(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Revista de filología española"



; 



■ 



II 



I 













II 



















Unív.of 

TORDNTO 

Í.IBR.4RY 



i 




*JÉ^te 



m 






BINDITOLT^.idm ! W2 4 



■ W 







■ 



l! 






\) 



. 



i 



JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS 

CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS 



REVISTA 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



DIRECTOR : 



RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL 



TOMO IX — 1922 




4*' 



MADRID 



< 



A 



PQ 



MADRID. Imprente de los Sucesores de Hernando, Quima,,.. . 3 5. 



ÍNDICE DFX TOMO IX 

1922 



Páginas 



Buceta, E. — Opiniones de Southey y de Cole- 

ridge acerca del «Poema del Cid» 5 2_ 57 

Buceta, E. — Notas acerca de la historicidad del 

romance «Cercada está Santa Fe...» 367-383 

C\stro, A. — Unos aranceles de aduanas del si- 
glo xiii 266-276 

Cirot, G.— L'expression dans Gonzalo de Berceo. 154-170 
García de Diego, V. — Cruces de sinónimos .... 1 1 3-1 53 

Gómez Moreno, M. — De epigrafía ibérica 341-366 

\Uzzei, P. — Per la fortuna di due opere spagnole 

in Italia 384-389 

Montesinos, J. F. — Contribución al estudio del 

teatro de Lope de Vega 3<>39 

Morel-Fatio, A. — Les allemands en Espagne 

du xv e au xvm e siecle 277-297 

Morley, S. G.— El romance del «Palmero» 298-310 

Navarro Tomás, T. — La cantidad silábica en unos 

versos de Rubén Darío I-2 9 

Vallejo, J. — Notas sobre la expresión concesiva. 

I: «Por». II: El subjuntivo con «aunque» 40*51 

Wagner, M. L.— Los elementos español y catalán 

en los dialectos sardos 221-265 



Miscelánea : 

A. C. — Oio<oleum. Nidio<nitidum. Lezne<licinum. 65-67 

Alonso, A.— «Augustu>agosto» y «augurius>agüero». 69-72 

Blondheim, D. S. — «Vino judiego» 180-181 

Buceta, E. — Un dato para los «Milagros» de Berceo . . . 400-402 
Castro, A. Una comedia de Lope de Vega condenada 

por la Inquisición • • • • 3 1 1_ 3 ' 4 

García de Diego, V. — Aclaración a la nota de L. Spitzer 

sobre: Santander «borcil» 'cubil' 67-69 

García de Diego, V. — «Tenada» 'Majada' 62 64 

Gillet, J. E. - «Acó, acotro» 314-316 

Huarth, A. — Lope de Vega v Tomé de Burguillos 171-178 

Montesinos, J. F. Dos cartas inéditas de Lope de Vega. 323 326 



IV ÍNDICE del TOMO IX 

Páginas. 



Montesinos, J. F. — Sobre la fecha de «El castigo del dis- 
creto» 402-403 

Sánchez Albornoz, C. — Un texto desconocido del fuero 

de León 31 7"3 2 3 

Sanvisenti, B. — II passo piü oscuro del «Chisciotte» .. . . 58-62 
Solalinde, A. G. — Gonzalo de Berceo y el obispo don 

Tello 398-400 

Spitzer, L. — Santander «borcil» 'cubil' 67 

Spitzer, L. — Port. «gíria» cálao' 'argot' = esp «geri- 

gonza»? 178-179,326 

Spitzer, L. — La Norvége córame symbole de l'obscurité. 316-317 

Spitzer, L. — Esp. «vanistorio» 390-394 

Vasconcellos, J. L. - Dois romances peninsulares 395"398 

Wagner, M. L. — «Otear» 326 



Notas bibliográficas: 

Aguiló y Fuster. — Diccionari Aguild 196 

Alonso Cortés, N. — Jornadas. — Dámaso Alonso 417 

Alv arado y Albo, J. — Colección de cantares de boda reco- 
gida en el val le de Labiana, Babia y Alto Bierzo. — 
F. Krüger 337-338 

Arco, R. del. — Huesca en el siglo XII. — E. L.-A 196 

Barja, C. — Libros y autores clásicos 41 4-4 1 6 

Bonilla y San Martín, A. — Un antiarisiotélico del Rena- 
cimiento : Hernando Alonso de Herrera y su «.Breve 
disputa de ocho levadas contra AristJ/il v sus secuaces». — 
M. Bataillon 81-83 

Cáceres y Sotomayor, Fr. Antonio. — Paráfrasis de los 

Salmos de David 4 ' 9 

Castellanos, Joan de. — Discurso del capitán Francisco 

Drake. — E. López- Aydillo.. 195-196 

Castillo Solókzano, A. — La Garduña de Sevilla y Anzue- 
lo de las Bolsas 4 • 8 

Farkell, {.—Spanish Prose and Poetty, Oíd and New.— E. I?. 336-337 

Figueiredo, F. de. — Cartas de Menéndez Pelayo a García 

Peres. — E Buceta 332-335 

FnzMMKK 1. K11 1 y, J. — Cambridge Readings in Spanish 
Li/er ature. — E. Buceta 329-332 

I . \mii.lscheg, E., y L. Spitzer. — Beitráge zur romani- 
schen IVorlbildutigslehre. — V. G. de D 73-76 

García-Lomas, G. A. — Estudio del dialecto popular mon- 
tañés. — F. Krüger 335"33 6 

Givanki Mas, ]. — /h/es notes para un non comentari al 

« Don Quijote» 4 1 8 

Givanki, Mas, J. — Doce notas para un nuevo comentario al 

« Don Quijote-» 4 ' 8-4 1 9 

( iuiCHOT y Sierra, A. — Noticia histórica del Folklore. — 

F. Krüger 338-339 

Hámel, A. — Der Humor bei José de Espronceda. — J. F. 
Montesinos 104-105 

La vida de Lazarillo de Tormes.—K. Buceta 419-4^0 



ÍNDICE DEL TOMO IX 



León, Fk. Luis pe. — De los nombres de Cristo 417-418 

.Malla, F. de. — Parlamenls en el Consistori de la Gala 

Ciencia. — Publicáis por M. Olivar 1 96- 1 97 

Mazzei, P. — Contributo alio síuaio delle fonti il alione del 

teatro di Juan del Enzina e Torres Naharro 4 '8 

Menéndez Pidal, R., y A. < \siro —Reseña del Essai sur 
l'évolution de la prononciaiion du cas Hilan depuis le 
XIV me suele. — II. ( ravel 76-79 

Montagne, E — La poética nueva, sus fundamentos y pri- 
meras leyes. — T. N. T . . . ' 416-417 

NrcuoLsoN, G. G. — Recherches Philologiques Romanes. - 

Y. (i. de D 79-8i 

Ríos Quintero, F. de los. — Algunas notas del «Quijote» . . 339 

Ríos Quintero F. de los. — Algunas notas del «Quijote*, 

hilvanadas por 4 1 7 

Rohlfs, G. — Ager, Área, Atrium. — A. Castro 327-329 

■santesson, C. G. — La- partiente cum» comme piéposition 

dans les langues romanes. — J. Vallejo 4 1 1 -4 • 4 

Spitzer, L. — Aufsátze zur romauischen Syntax und Stilis- 

tik. - F. Krüger 182-194 

Zauner, A. — Altspanisches Elementarbuch. — F. Krüger.. 404-41 1 



Bibliografía: 

Seición general: 

Obras bibliográficas y generalidades 84.198,421 

Historia general 85, 199, 422 

Historia política 85, 1 99 

Historia religiosa 86, 1 09, 422 

Ciencia y Enseñanza 86, 200, 423 

Historia local 86,423 

Arqueología y Arte 87,200,423 

Geografía y Etnografía 87,200,424 

Hispanismo y viajes de extranjeros 87,201,424 

Lengua: 

Estudios generales 88,201,425 

Lingüistica 88, 201, 425 

Fone'tica ge?teral 89, 202, 425 

Lenguas indoeuropeas 4-5 

Latín 89, 426 

Filología románica *9i 2 °2, 426 

Lenguas peninsulares 91,203,427 

Historia general del español 92, 204, 428 

Enseñanza y propagación de! idioma 93. 204, 428 

Gramáticas.. 93.205, 429 

Gramáticas históricas 93i 205, 429 

Gramáticas prácticas 93. 205, 429 

Fonética 93. 205, 429 

.Morfología 206 



VI ÍNDICE DEL TOMO IX 

Páginas. 

Sintaxis 9 4) 206, 429 

Lexicografía y Semántica 94,206,430 

Dialectología peninsular 208 

Dialectología hispánica ex trapeninsular . . 95,208,431 

Lenguas indígenas de América 95-43' 

Textos lingüísticos 96,209,431 

Literatura: 

Literatura general. 96,209,431 

Literaturas extranjeras 96 

Literatura comparada 96, 209, 43 1 

Influencias extranjeras 96, 432 

Influencias españolas 9-, 209, 432 

Traduccio?ies al español 97, 210, 4 3 ^ 

Literaturas peninsulares 100,212,436 

Gallego y portugués 1 00, 2 1 2, 436 

Catalán y valenciano 101,436 

Vasco 1 o 1 

-Escritores kispanorientales 101, 436 

Literatura española en general 102,212,437 

Historias literarias 1 02, 2 1 2, 437 

Alisceláneas de estudios 212 

Colecciones misceláneas de textos y antologías 103, 438 

Monografías sobre autores de géneros varios 103, 438 

Enseñanza de la literatura 103,213 

Métrica 213 

Poesía 104, 213, 438 

Lírica 1 04, 2 1 3, 438 

Épica 105, 214, 439 

Romances 439 

Poemas varios 105,214 

Varia 105 

Dramática 106, 214, 439 

Novelística 107, 216, 442 

Historia 10S, 218, 443 

Prosa mística 109, 218, 444 

Prosa varia 11 o, 445 

Ensayos 1 1 o, 445 

Didáctica 445 

Crítica literaria 1 1 o, 2 1 9, 445 

Memorias, epistolarios y viajes 111,219, 446 

Folklore: 

Literatura popular 1 11, 220, 446 

Obras diversas 111,220,446 



Noticias 11 



34c 447 



/" 



ABREVIATURAS 

DE LAS REVISTAS CITADAS EN LA BIBLIOGRAFÍA 



AB — Analecta Bollandiana. Bruselas. 

AI A — Archivo Ibero-Americano. Madrid. 

AIP — Anales de Instrucción Primaria. 
Montevideo. 

Anthr— Anthropos. Viena. 

AR — Les annales Romantiques. París. 

ARom— Archivum Romanicum. Florencia. 

ASNSL — Archiv für das Studium der 
neueren Sprachen und Literaturen. 
Braunsweig. Berlín. 

BAE — Boletín de la Real Academia Espa- 
ñola. Madrid. 

BAH — Boletín de la Real Academia de la 
Historia. Madrid. 

BANHCaracas — Boletín de la Academia 
Nacional de la Historia. Caracas. 

P.AXUQuito— Boletín de la Academia Na- 
cional de Historia. Quito (Ecuador). 

BBMP — Boletín de la Biblioteca Menén- 
dez Pelayo. Santander. 

BBNEcuador — Boletín de la Biblioteca 
Nacional del Ecuador. Quito. 

BCEA — Boletín del Centro de Estudios 
Americanistas. Sevilla. 

BCPNavarra — Boletín de la Com. Prov. 
de Monumentos de Navarra. Pamplona. 

BCPOrense — Boletín de la Comisión Pro- 
vincial de Monumentos de Orense. 

BDC — Butlleti de Dialectología Catalana. 
Barcelona. 

BDL1C — Bolleti del Diccionarí de la Llen- 
gua Catalana. Palma de Mallorca. 

BFDCS — Boletín de la Facultad de De- 
recho y Ciencias Sociales. Córdoba (Re- 
pública Argentina.) 

BHi — Bulletin Hispanique. Burdeos. 

BHPR — Boletín Histórico de Puerto 
Rico. 

Bi — Bibliofilia. Barcelona. 

BILE — Boletín de la Institución Libre de 
Enseñanza. Madrid. 

BRABAToledo— Boletín de la Real Aca- 
demia de Bellas Artes y Ciencias Histó- 
ricas de Toledo. 

BRSG — Boletín de la Real Sociedad Geo- 
gráfica. Madrid. 

BSAL — Bolleti de la Societat Arqueo- 
lomea Lulliana. Palma. 



BSCC — Boletín de la Sociedad Castello- 
nense de Cultura. Castellón. 

BSLParis — Bulletin de la Société de Lin- 
guistique. París. 

BTer — La Basílica Teresiana. Salamanca. 

BUNMéx — Boletín de la Universidad Na- 
cional de México. México. 

BVSAkW— Berichte über die Verhand- 
lungen der Sáchsischen Akademie der 
Wissenschaften. Leipzig. 

CD — La Ciudad de Dios. Madrid. 

Cosmópolis — Cosmópolis. Madrid. 

Cr — La Critica. Ñapóles. 

CT — La Ciencia Tomista. Madrid. 

Cu — La Cultura. Florencia-Roma-Ginebra. 

CuC — Cuba Contemporánea. Habana. 

CVen — Cultura Venezolana. Caracas. 

DLS — Don Lope de Sosa. Jaén. 

DLZ — Deutsche Literaturzeitung. Berlín. 

Educación — Educación. Quito (Ecuador). 

EstFr — Estudios Franciscanos. Sarria (Bar- 
celona). 

EyA — España y América. Madrid. 

FQ — The French Quarterly. Manches- 
ter. 

Germinal — Germinal. Cárdenas (Cuba). 

Gl — Glotta. Gotinga. 

HispCal — Hispania. California. 

HispP — Hispania. París. 

Humanidades — Publicación de la Facul- 
tad de Ciencias de la Educación. Uni- 
versidad de la Plata (Rep. Argentina). 

IF— Indogermanische Forschungen . Strass- 
burgo. 

IMWKT — Internationale Monatsschrift 
für Wissenschaft, Kunst und Technik. 
Leipzig-Berlin. 

Inst — O Instituto. Coimbra. 

JS — Journal des Savants. París. 

JSAmP— Journal de la Société des Ame- 
ricanistes de Paris. Paris. 

LAnt — Las Antillas. Habana. 

LBTPh — Leuvensche Bijdragen Tijds- 
chrift voor moderne Philologie. 

LGRPh — Literaturblatt für germanisc he 
und romanische Philologie. Leipzig. 

LSE — La Segunda Enseñanza. Madrid. 

Lusa — Lusa. Viana do Castello. 



ABREVIATURAS 



LZ— Literarisches Zentralblatt für Deutsch- 
land. Leipzig. 

MDSII — Mitteilungen des Deutsch-Süd- 
amerikarüschen und Iberischen Insti- 
tuís. Colonia. 

MF — Le Mercure de France. París. 

MLN — Modera Language Notes. Balti- 
more. 

MLR — The Modera Language Review. 
Cambridge. 

ModLang — Modera Languagcs. Lon- 
dres. 

MPhil — Modera Philology. Chicago. 

MSL — Mémoires de la Société de Linguis- 
tique. París. 

N — Neophilologus. Amsterdam. 

NJKA — Neue Jahrbücher für das Klassis- 
che Altertum, Geschichte und deutsche 
Litteratur, und für Pádagogik. Leipzig. 

NM — Neuphilologische Mitteilungen. Hel- 
singfors. 

No — Nos. Orense. 

Nos — Nosotros. Buenos Aires. 

NSpr — Die neueren Sprachen. Marburgo. 

NT — Nuestro Tiempo. Madrid. 

PMLA— Publications of the Modera Lan- 
guage Assoc. of America. Baltimore. 

RABM — Revista de Archivos, Bibliotecas 
y Museos. Madrid. 

RBC — Revista Bimestre Cubana. Ha- 
bana. 

RCal — Revista Calasancia. Madrid. 

RCChile — La Revista Católica de Santia- 
go de Chile. 

RCEHGranada — Revista del Centro de 
Estudios Históricos de Granada y su 
Reino. Granada. 

RCNGuay — Revista del Colegio Nacional 
Vicente Rocafuerte. Guayaquil (Ecua- 
dor). 

RELV — Revue de 1' Enseignement des 
Langues Vivantes. París. 

RepAm. — Repertorio Americano. San José 
de Costa Rica. 

RF — Romanische Forschungen. Erlangen. 

RFE — Revista de Filología Española. Ma- 
drid. 

RFLCHabana — Revista de la Facultad de 
Letras y Ciencias. Habana. 

RHi — Revue Hispanique. París. 

RHist — Revista de Historia. Lisboa. 



R1EY — Revista Internacional de Estudios 

Vascos. París. 
RSO— Rivista degli Studi Orientali. Roma. 
RIS — Revue de l'Institut de Sociologie. 

París. 
RJLQuito — Revista de la Sociedad Jurí- 

dico-Literaria de Quito. 
RLComp — Revue de Littérature Com- 

parée. París. 
RLP — Revista de Lingua Portuguesa. 

Innsbruck. Tirol. 
RLR — Revue des Langues Romanes. 

Montpellier. 
RLu — Revista Lusitana. Lisboa. 
Ro — Romanía. París. 
RRQ — The Romanic Review. Lancaster, 

PA. Nueva York. 
RSH — Revue de Synthése Historique. 

París. 
RUC — Revista da Universidade de Coim- 

bra. Coimbra. 
RUNC — Revista de la Universidad Nacio- 
nal de Córdoba (Argentina). 
RUniv — Revista Universitaria. Universi- 
dad Mayor de San Marcos. Lima. 
RUnTeg — Revista de la Universidad. Te- 

gucigalpa. 
RyF — Razón y Fe. Madrid. 
SBAkBerlin — Sitzungsberichte der preuss. 

Akademie derWissenschaften zu Berlin 

Phil-hist. Klasse. Berlín. 
SBAkWienphhKl — Sitzungberichte der 

Akad. der Wissenschaften zu Wien. 

Philos. phil. und hist. Klasse. Viena. 
Se — Scientia. Bolonia. 
Science — Science. 
Spanien. — Spanien. Hamburgo. 
SPh — Studies in Philologv. Chapel Hill, 

N. C. 
WS — Worter und Sachen. Heidelberg. 
ZDWV — Zeitschrift des deutschen wis- 

senschaftl. Vereins zur Kultur-und Lan- 

dskunde Argentiniens. Buenos Aires. 
ZFSpr — Zeitschrift für Franzosische Spra- 

che und Litteratur. Chemnitz-Jena. 
ZFU — Zeitschrift für Franzósischen und 

Englischen Unterricht. Berlín. 
ZM — Zeitschrift für Musikwissenschaft. 

Leipzig. 
ZRPh — Zeitschrift für Romanische Philo- 

logie. Halle. 






REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo IX. enero-marzo 1922 Cuaderno l.° 



LA CANTIDAD SILÁBICA 
EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARlO 



«Yo creo, después de haber estudiado el 
asunto, que en nuestro idioma, malgré la opi- 
nión de tantos catedráticos, hay sílabas largas 
y breves, y que lo que ha faltado es un aná- 
lisis más hondo y musical de nuestra proso- 
dia>, Rubén Darío, Historia de mis libros, Ma- 
drid, Yagües, 1919, pág. 206. 

En la pronunciación de las palabras españolas, aislada e 
individualmente consideradas, hay vocales, como, por ejem- 
plo, la o de cantó, la e de maté y la a de mitad, cuya duración 
en una lectura ordinaria, ni muy lenta ni muy rápida, suele 
ser de 15 a 20 centésimas de segundo \ mientras que otras, 
como, por ejemplo, la e de señor, la i de titán y la o de tonel, 
en esas mismas circunstancias, no suelen durar más de 5 ó 
6 centésimas 2 . Por otra parte, las consonantes, lejos de ser, 
como muchas veces se ha dicho, articulaciones instantáneas e 
invariables, resultan a veces en nuestra lengua tan largas o 
más que las mismas vocales, cambiando como éstas de dura- 
ción, según la intensidad con que se pronuncian y según el 



i Cantidad de las vocales acentuadas, en RFE, 1916, III, 386. 
2 Cantidad de las vocales inacentuadas, en RFE, 1917, K 1 374- 
Tomo IX. l 



T. NAVARRO TOMAS 



lugar que en la palabra les corresponde l . Estos datos hacer» 
desde luego pensar que, considerando la duración total de 
cada sílaba y comparando bajo este aspecto unas sílabas con 
otras, forzosamente han de aparecer también entre ellas, por 
lo que a nuestra pronunciación sé refiere, algunas diferencias. 
Midiendo, como primer ensayo, unos cuantos casos suel- 
tos, resulta, en efecto, que pronunciadas las siguientes pala- 
bras en la forma de una enumeración corriente, la sílaba ca 
ha durado en recato 22 c. s. y en recató 13,5; ti en partí 26 y 
en certificó 12; pi en repica 18 y en capitana I O; co en picota ig- 
y to en epitome 10,5. Las diferencias han sido aún mayores 
entre sílabas de distinta estructura, de tal modo que en eclipse 
la e inicial ha durado 6 c. s. y la sílaba clip 26,5; en obispo la 
sílaba o ha durado 8 y la sílaba bis 26; en condenado la sílaba 
de ha durado 12 y en angosto la sílaba gos 26. Bello, Coll, 
Milá, Menéndez Pelayo y Benot negaban que entre las sílabas 
españolas hubiese diferencias de cantidad que alcanzasen la 
proporción I :2 (RFE, 1921, VIII, 51-55). Entre los ejem- 
plos citados dichas diferencias aparecen, aproximadamente,, 
según se ve, en la proporción de I : 2, en la de I : 3 y hasta 
en la de I : 4. 






En la división de las sílabas cuento la consonante inter- 
vocálica con la vocal siguiente, no sólo en las palabras sim- 
ples, sino también en las formas compuestas y en los grupos 
sintácticos : llamó la-mó, inútil i-nú-til, nosotros no-só-tros,. 
desliedlo de-sé-co, los ojos I0-S9-XOS, el aire e-lái-ra 2 . 



1 Diferencias de duración entre las consonantes españolas, en RFE, 
1918, V )3 6 7 . 

2 La ortografía española corriente divide in-ú-til, nos-o-tros, des- 
he-clio. Nebrija definió ya este uso diciendo: «Si en alguna dición caire 



* LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 3 

Bello sostenía que la r colocada entre vocales se articula 
con la vocal precedente, fundándose en la teoría clásica de no 
considerar como inicial de sílaba un sonido por el cual no 
principie dicción alguna, lo cual, junto con el precepto relati- 
vo a las palabras compuestas, le llevaba a silabear ab-or-í-ge- 
nes, ob-i-tnar-io, etc. 1 . La división de estas palabras en la pro- 
nunciación ordinaria es, normalmente, a-bo-rí-ge-nes, o-bi-tua- 
rio. La especial estructura de la articulación de la r explica 
que este sonido no se use como inicial de palabra y que se 
dé, sin embargo, como inicial de sílaba interior 2 . 

La consonante intervocálica inmediatamente posterior a 
la vocal acentuada experimenta, en ciertos casos, un alarga- 
miento que puede considerarse como un principio de gemi- 
nación. Este alargamiento afecta en especial a la f y a las 
fricativas sordas f, 0, s, x, y se manifiesta, sobre todo, en pro- 
nunciación fuerte y enfática. En otro lugar reuní algunos datos 
sobre este punto 3 . No puede negarse que en tales casos la 



una consonante entre dos vocales, siempre la arrimaremos a la vocal 
siguiente, salvo si aquella dición es compuesta, porque entonces dare- 
mos la consonante a la vocal cuia era antes de la composición», Gra- 
mática, 1492, fol. 14^; Ortografía, 1517, fol. 11 v. Nuestros tratadistas, 
antiguos y modernos, han mantenido fielmente esta regla. La pronun- 
ciación ordinaria, sin embargo, silabea vosotros como visita, alheña 
como aliña, y además no hace diferencia alguna entre el heno y heleno : 
e-lé-no; el hecho y helécho: e-le-co; las aves y la sabes: lasa bas, etc. En 
cuanto a la medida experimental de la sílaba sabido es que las curvas 
del cilindro registrador no determinan concretamente ni el número 
de núcleos silábicos en que se divide una frase ni el límite justo entre 
un núcleo y otro. 

1 A. Bello, Principios de Ortología y Métrica, en Colección de escri- 
tores castellanos, LXXXVI, 144, 145 y 389. 

2 S. Gilí Gaya, La «r» simple en la pronuticiacio'n española, en RFE, 

1921, viii, 271-280. 

3 Diferencias de duración, etc., RFE, 1918, V, 388-391. Tratando de 
las consonantes dobles ce, ff, etc., decía Francisco de Figueroa, 1570, 
que en castellano no se les daba sonido diferente que a las sencillas,, 
a lo cual contestaba Ambrosio de Morales que, en efecto, se dice, por 
ejemplo, «seco está este palo; pero si con vehemencia queremos decir 
es un hombre secco, parece que partimos la c en dos dando la una a la 



4 T. NAVARRO TOMÁS 

implosión de la consonante intervocálica empieza, en efecto, 
en la sílaba acentuada, siendo necesario, por consiguiente, 
para proceder con exactitud, atribuir a esta sílaba alguna parte 
de la consonante que la sigue. La porción que haya de atri- 
buírsele se podrá deducir en cada caso de la duración que 
normalmente haya dado en otras posiciones la misma conso- 
nante de que se trate. 

Nuestros tratadistas antiguos — Vanegas, 1 531', Madaria- 
ga, 1565; López de Velasco, 1582, etc. — dividían la rr a la 
manera de las consonantes dobles latinas: tor-re. Sin embar- 
go, Miguel Salinas, 1 563, apoyándose especialmente en la pro- 
nunciación de la //española, dividía to-rre 1 . Bello, 1835, adop- 
tó también la división to-rre 2 . La Academia prefirió primera- 
mente la forma tor-re, pero después generalizó en la escri- 
tura el uso, hoy corriente, de agrupar las dos rr con la se- 
gunda vocal. En opinión de Gongalves Vianna la rr española 
se diferencia precisamente de la italiana en que ésta se repar- 
te entre las dos sílabas contiguas, mientras que la española, 
por muy redoblada que sea, pertenece por entero a la sílaba 
siguiente 3 . Mis observaciones no confirman enteramente la 
opinión de Vianna. En la conversación ordinaria y corriente 



primera sílaba y la otra a la segunda, como quien en italiano pronun- 
cia fiamma... La /"doblamos también alguna vez dando parte a la sílaba 
que precede y parte a la siguiente, que es manifiesta señal de gemi- 
nación necesaria, como de todas las geminaciones del italiano se 
entiende, como diferente-». Vinaza, Biblioteca, col. 875. López de Ve- 
lasco, 1582, aludía también a razones fonéticas para defender en la 
escritura española el uso de ffy ss (RFE, 1921, VIII, 36). 

1 «El romance, según su natural pronunciación y antigua orthogra- 
phía, solamente y por fuerca dobla en algunos vocablos las //, rr, ss, 
no como en latín, pronunciando la una con la vocal precedente y la 
otra con la vocal siguiente, mas las dos con la vocal siguiente, como 
aquí: lia-mar, ha-llar, co-rrer, po-sse-ssio'n, porque desta manera en- 
gruessa más las consonantes, o a lo menos lo hace con las dos //», 
Miguel Salinas, Libro apologético que defiende la buena y docta pronun- 
ciación, Alcalá, 1563, fol. 265. 

2 A. Bello, Principios de Ortología y Métrica, págs. 144 y 389. 

3 A. R. Gongalves Vianna, Reseña del Lehrbuch der Phonetik de 
Jespersen, en el Maitre Phonétique, 1904, pág. 131. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 5 

la rr española va, en efecto, con la vocal que la sigue; pero si 
dicha consonante se halla inmediatamente precedida de la 
vocal acentuada y, por cualquier motivo, esforzamos algo la 
pronunciación, la rr, como queda indicado, estrecha su enlace 
con la vocal anterior y aumenta el número de sus vibracio- 
nes (RFE, 1916, III, 167), incorporándose alguna de éstas 
al núcleo silábico que lleva el acento. Los efectos de esta in- 
corporación se manifiestan claramente en el timbre y en la 
cantidad de la vocal acentuada. La e y la o, por ejemplo, son 
de ordinario en perro y corro más breves y abiertas que en 
pero y coro (RFE, 1916, III, 401). 

Siguiendo a los gramáticos latinos, nuestros ortografistas 
del siglo xvi silabeaban do-cto, dí-gno, sole-mne, rn-ptura, 
a-tlas, casta, nuestro, etc. 1 . La ortografía moderna dividien- 
do doc-to, dig-no, etc., como cam-po, tor-pe, falso, concuerda 
con la pronunciación corriente 2 . En atlas, atleta, etc., es pre- 
ciso, sin embargo, atenerse al uso individual; la pronunciación 
más frecuente es at-las; pero hay también quien pronuncia 
a-tlas, a-tle-ta 3 . La división silábica en formas en que, concu- 
rren varias vocales, como en creer, aún, peor día, leíais, etc., 
puede variar, asimismo, según las circunstancias de cada caso 4 . 

Considero, pues, como cantidad de cada sílaba la dura- 
ción de todos sus elementos, sin prescindir de la oclusión 
de las consonantes p, t, k en posición inicial absoluta. Gré- 
goire proponía que se prescindiese de dicha oclusión °. Rous- 



1 Nebrija, Ortografía castellana, Alcalá, 1 5 1 7, fols. 11-12; Vanegas, 
7 ractado de OrthograpJiia y acentos, Toledo, 1531, fol. 38; Madariaga, 
Honra de escribanos, Valencia, 1565, fol. 87; López de Velasco, Ortho- 
graphia y pronunciación castellana, Burgos, 1582, págs. 300-303, etc. 

2 Millardet indica la hipótesis de que en la fecha en que ? 9 se 
diptongaron en te, no, ue, la división silábica en castellano sería pro- 
bablemente fte-sta, puerta, vue-lta, etc. (BHi, 1921, XXIII, 74.) 

3 R. Menéndez Pidal, Manual de Gramática histórica, Madrid, 19 18, 
pág. 86. 

4 T. Navarro Tomás, Manual de pronunciación española, Madrid, 
1921, págs. 121 y sigs. 

5 A. Grégoire, Variations de dure'e de la syllabe francaise, en La 
Parole, 1889, pág. 269. 



6 T. NAVARRO TOMÁS 

selot indica a este propósito que el ritmo cuantitativo no se 
funda a su juicio en la cantidad acústica, sino en la cantidad 
articulatoria 1 . Saussure daba preferencia al elemento acústico, 
pero sin dejar de advertir que en la unidad fonológica de la 
sílaba son, en realidad, inseparables la representación acústica 
y la imagen muscular del acto fonatorio 2 . De acuerdo con 
estos principios, M. Grammont, maestro y guía de mis pri- 
meras experiencias sobre estas materias, mide la duración de 
la sílaba rítmica contando desde la implosión de su primer 
fonema, vocal o consonante, hasta el fin de su último sonido, 
consonante o vocal 3 . 

Para poder seguir dentro de un medio convenientemente 
amplio las modificaciones de nuestra cantidad silábica he reco- 
gido unas inscripciones quimográficas de los siguientes versos 
de Rubén Darío, estrofas cuarta y sexta de su famosa Sonatina: 

«¡Ay, la pobre princesa de la boca de rosa! 
Quiere ser golondrina, quiere ser mariposa, 
tener alas ligeras, bajo el cielo volar, 
ir al sol por la escala luminosa de un rayo, 
saludar a los lirios con los versos de mayo 
o perderse en el viento sobre el trueno del mar. 

¡Pobrecita princesa de los ojos azules! 
Está presa en sus oros, está presa en sus tules, 
en la jaula de mármol del palacio real; 
el palacio soberbio que vigilan los guardas, 
que custodian cien negros con sus cien alabardas, 
un lebrel que no duerme y un dragón colosal.» 

Estos versos han sido dichos en el aparato registrador por 
un sujeto, M, nacido en un pueblo de la Mancha; por otro, T, 
natural de Toledo, y por otro, Z, nacido en la provincia de 
Zamora. Cada uno de estos sujetos, sin presenciar, por su- 



1 P. J. Roussei.ot, Principes de Plionétique ex per i metí tale, II, iooo. 

2 F. de Saussure, Cours de linguistique genérale, París, 191 6, pági- 
Jias 64 y 100. 

3 M. Grammont, Le vers f raneáis, París, 191 3, pág. 91. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 7 

puesto, la lectura de los demás, ha procurado pronunciar 
dichos versos como hubiese podido hacerlo en una clase ante 
unos alumnos. Se ha tratado de hacer una lectura corriente y 
no una interpretación patética ni declamatoria. Los tres cita- 
dos individuos residen desde hace mucho tiempo en Madrid, 
han estudiado en esta Universidad la carrera de Letras, hablan 
con la pronunciación corriente en Castilla entre las personas 
ilustradas y se hallan bastante habituados a hacer lecturas y 
conferencias públicas 1 . 

ANÁLISIS DEL TEXTO 



/. — ai la pó bre prjn 0é sa 

M 28 17 37 18 35 30 37 

T 27 14 27 18 30 35 21 

Z 25 15 36 16 37 37 30 

27 15 33 17 34 34 29 



de 2 


la 


bó 


ka 


de 


?<? 


sa 


c 


20 


>3 


30 


29 


16 


32 


4t 


45 


13 


i i 


22 


20 


■4 


30 


20 


55 


>3 


>5 
13 


20 


20 


13 


29 


36 


26 


15 


24 


24 


14 


30 


32 


42 


kje 2 


re 


s^r 


ma 


ri 


pó 


sa 




23 


13 


41 


25 


1 1 


35 


43 


34 


22 


14 


30 


19 


9 


33 


24 


35 


18 


I 2 


38 


iq 


10 
10 


27 
32 


30 
32 


25 


21 


13 


36 


21 


31 



II.— kje 3 re s£r go Ion drí na 

M 20 13 36 16 25 34 34 40 

T 22 15 25 13 25 30 23 35 

Z 20 13 35 15 21 29 20 7 

21 14 32 15 24 31 28 27 

III. — te i ne rá laz 5 lj xé ras ba xcel 6jé lo bo lar 

M 15 18 20 27 14 33 30 9 23 27 37 13 15 46 53 

T 17 13 17 21 17 29 31 16 18 25 32 14 11 40 49 

Z 13 13 17 21 15 27 32 25 17 25 38 14 15 39 52 

15 15 18 23 15 30 31 17 19 26 36 14 14 42 51 



1 En los datos siguientes las cifras indican, en centésimas de segun- 
do, la duración absoluta de cada sílaba. 

2 En T y Z, de; en M de, con d oclusiva; en otras lecturas, sin em- 
bargo, M ha pronunciado también de. 

3 Calculo 8 c. s. a la oclusión de la k (RFE, V, 1918, 371 y 374). 

4 A la oclusión de la t le calculo 7 c. s. (RFE, Loe. cit.) 

5 La z ha sido plenamente sonora en T, sorda en Z, sonora al prin- 
cipio y sorda después en M. 



lu 


mi 


no 


sa 


deun 


ra 


yo 


¡5 


22 


15 


26 


23 


27 


32 


33 


40 


12 


13 


18 


18 


28 


27 


19 


53 


14 


13 


17 


16 


27 


32 


23 


42 


16 


14 


20 


19 


27 


30 


25 


45 



8 T. NAVARRO TOMAS 

IV. — i ral S9I por laas ká la g 

M 10 20 34 24 28 31 20 

T 10 20 41 25 24 33 14 

Z 6 24 37 24 24 28 14 

9 21 37 24 25 31 16 

kon loz b^r 2 soz de 3 má yo 

25 24 30 32 20 27 26 48 

16 16 29 24 14 24 26 50 

20 18 28 26 14 28 22 54 

20 19 29 27 16 26 25 51 

VI. — o p$r d^r * se nej bjén to so 5 brel trwé no dej mar 

M 12 24 30 15 27 45 30 20 25 34 14 21 49 178 

T 8 22 25 15 20 37 21 14 15 2 5 J 3 17 37 65 

Z 8 19 27 15 23 '44 24 18 21 32 14 19 42 100 

9 22 27 15 23 42 25 17 20 30 14 19 43 114 

VII. — po bre 8í ta prjn 8é sa 

M 24 18 24 16 33 34 33 

T 27 15 22 20 32 37 23 

Z 24 14 24 21 30 29 22 

25 16 23 19 32 33 26 



r.— 


sa 


lu 


dá 


ra 


loz* 


lí 


rjos 


INI 


19 


10 


25 


12 


27 


26 


37 


T 


15 


1 1 


16 


9 


25 


23 


30 


Z 


17 


1 1 


16 


1 1 


25 


24 


25 




17 


11 


19 


11 


26 


24 


31 



. de 6 


lo 


s<? 


xo 


sa 7 


8Ú 


les 




18 


12 


33 


17 


20 


35 


38 


44 


13 


1 1 


25 


17 


•3 


28 


30 


37 


10 


10 


22 


16 


15 


28 


32 


40 


14 


11 


27 


17 


15 


30 


33 


40 



1 T y Z han pronunciado loz, con z sonora; M los, con s sorda. 

2 M ha pronunciado b^r dando a la r tres vibraciones; T y Z han 
hecho una sola vibración. 

3 T y Z han pronunciado d fricativa; M, d oclusiva. 

4 También aquí la r ha sido pronunciada por M con tres vibracio- 
nes, y lo mismo por Z. 

5 T ha pronunciado so casi como zo, sonorizando en gran par- 
te la s. 

6 La d ha sido en Z muy breve y relajada; en T se ha marcado más 
claramente, y en M casi ha llegado a ser oclusiva. 

7 De una manera análoga a lo observado en el verso anterior, 
T ha pronunciado sa casi como za. 



VIII— 


es 


ta 


M 


14 


17 


T 


12 


17 


Z 


1 1 


17 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 9 

■ó - ' -a' 

pre saan su so ros £ es ta pre saan sus tu les g 

30 31 21 31 28 36 14 19 30 31 32 34 35 40» 

27 27 18 28 31 29 11 16 26 26 27 29 32 41 

28 24 18 26 33 30 12 19 27 28 28 31 28 34. 



del 


pa 


lá 


ejo 


re 


áP 




26 


19 


19 


26 


26 


38 


7' 


21 


20 


20 


22 


20 


43 


41 


21 


19 


15 


21 


22 


35 


5* 


23 


19 


18 


23 


23 


39 


5& 



12 17 28 27 19 28 31 32 12 18 28 28 29 31 32 38 

IX. — en la xáy la de mar mol 

M 1 6 15 28 16 12 34 31 

T 10 15 32 14 13 31 26 

Z 13 15 35 15 13 34 25 

13 15 32 15 13 33 27 

Ojo so b£r bjo ke b[ \\ - lan loz gwár das 

26 18 28 32 19 16 28 28 26 30 40 41 

21 16 24 22 13 13 17 15 24 33 33 32- 

24 16 30 24 16 14 20 21 25 37 33 33 

11 20 22 24 17 27 26 16 14 22 21 25 33 35 35* 

XI. ■ — ke 3 kus 4 tó djan 0jen né 5 gr9S kpn sus 0jé na la bar das 

M 14 24 27 28 39 28 35 27 32 32 15 13 28 43 40 

T 14 20 24 21 29 25 27 22 22 21 12 11 22 34 47 

Z 13 24 22 23 31 25 22 22 25 22 12 14 24 36 40 



X.— 


el 


pa 


lá 


M 


12 


20 


28 


T 


10 


20 


20 


Z 


12 


19 


17 



14 23 24 24 33 29 28 24 26 25 13 13 25 38 42 



1 La división entre las dos sílabas de re-al se ha podido deducir 
de la pequeña modificación que en la línea del quimógrafo ha produ- 
cido la diferencia de intensidad y de tono con que dichas sílabas se 
han pronunciado. 

2 La fricación de la x ha sido en Z más breve y suave que en INI 
y T; éstos la han pronunciado casi como una vibrante. 

3 Atribuyo a la k 7 c. s. como a la t del verso III. 

4 T debió pronunciar la k de kus muy relajada; su inscripción viene 
a ser casi como la de una g sonora y fricativa. 

5 Las dos nn de Ojén negros dan una línea ininterrumpida y homo- 
génea en la cual no es posible distinguir la parte que corresponde a 
cada una de las dos sílabas contiguas. He calculado su distribución 
teniendo en cuenta la duración relativa de la n final e inicial de sílaba 
en otros casos. 



10 T. NAVARRO TOMAS 

XII. — un le br$l ke no dw(jr me g yun i dra g«?n ko lo sal 

M 16 14 30 18 15 33 32 29 21 33 17 13 45 

T 21 16 30 16 11 30 29 12 26 19 31 17 11 37 

Z 20 18 31 15 14 35 28 25 27 22 36 20 13 41 

19 16 31 16 13 33 30 18 27 21 33 18 12 41 

Ha habido, como era de esperar, bastantes diferencias de 
detalle, por lo que a la cantidad se refiere, entre los tres suje- 
tos citados. Uno de ellos, Z, que repitió la lectura del texto, 
tampoco hizo completamente iguales sus dos inscripciones. 
Los aparatos registradores nos tienen acostumbrados a estas 
discrepancias. Sabemos que es casi imposible decir dos veces 
una palabra o una frase de modo que su segunda pronuncia- 
ción sea fiel y exactamente una reproducción de la primera. 
Pero en la mayor parte de los casos estas diferencias son, en 
realidad, insignificantes. La centésima de segundo es una por- 
ción de tiempo demasiado pequeña para la sensibilidad de 
nuestro oído. Cantidades comprendidas entre 20 y 40 c. s. pue- 
den discrepar en 4 ó 5 c. s. sin que por este motivo dejen de 
parecer a cualquier oído normal perfectamente iguales 2 . 

Para explicarse dichas diferencias conviene notar, además, 
que la lectura de M ha sido en general algo más lenta, fuerte 
y expresiva que las de T y Z. M ha empleado en la inscripción 
total del texto 48 s ,92, T 4I S ,45 y Z 42 s ,37; las diferencias de 
cantidad entre unas sílabas y otras se han señalado, general- 
mente, en la inscripción de M algo más que en las de T y Z, 
pero las modificaciones de la cantidad silábica han seguido 



1 T ha pronunciado una y fricativa, Z una y africada y M, aun sin 
haber hecho pausa anterior, ha pronunciado también una y. 

2 Repetida, por ejemplo, entre otras formas, la palabra explique, de 
manera que la persona que la ha dicho y las que la han oído la han 
creído siempre igual, lia dado, sin embargo, sólo por lo que se refiere 
a la duración de la é acentuada, en el primer caso 14 c. s.; en el segun- 
do, 16,5; en el tercero, 15,5, y en el cuarto, 13. Comp. B. Bourdon, La 
percepción du temps, en la Revue Philosophique, París, 1907, LXIII, pá- 
gina 452. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 1 I 

esencialmente en las tres lecturas el mismo proceso. Su reduc- 
ción a un solo tipo medio no altera la estructura cuantitativa 
de ninguna de ellas l . 

La cantidad de las sílabas, tomando como base dicho tipo 
medio, ha oscilado entre 9 y 43 c. s.; pero, entre estos límites, 
los casos extremos han sido relativamente raros : de las 1 64 
sílabas de que el texto consta, sólo ha habido 12 por encima 
de 33 c. s. y IO por debajo de 13 c. s.; ha habido, en cambio, 
43 sílabas — breves — entre 1 3 y 18 c. s., y 3 1 — largas — entre 
30 y 35 c. s. Entre estos dos grupos, y sobre todo entre 23 y 
27 c. s., cantidad que podríamos llamar semilarga, se han dado 
las demás sílabas del texto. Las sílabas que han correspondido 
a cada uno de dichos grupos han sido las siguientes 2 : 

Breves. — 9 c. s.: z-r al sol IV 1,0 perderse VI i; — I o c. s.: 
mar/posa II 12; — 1 1 c. s. : saluda-r a los lirios V 2 y 4, \o-s 
ojos VII 9, el palacio X I; — 12 c. s. : está presa VIII i y 8, 
colosal XII 12; — 13 c. s. : de la boca I 9, quien? ser II 9, en 
la jaula de mármol IX I y 5> con sus cle-n alabardas XI 11 
y 12, que no duerme XII 5; — 14 c. s. : boca de rosa I 12, 
quiera ser II 2, bajo el cielo volar III II y 12, lu////nosa IV 9, 
true//6> VI II, de los ojos VII 8, vigilar X 9, que custodian 
XI 9; — 15 es.: la pobre I 2, de la boca I 8; golondrina II 4, 
tene-r alas ligeras III I, 2 y 5, perderá e-n el viento VI 4, 
ojo-,? azules VII 12, en la jaula IX 2 y 4; — 16 c. s. : escala 
/ominosa IV 7 y 8, versos de mayo V 12, po^rarita VII 2, 
que vigilan X 8, lebrel que no duerme XII 2 y 4; — 17 c. s. : 
pobre I 4, .wludar V I, sobre el trueno VI 8, ojos azules 



1 Utilizando mayor número de individuos castellanos se hubieran 
multiplicado, sin duda, estas diferencias; pero creo que el resultado, 
por término medio, hubiera sido aproximadamente el mismo. Lamen- 
to no saber cómo hubiera leído estos versos el mismo Rubén Darío. 
Mi objeto se reduce por ahora a estudiar esta interpretación castella- 
na. Más adelante espero poder comparar estos datos con los de otras 
lecturas hechas por andaluces, argentinos, chilenos, peruanos, etc. 

2 La sílaba de que se trata en cada caso va impresa en cursiva; el 
número romano indica el verso en que la sílaba se halla, y el número 
corriente el lugar del verso que dicha sílaba ocupa. 



12 T. NAVARRO TOMÁS 

VII 1 1 , esto presa VIII 2 , .soberbio X 5 ; — 1 8 c. s. : tene-r ¿z-las 
ligeras III 3, está presa III 9, palacio IX IO, colosal XII II. 

Semilargas 1 . — 23 c. s.: alas III 4, e-n el viento VI 5, pobre- 
cita VII 3, del palacio real IX 8, II y 12, custodian XI 2; — 
24 c. s.: la boca de rosa I IO y II, golondrina II 5, por la es- 
cala IV 4, los lirios V 6, palacio X 4, custodian XI 3 y 4, con 

X 18; — 25 c. s. : la encala IV 5, rayo IV 1 4, maj'C V 1 4, viento 
VI 7,/6>brecita VII I, los guardas X 12, sus cie-n alabardas 

XI IO y 13; — 26 c. s. : bajo el cielo III 9, a los lirios V 5, mayo 
V 13, princesa VII 7, soberbio X 7, con j».y cien XI 9; — 
27 c. s. : ¡ay! I I, de un rayo IV 12, versos Vil, perderse VI 3, 
lo-s cjos VII IO, presa en sus oros VIII 4, már//z6>/IX 7, sober- 
bio X 6,y un dragón XII 8. 

Largas. — 30 c. s. : rosa I 1 3, liaras III 6, rayo IV 1 3, true- 
no VI IO, a^es VII 13, dxxerme XII 7; — 31 es. : golonífrz'na 
II 6, ligeras III 7, escala IV 6, lirios V 7, o?w VIII 7, toles 

VIII 13, lebrel XII 3; — 32 c. s.: rosa I 14, ser II 3, mari/í?^ 
II 13 y 14, princesa VII 5, tules VIII 14,7'azda IX 3; — 33 c. s.: 
pobre I 3, princesa VII 6, azules VII 14, mármol IX 6, guar- 
das X 13, cien XI 5, duerme XII 6, dragw* XII 10; — 34 c. s.: 
princesa I 5 y 6; — 35 c. s. : guardas X 14; — 36 c. s. : ser II IO, 
cz'elo III 10; — 37 c. s. : sol IV 3;— 38 c. s. : alabara XI 14; 
— 39 c. s.: real XI 13; — 41 c. s. : colosal XII 131 — 42 c. s.: 
volar III 13, viento VI 6; — 43 c. s. : mar VI 13. 

Basta repasar estos datos para convencerse de la falta de 
fundamento de las teorías cuantitativas que, a imitación de la 
métrica clásica, se ha tratado de aplicar a nuestra versifica- 
ción 2 . Sílabas cerradas, sin acento, y hasta sinalefas, queLuzán 
y su escuela hubieran tenido por largas, han resultado unas 
veces largas (princesa 34 c. s.); otras, semilargas {golondrina 
24 c. s., bajo el cielo 26 c. s.), y otras, breves (está 12 c. s., per- 
derle c-n el viento 15 c. s.); sílabas abiertas, sin acento, que 



1 Indico en este grupo únicamente las sílabas comprendidas entre 
23 y 27 c. s. 

2 Historia de algunas opiniones sobre la cantidad silábica española, 
en RFE, 192 1, VIII, 30 y sigs 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO I 3 

tanto para Luzán y Hermosilla como para Rengifo, Carvallo y 
otros muchos hubieran sido breves, han resultado, como las 
anteriores, unas veces largas (duerwf 30 c. s.); otras, semilar- 
gas (boca 24 c. s.), y otras, breves (co/osal 12 c. s.); sílabas 
acentuadas, que unos y otros hubieran tenido por largas, han 
resultado asimismo unas veces largas (princesa 34 c. s.); otras, 
semilargas (mayo 26 c. s.), y otras, breves (paAzcio 1 8 c. s.). 

Pero, por otra parte, estos mismos datos ponen de mani- 
fiesto que Bello, Coll, Benot, etc., al impugnar dichas teorías 
cuantitativas, fueron demasiado lejos. Decir que nuestras síla- 
bas no son largas ni breves por naturaleza ni por posición, a 
la manera de las sílabas latinas, es cosa completamente exacta. 
Añadir, como consecuencia de esto, que en nuestra pronun- 
ciación no hay diferencias cuantitativas y que todas nuestras 
sílabas son, bajo este aspecto, iguales o aproximadamente 
iguales, fué incurrir en un error evidente. 

Ya se ha visto que no sólo entre versos distintos sino den- 
tro de un mismo verso y hasta entre las sílabas de una misma 
palabra, se han dado diferencias tan considerables como las 
que aparecen, por ejemplo, en pobre I : po 33 c. s., bre iy, true- 
no VI : true 30, no 14; jaula IX : jau 32, la 15; lebrel XII : 
le 16, brel 31, etc. Estas diferencias suelen ser aún mayores 
en pronunciación afectada o enfática. El acento enfático au- 
menta relativamente la duración de las sílabas largas más que 
la de las sílabas breves. Pueden servir de muestra a este pro- 
pósito los dos versos siguientes, IV y VI del texto, en los cua- 
les, debajo de las medidas normales correspondientes a M, 
van indicadas las de otra lectura hecha en tono un tanto de- 
clamatorio por este mismo sujeto : 

i ral S9I por laas ká la lu mi nó sa deun rá yo 
io 20 34 24 28 31 20 22 15 26 23 27 32 33 
ii 20 67 32 31 37 25 23 15 30 22 24 45 3 6 

o p^r d^r se nel bjén to so brel trwé no del mar 
\2 24 30 15 27 45 30 20 25 34 14 21 49 
12 26 42 23 26 52 49 27 27 48 18 22 68 



14 T. NAVARRO TOMAS 

Ha habido, como se ve, en la lectura enfática de estos ver- 
sos sílabas que han durado 48, 49, 5 2 y hasta 68 c. s. junto a 
otras que sólo han durado IO, II, 12 ó 1 5 c s. M. Grammont 
señala también, en la medida de unos versos de Víctor Hugo, 
sílabas superiores a 50 c. s. junto a otras inferiores a 20 c. s. l . 
.En unos versos de Manzoni, medidos por Panconcelli-Calzia, 
se hallan asimismo sílabas con 50 ó 60 c. s. al lado de otras con 
17 ó 23 c. s. 2 . Estas diferencias, sin embargo, ni van ligadas 
en nuestra lengua a la significación propia de las palabras, ni se 
dan en éstas en proporción regular y constante, ni tienen en 
nuestra ortografía signo alguno que las represente, como lo tie- 
nen, por ejemplo, la entonación, el acento y las pausas, todo lo 
cual basta evidentemente para explicarse el hecho de que di- 
chas diferencias pasen, en general, inadvertidas. Otros muchos 
fenómenos de la pronunciación española, con caracteres aún 
más definidos y concretos que la cantidad, pero tan desligados 
como ésta de la significación de las palabras y de la ortografía 
ordinaria, se producen también de una manera inconsciente 3 . 

El hecho de que tales sílabas largas y breves aparezcan en 
unos versos tan notablemente rítmicos como son los de la 
Sonatina de Rubén Darío 4 , y la circunstancia de que sobre 
estos puntos hayan coincidido espontáneamente las lecturas 
de varias personas representativas de la pronunciación normal 
española, ponen fuera de duda que, en el presente caso, dichas 
diferencias, aunque hechas inconscientemente, no han debido 
producirse sin orden ni concierto. El análisis de dichos versos 
dará acaso alguna idea de las normas a que tales diferencias 
se han ajustado. 



1 M. Grammont, Le vers franfais, París, 191 3, págs. 88 y 89. 

2 G. Panconcelli-Calzia, Experimentalphonetische Untersuchungen 
über den italienischen zehnsilbigen Vers, en Med.pád. Monatschrift für 
die ges. Sprach/ieilkunde, Berlín, XVIII, 1908. 

3 T. Navarro Tomás, Manual de pronunciación española, Madrid, 
1 92 1, págs. 38, 60 y 61. 

4 El mismo Rubén tenía a la Sonatina por la más rítmica y musical 
de sus Prosas profanas, como se lee en su Historia de mis libros, Ma- 
drid, Yagües, 1 91 9, pág. 190. 



LA CANTIDAD SILXbICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO I 5 

Los doce alejandrinos registrados forman dos estrofas de 
seis versos cada unai/estas estrofas se dividen a su vez en se- 
miestrofas de tres versos; los dos primeros versos de cada 
semiestrofa son llanos y riman entre sí; el tercero es agudo y 
rima con el tercero de la semiestrofa correspondiente: aac bbc. 
Cada uno de estos versos, como los de nuestra antigua cua- 
derna vía, consta de dos hemistiquios equivalentes a dos ver- 
sos heptasílabos 1 . Ambos hemistiquios pueden ser llanos,, 
agudos o esdrújulos; en los doce versos de que aquí se trata 
el primer hemistiquio es siempre llano; en otros versos de la 
misma Sonatina es esdrújulo 2 ; la forma aguda, que en esta 
composición no aparece sino al fin de los versos III, VI, IX 
y XII, se da también al fin del primer hemistiquio en otras 
composiciones del mismo autor 3 . 

Cada alejandrino lleva dos acentos fijos sobre las sílabas 
6 y 13, o sea sobre la sílaba sexta de cada hemistiquio. Estos 
acentos, en determinados casos, pueden ser relativamente dé- 
biles^. En los versos de la Sonatina el poeta puso, además, 
voluntariamente, otros dos acentos sobre las sílabas 3 y IO, o 
sea sobre la tercera sílaba de cada hemistiquio. La intensidad 
de estos últimos acentos es aún más variable que la de los 
que van sobre las sílabas 6 y 13. En algunos casos el acento 
de la sílaba tercera de cada hemistiquio predomina, en esta 
composición, sobre el de la sílaba sexta; en otros, por el con- 
trario, desciende casi al nivel de intensidad de una sílaba débil. 



1 A. Bello, Principios de Ortología y Métrica, pág. 295. 

2 «La princesa está pálida en su silla de oro. — ¿Piensa acaso en el 
príncipe de Golconda o de China? — Ni los cisnes ecuánimes en el lago 
de azur.» 

3 «Mira el signo sutil que ios dedos del viento — Hacen al agitar el 
tallo que se inclina — Con el áureo pincel de la flor de la harina.» Las- 
Ánforas de Epicvro, en Obras completas, II, 189. 

4 En otras composiciones de Rubén, no precisamente en la Sona- 
tina, suelen aparecer algunos versos en los cuales resulta débil, sobre 
todo, el acento final del primer hemistiquio : «El chorro de agua de 
Verlaine estaba mudo. — Y por caso de cerebración inconsciente.» 
Soneto autumnal para el marqués de Bradomin, en la Sonata de Otoño 
de Valle-Inclán, Madrid, 1905. 



i6 



T. NAVARRO TOMAS 



El verso resulta de este modo dividido en cuatro cláusulas rít- 
micas de tipo anapéstico 1 , con una pausa, verdadero silencio 
•o mera detención, al fin de cada hemistiquio. Bajo esta dispo- 
sición acentual, la cantidad silábica se ha desarrollado en nues- 
tro texto como ya antes se ha visto y como más claramente 
puede apreciarse en el siguiente cuadro 2 : 







PRIMEE 


HEMISTIQUIO 






SEGUNDO 


HEMISTIQUIO 




I.* 


cláusula. 


2." 


cláusula. 


Final. 


3-' 


cláus 


ula. 


4-* 


cláusula. 


Final. 


27 


15 


33 


17 


34 


34 


29 


'5 


13 


24 


24 


14 


30 


32 


21 


14 


32 


15 


24 


31 


28 


21 


13 


36 


21 


IO 


32 


32 


'5 


15 


18 


23 


•5 


30 


31 


19 


26 


36 


14 


14 


42 


» 


9 


21 


37 


24 


25 


31 


16 


16 


14 


20 


19 


27 


30 


25 


17 


I I 


19 


1 1 


26 


24 


31 


20 


19 


29 


27 


16 


26 


25 


9 


22 


27 


15 


23 


42 


25 


'7 


20 


30 


14 


19 


43 


» 


^5 


16 


23 


19 


32 


33 


26 


14 


I I 


27 


17 


15 


30 


33 


12 


17 


28 


27 


19 


28 


3i 


12 


18 


28 


28 


29 


31 


32 


13 


•5 


32 


15 


13 


33 


27 


23 


'9 


18 


23 


23 


39 


» 


1 1 


20 


22 


24 


'7 


27 


26 


16 


14 


22 


21 


25 


33 


35 


«4 


23 


24 


24 


33 


29 


28 


24 


26 


25 


13 


13 


25 


38 


J-9 


16 


31 


16 


13 


33 


30 


27 


21 


33 


18 


12 


41 


» 



i6 17 27 19 23 31 27 



19 18 27 20 18 34 31 



La duración media que del conjunto de estos datos resulta 
para cada una de las sílabas del verso indica que en la lectura 
de nuestros sujetos ha habido un ritmo cuantitativo, cuyas 
líneas generales han coincidido esencialmente con las del ritmo 
acentual. Las cuatro sílabas rítmicamente acentuadas han sido, 
-de ordinario, largas. Comparando estas cuatro sílabas entre sí 
se ve que, tanto por lo que se refiere a la diversidad o unifor- 
midad de sus casos como a su cantidad media, la primera de 



1 A. Bello, Principios de Ortología y Métrica, pág. 274. 

2 La duración correspondiente a las cuatro sílabas rítmicas de cada 
-verso va indicada en tipo más grueso. La de las sílabas que, siendo 
gramaticalmente acentuadas, no se hallan en posición rítmica, se indica 
en cursivo. 



LA CANTIDAD SILÁBICA KN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO I 7 

dichas sílabas se corresponde con la tercera y la segunda con 
la cuarta. Dentro de cada hemistiquio, la segunda sílaba rítmi- 
ca ha sido casi siempre más larga y más uniforme que la pri- 
mera. La última sílaba rítmica de los alejandrinos agudos se 
ha destacado especialmente sobre las demás. Las sílabas gra- 
maticalmente acentuadas, no situadas en posición rítmica, han 
resultado, en general, breves. En cambio, las sílabas inacen- 
tuadas, finales de verso o de hemistiquio, han sido, casi sin 
excepción, largas 1 . Las demás sílabas, rítmicamente débiles, 
I 2 4 y 5 de cada hemistiquio, han sido, en la mayor parte 
de los casos, breves. La estructura cuantitativa de los dos he- 
mistiquios del verso ha resultado, en fin, fundamentalmente 
idéntica; puede representarse de este modo : 

1 



1 — 



i 2 3 4 5 6 

i.* cláusula. 2.' cláusula. 

PRIMER HEMISTIQUIO 



8 9 io ii 12 13 U 

3." cláusula. 4-* cláusula. 

SEGL'NDOHEMISTIQUIO 



i Dije en mi Manual de pronunciación, § 169, que la vocal final 
absoluta, sin acento, es en español ordinariamente semilarga G^U- 
llardet (BHi, «921, XXIII, 7S ) sospecha que pude incurrir en error 
en este punto, tomando por duración de la vocal la parte de inscrip- 
ción correspondiente a la inercia de la membrana --nptor^En .1 
artículo sobre la Duración de las vocales tnacentuadas en UFE, 19 7, 
IV 386, hice ya notar a este propósito que la vocal final, sin acento 
presenta casilgual duración-semilarga-en nuca y nácar, so* y sotos 
Tuel y puenL, sup, y L6 P e, Fácil es de comprender queea^, 
sotos puentes y Lóp.z, donde la vocal final va seguida por el trazo co 
r pondiente a la consonante en que acaba la palabra, no puede : h - 
"erse dado el error de medida a que el Sr. Millardet se refiere. En la 
inscripción de los versos de Rubén Darío hay asimismo formas como 
por efemplo, li g eras, verso III. final de hemistiquio, antepausa cuyas 
vocales han durado, respectivamente, en T, I0-20-.S, y en M, 8-2. i 9 - 
Tomo IX. 



1 8 T. NAVARRO TOMÁS 

Ha habido en nuestro texto algunos pasajes en que la me- 
dida de las sílabas breves y largas se ha dado muy cerca de la 
proporción clásica de I : 2, proporción que, por lo demás,, 
como es de suponer y como ya muchos han dicho *, tampoco 
debía cumplirse en griego ni en latín con una exactitud mate- 
mática. La estructura cuantitativa de la cláusula rítmica ha 
coincidido en estos pasajes con su estructura acentual : w u-. 





U 


U 


— 


u 


U 


— 




II, z. — 


kje 


re 


s£r 


ma 


ri 


pó 


sa 




iS 


12 


38 


•9 


10 


27 




VI, T. — 


so 


brel 


trwé 


no 


del 


mar 






14 


15 


25 


13 


17 


37 




VII, T. — 


de 


lo 


so 


xo 


sa 


8Ú 


les 




13 


1 1 


25 


17 


13 


28 




IX, Z. — 


en 


la 


xáu 


la 


de 


mar 


m< ?! 




13 


'15 


35 


15 


13 


34 




XII, M. — 


yn 


le 


bn|l 


ke 


no 


dw$r 


me 




16 


14 


30 


18 


15 


33 




Media. — 


14*8 


13*4 


306 


i6'4 


I3'6 


31'8 





En algunos de los casos en que la cantidad de la cláusula 
no se ha ajustado al tipo u u -, la combinación del acento tam- 
poco ha sido precisamente la de la forma débil + débil + fuerte : 



I, z. 


— ai 


la 


pó 


bre 


Pnn 


8é 




25 


15 


36 


16 


37 


37 


IV, T. 


- lu 


mi 


nó 


sa 


deun 


ra 




12 


13 


18 


18 


28 


27 


VII, M. 


— po 


bre 


Oí 


ta 


Pnn 


8é 




24 


18 


24 


16 


33 


34 


XI, z. 


— ke 


kus 


tó 


djan 


Gjen 


né 




13 


24 


22 


23 


31 


25 


XII, M. 


— yvn 


dra 


gón 


ko 


lo 


sal 




29 


21 


33 


17 


13 


45 



yo 



gros 



1 P. Pierson, Métriqut naturelle du langage, París, 1884, págs. xxi y 
141; E. Landry, La théorie du rythme et le rythme du /rateáis declamé, 
París, 191 1, pág. 179. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO I 9 

No es difícil notar que, además de los acentos rítmicos 
normales, cada uno de estos hemistiquios ha recibido otro 
acento relativamente fuerte sobre las sílabas : I, Z, ai; IV, T, 
deun; VII, M, po; XI, Z, 0jen; XII, M, yun 1 . Pero además ha 
habido sílabas que, aun siendo débiles, han resultado largas 
por haber formado parte de palabras o grupos sintácticos, que 
mis sujetos han coincidido en destacar sobre el nivel ordina- 
rio, pronunciándolos de una manera bastante lenta, afectada o 
enfática: I, M, boca 29 c. s.; II, T, go/¿wdrina 25 c. s.; V, M, ver- 
sos 32 c. s.; VIII, Z, sus tules 28 c. s., etc. En cambio, la sílaba 
rítmica, pronunciada con acento relativamente débil, como lo 
ha sido en ciertos casos la que ha correspondido a la primera 
cláusula de algunos hemistiquios, ha resultado, en esos mismos 
casos, breve o semilarga : III, Z, alas 13 c. s.; IV, T, luminosa 
18 c. s.; V, Z, salu¿/#r 16 c. s; VII, T, pobreata 22 c. s; IX, 
Z, pa/acio 15 c. s. 

Según estos datos, las causas que han determinado en este 
ensayo la superioridad cuantitativa de unas sílabas con res- 
pecto a otras, superioridad que ha alcanzado más de una vez 
la proporción 4:1, han sido evidentemente el acento rítmico, 
el énfasis y la posición final ante pausa. El hecho de que las 
sílabas hayan sido o no gramaticalmente acentuadas no ha 
servido de fundamento para hacerlas largas o breves. El hecho 
de que hayan sido abiertas o cerradas tampoco ha dado por 
resultado hacerlas breves o largas. Las sílabas no han mani- 
festado tener por sí mismas una cantidad propia. Toda sílaba, 
cualquiera que haya sido su naturaleza o estructura, ha reci- 
bido una u otra duración, según las circunstancias rítmicas, 
psíquicas o sintácticas en que se ha pronunciado 2 . 



1 Un, no obstante su apócope, se pronuncia normalmente con 
acento, y lo mismo cien, con excepción de cien mil. La primera sílaba 
de pobrecita, de ordinario inacentuada, suele acentuarse, acaso por 
afluencia de pobre, como inicial de una exclamación conmiserativa;. 
no se da este acento inicial en casos como infeliz, desgraciado, etc. 

2 La medida de la cantidad silábica en el discurso de la Edad de 
Oro del Quijote ha dado resultados muy semejantes a los que aquí se 
consignan: las sílabas, con acento o sin él, abiertas o cerradas, han 



T. NAVARRO TOMAS 



Ahora bien, esta mezcla de sílabas largas, semilargas y bre- 
ves, ¿qué papel puede haber desempeñado en la medida de los 
versos de que aquí se trata? La idea de una métrica cuantitati- 
va, a la manera clásica, resulta completamente insostenible. 
Pero si en las lecturas registradas ha habido, como parece, un 
cierto ritmo cuantitativo, necesariamente ha de haber existido 
también una unidad métrica cuya longitud, aplicada a nuestro 
texto, ha de hacer posible la división de cada verso en porcio- 
nes regulares e isócronas. 

Dicha unidad métrica no puede ser la cláusula rítmica. El 
cuadro siguiente — texto de T — demuestra que en la mayor 
parte de los casos las dos cláusulas de cada hemistiquio han 
tenido distinta duración, sin que, por otra parte, haya habido 
entre sus diferencias, como se ve comparando unos hemisti- 
quios con otros, ni proporción ni regularidad. La duración va 
indicada, como siempre, en centésimas de segundo. 



PRIMER HEMISTIQUIO 



cláusula. 



I 


68 


II 


62 


III 


47 


IV 


71 


V 


42 


VI 


55 


Vil 


64 


VIII 


56 


IX 


57 


X 


50 


XI 


58 


XII 


67 



SEGUNDO HEMISTIQUIO 



2. a 


Dife- 


3-" 


4-' 


Dife- 


usula. 


rencia. 


cláusula. 


cláusula. 


rencia 


83 


15 


46 


64 


18 


68 


6 


66 


6l 


5 


67 


20 


75 


65 


10 


82 


I I 


43 


73 


30 


57 


15 


61 


62 


1 


72 


17 


54 


67 


«3 


89 


25 


49 


58 


9 


73 


17 


53 


82 


29 


58 


I 


61 


85 


24 


61 


I I 


43 


72 


29 


75 


17 


65 


45 


20 


57 


10 


76 


65 


1 1 



sido unas veces largas, otras semilargas y otras breves, según el énfa- 
sis con que se han pronunciado y según su posición sintáctica y rítmi- 
mica. Renuncio a explicar aquí detalladamente dicho texto para no 
alargar demasiado el presente trabajo. Lo utilizaré en otra ocasión al 
tratar del ritmo de la prosa. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 2 1 

Las cuatro clausulas del verso II han sido, por su duración, 
bastante semejantes entre sí para que este verso pueda pa- 
recer análogo al tetrámetro dodecasílabo, considerado por 
M. Grammont como tipo ideal del alejandrino clásico francés *; 
otros dos hemistiquios, el segundo del verso V y el primero 
del IX, han resultado asimismo repartidos en cláusulas isócro- 
nas; pero frente a estos cuatro casos, cuyo isocronismo puede 
haber sido meramente accidental, los veinte restantes hemis- 
tiquios del texto, sin dejar de tener fundamentalmente la mis- 
ma estructura rítmica que los cuatro anteriores, han dado cláu- 
sulas demasiado desiguales para que sea posible hallar entre 
ellas una norma común '-. 

Frente a esta desigualdad nótase, tanto si se comparan, 
por su valor total, unos versos con otros, como si se conside- 
ra la duración de los dos hemistiquios de cada verso, una re- 
gularidad métrica que llega a ser en muchos casos un perfecto 
isocronismo. En el siguiente cuadro van comparados los doce 
alejandrinos por su duración total, absoluta y relativa, según 
la lectura de T 3 : 

PRIMERA ESTROFA 



I 


II 


III 


IV 


V 


VI 


296 


304 


285 


302 


278 


269 


10,1 


10,4 


9.7 

.SEGUNDA 


10,3 

ESTROFA 


9,5 


9,2 


VII 


VIII 


IX 


X 


XI 


XII 


313 


327 


287 


281 


304 


294 


10,7 


I 1,2 


9,8 


9,6 


10,4 


10,1 



1 M. Grammont, Le vers frangais, pág. 12. 

2 Bello, Principios de Ortología y Métrica, págs. 271 y 273, decía 
equivocadamente que las cláusulas rítmicas dividen el verso «en par- 
tecillas de una duración fija»; su idea de que todas las sílabas tenían 
aproximadamente igual duración le llevó a creer que las cláusulas 
habían de ser isócronas sólo por el hecho de ser isosilábicas. 

3 Los doce versos dichos por T han durado, en junto, descontan- 
do las pausas, 3540 c. s. En una relación teórica de igualdad la duración 
correspondiente a cada verso sería 291 '6 c. s. El valor relativo de cada 
verso ha sido calculado tomando como base la equivalencia 291 '6= 10, 
según el procedimiento indicado por W. Heinitz, Die Bewertung der 
Dauer iii pltone tisclien Aufnahmen, en Vox, 1921, 153. 



22 T. NAVARRO TOMÁS 

Nueve de estos versos, entre los doce registrados, han sido 
tan iguales entre sí que sus discrepancias ni siquiera han lle- 
gado a 1 / w de su duración media. La mayor discrepancia 1 , ver- 
sos VI y VIII, ha sido 1 / 5 . Han resultado isócronos, respec- 
tivamente, el primer verso y el último del texto, el segundo 
y el penúltimo, el tercero y el antepenúltimo. De este modo 
la primera semiestrofa y la última presentan, sin ser iguales, 
una curiosa correspondencia. En cada una de las tres prime- 
ras semiestrofas el tercer verso, agudo, ha resultado un poco 
más corto que los dos primeros, llanos. En la cuarta semies- 
trofa, sin embargo, el tercer verso, final del texto, no obstante 
ser también agudo, ha sido algo más largo que el primero de 
la misma semiestrofa, superando también visiblemente a los 
demás versos agudos del texto. En M y Z se han repetido 
esencialmente estos mismos resultados. 

En la comparación de los dos hemistiquios de cada verso 
— lectura de T — tomo también como base de relación la 
equivalencia que ha servido para el caso anterior, verso = lo: 



I 


II 


III 


IV 


166-130 


i53-i5í 


145-140 


167-135 


5' 6 "4'4 


S-5 


S'í'4'9 


S'S-4'5 


V 


VI 


VII 


VIII 


129-149 


1 48-1 21 


176-137 


160-167 


4'6-S'4 


s's-4's 


S'6-4'4 


4'9-S' 1 


IX 


X 


XI 


XII 


141-146 


133-148 


160-144 


153-141 


4'9-S'i 


4'7-5'3 


5'3-4'7 


S'2-4'8 



En diez de estos versos las discrepancias entre los dos he- 
mistiquios de cada verso no han pasado de 1 / 10 de su valor 
total; en los versos III, VIII y IX la diferencia ha sido casi 



1 Aun tratándose de medir sonidos simples, más fáciles de compa- 
rar entre sí que los versos, suelen darse discrepancias hasta de '/,. 
de la duración media, entre duraciones de unos tres segundos, sin que 
un oído normal deje por esto de recibir la impresión de que se trata 
de duraciones isócronas. (Bourdon, Loe. cit., 452.) 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 2 3 

insignificante, ^/ l0 ; en el verso II ambos hemistiquios han 
resultado realmente isócronos. En M y Z se encuentran tam- 
bién muchos versos cuyos hemistiquios presentan un isocro- 
nismo completo o se hallan muy próximos a éste : III, M, 
1 57-161; IX, M, 152-154; XI, M, 195-190; XII, M, 158-158. 
II, Z, 159-154; ni, Z, 138-138; XI, Z, 160-155; XII, Z, 161- 

159, etc. 

La medida regular de estos versos parece, en fin, obtenerse 
tomando como unidad métrica o pie, de acuerdo con lo prac- 
ticado por Verrier y por Landry sobre otros idiomas, la parte 
comprendida en cada hemistiquio entre el principio de la pri- 
mera sílaba rítmicamente acentuada y el principio de la silaba 
rítmica siguiente i. La primera sílaba rítmica de un verso se 
considera como el primer tiempo marcado de una frase mu- 
sical. El verso, a partir de dicho punto, se divide en unidades 
métricas a base de sus acentos rítmicos, del mismo modo que 
la frase musical se divide en compases a base de sus tiempos 
marcados 2 . Las sílabas que preceden en el verso al primer 
acento rítmico son como las notas de una composición que 
empiece 'al aire' en un tiempo débil. A este tiempo inicial, 
débil, se le ha llamado en métrica anacrusis 3 . . 



1 Para proceder enteramente de acuerdo con dichos autores habría 
oue medir la unidad métrica desde el principio de la primera vocal 
rítmicamente acentuada al principio de la vocal rítmica siguiente 
ejemplo: salud | dr a los l \ írios (P. Verriek, Essai sur les pnncpes 
1 iLétriaue an g laise, París, Welter, ,909, I, 148; E. Lahdey, La tkeo- 
rie du rythme, pag. ** Y sigs.)- No podrá menos de parecer sin .em- 
bargo, anómalo el hecho de que haya que considerar una división 
métrica de las sílabas distinta de la división prosódica o fonética. Ls 
preciso que haya algún acuerdo, aún no bien determinado entre el 
principio' del tiempo marcado y la unidad acústica y articulan. idek 
sílaba Como quiera que sea, el silabeo fonético da en mi texto resul- 
tados mucho más regulares que dicha división métrica. 

2 «Nous désignons par temfs marque un endroit du vers ouonbat 
la mesure, et que la voix met en relief par un accroissement d inten- 

t'on r ppelle souvent idus, percussio. Le te,n P s marque est un point 
Idhñsible de la durée; il coincide avec le commencement du dem- 
oled fort » L. Havet, Métriquegrecque et latine, París, Delagrave, § .. 

3 Ilpooocc: partie faible d'un pied, précédant le ," temps mar- 



24 



T. NAVARRO TOMAS 



Cada hemistiquio es, como queda dicho, en los versos de 
que aquí se trata, un verso heptasílabo; su estructura métrica, 
según los principios que acabo de indicar, deberá ajustarse,, 
si la realidad responde positivamente a dichos principios, alí 
siguiente esquema: 





A 


ANACRUSIS 


PRIMER PIE 


SEGUNDO 


PIE 




1. a 


2. a 


Tiempo 
marcado 

3. a 

30 
26 
33 


i Tiempo 
. | débil. 

4. a 5- a 


Tiempo 
marcado 

6. a 




1 


iempo 
débil. 


Sílabas 








Cantidad de 
las sílabas. 


15 
13 


15 

I I 

17 


'5 i5 
i 

\ 20 14 
i 

11 16 

60 


30 
36 
28 




30 
24 
32 


Pies 


30 




60 





Los tiempos marcados caen en cada hemistiquio sobre las 
sílabas rítmicas 3. a y' 6. a ; la anacrusis comprende las sílabas. 
1. a y 2. a ; el primer pie, las sílabas 3. a , 4. a y 5- a > y el segundo 
pie, las sílabas 6. a y 7. a . En los hemistiquios agudos el segun- 
do pie se reduce al tiempo marcado; estos hemistiquios se 
hallan siempre en nuestro texto en posición final de semies- 
trofa o estrofa y van seguidos de pausa. 

El esquema anterior indica de qué modo la irregularidad 
cuantitativa de las sílabas puede ser compatible con el isocro- 
nismo de los pies. Ya se ha visto que el tipo A, de sílabas re- 
gulares I : 2, se ha dado pocas veces en mis experiencias; lo 
corriente ha sido la irregularidad representada aquí, bajo dos 
aspectos distintos, por los tipos B, C. Es indiferente, den- 
tro del conjunto métrico del verso, que las sílabas de un pie 
se den o no en la relación I : 2; lo que importa es que su 
valor total se ajuste a la medida que en cada verso sirve de uni- 
dad: 30+ 15 + 15 = 60; 26 + 20+14 = 60; 33 + ii + i6 = 60- 
Si dicha unidad se repite en nuestros versos de una manera 
regular y nuestros tiempos marcados resultan divididos por 



qué», M. A. Bailly, Dic. grec- franjáis. Comp. P. Verrier, Isochronisme 
et anacruse, en Revue de pho7iétique, París, 19 13, III, 385. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 



25 



intervalos isócronos 1 , tendremos la demostración de que 
nuestra métrica habrá dejado de ser cuantitativa por lo que 
se refiere a la medida de las sílabas dentro de cada pie, pero 
no por lo que se refiere a la medida de los pies en el verso. 
Los textos de M, T y Z confirman, en efecto, esta doctrina con 
abundantes testimonios : 



Anacrusis. 1." pie. 2.* pie. 

M I 2 de la boca de rosa 

M II 1 quiere ser golon- drina 

M II 2 quiere ser mari- posa 

M III 1 teñe- r alas li- geras 

M V 1 salu- dar a los lirios 

M VI 1 o per- derse en el viento 

M VII 1 pobre- cita prin- cesa 

M VII 2 de lo- s ojos a- zules 

M IX 1 en la jaula de mármol 

M XII 1 un le- brel que no duerme 

Duración media 



Anacrusis. 

33 
33 
36 

33 
29 
36 
42 
30 
31 
30 

33,3 



pie. 



75 
77 
77 
61 

69 

72 

73 
70 

56 
63 



73 
68 

7& 
63 
63 

75 
67 
73 
65 
65 



69,3 69,0 



TI 2 
TU 1 
TU 2 
T III 1 
T V 1 
T VI 1 
T VII 2 
TIX 1 
TX 2 
TXII 1 



de la boca de rosa 24 56 50 

quiere ser golon- drina 37 63 53 

quiere ser mari- posa 36 58 57 

teñe- r alas li- geras 30 55 60 

dar a los lirios 26 50 53 

derse en el viento 30 60 58 

s ojos a- zules 24 55 58 

en la jaula de mármol 25 59 57 

que vi- gilan los guardas 26 56 66 

un le- brel que no duerme 37 57 59 

Duración media 28,9 56,9 57,1 



salu- 
o peí- 
de lo 



1 Debe tenerse en cuenta que un isocronismo absoluto, mate- 
mático, ni siquiera se da prácticamente entre los compases de una 
composición musical, no obstante ser la música, naturalmente, más 
rigurosa que el verso en lo que se refiere a la medida y al compás. 
(Comp. P. Verrier, Métrique a/iglaise, III, 321 y sigs.) 



26 T. NAVARRO TOIVlXs 





Anacrusis. 


i." pie. 




2.* pie. 


Anacrusis. 


I." pie. 


2° pie. 


ZII 2 


quiere 


ser mari- 




posa 


30 


67 


57 


ZIII i 


tene- 


r alas li- 




geras 


26 


53 


59 


ZIV 2 


lumi- 


nosa de un 


rayo 


27 


60 


55 


Z V i 


salu- 


dar a los 




lirios 


28 


52 


49 


Z VI i 


o per- 


derse en 


el 


viento 


27 


65 


68 


Z VII 2 


de lo 


s ojos a- 




zules 


20 


53 


60 


ZIX i 


en la 


jaula de 




mármol 


28 


63 


59 


ZX i 


el pa- 


lacio so 




berbio 


31 


57 


54 


ZX2 


que vi- 


gilan los 




guardas 


30 


66 


70 


Z XII i 


un le- brel que 
Duración media. 


no 


duerme 


38 


60 


63 




28,5 


59,6 


59,4 



Las tres lecturas completas del texto registrado suman 60 
hemistiquios llanos y 12 agudos. De los 60 hemistiquios llanos 
ha habido 42 en los cuales las discrepancias entre los dos pies 
de cada hemistiquio no han llegado a 1 5 c. s., y de estos 42 
hemistiquios ha habido 30 en que dichas discrepancias no han 
pasado de 10 c. s.; estos 30 hemistiquios — IO de cada sujeto — 
son los que arriba quedan reunidos. Una décima de segun- 
do, entre fenómenos que han durado por término medio unas 
<5o c. s., es una diferencia casi imperceptible. Dicho término 
medio se halla, además, por una curiosa coincidencia, den- 
tro de los límites de lo que los psicólogos llaman «punto de 
indiferencia» 1 . Nótese, por otra parte, que en I O de esos 
30 hemistiquios la discrepancia de los pies sólo ha sido de 



1 <¡.Point d'indifférence: on veut diré par la que, lorsqu'on com- 
pare deux durées succesives, elles sont égales, en méme temps qu'elles 
le paraissent, pour une certaine longueur : cette longueur serait, d'a- 
prés la plupart des experimentateurs de o",7 environ; Wundt estime 
que ce chiffre est un peu elevé et que le point d'indifférence est, en 
moyenne, de o 8 ,6. Lorque la premiére durée est inférieure au point 
d'indifférence, on constate en general que la seconde, pour lui parai- 
tre égale, doit étre en réalité plus grande qu'elle; elle doit, au con- 
traire, étre plus petite que la premiére lorsque celle-ci est supérieure 
au point d'indifférence», B. Bourdon, La perception du temps, pági- 
na 463. 



LA CANTIDAD SILÁBICA EN UNOS VERSOS DE RUBÉN DARÍO 



27 



3 c. s.; en 5, de 2 c. s., y en 2, de I c. s. La relación entre ambos 
pies resulta, en fin, de una igualdad verdaderamente extraor- 
dinaria si se atiende, en el conjunto de los diez hemistiquios 
de cada individuo arriba indicados, a la duración media corres- 
pondiente a cada pie: M, i.°-69'3, 2.°-6g , o; T, l.°-56'9, 
2.°-57'i; Z, i.°-59'6, 2.°-59'4- 

La medida completa de cada uno de nuestros doce ale- 
jandrinos podría, por consiguiente, representarse según este 
ejemplo (AI, II): 



kje re s^r go I911 drí na kje re s£r ma ri pó sa 



hVV 



51 



1 vv 


1 1 


5«> 16 2 5 


34 3* 


77 


58 



■> vv 



76 



i VV 1 J 


M 23 11 


35 <.3 


75 


73 



La pausa que se ha hecho entre los dos hemistiquios de 
este verso ha durado 40 c. s., que es aproximadamente, en este 
caso, el valor de medio pie; la suma de esta pausa, con la ana- 
crusis del segundo hemistiquio, da aproximadamente el valor 
de un pie completo; el verso resulta de este modo dividido en 
cinco pies o compases casi isócronos, además de la anacrusis 
inicial del primer hemistiquio. 

Claro es que este isocronomismo, aun siendo tan frecuen- 
te como se ha visto, no ha dejado de presentar excepciones. 
En cualquier composición musical suele haber también, como 
es sabido, algunos compases cuya ejecución, por indicación 
expresa del autor, requiere cierta lentitud o rapidez con rela- 
ción al tempo normal. El músico se sirve de estas modificacio- 
nes para producir determinados efectos de expresión. 

De un modo semejante, en el verso I: ¡Ay, la pobre prin- 
cesa de la boca de rosa!, el primer pie, al cual corresponde la 
palabra pobre, ha sido dicho unánimemente con relativa len- 
titud; lo mismo ha ocurrido con el primer pie del verso IV: 
Ir al sol por la escala luminosa de un rayo. Por lo demás, y 
sobre todo en este último caso, la lentitud del primer pie ha 
resultado en cierto modo compensada con la rapidez del se- 



28 



T. NAVARRO TOMAS 



gundo, quedando así restablecida, de acuerdo con lo dicho 
respecto al punto de indiferencia, la duración normal del 
hemistiquio: 





A 


nacrusis. 






ir al 


M 




30 


T 




30 


Z 




30 



Primer pie. 


Segundo pie. 


Pie normal. 


S9I p<?r laas 


ká la 




86 


5. 


69 


90 


47 


57 


85 


4-2 


59 



De este modo la estructura métrica de los presentes ver- 
sos puede ser considerada como resultado de una íntima cola- 
boración entre las sílabas, la cantidad y el acento. No bastan 
evidentemente los acentos ni las sílabas para definir dicha 
estructura. Ha habido, además, una unidad temporal que ha 
servido de base a la escansión de cada verso. 

El ritmo aparece aquí claramente constituido, de acuerdo 
con su definición clásica, por la repetición acompasada de los 
tiempos marcados 1 . Las sílabas han sido la materia lingüís- 
tica del verso; los acentos han señalado sobre esta. materia el 
lugar correspondiente a cada tiempo marcado; la cantidad ha 
medido y determinado la duración del intervalo transcurrido 
entre cada dos tiempos, duración que, según hemos visto, ha 
estado claramente sujeta a un principio de isocronismo. 

Las sílabas, según queda dicho, no han tenido cantidad 
propia; unas mismas sílabas han sido en unos casos largas; 
en otros, semilargas, y en otros, breves; pero esta desigual- 
dad, tan anárquica a primera vista, se ha reducido, a orden y 
equilibrio en la simetría de los pies 2 . El pie o intervalo, según 



1 «Le retour des temps marqués, a intervalles mesures, constitue 
ce qu'on appelle en grec le rythme ou flux (pu6p.ó<;, de pécu)», L. Havet, 
Alétrique grecque et latine, § 1 . 

2 El sentimiento de esta simetría, mezclado aún, naturalmente, con 
la preocupación de la métrica clásica, parece querer manifestarse en 
las palabras de Rubén Darío puestas al frente de este artículo, pala- 
bras recogidas también por Ramiro de Maeztu en la revista Nosotros, 
1922, XL, 125. 



LA CANTIDAD SILÁBICA BN UNOS VERSOS DK RUBÉN DARÍO 29 

queda definido, y no el pie clásico, como pretendía Luzán, ni 
la cláusula rítmica, como decía Bello, ha sido justamente la 
unidad que ha dado a estos versos compás y medida. 

El isocronismo de los pies ha sido atestiguado por varios 
autores como un elemento esencial en la métrica de otros idio- 
mas 1 . Los datos reunidos en estas páginas indican la existen- 
cia de ese mismo fenómeno en la métrica española. La com- 
probación definitiva de este hecho permitiría renovar el estudio 
de algunos puntos importantes de nuestra versificación. En 
otra ocasión presentaré a este propósito los resultados que 
obtenga del análisis de otros tipos de versos españoles. 

T. Navarro Tomás. 



1 Véanse especialmente, a este propósito, las obras citadas de Ve- 
rrier y Landry, por lo que se refiere a las métricas inglesa y francesa. 
El mismo Verrier tiene sobre esta materia otro estudio titulado L'iso- 
chronisme dans le vers frangais, París, F. Alean, 191 2. M. Grammont, 
con criterio distinto al de dichos autores en cuanto a la división de 
los pies, ha probado también con sus experiencias el principio de 
isocronismo que equilibra fundamentalmente el valor de los varios 
miembros que componen el verso francés (Le vers frangais, pág. 13 y 
siguientes.) 



CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO 
DEL TEATRO DE LOPE DE VEGA ' 



ii 



I. — La fecha y las fuentes de «No son todos ruiseñores». 

El nacimiento del príncipe Baltasar Carlos y el matrimo- 
nio de la infanta María de Austria, hermana de Felipe IV, con 
el futuro emperador Fernando III, suscitaron vivamente el 
interés de los contemporáneos. En Lope encontramos tres 
claras alusiones a estos sucesos: una en La vida de San Pedro 
Nolasco 2 , otra en la égloga dramática La selva sin amor 3 , la 



1 Véase RFE, VIII, 131-149. 

2 Parte XXII, Madrid, 1635, fol. 84 v; Acad., V, 30 a : 

Hallaráse presente 
Carlos, su hermano, el cardenal Fernando, 
y en más luzido oriente, 

dos reynas, dos estrellas, que reynando 
Isabel y María 
a vna obedezca España y a otra Vngría. 

Una relación del estreno de San Pedro Nolasco, no mencionada por 
Menéndez Pelayo, nos da el doctor Benito López Remón, Relación de 
las fiestas que el Orden Real y Militar de Nuestra Señora de la Merced... 
hizo a su glorioso Padre y Patriarca San Pedro de Nolasco... Ett Madrid, 
por luán Gongález. Año de M.DC.XXIX, pág. 4 : «Salieron dos de los 
carros que tiene la villa de Madrid... y habiéndolos adornado... y dado 
orden a Lope de Vega Carpió... que compusiese una comedia de la 
vida del Santo, la representó Roque de Figueroa a S. M., con grandes 
galas y apariencias.» Véase Gallardo, Ensayo, III, cois. 500-501. 

3 Véase Acad., V, lxx., donde Menéndez Pelayo transcribe el pasa- 
je y la argumentación de Barbieri, Prólogo al libro Crónica de la ópera 
italiana de Carmena, Madrid, Minuesa, 1878, págs. x y sigs. 



CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DEL TEATRO DE LOPE DE VEGA 3 I 

tercera en No son todos ruiseñores, lindísima comedia, olvidada 
injustamente *. Las alusiones contenidas en las dos primeras 
han sido puestas de relieve, quedando establecida con su ayu- 
da la fecha en que se escribieron 2 . No sabemos que se haya 
hecho lo mismo con la última \ W. v. Wurzbach pasa rápida- 
mente sobre ello, sin utilizar el dato para la determinación 
cronológica de la comedia 4 . 

En la jornada segunda de No son ¿ocios ruiseñores hay un 
largo romance en que se cuentan los mencionados sucesos de 
la corte; los versos que nos interesan son éstos : 

El príncipe que traía Cerda, que entonces trocara 

a la real desposada por sus hebras de oro el sol... 

las joyas de su marido, le lleva a palacio, a donde 

llegó a la corte de España... 5 con las estrellas de España 

El gran Condestable, en fin, y la luna de Isabel 

de Castilla, le acompaña... el sol de Felipe aguarda... 

Medinaceli después, Halló vn diamante en su mina, 



i Publicada en la Parte XXII perfecta de las comedias del Fénix de 
España... Sacadas de sus verdaderos originales, no adulteradas como las 
que hasta aquí han salido... Año 1Ó35- Con privilegio, en Madrid, a costa 
de Domingo de Palacio y Villegas; parte postuma, debida, como se sabe, 
al filial celo de Luis de Usátegui. He consultado un magnífico ejem- 
plar de la biblioteca de la Universidad de Góttingen. Stiefel poseía otro; 
véase LGRPh, 191 1, col. 20. Existe también una suelta que atribuye 
la comedia a Calderón. Véase Schmidt, Die Schauspiele Calderons, pá- 
gina 483. Ha sido reimpresa en Acad., XV; véase Rennert y Castro, 
Vida, pág. 501. 

2 Rennert, Revue Hispanique, 191 5. XXXIII, 254; Barbieri, Loe. cit. 

3 Véanse los autores que cita Hennigs, Studien zu Lope de Vega, 
Góttingen, 1891, pág. 46. No 'he podido ver el artículo de Schmidt, An- 
zeige-Blatt f. Kunst u. Wissenschaft, XIX, 36, citado por Stiefel, L GRPh, 

191 1, col. 20. 

4 Lope de Vega und seine Komodien, Leipzig, Seele, 1 899, pág. 94 : «lo 
«No son todos ruyseñores» heisst es anlásslich der Vermáhlung der 
Infantin Maria Ana mit dem nachmaligen deutschen Kaiser Ferdi- 
nand III... » 

s Gallardo, Ensayo, I, 389, cita una relación anónima titulada .Se- 
cundas tres relaciones diferentes... de la entrada del duque de Guastala r 
')mbaxador del rey de Vngria. Nombrando los nombres de los caualleros 
que le salieron a recebir y joyas que presentó a la reyna deVngría...S. 1. n. a. 



32 JOSÉ F. MONTESINOS 

nació vna perla de nácar Fué grande la bizarría 
y fué enigma que de vn lirio del de Sástago y Aranda, 
o la flor de lis de Francia Fuentes, Gelves y Jurados, 
saliese vn león al mundo... ] de que ay relaciones lar- 
las fiestas de su bautismo O mares de Barcelona, [gas... 3 
presumo que impresas an- vestid de coral la playa, 
Salió la reina de Vngría... [dan... 2 abrid camino a María 
No creyendo la partida en los cristales del agua. 
3a gente halló descuidada... Llegue a los bracos dichosos 
Esto fué vn martes, y vn jueves de Fernando que la aguarda, 
visitaron la sagrada para que el imperio aumenten 
columna atlante del cielo... las dos águilas doradas... 4 

La comedia de Lope debió, pues, ser escrita a mediados 
o fines de 1630. Conociendo la tendencia, tantas veces ma- 
nifestada por Lope, a hacer periodismo dramático, debe supo- 
nérsela obra de inmediata actualidad, y por consiguiente poco 



1 Comp.: 



Este es Madrid... 

Del gran Felipe espléndido solsticio... 
Y la bella Isabel, gloria de España, 
lirio divino que bajó del cielo. 

(La selva sin amor, Acad., V, 759 b.) 

2 Gallardo, Ensayo, I, 88o, menciona asimismo una Relación anóni- 
ma del feliz parto que tuuo la reyna nuestra señora eti 17 de octubre 
de 1629, día de Sant Florencio, obispo. Barcelona, Esteban Liberas, 
M.DC.XXTX; y Escudero, núm. 141 5, otra Relación de las funciones he- 
chas por el nacimiento del principe D. Baltasar. En Sevilla, por Juan de 

Cabrera, 1629. 

3 Gallardo, Ensayo, I, 294, Relación verdadera de la real embarca- 
ción de la Serenísima señora doña María de Austria, reyna de Vngría, 
que fué miércoles doze dejtmio, a las siete horas de la tarde deste presente 
año de mil seyscientos y ireynta : en la muy ilustre e insigne y siempre 
fidelissima y leal ciudad de Barcelona. Con licencia, en Barcelona, por 

Esteban Liuerós. Año 1630. — Los regocijos y fiestas que se hazen en la 
ciudad de Barcelona por la Sereníssima Magestad de la reyna de Vn- 
gría... Con licencia... En Barcelona, por Esteuan Liberas. Año 1630. 
Escudero, núm. 1435, cita una Relación del viaje de la reyna de Vn- 
gría... En Sevilla, por Simón Faxardo, 1631. Sin duda hubo otras re- 
laciones. 

4 Fols. 23 v-24. Más adelante : «Que en fin espera llevar De estas 
dichosas riberas Vna hermana, quando menos, Del rey Felipe de Es- 
paña A las que el Danubio baña.» (Fol. 26 v, b.) 



CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DEL TEATRO DE LOPE DE VEGA 33 

posterior a los sucesos, escrita en julio o agosto de aquel año. 
Es posible que, como otras veces, Lope echara mano de las 
Relaciones que sobre aquéllos circularon; verosímilmente el 
pasaje transcrito tendrá una estrecha conexión con cualquiera 
de las citadas; algunos de los títulos mencionados parecen indi- 
carlo, si bien no hemos podido compararlas. Pero cuando se 
haga un estudio sobre esta manera informativa de Lope, 
habrán de ser tenidas en cuenta. 

Dos palabras sobre la fuente admitida de No son todos rui- 
señores. Schack * indicó ya que la comedia estaba basada en 
una novela de Boccaccio, cosa que han repetido otros. Nadie 
se ha ocupado de comparar ambos textos 2 . Esta compara- 
ción dista mucho de ser ociosa; el caso presente nos daría un 
interesante dato sobre el uso que Lope hacía de sus fuentes. 
Boccaccio nos cuenta 3 cómo «Ricciardo Manardi é trovato da 
messer Lizio da Valbona con la figliuola, la quale egli sposa, e 
col padre di lei rimane in buona pace». Messer Lizio tiene una 
hija de maravillosa belleza, en gran encerramiento. Ricciardo, 
que frecuenta la casa, se enamora de ella y es correspondido. 
Para burlar el cuidado de los padres de la doncella, se valen 
de esta industria : Caterina convencerá a su madre de que no 
puede dormir en su cámara, a causa de los grandes calores; 



1 Geschichte d. dram. Litcratur u. Kunst, II, 373 : «áhnelt in der 
Grundidee einer Novelle des Boccaz, die aber hier durchaus ideali- 
sirt ist.» 

2 Miss C. B. Bourland, Boccaccio and the Decameron in castilian and 
catalán Literature, en la Revue Hispanique, 1905, XII, 1 17 y sigs., sólo 
se ocupa de El ruiseñor de Sevilla, basada en la misma novela de Bocca- 
ccio a que nos referimos. 

3 Decameron, V, 4. Utilizamos la edición de la Biblioteca Románi- 
ca, LXVI, donde la novela ocupa las páginas 43-48. Dunlop, Hisiory 
of Fiction, Edimburgh, Ballantyne, II, 249-250, señaló ya sus prece- 
dentes en la antigua literatura francesa. Hay que añadir el que nos 
ofrece el capítulo 121 de las Gesta Romanorum, edic. Keller, Stuttgart, 
Cotta, 1842, págs. 194-195: «De gloria mundi et luxuria, quae inul- 
tos decepit et ad interitum deducit». Sobre otras versiones, véase 
Landau, Die Quellen des Dekameron, Stuttgart, Scheible, 1884, pági- 
na 325. 

Tomo IX. 3 



34 JOSÉ F. MONTESINOS 

pedirá que la deje dormir sobre un terrado, al que el joven 
Manardi podrá llegar, aunque con gran trabajo y peligro. La 
estación no es muy avanzada, pero Madonna Giacomina debe 
tener en cuenta «quanto sieno piu calde le fanciulle che le 
donne attempate... Quando a mió padre et a voi piaccesse, 
io farei volentieri fare un letticello in su '1 verone che é allato 
alia sua camera e sopra il suo giardino, e quivi mi dormirei, 
et udendo cantar el lusignolo et aven do il luogo piü 
fresco, molto meglio starei che nella vostra camera non fo». 
Messer Lizio tarda más en convencerse, pero cede al fin. El 
cuento sigue, muy gracioso, aunque harto procaz. En resumen, 
llegada la noche los amantes se solazan a su sabor, y a la ma- 
ñana son descubiertos y el matrimonio se impone: Ricciardo 
se casa con Caterina, «e con gran festa se ne la menó a casa... 
e poi con lei lungamente, in pace e consolazione, ucelló agli 
lusignoli e di di e di notte quanto gli piacque». En la comedia 
de Lope, un caballero del séquito de la reina de Hungría ve 
en Barcelona a una dama, de la que se enamora y de la que 
es amado. Esta dama tiene un hermano, del que es celosa- 
mente guardada. El caballero se disfraza de labrador; con la 
fuerza del oro convence a un simple jardinero, Cosme, que 
sirve a D. Fernando, el hermano de su amada, de que es 
primo suyo, y entra en la casa y ayuda a Cosme a cultivar el 
jardín. La dama baja a él muchas veces «a oír cantar los rui- 
señores». Siguen muchas peripecias, motivadas unas por el 
amor y los celos de la mujer del simplicísimo Cosme, otras 
por la pasión que D. Fernando siente por su prima Marcela; 
al fin la superchería es descubierta y los enamorados se casan. 
Como puede verse, no hay de común sino una frase. El título 
procede de una graciosa letrilla de Góngora 1 que se canta en 
la comedia 2 . 



1 Rivad., XXXII, 491 a. 

2 Y ya que hablamos de fuentes, debemos decir dos palabras sobre 
la semejanza de esta comedia con otras de Lope. La más interesante 
es la que ofrece la de Los Potices de Barcelona, anterior a aquélla, pues 
está citada en el segundo Peregrino, comedia de puro enredo. Un ca- 



CONTRIBUCIÓN AI. ESTUDIO DEL TEATRO DE LOPE DE VEGA 35 

II. — Sobre la fecha de «El ruiseñor de Sevilla». 

Mencionábamos antes esta comedia l , derivada de la mis- 
ma fuente italiana 2 . Aparece citada en el segundo Peregri- 



ballero, soldado en las galeras del rey, queda en Barcelona preso en 
el amor de una dama: 

Yo soy noble caballero esta dama, y de miralla 

de lo mejor de Aragón; nació este desseo en mí. 

en las galeras de España liste jardín celebrado 

me entretengo, que no daña me ha dado a entrar ocasión 

ser soldado a mi afición. para verla en el balcón 

Quando tomé tierra aquí de su resplandor dorado. 
vi en va coche en la muralla 

(Parte IX, Madrid, 161 7, fol. z-i\b.) 

Como en No son todos ruiseñores, la dama tiene un celoso hermano; 
como en ella, D. Julio, el galán, se finge jardinero y pariente del actual 
hortelano, Gonzalo: 

/«[//o]. No he podido 

disfrazarme mejor. 
Con[zalo]. Entra, que quiero 

que passes pla?a de sobrino mío 

y te conozcan los de casa todos. 

(Ibid., fol. 219 r.) 

Más vaga y más episódica es la semejanza que guarda con La amis- 
tad y obligación, de la que no tenemos dato alguno cronológico. Aquí 
también hay un jardinero fingido, que incurre en la superchería a 
instancias de su dama: 

Leonarda. Uiré a mi padre que quiero 
que se cultive el jardín 
de palacio, porque en tin 
no me agrada el jardinero... 
Con esto embiaré por ti 
y tú en mi casa entrarás. 
¿Puedo ya hazer por ti más: 
(Libro ttuibo estrabagante de comedias escogidas, Toledo, 1677, fol. 6 v (sin foliar.) 

No dejaremos de mencionar otra semejanza vaga en Los ramilletes 
de Madrid, escrita verosímilmente a fines de 1615. Aquí hay también 
un galán que se finge jardinero para entrar en casa de una dama. Pero 
las circunstancias de la peripecia difieren bastante de las de las come- 
dias citadas. 

1 Publicada en la Décimaseptima parte de las comedias de Lope de 
Vega Carpió..., dirigida a diversas personas. Año 162 1. Madrid, por Fer- 
nando Correa Montenegro. La comedia que estudiamos es la octava 
del tomo. Citamos por la edición académica, tomo XV. 

2 BOURLAND, LOC. CÜ., pág. I I 7. 



36 JOSÉ F. MONTESINOS 

no. Una alusión que contiene nos permite precisar más su 
fecha. 

En el acto primero, D. Félix, el atolondrado protagonista,, 
pregunta a Lisarda, que disfrazada en hábito de hombre se 
hace llamar Pedro: 

Félix. ¿Venís de Indias? 

Pedro. Sí, señor. 

Con los galeones fui 

que llevó don Luis de aquí. 

Aquel de cuyo valor 

tiembla al mar, y al apellido 

de los Córdobas se humilla... ' 

En sus Relaciones cita Cabrera dos expediciones de dora 
Luis de Córdoba a América: una en mayo de 1602, otra 
en 1605. Una travesía, realizada en 1 608, fué fatal al almiran- 
te, que perdió gran parte de su escuadra, con grandes rique- 
zas, y la vida. A 28 de octubre de 1609 escribe el cronista 
madrileño: «[Vinieron] con dos galeones de la plata del Pirú 
del año pasado, de los tres que se salvaron de la tormenta 
donde se perdieron cuatro, con otros tantos millones y el ge- 
neral D. Luis de Córdoba y 1.300 hombres; habiendo empo- 
brecido esto a muchos en Madrid y Sevilla» 2 . Como parece 
claro que Lope habla del general en la comedia de que trata- 
mos como aún vivo, habrá que considerarla anterior a 1609; 
y como la mayor actividad militar de Córdoba parece corres- 
ponder a una época posterior a 1603, creemos que el no estar 
mencionada en el primer Peregrino no es una mera omisión, 
y que debemos considerarla escrita entre 1604-1609. Recuér- 
dese también la estancia de Lope en Sevilla en 1 603 y el am- 
biente sevillano de la obra de Lope, lo que nos hace creerla 
más próxima a la primera de las dos fechas. 



1 Acad., pág. 53 b. 

2 Cabrera, de Córdoba, Relaciones de las cosas sucedidas en la corte 
de España desde IS99 hasta 161 4. Madrid, Martín Alegría, 1857, pág. 292- 



CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DEL TEATRO DE I.OPE DE VEGA 



37 



III. — Sobre la fecha de «Quien todo lo quiere». 



Fué impresa en la misma Parte XXII, y es la primera del 
tomo. Es una de las muchas obras de Lope que pocos han 
leído 1 , a pesar de ser una linda comedia del tipo de El an- 
zuelo de Fetiisa o De Cosario a Cosario. En la primera jorna- 
da hay una de esas largas relaciones que Lope gustaba de 
intercalar en sus comedias, casi siempre interesantes para la 
cronología de su teatro. Dice así: 



Llegamos a Barcelona 
con las galeras de Italia 
para socorrer a Ibiga, 
que assí al ¡Marqués se lo manda 
el católico Filipo... 
Buela por el mar la fama 
que dos nauíos de Argel 
pierden el respeto a España. 
Parte en su busca el Marqués, 
y auiéndoles dado caga, 
bogando treinta y dos millas 
las turcas ñaues alcanca... 
Pero viendo el poco efecto 
y que si de aquella calma 
refrescaua el viento, el turco 
boluería las espaldas, 
las galeras pone en orden... 
Tras la capitana embiste 
con la patrona gallarda, 
don Gabriel de Chaues, honra 



de su apellido y su patria, 
y don Francisco Mexía 
con la galera Santa Ana, 
sangre del Bagan ilustre 
y del marqués de la Guardia; 
luego el capitán Jorquera 
la galera Santa Bárbara, 
llena de rayos y truenos, 
no como suele abogada... 
Hallamos sesenta muertos, 
que los cautivos no passan 
de sesenta... 

Con viento fresco el navio 
hecho pedagos se escapa; 
pero a pocos pasos pierde 
de sainarse la esperanga, 
porque haziendo vn remolino 
se fué a pique... 
Sangrienta fué la victoria, 
pero ser victoria basta 2 . 



Se refiere aquí Lope a una victoria del segundo marqués 
de Santa Cruz; victoria de proporciones bien insignificantes, 
como el mismo relato muestra. Así, no es extraño que no 



1 Ni Schack ni Scháfier se ocupan de ella. Sólo la mencionan Hen- 
nigs, Sttuiien zu Lope de Vega, pág. 98, y Wurzbach, Lope de Vega und 
seine Komodien, pág. 87, que no añaden nada interesante. Para la tras- 
misión del texto, véase Rennert, Bibliography, pág. 232. 

2 Fols. 15 v-\b r. 



3§ JOSÉ F. MONTESINOS 

haya quedado memoria de ella. Como es sabido, Lope había 
escrito una comedia titulada La nueva victoria del marqués de 
Santa Cruz, verosímilmente hacia 1 604 1 , y se refiere en Quien 
todo lo quiere a un episodio de aquella campaña. Esta última 
comedia es bastante posterior. 

El protagonista quiere pasarse a Ñapóles y un amigo le 
propone los medios: 

D. Iu\an\. En Ñapóles la bella 

viue vn regente, de mi padre hermano; 

si voy, Fernando, a ella, 

como a sobrino me dará la mano... 
D. Fer\nandó\. El gran duque de Osuna 

rige aquel reino agora; si el de Vreda 

os diesse carta alguna, 

no tiene el mundo quien honraros pueda 

como este generoso... 2 

El duque de Osuna fué virrey de Ñapóles de 1616 a 1 62 1. 
La comedia de que tratamos no está citada en el segundo Pe- 
regrino. Debemos creerla escrita entre 1 61 8 y la última de 
las dos fechas mencionadas. Los personajes citados en su 
hecho de armas son históricos 3 ; hay que suponer la existen- 
cia de relaciones del suceso, que no he podido hallar. De to- 
dos modos, las circunstancias de la caída de Osuna hacen 
poco probable que el pasaje citado sea una suposición en vez 
de una alusión. 

Se ha hablado de los desengaños y tristezas de la vejez de 
Lope, motivados por veleidades del público. En esta comedia 
se nos muestra el poeta como cansado y sin ilusiones. Desta- 



1 Véanse Rennert, Bibliography, pág. 214, y Menéndez Pelayo, 
Obras, XIII, xvi. Los nombres citados en La nueva victoria, por otra 
parte, no coinciden con los de Quie?i iodo lo quiere. 

2 Fols. 6 r-i v. 

3 Algunos aparecen citados en los documentos que acompañan al 
libro de Fernández Duro, El gran duque de Osuna y su marina, Ma- 
drid, 1885, págs. 368 (Chaves j, 419 (Mexía). Ninguno de los documen- 
tos referentes al marqués de Santa Cruz tiene relación con Quien todo 
lo quiere. 



CONTRIBUCIÓN AL ESTUDIO DEL TEATRO DE I.OPE DE VEGA 39 

caremos un interesante pasaje de uno de los primeros diá- 
logos: 

D. Pedro. ... ¿qué os pareció la tragedia? 
Fabio. ¿Quién ay que aora se atreua 

a escribirlas en España? 
Ofania. Muchos, Fabio, con su pena; 

mas yo sé muy bien que todos 

dar en el blanco desean. 
D. Pedro. En eso a todas las artes 

se auentajan los poetas: 

si muere vn enfermo, nunca 

con el médico le entierran; 

si pierde el pleito el letrado, 

el dueño pierde la hacienda. 

¿Qué labrador ha buscado 

al astrólogo que yerra, 

aunque por los almanaques 

sembrasse dos mil hanegas? 

¿Qué cosmógrafo castigan 

porque diga que la Persia 

cae doce leguas de Flandes 

y diez y nueve de Illescas? 

Pero un poeta que escriue 

comedias, tanto desea 

agradar a quien las oye, 

que es lástima, y aun vergüenga, 

no perdonalle si al blanco 

tal vez no acierta la flecha... J 



Hamburgo. 



José F. Montesinos. 



1 Fol. 1 v, ab. Y más adelante: 

No pongáis límite al gusto, En las malas hablan todos, 

que ya en la corte se huelgan siluan, gritan, y aun las dueñas 

más con las comedias malas con su poquito de llaue 

que con las comedias buenas. se meten a ser discretas. 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 



I. — «Por.» 

Del valor concesivo de expresiones con por se han ocupa- 
do principalmente H. Johannssen, Der Ausdruck des Conces- 
sivverhaltnisses im Altfranzosischen, y Tobler, Beitr., II, 24 
y sigs. Sostenía equivocadamente el primero que el uso de 
por en construcciones, concesivas del francés moderno no 
podía ser considerado como evolución de construcciones anti- 
guas, sino como una nueva y diferente significación adquirida 
por la «preposición». Tras un estudio más detenido, ha pro- 
bado Tobler la inexactitud de esta tesis, y cómo, por el con- 
trario, «die neufranzosischen Gebrauchsweisen durch altere 
vorbereitet sind», de suerte que «wer das Werderi der jüng- 
sten rückwárts verfolgt, nirgends auf Lücken der Entwicke- 
lung stófst». 

La evolución descrita por Tobler puede resumirse así : 
i) Un verbo positivo aparece acompañado de una determina- 
ción preposicional de por con sustantivo, para expresar el mo- 
tivo, el premio de un hecho, la persona o cosa en favor o res- 
pecto de la cual se realiza: Puis sen alat en Alsis la citet Por 
une imagene dont il odit parler. Alex., 18 b. (Los ejemplos 
franceses se toman de Tobler); Ponen sentencias con derecho 
por cosas que fazen; ffazen llamar a los clérigos por querella 
que fazen dellos los legos (de documentos del siglo xm); Por^ 
un marcho... daré yo quatro (Cid, 260). 

2) Una negación añadida al verbo: se dice entonces que 
el hecho no se efectúa a pesar de existir algo que habría podi- 
do determinar su realización : Ou ne le mist ou nombre des 
jnartirs pour les gratis peinnes que il souffri ou pelerinaige 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 4« 

(Joinv, 4 e); Por llorar tú mucho por tus fijos no los podrás 
nunqua cobrar por ende (Crón. Gral., 44 2 3 s a )- 

3) Suprimiendo el artículo se consigue la ilimitación cuan- 
titativa : Por amistiet ne d'ami ne d'amie... N' en vuelt torner 
(Alex., 33 c); Nin por sol nin por pluuia non fuya a cubierto 
(Berc., Silos } 22 d); Nin por noces, quel daban, non recudie 
María (Ibíd., DueL, 112 b); Por oro nin por plata non podrie 
escapar (Cid, 3 10); Mas por cosas que le dije, nunca pude saber 
nin entender ninguna cosa de su faciendo, (Cifar, 76 u ; edic. Mi- 
chelant). Pero el procedimiento ordinario, generalizado desde 
muy pronto, consiste en agregar una frase relativa con sub- 
juntivo hipotético-concesivo : Ne per ouors qui luí fussent 
tramises N'en vuelt torner (Alex., 33 d); Et después, por 
lluuia que faga non puede nacer (J. Manuel, Luc, 92 23 ); Por 
tuerto que le ficiesen nunqua aula en sí quejumbre (Berc, 
S. Ildef, 323 b). 

4) La evolución llega a su término cuando la antigua pre- 
posición por no aparece apoyada en un sustantivo, sino en 
inmediata unión con un adjetivo, tipo: por grande que sea, en 
<t\ que se insistirá más adelante. 

En las siguientes observaciones se estudian las particula- 
ridades de esta evolución en castellano (de cronología, influen- 
cias favorables y contrarias, circunstancias distintas del fran- 
cés, etc), para presentarla como resultado de un largo pro- 
ceso analógico de mayor fuerza interna y autónoma de lo 
que Tobler había podido pensar ante la misma evolución en 
francés. 

Por en expresiones claramente concesivas no aparece con 
cierta frecuencia en los textos castellanos hasta la segunda 
mitad del siglo xm: Por fuerza nin por seso, que podies(e) 
iiuer, non la podrrya por guisa ninguna defender (F. G. z , 40); 
Ninguno non se temerá de tu justifia por grant pecado que 
faga (Calila, 2 1 3-2 19). Sin embargo, los ejemplos son raros 
hasta fines del mismo siglo. La Crónica General ofrece muy 
pocos, reducidos casi al solo tipo por + adverbio : Mas por 
mucho que con el otro camillero, su contrario, trauaron cié- 



42 J. VALLEJO 

rigos, nin omnes de orden, nin el infante..., non lo quiso jazer 
(728 u b); Por mucho que se guardasen (?26 23 b). 

La evolución posterior por grande que sea, cuya existencia 
poco después de mediado el siglo xin puede afirmarse vero- 
símilmente, se presenta, sin embargo, mucho más tarde que 
en tipos anteriores y con una extremada rareza; el primer 
ejemplo que he encontrado es de un pasaje en estilo solem- 
ne de la Crónica General, pero muy dentro ya de su segunda 
parte : Parósse el Cid en pie, etfizo su predicagióu muy noble,, 
en que les mostró cómo todos los omnes del mundo, por onrra- 
dos ei por bien andantes que sean en este mundo, non pueden 
escusar la muerte (634 og b). Contadísimos serán los ejemplos, 
que puedan añadirse, anteriores al siglo xiv. Y es notable, 
juntamente con este largo silencio, su repentina aparición 
desde comienzos del siglo xiv, como construcción de uso ge- 
neral y corriente; así, por ejemplo, en textos de tan diferente 
estilo como los de D'. Juan Manuel, Arcipreste de Hita, Caba- 
lgo Cifar, etc. 

Estos hechos invitan a buscar una explicación; relaciona- 
das con ella están las expresiones concesivas equivalentes, an- 
teriores al desarrollo de las introducidas por por, que también 
van a ser examinadas. 

La repugnancia al empleo de giros concesivos con por,. 
especialmente del tipo por grande que sea, manifiesta en los 
textos de la segunda mitad del siglo xm, hay que atribuirla, 
sin duda, al carácter arcaico de sus redactores : pertenecientes 
a una generación más vieja, se oponían tenazmente al uso de 
una construcción sentida por ellos como un neologismo. 
Además, no hay que olvidar que concentrada casi toda la 
actividad literaria en la corte de Alfonso X y Sancho IV, aun 
los escritos de esta época no procedentes de la cámara regia,, 
inclusos los de fecha muy avanzada, muestran la honda in- 
fluencia del lenguaje tipo de la corte; influencia que arran- 
caba ya de la época del rey Sabio, en cuyos trabajos, princi- 
palmente en los legales, se habían recogido ciertos arcaísmos 
que perduraron notablemente en la lengua escrita. 

La hipótesis del arcaísmo de los escritores ha sido ya su- 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 43 

puesta con otro motivo por el Sr. Menéndez Pidal : «El re- 
dactor de los primeros capítulos [de la Crón. Gral\ podía 
pertenecer a una generación mucho más vieja que la de sus- 
continuadores coetáneos y podía provenir de una región dia- 
lectal arcaizante.» (La Crónica General, en Estudios literarios,. 
pág. 191.) 

Se sabe además que la perduración de arcaísmos es más- 
natural tratándose de conjunciones o expresiones equivalen- 
tes; así lo ha hecho observar el Sr. Meillet: «Alais du parler 
familier... elles passent a la langue savante, qui en dt'veloppe 
l'usage et qui les conserve souvent assez longtemps, alors mime 
qii elles ont disparu de la langue par lee.» (Le renouvellement 
des conjonctions, en Ling. gen. et liug. kist., pág. I74-) 

Ciertos pormenores vienen en ayuda de la explicación pro- 
puesta. La Crónica General presenta sus escasos ejemplos de 
giros con por claramente concesivos en sus últimos capítulos; 
ahora bien, algunos indicios inducen a ver en estos últimos- 
capítulos señales de una mano más moderna; así, por ejem- 
plo, la partícula concesiva comoquier(a) se usa predominante- 
mente con subjuntivo hasta los capítulos con que se comienza, 
el reinado de Fernando III; a partir de aquí, el modo ordina- 
rio coh comoquiera es el indicativo. Y seguramente no se trata 
de un cambio fortuito o motivado, verbigracia, por preferencias 
distintas de redactores diferentes, sino de un cambio general 
que señalaba una nueva época en la vida de comoquiera; don 
Juan Manuel construye normalmente comoquiera con indica- 
tivo, reservando el subjuntivo para aunque (una exposición- 
más detenida de estos hechos intento dar en un estudio gene- 
ral, que preparo, sobre la expresión concesiva española); la 
misma oposición puede observarse, por ejemplo, entre los 
Libros del saber de Astronomía (subjuntivo) y el Arcipreste de 
Hita (indicativo). 

Y es precisamente en los últimos capítulos de la Crónica, 
con rasgos más modernos, donde aparece el ejemplo citado : 
«por onrrados que sean». Con la explicación señalada puede 
aclararse el que de un silencio de casi medio siglo se pase a 
un franco y general empleo desde principios del siglo xiv : 



44 J- VALLEJO 

una nueva generación nacida al tiempo en que por grande 
que sea pugnaba por abrirse camino, escribió libre ya de las 
trabas de una época lingüística más arcaica y apegada al len- 
guaje tipo de la Corte. 

Mucho más tiempo necesitó el francés para formarse la 
expresión pour grand que soit, que corresponde al siglo xvi 
(Tobler, Ibíd., pág. 30). 

Circunstancias especiales de cada lengua parecen explicar 
esta diferencia. 

Desde el punto de vista lógico-gramatical esta construc- 
ción presenta dos anomalías : la antigua preposición por, en 
vez de apoyarse en un sustantivo, se une inmediatamente a 
un adjetivo : el relativo de la frase concesiva, antiguo pronom- 
bre en relación con el sustantivo, ha pasado a conjunción. 
Tobler ha señalado la explicación : el nuevo giro francés es 
el resultado de una contaminación con la expresión si grand 
que soit (págs. 30 y 31). 

Un giro semejante no existía en español; de suerte, que, 
si bien otras expresiones, que van a ser examinadas, pudieron 
influir algo indirectamente, en lo esencial, el paso a por gran- 
de que sea hay que atribuirlo a la propia fuerza del proceso 
analógico interno. En efecto; es indudable que por fuerza, 
que tenga, una vez adquirido el sentido concesivo, degeneró 
en mero clisé, en que las antiguas categorías gramaticales 
pierden completamente su carácter. Así, la antigua frase re- 
lativo-concesiva no fué ya más que un simple clisé de «gene- 
ralización»; confróntese, verbigracia, la alternancia de fórmulas 
«no lo hará por cosa del mundo», «no lo hará por cosa que 
sea» y «no lo hará por cosa del mundo que sea»; este clisé 
puede adaptarse indistintamente, como vacío de sentido gra- 
matical, a un sustantivo, a un adverbio o a un adjetivo. De la 
originaria «preposición» por se puede decir otro tanto : no es 
masque un elemento de un «todo» con determinado sentido, 
en circunstancias determinadas. Tobler, más preocupado con 
el aspecto «formal», pone naturalmente el tipo con adverbio 
por poco que mire, como un grado evolutivo posterior a por 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 45 

grande que sea. El proceso español muestra bien la fuerza de 
la analogía contra el análisis gramatical : precisamente son 
tipos con adverbios los primeros en presentarse : Por fuerza 
les conuenie a recibir y dañino, por mucho que se guarda- 
sen (Crón. GraL, /26 23 ó); Et si ouiere auer... e non le fiziere 
fazer fruto, aina se deue acabar por poco que despienda {Cali- 
la, 56 17 ). 

Fueron distintas las circunstancias en francés y en espa- 
ñol : «si grand que soit» opuesta a «pour grand qui soit», a 
más de hacer menos necesaria la evolución de esta última, 
marcaba siempre bien la distinción gramatical entre las dos 
construcciones, e impedía la rápida degeneración en clisé de 
la primera : se necesitó mucho tiempo para llegar a la conta- 
minación y confusión de ambas. En español, de un lado la 
forma idéntica para el relativo y la conjunción, y de otro, la 
influencia externa; verbigracia, de maguer sea grande, que, si 
no directa, era al menos favorable a la evolución, precipitaron 
el proceso. Se explica, pues, bien la gran diferencia cronoló- 
gica que en este punto ofrecen las dos lenguas. 

Entre las expresiones anteriores a la generalización de por 
grande que sea, hay que señalar : i) Construcciones raras, 
propias de la lengua culta, como, por ejemplo, No a rey nin 
enperador nin omne de la mayor alteza que seer pueda, que a 
la muerte pueda foyr (Crón. GraL, 771 1Q ^)- 

2) Giros con las partículas concesivas ordinarias. El valor 
expresivo se quiere obtener con el empleo de adverbios pon- 
derativos : La materia es luenga, mucho non demoremos \ Ca 
de las sus bondades, maguer mucho andemos \ Su nijlesima parte 
degir non la podremos (Berc, Silos, 33). 

3) Expresiones del tipo quamvis (= en la medida que quie- 
ras, como, cuanto quieras; cfr. Schmalz, Latein. Synt., § 3 ! 5)- 
Mas por que las arterias de los omnes non ualen nada, quau 
engannosas et sotiles quier que sean, contra lo que Dios faze 
(Crón. GraL, 695 44 a); Dende adelante non lo podrie fazer nin 
el nin otro... quanto quier que fuese de grant guisa o de pe- 
quenna (Partidas 3, 29, 25). 



46 J. VAL1EJO 

a) Quarito quier grande que sea es un giro de gran valor 
-expresivo, de exacta equivalencia a por grande que y de un 
tipo de construcción muy genuino y de arraigo definitivo en 
la lengua (cfr. quamvis, y quanto grande quier, con qual ma- 
nera quier, como quier, etc.). A pesar de ello, su empleo apa- 
rece reducido al lenguaje jurídico, y al culto, muy influido 
por el latín, de los escritos cortesanos: Fuero de Soria, §§ 56, 
2 33i4 (edic. Galo Sánchez); Fuero Juzgo, 4, 2, 17; Pa?'ti- 
das 3, 16, 33; Crónica General, v. supra. Ahora bien; se sabe lo 
que hechos, como éste, significan en lingüística: «Emploi limi- 
té a certains anteurs, a certains textes, a certaines constructions, 
-ce sont les traits qui signalent d'ordinaire Íes mots desuets» 
(Marouzeau, Synouymes latins, en Ciuqueuteuaire de T Ecole 
pract. des haut. étud., pág. 17). Y tal es el carácter de esta 
expresión a mediados del ^iglo xiu : expresión desusada, de 
cabida sólo en los textos jurídicos, por la precisión de su sig- 
nificado y, mucho más raramente, en algunos escritos cultos. 
Si antes de esa fecha la construcción fué de uso popular, y 
en qué medida, no es fácil mostrarlo. A fines del siglo xm 
desaparecía de la literatura. Pérez de Guzmán y Hernando del 
Pulgar la emplean, sin duda, por afición arcaizante e influen- 
cia del lenguaje de las crónicas; en otro grupo de escritores, 
Venegas, Avila, Fr. Luis de León, que gustan de usar el mis- 
mo giro, puede pensarse en arcaísmo o en una influencia ana- 
lógica de como quiera, también muy frecuente en sus escri- 
tos. La cuestión no está bien examinada (ejemplos, v. Cuervo > 
Dice, de const. y re'g., II, 24 b). 

b) Maguer muy grande sea = «por grande que sea», es la 
expresión usual hasta el siglo xiv, no obstante su menor pre- 
cisión respecto de quantoquier; ejemplos significativos son : 
Conviene a todo omne, maguer que sea muy poderoso, some- 
terse (F. Juzgo, 2, 1, 2), que traduce quamuis excellentessi- 
jnas potestates; El que es enamorado, por muy feo que sea, \ 

Otrossi su amiga, maguer que sea muy fea, \ El uno e el otro 
.non a cosa que uea | Que tan bien le parezca, nin que tanto 
desea (Are. Hita, 158); los dos tipos usados indiferentemen- 
te. Los ejemplos son numerosos. El Calila, verbigracia, no 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 47 

conoce otra construcción. Esta era la única construcción que 
podía influir analógicamente en la evolución de por : maguer 
muy fuerte sea, al lado de maguer fuerza tenga, ofrecía un 
ejemplo favorable al paso de por fuerza que tenga di por fuerte 
que sea; pero influencia bien distinta de la ejercida por el 
francés si gr and que, ya examinada. 

El proceso de la construcción por grande que fué paralelo 
al de aunque, pero con esta diferencia: mientras la generación 
nacida en el último tercio del siglo xm generalizó la expresión 
concesiva con por frente a maguer muy grande sea, por nece- 
sidad de precisar enérgicamente la ilimitación cuantitativa, 
aunque, que se presenta asimismo muy tímidamente durante 
todo el siglo xm, se abre también camino en el xiv; pero no 
de un modo general, puesto que entonces sólo respondía a la 
necesidad de ir sustituyendo viejas conjunciones, que, harto 
gastadas, tendían a desaparecer : maguer, que iba confinán- 
dose en ciertas capas sociales, y pero que, en vías de desapari- 
ción completa. Por eso la generalización de aunque fué muy 
posterior a la de por grande que. 

En suma, las expresiones concesivas con por llegaron en 
español a su última evolución en virtud, principalmente, de 
un proceso analógico, interno y autónomo; circunstancias más 
favorables en español la precipitaron y adelantaron en mucho 
tiempo a la francesa; durante un largo período, sin embargo, 
fué sentida como un neologismo y rechazada del lenguaje de 
una serie de escritores. 

i) Hay que corregir la explicación de la Gramática de la 
Real Academia, que, mediante uno de esos antiguos malaba- 
rismos, ve aquí un caso de prolepsis : Por grande que sea de 
porque sea grande. Entre las frases con por, cuyo tipo cons- 
tructivo originó la evolución a por concesivo, las había indu- 
dablemente motiva/es o causa/es, que por circunstancias par- 
ticulares de construcción y del contexto pudieron tener a 
veces en los primeros monumentos sentido concesivo: Aun 
porque quisiese non temía que dar \ xugo del fuste seco ¿quilo 
podría sacar? (Be re, Silos, i jó c d); Porque uos lo negué des 



48 J. VALLKJO 

non seredes creída (Ibíd., Mil, 5 5°)- Pero esta particularidad 
nada tiene que ver con la lamentable confusión académica 
entre la idea de causa y la de concesión cuantitativamente ili- 
mitada. Aun en los primeros monumentos a los raros giros 
concesivos con porque se oponía una fuerte tendencia estilís- 
tica a lo que pudiera llamarse concretismo: Nin por uoces, 
quel dauan, non recudie María (en vez de la frase causal; 
Berc, Duel., 112 b). Diz que se non quemaron los libros por 
muchos buenos dichos de castigos et de exiemplos, que auie en 
ellos (Cro'n. Gral., 83 47 b); Por tormenta, que ouo, arribó en 
tierra de Damiata (Conq. Ultram., R-SAS b); Et dixol todo el 
fecho de como fuera (Crón. Gral., 47$±\ a )'> Catando el muro 
del castiello... por o se podrie mas ayna prender (Crón. Gral., 
466 50 b). 

2) En las expresiones concesivas se ha realizado varias 
veces el paso de conjunción subordinante a coordinante. Para 
aunque, verbigracia,' véase Bello-Cuervo, § 122$: «Bastaros 
debiera haber mudado todas sus facciones de buenas en ma- 
las, sin que tocáredes en el olor que por él siquiera sacá- 
ramos lo que estaba encubierto debajo de aquella fea corteza; 
aunque para decir verdad, nunca vi yo su fealdad» (Cerv.). 
Maguer presenta casos ya desde muy antiguo: Et quando los 
echaren [los plazos] échenlos pora día cierto... Maguer (=pero) 
si alguno oujere pleyto con otro z ouiere y cartas del rey, 
que gelo libren luego. El manuscrito B, más moderno, pone 
pero (§ I29 7 y 31 ). Por... que ha llegado también a este último 
grado de evolución; así expresiones como las siguientes del 
lenguaje familiar: «Mire usted, que se vaya Crispín o que 
entre; pero que no esté como una sombra chinesca por el 
corredor. Por más que..., aguarde un poco y se irá usted 
también con él» (A. Quintero, Doña Clarines, I, 6). «Hasta 
las diez no viene nadie. ¿No digo? Cuatro gatos en el salón. 
¡Así como así la velada es corta! Voy a prevenir (llamando): 
¡Isidro!... Por más que, antes... Pero no; bien está prevenir» 
(Ibíd., El niño prodigio, II, i). 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 49 



II. — El subjuntivo con «aunque». 

Cuando se pretende explicar la razón de un determinado 
uso modal, hay que tener presentes dos hechos lingüísticos : 
de un lado la forma modal puede expresar el estado mental 
del sujeto respecto del proceso indicado por el verbo, un 
matiz psicológico que busca su manifestación externa; de otro, 
el empleo modal en una construcción determinada puede ser 
simplemente un clisé, cuya fijación obedezca a circunstancias 
particulares (cfr. en castellano, v. gr., «por eso sucedió» y «de 
ahí que sucediese»). Un excelente modelo de explicación psico- 
lógica de empleos modales ha dejado P. Lejai en Le progres de 
Vanalyse dans la syntaxe latine, en MélangesL. Havet. Sobre el 
segundo punto de vista llama la atención el Sr. Meillet en Les 
caracteres du verde, en Ling. gen. et ling. hist., pág. 192. 

La distribución modal con aunque ofrece un ejemplo de 
formas gramaticales al servicio del análisis psicológico. 

La explicación corriente es la que, por ejemplo, el señor 
Meyer-Lübke da en estos términos : «Dans les propositions 
concessives, on peut... employer les deux formes verbales, 
selon que la concession renferme quelque chose de réel ou 
seulement quelque chose d'hypothétique. Mais, pour simple 
que soit cette regle fundaméntale, on rencontre pourtant, si 
l'on entre dans les détails, des dérogations de touté espéce» 

(III, § 673). 

Así en español, conforme a esta regla fundamental, se 
tiene: «Saldré, aunque llueve» (real) y «saldré mañana, aun- 
que llueva» (hipotético). Pero además se emplea el subjuntivo 
en frases concesivas que no encajan en el segundo caso de la 
regla: Luego si vos \ obráis afrentosos hechos, \ aunque seáis 
hijo mío, I dejáis de ser caballero (Alarcón, La verdad sospe- 
chosa, págs. 2-9, ^-30-330 a). 

Según Bello «es más fácil sentir que explicar el valor pe- 
culiar de las formas modales [con aunque], según los diferen- 
tes casos: así, por ejemplo, en «bien pudiste venir aunque 
lloviese», aquí... aun cuando se tratase de una lluvia pasada 
Tomo IX. 4 



50 J- VALLKJO 

y cierta, sonaría mejor el subjuntivo» (Bello-Cuervo, § 1221). 
Cuervo explica el modo porque «tiene una fuerza ponderativa 
que se perábe fácilmente» (Dice, de constr. y rég., pág. 785 b). 

Veamos si es posible explicar este empleo. 

Se conoce la tendencia de ciertas lenguas, y dentro de 
ellas más o menos intensamente en determinados autores y 
épocas, a distinguir no sólo el simple hecho del hecho envuel- 
to en cualquier reflexión, sino también a expresar de una ma- 
nera especial lo que procede del pensamiento de otro, y en 
general, a separar el hecho considerado en sí mismo del hecho 
relacionado con otros datos. En latín hay ejemplos muy ca- 
racterísticos (V. P. Lejai, Loe. cit.). Uno de los casos más cono- 
cidos lo constituyen las frases causales : Jrlaud equidem credo 
quia sit divinitus illis I ingenium (Virg., Georg., 1-4 1 5); «No 
creo que eso acontezca porque ellos tengan una inteligencia 
superior» : el subjuntivo expresa que una hipótesis en que 
podría pensarse, para explicar un hecho, es contraria a la rea- 
lidad. Se desecha, pues, por falsa una idea, lo que se toca 
mucho con desecharla por provenir del pensamiento de otro. 
El subjuntivo en nuestras frases concesivas «no hipotéticas» 
(en el sentido generalmente aceptado) es, sin duda, una mani- 
festación de esta tendencia : si se dice, verbigracia, lo deshereda, 
aunque es su hijo, se afirman, oponiéndolas al mismo tiempo, 
dos realidades; por el contrario, en lo deshereda, aunque sea 
su hijo, ya no se trata de oponer a una realidad otra nueva 
realidad, sino que dando por conocida esta segunda realidad la 
desecha como inejicaz : se sale al encuentro de una objeción 
ineficaz que puede presentar un tercero, o presentarse en el 
espíritu del mismo sujeto que habla; es, en suma, el subjun- 
tivo sirviendo a una operación de análisis, un empleo modal 
que distingue el hecho puro del hecho en relación con otros 
datos, y aquí: la objeción propia o ajena que hay que des- 
echar en seguida. Es el mismo proceso analítico el de dos fra- 
ses, como «no le censura porque haya salido (como pudiera 
creerse, pensamiento de un tercero), sino porque...» y «le 
deshereda, aunque sea su hijo» (lo que pudiera objetarse, 
pensamiento de un tercero). 



NOTAS SOBRE LA EXPRESIÓN CONCESIVA 51 

Así, cuando Mendoza dice : « Aunque la tierra fuese llana, 
impedida la caballería de las matas... no pudo... deshacer los 
enemigos» ('7?-27-97 1 ); ya ha manifestado antes que la tierra 
era llana : no repite, pues, el anuncio de una realidad, sino 
que dándola por conocida, pone de relieve la ineficacia del 
hecho. Del mismo modo Jovellanos escribe: «Aunque repute- 
mos como muy provechoso... el conocimiento de las lenguas... 
no nos parece que debe exigirse» (Plan de Instrucción pública, 
R-46-27I0)', pero ya antes ha hablado de la importancia de 
ese conocimiento. 

Ahora bien, en la construcción indicativa la subordinada 
opone un hecho, que si no determina o impide la realización 
de la principal, conserva enfrente e independiente de ella toda 
su realidad: la frase compuesta es la unión de dos entidades 
que procuran contrarrestarse; en la subjuntiva, por el contra- 
rio, anulada la subordinada, la frase compuesta da la impre- 
sión de un bloque, en que lo predominante y absorbente es 
el hecho afirmado en la principal; en suma, lo que se ha lla- 
mado «la perfecta subordinación». Del latín, que presenta 
numerosos rasgos de este género, se ha dicho que uno de sus 
caracteres esenciales es la tendencia a la «estrecha subordina- 
ción»; P. Lejai ha mostrado el origen «psicológico» de mu- 
chas de esas construcciones en que el subjuntivo se había 
considerado meramente como medio «formal» de un procedi- 
miento estilístico. 

Desde luego el subjuntivo que se acaba de examinar pue- 
de aparecer en frases, no explicables por las consideraciones 
expuestas; creado un tipo, intervienen después factores de 
afectación, tendencias particulares, etc. Es siempre la conse- 
cuencia natural de tales hechos lingüísticos. Pero un estudio 
más detenido del subjuntivo español ofrecería seguramente 
muchas ocasiones de observarlo en la función de tal o cual 
operación analítica. 

J. Yallejo. 



OPINIONES DE SOUTHEY Y DE COLERIDGE 
ACERCA DEL «POEMA DEL CID» 



Los laureles de Robert Southey como poeta se han mar- 
chitado un tanto con el paso del tiempo. Sin embargo, todos 
los amantes de la literatura española tienen que mirar con 
simpatía al Poet Lauréate, porque Southey fué, sin duda, en- 
su época, el inglés más conocedor de las cosas de España 1 , 
su más entusiasta propugnador, el que, en cierto modo, vina 
a hacer profesión de fe de hispanista. Su cultura era realmente 
de una admirable catolicidad : colector de libros, voraz lector, 
anotador cuidadoso 2 ; sus dictámenes, en conexión con pun- 



1 H. Thomas en su Spanish and Portuguese Romances of Chivalry,. 
Cambridge, 1920, págs. 297-298, dice, refiriéndose a las versiones de 
Amadis y Palmerín de Inglaterra hechas por Southey: «Henee too,, 
perhaps, the beginning of Sir Walter Scott's interest in the Peninsu- 
lar Romances, though Scott read widely on his own lines, and proba- 
blyknew as much about these books as Southey», punto de vista que 
lamento no compartir. La recensión del Amadfs, publicada por Sir 
Walter en la Edinburgk Review de octubre de 1803, no demuestra, a 
mi entender, la profundidad de conocimientos de la literatura penin- 
sular que brillan en Southey. En carta a Grosvenor C. Bedford, 17 no- 
viembre 1808, dice el autor de Thalaba: «I know from Walter Scott 
that he reviews the Cid... Two things are required for the review oL 
that book which will not be found in one person: a knowiedge of 
Spanich literature, and of the manners of chivalry, so as to estímate 
the comparative valué of my Chronicle. The latter knowiedge Scott 
possesses better than any body else.» (Tke Life and Correspondence of 
Robert Southey, edited by his son Charles Cuthbert Southey, New 
York, 1855, pág. 245.) 

2 Véase acerca de su biblioteca lo que dice su hijo en Life and 
Correspondence al principio del cap. XXXII, págs. 469-470 de la citada 



OPINIONES ACERCA DEL «POEMA DEL CID» 53 

ios debatibles de la literatura española, vinieron alguna vez 
a verse corroborados por investigaciones posteriores \ 

En 1808 publicó la Chronicle of ' the Cid. Los juicios que 
>sobre el poema expresa en el prólogo («It is unquestionably 
the oldest poem in the Spanish language. ín my judgement 
it is as decidedly and beyond all comparison the finest», y 
después «for as the historian of manners, this poet [el autor 
■del poema], whose ñame unfortunately has perished, is the 
1 lomer of Spain») no son los únicos que brotaron de su pluma. 

Hay otro que ha dado lugar a un explicable error de Fer- 
<linand Wolf. En sus Studien zur Geschichte der Spanischen 
und Portugiesischen Nationalliteratur (pág. 31 n.; pág. 42 de 
Ja primera parte de la traducción de Unamuno), dice : «Ohne 
in das andere Extrem zu verfallen, und aus Geist des Wider- 
spruchs oder aus Paradoxie das Poema zu überschátzen», y 
añade en nota : «Wie z. B. Southey. Richtiger, aber immer 
noch etwas übertrieben, urtheilt ein Kritiker im Quarterly 
Review (vol. XII, pág. 64). Como se ve, Wolf, lejos de con- 
siderar de Southey este escrito, lo opone al exagerado con- 
cepto (Milá, De la poesía heroicopopular castellana, en Obras 
completas, VII, 25 n.) del autor de Roderick. Wolf no da la 
•cita completa. Voy a transcribirla como se lee en la Quarterly 
Review : 

«In Spain, in Italy, and in England, great poets aróse in 
•the first age of their vernacular poetry. The Spaniards have 
not yet discovered the high valué of their metrical history of 



■edición. El más moderno biógrafo de Southey, Willian Haller, en su 
The Early Life of Robert Southey, New York, 191 7, afirma, pág. 64 : 
^■In our day Southey, with — it is to be hoped — certain radical changes 
in his point of view, might have become a research professor of high 
rank, for no Ph. D. ever surpassed his encyclopedic capacity for 
information. 

1 Así el problema de la paternidad literaria del Palmerín de In- 
glaterra. Es curioso señalar que en una carta a Walter Scott, fechada 
en Keswick el 27 de septiembre de 1807, le dice: «I know not whether 
you will think that part of the preface satisfactory, in which it is argued 
that Moraes is the author. It is so to myself.» Edic. cit. de Life and 
Correspondence, pág. 226. 



54 ERASMO BUCETA 

the Cid, as a poem : they will never produce any thing great 
in the higher branches of the art till they have cast off the 
false taste which hinders them from perceiving it. It may 
be asserted, without fear of refutation, that of all the poems 
which have been written since the Iliad, this the most Home- 
ric in its spirit : but the language of the península was at that 
time crude and unformed, and the author seems to have lived 
too near Catalonia. He built with rubbish and unhewn stones; 
Dante and Petrarca with marble. Chaucer's materials more 
resembled those of the Spaniard than of the Italian poets.» 

El párrafo copiado se halla en la recensión de una obra 
de Alexander Chalmers, The Works of the English Poets from 
Chaucer to Couper, en 21 volúmenes. La revista de la obra, 
como de costumbre siempre en la Ouarterly, aparece sin 
firma. Ticknor la atribuye a Southey (Historia de la Literatura 
Española, I, 27 n., traducida por Gayangos y Vedia). No he 
podido ver el artículo de Fitzmaurice-Kelly (The Morning 
Post, 8 febrero 1 900) que indica Menéndez Pidal en la Intro- 
ducción de su edición del Poema publicada en Clasicos caste- 
llanos, pág. 54 n., pero, sin duda alguna, la crítica de la obra 
de Chalmers es de Southey. He aquí la prueba irrefragable : 

En una carta aj. Neville White (Keswick, 16 febrero 1815) 
le comunica : «The Ouarterly takes up a heavy portion of my 
time. You would see in the last number [la revista de Chal- 
mers se publicó en el número de octubre de 1814] two arti- 
cles of mine, one upon the History of English Poetry...» (Life 
and Correspondence, pág. 313), y en la Bibliografía que va al 
final de la misma obra se lee : «Articles contributed to the 
Quarterly ¡Review from 1808; viz, 22-23 Chalmers's British 
Poets.» (Loe. cit., pág, 577.) 

Pero no se limitan a éstos los pareceres del poeta inglés 
acerca del venerable poema. En las cartas a amigos y a fami- 
liares da rienda suelta a sus entusiasmos. De The Life and 
Correspondence mencionada y de Selections from the Letters of 
Robert Southey, editadas por su yerno, John Wood Warter 
(London, 1856, vols.), entresaco alguno de sus cálidos senti- 
res. Más de uno de los pensamientos manifestados acerca de 



OPINIONES ACERCA DEL «POEMA DEL CID» 55 

su propia Chronicle han sido usados por Ludwig Pfandl en su 
«Robert Southey und Spanien» (Revue Hispanipue, XXVIII, 
pág. 249 n.), y otro sobre el Cantar de Mió Cid ha sido indi- 
cado en la misma monografía (pág. 2 50). Creo que vale la 
pena mostrar estas sinceras y férvidas reacciones que no fue- 
ron escritas con intención de que viesen la publicidad. 

A Walter Scott escribe, el 27 de septiembre de 1807: 
«The Chronicle is just gone to press — the most ancient and 
most curious piece of chivalrous history in existence — a book 
after your own heart» (Life, pág. 226). A Grosvenor C. Bed- 
ford, el ió de agosto de 1808: «The Cid's speech at the 
cortes is perfect eloquence in its kind. If be remembered 
that all this was written, in all probability, before the year 
I200 (certainly within half century sooner or later), I tink it 
must be considered as om of the most curious and valuable 
specimens of early literature — certainly as the most beautiful 
beyond all comparison» (Life, pág. 240). Al doctor II. II. 
Southey, en 1(3 de octubre de 1 808: «Fort the Cid has a 
personal and dramatic interest wich gives it all the charm 
of romance. Never was there a character more admirably de- 
lineated than this oíd warrior's; at the Cortes, there is even 
a Shakspearian truth of feeling; so much so, that om may 
swear to the reality of the scene, for no man but Shakspeare 
could have feigned it. I tinnk your heart must have given a 
spring when the oíd hero addresses his swords, Colada and 
Tizona. There is nothing to surpassit in Homer. The Spaniards 
have not felt the beauty of this wonderful book, yet they have 
somany ballads about Mió Cid, and have so many traditions 
about him, that Ruy Diez, dead as he is, will do more agaiust 
Bonaparte than all the kings of Europe have done... Of all ro- 
mances, Amadis is far, very far, the best; and yet even Ama- 
dis fades away before the Cid for that book, of all wich I 
have ever seen, carries with it the strongest mark ot truth, in 
all that is not manifestly fiction» (Selections, II, pág. 99)- 

Samuel Taylor Coleridge comenzó en marzo de 1797 una 
tragedia, Osorio, tomada en lo esencial del Geisterseher de 
Schiller (V. Alois Brandl, Samuel Taylor Coleridge and the 



56 ERASMO BUCETA 

English Romantic School, London, 1887, pág. 168). La obra, 
que representa la escena en España durante el reinado de 
Felipe II, «just at the cióse of the civil wars against the moors 
(The Completa Poetical Works of S. T. Coleridge, Oxford, 
1912, vol., II, pág. 5!9)> fué rechazada por el Drury Lañe 
alrededor del I.° de diciembre del mismo año. Refundida, y 
con el título de Remorse, se estrenó con éxito en dicho teatro 
el 23 de enero de 1813. 

Algunos de los cambios introducidos los indica Brandl 
(Loe. cit, págs. 328-329.) Desde nuestro punto de vista nos 
interesan dos: uno, «In order also to adapt the piece to the 
political events of the day, he made the good brother fulmí- 
nate against the opressor of national liberty»; el otro, «The 
description of the Inquisition was carefully revised, so as to 
disarm all criticism by any Spanish student». Y es que entre 
ambas fechas la actitud de Coleridge hacia los españoles había 
cambiado totalmente. ' 

Coleridge, que al pasar por Gibraltar en 1804 nos muer- 
de, «But here on this side of me Spaniards, a degraded race 
that dishonour Christianity» (Letters of Samuel T. Coleridge, 
edited by E. H. Coleridge, Boston, 1895, H> pág- 478), alzó 
su voz después de la lamentable Convención de Cintra en unas 
epístolas dirigidas «To the Editor of the Courier», entre el 
7 de diciembre de 1 809 y el 20 de enero de 1 8lO, en las que 
defiende bravamente nuestra conducta durante los luctuosos 
días de la guerra de la Independencia 1 . Muestro un párrafo 
porque se relaciona con el anterior: «And a proud spirit of 
honour and self-devotion continued to make the ñame of Spa- 
niard honourable, when that of Spainh ad sunk into insignifi- 
cance» (Essays on his own Times, London, 1 8 50, II, pág. 674). 

Veamos ahora sus juicios sobre el Cid. En carta a Davy 
Coleridge, fechada «Wednesday, December 1 808», dice: 

«I have read few books with such deep interest as the 



1 Southey le suministró algunos datos, como puede verse en sus 
cartas. La actitud de Southey en aquellos tiempos, flagrante bello, ha- 
bla muy alto de su devoción a España. 



OPINIONES ACERCA DEL «POEMA DEI. CID» 57 

Chronicle of tJie Cid. The whole scene in the Cortes is superior 
to any equal part of any epic poem, save the Paradise Lost 
— me saltan judice. The deep glowing yet ever self-controlled 
passion of the Cid — his austere dignity, so finely harmoni- 
zing with his pride of loyal humility — the address to his 
swords, and the burst of contemptuous rage in his final 
charge and adress to the Infantes of Carrion, and his inme- 
-diate recall of his mind — are beyond all ordinary praises. It 
delights me to be able to speak thus of a work of Southey's!» 
(Biographia Literaria, edited by A. Turnbull, London, 1911, 
vol. II, pág. 41). 

En su Biographia Literaria (1815-1817) habla de Southey 
y se refiere al «unique Cid». En nota añade: «I have ventured 
to cali it unique; not only because I know no work of the kind 
in our language (if we except a few chapters of the oíd tran- 
slation of Froissart) — none, which uniting the charms of ro- 
mance and history, keeps the imagination so constantly on 
the wing, and yest leaves so much for after — reflection», y 
luego sigue hablando del mérito de la labor de Southey por 
las especiales dificultades con que tuvo que luchar («but like- 
wise, and chiefly, because it is a compilatión, which, in the 
various excellencies of translations, selection and arrangement, 
required and proves greater genius in the compiler, as living 
in the present state of society, than in the original compo- 
sers» (Biographia Literaria, London, 1847, I, pág. 57)- 

Erasmo Buceta. 

Universidad de California. 



MISCELÁNEA 



IL PASSO PIU OSCURO DEL CHISCIOTTE 

II capitolo sesto dell'immortale romanzo cervantino e certa 
uno di quelli che se non sorio strettamente legati con 1' azione 
sua e la favola, onde sembri meno importante, e importantis- 
simo per la comprensione dello spirito dell' opera, e capitale 
per la penetrazione della mente del suo autore. Ed incomincia 
con quel curioso modo che obbliga il lettore, se distratto, a 
ricorrere alie ultime cose esposte nel capitolo precedente, se 
non vuol arrischiare di capir poco; documento piü che mai 
probativo del giudizio di quegli studiosi, i quali ritengono che 
il Cervantes abbia scritto tutta di seguito la prima parte del 
romanzo, e 1' abbia suddivisa in capitoli poi, mettendovi i titoli 
senza preoccuparsi troppo (o lo fece ad arte?) del come facesse 
la ripartizione. Del che, comunque si giudichi, sará sempre 
schietto nell' animo del lettore un senso di burla che 1' autore 
gli vien facendo mentre attraverso il grande escrutinio del cura 
e del barbiere si burla dei romanzi di cavalleria. 

E come no? Sonó essi che hanno esaltato, discervellato, 
l'asciutto gentiluomo della Mancia; e da quei volumi in tomo 
e dai loro minori fratelli che si sprigiona lo spirito incantatore 
di cui fu vittima Don Chisciotte; tutti perversi, tutti degni 
del rogo; a priori pensano quelle pie signore dell' ama e 
della sobrina del cavaliere, a posteriori, pensa il curato; un a 
posteriori, si capisce, senza esagerazioni : dopo la lettura del 
titolo! 

Siamo all' opera : viene súbito alie mani degli avversari 
suoi V Amadís de Ganla, il primo della stirpe romanzesca 



MISCELÁNEA 59 

spagnuola, primo per mérito (cronológicamente la critica ha 
dimostrato che per lo meno ha un preclecessore nel Baladra 
del Sabio Merlín), tanto che prole numerosa viene da lui; e ció- 
e cagione che gli sia sospesa la pena del rogo, almeno tempo- 
ráneamente. Ma le Ergas de Esplandián, YAmadís de Grecia, 
e tutti i suoi vicini nello scaíTale sonó senz'altro condannati, 
non potendosi sui figli far piovere l'indulgenza giá avuta peí 
padre loro. Sonó, quindi, rápidamente giustiziaü Don Olivarte 
de Laura, Florismarte de Hircania, El Caballero Platir, e il 
Caballero de la Cruz, a cui milla vale il titolo semireligioso, 
poiche se suele decir tras la cruz está el diablo. Dopo tante 
esecuzioni capitali, siamo ad un' oasi di assoluzione, poiche 
salvo Bernardo del Carpió e Roucesvalles, che senza remissione 
di sorta devono venir cremati, gli altri romanzi, che trattano 
destas cosas de Francia viene ordinato che siano raccolti in un 
pozzo asciutto in attesa di piü meditato giudizio. 

Palmer'm de Oliva ha mala sorte, ma l'omonimo suo di 
Inghilterra, vien messo a paro con Amadís de Gaula, la sola 
coppia di romanzi che decisamente deve sopravvivere ed essere 
perció esente dalla cremazione. Tutti gli altri, senza discussione 
o scelta debbono essere gettati al rogo, eccetto Don Belianis 
de Grecia di cui occorre fare un'edizione purgata e intanto 
viene dato in consegna al barbiere con obbligo di stretta cus- 
todia. Appunto nella fretta dell' esecuzione, che come ognun 
sa ha una prima parte nella deliziosa defenestrazione dei con- 
dannati fatta dall ' am a, cade ai piedi del barbiere la versione 
castigliana di Tirant lo blandí ed il curato esce, a proposito di 
esso in un famoso elogio, eco di un gradito ricordo di lettura: 
«Vi dico in verita, signor compare (soggiunge), che peí suo 
stile, questo e il miglior libro del mondo; qui i cavalieri man- 
giano, e dormono, e muoriono nel loro letto, e fan testamento 
prima di moriré, con altre cose di cui tutti gli altri libri di 
questo genere mancano. Con tutto cid vi dico che colui che lo- 
campóse meritava che V avessero condannato alia galera a vita T 
poiche non fe ce tante sciocchezze di proposito. Portatevolo a casa 
e leggetelo, e vedrete che quanto di esso vi dissi e la veritá.» 
Ho reso in carattere diverso il passo preciso che giá il Ciernen- 



60 MISCELÁNEA 

cin definí come il piü oscuro del Chisciotte * poiché da un lato 
sembra lodare il Tirante, dall' altro afferma degno «della ga- 
lera a vita chi lo compose». 

L'oscuritá proviene appunto dalla contraddizione in ter- 
mini che sussisterebbe confrontando 1' elogio fatto al romanzo 
con la condanna inflitta all'autore. Rilevata la contraddizione 
e ammessa l'oscuritá, l'affanno dei critici si volge ad emen- 
dare, ahimé!, il testo sia nella interpunzione, sia nella lezione, 
cosa ancor piü grave : ed ora vogliono togliere la negativa 
nell' inciso, «poiche non fece tante sciocchezze di proposito», 
ora vogliono mutare la frase avverbiale, noto latinismo (de in- 
dustria = de caso pensado; per noi, di proposito, a bella posta) 
fondandosi su frasi simili di piü o meno analogici passi di 
autore o su frasi fatte. 

lo credo che rispettando il testo come sta, e come in 
fondo e dovere dei critici di fare, il passo non sia punto os- 
curo, purche lo si metta in rapporto con lo spirito del ca- 
pitolo e piü particolarmente con quanto di esso concerne il 
Tiran t. 

Ricordiamo, e perció incominciai col riassumere, che il 
Cervantes in questo capitolo esprime da critico la sua opi- 
nione sui romanzi cavallereschi, la quale da artista lo spinse 
alia creazione del suo capolavoro; ricordiamo che la condanna 
di essi e genérale, di fatti non viene sospesa che per quella 
materia di Francia da cui trassero i loro magnifici poemi (che 
il Cervantes ammira e ne sappiamo il perche) il Bojardo e 



1 Ho presente la bella ed. del Quijote che ai Clásicos Castella- 
nos, nella raccolta de La Lectura, procuro il Rodríguez Marín e ad 
essa rimando per la letteratura concernente il passo e il riassun- 
to della questione; della quale il Rodríguez Marín non da una so- 
luzione. 

Non sará inutile riportar qui due traduzioni del passo, peí confronti 
e per la critica. La prima, prima anche in ordine di tempo, del Fran- 
ciosini dice : «con tutto ció vi so diré che chi lo compose meritava 
(poiché non fece a posta tanti spropositi) che lo mandassero in galera 
in vita». L'altra, quella del Gamba, ed é forse la piü diffusa: «con tutto 
ció colui che lo scrisse (perché senza necessitá scrisse tante scempiag- 
gini) meriterebbe la galera a vita». 



MISCELÁNEA 6 1 

l'Ariosto, e per la terna Amadís de Gaula, Palmerín de Inga- 
laterra, Belianis. Ci son delle diíTerenze, tuttavia : la materia 
di Francia 1 vuole essere assoggettata a piü maturo esame, il 
Belianis va purgato, Amadís de Gaula e Palmerín de Ingala- 
terra, cosi come sonó e pur essendo romanzi di cavalleria que- 
den libres del fuego. Dopo ció veniamo a Tirant lo Blandí: nel 
cui guidizio si distingue il romanzo e l'autore: il romanzo e 
niente di meno che un tesoro de contento, una mina de pasa- 
tiempos, perche in esso non ci si trovano solamente le solite 
cose dei libri congeneri, ma i cavalieri mangiano, bevono, 
dormono e veston panni e sonó in somma esseri vivi e reali; 
ma l'autore del romanzo, che ebbe tante chicche di sale in 
testa da capire tutto questo e da tirar giü, per cosi diré, dal 
mondo della luna quei benedetti cavalieri e non capí, come 
avrebbe dovuto, che le tante solite necedades bisogna scriverle 
a bella posta, per farle deridere, per mostrare che le son scem- 
piaggini, che giudizio merita? Vada alia galera a vita, poiche 
tradi il suo buon senso e non capi quanto capi mirabilmente 
il Cervantes che ció é tantas necedades si puó scriverle si, ma 
de industria. Se il valente catalano, che, o per sua virtü o per 
virtü della nobile stirpe a cui apparteneva, avesse oltreche 
introdotto tanto buon senso nel suo lavoro, compreso anche 
tutto il partito che se ne sarebbe potuto trarre, chi sa che 
Tirant lo blandí non avrebbe segnato la fine del romanzo cava- 
lleresco! Per questo il Cervantes, irónicamente (qui si c'é 1' iro- 
nía, non nell' elogio aü' opera letterariaj vorrebbe mandar quel 
catalano per tutti i giorni di sua vita mortale ai remi in una 
galera. Ma non ebbe colpe, lo sappiamo noi e lo sapeva anche 
il Cervantes, in quello che non fece l'autore del Tirant, men- 
tre ha tanti meriti per quello che fece. La fortuna volle che 



1 A proposito della materia di Francia il Cervantes mostra la sua 
reverenza per il capolavoro deH'Ariosto nel mentre dice male assai 
della sua traduzione castigliana. II passo che per noi sembra un pó un 
giuoco di parole, potrebbe forse essere reso cosi, a tentar di consér- 
vame il colore: «il quale (l'Ariosto), se lo trovo qui e che paila in 
altra lingua che non sia la sua, non lo degno neppure d'uno sguardo; 
ma se parla nella sua lingua, gli faccio tanto di cappello». 



62 MISCELÁNEA 



Don Miguel dovesse avere fama inmortale per le necedades che 
scrisse de industria; dunque per quanto fece e per quanto con 
esse ebbe a disfare. — B. Sanvisenti. 



«TENADA» 'MAJADA' 

Con razonables garantías fonéticas y semánticas yo había 
deducido el cast. taina 'majada', que en sus varias formas y 
regiones ofrece el sentido fundamental de 'cobertizo', del latín 
tegmina (tegmen 'cubierta') 1 . Ahora veo que esta etimolo- 
gía tan obvia 2 no es verdadera, y más poderosas razones me 
hacen pensar en el lat. tigna (tignum 'madero'). De tignum 
sólo se habían indicado hasta ahora dos representantes : el 
prov. tenh y el cat. teny, ambos incorporados al acervo romá- 
nico en NM, 1913, pág. 178. El plural tigna denotaba las ma- 
deras 3 que con las trabes constituían la armazón de la cu- 
bierta, lo mismo que la contignatio; fuera de la edificación 
designaba toda la armazón (soportes y pértigas) de las parras; 
y según Ulpiano, XLVII, 3, llamaban algunos tigna hasta las 
tejas y materiales de la cubierta de las casas; así se explica 
que el nombre de tignarius se aplicase no sólo al oficio del 
carpintero de labrar y de armar 4 , sino al del albañil de cons- 
trucción 5 . Existiendo contignare y contignatus 'protegi- 
do por una cubierta de maderos, techado', es de creer que al 



1 RFE, VII, 119. 

2 Alguna dificultad fonética no era insuperable. En la vocalización sí 
es cierto que el resultado normal no hubiera sido * sino u, como en el 
feuma del Appendix Probi y el fíeumaáe. la Mulomedicina Chironis, pág. 44. 

3 Las descripciones de Festo y Vitruvio, IV, 2, parecen referirse 
más a las tablas en que se apoyan las tejas que a los cabrios en que 
las tablas se sujetan. 

* Cicerón llama tignarius al que cubre los edificios, sin limitarlo al 
carpintero: «Atheniensium plus interfuit firma tecta in domiciliis habe- 
re, quam Minervae signum ex ebore pulcherrimum; tamen ego me Phi- 
<liam esse mallem, quam vel optimum fabrum tignarium», Bruto, 73. 

5 «Fabros tignarios dicimus non eos dumtaxat qui tigna dolant sed 
omnes qui aedificant», Cayo, Dig., ley última. 



MISCELÁNEA J 

lado de tigna 'cubierta, techado' existiese "tignatus 'cubier- 
to' La significación ha tomado eu las distintas regmnes con- 
creciones particulares. Significan 'el cobertizo de K»<*r£- 
ganados' el sor. taina y (•«*, el león, tenada y M«to, 
el granad, tinado y las formas que el Diccionario de la Aca- 
demia cita sin localización; tena, tinada y teinada; A ast. ftw 
da denota sólo 'la parte alta de la cuadra o majada, la arma- 
dura del tejado'; el cast. tinada indica también 'el montón de 
leña'; el sentido más amplio de 'cobertizo' vive en Aragón, 
tina, tinado, tenada; en Salamanca, tenada, tenada tenadlo; 
en Zamora, tenao (Duro), y en Murcia, tenada. Frente a la 
uniformidad de leña la complicación de la escis.on fonet.ca 
es aqui -grande : la explicación de la alternativa de * y nj de 
L vocaTes ,, i, ai ofrece alguna dificultad. Para la , de tinada 
frente a tina podría sospecharse si en nuestra lengua gn se 
simplificaba en . en posición protónica, teniendo que expucar 
entonces tenada como analógico de* teña; esto no parece admi- 
sible en vista de cuñado, pero en cambio parece verse apoyado 
por la alternativa de antiguas formas verbales. Al lado de ca- 
ñonear cognominare (Partidas, II, P ág. 16S de ta «te. de 
la Acad ) hay conmnbrar (Fuera de Sarta, pag. 108), con 
asegurada por el ant. cast. colombroño 'tocayo' de *conombra- 
ño Aquí podemos dudar si la alternativa es fonética, o b.en 8. 
cañmnbrar es normal y cañaverar está influido por nombrar. 
Así se ha querido explicar conocer, de *conoscere, mflmdo 
por noscere antes de que este verbo sucumbiese en el lata. 
hablado, frente a conocer y al port. conhecer. Esta confusión 
no halla luz en las leyes románicas, que están en «pera de 
una formulación definitiva. Meyer-Lübke en su Gram., I, 466, 
acepta para el francés la simplificación de gn en n ante el 
acento, que es la opinión de Wa.dner, ASNSL, 78. 442; luego, 
en su Einfiihrung, 32, rechaza esta ley, admitiendo que en todo 
caso el resultado normal es ñ, calificando de cultismos mas o 
menos antiguos los términos que ofrecen n. Cualquiera exph- 
cación parecerá más aceptable que esta para nuestro caso, 
porque no es de creer que tina, tenada sean patrimoniales y 
taina, tena, tenada y tinada sean cultas. Por su , rechaza Me- 



64 MISCELÁNEA 

yer-Lübke (Ibíd.) la etimología *tignale (tignum) para el 
ant. fr. tinel, pero la i aparece en las formas españolas tinada 
y tinada. Parece que si dígnus, slgnum, formaciones secun- 
darias de dígnus, sígnum (Sommer, Handbuch der Lat., pá- 
gina I2l), están bien probadas, no habría dificultad en admi- 
tir tignum, poniendo en este caso el arag. tina en el mismo 
caso que el ant. cast. diño (Cid, 2363), si éste existió de hecho 
paralelamente a deñar. Desde luego hay que unir el caso tri- 
ple tinada, tenada y taina a pindrar ', prindar; pendrar ', prendar, 
y peindrar. Podríamos admitir que arrancan de un doble esta- 
do latino tlgna tina, tinada, y tigna taina, tenada, como pig- 
nora re pindrar, y pignorare pendrar, peindrar. La escisión 
de un tipo derivado del segundo estado *teina, peindra, pernos 
(Fuero de Aviles) se explicaría así : en un caso, en el período 
de reducción ei~> e (-eiro, leigo, meigo) se produjo la contrac- 
ción del diptongo, ^teinada tenada, mientras en otro la i (i) 
afectó a la v siguiente convirtiéndola en ñ, tenada, conserván- 
dose por razones obscuras en una región de Soria el dipton- 
go, *teina, que abriéndose (como en paine, sais) se convirtió 
en taina, tainada. No niego con esto que algunos casos al pa- 
recer idénticos no deban ser estudiados aparte. No me atre- 
vería así a negar sin pruebas que reino, por ejemplo, sea un 
cultismo; pero lo que sí afirmo es que reino y el vulgar raino y 
frente a reñar 1 , no llevan una señal indefectible de cultismo, 
si es que taina y tenada (de * teinada) son, como creo, formas 
vulgares. Así no tengo pruebas para dudar de que diño, sino 
sean voces semicultas, y aun creo esto lo más probable, pero 
cabe pensar en que, si tinada se admite como vulgar, un diver- 
gente original, dígnus dígnus, slgnum sígnum, pudiera 
haber dado estos dobletes. 

Es chocante la forma culta que aduce Alonso de Palencia : 
•Templum, segund dizeFesto Pompeyo, significa edificio sagra- 
do a Dios, e sinifica la tigtiada o madero que se pone al traués 
en la techumbre» (Voc. Univ., fol. 492). — V. García de Diego. 



1 Meyer-Lübke, Loe. cit., afirma, para ser consecuente con su ley r 
que el fr. rener es culto. 



MISCELÁNEA 65 

010 < ÓLEUM. NIDIO < NITIDUM. 
LEZNE<LICINUM 

Los derivados populares de oleum no son numerosos: 
ital. dial, oglio, log. odzu 1 , y algún otro. Los romances con- 
servan formas eruditas, y el español ha reemplazado el anti- 
guo olio por aceite; oleo es un puro latinismo. Se ha supuesto, 
en vista de esto, que oleum sufrió un tratamiento distinto 
del de fóliam 2 , etc., y que su -/- no sufrió la acción de la 
yod siguiente, ora por cultismo, ora por influencia del griego 
eXatov. 

Siendo todo esto posible, no hay que descartar una solu- 
ción más sencilla: y es que en este caso, como en otros mu- 
chos, la lengua escrita no nos ha conservado el derivado na- 
cido por espontánea evolución fonética. En los frecuentes 
retrocesos que sufrió el habla vulgar perecieron multitud de 
formas debidas a la barbarie del vulgo, o quedaron a punto 
de perecer. 

Ahora tenemos algún dato para pensar que en España 
6 leu evolucionó como folia, y que ese derivado se perdió, 
porque compitieron ventajosamente con él olio y aceite, y tal 
vez para evitar la concurrencia con «ojo de la cara». En la 
traducción de la Biblia, hecha en el siglo xin, se lee: «Ca los 
labros de la mugier son panar destellant: e su paladar así está 
nidio como el ozo.» (Ms. escur., I, j, 6 :! , fol. 2 va.) El pasaje 
corresponde a Proverbios, Y, 3, donde dice la Vulgata: «Et 
nitidius oleo guttur eius.» La posibilidad de una errata es 
siempre de temer 4 ; aunque se trata de un espléndido manus- 



1 Véase RElVb, 6054. 

2 Meyer-Lübke, Introd, li?ig. rom., págs. 197 y 202. 

3 No es del siglo xiv, como dice Berger, Rom., 1S99, pág. 391, sino 
del xin. 

4 No conozco aún todo ese códice para poder decir si ocurren más 
casos de oto; desde luego la forma olio ocurre: «Cuerno el que uierte 
olio de su mano diestra» (fol. 1 1 r a\ En el texto que cito a continua- 

Tomo IX. 5 



66 MISCELÁNEA 

crito, y después de todo, la palabra en cuestión estaría en 
armonía con el carácter arcaico del lenguaje de todo ese texto. 

En una traducción de fecha posterior 1 , el pasaje transcri- 
to se lee en esta forma: «Ca como panares gotean los begos 
de la estraña: e más lezne que azeyte es su paladar.» (Ms. es- 
curialense, I, j, 4, fol. 297 r a.) En fin, también contiene ese 
trozo el libro de los Buenos Proverbios (edic. Knust, pág. 33): 
«Ca los labrios de la puta son tales como panar de miel que 
destella: y su garganta es lesne como olio.» 

Diré además algo de dos palabras que figuran en el texto 
allegado. Nidio es el derivado normal de nitidu, como pudio 
putidu, etc.; los diccionarios de la lengua oficial no lo men- 
cionan, pero está atestiguado en la arcaica región leonesa : 
«Y tiene nidia la frente | reluciente», dice Juan del Enci- 
na en un romance 2 . Se conserva nidio actualmente en el 
salmantino rústico; y en Asturias (nidiu), con el sentido de 
'resbaladizo, escurridizo' 3 . De nidio salen el salm. anidiar 
'enjabelgar, limpiar la casa, arreglarse el pelo' 4 , y el verbal 
añidió: «andar de anidios» = anidiar 4 . 

Respecto de lezne, que entra en el mod. deleznar, pondré 
otro ejemplo a más de los anteriores : «Los girifaltes de que 
se agora más pagan... son los que an... los dedos luengos e 
delgados e leznes» (J. Manuel, Libro de la caca, edic. Baist, 
pág. 9). La etimología germánica que desde Diez (5. a edic, 
pág. 194) dan los diccionarios no satisface, y con razón, a 
Meyer-Lübke, REWb, 508 1 5 . ¿Porqué no pensar en el latín 
lícínum o *licínem? Es cierto que en latín licinum se 



ción, oto es otra cosa, 'brote caudaloso de una fuente': «Una otra pro- 
vincia qui se clama Georgiana; et hay una tan grant fuent dolió que C 
naves podrien cargar allora, tan grant oio ende salle; mas no es buena 
si no a cremar et ha untar los camellos porque las moscan no les fagan 
mal». Marco Polo, edic. Knust, pág. 113. 

1 Del siglo xiv, Rom., 1899, V, 401. 

2 Véase Lamano, s. v. Recogió también ejemplos de esta voz en 
Calzada de Don Diego mi amigo F. de Onís. 

3 Rato, Vocab. bable. 

4 Lamano, Dial. vulg. salmant., s. v. 

5 Corríjase allí lizne en lezne; la errata viene de Diez. 



MISCELÁNEA 67 

decía del buey 'qui cornua habet sursum versum reflexa'; pero 
de este sentido pudo haber salido el de 'torcido, flexible, blan- 
do'. Junto a licinum hay llcínüiu 'linamentum', que vendrá 
de llcium 'lizo', y no de licinum; pero la proximidad de 
forma y la posible analogía de sentido han podido aproxi- 
mar ambas palabras; comp. licinae 'tenue filum textum' (Du- 
cange). A falta de otra explicación más plausible, valga pro- 
visionalmente ésta que doy. — A. C. 



SANTANDER «BORCIL» 'CUBIL' » 

Borcil ne peut dériver de vervecile, vu la voyelle protoni- 
que, mais sera plutót un * porcile (REWb, p. 666 1), representé 
en espagnol par pocilga, qui précisément, est derivé d'un *por- 
cil. Sur bosquil de Duruelo, arag. brosquil 'redil' je ne puis me 
prononcer décisivement, mais pour des cas de í + cons. >í + 
cons. en catalán et aragonais, cf. Lexikographisches aus dem 
kataL, p. 152, note. La relation établie por M. V. G. de D. entre 
barquino 'odre', barquera 'vaca que tiene los cuernos retor- 
cidos hacia afuera', etc., avec vervex (* vervequina, prononcé 
vervekina?) me semble phonétiquement impossible: cf. ber- 
begal avec g. 

Pour borcil avec b, cf. arag. borguil 'la paja apiñada en 
forma de cono truncado y cubierta con un tejadillo' (Borao) 
que je rattache a porgar 'ahechar'. — Leo Spitzer. 

ACLARACIÓN A LA NOTA ANTERIOR • 

A mi etimología vervecile borcil 'cubil', base histórica 
que perpetuó el ant. fr. bercil, opone el Sr. Spitzer la suya, 
* porcile, base hipotética comprobada por el ital. porcile y 
por el ant. fr. porcil. En ella se desentiende de la dificultad 
de que, existiendo varias voces de la misma familia, una de 
ellas se haya separado en la forma sin perderse la conciencia 



1 RFE, 1921, págs. 409-410. 



68 MISCELÁNEA 

de su filiación. Para apoyar su hipótesis, * porcil~> borcil, in- 
voca una etimología suya, purgare borguil, muy problemá- 
tica. La sonorización de p inicial la conocemos en algunos 
arabismos, pandura bandurria, y en algún caso de etimolo- 
gía popular, pallore port. balor 1 , siendo aparente en algu- 
nos, como bisnaga bastinaca (no pastinaca); pero fundar 
una etimología oscura en un caso dudoso, como si se tratase 
de una ley, es aventurado, siendo chocante que mantenién- 
dose puerco, porqueriza y porcilga, hubiese roto la filiación 
*porcil. La etimología por mí propuesta, históricamente podrá 
no ser cierta, pero las dificultades fonéticas que Spitzer cree 
ver son infundadas. La pérdida de la protónica no la encon- 
trará chocante a la vista del ant. fr. bercil. La labialización de 
la vocal es un fenómeno cuya vitalidad es considerable en 
nuestra Península; sin citar más que casos de vocal de sílaba 
inicial pudo haber recordado los conocidos del portugués 
(Grundriss de Grober, I, 74 1 )) 57 ejemplos, verecundia 
vorgonha, íervereforvura, *{errucu\uforrolko, personale 
possoal, percontari porguntar; los citados en mi Gramática 
gallega, pág. 63, 88 ejemplos, vessica vojiga, *filicariaytf/- 
gueira, verruca borruga, b ib ere bober, primar iu pormeiro, 
ferrugine forruge, verre vorrón, virde rordasca, etc.; los 
numerosos del castellano y sus dialectos, como mare marue- 
co~> morueco, morecerse en Salamanca 'entrar en celo las ove- 
jas', varu barro > borradura en Murcia 'sarpullido', mergu 
morgón en Aragón 'mugrón', y los numerosos casos que es- 
tudia Cornu en su artículo De l'influence des labiales sur les 
voyelles aigues alones, en Romanía, X, 336 y sigs. 

Para calificar de etimología fonéticamente imposible *ver- 
vecariu barquera hay que desentenderse igualmente de leyes 
evidentes y de hechos comprobados. La conversión de e en a 
ante r de verbactu barbecho (55 ejemplos en mi Gramática 
gallega, págs. 64-65), que se cumplía en latín y que se cum- 
ple profusamente en las lenguas románicas, se ha cumplido en 
los derivados de vervex, como en las formas dialectales fran- 



1 Bago pagu en textos leoneses. 



MISCELÁNEA 69 

cesas bardin al lado de berlin 'piel de oveja' y bargeat de 
Yonne 'rebaño de ovejas' al lado de bergeat del Centro. La 
conservación de c por pérdida prematura de la vocal átona, 
que vemos en * ver si cu visco junto a visgo, en *volvica- 
re volcar frente a*bullicare arag. bollegar, en morsicare 
gall. mascar frente a mosegar, en ras i car e rascar frente a 
resecare rasgar, en * quassicare cascar frente a amari- 
care amargar, y en tantos otros casos, la vemos en formas 
románicas derivadas de vervex, como el ir. bcrcail *verve- 
cale frente a berbegal del Sudoeste, y como el bessino bercat 
'oveja mala' frente al poitevino bergotte 'oveja vieja'. ¿Qué 
dificultad, además, puede haber en que en una zona que com- 
prende parte de Francia y el Norte de Aragón llegasen a 
*berbegale, *bcrbcgar¿a, y en el centro del castellano se apre- 
surase la pérdida de la vocal produciéndose *ber caria} La 
duda de barquino 'odre' no es más fundada. El sufijo -ii/a 
para designar pieles, vervecina prov. barbezin, bardin 'piel 
en el Bajo Maine, era viviente, y existiendo * ver vi ca como es 
sabido (Wartburg, Zar Benennung des Schafes, pág. 34), era 
natural que a esta forma se le añadiese el sufijo, creándose 
*verviquina, naturalmente con la consonante velar de *ver- 
vica. — V. García de Diego. 



«AUGUSTU> AGOSTO» Y «AUGURIUS > AGÜERO» 

Es corriente explicar la pérdida de la u, segundo elemen- 
to del diptongo, en ambas palabras como un caso de disimi- 
lación con la ú de la sílaba siguiente. Sin embargo, esta 
explicación tiene demasiados ejemplos en contra: aurun- 
dum> orondo, autumnum >otoño, auru(m) *fresum> 
oro/res, a u c u p a t > ocupa, c a u 1 ( í ) c ú 1 u m > cogollo, co n me- 
tátesis de lateral y velar posterior al paso de au a o; cau- 
\(a.e)útev> colodro, colodrillo. 

Es interesante a este propósito notar lo que ocurre co- 
rrientemente en la pronunciación de las palabras auxilio, auxi- 
liar. La pronunciación de la x equivale normalmente a gs en 



•JO MISCELÁNEA 

examen. > egsámén, exigir > egsixjr, eximio > egsímjo, éxito > 
égsito. Pero en auxilio, auxiliar la # se reduce as 1 , con pér- 
dida de la fricativa sonora velar que se asimila a la semivocal 
anterior del mismo órgano. Es el mismo caso de la voz culta 
aumentar < augmentare. 

También se encuentra una asimilación análoga entre la 
velar sonora y la semiconsonante velar en la pronunciación 
familiar de palabras como agua, aguardar, agüero, aguacil 
que se pronuncian casi como áwa, awardár, awéro, awaOíl 2 . 

Parece deducirse de la pérdida de g en auxilio y en agua, 
que al hallarse en contacto la velar sonora y la semivocal o 
semiconsonante del mismo órgano tienden a asimilarse. Así 
podemos admitir que la pérdida de la u en augustu, augu- 
riu se debe a su asimilación con la o-, fonemas ambos coinci- 
dentes en sonoridad y punto de articulación. 

Si además tenemos en cuenta que la u impidió la sonori- 
zación de las sordas como un verdadero elemento consonan- 
tico (paucum > poco, auca > oca, autumnum > otoño), 
podremos suponer que la u, que hoy es una articulación la- 
biovelar breve, relativamente abierta, acaso fué en la época 
prerromance más cerrada, más próxima a g o a b 3 . Siendo 
así, le bastaría perder su elemento labial 4 para quedar asimi- 
lada a la consonante velar sonora, pues quedando la u reducida 
a una momentánea aproximación del postdorso de la lengua 
al velo del paladar, este momento de la voz pudo confundirse 
con la transición normal de la a a la oclusiva velar sonora 5 . 



1 T. Navarro Tomás, Pronunciación española, §131. 

2 Ibid., § 129. 

3 Una pronunciación de la u más cerrada que la castellana se 
observa en el habla de Navarra. 

4 Es bien conocida la pérdida romance del elemento labial que 
acompañaba a la pronunciación latina de ciertas velares: q v omodo> 
como, etc.; cfr. Niedermann, Phonéiique historique du Latin, § 39. 

5 Rousselot (ap. J. Chlumsky, La Question du passage des sons, en 
Revue de Phonetique, II, 91) cree percibir en la transición de la a a la 
/ de apa, en pronunciación lenta: primero una a algo alterada, des- 
pués una o, luego una u y, por fin, una especie de consonante que 
recuerda a la v [b]. Los aparatos registradores nos enseñan también 



MISCELÁNEA 71 

Si el elemento labial predominó sobre el velar, de hecho la y 
se redujo a una especie de b, que desaparecería como en abs- 
condere>w^//í/tv. En la serie anterior la i y \ag han sufrido 
un proceso análogo en voces como sartagine > * sartaig- 
ne 1 > sartén, plantagine > *plantaigne > llantén, fa- 
r ragine > * farraigne > herrén -. La pérdida de y anteg es 
ya latina. Aparece Agustn en inscripciones de la época de 
Nerón s . La asimilación sólo tiene lugar ante velar sonora 4 . 

La voz aragonesa aytorgar supone *a(u)ctor(i)care fren- 
te a au(c)tor(i)care > cast. otorga?-. Es decir, en el primer 
caso la semivocal, perdiendo su elemento labial, se ha fundi- 
do con la velar siguiente, y en el segundo ha sido la conso- 
nante implosiva velar la absorbida por la semivocal (cfr. au(g)- 
mentar(e), au(c)tor(em), au(g)silio). Esto supondría 
una articulación sonora para la velar que cierra sílaba, cosa 
fácilmente admisible, puesto que es el primer paso hacia 
la i 5 . El arabismo azogue < alzauka (18 > 9 6 , au><?, k~>g) 
representa acabada esta ley de asimilación. 



que el acercamiento de los órganos de la articulación para producir 
una oclusiva determina una breve fricación transitoria, y esto en grado 
más perceptible si se trata de una articulación postdorsal. 

1 Para la atracción de la i a la sílaba anterior en estas voces, 
cfr. M. Pidal, Gram. Hist., § 9,. 

2 Es normal en latín la pérdida de i ante la cons. j: ma(i)jor, 
ma(i)jus, a(i)jo, pe(i)jus, Pompe(i)jus, ho(i)jus (>hujus), 
quo(i)jus (>cujus) (A. C. Juret, Manuel de Phoneiique latitie, Pa- 
rís, 1921, pág. 225), pero la asimilación en estos casos no está com- 
plicada por un elemento labial. 

3 Juret, Ob. cit., pág. 357. 

4 Juret, Ob. y loe. cit., atribuye las formas Cladius por Claudius 
y Fasti por Fausti , halladas en inscripciones, a cambios dialectales 
o a lapsus del inscriptor. En cambio Arunceio por Aurunceio es 
agrupado con A( u)gustu, a pesar de aurundu y de que, sin recu- 
rrir a la explicación dada para Claudius, Fasti, está en caso dis- 
tinto por pertenecer la u a sílaba distante del acento tónico. 

5 Juret, Ob. cit., pág. 188, registra en inscripciones latinas agios 
por actas. 

6 Cfr. T. Navarro Tomás, Sobre la articulación de la «/» castellana, 
en Estudis fonétics, Barcelona, 1917. pág. 271. 



72 MISCELÁNEA 

El castellano solamente registra voces de las raíces augus- 
tu, auguriu con esta pérdida de u: agostar, agostero, de 
probable formación romance, Zaragoza, agorar, agorero 1 . 

La grafía atorco, hallada por el Sr. Gili en un documento 
aragonés del siglo xn (Arch. Cat. de Huesca, A„, 1 8 , perg. 434) 
está probablemente por actorco. Por lo demás, la voz *auc- 
toricare no presenta pérdida de u en los otros derivados 
romances: esp. otorgar, port. outorgar, ant. fr. otriare, fr. oc- 
troyer, prov. y cat. autreyer. 

El mismo Sr. Gili halla Ariueti, Ariguel, Ario!, Orioli, 
Oriueli, escritos de la misma mano en un cartulario visigóti- 
co del siglo xi (Cat. de Huesca). Tampoco la voz aureolu ha 
perdido su u en ninguno de los derivados siguientes: sicil. au- 
riuolo, piam. nriot, ant. fr. orine!, fr. lorio!, prov. auriol, 
cat. (>esp.) oriol. El derivado aur->ar- se encuentra tam- 
bién, además del Arunceio que cita Juret, en aurigalbus> 
ital. rigogolo, dial, de Ferrara argaibul, bolones argeib. 

Para estos casos será necesario buscar otra explicación 
distinta de la corriente y de la que en estas notas propone- 
mos. — A. Alonso. 



1 La escasez de ejemplos se aplica por el hecho de que el latín sólo 
conservó el diptongo au en posición inicial. En otros idiomas tene- 
mos: * exaugur atu >ital. sciagurato ~^>sciaurato. * Rav(i)cucire > *rau 
guczr ^> rum. ragusesc. Por tanto la tendencia persistiría en romance. 
Meyer-Lübke (Romanisclies Etvmologisches Wb'rterbuch) deriva el fr. bag 
del antiguo franco bang. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Gamillscheg, E., y Si'itzkr, L. — Beitráge zur romanischen Wortbil- 
dungilehre. — Genova, Leo S. Olschki, 1921, 4. , 230 págs. = Forma el 
vol. II, serie segunda de la Biblioteca dell' Archivum Ronnmicum. Está 
dedicado al maestro de romanistas Meyer-Lübke en el sexagésimo 
aniversario de su nacimiento (30 de enero de 1921). La segunda parte 
del profesor Leo Spitzer Über Ausbildung vou Gegeiisinii in der Wort- 
bildung, comprende dos capítulos sobre los nombres epicenos en -a, -as 
en las lenguas ibéricas, y sobre el subfijo -on en románico. Siendo el 
primero un tema semántico de trasunción, el de la aplicación de deno- 
minaciones de animales y cosas a personas, hubiera sido más intere- 
sante estudiado en conjunto, sin una limitación puramente formal, 
cual es la de las terminaciones femeninas trasladadas al masculino. 
La incongruencia de éstas con el nuevo género es cosa accidental, 
estando en el mismo caso semántico las coincidentes (gancho), y las 
indiferentes (sorche). Y al lado de las aplicaciones masculinas la unidad 
del problema pedía las femeninas de los tres tipos : discordantes (mari- 
macho), concordantes (víbora) e indiferentes (pendo'n). Aun truncado el 
tema por buscar una diferencia externa, el trabajo del profesor S. es 
Abasto y de una erudición laboriosa, poniendo en él a contribución una 
abrumadora multitud de textos literarios castellanos y dialectales, y 
■demostrando un raro conocimiento de la lengua popular y jergal. El 
número de ejemplos es extraordinario; el autor los clasifica en diez 
grupos: 1. De cosas: de partes del cuerpo, barba; de prendas, braga- 
zas; de instrumentos, espada, y de animales y cosas fundados en una 
•comparación, acémila, pelma. — 2. De abstractos y colectivos, cura, bri- 
gada. — 3. De hembra, burra; de estados de persona, mámela, y forma- 
ciones nuevas denominativas, cegama; deverbativas, farfulla, y deri- 
vadas de partículas, nonada. — 4. Compuestos, malacara. — 5. Impera- 
tivos, paria. — 6. Onomatopéyicos, tururuta. — -. Regresivos, acortados, 
contrinca. — 8. Extraños, importados, curda. — 9. Grecolatinos, manflo- 
rita. — 10. Desconocidos, birria. Pero es tan rica la lengua popular en 
las aplicaciones comparativas que, aun en la abundancia de ejemplos 
y sin tener en cuenta los ocasionales o poco frecuentes, se echan de 
menos en este trabajo multitud de formaciones usuales. Por ejemplo, 
en el primer grupo faltan algunos muy característicos, como cabezota, 



74 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

manazas, orejazas, gibilla, y sobre todo, nombres de animales: fiera, 
polilla; de plantas : lila, calabaza, -ct'n; de prendas : chancleta, botazas, 
y de diversas cosas : sopas, -azas, hacha, badanas, -azas, iaravilla, véle- 
la, etc. En el segundo faltan diversos abstractos, como posma, tabarra, 
cuota, tontería. En el tercero, a los derivados denominativos que cita 
podrían agregarse muchos, como tonteras, tontaina, róñelas, cegalitas r 
y algunos a los deverbativos, como acusitas. En el cuarto falta un 
núcleo importante de nombres de partes del cuerpo calificados por 
un adjetivo, como uñaslargas, lengualarga, malalengua, malatesta, pata- 
coja, pataslar gas, cabezahueca; del tipo morros de uva, que el autor cita, 
abundan los ejemplos : boca de escorpión, de espuerta; cabeza de estopa, 
de ajo, de chorlito; garras de alambre, y diversos con cara, patas; no 
cita ningún compuesto español, como almacándida, almabendita, de 
cántaro, de Dios; este grupo comprende también nombres de animales 
y cosas : nioscamuerta, mosquüamuerta, malaspulgas, aguama?isa, malas- 
mañas, malaentraña, buenapieza, pocarropa. En el séptimo falta incluir 
algunos nombres que tienen forma objetiva, como lata, trapisonda; 
pero que históricamente no son primitivos, a cuya forma primitiva se 
ha llegado por regresión de latoso, trapisondista. La lista sería aún 
fácil de aumentar con los innumerables apodos vulgares (alegría, ma- 
druga, capairota) con los que jocosamente se inventan con el trata- 
miento don, doña (ceremonias, prisas, agudezas, excusas, malicias, calma, 
flema) y con un número considerable de formas que, usándose de ordi- 
nario como una simple comparación (es una zapatilla, pepla, tecla, cen- 
tella, malva, arañita, hormiguita, ardilla, etc.), rara vez se emplean con 
trasunción perfecta, con el cambio de supuesto (un). Algunos de los 
ejemplos literarios que el autor cita del tipo de cafetera no tienen más 
valor que éstos. Desde luego, los citados en vocativo no pueden adu- 
cirse como demostración de un cambio de género y de supuesto. 
Algún pequeño error de detalle podría notarse en las calificaciones 
dialectales (machorra, barbillas y tarumba, por ejemplo, son castella- 
nas); podría discutirse alguna clasificación (malqueda y maltrabaja no 
son tipos imperativos como enrásanos, sino indicativos como bienme- 
sabe), y alguna etimología; pero en conjunto la condición y altura del 
trabajo responden a la incansable laboriosidad y al singular mérito 
del autor, que ha prestado un precioso servicio para el conocimiento 
del lenguaje del pueblo y del argot peninsular. 

En la segunda parte estudia el proceso, ya bien conocido, de las 
ponderaciones aumentativas y diminutivas que llegan a la inversión 
total de su significado. Claro es que las fórmulas 

deteriorativo > deteriorativo — aumentativo > aumentativo 
deteriorativo > deteriorativo — diminutivo > diminutivo 
ponderativo > ponderativo — aumentativo >> aumentativo 
ponderativo > ponderativo — diminutivo > diminutivo 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 75 

son esquemas de una tosca simplicidad que no contienen todos los 
delicados matices y las complejas di rere iones de significación de las 
palabras, aunque ayudan a una comprensión general de esta paradoja 
semántica. Una terminación sin idea aumentativa ni diminutiva puede 
adquirir casualmente esta significación en algunas palabras y aun llegar 
a tomar un sentido general aumentativo y diminutivo. Rapiña y napina, 
que no fueron originalmente diminutivos de rapum y napus, sino que 
significaron 'el nabal', por las significaciones confusas de 'semillas de 
nabos' y 'semillero' llegaron también a la significación de 'planta naci- 
da, pequeña planta del nabo' y fueron el modelo de lechuguino, que 
ya es un verdadero diminutivo; ni era diminutivo el adjetivo palumbi- 
nus, serpentinus, colubrinus (como no lo era columbinas, leoninas, catu- 
linus); pero diferenciado de paloma, serpiente y culebra, por la relación 
instintiva con otras palabras diminutivas, y en el primero, además, por 
la aplicación pu/lus palumbinus, en que la idea objetiva diminutiva no 
está en el adjetivo, sino en el supuesto pullus, resultó que, aunque las 
dos últimas tienen un sentido de semejanza, eme no es puramente 
diminutivo, gramaticalmente y en la conciencia vulgar serpentina y 
culebrina han llegado a ser diminutivos de serpiente y culebra; he aquí 
cómo la propagación de unos pocos casos originales de -inus ha creado 
en el leonés y en el gallego un fecundísimo sistema de derivación. Es, 
después de todo, el proceso ideológico latino que sabemos de -áster, 
que de puramente derivativo, patrasier 'el que hace de padre', pasa a 
despectiva por el sentido peyorativo de este supuesto y adquiere 
fecundidad para la derivación, poetaster; lo mismo que en canalla, cuyo 
sentido peyorativo, aunque estaba sólo en canis 'can', creyó el vulgo 
que consistía en la derivación y creó un nuevo grupo despectivo, gen- 
tualla, antigualla. Otros varios procesos hay que no caben en las fórmu- 
las genéricas indicadas. Hay aumentativos deverbativos en -on, burlón, 
comilón, mamón, chupón, en que persiste la idea ponderativa aumenta- 
tiva de acción; sin incompatibilidad ninguna con esta idea puede ocurrir 
que se aplique a seres de tamaño diminuto, haciéndonos creer falsa- 
mente por un cambio de visión mental que mamón es un diminutivo. 
Por una ilusión semejante parece a los gramáticos que bajito, despacito, 
callandito contienen una cierta idea aumentativa, por equivaler' a 'muy 
bajo', etc., cuando lo cierto es que no han pasado de la idea pondera- 
tiva de la atenuación, y que la equivalencia es accesoria y en parte 
convencional. En arribita hay un diminutivo analógico formado sobre 
los substantivos sinónimos diminutivos de tamaño, coronita, picotilla, 
cimita, y tampoco la equivalencia con 'muy arriba' autoriza a conside- 
rarlo como un aumentativo; como en arribota hay un aumentativo de 
altura. En el grupo de deverbativos es donde se ve claramente que 
la ponderación de las acciones violentas da por resultado un aumen- 
tativo, apretón, reventón, vomitona, intentona; a trompicones, a empujones; 



76 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

mientras que la ponderación de las cualidades o acciones de recogi- 
miento produce un diminutivo : modosito, callandito, a sentadillas, a 
j tintillas. La analogía juega, sin embargo, un papel importante y per- 
turba este estado original, haciendo muy difícil a veces el discernir 
qué es primitivo y qué es secundario en las ponderaciones : la idea y 
forma diminutiva que aplicamos para denotar la proximidad, juntiio, 
cerquita; la acción lenta, despacito, pasito, andandito, o recogida, quedito, 
sentadito, se propaga a sus correlativos, creándose junto a cerquita su 
opuesto lejitos, y frente a andandito y despacito, corriendito y deprisita. 
La complicación es mayor por la obsesión gramatical de encasillar en 
los tres grupos (aumentativos, diminutivos y despreciativos) una rica 
serie de significados complejos que no admiten tan simple distribu- 
ción. Así se explican desconcertantes calificaciones de los gramáticos: 
Borao, pág. 134, cree que tordella de *turdella por turdela (San 
Isidoro, XII, 7), es un aumentativo por significar hoy un tordo más 
grande que el corriente, y liebratón un diminutivo, no observando que 
es un aumentativo de lebrato y no un diminutivo de liebre. Hanssen, 
Gram., pág. 129, califica de adjetivos diminutivos a chican, sin duda 
por la obsesión del temía, y a malón, tristón, sin duda porque en estos 
ejemplos la ponderación empieza desde la iniciación del estado, desig- 
nando no sólo 'muy triste', sino también 'un poco, algo triste'. La iro- 
nía, motivos afectivos, etc., son también causas constantes de contra- 
posición de los aumentativos y diminutivos. Las variaciones, por tanto, 
de todos los ponderativos requieren ser estudiados sobre un número 
considerable de hechos, como uno de los más arduos temas de la lin- 
güística psicológica. Como una contribución preciosa para este fin 
debemos considerar el trabajo de S., en el que con su reconocida 
sagacidad y cultura estudia los tipos más importantes de ponderacio- 
nes en las lenguas románicas. — V. G. de D. 

Mknéndez Pidal, R., y Castro, A.— Reseña del Essai sur Vévolution 
de la prononciation du castillan depuis le X/V me siecle. = Je ne saurais 
trop remercier MM. Menéndez Pidal et A. Castro d'avoir fait á mon 
livre Essai sur Vévolution de la prononciation du castillan l'honneur 
d'en discuter les points qui leur ont paru erronés ou défectueux, au 
lieu de se contenter de présenter de mon travail une breve analyse. 
Je me háte de déclarer que sur la plupart de ees points je me range 
á l'avis de mes deux éminents critiques, leurs arguments m'ayant 
pleinement convaincu. II en est d'autres, néanmoins, pour lesquels je 
persiste, soit intégralement, soit en partie, dans ma maniere de voir 
primitive: j'y reviendrai dans un prochain travail, qui servirá d'appen- 
dice á mon livre : j'aurai ainsi l'occasion de reparler de 1'/ de maiore> 
mayor, et de la questión de l'hypothétique origine francaise de la gra- 
phie ch. Pour aujourd'hui, mettant á profit l'hospitalité que m'offre 



NOTAS B1HI IOGKAKICAS 77 

(avec cette largeur de vues qui est le propre du véritable esprit scien- 
tifique) la Revista de Filología Española,)^ présenterai quelques obsér- 
vala >ns portant sur des points auxquels je ne compte point toucher 
dans le travail que j'ai en préparation. 

Sans méconnaitre les cas de réduction de au á o que l'on constate 
en latín des une époque ancienne (Clodius<C Claudias, etc.), je persiste 
a penser que l'on a souvcnt tiré tic ees exemples des conclusions trop 
genérales, et que dans la prononciation latine nórmale la diphtongue 
se maintenait le plus souvent intacte: que normalement au ne fút con- 
fondu ni avec o bref ni avec o long, cela ressort de ce que dans un 
grand nombre de langues romanes il a subi un traitement difíérent de 
celui de ees deux lettres; en toscan, par exemple, au tonique en syllabe 
non entrávée donne un o ouvert, tandis que Yo bref latin tonique donne 
uo, et Yo long latin tonique un o fermé. D'autre part, dans une grande 
partie du domaine román Yu de la diphtongue latine avait si peu dis- 
para qu'il s'est maintenu, jusqu'á nos jours : on sait qu'en galicien, 
notamment, au latin donne une diphtongue ou, et que dans les dia- 
lectes frangais méridionaux au est conservé intact : lat. causa > causa 
ou causo ou cause, suivant les régions, ta(m) *paucu > gasc. tapau, etc 
Le chant grégorien, qui met si souvent, sur la diphtongue au, des neu- 
mes liquescents (impossibles á expliquer autrement que par la pro- 
nonciation réelle de Yu) confirme cette maniere de voir. 

Le reproche qui m'a été fait de donner Y 11 espagnolecomme équi- 
valant á l-\-i consonne m'a quelque peu surpris: précisément une con- 
fusión de cette sorte était d'autant plus loin de ma pensée qu'en divers 
endroits de mon livre (en particulier p. 83, n. 1, p. 148, texte et n. 1» 
et p. 438) j'insiste sur la différence qui existe entre les consonnes 
simplement suivies d'un i. Apparemment la critique qui m'est adressée 
est basée sur un passage de la p. 143 oü je dis que dans le phonéme 
// il se méle á un son d'/ un son d7 consonne. Or en disant «se méle» 
et non «s'ajoute» j'entendais justement marquer la fusión intime des- 
deux élements, laquelle est le trait qui, pour l'oreille, distingue // de 
li (semilla, familia); et puisque cette occasion s'ofi're á moi, qu'on me 
permette de préciser ma pensée sur ce point. II en est de // comme 
des autres consonnes mouillées ou afi'riquées en general : le phonéme 
est un en ce qui concerne le procede d'articulation; cela n'em peche 
pas le son, autrement dit l'impression auditive, de comporter deux 
élements; en d'autres termes, les organes prennent en une scule fots- 
une position qui permettra á l'air expiré de produire deux sons, inti- 
mement lies sans doute, mais parfaitement discernables cependant, 
un peu comme le sont, dans une arpége rapide, les différentes notes- 
de l'accord, bien qu'exécutées d'un seul mouvement par la main du 
musicien. Et les élements du phonéme mouillé ont parfois une indi- 
viduante propre suffisante pour pouvoir se dissocier et se transposer, 



78 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

comme cela est arrivé souvent en basque á / mouillée et á ñ postvo- 
caliques, devenues alors -il et -in (bas-navarrais botoila<^botella, etc.). 
Au sujet du b intervocalique, je dois apporter ici les précisions sui- 
vantes : pour des raisons tirées de mon éducation premiére et des mi- 
lieux dans lesquels j'ai vécu, je crois avoir l'oreille habituée á discerner 
assez bien les sons de b occlusif, b fricatif et v francais. Or il m'est 
arrivé, tres rarement sans doute, mais un certain nombre de fois mal- 
gré tout, d'avoir l'impression que j'entendais, á titre évidemment spo- 
radique, dans la bouche d'Espagnols un son qui donnait á mon oreille 
la sensation de v francais au lieu de celle d'un b fricatif, et cela dans 
des cas oü manifestement il ne pouvait s'agir ni d'un dialectalisme va- 
lencien, ni d'une articulation motivée par le préjugé si répandu d'aprés 
lequel le v espagnol devrait se prononcer autrement que le b : tantót, 
en effet, les sujets avec lesquels j'ai cru faire cette observation étaient 
de ceux auxquels toute préoccupation grammaticale est étrangére, 
tantót c'étaient des sujets lettrés, mais pronongant des mots usuels 
pour lesquels l'orthographe comporte précisément un b. — Ayant eu 
cette impression, j'ai cru en conscience devoir la noter, laissant á 
d'autres le soin d'éclaircir si j'ai été dupe d'une illusion, ou si l'articu- 
lation sporadique que j'ai cru constater, une fois sur cent, chez des 
sujets dont la prononciation habituelle était nórmale, est le fait de ees 
déformations accidentelles dans lesquelles, souvent inconsciemment, 
on peut tomber quelquefois en parlant sa propre langue. 

La tres légére critique qu'á la page 163 de mon livre j'ai adressée 
á M. Rodríguez Marín pourrait étre précisée comme il suit : en géné- 
ralisant, dans ses citations de poésies populaires andalouses, l'unique 
graphie b, M. R. M. semble avoir visé á une transcription rigoureuse- 
ment phonétique; mais ce faisant, il n'a pas tenu compte d'une parti- 
cularité notable de la prononciation de certains Andalous, notamment 
de ceux des Sévillans qui présentent au degré máximum les tendances 
locales : chez eux, en effet, le b fricatif intervocalique est tres sensi- 
blement plus éloigné du b occlusif que celui des autres Espagnols : 
chez ceux-ci le b fricatif donne encoré vraiment á une oreille frangaise 
non prévenue ou non exercée l'impression d'un b; celui des purs Sé- 
villans donne presque á cette méme oreille l'impression d'un v frangais. 

Je suis entiérement d'accord avec M. Menéndez Pidal au sujet du 
type latin *?naxella, que j'ai moi-méme mentionné. De Yf initiale de 
fallar, je compte parler ailleurs. — L'explication de Vil initiale de llevar 
indiquée par M. Castro est de celles qui se présentent tout naturelle- 
ment á l'esprit. Je note cependant que si elle peut suffire pour le cas- 
tillan, elle parait impuissante á expliquer la palatalisation semblable 
de 17 initiale du lat. levare dans le verbe \ebá existant dans le gascón 
de la basse vallée de l'Adour et en béarnais; ees deux varietés, en effet, 
ignorent la diphtongaison de Ve dans les cas oü elle est pratiquée en 



NOTAS BIBI.IOGKAPICAS 79 

castillan; d'autre part Lis ne palatalisent 17 initiale que lorsqu'elle s'est 
trouvée suivie d'une triphtongue iei : \it<C.Heit<i* lectti; enfin il parait 
difficile de songer ici á un emi)runt á l'espagnol, car le gasc. et béar- 
nais \ebá conserve le sens étymologique de lever au lieu de celui de 
porter que llevar a pris depuis si longtemps en castillan comme accep- 
tion principale. L'explication la plus vraisemblable (car elle rendrait 
compte du gasc. leba ainsi que de l'esp. llevar) ne serait-elle pas celle 
que voulait bien nous suggérer M. Menéndez Pidal dans une lettre par- 
ticuliére, et qui consisterait á voir dans ees deux formes un emprunt 
á l'une des régions romanes qui palatalisent toutes les / initiales? 

MM. Menéndez Pidal et A. Castro signalent fort justament l'impos- 
sibilité qu'il y a á den conclure de la chanson citée par Pereda quant 
á un ancien dialecte montagnais. Je n'en reste pas moins persuade de 
l'existence ancienne de cette variété romane, bien qu'elle füt peut- 
étre plus voisine encoré du castillan que je ne l'avais supposé; et je 
vois un Índice de son existence dans l'extréme fréquence des diphton- 
gaisons irréguliéres en langage populaire montagnais (ajuegar x pour 
ahogar, etc.) : sans doute des diphtongaisons de cette sorte peuvent 
toujours, par mauvaise analogie, se produire partout; mais quand elles 
dépassent certaines limites elles paraissent révéler la réaction d'un 
vocalisme emprunté sur un vocalisme indigéne un peu difterent; (cf. ce 
qui se passe en Aragón, méme dans les toponymiques : Bramaluero- 
poür Bramaioro, etc.). 

Je reste également presque persuade qu'il y a eu une ancienne 
variété sévillane se distinguant du castillan par le traitement de Yf; 
mais pour ne pas abuser de la courtoise hospitalité qui m'est offerte, 
je n'insisterai pas sur ce point. — H. Gavel. 

Nicholson, G. G. — Recherches Philologiques Romanes. Paris, Cham- 
pion, 1921, 255 págs. en 4. . = Cualquiera que sea el juicio definitivo 
de este libro, es innegable la impresión de solidez que su lectura pro- 
duce. No es el azar, como dice el autor con no completa exactitud, 
esto es, no es el hallazgo de un dato, buscado más o menos sistemá- 
ticamente, lo que le ha dado la clave de cada etimología, sino el hallaz- 
go de una ley lo que le ha proporcionado la luz para descubrir de una 
vez toda una cantera filológica, en la que yacían escondidos ejempla- 
res preciosos cien veces buscados por los más expertos investigado- 
res. Entre el deslumbramiento que lo extraordinario de las deriva- 
ciones produce se ve claramente que un fondo de verdad hay en la 
certera proyección del autor. Lo que se pregunta uno al terminar el 



1 [El vocalismo verbal no puede servir para caracterizar un dialecto; cfr. siem- 
bro semino, muestra mostrat, etc. N. de la R\ 

2 [Debe tratarse de *bramatoriu. N. de la R\ 



80 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

libro es si el entusiasmo del éxito no le habrá hecho exagerar el pro- 
cedimiento, aplicándolo a palabras que parecen confundirse, pero que 
detenidamente observadas parecen estar en muy distinto caso de las 
primeras. Los cimientos de esta construcción extraordinaria son sen- 
cillos. El análisis, que creíamos una rareza, recobrar^ cobrar, tiene, 
según Nicholson, una mayor virtualidad, y en él funda las derivacio- 
nes de interrogare, ant. fr. entrover fr. t rover ]> cast. trovar, inter- 
secare *intrinsecare, cast. entrincar, trincar, y otras muchas. La 
etimología indudable del fr. hors, delwrs de foris le ha sugerido la 
idea de que la pérdida de y latina intervocálica pudiera obedecer a 
una ley, la cual contrastada con los casos que después estudia pudie- 
ra formularse así: «En el dominio francés la/" inicial, convertida en 
un compuesto en intervocálica, se cambia en h si está seguida de una 
vocal labial; esta h desaparece entre dos vocales labiales y persiste en 
otros casos.» Aplicada al fr. hure 'cabeza de jabalí', que cree origen 
del cast. hura 'hurón', explica su inexplicada h por análisis del anti- 
guo fr. ahurir 'erizar los cabellos' *afurire (fur); el cast. zullarse, 
del fr. souiller 'ensuciar', procedería por medio de un perdido *sou- 
houiller de*subfodiculare 'socavar, hozar', del que también proce- 
dería por análisis * houiller 'cavar', origen de/iouille, que hemos adop- 
tado en castellano con 'la forma hulla; como fullare 'golpear, bata- 
near' dio el fr. fouler 'batanear', un compuesto *sufullare daría 
*souhouler, del que nacieron houler 'lanzar', houle^> cast. ola, por aná- 
lisis, y el ant. fr. souler 'hartar' por contracción; *sufundare debió 
dar por esta ley * sohonder, sonder, que nuestra lengua ha aceptado 
con la forma sondar; *afacere, por medio de a/aire, * ahaire, produ- 
jo el fr. aire, que hemos acogido con la significación de 'aspecto, apa- 
riencia, parecido'. En vista de estos compuestos contraídos, tan des- 
figurados que nada hacía pensar en una composición, el autor ha 
ensayado su sistema en otros compuestos que ofrecían v en vez de_/~ 
intervocálica, y de este ensayo cree haber logrado también un resul- 
tado feliz. El fr. ahaner "'afanar', que puede ser origen del cast. afanar, 
podría derivarse del compuesto *evannare por evannere 'zaran- 
dear', así como del simple *vannare parece proceder el fr. faner 
'revolver el heno, marchitar' que pasó a España con la íormafanar, y 
del compuesto *suvannare el fr. sooner, soner; de *avallare 'echar 
al valle, echar abajo' debió formarse por de pronto un fr. *ahaler, del 
que nació haler, origen de nuestro halar; de un doble compuesto 
*dea valí are se formó el fr. dalle 'tablilla de piedra', y de éste el 
cast. dala; de una variante *d ea valuare resultó el fr. daillier, daille, 
que hemos aceptado con las formas dallar, dalle; de otro compuesto 
*coavallare se originó el fr. caler 'arriar', modelo del cast. calar 
'arriar', y de una quinta composición *rea valla re salió el fr. raler 
'resollar', del que se ha desviado el port. ralo 'grillotalpa' y ralleiro 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 8 I 

,rascón'. Lo sorprendente de estas etimologías no debe ser motivo 
para dudar de ellas. Realmente la etimología fonética, se entiende de 
la fonética normal, sin estar del todo agotada, ha dado la mayor parte 
de su fruto, y para avanzar en la parte enmarañada inexplorada hay 
que ir forjando nuevos instrumentos etimológicos, el análisis y todos 
los que la lingüística psicológica nos enseñe. Lo malo es que en estas 
complicadas direcciones de la fonética anormal la comprobación es 
más insegura que en la derivación puramente fonética, y los peligros 
del error son mucho mayores si no se procede con doblada cautela, 
sobre todo en buscar serenamente y sin violencia el hilo de las signi- 
ficaciones y en tener presentes todas las formas de la misma estirpe. 
Esto es lo que no sé si siempre ha tenido N. en cuenta en algunas de 
sus derivaciones. Creo también hallar en esta obra una exagerada 
propensión a admitir fácilmente en nuestra lengua el galicismo. A ello 
le inclina el perfecto conocimiento de la fonética francesa — el autor es 
profesor de francés en la Universidad de Sydney — y la opinión cierta 
de que la larga lista de galicismos españoles ha de acrecentarse cuan- 
do la etimología dé una clasificación definitiva. Al fr. cacher 'ocultar', 
écacher 'machacar', *coacticare, reduce las voces españolas cachar 
'partir, rajar', cacho, gacho 'encogido' y cacho 'pez' y gachas 'papilla' v 
esto porque la explicación cabe en la fonética francesa; pero no se ve 
cómo estas voces pueden referirse todas a *coacticare, ni cómo el 
francés ha prestado sentidos que no tenía, ni cómo un galicismo ver- 
bal ha adquirido tal fecundidad que ha producido cachón 'cascada* el 
ast. y gall. cachada 'cascada', el gall. cachoeira 'cascada', cachoar 'caer 
el agua haciendo espuma' y cachada 'terreno de monte roturado', que 
entra en la toponimia de Galicia. Pero el análisis de este libro, tan 
copioso de datos, impresionante por su audacia y maestría, no cabe 
en los límites de una breve reseña. Las discusiones que ha de sus- 
citar y los preciosos elementos que aporta contribuirán eficazmente 
a acelerar el ya activo proceso de la etimología románica. — V. G. 
de D. 

Bonilla y San Martín, A. — Un ant¡ aristotélico del Renacimiento: 
Hernando Alonso de Herrera y su « Breve disputa de ocho levadas con- 
tra Aristótil y sus secuaces». — Extrait de la Revue Hispanique, to- 
me L, New York, París, 1920 [137 págs.]. = Les historiens de la langue 
espagnole doivent remercier M. Bonilla d'avoir rendre plus accessible 
la Breve disputa de ocho levadas contra Aristótil y sus secuaces. Le cas- 
tillan d'Herrera est savoureux, varié dans sa syntaxe, d'une grande 
abondance verbale. Et l'ouvrage étant bilingüe, le texte latin peut, en 
plus d'un cas, éclairer le sens d'un mot espagnol tombé dans l'oubli. 
C'est le texte espagnol seul qui est reimprime; mais pour tous les 
mots qui peuvent faire question, l'équivalent latin est donné en note. 
Tomo IX. 6 



82 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Ajoutons que les philologues trouveront tous les vocables rares réu- 
nis dans un précieux index alphabétique. 

Le sujet commun á ees huit dialogues est un peu minee. II s'agit 
d'établir, contre Aristote et ses sectateurs, «que les mots ne sont pas 
des quantités discontinúes». Aristote, au chapitre VI des Catégories, 
distingue des quantités discontinúes «telles que» le nombre et le mot, 
et des quantités continúes «telles que» la ligne, la surface et le vo- 
lume, ou encoré le temps et le lieu. Herrera, interprétant Aristote 
d'aprés ses commentateurs scolastiques plutót que d'aprés son propre 
texte, voit la une énumération exhaustive et méthodique des types 
fondamentaux de quantité. En fait, Aristote mettait-il sur le méme 
plan le nombre et le mot? Ne sont-ce pas la des exemples, bien plutót 
qu'une elassiñeation complete? Nous ne serions pas surpris, pour notre 
part, que, dans le dernier dialogue, Jean Mair n'ait raison sur ce point 
contre Varacaldo: En tout cas, olov, dans le texte des Catégories, 
semble bien indiquer qu'il s'agit d'exemples. — Herrera ne l'entend 
pas ainsi, et il n'a pas de peine á démontrer que le langage, bien 
qu'analysable en syllabes longues et breves, n'ofire pas un type fun- 
damental de quantité discontinué: La parole n'est réductible á me- 
sure que par l'intermédiaire du temps, et celui-ci est une quantité 
continué, non discontinué. Aujourd'hui, la phonétique experiméntale 
nous a habitúes á considérer le langage comme une continuité sonore, 
susceptible de mesure une fois projetée dans l'espace par l'artifice de 
l'enregistrement graphique: et si la syllabe garde quelque réalité dans 
cette continuité indivise, sa définition nouvelle est plus subtile que 
ne pouvaient le supposer les grammairiens grecs. Mais Herrera ne 
parle pas au nom de l'expérience. Tout son orgueil est de raisonner 
par syllogismes correets, et de vaincre par leurs propres armes les 
Maitres de l'École. Toute sa pensée est qu'il y a sophisme á ériger en 
quantité puré une réalité concrete parce qu'elle est mesurable. Pour- 
tant, M. Bonilla a parfaitement raison de discerner dans le septiéme 
dialogue un mouvement plus hardi qui entraine Herrera á éliminer le 
temps aprés le mot, et peut-étre á voir dans le nombre le type unique 
de la quantité puré. Faut-il pour cela le rattacher á la tradition pytha- 
goricienne, le rapprocher de Nicolás de Cusa (pág. 33)? Nous ne le 
pensons pas. De méme, nous ne voyons pas ce que gagne la pensée 
lucide, mais limitée, d'Herrera, á étre confrontée avec toute la spécu- 
lation ultérieure sur la quantité, de Suárez á Balmes... en passant par 
Descartes, Kant, Hegel et Schopenhauer (págs. 34-36). Plus géné- 
ralement, nous ne croyons pas que le sens d'une question s'éclaire par 
une rapide revue historique dans laquelle les théories sont esquissées 
sommairement, détachées de la pensée mere d'oü elles tiennent leur 
vie, et présentées comme les solutions interchangeables d'un im- 
muable problémc: Querelle de méthode qui ne saurait étre qu'indi- 



NOTAS BIIII.IOGKÁFICAS 83 

quée ici. — La position d'Herrera est nette: II prétend dépasser Aris- 
tote, sur un point précis, par le seul eftbrt de sa raison. «Esta es la 
verdadera y cierta manera de disputar, que huele al saber antiguo, en 
todo y por todo aristotélico y platónico», et non pas la méthode en 
honneur dans les Universités du Nord (entendons la Sorbonne) «que 
las más vezes que disputan, es por autoridades» (pág. 111). Essen- 
tiellement, l'opuscule d'Hernando Alonso de Herrera est un pamphlet 
contre la pensée serve et contre la dialectique dégénérée quí sévis- 
sait á Paris avec Jean Mair et les terministes: Moins révolutionnaire, 
á notre avis, que les Epistolae Obscurorum Virorum; on y chercherait 
vainement un proccs systématique de la vieille discipline des arts libé- 
raux. Avant Vives, Herrera s'attaque á la pseudo-dialectique. Mais il 
a soin de raisonner en Camestres ou en Celarent et prtche le retour 
á la logique classique, combinée, il est vrai, avec la rhétorique selon 
la tradition de l'antiquité. 

Sur la vie et les ceuvres d'Herrera l'introduction de M. Bonilla cons- 
titue une excellente monographie, telle qu'on souhaiterait d'en pos- 
séder sur tous les humanistes espagnols. Les notes, érudites avec so- 
briété, aident grandement á comprendre un texte difficile, et apportent 
une tres utile contribution á l'histoire de la Renaissance en Espagne. — 
M. Bataillon. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 



OBRAS BIBLIOGRÁFICAS Y GENERALIDADES 

10960. Bibliografía [de la Filología española^ — RFE, 1 92 1 , VIII, 419- 

450. — V. núm. 10529. 

10961 . Paulys Real Enzyklopádie der klassischen Altertumswissenschaft. 

Neue Bearbeitung. 27 Halbband (Katochos-Komódie). Stutt- 
gart, Metzler, 1921, 4. , 1.280 págs. 

10962. Gesamtverzeichnis der ausliindischen Zeitschriften. Herausg. von 

Auskunftsbüreau der deutschen Bibliotheken nach dem 
Stande vom 1, XII, 1920. — Berlín, 1921, 4. , vm-58 págs. 

10963. Fitz-Gerald, J. — Bibliographical Notes. — HispCal, 1921, IV, 

321-325. — V. núm. 10535. 

10964. Kalalog spanische Dokumente: geschichtlichen, genealogischen, 

juristischen und theologischen Inhalts, enthaltend u. a. das 
Archiv einer bedeutenden spanische Familie. — Leipzig, K. 
W. Hiersemann, 1922, 8.°, 66 págs. 

10965. Torres Lanzas, P. — Catálogo de legajos del Archivo General de 

Indias. Sección tercera : Casa de la Contratación de Indias 
(continuación). — BCEA, 1921, VIII, 35-80. — V. núm. 9717. 

10966. Figueroa, A. A. — Los archivos de la ciudad de Santiago del Es- 

tero. — Buenos Aires, Edit. «Coni», 1921, 4. , 31 págs. (Facul- 
tad de Filosofía y Letras. Sección de Historia, núm. XI.) 

1 0967. Antolín, G.— Sobre Z. García Villada : Catálogo de los códices y do 

cumentos de la catedral de Leo'n. — BAH, 1922, LXXX, 193-201. 

10968. Azcona, J. M. — Documentos relativos a Navarra que se conservan 

en el British Museum. — BCPNavarra, 1921, XII, 264-267; 1922, 
XIII, 29-32. — V. núm. 10539. 

10969. Morel-Fatio, A. — Catalogue des manuscrits de M. Morel-Fatio 
■ (continuación). — BHi, 1921, XXIII, 211-233, 318-334; 1922, 

XXIV, 67-79. — V. núm. 9722. 



BIBLIOGRAFÍA 85 

10970. Basanta de la Riva, A. — Sala de Hijosdalgo. Catálogo de todos 

sus pleitos, expedientes y probanzas. — Valladolid, «Diario 
Regional», 1 920-1 921, 4. , 431 págs. 

1 097 1. Artigas, M. — Los ?nanuscritos portugueses de la biblioteca de 

Menéndez y Pelayo. — RHist, 1921, X, 97-108. 

HISTORIA GENERAL 

Historia política. 

España. 

1 097 2. Assmann, E. — Babylonische Kolonisation in Jan vorgeschichtlichen 
Spanieíi. — Festschrift zu C. F. Lehmann. — Haupts 60 Ge- 
burtstage. Janus, 1921, Heft 1, 8.°, 7 págs. 

10973. Schuchardt, K. — Alteuropa in seiner Kultur-wid Slilentwic- 

klung. — Strassburg und Berlín, Trübner, 1919, xn-350 págs., 
10 1 ilustraciones, 17 marcos. 

10974. Basset. R. — Sobre Burguete: Rectificaciones históricas, de Gua- 

daleie a Covadonga y primer siglo de la Reco7iquista de Astu- 
rias. — BHi, 1921, XXIII, 234-238. 

10975. García Rives, A. — Clases sociales en León y Castilla, siglos X- 

XIII (conclusión). — RABM, XLII, 157-167. — V. núm. 10163. 

10976. Peris, M. — El Cid Campeador. — BSCC, 1921, II, 205-212- 

259-261. 

10977. Andrés, A. — Don Pedro González de Mendoza, el de Aljubarro- 

ta, 1340-1385 (continuación). — BAH, 1921, LXXVIII, 496- 
504; LXXIX, 29-42; 144-187. — V. núm. 10164. 

10978. Serrano, L. — Noticias inéditas del Gra?i Capitán. — BAH, 1921, 

LXXIX, 225-275. 

10979. Pacheco y de Ley va, E. — Grave error político de Carlos I ha- 

ciendo la boda de Felipe II con D. a María, reina de Inglate- 
rra. — RABM, 1 92 1 , XLII, 276-292. — V. núm. 10165. 

1 0980. Espejo, C. — La carestía de la vida en el siglo X VI y medios de 

abaratarla (continuación). — RABM, 1921, XLII, 199-225. — 
V. núm. 10 166. 

10981. Blaxco-Fombona, R. — La incapacidad administrativa de España 

durante su época de grandeza. — Nos, 1921, XXXIX, 5-28. 

América y antiguas colonias. 

10982. Rousset, R. V. — Cristóbal Colón y el descubrimiento del Nuevo 

Mundo. — RBC, 1920, XV, 185-202, 245-268; 192 1, XVI, 40-50, 
76-95, 158-171. 

10983. Herrera, L. — España y los indios de America. — Bogotá, 19 18, 

99 págs. 

10984. Pabón, J., y Jiménez-Placer, L. — Algunos documentos del Archivo 



86 BIBLIOGRAFÍA 

de Lidias sobre ciudades chilenas. Fundaciones, títulos de ciu- 
dad, de noble y leal, etc. — BCEA, 1921, VIII, 1-34. 

10985. Valle, F. G. del. — Páginas para la historia de Cuba. Documen- 

tos para la biografía de José de la Luz y Caballero. Intro- 
ducción y anotaciones. — CuC, 1921, XXVI, 139-157, 245-250; 
XXVII, 253-260, 389-395. 357-364; 1922, XXVIII, 66-76, 149- 
154, 230-240. 

10986. Parejo, A. — Historia de Colombia (continuación). — BANHCara- 

cas, 1921, IV, 269-284. 

Historia religiosa. 

10987. Barcelona, M. de. — Inventario de manuscritos referentes a la 

historia de nuestra provincia Capuchina de Cataluña. — EstFr, 
1921, XXVII, 189-205. — V. núm. 9759. 

10988. Rosell. — Pleito qtie por su dominio sostuvieron en el siglo XI 7 T 

la Orden de Jerusalén y el Real Monasterio de Benifazá, por 
M. Beti.— Castellón, Hijos de J. Armengot, 1920, vm-106 pá- 
ginas, 3 láms., 6 ptas. 

10989. Navas, J. de D. E. — Una serie cronológica de los obispos de Amé- 

rica. — BANHQuito, 1 92 1, II, 139-169. 

Ciencia y Enseñanza. 

1 0990. Alonso-Getino, L. G. — El primer manuscrito castellano sobre la 

vida y obras de Santo Tomás de Aquino.—CI ', 1922, XIV, 161-167. 

1 099 1 . Viñas Mey, C. — Una página para la historia del helenismo en Es- 

paña (continuación). — RABM, 1921, XLII, 404-429, 560-573. 
V. núm. 10556. 

10992. Blanco y Sánchez, R. — Paidología y Paidotecnia. Breve histo- 

ria de la Paidología. Pedro Mosellano (1493-1524) y su «Pai- 
dología». Los Diálogos escolares de la época del Renaci- 
miento y extracto amplio de los de Luis Vives. Tercera edi- 
ción. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1920, 4.°, 
61 págs., 1,50 ptas. 

10993. Santa Cruz, Alonso de. — Libro de las longitudes, y manera que 

hasta agora se ha tenido en el arte de navegar, con sus demos- 
traciones y ejemplos, dirigido al muy alto y muy poderoso señor 
D. Philipe II de este nombre rey de España (continuación). — 
BCEA, 1 92 1, VIII, 1-39. 

HISTORIA LOCAL 

10994. Arco, R. del. — Huesca en el siglo XII. Notas documentales. — 

Huesca, J. Martínez, 1921, 4. , 161 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 87 

10995. Salarrullana de Dios, J. — Estudios históricos de la ciudad de 

Fraga. La Aljama de moros de Fraga (continuación). — 
RABM, 1 92 1, XLII, 361-381, 491-512. — V. núm. 8291. 

10996. Becker, J., y J. M. Rivas Groot. — El nuevo reino de Granada en 

el siglo XVIII. Parte primera. — Madrid, Imp. del Asilo de 
Huérf. del S. C. de Jesús, 1921, 8.°, 312 págs. 

ARQUEOLOGÍA Y ARTE 

10997. Navarro, J. G. — Contribuciones a la Historia del Arte en el 

Ecuador. — BANHQuito, 1921, II, 262-278. 

10998. Alvarez de Sotomayor, F. — Nuestras relaciones artísticas con 

América. — Madrid, Maten, 1922, 4. , 38 págs. (Discurso leído 
ante la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.) 

10999. Moran, C. — Epigrafía salmantina. — BTer, 1921, VIII, 147-155, 

189-197, 239-250. 
1 1000. Babelón, J. — A propos de la monnaie de Ségovie. — BHi, 1921, 
XXIII, 304-31 7- 

1 1 00 1. Antolín, G. — La encuadernado'?! del libro en España. — CD, 

1922, CXXVIII, 422-449. (Conferencia.) 

1 1002. Salvador y Carreras, M. — La orquesta en Madrid, IQ2I. — Ma- 

drid, Artes de la Ilustración, 1922, 4. , 78 págs. (Discurso 
leído ante la Real Academia de Bellas Artes.) 

GEOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA 

1 1003. Alcover, M. — Los mozárabes baleares. Lo que nos dicen de su 

existencia la sana crítica histórica y la Filología. — RABM, 
1921, XLII, 339-360, 513-537. — V. núm. 10567. (Extracto. 
Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1922, 4. , 67 pá- 
ginas.) 

1 1004. Castañeda y Alcover, V. — Relaciones geográficas, topográficas 

e históricas del reino de Vale?icia, hechas en el siglo X VIII a 
ruego de D. Tomás López (continuación). — RABM, 1921, XLII, 
85-1 10, 247-275, 445-467, 641-665. — V. núm. 



HISPANISMO Y VIAJES DE EXTRANJEROS 

11005. Pitollet, C. — Sur les limites de Vhispanisme scientifique. — HispP, 

1921, IV, 224-225. 

1 1006. Miomandre, F de. — L' 'hispanisme de J.-E. Rodó. A propos d'un 

livre de Gonzalo Zaldumbide. — HispP, 1921, IV, 289-292. 

11007. Pfandl, L. — Zur « Bibliographie des voyages en Espagne*. IV. — 

ASNSL, 1921, XLI, 238-243. — V. núm. 9298. 



88 BIBLIOGRAFÍA 

1 1008. Hamel-Stier, A. — Sobre R. Lothar : Die Scele Spaniens. — 

LGRPh, 1921, XLII, 1 1 7- 1 20. 

1 1009. García Mercadal, J. — España vista por los extranjeros. III : Re- 

laciones de viajeros y embajadores, siglo xvn. — Madrid, 
«Biblioteca Nueva», 269 págs. — V. núm. 7136. 

11010. — Espinosa, A. M. — Viajes por España. V : El castizo humoris- 

mo castellano. VI : Burgos, cabeza de Castilla. — HispCal, 
1922, V, 25-28, 83-86. — V. núm. 10575. 

1 10 1 1. Bürger, O. — Reisen eiues Naturforschers im tropischem Siidame- 

rika. Fahrten in Á'olumhien und Venezuela. 2. Aufl. — Leipzig, 
Dieterichscher Verlag, 1920, 8.°, VIII, 470 págs., 20 marcos. 



LENGUA 

ESTUDIOS GENERALES 

Lingüistica. 

1 1 01 2. Lommel, H. — Wie studieri man Sprachwissenschaft} Ratschláge 

für Philologen. — Frankfurt a. M., Blazek & Bergmann, 1921, 
8.°, 24 págs. 

1 1013. Hesseling, D. C. — Sobre A. Meillet: Linguistique historique et 

linguistique genérale. — N, 1921, VI, 76-79. 

11014. Hugo Schuchard-Brevier. Ein Vademekum der allgemeinen 

Sprachwissenschaft. Ais Festgabe zum 80 Geburtstag des 
Meisters, zusammengestellt und eingeleitet von L. Spit- 
zer. — Halle (Saale). Verlag M. Niemeyer, 1922, 8.°, 375 pá- 
ginas. 

1 1015. Millardet, G. — Linguistique et dialectologie romanes. — RLR, 

1 92 1, LXI, 1 -160. 
1 1 o 16. Beckh, H. — Der physische und der geisiige Ursprung der Spra- 
clie. Einleitung zu einer anthroposophischen Begründung 
der Sprachwissenschaft. — Stuttgart, Der Kommende Tag, 
1921, 8.°, 32 págs. 

11017. Horn, W. — Sprachkó'rper und Sprachfuiiksion. — Berlin, Mayer 

& Müller, 1 92 1, v-144 págs. (Palaestra 135.) 

1 1018. Mekinger, R. — Sprache und Seele. — WS, 1921, VII, 21-32. 

1 10 1 9. Spitzer, L. — Sobre K. Vossler: Über das Verháltnis von Spra- 

che und Religión. — LGRPh, 1921, XLII, 81-94. (Referencias 
al español.) 

1 1020. Freun'dlich, C. M. — Algo de historia de las lenguas y otro tanto 

de etimología, cotno introducción a la materia. — RUNC, 1921, 
VIII, 349-388. 



MULIOGRAKÍA 89 

Fonética general. 

\ 102 1. Pollak, H. W. — Phonetische Untersuchungen. II. Akzent und Ak- 
tions-art.— SBAkWienphhKl, Bd 192, V. Abteilung, I4págs. 

1 1022. Forchhammer, J. und V. — Theorie und Technik des Singens und 
Sprechens in gemeinverstándlicher Darstcllung. — Leipzig, 
Breitkopf und Hártel, 1921, xvi-564 págs., 8.°, 52 marcos. 

i 1023. Schopf, E. — Die Kotisonantischen Fernwirkungen : Fern-Dissi- 
milation, Fern- Assimilation und Mstathesis. — Gottingen, 
Vandenhoeck & Ruprecht, 19 19, 8.°, vni-219 págs. 

11024. Meyer-Lübke, W. — Sobre E. Schopf: Die Konsotiantischen 

F^ernwirkimgen. — ZRPh, 1921, XLI, 597-603. 

Latín. 

1 1025. Sturtevant, E. H. — The Pronunciation of Greek and Latín. The 

Sounds and Accents. — Chicago, University Press, 1920, 8.", 
xm-225 págs. 

1 1026. Briones, P. — La pronunciación latina. — RCChile, 1921, XLI, 

905-907. 

1 1027. Brüch, J. — Die Eniwicklung von- us. -um im Volkslatein. — ZRPh, 

1921, XLI, 429-434. 

1 1028. Bküch, J. — Zur Eniwicklung der betonten Vokale im Volksla- 

tein. — ZRPh, 1921, XLI, 574-582. 

1 1029. Braunlich, A. F. — Te indicative indirect question in latín. — Chi- 

cago, University, 1920, xxxi-211 págs. 

1 1030. Horn-, F. — Zur Geschichte der absoluten Partizipialkonslruktio- 

tiem im Lateinischen. — Thése, Lund, 191 8. 

11 03 1. Kluge, F. — Mittellaleinische Beitráge. — ZRPh, 1921, XLI, 

678-685. 

FILOLOGÍA ROMÁNICA 

1 1032. Register zum *Archiv fiir das studium der neueren Spraclien und 

Literaturen* . Bd 131- 140 (neue Folge 31-40). — Braunschweig 
und Hamburg, G. Westermann, 1921, 8.°, 24 págs. 
i 1033. Klemperer, V. — Die Eniwicklung der Neuphilologie. — IMWKT, 
1921, XV, 290-302. 

1 1034. Schultz-Gora, O. — Die deutsche Romanistik in den zwei letzten 

Jahrzeknten. — ASNSL, 1921, XLI, 208-221. » 

1 1035. Seifert, E. — Heinrich Morft. — NSpr, 1921, XXIX, 1-6. 

11036. Meyer-Lübke, W. — Beitráge zur romanischen Laut und For- 

menlekre. V : Die Entivicklung von zwischensilbischem «7/». — 
ZRPh, 1 92 1 , XLI, 555-565. — V. núm. 9310. 



90 BIBLIOGRAFÍA 

1 1037. Philipon, E. — L'«a» medial posttonique dans les langues roma- 

nes. — Ro, 1922, XLVIII, 1-31. 

1 1038. Sneyders de Vogel, K. — Sobre E. Lerch: Die Verwendung des 

romanischen Futurums ais Ausdruck eines sittlichen Sollens. — 
N, 192 1 , VI, 71-72. 

1 1039. Santesson, C. G. — La partiente teum* comme préposition 

dans les langues romanes. — Paris, Champion, 8.°, 0-342 pá- 
ginas. 

1 1040. V. G. de V. — Sobre K. Arnoldt : Die Stellung des atrtbutwen 

Adjeklivs in Italienischen un Spanischen. — RFE, 1 921, VIII, 
415-416. 

1 1 04 1 . Ronjat, J. — Sobre \V. Meyer-Lübke : Romanisches etytnologischcs 

IVdrterbuck, — RLR, 1921, LXI, 161-186. — V. núm. 5329. 

1 1042. Wartbukg, W. v. — Franzósisches Ety??iologisches Worterbuch. 

Eine Darstellung des galloromanischen Sprachschatzes. Lie- 
ferung nr. 1. — Bonn und Leipzig, K. Schroeder, 1922, 4. , 
xxiv-80 págs., 30 marcos. [De interés general por el método 
nuevo que usa el autor al agrupar el vocabulario de una 
lengua románica.] 

1 1043. X. — Sobre Meyér-Lübke : Das Sardische im Romanisclie?i ety- 

mologischen Worterbuch. — BDL1C, 1921, XII, 78-80. 

1 1 044. Riegler, R. — Tiernamen zur Bezeich?iung von Geistesstorungen.— 

WS, 1 92 1, VII, 129-135. 
1 i 045. V. G. de D. — Sobre - W. Wartburg: Zur benennung des Schafes 
in den romanisckem Sprachen. Ein Beitrag zur Frage der pro- 
vinzielle?i Differe?izierang des spatern Lateins. — RFE, 1921^ 
VIII, 407-412. 

1 1046. Riegler, R. — Caprimulgus und Verwandtes. — WS, 1921, VII, 

136-144. 

1 1047. Brüch, J. — Die Stamme «barr-, bar-* im Romanischen. — WS, 

1921, VII, 149-17 1. 

1 1048. Ricken, W. — Aler und andaré. — NSpr, 1921, XXIX, 55-58. 

1 1049. Rohlfs, G. — Sobre I. Pauli : *Fnfant», «garfon», «pille» dans 

les langues romanes. — NSpr, 1921, XXIX, 410-412. 

1 1050. Wartbukg, W. v. — Sobre I. Pauli : «Enfant», «garfon», «.filie-» 

dans les langues romanes. — ZRPh, 1921, XLI, 612-617. 

1 105 1. Wallensküld, A. — Sobre G. Rohlfs: Ager, Área, Atrium. — NM,. 

1921, XXH, 70. 

1 1052. Wagner, M. L. — Zu rom. */emeie» 'Frau, Gatlin'. — ZRPh, 1921, 

XLI, 586-587. 

11053. Rieckers, E. — Zti «inouif, ipfjoív» 'hcist es'. — Gl, 1921, XI, 

184-185. 

11054. Bertoni, G. — *Capsea. — Ro, 1921, XLVII, 579. 

1 1055. Brüch, J. — Lat. «drappus». — ZRPh, 1921, XLI, 687-689. 



BIBLIOGRAFÍA 91 

1 1056. Marchot, P. — Lat. vulg. **ruccinus» «cheval de charge*. — Ro, 

1922, XLVIII, 115-117. 

1 1057. Roth, G. — A propos de 1'cpíthete *romaniiqrue».—KLComp, 1921, 

I) 433-434- 

LENGUAS PENINSULARES 

Vasco. 

1 1058. Schuchardt, H. — Heimisches und frondes Sprachgut. — RIEV, 

1922, XIII, 69-S2. 

1 1059. Vinson, J. — Phonétique, Etymologies et Idees genérales. — RIEV, 

1921/XI, 221-224. 

1 1060. Azkue, R. M. de. — De la composición vasca. — RIEV, 1920, XI, 

161-173. 

1 1 06 1. Apraiz, O de. — Don Federico Baraibar y los estudios vascos. — 

RIEV, 1920, XI, 186-193. 

Catalán. 

1 1062. Barnils, P. — Apunlament de problemes de fonética histórica del 

cátala. — BDC, 1921, IX, 56-63. — V. núm. 10241. 

1 1063. Rokseth, P. — La diplitongaison en catalán. — Ro, 1921, XLVII, 

532-546. 

1 1064. Spitzer, L. — Sobre P Barnils : Fóssils de la llengua. — LGRPh, 

1921, XLII, 190-192. 

1 1065. Aguiló Fuster, M. — Diccionari Aguiló. Fase. X. — Barcelona, 

Institut d'Estudis Catalans, 1921, 4. , 52 págs. — V. núme- 
ro 8369. 

1 1066. Costa, H. — Contribució al vocabnlari de la navegado fluvial 

(Mora la Nova).— BDC, 1921, IX, 64-68. 

1 1067. Spitzer, L. — Etimologies catalanes. — BDC, 1921, IX, 85-90. 

1 1068. Wartburg, W. v. — Sobre L. Spitzer: Lexikalisches aus dem 

Katalanischen und den übrigen ibero-romanisclien Spraclien. — 
ZRPh, 1921, XLI, 619-621. 

1 1069. Fullana Mira, L.— Compendi de la Gramática valenciana. — Va- 

lencia, Libr. de R. Ortega, 1921, 8.°, 105 págs. 

1 1070. Guinot, S. — Fuentes de estudio de la lengua valenciana. V: El 

*Liber elegantiarum». VI : La <sinonimia> de Amiguet. BSCC, 

1922, III, 67-73, 101-108. — V. núm. 10627. 

Gallego-port ug u e's . 

1 1 07 1. Almeida Cavacas, A. de. — -í lingua portuguesa e sita met afo- 
nía. — Coimbra, 1921, 8.°, 190 págs. 

1 1072. Leite de Vasconcellos, |. — Aponiamenios filológicos. Portu- 
gués. — Ro, 1922, XLVIIÍ, 1 1 7- 1 24. 



92 BIBLIOGRAFÍA 

1 1073. Basto, C. — «Cávalo Tremedal». Reedigáo de um artigo publi- 

cado na Lusa. Vol. I, 103-105, 1 18-1 19. — Viana-do-Castello> 
Tip. Minerva, 1920, 17 págs. 

1 1074. Nunes, J. J. — Nomes de pessoas da toponimia portuguesa. — Coim- 

bra, 1 92 1, 8.°, 20 págs. 

HISTORIA GENERAL DEL ESPAÑOL 
Enseñanza y propagación del idioma. 

1 1075. Castro, A. — La enseñanza del español en España. — Madrid, Suá- 

rez, 1922, i6.°, 109 págs. (Biblioteca española de divulgación 
científica, I.) 

1 1076. Cirot, G. — La question du latin et l'espagnol. — BHi, 1922, XXIV. 

84-86. 

1 1077. Haack, G. — Der spanische Unterricht an den Hó'heren Schulen 

der Vereinigten Staaten, Frankreichs und Englands. — NSpr, 

1921, XXIX, 396-401. 

11078. Fernández Juncos, M. — El primer maestro de Gramática en 

Puerto Rico. — 'LAnt, 1921, IV, 164-166. 

1 1079. Cassani, J. E. — La enseñanza gramatical. — Humanidades, 1921, 

II, 367-384. 

1 1080. Ortega, J. — Lo que se puede aprender en España. — HispCal, 

1922, V, 8-15. 

1 1 08 1. Broomhall, E. }. — Spanish Composition. — Boston, Allyn and 

Bacon, 1921, ix-163 págs. 

1 1082. Espinosa, A. M., and Allen, C. G. — Beginning Spanish, Direcl 

Method. — New York, Amer. Book Co., 1921, 349 págs. 

11083. Hanssler, W., and C. E. Parmenter. — A_ Spanish Reader with 

Exercises. — New York, Scribner's Sons, 1920, 8.°, vm-260 pá- 
ginas. 

1 1084. Rav, M. L. — Lecturas para principiantes. — New York, Amer. 

Book Co., 1 92 1, 8.°, 176 págs. 

1 1085. Horne, J. Van. — Sobre W. Hanssler and C. E. Parmenter : A 

Spanish Reader with Exercises. L. A. Wilkins: Beginners' Spa- 
nish Reader with Exercises. M. L. Ray : Lecturas para princi- 
piantes. — HispCal, 1922, V, 1 1 i-i 15. 

1 1086. Lusum, R. — Spanish Commercial Corresponderse. — New- York, 

E. P. Dutton, 1 92 1, v-89 págs., 1,50 pesos. 

1 1087. Sauer, Ch. M. - Spanish conversan on-grammar. 9 ed. — Heidel- 

berg, Groos, 1921, 8.°, xi-454 págs. 
1 jS S . Grafenberg, S. — Praktisches Lehrbuch der spanischtn Sprache 
für den Schul und Selbstunterrich. 7 Auíl. — Leipzig, O. Holtzes 
Nachfolger, 1921, 8.°, vi-224 págs. - V. núm. 9347. 



BIBLIOGRAFÍA 93 

1 1089. Sauer, K. M. — Kleine spanische Sprachlehre für den Gebrauch in 

Schtden und zunt Selbstunterricht. 1 1 Aufl. — Heidelberg, 
J. Groos, 1 92 1, 8.°, vii- 239 págs. 

GRAMÁTICAS 
Gramáticas históricas. 

1 1090. Alemany Bolufer, J. — Estudio elemental de Gramática histórica 

de la lengua castellana. I : Fonología y Morfología. II : Tro- 
zos de autores castellanos anteriores al siglo xv. Quinta edi- 
ción. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1921, 8.°, 
381 págs., 6 ptas. — V. núm. 3296. 

1 1091. Jud, J., y A. Steioer. — Sobre R. Menéndez Pidal: Manual de 

Gramática histórica española. Cuarta edición. — Ro, 1922, 
XLVIII, 136-149. 

1 1092. Bello, A. — Gramática de la lengua castellana. Edición anotada 

por F. Robles Dégano. — Madrid, A. Marzo, 1921, 8.°, 527 
páginas. — V. núm. 241. 

Gramáticas prácticas. 

1 1093. Benot, E. — -Arte de hablar. Gramática filosófica de la len- 

gua castellana. Obra postuma. Segunda edición. — Madrid, 
Sucs. de Hernando, 1921, 8.°, 459 págs. 

1 1094. Blanco y Sánchez, R. — Fundamentos de lengua castellana. Gra- 

mática. — Madrid, Perlado, Páez y C. a , 1921, 8.°, 235 págs. 

1 1095. Pavía, L. — Grammatica della lingua spagnuola con temi, letture 

e dialoghi. Pronuncia figurata. — Heidelberg, I, Groos, 192 1, 
8.°. (Método Gaspey-Otto-Sauer.) 
1 1096. Becerra, M. F. — La nueva Gramática castellana. Cursos gra- 
duados para el estudio de la lengua castellana en las escue- 
las secundarias de la República mexicana. I : Lexicología. — 
Tuxla Gutiérrez (Chiapas), Imp. del Gobierno del Estado, 
1 92 1, 41 págs. 

FONÉTICA 

1 1097. Cirot, G. — Sobre M. de Toro Gisbert : Ortología castellana de 

nombres propios.— BHi, 1921, XXIII, 254-257. 

1 1098. M. G. — Sobre T. Navarro Tomás : Lecciones de pronunciación 

española. — RLR, 1921, LXI, 192. 

1 1099. Colton, M. A. — Sobre T. Navarro Tomás : Manual de pronun- 

ciación española. — MLN, 1922, XXXVII, 227-237. 



94 



BIBLIOGRAFÍA 



SINTAXIS 



1 1 ioo. A. M. E. — Sobre R. Lenz : La oración y sus partes. — HispCal, 
1922, V, 65-66. 

1 1 10 1. X. — Sobre W. A. Beardsley : Infinitive constructions in oíd spa- 

nish. — RFE, 1921, VIII, 416 417. 

LEXICOGRAFÍA Y SEMÁNTICA 

1 1 102. A List of ihe Older Spanish Diclionaries in the Collection o/Pro- 

fessor E. C. Hills. — HispCal, 1922, V, 1 17-120. 

1 1 103. Hill, J. M. — Index verborum de Covarruvias Orozco : Tesoro de 

la lengua castellana o española. — Indiana University Studies, 

1921, 186 págs. (Vol. VIII, núm. 48.) 

1 1 104. Hills, E. C. — Sobre J. M. Hill : Index verborum de Covarruvias 

Orozco : Tesoro de la lengua castellana o española. — HispCal, 

1922, V, 65. 

1 1 105. Fokker, A. A. — Nederlandsch-Spaansch Woordenboek. Tweede 

Druk. — Gouda, G. B. van Goor Zonen [1922], 8.°, 240 pági- 
nas. (Diccionario holandés-español, segunda edición.) 

1 1 106. Coll v Tosté, C. — Vocabulario de palabras introducidas en el 

idioma español , procedentes del lenguaje indo-antillano.— BHPR, 

1921. VIH, 294-352. 

1 1 107. Schuchardt, H. — Problemas etimológicos. — RFE, 1921, VIII, 

400-403. 

1 1 108. Monner Sans, R. — Asnologia. Vocabulario y refranes. — Buenos 

Aires, Irnp. «Coni», 1921, 4. , 96 págs. 

1 1 109. Brüch, J. — Etymologisches. I : Zu den «Neuphilologischen Mit- 

teilungen», XXII, 46 ff. [Sobre sp. «dedo meñique», «mar- 
mella», «camello», «mermellado»; astur. sp. «mellón», «fal- 
triquera», «adrede», «maleta, «malacho».]— NM, 1921, XXII, 
113-119. 

1 1 1 10. García de Diego, V '.— Etymologiae hispanae notae : «Samugas», 

'Jamugas'; «choto». — ZRPh, i92i,XLI, 587-588. 

1 1 1 1 1. Castro, A. — «Manjar blanco*. — RFE, 1921, VIII, 406. 

1 1 1 12. Tuttle, E. H.— Galician «axexar»; spanich «acechar»; sp. «.ace- 

tre, cetre, celtre»; por tugúese «alcalgar-»; sp. «alcalzar». — MUR, 

1922, XVII, 79-80. 

1 1 1 13. Brüch, J. — Sp. «ronzal». Sp. «mantega» und Verwandte. — ZRPh, 

1 92 1, XLI, 693-694. 

1 1 114. Spítzer, L. — Frz. «bégue» 'stottcrnd'. — ZRPh, 1921, XLI, 351- 

354. (Se refiere al esp. bigardo, ar. tartameco.) 

1 1 1 15. Spítzer, L. — «Soccus» en español. — RFE, 1921, VIII, 403-404. 



BIBLIOGRAFÍA 95 

1 1 1 1 6. Gilí, S. — «Sonruir.» — RFE, 1921, VIII, 405-406. 

1 11 17. Ortiz, F. — El vocablo «conuco». — CuC, 1921, XXVII, 227-239. 

1 11 18. Tallgren, O. J. — «Fortuna*, 'tempéte' . — NM, 1921, XXII, 

53 58. 

DIALECTOLOGÍA HISPÁNICA EXTRA PENI NSULAR 

1 1 1 19. Henríquez Ureña, P. — Observaciones sobre el español en Amé- 

rica. — RFE, 1 92 1, VIII, 357-390. 

1 1 1 20. Liljegren, G. B. — Die spanische Spracke in Amerika. — ASNSL, 

1921, XLII, 1 16-123. [A propósito de los estudios de Toro 
Gisbert.] 

1 1 121. Toro Gisbert, M. de. — Reivindicación de americanismos. — 

BAE, 1921, VIII, 409-441, 481-514. — V. núra. 9913. 

1 1 122. Cirot, G. — Sobre M. de Toro Gisbert: Americanismos. — BHi, 

1921, XXIII, 257. 

1 1 123. Ortiz, F. — Un catauro de cubattismos. (Mamotreto de «cubi- 

cherías» lexicográficas.) — RBC, 1921, XVI, 51-57, 65-75, 
129-157, 202-232, 262-288, 328-353. 

1 1 124. Valle, A. — Lingüística: Nicaraliuismos. — Educación, 1921, 

V, 74. 

1 1 125. Lemos, R. G. — Barbarismos fonéticos de algunas regiones ecua- 

torianas. — RCNGuay, 1921, núm. 3, 73-83; núm. 4, 64-71, 
núm. 5, 31-39. 

1 1 126. Armengol Valenzuela, P. — Filología: Maipo y Aíaipu . — 

RCChile, 1921, XLI, 795-797. 

1 1 127. Riegler, R. — Italienischspanische Sprachmischung. — NSpr, 

1921, XXIX, 218-221. (Sobre la 'lingua mista' de Monte- 
video.) 

1 1 128. Retana, W. E. — Diccionario de Filipinismos, con la revisión 

de lo que al respecto lleva publicado la Real Academia Es- 
pañola. — RHi, 1921, LI, 1-174. 

11129. Labrador, J. — El castellano en Filipinas. — CT, 1922, XIV, 

298-299. 

Lenguas indígenas de América. 

1 1 130. Granada, D. — Terminología indiana. Apuntamientos sobre la 
ericomienda. — BAE, 1921, VIII, 727-740. 

1 1 131. Cavada, F. J. — Diccionario tnanual isleño. Provincialismos de 

Chiloc (Chile). — Santiago de Chile, Imp. Yolanda, 1921, 8.°, 
13S págs. 

1 1 132. Grijai.va, C. E. — No7nbres y pueblos de la antigua provincia de 

Imbabura. — BANHOuito, 1921, II, 33-70. 



g6 BIBLIOGRAFÍA 



TEXTOS LINGÜÍSTICOS 



11133. Menéndez Pidal, R. — Documentos lingüísticos de España. I. Rei- 

no de Castilla. — Madrid, Sucs. de Hernando, 1919, 4. , 
x-503 págs., 15 ptas. (Junta para Ampliación de Estudios. 
Centro de Estudios Históricos.) 

1 1 134. Castro, A. — Unos aranceles de Aduanas del siglo XIII. II. — 

RFE, 1921, VIII, 325-356. — V. núm. 10302. 

1 1 135. Barrio, M. de. — Las primitivas leyendas romanas, consideradas 

en su aspecto histórico y lingüístico. — RUNC, 1921, VIII, 59-73. 

1 1 136. Texto de la primera carta de fueros dada a la villa de Toro por 

Alfonso IX, de León. Publicado por A. Cuadrado. — BAH, 
1922, LXXX, 288-291. 



LITERATURA 

LITERATURAS EXTRANJERAS 

• Literatura comparada. 
Temas literarios. 

1 1 1 37. Charpentier, J. — Die Suparnasage. Untersuchungen zur Altin 

dischen Literatur-und sagengeschichte. — Uppsala, Amquist 
& Wiksells Boktryckeri, A. B., 1922, 4. , 399 págs., 20 Kr. 
(Arbeten Utgifna med Understód of Vilhelm Ekmans Uni- 
versitetsfond, Uppsala. Vol. 26.) 

1 1 138. Brooks, N. C. — The Sepulchre of Christ in Art and Liturgy. 

With special reference to the Liturgic drama. — Illinois, 
University Press, 1921, 4. , 110 págs., % 1,50. (University of 
Illinois Studies in Language and Literature. Vol. VII.) 

1 1 139. Le Purgatoire de Saint Pa trice. Publié par M. Mórner. — Leip- 

zig, O. Harrasowitz, 1920. 

1 1 140. Endepols, J. — Sobre Le Purgatoire de Saint Patrice. Ed. M. 

Mórner. — N, 1922, VII, 138-145. 

1 1 141. Altermann, J. P. — [Sobre La leyenda de Don Juan.'] — HispP, 

1921, IV, 169-175. 

1 1 142. Schaffer, A. — Thomas Corneille's Reworking of Molieres *Don 

Juan-». — MPhil, 1921, XIX, 163-175. 

Influencias extranjeras. 

1 1 143. Dante. La vita. Le opere. Le grandi cittá dantesche. Dante e 

P Europa. [Contiene un capítulo de C. de Lollis: Dante c la 



BIBLIOGRAFÍA 97 

Spagna, págs. 274-280.] — Milano, Ed. Treves, 1921, 4. , vm- 
377 págs. 

1 1 144. Farixelli, A. — Dante in Spagna, Francia, Inghilierra, Gemia- 

nía. (Dante e Goethe.) — Torino, Bocea, 1922. 

11 145. Jones, F. N. — Boceado and his Imitators in Germán, English, 

French, Spanish, and Iialian Literatura. — Chicago, Univer- 
sity Press, 8.°, 46 págs. 

1 1 146. Rufert y Ujaráiz, R. — Shakespeare en España. Traducciones, 

imitaciones e influencia de las obras de Shakespeare en la 
literatura española. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archi- 
vos, Bibliotecas y Museos», 1920, 8.°, 107 págs. 

1 1147. Amico, A. D'. — L'imítazione ariostesca ne «La Hermosura de 

Angélica» di Lope de Vega. — Pistoia, A. Pacinotti e Co, 1921, 
30 págs. 

1 1 1 48. Peers, E. A. — The earliest notice of Byron in Spain. — RLComp, 

1922, II, 1 13-1 16. 

Influencias españolas. 

1 1 149. Barton, F. B. — The Sources of the Story of «Sesos tris et Tima- 

réte» in «Le Grand Cyrus*. [Señala como fuente los Prados 
de León, de Lope de Vega.] — MPhil, 1922, XIX, 257-268. 

1 1 1 50. Trahard, P. — Les sources de l' tamour africain-» dans le « The'a- 

tre de Clara Gazuh. — RLComp, 1922, II, 73-84. 

Traducciones al español. 

Lenguas clásicas . 

1 1 15 1. Plutarco. — Vidas paralelas. Tomo IX. — Madrid, Tip. Reno- 

vación, 1 92 1, 8.°, 286 págs., 1,50 ptas. (Colección Universal. 
Calpe.) — V. núm. 10731. 

Portugués. 

1 1 152. Brandao, R. — Los pobres. Novela. Precedido de una carta- 

prefacio de Guerra Junqueiro. Traducción de V. de Pedro. — 
Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 225 págs., 4 ptas. 

Francés y provenzal. 

1 1 153. Antología general de poetas líricos franceses, 13QI-IQ21. Tra- 

ducción directa en verso por F. Maristany. Prólogo de A. 
Plana. — Barcelona, 8.°, 302 págs. 

1 1 1 54. About, E. — Casamientos parisienses. Tomos II y III : Solares 

en venta. Georgeón. El busto. Traducción de P. Perales. — 
Tomo IX. 7 



98 BIBLIOGRAFÍA 

Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 85 y 100 págs., 1 pta. 

(Colección Universal. Calpe.) — V. núm. 9943. 
11 155. Alanic, M. — Las rosas reflorecen. Novela. Versión de Pérez 

Capo. — Madrid, Imp. Helénica, 1921, 8.°, 287 págs, 4 ptas. 
1 1 156. Baudelaire, C. — Prosa escogida. Selección y traducción de 

J. Gómez de la Serna. Epílogo de R. Gómez de la Serna. — 

Madrid, Tip: de «El Adelantado de Segovia», 8.°, 314 págs., 

5 ptas. (Biblioteca Nueva.) 

1 1 157. Benjamín, R. — Los soldados de la guerra. Gaspar. Novela tra- 

ducida por M. Azaña. — Madrid, Gráficas Reunidas, 1921, 
8.°, 285 págs., 4 ptas. 

1 1 158. Daudet, A. — Safo. Costumbres de Parts. — Traducción de 

E. López Bago. 12. a edic. — Madrid, 1920, 8.°, 338 págs., 
5 pesetas. 

1 1 159. Erckmann - Chatrian. — Water loo. Novela. Traducción de 

M. Azaña. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 297 págs., 
1,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1 160. Gautier, T. — La muerta enamorada. Traducción de P. Van- 

ees. — Madrid, R. Caro Raggio, 8.°, 60 págs., 1 pta. 

1 1 161. Gautier, T. — Avalar. Novela. Traducción de F. G. Vela. — 

Madrid, Tip. Renovación, 192 1, 8.°, 148 págs., 1 pta. (Colec- 
ción Universal. Calpe.) 

1 1 162. Maeterlinck, M. — El gran secreto. Versión castellana de 

R. Cansinos Asséns. — Madrid, V. a e H. de Sanz Calleja, 
1921, 8.°, 191 págs., 4 ptas. 

1 1 163. Maistre, J. de. — La joven siberiana. Novela. Traducción de 

C. Palencia Tubau. — Madrid, Tip. Renovación, 1920, 8.°, 
94 págs., 0,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1 164. Moliere. — El amor ?nédico. Traducción de N. Alonso Cor- 

tés. — Valladolid, Imp. Castellana, 1922, 8.°, 43 págs. 

1 1 165. Musset, A. de. — Mimí Pinzón. Historia de un mirlo blanco. No- 

velas traducidas por J. Guixé. — Madrid, G. Hernández y 
G. Sáez, 192 1, 8.°, 133 págs., 1 pta. (Mundo Latino.) 

1 1 166. Musset. — Cuentos. Tomos III : Margot. IV : Ermelinda. V: El 

hijo del Ticiano. Traducción de L. Fernández Ardavín. — 
Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 83, 66 y 73 págs. 1,50 pe- 
setas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1 167. Sardou, V. — Las Superhembras. Comedia. Versión castellana 

de E. F. Gutiérrez Roig y L. de los Ríos.— Madrid, R. Caro 
Raggio, 1921, 8.°, 78 págs., 3 ptas. 

1 1 168. Verlaine, P. — Los poetas malditos. Traducción de M. Baca- 

risse.— Madrid, J. Pueyo, 1921, 8.°, 199 págs., 4 ptas. (Mundo 
Latino.) 

1 1 169. Verlaine, P. — Fiestas galantes. Versos. Traducción de L. Fer- 



bibliografía 99 

nández Ardavín. — Madrid, Yagües, 1921, 8.°, 4 ptas. (Mundo 
Latino.) 

1 1 170. Vignv, A. T>K. — Steüo. Novela de los tiempos de la Revolución 

francesa. Versión castellana de C. A. Comet. — Madrid, Im- 
prenta Helénica, 8.°, 219 págs., 4 ptas. (Editorial América.) 

1 1 171. Voltaire. — Cuentos escogidos. Traducción del Abate Marche- 

na. — Madrid, Imp. Clásica Española, 8.°, 228 págs., 3 ptas. 
(Colección Granada, XV.) 

, Italiano. 

1 1 172. Ferrero de la Visitación, Sor Benigna Consoi.ata. — Breve 

vida. — Madrid, Imp. del Asilo de Huérf. del S. C. de Jesús 
1921, 8.°, 122 págs. 

Inglés, 

1 1 173. Haviland, M. D. — De la « Taiga» v de la « Tundra». La vida en 

el bajo Jenesei. Traducido por A. M. Bolívar. — Madrid, Sáez 
Hermanos, 4. °, xi-300 págs., 15 ptas. (Colección Universal. 
Calpe.) 

1 1 174. Humphry Ward, M. — Desaparecido. Novela. Traducción de 

R. D. Peres. — Barcelona, G. Gili, 8.°, 306 págs., 3 ptas. 

1 1 175. Shakespeare. — Las tres mejores tragedias : «Hamleti>, «El rey 

Lear» y iMacbeth». Traducidas al castellano por C. García 
Moran (continuación).- EyA, 1921; II, 366-379, 451-458; III, 
41-54, 196-207, 285-290, 368-377, 439-451; IV, 47-5 8 - 1 19-138, 
194-199, 274-285. — V. núm. 10355. 

1 1 176. Shakespeare, W. — La tragedia de Romeo y Julieta. Traducción 

de L. Astrana Marín. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 
233 págs., 1,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1 177. Shakespeare, W. — La tragedia de Ricardo III. Traducción de 

L. Astrana Marín. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 223 
páginas, una pta. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1 178. Stevenson. — Aventuras de David Balfour. Traducción de M. Me- 

dina. — Madrid. Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 328 págs., 
3 ptas. 

A lemán. 

1 1 179. Handel-Mazzeti, E. de. — La pobre Margarita. Novela. Traduc- 

ción de E. de Escalante. ; — Barcelona, G. Gili, 1922, 8.°, 271 
páginas, 3 ptas. 

1 1 180. Haumptmann, G. — Miguel Kramer. Drama. Traducido por 

M. Pedroso. - Madrid, Imp. Helénica, 8.°, 179 págs., 2,80 ptas. 

11181. Hokfmann. — El tonelero de Nuremberg, Madrid, Vagues, 1911, 

&.°, una pta. 1 Mundo Latino.) 



100 BIBLIOGRAFÍA 

Ruso y otras lenguas eslavas. 

1 1 182. Andreiew, L. — La risa roja. Novelas. Traducidas por N. Ta- 

sín. — Madrid, Tip. de «El Adelantado de Segovia», 8.°, 249 
páginas, 4 ptas. (Biblioteca Nueva.) 

1 1 183. Andreiew, L. — El Océano. Versión española de A. Ruste. — 

Madrid, Imp. Helénica, 8.°, 222 págs., 5 ptas. 

1 1 184. Gokki, M. — Mi vida en la niñez. Memorias autobiográficas. Pró- 

logo de C. de Castro. — Madrid, 1921, 8.°, 360 págs., 6 ptas. 

1 1 185. Heltai, E. — «.Family- Hotel* y Mi segunda mujer. Novelas. Tra- 

ducidas por A. Révész. — Madrid, Gráficas Reunidas, 1921, 
8.°, 281 págs. 4 ptas. 

1 1 186. Herczeg, F. — Jorge y Alejandro Gyurkoviks. Novela. Traduc- 

ción de A. Révész. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 151 
páginas, una pta. (Colección Universal, Calpe.) 

1 1 187. Herczeg, F. — Los hermanos Gyurkoviks. Traducción de A. Ré- 

vész. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 233 págs., 1,50 pe- 
setas. (Colección Universal. Calpe.) 

Otras lenguas. 

1 1 188. Libro de la moral de la China, el cual llaman Los Cuatro Libros r 

traducidos del original al castellano. (Primera versión cono- 
cida en lengua europea del filósofo Confucio, que se guarda 
en la biblioteca de San Lorenzo de El Escorial.) Publicado 
con una advertencia preliminar por J. Zarco. — CD, 1921, 
CXXVI, 285-296, 332-347, 527-54i; CXXVII, 44-53- 

LITERATURAS PENINSULARES 
Gallego y portugués. 

1 1 189. Sabuz, Marqués de. — De literatura galaica (continuación). Com- 

posiciones dramáticas y literario-musicales. — EyA, 1921, 
XIX, III, 14-24, 184-195; IV, 345-356, 412-421; 1922, XX, I,. 
351-362. — V. núm. 10380. 

1 1 190. Saco y Arce, J. A. — Literatura popular de Galicia. Colección 

de coplas, villancicos, diálogos, romances, cuentos y refra- 
nes gallegos. — ■ BCPOrense, 192 1, VI. 361-363. — Véase nú- 
mero 10783. 

1 1 191. Bell, A. F.G. — Portuguese Literature. — Oxford, Clarendon 

Press, 1922, 4. , 375 págs., 15 ptas. 

1 1 192. Braamcamp Freiré, A. — A Censura e o Cancioneiro geral. — 

Coimbra, 1921, 8.°, 70 págs. 

1 1 193. Um auto dos Reis Magos. — Lusa, 1921, IV, 40-41. 



BIBLIOGRAFÍA 101 

1 1 194. Jorge, R. — Francisco Rodrigues Lobo. Ensaio biográfico e crí- 

tico (continuación).— RUC, 1918, VII, 62-1 26.— V. núm. 2865. 

11 195. Trancoso. — «Historias de proveito e exemplo*. Introdugáo de 

A. de C. — Lisboa, «Diario de Noticias», 1921, 8.°, ux-274 
páginas. (Antología Portuguesa.) 

1 1 196. Pedro, V. de. — El moderno pensamiento lusitano : Raúl Bran- 

dáo, historiador y novelista. — Nos, 1922, XL, 245-249. 

Catalán y valenciano. 

i 1 197. Regles de amor i parlament de un hóm i una fembra. Obra iné- 
dita del siglo xiv, atribuida a mossen Domingo Mascó. (Tras- 
lado del códice déla Biblioteca del Real Palacio de Madrid.) 
Con un estudio crítico de E. Julia. (En publicación en BSCC.) 

\ 1 198. Roí? de Corella, J. — Parlament de casa Mercader i Tragedia 
de Caldesa. Novelas. Siglo xv. Publicadas con unos estudios 
literarios por S. Guinot. — Castellón, Hijos de J. Armengot, 
1921, S.°, 185 págs. (Clásicos Valencianos.) 

11199. Rondalla de Rondalles. Treta a llum per Caries Ros i ara de 

nou ab notes i comentaris, per S. Guinot. — BSCC, 1921, 
II, XVI. 

Vasco. 

1 1 200. Barandiarán, J. M. de. — Folklore vasco. Necesidad de su estudio. — 

RIEV, 1922, XIII, 33-36. 
i 1 20 1. Urquijo, J. de. — La Crónica Ibargüen. Caclu)pin y el Canto de 
Lelo.— RIEV, 1 92 1, XI, 217-220; 1922, XIII, 83-98. 

Escritores hispanorientales. 

1 1202. Alemany Bolufer, J. — La geografía de la Península Ibérica e?i 

los escritores árabes (continuación). — RCEHGranada, 1921, 
XI, 1-40. — V. núm. 10794. 

11203. Cour, A. — Un poete árabe d'Andalousie: Tb?i Zaidoün. Étude 

d'apres le diwan de ce poete et les principales sources ara- 
bes. — Constantine, 1920, 8.°, 231 págs. 

1 1204. Fegiiaii, M. — Sobre A. Cour: Un poete árabe d' Andalousie : Ibn 

Zaidoün. — BHi, 1921, XXIII, 340-345. 

1 1205. A. G. P. — Sobre A. Cour : Un poete árabe d'Andalousie : Ibn 

Zaidoün. — RABM, 1921, XLII, 474-475. 

1 1206. Nallino, C. A. — Sobre A. Cour : Un poete árabe d' Andalousie : 

Ibn Zaidoün. — RSO, 1921, IX, 199-206. 
1 1 207. D'Ibn El-Abbar. — lakmila-t-essila. Texte árabe d'apres un ma- 
nuscrit de Fes. Tome I. Publié par A. Bel et Ben Cheneb. — 



102 BIBLIOGRAFÍA 

Alger. Imp. Oriéntale Fontana, 1920. [Manuscrito que com- 
pleta el Diccionario biográfico de sabios musulmanes de España, 
publicado con el mismo título por Codera, 1887-1889.] 

LITERATURA ESPAÑOLA EN GENERAL 
Historias literarias. 

1 1208. Hurtado y J. de la Serna, J., y A. González Falencia. — Histo- 

ria de la Literatura española. Parte segunda. — Madrid, Tip. de 
la «Revista de Archivos», 1922, 8.°, 481-872 págs., 9 ptas. — 
V. núm. 10796. 

1 1 209. Martínez, J. M. — Sobre J. Hurtado y A. González Palencia: 

Historia de la Literatura española. — DLS, 1921, IX, 366-367. 

1 12 10. X. — Sobre J. Hurtado y A. González Palencia : Historia de la 

Literatura española. — EyA, 192 1, XIX, IV, 376-378. 

1 121 1. Miguélez, P. — Observaciones a una nueva «.Historia de la Lite- 

ratura española», [por J. Hurtado y A. González Palencia]. — 
CD, 1922, CXXVIII, 81-95. 

1 1 21 2. Fitzmaurice-Kelly, J. — Historia de la Literatura española. Ter- 

cera edición, corregida. — Madrid, Libr. de V. Suárez, 8.°, 
xviu-494 págs., 12 ptas. — V. núm. 4635. 

1 1 213. Sherwell, G. A. — Literatura española e hispanoamericana. — 

HispCal, 1922, V, 16-24. 

1 1 2 14. Guinot, S. — Tertulias literarias de Valencia en el siglo XV. — 

BSCC, 1921, II, 1-5, 40-45, 65-76, 97-104. 

1 121 5. Gil Fortoul, J. — Literatura latinoamericana. — CVen, 1921, 

XI, 5-14. 

1 1 216. Leavítt, S. E. — Bibliography. VI. Special. Uruguayan Litera- 

ture. — HispCal, 1922, V, 121-132. 

1 1217. Araujo, L. F. — Disertación acerca de la Historia de la Litera- 

tura patria, [Guayaquil]. — RCNGuay, 192 1, núm. 5, 43-52. 

1 1 2 18. Sánchez Alonso, B. — El sentimiento del paisaje en la Literatura 

castellana. — Cosmópolis, 1922, mayo, 36-54. 

1 12 19. García Villada, Z. — San Isidro Labrador en la Historia y en 

la Literatura. — RyF, 1922, LXII, 36-46, 167-176, 323-335, 
454-468. 

1 1 220. Huarte, A.— Estudios de investigacio'n histórica. Una academia lite- 

raria salma?itina en el siglo X VIH. — BTer, 1 92 1 , VIII, 1 80- 1 84. 

Alisceláneas de estudios. 

1 1 22 1. Levi, E. — Figure della Letter atura spagnola contemporánea. 

(Saggi.) — Firenze, Societá an. editrice «La Voce», 1922, 8.°, 
xiii- 1 14 págs., 9 1. 



BIBLIOGRAFÍA 103 

1 1222. Pitollet, C. — Le « Year Book» des langues modernes pour IQ2o 

et la liitérature espagnole. — HispP, 1921, IV, 160-165. 

1 1223. Pitollet, C. — Pot pourri espagnol, HispP, 1921, IV, 355-376. 

1 1 224. Alonso Cortés, N. — Miscelánea vallisoletana. Tercera serie. — 

Valladolid, Tip. «Cuesta», 1921, 4. , 180 págs. [Jerónimo de 
Lomas Cantoral. Valladolid y la Armada Invencible. Calvo 
Asensio. Las cofradías en Semana Santa. Dionisio Daza 
Chacón. Miguel Sánchez «el Divino». Médicos vallisoletanos. 
Centenario de los Comuneros. Don José Agustín Monje. Las 
criadas y los naipes. Cristóbal de Villalón.] - V. núm. 9514- 
1 1225. Colín, E. — Siete cabezas. Julio Laforgue. Emilio Verhaeren. 
Ega de Oueiroz. Claudio Farrére. Miguel de Unamuno. Ra- 
món del Valle Inclán. Azorín. — México, 1921, 8.°, 126 págs. 

Colecciones misceláneas de textos y antologías. 

1 1226. Spanish Prose and Poetry Oíd and New with translated speci- 

mens by I. Farnell. — Oxford, Clarendon Press, 1920, 4. , 
185 págs. 

Monografías sobre autores de géneros varios. 

1 1227. Rodríguez Marín, F. — Nuevos datos para las biografías de al- 

gunos escritores españoles de los siglos XVI y XVII (continua- 
ción). — BAE, 1922, IX, 77-1 17. — V. núm. 10399. 

1 1228. Míllé y Giménez, J. — La juventud de Lope de Vega. — Nos, 

1922, XL, 145-178. 
1 12*9. Méndez Bejarano, M. — Vida y obras de D. José M. a Blanco y 
Crespo (Blanco White). — Madrid, Imp. de la «Rev. de Ar- 
chivos», 1921, 4. , 605 págs. 

1 1 230. Madariaga, S. de. — Miguel de Unamuno. — Nos, 1922, XL, 

264-276. 

Enseñanza de la Literatura. 

11231. Alonso Cortés, N. — Resumen de Historia de la Literatura. 

6. a edic. — Valladolid, Cuesta, 1921, 8.°, 298 págs. 

1 1232. Bashanini, R. — Curso de Historia de la Literatura castellana. 
Texto y antología. Tomo I: Desde los orígenes hasta el si- 
glo xvi. — Buenos Aires, Libr. de A. García Santos, 1922, 
8.°, 493 págs. 

11233. Jünemann, G. — Historia de la Literatura española y antología 
de la misma. — Freiburg, Herder & Co, 1921, 8.°, xi-268 pá- 
ginas. — V. núm. 62 1 . 



104 BIBLIOGRAFÍA 

POESÍA 

Lírica. 

España. 

1 1234. Aguado, J. M. — Boletín de Literatura : Poesía lírica. — CT, 

1921, XXIV, 394-425. 

1 1235. Ca*bal, C. — Sobre: La verdadera poesía castellana. Floresta de 

la antigua lírica popular. Recogida por J. Cejador y Frau- 
ca. — EyA, 1922, XX, 217-221. 

1 1236. Dale, G. 1. — The datp of Antonio de Villegas' Death. — MLN, 

1921, XXXVI, 334-337- 

1 1237. Huarte, A. — Poesías de Julián de Armendáriz. — BTer, 1921, 

VIII, 337-341. 

1 1238. El primer soneto de la literatura castellana. [Se atribuye al me- 

xicano Juan Manuel de Guevara el soneto «No me mueve, 
mi Dios, para quererte».] — RUnTeg, 192 1, XI, 50-51. 

1 1239. Cruz, San Juan de la. — Canciones. Traduit en prose rythmi- 

que par René-Louis Doyon. Avec bois de Malo Renault. — 
Paris, «La petite bibliothéque», 1920, 60 págs., 50 frs. 

1 1240. Las mejores poesías líricas de los mejores poetas: Fray Luis de 

León. — Barcelona, Imp. La Polígrafa, 8.°, 82 págs. (Edito- 
rial Cervantes.) 

1 1 24 1. Butler, H. E. — Sobre Fr. Luis de León: A Biographical Frag- 

ment. ByJ. Fitzmaurice-Kelly. — MLR, 1922, XVIII, 1 00-101. 

1 1242. F. F. — Excerpto do «Laurel de Apollo» de Lope de Vega. — 

RHist, 1921, X, 311-314. 

1 1243. André, M.— Luis de Go'ngora. A propos de l'édition de ses cevres 

completes par M. Foulché-Delbosc. — HispP, 1922, V, 41-49. 

1 1 244. Hámel, A. — Der Humor bei José de Espronceda. II, Der Hu- 

morist. — ZRPh, 1921, XLI, 648-677. — V. núm. 10828. 

1 1245. Korósi, A. — El P. Juan de Arólas. Estudio crítico biográfico 

(continuación). — RCal, 1921, X, 218-224, 400-406; XI, 51-55, 
433-439, 5 2 4-528; 1922, XII, 30-32, I43-U7, 233-238. — V. nú- 
mero 10423. 

1 1246. Schneider, F. — Gustavo Adolfo Bécquer as cPoeta» and his 

knowledge of líeine's «Lieder». — MPhil, 1922, XIX, 245 256. 

1 1247. Las mejores poesías líricas de los mejores poetas. Vol. XXIII : 

Ouerol. — Barcelona, 1 92 1, 8.°, 106 págs., 1,50 ptas. (Edito- 
rial Cervantes.) 

América. 

1 1248. Las cien mejores poesías cubanas. Colección antológica formada 
por J. ¡VI. Chacón y Calvo. — Madrid, Tall. Tip. Reus, 1922, 
8.°, 316 págs. 



BIBLIOGRAFÍA IO5 

1 1 249. Bertot, L. — Heredia, poeta del Amor y de la Naturaleza. — 
Santiago de Cuba, Imp. «El Cubano Libre», 1922, 8.°, iv-26 
págs. (Discurso.) 

i 1250. Lámar Schweykr, A. — Los contemporáneos. Ensayos sobre li- 
teratura cubana del siglo. — La Habana, Imp. «Los Ra- 
yos X», 1921, 8.°, 124 págs. 

1 1 25 1 . Darío, Rubén. — José Marti, poeta. — RepAm, 1921, II, 243- 

245, 257-258. 

11252. Guglielmini, II. M. — Notas sobre Amado Ñervo. — Nos, 1921, 

XXXIX, 358-372. 

1 1253. Maeztu, R. de. — El clasicismo y el romanticismo de Rubén Da- 

río. — Nos, 1922, XL, 124-129. 

Épica. 

1 1254. Cirot, G. — Fernán González dans la Chronique léonaise (suite). 

BHi, 1921, XXIII, 269-284. — V. núm. 10433. 

1 1255. M. R. — Sobre R. Menéndez Pidal: El Cid en la historia. — Ro, 

1921, XLVII, 632. 
[1256. E. M. — Sobre R. Menéndez Pidal: El Cid en la historia. — 
HispP, 1921, IV, 384. 

1 1257. Belmonte Bermúdez, L. — La Hispálica. Publícala por vez pri- 

mera, precedida de un estudio biográfico-crítico, S. Mon- 
toto. — Sevilla, Sobr. de Izquierdo, 1921, 4. , 324 pá- 
ginas. 

1 1258. X. — Sobre L. Belmonte Bermúdez,: La Hispálica. Publicada 

por S. Montoto. — BAE, 1921, VIII, 741 755. 

11259. IbXñez, D. — Zorrilla poeta épico. — CD, 1922, CXXIX, 16-31, 

81-94. 

Poemas varios. 

11260. Figueroa, E. L. — El Arcipreste. — Humanidades, 1921, I, 

337-366. 
1 1261. Cabrera, P. — El Famaiina de Mateo Rosas de Oquendo. Un 
poema perdido. — RUNC, 1921, VIII, 4 1-58. 

Varia. 

1 1262. Ramillete poético. Colección de sonetos heroicos, sagrados, filo- 

sóficos, amorosos y festivos de insignes poetas españoles. 
Ordenada con breves notas por E. J. Varona. — La Habana, 
Imp. «El Siglo XX», 1921, 4. , 232 págs. — V. núm. 10416. 

1 1263. Huarte, A. — Estudios de investigación histórica: Un papel del 

P. Fr. Gaspar de Santa María. — BTer, 1922, VIII, 24-31. 



1 06 BIBLIOGRAFÍA 

[Impugnador del Poema delirico de Quevedo contra el Patro- 
nato de Santa Teresa.] 
1 1 264. Segura de la Garmilla, R. —Poetas españoles del siglo XX. 
Antología. Notas biobibliográficas. — Madrid, Libr. F. Fe,. 
1922, 8.°, 380 págs., 6 ptas. 



DRAMÁTICA 

Teatro antiguo. 

í 1 265. Espinosa Maeso, R. — Nuevos datos biográficos de Juan del En- 
cina. — BAE, 1921, VIII, 640-656. 

1 1266. Gillet, J. E. — Cueva 's « Comedia del Infamador» and the Don 

Juan Legend. — MLN, 1922, XXXVII, 206-212. 

1 1267. Cervantes. — Comedias y entremeses. Tomos I y II. Entremeses. 

El gallardo español. La casa de los celos. Con prólogo del 
autor. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 200 y 295 págs., 
2,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1268. Altschul, A. — Lope-Übersetzungen aus vier Jahrhunderten. — 

Spanien, 1921, III, 30-68. 

1 1 269. Menéndez y Pela'yo, M. — Esludios sobre el teatro de Lope de 

Vega. Edición ordenada y anotada por A. Bonilla y San Mar- 
tín. Tomo II. — Madrid, V. Suárez, 1921, 8.°, 320 págs. — Véa- 
se núm. 8103. 

11270. Pitollet, C. — La chronologie des pieces de Lope de Vega. — HispP, 

1922, V, 50-58. 

1 1 27 1. Hills, E. C. — Sobre R. Schevill : The Dramatic Art of Lope de 

Vega, together with «La dama boba». — MLN, 1922, XXXVIL 
167-174. 

1 1272. Hills, E. C. — Sobre Lope de Vega : Amar sin saber a quién- 

Edited by M. A. Buchanan and B. Franzen-Swedelius. — 
MLN, 1 92 1, XXXVI, 284-293. 

1 1273. Pitollet, C. — Sobre Lope de Vega : Amar sin saber a quién. 

Edited by M. A. Buchanan and B. Franzen-Swedelius. — 
HispP, 1 92 1, IV, 184-186. 

1 1274. S. G. M. — Sobre Luis Vélez de Guevara : El Rey en su imagi- 

nación, publicada por J. Gómez Ocerín. — HispCal, 1922, V, 
115-117. 

1 1275. Boza Masvidal, A. — Tirso de Molina considerado como poeta 

trágico (conclusión). — LAnt, 1922, IV, 299-307. — V. núme- 
ro 10865. 

1 1276. Cotarelo, E. — Ensayo sobre la vida y obras de D. Pedro Calde- 

rón de la Barca. Capítulo II. — BAE, 192 1, VIII, 657-704; 1922, 
IX, 17-10. — V. núm. 10869. 



BIBLIOGRAFÍA IO7 

11277. Calderón de la Barca, Pedro. — Trciume Gibts, die Wáhrheii 

sind. Für d. Bühne eingedr. von M. Ziesché. — München, 
V. Hófling, [1922], 8.°, 60 págs. 

Teatro moderno. 

1 1278. Fitz-Gerald, Th. A. — Some notes on thc sources of Zorrilla' s 

«Don Juan Tenorio». — HispCal, 1922, V, 1-7. 

1 1 279. Dantas, J. — D. Joao Tenorio. Versáo libérrima da pega 

de Zorrilla. — Lisboa, Portugal-Brasil Lda., 8.°, 240 pá- 
ginas. 
1 1 280. Ibáñez, D. — El «Don Juan Tenorio» de Zorrilla. — CD, 1921, 
CXXVI, 32-42, 161-175, 501-513; CXXVIII, 5-24, 161-176, 
321-334. — V. núm. 10454. 

1 1 281. Periquet, F.— Goyescas. Órame lyrique en trois actes. Musique 

de Enrique Granados. Traduction de Louis Laloy. — París, 
Calmann-Levy, 1920, 36 págs., 1,50 francos. 

1 1 282. Martínez Sierra, G. — Don Juan de España. Tragicomedia. — 

Madrid, Tip. Artística, 1921, 8.°, 190 págs. 

1 1283. Abad, C. M. — La obra literaria de Martínez Sierra: «Don Jua?t 

de España» .— RyF , 1922, LXII, 177-195. 

1 1 284. Gay Calbó, E. — Escritores jóvenes de Cuba : Ramón S. Varona. — 

CuC, 1921, XXVII, 328-356. 

NOVELÍSTICA 

Autores antiguos . 

1 1285. San Pedro, Diego de. — Cárcel de amor. — Madrid. (Gil Blas. Re- 
nacimiento.) 

1 1286. [Miguel y Planas, R.] — Una nota de Rousseau sobre' l «Tirani 
lo Blanch*. — Bi, 1920, II, 510. 

1 1287. Rojas, Fernando de. — La Cclestine. Traducción francesa. — 
Paris, La Renaissance du Livre, 1920, 200 págs., 3,75 frs. 

1 1288. El Lazarillo de Tormes. Novela picaresca. — Madrid, Tip. Re- 

novación, 192 1, 8.°, 88 págs., 0,50 peseta. (Colección Univer- 
sal. Calpe.) 

1 1289. Egea Abelenda, F. — Sobre <¿La Calatea» de Miguel de Cervan- 

tes.— RABM, 1921, XL1I, 538-559. 

1 1 290. Cervantes. — Spanische Novellen. — München-Pullach : Suva 

(Novellen in Gelb. Bd 11). 

1 1 29 1. Cervantes. — Leben und Talen des scharfsinnigen Ritters Don 

Quixote. [El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.] 
Mit 32 Kupfern von D. Chodowiecki. Bd 1-4.— Berlin, Eigen- 
bródler [1921], 8.°, 196-194-196 u. 195 págs. 



108 BIBLIOGRAFÍA 

1 1292. López Barrera, J. — La primera traducción francesa del iQuijo- 

te» en el siglo XVII. — LSE, 1922, I, 198-201. 

11293. Ríos Quintero, F. de los. — Algunas notas del «Quijote». — 

Guadalajara, Imp. del Colegio de Huérfanos, 1920, 80 pá- 
ginas. 

1 1294. Cabal, C. — Sobre F. Martínez y Martínez : D. Guillen de Cas- 

tro no pudo ser el falso Alonso Fernández de Avellaneda. — EyA, 
1922, LXXIIÍ, 294-298. 

1 1295. Alemán, Mateo. — Guzmdn de Alfaraclie. Vida y hechos del pi- 

caro Guzmán de Alfarache. Neu berb. (u. überf) von E. Buch- 
ner. — München, A. Langen, 1922, 8.°, 514 págs. 

Autores modernos. 

1 1296. Fernán Caballero. — Deudas pagadas. Con un prólogo de don 

Manuel Cañete. — Madrid, Rubiños, 1921, 198 págs., 4 pe- 
setas. 

1 1297. Alarcón, Pedro A. de. — Novelas cortas. Hamburg, W. Bangert. 

(Colección Bangert, Bd 3.) 

1 1298. Alarcón, Pedro A. de. — O capitáo Veneno. Romance históri- 

co. — Porto, J. "Pereira da Silva, 8.°, 206 págs. 

1 1299. Selgas y Carrasco. — La ?nariposa blanca. Edited by J. M. Pit- 

taro. — D. C. Heath & Co, 1921, vu-139 págs., 80 c. 

11300. Andrade Coello, A. — La condesa Emilia Pardo Bazán. — 

BBNEcuador, 1921,1, 319-332. 

1 1 30 1. Palacio Valdés, A. — La novela de un novelista. Escenas de la 

infancia y adolescencia. — Madrid, Imp. Helénica, 1921,8.°, 
313 págs., 5 ptas. 

1 1302. Carayon, J. — A p ropos d'un livre sur Blasco Ibáñez. — RELV, 

1922, XXXIX, 69-74. 

HISTORIA 

1 1303. Monner Sans, J. M. — La Historia considerada como género lite- 

rario. — Humanidades, 1921, II, 263-293. 

1 1304. Menéndez Pidai., R. — Sobre la traducá Jn portuguesa de la «Cró- 

nica general de España de 1344». — RFE, 1921, VIII, 391-399. 

11305. Cazaban, A. — La depuración de los errores motivados por la 

influencia de los falsos cronicones. — DLS, 1921, IX, 248-250. 

1 1306. López, A. — Fray Pedro Aguado, historiador de Veneznela y Co- 

lombia. — AIA, 1 92 1, XVI, 24-53. 
í 1 307. Ortueta, F. J. de. — Fray Bartolomé de las Casas : sus obras y 
polémicas, especialmente con Juan Ginés de Sepúlveda. — Ma- 
drid, R. Velasco, 1920, 8.°, 213 págs. 



bibliografía 109 



PROSA MÍSTICA 



1 1 308. Etchegoven, G. — Le mystique de Raymond Lulle, d'aprés Le livre 

de l'ami et de raimé. — BHi, 1922, XXIV, 5-17. 

1 1 309. Bayle, C. — El espíritu de Santa Teresa y el de San Ignacio. — 

RyF, 1922, LXII, 294-304, 421-434. 

11310. Cirot, G. — Sobre J. Domínguez Berrueta : Santa Teresa de 

Jesús y San Juan de la Cruz. Bocetos psicológicos. — BHi, 

1 92 1, XXIII, 346-351. 

1 131 1. Cazal, E. — Sainte Thérese. — Paris, Ollendorff, 12. , 313 pá- 

ginas. 

11312. Etchegoyen, G. — Sobre E. Cazal: Le román de Sainte Thérese. 

BHi, 1 92 1, XXIII. 285-303. 

1 1 313. Delgado, J. — Santa Teresa, mujer, monja y literata. — EyA. 

1922, LXXIV, 1 08- 1 1 4, 189-194. 

1 1314. Artigas, ¡VI. — Santa Teresa cantada por los grandes poetas es- 

pañoles. — BTer, 1922, VIII, 75-90. (Conferencia.) 

1 1315. Teresa de Jesús, Santa. — The letiers of Sainte Teresa. A com- 

plete edition translated from the Spanish and anotated by 
the Benedictines of Stanbrook. — London, Th. Baker. (Vols. 
II; III and IV in preparation.) — V. núm. 10499. 

1 13 1 6. E. A. P. — Sobre The Letters of Santa Teresa. A complete edi- 

tion translated from the Spanish and annotated by the Be- 
nedictines of Stanbrook. — ModLang, 1922, III, 151-153. 

11317. Baruzi, J. — Le probléme des citations scripturaires en langue la- 

tine dans l'cevre de Saint Jean de la Croix. — BHi, 1922, XXIV, 
18-40. 

1 1 318. Cirot, G. — Sobre ¡VI. Demiuid: *S\ Jean de la Croix, 154.2- 

1591. — BHi, 1 92 1, XXIII, 346-351. 

1 1 319. García Boiza, A. — Una polémica del P. Cuervo. — BTer, 1922, 

VIII, 17-22. (Leído en la velada necrológica dedicada al in- 
signe dominico.) [Fr. Luis de León verdadero y único autor 
del «Libro de la Oración».] 

1 1320. Ángel, M. — Adoctrinando a la «réplica*. — EstFr, 1922, XXVIII, 

99-110, 180-185. [Acerca del «Libro de la Oración».] 

1 1 32 1. León, Luis de. — De los nombres de Cristo. III. Edición y notas 

de Federico de Onís. — Madrid, «La Lectura», 1921, 8.°, 
259 págs., 5 ptas. (Clásicos Castellanos, 41.) — V. núm. 5901. 

1 1322. Peralta, V. de. — El doctor Pérez de Valdivia escritor místico 

del siglo XVI. —EstFr, 1 921, XXVII, 417-465. 

1 1323. Ximénez Patón, Bartolomé. — El apostólico doctor Diego Pérez 

de Valdivia, místico y ascético, natural de Baeza, arcediano de 
Jaén y apóstol en Barcelona. — DLS, 1922, X, 26-29. 



BIBLIOGRAFÍA 



PROSA VARIA 



11324. VXzquez, H. — Un quiteño ilustre: Fray Gaspar de Villarroel. 

1587-1665. — BBNEcuador, 1921,1, 145-164. 

1 1325. Araquistain, L. — Las colunmas de Hércules. Madrid, Yagües, 

1 92 1, 8.°, 321 págs., 5 ptas. 

1 1326. Darío, Rubén. — El árbol del rey David. Prosas raras, escogi- 

das y ordenadas por R. E. Boti. Con prólogo y nota. — La 
Habana, Imp. «El Siglo XX», 1921, 4. , 132 págs. 

1 1327. Silva, José Asunción. — Prosas. San José de Costa Rica, Ed. 

Falcó & Borrase, 1921, 8.°, 66 págs. 

1 1328. Silva, R. V. — Recordando a Silva. — Germinal, 1921, I, 12-13. 

Ensayos. 

1 1329. Ors, E. d'. — La filosofía del hombre que trabaja y que juega. 

Antología filosófica formada por R. Rucabado y J. Farrán. 
Introducción de ¡VI. G. Morente. — México, 1921, 8.°, 182 
págs. (Cultura/ XIII.) 

1 1330. Rohde, J. M. — Evocaciones. — Buenos Aires, Librería «La Fa- 

cultad», 1921, 8.°, 292 págs. 

1 1 33 1. Cestero, M. F. — Ensayos críticos: Alfonso Reyes. — CuC, 1922, 

XXVIII, 1 1 5- 1 28. 

11332. Chacón y Calvo, J. M. — Ensayos de Literatura cubana. — Ma- 

drid, Edit. «Saturnino Calleja», 1922, 8.°, 276 págs., 6 ptas. 
(Biblioteca Calleja. Primera serie.) 

Crítica literaria. 

1 1333. Marqués Merchán, J. — Don Bartolomé José Gallardo. Noticia 

de su vida y escritos. — Málaga, Zambrana, 1921, 8.°, 430 
páginas. 

1 1334. Figueiredo, F. de. — A/enéndez y Pelayo e os estudos portugueses. 

Resposta a um artigo do prof. J. Leite de Vasconcellos. — 
RHist, 1921, X, 151-154. — V. núm. 9683. 
11 335- Smith, R., y Ruiz de Galarreta, V. — Marcelino Menéndez y 
Pelayo. — Buenos Aires, 1921. 

1 1336. Pitollet, C. — Lettre Espagnole. Une offensive contre la criti- 

que. — La Renaissance d'Occident, 1922, V, 649-655. 

1 1337. López Barrera, J. — Estudios literarios. Critica de traducciones 

en prosa y en verso. — Málaga, Zambrana, 1921, 8.°, 186 págs. 

1 1 338. París Lozano, G. — Letras americanas: Antonio Gómez Restre- 

po, crítico colombiano. — CuC, 1922, XXVIII, 195-222. 



BIKLIOG RÁELA 



1 1339- 
1 1 340. 

H34I- 



Memorias, epistolarios y viajes. 

Serrano, L. - Carta inédita del P. Granada. -BAH, 1922, 

LXXX, 255-262. ' 

Restrepo, D. —Ribadeneiray sus escritos inéditos.— Kytf, 1921, 

FRANCofRoDRÍGUEZ, J. - Días de la Regencia. Recuerdos de lo 
aue fué. 1886-18S9. - Madrid, Edit. «Saturnino Calleja», 
1922, 4. , 277 Págs-, 4,50 ptas. (Biblioteca Calleja. Primera 



sene.) 



FOLKLORE 

LITERATURA POPULAR 

Ribeiro, J. - O Folk-lore. Estudos de literatura popular. - 
Río de Janeiro, 1919, 3 26 págs. 

Colección de cantares de boda. Recogida en el valle de Laciana, 
Babia y Alto Bierzo por J. Alvarado y Albo. - León, Imp. 
de «La Democracia», 1919, 4-°, 57 págs- 

De Folklore. Cantares /*/«/<ir«.-BRAGallega, 1921, XVI, 293- 

Mohteibo Lobato. - Umpés. Cuentos del Brasil. Versión cas- 
tellana de B. de Garay.-Buenos Aires, Edit. «Patria», 1921. 
(Biblioteca de Novelistas Americanos.) 
, , ,46 Lenz R. - Un grupo de consejas chilenas. Estudio de novelís- 
tica comparada, precedido de una introducción referente al 
ori-en y la propagación de los cuentos populares. - San- 
tiago de Chile, Cervantes, 1920, 152 págs. (Extracto de la 
RFCh, III.) 



11342. 
H343 



1 1 344 

1 1345 



OBRAS DIVERSAS 



1 1347- 



Güichot y Sierra, A. - Noticia histórica del folklore. Orígenes 
en todos los países hasta 1890. Desarrollo en España hasta 
IQ2I _ Sevilla, G. Álvarez, 4 .°, 256 págs., 8 ptas. 

,1348. Llano Roza de Ampudia, A. de.- Del folklore asturiano .-Ovie- 
do Tip. «El Correo de Asturias», 1 921, 52 págs. (Conferencia.) 

, ,349. Julia' Martínez, E. - Del folklore español: Los naipes de la ba- 
raja. — LSE, 1922, I, 219-220. 



v v 



NOTICIAS 



Profesores condecorados. — A propuesta del Ministerio de Estado, y 
atendiendo a la labor que han realizado en favor de la difusión de la 
cultura española en los Estados Unidos de América, el rey D. Alfon- 
so XIII ha nombrado comendadores con placa de la Real Orden de 
Isabel la Católica a los profesores Hugo Albert Rennert, de la Univer- 
sidad de Pensilvania; Charles Carroll Marden, de la de Princeton; Jere- 
miah Denis Mathias Ford, de la de Harvard; Aurelio Macedonio Espi- 
nosa, de la de Stanford, y John Driscoll Fitz-Gerald, de la de Illinois; 
comendadores con cinta a los profesores Elijah Clarence Hills, de la 
Universidad de Indiana; Everett Ward Olmsted, de la de Minnesota, 
y Charles Philip Wagner, de la de Michigan; y caballeros de la misma 
Orden a los profesores Alfredo Lester Coester, de la Universidad de 
Stanford; William Samuel Hendrix, de la de Ohio; George Tyler 
Northup, de la de Chicago, y George Wallace Umphrey, de la de 
Washington. 

— Conferencias del profesor Farinelli. — El ilustre hispanista D. Ar- 
turo Farinelli, de la Universidad de Turín, ha dado en el Centro de 
Estudios Históricos, en los días 18 y 22 de febrero, dos interesantes 
conferencias acerca de «II sogno di una letteratura mondiale» y «El 
último sueño romántico de Cervantes». Durante su breve estancia en 
España, el profesor Farinelli dio también otras conferencias en la Uni- 
versidad de Madrid, en el Institut d'Estudis Catalans, Barcelona, y en 
la Sociedad de Estudios Vascos, Bilbao. 

— El profesor Lenz. — Nuestro colaborador, el Dr. D. Rodolfo Lenz, 
profesor del Instituto Pedagógico de Santiago de Chile, ha pasado 
unos meses en Madrid en viaje de estudio, y atendiendo amablemente 
al deseo del Centro de Estudios Históricos, ha dado en este estable- 
cimiento, desde el 28 de enero al 5 de febrero, las siguientes confe- 
rencias : i. a Sobre la evolución y la clasificación de las lenguas (con 
análisis de una lengua polisintética americana). — 2. a Influencias indí- 
genas en la formación del español en América. I: La pronunciación. — 
3. a Influencias indígenas en la formación del español en América. 
II : El diccionario. — 4. a Estudio de algunos problemas de la ortografía 
española. — 5. a El papiamento, lenguaje criollo de los negros de Cura- 
zao (la gramática más sencilla). 



REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo IX. abril-junio 1922 Cuaderno 2.° 



CRUCES DE SINÓNIMOS 



Con este título publiqué en The Romauic Review, 1 920, XI, 
■enero-marzo, un breve artículo sobre algunos casos de inter- 
ferencia de sinónimos en español. Este proceso pareció desde 
•el primer momento importante; los hechos aislados reconoci- 
dos en todas las lenguas románicas y admitidos en todos los 
trabajos etimológicos han ido multiplicándose, y hoy se apela 
■con frecuencia a esta explicación en etimologías para las que 
no había solución fonética posible. No creo, sin embargo, que 
se haya pensado en la importancia que pudiese tener el siste- 
matizar estos fenómenos, hasta el punto de poder crearse una 
nueva ciencia etimológica. Los resultados obtenidos son im- 
portantes, y esto por un procedimiento empírico y ocasional, 
haciéndonos suponer que el caudal de vocablos deformados 
por tales interferencias es considerable. Pero el método racio- 
nal para constituir este aspecto de la ciencia ha de ser ideo- 
lógico, mediante la agrupación de palabras de significaciones 
afines. Para ello nada sirven los diccionarios de sinónimos, 
hechos con un criterio distinto y con un sentido estricto de 
la sinonimia. Al revés de éstos en la ordenación de palabras 
ha de atenderse mucho a nombres concretos, de animales y 
•cosas, a donde la sinonimia científica no llega, y ha de basar- 
Tomo TX. 8 



114 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

se en la sinonimia vulgar, extendiéndose a especies y varie- 
dades de animales y plantas que pueden confundirse, a partes 
de un todo, como las del cuerpo, a objetos ligados por cierta 
unidad ideológica, como ciertos grupos de herramientas, y a 
todos los grupos de nombres, adjetivos y verbos que ofrezcan 
entre sí un punto ideal de ocasión para las aproximaciones 
vulgares. En este trabajo hay que hacer una previa coordina- 
ción de las palabras originales, latinas o de otra estirpe, para 
ir descendiendo con paso seguro y con alguna claridad. Sólo 
así hay la esperanza de poder descubrir rápida y fijamente las 
direcciones de las palabras enmarañadas, que dejadas a la in- 
vestigación ocasional difícilmente serán descubiertas. Ahora 
no he de intentar ni un esquema de lo que pudiera ser este- 
nuevo procedimiento de investigación etimológica; para un 
estudio amplio se requiere además una difícil encuesta geo- 
gráfica de grupos. En este artículo expongo sólo, y muy so- 
meramente, algunos grupos aislados, dejando para otra oca- 
sión el exponer un plan de conjunto. 

I.° Las palabras que significan los diversos ruidos orales- 
del hombre y de los animales diversos son de las más expues- 
tas a una contaminación. Una ojeada sobre la constitución pri- 
mitiva de este grupo nos permitirá ver mejor estos fenóme- 
nos. En el latín románico hallamos ronchare 'roncar', ron- 
chus 'ronquido' (inmiscuido en la evolución raucus *roco, 
ronco), bucinare 'tocar la trompeta', grundire *grunnire 
'gruñir', fremere 'bramar', strepere y strepitare 'hacer 
ruido', stridere 'rechinar', rugiré 'rugir', glattire 'latir', 
rumigare 'rumiar', fistulare 'tocar la flauta', blaterare 
'charlar', balare 'balar', latrare 'ladrar', hinnitulus 'relin- 
cho', glocire y glocitare 'lloquear', murmurare 'murmu- 
rar', sibilare 'silbar', fabulare y parabolare 'hablar, par- 
lar', pipilare 'piar', quiritare 'gritar', *ronchizare 'roncar',, 
rodere *rodicare, * rodiculare y *rosicare 'roer', ga- 
rrulare 'charlar, cantar ciertas aves', no conservado al pare- 
cer en ninguna provincia románica fuera de España, ululare 
'aullar', ejulare 'lamentarse a gritos', singultus 'sollozo', y 
otros que se citan luego en los casos particulares. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 115 

Algunos de estos verbos han sufrido sin contratiempo al- 
guno su evolución normal. Aunque los diccionarios románicos 
no delatan la existencia de pipilare en el latín español, éste 
existió y se conservó en el ant. plipiar 'piar', usado por Alon- 
so de Patencia en su Vocabulario Universal, pág. 535. El latín 
*ronchizare, conocido en el latín de Rumania, Recia e Ita- 
lia, dio el esp. ronzar 'mascar con ruido'. De rodere deriva 
normalmente roer; rodicare, en cambio, dio el fr. ronger 
'roer' influido por otra palabra, siendo dudoso si el cast. ron- 
char es un galicismo; *rodiculare, si creemos a Bugge, Ro- 
manía, IV, 368, es origen del port. rilliar, aunque esta etimo- 
logía es rechazada por Meyer-Lübke, REWb, 7358; *rosi- 
care dio rosigar 'roer' en Aragón y parte de Castilla la Nueva; 
en la significación de 'rozar' parece que llegó a España esta 
forma por medio del prov. rosegar en el siglo xv 1 . Aunque 



1 La significación de rozegar y rozagar, así como su etimología, ha 
sido interpretada de distintos modos; ha hecho posible esto la limita- 
ción de sentido de estas voces importadas, aplicadas sólo a telas (ves- 
tidos o banderas) ricas y bordadas. Nada dice sobre el valor exacto 
de estas palabras este ejemplo de Gómez Manrique en su poesía A la 
muerte de Santillana: «Un manto que rozegaua — azul e blanco traía»; 
ni este otro de Santillana: «Allí fueron los romanos — con banderas 
rogagadas — e las fenbras muy loadas — de los pueblos sycíanos», pá- 
gina 129 de mi edición. Si invocamos otros textos queda igualmente 
en duda si la denominación rozagado o rozagante se refiere a la cali- 
dad o a -la longitud del vestido: «El emperador se viste en el abito 
ymperial, es a saber, ropa rozagante e las guarniciones de oro», Diego 
de Valera, Bibliófilos españoles, XVI, 52. Este doble carácter de 'vis- 
toso y largo' del vestido es recogido por el Diccionario de la Acade- 
mia desde su primera edición. La etimología de J. Amador de los 
Ríos, el árabe rassaga 'dilatar, extender, ser rico y espléndido', con 
parecer tan a la medida es completamente arbitraria; no lo es menos 
la de Cejador, el árabe rasarha 'dilatar'. Ya sería chocante hallar una 
palabra árabe aparecida en tal tiempo y en tales circunstancias, y esto 
me hace afirmar el origen provenzal de rozegar, rozagar. El sentido 
es indudablemente el de 'largo', no el de 'vistoso', aunque sí cierta- 
mente aplicado casi siempre a espléndidas y ricas vestiduras. La con- 
dición de 'vistoso' falta alguna vez, empleándose la palabra en su puro 
sentido original de prenda 'larga, que roza o arrastra', como en este 



I 1 6 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

suele admitirse que parábola re ha dado directamente el 
cast. parlar, todos los indicios permiten creer que cuantas 
formas citan nuestros diccionarios nacionales y regionales son 
simples galicismos; así el gall. parola 'palabra' y su derivado 
parolar 'hablar, charlar', por vulgares que hoy sean, no pue- 
den creerse voces gallegas en contradicción con su fonética 
y con la antigua forma paraboa, y hay que reducirlas a paro- 
le; el cast. parlar pudo fonéticamente haberse formado del 
lat. parábola re, con un estado intermedio paro lar, pero los 
testimonios históricos parecen confirmar que parlar no es pa- 
trimonial, sino introducido tardíamente, no habiendo entrado 
nunca en plena difusión, usándose hoy mismo en el uso joco- 
so que caracteriza a tantas voces extrañas; la única forma que 
con alguna garantía podría referirse a un origen directo era 
palabrar, que no veo precisamente consignada en ningún Dic- 
cionario, que no tiene el sentido amplio de 'hablar' ni el res- 
tringido de apalabrar 'convenir de palabra en alguna cosa', 
sino el de 'hablar a uno para prevenirle, convencerle', etc.; 
mas ni esta forma creo que se refiere directamente a para- 
bolare, y la tengo como una formación de palabra. Algunos 
nombres de aves que chillan han sido origen de formaciones 
románicas muy interesantes. De strix 'la corneja', por medio 
de un diminutivo *strigula, hubo de formarse el verbo 
*strigulare, que delata el ital. strigolare 1 . De sturnus 'el 



claro ejemplo de F. D. Cornejo: «Se atrevió a ponerse en presencia 
suya con el hábito de paño fino, anchuroso y rozagante» (amplio y 
largo), Chrónica de San Francisco, I, ni, 12. Este sentido se explica y 
hace resaltar claramente por Cervantes: «Vestida de una ropa de las 
que llaman rozagantes hasta los pies», Quijote, II, 35. No es convincen- 
te el puro sentido metafórico de 'vistoso, ufano y arrogante' que el 
Diccionario de Autoridades ve en este ejemplo de la Madre María de 
fesús de Agreda: «Descendieron de las alturas multitud de ángeles 
hermosísimos y rozagantes», ya que aun aplicándolo a los ángeles se 
refiere también aquí a sus largas vestiduras. La definición más exacta 
de rozagante sería, por tanto, la de 'largo, que arrastra, aplicado casi 
siempre a vestiduras ricas'. 

1 No habría dificultad tampoco en suponer que el fundamento de 
esta formación había sido el lat. stridere *stridulare (Meyer- 



CRUCES DE SINÓNIMOS 117 

estornino' proceden diversas formaciones verbales románicas, 
como el ven. stomir 'chillar desaforadamente, aturdir'. Y de 
turdus procede un verbo, *atturdire 'gritar hasta ensorde- 
cer, aturdir', que es requerido por distintas formas españolas. 
A estas formas hay que añadir otras, como *bragere y 
*bragitare 'bramar', origen respectivamente del fr. braire 
y del prov. braidar, y ragere *ragitare 'bramar', el prime- 
ro atestiguado en el C. GL Lat., III, 432, origen del fr. raire 
y del tose, raziare; las primeras formas son emparentadas por 
Thurneysen, Kcltoromauisclies, pág. 92, con un celta * brak; 
pero aunque se admita esta base, la contaminación con otros 
tipos latinos, como rugiré y *rugitare, es indudable. Al 
lado de *grunnire la influencia de otros sinónimos en -are 
(ronchare, latrare, etc.) creó un nuevo verbo, *grunniare, 
que atestigua el fr. groguer. De glacitare, bajo la influencia 
del canto del grajo, origen de su nombre graculus, se pro- 
dujo graccitare, que descubrimos en los textos del latín 
medieval; éste dio origen a una nueva forma *gracinare, 
principio del cast. graznar, en la que debió influir bucinare, 
prov. bozenar 'gruñir', ven. buznar 'zumbar', y *rebucinare, 
cast. rebuznar l \ en los derivados de *rebucinare en Espa- 
ña se da un doble trato, cosa frecuente en los compuestos, 
uno en que se siente la composición y en que se trata como 
simple, igual que si existiese bucinare, buznar, y otro en 
que, olvidada la composición, la consonante inicial del simple 



Lübke, REWb, 8307), pero aun en este caso habría que admitir la in- 
terferencia del ital. striga, strix'. 

1 Ni Diez, ni Kórting, ni Meyer-Lübke han recogido el cast. rebuz- 
nar; esta etimología * rebucinare consta en el Diccionario de la 
Academia; es rechazada por Cejador, La lengua de Cervantes, II, 934, 
no comprendiendo cómo la idea de rebuznar puede ser compatible 
con la de 'tocar la bocina'; pero ¿qué valor puede tener este escrúpu- 
lo para negar una aplicación jocosa de tocar la trompeta y para recha- 
zar una derivación semántica graduada si todas las lenguas conocen 
este olvido del sonido original de instrumento?; el cat. sisclar, que hoy 
significa 'chillar', denotó originalmente 'locar la flauta', fistulare, 
y el ven. buznar 'zumbar, hablando de los insectos, del viento', etc.,. 
significó originalmente 'tocar la bocina', bucinare. 



I 1 8 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

se trata como interna, perdiéndose la b, como en saburra 
'arena gruesa', cast. sorra 'arena gruesa de lastre'; por este 
doble trato, al lado de rebuznar, el castellano conoce roznar 
'rebuznar', salm. y zam. rosnar l ; esta significación indudable 
(véanse Quijote, II, 29; Correas, Vocabulario, pág. 190) de 
roznar parece incompatible con la de 'ronzar', 'mascar las co- 
sas duras quebrándolas con algún ruido', y por eso el Diccio- 
nario de la Academia, pensando en un doble origen, separa 
en dos artículos roznar 'ronzar' y roznar 'rebuznar'; sin em- 
bargo, las direcciones semánticas de bucinare en la Roma- 
nía, lejos de hacer irreductibles los dos sentidos de roznar los 
armonizan; el sentido original de tocar la trompeta o bocina 
lo ha conservado el rumano, pero el ital. bucinare ha pasado 
a significar el 'zumbar, hacer un ruido continuo y bronco'; 
el prov. bozeuar significa 'gruñir, roncar' y el ver. busenare 
significa 'hacer un ruido desagradable'; bajo un solo artículo 
*rebucinare caben, pues, las dos significaciones de 'rebuz- 
nar y mascar con ruido'. 

Entran en tercer lugar las formaciones onomatopéyicas 
antiguas, principalmente la base charr y chirr, que tiene 
extraordinaria difusión; ésta creó en España chañar 'charlar', 
que el Diccionario de la Academia no consigna, y chirrido, 
chirriar 'producir un ruido estridente', dicho a veces de per- 
sonas y aves, pero más comúnmente de las cosas. Al primero 
se refiere también el cat. xarrar y nuestra voz charada, veni- 
da a través del francés, del prov. cJiarrado, que retuvo la sig- 
nificación original de 'charla' y adquirió la de 'acertijo, cha- 
rada'. Un agudo grito gutural con que en el Norte y Occidente 
de España los grupos campesinos terminan sus canciones ha 
sido la base de distintas palabras; este grito repetido, llamado 
ixuxú en Asturias y jijeo en Salamanca, ha formado el sal- 
mantino jijar, jijear. 

Algunos de los cruzamientos venían ya realizados en latín. 
El verbo blaterare 'hablar necia, presuntuosamente', deri- 



1 C. Fernández Duro, Memorias históricas de la ciudad de Zamo- 
ra, IV, Vocabulario, pág. 468. 



CRUCES DE SINÓNIMOS I 1 9 

vado normal de blatire 'charlar', influido por balare (Ke- 
11er, Lateinische Volksetymologie, pág. 130), y a la vez atraído 
por balatro, helenismo, BdoaOpov, por 'glotón, tragón', que 
se hizo popular en Roma, creó un balatro 'charlatán', in- 
explicable y absurdo fonéticamente, en vez del derivado nor- 
mal * Matero; el cast. baladran, etc., ha heredado normal- 
mente la forma y la significación del segundo balatro. 

El lat. ululare venía, por influjo de otros verbos, escin- 
dido en dos formas desde el período románico común: una 
*udulare, que ha heredado el cat. udolar 'aullar', y que te- 
nía gran difusión en Italia y Provenza; y otra * u rula re, aún 
más extensa, que ha producido el fr. liarler, a las cuales hay 
que agregar otras probables escisiones, una * ujulare y otra 
^ejululare por la intersección de ejulare. 

El proceso de contaminación de estas palabras, desarro- 
llado ya en latín, siguió en las hablas peninsulares. En gl at- 
ure, de cuya derivación normal tenemos un ejemplo en el 
cast. lati?' 'dar el perro agudos ladridos', sufrió el catalán la 
influencia de otros verbos, como clamare 'clamar', influencia 
que vemos en el fr. clatir, y además una distinta influencia, 
como el fr. glapir (por japper), produciéndose un verbo cla- 
pir i que tiene un triple origen. Fremere dio en España el 
gall. fremer 'bramar'; pero en el port. fremir han influido los 
derivados de mugiré, rugiré. El germ. brammon mas el 
lat. fremere han producido el gall. bremar 'bramar', siendo 
cosa forzada e innecesaria el apelar al ant. alto al. brenisnan. 
El lat. ru migare llegó fonéticamente hasta el cast. rumiar, 
pero, como en otras lenguas, se encontraron enfrente rü mi- 
gare y rodere, produciéndose en la parte occidental el 
port. romiar y el salm. rongar y romear. Del lat. rugiré cita 
mal el REWb, de Meyer-Lübke, el cast. rugir; el caste- 
llano ha sido riiir, que significaba ya 'rugir, bramar' («ru- 
yen los demonios», Est. Cuatro Dolores, pág. 169, edic. de 
Lambert), ya 'murmurar' («mas acogiesse mucho a dichos 
de murmuriadores quel murmuriauan yl ruyen a la oreia», 
Prim. Cróu. Gral., pág. 676), ya 'producirse ruidos en el 
interior del cuerpo' («los quales sy non las descubriese el 



VICENTE GARCÍA DE DIEGO 



inchamiento del vientre o el ruyr del infante andan muy loga- 
ñas con gerbiz alta», Est. Cuatro Dotores, pág. 106); sobre 
sonriár 'susurrar' véase S. Gili, RFE, 192 1, VIII, 405; con 
rugiré chocó el germ. brammon, produciendo el fr. bruir; en 
Galicia rugiré dio bruar 'bramar' por influencia de *bragi- 
tare y *brammare. Masticare llegó fonéticamente al cast. y 
port. mascar, al gall. mastigar y al cat. mastegar, así como al 
port. dial, masgar (de Penedono, Rev. Lus., XII, 314); este 
masticare, que cruzado con manducare dio el genov. vias- 
trugá, cruzado con otra palabra análoga, influido por mascar \ 
dio el gall. mascotar, e influido por otro verbo (el fr. machér o- 
el esp. machar) dio machicar. El cast. aullar no es propiamen- 
te, como se sostiene en Krit. Jahresbericht de Vollmóller, V, 
r, 407, un representante de ejulare, del que sólo podría ha- 
berse obtenido *aular; tampoco puede admitirse simplemente 
la etimología ululare del Diccionario de la Academia, la que 
únicamente sería aceptable suponiendo la composición de un 
simple * ullar. Creo, sin embargo, que el caso no es éste, sino 
una superposición de los dos verbos ejulare, al que da como 
origen de aullar el Diccionario de Meyer-Lübke, y ululare,, 
que el Diccionario de la Academia admite. La interferencia 
de estos dos verbos hay que admitirla, puesto que el ital. ugiu- 
lare se basa a mi juicio en un tipo híbrido * ujulare. Para eí 
castellano el tipo de cruzamiento hubiera sido ej ululare 
ejul(u)lare, que nos explicaría satisfactoriamente nuestra 
forma, y su a, como en eventilare ablentar, evannere 
*evannare 'albañar, cribar'. El germ. brammon, que he- 
mos visto deformó a rugiré en el fr. bruir, fué a su vez de- 
formado por otros verbos sinónimos; así, bramido se hizo gra- 
nudo en el Alcxaudre, 965, por la influencia de gruñir. 

El lat. singultare, * subgluttare 'sollozar' del latín de 
Galicia hubiese dado en su marcha normal * solotar; pero aquí 
se hizo evocación a una significación remotamente emparen- 
tada, como 'enlouquecer de dor', y de aquí salomar zaloucar; 
en cambio el cast. sollozar y el port. solí mar responden a sub- 
gluttiare, forma del latín tardío que se produjo por etimo- 
logía popular de sitb-gluílire. El verbo subglutire en Vege- 



CRUCES DE SINÓNIMOS 121 

ció significó 'tener hipo' 1 , y esta onomatopeya hip jip se 
sobrepuso a algunos derivados del primero, como en zollipar 
'sollozar y tener hipo al llorar'; por esta evidente composición 
el Diccionario de la Academia define zollipo 'sollozo con hipo'. 

Tampoco las formaciones * strigulare, *sturnire, *at- 
turdire pudieron conservar su paralelismo e independencia. 
El lat. stupere en Cataluña y Provenza había dado normal- 
mente estober 'pasmarse, aturdirse'; pero en Cataluña los dos 
verbos stupere, *sturnire, estober, estornir se soldaron en 
una forma estebornir 'aturdir'. Con más difusión, con tanta 
que prueba un origen común latino, la serie * sturnire, * at- 
turdire se unificó, creándose otra secundaria * sturnire,. 
*sturdire, de la que arrancan el cat. estordit 'avispado' y 
otras románicas, como el ital. stordire 'aturdir'. Un ejemplo 
singularísimo en que las tres formas se han combinado lo ha- 
llamos en el cat. esternordir 'aturdir', forma mixta tan extra- 
ordinariamente deformada que no sería descifrable en la in- 
vestigación ordinaria. 

Igualmente las formaciones onomatopéyicas habrán de- 
entrar en la relación activa de las palabras unidas por un 
nexo de ideas. Charrar y ckirrar influidas por formaciones 
normales, como garlar y parlar, y ayudadas también acaso 
por alguna onomatopéyica, como chorli del chorlito (clntrlí 
en Soria es el nombre del chorlito), han llegado a ser en Ita- 
lia ciarlare, ckiurlare y en España charla)- 'hablar neciamen- 
te' y chirlar 'hablar atropelladamente y metiendo ruido' 2 y 



1 Esto es indudable en el siguiente ejemplo en que se refiere al 
hipo de la peritonitis en el caballo: «Intestini vexatio bis agnoscitur 
signis: prioribus pedibus transvaricat, et dolore subglutit.» (De re ve- 
terinaria, III, 6o.) 

2 Meyer-Lí'bk.e, REWb, 4S01, supone para las formas italianas 
e hispánicas una base onomatopéyica kyurl, base mal establecida 
para el español, que, de no ser una importación italiana, requería, no 
k, sino el sonido fundamental de nuestra c/i; yo no negaría en vista 
de churlí, chorlito, una onomatopeya cliarl, chirl, por el valor incierto 
que en la onomatopeya tiene la rr final, pero no veo por qué razón 
en un lado, 2451, establece como base común de charlar, ciarlare la 
onomatopeya char, y en otro, 4801, requiere para explicar chiurlare, 



122 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

con riqueza de derivación, como el gall. darlo 'chillido', el 
arag. chirla 'passer petronia' (Coll), el ant. cast. chirla 'can- 
to agudo, estridente, de ciertas aves' (como se ve en este 
ejemplo del Rabí Mosé de Guadalajara: «Todo su fecho de los 
tales es agüeros de encuentros de aves o animales e chirlas 
de aves», Homenaje a Menéndez Pelayo, II, 74), el cast. charla 
y chaira 'malvís o cagaaceite'. Por otro curioso cruce se ha 
llegado al cast. charlatán, que ya sea por importación directa, 
sea introducido por medio del francés, es indudable que pro- 
viene del i tal. ciarlatano; nada más obvio que derivar éste de 
ciarlare, pero nada más incomprensible que la derivación 
-ataño. Por fortuna los hilos de esta historia nos son perfecta- 
mente conocidos ya: un vulgar cerretanos 'los locuaces natu- 
rales de Cerreto', en Italia Central, llegó a hacerse sinónimo de 
'hablador', y este cerretano cruzado con ciarlare fué el origen 
del ital. ciarlatano (Romanische Forsclmngen, XVI, 404). Pero 
es más fecundo el fenómeno inverso, la acción de la onoma- 
topeya para deformar las voces heredadas. El lat. fistulare, 
con la natural confusión con otras palabras, *fisculare, debía 
haber dado en Cataluña *fisclar, que no conozco; pero desde 
el momento que significó 'chillar y chirriar', la influencia de la 
onomatopeya chirr amenazaba con la deformación, y produjo 
finalmente xisclar; el port. sisclar es explicado por Meyer- 
Lübke, /89o, como un cruce de sibilare y fistulare, me- 
jor se diría como derivado de *fisculare con la s de sibi- 
lare, pero aun así sisclar no tiene explicación dentro de las 
leyes de la fonética portuguesa. Esta misma influencia de la 
onomatopeya chi, chirr es la que ha deformado el cast. chi- 
llar y chiflar, el cat. .villar y el arag. chuflar, así como el 
gall. chiar, frente a las demás formas que conservan la .? del 

chirlar, una onomatopeya más compleja, kyurl. Aunque la / puede ser 
interpretación del final vacilante de la rr onomatopéyica, siendo dis- 
tintas trascripciones charlar, charrar y chirlar, chirrido, creo, sin em- 
bargo, que a esta primera interpretación ha ayudado la existencia de 
parlar, garlar, lo que es en definitiva un verdadero cruzamiento. Para 
la interpretación de chorlito obsérvese el arag. chord 'mirlo' en Gil 
Berges. 



CHUCES DE SINÓNIMOS I 23 

mismo origen, a saber: el lat. sibilare y el oseo si filare. 
La onomatopeya //, origen del león, jijar, ha hecho que si hi- 
lare haya dado jibrar. De jijar y pitar se ha formado el 
salm. api/ i ja 'grito', así como de gritar y jijo en Villarcayo 
(Burgos), a donde también alcanza esta costumbre de los mo- 
zos montañeses, se ha formado grifo 'grito agudo, chillido'. 
La onomatopeya zorr, zurr (pie conserva el vascuence en 
zurru 'ronquido, estertor', zurruniba 'cascada' ha originado 
diversas formas españolas, como zurriar 'sonar confusamen- 
te'; de aquí proviene igualmente el cast. zurrir, pero ante la 
impotencia del castellano para producir formaciones verbales 
en -ir hay que pensar que zurrir ha sufrido el cruzamiento 
con rair, latir, etc.; zorriar 'hacer ruido dentro del vientre', 
en el Quijote de Avellaneda, V, 4, está en este grupo; el za- 
ragozano zauzíirrouear 'murmurar' (Vocabulario de Puyó- 
les y La Rosa) tiene una onomatopeya inicial más esta que 
voy estudiando; la primera vive aislada en el mure, zunzu- 
Jiear 'rezongar' (Sevilla, Vocabulario Murciano, pág. 191), 
aunque la forma aragonesa ziiuzurrouear vive igualmente en 
Murcia. 

De la onomatopeya que representa la voz del gato hemos 
hecho el cast. mayar. Pero en el período románico común, lo 
cual puede afirmarse en vista de la unanimidad de las lenguas 
romances, se produjo un verbo *miaulare, ajustado al mo- 
delo de sus análogos ejulare y aululare, sobre el cual se 
han formado el cat. miolar y el cast. maular; éste, según el 
Diccionario de la Academia, se usa sólo en la frase «sin pau- 
lar ni maular», que parece significa 'sin hablar ni mayar'; 
ignoro cómo se puede emparentar paular con parábola y 
pienso si la frase primitiva contendría una forma fonética, 
como páratela, deformada más tarde por la simetría de la frase, 
como frecuentemente ocurre en las expresiones rimadas; a 
maular le esperaba una nueva deformación por causa de au- 
llar, resultando de esta influencia el cast. maullar. El proceso 
de entrecruzamiento de los demás verbos de esta clase es 
mucho más complejo y extenso de lo que estas breves notas 
pueden hacer creer; pero no pretendo anticipar ahora un tra- 



124 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

bajo impropio de unos artículos, por lo que me limitaré a dar 
sólo ejemplos sueltos de otros grupos. 

2.° Si agrupamos las palabras que significan 'quemar, 
lumbre', la complicación es también considerable, no siendo 
extraño que apenas de alguna haya podido intentarse una 
seria etimología por los procedimientos conocidos. No es pe- 
queña esta complicación ya en el período románico. El cam- 
bio de conjugación viene impuesto en varios verbos; al lado 
de cremare, flagrare y torridare y los participiales us- 
tulare, tostare y assare, pertenecientes a la conjugación 
más fecunda, los verbos amburere y torrere se hicieron de 
la primera conjugación. Es cierto que extorrere, aunque de 
él no haya ejemplos en los diccionarios románicos, no desapa- 
reció del latín de España, pues que perdura en el arag. estn- 
mr 'quemar' (Berges); pero * torrare tiene que admitirse 
como forma común, que era conocida también de otras pro- 
vincias. El cast. torrar es la única forma etimológica. De los 
compuestos de urere se formó una serie de la primera con- 
jugación, burare, del que consta el participio buratum, en 
el C. Gl. Lat., V, 272, *suburare y *abburare. De 
*abburare, ^aburare procede el cast. aburar 'quemar, 
abrasar', cuya difusión no conozco exactamente, pero que es 
atestiguado por los poetas salmantinos (Lucas Fernández, 44), 
y que hoy se usa en Salamanca (Lamano) y en Galicia. De 
*suburare derivo yo el cast. surarse 1 y su compuesto asa- 



1 Surge inmediatamente una objeción: ;cómo hallándose en el mis- 
mo caso fonético aburar ha conservado su b y el supuesto *soburar la 
ha perdido? La razón ha sido dada anteriormente en la doble etimo- 
logía rebuznar, roznar; la pérdida de b debe venir en cuanto la con- 
ciencia de la composición llegue a perderse. Dobletes fundados en 
esta vacilación de la pérdida y de la conservación de la idea del com- 
puesto son frecuentes en otras lenguas; así explica Nicholson, Reclier- 
ches P hilólo giques Romanes, dobletes franceses como affairc, aire 'dis- 
posición, aspecto', pág. 89. Sub y ad en la persistencia de su signi- 
ficación como prefijos están en distinto caso, porque a es un prefijo 
viviente y so tiene una existencia precaria como preposición y como 
prefijo. Por eso los compuestos de sub suelen tratarse fonéticamen- 



CKUCES DE SINÓNIMOS 1 25 

rarse (como sorra, de saburra), el primero usado en el Nor- 
te de Burgos y el segundo en diversas provincias con la sig- 
nificación de 'quemarse', aplicado a la comida, a las mieses 
por el excesivo calor o sequedad y a las ropas al secarlas a la 
lumbre. La etimología de Diez, 427, que acepta el Dicciona- 
rio de la Academia y Meyer-Lübke, REW'b, 682, arsura, 
no puede ser más razonable por la fonética y el sentido, pero 
deja sin explicar surar, que habría que justificar como un falso 
análisis, y se funda en una derivación rara de un abstracto 
que no conoce ninguna lengua románica (el sardo no conoce 
más que assura 'calor, quema' y las demás asura) y que el 
castellano emplea sólo en algún raro parasintético, como apre- 
surarse; surar y asorar parecen además implicar en su sig- 
nificado una atenuación 'quemarse un poco', que expresamos 
en varias palabras con sub (sonreír, sococJiar). Pero la masa 
de los derivados hispánicos se basa en un entrecruzamiento 
de burare y * torrare. El trasm. torar, Romanía, I, 219, 
idéntico al gascón, es torrar, con la r de burare. El salm. es- 
tnrar es *extorrare (por extorrere) con la u y la r de 
burare; esturullar ofrece una nueva contaminación con otro 
verbo (comp. chocollar 'socarrarse' en Lamano), y estíirrullar 
es el mismo, pero con la rr original de * torrare. El cast. tu- 
rrar es el mismo torrar, con sólo la u de los derivados de 
burare. Tostare ha sido mantenido aislado en el cast. tos- 
tar, pero en el sor. tusturrar 'tostar, torrar' se han fundido 
los dos verbos tostar, turrar, propagándose al primero la u 
adventicia del segundo; en el toled. toscarrarse el simple tos- 
tarse ha sufrido el cruzamiento con socarrarse. Burare, bu- 
ratum debió conocer un derivado español buratulum *bu- 
raculum, al que yo reduzco el arag. borraja 'paja, hojato', el 
cast. borrajo 'rescoldo y hojarasca de los pinos' y el salm. abo- 
rrajarse 'secarse antes de tiempo las mieses por el excesivo 
calor' (Lamano), con el que hay que relacionar el gall. borra- 



te, esto es, como simples: sombra, sondar, surar, surtir, *suborti- 
re, etc., y en fr. saurer subaurare, sorner subornare y otros 
varios. 



125 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

lio 'ceniza o rescoldo', aborrallar 'quemar montones de resi- 
duos para abono de los campos', formas en que la rr es de- 
bida a la influencia de *torrare. Un primitivo burare hay 
que suponer para otros derivados romances; entre ellos se 
cuenta el ast. borrón 'montón de broza que se quema', aborro- 
uar 'hacer estos montones y hogueras', el gall. borro 'hollín', 
bórrela 'ceniza de la colada' y ¿quién sabe si el cast. borrón, 
si éste tuvo la significación original de 'hollín' que el gallego 
conserva en sus formas borro y borrón, en borrancho 'tiznón 
de hollín' y en borrelada 'tiznadura'? Para todos ellos se nece- 
sita, es claro, una previa forma *burrare, basada en el entre- 
cruzamiento que estudiamos. El salm. burrajo 'paja de que- 
mar' sería el antecedente del cast. borrajo. Al mismo origen 
debe referirse el gall. marradas, murreas 'montoncitos de te- 
rrones secos para quemarlos y después sembrar algo sobre la 
ceniza' (Valí.); en estas palabras se ha fundido la forma y sig- 
nificación de un derivado de burare con otras, como morena 
'montón de mieses y piedras', gall. morea, que están empa- 
rentadas con el vasc. murua 'montón'. A *abburare parece 
también corresponder el burg. aborrondarse; éste no significa 
ciertamente 'quemarse', sino 'quedar la comida mal cocida, 
sobre todo hablando de las legumbres que quedan encalla- 
das'; pero esta idea alterna frecuentemente con la de 'que- 
marse' en algunas formas, como en el salm. chocollarse 'soca- 
rrarse, quedar la comida a medio cocer' (Lamano). 

Al lat. ustulare 'quemar' corresponde el port. ucha 'ho- 
guera de matas', Romanía, XI, 56 (comp. el prov. usclar); 
un cruce de burare y ustulare ha producido el fr. bríiler 
ant. brusler, que ha llegado a nosotros en un derivado, brulote 
'barco cargado de materias combustibles e inflamables que se 
dirige sobre los buques enemigos para incendiarlos' (del 
fr. brülot); un cruce distinto admite Nigra en Romanía, XXXI, 
513, el lat. bruscum 'leña de quemar' más ustulare; pero 
como observa con razón Meyer-Lübke, 9097, esta influencia es 
incomprensible en el Norte de Francia, donde no se acusa la 
existencia de bruscum. El sant. con'uscar 'abrasar' (citado por 
Campuzano, Boletín de la Biblioteca de Menéndez Pelayo, II, 



CRUCES DE SINÓNIMOS 127 

261), por su forma parecía enlazado con coruscare 'brillar', 
pero es un oscuro cruzamiento muy probablemente; otra for- 
ma santanderina tarrascar (Ib id.) no es sino tnrruscar, con la 
a de chamuscar, etc. Creo que chamuscar no es, como se dice 
comúnmente, un portuguesismo 1 . Es cierto que sólo en la 
fonética gallego-portuguesa tiene explicación chama; pero ni 
la derivación -uscar es clara, ni se concibe bien la difusión y 
arraigo de chamuscar, teniéndolo por una forma importada, 
ni menos se explican las vanantes que el gallego y portugués 
no conocen. Ahora bien, flamma parece que está ingerido 
en esta voz y en otras muchas, unas que significan 'fuego, 
llama' y otras que denotan 'ramaje'. Hasta qué punto llega la 
influencia del gall.-port. chama no puede precisarse exacta- 
mente en las regiones fronterizas; el salm. chamarata, cliama- 
retóii 'llamarada' pudieran ser voces traídas. No pueden ser 
portuguesismos, en cambio, aunque sí admitamos la ingeren- 
cia de flamma el cast. chamuscar y el cast. chamada, clia- 
marasca y chámara, que define el Diccionario de la Academia 
'leña menuda, hojas y palillos delgados, que dándoles fuego, 
levantan mucha llama sin consistencia ni duración; la misma 
llama'. La secunda forma chamasca es cruce con chabasca 'el 



1 No están bien asignadas aún las influencias de las voces sinóni- 
mas para que podamos señalar una importación en cuanto veamos 
una coincidencia fonética; chubasco y el ant. chubazo coinciden cierta- 
mente con el gall.-port. chuva, cuando la fonética castellana pedía 
* lluvasco y * lluvazo, y no hay gran dificultad externa tampoco en ad- 
mitir la importación; pero ;no habrá podido influir en este extraño 
resultado fonético la influencia de chaparrón} Por esto, aunque se ad- 
mitiera, cosa difícil de concebir, un original * flamm uscare, no po- 
díamos asentir ciegamente a un origen portugués. Desde luego no hay 
que pensaren un supuesto *cremuscare, como hace Covarrubias, 
ni menos suponer con Monláu que chamarasca, chamizo y chamuscar 
sean derivados regulares de flamma . De insistir en un origen romá- 
nico, la única base razonable sería semiustus 'medio quemado', 
*semiusticare. Igualmente si ofreciese algún indicio de entronque 
latino somarrar, la base sería *semiurare, hecho según burare. Y 
si a churrasco se le asignase un origen latino, la única base verosímil 
sería *suburare * churrar. Todas las demás etimologías románicas 
propuestas son infundadas. 



128 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

ramaje endeble, las ramas pequeñas que caen podridas de los 
árboles' (Lamano), hermano del cast. chasca 'leña menuda que 
procede de la limpia de árboles o arbustos' (Dic. Acad.). La 
tercera forma castellana chámara es de la misma familia de 
palabras amoldada al tipo de su sinónimo támara 'leña muy 
delgada o despojo de la gruesa', que el Diccionario de la Aca- 
demia incluye por error en el artículo támaras 'dátiles', de 
muy distinto origen. En el partido de Lerma (Burgos) la for- 
ma es tambaras 'leña menuda'. Estas palabras, ajustadas al 
tipo de fusca, que luego estudio, son tamarusca 'leña menu- 
da, palitos' en Vinuesa (Soria), y tambarusca con la misma 
significación en Retuerta (Burgos). Chamusco en Salamanca 
tiene además la significación de 'hoguera' (Lamano). El sal- 
mantino címbaras a tiene el mismo origen y significado que 
chabasca 'ramaje que cae'. El mismo origen que chamusco tiene 
el salm. chamiza 'hoguera que se hace en el campo', el cast. cha- 
mizo 'árbol o leño medio quemado o chamuscado', el and. cha- 
miza 'leña menuda que sirve para los hornos' y el cast. cha- 
micera 'pedazo de monte que habiéndose quemado tiene la 
leña negra del fuego'. La ch de todas estas formas no parece 
ser el resultado fonético áefl, sino la interferencia con flam- 
ma de otras palabras que significan 'quemar'. En efecto; una 
base char, que toma la doble acepción de 'fuego o chispa' y 
'ramaje, hojas que caen', nos muestra el alav. charada 'fogata', 
el gall. charetas 'hojas que caen del pino' y el gall. charamela, 
de la misma significación. El gall. charamusca 'chispa que sale 
■de la leña encendida' contiene la misma base que las pala- 
bras anteriores; pero el molde es de las palabras chamusca, 
salm. chafusca 'chamusquina', fusca 'hoja que cae'. Esta base 
chara, sobre las ya estudiadas chamasca y chasca 'ramitas que 
caen', ha producido el salm. charamasca 'hojarasca', hermano 
del gall. chai-amusca 'chispa'. Con el vocalismo de estas pa- 
labras y el molde de churruscar 'quemar, tostar' (Lamano) se 
ha producido el salm. charrascar 'quemar superficialmente'. 
La variante joramasca (Lamano) 'hojarasca' es charamasca -\ 
Folium. Es también castellano churruscarse 'empezar a que- 
marse una cosa, como el pan, el guisado, etc.', y churrusco 



CRUCES DE SINÓNIMOS 129 

'pedazo de pan demasiado tostado o que se empieza a que- 
mar', que ha vaciado en su molde a corrusco 'cantero de pan' l . 
Aquí hay que citar el salm. charroscar 'quemar' y el arg. chu- 
rrasco 'pedazo de carne asada'. Vienen después grupos de 
palabras que represento por los tipos vascuences sumarra 
'brasa' y sukarra 'llama, fuego'. Al primero asigno el cast. so- 
marro 'pedazo de carne asada', que no consta en el Dicciona- 
rio de la Academia, pero que es corriente en Soria, relacio- 
nado con el arag. somarrarse 2 'quemarse un guisado, pegar- 
se a las paredes de la vajilla' 3 . Si el vasc. sugarra, sukarra 
representa la forma ibérica original, el representante directo 
del segundo grupo es el alto arag. sucarrar y el nav. cliuca- 
rros 'los bojes quemados en lo exterior', citado por Lanche- 
tas. En el nav. chocarros, chocarrar , y mejor en el cast. soca- 
rrar 'quemar o tostar ligeramente y por encima una cosa' y 
en socarrina (comp. chamusquiíia) ha influido el prefijo sub 
de sollamar, etc. Un tipo céltico lap de un I. E. lap 'llama' 
que es acusado por el lét. lapa 'antorcha', el esl. lepu 'brillan- 
te', el gr. la¡j.7üác; 'llama' 4 y el vasc. lab- 'llama' (¡abe 'horno', 
¡abaría 'hoguera de broza para abonar las tierras') asigno 
como origen de algunas formas del Norte y Occidente de la 
Península. Aquí entra el gall. ¡apear 'abrasarse de sed', her- 
mano gemelo del rom. *lampadare, cast. alamparse 'abra- 
sarse' (de lampade) 5 . El portugués trasmontano ofrece la- 
pea 'grande labareda de incendio', Revista Lusitana, I, 2 1 3. 



1 Corrusco castellano y el arag. currusco (Borao) son, respectiva- 
mente, coscurro y cuscurro, cuzcurro, amoldados a su sinónimo chu- 
rrusco. 

2 El mure, chusmarrar 'chamuscar, socarrar' (Sevilla) se entronca 
con somarrar y a la vez con otras formas sinónimas. 

3 Entre churruscarse y sumurra 'brasa' parece que ha de ponerse 
el alav. churru?nar 'requemar, chamuscar' (Baráibar). El burg. chamu- 
rrar del valle de Tobalina se enlaza con el alav. churrumar, y parece 
un tipo medio entre * suburare y sumarra. 

4 Véase E. Boisacq, Dictionnaire Etymologique de la Langue Grecque r 
Pág. 554. 

5 El mure, llampar 'tener ansia de comer o beber' debe ser un 
catalanismo. 

Tomo IX. q 



130 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

El portugués común labareda es de este origen, como el 
gall. ¡abarada 'llamarada, fuego o llama grande y momentá- 
nea' (Valladares). También el gallego conoce labareda, así 
como ¡amarada, forma híbrida resultante de lap- y flamma. 
En el ast. occid. chapatea es igualmente un cruce de chama 
y * lapareda. Debieron influir los representantes de lampade 
para la conservación de p en varias formas gallegas, como la- 
para, lapra 'llama', que no he visto consignado en los diccio- 
narios, ¡aparada 'llamarada' (Valladares), ¡aparear 'agitar el 
viento la llama de cualquier luz o la de la lumbre en el hogar' 
(Ibíd.). Es esta voz igual a la asturiana ¡¡apara 'llamarada' 
(Rato). Las interferencias de lampade me llevarían demasia- 
do lejos. Sólo quiero indicar las iniciales. Lucerna es una 
formación ya I. E. de lucere. Esta forma lucerna + lam- 
pade produjo el lat. lanterna. De lampade y lanterna 
se produjo el cast. lámpana y el cat. Uantia. De la evolución 
de lampade, en la significación de 'lámpara, llama y relám- 
pago', trataré acaso en un artículo próximo. 

3. Las ideas de 'chispa o pavesa', y la de 'brizna que cae, 
como ramitas y hojas de los árboles', suelen estar emparen- 
tadas en las lenguas lo mismo que las ideas de 'fogata, hogue- 
ra', y de 'ramaje o follato'. Junto a favilla, del mismo origen 
que foveo y fomentum y ajustado a este tipo, hallamos 
scintilla 'chispa', cuya explicación fonética no ha podido ser 
justificada satisfactoriamente, porque según todos los indicios 
se trata de una etimología popular; en cualquiera de las dos 
hipótesis actuales, una que relaciona esta voz con sqaid de 
scindo, y otra que la enlaza con axivS^p 'centella, chispa', hay 
que admitir la interferencia de otra palabra para justificar su 
forma. No puede chocar esta deformación observando cómo 
en el breve tránsito del latín scintilla a las actuales románi- 
cas se verifica la ramificación inicial de scintilla, *stincilla, 
y luego otras complicadas modificaciones en los dialectos. 

Unas pocas formas e ideas se nos ofrecen como principio 
de una no poco embrollada serie de formas romances. El la- 
tín favilla y su variante failla significa 'la pavesa, la chispa, 
y también una brizna o partícula insignificante'; de ella arranca 



CKUCES DE SINÓNIMOS [ 3 I 

«1 gall. feila y f ai la 'chispa, ceniza o pavesa que salta del fuego 
y la hoja del pino al caer'; con el verbo feiscar, falsear 'chis- 
porrotear', bien por una divergencia fonética, bien por la actua- 
ción de la analogía, se produjo en Occidente otra forma, *fau- 
11a, a la que reduzco el portugués de Penedono/<w¿z 'hoja del 
pino', Romanía, XII, 313; el gall. faula y /o/da 'hoja del pino', 
y fanla, de Oporto; la acción de otras palabras análogas, como 
fragulia, faragulla 'fragmento, partícula', ha producido una 
forma secundaria, faulha, en Moncao, y f aguí ha, en Coimbra, 
Revista Lusitana, XIII, 85. Pero desde el período latino entró 
en competencia con favilla el germ. falaviska 'chispa, cen- 
tella', produciéndose, como era de esperar, un intrincado cru- 
zamiento entre ambas formas. Un cruce, varias veces cita- 
do, es el port. faisca 1 , que conoce también el gallego. Apli- 
cadas estas formas a 'la hoja seca que cae de los árboles', la 
interferencia de los representantes de folium no podía faltar. 
El belluno folisca puede ser considerado como tipo de este 
cruzamiento. En España las formas más generalizadas son el 
ant. fuisca 'chispa', citado por el Diccionario de la Academia, 
que vive en Salamanca en la otra significación de 'broza, ra- 
maje vicioso', y fusca - 'hoja que cae de los árboles, especial- 
mente la del pino', en Soria y Burgos. En esta forma lo que 
sorprende es la conservación de / en el centro del castellano, 
conservación tan rara como fuiua, huina 'garduña', haciendo 
pensar si falaviska llegó a esta forma por medio de un su- 



1 Por violenta que parezca la aproximación, yo reduzco a faisca, 
desde luego, la forma /asco, de Mongao, y además, las variantes portu- 
guesas cisca, de Celorico de Basto, y cisco, de Celeirós, 'hoja que cae 
de los piños', citados en Revista Lusitana, XIII, 85; claro es que para 
ello debe pensarse en una reducción * Jisca, y luego en una confusión 
favorecida por el cambio vulgar de _/"> c, ya reconocido otras veces 
en distintos ejemplos. 

2 También fusca es conocido en Salamanca. Lamano lo define 'en 
los árboles, el ramaje vicioso y estéril, que por no podarlo oportuna- 
mente se va pudriendo y tomando un color verde obscuro, casi negro'; 
la etimología fuscus, con todas las sugestiones de la definición, no 
tiene fundamento ninguno. La otra significación de 'broza, maleza que 
•se cría en los sembrados', es común a las dos formas fuis:a, fusca. 



132 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

puesto *floisca, existente en el momento en que ya había pa- 
sado la ley de palatización de fl inicial. La base * Jalisca se 
contamina con otra palabra y produce en distintos dialectos- 
románicos una nueva forma, falispa, que es mantenida por el 
leonés con el significado de 'chispa de nieve' (Garrote), y en 
Italia por el lombardo con la significación de 'chispa'. Chispa 
podemos decir que es una forma indígena por el tema (com- 
párese el vasc. chispiltu 'chamuscar'), moldeada sobre Jalisca, 
Jalispa l . Por el significado de 'chispa, fuego', era de esperar 
también la influencia de los derivados de flamma. No es otra 
cosa el fr. Jlameche 'pavesa, centella', que la superposición de 
flamma y Jalaviska, cuyo resultado previo debió ser *fla- 
mesca. El latín musca presenta en España el sentido de 
'chispa'. El Diccionario de la Academia cita como acepción 
familiar la de 'chispas que saltan de la lumbre' en la voz mosca; 
igualmente cita la expresión moscas blancas 'copos de nieve- 
que vienen cayendo por el aire'. El portugués de Penedono, 
musgo 'hoja que cae del pino', Revista Lusitana, XII, 314, no 
es propiamente musca por su vocal, sino Jusca, confundido- 
por etimología popular con musgo. El latín español, junto a 
los sinónimos favilla y scintilla, creó una forma análoga, 
*muscilla 2 , asegurada por un nutrido grupo de formas espa- 
ñolas. Nuestra fonética exigía *mocella, que no conozco. En 
vez de esta forma el Diccionario de la Academia cita moscellar 
'chispa que salta del pabilo de una luz'; la conservación del 
grupo se en vez de c (crecer, pacer) sólo puede ser explicado 
por la influencia de mosca. El cast. morcella, de la misma sig- 
nificación, es moscella, desfigurado por la influencia de otra- 



1 Compárese la alternativa de estas dos formas: falisca y falispa,. 
con la del vasc. chiskildu, chispildu 'chamuscar', y con la del cast. chis- 
quero, no incluido en el Diccionario de la Academia, pero corriente,. 
y que es recogido por Lamano, 'pedernal para sacar de él fuego, bolsa 
de cuero en donde encierra el pastor el recado para hacer lumbre', 
que indudablemente se relaciona con chispa. 

2 La forma muscella, que aduce el Diccionario de la Academia,, 
no es admisible, porque sólo hubiera podido producirse *moscilla o. 
* mocil la. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 1 33 

(palabra. El salm. morceña es morcella, con el cambio frecuente 
■en leonés de //, ñ. Que originalmente había se lo comprueban 
Jas lenguas y dialectos peninsulares en que este grupo se trata 
úe un modo distinto al del castellano. El gall. moje na, por 
*mojela, parece haber sufrido una influencia parecida a la del 
cast. lampona por lámpada. Con cambios de sufijación y con 
el mismo significado de 'chispa', conoce el gall. mujica, mu- 
chica, muchico y muchuco. 

4. No menos rico en combinaciones es el de los nom- 
bres que significan 'trapo viejo, vestido roto', que, procedien- 
do de distintos orígenes, en la conciencia popular se agrupan 
-en una sola idea fundamental, aplicada también a la persona 
desharrapada y sucia, y a veces — es simbolismo universal en 
Jas lenguas, como scortum — empleada para indicar la de- 
gradación moral. Como base para estudiar las combinaciones 
se impone el conocer la filiación de las formas fundamentales, 
y nos hallamos con que de harapo no se ha llegado a una con- 
clusión definitiva. Sin embargo, los cimientos de ella están 
bien sentados en los artículos de Horning, Zeitsch. für R. 
Phil., XXI, 192, y de Carolina Michaélis, Stndj di et. it. e 
rom., pág. 57, y si las dificultades no logran salvarse es por- 
que la etimología fonética es impotente para explicar las 
evoluciones no fonéticas. Harapo procede de faluppa, ates- 
tiguado en el C. Gl. Lat., V, 5 2 5> con I a significación de 
'brizna, paja menuda'. Con la significación de 'cáñamo y 
tejido' faluppa ha evolucionado en general normalmente. 
Con el significado de 'trapo roto, harapo' una contaminación 
original produjo un tipo *flappa, * frappa, del que arran- 
can las varias formas románicas, como el i tal. frappa 'harapo'. 
El cast. harapo ha sustituido el femenino original por influjo 
de su sinónimo drappum. La intersección de faluppa y 
drappum es la que en el mismo período románico había pro- 
ducido el tipo * frappa, base de las formas posteriores, con 
excepción de la forma jlaja del italiano de Canavese. La evo- 
lución de *frapo, farapo es puramente anaptítica. En las for- 
mas con rr, como el cast. arrapo 'harapo', arrapiezo 'harapo 
y persona pequeña o baja', desarrapado 'vestido de harapos' 



I 34 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

y gall. y port. f arrapo, puede pensarse en una modificación- 
espontánea, pero es más probable que en esta modificación 
haya influido zarria. Con *frappa hubo de cruzarse otra 
forma románica, harpa 'garra', con derivados verbales que sig- 
nificaban 'agarrar, desgarrar, hacer picos', como el fr. harper 
'agarrar'; de este cruce se obtuvo el port. /arpar 'cortar en 
picos' y el ant. cast. farpa 'cada una de las puntas corta- 
das al canto de alguna cosa, como se ponen en ciertas bande- 
ras y estandartes' (Dice. Acad.). Una forma que asegura per- 
fectamente el enlace de estas palabras es el port. farpella 
'estraza, harapo'. Una acepción burlesca de caliandrum, 
xaXÚTCxpa, 'velo y cofia' explica el cast. calandrajo 'pedazo de 
tela grande rota y desgarrada que cuelga del vestido, trapo 
viejo, persona ridicula y despreciable'. El cruce con trapo, 
trapajo ha producido el burg. estropajo por estropajo. Si no- 
se acepta la etimología de Meyer-Lübke, REWb, 8321, de 
stroppus 'cuerda', sino la de Menéndez Pidal, Romanía, 
XXIX, 352, de stuppa 'estopa', como es más probable, yo 
propondría en vez de la interposición espontánea de r en un 
supuesto *estopajo, la influencia de trapo. El cruce de roupa 
y /arrapo ha dado /arroupeiro 'haraposo' en gallego. La in- 
terferencia del germ. /aldo 'falda' con estas voces que estu- 
diamos ha producido nuevas combinaciones; es un cruce de 
/a/da, halda, con harapo, haraposo, el ant. cast. haldraposo 
'haraposo' (comp. el ga\\. /a/dra) y el salm. aldrapacio 'jirón, 
rotura o rasgón del vestido' (Lamano). El salm. aldruéngano 
'harapo, pingajo' ofrece ya un cruce de haldra con otra voz. 
Sobre un tipo *haldrapo, común al castellano y leonés (cruce 
de halda con trapo y harapo), actúa su sinónimo andrajo, 
produciendo el león, andapadres 'harapos' y otro (acaso con 
influencia de capa) andacapaires 'harapos'. Un grupo de for- 
mas emparentadas con el vasc. zarr 'viejo', como el arag. za- 
rrio 'pingajo, trozo de tela o de piel roto, sucio e inútil' (Jor- 
dana), el cast. zarria, el gall. zarralleiro 'haraposo, trapajoso' 
y cerello 'guiñapo, trapajo' se entremezcla con otros estudia- 
dos. Al vasc. pilda 'andrajos' y piltzarr 'trapo viejo, harapo' 
se refieren otras formas vascas, como zarrpil y zirrpil'andva- 



CRUCES DE SINÓNIMOS 135 

jo, ripio, hilacha', zarrpail 'harapo', zarrpallo 'andrajoso' y 
zarrpa 'andrajo, hilacha'. Con estas formas están emparenta- 
dos el portugués trasmontano zarapilheira 'mujer mal vestida' 
y zerapilharia 'panno ruin', Revista Lusitana, XII, 126, y el 
gall. zarapello 'harapo', zarapallóu y zarapalleiro 'haraposo'. 
Sobre una base * zar rapa, zarpa, que en castellano significa 
'cazcarria', se han formado el gall. zarrapeiro 'harapiento', el 
cast. zarrapastra 'cazcarria' y zarrapastroso 'desaseado, andra- 
joso, desaliñado y roto' y el arag. zarrapastro 'persona que 
va sucia' (Jordana). Es un derivado del lat. pellis el cat. pe- 
llingo y pellingot 'harapo, andrajo', así como el chil. pellín- 
gajo, pillingajo 'harapo' (M. A. Román, Dice, de Chilenis-. 
mos, s. v.). Estas formas mezcladas con andrajo han dado 
pelindrajo 'harapo', usado por D. Ramón de la Cruz 1 . Con dis- 
tintas interferencias un mismo derivado de pellis ha dado el 
cast. pelandusca 'ramera' (Dice. Acad.), el santand. peliudrusca 
(Pereda, La Pudiera, pág. 16) y el chil. peliutruca 'harapien- 
ta' (M. A. Román, s. v.). Parece que de una forma común pe- 
lliugo, ya estudiada, se ha formado con el cruzamiento de 
otras voces de distinto origen (cerello, zerapilharia, etc.) el 
gall. ceringallo 'harapo, trapajo'; cruzado con andrajo se ha 
producido el arag. celindrajos 'harapos hechos jirones' (Coll). 
Estos oscuros cruzamientos han hecho difícil y complicada la 
etimología del cast. gualdrapa 'calandrajo desaliñado y sucio 
que cuelga de la ropa' y también 'cobertura larga que cubre 
y adorna las ancas de la muía o caballo'. Ya Diez, 176, pensó 
en el vastrapes 'falda' de las glosas de Filoxeno, pero sin 
decidirse por esta etimología; Meyer-Lübke, 9169, la rechaza, 
así como la de Caix, Studi Romanzi, pág. 40, de cavado drap- 
po. Aun brindaba una nueva etimología malum drappum 
el sicil. maladrappa 'gualdrapa', pero probablemente es ésta 
una etimología popular. Sólo sería admisible vastrapes gual- 
drapa en vez de *vastrabe, suponiendo la doble influencia de 
f a 1 d o y drappum. 



1 En el valle de Tobalina (Burgos) espindrajo ha sufrido otras in- 
fluencias, acaso de pender. 



I36 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

5-° Amplísimo es también el grupo de voces que signifi- 
can 'enfermedades' y 'defectos', y en él tiene también un sin- 
gular valor la interferencia de palabras de significación aná- 
loga. La voz asthma, por ejemplo, aparece en varias romá- 
nicas transformada por cruzamiento; así anxius asthma 
i tal. ánsima, dolor asthma logodoriano dé lima. Hay tam- 
bién frecuentes encuentros en las voces que designan 'afec- 
ciones morales', por ejemplo, angustia agonía, cat. angunia 
'angustia, congoja'; los términos que denotan 'defectos corpo- 
rales' sufren la influencia de otros sinónimos y de los nombres 
de órganos: así strambu + zanca ibérico ha dado el caste- 
llano zambo, enfrente del portugués etimológico estrambo. 
Entre los que designan 'erupciones, granos, etc.', podríamos 
citar una larga lista de encuentros. Hay que remontar al pe- 
ríodo latino el cruce de hordeolum y triticum : el primero 
designaba 'el orzuelo o granito del ojo' y ha persistido en el 
cast. orzuelo y en otros derivados romances; pero siendo poco 
usado hordeum en varias regiones, se hizo la restitución del 
tema creándose un análogo *triticeolum; en regiones donde 
estas formas perduraron siguió el choque de ambas, y así en 
Galicia *triticeolum dio trizó 'orzuelo', y por anaptixis, 
tinzó; pero en la derivación de hordeolum, en vez de pro- 
ducirse fonéticamente *orzó, se creó una forma, ourizó, por el 
influjo de su sinónimo tirizó, y a la vez por la aproximación 
material de ouro. Los encuentros románicos de los sinónimos 
•carbunculus, forunculus, varus y ampulla, son muy 
instructivos para apreciar el valor de este procedimiento eti- 
mológico descendente. Son derivados normales de la Península 
«1 alav. baro 'bulto del ganado vacuno' (Baráibar), de varus; el 
gall. y port. furuncho 'divieso', de furunculus, y el caste- 
llano ampolla, de ampulla. Para la derivación de carbun- 
culus gall. caruncho 'tizón del centeno, potra, excrecencia' 
(Valladares), en vez de *carbunc/io, hay que admitir la influen- 
■cia de furuncho; la superposición de caruncho y furuncho ha 
producido el gall. carafuncho 'divieso pequeño, grano'. El 
cruce de caruncho y ampola ha originado el gall. carapola 'am- 
polla o vejiga que se levanta en el pellejo'. Del lat. varus, del 



CRUCES DE SINÓNIMOS I 37 

•que los diccionarios románicos no han hallado un solo repre- 
sentante hispánico, tiene lucida representación en la Penín- 
sula, además del alav. baro l , ya citado. Menéndez Pidal cita en 
Festgabe de Mussafia, pág. 396, las tres formas asturianas bá- 
■rabu y bálagu 'tumor pequeño que se forma en la piel del 
ganado caballar y vacuno, y del cual, estrujándole, sale un 
gusano', y bérrago 'tumor en el lomo del ganado vacuno, for- 
mado por un gusano que se desarrolla bajo la piel'; es proba- 
ble que sobre ellas, si derivan de varus, hayan actuado repre- 
sentantes del celta worm 'pus', semejantes al prov. morvo, 
morgo 'infarto', y al port. esverrumar 'sacar el pus, sajar un 
divieso', citado por Carolina Michaélis en Contribuigoes para 
o futuro Dic. Etim. das Linguas Hispánicas, pág. 54- A va- 
rus desde luego hay que reducir el gall. varro 'grano'; el 
cast. barro 'cada uno de los granillos que tiran a rojos y salen 
en el rostro' (Diccionario de la Academia), y el sor. varro 'tu- 
mor que se produce en los animales por depositar el tábano 
sus larvas'. El lat. varus *furunculus ha dado el salm. bo- 
rruncho 'hinchazón producida por la picadura de un insecto' 
(Lamano). Un cruce parecido el del lat. papilla 'hinchazón' 
con furunculus, ha originado el logodoriano pabarúncula. 
El cultismo gangraena, popularizado en la Edad Media, su- 
frió la interferencia de su sinónimo cáncer y cancr izare 
'cancerarse', produciéndose desde antiguo un mixto, cancre- 
num vulnus; no es vulgar cancro 'cáncer y úlcera de los 
árboles', gemelo del galicismo chancro. 

6.° La conexión ideológica de palabras que envuelven una 
idea de 'suciedad' también produce desviaciones, ya notadas 
en algunos casos. Es idea trivial en la etimología románica 
que fimus y su derivado *fimita se hicieron dentro del 
mismo lat. *femu y *femita con e abierta por la influencia 
de stercus y caenum; el español, como las lenguas que dip- 
tongan la vocal o conservan el timbre, demuestra esta condi- 
ción en sus derivados cast. hienda 'estiércol' y arag. fiemo. 



1 En Montejo de San Miguel (Burgos) varo es un grano o tumor 
de los animales. 



138 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

Además, según stercus, stercoris, se produjo una decli- 
nación * fe mus, *femoris que delata el prov. femorier- 
En cambio, el género masculino de fimus se aplicó a ster- 
cus creándose en el latín español una bifurcación, esto es, un 
doble acusativo, stercus, original neutro, perpetuado por 
el port. y gall. estéreo, por el ast. istierco y por el ant. cast. es- 
tierco, y un masculino, *stercorem, que fué conocido lar- 
go tiempo en Portugal, estercure, Portugal. Monum., 384, y 
un cast. stiercore (femus, stiercore en las Glosas Silenses, 279) 
base del actual estiércol, tipo este último que pudo ser favore- 
cido por la preexistencia de stercorare, pero que no debe 
a ella su formación. Por la actuación del prefijo es- ha conser- 
vado anormalmente el castellano sin inflexionar su vocal ante 
el diptongo (frente a sirviente, simiente); pero son formas 
fonéticas el ast. istierco, del primer tipo, y el salm. istie'rcol, 
del segundo. El arag. y cast. vulg. cierno, cieviar y aciemar t 
son cruce de caenum y fimus. Una base céltica, *1 ataca, 
hermana de Xdxac, látex 'líquido', que denuncia el irl. lathack 
y el galo llaid 'lodo', quedó en el latín de una parte de la 
Romanía; sus derivados romances son indudables, pero sus 
formas (como el istrio leca, el dálm. lenga y el lomb. lita 
'lodo'), acusan una ingerencia que parece ser del sinónimo 
celta liga 'hez, poso', representado en España por el cat. ¿lia 
y el cast. lia 'heces'. El hecho es que *lataca, céltico ori- 
ginal en el latín románico, aparece como *litica, *ligita 
y con otras formas, Meyer-Lübke, RElVb., 5029. Los re- 
presentantes hispánicos se enlazan a su vez con otras for- 
mas, según la energía de la competencia de sus sinónimos. 
En regiones donde la vitalidad de caenum ha sido mayor, 
la actuación de éste se observa al punto y se traduce en una 
sufijación, a modo de superposición, como en légano 'cieno, 
lodo'; pero es fimus el que actúa en otras regiones, produ- 
ciéndose un análogo légamo. Sobre el primero légano han con- 
tinuado actuando cieno y estiércol, produciendo ¿légano, que 
a su vez ha dado por fonética sintáctica, e¿(¿)iégano, el sal- 
mantino légano. De ¿égamo, con la influencia de lago, se ha 
producido el trasmontano tagarno 'charco', Revista Lusitana, 



CRUCES DE SINÓNIMOS 139 

XII, 119. En los derivados de cieno se ha producido un doble 
tipo, ciénago 'cieno', y cénaga 'cenagal' (en Burgos), con varian- 
tes como el cast. ciénaga 'barrizal', y el salm. ciégano 'cieno, 
lodo'. En regiones donde el lat. lama 'charco y tremedal' ha 
florecido especialmente se aprecia en múltiples influencias su 
vitalidad, como ocurre en Galicia y Portugal. Meyer-Lübke, 
4835, aduce como derivado de 1 acuna el gall. lagumento 'hú- 
medo, pantanoso'; pero éste, igual que lagumoso 'lagunoso, 
húmedo' (Valladares) y lagumeiro 'charco', son cruce de la- 
guna y lama. El oscuro rom. fango traído al castellano, es 
sin duda el gót. fani 'lodo'; pero la forma inmediata parece 
haber sido *fánigo, amoldado al tipo familiar ciénago, * litiga. 
Es normal la derivación del cast. limo limus; en cambio en 
el salm. linio 'moho, verdín' se ha verificado el cruzamiento de 
limus + caenum con la i dialectal en vez de *lino. El mismo 
instinto de asociación formal en los grupos ideológicos de 
palabras ha uniformado las voces, hasta ahora incomprensibles,. 
ludre, mudre, mugre. Mudre se halla repetidas veces en Alonso 
de Palencia : «diluvies, ei... quiere dezir suziedad, enfermedad, 
mudre resudada», Voc. Univ., fol. 204^. «Múcida por moho- 
sos se dizen los gaticos del pan mohientos que ya tienen mu- 
dre por ser de días», fol. 289. «Pedor, oris es mala mudre, e 
suziedad, e fedor de pies», fol. 350. ¿Qué es esta extraña for- 
ma leonesa? Yo creo que una superposición del cast. mugre y 
del gall. ludre. Ahora bien, ninguna de estas tres formas lu- 
dre, mudre, mugre, tiene una etimología directa, no pudiendo 
admitirse para la última el lat. mucore, que ha producido el 
ast. mugor 'suciedad, sudor'. El desarrollo de este grupo pa- 
rece haberse iniciado a base de dos formas, putrem podre 
'pus, corrupción', y lutulentus *lodrento para el gallego y 
portugués. Según el tipo de podre, debió producirse mugre, y 
después, con el vocalismo de éste, ludre. Queda en duda si 
pringue es *pingre de pinguem, formado sobre el mismo 
modelo. El port. lidroso 'sucio' parece venir de lutulentus 
o lutulare con la influencia de lijar 'ensuciar'. La intrincada 
relación de los nombres con el sufijo -gine, que significan 
'hollín, roña, oxidación', sería un tema interesante para el es- 



140 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

tudio de estas mutuas deformaciones. Se encuentran represen- 
taciones normales, ferruginem gall. ferruge, robiginem 
cast. robín; pero la masa de derivados hispánicos se funda 
en una complicada intromisión de formas. Así ferruginem + 
*aeruginem han producido el ast.forouu 'orín' (Rato); fuli- 
ginem + ferruginem han dado el gall. feluge; robiginem -f- 
ferruginem han dado origen al arag. eurebuñado 'oxidado' 
(Borao). El tener que tratar ampliamente en otra parte de 
este grupo me permite prescindir de otras alteraciones. El 
salm. zugo ha fundido siego y zumo. 

Sólo esbozadas quedan algunas contaminaciones de los 
grupos estudiados; pero como su desarrollo sería impropio 
de un artículo, me limito en los siguientes al enunciado es- 
cueto de algunos grupos de importancia con ejemplos sueltos 
de cruzamientos. 

7. Entre las palabras que significan 'oscuridad' la lengua 
vulgar halla múltiples ocasiones de infección. El salm. nubrios- 
co 'oscuro, nublo, anochecido' ha tomado su n y su te de nu- 
bro, alterando así la forma lobriosco, que conserva también 
con la misma significación. Otra forma lubriosco no ha toma- 
do de nubro más que la vocal. Ahora bien, lobriosco no es 
*nubiloscus, como indica Lamano, ni cosa parecida, sino 
lóbrego cruzado con fosco. Por la esperanza de las etimologías 
directas no han podido justificarse las de la mayor parte de 
este grupo. En la frase entre fusco y lusco no hay ninguna 
forma directa; fusco no es el cultismo fusco del Diccionario 
de la Academia, sino el vulgar fo seo con la u de luz; lusco es 
derivado de luz con la terminación de fosco 1 , lo mismo que 
el ya citado lobriosco. Para lóbrego no es admisible ni el lugu- 
brem de Diez, 464, defendido por Morel-Fatio, Romanía, 
IV, 46, y aceptado por el Diccionario de la Academia 2 , ni el 



1 La forma luz de esta frase se halla en la expresión tus fusque 
'anoitecer' que Tavares Teixeira cita del dialecto trasmontano en 
Revista Lusitana, XIII, 19. Advierte que también se dice luzque fus- 
que. Podemos por tanto admitir que de una frase primitiva * entre luce 
e fosco se han producido todas las demás. 

2 No basta para sostener esta etimología el sentido figurado de 



CRUCES DE SINÓNIMOS '4' 

lubricum de Zeitschrift für R. Phil, XIII, 53 1- El proceso 
etimológico, a mi juicio, ha sido el siguiente: el lat. lucubra- 
re 'trabajar de noche a la luz' sintió la atracción de una masa 
de verbos en -icare, de una extraordinaria vitalidad en el latín 
vulgar, y sufrió una inversión, lubricare. Esta fuerza asimi- 
ladora de los grandes grupos ha producido resultados análo- 
gos en palabras españolas, como en beldar de *velnitare por 
ventilare. De * lubricare hay algún representante foné- 
tico, el port. lobrigar 'entrever, ver imperfectamente, mirar 
furtivamente' y el cast. lóbrego 'oscuro, tenebroso'. La inver- 
sión latina fuera de España la demuestra el bolones lumbergar 
'oscurecer'. En Portugal la influencia de luz ha producido una 
nueva forma lubrigar y la de sombra otra distinta, lombrigar. 
El cast. lubrican 'crepúsculo' y el compuesto entrelubricán, 
paralelo a entre fusco y lusco, son, como el fr. entre chien et 
loup 'el crepúsculo', una frase pastoril que alude a la confu- 
sión entre dos luces. El castellano esperado *lobicau no sé si 
existe. Sobre él han actuado otras formas y frases fundadas 
sobre luz y lóbrego. Ya en otro lugar he advertido que el. 
inexplicado tinieblas, del ant. tiniebras de Berceo, San Mi- 
llón, 212, ha sido producido por niebla. La forma calima 
'oscuridad de la atmósfera en los días de canícula' es senci- 
llamente calina caliginem, con el influjo de bruma 1 . Un 



lóbrego 'triste, melancólico' y el sentido único que el Diccionario de 
la Academia asigna al ant. lobregura 'tristeza'. Aparte de lo que pueda 
haber de obsesión etimológica en la interpretación del sentido, es lo 
cierto que las ideas de 'oscuridad y tinieblas' y de 'tristeza' van enla- 
zadas en las concepciones metafóricas. Pero la significación fundamen- 
tal de 'oscuro' en la historia de estas palabras es indudable. Morel- 
Fatio busca un apoyo para la etimología lugubrem en la forma lobre- 
ger del Alexandre, 1151, que derivaría bien de * lu gubrescere; 
pero si esta derivación es sencilla, también lo es, e históricamente 
más fundada, la de lucubrum, *lucubresco, lobrezco. No muy se- 
guro de su propuesta aún aduce otra posible etimología *nubiles- 
cere, de ningún modo admisible. 

1 El portugués trasmontano calugeiro 'muito calor' (Revista Lusi- 
tana, XII, 113) al lado de caligeiro demuestra una contaminación ma- 
terial de - ugine. 



142 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

nuevo paso de calima descubre el salm. clima 'bruma, canícula' 
(Lamano); esta forma es calima identificado por etimología 
popular con clima. No habrá que demostrar que el salm. nu- 
tres 'nubes' es nubes + nubila. 

8.° También descubrimos colisiones formales entre las pa- 
labras que denotan 'amplitud y abundancia'. Empezaré por 
•el cast. colmar, colmo, del que se han propuesto tres etimo- 
logías, culmen 'cumbre' (Meyer-Lübke, REWb, 2376), cu- 
mulare 'amontonar', cumulus 'montón' (Dice. Acad.) y 
culmus 'paja' (Hanssen, Gram., pág. 272). El sentido dice 
claramente que el origen del i tal. y cast. colmar es el lat. cu- 
mulare y que el i tal. y cast. colmo es inseparable del fr. com- 
ble, del que nadie ha dudado que procede de cumulus. La 
derivación de culmen ni por el sentido ni por la derivación 
verbal puede sostenerse. De culmus procede el port. colmo 
'paja', pero no el cojmo castellano. Ahora bien, la forma cas- 
tellana, en vez de * comblar, *comblo, no tiene explicación fo- 
nética. Debemos pensar que cumulare, cumulus fueron 
por influencia de culmen convertidos en *culmare, * cul- 
mus en Italia y España. Al clásico cumulus corresponden 
en España el vasc. kúburu 'colme, lleno' 1 . El lat. cucullus 
'cucurucho' es el antecedente del gall. cogido, cugulo 'colmo, 
lo que sobresale de la medida', del arag. cuculla 'cogollo' 
(Coll) y del cast. cogollo 'lo interior y más apretado de algu- 
nas hortalizas'. Pero cucullus y *culmare, *culmus (cu- 
mulare, cumulus) tienen derivados híbridos 2 , como el 
ant. cast. cogolmar 'colmar', que no tiene explicación foné- 
tica ni aun en el supuesto * concumulare aducido por el 
Diccionario de la Academia. El salmantino conoce las varian- 
tes cogolmo, cogüelmo y comuelgo 'colmo', basadas en la misma 



1 Revela la existencia de una r antigua también el port. cdtnoro, 
combro 'alto, cerro' y el gall. cámaro, co?nareiro, que ha pasado a la 
acepción de 'ribazo, lindero de heredades'. 

2 Hanssen, Gram., pág. 272, cita como ejemplo de fusión de voces 
el ant. cogolmo de cucullus-f-culmus; esta etimología es falsa, pero 
el hecho de la fusión es innegable. 



CRUCES DE SINÓNIMOS >43 

fusión. Hay derivaciones verbales, como acogolmar 'llenar la 
medida con cogüelmo' y acomuelgar 'colmar' (Lamano). Kn 
acogombrar 'cavar alrededor de la planta, amontonando en 
torno de ella la tierra' se descubre accumulare, no *accul- 
mare + cucullus. El lat. mamulas designó en España 'los 
montecillos aislados en forma de mama', y es sabido que de 
él deriva mamblas y el gall. mamoas de la misma significación. 
Pero en Galicia estos montecitos tienen también el nombre de 
modorras y medorras; es esta forma una simple aproximación 
a mamoas, del gall. medelas 'mamblas', que a su vez es una 
aplicación secundaria del sentido de 'almiar o meda'; me tu la 
'pequeño almiar' cumplió en Galicia, como en el resto del 
latín español en otros ejemplos, la sustitución -ula, -ella 
(comp. *rotella, *pustella, etc.). A f arto factus, es de- 
bida la /del gall. f ancho amplus, y de fincho, fenchir im- 
pleo, así como a harto la h del cast. henchir. El burg. impiar 
«llenar' no es sino implere atraído por hinchar. 

9. De un modo análogo entre las palabras que implican 
una idea de 'pequenez' hay fusiones frecuentes. El arag. mioja 
«miga, migaja', el salm. migolla 'migajón', miojo 'migaja de 
pan' derivados de mica 'migaja' han tomado su o de los deri- 
vados de medulla 'la parte interior blanda de los huesos, 
frutas, pan, etc.', como el ast. miollu 'la miga del pan, la me- 
dula de las plantas' y el cast. meollo. El salm. migollo 'meollo' 
es a su vez medulla, pero con la i de mica y con una g que 
puede ser interpuesta, pero que probablemente está tomada 
de miga. El cast. pequeño es la base pie 'pequeño' de otras 
románicas fundido en el molde de pitzinus 'pequeño'. El 
cast. bico 'puntilla de oro de ciertos birretes' y el gall. bico 
«pico, labio' son el celta beceus fundido con la base romá- 
nica *p¡ccare 'picar'. 

lO.° Interesantísimas son las fusiones de la serie que en- 
vuelve la idea de 'cavidad'. El lat. urna, por la probable 
influencia de dolium 'tinaja', se hizo en una gran exten- 
sión románica *durna 1 , como en otras regiones, por otra dis- 

1 Véase durna 'amphora, lagena' en Du Cange. 



144 VICENTE GARCÍA DB DIEGO 

tinta influencia, se hizo *gurna; a * dorna corresponden eí 
cast. duerna, con ue también prestada, y el port. dorna 'artesa' 
con el derivado dornajo 'artesa'; el gall. dorna denota una 'em- 
barcación pequeña'; en Redondela domeiro significa 'gamella 
en que se hace la matanza de los cerdos'. Una formación eti- 
mológica latina, caver-na xúapoQ 'ojo', se había cruzado en pe- 
ríodo prehistórico con cista 'caja, arca, cesta', y de este en- 
cuentro se produjo cisterna 'receptáculo del agua pluvial'^ 
Por un procedimiento parecido vemos luego formado el bellu- 
no pustierna de puteus -f cisterna; igualmente de pu- 
teus + cloaca ha salido el velletrino pottsaga. El lat. fovea es- 
un enigma etimológico. El material histórico lleva a xsíVj 'agu- 
jero de culebra', que pide un I. E. gheveia, y que exigía un- 
lat. *hovia. Se ha pensado con Ernout 1 si fovea será un 
dialectalismo, como fariolus por hariolus. Es más obvia- 
explicación el pensar en su relación con fodio, si hay indi- 
cios de que se ha sentido claramente la proximidad ideológica 
de estas palabras; una prueba cierta de esta constante apro- 
ximación nos la dan las formas románicas, como el ital. fog- 
gia, que exigen un románico *fodia. Esta base no es sino 
fovea fundido con fodio. Aunque el cast. hoya puede refe- 
rirse a fovea, demuestran otras formas hispánicas la existen- 
cia de *fodia, como el port. fojo 'hoyo', el gall. foxo 'cuneta r 
foso' (Valladares) y focha 'cueva u hoyo pequeño'. Un com- 
puesto que las formas vivas autorizan a considerar como lati- 
no, *calafodium, ha dado origen al cast. calabozo, compa- 
rable al logodoriano calafoyu, calavoju 'hoyo, fosa' estudiado 
ya en Romanía, XXXIX, 447, y XLIII, 452. Este compuesto 
en Provenza se vio influido por otras palabras, como caver- 
na fu mus, lo que explica su forma calaborno 'caverna'. Eí 
lat. concavus-aha dado cárcava 'el cóncavo del vientre de los 
animales y hoyo que forman las avenidas' y el trasmontano 
carcaváo 'barranco', Revista Lusitana, XII, 1 1 3. A caveola r 
gayola, hay que referir el arag. gar chola 'cárcel', engarcholar 
'encarcelar' (Coll); en estas palabras hay una evidente fusión 

1 Les élcments dialectaux du vocabulaire latin, pág. 172. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 1 45 

de gayola y cárcel. En el gall. fuma 'socavos que hace el mar' 
hay que reconocer el lat. furnus 'horno' influido o no por 
urna. En el gall. y port. cafurna 'socavos del mar, gruta' hay 
que admitir la fusión de caverna o cavus + furnus. Sobre 
cavus 'hueco' se construye un grupo de formas hispánicas de 
una complejidad desconcertante. Debemos enlazar con el 
sicil. cavorquiu 'escondrijo', con la forma de Val Maggia cabor- 
ca 'cueva' y con el engadino cavuerga 'cueva' el ant. cast. ca- 
huerco 'hoyo', que parecen ser resultado de cavus + orcus, 
cast. huerco 'infierno'. El salm. cagorzo y cahorzo 'cadoso, 
charco, olla de un río' es cruce de cahuerco con cahoso, cadoso, 
de la misma significación (Lamano). En cuanto a cadoso 'lugar 
profundo de un río, donde hace remanso el agua' (Dice. Acad.) 
es muy razonable la etimología cadus 'cántaro, olla' de Me- 
néndez Pidal, RFE, VII, 24. Lo que resta oscura es su sufija- 
ción; el zam. caúzo 'cadozo' acusa la deformación del ár. cadúz, 
de cadus, que ha dado el ant. cast. alcadúz 'canjilón y con- 
ducto' y más tarde arcaduz por influjo de arca. Es posible 
que no haya una sufijación latina -oceu, sino que carcabueso 
y cadoso hayan propagado una terminación (¿de pozo?). Incita 
a pensar esto el ver que al lado de cadoso existe caboso (La- 
mano), de la misma significación, y al lado de carcabuego se 
da carcavueso, siendo así que en carcavueso debe verse un 
cruce de cárcavo con huesa, fosa 1 ; en este caso carcavuezo 
sería carcavueso con el influjo de pozo, cadozo. Un cruce de 
cavare y vacuus es el gall. cabouqueiro 'cavador' y cabou- 



1 Cejador, Los Sueños de Ouevedo, edic. de La Lectura, pág. 97, 
piensa en un cruce de cárcavo y hueso: «Carcabuego dicen con b y con 
cédula el manuscrito de Frías y la edición de Zaragoza. Escrita del 
propio modo se ve en La culta Latiniparla y en otros manuscritos y 
libros antiguo. El Diccionario de la Academia no se acuerda de esta 
palabra, como ni de otras muchas. He aceptado la ortografía de Te- 
rreros, porque significando carcavueso, lo mismo que carcavón, aumen- 
tativo de cárcava, una zanja u hoyo grande para sepultar muchos muer- 
tos juntos o arrojar sus huesos parece que no tiene lugar en esta voz 
la z, cuya letra, aunque entra en los aumentativos, se escribirá de otra 
manera.» Pero ni en carcavueso ni en huesa hay la menor relación his- 
tórica con hueso, como se cree vulgarmente. 

Tomo IX. 10 



I46 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

co 'hueco, escondrijo'. Fusión de concavus y cova es el 
ast. cárcova 'cárcava'. Son curiosas las complicaciones de los si- 
nónimos de foratus; baste citar como ejemplo el sanabr. fu- 
chaco de *fodia, amoldado a j uraco y buraco. El salm. abu- 
guerar 'perforar, agujererar' es una fusión de aburacar, del 
mismo significado, y abujero 'agujero'. La oscura sufijación de 
forare horacar y buracar, parece ser ya latina en vista del 
ital. foracchiare 'agujerear'. 

Il.° Entre las denominaciones de 'partes del cuerpo' las 
contaminaciones románicas abundan igualmente. Baste citar 
ejemplos conocidos como el rum. pipota, picota 'hígado', de 
hepatem + ficatum. De mammilla + * barbella, de bar- 
bula, se ha hecho el cast. marmellas al lado del normal mame- 
lias 'apéndices del cuello de las cabras'. De entrañas y menu- 
dos se ha formado el salm. mentrañas y momentraños 'menudos 
del cerdo'. La u del cat. cita 'cola' ya ha sido explicada por 
cruzamiento en Archivum Romanicum, IV, núm. 2. Sólo las 
fusiones de los nombres de la garganta ofrecen un curioso 
cuadro. Muchos derivados de collum 'cuello' ofrecen una g 
(aparte de degollar decollare, en que es fonética) por in- 
fluencia de gula, y al revés, derivados de gula ofrecen //por 
influencia de collum, como gollizo 'garganta, estrechura de 
montes o ríos' y gollería ant. golloría l 'manjar exquisito'. De 
degollar y apercollar se ha formado el salm. apergollar 'ahogar, 
degollar'. De canna procedió el cast. gañote, merced a la in- 
fluencia de gula o de gannitus. 

1 2.° También es importante para la fusión el grupo de los 
nombres de 'prendas'. Baste citar como ejemplo el cruzamien- 
to de los que designan 'calzados'. De varias direcciones, del 
ár. bolga 'alpargata', del persa zabata 'bota', del vasc. abarca 
y de los adjetivos latinos *spartinea 'de esparto', *mate- 
rinea 'de madera', se producen encuentros curiosos que alte- 
ran las formas etimológicas, el mure, albolga 'alpargata', el 
cast. zapata, el cast. abarca 'calzado rústico de cuero', el 



1 En Hita, edic. de Ducamin, pág. 781 b. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 147 

•cast esparteña 'alpargata' 1 y madreña 'zueco'. Fácilmente se 
hizo el tercero a/barca y el último almadreña por la influen- 
cia de tantas voces árabes y, en especial, por el influjo de los 
■derivados de albolga. Albolga bajo la atracción de sparteña 
y de abarca ha producido el port. a/parca 'alpargata' y el 
ár. esp. al-bargat. De este cruzamiento hispánico proceden 
las formas del Norte de África alborga y a/barga. En los Fue- 
ros aragoneses de Savall se citan las dos formas albolga y al- 
borga. El ár. esp. balga y bargat no son del vasc. abarca, 
sino un cruce de bolga con abarca. De alpargate procede 
por inversión el salm. alpergata 2 . También es analógico el cam- 
bio genérico zapato de zapata, según soccus, etc., y alpar- 
gata de alpargate, según abarca, etc. De este intermedio árabe 
al-bargat procede el port. alparcata por influjo de abarca. 
Aunque sin una idea precisa de la marcha complicada de 
estas formas han tratado este punto Schuchardt, Zeitschrift 
für R. PhiL, XV, 115, y Baist, XXXII, 44. 

13. Si pasamos al estudio de las influencias formales entre 
los nombres de 'utensilios e instrumentos', el caudal se nos 
muestra inagotable. El ast. y cast. esquirpia, escripia 'cesta de 
pescadores' es reducido por los etimologistas a scirpeus 'de 
junco'; pero ¿quién puede explicar semejante forma cuando 
scirpea exigía como resultante *cirpia, comparable a centella 
-de scintilla? La clave de esta anomalía nos la da escriño, 
scrinium 'cesta o canasto', que se ha ingerido en la forma- 
■ción de escripia. El cast. garbillo 'especie de zaranda de es- 
parto con que se garbilla el grano', no es el lat. cribellum, 
•sino el resultado de la competencia del ár. gerbal 'zaranda' con 
un derivado hispánico de cribellum. De azada y sacho se ha 
formado el salm. zacho. El ár. tabl, bien representado por ata- 
bal 'tambor', se hizo timbal 'tambor' por tropezarse con el 
medio gr. timbanon. Decir que timbal es tympanum, es 
•decir, una cosa inexacta. Los derivados occidentales de ve- 



1 Véase también en vasc. espartin, espartzin 'alpargatas' y en 
•cat. espardenya. 

- Usado también en el valle de Tobalina (Burgos). 



I48 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

ruina 'barrena', el port. ve ruma y el salm. barrunta, nos des- 
cubren un estado de competencia entre el lat. veruina y el 
ár. barimah; barrena no creo que tenga rr por evolución, sino- 
por la influencia de barra. De uncinus + ancus proceden 
casi todos los derivados románicos, como el gall. anciuo 'es- 
cardillo'. 

14. ° Bien conocidas son las confusiones específicas de Bo- 
tánica en todas las lenguas, la aplicación regional y aun gene- 
ral de un nombre a una especie parecida y las relaciones falsas- 
que se establecen entre frutos y plantas de naturaleza muy 
diferente. La interposición extraña de pera ha producido el 
burg. perisco 'albérchigo', de prisco persicus, y el salm. pe- 
rejido (Lamano), de pejigo, por péjigo. Una viva y constante 
lucha, con múltiples señales de sus encuentros, nos hacen ver 
los derivados hispánicos de las dos voces latinas baca y galla 
empleadas para designar la una, 'ciertos frutos esféricos mi- 
núsculos'; la otra, 'ya ciertos frutos pequeños, ya las gallas o 
excrecencias de árboles y arbustos'. Son tipos normales baca 
cast. baga 'cápsula que contiene la linaza o semillas del lino', 
galla galla y creo también que *gallula gállara, usada en 
Soria, 'agalla o excrescencia de árboles y arbustos' 1 . Esta lucha 
no se manifiesta en Castilla, donde baca fué arrinconada en 
una reducida significación. En León, donde ambas conserva- 
ron su vitabilidad, esta competencia se traduce en cruces múl- 
tiples, como bogalla, abogalla, de baga y galla, bollagra y abo- 
gállara de baga y gállara, etc. Incomparablemente más impor- 
tantes son los choques de nombres de plantas. De rumicerr» 
'el lampazo silvestre' y lapathium 'lampazo', se ha hecho 
nuestra romaza. De origanum 'orégano' y urtica 'ortiga', 
se formó el arag. ortícano, citado por Borao (Dice., 90). Beta 
'acelga' y blitum 'bledo' andan mezclados en España y en 
otras provincias románicas. El vasc. belete 'acelga' y el anti- 
guo cast. bleda 'acelga' 2 , son hijos de este cruce. A otro cruce, 



1 En Montejo de San Miguel (Burgos) agallara es la agalla de los 
peces. 

2 En el valle de Tobalina (Burgos) beleda. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 1 49 



a blitura y portulaca hay que achacar el port. beldroega, 
hermano del cast. verdolaga, que ha sufrido la atracción de 
■verde. Este hibridismo nos aclara las etimologías de algunos 
nombres de árboles. El cast. alcornoque, para el que se han 
propuesto orígenes diversos, es, a mi juicio, simplemente 
quercus 'encina', ahorque, hoy con significación de 'chanclo 
con suela de corcho', gall. cerquiño l (como cinque cinco) 
«especie de roble' + quernus 'de encina'. Ornus 'el fresno 
silvestre' + ulmus 'olmo' han dado origen al ant. arag. urmo 
«olmo' (Borao, Ql), gemelo del ruin. urni. Del cruce de al ñus 
«álamo', ant. cast. alno 'álamo, aliso' con ulmus 'olmo', 
■debió producirse *almus, ast. oumeiru. Por una oscura in- 
fluencia y combinación, creo que por intermedio árabe, se 
produjo un castellano álamo. Al mismo origen * al mus se 
debe referir el gall. ameeiro, amieiro 'aliso' y, desde luego, el 
ant. gall. almo. Ya Meyer-Lübke, 4264, ha estudiado la evo- 
lución de las formas valencianas anana *ilicina y anlet 
*ilictum fundidas en un intermedio anlina 'encina'. 

15. Queda entre los grupos de nombres el inagotable de 
las denominaciones de 'animales'. Xo hay que detenerse en 
los conocidos, como guipe ja 'zorra', gall. golpe 'zorra' de vul- 
pes + hwelp. De coturnix + perdix, que han producido 
el ital. pernice, procede el burg. coborniz 'codorniz'. De ave- 
tarda y becada 'chocha' beccus, se ha formado becarda y 
becardón 'agachadiza'. Avispa vespa se ha amolelado al tipo 
de abeja apicula. Los nombres del 'lagarto y lagartija', se 
pierden en un laberinto de direcciones. Es de Schuchardt, 

Voc, I, 287, la idea del cruce lacerta + lucarna lagarto. 

El ant. lagartezna 'lagartija' es la base de multitud de varian- 
tes deformadas. El cat. llagardaix 'lagarto' ha reunido llagart 
y fardaix, cast. fardacho, liardacho ár. ferdej 'lagarto'. En el 



1 Meyer-Lübke, 6950, enlaza el port. cerquinho con quercinus 
«de encina'; pero esto no es admisible. Las formas gallega y portu- 
guesa son diminutivos de un * cerco quercus (comp. sal^itciriño, etc.), 
del que han derivado cerqueiro 'roble', cerqueda y cerquido 'robledal', 
que claramente no entroncan con quercinus. 



150 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

cat. llangardaix 'lagarto' se ha incrustado además sangartana 
'lagartija'. Lo mismo en el arag. zargatacho 'lagarto' (Berges) 
hay que anotar la presencia de zargatana 'lagartija' (Ibíd.), y 
fardacho 'lagarto'. En el arag. engardajina y engardaixo 'la- 
garto', parece haber intervenido anguis y el ant. arag. farda- 
china. La larga lista de variantes vascuences creo que arranca 
de suga 'culebra' y anguila; de suganguila proceden sugalin- 
da, suranguil, etc. También es compleja la cuestión de las- 
colisiones en los nombres de la 'carcoma'. Entre caries 'car- 
coma', tarmes 'carcoma', curculio 'gorgojo', cossus 'car- 
coma' y sus derivados se entabla una competencia secular entre 
sí y con otros sinónimos. El lat. tarmes, con la declinación 
tarminem al lado de tarmitem, ha dado el cat. ama 'poli- 
Ha'; pero éste, como el prov. arda de tarmitem, supone una 
base * armine, * armite obtenida por el choque con herpes 
u otra palabra análoga 1 . Frente al arag. corea 'carcoma' y el 
cast. gorgojo, que son etimológicos, el cast. carcoma y el húr- 
gales corcoma parecen influidos por carcomer, cor comer, * con- 
comedere. A tarmes, esto es, a un diminutivo, *tarmella r 
refiero el gall. terubela 'carcoma'. El sor. y arag. quera 'car- 
coma', es evidentemente caria (caries). A caria correspon- 
den otros muchos derivados hispánicos : unos que, como el 
port. caruncho y león, caronjo (Garrote) y caroncho 'carcoma' 
(Lamano), llegan a encontrarse con carbunculus 'postema' y 
otros que se fundan en derivaciones diversas, como el caste- 
llano cresa y querocha 'carcoma' y el gall. careija. 

16. ° Igual resultado nos da en cualquiera de los grupos 
ideológicos en que se intenta un examen. Así en nombres de 
'haciendas', finja 'finca' (Lamano), de finja -\- granja; en nom- 
bres 'abstractos', cat. deria 'manía', de idea-Y tirria; en varias 
voces que indican 'vorágine o remolino', como en molinus,. 
que cruzado con turbulus, turbinem, ha dado el cat. ter- 
bolí 'turbión de agua', después con tremor el cast. tremolina 
'remolino de viento, confusión', y con los derivados de bu- 
lliré el cast. torbellino; en nombres de 'signos', como crema 



1 Véase Romanía, IV, 350. 



CRUCES DE SINÓNIMOS I 5 I 

'diéresis', de trema + coma; en adjetivos, como el salmantino 
misere, de mísero y pobre, etc. 

17. La sinonimia verbal es extraordinariamente fecunda. 
Explícase bien esto porque los valores semánticos son, en 
general, más imprecisos que en las denominaciones concre- 
tas, y es casi constante, por tanto, la necesidad de la elección 
mental, ocasión de los choques formales. El caso más frecuen- 
temente citado es el de los verbos que significan 'comenzar'. 
Derivados normales son: encetar 'empezar un pan', etc., incep- 
tare; comenzar *cuminitia re; empezar *impettiare, del 
celta *pettia; y el culto principiar. Pero el ant. empegar se 
hizo compegar por imitación de comeugar, y copengar o com- 
pengar, Revue Hispanique, XIII, 19, por doble interferencia. 
El Diccionario de la Academia recoge al lado de encetar otra 
forma corriente, encentar, que proviene de la primera con el 
influjo de comenzar. La última voz llegada, principiar, se ha 
ido amoldando entre el vulgo a sus sinónimos viejos emprin- 
cipiar, moldeado sobre empezar, y comencipiar, ajustado a 
comenzar, y aun un mixto, encomencipiar, que funde los tres 
verbos. También hay distintos ejemplos de fusión entre los ver- 
bos que significan 'tirar'. Tengo por normales el ant. gall. de- 
rubar 'derribar' *derupare de rupes, el cast. volcar de *vol- 
vicare, el ant. cast. sebellir 'hundir, sepultar' de sepelio, 
(como el ant. sallir de salió, llevar de lievo), tumbar de un 
común románico, acaso onomatopéyico, *tumbare, y en 
cierto modo zapuzar ' echar al agua' *subputeare. Ala fusión 
de *dirupare y *tumbare hay que acudir para explicar 
derrumbar. El sor. vulcar, creo que usado en alguna otra 
parte, y además literario 1 , procede de volcar y tumbar. El 
cast. derribar no parece venir de un compuesto *deripare, 
aunque sería esto razonable, sino de derrubar, hoy gallego, 
con atracción de arriba ripa. Derrumbar, con influencia de 
desgarrar, ha producido el salm. esgarrumbar 'derrumbar'. 
El ant. sebellir vive, pero mezclado con zapuzar, en la for- 
ma zabullir castellana y zampullir salmantina. Esta forma,, 



1 Ouevedo, Buscón, edic. de La Lectura, pág. 27. 



152 VICENTE GARCÍA DE DIEGO 

como el cast. zambullir, ha sufrido la atracción de otros pre- 
fijos (esto es, sub- son- zam- según in- cum-). Es más rico 
el grupo de verbos que significan 'romper, deshacer'. De fran- 
gere confrañir (Lamano) frafár en Asturias, se ha hecho con- 
frañar (Lamano) por su sinónimo cascar. De los verbos dete- 
rere y rete rere, ant. cast. referir 'deshacer', se hizo la fusión 
*dereterere derretir. De derretir y referir, retir, se formó 
el ant. arag. redetir 1 . Es dialectal el port. estrangallar 'des- 
hacer' de estragar y frangalhar. También hay cruces entre 
los verbos de 'atar, unir', como el salm. juñar, que es juñir 
jungere adaptado a. juntar, el port. jinguir, que es fungir 
j un gere + cingir cingere, Revista Lusitana, XII, 314, y el 
salm. cingrir, que es ciugir cingere + cingrar cingulare. 
Entre los verbos cruzados que significan 'buscar' podemos 
aducir como ejemplos pesquerir de pescudar perscruta- 
ri + perquerir perquirere y los derivados de *scrutiniare, 
que han seguido diversas analogías, como el gall. escudrumar 
y el port. escoldriñar esqualdriñar. Para no alargar considera- 
blemente estos ejemplos baste consignar que no hay grupo 
ideológico en que no abunden las fusiones, en algún caso ya 
estudiadas, como en el port. rapilhar de rapinhar+pilhar, ya 
consignado por Priebsch en Zeitschrift für R. PhiL, XIX, 25, 
pero en su mayoría no observadas : entre mil que pudiera 
citar, véanse atiforrarse, atiborrarse, de atibarse y aforrarse; 
el ast. rapuñar 'arrebatar, tomándolo con las manos' (Rato), de 
rapar y apuñar; el valenc. matigar 'cansar', de matar y fati- 
gar; el port. sarar, de sanare y curare; el cat. exalabar, de 
*exaquare y lavare; el cast. gulusmear 'andar oliendo lo 
que se guisa', de goloso gula y husmear; el gall. lampantin 
'lamedor', de lapantin y lamber lamberé; el cast. aposentar, 
de pausare amoldado a sedentare; el port. leitar 'echar', de 
deitar dejectare y leixar laxare; el gall. rubir 'subir', de 
repere y subiré; el cast. retrasar, de retracar, hoy conser- 
vado en Portugal, *retractiarey atrasar trans; el cast. abro- 
toñar 'brotar renuevos', de brotar y retoñar; el salm. remarga- 



1 Savall, Fueros aragoneses, pág. 217. 



CRUCES DE SINÓNIMOS 153 

jear 'amargar' (Lamano), de amargar a marica re y ajelear 
íel 'hiél'; el cast. gastar, de un supuesto *\vastare que ha 
fundido el lat. vastare y el germ. wostjan; el cast. corcusir 
y cat. cusir, de *consuire, fusión de consuere y sarcire; 
el ga\\. cospir y cat. escupir, de *conspire, fusión de cons- 
puere y tussire, el burg. del Norte enserar 'injertar' inse- 
rere amoldado a injertar. 

Pero el examen amplio y sistemático de este caudal igno- 
rado requiere un marco mayor que el de un artículo. 

Vicente García de Diego. 



L'EXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 



«Un poeta sobremanera simpático y dotado 
de mil cualidades apacibles, que van penetran- 
do suavemente el ánimo del lector... A lo sumo 
lo disecan y analizan los filólogos, más cuida- 
dosos de las rarezas gramaticales que del sen- 
timiento estético. Mejor suerte merecía quien 
tuvo alma de poeta... Más enseñanza y hasta 
más deleite se saca del cuerpo de sus poesías 
que de casi todo lo que contienen los cancio- 
neros del siglo xv... > '. 



C'est á cette appréciation de Menéndez Pelayo que je 
voudrais apporter un commentaire de quelques pages. Je ne 
me vante pas d'exposer toute la richesse poétique de l'oeuvre, 
qui passe pour n'avoir d'original et méritoire que la forme. 
Je n'ouvrirai qu'a peine les yeux sur cette floraison en plein 
air de la mystique, jusque-la enfermée dans l'église, l'ermitage 
ou le monastere. II s'agit simplement de mettre un peu en 
relief le caractere, l'allure genérale du style de Gonzalo de 
Berceo, et peut-étre aussi, par la-méme, la physionomie de 
l'auteur. 

Menéndez Pelayo a deja souligné «el realismo de la narra- 
ción» (pág. 193), et il en donne un exemple bien notable : 

Fol cregiendo el vientre en contra las terniellas... etc. 

(Milagros, copla 508); 

mais il parle en meme temps du «suave candor del estilo, no 
exento de cierta socarronería e inocente malicia, que ha sido 
siempre muy castellana y que se encuentra hasta en las obras 
más devotas y en los autores más ascéticos». On ne saurait 
mieux diré, ni mieux definir cette «mezcla no desagradable 



Historia de la poesía castellana, I, 174, 178 y 193. 



L'EXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 155 

de lo monacal y lo popular». II ne faudrait pas considérer 
l'exemple rapporté ci-dessus (le seul que Menéndez Pelayo 
fournisse a cet égard) comme tout-á-fait caratéristique de la 
maniere de l'auteur. Un tel réalisme, assez répugnant en som- 
me, est plutót exceptionnel chez lui. C'est done la note gené- 
rale que je voudrais trouver. Pour cela, il faut évidemment 
proceder á un dépouillement tant soit peu systématique. Je 
n'ai d'ailleurs qu'á continuer celui qu'avait commencé Tomás 
Antonio Sánchez dans son édition de Berceo (1780), repro- 
duit par Janer dans la sienne (BAE, LXVII) et repris par 
Amador de los Ríos (Hist. crtt. de la Lit. esp., III, 251-252). 
Sánchez aligne en effet plusieurs exemples dont il sent 
l'intérét et la saveur sans trop oser l'avouer. Constatons, pour 
nous amuser un peu son embarras : 

Nótanse, sin embargo, en las poesías de Berceo muchas expresio- 
nes y comparaciones que, aunque en su tiempo corresponderían sin 
duda al estilo familiar, ahora ciertamente pertenecen al bajo, y son 
como una muestra de la lisura y sencillez de aquellas gentes... Estas 
y otras muchas expresiones que se hallan en sus poesías y no se tem- 
plaron para herir los oídos de ahora, aunque no carecen de energía, 
sonarían entonces muy de otra manera, según que el gusto era otro, 
y le tenemos al presente, por tanto, menos fino cuanto es más dis- 
tinto... 

A quel point Sánchez, dans cette timide proposition rela- 
tiviste en matiére de goút, avait raison, il est devenu bien 
inutile aujourd'hui de le démontrer. Mais on nous rappelait 
récemment y que le comte de Puymaigre estimait que Berceo 
«n'occupe pas dans les lettres une place assez importante 
pour justifier toutes les recherches auxquelles Sánchez s'est 
livré á son sujet». Que devait-on en penser au temps de Sán- 
chez lui-méme? Celui-ci s'en est douté, et il s'en est vengé par 
le joli mot de la fin : «por tanto menos fino cuanto es más 
distinto». 

Amador, dont le tome III parut en 1863, est tout acquis 
a Berceo. Mais s'il releve aussi quelques vers, c'est en bas de 



1 Hjalmar Kling, A propos de Berceo, dans Revue hispanique, n.° 87. 



156 GEORGES CIROT 

pages : comme s'il n'y voyait que des fautes de goút, mais 
aprés tout pardonnables dans un art et un age si grossiers, 
ainsi d'ailleurs qu'il s'ingénie á l'expliquer : 

... Se ve obligado a tomar del mismo vulgo las formas del lenguaje, 
<uya rudeza contrastaba grandemente con el intento que guiaba su 
pluma. Poníale esta necesidad en situación contradictoria... le llevaba 
a ser pueril y trivial en los pensamientos, bajo alguna vez y grosero 
•en las imágenes, humilde y descuidado en la dicción. 

S'il n'a pas allongé sa liste, c'est bien, comme il dit, «para 
no producir hastío». Je passerai outre pareil scrupule. Pour 
juger un homme, il suffit parfois de quelques lignes de son 
écriture; por juger un écrivain, il faut assurément davantage. 
Je me bornerai pourtant. Je m'en tiendrai pour mon compte a 
la Vida de Santo Domingo, dont nous avons une bonne édi- 
tion, celle de M. Fitz-Gerald 1 . 

Gonzalo était prétre; il avait été elevé au monastére de 
San Millán; mais il était resté dans le siécle, sans doute chargé 
d'un service paroissial dans quelque église dépendant de 
l'abbaye. II était done en contact d'une part avec les religieux 
■du couvent et d'autre part avec les bonnes gens, ses ouailles, 
qu'il avait la charge de sanctifier par l'exemple et par la 
parole. 

II faut se le représenter dans une de ees importantes 
réunions convoquées á l'effet de clore par une sentence ou 
un arrangement quelque procés ou quelque difficulté entre 
abbés, concejos ou particuliers, et auxquelles figuraient comme 
témoins des religieux et des séculiers, des soldados ou caba- 
lleros, des escuderos et des paysans. II faut le voir, par exem- 
ple, mettant son nom au bas d'une sentence arbítrale avec 
les moines de San Millán, le P. Prieur, le P. Sous-prieur, le 
P. Hospitalier, le P. Sacristain, le Chapelain de l'Abbé, les 



1 Les reserves faites par M. Hjalmar Kling dans l'article cité plus 
íiaut, touchant les 44 strophes insérées par Juan de Castro dans son 
Glorioso Taumaturgo (1688) d'aprés un manuscrit perdu, n'atteignent 
-aucun des vers que je vais citer, sauf celui de la strophe 182, oü dans 
Castro, au lieu de blaguiello, il y a blaquiello, variante indiquée du 
reste par Fitz-Cerald d'apres Yergara. 



l'eXPRESSION DANS GONZALO DE BEKCEO 157 

Alcaldes de Madrid (Logroño), dont dépend Berceo, lesquels 
répondent aux noms de Fijóte de Marjofal et Fijóte de Berceo, 
le Merino Maturano, puis deux autre prétres comme lui, et 
deux mulada res (appariteurs) du Concejo, etc. L 

lis ont discute gravement sur les intéréts en cause. A pré- 
sent, ils devisent plus a l'aise, plaisantent malicieusement, 
parlent des récoltes en perspectlve (on est á la mi-juin), des 
évenements dont on a quelque nouvelle (la prise de Cordoue, 
la maladie du roí, la mort de Lope Díaz), des rivalités de 
clocher, des scandales de village, mais toujours dans une 
attitude réservée, fine et confinant á la dévotion. Ce monde-lá 
n'est point vulgaire : il a la noblesse native des campagnes, 
oü les siecles impriment á chaqué individu le sceau d'une race. 

Un curé de campagne au courant de la littérature édifiante 
que garde précieusement la bibliotheque de un monastére, et 
capable de la traduire dans le parler du pays, au xm e siécle,. 
ce n'est déjá pas banal. Mais de plus, c'est un versificateur, 
qui sait compter les syllabes et faire des rimes, art difficile,. 
art de elere, non de jongleur. Si son publie s'y fait l'oreille, 
grace a une certaine éducation préalable que lui ont inculquée 
les chants d'église, il ne faut pas, en tout cas, l'effrayer par 
des phrases rébarbatives et ardues, par trop de latines. II 
faudra lui parler sa langue, employer ses mots, sa rhétorique 
simpliste et familiére. 

Pareille chose ne sera point difficile á Gonzalo: il n'a qu'a 
causer simplement et naturellement, comme font les bons- 
moines aux heures de récréation, ou les la'íques, magistrats 
de pueblo ou administres illettrés, aux jours de cérémonie. 
La gravité du sujet, jointe a la nécessité de parler en vers, 
donnera la tenue littéraire qui convient, un ton de bonne 
compagnie. 

II sera l'intermédiaire, le truchement entre les laics et les 
livres qui parlent des traditions locales, des saints du pays,. 
livres précieux, livres sacres, mais incomprehensibles pour elle. 



1 Document de l'Era 1275, publié par N. Hergueta, Rev. de Archi- 
vos, X, 1904, pág. 178. 



I 58 GEORGES CIROT 

II parlera done comme Fijóte de Marjofal et comme Fijóte 
de Berceo 1 , qui sont d'ailleurs plus ou moins ses cousins, c'est, 
sur. II tachera de ne pas les faire bailler; et c'est pourquoi, á 
défaut de grosses plaisanteries, qui ne cadreraient pas avec la 
sainteté des Histoires, il glissera au moins l'image plaisante, 
le mot amusant. 

II est observateur, il sait exprimer ce qu'il voit ou sent; 
il est poete, en un mot, et il le prouvera: et c'est par la qu'il 
est supérieur. Voilá la chaine d'or qui suspendra á ses levres 
les rustiques auditeurs. 

Mais qu'a-t-il a faire de chaine d'or, d'expression, d'obser- 
vation, s'il se borne á traduire, timidement et honnétement, 
ainsi qu'il appert de ses propres déclarations? II ne veut rien 
consigner qui ne soit dans la escriptura, ou dans le carterario, 
ou dans le pergamino, ou dans la historia, ou dans la leyenda, 
ou dans la lección; car tous ees mots lui servent tour á tour 
pour désigner son texte, sa source, comme nous dirions 
aujourd'hui. 

Assurément, si nous suivons la comparaison instituée par 
M. Fitz-Gerald dans les préliminaires de son édition, nous 
voyons bien en gros qu'il y a correspondance et mime concor- 
dance entre le poeme et sa source supposée, la Vita Beaü 
Dominio de Grimald. Mais comme preuve des heureuses liber- 
tes que le poete a prises, je demande a reproduire un passage 
du texte latin. N'ayant pas l'édition Vergara á ma disposition, 
je le prends dans les Acta Sanctorum Ordinis S. Benedicti 
(Saeculum VI), publiés par D'Achery, Mabillon et Ruinart 
{Paris, 1 701). Si je citáis les préambules ou un chapitre entier, 
c'est alors que l'on saurait gré á Gonzalo de la peine qu'il 
s'est donnée d'élaguer toute la phraséologie ampoulée de -son 
modele, ses aphorismes, ses allusions a l'Ecriture... Des apho- 
rimes, des allusions á l'Ecriture, il y en a dans le poeme, mais 
la maniere y est autre... 

Je prendrai un passage parmi les moins effrayants, celui 



Quiero fer vna prosa en román paladino, 
En qual suele el pueblo fablar con su vezino... 

(Santo Domingo, copla 2.) 



L'KXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 159 

oü le petit Dominique quitte ses moutons pour aller faire ses 
études, puis devient prétre et se retire au désert. II correspond 
aux strophes 32-48. Mais qu'on n'y cherche pas les parents 
qui, voyant la vocation de leur enfant, commencent par 
l'équiper á neuf, lui cherchent un maítre, le conduisent á 
i'église pour l'offrir á Dieu. On n'y verra pas le petit bon- 
homme, armé de son cartable, s'asseoir par terre, prendre 
son roseau de la main droite pour tracer ses lettres, arrivant 
en peu de temps a reproduire tout le titre de son livre. On ne 
saura pas s'il vient á l'école de grand matin, sans que mere 
ni soeur aient ríen a lui diré; s'il ne fait qu'une courte sieste 
l'aprés-midi. On ne pourra constater qu'il a vraiment appris 
quelque chose la premiére semaine, qu'il sait peu á peu les 
hymnes, les cantiques, les évangiles, les építres. On ignorera 
que c'est l'évéque qui l'a poussé a la pretrise et a voulu 
l'ordonner lui-méme. Tous ees détails charmants, c'est Berceo 
qui les a tires de son imagination, de ses souvenirs. Voici 
done le latin (pág. 296) : 

Itaque beatus Dominicus, in custodia nutriendarum ovium transe- 
git quadriennium, quo transacto, tradidit se studiis divinarum littera- 
rum, quarum perfectionem, soli animae utilem, Spiritu sancto inspi- 
rante, qui ipsum ab ejus incunabulis inspiraverat, percepit in brevi 
tempore, spernensque studiosam mundanae sapientiae inflatamque ela- 
tionem, quae prodente apostólo est terrena, sublimante gratia Dei ad 
presbyterii promoveri meruit dignitatem, quod sacrosanctum ministe- 
rium sic decenter tractavit, sicuti digne, donante Deo, accepit. Pro- 
vectus itaque vir Domini Dominicus ad presbyterii gradus sublimita- 
tem, superna gratia inspirante, divinaque scriptura -monente, ascende- 
ré disposuit de virtute in virtutem, ut Deum deorum in Sion videre 
mereretur; et altiora caelestiaque contemplans, nomen veri et antiqui 
Israélitae mérito sortiretur. Ouod nomen juste lili congruit, qui jam 
caelestia secreta contemplatus, terrena deseruit ac despexit; et ut 
mali semper labuntur ad deteriora, sic boni properanter ascenderé 
nituntur ad meliora... 

Autant faire gráce du reste du chapitre. Quand l'auteur 
reprend le fil du récit pour diré que Dominique, aprés un 
an et demi passé avec ses parents comme pretre, les quitta 
comme un voleur, «Expleto anno cum sex mensibus cum pa- 
rentibus postquam adeptus est dignitatem presbyteratus... eos 



I ÓO GEORGES CIROT 

ut latro laudabilis 1 deseruit...», c'est encoré pour masquer 
sous Tamas de sa rhétorique son indigence, assez naturelle 
d'ailleurs, en fait de documentation biographique. Constatons 
que le prétre de Berceo a su la trouver, cette documentation; 
il l'a trouvée autour de lui, en regardant les enfants a l'école, 
et il a su tracer un petit tableau plein de fraicheur et de vérité. 

Mais s'il sait regarder et voir, il sait aussi rendre. Dans ees 
strophes pesantes et massives, oü la pensée prend forcément 
quelque solennité, oü la cheville est inevitable, il trouvera le 
moyen de se révéler comme écrivain, comme poete, á qui 
voudra bien soulever, soupeser chacune des grosses pierres- 
que son ciseau a taillées. 

Et d'abord, il lui faut l'expression concrete, matérielle. 
Pour diré que tous faisaient l'aumóne au moine Dominique 
lorsqu'il partit pour Cañas, il montre les gens lui donnant, 
qui un liard, qui un- morceau de pain: 

todos li dauan algo, qui media qui catico (str. 105). 

Ce qu'est la vie d'un pauvre perclus, cloué sur son lit v 
deux vers le font comprendre: 

que auia muy grant tiempo que non salia del lecho, 
tanto uedia de fuera quanto de yus el techo (598). 

C'est-á-dire de tejas abajo; il ne voyait que se qui se pas- 
sait entre son lit et son toit. 

Le poete apparait á maint détail, bref, mais précis. Un 
mouvement bien noté suffit á représenter une attitude, un 
personnage. Quand le petit pátre fut envoyé á l'école, 

Dieronli su cartiella, a ley de monaziello, 
assentosse entierra, tolliosse el capiello, 
en la mano derecha priso su estaquiello... (36). 

Devenu moine, nous le voyons 

los oíos apiemjdos, el capiello baxado, 

la color amariella, como omne lazrado (86). 



1 Une des rares images de Grimald, et Gonzalo ne l'a pas con- 
servée (65). 



l'eXFRESSION DANS GONZALO DE BERCEO IÓI 

Quand le roi D. García, furieux de la résistance du prieur 
Dominique, agrafe son manteau et sort du couvent, 

afiblose el manto, partiosse del conuento (156), 

ne voyons-nous pas, dans un seul geste, sa colore difficilement 
contenue par le respect du lieu, et en meme temps l'émotion 
des moines? — Alais le prieur a pris la route de l'exil, 

beujendo aguas frias, su blagujello fincando (182); 

ce báton sur lequel il s'appuie ne dit-il pas á lui seul le de- 
nuement et la fatigue? 

Au contraire, telle Perrette avec son pot au lait, nous 
apparait cette brave femme qui part pour le marché, allégre 
et bien dispose: 

uistio sus buenos paños, aguiso sus dineros (290). 

Ce n'est pas opérer un rapprochement forcé que de pen- 
ser ici á La Fontaine; il n'est pas question de lui comparer 
Berceo; mais n'est-il pas vrai que la pointe a la fois humoris- 
tique et familiére de notre grand fabuliste apparait dans telle 
boutade du clerc de la Rioja, par exemple quand celui-ci fait 
remarquer que la femme qui devint sourde et muette pour 
avoir fait son pain le samedi soir et qui fut guérie par l'inter- 
cession du saint, 

desend en adelante, esto es de creer, 

las viesperas del sabbado non las quiso perder, 

non touo atal hora su massa por cozer (570). 

ou lorsqu'il demande en peu de patience encoré: 

Sy oyr me quisiessedes bien uos lo contaría, 
assi como yo creo poco uos deternja, 
non combriades por ello uestra yantar mas fría (376). 

C'est peut-étre méme un peu plus familier, moins sans 
fagon, plus vulgaire, disons le mot, que La Fontaine ne l'a 
jamáis été; mais Berceo ne s'adressait pas a des filies de mar- 
quises ou á des femmes de gros financiers. Pout-étre est-il 
plus prés de Samaniego, d'ailleurs presque son compatriote, 
comme lui, Riojano, mais de l'autre cóté de l'Ebre, de La 
Tomo IX. 1 1 



IÓ2 GEORGES CIROT 

Guardia (presque en face de la sierra de San Lorenzo, du val 
de San Millán, de Madrid et de Berceo...) 

Toutes les fois que l'auteur qu'il s'est donné la tache de 
mettre en vers castillans n'offre point les précisions goútées, 
exigées de son public, il s'en excuse avec la méme bonhom- 
mie. A cet égard le passage le plus plaisant est peut-étre celui 
oü il constate avec chagrín qu'il manque un cahier á la fin de 
l'original; il ne peut, en conséquence, expliquer comment sortit 
de prison le chef, moitié chevalier, moitié bandit, dont il a 
commencé consciencieusement á narrer l'épique randonnée, 
et qu'il montre livré au roi par ses concitoyens : 

De qual guisa salió dezir non lo sabría, 
ca fallesgio el libro en qui lo aprendia: 
perdióse vn quaderno, mas non por culpa mia; 
escriuir auentura seria grant folia (751). 

Pas plus qu'á Samaniego, les expressions populaires, un 
peu vulgaires méme, ne lui font peur. Mais elles ont chez lui 
une saveur toute particuliére, parce qu'elles donnent á son 
récit cette allure familiére qui en font tout autre chose que la 
froide et pedante prose du moine Grimald. 

Pour faire ressortir le sérieux du jeune monaziello dans 
l'étude, il nous dit 

non quería el meollo perder por la corteza (39). 

Quand Dominique se rend compte que son attitude vis-á- 
vis du roi va le forcer á quitter le couvent, le poete traduit 
ees prévisions d'une facón qui évidemment n'a rien de relevé: 

que a comer auja pan de otro molino (162). 

Enfin, au moment oü le saint éprouve les afires de l'ago- 
nie, on n'est pas peu étonné, pour ne pas diré choqué, de 
cette reflexión: 

mas li plogo con ellas que con truchas cabdales (490) *. 



Déjá cité par Amador, t. III, p. 251. 



l'eXPKESMON DANS GONZALO DE BERC EO 1 63 

La paralytique placee devant le sépulcre veneré geint 
•comme un chat rogneux, 

yazia ella ganiendo como gato sarnoso (586) ! . 

Non moins expressif, et plus plaisant, est cet aparte du 
narrateur á propos du prisonnier auquel le saint est apparu 
■et a donné un pilón de bois pour rompre ses chaines: 

non moldria mas ayna aios en el mortero (659). 

Et c 'est dans le meme style qu'arrivant vers la fin de ce 
premier livre, il declare 

non me quiero en cabo del rio enfogar (387). 

Les sentences proverbiales, les refranes, ne sont pourtant 
pas si nombreuses qu'on pourrait s'y attendre: elles eussent 
été si commodes pour garnir les quatrains! A peine en ai-je 
relevé deux: 

Lino cauo el fuego malo es de guardar (51). 

Ca omne que non uede non deuia seer nado (388). 

Si l'auteur emploie des expressions empruntées á la vie 
-et aux occupations journaliéres, aux choses rustiques, c'est en 
les tissant a son discours d'une fagon intime et concrete. Gé- 
néralement c'est par maniere de comparaison: 

Nolo preciaua todo quanto tres chereuias (70) '. 

Des pauvres honteux, tourmentés par la faim, il dit: 

yazen tras ayunados, coruos como enzinos (468); 

et d'un miserable perclus: 

yazia como un cepo quedo en vn logar (597). 

Avec non moins de justesse mais sans plus de recherche, 
est décrit 1 etat de la femme qui fut prise de paralysie subite, 

que se fizo tan dura como una madera (291). 



1 Déjá cité par Sánchez. 



164 



GEORGES CIROT 



Deux images reviennent assez souvent pour énoncer le 
terme d'une comparaison péjorative. D'abord celle du chien- 

que fazia continencias más suzias que vn can (334); 
non me da mayor honrra que si fuesse vn can (158); 
en cosiment de canes quando iaz el christiano (356). 

Le premier vers s'applique á un démon que chassa Sarc 
Millán; le second est mis dans la bouche de saint Dominique; 
le troisieme a trait au malheureux qui tombe entre les mains. 
des Maures, et doit s'entendre ainsi: «quand le chrétien est a 
la merci de tels chiens» 1 . 

Ensuite la prison. S'agit-il de perclus encoré? 

ambos yazian trauados como presos en cueva (603). 
Ou d'une aveugle? 

sy yoguiesse en cárcel non yazria más gerrada (622). 

Quand le saint reproche au roi García sa cupidité, il lui ditr 
Quantos aquí sedemos, yazemos en mal baño (152). 

II y a du reste un sort aussi peu enviable, et c'est pourtant celui 
qu'eüt choisi l'homme atteint de gota mortal, d'épilepsie, s'ii 
n'avait eu le souci de son ame: 

por lo al más querría colgar de vn ualuerto (404), 

c'est-á-dire se pendre á un bastión! 



1 C'est bien, me semble-t-il, par «merci» que le mot cosiment peut 
se rendre dans la plupart des cas releves par M. Menéndez Pidal au 
tome II de son Cantar de Mió Cid, p. 603; et méme, en dépit de ses~ 
hésitations, dans le vers 2743 du poéme: 

Tanto las majaron (que sin cosiment son), 
sangrientas en las camisas z todos los «jiclatones. 

Son a pour sujet, non pas les jeunes femmes, mais leurs maris, qui sont 
sans merci, c'est-á-dire sans pitié. II y a la une parenthése, qui rompt 
sans doute la phrase et l'embarrasse, comme le remarque le savant 
éditeur, et á cause de cela il se demande s'il ne faut pas entendre que 
les jeunes femmes sont «sans forces»; mais ce serait le seul exemple 
d'un tel sens donné á ce mot. On peut d'ailleurs considérer le premier 
vers comme exclamatif, et le second se corrigerait ainsi: 

Sangrientas son las camisas i todos los cjclatones. 



L'EXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 165 

La chasse et la peche fournissent également á notre poete 
■de ees locutions qu'aíTectionne tout homme qui connait l'art 
■de poursuivre le gibier ou le poisson, et qui sont souvent si 
■expressives. Quand le saint se met en quéte des Maures fugitifs, 

fué derecho al cauo, como buen uenador, 

que tiene bien batuda, non anda en error (440). 

Lui-meme emploie ailleurs la méme image: 
buscades la batuda, tenjendo el venado (510), 

«vous cherchez la piste quand vous avez le gibier!» Sans doute 
ce vers est le cinquieme dans une strophe; mais rien ne prouve 
que c'est lui qui a été surajouté; en tout cas ce n'est pas lui 
qui est de trop. 

Serait-il banal, en tout cas, de diré que le diable prend les 
hommes á l'hamegon? il l'est beaucoup moins, que ce soit le 
saint qui prenne ainsi le diable: 

que sabia al demonjo echar bien el anzuelo (635). 

Est-ce par routine, et pour faire comme les autres, ou par 
plaisanterie, que Gonzalo declare, des le debut, que son travail. 

bien valdrá, como creo, un vaso de bon vino? (2). 

Mais il est d'un pays de vignobles, de la Rioja, ne l'oublions 
point. Aussi bien son style s'en ressent-il. Les métaphores 
qui, chez lui, ont le plus la saveur du terroir sont bien celles 
qui se rapportent á la culture de la vigne: 

La cepa era buena, engendró buen sarmjento (9), 

dit-il en parlant des parents du saint. Le roi Ferdinand est 
satisfait de la reforme opérée dans la maison de Silos: 

vedia que su maiuelo natural mente priso (219). 

Pareillement, quand le réformateur rappelle en quel état 
il a trouvé le monastére, 

Nos atal lo trouamos como viña dannada, 

que es muy embegida porque fué mal guardada; 



1 66 GEORGES CIROT 

agora es maiuelo, en buen pregio tornada, 
por yr ameioria está bien aguisada (500). 

Et il ajoute: 

Fio en Ihesu Christo, Padre de piadat, 

que enesti maiuelo metra El tal bondat, 

por ond abra gran cueslo toda la uezindat... (501). 

Sans doute l'évangíle selon saint Jean (XV) a pu suggérer 
l'image de la vigne, du cep, des sarments; mais ce ne sont pas- 
la des métaphores stylisées. C'est parce qu'il connait la jolie 
couleur du vin de treille qu'il la retrouve dans celte d'un ruis- 
seau vu en songe par le saint: 

el otro más vermeio que ujno de parrales (230). 

Et il fallait etre d'un pays de vignerons pour écrire cecir 
Dominique priait pour que le lie de leur mauvais vin (il s'agit 
des hérétiques) ne fit pas bouter la foi; c'est-a-dire ne la co- 
rrompít point, ne l'abimát point: 

que la fe non botasse la fez de su mal ujno (77) 1 . 



1 Le mot «bouter», par lequel je rends botar demande une expli- 
caron. Parmi les acceptions que lui donne Littré, je note celle-ci: 
«V(erbe) n(eutre). En parlant du vin qui pousse au gras. Les vins de 
ce cru sont sujets á bouter. Bouter, en parlant du vin, est le méme 
mot employé comme nous employons aujourd'hui pousser : du vin 
poussé au gras.» En Gironde, «bouter» n'est pas connu, que je sache; 
mais pousser au gras se dit du vin qui devient huileux, qui file. — 
D'autre part, le mot botar est donné par le Larousse ilustrado comme 
ayant en Amérique le sens de malgastar, derrochar (botar su fortuna); 
et c'est bien un des sens que M. Aníbal Echeverría y Reyes dans Vo- 
tes usadas en Chile, Santiago, 1900, donne á ce mot: «disipar, dilapidar^ 
derrochar»; il traduit botador par «manirroto, pródigo». Zerolo sígnale,, 
mais non comme américanisme, l'expression figurée Ha botado tina 
gran fortuna, avec le sens de «disipar, despilfarrar la fortuna». Ni le 
Diccionario de l'Académie de 1822, ni Cuesta n'indiquent pareille 
acception, et Cuervo lui-méme considere botar el pañuelo pour per- 
derle comme une impropriété; il considere que «botar supone cierta 
violencia en el esfuerzo (botar un buque al agua, botar la pelota)»: 
cela dans ses Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano, 5 edi- 
tion, paragr. 530), car il n'a pas inséré le mot dans son Diccionario de 



l'eXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 167 

Plus poéti que, sinon aussi expressive, est cette métaphore 
mystique tirée de la grenade : 

Ond nascio tal mjlgrana feliz fué el mjlgrano, 

e feliz la mjlgrana que dio tanto buen grano (675). 

Et c'est aussi poétiquement que nous est dépeint l'état de Xi- 
mena de Tordomar, une miraculée qui avait perdu l'usage 
d'une de ses mains: 

Semeia la seca paia, z la otra buen grano, 
la seca al yujerno, la sana al uerano (617). 

N'oublions pas ici que saint Mathieu (XII, IO), saint Marc 
(III, i) et saint Luc (VI, 6) racontent le guérison de la main 
desséchée. Le parfum de l'Evangile se melé á celui des champs. 
Et encoré ici : 

Oual semjenga fizieredes, tal era pararedes (467). 

II est peu d'images plus évangéliques en effet que celle de la 
semence. Nous retrouvons aussi «la lumiere sous le boisseau»; 
mais la figure est ravivée. II s'agit du corps de saint Domini- 
que, mis en terre, telle une lumiere brillante dans une lan- 
terne sourde: 

Metieron grant thesoro en muy grant angustura, 
lucerna de gran lumbre en lenterna obscura (531). 

J'espere que tous ees specimens de l'expression dans Ber- 
ceo auront montré combien Menéndez Pelayo avait senti cet 
art fruste et charmant. 



construcción y régimen, Covarrubias ignore notre sens; mais le Tesoro de 
César Oudin (1616) sígnale «Botarse la color, se desteindre deschar- 
ger»: c'est bien de cela qu'il s'agit dans le vers de Berceo. II s'agit 
done en somme d'une maladie du vin que l'on considérait comme 
causee par une mauvaise lie. On prenait l'fcffet pour la cause, la lie 
n'étant qu'un dépót provoqué par la décomposition du vin. Mais il 
fallait que Berceo füt assez familier avec le phénoméne pour en tirer 
une métaphore. Je laisse de cute la question étymologique. Dans la 
Memoria II du tome IV des Memorias de la Real Academia de la His- 
toria, par Fr. Martínez Marina, botar est rapproché de l'arabe bathira, 
dont l'un des sens est «déprécier»; mais Eguílaz y Yanguas n'en dit 
nen. Salva traduit «vin poussé» par vino apuntado, torcido, vuelto. 



1 68 GEORGES CIROT 

II ne serait vraiment pas difficile de recueillir dans les 
autres oeuvres de Berceo, ou du moins mises sous son nom, 
des traits du raéme genre. Je n'en citerai que quelques-uns, 
dont deux me sont fournis par le lexique que M. Menéndez 
Pidal a mis au t. II de son Cantar de Mió Cid, p. 494 et 448. 
Pour diré que les Juifs n'auront pas a se féliciter d'avoir obtenu 
de Pílate la condamnation du Christ, Berceo emploie une ex- 
pression imagée, mais qui a besoin pour nous d'explication: 

Non se prendran a las barbas nunca dessi mercado 

(Loores, 64, éd. Janer.) 

c'est-a-dire qu'ils ne se toucheront pas la barbe en signe de 
contentement. Toujours le mouvement expressif, si remarqua- 
ble dans l'art gothique. Voyez les derniers mouvements d'une 
mourante : 

Alzó la mano diestra de fermosa manera, 
Fizo cruz en su fruente, sanctiguó su mollera; 
Alzó ambas las manos, juntólas en igual, 
Commo qui riende gracias al buen Rey spiritual; 
Cerró oios e boca la reclusa leal, 
Rindió a Dios la alma, nunca más sintió mal. 

(S a Oria, 176-7). 

II n'est pas jusqu'au Sacrificio de la Misa, sujet austere 
pourtant, et pretant peu au pittoresque, qui ne nous suggere 
de temps en temps une impression nette, un souvenir familier: 
apres les oraisons, le peuple assis, écoutant 1 epitre, lúe d'une 
voix puissante, puis se levant pour l'Evangile, tetes découver- 
tes, et ees trois signes de croix qui étonnent le catholique 
■du nord, non habitué á de tels rites: 

Desent leen la pistola, la oración complida, 
Leen la alta mientre por seer bien oyda; 
Asienta se el pueblo, fata sea leyda, 
Fasta que el diachono la bendición pida... 
Levantósse el pueblo, cascun de su lugar, 
Descubren sus cabezas por meyor escuchar, 
fazen cruz en sus fruentes con el dedo pulgar, 
en boca e en pechos, ca tres deuen estar. 

(Edic. Solalinde, 40, 46.) 



l'eXPRESSION DANS GONZALO DE BERCEO 1 69 

Outre plusieurs vers tires du Santo Do mingo, deja cites, 
'Sánchez donne encoré ceux-ci : 

Qui las oir quisiere tenga que bien merienda... (Signos, 2.) 
Correrán al juicio quisquier con su maleta... (22) 
Jesucristo nos guarde de tales pescozadas... (47) 
Mas non li valió todo una nuez foradada... (San Millón, 1 18.) 
Que li costó bien tanto como una porrada... (266) 

Amador en a relevé quelques autres. Un, que j'ai repro- 
duit, dans le Santo Domingo; un dans les Milagros, et il est 
bien amusant : 

Avie en prendo prendis bien usada la mano... (238) 

c'est-á-dire qu'il savait conjuguer le verbe prendere... et le 
conjuguer par l'action. Puis, dans le San Milldn, quatre, dont 
trois sont a reteñir : 

Mas non li valió tanto como tres cañaveras... (53), 

équivalent d'un vers du Santo Domingo (70) rapporté plus 
haut : 

Qual podría a la otra sobar el espinazo... (419) 

et enfin celui-ci, qui ne manque qas d'intérét : 

De dar las tres meajas non li será pesado... (2) 

pour diré que le profit d'entendre la Vie du saint vaut bien 
trois mailles. Est-ce réellement un appel que le récitateur 011 
le lecteur adressait á la générosité des auditeurs? II s'agirait 
done d'une récitation par un jongleur qui vit de son métier? 
Je me méfie. Don Gonzalo a pu plaisanter, se comparant au 
jongleur pour amuser l'auditoire. Je ne le prends pas plus 
au mot ici que lorsqu'au moment de commencer la Vida de 
Santo Domingo il declare que cela vaudra bien un verre de 
bon vin. II n'y a la qu'une parodie. 

Pour tout diré, je crois qu'il ne songeait point á gagner 
les lauriers poussiéreux que valaient aux trouveres franqais 
leurs chansons de geste. II n'écrivait pas pour la foule anony- 
me des pélerins qui passaient non loin, sur la chaussée de 
Santo Domingo de la Calzada, et qui, pour la plupart étran- 



170 GEORGES CIROT 

gers au pays, n'auraient rien compris ni a. sa langue, ni sur- 
tout aux finesses de style ou de versification déployées par 
lui. II écrivait pour ses amis, pour ses paroissiens, pour les 
moines, pour les Riojanos, pour les castillans qui venaient 
prier dans l'un ou l'autre des convents des deux saints régio- 
naux, San Millán et Santo Domingo de Silos, et qu'attirait la ré- 
putation des deux thaumaturges. — Si j'en juge par la vilaine 
figure que fait Don García, «de Nágera señor», dans son 
oeuvre, je doute que le bon Gonzalo ait cherché á précher les 
Navarrais. Depuis que Ferdinand I de Castille avait vaincu et 
tué son frére García á Atapuerca (1054), deux siecles bientót 
s'étaient écoulés : Nájera incorporée a la couronne de Castille 
n'était peut-étre plus qu'un souvenir douloureux pour les rois 
de Navarre, dont l'un, Sancho Sánchez, mort en 1 234, avait 
pris une part brillante a la bataille de las Navas de Tolosa, 
aux cotes d'Alphonse de Castille... Mais il y avait tout de 
meme une frontiére. Et l'écho des vieilles haines retentit en- 
coré dans le Fernán González. 

Je ne vois pas la Vida de Santo Domingo ou celle de San 
Millán écrite pour les jongleurs ni colportée par eux. Ce sont 
la des ceuvres de propagande sans doute, et des oeuvres de 
passetemps, oui, mais pas pour toute espece de gens. Littéra- 
ture de réfectoire, alors? Peut-étre, et ce n'est pas la déprécier. 
Mais je penserais plutót a des veladas tenues dans un athénée 
de village, avec le concours des autorités, merinos, alcaldes, 
andadores, les dignitaires de l'abbaye, et la fine fleur du 
monde campagnard. Voyez si, déduction faite des familiarités 
inevitables, l'allure genérale de ees poémes ne cadre pas avec 
un tel apparat! 

Georges Cirot 



MISCELÁNEA 



LOPE DE VEGA Y TOMÉ DE BURGUILLOS 

Creo poder formular una hipótesis basada en documentos 
y en pasajes de las obras del mismo Lope, que en tantas oca- 
siones tienen valor autobiográfico, para pretender probar que 
entre 1 583 y 1584 Lope de Vega estudió en la universidad 
de Salamanca. 

Utilizando los resultados de las investigaciones practicadas 
hasta el presente, no puede concretarse adonde se encaminó 
Lope cuando regresó a la Península después de la expedición 
a la Isla Tercera (archipiélago de las Azores) en 1 583 \ ni qué 
fué de su vida hasta que en 158/ fué detenido y llevado en 
Madrid a la 'cárcel de corte' por injurias a la familia de Jeró- 
nimo Velázquez. 

¿Vendría entonces a Salamanca? Admitido el valor auto- 
biográfico de las obras de Lope, no deja de ser extraño que 
sus biógrafos, siguiendo a Montalbán, sólo le hagan estudiante 
de la universidad de Alcalá, y no recojan la afirmación escue- 
ta y terminante de Lope en el 'Advertimiento al señor lector'' 
con que se encabezan las Rimas divinas y humanas del licen- 
ciado Tomé de Biirguillos: «... y asimismo en Salamanca, don- 
de yo le conocí (a Tomé de Burguillos) y tuve por condiscí- 
pulo, siéndolo entrambos del doctor Pichardo el año que llevó 
la cátedra el doctor Vera» 2 . Este pasaje, que enlaza la vida 



1 «La campaña duró menos de dos meses, desembarcando D. Al- 
varo [de Bazán, jefe de la expedición] en Cádiz el 15 de septiembre 
de 1583». (Rennert y Castro, Vida de Lope de Vega, pág. 17.) 

2 Folio 6 de la edición de Madrid de 1634. 



172 miscelXnea 

de Lope con la de Tomé de Burguillos y con la del ilustre ci- 
vilista, el Dr. Pichardo, gloria de la universidad salmantina, 
aunque su nombre apenas se escucha ya, nos estimula a no 
resignarnos, como temen Rennert y Castro, «a no saber nun- 
ca mucho más sobre la vida de Lope anterior al año 1 584» í . 

Aunque para estos biógrafos no sea Tomé de Burguillos 
más que un seudónimo 2 , y aunque la Barrera reduzca esta 
cuestión a tres conclusiones — la existencia de un poeta Sán- 
chez Burguillos en el siglo xvi, la existencia de un Burguillos 
en el primer tercio del xvn, y el supuesto de que Lope de 
Vega fuese el autor de las poesías contenidas en la obra refe- 
rida — , me atrevo a aventurar la posibilidad de que siguiendo 
otros caminos se pueda llegar a determinar la personalidad 
del tal licenciado, estudiante de la universidad de Salamanca, 
según Lope de Vega. 

En el archivo de la universidad de Salamanca encontré en 
unos Registros de matrícula el nombre de Tomé de Burgui- 
llos. He pensado que podía tener interés ilustrar este hecho 
adicionado con otros hallazgos que me han salido al paso. 

La asistencia de Lope a los estudios generales de la escuela 
salmantina, aunque no esté comprobada por asientos en los re- 
feridos Registros de matrícula, no hay por qué ponerla en duda. 
Aquellos Registros se llevaban para saber quiénes eran y des- 
de cuándo estaban sujetos al fuero académico los que en él 
se inscribían, tanto para gozar de los beneficios del mismo 
por su calidad de individuos del 'gremio universitario', como 
para acatar las disposiciones de los estatutos y constituciones 
de la universidad; mas para entrar en los generales — sobre 
todo en los de Cánones, Leyes y Teología a la hora de prima, 
donde la asistencia era numerosa — , no se necesitaba requisi- 
to alguno; se podía entrar en ellos con sólo llevar el 'hábito 
decente' o sea el traje que los estatutos exigían a los estu- 



1 Obra cit., pág. 1 9. 

2 «Lope pretende que estos versos fueron sacados de los papeles 
<iel licenciado Tomé de Burguillos, seudónimo que ya había tomado 
en los certámenes en honor de San Isidro.» (Obra cit., pág. 342.) 



miscelXnea 173 

diantes de la universidad, honesto, sin sedas ni otros ador- 
nos. El ambiente picaresco de la vida escolar cuadraba a Lope 
a maravilla; así perfectamente podemos explicar las palabras 
de su panegirista, Dr. Fernando Cardoso, citadas por Castro: 
«No se dedigna Lope de aprender..., pues de veinte y quatro 
años... aprende cada día tres lecciones juntas de Philosophía v 
Mathemática y armas», frase que podría ser fácilmente apli- 
cada a muchos caballeros de la época 1 . Llévame, sin embar- 
go, la frase del Dr. Cardoso a pensar que no sería en los re- 
cintos universitarios donde se ejercitara Lope en jugar las- 
armas, pues bien sabido es que cátedras de esgrima no hubo 
en la famosa universidad salmantina. 

Para la determinación de la fecha de la permanencia de 
Lope en Salamanca tenemos los datos que él mismo da. Esos 
datos nos conducen al curso de 1 583-84. Dice Lope que el 
año que llevó la cátedra el Dr. Vera estudió con Burguillos y 
Pichardo. El jurista a quien Lope se refiere no puede ser otro- 
que el Dr. Diego Vera, que lo era en Cánones por la uni- 
versidad de Salamanca, y catedrático en ella desde 1 560 2 . 
Obtuvo en propiedad la cátedra de Decreto en 19 de fe- 
brero de 1563; fué después nombrado canónigo doctoral de 
la iglesia de Salamanca, y transcurridos que fueron los vein- 
te años de lectura exigidos por la bula Eugeniana, fué jubila- 
do en 1583. Pero este mismo año, por circunstancias que no- 
he podido averiguar, el mismo doctor desempeñó la susti- 
tución de la cátedra que poseía. La «ha leído él en perso- 
na», dice el Libro de cuentas de la universidad del año co- 
rrespondiente. 

Lope de Vega hace también alusión a su condiscípulo el 



1 De uno, salmantino, D. Alvaro Osorio, sabemos que en su juven- 
tud solía ir a casa «de un estudiante que se llamaba D. Vicente Mingot, 
que vive junto a la Madre de Dios, adonde solía jugar las armas y tra- 
tar de versos y poesías». Véase El año íiuevo de 1630 en Salamanca, 
en La Basílica Teresiana, 1921, págs. 316-322. 

2 Sobre la vida académica del Dr. Vera hay detalles en el tomo II 
de la Historia de la Universidad de Salamanca, publicada por el Sr. Es- 
peraba. 



174 MISCELÁNEA 

Dr. Pichardo. La cronología responde en un todo a la hipóte- 
sis propuesta; mas estimamos que, para el caso, el hombre 
interesa mucho más que el jurista. Pichardo fué siempre de 
una actividad extraordinaria; cuando ya en la edad madura 
prestaba a la universidad sus servicios como claustral y como 
maestro, desempeñando a la vez los oficios de regidor y co- 
rreo mayor de la ciudad de Salamanca 1 , cual si todo ello 
fuese liviana carga para él, todavía le quedaban energías para 
actuar como letrado. Autógrafos suyos hay muchos en el ar- 
chivo de la universidad, y no pocos en los legajos que pro- 
ceden de la extinguida audiencia escolástica. Menos escrupu- 
loso que activo, podría decirse que amó el derecho, hacién- 
dole compatible con la iniquidad; su ductilidad de carácter 
era tanta como su fuerza de voluntad; así podía mantener el 
partido que aceptaba como bueno en cada caso, sin some- 
terse a las exigencias de una estricta legalidad — conozco va- 
rios de ellos — , y lograr que su criterio prevaleciera. Estu- 
diar la vida del Dr. Pichardo sería de interés; aun en este solo 
aspecto de su amistad con Lope de Vega podría ofrecer algu- 
na novedad; no deja de ser extraño que, habiendo tenido oca- 
sión de verse en la Corte — el Dr. Pichardo la visitó con bas- 
tante frecuencia — -, Lope le recuerde en una de sus últimas 
obras, cuando ya su antiguo condiscípulo había muerto 2 . 

Pichardo estudió en Salamanca. No tengo a mano las fechas 
■de sus inscripciones de matrícula, pero desde luego en más de 
una ocasión recuerdo haberlas leído. Después de haber obte- 
nido el grado de bachiller, y cumplidos los requisitos del es- 
tatuto, se graduó de licenciado en Cánones — según puede 
•comprobarse en los Registros correspondientes — en 20 de 



1 Este particular lo averigüé en un expediente de la audiencia 
escolástica de Salamanca y di cuenta de él en artículo publicado en el 
número de octubre-diciembre de 191 7 en la Revista de Archivos, bajo 
el título «Don Fernando Pimentel, Maestrescuela de la Iglesia de Sa- 
lamanca». 

2 Murió en Valladolid el 26 de enero de 1 631. Éste y algunos otros 
•extremos de su vida constan también en la referida obra del Sr. Es- 
peraba. 



MISCELÁNEA 175 

abril de 1 589. Dos años después se graduó de licenciado y 
doctor en Leyes. No hay dificultad ninguna para admitir que 
en el curso de I 583-84 Pichardo, estudiante, fuese condiscí- 
pulo de Lope, y entrambos asistentes a la cátedra de Decreto, 
que el Dr. Vera, jubilado en ella, leía personalmente. 

Otra coincidencia merece ser anotada. Lope de Vega fué 
grande amigo del celebrado y casi desconocido poeta Liñán 
de Riaza, que estudiaba en Salamanca en 1583, según tuvo 
ocasión de dar a conocer D. a Blanca de los Ríos l . 

Tócanos ahora hablar del tercer personaje del 'Adverti- 
miento' del licenciado Tomé de Burguillos. Las notas que en 
los Registros de matrículas de la universidad de Salamanca 
hallé no pueden hacer alusión al condiscípulo de Lope de 
Vega. La una, del Registro de 1599-1600 (fol. 175), con fecha 
de 21 de junio de 1600, en el grupo de Gramáticos, retóricos 
V griegos, es como sigue : 

«Thomé de Burguillos, natural de Mingorría, diócesis de 
Auila, oy dicho día». Y la otra en el de 1604-1605 (fol. 1 60 z/.), 
correspondiente a la Facultad de Artes : «Thomé de Burgillo, 
natural de Mingorría, diócesis de Auila, del l.° año.» Pero re- 
lacionarlas con el personaje en cuestión, con visos de alguna 
verosimilitud, no es tan difícil. No puedo afirmar si al lado de 
la matrícula de Pichardo figura la de algún Tomé de Burgui- 
llos en los cursos de 1583 ó 1584, pero el hecho de que doña 
Blanca de los Ríos, que examinó los Registros de esos años, 
no la mencione, es motivo más que fundado para creer que 
tal inscripción no consta en ellos. De las matrículas insertas 
se infiere sin dificultad que en 21 de junio de 1600 un Tomé 
de Burguillos, natural de Mingorría, fué a las escuelas adscri- 
tas a la universidad de Salamanca a estudiar latín en los cur- 
sos de 'mayores, medianos o menores', y que aprobado en el 
examen de suficiencia de Gramática pasó a 'oír ciencia', como 



1 Del siglo de oro. Tomo III de las Obras completas, págs. 129-131. 
D. a Blanca repite las palabras de D. Cayetano A. de la Barrera tocan- 
tes a la amistad que unía a Lope y a Liñán de Riaza; mas ni ella con- 
creta la cita, ni yo he tenido ocasión de recoger el texto en que se 
haga la afirmación aludida. 



I76 MISCELÁNEA 

entonces decían, a la facultad de Artes en 1604, fecha en la 
cual, de casos similares recogidos en Registros de esta índole 
que se conservan en el archivo de la universidad de Sala- 
manca, puede presumirse que el escolar en cuestión contaría 
de diez y ocho a veinte años. Para aquel entonces, el Dr. Pi- 
chardo era catedrático de propiedad en la facultad de Leyes, 
Lope de Vega hacía muchos años que no gozaba de las ori- 
llas del Tormes y el Dr. Vera había muerto. 

¿No podría ser, sin embargo, este estudiante hijo o parien- 
te del licenciado que hacia 1583 parece ser que fué condiscí- 
pulo de Lope? Quizá parezca la apreciación atrevida, pero la 
existencia de un hombre así llamado, graduado tal vez en la 
universidad de Ávila — pues su nombre no consta en los Re- 
gistros de la de Salamanca — , no será de difícil averiguación,. 
y podría ser tema nuevo y atractivo para quien pretendiese 
estudiar al personaje que quiso perpetuar Lope en sus Rimas, 
máxime después de saber que en lugar inmediato a Salaman- 
ca vivió a fines del siglo xvi una familia que llevó aquellos 
mismos nombre y apellido. 

* * 

Aunque en las líneas precedentes no he tenido ocasión de 
hablar de La Dorotea, puede quedar sobrentendido que no he 
dejado de tenerla en cuenta. Entre los varios ejemplares de 
esta obra que he consultado se halla uno de la primera edi- 
ción (Madrid, 1 63 2) existente en la Biblioteca Nacional con 
la signatura R-/854, °i ue perteneció al duque de Grafton y a 
W. B. Chorley, en una de cuyas guardas encontré una nota 
escrita en inglés, de algún valor para el estudio del carácter 
autobiográfico de La Dorotea, carácter enunciado de manera 
velada al publicarse, pues ya en el proemio de D. Francisco 
López de Aguilar se lee que el autor «había querido seguir 
la verdad mejor que estrecharse a las impertinentes leyes de 
la fábula». 

Castro, hablando de este extremo (pág. 7, nota), dice: «Ya 
en 1839, Fauriel, en un artículo de la Revue de Deux Mo)idcs > 



MISCELÁNEA I ~ 7 

señaló y discutió el carácter autobiográfico de La Dorotea.-» 
Este texto parece indicar que no era entonces la cuestión muy 
conocida del público, ni aun de los eruditos; una nota puesta al 
mismo artículo de Fauriel justifica esta suposición x : 

«Cette biographie... parait ici telle qu'elle a été lúe..., mais 
détachée des considérations préliminaires ou l'auteur a jugé á 
propos d'entrer pour établir le caractere vraiment historique 
de quelques ouvrages de Lope dont il a fait beaucoup d'usage, 
et particulierement du fameux drame en prose intitulé Doro- 
tlice. Cette discussion n'aurait guére pu intéresser que les per- 
sonnes deja versees dans le connaissance de la littérature 
espagnole, et nous l'avons omise.» La apreciación de Fauriel 
fué discutida por los críticos franceses, como Castro indica; 
pero la especie del carácter autobiográfico de La Dorotea se 
abría camino. Ticknor, London, 1 848, II, 1 50, escribía ha- 
blando del asunto : «It was written in his youth, and, as has 
been already suggested, probably contains more or less of 
his own youthful adventures and feelings. But whether this be 
so or not, it was a favourite with him.» 

La nota manuscrita del ejemplar arriba citado, de letra de 
principios del siglo xix, es copia de algunos fragmentos de 
un artículo publicado en The Quaterly Reviezu, y en ellos se 
afirma en términos que no dejan lugar a duda que quien los 
redactó consideraba ya a La Dorotea como obra autobiográ- 
fica. Dice así: «See The Quaterly Reviezv, vol. XVIII, p. 43, 
n" XXXV, oct. 1817, for an epitome of this work. This is not 
a pastoral, it is an action told in dialogue having nothing of 
the regularity even of a spanish drama and far exceeding all 
dramatic bounds in length. There exist several and such works 
both in spanish and portuguese. In the eclogue to Claudio,. 
Lope calis this his last and favourite work. The story of the 
Dorothea has neither plan, interest, ñor catastrophe, and only 
it should have been the author's favourite is incomprehensible 
unless in the person of Fernando he has related some of the 



1 Lope de Vega, artículo de la Revue de. Deux Afondes, tomo XIX,. 
4. a serie, pág. 593. 

Tomo IX. 12 



178 MISCELÁNEA 

adventures of his own early life. Many pieces of poetry are 
inserted with little artífice in the Dorothea, indeed some of his 
most admired poems are to be found in this work and in the 
Arcadia.» 

Como no me ha sido posible hallar el número mencionado 
de The Quaterly Reviezv, reproduzco esta nota en que aparece 
la más antigua referencia de que yo tenga noticia sobre el 
valor autobiográfico de La Dorotea. — Amalio Huarte. 



PORT. «GIRIA» 'CALÁO' 'ARGOT' 
= ESP. «GERIGONZA»? 

Les romanistes semblent d'accord en admettant pour ce 
mot la párente avéc esp. gerigonc a 'langage narquois' (Oudin), 
jerga, port. girigonca, prov. gergon, franc. jargou, i tal. gergo, 
zerga, etc.: Coelho, Os Ciganos de Portugal (1892), p. 57, 
écrit, p. ex.: «A forma gira teria nascido de * girionca pela 
suppressao do suffixo -onca.» La meme opinión est exprimée 
par M. Sainéan dans L' argot anden, p. 30, par Candido de 
Figueiredo dans son Diccionario, etc. 

Pourtant, c'est M. Sainéan lui-méme qui nous fournit des 
matériaux pour une autre étymologie dans son livre récent 
Le langage parisién au XIX e siécle (1920), p. 38-39: il cite 
le fr. pop. giries attesté par d'Hautel (1808) dans le sens 
'forces, tours de bateleurs', 'grimaces, douleurs feintes et hy- 
pocrites' et un girie dans divers dialectes: Anjou: 'mauvaise 
raison, mensonge, tromperie'; Berry: 'plaintes hypocrites, jé- 
rémiades ridicules'; Poitou: 'moquerie, hypocrisie'; Norman- 
die: 'grimace, farce, mauvaise plaisanterie'. Ce dernier sens est 
le plus proche de l'origine; cf. norm. girot 'qui fait des gri- 
maces, qui se plaint ridiculement, bete' (Duméril); c'est du 
personnage de la farce populaire nommé gilíes (v. Littré) qu'il 
s'agit; on sait depuis G. París que Aegydins a donné gilíes et 
gire; cf. Me'l. linguist., p. 274, et Duméril s. v. girot. 

Le norm. girot se retrouve chez Coelho, p. 74 : cálao gi- 



MISCELÁNEA I 79 

rote 'vadio'. Je n'hésite pas á rattacher giria, attesté depuis le 
xvm e siecle, á h. girie, dans le sens de 'tromperie 1 , niaiserie', 
mot qui doit etre assez ancien, d'aprés le témoignage du sufñxe 
-ie usité seulement en a. fr. (folie, estoutie, sotie) et remplacé 
depuis par -erie (Meyer-Lübke, Hist. Gramm. d. frz. Spr. 2, 
p. 68), cf. gillerie chez Beaumarchais. Pour des emprunts 
faits par le cálao á l'argot frangais voir Coelho, p. 96 suiv. '-'. 
Reste encoré á expliquer l'accent du port. gíria: faut-il partir 
du prov. Giri (G. Paris, Loe. cit., cf. Gilot et Girot nom de 
famille catalán) et imaginer un giria, gira d'aprés le couple 
soberbo — soberbia, soberba? 3 . — Leo Spitzer. 

Universiié de Bonn. 



1 Cf. les dénominations de l'argot partant de l'idée 'niais' (bles- 
quin,jobelin, bigorne) ou 'trompeur' (langue verte) chez Sainéan, L'argot 
ancien, p. 32 suiv. 

2 Cf. encoré Gil 'peureux' dans l'argot des malfaiteurs de Barce- 
lone (Givanel 1 Mas, Butllelí de dial. cat. VII, 37) = franc. /aire gil/e, 
v. l'explication par la légende de Saint Gilíes chez Littré. s. v. gille 2. 
M. v. Wartburg, FEW, s. v. Aegidius explique franc. gille 'niais' par le 
nom d'un farceur parisién célebre, Gilíes le Niais (vers 1640), mais 
M. Kólbel, Eigemiamen ais Gattungsnamen, p. 85, qui a le premier ex- 
primé cette opinión, ajoute: «s'il n'a pas pris lui-méme le nom d'un 
farceur célebre», ce qui me parait plus vraisemblable: la \oc\x\\on /aire 
gille attestée et expliquée par Beroard de Verville remonte á la légende 
de Saint Gilíes fugitif; de la la tradition de donner le nom de gilíes 
au boufibn timide. Je saisis l'occasion qui se présente pour révoquer 
■en doute 1 etymologie de Diez et du REW, 3764, pour come, dzelá, 
norm. giler, prov. gilha = all. giljan 'se háter'. D'abord les mots norm. 
prov. ne signifient pas se háter (comme il semblerait d'aprés REW), 
mais 'fuir'; ensuite nous avons á cóté de prov. gila la forme gilha 
exactement comme gile et gille; /aire gille 's'enfuir' se dit en prov. 
/aire gilo, et prov. /aire (sant) gile signifie 'déménager, á Béziers, oü 
les loyers commencent et finissent á la Saint Gilíes (i cr septembre)'; 
enfin, tous les mots de l'article REW, 3764, sont récents. le conclus 
■done que nous avons á admettre tout simplement une dérivation ver- 
bale de Gilíes dans le sens de 'faire gille'. Le mot comasque peut étre 
emprunté du prov. 

3 A moins que le fr. girie ne représente un gillerie prononcé gijri^> 
giri. J'ajoute que l'acception 'action de tourner' que Littré ajoute au 
Suppl. s. v. girie n'est qu'une interpretaron erronée du passage cité 



l80 MISCELÁNEA 



«VINO JUDIEGO» 

La note intéressante de M. A. Cfastro] sur Vino judie- 
go l apporte des renseignements précieux sur l'existence 
d'un terme de ce genre en Espagne. II vaudra peut-étre la 
peine de donner quelques éclaircissements supplémentaires 
sur le sens de l'expression et sur l'existence d'expressions ana- 
logues dans d'autres langues romanes. Le «vin juif» était du. 
vin fait par des juifs, pour l'usage de juifs, auxquels l'emploi 
de vin touché par des non-juifs était défendu par la loi rabbi- 
nique, excepté dans le cas oü ce vin se trouvait dans une bou- 
teille scellée, de sorte qu'on ne pourrait pas en faire des liba- 
tions. II était cependant permis que le vin contenu dans ees 
bouteilles scellées fút possédé, transporté, ou vendu par des- 
non-juifs 2 . II est done probable que le vino judiego apparte- 
nant au testamentaire de Medinaceli de 1 43 1 était destiné a 
étre vendu á des juifs. Le texte de Sahagún de 1364 n'indique 
pas non plus que le vin, moüt et vinaigre juifs dont il s'y agit 
aient été vendus á des chrétiens. 

Le vin juif se retrouve en Catalogne, oú un texte de Major- 
que de 1 3 1 5 d'origine juive parle de vin juesch, oujueuesc// 3 . 



dans cet article, causee par l'étymologie de Jaubert (gyrusj: gtrie n'a 
la encoré que son sens habitud de 'tour' 'trie'. Toujours est il que 
dans les langues oü vit le verbe girar giragonsa devait fatalement pren. 
dre le sens de 'détour': cat. giragonsa 'tortuosidad, sinuosidad, re- 
vuelta' (les giragonses del camí, Dice. h<g\\\\6)=giravolta. — Les formes 
chirle, dlrle chez Verrier-Onillon s'expliqueront, p. e., par l'immixtion. 
de chler et dirie. 

1 Revista de Filología Española, 1920, VII, 383-384. 

2 Pour des renseignements sur la loi rabinique j'ai des obligations- 
envers les professeurs L. Ginzberg et A. Marx, du Jewish Theological 
Seminary, de New York. 

:! Revue des c'tudes juives, 1882, IV, 44. Pour la forme de cet adjectif 
cí.juzevesc, «judai'sme», relevé par Levy, Provenzalisches Supplement- 
Wdrterbuch, s. v., d'aprés la traduction du Nouveau Testament, pu- 
bliée par Clédat. 



MISCELÁNEA 



On retrouve une expression semblable en Sicile dans un do- 
cument administratif de Catane ele 1404- L'adjectif y revét 
la forme iudiscu l . Ce terme existe encoré en sicilien, dans 
un sens difierent, il est vrai. Biundi (1857, 1865) enre- 
gistre Iudiscu avec la definición: «Una parte della carne bovi- 
na vicina al naneo.» Traína (1888) a un article semblable, sous 
Judiscu. Córame Starrabba l'a remarque -, ce mot reflete les 
conditions siciliennes du moyen age, avant l'expulsion des 
juifs en 1492. D'apres un document de Palerme de 1435 '\ 
«Iudaei vendunt in eorum macellis, et vendi faciunt in mace- 
llis christianorum carnes, quae ipsi repudiunt, tanquam no- 
civas, et eis per legem vetitas Moysis... et... christiani... car- 
nes... emunt iudaicas...» Comme les juifs ne mangent général- 
ment pas le quartier de derriere, a cause de la dificulté d'en 
óter certaines parties qui leur sont défenclues, on comprend 
pourquoi iudiscu a pris le sens que note Biundi i . 

En Allemagne au moyen age Judenwín avait le méme 
sens que -vino judiego en Espagne 5 . — D. S. Blondheim. 

Johns Hopkins University, Baltimore. 



1 Lagumxna, B. et G., Códice diplomático dei giudei di Sicilia, Paler- 
me, 1884, I, 253. 

2 Arc/iirio Storico Siciliano, 1873, I, 94, n. Mon collegue le profes 
seur G. Chinard, a eu L'amabilité de vérifier ce renvoi. 

3 Lagümina, Op. cil., I, 423. 

4 Jodesco est encoré usité parmi les juifs italiens, comme, par 
exemple, á Reggio d'Emilia, pour désigner une espéce de caracteres 
hébreux cursifs. Judiego a un sens semblable dans un document de 
Ségovie de 1490 qui parle de «une carta escripta en judiego» (Boletín 
de la Real Academia de la Historia, 1886, IX, 467 1. 

5 Voir Lexer, Mittelhochdeutsches Worterbuch, s. v. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Spitzer, L. — Aufsatze zur romanischen Syntax und Stilistik. — Halle, 
M. Niemeyer, 1918, 8.°, 392 págs. = Aunque el libro, como indica su 
título, tiende más a revelar y resolver problemas de sintaxis y estilís- 
tica romances que de un idioma latino especial, los ejemplos sacados 
de los idiomas de la Península Ibérica son tan numerosos en la obra del 
señor Spitzer y las cuestiones que aborda el autor tocan tan frecuente- 
mente a la sintaxis española, catalana y portuguesa, que los Aufsatze 
zur romanischen Syntax und Stilistik, son un instrumento indispensa- 
ble para todos los que se dedican al estudio de la sintaxis peninsular. 
Y llama la atención de los bispanólogos el libro del Sr. Sp. tanto más 
cuanto que se basa el autor en materiales hasta hoy día poco aprove- 
chados para tales estudios. Pocos esfuerzos se han hecho para utilizar 
los ricos materiales que ofrece el idioma familiar, la «Umgangsspra- 
che», desde el punto de vista sintáctico, exceptuando estudios tan 
importantes como los de Moreira relativos al portugués y notas suel- 
tas publicadas por otros autores distinguidos. Es indudable que estu- 
dios de tal índole ganarían mucho si se basasen en la verdadera «Um- 
gangssprache», es decir, en el idioma hablado, fuente que el Sr. Sp. 
desatiende obstinadamente; pero aun tal como es, es decir, basado 
sobre autores que imitan el idioma familiar o que escriben en lenguaje 
vulgar, el libro del Sr. Sp. ofrece gran interés *. 



1 Ha reunido en su obra el autor una serie de artículos en gran parte ya 
publicados antes en varias revistas. Encontramos, pues, en este libro voluminoso 
el artículo sobre la sintaxis del pronombre posesivo en italiano, tomado de la 
ZRPh, XXXYII, 271 y sigs.; otro sobre las funciones de «la» en francés e ita- 
liano, que había salido a luz en la ZFSpr, XXXVIII, XXXIX, XL; otro sobre 
♦ que» en español que había aparecido en el ASiVSL, 132, y el estudio sobre la 
conjunción «y», en español y catalán, de la RDR, VI, entre varios otros que 
citaremos más abajo. He aquí los títulos de los estudios publicados por primera 
vez: «Uber syntaktische Einordnung des Individuellen unter die Allgemeinheit» 
(págs. 144-172); «Über das Futurum cantare habeo> (págs. 173-180); «Die syntak- 
tischen Errungenschaften der Symbolisten* (págs. 281-339), y un artículo, de 
carácter general, sobre la teoría de la sintaxis: «Ein Ersatzwort für «Syntax> 
(págs. 340-345); como era de esperar, la obra del Sr. Sp., concluye con una larga 
serie de correcciones y adiciones (págs. 346-379). 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 183 

Como puede observarse por los títulos de los estudios menciona- 
dos en la nota, el Sr. Sp., con universalidad admirable, abraza todo el 
vasto dominio de las lenguas romances, tratando problemas así de sin- 
taxis italiana y rumana como cuestiones de sintaxis francesa y penin- 
sular. Y este rasgo que caracteriza la totalidad de su obra se mani- 
fiesta en la manera de tratar cuestiones especiales que el autor gene- 
ralmente examina desde un punto de vista que le permite dominar 
un terreno lo más vasto posible. Es indudable que este método tiene 
grandes ventajas, y los ejemplos que el Sr. Sp. alega para compraba r 
su tesis de la «convergencia» sintáctica de los diversos idiomas, en 
muchos casos son muy sugestivos. Pero hay que confesar, al mismo 
tiempo, que a esta extensión geográfica, por importante que sea, no 
corresponde siempre el estudio profundo y detallado que merece el 
fenómeno sintáctico, mirado desde un punto de vista más limitado. 
Puede sorprender, por ejemplo, que el Sr. Sp. saque casi todos sus 
ejemplos de autores modernos y particularmente de aquellos que cul- 
tivan el estilo familiar: la «Umgangssprache». Esto se explica, en parte, 
por el carácter de los fenómenos que estudia; pero no cabe duda que 
en muchos casos sería provechoso un estudio más amplio de la cues- 
tión acerca de la extensión y la historia del fenómeno. Pero, desde 
luego, hay que convenir en que, si el Sr. Sp. no resuelve siempre todo 
el conjunto de cuestiones que parecen indicar los títulos de sus estu- 
dios—pues ésta no era ni podía ser su intención—, prepara su solu- 
ción con gran habilidad. Sólo hay que lamentar que el autor, lejos de 
cuidarse de una clara exposición de las principales cuestiones, se em- 
peñe en complicarlas, intercalando detalles secundarios que estudia- 
dos aparte darían mucho más relieve al estudio de la cuestión princi- 
pal. Ejemplo típico, el artículo sobre el imperativo. Véase lo que ya 
dice a este respecto Vossler, LblGRPlí, 19 19. P á g s - 2 * 2 Y si § s - 

Excederíamos el espacio de que disponemos si nos detuviésemos 
en un análisis de los numerosos detalles que pudieran ofrecer interés 
al hispanista. Excluyamos, desde luego, los artículos sobre «chef 
d'ceuvre» (págs. 15-17), «payer comptant» (págs. 18-26), «vous avez 
beau parler» (págs. 27-31), «persona pro re» (págs. 232-246), que aun- 
que de interés general, se refieren particularmente a cuestiones de 
sintaxis francesa. Dejemos a otros la reseña del estudio sobre el estilo 
de los simbolistas franceses, tan característico como muestra del arte 
del autor para tratar cuestiones estilísticas. Sin ser más que notas 
sueltas las observaciones que siguen, bastarán para poner de relieve 
el carácter del libro del Sr. Sp. y su importancia para la filología es- 
pañola. 

En el artículo «Span., kat. l y' und» (págs. 247-264) habla el Sr. Sp. 
de la separación de partes coordinadas de la frase («alto es el poyo, ma- 
rauilloso e grant»). Refiriéndose el autor sólo a ejemplos sacados del 



184 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Poema del Cid y del Romancero, añadiré que, como era de esperar, tal 
fenómeno se observa también hoy día. Compárense, además de los 
versos citados por García de Diego, Gram. ¡iist., § 305, frases tales 
como «en este picaro mundo de ambiciones y miserias, y donde tan 
rara es y tan extraña la paz del espíritu» (Pereda, VI, 52); «mustios 
iban los dos y cabizbajos; el uno en pos del otro» (Ibíd., V, 96). 

Se parecen a este uso construcciones que encontramos frecuente- 
mente en catalán : «¡E- hu era mes alt i garrit que tots, i mes galanxó, 
i mes llambriner!» (Rond. malí., II, 194); «tot hom va quedar astorat de 
lo hermosa que era i agraciada» (Ibíd., II, 273); «quan s'hi entra s'ha 
de passar una bella estona abans no s'hi veu : tant fosca es i negra la 
cambra» (Croa. pirenencs, edic. Aveng, I, 38); «les [pues] tenien mes 
espesses que's cabéis des cap, i ben afuades que eren i ben llargues» 
(Rond. malí., III, 82). En todos estos casos se ponen más de relieve las 
varias partes coordinadas de la proposición. 

El empleo de 'y' = al. «undzwar» es tan típico en catalán que vale 
la pena de añadir al ejemplo dado por Sp. algunos más. Sirve 'y' para 
hacer hincapié sobre un determinante de una parte de la frase ante- 
rior, por lo general mediante un adverbio o una fórmula adverbial; 
puede ser también un adjetivo: «¿Mes cóm, cóm Nuri? ¡Esplicat, corre! 
Veurás, y depressa, depressa» (Guimerá, Terra baixa, 128); «Es qu'está 
•molt trastornada, y de debo, senyor amo» (Ibíd., 1 13); «¡Ja'ls faré enra- 
biar, ja, ab aquest vi! Tant ell com ella que s'enrabiarán; y forsa» (Gui- 
merá, Alaría Rosa, 130); «Ja hu cree que el s'acabá! ¡i aviat!» (Rond. 
.malí., II, 149); «;I tu no sentires? - ¡Vaja si'n vaig sentir i bé!» (Ibíd., II, 
85); «Ja hu cree que le hi posa a tot aixó dins sa butxaca i ben d'ama- 
gat» (Ibíd., II, 207). — Puede ser determinada toda la frase anterior: «y 
are no m'en aniré sense dirho tot al Tomás, y al devant vostre, per 
confóndreus» (Guimerá, Terra baixa, 45); «Arriba a sa porta de sa 
cambra de la Princesa i aviat e-hi va esser de-dins, i devant la Prin- 
cesa en persona» (Rond. malí., II, 183); «També deya la pobra que patía 
molt, y per cosas que jo no ho he sapigut may» (Guimerá, María 
Rosa, 84). Determinante en forma de adjetivo: «Si que'n sé unes de 
•cases, i ben grans, i que no hi está ningú» (Rond. malí., III, 33); «¡Ba- 
túa! Ja ho era de casada, mes la fatlera ja la tenía : y forta!» (^Guimerá, 
María Rosa, 118); «No van atrapar a ningú, nó, aquellas pedras; que 
m'han atrapat a mí, que las he sentidas al mitj del pit, y totas» (Gui- 
merá, Terra baixa, 69); «s'en entra... dins sa cambra, resolt a fer-ne 
una d'ase i seca» (Rond. malí., I, 240). Se explican de la misma manera 
«Mimarse d'una i bona» que cita Sp. y «salvarse d'una i bona». No 
creo que sea exacta la explicación que da Sp. de estos últimos giros : 
«sich frei machen auf ein mal [ — tot d'una?] und zwar für gut, für im- 
mer»; una representa una expresión elíptica equivalente a las siguien- 
tes: «¡No la'm fasses an aquesta!, diu es Ralle. — Vaja si la hi faré» (Rond. 



NOTAS BIBI.IOGRÁKICAS 185 

malí., I, 154); «I ja va esser partit a fer-ne de ses seues» (Ibíd., II, i i i); 
«Lo que digo: quieren que no haiga pobres, y se saldrán con la 
suya» (Pérez Galdós, Misericordia, edic. Nelson, pág. 22). «¡Aquesta sí 
•que m'es bona!» (Roml. malí., I, 201). «¡Sí que'n es grossa aquesta!» 
(Ibíd., I, 10); es decir, a giros que se encuentran tanto en italiano Y 
francés como en español y catalán, y de los cuales hablaré en otro 
Lugar más detenidamente: Véase Meyer-Lübke, RGr, III, § 88; Haas, 
Franz. Syntax, § 251; Siede, Aussprache weniger gebildeter Pariser, pá- 
gina 16; Hanssen, Gram. kist, § 502; Montolíu, BDCat, II, 16-18, y las 
observaciones que hace respecto de este artículo el Sr. Sp., LblGRPh, 
1915, pág. 24, etc. He aquí algunos ejemplos que pueden explicarnos 
el origen de los giros mencionados por Sp. : «Aquest cridar de mon 
pare no m'agrada gota. Es segur que mos ne vol fer qualcuna» (Rond. 
malí., I, 196); «¿No hu deia jo que son pare n'hi faría qualcuna que la 
fadaría?» l/'id., VII, 22); «Ja son es nou gigants que s'en venen a fer- 
mén [sic] una l/'id. , I, 141); «Donchs si bailas ab la Climentajo'n faré 
una» (Guimerá, Mossén Janot, píg. 46); «¡De bona me som escapat!» 
(Rond. malí., II, 201 1; «de buena se han escapado los dos» (Pío Piroja); 
«s'erissó estava fet un Neró; i s'en pensá una de bona» (Rond. malí., 
I, 200); «... el Rei, que n'hi cercava fer una de grossa» (Ibíd., I, 238). 
«¡Bona la m'has feta amb aquest no creure!» (Ibíd., I, 198); «Pancho, 
vete por Dios y non enrites más a mió padre. Hoy güeña la jeciemos; 
probé de min» (Tiu Xuan, pág. 20); «¡Ya vendrá la buena!» (Pío Ba- 
roja); 'una' en el giro 'lliurarse d'una i bona' supone, pues, un sustan- 
tivo (que hoy día, claro está, no se siente), al cual 'bona' califica. 

Hagamos notar que la separación de la partícula determinativa 
representa un rasgo típico del carácter afectivo del lenguaje vulgar 
catalán. 

Añádase a lo que dice Sp. sobre el 'et' equivalente en francés, una 
referencia a Haas, Franzosische Syntax, § 484, y para ser completo 
debería mencionarse el uso parecido de 'y' en los autores clásicos cas- 
tellanos, por ejemplo, en Cervantes, y en la lengua literaria y familiar 
de hoy día. He aquí algunos ejemplos sacados de autores contempo- 
ráneos : «Porque estos paisajes, lo he de declarar y sin reproche, son 
monótonos, monocromos» (Unamuno, Ensayos, III, 83); «Son esclavos 
y no de ideas, sino de frases, de fórmulas, de rutinarios dogmas, de 
los que están poseídos en vez de poseerlos» (Ibíd., III, 54); «pero los 
rebenques y los chicotes de a bordo, ¡ira de Dios!, cosas son que les 
hacen temblar y no de frío» (Pereda, V, 44); «Pues le plantas, y en paz, 
en último caso» (Quintero, II, 131; lenguaje familiar madrileño); «Cuatro 
mozos embozados | en sus anguarinas pardas | platican, y no de amo- 
res, I en la mitad de la plaza» (Gabriel y Galán, Obras completas, I, 140). 

He aquí algunos otros casos del empleo de 'y': 1) V sirve para 
introducir una respuesta categórica: «¿Qué vos torna entrar una ter- 



I 86 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

ciana? — ¡I ben entrada!, diu es gigant, i d'aquelles de peí arreveixi- 
nat> (Rond. malí., II, 224); «¡No tengueu por!, deia sa fadrineta: ¡ja vos- 
espassará! — 1 aviat que m'espassará, cridava ell» (Ibíd., II, 227); «¿I hu 
dius de bo que les faries? — I tant de bo» (Ibíd., III, 55); «;Tu no has- 
dit aixó a la guardia civil? — Y sí, de part del amo» (Guimerá, Terra 
¿a/xa, 107); «S'haurá dormir.. — Ysí, s'haurá dormir por aquí» (Ibíd., 1 19); 
«Y sí, y sí. ¡Quina alegría! Sómhi sómhi» (Guimerá, Mosséti Janot, pá- 
gina 91). — 2) 'y' sirve para reforzar una parte de la frase (al. l und nocb 
dazu', 'und obendrein'): «Bueno, separarlos... es ciar; pero no tréurel 
com a un gos del molí, y de la seva dona» (Guimerá, Terra baixa, pági- 
na 106); «Se prepara tot p'es casament, y per unes noces ab tota-1'orde» 
(Rond. malí., I, 1 13). — 3) l y' en proposiciones afectivas sirve para poner 
de relieve, sin rodeos, el motivo de la contradicción a una declaración 
anterior (dada bajo varias formas); el lenguaje no afectivo en este caso 
daría preferencia a una expresión más explícita. «Ets massa tenra per 
sebre-hu. — ¿Massa tenra i tenc quinze anys? (Ibíd., VII, 8); «¡No flasto- 
meu, Tamo, per amor de Deu! — ¿No flastomeu, i he quedat sensa cap 
ego» (Ibíd., II, 45). Compárese además Sp., pág. 259: «¡Ell en tot lo 
sant dia no han tocada faus. — No, y es pactes son... que dins tres dies 
m'ho han de teñir segat» (Ibíd., V, 265), ejemplo citado incompleta- 
mente por Sp., y una frase de Rodríguez Marín (Clásicos castellanos, 
IV, ix): «¿Quién lee ahora La Galatea? ¿Quién el Persiles y Sigismun- 
do} ¡Y son de Cervantes! — 4) 'y' equivalente a una conjunción adver- 
sativa (= más, pero): «Teng s'aiguqui bull fa hores i sa carn qui no 
es venguda» (Rond. de Metí., pág. 88). Compárese en español: «¡Y tú 
no tienes un hermano estudiante que venga esta tarde de vacantes, y 
yo sí!» (Pereda, V, 117); «Le tiraba a herir y no a matar» (García de 
Diego, Gram. hist. casi., § 292); «Entrábase la noche, y la fregona no 
salía; desesperábase Carriazo, y Avendaño se estaba quedo» (Cervan- 
tes, Clásicos Castellanos, XXVII, 253). — 5) 'y' se repite con preferencia 
en las Róndales mallorquines para poner de relieve varias partes equi- 
valentes de una frase: «I passaren dies i mes dies, i setmanes i mes 
setmanes, i mesos i anys» (I, 207); «I no teníen repós: i bots, i xecali- 
nes, i corregudes, i sempentes» (I, 189); «I passá un día i un altre día, i 
una setmana i una altra setmana, i un mes i un altre mes; i en Juanet 
sempre demunt aquella seca» (II, 204); «colombrá, dins sa boira de 
s'entrellum, sa Dragonera, i es puig de Galatzó, i es Major, i ets altres 
que los acompanyen, i ses costes d'Andraitx i sa meteixa vila» (II, 206). 
Son éstos rasgos del lenguaje vulgar sobre los cuales, por falta de espa- 
cio, no podemos insistir aquí. — 6) 'i' puede intercalarse, repitiéndose la 
misma palabra o expresión: «La Princesa aquí va perdre ses riaies, i se 
posa trista i trista» (Rond. malí., II, 174); «Ell aquell cabeiet comencá a 
fer-se gruixat i gruixat» (Ibíd., II, 237); «e-hi puny un poc, i comenea a 
tornar gran i gran» (se. forat) (Ibíd., II, 185); «e-hu veien i no hu creien» 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS I°7 

tan gros i tan gros e-hu trobaven» (Ibt'd., II, 297); «¡quins reimots tan 
grossos i tan grossos!» (Ibid., II, 292); «i haver-li donats tants i tants 
de doblers» (Ibid., VII, 89); «los havíen dit que hi eren anats tants i 
tants de cavallers» (Ibid, I, 254); «y heu de creure y pensar que [sa 
ninona] va créxer, y se va fer tant y tant, qu'aviat cuantrapassá... totes 
ses dones d'aquell temps» (Ibid., I, 96); «se posa a ratjar mel i mel» 
(Ibid., II, 132); «se posa a taiar pins i pins» (Ibid., VII, 63); «'Que me'n 
direu? ell al punt comensen a comparéixer conís i conís de llevant i de 
Uevant» (Ibid., VII, 75); «i puny qui puny comencaren a caure miques 
i miques» (Ibid., II, 13); «Espera qui espera, se feu gran día, y gran 
día, y en Juanet que no venía» (Ibid., I, 142); «que si no l'aparteu... 
Oue'm mataría, y que'm mataría» (Guimerá, Mossén Janot, pág. 112). 
Este procedimiento, a lo que parece (Meyer-Lübke, RGr., III, párra- 
fos 133, 534; Hultenberg, Le renforcemeni du sens des adjectifs et des 
adverbes dans les Zangues romanes, 1903, págs. 30-3 1), es raro en las 
lenguas romances. Hasta en catalán la repetición de palabras asindé- 
tica es más frecuente. El sentido de la repetición es claro; su carácter 
iterativo-intensivo resulta, además, de expresiones tales como: «En 
Tacó tot d'una ja's partit a tirarli [se. drach] pedrés y pedrés y mes 
pedrés» (Rond. malí., I, 59); «fins que's sol va esser post i re-de-post» 
(Ibid., VII, 64); «Mentres tant, la mala reyna, segura, seguríssima de 
que na Magraneta era morta i remorta, estava mes inflada qu'un calá- 
pet» (Ibid., I, 104). 

Se podría decir mucho más sobre el empleo de 'y' en español y 
catalán; pero lo dicho supongo que ya bastará para comprobar que la 
partícula l y' merece un estudio más detenido. El Sr. Sp. habla además 
del empleo de 'y' en frases interrogativas y exclamativas (pág. 258), 
fenómeno tampoco bastante esclarecido hasta ahora. Véanse las obser- 
vaciones sutiles que respecto del uso de 'et' en francés antiguo hace 
Schultz; Der altfranzósische direkte Fragesatz, 1888, págs. 30 y sigs. A 
lo dicho sobre 'pero ¿y...?' en catalán, añadiré que tal combinación se 
encuentra también en castellano: «¡Tarascona...! La he de romper los 
pocos huesos que la dejé sanos... Pero, ¿y los hijos, tío Tremontorio?» 
(Pereda, V, 420), etc. 

En el capítulo Über syntaktische Einordnung des Individuellen unter 
die Allgemeinheit (págs. 144-172) el Sr. Sp. estudia el empleo moderno 
de W («on va» = 'nous allons') en francés y casos parecidos. La ten- 
dencia de subordinar el 'yo' (lenguaje del soldado, del pueblo bajo) a 
un grupo, y de substituir en preguntas y órdenes por el término gene- 
ral 'on' a personas determinadas («on fait un tour?»), resulta muy bien 
de los ejemplos citados. Añade el autor algunas observaciones relati- 
vas al catalán, hablando de la expresión de reciprocidad (pág. 157 nota: 
'unus cum altero'), de la partícula distributiva 'perhom' (que dicho sea 
de paso puede emplearse también respecto de animales: «un camp 



ISO NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

'd'animals ferosos que, si hi añnassen ningú, no hi hauría bocinada per 
hom» (Rond. malí., III, 66), y de la manera de expresar el pronombre 
'man' (fr. 'on'). Cabe añadir que al lado de 'un', 'un hom', tanto en 
provenzal (Ronjat, Essai de syntaxe des parlers provengaux modernes, 
1 9 1 3, págs. 235 y sigs.), como en castellano, se emplea el verbo reflexivo 
o una forma personal, particularmente la tercera del plural («esa dona 
mes guapa que se fos vista»; «se conexía prou que...», etc.) He aquí al- 
gunos ejemplos que demuestran el vasto empleo que se hace de esta 
última construcción : «¿Que n'has aplegada cap [perdíu]? li demana 
s'altre. — ¿Com les han d'aplegar, si volen mes que el dimoni? diu En 
Bernat» (Rond. malí., II, 26); «Mig quartet lluny de ses cases e-hi havía 
una bassa amb molt de llot. E-hi soterra sa trutja, i e-hi aflea ses coes 
■des pores, que no mes los vessen sa punta» (Ibid., II, 44) (el que habla 
está sólo). «¡Pero no veig ses egos! — ¡Si son tan amunt, que casi ja no 
les destríen» (Ibíd., II, 45); «es peu li llenega, sa pedra redóla, i ja me 
tengueren En Juan de copes dins es torrent» (Ibid., II, 2); «es coro... 
amolla sa pinta, i se fa amunt i amunt, fins que'l perderen de vista » 
(Ibid., I, 136) (está mirando al cuervo una muchacha). 

Partiendo del tipo '.allons done!' (=allez done!) en francés, el se- 
ñor Sp. hace (págs. 162 y sigs.) observaciones interesantes sobre lo 
■que llama 'pluralis inclusivus', es decir, la manera de incluirse el que 
manda o pregunta algo en el mando o la pregunta dirigida a otra per- 
sona (allons done! en lugar de allez done!, etc.). A lo que veo, este uso 
es muy frecuente en catalán vulgar, como demostrarán los ejemplos 
siguientes : «En Juanet li surt al enquantre, i li diu : ¡Ei, estimat de 
ses col-floris!, ¿i ara aont tiram?» (Rond. malí., II, 220); «;I ara que cer- 
•cam? — ¿Que cercam, demanes? Ara e-hu sabrás, diuen ells» {Ibid., II, 
86); «I, dones, ja hi tornem, Miqueló» (Croq. pir., II, 67; pregunta diri- 
gida a Miqueló). En todas estas frases el que habla no sólo dirige la 
pregunta a él o los que están delante de él, sino que se incluye a sí 
mismo. Es también muy frecuente, aunque difiere algo del anterior, el 
caso siguiente; no se trata de un diálogo (como en los ejemplos mencio- 
nados), sino de un monólogo. El que habla se anima, como observa Sp. 
muy bien, para una acción, representándose como miembro de una 
pluralidad que tiene que hacer lo que desea él. Al único ejemplo sa- 
cado por Sp. de Echegaray (pág. 171) añadiré algunos catalanes, que 
ilustran muy bien el fenómeno: «No-res, digué (!) torcant-se, jaguem 
una mica, i sa panxada toará» (Rond. malí., II, 122); «No res, diu ell, 
vendrá amb sa fosca. Esperem-la, que no es pot torbar gaire» (Ibid., 
II, 81); «¡Fumem! digué des cap d'una bona estona, i pega foc a sa pipa» 
(Ibid., II, 20). Ejemplos análogos Ibid., II, 6, 9, 78. Es interesante el 
cambio súbito de la persona, sustituyéndose al 'pluralis inclusivus' el 
singular, o viceversa : «girem [¡se trata de una sola persona!] abans de 
mes raons : no vui jo anar per avall per avall» (Ibid., II, 109); «Encen- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

dré sa pipa, i fumarem (Ibid., II, 6); «A veure aont mos ajassam anit r 

nue no m'aguant de son» (Jbíd., II, 9 1 )- v 

" Citando 8 *-. 'vovons' v esp. 'vamos' (pág. .66), yo habría ¡añadido 

cat lvea m, vam', hoy día tan fórmula fija como 'vamos De fiases 

uÍescomo«Ve a ;id6, q ui S erás'estirat q ues'hiat a ng,s'esclam a essol- 

dad", (Rond. malí., II, 104) ha procedido la partícula 'vam, vam si que 
encuentro en el lenguaje menorquín. En monólogos Ja *£*££ 
provaré de P osar-hi una pesseta, vam si també n surtirán m< s» (Rond. 
de Men pág 38); «Jo qui sempre duc calces d'estam, vam com el fila- 

IT^lLl ; c . fiio q sa )s r /w ** ^ p - ec v ue r a c ;: ££ 

mera conjunción en la fiase siguiente : «Duis-me-la aqur a -ufaba 
de sa ventura, y jo la veuré vam si hu paga sa pessa per tantes raons* 

{Ib AÚntue'de índole diferente de los casos mencionados por Sp. pá- 
ginas 167-168, citaré aquí algunos ejemplos del empleo de plural en 
¿alan. Se trata de frases impersonales en las cuales prevalece la idea, 
de una pluralidad. Citando un solo ejemplo, Tallgren había con, de 
rado este fenómeno como 'inattendu' (NM, 1917. P*g- '7o).Se halla 
sin embargo, frecuentemente en mallorquín (compárese además del 
e emplo citado por Tallgren, el siguiente : «Tampoch no día be esser 
Z malevts» (Rond. malí., V, 8), y en menorquín : «Per asso no conve 
essé massa interessats» (Rond. de Men., p&g. 41). 

En el capítulo «Cber den Imperativ im Romamschen» (pags. 181- 
2 ,0 el Sr. Sp. estudia el empleo de lo que llama 'imperativo gerun- 
dial' e 'imperativo histórico'. La definición de las dos formas la encon- 
tramos en la pág. 2 i6: representa el primero la condición concesión- 
o la causa de la proposición principal a la cual precede. Aunque no- 
tan frecuente como en italiano (anota el Sr. Sp. una larga serie de 
ejemplos de la literatura italiana), el imperativo gerundia no fal a 
en las demás lenguas romances. Se emplea en catalán y español (no cita- 
Sp. ejemplos portugueses), aunque su uso, a lo que veo, es mas pro- 
pio de la lengua familiar que de la culta. Sp. saca los ejemplos espa- 
ñoles de Pereda, que, en efecto, hace frecuentemente uso de este giro, 
pero la construcción se observa también en otros autores, particular- 
mente en los que imitan el idioma local. He aquí un ejemplo caracte- 
rístico de Gabriel y Galán (Obras completas, I, 323): «Y ellos, mentris- 
tanto, I pasando miserias, | sufrí que te sufrí, | pena que ti pena | ra- 
bia que ti rabia, | brega que ti brega...» Sobre la extensión del fenó- 
meno sólo puede informarnos el estudio del lenguaje hablado en las 

diversas provincias. 

Resultando la composición del artículo de Sp. sobre el imperativo 
poco clara, pongo aquí algunas frases que representan los tipos prin- 
cipales : .) .busca por aquí, busca por allí, hallé en un coche... los cua- 
tro asientos» (Ventura de la Vega, ejemplo ya citado por Cuervo, Len- 



190 NOTAS BIBI IOGRAKICAS 

guaje bogotano 5 , § 379) —2) «...y dale que le das a los instrumentos, lle- 
gábamos a reunir en la calle una romería» (Pereda, Esc. mont., V, 18; 
corresponde esta frase mejor a la definición mencionada arriba que la 
mayor parte de las citadas por Sp., pág. 196); el segundo verbo en 
futuro; v. gr. : «camina que caminarás, nos iremos a ese Bajo Aragón» 
{Pérez Galdós). — 3) «Pues, señor, tira que tira y habla que habla, lle- 
vábamos ya el barril bebido hasta la mitad» (Pereda, Tipos y paisajes, 
VI, 452). Anotaremos que el tipo 3, contrariamente a lo que dice Sp., 
pág. 197, existe también en catalán: «Plora qui plora camina va y s'atu- 
rava sense sebre per hont prendre ni que fer» (Rond. malí., I, 98-99); 
«Pensa qui pensa y mira qui mira, afina un pí y s'esclama...» (Ibid., I, 
99), «Muia qui muia i xucla qui xucla, li espassá tota sa rabiada que 
duia» (Ibid., I, 242), etc. Como se ve, en todos estos casos podría des- 
empeñar la función del imperativo un gerundio. 

Tiene, según Sp., otro carácter (aunque en sustancia tiene la misma 
forma; véanse los tipos mencionados arriba) el imperativo histó- 
rico: continúa la narración y forma parte de la frase coordinada a la 
proposición principal (pág. 216); puede llevar este imperativo el cali- 
ficativo de 'histórico' siendo equivalente al infinitivo histórico. Son 
particularmente característicos los ejemplos catalanes que saca Sp. de 
Ruyra, y a los cuales podría añadirse buen número de frases de las 
Rondaies mallorquines, donde abunda esta construcción. 

Aborda el Sr. Sp. en el capítulo sobre el imperativo tantas cuestio- 
nes de detalle (en parte fuera del marco del asunto en cuestión), que no 
es posible hablar de todas. Bastará rectificar algunos errores y citar al- 
gunos casos que a nuestro parecer merecen un estudio más profundo. 

No es correcto decir (ni se puede esperar) que el imperativo ge- 
rundial preceda siempre a la proposición principal (pág. 216). Como 
observa el mismo autor (en el párrafo que trata del imperativo histó- 
rico), la función del imperativo pospuesto de las frases catalanas cita- 
das, pág. 222, se parece mucho a la de un gerundio. Compárense, 
además, las frases siguientes : «Y ses portes s'obriren, y es gigants 
entraren, ensuma qui ensuma» (Rond. malí., I, 135); «s'acosta an es 
Hit, paupa qui paupa» (Ibid., I, 141); «i ja es partit de d'allá, camina 
caminarás» (Ibid., II, 40); «Camina caminarás, passa terres i terres, 
demana qui demana a tot-hom qui veía : per aont trabaría por» (Ibid., 
IIi 79)"> «Pos señor, diéndose al molino, estuvimos en casa siete días y 
medio espera que espera, y mi Juana no golvía» (Pereda, VI, 162). Hay, 
pues, que darse cuenta de que los límites entre las dos formas del 
imperativo no son siempre claros. 

El último ejemplo demuestra además, como los que siguen, que el 
imperativo gerundial no representa únicamente un «Satzglied ohne 
den Ausdruck irgend einer logischen Beziehung» (pág. 205), sino que 
puede combinarse estrechamente con el verbo estar, etc. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS '9 1 

Tanto este hecho como la sustantivación del 'imperativo gerun- 
dial', de la cual habla Sp. (págs. 203-204), demuestra que el imperati- 
vo gerundial (e histórico) tiende a hacerse una fórmula fija, perdiendo 
paulatinamente su carácter primitivo. 

Resulta particularmente clara la función gerundial del imperativo 
en los casos siguientes: «Afina dos corps que s'en venían vola qui 
vola» (Rond. malí., II, 120); «L'homo seguí tresca qui tresca» (lbíd., II, 
281); «I allá quedaren paupa qui paupa tots es soldats i majors, enro- 
cáis,' com a sembrats» (lbíd., VII, 88); «¿No está el molino rueda que 
rueda todo el santo día de Dios sin moverse de un sitio?» (Pereda, 
Tipos y paisajes, V 'I, 417, cuento); «yo estoy agorra que agorra, y he 
■espenzao tamién, por consejo vuestro, a ordeñar la compra» (lbíd., VI, 
372). Es corriente, además, en las Rondaies ínallorquines la combina- 
ción de posarse + imper: «sa jaia se posa espolsa qui espolsa ses sa- 
ques» (Rond. malí., III, 61); *Me pos pensa qui pensa de quin cap faría 
estelles» (lbíd., II, 138); «i se posa fuma qui fuma, es mes descansat 
del mon» (lbíd, II, 12); «se llevará ses faldetes de damunt i se posará 
renta qui renta sa roba» (lbíd., I, 182). Desde el mismo punto de vista 
merecen atención las frases siguientes, donde aparece el imperativo 
al lado de participios y gerundios: «El va trobar suant tanta gota, taia 
qui taia carts, cansat i mort» (lbíd., I, 260); «I ja tornarem teñir sa fia 
del rei capficada i pensa qui pensa» (lbíd., II, 125); «... cuando Paula 
le llamó un día desde la solana, donde estaba encogida como un ovillo 
y bebe que te bebe agua dulce» (Pereda, VI, 88). 

Merece atención, por fin, una fase bastante progresiva de la evo- 
lución funcional de los giros que nos ocupan: la combinación del im- 
perativo como predicado con un sujeto determinado, fenómeno so- 
bre el cual el Sr. Sp. no hace bastante hincapié: «Yo pica que pica 
a la jaca, y el agua cae que caerás» (Pereda, VI, 432); «El ex solda- 
do se encara con Sabel. El Polido eructa como si le llegara la cena 
a la garganta. Las mujeres hila que hila» (lbíd., VI, 406); «Elli amira 
que te amirarás tamién pa mió cabeza» (asturiano; Tiu Xuan, pág. 48); 
y en catalán: «Y sa música toca qui toca» (Rond. malí., I, 116); «Y es 
cotxo sempre corre que corre» (lbíd., I, 98). 

No tiene nada de extraordinario 'la combinación de un sujeto plu- 
ral con el giro mencionado'; encuentro ejemplos numerosos en las 
Rond. malí. : «se posa dins es cotxo ab ells, y partiren. Y ses mules 
trota qui trota, y passaven plans y turons y plans y turons» (Rond. 
malí., I, 97); «Al punt troben es forn, i ses pales totes soles treu qui 
treu ensaimades» (lbíd., II, 192); «I allá marinéis i passatgers tots 
pensa qui pensa si havíen fet cap descuit» 'lbíd., II, 291). Compárese, 
además, el ejemplo sacado de Pereda, VI, 406. 

Respecto de la sustantivación del imperativo, mencionaré el 'dali = 
pallissa' en catalán (al lado del ital. un dalli dalli>, y los ejemplos si- 



192 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

guien tes sacados de Cervantes: «por quítame allá esa paja, a dos por 
tres, meten un cuchillo... por la barriga de una persona» (Clásicos Cas- 
tellanos, XXXVI, 217); «y para vender treinta o diez mil vasallos en 
dácame esas pajas» (Ibid., VIII, 94), giro que se ha conservado hasta 
hoy día; «otras provincias en que... se desbarrigan los hombres por 
un quítame esas pajas» (Pereda, VI, 478); «Por quítami pa llá esa paya 
vaes a demandar a un vecín pa dexar en Cangues les pataques» (Tin 
Xuan, pág. 31, asturiano), y por fin: «y dami gana de gomitar con tantu 
jerre que jerre jablando de lo que ñon val mil demongrios cosa» (Ibid., 
pág. 17). Mencionaremos aquí también un ejemplo catalán: «La genta- 
da els agafava i els traia quasi a l'envola-vola, amb cárrega i tripulants 
i tot» (Ruyra, Pinya de Rosa, I, 87), y otro asturiano, donde el giro tiene 
carácter de adverbio: «Como relámpago munchu esti aííu y ñon llo- 
vió dale qué cosa, perdiérense toes les castañes» (Tin Xuan, pág. 24). 

En la página 221 el Sr. Sp. habla del imperativo histórico 'venga',, 
particularmente frecuente en catalán: «Tot seguit va treure el paper 
de solfa i vinga demanar que cantes qui'n sabes» (Croq. pir., II, 99). 
He aquí algunos ejemplos que demuestran a las claras el cambio que 
experimenta la forma verbal. Al lado de «Ella abaixa mes la veu, que 
casi no la sentíen, i hala petita, venguen Avemaries i Parenostres i 
Gloriapatris» (Rond. malí., II, 272); «A la fi N'Elienoreta agafa Na 
Trec-a-Trec, i venguen besades i mes besades» (Ibid., VII, 32) encon- 
tramos frases tales como «Totes s'abocaren a Na Trec-a-Trec i ¡venga 
aferrades p'es coll i besades!» (Ibid., VII, 36); «No teng res — deia son 
pare demostrant bon humor — i es fii venga preguntes i mes pregun- 
tes, pero son pare no li va donar es net de sa seva tristor» (Rond. de 
Alen., pág. 17), donde ha desaparecido la concordancia entre el nú- 
mero del sujeto y del predicado. Ocurre lo mismo en el ejemplo si- 
guiente: «Y aquells venga a comensar sa tasca, matar galls i gallines... 
i varen (!) fer uns escaldams per diñar...» (Ibid., pág. 39). Tiende la 
forma a hacerse partícula exclamativa sin carácter verbal alguno : 
«S'asseu dins s'erba, treu es pa de dins sa civadera i venga, venga co- 
mensa a envestir es bundre'l que duia» (Ibid., pág. 152). 

Partiendo de las proposiciones imperativas mencionadas arriba 
(cerca quá, cerca la, etc.) el Sr. Sp. hace hincapié sobre la intercala- 
ción libre de partículas y expresiones (págs. 205 y sigs.) en una frase. 
A los ejemplos italianos citados, págs. 206 y sigs. (expresión positi- 
va + expresión negativa), añadiré la construcción portuguesa ilustra- 
da por las expresiones siguientes: «janta nao janta, passa-se o tem- 
po»; «veste nao veste, sao 8 horas» (Rev. Lus., IX, 287); «va que nao 
va = seja, admitte-se» (Ibid., IX, 380), y un giro catalán muy frecuen- 
te: «Fa una senya an esaltres missatges, i ja hu cree que l'agarrotaren 
an En Juan, vulgues no vulgues, l'ajegueren de panxa dalt una ban- 
queta (Rond. malí, II, 8; Ibid., I, 140). 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 193 

Cree el Sr. Sp. que interjecciones imperativas (tales como ¡zas!, 
¡hala!) sean sustitutos de verbos en los ejemplos que cita (pág. 226): 
«y ras fitora avall, y ras fitora amunt: la surella clavada». Pero hay 
que observar que las proposiciones «elípticas» son muy frecuentes 
en el estilo narrativo catalán. Compárense con el ejemplo mencionado 
el siguiente: «aquell anímalo esta va rabiós, i enfuita d'assí i enfuita 
d'assi d'assá» (Rond. malí., VII, 77), y estos otros: «Se descarrega ses 
barxes, agafa sa destral, i ¡destralada an aqueix pi i destralada an 
aquel! altre!» (Ibíd., VII, 65); «i encara no va esser a caseua, com ja 
l'escorxen, i ¡plaf! dins s'olla, i foc i mes foc davall, a fi de quecogués 
aviat» (Ibíd., VII, 80); «Aquest embanat... es que'm volía fogir; li en- 
vere pedra, l'entaferr an aqueixa cama, i sane i sane» (Ibíd., VII, 79). 

Es decir, falta aquí, como en muchas otras frases que podría ci- 
tar, tanto el verbo como la interjección. Si se encuentra una inter- 
jección es para dar todavía más animación y movimiento a la narra- 
ción, pero no se puede decir que aquélla sustituya al verbo: «I ¿que 
fa ell? Torna agafar sa destralota, i ¡hala bones destralades an aquelles 
soques!» (Ibíd., VII, 66). He aquí algunos otros ejemplos que demos- 
trarán que la falta del verbo es un rasgo típico de la narración vulgar 
catalana: «Pren de bell frese sa forma de drac, i cap an es seu recó» 
(Ibíd., III, 243); frase en sustancia no diferente de la siguiente, donde 
encontramos intercalada una expresión interjeccional : «Deixen ses 
barres, i, ¡hala petits! tots set derrera En Bernadet» (Ibíd., III, 82); 
«i son pare davant davant i ella darrera darrera, i de d'allá cap a sa 
garriga» (Ibíd., VII, 93); «E-hi pujen, estenen veles, i de d'allá» (Ibíd,, 
VII, 88); «i aquell diantra [sic!] de barca ja pren per dins mar, i ¡per 
endins! i ¡perendíns!» (Ibíd., Vil, 89). Se observará que en estos últi- 
mos ejemplos se trata de movimientos, faltando un verbo para ex- 
presarlos. Puede añadirse una interjección imperativa, sin que ésta 
desempeñe la función de un verbo: basta la expresión local para ilus- 
trar el movimiento; la idea de la localidad se impone más que la de 
la acción (representada por un verbo). 

Puede «sustituir» al verbo, sin embargo, un sustantivo verbal, 
como demuestran los ejemplos mencionados arriba: «enfuita d'assí i 
enfuita d'assí d'allá»; «destralada an aqueix pi i destralada an aquell 
altre», y los siguientes: «totes enrevoltades per ella i ¡bones besades 
i ferrades p'es coll!» (Rond. malí., VII, 27); «I s'al'lotona plors i des- 
capdell» (Ibíd., III, 257); «I ella plors i mes plors» (Ibíd., III, 248); «i 
cansat i mort com estava de tanta de feina que havía feta, queda estés 
allá mateix, mes adormit que un bronc, i ¡bons roncos!» (Ibíd., VII, 66). 

No es raro tampoco el caso de que sustituya en catalán una expre- 
sión onomatopéyica al verbo: «I En Gostí tutup i tutup amb sos dos 
suros derrera sa mata» (Ibíd., II, 258); «I allá aquesta pobre gallina 
¡quec!, ¡quec!, ¡quec! com veia que la se'n duien a Taire» (Ibíd., VII, 38); 

Tomo IX. 13 



194 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

«amb sa cadenota rac-a-rac, rac-a-rac» (Ibid., VII, 29); «i ses esquelles 
dony-a-dony, dony-a-dony» (Ibid., II, 44); «i mes fresca que una cama- 
rotja, tris-tras, tris-tras, cap a ciutat» (Ibid., II, 182). — F. Krüger. 

Hámel, Angela. — Der Humor bei José de Espronceda, (Diss. Würz- 
burg.) — Halle, Karras, 1922, 49 págs. 1 — En la introducción, la se- 
ñora Hámel resume la bibliografía esproncediana de un modo bastante 
completo. Considera luego el humor en general : el humorista, en su 
ansia de conocimiento, contempla ante todo los valores aparentes de 
la vida. En todas partes mira lo incompleto, insuficiente, defectuo- 
so; ve la pequenez en lo grande, la debilidad de la virtud, la super- 
ficialidad de la cultura. Partiendo de este conocimiento, juguetea es- 
piritualmente con los fenómenos de la vida, cuyo valor descompone. 
Este conocimiento reposa sobre la manera de ver la vida y el mundo 
por los humoristas, y como en el humorista arranca del sentimiento, 
de aquí la estrecha relación del sentimiento y el humor : cuanto más 
ricos y profundos sean los sentimientos del humorista, tanto más 
eficaz será el efecto de humor. Con este criterio, que la Sra. H. toma 
un poco demasiado a la letra, examina el temperamento, el concepto 
de la vida, etc., de Espronceda. La tesis comienza propiamente en 
la página 19 con un análisis de los elementos humorísticos de El Dia- 
blo mundo. El humorismo arranca aquí de la concepción pesimista de 
la vida por el poeta. A propósito de algunos antecedentes citados en 
la página 23 (la Sra. H. recuerda el Barlaan y Josafá, a Aben Tofail, 
el Criticón de Gracián, etc., siguiendo a Bonilla), no quiero dejar de 
indicar que existe una diferencia de matiz bien sensible entre el espí- 
ritu de aquellos libros y el poema de nuestro autor : tan sincera- 
mente pesimista como se quiera, no son los problemas ni las irreduc- 
tibles contradicciones de la vida humana los que dan pasto al humor 
del poeta, sino aquella abstracción que tanto atraía a los románticos 
(«y cuyo nombre da un consonante fácil», dice en alguna parte el ma- 
licioso «Clarín») : la Sociedad. No es lo mismo. Las ambiciones que el 
prólogo del poema hace ver no se cumplen, y al desarrollar Espron- 
ceda su tema, la trascendencia del asunto se empequeñece. Más cohe- 
rencia tiene la cita de Voltaire; la Sra. H. coincide con la sugestión 
de A. Castro (RFE, 1920, pág. 374), al que cita luego. Pero ambos gru- 
pos de citas, dicho sea de paso, lejos de completarse, se excluyen. 

La Sra. H. examina este humor de Espronceda según sus distintos 
temas. La descripción es minuciosa y se lee con interés. Creo equivo- 
cada la afirmación : «Zugleich ist auch die vom Dichter für Gesang I 
und III ausgewáhlte Form der Strophe ais komisch aufzufassen» (pá- 



1 Publicada también en la Zeitschrift für Ro manís che Philologie, 1921, XL1 
389-407; 1922, XLI, 648-r>77. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 195 

gina 20), y, en general, las consideraciones de la autora sobre la téc- 
nica poética de Espronceda en su valor humorístico me parecen algo 
atrevidas (pág. 40), como también el último capítulo «Espronceda Hu- 
morist auch im Leben». La Sra. H. no ignora que, en general, carece- 
mos de datos para reconstituir la personalidad humana de nuestros 
poetas; que los que proceden de la época romántica son más que dis- 
cutibles, y que extender el contenido de las obras a la persona de los 
autores será, quizá siempre, entre nosotros, un falso método de inves- 
tigación. El trabajo de la Sra. H., contribución al estudio interno de 
nuestra literatura, cuya historia parece condenada a no salir nunca de 
su fase erudita, merece ser acogido con simpatía. — J. F. Montesinos. 

Discurso del capitán Francisco Drake que compuso Joa?i de Castella- 
nos, beneficiado de Tunja. — Instituto de Valencia de Don Juan, Ma- 
drid, 1921. Edición y estudio de D. Ángel González Palencia. = 
El Sr. González Palencia ha tenido el buen acuerdo de publicar la 
parte «desmembrada» por el Consejo de Indias de las Elegías de va- 
rones ilustres de Indias, compuesta en el siglo xvi por Juan de Castella- 
nos. El prólogo con que G. P. encabeza la edición ofrece dos aspectos: 
en primer término trata de la revisión de las vicisitudes que corrió 
la parte «desmembrada» de las Elegías, y en segundo término hace 
una minuciosa investigación histórica en torno de los episodios con- 
tados por Castellanos, cuya mediocridad como poeta se compensa 
con la veracidad de sus informaciones, que hacen de su obra una es- 
timable fuente histórica. 

En cuanto al primer aspecto, G. P. ha comprobado que el manus- 
crito que estudia, lejos de ser la parte desgajada, y que falta en el 
que se conserva en la Academia de la Historia, es una copia del ma- 
nuscrito original que pasó al Consejo de Indias, donde un escrupu- 
loso censor quitó todo lo referente al famoso corsario Francisco Dra- 
ke. Nada se ha podido averiguar respecto a la suerte que el manus- 
crito original corrió, constando sólo que estaba ya en Inglaterra en la 
primera mitad del siglo xvn. 

Por lo que respecta a su valor como fuente histórica, lo demues- 
tran de un modo exacto las noticias que se tienen acerca de la perso- 
nalidad del autor, nacido en Alanís (Sevilla) en 1522, y soldado en In- 
dias hacia 1534, donde intervino con Jiménez de Ouesada en la con- 
quista del Nuevo Reino de Granada en forma heroica. Después de 
residir en Cartagena de Indias se ordenó de sacerdote, cantando su 
primera misa en 1560 y siendo nombrado cura y después tesorero, 
cargo que trocó por el de beneficiado de la parroquial de Santiago de 
Tunja, donde residió hasta su muerte (1607) dedicado a la composi- 
ción de sus obras. 

El objeto principal de Castellanos en esta parte de sus Elegías es 



I96 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

descubrir en todo su pormenor la conquista de Cartagena de Indias,. 
1586, refiriendo en el preámbulo las primeras excursiones del corsario 
inglés. La edición del Discurso ha sido hecha escrupulosamente, se- 
gún el manuscrito que se conserva en el Instituto de Valencia de Don 
Juan, Madrid. Termina el libro con interesantes notas al texto, en las- 
que con abundante aportación de fuentes, incluso mapas y facsímiles 
de documentos, se esclarece, ya la personalidad de los personajes 
que intervienen en el relato, ya acontecimientos, lugares geográficos 
y otros puntos interesantes del Discurso, quedando de esta suerte 
probado su valor como testimonio histórico y perfectamente escla- 
recido el texto. — E. López- Aydillo. 

Aguiló y Fuster. — Diccionari Agüitó. Materials lexicográfics. — 
Barcelona, Institut d'Estudis Catalans, 1921. Fascicle X, lla-lluytar.= 
Este fascículo contiene las portadas de los tomos I a IV, ya apareci- 
dos, y en ellas se publican los nombres beneméritos de aquellos a 
quienes debemos la publicación de los ricos materiales de Aguiló : 
«revisats i publicáis sota la cura de Pompeu Fabra i Manuel de Monto- 
líu». Una introducción explica el carácter allegadizo y desordenado de 
las cédulas amontonadas por el antiguo colector, y manifiesta el tra- 
bajo y método que los editores se han tenido que imponer para apro- 
vechar lo mejor posible ese material, que a pesar de sus faltas es 
inestimable para el estudio del antiguo catalán. Es de desear que Ios- 
editores puedan dar al público en plazo breve la obra completa. 

Arco, R. del. — Huesca en el siglo XII. Notas documentales. — 
Huesca, 1921. = En este libro presenta el Sr. Del Arco algunas notas- 
documentales referentes a la ciudad de Huesca, desde su reconquis- 
ta, en 1096, hasta el reinado de D.Jaime I, con el laudable propósito 
de contribuir al estudio de la historia interna del siglo xu. Las intere- 
santes investigaciones del autor a este respecto se contraen al archivo 
de la catedral de Huesca y su libro de la Cadena, al archivo municipal 
y al Cartulario de San Pedro el Viejo. 

Con el auxilio de estos testimonios intenta el Sr. Del Arco presen- 
tar la ciudad de Huesca en el siglo xu, evocándola en plena actividad 
v desarrollo, señalando la actuación de los reyes y de los nobles, el 
funcionamiento de las asambleas generales y Cortes del reino, la con- 
vivencia de mozárabes, moros y judíos, y publicando, en fin, documen- 
tos que tienen un gran valor para los estudios filológicos, aun cuando 
alguno de ellos, por varias razones, no pueda presentarse, contra lo- 
que el autor supone, como muestra del lenguaje que en Huesca se 
hablaba en el siglo sai. — E. L.-A. 

Malla, Felip de. — Parlaments en el Consistori de la Gaia Cunda 
publicáis per Marsal Olivar. — Barcelona, Imp. de la Casa de Cari- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 197 

tat, 1 92 1. = Hasta ahora no se sabía de las fiestas poéticas de Cata- 
luña más que las noticias que de ellas nos da D. Enrique de Villena 
en su Arte de Trovar. Según este escritor, en la fiesta poética había 
■dos solemnidades públicas, correspondiendo a cada una de ellas una 
«presuposición» o discurso que pronunciaba el maestro en Teología 
«con su thema y sus alegaciones o loores de la gaya sciencia». 

El Sr. Olivar halló en el manuscrito núm. 466 de la Biblioteca de 
Catalunya, que contiene quince sermones de Felipe de Malla, los dis- 
cursos que este famoso teólogo pronunció en el consistorio de la Gaya 
Ciencia de 141 3 en presencia del rey Fernando de Antequera. Estos 
discursos no se encuentran en el manuscrito en forma acabada, sino 
que aparecen en fragmentos dispersos. Ordenando convenientemente 
estos fragmentos, el Sr. Olivar ha reconstituido los dos citados dis- 
cursos, testimonios de gran curiosidad para el conocimiento de la an- 
tigua institución de los juegos florales. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 



OBRAS BIBLIOGRÁFICAS Y GENERALIDADES 

1 1 350. Bibliografía [de la Filología española.] — RFE, 1 922, IX, 84- 1 1 1 . — 

V. núm. 10960. 

1 1 35 1 . Ouelle, O. — N'euerscheinungen. — MDSdd, 1921, 144-158. [Bi- 

bliografía de revistas y libros recientes relativos a España 
y a la América española.] 

1 1 352. Hendrix, W. S. — Bibliography Periodical Literature. — HispCal T 

1922, V, 183-186. 

1 1 353. Wilkomm, B. — Bibliothekswesen und IHerarischer leben Spaniens 

in alier Zeii. Ein Stück spanischer Kulturgeschichte. — Barce- 
lona, 1 91 7, 8.°, 31 págs. [Tirada aparte de Deutsche Zeitung 
fiir Spanien, II, núms. 18-21.] 

1 1354. Pfandl, L. — Sobre el Catalogue de la Bibliothéque hispanique de 

R. Foulché-Delbosc. — Spanien, 1921, III, 272-273. 

1 1355. Torres Lanzas, P. — Catálogo de legajos del Archivo general de 

Indias. Sección tercera : Casa de la Contratación de Indias 
(continuación). — BCEA, 1922, IX, núms. 52-55. — V. núme- 
ro 10965. 

1 1356. Leavitt, S. E. — Bibliography Uruguayan Literature. — HispCal t 

1922, V, 187-196. — V. núm. 1 1 216. 

1 1357. Azcona, J. M. — Documentos relativos a Navarra que se conser- 

van en el British Museum. — BCPNavarra, 1922, XIII, 117— 
121. — V. núm. 10968. 

1 1 358. Viterbo, S. — O movimento tipográfico em Portugal no sécalo X l V. 

Apontamentos para a sua historia (continuación). — Inst., 
1921, LXVIII; 1922, LXIX. — V. núm. 10160. 

1 1 359. Willkomm, B. — Zur friihesten Geschichte des Buchdrucks in 

Spanien. — Barcelona, 191 7, 8.°, 20 págs. [Tirada aparte de 
Deutsche Zeitung fiir Spanien, II, núms. 28-29.] 



BIBLIOGRAFÍA ' 99 

HISTORIA GENERAL 

Historia política. 

España . 
,136o. Barrau-Dih.go, L.-Recherches sur l'his/oire politique du 

royanme Asturien, 118-910. — RHi, 1921, LII, 1-360. 
1 x 36 1 . Mathorez, í.— Notes sur la pénéiration des espagnols en France, 

du XIF au XVF siécle. — BHi, 1922, XXIV, 41-66. 
1 1362. Willkomm, B.— Deutsch-spa?iische Beziehungen im Mitielalter.— 

Spanien, 1921, III, 141-192- 
,1363. Lansing, R.- The Thirteenih Century Legal Aüitude toward 
Woman in Spahi. - PMLA, 1921, XXXVI, 4 92-5°7- 

1 1 364. Cirot, G. — Le témoignage de López de Ayala au sujet de D. Fa- 

dñquejrere de Pierre-le-Cruel. — HispP, 1922, V, 70-76. 

1 1 365. Sepúlveda, Jerónimo ^.-Sucesos del reinado de Felipe III. Ma- 

nuscrito 2.577 de la Biblioteca Nacional de Madrid. Publíca- 
lo J. Zarco.- CD, 1922, CXXVIII y CXXIX.-V. núm. 8626. 

América y antiguas colonias. 

1 1 366. Clavero Navarro, A.- Ensayo crítico sobre el carácter de la colo- 

nización española en América. - RUNC, 192 1, VIII, 74-200. 

1 1367. Means, Ph. A. — History of the Spanish Conquest of Yucatán 

and ofthe lizas. — Cambridge Mass., 191 7, xv-206 págs. (Pa- 
pers of the Peabody Museum of American Archaeology and 
Ethnology, Harvard University, vol. VII.) 

1 1368. Termer, Y.— Die Entwickluug der lander- und vólkerkundlichen 

Kenntnisse über Mittelamerika im ió. Jalir//undert.—MOSdd, 
1921, 1-80. 

1 1 369. Documentos para la historia argentina. Tomos XI y XII. Con 

introducción de E. Ravignani. - Buenos Aires, Compañía 
Sudamericana de Billetes de Banco, 1919, 4-°, 77§ y 45» pá- 
ginas. — V. núm. 7064. 

1 1370. Montalvo, F. — Simón Bolívar. - Hamburgo, Deutscher Aus- 

landverlag Walter Bangert, [1922], 8.°, 83 págs. (Colección 
Bangert, núm. 2). 

Historia religiosa. 

1 1371. Maitiiner, F. — Der Atheismus und seine Geschichte im Abend- 

¿z^.—Stuttgart und Berlin, Deutsche Verlagsanstalt, 1920, 
1 92 1. Dos tomos. 

1 1372. Oriol, J. — - Inventario de manuscritos referente a la historia de 

nuestra provincia capuchina de Cataluña. — EstFr, 1922,. 
XXVIII, 289-299. 



200 BIBLIOGRAFÍA 

1 1373. Blanco Frías, J. — El monasterio de San Pedro de la Nora, de la 

orden de San Jerónimo (extramuros de la ciudad de Mur- 
cia). Apuntes históricos sacados del archivo del mismo. — 
RCEHGranada, 1921, IX, 72-100. 

Ciencia y Enseñanza. 

1 1374. Figueiredo, F. de. — Para a historia da Philosophia em Portu- 

gal. Subsidio bibliographico. — Porto, Typ. da Empr. Littera- 
ria e Typographica, 1922, 4. , 33 págs. [Tirada aparte de la 
Revista de Historia, 1922, XI.] 

1 1375. Notas bibliográficas referentes a la Historia de la Educación y a 

la Historia de la Pedagogía. — Madrid, Tip. de la «Revista de 
Archivos», 1922, 8.°, 79 págs. 

1 1376. Malo de Poveda, B. — El doctor Santiago Ramón y Cajal consi- 

derado como literato, psicólogo, sociólogo y político. — NT, 1922, 
XXII, 105-117. 

ARQUEOLOGÍA Y ARTE 

1 1 377. Desclaers, H. — Uber die neuesten wissenschaftlichen Fortschritte 

und Arbeiten auf dem Gebiete der Palaontologie, Vorgeschichie 
und Geologie in Spanien. — Barcelona [s. a.], 34 págs. [Tirada 
aparte de Deutsche Zeitung für Spanien.] 

1 1378. Obermaier, H. — Das Palaolithikum und Epipalaolithikum Spa- 

niens. — Anthr, 1919-1920, XIV-XV, 143-179. 

1 1379. Azúa y Campos, M. de. — Los toros de Guisando y el convento de 

los Jerónimos. — Madrid, Mateu, 1922, 4. , 100 págs., 10 ptas. 

1 1380. Alonso Cortés, N. — Datos para la biografía artística de los 

siglos XVI y I7//.-BAH, 1922, LXXX, 40-50, 268-276, 
528-542. 

11381. Mayer, L. — Alt-Spanien. — Münclien, Delphin-Verlag, 1921, 

xxLV-176 págs. (Architektur und Kunstgewerbe des Auslandes. 
3 Bd.) 
1 1382. Hielscher, K. — Das unbekannte Spanien. Baukunst-Landschaft- 
Volksleben. — Berlín, E. Wasmuth, 1922, 4. , xxn-304 págs. 

1 1383. Moreira de Sá, B. V. — Historia da Música. Tomo I. — Porto, 

Moreira de Sá, 1920, 453 págs. [Desde los orígenes hasta el 
siglo XVI.] 

GEOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA 

1 1 384. Castillo, A. del. — Die Iberer und ihre Kultur auf Grund der 

Ergebnisse der jiingsten Forschungen. — Spanien, 1921, III, 
122-140, 16 figs. 



BIBLIOGRAFÍA 201 

■i 1385. Schulten, A. — Avienus. Eine Beschreibung der spanischen Küsleti 
aus dem 6. Jaln liunderi v. Chr. mil einer Karte. — Spanien, 

1 92 1 , III, 97-121. 

1 1 386. Sorre, M. — Travaux sur la Géographie de la Pcuinsule Ibé- 

rique, 1915- 1919. — BHi, 1022, XXIV, 149-161. 

1 1387. Eixarch, G. — Geografía especial de España. — Barcelona, Edito- 

rial Barcelonesa, 19 18, 358 págs. 
1138S. Bell, A F. G. — Spanish Galicia. — London, John Lañe thc 
Bodley Head, Ltd., 1922, 200 págs. 

HISPANISMO Y VIAJES DE EXTRANJEROS 

1 1 389. Willkomm-Schneider, M. — Professor Aforilz Willkomm und 

sei?i Verháltnis zu Spanien. Zu seinem 100. Geburlstage. — Spa- 
nien, 192 1, III, 229-237. [Con bibliografía de sus obras.] 

1 1390. Farnham, C E. — American Travellers in Spain, iJjy-lSóJ. — 

RRO, 1922, XIII, 44-64. 
41391. Espinosa, A. M. — Viajes per España. VI: Burgos, cabeza de 
Castilla. VII: La leyenda de los Infantes de Lara. — HispCal, 

1922, V, 83-86, 149-156. — V. núm. 1 1010. 

•1 1392. Schweitzer, M. N. — Rapport sur un voyage d 'eludes eti Anda- 
lousie. — BHi, 1922, XXIV, 259-267. 

1 1393. Maas, O. — Spanien. Eine Studienreise wáhrend des Weltkrie- 

ges. — Münster, Franziskaner-Missionsverlag, 1921, 8.°, 478 
páginas. 

LENGUA 

ESTUDIOS GENERALES 

Lingüística. 

1 1394. Tespersen, O. — Language: ils nature, developmeni, and origin. — 

London, G. Alien & Unwin, 1912, 8.°, 448 págs. 
■1 1395. Maronzerau, J. — La linguistique ou science du langage. — París, 

P. Genthner, 1921, 7,50 francos. 
■1 1396. Dauzat, R. — L'orientalion sociologique acluelle dans la science 

du langage. — RIS, 1920, I. 
4 1397. Hatzfeld, H. — Einführung in die Sprachphilosophie. — München, 

Rósl & Cíe, 1 92 1, 8.°, 151 pá;^s. 
1 1398. Meringek, R. — Die Innere Sprachein der Erregung. — WS, 1921, 

VII, 50-80. 
4 1399. Beckh, H. — Elymologie und Laulbedeutung im Lichte der Geistes- 

icissensckaft. — Stuttgart, Der Kommende Tag, 1921, 8.°, 

32 págs. 



202 BIBLIOGRAFÍA 

1 1400. B. Q..— A proposito delta crisi nella scienza lingüistica. — Cr, 1922,. 

XX, 177-180. 

1 1 40 1. A. T. — Sobre J. Maronzeau : La linguistique ou science du lan- 

gage. — FQ, 1922, IV, 74-75. 

1 1402. Blanchard, R. — La mimophonie, son role dans la formation des 

langues. — París, Champion, 191 7. 

1 1403. Recueil des publications scientifiques de Ferdinand de Saussure. — 

Heidelberg, C. Winter, 1921 (Indogerm. Bibliothek, III, Abt.,. 
2 Bd.). 

1 1404. Steiner, H. — Zu Hugo Schuchardts 80 Geburistag. — ZRPh v 

1922, XL1I, 1-4. 

Fonética general. 

1 1405. Panconcelii-Calzia, G. — Das Hamburger experimental-phonc- 

tisclic Praktikum. I Teil : Das kleine Praktikum. — Hamburg r 
O. Meissher, 1922, 4. , 80 págs., 40 marcos. 

1 1 406. Stumpf.— Über die Tonlag der Konsonanten u. diefiir das Sprach- 

verstándnis. enlscheidende Legen des Tonreiches. — SBAkBerlin. 
[1921?], nr. 39. 

Latín. 

1 1407. Stolz, F ' . — Geschichte der lateinischen Sprache. 2 Aufl. durchge- 

sehen von A. Debrunner. — Berlín und Leipzig, Vereinigung 
wissenschaftl. Verleger, 1922, 8.°, 131 págs. (Sammlung Goe- 
schen, 492). 

1 1408. Groot, A. W. de. — Die Anaptyxe im Lateinischen. — Góttingen, 

Vandenhoeck & Ruprecht, 1921, 92 págs. (Forschungen zar 
griechischen und lateinischen Grammatik, hg. von P. Kretsch- 
mer u. W. Kroll, 6. Heft.) 

1 1409. Pedersen, H. — Les formes sigviatiques du verbe latín et le pro- 

bléme dufutur indo-enr opeen. — Copenhague 1921, 8.°, 31 págs. 
1 14 1 o. Guillemin, A. — La préposition «de» dans la littérature latine el t 
en particulier, dans la poésie latine de Lucréce a Ausone. — 
Chálons-sur-Saóne, E Bertrand, [1921Í], vm-140 págs. 

FILOLOGÍA ROMÁNICA 

1 141 1. Morf, H. — Aus Dichiung und Sprache der Romanen. Vortráge 
und Ski zz en. Reihe 1. — Berlin und Leipzig, Vereinigung wis- 
senschattlicher Verleger, 1922, 8.°, xi-540 págs. 

1 1412. Zauner, A. — Romanische Spraclncissenschaft. I: Lautlehre U7id 
Wortlehre, I; 4 verbesserte Aufl. — Berlin und Leipzig. 



bibliografía 203 

[1922?], Vereinigung wissenschaftlicher Verleger, 8.°, 160 
páginas. (Sammlung Goeschen, 128.) 

1 14 1 3. Bertoni, G. — Introduzione a un corso di lezioni di filología ro- 
manza. — Modena, Orlandini, 1922, 26 págs. 

1 i 414. Hámkl, A. — Sobre A. Seidel: Einführung in das Studium der 
romanischen Sprachen, NSpr, 1922, XXX, 208. 

1 1415. Ettmayer, K. — Briefan Kart Jaberg.-Z.RPh, 1921, XLI, 375- 
388. [A propósito del Vademécum de Ettmayer.] 

11416. Spitzer, L. — Sobre Estudis romanícs. I-II. — LGRPh, 1922, 

XLIII, 200-205. 

1 14 1 7. Ernesto Monacci: l' nomo, il maestro, il filólogo. — Roma, Maglio- 

ne e Strini, 1920, 213 págs., 45 liras. (Societá Filológica Ro- 
mana. 1 

1 1 4 1 S. Friedwagner, M. ■ — Jules Cornu. Zur Erinnerung und IVürdi- 
gung.— ASNSL, 1921, CXLII, 209-216. 

1 14 1 9. Rokseth, P. — Uarticle majorquin et l'article román derive' de 
«ipse». (Biblioteca Filológica de l'lnstitut de la Llengua cata- 
lana, XIII, 86-100.) 

1 1420. A. M. — Sobre J. Gilliéron : Pathologie et tlicrapeutique verba- 
les. — BSLParís, 1921, XXII, 228-229. 

11421. Schuchardt, H. — Zu itül. <tvistot> , «m'spo», «visco». — ZRPh, 

1922, XLI, 699-700. 

1 1422. Schuchardt, H. — Das Nadelohr. — ZRPh, 1922, XLI, 694-696. 

1 1423. Riegler, R. — Leber—Seele im Romatüsclien. — NSpr, 1922, XXX, 

124-127. 

LENGUAS PENINSULARES 

Catalán. 

1 1424. Griera, A. — El cátala occidental (continuado). — BDC, 1921, IX r 

1-3. — V. núm. 10239. 
1 1425. Krüger, F. — Butlleti de Dialectología catalana. I- VII. — ZRPh, 

1922, XLI, 71 1-723. 
1 1426. Wartburg, W. v. — Sobre el Butlleti de Dialectología catalana,. 

VI y VII. — AR, 1920, IV, núm. 4. 
1 1427. Spitzer, L. — Katalanisch... «y tot». — NM, 1921, XXII, 50-53. 

1 1428. Castellá i Raich, G. — Notes dialectals d' Igualada. — BDL1C,. 

1921, XII, 75-77. 

1 1429. Julia Martínez, Y..— Almoneda e inventarios valencianos. — BSCC r 

1921, II, 12-19, 38-39, 89-91, 264-267, 332-337- 
1 1430. Julia Martínez, E. -Problemas lingüísticos en el reino de Valen- 
cia. — BAE, 1 92 1, VIII, 323-336. 
i 1431. Fullaxa y Mira, L. — Vocabulari ortog/afic valenciá-castellá. — 
Valencia, «Edeta», 1921, 8.°, xLii-638 págs., 15 ptas. 



204 BIBLIOGRAFÍA 

1 1432. García Girona, J. — Vocabulari del Maestrat. — Castellón, Est. 
tip. de J. Armengot, 1922. (Publicación del BSCC, 1922.) 

Gallego-po rtag u es . 

-i 1 433. Beath Jones, M.— The Revised Portuguese Ort/iograJ>hy.—H'ispCa\, 

1921, IV, 168-174. 

1 1434. Meyer-Lübke, W. — Sobre el Diccionario gallego-castellano, por 

la Real Academia Gallega. — MDS1I, 1921, IX, 134-135. 

1 1435. Schuchardt, H.—Port. doudo, doido.—ZRPh, 1922, XLI, 697-699. 

1 1436. Basto, C. — Morrinha-morriña. — RLu, 1918, XXI, 3-6. 
31437. Castro, M., y M. Martínez Sueiro. — Documentos del Archivo 

Catedral de Orense (continuación). — BCPOrense, 1 921, VI, 
425-468. — ■ V. núm. 9918. 

HISTORIA GENERAL DEL ESPAÑOL 

1 1438. Ibáñez, D. — El idioma castellano en nuestros días. — CD, 1922, 

CXXVIII, 368-376. 
a 1439. Cirot, G. — Sobre M. de Toro Gisbert : Los nuevos derroteros 

del idioma. — BHi, 1921, XXIII, 257-266. 

Enseñanza y propagación del idioma. 

1 1440. Dale, G. I. — The function of tlie textbook reviewer. — HispCal, 

1922, V, 87-95. 

11441. Julia Martínez, E. — Lengua española. Temas para estudios 

prácticos. — Madrid, M. de G. Fuentenebro, 192 1 , 8.°, 257 pá- 
ginas, 6 ptas. 

11442. Mercado, J. — Errores comunes de traducción con relación al 

estudio del español. — HispCal, 1922. V, 157-163. 

JÍ443. Marquard Sauer, C, and W. A. Rohrich. — Spanische Ges- 
prciche (Diálogos castellanos). Ein Hilfsbuch zur Cbung* in 
der spanischen Umgangssprache. Fünfte Autlage neu-bear- 
beitet von R. Ruppert y Ujaravi. — Heidelberg, J. Groos, 
1 92 1, vil- 1 79 págs., 9 marcos. 

•i 1444. Marcial Dorado, C, and M. L. Ray. — Trozos modernos. Se- 
lections from modern Spanish writers. Edited with notes, 
direct method exercises and vocabulary. — Boston, Ginn and 
Co, 1922, iv- 1 95 págs. 

1 1445. Hamel, A. — Spanische Schullektüre. — NSpr, 1922, XXX, 180-182. 

1 1446. Dernehl- Laudan. — Lectura española. Spanische Lesestoffe für 

hóhere Schulen und zum Selbststudium. Teil I : Familia. 
Teil II: Patria. — Leipzig & Berlín, B. C. Teubner, 1921, 
42 + 52 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 205 

1 1447. Grossmann, R. — Praktisches Lehrbucli des Spanischen unter 

Berücksichtigung des südamerikanischen Sprachgebrauclis.— 
Hamburg, W. Bangert, 1922, 8.°, vui-168 págs., 12 marcos. 

1 1448. Hamel, A.— Sobre R. Grossman: Praktisches Lehrbuch des Spa- 

nischen unter Berücksichtigung des südamerikanischen Sprach- 
gebrauchs. — NSpr, XXX, 1922, 207-208. 

1 1449. Iohansson, E. — Sobre A. W. Munthe : Spansk Lasebok. — NM, 

1921, XXII, 71-72. 

1 1450. Setién, F. M. de. — Sobre L. A. Wilkins : First Spanish Booky 

Second Spanish Book. — HispCal, 1922, V, 179- 181. 

GRAMÁTICAS 
Gramáticas históricas. 

1 145 1. Díez y Carbonell, A. — Introducción al estudio del idioma espa- 

ñol. — ¡Madrid, Imp. de la «Revista de Archivos», 1921, 8.°, 
175 págs. 

1 1452. Wallenskold, A. — Altspanisches Elementarbuch. — NM, 1921,. 

XXIII, 42-43- 

Gramáticas prácticas. 

1 1453. Tanty F. — Peiite grammaire espagnole. 4 e éd. Refondue com- 

plétement par R. Ruppert y Urajavi. — Heidelberg, J. Groos t 
192 1, 8.°, vi-224 págs. 

1 1454. Melsheimer, F. — Kurzgefasste spanische Grammatik, besonders- 

für Franzosisclikundige. — Essen, 1919. 

1 1455. F. T. D. — Gramática castellana. — Barcelona, Tip. Católica, 

1 92 1, 8.°, 368 págs. - V. núm. 4599. 

1 1456. Günther. — Mittel und Wege zur Erlernung des Spanischen im 

Selbstunterrichtfiir Pliilologen. - ZFU, 1921, XX, núms. 2, 3. 
[Reseña crítica de diversas gramáticas prácticas.] 

1 1457. Sanz, A. — La Filosofía y la Gramática. [Sobre Garriga : Estu- 

dios elementales de Lengua castellana.]— Ky A, 1922, LXXIV,. 
30-38. 

FONÉTICA 

1 1458. Gavel, H. — Sobre R. Menéndez Pidal y A. Castro: Reseña 

del Essai sur l'évolulion de la prononciatiotí du castillan de- 
puis le XI V me siécle. — RFE, 1922, IX, 76-79. 

1 1459. Espinosa, A. M. — Sobre T. Navarro Tomás : Manual de pro- 

nunciación española. — RRQ, 1922, XIII, 88-91. 



20Ó BIBLIOGRAFÍA 

1 1460. Salvador, A. — Sobre el uso de la diéresis en la conjugación de 
los verbos acabados en «zar». — BAE, 1921, VIII, 705-718; 
1922, IX, 219-236. 

í 1 46 1. Keniston, H. — More on the Ending «-u/do». — HispCal, 1922, 
V, 167-169. 

MORFOLOGÍA 

1 1462. Ferreccio, J. — Essai d'étude intégrale des substantifs. — Paris, 

H. Champion, [1922?], 8.°, 22 págs., 5 fr. 
•1 1463. Wartburg, W. v. - Substantifs féminins avec valeur augmenta- 

uve. — BDC, 1 92 1, IX, 51-55. 
1 1464. Zauner, A. — Der Stammvokal der synkopierten Futura im Alt- 

spanischen. — ZRPh, 1922, XL.1I, 75-79. 

SINTAXIS 

11465.' Vallejo, J. — Notas sobre la expresión concesiva. I: «Por». 
II: El subjuntivo con «aunque». — RFE, 1922, IX, 40-51. 

1 1466. Cejador y Frauca, J. — Fraseología o estilística castellana. — 

Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1921, 15 ptas. 

11467. Spitzer, L. — Spanisch «pues».— ASNSL, 1921, CXLII, 270-275. 

1 1468. Sloan, A. St. C. — Tlie Pronouns of Address in «Don Quijote». — 

RRO, 1922, XIII, 65-76. 

LEXICOGRAFÍA Y SEMÁNTICA 

1 1469. Assmann, E. — Altspanische Ortsname?i ais Zeugen babylonischer 

Kolonisatioji. — Spanien, 1921, III, 92-96. 

1 1470. E. C. H. — Sobre J. M. Hill : Index Verborum de Covarrubias 

Orozco. — MLN, 1922, XXXVII, 320. 

11471. Schuchardt, H. — Die hispanischen Patronymika auf «-ti». — 

ZRPh, 1922, XLI, 702-703. 

11472. Spitzer, L. — Hispanistische Wortniiszellen. — NM, 192 1, XXII, 

44-49, 120-123. 

1 1473. V. G. de D. — Sobre L. C. Viada y Lluch: Discursos leídos en 

la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona. — RFE, 
1921, VIII, 41 2-414. 

1 1474. Toro Gisbert, M. de. — Un trou dans le dictionnaire de l'Acade- 

mie Espagnole. — BHi, 1922, XXIV, 225-237. 

1 1475. Tuttle, E, H. — Notes étymologiques. — ZRPh, 1922, XLI, 6S5- 

687 [*arbitriare (sp. albedriar), bruta (sp. burdo), ca- 
ro nia (sp. carroña)] . 



BIBLIOGRAFÍA 207 

1 1476. V. G. de D. — Sobre E. Gamillscheg y L. Spitzer: Beitrage 

zur romanischen Wortbildungslehre. — RFE, 1922, IX, 73-7(1. 

1 1477. Brüch, J. — Etymologien : vlt. * aunque; vlt. oricla; aprov. 

dallt = sense; frz. dame-jeanne; afrz. doille = weich; asp. alhábe- 
ga; sp. atisba)-; sp., port. chispa = Funke; it. zwo?, vispo, vis- 
to = munter. — ZRPh, 1921, XLI, 582-586. 

1 1478. Spitzer, L. — Sobre R. Ruppert : Z>/¿ spanischen Lehn-und 

Fremdwórter in der franzósischen Sprac/ie. — LGRPh, 1921, 
XLII, 307-310. 

1 1479. Spitzer, L. — Zu iNeuphilologischen Mitteilungcn-» XXII, 113- 

JIJ. Entgegnung. — NM, 1922, XXIII, 31-33. [Sobre dedo me- 
ñique, mermella, ast. mellón, faltriquera, maleta, etc.] 

1 1480. Segl. — Spanische Etymologien. — ZRPh, 1922, LXII, 97-108. 

11481. Schuchardt, H. — Siidrom. «coca», Ruchen. Lat. esc hará. 

Span. ¡polaina! Tormén tum, turbo. — ZRPh, 1 921, XLI, 348-351. 

1 1482. V. G. de D. — Sobre G. G. Nicholson: Recherches Philologiques 

Romanes. — RFE, 1922, IX, 79-81. 

1 1483. Saralegui, M. de. — Escarceos filológicos : texlibris, bordear, 

obús». — BAE, 1921, VIII, 719-726; 1922, IX, 71-76, 215-218. — 
V. núm. 10672. 

1 1484. Spitzer, L. — Santander «borcih 'cubil' — RFE, 1922, IX, 67-69. 

1 1485. García de Diego, V. — Sobre L. Spitzer: Santander <borcih 

'cubil'. —RFE, 1922, IX, 67-69. 

1 1486. Brüch, J. — Sp. acache» treige, mñde, und «candongo» Faulenzer, 

arglistiger Schmeichler. — ZRPh, 1922, XLI, 691-692. 

1 1487. García de Diego, V.— «Tenada» 'majada'. — RFE, 1922, IX, 62-64. 
1 148S. Notes lexicograpliiques. [De una carta de Toro Gisbert] — BHi, 

1922, XXIV, 80-83. 

1 1489. Brüch, J. — Nochmals zu spanisch «nava» und lat. novalis . — 

ASNSL, 1922, CXLIII, 105-106. — V. núm. 9385. 

1 1490. Brüch, ]. — Zu ZRPh XL, 641 ss.— ZRPh, 1922, XLI, 756-757 

[Trata de esp. sanguijuela, sombra, soca.] 

1 1491. Baist, G. — «Falca». — ZRPh, 1921, XLI, 592-593. 

1 1492. Brüch, J. — Sp., port., kat. «vereda» Fussweg. — ZRPh, 192 1, 

XLI, 690-691. 

1 1493. A. C.-Ow<oleum. ATafo << n i t i d u m . Z,£s«5<;licinuni. — 

RFE, 1922, IX, 65-67. 
1 1404. Alcón, D. — Pequeneces del lenguaje: «omne». — BSCC, 1922, 

III, 1-9, 49-57. — V. núm. 10675. 
1 1495- González de la Calle, P. U. — Escarceos lingüísticos. (Segunda 

serie.) Dalos acerca de la eti?nolog?a del vocablo «tocayo». — 

RABM, i 9 2i,XLII, 574-584. 
1 1496. Meringer, R. — Die atiesten Gefásse. — WS, 1921, VII, 1-20. 

[Alude al esp. calabaza?^ 



208 BIBLIOGRAFÍA 

1 1497. Olea, J. — Disquisición filológica. — RCal, 1922. XII, 154-159^ 

[Propone madyar, en vez de magiar.] 
1 1498. Benages, E. — Origen de Cortes de Arenoso : su etimología. — 

BSCC, 1922, III, 94-97. 

1 1499. Rohlfs, G. — Franz. «biche*, ¿tal. «briscia-», etc. — ZRPh, 1921,. 

XLI, 354-355. [Alude al esp. port. bicho, bicha.] 

1 1500. Alonso, A. — «Augustu^> agosto» y «augurius^> agüero». — 

RFE, 1922, IX, 69-72. 

1 1501. A. M. E. — The Term Latin America Repudiated by the Second 

Spanish- American Congress of History and Geography . — 
HispCal, 1921, IV, 194. 

1 1502. Zauner, A. — Span. port. «mentira*. — ZRPh, 1922, XLII, 79. 



DIALECTOLOGÍA PENINSULAR 

1 1503. Rohlfs, G. — Sobre A.Sevilla: Vocabulario murciano. — LGRPh, 

1922, XLIII, 45-46. 

1 1 504. Schuchardt, H. — Alb. «hdrdi/e», arag. «fardacho» Eidechse. — 

ZRPh, 1922,'XLI, 700-701. 

1 1505. García-Lomas, G. A. — Estudio del dialecto popular montañés. 

Fonética, etimologías y glosario de voces. (Apuntes para 
un libro.) Prólogo de M. Escagedo y Salmón. — San Sebas- 
tián, Nueva Editorial, 1922, 4. , v-370 págs., 8 ptas. 



DIALECTOLOGÍA HISPÁNICA EXTR APENINSUL AR 

1 1506. Cjrot, G. — Recherches zur les Juifs espagnoles et portugais a 

Bordeaux. Les vestiges de l'espagnol et du portugais dans le 
parler des juifs bordelais (supplément). — BHi, 1922, XXIV, 
203-224. 

1 1507. Spitzer, L. — Sobre M. L. Wagner : Mexikanisches Rotwelsch. — 

LGRPh, 1921, XLII, 399-403. 

1 1508. Ortiz, F. — Un catauro de cubanismos. (Mamotreto de «cubiche- 

rías» lexicográficas.) — RBC, 1922, XVII, 17-45. — V. núme- 
ro 1 1 123. 

1 1509. Santamaría, F. J. — El provincialismo tabasqueuo. Ensayo de un 

vocabulario del lenguaje popular, comprobado con citas, 
comparado con el de mexicanismos y los de otros países 
hispanoamericanos. Tomo I. — México, Imp. Politécnica, 1921, 
8.°, 436 págs. 

1 1510. Suárez, C. — Vocabulario cubano. — Madrid, Perlado, Páez y C. a ,. 

1921. — V. núm. 10691. 



BIBLIOGRAFÍA -ÜC) 



TEXTOS LINGÜÍSTICOS 



11511. Cartulario de la iglesia de Santa Marta del Puerto (Santoua). 

Lo publica M. Serrano y Sanz.— BAH, 1922, LXXX, 523-527. 

11512. Krüger, F. — Sobre Fueros leoneses. Edición de Castro y Onís. — 

LGRPh, 1921, XLII, 395-397- 



LITERATURA 

LITERATURA GENERAL 

Literatura comparada. 

1 1 5 1 3. Tieghem, P. van. — Littérature comparée et littérature génci-ale. — 

RSH, XXXI, 91-93. 

1 1 514. Tieghem, P. van. — Principaux ouvrages receñís de littérature 

genérale et comparée. — RSH, XXX, 2-3. 

1 1 5 1 5. Lister, J. T. — A compaiHson of two Works of Cervantes with a 

Play by Massinger. — HispCal, 1922, V, 133-140. 

11516. Zachariae, Th. — Kleine Schriften zur indischen Philologie, zur 

vergleichenden Literaturgeschichte, zur vergleichenden Volks- 
kunde. — Bonn und Leipzig, K. Schroeder, 1920. 

Influencias españolas. 

1 1 5 1 7. Martinenche, E. — Histoire de l'iíifluence espagnole sur la littéra- 

ture francaise. L'Espagne et le rotnatilisme f raneáis. — París, 
Hachette, 1922, 12 francos. 

1 1 518. Roosbroeck, G. L. van. — The Cid Theme in France in 1600. — 

Minneapolis, Pioneer Printers, 1920, 16 págs. 

1 15 19. Roosbroeck, G. L. van. - The Purpose of Corneille' s Cid. — Min- 

neapolis, Pioneer Printers, 1921, 39 págs. 

11520. Lancaster, H. C. — Sobre G. L. van Roosbroeck: The Cid 

Theme in France in lóoo; The Purpose of Corneille 's Cid. — 
MLN, 1922, XXXVII, 296-300. 

1 1 52 1. Beck, F. — Sobre M. Asín Palacios : La escatologia musulmana 

en la «Divina comedia». — ZRPh, 192 1, XLI, 464-475. 

1 1522. Pfandl, L. — Sobre R. Grossmann : Spanien und das elisabetlia- 

nisclie Drama. — ASNSL, 1922, CXLIII, 159- 161. 

1 1523. M. F. W. — Sobre R. Grossmann : Spanien und das elisabetha- 

nisc/ie Drama. — LZ, 1921, núm. 40. 

1 1524. Schirmer, \V. F. — Sobre R. Grossmann : Spanien und das elisa- 

belhanische Drama. — NSpr, 1922, XXX, 186-187. 

Tomo IX. 14 



210 BIBLIOGRAFÍA 

Traducciones al español. 

Portugués. 

1 1525. Brandao, R. — La Farsa. Traduc. de V. de Pedro. — Madrid, 

Tip. Renovación, 1922, 8.°, 207 págs., 3 ptas. (Calpe.) 

1 1526. Castro, E. de. — Oarisios horas. Traduc. de J. G. Olmedilla. — 

Madrid, Imp. de Torrent y C. a , 1922, 8.°, XLVii-155 págs., 
5 ptas. (Editorial Castilla.) 

Francés y provenzal. 

1 1527. About, E. — Casamientos parisienses. Tomo IV y último: La 

madre de la marquesa. Traduc. de P. Perales. — Madrid, 
Tip. Renovación, 1921, 8.°. 121 págs., 1 pta. (Colección Uni- 
versal. Calpe.) — ■ V. núm. 1 1 1 54. 

1 1528. Balzac, H. de.— Azucena en el valle. Novela. Tomos I y II. Tra- 

duc. de M. A. Bedoya. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 
154 y 263 págs. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1529. Balzac, H de. ■ — 'El cura de Tours. Novela. Traduc. de F. Lo- 

renzo. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 107 págs., 0,50 
pesetas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1530. Dumas, A. — El caballero de Hartnental. Novela. — Madrid, Su- 

cesores de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 403 págs., 2,50 ptas. 

1 1 53 1. Erckmann-Chatrian. — La invasión o El loco Jégof. Novela. — 

Traduc. de J. Álvarez Pastor. — Madrid, Tip. Renovación, 
1921, 8.°, 291 págs., 1,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1532. Flaubert, G. — La educación sentimental. Novela. Dos vols. Tra- 

duc. de P. Vanees. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 
320 y 352 págs., 3,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 
' 1533. Merimée, P. — Colomba. Novela. — Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 
8.°, 265 págs., 2,50 ptas. 

1 1534. Musset, A. ve.— Cuentos. Tomo VI : El lunar. Traduc. de Fer- 

nández Arda vín.— Madrid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 62 págs., 
0,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) — V. núm. 1 1 166. 

1 1535. Sandeau, J. — El doctor Herbeau. Novela. Traduc. de J. de la 

Muela Alarcón. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 330 
páginas, 2 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

Inglés . 

1 1536. Braddon.— La vida por amor. Novela.— Madrid, Viuda e Hijos 

de Sanz Calleja, 8.°, 198 págs., 2,25 ptas. 
1 1 537- Shakespeare. — Las tres mejores tragedias : «f/amlel», *El rey 
Lear k y tMacbeth*. Traduc. de G. García Muran.— Madrid, 



BIBLIOGRAFÍA 21 I 

Imp. del Asilo de Huérf. del S. C. de Jesús, 1921, 4. , 278 
páginas, 6 ptas. — V. núm. 10355. 

1 1538. Stuart Mill, J. — Autobiografía. Traduc. de J. Uña. — Madrid, 

Tip Renovación, 1921, 8.°, 302 págs., 1,50 ptas. (Colección 
Universal. Calpe.) 

1 1539. Swift, J. — Viajes de Gulliver. Traduc. de J. Bueno. — Ma- 

drid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 318 págs., 3 ptas. (Calpe.) 
1 1 540. Wells, H. G. — El salvamento de la civilización. Traduc. de 
R. Baeza. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 236 págs., 
5 ptas. (Calpe). 

Alemán. 

1 1 54 1. Goethe, W. — Hermán y Dorotea. Traduc. de B. Morales S. 

Martín. — Barcelona, Editorial Cervantes [s. a.], 8.°, 127 págs. 

1 1542. Heine, E. — Cuadros de viaje. Tomo III : Cartas de Berlín. So- 

bre Polonia. Traduc. de M. G. Morente. — Madrid, Tip. Re- 
novación, 1921, 8.°, 142 págs., 1 pta. (Colección Universal. 
Calpe.) — V. núm. 10768. 

1 1543. Marlitt E. — La criada del alcalde. Traduc. de L. Roig de Lluis. 

Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 275 págs., 4 ptas. 

1 1544. Marlitt, E. — La segunda mujer. Traduc. de L. Roig de Lluis. — 

Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 348 págs., 4 ptas. 

1 1545. Wyss, I. R. — El Robinsón suizo. Traduc. de A. Cabrera. — Ma- 

drid, Tip. Renovación, 8.°, 347 págs., 4 ptas. 

Ruso y otras lenguas eslavas. 

1 1 546. Andreiew, L.— El misterio y otros cuentos. Traduc. de N. Tasin.— 

Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 207 págs. (Colección 
Universal. Calpe.) 

1 1 547. Averchenko, A. — Cuetitos. Dos volúmenes. Traduc. de N. Ta- 
sin. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 94 y 95 págs., 1 pta. 
(Colección Universal. Calpe.) 

1 1548. Gorki, M. — Mis confesiones. Traduc. de F. Cañadas. — Barce- 
lona, 1922, 8.°, 255 págs., 2 ptas. 

1 1549- Gorki, M. — La madre. Novela de la revolución rusa. Dos vols. 
Traduc. de A. J. K.— Barcelona, 8.°, 256 págs., 6 ptas. 

1 1550. Mamin-Sibiriak.— Isos millones. Novela. Traduc. de N. Tasin. — 

Madrid, Tip. Renovación, 1-921, 8.°, 284 págs., 1,50 ptas. (Co- 
lección Universal. Calpe.) 

1 1 55 1. Azomaiiazy, E. — El dramaturgo misterioso. Traduc. de A. Re- 

vesz. — Madrid, Talls. Calpe, 1922, 8.°, 174 págs., 3 ptas. 
1 1552. Tolstoy. — El principe Serebriandy. Novela. Traduc. de N. Ta- 
sin. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 349 págs., 
5 ptas. 



BIBLIOGRAFÍA 



LITERATURAS PENINSULARES 

Gallego y portugués. 

1 1 553. Autos portugueses de Gil Vicente y de la escuela viceutina. Edi- 

ción facsímil del Centro de Estudios Históricos, con una in- 
troducción de C. Michaélis de Vasconcellos. — Madrid, Su- 
cesores de Hernando, 1922, 4. , 129 págs. de introducción y 
448 de facsímiles, 50 ptas. 

1 1554. Sabuz, Marqués de. — De literatura galaica (continuación). — 

EyA, 1922, LXXIV, 250-261. — V. núm. 1 1 189. 

LITERATURA ESPAÑOLA EN GENERAL 

1 1555. Palmieri, R. — Alie soglie del Romanticismo spagnuolo. — Cu, 

1922, I, 304-318. 

1 1556. Peers, E. A. — Periodical Contributions o f Sevilla to Romanti- 

cism. — BHi, 1922, XXIV, 198-202. 

1 1557. García Calderón, F. — La originalidad intelectual de América. — 

LAnt, 1922, V, 13-19. 

1 1558. García Hernández, M. — Venezuela intelectual contemporánea. 

Breves anotaciones. — Nos, 1922, XLI, 17-43. 
1 !559- Gallo Almeida, L. — Literatos ecuatorianos. — Quito-Ecuador, 
Imp. de la «Prensa Católica», 192 1, 249 págs. 

1 1 560. Umphrey, G. W. — El americanismo en los nuevos poetas anglo 

e hispanoamericanos . — HispCal, 1922, V, 67-75. 

Historias literarias. 

1 1 56 1. Rodríguez Marín, F. — Nuevos datos para las biografías de al- 

gunos escritores españoles de los siglos XVI y XVII (continua- 
ción). — BAE, 1922, IX, 237-261. — V. núm. 11227. 

1 1562. V. B. de H. — Sobre J. Hurtado y A. González Palencia: Histo- 

ria de la Literatura española. — CT, 1922, XXV, 449. 

1 1563. Luisi, L. — Escritores uruguayos : Vicente A. Salaverri. — Nos, 

1922, XL, 60-73. 

Misceláneas de estudios. 

1 1564. Guzmán, D. R. de. — Selección literaria. Prólogo de A. Gómez 

Restrepo. — Bogotá, Imp. Nacional, 1922, 4. , 327 págs. 

1 1565. Caro, M. A. — Obras completas. Tomo III. Estudios literarios. 

Segunda serie. Edición oficial hecha bajo la dirección de 
V. E. Caro y A. Gómez Restrepo. Introducción de R. M. Mer- 
chán. — Bogotá, Imp. Nacional, 1921, 4. , 1.1-430 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 213 

MÉTRICA 

1 1 566. Lemus y Rubio, P. — Los versos latinos, su composición, medidas 
y estrofas, según los autores clásicos y humanistas más nota- 
bles. — Murcia, Imp. Lourdes, 1921, 8.°, vi-174 págs. 

1 1567. Williams, R. C. — Metrical Form of the Epic, as discussed by 

sixteenthceniury Critics. — MLN, 1921, XXXVI, 449-457. 

1 1568. Lemus y Rubio, P. — Manual de Preceptiva literaria, con notas 

históricas sobre las combinaciones métricas. — Murcia, J. Sán- 
chez, 1921, 8.°, 355 págs. 

1 1 569. Navarro Tomás, T. — La cantidad silábica en unos versos de 

Rubén Darío. — RFE, 1922, IX, 1-29. 

1 1570. Northup, G. T. — Sobre P. Henríquez Ureña: La versificación 

irregular. — MPhil, 1922, XIX, 434-435. 

POESÍA 

1 1 57 1. Ermatinger, E. — Das dichierische Kunstwerk. Grundbegriffe 

der Urteilsbildung in der Literaturgeschichte. — Leipzig-Ber- 
lin, B. G. Teubner, 1921, 8.°, vin-405 págs. 

1 1572. Gelzer, H. — Zum Problem 'Erlebnis und Dichtung'. — ASNSL, 

1922, CXLIII, 79-86. 

Lírica. 

Esp aña. 

I '573- Pfandl, L.— Zu Gonzalo de Berceo. — ASNSL, 1922, CXLIII, 

103-105. 

1 1574. Romero de Torres, E. — Documento histórico en el cual consta 

que... don Luis de Góngora y Argote era aficionado a los to- 
ros. — BAH, 1922, LXXX, 394-398. 

1 1575. Revest Corzo, L. — Salvator Ruju y la poesía religiosa sardo- 

española. — BSCC, 1922, III, 202-205. [Sobre Las rimas espi- 
rituales de sor María Rosalía Merlo, monja española en Cer- 
deña, siglo xvni.] 

1 1576. Mérimée, E. — Sobre M. Méndez Bejarano : Vida y obras de 

D. José M. a Blanco y Crespo (Blanco- White). — BHi, 1922, 
XXIV, 282-287. 

I I 57 7- Les granas romantiques espagnols. Introduction, traduction et 

notes de Américo Castro. (Les cent chefs-d'ceuvre étran- 
gers.) — Paris, La Renaissance du Livre, 4 frs. 
1 1578. Bécquer, Gustavo Adolfo.— Obras completas. 9. a edición. Tres 
tomos. — Madrid, F. Samarán, 1922, 8.°, 306, 336 y 265 págs., 
15 ptas. 



214 BIBLIOGRAFÍA 

i 1579. Arólas, Juan. — Poesías escogidas. Recopiladas y prologadas 
por L. L. Roselló y J. Olea. — Madrid, Imp. Helénica, 1921, 
1 2. , 295 págs. 

115S0. Machado, M. — Ars Aforiendi. Poesía. — Madrid, Yagües, 1922, 
8.°, 125 págs., 3,50 ptas. 

América. 

1 1 581. Cokster, A. — Recent Argentine Poets. — HispCal, 1922, V, 

141-148. 

1 1 582. Bakz, P. G. — Poetas jóvenes cubanos. Recopilación. — Barcelo- 

na, 1922, 8.°, 285 págs., 3 ptas. 

Épica. 

1 1583. Williams, R. C. — Methods of Treatment of the Epic, as discus- 

sed by sixteenth-century Critics. — RRQ. 1921, XII, 276-285. 

1 1 584. Mulertt, W. — Laissenverbindung und Laissenwiederliolung in 

de?i Chansons de Geste. — Halle, N. Niemeyer, 1918, 8.°, xiv- 
196 págs. (Romanistische Arbeiten. VIL) 

1 1585. X. — Sobre Le Poeme du Cid. Traduction, introduction et no- 

tes par E. Mérimée. — RFE, 1921, VIII, 298. 

1 1586. Buceta, E. — Opiniones de Soutliey y de Coleridge acerca del 

«■Poema del Cid». — RFE, 1922, IX, 52-57. 

1 1 587. Círot, G. — Fernán González dans la chronique le'onaise (suite 

et fin). — BHi, 1922, XXIV, 193-197. — V. núm. 1 1254. 

1 1588. Ibáñez, D. — Zorrilla poeta épico (continuación). — CD, 1922, 

CXXIX, 241-252, 321-336. — V. núm. 1 1259. 

Poemas varios. 

1 1589. García Villada, Z. — San Isidro Labrador en la Historia y en 

la Literatura. IX: «El Isidro», poema castellano de Lope 
de Vega. — RyF, 1922^X111,37-53. — V. núm. 11219. 

1 1590. Sneyders de Vogel, K. — -Sobre C. C. Marden: Libro de Apo/o- 

nio. — N, 1 92 1, X, núm. 2. 

11591. Espkonceda, José de. — El estudiante de Salamanca. — Paris, 

Wien. Rhombus, 1922, 16. , 67 págs. (Biblioteca Rhombus, 6.) 

DRAMÁTICA 

1 1592. Gaebde, Chr. — Das Thealer vom Altertion bis zur Gegenwart. 

3 Aufl. — Leipzig u. Berlín, B. G. Teubner, 1921, 126 págs. 
(Aus Natur und Geistesvvelt. 230.) 



BIBLIOGRAFÍA 215 

Teatro antiguo. 

11593. Crawford, f. P. \V. — Early Spanish Wedding Plays. — RRQ, 

1 92 1, XIÍ, 370-384. 

[Rojas, Fernando dk.| — La Celestina. Tragicomedia de Calisto 
y Melibea. — Madrid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 360 págs., 
2 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 
1 1 595- Romera-Navarro, M. — Observaciones sobre la «Comedia Ti- 
dea*. — MPhil, 1921, XIX, 187-198. 

Cervantes. — Comedias y Entremeses. Tomo III: Los baños de 
Argel. El rufián dichoso. — Madrid, Tip. Renovación, 192 1, 
8.°, 317 págs., 1,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) — 
V. núm. 1 1267. 

1 1597. Montesinos, J. F. — Contribución al estudio del teatro de Lope 

de Vega. II. — RFE, 1922, IX, 30-39. — V. núm. 10858. 

1 1598. Buceta, E. — Una traducción de Lope de Vega hecha por Sou- 

they. — RRO, 1922, XIII, 80-83. 
1 1 599. Vega, Lope de. — Las fortunas de Diana. El desdichado por la 
honra. La ?nds prudente venganza. — Paris, Wien., 1922, 16. , 
1 16 págs. (Biblioteca Rhombus, 2.) 

1 1600. House, R. T. — fsope de Vega and « Un drama nuevo». — RRQ, 

1922, XIII, 84-87. 

1 160 1. Hamel, A. — Sobre R. Schevill : The dramatic art of Lope de 

Vega. — LGRPh, 1921, XLII, 391-399. 

1 1602. M. J. W. — Sobre R. Schevill: The dramatic art of Lope de 

Vega. — LZ, 1921, núm. 31. 

1 1603. Pfandl, L. — Sobre R. Schevill : The dramatic art of Lope de 

Vega. — Spanien, 1921, III, 259-261. 

1 1604. Pfandl, L. — Sobre Lope de Vega : Comedias. I Edición y no- 

tas de J. Gómez Ocerin y R. M. Tenreiro. — ASNSL, 1921, 
CXL1I, 289-290. 

1 1605. Pfandl, L. — Sobre Lope de Vega : Comedias. I. Edición y no- 

tas de J. Gómez Ocerin y R. M. Tenreiro. — LGRPh, 1922, 
XLIII, 47-48. 

1 1606. Guerrieri-Crocetti, C. — Sobre Lope de Vega : Comedias. Vo- 

lumen I. Edic. y notas de J. G. Ocerin y R. M. Tenreiro. — 
Cu, 1922, I, 326-328. 

1 1 607. Pfandl, L. — Sobre Lope de Vega Carpió: Atnar sin saber a 

quién. Edited... by M. A. Buchanan and B. Franzen-Swede- 
lius. — LGRPh, 1921, XLII, 327-329. 

1 1608. Pfandl, L. — Sobre A. Hámel : Beilriige zur Lope de Vega : Bi- 

bliographie. — LGRPh, 1921, XLII, 325-327. 

1 1609. Pfandl, L. — Sobre Tirso de Molina : El condenado por descon- 

fiado. Edic. de A. Castro. — LGRPh, 1922, XLIII, 46-47. 



2l6 BIBLIOGRAFÍA 

1 1610. Pfandl, L. — Sobre Luis Vélez de Guevara : El rey en su ima 

ginación, Edic. de J. G. Ocerin. — LGRPh, 1922, XLIII, 48-49. 

1 161 1. Berens, P. — Calderóns Schicksalsiragódien — RF, XXXIX, 1. 

1 16 1 2. Cotarelo, E. — Ensayo sobre la vida y obras de D. Pedro Calde- 

rón de la Barca (continuación). — BAE, 1922, IX, 163-208. — 
V. núm. 1 1276. 

1 1613. Steinmetz, B. M. — Calderón de la Barca. Eine Würdigung und 

einWeckruf. — Paderborn, Jungfermannsche Buchh. 1921, 8.°. 

1 1 6 1 4. Sussmann, J. H. —Ein Eustspiel Calderóns und der Dichter selbst 

in neuer Aufassung. — Spanien, 1921, III, 25-29. 

1 161 5. Alenda, J. — Catálogo de autos sacranientales, historiales y alegó- 

ricos (continuación). — BAE, 1922, IX, 271-284. — V. núme- 
ro 10442. 

1 1616. Fernández de Moratín, L. — La comedia nueva. — París, Wien, 

1922, 1 6.°, 56 págs. (Biblioteca Rhombus, 8.) 

Teatro moderno. 

11617. Hartzenbusch, J. E. — Los amantes de Teruel. — París, Wien, 

1922, i.6.°, 88 págs. (Biblioteca Rhombus, 5.) 

1 1 6 1 8. Eguía Ruiz, C. — Critica patriótica : Cuatro semblanzas litera- 

rias. [Zorrilla, Echegaray, Dicenta y Pérez Galdós.] — Ma- 
drid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1921, 8.°, 302 págs., 
5 Ptas. 

1 1619. Froberger, F. — Ein literarisches Denkmal für José Zorrilla. — 

Spanien, 1921, III, 21-24. [Sobre el libro de N. A. Cortés.] 

1 1620. Pérez Galdós. — Antón Caballero. Comedia. Obra postuma, re- 

fundida por S. y J. Alvarez Quintero.— Madrid, Imp. de Per- 
lado, Páez y C. a , 1922, 8.°, 142 págs., 2,50 ptas. 

1 1621. Fitz-Gerald, T. — Sobre S. y J. Alvarez Quintero : Doña Clari~ 

fies. Edited by S. Griswold Morley. — HispCal, 1922, V, 182. 

1 1622. Arniches, C. — Es mi hombre. Tragedia grotesca en tres actos. 

Segunda edición. — Madrid, Imp. de «La Correspondencia 
Militar», 1 92 1, 8.°, 83 págs., 3,50 ptas. 

1 1623. Abad, C. M. — La obra literaria de Martínez Sierra. — RyF, 

1922, LXIII, 308-325. — V. núm. 11 283. 

NOVELÍSTICA 

Autores antiguos . 

1 1624. Cirot, G. — Sobre Calila y Divina. Fábulas. Antigua versión 

castellana. Prólogo y vocabulario de A. G. Solalinde. — BHi. 
1922, XXIV, 167-171. 

1 1625. Cirot, G. — Sobre D. Juan Manuel : El conde Lucanor. Prólogo 

y notas de F.-J. Sánchez Cantón. — BHi, 1922, XXIV, 1 71-173. 



BIBLIOGRAFÍA 217 

11626. Alonso Cortas, N. — Los Cervantes de Alcalá.— EyA, 1922, 

I XXIV, 4M-418. 

1 1627. El linaje de «Don Qtiijote-n. Documento cervantino inédito. — 

Toledo, Tip. de J. Peláez, 1922, 4. , 13 págs., 1 pta. 

1 1628. Albín, K. — Cervantes. E'lete és mürei. — Budapest, 1918, 4. , 

56 págs. 

1 1629. Farinelli, A. — El último sueño romántico de Cervantes. — BAE, 

1922, IX, 149- 162. 

11630. Winkler. — Sobre Bertrand : Cervantes et le romantisme alle- 

mand. — DLZ, 1921, núms. 40 41. 

1 1631. Northlp, G. T. — Sobre R. Menéndez Pidal : Un aspecto en la 

elaboración del «.Quijote*. — MPhil, 1922, XIX, 435-436. 

1 1 632. López Barrera, J. — La primera traducción francesa del « Quijote» 

en el siglo XVII. — LSE, 1922, I, 250-255, 295-303. — V. nú- 
mero 1 1292. 

1 1633. Sanvisenti, B. — II passo piu oscuro del « Chisciote-» .— RFE, 1922, 

IX, 58-62. 

1 1634. Cervantes. — La Galatea. Tomos I y II. — Madrid, Tip. Reno- 

vación, 1922, 8.°, 239 y 255 págs , 3 ptas. (Calpe.) 
1 1635. Cervantes. — La ilustre fregona. El licenciado Vidriera. Paris, 
Wien., 1922, 1 6.°, 99 págs. (Biblioteca Rhombus, 4.) 

1 1636. Cervantes. — Rinconete y Cortadillo. El celoso extremeño. - Paris, 

Wien, 1922, 1 6.°, 91 págs. (Biblioteca Rhombus, 7.) 

1 1637. Cervantes. — La Gitanilla. — Paris, Wien, 1922, 16. , 78 págs. 

(Biblioteca Rhombus, 1.) 

1 1638. Krüger, F. — Sobre Miguel de Cervantes : Novelas ejemplares. 

Edición de la Real Academia Hispanoamericana de Cádiz. — 
Spanien, 1921, III, 258. 

Autores modernos. 

1 1630. Estébanez Calderón, S. — Cristianos y moriscos. — Hamburgo, 
Walter Bangert, [1922], 8.°, 89 págs. (Colección Bangert, 
núm. 1.) 

1 1640 Coloma, L. — Boy. — Freiburg, Herder & Co., 1922, 8.°, 34* > pá- 
ginas, 22 marcos. 

1 1 64 1. Alarcón Capilla, A. — Galdo's y su obra. Nuevo estudio crítico- 

filosófico... Prólogo de A. González Blanco. Madrid, Im- 
prenta de G. Hernández y G. Sáez, 1922, 8.°, 91 págs. 

11642. Andrade Coello, A. — La condesa Emilia Pardo Bazán. — Qui- 

to, Imp. Nacional, 1922, 4. , 24 págs. — V. núm. 11300. 

1 1643. L. — La paysanne dans les romans de Palacio Valdés. — BHi, 1922, 

XXIV, 131-148. 

11644. Campión, A. — Estudio crítico de «A/naya o los vascos en el si- 

glo Vífí . — BCPNavarra, 1922, XIII, 162-169.— V. núm. 0200 



2l8 BIBLIOGRAFÍA 

1 1645. Azorín. — Don Juan. Novela. — Madrid, Imp. de R. Caro Raggio, 

1922, 8.°, 181 págs., 5 ptas. 

1 1646. Pérez de Ayala, R. — Bel armiño y Apolo?iio. - Madrid, Edit. «Sa- 

turnino Calleja», 1921. 

1 1647. Bataillon, M. — Sobre R. Pérez de Ayala : Bel armiño y Apolo- 

nio. — BHi, 1922, XXIV, 189- 191. 

1 1648. Cansinos-Assens, R. — Sevilla en la Literatura. (Las novelas 

sevillanas de José Mas.) — Madrid, Rivadeneyra, 1922, 8.°, 
108 págs. 

1 1649. Gorbea Lemmi, E. de. — Los 7iiil años de Ele7ia Fort un : Mage- 

rit. — Madrid, Edit. «Saturnino Calleja», 1922, 8.°, 283 pá- 
ginas. 

1 1650. Trueba, Antonio de. — Cuentos y cantares. With introduction, 

notes, exercises and vocabulary by E. Gray.— Boston, Ginn 
& Co, 1922, xii-161 págs. 

1 1 65 1. G. W. U. — Sobre Cuentos liispanoamer ¡canos, edited by C. G. B. 

Laguardia; Cuentos de la América española, selected and 
edited by A. Coester; Cuentos hispano- americanos, edited by 
Ch. A. Turre.ll. — HispCal, 1921, IV, 196-198. 

HISTORIA 

1 1652. Melé, E. — Don Luis de Ávila, su «Comentario» y los italianos. — 

BHi, 1922, XXIV, 97-119. 

1 1653. G. B. — Sobre R. Menéndez Pidal: Crónicas generales de Espa- 

ña. — ARom, 1 92 1, V, núm. 1. 

1 1654. Quintana. — Vidas de los españoles célebres. Tomo I: El Cid, 

Guzmán el Bueno, Roger de Lauria, El príncipe de Viana. — 
Madrid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 220 págs., 1 pta. (Calpe.) 

PROSA MÍSTICA 

1 1655. Martínez, G. — Santa Teresa de Jesús. (La doctora y la escri- 

tora.) — BTer, 1922, VIII, 144 148, 330-348. 
1 1656. Krebs, E. — Grudfragen der Kirchlichen Mystik. — Freiburg in 
Breisgau, Herder, 1921, 8.°, vn-266. [Dedica unas páginas a 
Santa Teresa.] 

1 1657. Bayle, C. — El espíritu de Santa Teresa y el de San Ignacio. — 

RyF, 1922, LXIII, 5-21. — V. núm. 11 309. 

1 1658. Delgado, J. — Santa Teresa, mujer, monja y literata (continua- 

ción). — EyA, 1922, LXXIV, 437-445. — V. núm. 1 1313. 

1 1659. Risco, A. — Una opinión sobre los tres primeros confesores jesuí- 

tas de Santa Teresa de Jesiis (Cetina, Prddanos, B. Alvar ez). — 
BAH, 1922, LXXX, 463-469. 



BIBLIOGRAFÍA 2 19 

1 1660. Ríos de Lampérez, B. — Apología de la mujer católica. Elogio de 

Santa Teresa de Jesiís. — EyA, 1922, I. XXIV, 321-329. 

1 1 66 1. Julia Martínez, E. — La cultura de Santa Teresa y su obra lile- 

raria. — Castellón, Tip. de Hijo de J. Armengot, 1922, 4. , 
23 págs. (Conferencia.) 

1 1662. Revest Corzo, L. — La alegría en Santa Teresa de 'Jesús.— 

BSCC, 1922, III, 177-186. 

1 1663. Morel-Fatio, A. — Une lettre relrouvée de Sainthe Thérese. — 

BHi, 1922, XXIV, 163-164. 

1 1664. Huarte, A. — Estudios de investigacio'u histórica. Documentos 

Teresianos. — BTer, 1922, VIII, 129-139. 

1 1665. H. D. — Sobre Obras de Santa Teresa, edic. de Silverio de 

Santa Teresa, 1915-1919. — AB, 1922, XL, 226 227. 

1 1666. March, J. M. — Una carta inédita de San Ignacio a los Padres 

de Barcelona (3 mayo 1547). — RyF, 1922, LXIII. 273-288. 

1 1667. Bataillon, M. — Sobre Fr. Luis de León: A biographical Frag- 

ment, by J. Fitzmaurice Kelly. — BHi, 1922, XXIV, 174-176. 

1 1668. Ángel, M. — Adoctrinando a la «réplica» (conclusión). — EstFr, 

1922, XXVIII, 342-358. [Acerca de «El Libro de la Ora- 
ción.»] — V. núm. 1 1320. 

Crítica literaria. 

1 1669. Sarrailh, j.—Don Diego Clemencín. — BHi, 1922, XXIV, 125- 1 30. 
1 1670. Sáinz y Rodríguez, P. — Estudios sobre la historia de la crítica 

literaria en España. Don Bartolomé José Gallardo y la crítica 
literaria de su tiempo. Fin y Apéndices. - RHi, 1921, LI, 321- 
595. — V. núm. 10932. 
1 1 67 1 . Mérimée, E. — Sobre J. Marqués Merchán : Don Bartolomé José 
Gallardo. Noticia de su vida y escritos. — BHi, 1922, XXIV, 
278-282. 

Memorias, epistolarios y viajes. 

1 1672. Cartas inéditas de una religiosa capuchina. [Sor María Dionisia 

Bernarda Gómez.] — EstFr, 1922, XXVIII, 253-258. 

1 1673. Homem-Christo, M. de. — Lettres espagnoles. Revue de Fran- 

ce, 15 juillet. 

FOLKLORE 

1 1674. J. R. S. — Del folklore español: La Baraja. — LSE, 1922, I, 

221-224. 

1 1675. Alonso Cortés, N. — Del Folklore español ': Más sobre la bara- 

ja. — LSE, 1922, I, 306307. 



220 BIBLIOGRAFÍA 

1 1676. Castellanos, C. A. — El tema de «Delgadina» en el folklore de 

Santiago de Cuba. — ■ LAnt, 1922, V, 43-48. — V. núm. 10944. 

11677. Laval, R. A. — Contribución al folklore de Carakue (Chile). — 

Santiago de Chile, 4. , 264 págs. 
1 1678. Leguizamón, M. — Folklore Argentino. Ceiba y Seibo. — Huma- 
nidades, 1921, II, 169-182. 

LITERATURA POPULAR 

1 1679. Bektoni, G. — Una raccolia di canzonelle spagnuole posseduta da 

Giulia d'Fste. — ARom, 1921, V, núm. 1. 

1 1680. Pfandl, L. — Sobre el Cancionero poético y musical del siglo X VII 

publicado por J. Aroca. — LGRPh, 1922, XLI1I, 124-126. 

1 1 68 1. Pfandl, L. — Sobre R. Mitjana: Comentarios y apostillas al 

«Cancionero poético y musical del siglo XVII» publicado por 
J. Aroca. — LGRPh, 1922, XLIII, 124-126. 

OBRAS DIVERSAS 

1 1 682. Reiff, A. — Felipe Pedrell, der Gründer der spanisc/ien Natio- 

naloper. — Spanien, 1921, III, 74-86. 

1 1683. Lehmann-Nitsche, R. — Ursprung und Verbreiiung von Lasso 

und Wurfkugeln. — ZDWV, 1920, VI, 81-88. 
116S4. Koch-Grünberg, Th. — Indianermárchen aus Siidamerika . — 
Jena, E. Diederichs, 1920, 344 págs., 8 ilust. y 1 mapa. 



REVISTA 



DE 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



Tomo IX. 



julio-septiembre 1922 Cuaderno 3.° 



LOS ELEMENTOS ESPAÑOL Y CATA- 
LÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 



La dominación española en Cerdeña duró desde 1 326 
hasta 17 14; pero quedó limitada en un principio a la parte me- 
ridional de la isla, y no se extendió sino poco a poco sobre el 
resto del territorio sardo. Sólo a partir de 1478 se puede decir 
que toda la isla está en poder de los españoles, es decir, a 
partir de la batalla de Macomer (19 de mayo de 1478), por 
la cual la lucha secular entre Arbórea y Aragón fué decidida 
en favor de este último. En este día «quedó de todo punto 
Sardeña por el Rey», como dice el historiador Vico, Historia 
general de la isla y reno de Sardeña, Barcelona, 1639. 

Los conquistadores eran aragoneses y de habla catalana. 
La lengua catalana cundió presto en las ciudades, sobre todo 
en Cáller (Cagliari), donde antes, prescindiendo del dialecto 
sardo nunca desarraigado, se hablaba el italiano introducido 
por los písanos, como aun hoy día lo testifican las palabras 
tomadas a préstamo del antiguo toscano. 

Resulta que ya en 1337 se publicaron en lengua catalana 
los decretos del gobernador dirigidos a los empleados de la 
Administración l . 



1 Toda y Güell, Bibliografía española de Cerdeña, ¡Madrid, 1890, 
pág. 13, donde está reproducido el texto catalán del pergamino con- 
servado en el archivo de la catedral de Cáller. 

Tomo IX. 15 



M. L. WAGNER 



No cabe duda de que el catalán se hablaba principalmente 
en las ciudades, mientras en las aldeas se usaba, como siem- 
pre, el dialecto indígena. He aquí, en comprobación de ello, 
lo que dice a este propósito Sigismundo Arquer en su Sardi- 
uiae brevis historia et descriptio (1588) 1 '■ «Sunt autem duae 
praecipuae in ea ínsula linguae, una qua utuntur in civitatibus, 
et altera qua extra civitates. Oppidani loquuntur fere lingua 
hispánica, tarraconensi seu catalana, quam dedicerunt ab His- 
panis, qui plerumque magistratum in eisdem gerunt civitati- 
bus : alii vero genuinam retinent sardorum linguam.» Y cuan- 
do Bernart Boades, en su Libre deis Feyts d 'armes de Cata- 
lunya asegura que en su época, es decir, en la primera mitad 
del siglo xv, los sardos «parlan la lengua catalana molt poli- 
dament axí com si fos en Catalunya» 2 , alude, por lo visto, 
a las ciudades; y más explícito todavía es Mossen Cristófol 
Despuig, quien escribió a mediados del siglo xvi : «En Sarde- 
ña... teñen també la llengua cathalana, bé que alli tots no par- 
len cathalá, que en moltes parts de la illa retenen encara la 
llengua antigua del reyne, pero los cavallers y les persones de 
primor y finalment tots los que negocien parlen cathalá, per- 
qué la cathalana es alli cortesana» 3 . 

En 1565 los Estamentos reunidos en Cáller pidieron que 
los estatutos de Iglesias, Bosa y Sácer, hasta entonces es- 
critos en italiano, se trasladaran «al sardo o al catalán» 4 , y 
el virrey D. Alvaro de Madrigal propuso la traducción al 
catalán, la cual fué otorgada por decreto real de Felipe II, 



1 En la Cosmographia de Sebastiano Münster, Basilea, 1588. 

2 Edic. Aguiló y Fúster, Barcelona, 1875, pág. 401. 

3 Morel-Fatio, en Gróbers Grnndriss, I 2 , pág. 842. 

4 «Per quant en lo present regne hi ha algunes citats, com es la vila 
de Iglesias y Bosa, que teñen capítol de breu, ab lo qual se regexen, 
y son en llengua pisana o italiana; y por lo semblant la ciutat de Sas- 
ser te'alguns capitols en llengua genovese o italiana; y per quant se 
veu no convé ni es just que lleys del regne stiguen en llengua strana, 
que sia provehit y decretat que dits capitols sien traduhits en llengua 
sardesca o catalana, y que los de llengua italiana sien abolits, talment 
que noreste memoria de aquells», según Enr. Bottini-Massa, La Sar- 
degna sotto il dominio spagnolo, Turín, 1902, pág. 51. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 2 23 

fechado a 22 de junio de 1565- I^e esto se desprende que 
en esta época el catalán se comprendía más fácilmente que 
•el italiano. 

No cesó el uso del catalán en Cerdeña después de la re- 
unión de los reinos de Aragón y Castilla (1469). Los virre- 
yes, que a partir de esta fecha no eran catalanes sino en muy 
raros casos, siguen publicando los «pregones» en lengua cata- 
lana, como antes. Pero poco a poco el español se abre ca- 
mino. Hasta 1600 los edictos se publican exclusivamente en 
catalán; desde el año 1602 se introduce el español; sin em- 
bargo, se continúa todavía empleando el catalán en los pre- 
gones, y no es sino a partir de 1643 cuando el español se 
usa exclusivamente en las leyes y decretos L . 

En la parte meridional de la isla el catalán había echado 
raíces tan sólidamente que aun en 1 738, cuando Cerdeña ya 
pertenecía a la casa de Saboya, los marqueses de Quirra tuvie- 
ron a bien decretar en lengua catalana las prerrogativas que 
concedieron a sus vasallos. Aun hoy en día se dice en el 
Campidano de uno que no se sabe expresarse bien que «no sidi 
su kadalánu» 'no sabe catalán'. Que el catalán se compren- 
diera y se hablara también en los pueblos de la llanura — junto 
al dialecto autóctono, por supuesto — lo prueban las nume- 
rosas palabras catalanas usadas en el sardo campidanés. Única- 
mente a principios del siglo xvm, según el testimonio de un 
contemporáneo 2 , el español va suplantando al catalán tam- 
bién en el Sur de la isla, como lengua general. 

En la parte septentrional se escribía hasta principios del 
siglo xvn tan sólo en sardo o en latín; el catalán nunca logró 
arraigarse allí; mas, en cambio, fué siempre aquí muy fuerte la 
influencia del italiano, dado que las comunicaciones y rela- 
ciones con el continente italiano eran más frecuentes y más 
fáciles. Las actas del capítulo de Sácer se redactaron constan- 



1 Giov. Siotto-Pintor, Storia Letteraria di Sardegna, Turín, 1843- 
1844, I, 10S. 

2 Grs. Cossu, Della Citta di Cagliari. Notizie compendióse sacre e 
profane, segunda edición, 17S0, pág. 211. 



224 M. L. WAGNER 

temente en logudorés hasta el año 1649 1 , y el castellano no 
se usa en los registros de las reuniones del consejo y en las- 
escrituras de arrendamiento de Sácer antes de 1610 2 . Martín 
Carrillo relata lo siguiente sobre las condiciones lingüísticas 
de Cerdeña en su época (1611) 3 : «El reyno de Sardeña tiene 
peculiar y particular lengua que llaman sarda, la qual no se 
halla, ni se sabe que está en otra parte del mundo : y aun en. 
el mismo reyno ay alguna differencia de la deste cabo de 
Cáller a la del otro cabo de Sácer; en las ciudades principales 
hablan y entienden la lengua castellana y catalana. La catalana 
es más ordinaria en este cabo de Cáller por auer más comu- 
nicación con catalanes y castellanos; en el otro cabo usan más 
la italiana y genovesa por tener más comunicación con Italia 
y Genova; todos entienden la lengua sarda como la común al 
reyno, y se conserva tanto en las aldeas que no entienden 
otra lengua.» 

De esta manera, pues, se explica el hecho de que la influen- 
cia catalana sobre el sardo fuese escasa en el Norte 4 , y que 
allí predominara la castellana. 



1 D. Filia, La Sardegna Cristiana, II, 320, n. 2; comp. Raffa Garzia» 
Gerolamo Araolla, Bolonia, 19 14, pág. 43. 

2 Enr. Costa, Sassari, Sassari, 1885, I, 286; Garzia, Op. cit., pág. 43. 

3 Martín Carrillo, Relación al Rey Don Philipe \ Nuestro Señor j 
Del Nombre, Sitio, Planta, Conquistas, Christiandad, Fertilidad, Ciuda- 
des, Lugares y govierno del Reyno de Sardeña \ Por el Doctor Martin \ 
Carrillo, Canónigo de la sancta Iglesia de la Seo de \ Caragoca, Visitador 
general y Real del dicho \ Reyno en el año lóll, Barcelona, 16 12, pág. 81. 

4 Aquí es oportuno hacer observar que no es exacta la especie de 
que los elementos catalanes del sardo se deriven del dialecto catalán 
de Alghero, opinión que corre como verdad aceptada en muchos escri- 
tos. Alghero fué tomada en 1354 por el rey D. Pedro el Ceremonioso; 
los habitantes tuvieron cjue evacuar la ciudad, y en su lugar se esta- 
blecieron allí los catalanes. De ahí que se hable catalán en Alghero. 
Pero no se puede comprobar ninguna influencia del catalán de Alghero 
sobre los dialectos sardos colindantes; por el contrario, está el catalán 
de Al«hero lleno de sardismos, y la mayoría de sus habitantes hablan 
también el dialecto logudorés. Una lista de sardismos del dialecto de 
Alghero, que se podría fácilmente ampliar, se halla en A. Cinffo, In- 
fluencies de Vitalia i diferents dialectes sards en Falguerés. Primer Con- 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 225 

No estará de más advertir (porque es característico por 
las condiciones de las pequeñas ciudades en el interior de la 
isla) que entre los documentos del archivo parroquial de A la- 
comer, los de los años 1573 y 1624 están aún redactados en 
sardo, desde entonces cada vez más en catalán y muy pronto 
en español, como pudimos averiguar en el lugar mismo. 

El Sr. Toda y Güell presenta una considerable lista de 
escritores de origen sardo que escribieron en lengua española, 
entre ellos el famoso Antonio de lo Frasso, autor de los Diez 
libros de fortuna de amor (Barcelona, 1 573)> <l ue todo lector 
del Quijote recuerda, por haber sido ellos también víctimas 
del célebre auto de fe. Aun después de reunida la isla con 
Saboya siguió siendo el español lengua generalmente conoci- 
da y usada en Cerdeña hasta los umbrales del siglo xix. Sigue 
hablándose y usándose durante todo el siglo xvín, sobre todo 
en las iglesias, como se infiere de los numerosísimos sermones 
y oraciones fúnebres redactados en español hasta 1797 *■ En 
las escuelas y los Tribunales el español quedó como lengua 
oficial hasta 1 764; en este año decretó el gobierno de Turín 
que se reformaran las dos universidades de Cáller y Sácer, y 
que de allí en adelante el italiano fuera la única lengua admi- 
tida en las escuelas. 

En los conventos siguió usándose el español aun en las 
primeras décadas del siglo xix 2 . 

En el susodicho archivo parroquial de Macomer el primer 
documento italiano lleva fecha de 1791; siguen muchos docu- 
mentos redactándose exclusivamente en español hasta 1 824, 
y de aquí en adelante solamente documentos italianos. 

Sentadas estas consideraciones no extraña que la propor- 



grés Internacional de la Llengna Catatana, Barcelona, 190S, págs. 170 y 
siguientes. 

1 Véanse más pormenores en el artículo del autor Gil elementi del 
sardo, en Archivio Storico Sardo, III, 1907, pág. 385 y sigs. 

2 Toda y Güell, Boletín de la Sociedad Geográfica de Madrid, 1888, 
XXV, 392, afirma que en el convento de Santa Clara, en Cáller, fun- 
dado por cinco madres venidas de Valladolid en 1644, se hablaba toda- 
vía español en la época de su visita. 



226 M. L. WAGNER 

ción de elementos catalanes y españoles en sardo sea bastante 
crecida. La cultura de las ciudades sardas en los siglos xvi y 
xvn era, principalmente, española; españoles eran los usos y 
costumbres y, sobre todo, la moda. Como entonces no había 
universidad en la isla, los jóvenes estudiosos tenían que ma- 
tricularse en las universidades italianas o españolas. En Ita- 
lia eran las universidades de Pisa y Bolonia las que más fre- 
cuentaron los sardos; en España, las de Zaragoza, Salamanca 
y Alcalá. En la de Zaragoza encontramos como profesor de 
Teología al P. D. Giacomo Pinto, de Sácer; en Salamanca 
estudiaron y se graduaron D. Pietro Frasso Pilo y D. Pietro 
Ouesada Pilo, los dos sardos; y en España había estudiado 
filosofía y humanidades D. Alesio Fontana, sáceres, quien 
más tarde acompañó a Carlos V a Alemania, Holanda y Bél- 
gica como secretario l . 

Por estos y muchos otros canales penetró la cultura espa- 
ñola. No puede causar maravilla que esta influencia fuese sobre 
todo muy fuerte en la capital, y hasta hoy día Cáller conserva 
cierto carácter español y muchas costumbres que recuerdan 
las de España. Desde la capital y las otras pequeñas ciudades 
del Sur, las modas y las lenguas catalana y española se difun- 
dieron también en el campo, y resulta que los elementos lexi- 
cales catalán y español, saliendo de Cáller, se extienden bas- 
tante uniformemente sobre toda la parte meridional de la isla,, 
es decir, sobre la gran llanura (el Campidano); pero muy a 
menudo alcanza también las montañas y valles de la Barba- 
gia, y se propaga hasta la región central del Nuorés, aunque 
muchos catalanismos e hispanismos estén limitados a la lla- 
nura. Como llevo dicho, la parte septentrional está más some- 
tida a la influencia española que la parte meridional; pero esto 
no impide que el Sur haya acogido también, al lado de los 
prevalecientes elementos catalanes, muchos hispanismos. 

A veces compiten las palabras catalanas con las españo- 



1 Véase P. Tola, Diziouario Biográfico degli Uomini Illustri di Sar- 
degna, Turín, 1837, I, 14, n. 2; M. L. Wagner, Die Rimas Spirituales ron 
Giro/amo Araolla, Drcsden, 19 15, págs. x-xi. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 227 

las o se emplean indiferentemente, como en campidanés: 
cp. peca = esp., al lado de />/g¿z = cat.; cp. arratéra = cat. ra- 
tera, al lado de arratonéra = esp. ratonera; cp. orivéttu = es- 
pañol ribete, al lado de (av)vorctta = cat. voreta; cp. arrekkó- 
ni = cat. raí*/, al lado de arrei\kóni, arriv\kóni = esp. rincón; 
log. ZwVw = cat. cairo, al lado de koéru = esp. cuero. 

En otros casos se emplea en el Sur la palabra catalana, en 
el Norte la española; así se llaman las alabanzas de los santos 
en el cp. góccas = cat. goigs; en el log. gozos = esp. gozos, 
o cp. armússa = cat., pero log. muzzétta (y también cp. /////- 
ssétta) = esp. muceta; cp. skarnu = cat. escara, pero log. ¿r- 
kárnyu = esp. escarnio. 

Asimismo sucede que el campidanés emplea un hispa- 
nismo donde el logudorés prefiere una palabra italiana; por 
ejemplo: cp. /)/¿z/ = esp. ©¿a/i?, log. ¿zaz» = ital. viaggio; 
cp. ohTTW, aleras = cat. ulleras, log. otcáles — ital. occl/iali; 
cp. paizu = esp. ^a/j, log. pae'zu, paéze = ital. paese; campi- 
danés striyyulai = cat. estrijolar 'almohazar', log. strilare = 
ital. strigliare. 

Dada la identidad de muchas palabras catalanas y españo- 
las, no siempre se puede decidir si el préstamo se debe a la 
una o a la otra lengua. 

Muchos hispanismos ya no se usan más que en las aldeas, 
al paso que en Cáller y en los centros ciudadanos van intro- 
duciéndose los correspondientes términos italianos; así akka- 
áéhn y akkontéssiri cede paulatinamente el paso a sazzédi- 
ri = ital. succedere; aggzvardai 'aguardar' a aspettai; afrenta a 
affróutu; aorrai, aarrai 'ahorrar' a risparmiai; alabai a loáai 
(ital. hilare); a/entai a animai; aXanai 'allanar' a appranai o 
appariiai (ital. appianare y pareggiare); amparai a diféndiri o 
proteyyiri; taskyai 'chasquear' a yo%ai (ital. ginocare); dhiae- 
résiri 'desmerecer' a demeritai; dizobbeácssiri 'desobedecer' a 
dizabbiáiri; lue%u a sábittu (ital. súbito), etc. 

Este fenómeno sigue ganando terreno por la enseñanza 
del italiano en las escuelas y el servicio militar en el continen- 
te italiano. Tanto es así, que numerosos hispanismos se com- 
prenden todavía, pero no se emplean sino en son de broma, 



2 28 M. L. WAGNER 

por ser considerados como anticuados; así, por ejemplo, 
muctacca, sumbréri, alguazíli. 

Sin embargo, los catalanismos e hispanismos del sardo 
son aún bastante numerosos y no dejan de ofrecer muy gran- 
de interés, por enseñarnos claramente cuáles eran los domi- 
nios en que prevaleció la influencia cultural de los españoles. 

Con la administración española se introdujeron natural- 
mente los términos oficiales que atañen a ella. Los documen- 
tos sardos de la época rebosan de términos catalanes y espa- 
ñoles tocantes al derecho y la administración, la mayoría de 
los cuales ha caído en desuso ya junto con las costumbres 1 . 
Pero aun hoy subsisten los siguientes : log.-cp. síndiku = es- 
pañol síndico o cat. síndic; cp. yuyi, nuor. zuzze 'juez' = ca- 
talán jutge (pero \o<g.yuí%e, z'uí%e = lat. judicem); cp. abo- 
gan = esp. abogado y cp. abo%asía = esp. abogacía; logudo- 
rés-cp. eréu = cat. heren, y en campidanés también eredérn = 
esp. heredero (en log. además eréáe = ital.); cp. albaséa = 
esp. albacea; log.-cp. arguzzínu 'alcaide' = cat. algotzin; lo- 
gudorés-cp. gamita, kómitu 'cómitre' = cat. cóuiit; los guar- 
dias rurales a caballo se llaman todavía en cp. barra(n)téllus, 
log. barranze'dos, barranzéddos, esp. ant. barradle les 2 . 

Otros términos administrativos aún empleados en el cam- 
po, en parte también en Cáller, son : cp. (y calieres) ápoka 
'recibo notarial' = esp. ant. apoca; log.-cp. autn 'decreto ju- 
dicial' = esp. auto; cp. (en la región de Gerrei) kretu 'inte- 
rés del capital' = cat. creix; log.-cp. mora 'demora, prórro- 
ga' = esp.; cp. prísya 'registro notarial' = esp. ant. prista; 
cp. ranzélu = esp. arancel; cp. tatta 'derecho de aduana' = 
cat. tatxa; log.-cp. finkare 'imponer contribuciones', fix\ka 
'impuesto, hipoteca' = esp. fincar, finca; log.-cp. derrama 
'contribución sobre las mercancías' = esp.; log.-cp. imbarga- 
re, -ai 'retener judicialmente', imbargu = esp. embargar, -o; 



1 Un registro muy útil de tales términos se encuentra en Giov. IV 
ixito, Dizionario del Linguaggio Archivistico in Sardcgna, Cagliari, 1886. 

2 Véase sobre esta institución mi libro Das Landliche Leben Sardi- 
niens im Spiegel Jer Sprache, Heidelberg, 1921, pág. 38, y el grabado 
núm. 23, que representa a los barranzellos. 



El. ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 229 

iog.-cp. luiré, -i 'remitir contribuciones', log. luissyóue, cam- 
pidanés luizyóni 'remisión de contribuciones' = cat. Huir, Hui- 
do 'redimir o quitar censos, redención de censos' (Escrig y 
Martínez, Diccionario valenciano-castellano, s. v.); log. rateare 
'desfalcar' = esp. ratear; log. segrestare, sagrestare 'secues- 
trar, embargar' = cat. segrestar; cp. iikutai (Oristano) luku- 
tai 'hacer embargo de los bienes de alguien' = esp. ejecutar 1 ; 
iog. aforrare 'dar una anticipación de dinero que después se 
descuenta en el precio medio de la mercancía", affórru 'ade- 
lanto' = esp. aforar, aforo; log. allegare, cp. -ai 'producir 
documentos' = esp. alegar-, log. plctarc, pretare, cp. -ai 'liti- 
gar judicialmente", plctit = esp. pleito; y aquí huelga citar 
también log.-cp. artivu = esp. archivo, al lado de altíu, al- 
ziu = cat. arxiu. 

Notable es la influencia española en todo lo relativo a la 
iglesia, que, como queda dicho, se puede comprobar en sardo 
hasta los umbrales del siglo xtx. El fastuoso ceremonial espa- 
ñol, las numerosas procesiones y las cofradías en las ciudades, 
especialmente en Cáller, recuerdan a España. Y catalana y es- 
pañola siguió siendo la terminología. A la catedral de Cáller le 
llaman popularmente sa zcu = cat. seu (lat. sede); en el nuo- 
rés, con asimilación de la vocal final a la terminación usual del 
femenino : sa zea; las procesiones se dicen en campidanés y 
nuorés prufassonis, -es = cat. professó; la de Pascua, en la 
cual se encuentran en la calle y se saludan María y su Hijo re- 
sucitado, viniendo los dos de dos iglesias distintas: s'inkóntru, 
como en España el encuentro; las cofradías, cp. yermendááis = 
cat. germandá, y sus acólitos, yermáuus o kunfráras = cata- 
lán germá, confrare; el obispo en cp. ohispu; el arzobispo, 
•cp. arséhispu; el monje, log. mónzu, cp. móngu, correspondien- 
tes a la palabra española, transformada fonéticamente según 
las normas que se explicarán más adelante; el fraile, cp. para = 
cat.; cp. doméri 'cura semanero' = cat. domcr; cp. donáu, 
log. donada 'lego de un monasterio' = esp. donado; log. pres- 



1 [Supone secutar, aun usado en Cervantes; véase Menéndez Pidal, 
Antología de prosistas, 191 7. pág. 66. — N. de la R.) 



2 3 O M. L. WAGNER 

te, cp. -i 'sacerdote celebrante' = esp. preste; log.-cp. sor 
'religiosa' = esp.; cp. contri = esp. chantre; cp.-log. vara 
'sirviente de la iglesia' = esp.; cp.-log. (i)skolánu 'sacris- 
tán' = cat. escola (al lado de gágauu = lat. diaconus); 
cp. monasñu = esp. monacillo; cp. is fiélis = esp. los fieles 
(se. cristianos); log. filigrésu = esp. feligrés; cp. giivéntu = 
cat. covent; log.-cp. monasteriu = esp. monasterio 1 . 

Vestiduras eclesiásticas : cp.-log. f azula = esp. casulla; 
cp. prapelissit, prapalíssu = esp. sobrepelliz; cp. rokkéttu — 
cat. roquet, esp. roquete; cp.-log. ¿mz« 'traje que el sacerdote 
viste en la misa mayor' = esp. temo; cp. ropóni 'ropa larga 
del sacerdote' = esp. ropón; cp. attamárra 'manto del sacer- 
dote' = esp. chamarra; cp. armússa 'muceta del obispo' = 
cat.; cp. mussetta, log. muzzetta = esp. muceta; cp. ermíniu 
'manto armiñado de los canónigos' = cat. ermí (esp. ant. ar- 
minio); cp. kap'Aa '.capucha del traje de los cofrades' = espa- 
ñol capilla; cp. kuclu 'cuello del traje sacerdotal' = esp. cue- 
llo; cp. balóna 'esclavina sacerdotal' = cat. balona (esp. valo- 
na); cp. tókka 'prenda de lienzo blanco de las religiosas' = 
esp. toca. 

Objetos y utensilios eclesiásticos: cp. dróua, log. drájna, 
trójna 'pulpito' = cat. trona; cp. faristólu, paristólu 'facistol, 
atril del coro' = cat. faristol; log. frontále, cp. -i 'parte de- 
lantera del altar' = esp. frontal; cp.-log. peana 'tarima al 
pie del altar' = cat. peauya, esp. peana; cp.-log. katiffa 'al- 
fombra del altar' = cat. catifa (esp. alcatifa); cp.-log. níctu = 
esp. nicho (del santo); cp. skaparátu 'alacena conteniendo 
reliquias, relicario' = esp. escaparate; cp. silería = esp. sille- 
ría; log. dosel, tozél, cp. dozéliu = esp. dosel; log. impáliu 
'dosel portátil' = esp. palio; log. apparaádre 'mueble donde 
se colocan los trajes sacerdotales' = esp. aparador; cp. yióui 
'bandera de las procesiones' = esp. guión; cp. umiXaáéri 're- 



1 El cat. literario monastir se encuentra como nombre de lugar de 
un pueblo cerca de Cáller, que popularmente se llama Muristéni, for- 
ma ésta derivada del gr. Movaot7¡pi(ov). (Véase mi artículo sobre los ele- 
mentos griegos del sardo en Byzantinisch-Neugriecliisclie Jalirbücher , 
1920, I, 165.) 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 23 1 

clinatorio' = esp. humilladero; cp. kanaáela, cali, karané- 
\as 'vinajeras en que se sirven en la misa el vino y el agua' = 
cat. canadellas; cp. krizméra 'jarro en que se conserva el cris- 
ma' = esp. crismera; cp. izópu = esp. hisopo (para dar agua 
bendita); cp. matrákka 'carraca que se usa durante la Semana 
Santa' = cat., esp. matraca; cp. kadaffáli 'catafalco' = cata- 
lán cada/al; cp. mida 'catafalco', derivado del cat. mulassa de 
idéntico sentido; cp.-log. tíriu, síriu = esp. cirio; cp. ieri\a 
'vela pequeña de cera para uso de la iglesia' = esp. cerilla; 
cp. stadali 'vela enroscada' = cat., esp. ant. estadal; cp.-logu- 
dorés acca, cp. aeccra 'candelero para poner hachas' = espa- 
ñol hacha, hachero; cp. blandóni, brandóni 'hacha de cera' = 
esp. blandón; cali, arroscri 'rosario' = cat. roser; cp. kabre'/i, 
'libro eclesiástico donde se apuntaban los diezmos' = cat. cap- 
bren; cp.-log. kart'Aa, log. kastila, 'documento que da al sacer- 
dote el derecho de confesar' = esp. cartilla. 

Y aquí cuadran además otras palabras tocantes a la esfera 
eclesiástica: cp. koróna 'tonsura de los sacerdotes' = esp. (que 
también se usa en italiano; cp. arresai, log. rezare, razare = 
esp. rezar; cp. pernuliai 'administrar la Extremaunción (per- 
nuliu) = cat. pernoliar ■*; cp. súmiri 'consumir el sacerdote en 
la misa' = esp. sumir; cp. ressínta 'resignación, agonía del 
moribundo' = cat. resigna; cp.-log. alabanzas 'versos canta- 
dos en loor de los santos' = esp.; cp. góceus, log. gozos, 
'ídem' = cat. goigs, esp. gozos (véase pág. 227); cp.-log. assns- 
séna 'usado en las canciones en alabanza de la Virgen, por lo 
inmaculada' = esp. azucena; cp. sa di deis jindns = esp. día 
de los finados. 

A la influencia eclesiástica hay que atribuir también los 
numerosos nombres de bautismo de abolengo catalán que se- 
ñaladamente persisten en el Campidano: Alé&i 'Alejo' = cata- 
lán Aleix; Bardili 'Baudilio' = cat. Baldiri; Bartuméu 'Barto- 



1 Compuesto por lo visto con perna. Lo que dice C. Salvioni sobre 
la palabra sarda en sus Note di Lingua Sarda, núm. 139 (Rendiconii 
del R. Istit. Lomb., 1909, XLII, 840), no da en el hito. Considera él Ja 
palabra como indígena y la explica como per + in -f oliare, de forma- 
ción erudita. Pero, como se ve, esto no hace al caso. 



232 M. L. WAGNER 

lomé' = cat. Bartomeu; Brái 'Blas' = cat. Blai; Gordi 'Jor- 
ge' = cat. Jordi; yiróni 'Jerónimo' = cat. Geroui; Impera, 
Pera 'Pedro' = cat. Pere; Piríkkn = esp. Perico; Luizn = 
cat.-esp. Luis; y a éstos puede añadirse la denominación del 
Bastioui'e Santa Kréu en Cáller (del cat. eren 'cruz'). 

Cáller conserva hasta el día de hoy muchos usos y costum- 
bres españoles y juntamente las palabras españolas corres- 
pondientes que frecuentemente se conocen también en los 
pueblos de la llanura. Los amantes pasan sus horas delante 
de las ventanas y las rectas ( = cat. re(i)xa) a pelar la pava 
(fastiyyái = cat. festejar); por querer a una muchacha se dice 
stimai, como en Cataluña estimar. Las mozas de los barrios 
populares gastan la mantilla española y un corpino llamado 
kóssu = cat. eos, y llevan pesadas arrekkdáas o arrakkdáas de 
oro, y en los días festivos una joya preciosa pendiente del 
cuello: su láiu = cast. lazo, llamado así por la cinta en que 
está colgada la alhaja. Muchas prendas de moda tienen deno- 
minación española: log.-cp. botta = esp. bota; log.-cp. peunku 
'calcetín' = cat. pe(h)uc; cp. sahdtta = cat. sabata; log.-cp. kot- 
t'Aa = esp. cotilla; log.-cp. kambúsu 'cepillo, gorro de los 
niños' =cat. cauíhuix; log. karétta 'cofia, gorro de mujeres' = 
esp. careta; cp. cía 'especie de pañuelo de cabeza' = esp. cl/ia; 
log.-cp. korhdtta = esp. corbata; cp. míya, nuor. miza 'me- 
dia' = cat. mitja; cp. mukkaáóri, log. mukkalóru 'pañuelo de 
bolsillo' = cat. mocador; log.-cp. frita 'cinta de hilo o algo- 
dón' = esp. veta; cp. tráu, log. traúku 'ojal' = cat. trau(c); 
cp. ullera, u\c'ra 'anteojos' = cat. ullera. 

En la difusión de estos y semejantes términos que se re- 
fieren a la moda desempeñarían un papel muy importante los 
comerciantes ambulantes que, según nos consta, frecuentaban 
también las ferias rurales durante la dominación española. Lo 
mismo sucede todavía hoy día con los mercaderes italianos 
que recorren la isla y que introducen con sus géneros las pa- 
labras italianas con las cuales los denominan y despachan, y 
en este trueque continuo estriba el hecho de que muchas 
palabras sardas antiguas tocantes a la indumentaria cedieron 
el paso a neologismos catalanes, españoles e italianos, y de 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SAKDOS 233 

los catalanes y españoles muchos van poco a poco cayendo 
en desuso, poniéndose en lugar de ellos los italianismos res- 
pectivos l . 

Los diccionarios sardos contienen, por ejemplo, las pala- 
bras siguientes para paños y tejidos : log. brokkad'Au = espa- 
ñol brocadillo; cp. kalamándra = esp. '-; log.-cp. kalmúk = 
esp. calmuco; log.-cp. kapittóla = esp. capichola :{ ; cp. kata- 
lúfa = esp.; log. ispolinu = esp. espolín; log. istuppi\a = 
esp. estopilla; log.-cp. pelfa 'felpa' = cat.; cp. pikkótti = es- 
pañol picote; log. ratina, cp. retínu = esp. ratina; y pueden 
agregarse aquí los términos que atañen a la cama: cp. niata- 
láffu 'colchón'=cat. mátala/ (Vogel); log. banitta 'colchón' — 
esp. sabanita (con separación de la primera sílaba confundida 
con el artículo sardo); cp. van uva, fánuva, log. fánna, fauna 
'frazada' = cat. vánova; log.-cp. frassáda, fressáda = esp. fra- 
zada. 

Las plataformas en los tejados de las casas, como especial- 
mente se estilan en Ozieri, se llaman suttea =esp. azotea; los 
pisos subterráneos en Cáller z'z básus = esp. bajos (como tam- 
bién en Ñapóles : vaso); en el italiano regional de la capital 
usan para estas habitaciones situadas bajo el nivel de la calle 
la expresión i sóttani tenida por italiana, pero en verdad espa- 
ñola, sótano, como lo evidencia la acentuación enfrente de la 
italiana sottauo, donde el acento carga en la segunda sílaba, 
palabra que además de esto no tiene igual significado. 

Las tiendas donde se vende sal y tabaco se llaman stankus 
como en España (cat. estañe//, esp. estanco), y los puestos en 
las calles donde se despachan toda clase de géneros pardáas= 
cat.; allí se venden entre otras cosas karapma 'helado' = es- 



1 Véase lo que aduzco en varios pasajes de mi libro Das Land- 
liclie Lebe7i Sardiniens im Spie°el der Sprache, Heidelberg, 1921. 

2 También en toscano: calamandra según Fanfani; pero tratándose 
de palabra sarda meridional, es más probable el origen español. 

3 La palabra capicciola se halla también en dialectos italianos 
(apul. = tarent. capisciola, de Vincentiis, 55; rom. = march. capicciola, 
Raccolta Osimo, 39), pero tiene allí significado distinto 'cinta, tira' 
(«bindella, fettuccia, bavetta»). 



234 M. L. WAG.NER 

pañol garapiña; alkórzas 'pasta de azúcar y almidón' = es- 
pañol alcorza; gucffus, llamados también gueffuz de faldiké- 
ra = esp. huevos de faltriquera 1 ; bunólus (log. y sac. brnnó- 
lu) 'buñuelos'=cat. bunyol; mautegadas = esp. mantecada. 

La gente del pueblo acostumbra todavía contar con arria- 
lis (monedas de dos céntimos) = esp. real; pézzas (monedas 
de 5° céntimos) == cat. pessa, y mezuhe'zzas (25 céntimos); 
durus (moneda de 5 liras) = esp. duro, y se trabaja a (i)ska- 
rada 'a destajo' = cat. a escarada. 

Con las costumbres españolas se introdujo también como 
tratamiento formal el uso de usted en lugar del patriarcal 
tuteo, y se dice cp. bostc'i o bostctti, log. voste = cat. vos té o 
esp. usted (cruzado con el sardo vos); el saludo de despedida 
es adióssu = esp. adiós, y los recuerdos afectuosos que se 
mandan a una persona cp. arrekadus = esp. recado. 

Numerosísimas, son las palabras catalanas y españolas 
que se refieren a la cocina y a la comida : cp. arrevchi de óu 
'yema de huevo' = cat. rovell; cp. andarínas, log. andarínos 
'gnocchettrini, sorta di pasta da minestra che si fanno in 
casa' = esp. andarines; cp. kaldu 'sopa de carne cocida' = 
esp. caldo; cp. kapponááa 'especie de sopa de pescado' = 
cat. caponada; cp. kassóla 'cazuela, guisado de pescado' = 
cat. cassola; cp. findéus, log. finde'os 'pasta para sopa' = cata- 
lán fideus, esp. fideos; cp. fiambre = esp.; cp. fian = esp.; 
cp. gatápu 'conejo' = cat. catxap; cp. gviáu, log. gizadu = 
cat. -esp. guisado; log.-cp. impanáda = esp. empanada; log. is- 
kabeccare, cp. skaheccai = cat. escabetxar, esp. escabechar; 
cp. lepudríáa = esp. olla podrida; cp. mendóngu 'tripas, ca- 
llos' = cat. -esp. mondongo; cp, ntókka 'ventresca' = cat. ¡noca; 
cp. néula 'barquillo' = cat.; cp. piókkn 'pavo' = cat. píoc; ade- 
más log. izmurzare, cp. zmurzai 'almorzar' = cat. esmorsar. 

Utensilios de cocina : log. hocedri, cp. kuicerínu, kutee- 
róni= esp. cuchara, cucharón; cp. ku\cra 'cuchara' = cat. cu- 



1 La forma faldikéra es la del antiguo español que persiste aún en 
dialectos de la Península y de América, como también en el judeo- 
español (aldikcra); véase mi Liindliclie Leben Sardiniens..., pág. 64 y nota. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 235 

llera; log. afuénte 'plato grande' = esp. fuente; log.-cp. saffá- 
ta 'bandeja, azafate' = cat. safata; cp. rebúsíit 'despensa, re- 
puesto' = cat. rebost; cp. vinagrera = esp. 

Expresiones que se refieren a la colada y lavado : cam- 
pidanés /nidada; log. bobada 'colada' = cat. tugada; cp. kós- 
siu 'coladero' = cat. cossi; cp. sindréri 'cernadero' = cat. cen- 
drer; log. miáóne, maddne; cp. imbiáóni 'almidón' — cat. mido; 
cp. akkovonai y iukovouai 'poner la ropa en la lejía', del cat. cóvi n 
*cuévano, lo que serveix pera posar lo llí en la bugada' (Saura). 

Llama la atención lo numerosos que son los nombres de 
peces de mar y otros términos relativos a la pesca tomados 
al catalán y al español. Esto se explica por el hecho curioso 
de que los sardos, aunque habitantes de una isla, siempre 
mostraban despego al mar y a las ocupaciones que con él se 
relacionan; puede que la culpa de ello tenga que atribuirse a 
lo riscoso y agrietado que es la costa que mira hacia Italia, a la 
frecuencia y los peligros de las fiebres palúdicas en el litoral, 
en la mayor parte empantanado, y al asolamiento de la costa 
producido por estas causas y por el constante peligro de las 
correrías de piratas berberiscos en los siglos pasados 1 . Hasta 
el día de hoy son los genoveses establecidos en Carloforte 
{isla de San Pietro, cerca del litoral Oeste de Cerdeña) y los 
catalanes de Alguer, y también los callereses medio catalani- 
zados los que casi exclusivamente se dedican a la pesca y a 
las ocupaciones marineras. 

Nombres de peces : cp. a%ú\a 'aguja, espetón' = cat. águ- 
ila; cp. antóva^ esp. anchova; cp. arana 'pejearaña' = cata- 
lán aranya; cp. arenga 'arenque' = cat. arene//; cp. bazúku 
'bejugo' = cat. besuc; cp. kalaiuári = esp. -cat. calamar, cam- 
pidanés túkkara 'escombro' = cat. xucla; cp. korbdlu 'corvi- 
na' = cat. corball; cp. yarrettu, log. zarrette, zarre'ttu, 'smaris 
vulg.' (ital. serró) = cat. xerret; cp. lampusa 2 = esp. lanipu- 



1 Véase A. Cossu, L' hola di Sardegna. Saggio monográfico di geo- 
grafía fisica e d'antropogeografia, Roma, 1900, págs. 138 y sigs.; 
E. País, Arch. Stor. Sardo, VI, 96. 

2 Marcialis, Piccolo Vocabolario Sardo-Italiano, Fauna del Golfo de 
Cagliari e Faima degli aitri mari del/a Sardegna, Cagliari, 191 4, pág. 12. 



236 M. L. WAGNER 

ga, cat. llampaga; cp. lissa 'sábalo' = cat. llissa; cp. mactóni r 
log. mazzóne 'mujol' = cat. maxón; cp. móllia 'salmonete' = 
cat. molí; cp. müsóni, log. mnsóne 'atherina sarda' = cat. mo(i)- 
xó 1 ; cp.-log. mussóla 'mustelo'=cat. mossola (Vogel); cp. mu- 
ste'la = cat.; log.-cp. mázala, mázala 'especie de escombro' = 
esp.-cat. mújol; cp. orháda 'rodaballo' — cat. oblada; cp.-log. 
payt'llu, 'pajel' = cat. pagell; cp.-log. saboga = esp.-cat.; cam- 
pidanés salpa, sarpa = esp.-cat. salpa; cp. skritta 'raya' = 
cat. escrita; cp. suréllu 'jurel' = cat. surell, sorell; cp. ostión/, 
log. ostióne, ortióne 'ostra' = esp. ostión 2 . Además, campida- 
nés mandrága 'la pesca de los atunes y la red con que se 
pescan' = esp. almadraba; cp. boliyyn 'especie de jábega' = 
cat. bolita, cast. boliche; cp.-log. sássula 'cucharón para sa- 
car agua' = cat. 3 . 

Sobran los términos catalanes y castellanos en el lenguaje 
de los artesanos, de donde se saca que los artesanos extran- 
jeros sirvieron a no dudar de maestros a los indígenas. 

Términos relativos a la albañilería: cp. pikkaperdéri, logu- 
dores pikkapeárcri 'albañil' = cat. picapedrer; cp. manobra 
'peón de albañil' = cat. manobre; cp. cimbria 'cimbra' = an- 
tiguo esp. cimbria; log. síndria 'cimbra' = cat. cindria; logu- 
dorés-cp. bóveda=esp.; cp. (at)tapiai = esp. tapiar, y cp. tapia 
'tapia', derivado del verbo; cp. arreyóla 'ladrillo'=cat. rajóla; 
cp. bróssa 'cascote'=cat. brossa, esp. broza; cp. argamássa = 
cat. argamassa, esp. argamasa; cp. gurniza, graniza = espa- 
ñol cornisa; cp. gabctta 'cuezo para transportar cal y morte- 



1 Spano, s. v., explica «latterino (pesce che viene dall' isola Iviga, 
chiamato Moxdn)*, y, en efecto, De la Roche, Observaiions sur ¡es 
poissons recueillis aiix tles Baleares, Anuales du Musée d'Histoire Natu- 
relle, 1909, da mocho, mochan como nombre de una aterina de Ibiza. En 
las costas de Cataluña y de la provincia de Valencia el mismo pez se 
llama moixó, moixonet, según Barbier (fils), Revue des Langues romanes, 
54 (191 1), pág. 172. 

2 Véase Covarrubias, bajo ostra: «algunos corruptamente la dicen 
ostia y ostión», y así todavía en andaluz (ostión) y valenciano (osito), 
según Simonet, Glos. de voces ibe'r., pág. 47. 

3 Es más probable el origen catalán que el italiano (gen. sássua, 
sicil. sássula, mil. sdsser(a), etc.) 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 237 

ro' = cat. gabeta; cp. guitas 'campanelle, gocciole' (término de 
Arquitectura) = esp. gotas 'pequeño adorno cónico debajo de 
un triglifo'; cp. fuiséllu 'strum. de piccaperderi po usu de alzai 
pezzus a sa fabbrica : árgano, grúa' (Porru), 'torno para levan- 
tar pesos' = cat. fusell; cp. gaffa 'grapa, laña' = cat. gafa; 
log.-cp. barra 'palanca' = cat. -esp.; cp. prapáli 'barra de hie- 
rro para levantar objetos' = cat. parpal; cp. arrehussai, logu- 
dorés -are 'revocar, jaharrar las paredes' == cat. arrebossar; 
cp. arraspalai, arrespalai 'repellar las paredes' = cat. respailar; 
cp. imbarkinai 'enjalbegar las paredes' = cat. emblanquinar; 
cp. inkrostai 'escodar la superficie del mortero'=cat. encrostar. 

Términos relativos a la carpintería : cp. fustéri 'carpinte- 
ro' =ca.t. fuster 1 \ log.-cp. bi%a = cat. biga, esp. viga; log. bi- 
g aróne = cat. bigarón; cp. capai, tepai 'hender la leña' = cata- 
lán xapar. 

Términos relativos a la herrería y cerrajería: cp. ferréri 
'herrero' = cat. ferrer; cp. manta 'fuelle' = cat. manxa; cam- 
pidanés tuvéra 'alcribís, abertura por donde se inyecta el aire 
en la forja' = cat. -esp. tobera; log.-cp. kara%ólu 'torno, pren- 
sa' = cat. caragol; cp. mola 'muelle, resorte' = cat. molla; 
cp. filéra 'hilera para estirar en hilos los metales' = cat. file- 
ra; log.-cp. passaáóre, -i 'barra de hierro' = esp. pasador; 
arremattai = esp. remachar; cp. impavonai, log. impaonare 
'dar color azul o moreno al hierro y al acero' = esp. empavonar. 



1 En los tiempos antiguos los artesanos se llamaban 'maestros' de 
su arte con una añadidura respecto al género del trabajo; así se habla 
en los antiguos documentos de un mastriu de franica et de linna (Con- 
daglie di San Pieiro di Silki, pág. 31), de maisirus in pedra et in calcina 
et in ludu et in linna (Carie Volgari in campidanese, I, 2). De esta ma- 
nera se llama todavía hoy día el carpintero en logudorés mastru de asa 
'maestro de hacha', y en campidanés, a lado de fustéri, también maístu 
de linna; el sastre, cp. maístu de banuu (pannu); el carretero, mai'siu de 
garrus (karrus). Semejantes denominaciones se usaron antiguamente 
también en Italia; por ejemplo, Sercambi, Novelles ed. d'Ancona, pági- 
na 10 1 : «Antoniotto secretamente ebbe del suo paese uno maestro di 
pietra*,y aún se emplean corrientemente en el Sur de Italia, así en 
napol. mastodása, sicil. mastrudasa 'carpintero'; compárese en el Sydrac 
Otrant : mestru d'ascia et de mannara (Arch. Glott. /tal., XVI, 67. 
Tomo IX. 16 



238 M. L. VVAGNEK 

Términos relativos a la zapatería: cp. sabatte'ri 'zapatero'= 
cat. sabater; cp. capi\u 'punta sobrepuesta de los zapatos' = 
esp. capillo; cp.-log. molla, cp. también mó\u 'horma de zapa- 
tos' = motilo; cp. pituca 'clavo largo y agudo' = cat. pía/. va; 
cp. pantóni 'punzón, = cat. punxó; cp. skambéllu 'escabel de 
zapatero' == cat. escambell. 

Términos relativos a la sastrería: cp.-log. planea, pranca== 
cat. plánxa, esp. plancha; cp. skotai unu bistíri = esp. esco- 
tar un vestido; cp. kóssu 'ess' a<gu 'ojo de la aguja' = cat. eos. 

Otros términos relativos a los oficios de los artesanos: 
cp. aina 'instrumento, enseres' = cat. ahina; cp. trapánti 'tré- 
pano' = cat. trepant; cp. skuhfta 'serrín que se hace en el tra- 
bajo de los plateros' = esp. escobilla, escobina; log.-cp. fron- 
tissa 'bisagra' = cat.; cp. vía 'lista, veta' = cat.; cp. vóra, 
(av)vorétta, voravíva 'orilla de un tejido' = cat. vara, voreta, 
vor aviva; cp. mangara 'almagre' = cat. mangra. 

Aquí nos corresponde citar cierto número de nombres de 
plantas, la mayor parte flores de adorno, las cuales se cultivan 
en tiestos en las casas, y pertenecen, pues, a la cultura ciu- 
dadana : cp. dondié%u = esp. dondiego; log. doradíla = es- 
pañol doradilla; cp. Jarcia 'culantrillo' especie de 'helécho' = 
cat. falsía, farzía; cp. fraucezíla = esp. -cat. francesilla; logu- 
dorés-cp. yassinttu = esp. jacinto; cp. gravellu graveht = 
esp. clavel, cat. clavel!; cp. tulipáni = esp. tulipán; cp.-logu- 
dorés (af)frábika, fábika 'albahaca' = cat. alfábrega; cp. ro- 
manilla 'romero' = cat. romaní; matafalú%a, log. matifilú%a 
'matalahúga, anís' = cat. matafalnga. Además algunos nom- 
bres de pájaros: cp. verdarólu, log. birdalóru 'verdezuelo' = 
cat. verderol (la forma logudoresa cruzada con el sardo birde 
'verde'); cp. gavina 'gaviota' = cat. 

Hay que mencionar, en fin, una serie de expresiones que 
se refieren a la medicina y lo que con ella se relaciona: cam- 
pidanés (ar)rebdttu 'acceso de fiebre' = esp. -cat. rebato; cam- 
pidanés kalentura = esp.; cp. Haga, 'apostema' = esp. Haga; 
log.-cp. pi%ótta = esp. pigota; cp. skinénzia 'angina' = cat. es- 
quinencia; log.-cp. rizipc'lla = esp. erisipela; cp. amorrónos '■=■ 
esp. almorranas; cp.-log. murenas 'almorranas' = cat. more- 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN' EN LOS DIALECTOS SARDOS 239 

■ñas; cp. sangría = cat.-esp.; cp. regla 'menstruo' = español- 
•cat; cp. rezmí\a = esp. rezmüla l ; cp. kutis, log. hitáis 'piel del 
cuerpo humano' = esp. cittis; cp.-log. gaita 'ayuda, lavativa'= 
•esp.; cp.-log. gala 'supositorio' = esp. cala; log. bazciuu, 
'orinal' = esp. bacín; log.-cp. sñcta, seléta = esp. silleta; 
log.-cp. baldare, -ai = esp.-cat. baldar; cp. iutetai 'ponerse 
turbios los ojos' = cat. entelar 'apagarse los ulls'; cp. paladd- 
ri = esp. paladar. 

Además de estos términos técnicos que, como queda asen- 
tado, son característicos de ciertos oficios, en los que más se 
ejercía la influencia catalana y española, hay en toda Cerdeña 
un gran número de palabras españolas, de las cuales muchas 
se emplean corrientemente en toda la isla, otras en determi- 
nadas regiones, sobre todo en la parte meridional. 

Xos limitamos a citar algunos verbos de los más comunes 
y más difundidos : log.-cp. akkabbare, -ai = esp. acabar; 
log.-cp. akkatare, -ai 'observar' = esp. catar; log.-cp. akhu- 
Aire 1 -iri=esp. acudir; log.-cp. addobbare, -ai 'dar palizas' = 
■esp. adobar 'curtir las pieles'; log.-cp. alkausare = esp. alean- 
car; log.-cp. allogare, -ai 'alquilar' = ant. esp. logar; logudo- 
rés-cp. ammuinare, -ai 'aburrir' = esp.-cat. amohinar; logu- 
dorés-cp. assustare, -ai = esp. asustar; log.-cp. briukare, -ai 
Mar saltos' = esp. brincar; log.-cp. helare, -ai = esp. que- 
jar; log.-cp. dishansare, -ai = esp. descansar; log.-cp. gasta- 
re, -ai 'disipar dinero' = esp. gastar; log.-cp. infaáare, -ai = 
esp. enfadar; log.-cp. ispautare, -ai = esp. espantar; log.-cam- 
pidanés lograre, -í7/=esp. lograr; log. reinare, cp. arreuzai = 
•esp. rehusar. De difusión menos extendida son, por ejemplo, 
los siguientes: cp. abbarkai = esp. abarcar; cp. arremangai= 
•esp. arremangar; cp. alziai, alzai, nuor. anziai 'subir' = cata- 
lán alsar; cp. arrankai=esp. arrancar; cp. atturai, log. (Pla- 
•nargia) addurare 'pararse, detenerse' = cat. aturar; cp. akkar- 



1 iReztnilla (del genital miembro)», como define Pedro de Alcalá, 
380, 34; «la teste du membre viril» (Oudin), y para el origen véase 
T)ozy Engelmann, Glossaire des mots esp. et portug. derives de V árabe. 
Segunda edición, pág. 335. 



240 M. L. WAGNER 

cifrai 'pisotear' = cat. calcigar; log. iskissiare 'decir desatinos,, 
despropósitos' = esp. desquiciar; cp. skrukullai 'huronear, 
escudriñar' = cat. escorcollar; cp. tragallai 'echar pestes con- 
tra algo' = cat. atracallar. 

No faltan tampoco adjetivos de origen español, como lo- 
gudorés-cp. bóvu 'tonto'=esp. bobo; cp. oráu 'loco' — cat. orat y 
esp. orate; cp. skundíu 'insolente, descarado' = esp. escondi- 
do; cp. stantíssu 'estadizo, rancio' = cat. estantís; cp. stremáit 
'excelente' = esp. extremado; cp. tie'mu 'cariñoso' = espa- 
ñol tierno; cp. tóttu 'palurdo, tosco' = esp. tocho. 

Hay también algunos pronombres : log.-cp. fulánu = es- 
pañol; cp. kini (?) 'quién' = cat. quin *; log. ;;w/m/'raismo' — 
cat. mateix; cp. própriu 'mismo' = cat. propri, y una serie de 
adverbios y locuciones adverviales: cp. ai ti 'así' = cat. aixi; 
cp. ait e tóttu, attittótu 'asimismo' = cat. aixi e tot; cp. aúudi 
'donde' = cat. akont 2 ; log.-cp. lué%u 'en seguida' = esp. lue- 
go; log. arre'u, reu retí 'continuamente' = esp. de arreo; cam- 
pidanés azinúnka 'sino' = esp. asi nunca; cp. attólla 'de re- 
pente' = cat. a tolla; cp. de rondóni 'impetuosamente' = es- 
pañol de rondón, cp. de supettóni 'de improviso' = esp. de 
sopetón; cp. -log. finza(s) 'hasta' = cai.fins a (al lado del indí- 
gena fina(s) 3 . 

Ya se ve por lo apuntado que la influencia lexical de las- 
dos lenguas pirenaicas en sardo es considerable, y si se qui- 



1 El antiguo logudorés y campidanés poseen la forma ki corres- 
pondiente al lat. qui(s); ésta se continúa en la forma del logudorés 
moderno: líe, con vocal paragógica; en el campidanés actual solamen- 
te se usa la palabra catalana. 

2 Es verdad que ya en el campidanés antiguo se encuentra da undi, 
pero exclusivamente en el sentido de 'de donde', como el undi de hoy 
día; a 'donde' corresponde en las regiones campestres del Campidano 
lia, a úa — lat. ubi (-J-ad); de la repartición geográfica de los tipos 
se colige, pues, que aundi en Cáller y sus alrededores es empréstito 
catalán. 

3 Con ns^>nz como en pensarc^> penzare y muchas otras palabras; 
la explicación de Salvioni, Rendiconti del R. Ist. Lomb., XLII, 696, se- 
gún la cual finzas sería el lat. fin(i)s a, ha de desecharse ya por la- 
caída de i, inadmisible en sardo. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 24 I 

■siera formar una lista completa de los hispanismos emplea- 
dos durante la dominación española y más tarde en Cerdeña, 
sería ésta bastante larga. Sin embargo, no hay que exagerar 
tampoco la importancia de tal influencia. No solamente va re- 
trocediendo paulatinamente, sino que en muchos casos se 
emplean palabras de pura cepa sarda o italianismos concu- 
rrentemente con palabras catalanas o españolas. Además 
están muchos hispanismos limitados a ciertas regiones. En 
Cáller y su campiña la influencia catalana y española ha deja- 
do la huella más profunda; pero también en pueblos más 
apartados del interior se usan a veces palabras de origen ex- 
tranjero que en otras partes de la isla se han olvidado por 
completo en el curso de los tiempos. Así es que el espejo, que 
en toda Cerdeña tiene denominación sarda derivada del latín 
speculum (en Bitti ispreku, en log. ispíyu, cp. spri<gu, con 
mezcla del sufijo -iculum), solamente en Fonni, en el ri- 
ñon mismo de Cerdeña, se llama mirállu = cat. mirall, y que 
allí también se emplea la palabra grana 'cólera, rabia', derivada 
del cat. cremarse 'impacientarse'; y en la región del Sulcis se 
oye rai por cosa indeterminada, equivalente del cat. ray. El 
murciélago se llama arratapináta = cat. ratapiñata nada más 
que en la ciudad de Cáller, mientras que en los pueblos cerca- 
nos del Campidano de Cáller se denomina con la palabra sarda 
zurrundéááu, o la telaraña se llama tirttinnína= cat. taranyi- 
ua solamente en el Campidano meridional y en la región del 
Gerréi, al paso que en las otras partes tiene nombres indígenas 
{nuor. hela de aranzálu); log. bélu (o con deformación ideoló- 
gica kélu) de arauzólu, bélude muñí, de velum; en la mayor 
parte del Campidano napp' e arranyólu y semejantes formas= 
mappa). 

A veces también se nota cierta diferenciación semántica. 
La cuna de los niños se llama en nuor. lakku, lakkédáu, y se 
parece, como lo indica la palabra, a la artesa del pan, así lla- 
mada, pero a su lado se usa también la palabra barzólu, que 
es la única empleada en el Campidano (brassólu, barzólu) = 
cat. bressol, con esta diferencia: que el barzólu en nuorés es 
una cuna elegante de aspecto ciudadano, no la primitiva de 



242 M. L. WAGiNER 

los pueblos. El parral sostenido con armazón de madera que 
se encuentra delante de las casas, en el Campidano y hasta en 
el nuorés se llama a la española parra, parráli; pero con igual 
sentido compite con la española la palabra sarda: nuor. um- 
bráke; log. umbráyu, umbrá%u; cp. umbra'pi, imbrá%u = um- 
braculum; solamente en el extremo Sur, en Cáller y sus 
alrededores, parra es la única denominación de los parrales 
delante de las casas; imbra<gus se usa también, es verdad, pero 
en otro sentido, indicando los pabellones entoldados de Ios- 
carruajes en que se va a las fiestas campestres y ferias. 

Atendiendo al papel que el catalán y el español han teni- 
do en Cerdeña como lengua general de la clase culta, no pue- 
de extrañar que la forma intrínseca de la lengua, die hiñere 
Sprachform, para decirlo con Guillermo de Humboldt, acuse 
también a veces tal influencia. Esto se refiere especialmente 
al dialecto campidanés. A menudo se tomaron directamente 
locuciones enteras, con el sentido de las correspondientes es- 
pañolas, como cp. gettai una kutarada = esp. meter una cu- 
charada; cp.-log. tokkare (-ai) sa bórta (porta) = esp. tocar a 
la puerta; tokkare sa %ampana (kampana); cp. pigai krokkorí- 
ga = esp. ¿levar calabazas; cp. se%ai sa %onka (konka) = es- 
pañol romper la cabeza a alguien; cp. sentiri en el sentido 
español de experimentar pena 1 ; cp. dormiri como verbo tran- 
sitivo (dormiri a ssu hipiu 'dormir al niño'); cp. provai como 
el esp. probar bien o mal. Y no extrañará tampoco que tales 
particularidades pasen frecuentemente al italiano regional que 
se habla en Cerdeña, con tal que en italiano exista palabra 
idéntica, aunque con sentido o empleo distinto. Lo que hace 
decir a de Amicis, en su reseña de los diferentes matices del 
italiano regional en su libro L' Idioma geutile 2 , dirigiéndose a 
los sardos: «E anche a te, bruno Sardignolo..., diró amore- 
volmente il fatto tuo...: a te che qualche volta, parlando italia- 



1 Si sentís alguna cosa, lui puru, filia, perdona (Si estás algo ofen- 
dida, perdona tú también, hija), como reza un pasaje de la comedia 
La Coja de Pittanu del canónigo Luisu Matta, Cagliari, 1910, pág. 49. 

2 Edic. 12. a , 1905, pág. 54. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 243 

no, alzi le scale invece di salirle, e culli il tuo fratellino per 
dormirlo, e non pigli cañe perche non ti prova. ..» 

Xo siempre resulta fácil el averiguar si, en tales casos, se 
trata de verdaderas traducciones e imitaciones del empleo 
extranjero («Lehnübersetzungen») que, como es bien sabido, 
juegan un papel importante en todas las lenguas, o si entra 
en cuenta una afinidad original con tanta mayor razón que el 
sardo, ya por su trabazón sintáctica, ya por su morfología y 
su léxico, tiene más parecido con el grupo occidental de las 
lenguas románicas que con el oriental. Si, por ejemplo, en 
sardo es corriente nai ki si como en esp. decir que si (en 
oposición al ital. diré di si), puede muy bien ser antiguo y 
originario este uso. Si, por el contrario, tenemos que tratar 
de locuciones limitadas al campidanés, que tienen al lado las 
correspondientes sardas, es más probable el origen español; 
así cuando se dice en cp. kustu bistíri ddi se'zzidi beni como 
en esp. este vestido le sienta bien, o cp. impizz e ssa meza 
correspondiente al esp. encima de la mesa (mientras se dice 
también, como en el resto de Cerdeña, assúbra de sa meza); 
cp. y nuor. un palas dessa domo por a espaldas de la casa (al 
lado del originariamente sardo aisse'%ui dessa domo = secns, 
que es generalmente usado en la isla). 

Cuestión muy ardua es la del influjo gramatical del espa- 
ñol sobre el sardo. En conjunto se puede decir que la tan 
característica estructura gramatical y sintáctica del sardo se 
mantiene bastante bien en todos los dialectos. Donde se notan 
desvíos de los fenómenos ordinarios es siempre conveniente 
pensar en cruces o influencias exteriores. Desde luego hay 
también que tener presente la estratificación geográfica. 

Al lado de la acentuación ordinaria nárami 'díme', se'zzidi 
'siéntate', corriente en toda Cerdeña, se encuentra en el Cam- 
pidano otra más frecuente con un acento fuerte en el pronom- 
bre pospuesto : nárami, se'zzidi. Dado que esta acentuación 
solamente existe en la parte meridional, la más expuesta a la 
influencia española, y que en el español antiguo y moderno 
este modo de acentuar es frecuente (Menéndez Pidal, Manual*, 
pág. 170; Cuervo, Apuntaciones 5 , pág. 48 y sigs.), fuerza es 



244 M. L. WAGNER 

convenir que la imitación del uso español no debe excluirse 
sin más ni más. 

La construcción si dd'appu ñau (a issit, issa, issos), 'se lo 
he dicho a él, ella, ellos'; narazíddu 'cuéntaselo' está limitada 
al campidanés. En el antiguo sardo, tanto en logudorés como 
en campidanés, el dativo li se combinaba con los acusativos 
lu, la, etc., sin dificultad : deitindelilu (Condaghe di San Pie- 
tro di Silki, pág. 83), no li lu deit (Ibid., pág. 83), keruitililu 
(Ibid., pág. 83); ant. cp. daullilla (Carie volg., V, 2). Así toda- 
vía se dice en nuorés (con supresión disimilatoria de la segun- 
da l) : naralíu 'díselo', etc., y en el logudorés moderno el 
adverbio bi (= lat. ibi) hace las veces del dativo li(s): nara- 
bilu. La construcción al uso español está, pues, restringida al 
Sur de la isla, y por tal limitación, y por el hecho de no exis- 
tir en la lengua antigua, es muy probablemente remedo de 
la construcción parecida del español. 

El pluscuamperfecto de subjuntivo era completamente des- 
conocido en el antiguo sardo, ni tampoco existe en el logu- 
dorés moderno. En cambio, el campidanés tiene hoy un sub- 
juntivo en éssi, éssis, éssit; éssimus, e'ssidis, e'ssint, para las tres 
conjugaciones. No vacilo en creer con Gamillscheg, Studien 
zur Vorgeschichte einer romanischen Tempiislelire, pág. 72, que 
esta formación no remonta más allá de la dominación espa- 
ñola. El dialecto galurés ha introducido la misma formación, 
independientemente, claro está, del campidanés. 

Entre los sufijos de origen español es ¿za = esp. -eza (pro- 
nunciado con z sonora en antiguo español) el que más ha cun- 
dido en sardo. No solamente se encuentra en muchas pala- 
bras españolas: alteza, fineza, pureza, rikknéza, fortaleza, titr- 
péza=torpéza, limpieza, baséza = bajeza; cp. /// ad/i reza ! = cat.; 
log.-cp. gro%éza 'amarillez' = cat. groguesa; log.-cp. viude- 
.cr<z = cat., sino que también se añade a muchos adjetivos pura- 
mente sardos para formar abstractos, como cp. becce'za 'vejez' 
(bétcH = ¡tal. vecchio); cp. krakkéza 'espesura' (de krákku 'es- 
peso', derivado de krakkai = lat. calcare); log. frittésa 'frío' 
(defritt// = frig(i)du); log.-cp. maiiiiéza 'grandeza' (de niaii- 
»» = magnu); log.-cp. pittikéza 'pequenez' (de pittíkn 'pe- 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 245 

queño); log.-cp. ruhiéza 'lo encarnado' (de ruhiu, 'rojo' = 
lat. rubeu). 

El antiguo sardo tiene substantivos en -tura derivados de 
participios pasados y hasta algunas derivaciones de adjetivos 
(largura en los Estatutos de Sácer, I, 3"). En la época es- 
pañola penetran muchas palabras españolas en -ura (amar- 
gura, dulzura (Araolla), ermozúra, lokúra, ternura), y a su 
modelo se forman derivados sardos, como hellúra al lado de 
belleza; bruttúra 'bruteza, fealdad'; tristura 'tristeza'; klarúra 
(Araolla, Gavino Triumpk., 49, 106, etc.); nieááúra 'negrura'; 
cp. bambúra 'insipidez' (del sardo bambú); log.-cp. kaldúra 
* calor'. 

El sufijo castellano -era se había introducido con palabras 
españolas, como binagréra = esp. vinagrera; cp. kabezzé- 
ra = cast. cabecera 'de la mesa'; cp. klavéra 'molde para hacer 
cabezas de clavo' = esp. clavera; cp. burratéra = esp. borra- 
chera, y se extendía en sardo : log. bardéra 'alcachofal' (de 
barda = card(u)us); log. kaziáácra 'colmena' (de kazíááu = 
quasillum); log.-cp. osséra 'osario'; log. ozéra 'cantidad 
de aceite' (de ozu = oleum); log.-cp. ni era 'nevera' (de 
níe = nive). Hay otras formaciones en -era, que corresponden 
más bien a italianismos en -iera, como log.-cp. piskéra 'vivero 
de pescado' = ital. peschiera; log. luméra = ital. lamiera. 

El sufijo lat. -arius da en sardo ant. -aria, en el mod. 
nuor. -áriu, log. -árzn, cp. áryu. Las palabras en -en de los 
documentos antiguos (ispitaléri, CSP, 406) han de conside- 
rarse como toscanismos (ital. ospitaliere). Así, barberi (Estatu- 
tos de Sácer, I, 72) = ital. barbiere; consizeri (Ibíd., I, 24) = 
ital. consigliere; presionen (Ibíd., I, 159) = ital. prigionie- 
re; etc. 1 . En los siglos de la dominación española se difunden 
muchas palabras en -eri correspondientes a las españolas en 
-ero y las catalanas en -er. Extraña que no haya terminaciones 
en -ene, como correspondencia de la española en -ero; pero 
parece que los italianismos de la época antigua han impuesto 



1 Véase Gust. Hokmann, Die logudoresische und campidanesischc 
Mundart, Marburgo, 1SS5, pág. 14. 



246 M. L. WAGNER 

su terminación a los demás. Así es que en Araolla no encon- 
tramos sino la desinencia -eri: grosséri, 204; camiceri, 216; 
cavagliéri, 216, y lo mismo se diga de los dialectos modernos 
donde hay hispanismos y catalanismos, como cp. fustéri = 
cat. fuster; cp. obbréri = cat. obrer; cp.-log. bagasséri = cata- 
lán bagasser; cp. patottéri = cat. patotxer; log.-cp. soltéri> 
sorteri = esp. soltero, cat. solter; pero también algunas forma- 
ciones derivadas del mismo modo de palabras sardas; cp.-logu- 
dorés kóiéri, 'mujeriego' (de kóía 'muslo, pierna') = coxa; 
cp.-log. pastéri 'voraz, tragón, el que come mucha pasta?. 

De los diminutivos, los españoles en -ito e -ico son los que 
se han extendido en sardo. Hay que distinguir el sardo log. -íttit 
(al cual corresponde en nuor. ípu y en cp. -ízzu) = lat. -itius, 
y el -íttu común a todos los dialectos sardos y descendiente 
en parte del español -íto, como en log.-cp. boníttu, esp. bonito, 
en parte correspondiente al cat. -// y al i tal. -etto 1 . Así, logu- 
dorés-cp. biaittu 'azulino' es el cat. blauet, y cp. altíttu, el italia- 
no altetto, cp. arptftt, el ¡tal. agretto. Muchas veces se pueden 
abrigar dudas de que se trate de uno u otro sufijo, y en efecto, 
no se puede decidir si el -íttu en manníttu ha de atribuirse a 
la influencia del sufijo español o a la del italiano. Así se dice 
poveríttu, amar<gíttu, moríttu 'moreno', bellítu, y hay substan- 
tivos diminutivos, como korittu 'corpino' (de koro 'corazón'; 
ant. tose, coretto); kraítta 'llavín' (de log. kráe, cp. krái = cla- 
ve); cp.follítta 'hojita' [de folla); cp. barrítta (de barra). 

En el Coudaghe di San Pietro di Silki figura el sufijo -ittic 
en el nombre Garulittu (c. 205, 291), y como este es de ori- 
gen sardo, parece que el sufijo también se usaba antiguamente 
con los nombres de persona. Sin embargo, es más probable 
que el sufijo actual, del que hablábamos antes, no sea origi- 
nariamente sardo, sino el sufijo español, ya que la formación 
sarda mucho más frecuente es la en -icellu (ant. sardo donni- 



1 Como la e cerrada del toscano, corresponde muchas veces a /en 
palabras originarias del sardo (ital. /e/o = sardo pilu] ital. setw — sardo 
sinu), instintivamente los sardos cambian la é de palabras de advene- 
dizas también en /. Daremos más ejemplos en una sección posterior. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 247 

kelluy log. mod. do)ini%cddu, cp. mod. donnizéddu), y así se 
dice log. krai^édda, cp. kraizédda al lado de kraítta. 

-ikku es popular en nombres de pila : Antonikkn, Arre- 
mundíkku, Luizíkku¡ Pippíkka, etc.; pero tiene a su lado for- 
maciones en -éddit : Antonéddu, etc. Se dice sinoríkku 'seño- 
rito' y santikku, 'hipócrita' 1 , y no se puede poner en duda el 
origen español. 

Mucho más compleja es la cuestión del sufijo -inku. Si el 
log. realinku en la expresión saltu realinku 'soto que perte- 
nece al rey o al fisco' reproduce sin duda el cat. realenc, el 
mismo sufijo aparece en derivaciones de nombres de lugar 
para indicar la procedencia 2 : Bosinku 'de la ciudad de Bosa', 
Sussinku 'del pueblo de Sorso', y en campidanés hay el adje- 
tivo spollinku 'despojado' (dicho sobre todo de una clase de 
pipa de arcilla sin envoltura metálica); del verbo spollai= (¡es- 
poliare, y el substantivo log. y cp. pihinka 'persona fastidiosa', 
y otras formaciones que no tienen paralelos pirenaicos o ita- 
lianos. El sufijo -incu se considera como prerromano, tal vez 
ligurés; pero de todos modos está muy difundido en los países 
del Mediterráneo, y siendo los ejemplos sardos más bien esca- 
sos y empleados solamente en las regiones exteriores y no en 
las del Centro, es muy difícil determinar su origen 3 . 

En cuanto al sufijo -aria, que sirve para formar abstractos 
sacados de adjetivos relativos al espacio, nota Meyer-Lübke, 
Rom. Granan., II, § 470, que es sufijo común al sardo y al 
catalán y de origen desconocido. Los ejemplos son efectiva- 
mente los mismos, tanto en catalán como en sardo: log.-cp. al- 



1 Así dice Araolla, edic. Wagner, pág. 44, v. 142 : 

Unas proprias santicas de rajares 
T'hint como parrer sensa errare niente, 
Venendc, naro, a sos particulares. 

2 [Comp. ibicenco "de Ibiza'. — N. de la R.] 

3 Véanse sobre -incu: Philipon, Romanía, 1906, XXXV, 1 y sigs.; 
Salvioni, Spigolature siciliane, núm. 73, Rendiconti del R. Istituto Lom- 
bardo (1907), XL, 1 121; Maver, en Zeitschrift f. osierreichische Gymtia- 
sien, 65, ( 1914), pág. 756. Hay quien cree que Cerdeña estuvo en pose- 
sión de los ligures antes de ser conquistada por los antiguos sardos, 
así, por ejemplo, Schulten, Numantia : 1914, I, 55. 



M. L. WAGNER 



tária (cat.); ampiaría (cat.); grussária (cat. grossaria); largaria 
(= cat. ¿largarla); además cp. ladáría 'amplitud'; cp. longária 
'largura'; log.-cp. mannária 'grandeza'; log.-cp. finaría 'fineza'. 
Unos u otros de estos ejemplos podrían ser catalanismos 
en sardo; pero sorprende la multitud de casos, y cuando 
se considere que en napolitano también hay unos ejemplos 
{longária, que podría ser catalán; pero también pontária 'mira'), 
es más probable que se trate de un sufijo quizá prerromano 
o de otro en todo caso no románico, común, como sugiere 
Meyer-Lübke, al sardo y al catalán y tal vez más extendido 
todavía. 

Y aquí entramos de lleno en la intrincada cuestión de las 
afinidades étnicas y lingüísticas entre los sardos y los habi- 
tantes de la Península Ibérica en la época prerromana. 

Los indígenas de la isla eran, según los antiguos escritores, 
los Yolaei ('IoXaoi, 'loXaeíi;, 'IoXáa'.oi) o Ilienses (T/astc;), y Ettore 
Pais x deriva este nombre del héroe líbico Iolaus (sobre el cual 
ha de leerse Polibio, VII, 9, 2), y consta que en Cerdeña tam- 
bién se veneraba un dios Iolaus 2 . Con estos datos concuerda 
la tradición clásica que considera los Iolaei como invasores 
de estirpe líbica 3 . Aun en los tiempos históricos se hacen 
alusiones a la afinidad que existía entre sardos y libios en 
cuanto a su exterior, su modo de vivir y su armamento; véase 
sobre todo Pausania, X, 17, 2. El escritor Nicolao de Damasco 
hasta llama a los sardos «sardolibios» 4 . 

Los yolaei son, a no dudar, el pueblo que, antes de la con- 
quista cartaginesa, ocupaba en la isla el primer lugar; celebe- 
rrimi in Sardinia populorum les llama Plinio, Hist. Nat., III, 
85. Son ellos los constructores de los nnragiies, especie de 
torres cónicas, muy a menudo de dos o tres pisos, que se ase- 
mejan a los talayots de las Baleares, y que, según las investi- 



1 Ettore País, Sulla civiltá del nuraghi e sullo sviluppo sociológico 
della Sardegna, Arcli. Slor. Sardo (1910), VI, 99. 

2 Véase A. Mayr, Globus, 86, (1904), pág. 135. 

3 Véanse los pasajes en Philipi>, Pauly VVissoiva, IX, 1, 1062, bajo 
Ilienses; Philipon, Les Iberes, París, 1909, pág. 116. 

4 Schulten, Nutnatilia, I, 53. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 249 

gaciones recientes, eran el núcleo de la población de la tri- 
bu, el centro de defensa y habitación del jefe, rodeado por 
las casuchas de la gente inferior. Los yolaei ocupaban también 
las llanuras del Sur y del Oeste antes de la conquista carta- 
ginesa, como lo demuestran las indicaciones de los autores 
antiguos y la existencia de nuragues en aquellas partes; pero 
se retiraron a las montañas del interior cuando la invasión 
cartaginesa. 

Según Pausanias sucedió a la inmigración líbica otra ibé- 
rica; Solino, IV, 2, dice que Norax vino de España a Cerdeña 
coniuncto populo utriusque sangiiiuis (id est Libyeis et Hibe- 
ris) 1 , y que él fundó la primera ciudad en Cerdeña, Nora. Pero 
puede ser que 'iberos' no deba tomarse en el sentido étnico, 
sino que signifique sencillamente 'habitantes de Iberia', y que 
en verdad se trate de la fundación de la primera factoría co- 
mercial en la costa meridional de Cerdeña por parte de los 
fenicios venidos de Tartessos, según opinan algunos investi- 
gadores 2 . 

Hay alusión a otra inmigración ibérica en una época pos- 
terior. Los Balari, que, como cuenta Pausanias, eran tropas 
mercenarias de los cartagineses, de estirpe líbica o ibérica 
(AífJuec; r, v I,3r ( pcc), desertaron durante la primera guerra púnica 
y vinieron a establecerse en el interior montañoso de Cerde- 
ña. Su nombre se conexiona con el de los habitantes de las 
Baleares, y Balaras se llama también un jefe de los vetones 
ibéricos, en Silio Itálico (III, 378). 

Excusado es decir que muy difícil resulta la distinción 
entre libios e iberos, que, por lo general, se consideran como 
pueblos muy afines. 

Jac. Wackernagel 3 es quien acertó a probar que el sufijo 
-tanas en nombres de habitantes o pueblos es común a los 
libios y los iberos; y el mismo sufijo es frecuente en Cerdeña : 



1 Mommsen, CIL, X, 787. 

2 E. País, Atti della R. Academia dei Lincei, 188 1, págs. 269 y sigs.; 
Arch. Stor. Sardo, VI, 99; Philipon, Op. cit., pág. 116. 

3 Archiv.f. lat. Lexikographie, 1905, págs. 23 y sigs. 



25O W. L. WAGNEK 

Calaritanus, Celsitaniis, Cuuusitanus, Scapitauus, Sulcitanus l . 
La semejanza de los nombres de tribus ibéricas y sardas ya 
fué subrayada por Ettore Pais 2 , y más materiales acarrea 
Schulten en su Numantia 3 , basándose sobre el parecido foné- 
tico de muchos nombres de lugar, y aun cuando uno no se 
atreva a aceptar a ciegas todas las ecuaciones lingüísticas del 
insigne arqueólogo, sobran bastantes analogías para dar cré- 
dito a sus conclusiones generales. 

En la época cartaginesa, y más todavía en la romana, los 
ilienses se concentraron en las montañas del interior, en la 
Barbaria, como fué denominada por los romanos (la Barbagia 
actual) 4 ; de allí hicieron sus incursiones contra los invasores, 
hasta que acabaron ellos también por romanizarse. 

Los pueblos de la Barbagia conservan hasta el día de hoy 
algunas palabras, que no se pueden explicar con el fondo 
lexical del latín; son, por lo común, denominaciones que se 
refieren a animales o vegetales característicos de la isla o a la 
formación del terreno. Voy a dar algunos ejemplos. La zorra 
se llama hoy en Cerdeña : en el centro mariáne (Nuoro, Bitti, 
Orani, Orgósolo), mañane (Dorgali, Olzai, Ollolai, Gavoi), 
marffáni en todo el Campidano; en el logudorés se dice maz- 
zóne. La primera denominación parece idéntica al nombre de 
persona Mariaue, tan frecuente en la Cerdeña medieval; la 
segunda ha penetrado desde el Norte y manifiesta con su -zz- 
origen italiano; se enlaza con el ital. mazza y alude a lo tupido 
y poblado de la cola de la zorra 5 . El lat. vulpes no existe 
más que en algunas aldeas de la Barbagia al lado de mariáne, 



1 Schulten, Numantia, I, 52. 

2 Arch. Stor. Sardo, VI, 125 y sigs.; Studi storici per V antichita cías- 
sica, II, 2, 1909, págs. 1 13 y sigs. 

3 fág. 37. 

4 Civitates Barbariae in Sardinia se llaman los ilienses en una ins- 
cripción de la época de Tiberio (CIL, XIV, 2954), y Barbaricini los 
titula Justiniano y Gregorio Magno. Véase E. País, Rivista di Filología, 
1878, VI, 482-498; Mommsen, CIL, X, 818; G. la Corte. / Barbaricini 
di Procopio, Turín, 1901. 

5 Compárese en galurés jattamazíoni como nombre de la marta. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 25 1 

como gurpe en Ollolai. De seguro vulpes estuvo más difundi- 
do antiguamente, y lo comprueba la derivación kannaúrpina 
*cañaheja', pero la denominación creada en Cerdeña, y proba- 
blemente jocosa, mañane y la venida de fuera mazzóne des- 
alojaron casi por completo la antigua palabra latina. En 
otros pueblos subsiste además otra palabra más curiosa toda- 
vía: gródde l o lodde, empleada en el valle del Tirso, en Bono 
y Macomer, y también en Fonni. Es enigmática esta palabra, 
pero recuerda en seguida el nombre de persona Loddo, anti- 
guamente Lo/io, tan frecuente en la isla, y sin que se pueda 
decir nada positivo sobre el origen de la palabra, me inclino 
a considerarla como perteneciente a la lengua de los sardos 
prerromanos. 

Palabras de esta clase son las siguientes denominaciones 
de plantas, casi todas empleadas únicamente en el interior de 
la isla : 

apanda - (Nuoro, Oliena, Dorgali, Gavoi, Urzulei, Orgósolo, 
Lollove); sa p randa (Orani) 'amapola', la cual planta lleva en 
el resto de la isla denominaciones correspondientes al lat. pa- 
pa ve re (log. pahaúle, cp. pabaúli) o nombres metafóricos 
(log. sizia, propiamente 'gorrita'). 

mapri%ima (Xuoro); mapi<grúda (Oliena); ma(r)ti%úza (valle 
del Tirso); marzi<guza (S. Lussurgiu); matticúza (Gerrei) 'retama, 
hiniesta'; en el resto de la isla derivaciones del latín genista 
(log. binistra, inistra) o el ital. yinéstra (en todo el Campidano). 

túnniu (Nuoro); tunníu (Gavoi, Orgósolo, Oliena); tuntún- 
vu (Bitti, Siniscola); tuntuníu (Dorgali, Posada); títnna (Orani); 
antúnna (Valle del Tirso); antunnu (Planargia) 'hongo'; en 
log. ku%iinicddn = cucunicllii; cp. fungu. 

Qddástre (Oliena, Olzai); %iddóstra (Barbagia meridional y 
Gerrei) 'brezo' (Erica), llamado en cp. túvara, en log. iskóba 
(ital. scopa). 



1 [Nótese que esta d representa siempre una ápico prepalatal oclu- 
siva, y no una oclusiva interdental, como en nuestro alfabeto. — 
N. de la R.~\ 

2 [Esta n es una cacuminal (ápico prepalatal), no nuestra interden- 
tal. — X. déla i?.] 



252 M. L. WAGNER 

golósti' e (Qlgai); goldst(r)i (Barbagia meridional) 'acebo'. 

yú%uru (Fonni); yuru (log.) 'apio silvestre'; la misma plan- 
ta se llama en otras regiones con nombre no menos extraño. 

purgúsa (Bitti); prufúza (Nuoro) en log., y zi-, zu-, za- 
(si-, su-, sa-) en cp. 

palakúku (Nuoro); palaküa (Fonni), tapalúka (Arzana); 
sazzalú%a (Campidano); tili%u%u, attili<gii%u 'una especie de- 
lagartija particular de Cerdeña, del género Podacris'. 

paparule'ááa (Nuoro) 'una tarántula que en el Campidano- 
se llama pistillóní . 

piliphke (Bitti, Nuoro); pilibrí'e (Oliena); pilipri'e (Ollolai,. 
Gavoi, Orgósolo); tilipirke (log.), zilibriku (gal.) 'langosta'. 

pulunkóne (Orune) *; pilingróne (Lollove); tilin%óne (log.);. 
ziringóni (cp.) 'lombriz'* 

pipirriólu (Siniscola); tintirriólu (Planargia); tirrióhi (log.); 
zirrióla (Tempio); zurrundt'ááu (cp.) 'murciélago', en algunos 
pueblos empleado por el ciervo volante u otros escarabajos. 

purulía (Nuoro); tundía, tirolía, tiloría (log.); zurulía (cp.) 
'milano'. 

pilikérta (Nuoro, Bitti); pili'érta (Oliena, Ollolai); pala'erta 
(Gavoi); tili%érta log. zili%crta (Campidano septentrional); ka- 
luzérsula (cp.) 'lagarto'. 

De todos estos nombres el último es el más claro; no cabe 
duda que corresponda al lat. lacerta, pero tiene la misma 
sílaba pi-, si- que ocurre en las otras palabras. En tilipirke y 
similares ve Schuchardt (ZRPh, XXXI (1907), pág. 17) for- 
maciones onomatopéyicas, y lo mismo en pipirriólu, tirriólu 
(ZRPh, XLI (192 1), pág. 349). Pero aun admitiendo esto como 
muy probable, extraña la frecuencia de la sílaba^/-, ti-, zi-, etc. 
en los demás ejemplos. Ni convence lo que Guarnerio decía 
sobre este elemento ascitizio en su artículo, Romanía, XXXIII 
(1904), págs. 66-70. Parte él del nombre del mosquito, que 
es en sardo nuor. pipula, log. títtula, tintilla, cp. zínzula, síu- 
zida, que se combina con ital. zauzara, rum. tintar, ant. ciu- 
celle, etc. (véase ahora Meyer-Lübke, REW, 9623), y que se 



1 Compárese Thurungone como nombre de persona en el CSP, 135. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 253 

remonta a la forma zinzála transmitida por las glosas. La base 
verbal lat. zinzilulare significaba 'zumbar', y según Guarne- 
rio el sentido de 'zumbar' conduce fácilmente al de 'volar'; así 
zinzi-, sinzi-, etc., habría acabado por significar 'lo que vuela' 
y se habría extendido a toda clase de volátiles. No tengo difi- 
cultad en admitir que hay entre los varios nombres de insec- 
tos y reptiles relaciones y cruces fonéticos y semánticos, y 
creo también en el factor onomatopéyico, al cual sobre todo 
Schuchardt atribuye un papel sobresaliente. Sin embargo, las 
palabras aducidas no dejan de tener cierto aspecto exótico, y 
el prefijo pa-, pi-, pu- recuerda bastante el prefijo líbico y be- 
réber^-, ta-, que es el artículo femenino (comp. Schuchardt, 
ZRPIi, XXXIII (1909), págs. 350-52). Es verdad que los dia- 
lectos bereberes no ofrecen, según parece, ningún vocablo 
correspondiente directamente, en cuanto al significado y la 
forma exterior, a las palabras sardas. Pero ya se sabe que los 
dialectos bereberes actuales se han alejado mucho del antiguo 
líbico y sufrido toda suerte de mezclas; por otra parte, el 
líbico antiguo nos es poco conocido, y aún no sabemos si la 
lengua de los antiguos ilienses era simplemente el líbico. Así 
nos quedamos en medio de las conjeturas e hipótesis, y estoy 
lejos de atribuir a la posibilidad aludida importancia exage- 
rada. Si no la he suprimido del todo, es porque me parecía 
oportuno mencionar en este artículo todas las posibles influen- 
cias étnicas y lingüísticas prerromanas que pudieran desem- 
peñar un papel en la historia de la lengua. 

Hay además algunas palabras enigmáticas, como zarra, 
auzarra (Smilax, planta), lipórra 'lattaiola' (planta); zurra, en 
Fonni 'pequeña trucha', cp. zingórra 'anguila pequeña', que 
con sus terminaciones en -arro, -orro, -urru recuerdan voces 
semejantes en el territorio ibérico. Y aquí hay que citar tam- 
bién núrra 'grieta de montaña', empleado en el nuorés 1 y tan 
frecuente en denominaciones topográficas en Cerdeña. 



1 «Voragini, screpolamento di terreno; cosi si chiamano quelle 
voragini che si trovano nei monti di Lula, Oliena, ecc, e anche quei 
pozzi profondi nel territorio di Orgósolo, e si credono saggi di minie- 
Tomo IX. 17 



254 M - L - WAGNER 

Paso por alto otras palabras más problemáticas todavía. 
Como se ve, no se trata de mucho, y aun lo poco es dudoso. Sa- 
bemos demasiado poco de los antiguos idiomas líbicos, y ade- 
más es posible que otras lenguas indígenas hayan dejado acá 
y acullá sus huellas. Pero claro está también que palabras que 
no son romanas ni de otro origen conocido y que no pueden 
prestarse tampoco a interpretaciones onomatopéyicas, forzo- 
samente tienen que atribuirse al fondo lingüístico prerroma- 
no, y eso sobre todo donde se trata de denominaciones de 
plantas y animales y de formaciones del terreno. Lo mismo 
se observa en español, en francés y en los dialectos alpinos 
respecto de los residuos ibéricos, gálicos y réticos, respec- 
tivamente. ¿Por qué habría de ser de otra manera en Cer- 
deña? 

En esos mismos pueblos de la Barbagia es donde toda k 
entre vocales y en algunas combinaciones con otras consonan- 
tes se sustituye por un sonido producido por la oclusión de la 
glotis, equivalente al del gain árabe, sonido este que en las 
lenguas románicas no se conoce sino en muy raros casos par- 
ticulares y fuera de las normas ordinarias, pero que es fre- 
cuentísimo en las lenguas semíticas y camiticas y muchas 
otras de África 1 . 

Entre las palabras que se consideran como ibéricas hay 
una, a lo menos en Cerdeña, y es bega 'vega', que ya se en- 
cuentra en un antiguo documento de la época del juez Torchi- 
torio (1107-1129), el cual nos ha sido conservado en un per- 
gamino original de aquel tiempo (Carie Volgari, II, 2). La 
etimología *vica (de vix, -cis) propuesta por Schuchardt 
(ZRPh, XIII, 174; XXIX, 553) no podría ponerse de acuerdo 
con la forma sarda, prescindiendo de la dificultad del cambio 
semántico (Meyer-Lübke, REW, 9172), y por lo tanto, es 



re», explica Spano en sus Apuntes manuscritos conservados en la biblio- 
teca de Cáller, y habla de ellas también E. País, en Arch. Stor. Sar- 
do, VI, pág. 190. 

1 Véase C. Meinhof, Die Ergebnisse der afrikanischen Sprachfor- 
schung, Arch.f. Antropologie, 37, 19 10, pág. 185. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 255 

más probable la base ibérica ya reivindicada por Baist * (con 
otras que se refieren al terreno y al cultivo de los cam- 
pos, como nava y páramo) y nuevamente por Meyer-Lübke 
(REW, 9172). 

APÉNDICE 

Antes de terminar conviene decir cuatro palabras sobre el 
aspecto fonético y las transformaciones de las palabras catala- 
nas y castellanas en sardo. 

Puesto que los hispanismos penetraron en sardo señalada- 
mente en los siglos xv y xvi, su forma exterior corresponde 
muchas veces a la antigua española; así, por ejemplo, log. attor- 
gare = ant. esp. atorgar 'otorgar'; log.-cp. kattive'riu = anti- 
guo esp. cativerio 'cautiverio'; log.-cp. akkunortare, -ai = 
ant. esp. conhortar (y así todavía en jud.-esp. konortar) 'con- 
fortar'; cp. affó%u = ant. esp. afogo 'ahogo'; cp. cimbria = 
ant. esp. cimbria 'cimbra'. 

Las permutaciones esenciales del consonantismo español 
no tuvieron lugar, como se sabe, antes de finalizar el siglo xvi. 
Por consiguiente, las palabras españolas del sardo tienen las 
particularidades de pronunciación del antiguo castellano. Se 
distingue, pues, sobre todo, la s sorda y la s sonora, la s sorda 
y la z sonora, igualmente que en el judeo-español y en parte 
también en algunos dialectos de España 2 . 

z : lazu 'lazo', ant. esp. con z: Ford, Sibilants, 54, jud. -es- 
pañol azo; azithi 'azul', ant. esp. con z : Ford, Sibi/ants, 26, 
jud.-esp. azul; etcizai 'hechizar', ant. esp. con s : Ford, Sibi- 
lante, 54, jud.-esp. ecizar; gozare,-ai 'gozar', ant. esp. con z : 
Ford, Sibilants, 24, jud.-esp. gozar; vazyare, ai 'vaciar', Ford, 



1 Baist, « Vega* und «nava*, en Philol. u. volkskutidliche Arbeiten, 
K. Vollmoller dargebracht, Erlangen, 1909, págs. 251-265, y el artículo 
de Schuchardt, ZRPh, XXXIII, 462-468, donde el mismo Schuchardt 
no excluye una afinidad con el vasc. ib ai 'río'. [Habrá que tener en 
cuenta las formas que cita R. M. Pidal, Cantar, II, 501.] 

2 Comp. Menéndez Pidal, Manual, § 35; Subak, ZRPh, XXX (1906), 
págs. 150 y 152; Wagner, Judetispanisck von Konstantinopel, §§ 28, 36. 



256 M. L. WAGNER 

10, jud.-esp. hazlo; -éza (alteza, etc.), jud.-esp. -éza; -ózu (er- 
mózu, etc.), jud.-esp. ermozo 1 . 

s (sorda) : kassa 'caza', ant. esp. con g : Ford, 40, jud. -es- 
pañol kasa; koáíssia, ant. esp. con g : Ford, 79, jud.-esp. kov- 
disia; peáássn, ant. esp. con g: Ford, 5 2 i jud.-esp. pedaso; 
appressurare, -ai, jud.-esp. apresurar; assusséna (en Lebrija 
agucena con g = s); destrossai (en Lebrija destrogar con g = s); 
-éssiri, esp. -ecer, jud.-esp. -eser 2 . 

z (sonora) : cp. biázi 'viaje', jud.-esp. viáze, Subak, 148; 
cp. (Gerrei) lizerai 'aligerar'. 

s (sorda) : basa, ant. esp. con s : Ford, 121, jud.-esp. baso; 
brasa 'bruja', jud.-esp. brusa; kesare, -ai, ant. esp. con s: Ford, 
120, jud.-esp. kesar; falúffii 'fejugo', jud.-esp. fe\u%uar (Wa- 
gner, col. 109). 

Después de n y r la s española (ant. g y z) se vuelve s igual- 
mente ts (z), según la costumbre fonética sarda; como en sar- 
do pensare se hace penzáre, así : erénzia = esp. herencia; pin- 
ze'llu = esp. pincel; ranzélu = esp. arancel; galanzétte = es- 
pañol galancete; cp. sparziri = esp. esparcir. 

En algunas palabras las esp. z, c (ant. esp. z y s, esp. mo- 
derno 0) se vuelve en sardo z (z), la cual en campidanés es fre- 
cuentemente c (c), ya que la z logudoresa corresponde normal- 
mente a c en el dialecto meridional. Parece que estas palabras 
pertenecen a una capa más reciente y se difundieron en una 
época en que el sonido castellano era ya la fricativa interden- 
tal 0: log.-cp., muzzn 'pinche de cocina'=esp. mozo; log. bazzí- 
nUy cp. battinu 'silleta' = esp. bacín; log. rezzíre, cp. arritti- 
r¿=esp. recibir (en sasarés rezzibiz); log. azzótta, cp. accottu = 
esp. azote; cp. adderezzai = esp. aderezar. 

En la sílaba inicial ce-, ci- españolas se convierten a menu- 
do en ce-, ti- según el modelo de las palabras italianas y el uso 
campidanés : log. celémbru = esp. cerebro; cp. cimbria = an- 
tiguo esp. cimbria; cp. cizini = esp. cisne. 

La cli castellana se conserva como c en campidanés y a 



1 Los ejemplos judeo-españoles en Wagner, Op. cit., col. 103-104. 

2 lbid., col. 105-106. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 257 

menudo también en logudorés, pero tiende a volverse z (ts) 
en este último dialecto, y sobre todo en las variedades dialec- 
tales del centro, según las tendencias de este grupo : 

Log.-cp. manta, log. también mánza = esp. mancha; lo- 
gudorés-cp. planta, pr-, nuor. pranza = esp. plancha; logu- 
dorés-cp. táttera, nuor. zázzera = esp. chachara; log.-cp. trin- 
ca, log. también trinza=esp. trincha; cp. dhdítta, nuor. der- 
dizza = esp. desdicha. 

Lo mismo sucede con c de origen catalán : 

Cp. gottu = cat. goig (gQt); cp. buccákka 'bolsillo'= cata- 
lán butxaca; log. buccínu, buzzinu 'verdugo' = cat. bntxí (en 
campidanés con sonorización buyyinu); cp. (ar)rétta, log. rec- 
ta, rezza 'reja' = cat. retja. 

La y catalana, pronunciada hoy día en la mayoría de los 
casos z, se ha conservado con la pronunciación antigua (y); en 
logudorés tiende a pronunciarse z, como la y italiana : 

Cp. yúyi, nuor. zúze 'juez'=cat. jutge; cp. ayynáai, logudo- 
rés ayyuáare, asnda?-e=cat. ajudar; cp. galliyai, log. gallizare 
^gallear' — cat. gallejar; cp. fastiyyai, log. fastizare 'festear' = 
cat. festejar; cp. striyyidai 'almohazar' = cat. estrijolar; cam- 
pidanés stuyyai 'guardar, esconder' = cat. estojar; cp. fénya, 
log. (v)e'nza 'envidia, venganza' = cat. venja; cp. miya, nuorés 
miza 'media' = cat. mija; cp. arrelóyn, log. relózn 'reloj' = 
cat. rellotge. 

Mientras en gottu la c final permaneció inmutable, el cata- 
lán lleig [l¿'c] 'feo' se volvió en cp. le'yyu, nuor. lezu, puede ser 
que partiendo de la forma femenina [Vytf]; asimismo cp. di- 
ziyyu, log. diszizu 'deseo' = cat. desig [djzít]; cp. anúyyu, lo- 
gudorés anúzu 'enojo' = cat. enuig, anuig \?7iiít\, cp. stúyyu 
'estuche', probablemente por influencia de los respectivos 
verbos desijar, enujar, estojar. 

Se dice en Cáller y en el Campidano meridional aít [es- 
crito aici] 'así', que corresponde al cat. aixi, hoy pronunciado 
[¿s/], y en el Gervei vive la palabra krétu 'añadidura', que es 
el cat. creix, hoy [kréí\. Parece tratarse de fases de pronun- 
ciación más antigua. Prescindiendo de estos casos particula- 
res, la pronunciación catalana con s se conserva: cp. kambú- 



258 M. L. WAGNER 

su = cat. cambiúx; log.-cp. bastaste 'mozo de cordel' = cata- 
lán bastaix; cp. biásu 'sesgo, oblicuo' = cat. biaix; log. kasále, 
cp. kasáli 'muela'=cat. caixal; log. arrasare, cp. -ai 'rociar' = 
cat. arruixar; cp. su<gáriu 'ajuar' = cat. aixovar; cp. simpru 
'lelo' = cat. ximple; cp. %¡su 'yeso' = cat. guix. 

Sorprende log. matéssi = cat. mateix con -ss-. 

Las / y n palatales del español y catalán (y también del 
italiano) no existían originariamente en sardo, y la articula- 
ción sarda era rehacía a tal pronunciación, sustituyéndola con 
Ion larga; pero andando el tiempo la pronunciación extran- 
jera cundió también y se consideraba más elegante que la pri- 
mera. Muchas veces las dos pronunciaciones se usan : 

Log. kallare y halare, cp. kalai = esp. callar; log. billa 
y bi\a = esp. billa; log. semilla, cp. sinzíllu y sinzilu = es- 
pañol sencillo; cp. arrullai 'rizar el cabello' = cat. rullar; 
cp. tra<gallai 'insultar' = cat. atracallar; cp. skrukullai 'escu- 
driñar' — cat. escorcollar; log.-cp. móllii y móln 'molde' = 
cat. motilo; cp. muskatelló y -e\ó = cat. moscatelló; cp. anélla 
y ane'la 'aldaba' = cat. ai/ella; log.-cp. ninnu y ninu = es- 
pañol niño; log.-cp. karínu, nuor. karinnu = esp. cariño; 
log.-cp. karapína, nuor. karapinna = esp. garapiña; cp. sta- 
ména = esp. estameña, cat. estamenya; cp. tirinnína 'telara- 
ña' == cat. taranyina. 

La // inicial del catalán se pronuncia /- simple en algunas 
palabras : cp. lúllu 'joyo' = cat. llull; cp. lántia 'lámpara' = 
cat. llanda; log.-cp. liúrn 'esbelto' = cat. lliure; en otras se 
imita más o menos bien : cp. lyéska o \éska 'rebanada' = ca- 
talán llesca; cp. lyúsku o lusku 'bizco' = cat. llitsco; cp. lyaúna 
o launa 'hoja de lata' = cat. llauna. 

En algunos casos aislados la ñ española o catalana es tra- 
tada como la -gn- italiana, es decir, se pronuncia en cp. «y, 
en log. ;zz 1 : log. mónzn 'rodete del pelo de las mujeres' = 
esp. moño; cp. akkarronyai 'infectar de sarna al ganado' = 



1 Así acontecía con las palabras italianas introducidas antigua- 
mente : log. bizdnzu, cp. bizón$u = ital. bisogno; \o^. púnzu, cp.pünyu = 
ital. pugno; log. prinzu, cp. prinyu = it&\. pregno. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 259 

esp. carroñar (tal vez bajo la influencia del sardo runya 'sar- 
na'); cp. staménya al lado de staméña. 

Las transformaciones de vocablos extranjeros obedecen, 
como fácilmente se concibe, a las tendencias de los dialectos 
sardos, y se comprende igualmente que estas transformacio- 
nes son más acentuadas en los dialectos rústicos que en el 
habla de las ciudades. 

El sardo tiene propensión a la asimilación vocálica, asimi- 
lación de las sílabas protónicas a la tónica o a la sílaba más 
vecina de la tónica, y así se dice popularmente tauáii al lado 
de tenázi 'tallo, pezón' = tenacem, listínku, al lado de lestínku 
'lentisco', y así log. (Meilogu) razare = log. general rezare = 
esp. rezar; cp. trapai 'taladrar' = esp. trepar; log. attropola- 
re, cp. -ai = esp. atropellar; cp. (Oristano) sukutai, al lado de 
sekutai = esp. ejecutar 1 ; log.-cp. arramaléttu = esp. ramillete, 
cat. ramellet; caller. vardarólu, al lado de verdarólu = cata- 
lán verderol; cp. (Gerrei) makkaáóri, al lado de miikkaáóri = 
cat. mocador. 

En attropo\are puede también haber influido la presencia 
de una consonante labial, que en sardo, como en otras partes, 
produce a menudo la labialización de la vocal: cp. fr omén tu = 
fermentum; cp. loherai, al lado de seherai 'escoger'=sepe- 
rare; y así log.-cp. soffdtta, al lado de saffata 'azafate' = cata- 
lán sajata; log. morfiliu = esp. marfil; nuor. romalle'tte, log. ro- 
ma\ctc, al lado de ramaXéte. 

De dos sílabas con a, la primera, si es átona, se disimila 
en e : cp. preutai = prantai = esp. planchar; logudorés (Ma- 
comer) sengrare= sangrare = esp. sangrar; en cambio, dos e 
se disimilan en a-e o e-a : cp. varyéri, fraye'ri = cat. verger; 
cp. prapelíssu, prapalíssu = esp. sobrepelliz. La e protónica, 
en general, se inclina a transformarse en a. Como popular- 
mente se dice cp. lanzólu por lenzólu 'sábana' = linteolu, 
cp. (Oristano) maúddu por meúáán 'meollo' = medull-u, 
así : caller. bazúkit = bezúku = ca\.. besuc; log. accizare, cp. -ai 
al lado de eccizare, -ai = esp. hechizar. 



[Véase antes, pág. 229.] 



2Ó0 M. L. WAGNER 

Grupos de consonantes inusitados en sardo se resuelven 
por medio de vocales epentéticas : cp. Idndiri 'bellota' = es- 
pañol landre 1 ; log. torouihi = esp. tornillo; log. tipiri (cam- 
pidanés tipil) = esp. tiple; log. rezima = cast. resma. 

Es frecuente, como en las palabras sardas, la intercalación 
de n delante de las africadas alveolares : log. (Meilogu) transa 
'astucia', al lado de log. trassa = cat.; log. attransare, al lado 
de attrassare 'ir atrás' = esp. atrasar; log. transtru, al lado 
de trastru 'utensilio' = esp. trasto; log. barranzéllu, cp. ba- 
rrantéllu, al lado de cp. barratellu = ant. esp. barrachel; 
log. kensare, helare = esp. quejar; log. cántara, al lado de 
catara = esp. chachara; y la de m delante de las oclusivas o 
fricativas labiales : cp. arrembussai, al lado de arrebussai = 
cat. arrebosar; cp. (Seni) bardúmfida, al lado de bardúfula 
'peonza'=cat. baldufa; log. umfanózu, al lado de ufanózu, ufá- 
nu = esp. ufano. 

Una r aparece a menudo detrás de la dental t: log.-cp. lis- 
tra, listróne, -z'=esp. listón; cp. assustrai, al lado de assustai= 
esp. asustar. 

Son casos metatéticos : cp. reniña 'rencor' = cat. renyina; 
caller. karanéla 2 = cat. canadella; log. abbalansare, al lado de 
alabansare, derivado del esp. alabanza. 

La s líquida va precedida de i en logudorés; la sílaba is- 
frecuentemente se confunde con los prefijos ex- y dis- (log. is- 
hiáare, cp. sidai 'despertar' = lat. excitare), y lo mismo 
ocurre con palabras españolas : log. ishalahrare, cp. skalahrai 
'causar daño' = esp. descalabrar; log. izkissiare 'descompo- 
ner' = esp. desquiciar; log. ishittu = esp. desquite; log. isper- 
díssiu, cp. sperdízziu 'derroche' = esp. desperdicio; log. istdzu, 
istáyyu = esp. destafo; log. izvariare 'delirar' = esp. des- 
variar. 

El vocalismo de las palabras castellanas, catalanas e italia- 
nas se conforma muchas veces a las normas sardas. Como ins- 



1 En log. grande, lanáe = lat. glandem. 

2 La d intervocálica, pronunciada d en sardo, se confunde con r en 
el dialecto calieres. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 2ÓI 

tintivamente se sabe que i y u tónicas en sardo corresponden 
a e y o de las otras tres lenguas, se transforma e en i y o en u, 
según proporciones, como sardo pilu enfrente del italiano y 
esp. pelo; sardo gula enfrente del ital. y esp. gola. Así no 
solamente cp. sukkúrru == esp. socorro; nuor. terziupílu al 
lado de log.-cp. terziupéht = esp. terciopelo; log.-cp. sútta 
'figura de naipe' = esp.-cat. sota, donde las palabras sardas 
kúrrere, pilu, sutta (abajo) podrían haber ejercido su influen- 
cia, sino también log.-cp. istriua, 'regalo que se da a la servi- 
dumbre' = esp. estrena; cp. kunfiyyiri 'deletrear' = cat. cou- 
fegir; cp. rebústu 'despensa' = cat. rebost; cp. katúrru = es- 
pañol cachorro; cp.-log. muzzu = esp. mozo (de cocina) 1 . 
A veces el deseo de pronunciar bien la palabra extranjera 
produce nueva proporción al revés, así cuando se dice karénu 
al lado de karín(n)u = esp. cariño; log.-cp. istókku = espa- 
ñol estuco (o ital. stucco). 

Prescindiendo de las sustituciones fonéticas regulares 
de que se habla en los capítulos precedentes, se pueden, 
en todas partes, hallar casos en que la palabra extranjera se 
trata por analogía con las tendencias de los respectivos dia- 
lectos. 

El esp. seguir da sij*ire en logudorés, y si%íri en campi- 
danés; pero en nuorés es sikire, porque en este dialecto la -g- 
de los demás dialectos corresponde a -/'- en palabras donde 
había /' en latín (nuor. áku, log.-cp. ¿7g u 'aguja' = acu; nuorés 
fóku, log.-cp. fó<gu, focu); y de la misma manera nuor. mata- 
filúka, 'anís' enfrente de log. matajilú<ga, cp. matafalú%a = ca- 
talán inatafaluga. Los dialectos centrales evitan el hiato inter- 
calando una b (trdbu 'toro', log.-cp. trau = tauru); así, pues, 
también en nuor. i'ebuzare = log. reuzare = esp. rehusar, y 
en nuor. trabu 'ojal'= cp. trau, cat. trau. 

Las sonoras intervocálicas que en los dialectos logudorés 
y campidanés suelen caer a menudo se suprimen también en 



1 Y para citar algunos ejemplos italianos : cp. simu 'imbécil', ita- 
liano sccmo; log. terrínu = ital. terreno; cp. (Gerrei) fer/m¿ = ital. vele- 
no; log.-cp. (i)stúppa = ital. stoppa; log.-cp. flúsu = ital. floscio. 



2Ó2 M. L. WAGNER 

palabras extranjeras : log. rezzíre, cp. arrittíri = esp. recibir; 
fonnés palári = cp. palaádri = esp. paladar í . 

La / larga, resultado de la / palatal española, catalana o 
italiana, se vuelve fácilmente -dd-, como en las palabras sardas 
que originariamente tuvieron -//-. En las aldeas del Campidano 
se oye gravéááu por gravéllu o gravélu 'clavel' = cat. clavel!; 
el pueblo campesino del Logudoro dice attróhoááare por logu- 
dorés at rop ollar e, atropolare, cp. atrope\ai = esp. atropellar; 
en cp. prapcááa 'párpado' = cat. parpella; cp. addulliu 'mar- 
chitado', derivado de lúllu = cat. llull. 

Semejantes formaciones debidas a proporciones son: disi- 
llu usado en la región Ogliastra, por cp. diziyyii, log. dizízu = 
cat. desitj; formado según la proporción : cp. palla, log. paza 
(paja); al revés, fonnés kayycute = cp. kallénti = esp. caliente, 
porque al cp. -//- corresponde en Fonni -yy- (fonnés payya, 
cp. palla); cp. istállu 'destajo' = log. istázu, istayyu = espa- 
ñol destajo. 

Y como los dialectos centrales tienen una preferencia por 
el sonido interdental 0, que en estos dialectos corresponde a la 
z campidanesa, este sonido se introduce fácilmente en palabras 
extranjeras que en el Campidano se pronuncian con z. Así se 
dice en la Barbagia barbólu por barzólu 'cuna' = cat. bressol; 
en Dorgali brápa por el nuor. brazza, cp. bálza = esp. balsa; 
en Orune addere^are por el cp. adderezzai = esp. adere- 
zar, etc. 

Como se sabe, en los dialectos sardos, con excepción de 
los centrales, las consonantes intervocálicas, tanto en el inte- 
rior de la palabra como en el de la frase, o se debilitan, ha- 
ciéndose sonoras o fricativas, o caen por completo. Este pro- 
ceso estaba ya en plena evolución al tiempo de penetrar las 
palabras catalanas y españolas. 

Hay la tendencia de pronunciar las oclusivas iniciales 
sonoras de las palabras italianas y españolas sin aflojamien- 
to; pues se dice log.-cp. sa gana y no *sa %ana (esp. gana), 



1 Igualmente log. rebaire, ribaire 'remachar un clavo' = ital. riba- 
dire; log. zóu, cp. co'u 'clavo' = ital. cliiodo. 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 263 

como sa danza, no * sa danza = ital. danza; su biaáu = italia- 
no beato) 1 . 

Este modo de pronunciación algo alargada produce no 
raramente una oclusiva sorda 2 : cp. karíta al lado de garita = 
esp.; log. karaháttu 'gancho' = esp. garabato; log.-cp. kwáppu 
al lado de gzvdppu = esp. guapo; log.-cp. troga 'embuste' 3 = 
esp. droga; log. (Márghine) terdizza = esp. desdicha; log. te- 
rminare al lado de cp. derramen = esp. derramar, y lo mismo 
puede suceder en medio de la palabra: log.-cp. (ai)rekátu 'pro- 
visión' = esp. recado; log. apprikare al lado de abbrigare, 
cp. -ai = esp. abrigar; log. attelentare al lado de addelentare, 
addelantare= esp. adelantar; log. akkazasare, cp. akkazayyai= 
esp. agasajar; log. appurrire = esp. aburrir; log. binzatéri, 
cp. binyatéri 'viñero' = cat. vinyader. 

No extrañará que al lado de estas formaciones haya pro- 
nunciaciones al revés: log. addurare (Bosa, Cúglieri)= cp. ¿z^- 
r^z 'pararse' = cat. aturar; nuor. addoppare 'encontrar' = cam- 
pidanés attopai (esp. topar); log. septentrional addulgare = 
log. attorgare (ant. esp. otorgar) 4 ; nuor. aggunóltu (Riv. delle 
tradiz. pop., II, 222) = log. akkunórtu = ant. esp. conhorto; 
log.-cp. góinitu al lado de kómitu = cat. cómit. 

v (labiodental) siendo en sardo el resultado de / en posi- 
ción intervocálica (férru, su vérru), las palabras extranjeras 
con z/- inicial se pronuncian aisladamente o después de con- 
sonante muchas veces con /"-: log.-cp. fentana, sas fenta- 
nas, etc. = esp. ventana; log. felóne 'lámpara antigua' = es- 



1 G. Campus, Arch. Stor. Sardo, VII, 346, hasta escribe ía ggána, 
sa ddanza, para poner de relieve lo enérgico de la pronunciación. 

2 Compárese con este fenómeno otro parecido que ya en sardo 
antiguo hacía cambiar dos oclusivas sonoras en sordas: ant. log. ap(p)a- 
iissa, CSP, 2, 8; sápadu, Estatuto de Castelsardo, LX; quid Dcus > sardo 
ittéu. 

3 La idea hipotética de Salvioni, Rendic. del R. Ist. Lomb., XLII, 668, 
núm. 3, según la cual «froga 'pretexto', vada con trovare, di cui non vi 
ha traccia in Sardegna», ha de rechazarse desde luego. 

4 Campüs, Arch. Stor. Sardo, Vil, 159, se dejó engañar por las apa- 
riencias, derivándolo del lat. indulgere. 



264 M. L. WAGNER 

pañol velón; log.-cp. fétta 'cinta' = esp. veta; cp. fiúáu = 
esp. viudo; cp. fakélla 'vajilla' = cat. vaixella; cp. fdnuva, 
log. fáuua, fauna 'frezada' = cat. vánova. 

En palabras que empiezan con a-, esta sílaba fué tomada 
como parte del artículo sa (= ipsa) y, por lo tanto, aparece 
en cp. sabeyya 'amuleto de azabache' = cat. azabetja; campi- 
danés-log. siénda 'fortuna, haber' = esp. hacienda; cp.-log. su- 
téa = esp. azotea; por confusión con el artículo masculino su 
(ipsu) fué falsamente separada la primera sílaba en logudo- 
rés (Gennargentu) manáyyu = esp. homenaje (su manayyu) y 
en cp. prepalíssu = esp. sobrepelliz (su prepalissu), y por igual 
causa el esp. sabanita dio en log. banitta. 

En logudorés se dice zinzías, cp. sínzias (mientras en nuo- 
rés se conserva el originario yiuyibas = lat. gingiva). Esta 
forma deriva del cast. encías, que en la época antigua tenía s 
sonora; se añadía la s del artículo del plural, y esta añadidura 
de la s- hay que atribuirla ya al antiguo español, puesto que en 
judeo-español también se dice zinzías, formado de la[s] enzías 
(véase mi Judenspa}i. von Konstantinopel, § 29). 

Dado el estrecho parentesco fonético o ideológico entre 
muchas palabras sardas, españolas e italianas, no pueden faltar 
ejemplos de cruces entre ellas o de lo que se suele llamar eti- 
mología popular. La forma salfátta que se emplea en Cáller 
por saffátta 'azafate' = cat. safata, se debe por lo visto a la 
influencia del esp. salva, salvilla; taskotare en logudorés al 
lado de takotare es cruce del esp. chacotea?- con chasquear. 
El log. ajétte, ojétte 'ojal' al lado de ayyette, ayye'tta = espa- 
ñol ojete, está influenciado por el log. oju 'ojo', ya que j es- 
pañola (ant. cast. z) da regularmente y. 

Log. birdelóru al lado del cp. berdalóru 'verdezuelo' es el 
cat. verderol, cruzado con sardo birde = vi(i)de; log. flkkétte 
'jalón' es el esp. piquete influenciado por el sardo flkkire 'po- 
ner, hincar'; el nuor. filindéos 'pasta en forma de hilo' (ita- 
liano jidelini, vermicelli) resulta cruce del esp. fideos con sardo 
filu (log. Jindéos, cp. findéus); log. spettazzare 'despedazar la 
carne' es el esp. despedazar (cp. speáazzai) cruzado con logu- 
dorés pétta 'carne' = * pettia; cp. skwadriñai al lado de shu- 



EL ESPAÑOL Y CATALÁN EN LOS DIALECTOS SARDOS 265 

ánuai — esp. escudriñar + ital. squadrare; cp. tostorrúdu, tus- 
turrúáu 'obstinado' = esp. testarudo + sardo tostu 'duro'; 
Iog. (Bosa) puzéma 'espliego' = esp. alhucema + ital. puzzo; 
log. pumátta 'tomate' = esp. tomate + sardo pumu 'manzana' *, 
y los turrones de Alicante se denominan popularmente en el 
Campidano turrónis dilikántis, como si fuera derivado de díli- 
k'u, dili%u 'delicado'. 

M. L. Wagner. 



1 El mismo cruce ocurre en dialectos italianos : pomates en cremo- 
nés y bresciano (Biondelli, 76). 



UNOS ARANCELES DE ADUANAS 
DEL SIGLO XIII ' 



ni 



Ferrete (pág. I2 35 ). — No poseo otros ejemplos de esta 
palabra, que manifiestamente es un provenzalismo derivado 
deferret (en Levy), que designaba diversos objetos de hierro, 
por ejemplo, «uno ferreto pro extraendo ignem in stabulo», 
«mete hun feret au cap deu pont», etc. No hay modo de sa- 
ber la acepción en que se usa aquí ferrete; modernamente es 
el cabo de metal de las cintas o agujetas: «gujetas con herre- 
tes» (Lucas Fernández, pág. 32). No conozco el origen de la 
frase aragonesa dar ferrete 'dar u ocuparse con insistencia en 
una cosa' (Borao). 

Filaca (pág. 9 13 ). — Comp.: «La carga de la filasa en que 
aya quarenta arrouas, treynta mrs.» (Cortes de Jerez, 1268, I, 
71). La hilaza se exportaba: «Fillache d'Espaigne» (Péage sur 
¡es bateaux qui remontent et descendent la Seiue, 1315) 2 . — 
Llamábase también flaca a los hilados en general: «Mugieres 
testigüen en todas cosas que en banno, o en forno, o en fuente 
o en rrío fueren fechas, et otrossi en sus filagas et en sus te- 
xeduras» (Fuero de Plasencia, pág. 107). 

Foli (pág. I2 24 ). — No conozco otro ejemplo de este nom- 
bre de especia; quizá se trata de un derivado del fr. ant. folión 
'feuille de múrier; feuille d'Inde'. En francés aparece también 
mencionado con especias como las nuestras; véase esta receta 
del citado Traite de cuisine de hacia 1306: «Por fére blanc 



1 Véanse págs. 1-29 y 325-356 del tomo VIII. 

2 Fagnikz, Documents, II, 36. 



UNOS ARANCELES DE ADUANAS DEL SIGLO XIII 267 

brouet de gelines, métez les gelines cuire en vin e en eue; puis 
prener alemandes, e giroflé, e canéle, e poivre lonc, e folión, 
e guaringal... e meter ensemble» *. Falta por conocer la eti- 
mología, y la forma en que deriva la palabra española de la 
francesa. 

Freno (pág. I3 6 ). — «El freno faze a la bestia que non 
vaya sinon por do quiere aquel que la caualga» (Partida II, 
edic. cit., II, 237). «Frenos esorados» (Disputa del alma, ver- 
so 34). «Ca él es tan mesurado, | que non digo una capa, ¡ 
mas freno syn mueso e chapa | vos daría aun enprestado» 
(Cancionero de Baena, pág. 1 12). «Un freno ginet, sin rien- 
das» (Invent. arag., 1393, BAE, IV, 520). «Dos muessos de 
freno ginet» (ídem, 1404, Ibíd., IV, 525) 2 . «Una barniella 
paral freno del rey, .ni. mrs.» (Libro de la casa de Sancho IV, 
fol. 178). 

Frisa (pág. I0 26 28 ). — Véanse los artículos Casteldún y 
Estampas, y la RFE de 1 920, pág. 381. 

Fust, fusta (pág. I2 32 ). — La forma fiist 'madera, palo' 
se encuentra a menudo (Fuero de Soria, pág. 1 85; Fuero de 
Plasencia, pág. 32; Fuero de Navarra, pág. 124). «.111. culla- 
res de fust» (Invent. arag., 1 33 1, BAE, II, 553). Fusta 'ma- 
dera' : «Capellina de fierro... e adaraga de fusta» (Conq. 
Ultram., pág. I/l)- «Grandes palos de fusta, que han en el 
cabo un fierro» (Marco Polo, pág. 45). «Ouatro sillas de fus- 
ta» (Invent. arag., 1497, BAE, II, 89). 

Ganiuete (pág. 9 S ). — El Diccionario de la Academia 
solamente cita gañivete : «Cada falconero deue traer sus ga- 
ñiuetes muy grandes para aparejar la vianda de su falcón» 
(Ayala, Aves de caca, pág. 164). «Dos ganyvetes grandes de 
taula» (Invent. arag., 1365, IV, 342). «Un gañivete, mango 
de bori, figura de donzella» (Ibid., 1378, IV, 349). «Dos gani- 
vetes guarnidos de plata, con su vayna» (Invent. Cat. Tol., 
1434) 3 . «El quinto [cuchiello] es menor de todos, bien del- 



1 Bibl. École de Chartes, XXI, 220. 

2 Comp. M. Pidal, Cantar de Mió Cid, s. v. freno. 

3 Arch. Cat. Tol., Z-4-1-4, fol. 2 r. 



268 AMÉKICO CASTRO 

gado de tajo, e tiene el cago derecho e llano, e su tajo torna- 
do a la punta e cerca del cabo; e a tal disen gañiuete» (Ville- 
na, Arte Cisoria, pág. 27); en Salamanca aún se usa gañivete 
(Lamano, Dial, salm.), forma que alterna con cañivete en la 
Edad Media y después: canivet (Conq. Ultram., pág. 600); 
cañivete (Aves de caca, pág. 45). En salmantino es 'navaja de 
hoja ancha y corta' (Lamano); Lucas Fernández escribe cañi- 
vete (edic. Cañete, pág. 14 1 ) y caviñete; con este último con- 
cuerda el zamor. cavineti (en Sayago). La etimología es el 
fr. ant. canivet, ganivet, en prov. ganifet, ganiveta. 

Gant (pág. I0 4 23 ). — Véanse los artículos camelín y es- 
carlata, que a veces venían de Gante. Además: «El mejor 
panno tinto de Gante, [vala] tres mrs. la vara» (Cortes de Je- 
rez, 1268, I, 65). Durante el siglo xiv hay mención de paños 
viados o listados de Gante, usado para capas, en inventarios 
aragoneses: «Una capa de viado de Gant, con cendal verde» 
(1362, BAE, IV, 210). «Una capa de muller, vermella, de 
viado de Gant, con cendal verde» (1378, Ibid., IV, 217). «Una 
capa vermella, de panyo viado de Gant, forrada de tafatán 
verde» (1397, Ibid., IV, 521). 

Garengal (pág. I2 23 ). — Es el rizoma de la planta llamada 
'galanga': «Ally son las especias, el puro garengal» (Alex. O., 
1 301). «Et fazesi gingibre et guarangal» [Marco Polo, pá- 
gina 71). «Han [en Bengala] muchas maneras de specias et 
espliguo et guarangal» (Ibid., pág. 5°)- «E aquí debía nascer 
guaringal e gengibre» (Conq. Ultram., pág. 322). «Cargua de 
galangal, .11. sol.» (Lezda de Colibre, 1252, en Capmany, 
II, 20). Las formas fr. prov. garingal, garengal coinciden con 
las nuestras. El origen es el ár. o^f^-=*- (xalanzán), que, al 
parecer, a través del persa, viene del chino Ko-liang-kiang 
'jengibre dulce de la ciudad de Ko' (cerca de Cantón) l . La fre- 
cuencia de la palabra en francés y su rareza en español hace 
pensar en préstamo a Francia o Provenza, aunque sea difícil de- 
cidirlo. El latín medieval conoce galanga, galinga, formas re- 



1 Murray, A New English Dictionnary, s. v. galingalc. Aparece ya 
en textos del año 1000. 



UNOS ARANCELES DE ADUANAS DEL SIGLO XIII 269 

gresivas reflejadas en [tal., esp. cat., fr. galanga. Lo único se- 
guro es que la etapa europea más antigua de la palabra está re- 
presentada en lat. med. gallingar, galingan, inglés med. gatin- 
gale, med. a. al. gálgan, fr. garingal, esp. garengal, cat. galán- 
gal, prov. galengal, garengal, port. galingal (Rev. Lusit., XIII, 
320) y la más moderna, en galanga. Acerca de sus usos culina- 
rios informan textos franceses que trae Godefroy (garingal) í . 
Según Gordonio (Litio de Medicina, Toledo, 1 5 1 3, fol. 177 r), 
«el galingal, si lo hizieren en conserua... haze empreñar». 

Gavilán (pág. I3 12 )- — «Los gauilanes son aues de caga 
muy lindas et gentiles et de grand esfuerco, et en todas sus 
costumbres et faciones paresgen ser agores pequeños et ago- 
res de Noruega, ca así ha el plumaje et la pinta» (Ayala, Aves 
de caga, pág. 146). «Et son los gauilanes más priuillejados que 
ninguna otra aue de caga, que qualquier mercador que lieue 
falcones a vender pagará portadgo, et si leuare vn gauilán 
con ellos es franco» (Ib id., pág. 148); a este respecto cuenta 
el Canciller un suceso acaecido en un puerto del reino de Ara- 
gón. Las Cortes de Sevilla de 1252 dicen: «Gauilán prima 
que non cage que non vala más de medio mr.» (edic. cit., 
pág. 134)- «Mando que agor nin falcón nin gauilán que le non 
tomen yaciendo sobre los hueuos nin faziendo su nido nin 
mientre que touiere fijos» (Ibíd., pág. 1 33). Este pasaje expli- 
ca este otro del Fuero de Soria (edic. cit., pág. g) : «El que 
fuere fallado prendiendo los gauilanes, peche dos mr. z pier- 
da los gauilanes.» El Fuero de Navarra da la forma gavillan 
(págs. 33 y 114). 

Gengibre (pág. I2 21 ). — Usábase como medicina 2 y como 
condimento: «Ca si alguno comprare uino o gengibre o ci- 
namomo o alguna de las otras cosas semejantes destas que 
han los homes por costumbre de las gostar ante que las com- 



1 Además véase Ducange, s. v. Salsa pict ovina, y el citado Traite 
de cuisine, 1306, Bibl. École de Charies, XX, 222. 

2 Véase Gordonio, Lilio de Medicina, Toledo, 1513, fol. x r: «gengi- 
bre, lacea, anís, almastic» y otras drogas entran en la composición de 
unas pildoras tan eficaces «que ninguna fiebre crónica será osada de 
estar ante la presencia dellas». 

Tomo IX. 18 



AMERICO CASTRO 



pren» (Partida V, edic. cit., pág. 187). «Estos materiales des- 
tas pildoras han de ser tres partes de acíbar y dos de almo- 
daciles y dos de tornique y menos de una parte de gengibre» 
(Ayala, Aves de caca, pág. 181) *. «Y a grandes montanyas 
[en China] en do se faze el ruybaruo et el gingibre... Por un 
dinero veneciano de argent ende ha hombre bien .lx. libras 
de seco o de verde» (Marco Polo, pág. 70). En el peaje o te- 
lonario del Fuero de Zorita se dice: «De libra gingiberis... 
quatuor denarios» (edic. cit., pág. 407). «Gingebre dat .v. sol.» 
(Lezda de 1221, Capmany, II, 4). J. Ruiz (edic. Ducamin, co- 
pla 1335) trae una rara forma: «El diarrodón abatys con el 
fino gengibrante, \ mjel rosado, diagimjnjo, diantioso va de- 
lante». Hay también las formas zingibre (A. de Palencia, Vo- 
cabulario, fol. 407). 

Giroflé (pág._ I2 21 ). — Este galicismo presenta en la Edad 
Media las formas giroflé 2 y girofre 3 , generalmente en la ex- 
presión clavos de girofre: «Ellos han mucho gingibre et giro- 
fre, et el árbol en que se faze es así como laurel et la flor es 
blanca et chica et ha muy grant olor» (Marco Polo, pág. 43). 
«Longanizas confegionadas con espegias, gengivre e clavos de 
girofre» (Corvacho, pág. 89). 

Glaqa (pág. 12 16 ). — Es la resina llamada 'sandáraca'. No 
conozco otros ejemplos castellanos. Para las formas en latín 
medieval y provenzal, véase A. Thomas, Rom., XXXYIII, pá- 
gina 138. En catalán hay también classa : «Carga de classa, 
.vi. drs.» (Orden. Barc, 1271, fol. 233 b). La corrección que 
hago a mi manuscrito se basa en no conocer yo la forma gla- 
ca, aunque su existencia no sería imposible admitiendo un 
cruce de glassa y laca. 

Grana (pág. 9 16 ). — «Ayuntáronse en vno en vn fuerte 
vallejo..., cojen y mucha grana con que tinnen bermejo» (Fer- 
nán González, copla 746). «Et en estos coscojos ay en algu- 



1 En las glosas finales, pág. 185, ocurre la forma gengifre. En 
Alex. O., 1 30 1, y Corvacho, pág. 89, la grafía es gengiure. 

2 Conq, Ultram., pág. 322; Palencia, Vocab., fol. 59. 

3 Alex. O., 1 30 1; Aves de caga, pág. 64; Gordonio, Litio de Medicina, 
fols. xxvm y cxix. 



UNOS ARANCELES DE ADUANAS DEL SIGLO XIII 2~ I 

ñas tierras en que nace grana, que es cosa muy aprovechosa» 
(Juan Manuel, Caballero escud., en Rom. Forsch., VII, 5°8). 
«Ora uos yd comigo, que asas verná quien venda grana e bra- 
sil e cera e todas otras uuestras merchandías» (Rrey Guillelme, 
Bibl. Esp., XVII, 221). «Do e otorgo a uos, don Remón de 
Tolosa, las casas que son fechas en el corral do solien uender 
la grana en tiempo de moros» (Doc. de Sevilla, 1253) 1 . Es- 
taba prohibida su exportación 2 . Grana pasa a significar la 
tela de ese color: «Inglés de grana, la vara del mejor, tres mrs.» 
(Cortes de Jerez, 1268, I, 65.) «Marica, veme a casa de mi pri- 
ma a que me preste su saya de grana» (Corvaci/o, pág. 165). 
«Arroua de grana valeat decem et octo libras portugalenses» 
{1253, Port. Monum. Hist., I, 193). «Carga de grana, .xvi. di- 
ners de corredures, etc.» (Ore/. Barc, 1271, fol. 233 b). 

Greal (pág. I2 31 ). — 'Vaso o vasija usado en la mesa'. 
Véase Ducange, grádale 3, grádalas; Godefroy, graal. «Un 
greal de Málega» (Invent. arag., 1397, BAE, IV, 220). «Dos 
grádales de tierra de Málaga» (Ibíd. s pág. 219). «Dos grádales 
grandes de tierra, de obra de Málega» (Ibíd., 1 380, IV, 350). 
«Dos grádales z una parreta de tierra, de obra de Manizes» 
(Ibíd., 1403, IV, 525). «.xii. gradaletes d'argent» (Ibíd., 1356, 
IV, 209). «Todo lo fizo lauar a las sus lauanderas, | espetos e 
griales, ollas e coberteras» (J. Ruiz, 1 1/5)- «Dos escudiellas 
d'argent gradaladas» (Invent. arag., 1444, BAE, II, 55/)) es 
decir, escudillas en forma de grial. La forma derivada del 
francés es greal (de *cratale), hecha luego grial por yotiza- 
ción de la e; gradal es la forma española que hay que añadir 
en REWb, 2301. 

Grisa (pág. I2 6 ). — 'Especie de ardilla': «Girifaltes ay 
que son llamados grises, porque lo que han preto es como 
una pequeña grisa» (Ayala, Aves de caga, pág. 25). En peña 
grisa, grisa está adjetivado, ya que era natural asociar el nom- 
bre del animal y el del color de la piel: «Hia .v. maneras de 



1 Ballesteros, Ob. cit., pág. xxv. 

2 Cortes de Sevilla, 1252, edic. cit., pág. 131; Partida III, edic. cit., 
H,65i. 



272 AMERiCO CASTRO 

aurells..., la quinta manera son grisas et vermellas» (Marco 
Polo, pág. 20). «Ropas forradas en peñas grisas» (Santillana, 
NBAAEE, XIX, 570). «Un cobertor [forrado] en peña grisa» 
(Invent. Cat. ToL, 1273, Bibl. Nac., ms. 31022, fol. 188). 

La forma grisa, como femenino de gris, podía ser un ara- 
gonesismo (véase el ejemplo citado de Marco Polo); pero quizá 
se trate más bien de un provenzalismo : «pels grizas» (Ray- 
nouard, III, 5 11 )- 

Ipre (pág. I0 5 15 23 ). — Los aranceles hacen venir de Ipres 
paños planos y viados (es decir, 'lisos y listados'), «viadiellos y 
ensays». Las Cortes de Jerez de 1262 citan el paño y el «ensay 
de Ipre» (edic. cit., I, 65), y le asignan como precio a la vara 
«2 mrs. y medio» y «diez sueldos de dineros alfonsíes», res- 
pectivamente. 

La tasa portuguesa de 1 2 53 menciona el paño tinto, el 
viado y el estanforte viado de «Ipli», al precio, el codo, de 
40 sueldos, una libra y II sueldos, respectivamente. (Port. 
Monum. Hist., I, 193). Las Cortes de Valladolid de 135 1 pro- 
hiben que las barraganas de los clérigos traigan «pannos de 
grandes quantías con adobos de oro e de plata», y manda el 
rey que «trayan panos viados de Ypre, sin adobo ninguno, 
porque sean conosgidas e apartadas de las duennas ordenadas 
e casadas» (II, 14). Durante los siglos xiv y xv sigue siendo 
usual esta tela : «Agora de vos de Ypre queremos aver un 
paño» (Rimado de Palacio, edic. Kuersteiner, copla 467). Su 
precio, en 1 369, es de 60 maravedís la vara del «Ypre ma- 
yor», 45 la del «Ypre menor» y 18 la del «viado de Ypre» 
(Cortes de Toro, II, 173). Ejemplos del siglo xv : «Hun cot 
['gabán'] vert de Ipre» (Invent. arag., 1402, BAE, II, 220); 
«vn mantón de panno mayor azul de Ypre..., vna hopa de pan- 
no de Ypre claro..., vnos capero tes de panno de Ypre prieto > 
(Invent. de 1434, Arch. Cat. ToL, Z-41-4, fols. 8 v y 9 r); 
«una aljuba de Yple añilada» (Invent. de 1466) l . 

Yxarca, nuez de (pág. I2 23 ). — 'Malagueta'; véase Dor- 



1 En L. Serrano, Colección diplomática de San Salvador del A/oral? 
pág. 212. 



UNOS ARANCELES DE ADUANAS DEL SIGLO XIII 2"3 

veaux, Rom., XLIII, pág. 241. «Et faze se hi [SO. de la India] 
mucho bresil et nuezes d'axarch et gran quantidad de pebre» 
'Marco Polo, 92). «Carga de nou d'exarch» (Lezda de Colibre, 
1252, Capmany, II, 20). «Nous d'exarch» (Orden, /¡are, 1271, 
fol. 233 a). Nuestra forma yxarca no coincide exactamente 
con ninguna de las citadas por Dorveaux-; es intermedia entre 
not ycherca y nnx xarch. Dada la escasez de ejemplos de esta 
rara palabra, no puede decidirse si se trata de un galicismo o 
si es la Península el punto de partida de esta voz árabe. 

Lendesia (pág. I2 6 ). — Es difícil saber qué clase de piel sea 
ésta. Desde luego ocurre relacionar lendesia con lendesina, y 
quizá esta debiera ser la forma de nuestro texto : «La garna- 
cha en [s. e. forrada] peña lendesina et el manto en peña 
blanca» (Invent. Cat. ToL, 1273, ras. Bibl. Nac. 31022, folios 
188-193). En las Cortes han impreso mal landesma por lande- 
sina : «penna de gris, cinquenta mrs.; penna de landes[in]a, 
ocho mrs.» (Cortes de Jerez, 1268, I, 70). ¿Se tratará de una 
alteración de lesendrina} Comp.: «quatro peñas lesendrinas a 
i.xxx mrs.» {Libro de la casa de Sancho IV, fol. 14 v). Nada 
puede decidirse sin más formas. 

Leti[ci]a (pág. H 19 ). — Es la piel blanca llamada en fr. an- 
tiguo letice (véase Godefroy). Comp.: «Otra mantonada de 
panno de cestre de lanillas, enforrada en veros blancos, con 
su caperotada del dicho panno, enforrada en leticia» {Invent. 
1434, Arch. Cat. ToL, Z-41-4, fol. 8 v). Me ha hecho vacilar 
en esta corrección el siguiente texto : «Unum frontalera... de 
sérico, forrato de licia» (año 1 265, Arch. Cat. Zain.) 1 . Aun- 
que los Aranceles dicen claramente letia, es claro que bien 
podría ser *lecia; pero no sabiendo con qué relacionar esta 
forma, me decido por mi corrección. 

Letuario (pág. I2 n ). — Era no sólo una preparación far- 
macéutica (como dice el Diccionario de la Academia), sino 
también fruta confitada 2 , como en nuestro texto, o dulce 



1 Cax. M. leg. 3, núm. 5. 

2 En judeo-español de Marruecos se dice aún lettiario de naranza, 
de berenzena, etc. 



274 AMERICO CASTRO 

en general. «Sacó sus melesinas el meje del almario, | de todas 
las más finas tenpro su letuario» (Alex. P., 888). Pero : «Quien 
dirie los manjares, los presentes tamaños | los muchos letua- 
rios, nobles e tan estraños» (J. Ruiz, 1333). «Dó son los con- 
fites... et los letuarios de marauilloso[s] sabores con que toma- 
vas grandes deleytes» (Visión de Filiberto, en ZRPh, II, 52). 
«Granadas para letuario al rey, xx mrs.» (Libro de la casa de 
Sandio IV, fol. 176 r). 

Li[n]jauera (pág. I3 6 ). — Corrijo así la forma del manus- 
crito porque en este caso como en otro 1 se trata de olvido de 
tilde sobre la i. Según el Diccionario de la Academia, Unja- 
vera es 'carcaj'; pero en vista de los textos que poseo parece 
más bien 'bolsa' : «Guisa entonces que trayas contigo en una 
pequeña linjauera de lienco, limpiamente, una pierna de galli- 
na» (Ayala, Aves de caga, pág. 41). «Deue traer [el falconero] 
sus pequeñas linjaueras de lienco bien fechas, do acorra a me- 
ter et a esconder et cobrar el añade, o la rralea quel falcón 
tomare, porque la non vea... et deue traer vna linjauera gran- 
de, do traya sus gallinas muertas, et plumas et roederos, et 
sus viandas para quando han de dar de comer a sus falcones» 
(Ibíd., pág. 164). Como las aljabas lujosas 2 , las linjaueras eran 
a veces de oropel y argentpel 3 ; pero las corrientes eran de 
lienzo, como hemos visto. 

Este detalle sugirió a la Sra. Michaélis 4 la etimología 
linum lineus, liña vera 5 , como caña vera, rechazada en el 
REV'b, 5064. Pero aun cuando dicha etimología no esté bas- 
tante fundamentada, nos parece un acierto. Esta voz, refugiada 



1 Cortes de 1252, Anales de la Junta, III, 124; el ms. 4260, fol. 67 v, 
de la Biblioteca Nacional, traejngauera, otra errata, por lingauera, que 
cito al final del artículo. 

2 Véase RL, XIII, 240. 

3 Cortes de 1252. 
1 RL, XIII, 337- 

5 La denominación * lino vero, * liña v. se usaría para distinguirlo 
de otras especies. Mestrií Giraldo, en su Livro de Alveiteria (RL, XII, 
52), habla de «linho caneue»; con este confundió el alavés la linabera 
'cáñamo'. 



UNOS ARANCEIES DE ADUANAS DEL SIGLO XIII 275 

en el tecninismo de la cetrería, debió tener sentido más am- 
plio, 'bolsa' en general y 'lino puro o verdadero' como tejido 
y como planta. Este último sentido está asegurado por el vas- 
cuence linavera 'algodón, algodonero' y mejor por el alavés 
linabera 'cáñamo' (Baráibar). Queda por explicar cómo de * li- 
ñavera, que debió ser la primitiva pronunciación, se pasó a 
linjavera; una explicación posible sería la influencia de aljaba, 
aljavera 1 , que significando cosa parecida, convivían con * lula- 
vera. Compárese además: «Fallaron [en la tela] alaraves fegura- 
dos con sus tocas en sus cabegas... e en los arzones de las sillas 
sus lingaveras» (Crónica de 1344, en M. Pidal, Crónicas Ge- 
nerales, II, 62). Esta última forma sólo es una variante gráfica. 

Lila (pág. IO tí ). — He aquí unas citas de paños de Lille : 
«La vara del mejor camelín de Gante e de Lilia... a vn mr. e 
medio» (Cortes de Jerez, 1268, I, 65). «Cobitus de meliori 
uiaclo de Lila aut de Ipli ['Ipres'] esforciato, ualeat unam li- 
bram» (12*53, Port. Monum. fíist., I, 193). 

Limoias (pág. 9 6 ). — La importación de objetos de Limo- 
ges fué muy abundante, según se desprende de nuestros datos. 
Los esmaltes y repujados de Limoges vinieron a España, lo 
mismo que a otros países de Europa, desde el siglo xn 2 . He 
aquí las indicaciones que poseemos : «iin or paria candela- 
brorum, de opere lemonicense... .11. peines mediocres et 
unam magnam ueterem, et alia dúo de Alimoges» (Arch. Cal. 
Zam., 1265) 3 . «Ouatro ciriales de Limoges uieios... Otra 
cruz pequeña de Limoges, con pie de latón... Dos ciriales 
de Alimoges con leoncetes e sobre dorados. ítem otros siete 
ciriales d' Alimoges... Dos escodiellas d' Alimoges sobre 
doradas... Otra uinagera d' Alimoges (Invc/it. Cat. Sala///., 



1 BAE, IV, 355. En portugués, aljavera subsistió con el significado 
de 'bolso', hoy algebeira, algibeira (RL, XIII, 240). 

2 Véanse Marquet de Yasselot, en la Histoire de l'Art, dirigida 
por A. Michel, II, 939 y sigs.; E. Rupin, L'ceuvre de Limoges. Para es- 
maltes de Limoges en España, véase E. Bertaux, Exposición retros- 
pectiva de Artes en Zaragoza, 1908, págs. 319 y sigs. (Espléndidas repro- 
ducciones.) 

3 Cax. M, leg. 3, núm. 5. 



276 AMÉRJCO CASTRO 

1275, en RABM, 1902, págs. 175-177). La iglesia de Épila (Za- 
ragoza) poseía en 1330: «Una crug de plata e otra crug de 
Limogines... 111 copas pintadas et dos copas de Limogines... 
dos candeleros de Limogines» (BAE, II, 548, 549, 550). 
«Ouatro textes de plata... e dos textes 1 de Limoges... Ci- 
riales .viii., los dos de la lauor de Limoges, z los quatro de 
cobre, z dos de cristal» (Invent. Cat. Tol., siglo xm, AHN) 2 . 
«Una arqueta pequenna de Limoies... Dos bacines de Li- 
moies, pequennos... Dos testes viejos e una arqueta de obra 
de Limoies» (Invent. Cat. Tol., 12/ 7) 3 . «Una crug chiqua de 
Limoges... Una crug de Limoges con piedras, con un cordo- 
net morado de seda, con su estuch... Una crug grant, biella, 
de Limoges, smaltada» (BAE, 1 390, IV, 518, 519). «Yna co- 
rona grande para Santa María, de latón, con piedra de la obra 
de Limages (sic) (Invent. Cat. Tol., siglos xiv a xv) 4 . Para Por- 
tugal, véase el Elucidario de Santa Rosa, pág. 225 (cruz de 
Limoges). Además, «hüa cruz de Alimages velha» (Invent. do 
sendo XIV, en Archeol. Port., VII, 306). Véase, en fin, el 
Glosario de Ducange, s. v. Limogia. 

Lirón (pág. I2 g ). — Comp.: «Et penna lirones que non vala 
más de mr. et tercia, la meior» (Cortes de Sevilla, 1252, edic. 
cit., pág. 127). «Et melior pena de lirionibus lumbada ualeat 
quadraginta quinqué [solidos]» (1253, Port. Monum. Hist., 

I, 193)- 

Loherens (pág. IO 30 ). — 'Lorena'. No encuentro otros ejem- 
plos. Cita paños de Metz en Marsella, Schaube, Historia del 
Comercio, págs. 464, 543. 

Longamarca (pág. I0 17 ). — 'Langemarck', ciudad de Flan- 
des, al Norte de Ipres. 



Américo Castro. 



(Continuará.) 



1 'Líber seu Codex Evangeliorum... auro gemmisque ut plurimum 
exornatus' (Ducange). 

- Becerro II de Toledo, fol. 89 v. 

3 Arcli. Caí. Tol., X-12-1-1, líneas 47-49. 

4 Are//. Cat. Tol., X-u-1-2, fol. 29 v. 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE 
DU XV Al XVIIF SIÉCLE 



La plus ancienne citation, en allemand, faite par un Espa- 
gnol est, á mon avis, celle d'Alfonso de Santa Alaría ou de 
Cartagena. Elle a été publié par D. José Amador de los Ríos 
(Obras de D. Iñigo López de Mendoza, marqués de Santularia.) 1 . 
C'est une réponse qu'adresse Alfonso, au marquis, sur les 
ordres de chevalerie, et elle est datée du 1/ mars 1 444: «Yo 
vi al rey de los romanos, Alberto, quando yva a la guerra 
polémica, algunos gentiles ornes armar cavalleros, é facíalo 
asy: estando delante del humillados, dava a cada uno tres 
golpes con la espada de lo llano en las espaldas, diciendo a 
cada golpe en su lengua: peszer ricter den! renet; que quiere 
degir: mejor es ser cavallero que escudero.» Alfonso de Car- 
tagena, né á Burgos en 1 384, évOque de Burgos de 1 43 5 
á 1456, fut envoyé par le pape et le concile de Bale, en 1438, 
pour calmer le différend entre Ladislas VI, roi de Pologne, et 
Albert II d'Autriche. II revient en Castille en 1 439, aprés 
avoir séjourné á Rome et mourut á Yillasandino, le 22 juil- 
let 1456 2 . Les mots du roi Albert ont été notes fsauf pour le 
dernier) assez correctement, et ils sont en allemand moderne: 
Besser Ritter de un Knecht. 

Au xvi e siécle, ce sont surtout les Retires (en allemand 
Ritter) ou les Herreruelos (ferreruelos) qui attirent l'attention. 
Hornkens, dans son dictionnaire, donne : «reítres, herrerue- 



1 Page 501 des Obras, paragraphe XVII. 

2 Flórez, España sagrada, XX\"I, 3SS-402. 



278 A. MOREL-FATIO 

los, tudescos a cavallo» 1 , et Bernardino de Mendoza cite 2 : 
«La caballería alemana de herreruelos, que en su lengua se 
llama Swertruyters» (en allemand moderne Schwarzritter) . 
Dans la seconde partie du Lazarillo de Tormes ( 1 5 5 5)> l'au- 
teur parle avec enthousiasme des reítres allemands, qui vin- 
rent a Toléde, en 1525 : «Si alguna vez yo de industria echava 
mano a la bolsa fingiendo querer lo pagar, tomávanlo por 
afrenta y mirávanme con alguna ira y dezían: Nite, Nite, As- 
ticot, lanz, reprehendiéndome, diziendo: Que do ellos estavan 
nadie avía de pagar blanca» 3 , ce qui veut diré: Nicht, Nicht, 
dass dicli Gott... lanz (lanceman), et traduit : Non, Non, que 
Dien te... pays (ou compatriote). Covarrubias, dans son Tesoro 
de la lengua castellana, donne cette interpretaron du mot 
Lanciscot: «Lanciscot es palabra tudesca corrompida. Suelen 
quando en combites y recocijos se combidan unos a otros para 
beber el que tiene la taga mirando al compañero le dice: 
briudez, y el otro responde Godt segent licden, que vale tanto 
como «bendígaoslo Dios mi señor», y en castellano valdrá lo 
mismo que «buen prouecho os haga.» Dans Godt segent licden, 
on peut voir Gott et segen ou segnen, mais licden} II est pro- 
bable que asticot et lanciscot sont le méme mot et sont appa- 
rentés au frangais dasticotter, qui, d'apres les auteurs lexico- 
graphiques du xvn e siécle, signifient «finchen, jurare», et, de 
la, «parler allemand» 4 . On trouve dans Rabelais (Gargan- 
tua, I, 17): «das dich gots leyden(mart) schend», c'est-á-dire: 
«que la passion (ou le martyre) de Dieu te confonde!» Sur le 
lanz ou lanceman du Lazarillo, il y a deux interprétations: les 
uns le traduisent par Landsman, pays, compatriote; les autres 
par Lamentan, lancier. Dans le dictionnaire imprimé á Per- 
pignan, en 1 502, par Johan Rosembach: Vocabolari molt pro- 



1 Rccueil des dictionnaires frangoys, espaignols et laiins. Bruxel- 
les, 1599. 

2 Comentarios de las guerras de los Países Bajos, en Bibl. de Aut. Esp., 
XXVIII, ch. XI. 

3 La segunda parte de Lazarillo de Tormes. En Anvers, en casa de 
Martín Nucid, 1555, cap. I. 

4 Lazare Sainéan, Revue du seizieme siecle, III, 65. 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE DU XV e AU XVIU e Sil I I E 279 

jitos per apenare Lo Catalán Alamany y Lo Alamany Catalán 
et reimprime, fort bien, par M. Pere Barnils (Vocabulari Ca- 
talán- Alemany de Vany 1502, Barcelona, 1916) 1 , il y a sur le 
titre une «portada», qui représente les deux nations: a gauche, 
le «spanyol», avec sa guitare, et, á droite, le «lancaman», 
avec sa hallebarde. M. Barnils traduit lancaman par «home de 
llanca, llancer»; tandis que M. Lazare Sainéan traduit lanz ou 
lanceman par «pays, compatriote» : je crois que les deux ont 
raison, sauf que, dans le Lazarillo, lanz a plutót l'air de sig- 
nifier «compatriote». 

La Josefina (1546) commence par un prologue prononcé 
par le «faraute», et, au cours de sa harangue, les mots alle- 
mands qu'il dit sont : «Si queréis del tudesco, hasticoz hex 
tinguert tanque gutliber her hex lifex lanceman» 2 . Hasticoz 
est le pendant de asticot, lanciscot, et l'on peut voir, dans 
gutliber her, l'allemand moderne gut lieber Herr; lanceman est 
pour Landsman: quant aux autres mots, peut-étre tanque est- 
il pour Dank (merci). La Tinellaria de Bartolomé de Torres 
Naharro contient quelques mots allemands : «Nite carne y 
obbigot.» Nite (nicht),y obbigot (bei Gott?) 3 . 

Au xvi° siécle, le vice fondamental des Allemands est 
l'ivrognerie: «Yo nunca los dexava boquisecos, queriendo los 
llevar comigo a lo mejor que yo avía echado en la ciudad, a 
do hazíamos la buena y espléndida vida y xira, allí nos acon- 
tecía muchas vezes entrar en nuestros pies y salir en ágenos» 
(Lazarillo, 2. e partie, ch. I). Et c'est ce qui explique bigote, 
brindis, caraus ou carauz, velicomen, qui viennent de l'alle- 



1 Ce tres rare vocabulaire est cité parmi les livres achetés par Fer- 
nando Colón (B. J. Gallardo, Ensayo de una Biblioteca española de libros 
raros y curiosos, II, 539): «Costó en Lérida 20 maravedís, anno 1 5 1 r, 
por Junio.» 

2 Tragedia llamada Josefina, por Micael de Carvajal; va precedida 
de un prólogo por D. Manuel Cañete. Madrid, 1870, p. 5. Cf. Romanía, 
XV, 463-46S, oü j'ai parlé d'une édition de 1540, appartenant a M. de 
la Sizeranne. 

3 Bartolomé de Torres Naharro, Propaladia, Madrid, 1SS0, I, 345 
(Libros de antaño). 



280 A. MOREL-FATIO 

mand : bei Gott 1 , Ich briuge dir' s (zu), gar ans (ganz ausge- 
trunken) 2 , Wilkommeubccher: «Deleite. Brindis á vuestra mer- 
ced... ju ventud, brindis, juego, garatcs» (Lope de Vega, El Pe- 
regrino en su patiia, éd. de 1733, p. 195). «Carauz, palabra 
tudesca introducida en España, quando se brindan unos a 
otros, y vale tanto como acabar el vaso y beber lo todo» (Co- 
varrubias, Tesoro de la lengua castellana). «Alemán y flamen- 
co es lengua breve... garhaus» (Quevedo, Libro de todas las 
cosas y otras muchas más) 3 . Ces deux derniers mots répon- 
dent aux frangais Brindes et Carousse 4 . Velicomen (analogue 
au frangais vidrecome) a été étudié par D. Ramón Menéndez 
Pidal (Romanía, XXIX, 375)i qui cite cet exemple de Queve- 
do : «Instantáneamente aparecieron allí Iris y Hebe con néc- 
tar y Ganimedes con un velicomen de ambrosía» (La hora de 
todos); il y a un autre exemple encoré dans El diablo cojuelo, 
éd. A. Bonilla, Ma'drid, 1910, p. 68. 

L'ivrognerie, c'est le synonyme du Tudesco: «El otro tu- 
desco, que había ya pespuntado la comida más apriesa a brin- 
dis de vino blanco y clarete y tenía á orza la testa con seña- 
les de vómito» (El diablo cojuelo) ~°. «Y bebe como un tudes- 
co» (Rojas, Entre bobos anda el juego) 6 . «Bebióse en él á lo 
alemán» (Estebauillo) '. «A un tudesco, humana cuba, Quiere 
mi musa pintar» (Manuel de León Marchante) 8 . «Digo que si 



1 « Bigote, vocablo alemán, quieren algunos valga tanto como /«• 
Deum, poique quando hazían algún juramento se estirauan los bigotes, 
o quando amenazan a alguno» (Covarrubias, Tesoro de la Lengua cas- 
tellana, s. v. mostacho et bigotes). [Etimología muy dudosa, REW, 
1097. — N. de la R.] 

2 Fr. Diez, Etymologisches IVorterbuck der romanischen Sprachen, 
Bonn, 1878, pp. 328 et 360. 

3 Quevedo, Bibl. de Aut. Esp., XXIII, 425 a. 

4 Les mots carousse et lanceman ont été étudiés par M. Lazare 
Sainéan, Revue des eludes rabelaisiennes, VI, 285-291, et VII, 83-88; Revue 
du seiziéme siecle, III, 62-71. 

5 Viílez pe Guevara, El diablo Cojuelo, Madrid, Soc. de Biblisñiss 
madrileños, 191 o, p. 49. 

e Bibl. de Aut. Esp , LIV, 18 c. 

7 Estebanillo, en Bibl. di' Aut. l-'.sp., XXXIII, 342 /'. 

8 Obras poéticas pósthumas, Madrid, 1720 1733,1, 185. 



LES ALLEMANDS EN ESI'AGNE DU XV e AU XVIII o SlÉOLE 28 I 

beue a la alemana, yo beveré a la tudesca hasta dar de hoci- 
cos» (Salazar, Espejo) i . «Fuera alemán o tudesco, Mas ;de qué 
puedo servir?, Que ya los brindis del Tajo No le deben nada al 
Rhin» (Quevedo) 2 . «Y lo peor de todo que esta furia infernal 
(digo la embriaguez), la qual en los tiempos pasados ocupava 
solamente las Ateníanlas y las regiones septentrionales, ya se 
estiende por toda Italia y España, exercitando su bestial tyra- 
nía, y la que oprimía y sojuzgava solamente los plebeyos y 
populares, tiene ya un misto imperio sobre los varones y prín- 
cipes, sobre los hombres de letras y, lo que no se puede dezir 
sin lágrimas, sobre los eclesiásticos» (Dr. Andrés de Laguna, 
Dioscórides, éd. de Salamanque, 1563, p. 504). Les Alle- 
mands eux-mémes sont obligés de reconnaitre qu'ils péchent 
par l'ivrognerie. Henri Doergangh, qui imprima, á Cologne, 
ses Institutiones in linguam hispanicam (1 614), s'éléve avec 
indignation contre ce vice: «Dicam quod mihi ibi accidit: Erat 
quidam sacerdos Germanus mihi amicissimus et vir alioqui 
piissimus et bonus hic fuerat in prandio apud suos patrio- 
tas qui more suo plus vino suos onerare solent quam decet. 
Inde rediens transit nostram domum et me vidit stantem ianua. 
Accurrit ad me et dixit: Mi Doerganck, absconde me usque 
ad vesperam, ut in tenebris redeam domum, ne Hispani ani- 
madvertant me vino vacillare, nam si perciperent, omni forem 
honore privatus et nunquam auderem rediré ad sacellum re- 
gis. Sed quid dico de clericis? Ebrietas est tale vitium in Ilis- 
pania et adeo odiosum, etiam inter seculares ut nullus hones- 
tus vir aliquem patiatur in aedibus suis quem sciverit semel 
fuisse ebrium. ídem etiam faciunt Itali et Galli. Sed Hispani 
in primis, nam illi solent Gallos vocare borrachos, id est ebrio- 
sos, quamvis tamen comparati cum Germanis sint sobriissimi, 
et lepido hoc dicterio solent Gallos exagitare quando illis 
adsunt Toda la Francia está perdida por una calabaqa de vino. 
Tota Gallia perdita est propter unam lagenulam vini. (3 Ger- 
mania si in hac virtute sobrietatis Hispanos imitareris quae 



1 Ambrosio de Salazar, Espejo, Rouen, 16 14, p. 230. 

2 Bibl. de Áut, Esp., LXIX, n° 523. 



282 A. W0KEL-FAT10 

natio te posset superare in sapientia, fortitudine, magnanimi- 
tate et magnificentia? Certe nulla... Nolito ergo credere, o Ger- 
mane studiose, vel quisquís tándem es, talibus helluonibus et 
stultis, qui asseverant et dicunt : quod melius possint studere 
et vacare scieatiis resque efficere, wan sie bissweilen ein rauss 
sauffen, hoc est si aliquando se inebriant.» 

Les Allemands étaient en outre pelerins. C'était, alors, la 
grande réputation de Saint Jacques de Galice ou de Compos- 
telle : tout le monde y allait et le chemin de París á Saint 
Jacques en Galice, que les Espagnols appelaient le «chemin 
frangais» et que le fils de Christophe Colomb, bouquiniste 
effréné, se procurait a la foire de Lyon, en I 535 1 , nous montre 
la célébrité de ce sanctuaire : c'était le Lourdes d'aujourd'hui. 
«Alemanes romeros...» (Juan de Mal-lara, Filosofía vulgar) 2 . 
«... ya piden cantando Las niñas, como alemanes (Quevedo) 3 , 
•et Cervantes, dans son Don Quijote (II, 54)> ou il nous fait 
voir des pelerins allemands, qui, pour implorer la charité, pro- 
•noncent le mot guelt (argent) i . Clemencín, dans son commen- 



1 «Este libro costó .1. dinero en León por setiembre de 1535» 
'(H. Hakrisse, Excerpta Colombiniana, Paris, 1887, p. 67). 

2 Sevilla, 1568, cent. III, n° 37. 

3 Bibl. de Aut. Esp., LXIX, n° 31 1. 

4 «Vio que por el camino por donde él iba venían seis peregrinos 
■con sus bordones, destos extranjeros que piden la limosna cantando, 
los cuales en llegando a él se pusieron en ala, y levantando las voces 
todos juntos, comenzaron a cantar en su lengua lo que Sancho no pudo 
entender, si no fué una palabra que claramente pronunciaba limosna... 
Ellos lo recibieron de muy buena gana y dijeron guelte, guelte.» Le 
morisque Ricote raconte ce qu'il a vu en Allemagne : «Pasé a Italia, 
llegué a Alemania, y allí me pareció que se podía vivir con más liber- 
tad, porque sus habitadores no miran en muchas delicadezas; cada uno 
vive como quiere, porque en la mayor parte della se vive con liber- 
tad de conciencia. Dejé tomada casa en un pueblo junto a Augusta, 
júnteme con estos peregrinos, que tienen por costumbre de venir a 
España muchos dellos cada año a visitar los santuarios della, que los 
tienen por sus Indias y por certísima granjeria y conocida ganancia. 
Ándanla casi toda, y no hay pueblo ninguno de donde no salgan co- 
midos y bebidos, como suele decirse, y con un real por lo menos en 
dineros, y al cabo de su viaje salen con más de cien escudos de sobra, 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE DU XV C AU XVIII* SlÉCLE 283 

taire, cite encoré d'autres passages qui font allusion aux péle- 
rins allemands : «Excusarse han los franceses y alemanes que 
pasan por estos reinos cantando en cuadrillas, sacándonos el 
dinero..., y se dice que prometen en Francia a las hijas en dote 
lo que juntaren en un viaje a Santiago de ida y vuelta, como 
si fuesen a las Indias, viniendo a España con invenciones» 
(Cristóbal Pérez de Herrera, Discursos). «Los alemanes can- 
tando en tropa» (Mateo Alemán, Guzmán de Alfarache, par- 
tie I, livre III, ch. II). Fernández de Oviedo nous raconte, 
dans ses Qnhiquagenas (t. I, p. 12 1, Madrid, 1880), avoir vu 
des Allemands qui faisaient danser un ours en jouant d'un ins- 
trument; pendant la représentation, un des Allemands recevait 
les cuartos des assistants dans son chapeau; ils se donnaient 
pour des pélerins allant a Saint Jacques de Compostelle. Las- 
sota von Steblau fait le tableau de ce qui lui est arrivé a Com- 
postelle : «Nach Zeigung der Reliquien pflegen die Pilgrim zu 
beichten. Was Ausslender sein, beichten gemeiniglich einem 
Italiener, welchen man den Linguariuui nennet, von wegen 
der viel Sprachen Welsch, Spanisch, Franzósisch, Deutsch, 
Lateinisch, Crabatisch, welche er alie wol reden kan. Nach 
gethaner Beicht comunicieren die Pilgrame gemeiniglich in 
der franzosischen Capellen, so hart hinter dem hohen Altar 
ist. Wen solches verrichtet, gibt man einem Jeden ein Prieff 
und Passport gedruckt auf Pergament, mit angehengten Insi- 
gel des obristen Cardinals, davor zalt zwen real, auch einem 
kleinen gedruckten Beicht Zettel, davor zalt man ein Quart.» 
Le passeport remis a Lassota declare qu'il a visité en personne 
Compostelle, qu'il s'y est confessé, qu'il, se propose d'aller visi- 
ter Ste. Marie de Czenstochwes en Pologne, et qu'on implore 
pour lui parce qu'il est pauvre, la charité des fidéles. Le billet 



que trocados en oro, o ya en el hueco de los bordones, o entre los 
remiendos de las esclavinas, o con la industria que ellos pueden, los 
sacan del reino y los pasan a sus tierras, a pesar de las guardas de los 
puestos y puertos donde se registran» (Don Quijote, II, 54). Ce mot 
guelte a été adopté par les rufians, mais sous la forme gueltre : <Guel- 
tre, s. m., lo mismo que dinero. Es voz usada de los rufianes y xáca- 
ros» (Diccionario de Autoridades). 



284 A- MOREL-FATIO 

de confession est ainsi libellé: «Universis et singulis praesentes 
litteras inspecturis, Bonifacius de Almonacir, major Cardinalis 
ac poenitenciarius almae ecclesise Compostellanae, salutem in 
Domino sempiternam. Cura itaque, sicut accepimus, devotus 
in Christo Ericus Lassota, peregrinus, confessus et absolutus 
fuit atque Dominicum Corpus in prsedicta ecclesia recepit: in 
ejusdem ei testimonium has nostras praesentes literas nomine 
et signo nostro solitis et consuetis roboratas et munitas eidem 
concessimus. Dat. Compostellae ann. dom. 1581, die vero 25 
mensis Januarii» (Tagebuch des Erich Lassota von Steblan) *- 
Les Allemands se faisaient remarquer par les Espagnols,. 
parce qu'ils sont Manes et blonds. «Lo volví de blanco alemán 
en tostado africano» (Estebanillo) -. «Conócese el alemán En 
lo rojo y corpulento» (Lope de Vega, Mirada quién alabáis) 3 > 
«Los alemanes rubios como espigas, Haciendo de sus barbas 
sus jergones, Y naciendo cabeceras los capotes, Mullen, para 
acostarse, sus bigotes» (Quevedo) 4 . «Belfo sin ser alemán» 
(Tirso de Molina, Don Gil de las calzas verdes) 5 . Belfo signifie 
«lippu», et c'est une allusion aux princes de la maison d'Au- 
triche. «Vio (el peregrino) dos mancebos con sus bordones y 
esclavinas, cuios blancos rostros, rubios i largos cabellos, mos- 
traban ser flamencos o alemanes» (Lope de Vega, El Peregrino 
en su patria, Madrid, 1733, p. 50); «Guarda de español roxo 
y de alemán moreno» (La Dolería, Paris, 1614, fol. 65 v). 
Comme les Aragonais (testarudos), ils sont obstines. «Los 
amantes finos son como tudescos, que de donde ponen el pie 
nadie los quita» (Lope de Vega, La Dorotea) 6 . «Resolución 
de mujer, Tudesco, sin paso atrás» (Lope de Vega, El amigo 
hasta la muerte) "' . «Unas (mujeres) mudables por andar más 
frescas, Y otras firmes de amor como tudescas» (Lope de 



1 Halle, 1866, p. 42. 

2 Bibl. de Aut. Esp., XXXIII, 29S a. 

3 Bibl. de Aut. Esp., LII, 468 b. 

« Orlando, en Bibl. de Aut. Esp., LXIX, 288 b. 

5 Don Gil de las calzas verdes, en Bibl. de Aut. Esp., V, 403 b. 

6 Bibl. de Aut. Esp., XXXIV, 47 b. 

7 Bibl. de Aut. Esp., LII, 324 c. 



LES ALI.EMANDS EN ESPAGNE DU XV e AU XVIIl e SIKCLE 285 

Vega, Bizarrías de Bclisa) 1 . «¿Para qué te haces tudesco?» 
(Lope de Vega, El amigo hasta la muerte) 2 . On vante aussi la 
simplicité allemande : «D. Sancho. En España No se usa ha- 
blar los criados Con las doncellas de casa Tan familiarmen- 
te. — Gascón. Acá, La llaneza de Alemania Todo esto, señor, 
permite» (Tirso, El celoso prudente) 3 . Et Diego de Saavedra 
parle de la candidez et du generoso trato des Allemands. 

L'industrie allemande, qui a pris une si grande extensión 
au xix e siecle, n'importait que peu d'articles en Espagne. Cer- 
vantes cite les «alemanas toallas» 4 . Suárez de Figueroa dit : 
«En Alemania (se cargan) latones labrados, estaños, cuchillos, 
alfileres, cascabeles y una infinidad de diversas mercadurías, 
como telas, flautas y cosas así» 5 . Guevara, dans son Arte del 
marear, mentionne : «Manteles limpios, tovallas largas y pa- 
ñicuelos alemaniscos» 6 . Et Lope : «El alemán Trae lienzo, 
fustán, liantes; Carga vino de Alanís» 7 . Enfin, Suárez de Fi- 
gueroa/ qui loue les couteaux et les rasoirs d'Italie et d'Es- 
pagne, traite avec un certain mépris de ceux d'Allemagne et 
de Genes : «La excelencia (de los cuchillos) se vee oy par- 
ticularmente en Cremona, en Bresa, en Milán, Barcelona, 
Guadalaxára, Valladolid y otras partes, donde se fabrican cu- 
chillos y tigeras de boníssimo temple. Los Tudescos y Gi- 
noveses valen comúnmente poco, si bien tienen apariencia de 
buenos» 8 . 

Au xvni e siecle, l'industrie allemande prend un nouvel 
essor, gráce aux troubles que la Révolution frangaise amenait 
avec elle et qui rendirent les Espagnols hostiles á tout ce qui 
venait de France. Nous avons sur les progrés de l'industrie 
allemande un livre assez curieux, publié anonyme, mais que 



1 Bibl. de Aut. Esp., XXXIV, 559 b. 

- Bibl. de Aut. Esp., LII, 328 c. 

3 Bibl. de Aut. Esp., V, 626 a. 

4 Don Quijote, II, ch. XXXII. Cf. Clemhxcín, Qommentaire, V, 174 

5 Plaza universal, Madrid, 161 5, fol, 247 r. 

6 Barcelona, 16 13, fol. 238. 

7 El arenal de Sevilla, en Bibl. de Aut. Esp., XLI, ^27 b. 

8 Plaza universal. Madrid, 16 15, fol. 204 r. 

Tomo IX. 19 



286 A. MOREL-FATIO 

les bibliographies allemandes attribuent a Lp. Ant. Kaufhold • 
Spanien wie es gegenwártig ist, in physischer, moralischer, po- 
litischer, religiose?', statistischer und literarisclier Hinsicht aus 
den Bemerkungen eines Deutschen, wáhrend seines Aufenthaltes 
in Madrid in den Jalireu ijgo, ijgi und i7g2. Gotha, 1797, 
2 vol. in 16 1 . Ce marchand ou cet ouvrier nous donne sur les 
industries allemandes en Espagne (t. I, pp. 547"549)j l es détails 
suivants : «Auch unser deutsches Vaterland liefert eine sehr 
grosse Menge von Fabrikwaaren nach Spanien; in alien spa- 
nischen See-und etwas ansehnlichen Landstádten sind deutsche 
Kaufleute etablirt, und diese ziehen so viel nur moglich die 
Waaren aus ihrem Vaterlande, und treiben damit ihren Han- 
del. Diese Kaufleute sind grósstentheils Bohmen, die seit 
undenklichen Zeiten schon den Weg nach Spanien und Por- 
tugal gefunden haben; ihr Verfahren ist so wie das der Italie- 
ner in Deutschland; sie kommen ganz jung nach Spanien, wer- 
den ais Diener gebraucht, treten am Ende mit in Compagnie, 
gehen nach Hause, heirathen da, kehren wieder zu ihrer Hand- 
lung zurück, und wenn sie sich so viel erworben haben, dass 
sie davon in Ruhe und Gemáchlichkeit leben konnen, so geben 
sie die Handlung auf, und ziehen in ihr Vaterland zurück; ich 
habe keinen einzigen gefunden, der mit einer Spanierin wáre 
verheirathet gewesen. Diese deutschen Kaufleute handeln 
meistens mit deutschen Waaren; Bohmen liefert Gláser-Chris- 
talle und Spiegel, auch Thüringen liefert viel Glas; Nürnberg 
Spielsachen und allerhand Galanterie-Waaren; Schlesien Lein- 
wand, Sachsen desgleichen, besonders sehr viel Wachslein- 
wand, Messing-und Kupferwaaren und Porcellan; auch sehr vie- 
le Eisenwaaren kommen aus Deutschland; sogar Messingdrath 
zu Stecknadeln; auch Potasche, ohngeacht in neueren Zeiten 
ein hoher Zoll darauf gelegt worden ist. Deutsche wollene 
Zeuge, rothe Garne und rohe schlechte Leinwand zu Segeltuch 
wird in Menge nach Spanien gebracht; viele Sáchsische Fabri- 
ken haben ihren vorzüglichsten Absatz nach Spanien, und 



1 J. S. Ersch, Literatur der Geschichte, Leipzig, 1827, núm. 7095, 
col. 842. 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE DU XV e AU XVIII 6 SIKCLE 287 

Sachsen lietert nebst einer Menge Hornwaaren auch noch 
verschiedene Farben, wie z. B. das Berlinerblau, und die blaue 
Koboldfarbe, die zu dem Porcellan und feinem (dase ge- 
braucht wird; auch sogar die weissen und schwarzen Schmelz- 
tiegel aus llessen und aus Sachsen werden in betrachtlicher 
Menge nach Spanien geliefert; auch Rheinwein geht nach 
Spanien, um den Luxus der Grossen und Reichen zu belrie- 
digen.» 

Un autre voyageur allemand, Chrétien Auguste Fischer, 
de la rarme époque á peu prés, décrit les négociants allemands 
á Bilbao (Voyage en Espagne, aux années ijg7 et ijg8;faisant 
suite au Voyage en Espagne, du citoyau Bourgoing. Par Chré- 
tien Auguste Fischer. Traducteur Ch. Fr. Cramer. Paris, l8oi, 
I, 134-136): «Parmi les négotians étrangers de Bilbao, les 
Allemands sont en plus grand nombre. Ce sont principale- 
ment des marchands de verre bohémiens qui, peu á peu, se 
montent en marchandises de toute espéce, et finissent par 
commercer sur tout le reste. On trouve ees maisons de cora- 
merce dispersées dans toute 1' Espagne, et elles recoivent la 
plupart des marchandises qui viennent de Nuremberg, Augs- 
bourg, Renscheid, Heilbronn, etc., par Amsterdam et Ham- 
bourg... Cependant, l'établissement d'une maison de commerce 
étrangére ne laisse pas de souffrir ici beaucoup de dificultes... 
Cela arrive surtout á l'égard des maisons firancaises, envers 
lesquelles on use ordinairement de plus de rigueur qu'envers 
les maisons allemandes, parce que les Alivianes ont en general 
ici la renommée d'étre una nación más noble.» 

On cite aussi, dans une saínete de la fin du xvm° siécle 
(Paca la Salada, p. 4), des horlogers allemands de la calle de 
la Cruz. Dans une autre sainete (Casado por fuerza, p. 4) on 
revient sur la tenue robuste des Allemands: «robusto como 
un Tudesco». Les guerres du xvm e siecle ont rendu célebre 
Frédéric II, et les militaires espagnols allaient lui rendre visite, 
par exemple le comte de Fernán Xúñez x et un «castellano de 



1 A. Morel-Fatio, Études sur V Espagne, deuxiéme serie, deuxieme 
édition, pp. 352-357. 



288 A. MOREL-FATIO 

Aviles» (Oviedo, I4décembre 1757) 1; aussi nenousétonnerons- 
nous pas de voir le peuple espagnol íaire grand cas de la «mar- 
cha prusiana» (dans la comedie Hacer que hacemos, p. 66), etc. 

Sur les imprimeurs allemands en Espagne, il suffit de ren- 
voyer aux travaux de Konrad Hábler et de K. Burger, qui ont 
amplement étudié la question; voy. Farinelli, Viajes por Es- 
paña y Portugal desde la Edad Media hasta el siglo XX, Ma- 
drid, 1921, pp. 67 et 83. 

Charles V, ayant des besoins d'argent pour ses guerres, 
s'adressa aux Fugger d'Augsbourg et leur conceda des re- 
venus sur les grandes maítrises de Santiago et d'Alcántara: 
ees revenus étaient, en partie, les mines d'Almadén et de Gua- 
dalcanal. La premiére mention oü l'on trouve le nom des Fug- 
ger est la pétition 141 des Cortes de Valladolid de l'an 1552,. 
qui reclame contre les privileges accordés á cette famille alle- 
mande. Mais les rois d'Espagne n'en tinrent pas compte et, á 
partir de Philippe II jusqu'á Philippe IV, les Fugger s'établi- 
rent en Espagne oü ils jouirent de grands privileges, au point 
qu'ils nommaient les juges de la ville d'Almadén. Les Fugger 
les plus connus sont : Marc et Christoph Fugger, nés en 1 564 
et en 1 566, et dont la mémoire a été conservée dans la rué 
du Fúcar, qui existe encoré aujourd'hui á Madrid 2 . Ils raou- 



1 Bibl. de Aul. Esp., LXII, 184-193. «Carta del castellano de Avilés- 
a un amigo suyo en Madrid, sobre la presente guerra de Alemania, la 
corte y estados del rey de Prusia, su vida, tropa, gobierno, etc.» 

2 Sur les Fugger, il faut consulten le Commentaire de Clemencin 
sur le passage du Don Quijote, II, ch. XXIII; Konrad Hábi.ek, Die Ge- 
scliichte der Fugger schen Handlung in Spanien, Weimar, 1897; et les 
deux ouvrages de Tomás González, archi viste de Simancas: Registro y 
relación general de minas de la corona de Castilla, Madrid, 1832, dos vols., 
et Noticia histórica documentada de las célebres minas de Guadalcanal, 
desde su descubrimiento el 1555 hasta que dejaron de labrarse por cuenta 
de la Real //adeuda, Madrid, 1831, dos vols. Sur les Fúcares, nom donné 
aux Fugger allemands par les Espagnols, sans compter l'exemple du 
Don Quijote, voyez Cervantes, Rujian dichoso (Comedias y entremeses 
Madrid, 1749, II, 30): «En virtud hecho un Fúcar presto en Sevilla te 
veas»; Lope de Vega, El amigo hasta la muerte, en Bibl. de Aut. Esp., 
LII, 340 a; Luis Zapata nous conté, dans sa Miscelánea, p. 60, l'histoire 



LES ALLEMANnS EN ESPAGNE DU XV e AU XVIIl e SIECLE 289 

rurent avant 1632 et Philippe IV fit un nouvel arrangement 
avec Juan Jacome Ilolzapfel et Juan Christoval Eberlin, hóri- 
tiers de Marc et de Christoph Fugger, daté de Barcelone, 
1/ mai 1632 1 . II existe a la Bibliothéque Nationale de París 
un mémoire de Juan Jacome Holzapfel, qui debute ainsi: «Juan 
Jacome Holzapfel, visitador y factor general de los herederos 
de Marcos y Christóbal Fúcar, hermanos, dize : a su noticia 
ha venido, por mandado de V. M., se ha hecho junta sobre el 
estado de la casa de sus mayores y determinar su remedio, 
para el cual eran merecedores... Los dichos Fúcares, como 
es notorio al mundo, ha más de cien años que en Alemania, 
Italia, Flandes y estos Reynos han servido a las Magestades 
Cesárea y Católica el emperador Carlos Quinto, reyes don 
Felipe Segundo y Tercero, visabuelo, abuelo y padre de A . M., 
que santa gloria ayan, y a V. M. en sus dichosos años, soco- 
rriendo en este tiempo con más de 50 millones de ducados...; 
cantidades tan grandes y tiempo tan largo, que ninguna casa 
del mundo la ha podido aventajar ni igualar. Assimismo 
han socorrido en esta Corte a Duques, Marqueses, Condes, 
Cavalleros y otras personas, con muchas sumas de ducados, 
siendo su casa Erario o Monte de Piedad, que sin ningunos 
interesses les socorría y prestava, como se huviera continuado 
en más cantidad, si de su parte no huviera faltado la buelta 
del dinero... En el derecho de herencia y cesión de la casa 
de los dichos Fúcares han sucedido y la mantienen oy el Conde 
don luán Hernesto Fúcar, presidente del Imperio en la Corte 
Cesárea, y su hermano el Conde Otton Enrique Fúcar, Cava- 
llero del Tusón, General de unos regimientos de infantería y 
cavallería de la liga Católica y Coronel en los Estados de Flan- 



■d'un Juan Xelder, représentant des Fugger volé par un sbire, qui se 
faisait passer pour un familier de l'Inquisition; et enfin Liñán y Ver- 
dugo: «lo que me sucedió con uno que se me dio por muy amigo, que 
en mi opnión esta va en la de un Fúcar o Coreo de Sevilla», puis: «los 
gastos forcosos destos Coreos y Fúcares» (Guia de forasteros, Valen- 
cia, 1635, f ol. 33 v. et 84). 

1 D. Eugenio Larruga, Memorias políticas y económicas sobre los fru- 
tos, comercio, fábricas y minas de España, Madrid, 1795, XXXVI, 136. 



29O A. MOREL-FATIO 

des, y de presente Administrador desta hazienda; y don Juan 
Fúcar, su primo, del Consejo de Estado de la Magestad Ce- 
sárea, interesado en la mitad de la hazienda. Los quales... po- 
nen sus personas, vidas y hazienda en defensa de la fe Cató- 
lica y Sereníssima Casa de Austria...» Holzapfel demande 
qu'il luí soit permis de prendre certaines mesures pour réta- 
blir le crédit de la maison atteint par des crises monétaires 1 . 
La mediocre compétence des mineurs espagnols avaient sur- 
tout attiré les Allemands, Suédois, Anglais, qui pouvaient tirer 
parti de ees mines; mais les agents des Fugger, voyant que, 
sur les réclamations des Espagnols, on voulait leur enlever la 
mine de Guadalcanal, l'inonderent, et ceci amena la rupture 
des négociations avec les Fugger. L'un des étrangers qui trai- 
térent, au xvin e siecle, avec le gouvernement espagnol fut Lie- 
berto Wolters, suédois, mais assez aventureux, et qui ne réus- 
sit pas 2 . Le directeur des Mines, D. Rafael Cabanillas, auquel 
s'est adressé D. Pascual Madoz, dit que les Fugger quittérent 
les mines vers 1645, «sans qu'on sache la cause qu'ils avaient 
a. cela»; on fit venir des mineurs d'Allemagne «qui vendaient 
bien cher leurs services». Enfin, le 28 mars 1 843 l'adjudication 
des mines d' Almadén fut adjugée a D. José de Salamanca, qui 
la ceda á la maison Rothschild 3 . 

En 1766 Charles III, pour repeupler l'Espagne, essaya de 
faire venir des colonies allemandes afin d'occuper la Sierra 
Morena et l'Andalousie. II confia au péruvien Pablo de Ola- 



1 «Mémoire de Jean-Jacques Holzapfel, visiteur et facteur general 
de la maison Fugger d'Espagne, au nom des héritiers Marc et Chris- 
tuphe Fugger fiéres, sur la situation de la maison», seis fols., impr. 

A. Morel-Fatio, Cinq recueils de piéces espagnoles de la bibliotheque de 
l'Université de París et de la Bibliotheque Nationale, París, 191 1, p. 12,. 
art. 41. Extrait de la JRevue des Bibliotheques, Janvier-Mars 191 1.) Sous 
les números 38 et 30, il y a deux mémoires concernant les Fugger. 

2 D. Eugevio Larrug», Memorias políticas, etc., p. 251. 

3 Pascual Madoz, Diccionario geográfico. A Rentería (Guipúzcoa) if 
y avait une fonderie, la premiere connue en Espagne, qui ne marchait 
qu'avec des ouvriers allemands (Diccionario geográficO'kistdrico de Es- 
paña por la Real Academia de la Historia, Madrid, MDCCCII, t. 11, arti- 
cle Rentería). 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE DU XV o AU XVIII 6 SIECLE 29 I 

vide le soin de pourvoir a cette entreprise. Olavicle, tres melé 
aux idees des encyclopédistes, vint en Espagne, aprés avoir 
habité Paris, et s'adressa, patronné par des ministres, au colo- 
nel Jean Gaspar Thürriegel; il fit avec lui des contrats, qui 
n'eurent pas beaucoup de succes l . Thürriegel était un aven- 
turier, né á Gossersdorf en Baviére, en 17 33, et un bon nom- 
bre de ees colons, recrutés en Allemagne, en Suisse et en 
Flandre, ne purent pas réussir á s'acclimater. Wilhelm Stri- 
cker a cherché a retrouver, d'apres les récits des voyageurs, 
des traces allemandes de ees colons, et il n'est pas arrivé á 
des résultats bien importants 2 . Córame l'église se méle a tout 
en Espagne, Olavide, tres suspect, fut arreté par l'Inquisition, 
le 14 novembre I//6, sur la dénonciation d'un capucin alle- 
mand, le P. Romualdo de Fribourg. On appele {'autillo d'Ola- 
vide (car il n'était plus question, au xvm e siécle, d'autos de 
fe) la condamnation du délinquant qui consistait dans la lee- 
ture du Símbolo de la fe de Luis de Grenade et d'autres livres 



1 Sur Olavide, voy. Manuel Danvila y Collado, Reinado de Car- 
los III, Madrid, s. d., IV, 3-71. «La colonización de Sierra Morena.» 
J. A. de La valle, Don Pablo Olavide: apuntes sobre su vida y sus obras. 
Segunda edición, Lima, 1885. Dans Y 'Inveniaire sommaire de la corres- 
pondance politique d' Espagne, t. II, il y a sous le n° 552, quelques «let- 
tres confidentielles de Grimaldi á Fuentes sur le passage par la France 
d'AUemands envoyés pour peupler la Sierra Morena»; sous le n° 555: 
«Avertissement publié á Madrid par Gaspard de Thürriegel»; et sous 
le n° Supplément 16. Bienfait de S. M. C. en faveur de six mille colons 
Flamands et Allemands, du contrat de M. Jean Gaspar de Thürriegel, 
pour leur introduction et établissement en Espagne». Les «reales 
cédulas» prises par le roi Charles III, en faveur du peuplement de la 
Sierra- Morena, avec la collaboration de Pedro Rodríguez Campoma- 
nes et Miguel Murquiz, le 5 juillet 1767, ont été insérées dans Ya. Noví- 
sima recopilación, libro VII, título XXII. Thürriegel jouissait d'une tres 
mauvaise réputation; voy. Aff. Etrang. Esp. 551, fol. 36:'. «Je suis 
bien aise que M. ie Mis. de Grimaldi vous rend justice sur le fait de 
Thuiriguiel; vous avez grande raison de l'appeler un franc fripon...» 
(Abbé Beliardi á Choiseul, 1 1 avril 1768). Sur son expulsión de France, 
voy. une lettre de Choiseul á Ossun, du 28 mars 176S (Esp. 555, 
fol. 20). 

2 Wilhelm Stricker, Die Deutschen in Spanien und Portugal, Leip- 
zig, 1850, pp. 45 á 58. 



292 A. MOREL-FATIO 

pieux. En vertu de sa condamnation, Olavide passa deux ans 
a Sahagún et á Murcie, mais il ne se convertit pas alors et se 
rendit en France á la fin de I/So, oü il se remit a fréquenter 
les philosophes jusqu'au mois de septembre 1798. Olavide, 
qui, sur les réclamations de l'Inquisition d'Espagne, ne put 
pas rester en France, revint en Espagne, oü il fit amende 
honorable et publia El Evangelio en triunfo, ó historia de un 
filósofo desengañado, imprimé á Valence en 1797 et traduit en 
frangais. Cet écrit est une entiére palinodie. Regu par Char- 
les IV, une Real orden lui rend 90.OOO réaux (14 novem- 
bre 1798); et il se dirige sur Baeza, oü il mourut en 1803- 
A partir de 1776, la colonie de la Sierra Morena passa au 
subdelegué D. Miguel Ondeano, qui, en 1 7 82, estima que les 
priviléges de cette colonie n'avaient plus de raison d'etre et 
proposa de les supprimer. Les événements de la fin du xvm e 
et du xix e siéclee paralyserent cette reforme et il fallut 
attendre 1835 pour Tabolition des priviléges de la Sierra 
Morena. D. Manuel Danvila finit son chapitre par la reflexión 
suivante: «Aquellos campos, yermos y estériles, que eran ver- 
güenza de la nación española, se convirtieron y representan 
hoy una gran población y una inmensa riqueza. Qualesquiera 
que hayan sido los inconvenientes y dificultades con que tro- 
pezó tamaña empresa, España no puede guardar para Car- 
los III y para su auxiliar D. Pablo Olavide más que sincera 
gratitud y el reconocimiento de una nación agradecida» 1 . 

Le souvenir de la maison d'Autriche a-t-il laissé des regrets 
á l'Espagne? J'ai eu l'occasion de traiter cette question dans 
Le Correspondant du 25 janvier 191 5, oü je disais : «il n'est 
pas sans intérét de noter qu'il subsiste en Catalogne quelques 
vestiges de l'attachement des Catalans á la maison impériale 
autrichienne. Au commencement du dix-huitiéme siécle, la 
cause des libertes catalanes se confondit avec celle de la résis- 
tance á Philippe V. L'adversaire de celui-ci, l'archiduc Char- 
les, devenu plus tard l'empereur Charles VI, se posa en dé- 
fenseur de ees libertes, qu'il aurait sans doute tres vite sacri- 



1 Danvila et Lavallk, passim. 



LES ALLEMANDS EN ESPAGNE DU XV AU XVIIP SIECLE 293 

fiées s'il était devenu roi d'Espagne; les Catalans s'enticherent 
de lui, ainsi que de sa femme, Elisabeth-Christine de Bruns- 
wick-Wolfenbüttel, et aujourd'hui encoré certains d'entre eux 
se plaisent á célébrer les vertus de ees deux souverains. Un 
curieux livre publié en 1902 á Barcelone par un citoyen de 
cette ville, Joseph Rafel Carreras y Bulbena, en catalán et en 
allemand, nous offre, apres une dédicace «a la mémoire de la 
royale et impériale maison d'Autriche, de réminentissime 
maison de Licchtenstein et de la tradition catalane», le pané- 
gyrique, en seize chapitres, de Charles et d'Elisabeth» 1 . Les 
officiers allemands qui vinrent offrir leur épée a D. Carlos, 
frére du roi Ferdinand VII, étaient attentifs a la persistance 
de l'Espagne dans le cuite de la maison d'Autriche, entre 
autres le prince Félix de Lichnowsky, qui nous conté, dans 
ses Erinneruugen (Frankfurt, 1 841, II, 138 et suiv.), l'histoire 
suivante : «In Cardedeu , einem Stádtchen bei Barcelona, 
wohnte eine wohlhabende Bürgerfamilie; der Grossvater lebte 
noch 18 1 8 und oft ist rair erzáhlt worden, dass er am Beginn 
eines jeden Jahres wettete, dass bis zum Ende desselben das 
Haus Oestreich über Catalonien herrschen würde. Ein Trut- 
hahn war der Preis der Wette; am Weinachtsabende musste 
er entrichtet werden, da am demselben jeder gute Hausvater 
in Catalonien einen Truthahn auf den Tisch setzt, wie in 
Deutschland eine Gans zu Martini. Dem alten Grossvater war 
diese Wette von seinem Vater, Gross-und LTrgrossvater über- 
kommen, und manches Jahr solí sich Niemand im Orte gefun- 
den haben, der sie eingehen wollte. Ebenso fest hángt ein 
grosser Theil des catalonischen Adels an den óstreichischen 
Traditionen. Mehrere alte Familien, die durch die habsbur- 
gischen Konige Titel erhalten, haben nie vom Hause Bourbon 
die Grandezza annehmen wollen, wie z. B. die Grafen von Fo- 
nollar, und die Markgrafen von Centmanat.» Sauf que Lich- 



1 Joseph Rafel Carreras y Bulbena, Carlos d' Austria y Elisabeih 
de Brunswick- Wolfenbüttel a Barcelona y Girona, Barcelona, 1902. «Al 
bon recort de la Reyal y Imperial Casa d'Austria, de l'Eminentisima 
Casa de Licchtenstein y de la Tradició catalanas 



294 A. MOREL-FATIO 

nowsky orthographie centinauat, au lieu de sentmanat, il est 
probable que le fait est vrai. Les partisans espagnols ele l'Ar- 
chiduc Charles l'accompagnérent en Autriche, aprés la reddi- 
tion de Barcelone en IJ 14, et demeurerent aupres de leur 
souverain. lis ne rentrerent en Espagne, que par suite d'une 
amnistié octroyée par Philippe V : notamraent le córate de 
Galve, allié aux ducs d'Albe 1 . Néanmoins, quelques-uns reste- 
rent en Autriche, et l'on peut comparer ceux-lá a nos emigres 
Francais, qui devinrent autrichiens, comme les princes de 
Rolian, dont une princesse a épousé D. Carlos, pere du prince 
D. Jaime. Stricker ne manque pas une occasion de marquer 
l'attachement des Espagnols á la maison d'Autriche : il note 
que le bruit du mariage d'Isabelle avec un archiduc d'Autriche 
produisit une profonde impression, surtout en Catalogne 2 . 

Sur l'état intellectuel et moral des Allemands, nous avons 
l'avis de deux écrivains célebres, Diego de Saavedra et Balta- 
sar Gracián. Diego de Saavedra Fajardo était diplómate au 
temps de Philippe IV et il fut l'un de ceux qui parlerent pour 
l'Espagne au congrés de Munster. Né a Algezares le 6 mai 1584, 
et raort á Madrid le 24 aoüt 1648 3 , ses écrits ont joui, de son 
temps, d'une grande réputation, et on y revient de nos jours. 



1 En 1724, d'aprés San Felipe, Comentarios, II, 321, on concede á la 
marquise del Carpió, femme du duc d'Albe, et á ses petits fils, fils du 
conté de Gálvez (sic pour Galve) le droit de rentrer en Espagne. «En 
vertu de l'aministie genérale portee parle g. e article du traite de paix 
conclu avec le roi d'Espagne, plusieurs seigneurs Espagnols se dispo- 
sent á retourner incessamment dans leur patrie et de ce nombre sont 
le comte de Galves (sic) par la retraite duquel il vaque un régiment 
imperial de Cuhassiers, et le comte d'Oropesa qui est parti ce matin 
pourserendre á .Madrid par la route d'Italie.» (Vienne, 18 juillet 1725, 
Gazetíe de Frunce). II y a dans la Collection de Lorraine á la Biblio- 
théque Nationale, 781, 809, 810, des lettres de partisans de 1' Archiduc, 
et, entre autres du comte de Galve. Cette collection provient de Char- 
les-Henri de Lorraine, prince de Vaudémont (1649-1723). 

2 Wilhelm Stricker, Die Dentschen in Spanien und Portugal, pa- 
ges 42-43- 

3 Saavedra Fajardo: sus pensamientos, sus poesías, sus opúsculos..., 
por el Conde de Roche y D. José Pío Tejera, Madrid, 1884. 



LES ALI.EMANDS EN ESPAGNE DU XV o AU XVIII o SIÉCLE 295 

C'est dans Y Idea de un príncipe cristiano representada en cien 
empresas (LXXXI et LXXXV), qu'il a jugó les Allemands 
compares aux autres nations. II est étrange que ce Diego de 
Saavedra, chargé de défendre les intéréts de la maison d'Au- 
triche, ait parlé avec autant de modération des Francais, tan- 
dis qu'il se montre assez sévere pour les Allemands. «En 
Alemania, la variedad de religiones, las guerras civiles, las 
naciones que militan en ella, han corrompido la candidez de 
sus ánimos y su ingenuidad antigua; y como las materias más 
delicadas si se corrompen quedan más dañadas, así donde ha 
tocado la malicia extranjera ha dejado más sospechosos los 
ánimos y más pervertido el buen trato. Falta en algunos la ie 
pública : las injurias y los beneficios escriben en cera, y lo 
que se les promete en bronce. El horror de tantos males ha 
encrudecido los ánimos, y ni aman ni se compadecen. Xo sin 
lágrimas se puede hacer paralelo entre lo que fué esta ilustre 
y heroica nación y lo que es, destruida, no menos con los 
vicios que con las armas de las otras. Si bien en muchos no 
ha podido más el ejemplo que la naturaleza, y conservan la 
candidez y generoso trato de sus antepasados, cuyos estilos 
antiguos muestran en nuestro tiempo su bondad y nobleza. 
Pero aunque está así Alemania, no le podemos negar que ge- 
neralmente son más poderosas en ella las buenas costumbres 
que en otras partes las buenas leyes. Todas las artes se ejer- 
citan con grande primor. La nobleza se conserva con mucha 
atención: de que puede gloriarse entre todas las naciones. La 
obediencia en la guerra y la tolerancia es grande, y los cora- 
zones animosos y fuertes. Hase perdido el respeto al Imperio, 
habiendo éste, pródigo de sí mismo, repartido su grandeza 
entre los príncipes y disimulado la usurpación de muchas pro- 
vincias y la demasiada libertad de las ciudades libres : causa 
de sus mismas inquietudes, por la desunión de este cuerpo 
poderoso.» Et plus loin, aprés avoir comparé les Italiens aux 
Allemands : «Bien al contrario de los alemanes, los cuales, 
tardos en obrar y perezosos en ejecutar, tienen por consejo al 
tiempo presente, sin atender al pasado y al futuro. Siempre 
los halla nuevos el suceso; de donde ha nacido el haber ade- 



296 A. MOREL-FATIO 

lantado poco sus cosas, con ser una nación que por su valor, 
por su inclinación a las armas y por el número de la gente, 
pudiera extender mucho sus dominios. A esta misma se puede 
atribuir la prolijidad de las guerras civiles que hoy padece el 
Imperio, las cuales se hubieran ya extinguido con la resolu- 
ción y la celeridad.» 

L'autre auteur, Baltasar Gracián, né a Calatayud le 8 jan- 
vier IÓOI, et mort a Tarazona le 6 décembre 1658 1 , dont les 
écrits ont égalé á peu prés ceux de Diego de Saavedra, nous 
montre l'idée qu'il se fait des Allemands, dans El Criticón 
(1651-1657): «... ¿Cómo quedáis con los alemanes? Yo muy 
bien — dixo Andrenio — ; hánme parecido muy lindamente, son 
de mi genio; engáñanse las demás naciones en llamar a los 
alemanes los animales; y me atrevo a dezir que son los más 
grandes hombres de la Europa. Sí — dixo Critilo — , pero no 
los mayores : tiene" dos cuerpos de un español cada alemán, 
sí, pero no medio coragón. ¡Qué corpulentos!, pero sin alma. 
]Qué frescos!, y aun fríos. ¡Qué bravos y aun ferozes! ¡Qué 
hermosos!, nada bizarros. ¡Qué altos!, nada altivos. ¡Qué ru- 
bios!, hasta en la boca. ¡Qué fuercas las suyas!, mas sin bríos. 
Son de cuerpos gigantes y de almas enanas. Son moderados 
en el vestir, no assí en el comer. Son parcos en el regalo de 
sus camas y menage de sus casas, pero destemplado en el 
beber. He, que esse en ellos no es vicio, sino necessidad. ¿Qué 
avía de hazer un corpacho de un alemán sin vino?; fuera un 
cuerpo sin alma : él les da alma y vida. Hablan la lengua más 
antigua de todas, y la más bárbara también. Son curiosos de 
ver mundo, y si no no sería del. Ay grandes artífices, pero 
no grandes doctos : hasta en los dedos tienen la sutileza, más 
valiera en el celebro. No pueden passar sin ellos los exércitos, 
assí como ni el cuerpo sin el vientre» 2 . 

Les Espagnols se sont toujours vantés de descendre des 
Goths, et hacerse de los godos équivalait á une preuve de no- 
blesse. Inutile de chercher des exemples de ce dicton, mais 



1 Bulletin Hispanique, XII, 201-206, 330-334- 

2 El Criticón, Anvers, 1702, I, 270. 



LES AI.I.EMAXDS EN ESI'AGNE DU XV e AU XVIII e SIECLE 2Q7 

on peut au moins citer le passage de Covarrubias dans son 
article Godo : «Y de las reliquias dellos (les Goths) que se 
recogieron en las montañas, volvió a retoñar su nobleza, que 
hasta oy día dura, y en tanta estima, que para encarecer la 
presunción de algún vano le preguntamos si decicude de la 
casta de los godos.» Dans l'Amérique du Sud, on traite volon- 
tiers de Godo les Espagnols férus de noblesse. 

A. Morel-Fatio. 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 



En su descripción de Un pliego de romances desconocido, de 
los primeros años del siglo XVI en la Revista de Filología Espa- 
ñola, 1920, VII, 41-42, el Sr. Sánchez Cantón transcribe once 
versos 1 del célebre romance del Palmero. Dice que la nueva 
versión, que supone publicada en Zaragoza en 1 506 o poco 
después, es «la lectura más antigua conservada». Cosa seme- 
jante había dicho ya Menéndez Pelayo {Antología, X, 133), 
pues afirmó que el 'tal romance «por caso raro no ha llegado 
íntegro a nosotros en las colecciones antiguas». 

Hay que rectificar estas aserciones. El romance del Pal- 
mero se halla en el Cancionero del Museo Británico que publi- 
có el profesor Rennert: Der S pañis che Cancionero des Bri- 
tisch Musenms (Ms. add. 104J1), en Romanische Forschun- 
gen, 1899, X, I-176. Yo ya había llamado la atención de los 
romanceristas sobre esta colección (Romanic Review, 1916, 
VII, 54), pero veo que conviene volver sobre el asunto. 

No es segura la fecha de este Cancionero. El Sr. Rennert 
es de opinión que se copió «nach den Siebziger Jahren 
des XV Jahrhunderts»; no hay nombres de poetas ni alusio- 
nes «welche uns veranlassen konnten, sie in eine spátere 
Zeit zu verschieben ais die letzten Decennien des genannten 
Jahrhunderts» (Loe. cit., pág. 2). De todos modos, se puede 
dar por cierto que es anterior a I 500, y por este motivo los 
romances que contiene ofrecen gran interés, habiendo tan 
pocos copiados en el siglo xv. 

1 lay en el Ca)icionero de Rennert dos romances viejos y 
siete artísticos, amén de algunas glosas sobre romances viejos. 



1 Cuento los versos siempre como de diez y seis sílabas. 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 2Q9 

Representan aquéllos las primeras versiones conocidas de «Yo 
m'era mora Morayma» (in'im. 57, atribuida a Pinar; Primave- 
ra, 132; la versión del Cancionero de Rennert es la más com- 
pleta) y del Palmero (núm. 351). Los romances trovadorescos 
son los números 20, 36, 60, 6/ , 2 20, 305 y 349 1 . 

Aunque está al alcance de todos el tomo de Romanische 
Forschungeii, tengo por conveniente transcribir íntegra la lec- 
tura que el Cancionero del Museo Británico da del romance 
del Palmero, tanto por lo desconocida que es, cuanto por la 
necesidad de tenerla presente al establecer su filiación con las 
demás versiones : 

Rromance. 

Yo me partiera de Francia fuérame a Valladolid, 
encontré con un palmero, rromero atan gentil, 
¡ay!, dígasme tú, el palmero, rromero atan gentil, 
nuevas de mi enamorada sí me las sabrás dezir. 
5 Rrespondióme con nobleza, él me fabló y dixo asy: 
«¿Dónde vas el escudero, triste, cuydado de ti? 
Muerta es tu enamorada, muerta es, que yo la vv, 
ataút lleba de oro, y las andas de un marfil, 
la mortaja que llevava es de un paño de París, 

10 las antorchas que le lleban, triste yo les encendv. 
Yo estuve a la muerte della, triste, cuydado de mí, 
(y) de ty lleva mayor pena que de la muerte de sy.» 
Aquesto oy yo cuytado, a cavallo yba y cay, 
una visión espantable delante mis ojos vi, 

15 hablóme por conortarme, hablóme y dixo asy : 
«No temas el escudero, non ayas miedo de mí, 
yo soy la tu enamorada, la que penava por ty, 
ojos con que te mirava, vida, non los traigo aquí, 
bragos con que te abracava, so la tierra los mety.» 

20 «Muéstresme tu sepoltura y enterrarme vo con ty.» 
Biváys vos, el caballero, biváys vos, pues yo morv, 
de los algos deste mundo fagáis algund bien por mí: 
tomad luego otra amiga y no me olvidedes a mí, 
que no podíes hazer vida, señor, sin estar asy. 



1 El número 67 empieza: «Por unos puertos arriba», y se atribuye 
a Mexía, pero se imprimió en el Cancionero de Juan del Encina. Tam- 
bién este romance se halla en el pliego suelto aragonés descrito por 
el Sr. Sánchez Cantón (pág. 45). La versión del Museo Británico es 



300 S. GRISWOI D MORLEY 



Las versiones antiguas. 



Son ocho las versiones que conozco anteriores a 1650 1 : 
A, del Cancionero de Rennert; B, del pliego aragonés, ya cita- 
do; C, del pliego suelto de Praga 2 ; D, del pliego suelto de la 
Biblioteca Nacional de Madrid 3 ; E, la impresa porSepúlveda 4 , 
versión casi idéntica con la precedente; luego, los fragmentos 
introducidos por tres autores dramáticos en sendas tragedias 
suyas; F, Mejía de la Cerda, en La tragedia de doña Inés de 
Castro, acto III, 2 5 ; G, Guillen de Castro, La tragedia por los 
celos, acto III 6 ; H, Vélez de Guevara, Remar después de morir,. 
acto III 7 . 



muy defectuosa : empieza con cuatro versos rimados en -ura para 
convertirse luego en una imitación (la primera conocida) de «Dígas- 
me tú, el ermitaño», asonancia en ia. Véase la nota del Sr. Rennert, 
págs. 152-153. 

1 Creo que el «Romance y suma de todo el viaje de Joan del Enci- 
na», impreso en Gallardo, Ensayo, II, col. 820, es una contrahechura 
del romance del Pahnero. Tiene la misma asonancia en -/, y empieza" 
«Yo me partiera de Roma | para Jerusalén ir.» Pero en los demás ver- 
sos hay poca semejanza con el Palmero. Debió de escribirse poco 
después del 1521. 

2 Ferdinand Wolf, Ueber eine Sammlung spanischer Romanzen in 
fliegenden Blattern, etc., pág. 276; Antol., IX, 220. 

3 Antol., X, 362-363. 

4 Lorenzo de Sepúlveda, Romances nuevamente sacados, etc., An- 
vers, MDLI, reimpresión en facsímile, New York, 1903, fols. 236-237; 
Duran, Rom. gen., núm. 292. 

5 Rivad., 16 1 2, XLIII, 405. 

6 Libros raros o curiosos, 1622, XII, 206-207. Creo que nadie hasta 
ahora ha recogido la noticia de Schaeffer (I, 232) sobre la existencia 
del romance en esta comedia. La obra de Guillen de Castro no trata 
el asunto de Inés de Castro como las otras dos; pero después de can- 
tado el romance por un pastor explica éste que es «un romance vie- 
jo I del rey don Pedro y doña Inés de Castro». Yo no creo que el ro- 
mance del Pahnero haya tenido su origen en la leyenda portuguesa, 
sino que fué ésta más bien la que se apropió dicho romance. 

7 De fecha incierta, Rivad., XLV, 122. Doña Carolina Poncet dis- 
curre acerca de las versiones de Vélez y de Mejía de la Cerda, El Ro- 
mance en Cuba, págs. 304-306 (Revista de la Facultad de Letras y Cien- 
cais de la Universidad de la Habana, 19 14, XVIII). 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 30 1 

D y E tienen 20 versos cada uno y ostentan entre sí 
sólo divergencias ligeras. B, de 1 1 versos, falto de principio 
y fin, concuerda aproximadamente en lo existente con D, con 
una excepción: contiene un verso notable que falta a todas 
las demás lecturas antiguas. Después del conocido apostrofe 
«¿Dónde vas tú, desdichado? | ¿Dónde vas, triste de ti?» in- 
serta las palabras: 

Buscando la mía señora, días ha que no la ui. 

Casi todas las versiones modernas de tradición oral ostentan 
una frase semejante, por ejemplo, la de Osuna : 

Boy en busca de mi esposa que hace años que la bi. 

(Antol., X, 192.) 

C, la versión de Praga, es un fragmento de 8 versos, pero se 
diferencia en muchos detalles de B, D y E. No menciona ni 
a Burgos ni a Yalladolid *; lleva 

duques, condes la lloraban, todos por amor de ti, 
dueñas, damas y doncellas llorando dicen así, 

en lugar de 

siete condes la llevaban, caballeros más de mil, 
lloraban las sus donzellas, llorando dizen assí. 

Pero con ser bastantes las discrepancias entre B, C, D y E t 
es innegable que todas estas lecturas pertenecen a la misma 
familia. 

A, el romance del Cancionero de Rennert se distingue con- 
siderablemente^de los demás. Es el más largo : consta de 24 
versos. Su comienzo es el único que se conforma a los moldes 
del metro de romance. La forma más conocida, la publicada 
por Sepúlveda, empieza con dos versos sin consonancia ni 
asonancia : 

En los tiempos que me vi más alegre y plazentero, 
yo me partiera de Burgos para yr a Yalladolid. 



1 «Yo me partiera de Burgos | para ir a Yalladolid» es el segundo 
verso de D y E. 

Tomo IX. 20 



302 S. GRJSWOLD MORLEY 

Exactamente iguales son los primeros versos del pliego de 
Madrid. En cambio, el de Praga presenta una redondilla: 

En el tiempo que me vi más alegre y placentero, 
encontré con un palmero que me habló y dijo así. 

Sólo la versión del Museo Británico guarda la asonancia en -i, 
y sin duda es la primitiva y buena : 

Yo me partiera de Francia, fuérame a Valladolid, 
encontré con un palmero rromero atan gentil. 

Es casi seguro que el verso 

En los tiempos que me vi más alegre y plazentero 

es un añadido. No se encuentra en ninguna versión moderna. 

Señalar todas las variantes de A sería volver a copiar el 
poema entero, pues no hay más que tres hemistiquios idén- 
ticos con otros tantos de D y E. Son éstos : «encontré con 
un palmero», «muerta es tu enamorada, | muerta es, que yo 
la vy». 

Como veremos luego, las versiones modernas se titulan 
generalmente La Aparición, tomando su nombre de la som- 
bra de la difunta querida, que se acerca al dolorido amante 
para dirigirle la palabra. Pues bien: la versión del Museo Bri- 
tánico es la única antigua que nos presenta La Aparición tal 
y como aparece en muchas versiones tradicionales de hoy 
día (versos 14 y sigs.). También es la única antigua que alude 
a la corrupción de las partes del cuerpo. Más adelante, al con- 
siderar los romances tradicionales, trataré con detención estos 
detalles. 

Dirijamos ahora la vista sobre las versiones del teatro. 
F tiene 1 3 versos; G, 6, y H, 4. Todas tres son artificialísi- 
mas, muy corrompidas por el mal gusto de la época. Todas 
empiezan con la consagrada cuarteta: «¿Dónde vas, el caba- 
llero?», etc. Luego, en el drama de Mejía de la Cerda se lee: 

Las señas que ella tenía bien te las sabré decir: 

los ojos son dos estrellas; mejillas, nieve y carmín; 

los dientes, menudo aljófar; los labios, clavel de abril, etc. 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 303 

Don Guillen de Castro aun le supera en culteranismo: 

Diéronla de puñaladas, y de la muerte el buril 
trocó la grana y la nieve en un cárdeno alhelí. 

Es lo que se dice en inglés una «metáfora mixta». Vélez 
de Guevara es el que más discretamente retoca el romance. 
Añade sólo una cuarteta a la inicial : 

Las señas que ella tenía bien te las sabré decir : 

su garganta es de alabastro, y sus manos * de marfil. 

Las versiones dramáticas carecen de valor intrínseco; pero 
alcanzan mucha importancia para la historia de la tradición. 
Salvo en la cuarteta inicial, ofrecen pocos puntos de contacto 
con la familia B-E 2 . Los romances cantados en las tragedias 
de Mejía de la Cerda y Guillen de Castro constan de dos deta- 
lladas descripciones: primero, de las señas de la esposa muerta 
(véanse los trozos que acabo de citar), y segundo, de los ador- 
nos de su cuerpo y del aparato funerario. De todo esto nos 
-presentan B-E un solo verso bastante lacónico : 

Las andas que la leuauan de negro las vi cobrir (B). 
Las andas en que la llevan de negro las vi cobrir (D, E). 
Las andas en que ella iba de luto las vi cubrir (C). 

En cambio, A, aunque calla las «señas de la difunta», con- 
tiene el germen de los «adornos», pues dice : 

ataút lleba de oro, y las andas de un marfil, etc. 

(Versos 8-10.) 
Así, Mejía de la Cerda : 

La mortaja que la visten es de un cendal muy sutil. 
Las andas son de oro fino con reliquias de neblí..., 
y el paño con que le cubren es de tela carmesí. 

Guillen de Castro : 

Las andas que le aperciben de ébano son y marfil, 
cubiertas de tela negra con una cruz carmesí. 

Está clara la afinidad. 



1 «Su cuello de marfil», dice Menéndez Pelayo, citando a Vélez. 
(Antol., IX, 278). 

2 Mejía coincide con C en el hemistiquio «todos por amor de ti». 



304 S. GRISWOLD MORLEY 

Análisis del romance. — Sus elementos. 

Todo juicio sobre los romances tradicionales tiene que ser 
prematuro, antes de salir a luz el tan esperado Romancero del 
Sr. Menéndez Pidal. Por esta razón quisiera no entrar en 
el laberinto de las muchas versiones modernas. Mi trabajo 
no puede ser definitivo; sin embargo, creo que las versiones 
ya publicadas nos suministran datos suficientes para estable- 
cer a grandes rasgos la filiación entre éstas y las copiadas hace 
cuatro siglos y más. Después de cierta vacilación decido escri- 
bir las páginas que siguen. 

Al considerar 'el método de la narración', desde luego echa- 
mos de ver que los romances del Palmero, o de La Aparición, 
se dividen en dos tipos : el I es del romance en que hay dos 
diálogos, uno entre el amante y una persona desconocida (por 
ejemplo, el palmero), y otro entre el amante y la sombra 
(en algunos casos, la voz de la sepultura). Esta forma, que 
debió de ser la primitiva, se simplificó, siguiendo las leyes de 
la tradición 1 , y así se formó el tipo 2; o bien, tipo 2 a, des- 
aparece la sombra, quedando tan sólo al final la «triste voz», 
sin diálogo, o bien, tipo 2 b, el palmero es quien se pierde 
de vista, y en este caso la sombra misma dirige la palabra al 
viajero. En ambos casos los dos diálogos se funden en uno 2 . 

Todas las versiones antiguas pertenecen al tipo I (así A), 
o al tipo 2 a (así B, C, D, E; en las canciones dramáticas 



1 Véase R. Menéndez Pidal, Poesía popular y romancero, en Revista 
de Filología Española, III, 254-289. 

2 El nombre del «Palmero» falta a todos los romances modernos 
con una sola excepción: la del romance de Tánger (véase más abajo). 
También es éste el único que trae el verso «Yo me partiera», etc. Em- 
piezan muchos con unos versos de introducción: 

En la ermita de San Jorge una sombra oscura vi; 

otras veces la conversación carece de prólogo: 

¿Dónde vas, el caballero? ¿Dónde vas, triste de ti? 

A algunas versiones va unida un trozo en diverso asonante. Véase 
.Menéndez Pelayo, Antol., X, 132-133. Dejo a un lado este añadido. Mu- 
chas versiones se han convertido en un lamento por la muerte de la 
reina Mercedes, esposa de Alfonso XII. Véase Ibid., pág. 134. 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 305 

no hay diálogo). Las modernas se distribuyen entre los tres 
tipos. 

Pasando adelante, y dejando el 'método' de la narración 
para fijarnos en su 'materia', distinguimos cinco elementos sig- 
nificativos : (a), la sombra (que falta en las versiones antiguas 
B-H); (b), las señas de la enamorada muerta; (c), los adornos 
de su cuerpo y del ataúd o andas; (d), la corrupción de las 
partes del cuerpo; (e), la bendición que concede la difunta a su 
amante, aconsejándole que se case 1 . 

Pongamos ejemplos de cada elemento 2 : 

(a) Una visión espantable delante mis ojos vy (A). 
En la ermita de San Jorge una sombra obscura vi. 

(Asturias, J. M. Pidal). 

y estando haciendo oración ha visto un bulto salir. 

(Castilla, Alonso Cortés, II.) 
En una playa arenosa una blanca sombra vi. 

(Nuevo Méjico.) 

(b) Este es el elemento que más escasea. Ya hemos cita- 
do (pág- 303) las formas gongorinas bajo las cuales los dra- 
máticos del siglo de oro daban expresión a su evocación de 
la hermosura muerta. Hay solamente dos romances modernos, 
ambos andaluces, que traen este rasgo : 

La cara era de sera y los dientes de marfí. 

(Osuna.) 
La carita era de seda y los dientes de marfí. 

(Espinosa, Anda/., I.) 

Como se ve, aparte la palabra «marfil», no hay relación 
alguna entre estos versos y los de las tragedias. Para mí tengo 
que los modernos se aproximan a la tradición original. 



1 Me doy cuenta perfectamente de que sería posible fijar el número 
de los elementos en una cifra muy superior a cinco. Me limito a los 
que tengo por más importantes y de índole más particular. 

2 Véase más abajo la indicación detallada de fuentes. 



30Ó S. GRISWOLD MORLEY 

(c) El elemento predilecto hoy día. Para las versiones anti- 
guas, véase arriba, pág. 303 : 

La mortaja que llevaba era de lienzo país; 
las andas que la llevaban eran de oro y marfil; 
su manada de cabellos la caja quieren cubrir '. 

(Castilla, Alonso Cortés, II.) 

er pañuelo que llebaba era rico carmesí. 

(Osuna.) 

(d) También muy popular : 

ojos con que te mirava vida, non los traygo aquí, 
bragos con que te abracava so la tierra los mety (A). 

Los brasos que te abrasaban a la tierra se los di; 
la boca que te besaba los gusanos dieron fin. 

(Osuna.) 

Brazos con que- te abrazaba a la tierra se los di; 
labios con que te besaba turbados los traigo aquí, 
y ojos con que te miraba los cerré y no los abrí. 

(Castilla, Alonso Cortés, II.) 

(e) Biváys vos, el caballero, biváys vos, pues yo mory; 
de los algos deste mundo fagays algund bien por mí; 
tomad luego otra amiga y no me olvidedes a mí (A). 

Vive, vive, enamorado; vive, pues, que yo morí; 
Dios te dé ventura en armas y en amores assí (D, E). 

Cásate, buen cabayero, cásate y no andes así; 

la primer hija que tengas ponle Rosa como a mí, 

pá cuando a llamarla fueras que te acuerdes tú de mí. 

(Osuna.) 

La mujer con quien casares non se llame Beatriz, 
cuantas más veces la llames tantas me llames a mí. 
¡Si llegas a tener hijas, tenias siempre junto a ti, 
non te las engañe nadie, como me engañaste a mí. 

(Asturias, J. M. Pidal.) 

La alusión al nombre de la futura esposa y a las hijas que 
pueda tener en ella el amante, falta en los romances antiguos. 



1 Es una lectura única por la frase «de lienzo país», recordativa 
de A, y por la mención de la «manada de cabellos». 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 307 

Hoy se halla muy esparcida. Me parece que debe de pertene- 
cer a la tradición primitiva. 

De estos cinco elementos, A tiene cuatro, todos menos (b). 
B, el fragmento de Aragón, y C, el de Praga, carecen de todos, 
a no ver en «el luto de las andas» un lejano recuerdo de (c). 
Con D y E pasa lo mismo, pero al final ostentan además un 
eco de (a) en la «triste voz» que sale de la sepultura. Los 

versos 

Dios te dé ventura en armas y en amores assí, 
que el cuerpo come la tierra... 

pueden interpretarse como reminiscencias pálidas de (d) y (e). 

En cuanto a las canciones dramáticas, las de Mejía y de 
Guillen de Castro encierran dos elementos nada más, (b) y (c); 
la de Vélez, sólo (b). Pero estas versiones son de suma impor- 
tancia para nosotros, por contener un detalle, «las señas de la 
difunta», que falta en A, B, C, D y E, y que se encuentra en 
sólo dos romances recogidos de la tradición oral moderna 1 . 
Los dramaturgos, pues, nos han suministrado un eslabón im- 
prescindible entre las versiones de los siglos xv y xvi y las 
de hoy día. 

El poema de hacia 1480, del Cancionero del Museo Britá- 
nico, las canciones del siglo de oro, los romances cantados 
por aldeanas del siglo xix, coinciden en describir el fatal 
ataúd, hasta en repetir algunas palabras. La aparición, los de- 
talles realistas del cuerpo, el consejo de la difunta para que 
se case su amante, son comunes a la tradición oral y a A; 
las señas de la querida se hallan en la tradición oral y en 
F, G, H. 

Las versiones tradicionales. — Clasificación. 

Intentemos una somera clasificación de los romances tra- 
dicionales que conozco, con asonancia -i. Pongo la región, e* 
tipo y los elementos que contiene cada uno. 



1 En este aserto, y en todos los semejantes míos, se entiende en 
los romances hasta ahora publicados. No dudo de que existan aún iné- 
ditas muchas versiones más. Pero sí dudo de que nuevas versiones 
puedan rectificar considerablemente las conclusiones de este artículo. 



308 S. GRISWOLD MORI.EY 

Andalucía. — Menéndez Pelayo, Antología, X, 192-193. 
Osuna. Tipo I: (a), (b), (c), (d), (e); única versión publicada 
que reúne todos los cinco elementos y una de las dos moder- 
nas donde se halla (b). — A. M. Espinosa, Traditional Bailad s 
from Andalucía, en Flügel Mem. Volunte, Stanford University, 
1916, pág. 94; dos versiones: 1. a , tipo i: (a), (b), (c), (d). La 
otra versión moderna con (b). 11. a , fragmento, (c). 

Argentina. — R. Menéndez Pidal, Romances tradicionales 
en América, en Cultura española, 1906, I, IOI, núm. 17. Frag- 
mento, (c). 

Asturias. — J. M. Pidal, Colección de los romances, etc., 
Madrid, 1885, núm. LXXIII (Antol., X, 132). Tipo 2 b: (a), 
(d), (e). 

Castilla. — N. Alonso Cortés, Romances populares en Cas- 
tilla, Valladolid, 1906, 32-34. Dos versiones: 1. a , tipo 2 b: (a), 
(d), (e). 11. a , tipo I : (a), (c), (d). Única versión que trae las pa- 
labras «romero» (cfr. A), de «lienzo país» y «su manada de 
cabellos». — J. M. de Cossío, Romances recogidos de la tradición 
oral de la Montaña, en Boletín de la Biblioteca Menéndez Pela- 
yo, 1920, II, 69-70, núm. XIV. Tipo 2 b: (a), (d), (e). En este 
romance la bendición de la difunta se ha vuelto más bien mal- 
dición. — Dámaso Ledesma, Cancionero salmantino , Madrid, 
1907, 164-165. Tipo 1: (a), (d), (e). 

Cataluña. — Milá, Romancerillo , en Obi-as completas, VIII, 
183, núm. 227. Tipo 2 a, (e). 

Cuba. — Chacón y Calvo, Romances tradicionales en Cuba, 
en Revista de la Facultad de Letras y Ciencias de la Universi- 
dad de la Habana, 1914, XVIII, 97-98. Tipo 2 a (Alfon- 
so XII), (c). — Carolina Poncet, Ibíd, 1914, XVIII, 302-303. 
Tipo 2 a (Alfonso XII), (c), (e). 

Marruecos. — R. Menéndez Pidal, Catálogo del romance- 
ro judeoespañol, en Cultura española, 1907, I, 164, núm. 56. 
Tánger, tipo i, (a), (c), (d). Es, como ya indicó el editor, 
una de las versiones menos alteradas. Es la única moderna 
que contiene la frase «Yo me partiera...», y que menciona al 
Palmero. Termina con unos versos «Ya murió la flor de 
mayo», etc. (véase más abajo, pág. 309, nota). 



EL ROMANCE DEL «PALMERO» 309 

Méjico. — Chacón y Calvo , Romances tradicionales en 
Cuba, ya citado, pág. 103. Fragmento (Alfonso XII). 

Nuevo Méjico. — A. M. Espinosa, Romancero nuevo-meji- 
cano, en Revue Hispanique, 191 5, XXXIII, 31-33. Tres ver- 
siones, todas tipo 2 b : 1. a , contiene (a) (c); 11. a , (a), (c), (e); 
lll.\(a),(c)h ' 

Portugal. — Braga, Romanceiro geral portuguez, Lisboa, 
1907, II, II2-II6. Dos versiones, ambas del tipo i: 1. a , Sol- 
dadinho, (c), (d), (e); 11. a , Entrada de Maio, (a), (c), (d), (e) 2 . 

Puerto Rico. — A. M. Espinosa, I\omances de Puerto Rico, 
en Revue Hispanique, 1918, XLIII, 31-33. Cuatro versiones, 
todas tipo 2 a (Alfonso XII), (c). 

Uruguay. — R. Menéndez Pidal, Romances tradicionales en 
America, ya citado, pág. IOI, núm. 17. Fragmento, (a), (c) 3 . 

Conclusión. 

El romance del Palmero ofrece un hermoso ejemplo de la 
perdurable tradición popular. Como un río del desierto, des- 
aparece, se le cree perdido, y luego asoma a la superficie con 
todos los caracteres primitivos. Presenta, además, una mues- 
tra admirable del procedimiento por el cual la «canción am- 
plia» se reduce a la «canción breve». El principio que anuncia 



1 Nada hay en las versiones de los siglos xv y xvi que apoye el su- 
puesto del profesor Espinosa, quien opina (Loe. cit., pág. 33) que son 
antiguos el hemistiquio inicial de las versiones nuevo-mejicanas («En 
una play' arenosa») y los versos finales 

Ya murió la flor de mayo, ya murió nel mes de abril, 
ya murió la que reinaba en la suida de Madrí. 

Éstos últimos se encuentran también en las versiones de Tánger, 
Cuba y Puerto Rico. 

2 La alteración continua que sufre la tradición oral se señala a cada 
paso en el estudio de los romances; los perfiles cambian, y el cuerpo 
queda. Así, la versión portuguesa 1. a describe el vestido de la queri- 
da: « O cinto que a apertava | era de ouro e marfim». En cambio, dice 
la 11. a : «A touca de oleado | o caixáo de ouro e marfim». 

3 Existe una canción francesa análoga (véase Doncieux, Romancero 
populaire de la France, París, 1904, pág. 326, y Puymaigre, Chanis f>o- 
pulaires recueillis dans le pays messin, París, 1881, I, 69). 



310 S. GRISWOLD MORLEY 

el Sr. Menéndez Pidal con estas palabras: «El romance tradi- 
cional se deriva de una narración poética en estilo, por lo ge- 
neral, más amplio y circunstanciado» 1 , halla nuevo apoyo en 
este romance. 

¿Cuál era la forma primitiva? La reconstrucción de una 
poesía popular es empresa temeraria, y debe intentarse con 
todo lujo de precaución y salvedades. Yo creo que la versión 
del Cancionero de Rennert, aunque contiene versos palpable- 
mente corrompidos (tal, la repetición de «rromero atan gen- 
til»), se acerca más a la genuina. Cotejándola con las de 
Tánger y de Osuna, sin ir más lejos, reuniríamos casi todo lo 
preciso para reconstruir el poemita. 

Después habría que demostrar el parentesco de las ver- 
siones de la misma región, cosa que no sería difícil. Pero para 
seguir el camino señalado por el Sr. Menéndez Pidal en su 
bello estudio sobré Gerineldo 2 hay que poseer gran capaci- 
dad y muchos materiales que no se hallan a mi alcance. Mi 
modesto trabajo ya se ha extendido demasiado, y dejo gusto- 
so el completarlo a otra persona con más autoridad. 

S. GRISWOLD MORLEY. 



1 Revista de Filología Española, III, 269. 

2 Revista de Filología Española, VII, 229-339. 



MISCELÁNEA 



UNA COMEDIA DE LOPE DE VEGA 
CONDENADA POR LA INQUISICIÓN 

El documento que insertamos a continuación, además de 
ser un bello autógrafo, contiene una curiosa información sobre 
un incidente surgido entre Lope y el Tribunal de la Inquisi- 
ción. He aquí la transcripción y su original 1 : 

En Madrid, 21 de octubre de 1608. — Que no a lugar 2 . 

Lope de Vega Carpió, familiar del Santo officio de la ynquisición 
digo, que de haber vuestra Alteza 3 mandado recoger vna comedia 
que yo escriuí de la conuersión de S. Agustín, por haber tenido algunos- 
argumentos yndecentes para representarse en parte pública, me ha 
resultado grande nota en mi honor y reputación, hablando en mí diuer- 
sas personas con diuersos juigios, por lo qual supplico humildemente 
a V. Alteza, que con su acostunbrada benignidad se sirba de que, til- 
dando y borrando todo lo que pareciere conuenir, que sea quitado y 
borrado se me buelba la comedia para que yo la buelba a escribir, y 
poner en el modo que es bien que esté para poderse representar, que 
luego la bolueré a V. Alteza para que en ella se haga la censura y cali- 
ficación que antes, que desta suerte se entenderá claramente la ver- 
dad y yo quedaré restituido en mi honor y buena opinión, y V. Alteza 
faborecerá vn criado suyo tan desseoso y cuidadoso de servir esse 
santo tribunal a cuyos pies me postro humildemente, pidiendo esta 



1 Fué hallado en el Archivo Histórico Nacional, entre papeles de 
la Inquisición, por el Sr. Sánchez Arjona, y me fué comunicado por 
el archivero Sr. Fuentes: a ambos doy aquí las gracias. Es lástima que 
no se haya hallado el proceso a que hace referencia el documento. 

2 El Consejo de la Inquisición desestima la petición de Lope. 

3 El Consejo tenía tratamiento de Alteza. 



312 



MISCELÁNEA 



merzed por algunos, aunque pequeños seruicios, y por los que pienso 
hazer lo que tuuiere de vida. Lope de Vega Carpió. 



;.<sr 



• • .i...- Cf&Tfiy* ■? n>/n> .'<<*/■ ¿ge Jrnofv <&Jí¿¿, 

['.¿»<$~<ij?//*iif{7n,í>«i <?*&? tt/>'¿* «/¿n>V 
. "... nu f<^ icftífaS, ^rcnfe ,>.of* ¿n-r**' £é 



^tí/^f^eet^c rL- 



A /> /i>P¡.~~¿*--r fict ¡r-ea'c^t cvnta***- /^J^te ¿sed 



r y-, , / r /¿ /~ c - S 

~r-: U /t aSV v& , >« ! > - » ¿ Sttt/f* Je J*j"n ¿Soíx. 
■ur*' y C&fi¿r«uJ>v ¿fi"**-e-s,/Z£?Jfa.fiii.tSc J-x, 




Conocemos una comedia de Lope sobre la conversión de 
San Agustín, titulada El Divino Africano, publicada en la 
decimoctava parte de sus comedias (Madrid, Juan Gonzá- 
lez, 1623), y reimpresa por Menéndez Pelayo, Obras de Lope, 



MISCELÁNEA 3 1 3 

1894, IV 1 . El Divino Africano está citado en la segunda 
lista de El Peregrino (1618), y ahora sabemos que ya existía 
diez años antes. Ahora bien, ¿esta comedia es la prohibida 
por la Inquisición? En la dedicatoria a D. Rodrigo Mascare- 
ñas, obispo de Oporto, no hay ninguna alusión a este inci- 
dente; en ella da Lope a esta comedia título parecido al que 
figura en su solicitud: «Cuyo sujeto es la conversión del Di- 
vino Africano.» No me es posible decir si a pesar de la termi- 
nante negativa del Consejo, Lope se hizo de nuevo con su 
manuscrito, si reescribió la comedia y si en el texto impreso 
figuran o no los lugares incriminados. 

De cualquier forma, juzgo interesante citar algunos pasajes 
que no es imposible tuviesen relación con este pleito inquisito- 
rial. En la discusión entre Mónica y Agustín, cuando éste recha- 
za los argumentos con que su madre intenta probar la verdad 
del cristianismo, el futuro santo formula algunas tesis que tal 
vez fuesen las que hicieron fruncir el ceño a la Inquisición : 

Agust. Lo que al entendimiento ajuste y quadre 
haze siempre que cesse mi porfía, 
que no es possible, madre, que dudasse 
lo que a mi entendimiento se ajustasse. 
¿Qué ciencia puede ser, o madre, aquella 
que por demonstración no se conoce? 
;Dios y carne mortal de una donzella? 
Madre, si Dios quisiera por el hombre 
tomar la humana forma que dezías, 
hallara muchos de más alto nombre 
entre nueve divinas gerarquías. 
Qualquier acto de Dios que al cielo assombre 
bastara por tus culpas y las mías 
para mil redenciones; y bastara 
que forma de ángel no mortal tomara 2 . 

Más lejos dice Agustín a sus amigos : 

No puedo 
quadrar con mi sutil entendimiento 



1 En la reseña de Restori, ZRPIi, XXIII, 275, no hay ninguna adi- 
ción esencial. 

2 Parte XVIII, 1623, fol. 56 v, 57 r. 



314 MISCELÁNEA 

la fe, la ley de los cristianos; tanto, 

que me cuesta notables pensamientos. 

Tiene cosas estrañas y exquisitas: 

un Dios que es uno y trino en las personas, 

el Padre, el Hijo y el Divino Espíritu, 

y sólo un Dios '. 

A. Castro. 



ACÓ, ACOTRO 

Hasta la fecha no parece haberse prestado atención sobre 
el demostrativo español acó, acá. En los antiguos textos espa- 
ñoles no se han hallado ejemplos, y acaso únicamente apare- 
ce una docena de veces en textos dramáticos del siglo xvi en 
el lenguaje de los pastores que usan el llamado dialecto saya- 
gués, el cual se supone localizado en la región leonesa, pro- 
vincia de Zamora. 

Los autores representados en las citas que damos a con- 
tinuación son naturales, respectivamente; de Extremadura, 
(Torres Naharro y Diego Sánchez de Badajoz) o de Salamanca 
(Horozco?). La forma acó ha podido ser, por consiguiente, una 
forma olvidada del español occidental : 

— Digo | que la gente de Mahoma, | como son perros traydores ¡ 
por acos [no poracos] huertes cramores | están llenos de carcoma -. 

No me harto | de pensalla cuarto a cuarto | acos becachos torra- 
dos | como terrón quebrajados | branditos como un esparto 3 . 

Que hará quien más los siente | acos fuertes rabadanes, | abades y 
sacristanes 4 . 

Yo me acuerdo juri a ños | que acá [no acá] noche angelical bai- 
lamos... 5 . 

¿Cómo no soy yo criado | por acas [no acds] manos de Dios: 6 . 



1 Ibid., fol. 58 r. 

- Égloga interlocutoria, edic. Cronan, Rev. Hisp., 1916, XXXVI, 
477, lín. 6-10. 

3 Torres Naharro, Propaladla, edic. Cañete-Menéndez Pelayo, 
I, 225. 

i Diego Sánchez de Badajoz, Recopitacio'n en metro, edic. Barran- 
tes, II, 42. 

5 Ibid., II, 64. 

c Ibid., II, 77. También en II, 121, 122, 163, 166. 



MISCELÁNEA 3 I 5 

Pensando en el requebrajo | que tuve con ara mora '. 
Acos chamelotes 2 . 

Acó puede explicarse como ecc(um)-hoc y compararse con 
el demostrativo provenzal neutro acó 3 , y parece ser la única 
representación superviviente de hic en España, excepto la 
forma ablativa empleada en ogaño o agora. 

Los demostrativos reforzados mediante el auxilio del pre- 
fijo eccam (arcaico de ecce-ciim), tales como ecculmj-i/le^aque * , 
o por la adición de alterum, tal como illum-alterum > ettotro, o 
igualmente reforzada en ambos modos, tal como aquel(l)otro, 
son bastante comunes. 

La forma acotro, aunque no tan rara como acó, ha sido, 
sin embargo, poco señalada. Parece también pertenecer al 
dialecto de Sayago. Ejemplos : 

— También acoiros marranos 
confessos perros malditos 5 . 

— También la toma el diablo 
acoira por su marido 6 . 

— ¿Son lámparas concejiles? 
Más aceite les echa, 

o de acotras lo quita 

que cuido están rebosando 7 . 

— Soys vos también del lugar 
do viene acotra doncella 8 . 



1 Sebastián de Horozco, Entremés, Cancionero, Sevilla, 1874, pá- 
gina 167. 

2 Sebastián Fernández, Tragedia Policiano, 1547, edic. Menéndez 
Pelayo, Orígenes de la Novela, III, 42 b. Véase Ibid., págs. 43 a y 52 a. 

3 Meyer-Lübke, Gratnmaire, II, § 98. 

4 Menéndez Pidal, Manual, 191 8, §§ 98-99. Baist, sin embargo 
(Grundriss, I, 910), deriva aquel de atque-eccu(?n)-ille. Verdad es que 
el cambio de inicial e en a no es fácil de explicar, aun en proclisis. 

5 Égloga interlocntoria, Loe. cit., lín. ti- 12. También Ibid., lín. 230. 

6 Francisco de Avendaño, Comedia Floriana, 1551, edic. Bonilla, 
Rev. Hisp., 1 9 1 2 , XXVII ,415. 

7 Miguel de Carvajal y Luis Hurtado de Toledo, Las Cortes de la 
A fuerte, 1557; Bibl. Aul. Esp., XXV, 9 a. 

8 Aucto de la Verdad y la Mentira, en Coleccio'n de Autos, Rouanet, 
II, 436. (Acotro ocurre tres veces más en los cuatro volúmenes de la 
colección de Rouanet.) 



3l6 MISCELÁNEA 

Acotro podría ser < ecai(m)-alterum, pero es difícil acep- 
tar tal combinación, a menos que se suponga que en ecciwKi 
ecce-eum el artículo haya podido sentirse como tal. 

De otro modo alterum, siendo en realidad una parte in- 
tensiva sin valor propio peculiar, eccum-alterum, quedaría sin 
sentido. Y es inverosímil que eum, átono en ecaim, pudiera 
aún sentirse, cuando en eccu[m)-illum > aquel y combinacio- 
nes análogas eum era la parte que más sufría. 

Más lógico quizá sería considerar acotro como una forma 
posterior basada en acó : ac(o)-otro, similar a aquel-otro > 
aquellotro o este-otro > estotro. 

El hecho de que acotro no aparezca en los textos antiguos 
españoles x mayor número de veces que acó suministra a esto 
una explicación posible. — Joseph E. Guillet. 

Universidad de Minnesota. 



LA NORVEGE COMME SYMBOLE DE L'OBSCURITE 

J'ajoute aux exemples produits par M. Castro, RFE, VI, 
184-186, pour esp. «Noruega symbole de l'obscurité» les passa- 
ges portugais suivants que je copie du livre de M. Joáo Ribei- 
ro, A lingua nacional, S. Paulo [en Brésil], 1 92 1, que Tauteur 
a eu la bienveillance de me faire parvenir: 

Antonio Prestes, xvi e siecle, Auto dos dois irmaos (c'est 
un fainéant qui parle) : 

— Sou muito soturno. 

— E's? 

— Sou Noruega, 

do dia nao se me pega 
mais que tres horas. 

(II ne travaille que trois heures par jour, comme les Norvégiens 
sont censes le faire n'y voyant ríen le reste de la journée.) 



1 Keller, Historische Formenlehre, pág. 32, lo menciona, a propó- 
sito de los autos del siglo xvi, como refuerzo con ac (!). Gessner, Das 
spanische Possesiv-und Demonstrativpronomen, en Zeitsch. fiir rom. 
Phil., 1893, XVII, 346, no menciona ni acó ni acotro. 



MISCELÁNEA 3I7 

Escobar, Cristaes iV alma (xvn c siccle) : 

Esta queimagíío de sangue 
he hua nova Noruega 
que continuam as noites 
os meses & annos de ausencia. 

(L'absence de la bien-aimée est comparée á la nuit perpé- 
tuelle de la Norvege.) 

Anatómico jocoso (xvm e siecle) : 

Grande homem perdeu em vos a Noruega para zombar das suas 
sombras diuturnas, na industria que tendes de fazer as noytes pe- 
quenas. 

M. Ribeiro nous apprend encoré que chez les laboureurs 
du Brésil (pres S. Paulo, Minas, Rio de Janeiro) noruega designe 
'o terreno que nao recebe sol' (cf. déjá Figueiredo, Dice, da 
lingua port.y s. v. Noruega 1 ). — Leo Spitzer. 

Université de Bonn. 



UN TEXTO DESCONOCIDO DEL FUERO DE LEÓN 

En el Líber Fidel 2 , que hoy se conserva con los demás fondos pro- 
cedentes de la catedral y de algunos monasterios de la archidiócesis 
de Braga, en el Archivo público de la ciudad, hemos tenido la fortuna 
de encontrar un texto inédito y desconocido del llamado fuero de 
León, que concedió Alfonso V en la Curia plena reunida el día de las 
calendas de agosto del año 1020. No se trata de una versión distinta, 
de una copia diversa de aquellas que hasta ahora han sido aprove- 



1 Pour noruega nom d'habitant cfr. raon article sur les ¿jiixotva en portugais, 
Bibl. *Arch. rom.», II, 2 passim (spéc. Franca, granjola, lisboeta, etc.). 

2 Este famoso tumbo ha sido estudiado de un modo incompleto por Pedro 
A. de Acevedo («O Liber Fidei da mitra de Braga», en Academia das Scien- 
cias da Lisboa, Boletim da segunda classe, 1911, V, 460), y por Alberto Feio 
(«O Arquivo Distrital de Braga», notas histórico-descriptivas, Boletim da Biblio- 
teca pública e do Arquivo distrital de Braga, 1920, I, 85). Se trata de un códice 
en pergamino, a página entera, de 43 X 30 eras., escrito en letra de la primera 
mitad del siglo xm. Consta de 256 folios de 38 a 40 líneas, con numeración 
antigua romana e iniciales y títulos en rojo. Ha sido encuadernado en tablas 
de castaño, sin duda en fecha moderna y ante el deterioro de la antigua en- 
cuademación, deterioro que alcanzó a las diez y seis primeras hojas del tumbo. 

Tomo IX. 21 



3 18 MISCELÁNEA 

chadas por los eruditos en sus diferentes ediciones del citado fuero. 
Nos hallamos en presencia de una redacción anterior, preparada en 
una sesión ordinaria de la Curia regia que se celebró en León el día 
cinco de las calendas de agosto del año 1017. El documento, que hoy 
damos por primera vez a la estampa, comprende tan sólo las disposi- 
ciones generales del fuero leonés. Todos los preceptos de éste rela- 
tivos a la vida municipal faltan en el texto que aparece encabezando 
el Liber Fidei. 

Estudiadas comparativamente ambas redacciones, se advierte en 
la que ahora publicamos un orden distinto y un lenguaje más rudo, 
cual corresponde a la obra de un consejo compuesto en su mayoría 
por laicos semieducados. Algunos pasajes son totalmente diversos, 
otros faltan en el texto primitivo. En ciertos párrafos de éste el con- 
cepto aparece expuesto con menos claridad y de un modo difuso. En 
la redacción conocida de antiguo se nota sin esfuerzo una forma más 
cuidada, una mayor precisión, ciertos retoques de estilo, algunas adi- 
ciones; en suma, se adivina la pluma de un clérigo letrado que en la 
asamblea magna del año 1020 corrigió el texto elaborado por el con- 
sejo del rey, quizá en 'más de una reunión estival, y le añadió toda la 
parte referente a la organización de la ciudad. Las dos redacciones se 
completan y aclaran en muchos extremos. 

Nadie, que sepamos, había apuntado la sospecha de que el famoso 
texto legal hubiera sido preparado en varias reuniones sucesivas de 
la Curia. El documento descubierto en el Liber Fidei revela el meca- 
nismo íntimo y desconocido que se empleó para elaborar el primer 
ensayo de codificación del derecho consuetudinario leonés, que se 
se había ido tallando en las entrañas de la sociedad astur-leonesa 
durante el siglo x, y que entonces se recogía y consignaba por escrito. 

Algunos pasajes de la redacción primitiva permiten identificar al 
homo mandationis con el júnior. Otros nos hablan de los iudices qui in 
concilio elecii sunt, de los que no hallamos vestigios en el texto cono- 
cido del fuero. Gracias a este documento, hasta ahora ignorado, tene- 



En él se copian 953 documentos, numerados al margen en cifras arábigas. El pri- 
mer folio empieza de esta forma : «Incipit crónica eoruw que per magna parte 
spectant u<?l | spectare debent ad ecclííiam brdcharensiw et eius diocesim [siue | 
proumciam, et uocatur Liber fidei id est cui fides debet adhiberi I uocatwr etiaw 
liber testamCTitor«w.> Los documentos más antiguos de la época sueva y del si- 
glo ix fueron publicados por Risco en la España Sagrada, tomo XL, y lo han 
sido recientemente por Alberto Feio en un trabajo titulado «O Termo de Braga», 
aparecido en el volumen II, núm. I (1921), del Boletim da Biblioteca pública t do 
Arquivo distrital de Braga. Del siglo x se copiaron muy pocos en el Liber Fidei; 
de los siglos xi y xn hay una enorme colección, y bastantes del xm. El más 
moderno está fechado en la era 1291, año 1253 (fol. ccxl v), y es una escritura 
de venta hecha por Domingo Fernandes a Juan Paris, canónigo. 



MISCELÁNEA 3 ' 9 

xnos noticias de cierta revisión general de júniores hecha en el rei- 
nado de Bermudo II, y merced a él será quizá posible encontrar una 
-explicación aceptable de la frase que tanto ha dado que hacer a los 
eruditos: usque in tertia uilla. Pero el estudio de todas estas noveda- 
des y de otras varias, también relativas a instituciones de índole jurí- 
dica, cae fuera de la característica especial de esta Revista y merecerá 
la atención que su interés reclama en otro trabajo de conjunto que 
preparamos sobre el derecho leonés en el siglo x. 

En cambio, pueden tener cabida en este lugar algunas considera- 
ciones respecto al lenguaje. El texto B, dentro del carácter de la len- 
gua documental de la época, plagada de incorrecciones, procura una 
redacción más latina. En el texto A hay formas vulgares que en B se 
restauran, como soldus (solidos), domni (domini). Usa A de palabras 
vivientes, que en el texto B se sustituyen con un cierto sentido de la 
propiedad clásica : saccauerit (abstraxerit), magnati (optimates). En A es 
corriente quebrantar las más sencillas reglas de sintaxis, redactando 
el escriba sin grave preocupación del valor de los casos, mientras que 
en B, en general, se salvan al menos estas elementales incorrecciones; 
así abundan en A construcciones como éstas : in sedis et concilio legio- 
nense, accipiat ecclesiam vel sernos domini veritatetn, legem dicit 'la ley 
dice', qui autem scriptura non abuerit, maneant illas hereditates, det illo 
de rapiña medio pro ad rex et medio ad dominión. En B, solvat médium 
autem calumnice regi, aliud autem médium domino haereditatis, quijudicet 
ver i i as ect... 

Es en definitiva el redactor de A menos perito en los rudimentos 
<le la sintaxis latina y emplea en más ocasiones que el de B voces que 
no corresponden a la buena latinidad, aunque, naturalmente, en la 
«senda de la lengua no hay una discrepancia que caracterice estos 
documentos, ni siquiera una distancia considerable, como no podía 
haberla, dada su fecha y sus posibles redactores. No puede decirse 
por esto que uno sea obra vulgar y otro erudita. 

Lástima que el estado deplorable en que se encuentran los prime- 
ros folios del Liber Fidel no permita conocer sino fragmentariamente 
el texto que publicamos a continuación: 

A B 1 

In era M a L a V a , V a Kalendas a«- Sub era M LVIII, Kal. Angustí in 

■gustas. | In presentía regis domni ade- presentía Regís Domini Adefonsi, et 
fonsi adunatici fuera»/ onwcs ponti| uxoris eíus Geloira; Regina: conveni- 



1 El texto B está reproducido del publicado por Muñoz y Romero en su 
Colección de Fueros municipales y Cartas pueblas, Madrid, 1 847, pág. 60. A pesar 
de la fecha remota de esta edición y de sus indudables deficiencias, no ha sido 
apenas superada por la de Colmeiro, que puede verse en la Colección de Cortes, 



320 



MISCELÁNEA 



[fi]ces atq/A? magnati palatii sui ante 
ipsius princeps in sedis et ¿w/ci|lio le- 
gionewse. 



mus apud Legionem in ipsa sede Bea- 
tae Mariae onnes Pontífices, Abbates, 
et Optimates Regni Hispaniae, et iussu 
ipsius Regis talia decreta decrevimus, 
quae firmiter teneantur futuris tempo- 
ribus. 



I 



Et elegimwj intír nos, ut corrigam?^ 
vAer nos tam | potentes quan\ etiaw 
et nobiles we\ ¡«nobiles in ueritate et 
¡«oficia, [ s/c«t ab antiq«/s patnb«j est 
constitutu/u et canonicali sent^zcia auc- 
torizat, | ut primitwí accipiat eccl¿\ria 
ueritatew suaw et inde regi et potestas 
u<?l | pcp/í'li uniu^rsitas. 



Iu primis igitur censuimus, ut in on- 
nibus conciliis quas deinceps celebra - 
buntur, causae Eclesia? prius iudicen- 
tur, iudiciumque factum absque falsi- 
tate consequantur. 



VI 

Iudicato ergo Eclesia? iudicio, adep- 
taque justitia, agatur causa regis, dein- 
de causa populorum. 



II 



II 



In primis accipiat eccl^iaw u¿l ser- 
uos áomim. ueritatew; | qui abueri;/t 
scriptos de hereditate qui ad ecdesiam 
deseruieri«t, et eam | illis in contemp- 
tione miseri«t, parem//j illas scriptu- 
ras in ¿■¿'«cilio et inqtiiramus ueritatew, 
sicut lex docet, quaxe legem dicit, ut 
q«i ueritatew facit, díi | uoluwtatew 
adimplet; Deo eniw fraude fac//, q«i 
ueritatew re«'«det. Qui | auíVm scrip- 
tura non abuerit det suos sapiewtes et 
firmet híreditatíw de | eccl<?«a, et ac- 
cipiat eam, q«e non parent ei trice- 
niuw, quare no« est ueritas I ue\ per 
tricenium de iwiuriaw. 



Pra?cipimus etiam, ut quidquid tes- 
tamentis concessum et roboratum ali- 
quo tempore Eclesia tenuerit, firmiter 
possideat. Si vero aliquis inquietare 
voluerit, illud quod concessum est tes- 
tamentis, quidquid fuerit testamentum 
in concilium adducatur, et a veridicis 
hominibus utrum verum sit exquiratur; 
et si verum inventum fuerit testamen- 
tum, nullum super eum agatur judi- 
cium, sed quod in eo continetur scrip- 
tum, quiete possideat Eclesia in per- 
petuum. Si vero Eclesia aliquid iure 
tenuerit, et inde testamentum non ha- 
buerit, firment ipsum ius cultores Ecle- 
siae iuramento, ad deinde possideat 
perenni sevo, nec tempore triennium 
juri habito seu testamento, Deo etenim 
fraudem facit qui per triennium rem 
Eclesia? rescindit. 



III 

Intullam/Ar ei non parent ad... uos | 
abbates ¿w/tewptione suos moñacos, 
nec supír refu... inde I comedawt pa- 
nc/« nec bibere neq//í ciuata no« car- 
ne... 



III 

Decrevimus etiam, et nullus conti- 
neat seu contendat episcopis abbates 
suarum diocesseon, sive monachos, 
abatissas, sanctimonialas, refugannos, 
sed onnes permaneant subditioni sui 
episcopi. 



ni por la de IX Bernardino Martín Mínguez, que apareció en la Revista qui 
dirige el docto decano de la Facultad de Derecho de Madrid. Hemos preferido 
el texto de Muñoz porque tiene sobre los demás la ventaja de ser el más usual 
y conocido. Esperemos la edición que prepara el Sr. Canseco. 



MISCELÁNEA 



321 



IV 



... re inuitissime, srf omwia sua causa 
intemerata... I ecclwie. 



IV 

Mandamus adhuc et nullus audeat 
aliquid rapere ab Eclesia; verum si ali- 
quid infra cimiterium per rapinam 
sumpscrit, sacrilegium solvat; et quid- 
quid indo abstulerit, ut rapinam red- 
dat, si autem extra cimiterium iniuste 
abstulerit rem Eclesia", reddat eam, el 
calumniam cultoribus ¡psius Eclesi;e, 
more terree. 



V 



Et, si acciderit ocasio, faciawt homi- 
cidio... | prendat ille princeps ille ho- 
micidio medio... | manea«t illas here- 
ditates intemeratas post part... 



ítem decrevimus, ut si forte aliquis 
hominem Eclesia? occiderit, et per se 
ipsa Eclesia iustitiam adipisci non pq- 
tuerit, concedat maiorino Kegisvocem 
judicii, dividatque per médium calun- 
niam homicidii. 



VI 



VII 



... rit h^reditates iwfra testame//tu/« 
ecclííie integra care... | et non faciat ibi 
populatura et de parte regie... | no?; 
<.7wparent ulluw hominew híreditatew 
seu et de casa... I 



Decrevimus iterum ut nullus emat 
hasreditatem servi Eclesia", seu Regis 
vel cuiuslibet hominis : qui autem eme- 
rit perdat cam et pretium. 



VII 



VIII 



... de illos homicidios i«q«irant illos 
maiordomos de... | illi^j ad integruw 
foris de ecclwiis sicut de super reso- 
nat et reddat... 



ítem mandamus, ut homicidia et rau- 
sos onnium ingenuorum hominum Re- 
gi integra reddantur. 



vni 

Et ... | ta ne\ fiscalía regis et faciant 
suos labores de suas uillas ufl quod | 
soluti fuer««/ faceré auoluw ud pa- 
rentuw suorum. 



XII 

Mandamus iterum, ut cuius pater, 
aut mater soliti fuerunt laborare haere- 
ditates Regis, aut reddere fiscalía tri- 
buta, sic et ipse faciat. 



IX 



XIV 



Et qwi iniuriauerit sagiolnem regis 
pareat soldwí q?«'ngentos. 



Et <]ui injuriaverit aut occiderit saio- 
nem Regis solvat quingentos solidos. 



X 



Et qui fregerit carácter regis pa|riat 
soldus centum. Et qui saccauerit inde. 
si firmauerit sup«* euw, det illo I de 
rapiña medio y>ro ad rex et medio ad 
dominum suuw; et si non l//cet illuw 
qwantuw inde abstulit et pariat euw sic 
■de rapiña et de illos comitatos || 



XV 

Et qui fregerit sigillum Regis red- 
dat .c. solidos; et quantum abstraxerit 
de sub sigillo, solvat ut rapinam. si 
juratum fuerit ex parte Regis; médium 
autem calunnia' Regi, aliud autem mé- 
dium domino ha?reditatis. Et si jurare 
noluerit ex parte Regis, criminatus ha- 
beatlicentiam iurandi.et quantum iura- 
verit. tantum ut rapinam reddat. 



322 



MISCELÁNEA 



XI 



IX 



Homines qui fuerint de benefactu- 
ria et cowparaveriw/ hereditatew | de 
homine de mandatione no« faciat in 
tus uilla p¿?p?/latura, nec non teneat I 
ibidem solarem nec ortuw, set foras 
uilla uadat. Set cuw illa media heredi- 
ta|te uadat de uilla quos tw«parauerit 
et non faciat populationew usque in 
III a | uilla. Et iuniore q«i fuerit de una 
mandatione et fuerit in alia et co/npal 
rauerit híreditatew de iuniore, si uo- 
luerit seruire pro ea, possideat illa; | 
sine aliud inqwiret uilla ingenua ubi ha- 
bitet et seruiat ei ipsa me|dia uilla us- 
que in III a uilla. 



Praecepimus etiam ut nullus nobilis,. 
sive aliquis de benefactoría emat so- 
lare, aut ortum alicuius junioris, nisi 
solum modo mediam hereditatem de 
foris; et in ipsam medietatem quam 
emerit, non faciat populationem hus- 
que in tertiam villam. Júnior vero qui 
transierit de una mandatione in aliam, 
et emerit haereditatem alterius junio- 
ris, si habitaverit in eam, possideat 
eam integram; et si noluerit in ea ha- 
bitare, mutet se in villam ingenuam 
husque in tertiam mandationem, et ha- 
beat medietatem prasfatae haereditatis, 
excepto solare et horto. 



XII 



XI 



Et q//(7ndo obtinuit rex domino Uer- 
mudo | suo regno cotistricto discurren- 
tes suos sagiones per omnem tcrram 
suaw, | q/ñ fuit iuniore seruiat post par- 
te mandatione, et qui fuerit de bene| 
facturia uadat ubi uoluerit. Seu etiam 
et hereditates qui in diebus suis | no» 
pr^serunt post mandationes, non eas 
inq«irant. 



ítem decrevimus, quod si aliquis ha- 
bitans in mandatione asseruerit se nec 
juniorem, nec filium junioris esse, maio- 
rinus Regis ipsius mandationis per tres 
bonos homines ex progenie inquietati, 
habitantes in ipsa mandatione confir- 
met jurejurando eum juniorem et ju- 
nioris filium esse, quod si juratum fue- 
rit, moretur in ipsa hereditate júnior, 
et habeat illam serviendo pro ea. Si 
vero in ea habitare noluerit, vaddat lí- 
ber ubi voluerit cum cavallo et atondo 
suo dimissa integra haereditate, et to- 
norum suorum medietate. 



XIII 

Praecipimus adhuc, ut homo qui est 
de benefactoría, cum onnibus bonis 
et haereditatibus suis eat liber quo- 
qumque voluerit. 



xin 



X 



Et q«i present mulier [ de manda- 
tione, et fecerit uota in alio loco, leuet 
hí/'editate de , illa; et q«i fecerit uota, 
si uoluerit, faciat ibi scruicitiu/n pro 
illa, et, \ si no», dimittat ea. 



Et qui acceperit mulierem de man- 
datione, et fecerit ibi nuptias, serviat 
pro ipsa haereditate mulieris, et habeat 
illam. Si autem noluerit ibi morari, 
perdat ipsam hereditatem. Si vero irv 
hsereditate ingenua nuptias fecerit, ha- 
beat h;ereditatem mulieris integram. 



XIV 

Et qui habuerit debitu/n uadat ad do- 
mino suo pro ac|cip¿v'e sua ueritate, et, 
si noluerit eam daré in uoce, det duas 
uel | ni" de ipsa uilla q«i uideant ue- 
ritas et postea p¿rgant ante ipsos I 
iufdices qui in] concilio electi sunt et 



XIX 

Et qui aliquem pignoraverit, nisi 
prius domino illius conqurrstus fuerit, 
absque judicio reddat in duplum quan- 
tum pignuraverit, et si prius facta quse- 
rimonia aliquem ]iignuraverit, et ali- 
quid ex pignora occiderit, plañe abs- 



MISCELÁNEA 3 2 3 



dent illi sua ueritate. Et q«i piglno- que judicio reddat m duplum; et si 
rafuerit sinel iussio regis ud ipsi iudi- facta fuerit quaerela ante judiccs de 
ees, q«i electi sunt, xxe\ sagione I in ua... suspectione, ille cui suspectum habue- 
uilicus sed procurator Uíl q«isl¡bet in- rit, defendat se mramento et aquacah- 
eenuus uA serluus... possidet usurpare da per manus bonorum hominum; et 
p/vsumat ante iudiciumí/ ante iudices. si qmerimonia vera fuent et non per 

suspectionen, perquirant eam verccidi 
homines, et si non poterit inveneri 
vera exquisitio, parentur testimonia ex 
utraque parte talium hominum qui vi- 
derunt et audierunt; et qui convictus 
fuerit, solvat more terrae illud, ande 
quaerimonia facta fuerit. Si autem ali- 
quis testium falsum testificasse proba- 
tus fuerit, reddat pro falsitate Regi 
.lx. solidos, et illi ex quo falsum pro- 
tulit testimonium, quidquid suo testi- 
monio perdidit reddat integrum; do- 
musque illius, falsi testis destmantur a 
fundamentis, et deinceps a nullis re- 
cipiatur in testimoniis. 

Claudio Sánchez- Albornoz. 



DOS CARTAS INÉDITAS DE LOPE DE VEGA 

En el Archivo del Instituto de Valencia de Don Juan, de Madrid, 
existen los autógrafos de estos dos curiosos documentos: una carta 
latina a Urbano VIII, y una esquela al duque de Sessa, que estudiaré 
separadamente *. 

La carta es la que sigue : 

«Sanctiss. Pater: 

»Iustum timorem debitus vicit amor imo et pudorem, qui non me 
solum (cuius exigua ingenii vis ad tam inmensae lucis fulgorem caligat), 
sed doctissimum quemque a scribendo potuit deterrere, qui supremam 
a Xpo. domino institutam dignitatem honore debito suspicit et vene- 
ratur. Quem tamen terret dignitatis magnitudo patris sanctissimi vene- 
randum nomen invitat, ut pastoralis charitatis amor alliciat ovem aft'ec- 
tu, nomine Lupum, qui bis suplicibus l[it]teris vestre sanctitatis numen 
adorem, ingenium et studi[um] (quando imitari non datur) admirer. 
Nam o illud os aureum et sacrae vestrae poesos odae, quas nocturna 
pariter et diurna non solum manu sed mente verso! dum contemplor 
stupeo, quoties relego, toties venerabundus oculis aplico, deosculor, 
et altamente repono amidius quam Alexander Homeri Illiada in cap- 



i Debo la noticia a mi maestro D. Américo Castro, a quien quiero expresar 
aquí mi agradecimiento. 



324 MISCELÁNEA 

sula quae sibi a Darii spoliis oblata fuit preciosissima. Hae enim pau- 
perum supellex, in tenui fortuna diues animus. Auream illam odem, 
quae «Adulatio perniciosa» inscribitur, hispanis versibus donaui, ne 
careat nostra vernácula lingua italijs diuitiis, quae ex auri fodina vestri 
diuini oris íluxere. Reliquas ni tanti solis splendor me Phaetontem 
precipitem aduxerit ita in vulgus daré est animus modo vestre placeat 
Beatitudini. 

»Illustrissimus dominus meus Cardinalis Franciscus Barberinus, Ín- 
ter consuetae benignitatis honores, me torque, a quo áurea vestra pen- 
debat imago, donauit, quae tanti mihi est, vt hoc torque pro Vega Tor- 
quatus appellari malim. Pro tanto beneficio hoc hispano epigramma 
remitto vestrae sanctitati. Grauem fateor perhorresco censorem, vehe- 
menter tamen amo diuini ingenii vestrae comitatem, et in Domino 
meo Vrbano vrbanitatem. ídem dominus meus Cardinalis in causa pro 
qua ad vestrae sanctitatis pedes supplex me deijcio, promisit mihi se 
patronum presto affuturum. 

» Verba michi desunt eadem tan sepe roganti, non pudeat vanas fine 
carere preces. 

>Vester humillimüs seruus, 

Lupus a Vega Carpió» i . 

A esta carta debe referirse la que inserta La Barrera 2 , en que el 
cardenal Barberini agradece a Lope su rendimiento en nombre del 
Papa. La carta del cardenal Barberini es de diciembre de 1627; la de 
Lope corresponde, pues, a una fecha inmediatamente anterior. Poco 
podemos decir de su contenido, adulador sin medida; es difícil, ante 
los fríos y elegantes versos de Maffeo Barberini, encontrar sinceras las 
alabanzas de Lope, que nunca llevó a efecto sus promesas de traducir 
los poemas latinos del Pontífice 3 . De la oda «Adulatio perniciosa», 
que comienza 

Cum luna cáelo fulget & auream 
Pompam sereno pandit in ambitu 
Ignes coruscantes, voluptas 
Mira trahit renitetque visus 4 , 

no hemos encontrado nada en sus Obras sueltas. Que sepamos, sólo 



1 Archivo del Instituto de Valencia de Don Juan, envío 38, III, 112. 

2 Nueva Biografía, pág. 409. 

3 Hay, con todo, traducción castellana por D. Gabriel del Corral, poeta elo- 
giado por Lope en El laurel de Apolo, jV-XXXVIII, 198 b. 

4 Maphei, S. R. E.; card. Barherini..., Poemata. [edic. J. Brown] O.xoni, e 
typographeo Clarendoniano, M. DCC. XXVI., pág. 179. Cito el comienzo por si 
pudiera ser útil para una nueva búsqueda. 



MISCELÁNEA 



325 



tradujo, y estampó al principio de La Corona trágica, un epigrama 
sobre la muerte de María Estuardo : 

Te quamquam immeritam ferit, o Regina, securis... 1 

en el soneto que comienza: 

Aunque te hiere, ¡oh, reina!, el duro acero... 2 

Sólo puede añadirse a esa traducción una cita, relativamente larga 
(seis versos), de El laurel de Apolo, en cuya silva I figura, como es sabi- 
do, un hiperbólico elogio de Urbano VIII: 

Hoy, pues, alma ciudad, los siete montes 
al gran Mateo humilla, 
y tú la verde orilla 

excede hasta besar los pies sagrados, 
¡oh, siempre dulce y venerable río!, 
y del afecto mío, 

deja en humildes versos informados 
tus candidos oídos, donde sólo 
debiera resonar deifico Apolo, 
que leyendo sus líricos divinos 
enmudecieron griegos y latinos, 
y más en los heroicos, donde admira... 
cuando en su fértil quinta 
el ocio ameno retirado pinta...: 
«Ya los campos las lluvias humedecen, 
tiempla el calor el aura, y el estío 
huye ligeramente, 

los prados llaman y los aires crecen. 
Aquí se espacia y goza el gusto mío, 
midiendo el largo campo alegremente.» 
Mas ¿cómo, pluma intrépida, pudiste 
correr al sacio Febo la cortina 
y a la musa latina 
la española atreviste? 3 

Compárese a los versos entrecomados: 

Arva madent pluviis, & amabilis aura caloris 
Jam fregit, celerique fuga se proripit aestas; 
Rura vocant, laetisque patens in collibus aer 
Ric recreor, spatiorque libens, ubi libera longos 4 . 



1 Ibíd., pág. 130. 

2 Obras sueltas, IV, 159. 

3 El laurel de Apolo, tf-XXXVIII, 189 a. Rosell no destaca la cita. 

4 Loe. cit., pág. 96. 



326 MISCELÁNEA 

Los versos españoles que Lope envía al Papa deben ser el soneto r 
«A un retrato de Su Santidad en una medalla de oro», impreso tam- 
bién en La Corona trágica. 

La esquela dirigida al duque de Sessa es la siguiente: 

«La carta de la Arellano, yo la tengo, que por ocasión destas fies- 
tas del Corpus la suspendí, pareziéndome no ynportaua. La carta de 
Córdoua yrá otro ordinario, porque es justo que v. ex. a responda como 
quien ha visto el libro; y ni ha de ser tan presto que él lo dude, ni co?i tan 
poco acuerdo que no crea que se entiende i . V. ex. a perdone la escusa,. 
si se lo parece, que parte tiene desto la ocupación. Guarde Dios 
a v. ex. a los años que yo le pido y deseo. De casa» 2 . 

Es de notar el carácter picaresco de la carta, que tan bien nos 
imaginamos en Lope. Por lo demás, no puedo decir quién es ese Cór- 
doba, hacia cuyo libro tan poca curiosidad sentía el Fénix, ni adivinar, 
claro está, de qué clase era la tal obra. En El laurel de Apolo sólo figu- 
ra un doctor Córdova, citado también por Cervantes en El canto de 
Calíope. Sin más datos no podemos intentar la identificación. — José 
F. Montesinos. 

U?tiversidad de Ham burgo. 

OTEAR 

Otear 'mirar, acechar desde un lugar alto', lo considera A. Castro, 
RFE, V, 28 y sigs., como derivado de al tu, aduciendo pruebas decisi- 
vas de la toponimia española y desechando la etimología optare pro- 
puesta por Diez. 

Para apoyar esta etimología y lo que dice A. Castro «de la abun- 
dante vitalidad de ot- junto a alt-», puede servir la forma altear = 
'otear', empleada, según Franc. J. Cavada, Chiloé y los chilotes, en Rev^ 
Chil. de Hist.y Geogr., 1 91 3, VI, 450, en el Archipiélago de Chiloé. — 
M. L. Wagner. 

PORT. «GIRIA» 

Se me ocurre una pequeña duda a propósito de la etimología pro- 
puesta en RFE, IX, 178. Hallo ahora, como nombre de una jerga de 
los tejeros asturianos, la palabra xériga (Llano, Dialectos jergales astu- 
rianos, Oviedo, 1 92 1), que con su g parece formada de gerigonza. — 
L. Spitzer. 



1 Subrayado en el original. 

2 Archivo de Valencia de Don Juan, 38, III, 112. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Rohlfs, G. — Ager, Área, Atrium. Eine Stndie zur romanischen 
Wortgeschichte (con un mapa). — Borna-Leipzig, Noske, 1920, 4. , 
69 págs. = Estudio hecho con gran método y competencia. El tema fué 
propuesto por la Universidad de Berlín en 191 3, sin duda pensando 
en los cruces que han tenido los derivados de estas palabras en las 
lenguas románicas, por el hecho de coincidir sus formas en algunas 
partes. Estudia Rohlfs el uso latino de esas palabras, y luego su disper- 
sión fonética y semántica a través de los romances; muchas de las 
observaciones interesan al español. 

Ager, agrum plantea la cuestión del tratamiento de -gr- en ro- 
mance. Agro, en portugués, no es cultismo, según supuso Cornu (Ro- 
manía, XI, 81), pues está de acuerdo con negro y nombres de lugar 
Agro, Agrella; el port. ant. ero piensa R. que tal vez sea hispanismo 
(pág. s, n. 7). Según R. el resultado de -gr- depende del acento: des- 
pués de vocal acentuada se conserva (negro, agro); cuando el acento 
va después de este grupo de consonantes, se vocaliza la g (pereza 
pigrítia). Contradice esta regla intégru entero, port. enteiro; R. lo 
explica, diciendo que influye aquí el sufijo -ariu, -ero; también Me- 
yer-Lübke (ZRPh, XXXIX, 265) supone para entero causas extra foné- 
ticas, y escribe: «die jüngere Form. entero statt entrego ist von frz. en- 
tier abhángig». Desde luego la explicación de R. es más verosímil 
que ésta, aunque le veo el inconveniente de que su teoría sobre -gr- 
se basa en escaso número de ejemplos; la comparación que hace con 
-dr- justifica mis dudas: para R., agro es a cuadro como pereza a cuaren- 
ta, lo cual no prueba mucho después de lo que digo sobre -dr- en 
RFE, 1920, pág. 57. El ejemplo de cadera cathedra hace presumir 
que si tuviésemos más casos de palabras latinas con -gr- que hubiesen 
evolucionado, sería imposible reducir a un tan simple esquema la his- 
toria de -gr-. Flagrare > port. cheirar no puede decidir la cuestión 
por ser verbo y variar el acento según las personas '. Pero dado que 
esta influencia del acento no ha permitido hasta ahora obtener leyes 
exactas, sigo pensando que entero, port. enteiro son derivados de in- 



1 Meyer-Lübke (ZRPh, XXXIX, 265) piensa que cheirar viene del fr. Jlairer; 
pero -gr- puede vocalizar su primer consonante, como en gall. port. egreja > 
eireja (v. García de Diego, Gram. gall., pág. 47). 



328 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

tégru, entre otras razones, porque si fr. vergier da vergel, y mestier, 
mester, no se ve la causa de que entier dé entero y no *enter. 

En la reseña que Meyer-Lübke hace del libro de R. (Literatur- 
blatt, 1921, pág. 42) se adhiere a la idea de que agrum no dejó 
derivado en castellano, y se opone a mi explicación en RFE, V, 28: 
■i-ager ist fast vóllig verschwunden», R., pág. 10; «warum nun freilich 
ager im Spanischen aufgegeben worden ist, lásst sich nicht sagen», 
Meyer-Lübke, loe. cit. La vitalidad de ero agru habrá sido mayor o 
menor en castellano; pero que ero ha existido con el sentido de 'campo', 
independientemente de era, no ofrece duda *. He aquí la prueba: «Una 
térra ennos Foios, alia térra ennos eros Longares» (Documento de 1 109, 
de San Millán) 2 . Se trata de una enumeración de terrenos: Foios es un 
término cerca de Berceo (Hoyos), y otro término o campo serían esos 
eros Longares. Por consiguiente, cuando Berceo escribe «Munnon que 
es bien rica de vinnas e de eros-» (S. Mili., 474), no hay que pensar, 
como Meyer-Lübke, que Berceo, apurado por la rima, usó aquí forza- 
damente ero, en lugar de era 'Tenne', sino que empleó la palabra que 
en su pueblo significaba 'campo'. Tampoco creo que en Juan Ruiz, 1 297, 
ero signifique 'era' («enbya derramar la semiente al ero», 'das Getreide 
auf der Tenne ausbreiten'), porque la simiente 'Samenkorn' no se pone 
en la era sino en el campo. Siendo esto evidente, en el otro ejemplo 
de Juan Ruiz, 1092, «non so para lidiar en carrera nin ero*, palabras del 
buey viejo, no hay que dar a ero el valor de 'era', porque es más fre- 
cuente que el buey are el campo que el que trille en la era; el buey se 
referirá a lo que suele hacer: tirar de la carreta por un camino o carre- 
ra, o del arado, en un campo. Como en ambos casos ero es 'campo', sería 
extraordinario que significase otra cosa en 327 d : «levólo e comiólo a 
mi pesar en tal ero*, y en 746 b, donde por último ocurre esa palabra: 
«fué sembrar cannamones en un vicioso ero». Según R., pág. 40, y Me- 
yer-Lübke, loe. cit., aquí ero es el área aucupis, 'lugar donde se 
pone la red para coger pájaros'; pero Juan Ruiz no dice nada de eso, 
sino que un pajarero va a sembrar cañamones (una simiente) en un 
campo, para que nazca cáñamo, y con él tejer redes y hacer lazos. Y si 
todavía les cabe duda a los dos distinguidos filólogos de que el ero es 
el campo donde se siembra, vean este ejemplo del Cancionero de 
Baena: «Que dizen que Dios da trigo | en algún ero sembrado» (pá- 
gina 1 1 1). En fin, si en el siglo xvn, Correas, glosando el refrán : «Hielo 
de hebrero, dale del pie y vete al ero», nos dice que ero es 'heredad', 
no veo cómo sea posible negar que ero 'campo' ha existido en español, 
puesto que durante siete siglos viene siendo atestiguado. 



1 Rohlfs, pág. 35, reconoce que ero es 'campo cultivado', pero lo identifica 
con área. 

2 Menéndez Pidal, Documentos lingüísticos, pág. 1 16. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 329 

La razón para no reconocer que ero sea 'campo', o que no viene de 
agrum, procede de que R. no cree posible que -gr-, después de sílaba 
acentuada, vocalice \ag en hispano-portugués, por haber dado nigrum 
negro, y que esta palabra forzosamente es popular (pág. 6). Pero como 
digo antes, un ejemplo es poca cosa para formar una ley, y no hay 
además razón para rechazar entero intégru; nadie puede tampoco 
asegurar que negro no haya predominado sobre *neiro, como alio 
sobre oto, outo. En la toponimia existe Negro con muchos derivados 
i.v. Madoz); ¿quién prueba que San Pedro de Neiro no corresponde a 
San Esteban de Negros, ambos en Galicia? A su vez, Castro Dairo 
(Nunes, Gram. Hist., pág. 113) puede venir de agro, pues si Campos 
entra en toponímicos (Castilleja de Campos, etc.), agro pudo entrar 
perfectamente. R., pág. 27, resuelve estos casos, o sus análogos, en 
derivados de área, con diversos prefijos: neira, Ierra. Pero es bastante 
difícil que sirva esa combinación morfológica para explicar nombres 
tan difundidos, que deben ser viejos (río Neira). Más verosímil sería, 
en último término, explicar los Neira de Nerii, Neria, nombres de 
un pueblo prelatino. Parece también bastante dudoso que port. ¿eirá, 
esp. lera 'tierra de regadío, huerto' (Lamano) sea siempre fusión del 
artículo; Nunes (Gram. Hist., pág. 92), piensa que se trata de gla- 
rea. ¿Y qué formación es el arag. alera (no asturiano), que R. (pági- 
nas 27 y 35), explica por el artículo árabe, o ad illam aream? El 
asunto requiere aún estudio. 

Creo, en cambio, que tiene razón R. en dar origen francés a aire en 
tener aire de (pág. 48), pues los ejemplos franceses son convincentes. 
Es instructiva e interesante la evolución semántica de estos derivados 
en romance. En conjunto se trata de una excelente monografía. — 
A. Castro. 

Fitzmaurice-Kelly, J. — Cambridge Readings in Spanish Literature, 
edited by... Cambridge, University Press, 1920, 4. , x-325. = Este libro 
brilla ya, a primera vista, por la bella presentación, característica de 
las labores salidas de las prensas inglesas. Hay algunas finas repro- 
ducciones de cuadros y monumentos, y cada autor va precedido de 
unas líneas introductorias. 

Aparece en la crestomatía que nos ocupa un predominio de la 
prosa sobre la poesía, lo cual se explica por el hecho de que «of Spa- 
nish lyrical verse there is already ampie illustration in a number of 
books» (Preface, pág. vi). En efecto; ahí tenemos, por ejemplo, The 
Oxford Book of Spanish Verse, también coleccionado por el ilustre ex- 
profesor de la Universidad londinense, a quien podemos reconocer 
desde hace muchos años como el foco vivaz de todo el movimiento 
hispanista inglés. 

Se abre la obra con un trozo de la Coronica de don Pero Niño, de la 



330 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

cual dice el Sr. Fitzmaurice-Kelly que «it may be doubted if we have 
in the English of the fourteenth century anything that can match in 
lightness of touch and gaiety of spirit the Coronica» (pág. vi). Pero 
¿cómo puede compararse con un texto inglés del siglo xiv cuando el 
Vitorial acaba «E fallesció esta noble Condesa Doña Beatriz á diez 
dias del mes de noviembre del nascimiento de nuestro Salvador Jesu- 
Christo de mil quatrocientos é quarenta é seis años?» (edic. 
Llaguno, pág. 220). Líneas después el colector añade que esta obra del 
abanderado de D. Pero Niño «is, in my judgment, the first Spanish 
book likely to interest the foreigner reader». Y ;no interesaría tanto 
— por lo menos — algo del Rey Sabio o algún enxitmplo del Conde 
Lucanor? No quiero decir que esté mal la inclusión de la Coronica; 
muy lejos de eso, ello habla muy alto del buen gusto del Sr. F.-K.; 
pero las afirmaciones que copio no creo que se puedan suscribir sin 
restricción. 

Se nota la ausencia de La Celestina, obra que por su mérito excelso 
representa más que muchos volúmenes de prosa española. El Sr. F.-K. 
nos habla en el Prefacio de que no se puede «feel certain as to the 
origin of Amadis de Gaula» (pág. vn). ¿Es esta la causa de la no inser- 
ción de página alguna de la famosa novela? La incerteza acerca de su 
origen la compartimos muchos; pero parecía más justificada la posi- 
ción que el Sr. F.-K. había adoptado en su Historia de la literatura 
española, cuando decía (pág. 117 de la edic. de 1916): «Entretanto, no 
olvidemos que, si bien no hay certeza de que existiera un texto por- 
tugués, Amadis de Gaula se conserva únicamente en castellano.» Y esa 
novela, de valor estético indudable, alcanza, además, un valor histórico 
excepcional, y crea, como española exclusivamente, un género en 
nuestra novelística e influye poderosamente en las extranjeras. 

También se echa de menos a Guevara, de popularidad tan extre- 
mada en toda Europa en el siglo xvi. (Especialmente en Inglaterra 
recuérdense las versiones de Berners y North y el hecho de que todos 
los eruditos que estudian a Lyly y su Euphuism, aunque rechacen la 
tesis extremada de Landmann, se ocupan del estilo del obispo de 
Mondoñedo para compararlo con el del famoso inglés. Hay más mate- 
ria aprovechable en la comparación de ambas figuras literarias que en 
la absurda tesis de la influencia de Góngora en Lyly, tesis completa- 
mente descartada y contra la que arremete el Sr. F.-K. en la pág. 10 1). 
Hay páginas en Guevara que merecen gran consideración y aprecio. 
Si deseaba unos párrafos altamente característicos del arte un tanto 
extremoso, pero arte innegable, aunque hoy excesivamente menos- 
preciado, del estilo de Guevara, ¿por qué no acudir, por ejemplo, al 
comienzo de la epístola III, en la página 81 del tomo XIII de la Biblio- 
teca de Autores Españoles} 

Excelente, en cambio, parece la inclusión de Juan de Valdés — aun- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 331 

que yo preferiría algo del Diálogo de Mercurio y Carón en lugar del 
de la Lengua — v de aplaudir igualmente es el insertar unas cartas de 
Antonio Pérez. 

El Sr. F.-K. parece tener poca simpatía por la manera gongorina 
de Góngora. En su Oxford Book ya se notaba omisión de alguna mues- 
tra de este procedimiento artístico (que muchos finos espíritus creen 
extremadamente bello y que, sin duda, tiene un extraordinario influjo 
en la evolución de la poesía española), y ahora se limita a darnos una 
letrilla v cuatro romances. Sin duda la lectura de ese género de com- 
posiciones es difícil para un extranjero, como lo es para un español; 
pero las gentes interesadas de modo particular en la literatura his- 
pana, como han de ser los lectores de estos Readings, no pueden cerrar 
los ojos a algo tan típico de nuestro arte y de nuestra actitud mental. 

El incluir seis composiciones de Campoamor y ni un verso de He- 
rrera o de Ouevedo, el que aparezca Pedro Antonio de Alarcón y no 
figure Pérez Galdós, nos parece discutible. 

Hay que comprender la dificultad — nadie podrá dudarlo — de la 
selección de autores contemporáneos. Para un juicio exacto sobre 
ellos nos falta perspectiva. Sin embargo, el hecho de hallarse alejado 
y exento, por consecuencia, de los prejuicios del ambiente de camari- 
llas literarias, y el conocimiento profundo de otras literaturas — como 
es el caso del Sr. F.-K. — podría ponerle en condiciones especialmente 
favorables para alcanzar una apreciación acertada. De autores vivos 
puede leerse algún espécimen de Blasco Ibáñez, Benavente, Linares 
Rivas y Artigas (sic, por Astray. ¿Por qué escribir en la página 231 «José 
Ignacio Xavier Oriol Encarnación de Espronceda y Lara?» Parece que 
sólo para dar lugar a la burleta que añade acerca del nom copieux), 
«Azorín», Díez-Canedo, García Morales, Juan Ramón Jiménez y Ramón 
Gómez de la Serna. El haber escogido más de uno de esos autores y 
más de uno de los trozos que se ofrecen, se presta a objeciones. Fal- 
tan otras figuras de primera magnitud del campo literario del mo- 
mento actual. El Sr. F.-K. explica que «Some omissions in the present 
compilation may be set down to difficulties imposed by copyright 
law» (Preface, pág. vi). 

Dejemos a un lado a los poetas — como Rubén Darío o ambos Ma- 
chados — que hallaron acogida en The Oxford Book. Parece extraño 
que no hayan concedido su permiso para figurar en este volumen ni 
Palacio Valdés, ni Valle-Inclán, ni Baroja, ni Unamuno, ni los Quintero, 
ni Arniches, ni Marquina, ni Pérez de Ayala, ni Ortega Gasset, entre 
otros. Y esta ausencia es tanto más inexplicable cuanto que el Sr. F.-K. 
afirma con gran justeza en su Prefacio que «The selection of extracts 
is, of course, a manifestation of individual taste, but even taste is based 
to some extent on principie». 

Algunas de las observaciones que me atrevo a presentar acaso 



332 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

constituyan materia discutible; pero no me ha parecido conveniente 
omitirlas aun tratándose de hispanista tan merecedor a la fama y a la 
consideración de todos, como el benemérito colector de los Cambridge 
Readings. — E. Buceta. 

Figueiredo, F. de. — Carias de Menéndez Pelayo a García Peres, pu- 
blicadas por... — Coimbra, Imprensa da Universidade, 1921, 8.°, 108 pá- 
ginas. (Separata del Boletim da Academia das Sciencias de Lisboa.) = 
El Sr. Fidelino de Figueiredo es, por muchos conceptos, una figura 
de primera magnitud en la crítica portuguesa actual. Brilla de modo 
especialísimo, entre otras altas cualidades de su labor, un carácter 
que merece ser señalado con particular elogio. En oposición al tipo 
de erudito estrecha y lamentablemente nacionalista, que desgraciada- 
mente es muy familiar a un lado y a otro de la frontera que separa 
ambos países ibéricos, el Sr. F. comprende con justeza y perspicacia 
que no se puede hacer obra de valor perdurable ni en la historia lite- 
raria portuguesa ni en la historia literaria española, sin alcanzar una 
vista de conjunto de civilizaciones tan conexas como las de los dos 
pueblos hermanos. A" una de estas incomprensiones alude precisa- 
mente Menéndez Pelayo refiriéndose, en la carta XCIII de esta colec- 
ción, al dictamen de la Real Academia de Ciencias de Lisboa acerca 
del Catálogo razonado de García Peres. El maestro de los estudios 
literarios hispánicos manifiesta con sobrada razón : «Noto cierta exa- 
geración al apreciar el influjo de Portugal en Castilla, siendo así que 
fueron recíprocos. Me parece error grave el decir que «las formas su- 
periores de la historia fueron reveladas en España por D. Francisco 
»Manuel de Meló». Cerca de un siglo llevaban dichas formas de estar 
naturalizadas en España por D. Diego de Mendoza, el P. Juan de Ma- 
riana, D. Francisco de Moneada y muchos otros. Tampoco me parece 
exacto que «los portugueses hicieran á la literatura española una de 
»las más originales, principalmente en el teatro», puesto q. en el cre- 
cidísimo catálogo de dramaturgos españoles del siglo xvn están muy 
en minoría los portugueses, y aun estos, como Jacinto Cordeiro y Mat- 
tos Fragoso no son de primer orden (pág. 90)». Con harta frecuencia, 
en cambio, somos nosotros los que revelamos una imperdonable igno- 
rancia enciclopédica de todo lo que atañe a Portugal. 

Caso bien contrario era el de Menéndez Pelayo, que tuvo en sus 
estudios un amplio y admirable criterio peninsular, y natural es, por 
consiguiente, que F. sienta por él verdadera simpatía. Cuando — como 
nos dice en el prefacio de esta colección — preparaba F., en el verano 
de 1919, su artículo Menéndez y Pelayo c os estudos portugueses tuvo 
noticias de esta correspondencia que ahora publica. Son 1 14 cartas de 
Menéndez Pelayo, que cubren un espacio de veinte años (de 1880 
a 1900). En ellas el autor de la Historia de las ideas este ticas se nos 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 333 

muestra fundamentalmente, de modo casi único y exclusivo, como 
bibliófilo. Tan leve es, y tan espaciado, el tono personal que casi lo 
declararíamos inexistente. Acaso faltase la indispensable resonancia 
espiritual en el destinatario. Pero acaso también nos atreviésemos a 
diputar éste como un rasgo español muy característico. En una lite- 
ratura tan rica y excelsa en otros géneros, pocos son los ejemplos de 
lo epistolar, escasos los de Memorias. Parece que la expresión subje- 
tiva, la expansión amistosa que tiene en la mente al ser formulada un 
espíritu gemelo distante en el espacio o en el tiempo, al verterla en 
el papel se desvanece y evapora. Punto es éste merecedor de refle- 
xiones, pero abandonemos el problema para apuntar, ahora sí que 
firmemente, un rasgo muy castizo de Menéndez Pelayo, que es el de 
verse obligado en numerosas cartas a empezar excusándose de su tar- 
danza en contestar. Esta demora lleva en una ocasión a García Peres 
a acudir al gracioso arbitrio de decir falsamente que posee un manus- 
crito de Luis Vives (cartas VIII y IX). El artificio parece que causa 
los deseados efectos. 

En las páginas de esta correspondencia hormiguean nombres de 
autores, títulos de libros, fechas, ediciones (de la Anioniana Marga- 
rita de Gómez Pereyra se contenta con la segunda, pág. 17). De vez 
en cuando, caleidoscópicamente, surgen nombres y hechos de con- 
temporáneos : Valera es ministro de España cerca de S. M. Fidelísi- 
ma, y la valija diplomática— acaso nunca mejor empleada — trae y lleva 
estas viejas y queridas ediciones, el paradero de las cuales, cuando 
no vienen por medios tan seguros, perturba el ánimo de D. Marcelino; 
después se piden estos favores a D. Saturnino Álvarez Bugallal y el 
mismo artil ugio porta los mismos efectos; Castelar escribe una carta 
pomposa, que Menéndez Pelayo remite a su corresponsal, pidiendo 
auxilio para la publicación de La Revolución religiosa por la casa Mon- 
taner y Simón, «honrados e ilustradísimos editores» (pág. 12), aunque 
a D. Marcelino le parece, años más tarde, que los editores de Barce- 
lona «tienen mucho más dinero q. los de Madrid, pero menos gusto, 
y sólo editan obras de lujo, con las cuales hacen negocios fabulosos, 
aunq. nada literarios» (pág. 61); Gayangos conoce por Cánovas la exis- 
tencia de dos manuscritos de la Fastigimia, los pide prestados «y to- 
davía los tiene en su casa» (pág. 39), pero Menéndez Pelayo los va a 
rescatar pronto; Catalina anda de aventuras electorales por la Sierra 
de Cuenca; Galdós y Pereda van de viaje a Portugal, y el marqués de 
Jerez de los Caballeros aparece por Madrid «cada vez más activo y 
más afortunado en su empresa de buscar libros viejos para varias 
reimpresiones» (pág. 80). Todo esto ha pasado. Otras cosas tememos 
que no tanto : «En España es pésimo todo lo q. depende del Gobier- 
no» (pág. 87). 

Aficionados a sorprender el valor de documento humano, prenden 

Tomo IX. 22 



334 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

en la memoria, entre las peticiones de libros de muy variado carácter, 
en la fría objetividad de una correspondencia esencialmente libresca, 
unos rasgos personales : la noble modestia del grande escritor ha- 
blando del Homenaje en su honor: «Claro es q. mi criterio en este 
punto difiere radicalmente del q. expone su nieto de Vd. y Vd. patro- 
cina; y q. yo de ninguna manera (aun prescindiendo de la gratitud, 
q. aquí no viene al caso, y juzgando con entera imparcialidad) me 
atrevería a tratar con tan supremo desdén trabajos tan doctos y con- 
cienzudos como los de Hinojosa, Hübner, Menéndez Pidal, Haan, Ber- 
langa, C. Michaélis y otros muchos. Confieso q. me siento incapaz de 
ejercer una crítica tan severa y trascendental, y q. por mi parte 
preferiría ser autor de algunas de esas Memorias á serlo 
de la mayor parte de lo q. he escrito» (pág. 107); un fino toque 
humorístico : «El recurso propuesto por Vd. de pagar nosotros un 
cajista, no puede aplicarse por el carácter especial de esta imprenta, 
q. es de sordomudos. El único q. oye y habla es el regente, pero me 
temo q. se va contagiando del medio en que vive» (pág. 72); una con- 
fesión sobre su temperamento: «Lo q. hay es q. soy el hombre más 
torpe, más inútil del mundo para negocios editoriales ó de cualquier 
otro género. Por todas partes encuentro dificultades. Quizá si Vd. se 
hubiera valido de persona más hábil y más práctica que yo, el libro 
estaría impreso á estas horas en buenas condiciones. Por lo mismo 
q. conozco esto me duele y me apena q. haya sido mi negligencia ó mi 
poca maña la causa de q. un libro tan importante no se haya impreso, 
y q. vaya á perderse quizá sin fruto para nadie» (pág. 99), y un juicio 
un tanto vitriólico acerca de Sánchez Moguel, vibrante, que muestra 
su dominio de la expresión, preciso de palabra, una verdadera agua 
fuerte : «Moguel es trabajador y hace lo que puede, pero puede muy 
poco, y esta impotencia suya contrasta con sus pretensiones de eru- 
dito é historiador y con la vana pompa oficial de q. gusta rodearse, 
creyendo q. las gentes son candidas y q. se pagan de oropeles. No ha 
hecho ni hará nunca un libro, porq. le faltan ideas generales, cultura 
clásica, imaginación y arte de estilo. Pica en los asuntos, los desflora, 
pero no pasa de ahí» (pág. 102). 

Con razón apunta F. en el prefacio que Menéndez Pelayo se mues- 
tra como la generosidad personificada en el asunto de la publicación 
del Catálogo razonado de Garda Peres. Además, más de una vez alude 
a trabajos que desea emprender sobre Luisa Sigea, D. Francisco Ma- 
nuel de Meló y el sebastianismo. ¡Lástima que su labor ciclópea no 
haya tenido ocasión de entrar en campos tan sugestivos! Dentro de 
lo exclusivamente español resulta ya obsesionante en esta correspon- 
dencia la petición de novelas de los siglos xvi y xvn, y en especial de 
las de Castillo Solórzano y Salas Barbadillo, deseo que constituye un 
rilornello constante. Por ellas ofrece dinero, libros en trueco. Tam- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 335 

bien iban a servir de materiales para su estudio sobre los Orígenes de 
la Novela (C/r., II, clix), y que, por desgracia, partió de este mundo 
sin haber concluido. E. Buceta. 

García-Lomas y García-Comas, G. A. — Estudio del dialecto popu- 
lar montañés. Fonética, etimologías y glosario de voces. Prólogo de 
I>. Mateo Escagedo y Salmón. — San Sebastián, Nueva Editorial, S. A., 
1922, 8.°, v-370 págs. = El libro del Sr. García-Lomas se parece a los 
publicados hace unos años por el Sr. Garrote sobre El dialecto vul- 
gar leonés hablado en Maragatería y Sierra de As torga, Astorga, 1909, 
y por el Sr. Laman o y Beneite sobre El dialecto vulgar salmantino, 
Salamanca, 191 5, es decir, es obra de un cultísimo aficionado más bien 
que de un filólogo. Presta, sin embargo, como aquéllos, grandes servi- 
cios a los que se dedican a estudios dialectológicos y etimológicos. El 
valor del libro está en la riqueza de sus materiales lexicológicos, en 
parte recogidos por el autor en la Montaña de Santander y en parte 
sacados de fuentes escritas. Sirven a este último propósito las obras 
de Pereda, Alcalde del Río, G. Morales y otros escritores locales. Lás- 
tima que la bibliografía sea algo confusa. 

El Sr. G.-L. se da perfectamente cuenta de la diferenciación de lo 
que llama dialecto montañés, insistiendo varias veces sobre este pun- 
to tan importante para explicar la estructura dialectológica del len- 
guaje de su país (págs. 11 y sigs., 16, etc.). No obstante, no se atreve 
a limitar los fenómenos lingüísticos ni el empleo de las palabras reco- 
gidas con una exactitud rigurosa que pudiese formar la base de un es- 
tudio profundo sobre esta materia. Sólo intenta dar una ligera distri- 
bución geográfica de lo recopilado, apuntando, por ejemplo, que una 
palabra determinada pertenece al pejino, es decir, al habla marinera, 
que otra es propia de la zona fronteriza de Asturias, otra del lenguaje 
pasiego, etc. Esto ya es algo, y continuando el Sr. (r.-L. sus recolec- 
ciones como promete, hará una obra que merecei-á el aplauso de todos 
los interesados por tales materias. 

Decíamos que la parte principal del libro la forma el vocabulario 
(págs. 53-370), precediendo a éste una introducción gramatical (foné- 
tica, morfología, rasgos característicos de sintaxis). Ésta completa el 
estudio del Sr. Múgica sobre los Dialectos castellanos (1892); aquél ex- 
cede con mucho las Palabras, giros y bellezas del lenguaje de la Monta- 
ña de E. de Huidobro (1907) y el vocabulario montañés publicado re- 
cientemente por el mismo autor en el BBMP, 1920, II. No nos pro- 
ponemos corregir los errores que hay en las explicaciones fonéticas 
y etimológicas presentadas por el autor; preferimos más bien hacer 
algunas observaciones generales que puedan serle útiles en trabajos 
posteriores. Algunas veces la definición que da es bastante general, y 
por lo tanto, oscura. Página 68, ariegu 'especie de arado'; lo que nos 



336 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

interesa conocer es precisamente la forma de tal arado y el nombre 
de todas sus partes. Figuran en el libro los términos que se dan a las 
partes del carro; sería, sin embargo, conveniente una descripción de- 
tallada de cada pieza en particular y del carro en general. ¿Qué signi- 
fican, por ejemplo, rueño, (pág. 309) 'pieza del carro de labranza', sojao 
parte del carro de labranza' (pág. 322), trenca 'pieza del carro de la- 
branza' (pág. 340), verdugos 'piezas del carro de labranza' (pág. 354), etc.? 
Lo mismo puede decirse del yugo: perniano 'clase de yugo, como lo 
son el pasiego y vizcaíno' (pág. 274); nos interesaría conocer la forma 
de tal yugo, que lleva un nombre especial para relacionarlo, con los 
existentes en otras partes de la Península. Página 293, se habla de una 
clase particular de molino, pero no se encuentran en el libro indica- 
ciones detalladas relativas a él. Son imprecisos los datos que se dan 
del daye (págs. 72 y 100). Lástima que el autor no aprovéchela fuente 
rica que representa la toponimia del país; una recolección de los tér- 
minos geográficos de la Montaña (en la pronunciación local) sería de 
sumo interés. — F. Krüger. 

Farnell, I. — Spani'sh Prose and Poetry, Oíd and New, with transla- 
ted specimens. — Oxford, Clarendon Press, 1920, 4. , 185 págs. = Un 
español sincero aficionado a las cosas inglesas ha de verse, natural- 
mente, poseído de simpatía por un libro de una dama británica que 
admira «la hospitalidad y cortesía españolas» y que ofrece como prin- 
cipal objeto de este florilegio «el alegrar e inspirar» a algunos de sus 
compatriotas, los cuales viven, según ella manifiesta, «en una edad en 
que, a pesar de toda nuestra creencia en el futuro de nuestra raza, y 
de la exaltación de nuestros corazones por las gloriosas proezas de 
nuestro Imperio, la vida es infinitamente trágica y nos circundan el 
dolor y graves amenazas». Uno se siente altruísticamente satisfecho 
al ver que estas producciones escritas en una lengua «que es la de un 
pueblo que una vez guió a Europa y que aun representa una porción 
muy considerable de la raza humana», puedan ir a confortar un con- 
dolido y amable hogar en Bristol o en Edimburgo. 

Respecto a la elección de obras y autores habría motivo de discu- 
sión. Es subjetiva en exceso. ¿Por qué dedicar veinte páginas a Pepita 
Jiménez, cuando además confiesa que existe ya una versión inglesa, o 
más de veinte a La Celestina, cuando reconoce el valor clásico de la 
traducción de Mabbe? Estamos siempre dando vueltas a lo mismo. 
Sería de desear que una persona que ha vivido, según dice, mucho 
tiempo en España, llevara a su país una mayor novedad de visión. 
Núñez de Arce, sin duda, no merece diez páginas en un volumen de 
185, y la selección de las composiciones de Rubén Darío no es verda- 
deramente muy feliz. Mejor parece, en cambio, la existencia de las 
veintiséis páginas que van bajo el epígrafe de Juan Ruiz, autor ignora- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 337 

do, creemos, en Inglaterra. A la preferencia que muestra por Las Nu- 
bes, de «Azorín», ofrendamos todos nuestros plácemes. 

Las traducciones en verso, especialmente, son — acaso sea obliga- 
do—bastante libres. Sin embargo, mejoran otras versiones anteriores- 
Como los romances tuvieron tanto éxito en Inglaterra a principios 
del siglo xix y se popularizaron tanto por Lockhardt, de modo prin- 
cipal, Miss Farnell no presenta más que el Conde Amalaos. Habla de 
las traducciones de Lockhardt y Gibson. También hubo otra del famo- 
so George Borro \v con el título de The Singing Mariner, que empieza : 

Who will ever have again, 
On the land or on the inain, 
Such a chance as happen'd to 
Count Amálelos long ago. 

(The Monthly Magazine, 1824, LVII, 335). Compárense y se verá que 
se ha progresado bastante en punto a traducciones. — E. B. 

Alvarado v Albo, J. — Colección de cantares de boda recogida en el 
valle de Labiana, Babia y Alto Bierzo. — León, 191 9, 8.°, 57 págs. = La 
Colección de cantares de boda, que presentan amigos del fallecido au- 
tor, como obra postuma, al público, proviene de una comarca que ofre- 
ce gran interés folklórico y lingüístico: del Bierzo. Sabida es la impor- 
tancia que tiene este distrito para estudios de tal índole. En 1861 
publicó A. Fernández y Morales sus Ensavos poéticos en dialecto bercia- 
no, siendo esta obra, según mis datos, hasta la fecha, la única contri- 
bución de importancia para el conocimiento de las costumbres y del 
lenguaje de aquel país; los; textos están escritos en lenguaje local y 
acompañados de un vocabulario aun hoy muy útil. Desde la publica- 
ción de dicho libro han pasado más de sesenta años y mientras tanto 
muchas tradiciones antiguas habrán desaparecido. Por esto hay que 
celebrar que un folklorista de nuestros días se haya interesado en la 
tarea de recoger datos locales, que seguramente, considerando la ca- 
rencia de materiales a propósito, serán muy útiles. Nos dicen los edi- 
tores de la Colección de cantares de boda que el Sr. Alvarado, al mo- 
rir en 1914, dejó un copioso vocabulario lacianiego y una colección 
de derecho consuetudinario del mismo valle de Laciana (parte de la 
provincia de León que raya con Asturias y Galicia). Pero estos dos 
trabajos siguen hasta hoy inéditos y no se sabe si algún día se publi- 
carán. Sería una lástima que una obra realizada con tanto esfuerzo y 
de interés indudable, quedara sin publicar (como varios otros estudios 
locales, vocabularios, etc., que no están al alcance del público). Por 
esto hacemos votos porque los editores del trabajo presente, «el me- 
nos interesante de los tres», consigan dar a luz por lo menos el voca- 
bulario que, según parece, es el de mayor amplitud e importancia. La 



338 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Colección de cantares de boda está compuesta en castellano, ofrecien- 
do, por lo tanto, casi exclusivamente interés folklórico. La publican 
los editores en su forma original y sin comentario. Una mera compa- 
ración con los cantares de boda publicados por M. F. Fernández Nú- 
ñez, Folklore bañezano, en la RABM, 1914, XXX, págs. 407 y sigs., 
resulta ya interesante. — F. Kriiger. 

Guichot y Sierra, A. — Noticia histórica del Folklore. Orígenes en 
todos los países hasta 1890; desarrollo en España hasta 1921. — Sevi- 
lla, 1922, 8.°, 256 págs. = El Sr. Guichot, a quien ya debemos gran nú- 
mero de publicaciones relativas al folklore español, ha realizado un 
trabajo muy útil trazando en su libro la historia del folklore en gene- 
ral y la de su desarrollo en España en particular. El que se pusiera a 
examinar detenidamente los datos que ofrece el Sr. G., encontraría 
seguramente bastantes omisiones, particularmente en lo que se refiere 
a los estudios del extranjero. Pero en todo caso puede decirse que 
los que se pongan al estudio de cualquiera cuestión de folklore espa- 
ñol (tal como lo interpreta el autor) no podrán prescindir del reper- 
torio del Sr. G. como primera fuente de información. 

Si es, pues, incontestable el valor de la publicación, no podemos 
dejar de mencionar las desventajas evidentes que tiene. Describir se- 
paradamente el desarrollo de los estudios folklóricos en las diversas 
regiones de España es indudablemente un método que sirve para po- 
ner de relieve los méritos de cada una en este respecto. Pero desde el 
punto de vista rigurosamente científico y al mismo tiempo práctico, 
habría sido más a propósito no dividir por regiones y dentro de las 
regiones por dos épocas diferentes (lo que dificulta enormemente una 
información rápida), sino por materias. No lee uno más que títulos de 
publicaciones heterogéneas. Tal libro debería servir para fines cien- 
tíficos, para facilitar y fomentar las investigaciones folklóricas; en este 
sentido habría sido conveniente trazar en capítulos diferentes la his- 
toria de los diversos ramos del folklore español, describir en un capí- 
tulo, por ejemplo, las tendencias generales que en el mismo se mani- 
fiestan (fundaciones de sociedades y museos, publicaciones de revis- 
tas especiales, de series folklóricas, de obras generales, etc.; lo cual ya 
habría dado una idea general de la participación de las diversas regio- 
nes); en otros, la historia de los estudios dedicados al romancero, el 
desarrollo de la recolección de cuentos, los trabajos relativos a su- 
persticiones, costumbres especiales, etc. Así habría resultado con toda 
claridad lo que se ha hecho y lo que hay que hacer. Habría sido, ade- 
más, un libro clasificado de esta manera un cómodo complemento de 
la bibliografía folklórica anual de Hoffmann-Krayer. 

Otro inconveniente, no menos grave, es el de citar las obras reco- 
piladas dándoles, traducido al español, un título que no llevan, así 



ÑUTAS BIBLIOGRÁFICAS 339 

como el no indicar respecto de muchos su calidad de artículos de 
revista. 

Es de sentir asimismo que el autor haya excluido de su repertorio 
las obras que se refieren a la cultura material del país. El que desee 
informarse sobre la indumentaria, la construcción de la casa, los ape- 
ro-, agrícolas y utensilios de casa, etc., buscará en balde en el libro del 
Sr. G. Hacemos estas observaciones para animar al Sr. G. a presentar- 
nos algún día un repertorio completo de folklore español basado 
sobre el sistema mencionado. Porque él seguramente es persona indi- 
cada para llevar a buen cabo tal tarea. — F. Kriiger, 

Ríos Quintero, F. de los. — Algunas notas del «.Quijote». — Guada- 
lajara, 1920, 16. °, 80 págs. = Para que nuestros lectores no crean que 
se trata de anotaciones al Quijote, diremos que este folleto, anticipo 
de obra más extensa, es una breve compilación de ciertas doctrinas 
del Quijote, con algún comentario personal. 






NOTICIAS 



Conferencias de Lingüistica. — El profesor Meyer-Lübke, de la Uni- 
versidad de Bonn, dio, el 25 y el 27 del pasado mes de abril, dos con- 
ferencias en el Centro de Estudios Históricos sobre «La influencia de 
los centros de cultura en la evolución del lenguaje» y «Los cambios 
de significación de las palabras». 

— Curso del profesor Aíillardei.—M. Georges Millardet, profesor de 
la Universidad de Montpellier, explicó en el Centro de Estudios Histó- 
ricos, desde el 6 al 17 de mayo, un curso sobre «Problemas y métodos 
actuales de la lingüística y la dialectología románicas», desarrollando 
el siguiente programa: I: El método comparativo. — II: El método 
experimental. — III: El método geográfico. — IV : Convergencia de 
los métodos. — V : El problema fonético. — VI : El problema lexico- 
lógico, semántico y etimológico. — VII : El problema morfológico. — 
VIII : Del método en sintaxis. 

— Viaje del Sr. Solalinde. — Nuestro colaborador D. Antonio 
G. Solalinde se halla actualmente en los Estados Unidos, donde ha 
sido invitado por algunas universidades para hacer durante el pre- 
sente Curso varias series de conferencias sobre literatura española y 
sobre diversos aspectos de la vida española contemporánea. 

— Del 8 de julio al 20 de agosto se ha celebrado en Madrid el undé- 
cimo Curso de vacaciones para extranjeros que, bajo la presidencia de 
D. Ramón Menéndez Pidal, organiza el Centro de Estudios Históricos. 
Se matricularon 132 alumnos, de ellos 119 norteamericanos, 10 in- 
gleses, un irlandés, un chileno y un francés. Muchos de los norteame- 
ricanos vinieron formando grupos dirigidos por profesores norteame- 
ricanos o españoles residentes en Norte América. El profesor Charles 
Wagner, de la Universidad de Michigan, dirigía uno de los grupos; 
otro, D. Joaquín Ortega, profesor de la Universidad de Wisconsin, y 
otro, D. Ramón Granados, director de la Escuela Española de Was- 
hington. Para dar la bienvenida a profesores y a himnos se celebró una 
velada, en la que tomaron parte el Sr. Navarro Tomás, subdirector del 
Curso, en representación del Sr. Menéndez Pidal; el Sr. Carracido, rec- 
tor de la Universidad de Madrid, y el poeta D. José Moreno Villa. 
Contestó en nombre de los americanos el profesor Wagner, haciendo 
notar la importancia del estudio del español en los Estados Unidos 
y agradeciendo la cordial acogida que el Curso les dispensaba. El 
Curso se desarrolló conforme al programa anunciado. Se concedie- 
ron 42 diplomas de suficiencia y 43 certificados de asistencia. 






REVISTA 

DE 

FILOLOGÍA ESPAROLA 



Tomo IX. octubre-diciembre 1922 Cuaderno 4.° 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 



EL PLOMO DE ALCOY 

El problema de interpretar los textos hispánicos prelatinos 
sigue lejos de resolverse; mucho más de lo que aparentan las 
disertaciones elaboradas sobre ello. Con todos los aires de 
adelanto estamos a la altura de 187 1, cuando D. Antonio Del- 
gado publicó su teoría sobre transcripción del alfabeto mone- 
tal ibero 1 , mediante la que se alcanzaron a leer unos cuantos 
nombres geográficos de la España citerior, y de ahí no se ha 
pasado. Más aún : las inscripciones indígenas consignadas en 
caracteres romanos tampoco se entienden; de modo que no 
está el escollo en el alfabeto, sino en el lenguaje también. Mu- 
chos eruditos vienen derrochando ingenio con pretensiones 
de tocar la deseada meta, sin que ninguno convenza a los 
demás; probablemente la causa esencial del atasco radica en 
hallarse mal planteado el problema; convendrá, pues, remo- 
ver sus bases. 

Hay una obra monumental y respetable sobre estos asun- 
tos : los Monumento, linguete ibericae, por Hübner, varón digno 
de la más alta estima, y particularmente, como maestro ópti- 



1 Nuevo método de clasificación de las medallas autónomas de España, 
Sevilla, 1871-1879. 

Tomo IX. 23 



342 M. GÓMEZ-MORENO 

mo, para quien esto escribe. Dicho libro trajo una codifica- 
ción de materiales casi perfecta : su serie de leyendas numis- 
máticas apenas desmerece hoy mismo, y sobre sus inscrip- 
ciones no cayó más borrón que el plato de Segovia, notoria- 
mente falso. Hizo Hübner, como epigrafista que era y hombre 
de letras clásico, una obra digna de su erudición asombrosa; 
pero no hizo más. El aparato filológico, desarrollado en Ios- 
prolegómenos, es modelo de método y trabajo a la alemana; 
pero, tocante a su fondo, tanto hay de supuestos gratuitos e 
inconsistentes que, aun habiendo puesto acertadas enmiendas 
a la teoría de Delgado, no se cierra siquiera la discusión del 
alfabeto. Error fué de Hübner unificar escrituras y lenguas, ha- 
ciendo fondo común con todo; y es que la autoridad de Hum- 
boldt pesó dañosamente sobre él. Antes, el Sr. Rodríguez de 
Berlanga 1 , no obstante deficiencias y prevenciones graves, 
enfocó mejor el asunto y sobre terreno más firme. Su estu- 
dio data de 1881; el de Hübner, de 1893; posteriormente no 
se ha hecho, de primera mano, sino publicar algunas inscrip- 
ciones sin trascendencia. Respecto de los ensayos para recons- 
tituir puntos de gramática ibera, quizá sea lo mejor dejarlos, a 
un lado. 

El fondo de la cuestión, a mi juicio, puede reorganizarse 
en la forma siguiente : de los alfabetos ibéricos, gracias a cier- 
tas leyendas monetales bilingües, parece legible, en gran parte, 
el de la Citerior, que dimana probablemente, en su forma defi- 
nitiva, de las dracmas de tipo emporitano; por ejemplo, las de 
Ilerda (Lérida) y otras atribuíbles a Sagunto y Sáitabi (Játiba),. 
anteriores a la segunda guerra púnica 2 . El sistema de trans- 
cripción adoptado es susceptible de mejoras; pero todavía 



1 Los bronces de Láscuta, Bonanza y Aljustrel: Introducción. 

2 Estas series numismáticas están por estudiar y, lo que es peor, 
menospreciadas. Las últimas se agrupan con las de Sagunto; las seudo- 
emporitanas constituyeron, al parecer, una etapa ibérica primitiva, 
correspondiente a diversas localidades que adoptaron el tipo griego 
de Emporion, como luego, bajo el dominio de Roma, se copiaban en 
toda la España del Nordeste los denarios de Ilerda y Osea y los ases 
de Tarragona. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 343 

signos hay que se resisten a toda valoración, aun hipotética. 
También las piedras y planchas escritas del mismo territorio, 
a saber: desde Sasamón (Burgos), Sigüenza y Huete hacia 
oriente, hasta Játiba, obedecen al mismo tipo de letra; mas 
la estructura de palabras permite reconocer, por ejemplo, que 
las dos principales inscripciones estudiadas, o sea, las de Lu- 
zaga y Castellón l , corresponden a idiomas diferentes. La pri- 
mera, que tal vez sea pacto de hospitalidad o alianza, va con 
otros bronces pequeños de la misma cuenca superior del Tajo, 
constituyendo grupo lingüístico aparte, y ello razonablemente, 
según veremos. 

Tocante a la región meridional o tartesia, es aventuradísi- 
mo cuanto se ha pretendido leer sobre monedas e inscripcio- 
nes prelatinas. Su alfabeto propio sigue indescifrado casi en 
absoluto. Sólo puede afirmarse que es el más antiguo, y que 
ciertos plomos y las leyendas monetales obulconenses 2 dan 
los tipos más complicados, acaso primitivos y muy mal expli- 
cables sobre el supuesto de una derivación fenicia. Escribíase 
procediendo en espiral, de derecha a izquierda y sin separar 
palabras; a lo último evolucionó entre líneas horizontales, po- 
cas veces de izquierda a derecha, y acercándose sus signos a 
las formas ibéricas del Nordeste; mas no lo bastante para de- 
terminar la unificación de alfabetos. Alguna piedra con carac- 
teres romanos en lengua indígena, procedente de Cástulo 3 , 
queda igualmente ininteligible; otras latinas dan buen acopio 
de nombres personales. En los confines del Estrecho aun aso- 
ma otro alfabeto radicalmente diverso del tartesio, afín del 
púnico y, como tal, inseguro en términos desesperantes; rela- 
ciónase con una inmigración postrera desde Mauritania. 

El resto de la Península, o sea todo el Noroeste, careció 
de alfabeto propio, valiéndose del romano. La revisión de sus 
inscripciones será buen tema para otro estudio, puesto que 
abundan las inéditas. Baste anticipar lo ya dicho: que tampoco 



1 Hübnkr, MLI, núms. XXXV y XXII. 

2 Ídem, id., núms. LVIII y 120. Hay otro plomo inédito. 

3 Ídem., id., núm. XLIV. 



344 



M. GÓMEZ-MORENO 



se entienden. Por el aspecto, sin embargo, cabe sospechar que 
su lenguaje o lenguajes entran en el acervo de dialectos indo- 
europeos, como procedentes de un estrato alejado de los itáli- 
cos y celtas más que de los helénicos. Su alfabeto no pasa de 
diez y seis letras, más la V como consonante; carece de aspi- 
radas y el uso de P le distingue del sistema de transcripcio- 
nes similar celtibérico. Este reparto de la Península en dos 



L | GV RES 




^_ O ____lioml.lt ocu.de.ntal 
\ <jUl a 1 1 ateto ibérico. 






zonas lingüísticas y raciales, ibérica y europea o aria, conso- 
lidó los fundamentos de nuestra personalidad nacional a tra- 
vés de los siglos y es básico el reconocerlo. 

Hará más comprensibles las afirmaciones anteriores el 
adjunto croquis geográfico acompañado de alguna explica- 
ción, siquiera sea sumarísima, y desde luego provisional todo 
ello, pues no menos desquiciada que la filología se halla núes- 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 345 

tra historia primitiva, sobre la que sería deseable atajar nue- 
vas y presuntuosas doctrinas, basadas en una escasa noción 
de los datos arqueológicos y tradicionales. 

Llamamos iberos a los pobladores primitivos, de origen 
africano seguramente, cazadores salvajes, impuestos luego en 
los rudimentos de civilización, que determinan la época neo- 
lítica, y sustrato humano primordial en toda la Península; 
mas a la región del Nordeste corresponderá el conservarlo 
menos impuro. La de iberos es denominación restringida y 
geográfica; tal vez debe aplicárseles además la griega de cyne- 
tes, que asoma por varios sitios en textos diferentes, explica- 
ble si los tales iberos domesticaron al perro, cosa nada inve- 
rosímil. 

Sobre este vetustísimo fondo social erigióse el poderío 
tartesio, unos veinte y tantos siglos antes de Cristo, abarcando 
desde la sierra de Cintra hasta Alicante, hacia sur, como efecto 
probable de una corriente oriental civilizadora venida por el 
Mediterráneo; mas con desarrollo autóctono, según lo testifica 
nuestra maravillosa cultura eneolítica, en ciudades, monumen- 
tos sepulcrales, megalitismo, agricultura, minería, industrias y 
comercio marítimo. Después, como diez y seis siglos antes de 
Cristo, llegóse a perfeccionar la metalurgia, anulando casi los 
instrumentos de piedra, con obtención abundante de cobre y 
aparición del bronce estañífero, que trajo una revolución en 
el armamento; al oro, conocido de antes, superó, como ele- 
mento de exportación valiosísimo, la plata, y entonces parece 
que se avivaron relaciones con el Mediterráneo oriental, co- 
giendo de paso a Cerdeña y Sicilia, lo que haría explicable 
un origen cretense para la escritura tartesia; pero falta com- 
probarlo. Esta civilización es principalmente conocida en el 
Sudeste peninsular e islas Baleares, correspondiéndole la fase 
del Argar y los talayotes. 

Unos cinco siglos después sobrevienen los primeros inva- 
sores europeos en la Península, llegados por el Pirineo Cantá- 
brico hasta el Guadalquivir; pero que sólo se afianzaron en las 
regiones del Noroeste, dentro de castillos y dedicados al pas- 
toreo, a la guerra y al robo : son los montañeses descritos por 



346 M. GÓMEZ-MORENO 

Estrabón con afinidades griegas; a quienes, al parecer, no se 
dio nombre colectivo alguno; que hablaban una lengua proto- 
helénica; probablemente afines de los figures y acaso de origen 
tracio. La decadencia tartesia favoreció luego explotaciones 
por el litoral con fundación de colonias, fenicias en las costas 
del Sur, griegas en las de Levante, que absorbieron la fuerza 
del país en provecho de sus metrópolis. Ello se corta por 
nueva calamidad hacia el siglo vn, cuando una segunda inva- 
sión europea destruyó las colonias, sumiendo en estado de 
barbarie el país, según lo describió el periplo vertido por 
Avieno. Estos invasores, emparentados con los primeros y 
quizá menos fuertes, eran célticos, que al fin quedaron locali- 
zados en territorios montuosos, donde lograrían mantenerse 
con menos resistencia: así, en Galicia parece corresponderles 
el nombre de calaicos, y en Sierra Morena, los de gletes y 
etmáneos; sin étnico especial conocido húbolos en la serranía 
de Ronda, y un foco mayor asaltó el Idúbeda, compuesto de 
bebrices y otras gentes, que mezclados con iberos procrearon 
la ilustre nación celtíbera. En tiempo desconocido llegaron 
también a España libios africanos a establecerse en las tie- 
rras vecinas del Estrecho. 

Renovada pronto la colonización griega y fenicia, se pro- 
dujo, en virtud de ella, un florecimiento ibérico bien conocido, 
que abarca los últimos siglos antes de Cristo, y muere bajo 
la absorción romana. Andalucía, esquilmada de antiguo por 
su espléndido apogeo prehistórico, entonces quedó pobre de 
iniciativas; hízose púnica en cierto grado, y luego se romanizó 
a fondo. El Noroeste, bárbaro y remiso en aceptar adelantos, 
ni tuvo moneda ni alfabeto; pero ya va dicho que se valió del 
romano para consignar su lengua propia, nombres de perso- 
nas y de dioses indígenas. Al contrario, iberos y celtíberos 
tomaron una fisonomía seudogriega en sus monedas, en es- 
cultura, cerámica y metalurgia, brillando con peregrina y fas- 
tuosa originalidad, sobre todo hacia los confines tartesios y 
luego en la Celtiberia septentrional. Su alfabeto propio avanzó 
por tierra de autrigones hacia Occidente, quizá modifican- 
do el valor de algunas letras; al contrario, la Carpetania y co- 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 347 

marcas interiores celtíberas antes se desprendieron del alfa- 
beto que de su lengua, dando lugar a otra serie de monedas 
■e inscripciones iberorromanas, o bien célticorromanas, si, 
como parece, lo más de esta región media peninsular traía 
perdido su iberismo desde antes. 

Dimanan, pues, de nuestra arqueología primitiva solu- 
ciones capitalísimas ligadas con problemas de epigrafía, cuyo 
planteamiento es inabordable hoy de plano, por deficiencia 
de los materiales publicados, incluyendo el libro de Hübner: 
aparte lo inédito, rara es la inscripción que no aparece con 
yerros de copia, siempre graves, y así, necesariamente se im- 
pone una revisión general de textos. Sin embargo, por de 
pronto urge más dar a conocer un tipo nuevo epigráfico, re- 
presentado por tres inscripciones juntas, que si de momento 
y en mis manos no resuelven el problema del iberismo, lo co- 
locan dentro de senda más abierta, permitiendo esperar que se 
llegue a conclusiones precisas y de seguro fecundas. 

Es el caso que en Alcoy (Alicante) un grupo de amigos 
entusiastas y cultos ha emprendido con sus propias manos 
la exploración de ciertas ruinas, en el prominente cabezo de 
La Serreta, y así ha llegado a reconocerse un santuario pri- 
mitivo y un despoblado, ambos contiguos. Este último, riquí- 
simo en cerámica decorada indígena, del tipo de Elche, pare- 
ce que se extinguió sin romanizarse, faltando aún mucho por 
desenterrar. El santuario, en cambio, excavado ya completa- 
mente, alcanzó al siglo iv de nuestra Era, puesto que han sa- 
lido allí monedas imperiales hasta de Magnencio, por lo me- 
nos. Aunque todo destruido, acusaba su existencia grandísimo 
número de figurillas humanas, al parecer votivas, de barro 
cocido, siempre rotas, y marcando gradación artística bien 
clara. Unas son de carácter romano; otras siguen modelos 
griegos del siglo iv o ni antes de Cristo; otras son arcaicas, 
como del siglo vi o del v, y otras hay, por último, groserísi- 
mas, perfectamente análogas a las de arte miceniano, difundi- 
das por la costa asiática e islas de Rodas y Chipre. Su intro- 
ducción hubo de preceder a los siglos arriba citados, y ellas 



348 M. GÓMEZ-MORENO 

garantizan una fecha originaria remota para el santuario 1 . Los 
tesoros ibéricos votivos reconocidos antes abundan en figuri- 
llas de bronce; pero el de Castellar de Santisteban y la isla 
Plana de Ibiza contenían muchas otras de barro, equiparables 
en parte a las primitivas alcoyanas 2 . 

Entre los escombros del santuario mismo apareció, en 
23 de enero de 1921, una planchita de plomo, con escritura 
trazada a punzón por ambas caras, que conserva en Alcoy r 
con todos los demás hallazgos, el docto geólogo D. Camilo 
Visedo, principal explorador de La Serreta. Publicó noticia 
del descubrimiento, con dibujos y consideraciones críticas, 
D. Remigio Visedo, en su Historia de Alcoy, págs. 161 y 220,. 
anunciando algo como ensayo de traducción para otro capí- 
tulo, que aun no ha salido a luz. Por de pronto, el erudito 
cronista de Alcoy declara que la escritura del plomo en cues- 
tión es ibérica; hace análisis de las teorías emitidas por los 
eruditos, desde Montfaucond a Naval, sobre el valor de cada 
uno de sus signos, 21 según él, y en cuanto a orientación 
para interpretarla, parece confiado en hallar rastros útiles de 
la lengua primitiva en el habla moderna del país mismo. Por 
su parte, el sabio vascóíilo Dr. Schuchardt 3 , basándose exclu- 
sivamente en la anterior información, coincide con ella en lo 
del iberismo y busca conexiones en algún otro epígrafe del 
grupo tartesio 4 , con cuya lectura y traducción nos brinda; 



1 Tocante a esto véase la Memoria sobre las excavaciones en el 
monte La Serreta, realizadas en 1920, escrita por D. Camilo Visedo 
Moltó, y que ha publicado la Junta Superior de Excavaciones en 1922, 
con ilustraciones. En prensa esto, se ha publicado una segunda Me- 
moria, correspondiente a 1921. En «Coleccionismo», núm. 118, D. Ri- 
cardo Moltó repite noticia ilustrada de estas exploraciones. 

2 R. Lantiek y J. Cabré, El santuario ibérico de Castellar de Santis- 
teban, Madrid, 191 7, láms. XXIX y XXXI. — A. Vives, Estudios de ar- 
queología cartaginesa: La necrópoli de Ibiza, Madrid, 19 16, láms. I a IV. — 
Ejemplares de loza de Camiros y algún bronce, en Castellar, podrán 
remontarse al siglo vn. 

3 Sitzwig ber. der preuss. Akad. der Wiss. Phil.-hist. Klasse, 16 mar- 
zo 1922, pág. 83. 

4 Hübner, MLT, núm. XLI. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 349 

su punto de vista sigue siendo el tradicional autorizado por 
Humboldt. Sin adelantar cuestiones, repetiré a mi modo el 
análisis de tan notable reliquia, corrigiendo, en vista del origi- 
nal, las no escasas deficiencias de lo publicado. Ya que don 
Camilo Visedo y sus compañeros dieron para ello toda clase 
de facilidades, valga expresarles mi gratitud públicamente y 
felicitarlos por su labor meritísima y discreta l . 

Mide el plomo 17 1 milíms. de largo, 62 de ancho y uno 
de grueso. Estuvo doblado en lo antiguo diagonalmente ha- 
cia su mitad, y apareció roto un extremo casi por entero, 
acabando de desprenderse al intentar enderezarlo, de modo 
que hoy le constituyen dos trozos separados. Por lo demás, 
su escritura resulta perfectamente legible, aunque sutil, des- 
arrollando a lo largo siete líneas por un lado y cinco por el 
otro. Con seguridad primero se escribió el texto mayor, el de 
las siete líneas, que llamaremos A, y para cortar el plomo se 
marcaron rayas arriba y abajo longitudinalmente por el mis- 
mo lado. Borróse después, en parte, su extremidad izquierda, 
frotando el plomo, por lo que sólo se acusan allí las letras 
débilmente y sin las rebabas que el punzón levantó al trazar- 
las. Ello fué para grabar encima y de través otras palabras, 
en dos líneas, que constituyen el texto B, con signos iguales, 
pero más derechos, grandes y firmes. La misma mano trazó, 
quizá, las cinco líneas escritas en el envés del plomo, texto C, 
llenándolo casi todo. Las letras son absolutamente rectilíneas, 
a lo que invitaba el procedimiento de grabado, y su alto varía 
de 5 a IO milíms. En lo escrito primero, dos puntos marcan se- 
paración de palabras; en lo posterior, tres, aun en fin de línea. 
El número total de signos alcanza a 342, mientras la mayor de 
las inscripciones ibéricas conocidas, la de Castellón, arroja 154, 
y las de Arroyo del Puerco, en letra romana, tampoco pasan 
de 185 2 . Sobre su autenticidad no es lícito abrigar dudas. 



1 Las adjuntas reproducciones fotográficas del plomo fueron he- 
chas por D. Cayetano Mergelina, que me acompañaba, habiendo reci- 
bido antes otras de D. Camilo Visedo. Los facsímiles van dibujados 
en tamaño natural, sobre calcos de papel sin cola. 

2 Hürner, MLI, núms. XXII, XLVI y XLVII. 




^■^^^r<k,^ 




354 M. GÓMEZ-MORENO 

He aquí adjuntos fotografías y facsímiles, pudiendo trasla- 
darse lo escrito en la forma siguiente: 

A lHKH^FTITAfrOKANhAAAVAA^ASK 
&VUTINHF: GATAZO K: USXOTVPA&AI 

AV[>A'AHrV(HnK:DAfTlH^OKHIVN0AIAA 
VfrKH^AmBIAIfr&AP'TINMPIKH^AmHP' 
5 OKAt>':TH^INA:DHAArA^IKAV[>-.IÍTlDlN 
Al : AÍT1 TANAim -TAn fTl TAt? O K- &l N I KH 
DIN^AAI^:KlAHI:rAll^irAIT: 

B afnai; 

mAKA^imKHC» 

C IVNmTI^.CAAl^Ti^Ami^Tl^imAI^A^I 
AAWlMtflNA^rVfrOOlSTlNrKAIA": 

mH^rHi>^Avi>AN;mHrnAit>rAAHAiN; 

fTlH[?AIKAAAiNAATJNrH^IAVAHAIN : IAAV 
5 NI^AHNAf. : &HKO^mH^ArHAIPAN: 

Las dudas de transcripción que se ofrecen son éstas: Tex- 
to A, 1. a línea: al final de la tercera palabra, lo que resulta un 
pequeño trazo, como I, será hendidura del plomo, y en fin de 
línea no hay punto sino una oquedad natural. — 2. a línea: el 
tercer signo dejó escasa huella; pero comprueba su existencia 
la repetición de la misma palabra en el texto C, con ligera va- 
riante, al final de su 2. a línea. Junto al grupo de puntos divi- 
sorios que sigue a la segunda palabra tiene apariencias de I 
otra hendidura más amplia del plomo. El signo inicial de la 
palabra última es T, seguramente. — 3. a línea: hacia el fin, la 
rotura del plomo, después de la última H, tocó a una I por 
arriba, que pudo ser T, mas no parece verosímil. — 6. a línea: el 
signo octavo es A claramente. — 7. a línea: la penúltima letra 
es I, ensanchada por un accidente del plomo. 

Texto C, 1. a línea: el signo inicial de la segunda palabra 
se trazó primero <, y el último de la misma es I\ — 2. a línea: 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 355 

su signo inicial es A; el tercero parece y, aunque sus trazos 
oblicuos, quizá postizos, resultan poco limpios. La rotura del 
plomo atravesó el sexto signo, pero se reconoce ser tam- 
bién y. — 5- a línea: después del cuarto signo hay un trazo obli- 
cuo, probablemente escapado y sin valor; luego, la letra rota 
es N; la inicial de la palabra siguiente es B, sin duda, y el sig- 
no penúltimo de esta línea resulta como nexo de N y A, por 
haberse trazado primero I I, quizá con intento de poner H, y 
corregirse luego en A sin raer el palo sobrante. Como los dos 
trazos adherentes, aludidos en esta línea, están hechos antes 
que las letras a que tocan, no puede concedérseles valor foné- 
tico, a diferencia de otros, que afectan a las tres primeras y 
de las líneas 1. a y 2. a , como luego se dirá. 

La escritura procede de izquierda a derecha, y, según se 
indicó antes, márcase con dos o tres puntos alineados verti- 
calmente la división de palabras, salvo en fin de línea en el 
texto A, dando ello lugar a dudas. Los otros puntos sueltos, 
que preceden a las S en la 2. a línea del texto C, quedan inex- 
plicables. En cuanto a los signos, redúcense a lj tipos, de los 
que aun han de excluirse dos, Xyd seguramente numerales, 
y que sólo entran en la penúltima palabra de la 2. a línea del 
texto A. He aquí los quince restantes, por orden de mayor a 
menor frecuencia en su empleo: 

!At>HBNAím<rv"nA<c> 

Nótase que en nueve casos el signo I aparece de menor 
tamaño y adjunto siempre a \7, hasta el punto de incorpo- 
rársele en el texto C, como prolongación hacia arriba, hecha 
después que la letra misma, y siguiendo una vez otra I de ta- 
maño normal a esta especie de nexo. 

Alfabeto con tan pocas letras quizá no aparezca en nin- 
gún sistema antiguo de escritura; pero en realidad no son 
más ni menos las que se utilizaron del romano para transcri- 
bir palabras indígenas nuestras en las inscripciones, como va 
dicho, resultando esta serie: A RIOVLR M XSDTGCP, 



356 M. GÓMEZ-MORENO 

sustituidas las dos últimas por Q y B a veces, pero nunca to- 
das ellas en un mismo texto. Las inscripciones celtas y ligures 
de las Galias, por regla general, ofrecen igual serie, ya corres- 
pondiendo al alfabeto romano, ya al griego, que añade a ve- 
ces las dos vocales largas y¡ y m. Letras dobles y aspiradas 
puede admitirse que no se usaron en correspondencia de so- 
nidos ibéricos, salvo algunos casos de H en Andalucía, dela- 
tando esta letra generalmente aportaciones fenicias y griegas. 
De F quizá no haya caso cierto, y menos de X y Z. Puede 
inferirse que estos alfabetos pobres obedecen a menosprecio 
de sutilezas fonéticas en la escritura, según nuestro uso vulgar 
moderno tal vez haga más patente. Verdad es que la escri- 
tura ibérica empleó más de veinte y seis signos, pero serían en 
parte silábicos; además, un alfabeto propio debe regularse por 
la clasificación racional de sonidos del lenguaje a que sirve, 
mientras el empleo de uno extraño se basa en la comparación 
de sonidos de otra lengua, resultando valorados por letras 
sólo aquellos que son coincidentes, y asimilándose a las mis- 
mas, por aproximación fonética, los demás. 

Según arriba se dijo, lo acreditado hasta el día es consi- 
derar ibérica la escritura del plomo alcoyano. Sin discusión 
ni argumentos, bastará presentar aquí en serie los alfabetos 
españoles para convencer de la temeridad que este aserto en- 
vuelve. Elegimos los cinco más característicos, sin variantes 
casi y advirtiendo que todo texto algo largo cuenta más de 
veinte tipos de signos. Los dos primeros alfabetos son tarte- 
sios, monetal y epigráfico, respectivamente, y proceden de 
derecha a izquierda; el primero queda incompleto, sin duda, 
y el segundo es imposible de fijar ante la incertidumbre de si 
algunos signos aquí excluidos serán, como parece, variantes de 
otros o malas interpretaciones de copia. El tercer alfabeto 
corresponde al bronce de Luzaga l , celtibérico; el cuarto, al 
plomo de Castellón 2 , ambos incompletos, y el último es el de 
las monedas ibéricas con representación de jinete, único que 



1 Hübner, MLI, núm. XXXV. 

2 Ídem, Id., núm. XXII. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 357 

parece completo, aunque no deja de asaltar tampoco alguna 
duda tocante a polimorfismo. Estos tres se escriben de izquier- 
da a derecha, y sólo respecto del último tienen algún valor 
razonable las transcripciones que le acompañan, disconformes 
en parte con la teoría usual. Los signos van ordenados se- 
gún su frecuencia de empleo, aproximadamente, de más a 
menos. 

A^^^oqiBOHMIIXI hl>WMA¥V»IBATAt^ 

< SJ <Pfc¿Tf > r v ICf AU©THe#PAAOXM TOAY 

a r i s n l go s e uceca ti o ?>i bi ta du gi 

Por razón documental comprobada, corresponde a la tie- 
rra de Alcoy el segundo alfabeto, aunque la arqueología no 
alcance a descubrir hoy más características tartesias allí; pero, 
ya se compare con él, ya con cualquiera de los otros alfa- 
betos el del plomo, notaremos una discrepancia tan grande, 
que resultan ineficaces cuantas habilidades se imaginen para 
salvarla. Baste observar la falta del signo i, que ocupa, respec- 
tivamente, en estos alfabetos el lugar l.°, 2.°, 2.°, I.°, 3. , y 
es absolutamente específico en todas las escrituras españolas. 
Respecto del signo ibérico I, desusado en la España meridio- 
nal, aunque Hübner, siguiendo a Delgado y Zóbel, quiso darlo 
también como i, fué sin pruebas; más bien parece admisible 
que sonase ba; desde luego vocal no sería. 

Observando sin prevenciones el caso, bastará insistir en 
la comparación de alfabetos antiguos para convencernos de 
que, entre todos, el alcoyano corresponde a uno solo con pre- 
cisión, salvo respecto de una letra, y es el griego jónico. A 
cualquiera se impone, desde luego, esta conclusión, y el doc- 
tor Schuchardt la vislumbró, aunque sólo para rechazarla, per- 
diéndose luego en el laberinto de signos ibéricos, presentados 
en revoltijo engañoso por los eruditos. Aquí el sentido común 
Tomo IX. 24 



358 M. GÓMEZ-MORENO 

debe imponerse, tanto más cuando lo fácil y normal se abre 
camino. 

Sobre dicho alfabeto jónico, la valoración de los quince 
signos alcoyanos da este resultado : 

lACH&NAÍTlKrvTÍAO 

i a p f] 6 v 8[j.xY ut< ?^ 
i a r e b n d m k g u t s l o 

La única anormalidad reparable toca a la m, que sólo guar- 
da parecido con la forma licia y su prototipo fenicio; mas re- 
sulta una simplificación perfectamente lógica del tipo corrien- 
te. En cuanto al ápice que suelen llevar por abajo las o y r, 
es accidental, sirviendo para uniformar tamaños. Transcribi- 
remos las I adherentes por í, sin prejuzgar su valor. Obsérvese 
además que esta, serie de letras coincide absolutamente con 
la arriba citada de las inscripciones iberorromanas y celto- 
ligures, hecho que presta mayor consistencia a la hipótesis 
aceptada, confirmándola el resultado de la lectura, que es 
como sigue : 

A irike oríti garokan dadula bask 
buistinerí bagarok sssx< turlbai 
lura legusegik bamerokeiunbaida 
urke bambidirbaritin irike bamer 
5 okarí tebind belagasikaur imbin 
a¡ amgandim tagimgarok binike 
bin salirí kidei gaibigait 

B arínai 

makarimker 

C iumtirT saliríg bamirtir mabari- 

dar biríinar gurs boistingisdid 
mesgersduran memdirgadedin 
meraikala nal tinge bidudedin ildu- 
5 niraenai bekor mebagediran 

Nos hallamos, según lo dicho, ante la adaptación de un al- 
fabeto afín del jónico, pero falto de algunas letras, entre las 
que son más notables la E y la IT, sustituida por H la primera 



HE EPIGRAFÍA llil'.KlCA 359 

y reducido a B el orden de oclusivas labiales. Sobre esto últi- 
mo nótese que algún dialecto helénico carecía de b 1 ; que en 
lo celtaligur falta p; esto mismo, en vascuence, berberisco, 
guanche y lenguas semíticas; también se la echa de menos 
entre iberos, siendo de notar que en su alfabeto propio el 
signo correspondiente, bajo forma de p, sonaba bi, por ejem- 
plo, en Bílbilis; será, pues, característica de lenguas primiti- 
vas, mantenida entre occidentales. La falta de fy de r inicial 
viene siendo observada tanto en vascuence como en ibérico; 
la de letras dobladas es señal de arcaísmo, subsistente, por 
lo general, en las lenguas peninsulares, y la preferencia del 
signo griego H por E podrá aclarar problemas de fonética 
nuestros. 

Aplicarse un determinado alfabeto a lengua extraña es 
hecho demasiado frecuente y notorio para que sorprenda; es 
lo normal, una vez que se pasó de los ideogramas. Ahora bien; 
parece digno de tomarse en consideración el fenómeno de 
aparecer un escrito de tipo griego dentro del área ibérica, 
donde se usaron alfabetos propios, como ya sabemos, de muy 
remoto entronque con los orientales. Cerca del mismo Alcoy, 
en el Cabesó de Sierra Mariola, se ha descubierto otro plomo 
con escritura tartesia, quedando, por consiguiente, probada 
la coincidencia local. Que simultáneamente se usaran ambos 
géneros de escritura por unas mismas gentes, parece invero- 
símil; lo recóndito del lugar quita probabilidad a una convi- 
vencia de civilizaciones diferentes; hay, pues, que explicar el 
caso por separación de tiempo, y, en efecto, ello puede com- 
probarse como verosímil. 

Reviste caracteres de probabilidad máxima, como ya se 
dijo, admitir que los alfabetos ibéricos nacieron en Andalu- 
cía, como fruto de la civilización tartesia, en fecha remota, 
pero imprecisable hoy; su tipo gráfico los pone cerca de lo 



1 Bronce de Olimpia, con el Tratado de paz entre eleos y eufaios, 
varias veces reproducido, por ejemplo, en Reinach, Traite d'epigra- 
phie grecque, donde pueden verse otros ejemplos más de escritura 
jónica. 



360 M. GÓMEZ- MORENO 

cretense y chipriota y antes que lo fenicio. Cómo y cuándo 
aquella civilización, con su escritura, llegase a la serranía de 
Alcoy no lo sabemos; pero el referido Cabesó es un despo- 
blado del último período ibérico y del romano. Asimismo 
puede asegurarse que ningún epígrafe ibérico de la España 
oriental parece tan antiguo como las primeras acuñaciones 
ibéricas de Sagunto, y éstas corresponden al siglo ni antes de 
Cristo, pudiendo escasamente anticipárseles algunas dracmas- 
seudoemporitanas con leyenda ibérica. 

Respecto del plomo de La Serreta, su alfabeto, comparado 
con los helénicos, mantiene rasgos de arcaísmo en sus a, r y 
m, m, que decididamente lo llevan más allá del siglo iv antes 
de Cristo, y aun acaso hasta fines del vi, no pareciendo vero- 
símil retrotraerlo más por la dirección de la escritura e inter- 
punciones. Esta antigüedad va bien con el carácter de las figu- 
rillas del segundo'grupo, en orden de vejez, descubiertas allí 
mismo, las arcaicas, con ojos almendrados, de tipo jónico í . 
Además, acredítase la existencia de jonios allí cerca, puesto 
que Hemeroscopion fué colonia fócense 2 , donde hoy, proba- 
blemente, Denia, cabeza sobre el mar de la serranía de Alcoy. 
Median, por consiguiente, de dos a tres siglos quizá entre la 
confección del plomo de La Serreta y el avance del alfabeto 
tartesio por aquellas regiones, lo que basta para hacer posible 
el uso de otro diverso con anterioridad. 

Definida como griega la escritura en cuestión, procede 
investigar si su lenguaje puede corresponder a dialecto helé- 
nico, armonizándose así ambos elementos. La negativa se im- 
pone desde luego : el prescindirse de letras tan esenciales 
como E, II y las aspiradas resulta inverosímil para dicho su- 
puesto; más aún, el faltar agrupaciones de letras, como br, tr, 
gr,pl,pt, tm, is, ni, etc., usuales en toda lengua europea de 



1 Estas figuras, que eran relativamente grandes y finas, son las que 
han aparecido más destrozadas e incompletas. Algunos fragmentos se 
reproducen en la susodicha Memoria de D. Camilo Visedo, láminas 
VII y IX. 

2 Artemidoro, en Estéfano. Olvidada esta cita por Hübner y otros 
modernos autores. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 36 1 

tipo ario; lo mismo se infiere de no comenzar palabra por dos 
consonantes, ni por r, ni por diptongo; ni darse finales en s 
precedida de vocal, en o y on, habiéndolas, por el contrario, 
■eng, k y d. En especial discrepa también de los dialectos itá- 
licos por la ausencia de f, h, p, q, de finales en u y rareza 
de los en m, d, t, ei, abundando otros en n. Observaciones 
análogas pueden formularse respecto de las inscripciones celto- 
ligures l y las de Ornavasso 2 . Las aquitanas hacen mucho uso 
de h y x 3 . 

Fuera de lo indoeuropeo, se aparta de lo etrusco por tener 
o y las sonoras d, g, b; faltar ^ //, z y finales en / y u, y por 
otras singularidades, mucho de lo cual es aplicable a las ins- 
cripciones de Lemnos 4 , que se suponen pelásgicas y resul- 
tan indescifrables. Las eteocretenses 5 , tampoco explicadas, 
llevan/",^, x; les falta b casi en absoluto y presentan los gru- 
pos gr, k¡, fr, tsf, etc. Respecto de las lenguas semíticas, 
la escasez de guturales y dentales, falta de f, grupos de tres 
consonantes seguidas y riqueza de vocales le son contrarias, 
y más aún la extraordinaria longitud de algunas palabras. Van, 
en cambio, a favor la ausencia de p, de dos consonantes inicia- 
les y de terminaciones en o, u, caracteres que no bastan para 
desvirtuar las otras incompatibilidades. En resolución, el len- 
guaje de La Serreta no guarda similitud con los indoeuropeos 
y semíticos, ni con los etrusco, pelasgo y cretense. 

Volviendo hacia lo español, hallamos que las inscripcio- 
nes indígenas del interior, hacia Noroeste, se apartan del plo- 
mo alcoyano tanto como tiran hacia lo indoeuropeo, e igual- 
mente su onomástica, con finales en briga, ntia y sama para 
muchos nombres geográficos, patronímicos siempre en con 



1 Sir John Rhys, The Celtic Inscriptions of Gaul, London, 1906- 
191 3. — Dottin, La langue gauloise, Paris, 1920. 

2 Zeitschrift für vergl. Sprachf., N. F. XVIII, pág. 97. 

3 Seymour de Ricci, Notes d'onomastique Pyrénéenne, en el Bull. de 
la Soc. Arch. du Midi de la Fratice, 1903, pág. 362. 

4 Bull. de Corresp. Hellenique, 1886, X. 

5 The Annual of ¿he British School at Athenas, núms. VIII y X. — 
Bossert, Alt Kreta, pág. 65. 



362 M. GÓMEZ-MORENO 

o cum y de personas como Amma, Ambatus, Anna, Atta, 
Boutius, Caisaros, Camalus, Cloutius, Magilo, Pentius, Pollius, 
Tritius, Tancinus, Vironus, etc., escogiendo entre los más 
repetidos. Tenemos uso de p, de consonantes oclusivas ante 
continuas y de finales en om, arom, coi, as, os, etc.; faltan en 
cambio los en r y rs, resultando rara siempre la r en sílaba 
final, notable particularidad esta última. 

De la región meridional o tartesia poco hay utilizable para 
definir el carácter de su lengua; no obstante, descúbrense fre- 
cuencia de/ y h, grupos de pt, pr, br, dr, cr, ea, eia, ie, ter- 
minaciones en na y repetición de //, r, s, t en sílabas conti- 
guas, que no se dan en nuestro plomo 1 . 

La región oriental ibérica sólo conserva de lo indígena 
latinizado su nomenclatura geográfica y unos cuantos nom- 
bres personales, que no discrepan, en cuanto a caracteres foné- 
ticos, del plomo aícoyano, coincidiendo especialmente los gru- 
pos de consonantes, que tan contrarios aparecen fuera de aquí. 
Más valor pudiera darse a las inscripciones ibéricas consigna- 
das en su alfabeto propio, si su transcripción total mereciese fe; 
no obstante, admitiendo mi opinión de que los signos de con- 
sonantes oclusivas eran silábicos, resultaría no poder articu- 
larse ellos con otra consonante, diciendo, por ejemplo, tre, 
sino ter; bri, sino biri, hecho arriba consignado como efectivo 
en nuestro plomo. Por lo demás, las agrupaciones de letras 
guardan un ritmo análogo, sin duplicarse nunca consonantes; 
abundan finales en r y escasean los en o. Aun tropezando con 
la deficiente transcripción de estos epígrafes, se han buscado 
concordancias de dicción entre ellos y lo de Alcoy, sin hallar 



1 Son quizá valorables ciertas analogías entre palabras tartesias y 
grupos de letras eteocretenses; por ejemplo : uninit (Cástulo, MLI, 
núm. XLIV) y Uninissi (Mallorca) con unanait; Uprenna (Montoro) con 
...apretina; Barsamis (Cabeza del Griego) con barxe; Iberaridi (Baeza) 
con ...opeirari; praisom y praesondo (Arroyo del Puerco, MLI, núme- 
ro XLVI) con fraisona y fraisoinai, concordancias estas últimas que no 
bastan para acreditar de tartesios los singulares epígrafes de Arro- 
yo. En cambio, un parentesco entre nombres personales de Andalu- 
cía y Mallorca parece admisible. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 3^3 

otras radicales comunes que urke, cala, ildu; mas entre textos 
heterogéneos quizá no podía ser de otro modo. 

Un último orden de cotejos procede, con las lenguas vivas 
de vascos y berberiscos, posiblemente afines de la ibérica. 
Tocante a la segunda impone grandes reservas su contamina- 
ción con la árabe y no estar definidos caracteres generales ni, 
menos aún, los primitivos; pero su análisis nada parece arrojar 
de favorable a nuestro propósito. En el vascuence resulta ca- 
rencia de/,/, h y r inicial, mientras abunda mucho esta últi- 
ma letra en medio de palabras, y, lo que es más significativo, 
extremada rareza de consonante oclusiva seguida de continua. 
Añádanse facilidad de composición o aglutinación, un prefijo 
ba frecuente, varias terminaciones iguales, por ejemplo, en 
a, i, ik, aii, ari, la, nai y algunas otras. El aspecto externo 
parece convidar a una asimilación; sin embargo, ni es posible 
definir que el vasco actual sea como el de ha veinte y cuatro 
siglos, ni que dejase de haber variación, y quizá grande, entre 
el habla de los Pirineos y la de Alicante, aun suponiendo un 
origen común para ambas. Basta considerar el abismo que 
media entre el latín primitivo y el italiano de hoy, para no ha- 
cerse muchas ilusiones respecto de interpretar el plomo de La 
Serreta por el vascuence, según lo conocemos a través de tan- 
tos siglos de transmisión oral, contaminaciones y arreglos. El 
supuesto de su entronque con la lengua ibera levantina hoy 
aparece mucho más favorable y justificado que antes, gracias 
al monumento en cuestión: ya es mucho. Y mientras no se 
logre el ansiado texto bilingüe, contentémonos con poseer 
éste, de antigüedad tan grande, legible y suficientemente am- 
plio para formar concepto filológico algo exacto de aquella 
lengua. 

Otros más duchos en la materia quizá logren penetrar el 
misterio que los textos alcoyanos envuelven. Por mi parte, 
sólo algunas observaciones de mero desbroce han de acom- 
pañar a la presentación, ya hecha, del monumento. En primer 
término, asalta el recuerdo de otros plomos escritos, con as- 
pecto igual que el nuestro y quizá útiles para fundar conjetu- 
ras : refiérome á las planchitas del santuario de Dodona, en 



364 M. GÓMEZ-MORENO 

Grecia, conteniendo consultas a su oráculo y las enigmáticas 
respuestas del dios 1 . En los textos de La Serreta las cifras nu- 
merales aludidas indican algo de contabilidad, ofrenda, precio 
o lo que sea. La s entre griegos significó statera; pero aquí ni 
esta ni otra explicación concreta sería buena; la X que sigue 
representará otra unidad de orden inferior, y la < una mitad, 
tal vez, de la misma. El propio texto ofrece dos palabras repe- 
tidas : irike, la inicial, vuelve en la 4. a línea sin variación, y se 
le parece un urke al principio de la misma. La tercera palabra, 
garokan, se relaciona indudablemente con bagarok, en la 2. a 
línea, y tagimgarok, en la 6. a : su tema debe ser garok, modi- 
ficado diversamente. Además, buistinerí, al comienzo de la 
2. a línea, repite su primer elemento, con sencilla variante, en 
el boistingisdid del texto C. Igual relación entre bameroke, ba- 
merokarí y bamirtir; saliríg y salirí; bidudedin y memdirgade- 
din; mesgersduran- y mebagediran. Compárense los citados 
bagarok y bameroke- entre sí; gaibigait con binikebin, donde 
puede haber repetición de raíces, y la segunda, bin, quizá 
vuelva en imbinai y tebind. Otra reduplicación ofrece quizá 
bambidirbarítin, comparable, por su aspecto, con memdirga- 
dedin, no siendo tampoco segura la de dadula, porque da es 
prefijo verbal vascuence. Ilduniraenai se parece al ibérico 
Ilduro o lluro, nombre geográfico bien conocido, y a Ilunum, 
hoy Hellín. Saliríg recuerda la leyenda Salircen, puesta en 
monedas de Ilerda; bekor, al Baicor de Appiano, y urke, a 
Urci. Baritin se acerca a Bareta, nombre personal en Játiba, 
y binike a Vaenico, otro tal en Tarazona. Por último, irike 
guarda parecido con erecaias, palabra de una inscripción cel- 
tibérica inédita. Bamb, radical de aspecto indoeuropeo, será la 
que entra en Pompelon y en el gentilicio cántabro Pembelo- 
rum; también disuena, en cuanto a su estructura, salir. 

Atención especial merecen los afijos de garok, a saber: 
-an, ba-, tagim-. El primero es sufijo de locativo vascuence, 
que significa «en el»; ba es prefijo condicional o supositivo, 
muy usado en la misma lengua, y tako es afijo con idea de 



1 Carapanos, Dodone et ses ruines, París, 1878. 



DE EPIGRAFÍA IBÉRICA 365 

finalidad, como nuestro «para». Garok pudiera ser nombre 
personal, equiparable al Garos de la inscripción de Cástulo 
y al Gerexo pirenaico. En vascuence gara envuelve idea de 
superioridad, robustez, de donde acaso «garrido». Así, con 
más o menos fortuna, podría seguirse buscando parecidos; 
todo ello ilusorio, mientras no presida una base de interpre- 
tación firme. 

Los puntos dan regla fija para separar en el plomo alco- 
yano las palabras; mas con frecuencia en epigrafía no es abso- 
luto el cuidado de ponerlos, y desde luego el texto A los 
omite en fin de línea, dejando inciertos los casos de palabras 
truncadas. Además, el gran número de letras comprendidas 
entre algunas interpunciones, cuando no omisión de puntos, 
revela palabras compuestas que, juntamente con el apartado 
de afijos, darían lugar a un análisis de elementos; pero, aun 
como ensayo, sería ello aventuradísimo. Ciertas reglas, tocan- 
te a estructura fonética, sí parecen acusarse; así, se observa 
que las letras sordas, k, t, se reservan generalmente para fin 
de radical o de palabra y alguna vez para principio, no hallán- 
dose dos en una misma palabra, salvo makarimker; aun entre 
sonoras no se repite sino la d, sobre todo en bidudedin; 
caso de varias oclusivas seguidas sólo hallamos en gaibigait, 
escaseando igualmente las continuas, como en salirí, ilduni- 
raenai; por el contrario, su alternación con oclusivas es ha- 
bitual, así belagasicanr, mabaridar, etc. En primera sílaba es 
frecuente la b, también la vi y menos la r, que abunda en 
finales y asimismo la ;/; s inicial sólo se ve en salir-; faltan 
desinencias en b, l, m, o, u, y estas dos vocales son raras en 
sílaba final. Grupos de consonantes sólo hay de continua ante 
oclusiva y de continuas entre sí, reducidos estos últimos a 
gurs y a los únicos de tres consonantes, que son: turlbai, iunm- 
tir, mesgers-dnran. De vocales, en sílabas contiguas es fre- 
cuente repetirse la i; menos, la a, y hay un solo caso de e; el 
único diptongo abundante es ai y faltan eu, 011. De palabra a 
palabra no se advierten asimilaciones fonéticas; dentro de 
ellas tenemos un -iioibaida, frente a bambi- e imbinai; como 
hay mk, mí, mg, frente a nd, ng, repetidas veces. Una grafía 



366 M. GÓMEZ-MORENO 

pudiera descubrirse en mesgers, si sg representa un sonido pa- 
latal fricativo. 

El desvío singular a poner consonantes oclusivas ante con- 
tinuas, la alternación frecuentísima de unas y otras, escasez de 
sordas y falta de aspiradas, que pone de manifiesto el plomo 
alcoyano, prestaría, cierta suavidad y ritmo a su lenguaje, 
cual hoy mismo lo conserva el vascuence; y es muy notable 
que iguales caracteres parecen regla en la onomástica nuestra 
primitiva, como si ello constituyese algo típico del iberismo. 

M. Gómez-Moreno. 



NOTAS ACERCA DE LA HISTORICIDAD DEL 
ROMANCE «CERCADA ESTA SANTA FE...» 



Al estudiar Menéndez Pelayo en las «Observaciones pre- 
liminares» del volumen XI de las Obras de Lope de Vega 
(Madrid, 1 900) la curiosa fusión de elementos históricos que,, 
en su opinión, constituía el origen de la leyenda del bizarro 
combate de Garcilaso de la Vega con el moro, seguido de la 
muerte del infiel que 

La sagrada Ave María llevaba, haciendo escarnio... 

afirmaba que «Hubo, es cierto, un Garcilaso entre los con- 
quistadores de Granada; pero fué personaje bastante obscuro,, 
de quien no constan particulares empresas» (pág. xlii). 

Pocos años después, en su Tratado de los romances viejos 
(Madrid, 1906, II), rectificó un tanto su punto de vista y afir- 
mó que «Hubo, es cierto, un Garcilaso entre los conquistado- 
res de Granada, y se hace mención bastante honrosa de él en 
las historias: fué herido en el asalto de los arrabales de Vélez- 
Málaga (17 de abril de 1487): en el porfiado sitio de Málaga 
asistió a los puntos de mayor peligro: en junio de 1488 tenía 
a su cargo la guarnición de Vera, recién conquistada: en 21 de 
diciembre de 1488 acompañó al Conde de Tendilla, á D. Al- 
varo Bazán y al Conde de Cifuentes, para servir la regia mesa 
en el convite que D. Fernando el Católico dio al Zagal antes 
de la entrega de Almería. Pero todo esto no le saca de la cate- 
goría de un personaje secundario, de quien no se cuentan par- 
ticulares empresas» (pág. 227). 



368 ERASMO BUCETA 

Aunque Menéndez Pelayo no lo menciona, todas estas 
noticias proceden, indudablemente, de la Historia de Grana- 
da, de Lafuente y Alcántara, como pueden verse en el tomo II 
(París, 1852), en las páginas 261, 269, 273, 283 y 303. 

¿Y quién era este Garcilaso, que no parece personaje tan 
secundario cuando tales honores recibía? Este Garcilaso de las 
guerras de Granada no era sino el padre del delicado poeta, 
y que en 1 487, ante Vélez-Málaga, hubo de salvar con otros 
caballeros la vida del Rey Católico 1 . En las diversas campa- 
ñas contra los moros del reino de Granada aparece primero 
como capitán de las gentes de armas que mandó D. Lorenzo 
Suárez de Figueroa, conde de Feria (Pulgar, Loe. cit., pági- 
na 411), cerca a Cártama (Pulgar, pág. 413), era maestresala 
del Rey cuando la conquista de Vera («E puso por Alcayde é 
gobernador de aquella cibdad á Garcilaso de la Vega su Maes- 
tresala», Pulgar, pág. 476), y eso explica el haber servido en 
el banquete ofrecido al Zagal 2 . Cuando al año siguiente, 1489, 



1 «El Rey, que cómo habernos dicho andaba á caballo proveyendo 
en el asiento del real, visto que los moros venian faciendo daño en 
los christianos, ansí como se falló á la hora, armado solamente de unas 
corazas é una espada en la mano, sin esperar otra arma ni ayuda de 
gente, arremetió contra los moros, y entró tan de recio en ellos, que 
algunos de los christianos que venian fuyendo, visto el socorro que el 
Rey por su persona é por su mano les facia, tomaron tanto esfuerzo, 
que tornaron á entrar en los moros. E ansí juntos con el Rey, pusie- 
ron á los moros en fuida, matando é firiendo en ellos, fasta los meter 
por las puertas de la cibdad. E recobrado por el Rey aquel cerro, man- 
dólo fornescer de mas é mejor gente para lo guardar. En aquella hora 
los que se fallaron mas cerca del Rey, fueron el Marqués de Cáliz, y 
Conde de Cabra, y el Adelantado de Murcia, é otros dos caballeros: 
el uno se llamaba Garcilaso de la Vega, y el otro, Diego de Atayde. 
Estos caballeros, visto el peligro en que el Rey se metia, pusiéronse 
delante porque no recibiese daño de la multitud de las espingardas é 
saetas que los moros tiraban.» (Hernando del Pulgar, Crónica de los 
Señores Reyes Católicos, en Biblioteca de Autores Españoles, LXX, 449. 
Véase William H. Prescott, History of the Reign 0/ Ferdinand and Isa- 
bella, the Catholic, Boston, 1857, II, 15.) 

2 «Numerosa comitiva de Grandes les acompañaba de pie, detrás 
de las sillas. Varios de ellos, desempeñando sus cargos palatinos, les 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTÁ SANTA FE...» 369 

los Reyes enviaron «sus cartas de llamamiento para todos los 
caballeros y escuderos» y «después que con grandes trabajos 
del tiempo se juntaron, el Rey mandó facer alarde; é falláronse 
en su hueste trece mil homes de caballo é quarenta mil homes 
de pié, los quales mandó que fuesen ordenados en esta ma- 
nera... Iban en la reguarda... Garcilaso de la Vega, capitán de 
quarenta lanzas» (Pulgar, págs. 481-482). 

Este valeroso caballero, andando el tiempo, había de re- 
presentar a los Reyes Católicos en la Corte romana, durante 
el Pontificado de Alejandro VI (fué nombrado el I.° de marzo 
de 1494. Cfr. Zurita, Historia del rey Don Hernando el Cató- 
lico, Zaragoza, 1 670, fol. 34 r; Abarca, Segvnda parte de los 
Anales históricos de los reyes de Aragón, Salamanca, 1684,. 
fol. 318 v), y «manejó con tal pulso los negocios de su corte 
que escribiéndole Luis XII de Francia le intituló Embajador 
de los Reyes y Rey de los Embajadores» (Vida del celebre poeta 
Garcilaso de la Vega, por Fernández de Navarrete, en el to- 
mo XVI de la Colección de documentos inéditos para la Histo- 
ria de España, pág. 140); y este «Cavallero de valor igual á 
su sangre, y Embaxador de juizio, digno del glorioso nombre 
de su fama» (Abarca, Loe. cit.), había de recibir otros altos 
cargos y grandes honores, tales como la Encomienda mayor 
del reino de León, en la Orden de Santiago, el nombramiento 
de ayo y camarero mayor del infante D. Fernando, más tarde 
rey de romanos, y el de consejero, dado por D. a Isabel, y 
luego confirmado por D. Felipe I, que «le fizo de su Consejo 
de Estado», como dice Padilla (Lorenzo de Padilla, Crónica 
de Felipe I llamado el Hermoso, en Colección de documentos iné- 
ditos, VIII, 148. Véase especialmente Fernández de Navarrete, 



servían la vianda y la copa. El marqués de Villena, D. Diego Téllez 
Pacheco, como Mayordomo de Palacio, presidía á todo con arreglo al 
ceremonial establecido. De los demás Grandes, el de Tendilla, servía 
al poderoso Monarca la fuente de oro con exquisitos manjares, y el 
Conde de Cifuentes la copa, y, respectivamente, al Rey moro, D. Al- 
varo de Bazán y Garcilaso, ejecutándose para ambos por igual las cere- 
monias reales». (Véase Guerra de Granada, escrita en latín por Alonso 
de Palencia. Traducción de A. Paz y Melia, Madrid, 1909, págs. 441-442.) 



370 ERASMO BUCETA 

lugar citado y págs. 11-13, y sobre todo 1 97-200; marqués de 
Laurencín, Documentos inéditos referentes al poeta Garcilaso de 
la Vega, Madrid, I9I5> págs. 5*7)- Después del tránsito de la 
Reina Isabel presidió las Cortes de Toro (Zurita, lib. VI, ca- 
pítulo III), y en las intrigas y banderías posteriores de la Corte 
castellana, hubo asimismo de desempeñar papel muy impor- 
tante, poniéndose del lado del joven Rey, cosa que le fué muy 
sensible al Católico, puesto que había sido, en frase de Abar- 
ca, «depositario antiguo del tesoro de sus artes» (El curioso 
incidente que relata Abarca, fol. 368 v., aparece ya en Zurita, 
lib. VII, cap. V, y en Padilla, págs. 145-146, y lo repite, por 
ejemplo, Rodríguez Villa, sin indicación de procedencia, en su 
obra La reina Doña Juana la Loca, Madrid, 1892. Cfr. en 
este último las págs. 1 53, 1 58, 172 y 191.) 

En las contiendas sostenidas en Roma con Carlos VIII de 
Francia antes y durante La Liga Santa, y a pesar de su ca- 
rácter diplomático, nos le encontramos tomando una parte 
-muy activa. El buen Cura de los Palacios nos relata que es- 
tando en Roma Carlos a principios de I495> «prosiguió su 
dañado propósito y mala voluntad, y envió á demandar al 
Papa el castillo de Sanct Angelo», y habiéndose hecho entre 
ellos paz y concordia, el Papa salió a decir misa el día de San 
Sebastián, pero «dejando en el castillo muy buen recaudo de 
caballeros castellanos, entre los quales estaba Don Garci-Laso 
de la Vega, el qual estaba por capitán y alcaide del castillo, 
que el Papa no lo osaba fiar de otra nación, salvo de hombres 
de Castilla, proveidos para ello por el Rey Don Fernando». 
Allí da asilo a D. Antonio de Fonseca, después del osado 
rasgo que tuvo con el rey de Francia cuando hizo trizas los 
capítulos del compromiso de que era portador, y allí continúa 
cuando, más tarde, el Papa huye de Roma. El mismo ingenuo 
cronista asegura le hirieron después del asesinato del duque 
de Gandía 1 . Zurita narra que cuando «el Papa Alexandre... 
tuuo necessidad de la gente del Rey Catholico y de su Gran 



1 Andrés Bernáldez, Historia de los Reyes Católicos, en Biblioteca 
de Autores Españoles, LXX, 682-86, 690. 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTA SANTA FE...» 37 I 

•Capitán para lo de Ostia..., y vino con su armada sobre Ostia: 
y al tiempo que salto la gente a tierra y llego a poner su cam- 
po, tenia Garcilasso por la otra parte del rio assentada la arti- 
llería, y con ella se comengo a batir el castillo..., y Garcilasso, 
.que se acordó en aquel menester, de la toma de Ronda, man- 
do passar todas las escalas a la parte de la ciudad, por donde 
fue también entrada con muy poca resistencia» (Obra citada, 
fol. 1 16 r y v). Lo cual da a entender, parece, que Garcilaso se 
halló presente asimismo a la rendición de Ronda, que tuvo 
lugar en 1485. (Este episodio de Ostia puede leerse también 
en Abarca, fol. 329 v.) 

La identidad del caballero de las guerras de Granada y del 
enviado al papa Alejandro, es absoluta. (Véase Fernández de 
Navarrete, lugares citados; Prescott, Obra citada, II, 15, 18, 
282, 332; III, 7, 228, 273). Además, en las inéditas Batallas 
y Quinquagenas, de Gonzalo Fernández de Oviedo (Bat. I, 
Quinq. 3, Dial. 42), se habla de «el ylustre e mui magnifico 
señor Garci laso de la vega Comendador mayor de León 
señor de Batres é de Cuerva». 

He aquí lo que puede leerse l : 

«Sereno. — Pareceme que oí decir que Garcilaso fué alcaide 
de Vera desde que se ganó á los moros. 

» Alcayde. — Si fué la qual Vera se ganó en el año de 1488 : 
é los reyes católicos le hicieron merced de la tenencia» 2 . 



1 A la exquisita amabilidad de mi distinguida amiga y colega la 
señora de Cornish debo la transcripción de un apunte, que se halla en 
la biblioteca de la Real Academia de la Historia, en un legajo, no cla- 
sificado y marcado: «Documentos para estudio», que evidentemente 
es la copia del arriba mentado diálogo de Oviedo. La obra de Fernán- 
dez de Oviedo constituye, al decir de Clemencín, «un verdadero tesoro 
para la historia de aquellos tiempos, y como escrito por un testigo tan 
fidedigno, adquiere mas derechos á la estimación y aprecio de los cu- 
riosos» («Elogio de la Reina Católica», en Memorias de la Real Acade- 
mia de la Historia, Madrid, 1821, VI, 224). 

2 Según los «Documentos relativos á Garcilaso de la Vega, el poeta, 
remitidos desde Simancas á D. Martín Fernández de Navarrete por 
D. Tomás González, encargado de dicho Real Archivo. Año 1823», el 
nombramiento de alcaide de la fortaleza de Vera no fué hasta el 



37 2 ERASMO BUCETA 

En la Sección de Manuscritos de la Biblioteca Nacional se 
conservan tres cartas de este personaje : una al secretario Mi- 
guel Pérez de Almazán (ms. 18.691 128 ), en que le avisa, desde 
Gibraltar, 1493, del envío de una relación a los Reyes Cató- 
licos y de cartas del corregidor y ciudad de Toledo, que Alma- 
zán había de consultar con la Reina, y elogia extraordinaria- 
mente la plaza de Gibraltar; otra a los reyes de Roma, a 8 de 
noviembre de 1499 (ms. 1 8.69 1 132 ), en que se refiere a las 
negociaciones seguidas con el Papa acerca de provisiones ecle- 
siásticas, maestrazgos y abadías, y otra a D. Fernando, desde 
Toledo, 25 de agosto de 1 500 (ms. 18.691 m ), en que le di- 
suade con extensos razonamientos de su ida a Italia contra el 
rey de Francia. 

De su misión diplomática, de las complicaciones a que se 
vio obligado a hacer frente durante su espinoso empleo, he 
de ocuparme incidentalmente en un trabajo próximo, que apa- 
recerá en el Homenaje al Sr. Menéndez Pidal. 

Murió «en el monasterio de San Juan, extramuros de la 
ciudad de Burgos», el 8 de septiembre de I5 I2 > «y su cuerpo 
fué llevado á Cuerva y enterrado en la capilla de la iglesia 
parroquial de Santiago de la misma villa» 1 . 



II 



Sin duda, en la tradición poética que cristaliza en el roman- 
ce que nos ocupa, vinieron a fundirse ciertos rasgos de un 
homónimo del personaje de que venimos hablando y anterior 
a él en una generación. 



año 1 50 1. (Véase Fernández de Navarrete, pág. 199.) Sin embargo, 
véanse Pulgar, pág. 476, y Bernáldez, pág. 633. 

1 Cfr. Fernández de Navarrete, págs. 200 y 141. El estupendo ge- 
nealogista Salazar y Castro da la misma fecha, según me indica mi 
amigo muy querido el Sr. Sánchez Cantón. Al hablar del segundo ma- 
trimonio del primer conde de Palma, djce: «El segundo matrimonio 
del conde D. Luis fué con Doña Leonor de la Vega..., hija de D. Garci 
Lasso de la Vega..., que fallesció en 8 de septiembre de 1512». (Histo- 
ria genealógica de la Casa de Lar a, II, 600-60 r .) 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTA SANTA FE...» 373 

Menéndez Pelayo, al finalizar de exponer en su Tratado 
de los romances viejos los hechos históricos que hubieran po- 
dido servir de fuente a la formación de la fabulosa leyenda 
del bizarro combate de Garcilaso, se expresa así: «Pero toda- 
vía falta un cabo por desenredar en esta madeja. No en la 
guerra de Granada, pero en tiempos bastante próximos a ella, 
en el reinado de Enrique IV, otro Garcilaso, de la prosapia 
de los anteriores, sobrino del marqués de Santillana, murió 
heroicamente en la hoya de Baza el 21 de Septiembre de 1455, 
«ofreciendo su vida por la salud de los suyos», cual otro De- 
do, y mereciendo los honores de la inmortalidad en un canto 
fúnebre de su deudo Gómez Manrique. Sumemos esta muerte 
gloriosa, y no lejos de Granada, con el apellido y el mote y 
tendremos explicada íntegramente la leyenda. Otras han na- 
cido de principios mucho más livianos.» (Loe. cit., pág. 229.) 

En efecto, el glorioso fin de 

... aquel que sangre fazia 

antes que otro en los enemigos *, 



1 Cancionero castellano del siglo XV, ordenado por R. Foulché- 
Delbosc, Madrid, 191 5, II, 29. Advirtamos antes de nada que Gómez 
Manrique se expresa : 

A veynte e vn días del noueno mes, 
el año de <;inco, después de cincuenta, 
e quatro dezenas [ste] poniendo en la cuenta 
nueue ^entenas e vna después... 

(Cancionero, pág. 28.) 

En las Adiciones de los Claros Varones, de Pulgar, 1789, pág. 320, se 
lee centenas en el verso tercero de los arriba copiados. Hay que ma- 
nifestar, sin embargo, que esta fecha aparece en contradicción eviden- 
te con la mayor parte de los historiadores. Salazar y Castro, en la 
obra mencionada, señala el año 1456 como el de la muerte del valien- 
te caballero, III, 506. Los más antiguos, no obstante, unánime- 
mente, la colocan en 1458, en el cuarto año del reinado de Enri- 
que IV. Así, Alonso de Palencia, Crónica de Enrique IV, traducción 
castellana de A. Paz y Melia, Madrid, 1904, I, 281 y sigs.; así, Mosén 
Diego de Valera, Memorial de diversas hazañas, en Biblioteca de Auto- 
res Españoles, LXX, 17-18; así, Enríquez del Castillo, Crónica del rey 
don Enrique el Cuarto, mismo tomo, pág. 107; así, la Adición A de la 
Relación de los fechos del mu i magnifico é mas virtuoso señor el señor Don 
Miguel Lucas, mui digno Condestable de Castilla, publicada en el Me- 
Tomo IX. 25 



374 ERASMO BUCETA 

pudo, sin duda, haber contribuido — con la refulgente aureo- 
la que en torno de tal apellido es natural que se hubiera for- 
mado, a causa de muerte tan heroica y en fecha no distan- 
te — al nacimiento de la leyenda de que tratamos. 

Pero hay, además, otro detalle de suma importancia, a mi 
modo de ver, a que el maestro de los estudios literarios his- 
pánicos no prestó atención. 

En una de las campañas anteriores de Enrique IV en con- 
tra de los moros, y no mucho antes dé su trágico fin, realizó 
el tal Garcilaso una hazaña que tiene bastantes puntos de se- 
mejanza con el relato del romance. 

Palencia en su Crónica, I, 224, la narra así: 

A Garcilaso de la Vega, caballero esforzado y nobilísimo sujeto, 
empezó á mirarle [Enrique IV] con malos ojos porque, provocado 
á combate por un moro, dióle muerte con su acostumbrada 
destreza, y se llevó el caballo y demás trofeos. Sentido el 
Rey de la hazaña, no disimuló su enojo, y para que claramente se co- 
nociese su injusticia con el vencedor entregó el corcel á Miguel Lucas 
[de Iranzo]; hecho que provocó grandes rumores, próximos a degene- 
rar en tumulto. 

Mosén Diego de Valera en su Memorial (lugar citado, pá- 
gina 9) se expresa con una serie de circunstancias acaecidas 
ese mismo día: 

Y en el dia de San Bernabé el Rey puso todas sus batallas en orden 
y fué á dar vista á Granada y pasó de los olivares... En el qual 
día Garcilaso de la Vega, Comendador de Montizon, de quien desuso 
es fecha mención, en presencia del Rey mató un moro muy 
valiente, y derribó otro y tomóle el caballo y la adarga y 
presentó el caballo al Rey, y el Rey diólo á Miguel Lucas. Y 
en aquel dia se armaron caballeros por mano del Rey..., y Miguel 
Lucas, que después fué Condestable. 

El relato es casi idéntico en la Adición B de la Relación de 
los fechos del Condestable, que es, como ya he indicado, de la 
misma letra que la Relación (págs. 501-502) : 



mortal Histórico Español, VIII, 496, la cual Adición es de letra igual 
a la Crónica, según nos informa su editor D. Pascual de Gayangos, 
a.^í, Fernández de Oviedo, Loe. cit. 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA LS T \ SANTA Eli...» 375 

Habiendo después el Rey pasado su real y asentadolo casi una 
leguadeGranada, llegado el dia de San Bernabé, que es á onze de 
Junio, salió con sus batallas ordenadas á dar vista á aquella ciu- 
dad, y habiendo pasado los olivares... En este mismo dia Garcilaso 
<le la Vega, comendador de Montizon, en presencia del Rey mató 
un m oro mu i valiente y derribó otro, y tomóle el cava lio y 
la adarga y presentóla al Rey, y el Rey la dio á Miguel Lucas : 
en el qual dia entre otros que por su mano armó cavalleros fué uno 
este nuevo privado suio, a quien después honró con todas las mayo- 
res dignidades que pudo. 

Observemos que los tres autores están contestes en afir- 
mar el hecho y el año de 1555 í - Es de notar que, en electo, 
en el tomo II de las Memorias de don Enrique IV de Castilla, 
que contiene la colección diplomática de dicho rey, Madrid, 
1 835-191 3, en el documento núm. XLIX, se halla la «Cédula 
del rey don Enrique IV haciendo noble á Miguel Lucas Iran- 
zo con señalamiento de las armas que debía traer en el escu- 
do», la cual cédula aparece «Dada en el mi real estando sobre 
la dicha cibdad de Granada á doce días de junio, año del nas- 
cimiento de nuestro Salvador Jesu-cristo de mili quatrocien- 
tos cincuenta y cinco años» (pág. 143). 

El incidente de este combate singular en presencia del 
monarca, la muerte del moro, la toma del caballo («Subió en 
su caballo luego, | y el del moro había tomado») ofrecen si- 
militud patente con el poemita en cuestión. 

Nótese, además, el pormenor de la juventud en que tanto 
hincapié hace el romance: 

Garcilaso estaba allí, mozo gallardo, esforzado... 
Garcilaso, sois muy mozo para emprender este caso... 



1 Error manifiesto es la fecha en Fernández de Oviedo, Loe. cit., 
que también acoge el hecho : «Y el 4. año que reynó el rey Don En- 
rique 4. [sabido es que Juan II muere en julio de 1454] en su pre- 
sencia mató un moro muy cerca de Granada é derribó otro 
y tomóle el caballo yla daga é presentó el caballoalReyy 
el Rey le dio a Miguel Lucas, que después fué condestable de Castilla.» 
Para convencerse de que esto no puede ser verdad, ya que los pri- 
meros meses del año 1458 los pasó Lucas en una prisión y después, 
inmediatamente, pasó a condestable, véase la nota en la pág. 380. 



1,-6 fcRASMO BUCETA 

Y díjole d'esta suerte : — Yo no estoy acostumbrado 
a hacer batalla campal sino con hombres barbados: 
Vuélvete, rapaz, le dice, y venga el más estimado... 

Garcilaso, aunque era mozo, mostraba valor sobrado... 

También el Rey y la Reina mucho se han maravillado 
en ser Garcilaso mozo y haber hecho un tan gran caso. 

Este dato puede aludir a la pequenez física del comenda- 
dor de Montizón. Valera, en su Memorial, manifiesta que 
«Iban con el Rey otros muchos Caballeros de menores esta- 
dos, de que la Corónica no hace mención, entre los quales no 
se debe olvidar Garcilaso de la Vega, Comendador de Monti- 
zón, el qual, así en esta entrada como en otras cosas en que 
se habia visto con moros, siempre se hobo valientemente, y 
mató por su mano algunos dellos, y siempre hizo cosas muy 
hazañosas y de valiente y noble caballero, como lo era, aun- 
que no de gran cuerpo» (pág. 5)- 

Existen, además, algunas circunstancias que vienen a dar 
más verosimilitud a mi tesis. Son : 

A) La supervivencia en el recuerdo de sus contemporáneos 
de la brillante memoria de las proezas del adalid cristiano, de- 
bida a la negra ingratitud de Enrique IV para con los descen- 
dientes del bravo campeón; conducta real que tuvo grave y 
perdurable influencia en las desavenencias que surgieron du- 
rante el reinado de aquel verdadero caso psicopático. Palencia 
nos cuenta que cuando D. Enrique «llegó cerca de Baza y 
Guadix, provocó á los infieles á una escaramuza, que fué fu- 
nesta para el noble y esforzado Garci Laso de la Vega, á quien 
quitó la vida el cruel enemigo, hiriéndole en el cuello con una 
saeta emponzoñada. Aquel día pudo conocerse con más cla- 
ridad y evidencia el profundo rencor que contra él abrigaba 
D. Enrique desde que le viera vencer denodadamente y dar 
muerte a los moros que le retaban á singular combate, según 
dejo referido; pues al recibir la noticia de que Garci Laso, 
mortalmente herido, agonizaba por efecto del veneno, excla- 
mó con alegre semblante : «Vamos á ver la fuerza de la pon- 
zoña, que me dicen le produce horribles gesticulaciones.» 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTA SANTA FE...» 377 

Acudió luego á todo escape al lado del herido, que yacía en 
brazos de sus angustiados compañeros, y allí estuvo contem- 
plando, con alegres ojos, aquella agonía semejante á la rabia. 
Los parientes que le rodeaban, llorando amargamente su suerte 
desastrada, suplicaron al Rey con toda humildad que en me- 
moria del valor de capitán tan ilustre y esforzado, se dignase 
conceder á su hijo, joven de excelentes prendas, los premios 
que tan esclarecidas hazañas merecían; y desde luego, le hi- 
ciese merced de las rentas de la encomienda de Montizón y 
del hábito de Santiago, que tan dignamente había poseído su 
padre. Encarecidamente se lo pidieron también el conde de 
Paredes, tío de Garci Laso, sus deudos y sus primos, los hijos 
del marqués de Santillana y muchos de los presentes, miem- 
bros de las más nobles familias. El Rey contestó fríamente, 
sin negarlo ni concederlo; pero aquel mismo día dio la Enco- 
mienda a Nicolás Lucas *■', hermano de Miguel, despojando en 
cuanto pudo al hijo del difunto de todas las rentas y honores. 
Tal ingratitud y tan vil crueldad irritaron los ánimos de 
los Grandes, provocándolos al tumulto; pero no llega- 
ron, en su indignación, hasta donde hubiera convenido.» (Cró- 
nica, I, 283-284.) La Adición A de la Relación, habla de la con- 
cesión de la Encomienda «á su hermano del Condestable» (pá- 
gina 496), y lo mismo relata Valera, que añade algo semejante 
a Palencia : «el Rey respondió floxamente, ni denegando ni 
otorgando la suplicación, y en el mesmo dia, por virtud del 



1 Palencia siempre le menciona llamándole Nicolás (véase Cró- 
nica, II, 362; III, 120), y al otro hermano, comendador de Oreja, Fer- 
nán o Fernando (Crónica, I, 528; III, 120). Mosén Diego de Valera, 
en el capítulo LXXXIV del Memorial habla de «Fernán Lucas, co- 
mendador de Oreja», y de «Martin Lucas, comendador de Montizón» 
(Bibl. Aut. Esp., LXX, 79). En cambio, la Adición B de la Relación del 
Condestable habla sólo de dos hermanos de Miguel Lucas, que fueron : 
D. Alonso, arcediano de la Santa Iglesia de Toledo, que murió en 
1464, y «el otro fué Fernando de Iranzu, camarero de los paños del 
Rey Don Enrique el quarto y después comendador de Montizón por 
muerte de Garcilaso de la Vega», pág. 499. El detalle carece de im- 
portancia: sin embargo, lo menciono por ser curiosa la disparidad de 
los textos. 



378 ERASMO BUCETA 

poder que tenia de Administrador de la Orden de Santiago, 
proveyó de la dicha encomienda á un hermano de Miguel 
Lúeas; de lo qual todos los Grandes fueron muy mal 
contentos; y vista la ingratitud del Rey, dende ade- 
lante siempre lo desarmaron». [Memorial, pág. 18.) Pa- 
lencia añade luego: «Contribuyó no poco, entre otros 
muchos motivos de discordias, á excitar las animo- 
sidades aquel ultraje inferido por D. Enrique á los 
deudos todos de Garci Laso cuando despreció las súplicas 
de los que en torno del moribundo caballero le pedían que, 
al menos, sucediese su hijo en la encomienda de Montizón» 
(II, 362) 1. 



1 Añrma oportunamente Puyol que «El que quiera conocer los 
sucesos de aquel reinado por las narraciones contemporáneas, hallará 
a mano abundantísimo material; pero le será preciso usar de él con 
singular cautela para no sufrir a cada instante la desorientación que 
producen los relatos contradictorios» («Los Cronistas de Enrique IV», 
Boletín de la Real Academia de la Historia, LXVIII, 399). Enríquez del 
Castillo, en su Crónica del rey Don Enrique el Cuarto, dice en el capí- 
tulo XII, que lleva por epígrafe «Cómo el Rey tornó á entrar por la 
Vega, é lo que allí sucedió», lo siguiente: «Venido el mes de Abril, 
que era el quarto año de su reynado... se fué para Córdoba, é de allí 
entró poderosamente en la Vega de Granada... Donde vuelta la esca- 
ramuza muy brava, fué muerto un caballero de la Orden de Santiago, 
que se llamaba Garcilaso de la Vega, varón de mucho esfuerzo é de 
grand merescimiento. El Rey fué muy pesante, é se indignó de tal 
guisa, que luego mandó hacer la tala muy crudamente» (Bibl. Aut. Esp., 
LXX, 107). Sin embargo, aun descontando el odio de Palencia por el 
monarca, hay que recordar, por otro lado, lo que escribe el mismo 
Puyol: «Sería absurdo pretender que la crónica de Castillo es la obra 
de un historiador imparcial» (Loe. cit., pág. 412). El hecho de que Gó- 
mez Manrique, pariente de Garcilaso, se exprese en la Defunzion : 

en nuestras vi gentes, sospiros e lloros... 

Las nuestras gentes muy agro llorauan, 
dando sospiros e grandes gemidos...; 

Llorauan, plañían parieutes y ermanos... 

y diga en las estrofas dedicadas a las Obsequias: 

Alli fue llorado su enterramiento 
de fartos parientes e de sus criados; 
alli fue llorado délos mas onrrados 
de toda la corte con gran sentimiento... 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTÁ SANTA FE...» 379 

Deseo recordar que esta Encomienda de Montizón se en- 
nobleció más tarde por haberla poseído una de las figuras su- 

y, en cambio, no cite al Rey más que al pasar: 

mas abreuiando diré toda via 

como confeso antes que finase, 

a Dios suplicando que lo perdonase. 

Pues a él siruiendo delante su rey, 

murió peleando según nuestra ley, 

no es de dudar que se no saluase, 

(Cancionero, págs. 28-31) 

da más visos de verdad a la narración de Falencia. Fijándose en el pro- 
ceso de la privanza de Miguel Lucas con el rey Enrique IV llega a 
hacerse más seguro el testimonio unánime de los historiadores de que 
el combate cuerpo a cuerpo del comendador de Montizón con el moro 
haya tenido lugar en 1455, Y ^ muerte de éste en 1458. La amistad entre 
Lucas y el monarca era estrecha y antigua. («Después empezó á querer 
bien á Miguel Lucas, que lo habia criado, y tanto lo amó que lo fizo Con- 
destable de Castilla...*, del Tratado llamado Repertorio de Principes de 
España, de Pedro de Escavias, en Enrique IV y la Excelente Señora, de 
J. B. Sitges, Madrid, 191 2, pág. 387)- En la Crónica latina creo que apa- 
rece más claramente esta amistad que en la versión de Paz y Melia, que 
resulta algo más pálida. En el capítulo III del libro III, hablando de los 
Maestrazgos vacantes, se lee: «ita ut Rex, velut esca hamis imposita, 
cupidinem suorum irritare, tum uni tum alteri ex magistratibusalterum 
polliceri, fovere lites, et primas partes fcedioris familiaritatis expeti 
ab ómnibus studuit; sed seorsum pneferebat Michaelem Lucam, ado- 
lescentem infimis parentibus ortum, nec ideo posthabitum amore, ve- 
rum quidem singulariter charissimum». Y hablando de Valenzuela en 
el libro IV, capítulo I: «Filiustamen opinatus favores indepisci gratia 
formae (nam pulcher erat) recusa vit suae pueritiae cursum, scilicet 
lignatum iré onustosque asinos in urbem inferre, et Magistro Cala- 
travse obsequitur, ut libuit, gratiamque impetrat immodeste: hinc 
acceptus Regi, numero accedit dilectorum, at quidem in re turpi tur- 
pior alus, nesciebat reticere tacenda, et arrogabat sibi ex summo vili- 
pendio laudem, nec dignabatur alios, jam in lenocinio prius eductos 
praeferri: hunc stolidum atque impudentissimum cseteri haud pruden- 
tes et pauló minus impudentes odio habebant, máxime quoniam nihili 
faciebateos. Praecipue Michael Lucas, jam dudum pnelatus aliis acgre 
admodum ferebat quod homo levissimus parem aestimationem praes- 
umpsisset adipisci et rancorem in fautores ingerebat». Pero al comen- 
zar el año 1458 no era todavía condestable Miguel Lucas. El engran- 
decimiento de éste parece que procede de los deseos del Rey de 
indemnizarle de ciertos malos tratos que sufrió después de un episo- 
dio de celos. El Rey empieza a mirar con buenos ojos a un joven, Fran- 



380 ERASMO BUCETA 

premas de la lírica castellana, aquel «hidalgo de la oda a su 
padre, que era uno de los contados escritores españoles de 
que gustaba Bothewll Crawford, el extraño y simpático perso- 
naje de Baroja. Cómo Jorge Manrique la ocupó, desposeyendo 
a Lucas, aparece en Palencia (Crónica, II, 361 y sigs.) 

B) El hecho de su popularidad. — Fernando del Pulgar, que 
le dedica el título XV de sus Claros Varones, le alaba caluro- 
samente («Garcilaso de la Vega, Caballero de noble sangre é 
antiguo, criado desde su menor edad en el oficio de las armas, 
en la mayor priesa de las batallas tenia mejor tiento para facer 
golpe cierto en el enemigo: é ni la multitud de las saetas, ni 
los tiros de las lanzas, ni los otros golpes de los contrarios 
que le rodeaban, alteraban su continencia para facer descon- 
cierto en la manera de su pelear...; pero no es menos de esti- 
mar el esfuerzo deste Garcilaso, el qual, como viese que su 
gente estaba en punto de se perder, fuyendo de la multitud 
de los Caballeros Moros que los siguian, este Caballero, ofres- 
ciendo su vida por la salud de los suyos, tornó con grand es- 
fuerzo á los enemigos, é tomado un paso, los impidió pelean- 
do con ellos tanto espacio, que su gente se pudo salvar que 



cisco de Valdés, que huye a Aragón; pero que es detenido, metido en 
prisión y visitado con frecuencia por D. Enrique, «de lo qual Miguel 
Lucas era mui mal contento, y partióse de la corte» (Adición A de la 
Relación, pág. 495). El Rey ordena que lo prendan, y «lo mandó poner 
en una torre del alcázar, donde estuvo bien dos meses, de donde lo 
sacó á veinte y cinco de marzo, haciéndole aquel dia varón de torneo 
y Conde y Condestable, y le dio la villa de Agreda, y las fortalezas de 
Baratón y Vozmediano, todo en un dia, las cuales dignidades se cree 
no haber sido dadas juntas así á hombre del mundo, en un dia en que 
todos los grandes del reyno fueron mui maravillados y mal contentos» 
(Relación, lugar citado, pág. 496. Véase Memorial, pág. 17). Claro que 
reconozco que la lógica falla en el reinado de Enrique IV, y que, de 
hecho, antes de 1458, era ya «Miguel Lucas su criado y leal servidor 
y su chanciller mayor é del Consejo, é su alcayde de las ciudades de 
Jaén y Alcalá la Real» (Relación, pág. 8); pero hay que suponer que la 
adquisición de cargo tan importante como la Encomienda de Montizón 
por el hermano de Miguel Lucas, fuese posterior a este golpe de prós- 
pera fortuna que se exterioriza con la fastuosa y teatral ceremonia con 
la que se abre la Relación tantas veces citada. 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTÁ SANTA FE...» 381 

no peresciese»). Y añade: «Este Caballero era hombre calla- 
do, sofrido, esencial, amigo de efectos, enemigo de palabras, 
é tovo tal gracia, que todos los Caballeros de su tiempo 
desearon remedar sus costumbres» (págs. 102-103). 

C) El parentesco muy estrecho con el Garcilaso del tiempo 
de los Reyes Católicos. — Fernández de Oviedo (Loe. cit.) es- 
cribe: «Y esse Garcilaso, comendador de Montizon, pienso yo 
que fué padre ó abuelo deste Garcilaso, comendador mayor 
de León, de quien tratamos.» Merece señalarse la creencia 
que existía de que el Garcilaso, de quien nos ocupamos en la 
primera parte de esta nota, era hijo del comendador de Mon- 
tizon. Entre los documentos remitidos a Fernández de Nava- 
rrete desde Simancas, que ya he mencionado, se habla de un 
albalá de 20 de diciembre de 1 47 1 en que el rey D. Enri- 
que IV hace merced al que va ha ser embajador en la corte 
de Alejandro VI (;se referirá este documento a otro Garcilaso, 
de Ecija, al que me voy a referir luego?; lo sospecho así) de un 
juro de 40.OOO maravedís «en atención á los muchos servicios 
que su padre Garcilaso había hecho cuando el mismo Rey es- 
tuvo sobre la ciudad de Baza contra los moros, haciéndoles 
muy grande sangre é estrago en el combate, donde a presen- 
cia del Rey fué herido de una saeta de que murió» (Fernán- 
dez de Navarrete, Loe. cit., págs., 197-198). Ya el mismo eru- 
dito, en una nota, lo cree «una errata manifiesta», y se pregun- 
ta qué relación hay entre el Garcilaso que muere en Baza y el 
«cisne de Toledo», cosa que «pueden averiguar los genealo- 
gistas» (pág. 198, nota). 

Un admirable genealogista, Luis de Salazar y Castro, lo 
había ya averiguado. Articulando datos que se hallan en dife- 
rentes partes de su Casa de Lara, nos hallamos con que el 
comendador mayor de León y embajador de los Reyes Cató- 
licos cerca de Alejandro VI «era hijo de Pedro Suarez de Fi- 
gueroa, Señor del Cañaveral y Santurde, y de Doña Blanca 
de Sotomayor, Señora de los Arcos y Botova : el hermano 



1 Corríjase el error de Abarca, que llama al embajador «hijo de los 
condes de Feria», fol. 318 v. No era más que sobrino carnal. 



382 ERASMO BUCETA 

de D. Lorengo 1. conde de Feria» * (II, 601). Ambos, D. Lo- 
renzo y D. Pedro, eran hijos de «Gómez Svarez de Figueroa 
1. Señor de Feria... del Consejo del Rey Donjuán II. y Mayor- 
domo mayor de la Reyna Doña Catalina su madre» y de 
D. a Elvira Lasso de Mendoza, que habían contraído matrimo- 
nio en 1408. De esa unión nacieron varios hijos. Además del 
primer conde de Feria y del D. «Pedro Svarez de Mendoza 
Señor de Santurde... y de muchos Lugares... que es progeni- 
tor de los Condes de los Arcos, y de Añover, los quales pre- 
fieren á su apellido de Figueroa, el de Lasso de la Vega» x , 
hay otro, que es: «Garci Lasso de la Vega, Comendador de 
Monticon en la Orden de Santiago, que murió a manos de 
los Moros el año 1456. y tiene muy ilustres descendientes en 
Ecija» 2 (cfr. para todo esto III, 5°6). 

Resulta, pues, bien claro, que el Garcilaso del tiempo de 
los Reyes Católicos, como hijo de D. Pedro Suárez de Figue- 
roa, o de Mendoza, era no descendiente directo, sino 
sobrino carnal del valeroso comendador de Montizón, del 



1 Estos cambios de apellidos dificultan un tanto las cosas. Aquí 
aparece el D. Pedro, cuya identidad no tiene duda, unas veces men- 
cionado como Suárez de Figueroa y otras como Suárez de Men- 
doza. En el texto se observará que los tres hermanos, D. Lorenzo, 
D. Pedro y D. García, se encuentran citados con apellidos que son 
diferentes entre sí. 

2 Recuérdese que en la versión de Lucas Rodríguez (Duran, Ro- 
mancero, 1 1 20) se hallan los versos : 

Luego habló un caballero, de Ecija se ha nombrado : 
Garcilaso ha por nombre, de linaje muy hidalgo... 

Y téngase en cuenta que Salazar, basándose en la «Carta de dote; y 
arras que Don García Manrique, después m. Conde de Ossorno, otor- 
go á Doña Juana Enriquez» (IV, 173 y sigs.), nos dice que D. García 
hizo «pleito homenage de guardar, y cumplir las clausulas de aquella 
escritura, en manos del honrado Cavallero Garci Lasso de la Vega, 
vecino de Ecija, que era hijo del otro Garci Lasso Comendador de 
Montizón (que murió en la Vega de Granada) hermano del 1. Conde 
de Feria, y de Doña Beatriz de Figueroa» (I, 633). Quizá a éste se re- 
fiera el albalá de Enrique IV de 20 de diciembre de 1 471, anotado por 
Navarrete. 



NOTAS ACERCA DEL ROMANCE «CERCADA ESTÁ SANTA FE...» 383 

tiempo de Enrique IV; y el «cisne de Toledo» era, consiguien- 
temente, sobrino segundo de éste. 

Todos estos factores pudieron haber dado lugar, con aña- 
dimientos un tanto fantásticos 1 — y no creo que mis razones 
se quiebren de puro sutiles — , a que brotase la leyenda que 
origina éste que califica Milá de «buen romance, inspirado, sin 
duda, por una tradición que refería la hazaña de Garcilaso» 
(De la Poesía heroico-popular castellana, en Obras completas, 

VII, 319). 

Más que los honores que el rey Enrique IV había negado 
a esta familia, se los concedió a un pariente bien próximo del 
campeón cristiano, muerto valerosamente en Baza, el anónimo 
poeta, embelleciendo una acción que refloreció más tarde en 
el teatro de altos ingenios; que no en balde dicen los famosos 
y apócrifos versos, atribuidos a Carlos IX de Francia, 

Tout deux également nous portons des Couronnes; 
Mais, roy, ie les regois, Poete, tu les donnes. 

Erasmo Buceta. 
Universidad de California. 



1 La superposición de elementos procedentes de la vida de Gar- 
cilaso, el embajador, halla, creo, acogida en otra versión del Roman- 
cero (Duran, 1123). Al finalizar la reina le dice: 

Solo esto os doy de mi mano, y os prometo por quien soy 
de teneros en mi corte en posesión del mejor. 

Lo que alude acaso a los grandes honores y a los cargos de confianza 
que los Reyes Católicos le confirieron en época más avanzada de su 
vid.i. 



PER LA FORTUNA DI DUE OPERE 
SPAGNOLE IN ITALIA 



«LA CELESTINA» 

Benedetto Croce, parlando della fortuna della Celestina in 
Italia, ebbe ad affermare che nessun influsso esercitasse essa 
sui nostri scrittori del secólo xvi í . E in massima si puó con- 
venire coll' illustre maestro, ma tanto le numeróse traduzioni 
del capolavoro del quattrocento spagnolo 2 , come 1' afferma- 
zione esplicita del Giraldi 3 , ci fanno dubitare che l'esclusione 
precedente sia troppo assoluta. E veramente uno studio assai 
particolareggiato della commedia italiana dei primi anni del 
Cinquecento, ci ha convinto che il dubbio era giustificato. Si 
tratta veramente di una commedia italiana non conosciuta 
nel 1896, ma non crediamo pero che sia la sola in cui si possa 
scorgere qualche traccia della Celestina: La commedia di cui 
parliamo si intitola / due felici rivali, dello storico florentino 
Iacopo Nardi, ed e notevole specialmente per lo studio della 
evoluzione del tipo di soldato fanfarone, che e il piü antico 
che compaia nella commedia dotta, precedendo a quello della 
farsa di Venturino da Pesaro di una quindicina di anni. Esso 
si chiama Trasoñé come quello terenziano, ma contrariamente 
a quanto si potrebbe credere, di terenziano ha ben poco, e 
meno ancora di Plautino. 



1 Benedetto Croce, Ricerche Ispano-Italiche, Napoli, 1896. 

2 La prima volta fu tradotta nel 1505 da Diego Ordoñez, nato ispa- 
no, come dice la dedicatoria alia principessa Fregoso, e fu ristampata 
piü volte fino al 1555. 

3 G. B. Giraldi, Discorso sulle tragedle, ecc. Milano, Daelli, 1864, 
pag. 99. 



PER LA FORTUNA DI DUE OPERE SPAGNOLE IN ITALIA 385 

II suo prototipo é invece nella Celestina, da cui il Nardi 
deriva i tratti caratteristici del suo eroe. 

Tutti ricordano la scena in cui Centurio, noto tipo di bra- 
vaccio della tragicomedia espagnola, braveggia al cospetto di 
Areusa, che vuol commetergli 1' uccisione di Calisto 1 . Fra le 
altre bravate ricorderemo, per esempio, quelle ad esaltazione 
di sé e della sua spada : «Si mi espada dixesse lo que haze, 
tiempo le faltaría para hablar. ¿Quién sino ella puebla los más 
cimenterios? ¿Quién haze ricos los cirujanos de esta tierra? 
¿Quién da de contino que hazer a los armeros?... Veynte años 
ha que me da de comeré.» E finalmente prega Arensa di sce- 
gliere quale specie di morte vuol daré al suo nemico, perché 
«ha vn repertorio en que ay sieteciento y setenta especies de 
muertes». 

II Nardi segué assai da vicino il modello, tentando di libe- 
rarsi per un momento dalla tutela dei classici e daré un nuovo 
tipo di soldato fanfarone. Al suo eroe mette anche lui in bocea 
queste vanterie 2 : 

Li armaroli ed i chirurgici e i becchini 
a questa franca et onorata spada 
rendon, sacrificando, onor divini, 

Et iusto é che cosi la cosa vada, 
porgendo questa guadagno a ciascuno 
di lor, quanto a ciasun di loro aggrada 

Ma io so ch' io sarei troppo importuno 
se io volessi ora di questa parlare, 
e pria la nocte il ciel farebbe bruno, 

Insomossa questa mi fa riguardare 
questa mi fa honor 3 , questa mi dona 
venti anni son, da bere e da mangiare. 



Lassamo stare adesso dir dei morti 
quai non posso contar ma grassi sonó 
dintorno ai templi i cimiteri e gli orti 



1 Atto XVIII, scena II. Comedia de Calisto y Melibea, edic. Fritz- 
Holle, in Biblioteca Románica, Strasburgo, pag. 246. 

2 Atto III, scena II. 

3 Vedi in Celestina : «per illa soi temido de ombres i querido de 
mugeres». 



386 P. MAZZEI 

Seicento specie e piü di mor ti dono 
a 1' inimici come fa mestiero 
de quali adesso un libretto co?npono. 

Come si vede non e essagerato diré che a volte piü che 
imitazione si ha vera e propria traduzione delle parole della 
Celestina. 

Fuori di questo pero il Nardi ha preso assai poco dalla 
commedia spagnola, tutto intento a copiare la vita quale si 
trova nei comici latini. Tuttavia ci pare che si tratti ancora di 
influssi celestiniani nella scena III a dell' atto 1111° in cui Calli- 
doro, padrone di Trasoñé, va al convegno notturno in casa 
dell' amata, introdotto anche qui dalla serva compiacente. A 
guardia alia porta resta Trasoñé con due compagni una dei 
quali e zoppo come uno degli amici di Centurio. Rimasto solo 
il fanfarone si rivelta per quello che é realmente ricordando 
ai compagni che il suo costume 

fu sempre adoperar prima i calcagni 
e poi la spada. E pero s' egli accade 
ciascun del campo quanto piü guadagni. 

Ed infatti udendo rumore di gente che si avvicina escla- 
ma : Fuggiamo, ecco qua gente colle spade. 

Una scena simile, quantunque assai piü cómica, si trova 
nel XII atto della Celestina in cui Calisto che va anche lui al 
convegno, lascia a guardia i due servi Parmeno e Simpronio 1 . 

«PEPITA JIMÉNEZ» 

Arnaldo de Mohor, in un suo scritto sul Cavallotti 2 , piü 
encomiástico in veritá che critico, asseri 1' originalitá del Can- 
tico dei Cantici, dicendolo ispirato dal caso di un tal padre 
Ceresa. Egli cosi prendeva alia lettera 1' affermazione del Caval- 
lotti stesso, che da quel caso lo diceva ispirato. Ma chi co- 
nosce la scarsa originalitá della rimanente operara letteraria 

1 Pags. 194-195. 

2 Arnaldo de Mohor, La vita e le opere di Felice Cavallotti, 1893. 



PER LA FORTUNA DI DUE OPERE SPAGNOLE EN ITALIA 387 

■cavallottiana, non puó non dubitare della veracitá di questa 
affermazione del poeta di Milano, quantunque per vera sia 
stata accettata durante il pandemonio che la publicazione del 
Cántico dei Cantici suscitó nell' ambiente cattolico nostrano. 
E in vero il breve scherzo drammatico, nella concezione alme- 
no, non e opera origínale. 

Certo che agli avversari politici e religiosi del Cavallotti, 
nel 1880, non poteva nemmeno passar per la mente che le 
fonti del Cántico si dove sero andaré a cercare tauto fuori del- 
l'ambiente letterario abituale al poeta ed ai lettori di allora. 
Si trattava niente meno che di un romanzo spagnolo, di cui 
era autore un grande amico delP Italia ed un buon conoscitore 
della nostra letteratura, D. Juan Valera. 

II romanzo aveva incontrato grande favore in Ispagna, e 
nemmeno da noi passava del tutto inosservato. Si trattava di 
Pepita Jiménez, romanzo che in Italia vedeva la luce nella tra- 
duzione di D. Rubbi, nel giornale La Perseveranza 1 , giornale 
accanitamente avverso al Cavallotti. Tale pubblicazione avve- 
niva nel 1875? e ü Cántico dei Cantici, veniva composto, come 
avverte lo stesso Cavallotti, nel 1 880 2 . 

Idéntico é 1' argomento dei due lavori, che si impernia in 
torno al grave problema del celibato del clero, di cui essi 
risolvono due casi e non giá il problema genérale, come invece 
crede il De Moho per il Cántico. 

Nel Cavallotti un collegiale, Antonio Soranzo, come in 
Pepita D. Luis, alia vigilia di prendere gli ordini, si reca a casa 
di uno zio, mezzo ateo e molto burbero, poco piu o meno di 
D. Pedro de Vargas. 

Nella casa dello zio il giovane collegiale trova una bella 
cugina, Pia, con cui rimane solo per tutta una mattina, finendo 
coll' innamorarsene e rinunziare per essa alia sua vocazione. 
Come si vede el motivo, nelle sue linee essenzi e idéntico a 

1 Vi si pubblicava in iS púntate dal 10 agosto al 3 setiembre 1875. 

2 Cavallotti, in prefazione al Cántico dei Cantici : «nell'autunno 
del 1880 mi si aflacció l'idea di questo Cántico* (pag. 1). II Cántico é in 
Opere, vol. II, col titolo «77 Cántico dei Cantici, scherzo poético in un 
atto in versi martelliani». 



388 P. MAZZEI 

quello di Pepita; simili sonó puré i tratti caratteristici dei prin- 
cipal! personaggi : Antonio e come D. Luis 

Ardente, gagliardo, battagliero, 
Rustico, senza smorfie, entusiasta, fiero, 

per cui i due vecchi si rammaricano ugualmente che la loro 
casata vada a spegnersi in una tonaca. 

Idéale comune ai due giovani é quello di essere due sol- 
dati della fede, della carita, deH'amore (Cántico dei Cantici, 
pag. 34) vagheggiano tutti e due la riforma del clero sebbene 
Antonio solo in un modo vago e senza oggetto ben determina- 
to, mentre quella di D. Luis si concreta nella riforma del clero 
spagnolo. 

Della bellezza femminile si sonó tutti e due foggiati un 
idéale nel silenzio delle loro celle; 1' idéale di Antonio pero sa 
di morboso e di retorica. Tutti e due, strana combinazione, 
vedono súbito che la donna, che sta loro davanti, risponde a 
maraviglia al fantasma di bellezza muliebre che essi avevano 
nella mente, per cui Antonio, alia domanda di Pia se essa so- 
miglia a quel suo* idéale, esclama: «Ma voi le somigliate» 
(Cántico dei Cantici, pag. 58) *• 

E non solo le due donne rispondono ai fantasmi dei due 
collegiali, ma si somigliano nei tratti essenziali; quel che piü 
risalta in loro ugualmente sonó i capelli biondi e gli occhi azzit- 
rri (Cántico dei Cantici, pags. 56-57) 2 - 

A tutto questo aggiungasi il ricordo de la Sidamita e quello 
del Cántico dei Cantici che puó aver suggerito al Cavallotti 
1' idea d' inseriré versi del Cántico di Salomone nel suo scherzo, 
nonche il titolo dato al piccolo dramma 3 , e dovremo conve- 
nire che non sonó pochi i punti di contatto fra i due lavori, 
per pensare ad un incontro fortuito. 

Peccato che i pregi artistici del romanzo spagnolo non 



3 Pepita Jiménez, en Obras completas de Juan Valera, tomo IV, pa- 
gina 221. 

1 ídem, pags. 60 e 62. 

2 ídem, pags. 132 e 222. 



PER LA FORTUNA DI DUE OPERE SPAGNOLE EN ITALIA 389 

siano passati nel Cántico del Cavallotti. I personaggi di questo 
ultimo parlano e si muovono, ma non vivono; nella loro cos- 
cienza non c' é lotta, né frémito di passione; sonó esse creature 
malaticcie, pallide, sentimentali, del tardo e degenere roman- 
ticismo. Ad Antonio messo accanto alia cugina, avviene come 
alia paglia messa accanto al fuoco. Egli non ha vocazione, ma 
un' educazione falsa, una cultura appiccicaticcla che gli danno 
piü fanatismo che ardore religioso, cosicche rinunzia ai suoi 
ideali senza rimpianto e senza rimorso. 

P. Mazzei. 
Camaiore. 



Tomo IX. 26 



MISCELÁNEA 



ESP. «VANISTORIO» 

M. Segl explique ce mot par vano (vaniloquio, etc.) -f his- 
toriar 'embellir une histoire' (Zeitsckr. f. rom. Phil., 1922, 
p. 108). Je me permets d'attirer l'attention de l'auteur sur le 
parallélisme exact entre vanistorio 'vanterie' et 'vantard' avec 
vejestorio 'vieillerie' et 'vieillot', mot que Ton n'expliquera que 
faute de mieux par viejo + historiar (cfr. une vieille histoire, 
eine alte geschichte, etc.). Je pense plutót a une dérivation calem- 
bourdiere de vano (vani-loquio), viejo (vej-ez) se greffant sur 
des mots savants óu sortis de l'usage córame consistorio (qui 
signifie encoré 'en algunas ciudades y villas de España, ayun- 
tamiento o cabildo secular') , faldistorio 'siége de l'évéque'. 
Comme les Soties du Moyen-áge parodiaient les fonctions 
lithurgiques et les dignitaires ecclésiastiques, de raéme la 
langue peut ironiser les mots sacres; l'adjonction d'un suffixe 
ou préfixe usité dans un mot d'église á un mot banal peut, 
tout en évoquant le milieu de l'église, ridiculiser le mot noble. 
Ayant a former un collectif ('tas de choses vaines ou vieilles'), 
la langue a affublé vano, viejo de la terminaison fantaisiste 
-estorio -istorio (j'employe le mot «terminaison» comme 
M. Meyer-Lübke son terme «Wortausgang» au lieu de «suf- 
fixe»), de la meme facón que podi'ir du suffixe -orio (podrigo- 
rio) qu'elle trouvait dans des termes lithurgiques comme 
casorio, mortorio (cfr. mes remarques dans Neuphilologische 
Mitteilungen, 1913, p. 157, et l'assentiment que M. Tallgren a 
exprimé dans la méme revue, 1914, p. 85). Podrigorio, vanis- 
torio, vejestorio ont done acquis par leurs terminaisons (ou 



MISCELÁNEA 391 

sufñxes) une fausse dignité, un air quelque peu prétentieux et 
hicratique, une pompe désavouée par le sens raeme des mots 
en question. La langue a dépeint par une sorte de caractéristi- 
que directe le vaniloquio en fournissant par le mot méme un 
-exemple de vaniloquio, en forgeant un mot vide de sens, mais 
sonore, un mot-bluff; cfr. archipámpano avec le préfixe archi- 
évoquant un haut foncionnaire. La dualité théme-désinence 
{ou préfixe-theme) existant á l'intérieur du mot, dualité qu'a 
tres bien mise en lumiére M. Rozwadowsky, Wortbildung und 
Wortbedeutuug , 1904, permet selon le cas de faire con- 
traster ou concorder sémantiquement les deux parties d'un 
mot (cfr. pour la «concordance sémantique» le port. latiuório 
'mauvais latin', oü l'on a ajouté au mot signifiant 'latin' la 
désinence représentative xax' £^oyr ( v du latin). Le sens collectif 
et déprétiatif i que j'ai supposé en traduisant vejestorio, vanis- 
torio par 'tas de...' concorde parfaitement avec le sens de con- 
sistorio 'assemblée' et faldistorio 'vieux meuble' et aussi avec 
podrigorio qui avant l'acception 'persona llena de achaques' 
aura eu un sens collectif. ¡Qué podrigorio de mujer! que je cite 
Biblioteca arcli. rom., II, 2, p. 113, se traduirait tres bien en 
francais par quelle pourriturel, quelle roulurel -. 

La parodie (scénique, verbale ou autre) ne peut naítre que 



1 Moreira, Estudos da lingua portuguesa, II, 161, a déjá écrit á 
p ropos du suffixe paralléle du portugais : «o sufixo -ario, que dá..., 
•quasi sempre, sentido depreciativo aos substantivos e adjectivos que 
forma, e que sao colectivos ou aumentativos». Comp. encoré basque 
Jaudorio 'louange', ondorio 'succession' (de ondo 'souche ' = lat. fundus) , 
et deithore 'complainte des morts'. Pour ce dernier M. Schuchardt 
n'ose pas reconstruiré un * dictorium, (Zeitsckr.f. rom. Phil., 30, 5) — 
pourquoi pas, étant donné mort(u)orio? 

2 Pour le -g- de podrigorio cf. le roum. putregaiü 'pourriture'. — 
L'italien nous fournit une formation analogue á vejestorio, vanistorio : 
c'est piag?iiste(r)o 'complainte de mort, lamentation ennuyeuse, per- 
sonne larmoyante' formé d'aprés tninistero, misterio, etc. (ce mot a in- 
fluencé cimitero : grado. Zimisterio, Salvioni, RDR, 2, 96), De méme 
d'aprés ceremonia, etc., il y a dans les parlers portugais, catalans et ita- 
liens des formations analogiques du type de tras-os-montes. gatimó- 
nias 'gatices' (voir Lexikalisches ans dem Katal., p. 96). 



392 MISCELÁNEA 

la oü le complexe d'idées parodié jouit d'un certaine noto- 
riété, d'une répercussion puissante dans la vie morale d'un 
peuple : l'ascendant que l'église a toujours eu et a encoré en 
Espagne sur l'esprit populaire explique et le caractere sacre 
qu'ont les mots touchant de pres ou de loin a la religión, et la 
parodie qui accompagne partout et toujours l'intimité (voyez 
sur ees deux aspeets des mots sacres en espagnol, Literaturbl., 
1 92 1, col. 86 suiv.). La désinence parodique -(ist)orio est la pro- 
jection linguistique d'un fait de civilisation. De méme, le milieu 
medical, qui a son langage secret á lui, a fait germer toute une 
floraison de mots facétieux formes sur les types morphologi- 
ques en usage dans ce milieu savant: le suffixe port. -cima (lolei- 
ma, giilosehná) a été, selon la tres vraisemblable explication 
de Moreira, loe. cit., détaché de freima 'phlegma', all. -itis 
(Rederitis de reden 'faconde', alias Mauldiarrhoe, d'aprés Dipli- 
theritis, etc.), et cette formation parodie le jargon des disciples 
d'Esculape. Le milieu mondain des amusements parisiens a pro- 
duit vers 1822-1823 une désinence -(o)rama: froitorama, sou- 
peaurama, d'aprés panorama, devenu moderne a cette époque 1 . 
S'il y a quelque legón genérale á tirer des lignes qui précé- 
dent, c'est a coup sur celle de la nécessité pour le linguiste de 
ne pas seulement envisager le cote historico-constructif dans 
la formation des mots, mais au contraire de se rendre compte 
des viilieux dans lesquels éclót un type morphologique et des 
intentions stylistiques plus ou moins conscientes de l'individu 
parlant qui forme pour la premiére, fois un nouveau mot. Le 
probléme de la «Wortbildung ais stilistisches Mittel» qui me 



1 Aux données de Darmesteter (Mots nouveaux, p. 244) je peux 
joindre un texte allemand, «Paris, um 1825», oü on lit á la p. 23: «Geo- 
rama, etwas ganz neues, erst vor drei Tagen erüfinet, das müssen wir 
sogleich sehen. Diorama : das solí etwas sehr Ausgezeichnetes seyn, 
und für Malerei eine der schónsten Erfindungen neuerer Zeit. Pano- 
rama, drei Zettel neben einander, Rom, Amsterdam, Constantinopcl. 
Uranorama, etwas Neues. Europorama, Altes mit neuem Ñamen, Guck- 
kastenbilder von Herr Suhr : haben wir in Berlín gesehen, nur ohne 
den rama Anhang.» Malheureusement l'exemplaire de cet opuscule 
que je posséde ne porte ni date de publication ni nom d'auteur. 



MISCELÁNEA 393 



préoccupe depuis mes «juvenilia» (1910) n'a su encoré — je 
regrette de devoir le diré — ni attirer l'attention des romanis- 
tes ni s'introduire dans les manuels l . 



1 M. Segl glisse vraiment trop vite sur la divergence de sens que 
présente alpañata 'pedazo de cordobán'... et bravata, cabalgata, cami- 
nata, repasata, qui sont tous abstraits comme les formations en -ada. 
J'ai parlé de ce -ata emprunté de l'italien et désignant quelque action 
imprévue, bizarre, légérement blámable dans le Literaiurbl., 1914, 
col. 209, 210, et j'ajoute encoré arag. escupinata 'escupitina'. M. Cari 
S. R. Rollin ne semble pas parler de ce suffixe dans son «Étude sur 
le développement de sens du suffixe-a/a». « — De mémeM.S. ne serend 
pas compte de l'existence d'un suffixe (ou infixe) avec -f- en esp.: des- 
mandufar, desmandofar 'destripar una res' est selon lui (animalia) mun- 
da faceré (pourtant le type *calfar manque sur la Péninsule Ibérique!) 
Mais ce verbe ne serait -il pas mond- (mondongo, mondejo) avec le suffixe 
de piltrafa, matarife, engañifa (mure, engañufa), alemtej. farófia 'im- 
postor, vanidoso' (d'aprés bazofia, embófia 'id'). L'origine de ce suffixe 
m'est inconnu: le cat. esp. butifarra 'mondejo' doit se décomposer en 
bot- if-, cfr. botifler, botinjlal 'boursoufflé', 'bourré', done bol- + inflare. 
On pourrait concevoir la succession * botij a (> butifarra) ~>*mondi- 
fa, * mondufa, piltrafa > engañifa, engañufa (cfr. fr. bourrer le cráne 
a qc, etc.). Le u peut s'expliquer par un uflar attesté en anc. provengal 
{cfr. umplir, etc.) ou comme dans cat. escaldufar = escaldar + atufar. 
L'anc. et moy. francais connait aussi un suffixe argotique -oufle (voir 
Philipot, Le stile et la langue de Noel du Fail, p. 153: retentoufle 'faculté 
retentive', ermoufie, hermofle 'ermite', paroufle 'paroisse', auxquels 
j'ajoute aristoffc 'maladie vénérienne', de aristocrate; Sainéan, L'argot 
ancien, p, 50) — il sera abstrait de pantoufle, dial, bedouffe, guedoufle, 
boursouffler, etc. — M. Leite de Vasconcellos, qui décompose déjá tres 
justement le port. butifarra en bot-if-arra, cite un suffixe port. -ipo, 
-epo. -op, -apo (folipo 'fole pequeño', folhepo ífloco', de folha, engul-ip- 
ar, corn-ipo, fi-apo de fio, escorripichar 'deixar escorrer até o fim' (Ro- 
manía, 48, p. 122), sans l'expliquer. Selon mon avis, tous ees mots se 
rattachent kfarrapo 'harapo' (REW, 3173, s. v.faluppa), mot dont les 
variations de forme pullulent en port. : falhipo, falripas, farripas, fa- 
rroup(ilh)a. Le sens diminutif s'explique par l'idée de 'lambeau, frag- 
ment' (cfr. avec / 'arrapo, fiapo 'fil minee']. Le verbe escorropichar sera 
issu de escorropicho 'residuos de un líquido, últimas gotas' (— esco- 
rralho), done de l'idée de 'reste'. Le port. gal(ar)ispo 'petit coq' cité 
par M. Leite de Vasconcellos comme représentant unique d'un suffixe 
-isp- sera deformé de beira. galaripo 'rapaz que já pretende namorar; 
gallo, elevacáo na testa ou na cabega, por pancada', qui s'ajoute á la 



394 MISCELÁNEA 

Sur le suffixe -orrio (= -orio + -orro) cfr. Bibl. árck. rom. y 
loe. cit., et Unamuno (RFE, 1920, p. 355). Ce dernier expli- 
que le rr par voie phonétique, opinión combattue avec raison 
par M. Castro : á cóté de -orrio il y a -urria dans angurria que 
M. Unamuno enumere a tort a cóté de baburria et qui doit etre 
le gr.-lat. stranguria (cfr. port. estanguria, esp. estangurria, 
qui n'a rien a faire avec *stagnicare, comme le veut Hanssen, 
Gram. hist. esp., p. 154) et méme un *-errio dans le catalán de 
Cerdagne: camperri, fumerri. M. Krüger Zeitschr.f. rom. Phil. y 
192 1, p. 716, a raison de ne pas accepter Texplication (-eriitm > 
-eri, suffixe savant) que j'ai donnée Literaturbl. f. germ. u. 
rom. Phil., 191 5, col. 367: c'est -eri savant de monasterio ce- 
menten, miqueri, etc. + -arro, -orro, -urro qu'il faut combiner 
ou, autrement dit, d'apres le -§rio d'une part, les couples -orio 
-orrio, -ario -arrio de l'autre, on a formé un *-errio. II ne sera 
pas trop téméraire d'admettre un -aria savant (comme -ório), 
productif en catalán et en sarde, comme je Tai fait dans mon 
travail Lexikalismes aus dem Katalanischen, p. 16, oü j'ai cité 
des mots modeles, comme cat. caldária, llunária, pregaría, etc. 
II n'est done pas nécessaire de remonter á un suffixe préro- 
man avec M. M. L. Wagner (RFE, 1922, p. 248). — Leo 
Spitzer. 

Universidad de Botín. 



liste des diminutifs en -ip-. Le catalán présente encoré un corripies 
'diarrhée'. Les cas de -i/- et de -ip- son congéneres: il suffit qu'un niot 
ait une nuance émotive ou qu'il frappe l'imagination pour que sa ter- 
minaison s'extende á d'autres mots apparentés sémantiquement. — Je 
fais remarquer que l'étymologie de M. Segl, p. 100: escullador 'cierto 
vaso de lata en los molinos de aceite'=got. skübla (all. Schaufel) est 
fausse. Escullador est tout simplement escudellador (de escudilla=s cu - 
tella), cfr. salam. esacilla 'escudilla. Dícese, con aféresis dental, en la 
Armuña', escullera 'Escudillera' (Lamano) et prov. mod. (Montpellier) 
esculla á cóté de prov. mod. escúdela, escunla et anc. prov. escullier 
-ullon á cóté de escudelier, escudelon. 



MISCELÁNEA 



395 



DOIS ROMANCES PENINSULARES 

Quando estive em Londres, em 1913, encontrei no Museu 
Británico urna miscelánea judaica do seculo xvn, da qual dei 
noticia no meu livro De Campolide a Melrose, Lisboa, 191 5, 
pag. 159 ss., e onde, coma aqui digo, havia dois romances po- 
pulares, que copiei, um inteiramente em hespanhol, ou quasi, 
o outro em linguagem mixta de hespanhol e portugués. En- 
tendo que podem ter alguma importancia para os leitores 
d'esta Revista, e portanto lh'os ofereco em edicao diplomáti- 
ca, lamentando corresponder so agora, e de modo tao frouxo, 
ao amavel convite que o meu ilustre amigo e colega D. Ra- 
món Menéndez Pidal, logo de principio, me dirigiu para cola- 
borar nela: 



«YA SE PARTE ABRAHAM...» 



Ya se parte Abraham, 
pártese para los montes 
donde Dios le ha embiado 
a sacrificar su Jjo Ishack q era 
[nomb.° ». 
Abraham hiua por el monte ariba, 
Ishack hiua mui 2 fatigado, 
mucho más lo hiua Abraham, 
por ser ja viejo pezado: 
Hijo mío, hijo mío, 
descanso de mi cuidado, 
para mi plazer nacido, 
para mi dolor criado: 
Desto que vos quiero dezir, 
no penséis destar turbado, 
que Dios manda y ordena. 
que seáis sacrificado: 
Pues que Dios assí lo quiere, 
que se cumpla su mandado, 
ala querida mi madre. 



embiaredes de grado: 
Dezilde que no se afliga. 
en perder su hijo amado, 
que el que muere por Dios, 
en el Cielo estoj coronado: 
Ja le hiva a dar el golpe, 
con su braso muy ayrado. 
deciende del Cielo un ángel, 
de la mano lo ha quitado: 
Tate, tate, Abraham. 
tate, tate, Viejo honrado, [pago, 
q Dios está de ty || contente y 
Y tu coracón || ya lo tiene bien 
[prou.° 3 . 
Toma dally Vm cordero, 
entre las Tarcas atado. [ficado. 
q manda le den || al feñor facri- 
fuese Abraham a su caza || com su 
[hijo mui consolado: 



1 = nombrado. 

2 Ete mui foi acrescentado depois. 

3 = probado. 



396 



MISCELÁNEA 



II 



«A CASAR VAY CAUALHERO...» 



A casar vay caualhero. 
a casar como solía, 
los perros Iheua cansados, 
o falcao pirdido avía. 



Debaxo de Vn aruoredo. 
muy alto en marauilha. 
que el pie tenía de oro. 
y la rama de plata fina. 



•7- 

Oje se acabao os sete. 
amanha (sic) se acaba o día. 
fe te plugier caualhero. 
lheuame en tu companhia. 

•8- 

Home lheua por muger. 
home lheua por amiga, 
home lheua por esclaua. 
que muy bien te fervira. 



Y no más alto rincón || vi estar 
[huna donze. a 
o cabelho <3e su cabesa || todo su 
[cuerpo cobría. 
os olhos da sua cara || todo, 
arboledo resplandesía. 



Apontoulhe coalanca. 
para Ver o que dezía. 
tate, tate, caualhero. 
no fagáis tal Vilania. 



Deixame haver conselho. 
conselho de madre mía. 
que ela era mujer viega. 
bon conselho me daría. 



Fuese el caualhero || a su madre 

[lo dezía 

muy cobarde fueste hijo || de muy 

[g- d ° 
cobardía || se troxeras la yifanta. 
yo por hija la quería. 



Que sou hija, 
del Rey de Fransia. 
de la Reina. 
Constantina. 



Bolue el caualhero 
a ynfanta ya es esseida 
que su Padre la buscara 
y en su companhia es ida. 



Sete fadas me fadaron. 
nos Bracos da madre minha. 
que andáis aquí sete annos. 
sete annos e mais hum día. 



Y se yo fuera alcalde 
yo por mí me Julgaría, 
matarame com mis manos, 
pues la infanta perdía. 



MISCELÁNEA 397 

O I o d'estes romances ou sacrificio de Isaac, nao posso 
dizer se está inédito (pelo menos nao o encontró no Roman- 
cero judeo-español de Rodolfo Gil, nem noutros romanceiros 
que tenho á mao); mas, apesar de estropiado, serve de com- 
plemento ao n° 31 do Catálogo del romancero judío-españoi 
de Menéndez Pidal, Madrid, 1907, p. 33. 

O 2 o corresponde ao de La Infantina no Cancionero de 
Romances de Antuerpia (seculo xvi), fls. 192 (cfr. Duran, I, 
n° 295), e ao á-0 Cacador era Garret, II, 23, e Th. Braga, 
2 a ed., I, 238. Entre este romance e o, muito parecido, de 
La Infantina propriamente dita, que no Cancionero de An- 
tuerpia, fls. 259, comega por De Francia partió la niña (pelo 
que em Hespanha lhe chamam tambem La hija del rey de 
Francia), e em Garret, II, 35, se chama A enfeiiicada, ha por 
vezes contaminado, como pode ver-se em varias versoes de 
Th. Braga, I, 230-237, etc. Acerca da contaminagao cfr. M. Pe- 
layo, Tratado de los romances, II, 519 ss., e D. a Carolina Mi- 
chaélis, Romanceiro peninstdar, p. 165. O romance que aqui 
publico recebeu certa influencia do outro, pois nele exclama 
a donzela: Tate, tate, cavalhero, \\ no fagáis tal vilanía, como 
no do Cancionero de Antuerpia, fls. 259, exclama a niña : 
Tate, tate, cauallero, || no hagays tal vilanía; mas, ao passo que 
neste as palavras da niña procuram rebater o acometimento 
de amores que o cavaleiro lhe queria fazer, no meu romance 
as palavras da donzela referem-se ao curioso acto de o cava- 
leiro apontar a langa. Tambem em ambos os romances diz 
a menina que éfilha do rei de Franga e da rainha Constantino,. 

Como os romances portugueses, na sua quasi totalidade, 
derivam de romances hespanhoes (facto que está compensado 
pela abundancia do nosso cancioneiro popular, ricamente ori- 
ginal), nao admira que por vezes contenham palavras cas- 
telhanas : o 2 o romance do presente artigo contení efectiva- 
mente muitas sob capa portuguesa, e tanto, que melhor seria 
dizer que é apenas aportuguesamento de um romance hes- 
panhol. Convem notar que ele reproduz um texto que foi co- 
piado de outiva, o que bem se patenteia de andáis por ándase 
(castelhano) ou andasse (portugués) no n° 6, e em home por 



398 MISCELÁNEA 

ó me no n° 8. No n° II pode estar esseida por exida (esxida), 
participio de exir em castelhano antigo. — J. Leite de Vas- 

CONCELLOS. 



GONZALO DE BERCEO Y EL OBISPO DON TELLO 

Al preparar recientemente mi edición de los Milagros de 
Nuestra Señora, de Berceo, para la colección de Clásicos Cas- 
tellanos, prescindí casi en absoluto de anotaciones históricas y 
geográficas por ser pocas y claras las alusiones de esta especie 
que el poeta riojano hace en sus leyendas mariales. Hay, sin 
embargo, un pasaje que hubiera querido aclarar; pero no 
encontré entonces a mano los libros necesarios 1 . Me refiero a 
la copla 325 : 

Ni ardió la imagen, nin ardió el flabello, 
nin prisieron de danno quanto val un cabello, 
solamiente el fumo non se llegó a ello, 
nin nució más que nuzo io al obispo don Tello. 

Esta ocurrencia de Berceo de citar al obispo Tello, traída 
por el consonante, sobre tener cierta gracia 2 , podría ser un 
dato para fechar la obra, puesto que el poeta habla en pre- 



1 Consulté en esa ocasión, entre otras varias obras, la España Sa- 
grada, valiéndome del perfecto índice de esta obra, publicado por 
González Palencia, Madrid, 191 8; pero no se señala ningún obispo de 
este nombre. 

2 R. Becker, Gonzalo de Berceos Milagros und ihre Grundlagen, 
Strassburg, 1910, pág. 54, se limita a citar el número de esta copla 
juntamente con los de otras varias en las que se encuentran rasgos de 
humorismo. Esta copla, tanto como su anterior y su siguiente, respon- 
den al texto latino señalado como fuente de Berceo por el mismo Bec- 
ker, que dice: «Ipsam vero ymaginem quasi expavescens omnino in- 
tactam reliquid ita, ut eciam velamen candidum, quod gestabat in 
capite, odore fumi non valeret aliquatenus obscurari. Evasit eciam ab 
igne alia una scopa de pennis pavonis iuxta flabellum dependens, quo- 
niam erat innixum ipsi ymagini» (Becker, pág. 69). En este estudio 
hubiera encontrado M. Cirot, bastantes ejemplos de expresiones cu- 
riosas para añadirlas a las que con tanto acierto ha sabido clasificar en 
el articulo aparecido en esta misma Revista, 1922, IX, 154-170. 



MISCELÁNEA 399 

senté y la alusión estaba hecha para ser entendida por sus 
oyentes y lectores contemporáneos. 

Ahora, con más calma, he podido consultar la obra de 
Eubel l , y he encontrado cuatro obispos de este nombre: dos 
de Palencia, uno de 1212 a 1246, y el otro de 1276 a 1278; 
uno de Cuenca, de 1285, y uno de Braga, de 1280 a 1292 2 . 
Hay que descartar a estos tres últimos, pues aun alargándole 
la vida a Berceo más allá del año de 1264, que algunos de sus 
biógrafos indican como el más avanzado de que se tiene noti- 
cia, sería rara la referencia a obispos de tan corta permanen- 
cia en sus diócesis. En cambio el primero ocupa la sede palen- 
tina más de treinta años, que coinciden con la edad plena de 
D. Gonzalo, en que ha de suponerse que escribiría 1* mayor 
parte de sus obras 3 . 

Hay además un dato de más fuerza, y es que ese obispo 
D. Tello firma documentos relacionados con la abadía de Silos, 
tan unida con la de San Millán, a la que, en mayor o menor 
grado, pertenecía Berceo. Estos documentos hacen comenzar 
el episcopado de Tello en I2IO, y por tanto ha de rectificarse 
la primera fecha dada por Eubel 4 . 

Trátase, pues, del obispo D. Tello, que ocupó la diócesis 
palentina desde 12 12 a 1 246. Contra lo que pudiéramos espe- 



1 Hierarchia Catholica Medii Evii, Monasterii, 191 3, I. 

2 P. B. Gams, Series Episcopornm Ecclesiae Catholicae, Ratisbona, 
1873, págs. 31, 60 y 94, y Biografía eclesiástica completa, Madrid, 1867, 
XXVIII, 475. 

3 Dom M. Férotin, Recueil de charles de l'Abbaye de Silos, París, 1897; 
consúltese el índice general, sub Tellius; pero advirtiendo que Féro- 
tin hace dos personajes de uno solo, ya que «Tellius, Oxomensis epis- 
copus» es el «Tellius (et Tellio), Palentinus episcopus» de que trata- 
mos; en Osma no hubo ningún obispo Tello, según puede comprobarse 
en la obra citada de Eubel y, además, el texto de los documentos a 
que refiere Férotin hablan claramente del obispo de Palencia, pági- 
nas 134 y 136. 

4 Deja de haber escrituras en la colección de Férotin después 
de 1233, y no confirman ninguna escritura los obispos de Palencia 
hasta 1255 en que lo hace Petrus (1255-1256V, entre Tellius y Petrus 
está el obispo Rodericus, que no aparece en los documentos publica- 
dos por Férotin, pero sí en Eubel. 



400 MISCELÁNEA 

rar, de haber sido más corto el episcopado de D. Tello, poco 
podemos deducir para la fecha de los Milagros; únicamente 
puede afirmarse que esta obra se escribió antes de 1246. — 
A. G. Solalinde. 



UN DATO PARA LOS «MILAGROS» DE BERCEO 

En esta obra, en la estrofa 38, se lee: 

Non es nomne ninguno que bien derecho venga, 
que en alguna guisa a ella non avenga: 
non a tal que raíz en ella non la tenga, 
nin Sancho nin Domingo, nin Sancha nin Domenga *. 

Don Rufino Lanchetas, en su libro Gramática y Vocabula- 
rio de las obras de Gonzalo de Berceo, Madrid, 1900, pág. 301, 
explica estos versos así: 

«No hay nombre alguno ilustre que no tenga su funda- 
mento en María Santísima, ya se llame Sancho o Domingo, 
ya Sancha o Dominga. Aunque al poeta, en este pasaje con- 
creto, era indiferente el empleo de estos cuatro nombres pro- 
pios, pudiendo usar otros cualesquiera, y aun no usar ningu- 
no, sin perjudicar por eso el sentido, parece que, una vez usa- 
dos, quiere aludir con el último de ellos, con el de Domenga, 
a una señora doña Domenga, que en 1 1 56 donó algunos 
bienes al Cabildo de Burgos, y de la cual hace mención el 
P. Flórez» 2 . 

La segunda parte de esta explicación no parece muy con- 
vincente. Me atrevo a presentar otra: 

En la más antigua colección paremiológica española, Re- 
franes que dizen las viejas tras el fuego, ya aparece el siguien- 
te proverbio: «149. Con lo que Sancho sana, Domingo ado- 
lece» 3 . 

En el Vocabidario de refranes y frases proverbiales del 



1 Biblioteca de Autores Españoles, LVII, 104. 

2 España Sagrada, XXVI, 269. 

3 Revue Hispanique, XXV, 150. 



MISCELÁNEA 401 

maestro Gonzalo de Correas, Madrid, 1 906, no aparece exac- 
tamente esta sentencia apodíctica que hallamos en la colec- 
ción atribuida al marqués de Santillana; pero sí nos encontra- 
mos con otras que revelan la misma intención, y en las que 
persisten uno u otro de los nombres propios en ella mencio- 
nados («Con lo que Sancha sana, Marta cae mala»; «Con lo 
que Pedro adolece, Sancho, o Domingo, convalece»; «Con lo 
que Pedro sana y convalece, Domingo adolece»), lo cual nos 
muestra cómo, aun en tiempos bastante posteriores, estos 
nombres siempre han perdurado unidos al pensamiento que 
ese refrán ha querido expresar. La contraposición de Sancho 
y Domingo, y sus femeninos, no tiene, pues, en mi opinión 
nada que ver con la doña Domenga de la donación al Cabildo 
de Burgos, sino que es pura y simplemente de un origen pa- 
remiológico, lo cual nada tiene de extraño dado el carácter 
de la musa del ingenuo monje de la Rioja. 

Pasemos ahora a otro punto que acaso ofrezca carácter 
más discutible. 

En la Segunda comedia Celestina, de Feliciano de Silva l , 
Pandulfo saca a colación un refrán del mismo tipo: «y bien 
dice el proverbio: que con lo que Juan adolece, Sancho y Do- 
mingo sanan; así que mi amo doliente y más que Juan, en sus 
amores, como él adolece, sana a Sancho y Domingo, que so- 
mos yo y Celestina», y más adelante, págs. 238-239, «y como 
dice el proverbio, con lo que Sancho adolece, Domingo y 
Martín sanan; que quiere decir, que con su mal alcanzamos 
tú y yo el principio de la salud». 

Como se ve aquí, Silva expresa una idea realista, de direc- 
tos causa y efecto: la desdicha del uno trae como consecuen- 
cia inmediata la felicidad del otro. Quizás fuese más atinado el 
tomar un punto de vista de un carácter más abstracto, y afir- 
mar, como lo hace el Diccionario de la Academia, que este 
refrán «enseña que no todas las cosas convienen a todos». En 
tal caso podríamos reconocer que Berceo oponía a esta acti- 
tud relativista una de índole perentoria, la que vendría a en- 



1 Colección de libros españoles, raros o curiosos, IX, 164. 



402 MISCELÁNEA 

lazarse lógicamente no sólo con el sentido de esa estrofa 38, 
sino con el de otras anteriores, y especialmente la 35 : 

Ella es dicha fuent de qui todos bebemos, 
ella nos dio el cevo de qui todos comemos... 

las cuales revelan que, en opinión del poeta, era la Virgen un 
inagotable manantial de bondad universal y absoluta. 

Alguien puede que objete que es forzar las cosas para 
buscar significados esotéricos. Sin embargo, es indudable que 
la interpretación se engrana perfectamente con el espíritu que 
anima toda la composición. — Erasmo Buceta. 



SOBRE LA FECHA DE «EL CASTIGO DEL DISCRETO» 

Publicada en la Parte VII de las Comedias de Lope esta 
pieza, interesante por más de un concepto — recuérdese sobre 
todo el proceder del marido en la defensa de su honor y la 
característica manera como el poeta concibe el carácter de la 
mujer — , ha sido reimpresa recientemente por D. Emilio Co- 
tarelo en el tomo IV de la nueva edición académica. El único 
dato cronológico aducido por Rennert 1 es la mención que de 
ella hace el segundo Peregrino. Un breve pasaje permite, a 
nuestro juicio, precisar considerablemente la época en que 
fué escrita. 

Recorriendo Madrid, dos de los personajes de la comedia 
pasan ante el monasterio de San Jerónimo. El forastero pide 
noticias de su fundación : 

Felisardo. ¿Quién hizo aqueste ilustre monasterio? 

Alberto. El rey Enrique. 

Felisardo. " ¿El nombre? 

Alberto. El de aquel santo 

cuya mano escribió por tal misterio 

el pecho y el papel con pluma y canto. 

Aquí Felipe de su heroico imperio 

dio sucesión al que hoy adoran tanto: 



Bibliography, en RH, 191 5, XXXIII, 155. 



MISCELÁNEA 4O3 

los dos mundos que rige decir quiero, 
que fué jurado príncipe heredero. 
Aquí los actos son de más grandeza *. 

Se trata dé Felipe III, al que, por otra parte, se cita explí- 
citamente en otro lugar de la obra 2 . Pero en 13 de enero 
de 1608 Felipe IV era jurado príncipe heredero igualmente 
en San Jerónimo 3 . Parece absurdo que queriendo Lope re- 
cordar las excelencias del monasterio de San Jerónimo no 
hubiera tenido presente esta segunda festividad si hubiera te- 
nido ya lugar. Habrá que suponer que escribió su obra entre 
1603 y 1608, suposición a que no se opone el carácter de la 
comedia, escrita según lo que todos convienen en llamar pri- 
mera manera de Lope. — J. F. Montesinos. 

Universidad de Hamburgo. 



1 Acad., pág. 200 b. 

Vi su palacio [de Madrid], edificio aunque después ampliado 

de antiguos reyes, que fueron del gran Carlos Quinto, agüelo 

haciendo ilustre esta villa del soberano señor 

desde Fernando Primero, nuestro Felipe Tercero. 

(Acad., pág. 20S a.) 

3 Véase Gonzalo de Céspedes y Meneses, Historia de D. Felipe III, 
rey de España... Año 1634. Con licencia. En Barcelona, por Sebastián 
Cor mellas, fol. 1 v, b. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 



Zauner, A. — Altspanisches Elementarbuch. Zweite umgearbeitete 
Auflage. — Heidelberg, Winter, 1921, 8.°, xii-192 págs. = La segunda 
edición del manual del Sr. Zauner difiere en varios sentidos de la 
primera. Ha aumentado el autor el número de los textos, que se 
componen de textos literarios y de documentos, sirviendo así tanto 
para dar una idea ligera de las obras más importantes de la literatura 
antigua española, como de ejercicios puramente lingüísticos. Ha dado 
además el autor a la exposición de la Fonología una nueva forma y 
más extensión. Esto es, indudablemente, una ventaja, aunque haya 
que advertir que la nueva de exposición carece en algunas partes 
de claridad. Precede a la parte fonética una 'bibliografía' y un resu- 
men del desarrollo de la lengua española, siguiéndole la parte mor- 
fológica, un capítulo breve sobre la composición de las palabras y 
otro sobre los aspectos más característicos de la Sintaxis antigua es- 
pañola. Tal como es, el libro del Sr. Z. prestará indudablemente gran- 
des servicios a las Universidades alemanas. 

Vamos a hacer algunas observaciones, que esperamos serán útiles 
para el perfeccionamiento del Manual. 

Pág. 1. Echamos de menos en la bibliografía algunos libros que 
merecerían ser incluidos; entre ellos citaremos sólo los Elementos de 
Gramática histórica castellana, de V. García de Diego (Burgos, 19 14); el 
estudio de K. Pietsch, On the language of the Spanish Grail Fragments 
(MPh, 191 5, págs. 369-378, 625-646); los Fueros leoneses de Zamora, 
Salamanca, Ledesma y Alba de Tormes, de Américo Castro y F. de Onís 
(Madrid, 19 16); los Docu?ne?itos lingüísticos de España, publicados por 
R. Menéndez Pidal (Madrid, 191 9); la edición del Sacrificio de la Alisa, 
de A. G. Solalinde (Madrid, 191 3); la edición del poema de Roncesva- 
lles, de R. Menéndez Pidal (EFE, IV, 105-204); la de Elena y María, 
por el mismo autor (RFE, I, 52-96), y para concluir la enumeración 
de textos, Un nuevo poema por la cuaderna via, edición y anotacio- 
nes de M. Artigas (Santander, 1920); El libro de Marco Polo, edición 
de Knust (Leipzig, 1902), etc. No debería faltar bajo «Dialectos», capí- 
tulo en que se mencionan únicamente contribuciones a la dialectolo- 
gía leonesa, el estudio de Umphrey sobre The Aragonese Dialect 
(RHi, XXIV, 5-45). A los estudios especiales de fonética, morfolo- 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 405 

gía y sintaxis podían hacerse bastantes adiciones; de ningún modo 
deberían faltar aquí los artículos importantes de Cuervo en la RHi, 
II, 1-69; V, 273-313, ni los artículos instructivos de Pietsch en MLN 
y MPphil, ni el libro reciente de Beardsley, Itifinitive Constrnciions 
in Oíd Spanish, New York, 1921. Citándose el estudio de R. Menén- 
dez Pidal, El dialecto leonés, no dejaría sin mencionar los Estudos de 
philologia miratidesa, de J. Leite de Vasconcellos, Lisboa, 1900, 1901, 
contribución tan útil a la dialectología leonesa. La edición del Can- 
lar de Mió Cid, de R. Menéndez Pidal, figura bajo textos poéticos, sin 
que se indique el contenido de la obra; desearíamos ver en un ma- 
nual como el del Sr. Z. una referencia a la importancia que tiene 
como el estudio más detenido de la fonética, morfología y sintaxis 
de un texto antiguo español. Por fin, creo que no soy inmodesto pi- 
diendo la admisión de mis Siudien zur Lautgeschichte westspanischer 
Mundarten (Hamburg, 19 14) en la bibliografía, tratándose como se 
trata, según me dicen, de un libro útil para el conocimiento de los 
dialectos del Oeste (que conservan en parte el lenguaje de los siglos 
de la Edad Media) y de la fonética histórica del castellano en general. 

Al resumen que da el Sr. Z. del desarrollo de la lengua española, 
hay no poco que añadir. La definición que da el autor de la extensión 
de la lengua española en la Edad Media no es exacta; entiéndase que 
se hablaba en León, Asturias y en parte de Navarra, no en Navarra. No 
es exacto decir que el navarro-aragonés se aproxima al catalán-pro- 
venzal, error que se encuentra también en la Gramática histórica de 
F. Hanssen; el verdadero aragonés (véase, por ejemplo, el resumen 
útil de García de Diego, Caracteres fundamentales del dialecto arago- 
nés, Zaragoza, 1916), difiere en su estructura y formación general 
del catalán, y sólo hay una zona de transición, descrita por A. Griera, 
La frontera catalano-aragonesa (1914), y más exactamente por R. Me- 
néndez Pidal, RFE, III, 73-88. Sería oportuna una referencia al idioma 
romance que se hablaba en el Mediodía de España cuando la invasión 
de los árabes (véase la Contestación de R. Menéndez Pidal al discurso 
de recepción, en la Real Academia Española, de D. Francisco Codera, 
Madrid, 1910). 

Para ilustrar el elemento germánico en la lengua española citaría, 
además de Meyer-Lübke, a Jungfer, Über Personennamen in den Orts- 
namen Spaniens und Porlugals, y remitiría, respecto a la influencia 
francesa, al libro de J. B. de Forest, Oíd Erenck Borrowed Words in 
the Oíd Spanish, RR, VII, 370-410 (véase RFE, VI, 329-331). A la única 
interjección árabe citada, pág. 8, oxalá, añádanse las tratadas por 
M. Asín Palacios, BRAE, VII, 359 y sigs., ¡alai, ¡guayl ¡ole! Concluye la 
introducción por la frase: «Con la entrada de España en la política 
universal acaba el período antiguo de su lengua»; esto es sólo exacto 
tomando la frase en sentido puramente temporal (que no puede tener 

Tomo IX. 27 



406 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

aquí); es ele toda necesidad añadir en este punto algunas palabras so- 
bre la continuación del antiguo español entre los judíos de Levante y 
en partes de Marruecos; no encuentro en el Manual del Sr. Z. ningu- 
na referencia a la existencia de esta rama del antiguo español, tan 
importante para la historia de la lengua española, y particularmente 
la de la Edad Media. Debería remitir a ella el autor hablando de -s- 
(§ 37), de la diferencia entre -s- y -z- (§ 66), del tratamiento de g Cii 
(§ 46), etc. Creo, además, que no sólo el judeo-españo 1 , sino los datos 
que ofrecen los dialectos españoles en general, tanto los de la Edad 
Media como los de hoy, deberían utilizarse en el Manual del Sr. Z. con 
más amplitud y también con más método. Ellos no rara vez darán una 
solución clara de cambios fonéticos y fenómenos morfológicos oscu- 
ros, o por lo menos servirán para ilustrarlos. Lo que hace falta en el 
libro, en este respecto, es un resumen de los rasgos característicos 
del leonés (antiguo y moderno), del aragonés y del lenguaje de los 
judíos de Levante (y Marruecos); además, una ampliación de los tex- 
tos de carácter dialectológico; no bastan las pocas líneas tomadas de 
documentos leoneses o del Libro de Alexandre; y para dar una idea 
del dialecto aragonés publicaría, además de los veinte versos del poe- 
ma de Yucuf, algunos documentos de la colección de Serrano en el 
BRAE. Por fin, y ante todo, necesita la exposición de la parte fonéti- 
ca y morfológica una revisión desde el punto de vista señalado, como 
veremos luego. 

Pág. 1 1. Bajo fuentes de la pronunciación de la Edad Media hay que 
remitir al lenguaje de los judíos de Levante y a los dialectos de la 
Península. — No es lícito comparar el sonido correspondiente a la 
letra ch con al. isch. 

Pág. 12. Se transcribe la pronunciación de g c -' por dz (quiere de- 
cir y), pero en el § 46 se habla de una fricativa; hay que poner «y 
V z respectivamente»; compárese en el lenguaje de los judíos de 
Constantinopla yemir, yarra, munyir, pero -z- intervocálica. — La late- 
ral / no tenía siempre carácter alveolar, convirtiéndose el sonido al- 
gunas veces en lateral velar: soto <saltu, etc. 

Pág. 13. Yo no conozco vocal inacentuada («unbetont»\ preferiría 
el término débilmente acentuada («schwach betont»). — No es exacto 
decir que la posición de la vocal final de sílaba carezca de importan- 
cia; compárese el cambio de - o final en -u y de -e en -i en algunos dia- 
lectos (§ 30). 

Pág. 14. La reducción de -iello > -tilo se explica por la influencia 
de los dos elementos palatales j y 1, como demostré en mis IVsp. Mdt., 
§ 80. Asimismo, la reducción de ie > i en priessa, abiespa, viespera no 
está hoy día inexplicada (véase Wsp. Mdi., § 80). — Uo < 9 no se 
conserva sólo en documentos antiguos leoneses y aragoneses; es un 
fenómeno de bastante difusión en los dialectos de hoy; apúntese tam- 



NOTAS 15II1LIOGRAKICAS 4O7 

bien ua (análogo a ia) en aragonés antiguo y moderno. Además, de- 
muestran las asonancias del Cantar de Mió CVtfque en la época de la 
composición de aquel poema se pronunciaba todavía en castellano 
¡10. — En este mismo párrafo no dejaría de mencionar el cambio co- 
nocido de J rúente > frente. 

Pág. 15, § n. Ou <aunose conserva sólo en portugués, sino que 
es frecuentísimo en leonés. La misma observación respecto a la ter- 
minación verbal *-aut > -ou (leonés) > -o (castellana). 

Pág. 16, § 13, 3. Añadir que el cambio de o">zí causado por una 
palatal siguiente no afecta a o más mn, m'n (otoño). 

Pág. 17, § 13, .5. Respecto a la explicación de la vocal tónica de 
mismo, compárense los autores citados en mis Wsp. Mdt., § 54. Añadir 
además que existe al lado de mismo la forma mesmo, etc.— § 14. No en- 
tiendo lo que dice el Sr. Z. sobre el tratamiento de las vocales abier- 
tas y acentuadas ?, 9; hay una contradicción en lo que dice en el 
mismo párrafo; habla de un fenómeno de disimilación, de una no dip- 
tongación, pero cita al mismo tiempo las formas *lieito, *nuoiie. Ni se 
trata de un proceso de disimilación, ni han existido nunca formas 
como *lieito, *nuoiie en castellano. La no diptongación se explica más 
bien, como se sabe, por una asimilación de la vocal tónica a la conso- 
nante palatal siguiente, asimilando aquélla su articulación, mejor 
dicho, su punto de articulación al de la consonante siguiente. El pro- 
ceso es, pues, análogo a aquel otro que explica el cambio de pu- 
«nu> punno, tinea > tinna, etc. — No es admisible en el mismo pá- 
rrafo la suposición de una etapa *ve$, *^g< veni, teni (imperati- 
vo) para explicar el cambio de $ > c y la no diptongación resultante 
de tal cambio; como en vine < ve ni, la vocal final habrá ejercido su 
influencia directamente sobre la vocal tónica precedente. 

Pág. 18. No debería figurar páxaro en el § 15, en que se habla de 
la influencia de una i (originaria o procedente de una consonante pa- 
latalizada, kt, ks, etc.) sobre la vocal precedente, al lado de beso, fres- 
no, fecho, etc., por faltar en aquel caso absolutamente el elemento que 
ha dado origen al cambio de la vocal tónica; sería más conveniente se- 
ñalar la causa de la divergencia del tratamiento entre exe, sartén, etc., 
■de un lado, y páxaro, estantío, etc., del otro (véase Millardet, Ro, 1912, 
XLI, 247-259). Apúntese, además, en el mismo párrafo, que la etapa 
antigua ei (feito, dereito, etc.) se conserva todavía en leonés y arago- 
nés. Lo mismo ou, de procedencia diversa, en el § 16, en leonés. 

Pág. 19, § 17. No hay ninguna razón para atribuir a la posición 
final absoluta o interior de sílaba de io en palabras como mío, míos, 
dios la vacilación del acento. Véase, por ejemplo, lo que dice R. Me- 
néndez Pidal sobre el fenómeno en el Cantar de Mió Cid, pági- 
nas 166-168. 

Pág. 22, § 24. Tan frecuente como en leonés es el sonido de paso 



408 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

y en aragonés. Sería oportuna una referencia a la propagación analó- 
gica de -y- en el sistema verbal (oyes, etc.). 

Pág. 24, § 27. La descripción que el Sr. Z. da del tratamiento de a 
en hiato con una vocal tónica no es exacta; dice que -a se conserva 
en posición final absoluta, convirtiéndose en e ante una consonante 
siguiente; pero se sabe que existen mié e -ie en la persona él del im- 
perfecto. Respecto al tratamiento particular de la persona yo del im- 
perfecto de los verbos en -er, -ir que conserva, como se sabe, con 
tanta tenacidad la forma -ia en contraposición a la persona él, com- 
párense las observaciones sugestivas de R. Menéndez Pidal, RDR, II, 
126-127. Echará luz sobre la interpretación complicada del cambio de 
-ia > -ie, -ias > -tes, etc., y la acentuación de estos grupos, la obser- 
vación de los dialectos españoles que hoy día conservan todavía tale* 
formas. Los datos que recogí en las provincias de Zamora, Orense y 
León, y que pienso publicar próximamente, supongo que se prestarán 
particularmente a tal propósito. — § 28. Atribuye el Sr. Z. la pérdida 
déla vocal final en formas como fidalgo, rfo«<domnu a su poco 
acento (Tonlosig keit); pero hay que preguntarse si no interviene tanto, 
si no más, la debilidad funcional de tales sílabas. 

Pág. 25, § 28. Para explicar una forma castellana por influencia dia- 
lectológica hay que dar una razón histórica, económica, etc. No en- 
contrando ninguna para explicar de tal manera vezin (al lado de vezi- 
no), me inclino a suponer que vezin será la forma proclítica (compá- 
rese don, citado arriba, etc.) empleada originariamente en composicio- 
nes con nombres. Compárese hoy día ti Juan, ti Juana, etc. 

Pág. 27, § 29. Mencionaría, respecto al tratamiento de las vocales 
finales que en los dialectos hoy día se conservan todavía, formas que 
existían antes en castellano: sal, quier, vien. — § 30. En leonés anti- 
guo (y moderno) no sólo ocurre -e > -i, sino también -o > -u (Staaff, 
Anclen dialecte léonnais, pág. 214 y sigs.). — § 30, finís. La explicación 
que se da de la forma moderna de la conjunción v no satisface. Véase 
lo que digo sobre la cuestión en mi estudio El dialecto de San Cipridn 
de Sanad ria (actualmente en impresión). 

Pág. 28, § 35. Como rasgos característicos del dialecto leonés y de 
partes del dialecto aragonés, cabe mencionar la palatalización de 1- 
y n- iniciales (llobo, nos). — § 37. Remitir a algunos dialectos extreme- 
ños donde se conserva todavía la diferencia antigua entre -z- intervo- 
cálica sonora y -s- sorda. 

Pág. 30, § 37. Repite el Sr. Z. la tesis de la influencia árabe en el 
cambio de s- inicial en s-, x-. Habrán experimentado tal influencia al- 
gunas palabras, pero no es la regla; véanse las observaciones en mis 
Wsp. Mdt., § 215 y sigs.; las hechas por Castro, RFE, I, 102; García 
de Diego, RFE, III, 306-307, y las que hice en el ASNSL, XXXVII» 
161-163. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 409 

Pág- 3 1 » § 4°- Una prueba de la pronunciación palatal de // Oli- 
ven antiguo castellano la da el cambio de -iello> -tilo, que sólo puede 
comprenderse suponiéndose una -J- palatal. Este cambio ocurre a par- 
tir del siglo xiv; -11- debe, pues, haberse convertido en -|- ya antes; 
por lo demás es posterior a la diptongación de ?, 9, que no ha sido 
impedida por una -//- (no palatal) siguiente (castielo, fuelle). 

Pág- 33i § 44- Señalar que la pronunciación antigua/"- se halla hoy 
día en los dialectos del Noroeste y en aragonés; que la etapa interme- 
dia entre /"- y la pérdida de la consonante inicial, es decir, el sonido h-, 
se encuentra en andaluz, extremeño, etc., y que hasta ha sido impor- 
tado en América. 

Pág. 34, § 46. En casos como ermano, inojo, etc., no hablaría de una 
'pérdida' de la consonante inicial, sino de una asimilación a la vocal 
palatal siguiente. Dice el Sr. Z. que el desarrollo de la consonante 
inicial en palabras como Jogar, juego no está todavía explicado; para 
mí no cabe duda, como expuse en Wsp. Mdt., § 242, que la vocal velar 
siguiente ha atraído el punto de articulación de la consonante inicial 
convirtiéndola así en la fricativa velar x; las palabras que forman ex- 
cepción son precisamente yugo (al lado de formas regulares en los dia- 
lectos), yunia (al lado de junta); habla sobre ellas García de Diego, 
RFE, III, 310, nota. 

Pág. 36, § 49. La regla sobre la conservación de -p-, -t-, -c- tras un 
«diptongo» (coto, oca), la formularía así: por tener el segundo elemento 
de los grupos au, etc., carácter conso?iántico se conservan -p-, -t-, -c- 
{encontrándose éstas de hecho en posición no intervocálica). 

Pág. 37, § 50. No hay motivo para presumir influencia extraña en 
formas como ahuero al lado de agüero < auguriu, sabueso, sabueso < 
segusiu. Es tan evidente el proceso fonético que presentan estas 
variantes, y abundan tantos ejemplos parecidos en todas las partes de 
la Península (algunos datos trae García de Diego, RFE, III, 309-312) 
que puede haber ocurrido espontáneamente en los casos menciona- 
dos. La pérdida de la d en quaraesma, qaaraenta la explicaría más 
bien por debilitación funcional de la sílaba correspondiente que por 
negligencia al hablar. 

Pág. 38, § 53. «En los grupos consonanticos [iniciales] pl-, fl-, kl- 
el elemento lateral se palataliza y se asimila después a la consonante 
precedente.» Esta definición no satisface, experimentando más bien la 
consonante inicial la influencia de la lateral palatalizada. 

P^g- 39- § 53- ¿Serán préstamos las palabras que presentan//-, etc.: 
plazer (en leonés pr-)? Preferiría el término palabras cultas. El desarro- 
llo divergente de algunas palabras lande glande, lastimar blasphe- 
mare, etc. (a las que podían añadirse bastantes más), no se explica 
por «mezcla de dialectos», por ofrecer los dialectos en gran parte las 
mismas dificultades. 



410 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

Pág. 42, § 60. No debería faltar una referencia a la reducción de -s 
final de palabra en casos determinados (vémonos, etc.). 

Pág. 44, § 64. Trata el Sr. Z. la palatalización de la / postconso- 
nántica en dos párrafos diferentes (§§ 53, 64), distinguiendo entre los 
grupos consonanticos iniciales de palabra e interiores. Habría sido- 
más conveniente reunir en un mismo párrafo lleno, llama, chillar, so- 
llar, etc., considerando que ofrecen el mismo tratamiento (debido a la 
influencia de la / palatalizada), y meter aparte casos como oreja, ojo, 
cuaja, teja. Lo que convenía señalar era, aparte del problema general 
que ofrece la cuestión, el tratamiento diferente entre chillar, sollar, de 
un lado, y oreja, cuaja, de otro. Demuestran estos últimos ejemplos 
que en el desarrollo de los grupos -kl-, -g'l- intervocálicos no inter- 
viene sólo, como parece supone el Sr. Z., la palatalización de la lateral,, 
sino que es de influencia decisiva el carácter del primer elemento del 
grupo. Éste habrá contribuido a dar al desarrollo un rumbo particu- 
lar, palatalizándose a su vez (como en los grupos -kt-, -ks-), y resul- 
tando así una forma más progresiva que en los demás casos (chillar , 
sollar). 

Pág. 45, § 65. Es algo oscuro lo que dice el Sr. Z. sobre el trata- 
miento de los grupos kt, ks. Respecto al desarrollo de estos grupos 
en posición final de sílaba, no puedo admitir una t y s palatal de que 
haya procedido el elemento i (peine, seis, fresno). Demuestra este últi- 
mo ejemplo y el desarrollo general de a más palatal, que ya desde un;» 
época bastante remota hay que presuponer la existencia de este ele- 
mento i. Esta i ha procedido directamente del primer elemento del 
grupo consonantico latino. Véanse más detalles en mis Wsp. Mdt. f 
§ 313 *• 

Pág. 46, § 65, nota. Añadir que las formas feito, dereito, etc., no se 
conservan hoy día sólo en portugués, sino también en leonés y ara- 
gonés. 

Pág. 47, § 67. La fórmula que se da a la atracción de la articulación 
de i en los grupos -pi-, -ri-, -si- puede dar lugar a una falsa interpre- 
tación («Auch/, r, s werden nicht palatal, beweisen aber ihre ehema- 
lige palatale Natur durch Abgabe eines i.» — No extraña de ningún.» 
manera que la vocal tónica de baxar, baxo no haya experimentado nin- 
guna modificación (compárese lo dicho respecto al § 15). — § 69. Res- 
pecto del desarrollo de -ti-, -ci- véase últimamente J. Jud y A. Stei- 
ger, Ro, XLVIII, 145 y sigs. 

Pág. 48, § 70. No es exacto lo que se dice sobre la conservación de 
etapas antiguas de -li-. Es verdad que -1- se conserva en aragonés 
antiguo y moderno; pero se encuentra el mismo sonido, al lado de -y-, 



1 Concuerdo con la explicación que da R. Menéndez Pidal en la cuarta edi- 
ción de su Manual (§ 50) sólo hasta cierto punto. 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 4 1 ' 

en leonés, hasta en los dialectos de hoy (por ejemplo, en partes de 
Sanabria- y de la parte Sur de León). 

Pág. 52, § 77. Añadiría una nota sobre el desarrollo curioso de la 
-n final de non. 

Pág- 53- § 78. Dudo de si la consonante final de sarlen 1 , follín ha 
tenido carácter palatal. 

Pág. 71, § 109. Respecto a la persona yo de los imperfectos de los 
verbos -er, -ir véase lo dicho respecto al tj 27. 

Pág. 121. Lo dicho sobre la métrica me parece insuficiente y en 
parte incorrecto. Falta una referencia a la evolución del verso épico 
y a la diferencia entre el sistema épico y el del mester de clerecía. — 
F. Kriiger. 

Santesson, C. G. — La par tic ule «cum» comme préposition dans les 
langues romanes. — París, 1 92 1. = Presenta el autor una minuciosa in- 
vestigación relativa al uso de las formas italianas correspondientes 
a conmigo, contigo, etc. (y con stesso), y una exposición general y com- 
parativa (circunscrita al italiano, español y portugués) de la semántica 
de con. 

El capítulo previo, referente al cum latino, reproduce el Thesaurus, 
pero puede justificarse, porque, al mismo tiempo, reúne y discute el 
autor las principales cuestiones que han provocado cum y apud. La 
más interesante de ellas es la relativa a la lucha en Galia de estas dos 
partículas. El Sr. Santesson se mantiene, en el terreno de las hipóte- 
sis, con toda la circunspección que se requiere. En el caso concreto, 
sin embargo, de la competencia entre cum y apud, nos inclinamos a 
creer con Geyer y Mohl, y en contra de Bonnet, en una larga repre- 
sión erudita de la segunda. El argumento capital de Bonnet, la am- 
pliación semántica de cum, no prueba nada en contra de esta teoría, 
más en consonancia con procesos lingüísticos semejantes; sólo prue- 
ba que Gregorio de Tours, en su afán represivo de apud, encontró 
facilidades, para sustituirlos, en la creciente vaguedad semántica de 
cum. Otro argumento de Bonnet, la ausencia de cum, por apud, ante 
nombres de lugar, es de muy escasa fuerza, porque es querer negar 
la persistencia de ciertos usos consagrados. No queda en su favor más 
que «sa connaissance intime et profonde de G. de T., de sa langue et 
de ses habitudes», muy estimable, pero no decisiva en la cuestión. 

En el largo capítulo consagrado a la semántica, aplica el Sr. S. al 
con romance el mismo plan del Thesaurus, que, en sustancia, es igual 
al adoptado por Cuervo en el artículo correspondiente de su Diccio- 



1 No hay ningún motivo para presumir el desarrollo siguiente: sartagine> 
*sartaigne > sartén, plantagine > *plantaigne > llantén, etc., como 
hace A. Alonso, RFE, IX, 71. 



412 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

nario. Es de estimar, no obstante, el nuevo estudio del asunto. Se han 
resentido generalmente estos trabajos de una manipulación exagera- 
damente teórica y abstracta de la materia, en pleno olvido de la mar- 
cha histórica con sus procesos psicológicos, estilísticos, etc. Sea el enm- 
ele relatione. Tomando como punto de partida el cum de comitatu y ad- 
jectione, los diccionarios por lo común (así Thesaurus, Cuervo) han 
visto, teóricamente, una mayor distancia semántica entre esas signifi- 
caciones (salir con y familiaridad con), que entre cutn de comitatu y 
cualquiera de las otras acepciones de la partícula, y han hecho, por 
tanto, del cutn de relatione capítulo aparte. El Sr. S., por el contrario, 
ha advertido la íntima relación de este último con la significación pri- 
mitiva de la preposición, y lo enlaza directamente con el cum de comi- 
tatu y adjectione. El pronto y franco desarrollo en la historia de la 
acepción de relatione es la mejor corroboración de ello, y los juicios 
que expone el autor en las páginas 207 y 208 nos parecen, pues, de lo 
más atinado. 

En el curso del capítulo aporta el Sr. S. bastantes datos históricos 
y comparativos, casi todos muy aprovechables (págs. 211, 225, 280, 
301, 307, etc). 

Algunos reparos a esta parte, de pormenor en su mayoría: 

En lo relativo al número del verbo en frases que presentan térmi- 
nos enlazados por con, cree el Sr. S. que se plantea una cuestión difí- 
cil, y se pregunta si el verbo debe estar en plural, concertando con los 
dos términos coordenados por cum, o concordar solamente con el pri- 
mero (págs. 218 y sigs.) 

Cita a continuación los pasajes de W. Meyer-Lübke referentes al 
asunto. Ahora bien; Meyer-Lübke hace claramente una distinción en- 
tre las frases con verbo en singular y las que llevan el plural; en estas 
últimas con tiene propiamente el valor copulativo, al paso que en las 
primeras introduce simplemente una determinación comitativa; expli- 
cación que opone al criterio lógico formalista el de que signos lingüís- 
ticos distintos responden a distintas necesidades de expresión. Y se 
observa fácilmente que las lenguas proceden de acuerdo con este 
principio: el francés construye este tipo de frase en singular; el italia- 
no, en plural (los raros ejemplos con singular, citados por el Sr. S. 
(pág. 218), deben ser excluidos casi todos), o lo que es lo mismo, el 
francés rechaza el empleo de con copulativo =_y, y el italiano lo admi- 
te, pero con su construcción natural: el plural. En español, por el 
contrario, se dan frases que, con la misma estructura, presentan ya el 
singular ya el plural; seguramente este hecho es el que ha movido 
al Sr. S. a plantearse la cuestión en los mismos términos con que la 
plantearon Salva, Bello, Cuervo, etc. 

Conforme con lo dicho anteriormente, creemos que este punto 
debe considerarse de otro modo: en español con toma a veces valor 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 413 

copulativo, yes equivalente sintácticamente a^(«au moins en est tres 
rapprochée», Meyer-Lübke, III, 218); el verbo, naturalmente, va en 
plural: «Él con otro habían entrado en el monasterio buscando a Lus- 
cinda.> (Quijote, I, 36). Los términos coordenados van enlazados inme- 
diatamente, y el verbo, en otros casos, puede anteceder: «Seguían, 
sus banderas tendidas, Judá con sus compañeros.» (Nombres de Cristo, 
2. «Esposo».) 

Por otra parte, y en oposición al italiano, que no empleando sino 
el plural, evita confusiones, el español presenta frases del mismo tipo 
constructivo que la descrita, pero con el verbo en singular: «Huye- 
ron todos, y Bruto, con sus compañeros, se retrajo al Capitolio.» (Que- 
vedo, Marco Bruto, -ff-23, 154.) Indudablemente, con, en este caso, 
introduce sólo una mera circunstancia comitativa («nicht eigentlich 
Verbindung zvveier Substantiva, sondern ein Thun in Gemeinsamkeit 
mit einer zweiten Person», Meyer-Lübke, III, 347); el singular es el 
índice de su intención expresiva. Razones estilísticas y de diferencia- 
ción de matiz han hecho que en español, al lado del tipo comitativo 
bien definido, el padre viene con la madre, se den frases que por la for- 
ma se confunden con aquellas otras en que con es copulativo. 

Una de esas razones a que se alude, y acaso de las más importan- 
tes, es, a mi juicio, el hecho de que en las expresiones del tipo el pa- 
dre viene con la madre, el término comitativo va impregnado de un 
sentido que se acerca bastante al de con modal. Sean, por ejemplo: 
«Hernán Cortés se alojó en la ciudad con sus españoles» (Solís, Méji- 
co < 5> 3)) y I a citada de Quevedo; en la frase de Solís, «con sus espa- 
ñoles» es una adjetivación importante de la acción, una circunstancia 
que trae la atención hacia la manera como se efectúa; en la de Quevedo 
«con sus compañeros» es, por el contrario, una simple expresión co- 
mitativa, de carácter secundario, que no adjetiva la acción. (Cfr. «el 
rey viene con su séquito» y «el rey, con su séquito, salió de Madrid».) 

Así, pues, por una circunstancia extraña, se han confundido par- 
cialmente, en español, dos tipos constructivos. Pero se observa que 
la lengua, no contenta con evitar la confusión, mediante el empleo de 
uno u otro número, tiende a eliminar la construcción comitativa, que, 
formada para encontrar una distinción de matiz, coincidió, a su vez, 
con otra; esto es, a hacer lo mismo que el francés, que no admite el 
con copulativo; y en efecto, es bastante rara esta construcción, más 
usual en el período arcaico. 

Sólo tenemos que añadir, en este punto, que entre los ejemplos, 
tanto de los citados de Cuervo como de los que añade el Sr. S., los 
hay recusables por diversos motivos : Alix (425), presenta, natural- 
mente, el plural exigido por éstos; en Lope, Verdadero amante,' 2, con 
sustituye, por necesidad métrica, a y; Quijote, 2, 2, es totalmente 
inadmisible (¡siempre la vieja lógica!). 



414 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

De menos importancia son las siguientes observaciones: 
Pág. 222: Cervantes, Novelas ejemplares, 316, señalado como con 
local; es un prejuicio del autor, que piensa en apud; el con es simple- 
mente de relatione; pág. 225: los ejemplos citados no expresan «a peu 
prés la direction»; se trata de frases condensadas que a un tiempo sig- 
nifican la dirección (lo secundario) y la relación comitativa (lo predo- 
minante); pág. 230: Ruiz, 162, mala lectura: con es comitativo-atribu- 
tivo; pág. 231 : Amadi's, XIV, 36: ¿por qué con es de distinta clase que 
el con del Quijote, 2, 2, pág. 215?; pág. 262: Ruiz, 1348, también se trata 
de un uso comitativo-atributivo, y no de concomitancia temporal; 
pág. 263: Cervantes, Quijote, 2, 8, en «con más escuridad» hay que ver 
igualmente la acepción comitativa-atributiva; pág. 266: Valera, Pepita 
Jiménez, 39, otro caso de mala lectura: con es de relatione; pág. 273: 
Alix, 175, no es con modal, sino instrumental con sentido causal 
(cfr. pág. 304: Ruiz, 855, 944); en Valera, Pepita Jiménez, pág. 47 (pági- 
na 295) está sacrificada también, como en Cervantes, Novelas ejempla- 
res, 3 1 6, la percepción exacta del matiz, marcado por un signo en oposi- 
ción a otro, a la explicación formalista lógica; en con irresistible impulso 
no hay que ver simplemente con =por, «luego instrumental», sino pre- 
cisamente con opuesto a por, para distinguir el matiz modal del instru- 
mental. Insistimos en estos hechos menudos porque trascienden a una 
cuestión de método; págs. 299 y 300: hay una confusión de ejemplos: 
el citado por el Sr. Mever-Lübke es de concomitancia temporal 
(2° caso), y el de M. de la Rosa de carácter modal; caracteriza la termi- 
nación de la insurrección, y en este punto creemos que Cuervo acer- 
taba; pág. 314: Cervantes, Novelas ejemplares, 7, otro caso análogo al de 
Valera, pág. 295: «con prometerles^ prometiéndoles^ circunstancia tem- 
poral»; creemos, con Cuervo, que es un puro caso de con instrumental. 
La parte verdaderamente original del libro es el capítulo consa- 
grado al estudio de las formas italianas antes citadas. La lucha entre 
las formas enclíticas con meco, meco, etc., y las analógicas con me, con 
te, etc., y en las enclíticas, entre el tipo meco y el pleonástico con meco 
está expuesta con claridad, precisión y una documentación copiosísi- 
ma. En ciertos puntos la investigación resalta por una explicación 
feliz: véase la descripción de la ruina de con meco, etc. El capítulo, en 
suma, es un excelente modelo de trabajos de esta índole. En él, y en 
todo el libro, hay que elogiar, además, el espíritu de orden y la hon- 
radez científica. — J. Vallejo. 

Barja, C. — Libros y autores clásicos. (Literatura española.) — The 
Vermont Printing Company, Brattleboro, 1922, 8.°, xn-543 págs. = Trá- 
tase de un manual que comprende desde los comienzos de nuestra li- 
teratura hasta fines del siglo xvn. El Sr. Barja, profesor en una facul- 
tad norteamericana (Smith College), ha pensado en las necesidades 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 4 I 5 

i[ue impone la enseñanza del español en Norte América. ¿Qué ideas 
sobre las letras españolas va a suscitar este manual en los estudiantes 
que lo lean? En general, este libro nada nuevo aporta en cuanto a da- 
tos o maneras de apreciar las cuestiones de que se ocupa; se limita a 
resumir ordenadamente lo sabido. Al menos, en toda la parte medie- 
val, el autor se sujeta a ese criterio '. Por desgracia, al llegar a la época 
moderna, el Sr. B. aplica el método de análisis y de crítica que anun- 
cia en el prólogo (págs. vn-vni): «Ni tampoco hemos rehuido, si se nos 
permite la frase, subjetivizar los autores y libros estudiados.» Tal ne- 
cesidad de «subjetivización» ha debido imponérsele como ineludible, 
ya que, según él, «la mayor parte de los libros y de los autores de la 
literatura clásica española, conste esto, no han sido aún objeto de va- 
loración literaria» (pág. vi). 

Veamos los juicios del Sr. B. : «El gongorismo español... es la cho 
chez de la poesía» (pág. 351); «todo lo que los cultistas han dicho, to- 
das sus ideas y pensamientos y emociones, en buena moneda españo- 
la, no valen un par de pesetas» (pág. 352). Henos, pues, en pleno y 
viejo lugar común. Si el Sr. B. hubiese pensado un momento en el pro- 
blema, o si hubiese intentado analizar a Góngora literariamente, 
partiendo de hechos tan delicados como la relación entre Góngora y 
el Greco (sensibilidad refinada y aristocrática), el comentario y la ve- 
neración de los contemporáneos, el retorno a Góngora de poetas como 
Verlaine, el eco que en la moderna literatura despierta nuestro admi- 
rable poeta; todo esto, pese a las preferencias personales de cada uno, 
habría impedido al Sr. B. resolver en un exabrupto su apreciación de 
Góngora. 

Más acre censura merece el capítulo consagrado a Lope de Vega. 
En forma iliteraria, con el desgarro de una conversación de mesa de 
café, analiza el Sr. B. el complejísimo arte de Lope: «Todo el mundo 
sabe hoy que su tipo de comedia es uno: el tipo de comedia que el 
autor consideraba como bárbaro y necio. Y al llegar aquí, el crítico 
sólo tiene un juicio que formular; un juicio por demás elemental : 
Lope de Vega escribió lo que pudo y supo. No porque el vulgo fuese 
necio, sino porque, con perdón sea dicho, el autor era aún más 
necio que el vulgo : que más necio es quien condesciende con un 
necio» (pág. 41 1). 

Ante tales vulgaridades (que se repiten al hablar de otros clásicos), 
los restantes defectos de este libro pierden importancia. La Revista 



1 En muchos casos el autor no conoce el estado de las investigaciones. So- 
bre el Romancero (pág. 137) hay un estudio en esta Revista (192 1, págs. 65-76) 
que anula en absoluto el tomo XLIX de la Revue Hispanique, que el Sr. B. toma 
en seno. Es lástima que por falta de crítica se perpetúen incoherencias, escritas 
sin más finalidad que llenar papel. 



4l6 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

de Filología considera con pena la posibilidad de que tamañas pueri- 
lidades sean aprendidas una y otra vez por los estudiantes de español 
en Norte América. ¿A qué, pues — pensarán — , estudiar una civiliza- 
ción cuyos máximos representantes en las letras son chochez y nece- 
dad? Felizmente la gloria de esos autores no padecerá con las intem- 
perancias del Sr. B., a quien el hispanismo no debe ningún trabajo 
personal. Sobre todo, en los mismos Estados Unidos, investigadores 
dotados de ciencia y sensibilidad — Rennert, Crawford, Buchanan, 
Scheviel, Morley y tantos otros — hacen ver a sus compatriotas, en 
estudios valiosos, la originalidad y el alcance de las supremas crea- 
ciones del genio de Lope de Vega. 

Montagne, E. — La poética nueva, sus fundamentos y primeras leyes. — 
Buenos Aires, 1922, 8.°, 203 págs. = E. Montagne, poeta argentino, hace 
en este libro una minuciosa exposición de sus opiniones respecto a la 
estructura rítmica del verso. Es de todo punto digno de elogio el es- 
fuerzo que el autor pone en hacer comprender la necesidad de consi- 
derar el verso, no como una mera combinación de sílabas y acentos, 
sino como un fino y sutil mecanismo dotado de múltiples recursos 
expresivos. Conviene al poeta conocer íntimamente las virtudes foné- 
ticas de su idioma, como conviene al pintor dominar la técnica del 
color y al músico la del sonido. La métrica antigua, en los incoloros 
manuales corrientes, ha venido a reducirse a una doctrina yerta y es- 
téril. Sin dejar de recoger lo bueno de la antigua doctrina, la métrica 
moderna busca en el verso, como ya presintieron muchos tratadistas 
de otros tiempos, una perfecta compenetración y armonía entre el 
movimiento rítmico, el material fonético, el color de la rima, la dispo- 
sición de las pausas, la forma de la estrofa, el contenido lógico del 
verso y su matiz emocional. El libro de M., síntesis de apreciaciones 
subjetivas más que de investigaciones científicas, encierra en este 
sentido muchas ideas interesantes y dignas de un estudio detenido y 
metódico. El lector se sorprenderá al leer en este libro que el ritmo 
métrico y el «ritmo primordial» del idioma son cosas distintas, pági- 
na 21, y que este último se manifiesta «por apoyo-impulsos que apa- 
recen en la frase a distancias generalmente irregulares», pág. 10, mien- 
tras que por otra parte viene a resultar que el ritmo del verso, según 
las diferencias de duración que M. admite entre sus «elementos pri- 
marios», pág. 23, se manifiesta también de ordinario, como el ritmo 
primordial, mediante apoyo-impulsos o acentos ejecutados a distan- 
cias irregulares, cosa que contradice en absoluto lo que hasta ahora 
veníamos entendiendo por ley fundamental del ritmo. Falta, en efecto, 
en esta obra una explicación clara y concreta de lo que el autor en- 
tiende por ritmo. Es probable que M. no haya querido decir en reali- 
dad que el ritmo consista en la reaparición enteramente «irregular» 



NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 4I7 

de un determinado fenómeno; pero la verdad es que dentro de lo que 
ordinariamente se entiende por ritmo, la teoría de los «elementos 
primarios» de M. resultaría insostenible y carecería de sentido la fra- 
se de que «el idioma vivo es todo él un verso infinito», pág. 25. El 
autor alude hábilmente en varios lugares al parentesco entre el ver- 
so y la música. Dicho parentesco señala justamente en el análisis 
rítmico del verso y en la escansión y medida de sus tiempos un cami- 
no muy distinto del que M. ha seguido. — T. N. T. 

Alonso Cortés, N. — Jornadas. — Valladolid, E. Zapatero, 1920.= 
En este volumen ha reunido el autor artículos de muy diferente ín- 
dole. Algunos se salen de nuestro campo; otros son discretos ensayos 
de literatura directa («Dos caminantes»; «Vellido Dolfos») o peque- 
ños hallazgos de crítica literaria («Un renovador»). Junto a éstos, figu- 
ran trabajos críticos de más empeño: los unos, literarios; los otros, 
gramaticales. 

Entre los primeros resaltan por sus mayores proporciones los de- 
dicados a los poetas Manuel del Palacio y Emilio Ferrari. Es el se- 
ñor Alonso Cortés hombre de gusto poco amigo de las peligrosas 
aventuras de la literatura contemporánea y que se deleita con los pro- 
ductos poéticos del pasado siglo. Nuestro momento, por ley histórica 
eternamente repetida, mira con desprecio hacia lo inmediatamente 
anterior. Por eso es de alabar una posición, cual la del Sr. A. C, que 
permite volver con cariño los ojos hacia manifestaciones literarias 
interesantes, sea el que fuere el valor definitivo de ellas, hoy de casi 
todos abandonadas. 

En los artículos de índole gramatical se manifiesta una vez más la 
tendencia serenamente tradicionalista del autor. No haya susto por la 
evolución de desayunarse a desayunar. En el cambio han influido pro- 
bablemente los otros verbos que expresan alimentación (comer, beber, 
merendar, cenar...). La cuestión de los usos del pronombre se, plan- 
teada en el artículo «Se discute un problema», sólo puede tener solu- 
ción mediante un estudio histórico del proceso psicológico que le dio 
origen. Véase la acertada y elemental exposición de A. Castro en su 
obra La enseñanza del español en España, págs. 39-53. — Dámaso Alonso. 

Ríos Quintero, F. de los. — Algunas ñolas del «Quijote», hilvanadas 
por... — Guadalajara, Imp. del Colegio de Huérfanos, 1920. [No puesto 
a la venta.] = El autor entresaca algunas máximas del Quijote, a las 
que agrega, por cuenta propia, pequeños comentarios de índole mu- 
ral. Promete asimismo un trabajo más extenso sobre el mismo asunto. 

León, Fr. Luis de. — De los nombres de Cristo. Tomo III. Edición 
y notas de F. de Onís. (Clásicos castellanos. Vol. XLI.) = Este último 



418 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

volumen está avalorado, como los anteriores, con eruditas notas, des- 
tinadas principalmente a destacar los pasajes de la Biblia parafraseados 
a lo largo del texto y a señalar las variantes de la segunda edición. 
Concluye la publicación del opúsculo del Beato Orozco, inserto como 
precedente literario, que ayuda a comprender el simbolismo desarro- 
llado por el autor. 

Castillo Solórzano, Alonso. — La Garduña de Sevilla y Anzuelo de 
las Bolsas. Edición y notas de F. Ruiz Morcuende. (Clásicos castella- 
nos. Vol. XLII.) = Trázase en el prólogo la biografía del autor minu- 
ciosamente documentada y la bibliografía completa de ediciones y tra- 
ducciones de La Garduña. La edición, muy esmerada, es reproduc- 
ción cuidadosa de la princeps de Madrid, 1642, y en ella puede leerse 
La Garduña, sin los múltiples errores e inexactitudes de anteriores 
ediciones. El texto se aclara, casi siempre con notas procedentes del 
Diccionario de Autoridades. 

Mazzei, P. — Contributo alio studio delle fonti italiane del teatro di 
Juan del Enzina e Torres Naharro. — Lucca, Tip. Amedei, 1922, 4. , 
124 págs. = Hay dos partes en este pequeño libro: una, en que se 
analiza el valor general de Encina y Naharro, y otra, consagrada a ex- 
poner y precisar las fuentes italianas de sus obras dramáticas. Para 
el lector español la segunda es la más importante. Estudia las fuentes 
probables del Triunfo de amor de Encina, y las de Plácida y Vitoriano. 
En otros dos capítulos analiza la obra de Naharro, y de un modo es- 
pecial las comedias Calandria, Calamita y Aquilana. Es lástima que 
por circunstancias, sin duda independientes de la voluntad del autor, 
tenga el libro tal cantidad de erratas que a veces su lectura sea poco 
agradable. Por otra parte, sería conveniente que la parte original, fru- 
to de investigación del autor, en una redacción posterior fuese des- 
glosada, en forma sobria, de lo que es mera vulgarización. De esta 
suerte destacaría mucho más la labor meritoria del Sr. Mazzei. 

Givanel Mas, J. — Dues notes per a un nou comeniari al «Don Qui- 
jote-». Barcelona, F. Giró, 1920, 11 págs =Añade numerosos ejemplos 
clásicos a los ya conocidos acerca del uso de ya yo, comparándolo con 
ya til, ya vos. Igualmente ilustra con abundantes citas los significados 
de la palabra vulgo y los epítetos, casi siempre despectivos (malin- 
tencionado, novelero, monstruo de muchas cabezas, etc.), que aplican 
al vulgo los autores españoles. 

Givanel Mas, J. — Doce notas para un nuevo comentario al « Den 
Quijote*. — Madrid, Imp. del Asilo de Huérfanos del S. C. de Jesús, 
1920, 15 págs. = En este folleto acopla el Sr. Givanel una porción de 



NOTAS BIBLIOGKÁFICAS 4Í9 

observaciones sobre interpretación y lectura del texto cervantino. El 
interés de estas notas es muy vario: unas son simples curiosidades 
(iv y ix) útiles sólo para algún preceptor de Retórica y Poética, como 
confiesa su autor. La mayor parte, sin embargo, habrán de ser consul- 
tadas por los futuros editores del Quijote, por contener sugestiones 
muy fundadas en la mayoría de los casos. 

Cáceres y Sotomayor, Fr. Antonio. — Paráfrasis de los Salmos de 
David. Edición e introducción del P. Luis G. A. Getino. — Madrid, 
Tip. de la «Revista de Archivos», 1920, 407 págs. = La Biblioteca Clá- 
sica Dominicana se propone editar numerosos libros de ascética que, 
por no estar publicados o por la rareza de las ediciones, son inasequi- 
bles para los investigadores de nuestra literatura religiosa. La justa 
observación de Menéndez y Pelayo de que la música española ofrece 
matices muy variados, según las órdenes religiosas a que pertenecie- 
ron sus autores, contribuye a aumentar el interés por la anunciada 
Biblioteca de escritores dominicos. El libro que reseñamos comienza 
con un estudio biográfico del famoso Obispo de Astorga. La edición 
déla Paráfrasis de los Salmos sigue a la de Lisboa, 1616. No debe 
arrepentirse el P. Getino de haber respetado formas como decildes, 
güerto, abajar, cudicia y melanconia, todas ellas son muy clásicas y de- 
ben conservarse en las ediciones de textos del siglo de oro, aunque 
al editor le parezca que ha procedido con excesiva fidelidad a la edi- 
ción de 1 6 16. Por la misma razón debiera haber extendido su bene- 
volencia hasta no retocar formas como «judicioso, buelvedme y otros 
barbarismos por el estilo» (pág. lxxíx). 

La vida de Lazarillo de Tormes, edited by H. T. Chaytor. — Manches - 
ter, The University Press, 1922, xxx-65, 8.°, 4 chelines y medio. = En 
una introducción de agradable lectura hace el Sr. Chaytor un discreto 
resumen de las investigaciones literarias ligadas con el Lazarillo o 
relacionadas con el género literario que esta obra inicia. Trata de los 
orígenes de la novela picaresca y se ocupa, en particular, de esta pro- 
ducción, que adelantándose a su tiempo, en época en que los elemen- 
tos idealistas —el sentido heroico de las creaciones caballerescas y el 
espíritu literario y aristocrático de las pastoriles — marcan los rum- 
bos de la novela española, como ocurre en toda la segunda mitad del 
siglo xvi, da, solitaria, una sensación de agrio y violento realismo, de 
despiadada crítica de un estado social en que ya podían descubrirse 
los gérmenes de desintegración que luego habían de desarrollarse 
hasta traer en la centuria siguiente el desmoronamiento del poderío 
mundial de nuestro país. Apunta Mr. Ch. el posterior desenvolvi- 
miento del tipo literario que surge en la novelística con este boceto, 
tan profundo de significación, aunque tan poco pretencioso en la for- 



420 NOTAS BIBLIOGRÁFICAS 

ma, su influencia en las literaturas extranjeras, y termina dedicando 
ocho páginas a la debatida cuestión de quién fuese el autor de la obra 
que edita. Van al fin notas explicativas y bibliografía de ediciones en 
español, traducciones y libros de consulta. 

En cuanto a la paternidad literaria del Lazarillo, Mr. Ch. se incli- 
na a aceptar la hipótesis insignificante de Cejador de que fué Sebas- 
tián de Horozco. Desconoce — o al menos no las cita ni de ellas se 
hace cargo — las observaciones presentadas por el Sr. Cotarelo (BAE, 
191 5, II, 683 y sigs.), que anulan aquella presunción. En la Bibliogra- 
fía no aparece indicación de la traducción del Lazarillo de Louis How, 
«with an introduction and notes by Ch. P. Wagner», New York, 1917, 
y es cosa lamentable, porque si hubiera consultado esta obra ya le 
hubiera puesto sobre aviso lo que el distinguido profesor norteame- 
ricano dice en la pág. xvi. 

Donde el descuido muéstrase más evidente es en las notas. Diver- 
sos errores merecerían ser señalados; apuntaré alguno como ejemplo: 
Pág. 3, lín. 1 : «mas de que vi», no es después que, sino cuando, tan pron- 
to como. — Pág. 16, lín. 30: «a deshora», no es unexpectedly , sino unti- 
mely. — Pág. 25, lín. 4: «de los de por Dios», no es from beggars = de 
los poraioseros, sino from begging=de mis pordioseos. — Pág. 33, lín. 37: 
«ganarme por la mano», no es make advances to me, sino take advantage 
of me. — Pág. 38, lín. 33: «colación», no es sweet drink, sino collation, a 
slight repast. 

En la sección «Other books of reference» se echa de menos el 
libro de F. M. Warren, A History of the Novel previous to the Seven- 
teenth Century, New York, 1895, libro que sería, sin duda, con utilidad 
consultado, en la parte que dedica a la picaresca, por los estudiantes 
que han de manejar el volumen que acaba de editar Mr. Ch. — E. Bu- 
ceta. 



BIBLIOGRAFÍA 



SECCIÓN GENERAL 

OBRAS BIBLIOGRÁFICAS Y GENERALIDADES 

1 1685. Bibliografía [de la Filología Española']. — RFE, 1922, IX, 198- 
220. — V. núm. 1 1350. 

1 16S6. Binayán, N. — Bibliografía de bibliografías paraguayas. — Bue- 
nos Aires, Imp. «Coni», 1922, 13 págs. 

1 1687. Leavitt, S. E. — A Bibliography of Peruvian Liter ature (1821- 

IQip). — RRQ, 1922, XIII, 151-194. 

1 1 688. Publications of the Hispanic Society of America. — New York, 

«Hispanic Society of America», 4. , 10 págs. 

1 1689. Artigas, M. — Catálogo de los manuscritos de la Biblioteca [de 

Menéndez Pelayo].— BBMP, 1922, IV, 85-96, 185-192, 282-288. 

1 1690. Azcona, J. M. — Docmnentos referentes a Navarra que se conser- 

van en el British Museum (conclusión). — BCPNavarra, 1922, 
XIII, 196-198. — V. núm. 1 1357. 

1 1 69 1. Barcelona, M. de. — La biblioteca papal de Pe?tyiscola. — EstFr, 

1922, XXVIII, 420-436. 

1 1692. Gaspar Remiro, M. — Los manuscritos rabínicos de la Biblioteca 

Nacio?ial (continuación). — BAE, 1922, IX, 345-358. — V. nú- 
mero 10538. 

1 1693. Martí x, E. S. — Catálogo de periódicos de la biblioteca mayor de 

la Universidad de Córdoba. — BFDCS, 1922, II, 181 -231. 

1 1694. Sancho, P. A. — Memoria del Archivo histórico de Mallorca. Re- 

lación de sus códices. — BSAL, 1922, XIX, 65-68, 124-130. 

1 1695. Olschki, L. — Geschichte der ncuspracJdiclien wissenschaftlichen 

Literatur. 2 Band : Bildung und Wissenschaft im Zeitalter 
der Renaissance in Italien. — Leipzig, Firenze, Roma, Ge- 
ncve, L. S. Olschki, [1922?], 8.°, x-344 págs. — V. núm. 9724. 

1 1696. Fumagalli, G. — Chi l'ha detto? Tesoro di citazioni italiane e 

stranjere, di origine letteraria e storica, ordinate e annotate. 
7 a edizione. — Milano, Tip. L' Arte della Stampa, 1921, 16. , 
xxv-918 págs., 26 liras. 

Tomo IX. 28 



422 BIBLIOGRAFÍA 

HISTORIA GENERAL 

Historia política. 

España. 

1 1 697. Gaibrois de Ballesteros, M. — Historia del reinado de Sancho IV 

de Castilla. Tomo I. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archi- 
vos», 1922, 4. , 240-ccn págs. y láminas, 40 ptas. 

1 1698. Lucas-Dubreton, J. — Le roi sauvage. L'Espagne au quinziéme 

siécle. — Paris, Perrin et Co., [1922], 8.°, 301 págs., 8 frs. 

1 1699. Cirot, G. — Alphonse le noble et la juive de Toléde. — BHi, 1922, 

XXIV, 289-306. 

América y antiguas colonias . 

\ 1700. Quiroga, Pedro ve. — Libro intitulado «Coloquios de la Verdad*. 
Trata de las causas e inconvinientes que impiden la doc- 
trina e conversión de los indios de los reinos del Pirú, y de 
los daños, e males, e agravios que padecen. Publícalo, pre- 
cedido de unas Advertencias, conforme al manuscrito del 
Escorial, J. Zarco Cuevas. — Sevilla, Tip. Zarzuela, 1922, 4. , 
129 págs. (Publicaciones del Centro oficial de Estudios Ame- 
ricanistas de Sevilla. Biblioteca Colonial Americana. To- 
mo VIL) . 

1 1 70 1. Zarco, J. — La acción de España en el Perú durante el primer 

siglo de la conquista (1533-1600). (Notas para el estudio del 
manuscrito Coloquios de la Verdad) — CD, 1922, CXXX, 
416-442; CXXXI, 16-26. 

1 1702. Valle, F. G. del. — Páginas para la historia de Cuba. Docu- 

mentos para la biografía de José de la Luz y Caballero. — 
CuC, 1922, XXIX, 172-184, 284-292, 368-373; XXX, 86-96.— 
V. núm. 10985. 

1 1 703. Barrera, I. J. — Quito colonial. Siglo XVIII, comienzos del si- 

glo XIX.— Quito, Imp. Nacional, 1922, 4. , 163 págs. (Memo- 
rias de la Academia Nacional de Historia, I.) 

1 1 704. Documentos para la Historia. Vol. I: Solemne pronunciamien- 

to de la capital de Quito y demás pueblos del Sur de Co- 
lombia. Año de 1830. Publícalo, ilustrado con numerosos 
documentos explicativos, J. Jijón y Caamaño. — Quito, Im- 
prenta de la Universidad Central, 1922, 4. , xi-53-Dxiu, 
119 facsímiles. (Academia Nacional de Historia.) 

Historia religiosa. 

1 1 705. Barcelona, M. de. — Inventario de manuscritos referentes a la 

historia de nuestra provincia Capuchina de Cataluña. — EstFr, 
1922, XXVIII, 455-464. — V. núm. 10987. 



BIBLIOGRAFÍA 423 

1 1706. Palma de Mallorca, A. de. — Escritores capuchinos de la pro- 

vincia Catalina de Nuestra Señora de Monserrat y de los con- 
ventos de Mallorca (1578 hasta nuestros días). Ensayo bio- 
bibliográfico. — EstFr, 1922, XXVIII, 273-288. 

1 1707. Documentos para la historia del Cabildo seguntino. Extractos 

de actas capitulares. Publicados por J. F. Vela U trilla. — 
BAH, 1922, LXXXI, 417-433. 

1 1708. Feder, A. — Lebenserimierungen des heiligen Ignalius von Loyola. 

Nach dem spanisch-italienischen Uitext übertragen, einge- 
leitet und mit Anmerkungen versehen. — Kempten, Kosel &. 
Pustet, 1922, 8.°, 140 págs. 

1 1709. M. S. y S. — Bartolomé Palau y su historia de Santa Librada. — 

BAE, 1922, IX, 301-310. 

Ciencia y Enseñanza. 

(1710. Quevedo, B. — Metodología de la Historia. — RJLQuito, 1922, 
XXVI, 1-24. 

11711. García Villada, Z. — Metodología y critica históricas. — Bar- 

celona, J. Gili, 1921, 8.°, x-383 págs., 8 ptas. 

1 17 12. BeltrXn de Heredia, V. — Un gran hebraísta olvidado : El padre 

Pedro de Patencia (conclusión). — CT, 1921, LXX, 41-57. — 
V. núm. 10174. 

1 17 13. Viñas Mey, C. — Una página para la historia del helenismo en 

España (conclusión).— RABM, 1922, XLIII, 134-146. — V. nú- 
mero 1 099 1. 

HISTORIA LOCAL 

11714. Crónica del racional de la ciutat de Barcelona (133 4- 14.17). — 

Recull de documents i estudis, 1921, I, 1 14-192. 

11715. La villa de Lequeiiio en el siglo XVIII. Descripción anónima. 

Prólogo y transcripción de P. Aguado Bleye. — Bilbao, 
J. Ausin, 1 92 1, 8.°, xxn-47 págs. 

1 17 16. Salarrullana de Dios, J. — Estudios históricos de la ciudad de 

Fraga. La Aljama de moros de Fraga (continuación). — 
RABM, 1922, XLIII, 18-44. — V. núm. 10995. 

ARQUEOLOGÍA Y ARTE 

1 17 17. Abad, C. M. — El museo prehistórico del marqués de Cerralbo. — 

RyF, 1922, LXIV, 51-62. 
■ 1 7 18. Mayer, A. L. — Mittelalterliche Plastik in Spanien. — München, 

Delphin-Verlag, 1922, 29 págs., 40 láms., 500 marcos. 
J1719. Mayer, A. L. — Der spanische Nationalstil des Mitielalters. — 



424 BIBLIOGRAFÍA 

Leipzig, E. A. Seemann, 1922, 8.° [Bibliothek der Kunstge- 
schichte 23.] 

1 1720. Hernández Mora, J. — Menorca prehistórica. — RABM, 1922, 

XLIII, 45-68. 

1 1 72 1. Alonso Cortés, N. — Datos para la biografía artística de los si- 

glos XVI y XVII. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archi- 
vos», 1922, 4. , 142 págs. 

1 1722. Valladar, F. de P. — Apuntes para la historia de la Música efi 

Granada desde los tiempos primitivos hasta nuestra época. — 
Granada, Irap. Comercial, 1922, 8.°, 87 págs. 

1 1723. Ribera, J. — La música de las « Cantigas». Estudio sobre su ori- 

gen y naturaleza, con reproducciones fotográficas del texto y 
transcripción moderna. — Madrid, Tip. de la «Revista de Ar- 
chivos», 1922, fol., 345 págs. (Publicación de la Real Acade- 
mia Española. Volumen VIII.) 

1 1724. Alfonso el Sabio. — Veinticuatro cantigas. Armonizadas por 

J. Ribera. Tirada aparte de textos musicales. (Sección pri- 
mera, parte segunda de la obra «La música de las canti- 
gas». — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1921, fol., 
36-287-320 págs. (Publicación de la Real Academia Española.) 

1 1725. Alonso Cortés, N. — Diego Pisador. Algunos datos biográficos. — 

BBMP, 1921,111, 331-335- 

1 1726. Sanchis y Sivera, J. — La orfebrería valenciana en la Edad Me- 

dia. — RABM, 1922, XLIII, 1- 1 7. 

GEOGRAFÍA Y ETNOGRAFÍA 

1 1727. Dantín Cereceda, J. — Ensayo acerca de las regiones naturales 

de España. Tomo I. — Madrid, J. Cosano, 1922, xv-386 págs. 
(Museo Pedagógico Nacional.) 

1 1728. Schulten, A. — Tartessos. Ein Beitrag zur áltesten Geschichte 

des Westens. — Hamburg, L. Friederichsen &. Co., 1922, 4. , 
viu-93 págs., 2 mapas. [Hamburgische Universitát. Abhand- 
lungen aus dem Gebiet der Auslandskunde. Band 8. Reihe 
B. Volkerkunde, Kulturgeschichte und Sprachen, Band 5.] 

HISPANISMO Y VIAJES DE EXTRANJEROS 

1 1 729. Morel-Fatio, A. — Les allemands e?i Espagne du XV 6 au X VIII e 

siecle. — RFE, 1922, IX, 277-297. 

1 1730. Bertrand, J.-A. — Figures d'hispanologues : Dieze, Bouterwek. — 

BHi, 1922, XXIV, 343-360. 

1 1 73 1. Dessauer, F. — Aicslaudsrátsel, Amerikanische und spanisclie 

Reiscbriefe. — Kempten, Kósel &. Pustet, 1922, 8.°, 160 págs. 

1 1732. Espinosa, A. M. — Viajes por España. VIII : Santo Domingo de 

Silos. — HispCal, 1922, V, 365-368. — V. núm. 11 391. 



BIBLIOGRAFÍA 425 

LENGUA 

ESTUDIOS GENERALES 
Lingüística. 

1 1733. Ernout, A. — Linguistique historique et linguistique genérale. — 

JS, XIX, 9-10, 11-12. (A propósito del libro de Meillet.) 

1 1734. Jespersen, O. — The Classification of Languages. — Se, XIV, 8. 

1 1 735. Hatzfeld, U. — Einführung in die Sprachphilosop /«£.— München, 

Rosl & Cic, 1922, 8.°, 151 págs. 

1 1736. Pos, H. T. — Zur Logik der Sprachwissenschaft. — Heidelberg, 

C. Winter, 1922, 191 págs. (Beitráge zur Philosophie núm. 8.1 
H737- Vendryes, J. — Le langage. Tniroduction linguistique a l'his- 
ioire. — París, Renaissance du Livre, 1921, 8.°, xxvm-439 pá- 
ginas, 15 frs. 

1 1738. Schürr, Y .—Sprachwissenschaft und Zeitgeist. —Narburg, N. G 

Elwert, 1922, 8.°, 80 págs. 

1 1739. Lerch, Eu. — Sprachgeschichte und Kulturgeschichte. — DLZ, 

1922, núm. 5. 

1 1 740. Trombetti, A. — Elementi di glottologia. — Bolonia, Zanichelli, 

1922, 8.°, 315 págs. 

1 1 74 1 . Lorck, Y..— Die *erlebte Rede». Eine sprachliche Untersuchimg. — 

Heidelberg, C. Winter, 1921, 8.°, 79 págs. 

1 1742. Dentice d'Accadia, C. — Filología e storia della filología nel pen- 

siero di Antonio Bernardi7ii. — Cr, 1922, XX, 308-320, 359-378. 

1 1 743. Abegg, E.— Wilhelm v. Humboldt und die Probleme der allgemei- 

nen Sprachwisse?ischaft. — NJKA, 1921, XLVII, 62-75. 
1 1 744- Meyer-Lübke, W. — Affekt-diphtonge. — NJKA, XLV-XLVI, nú- 
mero 10. 

Fonética general. 

JI745- Richter, E. — Lauibildungskunde. —Leipzig, B. Teubner, 1922, 
8.° (.Teubners philologische Studienbücher.) 

1 1 746. Sternberg, W. - Elemenlaranalyse der Jonsprache. Neue Gesichts- 
punkte aus der physiologischen muskelmechanik für die Physio- 
logie des Tonsinns. — Monatsschrift für Ohrenheilkunde, 56, 
1922, fase. 3. 

Lenguas indoeuropeas. 

1 1 747- Meillet, A.— Les dialecls indoeurope'ens.— Paris, Champion, 1922. 

(Collection linguistique, I.) 
1 1748. Meillet, A. — De quelques *y» initiaux devant ««-» en itidoeuro- 

péen. — BSLParis, 1922, XXIII, 76-78. 



42Ó BIBLIOGRAFÍA 

1 1 749. Sommerfelt, A. — Le géniiif 'adnominal indoeuropéen. — BSLParis, 

1922, XXIII, 18-22. 

1 1750. Meillet, A. — Remarques sur les désinences verbales de V indo- 

européen. — BSLParis, 1922, XXIII, 64-75. 

1 175 1. Wegener, Ph. — Der Wortsatz. — IF, 1920, XXXIX, 1-26. 

Latín. 

1 1752. Stolz, F. — Historia de la lengua latina. Traducción de A. Cas- 

tro. — Madrid, V. Suárez, 1922, 16. , 300 págs. (Biblioteca 
Española de Divulgación Científica, II.) 

1 1 753. Marouzeau, J. — Notes sur la formation du latín classique. — MSL, 

1922, XXII, 263-272. 

1 1754. Juret, C. — Questions de phonéiique latine. — MSL, 191 8, XX, 

I35~ I 59, t9 - 20 9- 

1 1 755. Merlo, C. — DelV azione metafonetica, palatilizzante, delle vocali 

latine «-?t» e «ü». — ZRPh, 1922, XLII, 257-268. 

1 1 756. Friedwagner, M. — Zur Aussprache des lateinischen «c» vor 

hellen Vokalen. Sonderabdruck aus Hauptfragen der Roma- 
nistik. Festschrift für Ph. August Becker. — Heidelberg, 
C. Winter, 37-49. 

1 1757. Sneyders de Vogel, K. — Sobre F. Horn: Zur Geschichte der 

absoluten Partizipial konstruktionen itn Lateinischen. — N, 1921, 
VI, 294-295. 

1 1758. Benveniste, E. — Les futurs et subjonctifs sigmatiques du latin 

archaique. — BSLParis, 1922, XXIII, 32-63. 

FILOLOGÍA ROMÁNICA 

1 1759. Idealistische Neuphilologie. Festschrift für K. Vossler zum 

6 sept. 1922. Hrsg. von V. Klemperer u. E. Lerch. — Heidel- 
berg, C. Winter, 1922, 8.°, xm-288 págs. (Sammlung roma- 
nischer Elementar und Handbücher. Reihe 5). 

1 1760. Wartburg, W. v. — Sobre W. Meyer-Lübke: Einführung in das 

studium der romanischeti Sprachwissenscliafi. — ZRPh, 1922, 
XLII, 371-377- 

1 1 76 1. Braune, Th. — Über die germ. Wurzeln «g-b» und «g-f» in den 

román. Sprachen. — ZRPh, 1922, XLII, 129-157. 

1 1 762. Rohlfs, G. — Das romanische ¡tabeo- Futurum und Konditiona- 

lis. — ARom, 1922, VI, 105-154. 
«1763. Nunes, J. J. — A Ftymologia moderna, suas leis e processos. — 
RLP, 1922, IV, 137-146. 

1 1764. Gilliéron, J. — Les étymologies des e'tymologistes et celles du 

peuple. — Paris, Champion, 1922, 8.°, 67 págs. 

1 1765. Spitzer, L. — Kritische Bemerkungen zu E. Metis *Der Gebrauch 



BIBI IOG RAFIA 



427 



von «Duplu* ais Ersatz für Proportionalia in den rotnani- 
schen Spraclien-». — ZFSpr, 1922, XLVI, 323-325. 

1 1766. Bottiglioni, G. — La vespa e il sito nido nelle litigue romanze.— 

ZRPh, 1922, XLII, 291-310. 

1 1 767. Krüger, F.— Sobre L. Spitzer : Aufsatze zur romanischen Syntax 

und Stilistik. — RFE, 1922, IX, 182-194. 

LENGUAS PENINSULARES 

Vasco. 

1 1 768. Uhlenbeck, C. C — Sobre H. Gavel: Eléments de Phonétique 

Basque. — RIEV, 1922, XIII, 109- 11 2. 

1 1769. Schuchardt, H. — Zur Kenntnis des Baskischen von Sara (La- 

bourd.) — Berlin, Vereinigung wissenschaftlicher Verleger, 

•922, 4 .°, 39 págS. 

1 1770. Echalar, E. de. — Voces vascas en el Fuero de Navarra (conti- 

nuación).— BCPNavarra, 1921, XII, 256-263.- V.núm. 10238. 

Catalán. 

1 1 77 1- X. — Sobre Aguiló y Fuster: Diccionari Águila. — RFE 1022 
IX, 196. 

1 1772. Griera, A. — El rossellonés. — BDC, 1921, IX, 33-50. 

1 1773. Guinot, S. — Fuentes de estudio de la lengua valenciana. VI: La 

«sinonimia» de Amiguet. VII: Los antiguos vocabularios. 
VIII: Viciana y Araño y Oñate. - BSCC, 1922, III, 206-217, 
324-332, 337-343- 374-38o. — V. núm. 1 1070. 

1 1774. Huguet, G.— Fraseología valenciana.- BSCC, 1922, III, 198-201, 

251-253. 

Gal lego -por tugues. 

1 1 775 ■ Remedios, M. Db .-A philologia portuguesa. Seus actuaes e mala- 
res representantes. — RLP, 1922, IV, 107-121. 

1 1776. Pereira,E. C- Clmp/Hlologo por tugues.— RLP, 1922, IV, 195-199. 

1 1777- Peinador Lines, E. — Vocabulario dos cesteiros de Mondariz.— 
No, 1922, III, 15-16. 

11778. .Mello, J. de .—Supplemento ou addifdes ao « Diccionario da Lingua 

Portuguesa» de Antonio de Moraes Silva (nona edigao).— 
RLP, 1922, IV, 153-165. 

1 1779. Mégacles. — Apostillas etymologicas. — RLP, 1922, IV, 49-66. 
1 1 780. Meréa, P. — Em torno da palavra «couio».— Inst, 1922, LXIX, 

345-359- 
1 1 78 1. Documento del archivo de la catedral de Túy (1471). Copia de 
J. Domínguez Foutela. — BCPOrense, 1922, VI, 468-473. 



428 BIBLIOGRAFÍA 

HISTORIA GENERAL DEL ESPAÑOL 

1 1782. Meyer-Lübke, W. — El español comparado con las otras lenguas 

románicas. — Imp. Colonial, [1922], 4. , 1 2 págs. (Publicaciones 
de la Universidad de Madrid.) 

1 1783. Wagner, M. L. — Los elementos español y catalán en los dialectos 

sardos. — RFE, 1922, IX, 221-265. 

1 1784. Ibánez, D. — El idioma castellano en nuestros días. — CD, 1922, 

CXXX, 275-287. — V. núm. 1 1438. 

1 1785. Wagner, M. L. — Sobre M. de Toro y Gisbert: Los nuevos 

derroteros del idioma. — LGRPh, 1922, XLIII, 383-387. 

Enseñanza y propagación del idioma. 

11786. La lengua castellana en los Estados Unidos y especialmente en 

New York. — RUnTeg, 1921, XI, 452-454. 

1 1787. Gregerson, H. — Foreign Languages in the United States with 

Particular Refer ene e lo Spanisli. — HispCal, 1922, V, 275-281. 

1 1788. Dale, G. I. — Do Students Learn to Speak Spanish in our High 

School and College Language classes? — HispCal, 1922, V, 
207-213. 

1 1789. Watson, L. — Problems in Teaching. — HispCal, 1922, V, 269-274. 

1 1790. Vollmer, S. M. — Methods of Teaching Spanish. — HispCal, 1922, 

V, 214-218. • 

1 1 79 1. Mulertt, W. — Anleitung und Hilfsmittel zum Studium des Spa- 

nischen. — Halle, M. Niemeyer, 1922, 8.°, 43 págs. 

11792. Dernehl, C, und H. Laudan. — Spanisches Unterrichtswerk für 

hohere Schulen. I Teil : Unterstufe. II Teil : Mittelstufe.— 
Leipzig-Berlin, B. G. Teubner, 1922, 8.°, 62-74 págs. 

1 1793. Leiffholdt, F. Praktischer Lehrgang der spanischen Sprachc 

zur Einführung in die spanische Handels korrespondenz, für 
Handelsschulen und zum Selbstunterricht. — Leipzig, Au. Neu- 
manns Verlag, 1922, 8.°, x-230 págs. 

1 1 794. Wilkins, L. A., und H. Alpern. — Exercise Book in Spanish. 

A drill and Exercise Book on the Subjunctive, Idioms, Pro- 
noumns, and Irregular Verbs. — New York, Globe Book Com- 
pany, 1921, 88 págs. 

11795. F ITZ Gerald, J. A. — Sobre L. A. Wilkins and H. Alpern: 

JZxercise Book in Spanish. — HispCal, 1922, V, 250. 

1 1796. Luria, M. A.— Lecturas elementales. — The Macmillan Co., 1922, 

xxm-233 págs., % 1,20. 

1 1797. Moreno- Lacalle, J. — Composición oral y escrita. — Vermont. 

The Vermont Printing Co., 192 1, xu-138 págs. 

1 1798. Cantú, A., I. R. Flores, etc. — Spanish syllabus. Adopted for 

the High Schools of Chicago. — HispCal, 1922, V, 229-238. 



BIBLIOGRAFÍA 429 

i 1799. Wilkins and Alpern. — Spanish Verb drill Sheets. — New York, 
Globe Publishing Co., 30 cts. 



GRAMÁTICAS 
Gramáticas históricas. 

11S00. Wallenskold, A. — Sobre A. Zauner: Altspanisches Elementar - 
buck. 2 Auílage. — NM, 1922, XXIII, 42-43. 

1 1 80 1. Carnoy, A. — Sobre A. Zauner: Altspanisches Elementarbuch. — 

LBTPh, XIII, 3-4. 

Gramáticas prácticas. 

1 1802. Robles Dégano, F. — Gramática general, aplicada a la lengua 

castellana. Primera parte. — Ávila, 1922, 8.°, xxx-302 págs. 

1 1803. Gomes, A. — Nomenclatura grammalical. Sua fixagao e simpli- 

ficagao. — RLP, 1922, IV, 97-105. 

FONÉTICA 

1 1804. Bourciez, E. — Sobre H. Gavel: Essai sur V évolution de lapro- 

nonciation du castiüan depuis le XIV siécle, d'aprés les théo- 
ries des Grammairiens et quelques autres sources. — BHi, 1922, 
XXIV, 381-384. 

1 1805. Hamel, A. — Sobre T. Navarro Tomás: Manual de pronuncia- 

ción española. — LGRPh, 1922, XLIII, 254. 

1 1806. Par.menter, C. E. — Sobre T. Navarro Tomás: Manual de pro- 

nunciación española. — MPhil, 1919, XVII, 123-128. 

1 1807. Brüch, J. — Die Entwicklung von «gr» im spanischeti und Por- 

tugiesischen. — ZRPh, 1922, XLII, 227-230. 

1 1808. Blanco, M. M. — Educación de la «silabización oracional». — 

Nos, 1922, XLI, 220-223. 

1 1809. Domenech Maurelo, E., y G Barba Ortiz. — Ortografía caste- 

llana. Método racional para enseñarla y reglas prácticas 
para aprenderla. — Madrid, Imp. de «La Enseñanza», 1921, 
8.°, m-76 págs., 3 ptas. 

SINTAXIS 

11810. Fortoul-Hurtado, P. — Dificultades de la dicción castellana. 

Estudios de crítica gramatical. — New York, [1922], 8.°, 
335 Págs. 

1 181 1. Northup, G. T. — Sobre R. Lenz: La oración y sus partes. — 

MPhil, 1922, XX, 1 1 1-1 12. 



43o 



BIBLIOGRAFÍA 



LEXICOGRAFÍA Y SEMÁNTICA 



1 1812. Le Boucher, G. — Nuevo Diccionario de bolsillo de los idiomas 

español y alemán. Parte I : Español- alemán. II : Alemán- 
español. — Leipzig, B. Tauchnitz, 1921-1922, 8.°, x-324 y 
328 págs. 

11813. Goor's, G. B., van, y G. B., van Goor Zonen. — Diccionario es- 

pañol en miniatura. Español-holandés y holandés-español. — 
Gonda, [1922], 16. °, 512 págs. 

1 1 8 14. A. G. P. — Sobre F. Rodríguez Marín: Dos mil quinientas voces 

castizas y bien autorizadas que piden lugar g;z nuestro léxico. — 
RABM, 1922, XLII1, 297-298. 

1 181 5. Steiger, A. — Contribución al estudio del vocabulario del Corba- 

cho. — BAE, 1922, IX, 503-525. 

11816. Voces castellanas de doble o múltiple forma. — RCChile, 1922, 

XLIII, 633-635. 

1 18 1 7. Willey, N. L. — The Endings <ate» and «ote» in Spanish Words 

of Mexican Origin. — HispCal, 1922, V, 298-300. 

1 1818. García de Diego, V. — Cruces de sinónimos. — RFE, 1922, IX, 

113-153- 

1 18 19. Espinosa, A. M. — Palabras españolas e inglesas. — HispCal, 

1922, V, 219-228. 

1 1820. Candioti, A. M. — Orígenes del nombre de los cónsules. Sus deno- 

minaciones en la Edad Media. — BFDCS, 1922, II, 33-75. 

1 1 82 1. Pérez Goyena, A. — Contribución de los jesuítas al Diccionario 

de Autoridades. — RyF, 1922, LXIII, 458-481. 

1 1822. Alcón, D. — Pequeneces del lenguaje: «'». — BSCC, 1922, III» 

312-317, 348-353- 

1 1823. Spitzer, L. — La Norvege comme symbole de l'obscurité. — RFE, 

1922, IX, 316-317. 

1 1824. C. — « Llana de cogote». — BBMP, 1921, III, 336. 

1 1825. Blondheim, D. S. — « Vino judiego». — RFE, 1922, IX, 180-181. 

1 1826. Saralegui, M. de. — Escarceos filológicos. — BAE, 1922, IX, 

549-570. — V. núm. 1 1483. 

1 1827. Walberg, E. — Capsea^>prov. «caissa», etc.— Ro, 1922, XLVIII, 

273-274. 

1 1828. Castro, A. — Sobre G. Rohlfs: Ager, Área, Atrium. — RFE, 

1922, IX, 327-329. 

1 1829. Wagner, M. L. — Otear. — RFE, 1922, IX, 326. 

1 1830. Spitzer, L. — Wortmiszellen : span. «enclenque-» ; aprov. «escuelh»; 

span. «recancanilla-». — NM, 1922, XXIII, 85-90. 

1 1 83 1. Spitzer, L. — Port. «glria» 'cálao' 'argot' = esp. «gerigonza» ? — 

RFE, 1922, IX, 178-179 y 326. 
1 1832. Guillet, J. E. — Acó, acotro. — RFE, 1922, IX, 314-316. 



BIBLIOGRAFÍA 



431 



1 1833. Brüch, J. — Die Sippe des frz. «baudrier». — ZRPh, 1922, XLII, 

223-226. [Trata del esp. baldés, baldres, etc.] 

DIALECTOLOGÍA HISPÁNICA EXTRA PENI NSULAR 

1 1834. Spitzer, L. — Das Gerundium ais Imperativ im Spaniolischen. — 

ZRPh, 1922, XLII, 207-210. 

11835. Dihigo, J. M. — Sobre C. Suárez: Vocabulario cubano.— 

RFLCHabana, 1921, XXXI, 377-380. 

1 1836. Ortiz, F. — Un catauro de cubanis?nos. Mamotreto de «cubi- 

cherías» lexicográficas (continuación). — RBC, 1922, XVII, 
87-106, 150-165, 209-231. — V. núm. 1 1 50S. 

1 1 837. Toro Gisbert, M. de. — El idioma de un argentino. La « Guerra 

gaucha» de Leopoldo Lugones. — BAE, 1922, IX, 526-548. 
1 1838. Rodríguez López, J. A. — Usos del vocablo t zamuro*. Extensión 
y usos del vocablo zamuro en zoología, botánica, geografía, 
etnografía y folklore venezolano. — Caracas, Maracay, 1922, 
8.°, 8 págs. 

Lenguas indígenas de América. 

1 1839. Tavera Acosta, B. — Nuevos vocabularios de dialectos indígenas 

de Venezuela. — JSAmP, 1921, XIII, 217-232. 

1 1 840. Rivet, P. — Nouvelle contribution a l'étude de la Langue des 

Itonama.— JSAmP, 1921, XIII, 173-195. 

11841. Buchwald, O., von. — La lengua de la antigua provincia de Im- 

babura. — BANHQuito, 1921, III, 177-191. 

1 1842. Granada, D. — Terminología indiana. Adiciones sobre la enco- 

mienda. — BAE, 1922, IX, 359-365. — V. núm. 1 1 130. 

TEXTOS LINGÜÍSTICOS 

1 1843. Castro, A. — Unos aranceles de Aduanas del siglo XIII. III. — 

RFE, 1922, IX, 266-276. — V. núm. 1 1 134. 

1 1844. Sánchez-Albornoz, C— Un texto desconocido del Fuero de León- 

RFE, 1922, IX, 317-323. 

1 1845. Serrano y Sanz, M. — Documentos del cartulario del monasterio 

de Celanova. — BBMP, 1921, III, 263-278, 301-320. 

LITERATURA 

LITERATURA GENERAL 
Literatura comparada. 

11846. Campion, J. L. — Sobre S. Singer : Arabische und europaische 

Poesie im Mitielalter. — N, 1922, Vil, 314-316. 



432 BIBLIOGRAFÍA 

i 1847. Vidal, G. — Le romantisme francais et V Espagne. (A propos du 

livre de E. Martinenche). — HispP, 1922, V, 1 15-122. 
1 1848. Bochmer, H. — Loyola und die deutsche Mystik. — BVSAkW, 

1921, núm. 1. 

Temas literarios . 

t 1 849. Bartholomaeis, V. de. — Iristano, gli episodi principali della 
leggenda in versioni francesi, spagnole e italiane. — Bologna, 
Zanichelli, 53 págs., 5 liras. 

1 1850. Bibl, V. — Das Dofi Carlosproblem im Lichte der neuesten For- 

schung. — Historische Blátter, 1922, Heft 2. 

1 185 1. Barriere, M. — Essai sur le Donjuanisme contemporain (troi- 

siéme édition). — Paris, Aux éditions du Monde Nouveau, 

1922, 8.°, 245 págs., 7,50 frs. 

Influencias extranjeras. 

1 1 852. Ta.ylor, A. — The three Sins of ihe Hennit. — MPhil, 1922, XX, 

61-94. 

1 1853. Icaza, F. de A. de. — Heine y sus traductores al castellano. — 

Nos, 1922, XLII, 123-126. 

1 1854. Bataillon, M. — Influences antigües en Espagne. — BHi, 1922, 

XXIV, 164-466. 

1 1855. Zérega-Fombona, A. — El simbolismo francés y la moderna poesía 

española. — CVen, 1922, V, 260-277. 

1 185^. X.— Sobre A. Zérega-Fombona: El simbolismo francés y la poe- 
sía española moderna. — NT, 1922, XXII, 196-198. 

1 1857. Entwistle, W. J. — Geoffrey of Monmouth and Spanish Litera- 
ture. — MLR, 1922, XVII, 381-391. 

\ 1858. Entwistle, W. J. — The Spanish Mandevilles. — MLR, 1922, 
XVII, 251-257. 

Influencias españolas. 

1 1 859. Wurzbach, W. — Sobre R. Grossmann: Spanien und das elisabe- 

thanische Drama. — ZRPh, 1922, XLII, 252-254. 

1 1 860. Hendrix, W. S. — Quevedo, Guevara, Le Sage, and the « Taller*. — 

MPhil, 1921, XIX, 177-186. 

1 1861. Moore, O. N.— Mark Twain and Don Quixote. — PMLA, 1922, 

XXXVII, 324-346. 

1 1862. Imbelloni, j.—El «testamento» de Víctor Locchi y el de «Don Qui- 

jote» de Quevedo. — Nos, 1922, XLI, 490-500. 

1 1 863. Van Praag, J. A. — La comedia espagnole aux Pays-Bas au X VII' 

et au XVIII* siécle. — Amsterdam, H. J. Paris, [1922], 8.°, 
292 págs., 3,90 florines. 



BIBLIOGRAFÍA 433 

Traducciones al español. 

Lenguas clásicas . 

1 1864. Sófocles. — La Antigona. Traducida directamente del original 

griego por J. González Moreno. — BUNMex, 1922, I, 249-305. 

1 1865. Heí>íodo. — Los trabajos y días. Primera versión que ha visto 

la luz en castellano, por M. Jiménez Aquino. Segunda edi- 
ción. — Madrid, Nieto y C. a , 1920, 8.°, 128 págs. — V. núme- 
ro 8884. 

1 1866. Plutarco. — Vidas paralelas. Tomo X y último. Traducción de 

A. Ranz Romanillos. — Madrid, Tip. Renovación, 1921, 8.°, 
302 págs., 1,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) — V. nú- 
mero 1 1 151. 

Francés y prove?izal. 

1 1867. Barbusse, E. — El resplandor en el abismo. Traducción y estudio 
preliminar de O. Saldaña. — Madrid, R. Caro Raggio, 1921, 
8.°, 204 págs., 4 ptas. 

1 1868. Bellcayre. — Pecados de orgullo. Novela traducida por E. La- 

plana. — Barcelona, Tip. Católica, 8.°, 248 págs., 2,50 ptas. 

1 1869. DmiAs, A. — Los cuarenta y cinco. Traducción de T. de V. Tres 

volúmenes. — Barcelona, 1922, 8.°, 278, 260 y 266 págs., 6 ptas. 

1 1870. France, A. — Los Dioses tie?ien sed. Novela. Traducción de 

L. Ruiz Contreras. — Madrid, Imp. Helénica, 1922, 8.°, 
278 págs., 6 ptas. 

1 1 87 1. Gobineau, Conde de. — Novelas asiáticas. Tomo III : La guerra 

de los turcomanos. Traducción de P. Vanees. — Madrid, 
Calpe, 1922, 8.°, 69 págs., 0,50 ptas. (Colección Universal. 
Calpe.) 

1 1872. Malot. — Aventuras de Román Kalbris. Traducción de M. L. 

Calderón. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 271 pá- 
ginas, 3 ptas. (Libros de Aventuras. Calpe.) 

1 1873. Marcel, E. — El rincón de la dicha. Novela. Traducción de 

M. R. Blanco Belmonte. — Madrid, Imp. Cardenal Cisneros, 
1922, 8.°, 301 págs., 5 ptas. 

1 1874. Moliere. — El enfermo de aprensión. Comedia. Traducida por 

|. I. de Alberti. — Madrid, Calpe, 1922,8.°, 158 págs., una pe- 
seta. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1875. Mcsset, A. de. — Za confesión de un hijo del siglo. Novela. — Ma- 

drid, Sucs. de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 285 págs., 2,50 ptas. 

1 1876. Musset, A. de. — Cuentos. Tomos VII y VIII: Historia de un 

mirlo Illanco, Pedro y Camila, El secreto de Javotte. Tra- 
ducción de L. Fernández Ardavín. — Madrid, Calpe, 1922, 



434 BIBLIOGRAFÍA 

8.°, 107 y 73 págs., una pta. (Colección Universal. Calpe.) — 
V. núm. 1 1534. 

1 1877. Prévost, M. — Las *Don Juanes-». Novela. Versión española de 

P. Miranda. — Madrid, J. Pueyo. 1922, 8.°, 334 págs., 5 ptas. 

1 1878. Sand, J. — Los caballeros de Bois-Doré. Novela. Traducida por 

M. Donato. Dos vols. — Madrid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 
382 y 351 págs., 4 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1879. Taine, H. — Filosofía del arte. Tomos II y III. Traducción de 

A. Cebrián. — Madrid, Calpe, 1922, 8.°, 151 y 151 págs., 2 ptas. 

1 1880. Verlaine, P. — Canciones para ella. Versos. — Madrid, G. Her- 

nández y G. Sáez, 1922, 8.°, 220 págs., 4 ptas. 

11881. Verlaine, P. — Confesiones. Traducción de E. Puche. - Madrid, 

G. Hernández y G. Sáez, 1922, 8.°, 240 págs., 4 ptas. 

Italiano . 

t 1882. Dolze, L. -Diálogo de la dotrina de las mugeres. Traducción de 
Pedro Villalo de Tortoles (1 584). Reimpreso por E. Dor- 
doni. — RHi, 1921, LII, 430-574. 

1 1883. Vivanti, A. — Los devoradores. Novela traducida por C. de Cas- 

tro. Tomo I. — Madrid, Imp. Artística, 1921, 8.°, 210 págs., 
5,50 ptas. 

Inglés. - 

1 1884. Austen, J. — La abadía de Nortlianger. Novela. Traducción de 

I. Oyarzábal (Beatriz Galindo). — Madrid, Tip. Renovación, 

1921, 8.°, 362 págs., 2 ptas. (Colección Universal. Calpe.) 

1 1885. Ballantyne, R. M. — Los tnercaderes de pieles. Traducido por 

M. Valero. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 414 pá- 
ginas, 5 ptas. (Libros de aventuras. Calpe.) 

1 1 886. Bennet, A. — Enterrado e?i vida. Novela traducida por V. Vera. — 

Madrid, Gráficas Reunidas, 1921, 8.°, 287 págs., 4 ptas. 

1 1887. Byron, Lord. — Lara. Leyenda española. —Madrid, Yagües, 

1922, 8.°, 135 págs., una pta. 

1 1888. Conan Doyle, A. — La nueva revelación. Traducción de I. Oyar- 

zábal. -Madrid, J. Pueyo, 1920, 8.°, 156 págs., 3 ptas. 

1 1889. Dana, R. E.— Dos años al pie del mástil. Traducción de C. Rivas 

Clierif. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 8.°, 272 págs., 3 ptas. 

1 1890. Dickens, C. — Papeles postumos del Club Pickwick. Novela. To- 

mos I, II y III. Traducción de M. Ortega y Gasset.— Madrid, 
Calpe, 1922, 8.°, 346, 368 y 364 p.igs., 4 ptas. (Colección Uni- 
versal. Calpe.) 

1 1 89 1. Dickens, C— Tiempos difíciles. Traducción de J. Camino Nezzi.— 

Madrid, Tip. Artística, 1921, 8.°, 359 págs., 6 ptas. 

1 1892. De Foe, D. — Vida y aventuras de Robinso'n Crusoc. Tumos I 



BIBLIOGRAFÍA 435 

y II. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1921, 8.°, 304 y 285 pá- 
ginas, 6 ptas. (Libros de aventuras. Calpe.) 

1 1893. Fullerton. — La hija del notario. Novela. Traducida por L. de 

Acosta. — Barcelona, Tip. Católica, 8.°, 337 págs., 2,50 ptas. 

1 1894. Gaskell. — María Barton. Novela. Tomos I y II: Historia d(- 

la vida de Mánchester. Traducida por M. Alarcón. — Madrid- 
Calpe, 1922, 8.°, 191 y 207 págs., 2 ptas. (Colección Univer- 
sal. Calpe.) 

Alemán. 

1 1895. Fontane, J. — Errores y extravíos. Novela de costumbres. Ver- 

sión de M. Asenjo. — Leipzig, B. Tauchnitz, 1921, 8.°, 167 pá- 
ginas (Biblioteca Rojo y Azul, núm. II.) 

1 1 896. Geijerstam, G. of. — Tragedia de un matrimonio. Versión de 

M. Asenjo. — Leipzig, B. Tauchnitz, 1921, 8.°, 207 págs. (Bi- 
blioteca Rojo y Azul, núm. I.) 

1 1897. Heine, E. — Cuadros de viaje. Tomo IV : Italia. I: Viaje de Mu- 

nich a Genova. Traducción de M. G. Morente. — Madrid, Calpe, 
1922, 8.°, 142 págs., 1 pta. (Colección Universal. Calpe.) — 
V. núm. 1 1542. 

1 1898. Hoffmann. Cuentos. Tomo I : El puchero de oro. Traducción 

de C. Gallardo de Mesa. — Madrid, Calpe, 1922, 8 o , 132 pá- 
ginas, una peseta. (Colección Universal. Calpe.) 

11899. Marlitt, E. — La d,nna de los rubíes. Traducción de T. K. de 

Vizuete. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 394 pági" 
ñas, 4 ptas. 

1 1 900. Marlitt, E. — Gisela, condesa del imperio. Traducción de 

C. Koehler. — Madrid, Sucs. de Rivadeneyra, 1922, 8.°, 426 pá- 
ginas, 4 ptas. 

1 1901. Spittelek, C— Ymago. Novela. Traducción de R. Cansinos As- 

sens. Madrid, Yagües, 1921, 8.°, 281 págs., 5 ptas. (Mundo 
Latino.) 

1 1902. Storm, J. — El fantasma del dique. Traducción de M. Asenjo. — 

Leipzig, B. Tauchnitz, 1921, 8.°, 173 págs. (Biblioteca Rojo y 
Azul, núm. III.) 

1 1903. YVildenbkl'ch, E. von. — Lágrimas de niño. El señor consejero 

Graumann. Traducción de M. Asenjo. — Leipzig, B. Tau- 
chnitz, 1921, 8.°, 174 págs. (Biblioteca Rojo y Azul, núm. IV.) 

Ruso y otras lenguas eslavas. 

1 1904. Antología de hu?noristas húngaros. Traducción de A. Révész. — 

Madrid, Gráficas Reunidas, 1922, 8.°, 198 págs., 3,50 ptas. 

1 1905. Che.iov, A. P. — El loco. Traducción de por R. J. Slaby. — Bar- 

celona, 1922, 8.°, 224 págs., 1,50 ptas. 



436 BIBLIOGRAFÍA 

1 1906. Dostoiewsky, F. — Las etapas de la locura. Traducción de 

C. Litrán. — Barcelona, 1921, 8.°, 127 págs., una pta. 

1 1907. Dostoiewsky, Y.—Niétotchka Nezvanova. Traducción de J. Gar- 

cía Mercadal. — Madrid, Imp. «La Académica», 8.°, 229 págs., 
4,50 ptas. 

1 1908. Gogol, N. — Nochebuena. Cuento. Traducción de T. Enco. Ma- 

drid, Calpe, 1922, 8.°, 85 págs., 0,50 ptas. (Colección Univer- 
sal. Calpe.) 

1 1909. Gontcharov, I. — Marcos, el nihilista. Novela. Traducción de 

C. A. Comet. — Madrid, F. Samarán, 1922, 8.°, 390 págs., 6,50 
pesetas. 
1 191 o. Heltai, E. — Los siete años de hambre. Cuentos. Traducción de 
A. Révész.— Madrid, Calpe, 1922, 8.°, 182 págs., 3 ptas. 

LITERATURAS PENINSULARES 

G allego -por tugues . 

1 191 1. Sabuz, Marqués de. — De literatura galaica. Últimos poetas y 

poesías. Origen galaico -portugués del Amadís de Gaula 
(conclusión). — EyA, 1922, III, 81-94, 41 1-424. — V. núm. 1 1554. 

1 191 2. Bell, A. F. G. — The Hill Songs o f Pero Moogo. — MLR, 1922,. 

XVII, 258-262. 

Catalán y valenciano. 

1 191 3. Montolíu, M de. — Afanual d' Historia critica de la literatura 

catalana moderna. Primera part (1823-1900). — Barcelona, 
1922. (Publicacions de l'Editorial Pedagógica.) 

1 1914. Pitollet, C. — Letlres catalanes. — MF, 1922, CLV, 522-528. — 

V. núm. 8952. 

1 1 91 5. Malla, Felip de. — Parlaments en el Consisiori de la Gaia Cien- 

cia. Publicats per M. Olivar.— Barcelona, Imp. de la Casa de 
Caritat, 1921, 8.°, 18 págs. 

11916. Fabre, Q.—Deux poétnes de Peyre Cathala. I : Axi com celh que 

del tot s'abandona. II: Mos cors se mor lenguen, mays morts 
non es. — RRA, 1922, XIII, 1-17. 

Escritores hispanorientales. 

1 191 7. Anthologhia hebraica. Poemata selecta a libris divinis confectis 

usque ad Judaeorum ex Hispania expulsionem (a. 1492) quae 
digesta atque disposita tractavit H. Brody, adjuvante 
M. Wiener. — Leipzig, Inselverlag, 1922, 8.°, xiv-336 págs. 
(Bibliotheca Mundi.) 

11918. David, R. Abraham ben. — Scfer Ha-Kabbaláh (El libro de a 

tradición). — RCEHGranada, 1921, XI, 105-178. 



bibliografía 437 

LITERATURA ESPAÑOLA EN GENERAL 

1 19 19. Farinelli, A. — Consideraciones sobre los caracteres fundamen- 

tales de la Literatura española. — Imp. Colonial, 4. , 25 págs. 
(Publicaciones de la Universidad de Madrid.) 

1 1920. García Villada, Z. — Las corrientes actuales histórico litera- 

rias en España. — RyF, 1922, LXIV, 485-494. 

1 1 92 1. Barja, C. — Libros y autores clásicos. — Brattleboro-Vermont, 

Printing Company, 1922, 8.°, vm-543 págs. (The Standard 
Spanish Series.) 

Historias literarias. 

E sp aña . 

1 1922. Hurtado y J. de la Serna, J., y A. González Palencia. — Histo- 

ria de la Literatura española. Parte tercera. — Madrid, Tip. 
de la «Revista de Archivos», 1922, 8.°, 873-1106 págs. — 
V. núm. 1 1208. 

1 1923. Celso, P. — Sobre J. Hurtado y A. González Palencia: Historia 

de la Literatura española. — BBMP, 192 1, II, 339-340. 

1 1924. Fitzmaurice-Kelly, J. — Spanish Literature. A primer. — New 

York, Oxford University Press, 1922, 111-140 págs., $ 1,20. 

1 1925. Merimée, E. — Précis d'Histoire de la Littérature espagnole. 

Edition entiérement refondue. — Paris, Garnier Fréres, 1922, 
8.°, xxii-970 págs. 

1 1926. Várela Aceveho, L. — Apuntes de literatura castellana. — AIP, 

1921, XVIII, 635 669, 1015-1036. 

América. 

1 1927. Rohde, J. M. - Las ideas estéticas en la literatura argentina. — 

Tomo II.— Buenos Aires, Lib. «La Facultad», 1922, 330 págs. 
(El teatro en la Argentina.) — V. núm. 103S9. 

1 1928. Henríquez Ureña, P. — Notas sobre literatura mexicana, 1910- 

1922. — MM, 1922,11, 162-165. 

1 1929. Luisi. L. — Escritores uruguayos: Carlos Rey les, novelista. — 

Nos, 1922, XLI, 451-483. 

1 1930. Castro Ruiz, C. — Chilean literature. HispCal, 1922, V, 

197-202. 

1 193 1 . Albornoz, M. A. — Algo sobre el movimiento literario nacional en 

la primera centuria de la Independencia. [Quito-Ecuador.] — 
RJLQuito, 1922, XXVI, 53-90. 

11932. Jaramillo Alvarado, P. — Literatura lojana. — RJLQuito, 

1922, XXVI, 25-50. 

Tomo IX. 



43§ BIBLIOGRAFÍA 

1 1933. Freiré, L. — Classicos brasileiros. — RLP, 1922, IV, 37-47. 

1 1934. Carvalho, R. de. — La novela brasileña. — Nos, 1922, XLII, 

14-28. 
1 1935. Torres Ríoseco, A. — Estudios literarios: José Marti. — 
HispCal, 1922, V, 282-285. 

Colecciones misceláneas de textos y antologías. 

1 1936. Cambridge Readings in Spanisli Liter ature. Edited by J. Fitz- 

maurice-Kelly. — Cambridge University Press, 8.°. 

1 1937. Buceta, E. — Sobre J. Fitzmaurice-Kelly : Cambridge Readings 

in Spanish Literature. — RFE, 1922, IX, 329-332. 

1 1 938. Florilegio de autores castellanos, en prosa y verso. Por el P. Agus- 

tí. — Barcelona, Subirana, 8.°, 5,75 ptas. 

1 1939. E. B. — Sobre I. Farnell: Spanish Prose and Poetry, Oíd and 

New. — RFE, 1922, IX, 336-337. 

1 1 940. Hendrix, W. S. — Sobre Espronceda: El Estudiante de Sala- 

manca, and other selections. Edited by G. T. Northup. — 
HispCal, 1 92 1, IV, 262. 

1 1 94 1. Artucio Ferreira, A. — Parnaso uruguayo, IQ05-1922. — Bar- 

celona, M. Maucci, 1922, 8.°, 336 págs., 3 ptas. 

Monografías sobre autores de géneros varios. 

1 1942. Rodríguez Marín, F. — Nuevos dalos para las biografías de al- 

gunos escritores españoles de los siglos XVI y XVII (continua- 
ción). — BAE, 1922, IX, 500-502. — V. núm. 11561. 

1 1943. González-Blanco, A. — Balance literario. — NT, 1922, XXII, 

274-286. 

POESÍA 

Lírica. 

España. 

1 1944. Cirot, G. — L'expression dans (¡onzalo de Berceo. — RFE, 1Q22, 

IX, 154-170. 

1 1945. Castillejo, Cristóbal de. — Diálogo de mujeres, 1 544. Wieder 

abgedruckt von L. Pfandl. — RHi, 192 1, LII, 361-429. 

11946. La verdadera poesía castellana. Floresta de la antigua lírica 

popular, recogida y estudiada por J. Cejador y Frauca. To- 
mos II y III. — Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 
1922, 8.°, 15 ptas. — V. núm. 10818. 

1 1947. Ortiz de la Fuente, Alonso. — Poesías inéditas. Publicadas por 

G. de San Juan de la Cruz. — BRABAToledo, 1922, III, 
81-104. 

1 1948. García Villada, Z. — Dos códices de las poesías de Fr. Luis de 



BIBLIOGRAFÍA 439 

León en la Biblioteca de Menéndez y Pelayo. — BBMP, 1922 

IV, 5.-7'». 

11949- Chevallier, Ph. — Le cantique spirituel de Saint Jean de la 

Croix a-t-il été interpolé} — I!IIi, 1922, XXIV, 307-342. 
1 1950. Herrera, Fernando de. — Sonetter i Urval. Fórsvenskade av 

V. Sjóberg. — Helsingfors, II. Schildt, 192 1, 8.°, m-48 págs. 
[Traducción de sonetos escogidos. Publicados a expensas 
de H. Schildt.] 

1 1 051. Cossío, J. M. de. — Las rimas del licenciado Tomé de Burgui- 
llos. — BBMP, 1 92 1, III, 321-330. 

1 1952. Barreda, E. M. — Una valiosa edición de Quevedo. —Nos, 1922, 

XLI, 162-168. [Poesías. Amberes, 1699.] 

América. 

11953. Toossaint, M. — Sor Juana Inés de la Cruz. — RUnTeg, 1922, 

XII, 187-192. 
1 1954. Ureta, A. — Carlos Augusto Salaverry. — RUniv, 1920, XV 

385-498. 
1 1055. Blanco, M. M. - Otra vez Martin Fierro. — Nos, 1922, XI I, 

524-527. 
1 1956. Sierra, A. M. - El misticismo de Amado Ñervo. — CVen, 1922, 

V, 241-247. 

Épica. 

ÍI957- Hendrix, \V. S. - Military Tartics in ihe «Poem of thc Cid*. — 

MPhil, 1922, XX. 45-48. 
1 1058. Krüger, F. - Sobre R. Menéndez Pidal : <Roncesval!esi>. Un 

nuevo cantar de gesta español del siglo XI IL — I GR Ph 1 922 

XLIII, 387-393- 
H959- Peers, E. k. — The «Moro Expósito* and Spanish Romanti 

cism. — SPh, 1022, XIX, 308-316. 

Romances. 

11960. Morley, S. (i. — El romance del «Palmero . RFE, 1922. IX, 

298-310. 
ri96i. En Jaén murió Reduán, que era el más valiente de los moros de 

(¡ranada. — DLS, 1922, X, 250-251. 
1 1962. Hill, J. M. — A «Romance» of Luis Vélez de Guevara.— 

HispCaJ, 1 Q22. V, 295-297. 

DRAMÁTICA 

Teatro antiguo . 
1 1963. Alenda, J. — Catálogo de autos sacramentales, historiales v ale- 
góricos (continuación).— BAE, 1922, IX, 387-403, 488-499.— 
V. núm. 1 161 5. 



440 BIBLIOGRAFÍA 

11964. Fernández y Ávila, G. — La infancia de Jesu-Christo. Zehn 

spanische Weihnachtsspiele. Nach dem in Tlacotáplam (Me- 
xiko) beñndlichen Exemplar herausgegeben von M. L. Wag- 
ner. — Halle, Niemeyer, 1922, 8.°, ix-228 págs. (Beihefte der 
ZRPh, 72.) 

1 1965. Ten Spanish Farces of the Sixieenth, Seventeenth and Eighteenth 

Centuries. Edited with notes and Vocabulary by G. T. Nor- 
thup. — Boston, D. C. Heath, & Co., 1922, xxxvn-222 págs., 
% 1,12. 

1 1 966. Gillet, J. E. — Sobre Ten Spanish Farces of the Sixteenth, Se- 

venteenth and Eighteenth Centuries. Edited by G. T. Nor- 
thup. — MPhil, 1922, XX, 222-224. 
1 1697. Jack, W. S. — Development of the «entremés* before Lope de 
Rueda. - PMLA, 1922, XXXVII, 187-207. 

1 1968. Alonso Cortés, N. — El teatro en Valladolid (continuación). — 

BAE, 1922, IX, 366-386, 471-487. — V. núm. 10850. 

1 1 969. Cervantes, Miguel de. — Comedias y entremeses. Tomos IV, V 

y VI: El trato de Argel. El cerco de Numancia. La gran 
sultana. El laberinto de amor. La entretenida. Pedro de Ur- 
demalas. — Madrid, Calpe, 1922, 8.°, 250, 310 y 302 págs., 
4,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.)— V. núm. 11 596. 

1 1 970. Mokley, S.' G. — Notes on the Bibliography of Lope de Vegas 

«Comedias». — MPhil, 1922, XX, 201-217. 
1 1 97 1 Vega, Lope de.— Ausgewahlte Komodien. Zum ersten Mal aus dem 
Original ins deutsche übersetzt von W. Wurzbach. IV. — 
Wien, Kunstverlag A. Schroll & Co., 1922, 8.° — V. núm. 9590. 

1 1972. Vega, Lope de. — El mejor alcalde, el rey. — Note of E. Allison 

Peers. — Cambridge, University Press, 1922, 16. , vi-91 págs. 
(Cambridge Plain Texts. III.) 

1 1973. Northup, G. T. — Sobre Lope de Vega: La estrella de Sevilla. 

Édition critique publiée par R. Foulché-Delbosc. — MPhil, 
1922, XX, III. 

1 1974. Menkndez y Pelayo, M. — Estudios sobre el teatro de Lope de 

Vega. Edición ordenada y anotada por A. Bonilla y San Mar- 
tín. Tomo III. — Madrid, R. Velasco, 1922, 4. , 32S págs., 
12 ptas. (Obras completas. Tomo XII.) — V. núm. 1 1269. 

1 1975. Hamel, A. — Sobre M. Menéndez y Pelayo: Estudios sobre el 

teatro de Lope de Vega. Edición ordenada y anotada por 
A. Bonilla y San Martín. Tomo I.-LGRPh, 1922, XLIII, 387. 

1 1976. Huarte, A. — Lope de Vega y Tomé de Burguillos. — RFE, 1922, 

IX, 171-178. 

1 1977. Martín, H. M. — Termination of Qualifying IVords before Femi- 

nine nouns and Adjeclives in ihe Plays of Lope de Vega. — - 
MLN, 1922, XXXVII, 398-407. 



BIBLIOGRAFÍA 44 1 

11978. Crawkord, J. P. W. - - Spanish drama be/ore Lope de Vega. — 

Philadelphia, 1922. 4-°, 198 págs. (Publications of the Uni- 
versity of Pennsylvania. Extra Series in Romanic Languages 
and Literatures. N° 7.) 

1 1979. Castro, A.— Una comedia de Lope de Vega condenada por la 

Inquisición. — RFE, 1922, IX, 311-314. 

1 1980. Tirso de Molina. - El burlador de Sevilla. Segunda edición, 

muy renovada por A. Castro. — El vergonzoso en Palacio. — 
Madrid, «La Lectura», 1022, 8.°. LXXX, 349 págs., 5 ptas. 
(Clásicos Castellanos.) 
119S1. Ruiz de Alarcón, Juan. — Los favores del mundo. Edición de 
P. Henríquez Ureña. — México, Cultura, 1922, 141 págs. 
(Cultura. Tomo XIV, núrn. 4 ) 

1 1 982. Cotarelo, E. — Ensayo sobre ¿a vida y obras de D. Pedro Cal- 

derón de la Barca (continuación). — BAE, 1922, IX, 31 1-344, 
429-470. — V. núm. 11612. 

11983. Calderón de la Barca, Pedro. — Das grosse Welttheaier. Für d. 

Bühne bearb. von K. Mayr-Frisch. Musik u. Chore von 
M. Springer. — Graz Paulusverlag, 1922, 16. °, 63 págs. 

1 1081. Caí derón de la Barca, Peüro. — Dame Kobold. Lustspiel in drei 
Auszügen. Für die deutsche Bühne übersezt und eingerich- 
tet von A. Wilbrandt-Druck. — Leipzig, Ph. Reclam, 8.°. 
82 págs. 

1 1985. A. G. P. — Sobre Pedro Calderón de la Barca: El alcalde de 
Zalamea. Edited by I. Farnell.— RABM, 1922, XLII1. 147- <5°. 

Teatro moderno. 

119S6. Klaar, A. — Probleme der modernen Dra?natik. — München, 
Rósl Cié, 1 92 1, 8.°, 204 págs. (Philosophische Reihe. Bd. 36.) 

11987. Ib.íñez, D. — Zorrilla, poeta dramático. — CD, 1922. CXXXI, 

287-295. 

1 1 988. Marquina, R. — El teatro de Jacinto Benavente. — Nos, 1922, 

XLI, 145-158. 
1 19S9. Cil de Oto, M. — Rasgos de ingenio de Jacinto Benavente. Reco- 
pilación, advertencias, aclaraciones y notas. — Barcelona, 
8.°, 122 págs., 2 ptas. 

1 1990. Abad, C. M. — La obra literaria de Martínez Sierra. El teatro.— 

RyF, 1922, LXIV, 146-162. V. núm. 11623. 

1 199 1. Douglas, Y.— Gregorio Martínez Sierra. I. Stylist and Romaniic 

Interpreter. — HispCal, 1922, V, 257-268. 

1 1992. Arniches, C. — La hora ?nala. Comedia. — Madrid, Imp. de «La 

Correspondencia Militar», 1922, 8.°, 82 págs., 3,50 ptas. 

1 1993. Álvarez Quintero, S. y J. — Cabellos de plata. Entremés. Ma 

drid, Imp. Clásica Española, 1922, 8.°, 20 págs. una pta. 



442 BIBLIOGRAFÍA 

i 1994. Valle Inclán, R. del. — Farsa y licencia de la Reina castiza. — 
Madrid, «Artes de la Ilustración», 1922, 8.°, 156 págs., 4 ptas. 



NOVELÍSTICA 

Autores antiguos . 

1 1995. Givanel Mas, J. — Contribución al estudio bibliográfico de «La 

Celestina» y descripción de un rarísimo ejemplar de dicha obra. — 
Madrid, Tip. de la «Revista de Archivos», 1921, 4. , 45 pá- 
ginas. — V. núm. 10883. 

1 1996. La vida de Lazarillo de Termes. Edited by H. J. Chavtor. — 

New York, Longmans. Green and Co., 1922, xxx-65 págs., 
$ 1,10. (Modern Language Texts. Spanish Series.) 

1 1997. Cervantes. — Rinconete y Cortadillo. Note of E. Allison Peers. — 

Cambridge, University Press, 1922, 16. , 49 págs. (Cambridge 
Plain Texts. I.) 

1 1998. Cervantes, Miguel de.— La fuerza de la sangre. La ilustre fre- 

gona. - Madrid, Imp. Clásica Española, 1922, 8.°, 241 págs., 
2 ptas. 

1 1999. Morel-Fatio, A. — Sobre H. Serís: La colección cervantina de la 

Sociedad Hispánica, ediciones de «L>ou Quijote» .— JS, 1 92 1 , 84-85. 

1 2000. López Barreka, J. — La primera traducción francesa del « Quijo- 

te-» en el siglo XVII (conclusión). — LSE, 1922, I, 372-376, 
419-428. — V. núm. 1 1632. 
1 200 1 . Givanel Mas, J. —Nueve notas para un nuevo comentario al «Don 
Quijote». — Madrid, Imp. del Asilo de Huérfanos del S. C. 
de Jesús, 1921, 4. , 24 págs. — V. núm. 10890. 

12002. Martínez y Martínez, F. — El folklore valenciano en el <¡-Don 

Quijote*. — Valencia, J. Vives Mora, 1922, 4.", 26 págs. 

12003. V. C. A. — Sobre F. Martínez y Martínez: El folklore valencia- 

no en el «Don Quijote». — RABM, 1922, XLIII, 299-300. 

1 2004. X. - Sobre F. de los Ríos Quintero: Algunas notas del «Quijo- 
te». — RFE, 1922, IX, 339. 

1 2005. Quevedo, Francisco de. — Historia de la vida del Buscón.— Ma- 
drid, Tip. Renovación, 1922, 8.°, 200 págs., una pta. (Colec- 
ción Universal. Calpe.) 

12006. Espinel, Vicente. — Vida de Marcos de Obregón. I. Edición y 

notas de S. Gilí Gaya. — Madrid, «La Lectura», 1922, 8.°, 
330 págs., 5 ptas. (Clásicos Castellanos, 43.) 

12007. Castillo Solórzano, Alonso de. — La Garduña de Sevilla y An- 

zuelo de las Bolsas. Edición y notas de F. Ruiz Morcuende. — 
Madrid, «La Lectura», 1922, 8.°, 312 págs., 5 ptas. (Clásicos 
Castellanos, 42.) 



BIBLIOGRAFÍA 443 

Ait /ores modernos . 

i 200S. Alarcón, Pedko Antonio de. — El Jiña i de Norma. Edited with 
introd., notes and vocab. by S. Gutiérrez and E. S. Ingraham. 
New York, Holt, 1922, ix-304 págs. 

1 2009. Pérez Escrich. — Amparo. Edited by M. L. Ray and R. A. Bahret. 
The American Book Co., 1922, 326 págs., % 1,00. 

1 20 1 o. Palacio Vai. des, A. — Tristán o el pesimismo. Novela de cos- 
tumbres. — Madrid, Imp. Helénica, 1922, 8.", 301 págs., 4 ptas. 
(Obras completas. Tomo XV.) 

1 201 1. Pardo Bazán, Condesa de. — Cuentos de la tierra. Obra postu- 
ma. — Madrid, Imp. Artística, 1922, 8.°, 276 págs , 5 ptas. 

1 201 2. Andrade Coello, A. — La condesa Emilia Pardo Bazán. — CuC, 

1922, XXIX, 137-159. 

12013. Picón, J. O. — Juanita Tenorio. — Madrid, f. Pueyo, 1922, 8.°, 

414 págs., 5,50 ptas. 
1 20 1 4. Blasco Ibáñez, V. — La tierra de todos. Novela. — Valencia, 
«Prometeo», 1922, 8.°, 356 págs., 5 ptas. 

1 20 1 5. Mérimée, H. — Le romancier Blasco ibáñez et la cité de Valence. 

BHi, 1922, XXIV, 361-377. 

1 20 1 6. Pitollet, C. — Vicente Blasco Ibáñez: Ses reman s et le román de 

sa vie. — Paris, Calman-Levy, 1921, 327 págs., 8 í'rs. 

1 2017. Unamuno, M. de. — Vida de Don Quijote y Sandio, según Aliguel 
de Cervantes Saavedra. Explicada y comentada. Segunda edi- 
ción.— Madrid, Imp.Edit. «Tauro», 1922, 8.°, 328 págs., 5 ptas. 

1 2018. Unamuno M. de. — Nebbia. Traduzione di G. Beccari.— Firenze. 
L. Battistelli, 1922, 16. , 205 págs., 6 liras. 

12019. Valle Inclán, R. del. — Corte de amor. Florilegio de honestas 

y nobles damas.— Madrid, Imp. de «Artes de la Ilustración», 
1922, 8.°, 273 págs., 5 ptas. 

12020. Madariaga, S. — Don Ramón Marta del Valle Inclán. — Nos, 

1922, XLI, 258-267. 
1 202 1. Madariaga, S. — *Azorin» y Gabriel Miró. — Nos, 1922, XLII, 
lOQ-I 17. 

HISTORIA 

1 2022. Moraleda y Esteban, J. de. — Don Alfonso X el Sabio : Su naci- 
miento. Palacio en que acaeciera. Juicios sobre el mismo Rey.— 
HRABAToledo, 1922, III, 5-15. 

12023. Méndez Bkjarano, M. — Alfonso X, polígrafo. — BRSG, 1922, 
FXI1I, 190-204. 

1 2024. Ricard, R. — Sobre: El inca Garcilasso de la Vega, by J. Fitz- 
maurice-Kelly. — BHi, 1922, XXIV, 388-389. 

1 2025. Silva, J. F. V .—Elogio de Vaca de Castro por Antonio de Herrera. 



444 BIBLIOGRAFÍA 

Introducción. Edición de las Leyes Nuevas. Bibliografía. 
Prólogo del Marqués de Olivart. — Madrid, Tip. de la «Re- 
vista de Archivos», 1918, 4. , xvi-170 págs. 

12026. Bolton, H. E. — The Spanish Borderlands: A Chronicle of Oíd 

Florida and Ihe Southwest. — New Haven, Yale University 
l'ress, 192 1, x-320 págs. 

12027. Quintana, M. J. — Vidas de los españoles célebres. Tomo II : El 

Gran Capitán, Vasco Núñez de Balboa. 111 : Francisco Piza- 
1 ro. IV : Don Alvaro de Luna. V : Fray Bartolomé de las 
Casas. — Madrid, Calpe, 1922, 8.°, 198, 300, 249, 247 págs., 
3,50 ptas. (Colección Universal. Calpe.) — V. núm. 1 1654. 

PROSA MÍSTICA 

12028. Risco, A. — Una opi?iión sóbrelos tres primeros confesores jesuí- 

tas de Santa Teresa de Jesús (Cetina, Prádanos, B. Álva- 
rez) (conclusión). — BAH, 1922, LXXXI, 41-52. — V. núme- 
ro 1 1659. 

12029. Huarte, A. — Estudios de investigación histórica. Una edición 

del Patrón Salmantino, de Julián de Armendáriz. La Vida 
de Santa Teresa, del Licenciado Verdugo. Recuerdos de las 
fiestas de la beatificación de Santa Teresa en Alba de Tormes 
y Salamanca..— BTer, 1922, IX, 161-166,231-238,357-364. 

12030. V. G. R. — Santa Teresa de Jesús y Esteban de Garibay. — 

BRABAToledo, 1922, IV, 181-182. 

1 203 1. Cortes, Baronesa de. — Pensamientos de Santa Teresa de Jesús, 

extractados de sus obras para servir de meditación en cada 
día del año. Segunda edición. — Valencia, Tip. Moderna, 
1922, 8.°, 182 págs., 2,50 ptas. 

12032. Aguado, J. M. — Obras de Santa Teresa de Jesús. — CT, 1922, 

XXVI, 365-373. [Sobre la edición anotada del P. Silverio de 
Santa Teresa, 1915-1919.] 

12033. En el convento de Beas, que fundó Santa Teresa de Jesús. Parte 

a la Fundación de Beas nuestra madre Santa Teresa de Jesús 
y obra en el camino maravillas. — DLS, 1922, X, 202-207. 

12034. Martínez, G.— Santa Teresa de Jesús. (La doctora y la mística.) 

BTer, 1922, IX, 167-187. — V. núm. 1 1655. 

12035. Morice, H. — Sainle Térese. I: L'Exploratrice du Monde invi- 

sible. II: La Femme d'action. III: La Bienfaitrice de l'Huma- 
nité. — Avignon, Aubanel, 1922, 8.°, 2,50 frs. 

12036. Delgado, J. — Santa Teresa, ?nujer, monja y literata (continua- 

ción). — EyA, 1922,111,95-103,425-433. — V. núm. 11658. 

12037. Baylk, C. — Semblanza de Santa Teresa de Jesús. — Madrid, RyF, 

1922, 8.°, 109 págs. 



BIBLIOGRAFÍA 445 

12038. Ibeas, B. — Sania Teresa de Jesús, doctora.— ~Ey A, 1922, LXXVI, 

241-250. 

12039. La elocuencia a ¿os pies de Santa Teresa. Panegíricos inéditos 

de la Santa, recogidos y ordenados por G. de Jesús. — Ma- 
drid, Hijos de G. del Amo, 1922, 4. , 312 págs. 

12040. Huertas, A. — Santa Teresa, doctora «honoris causa» de la Uni- 

versidad de Salamanca. — RCal, 1922, X, 865-892. 

PROSA VARIA 
Ensayos. 

1204 1. Darío, R. El mundo de los sueños. Prosas postumas. — Madrid, 

G. Hernández y G. Sáez, 1922, 8.°, 232 págs., 4 ptas. — 
V. núm. 5748. 

12042. Vllle InclXn, R. del. — La lámpara maravillosa. Ejercicios es- 

pirituales.— Madrid, Imp. de «Artes déla Ilustración», 1922, 
8.°, 273 págs., 5 ptas. («Opera omnia.» Vol. I.) 

12043. Díez-Canedo, E. — Conversaciones literarias (1915-1920). — Ma- 

drid, A. G. Izquierdo, 8.°, 277 págs., 5 ptas. 

12044. Rojas, R. — Obras. I: Blasón de Plata. II: Los arquetipos. 

III : La Argentinidad. — Buenos Aires, Lib. «La Facultad», 
1922, 8.°, 267, 277, 372 págs. 

12045. Elmore, E. — Sobre la figuración de Unamuno en la inquietud po- 

lítica e intelectual de nuestros días. — Nos, 1922, XLI, 556-561. 

1 2046. Nin Frías, A.— José Enrique Rodó y el intimo sentido de su obra. — 

Nos, 1922, XLII, 192-200. 

12047. Garnelo, B. — La España de Ortega y Gasset. — CD, 1922, 

CXXXI, 188-204. 

1 2048. Cirot, G. — Sobre G. Morley : Spanish humor in Siory and 

Essay. — BHi, 1922, XXIV, 396. 

Didáctica. 

12049. Vives, Juan Luis. — Diálogos. Traducción de C. Cristóbal Co- 

ret. — Madrid, Calpe, 1922, 8.°, 232 págs., 1,50 ptas. (Co- 
lección Universal. Calpe.) 

12050. Bell, A. F. G.— Baltasar Gracián. — New York, Oxford Uni- 

versity Press, 1922, vm-82 págs. (Hispanic Notes and Mono- 
graphs, III.) 

1 205 1. Artigas, M. - Los manuscritos de Jovellanos de la biblioteca [de 

Menendezy Pelayo]. — BBMP, 1921, III, 1 18-152. 

Crítica literaria. 

12052. Sáinz y Rodríguez, P. — Documentos para la historia de la cri- 

tica literaria en España. Un epistolario erudito del siglo xix 



446 BIBLIOGRAFÍA 

(continuación). — BBMP, 1921, III, 155-165, 251-262; 1922, IV, 
153-170. — V. núm. 10931. 

12053. Goldberg, I. — La literatura hispanoamericana. Traducción de 

R. Cansinos-Assens. Prólogo de E. Díez-Canedo. — Madrid, 
F. Samarán, 1922, 8.°, 414 págs., 6,50 ptas. 

1 2054. Pereyra, C. — Menéndez y Pelayo en su aspecto de americanista. — 

BBMP, 1921, III, 229-250. 

Memorias, epistolarios y viajes. 

12055. Silva, J. F. V. — Viaje de un monje Jerónimo al virreinato del 

Perú en el siglo XVII. - BAH, 1922, LXXXI, 433-460. 

12056. Fernán Caballero. — Epistolario. Publicado por A. López Ar- 

guello. — En 8.°, 239 págs., 3,50 ptas. 

12057. Giner de los Ríos, Fkancisco. — Cartas literarias. - BILE, 1922, 

XLVI, 55-59. — V. núm. 9695. 

12058. Cividanes, M. de S. — Epistolario de Gabriel y Galán. — Madrid, 

1918, 8.°, 247 págs., 3,50 ptas. 



FOLKLORE 

LITERATURA POPULAR 

1 2059. Las ?nejores coplas españolas. Selección de V. García Calderón. — 

París, Edit. Franco-Ibero-Americana, 1922, 16. , 176 págs. 

12060. Canciones populares. Edited by A. Luce. — Silver Burdett & Co., 

1921, vi-138 págs., $ 1,28. 

1 206 1. Krüger, F. — Sobre J. Al varado y Albo: Colección de cantares 

de boda recogidos en el valle de Labiana, Babia y Alto Bierzo. — 
RFE, 1922, IX, 337-338. 

OBRAS DIVERSAS 

12062. Krüger, F. — Sobre A. Guichot y Sierra : Noticia histórica del 

Folklore. — RFE, 1922, IX, 338-339. 

12063. Llano Roza de Ampudia, A. de. — Del folklore asturiano : mitos, 

supersticiones, costumbres. Prólogo de R. Menéndez Pidal. — 
Madrid, Talleres «Voluntad», 1922,8.°, xix-277 págs., 7 ptas. 



NOTICIAS 



Conferencias del profesor Gómez Moreno. - El catedrático de Ar- 
queología arábiga de la Universidad de Madrid y profesor en el Cen- 
tro de Estudios Históricos, D. Manuel Gómez Moreno, ha dado en el 
verano último tres series de conferencias sobre aspectos del arte es- 
pañol en Buenos Aires, Rosario de Santa Fe y en Montevideo. Fué 
invitado — como los profesores que le precedieron en la honrosa em- 
bajada espiritual — por la Institución cultural española de la Repú- 
blica Argentina y por la del Uruguay. Del éxito de las conferencias 
se han hecho eco los periódicos de ambos países. La Universidad de 
Montevideo acordó publicar las lecciones en ella pronunciadas, y re- 
cibió al Sr. Gómez Moreno como profesor honoris causa. El programa 
desarrollado es sobremanera sugestivo y merece conocerse. Su título: 
«La vida española en el arte.» He aquí los enunciados: I. Caracterís- 
ticas nacionales: a)YA barroquismo, forma artística del genio español. — 

b) Escultura polícroma: la emoción plástica intensificada. — c) Del 
Greco a Goya: el ascetismo de los grandes pintores. — d) El Renaci- 
miento, siglo xvi : culto; acción popular religiosa. — ^ Las ideas de 
ultratumba: culto funerario.—/) La vida aventurera reflejada en la 
pobreza del arte civil. — II. Evolución del arte cristiano español: a) Pe- 
ríodo bárbaro: artes visigodo, asturiano y mozárabe. — b) Período ro- 
mánico, siglos xi a xii : la peregrinación a Santiago de Compostela. — 

c) Período ojival, siglos xm a xv: catedrales; castillos. — d) El Rena- 
cimiento, siglo xvi : predominio europeo; fracaso del clasicismo. — 
e) La arquitectura barroca, siglos xvn y xvm: concentración nacio- 
nal. — III. El arte musulmán español: a) Desarrollo del orientalismo 
andaluz. — b) Las ciudades: organización, cultura. — c) Opulencia de 
vida doméstica: la Alhambra. — d) La gran mezquita de Córdoba; la 
Giralda. — e) Intensidad de valores decorativos en Arquitectura. — 

f) Las artes suntuarias: su aceptación éntrelos cristianos, —g) El arte 
mudejar como reacción de orientalismo. — IV. Iniciativas prehistóri- 
cas del genio español: a) Predominio en Occidente: el arte tartesio; el 
arte ibérico. - b) Explosión de la facultad artística en el hombre pri- 
mitivo; la cueva de Altamira: pinturas rupestres. Tales fueron los 
temas tratados en Buenos Aires en 18 conferencias; más condensado 



448 NOTICIAS 

y con organización distinta, fué el programa explicado en 10 lecciones 
en Montevideo. En Rosario de Santa Fe (República Argentina) dio 
también el Sr. Gómez Moreno tres conferencias. 

— Biblioteca Literaria del Estudiante. — De los treinta volúmenes 
de que ha de constar esta colección, han aparecido los siguientes: 

1. Fábulas y cuentos en verso, 3 ptas. —4. Prosistas modernos, 3,50 pe- 
setas. — 5. Galdo's, 3 ptas. — 13. Tirso de Molina, 3 ptas. 17. Explora- 
dores y conquistadores de Indias. Relatos geográficos, 3,50 ptas. — 21. Cer- 
vantes: Novelas y teatro, 3,50 ptas. — 24. Novela Picaresca, 3 ptas. — 
A los suscriptores de la colección se les hará un 20 por 100 de des- 
cuento. Diríjanse los pedidos al Sr. Secretario de la Junta para Am- 
pliación de Estudios, Almagro, 26, Madrid. 

— Curso para extranjeros. — El duodécimo Curso de vacaciones 
para extranjeros, organizado por el Centro de Estudios Históricos, 
tendrá lugar en Madrid, del 9 de julio al 4 de agosto de 1923. Estos 
Cursos están destinados, como es sabido, a los extranjeros que no 
pudiendo hacer una larga permanencia en España deseen adquirir, 
durante unas breves semanas de trabajo organizado y metódico, una 
clara información de conjunto respecto al país y a la sociedad españo- 
les. En el programa correspondiente al Curso de vacaciones de 1923 
figuran los siguientes conceptos: Conferencias sobre gramática, foné- 
tica, literatura, historia, arte, geografía y vida española. Clases prác- 
ticas de conversación, sintaxis, pronunciación, transcripción fonética, 
composición, dictado y traducción. Cursos especiales sobre español 
comercial y sobre diversos temas concretos de literatura y arte. Visi- 
tas a los principales museos, y excursiones a Toledo, Segovia, La 
Granja y El Escorial. Se conceden certificados de asistencia y diplo- 
mas de aptitud. Facilita informes detallados la secretaría de los Cur- 
sos para extranjeros: Centro de Estudios Históricos, Almagro, 26, 
hotel, Madrid. 



JUNTA PARA AMPLIACIÓN DE ESTUDIOS E INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS 

CENTRO DE ESTUDIOS HISTÓRICOS 



REVISTA 



FILOLOGÍA ESPAÑOLA 



DIRECTOR I 



RAMÓN MENÉNDEZ PIDAL 



TOMO X — 1923 




MADRID 






MADRID. — Imprenta de los Sucesores de Hernando, Quintana, 33. 






ÍNDICE DEL TOMO X 

1923 



Paginas. 



Büceta, E. — El entusiasmo por España en algu- 
nos románticos ingleses I_ -2 5 

Castro, A. — Unos aranceles de aduanas del si- 
glo xiii. (IV y último) 1 1 3- 1 36 

Ckawford, J. P. W. — Un episodio de «El Aben- 
cerraje» y una «Novella» de Ser Giovanni. . . . 281-287 

Domínguez Bordona, J. — La primera parte de la 
«Crónica de conquiridores», de Fernández de 
lleredia 380-388 

Kküger, F. — Vocablos y cosas de Sanabria. . . . I53 _I 66 

Menéndez Pidal, R. — Relatos poéticos en las cró- 
nicas medievales. Nuevas indicaciones 329-372 

Millares ("arlo, A. — Feijóo y Mayáns 57 _ 62 

Millares Carlo, A. — La biblioteca de Gonzalo 

Argote de Molina I3/-I52 

Navarro Tomás, T. — -La metafonía vocálica y otras 

teorías del Sr. Colton 26-56 

Pitollet, C. — Datos biográficos sobre D. Pascual 

Rodríguez de Arellano y D. Rafael Floranes. . . 288-300 

Pla Cárceles, J. — La evolución del tratamiento 

«vuestra-merced» 245-280 

Spitzer, L. — Notas etimológicas, 1 167-17 2 

Spitzer, L. — Notas etimológicas, II 373-379 

Torner, E. M. — Indicaciones prácticas sobre la 

notación musical de los romances 3^9-394 

\\ agner, M. L. — Algunas observaciones genera- 
les sobre el judeo-español de Oriente 225-244 



IV ÍNDICE DEL TOMO X 

Páginas. 

Miscelánea : 

Alonso, D. — «Nabija», «llanta», «pelaire» 306-309 

Castro Guisasola, F. — El horóscopo del hijo del rey Al- 

caraz en el «Libro de buen amor» 396-398 

Domínguez Bordona, J. — El autógrafo de las «rimas» de 

Bécquer i73 _I 79 

Espinosa, Jr., A. M. — López de Gomara y las «Cartas» 

de Hernán Cortés 400-402 

Gilí, S. — Contribución a la bibliografía del P. Isla 65-70 

Gilí, S. — Observaciones sobre la c 179-182 

Hámel, A. — Sobre la primera edición de las obras dra- 
máticas de Juan de la Cueva 182-183 

Meyer-Lübke, W. — Esp. «islilla» 301 

Meyer-Lübke, W. — «Garbel», «almiar», «mazorca» 395-39^ 

Morel-Fatio, A. — Les allemands en Espagne du XV e 

au XVlII e siecle : Additions 63-65 

Navarro Tomás, T. — «Vuesasted» 'usted' 3 10-3 11 

Pla Cárceles, J. — «Vuestra merced > usted» 402-403 

[Pietsch, K.] — «Ero» < agru 183-184 

Spitzer, L. — Esp. «terco» 70-72 

Spitzer, L. — Bribes de phrases allemandes dans des 

textes espagnols du XVI 6 siecle 302-306 

Spitzer, L. — Cat. «anyorar» 'echar de menos, desear con 

viveza' 3 1 1-3 1 3 

Wagner, M. L. — Ant. esp. «sinoga»; ant. port. «senoga», 

«esnoga»; jud.-esp. «esnoga» 398-400 



Notas bibliográficas: 

Ai arcón, Juan Ruiz. — Los favores del mundo. Edición de 

P. Henríquez Ureña. — D. Cosío 192-193 

Alonso Cortés, N. — Miscelánea Vallisoletana. (Segunda 

serie.) — A. Millares Cario 84-85 

Austin, J. C. — The significant ñame in Jerence. — 

B. S. A 195-196 

Ballesteros Curiel, J. — Filología y lingüistica ibérica. Ver- 
bo dos arginas. Jerga-latín de los canteros. — S. C 1 98- 1 99 

Boza Mas vid al, A. — Tirso de Molina considerado como 
poeta trágico. — S. G 3 26 

Brenot, A. — Les mots et groupes iambiques réduits dans 

le théátre latín. Plaute-Térence. — B. S. A 322-323 



ÍNDICE DEL TOMO X ^ 

Páginas. 



Buchanan, M. k.— Thechronology o/ Lope de Vega plays. — 
J. F. Montesinos 190-192 

Campoamor, R. de. — Poesías. Edic. de C. Rivas Cherif. — 

F. i\I. S 90 

Cancionero popular murciano, por A. Sevilla. — T. N. T. . 324-325 

Cappon, A. A. — Poesías. — F. R 89 

Catálogo formado por D. Bartolomé José Gallardo de los 
principales artículos que componían la selecta librería de 
D. Juan Nicolás Bdhl de Faber. — A. M. C 199-200 

Chacón y Calvo, J. M. — Literatura cubana. Efisayos crí- 
ticos. — A. Reyes 408-410 

Creizenach, Wilhelm. — Geschichte des neueren Dramas. 
Dritter Band: Renaissance und Reformalion . — J. F. 
Montesinos 406-407 

Espinel, Vicente. — Vida de Marcos de Obregón. I. Edi- 
ción y notas de S. Gili Gaya. — T. N. T 85-86 

Espronceda. — Obras poéticas. I. Poesías y El Estudiante 

de Salamanca. Edic. de J. Moreno Villa.— J. D. B 197-198 

Francos Rodríguez, J. — Días de la Regencia. Recuerdos de 

lo que fué. 188Ó- 1889. — F. R 88 

García Calderón, V. — Lettre ouverte a M. James Fitz- 

Maurice- Kelly, hispanisant. — F. M. S 3 2 3~3 2 4 

Gaselee, St. — An Unrecorded Spanish Incunable. — A.M. C. 200 

Givanel Mas, J. — El «Tirant lo Blandí» i iDon Quijote 

de la Mancha». — S. G 200-201 

( ¿óngora , Luis de . — Fábula de Polifemo y Galatea. 

Edic. de A. Reyes 3 1 8-3 2 « 

González de la Calle, P. U. — Francisco Sánchez de las 
Brozas. Su vida profesional y académica. Ensayo biográ- 
fico. — B. S. A 193-195 

Hill, J. M. — Index verborum de Covarruvias Orozco : Te- 
soro de la lengua castellana o española. — S. G 82-83 

Juan Manuel. — El conde Lucanor. Edic. de F. J. Sánchez 

Cantón.— T. N. T 9 2 

Juderías, J. — Don Francisco de Quevedo y Villegas. La épo- 
ca, el hombre, las doctrinas. — B. S. A 321 -322 

Krappe, A. H. — The legend of Rodrick, lasi of the visigoth 

Rings and the Ermanarich cycle. — R. M. P 314-318 

Larra. — Artículos de costumbres. Prólogo y notas de J. R. 

Lomba y Pedraja. — F. M. S 9'-9 2 

Le Strange, G. — Spanish Ballads. — E. B 87 

Lemos, G. — Semántica o ensayo de lexicografía ecualof la- 
na. — M. L. Wagner 73-82 



VI ÍNDICE DEL TOMO X 

Páginas. 



Libro de Apolonio, an oíd Spanish poem, edited by C. C. . 

Mai-den. Part I y Part II. — A. G. Solalinde 185-190 

López de Ayala, Pero. — Poesías del Canciller. Publicadas 

por A. F. Kuersteiner. — J. Vallejo 201-202 

Menéndez Pidal, J. — Sellos españoles de la Edad Media. — 

A. Millares Cario 83-84 

Montoto González de la Hoyuela, J. — Biblioteca provin- 
cial de Cádiz. Inventario. II. — J. V 89 

Morf, H. — Aus Dichtung und Sprache der Romanen. — 

F. Krüger 407-408 

Munthe, A. W. — «.¡Juro abrios Baco balilloh Apuntes 

sueltos. — M. L. Wagner 404-406 

Nyrop, Kr. — Histoire étymologique de deux tnots frangais 

(haricoi, parvis). — M. L. Wagner 411-412 

Panconzelli-Calzia, G. — Das hamburger experimentalpho- 

netische Praktikum. I Teil. — T. N. T 85 

Pérez Galdós, B. — Mariucha. Edic. S. G. Morley. — E. B . 88 

Quintana, M. J. — El Cid y Guzmdn el Bueno. — F. R... . . 90 

Roic de Corella, J. — Parlament de casa Mercader i Tra- 
gedia de Caldesa. — S. G 87-88 

Les grands romantiques^ espagnols. Introduction, traduc- 

tion et notes de Américo Castro. — J. D. B 196-197 

Sagredo, J. J. — Bibliografía dominicana de la provincia 

bélica, 1515-1921. — A. Millares Cario 1 99 

Thomas, H. — Short-title Catalogue of Books printed in 
Spain and of Spanish Books printed elsewhere in Europe 
before Ióoi now in the British Museum. — A. Millares 
Cario 9°"9 1 

Valle, F. del. — (Es de Plácido la «Plegaria a Dios»? — 
J. M. Chacón 410-41 1 

Vega, Lope de. — Comedias. I. Edición y notas de J. Gó- 
mez Ocerin y R. M. Tenreiro. — S. G 325-326 

Vicente, Gil. — Auto de la sibila Casandra. Prólogo y no- 
tas de A. Giráldez. — A. M. C 326-327 

Zéréga-Fombona, A. — Le symbolisme frangais et la poe'sie 

espagnole moderne. — F. M. S 86-87 

Bibliografía : 

Sección general: 

Obras bibliográficas y generalidades 93t 20 3»4i3 

Historia general 204, 414 

Historia política 94, -04, 414 



ÍNDICE DEL TOMO X Vil 

Paginas. 

Historia religiosa 94, 205 

Instituciones 94, 205, 4 1 5 

Ciencia y Enseñanza 94, 205, 415 

Historia local 206, 4 1 6 

Arqueología y Arte 95, 206, 416 

Geografía y Etnografía 95, 206, 417 

Hispanismo y viajes de extranjeros 95,207,417 



Lengua: 



Estudios generales 96,207,418 

Lingüística 96, 207, 4 1 8 

Psicología del lenguaje 208 

Fo7iética general 96, 208, 4 1 8 

Latín 209 

Filología románica 97, 209, 419 

Lenguas peninsulares 98,209,420 

Historia general del español 98,210,421 

Enseñanza v propagacio'n del idioma 98, 210, 421 

Gramáticas 99, 211 

Gramáticas históricas 99, 2 1 1 

Gramáticas prácticas 99, 2 1 2 

Fonética 100, 212, 422 

Sintaxis 100, 212 

Lexicografía y Semántica 100,212,423 

Dialectología peninsular ioi 

Dialectología hispánica extrapeninsular . . 101,213,424 

Textos lingüísticos 10 1, 424 

Crítica textual, paleografía y diplomática.. 213, 424 



Literatura 



Literatura general 213 

Teoría literaria 102,213 

Literaturas extranjeras 213,425 

Literatura comparada 102,213, 4 2 6 

influencias extranjeras 102, 2 1 4, 426 

Influencias españolas 214, 427 

Traducciones al español 103 

Literaturas peninsulares 104,214,427 

Gallego y portugués 1 04, 2 1 4, 42 7 

Catalán y valenciano 1 04, 214, 428 

Vasco 428 

Escritores hispanorientales 105, 2 1 5 



VIH ÍNDICE DEL TOMO X 

Paginas. 

Literatura española en general 105,215,428 

Historias literarias 1 o 5. 2 1 5, 428 

Misceláneas de estadios 215 

Colecciones misceláneas de textos y antologías 215, 430 

Monografías sobre autores de géneros varios 430 

Enseñanza de la literatura 1 o q 

Métrica 105, 431 

Métrica española 105 

Poesía 106, 216, 431 

Lírica 1 06, 2 16, 432 

&P ica 1 07, 434 

Romances 107,217 

Poemas varios 217 

Didáctica 217, 434 

Dramática 107, 217,434 

Novelística 108, 219, 436 

Oratoria 110 

Histori