fantasía, pues siempre se abre 
camino la persuasión de que no es el pueblo, sino el individuo, 



poesía popular y romancero 271 

el que crea ^. Y comprendiendo de una manera parcial esta 
afirmación, enteramente exacta según luego diremos, se llegó 
a decir que «un canto popular posee siempre: una techa, un 
autor, una patria» -, fórmula oscura, muy expuesta a errores. 

Aclarándola infelizmente, R. Foulché-Delbosc dijo que 
cada romance popular, a pesar de ser anónimo, tiene un autor 
bien individualizado, lo mismo que el Poema del Cid, el Rodrigo 
o cualquier otra gesta ^. Esto revela a la vez una manifiesta 
incomprensión de la poesía tradicional, y un desconocimiento 
de la historia del romancero. Cree Foulché-Delbosc, en con- 
secuencia con su opinión, que la forma en que conocemos los 
romances no es resultado de modificaciones sucesivas; pero 
éstas, desde luego, son más que evidentes. En varios de los 
romances arriba estudiados hemos podido observar algunas. 
Sólo recordaré especialmente un caso, pues aunque sin la in- 
consulta generalización a todo el romancero que hace Foulché- 
Delbosc, también se juzgó simplemente individual la compo- 
sición de un romance como el de La jura en Santa Gadea, 
y sin embargo su texto se nos ha manifestado como una ela- 
boración sucesiva ^. 

Todavía en las páginas anteriores hemos tenido que aducir, 
con cualquier otro motivo, ejemplos de la complicada evolu- 
ción de otros romances, citados de pasada, y hemos procu- 



* Compárense, por ejemplo, en dos fechas bien distantes: Th. \ÍKk- 
GXy Historia da poesía pop. portuguesa, Porto, 1867, págs.vi-vn, yj. Meier, 
Kti7istlied iind Volkslied in Dcutschland, Halle, 1906, pág. 13. 

2 A. LoQuiN, citado en G. Doncieux, Le Romancero pop. de la Fratice, 
París, 1904, pág. IX. 

' Essai S7ir les origines du Romancero, Pr elude, París, 191 2, pág. 13. 
El Sr. Foulché-Delbosc no distingue bien las diversas clases de esti- 
los de los romances: cree que éstos son tardíos; que entre ellos y 
las gestas hubo una solución de continuidad, y que la relación de ges- 
tas }' romances se explica sólo suponiendo que los romanceristas se 
inspiraban en las gestas viejas, como se inspiraban en crónicas o en 
obras extranjeras (págs. 25-27). En general no razona sus opiniones. 
Algunas afirmaciones razonadas que se hacen en este Essai las he dis- 
cutido en la Revista de Libros, Madrid, enero, 1914, págs. 4-14. 

* Rev. de Filol. Esp., I, págs. 361 y 375, y 368-369. 



272 R. MENÍNDtZ PIDAL 

rado hacer resaltar que el texto de los mismos publicado a 
mediados del siglo xvr, en las dos ediciones del Cancionero 
de Amberes y en las Silvas de Zaragoza, no es el único, ni 
siquiera el primitivo, sino que suele hallarse una fase ante- 
rior publicada en los pliegos sueltos de la primera mitad de 
dicha centuria ^; por lo demás, tampoco estos pliegos sueltos 
contienen el texto primitivo de los romances, pues siempre 
que aparece algún texto anterior a ellos, por ejemplo, los ma- 
nuscritos del Museo Británico de Rosaflorida o de La yura, 
se halla una redacción diferente, de caracteres más arcaicos. 
En fin, en lá trasmisión del romancero hallamos perfectamen- 
te visible la continuada refundición de esta clase de poesía. 

Y téngase entendido que las variantes antiguas de romances 
llegadas a nosotros son siempre escasísimas para que por ellas 
podamos conocer los cambios del texto en toda su variedad, 
y no se olvide que a veces la divergencia de dos versiones 
impresas aparece menor que lo que en la realidad fué, por- 
que la segunda es híbrida o mezclada, es decir, se atiene 
servilmente a la primera en la mayoría de los versos -. 

El romancero, en suma, como toda verdadera poesía tra- 
dicional, puede con razón tenerse por un producto colectivo. 

Y con esto no negamos el origen individual de sus creaciones. 
Claro es que toda creación en los productos sociales o colec- 
tivos (tales como la poesía tradicional, el lenguaje o la costum- 
bre) es obra de un individuo que en un momento de iniciativa 
se eleva sobre el nivel común de las gentes; pero la creación 
individual sólo llega a hacerse popular cuando es asimilada 
por el pueblo; cuando éste la repite reiteradas veces, y al 



* Así sucede con el romance de Doña Urraca (Rev. de Filol. Esp., 
II, págs. I y 19) y con Cabalga Diego Lainez, romance publicado en 
España en un pliego suelto, y luego retocado en Amberes siguiendo la 
tradición oral. Véase el capítulo V^III, especialmente lo dicho de los 
romances de La Reina de Ñápales y del de las Bodas de doña Lambra. 

2 Así hemos visto versiones híbridas en el romance de La Jura 
(Rev. de Filol. Esp., I, págs. 368-369), en el de Doña Urraca (Rev. de 
Filol., II, pág. 15), en el de Cabalga Diego Lainez (Revista de Libros, 
Madrid, enero, 1914, pág. 5), etc. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 273 

repetirla no permanece pasivo, sino que amolda la creación 
primera al común sentir, y la rehace y la refunde vivificán- 
dola con nuevas iniciativas individuales, que son creadoras a 
su vez, por dispersas e imperceptibles que sean '. La primera 
forma y las sucesivas innovaciones son siempre obra individual 
en la poesía popular, pero ésta no llega a ser anónima por el 
simple olvido del nombre del autor, sino porque su autor no 
puede tener nombre; su nombre sería legión. 

Acaso puede ser conocido el nombre del primer autor de 
una poesía popular, como sucede con el romance de la Muerte 
del Príncipe de Portugal, por Fr. Ambrosio Montesino, o en el 
del Conde Atareos, asignado a Pedro de Riaño; pero si la obra 
de ese autor llegó a hacerse tradicional, el texto popular será 
diferente del que escribió el primer poeta, y en las diferen- 
cias se manifiesta la colaboración colectiva refundidora, que 
produce realmente una obra nueva. Por lo demás, la persona- 
lidad del autor en cualquier poesía popular no actúa en forma 
tan libre y aislada como en la poesía culta, sino que se siente 
más coartada por la necesidad de ceñirse al caudal común de 
ideas, sentimientos, recuerdos y fórmulas, allanándose más al 
nivel del público; a su vez, en la poesía tradicional cada reci- 
tador, al trasmitir oralmente la obra, la refunde en más o 
menos grado, tanto porque la memoria no profesional es muy 
insegura, como porque carece del sentimiento de la intangibi- 
lidad de la obra personal. Así, la creación de la poesía popu- 
lar tiene mucho de repetición de materia preexistente, y la 
trasmisión oral tiene parte de innovación creadora. 

No vamos a tratar aquí en general de la variante, sino tan 
sólo a señalar un notable indicio de su carácter colectivo, que 
hemos procurado poner de manifiesto en varios de los cinco 
romances estudiados en los capítulos primeros de este trabajo. 
Así como el individuo con su iniciativa inñuye sobre el pueblo, 
éste influye sobre aquél imponiéndole sus tradiciones, como, 
por ejemplo, vimos una leyenda religiosa preexistente infil- 



' El pueblo puede recibir una poesía popular y no asimilársela, o 
asimilarla muy tenuemente; v. pág. 276, n. 



274 R. MENENDEZ PIDAL 

trarse en una variante del romance del Obispo don Gonzalo^ 
cuyo desenlace mudó por completo ^. Pero este influjo, que lo 
mismo se produce sobre poetas cultos, nada puede tener de 
particular si no es por su intensidad y frecuencia. Mucho más 
notable es cuando el influjo popular proporciona al recitador, 
no elementos legendarios, sino meramente expositivos o for- 
males, en los que más consiste la originalidad individual, y 
sobre todo cuando dos o más recitadores sucesivos orientan 
en la misma dirección sus variantes innovadoras de elementos 
de exposición y adorno. 

Observamos la continuidad de una idea en la trasmisión 
del romance de Doña U^-raca. Se interpolaron primero en él 
dos versos de origen desconocido, que añadieron a la desen- 
fadada queja de la Infanta cierta nota burlesca de impúdica 
piedad, y esa nota se acentuó en una variante posterior agre- 
gando otros dos versos -. Este caso se explica por la influencia 
directa del primer interpolador sobre el segundo; la interpo- 
lación primera, por ser nueva en el texto, hiere más la imagi- 
nación de los recitadores, se pone de moda y excita la refun- 
dición, mientras que la parte vieja del romance, consagrada 
por el consenso de todas las memorias, se repite más mecá- 
nica y fielmente, sin suscitar reformas o no aceptando las que 
surgen esporádicas. 

Caso semejante es el de Cabalga Diego Lainez. En la pri- 
mera mitad del siglo xvi, el romance presenta interpolada una 
enumeración antitética, extraña a la fuente medieval más pró- 
xima que conocemos; después la interpolación es añadida con 
nuevas antítesis en la versión que hacia mediados del siglo 
publicó el Cancionero sin año de Amberes ^. 

Más interesante aún es el caso en que una analogía cual- 
quiera de dos romances famosos provoca una contaminación, 
y ésta se realiza sucesiva y gradualmente. Hemos visto en el 
romance del Obispo don Gonzalo, a través de sus versiones 



1 JRev. de Filol. Esp., II, págs. 128-130. 

2 Rev. de Filol. Esp., II, págs. 12714. 
' Véase arriba pág. 272, notas i y 2. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 27$ 

primera, tercera y cuarta, continuarse y ampliarse el recuerdo 
del romance de Montejicar *; cierto pasaje del romance conta- 
minador parece como que persigue al romance contaminado en 
la memoria de varios recitadores, y ambos romances se van 
mezclando, no en un momento anormal, sino con chocante in- 
sistencia, en una serie de momentos. De igual modo la versión 
más antigua conocida del romance de La Jura muestra inci- 
piente una contaminación del romance Cabal;^a Diego Laiiiez., 
y la contaminación se desarrolla en la versión de cincuenta 
años más tarde -; caso especialmente notable además, pues los 
versos del romance contaminador no se copian, sino que sim- 
plemente se imitan de lejos, de modo que la variante primera 
no sugiere claramente el recuerdo del romance contaminador 
al autor de la variante segunda, y la reiterada contaminación 
parece que supone una duradera asociación de ambos roman- 
ces, vaga y difusa en la memoria de diferentes recitadores. 

No sólo, pues, en la materia legendaria, sino en la exposi- 
ción poética de la misma existen tendencias colectivas, a las 
cuales obedecen diversos individuos de diferentes generacio- 
nes. Esto mejor que nada pone de manifiesto el espíritu gre- 
gario que preside a la elaboración de la variante, la gran im- 
personalidad con que actúa la persona del colaborador 
en la poesía popular. 

Una poesía de este modo producida y reformada durante 
su trasmisión de boca en boca, debe recibir el nombre de 
poesía tradicional. Hemos de evitar conceptos poco precisos y 
confusiones embarazosas que se originan de usar para ella el 
nombre de poesía popular; sin duda que esta denominación le 
conviene, pero es demasiado genérica y ambigua, y debemos 
aplicarla concretamente, no a la poesía elaborada por el pue- 
blo, sino sólo a la poesía escrita /arí? el pueblo o colectividad 
en general. Popular es una gesta, un romance juglaresco o 
erudito, y hasta en sentido amplio lo es también una comedia 
de Lope de Vega; todas estas obras sufren también en más o 

1 Rev. de Filol. Esp., II, págs., io6, 127, 131, 133. 

2 Rev. de Filol. Esp., I, pág, 372. 



276 R. MENÍNDEZ PIDAL 

menos grado la refundición que las adapta de nuevo a los gus- 
tos del público, pero esa refundición se hace por escritOj y en 
consecuencia es más personal y menos frecuente. Tanto en la 
poesÍ3i ^opu/ar como en la tradicional, el pueblo inspira igual- 
mente a sus poetas y a sus refundidores; pero sólo en la poesía 
tradicional ocurre el fenómeno decisivo de una incorporación 
íntegra de la creación individual a la memoria común, y de 
una continuada refundición en boca del pueblo ^. 



X 

PASO DEL ESTILO NARRATIVO AL ÉPICO-LÍRICO 

Es cosa evidente, según hemos dicho, que toda poesía po- 
pular es creación de un autor individual; éste, por muy com- 
penetrado que esté con el pueblo para que escribe, produce 
su obra en un estilo personal, sea erudito, juglaresco, vulgar 
o como quiera, y su narración es más amplia, más nutrida por 
lo general de pormenores que la que el pueblo ha asimilado 
ya, elaborándola tradicionalmente. Por lo tanto, la derivación 
que sentamos de gesta, o de otra narración amplia, a romance 
más breve, no es sólo importante para el estudio filológico del 
origen y fihación del género, sino que interesa hondamente 



* Por no usar dos denominaciones diferentes para la poesía tradi- 
cional y la popular, John Meier, a pesar del título de su tratado, Wer- 
den und Leboi des Volksepos, Halle, 1909, se ve obligado a decir (pág. 31) 
que realmente no existe un Volksepos, sino sólo un Volkslied. 
Por lo demás, J. Meier, al expresar exactamente que la canción aédica 
o rapsódica sólo se hace popular (Volkslied) cuando es aceptada o 
recibida por el pueblo, parece limitar esta aceptación al hecho de que 
el producto individual pase a boca del pueblo (pág. 30); pero esto es 
insuficiente, si no sobreviene la refundición mediante la variante: mu- 
chos romances juglarescos o vulgares (de ciego) se recogen hoy en la 
tradición oral sin que se hayan. hecho tradicionales, es decir, sin que 
su estilo se haya alterado o sin que se haya alterado suficientemente. 
No basta la aceptación; tiene que realizarse, o iniciarse al menos, 
la asimilación. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 277 

al arte, pues nos muestra la génesis misma del estilo tra- 
dicional. Esta asimilación puede tenerse por ineficaz para 
el arte. Por otro lado, puede negarse que se dé el paso del 
estilo amplio al breve; como se niega el paso del breve al am- 
plio. Por esto diré aquí algo de cómo pueden comprenderse 
los resultados de esa asimilación. 

El cantor o recifevd o<:-aQ profesional fija en su memoria la 
obra poética sin un trabajo metódico como el del juglar por 
oficio. Su recuerdo es, pues, en más o menos medida, espon- 
táneo, libre y, sobre todo tratándose de narraciones muy 
largas, indisciplinado, deficiente y a menudo vago. Y desde 
luego la imposibilidad de ser recordado íntegro por muchos 
un canto extenso es la causa material primera del acortamiento 
que la tradición popular impone a los cantos que conserva. 

Ahora bien: el cansancio de la memoria es una causa ne- 
gativa y extraña al arte; y lo primero que ocurre preguntar es 
si la tradición popular puede hacer algo más que recordar mal 
lo que el poeta ideó bien. Hay quie n cree que en la trasmi- 
sión de una obra de arte, el pueblo, como colectividad, es sólo 
un agente de deformació n ^. 

Los qilé no distinguen bien entre poesía tradicional y po- 
pular, — los que creen que la canción popular es un género 
arcaico en descomposición, abandonado a las clases inferiores 
de la sociedad por las más cultas y capaces que lo cultivaron 
antes, — e igualmente los que suponen que la canción po- 
pular es la que se compone por un autor que vive en época 
primitiva o anterior al nacimiento de la poesía culta — , pue- 
den creer que en la trasmisión, aun en la mejor que pueda 
darse, la canción va empeorando y perdiendo -. Pero frente a 



1 Hallo esta idea aplicada especialmente a la música popular. Algo 
no muy diverso se desprende de lo que dice Ed. Wechssler, en Krit. 
Jahresbcr. ü. die Fortschritte der rom. Pliil., IV, págs. 408 y sigs. 

2 Véase W. M. Hart, Pro/essor Child and tlic bailad, en Publications 
of thc MoJern Langitage Association 0/ America, Baltimore, dic. 1906, 
pág. 770. Véase también la página 759, donde se sienta que la trasmi- 
sión mejor es la que se verifica entre gente ¡letrada; sin duda porque 
altera menos lo que trasmite. 



278 R. MENÉNDEZ PIDAL 

esas y otras opiniones podemos bien afirmar que la canción 
tradicional no se explica sólo por degeneración de formas 
cultas de poesía, ni por ciertas condiciones sociales que ro- 
dean al autor; su esencia se debe a que nace o se forma, no 
en un momento especial, sino en una serie de momentos crea- 
dores, y debe gran parte de su fondo y de su estilo al hecho 
mismo de la trasmisión. Parecerá evidente que el senti- 
miento artístico es compatible con la escasa cultura de la gente 
humilde, y que además no sólo forman parte de la trasmisión 
popular las personas más incultas; por lo tanto, como el acto 
de recordar una poesía es ya en sí una operación artística, 
debemos suponer en el que la recuerda una tensión poética 
más o menos eficaz, según las aptitudes y la cultura de cada 
uno y, sobre todo, según las corrientes de florecimiento o 
decadencia del arte popular en cada época. 

Y dada esta tensión poética en el recuerdo, hemos de su- 
poner que a llenar los vacíos de la memoria deficiente acude 
una nueva invención artística. Ésta será pequeña o desacertada 
en la mayoría de los casos; pero las múltiples tentativas dis- 
persas pueden ser encauzadas y depuradas gracias a cierta 
unidad coordinadora, impuesta no sólo por la aptitud media 
predominante en cada pueblo, sino también por especiales 
corrientes de ideas y gustos que se propagan en determinados 
tiempos y a determinada área del espacio. En el capítulo an- 
terior hemos visto cómo diversos recitadores, pertenecientes a 
diversas generaciones, obran unidos por una misma tendencia 
en el desarrollo de algún detalle de poetización. Más fácilmente 
se dará esa unidad tratándose de la constitución o las mudan- 
zas en el fondo del asunto, pues éste es además objeto de una 
tradición independiente en prosa, y sabido es cómo la materia 
legendaria influye decisivamente en el nacimiento de la poe- 
sía épica, y lo mismo en todas sus transformaciones. 

Esta relativa unidad de tendencias lo mismo en lo que se 
recuerda que en lo que se olvida, o en las necesarias transfor- 
maciones de lo mal recordado, es decir, en la actuación de 
muchos de los individuos que participan sucesivamente en la 
trasmisión de la obra de un poeta, nos explica bien cómo una 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 279 

extensa composición escrita en estilo amplio, más o menos 
personal, puede, al ser trasmitida de boca en boca, transfor- 
marse en una composición más breve, revestida de un estilo 
nuevo, el estilo tradicional, y asimismo nos explica cómo el 
canto tradicional, una vez creado, puede recibir hondas mu- 
danzas. 

Y claro es que en este proceso evolutivo ha de haber épo- 
cas de muy distinta actividad. Podemos distinguir un período 
aédico, de florecimiento o activa creación en la canción po- 
pular; en él la tradición, ora haya nacido en las clases bajas o 
en las altas, se dilata y llega a verificarse entre todas las cla- 
ses sociales, aun en la corte de los reyes; y contando así con 
individuos de regular y superior cultura, está dominada por 
corrientes de acierto artístico. Tal sucedió en Castilla durante 
el siglo XV y principios del xvi, en que los romances andaban 
en boca de Enrique I\", de la Reina Católica, de Hernán Cor- 
tés o de Felipe II, y su canto estaba de moda entre los vihue- 
listas cortesanos; entonces a la tradición oral ayudaban la 
escrita o la impresa de los cancioneros, los pliegos sueltos y 
los romanceros, que propagaban y salvaban del olvido tantas 
versiones inestimables, recogidas en su mejor sazón y arran- 
cadas felizmente a la decadencia fatal de todo lo que vive. 
Este período es también de florecimiento en la canción popu- 
lar de otros países, por ejemplo, Francia. Después sobreviene 
un período rapsódico, en que la tradición se limita casi 
sólo a repetir lo antes creado. Su círculo de acción se estrecha 
cada vez más, conforme la moda pasa, hasta quedar reducido 
a las ínfimas clases sociales, como sucede con los romances 
desde el siglo xviii. También se comprende que existen dife- 
rencias locales: en ciertas regiones la tradición se realiza en 
un medio más decaído y sin delicadeza para sentir el arte, y 
entonces las versiones se darán allí en un completo estado de 
perversión. 

Veamos ahora en general algunas mudanzas que la tradi- 
ción opera en la obra que trasmite. 

La indisciplina de la memoria, de que hablábamos, es ya 
desde luego algo más que una causa material de supresiones. 



28o R. MENÉNDEZ PIDAL 

El recuerdo libre no cultivado por oficio, prescinde de todo 
lo que no hiera la imaginación, y así equivale a una verdadera 
selección de motivos impresionantes; todo lo débil decae o se 
elimina en el recuerdo popular. Pero además existe una ten- 
dencia activa a la selección, que más veces será causa que 
efecto de los olvidos de la memoria; ¿cómo vamos a atribuir 
a olvido, por ejemplo, la eliminación del verso introductorio 
del discurso directo, tan a menudo practicada en la tradición 
popular? La preferencia por el tono lírico, como luego diremos, 
es la que trae la eliminación de multitud de partes narrativas, 
y no el material deseo de brevedad, pues a veces la tradición 
oral, lejos de acortar, amplía cuando se trata de algún elemen- 
to lírico, como sucede con las enumeraciones, que a menudo 
sufren incrementos. Por unas y otras causas, múltiples elimi- 
minaciones hacen que la obra trasmitida oralmente llegue a 
una extrema brevedad o rapidez narrativa, que es acaso 
el rasgo más saliente del estilo tradicional. 

Esta activa selección, empero, no quiere decir que la tra- 
dición oral mejore siempre las obras que trasmite. Si la tradi- 
ción se halla en un período de florecimiento, la selección será 
afortunada, y concentrando los elementos mejores de la obra 
que trasmite, y completándolos en felices refundiciones, lle- 
gará a producir esa quinta esencia poética que admiramos en 
las obras maestras de la canción popular. Pero si la tradición 
se halla decadente, entonces la selección será adversa, produ- 
ciendo la sequedad, el prosaísmo y la completa desorganiza- 
ción que se observa en tantas versiones populares. 

La indisciplina de la memoria, que olvida o se desentiende 
de los recuerdos menos oportunos, y la selección eliminadora 
nos explican también el fragmentarismo con que se pro- 
duce la poesía tradicional. En el caso de la popularización de 
las gestas puede coadyuvar también el hecho de que los jugla- 
res recitaban en público aisladamente ciertos pasajes de moda, 
descuidando el conjunto. Por unas causas u otras, el recuerdo 
popular no aspira a ser completo, y no sólo prescinde de an- 
tecedentes, empezando in inedias res, como la epopeya, sino 
que generaliza este uso épico, empleándolo además para acá- 



POESÍv POPUI AR Y ROMANCERO 28l 

bar sus cuadros también de un modo repentino: el recuerdo 
se detiene bruscamente en un punto culminante; y este corte, 
cuando es oportuno, tiene un gran valor estético, pues llegada 
la situación poética a un momento en que se la juzga insupe- 
rable, se la deja en su cima, sin hacerla bajar la pendiente, 
quedando así la fantasía lanzada en una dirección superior y 
misteriosa. Tan intencionada es la fragmentación final, que su 
acierto definitivo se nos muestra efecto de tanteos varios. Creo 
que la forma más antigua del romance del Conde Arnaldos es 
la conservada por la tradición judía; ésta, después de contar 
el cautiverio de Arnaldos en la galera donde entró seducido 
por el canto, interrumpe la narración con el anuncio del res- 
cate que llega; pero después otro recitador de fuerte tempe- 
ramento artístico prescindió del cautiverio, caldeó su fantasía 
con la visión de la galera maravillosa y del marinero cantor, 
y hallando insignificante la canción de éste, la suprimió tam- 
bién, para que nos la figuremos llena de encanto sobrenatural, 
y así quedó el romance envuelto en el extraordinario hechizo 
por el cual es admirado. Este ejemplo nos muestra cómo en 
las meras supresiones, tanto como en las adiciones operadas 
por la tradición, hay una verdadera tensión creadora. 

En el romancero es muy abundante y característico el final 
truncado, tanto que entre las diversas variantes de los roman- 
ces de La Reina de Ñapóles y de La Duquesa de Braganza, la 
más incompleta fué juzgada por W'olf y por Milá como la más 
genuina o popular, y por lo tanto como la más antigua, según 
las especiales ideas de Wolf sobre el origen del canto tradicio- 
nal ^. Este fragmentarismo es, en parte, efecto del origen que 
los romances épico-nacionales tienen en el relato muy extenso 
de las gestas. Recuérdese que los dos romances tan antigua- 
mente documentados del Rey don Sancho y de las Quejas de 
doña Lambra, son meros fragmentos desgajados de sendos 
poemas 2. Pero otros muchos romances que no sabemos de- 
riven de una composición tan amplia, preséntanse también 



' Véase arriba págs. 258 y 256. 
2 Véase arriba pág. 253. 

Tomo III. 19 



282 R. MENÉNDEZ PIDAL 

fragmentarios; por ejemplo, el de Morir se quiere Alexamlre, 
aludido por Nebrija en su gramática, en 1 492 ^; El Conde Ar- 
naldos, que acabamos de citar, etc., etc. 

En otras literaturas puede observarse algo semejante. Así 
Child decía de la balada Sir Patrick Spens: «la versión A es 
poéticamente la mejor; será un fragmento, pero la imaginación 
suple fácilmente lo que pueda faltar; y si en la versión H se 
relata la mayor parte o toda la historia, la mitad es mejor 
que el todo» ^. Una de las pocas canciones francesas docu- 
mentadas en el siglo xv. La Peronnelle, presenta también su 
final truncado ^. Pero, en general, tanto en Francia como en el 
Norte de Italia, las canciones épico-líricas que florecen desde 
los siglos XV y XVI acá, son relatos completos *, y si en ciertas 
variantes aparecen fragmentarios, en otras no, y éstas versio- 
nes triunfan de las incompletas. En vista de esto, podemos 
ver en la especial predilección del romancero castellano por 
el fragmentarismo un uso generalizado por el modelo arcaico 
de los romances épico-nacionales desgajados de las gestas. 
La canción de otras literaturas procede habitualmente de com- 
posiciones menos extensas que las gestas; además, ciertos 
casos de fragmentarismo pueden haber existido en esas lite- 
raturas, y haber sido eliminados por medio de retoques que 
el romancero rechazó en general °. 

Otra de las formas de poetización que durante la trasmi- 
sión oral se verifica, y sin duda la de más importancia, con- 
siste en la coordinación de los recuerdos seleccionados y frag- 



' Conservado su texto en el Cancionero naisical de los siglo XV 
y XVI, publicado por Barbieri, núm. 322... 

2 Véase Publicaiioiis of the Modcni Langiiage Association of Ameri- 
ca, dic, 1906, pág. 782. 

3 G. Pariss, Chansons du XV siétle, 1875, pág. 41. 

* No así las chansons de toile del siglo xti; v. G. París, en el Jour- 
nal des Savants, 1889, págs. 670-671. 

5 Alguna vez un romance procedente de gesta, como Pártese el 
moro Alicante, fué completado por el final; pero el caso es raro, y es 
de notar que en el citado romance la adición está hecha en otro estilo, 
que se despega de lo anterior, no es tradicional. 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 283 

mentarios, a ñn de reducir un relato muy extenso a las breves 
dimensiones del romance. En esta tarea la mediación de un 
juglar es siempre posible; pero en casos concretos no la hemos 
hallado justificada ^, y preferentemente se ha de atribuir a 
diversos cantores no profesionales. De un largo episodio de 
una gesta como el de la jura en Santa Gadea y destierro del 
Cid, o el de la huida de Ruy \^elázquez en la Gesta de los lu- 
fa)/ tes de Lar a, o de un largo romance juglaresco como el del 
Conde Dh'los, la memoria retiene tan sólo algunos versos ais- 
lados o grupos de versos discontinuos, que son los que más 
se popularizan; en este caso, el simple recuerdo mecánico ni 
la mera selección jamás producirían un romance breve como 
el tradicional del Conde Dirías -, donde los 1400 octosílabos 
del juglaresco se reducen a unos 60 ó 70. Los versos sueltos o 
grupos de dos o tres versos que el romance tradicional toma 
del juglaresco, se hallan en éste separados a veces por cente- 
nares de octosílabos; para reunirlos en el romance tradicional 
se necesita la evocación de esos recuerdos incoherentes bajo 
una tensión poética; la imaginación de uno o varios cantores 
sucesivos, penetrada con más o menos claridad del amplio 
conjunto de la gesta o del romance juglaresco, reagrupa los 
versos discontinuamente recordados, y los organiza de 
nuevo para el estilo breve, sometiéndolos a una síntesis 
poética de transiciones abruptas, en la que se altera, volunta- 
ria o involuntariamente, cuanto conviene o cuanto se recuerda 
mal. La sucesiva elaboración de esta nueva forma de los mate- 
riales antiguos, hecha por personas cada vez más desconoce- 
doras del conjunto primitivo, explica la enorme arbitrariedad 
de los recuerdos (recuerdos, por otra parte, indudables) que 
nos sorprende en el final del romance de La jíiira, o en todo 
el de los Infantes A cazar va don Rodrigo. 

También, para explicarnos la gran distancia que a veces se 
observa entre la forma extensa y la breve, hay que tener en 
cuenta que la tradición oral tiende de lo épico a lo nove- 



• Véase arriba págs. 267-268. 
2 Véase arriba pág. 266. 



284 E. MENÉNDEZ PIDAL 

leseo; pues el pueblo, sobre todo el de ínfima cultura, prefiere 
la universalidad del elemento novelesco, que tiene actualidad 
en todos los tiempos y lugares, al particularismo arcaico del 
relato épico, que se mueve en condiciones de raza, fecha y 
país estrictamente circunscritos. Ya la epopeya en su edad 
decadente se hace cada vez más novelesca; pero el romance 
consuma la novelización: las empresas de los héroes guiadores 
de grandes grupos humanos tienden a reducirse a la acción de 
un solo individuo; la hazaña heroica tiende a convertirse en 
aventura; el nombre histórico de personajes y lugares nada 
dice ya a la imaginación, y puede alterarse u olvidarse; las 
costumbres y vida especial de una clase dada, guerrera y aris- 
tócrata, se van sustituyendo por sentimientos e ideas de valor 
universal. Así, las huestes que secundan la acción de Búcar y 
del Cid, o la de ]\Iudarra y Ruy Velázquez en las gestas, des- 
aparecen en los romances Helo, helo por do viene y A cazar 
va don Rodrigo, para dejar reducida la acción a una aventura 
personal. Las obligaciones y afectos propios del vasallaje y 
de la crianza señorial, con los conflictos que la guerra les crea 
en el poema del Cerco de Zamora, se reducen a un conflicto 
amoroso entre dos compañeros de infancia en el romance 
Afuera, afuera, Rodrigo. Las situaciones de vida militar feudal 
y enemistades caballerescas del romance juglaresco del Conde 
Dirlos, se mudan en la sencilla aventura amorosa del Conde 
Sol. De la confusión y olvido de los nombres propios épicos 
da muestra el citado romance Helo, helo, sobre todo en sus 
versiones modernas; es hecho muy conocido y en el que más 
claramente se ve cómo en la sustitución de lo épicamente con- 
creto por lo novelesco interviene en gran parte la simple defi- 
ciencia de la memoria: el nombre que no se recuerda bien se 
sustituye por otro conocido, o por voces análogas que tengan 
alguna significación, a modo de etimología popular del nombre 
inusitado; los sucesos y costumbres cuyo sentido no se re- 
cuerda ya se truecan por otros familiares a todos. 

En fin, como complemento y resumen de todas estas mu- 
danzas obradas en la trasmisión popular, podemos decir que 
ésta va sustituyendo la narración propiamente épica 



rOESÍA POPULAR V ROMAXCERO 285 

por una intuición lírico-épica. El pueblo posee el sen- 
tido lírico más desarrollado que el narrativo: en el cuento, 
donde la narración no reviste una forma fijada por el verso, 
hace consistir el valor artístico, más que en la forma expositiva, 
en la mera serie de los incidentes, de cuyo encadenamiento 
se destaca una idea poética; en el poema, cuya trama es mu- 
cho más difusa, difícil de retener en conjunto, y cuya forma 
métrica facilita el recuerdo de pormenores expositivos, la me- 
moria popular pierde de vista el conjunto y se fija en cual- 
quiera situación culminante; en ésta, así como en el romance 
amplio, del cual recuerda el conjunto, elimina multitud de 
incidentes, según hemos dicho. 

Al reflejar la situación escogida de la gesta o el asunto de 
un romance amplio, el poeta popular prefiere, más que narrar 
los hechos, actualizarlos, expresando la emoción afectiva o la 
impresión sensual recibida ante la acción que imagina como 
presente a los ojos. En vez de describir, parece que ve las 
personas, y sus gestos, y los lugares en que se mueven; en vez 
de referir un diálogo, parece que escucha hablar a los perso- 
najes, y manifiesta la viveza de la impresión por el frecuente 
uso gramatical del presente histórico en lugar del pretérito. 
El tono lírico invade por todas partes, ora en forma exclama- 
tiva, ora de enumeraciones simétricas, ora rompiendo la tra- 
bada articulación entre las partes del relato amplio, para adop- 
tar transiciones bruscas o final fragmentario. Además, el poeta 
popular aparta gustoso el interés de lo que los personajes 
obran materialmente para concentrarlo en lo que sienten y 
piensan; las palabras que cada personaje dice manifiestan su 
acción como en el drama, de modo que ni siquiera es preciso 
anunciar quién es el interlocutor. Romances hay que supri- 
men toda acción para quedar reducidos a un mero diálogo 
dramático. Otros toman la forma de monólogo (abundan los 
que comienzan con las palabras Vo me era o Yo me esta- 
ba ), en los cuales el protagonista sigue hablando después 

de la muerte para referir lo sucedido después de su último 
momento. Si el caballo del héroe toma parte im¡:)ortante en 
la acción, el caballo hablará también; si el niño recién nacido 



286 R. MENÉNDEZ PIDAL 

concentra en sí el interés, pronuncia palabras prodigiosas; la 
víctima habla para acusar a su matador 

Como vemos, al explicar el tránsito desde el curso lento 
de la narración amplia o desde el estilo erudito o artificioso 
hasta la rapidez expositiva del romance breve, partimos del 
recuerdo deficiente e indisciplinado que el pueblo guarda de 
la producción personal, pero por todas partes hallamos, como 
causa más eficaz, un nuevo espíritu poético que caracteriza e 
informa la poesía tradicional. 

Insistamos, por último, en que todos los cambios reseñados 
son fruto de un proceso largo. Así, aunque a nuestra obser- 
vación escapa el período de orígenes, vemos aún que el aleja- 
miento respecto de la gesta continúa en el romance A^LaJiira 
después de organizado ya en estilo breve, pues pierde recuer- 
dos como el de la salida de Bivar o de la presa de aves, que se 
ven al final de la versión del siglo xv. Después de convertido 
el extenso romance caballeresco del Conde Dirlos en romance 
breve novelesco, avanzó más en su evolución, trocando el papel 
de ambos esposos protagonistas, para convertirse en el nuevo 
romance del Conde Sol. Lo que más nos importa notar es que 
los caracteres del estilo tradicional no lo reviste de una vez la 
canción al constituirse en narración breve, sino en virtud de 
una evolución más o menos larga, según arranque de un estilo 
individual más o menos alejado. A menudo el primer autor 
adopta, espontáneamente o por deliberada imitación, muchas 
formas de estilo popular, y esto facilita el tránsito. Desde 
luego puede establecerse una marcada gradación, según el pri- 
mer original sea ora la gesta, amplísima en su relato; ora el 
romance juglaresco o vulgar, cuya narración es aún muy dete- 
nida; ora el breve romance erudito, casi prosaico en su fideli- 
dad al detalle histórico; ora el romance trovadoresco o artifi- 
cioso, que más que ninguno de los anteriores sabe imitar de 
cerca el estilo tradicional no sólo en sus pormenores, sino en 
su tono semilírico. El caso más interesante y típico es el que 
parte de la gesta, por ofrecer en grado extremo la evolución 
que en los otros se va simplificando. 

El proceso evolutivo no siempre avanza hasta el fin, o bien 



POESÍA POPULAR Y ROMANCERO 287 

el romance se fija por escrito en una etapa intermedia de su 
desarrollo, y así hallamos que muchas veces en una versión 
luchan diversos estilos, pues las tendencias del arte tradicional 
no han llegado a eliminar todas las del arte juglaresco, vulgar, 
erudito o culto. En suma, lo tradicional puede tener diversos 
grados; su desarrollo hay que estudiarlo en íntima relación 
con la evolución misma del texto. 

Wolf y los críticos que le siguen consideran el estilo de 
cada romance tradicional como una cosa uniforme, originaria. 
Child supone que la balada tradicional es obra de un autor 
que escribe en aquella época en que el pueblo, llegado a cierta 
altura intelectual y moral, no se siente todavía hondamente 
dividido en clases por una elevada cultura libresca ni por una 
gran complejidad de organización social, época anterior al na- 
cimiento de la poesía culta ^. Es, pues, una poesía primitiva. 

La creencia de que el estilo tradicional es algo esencial- 
mente primario, inconfundible con todo otro estilo, lleva al 
extremo de afirmar que la índole artificiosa de un original debe 
reflejarse siempre de algún modo a través de todas las trans- 
formaciones sufridas, principio que podemos juzgar por sus 
consecuencias, ya que él sirve a C. Nigra para argumentar vio- 
lentamente que la canción de Donna Lombarda, puesto que no 
ofrece resabios artificiosos, tiene que ser contemporánea al 
suceso histórico del siglo vi a que se refiere -. 

Ahora bien, mi manera de ver es completamente opuesta: 
el estilo tradicional no es fundamentalmente primario; 
la poesía tradicional es una forma derivada de otra que, 
aunque por lo común sea popular también, puede no serlo. 
Así, los romances que Wolf cree «primitivos o tradicionales, 



1 F. J. Child, artículo de la U?i¿versal Cyclopaedia, extractado en 
Publications of ihc Modern Languay Association of America, dic, 1906, 

Págs. 755-757- 

2 Canti popol. del Piemontc, pág. 27. En las páginas 245-246 admite 
la posibilidad de que una composición juglaresca, al pasar de boca en 
boca, se purifique como el oro en el crisol; pero en las páginas 248-249 
insiste en que nunca cambiará enteramente el fondo ni la forma 
del canto juglaresco. 



288 R. MENÉNDEZ PIDAL 

refundidos por poeta erudito o artístico» ^, hemos de juzgarlos, 
por el contrario, en su mayor parte, como romances juglares- 
cos o cultos que no han llegado a revestir enteramente el estilo 
tradicional. Wolf ordena frecuentemente las versiones en evo- 
lución de lo más vago y lírico a lo más concreto y narrativo ~; 
pero dondequiera que podemos observar dos formas fechables, 
sobre todo cuando se hallan cronológicamente muy apartadas, 
observamos, por el contrario, que el proceso va del estilo na- 
rrativo al intuitivo o semilírico. 

La historia de la poesía épica española, a pesar de ser es- 
pecialmente rica en formas arcaicas de la canción épico-lírica, 
no ofrece argumento alburno que apoye la teoría del paso de 
la canción épico-lírica al poema, admitida en formas muy di- 
versas por tantos críticos. Este mutismo del romancero, así 
como el descrédito en que cayó la hipótesis análoga de las 
cantilenas preexistentes a las gestas francesas, son muy con- 
trarios a tal teoría. Reconociendo que en ella, en vez de evolu- 
ción se establece un verdadero salto, se ha querido aminorar 
la distancia salvada suponiendo que el paso del estilo épico- 
lírico breve al más rico y amplio se verifica ya dentro del 
mismo género canción, antes de pasar a poema; tampoco el 
romancero ofrece el menor apoyo a la idea de que el estilo 
épico-lírico sea un grado anterior al juglaresco. Muy al con- 
trario, el romancero, con sus elocuentes y reiterados testimo- 
nios para explicar el paso del poema y del romance narrativo 
extenso al romance breve, épico-lírico, tradicional, nos lleva a 
la idea contraria, manifestándonos que el estilo breve de la 



1 Primavera, II, pág. 421. Yo no rechazo el caso de un romance tra- 
dicional retocado por un juglar o poeta culto, pero lo creo un caso 
más raro que lo que Wolf supone, y no coincido con éste en la apre- 
ciación; así, el Pariese el tnoro Alicante lleva un final erudito, y sin em- 
bargo Wolf no lo coloca entre estos retocados. Otras veces Wolf cali- 
fica de «primitivo» un romance como el del Conde de Niebla, que Mil.í, 
De la poesía, pág. 315, dice que no le parece «de origen genuinamente 
popular». Para mí es también un romance cuyo estilo está a medio 
elaborar por la tradición. 

2 Véase ejemplos que ponemos arriba, págs. 255-259. 



poesía popular y romancero 



poesía épico-lírica procede, por medio de una evolución lenta, 
del estilo amplio, puramente épico. Queda aparte el caso del 
poema en entilo plenamente narrativo que, por crecimiento 
interno, pasa a tomar más amplias proporciones; la historia 
de las gestas castellanas ofrece varios ejemplos, pero no nos 
interesan aquí, a propósito de los romances estudiados. 

R. Menéndez Pidal. 



UNOS TROZOS OSCUROS 
DEL «LIBRO DE APOLONIO 



De los poemas del «mester de clerecía», uno de los más 
interesantes y artísticos es el Libro de Apolonio, y la versión 
que de él se conserva en el códice del Escorial, desgraciada- 
mente es poco satisfactoria y a veces dista mucho del original 
primitivo. Quien intentara estudiar el poema primitivo para 
aclarar en el códice escurialense los yerros que en él se han 
deslizado, se vería frente a más dificultades que las meramente 
paleográficas o las basadas en el descuido del copista. No se 
conoce otro manuscrito del poema castellano que el copiado 
por un aragonés, quien ha dejado en él muchos rasgos de su 
propio dialecto. Por otra parte, el Libro de Apolonio apenas 
ha tenido influencia respecto a los demás documentos litera- 
rios de España. Salvo algún verso o hemistiquio que recuerda 
el Libro de Alexandre, y un romance del siglo xv en que se 
vislumbran ciertas frases del poema del siglo xiii, el Libro de 
Apolonio no ha dejado huellas en la literatura castellana, si 
bien la leyenda del héroe de Tiro fué muy conocida en Es- 
paña hasta fines del siglo xvi ^. 

Por fortuna, hallamos en el poema pruebas suficientes para 
establecer un parentesco entre éste y la historia en prosa lati- 
na llamada Historia Apollonii regis Tiri. Este hecho nos ofrece 
un medio precioso para llegar a conocer la versión primitiva 
del poema. Un segundo recurso enmendatorio es el conoci- 
miento de los demás poemas medievales de clerecía. Todavía 



1 Cfr. Janer, Poetas castellanos anteriores al siglo XV, págs. 283-305. 



UNOS TROZOS OSCUROS DEL «LIBRO DE APOLONIO» 29I 

encontramos otro modo de rectificación, al que debemos pres- 
tar una atención especial; v. gr. : clasificación de los yerros 
cometidos por el descuido del copista, y resultado que la clasi- 
ficación de estos yerros nos pueda dar para estudiar los otros 
pasajes oscuros del poema. 

A pesar de ser bastante clara la letra del manuscrito, se 
notan en él muchos descuidos. Son corrientes las manchas, 
borrones y raspaduras; pero el vicio más notable es la facilidad 
con que el copista se equivoca al transcribir el original. De ello 
resulta que muchos versos quedan ininteligibles y otros oscu- 
ros en su sentido o defectuosos en la sintaxis. Faltan versos 
enteros en siete estrofas, y por lo menos un 25 por 1 00 de los 
versos muestran defectos en el metro o en la rima. Tal canti- 
dad de errores resulta de los descuidos del copista, y sin em- 
bargo podemos afirmar que éste se propuso transcribir exac- 
tamente lo que tenía ante los ojos. ¡Lástima que no hiciese lo 
que quiso hacer! 

Como el del Poema del Cid y el del Poema de Fernán Gon- 
zález, está este manuscrito lleno de faltas. Pero en aquéllos 
vemos muchas correcciones y cambios arbitrarios debidos a 
la voluntad de quienes copiaron los manuscritos, mientras que 
en éste los yerros son, en general, descuidos del copista. Si 
tenemos en cuenta las circunstancias del manuscrito escuria- 
lense y el hecho de ser éste único, es esencial que para la crí- 
tica del mismo estudiemos con atención los yerros no sólo en 
su relación con la letra del siglo xiii, sino con las costumbres 
del copista. 

En nuestro manuscrito encontramos palabras y frases que 
han sido raspadas por el copista después de escritas, pero no 
obstante, podemos leerlas a pesar de la raspadura; en el pri- 
mer hemistiquio de algunos versos vemos palabras que habían 
sido copiadas del segundo con anticipación; en otras ocasiones 
no están copiadas del verso pertinente, y son o bien del ante- 
rior o del posterior; a muchas les faltan letras, sílabas o abre- 
viaturas; con frecuencia se sustituyen ciertas letras o sílabas 
por otras que son semejantes. Estos y otros yerros parecidos 
han venido a darnos la clave para corregir equivocaciones en 



292 C. CARROLL MARDEN 

pasajes dificultosos del poema, y sobre esta base construímos 
las enmiendas que ofrecemos en el presente artículo. 

Uno de los pasajes más oscuros del poema se halla en la 
descripción de la cena que tuvo lugar en el palacio del rey 
Architrastes. Apolonio, huésped del rey, se hallaba tan triste 
que la princesa Luciana se propuso alegrarle, cantando y to- 
cando la vihuela. Todos aplaudían la habilidad de la hija del 
rey; pero no Apolonio, que permanecía taciturno. Contestando 
éste a las censuras de los demás, habló algo desdeñosamente 
de la música de la princesa y se ofreció a tocar la vihuela, 
haciéndolo con tanta destreza, que 

Todos por huna boca dizien z afirmauan 

Que Apolonio Ceteo meior non violaua; 

El cantar de la dueyna que mucho alabauan 

Contra el de Apolonio nada non lo preciauan. (Estr. 190.) 

¿Quién fué este Apolonio Ceteo.^ Klebs, en su admirable 
estudio del poema, confiesa que el pasaje es ininteligible tanto 
para él como para todos los hispanófilos a quienes sometió el 
problema ^; nota que el verso oscuro fué sugerido por la parte 
correspondiente de la Historia latina: «et ita fecit, ut discum- 
bentes non ApoUonium sed Apollinem existimarent» -. Pero 
cree que a causa del espíritu cristiano y teológico del poema, 
no es permisible ver en Apolonio Ceteo el nombre de Apolo 
seguido de algún epíteto. Por otro lado, no encuentra en la 
antigüedad ni en la Edad Media ningún Apolonio que pueda 
servir como modelo de acabado músico; y por último, no ve 
aclaración alguna del Ceteo. 

De los reparos de Klebs sólo diremos que tiene escaso 
valor su oposición al uso del nombre de Apolo a causa de ser 
éste el nombre de un dios pagano. El nombre de una diosa 
pagana, Diana, se halla en la estrofa 579, y en todo el curso 
del poema el poeta castellano nunca olvida que está narrando 
la historia de héroes paganos. Esta idea tiene su expresión 

1 Die Erzáhhmg von Apollonius aus Tynts, Berlín, 1899, pág. 394. 

2 Cfr. edic. Riese, Leipzig, 1893, pág. 31. 



UNOS TROZOS OSCUROS DEI. «LIBRO DE APOLONIO» 293 

más completa cuando el autor, lleno de admiración por el rey 
Architrastes, exclama : 

Si cristiano fuesse z sopiesse bien creyer, 

Deuiemos por su alma todos clamor tener. (Estr. 551.) 

Pues bien: dejando por el momento toda cuestión de his- 
toria literaria y erudición medieval, miremos el pasaje desde 
el punto de vista antes enunciado, o sea la paleografía y las 
costumbres del copista, teniendo en cuenta que éste quiso 
transcribir fielmente lo que creía ver en el original. En primer 
lugar notemos que la rima de la estrofa es auan, pudiendo 
leerse con toda seguridad en el segundo verso violaiian, repo- 
niendo la n que el copista dejó de copiar. Salta a la vista que 
el sujeto del verbo violauan ha de ser plural, que Apolonio 
Ceteo ha de ser dos personas, no una, y que los dos nombres 
de persona han de estar ligados por una conjunción. Pero por 
ser métricamente correcto el hemistiquio actual donde aparece 
Apolonio Ceteo, no es posible añadir sílaba alguna, y tenemos 
que buscar dentro del hemistiquio la conjunción perdida. Es 
natural que veamos ésta en la última sílaba de Apolo-nio, la 
cual debe de ser ;////, y podemos leer: Apolo nin Ceteo. Te- 
niendo presente que debían de ser músicos célebres las dos 
personas con quienes los del banquete parangonaban a Apo- 
lonio, el Ceteo se hace lógicamente Orfeo, y podemos leer como 
restauración del verso estropeado: 

Que Apolo nin ' Orfeo 2 meior non violfiuan. 



1 No ofrece dificultad el uso del plural del verbo cuando la con- 
junción nift liga los dos miembros del sujeto; cfr. : 

Dizian cjue Dionisa nin su conpanyera 

Non vallen contra ella huna mala erueia. (^Estr. 367.) 

A Tarssiana con todo esto nin marido nin padre 

Non \a podlcn ssacar de bragos de su madre. (Estr. 591.) 

2 Sera de interés notar que en la parte correspondiente de su 
Panteón, Godofredo de Viterbo dice: 

Surgit Apollonius facie formaque decora. 
Intonuit cithara, dedit organa voce sonora. 
Visus eis satis est Orpheus arte bona. 
Edic. Singer, en su Apollonius aus Tynis, Halle, 1S95, P'^g- '57' 



294 C. CARROLL MARDEN 

Otra ilustración de un nombre propio alterado por des- 
cuido del copista se ve en el apellido de aquel «ombre bueno» 
que fué el primero en saludar y aconsejar a Apolonio cuando 
éste desembarcó en Tiro: 

Vino hun ombre bueno, e layco z cano, 

Era de buena parte, de días angiano, 

Metió en el mientes, priso lo por la mano. 

Aparto se con el en hun campiello plano. (Estr. 68.) 

Parece que el primer verso no ofreció dificultad a Amador 
de los Ríos, puesto que lo cita en parte y sin comentario: 
«ome bueno, layco et de dias anciano» ^. Singer sugiere 
«hun ombre bueno llamado Elicano», apoyándose especial- 
mente en la forma HeUqiiain de la versión francesa en prosa, 
conservada en la Real Biblioteca de Viena, y en la forma Heli- 
can del Confessio amantis de Gower ^. Si admitiésemos la 
enmienda de Singer como lectura de la versión del manus- 
crito que servía de base para el escurialense, difícil sería com- 
prender cómo nuestro copista hubiera podido ver en llamado 
Elicano las palabras e layco z cano que él puso en su copia. 
Claro está que la lectura de Singer ofrece una aclaración del 
cano, pero el resto de su lectura dista mucho de la conservada 
en el manuscrito del poema. 

Si ahora examinamos la versión de la Historia latina que 
se conserva en el códice oxoniensis, veremos que el «ombre 
bueno» se llamaba Elanicns ^, nombre que regularmente se 
haría Elánico al pasar al castellano. Teniendo en cuenta esta 
forma del nombre, podemos suponer, y casi afirmar, que 
nuestro copista transcribió fielmente el original, con sólo la 



1 Hist. crít., III, pág. 289. 

2 Obra citada, pág. 43. 

3 Cfr. edic. Riese, pág. 13: «Et ueniens Apollonius Tharso euasit 
ratem, et dum ad litus maris deambulat, uisus est a quodam Elanico 
nomine ciue suo, qui ibidem superuenerat. Et accedens Elanicus ait 
ad eum 'aue, domine Apolloni'. At lile salutatus fecit quod potentes 
faceré consueuerunt: spreuit hominem. Indignatux settex iterato ait 
'aue, inquam, Apolloni, resaluta et noli despicere paupertatem hones- 
tatis moribus decoratam'.» 



UNOS TR020S OSCUROS DEL «LIBRO DE APOLONIO» 295 

omisión de la abreviatura de la letra ;/, es decir, elayco. Así, 
podemos restaurar 

Vino hun ombre bueno, Elanyco el cano. 

El atributo cano concuerda admirablemente con el de dias 
anciano del segundo verso, y con el senexáit la Historia latina. 

Siguiendo la anécdota del «ombre bueno», vemos que 
Apolonio ofrece pagarle sus valiosos servicios. Pero aquél, 
mostrando admirable hidalguía, rehusa aceptar dinero en pago 
de la amistad que había mostrado a Apolonio; y luego léese 
en la edición de Janer: 

El amico de miedo que serie acusado 

Porque con Apolonio fagie tan aguisado, 

Despidiosse del Rey, su amor asentado, 

Torno pora la villa, su manto añblando. (Estr. 78,) 

La lectura del manuscrito es E lanico ^, en vez de El amico, 
y con ello reconocemos otra vez a nuestro antiguo amigo 
Elánico. 

Como tercera ilustración al consabido descuido del copista 
estudiemos cierta alteración, que daña no sólo al sentido del 
verso, sino también a su rima. En la escena donde Apolonio 
visita el sepulcro que cree ser de su hija Tarsiana, queda su- 
mamente sorprendido ante el hecho de que «non pudo echar 
lagrima» : 

Torno contra si mismo comengo de asmar: 

«¡Ay, Dios, que puede esta cosa estar? 

Si mi fija Tarsiana yoguiesse en este logar, 

Non deuien los mis oios tan en caro se partir.» (Estr. 449.) 

Visto que el último verso de la estrofa es ininteligible y 
que la rima debe de ser en -aj-, parece evidente que la lectura 
se partir es error del copista. Cuervo sugiere como lectura 
posible apartar -; pero tal lectura ofrece dificultades. En pri- 



1 La n de esta palabra es algo indistinta a causa de vma corrección 
en la a que le precede; pero la letra es indubitadamente n. 

2 Dice, de construcción y régitnen, II, pág. -¡(^b. 



296 C. CARROLL MARDEN 

mer lugar, resultaría demasiado largo el hemistiquio; además, 
Cuervo no aclara la significación de la frase apartarse en caro, 
frase que nos es desconocida en otros documentos castellanos 
de la Edad Media. Sabemos por las citas de Cuervo que «te- 
ner en caro» significa 'tener en mucho', y que «caro» vale a 
veces tanto como 'gravoso', 'dificultoso'; pero estos informes 
no ayudan a la interpretación de apartarse en caro en su rela- 
ción con el resto de la estrofa. Además, aceptando la lectura 
apartar como la de una versión perdida, nuestro copista, para 
ver en ella la palabra partir^ hubiera tenido que quitar una a 
inicial y sustituir -tar por -tir, aunque la vocal a no se parece 
en nada a la /. 

Desde el punto de vista paleográfico se ofrece una aclara- 
ción más probable, si suponemos que la lectura original fuese 
se parar ^, dado lo mucho que se parecen las sílabas -ar y -tir 
en la escritura francesa del siglo xiii. En efecto, la frase pa- 
rarse en caro cuadra admirablemente con el sentido y con- 
texto del pasaje, y su significación queda comprobada por las 
citas que siguen: 

La Crónica General, en uno de los capítulos sobre el rey 
D. Sancho III de Castilla, cuenta de cómo un monje caballero, 
Diago Velázquez, suplicó a su abad que demandase al rey el 
castillo de Calatrava a fin de defenderlo contra los árabes: 

«Et esse monge Diago Velasquez cauallero, ueyendo al rey 
Don Sancho metudo en cuedado por el peligro et la guarda de 
Calatraua, llegosse a aquel abbad don Remond, et apartosse 
con el et amonestol et consseiol que demandasse Calatraua al 
rey. Et ell abbat, maguer que se paro en caro de comiendo, 
en el cabo otorgo a aquell cauallero su monge lo quel ro- 
gaua» ^. 

Este pasaje está basado en el De Rebus Hispaniae, lib. VII, 
cap. XIV, del arzobispo D. Rodrigo Ximénez de Rada: 

«Qui videns Regem solicitu pro discrimine Calatrauae, 
suasit Abbati, ut a Rege peteret Calatrauam, et licet abbas se 



' Léase: (tan) en caro se parar (o: tan en caros(e) parar). 

2 Primera Crónica General, edic. R. Menéndez Pidal, pág. 66747, 3. 



UNOS TROZOS OSCUROS DEL «LIBRO DE APOLONIO» 297 

á principio retraxisset, demun consentit monacho, olim militi, 
supplicanti, et accidens ad Regem petiit Calatrauam» ^ 

Con ayuda del testimonio confirmativo de retraxisset ve- 
mos que el pararse en caro de la Crónica General significa 
'refrenarse', 'abstenerse' o 'contenerse'. Otra cita de la misma 
Crónica también ilustra esta significación; v. gr. : cuando el 
conde D. Fernán González acepta el hospedaje del pobre 
monje D. Pelayo, aun cuando la comida ofrecida no consiste 
más que en pan de ordio y agua: «El conde non se le paro en 
caro, mas fizo lo quel aquel monge don Pelayo rogaua» ^. 

Los versos estudiados sólo son tres o cuatro de los muchos 
oscuros que en el poema se encuentran. Si parecen admisi- 
bles las enmiendas propuestas y aceptable la teoría de des- 
cuidos determinables del copista, pudiéramos haber hallado 
un medio de restaurar otras lecturas del poema primitivo. 

C. Carroll Marden. 



1 ScHOTT, Hispania Illustrata, Francoforti, 1603, II, pág. 118. 

2 Primera Crónica General, pág. 393 ¿, 34. 



Tomo III. 



MISCELÁNEA 



ALLÁ VAN LEYS O MANDAN REYS 



Atendiendo al pasaje de la General Est07'ia de Alfonso el 
Sabio que a continuación transcribo, el conocido refrán alia 
van leys o quieren reys tuvo otra forma en la que el 
verbo mandan sustituía al quieren. Al hablar de la ley del 
tallón, apoyándose en el Levítico, XXIV, 1 7 -2 1, y en Pedro 
Comestor, Historia Scholastica, Levít., XXIX ^ el compilador 
de la GralEst glosa por cuenta propia la facultad soberana de 
adecuar a su tiempo las antiguas leyes, y añade también de 
su cosecha: 

E por esta razón fizieron los reys aquesto, ca non por sus uolun- 
tades nin por sabor que ouiessen de mudar e renouar fueros; onde 
esta palabra que traen las yentes como por fazanna et dizen alia uan 
leys o mandan reys, bien diz a qui bien lo quiere entender. Et 
uerdad es que las leyes alia uan o los rej'S mandan, ca ellos las mudan 
segund lo que es razón e derecho en castigar los malos, por mantener 
en justicia e en paz a los buenos. Mas algunos toman aquella palabra 
mandan dotra guisa, e trabaian se de poner esta otra palabra quie- 
ren alli o dize mandan, e dezir alia uan leys o quieren rej-s; 
e non es assi, ca si las leys o los fueros alia fuessen o los reys quisies- 
sen los omnes todos serien buenos, e las leys e los fueros otrossi todos 
buenos e sin toda pena 2. 

La General Estoria nos atestigua la coexistencia de las dos 
formas del proverbio y desautoriza la que encierra el verbo 



1 Edic, en Migne, Patr. lai., CXCVIII, col. 12 14. 

2 Ms. Bibl. Nac. Madrid 816 (del siglo xiii), fol. 260 b. 



MISCELÁNEA 299 

quieren, ya que puede sugerir más fácilmente la idea de ar- 
bitrariedad. Cierto que tampoco mandan está exento de pe- 
ligros, aunque lo prefiere porque «bien diz a qui bien lo quiere 
entender.). Pero insistiendo en el más peligroso quieren, lo 
rechaza sin aludir ni remotamente a la arbitrariedad que en 
este caso indica el verbo, sino manifestando — con gran con- 
fusión — que quieren implica inexactitud. 

No se hace eco, por tanto, del verdadero sentido malicioso 
que desde su origen tuvo el alia van leys do quieren 
reys. Este dicho nació — según nos cuenta el historiador 
Rodrigo de Toledo ^ — como comentario al abuso cometido 
por el rey Alfonso VI al imponer el oficio galicano sobre el 
toledano o mozárabe, a pesar de las pruebas y milagros acae- 
cidos en contra de aquella liturgia. 

La frase del arzobispo de Toledo, quo volunt reges 
vadunt leges, parece la latinización de este proverbio, que 
por la fecha del hecho histórico que le originó — fines del 
siglo XI ^ — hemos de suponer nacido en castellano. Pudiera, 
pues, haber tenido como primitivo orden de las palabras el 
que nos conserva la Primera Crónica General, cap. 872 ^, en 
la traducción del pasaje de D. Rodrigo: O quieren reys, 
alia uan leys. Este orden está asegurado también en algu- 
nos Diccionarios de la Academia *. 

La definitiva forma, allá van leyes do quieren reyes, 
con el plural fonético reys, leys, o sin él, se encuentra ya 
en algunas crónicas derivadas de la Primera ^ y es la regis- 
trada en todos los autores y refraneros. Para no citar sino los 
importantes, diré que figura en el marqués de Santillana, Re- 



1 De rebus Hispaniae, VI, 25. 

2 Férotin, Le líber mozarabicus sacramentonim, París, 191 2, pá- 
gina ix. 

' Edic. Menéndez Pidal, Madrid, 1906, pág. 543^57. 

* Apud Haller, Altspa7iische Sprichworter, Regensburg, 1883, pá- 
gina 118. La decimocuarta edición del Diccionario, Madrid, 19 14, tam- 
bién da esta forma, s. v. rey. 

5 Véase la Coránica del famoso cauallero Cid Ru\ Diez Campeador. 
Reproducción de Huntington, fol. xxix í/. 



300 MISCELÁNEA 

franes ^; en Juan de Valdés, Diálogo de la Lengua ^; en Sebas- 
tián de Horozco, Refranes glosados ^\ en Camoes, Disparates 
da India '^, quien modifica también el refrán en la vao leis 
onde querem cruzados ^. Añádanse los títulos de dos co- 
medias, una de Guillen de Castro ^ y otra probablemente de 
Lanini, que lleva el subtítulo de Mozárabes de Toledo y cuyo 
asunto es el que dio origen al proverbio, aunque desarrollán- 
dolo de manera muy favorable al rey Alfonso VI '. 

Por fin este refrán se altera, siguiendo la costumbre de los 
Panzas del Quijote, en boca de Teresa, que dice: allá van 
reyes do quieren leyes ^. Nada de particular tiene, pues 
este proverbio no se usó ni se sigue usando más que por gen- 
tes leídas, aunque Cervantes lo iniciase en su forma correcta 
en boca del barbero del yelmo ^. A. G. Solalinde. 



' Edic. Amador de los Ríos, Madrid, 1852, pág. 506. 

2 Edic. BoEHMER, Rom. Stud., 1887, págs. 391 y 496. 

3 Bol. Acad. Lsp., 191 6, III, pág. 107. 

* Apud C. MictiAÉLis DE Vasconcellos, Tausend portugiesische Sprich- 
worter, núm. 61 1, en Festschrift Adolf Tobler, Braunschweig, 1905. 

5 Apud VirEKBO, Portugalia, I, 1901; núm. del refrán, 125. 

6 Vid Mérimée, L'Art dramatique a Valencia, Toulouse, 19 13, pági- 
nas 620 y 701. 

' Ms. Bibl. Nac. Madrid 14887. No es la segunda parte de la de 
Guillen, ni tienen asunto parecido. Rectifiqúese esto en Paz y Melia, 
Catálogo , pág. 20. 

8 Cervantes, Quijote, II, v; véanse notas de Rodríguez Marín, en 
sus ediciones de Clásicos Castellanos, Madrid, 191 2, V, pág. 107, y 
crítica, 1 916, II, pág. 473. 

9 Quijote, I, xLv; véase nota de Rodríguez Marín, edic. crítica, III, 
pág. 326. Como poco usado en Chile lo da Cannobbio, Refranes chile- 
nos, Santiago de Chile, 1901, pág. 69. 



MISCELÁNEA 3OI 



DIALECTALISMOS 



El no haberse estudiado aún de un modo suficiente las formas vul- 
gares del castellano, ha permitido que se miren muchas veces como 
elementos independientes formas que se descubren en las regiones de 
los dialectos, y aun que se consideren como dialectalismos los tipos 
que en el castellano aparecen en desacuerdo con la lengua escrita o 
con otros tipos de palabras. Un mejor conocimiento de la lengua ha- 
blada y de sus variantes dentro de la zona del castellano permitirá 
ir determinando los verdaderos dialectalismos trasmitidos a distan- 
cia, las isoglosas fronterizas de invasión histórica o de penetración 
figurada, las variantes subdialectales internas y las formas que, siendo 
típicas, aparecen como excepcionales por el predominio de otras de 
la lengua oficial. 

Pensando que la determinación de la zona de influencia del navarro- 
aragonés en el oriente y norte de Soria, y del leonés en el norte y 
occidente de Burgos y en el occidente de Ávila, ayudaría a deslindar 
algunos de estos fenómenos procedentes del contacto de otros que 
son propios del castellano, he recogido — ya en los mismos lugares, 
ya de naturales de ellos, pero siempre con observaciones repetidas — 
algunas formas consideradas como dialectales. Estos casos, que paso 
a discutir de un modo sumarísimo, permiten conjeturar que si tipos 
como enejo, buriaco, acaldar, sel>nana,jondo, etc., son verdaderos dia- 
lectalismos, otros muchos, como juevar, bues, jiterza, conozgo y acaso 
alguno de los admitidos comúnmente por tales, como nalga, no deben 
excluirse del castellano por el solo hecho de discordar de leyes foné- 
ticas, quizá prematuramente formuladas. Estos datos y estas obser- 
vaciones que publicamos ya se comprenderá, dada la complejidad del 
problema, que no pueden tener más carácter que el de adelanto de 
un trabajo apenas iniciado. 

1. El diptongo ie. Las antiguas formas castellanas con ie ante s agru- 
pada, mantenidas en el asturiano, viéspera, piescu, se conservan en una 
zona de Castilla. Priesco, en Soria, en Burgo de Osma (Fresno de Ca- 
racén); perisco, en Briviesca (Barcina de los Montes), parece un caso 
de analogía popular (con pera). Aviespa la he registrado en Reinosa, 
de Santander (Orna, Ouintanilla de Rucandio); en Villarcayo, de Bur- 
gos (en todo el partido); en Villadiego (Villamartín, Peones de Ama- 
ya); Briviesca (Briviesca, Castil de Lences, Barcina de los iNIontes); 
Burgos (Zumel, Celada del Camino, Nuez de Abajo, Villasur de He- 



302 MISCELÁNEA 

rreros, Las Celadas); Roa (Lahorra); Aranda (Oquillas); Salas (Castri- 
11o de la Reina, Jaraniillo de la Fuente); Lerma (Revenga de Muñó); 
más hacia el este parece que se borra este fenómeno, reapareciendo, 
sin embargo, en algún punto, como Agreda (Beratón); es chocante la 
falta del diptongo en avespa, Poza de la Sal (Briviesca); Retuerta (Ler- 
ma), etc.; comp. nésparo, Libro del Caballero, XLIV. Niéspera alcanza 
aproximadamente los mismos límites : ofrece la forma tiie'sparo en 
Ríosequillo (part. de Villarcayo), y en ISIontorio (part. de Villadiego V, 
comp. el and. níspora; la forma iiiespo es de Ouintanilla de Rucandio, 
de Reinosa. 

A los casos de adiptongación etimológica vulgar frente al diptongo 
irregular de la lengua c\í\\a, plegó, fregó, debe añadirse médica mel- 
ga '; aparece especialmente frecuente en Briviesca (Briviesca, Poza de 
la Sal, Revillagodos, Castil de Peones, Barcina de los Montes); pero 
la hallo en otros partidos, Villarcayo (Brizuela); Burgos (Villasur de 
Herreros); Lerma (Covarrubias); Belorado (Cerezo de Río Tirón). En 
Soria, en Medinaceli (Aguilar de Montuenga), y en Ávila, en El Barco 
(Aliseda de Tormes) y Arenas de San Pedro. 

2. El diptongo ue. La diptongación etimológica del leonés con yod 
siguiente se halla en cólligo cuejo en el extremo norte de Burgos, al 
menos en el valle de Losa; es también de Segovia. La diptongación 
de cuerto, general en Soria y Burgos, y la de cuerro, frecuente en todo 
el norte de Burgos, creo que obedece a la influencia de r, como mas- 
tuerzo nastürciu. 

Dejando a un lado la ley conocida de sarta, arveja, etc., que es 
más antigua que el castellano, parece vislumbrarse también la ley 
o (o ü) > 9 ante r en ciertas condiciones; así se explicarían el galle- 
go qrde, cqrto, qrgollo, etc.; el port. cqrte, iqrta, qra, ¡tiro; el anti- 
guo fr. tiicrnent; el fr. de la Hague suerd, fiierk; el rét. fuern, y tan- 
tas otras formas románicas. Las divergencias no pueden chocar si se 
tiene en cuenta que existían en latín, donde las dos direcciones (dia- 
lectales, o lo que sean) o> ü y o> ó (Sommer, Handbuch, pág. 65) habían 
creado los tipos úohlcs forte y Fortunata, CIL, VI, 1121^ fornus y fur- 
nus, y probablemente un tercer tipo ü>ü. En vista de la persistencia 
de estas divergencias no puede insistirse mucho en las formas escri- 
tas, ya que a su lado podían coexistir las otras; si con una o original 
se nos acusan de un lado forte, porcus, cortex, corpus; de otro orno, 
forma, Fortunata; de otro nastürtitwi^ ürsus, cürviis, gürdus, furca, 



1 Véase el párrafo 16. Entiéndase esta irregularidad etimológica con relación 
al latín clásico; por lo que hace a friego, pliego creo cierto que no se trata de 
innovaciones del castellano, pues freco está atestiguado (Sommer, Handbuch, 
pág. 62) y la suposición de un vulgar *pleco no puede ser más obvia en vista de 
plecto y jtXéxco (Walde, 593). 



MISCELÁNEA 3O3 

curtus (véanse todas las etimologías en Walde, s. v.), y de otro, según 
mi hipótesis, *ciLrtus, */ürca, *sürdus, etc., no será violento pensar 
que las formas opuestas románicas se remontan a una alternativa 
latina; así, masíuerzo se remonta al original *nastürtiu *nasum- 
torctiom, lo mismo que torqueo tuerzo; frente a scorteu escuerzo 
hay que referir su análogo corclio a *(s)cortice o a *(s)cürtice; 
si corto se refiere a cürtu no es absurdo referir cuerto a *c6rtu 
y cuerro a *corro, y la mismo otras formas románicas que no sean 
clara transformación posterior. La hipótesis de ií)>ü explicaría mu- 
chas formas, como el port. curto, surdo; el piamontés kürt; las formas 
del valle de Gadera kürt, sürd, fürka (Meyer-Lübke, Gram., I, pági- 
na 143); el cast. zurdo, etc. 

3. CJ POR o \ wc INICIAL. Aunque este fenómeno es frecuente en 
gallego 5' leonés (gall. custar, cutnodidade, cúrame), no creo que haya 
asomo de dialectalismo en los pocos casos del castellano, como cunio- 
didad , etc. Nusotros y vusotros suele citarse como característico de 
Asturias y Santander; es de toda Castilla y se trata, además, de un 
caso no fonético, sino de contaminación morfológica, nusotros y vus- 
otros según t/¿, sus, por os, con la s de se y la u de tiL Gurrión (cfr. gu- 
rriato), tan frecuente en León como en Castilla, es tan regular como 
murió. M. Pidal, C. de Alio Cid, I, pág. 148, sospecha que el cum del 
P. del Cid, 1735, 2930 y 3518, pueda ser forma leonesa; mas esta forma 
se halla aún algo en la lengua vulgar, 3^^ abunda en los documentos 
burgaleses del siglo xiii, ya sola, ya alternando en un mismo docu- 
mento con cuerno [y. Col. diplomática del monasterio de las Huelgas, I, 
39^, 40 a, 43, 44 d, 45 b, 49 b, 75 /, 75 k, 83 a, 94 b). 

4. E FINAL. Merece anotarse el caso de rede; además de las locali- 
dades leonesas, M. Pidal ^ cita algún caso extraño, como La Roda 
(Albacete); esta forma es corriente en toda la provincia de Soria y 
Burgos; de Ávila no poseo más datos que de Arenas de San Pedro y 
Barco de Ávila. El clásico felice es aún frecuente. Sólo aisladamente 
he hallado la forma cuchare en el partido de Salas (Ca razo), al lado 
de la común cuchar. Ce'spede, huespede y trébede son las únicas formas 
vulgares; la oposición entre trébede y el ant. treude queda inexpli- 
cada. Creo que en todos o en algunos de estos casos puede haber 
reacción del plural, fundada en la analogía de los tipos fuelle, fuelles; 
breve, breves. 

5. BuE, GüE. Estas formas, tenidas por leonesas, son triviales en las 
provincias de Burgos y Soria. Su explicación ha suscitado diversas 
opiniones; para los que admiten el proceso regular -ee y -ei, -oe > -oi 
sólo puede ser buey la forma etimológica; Hanssen, Gram., § 164, que 
no admite este proceso, tiene a buee bue por etimológico, mientras que 



í Revista de Archivos, XIV, pág. 156. 



304 miscelXnea 

buey no es en este caso sino formación analógica de rey, ley, normal- 
mente obtenidas, según él, de *rey(e), *ley(e). Rechazando esta opinión 
5' suponiendo que ee finales dan ei, y ee internas dan e ', tenemos que 
admitir para explicar bue y bueis reacciones recíprocas entre el singu- 
lar y el plural, admitiendo que las formas normales son buey, bues, y 
que de éstas se han derivado bue según bzies, y bueis (vulgar en toda 
Castilla) bueyes según buey. La pérdida extraña de v es para Hanssen 
un caso de disimilación 2. 

6. yEPÉNTicA EN LA TERMiNAcióv. La hallo en buriaco en Segovia, 
en Santander, Castro-Urdiales (Ontón) y en Arenas de San Pedro, de 
Ávila; en esta provincia alterna con las formas buraco de Barco de 
Avila (Aliseda de Tormes) y burato de Arenas de San Pedro (Villarejo 
del Valle). Quicids vive en parte de Ávila, en Arenas de San Pedro 
(El Arenal), Barco de Ávila y Arévalo, en Valladolid y Palencia, en el 
partido de Roa (Burgos) y en Segovia. Se cita en leonés deliriar, que 
es trivial en Castilla, formado según delirio. 



* No puede admitirse que rey, ley provengan de rey(e), ley(e), entre otras 
razones, porque el disilabismo dominante de estas palabras en los primitivos 
poemas habría que reducirlo a un fenómeno artificioso. E. Staaff, Éttide sur les 
pronoms abréges en anden espagnol, pág. 91. De los ejemplos que pudieran adu- 
cirse contra nuestra regla, -ee '>-ei(rei, ¡ei) -ee- > -e- (sed, ved), ninguno me parece 
concluyente. 5í contra el ant. seiy ve\\áe. son formaciones analógicas según los 
plurales sed, ved, y a la vez según las terceras personas importadas del subjun- 
tivo, sea, vea; fee, fe al lado del ant. fei poco puede probar, por ser un cul- 
tismo. Más fuerza tienen aparentemente los ejemplos contra el proceso -ee- >-<r-/ 
el caso nieitad sería convincente si el antecedente fuese tneetad; pero las formas 
románicas con /, el paralelo nieyanedo y la ley fonética dy y y del latín vulgar 
autorizan a suponer un antecedente Jiiey(e)tat; en tneismo, necesariamente el 
antecedente es meestno; pero aquí, sin apelar a la forzada explicación de Baist, 
Grundriss, I, pág. 696, mi mismo, hay dos argumentos suficientes, bien aceptando 
la explicación de Meyer-Lübke, Grant., I, § 118, para el fr. meisme, de meesme, 
fundada en la atracción de -isme (para el castellano -ismo), bien apelando a la ley 
fonética, mal definida, pero cierta, de la influencia de s, que se descubre en 
marisma y obispo, así como, aunque parezca caso diferente, en las reducciones 
de ie (v. KrCger, iVestspan. Mundarten, §§ 80, 81); en las formas personales del 
verbo -ees > -eis poco puede insistirse por la acción de la analogía que perturba 
toda la flexión; dudéis, teméis, etc., al lado del ant. dudes deben mirarse como 
formaciones analógicas de los demás tiempos y flexiones (dudáis, dudabais, 
partáis, etc.), según ocurre en el vulgar temis (por sentis) y en el común amasteis, 
y que en último caso, por ser agrupaciones iniciadas en el siglo xrv, no sirven 
para contradecir los casos de ley, buey. 

2 Así debe de ser, aunque no sería extraño que en la hipóstasis de formas, 
tan natural en una flexión complicada (bovem era anormal, rehecha en vez de 
*bum sobre los casos oblicuos), existiese un acusativo *boe rehecho sobre el 
nom. *bous, o sobre el gen. pl. boum, como ocurre en el umbro bue (esto es, boe). 



MISCELÁNEA 305 

7. Conversión de/" evJ. El caso general jondo, jumo, etc., lo hallo 
únicamente en regiones próximas a la zona leonesa; en Ávila se halla 
en una zona mal precisada, poseyendo sólo datos de El Barco de Ávila 
(Gilbuena, Encinares) y Arenas de San Pedro (El Arenal, San Esteban 
del Valle). Rejtinjuñar se usa en Villadiego (Valdehumada, Viliamar- 
tín); Burgos (ZumeD; Miranda, Villarcayo (Junta de Puentedey), y en 
Arenas de San Pedro, de Ávila (Villarejo del Valle). Acusando cierta 
proximidad del leonés es sorprendente hallarlo en algún punto de 
Soria, como Almazán (Momblona). Jutr, especialmente en las formas 
con y, huye, etc., es común en todos los partidos de Soria y Bui-gos, no 
ofreciendo duda de su origen castellano. Del mismo modo los casos 
ante we : jué, juendo, juerza, juera y ajuera, usuales en todas las regio- 
nes de estas dos provincias, prueban que en este caso especial la 
conversión es castellana; puede pensarse que ante we se convirtió la 
h laríngea en la velar x por atracción de la velolabial w, pronuncián- 
dose xwerza en vez de ]xwerza \ diferenciados ya TLVierza y hacer, si- 
guieron distinta suerte, manteniéndose en el pueblo la x de xv/erza, 
mientras que en la lengua culta se volvió al sonido labiodental (véase 
Krüger, op. cit., §§ 225 y sigs.). En cuanto dijuente parece haberse per- 
dido, ya que no la encuentro más que en algún punto suelto de occi- 
dente, como en Guisando, de Arenas de San Pedro. Huelga, bajo la 
influencia de /lolgar, no es chocante; huesa ha debido sufrir la influen- 
cia de hueso; juerga, si no está contradicho por datos históricos, debe 
mirarse como la forma normal, sin necesidad de buscarle origen an- 
daluz. En camh'io^ jaca y jainelgo, si es cierta la etimología famelicu, 
parecen referirse a este origen. El caso de barajustar y desbarajuste, 
por barahustar, bastaría a explicarlo la atracción de barajar o de jus- 
tar. Jesa 2 'dehesa' es una forma no castellana del occidente de Ávila, 
que he anotado, entre otros puntos, en Gilbuena (Barco de Ávila). 

8. Ñudo. Las formas ñudo, nublo, anotadas como arcaicas en el 
Diccionario de la Academia, son actuales: la primera es de uso gene- 
ral; la segunda es frecuente en Soria. No parece que haya que pensar 
en importación alguna, sino en la influencia de añublar ann ubilare ^, 
añudar annodare. 

9. Alternancia entre z(c), s,j, ch. El problema es sumamente oscu- 
ro, y no intento sino hacer aquí alguna breve observación. Una cuestión 



1 Parece que hay que desterrar la idea de la conservación de la/ latina ante 
ue, pues son triviales las antiguas formas con hue. Comp. el gascón huek. 

2 Se halla en el extremeño de las poesías de Gabriel y Galán y en Andalucía. 

3 Meyer-Lübke, Grani., I, § 420, admite como posible para nublo el proceso 
niublo, *nihulo; pero no parece admisible otra pronunciación en España que 
nebola, con e abierta; reconoce en cambio para ñudo la influencia de añuda *an- 
nodat (annodare es histórico; v. Maigne d'Arnis, Lexicón). 



306 MISCELÁNEA 

previa sería clasificar las voces de origen ibérico; en las latinas, además 
de las leyes fonéticas, sería preciso atender a muy diversas razones 
externas antes de atribuirlas a uno u otro intermediario. Así, en voces 
de presunto origen o influencia vascuence se dan triples y cuádruples 
alternativas entre z (c), s,j, ch; por ejemplo: cirria se usa en Álava, en 
Burgos, en Briviesca y Belorado (Belorado, Cerezo de Río Tirón); en 
Ávila, en el Barco (Aliseda de Tormes), y en Soria, en Agreda (San 
Pedro Manrique); sirria es aragonés; sirlia se halla en Soria, en Agreda 
(Beratón) y Almazán (Arenillas), y sirle lo hallo en Soria, en Agreda 
(Tajahuerce); Medinaceli (Judes, Aguilar de Montuenga); Almazán 
(Momblona, Riba de Escalóte), y Soria (Quintana Redonda), y en Fa- 
lencia, en Astudillo (Torquemada);yz>v-/a se encuentra en Salas (Neila) 
y Aranda (Gumiel de Hizan), y jirle es la forma común en las provin- 
cias de Soria y Burgos; chirle es la cuarta forma consignada en el Dic- 
cionario de la Academia. El bilbaíno seruga es ceruca en Álava; yVrz/f a 
se usa en Burgos (Zumel, Villasur de Herreros, Nuez de Abajo) y en 
Villadiego (^\ox\.\.ox\o)\ j aruva, en Lerma (Retuerta);yar«^a, en Lerma 
(Covarrubias, Iglesia Rubia), y Jeruga es la forma común en la provin- 
cia de Burgos. En la evolución del prefijo latino sub- creo que no 
puede aislarse el caso zo-, za-, sino que es preciso ver si se trata de un 
problema de conjunto o de diversos casos de evolución fonética condi- 
cional, hasta ahora no precisados; en el primer supuesto las variantes 
con z, zozobrar, zahondar, zabordar, za?nbucar, zambullir, zampear, con 
j, Jamerdar, y con ch, chapuzar, chapodar, podrán acusar una influencia 
aborigen; en el segundo podría intentarse alguna explicación; por 
ejemplo, alguna asimilación, zapuzar, o disimilación-asimilación, zozo- 
brar, que sirvieran de modelo para cambiar voces en distintas cir- 
cunstancias, como el ant. sohondar y sahondar; en algún caso la alter- 
nativa persiste, como en soncochado, en Arenas de San Pedro, de Ávila 
(Villarejo del Valle) '; sancocho, en Lerma, de Burgos (Revenga de 
Muñó); salcocho, en Lerma (Iglesia Rubia), Briviesca (Castil de Lences) 
y Roa (Lahorra), y zancocho, en Soria (Vinuesa, Quintana Redonda», 
Agreda (Beratón) y Almazán (Momblona). 

i) S, j. No parece que en los casos de conversión de s en j pueda 
pensarse en la intervención árabe, pero tampoco se ha dado otra ex- 
plicación que sustituya a ésta satisfactoriamente. Desde luego, hay que 
dejar aparte algún caso de probable origen vascuence, como sorguina, 
Jorguina; samugas, Jamugas (amugas en Soria, por reducción sintáctica 
en las(s)amugas). Del mismo modo podrían separarse los casos de ex-. 
Jugo y Jalma, al lado de los normales enjugar y enjabnar, e?ijalma, 
hacen sospechar, más bien acaso que una importación, la influencia 
analógica de un compuesto verbal; la forma original salina existe aún 



Es general en Andalucía y la Mancha. 



miscelXnea 307 

en Salas (NeilaV, del mismo modo creo que sobeo y j'ubeo, al lado de 
enjubiar, enjubio, pueden representar la alternativa ex- ens-, enj-, aun 
viviente en Burgos • en casos como eftsugar, enjugar. Como interjec- 
ción es obvia la alternativa de so y Jo (ant. xo). A los casos conocidos 
de conversión de s inicial en J, jabón, jeme, jerga, jenabe, jibia, jimio, 
illguero, pueden añadirse otros no consignados en el Diccionario de la 
Academia. Jardo, el toro sardo o pintado, en Salas (Neila) y Lerma 
(Revenga de Vi\xxvó)\jaro es la forma común en Soria y Burgos;y¿r¿a 
por serba es la forma usual en Santander, Falencia, Burgos y Soria; 
jastre, ant. xasire, se emplea en Poza de la Sal (Briviesca); yaríTí; se 
halla en Burgos, en Briviesca (Briviesca, Castil de Lences); Burgos 
(Nuez de Abajo, Zumel); Lerma (Covarrubias, Revenga de Muñó); Salas 
(Lara de los Infantes); en Soria, en Vinuesa, y en Ávila, en Arenas de 
San Pedro (Villarejo del Valle). En los casos de s interna se ofrecen 
algunas dificultades. 

2) iS", ch. Ya se han citado los casos de chapuzar y chapodar. El vas- 
cuence ofrece vacilaciones entre s y ch (generalmente ch francesa, 
pero también castellana^ vacilaciones que se acusan hasta en elemen- 
tos latinos, como chirmendatu sarmentare, chalina sagma; chardina, 
chertatu *sertare; si es voz ibérica, no es chocante, por tanto, la alter- 
nativa Sandio, chancho. La divergencia silbar y chijlar, chillar, arranca 
verosímilmente del latín 2. Por intermedio de s ha pasado s a ch en 
chacifia = cecina. 

3) .5', g, z. De los casos de ceceo no ofrecen duda en cuanto a su 
origen los tipos acelga, azúcar, azufre. Son de notar saticar 'despe- 
dazar', en Villarcayo, de Burgos, frente a zatico; el arag. zapo, frente 
cú cast. sapo; samucón, frente a zamacuco, y el burgalés del norte cin- 
zaya, frente al vasco seinzava. Por ser el cambio común a otras len- 
guas románicas, hay que citar también los casos de zafiro, zampona, 
zullar, cendal, zapato y zueco. Aunque difícil de demostrar, se vislum- 
bra una acción analógica en algunos casos, como zabullir, zambullir, 
zahúrda, zahorra; zapucar parece metátesis de capuzar. En los demás 
casos es sostenible la idea de una influencia dialectal, aunque creo que 
en conjunto, salvo algún caso aislado, hay que confirmar al fin la tesis 
de Ford de la evolución condicional; en efecto, es obvio explicarlos 



1 Es importante advertir que la s de ansainbre examen en Burgos es ya s, 
ya palatal fricativa, como ch francesa. 

2 Tal parecen demostrar las concordancias románicas, fr. sijler, chijler; ita- 
liano, sibilare, ciufolare su filare; prov., siblar, chujlar, etc., que acusan una 
pronunciación especial en la s del sabélico si filare. Más obvio que admitir 
concordancias independientes, es suponer para las múltiples formas romances 
entrecruzamientos de tipos sobre sibilare y sifilare; multiplicidad aumen- 
tada por la analogía de suf fiare, y fonéticamente tal vez por onomatopeya. 



308 MISCELÁNEA 

como casos de asimilación, cedazo (serazo en Lerma (Retuerta) y Fre- 
chilla (Villada), de sericu, con influencia de cedazo), cecial, ceci?ta, zur- 
zir, zapuzar, zampuzar, Zuiza, zuzio *, férvido, Qecilla, fenzillo, gemengera, 
regugiiar; de disimilación 2, digensiones, socegar, San Qaluador; de disi- 
milación y asimilación posterior, sonso, zonzo, sus azuzar, zozobrar; de 
metátesis, regusitar, nesedtar, etc.; y aun de casos oscuros, como cogerá 
(coser), cerrar, zurdo, si tiene algo que ver con sürdu, etc., no hay que 
renunciar definitivamente a intentar alguna explicación. Otros casos 
nuevos son serba zurba, en Villarcayo (Arroyo de San Zadornil), y 
taiza, voz con que se hace retroceder a los bueyes, en Lerma (Cova- 
rrubias), y Burgos (Ríoseras); en vez de las comunes taisa, teisa y tesa. 
Independiente de toda influencia extraña es desde luego la vacilación 
entre j y ^ en fin de sílaba: bisma, en Ávila, en Arenas de San Pedro 
(Villarejo del Valle, Arenas) y Cebrero — mientras se reduce a m, 
bimtna, en otros lugares de Arenas, como Santa Cruz del Valle y Poya- 
les del Hoyo — , y bristna, en Villadiego, de Burgos (Peones de Amaya); 
esta forma confirma la etimología marítima juarisma; junto a éstos 
pueden citarse iesna y lezna, chospar y chozpar., y los antiguos mesqiiino 
y mezquino, brosno y brozno; es de notar que persisten algunas formas 
tenidas por antiguas, como biscocho, en Briviesca (Poza de la Sal), y mes- 
ciar, en Reinosa, de Santander (Ouintanilla de Rucandio), y Villarcayo, 
de Burgos (Espinosa de los Monteros); en alguna palabra las variantes 
se reparten geográficamente de un modo irregular, como resque 'la 
lengua de las culebras, el agrio del vino', etc., en Medinaceli, de Soria 
(Aguilar de Montuenga); respe, en todos los partidos de Burgos; rezpe, 
en Villarcayo (Espinosa de los Monteros), Villadiego (Rezmondo) y 
Burgos (Arcos); vizque, en Medinaceli, de Soria; guizque, en todos los 
partidos de Soria, y guizgtic, en El Burgo de Osma, de Soria (Fresno 
de Caracén); creo que se refiere al mismo origen que rispido y el 
ant. rispo ^ 'animal desabrido, indómito'; esta vacilación es obvia en 
importaciones del vascuence, como chosne 'panecillo', en Castrogeriz 
(Poza de la Sal) y V^illadiego (Castrecías), frente al vascuence cliozne; 
Velasco, junto a Veldzquez; cambio que esta lengua ofrece en elemen- 
tos latinos, como gaztelu *, ezpalda, izpiriiua ^. 

4) Js cfi- Parecen referirse al mismo origen^íz/ar y chalar 'enamorar'. 



1 Como corriente en el Diccionario trilingüe de Larramendi. 

2 Comp. la disimilación de silicio, Góngora, Soneto lyj; Quevedo, La Culta 
Latiniparla, al lector, etc. 

3 Véase Miguel Alfonso de Carranza, Primera parte del Catecismo de reli- 
giosos, cap. VI. 

* Este cambio es obvio dada la pronunciación de la 2 vascuence, que en 
alguna región, como en la costa de Vizcaya, se aproxima a la s. 
s ScHUCHARDT, Vocalismus, II, 337. 



MISCELÁNEA 309 

Choto 'ternerillo' es la forma común de todos los partidos de Soria y 
Burgos, y creo que de toda Castilla; chote se usa en Soria y Belorado; 
chato, en k\7\\7\:,joto es peculiar de la provincia de Soria, en cuyo par- 
tido se halla también la íovma. Jote; Jato, dado como común en el Dic- 
cionario de la Academia, lo hallo en Burgos, en Briviesca, y en Ávila, 
en El Barco. 

5) Z, J. Com^. zamosta,Jamosía. 

6) C, z, ch. Merecen notarse zamarra y chamaría ', zatico y chanco, 
zampar y champar (Salamanca); chico, como en otras románicas; de 
voces latinas chicoria, cisma y chisme; ant. gimge y chinche. 

10. Y EPÉNTicA INTERVOCÁLICA. Estc fenómeno, de cierta vitalidad 
en leonés y navarro-aragonés, es una rareza en castellano. La reduc- 
ción de poleo y correa se cumple en el vulgar baeta (traendo, leendo, 
según traer, leer). En cambio, si no se trata de un caso de analogía 
popular 2, hay un ejemplo de epéntesis en sabucu saytico; en Medi- 
naceli (Aguilar de Montuega) y Agreda (Tajahuerce) pudiera tomarse 
por aragonesismo; en Falencia la he registrado en Frechilla (Villada) 
y Astudillo (Torquemada); un leonesismo pudiera acaso parecer en 
Lerma (Revenga de Muñó, Retuerta, Covarrubias, Iglesia Rubia); en 
Castrogeriz (V^alles, Villazopeque); en Aranda (Oquillas), y en Villa- 
diego (Montorio); parece desmentirlo el hallarse en Salas (Carazo) y en 
Burgos (Zumel); dentro del leonés la he registrado en Ciudad Rodrigo. 
Aloya, del ant. aloa a lauda, es común en Burgos. 

11. Alternancia v>v. g\ b. Acontece sobre todo ante w en virtud de 
un proceso fonético bien conocido (cfr. Krüger, op. cit., §§ 191-207). Es 
un fenómeno tan castellano como dialectal '. Después de w^ se halla b, 
no sólo en los dialectos, a^t./tievo, sino en castellano \'\i.\^aT,Jicei'o, etc. 



1 Para estas voces compárese el vascuence zotin, chotin; es muy incierto el 
parentesco de chorro, zurrir con el vascuence churruta, ztirrusta y con el latín 
susurru; en *aciariu altzairu, acheru no hay duda de la etimología; pero la 
evolución de c ch no es un simple caso de vacilación. 

2 No parece que pueda ser contaminación de hayuco, porque no coinciden 
ambas regiones, aunque tal vez haya habido una atracción material de saya. 

^ Ardiera y awero son más frecuentes que ahwero; el antiguo auueros, Cid, 
2116, es probablemente transcripción suya; aunque no es imposible que repre- 
sente a aweros. Sagüeso es la forma popular; para Baist, que supone *sabusium, 
Grundriss, I, pág. 697, ésta sería una pronunciación secundaria comparable a 
agüelo; pero no parece creíble que b sea anterior al diptongo; Hanssen, § 85, ape- 
la a la contaminación de saóio; mas ni es obvia ni hay necesidad de ella para 
explicar una evolución que fisiológicamente no ofrece dificultad. Recuérdese 
solamente la evolución v¿n[;o (esto es, bengo) de veitio {wenioj del I. E. guem-. 
Para t>we- cast. v. ówerta, óvfeco, Olina, Cart. de Covarrubias, pág. 35, Buelna, 
Kaornega, pág. 20, Cabuérniga, exactamente igual que en leonés. Garrote, pá- 
gina 43. 



310 MISCELÁNEA 



Hay otros casos también ciertamente castellanos, como jeruva, abuja, 
recíprocos de gutre, gomiiar, gofetada, Jugdn, silguero y yelgo; pero 
hay ejemplos en que pudiera pensarse en una influencia dialectal, 
ya leonesa, ya aragonesa. La forma yubo ', semejante al arag. jiibo, la 



1 La explicación ác yudo, yubio, uhio se liga con el difícil problema de lay 
latina. La fórmula, demasiado simple, de Hanssen, Gram., § 107, «j, ante a, o, u, 
y perdida cuando sigue e, i inacentuada», no puede aceptarse, porque deja fue- 
ra términos característicos. Más comprensiva y cerca de la realidad es la regla 
de Meyer-Lübke, Gram., \, § 407, que asigna y para a, o, u, tónicas, y j para 
ue y a, u, átonas; si bien para. Jumo no puede admitirse su explicación de que 
fuese juncal la base etimológica. No es violento admitir la alternativa tónica y 
átona para a, en vista de ya, jamás, aunque los verbos yacer, yatitar, por la acción 
mutua de sus formas en la flexión, nada prueben : joven, lo mismo que joglar, 
joyo, quedarán explicados si se admite siemprey ante o. Pero el caso ante u es, 
a mi juicio, mucho más complicado; s\ juntar, jurar y judio fuesen tipos norma- 
les de una ley común al castellano, podría admitirse que ante u átona era cons- 
tante j, explicando fácilmente Yunquera sobre el primitivo, y junto, juro, por 
atracción de las formas débiles; del mismo modo yuncir se explicaría como for- 
ma analógica de las formas tónicas, y en efecto, en este caso no se trata de una 
suposición, pues, como veremos, en la zona de y (sur de Castilla, Andalucía, etc.) 
persiste la forma etimológica yV/«í/>, dada por anticuada en el Diccionario de la 
Academia, la cual permite cómodamente restaurar el estado primitivo * yunga, 
*yuñes, uñes, j uncir. En este caso resta explicar la divergencia ante n tónica; de 
un \z.^o yunta, yugo, y de o\xo junta, junco; si fiados demasiado en la unidad de 
la lengua oficial nos empeñamos en concordar estas formas opuestas, las dificul- 
tades son insuperables; pero afortunadamente la lengua vulgar, con la forma 
yunco, nos da la clave para resolver con grandes probabilidades este conflicto, 
demostrándonos que las diferencias son dialectales. De un modo vago y gene- 
ral podemos admitir que j persiste ante u tónica en el oeste, norte y este con 
el sonido fricativo sordo, velar o prepalatal : gall., jugo; ast., xugu; leonés, jubo, 
jugo; c7i\..,jou; arag., judo, y en el centro y sur con el sonido africado prepalatal 
sonoro (yugo, yusto en judeo-español, Rev. de FU. Esp., II, 359); hoy no coin- 
ciden más que centralmente las regiones de yunco, yugo, yunta; pero no es 
extraño que por el sentido heterogéneo de estas palabras, propagaciones su- 
cesivas hayan venido a trastornar un estado de cosas mucho más regular. Junta 
'pareja de ganado' existe en leonés, aunque sólo tengo anotado Corrales (Za- 
mora); yunta (nombre de lugar) se halla en Badajoz; yunta parece no llegar al 
norte de Burgos, en donde por otra parte se encuentra yunta (siete veces, 
como nombre de lugar, en Villarcayo); por Soria desconozco el limite de yunta 
con el arag. junta; Yunta, en Guadalajara, es el representante de la lengua 
central. Knyugo y yubo (y por él yugada, yubada, en vez á& jugada) lay se man- 
tiene en la lengua común, y aun parece haberse propagado fuera de sus lími- 
tes, puesto que se halla en Santander y en otras regiones; yubera, en Medina- 
celi, de Soria, y en Logroño puede ser un aragonesismo, si se relaciona con el 
ant. arag. (y ant. leonés) jubero. Frente a yunquera, en Zamora, Galicia, Ca- 
taluña y Murcia, y yuncedo en Asturias, se descubren Yuncas en Toledo, y 
Yunquera en Guadalajara, Albacete y Málaga; como nombre común era yunco 



MISCELÁNEA 3I 1 

hallo en Agreda (Tajahuerce, Beratón); Medinaceli (Aguilar de Mon- 
tuenga); Almazán (Arenillas), y Soria (Quintana Redonda) ', zona pró- 
xima a Aragón; semejante al ant./auo^, se usa yt/do en Santander, en 
Castro-Urdiales (Ontón), y en el occidente de Burgos, en Roa (Sequera 
de Aza), frente a la forma general yiígo y a la menos frecuente //ugo ^; 
en Segovia, en su partido; en Soria, en las proximidades de Aragón, 
encuentro la forma yiibada en Agreda (San Pedro Manrique, Beratón, 
Tajahuerce), Medinaceli (Aguilar de Montuenga) y Almazán (Mom- 
blona), datos con los cuales no parece aventurado suponer que se trata 
de una penetración; la b aparece en la variante ubio en una región tan 
extensa, que se hace violento mirar esta palabra como un leonesismo; 
la tengo profusamente comprobada en Reinosa, de Santander, en Astu- 
dillo, de Falencia, y en el Valle de Esgueva, y en los partidos de Villa- 
diego, Briviesca, Burgos, Aranda, Roa, Lerma y Salas, de Burgos, más 
parte de El Burgo de Osma y los lugares de Duruelo y San Leonardo, 
de Soria, y por último en Segovia; con la íoxvsx-a yubio se usa en parte 
de Lerma (Retuerta), y de Soria (Covaleda). En cuanto a las formas 
con / de esta voz no hallo una explicación satisfactoria; mateiúalmente 
se ligaría bien con el vocablo joueq.s 'yugo', citado por Costa *; pero 
hay dificultades para admitirlo; si procede de jugu habrá que con- 
siderarlo como influido por una formación verbal ^. 



y yunio, de los mozárabes andaluces (M. Pidal, Contestación al discurso de recep- 
ción de D. Francisco Codera, pág. 71), y efectivamente la primera la hallo profu- 
samente en Andalacía, al menos en Málaga, Granada, Jaén, Córdoba y Sevilla; 
hacia el oeste la encuentro en alguna parte del leonés, como Corrales (Zamora) 
V La Bañeza (León); en cuanto al vascuence, si conoce esta palabra es de supo- 
ner que la trate del mismo modo en la región de y, como jocu jocoa, yocoa, y 
en efecto, hallo por lo menos en algún punto (Gorliz, de Guernica) la forma 
vungo (comp. man cu inaingu, incude inguda). En cuanto a la pérdida de_j' 
on ubio, tnicir, no hallo explicación suficiente, a menos que se acepte para el 
último la de Hanssen, suponiendo la analogía de unir; en este supuesto la oca- 
sión sería probablemente (y)uñes, unes. 

1 M. Pidal, Cid, I, pág. 179, n., señala esta forma en los fueros de Teruel y 
de Molina, y también en los de Soria y Brihuega, puntos estos dos últimos, 
aunque alejados, acaso influidos por el aragonés. 

2 No hallo rastro de esta forma ni aun en la región a que se refiere el docu- 
mento del Cart. de Santillana, pág. 53, 1. 20. 

3 Creo que no se trata aquí de evolución especial de la y, sino de un caso de 
fonética sintáctica, elyugo > ellugo, el Hugo; esta forma la he registrado en regio- 
nes tan apartadas como Villarcayo (Espinosa de los Monteros), Agreda (San 
Pedro Manrique), Salas (Carazo) y Lerma (Revenga de Muñó). 

* Citado por Garrote, pág. ig6. 

5 Formaciones verbales parecen algunas de las formas que sirven para indi- 
car la coyunda y cuerdas del yugo, como sobeo, sogueo, subió, jubeo y enjubio, 
correspondientes (no sé si posteriores) a ensoguear, ensobear, ensuhiar, enjubear 



312 MISCELÁNEA 

Otro caso interesante es el de hobe fagu, comparable al asturia- 
no fabucu y al alto arag. /abo; lo hallo en Santander, en Torrelavega, 
y en Falencia, en Astudillo; en los partidos de Villarcayo, Briviesca, 
Burgos, Belorado, Aranda, Lerma y Salas, de Burgos, y en el de Haro, 
de Logroño; es liobicos en Villadiego (Peones de Amaya, Villamartín 
y Valle de Valdelucio); un caso de analogía se ofrece en el oriente de 
Soria en hubillas, Agreda (Beratón), y en Imbilas, Almazán (Riba de 
Escalóte); buinos es variante de Reinosa (Ouintanilla de Rucandio); 
han seguido la analogía de haya algunas formas, como hayucos, en 
Reinosa, Villadiego (Peones de Amaya) y Villarcayo (Espinosa de los 
Monteros), y hoyetas, en Soria, Aranda (Castrillo de la Vega, Gumiel 
de Izan). 

12. Elisión de g velar intervocXlica. Sin alcanzar la extensión 
que en leonés, esta ley pertenece también a la fonética castellana. En 
Garrote, pág. 51, se citan, entre otras, auero, aitjero, aiioales; la primera 
pertenece a la lengua común: aiija, aujero y aijada — ijada son tan 
leonesas como castellanas; esta última ofrece además las formas injada 
en Burgos (Burgos, Villasur de Herreros, Celada del Camino), Lerma 
(Revenga de Muñó) y en Arenas de San Pedro, de Avila; ainjada en 
Roa (Lahorra), y einjada en Almazán, de Soria (Arenillas). Noal en 
Medinaceli, de Soria (Aguilar de Montuenga), en Logroño (Rivaflecha) 
y en Segovia. 

13. -ADO. Frente a la forma femenina -a, cimera, bajera 'parte de 
arriba y de abajo' se conserva -aAo en parte de Avila, al menos en 
Arenas de San Pedro y El Barco de Ávila (El Barco, Aldehuela), en 
contraposición al castellano general -aio. 

14. Grupos iniciales el, pl. El trato leonés //= / aparece en lavija, 
lantel; li se oye sólo en lie7io (Soria). La primera forma se encuentra 
en toda la provincia de Burgos, y por lo menos en Covaleda y Durue- 
lo, de Soria; la segunda se usa en Santander, al menos en Reinosa 
(Orna), en parte de Burgos, en Villarcayo (Villarcayo, Brizuela, y con 
la forma le7itel en Espinosa de los Monteros), Briviesca (Barcina de los 
Montes con la forma landel), Lerma (Retuerta), Salas (Castrillo de la 
Reina), en Aranda (Oquillas) y en Briviesca (Poza de la Sal), en Sego- 
via y en parte de Ávila, en Arenas de San Pedro (Poyales del Hoyo). 
No parece que haya aquí relación con la / tan frecuente en los anti- 
guos textos castellanos, lorar, legar, ya que mientras no ha3^a algún 
argumento positivo es preferible explicarla en ellos como un mero 
signo ortográfico; no es probable que se trate, por otra parte, de un 



y enjubiar; si se han formado sobre yugo o sobre una forma posterior, habrá que 
apelar a una composición; por ejemplo: ex- enj-ubiar 'poner el ubio con cuer- 
das o coyundas'; la alternativa -ear, -lar no es chocante en vista de cambear, 
apaliar. 



MISCELÁNEA 



313 



leonesismo (comp. locajo = chocallo *cloccaclu en leonés); acaso pro- 
cedan de una oscura evolución de fonética sintáctica, o bien de un 
trato divergente de el, como ocurre en^, gl. 

15. FpoR //. Intervocálica, tiende más a y sonora que a y; en posi- 
ción inicial, \aiitel, \ovcr, yantar, es la fricativa prepalatal sorda y, que 
en algunas localidades e individuos se acerca a s. Dicha y la he regis- 
trado en Ávila, en Arenas de San Pedi-o (Arenas, Villarejo del Valle, 
El Arenal, San Esteban del Valle y Santa Cruz del Valle), Cebreros, 
Piedrahita (Piedrahita, Navarredonda), Arévalo (Arévalo, Cabezas de 
Alambre) y El Barco. 

No conozco en detalle la geografía de estas vacilaciones. También 
sería interesante enlazarlas con los tipos de pronunciación existentes 
en el leonés vecino, tipos que ayudarán a explicar la divergencia de 
las palatales en los romances ibéricos. M. Pidal, Revista de Archivos, 
XIV, págs. 129 y 295, cita ejemplos de los tipos //, y, ts, tch, ch, que 
parecen ser 1, y, i, s, c; el entronque (de afinidad, no histórico) y el 
orden de evolución de las variantes leonesas creo que es como sigue: 



cast. ch de CT 



ensucho (gen.) 
tsitsi (r,ena) 



gall. ch de PL, etc. 

chama (occ.) 
xeno (textos occ.) 



gall. //de Li 



muUer (textos occ.) 
muyer (gen.) 
mucher (occ.) 



gall. // de CL, etc. 



uollo (Miranda) 
veyo (Armental) 
viechu (occ.) 



cast. //de LL 



Villarino 
gayo (Navia) 
muotche (^Villapedre) 



cast. y gall. / de L 

llobo (gen.) 
yingua (Coaña) 
tsingua (Luarca) 
tchingua (Villapedre) 
chobo (Cabrillanes) 



cast. // 



lleno (gen. 



navatsa (Lena) 



M. Pidal, pág. 166, admite resueltamente el paso á& y a ch en viechu, 
tránsito que parece convincente por el trato de / latina, en la que la 
serie //, y, ts, ich, ch está asegurada; en vista de esto debe admitirse 
en nuestros ejemplos la prelación ¿lajttel, yantel, siquiera II sea una 
representación grosera, ya que en el mismo castellano hay matices 
intermedios entre ella y la y. 

16. Conversión en / de la primera consonante de un grupo romá- 
nico. El número de casos suscita un problema fundamental en la biolo- 
gía de nuestra lengua; pues demostrar que este fenómeno es un leone- 
sismo valdría tanto como reconocer la participación sustancial del leo- 
nés en la formación del castellano. De un lado se hace poco verosímil 



Tomo III. 



314 MISCELÁNEA 

la derivación dialectal por el gran número de casos, 3'a que esta pro- 
porción no es acusada en ningún otro fenómeno; otro indicio desfa- 
vorable es la ausencia de * micz^a y * /lazga en todos los dominios del 
castellano (véase la nota del párrafo 17); en el primero, un dato deci- 
sivo para excluir el origen del leonés sería comprobar la diptongación 
uniforme en los dominios de este dialecto, ya que la forma castellana 
etimológica melga médica * rechazaría en este caso un origen ex- 
traño; otro indicio a favor de la posibilidad fonética es el tránsito 
inverso que descubrimos en yelgo, yezgo (véase el párrafo 17). Pero aun 
admitida la evolución interior, queda en pie el problema de la menor 
extensión e inseguridad del fenómeno en castellano comparado con 
el leonés (comp. duldar,julgar, sehna7ia, montalgo, etc); y de esa suerte 
persiste la duda de si es un problema fonético o geográfico. 

i) Dental ante velar. En primer lugar, los casos citados de mielga^ 
melga y nalga. Piezgo, significando, ya los pies de los odres, ya la tabla 
en que se apoj'a el cuello de éstos, ya los mismos odres, es la forma 
general; pielgo, dado como general en el Diccionario de la Academia, 
lo hallo en Ávila, en Arévalo (Orcajo de las Torres), en El Barco (Ali- 
seda de Tormes) 5'^ en Arenas de San Pedro (Arenas, Villarejo del 
Valle), y en el occidente de Burgos, en Villadiego (Montorio); Burgos 
(Burgos, Arcos); en Segovia, en Logroño, en Arnedo y Haro; en Soria, 
en Agreda (Beratón,Tajahuerce, San Pedro Manrique); Almazán (Mom- 
blona); Burgo de Osma (Santa María de las Hoyas), y Soria (Quintana 
Redonda), donde la influencia leonesa no parece admisible; la alterna- 
tiva geográfica es sumamente irregular, hallándose sólo la íovví\?í piezgo 
en localidades de las mismas regiones, como Burgos (Villasur de He- 
rreros, Zumel, Celada del Camino, Las Celadas, Nuez de Abajo); Agre- 
da (San Pedro Manrique); Almazán (Arenillas); Medinaceli (Aguilar de 
Montuenga). Pielgo, por pellejo, en sentido despectivo, es general. 
Aíayoralgo es bastante frecuente en Soria; de Burgos sólo tengo datos 
aislados: de Briviesca (Briviesca, Castil de Peones) y Lerma (Reven- 
ga de Muñó); portalgo es palabra casi desusada, pero existente 2; si no 
se debe dar excesiva importancia a estas formas, que pueden estar 
influidas por mayoral •■^portal, tampoco son decisivos los tipos en -azgo 
para afirmar rotundamente que son los modelos del grupo dg, porque, 
aunque antiguas, se trata de voces de uso jurídico, de popularidad 
mu}' distinta a la de nalga, melga. 



í Cree, sin embargo, el Sr. M. Pidal que en este caso, sin defender el leone- 
sismo, cabría decir que melga era resultado de mielga + *tnezga. Baist, Grun- 
driss, I, pág. 696, admite la atracción de médica (medeor). Schuchardt, Voca- 
lismus, I, pág. 142, supone la forma latina mélica, que naturalmente salvaría 
todas las dificultades sugeridas por el grupo dg. 

2 Alguna vez se la oye en Cercedilla (Madrid). 



MISCELÁNEA 3I5 

2) Labial ante dental. El caso de le vi tu es sumamente complica- 
do: al ast. dieldii corresponde dieldo en Villadiego, de Burgos (Rez- 
mondo); en Cebreros, de Ávila, Arenas de San Pedro (San Esteban del 
Valle V Santa Cruz del Valle); lieldo se halla en Avila, en Arenas de 
San Pedi-o (El Arenal, Villarejo del Valle, Cuevas del \'alle. Poyales 
del Hoyo), El Barco de Ávila (Aldehuela) y Piedrahita (Navarredon- 
da); yeldo, en Villadiego, de Burgos (Villamartín), y Briviesca (Poza de 
la Sal); en Arenas de San Pedro, de Ávila, y en Cebreros (San Juan de 
la Nava); Iludo (de liúdo leudo) lo hallo en ^Medina de Ríoseco, de Va- 
lladolid, y en Arévalo, de Ávila (Rasueros); límites geográficos los 
primeros que hacen inclinar hacia el origen leonés. También el repre- 
sentante de *accapitare se halla limitado a la zona de influencia leo- 
nesa; acaldar, frente a recadar y recaudar del castellano, se acusa en 
Reinosa, de Santander (Orna), y Villarcayo, de Burgos (Espinosa de 
los Monteros); en Palencia, en Saldaña (Castrillo de Villavega), y Fre- 
chilla (Villada). Yelso, aunque con pequeñas lagunas, se descubre en 
todos los partidos de Santander, Burgos y Soria, aun en los más apar- 
tados de éste, como Agreda, Almazán 5^ Medinaceli , generalmente 
alternando con la forma yeso; es también usual en Segovia y en toda 
la Rioja Baja. En vista de esta extensión no hay que pensar en una 
penetración de contacto por parte del leonés; en cambio aquí era po- 
sible la importación personal, suponiendo una emigración de núcleos 
importantes de individuos de este oficio; los datos que poseo no son 
suficientes para resolver en conjunto este problema; sin embargo, por 
lo que se refiere a Burgos, es indudable que, al menos en el siglo xvi, 
abundaban los yelseros santanderinos y leoneses ^; oficio aquél que 



1 En el Archivo de Protocolos de Burgos abundan los contratos de estos 
yelseros. Véanse algunos: «Sepan quantos esta carta de obligación vieren como 
yo Pedro del Río, vezino que soy e carpintero en el lugar de Padiérnaga, estante 
al presente en la cibdad de Burgos, digo que por quanto oy día de la fecha 
desta carta vos Rodrigo del Condar, yelsero, me vendistes por ante el presente 
escrivano la mytad del molino, que vos avíades y tenyades en el río del dicho 

lugar de Padiérniga ques en la Yunta de Voto » Núm. 2993, vol. de los años 

1 54S y 1 549, sin fol., 6 de abril de 1 549. De la actual Padiérniga, correspondiente 
al ayuntamiento de Junta del Voto, en el partido de Laredo. Del mismo Rodrigo 
del Condar hay diversos protocolos en años sucesivos, lo que prueba su larga 
estancia; en el registro que inicia el año 1554, sin fol., en 7 de mayo de 1555, 
vende a «Juan de la Portilla, carpintero, vezino del lugar de Padiérniga, que estaes 
presente» una tierra de pan llevar en el «lugar de Padiérniga do llaman El Con- 
dar»; en el mismo volumen, en 22 de noviembre de 1555, Pero Ochoa y Fran- 
cisco Diez, alfareros de Villatoro, se obligan para entregar a Rodrigo del Con- 
dar y a Francisco de Fonfrida, yelseros, cinco mil ladrillos. De otro yelsero de 
Padiérniga, Juan de Santisteban, aparece en el mismo volumen una carta de 
poder en 22 de noviembre de 1555. En 30 de mayo de 1556 Juan de Escobedo, 



3 I 6 MISCELÁNEA 

comprendía también el de albañil y constructor de obras llamadas de 
yelso y empedrado. 

3) Dental ante dental. El caso de s es su es interesante, y creo que 
decisivo para poder afirmar que no toda / procedente de oclusiva ha 
de tener origen leonés. Sieso lo hallo en Ávila, en El Barco de Ávila 
(Medinilla, Aliseda de Tormes), Arenas de San Pedro (Arenas, Villa- 
rejo del Valle) y en Burgos en Roa (Lahorra) y Aranda (Castrillo de 
la Vega); sielso es cierto que se encuentra en Santander, Falencia y 
Ávila, pero es término tan conocido en Soria y Burgos; de Burgos no 
poseo datos de Castrogeriz y Miranda, pero sí muy numerosos de los 
otros nueve partidos; en Soria es conocido en todos sus partidos. 

4) Dental ante nasal. De selmana hallo algún caso suelto en la fron- 
tera leonesa, como Villaquirán de los Infantes, de Castrogeriz; más al 
interior es chocante algún punto, como Huerta del Rey, de Salas. 
Bilma la hallo repartida de un modo irregular en Burgos, habiéndola 
confirmado en Briviesca (Revillagodos) y Villarcayo (Espinosa de los 
Monteros); en Ávila es corriente en El Barco, Piedrahita, Arenas de 
San Pedro y Arévalo; en Soria se halla también en algún punto, como 
Beratón, de Agreda; en Segovia, en su partido al menos. Del ant. calna- 
do, que, según el Diccionario de la Academia, «hoy se usa en algunas 
partes», no he hallado dato alguno. 

17. Otros casos de / ante consonante. El grupo deantenatuse 
trata de diversos modos. De *andnado (Baist, Grundriss, I, 706) proce- 
den el ant. «tinado (an(d)?tado), el mod. alnado (acaso bajo la influencia 
del prefijo al-j, dado como común, y que sólo hallo en algún punto de 
Soria, como Quintana Redonda, atidrado (por conversión de dn en dr, 
como \t.Viá\xi^ liejidre), que el Diccionario de la Academia da por anti- 
cuado, pero que es trivial en los partidos de Salas, Lerma, Briviesca 
y Burgos; el ant. adnado (por disimilación eliminatoria del grupo ndti, 
favorecida por la atracción del prefijo ad-), y de éste el mod. andado 
(con inversión como en rienda, favorecida acaso por la atracción de 
andar), que es el más frecuente en Santander, Palencia, Burgos y So- 
ria. Merece notarse especialmente la alternativa ebulu yelgo ^, yezgo: 



«vezino del lugar dEscobedo, que es en la merindad del Marquesado de Santilla- 
na», se pone «por aprendiz por más valer al oficio de yelsero e alvañir con Juan 
García del Avellano, ;'<f/jí/v, vezino del lugar de PadiemigaT. En el registro del 
año 1 556, sin foL, 17 de julio, Pedro del Castillo encarga a Francisco de Can-ióii, 
yelsero, vecino de Burgos, el arreglo de una casa. En los registros de protocolos 
de otros años aparecen otros muchos datos sobre este asunto. 

1 Claro es que yelgo es la forma etimológica, aunque irregular, por interme- 
dio de *yelbo, *yeblo (comp. el alavés /í/'í', Baráibar, Vocabulario, pág. 259), pero 
el tránsito yelgo, yezgo es un testimonio precioso para demostrar la posibilidad 
del proceso inverso * n a t i c a *nazga, nalga. 



MISCELÁNEA 3 I 7 

la i)rimera forma la hallo en Briviesca (Revillagodos), en Logroño, en 
Haro (Haro, Cuzcurrita) y en Soria (Póveda); el ant. yergo > se usa en 
Lugroño: vezgo es la forma general. 

18. Caja, tajugo. Según Meyer-Lübke, Grain., I, pág. 410, es caja 
un galicismo. No puede rechazarse en vista de quijada la evolución 
psyisyij, con alteración de a precedente; sin embargo, en caja hace 
dudosa la importación la acepción vulgar de 'quijada' en Arenas de San 
Pedro, de Ávila (Arenas, Villarejo del Valle), así como cajillas 'quija- 
das' en toda la provincia de Soria. Del mismo modo en el tratamiento 
de X, en vista de eje, icjdti, hay que suponer el mismo proceso: en 
*taxucu está en conformidad con él el arag. tejugo; con inflexión 
de la vocal, pero persistiendo s, se halla además íesiígo (ant. iessugo, 
Libro del Caballero, XL) en Lerma (Retuerta), Roa (Lahorra), Briviesca 
(Barcina de los Montes) y El Barco de Ávila (Aliseda de Tormes); en 
cambio, igual que en caja, no sufre inflexión la vocal en tajugo, usado 
en Agreda (Beratón); y sin inflexión j' persistiendo s se halla tasugo, 
que es la forma general en las provincias de Soria, Burgos y Ávila. 

19. By y Y. En vista de hoya y del ant. huyar, parece indudable que 
este trato, en alternativa con by, rubio, lluvia, es castellano. Royo se 
tiene por aragonesismo; pero es forma muy generalizada en Burgos, 
Soria, Logroño y Segovia; la variante ruyo la encuentro en Soria (Co- 
valeda, Duruelo); en Burgos, en Salas de los Infantes (Caslrillo de la 
Reina, Palacios de la Sierra) y Villarcayo (Espinosa de los Monteros), 
y de la provincia de Ávila, en El Barco (Medinilla, Aliseda de Tormes) 
y Arenas de San Pedro (Arenas, Villarejo del Valle). 

20. DijoN, TRAJ0X, viNON, ANDUVON. Sou trivialcs en Valladolid y 
Palencia; en Ávila, al menos en los partidos de El Barco y Arévalo; de 
Burgos no tengo más datos que de los partidos de Roa, Lerma (Santa 
María del Campo); Castrogeriz (Pampliega, Villaquirán); Burgos (Zu- 
miel), y Villarcayo (Junta de Oteo, Valle de Mena); en Segovia, en la 
misma capital. 

21. Axdai, ponei. Estos tipos de imperativo existentes en gallego 
y leonés son también castellanos, como que son los únicos vulgares 
generales; los de la segunda vacilan entre ei, i, sobre todo con el refle- 
xivo, poneisos o pontstts ^; pudieran explicarse según la analogía del 
presente andáis, ponéis; pero existiendo en gallego, donde el pi-esente 
conserva la forma -des y no ofrece base, por tanto, para esta altera- 
ción, parece preferible admitir la conservación de e final y referirlos a 
esperade, coniede, que, aunque con poca frecuencia, conocemos en la 
lengua primitiva; andai, ponei también trasciende a la escritura, sin 



1 J. Ruiz, edic. Ducamin, 1276, ms. T.; el ms. S, ye/os, que si no es errata sería 
comparable a para(b)ola. 

* Analógicos de la tercera, servisos, etc. 



3l8 MISCELÁNEA 

ser común en la lengua clásica. Tampoco tiene nada de dialectal el 
tipo anda, pofté, usual en el gallego y leonés }' en el castellano de Amé- 
rica, y existente, aunque con menos uso, en la lengua vulgar; es senci- 
llamente el mismo imperativo sin e final, cuya d en la época clásica 
vacilaba, según nos demuestran los textos y el testimonio expreso de 
Valdés 1, quien advierte que escribían «unas veces toma y otras totnad, 
unas come y otras co?ned». 

22. Déjalo, perdese. Dada la inseguridad de los signos /, // en la 
escritura antigua, no puede concluirse si los numerosos infinitivos con / 
representan en algún caso una pronunciación distinta de la común 
con //, o son mera variante ortográfica; únicamente el hallarse en rima, 
o bien en documentos en que la distinción de / y // sea regular, podrá 
probar la existencia histórica del tipo déjalo. No puede decirse que 
este tipo es característico del leonés, pues es universal en Castilla la 
Vieja. Hoy la forma dejallo tiene localizaciones geográficas; pero pro- 
bablemente los tres casos dejallo, dejarlo y dejal-lo o déjalo han coexis- 
tido en Castilla y León desde la aparición de la lengua. Del mismo 
modo la pronunciación perdessc o perdese es común al castellano y al 
leonés. El primero conoce, además, la íorma perdeme. 

23. Crezo, conozco. En los estudios sobre los dialectos se llama la 
atención sobre los tipos incoativos mereza, anocheza, agradeza y parezgo, 
conozgo, amanezga. Bajo la opresión de la lengua culta las primeras 
formas tienen en castellano un uso limitado; pero en ciertos verbos, 
como creza, son generales en la lengua vulgar de todas las regiones de 
Castilla. De las segundas se sabe que son clásicas en nuestra lengua y 
que son formaciones intermedias entre los tipos praga y prazca, re- 
duga y reduzca; pero conviene advertir también que son actuales, 
habiéndolos registrado en Logroño, Burgos, Segovia y Ávila; de Gua- 
dalajara sólo poseo algún dato suelto, como Brihuega (Gajanejos). 

24. La mi pobre. El posesivo entre el artículo }' el nombre se halla, 
aunque con limitaciones, en casi todo Burgos; en algunos partidos, 
como Villarcayo y Lerma, tiene mayor amplitud, hallándose no sólo 
frases fijas como «la mi pobre» en exclamaciones de compasión, sino 
frases libres, como «la mi casa», «el mi huerto»; también persiste este 
uso en parte de Avila. Vicente García de Diego. 



Diálogo, pág. 57 de la edición de Madrid, 1873. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Henríquez Ureña, P. — Don Juan Ruiz de Alai'cón. — Habana, Im- 
prenta «El Siglo XX», 191 5, 4.°, 23 págs. = Esta conferencia, pronun- 
ciada por su autor en una librería de México el año de 1913, contiene 
lo más exacto y lo más sugestivo que se ha escrito sobre Alarcón. No 
es frecuente el intento de ahondar en la sensibilidad de un escritor, 
iluminando aquellos momentos esenciales de su actividad que más 
tenuemente percibimos. A la vez que una obra de belleza, el presente 
opúsculo es una obra de orientación, al combinar prudentemente los 
métodos históricos con las interpretaciones psicológicas fundadas en 
la observación y en el testimonio de las letras de un pueblo. Ya los 
contemporáneos de Alarcón se dieron cuenta de su singularidad: se- 
gún Montalván, disponía sus comedias con «novedad, ingenio y extra- 
ñeza». Henríquez Ureña trata de apreciar las causas de aquella singula- 
ridad: Alarcón es, en primer lugar, mejicano, y abandona su país natal 
— según los últimos descubrimientos de N. Rangel — cuando había ya 
andado más de la mitad de su vida (1613). «Sobre el ímpetu y la pro- 
digalidad del español europeo se ha impuesto, como fuerza modera- 
dora, la prudente sobriedad, la discreción del mejicano.» H. U. ha 
procurado antes fijar algunos rasgos del carácter de los habitantes de 
Nueva España y, en general, de la literatura mexicana, tanto frente 
a la española como a las demás del Nuevo Mundo, que define con 
toques sintéticos y vivos. Su paralelo entre las modernas tendencias 
de la pintura española 3' la mejicana es una página de alto valor lite- 
rario. Pudiera dudarse de que, en tiempos de Alarcón, existieran, ya 
definidos, los caracteres del «mexicanismo»; pei-o, además de los argu- 
mentos aducidos por el autor, cabe añadir los siguientes, que, si no 
nos engañamos, han sido aprovechados por H. U. en un curso especial 
sobre las literaturas hispanoamericanas dado en la Escuela de Altos 
Estudios de México, con posterioridad al presente opúsculo: el mé- 
dico español Juan de Cárdenas, en sus Problemas y secretos maravi- 
llosos de las Indias, 1591 1, establece la más clara distinción entre el 



1 Impreso por segunda vez en México, Imp. del Museo de Arqueología, 191 3, 
Véanse págs. 159 y sigs. 



320 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

español peninsular o «gachupín» y el indiano, advirtiendo como carac- 
terísticas de éste cierta delicadeza retórica y una urbanidad algo 
alambicada, como la que puede notarse en pasajes alarconianos consa- 
grados a fórmulas de cortesía (cfr. J. García Icazbalceta, Obras, Bibl. 
de Aut. Mexic. de V. Agüeros, México, I, págs. 220 y sigs.") ^ Tomás 
Gaje, escritor de la época, advierte que la diferencia entre gachupines 
y criollos era j^a pronunciada al comenzar el siglo xvii, y los más auto- 
rizados historiadores están de acuerdo en reconocerla como el princi- 
pal factor de lus intentos de rebelión de los hijos de Cortés y, más 
tarde, de la autoridad clerical bajo el virreinato del conde de Gelves 
(cfr. J. M. L. Mora, Aléjico y sus revoluciones, París, Lib. de Rosa, 1836, 
III, págs. 240-256). En el manuscrito que contiene las poesías de Te- 
rrazas (Icazbalceta, II, págs. 282-286) hay tres sonetos, que son como 
un diálogo satírico en que peninsulares y criollos se motejan respec- 
tivamente, y que pueden verse en M. Menéndez Pelayo, Hist. de la 
poesía hisp.-americ, 19 11, I, 46, n. Insértalos 2 Baltasar Dorantes de 
Carranza en su Surnaria relación de las cosas de la Nueva España (es- 
crita por 1604 e impresa en México, Imp. del Museo Nacional, 1902), 
quien trae asimismo curiosas invectivas en que se descubre la inqui- 
na contra los advenedizos indianos. Finalmente, es muy conocido )'a 
aquel trozo de Suárez de Figueroa en el Pasajero, 16 17, que comien- 
za: «Las Indias, para mí, no sé qué tienen de malo que hasta su nom- 
bre aborrezco. Todo lo que viene de allá es muy diferente, y aun 
opuesto, iba a decir, de lo que en España poseemos y gozamos.» (Edi- 
ción de «Renacimiento», Madrid, 191 3, pág. 147.) Pero la nacionalidad 
de Alarcón no lo explica todo, como desde el principio lo declara H. U: 
«Las cualidades de nación y de época — añade — forman el marco que 
encuadra las individualidades.» Y la principal cualidad de Alarcón 
consiste en la «trasmutación de elementos morales en elementos esté- 
ticos». Aquí debe tenerse en cuenta la deformidad de Alarcón: «la 
hiperestesia espiritual lleva fatalmente a una actitud y a un concepto 
de la vida hondamente definidos y tal vez excesivos». Ampliaríamos 



í Ya en el siglo xix, la señora de Calderón de la Barca, en su libro Life in 
México (edic. «Everyman»), págs. 82 y 92 — obra fundamental en el estudio de 
las costumbres mexicanas — , trae curiosas páginas sobre la cortesía de los ha- 
bitantes de la capital de aquella república. 

2 De estos tres sonetos, uno por lo menos — el que empieza: Minas sin plata, 
sin verdad fiiineros — se lee en el fol. 77 v del cartapacio poético de Mateo 
Rosas de Oquendo (Bibl. Nac. de Madrid, núm. 19387), que ha sido estudiado 
y publicado parcialmente por Paz y Melia en el BHi, 1906. Allí puede verse 
(fol. 82 v) un soneto semejante dedicado a «Lima del Pirú» (donde Oquendo 
parece que vivió diez años), que es manifestación del mismo fenómeno que 
observamos en México (Un bisorrey con treinta alabarderos). 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 32 1 

el pensamiento de H. U., notando cómo el forzado aislamiento en que 
vivió Alarcón pudo suscitar en él reacciones — trasmutadas de lo mo- 
ral a lo estético — contra el inmenso favor de que disfrutaba Lope. 
Algunas notas, como aquella en que se indican las bases posibles para 
la cronología de las comedias alarconianas, son muy importantes, aun 
a título de mera hipótesis. C. y R. 

Selections from Mesojiero Romanos. Edited with Introduction, No- 
tes, and Vocabulary, by George Tyler Northup. — Xe\v-Y(jrk, Henry 
Holt and Company, 1913, 12.°, xx[v-i88 págs. y retrato. = Esta colec- 
ción para uso escolar contiene: «El retrato», «La empleomanía», «El 
amante corto de vista», «El barbero de Madrid» y «La casa de Cer- 
vantes», tomados del Panoraina Matritense; «El alquiler de un cuar- 
to» y «El romanticismo y los románticos», de las Escenas Afatritenses; 
y «Tengo lo que me basta», de Tipos y Caracteres. El texto se basa 
en la edición en 8 vols. de Madrid, 1881, la última revisada por el 
autor. La introducción, notas y vocabulario son excelentes, lo mismo 
que las indicaciones bibliográficas previas y las que andan dispersas 
en las notas finales. La introducción presenta el cuadro literario y so- 
cial del romanticismo, destacando en él la figura de Mesonero — que 
representa una reacción instintiva del naturalismo castizo — , y debe 
ser leído en consonancia con la nota sobre «El romanticismo y los 
románticos». Si el editor hubiera anotado también las primeras frases 
de «El amante corto de vista» — donde Mesonero se excusa de par- 
ticularizar circunstancias que pudieran quitar a sus sátiras carácter 
general — , habría tenido ocasión de decirnos lo que hubo de precep- 
tista, a la manera del siglo xviii, en Mesonero. El no haber insisti- 
do en el falso problema de la prioridad de Mesonero sobre Larra, 
o viceversa, por cuanto a la sátira de costumbres, más bien se le 
debe agradecer. En cuanto a la selección de textos, repetiremos, con 
P. H. Churchman (MLN, XXX, 4), que no habrá dos críticos que coinci- 
dan, tratándose de una obra tan vasta, y añadiremos: tan vasta y tan 
uniforme. Mesonero no es escritor de momentos agudos, y ni siquie- 
ra lo es de gran relieve. Lo que da sabor a su obra es la persistencia, 
la cantidad. En todo caso, como advierte Churchman, se percibe en 
esta edición el propósito de dar una nota meramente literaria con 
«El retrato» y «La casa de Cervantes»; de ambiente español, con 
«La empleomanía», «El alquiler de un cuarto», «Tengo lo que me 
basta», }' aun «El barbero de ]\Iadrid», «El amante corto de vista» 
y «El romanticismo y los románticos» dan la nota de época. Los 
textos son correctos. Se han suprimido los epígrafes clásicos con 
que Mesonero solía encabezar sus artículos, y en «El romanticismo 
y los románticos» se han suprimido, sin advertirlo en forma alguna, 
más de dos páginas del texto en que se cuenta el episodio del joven 



322 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

romántico con la criada gallega, que ni siquiera es demasiado esca- 
broso, sobre todo para estudiantes de literatura española. Observa- 
ciones al texto: Págs. 3 y 171 dice «prorumpió», «prorumpir», y 
aunque ésta es la ortografía del texto oiúginal de 1881 (pág. 3), no 
debió conservai-se. Pág. 47, lín. 7: «Luego» debe ir seguido de una 
coma, aunque no la ponga el texto original (pág. iii), porque es 
adverbio de tiempo, no conjunción consecutiva. Pág. 60, lín. 20: ha 
de haber coma después de «así», aunque falte en el original, del 
mismo modo que se puso una coma antes de dicha palabra, donde 
falta en el original (pág. 124). Respecto a las notas, Chvirchman, que 
ha dedicado estudios especiales a la materia, advierte que la frase 
«The influence of Byron is partly to be explained by the glovving 
descriptions of Spain in Child Harold-», es doblemente inexacta: 
Byron influye más en Francia que en España, sin que pueda esto 
atribuirse a las descripciones de Francia; además, mucha parte de 
este poema — que no se señala entre nuestras primeras versiones de 
Byron— es más bien injuriosa para España. Acaso hubieran merecido 
nota algunas expresiones defectuosas de Mesonero, como éstas : pági- 
na 31, lín. 21: «mientras el cual» ('pendant lequel'?); pág. 55, lín. 10: 
«designaba» ('dessinait'?); pág. 75, lín. 24: «Ea bien» ('Et bien'r), todos 
posibles galicismos. El pasaje de la pág. 79, líns. 20-25, debió ser co- 
mentado con referencia a la frase hecha : Dormirse sobre sus laureles. 
El vocabulario final está, sin duda, cuidadosamente calculado para los 
estudiantes de segundo año de español. Nos faltan datos para apre- 
ciarlo; pero, juzgando por analogía, parece que convendría explicar 
los siguientes lugai-es: pág. 3, lín. 5: «don No-sé-quién» (así como se 
explica el «don Tah de la lín. 27); pág. 11, lín. 18: «nuestra casa fué 
muy pronto de las que estaban en el mapa de la brillante sociedad de 
Madrid»; pág. 12, lín. i: propaganda, por 'propaganda liberal', frase de 
aquel tiempo. Finalmente, la palabra «celosía» (pág. 50, lín. 23) no 
está bien vertida por la inglesa «jealousy» (pág. 128 b), aunque se 
trate en el caso de una escena de celos; porque, o es un galicismo, o 
es un equívoco cuyo sentido debió explicarse al estudiante. Conviene 
añadir en la bibliografía la obra de Le Gentil sobre Bretón de los 
Herreros. A. R. 

GonzXlez de la Calle, P. II. — Varia. Notas y apuntes sobre iei7ias 
de letras clásicas. — Madrid, V. Suárez, 191 5, 8.°, 345 págs., 5 ptas.=: 
Si el contenido de este libro respondiese en absoluto a su título, no 
nos ocuparíamos de él. Pero el Sr. González de la Calle da más de lo 
que promete; y en ese margen hallamos posibles motivos de interés 
para nuestros lectores. Al hablar de la Fonética latina, trata el autor de 
las leyes fonéticas en general y de la debatida cuestión de su excep- 
cionalidad; la exposición del Sr. G. de la C. será muy útil, sobre todo 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 323 

para los que no manejen las obras alemanas sobre esa materia; pero 
hay que observar, además, que el autor no se limita a traducir las di- 
versas opiniones, sino (jue las sopesa cuidadosamente, y a veces llega 
a interpretaciones personales. Lo mismo pudiera decirse del capítulo 
dedicado a la Estilística latina. Hallamos, en cambio, cierta vaguedad 
en las páginas consagradas a las causas teleoldgicas del acento. Es de 
interés para la historia del humanismo la investigación sobre el uso 
del latín en las conversaciones de los estudiantes del Colegio trilingüe 
de Salamanca durante el siglo xvi; no se logró aclimatar el latín, a pe- 
sar de severas penas; el romance vencía aquí lo mismo (jue en los 
libros de ciencia. Nótese la oposición del Brócense contra aquel uso 
indiscreto del latín, que no lo arraigaba sólidamente, y más bien ser- 
vía para lograr resultados fáciles y brillantes. Tal vez son excesivos 
los datos que allega el Sr. G. de la C. : el lector le habría agradecido 
una síntesis — con referencias muy exactas — del uso del latín por los 
estudiantes durante esos treinta años, en vez de tener que seguir los 
acontecimientos — monotonía poco necesaria aquí — año por año. No 
es siempre conveniente presentar al público todos los pequeños mo- 
mentos de la elaboración de nuestros trabajos; aunque, en último tér- 
mino, tenemos en ello una prueba más del rigor y honradez científica 
con que procede en sus investigaciones el Sr. G. de la C. Una última 
observación: dado el público a que se dirige el libro, ¿no habría sido 
más acertado suprimir o traducir esas numerosísimas citas alemanas? 
Sobre todo, cuando se traducen citas italianas (pág. 169). Y claro está 
que no pretendemos haber puesto de relieve todo el valor de este 
libro, repleto de cuestiones que escapan a nuestro especial dominio. 

Santa Teresa de Jesús. — Obras, editadas y anotadas por el P. Sil- 
verio de Santa Teresa, C. D. Tomo I: Libro de la Vida. — Burgos, Ti- 
pografía «El Monte Carmelo», 191 5, 4.°, cxxx-395 P^gs. y un retrato 
de la Santa. (Biblioteca Mística Carmelitana, vol. I.)=Este primer vo- 
lumen inaugura una colección en que, además de los escritos de Santa 
Teresa, se publicarán, según anuncia el editor, otras obras de argu- 
mento místico y ascético, escritas en castellano y debidas a religiosos 
y religiosas de la Orden de los carmelitas descalzos. Precede al Libro 
de la ]"ida una extensa introducción en que el P. Silverio, conveniente- 
mente informado de la bibliografía, trata de varias cuestiones relacio- 
nadas con la doctrina y los libros de la Santa. Entre estas cuestiones 
atraen principalmente nuestra atención las que se refieren a la educa- 
ción espiritual de la doctora de Ávila, a algunas propiedades de sus es- 
critos y a consideraciones acerca de su lenguaje y estilo. El P. S. no se 
ha propuesto ahondar sobre estos puntos; hace en cada uno de ellos 
algunas apreciaciones generales, 3' señala la necesidad de someterlos a 
un estudio metódico y profundo. Sus noticias bibliográficas respecto 



324 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

a los autógrafos de la Santa, reproducciones fotolitográficas, edicio- 
nes españolas principales, traducciones, etc., son numerosas e intere- 
santes. Una breve reseña histórica del Libro de la Vida, con la des- 
cripción del manuscrito original }' de sus copias más importantes, 
forma un capítulo aparte. La edición de este libro se ajusta riguro- 
samente al manuscrito de la Santa, aventajando en exactitud a la de 
la Biblioteca de Rivadeneyra. Acompañan al texto abundantes notas 
sobre personas, sucesos }• lugares citados o aludidos por la Santa, 

Hadank, K. — Das «-Büchleiti von der Kindererziehung-» des spanischen 
Hutna7iisten Aelius Atifonius Nebrissensis . Aus dem Lateinisch über- 
zetzt. — Leipzig, Fock, 191 2, 4.°, 48 págs. = Aunque resulte retrasada 
la noticia de este opúsculo, la damos porque no sabemos de ninguna 
revista española que la haj-a examinado. En realidad, el librito de 
Nebrija, De pueris educandis, apenas si será conocido entre nosotros 
más que de nombre por muchos pedagogos y por no pocos culti- 
vadores de nuestra historia literaria. Después de su publicación por 
Chabás (1903) en la Revista de Archivos, no lo hemos visto citado más 
que por el Sr. Bonilla en varios lugares de su monografía sobre Luis 
Vives, publicada el mismo año, y por Menéndez Pelaj'o en la Biblio- 
grafía Hispano-Latina (pág. 846). Las historias de la pedagogía, ni lo 
nombran. R. Blanco lo cita sólo de pasada en su Bibliografía pedagó- 
gica; bien es verdad que ésta sólo comprende las obras en castellano. 
La traducción alemana de Hadank va precedida de una interesante 
Introducción crítica, que abarca los siguientes capítulos: 

ObservacioTies literarias. — Trata de la bibliografía acerca de la vida 
y obras de Nebrija, y lamenta la falta de una biografía. Es extraño 
que H. no conozca tres trabajos que han venido a aumentar la biblio- 
grafía nebrijense y a rectificar en parte, comenzando por el nombre, 
las noticias que sobre Nebrija se tenían. Son éstos: el del Sr. Paz y 
Melia en la Revista de Archivos, 1898, Códices más notables de la Biblio- 
teca Nacional, III; el del Sr. La Torre, La Universidad de Alcalá, datos 
para su historia (Revista de Archivos, sept.-oct., 1909), 3^ el del Sr. Le- 
mus y Rubio, El Maestro Elio Antonio de Lebrixa (Revue Hispatiique, 
tomo XXII, 1910), 

El autor. — Estudia la personalidad científica de Nebrija. Su prin- 
cipal valor consiste en haber trasplantado el humanismo de Italia. 
Con este motivo rompe H. una lanza por el humanismo español, 
rebatiendo la idea vulgar que corre por casi todos los libros de histo- 
ria del Renacimiento, de que se hace eco Theobald Ziegler en su 
Geschichte der Padagogik, 2 Aun., München, 1904; trata después a la 
ligera de la actividad literaria de Nebrija y de sus relaciones con los 
Reyes Católicos y con Cisneros; de sus enseñanzas, etc., etc. 

La trasmisión de este texto de Nebrija — El libi-o, en realidad, no 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 325 

ha sido conocido hasta 1903. El haber sido publicado en una revista 
que no es pedagógica y el no haberse hecho una tirada aparte, han 
sido causas de que, aun después de publicado, no ha)'a sido muy 
vulgar. Nicolás Antonio ya lo citó; pero únicamente conocía el nom- 
bre de la obra. Gallardo copia el título de los doce capítulos. Después, 
sólo algún que otro erudito lo menciona. 

JMotivo de la composición del librito y persona a quien va dirigido. — 
Nebrija se propuso escribir un pequeño tratado de educación infantil, 
no siendo seguramente el servicio al secretario Almazán, que supone 
la carta-prólogo, el único fin del autor. Trata muy someramente de 
Almazán y de los cargos que ejercía cerca del re}', con ocasión de la 
traducción del título ab aure. 

Tiempo en que se escribió'. — Rectifica la opinión de Chabás, que, por 
los caracteres paleográficos del manuscrito, había creído ser escri- 
to a fines del siglo xv. H., con mucha razón, fundado en el título de 
historiógrafo real que emplea Nebrija y que le fué concedido en 1508, 
deduce que después de esta fecha hay que suponer escrito el libellus. 
Esto, además de otros argumentos que pueden deducirse del cargo 
de Almazán, de llamar a Fernando rej' de las dos Sicilias, etc. 

Contenido de la obra. — Tiene dos partes principales : una refe- 
rente al cuerpo, otra al alma del niño. En esta última hace notar con 
especialidad H. la falta de toda referencia e interés religioso-clerical. 
Es su espíritu completamente clásico, contradiciendo la exagerada afir- 
mación de Dietrich Scháfier en su Einleitioig zu einer Weltgeschichte 
der Xeuzeit, Berlín, 1907, I, 14, que niega al Renacimiento esta nota de 
resucitar el espíritu de la antigüedad clásica y lo supone más bien des- 
cansando en las ideas medievales, siendo cosa aparente la vuelta de la 
antigüedad. En cuanto a las fuentes, basta la primera lectura para con- 
vencerse de lo poco que Nebrija ha puesto de personal en su trabajo. 
Esto tal vez pueda decirse en general de todos los renacentistas. A pri- 
mera vista parece que Nebrija debía abundar en las doctrinas de Jeno- 
fonte, Plutarco y Quintiliano, que son los autores que él recomienda a 
Almazán. De Jenofonte afirma H. no haber encontrado en el libellus ni 
un sólo párrafo. En cambio Aristóteles y Gelio, a los que no cita, le 
dan una gran parte de su obra. Es curioso que aproveche tanto a Quin- 
tiliano y a Columela, que propiamente no fueron pedagogos. H. sos- 
pecha que le guiaba un sentimiento patriótico en estas preferencias. 

Pu?ito de vista para juzgarla. — El lector moderno encuentra 
dos sorpresas en la lectura de este tratado sobre educación: una, muy 
agradable, de forma, de estilo, de medida; y otra, muy desagradable, 
lo poco personal que en él hay. En realidad, es un zurcido de opinio- 
nes de clásicos, a los que copia literalmente, muchas veces sin citarlos. 
Esto, sin embargo, no es una cosa desusada en aquella época. La moral 
literaria ha cambiado mucho, y entonces el amontonar pensamientos 



326 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

sacados de los clásicos no era una señal de pobreza intelectual. Cuando 
comenzaba a desenterrarse el caudal ideológico de la antigüedad, todo 
lo contemporáneo parecía despreciable en su comparación, y el con- 
tribuir a esta formidable excavación de ideas y el lanzarlas al comer- 
cio del vulgo, era el gran mérito de estos escritores, a los que hay 
que mirar siempre desde un punto de vista histórico, como puentes 
gigantes que, por cima del oscuro lago medieval, enlazan los tiempos 
clásicos con la Edad Moderna. 

La traducción está hecha con cuidado y profusamente anotada, 
aunque el traductor confiesa que el poco tiempo de que ha dispuesto 
le ha impedido agotar la materia. Entre los apuntes que el Sr. Me- 
néndez Pelayo tomó en las bibliotecas de Italia durante su corto 
viaje, y que asombran por lo escogidos y numerosos, he visto citado 
otro códice del libclhis de Nebrija, en esta forma: 

«Biblioteca del Colegio de San Clemente de Bolonia. 

»A Elii Antonii Nebrissensis historiographi regii de liberis educan- 
dis libellus, ad Michaelem Almaganum, a libellis, ab aure, a secretis 
Ferdinandi regis Aragonuw atq/ií^ utriusque Siciliae ac proinde hispa- 
ni orbis moderatoris: feliciter incipitur.» 

El futuro traductor español tendrá que consultar este nuevo códice, 
y sería de desear publicase también el texto latino, pues es difícil, 
cuando no imposible, para muchos ir a buscarlo a la Revista de Archi- 
vos. — M. Artigas. 

EouÍA Ruiz, C. — Literaturas y Literatos. Estudios contemporá- 
neos. — Madrid, Sáenz de Jubera Hnos., 1914, 8.°, 460 págs. = Libro de 
artículos en que el autor recorre los campos de las literaturas no- 
ruega, italiana, polaca, francesa y española, desde Bjórnstjerne Bjorn- 
son hasta Ricardo León. Puede considerarse como una de esas obras 
de carácter singular que se producen al margen de la vida literaria, 
donde a veces el gusto crítico padece por preocupaciones de orden 
ajeno, y que acusan un espíritu poco abierto a las novedades, y nunca 
al tanto de los verdaderos motivos que determinan tal o cual evolu- 
ción intelectual. Esta circunstancia de atacar los problemas bajo pers- 
pectivas irreales, impide a este género de obras alcanzar la relativa 
popularidad que el público concede a la crítica; mientras que cierto 
aire de desahogo y divagación personales, y hasta el estilo mismo con 
que están urdidas, las aleja de la categoría de obras científicas, a la 
que, por otra parte, no suelen aspirar. Téngaselas por ensayos de un 
escritor curioso, que no ha vacilado ante la tarea de juzgar muchas 
cosas por su propia cuenta. 

Armas, J. de. — El « Quijote^ y su e)>í7£-a. — Madrid-Buenos Aires, Rena- 
cimiento, 191 5, 8.°, 267 págs. = Traza el autor la biografía de Cervantes, 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 327 

fundándose en copiosa documentación, y entra después en considera- 
ciones sobre el carácter de aquella época, aprovechando muchas veces 
las enseñanzas que el Quijote mismo nos proporciona. Esta parte del 
libro puede considerarse como una acertada y amena popularización 
de los problemas que ofrece el estudio de Cervantes y de su obra cen- 
tral. Hay a continuación un examen sobre «La idea del Quijote en In- 
glaterra, desde Chaucer hasta Beaumont y Fletcher», donde — sin pre- 
tender ni presentar la seguridad del método comparativo — aprovecha 
el autor sus vastos conocimientos de la literatura inglesa, reaviva más 
de una noticia ja borrosa, y auxilia las meditaciones del lector sobre la 
última significación ideal del Quijote, evocando ficciones literarias que 
pueden considerarse como afines de la novela de Cervantes. 

íNIonner Sans, R. — Don Guillen de Castro. Ensayo de crítica biobi- 
bliográfica. Revista de la Universidad de Buenos Aires, tomos XXIV- 
XXV. = Cuatro conferencias de vulgarización leídas en el Colegio 
Nacional de Buenos Aires y encaminadas a despertar la curiosidad 
del público argentino por la literatui-a castellana clásica. El autor em- 
pieza por declarar que dispone de escasos materiales para la empre- 
sa que intenta; hubiera podido aumentarlos no poco sin demasiado 
esfuerzo. Así, por ejemplo, no aprovecha el Catálogo de La Barrera 
ni las ediciones de Schaeffer (El renegado arrepentido, 1887), Rennert 
(Ingratitud por amor, 1899) y H. Mériraée (El ayo de su hijo, 1909). 

Trelles, C. 1\I. — Bibliografía cubana del siglo XIX. Tomo VIII, 
1894-1899. — Matanzas, Quirós y Estrada, 1915, foL, 516 págs. = Da fin 
el autor a su magna tarea comenzada por los años de 1910, incluyendo 
en el presente volumen 3600 números, entre folletos y libros, de la 
época que llama «la segunda y terrible guerra de Independencia». 
«Como es natural — advierte — , en ese período, el más agitado y tre- 
mendo de la historia de Cuba, no era posible que florecieran las letras 
y las ciencias.» Los ocho tomos de que consta la obra arrojan un total 
de 22700 números; y a esta obra deben añadirse los dos volúmenes 
del Ensayo de bibliografía cubana de los siglos XVII y XVIII, del 
mismo autor. Por meras consideraciones de espacio se ha dejado fuera 
el año de 1900. En el apéndice de la página 409 se hallará un breve 
resumen o «balance intelectual de Cuba» en el siglo pasado, y todavía 
ofrece el autor volver sobre la materia, clasificándola metódicamente. 
Hemos dicho en esta Revista, II, 63, que esta obra es indispensable 
en la biblioteca del americanista. La bibliografía americana cuenta ya 
con libros fundamentales. 

GoNZALEs AuRioLEs, N. — Cervantes y su viaje a Italia. — Madrid, 
Viuda de A. Álvarez, 1916, 8.°, 46 págs., 1,50 ptas. = En esta confe- 



328 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

rencia, leída en el Ateneo de Madrid, el autor sostiene, con copia de 
datos, la opinión de que el viaje de Cervantes fué motivado, en efecto, 
por haber herido aquél a Antonio de Sigura en 1569. 

Alonso Cortés, N. — Viejo y nuevo. — Valladolid, 8.°, 189 págs., 
2,50 ptas. = Colección de artículos de carácter vario. Entre otros, pue- 
den citarse como interesantes para la historia de la literatura: U71 dato 
para la biografía de Larra (sobre sus estudios en Valladolid), Un cos- 
tU7nbrista (Zabaleta), La Avellafieda, Don Agustín Montiano, Retazo bio- 
gráfico (Martínez de la Rosa). 

Lope de Vega. — Arte nuevo de hacer comedias en este iie?npo. — 
Roma, E. Loescher, 1915, 21 X n, 14 págs., 0,40 ptas. = Es el núme- 
ro 33 de los «Testi romanzi», colección dirigida por Ernesto Monaci 
y destinada a facilitar la circulación en los centros de enseñanza de 
textos poco accesibles: ediciones excelentes que pueden prestar bue- 
nos servicios entre nuestros estudiantes y profesores, no muj^ acos- 
tumbrados, por lo general, al manejo y discusión de textos. El editor 
del Arte nuevo, Sr. Guerrieri Crocelti, reproduce el excelente texto de 
Morel-Fatio (Bulleiin Hispa7iique, 1901, III, 365-405), no sin cometer 
algunos descuidos. Corríjase: 4, embidiando; 9, escriva; 14, escri vidas; 
16, averias; 18, tyron; 23, estavan; 25, escrivieran; 28, introduxeron; 
29, 136, 147 y 224, agora; 36, monstruos de apariencias; 85, tragedia 
Tespis; 143, Robortello; 147, las; 176, Pasife; 235, scena; 275, transfor- 
me; 293, del; 301, juzguen; 310, otavas; 333,10 venden; 359, recebidas; 
362, amar. Conviene añadir a la bibliografía déla página 13, G. Saints- 
bury, A History of Criticisme and Literary Taste in Europe, II, y Spin- 
garn, La critica letteraria nel Rinascimento. No puede decirse (pág. 12) 
que Morel-Fatio desconozca injustamente la importancia de los ele- 
mentos del Arte nuevo que proceden de la experiencia de Lope. 

Tomás de Iriarte. — Fábulas literarias. Nueva edición ilustrada por 
P. Muguruza.— Madrid, «La Lectura», 8.°, 160 págs., 2 ptas. — W. Hauff. 
El califa Cigüeña y otros cuentos, narrados por R. M. Tenreiro, ilus- 
raciones de P. Muguruza. — Madrid, «La Lectura», 8.°, 139 págs.= 
A los cuatro volúmenes de la Biblioteca Juventud anunciados por nos- 
otros * han de añadirse estos dos nuevos, tan bien presentados como 
los anteriores. La edición de las Fábulas literarias de Iriarte y los 
tres cuentos orientales de Hauff (El califa Cigüeña, La libertad de 
Fdtima y El falso principe), a los que el Sr. Tenreiro ha prestado 
su sencilla prosa, son textos muy adecuados no sólo para los niños, 
sino para las clases de enseñanza del español, aunque las Fábulas de 



1 Jiev. de FU. Esp., 191 5, U, 65. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 329 

Iriarte, por la preocupación preceptiva de algunas de ellas, en que 
se critican las costumbres literarias de su época, merecerían ciertas 
aclaraciones al ponerse en manos de los niños, pues esas alusiones 
serán incomprensibles para un espíritu infantil. 

Memorias de D. Enrique IV de Castilla. Tomo II. Contiene la Co- 
lección diplomática del mismo rey, compuesta y ordenada por la Real 
Academia de la Historia. — Madrid, Fortanet, 1835-1913, 4.°, 11-734 pá- 
ginas. =Este tomo segundo — cuya publicación fué iniciada en 1835 y 
después suspendida — sale a luz ahora con una advertencia de los se- 
ñores académicos Fita y Bonilla; contiene una colección de documen- 
tos de gran interés que ilustran especialmente el reinado de Enri- 
que IV, y también el de Juan II y comienzos del de los Rej'es Católi- 
cos. El tomo primero — aun no publicado — contendrá las Crónicas 
de Enrique IV por Alonso de Falencia y Enríquez del Castillo. Los 
213 documentos se publican sin notas ^ y su transcripción quizás no 
sea todo lo escrupulosa que se requeririría, defecto enmendado en 
los últimos pliegos cuidados por los Sres. Fita y Bonilla. 

Hernández, P., y Le Roy, A. — Morceaux choisis des classiques es- 
pagnols (9® édit.\ Paris, Hachette, 1914, i6.°, 314 págs.=Va precedida 
esta antología de una introducción sobre el espíritu general de la lite- 
ratura española, 5% como dedicada a los estudiantes extranjeros, se ha 
invertido en ella el orden habitual, de manera que comienza por los 
escritores del siglo xix y acaba por los más remotos. Divídese, ade- 
más, en dos secciones: una para la prosa y otra para la poesía. Una 
pequeña noticia bibliográfica acompaña a cada autor. La colección 
no va más allá del siglo xvi. Los autores más modernos que abarca 
son Fernán Caballero y Zorrilla. ¿Por qué no escoger, para el siglo xv, 
a Pero López de Ayala o un trozo de La Celestina? Y en el siglo xvi, 
¿por qué olvidar la prosa de Fr. Luis de León? Entre los antiguos 
romances hay seguramente muchos más característicos del género, sin 
necesidad de acudir a los que puso INIenéndez Pelayo en sus Cien 
mejores poesías. El divino Herrera ha sido suprimido, lo mismo que 
Meléndez Valdés. Y donde ha cabido Guillen de Castro, bien pudieron 
caber Montemayor, Gil Polo, Francisco de la Torre. Y, sobre todo, ¿qué 
hacen en la colección esos versos de D. Eugenio de Ochoa, donde no 
hay una sola línea de Espronceda? Por lo visto este libro, que aparece 
aquí en su novena edición, se viene reproduciendo mecánicamente 
sin que nadie ponga en él la mano, siquiera para rectificar errores tan 
groseros como incluir entre la prosa del siglo xv el Centón de Cibdad 
Real. 



' Algunas aparecen en el documento núm. 38. 
Tomo III, 



330 NOTAS BlliLIUíiKAUCAS 

Sabli^n'era, Ci Ai.'Dio DE LA. — Canciouero musical v po 'iico del si- 
glo XVII, recogido y transcrito en notación moderna i)ür el maestro 
D. Jesús Arocn. = Ei Roleh'n de la Real Academia Española ha comen- 
zado a publicar, para formar luego con él volumen aparte, este Can- 
cionero, de importancia no sólo musical, sino literaria. En él se ha- 
llan recogidas más de setenta tonadillas populares, figurando entre 
los autores de las letras, Agustín de Rojas, Lope de Vega, Quiñones 
de Benavente, Cáncer, Ouirós, Avellaneda y Candamo, y entre los de 
la música, el maestro Capitán y Juan Blas de Castro. Hasta ahora sólo 
se conocían, de los siglos xv y xvi, las composiciones musicales que 
transcribió Barbieri; con la publicación del Cancionero de Sablonera 
logramos una nueva e importante contribución para la historia de la 
música española. El Sr. Aroca revela, en lo hasta ahora publicado, 
pleno conocimiento de la materia; ha respetado fielmente en su trans- 
cripción el texto original. De desear es que este trabajo sea precursor 
de otros, mediante los cuales pueda irse conociendo con precisión 
científica nuestro antiguo arte musical. 

Braga, Th. — Versao hebraica do *Amad/s de Gaula-». Separata dos 
Trabalhos da Academia de Sciencias de Portugal. Primeira serie. 
Tomo II, segunda parte. Tomo III.— Coimbra, 1915, i9i6.=Ya Amador 
de los Ríos, Hist. crit. de la Liter., V, 90, n., llamaba la atención sobre 
la importancia de la traducción hebraica del Amadis, hecha probable- 
mente antes de la edición castellana de Montalvo (1508), y sobre si 
constaba tan sólo de los tres libros citados por Pero Ferruz, en vez de 
los cuatro conocidos. De esa traducción hebrea se conserva un ejem- 
plar en el Museo Británico y otro en la biblioteca del Seminario Judaico 
de Breslau. Es solamente la traducción hebrea del libro I del A?nadis, 
sin lugar ni fecha de impresión; pero el traductor dice en la introduc- 
ción que toda la traducción está dividida en cuatro libros, cosa muy 
de notar. Th. Braga sospecha, por el mal papel y los malos tipos de 
la impresión, que ésta fué hecha, no en Lisboa, sino en Leiria, y que 
quedó interrumpida con la expulsión de los judíos de Portugal. Publica 
un facsímil de la última página del libro y la traducción de las prime- 
ras y últimas páginas del texto hebreo, haciendo notar las muchas 
amplificaciones retóricas que Montalvo introdujo en su texto caste- 
llano. Pero la cuestión no se reduce sólo a amplificaciones retóricas, 
pues algunas son narrativas y pueden presuponer otro texto diverso 
del que sirvió para la traducción hebrea. Además, Montalvo suprime 
otras cosas que están en el texto hebreo. En fin, en la página última, 
las amplificaciones retóricas puede decirse que ya no existen. El co- 
nocimiento completo de esta versión hebrea será, pues, un recurso 
precioso para el estudio del texto del Amadts y de la intervención de 
Montalvo en el mismo. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 33 I 

MicHAÉLis DE V'asconcellos, C. — Em volta da palavra tgonzoi>. — 
A Aguia, setembro de 1915, núm. 4S. = En la revista portuguesa A Aguta 
se han publicado varios artículos acerca de esta palabra, que intere- 
san a las formas españolas gonce, gozne. El Sr. Teixeira Regó, en el nú- 
mero 41 (enero a julio de 191 5), pág. 199, propuso como etimología 
del port. gonzo, el gr. v.óvou/.o';; sometió su hipótesis a la Sra. Michaelis, 
quien respondió en el núm. 45 de A Aguia, págs. 81-91, con un notable 
estudio de la cuestión. Hace historia de las explicaciones que se han 
dado de gonzo, fr. gond, esp. gonce, gozne, y acepta la consignada por 
Meyer-Lübke en su REtWtb: gomphus, •^h^'ior:, las formas española y 
portuguesa procederían del ant. fr. gons, plural de gond. Estudia la 
Sra. JSIich. el paso de significado de 'clavija' a 'gozne'; en cuanto a la 
fecha, ni en portugués ni en español aparecen ejemplos antes del 
siglo xvi; la forma más antigua, naturalmente, es gonce (ast. gonciu, 
valenc. gong). Una prueba indirecta del origen francés de gonce, es que 
el sinónimo, port. charneira, representa el fr. ¿r,^ízr«/¿r5^ cardinaria 
(esp. charnela); pero añade la Sra. Mich. : «Desconhegho os emporios 
e os caminhos do comercio de ferragens francesas na idade-media» 
(pág. 87, nota 44), y ello nos invita a añadir en apoyo de la opinión de 
la Sra. Mich. que ya en el siglo xiii hay documentos que prueban la 
entrada en la Península de objetos de hierro hechos, probablemente, 
en Francia: «A xa dias de febrero metió al regno Per Picart xn mi- 
llares de aguias et tres millares d'anzuelos pora truchas et una grossa 
de grafios de fierro. > (Cuentas de la casa del rey don Sancho ', Bibl. Nac, 
ms. 1 3090, fol. 2 V.) Y en la Remembranza de todas las cosas que deben 
dar peaje en Santander, en Castrodordiales, e en Laredo, e en Sant Vicent 
déla Barquera 2; «feretes, nin cadenas, nin claumeras, trasfogares, nin 
anclas, nin destruías, nin azadas, nin ceraias, non dan peage» (pa- 
gine 896). «Balanzas, e cañados e cuchiellos e ganivetes todo esto, 

si vinier por mar, non debe dar nada» (pág. 895). Este camino pudo 
seguir gons para entrar en la Península; y aunque gonce no aparezca 
hasta el siglo xvi, son muchos los textos no estudiados de la Edad 
Media y muchas las palabras no consignadas por escrito, para que po- 
damos con certeza excluirlo de aquella época. 

Junto a gonzo estudia la Sra. Mich. quicio — y sin mucho motivo la 



1 No se conservan de esta preciosa obra sino dos copias del siglo xvín, una 
en la Real Biblioteca y otra en la Biblioteca Nacional, por el P. Burriel; el ori- 
ginal debía de estar en la biblioteca de la catedral de Toledo, adonde Amador 
de los Ríos, //¿si. Crit., IV, i6j, dice haberlo visto (?); las pesquisas hechas hasta 
ahora para encontrar el códice en aquella biblioteca han sido inútiles. 

2 Apéndice de Santander, por R. Amador de los Ríos, pág. 894 («España: 
Sus monumentos y artes. Su naturaleza e historia»). Ríos pone <s¡glo xui?» por 
no conocer el manuscrito de El Escorial, de letra casi seguramente del siglo xiir. 



332 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

declara onomatopéyica — y ¿>/sagra<^his-acre. El Sr. T. insiste en 
mantener su etimología, xovSoXo?, en artículos posteriores (A Agida, 
núm. 49, págs. 10-14; núm. 51, págs. 93-97); solicitó la opinión de va- 
rios lingüistas, cuyas cartas figuran en la citada revista, núm. 50, pá- 
ginas 59-62; la del Sr, Leite de Vasconcellos es concluyente en con- 
tra de la opinión del Sr. T. — A. C. 

Sperber, H. — Über den Affekt ais Ursache der Sprachverátidenaig. — 
Halle a. S., M. Niemeyer, 1914, 8.°, 106 págs., 2,40 marcos. = Plantea 
este librito un problema fundamental para la historia del lenguaje. 
En estos últimos años arrecia la producción de libros que tratan de 
esclarecer los puntos a que no alcanza la investigación del detalle en 
los fenómenos lingüísticos; los que nos ocupamos en esto último se- 
guimos con atención tales trabajos, por si se diera el caso de tener 
que modificar nuestros métodos. ¿Saldrá esa renovación de nuestra 
misma labor de especialistas, o de las disquisiciones de los psicólogos 
y filósofos que cada día se interesan más por la realidad complejísima 
del lenguaje? La respuesta no es de este lugar; lo único que haremos 
será seguir con cuidado las nuevas teorías, sin que decaiga nuestra 
esperanza, por grande que sea la desilusión en algunos casos. 

Según Sperber, una causa principal de los cambios lingüísticos es 
la influencia de los efectos — estados sentimentales — relacionados con 
las palabras; la teoría de los afectos en el lenguaje forma una rama de 
la lingüística (Sprachwissenschaft) que Sp. llama «Dinamología», y con 
gran daño de la ciencia ha sido descuidado su estudio. Sienta Sp. la 
hipótesis que las fuerzas que actúan en la evolución del lenguaje son 
análogas a las que presidieron al origen mismo del lenguaje. Este en 
su origen era una mera expresión de los afectos. Muy influido por la 
psicología de Freud, piensa «que los afectos sexuales en sus formas 
primarias y secundarias determinaron el pasar de la mera expresión 
de los afectos a un lenguaje muy matizado afectivamente» (pág. 9). 
Dos son las finalidades del lenguaje: entenderse y expresar los afec- 
tos; la primera tiende a la fijación del lenguaje, la segunda determina 
sus variaciones. Las variaciones del lenguaje pueden obedecer ade- 
más a otras causas: cambios en la fonética por variar la estructura 
anatómica, o bien en la significación por variar la naturaleza de la cosa 
designada (págs. 12-13). Aparte de estos procesos, todo lo demás en 
el lenguaje se debe al afecto. He aquí una aplicación de este método 
a la etimología: se trata de averiguar (pág. 37) si la raíz verbal Jilaup, 
en germano (al. laufen 'correr') significó originariamente 'correr' o 
'saltar'; para Sp. sin duda esto último, «pues el concepto 'saltar' debe 
ser mirado como más fuerte afectivamente, pues contiene la repre- 
sentación de lo violento, de lo súbito, que falta en 'correr"». La difu- 
sión en romance de los participios en -utus se debe a que batuere y 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 333 

fut.iire, fuertemente afectivos, terminaban así. Reconoce que algunos 
lilólogos notaron algo de esto; Meyer-Lübke cita la sustitución de 
cdput por testa por motivos sentimentales, «pero no se dio cuenta de 
la importancia de la cuestión» (pág. 28). 

En las páginas 85 y 86 dice Sp.: «Tal vez pensará algún lector que 

mi estudio pertenece a la clase de los lingüístico-lilosóficos que 

sólo contienen especulaciones.» Y en la pág. 57: «Temo que el lector 
haya encontrado demasiadas dudas en lo que hasta ahora he escrito.» 
Por desgracia, los temores de Sp. están algo justificados. En efecto, 
hasta ahora nadie ha negado la importancia de los sentimientos en la 
evolución del lenguaje; en cualquier tratado de latín vulgar podía haber 
visto explicada la sustitución de domas por casa, de eqitus por caballas, 
de edere por manducare, el predominio de los diminutivos, etc., según 
el método que Sp. cree suyo. Pero, aparte de esto, hay un reparo fun- 
damental contra su estudio. Antes de asignar al afecto ese papel do- 
minante, tenía que haber analizado cuidadosamente los procesos men- 
tales que se dan en la evolución semántica, para aislar lo afectivo de 
lo representativo y de lo ideológico. No basta con decir que lo que 
no es anatómico o «kulturgeschichtlich» pertenece al afecto; multitud 
de cambios semánticos proceden de mera asociación de representa- 
ciones ( v iridia^ ¿¿/cíz), en las que no podemos admitir la influencia 
del afecto, a no ser que ampliemos de tal manera el concepto «afecto» 
que lo convirtamos en una vaguedad inútil para la ciencia. 

CuEiívo, R. J. — Aptintaciones críticas sobre el lenguaje bogotano. Sex- 
ta edición. — París, 19 14, 4.°, 713 págs. = Como obra postuma aparece 
la última edición de este libro admirable. Cuervo corrigió las pruebas 
hasta la página 448; el resto fué revisado por los Sres. Martínez y Ho- 
yos. Nada en realidad cabe decir sobre esta obra, juzgada ya muchas 
veces; siempre sorprende el finísimo tacto con que el autor supo com- 
binar una segura información científica con su intento de mejorar el 
habla de los bogotanos. Aguardamos de algún filólogo colombiano una 
noticia clara acerca de la influencia de este libro en el lenguaje de 
Bogotá; tiempo ha habido para que aquélla se ejerciese desde 1874. 
Hay en esta edición ciertas erratas nuevas y no salvadas: pág. xxvii, 
al final, navajta (1. navajita); pág. 15, al final, /¿c/- i).. J>ero); pág. 22, 
lín. 19, cteromancia (1. heter.), etc. Una novedad de esta edición es que 
figura en una introducción general lo que en la edición quinta eran 
introducciones parciales (véanse ahora, por ejemplo, la página 2, y la 
52 de la edición quinta"), habiéndose completado el contenido de éstas 
con algunas nociones elementales de fonética y de lingüística que no 
constaban en la edición anterior; entre estas nociones, no obstante la 
buena información del autor y su tino habitual, aparecen algunos erro- 
res tradicionales — articulación de las vocales o, u, definición de la síla- 



334 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

ba, etc. — fácilmente corregibles con el Lehrbuch de Jespersen, por 
ejemplo, que Cuervo mismo menciona. 

Revilla, M. G., y Ouijano, A. — Un dicta?nen sobre la ortografía fo- 
nética. — México, Tip. Murguía, 191 6, 8.°, 41 págs. = Los autores fueron 
nombrados oficialmente para dictaminar sobre la reforma ortográfica 
propuesta a la Dirección General de Educación, de Méjico, por don 
Francisco Figueroa. Esta reforma, pretendiendo establecer una orto- 
grafía fonética mejicana, propone que se escriba, entre otras cosas, 
bronse y ftijitibo, kiina y ekselente, lio (yo), Hugo (yugo), tienpo, etc. Bas- 
tan estos ejemplos para comprender cuan lejos estaría tal escritura de 
representar fonéticamente la pronunciación mejicana (comp. A. M. Es- 
pinosa, RDR, 1909, I, 207). El dictamen de Revilla 5'^ Quijano, sobria y 
discretamente razonado, i-eprueba la reforma propuesta, defendiendo, 
con acertadas consideraciones de orden filológico, pedagógico y polí- 
tico, la conveniencia de que todos los Estados de lengua española 
mantengan la unidad ortográfica tradicional, bajo la dirección progre- 
sivamente renovadora de la Real Academia. 

Toro y Gisbert, M. de. — Americanismos. — París, P. Ollendorf, s. a. 
[1914?], S.'*, 285 págs. = Obra de un aficionado inteligente; no hay plan 
ni unidad en ella, pero es útil e interesante. No creemos que el sepa- 
ratismo lingüístico, de que ha habido chispazos en algunas repúblicas 
americanas — sobre todo en la Argentina — , merezca todas las páginas 
que Toro y Gisbert le consagra; hoy parece superada esa cuestión. 
Son provechosas las listas de palabras, cuyo origen español se desco- 
noce en América; lo mismo vale de la bibliografía de diccionarios de 
americanismos. Es imperdonable la falta de un índice; así el libro 
resulta de muy difícil manejo. 

Grohler, H. — Über Ursprung U7id Bedeutung der franzosischen Orts- 
name?i. — Heidelberg, Winter, 1913, 8.°, 377 págs., 10 marcos. = Pocos 
datos de este libro interesan a España; casi todo él, como es natural, 
está dedicado a buscar el origen y significación de los nombres de 
lugar de Francia. Han aparecido reseñas, no muy favorables, en el 
Bulletin de la Société de Linguistique, XIX, 74-75 (Meillet), y en Rev. 
Lang. Rom., 191 5, 336-344 (Ronjat). Al tratar de nombres ibéricos, alu- 
de a algunos españoles; es extraño que asigne a -ona en Pamplona 
(pág. 60) un origen galo; Strabón, III, 4, 10, trae íco¡Air¿).(uv. El río Júcar 
no tiene nada que ver con Sequana, y no deriva de Sicanus (pág. 13), 
sino de Suero. Para dar por indudable (pág. 8) el origen ligur de Alba, 
habría que tener en cuenta los correspondientes nombres españoles. 
¿Por qué suprime Grohler toda relación entre Venasque (Vaucluse) y 
Benasque (Huesca)? (pág. 53). 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 335 

Lamano y Beneite, J. de. — El dialecto vulgar salmantino. — Salaman- 
ca, Tip. Popular, 191 5, 4.°, 676 págs.= Libro escrito sin conocimiento 
de la correspondiente bibliografía científica; su valor es, en general, 
el de los materiales reunidos por el Sr. Lamano, siempre que la forma 
empírica en que los presenta no impide su aprovechamiento. Pueden 
mirarse como poco útiles la introducción y las notas gramaticales. 
La antología que viene a continuación contiene textos antiguos y 
modernos de la región. En fin, el vocabulario, que ocupa la mayor 
parte del volumen, es de gran interés. No hay una separación clara 
entre lo dialectal salmantino y la lengua corriente de otras regiones; 
las etimologías que acompañan a algunos artículos son muchas veces 
inútiles o incorrectas. Pero, no obstante estos y otros reparos, este 
vocabulario, parecido en su estructura al aragonés de Borao, prestará 
señalados servicios, en tanto que no exista un diccionario metódico 
de la lengua hablada. 

Aguilera y Arjona. — Galicia. Derecho consuetudinario. — INIadrid, 
F. Beltrán, 1916, 8.°, 174 págs. = Además del que indica el subtítulo, 
este libro comprende otros estudios: Breve noticia histórica. El caci- 
quismo, La emigración, La romería, Un caso de mancomunidad foral. 
Los segadores y La festividad de Santiago en Madrid, relacionados 
todos con Galicia. El Sr. Aguilera se ha propuesto vulgarizar las inves- 
tigaciones de algunos eruditos, especialmente regionales, que han 
trabajado sobre el derecho foral gallego, señalando sus relaciones con 
la cuestión social y añadiendo aportaciones personales. Son intere- 
santes las noticias de folklore diseminadas por toda la obra y el con- 
trato copiado en la página 1 10. Puede notarse algún descuido al citar 
autores (Sumer Maine, Yhering, Foustel de Ciilanges, pág. 13) y al es- 
cribir ciertas palabras (propter nupcias, pág. 56, rentenguten, pág. 21). 
Es arriesgado seguir a Murguía tan confiadamente como el autor (pá- 
ginas 49 y 78) : véase, respecto a la escasa influencia de los celtas en 
Galicia, la magistral Histoire de la Gaule, de C. JuUian, Paris, 1908, I, 
pág. 308. En conjunto, el libro del Sr. A. realiza sus propósitos di- 
vulgadores, mereciendo que se recomiende su lectura. Acaso no sea 
inútil indicar que el trabajo a que el Sr. A. alude en la página 1 1 ya 
se ha publicado. G. S. 

IzpizuA, S. DE. — Historia de los vascos en el descubri?niettto, conquista 
y civilización de America. Tomo IL — Bilbao, José de Astuy, 191 5, 8.°, 
xv-354 págs. = Trata el autor en este segundo tomo los capítulos rela- 
tivos a Méjico, Centro-América y las Filipinas, y estudia las figuras de 
Zumárraga y Mendieta. Bien informado de su asunto, produce una 
obra a la que no puede faltar sitio en la biblioteca del americanista. 
Si algún error puede señalársele, es el de haber concebido como obra 



336 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

de conjunto lo que debió ser planeado como una seiúe de monogra- 
fías: los vascos no cumplieron ninguna labor autonómica en América, 
sino que tales o cuales vascos figuran en la labor común de España 
al lado de los castellanos. No hay, pues, lugar a una historia de los 
vascos en América, sino a una serie de artículos aislados sobi'e los vas- 
cos en América. El autor expía su error teniendo que recontar los 
episodios del descubrimiento y conquista, lo cual, en rigor, se sale de 
su asunto. El libro es de fácil lectura, y resume gran cantidad de do- 
cumentos. 

Chacón y Calvo, J. M. — José María Heredia. — Habana, Imp. «El 
Siglo XX», 4.", 44 págs.= «Son dos mundos esencialmente distintos el 
de la poesía moderna y el de la poesía de Heredia.» Sólo el método 
histórico- comparado puede darnos el contenido positivo de su obra. 
El empleo exclusivo del criterio psicológico o del criterio estético con- 
duciría, en este caso, a resultados más bien negativos. Hay en Here 
dia un valor actual: su visión sintética en las descripciones y ese matiz 
de poesía civil, sin precedentes claros en la literatura, por lo vago, 
impreciso y ajeno al procedimiento oratorio, que el conferenciante 
llama «poesía civil iftter?ta-». Y hay en Heredia un valor inactual: poeta 
de escuela y de época, se explica con referencia a ellas esa constante 
exterioridad en todas las demás notas de su poesía, ora sean amorosas 
o patrióticas, y en vano se buscarían en él emociones complejas. Contra 
lo que ha dicho la crítica, es poeta sin musicalidad íntima ni vei'dadero 
lirismo. Para la crítica reconstructiva de Heredia, faltan, por desgra- 
cia, los materiales, y su biografía ofrece problemas no resueltos. Y de 
paso, aprovechando descubrimientos de N. Rangel — que aquí se pu- 
blican por vez primera — y los suyos propios, rectifica el autor varios 
puntos de esta biografía, que redundan sobre el problema de las in- 
fluencias, y logra señalar tres momentos capitales en la obra de He- 
redia: «el de su primera estancia en Méjico (época de formación y de 
probables influencias humanísticas); el del estudio asiduo de los poetas 
salmantinos (este momento coexiste con el primero; pero se extiende 
hasta gran parte de la vida del poeta) [Cienfuegos, Jovellanos, Melén- 
dez], y el del inicio de la tendencia i-omántica (culto al seudo Ossián, 
traducciones e imitaciones de Byron, Millevoye, Lamartine)». Del aná- 
lisis de estos tres momentos, que el autor bosqueja a continuación 
con todo acierto, resulta que la influencia de los poetas salmantinos 
la debe al ambiente mejicano de comienzos del pasado siglo, así como 
aquel fondo de cultura humanística que descubren sus primeras poe- 
sías; un humanismo pálido, pero bastante generaUzado todavía, res- 
pondía, a distancia, al gran humanismo mejicano del siglo xviii (v. L. G. 
Urbina, P. H. Ureña y N. Rangel, Antología del Centenario, México, 191 o, 
II, págs. 661 ysigs., y P. H. Ureña, Traducciones y paráfrasis en la lite- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 337 

ratura tnexica7ia de la época de la independencia, «Anales del Museo Na- 
cional de Arqueol. Hist. y Etnol.», México, 191 3, V); resulta, además, 
que refleja las dos fases sucesivas de la lírica salmantina: la erótica y 
la didáctica (v. M. Menéndez Pelayo, Hist. de la poesía hisp. atneric., I). 
El autor nota, de paso, una reminiscencia hasta hoy no advertida, en 
Heredia, de Jovellanos. Las poesías de esta época oscilan entre lo pro- 
saico 5^ lo oratorio. En cuanto al movimiento romántico, sólo hay un 
asomo de él en Heredia, prefiriendo, al aprovechar la poesía ossiá- 
nica, la nota misteriosa a la amorosa. Sobre las conclusiones de Me- 
néndez Pelayo, avanza el autor estableciendo, entre Millevoye y He- 
redia, «una concordancia, una armonía espiritual basada en una misma 
interpretación melancólica del mundo físico». Y quedan, finalmente, las 
dos notas personales de Heredia : la emoción sintética descriptiva, 
sugerida por los valles de Méjico, }' la «poesía civil inicrna^. Piñeyro 
sostuvo con razón, contra Menéndez Pelayo, que la nota patriótica 
es la esencial en Heredia; comienza por manifestarse como una nos- 
talgia de la patria, que irrumpe por mil partes en sus grandes odas 
descriptivas, y acaba en un gran anhelo, íntimo, concreto, de libertad. 
Esta conferencia, desarrollada con método seguro y entre ilustracio- 
nes oportunas para su público, debe leerse con referencia al estudio 
del mismo autor, escrito con anterioridad, pero publicado reciente- 
mente : Vida universitaria de Heredia. Papeles inéditos (Cuba Cofitetnpo- 
ráfiea, XI, 3, págs. 200 212), que resume los problemas de la biografía 
de Heredia y produce sobre ella nuevas y preciosas investigaciones. 
El crítico debe aún darnos un capítulo sobre la situación de Heredia 
en la poesía americana y su influencia ulterior. A. R. 

Carta de población de la ctndad de Santa Alaria de Albarracin, según 
el códice romanceado de Castiel. Estudio preliminar y transcripción de 
C. Riba. — Zaragoza, Tip. Carra, 1915, 8.°, xviii-254 págs. Tomo X de la 
Colección de documentos para el estudio de la historia de Aragón. = 
En la Biblioteca Nacional existen dos mss. del fuero romanceado de 
Teruel, inédito hasta ahora, cuyas signaturas son, respectivamente, 
802 y 7812. Este último fué concedido como carta de población a la 
ciudad de Castiel. El Sr. Riba reproduce en su edición el 7812, pres- 
cindiendo en absoluto del 802, que no menciona. En cambio utiliza 
el fuero latino de Teruel, edición Aznar, para llenar algunos vacíos 
del texto y para señalar ciertas variantes. Advierte (pág. iv) que 
ha adoptado «la transcripción paleográñca, por ser la más parecida 
a la fotocopia, que sería el sistema ideal de dar a la estampa estos 
textos». Pero basta cotejar con el original cualquier página de su 
edición para encontrar abreviaturas mal resueltas (peruadol por pro- 
uadol, pág. 56; oinme por omne, pág. 197; maravedises por »/"'', pági- 
na 65V, lecturas erróneas (eya por exa, pág. 30; canuara por camia- 



338 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

;'íZ, pág. 185; sefttiera por soma, pág. \?,(y\ fiziere por /aze, pág. 188; 
superuelas por sobreuelas, pág. 44; anuos por amos, pág. 43); amplia- 
ciones («otro prendado no fuere entroa x dias otra sennal no reciba» 
por «entroa ix dias», pág. 45); supresiones (en la pág. 30 faltan dos 
epígrafes); vacilaciones en la resolución de abreviaturas {conprare )' 
co7nprare, pág. 169); erratas no salvadas (niernes por uiernes, pág. 35), 
etcétera. El Sr. R. no indica cuándo hay puntos de supresión, ni nu- 
mera las lej'es integrantes del fuero, ni las líneas de cada página, ni 
advierte la correspondencia entre su texto y cada folio del manus- 
crito; en cambio conserva la puntuación original. También se han des- 
lizado errores en la introducción que el Sr. R. ha puesto al fuero. Así 
afirma que el fuero de León es el más antiguo que se conserva (véase 
en contra Muñoz, Col. de fueros municipales, pág. 120), y que consta de 
30 leyes (en realidad son 48). Proceden tales errores, sin duda, de 
haber seguido demasiado confiadamente el estudio de Alien, que pre- 
cede a su edición del Forum Conche. A veces la traducción descuidada 
del inglés le hace incurrir en equivocaciones de peso (v. gr., pági- 
na vil, «las corporaciones municipales se desarrollaron fuera [en 

Alien, pág. 5, developed out\ del coítveníus publicus vicinorum^). El 

fuero de Logroño no data de 1 1 13 (pág. vi), sino de 1095. Es deficiente 
la descripción que el Sr. R. hace del ms. que ha utilizado; no dice, 
V. gr., a qué época pertenece; por otra parte, las reproducciones foto- 
gráficas que acompañan a su texto no dan idea clara de los folios co- 
rrespondientes. El índice alfabético resulta muy incompleto. Aparte 
de estos defectos y de otros no mencionados, el Sr. R, ha prestado 
un servicio muy útil a los investigadores, haciéndoles fácilmente acce- 
sible un documento tan interesante para la historia del derecho y del 
dialecto aragonés. G. S. 

Lang, H. R. — A''otes on the metí-e of the Poem 0/ ihe Cid. — Romanic 
Review, V, 191 4, págs. 1-30 3' 295-349. = En este largo estudio el eru- 
dito profesor de la Universidad de Yale habla poco del metro del Poe- 
ma del Cid. Para alguna de las otras cuestiones que trata, véase aquí 
mismo, arriba, págs. 241-244. 

La parte que propiamente justifica el título de estos artículos está 
sobre todo dedicada a rebatir opiniones expresadas por mí en el Can- 
tar de Mío Cid y a sostener que el metro del poema es de 16 sílabas, 
según sostuvieron varios, y especialmente J. Cornu. En las págs. 4-5 
se discute el valor de la comparación que yo establezco entre los ver- 
sos 715-718 y 36 1 5-36 1 8 del poema. Prescindiendo de las dos o tres 
primeras consideraciones, que no tienen valor aparente, diré algo res- 
pecto del razonamiento final. El pasado enclinarori y enclinavan de los 
versos 717 = 3617 apoya, según Lang, la corrección introducida por 
Cornu en los cuatro versos inmediatos, donde lee embraga\ro'\n y 



NOTAS BICLÍOGRÁFICAS 339 

embraga[va\n, [e\ a¿>a.\a[ro]n, [e] abaxa\vd\n. Mas ;por qué la apoyan, 
si no es porque así lo exige el dogma del octosilabismo? Suprímase 
éste, 5' entonces a cualquiera se le ocurrirá que puestos a uniformar, 
el tiempo gramatical pasado, que está en minoría en los dos pasajes 
en cuestión, no apoyaría la introducción del pasado en los dos versos 
citados, sino al revés, debíamos preferir el presente, que está en ma- 
yoría. Pero en un texto, cuya narración mezcla continuamente ambos 
tiempos gramaticales, no es lícito mudar los tiempos para favorecer 
cualquier prejuicio métrico ni para seguir el criterio de la mayoría. 
¿No es una verdadera profanación alterar la regular y coincidente mez- 
cla de pasado y de presente que nos ofrece el manuscrito en dos pa- 
sajes, copiados a tanta distancia uno del otro, que podemos tener la 
seguridad de que el copista había olvidado el primero cuando copió 
el segundo? ;Puede cualquier crítica, por poco exigente que sea, creer- 
se autorizada a embutir de sílabas el exasílabo abaxan las langas, con- 
servado exactamente en 7163' 3616? 

La eficacia de la comparación de estos pasajes y de otros, como 
735-741 = 3063 3069, no es comprendida por L. Se contenta con decir 
que en ellos hay octosílabos (cosa que yo noto) ', y que los versos 
comparados no se corresponden siempre exactamente (lo cual nadie 
pone en duda). Li eficacia de la comparación consiste en que el que 
pretenda probar la regularidad métrica del Mió Cid, debe darnos una 
explicación de por qué el copista al trascribir dos pasajes iguales o 
semejantes, copiados a gran distancia uno del otro, los alteró con uni- 
formidad tal, que en ambos pasajes a un verso de 7 4-7 sílabas sucede 
otro de 6 + 8: 

enbragan los escudos delant los corazones 
abaxan las langas abueltas de los pendones 



Estos pasajes, iguales o semejantes, en los que se observa una igualdad 
o semejanza de ritmo iri-egular, no pueden ser reducidos a ninguna 
igualdad silábica, aunque se empleasen los procedimientos críticos 
más aceptables, sin antes explicar cómo ese copista se podía equivocar 
así metódicamente. 

Tampoco L. (págs. 6-7) llega a estimar la eficacia de una compara- 
ción de ciertos versos de Mió Cid con las Crónicas. Hay aquí una 



1 Pero cosa que no favorece la tesis de L., pues en uno de los pasajes hay 
tres hemistiquios octosílabos frente a siete heptasílabos y seis exasílabos. \'er- 
dad es que no sabemos cómo L. cuenta sus octosílabos, cuando nos presenta 
el V. «3064 being a full romanceline> (!), págs. 5-6. Y me parece que debemos 
renunciar a comprender ese sistema métrico, cuando en la pág. 10, n. 22, vemos 
que L. encuentra «the use of the romance metre» en esta frase de la Crónica: 
<am¡dos, mas si Dios me diese consejo yo gelo enmendare e gelo pechare todo>. 



340 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

cuestión metódica sencilla en que vale la pena detenerse algo, pues 
L. la atropella. Cuando la Crónica al prosificar a su original poético 
destruye un arcaísmo del manuscrito del poema, añadiendo un parti- 
cipio inútil, éste no es de tomar en consideración; se necesita ser de 
muy fácil convencimiento para hallar una prueba del metro octosilá- 
bico en la mescolanza que hace Cornu del texto arcaico del poema 
(v. 2017) y de la prosificación dilatada y neologista de la Crónica: 
A iodos los sos estar los ínando' -^ mando' que toda su gente esioviesen que- 
dos ^= A todas suas companas estar quedas las tnandJ !! Estos son verda- 
deros juegos malabares; y a esto llama L. «a very acceptable resto- 
ration». Siguiendo esta norma, L. también quiere «restaurar» algún 
octosílabo, y nos da como tal (págs. 7-8) el primer hemistiquio del ver- 
so 479, apoyándose en la Crónica: \et cogiéronse'] Penares. Aquí hay en 
efecto ocho sílabas; pero la crítica menos exigente pide que esas ocho 
sílabas sean consideradas dentro del conjunto de donde proceden y a 
donde se destinan. El poema dice en sus versos 478 y 479 : E desi arriba 
témanse con la ganancia, Penares arriba e por Guadal/alara; y la Cró- 
nica: et cogiéronse Penares a arriba por Guadalfaiara; bien se ve que 
la frase adverbial Penares arriba depende del verbo to'rnanse en el 
poema, mientras en la Crónica depende del verbo et cogiéronse, que 
está en lugar del verso 478; este verso 478 veda, pues, admitir las pala- 
bras et cogiéronse, de la Crónica, como si fuesen un olvido del copista 
del poema. Esas palabras no merecen fe alguna, siendo un mero efecto 
de la prosificación; si yo las omití al citar la Crónica (por lo cual me 
rectifica L.), fué porque quise citar ésta con exactitud, pero no ciega- 
mente, es decir, no introduciendo una palabra que podría inducir a 
yerro al lector que no tuviese delante el texto completo de la Cró- 
nica 1. Ésta, pues, nos impide corregir ninguno de los dos hemisti- 
quios del verso 479 en octosilábicos. Si la prosa de las Crónicas coin- 
cide unas pocas de veces con el verso del manuscrito de Per Abbat, 
aunque no sea exactamente, lo bastante para impedirnos añadir o 
quitar ciertas palabras que estorban al octosilabismo o a cualquier 
medida regular, tiene una fuerza probatoria evidente en favor de la 
irregularidad métrica; las coincidencias Demos salto a el, v. 584, = de- 
mos salto en el, Crón., o Ya meioraremos posadas, v. 615, = ra meiora- 
remos las posadas, Crón., impiden correcciones como la de Cornu, Ya 



1 Lang me atribuye además que no cito bien la Crónica a propósito del ver- 
so 1061, \Cid\ mandadnos dar las bestias, donde descubre él otro octosílabo. No 
tiene razón en la censura, pues la palabra Cid figura en mi cita (pág. 1066 de 
Cantar de Mió Cid). Pero siento que no tenga razón, pues la palabra Cid no 
debía yo de haberla citado a propósito del verso 1061, ya que prosiñca el vo- 
cativo del verso anterior, 1060. También este octosílabo se nos deshace entre 
las manos cuando leemos la Crónica y no una línea de la Crónica. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 34 I 

íneiora(re)mos posadas (aunque el sentido del pasaje no pidiese mejor 
el futuro que el presente, comp. 622; después de un éxito, el futuro 
anuncia prosperidad: 1755, 2445, 2448, etc.), como no se demostrase 
antes que la Crónica se había servido del mismo manuscrito de Per 
Abbat, cosa rechazada por la más superficial comparación. El texto 
de la Crónica refleja evidentemente un original poético muy diverso 
del manuscrito de Per Abbat, y si coincidía con éste en ciertas irregu- 
laridades métricas, es prueba de que ni Per Abbat ni el copista de ese 
otro texto tenían la menor idea de un metro isosilábico. 

Un valor semejante tiene la prueba, que L. combate (pág. 10), fun- 
dada en la comparación de un pasaje tradicional análogo del Mió Cid 
y del Rodrigo. Si los. copistas de uno y otro poema (perdone L. este 
nombre, que él niega a la segunda obra citada) no sentían ni compren- 
dían que en esos pasajes famosos se empleaba un metro regular, tan 
sencillo, tan sin arcanos y tan connatural a la lengua española como 
es el de romance, es que semejante metro no existía para ellos, }•, por 
lo tanto, menos existiría para la masa de público que no copiaba poe- 
mas. Y en estas circunstancias, ¿podría existir ese metro para los auto- 
res de poemas destinados a tal público y a tales copistas? 

En fin, cabe en lo posible que el metro original del J\fio Cid no sea 
el que se revela en el códice único, sino el que cualquier crítico pre- 
tenda revelarnos, pero hasta ahora no se pudo defender el octosila- 
bismo del poema con ningún argumento positivo, sino con ideas a 
priori, y mediante la invasión a sangre y fuego que con sus ejércitos 
de correcciones llevó a cabo en el texto la crítica de Cornu, resuelta, 
como los conquistadores antiguos, a degollar a todo aquel que exceda 
la medida de la espada conquistadora. Con las mismas armas y la mis- 
ma paciencia de Cornu otro cualquiera podrá reducir el texto al me- 
tro alejandrino, con más facilidad aún \ o a otra cualquier medida. 
Pero tal crítico, o refundidor, debe tener en cuenta que, después de 
acabar con el Aíio Cid, no habrá hecho nada si no prosigue su tarea con 
el Rodrigo y después con los fragmentos poéticos de los hifantes, con 



1 En un texto que ofrece versos de las más diferentes medidas podrá tomar- 
se la comparación de pasajes irregulares análogos como prueba de la irregulari- 
dad original, pero no se podrá trasferir la medida de unos pasajes a otros. Así, 
el buen Camp¿ador, 236, 559, 594, 1916, 1931, 2014, 334O, al buen Campeador, 285, 
1354, 1890, 1904, a pesar de su abundancia no nos autorizan para proclamar el 
metro alejandrino y quitar la palabra Cid en los casos sueltos: el buen <^id Cam- 
peador, 1663, al buen Qid Campeador, 3096. Lo mismo cabe decir de los del Cam- 
peador, 2284, 3534, 3556, 3571, 3589, 3712, frente a los del buen Campeador, 3550, 
3695. No hay, pues, aquí recurso crítico alguno; pero si lo hubiese, <se conce- 
biría jamás que fuese aplicable en favor del metro octosílabo? Y sin embargo, a 
Cornu (Etud. rom. dcdiées a G. París, 1891, pág. 448) le sir\'e la comparación de 
esos versos para fabricar octosílabos a docenas. 



342 ^ NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

el Velaí aljama, con Elena y Marta, con Santa Alaria Egipciaca y 

creo que se cansará antes de convencemos que todos los copistas de 
estas obras eran uniformemente incapaces de sentir un metro isosi- 
lábico. 

El prurito que manifiesta L. de descubrir contradicciones en los 
autores que discute le lleva a achacarme a mí unas cuantas, que no 
llego a comprender, y espero que tampoco comprenderá el lector que 
tenga la paciencia de mirar las páginas de mis obras que L. cita '. 
Empero como no pretendo condenar al lector a este trabajo de averi- 
guación, explicaré aquí una de esas contradicciones, por su real im- 
portancia para el metro del Alio Cid, que es de lo que aquí se trata. 
L. me imputa reiteradamente (págs. 14 y 26), y no sin cierta acritud, 
«tres o más afirmaciones contradictorias respecto a la proporción en 
que los octosílabos se conservan en el poema». Son éstas, según L.: 
en la pág. 28, n. i del Cantar de Alio Cid, hablo de «los pocos octosíla- 
bos del cantar»; en la pág. 32 digo que el mismo metro está represen- 
tado, cuando más, por un 15 °¡^ del número total de hemistiquios; y en 
fin, en la pág. 99 afirmo que los heptasílabos se dan en la proporción 
de un 39 °/o, los octosílabos en la de un 24 °l^, los hexasílabos en la de 
un 18 °/o, etc. En efecto, «tres o más afirmaciones contradictorias» se- 
rían una ligereza capaz de desacreditar cualquier trabajo; pero antes 
de achacármelas, sería bueno reflexionar que la primera de esas afir- 
maciones no contradice a ninguna de las otras dos, y acaso se debiera 
pensar benévolamente que el 15 °¡^ podría ser una errata. Pero no hay 
tal errata, y sólo tengo que lamentar aquí, como en todo el estudio 
de L., la escasa atención con que éste lee y cita las obras que cen- 
sura. En la pág. 28 escribo realmente: «los pocos versos octosílabos 
del Cantar»; L. ha eliminado, pues, en su cita una palabra importante 
de la frase. En la pág. 32 digo: «se necesitaría un prodigio de mala 
memoria y de mal oído para recordar hasta 4000 versos \ recordar- 
los uniformemente mal, dejando cuando más, de una misma medida, 
apenas un 15 por 100»; hablo, pues, de versos, y L. me achaca « 15 % of 



1 Lang, para obtener una de estas contradicciones, llama resueltamente a 
Elena y María «a clerkly work>, pág. 15, n. 41, sin conocer la obra (v. Rev. de 
Filol., I, págs. 77 y 93). Respecto de las págs. 8-9 de L., debe tenerse presente, en 
primer lugar, que la nota 20 revela incomprensión del texto que cita (comp. pági- 
na 14, donde toma «octosilabismo predominante» como sinónimo de octosilabis- 
mo regular!), y en segundo término, que yo estuve un tiempo bastante inclinado 
hacia la doctrina de Cornu, pero la abjuré después, como digo en la pág. 82, n. 2 
del Cantar. Por lo demás, debo agradecer al Sr. L. el haberme corregido en la 
pág. 12, n. 31, una falsa apreciación que hago en el Cantar, pág. 20526. sobre el 
uso de las formas (ient y fie/tío; la apócope fient se halla, como indica L., en los 
versos 513, 805, T129, 1234, 1274, 1743. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 343 

the total number of hemistichsy (juzgúese ahora la desaparición de la 
palabra versos en la cita de la pág. 28). En fin, en las págs. 99-100 doy 
la misma proporción de un 15 °\^ (exactamente un 15,19 %) para el 
número de versos más usados, que son los de 74-7 sílabas, cosa que L. 
omite, y la doy al lado de la proporción de un 39 °/o, de un 24 °/q, etc., 
para los hemistiquios de 7, de 8 sílabas, etc. Resulta, pues, que las «tres 

o más afirmaciones contradictorias » no existen sino en el embrollo 

de las citas hechas por L. 

Contra otra afirmación mía (Cantar, págs. 85-86) de que en la ver- 
sificación épica el asonante y la paragoge se constituj'eron antes que 
la medida regular de las sílabas del verso, hace L. en sus pági- 
nas 16-18 consideraciones vanas, toda vez que confunde las pr osifi- 
caciones del Alio Cid en las Crónicas con los fragmentos poéti- 
cos de los Infantes de Lar a que inserta otra Crónica; por lo cual no 
da a éstos el debido valor. Además, cuando aduce opiniones para 
mostrar que el ritmo es elemento primordial de la poesía, y no el aso- 
nante, confunde lastimosamente el ritmo con el metro v, sin duda, 
pretende hacer la palabra metido sinónima de isosilabismo, pues de lo 
contrario sus largas citas no tendrían razón de ser. 

Después de cálculos tortuosos que no vale la pena discutir, L. 
modifica algo ciertas proporciones que yo doy respecto a los diver- 
sos metros que se hallan en el poema. Los hemistiquios heptasíla- 
bos están, según Lang (págs. 27 y 13), en la proporción de un 33% 
(yo» 39 "/o)' ^os octosílabos de un 28 °¡^ (j'o, 24 %), los pentasílabos 
de un 5,75 °/o (yo, 6,82 °/o), y los versos de 8 -f- 8 son unos 267, o sea 
están en la proporción de un 7 "/„ (yo, 5,68%). L. reserva para otra oca- 
sión informarnos acerca del método suyo de contar las sílabas, y arriba 
hemos visto que tal método nos es por demás arcano en algunos casos. 
Pero de cualquier manera se ve que, aunque las proporciones obte- 
nidas por L. varían de las mías, no es su variación en modo alguno 
de tal naturaleza que sirva para inclinar el ánimo a la opinión de un 
metro isosilábico, y mucho menos a la opinión de que el metro de 8-f 8 
fuera el original, toda vez que el heptasílabo predomina siempre sobre 
el octosílabo. Ante este callejón sin salida, L. cree podemos afirmar 
(págs. 28-29 y 301) que de todos modos el poema se compuso en verso 
de 8 -<- 8, tradicional siempre en España, y que poco después de su 
primera redacción, probablemente entre 1150 y 1175, fué refundido, 
acaso por un monje de Cárdena, en el molde del nuevo metro alejan- 
drino importado de Francia. El apoyo que L. busca para su hipó- 
tesis es éste: el verso alejandrino es tardío en las chansons francesas, 
pues aparece por primera vez en Le Peleritiage de C/iarleinagne, obra 
que se cree escrita entre 11 25- 11 50, es decir, coetánea áe.Mio Cid; no 
puede hallarse, por tanto, en la primera redacción del poema español 
de hacia el año 11 40, y tuvo que entrar en una refundición del mismo. 



344 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Pero obsérvese que vo hablo de influencia francesa para generalizar 
en la épica española, no un metro dado, sino una base heptasílaba, a la 
que podían favorecer dos metros franceses : no sólo el alejandrino 
de 7 + 7, sino también el metro arcaico de s + 7 {Cantar, págs. 101-102 
y 95-96). Además, la fecha del Pelerinage es por varios críticos colo- 
cada, no en el segundo cuarto del siglo xii, sino en el primero, mien- 
tras otros la remontan hasta el siglo xi; y claro es que, aunque el 
poema francés fuese muv poco anterior al ]\íio Cid, podía haber in- 
fluido en su metro, y, en fin, también hay que tener en cuenta que, 
aunque esa obra sea la primera chanson conservada que usa el alejan- 
drino, no es de suponer que sea la primera escrita en ese metro. 

Para el uso de la sílaba perdida, que L. cree podría regularizar el 
metro del Mió Cid, v. S. Griswold INÍorley, Romanic Review, VII, 1916, 
págs. 43-44. Nótese, además, que, aunque se aceptase indebidamente 
ese último refugio del octosilabismo regular, quedarían aún fuera de 
la medida 8 -f- 8 como un 60 °\^ de los versos del manuscrito, de modo 
que poco habría ganado la teoría que se acoge a tal recurso. R. Me- 
néndez Pidal. 






REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo III. OCTUBRE-DICIEMBRE 1916 Cuademo 4.° 



LA ELISIÓN Y LA SINALEFA 
EN EL «LIBRO DE ALEJANDRO» 



Hace varios años, al estudiar la prosodia de Berceo, me 
formé la idea de que la sinalefa no se encontraba en las obras 
del poeta. No desconocí el hecho de que el metro a veces 
exigía la supresión de alguna vocal, pero opiné que en tales 
casos el fenómeno que se presentaba no era la sinalefa, sino 
la elisión. Se halla, verbigracia, el hemistiquio de aquesta su 
calaña (S. Oria 52); pero existe dagora {Sacrificio 93), daqiiel 
{Milagros 613), dalfaya (S. Millán 374), y luego se puede supo- 
ner que Berceo pronunciaba daquesta. Se halla triste, mano en 
massiella {Duelo 34); pero se descubre en otra parte sedie man 
a maxiella (S. Millán 209), y luego podemos leer triste, man 
en massiella. La edición de La vida de Santo Domingo de Silos, 
publicada por Fitz-Gerald (París, 1 904), la que dio al texto de 
esa poesía una base más sólida, ha corroborado mi conjetura. 

Después de la publicación del texto del manuscrito de 
París (P) en la edición de Morel-Fatio (Dresden, 1 906), el 
Libro de Alejandro merece ser consultado en la cuestión del 
hiato y de la sinalefa. Comparando la edición de Janer {Biblio- 
teca de Rivadeneyra 57), la que se funda en el manuscrito 
del duque de Osuna (O), no alcanzamos hasta el original del 
Tomo III. 23 



346 FEDERICO HANSSEN 

poeta, pero siempre obtenemos una base bastante segura para 
el estudio de la versificación. 

En el Alejandro^ los versos que exigen la eliminación mé- 
trica de una vocal son más numerosos que en las poesías de 
Berceo. No tomo en cuenta los casos que son particulares de 
uno de los dos manuscritos, y me concreto al estudio de aque- 
llos que aparecen en los dos simultáneamente. Para no re- 
cargar el presente artículo con detalles de ortografía y otros 
pormenores insignificantes, doy las citas en una forma enmen- 
dada, que se funda en la comparación de las dos versiones. 
Se sobrentiende que no dejaré de llamar la atención sobre 
aquellas variantes que son de importancia. Cito los números 
de la edición de Morel-Fatio. 

Empleo provisionalmente el término de sinalefa. Se resol- 
verá más tarde si las supuestas sinalefas merecen tal nombre 
o se deben considerar como elisiones. Formo a continuación 
una lista de todos los hemistiquios que se pueden considerar 
como comprobantes de la existencia de la sinalefa. 

Frecuentemente desaparece en el metro la e de la prepo- 
sición de: despeños de una torre 20, murió a poca de ora l8o, 
de aqui fue natural 223. Comp. 59, 63, ']2, 97, 177, 191, 206, 
231, 239, 266, 310, 351, 355 b, 355 c, 360, 362, 372, 400 a, 
400 ¿', 417, 440, 536, 553, 593, 598,603, 610,612,620, 687, 
739, 741, :^7^ 800, 820, 838, 851, 987, looi, 1039, 1151, 
ii56rt, ws^d, 1163, 1181, 1208, 1366, 1428, 1435, 1447, 
1459, 1483, 1527, 1553, 1561, 1583, 1637, 1715, 1729, 1787, 
1821, 1875, 1939, 1991, 2017, 2046, 2068, 2095, 2105, 2127, 
2149, 2164, 2190, 2255, 2277, 2316, 2340, 2341, 2473, 2499, 
2523, 2541^, 2541^, 2559, 2577. 

Lo mismo sucede con alguna frecuencia en la palabra que, 
la cual puede ser adverbio y pronombre: que a cabo de tres 
vieses 184, que alegres tornaremos 242, la pella que es redon- 
da7%Z- Comp. 10, 220, 289, 373, 679, 815, 903, 94i, 995, 
1209, 1529, 1610, 1674, 1906, 2092, 2157, 2229, 2337, 
2447, 2484. 

Son pocos los versos que presentan la sinalefa del adver- 
bio condicional si: a veer si eran ondas 251, si el uno pedie 



LA ELISIOX Y LA SINALEFA EN EL «LIBRO DE ALE|AXDRO» 347 

agua 1489, si alguno la castiga 2335. Algunos casos son du- 
dosos: 350, 991, 1620, 2438. 

Raras veces se enlaza la a del artículo la: fasta que venga 
la ora 74, mas a la yra de Dios 142)7 ■ Algunos casos son du- 
dosos: 106, III, 444 (la spada, la scriptura). 

Desaparece métricamente, y por regla general también en 
la escritura, la vocal de los pronombres me, te, se cuando se 
intercalan en el futuro. Los ejemplos son numerosos. Los ma- 
nuscritos expresan a veces la vocal que se suprime en el me- 
tro: aver me ha comino Jijo 25 (averma O), cavilarse ha la 
ventura 84, o dar se han a prisión 966 (darsan O), etc. 

Dos coplas presentan el enlace métrico del caso comple- 
mentario la: Jincogela en el ombro 512, que se bien que la em- 
pleo 2599 {ca sey que bien la embrego O). Hay dos ejemplos 
dudosos: 406, 646 (qua)id). Tal vez se halla el neutro lo en la 
misma condición; pero los ejemplos son dudosos: II 8, 16/ 3, 
2238. Dos ejemplos encierran el reflejo se: por mejor se enco- 
brir 1054, besaron se en los ombros 1859 {nos ombros O). No 
hay sinalefa, sino apócope, en los siguientes casos y otros pa- 
recidos :^sí?/í? //// elefante 1 11 (fizol), vom'e a la cort mayor 178 
(vom), etc. 

El único ejemplo que presenta la preposición so es du- 
doso: so este iJiarmol cerrado 315 (est). 

En la gran mayoría de los casos, el hiato separa el pro- 
nombre posesivo del sustantivo, al cual pertenece. Pero tal vez 
hay excepciones. Un caso parece ser irreprochable: e toda su 
Jieredat 1 572. Los demás son dudosos: 285, 1 1 36, 1 900, 2176. 

Dos ejemplos que presentan la forma y;/¿' se pueden eli- 
minar fácilmente escribiendo esty ant: 224, 2572. Tampoco 
merecen fe los que encierran el interrogativo qué: 1549) 1757- 

Si el poeta quisiera enlazar la conjunción e con la vocal 
que sigue, los ejemplos deberían ser muy numerosos. En rea- 
lidad son escasos, y entre ellos no hay ninguno que se pueda 
considerar como seguro, pues en todos ellos la sinalefa se 
puede eliminar fácilmente, ya sea por supresión de la conjun- 
ción, ya sea por otras alteraciones insignificantes. Comp. 63 5> 
701, 1607, 1632, 1698, 1906, 1973, 2010, 2286, 2335. 



348 FEDERICO HANSSEN 

Muy escasos son los versos que presentan la preposición 
a enlazada con la vocal inicial de la próxima palabra. Consi- 
dero seguro uno solo: empego a altas voces a todos maltraer 
2058. Los demás son dudosos: 528, II41, 1711, 1766, 1925, 
1949. 

A menudo se debilita la o final de como: del sieglo como 
andavan 21, como eran bien guarnidas 234, como un lean yra- 
do 493. Comp. 50, 138, 171, 172, 215, 259, 319, 322, 355, 
402, 412, 460, 501, 533, 536, 587 a, 587 b, 645, 690, 702, 734, 
743, 745, 781, 785, 818, 868, 1071, 1159, I33i¿', I33i í", 
1332, 1339, 1396, 1425, 1475, 1527, 1601, 1728, 2019, 2124, 
2198, 2271, 2392, 2460, 2505. 

Lo mismo sucede en tanto: tanto avie buen engeño 17, tanto 
era encendido 254, tanto osarien algar 773. Comp. 15, 39, 97, 
188, 283, 292, 497, 774, 837^, 837 í-, 942, 956, 985, 1051, 
I134, I185, 1357, 1383, 1411, 1771, 1782, 1964, 1965, 1968, 
2402. 

Se emplea la sinalefa en quanto: que quanto estos jizie- 
ron 7S2. Comp. 742, 2059, 2324. 

Son numerosos los versos que atestiguan la sinalefa de 
quando: pero qiiando entendió 1 7 3, quando oyeron las y entes 
185, quando apunto el sol 284. Comp. 103, 153, 172, 312, 354, 
363, 469, 520, 651, 700, 810, 1059, II39, I159, I164, 1325, 
1356, 1543, 1786, 1796, 1899, 2137, 2159, 2264, 2539. 

El pronombre todo: conquiso todo el mundo 5, pavor avie 
todo omne 183, que ya de todo en todo 630. Comp. 8, 10, 19, 
61, 85, loi, 148, 158, 179, 196, 203, 218, 270, 321, 359, 372, 
480, 521, 591, 593, 655, 687, 710, 783, 815, 827 í, 827 d, 866, 
964, 1 143, 1 179, 1659, 1744, 1747, 1864, 2410, 2437, 2460. 
El pronombre cada: cada unos como corren 640, avie cada 
uno dellos 2149. Comp. 'jy, 419, 1478, 15 17, 2518, 2573. 
Todos estos ejemplos son dudosos, porque en lugar de cada 
uno se puede escribir cascuno. A veces conviene introducir 
quisquier en lugar de cada uno : cada uno por su comarca 1 490. 
Comp. 468, 1691, 1726, 2093, 21 12, 2177, 2180, 2500. 

Algunas preposiciones se contraen con el artículo: exie 
contral infante 163, cato contral infante 174, si yo contral ven- 



LA ELISIÓN Y LA SINALEFA EN EL «LIBRO DE ALE(ANDRO» 349 

cido 1037, un palmo sobrel vientre 525, rezavan sobrel cuerpo 
1770, entrel sol e la tierra 1204, solo qjie fastal plago 716. En 
tales casos no hay ni sinalefa ni elisión: Gramática Histórica^ 
§ 182. Pero existen combinaciones de índole diferente: uno 
contra otro jito 522, tales que pora Orfeo 211"/^ pora omne em- 
bayr 2348, sobre un grant elefante 1332, sobre el arman enge- 
ños 195 5 5 ^'2 medio el parlatorio 160, por medio el coragon 491, 
por medio el cervigal 516, mas yr cabo adelante 65, vio cabo un 
ribago $24, yasiejí cabo íma sierra 1 179. 

Los adverbios dentro, minea, siempre y la conjunción/í'rí? : 
dentro en la alvergada 940, nunca en al creerla 657, que nun- 
ca en este mundo 965, siempre espere est di a 68, siempre assi 
lo feziestes 2261, siempre en tu muef-te anda 2 ^g^, pero en cabo 
de cosa 2495. El último caso es dudoso, pues en cabo falta 
en O y se podría escribir eJi cab. 

Son dudosos los versos que contienen siete, veinte, estonce, 
onde, ende, dende, ricamente, este, pues existen las variantes siet, 
veint, etc. Siete: 16, 37, 975, 1035. Veinte: 112. Estonce: 717. 
Onde: 20, 1879, 2037, 2220, 2245, 2457. Ende: 743, 2538. 
Dende: 916. Ricamente: 2355. Este: 68, 92, 676. 

El neutro esto: esto es cosa segura 783, por esto era en 
cueyta 2249. El artículo indefinido: dallen mar unaavuela 94. 
El pronombre uno: non p odien uno a otro 627, uno a otro echa- 
das 2166. El adverbio /eco aparece seis veces en la combina- 
ción /íjítí? a poco: fueron se poco a poco 253, Comp. 377, 614, 

733, 1399, 1564- 

Un adjetivo en combinación con un sustantivo : _yz;'(9, en 
bona edat 50, regnos de fuerte entrada 273, que eran de fino 
oro 833, los piedes de fino oro 842, era de fino azet'o 1331, de 
fino oro obrada 1 7 54, Sesine, un rico omne 899, avie y un rico 
omne 1033, avie y un rico omne 1% 40, fallaron un rico omne 
2339- El pronombre aqiiesa: de aquesa agíia bevido 11 56. 

Adjetivos unidos por e: qui es franco e ardido 63, ardido 
e miiy leal 439, tan dulce e tan querido 700, la cerca fonda c 
alta 703, caliente e sudoriento 868, tiempo dulce e sabroso 1930, 
ardiente e encendido 2429, redonda e bien talada 2504. 

Adjetivos que se encuentran en otras condiciones : quejoso 



350 FEDERICO HANSSEN 

el cor agón 136, grande era la tristeza 2585, j'írwÉ' en todo lu- 
gar $^2> afirme estido Achules 665, non podie firme estar 2092 
[star O). El adverbio fuerte: eran fuerte encendidos 686, eran 
fuerte enralidos 1395- 

Sustantivos unidos por a y e: el niño mano a mano 49, sedie 
mano a maxiella 614, a diestro e a siniestro 1009, fue yendo 
paso a paso 649, en mitra e en g apatas II34. Comp. 175, 285, 
1378, 2147, 2229, 2476, 1022, 1443, 1508, 1915, 2486,2596. 

Sustantivos que se encuentran en otras condiciones: a 
omne obedecer 26, todos oreia escucha 190, dio de mano a la 
langa 494, echo la langa al cuello 649. Comp. 421, 501, 695, 
729, 863, 947, 1104, 1335, 1363, 1479, 1583, 1721, 1772, 
I977> 2003, 2175, 2209, 2244, 2392, 2403, 2486, 2577, 2630. 
Varios casos son dudosos: 6, 7, 62, 92, 333, 785, 810, 887, 
938, 1031, 1330, 1557, 1621, 1711, 1787, 1988, 2187, 2298, 
2358. 

Verbos terminados en o inacentuada: quisquier que fizo el 
manto lOI, non lo sopo entender 20 1 4, nunca lo pudo asmar 
2468. Hay muchos casos dudosos: 34, 128, 162, 186, 200, 
275, 441, 564, 652, 1076, II04, II22, I175, 1335, 1402, 
1435, 1546, 1656, 1682, 2071, 2291, 2612, 2639. En el he- 
mistiquio qiiando vio al disciplo (34) y en otros parecidos se 
puede leer quando vio, quand vio y quando vio. Una vez se 
encuentra un gerundio: maldiziendo al pecado 1 02 3. 

Verbos terminados en a inacentuada: non treguava en el 
sieglo 86, sy faga el criador 178, oviera en los troyanos 500, 
al que nada en la mar 714. Hay varios casos dudosos: 24, 28, 
91 a, 91 d, 201, 236, 409, 680, 1 104, 1700, 1968, 2404, 2631. 
En lugar de los imperfectos terminados en ia se pueden intro- 
ducir imperfectos terminados en //; valia una cibdat 91. Una 
vez se encuentra un participio: e toda y da a mal 1582. 

Verbos terminados en e inacentuada : promete a los híga- 
dos 72, solo que passe el dia 683, 7iol cae a traycion yjj, el 
omne deve asmar 1792. Hay casos dudosos: 267, 1201, 1760, 
1762, 2200, 2605, 2621. 

Verbos terminados en vocal acentuada : enloqueció el astro- 
so 155, como destruyó el templo 773, mientes metré en cascu- 



I.A ELISIÓN' Y LA SINALEFA E\ EL «LIBRO DE ALEJANDRO» 35 I 

no 952, sojonió en la cibdat 1527. Son dudosos los siguientes 
ejemplos: 31, 54, 182, 611, 702, 732, 850, 860. 

Muchos de los casos que he citado no son sinalefas, sino 
elisiones. Éstas se expresan raras veces en el manuscrito P: 
sobrel vjno el Infante 162, desa mjsvia manera 206, desto pue- 
do, sy viandas 351, della e della parte 612, dellos eran ¡pena- 
dos 1 181, oytme^ pillos dalgo 191, commo vn león dayuno 501, 
dallen mar vna abuela 94, aiidaua bocabierto l'})^^-, y^nagenes 
destaño 2046, entresa geni tanta 1344. Comp. 1 77, 4.00 a, 
AOOb, 553, 610, 987, I156, II81, 1428, 1435, 1527, 1637, 
1939, 2095, 2149, 2190, 2255, 2316, 2541 d, 2541 d. 

Mucho más abundante y variado es el material que con- 
tiene el manuscrito O. 

Frecuentemente se suprime la e de la preposición de cuan- 
do la próxima palabra principia por la misma vocal: seras de- 
llos amado 53, dessa misma manera 200, sossacador denganos 
303, mas desto recabdado 566, omagenes destanno 1904, quiso 
quebrar denbidia 2199. Comp. 69, 87, 17 1, 260, 343, 347, 
392, 541, 585, 974> 1127, 1152, 1287, 1294, 1385, 1495, 
1646, 1798, 1849, 1953, 2007, 2049, 21 13, 2174, 2413, 2449. 
Siguen otras vocales en los siguientes casos: depennos duna 
torre 20, morio a poca dora l'J 4, todas vn vieior dotro 224, 
doios e de nariz 347, darmas e de cauallos 1573, vassallo 
d Alexandre 1926, el auer d Almaria 2431. Comp. 185, 217, 
232, 352, 354, 408, 431, 576, 659, 740, 773, 793, 811, 1127, 
1134, 1305, 1317, 1615, 1646, 1680, 1734, 1875, 1963, 1985, 
2022, 2135, 2371. 

La e de que: quel Criador te guya 213. 

La a de la: ffasta que uienga lora 59, si lo auie lespada 96. 

La o final de como: tan ygual cum el peso 404, darnos an 
com a gafos 1459, fazer fumos com era 2132. 

La o de tanto : tant eran las ordenes 182 [estauan P), tant era 
encendido 248, tant avie grant sabor 276. Comp. 285, 486, 747, 
Z\ob, %\o c, 913, 957, 1025, 1 105, 1242, 1629, 1641, 1822. 

La o de quando: quand el vino sacada 470, quand el dia 
caliente 2017. 



352 FEDERICO HANSSEN 

La O final de todo : conquisto tod el mundo 5 , tod esto demos- 
trado 10, tod ombre que lo cubriesse gi, pauor auie tod omne 
177, Athenas en tod esto 190. Comp. 197, 265, 351, 470, 509, 
566, 659, 800, 802, 1 1 50, 1723. Nótense las combinacio- 
nes de tod en todo y en tod en todo: 603, 627, 682, 936, 1 1 14, 
1517, 1605. 

La o de cabo: mas yr cah adelantre 63, azien cab una sie- 
rra 1 1 50. 

La combinación poc a poco: 264, 369, 587, 706, 1258, 
1422. 

La o de uno : non p odien un a otro 600. 

La o áejino: que eran de fin oro 806. Comp. 815, II9I> 
1612. 

La o de rico: Sesine un ricombre 870. Comp. 1005, 1699, 
2197. 

La o de franco : que fue franc e ardit 6, quien es franc e 
ardido ^6. 

La combinación man a mano: 1 69, 278. 

La o de nuestro: se non fus nostermano I770- Tal vez nos- 
trermano. 

En los ejemplos que hasta aquí he citado se suprime la 
primera de las dos vocales que se encuentran, pero puede des- 
aparecer también la segunda. Se trata siempre de la e del 
artículo el. 

Se contraen todo y el y resulta todol: Todol pueblo peccaua 
19, yci- faré que todol mundo 142. Comp. 152, 173, 212, 314, 
364, 564, 756, 800, 838, 2295, 2332. 

Otras combinaciones parecidas: que xosol cor agón l'i?,,por 
mediol coragon 480, por mediol cenagal 504, en quantol mun- 
do dure 1917- 

Muy interesante es la combinación enloqueciol astroso 149- 
Ésta aclara aquellos casos en los cuales se encuentra una for- 
ma verbal acentuada en la última con las palabras el y en. 
Leeremos como destruyó' I templo, mientes metré'n cascuno, 
sojornó'n la cibdat. 

La elisión de la vocal del artículo el se encuentra en el ma- 
nuscrito O en muchos casos donde no la exige el metro. Cito 



LA ELISIÓN Y LA SINALEFA EN EL «LIBRO DE ALEJANDRO» 353 

algunos ejemplos : o lo aduxol viento 156, inientre dural día 27 1 , 
pero dixol rey 800, sennor, dixol griego 873, non quisol maes- 
tro 946, abaxol pendón g^^, firme sovol rey 962^ guando enten- 
diol pueblo 1038. Compárese maguer qu'el maiorino di saion, 
Fuero de Aviles 24, por sonidl serró, Férotin, Chartes de 
Silos 27. 

El material que he reunido comprueba que en ningún caso 
nos podemos contentar con declarar que el Alejandro admite 
la sinalefa, pues los enlaces métricos no se conforman con las 
reglas que posteriormente rigen para aquélla. La del Alejan- 
dro es una sinalefa sui géneris y obedece a leyes particulares 
que se deben especificar. Ahora bien, vemos que los manus- 
critos, en muchos casos, la califican de elisión. Por lo tanto, 
una parte de las aparentes sinalefas han de ser elisiones. Po- 
dría ser que el poeta usara simultáneamente la elisión y la 
sinalefa, y en tal caso deberíamos tratar de trazar el límite 
entre los dos fenómenos. Pero podría ser también que usara 
únicamente la elisión. 

El problema queda resuelto, a mi ver, cuando compara- 
mos el Alejandro con las Cantigas del rey Alfonso X. La anti- 
gua poesía de los trovadores lusitanos emplea con preferencia 
la elisión, y ésta obedece en lo esencial a las mismas reglas 
que se observan en el Alejandro. Estas reglas son las que 
siguen : 

1) Las Cantigas y el Alejandro no tienen aversión al hiato. 

2) Las Cantigas y el Alejandro no eliden las vocales acen- 
tuadas. 

3) Las Cantigas y el Alejandro pueden elidir las vocales 
finales cuando carecen de acento: com'avie buen señor ^ Ale- 
jandro 1 33 1, coví' adiamos en verdade^ Cant. 2^, tant' era fati- 
lado, Alej. 1383, tant' a seu filio rogoii, Cant. 3^; que quant'el 
mundo dure, Alej. 742, per quanVen nos aprendemos, Cant. Sgl 
ya querie en tod'esto, Alej. 829, pois lletod'esto feit'ouve. Can- 
tiga 34g; quand'el dia caliente, Alej. 2159, quand'era vivo, 
Cant. 43io; cab' una sierra, Alej. 1 179, cab' un piñal, Cant. 42^g; 
qui es franc'e ardido, Alej. 6^, franqu'e ardit'era, Cant. 632; 



354 FEDERICO HANSSEN 

el infiern enconado , Alej. 2403, d\x qitel iuonr\itrevudo, Can- 
tiga 28^; nunca ¡o pud' asmar, Alej. 2468, non poss'eit per- 
don gannar, Cant. 3^; maldizend'al pecado, Alej. 1023, di- 
zend' aquesto, Cant. 6594. 

4) Las Cantigas y el Alejandro pueden elidir la e de la 
preposición de: ymagenes d' estaño, Alej. 2046, primado foi 
d' Espanna, Cant. 2^ despeños d' una torre, Alej. 20, per con- 
sello d' un jiídeu, Cant. 3.,; mas so d' esta creencia, Alej. 2190, 
Theophilo d'essa vez, Cant. 3^; d' armas e de cavallos, Alejan- 
dro 1715? ontre bestias d' arada, Cant. 1 3. 

5) La vocal de otras palabras monosílabas, por regla gene- 
ral no se elide. Nótese particularmente el hiato que separa 
el posesivo del sustantivo: su aver, Alej. 779; su ofrenda, 
Alej. 1 1 56; su espada, Alej. 818; mi espada, Alej. 1 043; 
sa offerta, Cant. I^; sa apostura, Cant. 18^; ssa amiga, 
Cant. 42^; sa alma, Cant. 454; ta oragon, Cant. 68g. 

Hay excepciones de esta regla. En el Alejandro es frecuen- 
te la elisión de que, la que es rara en las Cantigas (3lg). En 
las Cantigas se suprime fácilmente la e de algunos pronom- 
bres: se Deus ni'ampar 7^, por ss'afogar 133, come^aron ss'a 
sinar 33.. Este caso es excepcional en el Alejandro. A pesar 
de que existen estas y otras irregularidades, queda fuera de 
duda la aversión a la elisión de la vocal final de las palabras 
de una sola sílaba en ambos documentos. 

Creo que la causa de la indicada particularidad es la cir- 
cunstancia de que la mayoría de las palabras monosílabas no 
carecen de acento. La condición fundamental para la supre- 
sión de una vocal es evidentemente la de que sea débil; y 
cuanto más débil es, tanto más fácil es la elisión. 

6) No se eliden las palabras que constan de una sola vocal. 
Se conservan en el Alejandro a, e, y, o, he, ha, y en las Can- 
tigas a, e, o, y, u, á. 

La aversión a la elisión de esos elementos se comprende 
fácilnjente; pues si se admitiera, desaparecerían por completo. 
Las excepciones esporádicas que se hallan en ambos docu- 
mentos se deben considerar más bien como precursoras de la 
sinalefa. 



LA ELISIÓN Y LA SIXALEl-A EN EL «LIBRO DE ALEJANDRO» 355 

7) El USO de la elisión no excluye la existencia simultánea 
de la sinalefa. Los trovadores portugueses la admiten en algu- 
nos pronombres átonos y en otros casos más: Michaélis, Can- 
cioneiro da Ajiida, I, xxt. Lang, Denis, pág. cxxii, da una lista 
de sinalefas, pero puede ser que algunas sean más bien gráfi- 
cas y no fonéticas. En cuanto al Alejandro, podemos citar 
como ejemplo de la sinalefa, o más bien de la crasis, la frase 
a altas voces 2058, y tal vez otras más, como e el clamor 635. 
Concuerda con el Alejandro el Misterio de los Reyes Ma- 
gos, sobre el cual ha tratado últimamente Aurelio Espinosa, 
Romanic Revieiv, VI, 4, 378. Algunas sinalefas se deben des- 
cartar. El copista escribe pace y bine, pero se debe leer paz y 
bien. De la misma manera se debe eliminar la forma piase, y 
probablemente también íeale y fnre. 

Las sinalefas, para mí son elisiones: Ve veida, en tod'en 
todo, tod'el mundo, qii'es nacido, com'eres enartado, etc. En 
el verso 96 leería quant' i a que la vistes, en lugar de admitir 
la sinalefa de / a. Abrigo dudas respecto de la conjunción i en 
68, 73 y 95- Puede ser que la haya agregado el copista. Falta 
la conjunción en iré, lo aorare 32, 58. El metro y la sintaxis 
exigen que se escriba iré i lo aorare {Gramática Histórica 504). 

Evidentemente el enlace métrico descansaba sobre una 
misma base en la antigua versificación de los portugueses y 
castellanos, y en vista de las estrechas relaciones que unen los 
dos idiomas, este resultado no sorprenderá a nadie. Ahora 
sería posible, en teoría, que los enlaces métricos, después de 
haber partido de un mismo principio, hubieran llegado a ser 
elisiones en Portugal y sinalefas en Castilla. Pero la circuns- 
tancia de que los manuscritos del Alejandro en muchos casos 
expresan la elisión, nos lleva a la conjetura de que las vocales 
no se contraían, sino que se suprimían. Corrobora esta hipó- 
tesis la misma índole de los enlaces. Además, la etimología 
atestigua la existencia de la elisión en el castellano primiti- 
vo: d'onde, d' entro, aqii'el, d'orar, aquende, entr' ambos, con 
s'uno, abr'ojo, vinagre hi d'algo, salta' 7n barca, non ini'n cal, 
el' espada. 



356 FEDERICO HANSSEN 

Las obras eclesiásticas de Berceo se apartan notablemente 
del Alejandro en la cuestión de la elisión. En el fondo la ver- 
sificación es la misma. Predomina el hiato y existe la elisión. 
Se elide la vocal final de las mismas palabras que prevalecen 
en el material que he encontrado en el Alejandro : d' España, 
d' azotes, qu'era, qu'iban, tod'el seso, tajit'ovo grant sabor. 
Tales elisiones tienen carácter tradicional, y los manuscritos 
suprimen en muchos casos la vocal que no se cuenta en el 
metro. Pero existen casos de índole diferente. Su número es 
tan exiguo que antes se ocultaban entre los versos de medida 
dudosa, pero el Alejandro les da autenticidad : ca lueg'assi 
prendió, Santo Dom. 9; un sabbad'a la tarde, Santo Dom. 558; 
clamab'a la Gloriosa, Milagros 776; predicó' I Evangelio, Mila- 
gros 793- La diferencia entre Berceo y el Alejandro es numé- 
rica: las elisiones son muy escasas en Berceo. Puede ser que 
este hecho indique que los autores son diferentes. Pero puede 
ser también que el poeta modificara su prosodia obedeciendo 
a una evolución lingüística que se efectuaba durante su vida. 

Federico Hanssen. 



isi 



ALGUNAS OBSERVACIONES 

ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 

EN LOS SIGLOS XVI Y XVII ' 
IV 

ANÁLISIS CRÍTICO DEL HONOR 

Junto al concepto del honor analizado antes, que, como 
hemos visto, tiene fuerte arraigo en el teatro, en las costum- 
bres y en ciertas obras de moral, aparecen en nuestra historia 
otras ideas sobre la honra, con orígenes distintos, y que lle- 
gan a producir resultados de gran valor artístico en un campo 
más reducido de nuestra literatura. 

CERVANTES 

Desde que A. de Castro y A. Rubio y Lluch (l88l) seña- 
laron la actitud especial en cuanto al adulterio que Cervantes 
adopta en un pasaje de Persiles -, no ha vuelto a pensarse so- 
bre ello. He aquí un breve recuerdo de aquel episodio ^. El 
polaco Ortel Banedre halla en un mesón de Talavera de la 
Reina una joven que él juzga divinamente bella; pero Luisa, 
que así se llamaba, iba a casar pronto con Alonso, mozo de la 
posada. No obstante, Ortel pide la doncella a su padre («ensé- 
ñele mis perlas, manifestéle mis dineros») y la consigue. ¡\ 



J Véanse págs. 1-50. 
2 Véanse págs. 7 y 8. 
' Edic. Schevill-Bonilla, I, págs. 70-77. 



358 AMÉRICO CASTRO 

los quince días Luisa huye con las joyas del polaco y con su 
amante. La justicia los prende; Ortel está decidido «a sacar 
con su sangre las manchas de su honra». No quiere oír ruegos 
de nadie ^. Periandro, sin embargo, logra disuadirle: «al ene- 
migo que huye, la puente de plata», le dice. Y añade: 

«Las vengangas castigan, pero no quitan las culpas; y las que en 
estos casos se cometen, como la enmienda no proceda de la vo- 
luntad, siempre se están en pie. No os aconsejo por esto a que per- 

donéjfs a vuestra muger, para voJvella a vuestra casa ; lo que os 

aconsejo es que la dexéys La ley del repudio fué muy usada entre 

los romanos; y puesto que sería mayor caridad perdonarla, recogerla, 

sufrirla y aconsejarla, es menester tomar el pulso a la paciencia 

Y finalmente quiero que consideréys que vays a hazer un pecado 
mortal en quitarles las vidas, que no se ha de cometer por todas las 
ganancias que la honra del mundo ofrezca» -. 

«Un ángel te ha movido la lengua, con la cual has ablan- 
dado mi voluntad», dice el polaco, y decide volverse a su tierra. 

Antes de analizar el alcance de la solución que Cervantes 
propone, por boca de Periandro, al marido burlado, veamos 
otras situaciones parecidas dentro de las obras del mismo 
autor, en que se manifiestan análogos puntos de vista. 

En El licenciado Vidriera, compuesto hacia 1 605 ^, leemos: 

«Preguntóle uno que qué consejo o consuelo daría a un amigo suyo 
que estaba muy triste porque su mujer se le había ido con otro. A lo 
cual respondió : «Dile que dé gracias a Dios por haber permitido le 
»llevasen de casa a su enemigo.» «Luego, ¿no irá a buscarla?», dijo el 
»otro. «Ni por pienso, replicó Vidriera, porque sería el hallarla hallar 
»un perpetuo y verdadero testigo de su deshonra» ^. 

Toda la novelita de El celoso extremeño, escrita antes 
de 1606 ^, es un delicado análisis psicológico de un caso de 



1 Se trata aquí de la costumbre de quitar el mismo marido la vida 
a los adúlteros en el cadalso. Véase arriba, pág. 7. 

2 Pág. 76. 

3 Véase F. A. de Icaza, Las Novelas ejemplares, 191 5, pág. 173. 

* Rivad., I, 161 b. Aunque en El casamiento engañoso el adulterio 
esté tratado picarescamente, no deja de tener importancia que se re- 
pita allí el mismo pensamiento: «Dad gracias a Dios señor Campuza- 
no, dijo Peralta, que fué prenda con pies y que se os ha ido y que no 
estáis obligado a buscarla.» Edic. Amezúa, pág. 280. 

5 F. A. DE Icaza, op. cii., pág. 1 86. 



OBSERVACION'ES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 359 

honra, que Cervantes resuelve según principios que debían 
arraigar hondamente en su espíritu, a juzgar por la insistencia 
con que reaparecen en sus obras, con intervalo de largos años. 
No asistimos aquí, como en el drama o en alguna novela 
de Lope, al choque de la voluntad del héroe contra principios 
absolutos e intangibles, donde se estrellan protestas, intentos 
de análisis o impulsos de humana piedad. Cervantes no toma 
como punto de partida el desliz de una mujer para divertir o 
ensombrecer el ánimo del lector con las varias peripecias que 
de aquél se derivan, según acontece en los novellieri., en los 
picarescos o en el teatro; sino que con un arte completamente 
moderno se deleita en analizar largamente cómo ha sido po- 
sible que se produzca el pecado de adulterio; y luego, la san- 
ción moral procede de la consideración de los motivos, no 
de una adecuación formal y violenta del hecho con normas 
abstractas. 

«La venganza que pienso tomar desta afrenta no es ni ha de ser 
de las que ordinariamente suelen tomarse'; pues quiero que 
así como yo fui extremado en lo que hice, así sea la venganza que 
tomare, tomándola de mí mismo, como del más culpado en ese delito: 
que debiera considerar que mal podían estar ni compadecerse en uno 
los quince años desta muchacha con los casi ochenta míos» 2. 

La novela de El civioso impertinente contiene una tesis 
análoga a la de El celoso extremeño^ sólo que planteada inver- 
samente: Carrizales peca por defecto, por querer suprimir en 
la joven Leonor hasta el más vago sentimiento contrario a su 
injustificada tiranía conyugal; Anselmo ahora se excederá res- 
pecto de Camila, al querer convertirla en la esposa abstracta, 
insensible a toda solicitación. Ambos, en suma, son irrespetuo- 
sos con la naturaleza humana, y ante esa suprema considera- 



1 Cfr. : «sabe que tiene marido, que en cogiéndola en la primera 
desenvoltura, la ha de quitar la vida.» Quijote, I, 33, edic. Clásicos Cas- 
tellanos, III, 180. 

2 Edic. Rodríguez Marín, pág. 89. — Cfr.: «Si puede ser, siempre los 
años del esposo, con el número de diez han de llevar ventaja a los 
de la mujer, o con algunos más, porque la vejez los alcance en un 
mismo tiempo.» Persiles, edic. Schevill-Bonilla, II, 159. — En el entre- 
més de El viejo celoso, Cervantes trató picarescamente el mismo asunto. 



36o AMÉRICO CASTRO 

ción, Cervantes echa a un lado el usual código de la honra, y 
con aquella «humana y aristocrática manera de espíritu que 
tuvieron todos los hombres del Renacimiento» ^, prefirió de- 
jar rotas y maltrechas a las víctimas del error de Anselmo — 
él mismo, ante todo — , más bien que recurrir a sangrientas 
medicinas de honra, que juzgaba ineficaces. 

«Un necio e impertinente deseo me quitó la vida. Si las nuevas de 
mi muerte llegaren a los oídos de Camila, sepa que yo la perdono, 
porque no estaba ella obligada a hacer milagros, ni yo tenía necesidad 
de querer que ella los hiciese; y pues yo fui el fabricador de mi des- 
honra, no hay para qué » Hasta aquí escribió Anselmo» ^. 

Todo nuestro interés se dirige así hacia el análisis que rea- 
liza el autor de los sentimientos de sus tres personajes. An- 
selmo considera el mundo moral mecánicamente, aislado de 
la vida: «que la prueba manifieste los quilates de su bondad, 
como el fijego muestra los del oro» ^. E introducidos en 
esa vía del absurdo, en que todas las cosas pierden su sen- 
tido, se derrumba la fe de Anselmo en Camila y la virtud de 
ésta, no de otra manera que como rueda D. Quijote al apro- 
ximarse a las aspas del molino *. 



1 M. Pelayo, Est de crít. liter., cuarta serie, pág. 1 2. 

2 Quijote, I, 35, edic. cit., III, 276. 

3 Ib., I, 33, edic. cit., III, 179. 

* Guillen de Castro, al dramatizar la novela de Cervantes en El 
curioso impertitiente, aunque alteró profundamente el asunto, conservó 
algo del sentido original de la obra. Lotario y Camila son novios; An- 
selmo, que llega de un largo viaje, dice a su amigo que quiere casarse 
con Camila. Lotario cede. Camila se queda estupefacta al ver que le 
dan un marido distinto; promete vengarse; tiene amores con Lotario; 
al descubrirlos Anselmo, se desafía con Lotario, y muere, declarando 
antes su culpa, y pidiendo a los dos amantes que se casen. La huella 
del punto de vista cervantino se descubre aquí en el triunfo de los 
adúlteros, contra los principios del honor en el drama, y en 
reconocer como causa de la culpa de Camila la ausencia de buen sen- 
tido en Anselmo. De modo algo distinto piensa H. Mérimée, Vart dra- 
matique a Valencia, pág. 590. W. von Wurzbach, Romanische Forschun- 
gen, 1907, pág. 514, n., no comprendió bien el alcance y el pensamiento 
de El curioso al decir que aunque el lector «se dé cuenta de las pecu- 
liaridades del modo de ser español», la novela resulta inverosímil. Ni 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CON'CEPTO DEL HONOR 36 I 

Mirando ahora en conjunto esos tres pequeños dramas de 
adulterio que con largos intervalos ha desarrollado Cervan- 
tes, observamos un fondo común en todos ellos. En los tres 
se analiza en detalle la forma de producirse el extravío de la 
esposa, y en los tres se trata, según patentemente lo mani- 
fiesta el autor, de una falta inicial del marido. La originalidad 
de Cervantes consiste, pues, en tomar como base unos prin- 
cipios morales que no eran los corrientes, y en convertirlos 
en materia estética aplicándolos al mundo de la ficción. ]\Iari- 
dos engañados y que no castigan aparecen frecuentemente en 
nuestra literatura ^; pero la cuestión se trata picaresca, cómi- 
camente, sin desenvolver y fundir armoniosamente lo ético y 
lo estético. Cervantes logró así llegar a formas nuevas y com- 
plejas de la novela, y su pensamiento se enlaza, según veremos, 
con las corrientes que, partiendo del Renacimiento, influían 
en la literatura moderna ^. 



tiene que ver el que Cervantes no creyese en la fortaleza de las muje- 
res (la mujer es animal imperfecto) para el desarrollo de la novela. 
Es notable que Grillparzer (cit. por Wurzbach, pág. 517, n.) pensara 
que esta novela es «sumamente débil» y «rebuscada y amanerada>, 
que lo interesante se acaba pronto y lo indiferente está exagerado. 

1 Desde los cuentos de la Edad Media, pasando por el Corvacho, 
la farsa del siglo xvi (Gil Vicente, Farsa de Inés Pereira, Auto da India; 
Farfa a nianei'a de tragedia, Lope de Rueda, Timoneda (v. H. INIérimée, 
L'art dramatique, pág. 125); los picarescos (Lazarillo, Guzmdn, etc.); 
los cuentistas (S. Mey, Fabulario), hasta los graciosos de la comedia 
y los entremeses (p. e., el del Doctor Carlina, de Góngora). Natural- 
mente, no me propongo, ni mucho menos, ser completo en esta cita. 

2 Gran analogía, p, e., con Moliere. Dice Lanson, Hist. lit.fran., 1 9 1 2, 
pág. 526, hablando de la moi-al de Moliere: «Combattre la nature est 
folie; on est ridicule de le faire et malheureux. II n'est pas permis 

de se subordonner une personne humaine La est la faute d'Ar- 

nolphe (Vécole des femmes), qui par une vue tout égoiste condamne 
Agnes a l'ignorance, á la bétise, a la privation de tous les plaisirs na- 

turels; mais la nature d'Agnés se révolte et Moliere bat des mains». 

De la misma suerte hallamos siempre combinada en Cervantes la 
obediencia a la naturaleza, bajo la guía de la razón. Cfr. : «advirtiendo 

[el padre] que era bien dejar a la voluntad de su querida hija el 

escoger a su gusto; cosa digna de imitar de todos los padres que a 
sus hijos quieren poner en estado.» Quijote, I, 51, edic. cit., IV, 295. 

Tomo III. 24 



302 AMÉRICO CASTRO 

Ahora ocurre pensar si Cervantes, además de la doctrina 
que derive del proceder de sus personajes, formula en sus 
obras un concepto del honor distinto del del drama. Desde 
luego los casos citados anteriormente nos llevan bien lejos de 
la venganza secreta o pública, según acontecía en el teatro 
y en la realidad. Cervantes consideraba agraviado al marido; 
pero al analizar las causas de ese agravio, de esa disminución 
del patrimonio espiritual de la persona, se confunde la culpa 
de la mujer con la derivada del error psicológico del marido; 
la razón domina a la cólera y la venganza no se produce. Y 
no es menos cierto que, aun en el caso de culpa estricta de la 
mujer, su solución es la misma, como puede verse por el pa- 
saje de El licenciado Vidriera y el final de la cita de Per siles, 
transcritos arriba. Esto, unido a lo que ahora diré, permite 
sostener que para Cervantes el honor reside más en la signi- 
^ ficación moral del hombre, según principios superiores, que 
en la estimación ajena; es un bien más interno que externo; se 
lesiona más por nuestros actos que por los de los demás; en 
suma, no puede admitirse sin crítica la existencia de la honra 
Ov^i^i^ o de la deshonra. Toda la casuística aneja a la necesidad de 
^ ser noble para ser honrado, a las relaciones con el monarca 

y a la publicidad o sigilo de las ofensas, pierde su sentido en 
Cervantes. He aquí unos cuantos pasajes significativos: 

«Mira, Sancho: si tomas por medio a la virtud y te precias de ha- 
cer hechos virtuosos, no hay para qué tener envidia a los que los tie- 
nen príncipes y señores; porque la sangre se hereda y la virtud vale 
por sí sola lo que la sangre no vale» ^. 

«La verdadera nobleza consiste en la virtud, 3' si ésta a ti te falta 
negándome lo que tan justamente me debes, yo quedaré con más ven- 
tajas de noble que las que tú tienes» 2. 

«Había un labrador muy honrado, y tanto, que aunque es anexo al 
ser rico el ser honí'ado, más lo era él por la virtud que tenía que por 
la riqueza que alcanzaba» ^. 

En La fuerza de la sangre, Leocadia refiere a su padre 
la violencia de que ha sido objeto; aquél dice algo que si al 



1 Quijote, II, 42, edic. cit.. Vil, 102. 

2 Ib., I, 36, edic. cit., III, 289. 
* Ib., I, 51, edic. cit., IV, 293. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 363 

pronto nos hace pensar en un concepto del honor distinto del 
que hemos atribuido a Cervantes, tomado en conjunto, no nos 
deja lugar a duda: 

«Advierte, hija, que más lastima una onza de deshonra pública, 
que una arroba de infamia secreta. Y pues puedes vivir honrada con 
Dios en público, no te pene de estar deshonrada contigo en secreto: 
la verdadera deshonra está en el pecado, y la verdadera 
honra en la virtud. Con el dicho, con el deseo y con la obra se 
ofende a Dios; y pues tú ni en dicho, ni en pensamiento, ni en hecho 
le has ofendido, tente por honrada, que yo por tal te tendré, sin que 
jamás te mire sino como verdadero padre tu3-o» '. 

Según este principio, el que infiere un agravio, se infama, 
ante todo, a sí mismo. Dice Lotario al perturbado Anselmo: 

«Porque si yo he de procurar quitarte la honra, claro está que 
te quito la vida; pues el hombre sin honra, peor es que un muerto. 
Y siendo yo el instrumento, como tú quieres que lo sea, de tanto mal 
tuyo, ¿no vengo a quedar deshonrado, y por el mismo consiguiente 
sin vida?» 2. 

Las dos citas anteriores son de gran interés; Cervantes, 
aquí como siempre, no pierde de vista las realidades con- 
cretas; no deja de tener en cuenta el modo como sus contem- 
poráneos entendían la honra: de otro modo se quedaría en el 
abstracto terreno del moralista^. Es cierto que «lastima» una 



1 Rivad., I, 168 b. 

2 Quijote, I, 33, edic. cit, III, 183, 184. — «Cada uno es hijo de 
sus obras», se dice en dos lugares del Quijote, I, 4 y 47, edic. cit.. I, 
1 19; IV, 227. 

' En Las dos doncellas, Teodosia cuenta su malandanza, y dice: 
«Temo a mi hermano que está en Salamanca, del cual si soy conocida, 
}^a se puede entender el peligro en que está puesta mi vida; porque 
aunque él escuche mis disculpas, el menor punto de su honor pasa a 
cuantas yo pudiere darle.» Cuando reconoce a su hermano en el noc- 
turno interlocutor, exclama: «Toma, señor y querido hermano mío, y 

haz con este hierro el castigo del que he cometido ; sólo te suplico 

que la pena sea de suerte que se extienda a quitarme la vida 3^ no la 
honra, que puesto que yo la he puesto en manifiesto peligro ausen- 
tándome de casa de mis padres, todavía quedará en opinión si el cas- 
tigo fuere secreto.» Mirábala su hermano, y aunque la soltura de su 
atrevimiento le incitaba a la venganza, las palabras tan tiernas y tan 
eficaces en que manifestaba su culpa le ablandaron de tal suerte las 



364 AMÉRICO CASTRO 

onza de deshonra pública, que la deshonra puede ser como la 
muerte; así es, pero sobre ello está nuestra crítica, y sobre 
todo, lo que deba ser la conducta^. 

Considerando ahora la gran complejidad de la obra de 
Cervantes, donde toda idea o sentimiento halla su eco, com- 
prendemos que a veces haya frases relativas al honor inspi- 
radas en la fórmula: honra, igual a reputación. 

«El honor de las mujeres consiste en la opinión buena que dellas 
se tiene» 2. 

«Las honras que se quitan por escrito, como huelan y passan de 
gente en gente, no se pueden reduzir a restitución, sin la qual no se 
perdonan los pecados» ^. 

« Vuesa merced, señora mía, no grite, que las voces que diere serán 
pregoneras de su deshonra: nadie me ha visto entrar en este aposento^ 

que mi suerte ha llovido sueño en todos vuestros criados; y cuando- 

ellos acudan no por mi muerte dejará de quedar en opinión vues- 
tra fama» *. 

No obstante estos y otros pasajes análogos, que reflejan 
estados de hecho, no los principios, creo que la opinión de 
Cervantes es la expuesta antes. Aquí como en el teatro, la 
doctrina de la honra se define con precisión máxima en los 
momentos en que se la juzga perdida; en el drama, la muerte 
de la adúltera — real o presunta — es el tributo rendido al con- 
cepto popular y tradicional de la honra, que exige la venganza; 
en Cervantes se juzga mejor no darle muerte ^. 



entrañas, que con rostro agradable y semblante pacífico la levantó deí 
suelo, y la consoló lo mejor que pudo y supo, diciéndole, entre otras 
razones, que por no hallar castigo igual a su locura, lo suspendía 
por entonces.» Rivad., 201 a, 202 a. Cfr. también La señora Cornelia, 
Rivad., I, pág. 216, jí- el desenlace de la novela. 

1 Cfr.: «Otros, con temor de infamia, no se atreven a publicar lo 
que, una vez descubierto, hade sufrir el juyzio del vulgo, peligroso 
y casi siempre engañado.» La Galaiea, edic. Schevill-Bonilla,. 

I, XLVIII. 

2 Quijote, edic. cit., III, 192. 

3 Persiles, edic. cit., I, 96-97. Cfr.: «me llevó mi hermano [a unas 
bodas de una prima mía] con sana intención y por honra de mi pa- 
rí enta.» La señora Cornelia, Rivad., I, 214 <5. 

■* La ilustre fregona, Rivad., I, 197 b. 

5 No vale casi la pena decir que Cervantes y el teatro están plena- 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 365 

Como rasgos principales de la doctrina de Cervantes sobre 
«1 honor, se nos muestran: el análisis del valor de la injuria 
— de este análisis procede precisamente su actitud — , el hecho 
de perdonar a la adúltera, la afirmación de que el honrado 
es sobre todo el virtuoso y de que el juicio del vulgo es in- 
seguro ^. 

LOPE DE VEGA 

Algunos rasgos de la doctrina del honor que hemos visto 
incorporada artísticamente a las obras de Cervantes, encuen- 
tran eco en escritores de índole diversa durante el siglo xvii -. 
No es raro encontrar en el teatro intentos de analizar el valor 
de la honra; pero lo general es que el obrar de los personajes 
se determine por las ideas más extendidas de que el honor 
es igual a la fama y de que hay que hacer lo que ésta exige 
para ser honrado. Muy característico es el caso del duque de 
Ferrara, en El castigo sin venganza; afirma resueltamente que 
«el vulgo no es censor De la verdad, y es error De entendi- 
mientos groseros Fiar la buena opinión De quien inconstante 
y vario, Todo lo juzga al contrario De la ley de la razón» ^. 
A poco que el duque hubiese ampliado ese punto de vista y 



mente de acuerdo en reconocer como honra principal la ganada por 
realizar actos inspirados en las grandes virtudes de la época; en esos 
casos, virtud y reputación se funden en el supremo concepto de gloria: 
«las [cosas] que se intentan por Dios y por el mundo juntamente son 
aquellas de los valerosos soldados que sin hacer discurso ni adver- 
tir el manifiesto peligro que les amenaza, llevados en vuelo de las alas 
•del deseo de volver por su fe, por su nación y por su rey, se arrojan 
intrépidamente. Estas cosas son las que suelen intentarse, y es honra, 
gloria y provecho intentarlas.» Quijote, edic. cit., III, 187. 

^ «Puesto que es mejor ser loado de los pocos sabios que burlado 
de los muchos necios, no quiero sujetarme al confuso juicio del des- 
vanecido vulgo.» Quijote, I, 48, edic. cit., lY, 238. 

2 Necesito recordar el carácter no exhaustivo de estas observa- 
ciones. Una enumeración de todos los que en los siglos xvi y xvu han 
tratado críticamente del honor, para mí no tiene ahora objeto. 

3 Rivad., XXIV, 569 a. 



366 AMÉRICO CASTRO 

hubiese traído a reflexión su propia vida ^, no habría podido 
tomar aquella truculenta venganza; pero entonces Lope no 
habría hecho un drama popular -. 

En las «Novelas a Marcia Leonarda» ^, en las que no se 
sometía el autor al inmediato aplauso del público, trató Lope 
de vario modo las cuestiones de honor. En La desdicha por 
la honra se aproxima bastante al punto de vista crítico que 
vengo examinando. Felisardo «quiere, a fuerga del honor, Re- 
sistir a la fortuna», según dice el epitafio final. Sus padres ñie- 
ron expulsados de España por moriscos, y él se cree obligado 
a abandonar el servicio del virrey de Sicilia: «que no es justo 
que un hombre a quien pueden dezir esta nota de infamia, 
siempre que se ofrezca ocasión, viva en ella». A lo que res- 
ponde el virrey: «En el nacer no merecen ni desmerecen los 
hombres, que no está en su mano: en las costumbres sí, que 

ser buenos o malos corre por su cuenta La diferencia de 

las leyes ['religiones'] no ofende la nobleza de la sangre» *. 
No se conformó Felisardo con la honra que procede de la 
conducta, sino que aspirando a realizar una resonante proeza 
abandonó al virrey y a su prometida. Perdió la vida en la de- 
manda, y «quedaron sus pensamientos burlados y Silvia crian- 
do aquella desdichada prenda suya» ^. 

Sin embargo, al tratar de un caso de adulterio en la ter- 



1 Véase arriba, págs. 28-29. 

2 Cfr.: «Los casos de la honra son mejores Porque mueven con 
fuerza a toda gente.» Arte nuevo de hacer comedias, Rivad., XXXVIII, 
232. — Vuelvo a insistir aquí (v. pág. 29, n.) sobre la singularidad nota- 
ble de El castigo del discreto. Quizá el desenlace bufo, propio de una 
farsa, explique en parte que Lope desarrollara una tesis tan extraña 
dentro de su teatro. 

3 Edic. Fitz-Gerald, Romanische Forschungen, 191 3, XXXIV. 

* Es notable esa afirmación después de expulsados los moriscos. 
No la tuvo en cuenta F. Scheichl al escribir que «a una plena toleran- 
cia no se elevó nunca Lope de Vega», en su deficiente estudio Zur 
Geschichte des Tolera7izgedankens in der spatiischeíi Dichtung des 16. 
und 17. Jahrhunderis (Monatshefte der Comenius Gesellschaft, V, 1896, 
págs. 121-139). 

5 Edic. Fitz-Gerald, Rom. Forsch., XXXIV, 338. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 367 

cera de sus «Novelas a Marcia Leonarda», Lope nos presenta 
un ejemplo típico de secreta venganza. Marcelo hace que 
ignora la falta de su mujer; encarga a un esclavo que la mate, 
y en seguida él y sus criados le apuñalan. Después va matando 
sigilosamente a todos los que conocían su deshonra, y en ñn 
al amante Lisardo, a quien ahoga una noche mientras se ba- 
ñaba en el río. Dice el autor al final que esta novela de La pru- 
dente venganza no está «escrita para exemplo de los agravia- 
dos, sino para escarmiento de los que agravian» ^. Lo que no 
le impide escribir unas líneas antes: «Es desatino creer que se 
quita, porque se mate al ofensor, la ofensa del ofendido. Lo 
que ay en esto es que el agraviado se queda con su agravio y 
el otro muerto, satisfaziendo los deseos de la venganga; pero 
no las calidades de la honra, que para ser perfecta no ha de 
ser ofendida» -. 



1 Lug. cit., pág. 366. Ya notó Schmidt, Die Schauspiele Calderones, 
pág. 255, la estrecha relación entre esta novela de Lope y A secreto 
agravio de Calderón. 

2 Edic. Fitz-Gerald., pág. 365. Los editores no han comprendido 
todo el sentido de este texto al decir que, conociéndose las relaciones 
de Lope con Marta de Nevares, el pasaje citado es «lo más sorpren- 
dente y desvergonzado de todo el libro» (pág. 446). Tenemos aquí un 
caso más de cómo las doctrinas sabias y los elementos populares se 
cruzan en la obra de Lope, con ventaja casi siempre de estos últimos. 
Cfr. en un orden distinto el Arte nuevo de hacer comedias. Cfr. aún: 

<íAlonso. ¿Tócale, señor, la afrenta A un padre, hermano o pariente 

Cuando una mujer no es buena? Rey. No, que sólo toca a quien Llegó 
a los brazos con ella; Oue en lo que ellos no le han dado. No puede 
caber afrenta.» El galán de la membrilla, Acad., IX, 1 15 b. — En algunas 
de nuestras más célebres comedias hallamos diversos intentos de aná- 
lisis del fundamento de la honra. Todos recuerdan: «¿Sois caballero, 
García? Doii García. Téngome por hijo vuestro. DoJt Beltrán. (V basta 
ser hijo mío Para ser vos caballero?, etc.». La verdad sospec/iosa, edi- 
ción Barr}', pág. 91. — <íRey. De vuestra nobleza estoy Satisfecho, y pon- 
dré hoy En vuestro pecho esta banda: Que si la doy por honor A un 
hombre indigno, don INIendo, Será en su pecho remiendo Y mudará de 
color.» García del Castañar, Rivad., LIV, 2 b. — Las protestas que en 
el teatro se formulan contra la doctrina del honor (v. pág. 24, n. 3, y 
pág. 27) envuelven sin duda una condenación de aquellos principios, 
pero no les contraponen claramente un concepto distinto del honor. 



368 AMÉRICO CASTRO 

Téngase presente que en este caso y mucho más en El cas- 
tigo sin. venganza, Lope nos hace explicable, lo mismo que 
Cervantes, la falta de la mujer; pero su solución es distinta ^. 



OTROS ESCRITORES DEL SIGLO XVII 

Quevedo no podía por menos de aludir a la honra en la 
revista que en Los sueños pasa a la sociedad de su tiempo. 
Véase, por ejemplo, la Visita de los chistes: «Al fin en el 
mundo todos han dado en la cuenta, y llaman honra a la 
comodidad, y con presumir de honrados y no serlo, se ríen 
del mundo, etc.» ^. Y en Las zahúrdas d£ Pintón: «muere de 

hambre un caballero pobre, no tiene con qué vestirse o da 

en ladrón, y no lo pide porque dice que tiene honra, ni quiere 
servir porque dice que es deshonra, etc.» ^. Pero Quevedo no 
nos dice con precisión su concepto de la honra, sino su dis- 
conformidad con los hábitos de la época. 

El licenciado D. Pedro Pérez de Saavedra trata del honor, 
en el sentido que vengo examinando, en su obra Zelos divinos 
y humanos ^. Para el caso de tomar a la mujer en adulterio dice: 

«Supongamos, pues, que leuanta la mano y suspende el golpe; 
^qué ha de hazer este casado para cumplir con lo que deve a la repu- 
tación de su persona, de su casa, de sus hijos, de sus deudos y de la 
misma ley? Porque todos están a la mira deste suceso para afrentarle 
con su mismo sufrimiento y disimulación. Ouédanle vivos dos crueles 
enemigos ofensores de su honra, que son la muger y el adúltero; 3' 
déste puede temer irrisión y burla, y de su muger mayores atrevi- 
mientos en pago de su misericordia En dificultad tan grande, en 



1 Lo mismo acontece en La prudencia en el castigo (págs. 29-30, n.). 
Y en El médico de su honra (el de Lope y el de Calderón) y en A se- 
creto agravio, de Calderón, la mujer es inocente. 

2 Rivad., XXIIl, 339 b, 340 a. 
' Ib., 312 i5, 313 a. 

* El autor se titula «relator del consejo real de las órdenes». La 
obra va dirigida a D. Juan Alonso Enríquez de Cabrera, almirante de 
Castilla, y se imprimió en iSIadrid por Juan González, 1629, 8.°, 243 fo- 
lios. Bibl. Nac, /?-6530. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CON'CEPTO DEL HONOR 369 

caso tan dudoso, ;quién acertará a dar conveniente resolución si no es 
arrimándose a la dotrina del Evangelio? Que el marido que aprehen- 
diere a su muger en el adulterio, no la dé muerte no la entregue 

a la justicia, sino dexe su compañía Y no le parezca que aun falta 

alguna satisfacción que se deve a su honra según las leyes profanas, 
porque lo cierto es que el que cumple con la ley evangélica, cumple 
con todo. Y si con esto no se quietare su ánimo, por lo menos 
considere que no ay herida que no dexe alguna señal, y a la parte con 
menos perfección.» 

Cita a San Antonio Abad, a Eurípides, y del Petrarca dice: 

«Y el que deste autor no se atreviere a tomar para sí los exemplos 

que refiere, tornéalo menos los consuelos. > « Las virtudes o 

vicios ágenos pueden causarnos o dolor o gusto, pero 
no infamia ni honra. Es cada uno hijo de sus obras, por ellas 
puede ser infame o honrado.» «Sea, pues, la conclusión que la muger 
buena se estime como buena y la ruin se dexe como ruin» ^. 

Antonio López de Vega compuso en 1655 una obra, aún 
inédita ^, titulada Paradoxas racionales esc7'itas en forma de 
diálogos — del género narrativo, la primera; del activo, las de- 
más — , entre un cortesano i un filósofo. La paradoja 5-^7 diá- 
logo 4.° tratan de la honra ^. He aquí lo esencial de su teoría: 

[Fol. 67 &.] <!i Cortesano. Por más estraña paradoxa tengo ésta que 
todas las pasadas. Porque si ni la gloria de haver nacido ilustre, ni la 
que dan las insignias honoríficas i la administración del govierno pú- 
blico, o la que se adquiere en la común opinión por el esfuergo y 

cargos militares, se ha de llamar honra , ¿dónde la hallaremos con 

verdad? Filósofo. Quedan los exercicios de las virtudes morales; 
los de la parte intelectual i eminencia en los estudios científicos, i 
todo lo que pueda llamarse vida racional i proceder honrado, que a 

nadie dexa de ser estimable i en nadie dexa de ser honorífico 

Cortesano. Yo oí dezir que no era la honra más que opinión » — 

[Fol. 81.] i-Fito'so/o. Los cuerdos, no los desatinados, son los que dan 
estimación. Téngalos yo en mi abono; que aunque sean los menos, 
bastantes son para dar la verdadera.» — [Fol. 83.] «Venga o quede 
en el vencido qualquiera de los duelistas, ;cómo queda allí pi'ovada 
o convencida la razón o injusticia de ninguno?> 



^ Fols. 220 V a 222 r. 

2 Bibl. Nac, ms. 7903, en 8.°, 94 fols. Al final: «Madrid y noviem- 
bre 12 de 1655.» Ya la cita Gallardo, Ensayo, III, 517. 

3 Fols. 66-86. 



370 AMERICO CASTRO 

Véase cómo fué tratada la cuestión por Juan de Zabaleta -^ : 
«No ay más honra que la virtud. Querer que la venganga, que es 
vicio detestable, guarde las virtudes de que se compone la honra, no 
es más de hazer que eche a perder la venganga las virtudes. Una de 
las partes de la honra es la virtud de cumplir muy bien con las virtu- 
des del casado. Vengar a su arbitrio el adulterio, es juntar con una 
virtud un vicio. No se engañe el mundo: lo que llaman honra común- 
mente es la estimación, y ésta no toda, sino lo que hazen de un hom- 
bre los mogos sin prudencia y los viejos sin juizio. Por cumplir con 
éstos se hazen las vengangas, que para con los varones cuerdos sólo 
el que obra sin culpa es el honrado. Dios entiende mejor de duelo que 
todos, y para con Dios queda más bien puesto el que perdona los pa- 
los que el que los da. Con el vicio de la venganga se pierde la virtud, 
que es la verdadera honra.» 



CONCEPTO DEL HONOR EN ALGUNOS AUTORES DEL SIGLO XVI 

Al analizar los antecedentes del concepto del honor en 
Cervantes, me fijaré en la literatura profana y prescindiré de 
las /loctrinas formuladas por escritores religiosos acerca del 
perdón de las injurias, pues su punto de partida no es la crí- 
tica, desde el punto de vista racional y terreno, de la natura- 
leza de la ofensa ^, sino, principalmente, consideraciones de 
orden teológico. Sólo citaré un ejemplo de Fr. Hernando de 
Zarate, y dejaré descartado este aspecto de la cuestión: 

«La razón por que se reservó Dios para sí la venganza y el castigo 
de nuestras injurias, es porque sólo él la sabe tomar con prudencia y 
justicia, y tantearla sin pasión; pero el hombre, mayormente el que la 
tiene, no tiene raya ni término en su venganza, ni se contenta con lo 
que basta» ^. 



1 Día de fiesta, edic. 1704, pág. 168. La primera edición es de 1659. 

2 Recuérdese, p. e., el relato inserto en Persiles (edic. cit., II, pági- 
nas 63-69) en que una señora perdona al matador de su hijo diciendo: 
«Hombre, quienquiera que seas, ya ves que me has quitado el aliento 
de mi pecho, la luz de mis ojos y, finalmente, la vida que me susten- 
tava; pero porque entiendo que ha sido sin culpa tuya, quiero 
que se oponga mi palabra a mi venganga, etc.». 

* Disciusos de la paciencia cristiana, Rivad., XXVII, 629 a. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 371 

]\Iateo Alemán trata de las cuestiones de honra en dos ca- 
pítulos del Giizmáii de Alfarache ^. Los juicios sobre la honra 
aparecen en las digresiones morales que interceptan el relato 
picaresco : 

«Diz que ha de estar sujeta mi honra de la boca del descomedido 
y de la mano del atrevido, el uno porque dijo y el otro porque hizo 
lo que fuerzas ni poder humano pudiera resistirlo Como si no supié- 
semos que la honra es hija de la virtud; y tanto que uno fuere 
virtuoso, será honrado; y será imposible quitarme la honra, si no me 
quitaren la virtud, que es centro della. Sólo podrá la mujer propia 
quitármela — conforme a la opinión de España — , quitándosela a sí 
misma; porque siendo una cosa conmigo, mi honra y suya son una 
y dos, como es una misma carne; que lo más es burla, invención y 

sueño » 2 «Dime, ;no es ése, que ahora como fingido pavón hace la 

rueda y extiende la cola, el que aj^er no la tenía ? Si bien lo consi- 
deras, hallarás los tales no ser hombres de honra, sino honrados, 
que los de honra ellos la tienen de suj'o, nadie los puede pelar que 
no les nazca nueva pluma más fresca que la primera; mas los hon- 
rados, de otro la reciben» 3. 

Es, por consiguiente, manifiesto que Alemán sienta el prin- 
cipio de que la honra no es lesionable por un tercero. Sólo 
admite la deshonra en el caso de adulterio de la mujer, con- 
formándose con «la opinión de España»; y para ello reduce 
antes a una sola personalidad las del marido y la mujer. 

Gerónimo de Urrea ^ publicó en Venecia en 1 566 el Diá- 
logo de la verdadera honra militar, que tracta cómo se ha de 



' Rivad., III, 220-224. 

2 Pág. 220 a. 

3 En otros lugares del Guzmdii hay alusiones a la honra: «No hay 
deshonra que lo sea, sino al que la tiene por tal? (pág. 200 a). «Admi- 
rablemente lo sintió Séneca, que como en la plaza le diese una coz 
un enemigo suyo, todos le incitaban que del se querellase a la jus- 
ticia, y riéndose les dijo: «¿No veis que sería locura llamar un jumento 
a juicio?* (200 <2J. «La opinión j^ voz del vulgo, que siempre es la más 
flaca y menos verdadera por serlo el sujeto de donde sale» (195 a), etc. 

* G. BoRAO, Noticia de D. Gerónimo Jiménez de Urrea y de su novela 
caballeresca viédtta D. Clarisel de las Flores, Zaragoza, 1866. En las 
páginas 42-48 trata del Diálogo de la verdadera honra, pero no juzga 
singular en él sino sus críticas de la milicia española. Ticknor (traduc- 



372 AMÉRICO CASTRO 

conformar la honra con la conscientia. Su fin principal es com- 
batir el duelo: 

«Vení acá: ¿qué tenéis que ver en las vidas de los hombres, ni 
menos en la vuestra, siendo juridición de solo Dios?» [fol. 2 v\. «.iCómo 
siendo vos de Triana 3' Belmar de Sevilla no podistes provar, como 
dixistes, ser tan bueno como él? Y quedara él por mentiroso y no fué- 
rades obligado a buscar campo y patentes para mostrar infedelidad, 
sobervia e ignorancia y especie de trayción al rey y rebelión a las 
le)'es» [fol. 2 v\. «No por entender menos la honra los antiguos fueron 
más honrados que nosotros, sino por ser más virtuosos, porque el 

virtuoso aunque no busque la honra la halla ; sin la propia virtud no 

podemos alcanzar la verdadera honra» [fol. 78 r]. «.Altatnirano. ¿Luego 
no tiene remedio [el desmentido]? Franco. Sí tiene, desta manera: que 
el que desmentió y quitó vuestra honra, como dezís, os la torne 
confesando delante de quien os desmentió y de otras honradas per- 
sonas como os desmintió injustamente» [fol. 82]. 

He aquí su opinión sobre el adulterio y la venganza : 
«La ma3'or deshonrra de quanto a un hombre pueden venir es el 
adulterio de su muger; porque si uno me desmiente y me quita mi 
verdad, puédemela bolver; mas la muger puédeme quitar mi honra y 

no me la puede tornar ; porque yo sea adúltero, no hago perjuyzio 

a mi buena muger; mas si mi muger es adúltera ofende gravemente a 
Dios, a mí y a sí propia» [fol. 83 i\ <Altamirano. El hombre que toma 
en adulterio su muger y no la puede matar ni dexar, ¿qué de ve hazer 
para quedar sin mengua? Franco. Parece que deve embiarla a sus 
padres si los tiene, y si no a un monesterio, donde no tra3-a más cuenta 
con ella. Aliamirano. ¿Y del adúltero hallándolo con ella, qué deve 
hazer? Franco. Si la furiosa yx2. y enojo le da lugar, entregarlo a la jus- 
ticia, que más venganza y honra le será verlo traher a la vergüenza 
por calles públicas y pregón que su vellaquería publique, y después 
debaxo una horca cortar la cabeza, por mano de un vil verdugo, que 
no haber él con sus manos hecho en él aquéllo que sólo el nefando 
ministro deve hazer» [fol. 84 v\. 

Del mismo modo que antes encontranjos apuntada en el 
teatro del siglo xvi la teoría de que la honra es igual a la 
fama, así también encontramos reflejos de la doctrina según 



ción esp., II, 96) no observa tampoco la peculiaridad de sus ideas. 
Stuart (Romanic Revieiv, 1910, pág. 254) analiza brevemente el libro 
5' lo cree de espíritu completamente italiano, aunque escrito en es- 
pañol. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 373 

la cual el honrado y noble es el virtuoso. Leemos en la Farsa 
llamada Ros i da ^ : 

«Que mejor es a mi ver, Por mi virtud merecer, Que no por natu- 
raleza; Dessos que tienen riqueza Con favor, No les codicio su honor, 
Porque mirándose todo, Somos en fin hechos de lodo; Por lo qual es 

muy mejor El que ama Ganar por virtud la fama Sólo aquel 

noble se llama Que lo es Quántos ay dessos que ves Por allá. Que 

tu parecer dirá Cuestan de oro labrados, Y están debaxo forjados De 
plomo, y aun oxalá.» 2. 

Un escritor del siglo xvi que con detenimiento examina 
los fundamentos de la honra es Antonio de Torquemada en 
sus Colloqnios satíricos ^. El sexto coloquio trata «de la honra 
del mundo». Está dividido en tres partes: 

«En la primera se contiene qué cosa es la verdadera honra 

en la segunda se tratan las maneras de las salutaciones antiguas 

en la tercera se trata una quistión antigua y ya tratada por otro?, 
sobre quál sea más verdadera honra, la que se gana por el valor y 
merecimiento de las personas o la que procede de los hombres por 
la decendencia de sus passados. Es coUoquio muy provechoso para 
descubrir el engaño con que las gentes están ciegas en lo que toca 
a la honra. >^ 

Podía resumirse su punto de vista diciendo que es la resul- 
tante de la teoría tomista del honor, personalmente interpre- 
tada, y de una observación ascéticamente hecha de las costum- 
bres de la época, inspirada en la contradicción que nota entre 
esas costumbres y la moral evangélica. En muchos puntos re- 
cuerda el Diálogo de Mercurio y Carón, de Juan Valdés. Por 
la orientación espiritual que revela, y hasta por la forma lite- 
raria, Torquemada es un erasmista. 



^ Cuenca, 1558. 

2 Teatro del siglo XVI, edic. Biblióf. Madrileños, págs. 520-21. 

3 INIondoñedo, en casa de Agustín de Paz, 1553. H;m sido reimpre- 
sos en los Orígenes de la Novela, de M. Menéndez Pelayo, tomo II, 
1907, págs. 485-581. Sobre Torquemada no poseo más datos que los 
pocos que él mismo da en sus obras. Fué secretario del conde de 
Benavente. (V. Nicolás Antonio, Nova, I, pág. 164, y Clemencín en su 
edición del Quijote, 1833, tomo I, pág. 113.) 



374 AMERICO CASTRO 

«La verdadera honra es la que damos unos a otros sin procurarla 
los que la reciben; porque las obras virtuosas que hicieron las obraron 
por sola virtud y sin ambición ni codicia de la honra» i. 

Pero Torquemada concede más importancia a la virtud que 
a la honra, que para él dista mucho de ser el mayor de los 
bienes de este mundo, ni depende de las riquezas o el poder, 
como piensa Santo Tomás. Los actos del individuo tienen 
más valor que su posición social, y por tanto, los linajes valen 
menos que los que «con sus obras hacen principio a sus lina- 
jes» -. Y añade: «no ha de seguir la virtud a la honra y a la 
gloria, sino ellas han de seguir a la virtud» ^. El espíritu que 
le anima es distinto del que vimos reflejado en los casuistas: 

«Si alguno ha levantado un falso testimonio en perjuicio de la bue- 
na fama o de la hacienda, y por ventura de la vida de alguna persona, 
por lo que su conciencia le manda que se desdiga luego, pone por 

contrapeso la honra y así el premio que había de llevar de la 

virtud, por la buena obra que hacía en perdonar o en restituir la fama, 
en lo cual ganaba honra, quiere perderle, con parescerles que con ello 
la pierde por hacer lo que debe, quedando en los claros juicios 
con maj^or vituperio por haber dejado de hacer lo que su conciencia 
y la virtud le obligaba.» 

Torquemada condena débilmente la muerte de la adúltera, 
y no dice, como otros, que la falta de la mujer deja incólume 
la honra del marido: 

«Absolvió Cristo a la mujer adúltera, y paresce que por este en- 
xemplo ninguno puede justamente condenarla; pero los maridos que 
hallan sus mujeres en adulterio, y muchas veces por sola sospecha, 

no les perdonan la vida Las leyes no mandan sino que se entregue 

y ponga en poder del marido, para que haga della a su voluntad. El 
cual, si quisiere matarla, usando oficio de verdugo, puede hacerlo sin 
pena alguna en cuanto al marido; pero cuanto a Dios no lo puede ha- 
cer con buena conciencia sin pecar mortalmente Y si: se permite 

este poder en los maridos es por embarazar la flaqueza de 
las mujeres, para que no sea este delito tan ordinario como sería 
de otra manera» ^. 

El Lazarillo de Torvtes contiene, como es bien sabido, una 
sátira del puntillo de honra. El anónimo autor se ha fijado es- 



Pág. 537 «!- — ^ Pág. 245^2. — spág. 534 a. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 375 

pecialmente en las fórmulas de cortesía. Lazarillo habla apa- 
rentemente según su leal entender, pero guiado en el fondo 
por aquel admirable sentido de revisión de los valores sociales 
que anima las páginas de la obrita inmortal. El Escudero que- 
rría que un caballero, su vecino, le ganara alguna vez por la 
mano en quitarse la gorra: 

«Parésceme, señor, le dixe }'o, que en esso no mirara, mayormente 
con mis maj'ores que j'o y que tienen más.» «Eres mochacho, me res- 
pondió, y no sientes las cosas de la honrra, en que el día de oy está 

todo el caudal de los hombres de bien Acuerdóme que un día 

deshonré en mi tierra a un oficial, y quise poner en el las manos por- 
que cada vez que le topava dezía: «Mantenga Dios a vuestra merced.» 
«Y no es buena manera de saludar vn hombre a otro, dixe yo, dezirle 
que le mantenga Dios:» «Mira mucho de enhoramala, dixo él, a los 
hombres de poca arte dizen esso, mas a los más altos, como yo, no les 
han de hablar menos de: Beso las manos de vuestra merced» ^. 

Un poeta valenciano de la primera mitad del siglo xvi, 
Juan Fernández de Heredia Q 1485-1549)) ríos ha dejado cier- 
tos Versos sobre los casos de la hotira -; en ellos expone una 
teoría del honor y revisa lo que él juzga errores de sus con- 
temporáneos: 

«Las cosas de nuestra fe, 
no buscar razón en ellas; 
mas déstas, que es la orden dellas 
por razón, no sé por qué 
sin razón quieren creellas. 



' Edic. Foulché-Delbosc, págs. 48-49. Nótese la coincidencia con 
Torquemada, Colloquios satíricos, edic. cit., pág. 538 : «¿Puede ser 
mayor vanidad y locura que no querer que nadie ruegue a Dios que 

nos dé salud, ni que guarde, mantenga, y que en lugar dello 

nos deleitemos con un besa las manos a vuestra merced? Que 
si bien consideramos lo que decimos es mu\' gran necedad decirlo, 
mintiendo a cada paso, pues que nunca las besamos. > 

2 Obras de D. Juan Ferná?idez de Heredia, precedidas de una bre- 
ve noticia biográfica del autor, por Francisco Martí Grajales, Valen- 
cia, 191 3, págs. 49 y sigs. No se conocen muchos detalles acerca de la 
vida de F. de Heredia. (V. H. Mérimée, L'art dramatique á Valen- 
cia, págs. 65 y sigs.) — Las obras de Heredia aparecieron en 1562. 



376 AMÉRICO CASTRO 

Los quéstas cosas celebran, 
tanto la honra asotilan, 
que digo que la tresquilan; 
y por mil partes la quiebran, 
pues tan delgado la hilan» ^. 

«Que las haziendas preciemos, 
bien es, que gran cosa son; 
la vida más, que es razón; 
y más l'alma 

Pues si todo se aventura, 
y a cada paso se da 
por la honra, ¿no será 
gran culpa y mala ventura 
dejalla yr como va?» 2. 

F. de Heredia llega a definir la honra como una calidad 
puramente subjetiva: 

«Que uno puede afrentarme, 
mas si yo no me avergüengo 
no hay quien pueda avergonzarme» ^. 

«Si de otro caso pedís 
os dirán qués ya ley puesta, 
de tener la mano presta, 
y a quien os diga: «mentís», 
bofetada es la respuesta. 

Ver trocado y convertido 
en bofetón este «miente» 
no es cosa que se me assiente; 
porque es más de hombre movido, 
que cosa de hombre valiente. 

Porque dalle es gran excesso, 
pues no averigua con esso 
si miente o dize verdad» *. 

«Dos riñendo, desatinan; 
l'uno por cosa pesada, 
da al otro una bofetada, 
que no puede, determinan, 
sin muerte del ser vengada. 

Si pedís a quien paresce 
bien tan mal consejo y vil, 
como mochacho y cevil 
le trato » *. 



1 Págs. 56-57. — 2 Pág. 51- — ' Pág. 52. — * Pág. 53. — * Pág. 54. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 377 

«Quien la honra que no es honra 
toma por honra, después 
de tomada es al revés, 
no ser honra, más deshonra» *. 

Como otros autores, F. de Heredia establece una separa- 
ción entre las ofensas de un hombre a otro, que suscitan el 
duelo, de aquellas otras provinientes de liviandad en la mujer 
casada. El marido puede ser cruel en esos casos y hasta matar; 
pero la falta de la mujer no debe ser motivo de vergüenza, sea 
que el marido lo ignore, sea que se decida a castigarla ": 

«Dezir que puede obligar 
la muger, muy bien lo veo; 
y más, en caso tan feo; 
mas que puede avergongar 
que digo que no lo creo '. 

¿Qué cosa con esto iguala? 
¿Qué ley tal ha consentido? 
¡Si la muger no ha querido 
ser buena, queda (en ser mala), 
avergongado el marido!» *. 

No puede, pues, proceder la afrenta según F. de Heredia, 
de la voluntad de otra persona. Y si reconoce el derecho del 
marido a castigar a su mujer, no es como una venganza, sino 
como sanción de un delito : 

«Muger que se satisfaze 
tan mal de su compañía, 
qualquier muerte merescía» ^. 

La doctrina de F. de Heredia, según él, rompía con una 
tradición, y se anticipa a las objeciones que pudieran dirigirle 
los enemigos de lo nuevo, en estos versos: 

«Por ser mi patria la lloro 
que tal se aya de sufrir, 
que esto no es más que dezir: 
«mi padre moro y yo moro, 
y moro quiero morir» ^. 



í Pág. 55. — 2 Págs. 59-60.— 3 pág, óq. - * Pág. 59.— ^ Págs. 59-60.— 
6 Pág. 56. 

Tomo III. 25 



378 AMÉRICO CASTRO 



EL CONCEPTO DEL HONOR EN ALGUNOS ESCRITORES 
DEL RENACLMIENTO 

Resulta, pues, que por nuestra literatura de los siglos xvi 
y «VII se encuentra difundido un concepto del honor distinto 
del que domina en el teatro. Es seguro que hay más autores 
de los estudiados con pensamiento análogo; pero la cantidad 
y calidad del material reunido permite decir que los que faltan 
están representados por los que acabo de mencionar. El núcleo 
de la doctrina de todos ellos está formado por la idea de que 
el honor es algo inmanente, es la virtud del individuo, ideal- 
mente separada del juicio o aprecio de los demás ^. Claro está 
que el principio no fué igualmente desarrolltido por nuestros 
escritores: unos ceden algo, otros mucho, al concepto popular 
de que la honra es la fama. No hay un sistema cerrado de 
doctrina, ni hay aquí casuistas que afinen su dialéctica para 
resolver discordancias entre los hechos y los principios. Nos 
movemos en este caso en el mundo más diáfano y más am- 
plio de las aspiraciones ideales. Pero el lector que tenga pre- 
sente mi primer artículo, podrá fácilmente determinar la parte 
diferencial en la actitud de cada uno de los autores estudia- 
dos. Yo me fijaré en los rasgos comunes. Lo esencial de la 
doctrina es reconocer que el honor es ante todo un obrar 
recto, y que el individuo debe fijar su conducta, con autono 
mía, frente a la opinión ajena. 

Ahora bien, tal concepto de honor se halla formulado en 
grandes pensadores del Renacimiento. Fué para los humanis- 
tas un tema favorito examinar los fundamentos de la nobleza; 
los numerosos diálogos y tratados escritos sobre ello son uno 



1 «Praemium essentiale virtutis est ipsamet virtus, quae hominem 
felicem facit.» P. Pomponazzí, De inmortalitate aniinae. Ap. G. Gentile, 
II concetto del uoino fiel Riñas cime7ito, Giornale Storico, 1916, LXVH, 
pág. 26. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 379 

de los signos más elocuentes de la época. Así dice Platina 
(1421-1481) en Z)t' í mz nobilitate ^: 

«Frustra nituntiir qui, omissa virtute, nobilitateni tanquam 

haereditarium niunus a niaioribus expetant unde verum illudt Se- 

necae tragici est: Gloriari possumus nos a claris maioribus sanguinem, 
artus, viscera accepisse: nobilitatem vero nequáquam, quae tota ex 
íinimis nostris pendet, et non aliunde venit, ne ignarum vul- 
gus sequamur, qui persaepe in máximos errores dilabitur, cuius- 
<]ue opinio raro cum sapicntia con venit.» 

El mismo concepto estoicista - del valor creador y de la 
autonomía de la voluntad humana se revela en las discusiones 
sobre el poder de la fortuna. Dice, por ejemplo, León Battista 
Alberti (1407-1472) en su obra Della famigUa ^: 

«Ma se alcuno con diligenzia qui vorrá investigare qual cosa molto 

•estolla e accresca le famiglie costui apertamente vedrá gli uorai- 

ni a ver si d' ogni suo bene cagione e d' ogni suo raale. 
Non é potere della fortuna» *. 

El lector irá notando cómo estas citas evocan la teoría 
cervantina de la honra y la de los demás escritores analiza- 
dos. De una manera general ya había dicho Alenéndez Pelayo 
•que «la verdadera filiación de Cervantes» se halla «en la lite- 
ratura polémica del Renacimiento; en la influencia latente, 
pero siempre viva, de aquel grupo erasmista, libre, mordaz 
y agudo que fué tan poderoso en España» •^. Pero a esta fina 
observación y a la otra aún más amplia, repetida a menudo, 
de que Cervantes es hombre del Renacimiento, conviene aña- 
dir alguna prueba de carácter histórico, referente al punto es- 



* Ap. Genfile, lug. cit., pág. 45. 

2 Para los estoicos, «el valor de la personalidad humana se basa 
:sólo en la virtud; pues la virtud consiste en el empleo de la razón. 
El valor del individuo es, por tanto, independiente de las circunstan- 
•cias exteriores de su vida, de su estado, profesión o ascendencia». 
W. WuNDT, Einleitting in die Philosophie, 1906, pág. 130. 

2 «En la que describe el ideal renacentista de la vida doméstica.» 
OsiNi, Grwidriss, II3, 133. 

■* Ap. Gentile, lug. cit., pág. 44. 

•^ Est. de crit. liter., cuarta serie, pág. 12. 



380 AMÉRICO CASTRO 

pecial que me ocupa. Hay, en efecto, escritores que represen- 
tan direcciones esenciales del Renacimiento, que proyectan 
vivamente sus ideas sobre España, y que exponen una doctrina 
de la honra análoga a la que vengo estudiando. 

Es bien conocida la difusión de que gozaron en España 
las obras de Erasmo, tanto en latín como en romance, y cómo 
influyeron sobre el ambiente español durante la primera mitad 
del siglo XVI ^. 

Quizá la más difundida de todas fué el Enquiridion del 
caballero cristiano -. En este manual de virtudes trata el autor 
de cómo debe ser regida la conducta, de la honra y del valor 
de la opinión ajena. Y como siempre, Erasmo somete esas 
cuestiones a la prueba del propio pensar. Parte Erasmo de la 
declaración que la virtud es resultado del conocimiento que 
tengamos de las cosas; nuestro juicio es, por consiguiente, el 
que ha de guiarnos: 

«Platón averigua muy notablemente una sentencia entre otras mu- 
chas suyas, y es que ningún hombre puede firme y constantemente 
conservar en sí la virtud si no tiene muy fundado y arraygado en su 
entendimiento un cierto 5' determinado conocimiento de quál es en la 

verdad lo bueno \ honesto y quál es torpe y deshonesto Aquella 

sentencia de Sócrates no va muy fuera de camino, aunque reprehen- 
dida de Aristóteles. Dize él que no es otra cosa virtud sino una scien- 
cia o verdadero conocimiento de las cosas, quáles se deven huyr, o 
quáles se deven dessear» ^. 

Una consecuencia de la gran importancia que se concede 
al propio juicio, es la poca estima en que se tiene el ajeno: 



1 Para una bibliografía de las traducciones v. Bonilla, RHi., 1907. 
En 1527 escribía Alonso Fernández de Madrid a Erasmo: «In curia 
Caesaris, in urbibus, in ecclesiis, in coenobiis, quin in ipsis diversoriis 
et viis, nemo fere est qui Erasmi Enchiridion hispaíuim non habeat.» 
Citado por M. Pelayo, Heterodoxos, II, 67, n. 5. Allí se habla de la in- 
fluencia de Erasmo en España, aunque con el espíritu parcial que 
entonces dominaba en el autor. 

2 Enchiridio militis chrisüani, publicado en 1503, y traducido al 
español en 1527 por Alonso Fernández de Madrid, arcediano del 
Alcor. (V. Bonilla, lug. cit., págs. 416 y 429-) 

3 Edic. de Amberes, 1555, fols. 107 v y 109 r. Bibl. Nac, U-bt,io. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 38 1 

«La verdad es que el juizio común de la gente nunca jamás fué ni 
es regla muy cierta ni muy derecha para regirse hombre por ella, ni 
vivir conforme a su parecer, ni conformarse con su sentir; ni nunca ^ 
le vino tanto bien al mundo que no fuessen siempre más los que an- 
dan errados que los que aciertan; y assí lo peor siempre agradó a la 
mayor parte de los hombres» '. 

La honra no puede, por tanto, consistir en la opinión: 

«Qué mayor desatino puede ser que tassar el precio de lo que tú 
vales a dicho de unos hombrezillos que está en su mano, cada vez 
que se les antojare, tornarte a quitar essa buena de honrra que 
te avían dado» 2. «Aquella sola es honrra la qual se haze a alguno 
por su virtud propia» 3. «Xe hago saber que yo no estimo a uno por 
hombre diferente del vulgo aviendo respeto al lugar y preemi- 
nencia que posee, sino al coragon que veo que tiene; ni hago caso 
del estado en que está puesto, si ['sino'] como está su ánimo dis- 
puesto; no considero quánta gente es la que rige, sino por qué espí- 
ritu se rige» *. «Después de las riquezas tienen en mucho la nobleza 
que llaman de linage (¡o nombre vano y de burla sino te acompaña 
virtud!)» 5. 

No nos dejemos, pues, arrastrar a la venganza por miedo 
a que parezca mal el ser humano: 

«Llaman también comúnmente fuerte y esforzado al que con fero- 
cidad hierve todo con ira, por qualquier injuria muy liviana que a 



^ Edic. cit., fol. logz'. — Cfr. : «Non tara bene cum rebus humanis 
agitur, ut meliora pluribus placeant: argumentum pessimi, turba est.» 
Séneca, De vita beata, II. — «Nec ad rationem, sed ad similitudinem v¡- 
vimus.» Ib., I, — He aquí el texto latino del pasaje en que se halla el 
texto citado arriba : «Atque haec [virtus], non opinione populan, sed 

ipsa natura rerum metiatur Pessimus enim jam olim tum 

vivendi,tum sentiendi auctor vulgus est. Ñeque umquam 
ita bene actum est cum rebus humanis ut non pessima 

placuerint plurimi: cave sic cogites : sic vivitur a Magnatibus: 

hoc Regium est institutum: hoc et Episcopi et Pontífices Summi fac- 
titant. Hí, profecto, vulgus non sunt: nihil te moveant ingentia nomi- 
na, ego vulgum non loco, ser pectore metior.» Enqu iridian, en Erasmi 
Opera Omnia, Leyden, 1704, tomo V, col. 40. 

2 Fol. 162. 

3 Fol. 161 r. 

* Fol. 1 1 o. — Cfr. la cita que hago de Diego de Valera en la página 34. 
5 Siletios de Alcibiades, Valencia, 1529, Hj r. (Erasmo viene enume- 
rando los errores del pueblo.) 



382 AMÉRICO CASTRO 

SU parecer se le diga o haga Y por el contrarío, al que recibe alguna 

injuria, y entre si se la passa y disimula, este tal, luego todo el mundo 
le burla, y le llaman floxo, cobarde y para poco» ^ 

Por las citas que preceden se habrá visto cómo Erasmo 
fué para nuestro siglo xvi una escuela de moral autónonria y 
de estoicismo ^, las dos notas que considero esenciales en el 
concepto del honor estudiado en este artículo. 

Pero no sólo en Erasmo se inspiraron nuestros escritores 
del siglo XVI. Hay un autor, Petrarca ^, que debió ser muy 
leído e imitado. Su influencia en el siglo xvi no está aún estu- 
diada, pero es probable que aquélla haya sido importante, 
aunque no en el grado que la de Erasmo. Me refiero aquí al 



' Fol. ii8z^. — Cfr.: «^Y quién a)^ que pueda escusar los falsos juizios 
del vulgo? Antes aquello se deve de tener por muy bueno lo que el 

vulgo condena por malo El que no ande en tráfagos y engaños para 

adquirir honra y hazienda dicen que no es para nada. El que menos- 
precia las injurias por amor de Jesucristo dizen que es cobarde y hom- 
bre de poco ánimo.» £¿ Crotalón, edic. Ori'gejtes de la Novela, II, 135 a. 
«La honra no consiste en riquezas, sino en virtudes. Y que aque- 
llos son honrados, a quien los buenos (no a c^uien los muchos) aprue- 
van y tienen por honrados.» Luis Vives, De la instrucción de la mujer 
cristiana, traduc. de Juan Justiniano, Zaragoza, 1555, fol. 142^. Véase 
aún: «El honor es de dos modos: el uno falso y bastardo y el otro ver- 
dadero y legítimo. El bastardo es el lisonjeador de la potencia; el legíti- 
mo es el premio de la virtud ; como es premio de las virtudes hones- 
tas su deleyte se mezcla con lo honesto.» León Hebreo, Diálogos 

del amor, edic. Orígenes de la Novela, IV, 294-295. 

2 Dice L. Zanta, La Renaissance du stoicisme au XVP siécle, Paris, 
1 91 4, págs. 89 y 91 : «Erasme est le vrai type du rationaliste pratique 

de la Renaissance il connait la nature humaine; le sequere natiiram * 

n'a pas seulement pour lui la portee de la loi antique, il l'applique á 

son temps La ci'itique d'Erasme consacre l'indépendance de la mo- 

rale; elle affirme aussi la puissance de la raison et pa'r suite 

l'autonomie de la volonté c'est en cela qu'Erasme est stoi- 

cien et sert le stoicisme». 

3 Iniciador del neoestoicismo renacentista. Zanta, op. cit., pág. 12. 

* Conviene recordar aún este pasaje de Cervantes: <Si acaso viniere a verte cuando 
estés en la ínsula alguno de tus parientes, no le deseches ni le afrentes; antes le has de 
acoger, agasajar y regalar; que con esto satisfarás al cielo, que gusta que nadie se des- 
precie de lo que él hizo, y corresponderás a lo que debes a la naturaleza 
bien concertada. > Quijote, II, 42, edic. cit., VII, 103. (Véase arriba, pág. 361, n. 2.) 



OBSERVACIONFS ACERCA PiEL CONCEPTO DEL HONOR 383 

tratado De rcmediis ntriiisqiic fortnnae, traducido por Fran- 
cisco de Madrid, arcediano del Alcor ^ 

Como es sabido, la obra se divide en dos partes. En la 
primera, el Gozo va exponiendo los motivos de su contento, 
y \?i Razmi \q va mostrando el lado deleznable de todos ellos. 
En la segunda parte, el Doloi' va refiriendo sus angustias, y la 
Razón, esta vez, -consuela y mitiga todas las penas. He aquí 
unos pasajes de extraordinario interés para mi propósito: 

I-Gozo. Cualquier que yo sea, los hombres tienen de mí buena opi- 
nión. Razón. La opinión no muda la virtud [fol. 8 r\. Gozo. Todo el 

vulgo a una boz me alaba. Razón. Por ningún camino se va más ayna 
al error 3' al despeñadero que por las pisadas del vulgo» ^ [fol. 8 v\. 

<t.Dolor. Grave infamia se levanta contra mi honra. Razón. Mucho 
va en saber de qué rayz nace. Que si es verdadera, bivirá y crecerá; 
si falsa, se secará e se caerá» [fol. 197 v\. 

<íDolor. Aunque tengo consciencia clara, la fama tengo muy escu- 
ra. Razón. ^jLuego tú querrías, al contrario, ser de mu}- clara fama e 
de consciencia fea e escura? Siempre y del todo es verdadero aquel 
dicho de Oracio, que la fama, aunque sea falsa, alegra, e la infamia, 
aunque mentirosa, espanta» [fol. 97 v\. 

«Dolor. Ouiébranme la fe del matrimonio. Razón. No escuso a las 
mugeres, mas reprehendo a los varones, e a ellos doy la principal 
parte de la culpa. Muchas veces, por cierto, el marido es guía 
y exemplo de la desonestidad de su muger, y de allí sale 
el principio del mal, donde deviera salir el remedio del. Que aunque 



' «Di tutti i trattati quello del De remediis trovo in Ispagna la 

diffusione maggiore.» A. Farinelli, Stdla fortuna del Petrarca in Is- 
pagna nel Qiiatrocento, Giornale Storico, XLIV, 19 14, pág. 314. Allí se 
indica cómo utilizan esta obra desde Gonzalo García de Santa María 
hasta Fernando de Rojas. Conozco estas ediciones de De los remedios 
contra próspera y adversa fortuna : Valladolid, Gumiel, 1510 (Salva, II, 
núm. 3971); Sevilla, Jacobo Cromberger, 15 13; Sevilla, Juan Várela de 
Salamanca, 1516; Zaragoza, 1518 (Sálvá, II, núm. 3974); Sevilla, 1524 
(Salva, II, núm. 3974; Escudero, Tip. Hisp., pág. 138V, 3' en fin, Sevilla, 
J. Várela, 1534, la más moderna que conozco 3' he utilizado (Bibl. Nac, 
y?- 1 30 1 3), citada por Salva, II, núm. 3974. - Francisco de Madrid era 
hermano del traductor del Enquiridion, de Erasmo. (V. Bonilla, RHi., 
1907, pág. 433-) 

2 Cfr.: «Ninguna cosa es más lexos de verdad que la vulgar opinión. 
Nunca alegre vivirás si por voluntad de muchos te riges, etc.» Celes- 
tina, edic. Foulché-Delbosc, pág. 115. 



384 AMÍRICO CASTRO 

en la verdad la vergüenga sea propia de la muger, la prudencia e 
constancia deven ser propias del marido» ^ [fol. 95 v]. 

<!.Dolor. Por la maldad de mi muger soy infamado. Razón. Del 
pecado ageno daño o dolor te puede nascer, mas no infamia. Assí 
como de la virtud agena te puede venir gozo mas no gloria, tu virtud 
o tu vizio te ha de hazer famoso o infame. Dolor. Abrásame la infa- 
mia de mi muger. Razón. O calla, o huye, o lo venga. Lo segundo 
hizo aquel santo varón a quien la simplicidad dio sobrenombre. Porque 
cierto lo primero es de coragón muy muelle; e lo tercero de muy crudo. 
Assí que lo medio parece consejo humano e onesto, mayormente [a] 
aquellos que son de mediano estado; porque a los sobervios poderosos 
en vano se les pone ley. Voluntad, deleyte, 5'ra, ímpetu, éstas son las 
leyes de la poderosa sobervia; que piensan que toda llaga se ha de 
curar con hierro, e no es assí, porque en la verdad aj' muchas que 

no tienen necesidad de hierro, sino de blanduras Dolor. Mi mala 

muger se me ha yáo. Razófi. Ruega a Dios que no torne, porque 
este desseo que has alcanzado, aunque tarde no se te vaya. Dolor. 
Fuesse mi muger con su enamorado. Razón. ¡Cómo! ^Y quisieras tú 
más que te la traxera a la cama? Al menos esta vergüenza tuvo aunque 
desvergonzada, que quiso más hazer sus fealdades lexos que no en tu 
presencia. Aquí la desonestidad puedes acusar, que no la huyda. 
Dolor. Mi abominable muger se me fué. Razón. Si desto te dueles, 
digno eres que no se fuera» ^ [fol. 96 r y v\. 

Llegamos ahora, como al final del artículo anterior, a la 
conclusión que la ideología del honor, desarrollada en forma 
diversa en nuestra época clásica, trasciende de la historia de 
España, y tal resultado forma el límite, a la vez que el término 
de mi trabajo. Lo mismo que antes, nos encontramos con 
corrientes de pensamiento que pertenecen a la literatura uni- 
versal. Las ideas renacentistas, en este punto hallan en Italia, 
como es natural, un desarrollo más intenso que en España; 
pero mucho antes que apareciesen esos tratados italianos so- 



1 Cfr. las frases citadas antes de L. B. Alberti, y los casos de 
adulterio c^ue presenta Cervantes. 

2 Recuérdense los consejos de Peiñandro y de Vidriera, citados al 
principio. — Añado aquí: «Y por que conoscas por quán grave crimen 
tiene Dios y los hombres el adulterio. Cristo, como mandase en el 

Evangelio que nadie desechasse a su muger , sacó sólo el adulterio, 

por cuya causa quiere que el marido pueda dessechar la muger.» Luis 
Vives, Instr. muj. críst., edic. cit., fol. 81 r. 



OBSERVACIONES ACERCA DEL CONCEPTO DEL HONOR 385 

bre la honra — que cita Stuart ^ — , Petrarca y Erasmo, pues- 
tos en castellano, habían difundido en el ambiente español sus 
doctrinas penetradas en estoicismo senequista y de espíritu 
crítico. Si queremos decir que Italia tuvo en este caso la in- 
fluencia que le corresponde como principal suscitadora del 
Renacimiento, bien está ^. Pero entonces la deuda con Italia 
pierde carácter especial y se resuelve en el problema de la 
historia del Renacimiento en España. 

Américo Castro. 



' Véase pág. 12. 

2 No es decir que, además de la tradición española del siglo xvi, 
no haya podido haber alguna influencia concreta de escritores italia- 
nos, como pudo acontecer con Urrea. Pero en el estado en que se 
encuentran nuestros conocimientos de las relaciones entre Italia y Es- 
paña, no es prudente aventurarse a afirmaciones muy precisas. Así, 
por ejemplo, entre los tratados citados por Stuart (todos posteriores 
a 1550) figura // convito di inesser Giovanni Battista Modio, o vero del 
peso della moglie, dove ragionando si conchiiide che non pub la dontta 
disonesta far vergogna a I ' nomo. (Ahora puede leerse en Traüati del 
cinquecenio sulla donna, a cura di G. Zonta, Bari, 191 3 (Scrittori d' Ita- 
lia). Estos tratadistas no pudieron influir ciertamente en la doctrina, 
como hemos visto tan claramente definida, del poeta valenciano Juan 
Fernández de Heredia, muerto en 1549, y cuyas obras debió escribir 
bastante antes* Mateo Alemán considera «burla, invención y sueño» 
(v. arriba, pág. 371) pensar que la mujer no quita la honra al marido. 
Podíamos creer que aludía a IModio, pero téngase en cuenta que más 
cerca tenía las obras de Juan Fernández de Heredia, editadas en 1562. 
Y en último término, Heredia y Modio no hacen en este punto sino 
reproducir las ideas de Petrarca. Este problema y muchos otros que 
quedan pendientes no han podido hallar solución dentro de los límites 
que tracé a estos artículos. Quizá algún día intente tratar la cuestión 
más ampliamente en un libro. 

Nota. A los te.xtos de Cervantes citados en la página 362, añádan- 
se: «La honra puédela tener el pobre, pero no el vicioso: la pobreza 
puede anublar a la nobleza, pero no escurecerla del todo; pero como 
la virtud dé alguna luz de sí, aunque sea por los inconvenientes y res- 
quicios de la estrecheza, viene a ser estimada de los altos y nobles 
espíritus.» Quijote, prólogo a la segunda parte, tomo IV, págs. 36 y 37 
de la edición extensa de D. Francisco Rodríguez Marín. — «El pobre 



386 AMÉRICO CASTRO 

honrado (si es que puede ser honrado el pobre) tiene prenda en tener 
mujer hermosa, que cuando se la quitan, le quitan la honra y se la 
matan.» Ib., II, 22, edic. extensa de Rodríguez Marín, IV, 442. — Com- 
párense con los textos citados en la página 364: «Y cuando todo corra 
turbio, menos mal hace el hipócrita que se finge bueno, que el público 
pecador.» Ib., II, 24, edic. extensa de Rodríguez Marín, V, 15. — Cle- 
mencín, edic. 1836, V, 8, cita dos lugares de Cervantes en que se 
expresa el mismo pensamiento: «La santidad fingida no hace daño 
a ningún tercero, sino al que la usa.» Coloquio de los perros. — «No 
hay hipócrita, si no es conocido por tal, que dañe a nadie sino a sí mis- 
mo.» Per siles. 



CANTIDAD 

DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



Las siguientes notas se refieren únicamente a la cantidad 
de la vocal acentuada en la palabra aislada, según mi propia 
pronunciación ^. 

Aparatos empleados en las experiencias: cilindro regis- 
trador horizontal con movimiento de relojería; inscriptor de 
boca de 20 mm. de diámetro; inscriptor de laringe de 12 mm.; 
diapasón de 200 v. d. por segundo. 

Procedimiento: las palabras elegidas, de uso corriente casi 
todas en la conversación, forman cinco series análogas, corres- 
pondiendo una serie a cada una de las cinco vocales ortográ- 
ficas; en cada serie se han reunido numerosos casos diferentes, 
atendiendo a la forma de las palabras, estructura de la sílaba, 
timbre de la vocal, consonantes siguientes, etc., y se ha pro- 
curado, hasta donde ha sido posible, que cada caso esté repre- 
sentado en iguales circunstancias dentro de cada una de dichas 
series; estas palabras, mezcladas después entre sí sin orden 
alguno, han sido inscritas varias veces sobre el cilindro re- 
gistrador. 

He procurado hablar sin demasiada rapidez ni lentitud, en 
un término medio que, en mi opinión, confirmada por la de 
mis compañeros de trabajo, puede representar aproximada- 
mente la velocidad normal de mi conversación; entre palabra 
y palabra he hecho una breve pausa, suficiente para evitar su 
enlace. 



' Véase Revista de Filología Española, III, 1916, 51, n. 



T. NAVARRO TOMAS 



En la entonación y en la intensidad no ha habido modiñ- 
caciones perceptibles de orden psicológico ni gramatical. 

Doy a continuación las palabras que han servido para este 
estudio; las cifras que preceden a cada palabra indican el nú- 
mero de veces que tal forma ha sido medida sobre el tra- 
zado; las cifras que la siguen indican en centésimas de segun- 
do la duración media de su vocal acentuada, obtenida de la 
duración absoluta de cada uno de los casos en que la palabra 
ha sido repetida; las discrepancias entre estos casos han sido, 
por lo general, inferiores a dos centésimas de segundo. 

En la medida de los pasajes de transición, por seguir una 
norma fija, me he atenido al criterio de Chlumsky ^, atribu- 
yendo a la vocal la transición de vocal a consonante, y a la 
consonante la transición de consonante a vocal. 



' J. Chlumsky, La question dti passage des sotis, Revue de Phoné- 
tique, Paris, 191 2, II, 89-93. 



íff! 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



389 






— <T}<t^TfCVJOO00Of-0000 



lO 00 cvf oí cT 



— — t^ íO<0 



00 "^ Tt >-i o C^ C^ OnoO o r~\0 



uo ro f<^ ts C^ 






5 =" 



ui rt 2 &JCJ2 



¡y^-G^u 



fCfOfCcCfONN M ■<t— ■-• NIO^ 



"^ ^ _< rt 

a _, ™ " *j 

•> 3 H a 'S 

N re — - - 



loo 


















10 


in u-i 


to 






10 


















s 


t~ LO TJ- 


- 











00 00 


" 


« » M 


"" — 


" 


" 




^ 




por 

sopor 

mora 


es ni 


-2 


X! 


C 


n3 

■M 

;-! 




dórica 
órgano 
tórtola 



NNTj-nMPíNM 



— N « I p» 



N N KJ O 



o 2 o 'O 



« N ►- « I ir> 



CTvOu^t^ "- O C O OOOOOO 



10 "^i O 

vo" ^ T fO d" I r^ 



a. 
ce 5 



O « - 

c '- 2 

(C 2 cB ni rt ra - ra .-í vi s-s vtí 






— — M ! 10 



D,6 



0-- 10 •<í- o o o o 



a _, 2 ce rt 2 

iH s 2 b 6íct: £ 

«f o 1^ «J S3 ií i3 

o r< M a M N M 



o X r- , - 



^ C t* 






M M N — 



:C tí re 
oi Ci. u 

« M - IvO 



¡¡, 








S 








U-) 


10 




vO 


s 




IQ LO 10 


nJ 





00 


c^ 


iJ 


ce 


LT, 


ro 


0^ a 


C^ O^ r^ \¿" 


0' 


»-! 


"-1 


pT -T rí" Ov 


< 


N 






< 














< 






























u 





































> 








> 










« 




> 




Viva 
pida 
miga 
bigamo 




'"O 


"3 






§ 


> 


'cu'B. 


birla 
firma 


circa 
tírala 
sírvel 
circuí 






'c 

> 




t^ 


■* 


vO 




<s 


M 


rri N 


ri N 


N N N r< 


» 




N 


" ^ - - 



390 



T. NAVARRO TOMAS 



in fo CM lo ■* co t~:,"^f*l ■*, 






Ti^a) o ro ^ kO 



t^ — cv)Tj<'OTt<on»tO'~Cioo 



O) o 00 'O 00 Tt 









_ _ "3 í^ 
3 



íiX3 C S 6XX! 



3 ci3 rt 

■a c S 



n o M o " t— 



c 


nj 


_, -3 03 


Ü rti 


C íC 


3 <U 3 


3 -1 


ax 5 


Cu 



^) ■* ro •- T}- ro 







vri u-i 


in 




l/^ 


r^ 


w-i uo 


- - 


O -- O 


o 


00 t- 

en 


N 
O 

u 


82 




posa 
poza 
posta 


u 
o 





tSCÍCSN — (S — í^ — 



„ « t- 






ro M M « ■-. O 



•O 

D. O 



nj rt rt cfl 



ií '-' G " 3 o 
O. ce C U C *i 

M C^ •* — fO O 



li-í ir^ u-l vo LO lO 



m re M -' n O 



NO, _ rt t« rt 2 re 

aS O ci,N cu^ O.X1 acs,u 



c3 a 



c 



*"3 n3 2 ^u 
5 3 5 « rt ,^ 

P) lo LO I-I v£l LO 



LO LO LO LO LO 

sO LO lo ^^-^i-iC^O^OoOt^ 



M o 



^ o 2 
2x2 at;2 a,c &> 

MMrOM-iNi-iMNMi-iNl 



LO oq_ 

ro « iJ" iJ" 

^ - - « I « 

Bi 
O 

z 

o -^ 

m (ü re ^ 



ro ro I-I OÍ «00 



^ re 6 rei3 
C t; C IJ 'C 3 

cj ;3 (U 3 D u 

> en Oh (T &I > 

M fO C< i-i fO N 



LO U^ lO LO LO 

■í LO .^ « d O 



N ■;-• x^ :3^.re ^ re tí 
•3 ^ c 3 ^= •- N .22 

E O re Mi, D,'-S a, 



LO LO 



_N u2 ^2 

Ch-X" p> 



■J » M » 



ro I-I >- ►- o t-~ 



CJ 


" " " 


'- 


O 


M l-l >-■ NH 




o 






o 






> 






> 


3 














re 4-» 




'■*^ re _ 






Oh re 2 




qj X; re 






3^.2 .S 


*S 3 




a o. Cu 






W o Oh o 


a Oh 




M t fO 


ON 




>- es t c< 


p) a 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



391 



00 t-^t^ 



C5_ oc_ oq_ -^ ro_ oq_ Qq_ 
o cT cT -^ od~ t-^ '-o" 



6 



Tf cM ro ■* o 10 ■* 



oc 



n - - - 






* o o 
c c S 

o 'O «o 



•-■■-■■-■ t^ 



- - -" «'00 00 



x; c3 rt re *-) 
o o o o c 



rv-M 



CS-MtI-M — -l'O 



P4 „ -. — O^ 00 r- 



00 t^ °o °o 



^ t— vO \0 fk "^ ir^ 



co co ro 
T}< ívT— "— "— "o" 


05_ 


-■ N Tj- r<5 ■^ 10 





reS.H 
re Vi »re 



B¿M 



re 03 

" M ^ rrt j5 "O .y 

r^ re re re -»-• ,^ *ri 

re « 3 2 5 ^Tí ^-3 



co co r^ O 



<! „ _ - - 



t3 cih <u H u c? O, 

lU oj c y iJ ^ ^ 

Vh U C Cl, t/) c/3 73 

rí n M Tt M — 1- 1 



■* 


2 










•* 




LT) 


10 


tn LO 














ON 


«í 








00 


t^vO 














u 

























> 















re 


rt ^ 


rej2 


"3 "^S 
^ 






u 


C-« ^-t 


u u 


n, ^ 




-0 


Ch a 


O. -a 


'Z! -O 


vO 




c< 


N t 


M N 


N " 



< o 



oq_oq_io_ro_'— ^ 



• re 
. u 
. 

• c 

• 

• OÍ 


re' 
u 

c 


re 
•O 




2 




re 


re 
■V 
u 




cfi 


■J! 


^ 


^ 


■ji 


. OJ 


re 


re 


7J 


n 


re 




























re 
u 


y 

vS 


U 
U 

^ 




í2 





S E E S S 

re re re "re re "re re 
o cj u u CJ o o 
0000000 
>>>>>>> 



392 T. NAVARRO TOMAS 

Las circunstancias señaladas al principio indican suficien- 
temente el valor relativo de estos datos; dentro de esa misma 
relatividad serán expuestas las consideraciones siguientes, re- 
servando todo propósito de generalización hasta el fin de nue- 
vas y repetidas experiencias. 

Las leyes de Diez ^ sobre la cantidad vocálica, en español 
y en las demás lenguas romances, son las siguientes: I.^ Es 
larga toda vocal acentuada ante consonante sencilla seguida 
de vocal: mano. — 2.^ Es breve toda vocal acentuada ante dos 
o más consonantes: torpe. — 3.^ Es breve toda vocal no acen- 
tuada. Es breve asimismo en español, como en italiano, la 
vocal acentuada de las palabras agudas : /¿z/í"/, dará. 

Contra esta opinión cree Storm ^ que las vocales acen- 
tuadas españolas, tanto en sílaba abierta como en sílaba cerra- 
da, son vocales breves, ni más ni menos que las no acentuadas, 
señalando como rasgo particularmente característico de la pro- 
nunciación española esta brevedad uniforme de sus vocales; 
advierte además que en una misma palabra la vocal final no 
acentuada suele ser con frecuencia más larga que la que lleva 
el acento. 

Según Meyer-Lübke ^, en las lenguas romances, en gene- 
ral, las vocales acentuadas son largas en sílaba abierta y bre- 
ves en sílaba cerrada (reglas I. ^ y 2.^ de Diez). 

Baist ^^ aun siguiendo también esencialmente a Diez, sin 
duda ha debido tener en cuenta, al mismo tiempo, la opinión 
de Storm, esforzándose visiblemente en conciliar ambos pa- 
receres; en español hay, en efecto, según él, vocales largas y 
breves, sólo que la diferencia entre ellas es pequeña; a la 
vocal larga de Diez, Baist la llama semilarga, y de la vocal 
breve (regla 2.^ de Diez) dice que no es sino algo más corta 
que la anterior; añade, de otra parte, que la vocal acentuada 



^ F. Diez, Gram. der rom. Sprachen, P, 1882, págs. 382-384. 

2 J. Storm, Romanische Quatitítát, Phonetische Studien, II, 1889, 
págs. 145-148. 

' W. Meyer-Lübke, Gram. lang. rom., I, 1890, pág. 561. 

* G. Baist, Die. span. Spr., Grundriss der rom. Phil., F, 1904, pá- 
gina 884. 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 393 

de las palabras esdrújulas es también breve como la de las 
agudas. 

Araujo ^ confirma la opinión de Storm; y Passy -, aco- 
giendo el testimonio de estos dos últimos, repite asimismo 
que las vocales españolas son todas muy breves en posición 
acentuada y tienen duración media en posición final sin acento. 

Colton ^, por el contrario, rechazando la doctrina de Storm, 
vuelve, en general, por las leyes de Diez, modificándolas en 
parte en esta forma: i.^ La vocal en sílaba cerrada, con acento 
o sin él, es breve. — 2^ La vocal acentuada en sílaba abierta es 
larga. — 3.^ La vocal no acentuada en sílaba abierta, en pronun- 
ciación rápida, es breve o semibreve, salvo en posición final 
ante pausa, y es larga o semilarga en pronunciación lenta. De 
estas reglas, las dos primeras, como se ve, están comprendi- 
das en las de Diez; la tercera encierra propiamente una obser- 
vación nueva. Colton halla además, dentro de cada una de 
estas reglas generales, diferentes matices de cantidad relacio- 
nados con la metafonía de las vocales, con la intensidad, con 
el enlace silábico y con otras diversas circunstancias; la per- 
cepción de estos matices, sin embargo, a lo menos en su ma- 
yor parte, parece ser únicamente asequible a un oído privile- 
giado; ya hemos visto que no sólo Araujo en sus modestos 
ensayos, sino el mismo Storm, con toda su experiencia foné- 
tica, lejos de percibir estas sutilezas, ni siquiera llegaron a ad- 
vertir la existencia de vocales largas y breves en español *. 



1 F. Araujo, Recherches sur la Phonéiiqíie espagnole, Phonetische 
Studien, V, 1891, págs. 148-152; y Fonética castellana, 1894, pág. 102. 

2 P. Passy, Étiidc sur les changetnents phoné tiques, Paris, 1891, pá- 
gina 131. 

'^ M. A. Colton, La Phonétique castillane, Paris, 1909, págs. 143 }' si- 
guientes. 

■* Nuestros tratadistas de prosodia 3^ métrica suelen hablar única- 
mente de cantidad silábica; cuando llaman larga o breve a una vocal 
adviértese que confunden su cantidad con la de la sílaba. Por otra 
parte, la cantidad y la intensidad no se han tenido por cosas distintas; 
la regla general, repetida constantemente desde Rengifo hasta Hermo- 
silla y Sicilia, ha sido poco más o menos la siguiente: «La sílaba donde 
el acento estuviere en nuestra lengua española, ésa es larga, y todas 
Tomo III. 26 



394 T. NAVARRO TOM.ÍS 

Un motivo principal de la contradicción que se manifiesta 
entre las anteriores opiniones nace, sin duda, de haberse 
hablado de vocales largas y breves españolas sin precisar con- 
venientemente la significación que en este caso particular debe 
atribuirse a tales denominaciones. Únicamente Storm declara 
en cierto modo su punto de vista comparando la cantidad de 
las vocales romances con la de las alemanas ^; no parece pro- 
bable que también los demás partiesen de un punto de vista 
semejante. No es necesaria, en efecto, gran experiencia foné- 
tica para advertir que la vocal acentuada española en síla- 
ba abierta — a la cual Diez llama vocal larga — es más corta 
que la vocal alemana en iguales circunstancias. El español 
que aprende a hablar alemán se acostumbra difícilmente a 
dar la cantidad debida a las vocales largas de ¡laben, liehen, 
IVoge, etc.; por el contrario, un defecto muy señalado en la 
pronunciación del español hablado por alemanes consiste en 
hacer excesivamente largas las vocales acentuadas en mano, 
caro, bola, etc. Un joven alemán, de Hamburgo, pronuncian- 
do la frase r'por que' te quejas? ha invertido en la e de quejas 
el 22 °/^ de la duración total de la frase; pronunciada por 
mí esa misma frase, la cantidad de dicha e sólo ha sido el 
13 °'j, de la duración total. Según Meyer -, la duración media 
de la a larga alemana es en palabras monosílabas 26,5 c. s. y 
en bisílabas 22 c. s.; la cantidad máxima, no media, que yo 
he obtenido para la a en casos semejantes (ca, para) ha sido 
20 y 15 c. s. respectivamente. 



las demás son breves» (L. A. Carvallo, Cisne de Apolo, 1602). Esta es 
aún la opinión corriente entre muchos de nuestros maestros. Algunos 
prosodistas modernos hacen depender la duración de la sílaba del nú- 
mero de elementos que entran en su composición. Bello, Ortología, 
Madrid, 1880, pág. 199, considera juntamente el número de estos ele- 
mentos y el acento. 

^ «Andererseits ist es einem geübten Beobachter bemerkbar, dass 
betonte Vokale ausser Position kürzer ais im Germanischen sind.» 
Storm, lug. cit., 140. 

2 E. A. Meyer, Zur Vokaldauer im Deutschen. Nordiska Studier til- 
legnade A. Noreen, 1904. 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 395 

Comparando mis medidas con las de Meyer ^ sobre los 
sonidos ingleses, adviértese asimismo que la vocal acentuada 
en mi pronunciación española es también, en general, más 
breve que la vocal inglesa en los sujetos que él estudia. 

En formas monosílabas la cantidad de mis vocales ha osci- 
lado entre II y 20 c. s.; Meyer, págs. 34-37, en casos análo- 
gos, registra medidas desde 10,7 a 44 c. s., con especial pre- 
ponderancia de ejemplos (el 86 °/^) superiores a 20 c. s. En 
formas bisílabas las medidas de Meyer, págs. 80-8 1, varían 
entre 6,6 y 28,7 c. s., siendo frecuentes los casos (el 30 °/J 
superiores a 20 c. s.; mi vocal en formas semejantes, por el 
contrario, sólo se ha movido entre 8 y I 5 c. s. La cantidad de 
mis vocales no sólo es, pues, de ordinario más breve que la 
de las inglesas estudiadas por Meyer, sino también más uni- 
forme que ésta, reduciéndose sus modificaciones, como se ve, 
a límites considerablemente más estrechos. 

Respecto al francés, la comparación de mis notas con la 
cantidad de la vocal acentuada en algunas de las formas que 
lleva ya estudiadas el abate Rousselot en su Dictionnah-e de la 
prononciatio)i fran^aise -, da asimismo la impresión de una 
brevedad considerable por parte de mi vocal: 

fran. abat 28 abbatial 22 abcts 40 abime 24 abjécte 13 
esp. papá i8,5 natal 13 maté 17 cima 11,5 secta 8,5 

Además, cuando Rousselot ^, refiriéndose al habla de Cel- 
lefrouin, dice que las vocales que él cree pronunciar breves 
tienen una duración de 20 c. s., y que las que cree pronun- 
ciar largas duran 30 c. s. ^, este dato nos permite lógicamente 
conjeturar que también su oído, como el de Storra, acaso hu- 
biera hallado siempre breve la vocal acentuada española, la 



^ E. A. Meyer, Englische Lautdauer. Eine experimental phonetische 
Untersuchnng. Upsala y Leipzig, 1903. 
2 Revue de Piíonétique, París, 191 1, y sigs. 

* Rousselot, Princ. de Phon. expér., París, 1 901- 1908, pág. 998. 

* L. RouDET, Éle'ments de Phonétique genérale, París, 1910, pági- 
na 233, señala por su parte un límite más bajo: breves, entre 6-12 c. s.; 
largas, entre 12-30 c. s. 



396 T. NAVARRO TOmXs 

cual, en mi caso, como puede verse, no ha producido en nin- 
gún ejemplo más de 20 c. s. 

Sólo, en fin, al confrontar mis experiencias con las de C. 
Metz ^ sobre el italiano y con las de Barnils - sobre el catalán, 
la coincidencia de nuestras medidas parece indicar, en efecto, 
que esta brevedad de la vocal acentuada afecta también a 
dichos idiomas, del mismo modo que al español: 

Español. Ifaliano. Catalán 



cura 


M 


sicuro 


13 


feridura 


12,6 


pava 


14 


diceva 


15 


joves 


16,2 


parra 


12 


carro 


14 


carro 


13 


pasa 


12,5 


cosa 


13 


espasa 


13,6 


tacha 


12 


pace 


12,5 


cotxe 


11,7 


basca 


10 


robusto 


1 1 


boscos 


9,7 


sopor 


15,5 


— 




cagador 


16,7 


tífico 


7,5 


pacífico 


8,5 


— 





Hay aquí un indicio interesante de una posible diferencia 
de cantidad vocálica entre las lenguas sudrománicas y el fran- 
cés; ya en Storm se advierte una cierta dificultad para armo- 
nizar el testimonio del francés con el del italiano y el español; 
pero claro es que sobre este punto la diversidad de origen 
de las citadas experiencias, la falta de datos precisos para 
poderlas reducir a términos exactamente comparables, y asi- 
mismo la estrechez de su propia significación, reducida por lo 
común a casos individuales, no permiten atribuir a tales con- 
frontaciones más que un valor puramente provisional. 

Creo, en fin, por todo lo dicho, que Storm estuvo en lo 
cierto al sentar como principio general que la vocal española 



' Clara Metz, Ei7i experijnentell-phonetischer Beitrag z?ir Untersu- 
chung der jtalietiischen Ko7iso7ianten-Geminatio7i,N oy., 1914, págs. 201-270. 

2 P. Barnils, Dos capitols de fo7tetica, «Estudis Romanics», Barcelo- 
na, 1 916, págs. 7-28. (Biblioteca Filológica de l'lnstitut de la Llengua 
Catalana, VI.) Las experiencias reunidas por el Sr. Barnils en este tra- 
bajo no son bastante numerosas ni tocan todos los puntos necesarios 
para poder establecer entre la cantidad vocálica del catalán y del es- 
pañol una comparación tan completa como sería de desear, esperamos 
con interés nuevas comunicaciones del Sr. -Barnils para llegar a cono- 
cer convenientemente esta cuestión 



CANTIDAD UE LAS VOCALES ACENTUADAS 397 

es breve; se equivocó, en cambio, al decir que es siempre 
igualmente breve ^. Dentro de su brevedad, la cantidad de la 
vocal acentuada en mi pronunciación, moviéndose en un es- 
pacio de 13,5 C.S., entre 6,5 como mínimum y 20 como máxi- 
mum, ha presentado de un modo constante y regular dife- 
rencias considerables. En muchos casos la duración de mis 
vocales resulta no sólo en la proporción de 2:3-, sino en la 
de I : 2 y aun 1:3. Tratándose de cantidades absolutas infe- 
riores a 20 c. s., estas diferencias no ofrecen al oído contrastes 
tan perceptibles como los que se advertirían entre cantidades 
superiores a dicha medida; su determinación, sin embargo, 
no es por esto menos importante para el conocimiento de la 
estructura fonética de la lengua española, y sobre todo para el 
estudio de los principios métricos y rítmicos de este idioma. 
Según mis medidas, en igualdad de circunstancias, la vocal 
acentuada resulta en las palabras agudas más larga que en las 
llanas, y en éstas más que en las esdrújulas. La cantidad me- 
dia obtenida en las 136 palabras agudas registradas ha sido 
15,2 c. s.; en las 215 llanas (sílaba abierta) 11,9 c. s., y en 
las 28 esdrújulas (sílaba abierta) 8,6. Ha habido, como se 
ve, la misma diferencia (3,3 c. s.) entre el término medio de 
agudas y llanas que entre el de llanas y esdrújulas; en relación 
con las formas agudas, la vocal en las palabras esdrújulas apa- 
rece, pues, reducida casi a la mitad (0;56 : l), y en las palabras 
llanas a unas tres cuartas partes (0,78 : l); véanse, como ejem- 
plo, par 19, para 15, páramo 10 ^. De este modo parece 



* «Ais allgemeines Prinzip gilt im Spanischen dass alies gleich kurz, 
klar und bestimmt ist», Storm, lug. cit., 148. El mismo autor en Eji- 
glische Philologic, 1892, pág. 79, indica que la pronunciación breve 
de la vocal acentuada ante consonante simple, característica del suizo- 
alemán, se da también corrientemente en español. La vocal breve 
alemana en kasse, alie le parece, sin embargo, pág. 87, n., más corta 
que la española en casa, ala. 

~ En esta proporción están las vocales breves y largas de Rousse- 
LOT, Princ, pág. 998. 

' Estos resultados contradicen la observación de Diez, repetida 
por Baist, sobre la cantidad de la vocal acentuada española en las pa- 
labras agudas. 



398 T. NAVARRO TOMÁS 

cumplirse también en español una importante ley fonética, ya 
comprobada en varios idiomas, según la cual la duración de 
una vocal disminuye a medida que aumenta el número de los 
sonidos que le siguen dentro de la misma palabra o grupo 
acentuado ^. 

En las palabras esdrújulas la cantidad de la vocal ha resul- 
tado constantemente más uniforme que en las demás pala- 
bras; todas sus modificaciones se encierran entre un máximum 
de 10 c. s. y un mínimum de 6,5 c. s. En las palabras llanas 
estos límites son, respectivamente, I4 y 7 c. s., y en las agu- 
das 20 y II. Los límites de oscilación de la vocal han sido, 
por consiguiente, 3,5 c. s. en las palabras esdrújulas, 7 en las 
llanas y 9 en las agudas. De una manera regular todo motivo 
orgánico de modificación cuantitativa ha afectado siempre a 
las vocales largas más sensiblemente que a las breves ^. 

No ha habido punto de contacto entre los límites cuantita- 
tivos de la vocal en las palabras agudas y en las esdrújulas; 
la más breve de las primeras ha sido más larga que la más 
larga de las segundas; la vocal de las palabras llanas, por el 
contrario, en su carácter intermedio, ha enlazado igualmente 
sus extremos con unas y con otras; pero manteniendo normal- 
mente su cantidad media a igual distancia de cada una de ellas. 

En sílaba cerrada, siendo iguales las demás circunstancias, 
la vocal ha resultado siempre más breve que en sílaba abierta ^. 
En las palabras esdrújulas, la diferencia, conforme a lo que 
antes se ha dicho, ha sido menor que en las llanas; en éstas 
la cantidad media ha sido en sílaba cerrada 9 c. s. y en sílaba 
abierta 1 1,9 es.; proporción: 0,75 : I. En las esdrújulas, síla- 
ba cerrada 7,2 y sílaba abierta 8,6; proporción: 0,83 : I. La 



1 O. Jespersen, Lehrbuch der Fhonetik, Leipzig, 1913, pág. 1222- 

2 O. Jespersen, lug. cit., hace una observación análoga con respecto 
a la reducción que experimentan los sonidos en la pronunciación rá- 
pida: «Bei Beschleunigung des Tempos die langen Laute mehr leiden 
ais die kurzen.» 

3 Sílaba abierta y cerrada van consideradas en sentido ortográfico; 
la distinción entre sílaba abierta ortográfica o fonéticamente no altera 
en mi caso el valor general de esta observación. 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



399 



reducción de la vocal en sílaba cerrada, con respecto a su 
cantidad en sílaba abierta, representa, pues, por término me- 
dio, en las palabras llanas un 25 "/^j, y en las esdrújulas un 
17 "/^; pero esta reducción considerada en casos particulares 
no se ha producido siempre de una manera uniforme: la ma- 
yor reducción la ha experimentado la vocal en sílaba cerrada 
por consonante vibrante, y la menor, en sílaba cerrada por 
fricativa sorda: 



Vocal más vibrante sonora 
Vocal más nasal sonora.. . 
Vocal más oclusiva sorda. 
Vocal más fricativa sorda. 



PALABRAS LLANAS 


PALABRAS ESDRÚJULAS 


Silaba 


Silaba 


Reduc- 


Silaba 


Si 'aba 


Reduc- 


abierta. 

14 


cerrada. 


ción. 


abierta. 


cerrada. 


ción. 


9,7 


3i°/„ 


9,8 


7,5 


24% 


i 11,3 


«,3 


27 - 


7,8 


7 


II — 


1 0,9 


8,3 


24 


7,8 


6,8 


13 


13,3 


9,5 


16 - 


8 


7,4 


8 



Constantemente la vocal en las palabras monosílabas ha 
resultado más larga que en las agudas bisílabas ^; en cambio 
entre éstas y algunas de tres o más sílabas, también agudas, 
especialmente registradas para esta comparación, no he ha- 
llado diferencia sensible: 





Vocal final. 


Vocal + r. 


Vocal + 0. 


Vocal + n 


Monosílabas 


20 


18,3 


16,5 


12,4 


Bisílabas 


18 


1 5,4 


15,3 


11,9 



Estos datos indican, además, que en posición final abso- 
luta la vocal ha sido más larga que en las formas terminadas 
por consonante, y de otra _parte que, según la naturaleza de 
la consonante final, la cantidad de la vocal ha experimentado 
asimismo diferentes modificaciones. 

Sobre el cuadro resumen de la página 391 pueden hacerse 
a este respecto varias observaciones interesantes. Tanto en 
sílaba abierta como en sílaba cerrada, y lo mismo en palabras 



* E. A. Meyer, £fig¡. Lautdauer, págs. 82 y 108, hace análoga obser- 
vación respecto al inglés. 



400 T. NAVARRO TOMiíS 

llanas que en agudas y esdrújulas, la vocal ante consonante r 
ha sido relativamente más larga que ante ninguna otra con- 
sonante; ante fricativa sonora ha sido asimismo más larga que 
ante fricativa sorda ^, y ante cualquier fricativa más larga, en 
fin, que ante consonante oclusiva ^; en este último caso la 
vocal ha sido más breve que en ninguna otra posición; así, 
por ejemplo, la a en las palabras siguientes ha resultado en 
la proporción que se indica debajo de cada forma: 

Cantidad absoluta., pata ii pasa 12,5 pava 14 para 15 
Proporción i 1,13 1,27 1,36 

Las nasales m, n, n y las laterales 1, 1, contra lo que podría 
esperarse de su calidad de sonoras, hacen sufrir a la vocal pre- 
cedente casi tanta reducción como las oclusivas sordas ^; esto 
mismo ocurre con la palatal africada ch = c; véanse, por ejem- 
plo, entre las palabras por mí registradas : /¿z/íí 12, talla 12,5, 
pana 12, caña 12, tacha 12, paca 1 1,5, pi^la 1 1,5) p^Ha 1 1, 
pena 1 1 , peña 1 1 , fecha 1 1 , peca 1 1 , etc. ^. 



1 Que la reducción de la vocal ante consonante sorda es mayor 
que ante sonora, ha sido comprobado también sobre el alemán y el 
inglés por Meyer, op. cit., pág. 47; sobre el italiano por Metz, op. cit., pá- 
gina 213, y sobre el francés por A. Gr^goire, Tnfluence des cottsomies 
occlusives sur la durée des syllabes precedentes, Revue de Phonétique, 
1911,1, pág. 288; Grégoire cita, pág. 291, un trabajo de M, L. Goemans, 
De q!{a?iiiteií de vocalen a en i /;/ het dialect van Leuven, en que también 
aparece comprobado este mismo hecho. 

2 Del mismo modo en Meyer, op. cit., pág. 41, respecto al inglés; 
por el contrario, Metz, op. cit., pág. 209, halla que en italiano la vocal 
ante fricativa sorda es algo más corta que ante oclusiva sorda. 

^ Comp.: «en suédois, in abrége au lieu d'allonger; de méme en 
gallois, í?i, n, I et souvent 7i, abrégent», Passy, Cha)igeme?its, pág. 130; 
respecto al inglés: «/, w, « wirken eher kürzend ais lángend auf den 
vorhergehenden Vokal», Meyer, op. cit., pág. 41; Jespersen, LehrbucJi, 
págs. 12-63, excluye también la / de entre las consonantes sonoras que 
alargan la vocal en francés. 

* AcAD. Esp., Gramática, 1890, pág. 347: «Según opinión de ciertos 
gramáticos, son largas las vocales que preceden a las consonantes ch, 
II, ñ, rr, x: cuchitril, pelliza, leño, acarrear, exatnen.-» Araujo, Fonética, 
pág. 106, repite esta misma opinión: «La sílaba mo resulta más larga 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



401 



Sin duda la reducción que estas consonantes producen 
debe afectar no sólo a la duración de la vocal, sino a la de 
toda la sílaba precedente ^; habría que saber, sin embargo, si 
todos los elementos que forman la sílaba se dejan influir o no 
en la misma proporción. Por lo que a la vocal se refiere, mis 
medidas en el grupo de palabras con vocal más r, que ha 
sido relativamente el más numeroso, muestran a este respecto 
algunas diferencias apreciables: 



Cantidad media. 
Proporción 



-'ra 


-'fa 


-'rda 


-'ría 


-'ma 


-'rta 


-'rka 


14 

I 


10,7 
0,76 


10,5 
0,75 


9,8 
0,70 


9,6 
0,68 


9,3 
0,66 


8,8 
0,63 





No obstante la presencia de la r intermedia, la influencia 
de las consonantes sobre la vocal anterior ha sido, como se ve 
en estos casos, muy semejante a la que antes se ha notado en 
las formas en que la consonante y la vocal iban en contacto 



en moño que en tnono, como ca es más breve en caro que en carro, be 
más larga en bello que en belo y pe más breve en peco que en pecho. t 

^ Grígoire, op. cit., demuestra que la sílaba car, por ejemplo, es, 
en general, más breve en car-ton que en car-don, pág. 269, y asimismo 



402 T. NAVARRO TOMÁS 

inmediato; la vibrante múltiple f ^ y las fricativas sonoras b, 
d, g han operado casi idéntica reducción, menor que la produ- 
cida por n, 1, próximas también por su parte a coincidir, y aun 
más sensiblemente menor que la producida por las consonan- 
tes oclusivas sordas. 

La naturaleza de la consonante que precede a la vocal 
acentuada ejerce, según mis notas, escasa influencia sobre la 
cantidad de ésta; la vocal precedida de oclusiva resulta un 
poco más corta que precedida de fricativa o de nasal; pero en 
suma, la diferencia entre la duración media de unas y otras 
formas no llega a una centésima de segundo. La vocal inicial 
absoluta presenta aproximadamente igual duración que la que 
va precedida de consonante : 



pote 
cota 


1 1 

10,8 


bote 
gota 


io,8 
10,6 


mote 
nota 


I 1,2 
lió 


zote 
sota 


10,8 

12 


hopa 
oca 


11,2 

11,5 


capa 


10 


gata 


II. 5 


mapa 


11,3 


zapa 


11,3 


ata 


11,6 



io,6 10,9 11,3 11,3 ii>4 

Consideremos ahora la cantidad propia y característica de 
cada vocal, teniendo en cuenta el total de los casos a que mis 
experiencias se refieren. Basta pasar la vista por cualquier gru- 
po de ejemplos para advertir desde luego que, dentro de cada 
serie homogénea, las vocales que no han coincidido exacta- 
mente en una misma duración sólo se han diferenciado entre 
sí por discrepancias muy pequeñas. Estas diferencias, sin em- 
bargo, por su frecuencia y por la sistemática regularidad con 
que generalmente se han producido, merecen, sin duda, ser 
señaladas : 



las sílabas /a/a más breves &n pala-tin que en pala-din, pág. 265; pero 
sus medidas son de conjunto, sin 'indicar la modificación correspon- 
diente a cada uno de los elementos reunidos en esas sílabas. 

I JossELYN, Études de Phonétique espagnole, pág. 188, dice ha- 
ber hallado en la duración de las vocales acentuadas de perro y 
carro una reducción de un 40 ó 50 "/„ con respecto a las de pero y 
caro; esto ocurrirá tal vez en casos de pronunciación relativamente 
lenta; en mi caso la reducción sólo ha sido, como queda indicado, 
un 24 "/o- 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 

i e a 



Vocal final 1 9,00 

Vocal más vibrante 10,60 

Vocal más fricativa sonora 12,10 

Vocal más fricativa sorda 10,91 

Vocal más lateral 1 1,00 

Vocal más nasal 9,44 

Vocal más oclusiva sorda 9,00 

Cantidad media 11,72 

Proporción 0,92 



18,50 
1 1,01 

«3.20 

1 1,29 

11,83 

10,20 
9,65 



12,24 
0,96 



19,20 
11,05 
13,60 
11,83 
12,50 

10,66 
9,92 

12,67 
I 



19.50 
1 1,02 
12,66 

11,35 
11,76 
10,27 

9,71 
12,32 

0,97 



403 
u 

18,70 
10,58 
12,70 
1 1,21 
11,50 

9,55 
9,46 

11,95 
0,94 



La vocal i ha sido registrada 94 veces, e también 94, a 168, 
í? 86 y ?í lOi; por la cantidad media que cada una ha obteni- 
do en el conjunto de sus casos, la más larga ha sido la a y la 
más breve la /; ésta representa una reducción de un 8 °¡^ con 
relación a la a; entre una y otra las demás vocales han apa- 
recido de mayor a menor, en este orden: a, o, e, n, i. Tales 
diferencias, dentro de la poca extensión de sus límites, con- 
cuerdan por completo con la regla formulada por Meyer res- 
pecto a las vocales inglesas, según la cual, en igualdad de 
circunstancias, la vocal es tanto más breve cuanto mayor es 
la elevación de la lengua requerida para su articulación ^. 
Acaso estos datos son indicio de un fenómeno de fonética 
general. Meyer ve en él la tendencia a un cierto equilibrio en 
que la duración y la energía muscular se compensan mutua- 
mente; Jespersen -, sobre esa misma base de equilibrio, lo 
explica como una consecuencia del mayor espacio que los 
órganos en las vocales cerradas tienen que recorrer. 

Colton establece una íntima relación entre la cantidad de 
las vocales castellanas y su teoría sobre la metafonía o armo- 
nía cualitativa de estas mismas vocales. Según él, la vocal tóni- 
ca es larga bajo la influencia de una a final: pesa; es un poco 
menos larga bajo la influencia de una o: peso; y es, finalmente, 
muy breve y relajada ante una e: pese ^. De mí puedo decir 



' Engl. Lauídauer, pág. 39. 

2 Lehrbuch, págs. 12-23. 

^ «La voyelle qui devient fermée par l'influence métaphonique est 
longue. Exemples: te:la, te:ma, pe:sa, ko:da, ko:sa, ko;la, mo:na; avec 
une voyelle un peu moins longue Be.do, pe. so, ke.mo, a. me. no, ko.moi 



404 



T. NAVARRO TOmXs 



que después de varias observaciones no he llegado aún a per- 
suadirme de la realidad de estas diferencias. Desconfiando, sin 
embargo, de mi propio oído he apelado al aparato registrador, 
inscribiendo en él una serie de formas triples, que doy a con- 
tinuación, del tipo J>esa, peso, pese ^. La cifra que acompaña a 
cada palabra en las listas siguientes representa la cantidad 
media resultante del conjunto de todos los casos en que una 
misma palabra ha sido repetida: 



pasa 

pesa 

pisa 

posa 

para 

cura 

tira 

entera 

mora 

disputa 

peca 

pica 

excusa 

pena 

coma 

vi\-a 

poda 

pega 



3,6 
1,6 

1,5 

2,5 

5 

5-1 

4,8 

4,1 
4,1 
0,8 
1,1 
O 

0,8 

2,5 

2,5 

5,5 

3,2 

3,7 



paso 


12,7 


pase 


peso 


12,2 


pese 


piso 


II, I 


pise 


poso 


'3,5 


pose 


paro 


14,3 


pare 


curo 


15,5 


cure 


tiro 


14,3 


tire 


entero 


13,8 


entere 


moro 


15,3 


more 


disputo 


11,5 


dispute 


peco 


11,8 


peque 


pico 


10,3 


pique 


excuso 


10,8 


excuse 


peno 


13 


pene 


como 


12,5 


come 


vivo 


14,7 


vive 


podo 


13.5 


pode 


pego 


14.2 


pegue 



2,91 



13,05 



3 

í,5 

1,6 

2,5 
4,7 
6 
5,6 

4,3 

4,8 

I 

0,8 

1,1 

I 

2 

3,5 

2,5 

4,7 
4,2 

3,04 



Como se ve, la doctrina de Colton, al menos por lo que a 
la cantidad se refiere, no aparece confirmada en estos resul- 



esposo (pron. lente), mo.do, ru:sa, fu:ma, ru:da, p¡:sa, mi:na, mi:da, etc., 
tandis que dans les mots comme ÜEde, c'est-á diré les mots en e to- 
nique suivi d'une seule consonne plus la voyelle e ou une diphtongue 
amenée par la rencontre de deux voyelles, la vo}'elle tonique est 
tres breve et reláchée. Exemples: Ged.e, Ges.c, tem.e, En.e, pss.e, etc. 
La voyelle tonique est longue dans di:6e, pu:se, etc.», Colton, oJ>. cit., 
pág. 150. «Les voyelles qui sont régulierement les plus longues en 
castillan sont amenées par la métaphonie de l'a. Dans le mot íJ'a=Ee:sa 
qui réunit ees conditions la diphtongaison de la voyelle est tres sen- 
sible á l'oreille en syllabe forte. Comparez ce mot avec la forme 
¿j¿=E.se ou Ese ou avec Este pour noter la longueur dans le premier 
cas et la diflférence de timbre.» Ibíd., pág. 153. 

' A fin de que todas las palabras pasasen por las mismas circuns- 
tancias, cada uno de estos grupos ha sido repetido tres veces, cam- 
biando su combinación : pesa, peso, pese; peso, pese, pesa; pese, pesa, peso. 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



405 



tados ^. Las diferencias que dentro de cada grupo han ocu- 
rrido, aparte de ser en general poco importantes, no han dado 
siempre la preponderancia a un mismo género de palabras. 
En resumen, las diferencias cuantitativas de la vocal acen- 
tuada en los casos a que las anteriores páginas se refieren, 
pueden reducirse fácilmente a los tres grupos siguientes: 
I.° Vocal larga, 15-20 c. s.: aparece en palabras agudas, siem- 
pre que éstas no terminen en consonante n o 1. — 2.° Vocal 
semilarga, IO-15 c. s.: aparece en palabras agudas terminadas 
en //, /, y en sílaba abierta de palabras llanas. — 3.° Vocal bre- 
ve, 5-10 c. s.: aparece en sílaba cerrada de palabras llanas y 
en sílaba abierta o cerrada de palabras esdrújulas. 


















































































































































































































































































































































































































































































b c d 
tarja t 



b c d e 
semllar^as 



b c d 
broifei 



Ejemplos. Largas: a) papíí; b) matar; c) verdad; d) rapaz, compás. 
Semilargas: a) para; h) pava; c) natal; d) sultán; e) pasa, pala, pana; 
i) pata. Breves: a) parla, páraino, tábano; b) pasta; c) tanta, pacta; 
d) pájara, pánico, rápido; e) gárgara, cascara; f ) cántico, táctica. 



1 En formas nominales aparece igual uniformidad que en las verba- 
les citadas: muda 12, nudo 12, mí¿>e 12,5; esa 11, eso 1 1,5, ese 1 1,5, etc. 



406 



T. NAVARRO TOmXs 



Las vocales breves — tercer grupo — son, en general, abier- 
tas; las vocales largas y semilargas pueden ser abiertas o ce- 
rradas ^; en maté, callé, cantó, etc., e y o son largas y cerradas; 
pero en romper y en sopor, por ejemplo, son largas y abiertas, 
y en leche, pella, peña, polla, moña, etc., son semilargas y ce- 
rradas; la e de pera, pelo, pega y leve es también algo más 
larga y abierta que la de pesa, peto, peña y leche. Pero estas 
relaciones entre cantidad y timbre, más complejas, sin duda, 
de lo que ordinariamente se ha creído, merecen ser tratadas 
detenidamente en un estudio especial. 

Ante muda más liquida — positio debilis — la vocal ha 
resultado aproximadamente con la misma duración que ante 
una sola consonante -: 



potro 


II 


poco 


1 1 


sacro 


iij 


saco 


12 


cetro 


11,5 


seto 


11,2 


copla 


12,2 


copa 


12,2 


sopla 


11,5 


sopa 


11,7 


sobra 


13,2 


soba 


14,5 


cubra 


13,2 


cuba 


14,7 


sable 


14,5 


sabe 


14.2 


cable 


14,2 


cabe 


14,7 


siglo 


13 


sigo 


14,5 


cebra 


14,5 
12,7 


ceba 


14 




13,1 




0,97 




I 



Respecto a la cantidad de los diptongos acentuados, he 
obtenido los datos siguientes: 



pauta 


15,1 


pata 


11,5 


guapo 


14,1 


dato 


11,5 


causa 


15,1 


casa 


1 1 


cuatro 


13,5 


catre 


10,6 


centauro 


18,5 


amparo 


14 


zodíaco 


15 


regato 


II 


vaina 


14,6 


vana 


12,1 


copiase 


16,5 


copase 


12,5 


mosaico 


13,5 


gazapo 


10 


escuerzo 


12,7 


escorzo 


10,7 


desaires 


16,8 


pesares 


12,6 


cantueso 


14.5 


costoso 


11,5 


deudo 


18,8 


dedo 


13,5 


puerta 


11,6 


porta 


9,1 



1 De otro modo en Baist, Gru7idriss, 884: «Langes e und o sind 
geschlosen.» 

2 Las siguientes palabras han sido registradas repitiendo dos veces 
cada palabra en este orden : poco, potro; saco, sacro; poiro, poco; sacro, 
saco, etc. 



CANTIDAD DE LAS VOCALES ACENTUADAS 



l6 



1-34 



11,9 



13,4 
1,26 



407 



Ceuta 


15.6 


cepa 


10,6 


cuesta 


11,7 


costa 9, 1 


peina 


16,5 


pena 


11,8 


fiesta 


12 


cesta 9 


afeita 


'5.5 


gaceta 


1 1,1 


empieza 


12,6 


torpeza 10,8 


heroico 


í7,8 


siroco 


14 


gracioso 


13,8 


gozoso I I 


estoica 


15,1 


estopa 


10,8 


etíope 


13 


estoque 1 1 



10,6 





Constantemente los diptongos han resultado más largos 
que las vocales simples -; los diptongos aa, ai, en, ei, oi han 
sido asimismo algo superiores a los semidiptongos na, ia, iie, 
ie^ io; pueden considerarse los primeros en la categoría de 
las vocales largas (15 a 20 c. s.), y los segundos en la de 
las vocales semilargas (lo a 15 c. s.). En sílaba cerrada el 
diptongo, como cualquier vocal, es más breve que en sílaba 



' La inscripción de las formas anteriores se ha hecho repitiendo 
tres veces cada palabra en este orden : pauta, pata, pauta; pata, pauta, 
pata, etc. 



408 T. NAVARRO TOMAS 

abierta. Formas como empieza 12,6, torpeza 10,8, porta 9,1, 
puerta 1 1,6, cesta g^ fiesta 12, etc., tan próximas entre sí por 
su caq-tidad, y tan inferiores a lo que en general puede enten- 
derse por vocal larga, indican cuan lejos se halla la lengua, en 
su estado actual, de una pronunciación '^ {^-.sísl^* feesta^fiesta, 
supuesta ^ como origen posible de esta clase de diptongos. 

T. Navarro Tomás. 



i Meyer Llbke, Gram., I, 563. 



MISCELÁNEA 



«BOQUIRRUBIO» 

Hállase tal palabra en los sabidos versos de cabo roto que 
preceden al Quijote: 

Si de llegarte a los bue-, 
libro, fueres con letu-, 
no te dirá el boquirru- 
que no pones bien los de-. 

El muy erudito comentarista D. F. Rodríguez Marín dice 
así: «Boquirrubio, usado en la primera de las acepciones que 
tiene en el Diccionario de la Academia: «Que sin necesidad 
ni reserva dice cuanto sabe» ^. Ni Cortejón ni Clemencia 
hablan de la palabra. El Diccionario actual de la Academia 
añade a la acepción citada por R. ]\Iarín esta otra : «Mozalbete 
presumido de lindo y de enamorado.» 

¿De dónde ha podido tomar el Diccionario académico tal 
definición? Según Covarrubias se llama boquirrubio «al mogal- 
bete que le empieza a salir el bogo rubio y se precia mucho 
de svi gentileza» '. El Diccionario de Autoridades define bo- 
quirrubio: «En lo literal significa el que tiene la boca rubia, 



• En su edición extensa del Quijote, 1916, tomo I, pág. 45. En la 
edición abreviada (Clásicos Castellanos), 191 1, no trata de la palabra. 
2 Tesoro de la lengua castellana, edic. 16 1 1, s. v. boca. 

Tomo III. 27 



410 MISCELÁNEA 

pero no tiene uso; y solamente se toma por la persona vana, 
simple y fácil de engañar.» Cita como autoridad: «Que no son 
tan boquirrubios ni helados como se persuaden por allá», de 
los Ocios del conde de Rebolledo. El Diccionario que la Aca- 
demia comenzó a publicar en 1770 define esta palabra: «Se 
dice del que es simple y fácil de engañar.» Lo mismo se lee 
en la segunda edición, de 1783; en la tercera, de 1791; en la 
cuarta, de 1803; pero la quinta, de 1817, dice ya: «El que sin 
necesidad ni reserva dice cuanto sabe.» ¿Cuál pudo ser la ra- 
zón de este cambio? No conociéndose ningún texto en que la 
palabra se emplee en ese sentido, no sería raro que el redac- 
tor de la definición tuviese presente el pasaje del Quijote «no 
te dirá el boquirrubio», y la adaptase al sentido que según él 
tenía aquel vocablo en ese pasaje ^ 

La edición sexta, de 1822, repite la definición de la quin- 
ta; lo mismo la séptima, de 1824; la octava, de 1837; la no- 
vena, de 1843. Al llegar a la décima, de 1852, la Academia 
añade lo de «Mozalbete presumido de lindo y de enamora- 
do», caso de atavismo lexicográfico, pues esta definición está 
calcada en la de Covarrubias, transcrita antes. Mucho más 
habría valido reflexionar sobre la discreta definición del Dic- 
cionario de Autoridades. Las demás ediciones (II.'', 1 864; 
I2.% 1884; 13. ^ 1899) hasta la actual copian la definición de 
la décima. 

Los diccionarios extranjeros de la época de Cervantes se 
expresan como sigue. Hierosme Víctor, Bolonnois, Tesoro de 
las tres lenguas, española, francesa e italiana, 1644 (l.^ edi- 
ción 1609): «.boqiiirrtíuio, qui a la bouche vermeille, niais, sot, 
bec iaulne; colui che ha i labbri vermigli». Franciosini, Voca- 
biilario español e italiano, Roma, 1 620: «boquirubio, zerbinoto, 
uno che faccia il bello, o per il bel vestito, o per la bella pre- 
senzia; e anche significa scemunito, o di poco gudizio». 

El sentido de la palabra se halla, además, claramente expre- 
sado en textos coetáneos. 



^ ¿Influiría, además, el recuerdo de boquimuelle 'persona fácil en 
decir lo que debiera callar'? (Dic. Acad.). 



MISCELÁNEA 4II 

«Pedí de comer, dijeron que no había sino sólo huevos; no tan malo 
si lo fueran, que a la bellaca de la ventera — con el mucho calor o que 
la zorra le matase la gallina — se quedaron empollados; y por no per- 
derlo todo los iba encajando con otros buenos. No lo hizo así conmi- 
go ; vióme muchacho, boquirntbio, cariampollado, chapetón; pareclle 

un Juan de buen alma, y que para mí bastara que quiera» '. 

«\^Cuatro.^ Para mí y boazé, este hombre que mató boazé, ;era hom- 
bre de cuenta? 

Paysano. Era un pobrete boquirrubio. Pensó que era yo algún lanu- 
do; fuesse derribando en segunda; ya sabe boazé qué suelo hazer con 
la de ganchos: desvío y doyle; y allá va el probeto que se venía a la 
boca del león, siendo cordero» ^. 

No cabe duda que el significado de la palabra en estos pa- 
sajes, y también en el de Cervantes, es «persona inexperta, 
poco enterada de las cosas». Según Covarrubias y Francio- 
sini, también se aplica al galán presumido; pero esta debe ser 
una significación secundaria. Tenía, pues, razón el Dicciona- 
rio de Autoridades al decir que era «persona vana, simple y 
fácil de engañar»; lo que le faltó fué añadir «por ser inexperta 
o de pocos años», y entonces se hubiese comprendido el ver- 
so á&\ Quijote, que quiere decir 'no vendrán los no enterados 
a darte lecciones'. 

Respecto al origen no puede admitirse que en boquirru- 
bio, «boca» haya entrado con su significación corriente; nadie 
tiene la boca rubia. Hierosme, arrastrado por el sentido literal, 
traduce malamente 7-ubio por vermeil. Covarrubias, para resol- 
ver la dificultad, recurrió, según costumbre, a la fantasía, y 
pensó en el mozalbete a quien le empieza a salir el bozo rubio. 
1^1 Diccionario de Autoridades dice «que en lo literal significa 
el que tiene la boca rubia, pero no tiene uso». Creo que la 
dificultad se resuelve si admitimos que en este caso «boca» 



1 Guzmán de Alfarache, Rivad., III, 196^. 

2 Entremés de La cárcel de Sevilla, en la parte VII de las comedias 
de Lope de Vega, Madrid, 16 17, fol. 2972/, atribuido indebidamente 
por algunos a Cervantes \y. Armando Cotarelo, El teatro de Cervati- 
tes, pág. 716). Ha sido reimpreso por E. Cotarelo y Mori en la Colec- 
cio'n de entremeses (N. B. AA. EE., tomo 17, págs. 99-105). El pasaje que 
cito está en la página 104, con estas faltas: en seguida por en segun- 
da; fiíse por fuesse; pobrete por probeto. 



4 I ^ MISCELÁNEA 

se emplea figuradamente por «pico». Ambas palabras se con- 
funden en la lengua corriente; decimos de una persona que 
no «cierra el pico» o que «tiene un pico de oro», y en cambio 
se llama boqueras ^ el tejido amarillo que bordea el pico de 
ciertos pájaros cuando son pollos. Hay además boca de guacho 
como nombre de planta -, y guacho es el 'pollo del gorrión'. 
Boquirrubio se diría, por consiguiente, de los pajaritos con el 
pico rubio o amarillo. 

Aunque no tengo texto en que ocurra la palabra en este 
sentido, hay muchos hechos que apoyan mi explicación. En 
francés, béjaune (bec jaune) 'jeune oiseau qui a encoré le bec 
jaune'. Un béjaune 'un jeune niais' ^. _En catalán, caure'l 
groch del bech 'ésser perspicás y difícil d'enganyar' *. Guacho, 
antes citado, tiene en la Mancha el mismo sentido figurado 
que he asignado a boquirrubio ^. Comp., finalmente, /i/!'/(;/(9 en 
su doble significado de 'pichón, polluelo', y principalmente, 
'novato o inexperto', y se concebirá como bastante aceptable 
la interpretación que propongo para boquirrubio ^. A. Castro. 



^ Aunque falta en el Dic. Acad., se dice en Andalucía, Asturias, 
Zamora y otras partes. En la Mancha, guacheros. 

2 Véase Dic. Acad., s. \. pamplina, segunda acepción. 

3 Hatzfeld-Darmsteter, Dict. general. 

* El anónimo Dicciotiari de la llengua catalana de que me sirvo 
(Barcelona, Salvat y Comp.) da como traducción 'no ser de pico ama- 
rillo', que no sé dónde se use. — Cfr. el alemán GelbscJmabel 'unerfahre- 
ner Mensch' (Sachs-Villate.) 

* Según me dice mi amigo T. Navarro. En Daroca (Zaragoza), po- 
rritón 'pájaro que aun está en el nido'; se aplica también a los chicos. 

^ Cfr. además la expresión «caerse de un nido». Después de escri- 
to lo anterior me dice mi amigo V. García de Diego que en Burgos, bo- 
quirrubio se aplica irónicamente al muchacho que hace cosas impro- 
pias de su edad, en el mismo sentido que 'mocoso'. 



miscelXnea 4 I 3 

UMA PEQUEÑA CONTROVERSIA SOBRE THEATRO 

(17 39- 1748) 



Em 1739 — no mesmo anno em que a 18 de outubro Antonio José 
da Silva, o nosso principal escriptor dramático desse tempo, morria 
na fogueira, condemnado pela Inquisigao — D. Francisco Paulo de 
Portugal e Castro, 2° marqués de Valenga (1679-1749). publicou um 
opúsculo intitulado Discurso apologético em defensa do theatro hespanhol, 
Lisboa, viii-50 paginas. Essa obrinha, como todas as defezas, parece 
dever presuppór um ataque ao theatro hespanhol. Esse ataque nao o 
conhecemos, se alguma vez se escreveu, nem concretamente Ihe faz 
referencia o marqués de Valenga. Cremos porém que nao é necessaria 
a existencia de qualquer escripto depreciativo do theatro hespanhol 
para explicar o apparecimento do Discurso apologético em sua defeza, 
pois que para isso bastaría que na corte e no meio litterario se for- 
masse uma corrente de opiniao hostil á dramaturgia castelhana. Por 
essa época se algum theatro estrangeiro influía no gosto do publico, 
nao era por certo ainda o francés, que os adversarios do hespanhol a 
este contrapunham, mas antes o italiano, que o proprio Antonio José 
da Silva, tambem conhecido pelo Judeu, parodiava, e o mesmo cas- 
telhano. Mas é possivel que, pelas conversas nos saloes e pelo gosto 
confessado dalguns leitores, já se manifestassem as tendencias para 
o theatro francés, que mais tarde viéram a avultar no movimento da 
Arcadia Lusitana, corporagao fundada em 1756 para restituir a littera- 
tura nacional ás suas primitivas fontes classicas, e que muito e muito 
se inspirou do classicismo francés. 

Para nos o arcadismo é um dos capitaes pródromos da influencia 
francesa em Portugal, aquella gallomania que Antonio Diniz, funda- 
dor da mesma Arcadia, caricaturou no seu famoso poema satyrico 
O Hyssope. 

Ora a imitagao francesa foi o bordao a que se appoiou a Arcadia 
para a sua obra de restauragao do puro gosto classico, em opposigao 
ao gosto gongorico, ou mais claramente, á influencia castelhana. E, pois, 
verosímil queja em 1739 se desenhassem as tendencias favoraveis ao 
theatro classico francés, que depois viéram a ser parte importante do 
corpo de ideas e dos processos da Arcadia Lusitana. Ao apparecimento 
dessas tendencias anti-castelhanas nao deve ter sido estranha a leitura 
dos tratados de poética, cujas doutrinas em materia de theatro muito 
melhor se exemplificavam nos auctores franceses que nos hespanhoes. 
O certo é que já em 1739 o 2° marqués de Valenga, membro da Acá- 



4 I 4 MISCELiÍNEA 

demia Real de Historia Portuguesa e auctor de numerosos elogios e 
discursos académicos, julgav'a opportuno oppór a essa crescente hos- 
tilidade o seu Discurso apologético. Nesse opúsculo, o marqués de Va- 
lenga, affirmando que nao atacará o theatro francés, mas que apenas 
defenderá o hespanhol, comega por apontar que ñas obras dramáticas, 
que defende, principalmente de Calderón, nao ha os dois fundamen- 
taes sentimentos do theatro grego: o orgulho e a dui-eza, e seus re- 
medios, a modestia e a compaixao. Como o theatro francés modificara 
e attenuára os sentimentos predominantes na tragedia, assim o theatro 
hespanhol, usando do mesmo direito de innovar, introduzira um ca- 
racteristico novo: o predominio do amor e do ciume. 

Seguidamente o auctor vae enumerando as principaes censuras 
feitas ao theatro hespanhol e uma a uma as vae rebatendo: o abuso da 
metaphora que Ihe assacam, tambem o ha nos classicos e com muito 
maiór ousadia; o mesmo argumento quanto á hyperbole; acerca do 
luxo e prodigalidade de palavras e epithetos, faz a sua justificagao por 
meio de exemplos dos antigos, Homero, Vergilio, Ovidio e Cicero, 
e «pela conveniencia, e necessidade de amplificagao, que tem todo 
aquelle, que desejar florecer na Arte Poética, ou Oratoria». O hyper- 
baton, cujo abuso era igualmente imputado aos dramaturgos hespa- 
nhoe's, nega-o: «Em Calderón se nao vé nenhum abuso desta figura, 
pois se serve della só naquelles casos, era que a mudanga, ou distan- 
cia das palavras fazem mais sonora a oragao e a sua estructura mais 

agradavel » O uso da periphrase ou circumlogao defende o porque 

evita indecencias (sic) e permitte ostentar erudigao, sendo igualmente 
muito praticado entre os antigos. Ouanto á falta de decoro assim na 
materia como ñas figuras, que attribuiam aos auctores hespanhoes, o 
marqués de Valenga enérgicamente imputa a mesma falta nos france- 
ses — e com tanto ardor polémico que esses paragraphos manifestara e 
atraigóam o corapromisso, que ao abrir da obra toraára, de nao atacar 
o theatro francés — e aos antigos trágicos e épicos, a comegar no velho 
Homero. Assim, diz a proposito do protagonista da Etieida: «Avulta 
mais estes defeitos o amor proprio na bocea do mesmo Héroe: Sum 
pius Aeneas; e ainda que se livre desta censura pela verdade que o 
mesmo Héroe deve observar em todas as palavras, pois he certo que 
Eneas foi pió com os Penates, com Troya, com Anchises, com Creusa 
e com Ascanio, nao se livrará senao com o exemplo de Homero do 
crime de jactancia, que está respirando este hyperbole do seu nome: 
Fama super aethera notus, sendo para mira a raais grave de todas estas 
culpas, se attenderraos ao principal fim do Poema, que he instruir, 
propór hura Héroe ingrato, pérfido, huma Rainha escandalosa, huns 
deoses protectores da ingratidao, e perfidia, delictos que os homens 
costumam castigar se sao juizes, nao defender, se sao particulares; e 
tudo isto ideado no pensamento, publicado pela voz, exornado pela 



MISCELÁNEA 4 > 5 

elegancia, animado pelo incendio deste poeta só para adular aos ro- 
manos, que como offendidos da competencia no valor dos carthagine- 
zes queriao ver destituidos na posteridade o crédito da sua primeira 
Rainha, e fundadora.» 

O methodo com que D. Francisco Paulo de Portugal e Castro re- 
bate as accusagoes feitas aos auctores dramáticos hespanhoes, pode 
fazer suspeitar da existencia dum libello igualmente methodico, algu- 
ma dissertagiío manuscripta de qualquer francophilo; nos, repetimos, 
nao temos conhecimento de (jualquer escripto que possa haver deter- 
minado o Discurso apologético. 

Nao contente com a sua defeza, em 1747 o marqués de Valenga 
publicou urna brochura de 18 paginas de declarado ataque ao theatro 
francés, representado numa das suas obras primas, o Cid : Critica á 
famosa tragedia do Cid, coniposta por Pedro Corneille, e reparos feiíos 
a ella pelo marqués de Valenga, D. Francisco de Portugal e Castro. 

O primeiro dos seus reparos é fazer Corneille confessar uma infanta 
o seu amor a uma aia, que pelas suas attribuigoes era pessoa de res- 
peito, em vez de o fazer a uma creada, como usam os auctores hes- 
panhoes, ou a uma ama de leite, como faziam os latinos. E a proposito 
accrescenta com certa ironia: «O certo he que as princezas sao des- 
gragadas com os franceses, pois pela lei Sálica as descem do trono, e 
pelas leys do theatro as privao da modestia.» 

O segundo reparo é achar mal pintados os caracteres do pai de 
Chiména e de D. Rodrigo. Julga mal explicada a antipathia que os se- 
parava, porque a ambigao de D. Diogo, posto que enorme, devia ser 
limitada pelo poeta: «e ainda que a ambigao nao tem termo nos ho- 
mens, deve ter limites nos poetas, que escrevem para Ihe domar as 
paixoens.» Com muitos exemplos extrahidos do entrecho de obras 
litterarias, condemna o procedimento de D. Diogo depois de haver 
soffrido o insulto da bofetada do conde Gormas, nao considerando 
sufficiente desculpa desse procedimento a sua decrepita idade. 

O carácter do conde é mal pintado porque é improprio da sua alta 
estirpe, ambicioso como é, porque o faz ao mesmo tempo estadista e 
guerreiro, duas vocagoes inconciliaveis e porque procede indigna- 
mente desarmando o adversario já vencido. 

O terceiro reparo, para só enunciar os principaes, é feito ao epi- 
sodio em que Cid acabando de matar o conde, logo procura falar a 
Chiména. « Esta idea — commenta o marqués de Valenga — com- 
prehende tantas impropriedades e defeitos, que melhor he, que con- 
denallas levemente, dei.xallas á censura do publico.» E tal é o seu 
sentimento de francophobia em materia litteraria, que a seguir alar- 
gando súbitamente o alcance do seu folheto, propoe o seguinte pro- 
blema: sao os franceses poetas?, a que responde negativamente depois 
de elogiar o genio francés e a nagao francesa, noutros dominios, e a 



4 1 6 MISCELÁNEA 

sua opulencia, valor militar, brilho ñas sciencias e ñas artes e o saber 
do seu clero, «o mais douto da christandade». «Assentemos, pois, que 
a Franga he como a Pandora das fábulas, que todos os deoses Ihe 
derao a sua perfeigao, e excellencia, menos Apollo, que Ihe nao com- 
municou nenhuma das suas artes, porque faz Medico, Músico e Poeta, 
e os franceses nao tem Esculapios que curem, nem Orfeos que can- 
tem, nem Horneros que fagam poemas.» E em conclusao pelos motivos 
especiaes dos reparos feitos e pela razao geral agora apontada pe- 

remptoriamente affirma o auctor: « o que supposto pareceme, que 

posso afñrmar, que Alexandre nao meterla a tragedia do Cid naquelle 
precioso cofre de Darlo, em que meteo a Illiada de Homero, nem a 
honraría com a companhia da sua triumphante espada, como fazia ás 
obras deste primeiro Author profano.» 

O libello do marqués de Valenga nao ficou sem resposta. Um auc- 
tor anonymo, de melhor criterio littei-ario, desaggravou o theatro fran- 
cés e rebateu a estranha thése final da carencia de genio poético na 
nagao francesa num escripto intitulado Notas á critica que o Sr. Mar- 
qués de Valenfa fez á Tragedia do Cid compostas (sic) por Monsieur Cor- 
neille, escritas pgr hü anonyjno. Desta obra nao conhecemos nenhuma 
edigao, nem a apontam os bibliographos, que ao pequeño escripto 
apenas se referem quando na lista das obras de V'alenga alludem á 
tréplica. Nos apenas conhecemos urna copia manuscripta, de letra da 
época, que se guarda na Bibliotheca Nacional de Lisboa. Tambem 
ignoramos de certeza quem fosse o seu auctor '. 



1 Innocencio, no tomo 3° do seu Diccionario bibliographico portugués, diz 
constar-lhe ter sido seu auctor o illustre Alexandre de Gusmao (1695-1753), na- 
tural de Santos, Brasil, doutor em direito pela Universidade de Paris, secretario 
particular do rei D. Joao V, membro da Academia Real de Historia Portuguesa, 
enviado extraordinario a Roma e negociador do tratado com Hespanha para 
delimitagao da colonia do Sacramento, acerca da qual escreveu a obra : Discurso 
(inédito) em que se tnostra (sic) os interesses que resultain a Sua Magestade Fide- 
lissima e a seus vasallos da exccugUo do tratado de limites da colonia do Sacramento, 
ajustado com Sua Magestade CaIkoUca, publicado posthumamente em 1843 no 
Panorama, revista de Lisboa. Innocencio, no tomo 3.° do Diccionario, repele de 
modo mais assertivo que é Alexandre de Gusmao o auctor da resposta ao mar- 
qués de Valenga, mas sem apontar qualquer fundamento e este fundamento 
tamben nos o nao colhemos da consulta das obras que mais provavelmente po- 
deriam ministrar alguns informes, a saber: Collegao de varios escriptos inéditos de 
politicos e Utterarios de Alexandre de Gusmao, dados á luz publica por J. M. T- 
dj C, Porto, 1 841; Complemento dos inéditos de Alexandre de Gusmao, publicado 
por Albano Anthero da Silveira Pinto, Porto, 1844; Additamentos secretos e mui 
curiosos que servem de subsidio para a biographia de Alexandre de Gusmao em va- 
rias cartas suas inéditas, no Panorama, tomo IV, 2^ serie; Da vida e feitos de Ale- 
xandre de GusmSo, pelo visconde de S. Leopoldo. Tambem em tres elogios 



MISCELÁNEA 4I7 

O anonymo comega por declarar: «Emquanto a eloquencia do 
Sr. Marqués de Valenga se contentava com ser defetKjora (sic) do 
theatro hespanhol, protestando que nao seria accusadora do francés, 
contentava-me eu com ver hir nascendo na nossa térra hum gosto 
menos depravado do que o que Sua Ex^ defiendia; mas vendo que já 
Sua Ex^ se declara que nao sómente ataca o theatro francés, mas pre- 
tende fazer-nos crer que aquella nagao nao tem poezia, devo dizer a 
Sua Ex^ com huma sinceridade de portugués velho, que o theatro 
espanhol he hoje o mais deffectuoso, e que o francés (nao desprezando 
o inglés, nem o italiano) se pode comparar com os de Athenas e da 
antiga Roma.» A seguir enumera as principaes regras dramáticas, a 
nenhuma das quaes, ou a muito poucas, o theatro hespanhol satisfazla. 
<Em defeza da sua thése de superioridade do theatro hespanhol — con- 
tinua o mesmo anonj'mo — , Valenga apontava só auctoridades que nao 
escreverara sobre theatro e suas regras, desprezando os exemplos dos 
auctores do genero, de Sophocles, Eurípides, Menandro, Terencio e 
Planto.» E muito minuciosamente vae discutindo passo a passo a Cri- 
tica do marqués de V'^alenga, passo a passo, desde o titulo até á con- 
clusao final. As suas respostas ás objecgoes de Valenga sao summaria- 
mente as seguintes: a confissao que Chiména faz do seu amor á ala, 
explica-a como um procedimento leal e correcto, pois que abrindo-se 
com ella, Chiména procedía melhor que occultando e mentindo, por- 
que tinha em sua defeza o auxilio duma pessoa de amizade e bom con- 
selho, para a ajudar a vencer a sua paixao; nega os sentimentos de 
desconfianga e antipathia que o marqués dizia separarem D. Diogo 
e o conde: este é que procedía de má fé, ao passo que D. Diogo, muito 
ao contrario, propoe o casamento dos filhos de ambos ao rei; em oppo- 
sigao com o parecer do marqués acerca do dever do escriptor limitar 
a ambigao dos homens, que é na realidade illimitada, o critico anony- 
mo entende que as paixoes melhor se domam com reproduzi-las total- 
mente e puni-las depois; salienta que Valenga nao percebeu que o 
conde, quando aconselha D. Diogo, o faz com intengao irónica; e que 
D. Diogo era um velho decrepito, incapaz de por si se defender, sem 



fúnebres, que se publicaraní por mor morte do marqués de X'alenga, nao encon- 
tramos qualquer elemento: Epidictico luctuoso fúnebre , por Damiao Antonio 

de Lemos Faria e Castro; Elogio do Illino. e Exmo. Sr. D. Francisco Paulo de 

Portugal e Castro , por Máximo Vaz Botelho e Vedras; e o Elogio pelo 

P* Francisco José Freiré, seguido de um catalogo das obras de Valenga. Que 
a obra seja de Gusmáo, personagem illustre por si e por seu irmao, o celebre 
P' Bartholomeu Lourengo de Gusmao, inventor dos baldes, nao o podemos 
affirmar de certeza, mas que é dum espirito esclarecido, com mais ampia nogáo 
dos valores Iliterarios que o marqués é fora de duvida. Fica portanto por resol- 
ver este pequeño problema bibliographico. 



4l8 MISCELÁNEA 

nada ter com os exemplos das velhices serodiamente heroicas que o 
seu adversario apontava; finalmente, acerca do carácter do conde, que 
Valenga julgava inferior á sua estirpe e menos digno de constituir 
materia litteraria lembra o exemplo, entre todos edificante, de que 
Achules, com todos os seus defeitos moraes, foi por Homero tomado 
para héroe da Illiada, «pois se hum homem tao vicioso pode ser o 
héroe da Illiada, porque nao poderá o conde ser na tragedia do Cid, 
huma personagem muito inferior ao héroe d'ella?» Ouanto á conclusao 
extravagante com que o marqués de Valenga cerrava o seu opúsculo, 
o auctor anonymo commenta graciosamente e com muita realidade: 
«Com efieito se os Corneilles, os Racines, os Boileaux, os Moliers os 
Rousseaux, os Ouinaults, os Voltaires nao sao poetas, ou eu nao en- 
tendo francez, ou poesia nao he o que dizem os Aristóteles, Horacio, 
Longino, Ouintiliano, Donato e outros desta ordem a quem consulto.* 

O manuscrito deixa entender que o auctor anonymo espera va uma 
tréplica do auctor alvejado; esta nao tardou, pois o marqués de Va- 
lenga, mais surprehendido da audacia dum anonymo que indignado, 
ripostou com o opúsculo : Resposta do enarques de Valenga, D. Francisco 
de Portugal e Castro, aos reparos de hum Anonymo d Critica que fez o 
mesmo marques d fainos a tragedia do Cid¡>, Lisboa, 1748, 8-23 pags. 

Com a mesma estreiteza de ideas do seu primeiro escripto sobre 
o Cid, com o espirito aboborado de erudigao, fechando-se inteiramente 
á verdade dos factos, Valenga mantem e repete todas as suas opinioes; 
assim continúa a assegurar que D. Diogo poderla e deveria ter-se des- 
aífrontado quando o conde o aggrediu — embora Corneille, a única 
auctoridade acatavel no assumpto, tivésse querido apresentar esta 
personagem da sua tragedia como um velho decrepito; assim nega que 
o conde falle em tom irónico, quando dá conselhos a D. Diogo sobre 
a vida de seu ñlho, D. Rodrigo. 

Acerca da qualidade dos seus argumentos, informa bem o seguinte, 
em que declara que Chiména nao poderla ter confessado o seu amor 
á sua aia com o fito de que ella a ajudasse a vence lo porque o amor 
é invencivel: «Se o auctor anonymo soubera a genealogía do amor, 
nao teimaria no seu paradoxo. Huns o fazem filho de Marte; e se elle 
se parecer a seu pay, quem o ha de vencer ñas batalhas? Outros de 
Vulcano; e se tiver a mesma semelhanga, quem ha-se apagar o seu 
incendio? Alguns da noite, e do ar; e se o sangue correr pelas veyas, 
como ha- de ver a luz da razao, senao as sombras do appetite? Se o 
pintao cegó, quem Ihe ha-de dar a mao para que o guie, se elle neces- 
sita de conductor? Se nu, quem o ha- de ter diante dos olhos, sendo 
hum objecto tao immodesto? Se com azas, quem ha-de deixar a segu- 
ranza dos passos pela ligeireza dos vóos?» 

Eis o que foi a pequeña controversia sobre theatro. Posto que de 
reduzidas proporgoes, ella nao é sem interesse, porque contem a co- 



MISCELÁNEA 4I9 

rajosa affirmaqao do valor do theatro hespanhol num tempo eni que 
o gosto dos pessoas cultas resistía a reconhecer valores litterarios 
Aquem dos antigos e dos classicos italianos. Simplesmente a voz, que 
fez essa afirmagao, nao era tao esclarecida como foi corajosa. Tambera 
nao será indifferente saber-se que a ti-agedia de Corneille, em Franga 
tao impugnada logo ao apparecer c representar- se a primeira vez, 
seguiu em Portugal o seu destino de thema para polémicas, mais a 
mais sendo tao grandes as afiinidades dessa tragedia com a península. 
Para a historia da critica litteraria portuguesa, este pequeño óbulo 
traz a sua contribuigao apreciavel. Temos estudado pequeñas polémi- 
cas, que apparentemente insignificantes, muito informara acerca das 
ideas litterarias da época, dos seus processos críticos e dos seus mó- 
dulos de valor: a polémica sobre Camoes, em 1641, entre Pires de 
Almeida e Soares de Brito; a presente; entre Pina e Mello e Vallada- 
res e Sousa sobre os poemas Triiitnpho da Religiao e A Conquista de 
Góa, deste último, em 1757; sobre o Oriente áe. José Agostinho de Ma- 
cedo, em 18 15; entre románticos e realistas en 1865-1866; era torno 
da traducgao do Fausto, de Castilho, em 187 2- 187 3, e a proposito du 
romance i-ealista, entre Gamillo e Alexandre da Conceigao, em 1881. 
A todas ellas devemos apreciavels esclarecimentos sobre as ideas 
litterarias do tempo. Este estudo parece-me defensa vel, porque as 
ideas sobre arte, ideas que nao formaram sj'^stemas abstractos de phi- 
loáophia, mas muito concretamente inspíraram e orientaran! obras, 
melhor se patentearao na viva e palpitante realidade dos partidarios, 
em escriptos de militantes, controvertidos por adversarios, que na 
fría exposigao dogmática dos tratados — que se nao apercebem das 
variadas interpretagoes de cada artista e cada critico. A historia posi 
tiva das ideas alguma coisa ganha e bom será que ella avance sempre 
em detrimento da critica negativa das formulas. Fidelino de Fi- 

GUEIREDO. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Croce, B. — / teatri di Napoli dal Rinascmiento alia fine del secólo 
decimottavo. Nuova edizione. — Bari, Gius. Laterza e Figli, 1916, 8.°, 
336 págs. = A la literatura y a la vida españolas tocan de cerca los 
capítulos consagrados a los siglos xvi y xvii. El autor recuerda que 
«una égloga española, representada en Ñapóles entre 1508 y 151 1, está 
incluida en la Questidti de amori> 1, y que «en Italia y probablemente en 
Ñapóles, en casa del marqués de Pescara, D. Fernando Dávalos, se 
ofrecieron al público los dramas de Torres Naharro» (págs. 17-18). 
Comp. Menéndez Pelayo, Bartolotm' de T. N. y su Propaladla en Es- 
tudios de critica literaria, III, págs. 21, n., y 121-123. En 1583 — de 
hecho en 1589 — concedía Felipe II a la casa de los Incurables de Ña- 
póles «la mitad del provecho que se saca de las comedias conforme 

a lo que con otros ospitales se haze en la villa de Madrid» (pág. 35). 
Hacia 1620 los Incurables construían por su cuenta el teatro de San 
Bartolomeo (pág. 55). Por aquellos años aparecen en Ñapóles las pri- 
meras compañías de representantes españoles (pág. 56): «la Spagna, 

prima, si serviva delle nostre compagnie italiane ma, doppo, quel 

Regno ne ha partorite tante, che ne riempí tutto quel gran paese, e ne 
manda anche molte compagnie in Italia». (Nicola Barbieri, Lasupplica, 
discorso lamiliare, Venezia, 1634.) Con ellas, la comedia se extiende 
a Italia y particularmente a Ñapóles, «activa mediadora entre la dra- 
mática española y el pueblo de Italia» (págs. 57 y 249). No faltan críticas 
aisladas (págs. 59-60 y 66); pero por el momento las comedias españo- 
las gustan. En la segunda mitad del siglo xvii, los arreglos y refun- 
diciones de obras españolas invaden los teatros de Ñapóles 2, y llegan 



1 B. C. incorpora en un libro reciente, La Spagna nella vita italiana durante 
la Rinasanza, 1917, págs. 125-140, su importante estudio (ASPNap, 1894, XIX) 
sobre la Cuestión de amor. 

2 Sobre Cario Celano, el más fecundo de los refundldores napolitanos de 
comedias españolas, B. C. , Saggi sulla letteratura italiana del Seicento, pági- 
nas 363-376. 



NOTAS IJlBI.IOr.KAFICAS 421 

a formar parte del repertorio de los cómicos delV arte ' (pág. 95). Fran- 
cesco Zacconi se confesaba «d'aversi presa alcuna licenza per soddis- 
fare alia pompa e vaiúetá delle macchine, et in particolare del tempo, 
per conformarsi con l'osservanza degli spagnuoli, del celebratissimo 
Lope de Vega, aiitore gravissimo in questa professione» (pág. 93). En- 
tre esa nube de traducciones, asegura B C, pasó por Ñapóles, para 
difundirse después por Italia y fuera de ella. El burlador de Sevilla: 
primera etapa del viaje que le condujo hasta Moliere, Mozart y By- 
ron (pág. 77). Véase, sin embargo, RFE, II, pág. 409, n. i. No dejaron 
tampoco de imitarse los autos sacramentales en las pequeñas compo- 
siciones o diálogos que se recitaban en los monumentos o «teatros» 
de las iglesias, especialmente en las de los jesuítas (pág. 108), ni las 
comedias piadosas y de vidas de santos en los dramas sagrados de los 
conventos y de los colegios (págs. 109-110). Con el nuevo siglo, cam- 
biada la situación política, se produce una violenta reacción contra 
tales obras; pero nótese que Andrea Belvedere — principal represen- 
tante, con Niccoló Amenta, de la reforma —es también un arreglador 
de comedias españolas (págs. 126-127). En ellas, por último, buscan a 
veces sus enredos los nuevos géneros teatrales de moda 2; la comedia 
dialectal y la ópera bufa (pág. 141); y para llegar a un vei-dadero artista, 
Metastasio mismo, «el poeta del melodrama», no está libre de influjos 
españoles ^. 

B. C. da noticia de los siguientes autores de comedias que traba- 
jaron en Ñapóles durante el siglo xvu: Agustín Velázquez, arrenda- 
dor. ;Autor de comedias? En caso afirmativo, uno de los primeros 
que pasaron a Ñapóles. Sancho de Paz, en 1620, 162 1 y 1627. Fran- 
cisco de León, «el más antiguo que hay en este reyno», en 1620 y 1621. 
Francisco Malhedo y Gregorio Laredo, en 1630 y 1631. Francisco 
López *, en 1639 y 1640. Mudarra, en 1642 ^. Adrián López, en 1659. 



1 En una colección de «scenari' de fines del xvu, descubierta por B. C 
se encuentran títulos como éstos: Donzella di lavoro, Bernardo del Carpió, Con- 
vitato di pietra, Casa con due porte, Diavolo predicatore, Sette infanti di Lara, etc. 
Véase GSLIt, XXIX, págs. 21 1-2 14. 

- Algunos virreyes españoles, especialmente el conde de Oñate y el duque- 
de Medinaceli, contribuyeron eficazmente a la fortuna del drama musical en 
Ñapóles. 

3 Cían, Halia e Spagna nel secólo XVIII, pág. 1 19, señala la necesidad de 
precisarlos y aduce testimonios del españolismo de Metastasio. Sobre una posible 
reminiscencia de Contra valor no hay desdicha en el Ciro riconosciuto, véase Me- 
NÉNDEZ Pelayo, Obras de Lope, VI, pág. xciv. 

* No Francisco López, el marido de Feliciana de Andrade, sino Francisco 
López, autor de comedias, casado con Damiana Pérez y que murió antes de no- 
viembre de 1652. Véase Cotarelo, Actores famosos, BAE, II, 191 5, pág. 282, n. 4. 

5 Mudarra estaba en España a fines de 1641 y moría en Ñapóles dentro del 



422 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

El conde de .Monterre\' llamó a Ñapóles a las más famosas compa- 
ñías españolas (pág. 73). Una de ellas llegó en 1636; el alegre virre}^ ' 
había pagado, para las solas costas del viaje, 4.500 ducados, y cuando 
los actores llegaron a su palacio «invió tutti i suoi familiari ad incon- 
trarli sino al cortile, ricevendoli con sifatta alegrezza, che genero mera- 
viglia e disprezzo di lui anche nei suoi amici e partigiani» (Capecela- 
tro, Annali). Estos actores, recibidos con tan singulares muestras de 
contento, eran, sin duda, Roque de Figueroa y sus compañeros ', que 
salieron de Madrid para Zaragoza, camino de Italia, después del 29 de 
noviembre de 1635, 3' Q^^ 00 pudieron, por consiguiente, verse en 
Ñapóles hasta 1636 3. Las compañías españolas representaban en el 
teatro «dei Fiorentini», y por ello la calle que pasa por delante del 



año siguiente. En el Archivo de la Cofradía de la Novena se registran sus hon- 
ras y se le califica de «autor». Cotarelo, pág. 287. 

1 »Poco benemérito della pudicizia» le llama el oficioso Parrino, Teatro 
eroico e político, II, pág. 253. Era grande amigo de mascaradas, cazas y comedias. 
Gobernó el reino de Ñapóles de 13 de mayo de 1631 a 12 de noviembre de 1637; 
no de 1636, como dice el Sr. Cotarelo, pág. 285, n. i. 

2 El Sr. Cotarelo da la lista, págs. 285-286. Nótese que en un auto de 30 de 
enero de 1636 (Pérez Pastor, Nuevos datos acerca del histrionisnio, II, doc. 279) 
se ordena que María de San Pedro y María de Ceballos no salgan de Madrid, si 
bien consta que la segunda «murió en Ñapóles en la compañía de Roque de 
Figueroa». María de San Pedro se concertaba con Segundo de Morales el 30 de 
octubre de 1638. Mudarra, dice el Sr. Cotarelo, fué a Ñapóles más tarde, acaso 
para sustituir a Osuna. Éste se concertaba con Tomás Fernández en febrero 
de 1637 (P. Pastor, doc. 306), pero Mudarra seguía en España a fines de 1641 
(doc. 398). 

3 El Sr. Cotarelo, a cuya diligencia y estudio se deben las noticias relativas 
al viaje de Figueroa a Italia, no relaciona ambos sucesos. El distinguido aca- 
démico, II, pág. 288, n., coloca el regreso de Figueroa hacia 1648. Del curioso 
documento que publica (págs. 290-291), resulta: i.°Que «estando para embarcarse 
el dicho Bartolomé de Robles y Bernarda Ramírez con la compañía de Roque de 
Figueroa en la dicha ciudad de Ñapóles, para venir a España, por noviembre del 
año pasado de seiscientos y treinta y siete, el dicho duque de San Pedro había 
robado a la dicha Bernarda Ramírez». 2.° Que «Bartolomé de Robles había es- 
tado sin juntarse con la dicha Bernarda Ramírez desde el año de 37 porque 

estaba representando en Palermo y otras partes, en que se había detenido más 
de los tres años». El Sr. Cotarelo conjetura que el rapto de Bernarda «fué tal vez 
causa de que el viaje quedase suspendido y de que Figueroa no regresase tan 
pronto a su patria» (pág. 288); y afirma que «la compañía de Roque anduvo largo 
tiempo por varias ciudades de Sicilia, como Palermo y Mesina» (pág. 287). Con 
todo, no consta la presencia de Figueroa en Italia después de noviembre de 1637. 
En las cuentas de la Cofradía de la Novena correspondientes a 1638 se incluye 
una limosna que «envió Roque de Figueroa de Italia»; pero esa limosna fué 
traída por Triviño en los primeros meses de 1637 (P. Pastor, Ahuevas datos, I, 
pág- 307)- 



NOTAS BlüLIOGRAKICAS ^2 ¡ 

teatro tomó el nombre de «via della commedia spagnuola» (págs. 40 
y 76). Estas compañías encontraban en Ñapóles una numerosa colonia 
española y una aristocracia que conocía la lengua y los usos de Espa- 
ña (pág. 56). El pueblo napolitano, en cambio, no parece haberse inte- 
resado demasiado por ellas, como lo demuestran las quejas que los 
actores ' elevaron a Monterrey en 1637 y las medidas tomadas en 
consecuencia por éste para que «chiunque fosse pubblica meretrice 
dovesse girne cola — al teatro «dei Fiorentini» — ogni giorno, e quelle 
che non vi gissero pagassero agli strioni quattro carlini al mese» 
(Capecelatro, Annali), obligación esta última que alcanzaba a los capi- 
tanes y demás oficiales de las tropas españolas (pág. 74). De algunos 
escritos de la época recoge B. C. no pocas observaciones curiosas 
acerca del modo de representar de los españoles (págs. 59-60 y 72-73). 
.Se critica, por ejemplo, que las actrices, «per far pompa dello stras- 
cino degli abiti, se n' entraño nel proscenio con le spalle voltate 
air uditorio, lasciando per un pezzo i riguardanti ammiratori delle 
loro posteriora d' Aristotile». (Perrucci, Dell' arte rappresetitativa.) 

En resumen, el libro 2 de B. C. ofrece — aparte de su propio y po- 
sitivo valor como crónica de los teatros de Ñapóles y dentro de los 
límites consiguientes a su verdadei^o objeto — material abundante y de 
primera mano 5' observaciones y juicios de indiscutible importancia, 
que deberán servir de base a una historia de la fortuna de la comedia 
española en Italia. J. Gómez Ocerin. 

IcAZA, F. A. DE. — De cómo y por que «La tía fingidai> no es de Cer- 
vantes, y otros nuevos estudios cervánticos. — Madrid, Imp. Clásica, 1916, 
8.°, 247 págs., 4 ptas.=En este libro trata el Sr. Icaza de la vieja cues- 
tión de La tía fingida, con tanta erudición como sagacidad. Su tesis, 
como ya dice el título, es que de ningún modo puede ser tal obra de 



í ¿Roque de Figueroa y los suyos? 

2 Se publicó primeramente en el ASPNap, de i88g a 1891, y luego en un 
volumen con apéndices (Napoli, Pirro, 1891, págs. xi-786). En la nueva edición 
el ingente material primitivo aparece sometido a más severa crítica; muchos 
pormenores interesantes, pero excesivos o poco pertinentes, han sido sacrifica- 
dos en provecho de la economía del relato. El autor señala en una advertencia 
las diferencias — importantes, si no esenciales — entre ambas ediciones. Scheri- 
11o, M., publicó en GSLIt, XIX, 1892, págs., 103-112, un largo artículo de carác- 
ter expositivo. La anécdota del «vero Pulcinella» (pág. 104) es, o era, popular 
en Zaragoza: aquí el predicador, abandonado por sus oyentes, que corren a la 
puerta al oír las músicas con que unos titiriteros se anuncian, grita mostrando 
un cristo : «¡Aquí, aquí, que éste es el verdadero piculín!» — Complétese en Co- 
tarelo, 280-281, la historia de D.* Antonia de Ribera en vista del folleto de 
G. A. Andriulli, L amorc di una commediante spagnuola, Firenze, 1907, resu- 
mido por C, págs. 74-75. 



424 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Cervantes, ante todo, porque no hay de ello ninguna prueba positiva. 
El ms. de Porras de la Cámara en que se contenía — hoy perdido — no 
decía nada acerca del autor; Arrieta, que publicó la primera edición 
de La tía fingida, creyó evidente la paternidad de Cervantes, por la 
analogía del estilo. Otros siguieron la opinión de Arrieta, que actual- 
mente representan los Sres. Apráiz y Bonilla San Martín; en contra 
estuvieron Andrés Bello y Menéndez Pelayo, y hoy lo está Rodríguez 
Marín. Ni Clemencín ni Pellicer hablaron nunca de La tía fingida como 
de una obi-a cervantina; I. demuestra ahora que La tía fingida es en 
buena parte una adaptación de los Ragionamenti del Aretino, con tro- 
zos de las Celestinas y «algunos añadidos de imitación picaresca». Po- 
dría objetarse que, no obstante, Cervantes pudo ser el autor; a ello 
responde I. con un análisis comparativo de la obra de Cervantes y La 
ti a fingida, y resulta, en efecto, absurdo que Cervantes, cuyo genio 
tenía tan amplia vibración, se hubiese reducido, esta vez, a aquel me- 
diocre procedimiento de factura. Se ha pretendido probar la autoridad 
de Cervantes citando frases análogas de sus obras y de La tía fingida; 
pero I. demuestra también que ese método es inútil, puesto que al 
mismo resultado se llegaría con otro cualquier escritor coetáneo; por 
ejemplo, Salas Barbadillo, de estilo tan diverso del de Cervantes. 

Tal vez podría intentarse otro nuevo procedimiento para acabar 
de una vez con esta superchería literaria, parecida a la del Centón de 
Cibdarreal. Cervantes posee rasgos especiales de sintaxis y estilo; la 
sintaxis ha sido estudiada por Weigert en su conocido libro; uno de 
ellos es la frecuencia con que un pronombre no rejiroduce exacta- 
mente el concepto expresado antes (la del alba sería). Pues bien : un 
estudio completo de este fenómeno en Las Novelas ejemplares y La 
tía fingida, unido además al orden de colocación del pronombre, a las 
segundas personas del plural, etc., podría quizás servir pararemachar 
la convicción de que La tía fingida será de quien quiera, menos de 
Cervantes. No ha pasado inadvertido tal método al Sr. 1., pues hace 
de él una aplicación al citar la falta en La tía fingida de la declaración 
de vocablos de significación poco común, rasgo de estilo que abunda 
en Cervantes. Terminan este libro un artículo sobre la fecha en que 
hubo de escribirse El licenciado Vidriera y un elegante ensayo acerca 
de la «evolución del concepto de la obra de Cervantes». 



BIBLIOGRAFÍA 

SECCIÓN GENERAL 

Estudios de Historia general que puedan interesar a la Filología española. 

Obras bibliográficas y enciclopédicas. 

4344. Antolíx, G. — Catálogo de los códices latinos de la Real Biblioteca 

del Escorial. Vol. IV: S. I, i. — Z, IV, 22. — Vitrinas. — índice 
de materias. — índice de miniaturas — Madrid, Imp. Helé- 
nica, 19 1 6, 4.°, 611 págs. — V. núm. 2. 

4345. AsHLEY, F. W. — Catalogue 0/ the John Boyd Thacher collection 

of incmiabula. — Washington, Government printing Office, 
1 91 5, 4.°, 329 págs. (Library of Congress.) 

4346. Bibliografía [de la Filología española]. — RFE, 1 9 1 6, III, 200- 232. — 

V. núm. 3888. 

4347. Castañeda y Alcover, \''. — índice sumario de los manuscritos 

le/nosijies y de autores valencianos o que hacen relación a J ^alen- 
da, que se custodian en la Real Biblioteca de San Lorenzo del 
Escorial (conclusión). — RABM, 1916, XXXIV, 443-461. — 
V. núm. 3890. 

4348. Catalogóte of the getieral Theological Library, Boston, IVIass. — 

Boston, Fort Hell Press, 19 14, 8.°, v-313 págs. 

4349. Description des livres et documents rares ou curienx faisant par- 

tie de la collection de M. Le'on Sahler. — Montbéliard, Société 
anonyme d'imprimerie montbéliardaise, 19 15, 8.°, 96 págs. 

4350. Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo- Americana, t. XXXII. 

Barcelona, J. Espasa, s. a., 4.°, 1508 págs. — V. núm. 3893. 

4351. Fernández, B. — Impresos de Alcalá en la Biblioteca del Escorial, 

con adiciones y correcciones a la obra Ensayo de una tipogra- 
fía co7nplutense, seguidos de un nuevo índice alfabético de los 
impresos alcalaínos e ilustrados con dos fototipias y un foto- 
grabado. — Madrid, Imp. Helénica, 1916, 4.", 354 págs., 6 pe- 
setas. (Extr. de CD.) — V. núm. 3894. 
Tomo III. 28 



426 BIBLIOGRAFÍA 

4352. HuARTE Y EcHENiQUE, A. — El Ai'clüvo Universitario de Salaman- 

ca. — Salamanca, Imp. de Calatrava, 1916, 8.°, 15 págs. — 
V. núm. 3899. 

4353. HuMPHREYS, A. L. — Joaquín Ibarra. — NO, 19 16, II, 253. [Impre- 

sor célebre; el Quijote de 1780 es uno de sus libros.] 

4354. Hyamson, a. M. — • A dictionary of íiniversal biography. — New- 

York, Dutton, 19 16, 8.°, xii-744 págs., 7,50 %. 

4355. James, M. R. — A descriptive catalogue of ihe Mss. Í7i t/ie Library 

of Corpus Christi College. — Cambridge, Cambridge Univ_ 
Press, 1913, 8.", Lxxn-548 y iv-552 págs. 

4356. Mas, J. — N'oíes docujnentals de Ilibres anticJis a Barcelona. ■ — 

BABLB, 1916, VIII, 400-406. — V. núm. 3092. 

4357. Massó Torrents, J., y J. Rubio Balaguer. — Cataleg deis manus- 

criis de la Biblioteca de Catalunya. — BBC, 191 5, II, 158-178. — 
V. núm. 3522. 

4358. Els origens de la Í7nprenta a Espanya. — Bi, 1915, II, 163-170. 

[Artículo motivado por el trabajo de M. Serrano y Sanz titu- 
do La imprenta de Zaragoza es la más antigua de España. 
Prueba docu)ne7ital.'\ 

4359. Ottino, G., y Fumagalli, G. — Bibliografia. — Milano, Hoepli, 

1916, 1 6.°, xx-340 págs. (Manuali Hoepli.) 

4360. Pacheco y de Leyva, E. — Breves noticias sobre los archivos de 

Italia e institutos extranjeros establecidos en ella, con algunas 
inéditas sobre la Academia Española de Historia Eclesiástica del 
siglo X VIII y de la Escuela de Arqueología e Historia actual. — 
Madrid, Tip. Artística, 1916, 4.°, 89 págs., 2 ptas. — V. núme- 
ro 3905. 

4361. Palau, a. — Bibliografía de la Conca de Barbera. — Barcelona, 

Jepús, 1915, 12.°, 55 págs. 

4362. Palau, A. — Corona d'Aragó y sos aiitichs domitiis: Catalunya, 

Valencia, Balears, Sardenya, Napols y Sicilia. — Barcelona, 
Jepús, 191 5, xii-265 págs. [Catálogo de libros en venta en que 
se describen 5863 libros.] 

4363. Pérez Goyena, A. — Las publicaciones de los jesuítas. — RyF, 1916, 

XLVI, 25-37. 

4364. Trelles, C. M. — Bibliografía cubana del siglo XX. Tomo I: 

1900-1916. — Matanzas, Viuda de Quirós y Estrada, 1916, 4.°, 
V1-416 págs., 15 ptas. — V. núm. 3031. 

4365. Uriarte, J. E. — Catálogo razofzado de obras ano'nimas y seudóni- 

mas de autores de la Compañía de Jesús, pertenecientes a la anti- 
gua Asistencia española. Tomo V. — Madrid, Sucs. de Rivade- 
ne}Ta, 1916, 4.°, xxv-652 págs., 10 ptas. — V. núm. 2623. 



BIBLIOGRAFÍA 427 

Historia. 

4366. A. M.-F. — Sobre Smith : The Viceroy of New Spain. — RCHL, 

1916, 296. 

4367. A. M.-F. — Sobre H. E. Bolton: Texas in tlie tniddle eighteen Cen- 

tiiry. — RCHL, 1916, 296. 

4368. Aguado Bleye, P. — Resumen de Historia de España. — Bilbao, 

Peres Malumbres, 1914, 4.°, viii-629 págs. 

4369. Barbagelata, H. de. — Influencia de las ideas francesas en la Revo- 

lución de Hispano- América. — CAr, XI, 11, 191 6, 265-274. 

4370. Bécker, J. — Las instrucciones a los embajadores. [Informe sobre 

los tres tomos consagrados a España «Recueil des Instruc- 
tions données aux Ambassadeurs et Ministres de France 
depuis les traites de Wesphalie jusqu'á la Révolution fran- 
^aise».] — BAH, 1916, LXIX, 51-65. 

4371. Bécker, J. — Sobre M. Cuevas: Cartas y otros documentos de 

Hernán Cortés. — BAH, 19 16, LXIX, 313-316. 

4372. Berml'dez de Castro y O'Lawlor, S., Marqués de Lema. — Calo- 

marde. Discurso leído ante la Real Academia de la Historia 
en el acto de su recepción. — Madrid, J. Ratés, 1916, 4.°, 
137 págs. 

4373. Bolton, H. E. — Texas in the middle eighteen Century. Studies in 

Spanish colonial History and Administration. — Berkeley, 
Univ. of California, 1915, 8.° 

4374. Bourgogne, Duc de. — Lettres du dtic de Boiirgogne au roi d'Es- 

pagne Pliilippe V et a la reine, publiées par la Société de l'His- 
toire de France, par Mgr. A. Baudrillart et L. Lecestre. To- 
mos I-II: 1701-1712. — Paris, Renouard, 1912-1916, 8.°, 2 vols. 

4375. Camp, F. — Memoria del Ayuntatniento de Barcelona a las Cortes 

de Bayona sobre las aspiraciones de Cataluña. — Estudio, 1916, 

XIV, 268-272. 

4376. Capitant, L., y H. Lorin. — Le travail en Amérique avant et apres 

Colomb. — Paris, Alean, 1914, 8.°, 463 págs. 
CiROT, G. — V. núm. 4856. 

4377. Córtese, N. — Don Alfonso d'Aragona ed il cotiflitto fra Napoli e 

Venezia per la conquista di Cipro. — Teramo, A. di Carolis, 1916, 
8.°, 15 págs. 
Croce, B. — V. núm. 4631. 

4378. Delachenal, R. — Hisioire de Charles F. Tomo III: 1364- 1368. — 

Paris, Picard, 1916, xxiii-571 págs. 

4379. Destriege, C—San Aíartiíi en Guayaqtiil. — BBMG, 1916, 137-148. 

4380. Documentos para la historia nacional [de Cuba].— BA^Hah, 1 916, 

XV, 143-193. — V. núm. 3915. 



428 BIBLIOGRAFÍA 

4381. Estrada Catoyra, F. — Historia de los ejércitos gallegos durante 

la guerra de la hidependencia. — Santiago, «El Eco Francis- 
cano», 1916, 4.°, viii-255 págs., 5 ptas. 

4382. Fester, ^.—Brtefe, Altenstücken und Regesten zur Geschichie der 

Hohenzollernschen Thronkandidatur in Spanien. — Leipzig, 191 3, 
2 vols. 

4383. Foronda y Aguilera, ]\I. — Los mayordomos de casa y boca de 

Carlos V. Discursos leídos ante la Real Academia de la 
Historia. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1916, 4.*^, 55 pá- 
ginas. 

4384. García Camba, A. — Memoria del general Garda Camba, para la 

historia de las armas españolas en el Perú, lSog-1821. — INIadrid, 
Imp. de J. Pueyo, s. a., 4.°, 581 págs., 7,50 ptas. 

4385. Gaspar Remiro, M. — Correspondencia diplomática ejitre Granada 

y Fez, siglo XIV. Extractos de la «Raihana Alcuttab», de Li- 
saneddiu Abenaljatib El Andalosí. Texto árabe, traducción 
española y prenociones. — Granada, Imp. de «El Defensor», 
1916, 4.°, xni-444 págs., 15 ptas. — V. núm. 3054. 

4386. GoocH, G. P. ■ — Hisiory and historians in the imteteenth century. — 

London, Longmans Green and C°, 191 3. 

4387. GuzMÁN, J. A. — Cristóbal Colón. Antecedentes de su vida y muerte. — 

La Paz, 1 91 5. 

4388. Hauser, H. — .Sobre L. Capitant et H. Lorin : Le travail en Amé- 

rique avant et aprés Colomb. — RCHL, 191 5, 17, 262-263. 

4389. Huici, A. — Estudio sobre la cainpaña de las Navas de Tolosa. — 

Valencia, Hijos de F. Vives Mora, 19 16, 4.°, 196 págs., 5 ptas. 
(Anales del Instituto General y Técnico de Valencia.) 

4390. Juderías, J. — Siluetas políticas de antaño: un mo7iarca del si- 

glo XVII y sus privados. — L, 1916,111, 35-53. [Introducción 
del libro próximo a publicarse Los privados de Felipe II.'\ 

4391. Lasso de la Vega, M. — El duque de Havre y su misión en España 

como representante de los emigrados durante la Revolución. — 
RABM, 1916, XXXIV, 80-91, 410-425; XXXV, 1 12-12 1. 

4392. Lettere di Filippo II di Spagna e del cardinale Paleotto a S. Cario 

Borromco. - BSSvTt, 1915, XXXV, núm. 2. 

4393. Maas, o. — Viajes de misioneros franciscaitos a la conquista del 

Nuevo México, con un mapa y dos estadísticas de las misiones 
franciscanas en los años de 1786 y 1788. — .Sevilla, Imp. de 
San Antonio. 

4394. Mac Clymont, J. R. — Vicente Añes Pingon. — Ouaritch, 1916, 

4.", 82 págs. 

4395. Márquez de la Plata y Echenioue, F. — Estudio acerca de los 

origeftes del pueblo español. — Madrid, 19 16. 

4396. JMartínez y Martínez, F. — El descubrimiento de América y las 



BIBLIOGRAFÍA 429 

joyas de la reina D" Isabel. Conferencias. — \'alencia