(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Teatro historico de las Iglesias del Reyno de Aragon"

Google 



This is a digilal copy of a book thal was preserved for genera ti ods od library shelves before il was carefullv scanned by Google as \^3.ít of aproject 
to make ihe world's books discoverable on[ine. 

Il has Burvived longenough for ihe copyright to espire aad Ihe book lo enter Ihe public domain. A public doniain book is one ihat \^as aever subject 
to copvrighl or whose legal copyright Lerm has espired. Whelher a book is in ihe pubbc domain mav vaiy counlrv lo counlrv. Public domain books 
are our galewavs to Ihe past^represenling a weakh of hislory, cullure and knowledge ihat's often difficult lodiscover. 

Marks, nolations and olher inarginalia presen! íq Ihe original volume will appear in ihiíí file - a reminder of Ihis book"s long journey from the 
pubhsher lo a library and finally lo you. 

Usage guidelines 

Google is proud to parbjer wilh librarles to digitize public domaia malerials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely Iheir custodian^. NeveriheleES, Ihis work Is espensive, so in order lo keep providinglhis resource, we have taken steps to 
prevenl abuse bv commercial parlies, mcluding placing lechnical reslnclions on aulomated querving. 

We also ask Ihat you: 

-I- Make non-camiverciof use a[ the pies We desLgned Google Book Search for use by individuak^ and we requesl that you use these files for 
personal, non-comniercial purposes. 

+ Refraiii fiom milomaled qiierying Do nol iend antomated queries of any sorl to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation^ optical characler recognition or other áreas where access to alarge amounl of lextisbelpful, pleaseconlact us. We encourage Lhe 
use of public domain materíals for Ihese purposes and may be able lo help. 

-I- Müinlíifn fiilñhmioit The Google "walermark" you ^ee on each ñle i^ essential forinfonning people about this project and helping them find 

additional malerials Ihrough Google Book Search. Please do nol remove it. 

+ Keep it íegof Whatever your use, remember Ihat vou are responsible for en^Linng ihal whal you are doing is legaL Do not assume thal ju^t 
because we believe a book is in the public domain for u^ers in Ihe Uniled Slates, Ihat lhe \^ork n ako in the pubhc domain for uiers in other 
counlries. Whelher a book is ütill in copyright varies from counlrv to country, and we can't offer guidance on whether any speclfic use of 
any specific book a allowed. Please do nol assume thal a book'^ appearance in Google Book Search means il can be u^ed in any manner 
anywhere in lhe world. Copyright mfringemenl liabihtv can be qulle severe. 

About Googk Book Seurch 

Google's mission is to organize lhe world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover lhe world's bookü while helping auth o rs and publishers reach new audiences. You can search through lhe full lext of Ihis book on lhe web 



al http: . /books . google, com/ 



Google 



Acerca de esle libro 

Esta fs una copia digital de un libro que, duranle generacione:», se hü conservado en las esr^nterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan espirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un Lbro sea de 
dominio público sigmñca que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el periodo legal de estos derechos ya ha espirado. Es 
posible que uoa misma obra sea de dominio público en unos países v> sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen nn patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los mái^enes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

testimonio del largo viaje que el libro tía recorrido dfsde ei editor hasta la bibUoteca y, finalmente, hasta usted. 

Nornins de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibhotecas para dígita (izar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
j todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso parparte de terceros 
con ñnes comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Aüimismo, le pedimos que; 

-I- Haga un uso e.xchisivaineiUe no comerciad de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulEiTes; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con ñnes personales, y no comerciales. 

-I- No envié soücilades aiilomalizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres n otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran canlidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio púbhco con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve ¡a aíribiición La ñllgranade Google que verá en lodos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y avudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de hbros de Google. Por favor, no la eLmine. 

-I- Manténgale siempre deníro de ¡a iegaiidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de qne una obra se considere de dominio púbhco para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo serS también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varia de un país a otro, v no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso especíñcode algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa signiñcaque se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabiLdad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Goog[e 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google avuda a los lectores a descubrir los hbros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores v editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este hbro en la web, en la página http: / .■ books . google, com 



■ I 



TEATRO HISTÓRICO 

DE LAS IGLESIAS DELREYNO DE ARAGÓN. 
TOMO V- 

ESTADO ANTIGUO DE LA SANTA IGLESIA DB 

n u s 1 c 1. 



CONTIENE LAS MEMORIAS ANTIGUAS DE ESTA 

ciudad , el origen y progresos de su Iglesia , el Catílugo 

de sus Obisfjos, y los ^antot de su üiñceiis , ha¿ta 

ñuei del siglo XE- en que dicha ciudad se resuu- 

i6de U cautividad Sarracéaica. 



AUTOR 

EL n. P* íV- RAMOS DB mTETCA , DEL 

Orden de Capucbinos de AT, P. San Francisco : es Ltt' 

%vr de Tttil&gia , Di-fituJor de la Provincia de Aragón^ 

Catijicúdor del Saiuo Oficio , Examinador Smijdai 

dc¡ Obispado de Teruel , y Socio de fnérilQ ^' 

¡a ReaJ Saciedad Arag^ssa, 



Cok las ttceHciAt KecESARiás^ 



HN FAMPLOMA : 



Ea b Imprenta d- Joseph LongJc ; Año m.dcc.icii. 



15"8U 



AL HIJO DE DIOS 

V DE UA MADRR VÍRGEM 

^ JESUCHRISTO Nx^ZARENO, 
■■ 

TITULAR 
DI lA. SANTA IGLESIA DE HUESCA, 

Divino Siflon ; 

1 ^ Leno de confianza ofrezco 
vuestros soberanos Pies este Libro, 
que consagro i vuestro santo y augus- 
to Nombre, seguro deque habéis de 
aceptarlo , porque vuestra misma gran- 
deza y bondad infinita os mueven i 
recibir y aun premiar los dones que 
os presenta la gratitud , sin que obs- 
-te su pequenez , ni quelqs hombres 
.no podemos ofreceros cosa que no 
se*, vuestra. Vos , Señor , soys testi- 
go .de que no he tomado la pluma 
'; sin .implorar primero vuestras luces 
.y auxilio, para no desviarme de la ver- 

% 2 dad, 



dad, fesiielto á seguirla constantemen- 
te contra todo interés , pasión y res- 
peto , y de que solo ha podido apar- 
tarme de ella mi igi)orancÍ3 : que de 
otra suerte, no nie atrevería á con- 
sagraros esta obra á Vos que soys la 
suma verdad. 

Su contenido es la Ilistoria de una 
'Iglesia que sobre los títnlos ge^icrales 
con que os pertenecen tedas , es par- 
ticularmente vuestra por estar consa- 
grada á Vos , baxocl dulce y admi- 
rable nombre de Jesu-Christo W(iz¿í- 
Víí/Éi'r la, Historia de las maravillas y 
misericordias que' habéis obrado en 
ella ; de los copiosos Frutos que ha 
"■producido vuestra gracia en tantos y 
'tan ilustres Santos como le habéis dd- 
"<^o : de .Ta ■■sínrular' protección conque 
■ la preservasteis de los errores de Ár- 
^rio eri ;tiempo de los Godos, 'y* de 
'50 totdl extinción en^el dtí los- Ara- 

- i bes. 




íes. Porque si bien estos Bárbaros ocu- 
paron la Sede Oséense como las de-r 
mas de España ; por un efecto de vues- 
tra clemencia reservasteis en ella porr 
cion de tieles , que durante el cautU 
verlo os adorasen en espíritu y en ver- 
dad , como también algunos lugares 
■inaccesibles de sus niomañas , donde 
lítfugiada la Iglesia con su Pastor , lor- 
'^ró su permanencia en los primeros 
línipetus del furor Sarracénico ; y lue- 
go su. acrecjcñta miento por Ja piedad 
-y valor de nuestros Principes , que 
implorando vuestro auxilio la restable- 
cieron por último en la capital, des- ^ 
pues de andar 380 años peregrina yB 
como desterrada por los montes y lu- " 
gares fragosos de su distrito. M 

Para dar principio el Rey T)ovi 
Sancho ala conquista de la tierra lla- 
na se dispuso dedicando á vuestro 
Nombre la Iglesia delcástillo de Lo-: 

har- 



harfc , baxo la advocación del Salva- 
dor , y del Apóstol San Pedro. Re- 
suelto á sitiar la ciudad de Huesca, su 
primer cuidado fue erigir el célebre 
Santuario de Montaragon baxo el úni- 
■co titulo de Jesús Nazareno , y do- 
tarlo con grandes rentas , todo á fín de 
Tiicreccr vuestra protección , como lo 
dice el mismo en la Escritura mas an-i 
tigua de aquella Real Casa ; expresan- 
do en ella , que le haría mayores hon- 
ras y donaciones si lograba por vuestro 
medio establecer su Reyno en esta tier- 
ra. No satisfecha con esto su devoción/ 
■dio principio al asedio de la ciudad, eri- 
'giendo en el montecillo en que sentó 
sus Reales otra Iglesia en honor de Je- 
sús Nazareno , y de las Stas. Vírgenes 
y Mártires Nunilo y Alodia , por en- 
tender que liabian estado alU sus sagra- 
dos cuerpos. 

El Rey D. Pedro , que cooperó á lo 

di- 



dicho con su patlre D. Sancho , y cogió 
el íVuto de vuestros auspicios en la mi- 
lagrosa conquista de la ciudad , mostró 
su gratitud haciendo consagrar la Mez- 
quita mayor en Iglesia Catedral en ho- 
nor , y baso el título principal de Jesu- 
Chrisío Nazareno ; la. que dotó con 
Real munificencia, con la expresión de 
que lo hacia en reconocimiento de las 
gloriosas victorias que á él , y á sus pa- 
dres habia dado Jesits Nazareno. Con- 
curriendo i solemnizar estos actos dos 
Arzobispos , quatro Obispos , quatro 
Abades, el mismo Rey , su hijo D. Pe- 
<iro , su hermano D. AÜbnso , que hs- 
redaniio la devoción con el Reyno os 
dedicó después la Iglesia del Salvador 
de Zaragoza , la Condesa Dj^ Sancha 
su tia, y los Ricoshombres y principa- 
les Caudillos del exérciro conquistador. 
En el apo siguiente á la restauración de 
esta ciudad , os hizo dedicar en ella el 
mismo Rey otra Iglesia con la advoca- 
ción 



clon del SalvaJor y Je las Sias, 
genes Nunilo y Aiodia en el lugar ¿c> 
su martirio. ' t 

Quan gratas y aceptas os hayan sido. 
Señor, la íé y confianza conque nues- 
tros Reyes imploraron vuestro sobera- 
no auxilio en el restablecimiento de esta 
Iglesia, y la pusieron á la sombra de 
vuestro santo y augusto Nombre , lo 
manifestáis en tantos prodigios como 
habéis obrado , y no cesáis de obrar á 
favor de los que os invocan en ella ; y 
no menos lo publica el titulo y renom- 
bre de Christo de ¡os Milagros , que la 
gratitud délos Fieles ha dado i vuestra 
Santísima Imagen. Recibid pues , Se- 
ñor , b:ixo vuestra protección y ampa- 
ro la Historia de esta Sta. Iglesia , que 
dedica y consagra i vuestros soberanos 
Pies , juntamente con su corazón 

■ Vuestro mas indigno Esclavo 



Pr. Rajmn de Huesca. 



PROLOGO; 



ABIA ptiblícndo el R, P. Fr. Lamberto ríe Zara- 
go» trunco lOfQOs ücl TeaCTo hísíórJcu át las Iglcsija JcL 
Rcyoo de Aragoo , pertenecientes i la Iglciu Meiropo- 
liuna , qilando U muerte arrebató de su maao la plu- 
ma ; ptivindónoí dt; un Varón verdaderameate sabia, 
digoo de la graCíLud . y de v¡»¡r para siempre én lame* 
moría de la posteridad. Los Eruditos del ñeyno oíaoi^ 
fcsuroD lu justo úqXqt por la pérdida de un Escritor, 
que despuei de eoriqut'cer la república literaiia eco va- 
rias producciones de su ingenio , le empleaba ea ilui- 
Irar la Historia eclesiástica de Aragón, sl^aiñcanJa al 
mismo tiempo vivos deseos de <iut se perfeccionase c^ta 
¿bra. Los Prelados de la Orden peosaron del mismo mo- 
do ^y creyeron deber ^ubatituir alguno de sus Individuo?. 
Efectivamente me eligieron y diputaron para que coa 
el mérito de la sania ÜbcdJencia « y como bueír drn:lpu- 
lo del Autor, tomate i mi cargo laconiínuacÍDii de sus 
escritos. £4te es el úaico motivo de haber entrado en u;s^ 
empeño un superior i mis talentos y fuerzas. Solo el 
pensamiento de abracarlo por mj arbitrio bubíera sido 
temeridad iaiufrible ; mai la vulunlad de los Prelados, 
en quienes debemos respetar los Subditos at miimo Uiot^ 
ha cargado sobre mis díbiití bombaos tan grave peso- "í 
Como jamáis me habla propuesto escribir HHtorij^l 
ni tenido otro objeio en su cstildi6>qué ia icis^'urcioa 
particular ; me fue preciso recorrer sus dilatados espa- 
cios con esta mira , y daj^ir mi ateDcion i ía Ciliifi, 
Cronología , y otro*i rüuío* de lúcrflíitra inseTrarahlirí di 
la HivtoTía; Unode loi otéelos de mis tercas ha sido el 
reconocímíi^ntL) dt: algimcis ^iichivos df I' Ri ynó ,' no c<:n-^ 
teotándome co;i leer las Becerioí, y Car^.lsíií^ en qutf^ 
le LialUa los insuumcucos irasuaiadoa^ sído c¡ue pci>iea- 



1 



ta dccrfilcoi, amantes de U D0ved4J » los que po- 
^02 mtrecerles tratando los puntos obscuros y du- 
áo^i cun un touo magistral y ÚQcWtvo , cori^oJo 
<ie UD golpe Ui diñcuiiii(Jcs , sin paraime ¿ ücxa- 
tar los íiudoi , y negando totundiamcntc ios «uccsoc 
n\a^ autorizados , sin alegar roas r^Eon , que notar 
de prcccupacion » igooraocia , cnor comua y tradición 
popular el seatír contrario. Lexoi de domiaarme esie 
espí/itu de síngubridad y de ambición , que solo sirve 
|iiira confuadír y obscurecer U verdad , so color de ilui- 
tiarla ; teogo especul coa:ip]aceacia en poder decir )o 
^ue han dicho todos, y no poc» repugnancia qtiando me 
veo en b precisión de desviafine del camino que haa 
abierto y andado los mayofcs. Ette es el sistema que 
me tie pjopuesio, y que procuraré observar exáctanicn- 
te , porque no se diga de mí lo que dice y prui:ba el P, 
HoDOraio de Sama María de algunos Crkicos de primer 
orden ^ que establecen en los prólogos grandes principios 
y excelentes reglas para prevenir los ánimos de «u» Lec- 
tores , y después las olviddD y fallan á tWdS ellas en cL 
discurso de sui libros (i). 

Defiendo con resoo ülgun^is pr^ro[;atívas tanto civi- 
les como sagradas de la ciudad de Huesca , que se hallan 
cocirovertidas ; por ejemplo , que la moneda aniigua Ks- 
pjñr^ta que Tiro Lívio llama Gsctnse se batió en Huesca, 
<]ue Sertorio fundó en ella sm^ Esencias , y que San Ln- 
tetiZJi y San Vi^inEe fueion hijos de esta ciuJad ; sin que 
lema incurrir por esto en la noia de parcial y oimtami-n* 
le apasionadü por la patria en el juicio de los Sabios. 
Porque ninguno que lo sea podrá censurar el que yo adop- 
te, y vindique laiexrelenciaa de la patria , escando sóli- 
damente fundadas y sostenidas por la mayor parte de los 
Escí llores ciánicos y desinteresados ^quales fon las ya men- 
cionad^is Asi como la calidad d^ patricio no debe empe* 
imtI mi E^crítot en sostener ^;lorias aparentes y aérea? so- 
b.je füíiJaroeüios lUJnosgs , tampoco debe ser cbsiáculo 
i. P^^3 

{O Honor. Atimédv, in nj. & uiumCrU^lik. \, £>iunf. », 



tira vindicar las ver<f adera mente !;6n<JaR y auioríza- 
\ia% : lo primero serta torpe lisonja paia captar la-csti^ 
ladoo de tos paisüaos* y lo segundo ser íisgiaroyaua 
traidor I ta patria, coiriprandú á cosu de sus iatereies 
los renombres de imparcial y severo. 

Ñu se me ocuUa que el amor de la patria « como 
toda pasión , ciega á los honibm , y da cir^to peso i- 
las razonen <\ü^ miÜUa i su fjvor ; de doode aace , que 
fícilmcnie nos per^uadim^is aqiiellj que desearlos , y ea 
qoc nos complace mos. El cono^Jmieato y reflcxloo de es- 
ta verdad ha db:cenido muchas veces mi p^uma para do 
precipitar el jatcio , y me ha obligado i ponerme de par- 
le de la opinión conif aria , y reconocer sus fundamen- 
IQS coa a6cioD ; todo i fin de Cf>ifsti luirme co un esta- 
do de indiferencia , para conocer y scgiiir ln verdad con- 
tra todo interés y respeto. Como quiera que esto sea , yo 
me <¡<oy por reculado en estos punios , pu« no pretea- 
6o ser juec , ni aun testigo , y menos qc^e se deñera i 
mi testimonio en las dispticas relativas 1 las cxccLCnciis 
de la ciüJad dt Huesca \ solo pretendo fllogjf y ckIjí- 
bir las raioncs y documentos justificativos üc sus dere- 
chos , de qiie no »e eicciuye i la Parte eo Lijhunal algu* 
no , remitiendo el jnido i loi Lectores sabios j desin* 
teresados. 

Por cArt pifteno se puede nc^ar , que los Autores 
propios de una Nación , Provincia ó Ciudad líencn mis 
oportunidad que no lus extraños p:tra instruirse en los 
fticcsos.y vee por sí mismos los instrumentos y escri- 
turas en q'ie se coatienen. La experiencia me fu ense- 
fiado [a uiiiídaJ ,y aun necesidad de esiac presente i tas 
cosas que «e eicrtbeni ^ p^iei sin embargo de resiJrr cu 
Ho':sea , y de haber registrado sus archivos^ y ira^tm- 
t^do virios insirtimcnto^ , me ha sido preciso fi^ctirrír i 
c\lo\ muchas veces para re^oJver las dudas qu^ ocuniaa 
de Duevo. 

Dvbo dif repetidas gracífla al Ilfmt?. CaNlJo de h 
Santa tgU-sia de Huesca por la bondad con que me ha 
tranqueado U entrada y lecoaocimienio de su sichivo 

sicm- 



sfempre que lo be tenido por coavenícatc ; y dartiatcs- 
i¡injDÍopír*IÍco de mi graútud al D4jA<>r O^n Viceate 
Novr^lia , Canónigo Dctctoral de la misms » de cuya ía- 
telii>eQda y auxilios me he valido felizmente para su 
manejo : varoi erudito, laborioso, y sumamente ver* 
saJa ea laa coias de la Iglesia , como lo resiiñcaa los 
cinco tomos eti «^uarto qje ha compueitn coa el tf- 
Iu)o de Ctremonial de ¡a SantA l¿Je*Ía dw HutscA , ta 
que discurricnd^j por tod^i los dias del a5Q,iraia de üus 
«oleiuníJ^dci y prácticas antij^uai y mod^TUis , y d;t oci* 
gen úc c^da una de ellas. Tambícn me ha »ub[)imísi:ra* 
do algooas noLÍcias iateresantca el DoAor Don Aatoaiti 
Catavjelb Canóurgí* de la Catedral de Huesca , y an* 
tes de U de Jaca , sujeta muy instruid;} eo nuestras an- 
tigüedades é historia. Yo espero que Iss demás Igtesiai 
me proporcionará El iguales auxilios, sin los qua!es ao ca 
PüSiblc foraiAí una relacioa eiáda< 



INDI- 



índice 
de ios c^pituios r párrafos db 



V^Apllülo I. DescnpcfoD topcgrifica y civil de la ciu- 
dad ár Huesca psg, i. 
Cap' H. Fiiod^idoa , aciigücJad y otucbre de Hfleaca 

Op. JU* Huesca tuvo fueros de Municipio eo cíempode 

los Romanos. 13. 
Cap. IV, Tuvo Hueica «1 dictado y fueroa de Ciudada- 
nos Romaoos. 18. ^ 
Cap, V. Hue^ci CíuJ^d Venudora. 54, 
Cap- VL Muncdaí , é loscripcíone^ de Hutirca. ai. 
Cap. Vil- Disertacioa v>\>t^ U M<>aeda aotigua Eip^ño- 

U « queTUoLivío llama Ojcrrf/r. 4*. 
t I* LiigarciG en que Lívío mcacicna la moneda Ovenset 

lateligencia de lot m joreí AutiquañQs , coaalgai^ai 

oous y oí^iscfvacioücs. 43, 
i n. Se laií^r^cc á Ini argumenios contrarios. $<*• 
\. LI1. SaiUr&ce^eá U4 ouev^ arguineiito de ^»s RR. PP. 

MoheU^oi. tt. 
Cap. VI ri. OrfgcQ y aotigUedad de la Chmtíandad Je 

Huetca. 64. 
Cap. IX. Anl'güedad de la Sede Episcopal de Huc3* 

ai- 78. 
Cap. X. Catálogo de los Obisjwí de Huesca cooteíiidos 

e^i e^te tomo, y memotia de Itís que pre^idicroa kh 

tlrrnp» Jr los íjü[i"5. 8 j, 
CouLÍha PrifViocitl T^rracouease celebrado eo Huesca 

en e( ailo 599. 93. 
Cap. XI. £ntt'Io de lu ciudad y Chriuíandad de Huev- 

c- en la Ciuttvi>i5j Sirracéiiica. 95, 
Cap. XII- Rc/et y Prcfcctus de Huesca ea Liempo i5e loi 

Árabes. 104. Ca^i. 



CaP' XIII. Obispof de Huesca íattiulados d< Afagoo , y 

de Jaca , y razón de cmüi tfculos. 134. 
CxclLiyeiisc del Catálogo Beroardo Mato, y Maiti- 

Traslación del cuerpo de Saa lodalecío i San Juan de la 

Pcña> 169, 
Excluyese ua Esteban puesto en el Catalogo de Cof- 



rillo y Aynsa en el ano T089. 171. 



r 



Cap, XIV. CqocíEÍo de San Juan de la Peña celtbradíí 

en el uño 1063. &ieada Don Ramiro I, Rey cIcAia- 

(|bn 1 y Obispo de este ritutg Dod Sancho. iSa 
Cap. XV, Concilio de Jaca celebrado cu el año 1053, 

steodo Doa Ramiro [. Rey de Aragón « y Obbpo de 

este tí[L]to Don SaLkctio, 1S5. 
J, T. Actas del €onGÍIir> , y io que perniAnrce de ellas. 185, 
í, n. Anexlan de la l^le^ia de las Santas Ma^s á la Se* 

de O^cen^e c^tabkcida en Jaca* 19;*. 
S> III. Admisión é introducción del RUo Romano « y ab- 

rof¡3c¡uD del GáíTco eo el Revno de Aragun. ^00. 
C^i''* XVI, Mamonas de Uun Ramiro L Rt^y de Araron* 

y estado de las cojai EclcsifiiíiicaK ^n su tiem* 

po, a 1 1 . 
Cap. XVU. Memorias del Ref Don Sancbo Ramirez , / 

eitado de laicoias ficlcdánicat en sureynado. ai7¿ 
Cíp. XVHI. Memorias de Doo Pedro i, Roy de Aragón, 

y estado de las cosas Ecíesia^iicas ea ku tiem* 

Cap. XIX, Siiío y conquista de la ciudad de Hucica , y 

restauración de su Sede. aaÚ. 
Santos de la ciudad y Diócesis de Huesca. 341. 
Cap. XX. Aciit de San Ore^icio y de Saota Paciencia, 

padTCi de San Lorenzo Mlrtir , y de San Oreocio 

Obispo de Aujf. 343- 
J. L Vtdade los Santos S4cadi de loa monumentos de ta 

Santa Iglesia de Huesca. ^43. 
S II. Vida de los Santos aegun d Legendario MS» de 

Monta:3gon. 447. 1 > 

S. IIL Cuito inmemorial de San Ortocío y de Santa Pa* 

- cicfl- 



ciencia ; i« pairocinío par* cc^eguir la lluvia, y 

contra la langf^^ia. 951^ 
J. IV. ReUquiasde San Orcncio y de Sama Pacícacia, y 

sus traslaciones. 3$^- 
J, V. De el liuilo t!e Mártires que da el MariiioTogío 

Romano áSan Orencid y i S^au PacteQcja. a6i. 
Cap, XXU De San Loreozü Minif, 371, 
j. h San Lofcnto fue E&pjñol de Nacioo. ayi, 
í* U. ?tucb;jse con la iradiclon que Saa Lorenzo nació ea 

Ududail de Hue«ca. ^75* 
i, lILCompruébj&eh Tradición c6o el culto Imncmoríal 

¿t \o$ Padres delSanio. 183, 
J.IV. ConArnnas^ la iiaüdon con la memoria perpetua 

de lai caías que habltüfcn lo^ Santos. iH$< 
f. V. Apóyase b tiaUií íüd con el ci'raua semir de !t>* Au- 
tores , qje dan i^siimonio de ella. 292. 
(. VI. Satíífícese d los ¿irgumentos Cíintrarios. 191^, 
S- VIL Origet) y fündatiaento& de la pietcn^iua de V^^en* 

cía. 301. 
|. VJH, Oríj^cn f fuidameaEos de la preicn&ion tic Cor* 

doba. 303. 
$> IX- Cotice ti\ ion 1 y colejo de los fundamentos de Iüs 

lre> ciuJades. 308, 
Cap. XXll, De San Orencío Obispo de Aux , hermano de 

San Loveczo Miriir. 313- 
f, f. Vida de) S^ato, según loi moaumenios de la Sania 

IgJefia de Hueica, 31a. 
S- ]j. Traslación de la& Reliquias de San Oiencio de&de la 

ciudad de Auic i la de Huesca. 318. 
f. 111. Satisficeie A lot argttmentos de Guillelmo CaTrf, 

y de Aodres Sausay , Ueiiucidos de la divenUaJ iJc 

Actai. 314. 
Cap. XXIIL Vida y martuto de San Vicente ^seguo las 

Acias primíüvai. 333- 
Cap. XXIV. De la patria de Saa Vicente. 341. 
S. ]. Pruébase coa la tradición de la Santa Igleiía de 

Huesca que nació en cita ciudad- 341, 
I. U. Compruébase h tradición Je Huesca con la de otras 

1« l&l'í- 



Iglesias y ciudades , y principalmente con el Brcvla" 
rio dula Iglesia uaiversal , reformado pur San Pió V* 
Clemente VIII, y Urbaoo VJll. 348- 

$. 111. Confirmase lo dicho con elcOQce|>toy oplmoQ co- 
mún de los Eicrilorcs. 354, 

%, IV. Eipon^nse los fúndamelos de Valencia y de Zara- 
goza , y sjiisfdcese i elloT. 3^8.. 

Apéndice I. Concilio Provincial Tarracoacnse celebrado 
en Huesca año 598. 373. 

Apéndice II. Escritura de dotacroD de Santa Marja de 
Sasave , con noía? a! fio. 374- 

Apéndice \\\. Breve diseriacion en que se prueba que el 
Obispo Juan que asistió i la consagración del templa 
de Santiago , y al Concilio de Oviedo á fiaes del siglo 
IX. no fje Obispo de Huesca» $771 

Apéndice IV. C&ti^ de San Gregoria VIL i Don Soncho 
Ramírez Rey de Aragnn , ^obre la renuncia del Obis- 
pado hech^ por Don Saacho Obispa Aragoaense. 389, 

Apéndice V. Privilegio de erección del Monasterio de 
Nra. Scfíora de Alaon , que ahora » llama de 1| 
O. con not:is al fin. 391^ 

Apéadrce VI. Fragmento del Concilio de San Juan de U 
Pena, celebrado en el año lotía. siendo Rey de Ara* 
£ia Uou Ramiro I. y Obispo de este titulo P. ^aa- 
cho. 400. 

Apcudtce Vlí, Concilio de J-ica , celebrado en el año 
1063, siendo Don Ramiro L Rey de Aragón, y Obis- 
po de este título Don Sancho, 403. 

Apéndice VIIL Bula de San Gregorio Vil. en que con* 
firma \m límites del Obispado Osccnse , y otros de- 
cretos del Coacilío de Jaca , y alaba al Rey Ooa 
Ramiro pnr ser el primero de los Reyes de España 
qucjdmitíó el Rito Romano. 405, 

Apénd:cc IX, Carra de San Odílon á Paterno , en q^e 
celebra la probidad y retigloo del Rey Don Ramiro, 
y habla de iin Obispo llamado Sancho , retirado de»- 
de San Juan de la Peña al Monasterio de Cluni. 409. 

Apéndice X. Privilegio del Rey Don Pedro I. en que á% 

al 



á 



al Obispo Dan Pedro 1á Mezquita mayor ác Huesca 
para Iglesia Catedral , trasladando á ella la Sede fc- 
gün lo esublccid^ ea él CDucilittile Jaca. 410. 
Apéndice Xl. Concordia entre Don Pedro Obispo de 
Hue^, SímoQ Abad de Moataragoa « y Ffourdo 
Abad de TooKraa. 413; \ 



«I 



ERR^^ 



Pag. 

pag- 
íbid. 


3f. Ha, 35. 
Un. 6. 


pag. 


161. Ha. 11, 


pag- 
P«£- 


173. lia. t04 

176, Uo. 2d. 



£ A A ^ T ^ f , 



istam^ léase /jfa. 
EccUsiam , léase Ecdena* 
V. /mjí it. 

Compueba , /«^jf Compiuebl. 
Seacbo, /íar# Saachb. 



CAP.l,^ 



r»i< 1. 



^^ CAPITULO I. 



I 



t>ESCRlPCION TQPOGRAFfCA T CiyiL DB 

ia ííuiiaU de ílu£ssa^ 



La ciudad de HUESCA , CONOCIDA DE L05 

Hiiiariadores y Geógrafos de la antigiíeüad con el olih- 
bfc Oe Osea ^ que aua conserva en ioioma tuiíJio, es- 
ti co el pah de los llergties k los 16 prados , y ij 
miauíos de longitud ,y i los 4a , y sei?i inmutes de la- 
liuid boreal; doce leguas al Nordestt- de Zjra^oz.7 » f 
4 al Sudoeste de Guara , el mas encumbrado tíc lo< 
montes en que descuella i tfectio< la coidtllt^ra . <^u9 
corriendo de oriente á ponienre en lin^a paia^la ci<a 
el Pyrioeo , de quien es falda, dividí.- la litrra. Mana de 
lai MoDlaE^js incluidas eniri; ambo^t nmute^t. Esiá fundada 
en un pía ofoclinado, c^lic se ekva ti^mo ii-eíjita ioes^4 
por la parte sepEeotriooal ; lo qtie hi^ce que se prvs1.1i' 
te de un gr^lpe de vista ccín hermoso í)s,iei:io lodd \l 
ciud.id á los que va;i á ella por el mi dicidia , y que 
se descuhra de^dL* mnchas de sus c^sas no 5< lo su csm- 
piña , mjs toda la H^iya de Hu^^Cd , lerreno de mat 
de siii k'ffu.Tf de extensión , Hano , feíoz , bien pobla- 
do . at>unü imísimo de frutos, cspL-ciilmefite de p.m y 
vino, ciriTunvalado de quatro steiras , 1^ ya rueacioDa* 
Ú4 al scpteMrion , b de AlcubJeire at austio , y dot 
«>]Aiirr«Íec in^s b^xas al oriente, y ocas a. 

Las C4Ílcti»on bastante rcguIaies, y la del Cos'>, 

A que 



í 




que formando mi^dia luna , cruza toda la ciudad , es inujf 
espacioiía. Ea \2. parce oricücal cxtramuro» luy pl3t.i de 
Turas circundada de casas ^ sin mfts uio qui: ios eapec-^ 
ticulo^ ; obra antigua , qinidíiloüíja , y tspacksa , pe- 
ro mu/ mal([a[ada< Sl' cou^erví gran parte de la mura- 
lla de piedra, y algunas de &ui luires , que en los tiem- 
pos antiguos hielan Is ciudad iriL^gesiuosa , y casi iutx- 
pugnable, Pfancíjco Diego de Aynsa dice , que eran 
noventa y ouete las torres, y alega una in^c^ipcion 
grababa en vtia de ellaa , donde le expresaba e«ie nu- 
mero (i). Mas Calixco IL en el libro de Los n^i- 
lagros de Santiago , que escribió poco después de 
la restauración de Huesca, dice , hablando del si^lo 
VIH , en que e^ia ciudad dio la obediencia á CjiEo M^g- 
co , que tenía noventa : üscba in qua noníigmia turrif 
fssi mmtro Süleiií, Don Ramiro el Monge £cf1il6 rent4 
para reparar las murallas, la que confie marón vario» 
Reyes \ y Don Ja y me el Conquistador, á linde prtca* 
ver to^a oc»&íoii de rnjna , prgh>l>i6 emplear en .otros 
edificios las piedras despicndidaí por ^Iguo acaso (3). 
Con lodo , st-gun la prit^a con qtie ^e demuelen en nues- 
tros dias para aprovechar sus pi<,dras en la ccmposicíoa 
de pageos y caminos , y en oErai obras « dcniío de 
algtiDos atíO£<^iJi:?dDrán privados de esLe montimeLito Jos 
justos a p re cr^ dores de la antigüedad. 

Él territorio de Hu-kca es fértil , pero mu/ 
seducido , porque, hay en ^u circunfeiencia die£ y 
echo pueblos , que el que mas dista ui>a le^ua* Lo ríe- 
j¡an dos rios poco caudalosos; ia Istitla que baxa de 
U& m>ntaña3 vecina^ hasta muy cerca de la muralla 
en la parte septentri^mal , sii;ue su curso por la oit^n-* 
bil , y sin. perder la distancia la circulada un quario 
d4 ,legUJ i quedando dos pageos Hartos y esp^ciosos^ uoo 
cnire Ja muralla y el rio, y otro en la orilla ojuesia, 
dtícocado este con asíanlos de piedra y froüdiis^ a»ho- 
Wj. Para salir al paseo y demás u^Oí. Iiíiy dos puen- 
tes de piedra-' uno ea k\ poitai de SdU Mi^^uel en que 

4 se 



(ly Ay 



ara 



t< eaft 4. 



(1) Ayaia f iíi* I, CA^, 3. 



Mtmorhs ñntí^uúS de Jíuestü. "3 

aproKtma cL tío i la ciudad, y otro cd el de Saa 
^Mjrtm, que c* el extremo donde comienza á separar- 
ite. SÍQ estos hay ctros paseos, pues por todas partea 
iQ los caminos llanos y espaciosos, se prenota la cam- 
piña coa ameaidad , y el orízoüte deipejado y ca^í or- 
'bícular- £1 seguado río es Flümcn , que te precipita 
de las moatañas por el sallo de Roldan, corre hacia el 
mediodia por MonMragon , fecunda Ioí campo?! de Huei- 
ca , media hora mas oficmal que la huela , y ambos 
ttieoeo su conñaencta una legua debajo de U ciudad. 
■CoRio escos tioí son de cortos raudales no bastan pa- 
ra el riego; falta, qne se suple con ooa it^dtiscriadig- 
<Íe que la imiteo otros pueblos. Dentro de la cordi- 
llera que , como dicho es, divide la lierra Ilaaa délas 
^fnonidñjs, hay un valle dilatado, á doade acuden las 
agua^ pluviales, y de algunas rueniecillas , la salida es 
Una g;irgania angosta coa dos peñas altas y fuertes á 
los lados: de uaa á otra corre una muralla de 46 va- 
'as de longitud, 16 de laiirud ¿ espesor , y 14 de al' 
'tura, que cierra el valle, formando una laguna que los 
^naturales llanian Pantano^ En el ceotrO de la muralla 
hay una máquina lic bronce y hiecro de btllo ariífi- 
'cio para despedir Us ajiuas , quando, y en lacantfdad 
que conviene. La idea y plan de cita obra Ta debe Hnes-, 
rea á su hjjo y ctuil^tdano el Dodor Don FríincisctJ Ar-<i 
■liga Profcaor de Mjtemitícas en su Urkiver»iidad á fi-l 
íes del sigío pasado, conocido de los Eruditos pnr sti 
'pitóme de 7a Etoqü^ucij ¿ipaoola, que escribió el 
reno. 

Tiene Huesca muchas fuentes de aguas saludables f, 
icrlstalioas, especialmente quatro eo los extremos opues- 
tos d la salida de sui porCales, cuyos nombres lienen, 
cxoepio la que lUmsn del IbQn^ á saber, de San Mi- 
guel, del An^el, y di;Sao Mirrin; todas eltjs con arcas, 
6 receptáculos de píüdra, abrevaderos, y labadero^ lam- 
bien de piedra labrada. Oira fuente hay en la calle del 
"íüso , frente á la Iglesia que fue de los Expulsos de 
U Compañía , cubi^^rta coo una graii lusa, la que se 

A 3 abre 



4 7Vtff> éhf, Je lítf TgTestat de Ara^ñn. 

abcc en tiempo de mucha sequía, porque auu entonces 
oíana con abundancia. Goza Hut'sca de iodos lo« dkia- 
dos y decoraciones que ilustran una ciudad subal- 
terna, Silla Epbcopal, tres Parroquias, á mas de U Cl^ 
Cedral . una de ellas Colegiata, n^eve Conventos de Re- 
ti^io^oü, seii de Religiosas, Hospital, Universidad, qua- 
tfo Coiegioi de Seglares» y uno lie Monges Ci^ierciea- 
KS, de cada uno de los qualcs hablaremos en su lu- 
gar. Es cabcía de Partido, que segua las Cédulas de 
la Rc:il ConlTibuclon comprehendc iji pueblos. Tiene 
Corregidor político. Alcalde Mayor, y doce Regidores 
perpetuos , todos de nombratniento Real. En las Cortos 
del Reyno de Araijon , mientras duraron sus Fueros, te- 
nía U ciudad de Huesca el primer a^¡enlo después de la 
de Zaragoza > y su Obispo el inmediato al Arzobispo de 
¿ita , como puede verse en nuestros Cronisiaü Geró- 
Dímo de Blancas , Gerónimo M^rtel , y Andrés de Ux- 
tarroz. (i) 

CAPITULO IL 

FUNDACIOM , JÍNTIGUEDAD . V NOMBRE 

de Huena. 



I 




OS Historíadoreí y Geágraros mas antiguos que 
tratan de las cosas de Eip^iia, hablan de Huesca co- 
mo de ciudad grande y aüilgua eo ftua tiempos , pero 
nada ¡n&inuan de lu Fundador, ni de U época en que 
se ediñíjó. Los modernos sio ma^ autoridad y apoyo 
que sus débiles conj^turjs determinan uoo y oiro. Ta- 
rafa. Canóniga de LSarcelons , dice que la fundó 0*iCO 
Beiulonen^e en tiempo de Romo, vigésimo segundo Rey 
de EspJÜa , que comenzó á reynar 1350 años ñutes del 
fiacimjenio de Christo, y que de &u nombre se llamó 

Os- 



(1) Blancal ^ Madí? de proetdtr en Corftj de Ára%Q^ , cAp, 
/ jp. Aüdíci j Dt/ens^ di U ^airLt dt J, Loreiixcí tí'-'¿* 2*- 



Jtfémñflaf antiguas de fíues^. 5 

í5íirit.(i)ElGtrundense ca su PjrdU¡>ó:nt-non alirma^ciue 
es obra cleLicinio Oco , xxiv Key ú^ E&paüa, 1289 «lüos 
antes de Ja Era Chrisiianai y algunos anadeo que Ovca es 
como si djxéfamos Ot Caci , bu&candc la eUmolugía 
€0 el idioma btino ., que hasta muchos siglos dt:spues 
DO se conoció ca Espafia (a). Aunque fiie^e cierU la ffxís- 
teocia de los referidos Persooages y Reyaados en Es- 
paña, debenamos despreciar las referidas oplnioaes co- 
mo arbitrarias y desliluidas de apoyo, mas ellos sgo 
otras taaus fábulas , publicadas par Aciio Viterbiense, 
como verdaderas historias del B^ro^o- Francisco Dligo 
úi£ Ayo^a , historiador diligeote , y exi^o de lai cosai 
de Huesca , impugoa las opinioEics de Tar^^fj , y úi\ 
Gerundeose , y opioa que Huesca es Tuodacií^o de 
Tubai (3), Todas sus razone* y cí^njtititds ¡lo piue- 
bao siao posibilidad ^ y alguna veiisitnilitud , ¡nsuñciua- 
tes por sí sola^ para afirjnar un hecho en la hisioria. Si 
k)i primeros Pt'blaJoies de E^pafu (^eao ios que fue- 
íco) vinieron pgr tierra, y poblando primero los Py fi- 
líeos , descendieron por varias parle» á las llanuras in- 
fiíedjatas , como afirma el Ariobispo Don Rodríí^o , cu- 
yo dictamen adoptan nuestros Crititos (4), oo es inve- 
lisimil que poblasen i HueK^a , blluada en la primer lla<- 
Dura TértiJ y amena que &c pretería büxando de las mon- 
tanas por aquella parle ; pero estoy bien lextjs du atri- 
buir á HuEí^ca esia gloria sobre laa débiles y rnioosos 
fuiídi\mti\io^ Vo no dudo que todavía cxisteci algunas 
de las pobíacíones primitivas: casi todas las ciudades dE! 
una ant'r^üedad remota y desconocida han caido en U 
vanidad de arrogarse tan alio origen , pero niní;;iína ex- 
hiba otros ducumcLi;os que etimolugías iitciertas y cuq- 

jetu- 



(O Taraphi , ¡ib. de orÍ^. RfiS* ^^í- 



kt\ii\^. Parulíp^m* dt uthib*nitp. ante Ilerenfit 



(}) Aynu , ExteiíHcÍAi j antisiifd. de Hufsc.i , V\h. \. c. }> 
(O mw RoJfigo , D¿ rctttj HUp. lib. t< c. \. Mohc,Íjnfl*, 
Ilitt. TJttr. Irb» i. n, 4!, y sl^, Masdcu , Es^.ttíí frí!iti.'iv.í 



6 Téaf^éist. ae ¡as Tgftslaí ae jffágon. 

Ji^turas poco íólidM, iucapacc:íde incliaar ,y meaos obli- 
gar á un aseoso raionaWe- 

Es preciso confesar que ignoramos el príscipio y 
Fundiidftr de estaciudjd , y que su aniigüedíd es tanta, 
que los primeros Esc rilorcs Griegos y Kotnanos que ira- 
ua de los pueblos de España la reconocen aaiigua, y 
populosa en su lícmpo. Las prítncras memorias posíüvas 
que leocmos dí li ciudíid de Hjejca pertenecen ai tiem- 
po de Quiaio Señorío» quien 77 años aates del naci- 
miento de Christo estableció en ella escuelas públicaí 
para insimir la jiiventjd Española eo las leiras btinaí 
y i^riíji^aí, como refiere Plutarco tí). Ya entonces era 
Huesca ciudad ;>r3ndc y respeiable , 6 como la llama es- 
te ancor , amplia y nobilliiLna « y por lo tanto la eligió 
SerEorio para tener en ella seguros, y como en rehenes, 
ios jóvenes de la nobleza de España sá color de iasiruir> 
Jos, hacienJoU , dice Pon Juan Francisco Manden, en- 
piíal de sns e-ííado^i en la Espdñj citerior, como á Evora 
ca la ulterior (3). Y el msigne Zuriradice ; " Fue Huei. 
» ca en los tíeinpos antiguos uua de las ciudades mas 
w ramn^a>i q je hubo eo la España citerior , y la e^co- 
» gj6 Serlorio eatre todas las otras para fundar en ella 
« la mjyor fuerzj y pujanza de su escado " (3), Huesca 
fue el teatro ñitie'íTO de la muerte de Sertorlo Si^gun en- 
tienden á PAtérculo los mt^jores Aitiquarjosi laque do 
solo siguió con exire:njJ* fideíid^d Im banderas de este 
Héroe , durante su vida, sirío quí ya muerto , sostu- 
vo su partido con cinco ciudades mas tle la E^paoi ci- 
terior , hatta que perdida toJa esperanza «e entrega | 
Pom;3eyo, cono lo testifica Lucio Floro {4). Algjnos auto- 
res ^an queriJo disputar á nuestra Oíca U gloria de 
sef el teatro de los estudios SeriorlanLis por adjudicar- 
la á la Os^a de ta Bética , lo que n js h-\. obügjda á ilus- 
trar cflie. punto en uiii Dhertacion ,y aunque est^ era 

sn 



(t) Plüiir. in Sírror*. ^ 

(jj E'pi^J R:im. ¿'^íXV díU ^/^tfí. vcccvtj, / cccvi». 
(<f) Floro f tii>r9 j. íj/- it» 



Wfmoriiis antiguas de Huesca, y» 

su propio lugar « la iciiiuimos por insi^% cau.sag al toino, 
sjguJenLe, ^w que se ir^url del ciJ^en, pítjgcesosy c&- 
túüo actual de la Uaiveraiciad di: Hac&ca. 

Julio Cesar , coetáneo de Señorío , lii/o mencioi 
muy especial y honotit^ca üe Huesca en &us Comcitt^' 
ríos, donde la \i^m^^ ciudad grandí y y eL hecJio rnis< 
mo que reñere la acrcUlu re peublc y Temosa «t« ^qije< 
lia «Oad ; el liecho es como se bigüc. Lvimo c^m;» >^ cí]< 
ceodió la guerra civil eotre Pom^cyo y Ccf^r , viendi 
este p^irtrdária de aquella ¿^pjfia • dt; Uoad? hiccl^nen- 
te podrra proveerse de gente y íiLjkto , re^oKjó vtnifj 
personalíneme á dispLiurle la Provincid miiíadTc^a en qui 
priíícipaíniente corfiaba. ATranio y Ptife>i» , L*g¿i'cs ífi 
PüíTifieyo , «^toTaion sus Re¡íkí,<,n Ltr^dj con ti tiii ¿i 
f^batir al Cesar . y op^aer^e á &ui ^eM>;nÍ^s. CvIoló cs-^ 
t< lus snyos no Il'Xos de ditha riuddJ euueCii-tay Sc^] 
gre .- á püCüs diai} íuerou lao exuaordioaib^ lus av<-Dí^ 
dai de ««tos rit>» por la ctpia ile lluvias , y liquaijotij 
de In^ nii;br» • que qo Jiabfa mtnjQi.í^ de oiroA igua'es; 
arrebataroq do» putntes que Cayo Favio su Leg^ilo ha-^ 
bia roi^Uruido sobre ti ^Lgrt-, (^etiacido cL £x¿fCiti 
del Cesar sm roinunicavion , Ctlro. de víveres, üa iecur< 
50 parí bdtcarl'H , cercado por [óda> partes de las aguas, 
y de los troemijiEOs. Fue lai p1 coofliCto del li^xcrcuo Ci>»j 
sáreo , que pitecia baber»«. declarado. U fortuna por loi 
PonapeyaDot. Aíraoío y Fcircyo tM;iibieiou á Roma 
sus sínigos ¡hoiíjváctícsc de la vicioria , y de Jiaber sal 
vado, ia Patria, dando ñ£) á. taii fuüCíta guerra. Ena^' 
noticias exá^eradajt ea Roma produxeroQ Jos cfedos que 
toa ret>ui^tt5 en latei acsLcimicoici : La casa de Aira. 
nio se ^lenó bita proticb de los Seoadirer» y Pióceres pa^' 
ra feliciiar é -ü Familia y congratularle cea clU, mos- 
traod" ÍDler:s y coaU-nlo de lo quu mochos lei^ian pe- 
s^T* De tod^i ([^lia corríao á porfía las Pcr.soi^a^ mas ¿h^ 
tiíjjjuíd^ii á hai^r i^itio tanto con Pompe)o,que esta- 
ba en Macedonia - lodo^ apresuraban >us ma/cluí , u^t 
por ltev;ir la malicia , oíros por antkipa se á ella , po* 
ra que no le ereye»c qje La nccraid^J y no cE ^íf&.M ios 

lleva- 



8 Teaí, hist. de las Ighsiatde Arttgom 

llevaba i 111 pariido. Enaodo Ce^ar ea lao d^ptorable 

esEadu iii^gdroD i sus Reales los Embaxaüores de Hues- 
ca , acompañados de los CaUguirtcanos sus Ccniributos 
á darte U obc^diencta , alistarse en sus banderas , y offe* 
cerle hacer quanto les mandase en su servicio. Luego ■ 
siftireron su exe.nplo los Tarraconenses , Lacetanos , f I 
AusL^unA;^ y pocns días después los Ih^igavonenscs : co- 
d^js proveyeron el Exércúo dt Iiíro y víveres ú< *iue 
estaba bíun aecésUado. El mismo Cesar que riñere «t'fl 
suceso anide , que con ti socorro y amistad de esia* " 
cinco |1^and^:s ciudades , y con un pucnie que hizo cons* 
tniír en el Segre mudó de aspecto su foriuna , en lamOí 
g!a Jo ,que sus enemigos qire anttjs se jactaban de ta vJO 
ttjru , ya no pensaban sino en la ft^ga (r). 

uceóla relación del Cesar, lan bouoiffíca para 
Huesca , consta lo primero , que 49 años ames del iiaci- 
mrenCG de Christo en que esto sucedió , era ciudad grjn- 
de , respetable y famosa en las armas ; que de otro mo* , 
do no seria la primera en enviar 5us Embaxadores y- A 
obediencia al Cesar , quando calaba kvoa , y no hahja . 
ricsj^o de ser in^^^idida de su pane , y si de los afudoA 
Y alijdo) de Pompeyo , qoe lo eran los put^btos romar— *fl 
caooi , y (i'ída Eipana desde la muerte de íertorio. Por- ^ 
que efl de ootar , que las demás (ciudades inen\:ionadaí 
eran de Caciluda , que estdban á cubierto del Exérci- 
lo Ce^írco . y podían declararse sin el tlesgo f^ue Hues- 
ca roJi'jdj de Pjnpfíyanrjs. Ni el Ccsir ar^i'ecijiii lan- 
t^ sus oferuts y obsequios úi>^ le fueran ÚLiles « y ^^ 

con- 



I 



1 



(1) Irtrcnm Oicdniei , & CjIígurrÍEsni , qní crjnt cum Oicensí- 

ftiJurci poUii'eniur : Iioí Tarf¿iu'ont'iiíet , Sí Li ci-ni ■ Sí Au- 
Kliiiii , & p.iiicij poít dicbíií iJIurE-ivnntnsti , qui flkJhni-'n Ibc- 
fjm yrringunc inw^uuniur, Ptlit ao hii omnrbus lh se fru- 
mirnro jubcíil , poll¡i;crtiüf ; Jíquc omalbiis unjiqüe cf>nquiii- 
■ Til ^üirtenrii , ín c.i^Tri dL-pnriini ».. niíenj celenii.'i' fit i:oin- 
BiutJEio mallín f pedi^'li) fiEinii^ , rnifni& qumi^Ufi civiidijErui 2A 
>inÍL-riíjFii jdjunctil « cjipcditi ic fium^uuuiíi &út Lik* l< 4t 
éM fi», cu/, íó* 




Áítmcriaj antiguas de Huesca. ¡r 

AI propio tuj^ar ^ ]a. fciDLtimoK por ju-itas c^üsa^ al tomo 

uguíciiLC. vtt mi*: «e iraUTá del griben , prugri^jüs y «¿s- 
iddo actual de ia Unive^Aiciad de Huesca, 

Julio Cetar t coetáneo ü? Sertoilo , luzo niencioa 
muy especial y honoiitica de Hiií.'sga cq aus CoiceiiU-, 
ños ^ donde la Wama ^ ¿rtadtíti grande^ y el hfclio mU-. 
mo que refieri^ la acredita re>peublc y f-imos^.^a.aquev 
lU «Jad : el hecho es como se ^igur- Lul->>o c^v^^.^een*^ 
GeDdí6 la guerra dvjl eoire Pom^t^yo y Cea^r , viL^odo^ 
este paiüdárja de aquella Espuria , de ikiad^ facElmea- 
te podría proveer&e de K<^ii(e y ciaero , resolvió venir 
per^oraCmenic á üispuurle b ProvuK;)^ mít^iadicu en que- 
priflci plómenle cociéüba. Aíranio y Pvireyíi , Lcg^Jcs de 
Púmpeyo , ^aisioa sus Kerilesca hiúá'A co|i ti tiu de; 
febatJr al Ceiar , y oponerse ¿ sus de^igrii^^- CvÍoíí"* is- 
tc Iqs fli^yos qo lexos de dicha ciudiid cQUcCiiiiay tie- 
gre t i pocos diai fjeron ua extra^rdifiarias i¡tA avcnj* 
dat de entos not por la ci pía de lluvia» , y Üquaiíon 
de las nicbc» , que uo li^lia n^mütia du oirus tguai^a^ 
arfcbataron doi pueates que Cayo F^vio su Legatio lia- 
bia construido sobre rl Si^gre, qiiedJndo tí Exéfcito 
del Ociar i\n roirunicacion , iaiio. úk vueii-'s, »ia lecui- 
so parft tKiicarl^j« « rercadu por Lodas partes de la^ aRua^, 
y de los eDL'mí^oji. Fue tal el conflido dtl t^K^rcito Ce-, 
lárco « qi^e parecía haberle, declarado, la fij^mua pL>r los 
Pomptyaooi. Afrapio y t^ccreyo «aciibíeíoo á Roma ,í 
MJs amigov JisoDJcánüose de Va victoria, y dtr haber sal- 
vado Ja Patria^ daud^^ ño á. lan luücita guerra. E^taa 
nocicias cxá>>eradas en Roma produxeron ios efeoos que 
son lef^ularts en la^et ac;:tcimK'DiOA : La casa de Afra, 
mo se llcn6 bito piocio de los ¿euadcies y Proceres pa- 
ra feliciiar é «u FamiUa y congrLiiuIaDe con ella, mos- 
trando jater','5'y ccntento de lu quu muchos leniao pé' 
aar. Oe 10J4 lialij corriaa á porfía las Personan mas d¡s- 
tiijí;uíd:n á haotf ütio Unto con PoTnpeyo,qiTe esta- 
ba en Ma-^edoaia : lodos apresuraban iu$ maicha^ , UQoi 
par l'ev.ir ía Qi-Jitcia . ouo% por anflcípa se á ella , pa- 
ra que uo su crtíj'i^bc que U &cci:sidad y oo el alVílo los 

Hcva- 



*Q< 




lo ' Teat. hUt. de /íu Jgkrias Je Aragón, 

lo« merureí cúq el mayar, que veau ájcr como ca- 
^bee» du Ponido para ti cobro ide Ua cuitribuci^-íjcs que 
Codos pa^abiQ á Ri^ma : y así dice el Hino. P, Floiez,i 
que j'ti e¿ Cesar aputitá ia grandeza * y cst:ehni;ia iís< 
tíufsca , dhUadv que hx Caíagurritünüs ^siabotí coutri- 
éuidof con ¿es Osctnses (i). Coa igual honor , hablan dej 
^tíncfCi , Pirnio que ia coloca entre JOf pueblas de Cm- 
-4l3d.iDot Kümanoa , Floro que la nombra catre las «eis 
*c¡udjrdes <]iJCftoituvieroD ha^ta lo último el partido de 
S^Ttí>No , y orros Escritores aniiguo^ , cuyos iestimoiíios, 
se afegario guando conjíeran á Dui.'£tro propÚ5ÍtOÉ Lsfl 
^ Monadas i'c Huesca noi ofrecen otra prucb» uo mcnoi' 
^iiiccn[cxubl<; de qte era ciudad ilusirc auus del dscí-' 
-mieato de^ Redentor ; pues aeconservaa algunasdol ilcca-j 
" po de ta Rcpi^blica Romaoa batidas en csw Ci»iddd ciao| 
cxprespoo de su uombie , como se veri t'ti t\ cap,.,-^r4 
Y ta Moneda conuiiLde Eapafiaquaudo vioíeron ¿ elUl 
^ lo» F!omano5,nias de doscicoEcs aüu» antea del reftfída 
Nacimicnio . t:ra Ja ^üjrfíjje, nsej^ua se cukige de.¿.jv^,j 
de ^ue »e hablará en el ^cap, vn- ■ . . :■ ■ i 

Dojí Antonio AguEiin eoel Dialogo vn. de. JWí<Ja-' 
Has añrma , que Üaca quitre dtcir et/Uígvíi. Si cf,tu fue- 
se cierto , era preciso y consiguitoie , que en la entra- 
da de loa Komaf^os en Espíiña tuviere Huesca una anil- 
; güeJad [emeiiáiina , ¡pues-ya en<onctscra cfudad^grant^^ 
»é ¡luítre lUniada Ü^^ca , ita que sepamos el ptircipiode 
Cite nombre , ni el que oectsaria mente debía ituet an- 
tes : porque ya se vé que' no pudú llamarse anti^tta óefi- 
de su origen, uno dt^^pues de rnuclirrs Mglus y ú^ cc^- 
-venirle este dictado edíre los deoias pueblas de La «oinar- 
-ca : pero como el citado Autor oo dtclara d fimdBnKfi- 
-to de la etimolo^LB « y por oira p^fie ignofamQS qi^e 
jg'jDtcs dieron ¿esta cti}daJ el nombre de Oft^ti „yi»u íilip* 
mi es fG[;ilmcjiic Tfii:ngrj[to y desconocido , no se puede ^ 
afiaozíc siíbrc sil dltiajnen argumento que sea ^i^lfdo. ^ 
'•fti -TambienVso'equíVotró Aynsacn decif , <ine E Yfjbon 
afirma qut; esta ciudad Se había llamado /ft^tf (^J; t^^r- 

- ' ■ "qifC' 






I 



fi) Fbrcí en ít lu^af citado^ 



(i] Ayaia /'^* i* c. 



4ii este tomhre en ^ignaas edicionfK^adtiguai ^ como si 
e! propio en su i¡em])0 , \o c^ut provmo tie habti 
tuaiio el Eduof de códice vidaJo^ por Incofia de Jot 
CopUntes, cuyo crrur se ha cotrrgiio enUí tl|;uícnteit 
conforme at lexro Griego i, .sLjbsEÍiLytfodo al nombre de 
ÍJt't* el de Osea (t)- Sin esta corrección » ai Aynífl ai 
oiro alguno lia podiJo saber que el Geógrafo halJla^e de 
t*i[tf^ca , puesta solo esie lu^ar de &u obra expresa ol 
nombre lie Osea, Marioéa SicuJo es quicu afifma que 
Muesca se llamd afitigu^cneore Isca {i) ,y larobieA el 
Ai'tor <fue pretendÍL^ndo ilustrar á Ptolonneo añadió á J& 
Voz Otea , ^tí qtie ene usa, Ijca , 6 Huesca , íosinuao^ 
tío (]ue ha tenido estos nombret : perocomo dichos Au- 
tores 'ton miiy ' moderaos, y bebieron el error ea Itti 
íiíieüte viciada de Eüraboa , no tieuea autoridad algu-] 
.fca. Meíios puede tenerla ci Auior del Prólogo «le laflj 
[bfLlirt^L^iones de la ciudad de Huesca « que sia apoyi]^] 
nn «L*stTgfo de probabilidad anima liabersc. [llamado 
|l» j , por serlo del arbul de Roma; ñccion iaa rit^lculSi 
[tiMe uo [Dcrece ta pcua de ser impugnada. No hay fun- 
tiaTiento sólido para creer « ni aun soipechar , que e\i% 
iriudad baya iCDEdJ> en la anngÜL-d^d otro nombre qucel 
¡Ue Oítfíi,,qüe es el que le dauconnautcmenie Julio Ce- 
"%ar , PlirAo , ¡Estriben , Plutarco, Floro^ Anioabo * y, 
Oemas Efcrrtorev que ílote*:feroa en la República, é lin-j 
.períadeJos R ornan oí , cotqo tambiea hs ULoaedas Osr 
\leertsef baUtJas en aqufiíltos licrnpos. 

El miiino nooibrL- de Uíci conservó impeniado lotl 
rodos , como consta do los escritores de aquella ciia^J 
^pecíalmeme íJe Saü Juli.in !IL Ar ' i de lolvtlo qu#j 
^^orectó á filies del -¿i^lo VH , qui-.i i.- :l-uJo ía ji^rufl- 
>d3 del Rey W^mba des-te Caorábría i la Galii Nar-^ 
'boneflíe á sosegar la rcveliou de Paulo , dice quu pas6 
las ciudades de Ca;j¡iorra , y 0»ca ; ptr Caiagur* 

lí a r«w 



í 






1 a Teat. hUf. de ht Tgkrías át Aragón, 

rtm & Otcam ctvítatcs transUum facicns , y que #n Ol- 
ea h\Lii alio cop su Exerciiíi» y lo divi-Jió en ires par» 
coDtinuar Ja marcha. En la dominacioa de los Moros 
en que «* disfiguraron lo* nombres de casi toda^iasau- 
4adt&. ésta conservó íntegro el de Osea , lo menos entre 
k» Chr istia nos : asi la nombran d Mártir San Eulogio 
cu el Mcinorial de loi Sanios , que escríbia i mkaJ del 
«glo IX. el Concilio de Jaca celebrado en d XI, y ouos 
Eacriiorcs que hacen memoria de ellan En d tiempo de 
su recuperación » y en los inmediatos, antes y después, 
aon ¡numerables los privilegios y canas Reales en que 
se hace mención de esta (liudad , liempre con el nom- 
bre de OscA , sin ÍQsinuar que tuviese otro. Aunque he 
procurado indagar el üempo fixo en que comenzó á cor- 
romperse el nombre de Osea y tlsmarse Huesca en idio- 
ma vulgar ^ no he podido conseguirlo : solo puedo ase* 
gura», que esta mutación es moderna y muy posterior 
i los Árabes. Entiendo que la mayor antJgüt^dad del 
nombre de Huesca es á fiaes del siglo XLIl. Me fundo 
Cfl que Don Jayme el Conquistador , qtie qual otro Ce- 
sar hjuorió sus hazañas , hace freqüente mención üe es- 
ra ciudad , siempre con el nombre de Osea , sin em- 
bargo de esciibJr en lengua Lcmosin que era b popu- 
lar en su tiempo. Con el mismo nombre se expresa en 
el Rolde ó libro délas Ordínacíones de la antiquísima 
Corr;)dÍ3 de San Miguel de dicha ciudad, escrito en el 
mismo idioma reinando el mencionado Don Jayme, cu- 
yo fragmento exhibe Aynsa en el capiculo ai del libro 
IV. Tampoco aparece el menor vestigio en la tiistorja 
de que esta ciudad haya mudado de sitio , ni si^o arr 
toifjada en algún tiempo 1 pesar de tanto» siglos ,guet* 
ras , y revoluciones de imperios , como bau acaecido 
en nuestra Península. 

En Jos t¡(^mpo> antiguos fue muy grande y opU' 
lenta» Quando la ganó de lo% Moros el Rey Don Pedro 
conservaba mucho de su antigua grandeza y et^pk-ndor, 

como lo añrma Zurita (i), y se colige de llamarla el 

cita- 



{a'Í A^iiiLdi Ara¿, ¡ib, uca^%lXt 



Memcriaj Mttgatrt áe Fltít^a, 13 

citado Rey Don Pedro ca el pnvíiegto «;uc concedió i 
ta Sjatd Igle^íJá de Huesca eo el ¿i» úc ku cüntagra- 
cioQ , ciudaii jnclíca y famosiiíma : In^ikíitn , aique fü'- 
mesíssimam ttrhem Qscam. Desde el Rey Den gedro «;ue 
fixó ftü corte ca Huesca ^ lo füc por muchos años de &us 
Sucesores hasta que se trasladó á Z^ragQ^a. Aun hoy 
te conserva uoa porcioa del Palacio Real >que lo fue de' 
los Reyes Moros, y despuei de ios de Aragón, como 
se dirá liabUndo de la Cniversíclad , á quiea lo cedió 
Felipe IM. para aumemo de su fábrtcs * reservándose la 
Torre para monurDento de aatigüedad tan respetable. 
£q fluesiros dieses ni:is reducida la población , puts se- 
iD parece por las Matrículai de las Parroquias del año 

;79i ,iolo exUien en la ciudad 6^33 personas de comu- ¡j 

lioa , distribuidas ce la tbrma siguiente , ^357 eo la 
Parroquia de la Catedral , ^410 en la de San Lorenzo, 

870 en la de Ssn Pedro, y 981^ en la de Sati M;iriírT, 
sin contar los Ckfigos , Reiij^iosoa y Reiigioi^is , cuyo 

lúisero asciccde 4 4^4. 

CAPITULO Ilt 

\huesca tufo fueros ds nfumCiPio Ej 

íitmpo de ioi Romanos^ 

>N eiie caplnifo y siguientes hemos de tratar de las 
irerogatjvas f diciados de Huesca en tiempo de los Ro* 

fiípanos. Nada afírniartEnos relativo á esto , q^ie no se com* 
pruebe con la autoridad de los mejores Autores coeta- 
^«co3 , reputaudo fábula qudi^to han aHadido algunos mo« 
Icrnos 1 solo nos valdremos de estos t-n quuato se con- 
^formea con el testimonio de los antiguos, 6 decUrett 
[Xon sus luces afgua li^trar diñcil y obscuro. Es tuera de 
Ta controversia que Huesca gozó los privilegios y dic- 
■dos de Municipio , Ciudadanos Romanos, Ciudad Vea^ 
:dora , y el de batir Moneda, de los quaJes hablare- 
mos con distinción. 

£1 lUmo, Señor Doa Pedro de Marca creyó que 

Hues* 




, 4 Tf*'^" ^^^- ^f ^^'^ Tgfesías Ae Ar'ñgcn, 

í^jcsca haSiá í^idb t^dlonta , cdmo lambicn Cahjtffi'íf 
Nisícj , y LerUa (i) ; y Supüesri la imla iotelig^ficia 
de Pllnib ín que se'funda\ debU ¡wiiclír' 4 Tstazon^ij 
pero tí Cieno que las (^üatro ñicron Muniapío», y nin- 
guna de ellas Colonia, Motivó su equivocación y U de 
QCro^ AnrJi^ii^ríos la má\2 [^muacioa de algunas edi- 
ciones de PIídÍó en que' se lee asi i Jíjf ¿í/ [populH} rí*- 
tíiíiw Romanorum BeSUtan'os , Ceistntts^ Éx Coicnía- Ca- 
Jagurr ¡taños , ^í;/ Nascíci cognaminantuT ^Iltrdtnsts ^Ot^ 
censes , Tariasoíttnses : mas conslando por las mi>nedf?s 
de h& ciudades cgEpresadJS , que todas ellas eran Muní- 
cípííjs , y por las de Celsa y teiEimoúio 4Íe Estrabon^ 
íjue Cita «ira Colonia , se ha corregido el texto de Píí* 
liíú de este modo : Ceístnres ex Co/onia ; C^/ítfftirthit- 
nos ^c. Parece que Huesca no hizo especial osiensroa 
€ti sus monedas del litulo de Municipio , pues habien- 
do balido tauus de todas foimas y cuños , solo una se 
ha descubierto l^aHa ¿hora con la expresioa de este 
dictado, quando otros Muuícipios oo Joonrttíancn nicH 
guna. Dicha monedase bailará explicada y grabada ea 
el cap. VL nuETi. 17. 

Los fueros de Municipio no se concedían sino á ciu- 
dades muy priccipalts y disi¡n(5iiidas ; sus privilegios eran 
muchos. £1 principal y caractcristico consistia en gober- 
narse con sus k'yec patrias , y costumbres privativa^ 
'ro obstante la sujeción á Roma. Otro pr¡vile)>io de los 
Municipios era participar de los honores dt K^ima , y de 
esta participación proviene el oombrc , según Au!o Ge- 
lio , quien menciona este origen , y los dos privileeros 
expre^aJos : Mumcipes sunt cÍvíj Romarji ex Municififr^ 
ffgi¡tut juis , & Sito jt/rc atente r i munerh ta^turn cam 
populo Romano honorarii pttrtieipes , d qno munert' cú- 
peiS€ndo appeHati videntur , nuilis aiiis neccssitatrhts , tte- 
^üf u/Iü populi Romani iege adstricti {1). Esta panid- 
pacion de honores tenia sus grado» y no era igciaí ea 
todos los Mtínícipios \ porque loa principales que (;^za- 



I 



ÍO 5íarch¡i Híjpin. ¡ib. i. f. jS." (i) GéU, lih 16- c- I3- 



- - Memorias antiguas ie Huesca, 

b^Xi fi] derecho Utiic<:t ó de Ciudadacos Romancu teniaa' 
tu frigio eo los Comicios de Roma , y aptitud sus vecí-j 
EOS para obtener los empleos; y los del Lacio ó LaiincM 
flnligucs 1 aunque parui-íp^baa de ios demás houoref 
carecían de estos. Livío rcGcie, que siendo Tiíbuno 
U Plebe C, Valtrio Tuppo ftieroa elevados los Muoit'i-] 
.[iios,Formia, Foodi , y Arpiño al derecho del siiFragíoJ 
de qu< carecidD ; donde vemos unos inhmo^ Muniri-' 
píos coa voio y sin Él ea diversos líempoí (ij. El <le-1 
recho de obtener cart^o^ loiMuDícipes no era puramcq* 
, te honorario , tico cftctivo , pues muchos de «:1Tos fue-' 
jctn sublimados por sus grados á )a ^tupretra dj^niJad,, 
a$J en tiempo de la República, como del Imperio (*}, 
* Algunos Autoreí juzgüQ mas apreciiible y de mejor i 

, condición los fucrot de MuDÍcipio que los de Colonia: 
.mucho intercala en eiio el esplendor de Huesca , mas el 
.definieres., y amor de la verdad no me permitr:ii subj- 
-cribif á «u dkiacDcn. Lo primero, porque Colonia ea 
ji^or era una pi^blacion de Ciudadaoos Riimancs, irxtrai- 
,dos -.t y^ di; R<jma para d<;9ahQgo de su numi-ro^o puC' 
o^lo^.que sin erubargo ,de ]ai frequcntes extracciones^! 
lli'fiA imperafido Cliudíü í cerca de síeic millones dci 
<a!maa , ó ya de «4iE Legiones y Cuhcries , ctiyo^ sul 
«dudos eniéiJtos se dcsn^taban para Colonos, s> ñdbndo*' 
*)es tierras en premio üe sus servicias ; de doüJe l'aa 
.Coloniza v«[iUt| á ser tma piopagac^oa dcl PueblO Rt>-< 
Mnaoo , orr^s tauUs pequeñas Rumas, 6 como Barrfos] 
de la Metriip'QJi del mundo, con lai ml.^mas [eycs,co-¡- 
alumbres, honores, y pí¡vjk-¿ios. Lo» Munidpioj siem* 
pre e.fan pueblos exirangeros de ías Provincias cnn^uls- 
tadas , y solo podían gozar los derecbos y huaorcs de 
V Ci li- 



jo Lív, UK í3. f.r/, \^. 

(*) Cornelio litfilio n^Eutil ^ CjJiz.fi el pnmcr ciirangerop 
KguQ PJílÚe) lib. > ^t 4j. ^ui; dcfib^ jI au^fcmo hofiür d^t 

Miriii STctc vci^s , r Mirco Tulin Cicerón uju ■ AD.btií Mu- 
flici^ki.! d^ ArpÍDo, Tn] uio f y IliJruno , fi^iiirjL^ iíc ÍtjIí- 




Teat. j6j/f. de tai fgfestitt éé JÍ^agorf, 
Cm<Iadanos Romtnoi por ejpecial privilegio ; el que flo 
se coacedu í todot , d¡ skniprc con jguai cxtcaiioo, 
irino mas 6 menof amplio según placía «1 Secado, y 
pueblo Romaao : de forma que coiuoobscrba elRmo. 
Florn , los Muaicipea en razoa de Ules no erao Ciit< 
dádaaos RomaDos , y solo por paTticipacion y privile- 
gio podían obtener este y otro; honores » que craa na- 
loa, y propios en los Colonos (r). 

Lo 9. porque alguaos pueblos que coloca Plinio en- 
tre loí Esiipendiariüf t como Scgóhñga , Toh'úo , y Coni' 
pluto (t) eran no obstJDte Municipios , según consta de 
sus moneda» ; y de csla clase , que era la ínfima eulre 
ioi niemorables ^ no se puede cilar upo que fuese Co- 
lonia* Lo 3- porque los Conventos jurídicos , que era el 
grado supEemo á que podía ascender una ciudad subaK 
lerna t y ventan á ser lo que ahora las Chancillc- 
riai y Audiencias , estaban regularmenie en las Co- 
lunias , y rara vez en los Municipios : ¿e mo- 
do dice el Rmo. P. Florcz , que délos trece Conven- 
tos juriJicos que bjbia en Empana « 3f>lo Cádiz sabe* 
mr>5 era Municipio, por las particularidades que tuVo 
coa el pucbb Romano {^). 

Lo quaito porque los Escritores Romanos hablan 
con distinción de las Colonias, prefiriéndolas á loa de- 
finas pueblos, Plinío es el ma^ e>3cio en señalar las va- 
rias tlaies de pueblos» especialmente de España, don- 
de ei^tuvo Qüestor imperando Vespasratio, y siempre dS 
Ta preferencia á las Colonias después de los Conventos ju- 
TJdtcos. Eftla Bélica, por excinplo, bay dice clxxv, pue- 
blos: r 

■- 

(i} Florc£, rom. i. dt Míd^tUí^ Trafátia dt au uíiUd^d 
op. Kii. n. li, 

(i) Plin. tih, j, f*/. J* 

(jj Et^. S^g^. tum, J4* fd^- 11» Por eqülvocacioo se dice qoo 
eran crfci; lat Convenios ^rÜicoE de Eípañ^ , pues Plinío nú* 
mera 14. iicre en b TjrticoncnK , quAtrn en |j BceÍca, y 
tres en Lu^itanii lib \. c^f* \. y \. f ti^, 4, í^f* ti. y 
loa miímoi rdioníícc el Rmo- P, Flores c a lot (íjuJos pw^ 
licuUre» dü «das P rov inci u , y «o el Tom, i, c-r/- ij- 



4 



Mí-inorias antlj^uas di Huesca. 17 

en ellos vrn. Coloaias, xviii. Munii-^ipíoí, xtií, con 
£Íerecho del Lacio, Libres vi. Confederaiios 11- y Esiípen- 
dJiríot cx:í- el mismo orden obKrb& en las Jemas pro- 
vincias quando hace ka división general de clases- En 
la descripción de algunas en que corre rápidamente la 
pluma, omiciendo tíicha divi^ioD, y basia lo$ nombres 
de los pueblos, comento con decir su número, hace 
no obstante especial mención de las Colonias. £ a Cór- 
cega, por cxemplo* hay dice xxxiii. ciudades , y dos Co- 
lonias , la Mariana y Aiéria , deducida aquella por Ma- 
rio » y esia por Sila el Dictador: Civitati^s babct tri- 
ginta €t ires^ ei Coionias Mariam á Mario dsductam^ 
jíiiriam á Dictatore Syila (i), ' 

£s verdad que los Municipios ussndo de sus Ic^yei 
privativas conservaban una aombra de su antigua liber- 
tad, y que por esta pane eran de mejor condición, que 
es todo el fundamento de lo^ Gontrario^; pero esta ven- 
taja se compcnsat^a abundantemente cou i05 hoaares y 
privilegios de ia« Coioaias: á mas, que >a mayor ex- 
celencia de una cosa respecto á otra no se toma de so- 
la una circunstancia, sino del conjunto de tod:is. V 
aunque los Muaiciplos con derecho de Ciudadanos Ru- 
manos gozasen las mi:imas prerogaCivas que las Colo- 
nias, como CQ e^tas eran natas y propias, los Coloooa 
por la mayor paru Romanos de nacimiento ó de orí- 
gen , y sus pueblos efigies de Roma, señora del mun- 
tío, tenían lai Colonias en el concepto y estimación de 
los hombres cieña excelencia sobre ios Municipios, á 
la minera que la tienen hoy (con razón ó sin ella ) 
hs noblezas antiguas y heredadas, respecto á las mo- 
-dernas y adqucriJas , por ma& que gozen de las mÍ5- 
mai exenciones y regalías* Tan favorables y ventajosas 
pLjJjan ser las kyes privativas de tina ciudad, que per- 
¿ieíc mucho en hacerse Colonia, y tales debian ser las de 
Itálica, y Utica, puesio que extrañóel Emperador AdrU' 
no que solicitasen la gracia de hac£ise Colonias; pero^ 

C aun 



te^ 



t$ Tíút. hht- de las ígUsias de Aragón 

aim tnronccs serla mas lUil, no mas hor^rosa la Ciu- 
dad de M>míct|>¡o. Y asi^ Aulo Celio cJt:spt]€S de refe- 
rir U solfcicüd de Itilíca.y de Uiica para hacerse Co- 
Jonias, la admtf¿t:Íon de Adriano, y las üHcreacias que 
había entre esus, y los Municipios concluye ^ que sio 
embargo de ser la condición de las Colonias njenos li- 
bre^ era reputada por mejor y mas excelentet por U 
ampliiuJ y magesiad del pueblo Romano, cuyas pccjuc- 
ñas imájjeues y simuUcros eran las Cnioaias (i). Solo 
\ñ dudad de Preneste sabemos que paiaie de Colonia á 
Municipio , para lo que pudo rener motivos panicula- 
tcs, y mas con 1^ vecindad y emulación de Roma, y 
soQ muchos los Municipios que como Itálica, y üuca 
alegaron lo? servicios hechos á la República para as- 
ceoiíer i Colonias. Fínalmcace esta era laremiiueracioa 
quedaba Roma á sus soldados eméritos que hablan ver- 
tido su ^ngre^ y expuesto la vida por la paula. De to- 
do to dicho se colige , que en la estimack>c de los hom- 
bres era maS ilustre y aprecíabie el littilo de ColonJfl 
que no el de Municipio. 

CAPITULO IV, 

TUyO HUESCA EL DICTADO , Y FUEROS 

dt CiüdaddTWS Romanos, '\ 



A queda advertido en el capítulo precedente, que 
n« todos los Municipios gosabaa el derecho Itálico, ó 
I de Ciudadanos Romanos , el mas honopifíco que podía 
dispensar Roma á sus Colonias y ciudades aliadas, co- 
mo lambieu que Huesca era Mimicipio ; solo resta á^ 
cir que lo era de CiwJadauos Romanos. Describiendo 

PJicia 

(i) Qüx umm condhío» { Colon la run ) <xjn <íc jni\ls obnoxH^ 
cr m¡Dtii Jibtri, poblar ihUucuct prxíubilioE esiítjigaior prop- 
tcr ¿mplílujíncni , ct mj]eit«tcm nopult Ronuai , cujils ÍiX36 
ColoaiaE quui eOiRief parvEC, limuLicra^ue zstz rjuxjjia *id«a- 
lur. Nocí, jíst, iit^ j6, f. ij. 



Alimonas antiguat de Huesca* 19 

,Plínío (1) t\ CoíiveiUo Gc&ard:igusuno, que c<Mtl pretendía 
53 pjcblos, y se e^tcnflíj no %o{o por Aro|[oa, sino 
i(jr grao pane de Cautuña, Navarra», y Castilla, has- 
Pampiana, y Álcali de Hcnaie?, coloca en su distri- 
'^ seis ciuUaiies con derecho de Ciud;idanos Roiuanos, 
i saber « /«u Be/rtanos , cuya situación iodíbldual se ig- 
nora , aunque Hardui^io eii las nocüs i PliPÍo la reduce i 
ficlchile , Ceiiít^ famosa Colonia, boy BeUlIa , y según 
ocro:i Xciía « vueve kf^uas bEiKo <je Zaragoza ea la rl^ 
bera opuesta del Ebro: Calagarris Násica , (jue unos 
preteadeo sea Calahorra , y otros Loharre, Lérida^ 
fíncira y Tmrazona, De las quales (á mas de Zarago* 
za , que era Coo vento jurídico y Colonia) ias i^uatro 
perteDccüía aeguramcnie é lo que es de Acagon.y pro- 
babiemcíite la quima; piíueba clava de la multiiud de 
pueblos ilustres y distia^uiJoa de esta proviucía. Cons- 
ta de lo dicho que los Oscenses á mas de gobernarse 
por sus Magistrados y leyes privativas on ratoa de Mu- 
Dicipes« teaiaa ca calidad de Ciudadanos Romanos ves 
activa y pasiva en los Comicroi de Rooaa , se^^urt lo ptt^ 
venido ea el capitulo pagado i de niodo que estando 
en eUa, y agregándose á una de las 3; Tribus (*), leuiac» 
voto ea las elecciones , y podían obtener los honores 
y empleos de la República. 

OtíQi müchoi privilegiol, Ú mas de los expuesíos, 
gozaban los Osceaies por CimUdanos BoTuano^ PodMn 
miiJtaF ca las Cohdrres y Legiones Romanas, lo que no 
se permitía á Ips que no gomaban este fuero, sino ea 
las tropas de las provinci js , que llamaban auxil/os^ Has- 
ta los malhecliort^s eran disiinguidoii en los suplicios, ¿ 
fnmtinen de penas afrenioüas « quaUrs eran Ja de acotes, 
y la de cruz. E\ ApiSíiol Saa Pablo nos ofrece en tu 

Ca per- 



? 



"i El pueMa Komiiio se dWUta al pnnc'pi» <n gnatro T^f- 
bíJt, c<* ticnjpo *íe Cicerón habU 'j^ cúoic» 'c"mfi ét\ nií*- 
Du>. Z>f U¿í AefjrUt autf^ i-tV" 7. ct 11. /'i Vnretn ti¿. 



30 Treat. hist. de las Iglesias de Aragón 

persona un ilti&Tfe K'scímonío de esu inmunidad. Con- 
denado i azoEes por ClauJio Lbias, Tribuno de|aM>- 
Ifcia Romana, esuodo ya atado paia la execudon, 
prei^üEiLó al Centurión cjne pro^dia el acto : si let 
era licito azotar á un hombre Romano y úa con- 
deparlo jurídicamente 1 Si hatnintrn Romanum^ et indeni' 
natum lUet w¿íj /7íí^f//arp? (i) En pocas palabras alegó 
el Aptkiül dos pTÍvílegros que le compeiian por Ciuda- 
dano Romanoi y ^e vjolabao en su pei%ooa; el uno 
DO podi^r ser azotado, y el otro no poderte casügar, 
jino medíame juicio y condenador formal. Lo primero 
era contra la ley ?¿rcia (*], y lo segundo coDira la 
Sempróoia (**), El Centurión que QO pudia ignorar es- 
tas leyes, y que por haberlas violado Vérres algunos 
'años antc« fue acremente acusado ea et Senado, man- 
dó suspender la seuieacia , y dio cuerna al Tribuno, 
(••*;_ Preguntó este al Apóstol, si en verdad era Ro- 
mano ? y respondióle, i^ue si. Yo anadió el TrjbiiQO,no 
he podido conseguir este hoooc sino á expensasde mu- 
cho dinero; pues yo he nacido con él re(*uso el Após* 
toi (a). El Tribuno no solo lo absolvió de la pena de 
azotes^ sino que temió ser acusado en Roma por ha- 
berlo 

{i) Actor c^ip. tu -a. ±^. 

(•J PútiíQ Leca f y no M. Porcío Citan , *Jeni.lo Tribuno do 

, \í PIsS^^ año 4^4 dij \i fundación de R-cma I1170 liy de 
que DÍngun Cnidjidanu Romano fue» azcuAÜo llortftisio c/- 
fac^o por OUvttQ en Ui íioías á Chtr^n in \\rrí^m lit. j, 
n. 61, y 63, 

(**) C' Scmptonlo Graco iiendo Tribeño de la Plebe 3no 6)o 

r~ de k fünjjcioo Ja Roma grdcnó que ningún Rojnano futía 
cftBii^jdo sia pfcceder jü]4:Jo form'ili Plurjno in Grjtí/ió, 
Mortínsia y OHvríQ en el lugAT citA^a. 

(*•*) Marco Tulío Cicerón acu^ó i Vtrrcs Pretor de SjciIji 
for haber mandido azoijr á Gabio Munkipe Coiano, no cibs- 

^:Hn(c de alegar IJevanduJo al laplicfo y caIjgJo cu £l , que 
era Ciudadano Romana , y después de r^ferif yAcrirnhMrel 
hecho cid^ma : Ojux fxiniiura nosirét eiviíjífsl O /ex Por-- 
citt I U^esque Símproni^ I irt Y^tr^ ¡ik* j. «. 6a> et 6j. 
(aj Actor, /*c# titaío* 



,'■ Memorias anticuas de fíuesfa* ai 

berló tenWo preso y alado como pkbcyo (i), ^t3ví- 
tnen de q^ie cblaban cK^utos los CiuUjürinos Kuiiunos, 
según Tulio, que acuso á Vétres ame el Stnada por haber 
cometido igual desafuero coa Gabio, de que ya cMe 
se había querellado estando en Mesitia (s). £1 ilnico Tun- 
daEiienio para llamarse Saa Pablo Clutladaao Romatio, 
y reclamar sus fueros, que respt:tafo:i el CcniurÍQa y 
Tribuno, consisiia en str naiuíal de Tarso, que se- 
gún lesümooio de Pliüio « de Dioti,y de) mbmo Ap¿S' 
lol era Municipio (j). Fíaalmenie habiendo sido cunde-' 
nado i muerte San Pablo, al miimo LJempo. en el min- 
ino lugar» y por la robma causa que San Pedro> no 
fue crucilicido como este , sino dc<;apUado como Ciu- 
dadano Romano. 

Para m*jor ínielígeocia de lo que se hü dicho, y 
dira relativo i ios títulos, y dictados de Huesca, y de^ 
mas cUidadet, se ha de advenir la época de su con- 
cebían y uso: porque eo tiempo de la Repi'iblica, y en 
el primer siglo del Imp^rrio eran lumamunte honoriñcos^ 
como <JÍ£peti5ados por el Sco^do, y pac^blo Romano á 
las ciudades beneméritas en premio de suK h.jzañas y 
servicios ; mas después 1a« urgencias del estado, y la 
avaricia de los Emperadores hicieron venales dichos re- 
Aombreí y iJlülos. Por lo que re^pet,^ al drrc^ho de 
CludadaQCs Romanos, que stfguo consta de Livío,erft 
la má^im4 de lan gracias que podía concvdcr Roma i. 
las ciudades amigas (4) , sabemos que en irLmpo dt^l Ce* 
aar era tenido en sumo honor, y que dificilmenre ^ 
concedía á lús extrailcs ($). No menos consta de Ci- 
cerón coetáneo del Cc^ar , emulen repetidas vecei cn- 
saka el derecho de la ciudad, llamándolo, dert^chq^ 

exl- 



(t) TfJbunuí qUotiOe liniüÍE pOstqiiírtí rcicívít' qnii cí^í» Ro-* 

(t) CzjiLt ct quzri (GivLUjJ m tAvem A(.iinjnurn in vinculil 

-cncí conjíxiuiti. ~J uL in Verr. Ui-, J. n. 61. ti 6j. 
\\) £g<^ homo ^um quUom Jtfjdcu» i TaJbu Cilki« núQ igno* 

IJcciviuiii Mu[irii;p«, AíiifF. ii. ;;. 39. 
(4J 1-lv, iii>, Sji t«p. (. (j) SüCít>o ijt J«í/ffi 



írt' T^nt. htst. de ías iglesias de Aragón, 

"eximio, dcrecíio suprerno , respetable no solo cu la^ 
provincias «njeta^ 1 Romi , mu» mmUea en ¡as 
nacíuaes bárbaros y remoin^s^, donde habia reso- 
nado Ja fama del nombre RomaQü (i). Augusto sui- 
cc^íor del Cesar , no fue menos cauto en dispei^ar este 
dcrecíio , taato que como retierc Suctooio , lo negó á 
hívia su cspo^ , t^uc lo piJíó para cierto Calo tributa- 
rio , á tjuien gí'ac¡o5:iniente cuucecljó la iiijnuiUJfld » iJÍ- 
cícbtto , que man quería se perjudicase €] ñsco , que no 
que íc vu^garitase el honor de Ciudadano Romano {2), 
Él Emperador Galva fue íguiljnfQlc re^t:rvado , y rara 
vez cnncedia este derecho (3)- 

Veípasiano fue el primero r\v^ agítido de las otai 
de ta Repúbtici , y viendo exAusto el erario se valió 
del medio de conceder á todos las pu<;blosde España el 
drreelio del Lacio , como lo refiere Pitnío después de ev 
presar Ins pueblos que gozaban de este y dcmai dcrecLioi 
en el trstado antigno (4), En virtud de esta cocceiioa 
afirma el Rmo, Florez , que iodos hs Pueblos de Sfprf- 
ña quedtiTon Aechos á lo fílenos Municipios (5), El dere- 
cho de Id Ciudad no se hixo por entonces laa coEQüa, 
mas Ws Emperadores Hadriano « Aotonino PÍo , y olios 
lo hicieron vulgar y freqüente ; y por dltímo,cl Emped- 
rador Caracaüa á principios del síj^lo icrcero publicó una 
ley, que con razón liama avarísima un Erudito por el 
mocívo que U ocasionó, declarando Ciudadanos Roma- 
nos á quamo3 habitaban el Imperio : In orbe Romarto qtti 
€ss€íit emrtes fiv€s efficsnntur. (6)» Vulgarizado el ma» 

' respe- 
ir í Cíe. Iii Vrrr, ¡ib- j, (7^ aliii. 

fO CWiKteai Roman;im parcisíimé dcJit (OítivianotJ & Líví« 
\vv<r quoJjm iributario GhxIIü TOganii , Civírafnn ncgavJt , im- 
iiiuuitaicm ohiulit ; iílirm*iií , »c rjcilius p^isurum ftsco de- 
ttihi , Ljudin civiutis Romanx vulgarl honorcm, Suííqh. itt 
OiÍjvr'-JHiJ AussisISw 
(O Cfvir^MUiM ^om.ti¡afít r^rá d^dir.Suetaa ¡ti Gilt^i, 
(i) rün- irif. j, Ciifw 1, 

in f íortíK , DiíEursaí'ííf L% uiiUiLid de las MíJ.íU.u i f- i»i 

(^) hi «rb^ h "7- /- df sr.jia itsminufí. Véase el moíívo 

de cíTí ley- íiji* Heinfidam Anti.¡. Knm* in A¡^-pínd* tiif-. 



AJcmrtas antiguas rfr fítu^satT, 33 

TC^pfCaDle de los Oícudot» cía ccmíguicntéU i^ecadLn- 
cU iie los otros. En efeclo los renombres lionoutícos 
qae anTes dispensaba el Senado con dUcrecioa á lai ciu- 
dades bencniíritas , las miomas ciudides st; ios arroga- 
ban á su arbitrio , eorao lo afirnij Dion Caiio , <)ue es- 
cribió unos 4ií« años después de la ciuda \í:y de Ca- 
lacalla (t). 

He ciiierido ilustrar e^ce punti» para que mejor se 
perciba et grande esplendor de Hnesca víepdola gozar 
de sustituios y dictados i^irando estaban en sumo apre- 
cio , y 00 los acoiduba el Senado siró á las ciudades 
quesehjcian dignas con sus h.izañas. Cn^j todos los An- 
liquartos viertío por una parle la grande obligación de 
Jtifjo Cesar para con Huesca ^ por h.iber&ido la pjjmC' 
r* en reridírlc la obediencia y ofrecerle sus auxilios es- 
tando en el mayor conflicto jf apuro ; y por cira « la 
grao liberalidad con qi)e comína*^ desde luego á 
ictnunerar á lus aliados <i¡ 5 pencándoles honores públi- 
ca y privadaiTK'nte , como afirma Dion (a), y que tcr- 
niínada la expedición de Esf aña corono ^u beact^ceoda» 
dando & las ciudades amigai , á ULjas tierras , á otiaa el 
derecho de ínmufiídad , á muchas el de Ciudadanos Ro> 
maDOS , y í otras el de Caknias , ó el de MuDicipiof 
(3) «aliibuyen á la liberalidad , y gratitud (Íl-J Ccí;jr los 
Ittuloi y (dictados de Huesca. Vaillant en el libro de 
Colonial , y Municipios o^na, q^e la dio e( Cesar 
el dictado de Vencedera para sígnifit-ai' que su renUí- 
xion Jo iac6 victorio:jo contra ios Legados de Poinpe- 

yo, 

¿^ritMí. Dio. Hí^. ¡4,p, j¿7, 

(*) i/ftn^rft priv^tim jUbUít^He^ rrruÍJÍJ kaluit. Dio //í. 4I 
/-tf. IÍ4- 

()} Qubrum vero bcncTolcnrú nioi «ru , to% igría iHos , ^íot 
iniüiuiiiijtc , Civiutí noiiulJoi , jui jure Colooiaruja Romi- 



34 r^f, hUt de fdS f^Ushí di Aragón, 

yo (l). El Tesauro Numiimático de Morel cíia la opí- 
díod de Vaillant , y subscribe ¿ cita (2). El Reno. P. 
Floreí juzga que yi de iiempos anteriores á Julio Ce- 
sar era Huesca Muoicipio célebre con cI renombre de 
Citídad y^encidora ; y sg filada en queantev de esta épo- 
ca era ciudad grande y famosa en las armas ; aua sos- 
peclia que por eitar ame rior mente conobiecida cod laa 
relevaaies dictados do tomó el de JaJia , síeodo ran 
adicta al Cesar (3). Yo iaclino á que lo m<^no5 aiguno 
de sus dictados es don del Cesar ; porque siendo la pri- 
mera ca seguir 3u partido (beneficio que ei mismo Ce- 
sar reconoció y perpetuó en sus Comencarios) no es ve- 
riiimil que la olvidase ó desatendiere en el reparto de 
los premios. Como quiera quesea, la menor antigüe- 
dad que puede darse á los dictados de Huesca es esta, 
perteneciente al tiempo de la República , quando cstabjQ 
en sumo aprecio , y no se dispensaban sin iiuervencion 
del Senado y pueblo Rcmauo ; quien debía ratificar loe 
concedidos por los Gobernadores de las provincias en 
casos urgenies y necesarios. Efectivamente ratificó lot 
que dispensó el Ccrsar en España , según lo afirma Díoa 
del deiecho de Ciudadanoi Romanos que coDCcdió á luí 
Gaditauos (4). 

CAPITULO V. 

HUESCA CIUDAD VENCEDORA. 

rL doble dictado Uibs P^icfrix es el mas respetable 
y lifínorlficQ que de tiempos remniisimos tuvo Huesca, 
d que aun conserva en sus Armas, Zclosa de perpetuar- 
lo 

(1) VíctrjT dícu est , ti rectc opinamnr , á Julio Cxnre , qui' 

si cjus ti&áJtiane contM Pompcíi Lcgitoa vicior cjCLitíiJct. V-uVA 

pjrf- T, ^jg. 58.^ 79. 
fíj Tfccsiur, Mordí, tota. i. fjg. 1B7. 
(O Fbrcí , /fl'Jf- 1' df MiJatlii , íabUt 3^. /'.ijf, 514. 
(4] Gjjíirinoi oinncl ai vlutc Román ¿onavii (CzurJ: qujm do-* 

LiJtioncm dcinJc populm num me )asiii> Dkwlik^ 4l<f**¿- 

164. 



Memorias anfip^uat de Hutsfa. as 

lo en «I bronce, y pagarlo d U ^o^icridad gíab¿ cona- 
taijieoieate en sus monedas, Vrts f^UtrtxCíca , ea una« 
GOD Jas letras ¡cjcialLt V,V, eo oirai VRB3 VICT. y 
en todas íüiegro el nombre Otea. Ed alguuas , f>orqüe 
brillasea nías estos dictados, aunque efíglaiou la cab^ 
za de Augusto , oniilierou su oorabrc , y el de loi Du- 
umvifos , distribuyendo en el anverso y reverso , í^r- 
hj yictrix Osea:" poaíeodo toda la mira { dice el Rmo- 
• Floree) eo los IíeuIoií y nombre del Lugar «Jondees* 
m taba baffJa . . . sía título de Municipio , ní de Ju- 
tr lia , íil de Augusta , paredeadoles mai notable el dic- 
w$ tado de Ciudad coa el nombre de VRBS ^ no coa 
■* el de Civítas , aca^o porque de aquel usaba Roma 
u btiiuliúdote C/r¿j por antonomaiia sin Diro adiíamea- 
ri 10 " (i). Vaillaat afirma que Huesease imituló i/r¿i 
por exceleocia (a) : y generalmente recococeo lo« An- 
tiqoarios en el dictado de Urh de qne usó Huesca 
cierta excelencia y prerogatíva, fundada no tanto ea 
el aignÍ5cado de la voz (*) , quanto en haber consagra- 
do el uso ó la autoridad el renombre t/rés á solo Ro- 
ma , el ^ue tomó por competencia su émula Caitago. 
Lo cierta esque alaguna otra ciudad de España, ni de 
fuera que Yo sepa , se ioiiiuló Urhj en sus monedas » li" 
no Color^ia ó Muoicit^io. 

Ei xiiv^Q de ytnctdcra era el mas apreciado dice 
el Rmo, P, Floree, poríiue denota propensión á las ar- 
ma i , y supone victoriai (3). Y así no es de admirar 
que Huesca , y algunas oirás cíudadt-s que tuvicrua rau 
¡Jusirc dictiido lo o^iLcntasen freqíicü temen te cq sus mo* 

D oe- 

(O Flores, /^y. 1, rfí M/dJUt T.th. mv. «1. fi, 

(1) Ufti ffr exCrUntUm Qt^a appnlUtür, VÚW, lib. de ColJD» 

¿f MuatC- pag- JÍ. Ediíioi» de Pjcis año w.rxTKjV, 
O Sin Iiidoru ifláílá ctii difercní:]] enirc OffUum , Civir4S, 

LUflfi , qoe «1 primero aTpnífiLi to* lubji*itíc» , el scfjnado 
kyuí , j el icfceru iirníju «oui : OpfiJum nd habh^inttt 
Vfífñiut , Chjilas ^d Ugis % Vrbi jd uirttmaue. Lió. i. Di/- 
}/ir- de Un. V. 1 ^ 

\Si Wc*JíUaj, wm. i, Tak. HIT. 




«6 Tenr. hisf' i¡^ hs tglfstasAg Aragm. 

oi'dai. El SoUadocqücstrc que vemos en el reveno de 
las tfe Huiricd coa morrtoa y lanza enrUcrada , alude 
también « seguD este Erudito ea el lugar citaJo,ai tí- 
tulo de i^encedxxr^ , que quiso represemar ea este sím- 
bolo ^ á mas de expresarlo con palabras, turnando por 
blaioQ y cfístÍQtívo el que lo era de toda la Cclliberia, 
la ma& fuerte y belicosa de la^ provincias de E^paüa. 
Ganada Huesca por el Rey Don Pedro, tomó por Ar* 
mu un lieuzo de muralla coa quairo lorre» de piala ea 
campo rojío , y portal en medio ; timbólo de su gran 
füriaJeza , y del muro que la ctñia con 90 torres, y 
según otros 99 * de que aun se conservan algunas , j 
una peña hendida á manera de Muesca con dos pun- 
ías aleudas , que dicen sígnítíca la iameUiacion ^c la du- 
dad á una peBa corlada , que se descubre de partes te^ 
motas, llamada el SaJío d^ Roldan, Por los años de 
1515* ca que se concluyó La IglesiaCatedral auD usa- 
ba Huesca de escás armas , como lo demuesiraa sus dos 
Escudos , que para perpetuar %vt memoria chitan en la 
Portada. También las conserva la Ufíiver&idad , que al 
tiempo de su m^tauracioa las colocó entre sus blasones. 
A fíaes del siglo XVI- viendo descubiertas en las mo- 
nedas sus Armas anticuas. Un rea&u:nió la Ciudad poc 
concejo del Dean Puivecbo, reteniendo de las que ha- 
bía usado en la edad mtdia la Muesca, V asf preseuta 
*u Escudo heráldico un Soldado oqüi;stre con morrión 
y lauza enristrada, st^gun te vé en el reverso de las 
moneda? Osceases,cl moieVRBS VICTRIX OSCA , y 
la MueAca £ U espalda del Caballero* 



CAPITULO VL 
MONEDAS E INSCRiPCIONSS DE HUESCA. 




jL privilegio de batir monedas las ciudades de Espi- 
na ctin expiesion de su nombre, no era ct-mun á iodos 
loa Muükipios , nt aua á todas las Colonias : era un 
fuero muy parttcuUr coaccüído por el Seaado ^ ó poc 

al|{ua 



Algua Empendor , h^^u Cüiguli ^u« Ii> quhd de un 
g4»ipe á totJa^ las ciudades de Eipaña , (egua coligen 
Jof Aatiquano5 de no haberse descubierto hasta ahara 
rnoaeüa alguaa 1egíÚ!ii3 poitcrioc á dicho CaliguJd. Al- 
gunos pueblo» Emipendíario^ , como Segóbf iga , Callee 
y Toledo gozaroq de este privilegio. Ep ei breve ínier- 
\s\o de unos 8o años en «]iJe Jas ciudadet de España 
batieron monedas con expresión de su nombre, son [an- 
tas las Oscenses,que apenas hay Museo en Europa don- 
de no ^e encuentre alguna. £1 Mro. FJorez sin embar- 
go de omitir algunas estampó veinte , todas de diferen- 
tes cunos (i). De solo el año en que fueron Duumyíros 
de Huesca Gayo Tarracina y Publío Priscí>, que fue el 
primero de Caligula , han llegado k coiotios moaedas de 
c/qco especie* , ó cuño» diversos. 

Por masque se afánenlos Antlquarios tn recoger 
y publicar monedas antiguas, nunca podran iisongearse 
de' haber completado la obra , porque como cada día 
ce descubren de ouevo , la materia eit interminable. Re- 
gisirando e[ Museo de )a Biblioteca de loa KR. PP, Mer- 
cenailos de Huesca tuve \% dicha de descubrir úos mo- 
oedas üscenses, una de plata , y otra de cobre, entram- 
bas inéditas, pues ao se lialLaa publicadas en fiioguoo 
de Jos Mone[arios impresoí hasta ahora. Por lo mucba 
que ínUresan los amantes de la antigüedad en tafes ha* 
llazgos , y por el lustre qoe resulta á Huesca en su pq- 
blicacíoa , las presento grabadas en los números r y iQ 
con ía mas escru;>ulosa exáaitud y fidelidad , como 
puede verse en los originales que permanecen en el re- 
ferido Muiíéo, A expensas de un hijo de Huesca de ca- 
rlcur y buen gusto , que tributa este obsequio á lapa- 
tria, salen grabadla las monedas Osccu'.es que se Jjau des- 
cubJt^rtu hasta ahüra coa una previa cxphcaclon para bU 
inteligencia. 

Esta es la moneda de placa, que he descubierto y 



38 Tcat. hUf- de las TgJssiat de Artígon* 

sile ai público por primera ver» Presenta en el aoverso 
Cabeza varonil degaate miraado á la izquierda como 
todas las de Huesca, morrión ondeado, con penacho 
y punta delante. En el reverso Caballero eqücMre con 
morrión y lanza enristrada como las ordinariasde Hues- 
ca, y eo el exérgo OSCA con letras per rectamente coa- 
icrvidas. Lt Cabeca simboliza al Uios Marle segnn opi- 
nan los Antiquflrios explicando otra^ scmejanrcs. Su an- 
tigüedad debe referirse á loí tiempos de la República, en 
que se introdujo y prevaleció ia costumbre de efigiar las 
icsias de los Emperadores y escribir su* nombrt^s en las 
monedai , conforme i lo qual preguniá el Salvador ¿ 
los Fariseos, mostrándole? uaa moneda ; de quien era 
aquelía imagen é inscripción? y ellos le respondieron, 
^ue del César, Sobre esie priacipío , Don Juan Francis- 
co Masdeu adjudica tambiea á los ücmpos de la Re- 
pública las monedas que no presentan la efigie ó el oom* 
bre de algún Emperador ó Caudillo Romano (i). Un 
Sugeto digno de crédito me asegura, que er^ el Museo 
Rea] de Madrid hay otra moneda de plata también de 
Osea , la que no se díningue de esia sinu en el mor- 
rión , que tiene delante tres puntas desiguales y eqcor- 
badas ; diferencia , auuque leve, que arguye serdt;<J¡- 
verio cuño y forma : la citaesesia , AR-vp.RRRR, 

Moneda a* 

Prewnta ea el anverso Cabcta tosca y barbada, 
jue segtin Vaillant y el Tesauro Moreliaro es de Hér- 
cules; i la espalda OSCA. En el reverso una ñgura sen- 
tada y casi desnuda con un globo debaxo del pie , Cor- 
nucopia en la mano derecha , y Asta pura en la sinies- 
tra , mirando á la Victoria volante , que lleva en aa 
derecha una corona , y en la siniestra un ramo de pal- 
ma. Inscrípcioa P, LENT, RF, SPINT. que íntcrpre- 
U el referido Tesauro , Puéiius Lemültát^ Pubisi FíUum 

Spin- 



Monedas de fíuesca* ^9 

Spiríthí''' Vaillant y Pygío coavicni'n en que esta mone- 
da sv b^úó CD Huesca , y en ¿cijuüJL^arla á la Fjmüía 
Cofnelía , mas do en el tiempo ; pirque VailI^Dt la atii- 
buye á ua Léniulo de dicba Familia *<\Qt floreció en el 
ttño £39. de ta fundación de Roma ^ 315 años antes del 
OKimirnto de Christo ea la mbma entrada de lo^ Ko- 
manos i Eipaña ; y Pygio afirma que U mandó hüCÍr 
Pubiio Léntuto Spíntht^r año 694 de U funditcioa de Ro- 
ma , 60 Aaoñ antes de Christo , sieado Pretor de ua^ 
de laa proviacias de Empana , cuya opipion aJopu el Te- 
s&tiro Moreliano en la Tabla 2, de la Familia CorncIÑi. 

De la Hiáloria Romana no se puede colegir coa 
certeza el año dctermiaado de la Pretura de Púbiio l^n- 
tulo Splnther ^ pero constando que fue Pretor por el Cé- 
sar , como lo afirma este en eMib. 1. úq BiJhciv^ciip, 
99. pndemoi conjeturar que lo fue en el año S9 anic?i 
de Chri£Co ca que Julio Cesar obtuvo el Con^iiladr* li 
primera vez , en que dispuso á lu arbiuio de )ot em- 
pleos y negocios de la República; pues Buaquc tenja 
por Colega á Calpiirnio Bibulo, se decía en Roma poc 
gracia , que los Cón^iulei de aquel año eran Cciar y Ju- 
lio. Etto parece lo mas probable ; aucque bien pi;do 
ser L^ntulo Pretor de la España ctlerior en el afio an- 
terior , como opinan Pygio y Havercamps , en que Ju- 
lio César lo era de la Ulterior 1 puesto que no se sa- 
be el Compañero ^ y también en el síguienic en que lo 
coloca Don Juan Francisco Masdcu , par ignorarse loA 
Pretores de entrambas provincias (t). Como quiera que 
»ea el que menos atribuye á la citada moneda y á laü 
detnai que batió Publio Lémulo Spiother 5B aüoit ames 
de la Era Cbristíans. 

De Julio Cé^ar (único Autor de la antij;¡üedad que 
menciona la Pretura de Públío Léniulo Spíuihtr) no se 
ptieJo inf^TÍr la provincia que gobernó : quedaría toi.'il- 
meme ignorado este hecho de nuestra Historia s^ii el 

auxl- 



(i) Vfjvldi , £ín. Jí.jffi. b»xo h Rfpub* ^ cccLin* y fn /í 
Q^iíS^o Jf fus i'r^rorri f.t^. j^j. 



3» Tmt. hht. ds las fqhiias ¿f* Afágon. 

dJixilío de la presente moneUa ; ella dctnueura que fue 
Pretor de la CUcrior , porqii* de oiro modo no podría 
batir rtiooedás en la ciudad de Huesca. El Tesauro Mo* 
reliflfio ca la cabla citada (rae otra moneda lambica de 
plata , la que reconoce batida en Huesca, y &0I0 se 
diferencia de e«a en poner ea lugar de Osea estas le- 
iras Q. S, C. [Químor Stnatus Consulto) que aignificfla 
haberla batido cun Oecreto del Senado et mismo Lio- 
tüEo, estando por acá Questor del exército. Coa etta 
pievenciaa omitimos grabarla. 

Moneda 3, 
Anverso , Cabeza varonil , con collar y cabello cor- 
-to, rizado : detrás OSCA, la que suponen los Aniiqua- 
rios ser efigie de Hércules , y observan la gran simiU- 
tüd de esta moneda Oscense coa l^s antiguas España 
Itts de letras desconocidas , lo que debe notarse para lo 
qtic se dirá ea el capiíulo aiguieote. Eo el reverso et 
Ápice .Hacha , Aípergilo y Mmpulo , signos Pontifica- 
les y de sactíficio : imcupcion , ÜOM- CUS. ITER. IM?. 
(Domiíius Cónsul íterum Imperaror) en que se expresa 
el nombre de Domícío Calvino con los dictados de Em- 
perador y dos veces Cónsul. El segundo Consulado de 
Uomicio íue en el »oo 7i8de la fundación de Romat40 
añc»s antes de Christo : en el siguíetite según Dion Ca- 
sio , sostuvo la guerra en calidad de Procónsul contra los 
Cerretanos , pueblos conRuantes de los liergetes á la fal- 
da de los PíTineoíi, y por la victoria que consiguió de 
ellos se le concedió el iiiunfo (i). En aceocion á lo di- 
cho, y al lítnlo de Emperador, que cii tiempo de la 
República daban los Romanos al Gefc del exercÍto,se 
tiene por cierto, que la presente monedase baiió 39 
años antes de Christo , estando Domicjo en Hue&ca ea 
)a guerra contra los Cerretanos» Esta Moneda es famo- 
sa íDtre los Aniiquarios , que la cupücao del modo re- 
ferido. Trácala GolcLo en Loi F^sto^ , Ursino en las Fa- 

miliaj 




(O Dio, //¿^. 4?. /jg< 3<i- 



Mfifítdas de fíuesca, 31 

ínílfai Romanas, Vaillsnl y Morel en Ta familia Domj- 
cia, DoD Aatoaio Agusiin cu el Dialogo VI) «y «-'I Mro. 
Fíorez ea la Tabla XXXVl * num. 4. Las treJ mojicd^i 
exprcsatias son Ue plata , f pert^nfc^n á bs út<mpof de 
Ja Repiábiica 1 la& aiguiente» son imp^riaiea , y de co- 
bre. 

Moneda 4» 

Anverso , Cabtza desnutra de Augusto, detrás VRBS, 
delaote VICT, Reverso, Cabeza varonil de rosiro ás- 
pero, cOD barbas , y ropa sobre los hombros, dclaoie 
OSCA. Es efigie de al^un Niimea veQeriJdo eQ Huesca, 
como Hércules «ó el Dios Pan. Es la primera moneda, 
-^uc expresa los dictados de C/udad yenctdora , de que 
fe traiú ea el capitulo pagado, y se bchllan en cati lodaí ias 
Oséenles ; en algunas como en estacón todas laa leiraa 
de VRBS , y las quatro primeras de WCJriw , y eo 
•triis COD las iniciales de cMos iiombrts V.V- La trae 
e] Tesauro MorelíaikO Cíi la labia 37 de Aogusto , y til 
Mro, Florez labia 36 , num, a. E^U y Us &ei^ «i^uica- 
lea son del Emperador Octaviano , la« que vau colo- 
cadas con orden cronológico ; prinaeio las qi>e presen- 
tan su cHt^íe sin dictado alguno , luego las que expre- 
aan el dictado de jfugvsio , que le dio el Scaado y pue- 
blo Rf^maoo -27 años aotes del íiacimicnlo de Chriito, 
despu^^ las que meút:icD3a la dignidad de Tontifice Má- 
ximo, que tomó Augurio trece años acics de iiaccr vi Me" 
sfas , y por ultimólas que IÍL*nea el liiuio de Padre de 
¡a Pairra que le coneeilío la lisonja de lo» RoiHünos dos 
Años antes de dídio nacimicato- 



Mút^tda $. 

Anverso, Cabeza desnuda de Augusto, que aunque 
no tiene su nombre lo m^nifícsu coa propiedad la efi- 
gie: en medio VRBí VlCTrij?, Reveno ,ííoldado eqUci- 
lie con morrión y lanza eirisuada^ <^ue es el disiinií^ 
vo maa orJioario de las de Huesca ^ eü el exéígo Oi- 

CA. 



gl T'üir. hist^ de las Tgtesias dt Aragón. 

CA. En esta moDeJa, dice el Maesuo Florez, no tuvieron 
otrs mira \ctt Osceoies <|üe expresar el nombre de la ciu- 
daJ, que la ^rabó y lai dictados de Ciudad yencedora. áit* 
iribuyendcloa en el auverso y reverso (lo mUmo practica- 
ron en la aateríor); y añade, que el Soldado coa morrión y 
\AnzA enrittraJj, <yjkt vemos en tus monadas, alude al mis- 
mo titulo de y¿iKffdora- FLorez Taé^ 35. num- 6. 



Moneda 6* 

Anverso, Cabera de Augusto lacreada: ¡oscripcion 
AVGVSTVS DlVl F. Anverso, en medio OSCA: al re- 
dtdor COMPOSTO ET MARVLLO II, VIR, (Duom- 
virií.) El üombre del priíner Dumnvic no se coaoce 
sioo en las monedan de Huesca , el del secundo es fre- 
qüente en las inscríjíCÍones de E&tiafia, por lait cjuaTes y 
jiof el testimonio de Tácilo consta, que su Familia era Con- 
sular. Fueron muy cuidadosos eu provi^er Ja República de 
moneda « pues de Ja préseme se hallan tres cunos üiver- 
sns, CQD sota It variedad de estar las letras d i fercni emente 
disicibuidas, como Jo previene el Maestro Florez Taíf. 36, 
num, 3. Yo he deposft^ido una en el Mu^éo de KR* 
P?. Mercenarios de Huesca ta que el nombre de Com- 
■ffístó acaba áonút comien?,a en esta. A mas de hs re- 
feridas balieron la del núoicro 8. 



Mcneda 7, 

Anverío, Cabeza de Augusto laureada; inscripcíorr, 
AVGVSTVS DIVI F, Reverso , Cuballeío eqüestre 
con morrión y ian^a enristrada: al rededor M,QVlNCT10, 
C, MLIO. IK VIR. Entre los pies del caballo V.V, y 
en el exérgo OSCA: que se lee d^ú^ Augustur Divi Fi- 
/fií/, Marino Qüirtcíh, Cajo Mlio DuumvirU. P^rbs í^ü- 
inx O/ífi.Se llama Augusto bijo deí Divo^.csío es, de JuÜu 
Cesar su padre adoptivo, á quien la üsonra de losRoma- 



Mantdai dg Hu^tca, 33 

no* habrá colficadü emre sus Dioses, lo que practica des- 
pués coQ los dema* Cesares, y por lo lauto ocurre con fre- 
ijücocla ea la» monedas y lápidas ti dictado de hijo del Di* 
iw,ó Divino, Lft t£a« Florez, Tab, 35. v. 9. 



Moneda 9. 

Anverso, Cabeza de Augusto laureada: inícrípcitm 
AVGV^TVS DIVJ, V\ PONT, MAX- PATER PA- 
TR^AE^ {Aagurttís Divi Fi/iuf, Pontiftx AfiJ^rimus, Pa- 
ter Patria)^ Reverso, CabaLk^ro cqüuUre con nioriioa y 
laoza enristrada: entre los piei dd caballo en una U- 
re-i V.V, OSCA, y al rededor, C0MPOb.T0 ET MA- 
RVLLO. R VIR, A los ditiadtisdc ^i/^w/o, é hijo d¿i 
DivOt expresados en las monedni antecedentes se aña- 
den en ella los de Pontfpce Máximo ^ y Padre de fa 
Patria ; y a^i es posieiior al año dos anics de ClirU- 
to en que Augusto fue prtjclaoiado Padre de la Pauia: 
U uac Flores , Tab^ 35. n. 8, 

Moneda 9. 

Anverso, Cabera de Augusto laureada: ínscnpríotí 
AVGVSTVS PATEK PATRIAE. Reverso , Cüballero 
eqüestre coo moriinn y lanza enristrada: entiY Lo& pies 
del caballo V.V. inicíales de i^ff^j yUirix, y en el 
exírgo OSCA. No dice los nnmbri:s de los Duumv iros 
que gübernabaa la ciudad, ni expresa otro dícudo que el 
de Padce de U Paula : Ja trae Flurc£ Tairia 35. rium- 7* 

Moneda 10. 



Anver-ío, Cabeza de Augusto íaureada: ir^cripcíoa 
AVGVSTVS DIVl F- PONT, MAX. PATER PATRIAE- 
Reverso . Cabd!íer(\ eqüosl^í^ como las ordinarias de Hues- 
ca, y al redrdur SPARSO- Er CaECILIANO. H. VIR, 
VRB. VIC, 0:>CA, VaíUaoi y Morel publicatoii esu mo^ 



34 Ttaf, hist* d« las íghsias dt Aragón 

neda paníendo Ctierc en lugar ácCaeiUafio^ loqueauí- 
buye t\ Maestro Floree á do estar bien conseiva^a U 
que tuvieron préseme, y corrige el liefecio» advirtienUo, 
que EcDJa variar de este cuño» aiuiciue sola una inte- 
gra, pero que [odas convenían en las letras CAECIL 
que no pueden acomodarse S CÉLERE, Eíítrc las que 
Yo he leaido, y he depositado. para su permanencia ea 
el Museo de BR, PP. Mercenarios de Huesca, hay una 
de este cuño perfecunicnte cQn*iervada en que se lee 
CAECJLIANO sin faltar una ¡ctra, y se veo loi; punios 
fti fin de cada tUccioOt segu^ están grabados. Ei apelli* 
do de Sparso se Iialfa en otra de Calahorra, y el de CecJlia- 
uoocurre co algunas insoripcioúes. Flote; ru^. 36. n. 1. 

Moneda 11. 

Anverso, Cabeca és Tiberio César; inscripción TL 
CAE^AR AVCVSTVS. Reverso, Caballero eqüestre co- 
do en loi ordinarias de Huesca: á I05 pies V.V-Ü^CA- 
y al rededor QVIETO. ET PEREGRINO. H, VIR. 
Ipuumviris) Esta, y las siete siguientes son de Tiberio 
César, que enlró á imperar t\ año 14, de la Era Chris- 
tiana; cuyo nombre se expresa ordinariamente en las 
monedas y lipidas con las dos primeras Letras TK Los 
Gobrenombrcs de los DuumvJro« se halJan eo varias ins- 
cripciones, y pcrtenooen á la* familias mas disiingiú- 
dai de Roma , pero no se puede decermínar quaJe» sean 
por haihrie aplicados i varí&St dice el Maestro FJo- 




* 



Anverso como en la precedente, y por eso se omi- 
te. Reverso, Caballero eqüesirc coa morrión y lanza en- 
ristrada: entre los pies del caballo VRBS, VIC. en el 
cxérgo OSCA. Ü.D. Es la única mont:da de Huesca 
coa <85 D.D. que íaterpretaa los Aaüquaríos , Decreto 
Decurionum^ por haberse batido de orden de las Deoi¡- 
líooei, que componiaa la Curia ó Seaadodc iaciuJad; 

y 



f obterva el Maestro Flor», que oitaa dichas ktrat 
en el cuño críginal , y oo «tobrepuextas «n oniramarcs 
como acontece en otras. T^b. 36- nunf> 9, Es ura tie 
Ifli que he dado al Museo d« los RR. PP. Mercenarios: 
está bien conservada^ eipecialmente eo el reverso^ don- 
de ae ven los punios dr&putrt de cada voe, según lOs 
preseota et grabado. Otra hay ea ti mi^mo Mu^o, 
|>ero mal conservada* 

Moneda jj- 

AnvcMo, Cabeea de Tiberio laureada; ímcrípcicn 
TI, CaESAR- P- M. (Porttiffx Maximuf). Reverso, Co- 
rona de laurel, y dentro OSCA. El Maestro Florez (jue 
publicó esta moneda dice, que en eUa orreció la ciudad 
de Huesca á Tiberio la corona de laurel sin nombrar 
á to« Duiímviroi, ni dar at Emperador mas dkiados, 
que ios de Céiar y PontiJlce Mávímo, porllendo ln prin- 
cipal atencitjQ en qire viese ct Orbe Romano la devoción 
de esU ciudad al César , manifettandola en el símbolo de 
Ja Laurea, que ocupa todoel campo del reverso, y den- 
tro OSCA. para que se viese la ciudad ^e le tributa- 
ba aquel obsequio, Ta*. 36. nvm. J. 



Moneda 14. 

Anverso, Cabeea laureada de Tiberio, ínscrípcío» 
Tf, CAEíiAR. DlVi AVG, F, AVGVSTVS. {Tiósnos t>- 
sar Divi ^ugasti Jitiuf ^ugustut) Reverlo, Soldado cqüe»- 
tre como en laa ordiaarias ^ entre ios pies del caballo 
V.V, y en el exérgo, OSCA< N« expresa lús Duuni- 
«iroi. Fiofcs Taif. 3a. mm. 6, 

Monedé i$» 

Anveno como la prccerfenfe , y por «o se omji 
te. Reveno, Cttbalkro eqütrícre con morrión y lauKa 
CAriitrada: entre los pits del caballo doa V.V. ioiciaiei 

£a de 



3<S TeaK bU9. A ias Tghtjas de ^ragoñ, 

ót l^rhs Victtis\ en el exérgo OSCA ^ y ^\ redcáor 
HÜSPITE. £T FLORO. Ü VIR. Fioicz Tab. 3O. a. 7, 

Moneda 1 5. 

Anverso, Cabeza demuda de Tiberio: inscripción 
TI. CAEáAR, DlVl AVG. F- Reverso, en medio ÜS- 
CA con las dos V.V. una arriba, y otra abajo: al re- 
dedor HOSPITE' ET FLORO 11 VIR. que son los Üu- 
umvjros de ia precedente. Se halla en el Mjs¿o de loi 
RR. PP, Merctnarios Uc Huejca , y la uae Fiorcz 
Tüir. SS- n*'«- 7* 

Moneda 17. ' r 

Anverw, Cabeza <le Tiberio desnuda: inscripción 
T!, CAES/\R AVG. F. IMP. PONT. {Tiberius Casar, 

^ufJiísii Fzlfus^ /mfifr*iíír^ Pf>nlí/>j:,) Reveno, en medio 
MVN. OSCA. al rededor M....MAXVMO»,-Q. AEU 
PROCVLO, Es muy pariicüUc csia moneda por expr e» 
sar que Huesca era Municipio con las letras MVN. Jo 
que no se halla en otra. Los sombres de los Uuumvi- 
ros son Marco Maxftmo, y Quinio Elío Próculo: \ns puo- 
toi indican e&car mal conservada. Aú la publicó Jacobo 
Musciio, de quien ia tomú elMiro. Fiorcz, Ta^- 5S, n. 6. 

Moneda 1 8. 

Anverso, Cabeza con ín<rcrtpcíon, pero tan mal con- 
servada que no se puede conocer. Reveno^ en medio 

OSCA , sobre este nombre R. al rcdtfdor.-..XVWO. O* 

AEL. PROCV..«E^ta moneda queda depositada en ti 
Milpeo de kis KR. PP. Mtrrcenancsde Hue^ca:es^n^ 
dita, y aunque esti mal conservada, romo lo indicao 
los puntos, por las letras quo eji¿in Cla[a^, y pur loi 
etpjcios en qiFC se conoce Us hubo* se inñcre que la 
B.itívron tos Duumvitos de la pr^^'cedene. Dopue^ de c^^- 
b^da la presenre moiieda he hallado, rnei citado Mu- 
Géo Otra dtl mismo cuflo mejor conservada, que dccla- 
vu la 



MeniJús Je Hu^Jca, ^ 

ralo que falta eo a*íuvlla:*uilescripcÍ0D cierta, rAoVErso^; 
Cabeza tie TiUrio desnuda, iíscripcion TI, CAESAR. 
DIVI F. Kcvtrso, ^a mcJiu OSCA. y encima íl- VIR, 
al rtdetlor M, AEL. MAXVWÜ, O- AEL.,..CVLO. Del 
cotfjií de la? dos resultan íntcuros los nombres y so*, 
brcfíorobrts de loj líuuinviroj , que son, J^Utíq Eiio 
JtfitJífi'rffci, y Q;nnto Elio Pfó^uh' La moneda anterior 
se di^ini^ue de t^x-A. ta U magLÍtud y eo puai;^ 
MVN, doade c&u U. VIK. 

Itíortedú 19. 

Anverso, Cabeza laureada de Cayo Cesar Cermi^ 
iiico, llamado %ulga'menU CaWgula : jnscripcioa C. CAE- 

SAR AVG. GERM, P. M. TRl Rtrvmo, en rrtdio 

OSCA con las ütis V,V,| como la dtl rúnit-fo 16 al 
tcdcdor C. TARRv\ClNA.R PRISCO. H. VIR, (C^va 
Tatracinay Pahiie Pfisfo Du\iniVíftSt)^i}Ax.ío, Frorc^ ua^ 
esia moiiedu tn las Adiciones, r<s¿, 55. n, 8> (iiaudo 
el Cabrneie de los RR. PP. Mercenarios de Huesca, y 
el del Stñor bifiínias, peroro ctfriesponde la txplfc;ciüa 
al grabado respecto á las dos úlumsi^ \^isí^ K^un re* 
«u)u de -'ni . c<jt^. La monpdí^ dvl Uu^éo de-lt^s RR^ 
PP. Merceoarroi esiá sej;un , La pie»eri[;iniof , y sin da- 
da que tn el espacio stnjiailo. cun pumos diria POT> 
COS. lo que lomam el P. Flor^^ de la del Señor lii^p 
fjr^ta^. y ea cun^iigLiicDte á la s^z7rihunUaK.y.\^i<:^z¿^^^ 
la miestia con Ijs. tte^ lenas Tlti. Eíita mon^^Ja y lai 
ffisi^fice^ pti[£[ieccn_al.i>iíinp.Oj,rií,Cftyo, Pesar Calii^ur 
lii, que cniíó Emperador eü el año 37 de Chmio* 

Moneda 30» 

■ '-T ■'■'■ *'l ii: ITT ' .■': ■■ , - 

AavcTiO^ Cabeza desoucfaidcC^rmJr^'ro, Padre del 
fiftipiTajdiirXWÍftuU: inscripción GIí-RMANICVS CAEt 
SAli P- G;:CAKSAH. AVG. ^ERM- [Gerwanictíi C*[- 
jor, l'útvr Caji Cajarif Germamci) Rt verso, el Gmeie 
acu¿tiuiibf.tdü f:aa monioo y lauit¿ «¡Qii^Uada'. ci>lre lus 



gí Tiar. bitt, de la» fgletiai Je Arítgcn, 

píe* del cibaílo V-V. OSCA, y ai rededor C TARRfrt 
CrNA. P. PRISCO H. VIR. {Cap Tarrachta, PubHu Pris* 
fit Dimmviris^) No s^itisfecha la ciudad de Huesca con 
baiír monedas con «I aombre y efigie de CaJígula, de- 
dicó esia eíí obsequio de su Padre (iei minico , añadiea^- 
do la expr«£ÍDa de sit Padre d« Cayo Cesar Augusto; 
puei^ nuni^ue fíie malo, honraba i su Pidre^ y se com* 
placía de que ouos le bduraien. Florez T^^ia^^, n. lOt 

Moneda 31. 

Anverso , Cabeza laureada de Calígula : inscripción 
G. CftESmt^VG. GERM- P. M. TR, POT, COS- (pa- 
jas Ct^íur Aiigustui Germánicas , Ponti/es Masimus^ 
■TribmUa Potts t ai e Cónsul) Reverá , Corona de laurel, 
dcnrro OSCA : al rededor CTARRACINA, P. PRISCO 
n VIR. VRBS' V1CT< que 9on lot Dumiiviros Je la« do» 
precedentes LÁ'cíbdad'de Huesca batió la moneda del 
oufn. 13 , ofreciendo una corona de laurel ca obsequio 
de Tiberio, según se dino , y enesca ofreció otra á Ca- 
ligula lutígo <5ue le sucedió cft el Imperio , que fue eo 
el aiio 37 dtJ la Era chrísiiana» El Ululo de Cónsul ex- 
presado en la nKmeda sin ftdtlo alguqp, índica que «e 
baii^ antes det ailo 3;» «n que Caii^ula obtuvo el se- 
gundo Consulado , y pot codi^iguieme ea el de 37 en 
qiie fue Cónsul la primen vei , y fue saludado Emijera- 
dor , y lo mai mrJe en el de 38. En el Museo de lot 
AR. PP: Mercenarios' de Huesca hjy dos monedas de 
MJK cuíío bten comer vadaa. La tta? FlorcxXa^^ 36. a, m 

Moneda 93, 

Anverso, como en la precedente- Reverso, Caba- 
llero eqíiortre con morrión y lanía cart^iirada : al re- 
dedor G. TARKAClNA. P. PRiSCO. H. VJR : ww ioi 
pies del caballo V.V, 05CA, S^í ve lai muchjs mo- 
nedas que batieron estos Duumviroi « pues esta es la 
quaru en que expresan sus nombres , y le les aEribu* 

ye 



n 



Monedas di fftusca. t gp 

jre la siguiente por la Jtemejanza con esta : la trae el Mrx). 
Flcrez, Tab. 36. num. t^. Se halla ui el MoDeíaiio de 

Joi RU. PP- Mercenarios de Huesca. 



Moneda aj, 

Anverso • como las dos precedente?. Reverso, Ca- 
ballero eqücítre como las gr^iín^íias de Huesca , y enr 
tre los pies del caballo V.V. 0£CA , gIo los oomr 
bres de los Dinimviros : La trae ftotei Ta^, S^-^í.-jj. 

De las 23 monedas grabadas , ]a>s ires primeraf, 
que son cíe plata, pertenecen al liempo óc la Repúbli- 
ca , las 7 sígiiicaics al impírio de Au^uHo , las B ijjiue- 
dlafas al úe Tibtrlo ^ y las 5 rcManics al áe Calif^üla, 
quicQ privó á todas Jas cÁudaOeK di^ España del piív^legío 
de batirlas. La» monedas son una breve hístocia grabada 
ea el bronce : apenar nos ha quedado oTro moiiuLneaio de 
la autij^ocdad lan caliHcado « original , é incorrupto. Las 
^tie hemos exhibido de Hne&ca iian perpetuado la m^- 
ínoria de algunas prcrogaiivas nada vulgires de esta 
ciudad, j^uc de olio moOo e^taiUi ^cpuiu^t^as tael ol- 
vido. La primera es , que la ciudad de Huevea batió 
monedaí: coa expre^ioa de &ú nombre en los litmp^^ de 
la República, y cgnúnuó cd batirlas en el 3I10 impciio 
mientras goEttron de este fuero las cíiLdade^ de Esp;iña. 
La sei^uada , que no soic> aciujaba rnoaijda^ ¿^ cobre, 
mas tambicn de plata ; que crann privücgio muy par- 
ticular , pues como dice el Mro. Florez , no se s.^be 
que alguna ciudad de £Ñp35a batiese moncdxs de plata 
con expresión de su nombre, dominando lus Rüiiianí's, 
sino M¿rída y Huesca (1). De M¿iídA^e ha deíLubier- 
to una del tiempo de Augusto coa el nombre de Pú- 
bliü CarJsio, y de Huisca algunas de lai familias Cor- 
nelia , y Domicia : la dtíl otunero 3 pertenece á esta» 
y la del 2 á aquella , comij lo acreditan sus iasciipciq- 

oes. 

iO Florez , Di'icurio tokrr U miUdjddt las Mtd,iUaí , rj^. 



4 



40 Teat, bitt. áe íat Igteiiat St Aragón. 

Des. La Du^vameDle publicdda en el núna^^ro i tío per^ 
tencce i dichas Farntlia? , ni á otra alguaa , pues no ex- 
presa el nombre de alguno de su* HÉroes , sino d de 
ObCA , que indica haberse batido en ella , y por ella 
eo virtud de lus priviiegíoi. 

La cercera , que el gobierno de e^ta ciudad desde 
el principio del Imperio fue el mas diaiingul^o de qu« 
uiabaa las Colonias , y MJiiicIpios principales , com^ 
puesto de los üuumviros , que cxercían el supremo Ma- 
gistrado, y de los Uecuriojiei que constiiuiaa la Curia. 
No permitiendo Romi que las demai ciudades dksen A 
lus Ms^intr^dos el ihulo de Cónsules, niel de Senado* 
Tes , lljmaban á los primeros Dnu^nviros ^ y á los se- 
■ j>uados Deeuriont? , y el Colegio de estos se decia C«- 
ria „ que venia á ser lo que en Roma el Senado, Los 
t>uumvirox dc quicncs consta por las monedas que go- 
bernaroa la ci;idíid, imperando los referidos Auf>usio, 
Tiberio , y Calfgula , so;i las s/guientea , Mjrco Quíiic- 
city , Cayo Ello , Composto , Márulo , Sparso , C^trU 
'IÍ3no , Qtfieio, Peregrino , Mjrco Eliíj Maxüiuo , Quin- 
to Etio Próculo 1 Cayo ó G^yo Tairacina , y Púbiio 
' Prisco. 

La qiiarta , que eo tiempo de I05 expresados Eni- 
'peradores estab-io avecindjdas en Huesca muchas famj- 
'Í13S Rooiaias de la primera di^tinviou , algunas de ellas 
* Consulares , quu por obtener el Duumviraio perpi^iuaroa 
'sus nr>mbrei en las mr^ncda-j que se ocun,t:ü[i de su óf- 
'díHi La opulencia de E^pjoa , y el brgo comercio de 
los Remanas en rviestra peniít^ula hicieron que muchas 
familias Romana; se estableciesen eo ella. Ni todos los Sol- 
dados eméritos se retiraban i tas Colonias , mochos se 
"domiciliaban en los Municipios y ciudades principalos, 
6 porque eran destinados pr^ra repoblaiias , ó porque se 
'¿gradab.in del clima , 6 fínalmi^nie por los matrimonios 
qut contraían. La quinta , que Huesca fue djsiin^uida 
erj la antifiii-'dad con el renombre de Ciüiíai í'í'jA'íiofíi, 
de queco h.tbia historiador alguno , y solo nos consta 
'por Ea; moned;]*: , y poruña iuscripcioa de ToL'do de 
^Ui; fe hablará luego. A 



9 . r^< 



V 



^: 



^foticdar di Huesca^ 4* 

^A las moncJjj añadrnoi las inscripí^ioae» sSguten- 
tCí. A pesar düt utrrnpy que lo ct^n^mnc iodo , y át laf 
iavasíoQCS áz lo» Godo^ y Árabes, mas perjudicules á 
Ifjs monumeiHos Boinano* que el lietiipo mt^mo . ^e hi 
coDseivaJo jumo á la IgkMj di* San Vicctili; el alio, 
que se cree ser la causea que te crió el Santo Márür, 
y ahord ci de Religiosa? ó^\ Carenen calzado ^ ii'i» l^pi' 
da coD la siguieate io^ripcioa * que copi¿ Ayu^ ^'^< 

VlCTORIffi AVG. 

L. CORNELIVS PHOEBVS. 

LSERGIVS QVINTILIVS. 

SEVmi- AVG. 

D. S. T. F. C, 



El tererído Autor lee así ; P^tcioriie Au^ifs (qul* 
!I Aui^usii) Lu<iu3 C&rridiíts Pbwhm ^ Ludus Strgiut 
QuífiñJiuS , Sfi'iri jiug\iitoU.':^T)e Síia pecunia fieri íi-ra" 
ruiit. Ella Upida ptrt^ce consagrada á la viciorU que 
AoK^^io consi^-iitó tle los Cáoiabíofl I9 aííüs aíitcs del 
ji3<:iaitt;aLu de Chrmo ,.c<mtiLie ¿icibá de sojuzgar U 
£spj5a , áoQ añoi üci^pücs de una guerra casi contiriiji- 
(la. Permanece eo liuci^itus djait ea el mismo siüo , y 
aunQiie algunos It-uas e^iio iDuy gau&das, y apciia& sc! 
pu«:uvEi leer , oira^ ^ti coniervnn iitcgr^rs. Por tila cous* 
ta que cekbrú la ciiEdiid de Huewa con t^^pecbl ri fju« 
ci}a U vicioría de Augusto, á quien coriJiagró efta me- 
Oiuria* Asi miinitij ecaiu^ por ia prei^nte lápidj , que 
tenía Hatsc.i í r-rjí yít/í^u^tj/ts , que erad Sacerdote» 
de grande a jI"1' . -hí:í^i^0o3 al culio de los DifíaíSí 

de que se li^^c . x mcuciim en laa lApiJas de E&* 

paña. 

e Entre 



41 TíJí- tírf* * 'ííj Tgleshi de Aragen. 

Entre l^s ruinai ¿t\ Anlireauo de Toledo te hil 
im pechazo decoluQa ccn e&u inserí ¡>ci(>a. 

HERCVLI. P- ENDOVELL. 

TOL. ET, V.V. OSCA. 



DEIS, TVTEL. 

COMPEDIT- 

TAVROS. VRSOS. AVES, LIBIC. 

QVODAM. D. D. 



I 



Véase eD Don Juan Francisco Masdeu $om. $. pa^ 
50. la iüteligeacia que haa dado los Antiquariosá ts 
íascripcioa. £a ella se expresa que Toledo y Huesca 
orreciao y consagraban en cada uff al^o á Hércules y i 
Endovclico sus Dioses tiiulans. toros, osos, y aves del 
África \ sin ^ue pueda descubrirse d moiivo que unió 
é estas ciwjades tan distarles para ofrecer juma 1 SU5»- 
ciifícios á las mcítcionadds Deídadt^s. 



I 



- -> - capítulo VII- 

DISERT ACIÓN éOBRE LA JlíONETiA ANT. 
gua Española j que Tito Limo iiama Osctnse^ 

\^Uanfo hemos dicho eo el capílüTo preceáerte, per. 
leaeceí tas monedas Geogí i fie as , é Imperiales gra- 
badas en tiempo de los Romanas con expresión del nom- 
bre de Osea en csracleres titinas , las que sin duda oí 
controversia alguna pert^aecea ¿ Huesca» Vernos d ir 
tar de otra moneda Oyccnse de p)Jia mas antigua , 
<]ue abuüüaba la España cileri^Jr en la entrada y coq^ 
«jujsta de los Romano». Los f^retores y Gobernadores 
de España aglomeraban exdibiunles "turnas de esta nio- 
Deda Oncease en iai guerras y desaojo» de la Citerior; 



la llevaban i Ronu en sut Ovadonei y Triunfos , y 
con ella enríqui^cijn el erario» Et Hbt;>rjadar Romano 
\t llaiDA cDDiuniomcnce pldia Ojrfnji? , 6 plau coa la 
marca y signo Oseen ^e. ^rjírT^urTí Otéense ^signaiumOt' 
^eñit, Uon Antonia Agustín es el primero que le apar- 
id de U inteligencia de los Antlc^uarios , qtic unifbrmC', 
meaie adjudicao i Huesca la piala Osccnte ; afirmando 
<|u« Os t:a significa cosj antigua , y que se lee eo Ltvia 
peíwiia Otcú por moneda aotigua : lo primero ei volan- 
larío , pues se ignora de que idioma se' lomó la voz 0»ca«y 
to segundo falso, porque jamas usa Livio de la expresión 
pecunia Osen > sino 0¡C€nst~ El Rano. P. Flores se aparta 
umbieo de la inKli^encia comLQ y propia de la voz Os- 
cenfe , diciendo, que aunque no podemos probar Etiviese 
ocro significado , pjdo tenerlo , y 00 haberse descubierta 
hasti ahora. El P. Paulo Al biniano de Raxss, y Uon Juaa 
Francisco Atfdreí de Uztartoz han vindicado á Huesca estft 
honor en sus Apologías , impresas con el Mu^éo de Las- 
canosa , y también Aynta en las Antigüedades de Hues- 
ca ; pero el punto no esti bastamemente ilustrado , y por 
esto , y por lo mucho que interesa en ello el honor de 
Huevea < y la curiosidad de Eos estudiosos de la antigüe- 
dad , he determinado tratarlo con especial diligencia en 
la presente Disertación, dividida en Párrafos para evi- 
tar la cguíusiun y molestia, 

í. r- 

LUG^HES E^ QUE Liy/O MENCJOJ^A LA 

moneda Osceart , iureiigincía de hs mejores j^nti- 

fuarior , con ajgunai notas jf ebscrvactQms* 



'Uatro veces menciona el Hi^toríad^ Romana la 
mEiQeda Gócense , ci^yas palabjas vamos á exhibir. 
El primero que entró en Komi h moneda Os^ersc, ha- 
ciendo pública ostcmioa de ella fue Mjrco Helvro , ea 
la Ovación ó pei^ueño triunfo que Le concediii el Seua- 

F a * dA 



44 Teat. bise, áf ¡ás Iglesias de Aroge^u 

do por b visoria conseguida tic los Celiibeioft, 1 
afioi untes dd nncimienio <ic Chrino. Llevó ea 
oc:moLi para ti\ erario, dke Livio , catorce mil sen 
cienus treinta y doi Ijhra^ di¿ plata por Ubr^r; de pla- 
ta nciifíadJ en Bigutoi ¿Icx y siete mil y vdncey trcr, 
y de piala de Ojfü , ciento veinte mil quatroticntos 
ireinia y ocho: Ar^ti\ti infi&i tuHt sn arariimqua- 
iuordecim míüra pendo jef-rhgenta triffinta dúo : S J'vT'^H 
nati BigúÁoru^n Xl^li miiüa XXtlI'. & Oicensif ar^ert'^M 
ti CXX. Mii/ia L<XCXXXl^l[L lib. 34. cap, 10. Eo et 
mí&mo año , dos meses Jcspuet , triuiifó Quinto Miau 
cío , Pfeior de U Citerior , y lambicn esie líevó , dic 
hLívío^ treínio y quairo mil ochocieDiav libras de pla- 
ta «in Uhrát , setCDia y ocho mil de Dígalos , y de placa 
Ojí-er.rt düicientai seicnca y ocho mil : //iV quo^ut tutl 
argetiti fotídp trig'mta quíituor mtíUa o£IÍngenla , higút 
tum LXXrtU. miUia^ ÍS O^censix argeníi CVIXXÍ^JI 
mitin, Uvio ea d iu(>ar ciudo. 

Mjtco Porcio Catón, que pasó á España con exér- 
cilo Consular, y üxd&u residencia en la Citerior ; triun- 
fó eo el año siguicnU (194 anos ante* de Christo) y lle- 
vó e» su ttiur^fo vcinie y cinco mil libras de ptaia por 
labtar , de üif^atos ciento veinte y Ir» mil , de plata 
Oséense , ó de 0(ca , quÍDÍenias y i^uareota ; de oro 
«¡uatrocjcntas libra* : Per €ot dies Coiieg^a ^jut M, Po 
fio Cato eje Hispoma tñunphovit : Titht in eo iriunp 
urgenti inftSti XX^. mWi^ pondo , higaü tennm vigin 
tria rniha ^ Oscensh quingeuia qundraginta ; úurí pondo 
milU ^uadr ingenia, iib. 34. cap. 46. Juan Va^eo , y el 
P- Mjrjdna diceí* que CaiOD llevó en triunfo 540 libras 
de oro üscen^^e ; la equivocación de aquel ocasionó la 
de este contra el testimonio de Livío , úako ñador de 
la noticia , que afirma erafi de plata (i) 

Finalmente Qurnto Fulvio Flaco , deípues de d 
aoos de Pfeiura en la E,spaaa ciiLiiof , lifo nntes del 

naci- 



(1) VatM , Chroiik. di EspiSfÍJ » ^Mp, 11. afllj (60, d^ Uftt> 
dación de ^Qm*it Marj^JU » ¿iK a< fJ/i 1J< 



Moneda Oicftsr* 45 

nacimiento de Chiisto, Utvóen sutrturfoy deposité en 
leí erario ciento veirtc y quairo coionos de oru, y ade- 
mas trcioia y iifia libras de oro pui labrar, v.tnüiii^dat 
fitctnses * ó de üsca ctcntíi sejenta y tres oiil y dos- 
íicoijs : Tuüt in triunpho .coToriúS Guasas ív-nturn viji'tríti 
tatuar : pntrerea auri pGmio tri^inta ntwm , ^ signa* 
rí Os,:enrir pvmtntim centiim itpHíifiin¡¿t trra miUta auccn- 
tos, L»v, iib, 4'n cap. 43. Lu» curonus no ct3q mone- 
das como preicrtiiJc Aya:^a . Hb. 1 tap. %. ^ino vcfüaUerai 
C0Tcn;]i « que iq^ülarroenic «rao regido que Lacijo las 
ciutiadL--i á ioi Pretores , b por gratitud ó por IJsonJa, 
qujndo coascguiaa alguna viccoiía señalada. Tambici^i 
opitia «le Aijiiíf en el lugar citado , que hs lUfincdaí 
OiCcd^es , ineiicionudaí en ^1 uiunfode Quinto Fuivio, 
.eran de oro; y do luy duda en qi^ie las p^lübut de 
Livio toniadas coo^ri^or lo índicati: oíros sr>^tknvn quen 
luda la moneda O^ceo^e era de ^>btii , como se expre-J 
»a cu la Ovacioo y Tríimfbs noieriorei , y que ba: 
de esie coriccpfo refiere el Hisioriador, <\^e llevó taü< 
X\% monedas con la ^tcfal , 6 mjirca de Osen. Vo me' 
itidioo íi cite diciámen, porgue enUe la mtiUliud de mo* 
t^ÚAs aniigitdf E^ufkuliis descubierta.t ha<iia ahora , m 
$e Jiaila íht miA lan íoía de oro , de doade podciitos coa* 
Luuc que no las había ; y mn^ corL3t;if]díj (Xir icaiíetio^ 
?linio, que aun Roma en mt^Jio^c «u cultiiri 
lapeMv httbia eoqiín;^:Tdo á librar montdaí de oro («). 

L^f pilnbrj^ det HicTOriador Rotnjiio i-n I01 q< 131ro 
iif^ares referidos son taa propias y clara* paia t>:prciar 
que oirha moneda era de Osea , baiidí y tllaLÍa en C5* 
ta ciudad ,qu£ no pudo usar de otias mas ccítuiit y 

con. 



(^ RífiM comcíizd i batir moncíJ.ns Je pbfi el ino iS^ i1e*ii 
'1 , lóy iuies do Cfiriiio , siendo Cirruul (J, til"i», 

> -7 iv-:^nu y »!oi j&os dctpucí » citic fue el de f 17 de 

b t'inJüCioii di RoAiá , 107 enrtu de Cnríiío- Iíí íqui fc- 
nlr» , <juc no ludí iFno i-^ unos que Roma batii mcucih J« 
dfn ^uifidi Qníuto Fuívío W'v6 U O'cfliiac de que S^ trJlJ- 



4^ TVtff. hist* dt las Iglesias de Aragón 

concff^a! ; porque el adjetivo Oscensf es tan propio y 
partiCLiUr para sigmñcjr cosa pírcenccieDte á 0*ca , que 
ni eu DiccLOfíirio , ni ea Autor alguDo se IjalEa que ten- 
ga ó hay^ iemáo oua acepcJoo, Los nut célebres Afi* 
üquarios han recLíoocido la moaeda Oscensc por propia 
di; Hjcfca, como lo cxfge la expre^ioo de Lívio. Su fd- 
moso Ilustrador Drakenborch la primera vez que se mea- 
ciona dicha moneda ea la Ovación de H^-tvio « declara 
qoe se llamó Oséense , de Osea ciudad de ios Uecgeus, 
abunda DEe en mínat. jíir Osea Ihrgetütn civitate , ^te 
aiundar foiiinis (i}. Lo miimo , y casi con las mismas 
paiabra^ .-tñrma Uoujat sobre este lu^^ar ea la edición 
que íluuró con oot.ts para uso dt^l Dcifía. fj^vercampí 
en el T<:s.]uro Morcliano dice a^í : La piala Üsceii^e lan^ 
tas veces nieucionada por Llvío mue&tra que Huesca foe 
ciudad riquiííma \ luego advierte , que se dLÍcrenciabaa 
Joi Bij^atos de la plaia OscL-nse , en que aquellos craa 
mooeda Romana , y la placa Oscease moncd¿i batida ea 
la ciudad de Huesca, con lecrai y cafacferes hiipájJcos; 
y ñnalmcaie que por esur sellada , y marcada en Huei* 
ca la llama Livio jisrnaíum Oscenst (a). Andrés Schoto 
que publicó ea idioma lattao los Diálogos de Dan Aa- 
toQio Amustio connotas, enmienda la equivocación qje 
padeció este Sabio en la inteligeEicla de Livio, de que 
luego hablaremos \ y dice qLte sin duJa la plata Oscento 
que menciona Livio pertenece ¿ L ciudad de Hucscaí 
g'jod jine duhio ad banc urbem pertines. Don Pedro de 
Marca, hjblcndo referido las exprc^loaes de Livío, aña* 
de : De aquí consta . qne en Hueica se batia moot^da de 
piala con autoridad úú Régulo de los llerge:^ « y que £u 

tío 



Íi) Arn- Dtjkenlt. en lui ijatu i Lñía , //#« 74. cap. 10, 
%) DjiiisimiRL tuii^ (Oicim) argén cam Oseen i« ottcudií i Lífjo 
plus scmcl co mine mor jiuin, , . . Diff'cri argcntum O&ccn» 1 bi< 
gaiíi hL>c oíodo , m bi[^jiEÍ lignlfcenl argenlum i ñom^nit ca- 
»UEU t argenmín vero Oscun^ lanu^ic prenai^in in Hispjnia & 
Ufbcr Oka cosiin , 6t typoi íiiipaaicw habcütcm- JAn* Afa- 
rtiU iffm, x^ fa¿. 117, 



47 



flfúfíiJa Oscenu, 
era publico ea las Espinas (i). 
Gcróoicno Ztiriía cü las oot&s al Itiaertrio de Aa- 
tooino afirma, que el nombre de Huesca se halla mu- 
cha^ vece* repetido en Livío, hablando de lostriuDros 
de E^^paña, en cuyos despojos se hace mcncioD de la 
plata y marca Oacense (3), £1 Abate Masdeu, digno 
amor de la Hiiioría crliira de España, refiérelos mcíi- 
cionados iiiumros^ llamando sii^mp^c nsoacda de O^a 
á U qiíe Livio denomina Oscense ; y en oCro luga/ 
en que trata el punto de prepósito dice a^f; " Quand» 
tt Rema empezó á dominar en España, nuesua mone- 
n da mas común era la Osctnse ^ que tom6 este aom- 
» bre de la ciudad de Huesca en Aragón, icgun díxe 
« en su Lugar; pues la conjetura de Don Acitonio Agus* 
r> lío , que !a palabra Oj^íi, hablándose de monedas, no 
n quiere decir líno antigua, no tiene nínguo fundamen- 

Un tcsiimomo tan expreso , y autentico, quaicsel 
de Livia, entendido en el sentido natural y óbio por 
tamos y tan célebres Anilquaríos, no ncccíita de con- 
firmación que lo corrobore- Expondremos no ob^untc 
algunas observaciones, y razones de congruencia , que 
pueden ilustrar el punto. Sea la ptimera , la perfecta ?^i- 
miifEud que líenea las monedas antiguas de Iciras des- 
conocidas con los que después batió Huesca con carac- 
teres latinos y expresión de su combrc: en aquellas se 
presenta cabew varonil, con collar, y pelo cono, de- 
laJiuado, Y ea el reverso es muy común la figura eques" 



(t) Unde pnt<r , Oiat coDflstT]in , & pcrcntniLii fultie Ar^fniam 
Bttdoiiuid Rc^uEJ Jjafgatuiar trjuSquc u'um fuite fiiiblicum 
per JiJipaaíd.% Ncm{ic ía provimjs cnoniibua PjrcnEJí ciiat 
diTitci , ^ ct^piotx i^'¿<CTii\ TCfljr , qvx puicii íq ierre \ÍKO*. 
r* «tüctll ciToJicbantür. M^ti-J , lit. t. tap, j8. J 

[i) F]U« noii?cii (Oic.i) i Lívío loitci ttz tcpcilmm la Ifiori' 

aa minrum eipoliít» ct ligniii , ci Occcnti» argtnii fit rrwn- 
^>ZMréiM t «ft Jut notaí d/ Itinrr- de Antón, V. Oscj, 
',' Mji<t':u , E'p- R^m.irí4 b.ixo 4f L% Rfpak. %. CKlv. f 



48 T¿dt. h'tst. de Us JgUsías de Aragm 

tre coñ mnrrion y baza cDrisiraJa; y ^n escás se pre-. 
ternta La misma cab-rza como w ve en ta moai^Ja del 
mun. 3- haua <juc en obsequio de los Empciatiorcs se 
inUoiuxQ gTabdr »u efigie, scgua &€ drxo i:a el capí- 
tulo precedente, conservando siempre la ^gura eqüe^- 
tre di'l reverso. Otra razón de congruencia eí el v^r 
á Huesca con el fuero de batir monedan en EJeinpo de 
b República , luego (^ue comensaron i grab.ir^ con carae- 
teret laiings ; porque aquellas cludadesi dice el Rmo. I\ 
Florea, que gozaban este privilegio en la ccitrjda de 
los Roinanos nti necesitaban aueva licencia , sino que Ro- 
ma ias admitiere á su obediencia con d ^nac de sui pri- 
vilegíui, lo que era fácil obtener, supuesta \^ polfíica 
Romana, y la necesidad de ganar las voluntades pan 
adetamar tM% conquistas (i). 

El tercer adminiculo y razón de congruencia es, 
que solo &e menciocia ia moneda Oséense en loi rríun- 
fot de la España citerior, ratoa tnuy poderosa para 
afirmar que pertenecía á eiia. E^ verdad que Hélvjo 
fue Pfctor de la Ulteiíof, pero también lo es, que en 
aquella provincia no liizo cosa digaa del triunfa, dí 
que merezca ocupar algunos renglones en la historia. 
Acabada su Pretura y convalecido de uaa larga enfer- 
medad , caminaba desde la Eipaña ulterior á Empuríaa, 
Tucrtú de Cataluña 1 la raíz del Pyríneo, donde pen- 
saba ver al Cómul Caten, y embarcarse para Roma. Si^ 
Ikron á disputarle el paso veinte tnil Celtíberos, qne 
derrotó eutcíamenie dejando doce t&i^ sobre el campo 
de batalla. Por e^ia victoria prt^tendió Hcivio el han;>r 
del triunfo, pero el Senado le lo negó, y solo le coa- 
cedió la Ovación, porque la babia con«e^tifdo en pro*' 
vlncía agcna, cooio refiere Livio (^^ Ambrosio de Mo< 
rales por 6xar el lugir de la batali.i en Andalucía ha- 
ce caminar inucljiti jornadas á los Celtíberos para ata- 
car t Helvio , pudiéndolo tiaccr ventajosainente«l [ráa- 

tito 



1 



Moneda Oíctníc, 49 

Ifto en «u misma ca&a. Mas repugnarle es lo que añi- 
de c*Q ^ruebí de esio: y es « «^ui; ius seis mil hombiei 
<jue el Pnrlor de la UUcfior le dio para ?u escolla coo 
^ue veocíó á loa CcUíberui, debían volverse desde ks 
limites de U Ciieriür, donde ya el Cónsul y Picmr de 
esta podiaa ascigurar su persoaa (1), £^10 se upune tJi- 
tectameQCe al Historiador Romano, quilín refiere en el 
Jugar diado, que diclia escolla lo acompañó hasta los 
mi-^mos Reales de Catón, que como se ha dicbo esta- 
ban en Cataluña cercd de los Pynneoa. 

Obfijió i ptnsar de este modo á un varón tan eru* 
dito e( eipíeiar Livio. que la derrota de los Celtibe- 
ras Tac juato á Ilicurgi, la que tomó Hélvío pasando 
\é cücbiMo á quantos Llegaban á los años de Va piibcr- 
Jad; poE Ju;;gar que esu era la famosa llitiirgi de la 
llica cer<:a de Anduxar, sin advertir que ya no exlt* 
[lia, pues once años antes la babía arruinado Scípíon 
[habita los cimientos, sio dexar perdona i vida, piedra 
^Bobrc piedra , ní atin vestigios, con iulmo de borrar has- 
ta su memoria {1). De lo dicho lesuiía, que hubo otra 
IViiurgi en la CeLiíberia ó su comarca, como algunos 
afirmin (*) , i> que la loraa de IJiturgi por Hclvio es 
ficción de Valert'» Anziate, en cuya fé la refiL-re Livio, 
[*eRun opina Masdcu (3). Porque querer que la [Ittur^i 
arruinada por Scípion luesc luego reedificada, y que ooce 
añoi<ív'spucslidestruycseH¿lvio,es cosa «n fundamento, y 
^carece de todd,pfob¿biiidad,comodicc Matdeu en el lu- 

G gar, 

ft) MnTatcf. Coronta dt Ztf. lib. 7. f- J> j 

tí Li*. l'h. iti. c^p. lOi , 

'y\ El G^fU^Jcnio. Ub. 1- P^ritUpom. d¡« qiíi^ «stuvo cefca Í< Me* 

dlnicen. B:uier U tnlracj iTiffJia IcpUi Je Sariñcni It.K'ij 1j CirtU-*! 

X« lÍc 1» Füenr«, C^r^tu Je Esp. i¡K I, f Tp. 10. Bf^ii Miftiac*! 
f .an Tunince de Liter», Hiit. ds S. Jusií j/r / j PtñA Üh 4I] 

f, t- lo qac iüígi .pcob<hLc tjsunoi* cu el Muiío du M< 

á^llíí, dcíConocLias- ^-ip. 6?. Yo iuz^[,o mujr pmb^Kh y con? 

lormci U fcUcion de Livio, qi]« Iiubü lÍüs lljiuf¿;ú , cna 

deiiraU^ por S,:ipi<ni , y otí^ por I:1|CItjo i pero oij tiy fatp 

djmcnto pjfi dciufmínir U lliDücirn, 
(>] Eipii'u R11L11JJ14 bi*d de U Rcpubücj í- Qjtiii. 



go Teat. hUt. de ¡as IgJfíiñs de Atñgñn. 

gar citado, supui^su la re*íDludoa de loi Romanos Je bor- 
rar ha^ta 511 memoria. Como quiera que sta, con&ia del His- 
lon'ador Romano, que et combate de los Cckf beroa coq Hél- 
vio {w^ por disputarle el paso camtnaudo hicia \q% Reaks 
de Catón \ y oo esiarla lejos, pues itñcTe su arribo itiinedU- 
tameaie después de la vicLorla: Indt ad castra Cafonñ HeJ- 
viu< pfTVínit: y que íolo por csu victoria se k coüccdió la 
Ot^acino» Esta narrativa ha obligado i los mas versados ea 
la antigüedad á colocar la batalla en la CekiberU ó su co- 
marca, y como dice Masdeu en el lugar citado, en los paí- 
ses mis cercanos z\ Ebro. Les Fastos triunfales quitan lo- 
da duda, expresando que Hélvio tflufifó de la E^paoa 
cíEcrror(j). Aun quando el cotnbate kubiese sido en U 
Ulterior, ios despojos que tomó de los Celtiberos per- 
tenccidn á la Citerior, y estos son los que osteoEÓ ea 
la Ovación; porque sería cosa brea ridicula, triunfar de 
uoa provJocia, y llevar los trofeos y despojos de ocra- 



JE S^TiSFjíCE A LOS ARGUMENTOS CO!^- 

trañDs* 



N^ 



O obstante el le^tímoaío expreso de Livío, la io- 

lelig^icia común de los Antiquarios, y tos vigorosos ad- 
minículüS que lo corroboran; pretenden algunos moder- 
nos, que la moneda O^ccnse de que tratamus no sea de 
Osea, fufidados especialmente eo que no es verisímil que 
tan cKÓrbitantcs surcas se baiiesen en esta ciudad, ni 
el que las otras dejasen de baiir monedas. Don Amonio 
Afiuslin en ti Dialogo vii. dv McdalUsdice, (^ue Oxea 
sigtjSca cosa antigua, y que eo Tilo Livio se lee al- 
gunas vecci Pecunia Vsca por moneda antigua, y no 
por moneda de Huesca- £sre sibio Antiquano padeció 
en ejto grande equivocación , porque no algunas -veces 

como 



tt] fm. ttianpb, ñd ann* %%%. col. tiy> 



Montia Üfstnst, 51 

coma dice, pero nt una sola vez se halla en Livío la ex- 
presión de Pecunia Osc^ » síao argtntum Osunse^ y sig~ 
narum Vsc^nse. Notó la equívocaclDa , y reformó el dic- 
limea de, este £riidJto tu ilustrador Andrés Schoto, dj- 
ciecJo en las notas sobre el Dialogo vii. que ea LÍ- 
vio jamaa se lee Pecunia Osea , aioo plata Oséense 
y que este adjetivo sígníñca jadubiublemeati; cosa 
peitenecieQie á Ja ciudad de Huesca, x do á la an* 
tigUcdadi 

£1 Rmo. P. Flores confiesa, qtie la voz Otccnícno 
fabemoj, oi podemos probar, que tuviese otro signi- 
ficado, pero que pudo tenerlo, y no haberse deicu- 
bfeno hasta ahora {t). No hay voe que no haya po- 
dido significar otra cosa, y ai esto basca para apar- 
tarse de la común ¡nielfgencia , tampoco hay testi- 
monio en los hombres por auténtico que sea, que no 
pueda negarse. Seria justo este modo de peusar ai 
le tratase de una voz obscura, y de sígniñcado ia- 
cierto ea tíetnpo de Livío, pero el adjetivo ü/c<'nJf Qo 
«olo se hatli en este Autor, mas también en Julio C¿- 
aiT, que dos veces llama Oscenses d los hablt:idoies 
de Huesca (3), en Plinio que iei da el mismo nombre 
(3) , y en otros escritores de aquella edad; y en to- 
dos significa tmirormcmenle cosa perteneciente i Hiies- 
ca. Sin embargo de confeiar este Etuiííio, que no se 
lia descubierto ri ie puede probar otro significado de 
ita vof 0/ffrtjtf, discurre así. " So!o con suponer que 
m las letras de noestrai Medallas Celiibéticas con^iaie- 
'b sen con las de los Ojrar antiguos de liaiia, hubo mo-^ 
lívo para llamar moneda Oicensc á laque tenia ca- ' 
#» factcreí de lo* Ostos. Y aun para esio había el in- 
i> ductivo de que hallamoi en inonumealos anti^^uos de 
I» halfa caracteres muy parecidos á los de nuestras rao- 
nedaa desconocidas: y en efecto Artcmirodo dice que 

Ga tt las 



(O Florcz tam. i> A Mrátíhs T¿t&. J6/«. ^4* 
(O Cssjir /í*. 1. dw triU crv. cAf. tío, 



Sa Tíat* hiit. de ¡as JgUstat de Araron, 

vbsktfai de Italia pa^aroo í ]a& cosías dcE^pañit:Gr<in7mjf< 
^ticsí líéilorwn utuatur quf ad mare bafritant íberi (O'Coa 

■rsct^ ekt3 Suposición se vence ¿qiicí imaginado íinpCKibk, 
wde que no puede la moneda Oscense de Livio lener otro 
'isígoiñcado, que el de moneda fabricada en Hue£C3(3)/' 
Aunque bs primeras y últimas palabras indican, que 
d Bmo. P. Florez solo intenta probjr, que la voz Oí- 
cense pudo tener otro significado (dirigiendo C]uiza t\x 
decurso contra el P, Raxas que afirmó lo contrario), es- 
fjerza no ob^canie sua conjeturas para probar, que ea 
caso de q'Je las Ierras de nuestra moneda aniJgua Tue- 
sea las que usaroa los Óseos antiguos de Italia, pudo 
llamarse Qscetise\ no porque se hubiese fabricado en el 
país de los Óseos, sjno por tei^er svi^ caracteres. Y por* 
que el caso supuesto no aparezca destituido de todo 
fundamento, alrga, que kalinmos en rnooumentos nit^y art- 
riguos de Italia caracteres muy parecidas á ios denucs- 
iras monedas descofiOLÍdas^Lü invención es iDgeniosa, pe*^ 
ro ecteramenle voluntaria y sin apoyo; poique auo su- 
puesta diLha simiiiiud, no pudo ser motivo para que 
Duesiras mooedas antiguas de caracteres descoriocidoí ve 
llamasen Oj^'^it, y m^nos Oscensi-jt sino ItdUcat* Los 
O.^cos eran puebkjs obscuros y de poco nombre, q'ie 
00 formaban provincia de por sí: su lerríiotio, aunque 
fértil y ameno, se reducia á ia parre marítima deja 
Campania, provincia del Rcyno de Nipolea: su idioma 
era particular y poco conocido en el rc^to de Italia, co- 
mo se coFige de un pasage de Livio. Rt^ñvre e^te, que 
je\ Cónsul Volumnlo, habiendo de dar una batalla eu el 
tenitorio de los Üscos . envió eKpíoradüfes inleli^ínfes 
de la lengua Osea; Cnarosque Osae ¡inguie cxplomium^ 
íjuid agatur mniit (3], Si la lengua de los 0-^cos fue* 
se la común de fiaira, no expresaría el Historiador, que 
ea ua ev^rcito dt: Italiarios busco Volumaio quien enitn- 

dies« 



f) ArUmid iiJi- 1. *y»í^¿/ GftrgrafL 

{ } Florez I fítm, 1. £¿* AíídaíUt Ta^, |é, fiNfff» 4> 



Moneda Qscensc^ 53 

die^e tu idíoms- iComo pues nos persuadiremoi, 4]i;c 
Jas monedas ar.tiguas Espaüülas toina^ují su dctioirlna- 
cion de loi Oscos, por la similiiud de ius caracteres 
con los lidilicof ^ V nías <|uaQdo los monjmenios cuya 
semejanza de caracteres se alega, no Cfan propios de 
loi O^cos, ni hallados en su disirlto ? 

Ni me parece congcucnte para el caso la autoridad 
de Artemidoro \ porque esic Geógríifo floreció no sigln 
después de la enirada de ios Romanoscu E>pana, qu3u< 
do ya sii trato habia introdueido el iüKmia latino^ c^pe- 
cialjrente en las costas Drieotalci, y e&to et lo que afir- 
ma hablando en presente do su [iempo , y no de E<^s pa* 
sados , GrotnmatUa Iialorttm utuntur : lo que nada con- 
duce para indagar el origen de los caracteres descono- 
cidos de nuettras medallas antiguas de que uEnban loa 
Españoles antes que el couierciu con los Romanos in- 
tfüduxese los laiinoí. Observa üon Bcrnaido Aldreu tra- 
tanüo dei origen de la lut^gua Castellana , que aurque hu- 
bo eo Italia muchos idiomas pariiculürcs , camoej La- 
tino , el Oseo, el GjÍego,el Eirusco, y otros, preva^ 
kctó el L^Ulio, esicndicL7dose con las conquistas de los 
Romanos : de modo que quandu escribía Ariemidoro era 
casi general en Italia ^ y a^i , decir este ^utnr , que lot 
Españolea de IdS cosías ínr^ediatas á la boca del Ebro 
usaban en su tiempo de la Gramáílca Italiana, es de- 
cir , qu¿ hablaban y escribían c^mo 1o:í Latinos, Nuet- 
iros mi^jorej Críiiccs después de prolijas combina cíoüea 
ccnvIcfDcn en que el alfabeto antiguo, cuyos taracieies 
presentan aue^tras med^llns desconocidas, noesPÚGÍco, 
Griego, lidlico 1 ai mendigado de otia nación exiran- 
gcra , siíio propio de Esppiía, heredado de sus piime- 
ru^ pubiudores, ó inventado por sui descendiera tes en 
Uevpos bemolísimos , antts que los extringeros pisaren 
la pooín^ulj. Y pnr último, no me peisuado , que á nin- 
guno de nuestros Liieraios le haya venido □! pens^miea- 
10* ni antes ni después de iudicdrlo el Riuo. ?. Flo- 
lez, quv- ios aailguos Espaüoks recibiesen su alfabeto 
de los O^cos. 

Sin 



54 TVtff. BisF. rfí íüí iglesias de Aragón. 

Sia embargo de Jo dicha quiero suponer por un 
m^meiuo <]J3ati> este Erudito pudo desear para dar fjer- 
zd á NI diicurso , y e^ , que ios O^cos tuvieron aifabe- 
to panícula rísimo , que cMe p3i6 i Empana , y que sus 
caracteres soa loi que puntúa Luiente se hallan en nuesitraa 
medallas aatiguat ftio diicrepaf un punto. Digo que ano 
en esta hipótesis, llena de falaos supuestos . no había 
ftíoíivo para iiamar moneda Osctnse á ia que ren/a carac- 
tefts dfi ¡es Ost!Cs. i En que Uiccionarío , ó ea que Au- 
tor latino se halla , que Óscense signifique cosa pertene- 
ciente Á los Oscoií Por }o conlfaiio nos dice Ambrosio 
Calepino , que esto ae explica coa el adjetivo oscus , er- 
£a , oscum \ y a^f en la hipótesis hecha ^ debería lla- 
marse moneda Ona , y no Oscense. Asf fo han practi- 
cado constantemente wáits los escritores latíaos siem- 
pre que han hablado de co^^a perteneciente i los Oscoi. 
Cicerón en la Epístola séptima entre las Familiares, 
c^criEa á Mano , dos veces llama OjíOí i ciertos Juegos 
de escás gentes : Non enim tt puto Gracos , aut Ose^s 
iuíios d¿siderasst \ prasfrritn £üm Oscoí ¡uáos vcl in Se^ 
tiatu nosfro iptciart possh, EL mismo Tito Livio , en el lu- 
gar citado llama Osea y no Oscense la lengua de los 
Óseos 4 como ya diximos , Osea ünguie : y en el üb, 7. 
cap, a- denomina Ojíoj y no Osccnscs * \o9 habitadores 
de dichos pueblos. Pues ro hay que dudar » que en el 
caso de la hipótesis, sabia muy bien el Historiador Ro- 
mano , que dcbia llamar á nuestra moneda , argentum 
Osí^um ^ y no Oscetise\ y mas quando los Lsiinoi de su 
tiempo usaron, y el mismo Livio usó de ambas dic- 
ciones para argnificar cosas muy diversas, 

Dus argumento! de inverisimilitud han desviado á 
varonci tan ducios del propio y única sentido de ln 
voz Oscensc, Juagan inverisTmil el que sola tina ciudad 
pudiese labrar tan enorme cúmulo de plata. Acerca de 
esto creo que hay una grande equJvoeacioo , y consis- 
te en que muchos Autores han creido libras de pldta las 
que no son mai que m^nedaSp A poco que se rtfltxlone 
el modo de habUr de Ltvio , se conocerá la dtitínciod 

que 



Mcneda Otcertst, j^ 

que hace entre la placa sÍg acuñar , que Ibma argftuu. 
ifífi£¡um ^ y U acnmda que llama argttttmi signaiwtf' 
Y que calcula la primera por libra) -. y la seguuda par 
DÚtncro ile moncdds* Ea el cómpuio del oro y pJaia 
por labrar expresa el número de libras pendo ^ sin que 
use jamas de ci^ta voz en el de monedas. Su mérodo kb 
el mitmo que obsczrvna auestras Gabelas y memoriaa 
públicas en la desciipcion de las Flotas , compuiando \i 
puta siu labrar por marcos , que %% cieno f>e^o , y ta 
^cuñitda por monfd.is, esto es por DÚmcro de pp^os,6 
reale», E-^to se ve t^<\ ma« clarráad en el triunfo de 
Qujalo FúlvJo , en que eipresa Uvío , que á mas de 
las coronan de oro^, Utvó treinta y una libras de c^te 
lueial , y cíenlo scu-nta y trts mil doscicnias ní^tieeins 
con la stñal , ó marca de Osea '. pretfi'na auri for.iio 
triginta unum , & tígnaít Oucnsis tiun,mum cetitatTj ícp- 
iua^intü tria miiiia tíucertfíií. Ha 5Ído gran «uerie dice 
€l P. Rax3S que eos quedase esie lugar de Uvio para 
que por él &e eotiecLdaP los demás (i}< Yo aiíado que 
licmpre constaría esto de otros lugaus de Livjo , por 
cKcmplo* del capitulo 40. del lib. 36. en que ruñcre el 
triunfo que Púb^o Coruelio consiguió de los Buyo?:, 
pueblos de Francia ^ donde dice que llevó entre otras rí* 
liueíaa doscientas tieinta y quatro monedas bigaios ; ^Z- 
giitoTum nutninortám L'CXXXlí'^. £L Abate MüStfcu , le- 
iiicjido la cosa por cierta y averiguada , reduce las can- 
IJdadci Oscenses á m'ímcro de munedas^y no de libras, 
£i toial de dichas cantidades de plau O^ccn^e , lle- 
vada á Roma en los quatro triunfos, asciende i. 572173, 
}f% seso itiont'das ó ya libris , según la diversidad de cpi- 
PÍoncs.V<ca&c dbufa Ea gran diferencja que rtrsutia de ser li- 
bras é Acr monedan. 5e>;un b reducción de e^tas, qvie buce 
el citado Autor ca el Ptólogode la España Romera b^i- 
10 de la República , cada moneda Üscen^e de plata va* 

le 



(O Rj¡at p Dhcurto sobre 1^ Mtd^lL dj«/^, impftto fn ti 



<6 Tiat, hift.^e Jas IgJesiatde Aragón, 

le doce quirtot, mi-iiü* ni quinto de ochavo, y la li- 
bra de plata irccc pcsoi fiienes ¿ áoy que no valiese ti- 
na ácct como ahora : rc&ulta t^ue los qtie eotienden li- 
bra^ en lugar de moneJas , de cada quario hacen un pe- 
so fucile, y consianJo esie de i^o quartos » ea Id di- 
ferencia de I • i 170- CoLi e&to queda desvanecida ia 
decantada Inverisimilitud de que Huesca batiese tau enor* 
mes sumas de moneJa \ pue^ loda la que Ikvaroa loi 
Pretores á Roma no compone un tnilton de reaies de ve- 
llón. Auoque demos á la moneda Oicense diíplo valorj 
que cj el suma que pudo lener , *egun Masdvu en el 
lugar cíiado , no resulta caotiJad que dtrba cxtrau^rsc; 
y meüus que c^bligue á abaadonar el p£OL>io y iliuico ^i- 
gnifií-aJo de la Voz Oséense, 

La segunda razón ó argumento de inveci^Imílitud 
le toma de no mencrorarse en los triunfos otra moneda 
S'^pafioFa que la de Huesca , como si cha ciudad fues^ 
la ú'kiea Ca^a de moneda , y sola en el privilegio de 
batirla. El Rmo. P. Fiorez para dar fuerza al acgumen- 
[o pondera , que no es creíble que Huesca surnese de 
moneda á Sevilla, y á las demás ciudtides de la Empa- 
na ulterior, y que todas la reconocí esc a por única Ca* 
sa de moneda , enviando á ella su plata pira acuñarla. 
Añade , que solo pudiera ser esto gobernándole toda la 
España por un Príncipe , pero que lexns de ser asi , la 
Citerior no tenia conexión con ia Ulterior, gobernadas 
por diversos Pretores, Y que las ciudades no teo tan su- 
bordinación de unas á otra^ , prevaleciendo aquella per- 
judicial desunión , que las sujeto al yugo de loi extraa- 
geros. Como la moneda Oscensc solo se menciona en 
l05 triunfos de la Citerior, y nunca en los de la Ulte- 
ñor, el argumento es en vano « y nc> tiene fuerza algu^ 
na por lo que respeta i esta provincia. Solo queda en 
pie la inveruimiliiud de que no se meacigní^ en- ios 
triunfos de la Citerior otra moneda Española que la Os- 
cense. La causa porque el Historiador Romano habW 
tanijs veces de la Osc<.'nsc y nunca de las otras , nadie 
puede saberla, puesto que é\ no la dice, lín los triun- 
fos 



fet de la Ulterior no m^ndúai Llvio monedt ülgunj 
idcl pdis , sqIo habb de 8¡^atot ^ que se BupoaeD nuín 
ida Ro'iiana, ¿ No es mis tuverlsimil y mas repugnanie, 

que uoa provincia lan ilustre y rica careciese de mone-n 

da propia , y que lalo usase de la Rom^Ucí ¥ Me dirán qtier 
\ú^ no mencionar Livjo t:n lo» críuofas de la UKcrioc 

Dira moneda que Ia Rom;jna , ro se iufícre que dicha 

f)rovÍDc¡i co la tenia propia : enioucci diré yo con 
gtial TuniJanscnTo, quede oo mcnci^oar Livío ci> los 
triunfos de la Citeiior otra mcnt^d^ del pah que la de 
Huesca . no te infiere qut eta la úaica , y que las de- 
más ciudades no la acuiíabao. g Qu¿ repugoaocía < ni que 
tuverisimilíiud puede haber cu que el Hisioiíador Romi* 
oo no exprese eo los UíudÍoí de U Ciitri* r otra mo- 
iDtda Eipafioia que ta de Huesca « como si , fuete »6)a« 
[quando en los ifiurfos de ta Ulcericc las omite toJa% 
Icomo «ico hubiese ninguna? 

La deiunioa é independencia de 1ai ciudades * ale^ 
gada por eite Erudito para diñcuUar qtie una ciudad 
Aortie^e de moneda i otrat , aunque es cíltIq gencTal- 
mcnie hablando , debeu ex<:epEuarse los pütbios de loa 
Jlergttes perfcctamenle unidos y suj^toi i un Soberano,' 
A quien Livío da qu.iiro veces por lo menos el titulo de^ 

Bétí'^^'^ í mucbai el de IVlncipe , y una el de Ruy (i)-' 
T^l era c\ ^obíeroo de lot llrrt;etes ca la entrada de 
loi ftomjnos, y alpunoi años después, hasta que estos 
vojü/garoo el p3j5 , usurpándolo i su legÍLiinu üutfko. Eli 
et Cuiitufado de Catibo , 195 aEíos antes del fiaciEnicuiO' 
i'<e Chrísro. en que ie llevó i Roma la primcía viz, 
lDonf:dd Osccuse y aoa con^t^r^abaik I0& Ikrg'^leí ui [U 
iberta^l , t>BXo la cibcJí^ncia y gobierno de Büistage su 
rríocire narurai . amigrj y confederado de los Roma- 
nos (1). quidn Cfívíó 'sus Embajadores á Catou ,prJÚ'n-' 
Ldole auxilio contra los enemigos de Roma y tüyo<. En 

(t) LÍT, íié* 14, <^p, tu % 



■'t' 



59 'fíaf^íttTds hs Igksfij tic jfragün 

Ini ^1 añcTs que medíafOD desde la cntradi de loi Ri>> 
iii;^nu5eD B^pañ^ ha«[a dicho Coriulado, hacen murho 
ruida CD la histeria lot Pfíctdpct délos fitrfgctcs. Livía' 
hace rrcqüeiiie meocioo de loJibit (*) , ManüoQÍo , y BJ- 
Ibcjige ; á todos ires da ^1 UtuJo de Régulos , y ai pri- 
mtrro rcBriendo su moeiiet c\ de Rey (i)- Publio Sci- 
pJOBi arengando á su ejcércílo llamó á LadibU y M;in- 
doaio (:itKi(|i]e coemígos suyo» co la ocaiioíj) varones 
de nob^cM ^ti[- Mandonium ^oí^ue índibüem rtgiíf m' 
bllitasis viros (2}. El liuslrísimo Doo PtJro de Marca 
traiJíido de los llergcies dice : Las sublcbaciones y guer- 
ra* de ludíbil y Mandooio coDtra I01 Romanos , y la^ 
confederadoa cttcbí^í enlre Catón y Büisíage , Régulo 
de Uií. Ilergetes ^ pfueba« <]Ue estos putblos eran geiiie 
pDd«io», y que se gobernaba a por sus Reguíos (3). 
¿í Lo <juc 0^ Illas admirable , el Rmo. P, Florez que- 
«ega la dciuoioD é indep^'rfdencia de los ciudades « y^ 
ficte, meada la autoridad cíe ua Principe , q^e erigióse i 
Hu&tca en Casxide moaecia, de donae se prdvcye^en 
ms est^oft, cotU^L-sa ea otra fiártela Sober^da y Rey^ 
flfldo de 'los' Príacipií» de los lícrgctes por esiai ptíbbraW 
V Eq e^Ecs Ibergetes r^W el famoso lndjbil , de qiiieo 
«» híeo LiViO varias menciones , coiro lofcri/cmcw en 
w^íu utio «Juntamente' con Mandonio y Ellífiage " (4J; 
La regioü de' los llcrgetef eo <¡tñ d^minibaa dirhot 
Princíj^iís comprclieodh todo lo que hay> desde el Ebro 
á lot Pyríaetii eatfe los rios Segre y GaJlL'go , y por 
esta parte aun se ck tendía algo mas * lieodo m IfmJtc^ 
Oí^ciJenral una línea lirada desde Alavotii , hoy Ali^jf*'»*' 
habla Jjca ;pais biea poblado ea ^ue coloca PioEomeoí 

d;er 1 



{ij lié, ¡9, f. i- 



ItjDu AcdobU I toiiianc^olo de Poübio. 



(j) ViUJaLn Cahss ^irntem «& réguloi luoi hibuJssc . Joc«nt In-* 
*'fbne SOííítai cuui B¡l;ifjge llífgciüín Rcgiílü; .AJjrr, ^Í/j^/.* 

(4,) Eip. ^agip r^n. 14» f4p. 3* ff< t4a' 



diez ciudades. En ^1 se incluían los territorios de Pj 

iluíÍA , y UP3 pane iQuy priuLr(>aL <ítl Hcyuo de Arugon* 
como puede verse en Don Pedro de IVIarca , que descri* 
.b^ con exlcta proiixiclad sus límites, y en U £^p;iña 
^g^ada tü bs iü^^ares cjiados. EL catado y domiDÍtifidc 
,Cttus Prüicip^fi coiDpTebtndia laitibien ]a Lacciania, ic- 
gíoo con6(iante de los Lcrgitci sUyad:! en el cfDiro Je 
Cauíluña 1 Como lo añrma , y colige de ua lag,>r de 
.Llvio el mi&tno Maro, A mas de lo dicha consta det 
Hikloriador Romano, que loa Principes de los ilerge^ 
tcit concibiefon mas de una vct el gleiioao designio de 
lestjluir á España aa. antigua liberDd, arrojsEidodc ella 
á\Q% Rom;tJ]Os y CarEagiaeset(i); y quei eire £n so&io- 
vieron largan y fangrieaia^ guerrai cooEra eniramba; na- 
^^doqe'i , juniando en pocos dUs ciércitos ya do 23d , y ya 
le 34^ hombres. Muchas veces habta de su grao poder, 
hasta afírnvar co el cap- 17* del lib. a^. que los dos hir- 
[_rQa»as Indibit y Mandoaio erao lin duda Principes <tc 
_<oda España : l^ud dübie omnis Hispania Principihut^ 
Expresión hiperbólica qje debe cctnriti á significar , ^ue 
erao los Priacipes lazs pode roaos de la peoiosula , ó los 
|,IÍiiicos Soberanos que había eo ella. Supuesio lo dicho» 
loa E^dncipc! de \oi l\ergftes pudieron muy bien vsta-^ 
f^4>lecer ea Hue&c^ la Ca«4 de m^futóa dk>/ide se lábrate 
^,para todos lus estados « y que el irato y comercio lu 
comunicase i las provincias vecíoaa , y aun á toda Es- 
raña , como lo atírnia Don. Pedro de Majca , atiádlen- 
lo que para eMo ^ extra ia la pUu de las ricos y co- 
ipiouE muías de los Pynijeos; cLyas p;il>tbias quedan 
extubUas eo la pag. 47. Eu ifsie caso , qi^e nt^ luvo pré- 
steme el Amo. P. Fioíej, la moneda Osce^se ya (]ue 
10 fuese iiüica , íeria con exceso la mas a^u^d^me Jr 
ifjmasa , po;qtíe las ciudades iüdcpendicntcí , qm; no 
.reconocían siipcrloTidHid ni hubortiinaciun , yi qiri; la 
Jbaueseo , Kiia p4ra solo lu USQ ; y asi f^adie podi| 

H a admi- 



tí) Lif. lib* 19. r« I. 



>! 



Í4 Ttat, list. Je Jas T^Itttat de Aragón. 

admirar que los Romanos acumut^isen tama rooncda Oi* 
ceo&e ca bi contribuciones y despojos de la Citerior, 
que llamase Ja atención de Livío para mencioaarla ea su 
hniona, 

. hiea pudiera yo insistir eo qoc toda U moneda lla- 
mada OsccDíe ci de Huesca , como lo hacen ios pairo- 
nos de esta seoteacía , seguro de que no se puede pro- 
bar otfa cosa : peto el amor i I3 verdad « y U invio- 
lable resolución de abrazarla , sin mas paVton ni ¡oleres 
que la verdad misma, me obligao á coofecar que juzgo 
inveiíkimil el que solo Huesca cutre las ciudades de la 
Citerior batiese monedas , 6 que solo las O&censes fiic<> 
sen llevadas i Roma. Mi sistema y modo de pensar, 
que sujeto al juicio de los Sabios es , qut la moneda 
de HiTesi.a era con exceso la mas abuadante y famosa, 
ipor las causas sobredichas 1 y que Livio tomando la de*- 
nomínacion de la parte principal y mas noble, \\ñm6 
Oiecnst el conjunto y agregado de monedas de la Es- 
paña citerior , en cuyos triunfos solamente se mer^cio- 
na , comprchcndiendolas todas baxo el nombre pariicu- 
lar de la que sobresalía y superabundaba. El mismo Lí- 
vio nos ofrece un apoyo bien oportuno para comprobar 
y persuadir mi coajciura. En los mismos lugares en que 
menciona la moneda Oseen se , habla de íes Bigatct^ 
baxo de cuyo nombre comprehende todas las monedas 
Romanas, no pudiéndose dudar que hjbia eoLra ellas 
muchas Quadrigas ^ ó Quadrigatos , y qui^d Serratos, 
y oirás con divtrsos signos. Sabemos por (esiimonio de 
Pli:iio , que Rema desde que comenzó á batir monedas 
de plata grabó en ellas por nota ó dcnbolo que las dis^ 
lioguTcse una carroza coa dos , 6 con q^iatro caballos^ 
-llamadas pnr eso Bigatos y Quadrigatos : Nota argén- 
•ti futiré y'fiít , 4Í71/? ^uairi^íp , "£? indr higati , tjuüdri" 
•gntifue ditli (1), Éntrelas monedas de aquellos tíempoi 
se conserva igual número . y quiíá mayor, de Quadri- 
^atos qjc dt Bigatos, como puude veiie co las publi- 
cadas 



{i('VV\iu Uk, \y f* 3» 



Moneda Oninst, 6t 

:adas en diversos Mjséo?- Don Vincencio Lastimosa es< 
tampó efl el suyo Ui:t Q\udrigatos en los números 144,' 
148 , y 149 t V ^<^^o un tíjgüio tD el jtum. 91* y auo' 
[<ite no lo ce ca lígor , por ser pareja de cabaljos lia 
irroga. A un mismo tiempo se baii.in en Roma Ic) 
ígato y Qu^diigatos, y los c^éri:iios Romanos paga* 
tiüs coa ellos , los er^parcían por totlas ]m províncras üctl 
4mpt:no. Así vemos mencionadas dichai mijtiedas do ^u- 
lo etilos Eiiuofos de las Espanas cuoiior y ulterior, mat 
lambíea en los de Frarcía ^ Italia , y 01ra» panes (t), 
rtia^ lieoipre con el oombrc de Bi^atos , en que };e en- 
,. cierran 1í>s Quadrigafos, Evitó Livio la molestia de in- 
^íbidtiar todas tas monedas, reduciendo las Españolas i 
Ja Os^ttite por m-Á% abundante y conocida , y las Ro- 
manas i los Erguios , por el uso de entender hs-xo de 
títe nombre las ¿ie dos , y las de quatro caballüs- Con 
este sbiema no se violenta eJ propio y úaico signjfícado 
4lc la voz Csctnse \ no podrá extrijíiarse el núniero de 
im^nr-das, atirique fuese de libras ; se le conf^civan á la 
tciüdadde Huesr^ sus fileros sin perjuieío de las otras , y 
se allanan á mi juicio todas las diñculiade^;. Los Auro- 
res que han tratado la materia han abrazado uno de dos 
ntre/nos, no dar partido a) contrarío : bien pudiera 
yo subscribir i (01 que atribuyen á Huesca todas las 
mciiicdafi que Lívio ilama (Jscecseí , pero el amor d la 
verdad , dtsptios de ona taiga reilexioQ sobre el apun- 
to , me ha ñxado ea este medio , que sujeto al juicio 
úe los Sabios. 

$. III, 



SATISFÁCESE A VN TJUFT'O ARGUMENTO 
de ios RR, PP, Mt^Mariús. 



Los 



RR. PP, Mohedanos en la historia Literaria de 
Espafia (2) convienen en que la moneda Oacec&e es de 

Qsca, 

(O Lir. íiK i\. títp. t), y 17, Kb, jé. cap. 40, 

Oi Mohed, X#fl>* 5, iií, VIL numé ttó. /.^f. 1^7. y 14*. 



tfi Tcat. bisU dt Jds Xgksfasái Aragop, 

O^ca , pero dLid^a st p&nencce á U Ojca de Araj^oa, 
ó á U Oica de Aad.ilLJcú ; " Aun do ota (üictn) ave 
^ ngii^^o entre los Eruditos ca qual de las úos se )a- 
n bró el Argento Oscense de cjue hace mención Tito 
jí Livio. " Óigaria yo que «siga RR- PP, expresasen, 

3ue Ecudicos hdfi votado á Tavor de la Osea bética. J^a 
ebilUiaia raion que akgaa es, que la montda Oncéa- 
te se menciona en Ja Ovación di^ Hl'Ívío, que fu^ Pre- 
tor de la Ulterior ; mas ya queda dcmjicrado en el 
pdrrdfo precédeme , queHeUio uo triucfó de aqudla 
provincia, lino de La CiLciior * y que solo se k conce- 
dió la Ovación por la vititoíla ganada de los CeLiibero^ 
cutre cuyos despojos llevóla moceda Oscen^e. Supi-nga- 
mos GO obstaAic por ua momeuto , que la moneda Os-* 
cense de Ja Ovaci^a de HeWio se recogi6 ea la Ulce< 
ijor. i Que Crliico podrí ínf^rrr de aquí, que es mai 
probable el que dicha moneda se labrase eo la Ulte- 
rior que no en la Ciieriof ! j No es mas regular y ve^ 
lisimí^ que el traio y com<;tcío de los puebles pásate 
de ia Citerior á la Ulterior la moneda Oscease que se 
menciona cu sola uua Ova. ion, que no de la UJttrrior 
i la Citerior la de Eres sotemaes triunfos í £i menester 
cegarse para uo recniíocer triplicada dificultad en lo se- 
gundo que ca lo primero , y esiu aim stjponieodo de 
gracta, contra el lesiimonio de LIvio y de los Fastos 
triunrtles , que Helvio triunfase de la España ulterior. 

No es mas sólida la raaoo que exponen los RJÍ. 
PP. Mobedanos ea estas palabras: ''Corista (di cea) que 
rt todos estos parages cácanos 1 la Osea Bélica, y á 
tí Huevear eran muy abaad^ntes de mi' z% de pbta, 
» \q que no coacta ígujlmeute dd tenUorio dt Hues- 
" ca en Aragón,^* Los Autores que afirman \:í% mi- 
nas de plata en los parajes cercanos á la Osea de Ja 
Etílica., son por la mayor parte Jos mismos que rcstiñcaa 
bs de Ar^on y sus cunfioes, y la fé que se les debf, 
qoalqu^era que sea, es la misma. Los Pyrineosson tan 
célebres en la antigüedad por sus mina^ de oro y pl^ia, 
que dudo haya otro terreno que por esie te/^pi^tolo sea 

mas. 



Mbntda Oscense. ÍF3 

tnai, Pmcíndo ahora de si es cierto el incendio ^ Jt* 
cho« moíiUSf y que li^iuadas ^üs prccloí^n oiuntra^ cor*^ 
Heroa stToyoi de ptdu. Está rebdoD afiane^da en ef 
tcsljnioaio antiquísimo de Arisli^Efles, y Díodoro Sfcu< 
Jo (l), al pa^o que nTgunós crhkos ia calíñcan de fi- 
but4, otros DO menos eruditos la sostieaen por verda-l 
dcra historia (a). Sea lo que fiiere de Cí(e sticíso»ci' 
cierto y averiguado, que los Pyrmc^oi hao leaido rjca^' 
minas de plata « y eaeldia las tieneti, co^no tir&titic!' 
Bochare (3), Ooh Juan Francisco Masdeu no duJa di 
la mucha plata que sacaroo íoi Fenices y Griegos des- 
de fas cosías de Cataluña; y añjde, que e&ta cartiidad^ 
ínaieasa de plata trao^porrada á GreíU y otrjs parte*/ 
dio oca&íoo á la fíbula dtMfjctntJío de los Pyrineos (4)/ 
£0 dos partes de su Historial crítíia aflfma ene Au-¿ 
tor, que de sota uaa mioa de !o* Pyríneos en Navarra» cent 
dda por tos púzes dr jinihat^ sacahan los Cíirfngme^es dia* 
riimcDCe uescicntns libras de plata (5), Don Pedro di 
Marca en las palahras exhibídaf /><t¿. 47, asegura, qt^i 
d* las minis de dfclio'í montes , prcxlmos 5 Hiiescs, 
sacaba la ptaia para labrar la moneda O^cenw. La Cl-1->^ 
tiberia era muy abundante' de esie iri^al, lo que co** 
Jí^e Estrabon de que siendo por la mayor parte ^^\t- 
lil y moiiliiojQ, exigió de ella Marco Marccli> una con- 
UibucioQ de seiscientos ulentos, que es mas de medio 
roihon de pesos rueiicds (6)» 

£0 nucjtío tiempo ^e coosfrvan y conocen aTgu-. 

Das 

(O Aíltr. rfr Mirab. miticuít. tvm, 3- pir^, 5j?. Kod. //V 
. i^ <. ^ 1 I 

{!) Vuní* et Mirqocí de Mondeju Noftda^rtve de hfJfi/eorUíCfi 
df £/f. tN ti fajn, ^, Jtl Merturt Uítr' i/V Eif. Guogocí t^m^ 
1- //>. j_ f0^^ 30. Dafi PcJro Je Mirc-i , Mtítc Z/í/^m'.JJ 
/f^* 1, fj^, 10 Den lyníclo di; Aio Intrúdai» irí Or^cto^l 

(3) Bofhjrt. in Chatio tíK !■ rj/t n» 






y /dvr. S. t. xuix 



^4 Teaf, hht, dt Jas Igleítni de Arflgcn 

ñas minas de plata en Aragón, que aunque ao ce culo 
tivan, cfcan demarcadas en laa memorias del Reyno. 
TraMO de ellas IX»n Gerónimíi Xímcncz de Aragika ea 
el Diicursú dti Oficio dtl Bayie gmeraJ de Aragón^ y 
DoD Ignacio de A^o, Cónsul de España en Burdfu^, 
en su Ory:tQgriifiai eíidn la^ príicipiles en los Pyrí- 
Dcoir, y en lot lerritorio* de Calcena, Albarracín* Villar- 
luengn, Trasovares, Eielsa, y SantJ Crtizdc Inojé?, Po- 
coi anos ha que se desc^ibríó wni en el término de la 
VJllJ de ALu|^2. En el icrriiorio de B elsa , villa del Obis- 
pado de Bafba^tro cerca de FrancU, hay muchas y precio- 
£3% minas de casi lodns los metale»; las d¿ pbia esun cer- 
ladas como todas las de España, pero esun nbiercaí 
y en cultivo las de plomo, cobre, alcohol, y hierro. 
En el di&triio del Plan cerca de Bieha, hay una de 
cobalío, tan especial y rara en su especie, que no se 
conocen en Europa sino esta y oira en S.ixonia- Gui- 
llermo B)wks en la Introducción k la Historia naiural 
de España pa^. 4^9* trata de esta mina dw' cobalto, y 
del modo de conocer y acrisolar este precioso mineral, 
que mencionamos aquí por incidencia. Resjlta pue;, que- 
)a ciudad de Huesca estaba rodeada por lodas parres 
de miuas de plata, y en la mejor proporción para la- 
biSf y batir monedan, 

CAPITULO VIU, 

ORICEI^ r j^NTlGÜEDAD DE LA CURTS- 
tiandad de Hutsca^ 



E 



,S general en España b filia de documentos cier- 
tos y positivos de los primeros siglos, por donde atw 
conMc el origen, anCigü^Jad / prot^resos de U Chris-* 
liandid en nuestras proviacias. Toda la Igle^a sufrió 
aobre esto irreparables pérdidas en las persecuciones de 
los Emperadores Romanos, igualmente eraperudos en ex- 
terminar líis Chrisíianos, que sus memorias y e*icr¡tos. 
El Emperador Díocleciano publica la deciiua pe'secu-' 

cioa' 



Ortgen de ¡a Cbrifthndad dt Huesca^ ^S 

cTotí en el año 303 cxt>rcsjiido cu su cdicio, que laí 
Biblias, y lüdu^ loa mujmmtJiííDSÜt: micMra ^egradi Re- 
ligión íe coíisumiesen ea el fuego, destoco de borrar 
hasta su memoria, como lo escriben Ariiobio, Opiaia 
y San Aguscin citados por Baronio en el cap- 3- det 
tratado sobre el Martirologio Romauo. Eii&Erbío C«- 
sarlease testigo ocular de taa sacrík^o incendio dice 
ca su bÍ?ioria : Vimos goa nuestros miioios ojo* ^""d^r 
en medio de laa placas las Escrituras saaio^ y divi- 
nas. Divináis íf sanctat scripturas medio frjro iñ ro- 
gum imposítai a^pixivius^ LiK 8, cap^ a- €t 3. 

Los Prtrcciü» de Espaóa fueron extremiidameote so- 
líciiox en la ext^eu^jton de e^tc y oiro» dt^^retos Im^- 
rialcs eu que se mandaba lo mi«mo, como se colij^e 
de Prudencio «ü el Himno üe los Santos Mánires E<oe- 
lerio y Celedonio, quien dice quü Íoi ChrJítJsnos «- 
cribíerüíi sus Acus por donde sabríamos el tiempo y 
év4cü de 3ü murtiiio, y los lormcnios ^uc padccieíoíi, 
mas que el Tirano acabó con tos escritos, y exiio- 
guió hasta la fama. De aquí proviene que útodu co- 
píoto el número de Mártires que padecieron en Espa- 
ña en tas primeras per&ccucioaes, como lo afirma el mia- 
mo Prudencio, pariÍtular[nenTe de Zaragoza en el Him- 
aü de los iB Máriíits Ct'sarangusiaros, i^noramo» Jüs 
Doiicías indibiUuales de sus mánirios, y haiía £Us nom- 
bres. 

Sobre cst^s causan traoscendenrales á todas las pro- 
viacía» def Imperio, tiene otras muy paniculartü» Espa- 
ña en Its irrupciones de tamas gentes infieles y barba- 
ras como la han domícado, espccjalnaenie los Sarra- 
cenos que con furor é iniíumaaiJad la tíraaíKaroD mu- 
chos Mgioj, Ocupado<í io^ E^pjoole* eo manejar la ca- 
pad] para defender las vidas y recuperar sus tierrat, 
no podían tornar la pluma para perpetuar sus hazañas; 
y 5Í algunos escribieron han perecíJo sm memorias eo 
las per itrcuc iones, iaccadios y ruinan de los birbaros. 
Eitas son Jas causas porque fií-nefaliueiite cartxtmos en 
Espaíía de lo3 cscntoa y docuaieaios oiij^ioaleí de los 

1 pri 




66 T^at. hlít. lU ¡at Tg/esiat de Ar^^on, 

piimcros ji^jlos, por donJe oos coaiurh quien foccl 
priiQtro que anuncia el Ev^agíÜo eo nuesLia-i previa-^ 
crai , el afio^ sits progresos , el orden y seríc coa que le pro-^^ 
pag6, quien ftinJó cada una de las Iglesias, quanJo, y^ 
en que ciudades se ínsliluyeron Obí^^« , y íis demá»^^ 
C03JS que peiienecen á la historia de la Religioo. fl 
Por fluesiri desgracia han perecido lodos los escri-^^ 
tof : (íe modo que el Autor mas antiguo que lenemo^r^^y 
que puede darnos alguna lii£ &obre ia aoligiiedad y pro-H 
gresos de la ReUj>ion chrtsiíana en E^^paña es Prudeo-" 
cío, qoe floreció á fines del siglo IV , y priacipjos dcl^ 
V- Eslc Príncipe de loi ?oe[ai ctirlstianos no'i díKA ertfl 
iiu Himnos noUcias muy pjnjculare^ de algunos de núes- ^ 
tros MAiiircs • y tal quai memoria de la .iniigíjcdid, 
exteo^ion » y estado florecienie de U fé caii^lici liasii 
■u edad. Sus obra» se han conservado en las BiblbiccQ! 
■ fuera de España , que de oiro modo hubieran perecido co-| 
,f mo \o% dein^t eterices du- &u tiempoi Aun la hiiiorÍLt se- 
cular y crvi! de £;jp^ria amerior á lo* Godn» \ «oto tu sa-j 
bemo* por los escríiorvs Griegos y Roniacos ; de for- 
ma qnesolo sabemos de nuestras cosas lo que e^íos, na- 
da interesados en la gloria de U nación Española, haa 
■■querido dvcirno^ . y como dice Morales , lo que pred- 
>'»men[« conducía á íj propósito , que era texer U bí»- j 
torta Romana (t)- £1 primer Kiiiioriador Español .se-^ 
gun el Mro, Fiorez, cuyas obras han llt'gsdo á nuestros 
ii':mpó3,e5 IJacio, Obispo de Galicia , que escribía sa. 
Crofíicon por los años dt 469 , en que perpetuó la me 
-moria de los sucesos acaui;idos en Esp.iña durante su vr 
.-da (a). Lo dicho ha de entenderse de los que trataron' 
-€on mas indibiio.iltdad ias co^as de nuestra PenínstJla; 
porqui: Paulo Uru&jo escribió poco antes á inF^iaucia del 
P. San Aí^usiin los síeie libros de su historia, que com- 
prehendcn desde la creación del mundo ^^sta ti año 
<4l<í de Chfino , doode tira alsjuuüi rji^go* pertenecjirn 
tes á Í3 bistorla sagrada / civil de £spana, 

íi) Moral. tH í/ Pra/0%9 Mt tom, >* da ta CítroHÍía* 
U} £cp, Sigr, iom> 4, Apejid, \. (» !• 



I 



Origen rfu /n Chistiandíid de Huet^a^ 67 

Eo el Ri^yno úk Aragón sgbrv las cau535 refeiiíJaj 
[tcncnios oirjs cspecijles pjra la perdida <le )as escritdi 
ras aoríguas , Uk <]u^ refiere Blancas vn ia EpiuuJa 
Loaysa , impresa al principio <le5ii« Comentarios : sica- 
tío la principal dos incendios del Monasicrio üe Sart Juai 
de ia Pcfja , <luc cebaron en su archivo , depósito de lal' 
escrituras y memorias mas inleresantc» y preciosas de es- 
te Reync, £1 prtmeio sucedió poco dcsput^j de U fuii' 
dación de djcb<i^ Mooauerio y Reyno, y por lo unti 
■olo pudiefoD perecer los escrítu«antciiori;s á la irrup^ 
cion de Job Árabes , y los pertcuecieot^ á los tiempí 
,inmediaro£, A él ^edcbe atribuir la pérdida de los z^ún 

le ííis Amurcs Ara^oucse&qut ilorecicioa ea ci rcynadodi 
los Godos. Sabemos por teUtoioaio de Sao Uidora » y di 

íaa Ildefonso er> el libro de los varones iluUres^ qui 
Mixlmo , Juan U. San Braulio su hertoaao « y Tajoo 
todos f^uairo Obispos de taragoza , escribieron varios 
libros de diversas materias : es veri^^imil que escribic-* 
acQ otros muchos , cuyos nombren í^nor^rnos , y i tx-. 
cepCLon de algunos opúsculos de Saa Braulio ydt; Ta-« 
jon , conservados en Bibliotecas y arciiivos ftiera del 
Re/no , hao perecido todos. 

El segundo incendio aconteció en el ano 1494, 
aunque Blancas lo supone tan generjil como el primero, 
ei cierto que se preservaron poi diÜRcncia de lü:> Mooa 
gcs tnuch.is escrituran originales; porque bable^iJü^e re-t; 
conocido juridicamúme el arclúvode baa Joan de la Pct 
£a de orden de la Diputación del Reyoo por sujetos 
Büjy versados en letras anticuas anteen Dr. Don Gre- 
gorio XnWe - Kes-ciuc dtí Id K«al CUaiicillcría d« Ara-, 
goa en el año 1675 , se ha^l.^ron inuclit>s in^tiuniieutot 
antiguos , algunoK de letra Góiica , aateriores al ;iüo. 
1090, en que se abrogó tu uto. Solo por esie medio» 
han podido conservarle la; escríEur^^sque se húUar^n y 
pQrmanecen en el ctta^ft aicíiivo ; porque }a anexión de 
los Mr>naaieriüs de Cillas, Hjértolo , FnenfriJa , Naba- 
sal , Ccrcito , y otros que expresa Bíi£ Maninrz , al 
de San Juan de U Peñj, y U uasUcioa de Us cscri- 

1 ^ turai'l 



tfS T^at, hisf, át las ígUs\at de Aragón, 

turas de aqtií^ltds á este es muy aoierior al jacendlo 
que habJjmof. 

El P. Daniel ?apebroquÍo co la calificación de las 
Actas de Sin Voto y Félix ^ pur qq tentar nuticia del 
citado leconocimicoto del archivo de S¡in Juaa de la 
Paja « creyó que habUn perecido ea lo^ Inceodio^ todas 
tus e5¿;rttiiras : principio igualmerice falso c^ue perjudi- 
cial al Ktyao de Aragón i de donüe infiere , que las 
memorial y docoincniDs e^ihii^nies Cn didio archivo «on 
posteriores al año 14941 ca que fi^e el último incendio, 
siendo cJerto que las hay de letra Gótica aciteriorei* al 
año de 1090(1}. Con iodo , la pérdida fue muy grande;' 
poique 00 es dudable que los Mongcs de tantos Mouas* .| 
irrioí como había eo las montailas , especialmente los de 
San Juan de la Pena , escribirían tnemürias puniuules del I 
origen y progresos del Reyao , y de las cosas notables 
que iban sucediendo, y mas habitando frer^ui:ntemeote 
tü su Monasterio los Obispos de Huesca intitulados de 
Aragoa , y los mismos Reyes con su corte, y no obs- 
laate son muy pocas laj que se han preservado y lle- 
gado á nosotros. 

He querido prevenir e^ta^ noticias , porc^ue será pre^ 
CÍ50 remÍLirnos á ellas muchas veces, y también pjra que 
se vea desde luego ta ijijuniela con qui^ alirimo» Criti- 
eos severos, violando su» mismas reglas , exigen tesEi-* 
montos positivos del tiempo en que no puede haberlos^ 
y oponen i nuestras tradiciones, que rto eschibimos ins- 
irumenLOs de ios sÍrIoí á que pertenecen los hechor, 
sie:ido constante que el silencio de los Escritores solo 
tieae fuerza en caso de que ioi bnya de aquel tiempo , y 
decir conexión la especie omitida con el asucito de que 
trataron , concurriendo otr^s circuastancias que expone 
sólida y rrudJtamenie el Padre Honorato de Sanca Ma- 
ris (l)> Aun Launuy el mas acérrimo api^Logi^ia del ar* 
güoiento negativo no peusó en #tribtiiríe fuerza quando 

no 



(i) A.1* SS' t9m, y. Maü' 



atiben de la Cbr'tstinndad de Huesca. _ 69 

DO hay Autor que pucUa romper eJ likocio. 

£ti vista d« todo [u expuesto ^^ nadie deberá cHtr^ííar 
que no (engomes escritos oi documentos oiigin^iles de 
los primeros siglos , y que soto sepamos quienes fue- 
roD los prinieíos pLt^jicadoies del Evangelio ea E^pafíij, 
sus progresos y otias aaii^íiedüdcs telLsiásiicas por una 
tradición radicada en los que preseücuroo tos sucesos, 
ó vieron los mociumentcs originales y coevos ^ que ptr-, 
recteroD deapurs por alguna de Jas causas meacionada^TH 
lesiifícjida por los C^crliOTeft de los £Íglo< vilieriores ^ y 
iComuRicada sin ítiterrupcinn de padres á hijo^ hasta ro- 
¡*oirüS. En efecto hasia principios del íiglo Vil, en qui 
^ineacíona San Uidoío la predicación de los Apostóte: 
[Sau Pablo y Santiago en Esp.-ña (i) , y el Oficio Mu- 
liirabe la dv los siete Aponóltcos , no hay Escrirof al- 
;unD de la Dación que mencione la predicación de esros 
irandes Maestros y Docrores , á quienes dtbc España la 
(primera luz del Et^angelio. 

De la predicación de Santiago en Espapa habían ha< 
l^ladü Didimo en el siglo IV. y Sao Gt^ronimo eo el VJ 
ipe la del Apóstol San Pablo el mismo Sao Ger6n¡m(í, 
fy antes San Clemente Papa , San HipóLuo , Sao Epifa- 
,i]Jo, Sao Joan ChrhósLotno « y otros que cita el Aüeoi 
|de la España «agrada ('¿). El mismo Apóstol expresó doi 
veces en la Epiali>|a á ios Romünos su lesoluLion do 
pasar i España á predicar el Evangelio (3]. Cayetano 
Cení . aunque opuesto á la predrcacioa de Santiago ea 
Espdi^a , liene por tao cierta y averiguüda la de San Pa- 
blo , que dice , nu habrá hoy quien se atreba á ucgar 
)a (4). Es indubitable que escrrbieiTdo los exuangeros el 
origea y piogicsos de ia Chíistiandad en Espaíia, hi 
biLa Lambien muchos eícríios racionales SLbre este as ui 
to, pero todos haa perecido por algufva de iascau&as 

meo- 

(0 S. Itid, Jé Ortu 6- übUu P.írrNm ,taf. 69-71* 6 8*., 
'(») Florc2 , Eíjf, S^t^r, tütri. j, cif. 1, ^, 1, 

Ui Cíaí, Di AitiLj, £%ch ¿Jñj^. íiiítrt, i. c i. 7f. uÍK 



70 , TeOf* hist, de l4T ígUstdf ie Aragm 

mencionadas , conservándose Uüícamcnie tan ilustres ncK 
tlcia^ trn la mfniQria y tradición de los úeles , y en el 
u'iO y práciLCU de tas Iglesias > que agradt:cidaj á sus pri- 
mero; Doctores y Maestros los ha venerado como tales. 
Si fdlcan escritos y documentos de lo3 pncicros si^ 
glos para poner á cubierto de toda ciíiica el ¿rigen y 
oíiú^iedaJ de fa ReligLoa ctiritíUna ea España, yes 
preciso recurrir á la tradición y ft lot Escritores de los 
£ÍgiQ5 posteriores , e^ consiguiente, que sea mas diticiL 
cj probar €«to mismo respecto á las Iglesias panícuiares. 
£« constante que muchas recíbieroa Ja fé de Jos Após- 
lült^s Santiago y San Pablo , otras de los Discípulos que 
estos de xa roa acá para continuar su mi nú te río , y oirás 
íiJialfnenie de loi ^ieíc Aposiólicas , ordenaJos y díri- 
tridos para el mismo i\a por los Apostates baa Pedro jr 
San Pablo. Pero la falta de esciicos y documentos coe- 
táneos hacen que unas Iglesía.i; recurran á Ja iradicion 
respeiablcde las miímas Iglesias, í quienes debemos con*, 
multar y dar crédito , dice eJ Rmo- P. FJorcz, mien- 
trai no tengamos argumenios que obliguen al dJEeoso 
(i) : otras á la grandeza y fáaia de los pueblos en los 
l>nmcros siglos , por la práctica que observaron lot 
J^p6>t^^lcs de anunciar el Evangelio en \%% Metrópolis y 
citidades principales , de donde fácilmente se propaga- 
ba ^ los pLieb!<is rnferiores y subalternos , como se co* 
Jige de Jas £phto1as de San ?ablo, de los hechos Apos- 
tólicos , y de los Historiadores eclesiisticos , que por 
estay oirás conexiones que tienen las euccJencías civi- 
Jet con las sagradas de una ciudad , hemos tratada de 
aquel Us, como lo hace el Autor déla EspanaSagrada^y co- 
raunmciUe los que escriben las excelencias de alguna li^lc- 
sia : otras ft la projimidad coa las ciudades doiidi^^ se 
sabe con alguna certeza que estubo radicada la fe desde 
el ptiacipio:y otras fínaiibente á sus Mártires y Sancos 
de los siglos inmediatos ; porque si en estos esiuba tío- 
Xi^cietitc la ChristianJad , se colige que tcndna su <jrf* 

gen 

(ij Ef^É Sjg. fom. \* cjtp* 4- n. i6i- 



OrSg/ñ de Ja CbfhtUmdad Je Huescít. 71 

ro en los anlcriores, pori^ue Jas cosas po llegan de «- 

To4oi estos admiakufos é íoducLvos conctirrea 
inioí i f^vor de Huesca. Ella era qciando come:.7Ó á 
^propagarse d Evargt^lio . ciuÜ3ct graode , como la lia- 
Bia el César » ampUj y nobiti^íma ^cgun Plutarco , fji- 
losa entre los Koirianoi por la preciosidad y abundan-- 
:¡a de 1 3 plata y nooncd^ Osceose.que rcfUiiUiis veces 
menciona Livio , Municipio de Ciudadanos Romanes 
k-sci;un Plinio , en que e&tabao avecindada; muchas ra- 
imas de Jas fjmiliis mas ilustres de Roma , que por <^- 
^tener el supremo Ma^^istrado de !■ ciudad pcrpciuafoii 
laus nombrts en las müiieda^ , con' \\ por los Em-i 

per;;dore5 y Stnado con el honoi^iL. .. ui.,udo de Ciuáadl 
f^enctdira^ como lodo queda dcmotirado, S^iendo puet^ 
lan grande y famosa la ctE:dad de Hue&ca al tiempo en 
cjue se propagaba la Chrifliandad en E<^pafíj, no es crei- 
blc que dcxa^eo de predicar en ella por ^i ó por ius 
DJtcfpuIos Kia Apocóles Santiago y San Pablo , y mat ; 
hBbJL:ndo aido el teatro de íu pfedícjcion la provincia 
TifracLonense , según los vestigios que nuí tian quedjL'f, 
y pueden verte ca la España Sagrada (1) , y e&iando 
Huesca en una de las correrás ó vias Milltaies , mcr;-; 
ctonada con este motivo dos vece& ea el Itinerario de 
Aotonlnc. 

La mucílja pros^lmídad de ITue^ca con Zaragccj^; 
donde ckrumenle ñoreció la Chnstiandad desde qi.c 
comenzó á brillar en K-^p^ña ^ es otra conjciura muy 
poderosa. De eíla *c valió el Rmo< P. Risco para pr<í- 
bar la antigüedad lie la Chíisiiandad de Calahorta: " 
" Siendo, dice. Calahorra en este tU'mpo ima de ta^i 
'í Ciudades mas ioíignes de la referida proviüCia Tar- 
»racontQ%p, y Municipio famoso, y vecJGO al Co^vcn- 
» !0 Cesaraugusiano i quien ptrtenccia, tengo pci muy 
^ probabk que este pueblo fue uno de los primeros 
"que oyeron, y rctibieroo U dccCj'iita celesrinl del 

w Evaa» ' 



fi) Jpffí, 3, C0f. %, y y 




Ttdf. Bift. Je lat fghsliis de Afágon. 
» Evangelio" (i). Este Argumento tiene miiyor rucr- 
za respecto i Huesca, porque ¿ ma^ de convenirle sra 
duda ni conttoveriia loUas las círcunstancUs cupresa- 
das, milita á su favor la de do distar sino doce leguas 
de Zaragoza* Ninguna ciudad de £»pañ3 tiene moau* 
mentox tan ciertos de haber predicado en elSa el Após- 
tol Santiagc; como ZarLigoza. Allí sembró y cuJIívó coa 
espL'cial cuidado el graao Evangélico, que mortiñcado 
con las persecuciones de los Tiranos, y regado con la 
saagrQ de iaumerables Mártires babia de pioducir co- 
piosos frutos. Al tiempo de salir el Apóstol á la pre- 
dicjcton del Evangelio le ordenó la Madre de Dios, 
qMe edifícase una Iglesia en la ciudad de España don- 
de fuese mayor el núinero de convertidos, como se re- 
fiere ea el Códice antiguo de pergamino, que cita N. 
Smo, ?• Benedicto XIV< y copian los Continuadores de 
Bolando (2]. Esto se verileó en Zaragiza donde le apa- 
reció la Santisi»ia ViRtítN María, que aun vivía ca 
carne mortal, dejando para ererno monumento su San- 
ta Imági;n sobre la Columna dcjasp^ en Ij Iglesia • que 
de orden de la misma Viraren construyó el !>anto Apá&otl 
con el auxilio de sus Discípulos, y de los Santos Aa- 
gele<. Antes de aumentarse Santiago proveyó de Pastor 
y Ministros la Santa Iglesia de Zaragoza, que material 
y formalmente habia fundado por si mismo : de otro 
fflodo hubieía abandonado sus trabajos Apostólicos, la 
Cbristiandad recién plantada, y la imlgen, y Templo 
de la Virgen María. 

Dos cosas tengo por indubitablca, supuestas la pre- 
dicación de Scntíago en España, y ia aparicioa de la 
Sacrausima Virgen en Zaragoza. La primera, que este 
Apóstol fundó alguoas Iglesias con Obispos en España 
conforme á Iíl piácuca incoactisa de loj Apóstoles de 



lÜS- 



0) Eíp Sflg. tom. 33. cdf. 8, n* ti> p* i»i. 

tom* 6. Jtilijm 



Acta S^tTt: 



Origen át Ja Cbrisíiandad rff /Jüffea^ 73 

toiCinif ObJspoi eti la» prQvLjcia^ y tinJiídtiB pnodpa- 
Ict donde plauubau la íé, como se colige de TetTLlu- 
DO, Sún Irenén, y Sao Clemente AleKandri/io, cÍEados 
por Lucio P^Eeóíimo ea las Aoii^iücdaiJcs eclesiásticas (i), 
Para Saniidgo hay ta ra7oii pariicular, que alega la ¡Sa- 
grada Roía CD las EKecuioríiiIcs de su scúienda, y es, que 
bablendoac de partir luego de España á Jtjd^a, dcbia 
proveer lai iglesias de Pastores que las g^^btrna^en » y 
ejctcndietCD la ChriMíaodad á donde no h.ibia podido 
picdicar por ú mi^mo. La&egunda^ f^ue Santiago, ó no 
fundó lgl»üi alguoa con Pattor y Miíii^tros, 6 funda 
con e^t a formalidad la de Z^ragoz*, ya por I» tradicjpa 
aati^^uisima queenelta se conserva wcerca de c^io, ya por 
^xigitU> así eloiayor número deChrlsiianos, la apariciua 
de l> Saoiliinna Virgen, el culto del Templo que man- 
dó coQiUuIr^ el de la milagrosa Jmflgen que dexó so* 
bre la Cotumoa* y la proíne^a de que aUi seiU sieo* 
prc venerada. 

La Saota Igk&ia de Zaragnza ha tenido y tiene por 
tradición iaconcuia, que Sanifago dex6 en ella por pri- 
mer übiipo á San Adianasio uuo de sus nueve Dim:í* 
pulo». £1 Rmo. P, Risco juzga popular £ infundada esta 
tradícfon. mas la Santa Iglesia Metropolitana la ha 
rccInEnado del modo miis expresivo y indemne , dipuian'^ '' 
do al Ur> Don Manuel Turmo, au Canónigo Peniten- 
ciario, slbío de primer órdco, para que en calidad de 
CoinUíonado de aquel ÍIuscri*^imo Cabildo hiciere ver al 
citado Autor tos sólidos fundamentos que tiene para re* 
conocer i San ^banaMo por su primer Obispo, y con* 
ietvar eo su v\¡¡St eída y oteas tradiciones qiíe reci- 
bió de tuii mayorei. La tnencinnaJa revo)ui:ia<i del Ca- 
bildo escrita en sus Acias, y la Apología del Comisio- 
nado ^onicrvaJa en s^i archi^'o, scraa pcípeluo monu- 
mento de qui^ la Sania Iglc^a de Z^irago^j, levos de 
tenuncíar como preri;gat!va vana, gloria supuesta, y tra- 

K dicxua 



•i .. ' 



(ll P<l«»f1rti- AnfiqyJtt ScdiíUjt» f^rf, |< W. i* f '/• !• «- 



74 



Teat. Biit. 



fas 



fruas 



fgOfJ. 



dicioo popular el Ohi^pa<io de Saa Atii.íoasio , lo sos- 
tiene coa igual ooEisuncla que antes » vistos y exámiaa- 
áoy lo» argumentos con q"c csie Erudiio lo impugoi- 

El R. P. Fr- Lamberlo de Zaragoza, iostsúcado ea^ 
la reclamación de la referida Igiesia, y añadiendo ^^'H 
toces á lai cxpuesEai por su docto Prebendado, hizo ^ 
vcf ea su cruJitJ DbernciOQ, qiTe es la primera del | 
tomo primero d^ cstj historia , y en el Exim^^n del pa- 
pel del P. Mde^cro Risco. ímprc*;o eo el-«gtitido*que 
el Obispado de Sar Atbanasío es una iráiicion inmemo- 
Tial de la I¿Iísíj Ce^anugustana, autorizada cocí íus li- 
bros de Liturgia , antcnorcs y posieríotes á la refof- 
maciun de San Pío V. coa los catálogos de loi Prc- I 
Lidos que Id han gobernado^ y con las pinturas del Tera* 
pío del Pilar, tan antigua^> que en tiempo de Blancas, 
testigo ocuUr, desaparecían ya por su mucha aaligue- 
dad; testificada por muchos y praves autores, entre. 
otros, Beuter, Morales, y el citado Blancas, anietí* 
res á la publicación de los falsos Cronicones de FUvii 
Dextro y Marco Míxfmo; conuovcrttda y declarad! 
enjuicio contradictorio dedos rcspeiabílisinios tribuna- 
les , el Supremo del Justicia de Aragón, y la Sagrada 
Rora ; y fín^lmente conservada ea su vigor haua nues^ 
tros dias. H 

Fuera de esto confiesa el Padre Mtro, Risco, quo^ 
antes de la venida de los Apostólicos á España, que ! 
fue por loí años 64 ¿ 6g , habia en Zaragoza congrega^ 
€Íon de fíeles, ó Iglesias baxo de ta discjplma de al' 
gun Pastor (1); y no íubándo me^do sino algunos 3' 
años deWe U predlcacfün de Santiago en Zaragoza ha: 
ta el arribo de los Apostólicos, no hay fundamento pa- 
ra anibuir la ordíracion dd P^islor que regla la San- 
ta Iglesia de Zarag^ira ames de dkhu tiempo, á oir^^ 
que al Apóstol Santiago, que acababa defundaila. Sc^| 
gim lo ixpuesCQ, parece que e^ie Eraiito no niega que 
hubiese 0üi;dp3 ea Zaragoza en a^uvt tiempo, smu 

que 



. (t) TQm. 10 0ai* %t* tk ly 



Orígiñ dt U Ci>r¡s$ÍAnd¿tJ tíe H-^íS^a, 75 

que füt^c Sdn AlhanasfOi f^dfa dijí^iio ixiti^nco^ que es 
fíindsr el orígea de la ChristiaadjJ d? la ciudad de 
Hjeac:^, ea el 29! o de lot Míai&iTiiS E^dnL>¿'ic3í q^e de-, 
xó Samugo en la de Zaragoza, es jucii¿ref;lc que ftje< 
se su primer Obispo San Athjnaíio, ó quaiijuieía oiro, 
y por trso 00 dqs deiepemoí ina& en el exáuicn di; e>* 
U disputa. 

El R. P, f fp Lamberto en las apuntaciones que te* 
oía dispuestas para la hisioria de Ja Santa Iglesia dg 
Huesca afirma* que las circunstancias de Huesca obll- 
garíao al Santo Apóstol á pas^r pcrsonatmente á csia 
ciudad en el tiempo qu$ se detuvo co La de Zaragozj, 
ó qtiando menos á enviar alguno d^ sus Discípulos á 
plantar allí la (i Caiólica. Corrobora esta c^npemra fa 
libertad qtic fuvicrofi (os Apúsioles y varaoes Aponóli- 
C03 de anunciar ínpuaemeEite el Evangetio en todo el 
Imperio Roinjno liasia el año 64 ó 6s en que movió 
N^^ron la primera persecución cootra la lijiesiJ» El Em- 
perador Tiberio expidió un Decreto , que meíicioaan Ttrr- 
tuliano y Eusebío para qje nadie mulesiase á los Chris- 
tidnos, dispoQLcadoEo así la admijable Prcividencia del 
Señor para que co:iformí á mi precepto p^eJic^.seQ el 
Evangelio por todo el mundo á toda cri;jtur3. 

Utia de lai causas que asignan el Auior y Contirtua- 
dor de la Eipaói Sagrada, (tri mi di*.!iiioert <a princi- 
pal) porque oingutao de los siete At>o^ióticos internó eíi 
Ja Tdrjaconeníí, espccialm:nfL' en lai rL'j^ioae^ que b¿t- 
ñi el Efaro, « porque ya S.intiago, y ¿ib Piblo ha- 
bían plantado la fé en ej^u provinLia, propu^ai^d* b por 
«ui priicip.iles ciüdaJe^ los operarios Evjj^élicoí, que 
insútuyL'Tün y dexiron en cUa par.i *ii en livií. Efuc- 
livameaie qnanrio se publicó la p';r*eciicion Neronfioa, 
y vinieron á España lo^ Aposióko^ (que tudo fue á ua 
tt>mp<i) estaKi la» exiendidj la Relt^fion thrJ'iLi'An;^ por 
ia f^rovin^i.i Türrac-reiise, y i\x¡* laii c^p'-^otl mVíie- 
to de stii Miriiri-5^ q,ie los Ministoft de Ner*>n leerif 
gíer^n una ¡Jptdi en Clunij. Cfrtutiij y Coíiveidíí jn- 
fiiiiio de la CcLüueria, p r liabcr librado la pr'jvin( nt 



•j6 Teat. hiít. it las Tgkihi áe j^ragorj. 

de la supffrstícioü cSriítUn.i, B.^ronio ¡níiefcdcla intcri^w 
CLOo de dicha lápida, que la Chrísiundid eit^ba ya 
propa^da por toda Ei^iuña, / que U pcrsccucíoQ se 
expendió pof toda cIIj (i}. Cd)^i^iano Cení, aunqueicn- 
pugna d BjroDÍo sobre la gi^otraíidad de la Chrlsiian- 
d,id, 3^ de la persecución en España, la admire en la 
Taífacoaensc (3); porque la piedra de Clunia, que según 
e^le autor, dedicó Galva á la memoria de Ncroo , es 
pjueba írrefrs^able, y mas si se junti con rk testimo- 
nio de Prudencio que vamos á proponer. Afirma este 
en el Himno de los 18 Mártires Cesaraugüsianat, que 
todas las pcrsccucíoacs que ie preccdreri>n se ecrurecíe* 
roa con singular tabú contra la Chriscündad de Zara- 
l>o£a, y que ea cada una de ellas Tue copioso el nú- 
mero de Mártires. 

SiVVtís antJ^vit qmths ptóc^ttis 
Turbe vexatum írfmtfeat Or^^w, 
Tristiúf TtmpUm rahUs in ntud 

Intuí ii iras, 
i^ec furcr quís^íAíim une laa^e noTtfum 
Ci/sit , aut vaeuux íruorU : 
Marfyrum smiper numcrus suk cmtti 

Gratidiat cfsvit^ 



Como todo lo dicho precedió á fa vemVa de 
tieie Apostólicos , se d«xa conocer el JijratigjbLc zcto 
COF) que ir^fíajjioa \o% Ministros Evangélicos que dexó 
Santiago ea Ua Iglesias que fundó put si Dihino « y 
qiie &íendo Huesca rn acu^l itempo una de las ciuda- 
des mis ilíistres de Esp^nla, y tan próxima á Z4figo- 
z.i , serÍ4 una de tas primeras que conocierua á Jesu- 

Aunque el complexo de coDjccur*s que hemos ex* 
puesto, es una prueba urgente y p^iderusa de la aaii- 
gÜeJdd de la C^iístianjad de Huesca, tieae csti ero* 

daü 

(O Barón, ^d #)». 69. fij Ctnl- íotjl, 1. ^^- ^"i^ J. ^í. 



OfJgen de ía Cbrittiandad de Huesta* 77 

dad otro argunienfo ma« coDvtaceQie , y aua dcmosua- 
tivo en Itís mucl]L''í y grirdes bantos conque iaisinS la 
IgJesjHi univiT^al en los primcroa sígtcs, El falio Cro- 
nicón de Aub<^rt«) puní;* eo Huesca Máníres, Uiscipcloa 
de SaaiiaRO en el año 57 del lucimiento ét Chrii- 
10. En e^ añü 139 meiKiona el martirio de Saau 
Mixtrn.i , en el de 304 el de i>aü(a Lemcia ; y asi pri^ 
KJgEie en hacer memoria de oíros Mártires O^^icnscü en 
1<>£ ilgLiteotes sigluií. El desprecio que la Iglesia 6e Hues- 
ca ha liecho de estas y etraa noiiuas lisocj^ras que 
}e han atribuido los faUos Cronicones de Flavty Üexiio, 
Mjfco Máximo, Aubeno,/ Luiíprando, aun quaudo le- 
DUn grdcde^ apologUtm , y do e^t^b^n tftsatreüitadgs, 
t% oaa priitba nada equivoca , de la subiduda y dis- 
ejecrun de sua Obispos , y de que sítinprc ha lemdo es- 
la cíitdad varoQcs iluAuadOü. En electo, pueden gU'tiarxe 
la Iglesia y ciuOad de Huesca de que jamas Jiau admi- 
tido en sus CalendarioTt , Ctttáldgoi, \\\ aun en sus es- 
critos p^Tliculares , Mártir, Obispo, ni alguna prero-* 
gativa publicada por ios Arttfces délos pRudo-troní- 
conea « que huí obscurecido y sembrado de f^bul;,s la 
Historm edcsiáatLca de h^puria- Los Sao ios que la cin- 
dad d^ Huesca ha reco:iocido eo todos tiempos por hi- 
jos suyos , y que cMa Jgle^hi hd celebrado como pro- 
pios , iig^us antes que aparcjcicsen dichos Cror-ii:on4j<4, 
son San Orencío y Sama PiiciencJa, cacados * que pu* 
dieron aícanzar el siglo 11. San OicticioObiSjjo ^ y iao 
Lorenzo Mártir sus hijos , que tloreclerun en ci tlL y 
San Vicente Mártir que padeció á piLodpioa del iV, 
A tan aliü ^rjdo de perriccion chrisiiaiía W^^é> ta Suma 
l^levia de Hiieica en aquel tiempo , qv^e parccia tslkr y 
cñtíua de Santos, y como las cüsas tienen sii^ piinti- 
ptos, y no llegan á lo sumo sino por grados, á |roco 
q'ie se reiroceda e$ preciso lecouuccr su oiígen ea el 
ftiglo ApostóUco. 



CAPI-' 



78 



Ttat. tirf^ df tas Igfesiar de Aragón* 
CAPITULO IX. 



jíNTIGUEDAD DE LA SEDE EPISCOPAL DE 

Huesca^ 

\ j K filta de documentos de los primeros sigloi lis 
pfivjtfo generaltncnie á las Iglesias de España dd catálogo 
compícEo de sui Obispos ; en UQio giaJo , que aucriuc sil- 
bemos las ciudades en «)tie los sicie Apostólicos fixaroa 
sos Sillas , ignoramoí lotalmepie ios Suce^ore» ¡rime^iij- 
los que tuvieroa en ellas- Solo lenemos uoncia de algu- 
nos Obispos 4b los primeros siglos , ó porque su graa 
santidad , y martirio se perpetuaion en Ja memotia de 
los fíeles, y ea la ir^dicÍMi y culto de las miima'i Igle- 
sias , como San Valero Obispo de Zaragoza , y San 
Fructuoso de Tarragona , 6 porque alguo suceso ruido- 
so les dio lugar cu la hlscoria , como Baiüides y Mar- 
era! , aquel übiípo de León y de Asiorgí , y este de 
Mérída , cuyos nombres , aposiasía , y ilepoüdon sabe- 
mos por la Epktola de San Cipriano dtrígidji A dicho* 
puelíEosy su Clero , que le consulUroü sobre ti caso (i). 
Algunos Cscrilores han intentado probar la^ SoJcs 
Pontificias de Empana eo tiempo de lo.% Romanos con la fa* 
ino53 División de Obispados atribuida á Consiiinirno jMag- 
DO, afirmando que este Emperador vino á España ^ y que 
la dividt6 en seis Provincias , expresando l&s Suriaga- 
neos de cada Metropolitano. Si esia División fuese au- 
téntica , constaría que Hnifgca era Sede Episcopal á pria* 
cipio* del siglo IV. pero tiene (antas notas de sup^U- 
cion que no *e puede dudar de su ilegitimidad. No obs- 
tante se prueba por ella, ijue en el siglo X. en f)ue la 
publiD^ el Mnro Ratis, y en el Xtll. en que la Adopté 
DoQ Alonso el Sabio en la Crónica general de Eripdna, 
se tenia por cierto qce Huesca era Sede Pontlficu ea 
tiempo de Cou^tanúno. £s veídad que el Autor de es- 
ta 

(t) S^n Ci^tii^n. EfUt. 63, 



jínfigüsdád dtlOhíípado dt Tiust^a, ^9 

la noticio , poco Jiistnsído tn la Hilaria Joiercalü al- 
gunas Sciic5 , como eiLj^ientei en (itnipp Je Cooiuuü- 
nOy ^ue s€ babí^n insittuiíio despucs , como las de Du- 
mio y OviL'do ; pero \^% Críticcs que cno este aoscro- 
oisma dcmucsiran ser faUa la citada División ,kxo» de 
pootíric c^iB nota por lo r«Íaúvo á Huesca , la «uponen 
Silla Episcopal co tiempo de I03 Romanot. Otrus ulef^aa 
para probar la antigUed^id üe algunos Ob¡^pa;íos la üi- 
vÍmüq alTibuida á Vamba ; mas aunque no fiic^c supucs* 
y apócrifa como U át Cousurjiino « uo ftodia con- 

locir para nuc-'tro (jiopós'Uo ^ por citar íunados lt?i 
Obispes de Huesca en los Concilios Tokdaaos , ud liglo 
aatca lícl reynaiío dt Vamba. 

Los documcntoE mas generales, aatiguos y legftl- 
moft para si be r las Sillas Pomífíciat que bobo eíi E-¡pa- 
ña eo loJ príníeros sigífs, y les ooirbres ¿t sus Obis- 
poi , aoQ las 6rma5 de los Concilítis. Ek primefo y aas 
aatiguD de España e« ct lie Itiberi en la B^úca .cele- 
brado á prirxipios del &^k'^ ^V" (^^^ ^^^^ coDstrvaniíLS 
Actai I0& nombres y Sciic* de tiiet y nueve Prdados; 
6 porque se ban emitido los otrcs en los Códict:s e>is- 
tentes , como recela «1 Bn^o, P. Floiei^ (1) , ór'urque 
-liabicodose celebrado duraiae la persecución iie üioci^- 
ctaE3O,D0 pudo ccn^Tegaise mtiyer uiímero» ú í^ausa <ic 
los cbstdcuios ÍDtupetabtcs que lobiaa de tírecefie* cs- 
^tpeci símente para to3 m^y tiilamcs : nictivL> porque s?*j 

;uri este Autor no cnucurrieion de todo lo que es Ca' 
üfuna « Arigcn . Njvarra , CasiUU la Vieja, y 0¿li- 
cí.i , sino doí Obispos, Valerio de Zaragoza , y Ücc(n- 
CÍO de León (a). En d mi^mo siglo , aüo 380 . ¿e 
celebró otro Concilio Nj^ci^ual cu Zaragoza cuucra ios 
Pr¡!¿cíliaDÍstas , á que fiicítfl ctJ(*vJdado» los Obbpi>idi: 
EipLtña , y ios de AquiUiiia- Ene Contilio po^iia dar- 
no^ mucba Uia pjra^aber la«6edev Episcovaleí de uues- 
tra provmcld « y los Prelados ^Ul; las gubi2iiL4/oa , es- 

pe 



fi) E^p- Saj-f. tam. 11, /r-íf, j*. c.sp, j, tf, 100./ liU 
\t¡ tip, ijgf. .'wwí. j, c, 4- «. 117, 



8o Ttat. bht. di ¡as Ighsfat de Arafcn 

pcclftlmeníc Us de Huesca , y TníMiona , que C5 veri- 
sraU aVivEtescn , aiendjdj su projimidad; pero á mai 
de qtie solo firmaron doce Obiipof , tenemos h desgra* 
cía de que aun estoa subTsciibicroa úo cNpíe^ar sus Se- 
des, Eq el Ctmcilío Toleda^io primero celebrado en el 
año de 400 » que eo opinioa de alguuos fue Nacional, 
tAin[K>co cKpresdroQ los Padtes laií ciudades €Q quepre- 
aidídn. 

Poco tiempo después entraron en Espacíalos Godo« 
y Suevus en cuyas provincias &e celubraroa algunos Coa- 
cilio» , pcio I0& PP* Tarraconeusos LuvK'ron especial mo-' 
livü para no con«:iirrir á ello» ; porque esta proviada 
se m^nluvo b¡>xo e) Imperio Rcmiano hasta el Rey Eu- 
líco t que iegufi San Isidoro comenEÓ á reyoar en el 
«00466, y la criíiquistó « &tro toda, la mayor parte du- 
rante su ri-ynada, £1 Obispo lüacio , auior de aque* 
Ljo* tiü m poi , íL'líefe que tot Suevos de CJolIcia invadie- 
ron eo el año 456 la provincia Tarraconeose * que 
obcdv-cia 4 lo* Rmnanos : Sjevi T^^rraeonctisem pro^in- 
tiam , qtt^ Rvmaio Ifpck? d^tcrvichat invijJufit^ En el 
aíío 463 era PrcsiJenie dj dicíia provmda Viacencto, 
rneocioando en la Cana de U>s P['- Tarracooi-nsíí al Pa- 
pa Hilaüo , de donde se iofitre , cono notó Moraler, 
que la provincia Tjrrsconeciíe tibedccia en dicho aioaj 
Imperio Romano (i). En el sicuiente de 4O6 entró á 
reynar E'jríco , quien cor^qni^ió á Pamplona y Zara- 
Roia , y sujetó la provincia Tjrraconenic , sieodo e«a 
1,1 priroera que f^auaroa , y la última que perdieron en 
Eipañi los Rt^m^mos , despucs de domín^fta ra^i ^00 
añoí. Sin duda que euaeonquHta de Eutlco no fíie per- 
manente , pues aftrma San liídjro qoe áru«i de Leo^i- 
gilJíi estaba ceñido á estrechos liraittí» el Rcyno de \:\% 
Codo^ , y cu li vidí de Suintidü que entra ¿ reynar 
año de 6íi , en- cuyo reyundo eflfribi'^ el Sanio Doc- 
lor . lemfici., <íHe qniti á I'»* R^»mwi*vla» poca* ciu- 
dades qu¿ aua mact^raian cu España , lo qae no habla 

coa- 



(O ^^^' ^*^' ' ' ^*'f* 3^' ^ U' 



jfntigueJaJ áglOhhpado de Huts^^, tí 

cdnieguido otro alpuno ú*t sus preiJccesore* : Tothr 
fíitpaniít infra Oaani ff^tum munúTcbiú Ttgni primus 
idtm psaitus 1 quod nuiii rttro Principum etl ctiUtum 
(i). Siendo puei coDstante < 9^^ ^o ^^^ pronto que en- 
Ifú U provincia Tarraconense en el dominio de lo» Go- 
doi fue en el reynado de Eurico , no es de admirar que 
lot Oüisposde esia provincia no caocurriesen fteíiüenEe- 
mente á loi Concilioi celebrados en territorio pertene- 
ciente 4 los Godos y ^evo» , eaemigoi irrecocicilía^ 
bles de Loi Romanos. 

Solo rest£t que podamos taber las Citedras Fontí- 
ficJai de fjue^tra provincia por los Concilios Provinciales 
que hubo eo ella» El piimer Concilio PrAviocía] de Es- 
p¿ñ] , cJfaa Actas se conservan, es el TarracorretiíL^ ce- 
Jcbrado en el año de 516 ; pL^TO fue muy noi^ible el nú- 
Biero de Sufragáneos que dejaron de concurrir, eoire 
oíros Jos de Huetoa, Lérida, Ürge^ Calahorra^ Pamplo- 
na, r según los códices antiguos eJ de Tarazona, cuyas 
Sedes pertcnecUn eo aquel tiempo á U Tu rr actúense, 
y ias vemos cispresadaí en el Concilio Tolcdar-o MI» ce- 
lebrado en el mi^tno £Íglo. Esta fdlta tan notable de 
Padres obligó á los concurrentes ft esrablecer el ti- 
tion VL que dice: "Si el Obispo llamado por el Me- 
•f iroptiliíano á Concilio no concurriere, careciendode 
«grave enfermedad; sea excomulgado hasta el oiro CojíCÍ- 
« lio,'* Una providencia tan severa snpone abuso, et 
<|üc no pudo advertirle en otro Concilio Provincial poe 
ser esrc el primero. Ea el año siguicíice volvftron i 
congregarse ios PP> Tarraconenses en la ciudad de Ge-« 
Tona, y 00 obiranle el canon referido 00 coLiCurrí^íron 
sÍíjo siete, y fírrftirco ij;* expresar *hs Sedes. En el irño 
54O celebraron ocrd Concttío"Provrnciar«o Lérida, y 
tampoco firmArou íIao mievci y solos cjuatro con ex- 
presión de sus Sillar. 

El primer CcnciSio que se cdcbró ro España en 
liempo pacífico, reynaudo tolo un Pct&oipe,.y este Cl-^ 

L tó- ^ 



(1), S. lúd. tkd snn* ¿11, 




(13 Trat.hiitnáe ¡US Iglesias de jfragtm. 

l'yWcQ^ fiic cJ ToleJaDo Ul. H^^ta c^ta épi3C3 todo ha 
bu li^o lurbacioa y añicciou para Ja Iglesia ós £spa- 
fij, »o potlersc congrt;^ar sus Obispos siao ea corto nú-* 
incrd, y con mucho peligro, dominados casi siempre 
iJl' Tfincipes JaBeits, primi^ro Gcaüles, y d^^pucs Arria- 
noi. Llegó el deseado dia de la paz cocivirticadose á 
1a fé el glorioshimo Recaredo con toda la nación Co< 
da^ Hizo coa^rcgar e^te Religioso Vrjpcjpe en Toltido 
cu el año 589 jos Obispos de las seis provincias de su 
Rtync>, incluida U Narbonense, concurriendo personal* 
mcaEc 62 Obispos, y seis por sus Vicarios; entre los 
primeros firmó Gavlno übispo de Huesca de esia for* 
itia. Qavínus Quensis Ecciesia subsc^ E^te Concilio es 
t\ docuroenio general y cii^rto, por doride nos constan 
las Sillat antiguas de Éspaüa; porque nbguna de ellas 
se iostítuyó eaionces, siao en tiempos ma<ó menos re- 
motos: sin t^ue pueda alegarle el silencio de los Coa- 
cilios, anteriores, porque Cí^mo hemos visto, solo el ll¡- 
beritacio entie los Nacionales expresa las Sedes, y pof 
causa de la pcr>;Eíciicioa do pudieron congregarse sino 
diez, y pueve Padies, los mas de la B^nca y su co- 
marca, y solos dos de la provincia Tar race neo se, que 
era la mas dilatada con excedo- Uno de los Padres 
lU^s aiUiguoi del CouciJio era Gavioo Obispo deHues- 
«•v pues habitado firmado por antigüedad de con- 
sugraciofl. conforme á lo decretado en el Concilio Bra- 
ear^nse i. tirmó d. décimo quintOa con que habia qua- 
renta y siete mas modernos, y sí descootamos claco 
Mcitopolii'inoi , q!ie aunque fuesen menos antiguos te- 
niaa picfereucia, Gavino era el décimo entre los sesea-- 
Uiy doscüticurrentes. • 

V Sfbrí este documenro común S todas las Sedes ex- 
presadas en el Concilio Toledano III. licrne la Saciu tgle* 
sia de Huesca otros muy particulares, que inducen ( 
creer, que era Cátedra Poaiiñcia desde bs pHmeros Mglos. 
Lo primero, porque i mas de Ja.ncitablo antitti^'dad déf 
Gavipo, tenemos noticia positiva de VincenLio y de Pom- 
p^yaao, que le precedieron en la dignidad. Lo vegua*^ 



4 




jíntigtitdad del Obispado ífe IHvtStú 83 

¿h^ por la grandeva y fama de la ciudad de Huesca" 
y demás razo^ci prupuesias ca el capitulo prcctrdcntc, 
¿5 ^ue prueban igualmcote la aniigutrdad de Ja Chris* 
tíandad , y la de Cárt^dra Poniificia : y ma« supuesta U 
práctica de fíx^r las Sedes en las ciudades principales 
ODaforme i lo qiml mandó el Concilio Sardicense que 
00 se erigiesen Obispados eo los pueWoí de poco nom- 
bre (i); y el Concilio Xif.de' Toledo <]uitó lo^ Obispas 
que con zeto indiscreto habla colocadü el Rey Vamba 
c(i Ivigaros pequeños, como cosa contraria á los carto- 
nes y di^iplíaa de la Iglesia. Una de las pruebas que 
en el citada capitulo exhibimos, es el estado floreciente dt 
la Sania Iglesia de Huesca, madre fecunda de muchod 
é jlusrfe* Santos desde l^nei del siglo segiindo hasta 
principio! di^l quarto: motivo muy poderoso para per- 
suadir, que la Iglesia Cácense tenia Pastores de sum3 
fi};ÍlancU , que oo contentos con mantener y prop:Tgar 
la fé« eniíQuIaban i su grey at eKerckío'de todas las 
YÍrtudei^ y 4 la corona del mjtrürio. 

El Rmo. P, Florez prueba la aníigíiedad del Obú- 
pado de Valencia con las Actas de San Vicente, crt 
Jas que se reñere que estaodo el Santo Minir en la 
cárcel concjrri¿ S visitarlo multitud de fieles de la ve- 
cindad, " Esta abundancia (dice) de fielts, y ía cx- 
n celenda de la ciudad, piden que rtconoícamos eff 
" clJa algún Pastor que ctiduse dt;l pasto cspírituaf^y 
u aumento de aquel rebano, como efecto de la solicitud 
n de los primeros Ministros Evangélícoa, aunque no po- 
• demos decermJDar el modo y la persona def que fun-- 
■V dó esta Iglesia, dl de loa sucesores en los stgtosan-'. 
Interiores á los Godos- '^ i SÍ La ninftitud de fieles de 
una ciudad ¡lustre en los primeros siglos, es conjetura" 
bastante sólida para probar que tenia Obispo, quanto 
mas toserá la müUiíud.vle Saiwoi que luvo Huesca des- 
de fines del siglo 11, hasta principios del IV, enrpc' 
otros un San Lorenzo, y ua San Vicente, que han ¡Jus- 

La tta- 



(O üiac>/- Sardic, C4n. 6, 



14 Tsat, tist^ de lar fgltsiat at jfragüfr. 

Uüdo el muiiiio euieio, y án^o hoúOT á la Iglesia nal- 
venal ? E^ie cúmulo Ce conjetura , es eo mi jukío una 
prueba] frme, / sólida de que la Santa Iglesia de Hüeica 
luvo Obispos desde el siglo Apostólico, aunque do po- 
dadnos dttermlaar por faiEa de docmnentos U persona 
que la fundó, dI los sucesores que tuvo ba^ta el üem* 
po de k-% Godot. 

El Abad Carrillo en la prefación al Catingo de 
los Obispos de Hjesca, dice que en la Librería de es- 
ta Santa [glesía se conserva uua Historia de San Lo- 
renzo mjíiu^cfLU ea verto de arte mayor, mal com- 
puesta y ordenada, sin nombre de autor, que atiriDd 
que San Valero fue Canónigo de Huesca; y concluye 
dicho Carrillo, que ti«üe esto por probable , y que sita- 
do así ya encoaces (ea el Si^lo IIL) habla Obí»po en 
Huesca, Según las diü^cndas que he practicado para ver 
el ciudo Libro, no exhte en el dra en ellugar que se 
aic^a; pero las notas Cüpreíadas de anónimo y malor- 
deuaJo, son poco r eco m^-n dables para atírmar &ohte &u 
autoridad un hecho tan antiguo y de'^coi:ücido, como 
d <iue San Valero fue Canónigo de Hne&ca. 

CAPITULO 

C^tAlOGO de los obispos de HUESCA 

contenidos tn este Tomo ^ y memorias de ios que '^ 
presidieron en tiempo de ios GoJqj. '^^ 

XiUberto Hiípalense, autor itipueslo, y de ninguna^ 

fe, p.ib.icó un Catálogo di: los Obispo* de Huesca, tan 

mal dispuesto, que i primera vista se cotiocc la liccioa» 

y es como se sigue, 

Erilo primer Obispo aoo de 413* 

Gotefrido sjj hermano año 437. 

Paulo ano 477. 



Aqui hay int€rrtip''i&ru 

Paulo Ih Monge año 531 



Bste" 




jínti^üEdad íM Ohispado de Huesca. 
Eítéfáno, MoiJ^tr ano s65> 
Ptdro-, Atíatl ÜJk^riensc año $53, 
Carolo añü 607. 
Paulo in. año 647. ' 
Eusebio.Abüd ano <)S0. 
GuUiscaTiio , Abad Aimecíeotc, afio ^83. 
Lucio, Mongc Floriateose, ano 703. 
E»lmino,Mirür » año 747. 
Artobato ano 750, (i) 

A^^f prosigue el Catálogo» tan deftatíoado, <iue de 
los Uecc Obiipos expresados no hay udo que reconoz- 
ca por iegSumo la Sanu Iglusía di; Hue&ca , ó de cu- 
ya exhrcDcia conste por las 6nn» de lo« Coocilios , 6 
por otro documento digno de f¿. Lo que mas asonibra, 
y arguye íuma ¡grorancia en ti Artífice dol présenle 
Episcopologio ei , que omiie cinco Obispos Oscvnsts, 
que como luego verirmog , filmaron eo Jos CoiiciÜa* To- 
ledanos desde el ano 589 , haUa ^93 , substituyendo 
por »olo tu arbitrio oirus imaginario^i y desconocidos. 
Solo esto bauaría para convciicer que la obra de Au- 
berto es ua textdo de fábulas. 

Es preciso cojife^a; , que aunque ta Saeta Iglesia 
de Huesca tuvo Prelados que U gcberDa<¡en derde los 
primeros ilglot , como lo prueba el agregado de con- 
jeturas que hemos expuesto , ignoramos sus nombres y 
hechos JusEa el siglo VI- desgracia muy comuo á otras 
Iglesias, como dice el Rmo. P. Flotea (a). Aua U 1g!e-* 
síj de ToJedo siendo tan ilustre , y habiendo tenido en 
lodoi tiempos £«criiorei diiígenres , entre ellos San II- 
dcfoi}«o , que trató U materia , ba pasado mas de mil 
añ^ ún tener noticia de alguno de les Obispos que la 
gobernaron en Iqs ucí primeros siglos^ y ea nuestros 
dias no U tiene Ȓno de San Eugenio. Ni es dirdabte que 
cada tgle&ia notaría \o* nombres y hecb(?s de sus Pre- 
lados , pero ias persecuciones , las guciras , y dcmaa 

cau- 
to Argiix, Solrd. Lur^ Cí/m, ^. /Ktg, iií-7 j{f. 
i3j iUft 53¿r> ítm. j. ir4i, ,|, fjj}m 1, 11. ) i« 



fió TííTí- 6/jí, de tas Iglesias de Aragón- 

caus:is mencíoiudui oos haa privado «Je Un preciosas 
memorias. Excluidos pues los Obitposiatroducidos poc 
Auberto , vamos á presi^aCar el Caiálogo áe los que re- 
conoce por UgíuiQOs la Sanca l}(]?s[a Ue Huesca baUa 
su restauración ^ y después hablaremos de cada uno en 
pafCícular. 

OBISPOS De HUESCA EN TIEJIPO DE LOS 

Godos» 

Vinccncio, Monge por loi años de 553. 
Pompeyano por los años ije 570. 
Gavíno en los anos $1^9- y 591. 
OrduLfo (k Orduifii* auo 633, y ÓjS, 
£u!cbio año 653., 
Gadi^caldo 6 G.^disclo ano 683» 
AuUcbcrio año de 693, 

Oiispos de Hutsca * titulados de Aragón en tiempo 

las Arates* 

Nítidío pf>r lo? a5oí de 9oo. 

FroíicJniano por los año^ de 801. 

Ferriolo desde aúies de 815. basta 83$. 

Iñigo por los años de 64a. 

Maacio I. por los años de 88ot 

Fortunio por los años de 889, 

Oriolo ano 9^i*y liguieotes. 

Degia año 971- y 973- 

Mancio IL desde el año roo;, basta 1033. 

García h únadido desde el año 1034. ha^ia tOSS* 

Sancho 1. nño 1062* 

Obispos Oseensis^ titulados de Jaca desde el Concüto de 
esta ciudad ¿asta Ja restauración de ia de Huetca^ 

El roismo Don Sancho I. desde 1063. hasia 1075. 
Don García II, Infante de Aragón ano 1076. hasta 
108Ú. Don 





Ohfspót de Huesca. Viíiceocío. 
Pedro I. cle»de 1087, hasta 1096. 

Ea ene año se ganó la dudad de Huesca, y se 
trasladó á ella la Sede « come se habU decretado en el 
Concilio de Jaca. Don Pedro reasumió el utulu an[jgiio 
de Obispo Oícecise : su ulrtma memoria peruaccc al 
B mc« de Marzo dd año 109^. 

ñ 

I doj I 

■ tAiníwn 



VINCENCIO 
Por hr añoT </e SS3* 



I 



Eflc « el primer Obispo de Huesca que ha llega- 
do á rucsira noticia , y que colocan i la frente del Ca- 
lálogo de esta Sarta iglesia, Miguel Mozaiabi hijo de 
C5ta ciudad , Beneficiado de la lglc»mde Saa Lorcoxo, 
que fue e) primero que trató este argumento , el Maes- 
tro Caray, Aynsa que manejó los manuscritos de en- 
trambos , el Arzobispo Don Hernando , y el Abad 
Carrillo, Convienen estos autores en que fue diacípuío 
de San Vlcioriaa y condiscípulo de San Gaudioso Obispo 
de Tarazona. Fue elevado á la Silla Epiícopa! vivieodo 
íu Maesfro, porque este murió e) año séptimo del Rey 
Atanaf^ildo , que Tuc el de 560. Francisco Diego de Ayn- 
sa publicó traducidas en lengtia vuij;ar las Actas de 
^Aa Victoriaa , sacadas de un Breviario antiguo de 
Moniaragofl MS. en viii^la en dos volúmenes en folio, 
el que se conserva y he vijto ea su archivo , y de Ayn- 
sa las tomó Bolando , pasándolas al idioma latino ,en cf 
día la de Enero, En ellaise dice, que por la gran fama 
de la santidad y doctrina de San Victorian ae letian 
por dicboias tas Iglesias que lograban por Prelado al^ 
(íuüo de sus Drscípulüs , y que la de Hueica íg alccr¿ 
y ¡lonró mutho en tener por Obispo áVincencio, Mon- 
ge de su Monastetlo. En Las mismas Actas se afirma,' 
que Tranquilino fue sacado de él para Ar^cbíspo de Tüf- 
ia^;oaa , y el Rmo. ?. Florcz defiere tanto a ju auto- 
ridad y que coa solo tste apoyo lo coloca entre los Ar- 

'' ' zobis- 



Zi Teat, bht^ 4e las Igleshs^é /Tragón, 

.^bi^pot Tarraconenses , no obiuntc de Jiabcrlo omi- 
ciiio t y aii.i ignorado qu^intos habían formado Caiálo- 
gQ% áe aquella Iglesia (i). ?or l03 años de sQo hubo 
oiro Vinccncio Obispo de Zaragoza , que aposutó de 
la r¿ , como refiere ¿>aa hi;ioro en la vida de Leovi- 
gíldü. El Mro. Argaiz t sin otro fundamento que qucfcc 
decirlo , afírma, que este Vincencio ese] Obispo de Hue^ 
Cd t qtie fae promovido i \i Silta de Zaragoza (j). 

En el archivo de la Catedral de Huesca &« coa- 
servan dos íoslrumentos con el nombie de nuestro Obis* 
po VincencJo : el primero es u^ia Donación , que .suena 
hecha en el Monasterio Asaníen»e , siendo aun Diácono, 
eo el año segundo del reyí^ado de Apila , qiie fue el de 
550 » en que dona sui bienes ai rc'f<.'rido Monasterio, j 
A su Abad Victoriao. El segimdo es un Te&uinrnio,que 
híZQ &íendo Obispo de Huesca : 00 tiene data , y si la 
tuvo no puede leerse, lasríhiye heredera universal j slí 
l|^lesia , manumite algunos esclavos declarándolos liter-^ 
tos 4 y dispensa otras gracias. Dichos iastrurnt^ntos se 
conservan encuadernados con la División de Obispados 
atribuida á Vamba al principio de uoa excelente Btbiía 
M5. en vitela di: fuiio mayor * con cubierUf de tablas 
futradas de pides. La ertcuadernaciou de la BíbÜa ei 
modera» , pues se hiio en el ano 163ÍÍ , como se eK- 
preta ü\ ^n de ella , pero ya entonces teoíao notable ao* 
tígüedad las copias de la Donación y Teuamenio , co- 
mo lo indican sus caracteres 1 y el estar bjstanic aja* 
das , y coa varias lagunas , ea que falún paUbra« , lí- 
neas , y aun periodos, 

Algitaos Eruditos que han reconocido los mencio- 
oaddS' instrumentos atribuidos á Vincencio, los han ca* 
líficado de Ifgítiraos , y juzgan que su estilo y forma- 
lidades 00 desdicen del defecho Romano , ai de U 
disciplina de aquellos tiempos. Lo cierto es, que por en- 
tonces testaban lo» Obispos , como se colige del Coa- 

cjlto i 



4 
I 



U] Eip- S^^r. n^. tf./rw. Cj.rd^. t. pj^. 7f. 



Oh'fpor ét Huerca. Vincencío. C9 

tíUo Tarraconenstr 1- celebrado en el af:o 51^ , CD cuyi 
cfnoQ XII. se ordeaa : Qu^ muneDioel Obispo ún ha- 
cer tcElara.'Dto , fonnca mvcntario los Ciérigoi 5ÍQ qui* 
tar cosa af^aa. Sobre esto miimo formaron cíecreíoi el 
Concilio de Lérida ca el canon XVI. y el de Valencia 
en el cáooa 111- celebrados coirambos en el año 54$, 
y todoí ues viviendo Vinceocío. Con igual frcqÜCDcia 
menciataan los Concilios de Toledo del tiempo de lof 
Godos Loa cbcEivüs, y manumisos ó [iberios de la IglC' 
aia , de que se hace memona en el Testamento de Vln- 
ceací^. El Concilio 111. Toledano habla de ellos en los 
cinorreí 6. y 11, El IV, año 633 , formó sobre es- 
ta oíaieria ocho cinones , que son el 67 « y el 74 , con 
lov intermedios, y el VI. también Toledano año 6^0, 
JHúo das el 9 , y el to* 

Sin embargo út lo dicho , lexos de empeñarme en 
<Vefender U legitimidad de estos documentos , los teng6 -^ 
por sospechosos : lo primero porque en dicho Testamen- 
to instituye Ciudadanos Romanos i un tal Eugenio, 
y SLis hijos : Et/gtnium cumfiiiir suis civíS Rtmntes ttse 
f^f^rn^; lo trueno dcxj de tener grandes di6cuEiades,y mas 
ea el siglo VI. y baxo la domiajcion de los God^s , que 
no solo üQ respetaban lo? privilegios de Ciudadanos Ro- 
meóos , sino que abofrecian hasta el nombre. Lo sv^irn- 
do , porque en U Donación se menciona el tefri:orio 
Barbotarlo : nombre d^^scoaocido en aquella edad , y que 
le cree cofrompído por Iot Árabes , de U^rthia , que 
es el que tuvo Barba Uro en tiempo de los Romanos ; y 
DO se h^lla usado hasta lo^ siglos X. y Xt, en que algunos 
la stfu me neos llaman térra y civitaT B^rbutana 1a ciu- 
dad y Ecriicorio de Barbí-itro , como ic j^k^tifirará ea 
la vida de las Santas N¡mi!o y Alodii. También se 
nombra en el Testamento el lug^^r de Calasanz , que no 
sueai en nuestras hisiortis hista que io gaiicS el Ke/ 
Dock Pedro á fines del AÍgTo XL y sn nombre Indica 
ser Morisco. Lo íitcpto, porque Ii:iTlo suma díficulíad 
en que un pap^l tan brtve , snieíio , y poco iuttrcian- 
le t 00 iucorpoiado ea u obra de a guu Aaior , se ha- 

U ya 



90 Teat. bM^deím Tglenaf Je Aragón, 

ya cüQ^ervado , habienJo pereciJa geaeralmcafi^ lai de- 
mis escniuras y doci)m<rnio5 del siglo VL peneDcctea- 
m i cueRcyno, encepio b^ Actas de algunos Coa- 
cilios , y tal (^jal ir^crico de Siti Bcduiia y de Tajoo, 
que le han conservado faera de él. Lo querco, porque 
la DDoacjoD termina en la^. M^uienuA av^Uicioues , uq 
Sgcnai del Ȓg1t> VL como frequcQics to los ulEtriorct, 
simen \oi privilegios y donaciones Reales. Si al^^uno, 
dice, atcntire alguna coia contra lo aquí diapacsto, 
abióívalo vivo U ticr/a como á Datau y á Abiroo, 
»(,-a su luerce i:onio la del traidor Judas , y como la de 
Ananí.u y SafííS , que auo en tsit siglo fueron conde- 
naJüi- Siéut Dtitan (¿ Abtron vivas tstfíe biatu nb" 
lorvíntur, Jüdtt queque proditoris domifli suhiíurus ieri- 
ttntiam ^ V€¡ Aftartía ^ & Saphira ^ quot iiutricti9sma 
J^sritüte in pr^áirtii triam stpcuh Jcgimus ene damna- 
íes. Es creíble que el Testamcmo concjuyese del mis- 
mo modo* pufrs hi úlümas palabras que se con^crvao 
soa muy semejjmes t Us que u^a la Donación pj^ra Íq- 
.Iroducirse á fulminar lasciudas imprecaciones. Es ver- 
dad qi:e el P. MjbilLon ea cL Suplcmenio de re diphma^ 
rka refiere el tesiamcnio de una Scnura llamada Er- 
tnt-ntrLjdc , hecho en rji>5 en a) siglo VIL en que se Icen 
terribles anatemas contra los con tía ventores. A que po< 
demo? añ.idir otro exemplar mas antiguo y recomenda- 
ble por ser del siglo IV. y de un Santo l.io ilustre co- 
mo Sau Efren , Diácono d^ la Iglesia Je^Eiit^a, cuyos 
escritor se leían públicamente en algunas Iglesias des- 
pués de las sai^radas Escritura*! , como lesiitica San Ge- 
róuimo en el libro tle los Escritores ELleviá-ticns, Este 
Sanio sospechando que sus DUcít>ulos querrían enterrar- 
lo en el TeiTij^lo como siervo Uc Uios , tiiandó en su~= 
teiE.j mentó ^ que no lo cxccuissen tn manera al);un3 , ful-^y 
miniando espantosos anatemas coiitra lot que llevados de^| 
aliíuíii rdzoa ó pretexto hicieren lo coQiratio (»}• No^* 
cbiUGte iü diciio , ia fúnnula paiiiculac de qi^ usa 

Viji- 



(i) S, £frca éñ ju uiiam» C4p» u 



^^^^H Obispes de Ilutsca, Pocnpcyano. '^i 

V ^nceneio, alegando los csenipUnrs de Judas , Daun, 
H AbfroQ , Ai^aí^s y Ssñra , m ixa dciconoci^a en el ú- 
P cEu VI- c^mo freqüeale ca el XI. / cq los i^mi^ijisioi. 
No pretendo , que estos re(>aro« sean suficienccs para 
convencer de supuestos los inejicioDadoi ínicrumenios atri- 
buidos i. Viacercio . mas ir para iuspeader el jtiicio, 
y aiiu para hacerlos soipechosos , u yo do me eogauo. 

POMPEY ANO 
Por los uñot dt S70. 

Solo dicen de Pompeyano , Dkgo de AyDs3 y et 
Abad Carrillo , que fue sucesor de Vínceüdo , y que 
íorcció po/ los años de 570- En el archivo de la Ca- 
tedral de HtieMra hay un libro gtaode que llaman dt 
¡a Cadena , semejante á los que ea Gilicia y Asturias 
Uarn^n fum^cf , y en otras parii-^ Seíerras, Enire oirás 
donaciones y privilegios c^ntcnidoa en diclio libfo^ se 
balls al folio 136 , num. 358 , iwa copia del Coucíllode 
]a^a . de donde la «acó Aynsa. Alií se dice, que Tos tér- 
minos que be a^ignau i c^te Obispado , son los mininos 
que tcivieíoQ los Obispos de Hu<bca , Víncencio, Píjoi- 
peyaiko , y Gavino , ^gun couMa por e^cnuirai del Mo- 
nuiíciio Asnoiense. Es fuera de toda duUvi , que e^ia ciJa- 
sula , en qoaaro expresa los ires Ohii^pos , no es legi- 
tima def Concilio, sino interpolada por el que !a co- 
pió en el libro de la Cadena ; porque no se halla en 
ti txemplar ADtTqaí^iiptf de perg.imiao conservado ea el 
mismo archivo , artnjr. 9, \\¡^. 2. número 3U6. de don- 
de w extrajo vtA copia auiéntica para la Santa lf>tcsia de 
Toledo eo el año 1 303, que pubhcó el Cardenal Agujnc 
en el inmo 3, de lo* Concilios de E^pifm , como ni eo 
otro pefíjamino que se cooserva en ci mi^mo atchi- 
vo < armar. 3. lig. i» num. 47. que Sij>un Aynsa en «I 
lugar citado « sfrvtá de orij;inal para la copra det 
libro de la Cadena : sin embargo de esto rt^SüIta, que 
qudfldo se esvEibíó dicho libro , qii9 ituac algunos siglos, 

M 3 



9í Tear, hUt^ íe las iglesias áe Afttgéit. 

p:ira perpewar las memorUs de la Iglesia de Huev* 
ca , cuniaba esia enue sus Obispos á Pomiícyano, 
no mcao4 que á Vinceodo , y Gavino. No hay para 
que hacer caso de fa exUAvag^acia del P. Afg^i2, que 
dice tiene por ckrtü que cuvsirü Obispo c* aquel Pom- 
peyaoo, dÍMiípulo de Sao Benito «y Abad del Mon3!&ie- 
ño de San Miguel ea Iiaüa , de qulea habJj Sao Gie- 
goríu MagDO eu fua DijEogos lib. 2, cap. 4. un nuaa 
fundaLTieuio , que la «emejaaxa dd oombie , y uo rcpug- 
oarlü el tiempo (i). 

GAVINO 

En hs üñcs ^^9- y 593. 



Uno de les Obtspoi mas antiguos que eoocurrieroa 
at Concilio 111. To]ed^DO es Gjvíqo , pues habiendo 
frmaJo k^ PP. por autigüedad de cOíi&agTácian 6 de 
orden , según to dispuesto pocos anos antes t^n el Con* 
cilio BMcaiccise (a) * subscribió el i^ de esta formar 
Cvvinus Oscfntií EceUíiie Episc, íubtc. de macera que 
de los 6a Obispos concurrentes había 47 menct auti- 
guoi , sin contar cinco Meiropolitanus , que por su dig* 
Didad leuijo pieíerencia ^ autique fuesen mas modernos. 
Scf^D cfito Gavillo tenia muchos a ño« de Obhp^idoenel 
de 589 , en cjue asistió a) Concilio, Tie« añcs después, 
en el T^ép imo del reyoado de Recarcdo, dia primero ^ 
de Noviembre de 593 , celebraron los PP. de U pro* fl 
vi^cia Tjiruconense el Concilio H. Cesura jgustano, y 
■ua:tuc Gjviao era el mas íi^medíaio no pjdo concurnt ^J 
pcrajnjlzn(:nre por su ancianidad , 6 por otro impedí- ^| 
mciiio grave , pero eavió á Antedí^i su Diácono , que 
ftsis'.''^ y firmó en su nombre ; yi*trb^dius in Cbristi no- 
mine D ikCGnus , a^ens v'scem D^mini Gatuni KpiscQpi subs^ 
€TÍpsi*UX Mtro. Ajgaizt acérrimo dcfcosui de ios falsos 



obispes át Huesca. Gaviac. y3 

Cronicones, afirma, que en el año Col. goboffiando ,j 
G avino la Iglesia Ue Huesca , se hlu> esu MaaaMcrio^y 
sut CanÓDÍgoi Mon^ei BirceJicüaos juauíneace con los 
de Valtncia , y Pamplona. La ooikia carece de apoyo, 
y parn contarla <;nire las fábulas ba^te decir i que Ja re- 
fiere cs[c Autur lobrc ti tcsiioiüaio ütl fingjd<t Liberato. 
En tiempo de Gavíao movió el Rey Lcovjgiido cl^d- 
Ua los Obi&pus Católicos la furiova persecución que re- 
fiere Sarx Isidoro , arroj¿)ndo á muchos de £Us Shlaa , con- 
fiscando lUR bu-nes y rentas; y combatiendo i oiroj 
con e) Ofo , y lai dádivas (t). Los Rcyei Gc^do» traxeron 
conmigo á Ii.sj>aña la here^í^ de Arrio » propaga:;düla por 
las proviacias que cvnquisuban. La Tarraconense tardd 
iDUcho tíem(>oAemrareo st: dominio, y por consiguiente é 
participar de kií« eneres. Sujeta al Imperio Rumaoo, se 
mantuvo en el gremio de la tg e^ia Católica ^\a oposición 
01 molestia alguna, ^in embrego de hallarse tan radicada ^d 
la íé qnandu entraron á difutinarla lo^ Godos, la pcíse- 
CurioD dr Leovt^ildo hizo en ella laslltl1<>^os e-strsgos, y 
slguíio^ Ohiipr-s triiimid^dos ccn las bnicnata^, y cor- 
fompidns tt>o las pruaJt^as , apv^sutaron de nue&ira sso- 
U Rel'eion , como lo vcm4 en San Isidoro y en el Coa- 
cilio llTi de Tokdo, doude abjtuaiun la heregf* junta- 
mepie con el Rfy Rccarcdcf. Eu tkmpos t^n ptUj^ru^os 
gobern4 GavtQO la Iglesia de Huesca con tan ^iiguíar 
7e]o y doctrina , que sUfKi mJLtener puro el Ea^iado 
depósjio c'e la (é , alimentando m grey con el püsto 
de h docCrína Apostólica, ha^ta que lleno de di^s y 
de bueoas obras pasó á recibir el premio del supremo 
Pastor de los Pasiuics. 



CüNCIUO FnOP'IP^'CIAL CELEBRADO 
ííufsca en ei am ¿^3. 



EM 



Eo Im Era DC.XXXVT. ano ite CbrJsto 598, deci- 
Siotercío del riynado de Rocju'do , ^c cou^npj;aron á 
celebrar Conctlio cu U ciudad de Liui;^ca ios Tüd.cs de lu 

pro- 



Ifl Ttat, hht. 4e lu TgUsfat di Arage^. 

Pro^'indi Tafraconeríic , cu>-4s Aciaj s¿ ponJran al fin 
dff («II- lomo en el Apéadíce f. Na se coa^(;^v'dn al. id doi 
cán<>Dei. Ea el primero se ordena , qje Ees Oblipu& de 
dlcEu provincia celebren SfnüJn en cada un ^ño , con- 
vot';iL]do á toiios lo^ AbidL-s dt: Eos M'tna&[eno< * y á 
tos Presbíteros, y Diácnmis de lu^ Diócesis; donde; lo 
niri-i[fen el tenor de vidj qiítr JtbíO obwrv-ir , la su- 
bordiaacion á las leyes y cánones de la Iglesia , Ea pw^ ^J 
ilmoala , sobriedad y castidad* En el segundo, que ot- ^| 
da Obispo inquiera coo escrupulosa exácuiud, si los Preí- ^^ 
btieros , DiScono* , Subdiácanüs , y demis Clérigos vi- 
ven honestamente. Y que en caso de publicar \a Fjina 
alguna cosa menos honesta de quflquíera de ellos, 5C 
valgan los Obispos de todos los argum^nt^s , rndíciaf, 
y adcninfculos coa que suelen probarse los adulterios; 
mas con tal prudencii , que ni t\ inocente quede infa- 
mado con la apariencia de algún crimen, ni el culpa- 
do impune con el vano pretexto de que no le Ib ha coa- 
vencido con pública probanza. 

Se ignora el líúmero de Obispos que hubo en este 
Concilio y sus Sedei , pOTOye ó no subscribieron , ó se 
ban (jcrdido las subscrip<ff)aes : mas habiendo asistido 
d >CE Obispos al Conci Jo árt Barcelona celebrado en el ano I 
tiguíente, al de Zangoza que fue seis anos ames, i 
otros doce personaJmeuic , y dos por sus Vicarios, Vfl 
al Egareose poco después otros doce y dos Vicarios, ^H 
es regular qui^ con poca diTerencía concurriesen Los mis- ^y 
mos al Concilio O^cense, celebrado con tanta inmedia- fl 
cion en el tiempo mierm^dlo. Algunos pre[enden que loa ^^ 
Obispos Tarraconenses congregados en Huesca no firma- i 
ron las Actas, y parece indicarlo el Concilio de Ega* 
ra, diciendo, que la consiiutcioa hecha en clOscensese 
hdbja escrito, mas no se habia confirmado: ssá conj- 
crJpla, mlnime fuerunt cronfirmaia- El P. Bivar conjetu- 
ra, que hubo discordia ende los mismos Padres que for- 
maron los cánones, porjuzgarloi dr'mj^iadamtn'e seve- 
ras , y que por e^ia cau^a »e disolvió el Coacllio s!n 

pre- 



Ccneilic Previne, de Hmsca 95 

prestar tu^ fírma«(L)TQcos ^ños después ^c celebra elCoo- 
cllio Eg-ircuítí sin mJi objeio, que acJtnitír y coiifir- 
inar codio !cy ptrpt-iifa 1ü e^iabiecíJo eo el de Hues- 
ca acerca ¿c la castidad de los Clérigos, y de la Ter- 
ina de prt>ceder conira los indicíadui y sospechosos de 
algUQ Iraio íabont'^io^ y tu único decreto se dirige á 
Goofírmar dichos cáooaes, extendiendo su ligor y severi- 
dad A los Obi^pof. 

Nd hay documento por donde conslc quien era 
Oblipo de Haeíica quanJo se ct-kbró el Ctficilio en ci- 
ta ciudad. £1 Ahad Carrillo y Diego de Ayoaa ^t.t- 
man. que lo era Gavíno^ bi<:n pudo ser, pcio no ale- 
gan , ni hay lesijinonio que tu justifique: en el caso de 
vivir i^t'u inu^ aucianot pu^s eo el CoDciiio HL dfi 
Toledo» celebrado nueve aüos antes, era imo ét Io£ 
Obj\pos mas artiguos de España y de la Galia Góti- 
ca , y poco de^pijfs eavió su Vicario al ContilJo de 
Zifagozj, y es crtiblc que su mucba ancianidad Tutsc el 
imp^dimenio para do concunir pcrkonalmcnle sin em- 
bargo de la proximidad. El succscr ínmt'diaio de Ga* 
\Lijo de quien hay memoria es Ordulfo, piro este de 
sÍjLgUD modo era Obispo de Huesca quando se ce^^brá 
el Concilio; pQrque 3$ años después asi^iié alTol?(1a- 
no IV. y itgMTí el orden de las ^ubscrípcUine^ era muy 
moderno. Ue donde podemos conjeurar que hubo 01ro 
Obispo cnu€ Gavlno y Ordulfo, como Xvitgo se díi^, 
el que pudo sjj«ür al Concijio ciKbiado en au prupía 
Sede. 

ORDULFO Ú ORDULFIO 

disiie 633 ¿djrj 638. 



Ea 41 años que mediaron desde eIConcilio.de Z^ 
raftoza en que Gavíno era muy anciano, hasta el To- 
ledano IV- tn que Ofdulfo era de los mjs moderno^ 
Ro Ac descubre ñjma oj nuenaoria d^ nlgun tibítpo de 
H^c^c:* ; de clnnde se ¡nfítfre con bástame certeza, que 
huí» cl:o 0!>i'ipo itiicrmeJio , cuyo uombíc Jgnuramcs, 



5W 



pfi Tití, hht* de /*/ ígUriai de Aragm 

como el de otros muchos scpuiíadas cci c\ olvido por 
00 habiT perpetuado ati tírma eo lo5 Concilios, «^ue son 
íl mun uncí neo cierto de los PrcJddoa qu€ gobtif^^arou 
oiiCMras l^k^iji en aquellos dcmpoit. 

A<JÍM¡ú Ordulfo a] Concilio IV. Toledano afío tÍ32 
el mas numeroso co cioo^es y decretos, y el linjco 
Á que concurrieron persorulmente los sch Úetrópolíia- 
nos de España, Tocbido el Narboncnse, presidiendo á 
loá^s por mas amígito S. I>idoro Obitpo de Sevilla. Ca 
él áe decrece que todas las IgleAÍa^ de España y déla 
Galía Gótica usasen QniforoienieDte del Ofíci j £cJetia^ 
tico, admitido murlio antes en la inayor paite de cIlAr, 
c]ue Ham^imos Córño por haberse mado en tiec^po de 
loi Godos, d< S^n isidoro^ por haberlo arreghdo, y aumen- 
tado el Sólito, y fíLialmente Mu%*tfahe por se reí cjue coDscr- 
viron losCh:i)Ctaaoi mixtos con lo» Árabes ra el tiempo de 
•gcjucív]di± AsbiíeroQ i esteCaacílio 62 Obispos, y sie- 
te por sus Vicarios- Ordulfo firmó el 53 en orden, dcs- 
pucs de El|MdÍo Obispo de Tarazóos, y antes de Saa 
Braulio Obispo de Zaragoza, de este modo: Crduiput^ 
Osuñsh Eccítiia Episcopur ^ su^iirripn^ }iy que átmncs^ 
ira que los tres erao muy fnodtnios. Fuera de esto 
coacta por tesULTiooío de San lidefcn^o en el Libro dfi 
ios Varones ilustres, que San Braulio fue asunto al Übh- 
pJd^> reyojndo Siieaiodo, que conenz'^ á rcynar en el 
ñño ¿31, de donde se infiere» que Ordylfono fue con- 
sagradu Obispo hasta dichf> anN>, á poco anres, pues 
dI en Españj, ni ea la Galia Góticii habla otro Obfs* 
po que mediase entre bs dos. £« de notar ea conlir* 
macion de \o dicho, que en este Concilio en que Or-* 
dulfo y San Braulio firtnaroD juntos, »e renovó la conj- 
títucíon del B-acarenw, de que los Obispos observes 
en las Sesiones Concíliarea el orden de antigüedad, to- 
mada del tiempo de su Consagración. 

También se halló nuc^lio Prelado en el Concilio 
VI. de Toledo celebrado cinco años después» y subs- 
cribió el décimo nono de esta forma: Ego Ordi/!/os 
"-^iesia Osc€nsi$ tpiícoput suhcripji, Poi aula la di- 

fcrcü- 




« 



% 



O$ispos 4¡f Hi*eica. Ordulfo. 9? 

Ifcñcía de una letra pretende d Mie^iro Giray , cí* 
lado por A/nsa, que OrJulfia y OrJuíf^í^fueroQ disiia- 
tof, «a ad^rcnif que esta variedad es ffeqíieoie pot 
incuria de los copiantes, y que en ambos Concilio* 
subscribe Ordulfo inmediatamente después de Elpiílio 
Obbpo de T^razona, y ames de San Brattlio. £1 mis- 
ino Garay alirma qne Orduiro concurrió d los Coucilios 
V, y Vil, Toledanos, pero como no se halla en elloi 
la fírma de; este Prelado, oí alega documento alguao, 
U especie et digna de desprecio. Su Pijnttficado pudo 
extenderse por mas de veinte altos , como luego veretnoi* 

ELTSEBIO. 



Entt arlo 5|3, * 

En el año quinto de? Reynado de Recewinfo, i i6 
de Diciembre de 653- se celebró el Concilio VIH, de 
Toledo, á que concurrieron per^onalmenre 53 Obispos 
y 10 por aus Vicarios, 12 Abades , y 15 Proceres del 
Reyao. Uno de U>t concurrentes fue Eusebio Obispo de 
Hue»a, que era muy modcrao, pues firmó el penúl- 
timo, deapues de TajtSn Obispo de Zaragoza. Es verdad 
<|ue los Códigur varidu mucho eJ órdtíii úc íjs sub>Cíip- 
ciones de cite Concilio, pero el que mas favorece á la 
antigüedad de Eüarbio lo pone cti ci núintíro 45, y 
-aiguno lo coliíci en d último lugar. De aquí se infíe- 
le, 6 que Oidulfo vivió ha*ia lósanos de 650, ó que 
tuvo £uiebío otro Pred^csor, Cuyo oombre ignoramos. 

GADISCALDO, Ó GADISCLO. 

^1 eT año 6Bz* 

Con los das nombres cxpresadíii propone Loiyía i 
«e Obispo Gócente en la^ subícñpcioncs dtl Concilio 
XUI, Toledano, seRU^ la variedad con que se halla ea 
diversos Códices. Celebróse dicho Concilio en el añ> 

N quaMo 



gt Tefít, Wíf, ch ¡OS iglesias de Araron, 

«icario del Rryuado de Ervigio á 4 de Noviembre de 
la Era pcckk". aío de ChrisCo É83. Fue Nacional co- 
mo los preoL'áentes de los Üblspot de lai &eií provLa- 
daü de España, iacluida la Galla Narbonense « que 
pertenecía á los Reyes Godos de España hasta la irrup- 
GÍOD de loa Árabes. Asistieron personalmetiEc 44 Übis- 
pos, y i^j por sus Procuradores . d Abades, y 16 Coa- 
des t y Varones ilii»CfGS de U Casa Real. Camilo alir-* 
oUt que Gadiscaldo se halló personalmente en el Coa* 
cttío, pero eR equivocación manifíesta, pues no se halli 
su nombre en las subscripciones de los Obispos, y si 
la de el Abad Audeberto su Vicario, á quien envi¿ ett 
su nombra por algún impedimento, que no le pt^rnü*- 
tió la asisiencia personal, y firmó: Audcbertut j^bbar, 
ogtns víVetff Gadiscaidi Episcopi Oíctnsix; omitiendo el 
juhscripsi^ como lodos los dema?, excepto el Prcxideci* 

le, que lo era San Julián III. Obispo de Toledo. Ga- 

discaMo mutió luego después det Concilio , como «e 

comprobará ea el articulo siguiente. 

AUDEBERTO, 

En ti úfSo 693» jf afganas Antes. 

En el año sexto del Rey Egica, Era dccxittÍ 
a de Mayo del año de Cbristo «^93. se congregas el 
CocLciiio XVU Toledano, á que coacunieroo 59 Obis? 
pos, 3 Vicarios de ausentes, 5 Abadeíi, y 16 Varones 
. íluMie». Uno de los concurrente^, fue Audvb^rto, cuya 
subscripción esTá eo el número 31, Se cree, que este 
Obispo es el Abad Audeberto, ó Andebeno, que díei 
smks antes asistió al CoaciUo XllL en Cütída^ de Vi- 
cario de Gnidiscaldo, En vista de que Gad'^caldo no 
pudo concurrir al Concilio XIII. y de la notable ^nii- 
giiediil de Aüdeberlo eotre tos Obispuí^ qne Mrb>uiibíproíi 
en el XVL podtmos afirmar, que U* sucedió en el Obis- 
pado poco después dtrt CodciIto Xlll. Aynsa dicr, que 
pudo aeíf que io eligiesen Obispo de Huesca eu el mis- 
mo 



Ohispot de Huesca, Audebefto. 99 

no Concilio, lo que ao tiene probabilidad; porque «1 
e5te casa huvicra ñrmado como Obispo» y do como Vi- 
irío de Gadi»catdo. 

Es muy verisímil, 4^ue Audeberto asisrie^c a! C< 
cilfo XVII. Toíedano, celcbr¡ido en el año siguiente, qui 
fue el de 694 en que hubo mas de 60 Obispos, como 
pnicba el Rmo, P. Florcz (t). Se han perdido las subs- 
crípcione», pero no habiendo mediado sino año y me-i] 
[dio eiiire los Concilios XVL y XVII. es muy vensíJj 
mil, dice esie Autor en el lugar citado, ijue hublesi 
|inuy poca difereDcia entre los Prelados de uno y oír o, ^ 
CüQ igual fundamento afirman ef Abad Carrillo y Ayo^l 
üa, que Audeberto se halló en el CocicíIíd Cesarau^^ 
gusrauo IIL celebrado ttx el año IVi del Rey Egica, - 
dia primero de Noviembre del' año 691, En ningua ' 
Códice se conservan 1a« sub^cripcíoaes; pero como el 
Concilio de ZaragOYa Tue año y medio anees que el' 
Toledano XVI- en que Audeberto tenia notable anti- ' 
güedad , y su Sede era la mas pfóvlmi , do púdome-" 
noi de asistir, no ocurriendo algún impedimento grave* ' 

De lo dicho resulta la freqüencia con que los Obispos' 
de Huesca concurrieron á los Concilios Nacionales, desde ^* 
el tercero ToTedano en que se proclamó la f¿ católica ■ 
hasta el XVL que es el último que lent-mos con subs- ' 
criaciones de Vos ci^lebradoi en tiempo de los Gudos ; en 
los quales nOs lian quedado ilustres memorias de los * 
Prebdüs que goberoaiOQ esta Iglesia hasta la irrupción' 
de jos Árabes. 

CAPITULO xr. 



ESTADO DE tA CIUDAD T CHRISTIAI^DAD' 

de Huesca írt la eautividad Sarracénica, 



N. 



O hay Historiador que no reconoacaen la rapidez 
coa que los Sarracenos se apoderaron de España . qae 

N 1 irrt- 



(O Eip, Sag. tttm^ ^^p-^S' '}^- 



100 Tcat* ti^* dt las I¿lesiat áe Arag^, 

írntado e1 Cíelo coLtra lc& peca(Jc& de nuL'siros meyo^ 
res t Jos tomó, por íosirumenio de su venganza, como 
tu o(:o Liempo i los Asívios para castigar 4 su l^ue- 
blo. Entraron Jo^ Árabes en E^tpañs por el cstrecbo de 
Gibraliar ea el nño 713 , llevando por Xefe á Tarif» 
y por conductores al Conde Don Juliaa , y á lo3 hijos 
de WiliEa, A fine^ de dicho año , ó principios del ai- 
luiente, fue la batalla de4;j^¡va, eo que venciJo el Rey 
DoQ Ri;drígo. qutdó sobre el campo lo mas ñorecientc 
¿e la nación Goda, terror del Imperio en otro tiem- 
po por sa valor y ferocidad , y entonces débil y afe- 
minada con los vicios. Al ruido , y fama de la victo- 
ria irao^migraron del África iautnerables familias de 
Afahotnetaoos á recoger loa de&pojos de la infeliz Espa- 
£a , y gozar de las delicias y amenidad de su sulIo. 
Pasó Muza con otro exérciio mayor , y unido á Tsrif 
(después de algunas desavenencias, efectos de los ze* 
los y de la ambicio:») es increíble la celeridad , y 6ere* 
Ea.coo que loi vencedoreí corrieron nuestras provincias^ 
robándolas de sjjngrt chií^tíana , poblandul^s de cadá- 
veres t y arrasando los pueblos donde bollaban resiüK'Q- 
cia. En el año 715 ya habiao pasado los Pyrint^os , pe* 
neirado en la Gí1lia,y conquísi^do á Narboua. No qiie-- 
dó eo toda nnesua Penujsuia ciudad que no cayese en 
pod^-r de Ion Bárbaros « ni Iglesia Catedral , que no fue- 
Be arruinada , ó convenida en Mi^zquiía. Basle decir, 
que acabaron en dos años la conquista de Espdfta^que 
costó mas de un siglo á los Godos , y casi dos á los 
Romanos, 

De los antiguos pobladores de ^pana , la mayor 
parte fue víctima de loa alfai^jes Africanos , otros por 
no abandonar sus hacienda*^ , ó por saiv^r sus vidas , to- 
maron el partido de capitular , y quedarse con los Mo* 
ros \ cuya política , interesada tn Ja población, y ea 
los iributos, les acordó enire otras condiciui e« el libre 
exercicio de la Religión chrisúana , á la manera que to^ 
practican ahora fos Turcos coa lo^ Chrisi>an<-'S dnmTci- 
Hados en U Corte , y ciudades de su vaato Imperio; 

oUos 




/lueica en tiempo de Icr trabes, loj 

otros queriendo mii vivir Ubres en el destierro , que es< 
clavos ea su patria ^ huyeion á lo tnjs fragoio de las' 
monraaas , que la dividen de Francia y det Océano por 
]a pane ^epcectrlonal , haciéndose fuenes en los n«co> 
y cuevas inaccesibles , donde atitcs no habiíabao sino las 
ñeras. Estos pocos fueron después los gloriosos restaura' 
dore^ de España : at prioctpio solo pensaran en salvar' 
sus vidas , pero luej^o concibieron U alia idea de te- 
conquistar U paifia. NorabraroP Caudillos para la execU' 
clon de uo ardua empresa, en que no d^jhan paso sí di 
abrirse camiao con la tripada : ¡o« cbsiiculos fuerod, 
laníos 1 que lo *\^t habían perdido en dos años li:s cos- 
ió re.*l3urar mas de sieie sigío?. Eslos Aieroa los pria-" 
cípios de los leynos de León, Aragón , y Navarra , y 
de otros estados * que acrecentados con ti va^or de 
aquellos Héroes ¡amórtales , Y reunidos después en los' 
Keyes Católicos , forman abora la gran Monarquía de 
£spaña. 

Reconciliados Tarif y Muza , salieron juntos de' 
Toledo , y dirigiéndole á Zaragoza la siliaron con to-, 
das sus fuei£4S. Parece qtie los Cesaraugüsianos hicie- 
ron algunos esfuerzos para mantener su libertad , mal 
no era posible resistir á dos Generales tan poderoso*^^ 
vobervioi con laatas victorias y sucesos prósperos; loi 
que irritados con la oposicíoa entraron en la ciudad, 
haciéndola sufrir rodos los ríf^ores de la guerra , com^ 
se colige del Pacense » que vtvia en aquel lii-mpo. A Ij 
rendición de Zaragoza , que fue el año 7>6 , dice es^ 
te Altor, que se siguió la de las demás ciudode^ á tion- 
de no habiau llcgaOu tos Barbares , tas que cbÜ^-ádaj 
del terror ^- cmic^aron en pjz, Bntfe estas debe contar^ 
se Huesca»*y toJa e^Ia parle de Aragón prf^xima á los 
PyrinciíB- Di: aquí es qtie rucsira ciudad entró en lada- 
mfoacfon de U'S S.irr^ictnos sin padecer especial ruina eor 
lus muralldS y edlRcio'^ , ni tar^s estragos y tfusir^íl 
dv sa^iqre *-*jmo^ Zir^goía , y aTgunaa otras de las Pro- 
víüciat merídl^nalfi . que *e upusiemn al primee Impeiu 
de los CuDc^ui^tadoies. De sus antiguos pobladores unoi 

huye- 



loa Teat.hist. de hs Iglesias de Arag&n, 

tiuy^roaá las moncañas vecinas , y otros permanecieron 

eo la ciudad tribucarioí de los Sarracenos con cienos 
pactos y coadiciones, sitrndo la prjucípal el Ubre exer- 
cicio de la Religión chrlsiiana. La Iglesia Catedral fue 
convercida en Mezquita , dedicada á los abominables 
cultoi de Mahoma , como generalmente toda» las Ca- 
tedrales de España , <]ue no fueron arruinadas ; y la 
de San Pedro , que ahora es Parroquial con úiulo de 
Colegiala , se aiign¿ i los Chnsclacios para celebrar ea 
ella Tos misterios , y oficios DÍvínos< 

Permanecieron los Christi^nos Muzárabes dando cul- 
to al verdadero üios , y celebraodo los misterios de 
nue&tra Religión en la citada Iglesia de San Pirdro todo 
el tiempo de su cautiverio , que duró 380 años, hasta 
que el Rey Don Pedro recuperó la ciudad. A mas de 
la tradición , y dcafiímarlo constantemente nuestros bis- 
co r i adoras , y lamblcQ los extraño,^: , <]uc han tratado el 
punto , hay tres docuoicntos positivos del tiempo mis- 
mo de la c^i^itjvidad, £1 primero es del Máriir San Eu-^ 
logio t el qijdi historiando la vida y martiiio de las 
Santal Nunilo y Alodia , que padecieron i mitad del 
ligio IX. viviendo el Santo , expresa , que los Infíelea 
guardaroQ con gran vigilancia los cuerpos de las San- 
ias mientras estuvieron en el lugar del suplicio, para 
^ue los Chrisilanos no lo^ arrebatasen y escondiesen, 
por la utilidad , y protección que se prometian de la 
posesión de tan sagrado tesoro : í¿uafum corpora , Uf^ 
qu7 detiJerant derfiicta , summo tniüsum observantur stu- 
dio t ne Christiani ad emolmnántum pafrQcinatiQnit fuf^ 
ím tas surripcreni fi* recondtrent (i). 

El segufldo testimonio se toma del Códice del Mo- 
casteiio de San Pedro de Cárdena , escrito en letra Gó^ 
IÍC3 en el siglo X. aegua Morales en la cota sexta so- 
bre el citado capítulo de San Eulogio» En las Actas de 
dichas Santas, que trlb aquel Códice , se dice, que 
viendo los Chrisiianos que presenciaron el Manirio citr- 

ta 



(i) S- JEdog. JIfrmfr, Sunct. ¡ií. t.c, 7. 



Huesca en tiempo de Jos ^taheu 103 

ta acción de grande honestidad en Sima Alodia , di 
[ique hablaremos en su vida , se Ikaaron de gczo , 
■los fofíeles de seitümit-niú : Fidtíis g^udebant , iafidc*\ 
ifs tabesccbañt. 

Para dir á estas pruebas toda la fiierta que en sJ 

tieiteo , es cece.sarjo advertir , que tanio San Eulogio, 

como el Autor del exproado Códice if^rmaa , que lar 

bntas Nuailo y Alodia pidcctcroo maiitik>en Ja ciu^i 

\4^ú de Huesca , cuino se demostrará en la vida 

;1as Saotas ; y que Morales que publicó las obras de Sad' 

^£ulog¡ü ilmiradas coa notas , se tomó la licei^cia de 

^corregir el orí^mal , escribiejido in urhe Bosca doodc se 

:1a in urbe Osea * como él mUmo )o coa^cia ea ia 

lola 4. sobre el lugar ciíado. 

£1 tercer testimonio es una donación Real otorga- 
la en los dias ininediaios á la coD<]uíf:ta ck Huesca, 
»r donde consta , que se conícrvaba y existía la Igle- 
de San Pfdro <)uando se ganó de los Moros. Luego 
'que el Rey Don Pedro entró en la ciudad » aun aíK« 
le ptiiiñcar la Mezquita mayor para erigirla eo Caie- 
ral, hi£0 donación de la referida Igksta con todas si^ 
^eftencncüi ¿ Froiardo , Abad de San Ponce de Tome* 
ras, corno se coDtlene en el ínstrLjnieoto que se couaet-] 
m eo MoQEaragon , y lo reñere Zuriii ea el cap. 
Jel líb. 1. expresando, que en dichi Iglesia se consei. 
v6 el cdRo iii;t ^vñor con gran devoción de \i^\ Cluis' 
líanos ludo el itempj de la -servidumbre, y queyaeo 
aquel tÍL-n)pose Ifatnaba La Tgl^si& antigua de San Pcrdro. 
Consíapuesdelo^ teaiimonius exhibidos ,que toúoe] tiem- 
po de U cautividad Sarracénica se conservó la Chrü- 
.Itandad en Hue^^a , y que U 1^T«sia de San Pedro pun- 
ca se profiiiió con los abominibies cuUos de Maboma. 
No ae poede dudar, que nuestros Mi^sarabes , co- 
to toios los de Empatia , pade<:iejon grandes trabajoi 
persecuciones doracjto el cauüverio ; porque los Bar- 
iTO» » de lod-js modos infieles , violaban muchas veces 
[ni pai-ifis , y a^ravaudo mus de cada día las cargis» 
cxlccíones , convirliaa la iiibuUcion eo csciavKu,a. 

Eta 



ri- J- iúi igktiat de Aragón 
^ V^itf erad «guo el humor y coDdi- 
. , y la coof'tllücjoñ políika de Ui 
-»-- vt coo Io4 estados de los Pnn- 

f' ..era Huesca , padecieron mecos 

. tm el oeairo de la Morisma , porque 
,x» Weresado* en su alivio , lo procura- 
kMi J^ ^-.,vi •»*«, y los Sarracenos, que muchas 
w^ «mW iliados y tribuíanos , cMaban precisados 
4 . vcfdgflcia : lo que se entenderá mejor eo vis- 

^ .X metnorlas que vamos 4 eiíbibir en el capítulo 

^IJfMv % i^c^'^as de monumentos y Escritores ñdedig- 
¿J^^ li mayor parte coetáneos. 

CAPITULO XH< 

iífí'SS r PREFECTOS DE HUSSCA EN" TÍEIÜ- 

¡0 de ios Arabest 

X^ Altan documentos para formar un catálogo comple- 
to de bs Rtycs y Gobernadores Motos, que presidieion 
en la ciudad de Huesca en casi qiiairo siglos que la do- 
tninaron. Solo teniamos noticia de lo^ que por alguú su* 
ceso notable , ó por sus enlaces y guerras con los Prin- 
cipes Chrisiianos se hicieron lugar eo nueuras bi&torias 
ha^ta que Don Miguel Casjrt publicó los escriios de 
algunos Árabes en la Bibrioicca Arábico-Hispana Escu* 
rislcnse , en que se da noticia de algunos otros igno- 
rados hasta ahora. De todos haremos una breve memo- 
ria . por dunde cocsrard el triste csiido de la Chrisiian- 
dad de Huesca eo aquel tiempo , la grandtra y lustre 
con que se conservó la ciudad baxo la dominación de 
los Árabes , y las contlnuis mudanzas y revoluciones 
de su gobierno, pues unas veces mantuvo la indepen- 
dencia por si 5ola , otras baxo la protección de los Re- 
yes de Francia , y de los de Aragón , haciéndose tri- 
butaria, ya de estos , ya de aqtiellofi, según !o exigían las 
circunstancias , y ctras Rnalm^aie volvía i la obeJien- 
cJa dtí los Reyes de Córdoba. Ah- 



n 




Nunca in tUmpo de hj Arabit, 
ABDERUAMEN. 



105 



En i¡ exño 7^8* 
kiestro insigne hiscoríjdor Zurita en el cap. S> del 
lib. 1. de ans Anales refiere , alegando la hísttiria anti- 
gua de este Reyno , hasta ahora inédita , (jue en el aila 
758 era Rey de Huesca Abderramen en [lempo de Gar~ 
ci Ximenei piimer Rey de Sobrarve , y de Aznar pri- 
mer Conde de Aragón. Y aunque respecto al [lempo y 
concurrencia simultánea de esLü& sujetos hay mucha va< 
ricdad en los Escritores ^ no perjudica á la exl^lencía 
real de loa miamos con alguna dífeiencia de años. Ni 
es de extrañar « <iue Huesca tuviese Reyes con Utl" 
ta inmediación á Ta e^itrada de \o% Motoi ea Es- 
paña. La ocasión no pudo ser mas oportuna, por ta 
discordia de los Árabes , originada de los Huoie- 
yas » y Alavecíaos , do* familias poderosas des- 
cendieoLesdc Mahonia,que disputaban c\ tcono. Por ei-, 
ta causa Abderramea , hombre sagaz y valeroso d<:l li*-' 
nage de los Humcyas,se vio precisado á pasar á Es^ 
pnñi i fines del año 755 , ó principios de 756 , y apro- 
vechando Ja oportunidad ^e apoderó de sus proviacía*, 
<]Ui^ ai principio obedecido al Califa de Arabia ,y des- 
pués al Miratnamolin de África , y al Gobtrnadar que 
en su nombre Us presidia ; erigiendo en nuestra Penid' 
süía una nueva Monarquía de Mabometaoos , cuya cor- 
le ñxó en Córdoba. 

Por el mismo tiempo los Prefectos de algunas ciu-, 
dades subalternas , dísianics de la corte de los Árabes,' 
y próximas á los esmdos católicos, aspiraron á l;iinde-<< 
p^nJeucÍ:t , íacudieudo ti yu^o , no solo de Jos C^lifjs,, 
mas tambicd de tos Reyes ¿n Córdobaí Zar:igo£a fue de 
laf primeras , pues ya en el año 75S t^oia por Ri y á 
Amer SoQ Amru icomo coosu di La Biblioteca Ajábico- 
Hispaaa t y lo reconoce el R[qo. P. Risco en el tomoj. 
ixvk de la España Sagrada « reirataudo el dictámea 
couUado , cKpueito eti el preced;:me< Asi » no e^ ia-, 

O verg- 



iú6 Teat. tíít, íte fas IgUiias de Aragoñ. 

verísiroil que Hui^^ca conñando co la fortaleca át sua 
muros , f en U vecindad de los Príodpes ChristíaooSv 
E¿ hiciese tadepcndíenu lomando sus Prefectos el aom-* 
brc de Reyes * siendo el pnmeio otro Abdcriameu , se* 
gUQ U bíitorU alegada. 

A B I T A U R O. 



En tí uño 778, 

Es célebre ea los Anales de Fraocia el nombre de 
Abitauro , Prefecto de Huesca. Aú los Moroi como los 
ChrhtJancs Muzárabes de Aragón vecinos á los Pyriaeo», 
deseosos de sacudir el pesado yugo de Abderramen Rey 
de Córdoba , que según acabamos de referir , se había 
levantado con la Monarquía de España , acordaron di-^ 
rigír una Gclemne embajada á Cario Magno, que esta<» 
faa eo Alemania, tftñ de solicitar 5ti auxilio, ofre* 
cíendósele por vasallo* , y faciliiándole por e^te medio 
la conquistado Espaüa. El principal Embjí^dor fue lb¡- 
oalarabi , Preñ^cto de Zaragota , que pasó en persona 
con algunos de sus amigos y aliados. Oy¿ con gu^ro el 
religiosísimo Pfíacípe una embajada en que intere^abaa 
U gloria de Dios , y la suya > Ja dilatación de la fé , y 
la Je lu Reyno , y estimulado de entrambos afectos 
mandó congregar un poderoso exército , el que dividió 
en dos cuerpos , y enviando el uno por el Rosellon . el 
mismo Carlos se drrigjó á la frente del otro por Na* 
Varra, A (u tránsito con(]iiisió ¿ Pamplona, y sujetó la 
Vasconia, Llegó á Zaragoza , que era el punto de reu* 
nion para el exército : la ciudad se puso baxo su obe* 
diencia , y le entregó iehciit:s en testimonio de va* 
tallage. 

Los Anales de Francia de aquel tiempo contestan 
cú alarmar ^ que en la ocasión era Prefecto de Hues* 
ca Abitauro , y que luego que Carlos llegó á estas partes, 
acudió á ¿1 , puso la ciudad baxo su obedicacia y proiec* 
cíoa , y le rindió vasallage. Practicaxoa esto roismo los Pre- 

Xec- 




fíacs^a en tiempo de hs ^rahet* 107 

fectos de otras ciaJadcs, aunque deAraj^oa solo se eicpresan 
\ñ% de Z^r3go¿a y Huesca» Sin embarco del gran potJei con 
que vino Cario Magao, no lomó ciudad ai castillo en esU 
provincia, de moiio que cctiase de eliai i los Moros; coa* 
li^ato con hacer tributarios á los Prefectos de alguaas 
ciudades, y llevarse rehenes para la seguridad, dio la 
vuelta á Francia sin adelantar mas sus conquistas, coo- 
Irtbuycado á esto la reveüon de ia Saxonia á que dio 
inoüvo su larga ausencia. No se puede dud^r^, que en \o'i 
tratados que eiLÍpuló este religiosísimo Príncipe con los 
Prefectos de Ziragoia y Huesca, sacarían grandes vea- 
lajas los ChrÍAiianos que rooraban en ellas, puesioque 
emprendió tan larga / costosa jornada por su alivio j 
LcoDítielo, y que dichos Prefectos los tratarían con hu- 
fiDaaidad por respeto i Carlos, á quien debían sus esta* 
Los, y sin cuya pfotcccion no podían mantenerlos coa.- 
Ira la prcpoicncia de los Reyes de Córdoba. Por este 
ledio se cxírnieroa por eniotices ouestros Muzárabes de 
cruel persecución que movió Abderramen contra los 
ChciHianüs que inoraban en las ciudades sujetas á su 
4aipetU>. 

TAMAN BEN ALCAMA ABU GALEB. 

En tiempo de ^hderramen L 

En li Biblioteca Arábico Híspana se refiere, que, 
^ynando Abderramen primero, vino á Espai^a Taniad' 
Ben AEcama, Capitán famoso de quien hizo tanto apre-^ 
ao Abdierrameo que lo Cí>nsiituyó su Visir; y siendo 
Xefe del exérclto riudió á Tültfdo. En premio d= esta- 
y otras haiaña^ lo hizo Prefecto de Huesca, Tarazoaa^ 
Toftoja, donde murió consumido de la vejez. No sac- 
iemos si fue Prefecto de Ijs tres ciudades de una vez, 
6 iuce<[vamente^ lo que parece mis verisímil atendida 
Ja dhtacicia, y mas canfuroie á las palabras deCasirii 
Osc^s Turias9rti, st DertoSfe prtsfuit^ ubi sentó confec- 
tus cbiii, A su gEan valor jumó la agudeza de ingenia 

O a ma- 



loQ T^at, hitt, de iat Iglaias dt Aragón- 

manejando la pluma con igual destreza que el alTange; 
Escribió UQ célebre poema de b venida de Tartk Ben 
Zaid á España, de las guerras que hubo en ella, y 
de la serie de Reyes y Ffeficlos que la gobernaron 
(i). Como el Aucor Árabe de quiea lo toma Casiri, so- 
lo dice, que Taman obtuvo la Prefectura de Huesca 
reinando Abderramen primero, cuyo reynado durrt des- 
de el año ^56 hasta 7B8 ea qtie murió, no poUi-mos 
saber el año ñxo de su gobierno, ni si Fue anterior 6 
posterior á Abitauro. Lo que resulta con certeza CS| 
íjíLie t\ estado, así político como sagrado de la ciudad» 
fue muy diverso; porque en tiempo de Abítauro se 
martuvo independíenle de Abderramen Rey de Córdo- 
ba baxo los auspicios de Cario Mjgno, y en el de 
Tamjt) estuvo sujeta á dicho Abderramen, enemigo crud 
de Jos Christianos. 

Succsot áeJ tifio 797. 

Refiere Eginardo en sus Anales, que babiendose 
apoderado de Barcelona el Moro í^ato, y pasado á Aquii* 
gian al principio del estío del año 797. á poner su perso- 
na y la ciiidad baxo la obediencia de Cario Ma^no, 
envió este Príncipe á su hijo Ludovico cod ex^írciio á 
EspiEíia A poner sitio á la ciudad de Huesca: Qua re- 
Cfpta (Barcirona) Rrx fiiivm ttium Ludovicum od obsi' 
fJiencm Osr/p cum rxtrchu in Hhpaniam tuhif* Cuyas 
palabras dt muestran, que et prijicipul objeto que se 1 
piopusú Cario Magno en esia expedición fue la con- ^É 
quista de la ciudad de Huesca, de suma importancia ^ 

por 

(i) Taman Bín Alfami Abu Gnitcb, Rege Abdalraíiinflnno , hu» 
iur oomuiis piimo , in Hispaniam T^nn : ibiquc apnd ílluiu Vi- 
ziri miTcetC íiinctuí cd^ Eo Jucc Tokimn urbl ¿J JcJ ílicnvm 
ccjctJ, Oicar, TurijsDni , ct Derioiz pizñiÍEjubi Etnío toa- 
fcccui obJJE. CdrmEn iccipÍT de T^reki Bvn Xi'\A ia Hikpa'-- 
niiin iiigrcssu , de B^'IIU ibi gcitií, atquc de illJua ftcgum ct Pr» 
fctiiícura «lie, Csfiri Voikm, í-/*^- 0. 

•j 




físjtica en tiempo de U$ jírahes. 105 

[por su furialeía, y por catar sJEuada entre los domi- 
nios de los Sarraccnofí, y Ue Cario Magno. Tambieo 
K colige Je esLe ^uctsOí, que la ciudad de Hutsca se 
habla apartado de la obediencia y vasallagc que Abí-* 
lauro su Prefecto prestó S c*ie Pííncipe diez y nueve 
fanos aulci. No dicen I01 Anales d^ Francia el ¿xfio 
de esta jornada, pero ^ su sKencio» y de b abe ría re- 
petido dos año» después &e deja euieotlcr que fue dc»< 
graciada. 

AZ AN. 



En ti afiQ 799< 

Baico de este aRo refiv^rc Egmardo, que Azao, Prc* 
íécio, ó Cíimo üifij* io itaman Key de Huesca, cnviA 
Cario Ma^no , que cataba en Aquí^graa , un Legado 
>n Us llavtrs de la ciudad y oíros d^ues ^ promeiUn- 
¡dolé entregar la mhma ciudad habida oportuiiid^d: 
^zan SíirftKt'fiui Pfffectut Oscjf fiavft vrbis cLm aiiix 
d^i£ Regi milita promittetts sam jt tradiiurum si cppor-^ 
lüuiíat cvenifti» El indigne Zuriia atiibuye e^tc suceso 
ni aSo 797 en qiie Liidovico pasú á España con el 
Moro Abdafa de orden de Cario Magno, y co ^ue 
cercó 1 Huesca como Itiego veremos, pero E^inardo, 
ye! Auíof de; CóJice Egolismemc, lambien coetáneo, 
lo adjudteao ai aBo 799 en qt)e Luduvíco puso scguo* 
4o sriro J) la ciudad de Huesca. 

Uoü Pedro de M^rca dke, que Azan era wgun 
l^rece, sucesor de Halialuc en la Picfectura de Hui^g- 
ca (i]. De Cite Xefc SarraccTio afirma lI Autor de la vi- 
da de LuJuvico« que su dominio se ixiendia por los 
lugarefi moniuovjs vecinos á la Aquitanía, y que en el 
ññ:» 797. ó Lo mas en el sigitienie, dirigió sus Lega- 
ÚQ\ i Cario Mjgao con algunos don^s piJiendole p^z. 
£^uhkdda la PrefeciLira de Babaluc en Hue?ca resul- 
ta, que eLeiUio de los Reyei ó Prefectos de esia ciu- 
dad 

(O Mirca Hispan- W. ). r*/. 16, n- a- 




I 



tro í"^-"^ ^'''*' ^^ '^' WetUs 4t Araion, 

j j ín iflü^i tiejiipci era bastante extenso, y devcrá sQa- 
<lir« á sucatil'^ífiü t\ nombre de Batialüc; mas como el 
Aüiot de la víiíd de Ludovico solo dice, que dominaba 
ea I<i^ pueb1<» montuosos limitioeos de Aquitania, sia 
«xprcsar i HucacSi y no he visio AuEor antrguo que 
lo isevcre, proponi^o la eípecie como conjetura, y so- 
tare U fó <|ue se devc al icsiímonJo de Morc^, quien ^^ 
pililo ver otro documcnio mas concretado y decüivo. ^H 

En Cite mismo año 799, en que següo Eginirdo, 
envió A^^an á Cario Magno Us llaves di; la ciudad, re- 
fiere el Autor de U vida de Ludovico, que salló este 
Rey desJe Totola para España á la frente de ua for- 
iniJ.ilílc exércieo, A su tránsito por Barcelona salió i 
compllmcniarlo Zato ó Zído su Piefecto, aunque no 
le entregó la ciudad, que dos aílos antes había puesto 
con su persona ba\o la obediencia de \o% Reyes de 
Francia. Dirigióte Ludovico mo detención á Lérida* y 
aunque era ciudad fuerte y famosa U forzó y echó por 
tierra. Pasó adelante abrasando y arruinando todo* los 
Municipios y fortalezas de ia comarca y riberas del 
Cinca ha&ta llegar á la ciudad de Huesca, á quiea 
pu50 sillo con tgdas 1as fuerzas de su exército victo* 
rJoso. El mencionado Autor, que escribe iadibidualmea- 
te el suceso , dice sobre dicho ano: que el ejército ta<- 
}6 y abrasó todos los campos, que estaban á la saton 
colmados de miases y frutos ^ practicando lo miiiao 
con quaotas cosas IjaUó fuera de la ciudad. No deca- 
yeroD de ánimo los sitiados viendo delante de sus 
muros ufi íxército tan poderoso , destruidas y abra- 
sadas sus c:implñas ; su defensa fjc lao vigorosa y 
obMinada , que llegando el invierno se vio precisa- 
do Ludovico á levantar el asedio y regresar á Fraa- 
cía (i}. Duró el sitio cinco meses por lo monos, pues 

comen- 



(1) Cujas- agroi sígetibuí plenos muui nÜiiarii K<:aic , vastar 
vit , ¡Tik^eniit ; ei qL^vcomqui: exirt «jívíuicm sunt reucrca, m-^ 
cenjio depisccnie sunt cDitbüiTiDij, Qi^ibui cxplctii loiAinea- 
te jáju -hkme , ad pruprli ícJiil. 



fíuesca en fUmpo de ¿oí yírabts, j 1 1 

comeazó anua Uc la siega, que Acoatece en d Judíq 
y se dilató hasu cL invierno. 

Afírma Don Pedro de Marca, que Azaa^de quien 
hablamos arriba, es el valeroso Caudillo que defeudió 
la ciudad eo este lance, y que en el mismo sno, ú- 

Í^uíendo eJ exemplo de aus Predecesores, envió á Cdr- 
t> Magno las llaves de la ciudad en [esümoQÍo de 
obediencia y v^sallage (i), Esto parece lo mai vcri»- 
núl , y aUD lo cierto, porque en el múmo aiio 799. en 
que fíxa el Autoc de U vida üc Ludovico el mencio- 
oado asedio, rxñeie Egioardo (entrambos coL-iineos) la 
Cfnbaxada de Azan i Caíto Magno, y es el tiltimo mi- 
iceso del año, inmediato ¿ la Pdsqua de la Kaúvidad 
,del Seoor; de donde se puede colegir, que la cmbaxa* 
[da fue poiierior, y que el objeto ue Atan fue aplacar 
Cario Magno, y precaverse de otra invasión. Estos 
■Iftificioi eran frcqíícntes en los Régulos de los Moro» 
[para mantener la independian cía contra t\ Rey de C6f- 
idoba baxo la proleccion y aÜanza de tos Principes Chris* 
tianos: como umbicn el prometer á estos dolosamente 
la rendición de sus ciudades, de que nos ofrece repeti- 
dos exemplar» la historia de aquel tiempo. 

También opina ct refL'rido Marca en el lu^^ar citado, 
ic para conteoer y reprimir Ludovico á los Sarracc- 
lot de Huesca, puso guarnician Francesa en el antiguo 
itíllo de Catagurris, hoy Loharre , dhiantc de Huvi- 
doce mii pasos, conñando su custodia al Conde Au- 
rolo, de quien luego hablaremos. Esta conjetura de 
larca, demasiadamente zdoio en extender los Liniitesde 
íanG\a, es en ni juicio poco fundada. Los Escrito- 
antiguos no venal^m el lugar en que residía d Con-* 
,de Apireólo, solo dicen que estaba en los confínes de 
.Francia, y Espaüa conua los Sarracenos de Zaragoza 
[y Huesca. 

Vo sospecho que estaría en los Condados de Ur* 
[(e) y Pallia que denameatc pertenecieron al domlctio 

de 



(O Mvc* Hlipia. kb. %. cííf, 16. 



112 Te<tt, híst, de ¡as í^hsiúf de JÍfágon 

de Fraacía , y escabao cuín ptc hendidos ca La Marca 
Hispánica , y desd¿ z\\\ podía contoncr á los Sarra- 
cenos de Zaragoía y Huesca, cuyos estados se cx- 
leíidiaa bácia aqvK^lla paní:. Ni creo qui^ haya testimo- 
nio coDvjaceoie de que Loharre ni otra fortaleza de . 
Aragón, fuera de la Rtbagorza, haya per cene cido al do- H 
Enlníci do Fraucta; porque auaque ^arsj^oz'j, Huesca y ^^ 
oiraf ciudades rindieron vasaUage á Cario Magno, y se ^t 
tiicieroa sjs tributarías, permanecieroa no obstante ea ^| 
poder de los Sarracenos. Lo conlrarío sucedía en Ca- ^^ 
ta1uña,que eci grao parte fue conquista de Cario Mag- 
no y 9US sucesores, en cuyas ciudades ponían Gober* 
nadcre?; de dcnde provino t\ expresar constantemente 
en las J&scriiuras, tanto cclesiásiicas como civiles de 
aquella provincia^ el Rey de Francia, y el año de su 
Reycado; práctica que duró aun después de estar su- 
jeta i los Reyes de Aragón hasta Don Jayme ci Con- 
quistador en el iÍg:o XJH (i): lo que jamas se ha prac- 
ticaJo en nu^^SEro Reyno fuera de la Kibngorza, Vo i 
lo mcno^ no he viiio sicío una copia entre loi ínsírunaenroi 
de Saa Pedto de Siresa dnnde le anote el aíio de \os Keyet 
de Francia» litndo freqü^rnte el auadir á la Era del Cé- 
sar los años de Christo, y al nombre del Rey de Ara- 
gón los de los Reyes de León y Navarra, y aun lot 
de los Moros que re/naban en la^ fronteras: de suer- 
te, qiie aun la memoria que se hacía de [os dema^ Ke- 
ye& coLEtíoantes, se omite icspt^cto á lot de Fraacia. 

Sucesos del ano 805* 

Tercera vez tentó Ludovico la conquista de Hues- 
ca. A esie fin diiptiso un poderoso cxárcíto en el año 
805. á ias órdenes de HcribtTio . G^;neral valeroso / 
acreditado» enviado de propósito por Cario Maguo pa* 
ra esta expedición. Durante el sitio sucedió, que algu- 
nos jóvenes mal disciplinados, y deseosos de acreditar 

su 

(1] BeuEcr /*¿. 1, eap. jy faf* 70* Zatiu lit^ i- »/. S*" 



Hutiaa en tiempo di h^ jiruhes, v fj : 

valor, cocneiiL'fOQ U temcrídaü de aproximarse 4 
|o3 muros mas üe lo que convenía, r^taaUo y provo* 
:ando coa palabras y obras á los sitiados. Abncron csroi 
ES puertas üe pfonio, y saÜeado coo grande ímpeiu 
[k trabó una batalla muy sangrienta, á que puso térmi- 
[do la retirada de los sitiados i ia ciudad , y de los sí*] 
.liadores á su* Reales. Viendo Heriberlo que se proloíin 
gibj el siiÍD y y que amenaiaba el invierno , perdida la es 
perania de g^nar la ciudad, se retiró d Francia, d<^- 
vastando primero la comarca, y haciendo ijuanTos da* 
ños piiJo á los enemigos para iatisfacer át: akgun mo- 
do «ti ira, con:io dice el Autor de la vjda de tudovi* ' 
co : Prpfracfit igitur cbjiJhne^ per acta d^vaitaihnt ^et 
^úitcumqui viia sunt contra tnímicot agenda pro ira: jd- 
íufaction^ t ad rggem sunt reversi. 

Gerónimo Zurita menciona lo i tres sitios que acá- 
Íbamos de referir , mandados los dos primeros por el < 
¡Rey Ludovico , y el tercero por Heriberto , bie-a que^ 
^■con alguna diferencia respecto á \o% anos «en que hemos 
seguido ¿ Don Pedro de Mjrca , quieo los fixa confor* ¡ 
lue á los Códices mas correctos de Autores coetáneos ^ 
(i). Es regular que en los tres asedios que sufrió Hues- * 
ca padeciesen grandes trabajos sus Chrisúaoos Muiara- 
bes y y que se agravasen notablemente sus peci'L.is y 
tributos* ya por ser Cliristiano el cxérciLg de quien re- 
cibía la ciudad tantos daños , ya porque los Sanacenos 
tniraban á los Muzárabes como causa principal ós unas 

Suerras , que tenían poc objeto lu libertad y alivio, 
o* Anales de Fracicia no expresan el Prefecto que pie- 
tidia en Huesca en e^ELf Unce , merect'dor de gr^iudea 
elogios por tan gloriosa defema , pejo si^gun parece poc 
otras iDi^monas io era el siguieate* 



AM- 



<i) Mvc. Hiíp, /i¿. ). faf. ig, num, f. 



É 



ti4 Teaíp hijt,de Jas Ighsiat de jíragm. 

A M B R O Z. 

Em ti mUm^ ano 8oS* 

Después de [a<muercc de Azan parece que volvió 
fiueslra cíuii^d ai domiuio de Jus Reyes de Córdoba , ^a 
cuyo ncunbrc Ja gobernaba Arabíoz en el ario 81-5 , se- 
gún el P. Maiiaiía^ Por el mismo tiempo se rebeló la 
ciud<ici de Toledo , y no pudiendo Albaca rendirla pot 
fuerza , echó mano de la astucia» EL iiisirtí mentó fue 
Anibroz, humbre 6ngido , saf^az , y artifieJo^o, y que 
tenia rmichoij ariiigos eo Toledo. Fuese allá con cartas 
ét\ Soberaoo en las que ariificiu^iamente atribuía los aU 
borolC5 á lo^ del gobierno , discLilpando 1 los ciudada- 
nos. Estos, no sospechando de Ambroz su falso amigo, 
]e abrieron las pugnas. Pasados algunos dias tiíigió Am- 
biotque también él estaba agraviaüo, y -deseaba vea- 
garse del Ri-y Alhaca ; avivó et fuego de la rebelión, y 
para disfrazar mejor su iútcato liizo construir un caiti* 
lio « el que guarneció con buen número de Soldados. 
CoQ el preii^-xto de sosegar las nuevas lurbacioacs acu* 
dio á Tüfedo Abdtrramcn . hijo de Albaca , y obran- 
do de acuerdo coo Ambroz , y conTiauaudu e¡ engaño 
de acriminar al Gobierno, y disculpar ft la ciudad , lo-^ 
gró entrar en ella. Para fxecutar Ambroz y Abderra- 
nren la crueldad qi^e rt-nian maquiuada , convidaron al 
ca^iilló & lo^ToUdanos, y estando indefensos dieron 
sobre ellos los ¡>oldados , matando akvosaoie^iic ba»tA- 
cincomíl (1). 

A M A R O Z. 
' - « 

En f¡ €tño 809* 

El Rmo. P. Risco afirma, que sierdo Amaroi Rey 
de Zaragoza murió Aureolo « Conde de Hucscj , :iñu ^' 9 * 

y 



y que coa esta dcúmuji k apodera Amaruz de la ciudad 
de Huesca y dfmas casliJJi» que peiieíiecíaa á la jum* 
dícioa <Je Aurtrolo (i). No dice es» Erudito la fuente 
de dc?nde ha temado c^tas nulidad , ni yo lie podido 
^descubrirla ¡ ellas son , no solo d^&coDQCidas en los Ana- 
les antiguos y fidedignos de Francia , sino posilivameti- 
■ae contrarias á lo que en e^to* &e refiere; y asi tengo, 
ié por equivocaciotí , ópor fícciatide nigUD modemo, cL 
'»qiie Aureolo se iniítuiase Conde ác Huesca , el f^ue et- 
'ta ciudad haya peneoecido á su JurisüiooQ , y que 
-Amaroz se apoderase de ella por muerte de Aureolo. 
.TudoA los AnaU^ias de aquet tiempo coniestanen decir, 
-que el Conde Aureolo editaba puesto por Cario Mjgao 
ttü los confines de Francia y España Á la parte de aci 
de los Pyrineos para contener á Iqí Moros de Zarago- 
za y de Muesca , sia eírpresar el lugar de su iesi>£ii- 
cia ; y qu^ Aoiaroi- , Prefecto de entrambas ciudades, 
■habiendo muerto Aureola en el año 809 , se apoderó de 
i;1os pueblos y castillus que csie presidiaba. Pondremos 
['-las palabfis de losAaa^es Beftínianos sobre el 350809, 
por la fttcilidjd qcie tendrán para comprobarlos los que 
carecen de la colección de los Escritores de Francia, 
[f pues se harían eitrractadoi en ta España Sagrada , tom. lo, 
rÁpen» $, pag. S7'3* ^areolut Cumet^ qui in commertio fíes* 
tatúa af^üt Galli/v irans Pyren/rum tonira Osc^m & Ca- 
saraugüitam rejidebat , df/un^ui tst~ Ei j^marox Pra* 
^ftStus Ciftaraugustír útqut Osea ministerium éiuí invñ* 
\$ít f tí in Cüfttiiis gjuí pnestdta dispúsuit. 

No descubro en loi Escritores antiguos el menor 
vestífiio del Coodado de Aureolo en Huesca , ai de que 
Vcsta ciudad haya pertenecido d su jurisdicion y ^obicr^ 
L-iio, loque 00 es compatible con LStar apostado dicho 
Aureolo ea lai fronteras contra los S;jrracenüs de Zara- 
goza y de Huesca. Atinquc h.ibiese ijlgun AiJt*>í que lo 
Leie debería tenerse por eqoívocaciJíi , y corn-girse 
por los otros , como lo ea ea Regiooa el atirmar que 

P 1 tX. 



, \\) Etp. Sigi. Um* ji. fai^ J19., 



ii6 Teaf.bitf,dt Jas Jgksiat de Aragón. 

t\ Conde Aureolo residía ea Zaragoza concra Huesca, 
El que formó el índice de cosas noiables de la Marea 
Hispánica ^ %t alucinó escribiendo, j^urcoius Cenes Oi~ 
es & Casar augustít , porque eo los folios 383 , y 39$, 
qne cita , se cotiiicne todo lo contrario. Eti el primero 
afirma Marca , que el Rey U:dovico , obligado á levan» 
tar el siiio de la ciudad de Huesca en el afio 799» dc^- 
xó en el ca&üilo de Loharie al Conde Aureolo con buea 
preiidto para re[>r¡tnir y coatener á los Sarracenos de 
dicha ciudad « como dixLmos en los sucesos de aquel 
año. En el folio ^396 dice, que habiendo muerto el Con- 
de Aureolo, que estaba puesto en las fronteras concra 
Zaragcza y Huesca , &e apoderó Amaroz de lo^ casU*- 
lios íjue esiaban á su cunoOia : ea cuya comprobación 
liae las palabras de Eginardo , que lo at^rtna. El insig- 
oe Zurita refiere el suceso de esie modo : ^' Este euís* 
» mo año (809) siecdo muerto el Conde Aureolo que 
■» estaba de esta parte de los Pyriueos en frontera por 
» el Rey Ludovíco contra Huesca y Zaragoza , el Ca 
m pilan de los Moros que tenia carj^o d^ aquellas ciu- 
I* dadt.'s se apcderó délos fuertes y puso gente de guar* 
B DÍcion en mts CasilMos , y envió al Emperador Car- 
tp con embaxada á ofrec^er , ^ue con toda la tierra 
que tenia , se pfjndria dtbsKo de ^u obediencia , y con 
gran astucia se entretuvo y qutdú fon los Castillos 
3t todo elliimpoque Cario Magno vivió " (1). V 

En el mismo aüo en que Amaros, muerto Aureo- 
lo , se npodtró de los casiiiioí que eiie tenia 5 su car- 
go , envió ur^a embaxada á Cailo Magno asegurándo- 
le, qoe dese¿ib¿i hacerse su vasallo y entreg^^rle coq 
lu persona las ciudades y pueblos que poseía. En et ano 
iiguiente , que fue el de 810 « pidió Amarrz que se tu* 
viese un congfeso entre él » y les Xef^s que ( eir i íi Car- 
io Magno eu las fronteras para efectuar la entrega de 
■üi estados : mas r;o tuvo eftcto por varias causas que 
interviiiiercu , taa que pueden íaferirse de la combina* 

GÍOD 



» 



n 



(\) ZuriUj lik. u f'/. j« 



Huueú €n tiempo de ios Arab^t, ii^ 

-cioD de lucesoa \ porque ea eL mismo afio en <iuc Ama- 
-j(>£, coa una poítica&emcjanic i la d? Ibinalarabi , so-^ 
^licuaba U amistadle Cado Magno para maniener con 
Sü protección los acñorios de Zaragoza y Huesca ccq. 
tra c) Rey de Córdoba i, ^ue lo era ft )a saxon AbuJaz, 
ror otro nombre Alhacsn ^ este con eL deiignio cipuea^ 
[lo de sujetar al rebelde , firmó paces coa el Cinpciadori 
iCarlo Magno en el mes de Ociubre de dicho ana,ea- 
víandote una solemne embaxada , y ea stñjl de ami? 
tad z\ Conde AimeTÍco ^ á quieo anos anie^i babi^n caurj 
[^tivaJo loa Sarracenas, De este modo Cario Magno que-] 
Ido conao inhibido pura prorcger la tebelion de Ama-^ 
roXi y este si d el a^ilo que esperaba. £a efecto Abu«J 
ijaz apenas firmó las paces con la Francia « dirigió con^ 
itra Amaro! á su hijt> Abderramen . que le luccdíó en 
Reyno , y Amaroz atrojfido de Zar;ígoza se reiifó á 
lue^cj, Tod^s esus co^s sucedieron en elano8tocoa 
'^ orden refetido según los Anales Bertiníanos íd eHii* 
gar citado, 

Z U M A H I L 

Por ki años de 640. 

Esíe Prefecto fue el tirano que decreió el martirio 
ide las dos Sanias hítmanas Nunifo y Alodio. San Eu- 
logio , amor covuneo , dice que fueron presentad ai fl I 
[Pre^Jeote de Ea ciudad sin expresar au nombre , pero 
el Códjce antiquísimo de San Pedro de Cárdena lo lli- 
tna ^umahil , k\ Leccionarío antiguo de la Santa I^^Ee- 
ata d« Huesca Zumel , y el Breviario de que usa hn; 
-Esta Dii^iis hmat;!. La determinación de! año de su Pre- 
fectura va conexa con la del tiempo en que padetie- 
lOQ Jas SsnUi. San Eulogio índica , que padectcroA an 
¡I ano 851- El mencionado Códice de San Pedro de 
^ardeni no dice el año , pero expíela que fue el ai 
[de Octubre dia Jueves : de donde infiere Mírales, rc- 
ICüfrieodo 3I cómputo asLrot.ómico , quL- aconteció en el 
'tóü 840 , por4ue en este cayó en Jueves el 21 de Üc- 

lübie. 




I ifl TmÍ. hht. de fas fghsiat tU Aragón^ 

tubrc. TambicD alega dicho Morales una Eícrilura de 
-UUgo Artita , f\wi menciona Curibay , por la que coas- 
itt que la traslación de las Rcllquiii^ á^ bs Saotas al 
Uociastecio de Leyre se hito eo e) año 84J, 

No sabemos si Zamabit gobernaba la ciuilad de 
Huesca por Abderrameo IL Rey de Córdoba , como re 
a6raia ea los Breviaiioi ,ó por Muca Rey de Zar^igo- 
z^. La liquidacioa de cale punto dcpi'üdc de la de3 Año 
en que las Saotai padecieron : ea caso de padecer ea 
«1 ano Sjr , es preciso que fuese Prefecto por Muza, 
porque ya en dicho año se había levantado coo esta y 
otras ciudades contra el Rey de C¿rd iba. Lo cierto cv, 
que Zumahil fue cruel con los Christraoos , y graoz^ 
lador del culto de Mahoma , como se dexa lotender del 
Marurio de las Santas , y de los medios y artiñcjos con 
que intentó peivertirlas , y apart;ir]as de su buen pro- 
pósito : y así no es dudable que eo su tiempo los Mu> 
xarab^ de Huesca y su territorio t<>lcfarofi por La fé 
gfaadcs moJciLias y peraccucioDes. 

MUZA. 



Por hí añor 



£1 famoid en bs historias de E<tpana el crombrt 
de Muza , e[ que seguo nuestros Escritores fue Godo de 
on'i^eo , y Christisuo antes que mahomtriano. Su valor 
y astucia lo elevaron á ser Rey podi^roso y cooquistador ^ 
¿e una buena porción de España. Zarag^^za fue la pri- fl 
mera ciudad que ganó y la capital de su Reyno : dea- ~ 
de allí conquistó á Huesca, Tudeta , Toledo, y otrai 
muchas ciudades. Htzosc respetar y temer de Abderra- 
mecí Rey de Córdoba , de Carlos el Calvo Rt:y de 
Francia , y de Ordoño L Rey de Leoa , aunque este al I 
ña le venció destrozíndo su exército cerca de Logro, 
ño. En tiempo de Muza reynaba eo Córdoba AbdeF'> 
rameo 11. uao de los mas fieros perseguidores que 
bo tenido el aombre Chrisuaco. Üeiramó mucha sac- 

grc 



fíuesta en lífinpo de ¡os Árabes* 119 

^ t chnttidnj ea las ciudades de iu domlaacJoo, 
especiatmi^Qlc cu Córdoba , coimí to reñere San EU' 
logío , quien después de so^ieaer To> intereses de la Re- 
ltgi3n con su predicación y e-^criios ^ de alentar á lo£ 
Mirtires para morir por la coofe^ion de la Té , y dees- 

tcribír <uf pcka^ y viciorias , murió degollado por la nais- 
nu causa , rubricm^do con su san^e \'i% veró^deA <^ue 
lan gloriosamente l^abia dc^judido coa su lengua y plit- 
■ ma. El gobierno de Mu^a c^n eitas circim?it anclas fue 
muy venujuso para los Muíatsbes dt Huvsca , y de* 
mai ciuüaJcs perifrecienifs á su Reyuo , puo por cs- 
I te medio se libertacoQ de la sacgrienu per&ecucioa de 
I Abdvrramen. 

r La Eiblícteci Arábico-Hispana de Casiñ hace ht»-; 

" noflfica mencioa de Alobamad Bl'u boltman , diciendo 
que Tue hijo de Huesca ^ de pioTc^ií/n Juiísconsulto, y 
que obtuvo la Pretuía de esta ciudad y la de Zarago- 
zíi 1 y irnalmente que muiíó en cL año 395 de la Egira, 
que el el de 909 de U Era Christí^na. Las palabras de 
Casiri aon esus : Mt&arrad Ben Soíñnan , ^in Taiid Os- 
centh » JurisconsuUus , Osea S V<esarCiUguif^ Preetu^ 
mm geiil, Oitm ofijit únno Eginv 295 (i). El Bmo. P, 
Rjsro no sofo omite á Mobaniad Btu Solíntian en el Ca- 
UJogo de ios Rtyes y Prefectos de Zaragoza , ^ino que 
a5ima que 00 se halla en los Escritores aminiiui mtn- 
gIod particular de algun Kty de Zaraj^o/a desde el fia^ 
dtíl Mglo IX. hüíta los aüos 93a. (i) El teatiíiioiiín alegi- 
di> es concluyame, ea fueizj del qual dtbc aüaUüsc es- 
le Prefecto gq el catálogo Ce^aiaugutl^uio. 



MOHAMAD BEN SOLIMÁN BEN TALia 
Murió ú^o de 909. 



I 



MA- 



fi) FiWior- Anbíco-Híipi volumt i. f¿t¿t ijj. 
(i> tiji. >>*^'- rtrri, Ji, jfa¿. 141, 



130 



Teat* bist, de ht Jgteiiat de Aré^tm* 
MAHOflíAT ATHANAEU 

Por hj tinos P47. 



De eite Rey de Huesca se hace memoria en uai 
doaacioa de Dan Garda Sánchez , cp que cgncede al 
Mün^^erio de San Juan de la Peña ciertos derechos so- 
bre cL lugar de Vinic?. Su dati en la Era 9S3 , (ana 
de ChriitQ 947. J reyuíndj el ciraiio Dk>o García en 
Fimplona y Aragoa , Doi Rimíro ea Oviedo y Gali- 
cia , Maíiomec Abeolufíe ea Valiierra , y Mahoraat 
Athauael ea Huesca. S^ c >[iserva li doaacion en el Ar* 
chivo d¿l cÍEads Mo^aiterio « y es la quaria que mea- 
CLoaa Briz Maninez en el cap. li. del lib. 3. de su 
Hlscoria. Por e^e tiempo habia grande división entre 
los Moros , y su Mjnirquia estaba dividida en muchos 
Keyes , dhponffnd.>!o asi la providencia del Altísimo pa* 
tk ficilitar á lo^ Cbristiaaos la conquista de Espafía. 
Ea Cita donación se m;;ncÍoaan los Reyes de Huesca '| 
y^ de Valiierra por confiaar sus estados coa lo» de Don 
García Sánchez. 

MOHAMAD ABU JAHIA. 

Piíf hs años 1045. 

La Biblioteca Aribtco-HÍFpana mennona i. Moha- 
mad Abu Jjhia. Dice que reynando en Huesca , se ex- jk 
citó contra él una guerra civil , que le ubligó í dexar ^^ 
la eludid , y huir i Valencia, cuyo Rey Abdebziz, ^ 
por otro nombre Almansor , lo acogió humanisimamea- 
le , casando dos hermanas suyas con dos hijos de Mo- 
hamad Abu Jahia, Y i^ue el mayor , que se llamaba 
Maan, después de varios sucesos, se apoderó del Rey- 
Dode Almeria con el auxilio de su Suegro eu el año 
443 de la Egira , que correiponde á to$a de la Era 

Chria^ 



fíuf sea €n tiempo df hs Arahu. - 131 

Chri^thoa (i). Dúo Ignacio de Ato en la Biblíoct^ca 
Arábico Aragoaeost: , pag. 6», llama i este Rey de Hues- 
ca Mobamad Bea Abmcd Bt^o Somadeh , y dice que lo 
arrojó de Hücica su primo Aimondtr bea Jahia Alca- 
gibeo , Rey de ¿arago^a : añade c}ue fue varón pru- 
dente, sagaz, y tan exercitado en Jas armas, que ao 
tuvo igual en su tiempo. 

Svcftoj da los añoí 103S- 10^5. jr 1063. 

Don Ramiro I. de Aragón , que comenzó á reyoar 
en el ario 1035 , luvo graode^ diicreaciaa con Uua 
García de Navarra su hermano sobre loi I Endites de n\i% 
Rcynos. Don Ramiro <e confederó con los Reyes de Za- 
ragoza , Tudela y Huesca » y fue vencido por Don Gar- 
da en el siüo de TafaLla , como lo refiere Zurrta, sía 
expresar lo^ nombres de los Reyes Moros , amigos y 
confederados de Don Ramiro (a). 

£n t\ año 1055 , dicho Don Ramiro declaró la 
guerra á los MoroA sus vecinos con feIJ£ éxico ; hizo 
tribucarios i lo^ Reyes de Zaragoza y de Lérida , y 
veoció dos veces en batalla campal á\ de Huesca ,qu9 
DO quería readlrlc vAsaliage: tjtnbica se ignora su nom- 
bre (3). 

En el año 1063 , los Reye« Moros de ZaragozEi, 
Tudela y Huesea eran tiibutarios de Don Ramiro , se- 
gún se colige det Concllln de Jaca celebrado en este afio, 
en <¡U€ dicho Don Ramiro concede á la Santa Iglesia 
de Huetcj y i tu Obispo, establecido cu la ciudad de 
Jaca , haiía ^ue coa el favor d« Oíos se sacase de la 

Q serví- 

(i) Mofiimad Ahu JiTiíj , bclío clvílí , rílicta Oca ubi regó»- 
bir , Valeniiim íí\ iUiíu Prmcipam AbJt^laziuiii Abulhjfuní 
Bi:n Abi Aljiíicr CD^<lui>«'a<^ AimjLiinrfrn , ti comuHir ^ qui 

duoboi cfui filMs in iniErimaníum deili. Bibikf, Ar4^> i^i*ft 
(tJZijrtu, iii, L<£«/-i(' Cf) Zariii ///í. i,c. I,. 



ttft * T^ñt* hist, dt las Iglesias 4e Aragcn. 

servidumbre la capiíal del Obispado, U urcera parí 
de los tributos que le pagabaa los Morm de Huesca, 
Zaragcií.i y Tudela. De Oika tive de C^rsaraagusta , ntc 
ncn & Tíátila de ómnibus terciam parttm ipsius decma* 
tionh sufra¿ÍUi/e EtcUsiít vei E^iscopo ^énccdimuj 9 
donúmtis, Ksí ie lee ifD e\ pergfiTtiíao aniiquisíjro ^ue 
ae conserva en el archivo de esu Catedral (i), de 
düQde lo copió el Autor del libro de la Cadena , y de 
esie lo tomó Ayosa. Efi veiiKímíl que los Clirl&iiiuoft 
Muz^rabe^ de Huesca estuvieren en este iiempo muy all- 
viadús , aíí pnr la depeadeocía del Rey Moro , que pro- 
curaría complacer i Don Ramiro , como porque esie 
christianfsímo Principe, y el Obí&po dispeosarían con 
liheralrdad lo necesario para el culto de la Tgletia de 
Saa Pedro, y subudio de tos chrí^tianos , y mas Lerileo* 
do remas dentro de la misma ciudad. Quando los Re- 
yes Uoros de esti>5 últiaios tiempos no eran iríbutarioa 
cíe el de. Aragón « lo eran del de Castilla , cuya alianuí 
t>rOkJu< iría los mismos efectos para con los Muzárabes; 
y pt/demos conjclufar^ que los Obispo» de Aragón, 
apiovechaiido lan favorab'ei coyunturas , vísiiariaa la 
porcJoD de su grey , que Remia en el cauíiveiio * e*pe- 
TBodo por momentos el día de la rcdenciuD* 

ABDERRAMEN II. 

Ultimo lUf dt Huesca dtsde anUs de lO^o. taitM io¡ 

El dfrimo Rey Moro de Huesca fue Abderramen» 
fle quien dice Zurita , que era muy poderoso, y cuyo» 
esrados, st-gua se Cüliiíe de esic Autor , eraa cansidí- 
rabíes para aquel iiempo. Y el P. Maríina advieriet 
que Bufiqui? eran lautus los Reynoí de los Moros quin- 
tas eran Jas ciudiie^ principales qui.^ poseían , exccdiaa 
ú los dornas , en primer lu^ar el de Córdoba , eo le-^ 
gtiado el de Sevilla, y despucs de e&tos los de Toledo» 

Zair 



(i) Armjrk >■ /{f^M. I, Mira, 47' 




* 



r 



ifueica tn riempú de Icr Araber. - 123 

Zaragoza , y Hücíci (i). Rcynó Abdecrameo «n Mues- 
ca y su comarca casi todo el tiempo (jiLe Don Saocíio 
Ramírez en Aragón , cuyo reynado füc de 31 anos , y 
ütfi siemfire efiruvíerun ea guerra. Porque luego que el 
citado Don Sancho hizo pacc« cop el Rey de Castillat 
que fue por los años de 1070 , volvió las armu con- 
tra Abderramca , qug babia violado Ids tregiia^ (9]. E3 
el año 1091 fue muy viva y sangrienta la gjL^rra; y aun- 
que era AbJerramcn muy pod^'roio, y de grao va* 
lor t y «taba confederado con los Reyes Moros sut 
coiDitrcanos , y cotí el Rey de Castilla , le ganó Doa 
Sancho muchos lugaroi. Para estrecharlo mas reedi- 
ficó los ca:^! i nos de Marcucllo , Loharre , y Alquezar eo 
la,^ vertíeates de las monUQis . y fundó el fuerte de 
MoDtaragon, una legua de Huesca , como largamente 
refiere nuirUro AcalUca (3), 

£□ el afio 1094, babjendo gaaado ya Doo San- 
cho todos los pueblos de la comarca de Huesca, que 
pertt-'necían i los estados de Abderramen , puio cerco 
ft b citidid con toda Ja gente de guerra que pudo 
juntar en Aragón y Navarra, En el mes de JüdJo de 
me aüa murió el Rey Don Sancho de una saeta , y 
conlíauando el sitio el Rey Don Pedro su Jjijo , ganó la 
famosa batalla de Alcorar dia ag de Noviembre del a5<i 
109^ , y dos diii después ¿e rindió la ciudad , y entró 
triunfjnte en ella , como adelanie se diri, 

Reyoando Abdcrramen , floreció Adbelrahmsa Ben 
Musa Abi Derham , lUmado vulgarmente Abulmnihrepb, 
de quien dice U BibTioii^ca ArábicO'Hi>;>3na , voli^m^a 
*■ P*8' '3'" 'í"^ ^^^ jurisconsuho de profisian , liijo y 
'Proppetor de Huesca , la qunl dignidad obtuvo por de- 
recho hereditario , y que ttcribivj la iiÍvtL>ria de e^ra 
Ciudad baaia el año de la E^ira $or , que es el año 
de Ciirísto 1108. Según ^üo sobrevivió AbulmJibícpb 

Q ^ doce 

(t) Mttiin. ííiit, dt E$f. ¡ih, 9. <4j), U 
'(j) Zurita , iih* I- f^p. i6i 

oí ZucU* f /i#> it r^/, 19^ 



114 Tfdf. hist. dt iat Igieiiar de Afúgürj. 

doce anos i la conquista de Huesca , hecha por el Rey 
Doa P^Jro \ y ñ por fortuna se descubriese su hbto- 
ria icadibmos ao(iciás íudibidualeK de las cosas pcrtc- 
neciedies á esta ciudad eu tiempo de los Árabes, No 
sabemos la ex[ensmri y c^lidadei de U dignidad de 
Proprctor ^ue lícredó de sus mayores , pero habiéndola 
excTcído en tiempo del Rey AbdcrramcQ , se icfíare 
que Qo era supfemj. 

CAPITULO \m. 

OBISPOS DE HUESCA INTITULADOS DS 
Afúgtin , > dg Juca , y ráXon de ettos tíiuicf. 



u 



Na de laj Iglesias de Espafia,que tienep memoriai , , 
y documentos ciertos de la succsÍod de sus Obispos CQ^á 
tiempo de los Árabes , es la de Huesca , coa la singu-^ 
lar ventaja de no verse precisados ¿ salir de su Oió' 
cesis. ComprehendJa etta en ku estado antiguo, segUQ 
se colige del Concilio de Jaca , todas las moaunas de 
los Pyrineos desdu' el nacímienio del Ciuca hasta Na- jr 
varra , cuyos lugares fragosos quedaroa exfntos de la do-* H 
ininacion de los Bárbaros , como escribea el Obispo D» Se- ^ 
bastiao , el Anobispo D. Rodrigo , el P. Mariana , y ge- 
neralmente nuestros híitonadores (i)- AHÍ se refugiaron y 
fonalecieroQ aquellos valerosos Christianos , relii]uias de 
loi Godos fc <íue fueron después los fundadores de este ^ 
Reyno. Se tiene por cierto , que el Obispo que gobernabaflj 
entonces la Iglesia de Huesca se retiró con citas á loj" 
montes , y parece muy verisímil, atenta la facilidadj 
de U fuga , y la posibilidad de permanecer libre dea 
tro de «u mismo Obispado con la iDayor y mas ílustn 
porción de su grey. 

No por esto preteodo fornur ua Epíscopologii 

cozn- 

(i) S«b«t. i/t AfJr/onsj I. Rodcr, 4< rfhUiif* //¿. 4* C4jft 



Obispas ée j^ragcn, ii^ 

completo y nunca interrumpido , el que no goza algu- 
na Jgíesla ¿e España * ni es posible por la fa^ia de t^i- 
ci'uüír% y documcLiioa de aquellos tiempos obscuros y 
Cifamiiosos, «□ que ocupados nuestros mayores ende* 
friider las vidas , y recobrar la patria ^ descuidaban de 
manejar la pluma , y de las pocas noticias que cAcrí- 
bíeroQ han perecido lis mas por Jas gnenas , inceji- 
dios y demás causas expresadas en el capitulo VIII, 
Yo me GODtcaiar¿, como lo elige la verdad de la his- 
toria , coQ meacionar los Obispos , cuyos nombren es- 
critor por su propia mano en las subscripciones de los 
CoacJIios y privilegios Reales, se han conservado en ar- 
chivos públicos y autorizados , ó de cuya cxKceacJa 
consta por otros documentos dignos de r¿ , expresando 
]os qire fueren « para que el Lector sabio é ilustrado 
pese en la valanza de su criterio Us razones y autorí- 
dad en que se apoyan ; porque yo conozco bien mí ía- , 
sufícieucia , y no quisiera perjudicar en manera algu- 
na , ni i la Santa Iglesia de Huesca borrando del Caii* 
Júffo de sus Obispos los que verdtdcra mente tuvo x ni 
ala verdad que profesa Introduciendo ó conservando 
en él los supueUos y fingidos» 

Los Crítkct sólido^ y juiciosos, atendida la coa- 
dicion de «quelíos obscurísimos tiempos « nos hüraa la 
jiistici:i de Cíjcicedcr , que en los espacios y vacíos íjuc 
mcdUban éntrelos Obispos de quienes ha (juedado me< 
moría cierta , hubo otros c|jb cootinuaroa su serie , cu* 
yos nombres ignoramos , porque no tuvieron la dicha 
de firmar al^ui privilegio Real , 6 de que esle liegise 
á DQsotros. £su es una pretensión justa, qtie repite mu-,] 
chas veces el Avjtor de la Espafi^ Sagrada ; porque 
cierto serta grande absurdo decir , 6 que se inst^uió la 
Sede siempre que se descubre algún Obispo, que por la 
mucha distancia no pudo suceder al otro , 6 que taa 
freqUentcs diUtados espacios de tíerrpo fueron oiiai 
Eantsa vacantes ; y mas no habiendo motivo para ello, 
como no lo hubo respecto i ]üí Obtspoí O^censcs , drn- 
Uo de cuya X>ióúesi;i se coascrvaroa ios Chtisium.-s U-- 

bies 



ia6 Teat. hist. de lar Ighsitu di Ar/égón. 

bre» del yugo mahomeuno , gobernados Je Príncipe* «fe 

gran piedad y relÍí;íon , i cuyo Itáo asistitin ókhos 
Prelados como luego veremos. 

El precúo advertir para <]ue mejor se eDticnds la 
contiaua sucesión de los Obispos de Huesca , ^ue de* 
xaodo esie lículo , asumieroD el de AragOQ luego i^uc 
comeuxó el Condado de este nombre , y no sia pro* 
piedad , por índairsc en su Diócesis iodo el lerritorid 
^ue en aquel tieinpo , y mucho después se dcnornina* 
ba Arngoii. De manera, dice Bbacfts , que Ioí ^ue ver- 
daderarnence eran Obispos de Huesca , y debcrian lla- 
marse Osctínscs , sí íocitulabao de Angón, dcde que 
comenzó el Coodado de c^e nombre. Qui (Episcopí) 
cum re vtra Os^atses tirtnt^ Oiuníes^ue appfUari dcBuIr-* 
stttt ; Aragcrítfíut tamtn Bpisccpi jam ch ipihs Comi" 
tatiís iniiiis vúc:íhaníuf (i). En algunos años no tuvie* -^ 
ron resídeocia fíxa , ¿tcogieodose coa los demás CZirÍ5* ^| 
llanos á los lugares fragosos é inaccesibles para eradir" ^^ 
se del furor de los Bárbaros ; y no se puede dudar <^ue 
la preseocta del Pastor sería de grande consuelo para 
aquellos fiL'les consíÍEuidot en tanta atticcion , y que 
loi escimuUrJa grandemente á aaciiiicar la vtda por la 
Religiou y por la patria. 

£1 primer lugar en que loi Obispos Oscenses fi- 
icaroa su residencia Tue Santa María de Sasave, en lo 
mas fragoso de los Pyrineos, eo el valle de Hecho cer- 
ca de Aysa, que en lo antiguo fue Monasterio, y se une- 
xü ft U Iglesia de Jaca en el Cook Í]lo de aqUfUa ctu* ^J 
dad , sei^o parece en la Bula de San Gregorio Vil. j H 
ahora es Herraíta de San Adrián, Eo el arcliWo de fa 
CatcJral de Hucica te coaserva una donación <vítí»njl 
heCha y firmada por el Obispo y Can6nÍgo*i de Hues- 
ca y Jdca. á la l^le^ii de SanU Mjria de Sasa^e. la 
que exhibimos en el Apéndice 11, En ella seaflíma q:]e 
ganada Hm-ica por loa Sarracenos, se ira-^Udá la Si- 
lla EpZscopiL i dicha Iglesia, como lo tescíficaa tos se- 

(O BtiBc, fai. 77, 



Ohitpos dt Aragón» ig^ 

pulcros de siete Obispos, que aJií descaasan, y los pr¿- 
vikgioj de lo^ Hvy«& de aquel tiempo, ^uauüo \q per-. 
mÍLitiioo las circuruiaadü» 4 baxaroa á ;áaa Pf^dru d^ 
Sirtsi, lu^ar fucrtt, pcr^ m^co^ arpero, tn dicho va- 
\\Q\ cékbn; Monasterio út Mongc? Beci^^íikEÍnos en a^Licji 
t¡emi>o, asilo de les primeros Condes de Aragón, j 
dc^HiMJO de las Retiqutaj de muchos Santos, ^tue re li- 
taron lo» Chrisiiauus en la pardilla de Esp^Tu, ^fguó 
ie colige de uoa donscion dei Cunde Don Ca lindo qu0 
alcgA ZuriEa, y uai^ BíIz Martínez (t), y dertra de £a- 
dfegoio GalJ;)do que irae Blanca» pagt 89. Otrai ve- 
ces rusidids en San Juan de la Pcua , y otra; en Jaca, 
coiQu lo ;ifi'm,in cousujiiemeate nuestros HiMoria4ore>i, 
crurv loa quales Gcióniíno de Bai^cas dice.aif ^ la 
jMig, ?3, vcríida* >U9 palabras del dioma lauüo : " CJr i^pa- 
íí üa por los Alabes la ciuJad de Huesca, resiJi^ron 
f> lus Sancos ObbpoA uaai vece^ eo Saa Pedro de hi- 
» resj , y oirás ea Sao Jnaa de la r<53, ciublecicnJo 
u 5u Sede, ya ca esta, ya en aquella Iglem^ las qtia- 
>p leí evtabao cerca de J^ea, dcntío de an prcplí Dió- 
» cesis: y por Jo tanto se lUmaron Obí^ipos de Ara- 
V gon, "^ En el artículo de Fcrriob vireoioSt que ya á 
priacjpios del sigto IX. se decia que erd Obispo eo 5, 
FcJro y ca Jaca; Ferrio/us EpUccptu in Sandia Ptíre, 
Mt in '}ú£^A\ leojlaoJo los lugire« de «a rc»dcucía or^ 
.4ÍQana. 

£a el año 1063 «eordeni^ en cl CoDcilio de ]ict^ 
que la Sede del Ohi^tpado de Huesca &e estableciente ca 
dicEía ciudad de Jjcji, luf>ar pericEiedcnte á &u Dir^ce- 
aia ; dt;clarai]do los PP. del Co^^cJiio, cftfi.' el citado c&^- 
blecinnietíto solo se entendía havT^ que &e eo»9uIsi:>«.c la 
capu.il del 0)jis¡jadi», y que erttOk'Ccs debía rcsiiiujise 
■i ella la Cáicclra Pontlfida, y recotocer la Iglesia de 
Jaca i la Je HuesLia ^^r íu i»jtr¿£, obedeverle cíimo 
f'<ú:>dÍLai y ser tjiio coia cou elU: A&i lo aáimao Zu- 
rita 

[ij Zorita /jy t- <<■/• 7* &rJ£ /(¿. i> c/. ai* 



laS Ttat- hitt. de ¡as TgJeshr A Aragot 

rita y Blancas (i), fundados en la Bula de Oregotl 
Vil, y en el üccreio deí Concilio , que después de eita- 
blcccr la Sede Oscense ca la Iglesia de San Pc«tro de Jaca 
dice: ea vidcíicer ras iorie ^ ut si aUquando Oco dispcncnfi 
taput ipsiut Episcofaiüs pctuerimut rfctpcrare , istam 
fuam resíauramut KccUiiam ipsi sit sub^tta^ tt i^num 
su nim iila^ E^te Decreto tuvo tu efecto luego que se 

finó U dudad de Huesca, que fue el año 1096, ha- 
icfido estado vn Jaca la Silla EpiniopaL no mas que 
33 año*. ;:. Z 

De^de el Concilio, lot Obi^píisOscense* que sella- 
irrabin áz Aragón se ¡atituTarun de Jaca; de forana que 
l>nn Sancha que ames del Concilio se deda y firma- 
ba Obispo de Araron, ,iubfctibió en él con csias pala- 
bras: Saníius pr¿e/ara Eschsiit Jaccensis EphcGpus» El 
Dein Puivecicio en la nou sóbrela pagina 78 de Blan- 
cas dice, que aun después de erigida en Catedral la 
Iglesia de jaca se halla en monurneútos antiguos que 
'loi Obüpos uiaron alguna vez el título de Aragón, Ea 
tanto grado et así , que San Gregorio VIT. eo la car- 



ta que eicribí*^ al Rey de Aragón^ doce años después 
del Concilio y de dicha erección, puesta ea el Apea- 
(Jicc IV, llama at citado Doa Sancho Obispo de Aragori, y 



á su Obbpadti Arsgonfnse. Don Pedro último Obispo 
de Jaca firmó con el tftulo de Aragón un privilegio 
del Rey Don Sancho á la Iglesia de Jesu^ Nazareno 
de Montaragon , tres años autes de la conquUia de 
HtKsca , y úe firar su Silla en esta ciudad: el mjfmo 
título le dio el Rey Doq Pedro en la dotación de la 
Santa Iglesia de Huesca, dicieodo , que dio la Mezqui- 
ta MayoriNíe esta ciudad i Pedro Obispo de Aragón 
para restaurar en ella la antigua Cátedra Pontificia: ^i 
reüñurandutn antijai PontificQtuí optcem^ P.'frc vfríi- 
goncnsi EpiSCQpo omfiibus Hhpíiniarujn uriftam Mexq-jh 
tam co^tuiH esceimtiorem^ Aot Esteban primero, iotne- 
drato sucesor do Don Pcdi-o, ñrmó un iaitrumento cx- 






pre- 



Ohispür di Aragón, 139, 

pregando dicho tliulo según virrcmos en su fugar. Q*- lo 
dicFio 50 coLJije , que i^^^ ii>i Otji^pos que to I05 antJgi'Ds 
documcatos ae liauíiin de Aragón, ¿ de Jdca , f;on vrr* 
daderameace Obispáis de Huesca, como lo üíce Blan- 
cas pfl^. 78; iíí re vera qui in priscts monunentit Epit* 
iopi Aféif^onenus , jn^.yjrfgnjff apptUantur^ ecsdtm cum 
OíCentibus €sse^ tenmuím iir» 

El supucuo Cfouiccn de Aubcrto coctiouaodo lus 
fíccíoQes de ijue se habló eo la pag, 84. pone por Obis- 
po de Huesca i Ximeao ó Eximiuo Mártir, afjo 743. 
t Ariobatu en ct de 750, á Félix Arcediano Áreme- 
tea^e ca el mismo ano, Á otro Félix Abad Lcriiensc 
a5o 797. A:íi prosigue el catálogo ha^ta el 91 j, eú que 
cobc!3 á Vivas con lo:^ dictador de Moj^ge y iJe jniju^ 
fo, ñngiendo los nombren, los diciados ^ y los anos á 
ij arbitrio- 
La Santa Ifrlesía de Huesca aunque ](;Qora los Pre* 
lados que la gotxrnaroD en las üempos jnmediaiüs d la 
cautividad Sarracénica, y desea memorias auiéntrcaí de 
■US nombres y hechos, no se ha dcxado desiumbrar de 
las noticias li^onjerai publicadas en los falsos CroniL.0- 
nes , prefiriendo la verdad i su interese y gloria , / 
querifudo antes sufrir I01 vacíos que se advierten cu sii 
Episcopologio , que no llenarlos con Obispus supuestoi 
é imaginarluí, aunque los presente la lisonja con La re- 
comendación de Sdntos y de Mlrtires, Es'a conducta 
tao justa como sabia, jmíLada por lo;> que han forma* 
do ti catáJogLj Otéense, nos dispensa cE trabajo que tea- 
dríatBOS en descararlos eaunciados P^tid^ Ubiftpos , si 
algnflo menos cauto ó demasiadamente ciédulo los hu- 
biera colocado en él: y a^-í, ba^te prevenir, que no haa 
existido tales Obispes, ni tal Manir, iÍTíO en la fecun- 
da faniaiia de Dvn Ai-to^io Za[>ats de Liipían, que pu- 
blicó sus inveoi;igncs é impuiíiuraf dis'"raridij con el 
nombre de Auberto, como el P, Romnn de la Higue- 
ra 1a<t i(i;yaf, baxo los aombru de Flavü Dwxtio y 
Marco Mínimo. 



R 



NI- 



ijo Ttar. titt. d€ las fghíiat de Aragón, 

N I T I D I O. 
J fines del Si^lú i^ííL 

Ea U vida de San UíbCK sa^^ de los Breviaños' 

aDTtgiLos de esta Diócesis, y de U Historia manuscrita 
det Siüto, que r<c de Ja Cofradía fundada baxo au la-, 
voeacíoa en la Igle.'íia de S^n Ptdro el viejo de Hues- 
ca, se hace mención de Nitidio; por ella parece que tu- 
vo estrecha romufíicacíoa con Sao Urbcz, y que Cicribió 
algunas nulicia^ de süs milagros y vida prodigiosa. Allí 
Ae expresa >que Nitidio era Obispo de Huesca, y que por 
estar la ciudad ocupada de los Infieles residía en lat 
montañas de su Diócesis. Respecto al año no hay co-, 
la cierta, aunqtie Carrillo y Aynsa \o reducen al de 
Süo: solo se puede asegLirar que fue desde miud del 
siglo V11I. hasta fíoes del mismo, que ei el tiempo en 
que San UrbeE hizo vida hcremitica y monástica ea 
laa momaóji de Huesca. 

FRONTINIANO, 

P^ h/ anos de 800. 

Este Prelado fue inmediato Sucesor de Nitrdío , y 
coniorte en sus grande? trabajos , puts entrambos go- 
bernaron la f^rey del Señor en los tiempos mav calami* 
I030S , qujirdo andaba errante y dispersa por 1o^ moQ* 
ICA , hu>cnJo de )a furia de los báibaros. Ftte de ní\.iy 
sama vida ^ y visitaba con freqíiencia Á Sao ü^bezcoa 
qníen corntitilcaba «u espíritu , siendo lesrigo y t.imbiea 
partícipe de sus milngros , pues lo Libio el SjilM de 
unas caSecituras rebeldes que lo consumian , y en si] 
freseciria dfo vi^ia á un ciego. E^le Obispo y et an- 
leiiof tí^'nen lodo su apoyo en las Acti^i de San Urbee, 
y ij DO fuese por esta conexión hubíete pcrecl-lo su 
memoria , como la de alguaos otros. Blasco Lanuzi 

conje- 




Obispos de Aragón* i^i 

conjettirft i^ue San Urbez Aorcció cd el iiglo VI. y i^uC' 
toiooc^s irásUdó ü] Vs^le de Nociio los cuerpos de San 
Jü«o y Paítor. Para dcsc^mbjrAzaric de lo «^ue refiere 
U hUtorJa del Santo acerca d« Níiidio y Frontinlsno, 
dice que oo fueron Obispos de Huesca , sído de (jira^ 
Igk'sias < y anda buscando por lo» Concilios de ai^ue) 
liciDpo algunos que tuvie'^D estos nombres * y en «u de- 
fecto otros semejantes. Su opipíon no lolo es sin^uUc 
y contraría Á lo que siempre se ha creído , mastam- 
bien absoluiamL-aie Talsa « porque coasta con certeza, 
que Joi cuerpos de Sau Jumo y Pjsior pe rm anee i l- ron 
CQ AicaJá todo el tiempo de los Godos, 

FBRRIOLO, 

Desdf Oñtes de 815. bústa 835. 

En una Donación hecha á favor de Galíodo 
nhvez , segundo Conde de Aragón , ^e halla la ñrma 
de este Obispo con eitai palabras : Ftffiohs Epino- 
fus itt Sti^to Peíro ^ in Jacca : la» que dcnouo que 
tenia i»ti residencia , unas vetes ^n San Pedro de Sirvsa, 
y otras en La ciudad de Jaca* No he visto la fecha d? 
la eitada donación* pero debió ser antei del ano 8 15, 
en que se fixi la moi'rte d^ Don Gjlit^do. Ea cieinfio 
de Ferriolo , 6 de su Predecesor » esto es , por los aoos 
de 803 , edifica el Conde Don Calinda el Mon;]5ter¡o 
de Sjo Martin de Ccrciio ea el lugar de Acomuer (1), 
el que dcípuTS anexi^ ei Rey Don Ramiro á San Juan 
de la Peñj, Dicho Conde h^io el Fuero de Jaca tan 
¿imciso en nue&uas bi^torías^ en que se hace mcncioa 
del Ohi&po de esta Diócesis. En ¿1 se ordena eotre otras 
cosas, que ea c^so de morir intestado aT^tm perej^rino 
<u dicha ciudad ó su territorio « &e decline para lu- 
frdgio de su alm^i la tercera parre del dinero que l'u- 
fkre , tomando consejo úc\ Obhpo « y que lai do^ tes- 

R 2 laó' 



(1) Zurita I tit ¡(ií Indket Ulinos tobfi dicho arS: 



i}^ Teat~ bht. de íús Iglesias de Aragón, 

UDies se eoireguen á sus habientes derecho (i). 

Otra memona muy particular se halla de Ferrío- 
lo, por donde conua que vivia cü el año 835, Es el 
privi^gío de ercccioo del Monasterio de auesira Seño- 
ra de Alaon , que ahora se llama de ia O. En él se 
dice que dkho Mon^^ieriij se erigió y dedicó COD asead- 
lo de Barthotomé , ArEobtspo de Narbúna, y que bco- 
díxo su Iglesia ^isebuio , Obispo de Urgel ^ estando prc* 
Aences Fenitrlo 0bj&pc»de Jaca, Involato Obispo de Coq- 
veoas , Gdoario Abad de Sao Pedro de Sireía , Hermea- 
gaud» Abad Asaníeose , Odoario Abad de San Zaca- 
fiai , Fofiüoio Abad de Ley re ^ Transir ico Abad de San 
Juan de Oroel , que ahora se dice de la Pena , Obo- 
iifo primer Abad del nuevo Monasterio de A^aon , / 
quatro Abades mas. El privilegio es de Carlos el Cal- 
vo ^ Rc7 de Francia, en que confirma la fundación de 
dicho Monasterio hecha díe2 años antes por el Conde 
VandregiaJIo , que dice ser su panenie , y por la Con- 
desa Dona María su muger , hija de A^nar Conde de 
Aragón , que ganó A Jaca : su data Qi de Eneio ea 
el año quinto del reynado del dicho Carlos en la la- 
diccioa VIIL que fue el ano Q4S. 

Francisco Compte trasuntó este documento del ar* 
chivo de la Santa líjTetta de Urgel , donde se ha con- 



xervíido con gran diligencia desde el siglo XI. en qiie 

1 referida Iglc&ia lo presentó al 
iigloiiguícüte Oihon Obispo de 



Hetribaldo Obispo de la referida Iglc&ia lo presentó al ^| 
Rey Di Ramiro » y en el siglo liguicüte Oihon Obispo de ^^ 
la misma , lo envió al Papa Pasqual 11. para hjctr va- J 
1er sus derechos sobre la Ribagorza. Tuvieron copias AJj 
Fr- Antonio de Ycpes , y Don Prudencio Sandoval , y ^^ 
lo trae el Cardenal Aguírre ea el lomo 4. de los Coo- 
cjiios de España, pag. lap. Por ser uo documento taa 
precioso , de^^conocído de nu<^iitros primeaos historiado* 
res , lo damos en el Apéndice V. De él tr^cribe el Crcííistt 
Dormer en uoa carta que publicó el mi'mo Aguirre en 
eJ iugar citado , la siguiente calIfícaciOQ. " Contivnct 

V dice 



(>) BUnau , fa£. %^ 




obispos de Aragón, Iñigo. 133 

» dice, esce in^tcumentn grandes (esoros de Ta antiguar-*' 
» dad primara de loi> liempos de la re5[3urLic¡op Ue 
M A/3goD. Quanco coniíene Eita Eicritura convi^xie coa 
■ la hUtOfia , y cronología , y no solo está ajustada 
u y verdadera , pero ea muchas panei enEDicnda las 
n iiistoriai y las da luz y claridad. De funna que ni 
» en el estilo dÍ cq el contexto liece palabn que sea 
w ^oipechoia al jiüclo de quaotos hombres doctos U 
han visto. " Los puntos prineipales de La hisrorla que 
se ilustrao con esta escritura se expreiaraa eo las ro* 
las sobre el Apeodice V. Solo advenimos ahora » que 
por Ule documento consta el año fíxo ea que se fun- 
da 6 restableció el Munasierio de nuesira Señora de 
AJaon, que fue el de 835 , y que lus pümtroí Mongei 
y Abad Obonio fueroa benedictinos, llevados del Mo- 
fla5terio de San Pedro de Siresa, siendo Abad de esie 
Odoario t que eí puntüaímeuce el nombre del Abad St* 
radíense á quien claco años después, 6 poco mac^ visi- 
tó Saa EüLogio. Cousia también que en dicho aúo se 
había establecido ya en San Joan de la Peña la vida 
cenobítica ó monástica , dexando la heremiiica que f.t 
había couservado desde su fundación ^ pues le halló tx% 
Ja dedicación y consaj^racion de la Iglesia de nuestra 
Señora de Alaon su primer Abad Tra0siiico. 



IÑIGO. 

Por lot aíioi 349- 

En este año dice Blancas (i) , que ie renovó y 
amplió la Iglesia de San Juan de la Peña , se erigieron 
nuevas Aras, y fueroo elevados de tierra los cuerpos 
de Jos siervos de Oioi San Juao de Atares primer her- 
ToiíADQ de aquella cueva ^ y de los Santos hermanos 
Voto y Félix , que le sucedieron en la vida heremfii* 
xa , cO'Ocaodolos ea sepulcros disüoguídos , que prcseo- 

taban 



fij BUncp fiS- *J' 7 »♦* 



34 



Tí jf, biíf^ de ht I^itiias ée AfAgtmi 



Todo 



Xzhiw suí nmuEacros grabados ^a maríyt 
Ae hizo coa gnu concurro de los pueblos , y con au- 
toflddi y asistencia de Iñigo Obispo de Aragoo , que 
elevó solemaemeaic los sagrados Cuerpos , lo que con* 
forme á U disciplina de aquellos siglos, equivalía & ca- 
Donizarlos j declararlos Santos , y fiDaimcnie coasagr^j 
Ja Iglesia en el dia de Santa Águeda , y scgua oíros 
en el de Santa Ana de dicho año. Esfos iuceso« y el 
estabkcimicnio de la vida monistica i^n lugar de la liC'-^y 
remfuca , que se había observado haiu aquel tiempo, ^| 
ion tan notables , que forman época en la hiitotia de^^ 
San Juan de la Pena , en la que se llama ic^ucda tua 
dación. 

Las Actas de San Voto y Félix solo mencionan 
la elevación del cuerpo de San Joan de Atares en el 
ticnapo en que se hizo y consagró la nueva Iglesia ; mas 
leago por, cieno que « elevaron juniam*f>te los dees-* 
I0£ Sanios, como lo afirman el citado Blancas , y Bcíz 
Martioex , rucidatíoK no solamente en el referido instru- 
mento , que solo habla de la traslación del cuerpo de 
San Juan de Atares , mas tambfen en otras memoriaf 
antiguas de aquella Casa, y en la tradición constante 
<}i:e se conserva cq ella de que se elevaron á un mis- 
jtio tiempo los cuerpos de ^us tres Saato^ fundadores. 
.Esíebiiti Guribay que prec^.'díó i Blancas y áBiízMar- 
tiuc2 t y DO se valió del archivo de San Juan de la Pe- 
£a , atfibuye al Rey Don Sanchn Carees la amplifica- 
ción de la Jglefiia , y la elevación de los santos Her-^g 
micaños sus fiiadadores (r) , y lo mismo hace Sandoval^^ 
conviniendo con nuestros historiadores en el hecho, ticíi^ 
que Eo anticipaJí algunos 30 años. El P. Mío. Ris- 



co C'jnfifsa , que aunque se ignora el tiempo en que los 
cucr^wí de los Santos Voto y Feíix fueroo e levad üs pool 
au'orid.id del Obiipo , no se puede negar que el cuiE^H 
q'EC se le^ h? dado públrcamcnie es antiguo é inm^mo* 
rial. ^iéadr pues innegable la elevación de dichos cuer- 

% pos 

[O Gjflbiy . Uk^ XU esjw lii SaaJov. C^t^J'! isi Okuyai dt . 



Obispos de jSragon. 135 

pos , parece justo deferir acerca del tiempo al tcsü- 
jDoíiio Je lao graves Auíoreí , y í la tratiícion y mc- 
inorbs nsiiguas del Real Mot^a^erio de 5ao Juan de 
la Peña ^ mkairas no se descubra fuodamcaio positivo 
en contrario ; aunque respecto al aEo fixo no se puede 
afirmar cosa cieña por U mucha confusloo y obscura 
dad de a<]uellos liemfios. 

Gerónimo de Blancas , y Briz Martínez refieren al ^ 
PúQtíficado (le Iñigo « y al ncpre^ado año de 84^ , el 
establecimiento de la vida monáiLica en Saa Juan de fa 
Peña « y la elección de £u primar Abad Tran^Lríco (1); 
pero ya queda probado en el articulo precedente, que 
Traníiríco era Abad , y que asisüó como tal i \z con- 
sagración de la Iglesia de nuwitra Señora de Alaon ea 
el año 835 : y por ser el documento que alü citamas 
de mayar autoridad c^ue las mctnorias en que fundaa 
üu opinión díchoi Autores , juzgaínos que este es uno 
de lot punios de nuestra hiAioria, que según Dormet 
deben enmendarse confurmü i su tenor. 

MANCIO I, 

■ 

Fw ¡ci aáos 880fc. 



En uní donación que hÍ20 el "Rey Don Garda liii- 
gnec de lai Villas dt Lfrda y Anjues a) Mona,sierio 
de Leyre , i su Abaü í^enfulii , y á las Santas Nunilu 
y Alodia , que menciona Saiidoval , y exhibe Blancas 
{2) t fiftna M.inciu con e^Tas palabras lEpits^^fus Jlfan- 
fiüX in j^fagonia Cünfirfhoi , la dilia es á ao de No* 
vhmbre de la Era 91» , año de Christo 880. Die- 
go de Ayns] dice , que fueron dos las donsciones, 
que fírní'^ Mancío , p^ro es una sola , mencio<iada ea 
loft dos lugares que cita. También se en^^añó comi> el 
Abid CarriUo en afirmar , que la druacioa si: hizn 4 
&in Juan de la Peña , porque se bi£a á San Salvador 

de 

X}) ñTínc, pjg. 14. Brií . /)#' t, íaf^ la. ,■ 



I 

•I 



i 36 Teaí. bhff. de tcts IgUsUs de Aragm^ 

de Ley re , como puc<lc ver^ ca Blaacu^ 4 i^uien estoi 
alegan. 

FORTUNIO, 

For ki añQt 889. 

Refiere Aotoo Beut^r (1) , que habiendo visitado 
Don Ft^rtua Ximtní^f , scxio y úEtimo Conde d& Ara- 

r, el Moaasterio de Saa Juan de la Feóa , y dádoJe 
cueva de Agnaclellos ó Gaiellos con sus urraÍDos 
ccfca dd monte Oroel , iofotraó á García Iñiguti Rey 
de Navarra y Sobrarve au yerno , de )a grao santidad 
del Abad y Monge^ que allí hubiiabac, y que el Rey 
movido de devücion pasó á visitar aquel Mcmasterjo 
en compjrim de U Reyaa y de Fürtuuio Obispo de 
Arag<>n , y le h^zo donación de $00 dineros de oro, 
y de UQ bosque llamado Abunro \ y mis adi'Jante vien- 
do que los Morgcs no podiaa itnpedic que los pueblos ^. 
vecinos eatrasL'D i pastar lo^ ganados, les conceüió ^^ Á| 
derecho de degollar los íntri'ducidQa sin licencia del ^^ 
Abad y Mongcs : fioalmenie dice, que la daia de «- ^, 
te ¡privilegio es del ano 889. Briz Maninrz refiere c^^ri 
tos suceiLos eo los mismos termiuo» coofoMoe á la bis* ^^ 
loria antigua de San Juan de la Peña , cuyo Auiar , di- mt 
ce , que la sacó caii i La letra de dos privilegios ioclui' Hj 
dos en un instrumenio que se haha. en el libro Gótico ^^ 
lljcnado de San Voto, Solo corri}?^ b data de Beuter ij 
anticipándola teis años * y fíxaiidoU en el de 883 , aun- fl| 
que no se expresa el año en Ta^ paUbras que exhibe, ^^ 
y ^n las siguientes : Facta Carla doftafhnis du domi^ 
rtiea itt todem Uco S, leannh » reglante Domino ñQstro 
yesuCbristo , í? f^o servur ÜHus García Entconit ^ €um 
conjnge míñ in Ptimpiiona & in Afa^cne* íü¿ rjus im* 
perio Episcopus Forturiiut » & FcrtunÍQ Xmvn&rifi CV 
mer in ArugQnia (a). 

La 



(í) BíUC. /f* l*€.'p. í, 

{%) ilfu M^:íacz « /i¿, I. f4f, 41, 



Obispos de jfrágmt. TdrtMñío. rj?» 

^' La Historia d-í los SaatoA Voto y Felix «cttu ptrt" 
el Anónirao Ptoatense , y publicada por el Padre Daniel 
P^jpebroquio en c! como 7. de Mjy<^ , eD el último lu.í^ar 
de la^ tres que exhibe , de donde U to:nó el P. Mro. 
Ri^co , refiere eatas cosa^ coa muchi variedad. Poce la 
ctínitruccion de la nueva Iglesi:] de Sjd Juan , lu cor!^ 
lagraciüQ por el Obispo lüigo, la elevación del cuerpo 
de San Juaa de Atares , la nueva plaata de la vida ce-i 
nobÍMca , y la elección de *u primer Abad Tr.-ínsírico 
en (Lempo de Don Sancho Garces , cjue reycabj por 
los año^ de 930 , y en las datas retrasa tus sucesof 
mas de un siglo. Previene el citado Mro, Risco, y an^ 
leí 1(1 previno el Doctor Don Üo;nirtgo La Ripa , que 
eú la mencionada lirstorva del AndoJino Pinatense hay 
ua ijrande desconcierto en ta cronología ; en tanto gra- 
do es aM' , que dudo haya otro documento m:isde&cofl<< 
cetladu ea esta pane. Se coaoce que su Autor ignora* 
ba c^tafinente loi eleoaentos cronológícoi , y ' en lov 
iuccsos que inculca y íui^eíos q^ie nombra , comete Bur- 
chos y üolcmne^ aaacrooiímoi. ' 
£0 una coia convienen todoi , y por ella debe ar- 
reglarse lo defii'is,y es, que era Conde de Aragón D- 
Fotiun 6 Foriüño Ximencz: e^ie concurrió con Garcia Vni- 
gtn.'S stJ ^erno'. Rey de Sobrarve y dt* Pamplona á ñnes del' 
¿^o 1?C> y hibiendo oiiercí? síti sucesión de varón, se naió 
perpetuamente el Coadadode Aragoo á la Corotia, sin que 
liubíeie in» Coadei,ni maf Condado de este iltulo. De 
ío dicrto se infiere, que en la enunciada historia de 
San Voto y Fclix, qoe lUma Moret donación del mon- 
le Abeiiiói está errada la dita eq un sitíJO. y también, 
el sobrendmbre del Rpy, q>ie no pudo ser Djh Gar-' 
da S^nchn, sino Don Gatera Yúigues yern^ úti Dnn 
Tor[üii XunencE Cuade de Ara^co, como afínnao Beu- 
ler y Briz Martínez, sij^JÜ-ndo la« memorias anticuas 
de San Jum\ de U Pcu^, y corrigiendo Us dalas del 
iosULimeuto por la Hhiojja. 

•' En el Archiiró úí \ú Sama IgWa de Hue'ica hay 
UQ Códice de pcrgaioLjo, que couiieue iia»unEada& va< 



*38; Tfot, hhU de l4f JgUsiai de j^ragm 

rifls escniuras ficnt^necienres á San Pccíeo de üirc^a. £il 
ta ti:rctra coat^fma ci Obiipo FofIudío, y aunque no ex- 
presa |3 Sede, el hecho prueba que era Obispo de 
aquel Cerfitorioi la data peiieíiece al año 871, y dice 
aú: Falta cartoia cen/lrnttiiionii tub die va. idus Mar- 
tii Bra VCCCC- a X. {i) Añádase, que el nombre de 
ForiLnio no se conoce en el catáiogo de los Obispos de 
Pamplona por este tíempo> i quien parece quiere ad- 
judicarlo el P. Moret, y en el de Huesca siempre ha 
tenido lugar el Foitunio de quien hablamos. Respecto 
a! 3ño fiKO en que sucedieron e^ia^co^as, nada se pue- 
de ¿ñimar con certeza, por U gran coQfnsion que se 
adviene generalmente en aquello» Uempos, originada , ya 
de la incuria de Io« copistas, que no entendiendo lai 
notas numerales difíciles y enmarañadas de los crigi- 
líales, Iss tra&ladarou según su inteligeucia , y ya tam* 
híea por la diversidad de opiniones acerca de lósanos 
en que ñorecíeron nueitros tícyc^ y Condes; pudiendo 
aGimar de elFo^ con poca diíerencia lo que el Mro. flo- 
res de los Reyes de Asturias, que tío se baUan dos Atí~ 
torts cüBtexifs en los años , sino i¡ue sean unos ftiervs 
criantes {1). Si alguno en vinud del instrumenco deS« 
Pedro de Síresa , &obre cuya daij no hay las dudas que 
en el de Sao Juan , quisiere colfjcar en el Calílogo á es- 
te Prelado antes de MancioL lexos de repugnarlo «ac- 
cedeTJa gustoso á su dictamen. 

Nota. Algunos Autores han afirmado, que un Obi^ 
po llamado Juan, que asistió á la consagración del Tem- 
plo de Samugo 4 y al Concilio de Oviedo j 6nes dei 
siglo IX. en el reyoado de Alfonso el Magno» era dfi 
Hue&ca. Y porque el puoio pide ilustración particular, 
y con ella se ioierrumpiria mas de lo jjsio el Caiá- 
iogo^ lo remitimos al Apéndice Ul. en que se tratará 
de propósito. 

ORLO- 

(i) Ar«bfTo de ü SiDta lelciía dt Hocica arm* 1. /(f. 14» 

(i) Jifp, Sjgf- /#«, 14. fAS- 4Í9- 



Obispos df dragón, Oriolo- 139 

O R I O L a i 

Desdf el año 931, en adelante. 

De este Obispo se haüan relleradat memorUs, por- 
gue fue lemgo de muchas Escrituras de Don Sancho 
García llamada Abarca, aunque respecto ni tiempo ha^ 
grandes dJñculLádcí por lo que luego diremos. Gerócii. 
mo de Blancas tosiere en sus ComL'flurJos (i)do5dO' 
elaciones ea que el citado Doo Sancho se Jl^^ma Rey 
de Aragón y de Pamplona, las que firnun como iciíi- 
gos, Oon Basilio Obispo de Pamplona, Ociólo Obispo de 
-Aragón, y una de eUaü Transiairo Abad de San Juan 
de la P^ña: la primera t% á favor de dicho Monastc- 
jo en qite le dona Don Sancho las villas de .Mlíamonr, 
anos. Martes» Ortolo, y Salinas: su data* Era ntf 
ingtntesima vigésima prima. En la segunda da el mís- 
Sno Rey al citado Monasterio el lu^ar de Ala^traé coa 
lodos sus termino^, en la Era fXXV. El miimo BEan-» 
cas en la ^t paginas lOi, y 103. copia dos donacionei 
^ei Rey Doq Sancho Ramírez á favor de Sm Juan de 
Ib Peña, eo que le narran, y confirman las que hicie- 
n sus Predecesores, entre oirás do? de Don Saxicht 
barca en las Eraj tXXIUl. y IXXVII. expre^JflJo qui 
»e otorgaron presidiendo ea San Juan de Ja Peña el Aba( 
Transiniro, y en Aragón el Obispo Criólo Pr^sidenti 
Vi S, íoanne Trdnsiniro ^bbate t ct in Atagone Oticít 

En las quatfo donaciones, dJce esie Aíjtor p0gi\ 
64 , que se ha de tomar la Era por año de Chriiio, fx 
^iití la f con do« punioi no siempre signiñca mil,si*j 
co que inuchis veces, como en el caso presente, vale pof 
i^oo, da fornaa que las referrdas datas sean los año^ de 
ChrKto 911, 914, 9Í3, 9*7- Prueba su diccimrn cort 
doi arguraei^tQS que jusi^a coacluyeates ; el primero es, 

S a que 



^^ 



t40 Teüt, hht, df hi iglesias dt Aragón. 

que en las Uos primeras escrituras es otorgante el Rey 
Ví'O Sandio Abarca, lesiigos Basilio Obispo Ue Pamplo- 
na, y OriobOblspo de Aiagon, y Secretario Ubibeuo; / 
en la primera ite ella» ic exprésala dala coa letras cla- 
ran y di^tJQtas^ sin cifra ni abreviatura de este modo: 
Era rionifigcalesjtrta vigésima prima: ác áoaác láñete^ <i\ag 
^ la T COQ dai puntos no signiñca 900, sino naif, ha-< 
briamos de decir, ó que los quaUO sugetos expresados 
vivieron en ius di^uiJ'iidcs y empleos mas de cieo años, 
ó que pa^ddo un «iglo volvieron á coexistir otro Rey 
Don Sar.cho Atarea» otro Basilio Obispo de Pamplona, 
Ciro Ofiolo Obispo de Aragón, y oiro Ubiberto Se- 
cretario, lo <^üe' de ningún modo es vcrisimij. 

El Padre Moret ocurrió á esu dificultad, dicicodo, 
que eu la donación de Miramont, Muno^, y Martes, qu^ 
se hjlia eo S. Juao de ¡a Peña (i), está ia daiacleei< 
ta manera: Era ncnh^eníesima X)AJ. (981), y que Blaa- 
c^is publicó la Era 9^1. por haberse valido de alguna 
copia, y si vio el original, por no emcader que la XJ 
con el rasguiiio vale quarcnu (2). Este efugio queda dcsy 
vanecido con el reconocimiento juíidico que se bi;EO de 
dieba Escritura original ante el Ur. Don Giegorio XnU 
ve Regente de la Real ChanciUerfa de Aragoa en el 
año 1675, por el que consta, que la Era es como se 
sigue: Vrn ncningfnleiima XX prima ^ y que aunque las 
doi XX tienen algún ayre de escribir en Ja parce de 
arriba, se bailan otras tres XXX en el contexto de la 
misma Escritura, que no son numerales, sino puras le- 
tras, y e^iao co la misma forma. Esto prueba que aqui 
el rasguillo no es cifra numeral, si no estilo constante 
del E*oribaao en 1j formación de dicha letra. De la T. coq 
dos puniüs dice Du-Change en su Qlo&ario, que es un 
guarismo pardcular Usadoen Alemíinia, encuyas escrituras 
vale pur 160, y en Aragón y Navarra, Jüude c* frcqücnie y 
vale por mJI, sin que alguno haya entendido otra cosa has* 

ta 



(O Ifeír» I. ffi f. (a) ^oitt, Iñveiti¿A fj^^ 44^ 



Obispos de dragón. Orlólo- 141 

ta BTancas que qu¡i:re signiñ^uu la f coa los do; pun* 
tos upas veces mii , y oirás 900(1). £□ las demai pfo* 
yincidS de España, auciquc es rara, do es desconocida es- 
ta cifra Gumcral. El Abaie Manden en U PrcracioQ del 
tomo LX. d^ su Historia critica, m<:nciuna tres tapidas 
de CiSfdoba, dos dtCarrion y una de ür i:nsc , peíle- 
oecicnies á Los siglos X> y XL cuyas ÍDscíipciocci pjc* 
Acnian ta T. CQQ el sig»ific¡ido de mil. 

La seguada piu^ba li dtduce Blancas de las cita- 
das donaciones de Don Sapclto Ramireí:, ea que coa- 
firmarido las de Don SqdcEio Abarcarlo llama irimvur 
míuf, en que entiende este Aul^t ei quinto abuelo se* 
gnu loi grados siguientes: patcr, avus^ pToavus^ ava- 
Vus t atavas, tritavuj^ lo que conviene á Don Sancho 
Abarca el primero, Damado Ctsort por liüber nacido 
mediante la operación Cesárea, en cuyo reynado incí- 
djeron Io> años 911, 924^ 9^5^ y 9^7- ^ q^i'^ 'edu- 
ce lai t]ata&; y d« á üun lancho At>arca elj^cgundo, 
tercer abuelo de Don Sancha Bamirez^ A esto opone 
el P. Moret la falta de latinidad de aquel tiempo^ pe- 
ro por ma« bifbaro que «ea el Latín de aquella edad, no 
podrá probarse, que el Rey Don Sancho Abarca y su Se- 
cretario ignoraron el valor de la voz iritavus^ y mixho 
menos el sentido particular y arbiliario en que e&tcs la to- 
niaion, en camode ígnoíancla- Lo cierto ca, que la dic- 
ción tñtavui significa propiamente el quino abuelo: en 
este seoiído la toma Plauto citado por Blancas, y tam- 
fcien eJ D^.'recho (a). Y aunque el Rey y su Secreiario 
ignofa^en estas fjeocei, poi^iao %qt dicha V07 en algún 
Diccionario latino. Parece mas verisJmil que el Autoc 
de la Escritura supiese el significado de \ü voz trita- 
vur, puesto que usó de ella, qüs no 3divi;;arf á cief;aF: 
el sentidn patiícular é impropio que quiso darle. Con- 
firma redo lo dichj la concurrencia de los sugetos ca 
lósanos expresados; porque ea ellos era Rey Dan San- 
cho 



(i) Du Chío^. Glasfar, lit. T. 



I4Í 



Teaí^ hist. dsSas Iglesias de Aragón, 



cho Gircía pur sobrenombre Abarca, y Obt?po de Pam- 
plona Dun Biíilio , corno consta de una donación que 
h'iiQ e] citado Rey á San Salvador de Lejrre, Á su Abad 
Gentuliz y i Jai Sancas NuaíJo y Alodia en el año 1034 
(j). Y enirc ios Obispos que conlirman la donación de 
la villa de Reveaga i favor de San Miljao de la Cogu* 
1)3 en t\ año 1010, de que habla Sandoval en la pagi- 
na sa , uao csOrioIo: y aunque no expresan las Sedo, 
es vcrtsimil que Orlólo b fue^e de Aragón , alentó á 
que en oirai eicríturas de aquel tiempo e)(presó ene tfiu- 
lo, Y que en las [glesíai comircanas no se tia!Ja antet 
ni dopucs Obispo de esie nombre. 

Como quiera que sea del liempo lixo en que Üo- 
recíó Oriolo , consta de su esluencía , y que fue muy 
exacto eo d miniiLerio PastoraU zeloso en píomover la 
Religión y culto dd Señor , y que trabajó con esmero 
en reparar las f^l::jia^ de 5U Oi¿cesii derruidas y aban- 
donadas en tas invasiones de los Sarracenos. Tuvo ef^ 
pedal coLnJsion de Dan Sancho Abarca para edífrcac 
de nuevo muchas l^ílesías y Monasterios , como refie- 
re Bíjutec (2) ; y así se cree , que muchoi de los Mo- 
i]astt:TÍos que hubo en las Montanas de Ara^n fieroa 
erigido? por este Prelado. Ya entonces entstian Ioí de 
San Pc-dro de Sirena, San Ju^o de la Pt:ña , Santa Ma- 
ría de Alaon , Santa Maris de Fonfrida , San Martin 
de Ccrcrto , el de los Santos Julián y Ba^üiía de La- 
basal, el Cellease , y otro^ d^' notable antigüedad. En 
tiempo de Oriolo y en ios inmediatos se fundaron can- 
tos, que pasan de 60 los anexados al Monasterio de 
San Juan de la Peña {3) , sin oixzi muchos incorpo- 
radla con los de San Vitorian , y de nuestra Señara 
de la O t y coa la Real Casa de Montaragon. 



DE- 

fi) fkiii. iii'. J. C'ifí. 6t 



0Bhp9$ dt jfragon. Degio, 143 

D E G I O, 

Año 97^^ y 973- 

La memoria de este Obispo se ha perpetuado ca 

uní donación de Don Eiidngoto Gaiiniitz , y de los 
Reyes de Aragón y Pamplona Doo Sancho Carees y 
Doña Urraca , eo que doran á Ja Iglesia ¿e San Pe-^ 
dro de Sirena en honor del injsmo Apóstol , áe San 
Andrés , üe San Esi^baa y de iodos los Sanios , cu- 
yas Keiiquias descansaban ea aquel siuo » la villa de 
Xavíerre Martes con tcdo^ sxn términos , hecha en ct 
día del Príncipe de los Apóstoles San Pedro , de la £ra 
iiopt que es el ano de ChrÍMo 9071 , reyoando ca 
Aragón y Navarra Don Sancho Carees y Doña Urra- 
ca , y siendo Obispo de Arugon Dcgío. Gerónimo de 
fiíacca; copia dicha donación pjg* 89* y en el arctiivo 
de la Santa Iglesia de Huesca se conserva un uasuoio 
(i). Otfa meraoria de csie Prelado eos ofrece el Car- 
denal Aguifre en la couBriuacion quaria de los privi- 
legios del Monasterio deAlaon, otorgada por Atbon 
Conde de Ríba^orzs , y por Ja Cordesa María su wu- 
gev t de quienes tuvo alguna noticia el jpsigTie Zurita (3). 
En ella ae dice , que fue hecha en la Era IVIXI. qtie 
es el alio 973 , reynando Saccho Carees con su mu- 
gcr Urraca cu Aragón, en Pamplona y en Sobrarve, 
sieodo Aymeiico Arzobispo de Narbona , Psalla Obis- 
po de Urgcl , Decio en Araron ( tu las demás escriiu- 
ras ^G llain^ Dcgio) y Audi^indo , que se decía Obispo 
de Kodai Tiene de particular este documento el decir 
et citado Conde Aíhon ,que en aquel mismo ai"o {973-) 
lo habJa recibiJo por vasallo el ínclito Rey Den ¿ju- 
cho Gijroes , que reynaba en Aragón , Pamplona y So- 
braivc ; de lo que se coiige , que los Condes de Riha- 

gor- 

(17 Arntar* %, ttj. 14. vum. 897* 



144 r^<í'- JSirf. de las Igksias de Araron, 

gor¿a que fueron depeadlcole» de loi Reyes de Fran- 
cia' hastj csie año , comenzaron á serlo de los de Ara- 
gón hasta üoa Sancho k\ Mayor, que je apoderó de 
aquel estada, y lo unió á la Corona, y dc^pue* lo dio 
i tti hijo Doa Goozala , por cuyj desgraciada muerte 
lo heredó su hermiiio Don Ramiro. Lo cierto es que 
cti el privilegio de erección d.-l Mjoásierio de Alaoa, 
y eh las tfCi prinjijras coaflrmiciuníí'í anteriores á es- 
ta , se cueoia por los añoi de los Reyes de Fraricia» 
¿orno se litaba en aquel Reyao y en las provincias de- 
pendíeoies , y asi en esta como en !aí ulteriores, se 
cul'nta al uso de Araguíl , expresando la Era , y el Rey 
que entonces gobernaba.' 

' Para íiUL'figcncia de lo dicho en este artículo , y 
¿n el de Ofíul'u se ha de advertir , que Imbo doí Kcye» 
de Aragón y^ Níivarra llam^idos Sancho Garccs 6 Gar-»'] 
ccanes , esto es » hijo de Garcia , y epiramboi se hallan con 
elfcíornbre de Abarca : el primero que también se Ita- 
tn6 Ccson fue hijo de Garcia Jñtguez , y el segundo hi- 
jo de Circia Sánchez, y ciieco del primero, aquc^ Rey-* 
rió í pwr^cipiof del siglo X. y este á íínes del mhmo. ,'^^ 
Zurita, Girlbay y otros Escritores antiguos los coafun-^'^ 
dieron , atribuyendo los hechos üe los doi á uno sulo, 
pero las documentos que después se han descubierH> evi- 
d^ncfan que fueron dos , \qs qiie reconocen como cosa 
C3i.-ha y avefigiiada Morct , Sandoval . Blancas , el 
Miu, Fiorez , y comunmente los iDodernos- Carrillo y 
Ayítsa pones á Oriolo , y á D^'gio ea trempo de Oía 
Sanc'd Abarca, pero se ha de entender qtie Oriült» 
concurrió coa Ét piitQQro , y. Ocelo con el &egU[ido. 

EXCLUTET^SE BEÍÍTT.4RD0 MATO , T MAR^ 

tino » introducidos por jfynra en ios üñot iD3fl , 



^^■i^ IS^»- 



.•f. 



i>. «■* < * • ■— . 



' Dbgo Je Aynsa colocó en el Catálogo de los ObU' 
pos de Arüjoa á Bi'rnardj Malo , fundado en la au- 
toridad de Ambrosio de Morales , quíeii refiriendo U 

doca^ 



donación que hizo d Kcy üon ^nchú el Mayor al Mo- 
uasieriu di; Ltryre , á Üoo Sancb<j , AbaJ del aiÍJimo y 
ü[)M|Ki (í€ l^jmp^o^^a, dia ai de Ociubre de U £ra 
ludo (año de Chriiio 1031,) eo presencia de la oiuUiíud 
qüc hábia concurriJo á cettrbrar la ñesta de las Sautav 
Maníf^ Nu/iilo y Atodia , pone enrte lo» tcsiijí'^s i 
dicho Pregado con estas palabras : BernarJuj Mairur 
^fít^onensit Episcopus (1), pero €S error tnanificsto del. 
escr'ibitíne , tlLbiecidij dtcir , Alanciar Episccpus uira^ 
goncitjis : como puede verie en S^ndoval « que ¡asiere I 
por txtcn^d ilkha donación (3), Diego de Ayoi.i la vío'j 
€ti entrambos Autores , y dtbió aJvtrrir que ora una 
misma ec el contenido , en et día , mes y am de la'' 
ddta , y que 00 podían Armarla do? Obispos de Aragón, 
Lo peor cí , que se valió de la citada donacíoo segua 
U irac Morales para establecer el Obispado del supucs* 
(o Don Beriiirdü Maito , y lu^go ategó la misma segori 
U eiLhibtí SiJtnSQval para comprobar el de Manejo , re- 
«iiliando dos Obispos de Aragón en un misino dia. El 
copiante del trasunto de que se valió Morakx úc^fi¿a* 
i6\o% nombres de tostejiigos,y en tanto grado ,que de seif 
hizo tres, contribuyendo á eslos hierros la mala letra 
y filid de pomuaciou en el original ; de roima que 
en tugar de JUancivs , leyó Muitus ^ y uniendo y des- 
figiiFLindo «I Qumbre preccdetiic de F^rnorJuj .'.copió 
B^rnúrdus Muttüs. E^ el caso, que antes de Mando ae 
Jeen loi nombres de la Reyna Doña Mubia , por ouo 
nombre Doña Mayor * y Íü^ de los quatro bijos del 
Rey en quienes d^spue« dividió sus estados , Don Gar- 
cia , Uoo Ferr.ando , Don Ramiro , y Don Gof^zalo , ea 
la forma slR'iicrtí: m-gun Sandoval : Regina Domim 
Munia t GitffiúJ i^ Ratimirui ^Gundcralvus & Fcrtiat" 
diir , AJtimius ji*'a¡¿or,^'\i^ij Efisc^ptts i£i\ En la copia 
de que 5e valió Mori.es está todo LO£iíundiJo y Ir^a* 

T tor- 

fj) lioní, f9 Ut £4e^il, al fjp, ^,4f¡ iíK s. M M'Mjri | 

(1) iiújotii. i^dtéí, dt Í91 O^iípfii de pAiTtfkna « p:¿* 5f , 




140 Tear. hist. di Sfis iglesias dt Aragón^ 

toiaado de esie modo: 

Rt^ifta domna Muniú Mayor Garsia 

Rammtrus Cundisalvus 

Seniúfdui Maitui Aragontnsii Epiteopus 
De forma que los nombres de los quacro hijo» del Rey 
^ue se expresan ea esu escritma , y ea casi todas las 
de su Padre, no aparecen slr;o dos, por<iue el nombre 
del primero va juiíco con el de la Reyca , los dos si- 
guientes parecen uno solo, y el quaiEo va unido con el 
del ObJspo, entrambas desfigurados. Sea lo que fuere 
de esto, es cieno que no hubo tal Bernardo Matto, 
porque en el año toaa , en ^ue se iairoduce , era í^an<> 
cío Obispo cíe Aragón , á quien hallamos conñrmando 
privilegios y donaciones Reales algunos años ant^s y 
despue^s t como se verá en el artículo siguiente. 

El mismo Ambrosio de Morales en el lugar citado, 
alega otra escritura del expresado Rey , su data £ra 
lo^o. enel séptimo de ht Calendas de Enero , que es 
í 36 de Diciembre de 1032. como íonoia en la mar- 
gen, en <]ue dona al Moiíasterio de Li:yre el Mona^ 
lerlo de San Joan de la Val de Ostella (Valdonsella) 
y la Parroquia de Sama Cecilia en Pamplona : la que 
confirman seis Obispos, Mirtino de Aragón , Sancho de 
Pamplona, Arnoirn de Ribagorsa , Mnaio de Alaba, 
Juliano de Castilla, y Poncio de Oviedo. Sobre este 
apoyo colocó Diego de Aynsa á Manino en el Calilo* 
go dií los Obispo* de Huesca en el año 1039 , sin ad- 
venir que Don Sancho el Mayor había muerto qtitiro 
afros aritfs . y que aunque hay confusión en el texío de 
Muleles respecto al ano, esiá notado á la margen el 
de 1^32 , á que petieuece la Escritura. Ello es cier- 
to, <\\x no ha habido tal Marrino Obispo de Aragón , y 
que el copióme eq lugar de Manctui escribió Martinut^ 
como ^ lee en oirat copias mjss leg^iles , y ea la EspaM 
Sagrada , tom- 33. pai¡. ^41. Fuera de cíTíj e% constai- 
le 4 qiK Ma'i* io ca Ot^iipu de Aragón machos año- an^ 
ten deP expresado f y ea el siguiente , couio lueg^i vire- 
mos. 



Oiiipos de Aragón. S^ndo 11. 14^ 

MANC40 ir- 

Z}tiiU eJ año roo$. tasia 1033. 

■ 

^tas memorias tfe este Prelado son Untas , que ^e- 
tJA cosa muJe&u referirlas todaí , y taa ccniujuadas 
que ap«oa« hay privilegio éc Don Sancho el Mayor, asi 
dentro ooraa fuera del Reyno . en que 00 se halfe la lir- 
ma de Mando Obispo de Aragón ; di; que se ioñere la 
freqüenda con que acomp3ñ;iba al R^y. La primera me- 
Tüoriat qüc hallo de esle l^relaUo pcrUDt-cc al año loo^i 
€S la quinta conñrmadon de los Piivilegiot del Monas- 
terio de Nfa. Sefiora de Alaon , que trae el Cardenal 
Aguirre , sieado Arzobispo de Narbooa HermirrigauJo, 
Obispo de Urgel otro Hermeagaudo , y Obispo de Ara- 
gón Mando. El Abad Carrillo y Aynsa no tuvieion Do- 
lida de e»Le íastruoiento ni del siguieate , y por esto 
TetrasaroQ el Obispado de Mando. En tres dunadoDefi 
Reales que exhibe por exteasc) Don Prudencio JSando- 
val en ¡as pagínai 39, 34 « y 3^ se halla la firma de 
Maodo, y eíi todas precede á los demás Obistías , no 
obstante de haberle oíoigado en la Üióccsíi de Pam- 
plona , lo que índica que era el mas antiguo de coQ' 
tagradon , y que ya en el año de 1014 coiiuba algu- 
nos am% de Obnpado, 

La primera es una donadon hecha por Don Spq- 
chocl Mjyor al Monasterio de Ley re < expíes, ndo que 
descansan en él los cuerpos de las Santas Vírgenes y 
Mártires Nunilo y Alodia , y á su AbaJ , y Obispo 
de Pamplona Don Sancho , en que les da el Monaste- 
rio de SAiiSebisrijn cvrca de Eruaní , la vi-la de l¿u- 
run , y las Igle>ijs de Sama Maria y San Vicente coa 
tod'S SU4 términos : la data i? de Abril de la Era 
1053» año de Cbristo 1014. Úespues ¿t¿ las persc^nas 
Reales cx,>rcsadi« en el uíiÍotíÍo precedente , firman los 
Obhpo* cío este órJcn ; JlL^ndus Arugorntish Epise*í- 
pus confirmar , Sanciui Iranh/Jii$ Episc^put a-n^rmat^ 

T a Gar> 



148 Tcar. hist, át Ui tgUstas ie ^ragcn^ 

Carseíff N^atahmif Episcopus confirmo , JtJtinio j4hiffr' 
iis EpijCOptiS confirmo , 'JuUanuí Burgemts Epijcopus 
tot-fi'mat. Desde Lcyte písA t^l Rey con su Corte í Sí*(1 
Juao de la Peña , y á 14 Je Julio del mismo año cou- 
ccdió UD amplísimo püvjlegio á vsie Moaasier^o , que 
te coacerva ea cu archivo (i) , cu que Le dona el Mo- 
DaACerio de San Sebastian de Araoa coa lodas sus pcr- 
te:]eDci3i , los lugares de Lucientes, y L^rrue Cfc. Se 
firma Doo Sancho el Mayor , Rey de Aragón , Pam- 
plooa < Sobrarvc y Ribagoria', porque en dicho año 
auú DO había heredado lo de Cai^lilla , y en la; escri- 
turas que oTorgaba en este Riryoo anieponia coDiunmcn* 
te el titulo de Ar^^goo al de PaniploDa , corro también 
sus predt?ccsores : confirman entre otros el citado pri- 
ri'egio Don Mancio Obispo de Aragca , y Don San- 
cho Obi<¡po (Je Pamplona. 

En la segunda donación de tas riladas por Sando- 
val t trata el Rey de establecer eo e) Moaasieria de Ley- 
re la RcTorma Cluniacen^e , como lo e:ítaba en Sao 
Jian dV la PtRa , y de restaurar la Santa IgksJa de 
Pamplona , para cuyo fia determiné celebrar un Con- 
cilio en el año siguiente* Esta es Ja escritura entre cu- 
yos te^ti^os puso Morales á Bernardo Marto eo lugar 
de Macero Obi-po de Aragón , como se dixoeDeloú- 
mero anieiiiir ; la dala es á si de Octubce del s5o 
10S3. En el ano siguieute se Juntó el Coucilb como 
estjba acordado , y es la tercera e^criiura qtie ficgun 
dJximof trae Sai^doval « llamada comunmL'nie PrivtJw- 
gium regale^ simul et Porttifiialc ^ por comei.zar tCa 
estas pjlibra^. Ea ella «e reMaura la Sama Iglesia de 
. Pjmplona , que ha.tfa este tiempo hníbía estado arrui- 
nada , y por e^ta cansa re&idra su Obispo eci el Mo- 
na^teiio de Leyr* , y se manda qtie los Obiip^is de 
Pjmp'otja se elijan de dJrPio Monasierio. La data 
C9 39 de Septiembre de la Eia 1061 , afio de Chiisto 
loaj. Firiii-n siete Obispos , y el piiiULro , como Prc- 

si" 

(i) Zff^r, j- m, 18. Bnz> Aíp I, /, 1^, 



Chispos de Aragcn, 'M3ític]a IL i^^^ 

Tldente de] Cuncilio por Días aoLlguo , Mando Obispo 
de Aiag*^n- 

En el ano de 1025 dio Macicío sa coa^cntimtento 
al privilegio de exéntiou de la jurisdicción Real y Epis- 
copal ()ue Uon Sjrchü t;i Mayor concedió al MunastcEÍo 
de Sao Juan de la Pina y á sit Abad Pa[erDo , en los 
lécmiDO) €fl que gozaba dicha cxÉncton el Muna^ierío 
ót Cluni. A^í lo refiere el Rey Don Sancho Ramiros 
(R oiro pflvltegio que exhibe Bancas pag, 103» en que 
coQÍiffna e*te y lo* dema» coocedldospor los Reyes sus 
predecesores , eupresanjo que Doo Sancho el Mayor 
concedió la referida inmuniíiad con anoencra de nues- 
tro Obítpo y el de Pamplona ; anuente Mareio jírago* 
rtenri EpitfOpt> , ittcnon Sancio Patnpihr^ttni Epijcopo^ 
También se halló Mancic» con el Ríy Don Süocho el 
Mjyor en la elevaciíiD del cuerpo de San MiHan , que 
se hÍTo con grao sciltrmntdad en el año 1030, ccmo lo 
Uuifii.a el ciíado Bey cd uei privilegio títl iní«mo -iñ&^ 
911 que cuenta la« ^liturMandas ce dicha eUvBcíob,! 
cñn la panicubridad dt- no Hi^mar^o Obispo de Ar^grn, 
que era el tiiolo de que usaba orüinariümence , ,si^o dg 
tJue^ca ; fas palabras «J^l Rey son esua : Cof^junctft itíi*\ 
fhff tnihi venvrehiiitus viru Sorcio l^'tííarenst , yu/iaia 
^tícenti , Munitfit ^í'aifcfsí , ¿? Manan VHemt , Eph 
€opi$ , (íc. En el aik> if'3S firmó oira cscrilUfa en qucj 
Don Saticho el Mayor duxió á Sun i^alv^idor <le Leyrej 
el Monjisuiio de San Juaa en la VaLdonsi^^tla , junio al¡ 
luyar de Pitillas * y la Pairtquía de Sama Ccdlia ; fir-i 
man Cn ella Mancío Obispo de Afagon , Mtinlo de Ala-^J 
ba , Saiicho de P;*ínpi'>na , Aioniro Oc Ribagorasa * jti-f 
Uano üe Ca-<iiJla,y l'oncio de Oviedo. Vtt fa cupia fJe( 
Muratec se Ice Marlifit/í en lujjar de Hlutirius , Iti que 
dfo ota^ícin i Ayasa p¿ira col<JCar á Marijuo eotie íoi 
06¡<p HL OiCcnse^ 

En el año 1033, estando en San Juan de la Pcfíael 
Rey, \.\ Reyna y sus hijos » fue oa á ei k>t Mooge* tíe' 
Si -U EuEjTia de Peqitefa COQ su Prior Sarchi*, y en-* 
trrgjroQ vulunuüamefiíe sjs pcr¿oü4:í y Monasieüo al de 

San 



tso Ttat. hiii. de las Igleiidt de jffsgüfi^ 

San Juan de la Peña y ^ su Abad Paiírno, pan ser re* 
gtdos y gobernados de tan gran, IVÍaeMfo» y tcrvir á 
Dios coa mas perfección en la reforma CluuiaceDSC. Fit- 
inaroD Ja Escritura de entrega y aDexton dd citado 
Moaasierio de Santa Eulalia , desj^ues de lis Personan 
Realeí* Maneto y cíaco Obispos mas* que ac ejcprecaa 
CD la antecedente. 

La Cana de dote que hiio el Key Don Ramiro á 
su muger la R<^^i;a Duáa Ermiscnda á 22 de Agos- 
to del año 1036, expresa que reynaba enioxicei Ooa , 
Bermudo eo Leoo* Doa Fecnaodo ea Castilla, Dua Car* 
cu en Navarra, el citado Don Ramiro en Aragr>Q,y^J 
Don Ganadlo en Sobrarvc, y U confirma Andancio Obla- ^^ 
po de Aragón: Atnanttus Épíscopus J^ragtmenris confir- , 
mal (t). bi este Obispo es Mancío resulta una grave 
di5cülud por constar de otro instrumento , que ya ea 
et año 1034 tenia por sucesor á García, como luego I 
veremos; sin que pviedi tecurrirse á que hay error ca | 
las datas, por expresarse en esic , que reynaba X}oa ^á 
Sancho el Mayor, y por lo tanto ha de sef aateriorá^^ 
la carta de dote de Doa Ramiro que le sucedió eu lo ^^ 
de Aragón, Solo resta decir, ó que el copista escribid 
Malicio por García, ó que este entró en la dignidad 
por icnuncía de aquel; lo que parece mas verisimiU ateo* 
¿ida la ínqüencia con que en aquel tiempo leouncia- 
ban los Obispos, y que Mancío haci4 trcinla años que 
lo era. 

St^ñaTosc el PontiRcado de Mancio con la introduc- 
ción y estiblecÍJiiicnio de la Reforma Cluniacense tn el 
MonatLCrío de San Juao de U Peña, que fue indubita- 
blemente el primero de España en que se plantó yracÜ' 
c6 ettc árbol de vida que prudtijco admirables y copio* ^»| 
sos frutos, á cuya sombra se crlarüu los Reyes y 0:>ís*fl| 
pos de Aragón, y de que si? cortaron varios renuevos para ^1 
trasplaiuarlos i otros Monji^terios de España. Eía co- 
tonees famoso en toda la Iglesia el Monasterio dcCLu-; 

ni 



fl) Bríí. lih, 1» fj^. 14, 




_ Ohispoi de dragón, Mancío H, 151 

OJ ÚK U Orden de San Beolto por &\\ gran sünüdad y 
rigc^r (ie vida, el que años antes se lubja reformado, 
renovaado el fervor y e^píiiru prímiiivo del Sacio Pa- 
triarca* y leoia por Abad i Saa Odílon Maesiro per* 
fecu'simo de la'vjda moaásiica. Don S;indLo el Mayor 
inllamado cod el coaocimienio de las vcniajas, que lia- 
biao de seguirse de introducir en tos MuDa^icrios de 
1^ su Reyno una Congreg.-icíon lan santa, consultó el ne- 
H gocLO coa lo3 Obispos y Proceres de mis dominios, y pa- 
ra conseguir sus deseos dispuso que pasase i CJuol el Abad 
Paierno^ varón de siciguiar virtud y acreditada pru-* 

Idencia, coa algunos compañeros de so espíritu, para^ue 
bien instruidos baxo el magisterio de San Odíloo en la 
perfección de Ta vida znoaá-^rica reformada, la Irasplan* 
tasen á los Monasterios de España. 
Vuelto acá Paterno coa sus compañeros, leí dio el 
' citado Rey el Monasterio de San Juan de la Peña con 
^ todas %'út perteneacias, que acrecentó coa nueva» dona- 
I cíones para que viviesen en él según las leyes y cos- 
tumbres de la CoQgregacion Cluniíccnse , encargand^^ 
enea re cid 3 mente á Paterno la dirección y gobierno de 
dicho Mijnuiteiío, y la soEícIlikí y vigilancia eo maa-> 

I tener la obtervancia regular todos los dias de su vida; 
y dio facultad Á los Mondes para que despucs de la 
ma^rie de Paterno, y en todas las vucaníes, eligiesen en 
Abjd al que juzgaren mejor y mas convenieate según 
Diíís, como todispgoela refila, y loeslge ti 6íden monás- 
tico. Asf lo refiere eí miam^ R^y en el ainplfnmo pr¡- 
viltfgio que concedió al Monasterio de San Juan de la 
Peña, eaündo en Ley re á ^t de Abril de) año de 1025 
(1). Conñima eue píivilegio , después de la Reyna 
y de tof quatro hijk>5 del Rey , Mjncío Obispo de 
Arat;on, qui^-u no s. lu i:ij!i]yó como ¡u^ demás Obis- 
pos del Rcyan, :icnniej:irdo al Rey la iniri^duccioa de (a 
reforma Clunía^^'n^e, sino que también dio «l conseo- 
tj-DÍeii(o ca cali^datl de Dioctsaao pdia su cstablecloifen- 

to 



(1) Bni lik^ 1 cap. 19- füg. T?fc 



\í$x Tiúi, htit, it las IgUtlar de Aragón» 

GD SzD Juan de la Ptña. 
Pa-^ados algUJios anos, i insiaacia de 1o^ Obí*^po4 y 
Nobles 4 traió el Rey de reformar el Monasieriu Jl' 05a, 
fundado poco anics p<?r Don Sancho Conde de C:i&t'i11a, 
que era udo de loi Monasicrios dúpltcct tn que hübi- 
Ubaa Mongcs y Monps. Confió la coriihioo á Paierno, 
quien pa&anJo i Ofia con alguiLOt compañeros desde S> 
](jáD de la Piñj, lo pnEncro que hizo, fue echar fuera 
bs Monpa que vivían con alguna relax^cíoD, luego ea- 
1ab16 la vida refLirmada, permaneciendo sUi hasu que 
bien disciplinados los Monges en las kyes y nbservancias 
de Cli'nt* nombró el Rey d Garcia por primer Abad; jr ^ 
Puiejito dej,Lnd(> perfecl:i ^a obra, regiesó á su Mouas-'^H 
lerfü. A>J lo refiere el K^y Drn Sancho ^ro el pfivije*^^ 
gíi> que c(cTg¿ ¿ favor del Mca^surio de San 5atva- i 
oor de Cñj en d año 1033. di>ade también expresa, 
que el primal Mona^^ierJo de España en q<je plujióla 
R^foriD* Ciuflucen^e baxo la dirección y mügísk-rio dis 
Paterao, cf San Jjiq de 3a Peña. Qpiní primo D9ff^ 
rifa t>ioriastUíe vita tn Alu/tasímo «y. lounnit de Pina 

En el año loaa. congrega el Rey Don Saorho c! 

Mayor eu San ííjlvaJor de Leyre algunos Píel«d<>s» 
entíc otros á Mancio Obispo de Aragón y Á Piterco 
Abjd de San Jujn de la Peni, para rraiar de U reforma de 
aqiiet Monasierio, y de la restauración de la Sede IructTeti- 
ae,quees lacle Pamplona- En el privilegio que conccdród 



Rey en «U ocasión á San balvador de Ltyre á 3 1 de Oc- 
tubre del citado año, cucu[a muy de propósito, co- 
mo en los dos anteriores, sut d:seos de introducir ea 



citado ano, cucu[a muy de propósito, CQ-mk 
los Monanerios de su Reyno la fanmsa Rtforma de Clu- 



Al 



y que d esie fía hizo venir de allá al Abad Paier-^ 
no y sus compañeroi, y que los colocó prifQ;?to en cl^fl 
Monasterio de San Juan de la Peña, Af'ttns aJ Ouniú- 
cense ersnohtwit cvocavt inde AbbMim Pattrnum virum 
prmieníissimim^ anaqtte cum ilio ^tt^tm muftasrhum. í/uí»/ 
hrgiente cUm^ntia Dei jam in Jirátterio S> J^'tnrtU 
Bapiista €Qr¡rtituL üoa Prudencio 5audoval en el Ct-J 




I 



I 



ObispQt de Arag&n, Maocío 11. 1(3 

UtlDgo <fe 1d5 Obiipos <te Pamplona trae el privilegio 
por eKtcoio, y dice que Don Smcho reformo el Mti' 
nasierjij de Leyre con Ioí Mjtigtís que traxode Saa Pe- 
UTO de CiutJJ, y otros Autores añrman lo mismo res- 
pecto á ütios Mona&ierioi; lo que solo pueie entender- 
le de Patero y sus compañeros, que colocadas en S. 
Juan de la Peni calieron de aWi á reformar otroiMi>- 
fiastciios, ateruo i que Don Sancho el Mayor refiriendo 
tancas veces y tan de píopósito el modo con que ia- 
troduxo y propagó en sui dumíníos la Reforma de U 
Orden de San Berjtto, siempre dice que á esi« fin hiio 
vciiir de ClUiíi I& Paterno con sui compañeros, y que JoA 
coluGÚ en San Juan de la Pena , iin que n^^encioni; otrps 
Monget craiUos de allá. Fuera de esto, sabemos que el 
mismo PJCerno pa*ó en persona á reformar el Monasto- 
íío de Oña, y que el Rty se valió de su c o ascjo pa- 
ís reformar el de Leyre. 

El qje quiL-ra introducir otros Reformadores trah 
dos de Ciunuá mas de Paterno y sus com^iañeros, de* 
beri fundar su dtciámen ea algún documemo aatí^uoi 
que h^sta ahora no ae ha alegado. Entre tanto* tengo 
pür ciertü, que Paterno y sus cüinpaiíeroí aon los úni- 
cos Reformadores traídos de Cluni por üon Sancho el 
Mayor para establecer la Refornis en los Monasterint 
de su Rryno. £1 Padre MarUna trató este punto con 
gran descuido, y sin ver los instrumenios mencionados, 
pues hablando de los Monasterios en que iniroduxo D. 
Sandio Ja Reforma Cluniicenfe, nombra en pdmer lu- 
gar el de Leyre, en segundo el de Oña , haciendíi vc- 
Dír á eiius Mougei de Cluni, y co tercero á San Juaa 
de ia P^oa, constando de tantos y t3o auii^micos docu-^ 
mentor « que este fue el primt^ro (r). 

Atgutics han creíiio qu^ Paterno era Francés y Mon- 
ge de Ouni, par no examinar los citados pT¡vilc^»¡íia de 
Sao jiun de \t\ Prña y de Oñi, en que afirma el Re/ 
Don :>4nclio, que Paterno y ^us compaiieroa pasaron des- 

V tic 



rs-í TfOt, bitt.dnat Igtísiátdt yfragori. 

de España á CIuijI á instruirse ea U viiia monástica « y 
que estando pcrf<:c[os en eíla volvieroa i %ú patria. BíÍz 
MaTiincz afirma, qvic P«t«rno antes de pasar ¿ Fiaa- 
cia era Abad de San Juan de ta Peña, á que se opo- 
ne el P. Mro. Risco « coa la siagul^ridad de probac 
Jos don 5U3 dlccán^cnes dlamcualmcotc opueHr>s coq 
lai sigiiieniGC palabras del Rey Uon Sandio en el pri- 
vilegio alegado úf¿ San Juan de \a. Peña. Oh bocif^ituf 
tupísm ín jam supradicto Mcnasítrh S^ Joannii Baf~ 
tistes tQnflr^narett congregar t sánete re^ulcf di^niur hea* 

cofwmunf tlecthne elegifítus Pairern Cbrissi scrvorum Pa^ 
ttftíum ylhhatfm^ ¡Jui pr$faíus AbbaSy anteqtiam advo~ 
eafüi fuisset ad ot:dintm Abhatis ^ stdehai remt^tuí á 
Stpcuh cum S9CÍÍS tuts: Dttndt audUm ¡aadabikm famam 
Cluniaetfisis Afotiaíterii^tl vident ^uia ardor diviní ^pt- 
ris ríJrigescebiU in uia Hispania^ cupUnr vtlut aptM 
prudtntiisíma frucfus bonos facera , adborfans stcum ahos^ 
jiíi erant inflammati tpiñtu Deí , iUuc ptrrexit. 

De aquí infiere Brii Ma niñez, que primero eligió 
el Rey de acuerdo con ios Monges á Pater^io eo Abad 
de Saa Juan de 1a Peña, sacandvlo del retiro ca que 
vivía p'Ha desterrar de aquel Monasierío la vida laxl 
de los que vivian vana y tecuiarnienie, como poco aa-- 
les lo dice el Rey en el citado privilegio; y que cons- 
tituido ya Abad de San Juan, oyó la fama d<^l Mona^ 
terio CJuííiacetíse, y deseoso de mayor perfecdoa pasó 
allá con a1g:unfís compañeros iañamados ci^mo él es el 
espiriiu del Sfñor. Ai í parece afirmarlo el Rey , porque 
dcinde es adverbio de orden ó tiempo, que sigaífica 
dttpites\ Y querer qtic lo que se sigue á esia voz, sea 
flDterior ¿ lo que va referido, es inveriir el ¿rdeu de 
\a narrativa, y el seutldo de la cláusula, tanto como 
decir^ que el udvcrvio después significa antes. Aubque 
alRUiio se pusiera de próposiío á referir que Paterno 
ftje sacado de su retiro para Abad del Monasterio de 
San Juan« á fin de restablecer la observancid regular 
^ue eítabd decaída; / que después de esiO| oyéndola 



Ohispot dt Ara^Gn, Maaclo II. rg 3 

fama de el de CEjrii, la Iicv6 allá el dc»eo Uc mayor 
perreccioD, po poJria hacerlo con palabras mjs propus, 
que las q«c usa para afirmar esto mismo el Riy Dun 
SiQcho. Todo el füüdamento tltrl Mro. Risca estriba, el 
que este Rey contiauanJo la reíacíoa, añadt, que ha- 
bíi^nJo vuelto ún Ciuni Paterno y 3U« c^tnpañerot, lee 
dio el M'J^a^tcrio de Sao Juan coa toJas sus pcne- 
neocias ; í^inUíittf ad me didi ilHs tuprafatum Mottas- 
terium S, Joamis. üe donde infiere este crítico, que 
Pateíoo DO fije ames Abad de dicho Münasterio, y qtie 
ni aua vivió eo él hasta que volvió de CluoE(f). Vo' 
no balia, que de estas palabras del Roy Dun Sancho pue- 
da inferjrie concra el teminouio del miimo, (expresado 
en las aorerioret^jque Paterno no fue Abad del Moua^te* 
Tjo de Saa Juan aotei de pasar á Cluní, y monos q^ie nt aua 
vivió en éT, Porque ¿qué repugnancia hay en que el 
Itey diese á Paterno y sus eomp^ncroi en calidad de 
reformadoi y miembros de la Coagregacion Cluiñacen- 
se el Monasterio que antes habian pf>seíüd como Moq* 
ges Benedictinos de la vida regular do reformada! En 
efecto, el mismo Rey expresa en el privilegio tij'itls ve- 
ces iXKncionacItj, que les da el MoniSicrio de San Juaa 
para ^ne ellos y sus sucesores lo lengua y posL'an se^ 
gnn las leyes y costumbres del Monascerio de Ciuni: 
ut ipii et sticccssorei mfum secundum legem tt ccnsutsudi^ 
jitm ^uam Ciunráctnie Monasiertum hnhtí , h^bcant ^ et 
úi Hia nttiltíS iot ahtrabai. De suete, que el Rey Dóa 
Sanch'V dio á la Reforma Clnniacense el MonaMi¡:rÍo ds 
San Joan de la Peña, que suí Predecesores h.ib¡an da- 
do á loi Abades y Álon^es de San Bi^nilo 00 refor- 
mados ; y el Abad Paterno lo tuvo en ambos esta- 
dos (a). 

También se dudí si el Obispo de Zaragoza llama- 
do Pateíao, qite asistió al concilio de Jaca en el aña 

V a J063 

{%) F»p, S:ig. /ovt 3" p.j^, tS4- 

OJ Vu» d púfilc^L^ ca Bcii fa^. 39S. 



ts6 Ttat^ hiit. ¿t ias ígfftias éf Arogrm* 

1063, ei el Reformador de Saa Juaa déla Pc:5j,Ú0tfO 
PaiLTDo que algiTcos años después fue Abad del mismo 
MoDa^Ccrio, coaoddo por W menor , ó jegt/ndo, Bríz 
M^nifiez se empeña eo probar, que ao pudo ser el 
primero, aleoio á los muchos afíos <;ue mediaron des- 
de la primera noticia que tccemof de este varón tasi^ 
oc hasta la cetebracioo del Ccoctlto. El Rmo. P. KÍ9- 
co demuc«ra, que no hajr repugnancia en que viviese 
ha^^ta dicho liempo, auc^que seria muy anciano. Es cods* 
lanie, que qualquiera de Los doi Paternos pudo Kr él 
Obispo CL'taraiigiJ^iano que aibiió al Concilio, y que 
comuDmct^tt^ te cree qiie fue el primero, por mas famo- 
so y conocido: pero como do hay documento antiguo 
que ju^iiíique qual de loa dos fue elevado á la dignidad ^d 
Episcopal, es preciso confesar ptiesira ignorancia acer- ^ 
ca de esto. Los elogios que daq los Escritorejs á Paterno | 
100 muy hoaoríñcos: büste decir que el Rey Don San<- 
cho el Mayor lo juzgó el mas bíb'ú de su Rey«o pa- 
ra ¡3 grande empresa de refoimar Ícjs Monasterio» de 
España; y que lo adúma en los clcados priví'egíos, va-> 
ion titnoraio, reÜj^ío&o, prudeaii&imo. Doctor de la vi- 
^ morásíica, y Padre de les Siervos de Chrhio. 

SegUD lo dicho^ y lo que diximos en otra partc^ eTKonafl- 
teriodeSan Juan déla Peña tuvo tres estados. El prime- 
ro de HcimiiañüS^i que dío principio San Juan de Aia- 
réSj que hÍ£0 vida angélica ea aquella cueva, y edifi- 
có una pequeña Iglesia en honor di? San Juan Bautis- 
ta: le sucedieron San Voto y Félix Ce^^araugu^iauos po* 
co después de la irrupcioa de los Sarracenos, y i n- 
tos Benedicto, Marcelo, y otros Heremilas de conncída 
&ajiiiJ.id por espacio de un itglo. £1 segundo, de Mod* 
ges (le la OrJeu de San Benito, cuyo primer Abad 
fue Transífico. Brit Mariintz pooe la Jnirnducvíoíj del 
Monacato y la elección de Traosiiíco en el año 84a- 
poc no tener noiicía del privilegio de erección dtl Mo' 
casterio de Alaon, por decide consta, que fue anreriot 
al añj 835- en que Tr^osirico asi'ntíó en Cdlída^i de 
Abad de baa Jtij,ix déla PeD¿i á la cousagiacion di^ l« 

IgiC» 




O^íSptfS di jíragorj, D. García h 15^ 

glesla de Siioia Mana d^l referido MonastCfio. El tcf-> 
cet e^iado es el de Moagt^s de U Reforma y Congre- 
^ícion ClucJacenie, cuyo primt-r Abad ñie Paterno, No 
ae sabe d añL> ñxü cg que i^airó la mencionada Refor* 
ma en Sin Jaan de la P4.-5a, pero consta que fue anici 
del año lOfls. en que el Rey Don Sancho concedió el 
privilegio de Leyre, exprc^aado , que ya eacocces esta- 
ba reformadQ dicho Monuai^rio, 

DON GARCÍA L 

^nádese A¡ Cütái&gQ Oscmse en «/ año 1034, basta 1055, 

t 
El AbaJ Carrillo , y Diego de Aynsa no conocíe- 
íOQ c*íe Obispo de Aragón; mas son tantos y taa au- 
léoltcDs losdocuoieDtosque conccstan su existencia, que 
aunque soy enemigo de ¡oricducír novedades, no ha- 
biendo fundameoio« sólidos y convincentes que obliguen 
j dio , me veo precisado á colocar á D^u Crircí:i en- 
tre los ObJ5fH>5 cienos, que gobernaron esta Sede; BtÍí 
^íirtineK en la Historia de San Juan de la Pena aír- 
laa , que se halla eo el archivo de su Monasterio una 
donación del Rey Don Ramiro, sudara Era 1074,3110 
de Chfi&io 1036 , cQ que da at referido MonasEeiio 
catofce lugares qae nombra y eü[>t:cifíca. Firmante Doa 
RaiDiro Rey de Aragón . de Sobraive, y de Ribagor* 
2a , y Don G^rcU 01>Jspo de Arjg'jn» AñaJe el citado 
Autor, que Be halUn en el mismo arriiivo varias fir-' 
mns de este Ohíxpo en casi iodos Eos insinitnentoA de 
tste Rey, y de personas particulares en ñus de ü'wí 
aCios continuos , y ciu ocho en que iu visto su firma, 
coa expresión de su acmbre y dignidad/ Por ti&a de 
cllai concia \\\it e^te Prelado se halló á CL-lcbrar la fíes- 
Li de ^t\ Viciorijr) en su propia casa coa el Roy Don 
Rtimiro , Bcknguer -Conde <ie B^rcelúoa « y ArntilTo 
Obi^(Ki di; Ribügofí^ (i). 

Amas 



TSW T^tít. bht. de las Igteslas^f artigan. 

Amas de los docij^^nius que akga Bíix Martinee, 
yo hallo tres rjiie pruebaa i^oucluyeotciticDie la exhieo» 
cia úe Don GarcU y su dignidad Episcofial ea dii:ho 
tiempo. El prímefo es na privilegio ea {]ue Athon , Sé- 
nior de Tena y de Jaca , confirmó los ya roncedídos al 
Monasceiio de Nra. Señara de Ataoo en el dia de la 
Natividad del Seilor de la Era 1072 , que » el año de 
Clirísio 1034, siendo Rey de Aragón , P^mploaa ^Cas* 
Uila , LeoQ, y Gasconia Don Samho el Mayor ^ Ar- 
Zot»Hpo lie Narbona Viajfredo, übÍ5|io de Ur^el He^ 
tiibjldo, y ObÍ5po de Aragón GarcU. £1 ¡^gtmdo es 
otro privilegio á favor del citado Mona^ierio , &u data 
era MLXXVll, (aFío de Ciiri^io 1039.) siendo Don Ra- 
miro Kcy de Arapon, su hermaüo Don Gi>nz;ilo de 
Ríbagcria y Sobra r ve , y Obispo de Aragón Dea G»-* 
cía. El Cardenal Aguiire uoe dichos privíleRÍos en laa 
co:) 5 rm aciones íépiioia y octava de loa conccdj<Íúi 
hhju^WiQ de Nra. Señora de Alaon. 

El Ivrtcro es un in^írumeM^o del ano 1055, en qu? 
dona el Rey üon Ramiro al Monasterio de San Andrés 
de Faijio el de San Cucufat de Hicina » el qual CKÚte 
original en el archivo de Montaragnn en la lelra F, a. 
45. La dala y ñrmas son la^ siguienics , sin alterar Ja 
ortogtaHa y Uiíd bárbaro en que están : Facta carta in 
moTiatnrii S, Johanii currartíe era TLX^III die noia 
Allí. A7í, aprtíis, Rcgnuiite pntdictuj RtX ranimirut 
in afisgme , í? in suprarh , sivé én ri^<i<:urcia , Ncp^ 
tas ejus rtx Sancius in pjmpilona , ferdinandaj rts 
in CMtsIía *& f'3 ¿alexia ^ marcea Episcopus in a'^gO" 
nt ^ Q ia iuprarH • j1rno¡fus Episcopus in ripacuria 
Jébafift Epructpui in Pampihna , Btiasco ^hba in Sane* 
fj Jifba-\es , Bungius Ahba in Fanío. La Era es 1093, 
porque la X' coa el rasgnillo vale 40 , y resulta el añu 
de Chriuo toss , en que coocurrieroa cíenamcute ioi 
Reyes , Obi^^s , y Abades eipreudo.ti. 

Se ha Jcadvercir, qjtr );l$ escritorat: del Rey Doa 
Ramiro oo *oq tan conocidas fuera de Aragón, como 
las de suj pfedeccsorca , y «ucetoies iamedidios , po^ 

que 



i 

I 



Ohítp^s dt Aragón* D. Sancho !- 159 

<|tie a<^uel reynó en solo Aragón , y estos extendieron au3 
dominios á NdV-irra y otras provincias. De aq[>¡ pro* 
viene que el Obi^po Dnn Garda solo se- menciona tu 
Us cscniurax de e&ie Rtryoo : no obstAole Saadovaliu- 
vo notícU de ¿I , pues le nombra enife los Prelados 
que ñorecieroo tn titmpo de üotí FertiaDdo el Magao, 
que rcyoó eo Casiiíia al mismo tiempo que lo hcíma- 
no Don Ramiro en Aragón (1)» E) Padre Ycpes afir- 
ma, que el primer Abad del Monasterio de Oña Don 
Garría fue asumo al Obispado de Aragón , fundado en 
una oieitiorla anti^na de aquel Monasterio. Pitdo ser 
muy bÍL-n atendido el LLempo , porque la primera me- 
moria del Obispo Don García pertenece aj día de la 
Natividad del Señor del año 1034, <iue es el mismo 
en que San Iñigo sucedió á Pon García en la At>adJa 
de Oña. 

DON SANCHO I. 

Uhm9 0hirp9 <Íe Arag&n , y primero it Jacñ éesd« e$ 
año 1062 , irasta después de 107$. 

1 El Abad Carrillo y Diego de Ayoia ponen i Don 
Sancho en el año 1035 » siendo así que no aleg.in , r¡ 
tenemot noticia cieña de esie Pri^lado basta I0& Con- 
cilios de San }uan de la Peña y de Jaca . celebrados 
eo los añas 1062, y 10^3, á que debe referirse coa- 
forme á la práciíca que observamos de colocar los Obíi- 
pof en el ^i* á que perteaece su primera memoria. £1 
Poniifitjaífo de Don ¿jacbo es tan abunJaaie de suce- 
KI4 uuubles pencnecientcs á lo historia Eciesiásiiea de 
nuestro Reyoo, qtse puede furm^r ^pocit. En sj iiem< 
po ne celebraron los O»ncil¡os Pjn.iien^e , y J,ireí3uo: 
se etiablcejó eu Jaca la ¿illa Episcopal deHue^^a ha^ 
ta 4^ue «e recuperare la capital de la Diócesis , que 
deide la irrupción de los Muros no h^bia terhiJo lu^jr 
fixo, fesidieodo sus Ohi&pos ^uúas vece» en Sama Murífl 
,1.. ".i ■ de 



(U SjpdoT. íw Ui cinfo JC^#x I f^, <9* 



x6iy Tent, bht. át lar TgUsfttí tff dragón - 

de Salive , trua? en S^n Pedro de Siftsa , otras eo StQ 
Juan de la Peña , y olrjs to Jaca : se aat^ó Á sü S«dc 
la Iglesia de las SanUs Masas , ó Reliquias óa los rau* 
nierabk'3 Mártires de Ziragoza , que era de Mv^ar^* 
bes : y se iatroduxo el Kito Ki^mano en la ceJebracioa 
de Ids Divinos Ofiiios, síeado esta Diócesis la prime* 
ra de España que ie adopt<Í , úeíandocl Gótico. Todoi 
tstos punios que acabamos de indkar » y á--^ que se ^**" ^^ 
Tá memoria especial quaado iraicmnt del Concíliu cié H 
Jaca , se pr»m(JVicron y acabaron filiripeole eo el Pao- " 
titicado de Don Saacho , quien trabaja con 7trÍo ¿í-fali- 
gable por llevarlos á su perfección, hasu que oprimiJo 
de tairtis faiTgai y cuidados vico á perder la salud. mi 
A principios del año 1075 se hallaba nuestro Pre- " 
hldo en Roma* á donde paió coo ptrrai^o y carias de 
Don Sautlio Rjmirez Ri-y de Arapoo á htcer d»mÍMoa 
di\ Obispado co manos dsl Sumo Poatifice San G'cgct' 
río Vil. arelando s.rs cufermed^ics , que lo teniao ca- 
Ü consumido , y do le permitiao Henar sus de^eo« ea 
eJ desempeño át su minisierio. Para faciltur la licencia 
del P^pa propuso dos sugeios^. dignos del Obispado poc 
su vida y cosrumbrtfs * pero ikgítimos , indicando el 
deseo del Rey , y cambien suyo , de que recayese It 
digiiJad en uno de ellos. San Gregorio los desechó por 
cata nulidad , dícieodo , que esto se opoam á loA sagffr* 
dos Cdnone*^, y que no podía bicer una co^a , que so- 
bre ser contralla á loi Sanios P^res , podría servir de 
excRiplar á \oñ ve:>idero3; y mmdó á Pon Sancho que 
continuare en el oficio Pastoral , valiéndose del auitilio 
ée los Obhpos Comprovinclak-^ para las cosai espiri- 
tuales que no pudiese desempeñar por sí mismo \ j que 
para otnis cargm , Einio interiores como exteriores ,ooni* 
brase un Ci6igo digno pjr sus calidades de c^ia coa- 
fianza , y de ser ronsa;^rado Obispo , si lo eKÍgta la ne- 
cesidad. Y que si paudo un añrj A algo mas, el Señor 
por su clemencia volviese A Sanch ) la aiJud y fuerza* 
corporales , ptoBi^juiese en el gobierno de su Iglesia 
como era jvi^to , y en caso de lomjr incremcato su en- 

frr- , 



4 

4 




Obhpot áf j^ragon, D. Saocho I. t6i 

fcrmedad / debilidad, y de ser digno de aprobación 
por su vida , C(jsuimbrt5 y disciplina el Clérigo CuaJ- 
jutor , se diese noticia de todo á ia Silla Apostólica por 
el R^y , Obispo y Cíero de su Iglesia para tomar la 
provideocia convt^oieatc. 

Todo lo dicho coosta de la Carra que el Santo 
Ponlfñce i:3crjb¡ó ea 25 de Enero del afio U175 al Key 
Don Sancho Ramírez, á quico llama Rey de las £&- 
pao» , que e« Ja s^ cntie sus Epbtolas : La menciona 
Baronio sobre dictiu año , la trae Labbé en ci lomo 
XLL y la ponemos ea el Apéndice V, Concluye d Pa* 
pa previniendo al Rvy , que de ninguna manera liu- 
biera dctefmmado tan absolutamente las cosas rcf-irtdas, 
sino fuera por que insistiendo ei Obispo en excusarse «y 
proponer el impedimento de su enfermedad , le habiA 
obligado á la compasión; y le encarga que lo eatienda 
asJ , y lo considere con prudencia. De lo quai, y de 
toda el contexto de la Carta , se colige la suma repug- 
nancia üe San Gregorio VIL en admilir U rcnunüia de 
Don Sancho , sia embargo de hacerla coa acuerdo del 
Rey 4 y de ser tan ju^iiñcados los motivos : \o que cier* 
tdmente prueba la probidad , zclb y exactitud de Oon 
Sancho en cumplir las obligaciones de su minlsicrio. Juz- 
gó sio duda aquel iniegérrimo PontJtice, que b solici- 
tud y vigilancia Pastoral de Don Saacho , acreditada ea 
los dos Concilio», y en la execucion de sus decreto;, 
era necesaria para el bien de su Iglesia , y dar firmeza 
á los puntos guevamento establecidos ^ y paresia cau* 
la no admitió su renuncia , y solo con^ntió en darle 
Coadjutor hasta ver sí convalecía desús eiifeimedades. 
Lo cierto es , que trabajó este Prelado con i^^fatigable zc- 
lo en la reforma de su Diócesis , en restaurar la an- 
tigua diicJpLina , arreglando d orden de los Üivinof 
c6cÍot según el Rito Romano, y poniendo en evccu' 
cioa lof cinonei y decretos de lot Concilios celebrado* 
en ím tiempo , con que dio un nuevo aspecto á vu 
Iglesia. 

£1 Abdd Carrillo añrmí , que Don Sjncho era muy 

X vie- 



IÍ2 Tfat, bist, de ¡a$ Igtetias de ^agon. 

viejo, y que por eiio suplicó al Sumo Pootitice que lo 
(elevase del Obispado , pero de la carta de S^n Gre- 
gorio se S3ca lo conirario , put^s no alegó otra causa 
para la dimjiioa , que sus enfermedades ,y no hubiera 
omitido la vejcj^ quiea laoco deieaba exímiise del o6cío 
Patroral , ni el Sumo Pontífice le hubiese mandado con* 
tinuar en ¿L baiu ver si se desvanecía el iiupedliua- 
to , si este consJsLiee en U ancianidad , que se agrava 
mas de cada día. También se ha de notar , que el Co- 
adjutor que San GrCfiDrio Vil. concedió á DoD Sancho 
no fue Obispo Auxiliar , como algunos han creído, si- 
no tía Miniíiro para los oficios que no pidón carácter, 
ni potestad de Orden , que para estos dispone que se 
Vt;íga de los Obispos Com provinciales. También orde- 
na que dicho Coadjutor sea digno de obrener el Orden 
y dignidad Episcopal , encaso de exigirlo la necesi- 
dad » lo que Ciertamente prueba que no era Obi^po- 
Finaímcnie debe observarse » que Saa Gregorio Vil, lla- 
ma í Don Saccho Obispo de Aragón , y á su Obis- 
pado Axagonense, Aragonentis Epis^opus. j^ragoneni/g 
£pÍJCopa£uj t para que se vea quao autorizado es tste 
líiulo aun después del Concilio de Jaca , y de esiabfe- 
cerse la Sede en a<^ue1]a ciud.id , pues lo usó el mi^mo 
Pontifice que confirmó dicho CoactLío y sus Actas. Síq 
duda que las eaft^rraedades de Don Sancho se agiava-- 
ron mas en el año de prueba > hasta imposibilitaílo pa- 
ra continuar el oficio Pastoral , ai ya no le quí^aroQ 
la vida ea dicho tiempo, parque á 1 1 de Julio del 
año sigiíleote , que fue el de to7Ó , ya leaía sucesor^ 
como veremos en el artículo siguiente. 

DON GARCÍA INFANTE DE ARAGÓN. 

Segundo de ette nomhre , y de Jot ^ve tuvieron !a Sedi 

§a Jaca por disposición del CanciUo » desde iotó. 

basta ]o8á. 




Ya diximos que Doa Sancho pasó á Roma i 

IIUQ- 



r~ Ohitpos d€ Aragm, D. García IT. 163 

nUQCÍar el Obii^iaJo en maoos de %^n Grcgoriet Vil, 
á cáusd de siit muchas enfermedades , y que <1 Sumo 
Poniifice le maoiJij continuar por un año para ver si en 
e^e llampo le concedía üíqs la &aSud, E^io fue á pria- 
cipius del aüd 1075 , y sÍq duda que no se la conce- 

Idio el Señor, puoK á 1 1 de Jtilio del año siguícDle ocu- 
paba su Silla Don García , segua consta por una ei- 
crUura original de San Juan de la Peña , que alega Pe- 
llicer en su Dulcídio , y el Mríi» Florez en la España 
Sagrada (i)i La data ea esta. Facía Carra í'. ídui 
Jui/i Era MCXÍIiL regrwrHe Rege Sando Rmimirit 

tin Atagm , í? in Kagera ^ & in Caiíeiín f^eiegta O* 
ia RifuictíTcia : €í EpiscopiiS Gafsta in Aragone & i« 
Suprar^i i Es noiabJe el título dd Obispo , no tanto 
por expresar que io era de Aragón , lo que vemos re- 
petido coa freqüeocia aun después del Concilio de Ja- 
ca , quanto por añadir que lo era de Sobrarve , lo t^ue 
solo expiraron este , y Doa García primero , aunque 
todos tuvieron igual derecho. El Dr. Don Domingo La 
Ripa leyó ta dan de la meacionada escritura de esia 
forma i Era TCXÍIII^ regnante Rege Sancio Garsianes 
in Af4Ígone . iS* in Nagent , & in Caifeíh y^íjia - 
Episcopus Garúa in AragQne & in SuprarH \ y lo- 
mando la T, por nuevecíeotoa , le dio un srglo de ami* 
guedad mas de la que tiene (a). Entiendo que alguu co- 
pianie ^ubitituyó Garsianei á Ranimirix ^ y que la T, 
vaíe por calL £a el mismo año de 1076, por el m<;3 
de Agosto acompañó nuestro Obispo al Rey Don San- 
cho su hermano eo la guerra que hizo á loi Moro.^ en 
Ribagorza , y habiendo conquistado el ca^iiiiio deMu- 
oIo(u;k, distante de Graut una legua , subió al Monas- 
terio dtf San Victorian á dar gracias á Dios por la 
vícEoria (3). 

Fue Uon GarcÍJ hijo del Rey Don Ramiro , y de 

Xi la 



(i) L4 Kipir. Dejema dtí ReynQ dt iairrurvr , fj£. 147. 
{3) Zuri» , /'>. I. cjf^ £}. 



1 64 Ttat. hísf. Je ¡as ¡glestttt de j^ragcn. 

U Rcyna Doña Erraiscnda , cíimo*íícen Zurita y Blan- 
cas, y no hijo bastardo de Don Sancho Rimirt;tcomo 

dice Mariana, ea que padeció dos equivocacboes (t). 
No e» creíble que San Gregorio Vil. que desechó la 
piofiosícicD de dos ilegítimos , hecha por el Rey y Obis- 
po de AragoD ea el afio 1075 , mudase tan proniocle 
opinión, coavinjendo ea el año si^^uieate eo que lo fue- 
se Üüu García , ú fae^e bastardo. Futura de esto .Don 
Ramiro en el tesEatnciito que hizo en Aníánigo . dis- 
puso , que en defecto de su hijo Don Sancho , hereda- 
se el Reyno DoaG-ircía, prefiriéndolo á sus dos bijas 
iegílima^ (a). Tampoco se pin;de dudar , que fue herma- 
no det Rey Don Suncho , porque el mismo Rey io 
Itama algunas veces hermano suyo , fratcrtneus , y tí 
Papa Urbano 11. en una Bula lo llama hermano de Don 
Sancho , y en otra hijo de Don RamirOi En el año 
1078, vacó el Obispado de Pamplona , y Don Sancho 
Ramirc2 lo presenta á su hermano Don García « quien 
lo tuvo hasta e) de 10S4. juntamente con el de Jaca, Don 
Prudencio Saodoval en el Catálogo de los Obispos de 
Pamplooa alega dos escritoras de lósanos 1079, y io8o« 
en que se expri^sa , que Don García era Obispo de en- 
trambas Sedes , y en una de ellas hermano del Rey- 
EpiíCffpo Domno Cartea fratrt Rtgis dQminans Ecck" 
jiiV y*^ífns¿e & iruniensts (3)- 

Tu*a este Prelado grantles diferencias sóbrelos I(- 
mítcs de su Di<jcesis con el Obispo de Roda por ía 
paite oritotal , y con el de Pamplona por la occiden- 
tal \ Porque Don Ramón Dalmacío Obispo de Roda« 
pretendía h% Iglesias de Barba^tro , Biclsa , Gisiao y 
AlqiLtzar , fundado en que el Rey Don Sancho dio á 
su antecesor la ciudad de Barbastro en el año 1065, 
en que se ganó la primera vez de lo* Moros. £1 asuQ^ 

to 

(1) Zurita, /i*, i. t4p, 17, ülinc, pag. p;, Maríuu , //*, 9. 
1) ^dJ«V< P^£. 6«. 



Obispos de Arugcn. D. García. 1T. ifij 

to llegó á SdiÉ Gregorio VIL que gobenmbá 1j Igl^is, 
y expidió con este motivo las lutr^is Aposiólicav , d^í 
que hablaremos en iu lu^ar , conñrmantlo á Don Gur* 
CLJ , y á ius sucesores los ténnmos de tu Diócciiv a^ig- 
radus en el Cuncilíode Jaca ^y st-ñalad amenté las Iglt*- 
lias de Barbasiro coa ledo lo que hay hasta c) Ciaca- 
£Í Rey Dou Síincho , que no obstjotc h^ibir filmado 
en el ConciUo la demarcación de U Diócesis di; Huesca, 
en que ^e comprehendia Bjrbasiro , habla daJotsta ciu- 
dad al Obbpo de Roda , concordó á bs dos Obispos, 
como refiere Zuñía , y consta de memoríus aoiiguas. 
En tiempo del Obispo Don Pedro , que sucedió á Uoq 
García , se suscitó la misma di(;puta, y Uib^uo It. la 
resolvió á favor del Obispo de Hut&ca , insistiendo en 
lo decretado por San Gregorio , como se ve ea la Ba- 
ja ya citada, que trac Aynsa p,ig. 530. 

La pretensión de nuc^Uro Obispo contra el de Pam- 
plona, era desposeerlo de la Valdonseüa , íuodüdo ea 
el Coacilio , que la adjudicó d la Diócesis de Huesca, 
y coosiguió qut; San Grcgaito confírmase esta asigcacioa 
en sus letras Apo'^cóÜcas , y to mtimo hizo después 
Urbano ti. en la ciíjida Bula, Por muerte del Obispo 
de Pampfona nombró el Rvy para aquel Obispado á 
aa hermatio Don García con retención de el de Jaca, 
cotno queda dkho ; y así cesaron por entoac<^s las dis- 
putas. Se ha de advertir en obsequio de la verdad , y 
para ioteligeocia del asunto , que mas de 50 anos an- 
tes que el Conciüo de Jaca aJjudicn^c á esta Diócesis 
la Valdonsella , la habia asignado Don Sancho el Ma- 
yor á la de Pamplona , cxprcssndo también que le per- 
tenecía en los tiempos aniiguojt. Don lancho Ramírez 
luego que heredó el Rcyno de Navarra coBÉrmó lo 
establecido por D, Sancho el Mayor su abuelo 1, sin embar- 
go de haber ñrmado lo contrario en e) Conciito de Jac:i , ó 
porque le pareció mejor el derecho de la Iglesiít de 
Pamplona , ó por no disgustar á los Navarros, que ío 
habtia llamado i aquel Keyro. D¿ aquL es ^ qu^ no obs- 
tante la instancia de Dua Gaicia ,qut renovaron otros 

Obis- 



t66 Teat, hisf.de Sus IgUssas de Aragón, 

ObUpoi de Hucaca y J^aca , iiuiicJ tniraron e^Cüs $ po- 
seer la ValdoDscUi . á Iü meaos pacífica y pennaDeni^ 
m'^*ate , sino por al^íunos años , y cutí pleylos,como 
la tuvo Doa Juan ást Araeoa y Navarra ; haiu que 
h Santidad de Pío VI* á suplí» üel Rey Católico Don 
CarLos III- ia unió coa lodo su Arzipre^tozgo , que 
comprehc^de mas de 40 pueblos , á 1^ O^oct^sis de Ja- 
ca , dettn^nbraodola de la de .Pamplona por las rabo- 
nes que ejcpresa en su Bufa, dada en Roma á lú de 
Diciembre de 1785 , de que se hablará god mas cxieD- 
«T^n eo el tratado de la Santa Iglesia de Jaca. 

Fue Don García acérrimo defensor de los derechos 
Episcopales , por que á mas de los pltitos expresados 
por los límites de su Diócesis, tuvo 01J05 mas sen^í* 
h\t% y amargos con el Rey su hermano, por la eK¿n<- 
cion de ]o<i Monasterios, y el deslino de las renCat 
Ecle^iAsijca^. Es el c^so, que en el aüo 1071, at re* 
f^re^o del Legado Apostólico, que vino á poner eo or- 
den los Divinos ofir.iiís en Araron, el Rey Don San- 
cho envió eo su compañía á Roma i AquilÍDO AbaJ 
de San jnnn de la PcFia, por cuya solicitud consiguió 
dos Breves de Alexnndio 11. que gobernaba la Iglesia: 
ti primero dirigido at mismo Aquilino y á zus suce- 
sores, recibiendo su Monastetío boxo la inmediata obc^ 
dicncia y protección de la Silla Apostólica^ con la obli- 
gación de tributar anualmente á la misma uua onu 
lie oro , eximiendo á dicJio Monasterio, á su Abad, Mon- 
ges , y rentas de la jurisdicción del Ordinario (tj. £t 
segundo lo dirigió al Rey, concedieodole facultad para 
ciistrlbuir las lentas Eclesiásticas, y anexar i los Mo- 
nasterios y Capillas, las Iglesias de la?i tit^rras, que se 
-conquistaren de los Moros, ó que se edificaren en *u Rey* 
no, exceptuando solameote las Catedraíes, disponien- 
do de dichas Iglesias y de sus rentas como mejor le pare- 
ciese, l^LiaJes exenciones á los de SJuanimpeuó el Rey del 
referido Papa para el Muuasterjo de San Victoriati, y por 



I 

I 



4 



4 



{1) Ve«» el BfUTC eo Brii MáclinGz,/f¿. J. ctjr. tj. 




Obispos df Aragón. D- García. If. lí^ 

i\ raiímo llevó y colocó el R^scupiu Aposi61ico sobre 
el Aíwr de la Viígen Maiía, y de San VictorUa en 
el aiío siguiCDlc, que Tue el de 1072 como dice el ci- 
tado Doa Saochtj en eJ privilegio que concedió en es- 
ta ocasión Quod ^TivíUsfium koito animo st/scepr^ út^ue 
aduxi Híxid iiíi Aíef\MUsnu0i Bmi, Víctor iani As anhmiSy 
mafíi^usquff tnffil propriis ohiuh ^ rl posui íopír úísarg 
hiattp et glorióte irffipef yirginis Marite ft Bmi. l^ic~ 
toríatii Conf'eticris Chtisti. 

Sin embargo que Don García entró en el Obispa- 
do después de eiias Bulas, se oputo coo gran tesón / 
ardimknio á \q% privilegios mencionados, juzgándolos 
contrarios á la jurisdicción y derech< s de tu dignidad, 
y como dice Zurita en el lugar citado, precedía íon- 
tra pialtt^uítr ptnonat que S€ querían txfmir de tu ju~ 
Tisdíicson , y traía schte esta cauta n'iiy mc/cstadcs á íct 
Beiigiosút é iftqyittado al R<j. Parece que üon Gar- 
cia se distintió en ci^nir^dcci^ las inmunidades y exéih 
clones del Monasterio de San Juan de la Ptíia ,4^ucera 
el mas amado y distinguido de nuestros Reyes, y por 
consiguiente el ma* privilegiado y poderoso; en laiHo 
grado, que Dün Sar.cho Ramirez se vio en la pfeciMoa 
de hacer nuevo rcctiiso á la Silla Apostólica, y en- 
viar á Sandio Abad de dicho Monaiterio, para obte- 
ner cotno (ibiuvo de San Gregorio VIL cocfítmacion de 
las libertades y exenciones, ctr-cedidas antes por AUiaa* 
dfo 1!. al Abad Aquilino, cimo lo dice el Rey en el 
privilegio que ccmieíiía, G^ hon^rím y que traen Bbn- 
C34 y Briz Manrncz[[), P'id^nt e¿& pntdiítum ¿llonas- 
teriutrt á frate meo vertctahili Epitcopo Carjta tn í*r/- 
btAtdam laojts a/íi^i ^ et priviíegta ejusdem monajttrii 
vtíU ccrrtátnpii ad conJÍTmttnda priora bcne úcta^ Ab- 
basem Sancium cjusdem Monasterh itsrum Rümam ad ¿íd- 
thíitntím Papam Grej^arium septimum misii •, rogar^t tum 
ui ipft befíiorte prttdj<:íum locum Apoitdua nuihortSatf^ 
ft itta muniret^ m-üí antectSí^r fjas ftítrat ipse /act^ 

re 



0¡ BiiiK. fj¿, toy Brit pag, ifij. 



(fjf. 



fragim. 



re ffífl dedignarctur. Q-joJ tccuruJum quoU poposcnam^ 
ipsi iihenur ftczrunt. Pjr otra parte fueroa tantas loa 
io-Uancia^ y súpLicaí áA Rey con sa hermiQo Do:i Gar- 
cía para que dcsbúe^e de sus pretcosiones , y oo mo- 
IcsLLW i bs per&ouas y lugares inmuaes, que fiaalineD- 
ic viao ca reconocer \qi privilegias y eicíiiciones, <juc 
Ja beneñccpcia de tai Reyes y üe los Píipas les ha- 
bía dispensadlo. Sobre e^io otorgó ua Ía&[ruiTiea{o pú- 
blico estando en Roda juatameotc cod el Rey y ocms 
Prelados, expresaado en ¿1 la repugnancia con que aban- 
donaba una cau>a ea que había kuífido tantas txpcQ' 
US y trabajos (i). 

En el año 1084 lucedí*^ á Don García en el Obis- 
pado de Pamplona Uon Pedro de Ruda , Mongc del 
ÁfoQaiterio de S^n Poacc de Torneras en Francia. Es 
coost3DCe, que ao le sucedió por muerte sino por re-* 
ounciai como lo notó Bris Marúaez , por hallar fir* 
nadoá DoQ G^rcfa con solo el Ululo de Jaca ca íns- 
trumentos posteriores á dicho año. Yo he viseo uno del 
Re/ Don Sanctio otorgado en el mes de Mayo del 
aao io3ó. ea que se expresa que era Obispo de Jaca 
Don García hermano del Rey. Es la primera dooacioa 
que hiio Don Sandio Ramírez i la Iglesia de Jesús 
Ñiizareno á< Montaragon lUL^go que comenzó d edifi- 
carla, fi/fim noviUr ctpimus faceré^ en que le doni la 
villa de Qüicena con las Tglesíjs de Barluenga y Cas- 
tiUabrtí, La data dice así : Facta carta ista Era 
TCXXIUL in rt>tnsé Madi : que es el mes de Mayo 
del año de Chrisio lottÓ, luego añade que reynaba ea 
Aragón y Panip!ooa Doa Sandio Ramírez, ea Castilla y 
Leca Doa Alonso, y que erau Obispos los siguientes 
Epiíücp^ dnou Pitra ¿n Irunia , Episeopo dno. Garsia 
ftaife Ttgis in Jakíi^ Episeopo dno. Raimando Daima- 
€Ío in Roía (7)- En el Cdlendafio de Leyre ni anota 
que murió nuestro Prelado á rj de Julio sia expresar 






Oihpfft Oscensesen Jaca. D, GarcÍJ. \\. 169- 
el Ario, pero □eccsariamcnie debió ser en este « ó lo 
tDJs CQ el siguieoLti GD que le suceüid Doa Peüro, co- 
mo luego veremon 

• TRASLACIÓN DS LAS RELIQfJÍAS DE S, 
indaUcio á San Juan dt ia Perla en elanoioS^. 

Señalóse el Poaiiñcado úg Don García coa la tra»- 
lacioQ de lai Reliquias Ue San lodalecío Obispo de Ur- 

ci, hoy Almería , uno de los siete Apostólicos dis- 
cípulos del Apóstol Santiago, que ordenados por el Prín- 
cipe de los Apóstoles San Pedro, convirtieron escoa 
Rcynos á la fé Cfb JesuChristo, La ira si ación de lad 
sagradas Reliquias i San Juan tic la Peña se tazo en 
el año 1084. desde un lugar llamado Paschena ó Pe- 
china , cerca de Almería y de la antigua Urci , don- 
de Jas habían oculudo los Christianos pava librariai 
dd fJTor de los Sarracenos. El instrumento fue un Ca- 
ballero muy distinguido llamado Don García, parien- 
te de Don Sancho Abad del referido Monasterio , que 
residía en el Ri^yoo de Morcia, y pasó por San Juati 
con el motivo de ir en romcrta ¿ Santiago de Gali- 
cia. En Cita ocasión le manifestó el Abad sus deseos 
de ilustrar aquella casa can Reliquias de Santos, deque 
era muy devoto* y el Caballero le ofreció contribuir con 
todo su inÉluxo para el logio de las de San Indalecio, in- 
formándole del lugar en que estaban. A esic ñn lleva 
consigo dos Monges del mismo Monasterio llaitiados 
Evancío y García, Don Joseph Peilicer juzga haber ave- 
riguado , que dicho Caballero era de la casa de los 
Señores del valle de Tena, de que se hace mencionen 
la confírmacion 8 de los privilegios de Alaon^que por 
I estar, en desgracia del Rey de Aragón andaba dester* 
I rado ó fugitivo en tierra de Moros, y era muy esti- 
mado de ellos por su gran valor. 

El Seüor, qut' queriu sacar del pnder de ]q^ Infieles 

Jas Reliquias del Samo para que fuesen veneradas de 

k loa Cüiutunoí, dispuso las cQ&aa de esta forma. En 

L '. 1 



lyo Teaf. hht. áe lat t/tlaíús Í€ Ara^tn. 

la guerra que imo por entonces tí Rey Moro de S?* 
villa eco el úe Almcda , coafi^nJo en k:l valor y periclj ' 
militar de Don García, lo llamó i U expedición. Llt** 
gó e) cx^fcifo ¿ Pjschcna, que dista poca mas de una 
legua de Almería, y \o% Monges que acompañaban i* 
Don García, aprovechando can buena ocastoa, freqüen- 
ubaa el Templo eo que estaban Las sagradas Reiíquiar, 
pidiendo á Diúi coa ayunos y oracíoaei, que les iqqs- 
trase el sitio en que descansaba el cuerpo dek Saolo. 
Una noche apareció en sueños ¿ Evancío un gallardo 
Joven, que le señali^ con 3a mano el lugar del sepuU 
cfo, de donde vio que silla una llama prodigiosa. A 
la mañana comunicó Evancto la vísTon á su compañe- 
ro y í Don García, y daado gracias á Dios, acor- 
daron el modo con que se hablan de manejar en el 
aítinto. Cerráronse en el Templo loa dos Monges, na 
Capellán de Don García, y dos moldados que les dio 
esie para su custodia y ayuda. Esto fue á tiempo 
eo que »e dio señal al exército para ír í combatir 
la ciudad , y así quedaron nui llbreí y si^guros para 
, hacír la excavación que tenían proyectada. Traba- 
jaron en ella hasta ta noche en que lograron descubríe 
el sepulcro del Santo. Apenas levantaron la lápida ^a* 
116 una fragancia celestial que confortó sus almai, y* 
los aseguri^ de que estiba allí el tesoro qoe bizcaban. 
Abrieron ta Urna, y vieron las sagradas Reliquias con' 
la liigjiente inscripcioo; Hic tfquKscit índaÍÉtiui^ pri-^ 
fñus PonttfrX Ufcitanee íivtrath , ordinatus á Sanfiis 
^posiciis Rewíep 

No es poadcrable el goro que recibieron los Mon-'l 
gcfl viendo cumplidus tus deseos, ni fue inferior el que'' 
tuvo Don G.ircia, que se hallaba en el exércJto, quAo* 
do sifpo ei fclJ£ hallazgo. Deipues de varios sixesoí, que~ 
omitimos,'to<níií"on lus Mooge^ el camñío de Aiagncí pof; 
Vacnda, T^>riosa y Lérida llevando cnn gr.in ctudadi 
la Urna de laí santas Reliquia*;, y íii^alnicnie llegarod 
á San Juan de la Peña dia di; (nevcs Santo, a8 de P 
zo del año 1084, Los PP. Soljadistas icóataa el 

oue- 



Chispos o ícentes en Jíicít. D, García. \\, tji 

Dueve de Abril, por thabcr creído i T^maya, qoe afirou 
rezaría de la Traslación en dicho dia ea el Moaatic- 
Wo d^ San Juan de ia Pc^ña. £1 fundamento ci absolu- 
tamente fjlao» porque st^gun consta de los Martirolo- 
gios * Breviarloí y Calendarios, así antiguos como mo- 
dernos de aquel Mooa^teno, siempre se ha leoido por 
dia qfopio de la Trasladoo el 3^ de Marzo; y aunque 
por c^iar ocupado cite dia con la Octava de San Bi?* 
nÍEo se r?za en el sj^uicnce, a con la nota <lc que el 
dia propio e% el anieíior, /fiíf berii como lo decnucs- 
tra el P< Echcverz, á quien cica y sigue el Mro. Fio- 
ttz en el como vui, de la España Sagrada p^j. 3^9. De 
eua equivocación se originó otra, que fue señalar el 
año 1080, porque en solo este íncrdió el Jueves San- 
to ea ei dia nueve de Abril. Acerca pues del dia y año 
en que se hizo la tra^ljoloo no puede haber duJa razo- 
nable pt>r cüuveoir unífünncmííoie en el dia de Jueves San- 
to, i^ de Marzo del año lod^. asi el Monge Ebretmí^ que 
se halló presente á todo, y escribió la histeria de ú 
traslación por mandado út\ Abad , como los Anales Tole- 
danos . y todaí las memorias de San Juan de La Ptrñs, 
El Rey Don Sancho y au hijo Don Pedro, que se-* 
^n co^tumbrCí, se hallaban en aquel Mona^teiio 5<in- 
tincando la Quarc&iQa, salieron procesionjímeote conloa 
Monges y con toda su Corle al recibimiento de Jas 
sagradas Reliquias. Hallábase el Prior «leí Monasterio 
Con un brazo enremio, y tocando la Urna de las Reliquias 
sanó de repeate á vi^ta de todos, á que se ^igaicroii 
otros milagros, í¡f\tí que manifestó Dioi deWe luego la 
gloria de su Santo. Can t-1 Cjerpo de San Indalecio 
se trasladó la Cabeza de Santugo, Obispo y sucesor de 
aquel ea la Iglesia de Ujcí. Las demás circunjlancra? 
que ocurrieron en la traslación, el culto de lus santis 
Keliqutas* y los milagros, que Dios ha obrado por eMav, 
pueden ver^e en /oí B itandisus sobre el di 1 30 de Ab il, 
en laE>pañt Sjg^^dj /üruc? vm. y prinripilint.-nte e^ Bríz 
Martiaez que trata el asuc^lo con eXEension de^de el 
capitulo 33 del Ubi'o 3- Se coaservaa ea el dialds sa- 



%y% Teat. hiít, di ¡as fgUsias de Aragón. 

gradas Reliquias coa gran devoción y cuko en una ar- 
ca grande de plata primorosamente labraUa, Los pue- 
blos comarcanos vao er proct:sLün ¿ veDcr.i Has en cier- 
to dia del año, y siempre que los añige alguna ca- 
lamidad, ó pretenden corst'gurr üe Dios por meUio de 
San Indalecio algún beneñcio público. 

EXCWTESE TfOr^ ESTEBAN, ^ QVIEÍ7 

portvn Carrii/o y Ayrtia tntre Don 

García y Don Pedro año 1089. 

Cl Abad Carrillo y Diego de Aynsa señalan pot 
«uce<^r de Don Gareia i un Esteban que llaman pri-* 
"Qieio de este nombre , fundados en el privilegio de 
fr^nqui'za y libertad que concedió el Rey Dun Pedro 
á \c% pübladores de Htiesca^, otorg^ido aegun estos Aü* 
tores, en el mes de Agesto de la Era 11^7. qite es el 
año 1089, siendo Don Pedro Rey de Aragón y de Pam- 
plona, Esteban Obispo de Huesca, Pone ío Ubi^po de Ro- 
da, y García Enecones Merino en Huesca. £1 error de 
la dala es tan claro como el Sol de mediodía: lo pri- 
mero y principal, porque Don Pedro se titula Rey de Ara- 
gón y de Pamplona, y no lo fue hasta el año 1094. en 
que heredó csios reyros por muerte de su padre Don Sao-' 
cho Ramirez: lo segundo porque dicho Rey oorcedc 
la fronqU-zs á los que habitaban en la ciudad de Hues- 
ca y á las que viniesen de fuera á repoblarla* lo que 
indica esiar ya corqDistada; lo tercero por expresarse 
que GjTcfa era Merino en Huesca Garsia Merino in 
Ósea, f cl ^cy no ti^niá Mennos^ que eran Jueces 4Ífl 
Magistrados, sino en los pueblos de su doniinio: lo 
qiariú porque en v\ afio lofi^. A qu«? se refieie el 
írsirumentí^, y algunos después era Obispo de Roda 
Diín Ramón Datmacio, y no Pondo que comenzó i 
Si'rlo Cíi el año 109Ó. Lo quinta porque Don E^tebaa 
firma Ep'tscopus m Oscá^ y aunqne pudiera verÍficj>rs¿B 
Oíceish antt's de residir en Hnisc*, ma^ no tn Osea* 
Poj oira pjrte cousu como luegí» veiemos, que Doa 

* Pedro 



I 

rr Oh'tpoT Oscfnses in Jaca. D, Pedro 1, 173 

Pedro ocupaba cMa Sede ames y di^spues del rererido 
floa. £n ^n soa laous las pruebaa que evidencian d 
error de U ^aia, y que el Ínsirurn?Qio es po^t^rior k 
Ja cúflquiMa de tiuesca, que oo puede haber duda ra- 
zoaable acerca de esto. Tengo jfor cierto qnc ae h\to 
eú tiempo di^l Obispo Esteban sucesor de Uon Pedro, 
á quiea CarrílEo y Aynsa llaman segundo, siendo ea 

I realidad el primero de este nombre , ponqué el otro 
que impugnamos y excluimos del catátOf;;o no tiene mas 
apoyo que e) error manifiesto de la data- Compueba mi 
dicUmeo la armonja cronológica , pues en loi primeros 
añ'is de Don Esteban, que entró Obispo en el de 1099, 
ó en el *¡guitnie, se verifica la concurrencia de todaa 
las personas y hechos que se meacionaa ea el privilegio. 

DON PEDRO I. 



Tf^ctro y lUfimo Jt hs ^ut tuviefon la Seds en Jatá 
por decreío 4tl Conetit& ^ y primar» dt Huaica des- 
pués dw tu rcxiauf avien t 

£d el archivo de la Santa Igleúa de Huesca , arm. 
9. lig. 1. num. a6. se con^eiva origli^al una escritura 
de cambio ectie Galíndo Abid de Snuta Maifa de Al- 
quilar y Oiíditcub de AraguaMe , cirya dala is U si- 
guiente : Faera carta tjta Era TCXXy* (afio del Sé- 
nior ioEf7») mfnre SettmhHs tn castro ylljurxar^ ^tg- 
nante Lfño^ rcsíro J^ju Ltristo , & iué fjüS iifperw Rtx 
Sariciuf in Pampihra & jita^ont^ fiUus tjui Psírrs in 
Stíptarifi & in Rfprcurriít > Episupus Pttrus in Pam- 
pilona , hpijtcpbt PeiiííS ín tte afino hertí di: tus in Ja^ 
f tf , Fpisctptt Valtr'OCiüs in licta^ Pijt ella consta que 
DcQ Ptdio fue icnfBgr^^o Otispo de J»ca en el año 
ic97 ,' d qie «orre^pocdt la Era a^igí ada. Un Erudito 
la copió de esta forma ; TCXXl- ror no aicnd^^r i la 
V. Gótira que e^td enlajada con las XX. como sucede fre- 
qíientcmerti.- en íes instri.mtT.tos ¿e cqu^-'l tiimy^o. y 
lo previene el Padre Mvnao ca su Escuela Paleogrl- 



•74 

Hca , pag. 



Ttat, hist. de ht I^UtUi dt Jíragm 
90. Fuera cíe «to , en d aSo 10II3 , que r09^ 



»ult3 de su lectura , oo era Don Pedro Rey de So- 
^rsrve y Ribagorzi , cuyo ilíulo y c^tado^ le dio lu 
Padre dos aoos después. £a los diez siguientes á su con» 
sagraclotí hay taataa memorias de esce Prelado , que 
scíia cosa monesca fefeíirlas todas ^ porqye amas de 
confirmar los privilegios de loi Reyes Doa Sancho y 
Don Pedro, cuya Corte seguía , apenas hay iní^trumeD- 
to pijbiico eo que no se mtfocíooe , unas veces con el 
título de Jaca , otras con d de Araf^on , y otras coa 
el de Huesca. En el año 1090. el Rey Üoa Sancho 
júnumente con su hfjo Don Pedro , coiicediói Ayme* 
rico Abad de San Juan de la Peña , y á todos «ua su- 
cesores el fjinoso privilegio Oé bonoTem , en que reca- 
pitula y coafirmí tudos Jos privilegios y donaciones con- 
cedidos hasta eníoncei por ios Reyes, Papas , Obispos, 
y personas pariicutares , y declara que dicho Monns- 
lerío ^ sus Monge>¿ y todas sus Iglesias y bienes , e&taa 
irnediatameate sujetos i la SilEa Apostólica. Exhiben es- 
te privilegio por ser tan notable Blaoras, Yepes y Brͣ 
Martínez. La data es en los Idus de Mayo de la Era 
liaS, año de Chrísto 1090 , tercero del Pontiñcado 
de Urbano 11. Indicción Xlll. reynando Don Alonso 
en Toledo, en Casiílla y en Galicia, Don Sancho en 
Aragón y eo Paoiplona 1 Don Pedro su hijo en Sobrar- 
ve en Ríbagorza y en Monzón , siendo Obispos , Pe* 
dro en Jaca , otro Pedro en Pamplona , y Ramón Dal- 
inacio en Roda y en Monzorr. El citado Blancas psg, 
63- trae otro instrumento del mismo ano , en que tam- 
bién se expresa que Don Pedro era Obispo de Jaca, 
otro Pedro en Pamplona, y Ramón Dalmacio en Rod;], 
En el año 1093 concedía el Rey Don Sancho con 
•u hijo Don Podro, á la i^le^ía de Jestis Nazareno 
de Montaragon , que poco antes había edificado, ua 
amplEiímo privilegio, eo que [e da las Iglesias de s^ 
P'jeblos de Aragón y Navarra , la décima de las la- 
bores que tenia el Rey entre los Rios Alcanadre y 
Gallego , el Monasterio de San Pedro de ¡>iiesa, el de 

Sao 



Ohispct Qscensts enjdca D. García. Ii. r^g 

San Juan de Gordeya , e) de Saa Januario en U ri- 
bera del Gillego , U Misleyda 6 Mezqiiha mayor de 
H\ie5C3 , sin oirat rtc3« dooaciones é inmunidades. La 
data e^ esta : Fucta est Caria ill. Nonas Man Era 
T.CXXXL ^nno dominica ¡ncarnationU TXCIiL in 
' anno Jftí^ ijuo tdifícatus ftiít á? factus Montaragoru De 
este privilegio je hicieron tres extmplafei origínaSes coa 
las ñrmas y signoi de los dos Reyes expresados , de^ 
Pedro Obiipo de Aragón , Pedro Obispo de Pamplona, 
Berengarío Arzobispo de Tarragona , y frotardo Abad 
de Torneras , y lodoi ires se conservan en el archU 
vo de Montaragon letra M. num. 45. Las 6rmas de 
los Obispos de Aragón y Pamplora , en cuyas Dióce- 
sis estaban Jar Iglesias y puebíos donados i Montara- 
gon «son notables ; la de nucsiro Obispo cstí así '^ Ego 
Petrus ^ragonensium Episcopus contilio canonicoraTn^ 
mtorum , SancU , vidcUcet Pritposifi » Luponit j^rcbi- 
diaeoni , Galindonis Prhris , ^ aJhrum , quidqujd irt 
tac caria contineSur scriptum , iscundum privüe^iiím do* 
mini Urbani Pupee iaado & toe signum cotfirmafhnfs 
manu propria fatrc t la de Don Pedro Obispo de Pam- 
plona es semejanie á esta. El ptivllegio Pontificio (jue 
aquí se inencJona es una Huía de Urbano U. del aí^o 
1089 , en que recibe la 1g[e<iia de Jesús Nizireno de 
MomaragoD , i los que viven en elia « y á todas sus co- 
sas , baxo la tute!a é íümcdijia obediencia de la Silla 
Apostólica , reservando á*los Obispos de Araf^on y de 
Pampfcna el derecho Episcopal, á saber ,1a consa^^ra- 
cIOQ de las Igle^iai ^ La de los Clérigos , y la qujrta 
pare de Jai *ii^cirna'í. También se ha de notar la pre* 
«encin de Bereocario primer Arzobispo Tarraconense 
dt'Spiit:» de la rest3ur:ir.ion de aquel Arzobispado , que 
fúc dossQos antes ^ donde se ve , que luego lo recono* 
CUS Aragoo por Metropolitano , como lo había ^icfo an- 
tes en los tiempos antiguos , y como lal a;btí6 coa 
freqiieacia en !b Corte de nuestros Reyes ; porque amas 
de firmar este instrumento en v\ año 1093 , se halló 
ea los siguientes eu el siUo y conquista de Huesca « en 

U 



I j6 Teat. hisf. de ¡as íghsittt de Aragón, 

la cons^j^r^cion de ^u IgU-sia , y en la concor^lta hecha 
por el Rey Düa Potito entre Don Pedru Obispo de 
Hje5C4, Síuioa Abad de Moataragoa, y FroLardo Abad 
de Torneras. 

£□ el año 1096 se conquhtó la ciudad de Hues- 
ca , y luego se restableció ea ella la Cátedra Episco- 
pal conforme á lo decretado cd el CoaciEjj de J^ica, 
habiendo estado fui^ra de la capitai en vario» lu^area 
de la Diócesis 3IJ0 afio». c^ue es el tiempo que Huevea 
estuvo dominada di* \o% Arübcs ; y porque en esto ocur- 
rieron varios sucesi^s dignos de especial m^rmoria, los re- 
ferireLiios en c^piíido separado. La Iglesia de J^ca 
quedó desde entonces sio Obispo subdita de la de Hues- 
ca , como se orJeoú éo el Concilio , bien que con fue- 
fos de Ctmcatedrjl , basta el año 157^ .cu que se res- 
tauró y se le dio Obispo propio. Los Obispos reasumie- 
ron el antiguo título de Huesca , ¿ que aaadianordi* 
Dariamente el de Jaca. 

£n el año 109S. el Papa Urbano IL dirigió una Bu- 
la á Que^iro Prelado , confirmando e\ establecimieoit» 
de la Cátedra Epi^^copal eo la Mez<¡uita mayor de 
Hue5ca , y que la Iglesia Oscense fuese cabeza de to-* 
da la Diócesis, y de la misma Iglesia de Jaca eu que 
estuvo la Sede- £a ella manda , que todas Las dooa- 
cioaes hechas por el Rey Don Ramiro , y por su hijo 
Don Sancho en el Concilio á la Santa Iglesia de Ja- 
ca , permanezcan firmes y establea en la de Huesca , ex- 
cepto aquellas cosa9 en que el Rey Don Seucho mudfí 
el decreto de su padre, consintiéndolo los Obispos Do p 
Sancho , Don Garcfa,y et mismo Don Pedro, Asimis- 
mo confirma las donaciones de los Reyes Don Sancho 
y Dlíi Pedro á favor de la Sede Oscease » exceptuando 
aquello que después mudaron los mismas , y lo que el 
Obispo Don Pedro á iustancia del Rey habia cedido i 
la Iglesia y Canónigos de Moniaragon , aludiendo á la 
donación ref^^rida del año 1093 , couñrmada por los dos 
Pedros Obispos de Aragón y de Pamplona. La daía es 
en Sao J lan de Letraa í ü de Mayo del año lopS, 

ca 



O^'sp&T OscenscJ en yacá. D. T'^dro'L i jy 

en la Inüiccioa vi. año xu del Pontificado de Urbano 
11. £1 Cardenal Aguirre publica esta biik como ¡aéJi- 
la , peto antes la habla publicado Aynsa trasuntada á 
la ktra en oira de Gregorio Viu. pa^, 531. A 24 de 
Octubre de este año asistió nuestro Ohbpu á Ea consj- 
cracion de la Iglesia de San Salvador de Leyre con loa 
Obispos, Pedro de Pamplona » Poncio de Roda , y Die- 
go de Santiago , ptesenre el Rey Doa Pedro (i). La úl- 
lima memoria de nuestro Obispo pertenece al mes de 
Marzo del año 1099. Es un privilegio del Rey Don Pe- 
dro, en que contirma los concedidos por él , /" por sti 
padre Don Sancho al Monasterio y Abad de Montara- 
goa : sti data en el sitio de Calasanz en el tnes Uc Mar- 
zo de la Era m^c-xxivu, se conserva origiaal en su ar- 
chivo letra L. num. 17. Adviértase , que baxo el mis- 
mo número hay un trasunto » y otro en el libro Verde, 
ffn £]uc le expresa la Era MX<xx)i[][i. por no enteoJer 
el escribiente la v. Gótica , que se asemeja á I-1 y gri^ 
ga bien abierta , en la forma que !a trae el Padre An- 
drea Merino en 111 Escuela Paleoí^rifíca. La ignorancia 
dd escribiente hizo unidades los palos de la v Gótica, su- 
primiendo tres del rvi^mero verdadero ¡ lo que he obícr- 
vado en otras copias dei refiSTido ftrchtVf> ccmpuIilnJo* 
las cofl sus originales. ' 

Fue Don Pedro Monge Benito dé San Juan de la 
Peiía . y no obstante cüfitiiiuó con tanto ardimivoco Laf 
pretensiones de su predecesor conira Íuk libertades y 
privilegios de a<\He\ Mon3Sier¡Q , y de loi otros exénJ 
Ins tk la juriídiccir^o Episcopal , que el Rey Don Sar.thd 
K vio precisado £ e.ivlar á Roma á Aym..^T¡co AbaJ 
de Sao Juao lie la Peña á ñn de obttntr comd obturo 
del Papa Urbano IL la coafírmacion de las exenciones 
concedidas por Ins J\eyes , y por ]c% Pap^s sus pr^de^ 
cesúres,.' comA J^ refiere el citado Re^ 'e0el famofO 
privilegio ^ QA ¡ortorr».^ tancas vecesipenctonado. Muer- 

[lo cL Rey Dou Sancho ,renov¿ Questro ObÍKpo ius pre* 
Z wa- 

: 



I 



(t] Sudav. pn^, jf. 




4 



178 Tent. hin* tte !ár Tj^hitús de ^ragm. 

tCDsSodcs contra los Moiii&t<:rios , t^^peciaUncate coatra 
San Juan de )a Ptña , dtr que el Bey Oqq Pedro m 
crcr.dió mucho, y por ello fiivió segunda vez i Roma 
al Abad Aynicrico con \% Carca di' quexas para Urba- ji 
co 11. que irac Biir Mariincz en La pag- 673* Eq ells^| 
«iice cl Rey , que el Obispo Doo Ptdro excedió á ms^^ 
fn-edt'cesorcs y á ios dt^uijs- Obispos dd Keyno en coq- 
O-ade^ir at Rey' sobre las exenciones de lo» MoDflste-^ 
TÍOS 4 y sobre la anexión de rentas á las Capillas rea- 
les , que lacnbit^n estaban libres de la juchdicclon Epís* 
copal. £1 Pjpa dirlg'ró un Breve al Obispo ünn Pt:dro, 
qiiL'xándc^e smarg^mente de que persiguiese á los Rc^ 
4i^SLs , en ciiyo claustro habia profesado la vida mo- 
AáMtcu : MírafTiur piurimum , qmd cum tnotiasriav rdi" 
gtorris, in toe religioso c/austro , rudimenta stitceferU^ 
fjutdem relighnit virñ phrmum advcneris {1), 

Nadie debe extrañar que los Reyes Don Sancho 
Don p4:dro , y los Papas Gregorio vit. y Urbano iij 
entrambos Monges CEunlaceniea de La Orden de San Be- 
Dito , tomasen tan á pechos la dcfcasa de los Mon^-^ste- 
ríus ; porque en aquellos siglos de relax^icion y de ig- 
poranria eran el único asilo de la viriud y de la cien- 
cia. Tampi^co es de maravillar que los Obispos Don 
García y Don Pedro se opusiesea cou tanto vj|;or á lai 
libertades y exenciones que juzgaban exórbitaoieí y <^on-jJ 
Uarias aL derecho de su dignidad. Lo cierf» es, que fñe^^ 
ipnlftatos Eüs pueblos é Iglesias que se adjuuicaron á 
los Miiíia^terios cun tí>Jjs «mí rentas y juTisdieciones den- 
tro de im IrmítL'S deroarcados en el Concilio de jaca, 
«{lie la Diócesis de Huesea vino i dismlmiírse notable-* 
mente'. La Real Ca^a de Moularaj^un icnia líis rentas 
jurisdicción quasi Episcopal en mas de tJo pucbio\ en lo» 
Obi^ipaJos de Araron y PampUma , y ca^ todo» pot 
concesión de lus R. yes Don Sancho y ünn Pedro en 
tiempo de los expresados Obispo» £l Modajterio 

' u ',6aa 



m 



(1] Uti^ , ^é¿. e6u 



^^ O&üpof Oscenses en faca, D, Pedro I, 175 

I Sd" J^^ck ^^ 1^ ^«■'í^ t^^^^ mayor numero (t), y cL de 
I 5díi VicEoriap poco mcuo?. Nosouos debemos venerar y 
" Ct:Ubrar U reÜgioadc lo4 Reyea y Papas, que tanto engraa- 
decjeroQ y auiorizaron lo9 Monasterios, que en aqutl 
i decnpo eri <]ue Ja relaxacion y la igaoraacia inundabaíi 
' toda U tierra , fueron eJ ;isílo donde se conservaren las 
virtudes y las ckociai , y el taller en que £e forma- 
I ban IpH ObUpon. / Pcntjñccs para el gobierno de la 
' IgleUa ; j asimismo debemos alabar el zelo de los Obi^ 
pos en reclamar los derecJios de su digaidad , en loque 
ae disiiagüió nuestro Prelado. 

También renovó Don Pedro las pretensiones de Don 
Garda su predecesor sobre las Iglesias de la Valdon- 
lella. El punto ae ventiló en presencia del Rey Don Pe- 
dro y de Ricardo Abad de San Víctor de Marsella, 
Cardenal y Legado de la Iglesia Romana , y de julia- 
no Arzobispo de Arles , que lo declararon á favor del 
Obispo de Pamplona^ pero el nuestro no qutso suje- 
tarse á este juicio , y parece que avociS la causa al Sa- 
mo Pu^it^ñce Urbano ti. quien ej^pidiú la Bula mencio- 
nada , que trae Aynsa pag. 530 , en que insistiendo gq 
lo decretado por Sun Gregorio vu. confirma al Obispa 
Don Pedro y á sus «uccsorcs las Igl&^ias de la Va1don< 
«ella poc U parte occidental 4^ la ÜÍ6cesis , y por la 
.oriental las de B;irbastro , Biclsa , Gisiao y Alquezar* 
cqa lodo el territorio que hay hasta el Cinca , que ea 
el léroiino presento en el Concilio de Jaca. Sin embar- 
go de lo dlcbo , y de estar en Aragón la Valdonsella, 
fueron ícntiles los esfuerzos de nuestro Obispo , comj 
lo hubian sido los de su predecesor , ya porque ,el de 
Pitnnploaa tenia de su pane la posesión desde Don San- 
cho el Mayor , y ya porque Don Sancho Ramírez y 
su bjjo Don Pedro favorecíati su causa , deseosos de 
complacer Á los Navarros , cuyo Reyno tenían unido á 
su Curuna. El Abad Carrillo, y Francisco Dkco de 



Z 2 



Dkgo 
Ayn- 






rto Tt^. hUt, de las Igkslíts de Aragón, 

Aynsa dicen que murió Ddq Pedro en el ano 1 104 ; pe- 
ro amas ¿l- nu alegar t^ftiimonio alguno , los hay con- 
cluycntcv ele que ca los anos dnLeriores ttoia por suce-^ 
aor en b «dignidad á Don Eiievao. Btlz Martioec afir- 
nía , que Don Pedro murió en el ano it>99 , y que ca 
c1 Marzo del aña siguienie era Obispo L>od Estovan, 
cegun resulta por los docümeotos de su archivo (1); io 
que no repugna á las memorias que he víito , oi á lat 
publicadas batía de ahora. 



\ CAPITULO XIV, 

CONCILIO DE SAN JUAN DE LA PEÑA 

tfUbrado tn el afio io6a . yU'iiio Don Ramiro L 

R^ df Aragón , y Obispo de ute ifiuh 

Don Sancto, 



ARA dar principio el Bey Don Ramiro á la refor^ 

toa de las cosas Eclesiásticas , congregó en San Jiraó 
'de la Peña tres Obispos , do* Abades , y todos los Mon- 
ges y Clérigoü de su Reyno, En este Concilio presidió 
^oL SaDcho Obispo de Aragón en calidad de Diocesano 
por fahar el Metropolitano , y dando principio habló 
ssi en presencia de lodos» Si ej voluntad de nuestro 
Bey y Señor Don Ramiro , y place á los Obispos y 
'Abades , y á todos los Moi7ges y Clcrígos aquí congre- 
gad<^s , procederemos í tratar'con exquisito y dilíoeme 
cuidado , y con el auxilio de Dios , de la dítciplina y 
orden Eclvsiistxco , estabíecicndo lo conveniente en con- 
formidad á los preceptos de la )ey Divina , y á los cí- 
nones di^l Concilio Niceno ; confírmmdo y dando fir- 
mezi á lo ya e:^iabTecido por el inc^iEo Rey Don San- 
chí) , Señor de toda España * en preseocia de los Obis* 
pos Saticho di; Aragón , (es Mascio) Saucho de Pam- 

fi) BrU , lié. 4> e^^' xi> 



Ctmcilh de San yuan de la Prña, i8i 

pTona , GaícÍ4 de Nacerá , Arnulfo de Ribagorza » Ju-' 
iiano tic Casulla . y Poiicio de Oviedo, Eiie es iiuts-* 
f tro decreio « añadió Sancho , que todos lüt Obispos de 
iAragCífi se elijan de los Monges del Monasterio de Sai 
Juan de ia Peña. Eíiionces el Rty , estaudy ea pié ej 
medio del Concilio , dixo : Yo confirmo Jos decretos 
¿e mi padre el Rey Doíi Sancho » y subsciLbo á est¿ 
iruesua decisión. Los Obispos ^ bs Abades , y el Cíe— 
To accedieron , y confirmaron esto mi^^mn. 

Gerónimo de Blancas es el primero que publicó e»^j 
te Concilio de Sao Juatt de la Pena en la pagina 98, 
de quien lo han lomado el Card^oal Agnirre , Felipe 
Labbé, y otro! : y cpina que faltan nun.lio5 estatutos; 
lo que tiene fior constante el Cardenal A^íiifre , fun- 
dado en la proposición del Obispo prc^ide.iie , que pi- 
de otra extensión en los decretos. Solo con'^ta por el 
Tragraento publicado , puesto en el Apéndice vi. el iiiie- 
Vo esfciülulo de qne rodos los Obispos de Aragón se elr- 
"gíesen de San Juao át la Pcm , semejante al que aiios 
ftotes se hͣo en el Concilio de Pamplona para que los 
de aquella Sede se sacasen del Monasterio de Leyrc;y 
'^a confirmación de lo establecido pOr d Rey Dod San- 
;*cho el Mayor con asistencia de los seis Obispc.is expre- 
sados , que se hallaron juntos con el Rey en el Co:ic¡- 
lio de Pamplona , y en San Juan de b Pena , como se 
■dixo hablando de Mancío, 

La data del Coo^ilio es 25 de Junio üe la £ta 
ic5^ , donde ]a Era se loma por año de Chríslo se* 
gun lo advierte Btaricas en el luchar citado , y umbien 
el DedD PuyvíXJno en sus notas, Y partea claio , por- 
que de otioiiuodo' resuTlnría el año 1034' , once n^os 
■ ames de- reynar Don Ramiro- Ya en aqucl^ tltTnpo ha- 
bicrn comenzado algunos á notar en las escrituras el año 
„de Chrísto como luLgo veremos , y algunos daban á ef- 
ic cómputo ti nombre de Era, lo que después ha pre- 
valecido , bjCTÍ quo añadiendo el adjetivo Christiana , pa- 
ra dUtin^uirla de la d^ César. Mo^^alcs toma mucJus 
veces ca los instrumentos públicos U J¿;a por ano , y 

el 



tSi Teat. bitt, de Iss Igitsiútde Araron, 

el Mro, FJorez hace lo mismo algaaaa veces (t). El P. 
Co^iircio ea U^ notas sobre el CoqcUlo de Sia Juan 
de la Píiia , ijue aodaa impresas con el mLsmo cu las 
Colecciones de Aguirre , Labbé y Arduiao , aíirma.que 
si aquí se tomase U Era por ailo de Christo seiU una 
co^a nueva y aío ex^mpto , poique U Era del C^sar, 
dice, es laa propia y sagrada para los Españoles , que 
jamas usaron de ocfo cómputo, ad en ios AnaLes co- 
mo eo los instrumenlos públicoSi Ej P. Daniel Papebro* 
cjaio estuvo tan persuadido á esto ^ que haciendo críti- 
ca de las Acias de San Voto y PeiiK ^ que trae en 
tercer lugar , en el tomo vii, de Mayo , sienta « que 
dichas Actas no son anteriores al siglo xiv. por coa- 
tarse en clUs por los aiíos del Señor , no habiéndose 
abrogado en Aragón la En Hispánica lusca dicho si-^ 
glo. 

Solo quien no haya mauejado nuestros archívúA ,ai 
visto sus escrituras, puede opinar de esic modo ; por- 
que son tantos los instrumentos antiguos en qjie se ex- 
presa el año de la Redención , unas veces solo , y útru 
con [a Era del Cé,sar, que no cabe duda razonable. 
Citaremos algunos de los ya publicados pertenecientes 
si \\^\o xr< en que se celebró el Concilio , y á los dot 
inmediatos anterior y posterior , paraevídenciar el pun- 
to. El Concilio de Barcelona preúdido por ArnustoAf 
zobispo de Narbana , expresa en el principio y eo la> 
Actas cl año 906 de la Encarnación , en que se cele- 
bró (a). La inscripción st;pulcral de Wiñredo Conde de 
Barcelona nótala £ra , y atoas el año de Chrísto9E4, 
en que murió (3). Es lacreíble el nLÍineroiJe iustruLncn- 
loft de los citados siglos, y aun del ix, perienecíentei 
á Cataluña « ea que ae cuecta por los aüoe del Señor* 



(1) Moni, fn ti áiíturso salre tts Trivilejios que fftcedf al 
ínm. y iip, Sflgr, iom, y fa^. *8í> num, ikV, / iom^ aZ" 

Kíp, Sjyr, iQm^ »3. /jj, ^43. 

(iJ Zufin , iik. t, cají, ti. 



ConcUh de San Juan de ¡a Feña^ 1Í3 

los que poiirá ver el cmío&o en el Ubro 4. de la Mar- 
ca HíipifiJca publicado por Balu^ío, y algunos de ellos 
en el tomo kxvui, de ta -Esp^rii Sagrada. La Carta de 
dote que otorgó Don Ramiro el primero i su m^ger 
la Reyna &rcni^t-nJa ó Gilberga ^ señala el año 1036 
de U £ncar(iacLoa en ()Ue ae hizo (i}. El CoDciíto de 
Jaca señala juatameate coa la Era el año 1063 de la 
Natividad en que se celebró , rcyaando el cilodo Doá 
Ramiro , como también el instrumento de la dedica- 
ción de la Iglesia de Jaca heclio en el mifmoaño por 
los nueve Obispos que aiístiexon al Cgdciíío (a)- La gran 
donación <\ne hizo Don Sancho Ramírez al Monasterio 
de San Ponce de Torneras , y i su Abad Frotardo , eo 
que Te dona i su hrjti Don Ramiro para qutí sirva á 
1)í<js ,y sea Monge en diclio Mona^iierío icon varios he- 
ledamienroi , eiipre&a amas de U Era el añn 1093 de 
Ja Ercarnacion (3]. En el Ttsiamenlo de la Reyra Do- 
fia PíirooiU es U data : año déla ErcaTnacion del Se- 
ñor 1 1 s^ {4). La inscripción de la Iglesia de Luna » Ar- 
zobispado de Zaragoza, expresa que se consagró err 
el año de la Encí^rnacion Mcxr. como c;ut;da dícho^ en el 
tom- 3. de e&ia Hisioríj. San Ramón Obispo dt Birtas- 
tro , que floreció á principias ücl siglo xii. en todj« 
lüfi IgtcMas que coQs^igró , que son muchas , eicprcsó 
el sñu de U Encamación (5). Eí CorciÜo de T^rrü^o- 
oa que celi-bfá el Ariobi^po Bercngarío con los übíí- 
pos y Clérigos de tu provmcb , no solo expresa eí año' 
ji9o, en que se tuvo^pero inardó que en adelante no 
»e caFcndaseo fot in^trumenros púbücoi.ffcr los'añoi de 
los Rcyts de Francia , romo se h.ibia píactiraJo en Ca- 
Uluoa desde Ludovlco Pió , W'jd út éa^tu Magno , sí- 
do 



fi) Bfiz , /jj* ). ejif. i^* fk¿, 419, 

( ) BítJtcr , /í*. I. cap. \%, 

(t) Ayait, hiit. Ji H^ifíCM t iik* 2. í^/» ^1, Don Jijme Pi»- . 



rii4 /7áf. bfsf/at tas igjeiifít a¿ Araron, 

na por a'ios del Redentor , tomados d^ide U EcKiSraá- 
cion , ^^g>in s^ practicaba fu^rá de oüestros Reynos (i)>< 
De^J? cite úeíTipo se h¡£0 mas freqücme en Aragoo el 

cómputo de los años de Chrísto, cooiando unos desde 
Ib Encjrnacicm , f oíros deide la Natividad , alfiunoi 
iasiiiiaa ea la Era Hispánica^ y otros ñnalmeme no- 
labíiTi entrambas épocas - re^uUando de esta variedad 
tanta confisioa eti ioi instrumemoi públicos, que para 
tviurla en lo sucesivo mandó Doa Pedro iv. Rey de 
Araí^on ca el año 1350 , estando en Perpiñan , que se 
Dolasen en todos ios instnimeritos públicos el ano de la 
Natividad del Señor, y d día del me?, abrogando to- 
do oiro cómputo, y stñiladarntoie el de la liocaroi- 
Cton , qüc se diferencia en poco% meces , como cam- 
bien el uto de las Calendas , Nondj, é Idus de los la* 
linos, lo que íe confirmó en e) jjüo siguiente en laa 
Corles de Monzón , como largamente- nfiore Zurita , lib. 
& cap. 39, Eli Castilla no se abrogó la Era del César 
hasta el año 13Ü2 en iasCortes de Scgovia , y ea PoTñ 
tuga! hasia el ano 1415- 

El trato frcqü^nte de la provincia Tarraconense 
con la Francia ,y los eolaces de nuestros Piíncipes coa 
los de aquella Dación en los tiempos de que hablamos, 
iutrodnxeron iuiensibkmente en Aragón y Cataluña el 
uso de la Era ChtísUana , y por U misma causa han 
3Ído las primeras esta» provincias eti admitir con auto- 
tidad pública dicho cómputo , como también en la ad- 
misión dei Kilo Romano , y en formar Leyes y Fue* 
ros, abrogando la Era dtl César, el Breviario Toleda- 
no y Las Leyes Godas, con otras practicas propias ^ 
privativas de Ja España. En tiempo de Don Ram;ro 
era tanta la conexión de este Reyno con las provincias 
ünitimas de Francia , que de los nueve Obispos que 
concurrieron al Concilio de Jaca ios quatro eran FfaQ<4 
ceses , entre ellos el Arzobispo de Auit , Presidente , to^ 
9U£ hizo crwerá Zurita <iue la parte de Aquitania que. 



A Aguicrc, íflw. \i t^-l^C- LMjí, fm, %in, /*ff- Cj9t^ 



i 



ConciHú dú San Juan di !á Peñú, 185 

Uiman Gascuña estaba sujeta ¿1 Rey Doo Ramiro , 6 
quando menos iniimamenit coufederacla (i). Fuera de 
eua , el Rey estaba casado cod hija del Copde de fii- 
gorra , y £U£ dos hijas lo estaban con los Condes de 
Toloaa y de la Provenza : y así no es de extrañar que 
la Carta de dote que Don Ramiro otorgó á favor de U 
Reyna se calendase por los años de Christo ; que en el 
Concilio de San Juan de la Pefia se escribiese la Era 
por año del Señor ; y que en el de Jaca se notasen ca- 
trambas Eras , la del César y la Chrisiiana. Me he dele- 
nido en ilustrar es[e pumo por conducir mucho para la 
Inteligencia de nuestras historial , y para que &e vea 
que uo hay fuadamcDto para desestimar les instrumen- 
tos eo que se toma la Era por ano de Christo ^ 6 en que 
se computa por los años del Señor antes del siglo xiv. 
como si en virtud del decreto de Don Pedro el rv, se 
hubiese comenzado este cómputo , constando de iu í&r 
ñor lodo lo couU4rIo< > 

CAPITULO XV- 

CONCIUO DE y^CA CELEBRADO FW EL 

año 1063, iiendo Don Ramiro /. Aíy de AragQn,^ 

y Obispo 4i esté tiiuh Don Suncho. 

^útas del Concilio ^y io que permaná de eilau 

Principios de este a5o mandó congregar Don Ra- 
miro otro Concilio en la ciudad de Jaca « á que asis- 
tieron con el Rey, sus dos hijos, todos los Proceres 
y Magnates del Reyno , nueve Obitpos y tre^ Aba- 
des* cuyos nombren y Sedes según el orden con que 
subscribieron son los siguientes: Austindo Arzobispo de 
Aux, Presidente, Guillelmo Obispo de Urgd , H^ra- 

Aa clio 

(1] Züríu en /#/ Indine» Utinet tqbrt el ane 10601 



iM Teat. list. de las Tgleiiai di Aragón, 

dio Obispo de BJgorra, Esiebau Obispo de Oloroa.Go* 
n^x Obispo de C^Uhorra, Juan Obupo de Leyíora, 
Saccho ObUpo de Aragón, que romo en el CoDcifto el 
lúulo ^e Jaca, Paieruo Obispo de Zaragoza, Aiaulfo 
Obispo de Roda, BeUaco Abad de Sao Juan de la Pe- 
-fia, Booizo ó Baaciü Abad del Monasterio de Sao An- 
'dreK Apóstol, que e&iaba en Fanlo, y Garuso Abad del 
Monasterio Atanieose, que es c\ de Sao Viccorian. 

Solo leniimüüdel Concilio de Jaca un privilegio del 
9LtY Doo Ramiro y de su hijo Don Saacbo, firmado por 
4os PP. del Concilio, cuyo objeto y contenido se ceduce 
^ establecer y fricar )a Sede Episcopal Oséense en la 
ciudad de jaca hasta que se cooquisiase la capital de 
'la Díóce^E, con la expresa condición de que entonces 
^ya de re&tiiuirse la Sede á 5u lugar primitivo , y 
que la misina Iglcita de Jaca cíigida en Catedral sea 
uibdiía de la de Huetca, y una misma cosa coa ella: 
ta videiícH ratione^ ttt rt üHquandOj Deo disp^nente^ rd- 
put ipsiíás Epifcopatus potutrimus recuperare , i stú^^uom 
restauratnutt Ecclesia, ipsi tit subdifü ^ ct unum iit cum 
illa* PaíA dar firmeía y expleador á !a expresada Se- 
de la dotó Don Ramiro con regia munificencTa, porgoe 
Je anexó los Monasierios de Sire&a , Santa Maria , Lier* 
de, y otros con todas aui pcrtepencías; le cedió varias 
rentas perienecieates al erarlo Real, y le donó lodat 
las Iglesias edi6cadas , y que ca adelante te cdiñcasen, 
Cü toda la Diócesis cuyos términos se asigaan, expresan- 
do que ton los misinos que tuvo la Sede Oscense ea loi tiem- 
pos an[iguos, y saa los siguientes. Desde el oacimiento del 
rio C[nc3 siguieodo au corriente basta el valle Luparia; 
desde allí tirando una línea por el mediodia hacia el occi* 
dente hasta }a Plana mayor, y de aqui discurrieada 
por rodeo hacia el septentrión, y continuando por loa 
Pyrineos por la Ihea que divide á Aragón de Fran- 
cia Kasta uoWer al nacimiento dil Cioca; incluyendo 
todo el valle de Orsela , hoy Valdonscüa , iodo el Pín- 
lano^ -con expresión de las Iglesias de Pilera, Sos, Lo* 
pera, Uacastillo, Lucsia» Agüero, y Morillo. Srgun e«- 



I 




C&ruIIh de Jaca. 187 

ta demafcacíoD hecha por el Rey y por loa PP- del 
Coadlío, comprchemiia el Obispado de Huesca en aquel 
tiempo, y aatei de la irrupción de los Moros, toda 
t\ cerrúorio que tienea ca el dU los Obispados de Hues-* 
ca. Jaca, y Barbanro, y buena parte de el de Lerí^^j 
da. 

Fuera de esto n establece en el mismo privíkgrov 
4fue las cau^9 de loi Clérigos, que con grave perjuicio 
de U inmuDÍdad se habida tratado hasta eniouces e4 
)oi tribunafei seculares, pertenecieseo eo lo sucesivo < 
solo el Obispo y á ^us Arcediauos. La data es el año 
del oaciEtiieato del Señor 1063. Era iior. lodiccioil 
XIII. Ztirtla optoa que se celebró en el año 1060. ea 
que incidió la Indicción ííiu. pero es mas fácil la equivo-- 
Q'dclon ea esta ñora cronológica, que no en las oItjis dos 
qoe están uniformes, y coavienen eo el año 1063. Com- 
pruébase to dicho con el íu&Crumeato de la dedicación 
de la Iglesia de Saa Pedro de Jaca, erigida en Cate- 
dral, y consagrada por loi nueve Obispos, que asistie- 
ron al Concilio, eo que se Dotan la misma £ra y año« 

Porque no eKtraue alguno la novedad de ver al 
Arzobispo de Aav presidiendo va Concilio de España, 
es preciso advertir , que desde que la ciudad de Tarrago- 
na fne retulida, y casi arruinada por los Árabes, faltó 
la Bocesioa de sus Araobispoí, que eran los Metropo- 
Iftanos de la provincia Tarracnncme, basta el ano lo^r* 
eo que Urbano II. restauró b Sede con el Jionor de 
Metrópoli, nombrando por primer Arzobispo de Tarra- 
gona dBerenguef Obispo de Vique^con retención de es- 
ta Iglesia hasta que la capital , que estaba en poder de Mo* 
roí, fuete recobrada y restituida á >>n antiguo estado. 
Ha^a dicho ano exercia el Arzobispo de Narboaa los 
oficio* (Je Metropolitano en las l^leüa.s de Caiahiña, y 
Rib^orza, es decir, en las conquistas de ios Kcyes de 
Prancii, 6 que jte hacían baxo sus auspicios, y depen* 
deoclat no porque tuviese derect^o positivo fundjdo en 
decreto de ai^un Papa ó Concilio, sino preciaameatc 
po: el consentimteúto de tos pueblos que Tecurtieron i 



Aa a "" 



lOi 



i88 Teat. hist^de Us IgUiíat de Afa^ün, 

los Arzobispos de Narbons como mas práxlmoa eo delec- 
to del propio Miítropoüíano. ?or la mi sin a razón recooo^' 
ciaron loí Obispos de Aragón por su Metropoliíano ca 
dicho dempo al Arzobispo de Aux, y como tal prc$i>-i 
díó AusUíido en el Concilio de.Jaca^ y lo miftno ea- 
tiecdo de los de Pjinp^ona , en cuya Iglesia se esu- 
bleciólavlda fGg;alúr de Canónigos de Saa Agusiía por 
Iti* años de iciBtf, reyüaado üon Sancho Ramirtx, con 
Autoridad y colisl^jo del Arzobispo de Aux. El dccto 
Pagí en las noias i Baronio sobre el año to6o. con* 
ñrtua lo dicho : y observa que Auutodo presidió en 
d Concilio de Jaca , .porque, el. Arzobispo de Auk go^ 
saba fueros de Metropolitano' en aquel tiempo en Ara- 
gón y Navarra: Archiepiscopus Au:xiiantís boc muñere 
io Navarra er Aragcnia fungihatur» i- 

No se halla el menor ve&iigío de que el Narbonen- 
sc ejerciese algún acto de Metropolitano en Aragón ai 
en Navarra, fuera de la Ribagorza^ donde se erigió la^ 
Catedral de Roda con autoridad de Aymerico ^rzon 

bispo de Narbona; y al contrario , el de Aux gozó fue-t 

ios de Mclropolíiano en algunas l^esias de Cataluñüi 
Porqje Ottun Arzobispo Ausciense coasagrf> por los año» 
de (^95, á Guadaldo Obispo de Vique: y aupque esto 
ício fue ilegal y contrario á los sagrados Capones poc 
vivir Troyano Obbpo de la misma I^le^ia^ nos- oonstft 
de otro acio Icgktmo, y que no tuvo virio alguno. £»(, 
le fue la elección üe Guadallo Obispo de Barcelona, he-< 
cha en el ano id^Q. con aprobación de lo^ Obispos de 
}a provincia 4 y c^e Olton Arzobispo de Aux, á qutea 
tenían por Metropolitano: Asentuufc Dño, OtiQm vTtt€-M 
raHíi fritnet Seáis Auifiie j^rfbiEpiscapo, y como ca 
aprobó y firmó, el acto de elección, coiTVJ pu^de versi 
en Diago, y en el Mro, Floreí (i)» Es verdad que por 
aquiíl tiempo se halla que el Arzobispo de Narbona ha- 
cia ofidos de Metropujicaiio ea Ckiulufu; pero solo i& 

S - iO' 



%i um. >?. /íí« lio. ffs^ 



.-», Concilio rfí Jitca, 189 

infiere ^e aquf, dke el ckaUo Pagí, que loa Obispos dCi 
Cacalüñi recüaocJan por MciropoLiuao, unas veces al 
de Nubona, y otras al ác Aux: y añade, que no 
ocurre ai ua solo exempJar deque los Obispos tJe Ara* 
gon reconocieKo por tal al Narboncn^c (i). 

En ei archiva de la Catedral de Huesca se con- 
servan do3 pw^rg^mioos del. citado privilegio, ó Conci--; 
lío : uno ea cL armario 9. Jig. 2. num. «86, de le< 
tra Galicana 6 Francesa anuquisimí , que por habifr 
estado doblado y por la mala cinta se ke cou graa 
dittculcad en alf^unas partes, Tieae quince fígiiras 6 re 
tratos, irtí al priacipio, que aunque r.o tienen rnscrip- 
GÍon, se entiende que representan al Rey Don Ramiro 
y, á sus do« iiijos fírmadüs en el Concilio « por tener 
la de medio ceiro y corona: á mitad siete Obispos coa 
casulla, báculo, y miira, que ocupan en una linéalo 
ancho de) pergamino, interrumpiendo la escritura, cn-t- 
yaa iaacrípcjoOtiS declaran, ser, el -de medio el Arz^hi^E*' 
po de Aux, los, de su. derecha los Obispo* de Urgd; 
Bigorra, y Oloroni y los de la izquierda los de Ca-' 
lahorra. Ley tora , y Jaca; y cinco al pie del perga- 
mino, el primero el Üblspo de Zaragozi, el si.guodo 
el de Roda, y i\tegct los [res Abades por su ój dea con 
casulla, birreta, ó, solideo, y muletilla en lugar de bá-^ 
ei^lo: de forma que los Obispos y Ábsides están cu- 
locadon coo d mismo orden coa que subscriben en el 
Concilio. 

£sie tDSimmentQ tiene la apreciable recomendación 
de eM3E copttrmJido por el Rey Don Pedro c^n G'iZf\t¿ 
palabras, puertas después de las expiesadas figuran: E^a 
Pcirus fiJitis Sancii Ara^onensimn il^ifif,'^ , . Xpti- bxc 
supra scripta^ . •, - • hoc signum Tnami msa ^faiio^ Ln 6r^ 
roa y signo del Rey D*in Pedro son tan pnrtírrlare* 
que no pueden equivocarse, por la estrañeza de ru-» 
bricar ios instruTneplos con .caract^re^ Ar¿bi(;o^.t con^ifi 
lo tenia de cüsiunibrek; He visto por Lo meno% dic^ 

(i) Pigí ^d Mnn* 1031» n»"!' 4« 



f 9©^ Ttat. bist.de ¡as I^Uríat Je Aragón, 

ñrrna^ sayas ea diverso pfivilfgios originales, y en to- 
dos VMi conformes. De ac]iil se ínliere que el citado perga- 
mioo, si no es el original, como lo índica la diversi- 
dad de signas formados por diitintas manos, y la con- 
Armacion de! Rey, que regularmente no se halla sino ea 
los origínales: por lo meno^ es un tra^unio que se hi- 
zo pocos años después del Concilio, porque Doa Pedro 
que lo confirmó, comenzó d reynar 33 años después 
de su ceiebracioa. Como iquíera que sea, este ínsiru-^ 
in«nio liene [oda la auieoucidad posible, portjue amas 
de la que le da la firma del Rey Dnit Pedro, es cier- 
to que ú la Iglesia y Obispo de Huesca, interesados en 
la cotiñrmacioR de sus pnvíEegíos^ hubiesen teaido 01ro 
mai )egí[Ímo y auténEico lo hubieran presentado para 
dicho efecio. 

4 El segundo pergamino se pooscrva en el armaría 
í. Ug. 1. ntim. 4;f. Sus caracteres, parte son Góticos, 
y paite G.^licanos, pero tan bien formados y de tan be- 
Ka tiüta^ que no hay una fetri deslastrada, siendo asi 
que el pergamino está muy lacerado. Hay en él ocho 
^uras, dos al principio sin inscripción ní insignia, qae 
dice Aynsa representjín á 1c» Reyes Don Ramiro y D. 
Sancho, que son los que otorgan las donaciones con* 
tenidas en el privik^git», y seis al fin que seguo este 
Auíor-, son de Obispos, aunque no tieneo inscripción; 
solo se coaoce qne la primera representa al Araobispo 
de Auv , p<:jrque sobre la capa pluvtjl se diuíngue el 
Palio con cinco cruces. A mitad dei privilegio dexó et 
e^cribienie ua blanco semejante al espacio del primee 
pergamino en que están retratados los demás Padres 
del Coacilío, y es ver¡^¡mil que el copista Lo dexase 
con el mismo objeto, y después lo omitió. 

En este pergamino, que por su-* caracteres y pot 
disiinguirlo del pricnero llamamos Gótico, falta la de-» 
marcfldon individual de la Diócesis, cuyos lérminos se 
describen en el otro ea ta forma que se dixo: la que 
ciertamente se hi¿o €a d Concilio, como rcñerc Zuri- 
ta 




4 
4 



4 
4 



Concilio Jff Jaca, t^i 

la (i) , y consta por las Bulas de San Gregorio vji, 
y de Urbano ll. Díegü de Aynsa trae cd la pag, 5^0 
la Bula de Urbano en que se menciona Ja de San Gre- 
gorio. En ei pergamino Gótico dona el Rey al Obis^ 
po y Sede Orense Ja üéama parte de los tributos que 
le pagaban los Moro« de Huesca, Zaragoza, y Tude- 
la; De Oska ^ live CíPiaraugusia ^ nernon de Tutela^y 
en el oiro no se nombra Huesca. En el primer perga* 
mino firma Arnulfo Obispo de Roda como los demás 
Ohi*ipos, y en el Gótico afiade I3 parEÍcuiaridad de estar 
depueuo y privado del Orden con est^s palabras: jir^' 
fiulfus Bcchsia RoíUnsis Epiicopus quambit posttú oír 
erdine privatus. 

La deposictoQ de Araulfo, amas de afirmarla es- 
te documento, consta de una donación que hizo cier- 
to Caballero llamado Ramón al Manascerio de Nuestra 
Sentirá de Lava^ en el año to6$. dos años después del 
ConciUo, la que firmó Arnulfo con estas palabras: ^f/-- 
nuífus qui nutu Dei fui Episcopus^ sumí§ssir. Tambiea 
<e comprueba con otro insirumenio, eu que se refiere, 
que AruuEfo fue después rcstiLuido á su honor y Se* 
de, el que según Don Jayme Pasqual se conserva eti 
el archivo de la Santa Iglesia de Roda (i). Bien rcñe* 
xfonado todo lo dicbi), se puede conjeturar, que el es* 
cribieote de la copia conienida en el pergamino Góü- 
co añadió La especie de la deposición, que eutonccs le- 
m fecJenie y coEoría. 

Los caracHreG de este pergamino convencen que 
et antiquísimo, y de los tiempos inmediatos al Conci- 
lio. Algunos han sospechado que es el original , pero 
yo entiendo que no lo es en manera alguna, ya por 
las razonet alegadas A favor del primero, ya porque 
omite la demarcación individual déla Diócvtis, que cons- 
ta por dos BuL:is expedidas ea los años inmediatos, y 
ya finalmente porque las firmas y signos son todos de 
UDa mano. ?o- 



fi) -ZiTrin USf r. cap. >8, y en hi Imíices robre ei afío í(»6a, 
,>j UüQ Jjyine Pjsi^ujlt Át¡i¿¡i9 Okis^^du Jt P^iUt /• 63, 




t^i Teat. hist. de ¡as Iglesias ¿í Aragúñ, 

Podrá oponeríe j lííio, que los caracteres Gálicos 
prueban mas antigüedad <]ilc no los GalicaaoSi Algunos ■ 
ErüJitos fnndatiox en qut; el Concillo de León celebrs- ^| 
do en el afig de 1090. mandó que se escribiesen los ^ 
insirumeaios con letras Galicanas abroganio los carac- 
teres Góúcos, califican de anterior á dicha época to- 
da cscriuira de letra Górica, y de posterior la que es* 
cá escrita con letra Francesa. Esia regla, tomada ge* 
neraljncnte , esíá expuesta á muchas equivocaciones por- 
que ya antes del citíido decreto habían adoptado al- 
gunos la moda de escribir con leerá hVancesa, Esto pa- 
rece que da á encender el Tudense, quien á mas de 
limitar el decreto á los libros de los oficios Eclesiás- 
ticos, dice, que se establecía que se escribiesen en lo 
sucesivo dichos libros con letra Galicana , omitienda . 
la Gi^lica^ para que no hubiese división entre los Mi- ^M 
nislros de la Iglesia; ut nulUí esstt dtvisio Ínter mnii*-^^ 
tros EccJesite Dei (1). En el mismo sentido enüende 
estas palabra» el Mro- FIof«: " Parece, dice^ en Tuer- 
» 2a de lo que expresa el Tudifose, que ya en algu- 
» ñas parlen de España .se usaban Misales que do fue- 
n aen de letra Gótica^ sino Francesa, y para que ai 
" aun en esto hubiese variedad, mandaron, que co- 
jo mo todos convenian en el Ríeo, conviniesen tambiea 
f> en ]a Escritura material de los libros Jiagradot" (ft)» 
El P. Andrés Meriao en su Escut-U Paleogrifica pre- 
senta algunas escrituras anteriores al ano 1090. que tie- 
nen mucho del gusto y ayre Francés; y hablando de 
la que exhibe en el ni^mero r, de la Lamina tu. he^ 
cha ta el año 1064. dice, que á excepción de la^g^, 
y las tt, tío hay letra alguna que no sea Fance^a, 
y luego añade. " Es laa corra la diferencia que se no- 
" ta entre la letra de este exemplar y la Francesa, <fiic 
» no parece ser necesario el Decreto del Rey Ooa 

tt Aioa- 



« 



(1) Tud«D. Er^ itap. 

(ij Esp. íjj, tara. 3» Disért» d< ¡a Mísíb antijna 



4< 



B^^^ 



tf Aioaso el vt. después óe [a conquista de Toledo, pa- 
» ra cjue (kjada la Icira Gólica se iíitrodujese la Ffoa- 
V cesa. * 

Taml>»en c* cosa cierta , y como tal la previenen 
loa Autortn tie la Paleografia EspjTiüU , que no ob$- 
tante la abrogación áv la kira Gótica , techa en cl 
aüo iof>o. coutiuuaroQ algunos ca usarla en lúa dos írt- 
elos ÍB[iic<liaios , y que ctroí jiü pudii'ndo ol vidorr- 
ia totalm^iiie mczcK'iban en sus iiscrjtos los caraciercs 
Gótico» cüp lüs Galicanos » como sucede con el per* 
g^mÍDO de íjiie u.-íUiijüSp Don BIjs Ancorio Nisarre eo 
cl Pr^Io^o 1 U Biblioteca ijnivcr^al de Doa CbrisLoval 
Kodiiguex, paji, 14. dice á tsie pjópomo. " E^ía pr<;í- 
" hibiciofl dt k*r«ts Góticas y órdco de escribir cop 
>r letras FranecsflS se ubiL-rvó i^n mal, camo se ve ca 
» ]j% escriiüfas y frJgineiitos t!c Ioí siglas \ii, y xut. 
» copiados CO cite Librü. " Üe todo lo dicliu se coli- 
ge, que hay cscriiiiras de letra Fiarcesa anteriores al 
Qüo 1090. en que sectJebtó el Concilio de Leou^uErAí 
de letra Gótica pohLefiores á dicho bFiq en que &e de- 
cretó sit prohibición, y otras mixias de entrambas le- 
tras en lo^ años inniK'diatos , antes y despLcs del CoQi:iUo. 

, Como qiíiera que sea , es cesa fuera de lod» ron* 
trovcr^a , que el decreto del Concilio de Lcon solo le 
-tlízo páralos dominios de Dou AIudsoVI. Kv/ de Cas- 
tilla, conw lo Dotó Na&:trre cD el Iti^ar cit^^do : pot 
rio tanto es mucho dcapropósiio atribuir al ciíado decic- 
to la mudanza de alfabeto ea Aragt^a , Navarra , y Ca- 
taluña. Tengo por cierto, que en estas p;ovÍticias se ia<* 
aroduxo algunos años aates que cti Casiiila el u^ de 
]3 letra Galicana , como las demás prácticas francesas 
por lat conexiones t y trato fjíEiÜcniistmo i^iie tenian 
coa laí de Francia , como se dixo trai-indo del Conti- 
Ho de San JULin de la Peña. Vo: lo qi^e respcu d Aia^ 
goo, tomó mucho incremento este uso cti el tGynado 
de DoD Ramiro e\ primero , por Us rozo&es allí expre- 
sadas ; y prevaleciendo mas de cad^ día se ftic aiiU- 
c^uaudo el alfabeto Gótico hasta dtj^ilo casi del todo, 



V/Tf. í/xí. de tús JgUííat ée 

jíütsc para el!» al^mí ducieto <ic Rey 6 
de Cortijo, t[vx ccípsle por nue^ují hÍMtifMí, L.i es- 
critura ¿<\ R<:y Dün RuinJio dd afjo 1035, cJudaen 
Ta r^g* J5B* t'S mixia de carüctcrts Góuccrt y GjEí- 
canfrt , como también Ijí de D<jn Sancho Ramife?. He 
'ti^To muchas de c?re Rey desde el ailo foS6 , haita'i 
'^rp3 » y aun su firma tiincdc tudo , pues siempre subí- 
cribt' JíJw'rjr/j^tJ^aiiJo de la ay de U ü Góticas , y la» dc- 
toa» Fuiü^tsav. Por lo Üreho ac podrá fornitir fi^i^üaa Idei 
del la-mpo y modo con que íe Miro la mudjiíza de alt ji)e- 
10 ea csic íle/KO ; y ac entend^^rá . que nr> c» inverUi- 
nriJ que elCcncílio de Jacase escrjbiwe con letra Fían-^ 
cr^íLi , y mas habiendo concurrido á él quatro Obíspi 
^i-iaíicestfi i'eutie elfoj el Araobispo Presidente, 

La Sáí^rs Iglesia de Tok-do consiguió de la de HueT^j 
'Ca iJaa CDpJa autéoik^ de un cvempl^r también suténtH 
~G0 ^e\ mencionado privilegio , irastintada con mucha' 
ibrinalidad en presencia del Obispo de esta ciudad ^^ que 
lo era" Dfn Martin , de su Vicario General , y de otras 
pCíSGoas de carácter en daño 1303. El Cardenal Agiiir- 
le solifító una copia de la de Toledo , y ía publicó eft 
la Colección de los Concilios de España coa «1 liiulol 
de Concilio de Jaca. Francisco Diego de Ayo*» lo ha-' 
1/Í3 publicido mucho ames en el libro 4. de las ex- 
clIcítcÍjs de Huesca *-pag, 533. doade advierte * <juc 
*tt halla origííiahrunle en el arcliivo de esra Sama Igle- 
sia ea un pcTC:iiíi¡no de letra Gálica , en qne e*tdíi 
píntüdos al pfinj'lpío los dos Reyes Don Ramiro y Doa « 
^Sancho , y si fia scU Obispo* ve^tidcs de PoíJÚfical * ymk 
taír'bícü copiado en 'el Übro de la Cadena num, aslí,^ 
De lo q'^c se entiende que este Auior s(>Tovío el per- 
gamíjro Gótico , mas nu el oUo confirmado pbr el Rey 
Doi Pedro , en qie están retretadns los nueve Obis- 
pos y tres Abades qiie ast^trefon al Conciiio- 

Emre las copias de Agujrre y de Aynsa , extraí- 
das cntiambas ¿k Ta S^nta iglesia de Huesca , hay al- 
gunas víiríacioocs flr-tabtes * y eanvíene ITiiStrartl piiiH- 
to en <fb;equío de 1% Verdad. Porque eo U de AguJrrv _ 



^^^ CcncUic dt Jaca. 155 

^^ffíf^Twan en la dL'niarcacioa de la DWresU l,i VaMtííi- 
aclla , la üerra <ie Piniauo y varias Iglesiaj Parro- 
qitíales , eotre ellas las de JLiteüa , Soa , Uacafiíifjo, 
Agüero y Murillo , la aae?ii&n de lo« MocaMerio^ de SÉ- 
resa y de Sama Miría ,y el decreio de que jolo d 
Obispo y vct^ ArtcdiaDos eDrrrrdic&ei] en las ciusa» de 
Jos Clérigos ; todo lo qual fdíi.i ea [n de Ayn^. Ceras 
cosas hay en csia <}ue falcan en aquella . qualcs son, 
<íue los Obispo* de Huesca, Vincencio , Poinpeyaco.y 
Gavino tuvieron el Obispado en los tiempos aoiíguus coa 
]a extCDsion íjue se demarca en el Concilio, según coris- 
ta por Cícriluras dei Monasterio Asaniense ; la dooacicii 
de la décima paz te de los tribuios <]ue pagaban al Rey 
l05 Moros de Huesca « y la deposición d« AraulfoObis- 
po de Koda. 

■ Hecha pues la compuka con la mas cscnipt^losa 
«3cii[iid , asi de los perpjaTiiinos , como de las copia*» 
resuli» *iuc U de Aguirre convioie con el per^^armiiD de 
lai ts 1)|;uris , conAnnado por el Rey l>o[] PvJro^e»' 
cepto que ea este detpues de Us palabras , frib^n sif 
£um illa ^ se Icen estas: Ei ^uia in paritbas yJragomffi 
dictíís Ephcap£^rut évidcntcr est ttrminatus , <td fosU- 
rvrum pecera, ^unctorii**? pr^sentium Episccperum , noS" 
írorufTiquí primalum consiJh , iu partióus bispaníi us^ue 
cd flwo'ium quí Cirila d'tcUttr prctfKdi iUcrcvinitts , íS? 

[, í'Onfirmantus , secar.íium . - . , - illis finitas uhi hitm 

Epitcopatus pTfidíct'y flurnint Cijtga urfiúnutur, Lxiej^o 
prosigue : Qt/vd ü nos dünatores Si^. Las quaEes paU- 
bras nada añaden Á lo qui^ antes queda dicho en la de- 
ri3rcadt>n del Obi*:pado. Fuera de esio nohiy jnasdi- 
ftrenda que la de alguna vaz sinónimi , y oiraa anre* 
puestas sin mudar el sem¡do> 

Asi^ni^mo reüulia , qut- Ayu« copió á la letra el cí- 
■ tado privilegio del libro de la CadcoJt , y que el Au- 

■ tor dv cttc lo tTasuntó del pergamino Cácteo , ptio am 

■ píica ÍÍJeliJyd; porq.!*; la c*pf;cie de que los Obispos 
"Üscensw , Víuccncio , P^mpeyano , y Gdvíno tuvieroo 

el Obíipado eo tos liempcis aoti^uos según la demav- 

Bb 2 cacion 




^6 Teat, hist. Se las fgJesiafde dragón 

- cacioa hecTia en ti Concilio, y que esto coasia por ts^*" 
CFÍluras d?t Monasterio Asaoíccise , no %e titila en este^ 
pergamino, ni tampoco en el otro confirmado por elfl 
Rry Dun Pedro, El Autor del libro de la Cadena in-'^ 
icrpolúcsta c-vpecic que habría leido ca oua parle pira^ 
iltisirar lo que dice el Concilio, respecto i ser los tér-^ 
ni i [IOS que prescríbelos niUjios que luvo aniiguametitc ' 
el Obíspido V y para intercalar la especie sin violencia, 
tomó del pergamino cofiñrmado por el Rey D^a Pedrg 
1a cláu&t]]a que acabamos de exhibir « siendo asi que en 
lo demás transcribe el Gótico, También tuvo el descui- 
do de omitir entre los Monasterios anoKádo^ á la Sede, 
el de Sirena , y el de Santa María ; y principalmecite 
el decreto en que 5e manda, que solo el Obispo y sus 
Arcedianos entieaJan en las causas de los CJéri^Mis ; tt>- 
do lo quftl se halla ea entrambos pergaminos. Con es- 
tas y otras experiencias , fio poco de los Becerros y Car- 
tularios que presentan trasuntados Los originales de lo9¿ 
arctüvos, no siendo de Autores conociJos y autoriza- 
dos , porque muchas veces á ñn Je apoyar &us opioio*] 
res, y por falta de fidelidad, ó de íutellgencia , supri- 
men, interpolan, y varían , especialmente en las da-^ 
tas , de donde se han seguido y siguen en et día mu- 
chos y grandes perjuicios á la historia. 

Aunque el citado privilegio esiá publicado con elj 
título de Concilio de Jaca , e^ cierto que no ei toas 
que una parte del ConciEio , y qjc en este te ettgb/C' 
cieron cosas que no se expresan en el meociopado pri- 
vilegio- Eíio consta por el tenor del mismo prívifegio» 
á que da principio el Rey Don Ramiro diciendo , que 
habJa congregjJo en J.ica un Concilio de nueve Obb- 
pos para restaurar el estado de la Santa IgletU que 
estaba cjsi co/rompiJo : eh el qual , estando presen- 
tes , y dindo ^si^i consentimiento todos los Proceres 
MagtmcsdL-l Reyno, habia restituiduy confirmado mi 
¿■Afj th.r<9os de fos sagrados Ciiíuuev , seguu lo h;íbtj 
definido , y jü/^ado los Obispos ; y que amas de lo di* 
ciJo había procurado i^sUblecsr en Jaca por decreto 

del 



Conciiso de Jocú. ip^ 

díl nihnif> Coocilío el antiguo Obispado de Huesca : Pte- 
fdaii^ iartaíofum Oiinoputn instttuS\i , Episcopofunt judi- 
CÍ9 1 restUuimui & cúnflrmamuSw Necnon Episcúpaíum ^j 
In cívitale Oscensi antiíjiAtius insS'Uutmn &c. De forma, 
que aína» de lo percenccUnte al esiabkcimieniú de U 
Sede , su dctacioo y límites , cjue aoa los pumos coa* 
tenidos CD el privíltgio , oon^u por el misino t^ue 5e ,¡ 
hicieron en el Ccncilía muchos estatutos para retbrmac 
los abusos ^ y resumir la disciplina Eclesiáiiica á su 
antiguo vi^or y purtia , de los qtiales no no? ba queja- 
do noticia individuad Solo sabemos (amas de lo expre- 
sado ea el mencionado privilegio) por las letras Apo*- 
tólícas de Sun Gregorio VU. que P^terao Obispo de 
Zaragoza , donó y anexó la Iglesia de las Sancas Ma- 
%zs i la Sede establecida en Jaca , y que se decfeió 
Ja admisión del Rito Romano y abrogación del Gó- 
tico , que sao los punios que vaiscs á ¡lustrar. 

'ANEXIÓN DE LA IGLESIA DE LAS SANTAS 
Masas á ¡a Sede Oscensc csíátU^ida en Jaca* 



rN el misniío Concllro, Paterno Obispo de Zaragoza, 
consintiéndolo su Clero, donó y anexo á la Sede nue-, 
VamenEo establecida en Jaca la Iglesia de las Santa» 
Ma^as ó itium^rable^ Mirtiret, que ahora llamamos de 
Sama Engracia : así lo jeiiercn Zurita , Blancas , el P. 
Murillo , y los Abades Carrillo , y Bi'iz M^i^im^z , to- 
dos cinco hijos de Zar^f^oza (i) , y comunmeate nues- 
tros historiadores , fundados en U Bola de Gregorio 

VIL 

l) Zcrít4 , An^ífs íi^. I. cép. iS. * '^ hx In.iitft si,kré, 
fi^Aff iodo. QE.inG,M , f.jF. r4i- l¿ur\[\o , futtJMnion dt t^' 
Cifiíia At^éUca dr¡ Piltr , ^jp, (lo. Cirriffo , ífítr, df 
íj« VaWT'>y p.i¿* Ój. iJciz, líiff. dt J. J\un dt ImPf- 



t$8 Teat. h'ut. de ias ígfaht 4e Aragón, 

VIL que conñrm^ \o\ térmicos tic la Diócesb a^í^^fia* 
do* por el CoDcJlio, y juoumentc la donacíoa <Jc i'a- 
lerno por estas palabras. Supi^r bi:ec cmnia oddtmus Saní^- 
türwTi MassQtütn tnortasterium , cvm reddrtrirur luis^ 
quod á Paterno Crfsaratígustano SphcQpo , /avente su9 
Ciero , J^ucer^si Bícksia coliatwn fuiss^ cagn/jvimus. Ver- 
dAderjmente admira , cuc qq temcniJo Paccrno eñ su 
Obispada sino do^ Iglcsii^ . la de Nra. Señora de! Pi- 
lar y la de las Sancas Mü^as , cediese esca al Ohii^po 
Ruevami^Qte establecido en Jaca , que tCüia una Dii^ce- 
aÍ!í dilaijJLi , y qt»e el Clero dieie su aprohicion y per- 
misa. Debemos creer que intervino alguna causa «rgen- 
tCsInia que les obligase á enogenaruna Iglesia reconarn» 
dabfc por muchos diiílo? , y célebre en toda España: 
yo sospecho que c! Obispo de jaca , que con la nu^ 
va doiacion tenia rentas considerables aun dentro de 
7.jr.ií;oza , socorrería cüq liberalidad á la Iglesia y Cíirit- 
iJ^iidjJ de esta ciuJad , y que agradecidos Paterno y 
su Clero le iiictcroa tan apreci.ib^e donación, 
, , Treinta y ties años después del Concilio de Jaca 
B^ [>;in6 la ciudad de Huesca y se trasladó á ella la Se- 
de Episcopal coa todos sus derechos , y por consiguíen* 
Ce el que tt'ola á la Iglesia de las Samas Musas. Algu> 
roí Obispos de Hueica hia celebrado Ordenes, y ad- 
ministrado el Sjcrameoto de la Confirmación en dicha 
Igtesia ^ como propia de su Diócesh, Don Pedro Agus- 
lin hͣo entrambas cosas ^egun consta de tastrumento 
público te!tíficad[> por Mariin de Blancas Notario del 
número de Zaragoza i $. de Julio de 1538- Ha suce- 
dido , como dice el Padre Murtllo , haber entredicho 
¡cnerai en las Iglesias de Zaragoza, y celebrarle los 
foficios Divinos cu b de Santa Engratia por pertene- 
fCCT Á otra DiácetLS. En el año i$7f. dio sus BüEafiSasi 
;Pio V- para b nueva erección de los Ob¡s;^ados de 
IJica y Éarbasifo , desmembrando sus territorios del de 
Huesca , y por dhposicroo del mismo Pouiífice la lgí( 
sJa de lus Santas Masas quedó en esta , como consta 
de la Bula plúmbea dada eu Rooia ca d me« de Ja- 

ufo 



ConcUh d^ Jaco- 15^ 

TÍO Se dicho nfjo, y iamb¡i;n de las Execiitoriales. Don 
HcfQ <aJo de A'rugan , quti era ca ia ocijsion Arzobispo 
de Zaragoza ^ c:mó con e&tc inoLÍvo ea la preirrasioa 
de incorporar cj) su ArzgbiápaJo Is Iglesia y Pafro- 
quia de S^nLa En;^racia « porque decU , (]uc separada 
de la Iglesia de Jjca á quien U anexó Paterno, debía 
volver á su origen » y aprehendió el dtrtcho Épisco' 
pal, Edcl año J6i9« t:n que publicó :íu cbra Diej^o 
d^ Ayn^a , durab^i U AprelieosJüa , pero luego 5C alzó, 
y dccbró el derecho i favor del Obí&po de Hue&ca« 
de fot-Tia que á ti de Julio de 1631 admíniíifró el Sa- 
Cfameoinde la Confirtiiacion en su Iglt-sía Parroi^uiaJ de 
^iiia EagrscU ea calidad de Diocesano el tluKtn&imo 
Stfiof Don Franci>cü Navarro de Eu^^ui Obispo de 
Huesca, y ifes aiíüs dcst'ues el Ilusiií'imo Señor Dod 
Pedro Miiiuel de Valsorga , Prior del Sepulcro de Cala- 
taytid » que ttz su Auxiliar , con derecho do suce^ioOi 
cuvi futura íucceístone- 

De^de enionc^a son too repetidos tos actos de po- 
testad y JLirhJLcioa l;,pjscf<p3[ ^ que en v] préseme sí* 
g]o,*egLm coacta por Un hbroí de Parroquia, haa ad- 
miriiiirado en ella loi Obiipos de Huesca , i'i otfo^ de 
ftti licencia , veinte y cinco vc*ces el Sacramenio de la 
Con formación , han celebrado Ordi^nes en iren ucasío- 
nes , y el Uii»tiisínii> Soñor Don Franriico de PauU 
Gjtoch y Mafcl>la consMgfú los cancos Óleos para toda 
su Diócesi) en el Jüevc* Samo del año 1710 , los que 
yi en eJ ^jglo anterior iubia cou&agrado en dlcba lg\^- 
lia el |lu)trÍ5Ímo lu-ñor Doo Fernando de Sada. El úl- 
lim.» qat: ha adjninhtrjdo ^;1 Sacramvuto de la Coafir* 
macioü en la Pani'qijia deSanu Ei)gr^cia e« ci iJu^ut- 
»niu Seuor, Dcm Anlüiiío Sanche^ <y l^ardiiicro , pcio 
con tanca freqü^^ncta , «lue la admíi.i>ir¿ por si mismo 
dos vccts en lt;s añus 1754, y 1759 , y con «u Üceü- 
cia y permisn la administró una \^L el lluvirísimo Se- 
^ar Uoa Jos' f C^^mv^ O^^rspu Je Zamora , dos el lliK- 
-Irtiinio 'Á.ñ^ic Duii Juao N.ivarro ÜL^ijpode A¡bj;racia 
'ca la Iglesia de Jas CapudiiQ^s , ,y oiu^ dos el 1lu«- 



floo Teot. List, de ¡ás iglesias di Afajion, 

ITísÍjno Señor D-^'i Juají Lario , \2 primera siendo Obis- 
po v\ux[tí,u de Ziirago/a , y la segunda Arzobispo elec- 
10 deTarragODa^ y de las siett; veces hago memoiia ^i por 
Jiaber sido eíi mi tiempo . sien<lo ya Religioso, Para las 
cauíAs m.irrimonijles y demás ocurrenteí tienen los Obis* 
pns de Htiesrn en lacíud^id de Zaragoza un Vicario Gene- 
ral. £1 Curato se da á concurso, y lo proveen el Rey y 
^1 Obispo eíi su* retpeciivos meses. Él diurito de la 
Parrot^uia ca timiíado , prro muy diaiinguido por coa* 
(enerve eu ¿I el Real Monasterio de Moiíges GL^rf^nl- 
moA » los ConvenCos de Monjas Capuchinas y Df.scjlzat 
de Saoia Teresa , y principalmente la Ij^lesia de laa 
Santas Ms^as 6 f numerables Mártires de Zar.tgoi^^ 
c^lcbíc en Coda España ,y :>un ea toda la [gU^ia C<1- 
t¿ln:a- 

ADMISIÓN E INTROWCCION DEL REZO 
RtimatiQ , y abrogación dd Gótico en W Rcyno 

de jirago/j, 

Odos convienen en qne el Rito Romano sejntrodit- 

vo en España por d Rcyno de Araron » y c}uc la pri» 
mera Jgksra en qne se celebraron los divinos Oficios coa 
arreglo í su^ leyes fue la de San Juan de la Peña; 
mas acerca del modo y año en que esio ae decretó hay 
filena var]ed;id. El insigne Zurita afirma tres veces, 
dos eo el cap. iS. del libro i.de loa Anales , y uoa 
en los Indicei latinos sobre el aoo iqí53 ,ategaaJot)ira3 
tantas la* letras ApostíSlicas de San Gregorio VIK que 
Don Ramiro ftie el pr¡mt*ro de lo* Reyes de Espsna ^^ 
que admitió el Rilo Romano, y abrogó el Gótico ea ^| 
sti Reyno , y en los mismos índices sobre el año io6o, ^^ 
DUmera eatrc los decretos del Concilio de Jaca la ley 
dada á los Sacerdotes de nocelcbrar los Divinos o6cÍos, 
sino icgun el orden y Ríio Romano, y los Autores así 
propios como extraños convicticn coa Zorita ca adjudi- 
car al Hay Don Kamiio sobie el testimonio de San 

Gre- 



ü 



Conciiio de Jaca, aoi 

Gregorio VIL la muracian del Rito : entre otros dice 
Mariana ; " Del Papa Gregorio Vil, que gobernó la 
n rgleiíü por estos tiempos , ae halla uní Buta tu cjue 
» alaba al Bey Dgn Kamiro , y dice fue e) primero 
» de los Reyes de España que dio de mano á la su- 
V peT*iiic¡on de Toledo (que así lUmaba él al Breviario 
ff y Misal de los Godus) la qual supersiicion tenia con 
» uaa perauasíOD muy cecia dtKlumbrados los entendr- 
■ micntos , y que coa la lii^ de \^% ceremouias Koma* 
n Das dio ua muy grande lustre á España (i). 

Ha sido tan general este díciJmen , que no se que 
aTgUQ Eícriior lo luya ímpufinado hü^ta el Padre Mro, 
Florez , que gaua en esto todo el V XIV, de la D¡- 
«i:r¿acJon sobre la Mita antigua de E^p^^ña , pubÜi'aJa 
en eJ lonii 3, de la España íiagrada. Viendo Ciie Eru- 
dito que todo el fundameíiio d<^ Zurita y demás escri- 
tores es la Bula ó letras ApQStólÍcj& de Sao Gregorio 
Vn, y íjue la^ objecioíies que puedt^n hacerse no líenctt 
fuerza alguna exlsii(;pdu e) testimonio positivo del Papa» 
se empeña co probar que no hay, ni puede haber ta- 
les letras Apostólicas ,y que Zuiita padeció grande equl* 
vücaí'ion , y se alucinó cieycndo que Sao GfegfM¡o Vil 
escribió d Dün Ramiro llamándolo Príncipe cliiÍ5ii:inl 
icímo , y otro Moyses , por hobcr sid^í el primero de 
Jos Reyes de Espafía que recibió las leyes y costum- 
bres Romanas, di-seclidiiüo la supcrsúcion de la ¡U^ítop 
rToledana , lo que no pudo ser, dice ; porque San Gre- 
[gorio entró en el Pontificado diez aííos de:»puts de la 
imucrie de Don Ramiro. Vcjse el J, XlV. ya c¡i<tiío, 
'donde entre otras palabras se leen las siguientes; *' No 
« dice (Zurita) que Carta e? 43 de Greguii^j VM. á Oon 
" Ramiro , por quien conste Ío que se lu prupLieslo, 
^ DÍ yo la he descubierto. Pero creo que no neccsiias 
cansarle en recorrer las dier, li once librjs dt^l fte- 
-*' ftiUto do iis Carcjs de San GrLgorio VIL prijq;ie ni 
•> hay DI puede haber tul Cdru : y vü e»lo se Ues- 

Cc m CU- 



CO lürijiai l'tii, 9. <éif, 7. 



f 01 Teat. Bíst. dt Jas Iglesias de Araron, 

• cubre toda la cquivocLiciao de este asuniü. El liecho 
w es, íjuí; Don Ramiiü Uc Aragón murió pí^co dcs- 
M pues de acabarse el Cüncüío ea aqitt^l mUmo año el 
tf iJía ocho de Mayo de 1063.,,- Saa Gregorio Vil. 
M no entró en la ^illa Apostólica hasta úv^z años des- 
rt pues en el día ^1 de Abril dd año 1073. ...CoíI' 
r* sidera ahora crimo ef posible que t:[ PL>nuficc Gre-* 
M gi>rio eicribie^e á un Rey que habla mucico diez 
V aoQs aoies üc subir á ser Papa ? V que esic con Ias ^ 
r> letras Aposióticas dJrigiilas á Don ftamirif y^ muerto^ flj 
♦* le elogiase de haber sido el primfro que ímroduxo ^fl 
n CD csios Reynos el oficio Rom^iao í O yo me enga- 
* ño torpcmcate , ó se aluciaó Zurita , y ha equjvo- 
^ tado Á oíros." 

£s cierto f]ue Zurita no se alucinó hasta el exire- 
tno de creer que San Gregorio fue Pjpa en vida de 
Don Ramiríi , y que escribió y dirigió d esie strs lu- 
irás Apoíiólicas , como pretende el Mío. Fiuiez. Tres ^j 
.veces alega Znriía las letrai Apostólicas de este Pon- S 
lifice en prueba de que Don Ramiro fue l-1 primero de " 
Jos Reyes de Espjnu que admitió el Reío Romauu : 
y dos mas refriendo que dicho Poutiñce confíimó los 
términos de la Diócesis establecidos en el Concilio de 
Jaca , y la anexión i \a misma de la Iglesia de la« 
Santas Masas , y en DÍnguna de las cioco dice ni in- 
sinúa ^ que dirigiese las citadas letras Apostólicas i Don 
Ramiro , sino que en ellas le celebra y da grandes elo^ 
gios , porque fue el primero de lo^ Reyes de E*»pa- 
üa que se hizo tributario de la Iglesia , y el primero 
qtje recibió en su Reyno el Rcio Romano, lUmando* 
■le por esio otro Moysts-, y Principe chriiiiautiimo : y ^y 
cierto no hay inconveniente en que se celebre la pie-^| 
dad y relÍRion de Don Ramiro, diez 3ííí»s , y aurque^^ 
sea diez siglos después de su muerte. El Mro. Fiord ^f 
vfo y eicáminó lo q^ie dice Zurita « y ad*no acabo de^| 
entender 1 como iin varón tan sjbio é iluslradi> se eng*-^^ 
ñó tan torpemente , atribuyéndole la eqiiivgcoi ii-n y 
a!u>Mnamieiiio , de que estuvo tan lexos , y huciendoJe 
«IccJc lo que nuaca dixo. No 



I 



Aé 



É 




ConcUio Je yaca, tDj 

f" No cabe duda razonable ea i^ue Znrita tuvo pre- 
teotea las letras Aposiólícas á^ San Gregaria VU. en 
VEin de las v¿inas especíi^s qiii; sac6 de ^Jlas , y de 
lai expresiones parliculares que alega : lambien las vio 
Blancas , aUQlo á que trasunta ú U letra Ja cláusula 
con <5tie el Sumo foniífice confirmó la anexión de U 
Iglesia de las Santas Masas , la <jue no pudo copiar 
de Zurita por no haílofsc en sus obras. Asimismo Jai 
Vio el Docior Don Vinix'ndo Blasco Lanuda, quien ex» 
bibe algunas cláu^ulüs que ro traen Blancas ni Zuri- 
ta (i)- En ello pudo ver el Mro. Florea, que casia uno 
de los Autores ruftiidos examinó el punto en üu (ri- 
gen , y que Zurita no equivocó á los otros con su SLiti" 
ciaamienio, 

Tjtnbiea coasta U exhtencía de la Bula de Sm 
Cregorio VM. por la de Urbano IL dirigida á Don 
Pedro Obispo de Huesca, publicada por Franciíico Die- 
dro de Ayn^a en la pag. 530. En «lia declara Urbano 
IL que Ijs Iglesias de bielsa , Gisiao , Alquezar y Uir- 
basiro , que pretendía el Obispo de Roda, e>tia conv 
prehendidas en los términos de la Diócesis de Hjfíca, 
conforme i la demarcación hecha por el Rey Duti Ra- 
miro ,y por los nueve Obispos en el Concilio de Ja- 
ca; exprenHindo que sigue eu e^Co lo que antes h.-.bia 
conceJido Gregúijo VII. ol Oi>i^L^o García , atendien- 
do fli derecho de aútíglicdad , y ii lai insiantes si't* 
fílícjí del Rey Don Ramiro , sin que ob^tc para c^to 
et íi^bcr muerto años antes; Sequcntcs i^itur íonj'i- 
^iutioí^is püginam praAecessoris nosíri PP^ Crcgotit f-^ÍF, 
dt itrmiriit OsfTfí* EpfscopaCus & JiJCCeu* qw^t ¡píC ju- 
re antiquiíaSis , jummis pr¿fcihus glorhsi P'-'^giS Rati~ 
mirí , fiiio ejiíj , í? nastra cbuTtssmo Gartia Epu^o- 
•po Oseen, & jaecen, in parte orferítaji cotiauit. 

El tesiimünifi de Urbano II. es irrefragable , por- 
que sucedió et» el Pontificado tres años después deSaa 

Ce 1 Gre- 






•04 Teíff, hisf, di Jas Tgleiíat dé Aragm. _ 

Gftgnrio VIL y luvo presente la Bula de este Ponifficc 
para COI, firmarlo , y fuMnai' Ia suya. Y aunque salü ale* 
ga Uibano^las k"tra*i Aposiólicaa tic San Gregorio poc 
lo que rei^pt'ta á la dcmarcacbu de (a Dióci^&is ^ por* 
que siíbrc solo eMo se \\yio t¿\ recurso que moiiv6 su 
Bola f y iu demás no conducU á su (bjoio , k^vh basLa 
para evidenciar que eídstca las letras Apo^Lólícas de 
S;ia Grirgi^r¡i> Vtí, qu^' rautas vvces alega Zu ¡[j , pncs* 
to (^ue UL,o üe tos pjaios qiit;:iñimj C'^t^tetiersc eu tilas 
et Id confirmación de lo» limiies ül- la Diói csís , asig- 
nados va el Cu'ciÜo de Jucü ; y qt^e Jichü Poniifice di- 
rigió sos letms al Obispo Uüij García iiiuvid(3 «Je las 
slíplicas de «u padre el Rey D.in 'Rjiiiiru , y uo í es* 
le , en que paUctió mnchn encaño el Mro, Fluu'Z, 
atribuyendo á luicrMru Analista U eqiiivoeacion y siIü* 
cindoiíenio, de que según cojj^Ea por su ü eütntos e5tu<- 
vo muy remoío. 

No admiru que ecte F.rudií:» nn haUase las citadas 
letras Apostólicas ea los djcz ti ooi:e lí'.jfjs del Regli- ^j 
iro (le UaCaria.s de San Gre^i^ioVIl. porque srn Inu- fl| 
mtTable? ios Rescripios Apüsiólitroi aun de los illtimos ^^ 
arg'o» qtje faiiúi] en los Registros y Bu^ario^. San Pío 
V, y Giegorio XIU- en el espacio de seis años eicpí- 
dvefoi) seii Bulas para la desmembración de la Real 
Ca*a de Moarjfagi>n , y erección de luí Obispados de 
J.ica . Baibasiro, Teruel, y Aibarracio , con que se 
mudaron roidbkmt^nte las cosas Eele'iid^Mcas de Ara- 
gón , y [)ÍJit;ui]a de elU; e^vi. *^i\ el BuUrr«i novísimo de 
Caikia Cocqueiinei « impreso en Roma año 1746, Si! 
hiibitse biíscatio , como era justo , las ciíadas Icira» 
Apostó, icds en los afv.'hÍvos de nuestro Rtyno á que 
pciienecea , y en que Us vieron los tjes Aucorts nien* 
cío ad'»s , \\\\ hubiera h^l'aJo iijdubiiabkmenie , pop* 
cpie tn efeico eo el arv^-hivo de la Sama Iglesia de Ja» 
ca se conserva la Bula original con el Ktllo plúmhqft 
penJktite , y amas dos copUs aniiquislinas ^ una eta 
Pl^^;ammo suí'lto , y otra en d libro iJe U Cadeu.i 
CA el arcbivo de aquella ciuUdJ en tí libro ILimada 

lam 




ContUio dr Jaca, «05 

también de la CaJena , y por oiro nombre de las cu- 
bicrus vermctlaíl * liay oira no menoi aíitigua con e^tc 
tiiulü , ^ VQn García í^típe de Jaca. Üe loJo lo quul 
me lia ilado rtMacion Einnaüa de üü tnaco el Dr. Don 
Auiouio Ca^avkllii , Canói.íj^ü que fue tic d¡i;ha Igle- 
sia I, y ahora de la ác Hui.sca , por c^ya UiLi^ouLia 
he conseguida una copia dvl oii^inaL En el archivo 
de la Sama Iglt^ia de Huesca ürmar. a. Üg, 1, num. 
39, exlsK Uü irasuiilo sjcudu del üiii;Ínal , y compul- 
sado con él por ttes Nviiaric^ft en el uño 1390. «-1 ijue 
exhibirnos cu el Apéndice vjíi. noiando al pie \js va- 
TiJnus ile la cupia de Jnica ya mi^iicuinoJa , i^ue tea* 
go eo mí poder. 

Cüté^cst' la Bula de San Gregorio VIJ. con los !u- 
Fcs en que la uie;;a Zitiita ^ y &e vt^rá la estni^u- 
exiciiiud dt- e^ie Aiíior , ptic* rcfitrc con las niis' 
cía* Trases , y con la^ mi^mai palabras del Poíjiífice la* 
,aUbanzas dtl Rey Oon Ramíru , la piedad Cku qiio *e 
iiizo iribuiaito de la Miia ApusLóüca j tintamente coa 
tus hijos y reynn , la admisioii del Rito Konia^o y ab-< 
rogación del GócÍi:o * la anexíun lic la Ivik'^ia de laft 
5an<us Masa^, y la demaicjcion de la Diócesis. Ficial- 
menie consta por la mitrna Bula « qu? San Gre^oiio VlU 
coi^ñrinó á Dcm Gaicia k>s Ufreclius y piivüe^io^ cni* 
ceO-dus a su ^tde , niuvrdo de Us súpLicas que sr bre 
dio tenía hechas el Rey Úoíí Kaniífíj , que h«fbia muer- 
to doce añiis antei por Ij mein»^. De lo quiíl podemní 
colegir , ^t\c Ü[ju Kimtro en los pocos dia*^ qi^e Mjbre* 
vivió al Concilio su^>licó 1 la 5iUa Apo>i¿1Í4-a la con- 
firmación de loa limiies y privíiegíu* de la Sede Os- 
ci-nse e>tiiblecida en jjca , y quL^ du luvo cfecio has- 
ta que sicíidu C^i^ix» Uon Gjrcía rcuovó la preiecsion, 
uniendo íu^ hájUcJ^ á las di'l R'-y su padii; , cuya tnc^ 
morisi ern mi^y grata á S, Git;^i"io Vil. por lot ob^ 
Kquios presiaJds á U ?ii]|j Apüstóh^a, Jus que conec- 
ta oe;t^iou expri/S'^eo lu Birla. 

SJo embaí f^^> de habeise decretado en el ConciTio 
de Jaca lá iuutaciuu á\£Í Rtco , ao tuvo efecto ha&ia el 



aoí T't'^ií. A/jí. í/e I^í Iglesias é¿ AragQn, 

arribo de Hugü Cántíido . Cardcual de U Santa Igl^ 
sfi , y Legado di Akiaodro 11, que vino á poner en 
plaiiU ias cQsaa Eclesiásticas, y ordcMiar los divinos Ofi- 
cios , según los ritos y ceremonias de la Igíesia Roma- 
na , como se habia determinado en líempo de Don 
Ramiro, Fue recibido el Lej^do honorlñca mente y 
con grandes dcmc^siracionc^ de aleona en San JtJail 
de la E^i'fia por el ^^f Oi>u Sancho Ramírez , y toda 
íu Corle , y por ios Obispos de Jjca y de Roda. 
>i Entoncei (quiero referir el suceso con las palabras de 
n Zurita lib. i. cap. 3t.) t-l Rey con iodos los de su 
*•' Rcyno dieron la obediencia al Legado en nombre del 
í» Tapa AkxanJro, rectíoocjendolo conno á verdadero 

• '^Vicario de ChríMo y se refirmaron Ío5 rico» y ce- 

»' remontas Eck-!tiisitca^ cxmx los ofícius divinos, qtte 
" primero encaban en grande cor.fuiioa, y se rcduxe» 
» ron á orden y rc^jla^ caoociica», conforme 1 loque-' 
" en tiempo del Rey üon Ramiro se habia ordenado^ 

*- por la Sede Apo^^iólíca E£n lo de la c<:1ebra- 

*" clon de los divinos oficios jíempie habia eo E^pl- 
» na gran conEiiiion , y couci^nda, pr^iendiendo lof 
" Espafioles de conservarse ea la cosiumbre aotigua de 
» la tjílena de Toledo, que llamaban ley Toledana» 
í' Cütivínieado que se reduxcscn á las sanciones y consli- 

* luciones de la t^^lesia Católica Romana; y así en la 
» venida del Legado, y con sn asistencia se rednxeron loi 
» oficios divinos al u^o Romano: y en el Monasterio 
»* de San Juan de la Peña se ín'roduxo en la según- 
» ds lemaca d'^ qaaresma, feria tercera, S veinte y dos 
»* diai del met de Marzo: y de aUi ajelarle se con- 
■» serví en este Reyno, y fue algaflo? años zvxt\ que 
» en el Reyno de L^on y CastliU, S d.>ndc no se ce- 
» Icbré hasta que fue librada la ciudad de Toledo de 
*> la siigcciüd de los Moros, como parece por el Aizo* 
n bispo Don Rodrigo. " 

La Historia antigua de San Joan de la Pt'ííi, di- 
ce qtie sucedió esto en el aflo ro^r. en el mes, sema- 
na y dia expresados, y aun aenaia la boia, pufs rc^ 

fiere« 



ConcUio <íe Jéca* loj 

AeTe^que dlcbaí Piúiu, T^^rcia y Seita según el rito G¿- 
Cko, je dio feliz principio al Romano por ta Nona, la 
qnc se canió con grande solemnidad con aii^tencia del 
Legado» del Rey, de los Obispo* y de inda la Corle, 
Dc^de c^ia ¿poca (]uedó peifecta mente obrogado d ri- 
to Gótico, tía que jamai se haya usado en iglesia aE* 
gticia de AragoQ. En mL^moria de lan célebre suceso que- 
dó la práiiúca en dichu Monasterio de dar priacipio á 
las grandes solemnidades, no pot Víspera^ ííno por No- 
na . la qtJc duró quinientos años hasia In Rcformacioíi 
de Sao Pió V« según añrma liuz Martínez (t). Por lü 
misma causa se han celebjado y celebran eo el dia en 
San Joao de la Peña la» divinos 05iio^ según el íico 
Romano ¿ diferencia de los dL^ma^ Monasterios de Sja 
Deniío que «Lguca el Breviauo y Mi^al propios de I3 
Orden. 

Algunos Autores anticipan el ano de este suceso, 
á que dio fundain^nco la variedad cod que le señala en 
¿nriia^ porque al príucitúo del cap^ ai. cuyo túulo es: 
Det Legado que cí Papa yíUxaudr<t tu ^mhió al íí<y 
Dt/n Sancho tie jiragon para ordenar ¡os €osas Ecie- 
üásticat y rtformarUf^ el número marginal es 1068. y 
deide miiad scfiala el año 1071. De aquí es decir el 
Padre Cosarcio, que Zuriía señaló indubitablemente la ^. 
muiacion lie los divino» Oñcios eu el año 10O8. y el ^É 
Padre Mro. Fíorez, que indub¡tjb!cnienie la pone eo ^ 
c\ aüo 107 1. Aumenta la dificultad el referir Zuriía en ; 
Jos Índices latinos sobre el año 1064. la venida dei ^| 
Letrado y l^i obediencia que se le dio al Papa Alexan- ^^ 
dio IL. porque esta oi^t-dtcncia y ia muEacion di^l Kci^o 
fncrofl & un mismo tiempo; de okhío que de ZuriU no 
se puede sacdr coa certeza el año fíKo, aunque ú ni 
mei, ia remana y el dia. £a esu variedad debe pr\:- 
letirsc el 8p^ 1071. porque anaas de convenir eo es- 
to la ümoiia apilgua úm Sao Juan de la Peña, y lot 
Anales primeros du Toledo, es evidente que en dicho 



aijo, 



(1) flíU lih 3. ffl/. ij. 



üüS Ttaf. ¿/ir. de ¡as iglesias de y^ragon, 

año, y no en el de 1064. ni en otro alguno de loi 
íatermedios, cayi> el 73 de Marzo ca Mdrici Ue la se- 
gunda fleminn^ á^ Quaresma. 

Comprueban lo dicho doi privilegios del ObUpo 
DoD Sancho, que menciona Briz Martínez en la pi^g* 
Saii en que kc líiula Obispo de Aragón; su data en 
laA Calendií de A^osio, Era 1109, año no rio del Rey- 
tiado dv Don Sancho Ramírez, y pilmuro de la iouo* 
duccioú del Oficio Romano en San Juan de la Peña, 
todo lo <]ua1 se vcriñca en el afio del Stílor 1071. Se 
engaü6 este Aulor en ducir que t\ dia fue 3o de M^r- 
zo, y tambicn Saodoval que señila el ii. poique, los 
dociiTTicnros trn que se fundin expresan el once de tas 
CaícnJís de Abril, que corresponde al aa de Marzo, 
También se equivocó Zurita en afirmar que era Obis- 
po de Jjca Doa Gard^ hermano del Rey; porqtie amas 
¿c constar por los mencionados privilegios quí lo era 
en aqtKl año Uon S^incho, lo fie índubí[abl4:mente des- 
de iolí3> en que a^f?>tió al Concilio de Jaca, ha^ia el 
de 1075- en que pas^^ á Roma i hicer dimisión del 
Obispado en maao^ de Sio (iregoiio Vil. y üon Gar- 
cía no entró en la dignidad hasta el zño siguiente co- 
mo queda referido en su JuRar. 

No sabemos con individuación los obstáculos que 
retardaron la execucion del decreto del Cotscilio de^de 
el año 1063. hasta 1071. pero verisimilmírte podemos 
contar entre ellos la muerte del Rt.^y Don Ramiro, que 
aconteció poco despuca del ConeiUOi el ciima del An* 
lij^apa Cadolo que nfljgló la I^]e«ia en lov años ínter-- 
medios, y también la coatradiccijn del puijblo, que rentare 
Zurita ea las palabras alegadas, y á que rectirre no 
íin rundamcnfo Gabriel Cosarcío. En CaTiílla fjc laa 
ob>:t¡^ada ia rcsiite:icia que hicieron el Clero y Pueblo 
defeadiendo el rito Gótico, que i ptsar de lo > esfuerzos 
del Rev, de la Reyna, de íos LegiJos Apos!Ólic<»*í, y 
de algunos Ubl^i-ios 00 se logió su av-licíon en mucho» 
afios, y entonces no en todas las Iglesias, y el nego- 
cio se puso en d tribunal de las afinas saliendo aJ 

due- 



Concilio de yuca* 20^ 

duelo áo% Cabjlleros, uno por el Rey y oficio Rotna-* 
oti, y o[ro por ci pueblo y oñcio Gótico, y úlúmd- 
menie se recurrió d la prueba temeraria y supersilcb- 
£a Je arrojar al fue^o los Breviarios Gótico y Roma* 
no, en qtiesí abrasó esie, saliendo aquel llego, seguo re- 
fiere el Arzobispo Düq Rodrigo, Á lo que dio nombre 
de ilusioa Tolcü;4na San Ga-gorio Vil. Es cieno que ea 
Ar^gOD QQ se biso restsiencta tan ruidosa , p[:ro lampo-* 
co se putíJü üudar , q^ie así el Puublo como ci Clero ha- 
llari'iQ mucba repjgcijucia eu desprenUtr^e de lus ticos, 
Cí-Tcmonias, Mi^aieü, y Breviarios á que estaban acos- 
lumbrados, y mas títaudo consagrados con la prcscrip- 
cjon de tamos «iglos, con el uso ^c lan Ilustres Siinio?, 
y con reiteradas aprobaciones de la Silla Apostólica. 
£1 Rey aunque de^^aba poner en execucion el dccrt-EO 
de ¿u paüie Don Ramiro y de todo el Concilio, no tu- 
vo por conveniente recurrir k la fuerza, que suele en- 
COíiac lo^ ániípos, y desgraciar los proyectos, sino etpe* 
rar la oportunidad, y suavizar las diScultades, que aga- 
baton de allanarse con la venida del Legado. 

Esio es sumamente verisimii por riias que el Padre 
Mro. Flortrz diga lo contrario, fundado en qut^ según 
COQAia de lai Acias del Concilio de Jaca; todü el Pue- 
blo, a.sf hombrea como mugeres conñnnaron con apl^iu- 
■os y aclamaciones lo dtcreíado sobre la lestauracioa 
de los cánones: Tam viri quam farmiruv omnes una vo- 
ie iduíidftíes Deum confirmaverunt dUtntss-. Unus Deus^ 
una Fíiiety unum Baptisma ^ ^ratias Cbristo Vceiati ^ ac 
henignissirao , ac strtnissiwto Ranimiro Principia qui euram 
odhih\iit ai reftaurationem san^í^ fnmsris Ecchtiíei sit 
éili concersa salus . tt viía ¡ongteva , vk-toria inimicctrum 
(ícf Si alguno afirmare que la confirmación y aclama- 
ciones solo recaen sobre lo contenido en el privilegio 
en que se hallan, nadie poJra !mpu\»narle con fun^ía- 
inento. Mas aun quaudo rucakgan si¿ibte todas Ijs coias 
establecidas en el Concilio, se compone muy bieu la 
repucnaficia de mudar de Rilo con las aclamaciones 
que ioa icgulares ea tales caícoa , y que dcbia inspirar 

Dd ^5x 



tTO Tcfft, bhfn de tas Iglesias de Aragón. 

en el Pueblo, ya la presencia de nn Rey un glorioso 
y amndo de sus vasalloi, y U Lie los Obi&pus, Abadci 
y Proceres que componían el coDgreso, ya el ver res- 
líiurada la disciplina antigua, y priiici palmen le el es- 
tablecimiento de la Silla Episcopal en la ciudad de Ja* 
ca, para cijyoa habitadoriis, y las putibioi veciuüb st^na 
de Suma saüisfaccio:! y complacen cíj. 

CoíTcluyamus puis, que Don R^iroíro fue el prime- 
ro dt; los Keyes d^ España que admtiíó en su Reyno 
el Rilo Romaijo como lo afirma San Gregorio VH- ea 
sus letras Aposióljcas : qne 2titua ounca afifinó que di- 
chas Ierras están escrius y dirigidas á Don Ramiro, 
como crey6 el Padre Mro, Florez,siao que en ellas alA- 
ba su piedad y religión: que Don Ramiro T^iipiic6 á 
la Silla Apoíi^lica la cotiñrmacion de lo decrcudo CQ el 
Concilio de Jaca ( y San Gregorio VIL aiei^diendo á 
11)4 preces y movido de ellas, expidió sus letras cou- 
firmatoiias algunos aüos deiputs de miierLo este Rey, 
las que vio y confirmó Urbano U, que le sucedió ires 
años después en el Poniiñcado: que aunque se dccre-* 
ló la mutación del Rozo en tiempo de Dun Ramiro dfio ^^ 
1063, no se executó lo decretado por las diñcuUades flj 
que ocurrieron hasta el año 1071. dia ta de Mji/o, ^^ 
iílarics déla segunda semana de Quarcsma, 4 labora 
de Nona en la Iglesia de San Juan de la Pena, sien- 
do sumo Pontífice Alexandro íí. Rey de Aragón Don 
Sancho Ramirez, y Obispo de Jaca Don S.irchoryfi- 
nalmenie que este Reyno fue el primeio de Eipaña 
en admitir el Rito Romano y abrogar elG6rico,D0 sa- 
lo con re^pfto al liempo en que se decretó la muia- 
cton, ma^ lambíen al afio en que se executó y puso eti 
obra; perqué en CauUiña ^se admitió el menciunado Ri- 
to al regreso del Legado para Roma en cf'mpariia de 
Aquilino Abad de San Juan de la Ptña, que íníljyi 
en su n Imi^ion; en t^avarra después del ;iño x^'^G}^ 
en qtie Don Sancho Ramrrj.'z se apoderó de aquil Rey- 
no, quien teciécidolo adaiitiOü en Araj^on , y sie.do laa 
adicto i Ja Silla Apostólica, se cree que lo ictroduxo 

en 



Memoria dt! Rey D- Ramiro L an 

en Navarra ; y en C^stilU comenzó á incroducír^e el año 
107O. perocomo ca grande la contradicción dd Clero 
y dfl Pueblo hüo por enlotice5 pocos progresos, y no 
ae hizo geaeral hasta después de muchoi años, como 
puede verse en el Padfe Mro, Florez que trau el púa- 
I0 muy de propósUo y con grande erudición (1). 

CAPITULO XVI. 



MEMORIAS DE DON RAMIRO h RKT DS 
dragón , y ttSado de ¡as cosas EclttiásUsas tn 
su tiempo. 

leería Tafrar á la gfatkud si no hiciéremos psrrTculsr 
memorfa de ene Rey , y de su hijo y oieto Don Saa- 
cJio y Don Pedro, por la religión y zclo con que pro- 
movíeroD la exaltación de nuestra smta fé , el expíen- 
dor de la* Iglesias , y la pureza de la disciplina ; y 
también fallaríamos en omiiirla á )a claridad que exi- 
ge la historia , por la Intima conexión que tienen sui 
reynados con los sucesos £c1esiáiúcos que referimos en 
csie lomo. Con igual justicia . y por las mismas causas 
ae hará especial mencíoa de Don Alooiio I. en el tra- 
tado de la SauCi Iglesia de Tarazona , la que debe su 
inbULjraciíjn , dotación y grandeza á la pieilad de esie 
Principe. Porque e^to^ quatro Reyes soo toi resiaura^fH 
rcsde ía^ Igíe^a» Catedrales que hnbu en Aragón des- 
de la Currada de los Moros hasta fines del siglo xvj. 
y asimismo de las Colegiales mas insignes , y de un sin 
DÜmtro de Iglesias inferiores que conitítiyeroii y dota- 
roa con regia munificencia eo las tierras que conqub* 
tabiD de loi infieles. 

Fue Don Ramiro hijo de Don Sancho el Mayor ,y 
de su primera muger Doña Caya , Señora de Ayvar en 
Navarra , como afirman Beuter y Zurita . y lo piueba 
copiosamente Bric Martínez contra los que con poco 

Dd 1 í^* 



t']&r* Sig, T^m. i* fig* p4. í '"t* 



a 1 4 Tfat. hist. de las JgUsias de Aragón, 

fUQtiameDto lo aocan de ilegíiímo (i). Doa JosepIi Pe* 
llícer de 0*saii y Tovar escribió uoa Apología » víadi- 
caado la legliimldad de Doei Ramirü : auaqae be przc- 
tlcado algunas ditigencias no ha iJegado á mU minos 
peio acgun li erudición y critica , que son noiorUs en las 
dem^s obras de este famoso CroaisCa de España, no dudo 
que desempeña el objcio. Lo cierto es , que Don Ramiro 
confirma casi iodos ios prívifej^ios y doaaciooes de su 
padre con los dem^is herma[ios , unas vect^s el prime' 
TO inmcdialamcnte ticspucs del Rey y la Reyna , y oirJs 
el segundo \ lü que no correspondía , siao á lo mas el 
últJmo.sL fuese b'J^tardo. Los f^oiorcs que refieren Ia 
acusación de la Kcyna Doña Mayor hecha por sus h¡* 
Jos , convienen en que Don Ramiro csiinmlado de la 
nobleza de su corazón se ofiecLÓ al duelo en defensa 
del honor de su Madrastra. En el reparto que hizo 
Don Sancho el Mayor de lodos sus estados entre sus 
quatfo iiijos , cupo á Don Ramiro lo de Aragón , i 
Don García lo de Navaria, á Don Fernando lo de 
Castilla , y á Don Gonzalo lo de Sobrarve y Ribagor- 
z^ , tomando los quairo título de Reyes co el año 1035 , 
€0 que murió el padre. 

Algunos comienzaa por Don Rtmiro la serie ás 
\o% Reyes de Aragón, no porque stjs predecesores 00 
usasen de e^ie tiiu^o , síao porque fue el primero que 
luvo este ReyDO separado de Zos otros. Por la muer- 
te violenta de Don Gonzalo . que sucedió á poco tiem- 
po , recayeron en Dun Rarauo ti Rcyno de Sobrarve, 
y Condado de Ribagona, Al principio se confederó con 
los Reyes Moros de Zaragoza, Huesca y TuJela coa- 
tra su hermano Don García Rey de Navana , pero 
este lo venet6 , deshizo su exéreito junto á T^fatía ^ y 
se apoderó de la mayor parle de su* estados. Rein-i 
legrado en ello? Don Ramiro , volvió sus armas cou*^ 
Ira los infieles : los arrojó de Beoabarre y de oíros lu- 
gares 



Memorias dt! Rey D, Ramiro L 313 

gares y ca^n^la^ , que consejvjban en Ribagorzi y 
Sobra r ve , y <ii^all^ «u*; domíaios i>cr todas las monta- 
fias (Je Aragón li.i&ta el Coiidadu de Pdüái en C^talu- 
fia. Hizo sus vasallos y iributarlos á lus Rtyr» Mo- 
ras de Zaragoza, Lérida y Tudela ; y al Ruy de Hues*Í 
ca , que no qii€tia reconocerle vasailage, lo vcació dos 
veces en batalla campal. Ca^ó con Doña Gisbi^rga á 
Ermiseüda , hija de Rcger Coude de B i gorra , dequiea 
ttiTO dos hijos, DoD Saacho que le suotdió en el Rey- 
DO, y Don García que fue Obispo de Jac-a , y dos hi- 
jas t Doña Saiicha y Üoíia Teresa , que casaron , aque- 
Jla con el Conde de Toiosa , y esia ct^o el de Provea* 
za, Tambjeo uivo ud hijo bastardo llamado Don Sao- 
cho , íjiie firmó en el Concilio de J^ca , d quien dio el 
Señorío de Ayvar y Xsvierre de Laire con depcijdtn- 
cla del 9^ey < y en ciertos casos' con reversión A la Co- 
rona, 

No conteoto Don Raoiiro con dilatar el Rcyno Jei 
]esu-Chrisio ignalmeofe que el suyo, aplicó toda siij 
atención á Ja reforma de las costumbres , y disciplina 
Eclesiástica , que con las cootinuas guerras , y con el 
trato ffeqíieote de loí ¡Eifieles se hablan disfigujado , y¡ 
caíi corrompido. Su primer cuidado fue restauraf I4, 
Sede Episcopal de Zaragi-za, que hacia muchos añoí 
carecía de Pastor , nombrando por Obispo á Pjlerno 
Abad de Sao Juan de U Ptíia , ya slm el primeru , é 
ya el segundo de este ncmbre , lo que no está bíeaJ 
averigoado por no haber documento que lo aclare. La 
ocasión no pudo ser m^ (tporiuna , porque Atmocladt-r, 
¿ como lo llama Zuiita AÍmii^dabir Rey de Zaiagoza, 
fue primero confederado , y después vasallo y tribüiii-! 
fio de Dotí Ramiro. En estas circunstancias tan fava-i 
rabies pudo Patento apacentar ,$u gr^y , y atender al 
¿obieroo y consuelo d^ aquella uáigida chrisiinndad, 
que con admirable constancia mantuvo toíto'ef tieTopOj 
leí cautiverio el culto y exercicro de la Religión caló-* 
lica en los Templos de Nra. Scítora det V\\^t , y de 
las Sanus Masas. Quando entró á reynar Doa Ramí- 



114 T^ar. bltU de hu l^ltuins Ht Aragón* 

rí> no habíj ci> slj Rcyno oiro Oji^pj <iijtí el de Ara, 
gon ; por la adquisición de la Ribagorzn se ^h^á'i6 e| 
de Hojí , que lambica se halJa con liiulo de Ribigíir- 
ea , Y útiitnjmeaie el de Zaragi>zi ^ porque aunque es- 
ta ciudad encaba zn podiT de Moros , era iributaria de 
Don K^irniro « y pctteoccia á su conquista , y por lo 
tanto le dto Prelado. 

Él R, P. Fr, Lamberto de Zarago?^ dice , que 
Don Ramiro retiauró Ja Santa Iglesia de Zar.igoza, 
dándole por Obispo i Paterao en el año 1035, el K. P. 
Rivco ífirma que e^to fue por los años de 1040; pero 
^$Uf aUgnacJoHfrs aüíi voluntarias y sin fuíidameniD^ 
porque la antigUcdad no nos ha dexado memoria aU 
eLQi de Pairrno con la dig<üdid de Obispo ameríor 
*! Concilio de Jaca , celebrado en el año 10Ó3. X-ai 
conjeturas , lexos de itifragir á dj^bis opinfonet , per- 
«nadfiu que Paterno era moderno en la dígtiídad de 
ObÍ<(po : lo primero porque Don Ramiro no rettaurt^ 
la Sede Episcopal de Zaragoza hs^^lz que muerto stt 
tiermauo DoríGaicia^ con quien iraxo contioua guer- 
ra , hizo tributarlo al Rey Moro de aquella ciudad, 
lo que no se verificó hasta los i'iltímo; años de su rey- 
nado ^ como puede verse en Zurita ^i) : lo segundo 
porque siendo muchos los privilegios del Rey Don Ra*' 
miro en los año? anteriores al Coaci'loen que seexpre- 
san lo^ numbres de los Obispos de Aragón y Rjbagor- 
za , en ninguno se hace mención de Paterno , di de 
otro Ubispo de Zaragoza '. lo tercero porque de los nue» 
ve Obispos que conciifrieron al Coocilio , Paterno tir- 
mó el octavo : y aunque es verdad qiie ArDuífo Obis- 
po de Ribagorza ^ siendo muy ai^tiguo subscribió el 
ú^Umo , pudo ser la causa el hillar^e depuesfo d^ Ja 
difenidad , como se dixo tratando del Coocílio de J^ra^ 
y siendo eito asi resulta qjc Pacerao era el mas mo- 
derno. 







Memorias del Efy jD- Rnmiro L ftJJ 

A ÜQ de arreglar U discjpiica EclesJfstica , y po- 
ner órdcuenliis ctnas sagradas , mandó Juntar dos Coa- 
cilios, unü en San Juan tic lü Peña » y otro en U ciu- 
daJ ^c Jdcji« düiiJe se esUblcckruEi y renovaron va- 
rios puntos coníürrne á los sagrados Cánones , segua 
qui^da referiiio. Fíkó la Scd^ Oncease en la ciuüad úe 
Jdca hasta que se conquuiase lu capíial de Va DióceM5« 
dotándola cop lib^^ralidüd y munllireucia. Fue i»n de- 
voto y adkto ai Vicario de Jc^u CtirUlíj , y á la Si- 
lla Apostólica , que como refi^rr^ Sao Gregorio VII. 
eo la Huía del Apéndice vui. se hizo tributarlo de la Igle- 
sia de RomJ juntamooie con sus hijus , y con todo su 
Ruyno , ííei^üo el primero de los Reyes üe Empuña que 
hizo c»ie ftcoooc i miento ;y Un^bitn el prÍcai;ro en ad- 
mitir el Rilo Rom-mo , JesechanJu el Gótico. ' J 
Desde el CoDCiiio lie Jara pasó Doa Kiiaiíro i coQ- 
Eiauar U guerra contra los Intieles ; puso aillo al cusii To 
de Graus , que era muy íucric , y i'síabu en pnder de 
Moros : vino en fjvur de eitloi Duo ¿aucbo iirjo dvl Rey 
de CaUÍlla, diose la batalla á 8 de Mayo del misino 
aüo, que fite el de hjÓ^ . y eo eiia murió Doa Ra- 
miro peíeaoda coroo buen soldado y como chri^tianlHÍ- 
mo Príncipe. Su cuerpo fue scpult^ido honoríficamente 
en Sjn Juan de la Pcíia. Orderico Vital , Mooge Utt- 
cerisc t escribe qoe los Moros desi^lUron i\i cuerpo ea 
odio üe la Religión christiana ; especie que no Uenc el 
irenor fundjmeaio en Duc^iraa historial , y totalmente 
¡(.veniijiiil , ya porque los Moros de aquel tiempo con 
la depetiUciJCÍj y eoUices de los Priü^-ipcs clji¡snaíi[>t 
eran met^o» báibarus , y ya por hallarse en Mt ejér- 
cito D- ^anthu de Castilla , sobiiao carnal de Doa Rami- 
ro , y Prltn itie muy *:aióttco. 

San Gr^gonu Vil. cjLebró la religión y piedad de 
Don Kaitiiro , lUioáoJole otro Moy.sea , y Pu'ncipe 
cbii^uaikisimo. Los PP. del CoucjIío üe Jaca . y todo 
ti Pueblo lo actamuron sere^f^imo y bef»igiiís¡mo Prin- 
cipe Otro teitim^iuío de la virtud de Doo Ramiro^que 
hasta aliora no iic viato alcgaüo ¿ euc propÓMto en 



aifí Teat, Bhr^de Jás Iglesias Je Araron, 

nuestras bt^rori.t^ , e^ la cana de San OüÜon Abad de 
CküAÍ , dirigitia por el Santo en iu mmbre, y en el de 
todo sa Macaitcrio á Faterno Abad de San juaa de U 
Peña , la que irae Aguirtc en el lom. 3, de ios Con- 
cilios , y por ler tan notable b exliibímtjs en ei Apén- 
dice tT. Dice en ella el Sanco Abad : " También ofrece- 
" xnfvs a) lodr) Poderoso continuas oraciones con toJa la 
•4 iJc^ucion de nuestro coraron por el reli¿ estado de 
» ese Reyno , para <\v^ lo libre de la invasión de los 
'* infiele* , y de la persecución de los malos chrisira- 
)■ nos, Asrmismo diri^rimos á Dios continuas iúplicas de 
M dia y de noche , focándole lin cciar , que ett^bíezca 
» uní pa£ firmi^imí enirc ios hijos del difunto Rey Uoa 
» SjucIiíi , nuc^iro Stñor , de buena memoria , pero mu/ 
H paruciildrmintt: por nui^stro carísimo Señor Retliuií- 
«» ro . (asi lo ham^ San OiJilon) á quien amamos entra- 
»> üibli'im'nie coii todo nuestro corazón \ porque habjeQ- 
"■ do vvnido 3.:^ el Obupo Don S^incho ^ quien en to> 
p da^ la^ co^as le es dcvctitíino y fiielí^tmo , nos ha con- 
» taiio CJtuMí y tales cosai de su benigníJad ^ y pro- 
*» bídad , y de la total semijanza de sus costumbres 
tracen Us del padre, que nos ha unido á su amistad/ 
» fidelidad con los vincijíos indisolubles du* la caridad, 
H laut!>, que jamas p^drá el olvido borrar su memoria 
n de nuestros corazones qiiando pagamos al Señor el 
» liíbuto de tos divinos Olicios. Todos los dias en efec- 
» lo decimos de comunidad después de Maytines el Sal- 
" mo Domine fuid multiplican tunt , para que le con- 
n ceda el S^;ilor la pax y la s^lud eipirilual y corpo- 
, " lal ^ y en cada una de las Horas canófiicas el Sal- 
I* mo , Levani ccutot mees , para que Dios libre su al- 
n mi y cuerpo de codo mal . y lo guarde en esie s¡- 
H glo Y én el venidero," £1 Cardenal Aguirrc adjudi- 
ca ka carta de San Odilon al año 5)99 , p^ o necesa- 
TÍimente h^i dí S'ír po.'iitírior al süo 1035 en que mu- 
HA Don Sancho el Mayor , de quien hab!a como ya 
difunto, y ani<:rior al año 1048 , en que murió Sao 
Odilof,. 

El- 



M4fñcf¡as d$l RtyT), Sancho RsmÍf€Z, «ly 

El cbjeto principal Je esta caru fue para que «lr¡ 
'Abad y Mongas ^e Sao Juait de la Peni CDtregj&ea 
los Portadores , coviaUos por Saa Odiloa y por cierta. 
Obispo llamiido Sancho, codas las cósale que ene habiA* 
lejado alií quaado se retiró a! Monascerio de Ciunit 
torqce era iu voEuoUd icoerlas coosigo : y entJC otrai 
(Ihajis pide las vetiiduras sagradas de su uso , que que* 
Vía retener toda su vida. Las palabras úq San Odilon 
ion eiíias : Hogamus pneUrea uS tot mtsot » quos do-* 
mnut SanciuM Spiuopuj , ff ncj mittimuí uiqu^ ad 
*'Sancium Joanntm conducatis : vult tnhn domnuí Eprs- 

iopüs sua omnia tjuíe ihi dimijit stcum habert Of-^^ 

naminta vera divinit Officiis eomecrata penet u quan-] 
día vixerit vuíf tíjt. Parece por el contexto , que Don 
Sancho dexando el Obispado se habia leürado i vi- 
vir en Cluní , y aunque no ac expresa la Sede que ha* 
bi3 gobernado « tengo por cierto , que fue Obispo de 
Aragón , porque i solo este coaviene la residencia ea 
San Juan de ia Peña , de donde se retiró á CJuni:n]a3 
ao se ha de confundir con el Obispo Don Sancho en 
cuyo tiempo se celebraron los Concilios , porque este 
fue posterior * y deberá llamarse segundo de este oooa* 
bie, eo caso de admitir al primero ea el Catálogo. 

CAPITULO XVIL 

fEMORIAS DEl RET DON SANCHO RAMl- 
rtz 1 ^ tttadú dt iaj cosaj SdesiásiUat en tu 

íñmpfft 

OR muerte de Don Ramiro entró i reynar lu hi- 
jo Don Sancha á 8 de Mayo de 1063 , Mendo de i3 
años de edad. Fue Príncipe de gran valor y relif^íoa 
qu3] lo exlgiafl las cUcunst^ccias del tiempo y ptjdiaa 
desearlo sn^ vaíjllo^:, Caió coa Doña Felicia , hija de Ar- 
icngol Conde de Urgcl , de quien tuvo irtí hijo»,.' 
ion Pedro , Dou Alonso y Doa Ramiro , y lo* Ireí 
le tocedlsEOQ en eL Reyno. En el aílo io7<í, sucedió U 



t tí T/Mt. hUt. di tas TjfUihr di Aratfm. 

desgraciada murrte út Oüd Sancho el Noble , Rey de 
>Jdvarra , lUmftda de ¡K-ñaUn por el precipida de es- 
te uümbre , de que fue despeñado quaada esiaba mas 
divcnido virado correr la c^za , siendo el Auior de ei^ 
la alevosía su hermano Üon Rarooo cod ci ambicio&o 
deijgnío de lucederle ea el troao. Los Navarros do que- 
riendo tccDOOcer por Kcy al cruel fratricida , á <{uíea 
lu propia ichumaoidaJ h^bi^ dcsaat-uralJzado , prcoda- 
dos del valor y gobieroo de Don Saocha Rannires, 
primo hermano del difonto , le ofrecieron la corona. 
Uc este modo se unió el Reyno de Navarra al de Ara- 
goa , Y permaneció unido ea los rcyoados de Doa i 
Sancho , y suf dos hijos Don Pedro y Don Alonso por ^1 
espacio de JS años. Arrojó Don Saocho Ramírez & ^ 
los Moros de todos los pueblos y forcakus r)uc leniao 
ea Jai montañas : les gaoó Ja víJía üe Graus , la que 
dio al Monasterio de San VictorJan , cumpiieadoel vo- 
to de SLi padre Don Ramiro , y foniñcó los casüllos , 
de Marcuello, Loharre y Alquezar , que efttán en Us H 
vertieotes para faciÜTar la conquista de la tierra llana* ^ 
CoQ el mismo ñu ediñcó el cantillo de Moni3raj;on, . 
uoa legua de Hue«:a , y el lugar y fuerte del Cas< H 
lellar i cinco leguas de Zaragoza. Ea el aoo 1065- ga< ™ 
có á Barbabcro , que luego volvió i perderse ; y eti- ^ 
topees se dice que dto esta ciudad á Salomón Obispo ^| 
de Roda , aunque en esto hay cootradicclon como no- " 
tó Zurita ; porque en dicho ano ^ y algunos después ^y 
era Arnulfo Obispo Roteóse. Contíauaodo Don Sancho lH 
sus conquHias se apoderó de Nabal , Monzón, Bolea, " 
Santa Eulalia, y otros castillos fuertes así en Aragón 
como en Navarra, Pobló i EstelJa que es una de laa 
ciudjdes principales de Navarra , y en Aragun U vU 
JU de Ayerbc sobre un lugar antiguo del tiempo de los 
Romanos , y la de Luna, 

Amas de las b^tahas que tuvo con Jos Moros pa- 
ra echarlos de los conttues de su Reyoo , internó en 
aus estados^ y peleó con ellos en las cercauias de Za-» 
ragoza ,Tudelay MorelLa. En el aáo 1092, pasó con 

büca 



Memcrios dclR^ V. Sancho Bami'tx, a 19 

buen exérciio al Rcyno de Toled'j , y <le allí Á A^úi 
ida en socorro del RVy Ddq AIüds^^ de Cistilla cba< 
4ra to» Moros Almorávides ^ que pasaron del Afnca coa 
su Rey Jucef, y pusieroo en sumo riesgo mjuel Re/- 
no , y i toda, Espsña. El P. Miinana celebra coa es- 
la ocasión el valor y destreza militar de Don Saacbo, 
pero fie eagaaó tn decir que era de grande edad , puet 
10I0 teala entonces 47 aHos (tj. Finalmente habicniia 
'a ganado Ooa Sancho al Key de Huesca lodos los 
luebios de la coinarca que pertececian á sus efttadoVt 
Lso cerco i la ciudad con leda Ja gente de guerim 
|ue podo juntar de Aragón y Navarra. Un día ea que 
^-ftadaba reconocieodo la muralla , guarnecido &u cuerpo 
coa lodo genero de armadura , levantó ei brazo para 
fflaatraf á los suyos la parte mas débil , á tiempo que*] 
■Q Moro \c fíró nna saeta con tal destreza , <;iie en- 
trando por U escotadura de la loriga le pasó el cosía-' 
«lo^ Conoció DoQ Saodio que la herida era morral, mas 
cotno era de cx)moa magnánima disimuló el riesgo por 
BO desalentar á tos suyos 1 se retiró i los Reales , y 
liabieado lomado juramento á sus dos hijos Don Pedro, 
ff Don Alonso , y á los Ricos hombres , de que no le- 
vanLarian el asedio hasia ganar la ciud^ , deicübjjó b 
berlda , y quitándole la saeta murió á 4 de Junio del 
"Oño 1094. Reynó 31 años y ay dias : su cuerpo fue lie- 'i 
vado á Moniaragon y depositado en la Sacristía á la 
^espalda dei Aüar mayor , donde siempre arde uaa 
Umpara , y de allí fue trasladado á San Juan de Ja Pe*' 
'fia , al sepulcro de sus mayores* 

Fue Don Saaclio devotbimo de la Silla Aposlóiica, 
de quien se hizo tributario con sus hijos y Reyoo, 
dindole voluntariamente en cada un año quinientas mone* 
das de oro. Puso en planta el Rezo [ttimano conforme ¿ 
lo decretado en eí Concilio de Jaca. Alejandro II. y San 
Gregorio VIL premiaron su devocicn y los servicios 
'{lécÁic» á la Iglesia , concediéadoie pafa «i y sus suce^ 

£e a iori¿i 



(O liUiuu t f*V. 10. r//, ii 



aao Ttat.híst^dt las IgUshs de Aragón* 

Mce^a el singular privilegio de distribuir las Iglesias f 
rectas Eclesiásticas de sü Reyno como mejor visto le 
fuere : el que confirmó Urbano IL al Rey Don Pedro, 
exieodléndo^o á los Ricos hambres. Fue singular bienhe- 
chor y protector de los Mona&ietios ; y por esta cau* 
fa tuvo grjndes (Jiferencía^ con l^s Ubl^pos , especial- 
iDCDte con Eu hermano Don Garcia , como queda refe- 
rido eo su lugar. 

En tiempo de Don Sancho comenzó á florecer en 
Francia el In&titnto de Canónigos Reglares de Ssn Agus- 
tín con f^ran crédito de santidad y doctiina , y lo^ Prín- 
cipes y Obispos to iniroduxeron en las principales Jgle- 
tias de Francia é Italia , con mucho decoro de la Igle* 
sia , reforma de sus Mioisiros , y edificacioo del putbio 
chfistiano. El Rey D- Sancho por consejo de algunos Prela- 
dos ze lo sos InfroduKO en su Reyno y e&ubleció U regula- 
ridad en quairo Iglesias Catedrales, en la de Pamplo- 
^IM de quien fue insigne bienhechor , coniribuyeado á su 
«Sutacion y fábrica . como parece en las Bulas de Ur- 
bano IL y Pasqual II. que irae Sandoval ca el Cati- 
■ logo de sus Obi^pus en las páginas 143 ,y 144 ; en I3 
de Jaca . á quien dotó juntaaienie con su padree) Key 
Don Ramiro , y le dio para su conscniccion la casa 
propia que tenia en aquella ciudad ; en la de Roda, 
4^tie estaba cnicr^Lmente desirulda por haberse perdido 
4]uanio le dieron sus primeros fundadores , y la res- 
tauró material y formalmente ; y en ias Iglesias de San 
Pedro de Loharre , de Sarna María de Alqu<:zir , y de 
Jl-^us Nazareno de Montarngon , de quienes fue úiiíco 
fundidrr. Es de admirar que siendo e^tas Iglesias de 
Jiis primeras de España que abrazaron Ea regularidad^ 
qwe después se hizo casi general en las Iglesias Cate- 
dr^leí y Colegiiiis , se conserve después de siete si* 
gloj en' la de Pamplona . y en la de Mopiaragon , y 
«Un \t% de Roda se ha conservada regular lia^ta d aña 
1^39 «en. que se hiza U secular ¡zjcían coa aihloridaJiy ^H 
decretal del Ordinario. ^^ 

£a el año 1093 hizo Don Sancho sokmne oblación 



V-' *Qa 



d&j 




I 



Memorias del R^y D. Saneto Ramírez, tu 

de tu am^do hija Doa Ramiro á Dios y á la Saalf- 
sima Virgen * para que les ^icviesc toda la vida eo el ha- 
biio y profesiüa de Monge de San Beoiio en el Wooas- 
Uúo de San Ponce de Torneras , con expresiones las mz$ 
edificantes , llenas de senúmieatos de religión y de pie- 
d:id. Eoire'ouas co^as dice , cjtie dona y ofrece su hijo 
á Dio* para que le &¡rva en su Templo , con la fé y 
devociou con que Abraham le ofreciá á su hijo hac » y 
coa que Ati3 entregó su hijo Samuel al Sacerdote He- 
ti en preseDcia del Altísimo : q'jem Joño , (? cjfero Pfo; 
ea videHceí devotiom €í fidt qua oótuür Abrahafn fi- 
Iium suum Isaac Deo ; & j^na Samueí flUitm suum Sa- 
cerdeti Htli in conspfcía S>fi : qaatenuj in ttmpla Dei 
tffmper dessrviat. Con su hijo dio al citado Monaste- 
rio grandes retitas y preciosos heredamíenioí , entre 
Otros U Capellaaia de Ja Azuda en la ciudad de Hues- 
ca , que después en la Concordia qtie hÍ£o el Rey Uoq 
Tedro enirc el Obispo de Huesca y los Abades de To- 
maras y Moniaragoa se adjudicó t este. Véase la Dona- 
CÍOD en Zurita , que por ser Uq monumento tan sin- 
gularde la piedad y religíoa de este Rey la trae por 
exrenío en los lüdices laiinos sobre el año 1093. La 
costumbre de retirarse en las Quare^tnas al Monasterio 
de San Juan de la Peña ^quando lo permiiian los nego- 
cios pi^bitcos , para tracar el de su saUacioa , es otro 
fesiidionio de su gr^n religión y piedad. / 

Ed el año 108 r visitó Don Sancho la Iglesia Ca- 
tedral de San Vicente Mdnir de Roda , y en prescti- 
cía de su Obispo Don Ramón Daimdcio , y de toda la 
CoíTe , mafldó rcsiíruir á dicha Iglesia las décím;is y 
primicias de qua se habla aprovechado pjra hacer la 
guerra i los tañeki. Y aunque tenia las Bulas de Alo- 
xapdro U/ y de San Gregorio Vil. que le daban atn- 
.plijsfjctihades para eMo , y la (>utrra era lan Ju<ia y 
nccüT^aria , que sin ella no se podía dilatar , ni aun man- 
tener .'T$ chi'istiaodad ^ sin' embarco era tan citóJico es- 
te' Principe , qiíe p^fta dar saúsfacoion y quitar el es. 
caadlo 1 postxaUo dcUuLc di.'l Aliar dt: ¿au Vicente, 



«la Tf¿tU htit. Jilas Igtttiüi de Aragtm* 

reconoció el exceso * oundó redimir á la Iglcña 
lus rentas, y la^ acrecenvó coa auevas donacioaes. A 
este tk^io ú% ¡ndcmnicjciün dan nuestros Hblüriudores 
el nombre de pCDVtcncia púbtici. Gobernaroa esta Uii^' 
cesís ea el reyoado de Don Sancho Ramírez el Obispó 
bnn Sancho , que taaibien alcanzó el liempo de Uoa ~ 
miro , Doa Garda n. y Don Ped^ro I. 

CAPltULO XVUf. 



E. 



Í(íÉ'MO%íAs t>Ét kET DON PEDRO, T 

esíadQ ái ¡üí ecías EeiejiúsMos ea su 

tiempo. 



rL Key Don Pedro, primero de eite nomhre , fte 
hijo dci Rey Don Sancho v de la Reyna Doña Felicia, I 
jr por esto tomó el pairotumíco de Sánchez « como su 
padre el de Ramírez gonrgfine al estíto de aquellos [iem- 
pos. En et ano L085. le dio el Rey su padre 1o> esta- 
dos de Sobrarve y Ribagorza con título de Rey, y eft 
el año top4. estando en el cerco de Huesca le su* 
cedió ea los Rcynos de Aragón y Navarra. Fue, co- 
mo dice Zurita, uno de lo» Principes mas valereis quti' 
buhoen España, y en los díez anosqoe reynó hizo con- 
tinua guerra á los infieles ^ arrojándolos de Iog confioes 
de su Keyoo. Su principal conquista fue la ciudad dé 
HucscA de que se hablará en el capítulo siguíenie. Des- 
de aqu[ pasó 1 Valencia con todo so cxército para so- 
correr al Cid que habla quitado á loi Moros aquella 
ciudad, y se hallaba en sumo peligro por haver pasa- 
do de África el Rey Rucar con un formidable ticérci- 
to, el que Fue vencido por los nuesrro.i (t). Vuelio aci 
el Rey Don Pedro, contiatió la guerra conira los Mo- ^H 
ros. Dirigió su atención á la ciudad de Barbastro, quc m 
como ya se dixü la ganó d Rey Don Sancho en el aáo 
io6s. Y luego volvió á perderse ; y habiéndose apode-* 

rudo 



(1] ZDrío Uk^ I, S0p. 11^ 



I 



» 



ñttmorias del R^ D/m Pedro. /, #33 

TBdo dd ca.'^tillo úc Calasanz, que era mujr f\;erlc, de 
la villa <lc Pcniísa, que CQ tiempo úc [os Komjiüoií tu- 
vo el mismo nombre» como »e ve en el liiflCT3r¡o<ie Aa- 
tonÍQO , y de iodos lO!i pueblos de la comarca , pii^o 
cerco á la dudad, y $c apoderó de ella en el año t lot. 
Entonces trasladó á Barbastro la Sede EpUcopal de Ro- 
da pof ser pueblo mai i propósito atcndícfa tu antí- 
|[ueúad, gtaEiJcza y abundancia, y lamblco pur cum- 
plir U'volumad de su padre <iue lo había díapuruo siJ. 
£x] conuqüeocja de esto dio la ctuifad de Bjrba.^tro 
á Poncio Obispo de Roda, que con^ai^rd Ta nueva Igle- 
sia Catedral en dicho aíio, dedtcdndcJa á la gíoriosa 
Vírgefi María y á Sao V¡cer,ie Manir; y Mfgun lefic- 
ren Zurita yfialucio, pa^ó i Ruma, y cuiii^íguió una 
BuJa de Pasqual II. confírmaioria de la traslación de 
la Sede (i). £1 Rey dot6 la uueva CaiLJraE con muni' 
ucencia, aaexáiidole la de Roda con iodos lus dere» 
choa, y dándole otras rema», A Poncio sucedió Sao Ka- 
laoa en ia SUla Episcopal de Barbastro de que fue des- 
pojado por Esteban Obispo de Huesca 1 como veremos 
(D su lugar. 

Fue el Rey Don Pedro singular bicnb^hor de la 
Iglesia de Pamplona coniribuyendo con sus dcnes y pro- 
tección al engrande cimiento y fábrica de su Catedral, co- 
^0 parece per Jai Bulas de Urbano II. y Pasqual lí. 
alegadas en la /tf¿. 210. Refiere Garibay,que fue Don 
Pedro muy, devoto de San Miguel de E)tcetsia, célebre 
Santuario de Navana en la cumbre de uu monte muy 
arpero y elevado, lÍ3m;ddo Aratar, y que subió á vjsl- 
tarto apíe. cargai^o ccn unas alforjas de arena para la 
f&bríia de la Iglesia, que se renovó en su tiempo (i). El 
P. Buigui en Fa historia de San Miguel de Evcchís aüa- 
de, que se^im memorias aaiiguas de aquella casa hizo 
cita romería a^^riidecido al Sanco Arcángel por haber- 
le 



(1) 2qrTra llk, i- eajr* j4. Biluc. UarcA Hiif^ tit. 4. fM£. 



334 ' Tear Vtst. A tai ígUsIas di Afagm. 
Ic sanado de una enfermedad incurable: y que le h lío 
doi donacioücs. una en el ^ño 1099. y olía eo el de 
1103. eti Ui quales coaocdíiS i dicho Siotuario la vi- 
lla de Argiíindoaia, y lo* Moaasrerios de Santo Thomás 
de Mendibfzua y de Izaj;,^, En la seguniJa fjcroo t«- 
dgoi loi Obispos, Pedro de Pamplona, Esteban de Hues- 
ca, y Püfício de Bjrbaslro (j), Ayudó coa regii libe- 
ralidad á la construcción del nuevo Templo de San Sal- 
vador de Leyre, y qui*o hallarse préseme i su consa- 
gración, que 5e celebró i ^4 de Octubre d^l año lopS* 
coa aiisEencía de los Obiipoi Pedro de Pamplona, Pe- 
dro de Hussca , PoDcto de Roda, y Dii^go de San- 
tiago. AtTias de confirmar á la Real Casa de Monta- 
ragon las donaciones de su padre Don Sancho, le hi- 
xo otras muy señaladas, cuyos instrumenios orfginalet 
se conservan ea su archivo. W Monasterio de Nuestra 
Señora de Alaon dio la Igksia de S:ta &arUiolom<^ de 
Calasanz coa lodos sus dieimos, la que mandó edifi- 
car quando conquistó aquel puebEo. Fue devotísimo de 
San Juan de la Peña, i quien hizo magnlfii:as donacio- 
nes , las que recopila Briz Martínez cu el f0p. t8. del ti* 
bro 4. de su historia. Al Monj^terio de Sau Victoriaa 
hizo otras muchas, y no hay M^^nasterio en Aragón y 
Navarra que no teugi algún raonumento de su devocioa 
y beneficencia: de todos se hizo protector defendiendo 
sus privilegios é íomuiídades contra las pretensiones de 
los Obispos, como se dixo ea el articulo dcí Obiipo Doa 
Pedro. 

Sobre todo fue adictísimo á la Silla Apostólica, 
de que es buen testimonio la caita que escribió A Ur- 
bano lí. dirigida por mano de Aymeríco Abad de Saa 
Juan de la Pi^ña. £n ella protesta al Papa, que quiere 
continuar el exempto de su padre Don Sancho, que por 
«u gran devoción se hi¿o subdito y tributario del Vi- 
cario de Jesu Chriito, pagándole quioicnios cscudoi de 
oro encada uñarlo, loque habla cumplido fielmente dei- 

de 



(tJ Bufgui /iW. t. /ih J. f4f. (, J, J. 



rl Añtnoriar dei H^ Den P<4ro fllg 

de: lo^ tiempos de 5^:0 Gregorio Vil, ha^ta su miierie, 
UjbJtio M. en respuc^ia de esta caria, y eü p.emiü de^ 
U gran piedad y religión át\ Rey Don Pedro tomó de' 
Duevo baxo la protección é ¡onieüUta obediencia de la 
Silla Apostólica los Mi^nascerios de su Royno; y por 
oira Btila confirmó al Rty y i &ui sucesores el prívfiev- 
gto cuncedido 4 ^U padre Don SjQcho p^r Alexjindro 
11. y Gregorio VH. de poder anexar codas la-í Igte^'ias, 
cxceplo las Catedrales, y distíibuir las décimas y prip. 
mielan i \os Monasterios y Capillis Reaten, exiendien^ 
do esta facuUad á Jui Ricos-hombreN de slí Reycio, coqj 
Ja piecisa obligación de hacer celebrarlos divina mis^^ 
terio^ por Ministros idóneos en las Iglesias anexadas, y, 
iJe contribuir con lodt) lo necesario á esie ftn, E^ia Bu* 
la laoia^ veces mencionada por nuestros Autores, y pnr 
los exirangeros, dice el llusLri«iino Señor Don Manuel A- 
bdd^ Morge qi^e fue de San Juan de la Peñii, y Obispo úi 
Ibiz^ y de Astorga, <jue se sacó del archivo de su Mt 
sasierio y se presentó para establecer el Coiicord^ia^ 
concluido entre iai Cortes de Madrid y Ruma en eL^j 
ADO 1753, y te halla publicada en Beuter y Ayos3(i),| 
Estuvo casado el Rey Don Pedro con Düña Beria^i 
que oíros llaman Inés, y alevinos dudan si tuvodm tnnt^l 
geres con dichos nombres.. Tuvo un hijo de su pombre^l 
y una hija Ibmada Isjbel, tjue aiurieron ea un inrsínaj 
dia con grao sentioiiento del Reyno y de su Pddie, /^j 
poco después murtó este de enfermedad á 3H de Sep-.' 
tiembre del ano 1104. á los 35 de su edjd, habiendo 
Tcynado ea Aragoa y Navarra diez años, 3 meses , f\ 
94 dlat. Sd cuerp.j fue sepuUadi con sm miyores eix 
San Juan de b Pcjla, y es el úLiIrno de ios muchos Re- 
yes que yacen en aquel regio aatíquisimo P^ntion. Cíi 
so licmpo gob(?rno la Sede Oséense el Obispo Don Pe- 
dro, hasta loá últimos años en que le sucedió Don £s-l 

Ff tebjn 



(i] Tla^rrfíimn AtiJ jyedic^nri.t de ttt viJa interior d<- /J, 
Jrijrt d< ^f Ti^, &jter lik^ a. Küf* 9- AyoMt Uk^ 1 tafy 
«4- 



0.26 Tcai, t>Ut. de Uí I^hriat ár Aragón, 

ttbaiif que será el primero de quica trataremos ea el 
tomo siguiente. 

CAPITULO XIX, 

SITIO T CONQUISTA DE lA CIUDAD 
d^ Hunco , y restauración Je tu S^Jt, 

A sedíxo ea las memoria» del Rey Don Sancho, que 
después de conquistar todos los puebloi de la CDm:Lr4:a 
de Huesca pu>o cerco á la ciudad y que herido de uoa 
saeta murió á 4 de Judío del año 1094, tomando pri- 
mero jurameoto i sus dos hijos Don Pedro y Don A- 
lonso de que no alzartao el sitTü baaia ganarla. La ciu- 
dad era ea aquellos tiempos, escribe Zurita, muy po 
pulosa y priacipal , y sustentaba mucha pane de la 
epulencia y dignidad que tuvo en loa tiempos antiguos 
ca que fue una de las mas famosas que hubo en ta pro- 
vincia de Espaüa que llamaron citeríor(i). Su Rey Ab- 
derramen, dice en otro lugar* era muy poderoso ^ va-* 
leroso por su persona , y estaba coofedcrado coo los Mo* 
ros sus comarcanos y coa et Rey de Castilla (3). La 
muralla que circundaba la ciudad era de piedra süíaf 
guarnecida coa noventa ó mas torres , fuertes y ele* 
vadas, como se ve en las pocas ^ue hoy se Conservan, 
Por otra parte el Rey Doa Pedro era muy animoso )r 
exercitado en las guerras que tuvo su padre contra los 
Moros;' el Infante Don Alonso unía á ju intrepidez/ 
ardimiento los talentos militares que le han merecido 
en la historia el renombre de BataUador ^ y la fama de 
ser uno de los Príncipes mas valerosos de su 5rgIo« / 
que mas han trabajado en la resrauracíon de Españíi ; 
y el eJtércilo ChrisMjrto compuesto Je Aragonesesy Na- 
varros estaba aguerrido, y acostumbrado á veilcr su &aa- 
gre por U religión y U patria. 

Coa- 

(1) Znrín /íK i, tap. 31. 



SHh ííe fi^fsca, y restérac de su Sede, 3^7 

Coí\i\a\iOK putís el sitio coa ct mayor empffio e$- 
trecbaado m^s de cada día á tos si ciad os : y vicodosc 
Abdcrramcn en el úiEimo apuro, próximo i lu rutua, 
imploró ct auxilio del Rey de Zaragoza y de otros cau- 
dillos Mahometanos^ los que hicierou causa cooiua la 
defcata de Hueica, por eotendet que de *u conserva- 
ción dependía U de sus esiadoi* Congregóse en Zara- 
gota uci exircito ¡nuoierable de Sarraceuo», i que se 
añadieron Ui Aierzai de dos Coades de Castilla ^us alia- 
dos , Dofl Gonzalo que aunque do fue Á e^ta jorcada 
cfivió sus geates, y Doa GarcJa que coucurrió pef&o- 
fialmeoce coq la» de su inaodo. La historia aniígua ale- 
gada por Zurita, dice que se junio tañía gente, que 
desde AUavás i Zuera llenaba todo e! ¿inbito que hay 
eocre las riberas de Ebro y GálLego, y que el Conde 
Don García avisó secreíamente al Rey Don Pedro, que 
huyese COD \o% suyos, porque de otro modo era inevita- 
ble su Tuiaa. Eite esforzado, religioso ?£Íncipe , coa- 
fiando mas en Dios y en sus Sancos que en su valor y 
tuestes, había hecho traer i sm Reak-s el cuerpo de 
San Victoiian, que su padre Don Sancho acostumbraba 
llevar en su ex^rcko para vencer con su patrocinio, y coa 
'esta ocasión lo íiabia trasladado al caitiib de Al^ui;^zárt 
y desde allí i Montaragon. El Rey Don Pedro S£ ea- 
rcomendó muy deveras al Santo, y U noche anLCs de 
■fiar Ja batalla luvo una visión celestial qtic le aseguró 
victoria. £1 Arzobispo Doa Rodrigo reíiere el suce* 
I, aunque se engañó ea dar i San Victoriaa el tiiul» 
íde Mártir, sieudo Abad y Cnnresor, 

Confortado el Rey Don Pedro coa la visión y pro- 
»esi celestial, y poniendo sj es^^ra^iia en el Señor de 
»s ejércitos, salió á recibir i los enemít^os á una es'- 
laciosa llanura llamada el campo de ^k</raz cerca de 
ciudad. Trabóle la batalla, que duró todo crl di^, y 
de las mas sangrientas y famosas que hubo en Es- 
paña contra uífieles, y U mas céli^bre que se dio ei 
Aragón. Aunque hacían los nuestros prodigios de valoi 
poblando el campo de cadáveres, eran tamos los ene-^ 

Ff a \K\^tA 



ai8 TtQt. hixf^ de hs J^Usiús df Arugorf, 

niigos,quc si^^mpre parecU etiar cnuro su exérctfc, La 
v^Khc ú'n> ñu 1 la pelea, y los nucMrus creyendo re-*' 
novarla el «Jia siguíeoie, pefmanecJtíron sobie lai arroiii 
para no iter £arpn:ndf(Jo4, hasta que sabida la Fug.i de 
lo5 eiícmigm les fueron al alcaoor hasii Almiidcvar. Rc- 
Vülvkron sobre la cJuJad« la que i>ciiJiJa lotia cspe- 
TaDita de socorro, se entregó al Rey Doa Pedro, Que* 
ciaron &obfc el campo de b^ralb ceic.i de qu^trenca mil 
ioficles, enue lo^ qnalesie hallaron quairo con in^igniai 
Ke^le; , y el Conde Don Garda quedó preso: loi muer- 
ios de nuestra parle no llegaion A áon mil, y catre dios 
DtPgun Caudillo, ni ptrsoí^a piiocipal. 

La liHcoria antigua alegada por Zurita , y comutv 
mente nuestros historiadores afirman* que ea el mayof 
conllicto de la pelea apareció san Jorge armado sobre 
un cabaHo coa cruz colorada al pecho, infuadierdo Ctr-^ 
ror, y executanio grandes estragos en los euemigos de 
la Té. Algucos han querido dudar de la aparición y asís* 
tencia de San Jorge, pero tiene 4 au favor, dice Bianras, 
la tradición común, la fama constante, y el lesiittio- 
taío de varios Escritores : PrTttns eñim divifwm numen-^ hfa- 
tutn nfmpe Georgium ncstris genfibus affuisse , conilurttifa" 
má recrpfum tit ^ ac communi cmnium traditione\ ^u^ 
varhj ttiam scrtptorvm te^timQni'ts ctrmprci'arur [i]. Lo 
tttrto e^ , que con esta ocasión tomaron prir armaf 
los Reyes de Aragón la Crui rfrxa de San Jor^íe ew 
campo de plata, y eti los quadroi dt-l escudo lii qua- 
Vq cjbczia de Reyís Moros que se bailaron en Aleo- 
raj£, como lo prueba el citado Gromsta; y que el Rey 
l>L'n Pedro maüdó edifírar ert el lugar de la bAtalla 
una IgTcsra ti\ honor de Snn Jorge, en que conviene el 
Padre Marian.i aunc]tie opue«o á la apaijcion del Sm^ 
to; y fl.iajnente qae de^de entonces se ha tenido y ce- 
Jebra.lo en Arí'gon i San Jorge por ¿-tco Patrón d* 
csíe Reync». Em*.s adniíoSculos é indurtivo^ corroborjn 
grai^Ueoiefite la tradición comuir y r^ina constante de 

U 



.0 BUaíTii faj> ii]« 




Sith ds Huesca jr restíUirae. de lu Sede* ta^ 

la jifuricioQ y 3iiKÍ lü úe b^a Jor^c. La Lgte&ía quti 
maiidd consiruir et Kt.7 Dan Pedro üunde apan*ci<S ei 
Sinto, t^tübJ casi uní le^ua dt: Huesca nu kxú3 de 
BQü^rte, y se Uamó Sun J urge de Las Boqueras con reli- 
cioa al Inicio : hubo en ella uua Cofradía di; Hidalgr^s, que 
se arruinó con el cUificio. Mas la ciudad tie Huesca, 

IagradL-cida á la Ütxíftad que recibió por mt^diodeSan 
3org^.^ edificó con aytJíia cIl- la Dipuiacion del Rcyno, otTa 
Igk-sii de trcí aavcs , aunque no grajüe , sobre im 
fnoaiecitlo ea la parte d? Alcoraz nia*i prÚNlma i la 

IciaJad» y iodos los afioa v\ dU del Santo van irn pro* 
cesioo el Aynaunaieaio y Cubiljii i celebrar La Misa 
y Sermón c04i .graa coDCur^o deL Pueblo , r Cao van do La 
memoria del expresado benefício. mi 

ComunmeoU tsU tceibido como re6ere ZurU9;qüe 
la baíaüa se dio i %$ de Noviembre dia de Santal Ca> 
taltna d.l aüo 109Ó, aunque este Autor djce sin cilac 
dociimenicT , que hic en jiliercoLeí día de la ¿cdjcacioa 
de Las Bj^llcjs de San Pedro y Sao Pablo á,i8 del 
expresado im;. lo que no puede ser, pcrqLc co. et año 
K195, era CycLo Sclar 13. y Lccra Uonjuiiral F. E, y 
por consígaieoie e) tI3de Noviembre ro cayó en MJcr* 
colé», -*<ino eu Martes, porque lo« dbs 16 y 23 inme- 
diatos foeron üomingos. Tambifii parece eslo mas vc- 
mimiL,» atento i,q«Le la uud.id nu se riiidió ha^ia el día 
97 ea.que mt<ó^ uJuofante cL Rey Den Pedro coQ Su 
ex^rciro, como añrmi Zorita, y consia de la cnncor* 
dia htcba pocos día* deipues, cou qucdítíio Rey ler- 
mioó Vm diÍL-rencia'* sO£CJud<is entre el Obispo de Hues- 
ca , y los Abades de Mouiaragon y Torneras lobre Jas 
Iglesias de la ciudad, de que &e hablaiá luego. Acer* 
Cd del £ño x¡\> puede haber duda que fue ti de 
irpó, por expítsürio el Rty O^n Pedro eo ti privile- 
gio de d<>tiJCion de la Santa lp¡]?sia de Huesea, y aimquc 
lo exhibiiTus ('itegro en el Apéndice X> pondremos aquí 
la cliüiula siguiente, por donde coosia no solo el año^ 
mas idojbitrn que era inomcrable la muUilud df Sarra- 
ccQoa qui; coacuuio ftl «ocorro de ia ciüo^d, la exi e- 



330 TeofTJhi. éFe fot rgUsiat ae '^ragm, 

icQcia de esta en aquel tiempo, y que lo^ oauertoa fu 
roa casi quarcota mil: Divtcto nam^M Cttiaraugurtíin^ 
fUge cum irmumerahUi Sarraemorum^ fñiioram^ue Cbri 
íUt^orum muüitudine ^ ai^uc ferme ^t" aesis müHhos^ in 
ciitaüi, atqae famoiiíñmam uriftm Oicatu c^pimuf aart 
Domirúcée in£arnati<mis mscvu 

El Arzobispo Don Rodrigo dice que duró d líEio 
acó me^es, i quíca impugna Zurita sü^icnicüdo Us me- 
morias aociguas, qae ¿fírmao djcó mai dedos anoi. Es- 
cribe este Autor, que se exieíidió por toda la Chriuíjndad 
Ia fama de esta victoria, y qi»? segua afífoaa Uibauo II» 
en sus letras Apostólicas akinó mocho y dio grandes 
esperanzas á los Principen chriitiaoos de acabar gtorio^a* 
meaie la eicpedkion de la Tieira Santa en que se ha^ I 
liaban. £1 Rey Doíi Pedro añadió i sus litulos el de j 
Rey de Hue^a, expresjodo en las escrituras desde ea-fll 
tonces, que rey.iaba cii Aragí^a, en Pamplona» en So— ^^ 
brarve, en RiL>agorzi, y en Huesca: y eligió esta ciu-^i 
dad para Cene, asi por serla principal que teaia ccfrjH 
Ara^oa, como por ser lugar fuerte y i propósito para^ 
continuar la guerra conifa loi Moros de Z^ira^iiza. Su 
Palacio ea c) que lo h.ibla sido de Itjs Reyes Moroi,/ 
después lo fijc de Don Alonso y Don Ramrro el Moa- 
ge: obrt suntuosa y magiiifica para ac^ui^lLos tieoapos, 
como lo indica la porción que aun se conserva en ts 
ÜDiversidad, para cu/a fábrica lo dio Felipe MI. 

Luego que el Rey Don Pedro entró en HJesca.su 
primer cuidada fue purificar las Mezqjitai haciéndolas 
consagrar Iglesias para d culto del Señor, coluo lo ha- 
cían los Reyes de EspaEía en todo* los pueblos que con « 
quistaban. Trató principalmente de resütulr á esta ciu- 
dad su amigua Sede y Obiipo* conforme i lo decreta- 
do ea el Concilio de Jaca, mas acerca del lugar se 
excitó una graa contienda entre el Obispo Don Pedro, 
y Simoo primer Abad de Montaragotitporque el Obispa 
pretendía colocar la Citedra Episcopal en la Misfey- 
da ó Mezquita mayor; qtie debia ser muy suntuosa, pue^ 
dice el Rey Don Pedro , que era la mas exceleate de to- 
da 





Sitio df Huesca y rrstaiirat. de sa Stde, «31 

la, E^paoj , y el Abad Simoa la quena para si , cuya 
preiension favorccia ti Rey por íiiberla dado ir*;? anos 
^pmcs su padre Duíi Sancho ú la ly[tüia de Jtíiii Naza- 
Benú de Moaiaragoa eo el ampÜsimo privilegio meacio* 
nado en la pa^. 175. Duió Ja coatienda desde el dig 
27 de Novunibrc en que se ginó Huesca basta 17 del 
siguiente mes eo que 5e hizo Ja coDcürdia, como re*< 
fi<rre Zutiía, y se expresa cu la escritura de convenio- 
piLe<^ta en el Apéadicc xi< La coocordía se hüo coa ia« 
tervencion del Rey , ObUpos y Proceres de esie mo- 
do : al Obispo de HueAca se le cutisignd la Mez^^uita 
mayor para restablecer en ella la ¡áedet y al Abad de 
iNont^rjigoa U Capellanía de la Azudas y porque el 
Bey D¿>n Sancho había prometido la Aztjda en cas» 
ganarla de loi Moros á Fiourdo Abad de Tome- 
^ quando le entregó ú su hJjo Don Ramiro, y el Rey 
)ii Pedro cumpliendo la promesa de su padre ie Ja 
'l>abia dado en el miMno día ca que entró tn Huesca, 

tpoi' lo laato se ad}udLi:ó á los Teferidos Abad y Mo- 
iiflsierio de Tonncrai la )g1e»a de San Pidro el viejo, 
que fue de Chr^siianos Muzárabes iodo el tirmpo de 
la cduüvidaJ, como se dixo y probó con irreriii^gdblcí 
tesümonios en el íap, xt. 

Vencidas las dificultades , eo el mtsmo día 17 de 
Diciembre biao consagrar el Rey Doo Pedro la Mti£- 
qiiíia roayM en hc-nor de Jesu-Chrisio Nazareno , det 
P/incipe de tos Apóstola» Sao Pedro, déla Virgen Ma- 
ría Madre de Dio» , de San Juan Bautista y de &an Jvrao. 
Evaii^ciistB , asisiieúdo A csra solemnid^^d ticrcnAiier Ar- 
zobispo de Tarragotia , Amato Arzobispo de Burdcoí^ 
Pedro Ohitp^} de Pamplona , FoLch Obispo de Barcelo- 
na .íiancho Obipo de Lascares, y Pedro á quiea norn-* 
bra el Rey, una vez coa el título de Aragón , y otra 
con el de Hne-Lca , estando latnbicn pre^-entes con el 
Sey , «u t^ijo l>o(i Pedro, su heTmano üoj Alvnso , su 
tía U^ ña Sanchi' , viuda dd Conde de Tolosa , quuiro 
Abídts , y \t>s Ritos hombres de su Cone , como pa- 
rece en el privilegio que el Key Don Pedro CünccJJd 



1 



93%' Teat~ hht, de fas TgUstot dt Atagoñ^ 

k U Iglfda <Je Haeu^a en ck día de ifu consagra 
putr^io ?n el Apéndice i. Francisco > DíegQ de Aynia 
opítia , qtte te consagró la Iglesia Gaiedrab i 19 de Dt" .. 
ciembre , fundado en c^ue eu esie día .fe reza de la De- 
dicación de la Igle&la , razón dL-bü para derñbar tia^^ 
tesiimonlo posinva, tjnaL es la Concordia , por dondc^^ 
Cuasia , que hisu cl dtjt 17 ealuvo en litigio la MisJey-"^^ 
da. N<} siempre le celebra la dedicaciocí de una l>jle- 
■U en el dia de su consagración , y consta por lo> Bre- 1 
víanos anitguos de la Piócesis , t^ue anli^uainenie se 
celebraba !a de Huesca después de la octava de la Coa - 
cepcton y y posterionnertce se Iraslad^i al día 13; y 
flil entonces como ahora , liaa convcrnido las i^lesiav de 
Huesca y Jjca ea rezar de la dedicación de las dot 
en un mcsmo dia , y consta que Ja de Jica ae conji:i* 
gró ames del m^s de Mayo por los nueve Otispos que 
asistieron al Concilio. 

La Sl^Jc £e trasladó á Huesca con tQdo^ <¡ui dere* 
Chot y donaciones hechas por Itii Reye^ Don Ramiro 
y Don Sancho. El Rey Don Pedro la redoió en este 
día con regia munificencia, d¡índole quanco poseia dtcba 
Mezquita en tiempo de lo* Muro*, y amus los lugares de 
Fañaaas, Tabernas, Emanes Fraella, Tramacé, Plasencía^y 
Oí ras rentas que se eicpresaa en el ciíadu privilegio, que 
otorgó en presencia de loa Anobispos , Obbpus , Aba- 
des , y Pei'sonas Reales ya mencionadas. El mismo 
Rey Don Pedro en el jloo rop3. estando en el sin 
de CaUsanz le hiao nuevas doíiaciones , como consta de 
instrumento que trae Aynsa en la pag. <¡i^. En el mis 
mo añn 109S. confirmó Urbano IL en la Bula de que 
st! hi/o mejicíon poig' f 7^. el esiahlecímientu de la C4* 
t^dra KpiíCripal en la Mezquita miycr de Huesca , mía 
dando que dicha I^lEfsia fuese en lo succtiÍvo cabt-za d 
toda la Drf^ce^i'i , y de la mísm^ Iglesia de Jaca eo 
que C^lux'O la Sede : Prteseml trgo deereti auctoriíaíe 
Sfaffiimu^ , ut eadem Oscinai^a Ec'hsi*i totias p'ifGcbhf*^ 
qtiff nuic E-cUsiít jfaccensí tuhditsi ett , & $¡.\i-isjac- 
e^nsif Eccksite capuf 4einctps timporibtts p^rpei!/i¡ ba^ 
keaiur, Tcü- 



i 




I 

I 

I 



Sido de Huesca , jr njtaurae. de su S«de 133 
Tengo por cícrin , qae Ja 5cde Episcopal CMuvo 
eQ licmpo ¿c los G^^^oi cu el miiin^ 5ÍLio en qiit; tioy 

e«tí , como Jo a^rmao Zu/iu y lUasco Lanuza [1 ]- L^^* 
IgltMas Catedrales que había en Esp.iña en l¿ entratía 
<le los Árabes , gent^ralmcAte fueroo drniin,idj? , ó ^c de- 
dicaron i ]o> hbüiTiinables cultoji de MalKima , ea que 
couvicíien ntiestrüs His[ orladores. A los ChríMÍaros que 
se entrrgabaa á parüilo , y qucdab^D ifibniaríi.t de 
los Moro», coficediaa esioia oirás Iglesias hift^ríore» par^ 
el libre exercicio de üueslra saDta RelígioD , mas hlsq* 
ca la mjyor , la que reservaban p:ira el culto de su 
falso Proft^ti , convtíUétiilold en Mezquita , como lo 
afirma el Mro. Florez , y loeiu'ge la condición de vea- 
crdores(j)i Por Jo tanto , no puedo sub:^ribír ^1 diciá- 
mea de Jos que opioan , que la Iglesia de San Pedro, 
^ue tao líbcrBtmeoie cedieron los vencedores 1 loi ven* 
cídos para el libre exercrrio de la Reli^oo christíanSt 
baya sidg la Ciudra ?oa[|ftcÍa en IJempo de Jo^ Godo^, 
E« verdad que en el archivo de la Ciudad hay una Bu- 
la de Pasqtial 11. dirigida i Pedro Abad de San Punce 
de Tomerají -a ci año itaf , la que le hjlla trazuma- 
da eo el libro de loi privilcgluí de la Iglesia de San Pe-^ 
dro . en qjc par*(.¿ afirm;*;^ que la Sede Episcopal jc 
tíiiladó desde caá Iglesia álaMe^iqutta m^yor. Mas es- 
to lo dice el Papa cu las propo^ilrioacs enunciaiivaa 
f)Of rcUdotk ifm; Le hizo en' Kis preees el mencionado 
Abad , y ao perjudlc* al objeto de U Bula > que (í di- 
rige i confirmir ul Abad y Mooasteria de Toin^rasea 
la posr^roH de la Iglesia de 3aa Pedío , que les pcrtciie- 
cia en vlnud de la concordU. 

Lo mas que *c pjwde coticeder í favor de la Ifile- 
ila de Sau Pedro ea * que fue la residencia de los Obiv* 
pos , a alguna vea doradle el cautiveJrt veufin á la ciu- 
dad á visitar y consolar í Xon Mi^raraties , que por 
Buaieoeí d verdadero culto ea medio de lantas tribu- 

Gg lacio* 

(•] lüf- $igu nm. j. /''¿- i*<. /í*«. 9'£'&' *«*• 4- 



#34 Tent^ hht. de ¡as Iglesias de Aragón 

lACioncs y ani^uatU^ eran pane muy prioclpal de %\\ grey\ 
rucí aurií^tje no ha qiicdaiJo documento positivo de Ia 
lesiJijncia pasagera de Duestros Obispos en Huctta , M 
itity naiüral y verisimil « átenlo á loque ^a-dia co 
otraí panes , y í qwc los Beyes Moros Oe esia ciiiüad 
eran macha* veces ticpendkDie» y iTÍbutarbs ele los de 
Afagon. También es muy vensÍmU,y oun cieno > que 
en ?os verme diis que mediaron desde que ^c gan¿ Hues- 
ca haMa que se purificó y consagró en Cattdral la Mcz- 
quila mayor, fue la Iglesia de San Pedro reiidcncía 
del Obispo , donde exirrda los acios y funGtonc» Pon* 
lificalef ; y en este sentido puede admUirse lo que dice 
la Eiila por relación del Ahad de Torneras. FriDciKO 
Diego de Aynsa añrma en la pag. 53. que uno délos 
ipouvo) porque se dedicó la Ducva Iglesia al AptStcol 
Sap Pedro entre otros Sanios , tu porque en k> anirguo 
fue m Pauoa y lUülar \ mas como no alega , ni &e ha 
^Jescubierlo documento alguno que lo acredite , e* ptc- 
_ci50 confesar que ignoramos luiiíimeole i quien eMuVft 
dedicada en tjttnpo de los Godos. La Iglesia de Jac 
en que estuvo la Sede estaba cunsagrada en honor 
Ap6>lol San Pedro, y este era un inoiivo nooy pode 
to para que 1a nueva Iglcita ¿ que se trasladaba , »e de- 
dicase al mbino Santo, También es creíble que irfltiyc- 
sc en esto 1j devoción pa^tk^ílar del Rey » de su hijo 
y del Obispo ni Ap^itoí San Pedro , puesto que los trcí^, 
leoian su nombre. H^ 

Amas de lai Iglesias de que fe ha hecho nnemo^l 
ría , que son la Cátedra! , San Pedro el viejo y la Ca*^ 
pc^Uanía Real de la Azuda , que ¡le entiende ^e^ la l|i;l«fl| 
5Ía deSaotaCrus del Seminario Conciliar* y l> ^e Sa^^ 
Jorge en d lugar de la batalla , se dedicaron erras al 
verdadero Dios ü\ tiempo de la cniíquisca : una de ell 
fue la di líis Santaí Vírgeaes y Máíiirts NuíjÍIo y AI 
tJia en un monTccillo ft tío líro de vala de U cudü 
dnndtí los i^ifieles exp^^ie^oll los cuerpos de 1*^ í»jni 
para qrje focien comidos de lai aws y fieras , y 
Que e^tu^-ieiDü s^fulljuloi aiguaoi días , Üam^do (or 






Sitiode Uiiíií^s^y rrstatira^. d^ tu S^dK «35 
ta caiua el Tozal de las MirEiccs. Ki Rey DoaSmcíio 
ti:ató sus Rcaka pata cerur U cíuJaJ ^n ú\c\\q mon- 
' le , ITatnaJo umbien por esto , el Pueyu de Don Saacha, 
y *^abk'iu!o <\>it cMaba cons.igr^do god la aangr^ de 
un íJu^treí Siimu , mindó ciiiíii^ar alÜ uua J^icsii en 
hoiiot de Jesuí N^zireco , y de I3& Sanias NudíId y 

fAtodia , iMc fue el asilo y oraiüjio de uue&trüs Reye^ 
y de 3U excrciío ea Jü« dus año^ y mediü ^ue duró el 
asedio : y reedificada después alguna^ vece»,»e comer- 
va en ntieiffoí día* bien oceesiudj de reparürn: par* 
que no >e píurdu U memoria de ua inouumcnlo tan pia- 
doso y aatiguo. Amas de la iradidoQ extite ed el archi- 
vo de la Ciudad ua pnvÜL'gío del Rey Don Juan cl IL 
del aoo ^4?^ - ^1 *1^"^ ^^^^ Ayusa pag, 605', ca que se 
, añriTiJ , <|ue la ciíadi l^leda es cbra del Rey Uoa 
KStiKho. En el aüo íumediato i ta, (orna de Huesca se 
^Wtficis otra Igiciia i las mismas Saata^, dentro de la- 
Pciud.id en el luj^ar de su tnariírio « lo que cou&ia por 
dos privilegios RcjIcs del misino tiempo, como se di* 
Lxá en su vida. 

En el roes de Octubre del año iQ^f , que fue el, 
LÍguíertte i la conquista de Hüc&ca , concedió el Rejr- 
\or\ Pedro al Monasrerio de Sjn Juan de )a Peña ua 
irivitcgío, ^l^e publicó ]i:i£ Mariinez pag. 638. mu/ 
iprccjabie y diguo de aleación por las noticias que da 
leí esfado de la ciudad. Oespjes de referir el R^y , que 
)ai¿ en oración loda una Quaresma juntamente con su 
idre Don Sancho en San Juan de la Pena , en que bi- 
liernn voto de hacer piriícipe á aquel Muiia^tcrio de 
bfettc^ y de'^pojos de Hticsca , ú Dlq% por lo^ tnc- 
ritos é tnlerceMon del líautísta les concedía la conquis-' 
de eita ciud¿id \ en cum^Jimíento del voto , le da la 
[¿Icsíjj de San Crprian con toda su Parroquia , sita fue- 
ra áti [os muros de piedra , la que describe por me- 
ir, y todo lo qne dicha Parroquia tuvo , y le per- 
Jó CiT los tiempos antiguos , ya sea dt^ntro del mu- 
de tierna, ó ya fuera de las puertas ue la ciadad. 
Las paUbrtf^ del privi!i'E<t> son estas : í?*, £? ín per- 

Gg a pr- 




<3^ Ttat. hist* di Jas IgUsiat dé Aragón. 

fetuum cofJctíio S^ Joatni d§ Pinna EccUsiam Sancti 
CiftTiani ^ citm dornif?fÁS ííí pQSSCSsionihut suts^ extramU' 
rvs iapiaet'i , cum ftirvchtii sua , £f dtcimu tum pri" 

miiiis Et do fftiam qnidquid itii Eccltsia pertintáfi^ 

& hatmt antiquis ttmpQrihat , siv€ infra ambitum mu* 
ri terrti, jive txtra forfaj civitatís. De lo *i¡cht> cons- 
Ua <]cs co^as -. la primera « que tn los tiempos anügtids, 
es dtrcír , en el de los Codos , hubo en Huesca Jgle* 
sU Parroquial dedicada i San Clprjan , la que ocup«. 
roa los Sarracenos , como se expresa en el diado Jo»- 
Crutncnco '.Std quia Parochia prfdUta fiterat t>ccíipata 
per Hismatíitas , y gaoad.i la cíüdad la restauró el 
Ri-y Uon Pedro , dándola al Mofiasteiio de San Juaa 
de la Pera, La segunda , «^ue amas de lo> muros de 
pli^dra, habja oteo» de iicf ra , que circundaban U po-* 
blacioQ exterior » que auo ho/ exlite en gran parce, 
y entre ioa doi muros estaba la Iglciia y Putroquja de 
San Crprian, H 

Comprueba la exf^tencta de 1a« referidas naurallas ^| 
wa privilegio de Don Alonso el Bjiallador del año iiio. ^^ 
cti que dona al Obispo Don Eslevan ,d quien llama atiSl 
Maestre , siiío competente pata construir una 1f;1e4Ja al^^ 
Arcángel San Miguel » y junto á eüa un CemcnierJo 
para los Chriitianos, Dice el Rey en su narrativa , que I 
dio para los fines expreíadoa todo el terreno que lia- 
bia desde e) muro interior hasta el otro de afuera : Gí^-t 
dfdi íU muro inttrlori usijut úd mufum ^ui fcrir est to-^tt 
ta Cerra tila integra cujuicurtigue íXJíf , coa la parücii-^^ 
larJdjd de que el mismo Rey baxando de mj caballo 
dcmaiGÓ el líTrcno , andándolo lodo en presencia del 
Obispo , de loi Proceres , y áe los ciudadanos de Hues- 
ca , qiie viendo esto akbabaa í Dios y al Arc.ing 
San Mif¡uel. El privilegio te conserva original ea 
aíchivo de la Cjredral , armar, a. ¡tg, 8. num. 517, y 
je publicará en el tomo i^iguientc. Eu virtud de c^cos 
ipsEriimcnios no se puedí dudar , que amas de 1os mu- 
ros de piedla que ciiícn la pane principal de ta rinJad, 
en Ja fgrma qu4¿ hoy los vciiios , habla otros de itcr-- 

ra 



m Sitio ie fíutTea y rtttaurac, de su Sede, «gy 

I ra que te «xlcnJian mücho mas » piici ictiemas sobre 
eito el lesütnoi^io irrefragable de los dos Kcye« ^m coo- 
quhiadorts , y aun a^nra se conservan alguno? voci* 
gjoi en la pirie accídcnial , y una puerta ta la rucnie 
B del Ángel- Tambit-n cnnsca por el privilegio del Rey 
Don Alonso ia anligücíJid y noble origen de líi (gle- 
si2 de S-in Miguel , que :ihora es de Monja* Carmeli- 
tas calzadas, rranci^co Ui^go de Aynsa coooc¡6,que 
las l^k'sía^de Saa Ciprían y de San Mi^oel eran antr- 
qüÍ5¡ma% , mai no supü que aquella cía del i¡-n>po de 

■ Jos Godos , y esia fundación de Don Alonso el Bata- 
^ Uador eo el an» 1 1 lo. También tuvo noticia de los 
^ muros de lleira por h;jlÍarlof mi^ncionados en atfrunst 

■ escrituras pag. $94 , ma^ no la luvo de que eulMraa 
^■Biítmpo de ia conquista , ni con la seguridad que aho* 
^^n tenemos , por Jio hiíber visto los íefcrJdos irntrumea- 

los< Asimismo pertenecen á los aiíos ¡medíalos á la 

Iconquíiia la*i iglesias de San Lnreo^ y Saa Viceute» 
de que se bablará eo «u lugar. 
Acaba de llegar í mis manos Ta Historia del Cid 
Campeador , escrita por el Padre Mro. Risco , sobre im 
Códice del Real Monasierio de Sao Isidoro de León , en 
que.se halla entre otra^; píezai una relaci^m de los he- 
chos del Cid , si a nombre de Autor, El sabio CoatinAia- 
dor de la España Sagrada publica dÍL:ha relación , eváu 
tando taoto sn pureza y Mtji^^it^ad , j dAodoie laTes elo- 
gios t que dndo se hayan dado mayores í otro e^rilo 
d« eita naturaleza» Por ella pretende crregir Tos su- 
cesos mas t^iL'Ei adEnÍHjos de todos toa HiitoriaJores no 
GonformárdoKe con ^u narrativa. Tale« son los que de- 
jamos rL-feridos en Us mcmririas de Don Sancho Knmi- 
re£, donde se dixo , qtie esie Rey murió de una ^aci^ 
ca el cerco de Huesca', dia quauo de Junio , y qiie sti 
cuerpo fue depi^^il^ido eo Mooura^oo , de donde se lle- 
vó a í^polLar á ^an Juan de la Teña , eo lo que convít^nen 
todos nuestros Hisioriidorcs . y las memorias amicnas 
de este Ri^vno , vsf^ccicilmcnie las de Mf>rtjra(*on v Sao 
Juau de U Peü.i. La hii^ioria del Anónimo refiere dicfaoi 



93^ Tfúf^ tíii> de /d/ ís¡¡esiMi d* ^agm. _ 

s^ctiot c^n CHt3í paljbr.is : Tune vero S^incítáí lU» j^ra- 
gíifttfísfs b&n,e f9t¿mvri¿s múrsuus crt * yui quinquaginta^ 
<Sf duchiís viMit aniñs , S ttpuítut €tt ifOfíonJlce in Ma- 
fí^terif> Sancti yoannü (t). 

Sobre este leuímooio pretende corregir el citado Mro. 
Risco C4p. XII, qUüUo. puntoa ;aUiuiiíJus ge[)cr^Ij»4.'iiic ca 
lavhUtorü» dd Rc/no, lo pnmero,<)ue Doa Sancho vivió 
51 años, / no precUamjutc 4^ , como ofirm;io oties- 
iTQt EiCTiíotcs i lo seguniio , quj no murió el día qu2- 
tro óc Junio de! añij 1094, sido de^pucí de li coa- 
quista de Vilcncía , que fue pagado e\ Agosto de djctio 
año; pue^ aunque no cxprcu el Alónimo el día cii ei 
mcfl en que fjliecid Doa Sancho, bui£U, ea dicumia de 
eiie CHcico , que Ttñtvá tu muerte dcs;>u?s de la coo- 
«jviítLi- mencionada , para que co virtttJ de esto se en- 
tTiicaáe i Znñu y i B aucjs , y é lo> dema« CronisUs 
del Reyno , qtie ai¡go;iro» el día de su rultedmíenl^ 
i/mx\ y cicJl^JEjadiv con gran dilír^eacía lat memorias 
de nuestro* irchivo& : lo terceto d muJo de la muerte, 
pues auaque añrm:ta loi Uivroriadoreí ^ue fue causada 
<|e una laeía en el '^itio de H ii^scí , la hifioria del Aaó- 
cÍeuo parece contradecir i «sia rcUcioa , porque ioJjca 
babcr muerto no en baulla « «ao ea su propio lecho, y 
pícíficatnente ' lo quarto el haberse dtrv^osiudo el cuer- 
po del citado Rt^ en U Iglesia de Mo^itaragoa haita 
que se Slevó á sepultar en 5ao Juao de la Pefu , porque 
I3 iiistona que pubÜco (divx e>le Cniico), que es m¿is 
3Q7i[Zua , 7 de mayor autoridad qoe la relacioa que ale- 
ga Zurita á favor del depóilto, in^iriua, que w primera 
aepuliora fue en d expresado Mooasterio de San Juaa 
df? I'i l^cña. Fl AaÓQÍmo 00 msinua tal cosa ; solo dice 
que fue sepultado honoriñcanid'te en San Juao de la Pe- 
na , lo que no &e opoae á que auies fuese deposíEddo 
en MoiíiaragOQ , hasta que las ci.'cuiisiancias del sitio 
p 'rmitieruri subir el cadiver al sepjU ro dt sut mayo* 
rcc. £1 intigne Zurita alega i fdvor del depósito oLia re* 

ia- 



(t) /Ji'ifc ful CiJg Afttid, ru /^< fi. 



lacion ancigüa « «Jrl d^cír qua] fica c^ia ; j pues de doii<> 
(te sabe el Patlrc Mro- KÍ«:o c^ue lá hisioiiii tícl Aaónl" 
mo es inas aoEtgüa ? Qué examen ha poUiUuliaccr sobre 
la dita y cur^Lii^rcs de aquelU para caljhcaiJa de majj 
nnfderaa ? 

Acerca cíe la mucrU éc Don S^oclio , que es cl 
punto mas subitantíyl , convienen unífürm^.'jiieiitt; los E<- 
crítores , taño Eíp^ulcles como extrangero* . que íiie de 
nna Tíai:ta en cl sitio dt- Huesca. El Rey D. Pedro que ec 
halló pre&enlcá toüu, cD l« duDacioo que Iiíto á San Juan 
de la Peña de la Parroquia de S. Ciprian de )a ciudad tle 
Huesca , qui: trae Bfiz Mantncz , ffljf. 638 , afirma , que 
su padre üoo Saf^cho murió en ei cerco TcfeiicTo : Bi 
guiñ pítier mrm in úbsidicnt Osíít mortttus fiíit : ex» 
preiíjon maa propia paia significar que un ^hiador 
intirtó en ta empiesa « que co li del Anónimo , ad 
Chrittum in pa^f p^fcisit , para ludlcar que murió eu el 
lecho. Ji'i/guen ahora I01 Crliicoi ínaparctule^ , » t^ justo 
corrv^ir ^1 testimonio de lodoi l:ue^[rOb Hi^toriadures, 
que ita haccrEei gracia fueron cxáiilísJnioi en I4 ídvcs- 
ligación de esta» notician, y roas trataado de tiii tiem- 
po de que %c conservan abundantes mcmoriis e/i 1i>t, 
•rcíifvo« i y íobre lodo el tcnimonío público del Rey 
Doa P*dro, tenif-o ocular de la muerte de sn p^dre» 
que n^rma accnlrció en el sUto de la <iiidad dt? Hues- 
ca : ji'izt',ueii drgu IO) Crfrí<v»> im]^f1^^<3]«;^ , ^¡ t^nto^ y 
can ilütircft testimonios deben corre^íríie por el simple 
dklio de ua Anónimo, que soTo Iraia ettos puntos pot^ 
íocidcircí^ en quanto dicen relación con la historia di 
Cid. y qoe tro puede prubarse que »ea anterior al ^ÍJ;l| 
•%M\, en que dicha hi^ioría Andaba llena de ciicnt'is y 
|»atfaü4v En l-i^ pocaa nciiLÍat que escribe de ente Key- 
ftO nau^-srra bien su ignorancia. Dice que el c-astilIo de 
Monte ürne\, qur; cufuca en la marina cerca de Va- 
ItrcU , esiüba cíi i.'I territorio de Don Pedro Rey de 
Ar;i];r4^;i , fraí in ftrrtiario ejus , quanilo no sc rx(en- 
di.in su» G(^ia4ot Mlm uquelia piurte de mu' Hai ltfj¡ua^. 
Ño piCUidij Guu «SCO dciacrediui el icTenJo escri* 



«40 Ttñt, íí/f. <fí Ut Tgkriat di Arágün. 

to , L^Lic pue^Se iiusLr^r algunoi punios d^ V± historia ^ 
siiio <{v\^ su aaiorídad na es lanU «¡ue sirva de regla 
paca corregií quafito te h%\\^ contrario i ella. De U vi- 
Ka de Fuente; dice, que diita de Zjra^oz:i ciíicvienu el- 
udios, que s^n ilos leguas cortan, disiattdo quatro rauy 
].irgaT< Adviérf^tse por último , qne el Arzobispo Don 
Rodrigo , auKir mai digno de Cé , y quj?^ mis antiguo, 
que uo el ALiónImo , testiJica eo ct ¡ib. X. cap^ 2, tjut: 
el Rey Uon Saocho murió en el sillo de Huesca de una 
flecha , que le tíró un Moro desde la muralla r que su 
muerie aconteció el dia quatro de Junio : y que su cuer- 
po fue depositado por algún tiempo en el Monasteriode 
Mont:ir.igon- Dü fjrma, que refiere e^to^ iucesoscoa tao- 
ta iadívidjaliJjd Gumi> nuestros Croaisias , hiendo aoce- 
ríor á \QÚo% ellos. 

También refivre la Historia antigua Pioateose, y con- 
forme i eDi Zurita y Bria Mirtinr£(i}, que g:inad4 Hues- 
ca pat¿ el Rey Doo Pedro cna »u cxérciio de Aragoneses 
y Ñai^arros á socorrer al Cid, <\ús poco aou.' se habís 
apoderado de la ctud±d de V.bocíi* y Cí^tába en so* 
l&o riesgo por hiber pauJo M Af-ícs coorra él ua 
exércrto bumcrabte de SarraceEroa. £1 Aoó'iimo coa* 
vieae en la joma Ja del Rey Doo F¿dro » mu no en 
que el Cid ie pidiese auKllio ; actvJ t.ea r:firnia, que 
Don Pedro solicitó sj amistad, eüviaodo i este fin atia 
legtJo* j Vakfk'^r* x^^ mf-.tin de iu> ^ubI.'I coocloy^ 
uo tratado dealíaaiaeaque promcticroEi ayudarse reci- 
pr^ocimcnie contra sui ea;íiiÍ¿Jíi ¡^ ^ueel mísnio Rey fue 
de>paei i Baráaaa cerca de V-'lencia d tratar %ú^ ae« 
gocio» con el CJJ* Ailjdc^u ilustrador, qcr pjpa eica ' 
dexó el Key por algunos diav el c^rco de Hn'jca eg* „, 
comendaado la empresj á nt hermano Don Alonso. Tcq^^HI 
go por cieno q^.ic e^Ea Ua del Rey á visitar al Cid, VI 
et una de las fáhulai iovtnMdaí para preitntar eo el < 1 
Cimpeador un Héroe porieatoio. hacieado ir J su tieod^ H| 
lü5 Reyes y PiínCipeí, uaos á solicitar su favor, y otrot ^^ 

á 



{') Zuriu Anat. ¡íh I. ftf/ j%, BiU tih> 4. rtf/^t^. 



Santos de Huesca. " ^\ 141 

á rendirle vaiall-tjc Lo que cou^ia con c«r!ca¡i,y de- 
be guiarnoi p^L'^ resoli'er lo íacierEo es, qn^ c-k Be/ 
Don Pcdfo füt á Valencia á looirrcr al Cid, y íjiié 
este jalmas vino íí Aragua á ayuddr á iíqtiH cu algutTa 
de sus empresas. Di buq en U cc9i)i]uÍ9ia dti Hiidc^irCü- 
yo ctfíco dicL'n que dcxó pAra ir í pedirle auxi io: y que 
solo entrA alguna» veces en este Royiii» p^ra pelear fiL^* 
-tf4 lüi Chriuwnas ec fjvor de Ivs infieles. Crfda uno 
afjundt' CQ lu sentido* qi^e yo siempre tendré p^r mas 
vériiimil , <|ue enviaje siiv legadoi toliciíando a^^diio» 
el que loi ha iedbida, cjup 4iü el que luí lia d^do. ,. 
^" '-"■' ''""' '^' ""^"'^ ' ^ Oi t/> .U JJ ' ^ ^-i 
S4NTOS ,DE 14 CfUDjfD r DIÓCESIS DS 
■ ■ Hcesíú, 



Nte» de tratar ea particular de I05 Santoi com-: 
prch.';^4'^os UkXt> esie^iuulo^ ic b-^e. pteciio advenir' 
úb^ c6^a« ¡la f»iL.ii'cea ^ q^ue 59I0 (tablafeinoii aqUf db"* 
los qüV perrenecen al Obispada áe Huesca en su ac-'' 
tiíitl exiension / rese^ va[)dj para qj^otlo tratemos de las 
Ij^le^as de Jaca y B^rbattro lo:¿ rcUtívos i s^» tcrrl- ^ 
torios, i fíti dff na abultar n^af ; de lo Juico ciK vnld-^r 
nsí'rt , coiiteniá'nilncG» c^)\ preyeiiir , i¡u(í^dbifacrí Sj/itoi ' 
|K'fteftecÍ4a iil OUÍ^taJu dirHaciCi un au .esiAdo auii»' 
güftV Ij 

La segunfi es , que io*; Anífices di* los r.iT^ci' 
Cronicones en cí reparto que rbJdvfou de ■ lírt Sílicoi si 
qjfe crearon y f -.^ ^ su,¡?fbiww»-*i f^'^w-^nl-yí-ü--^ 

béfales con La í-ÍjjuU de rí^ifsca , cíjií-cijlmcnfc üua 
Antonio Z.ipata d^ Lupiao , veídjderu atji&r del fía< 
gjdo Atiberco , publiciido por el Mro. Arg:iÍ£ en el año 
1667 , quien le aJjtidica los Santoi sl;;üientr«. 

£a el año 57 difl oaciinTcriEo de Cihjaio af^rfoa. 
qtie padcckíon mirikio en £«r^5a muchos dísu^Hilua 
del Apóstol Santiago b.jxo el PfíitJeriic Afiro , (í^pc- 
chlmeute en aiguaai cíudaJcs , una de Las cvialts fue 
Hue-^r*. ' ' ' > 

' £n el año 139 menciona i Mlxloi^ en et camc^^ 



343 Tcat, hhr. dt lút íglésiút de Afágon. 

L-aurciaDO ct-tta de Huesca en la Cchiberia, 

Año ao4 á bauía LcQncia Mártir en Huesca en Ti 
CilLibcrii, 

Año 430 a) Sao:o varón Draconcio, roiierlo en Hu«- 
ci án los.Celúbcrct , <JiJn<Je era Pii^sbiiero, 

Año 459 á 4 d<: Abiíl paJeció por li fé ea Hues- 
ca S^n Filinuio Uiacono. ^ 

£11 el Catiíogo de lox Obispó^ de Huesca coloct 
á S<in ExÍLiiiiio Manir, año 742. El Mro, Atgair ñola 
que lo n:afiínzaroQ los Moiüs , y añatle la cxuava' 
gancíadc que < lo cllgíeroa Obispólos Canónigos Mu* 
jurabcs de Huesca (1) .. • " 

, Ya i« jjixoeu oira parte Tá entereza y desiote* 
reí coa qiie la Iglt-^a y ciudad de Huesca han dcrt- 
preciado esl3d rroiii:ias aua en el titinpo en que Ua 
apoyaban EscrJtoics de grande autoridad « y q"c no ae 
h^ila eo sus roías y esciitos el tiombic de alguno á^- 
eíto-<; Santos SEi puestos y fabalosos- So!o los menciona-"' 
mm aquí para reprobarlos y cxcluirluí , y para quc ^ 
ea rJnguQ tiempo haya algua iiiciuco , que <!estcif<'k de * 
auire^aar el número de lus Sanios de esta ciudad ac" 
dexe seducir de la lisonja. Los misfi^os AufOfC* confir-l 
niaa la patria de los SaiLtos « que Huesca ha [cnido y^ 
vtiwfado en u^dns tiempos por' Ijíjos suyos , míit co prc*, 
teadL'inoü fund-ir sobre tan ruinoso api yo prueba al^u— ^ 
na , actes bn^o la rcrpunciamus, dtxando la cosü in el 
estado que itTiia abt« de su publicación « y GüDiO ai 
cunea hubiesen hablado de la jn^teiia. 



tAi 






1;. > 



San OnnciQ y Santa Paciencia* 
CAPITULO XX, 



»43 



jICt^^ de Sj^n orencio r de Jv/at^ 

rafí€ncia , paJrtJ dé San Lorenzo Múritr t Jf de 
San Onncia Obispó de Wujf. 



yiDA DE LOS SANTOS SACADA DE LOS 
monumentos dt Ja Santa IgUtia de Huesca, 



Rancísco Diego de Ayn^a escribió Ta vida de es- 
IOS Siotoi casa do J 1 previniendo que la sacó de loque 
fe^tren los Breviarios de las Iglesias de Huesca y de 
AüX , y señiIaJjmcnte un Breviario antiguo m¿nuscri-< 
tu en pergamino de U ReaJ Caía de Moniaragnn. £a 
erecto Las nueve Lrccioaes que vierte ca CasieEijao so 
hallaa en el que lUiiu Breviario , auique h4biandocon 
propiedad es ua Leccii>uarJo en dos lunios de (olio 
ntjyar en vitela , donde solo estaa fas vidas de Jos 
Santos , distribuida!» en Lecviionea» sin Aniifuois , Hym- 
nos, ni otra cosa alguna , de que usaban en lo anti- 
guo las IgtcsUs , y v^ntao i ser pane del Brevi^iiOt 
ea que se contcuian por excenso las Lecciones que este 
tCf3Ía abreviadas. En ¿l se iecn algunas cosa« por[en- 
tosas y extraordicítrijs de que do se hjce raemion ea 
loa Breviarios antiguos de la Sania Iglesia de Huci- 
ca , corno tampoco en el impreso de Montaiagon , <)ne 
con gran di igeiicia ai^iegló y m:knUó publicar eo el año 
]$3i Üon Alf^uso de C^^tro , Abad de aquella Real 
Ca?a , donde se conserva, comrj también y con mai 
entereza en el arcluvo de Nra. Señora del Piiar. Laa 
Aciai deducidas de lus Breviarios y monumentos de 
U Santa Igksia de Huesca deben pr^rtrir^e sin duda 
alguna , ya por la sei.cil^es que tienen , ya también 
poique aicudo Huusca el lugar del nacimieuto t ^^^^ y 

kih a muer- 



944 Teat, hht> ée las Ighstas de Aragofi. 

mutttt de tsiós Santus , el (icpóaito de sus sagrada 
Bdiquia^, y el otlgiii del culto consagrado i su mt- 
tnoj'iA deidt; Ic^ licapQ^ mus remotos ; se ha podido cod* 
strvar con purei^a en cita Igle^íd Iü tradición y notl^ 
da de sus bichos , / sobre ella formar los Prefddos 
de la Diócesis lo que se había de decir eu el Oficio 
«livíiiOi CoDviece pues que di^tíogamo^ la que se ha* 
flt en los iírcviíirios , Misaks , y otros monumertofl 
de U Sarita l^lesii de Hiii:^ca , de io que se ha to- 
mado de Otras fucntc-s íio taa puras. 

A prif^cipios d'.Uíglo tercero, vivía en Huesca uq 
varón santo y icmefuso de üios llamado Orencio, ri- 
co d? bienes de fortuna « de sangre ilustre , y como 
se dice ei» la Oración del Breviario y Misal aniignos, 
Procer de la ciudad de Huc&ca. Poseía una Granja ó 
ca«a decampo , llamada Loret, á media le^ua de la ciu- 
dad , donde se exetcitaba ca el cultivo y labor de su 
hatict^da. £a la flt^r de &u juventud cjsó con una Ma- 
trona tgtial en la noblrza * y semt-jante en las eos- 
lumbres , Ihnnada Paciencia. Bendixo Dina el liTaiiio 
de c^tos Saceos casados, y Its dio de solo un parto 
dos hijos . ^anU^^e^zo Manir . y San Orcncio Obis- 
po de Aux. Ccmo los padres eran Sanies, enseñaron i 
tus hijos á tpmer á Dios desde la infancia , y los ius- 
liuyeron en la< máxima» chJÍstianas , dirigiendo sus 
tiernos pa^os por la serda de las virtudes. En l^egact^ 
do i ios años de la df'creuon los dedicaron á los es* 
lidíc-sen la c)uJ¡id de Huesca , los que creckndo cu 
la ciencia y virtud mas que no en la edad , y siendo 
liamEdos de Dios al estado Eclesiá-Huco, fueron promo- 
vidi s á lis OrJeccs sagrados. Tor cMe tiempo vino Saa 
Sixto á E'pnña , y p¡jsó por Loret , donde fue ho«pe« 
dado y c.b'equiado de San Orencio y Sania Paciencia, 
Agrain^e San Stxio de lat prendas dfl jóv^n Lorenzo, 
y previendo sn glorioso mrjrtiiio erigió un Ahar en stl 
honor, y lo llevó cons¡|;o á Roma con hrucpláclto 
de ^Hs pjilrcs. Poco di-sj.>tie5 muiíó Santa Pa<-ierí*,-ra lle- 
114 de mi^ritos y buenas obras » y aunque extrciiá lo- 

^ ^ das 



I 

I 

I 



Sün Oftncio y Sania PjrHncia, 545 

das las vUtuiJca se Cí.ÍtbiaQ paiiicuJHíBicnic en «u Ke- 
Iz^do la caAiíüdd conyugal , U paciencia cuyo nombre 
'tenia, y ¡as limosays «.ua que auLottiz. i los ucce^iía- 
áo^ En nn rtíublí; ú^ \a Sanca l^le:;ia Mciftipoljuna 
de Z^nQoz3. , que el Mro. MarUn AlpartiL Prior de di- 
cha fgicJtL^ , bizo QQ(iHTU\t eu el Hilo 1435 , de qifc 
adclaEjtc se hiibEará , k pres^Dia la imagen de Saijia 
Paciencia dando un pan i un pijbre , para indicar qnz 
la limosna fue su vinud CLiracieuj^iica. [ 

Luego que Oie^ido dio st-puitura á su Saofa Espo- 
sa en Lore: , le mandó Dios por medio de un Anj^tl, 
como á oiro PaUíaica Abiaham , que desaine ^u casa 
y patria, y ívt^t con iu hijo Urtucio á U Ucrra que 
le mosiraria. Obedtció sin léplio ni lardania , y gtiia- 
do del Señor ptnciró los Pyrinco^ , ^\ó á Fiaci-ia , y 
tIegnntTo al vjIIc de Labciían ó Leviuijia , Diócesis 
de Taiba , haló que se habU apodciadu de aqueil tcr* 
liiorío una Icgii^o de demonios , \ds que cxecuiaban 
grandífí e^irngos en loa hombres , animalta , y ffntoa; 
Diandoles San Orencto qíie se fuesen , y al pumo le 
obedriieroo , 00 pudicf^do sufrir la vifiud y pfcseocia 
del ¿aíiLO. Conocid ürcíicio í¡uc cía cate el sitio don* 
de quería Dios <{Ui k sirviese cm su hijo separaclos 
del comercio del mundo , y arreglaron en aquella su- 
led^id vma vida loda cck.sti^l. Paíab^n los días y Us 
nuclies en alif^ima conicmplaciiio , y el anciano Oren- 
cío cirjtívjba /a Ucrr^ par» ciinier el paa con el su- 
dor de su rostro. 

Dii'S que queria manifestar la gloría de tus San- 
io* , peimiiió que se apoíicjfl'e el demomo de una 
doncella llamada Ccrni-Üü hrja de ua ?iiücipe de Fran- 
cia » á quitn las Actas clun itrpropI^mur>ie c] litulode 
Rey t f^c^rqiic en e) ^rglo m. á que pertenece tj iucc*' 
to «editaba la Francia baxo el imptiio Rc^mano , y no 
tuvo Reyts ha^ta murhu después» Esie trríir ts muy fre- 
qÜcMV en lü^ E^ciliuies de la edad media, que por ig- 
norar la hF.ttoin dífrou á los Prlacipes de los tíriKi< 
pos aouguus los ifiulos de Reyes , Coodcs « y Duques 



M' 



eatThíTt. 



w 



fragüí^. 



qoc teoíai fci lo% siiyos : y de zq\ú nace uiubtea ct 
llamar al joven Orcncio , Arzobispo, titulo dcicünod* 
do en aqodlj edid. Movido el padre ó^ Coratíilá de 
la fama dt; la santidad y prodlgioi del ancUno Orea- 
cjo t lo hizo buscar con grjn dÍ<Ígeocia< Cumpade* 
cióse el Saato de la desgracia de Cornelia » y acon- 
piñad^ de «1 hijo se pii^o en camino T>ara ir i iiber- 
urb. Ei Bievíario de Hjesca , y el de Monur^gon ioi- 
presotf dicen , que tuvo pn'a ello iaspiracron del Cie- 
lo » y otfo^ , cjul' otJi la empinada clavó en trerrsj^ 
la aguijada » la que luego brotó ojai y ñire^ , por ^ 
donde entendió que aquella joraada era del sgtado de 
Dios ; y con alusión Á este prodigio retratan al San- 
to con una vara ñorÍd4 en ta matio. Por lis oracíunei 
de loi doa Orencios se libertó Cornelia del demoaio 
que la oiormeniaíia, Ofrecíules el Príncipe t'tcot dorjr?, 
I^ís que despri^cíaroacoi üesíoieres y generosidad cíiiis^ 
tiana , repuutido por Ii^do los u^oros de la tierra. 

Regresaban los Saocos á sti anuda soledad , y J sa 
tráfisíco por la ciudaJ de Aux fue elegido y consagra- ™ 
do en Obispo de aqjcila ciuJad el joven O encío del ^ , 
moJo prodigioso que :>e dirá en «u vida* Despidióse H| 
el Sanio vít-jo de su hijo con muchas láj;rimas, y coa ^" 
orden que tuvo del Cielo dio la vuL-itj por ei vale de 
Labedan á su patria y casa de Lrjrei. Halló i sus Pay* 
sano* muy afi'giJos con el teirible aíose de l3 csci^nJt» 
daJ y falla de agua : supFjcároale que pidiese ú UJ'-a 
el remedio de aqueIJa calainidaJ , y et Santo filL>vido de 
*u gran compasí^ju y caridad, aun mas que de: los rue-"| 
gos de aquellos miserables , oró al Pjdre de Ids mise- 
ricordias , y lui'go el Cielo se cubrió de nubrg y regó 
Ta lierra con oporEunas lluvUí , con que refli^recíerotí' 
lai plañías, y hubo abundante coechí, Coiiinuó Orcq- 
cio en Loret su vida Inocente y sania , y después de 
muchas bL?ena>i obras « y lleno de dia«, encreg<l su es- 



pirjiu puro é inmaculado en manos 
cuerpo íue sepultado en Loret 
posa. 



del CriaJ 



ut 



y su 



el de su Sanu £s< 
Los 



Súfi Ofefíí'hy Santa Pa¿!etiL'¡a^ 34^ 

Los Brevidiíos át Huesca y Aloauragon no schíjIjq 
los afjus ác e^Uii sutesoí, peio ts £acjl dcLenuir^jr su 
cronología sobre poco mas ó menos con telacioná las 
Actas de Sjti Lf-rciizo. P^idcció esic eo el año 358 , ó 
en el siguiente , tcnicn^Ju por lo mer.os 33 añus de 
e^d , se^uu ÜLinucsua el P. Como» Soba: esic pi'm* 
CTpio poJi^mos añui]ar. que San Orencio y ^ania Pacien- 
cra Dacíciüii por It-s üüys lie ano ; que cL pgrio tíiiboso 
de <;lc ojcIt;roQ ^an Lurenzo Mártir , y Sari Orencio 
fue ea el de ^26 \q mas urde , y que Sao OrcDrJo 
qtjg' ireg¿ d la ancinnidad mtiiió á hnts del siglo ju. ha* 
bi^-itdb muerto mudio ajites Stjnu Paciencia, 

Estas soa las Actas legíúmas y sÍDctrras sicida» de 
los'Brcviari'j y Mii^les aniigiios de la Sania Iglesia de 
Hjesca , y con t-Uo* conviene ei impieso de iVlcmava* 
gan. Uiri.mui ahoa lo que añade el Lc^tm^ario ma- 
jiuscrica de e&la Real Casa , di; quien lo tom6 ÁyníU» 

i s: it' , 

f^JDA DE LOS SjíNTOS según EL LEGEN- 
dario MS» de Múntatagon* 



D 



khp Legen(?arÍo i las cosas fefírida^ snade las sí- 
|ruJe>iii;s< mee que llegacdú S^n Orercio ^1 valie de Lo-, 
bedan , y no hallandij para cultivar la tierra sjdo dof 
novillo^ Lra;cs y íuiif 5(;s , los airan.^ó con la «eoal de 
L Cfiz%y que birscarí^o ciíado que le sirview: , toma 
el dcaonio la íigma de no mczor^buMo , y el rom- 
bre de Experto, y se íbfigí^ i servirle sivtc año^ pop 
no' salaiia míHÍerado coij el pcrvtrso fin de hicerl^et' 
dafio (^ul* ptiditra en el cuerpo y en el alma. Eaviíba- 
b» el Sai'ío á semblar , y en lugar de ía ícmitls hucna 
p^^iTia yrzjfia , y corgftgaba la^ aves parí* i^iie comfe- 
stn el íi'ano : r^rt* *^* ^cñor que veUba aohre su «iervo 
le "daba muyoíc^ ccst^chas quanro mas el di^^moíiío pro- 
cur^ha t-ítofvailaí. Ua dU eo que el Sarto se aparf^ 
k b^b^f ca u.ja rueuteciila , iraxo el demo^tio de Uv^V- 



140 



Tcat. hitf. df Uí IgUsias de Ar/igon. 



va im lobo que m:iió uno ác los buoyes, Volvi^i el San- 
io , y vieoJíi el daño que la fiera habíi htch^^, la *^^"j^J 
Fiera mitldira t porque has hecho estoí co QODt*'^^ 
Dios te m.Hído qiíc vengas á uncirte , y arar^fl 



arar 



con el buey, que ha quedado so:o- ¡Cosa nuraviüota í^j 
volvió el lobo, perdió su ficrezi , y dobhndo ni ceryís^^ 
lo unci*^ con el buey , y dtiie aquel díi labraron y^^ 
comkro^ jtmto^ como si fucíta d-' una misma espt-cíc« 
£tco , añade Ayti^a , amas de lecne en dichas Leccio- 
nes se ve pinlado en antiguoi retahloi , y príiicipal- 
menie en trno que tiay en U MetropLrli^a 'a Iglcsii de 
Z3rai2;oza , y en oiro de U lf;!e>i:i de Loreto , y ca lis 
puerus del reiabto mayor de San Lorenzo de Hiie^ca. 

Un 'día se q^ieJó Expeno eo ca^a ñii^Jcn Ji.~>s? en-* 
fetmo; y áe coiró crt el cuerpo dtr uní mug:r anc¡^íi¡i y 
vírcuora , que servia al Saneo de cabera, (guando volvía 
eue de su labranza tiil16 i la mtiger muy aiormentá- 
da del demonio, echta'Joíe por tierra y duid:» bnmt- 
dos , porque el eaernigo prereniia arrojarla al Tuego. 
Accidíó luego ct Sjnro i socorrírl», y dando vnces 1 
Kxperto para qTie Je íiyuiJisc; el deinotiio re^poo^í Le n do- 
desde el ciícr^Hí de la m-iíjer ¡ qne g itasl le dñco^'aqtiE 



d(do, Eütoncet el Samo le mio^ó tn nombre de jc- 
si^Chriáio, que iplíeic d^.-! cuerpo de' acuella muger 



esiuy; hice servido por hicerte alcíun md y no he 
dtdo. Eüi 
si^Chriáifi 

Ja düjise íibre. No pudieriJo el dem^ni'^ ítifir í»quel 
nombre Dívism.oi dejar de obedecer j3I Sii^rvo de DjoA,^y 
dixo qtae b habla servido much> thmpo , y q'.ie en pi-fll 
go le dítí« liceiicia pira entrañe en uia Cornt-ja, E!^^ 
Saoco se la dio, cnteodiendo que la Cornejí era una 
avedll.i negra, así lUmida, atenta i que J^so Ch'Ura 
arrnjinio uln legión ded;monl<)s de otro eajfgumt'no^ 
Y pjdiendole Ucencia para entrarse éa u¿ios pucrct 
¡es, dio pcrmi^ para ello. 

Cuu eito el padre de la menríra y del cniíaño 
entfíi en el^ cuerpí" Óss H hija del Re/ de Francii Ha- 
mida C^írneja ó Coro^ílh , á qiíien atorm^ntabí cr>n ¡^ aa 
fum. Actiiiose á ios re;hedios qij¿ pr^scrlOc U igl^rsíOt 



San OrenciQ y Santa Paciencia, 949 

y compelido el demonio de los exorciimo^ y conjuros 
n^^poDüíó: í p3ta que os cansah? no aaliJré de .iqut has- 
ta que venga Or^-ncio que me ha caviadíj, Oida la res- 
piit;ica envió el padre de Coroelia por lodas partea ea 
busca de Orencio hasia que finalmente lo ÍJallaroo, y 
aueedtó lo que ya queda referido, ccn Ifl d¡reíeiicia,cjuc 
el Sanio reconvioo al demonio con el engaño, y que 
i la fama de la iruraciou de Cornelia acudieron mucbos 
enfermos de «diversas dolencias, y lodoi quedaron sanos. 
Proiigue el Legendario reíirkndo la eleccron del joven 
Orencio en Obiipo de Auk , y la vueUa del padre al 
Vjüe dtí Litbeddn» Dice que á su arribo, hJlló que aca- 
baba de morir U piadosa muger que tenia por castra, coa 
mucho descoosuelo por eMar ausente el venerable Orea- 
cio, EritcrnccíOíe el Santo vÍ4ndoJa muerta, hizo fcrvo^ 
iQS^ oración á Dios, y luego se levaciiúviva y sana;, 
(fe fbrma que pudo cxercer loa oficios de caridad con 
su amado liue^ped- 

£n este liempo tuvo el Santo notícjai del marti* 
rio de su hijo Lorenzo, y vertiendo lágrimas de g^zo, 
ofreció al Siñor esEa vik^tima de su corazón, rogándo- 
le que le fuese grata y acepta. Errando en oración le 
apareció eJ Santo Mlrilr rudrado de inmensa glo'iaty 
U dixo, que volviera á su patria, la que h^iJl-iria muy 
Afligida de la esterilidad, y que por eu^ oracionen se^ 
rja socorrida. Finalmente refií-^re su preciosa muerte de 
eice modo. Quebrantado ya el Santo anciano de los traba- 
jos paiad04, lleno de días y de méritos, sabiendo que 
se le acercaba ya et término y premia de su larga pe- 
regrinación, se dispuso coa los Santos Sacra ment&5 ,% 
puerto en su Oratorio, vestido de saco, cubierto de 
ceniza, enfermo en el cuerpo, fuLTte y robusto en el 
espíritu, alzando los ojos y manos al Cíelo, y pidieti' 
do á Dios misericordia, y á su hijo Lorenzo fa^or y 
ayuda, entregó su espirito al Sefior, qucdandu su cuer- 
po resplandeciente y claro, cercado de una luz cekstiaf, 
que le rod.ó por eipjtcio de tres Iioras. 

£atis soa Us cosas particulares y maiavíllosas del 



«so Teat bUt di lat Iglesias de Aragón. 

Lcccionario de Montaragoc de doade las lomó AyniOt 
las ijuc falcan en los Breviarios de la Sama Iglesia de 
Huesca, cerno tambica en el impreso de aquella Real 
casa, £1 Maestro Alpartil, Prior de la Santa Iglesia Me- 
tropolitana de Zaragoza, (cuya piedad y ILieratura ce- 
lebra muchas veces Zurita vaJienJose de sus escritos, y 
S quien llama Blancas amíquario Insigne) en las ina- 
cripciones y pintura de uq retablo que hizo construir 
CD el Cláuuro viejo de dicha Iglesia , Á \a que se tras-* 
lado dcspuet* como refiere el Cronista Andrea (e)* ex- 
presó Los mas de e£tos sucesos en el año 1435, cas! ^d 
doscientos aííos antes que las escribiera Aynsa; y Die*- ^^ 
go Velazquez, Poeta laureado, natural de Medina ea ^ 
Castilla, las refiere todas en la vida que escribió de S, ^1 
Orencio en seteuta y nueve Octavas de doce silavas ca-^^ 
da verso, en el año 1521. No pretendo atribuir Á los 
sucesos refeTÍdos mas (é y autoridad que la que se de- 
be Á estos Autores y al citado Lecccíonarío , ^uc era 
parte del Bíeviaiio antiguo cte Moniaia¿on. 

S nr. 

CULTO INMEMORIAL DE SAN ORENCIO 

jr */e Santa Paciencias su poder pora ohan- 

xar ¡a üuvia , y f:ttinguir ¡a Langosta, 

_tÍfL culto de San Orencio y Santa Paciencia es" tan aa* 

tJguo, ^ue no se ha podido averiguar £u ori^eui ni la épo* 

^a en que los Prelados de esta Diócesis pusieron susnom* 

Tres en los Martirologios, Breviarios, y Misales, mao- 
daodo rezar de ellos. Se cree ()ue desde Jos tictrtpog 
mas remotos han sido tenidos y venerados por Saoc< 

,y que los Muzárabes de la ciudad de Huesca, y 
Chiisiianos que se retiraron á las montañas de esta Dió^ 
cesi^ continuaron so culto, que se ha transmirido y lle- 
gado sin mierrupcion á nosotros. EL Cardenal Ruberii 

que 

ls)I>'/f^'* ^' '-» PatfU de San t^Tfñzc, f^. 14}. 



Sítn Of^nciú y Santa Pacier^eia. 351 

que ca tiempo de chma lomó ti nombre de Clemen- 
te VN. á quien reconocían por k-gílímo Papa los Reyes 
de España , Francia é Inglaterra, expijíó una BuU en 
Aviñütt, ea el año nono de su Pontificatlo, que fue el 
de 13^^. coocedieodo ua aíí^ y 40 djas de lodulgeocía 
á los que ayudasen á la fábrica de la Iglesia de Lo- 
rei ii 6 la vi^iíasea en citarlos días* entre los quales 
expresa los de Sao Lorenzo, San Oreado y Santa Pa- 
ciencu-, y dedicación de dicha lgleíiai,pO£ ser el lu- 
gar en que según se añrma , había nacido San Lorea- 
zo, y descansaban los cuerpos de San Orencín y.Sania 
Paciencia su^ padres: Cupitntct i^iiur ut hcciesin J- 
Laureniii de Lortio Uíi-ensis Diaccsit ^ in qua-, sUut 
asitritur ^ idem Sanctur naivr fuit^ ei Sancforum Orcn^ 
tii tt Paciencia ejus parentum corpora requiescunt &c [í)* 
Los Bulandi^ta^ eo visca de las lecciones propias 
del Breviario primitivo MS< de la Sanca Iglesia de Ja- 
ca , que £on las mismas que trae el Breviario , que de 
órdcQ de DckQ Juan de Aragón y Navarra se impri- 
míó en el año I505. con este título, Brtviarium Ot~ 
tenst et Jacctni^t y de la mencionada Bala de Clenua- 
te Vlf, reconocen y califican de irtmemoi-i^l el culto 
de San Orencio y Santa Paciencia ancei del Decreto de 
Urbano VIIL que prohibid el culto público de ios San- 
tos de las Igleiias particulares, no siendo inmemorial, pa- 
ra io que pide djtho Pontífice cien años por Jo raenoi 
ñotcs de la publicación de su Decreto, que fue en el 
^^ 1734 C'^)- ^^ ^1 siglo XV. DO solóse habia ex- 
tendido el culto de San Orencio y Santa Paciencia al 
Monasterio y Abadiado de Moncaragon, que de tiempo 
Infnemorial reza de ellos, ma« también en Zaragoza 
eran venerados por Sanroí, como to prueban el Altar 
del diusixo de Ij Iglesia Metropolitana * ca que se co- 

lía \ Jo 



{1) VcJK ¡otegrí en el Dr. Don Jujn Fnncltco Andrcí Z>f 
/rma dr /j Patria de Jjn 
) EutjnJiSTii Actai Je S.in L. 



/rma dr /j Patria de Jjn I^renro fa¿. 179* 
{') EutjnJiSTii Actat de S,tn L^mTfncin^. VllU A^nedictQ KlV. 



«53 TíMt. A/íf. de tai Iglesias de Aragón* _ 

Ioi:aron sns imágenes año 1435- y el haberlos invoca- 
do aquella ciud^id en eí <íc 1446. para librarse de la 
líagosta, segua queda rcfetido. 

El día propio de esios Santo* es el prJníero de 
Mayo. Ea U Iglesia de Loreto, deposito de sus 53gra*- 
das Reliquias, se reza ea esu día de SaaOrencio coa 
rilo de primera clase y octava. El Cibíldo, el Clero 
y I3 C¡i)d;id de Huesca vanea proce^iúD de^de la Igle- 
sia Catedral á la de Loreio, y asiscec á la Mtta y Ser* 
mofi con gran concurso de los pueblos. Esta procc&ioQ 
comenzú á hacerse á mílad del siglo XIIK según pare* 
ce por ]c& esEaEulos prímiEJvos de la Corradla de Sao 
Lorenzo de Loreio (i). Una de la^ procesiones «uprimidas 
por Clemente VIH. en. el año 1603. fue esia; mas la 
ciudad de Huesca recurrió á la Sania Sede expcaieado 
los poderosoí motivos que la obligaban á tributar este 
obsequio í San Orencío y Sania Paciencia sus hijos y 
patronos, y movido de tan justas súplicas Paulo V. la 
rcitítuyó en el año 1607. y si el tiempo no lo per na i- 
te en dicho día se traslada á otro. En el dia dos de 
Mayo se celebra eo Loreto la fiesta de Saeta Paciencia con 
la misma solemnidad y rito. En este día va desde 
Huesca la Cofradía de San Orencio y Sanca Paciencia, 
y en los siguientes de la octava van procesiooaf mente 
once pueblos, y antes ibaa muchos mas á venerar las 
Reliquias de los Sanios, y pedirá Dios por su inter- 
cesión la conservación de los frutos de la tierra. Dea-i 
pues de la retormacíon de San Pío V- no se dice el 
Oñcio propio, pero se reza de San Orencio deí co- 
mun de Confesor no Pontífice, y de Sania Paciencia del 
común de ni Virgen ni MáriTr; en la Iglesia de Lo- 
reio de primera clase con octava, cnmo &e ha dicho^. ea 
la Diócesít de Huesca de segunda claAe,yenel Aba- 
diado líe MoQtaragOa con rito dubic. 

En la Iglesia Catedral hay consagradas d la me- 
moria de e&ioa Santos dos Capillas^ >]na que les dt-Jtc6 

año 



I 

4 



íO Andreí DffnsA di U PatrU dt San Lor/Hza pj^. iSi. 



I 



San Oreticio Jf Santa Paciencia. ^53 

año itil9- el Dr. Üon Juan Miguel de OloiDa Catt;- 
clritico de Prima de Leyes de !a Uaivertid;id de Hues- 
ca , y otra c^ue peces unos dcspuea hizo labrar Don 
Juaa Orencio de Lssurosa, Canónigo de e^ia Igle^íü* 
coa ua rico laberniculo de jaspes, docde esiá reserva* 
do el augusto Sa c rameo 10 , y es la Parroquial, y jun- 
to á ella un Panteón subterráneo con scpulcios de marmol 
para si y su- ilustre familia. Fuera de esio hay dos medios 
cuerpos de pUta que s« colocan en el Altar mayor en 
las grandes sotemnldadt;'», y dos testan de plata en que 
están las cabezas de lo» Sanios. En las demai Iglesias 
de la ciudjd son muchos los Aliares que presei^tan 
sus imágenes; en U parroqikíal de San Lorenzo, en I3 
de Loreto dfdicsda al mismo ¿tanto, en la de Capu- 
chinos consagrada i San Oiencio Obispo de Aux, y en 
la de San Vicente, que fue de Jesuítas, y ahora ej de 
Agustinos calzados , están ea el Altar mayor con los 
demás Santos hijos de Huesca. 

Es tenido y venerado San Orcncio por especial pa* 
trono y abogado para conseguir el agua en tiempo de 
esterilidad , y comunmente es llamado Padre de ios V/u- 
vias , titulo que expresó el Maestro Alpatlil en la ins- 
cripción de su imagen S.Orentius Pater pliiviarvttj^pa' 
ra significar el gran poder que le ha dado Dios sobre 
las pubes como i otro Elía^. A él acuden con graa 
confianza la ciudad y su comarca en tiempo de sequía, 
£n<e] año 1753. vi tiaer &us sagradas Reliquiai; y la« 
de Santa Paciencia desde Loreto á la Iglesia Catedral 
en procesión general de rcgaiiva con indecible compun- 
ción X concurrencia de lospueblos^y luego llovió abnn- 
danicmente con que se socorrió la tierra que estaba muy 
necesiud*^. En esta ocasión, en un dia del mes de Ma< 
yo, abiertas las arcas^ exterior é interior, le dieron á 
ver y adorar las Reliquias, siendo yo, aunque Indig- 
no, uno de los que lograron este conduelo, asistiendo 
á este acio tfl llustrüimo S^^ñor Don Antonin Sánchez 
Obhpo He Hiiet;>:a, y los Diputado; del CabilJn, Ciu- 
dad, y Convcaiú de Loreto; y es la uiuma vez que se 



tS4 Tífl/, Hit, it lás IgUtias át Aragón. 

haa dfícubierto, Lo^ Breviarios y Misak's anlígaos de 
e»ca Dióccits, y los de Mofktaragoo expresan csie pt- 
trocinlo eo la Oracioa de Sao ürcacio, que en lodoi ci 
la CDÍsma con poca diferencia, y trj la slguieaLe. 

Oraiiú S' Orentii Cúnfttsor¡s, 

MisericGTt et miserator^ Dom'we Deus^^ui S.Oren^^ 
tiam Cortfesíorcm tuum^ rivem et proceri*^^ Oscemtm tpt^j^k 
eiüJi dof^o patronum pluvia in terris consrisuisti ; r%ot ' 
famutiks futfs cUm^nter exaudid tt ejrts prgcibus et itiíer^^^^ 
ctsshnihjs supra artscetiUm terfiím imhrem fac díSi:eadt^^M 
re congruenfetrit et arsMíiJiem noitrj ^prdit sttperme ¿nt^ 
tiít digntris rore ptr/undere Ptr Dúminupt &í. 



También le ha dado d Seaor poder especial con- 
tra lo9 demonios, coniD lo viniJs cu su vidj; y Pe- 
dro deOco,Auior Franc-'s, refiere ires sucesos miS, que 
lo comprueban , lo» que pueden verse en AytnA* A<*1 
mismo es patrono y abogado coatra La langosta, qua 
algunas veces inlidona y d^-'vora lo-i cam,>oi, Lj ci 
dad de Ziragozi le iib;nó milagrosam.-nte de esta pía-- 
ga por intercesión de San Orencio y Sania Pjcicncí 
eo el ano 1446. y agradeciJa al btraefcio env^ó un 
liiDpara de plata con sus armaa, y la doi6 en un quta 
lal de nceyte para que ardiese perpeltumenie arite el 
aUar y Reliquias de los Sanios. El Dr. Don Juaa Fraucís* 
co Andrés de Uztarioz en Ja defensa de ^a pairía de 
Sao Lorenzo pag, it6 trasunta la cjrta que con este 
Diodvo escribió la ciudad de Zaragoza á la de Huef* 
ca, en cuyo archivo se conserva original; sn primera 
cláusula es esta: " Muy mij^nt^cos y singulares amigos, 
>i en días pasados por el grande miraglo que nuecero 
>» S^ñor Dios ñzo de Ja langosta ea aqi^esu cíudid, 
'f ofrecemos é toinani9s en dev icioa de mantener una 
» Jámpieda delante de! altar de lo^ gloriosos Santoí Oren- 
I' ció y Siaia Paciencia, padre y madre de Sao Lt>- 
" rent, por cuya iccercesiou fue librada aquesta cío* 



n 



4 



fj 



dad. 



Sart OrencíO y Santa Paciencia, 9i¡$ 

•Pdad , y asi h^ibemos mandado aquella.** El tnísmo 
Autor afírma cd el lugar citado, haber leído en el re- 
gistro de lo3 actos comunes de la ciudad de Zaragoza 
]a siguiente nota del Año 1583, //^m, para una lám- 
para que la ciudad liene en U Hcrmila de Sao Oren- 
cio y Santa Paciencia en Huesca se da cada un año 
un quintal deaceytc> el qual está estimado en cincuen- 
ta sueídoj'. y a6rma que en los libros de !a Cofradía 
de San Laurencio de Loreto está notado que se cobra 
cada año 50 sueldos de la ciudad de Zaragoza para la 
lámpara de San Orencio. En el año 1619. en que es- 
cribió Ayosa aun conuibuia Zaragoza con el quintal 
de aceyie(i)i Y ha cooiinuado hasia el ado 1738- co- 
mo se ve en el Lumen domus del Real Convento de 
Loreto, La ciudad de Huesca d^ba anualmente ocho es- 
cudos de lo« Propios para mantener otra lámpara has- 
ta el nuevo reglamento del año íJ^Z' ^^ ^^^ ^^^ ^^- 
ptinú6 el ^ReaL Coosejo. 

S. IV. 

RELIQUIAS DE J^AT ORENCIO T SAN- 
ra Pacienaa^ y svs trasIüC¡cn$Sm 



N. 



O hay memoria aTguna de c^tie !cs cuerpos de es- 
tos Santos se hayan trasladado en tiempo alguno de su 
Iglesia y casa de Loreto donde fueron- sepultados. Den* 
tro de dicha Iglesia se han hecbo algunas traslaciones 
que refiere Aynsa en el libro 4. cap. 19. Resumiremos 
lo principal, y To qim fjita en este Autor. Estuvieron 
aottrrados muclios siglos hasta <7i:e se trasladaron al 
liu«eo del Altar de los miamos Sanios. En este lu^ar 
visird las sagradas Reliquias, Don Pedro de Luna Abad 
de MontaragoQ eu el ano 1568, cou asistencia de dos 
CafiónigO!» de su Iglesia, y en dos arcas cerradas coa 
^uatro llaves se hallaion las siguientes. Quatro canillas 

graa- 



srjnUet enteran de \^% rodillas abajo át Us plirríias de^ 
Sin OrcQclü, Ui)3 canlLla enura dd braco de S^n Oren-fl 
CLo. Ura quíxads partida pot medio con cinco muelas 
ác Sin Ocencio. U^a cao illa eniera ó^ Saoca Pacjcncia^ 
y otra del muslo de La parte alta. Otra canilla entera 
dü tos brazos de la misma. Cinco canillas enteras de 
los bra/o^ d? dichos Santos. Otra canuta entera de la 
pierna. Una t^uixada, ^\\% esii aTgo quebrada con qua* 
tro mudas de Santa Paciencia. QuarcaCa pedazos de ca- 
nillas, g;aQdc^ y pequeño». Catorce piezas enteras de^HJ 
las [crnillai y de La*¿ dedos , y cinco quebrados* Seí»^^ 
^daioi grandes de lai espaldar. Y amas de iodo lo di- 
cho, muchíjs y diversos huesos de co^irllis, del eípínjzo^ y 
de ouai partes de los mencionados Santos, /las caberas 
guarnecidas de plata. 

Hasta que la Iglesia de Loreto se desmembrrl y se- 
para del Abjdiado de -Montaragon por Bula de San 
Pío V. las llaves de las sagrad^is Reliquia! estuvieroa 
I custodia del Prior de Claustro y Caoónr^os de aque- 
lla Real casa; y consta de instrumento testiñcado por 
Luis Pifares, NfJtjrio del número de Huesca, que á oa- 
ce de Agosto del «üíj 1575. se depositaron en el ar- 
chivo de la Sania Iglesia de Huesca en la alazena del 
dinero. Poco después, la Iglesia de Loreto, que en Is 
citada desmembración se adjudicó al Obispo de H^^sca, 
la dio Felipe IL Rej' de España con Bula que obtuve^ 
de Gregorio XIII. á los PP. Agustinos callados, para 1 
fundar el Convenio Real que 3ili lieaen: y parece queH 
junlameute con la Iglesia les entregaron las llaves de^^ 
l^% Santas Reliquias, porque en el año 1^03. mandó gt 
Rey Felipe UL- por medij del Cardenal Ascanín Co- 
loría Virrey de Arugon, en virtud de rcpreseijiacion que 
se hizo, que se distribuyesen en do^ ó tre^ manos las 
leii ¡laves que leniaa los Re|igio^oi del Convento de 
Lnreto, Al miimo ii(."mpo mmdó sj Magestad , como 
Patrono de dicha casa, que se ira^ladi^eu lo> Santos 
Cuerpos del hueco de las aras de su Capilla, pur ser 
pucrsio tiúniíedo á otro mas elevadOg lo que se ck^cu- 

16 



San Oreth'Iú y Sania P.u:au-i^, 35^ 

t^ á 38 ác Abiíl tíe Jtctio uño coa asistencia de Don 
Diego Monteal Obhpo de Huesca , de eres PrevenJa- 
dos de la Caredral comisionados del Cabildo, y dd Prior 
y Religiosos de Lorcio. Abrieron ¿0^ llaves el cóncavo 
del AEiar, oiras dos una arca grande, dentro de bqiial 
hdbia ua cofie guarnecido de terciopelo verde bordado, 
el que llevaroD procesionalmeote al Altar inayor,yalli 
lo abríeroa ceras dos llaves, y sacando las sagradas Re- 
1i<{ulas d^ un lienzo aDMguo las adoraron los concur* 
rentes, y envueltas en una olanda las volvieron al co- 
fre, dejando fuera dos huesecicos, uno de Sao Oienck), 
y otro de Santa Pacieacia, c^ue se conservan en sus ret* 
pectJvos relicarios para satíifacer i la devoción de los que 
van á venerar las sagradas Reliquias, porque hasia ea- 
tonces DO las babia fueía. Luego cerraron el cor^e coa 
hs do* llaves antiguas, y otra que añddieron, y colo- 
cado ca el atea, i que Utribiea se anadió tercera lla- 
ve, Ge depositó en el armarid prevenido, cerrando Ja re- 
ja con otras tres llaves que completan el nútnero de 
nueve. Estas se repartieroa entre el Obispo , el Cabil^ 
do de Huesca, y el Convento de Loreio» dando á ca- 
da UDO una de cada puesto. 

Scníida la Ciudad de que no se le hiciese p?r- 
Ifcípe en la distríbucioa de las llaves , escribió al 
Rey Felipe in, y al Papa Clemente VIH. snplícanJo, 
que pues siempre se habla mostrado patrona de los lu- 
gares pros, y religiosos, y como tal tenia lljveí de 
las arcas en que e&tan los cuerpos de Sao Justo y pjs- 
lor , y San Urbe ■ , y del pozo en q>ic fueron echadas 
las Santas Nunilo y Aiodia , do quiid^sc excluida de cus- 
todiar el sepulcro de San ürencio y Sanra Pacjí.-ncia sut 
hijos y patronos. En virtud de estas representaciones, 
el ya ritado Ascanio Caloña Virrey de Aragón , mandó 
al Prior de Loreto que ejitregase i la Ciudad una de las 
l'a'^es que tenia, y efeciivainL-ate le entregó la de la 
reKa ; y el Papa con consejo de loa C^ird^nales dfíigíó 
un B .Vi al Cabildo de la Catedral á fin de conseguíf 
otja iUvc pira la Ciudad : ea viiiud del qual , y de 

Kk una 



rfíif. WjT- dt íús I^ksiaide AragM, 

UtRt resoTiicían JCOfdaJa por el Cabildo ^ cQiicgó esie 
que terjia Je la arca grande, mediante acio te;ti6cAdo 
por Stbasiian dt- Canales , y LüÍí Pilares Notarios de 
Huesca i 98 de Oíctembre del añb (603. 

Ea el aiío 1777 se dio ^n al nuevo, magnifico Tem- 
plo., que lienctfes naves espaciosas , y á 13 de Julio d^ 
dicho súo lo beodixo el R, P,Mfo. Fr.Thomas Gros I^ríoi 
del Conven!© de Loreto . el día Mgíuenie cclebíó )a pri-' 
mira Misa , y diez dias deipai^^s se hizo la ira^Iacioa. 
ú^\ SSino. Sacramento , 7 la de I01 cuerpos de San Orea-j 
do y Santa Paciencia á su Capilla , que es cabeza de 
Ja Dave del lado de la EpUtola , sla mudar ni abrir 
fas arcas en que antes estaban. Ocupan estas el nidio 
principal del retablo, y en lugar de Ja reita que había 
en el sitio aniiguo.hay en cjie upa puerta coa tres 
llaves que hace juego (;on el retablo , y tiene entalla 
das al^tioas nubes , de donde talen ráfagas de luz di- 
rigidas s\ centro , dcxando un claro , por ei qiial te <3es. 
c^jbre U arca grande g^uroecida de tela de seda muy 
aaiigua» 

En qujtro ocasiones se fian sacado Relii^tiías para 
diverjas parles , y son las siguicDies, En el dia 4 de 
Enero del año 15^9 , en virtud de un Breve de San 
Pío V. y de 6rden de Felipe II. se extragcrcn para el 
Beal Templo de San Lorenzo del Escorial dos caciltai 
de braiDS, una de San Orcoclo,y otra de Santa Pa- 
ciencia , asistiendo á este acto Don Pedro Agusiio 
Obispo de Huesca y Jaca , Don Pedro de Luna Abad 
de Montaragon , y otras personas de carácter, Dichat 
Relrquias «e ct^locaron en !a misma arquilla en que do- 
ce días antes se habían depositado tas de San Justo y 
Pastor con el mismo destino , y cerrlndolas con llave# 
y con quatro sellos las entre£aron los mencionados Obis- 
po y Abad ¿ Jayme Formei Canónigo de la Catedral 
de Huesca » á Elrs¿o Adrián de Aynsa Canónigo de 
Montarapon , á Alonso Cortea , y í Jíian Luperdo fe- 
lices , ciudadanos de Huesca , los que acompañados de 
Pedro xle Santa Pau , y de Juan de Kasal , que . 

los 



San Óremete y Santa P&chntiñ. ^ 359 

Notarios que tcíiificon loJo cmü , los entregaron el 

' dia Sigüietjle en Zuaguza al R. P. l-'r, Juan Regla Priot 
de Sama Eogracía ; quitan hs llevó i Castilla , y á 2^ 
del mismo mes de Enero liͣo la en[regai:n manos del 
R, P, Fr* Juan del Coloienar , Píi^^r dd Real Moííaste- 
rio del Escorial , según lo te^iía prevenido y mandado 
su Magesiad{i)- 

■ Día 9 de Marzo del a&o 1576,10 trailadaron de 

U Iglesia de Lorelg á ía Carcüral de Huesca por coii- 

Icesiou de Gregorio XIU. \d.% Caberas de San Urcncio 
y Sania Padeacia , Us que se traxeron ea procesioa 
coa gfiode soli^mnitiad y ^e^ta, Etmban engaitadas ej 
plata scgQü vimos en el lavcntarin , hecho di«7- aftoi 
«ÉKs; la de Saa Oíeacio f>reEeniaba las arma^ de Don 
Pedro de Luaa , Abad <)uc fue de Montaragoo , y des- 
pués Qbispo d€ Tarazona , lo que denota haberla ador- 
nado esi4t PreljJo , y la de bjnta Paciencia lenia la ¡ns- 
cripcioíi siguií^nie , Confrafria mea me fecit. Hoy no se 
■vea esias divisas por haberle renovado ías restas de 
plata. Se dice que quando fueron á buscar á Lorero la» 
santas Cabezas las halbron mojadas, como cubiertas 
de iudor. Se expf>ncn á la pública veneración en la 
Ara mayor en su& díat propios , y también se sacao 
para conjurar las tfonad;is («J, 

En e\ afio 160^ , el úliímo de Odubre , con le- 
tras Apostólicas de Clcmenle Vlll< $e Pilcaron Reliquias 
de San Orencjo y Santa Paciencia para ta Reyua Dkjñi 
Margarita » l*s que llevó á Zaragoza, y eniregó al 
Caideti^i Ascaaio Colonia Virrey de Aragón , comisio- 
nado por «11 JVTageslad para vsie ctecio , Don Thomaf 
Corle» liijo y Caüóíiigo de Huesca , y después Obhpo 
da Jaca y de Teruel (3). 

La ciudad de Aux , su Arzobispo , y los Monj:;» 
del Monasterio de Saa Ortrncio de la mi^mi ciudnd , lii- 



(i) AriJfCT , Monatji*Kt<i Jt hs SM/t/o/ Jstxta y Pastor , f-^gm 



ftSo TtMt, bht. df Jas fgfeiiar de Aragón. 

ckjon repelidas instancias pnra que €n recomp^n^a de 
las Reliquias de San ürencio Obispo de Aux , que con- ^j 
cedieron á Huesca, se les enviase aEgu:ias de San Oren- ^| 
cío y Santa Paciencia , padre; de dicho Santo. Hubo ^H 
grandes diñculiades ; pero la cidd^d do Huesca descosa ' 
de curre.spcdder á un bencfício tan deseada como el 
que había recibida, ¿cedió al Nuncio de España, ai 
Papa, y finalmente al Rey « de quien obtuvo licencia 
para que se entregaren dichas Reliquias , no siendo ea ' 
porción consider^bSe. En conseqüencia de la orden Real, 
ftcba en Bal&ain á cinco de Septiembre del año 1609. 
DoD Pr. Bcrenguer de Bardaxí* Übi&po de Huesca pasó 
i Loreio en el dia das de Octubre del mismo año, en 
GCnip:3ñta de Don Thomas Corles Obispo de Jaca, de 
lo* Dipuradns del Cabildo y CiudaJ de Huesca , de doi 
Capellanes del Arzobispo de Aux , y de quatro Monges 
dei Monasterio de San Orencio de Auk» Dixo Misa , y • 
abiertas la rexa , arca y ce f re con las nueve llaves de I 
que se hÍ£0 mención , sacó dos Reliquias , una de San 
Orcncio , y otra de Santa Paciencia , y puestas ea ua 
relícaiio de plata, que cerró en una arquilla con dos 
llaves y quatro sellos , á saber * de su lllma. del Cabíl-» 
do , de la Ciudad ,y del Convento de Loreto , entre- 
gó una llave á los Capellanes del Arzobispo de Aux. 
y oira á ios Monge* de San Orcncío : de todo lo qual 
teitificaron instrumento páblíco Luts á< Pilares, y Aa* 
dres de Casiro (i). 

Habiendo llegado & la ciudad de Aux la> santas R«« 
liquias , se «xciiaron grandes disputas sobre el lugac 
en que ic habian de colocar ; porque el Anobispo las 
quería para la iglesia Metropolitana, y los Moojíes pa- 
ra au Monasterio, Díose sentencia á favor de csioi , por- 
qtie cl rescnpio que llevaban [de la ciudad de Huesca 
expresaba , que tí Arzobispo cutrtgasc las Reliquias ci^^ 

teraa j^| 

(*] Aynii , Traslación da Ut RiUi^uUs dA ^Uriúíc Powifi. 



ce Sun Ortncio , /Jf. 
ci> OkUjNt f cap» 1 u 



ij. / 5;. Anjfcs , vida de S* Orfi 



Jín Orencio y Santa Paciencia. ^6i 

teras y sm diminución al Monasterio de Uonde 5? habían 
traído las á& San Orcncío ObUpo , j era r^zon que lai 
de los padres estuviesca con las de au saato hijo, Don 
Früncisco Burin , Dean , y Dod Pedro Bosciuet , Hospi- 
talar ío t Dignidades de dicho Monasterio , y comlsiDna* 
dos para Uevar las sancas Reliquias , escribltron desde 
la ciudad de Au>t á la de Huesca , que habían dedica- 
do uca capíila en honor de las Reliquias , y que Dios 
había obrado dos milagros por Sama Paciencia , sanan- 
do de lepenic á dos enfermos de cak-niuras , que ha- 
Lbian invocado su protección ; las palabras de la cana 
son csias : Capdianí unam in hon<,rem Reüifitiarum tUdi- 
cavirjjüi : diioqu^ mracula fiíenmt facta in inv^cafíone 
Sawiie PiiiienfiíP de quibusáam fetricitantibus , quifut- 
runt slaíim janati (i). 
. $- V/ 

DE EL TITULO DB MAKTÍRES QUB DA EL 

Martirolcgio Romano a San Oren^Í9 ^y ^ Santa 
Pacitncia* 

J. odos los Breviarios , Mbales, y Martirologios sn- 
tíguos y modernos, manuscritos é impresos de ias Igle- 
sias de Huesca ^ Jaca ^ y Moniaragon , que son las que 
han rezado, y excepto la de Jaca , reían ahora de San 
Orencio y Santa Paciencia, dan uni forme mente á eslos 
Santos el liiulo de Confesores , sin que se halle urta sola 
palabra en codos ellos referente i que padecieron mar- 
lirio , ni i que fuesen perseguidos , ó encarcelados por 
U confesión de la fé. Todos los Breviarios antiguos afir- 
man . que Santa Paciencia murió en paz en su casa de 
Lorcio , estando en compañía de su santo Esposo, y 
que este le dio sepultura en dicho lugar. El Breviario 
Slitigno de la Diócesis en la Lección ti:, refiere el tria- 
sjto de San Orencio con estas palabras : Post piurima 

bona 



(l) AoJcw , Mida di S^n Orencio , /j^, ii6. y 117. 



a 51 Tí/Tf. hht, rff ¡¿ir fgJésUf Ue jfrsgon, 

hikid opi'fa imanjcuí'acuit jprrítum lao » fu/ Utdie , íTí*- 
f^í rtííísuit : ícpuitut<iue ett eum uxdrí sva beata Pa- 
ihnsia. Lo mitins dice d de Moucsragcm , cuyo Lec- 
cionarío aüadc lav circun^Unct 34 ocurrUas en su pre* - 
doi3 muerte , S€gUD quc>jaa refcridnií. Yd ^e (iixo ea 
U p;ig, 354. f)uc U Oración exhibida allí , en que se ev- 
prcKi ct tirulo (Ic Coofifior , se halía en todos los Ore- 
vhríai y MÍuLca antiguos úc la Dióc^m de Huesca ,y 
Abadiado de MoaFar^gon. En !& Sanca iglesia de Ksef- 
c-1 s€ c<tnj-.erva£i doí Míijies difercoies , mmuicrhos ea 
pergamiao , qoe según la nota que hizo ct Doctor Doa 
Jaym^ Pjitqua] Canónigo Premostratensc , y ahori Abad 
dvi Mijitii.^cei'io de las Avelia/ijs , varou muy versado 
en docgmeoios amígUDí, pertenecen 9I siglo xiv. Ea ^^ 
Ins d^K se nnti con letras coloradis : In die S^i^^ti O/'^o- ^M 
tií Confcisoris patrii lancti Laurenüi martyris ^ y amas 
de la Oración mencionada traen nua « púst communio^ ^^ 
en que también se expresa el título de Confísor , dice ^M 
afi.t Prote^af Dotntne piehem iuatn Üeaii OreolH Cjo^. 
fetsorh tui d^pretasio , uí quem indiginam Osccñti $cr* 
ne ctmSulisti , strftiuum interventor em pro endem apud 
fe sutciptre dignerií, Ptr Dominum á?tf. No se puede 
dudiir que dichos Breviarios y Misales lomaron la espe- 
cia de oEros mas üQtiguof « pues, se eicpresa en ellos^ 
que e^tan ordenados según la costumbre de esta Saat^ 
la Iglesia : secundum comutiudinem Orcensis Ecclc^ia^ 
No vahemos el origen de esta costumbre, pero es cier* 
to que debi6 fundarse en [a cradicJon « 6 qutzá en do* 
cumentos , que por la incuria y largo cranacursa. de \^m, 
tiempos no haa ileg^o í no^tros. 

De esto* Breviarios y Misales usó la Sama Igtcsía. ■■■ 
de Hue&ca hasia que inventad! la inipresion, pubiJca^Hl 
ron los suyos Don Juan de Aragón y Navarra en elT^H 
^^ 'S<^5 < y Don Pedro Agustín en el de 1^45 , sÍq 
contar otro, que por no tener principio ni fin, no se 
ha podrtJo averiLjtiac el año de su impresión ^ y sc^ua 
conjciuras de AiiJics , que lo - tenia eu su libreril , e* 

ame- 



San Oreticio y Santa Paciencia. 363 

interior al año 14Ü3 (1). En todos los tres se oíaiida 
rez^r de ^San Orcncio , t/f in nasali ufíius Cünf^sícris r.on 
Poriiifi^vs. (aj Después de la reforma de San Pjo V. y de 
Iiaber publicado ci Maiiiiotogío Rom-^no a San Oieocia 
y Santa Paciencia cod el liiulode Miriires , han comí- 
nuado y continuao la Diócesis de Huesca , y ci Abadia- 
do de Montaragon en rczjr de Saa Orcncio con el tí* 
to de Conft^sor no Pontitíce , y de Sama Paciencüí con 
el de ni Vir^L^n ^ ni Mártir , y esto con autoridad de 
-la Silla Apostólica , conio se cxpre5a ea el Propio de 
los Sanios de esta Diócesis, ordenado y pubficjido per 
D- F. Bercnguer de Bütd3xí Obispo de Huesca en el üiío 
1614: reconocido y reimpresD muchas veces por sus 
sucesores. En consecuencia de lo dicho la Iglesia de 
Huesca suprime en la kccioa del Marttrolíigío Roma- 
no el título de Mártires, por no incurrir co la íccon- 
seqíiencia de anunciarlos Márlires y celebrarlos Confe- 
sores. Omilimo^ de propósito un gran numero de docu- 
mentos d« otras cU^s tjue ccmpruvbao lo mismo, qua- 
les Eon , los rescriptas de indiligencias, y las améntícas 
de las Reliqotas en c\\ic los Obispos de Huesca han ex- 
presado el título de Confesores , y el unánime cooscn- 
tJmienEo de todos los Escritores de Aragón , sin cxcep- 
llíar uno solo , y de casi todos los de fuera . i^ue coo- 
vierkco en lo misnuo , aun después de pviblicado el Mar- 
tirologio Roniano , que les da el [ítalo de Mártires , y 
<Je bs fingidos Cronictmcs de Flavio Dextro , y Auber- 
to Hispalense, que sñrn^an su irartirio , como luego ve- 
remos. Sin valernos pues de mas documenos que los li- 
bros de Liturgia que hoy existen, y quedan 3.legado5, 
iv demuestra , que hace raas de 450 afios que fa Santa 
Iglesia de Huesca venera ¿ San Oreado y S^nia Pací?n-> 
cía , rezando de ellos como de Santos Confesores , y que 
los m<ks antiguos de dichos libros se arriguion sobre 

la 



(i) AnJfW , ViJa dt 5, Ortn, Oiiifut f.tg. 49- / J<f. 



tó* Tear, hht, ds !as iglesias de Aragón, 

la co^mmhre ile la misma Iglesia « cuya anUgucdad oo 
puede JcfinivKC, 

£1 Maruíülogto Romaoo, arreglado y fiublicado de 
órdcEt iie GrtgorÚJ XUI. ta el zm 15^4 , da á Dues- 
iros Samoí el liiulo lie Mártires ' Oscce in Hispaaia 
SS. Martyrum OnnlU & Paiienfite. Diez años después 
salió A luz el falso CfODicon áe Flnviu Dcxiro , y algü* 
noj después el de Aubeno Hispalcose . ios que no coa- J 
icntni cua dar el úiulo de Mirürc^ á S;in Orencío y San- H 
ta Paciencia , fixan su martirio en el año 14Ó, El P, " 
Bivar, famoso por haber malogrado su vasta erudicioa 
en defender el Cronicón de Dcxiro, y el P. Argaíz 
Apologíua de Auberto , opinan lo mismo , siguiendo su 
itutma de corregirlo todo por los falsos Cronieones: y 



poe^to!í , y sus Artiticc^ de impostores , do hay para 
qt;c decenernos en su impugnación. Solo resta que ha- 
blemos del Martirologio Romano. 

Algunos han interpretado el ifiulo de Mírlíreí que 
les da el Martirologio ea uo sentida lato é impropio, 
como Aynsa , que dice, los llama Máriires, no porque 
derramasen lu sangre , ni sufriesen e) cuchillo del i er* 
se(*iitdor ^ sino porque toda fu vida fue trabajos y ab- 
' negación de su voluntad, y Dorraer, que recurre á los 
aidíe^re; deseos que tuvieron de padecer Martirio * y á. 
que en la primitiva Iglesia se usaba promiscuamente dft 
los fiumbres de Máítir y Confesor (i). £s de advertir^ 
que en los primeros siglas de la Iglesia el nombre de 
Cotjfesor te^ia muy distinta significación de la que tie- 
ne ahora , como observan entre otros el Cardenal Ba<- 
rooío , y Nro. 55mo. Padre Benedicto XIV, porque en- 
tonces solo se daba este dictado á los que habitando cori' 
fcs^do la r¿ en presencia de los tiraaos , ó en los tor* 

mea* 

t#i in ia nt/ta de ¿a fa^^ i^j. 



I 



SanVrenao y Santa Pactencia. 3<S 

tnentos , fiobrevivian á e^ios , y ahora «e da i lot q^ie 
después át una vida saota mucrfa en p2Z (i). El liiu- 
)o de Máríir se daba ta aquellos líemfiDi , no solo á los 
que murían en los tormenros , mas tambícn á los que 
sübrevjvinn á ellos , y á los que estaban condenados á 
muerte por ta confeiion de la fé \ bien que á eMns }os 
llamaban Afártires dtstguado» , como se colige dü Ter- 
luliaoo en su libro ad Martyrts ^ á la manera que ca 
Roma se Uamabja Cónsujcrs designados lo>£ elegidos pa-> 
ra el Consulado aites de obtenerlo. Así vinieron i unl- 
vocar^e y ser promiscuos los nombres de Manir y de 
Confesor , como lo notaron Pedro Galesino , y Pougtt^ 
aíegadov por Benedicto XIV. qi^iín obser^'j en el lugac 
citado -, <]ne en Ioa CoacíJíos celebrados por San Cipria- 
no los Obispos que habiao confesado la fé anie los ti- 
ranos , y padecido por esta causa cárceles y de&tierros, 
«ubfccibieron , unos con el título de Confesores^ y ocroa 
1:011 el de Mártires. 

Tambíea cooica que los Padres y Escritores anti** 
guos aplicaron el titulo de Mártires gn un teatid^» lato £ 
impropio á los que toleraron con paciencia grandes tea- 
bajos y adversidades « ft los que observaron con rigor 
y exictítud la vida claustral por muchos años , i loa 
que conservaron la virginidad toda su vida , i loi ^\\z 
murieron en la a^ifetcncia de los apett^doK , y 6nilmen- 
te ¿ los que inñciinados en el djvíao amor desearon con 
inteasion y vehemencia el mariítío , ct>mo puede verle 
en U ciiaJa obra de Benedicto XtV (^). Perú estas de- 
nominaciones Utas é impropian no tienen lii^ar en el 
Martirologio Romano, que distingue con escrupulosa di- 
Jigencia los Mártires de los Confesores para que nos cons- 
te de la clase* grado, y condición de cada udo de I09 
Santos* y podamos venerarlos y celebrar stji fi^.'siai coa 
el oficio y rito ^ue les corfcí^oadc. Da el titulo de Coa- 

Ll feso* 



dlcf, iiv, dt CjwHft Iti, i,f. I, 
(1} ika«4< xir. Uh i- f*/- aj< , ^a 



a66 Teut. hitt. ie ¡as IgJfStas ¿e Antgsn. 

fc-ureü , coDrorme 1 la discipliaa ruoderna , alas Sad- 
lcJ5 que habiendo exerdtado lodjs Us virtuiJes ea gra* 
cJo heroico por mucho tiempo ^ murieran en paz ;y el 
<ic MñTÚr» á toi que muncLoa cd los tormcoioi , 6 po- 
co Jespues de resuJtá de las hetMaí. V aunque algü- 
03B veces lo extiende á Los ^tie habiendo confesado la 
fé ea prefcocia de \q^ liraiw.s , íueron condtnadof á la 
cárcel , 3l destierro ú oira pet^alidad , en que acaba- 
ran la vidn y como Jo vemoi en los Santos PorrTífices, 
Euietio , Marcelo, Juan, SilvcrJo, Maiuo , y roncia-* 
no , otraj vecei lo nkga , como se líe en San Valero 
Obi«po de Zaragoza , que coafesó la f¿ eo el tribuoa] de 
Daclano t y sufrió por csia «»U5a muchas a6iccíoDea y 
cárceles * y el deaiierro eo que acabó la vida , y en 
Sama Anihdía Vírgeu , que íeguo rttiere el Martirolo- 
gio fue exauda y coi^dcnada a) destierro en que murió 
por el culto de las santas Imágenes, y solo da á aquel 
el tíinlo de: Couíesor Pootiúce , y á esia ci de Vtc- 
gen Ci). • 

Coaduyamos pue»« que el Martirologio Romano 
atribuye á ¿>an Orencio y Santa ParL^ai;i.L el itmlo de 
Minires en la signiñcacioD propia de haber derramado 
su sangre por Ja confesioo de la Té , de que no se ha- 
lla el menor vestigio en las Acras de estos Sanios , oi 
ea las monumeatos de la S^inta [gle&ia de Huesca, co- 
mo se ha demostrado. Se ignora cl fundametiio que tu- 
viiTOn para esto los Ediior«£ de dicho Martirologio «n- 
ire la-< quaies fue el priocif>al Qét^v Barón lo , despuea 
Cardenal de la Sauca Iglesia , porque hasta ahora qo 
le ha descubierto M.inirologio , Autor , iñ docameo- 
to írnterior al «-íüq 1584, en que se publicó el Mar- 
lifologio Romano, que atribuya á nuestros Sanioiel tí 
tulo tle Miriires. Al^unoi dicen, que itimaroo Ja espe- 
cie del falso Crcnicon Deittro, mas no advienen» que 
csfe aborta de la mentira no salió á luz hasta el Afta 
1554. Bicu pudo ser, según lo conjetura el P. lgn:,cio 



I 



Caitn 



0^ AUrtirot, Rfim^dic aB. J^nvjirii ^r xj. JhilL 



San Orsncio y Santa Páchndú- %^^ 

Ci5ino(i)^ que alguno Je \q% Arufíce^ que ^adnbau Bq- 
gfenclo esta obrí sugerkie \a csi>t!cie á los EdicorcstJcl 
M^ftirologio Roouno, como ^uM;ubieria en la vcrdi* 
dttM Crónica Je IXxuo autor del siglo tv, cujros et- 
crilo? menciona S^íi Gtrútíímo (a), y que ell'S la .iJ^rp-' 
Msen, no sut^chanic que vino» ho:nbres bien opJmUos 
y tenidos por de bueni ré« pudiesen caer en el crimen | 
de fiD^ir el halhuj^o de la Crónica de De?clro \^w de- 
se^da de io% sabiu^, t>ara Guioricaí coa d aombrc de 
esLe Auior sii& íuveacionet, y f>3.cr^~iasp 

Et Dr. Don Pedro Feroaadez dei Pulgar, Canónigo 
'PenileíicJarío de Paleacia, en su España tiustrada coa 
memorias sagradas Je la Santa Ig^esU de Huesca, obra 
-JiiL'dita de que habliiremo^ en oiro lugar , dvspui» de 
'prob^ir con grande erudición, que ea niagnn Auior ni 
Mariiroiogin de tos publtcjdqs ante» del Romano, se ba- 
tía el lituLo de Máriires, fiC idclina á que E^rfiuio lo 
vería en algún Códice inédito , aunque se t^nora qual 
•ea \ y refiere que Don Bereagucr de B^rdaxi Obispo de 
■Huesca eiciibió i dicho Barotilo qüandí> compooia las 
Noiaí al Martirotogio Romano reclamando el líuilo de 
Cofifesores (3), Yo no dudo que la Santa Ipksra de Haes- 
'C2 reclamó este punto, como la de Benevento U trax- 
'lacioa de las Reliquias de San Baríhi^lomé ApótU>l,qne 
refiere el Martirologio Romano Eiabi^rse hL-cho desde 
«quella ciudad é. la de Roma (4)^ porque de oico mo- 
do uo hubiera continuado en cetebrat á San Oreivcio 
y Sama Packncia con el ilLulo de Confe^oref, dI oim- 
tkra ea li^leccion del Manirolof-Ui «1 de i^ártircs, n^ 
ob^tjfnte la Bula de GccL^jrJo XUE. que prohibe quiur 
é añadir en éi coia aF^unJi. Me confirmo mas en e>t¿, 
-porque el dcado Obispo que ftti? VAroa de mudia vif-* 

Lli lud/ 



(f ) Comd df Santttísif ti Id.finifie. B» l.4urtnfii ¿i> t« 
i *«• u num, 7, , 

()} De*. HieroQ. Df viríí ülutlr, ri/. 131. 
f)J Piítg»' ™ 'j Oírj cí/.j.Aj (. xv'ííí. f/^/* 137* 

\-k} Beoodkto JUVx^f (h*^"». tíkt ^, jrJrw.it s^p. ij, mm^ft' 



1 



•68 TeaK iisf. ¿e U$ tgltiiai át Arágdn. 

tud y literatura en el Prupio de los Sdoios de la Diá- 
ceiis de Huc&^a. que arregló y miado publicar coa ag- 
loiiii;kd Apoiiólica poios añut dcsputs de U edicioQ 
del MnirüJcjlL-gJo Romano, maada rc^ar de Sáa Oiencio 
cerno de Omfésor r.ü Pontífice, y de Sania P^cÍLbCÍa 
como de ai Víigea ni Mittir , Cítaimuai^do la pricuca 
de <u l^ltstAt loque do pudo hacte sin contult^r A la 
Saota ^ede, y intfDos afirmar en la Treme de djchf> CA>^^ 
dice, que esiá iincgUdo aa autoriJjd de la SilLa Apos<-V| 
l<^lica. ?ero «± ha úe advertir, que dicho Autor y tí 
Fadje M^cppe en el Lnmrn l)(>nius del Real Congenio 
de L^rtto ic eogañaroo en decir que el citado Obispo | 
Dan F. Berecgter de Bardaxf eunbió á Baroaioqiun- 
do trabajaba las Ntiiat al Maitrrologto R«>mano; por- 
«fiie LO Tue Obispo batía el atuy i6oB,y Barüniu mtl- 
Tió eo el anteTÍur, diez. y üe^e añi^s por lo tueaof de«' 
puei de publicar Ut Noias que c^cribjó en el Pi;oufl-'¡ 
Cuiü de Sixto V. á quien dedicó La obra. 
*'E:' I . Lo« Bolandiatas en las Actai de Sun Lorenzo Mar* 
ilir ^ vjti. á ñu de enervar U autoridad de ios tnrjnu- 
mimos de la Santa Iglesia de Huesca, sobie stt Sal 
Drénelo y Santa Paciencia padres di; San LoreoKo Máj 
-tir y de Saa Orencio übupo de Aox^ ^^firman dos ct 
eai laa fal^js cocnn jujuitoias A diiha Iglesia. La pri- 
mera que las lecciones dti Breviario de e^ia Dióceús, 
en que se afirma que SpJU Oicocío y Santa Paciencia fue- 
■ ron padre* de divbos íiaijlt»; , te hon lomada de lni« Tal- 
'toü CrC'Dicomi de hlavío Dextro, Julián PtfrCK^ytemt 
i james auuuesL f^btiloftua; y que por e^ia caiiAa nu de^ 
fircn á Ku íLU'orjdad, La segunda, que t\ ifiulit de 
.U^nirta que Ic^ ati;buye ti M^rtuologio Rumuno lo 
bu tt^LUiído de lua.jvoiiutneni04,d«,. t» l^le-^ra Ut- Hucm^. 
Yh el P. 1}iriacÍo Como virdicó el honor de la Iglt^^ia 
CKi ense , y I:| pureza Je soi moQuidtntoü ímpiiguínLO 
•€í'Vf'-¿t4n fi{>trdk£~i tos PP. bolandt.sias ^obic li>£ dqs 
fuaik.» ex^xe^aUc» (t). Lcxos de envidiar U gloria de 



Sun Orcncio y Santa Vécitncía. s6^ 

ser el primero , ctkbio nu poco que me haya precc* 
diJo un ViirüD can ¡Ju^iradu, ya ponqué íienUo Italiano 
Eo pudo moverlo oUo inierts i^uc el amor á la vtrdad, 
y ya piJT ^3 gran repugnancia que tengo sienipte que 
me veo en la precjsiua ue impugnar autores un beue- 
mericos y acrediuJo!) en U Rvf'i^^'Í^^ iUeraria; poique 
temo , üo unto la censnra de )w que en mait-ria de 
hiuofia dcí^ercn i li autoridad mas que no ¿ !a ra£(.<at 
con agravio é* «^íta, quaoro á mi ignorancia y falia de 
luces. Sí^bfC la primera proposición irjiaremos mas opor- 
miíamena en otro lugarí baíie prevenir, qne los Bre- 
vUriofi de la Diócesis de Huesca en que >i.- «nuna <\u^ 
e^toa SflíHoí* casados futnm padrea de San Lofenjro Már- 
tir y de San Orerkcio Obispo de Aux. son muy anterio- 
res á los filaos Croiiícone* por coiífesion de ios mú- 
luoK Br^ilandistas. 

Pasemos al examen de Ifl ífgunda prcpnsicíor, la 
que «ietitan coo t«üia siguiidad y cobñanE^ dtchoü Sa« 
bios, qtie pLjr« probar que los monumeiJEo*! de ta &)a* 
ta Igleiia de Huesca eiiían viciados, hjctn eMa pregón* 
ta. i Acato el título de Afánireí con qut dtsiiigut el 
JKarnfQJo^io R^ma'-o a San 0'€nch y á Sartta Pa^íttt- 
£ia ^ no tt la ic$fado ckrtomttitc de kj mismct 6 scn^e- 

Í'anieí mortuminioj í Parece, que debieran «xbíbír en prtí^- 
>j de eMo siquiera un monumemoi de la rcArid-i l;:ffíia, 
-pero líJto* de tilo ccnfieian, que iodos les cwe ilevaii 
-exhibidos dan A dichos Sanies ti titulo de Crrreí^rm. 
Pues *i todos lí3S rrommectos que alegan de ta Igle- 
RÍ4 de Hucj»ca ún ennEinr^o de ser muíhos , lot cali- 
fican de Confe^oreK, ^ dtuitie estao loi otros que lo^acrt^ 
dii^ja Minije^t Si hubiera alguno no lo hiibieriin oml- 
tidn , «si para fundar une pioposkion ten voluriarii*, 
-como p^ra a^e^n^^r la ron^eqikoria que deducen íguaU 
m^nie fahfl « de que tos munumemos de b Iglesia de 
Httcftca soo püCfi sinceros, pues *e contradicen á si mis» 
mcji dundo á San Orent-io y á Sania Paciencia i]i\a.s ve* 
ce« el uiutü dt! Cúnfe^ore'^ , y otris el de Mdnires. C/n- 
'Sé £iSjí¿íis ^quarft parum sincera^ üí veré aninjua nobts 

tfitru- 



370 Teat^ b'tit, de /ai líUshi d^ Aragütt^ 

ciruJiííi^ rtüjnti'/jc'^tii t ^^"' *'^' '^^ ^asunt (i). 

Li>^ 4ue <^e cuotrjJicen en c«lo son ioi Pí** Bola 
:[sU&, que en \oi Sialos Jd di^i primero dff Md/j r 
¡tiJo'f á oíros lugaret, naeocion^ia á San Ojt;acír> y i 
[iu PacicQcU , y Jespne» tie exhibir las pal^ibr^^ dd 
FlíirúfoEL>^it) Romano que io'^ ilinu Mirtíres, y U do^ 
de Batonio » <lcr que. el F^^ Si^nciorum de España 
FfJírili:! t^jbj^e kts monunicncos üt- U l^ic-^ia de HticM:i, 
juc fueion padres de San Lorenzo, p<cvienta, qae di* 
;tko* moimmeocos do Los llenen por Márcirc», como el 
"jVnífi^ del Croíiicoo de Flavio Dcxlro, jfJ non tnhtn^ 
§*^ rmartj-^4^ ^itiiÍ4S ta'n4n ftpít ^1 Cbrontconsub nomi'^ 
-Mr FI, DfSHi mfiT confiavét. Ata emliarf{0 de esta 
reV4»C4'Ki noE dÍc<A aliQra , qne el Mariín^l'i^ío Koenato 
lom^tJo de Lo« pu>numeo(us de la Ig:es¡.i de Hucvca 
il tflulo de Mártires, que da á S^ti Orencio / á SantA 
'acieoda. Si no se h^^Ia t^l lüulo en dictioi monumen- 
tos, como es que el MjEuroiogiij Lo ha tooiaüode elluit 
.Vca^4 dice el P, Como, en quantos Lajujs se earcdai 
.Qflc^ Autores empcóadoi en debiliur La autoridad de [a 
IgLcvia de Huesca (j). 

Don Ju4a Tacnayo de SalaxQr , habiendo alegado por 
cf tUuJo de Miriires eJ Manirologic) Romaoo , y el 
,Cíon¡con de Flavio Dextro^ subscribe no ob^iaace á qii^^ 
^fueroo CünfcMJres, fundado en la tradición univermld^H 
(EspLdiía , y en Los monuoieiicos de la Sanu Iglesia de 
^Huesca, lo qi7e no harJa si los hallara discordes y y*- 
rriinics, abandtindndo por esta ve£ la ¿lutorid^J del ci- 
tado rCro.nioon, cuyaa fibuUs adopeó comunmente, ere- 
.yvodülo legítimo, y obra del siglo iv. Los ¿abios coa* 
.tiniiadchTCs de Boj ando leycTOn en Tam^jyo , que la tr^ 
dkiog , los cnonumencos y escritores de la iglesia de 
Huesca dao invariablemente i nute^cros Santos «I tituJ^Érf 
de Cunfe^oKs, por oua p.inc contiesaa que ios moQi|9^ 

mea-* 



1, tium. /: ' " 



S/tn Lcrenzo Manir, qjx 

ncntos de dich» Iglesia alegados en su obra cfinvicneo 
en lo mismo: ^ puc* de donü*;, rcpíio, sacan que oiro? mo- 
numeottís dtí U mHma igft-sia les dan el dtülo deMír- 
tircí » y s"^ ^^ ^"*>* ^"^ ^'3 lomado el Maríiiologio Ro- 
ma íi o ¥ Si Jítihierau descubierto alguno esia ern la oca- 
sión de exhibirlo, no tanto para fundar su proposición, 
íjue de ovo modo es im dicho libre, quanio p.ira eludir 
la auforidad de la Santa Iglesia de Huesca con la su- 
pueíla variedad y contradicción de sus monumentos. He 
visto y reconocido con la mayor diligencia los Brevia- 
rios, Misalv'S, Mariirologios , LegendarioíJ, Calendario*, 
y dcm¿]s moniimenios de esia Tgfesia , anteriores y po5- 
[eriorcs á la publicación del Mariirologio Rurnaao, y 
puedo asegurar con toda flrTiK'za y ccnfíanza , ^re en 
ninguno de ello» tíc halla el límlo de Mártires apoca- 
do á San Oreacio y Sania Paciencia, como ni expre- 
sión ó palabra que pueda aludrr á su mariirío. 

CAPITULO XXI. 
DE SAN WRENZO mArTTR, 

X A queda referido que San Lorenzo Toe de iltjitrc 
prosapia liíjo de los Santos Orencio y Paciencia, y qne 
nació en su casa de Loreí, hoy Loreto, sita en los tér- 
minos de la ciudad de líue^ci, como También e^re vi- 
uietido á España San Sixío lo llevó cctisígo á Roma; 
y porque estos puntos piden ¡lu!<tfacÍon panicníar por 
ha'Urít* conlro ven idos, iralnremos de ellos con algu- 
na cxtcütion , <ÍLspensándo[]os de escribir las Actas del 
Sa^to , p»r no Tcpeilt lo <iue todos saben , y le ha- 
lla ea Untos libros. 

í- L 

SAN LORENZO FUE ESPAÑOL J)S 

Nacioiit 

i3K'°^(> ^'^ Lorenco uno ¿e los Santos que mas ho- 




«7i Tcat^ hht, 4^ las Ighfiar de 

nyr Um dado á la Religioíi ciiriiiiaoa, y qae tna* han^ 
ilii^iraio la l^letu y el mundo eüiero, do es de ¿d-^f 
mirar qae Utcíudadea, y aao las oacioaei, prcteodao^ 
la glijria de (caerle por hijo. La tradición uoiversaU y 
Jos £scri[ore^ ái todas las NacioQes, sio exceptuar 1o« 
halianoí, han didü eua gloria á España hast.i que ctef- 
10 Calvinista, llamiido Manilo dixo, que era Kamaao. 
Lat razones de Maalio, y las que se alegaron hasca el 
s>1o 1733. íon tan débiles que ios sabios Continuadores 
é^ BuLaúdo eo las Actas de Sao Lorenzo escriras en di* 
cho año, dlceo de ellas: La opinión que hace Romano 
i San Lorenzo se baila lan dei^tituida de toda especie 
de probabilidad, que no merece proponerse ni aun re* 
futarse; fíualnience adjudican el Sanco á España, Aindd- 
dos eú*la tradicioo coastante, / en el testimonio de $^| 
Adon Anobispo de Viena, que floreció en el Mglo iK, 
quien refiere eo su Manirologia , quí preguntandií el ti- 
rano al Santo por su nacíoiienio Je respondió cite, que 
era Español : Q/tafitum ad genus Hispanuí su///. 

Dos años dtíspiíes publicó Blanquini, Presbítero de 
Oratorio en Roma , un Sacramentarlo anliquísirno de 1 
Iglesia Romana atribuido á San León Papa, halUdo e 
la BibUoteca de la Santa Jglesía de Verona , en que se 
aiirma , que San Lorenzo babia nacido ciudadano de Ro* 
ma : ¿-ujus nascfnda civis. Pareciólo á Bianquini que ha* 
bía descubierto yta testimonio decisivo i favor de Ro- 
ma , / cantando el triunfo convida al Senado y Pue^ 
Lio Romano, y á todo el Colegio Apostólico para que 
reclamen y reciban con aplauso ud ciudadano tan tlus 
ire ¿ q^ien por tantos siglos hablan tenido desterrado 
su patria Ja ignorancia, y la preocupación de lov Hís 
inriadores. A Blauquiíii se siguieron el Conde Jaco 
Acamo, ML'renJa, y Francisco Victorio, que aí^adieroa 
algunas razones, dando la causa por deBcida /demos 
trada. En este estado se bailaban las coicas, quando el 
Strfior Pereí Baycr publicó, eu Rpma en el año 1756. 
«11 docta Disertación, en que vindica la verdadera pa- 
tti^ de San Lorenzo,^ alcgaado por España lii raEnncs 







t 



San LoTcr.zú Mártir^ 373 

idas hasta entonces, y oirás qíie descubrió %\\ agu- 
do ingenio, y rcipondiíodo concluyeiiEtímenle á los ar- 
funle^[os de los ciudos Autores : hacíeudo ver , que el 
acraiTientarÍD Veroncn?e se atribula á San Li:üíi sin 
fundamcnio ni" apoyo que lo jusEitique: que los C(>pisMs 
lo hibian viciado jnterp'jlaaüo algunas cxpresioiie^^j es- 
pecialmente esta , cujus nasceriáo civis , en que se funda 
el argumenta de lo? contrario?, la que no corresponde 
ni á la pura latinidad del Samo üocfor , oi al euilo 
antiguo de la lirlesij Romana , que culo cekbr^ba en 
los libros de Liturgia los triunfos de los Mártifes sJa 
mencioriLir fas patrias : y fígalmijnte qne el nacer San 
Lorenzo ciudadano Romano se Vetiíica siendo naiural 
de Hje«:a, Valencia, ó Córdoba, no tie «tro modo que 
si naciera en Ron^a , porque las tres tuvieron el defe- 
cho de Ciudadanos Romanos,, á la manera que San Pa- 
blo por ser hijo de Tarso df Cilicia, que era Müni^:!* 
pío, dÍKo de si, que había nacido ciudadano Romaao: 
Ego auíem tt natas sum {dvis Romanus) {ly. 

£1 P. Ignacio Como, de nación ltalidn<? , Relif^i^^to 
Conveotual del ?. San Francisco , eifimula^lo de su c(<r* 
dlalfsima devoción á San Lorenzo , y d« la giarimd 
por los muchos b[:neñcÍos que confiera h^ber rcxitiido 
<lel Ciclo por su intercesión, se dedicó muy depropó- 
«ito \ ilunrar las Actas del Santo , y subre tolo csrc 
objeto publicó en Roma en el año J771- ua t^-mo ea 
folio mayor , dedicado al misrnu Santo , con csic tí- 
tulo : De Sauíiitare ac Aíagnijlcenñij /í, Laurentíi ¿í* 
vira & Miirsjffis, En esta obra iccopiía qianto se ha 
escrito del Smio Levita . iludirá con di^eriacío. es eru- 
ditas y juiciosas los puato^ controvertidos , y »(-para ia 
el crisol de la etílica lo cierto de lo dudoso ^ y )u prO' 
bable de lo improbable. En el cap. i. del lib. i. irati 
Ja qü'.-siion de 5i fue E^pailjl ó Rtjmjno , y sin *mLar- 

Í;o de ser Italiano , de e<^crjbir en Roma , 7 <ie habcr- 
e consultado sob;e e^m Nlq, SSmo. Padre BeneJicto 

Mm XIV. 



(i] jbfi- f> SI. V, 17. €t ti^^ 



S74 Ttat^ bist. de hs Infestas de Aragón. 

XIV. la rifiiitEve á favor do E&p^na ly ¿los orgiimcntot 
fjthibidos por el Señor Pcrt-z Baycr «ñadc otros Ue mu- 
cho i^trvio : dos de loa c^ualts merecen e<ipt.xÍ3l aiea- 
cjcfl , aiíoque solo prucbao indirectamente gue San Lo- 
T€Qzo fue Español , en quanto niegan «juc fuese Rot 
mano. 

£1 primero se toma de uaa homilía de San Máxi- 
mo Obiipo dt Turin , Padre del siglo V, descubierta poc 
el múmo autor en la Biblioteca del gran Duque de 
Florencia. £n ella dice el Santo Docioi, que la Igle- 
sia de Roma debe gozarle sobre todas en 1a festividad 
de San Lorenzo, porque foe ennoblecida con su sangre, 
y porque el Santo en cierto modo fue natural de Ro- 
ma : Debft tnim gaudtre pra cttteris (Ecclesia Romao^i) 
quie Icinto nobiliiút^ tangytn^ ^ peeiíiiarfm quodam mo* 
do indigettít Aíattyris pusidet digniSaitm. La V02 in* 
dégenm , que :^ignifi<a el que babiía en el tuj^ar de &ii 
nacimiento , no le conviese abso!uiamec!e á Sao LoTen* 
co te^pecto i Roma , Jiegun San Máximo , sino en cier- 
to modo ^ quodam modo , esto es , por haber habitado: 
allí muchos años^ porque si le conviniera con prijple' 
dad no vendria i prof^ósiEo la restricción. El scguniJu, esj 
tín Sermón de San Buenaventura, en que elogiapdo 
San L<>]eiizo por el desprecio del muado, dice. qtJC^ 
dotó su patria, y todas las cosas ; parriam & cmnü 
dtrcírqvít , y como nunca dexó á Roma por otra ciu- 
dad desde que cptró en elíst , se infiere que el Seriñco" 
Ductor DO lo tuvo por Romano. Excluida Roma ce ser 
p.^t'Ía de Saa Lorenzo, concltiye el P, Como, queda 
Esf^íiña en su antigua y pacíüca posesión , porque nia- 
gun otro pueblo ó nación le ba disputado este honor* 



I 



San Lcrenso Mártir* 



•75 



PRUÉBASE CON tA TRADICIÓN QJJE SAN 
Lorenzo naciá un ia audaJ de Huesca. 



N 



O es mi iaimo trabajar una disertación completa 
pjia jí:si:*í':3r la tradicioa conitarttc ,y ojjicjion común, 
que acredicaa ser Huesca la pacria de San Loa-n£o; 
porque el Docíor Juan Francisco Andrés de U^tarfoz, 
Croaista del Reyno de Aragón , el Dr, Diego J »sef 
Dormcr su lucesor en este cargo , el Dr. Juna de 
Aguas, CaaÓDtgo de la Iglesia Metropolitana de Zarago- 
za , y el Dr. Diego Vincencío de Vidanta, Rtclur y 
Catedrático de Leyes de la Universidad de Huesca» pu- 
blicaron en el slgLo pasado un tomo en quarto cada 
lino sobte íolo esie objeto, ocurriendo á las preicniio- 
nes de Valencia y Córdoba; / apuraron de moJj la 
materia , alegando lautos y tan preciosos lestímoniov, 
que por no haberse controvertido antes la patiii del 
Santo^escabari inéditos «que do hay mas que hacer , ni 
nia« que desear en esta líuca. Me contentaré con repro- 
ducir algunos de los argumí^ntoí aleg id^i por diclio» 
Autores , y por Francisco Diego de Aynsa * que le< 
precedió; añadiendo lai quil reflexión pjra ilustrar el 
punto , y para satisfacer i \o% reparos Ikc^joi posie- 
ríorm^nte por los s^bio^ Contínaid^res de Balando, 

£1 pri:ner argumeoEo á favor de Hite^v-a es la Ira-* 
d'icioQ constante y nunca interrumpida , sÍo quo a'gua 
Escritor de Espaüa se haya opuesto i ella en mas de 
irece siglos » siendo ranchos y de grande auioriJad lof 
que hao tratado de li patria de San Lorenito. D.iremO* 
prinfipio por la Saoca Iglesia de Huesca, ojí.^en de Jn 
tr.*dicU>n , dL^p'íííto fiel co que se hi ronscrvado desde 
los primeros srgloí , y de donde se ha propagado por lo- 
dai partí;^. Los libroi de Liiurj^ia de ctu Dí-Sve^is d¿ 
qu¿ UMroQirca Iglesiis Catedrales , Huesca « Jaca y Bir* 



t^fi TVií. íítt. de lús fgUsias Je Araron, 

básico hasta U reformacluu de Saa Pío V, expresan 
UDlform(;nienli:,que tídn Lortrcíso fue natural iJe Hucscü, 
híjo de lo.s Sjptos Orencio y Paciencia. £1 Breviíirio 
ptimitivo MS, refiere en las lecciones ót Saa Oreacío. 
qus traeD los Bobndistjs , qu€ (lícho SaiUo era ciuda- 
dano d^Hücsca^y que lenia su dümicilio en Lortt, dos ^j 
millas de U ciudad , y qnc hubiendu cacado con Saatd ^| 
paciencia le nicitron dos hijos de itn paño «San Lorea- ^^ 
20 , y Sao Ureocio (i)- Los impresos pur D'.^-í Juan de 
Aiagoa y Navarra , y Don PedfO AgiisLÍn , Obispos de , 
Htiesra , Jaca y Bjibastro refieren lo mismo (2). Loados 
MjjS^Ics MSS, ya mencionadDs ¿ei siglo Xiv, que se conser- 
van en el archivo de la Catedral , en la ñvíU de S. Orea- 
cio notan losiguteme can tetras coloradas : In die S. Orea- 
tii Confessoris pairir S. Launtitii ; y en U de S. Ocen* 
cío Obispo de AuK : J., Ortntii Atcbífpixco^i frútrit 
J. Laurenfíi ^ cuyo testimonio no se habla publicado 
liisu ahora. El MartirotoKÍo MS. en pergamino dice en 
el dia 10, de Agosto : /^- ídvr yfugtjsti. Laurenthii ex 
fúlrt OrttJiio <r matre pQÜtntia , Osc¿r ortus ejf. La ' 
Consuela ó Calendario MS. en vitela dice así: D0 S* mi 
MaurerJio cúticivs & ccmpútrUta., ^^ 

Con loi libros de Liturgia convienen loi dema^ no- 
mimcnros de esta Iglesia , quales son la Bula del Cárde- 
na) Roberto con el nombre de Clemeaie VIL del año 
1387, en que se dfce, que Sao Lorenzo nació en Lo- ' 
icto de los Santos Orciicio y Pacieocfa , la Caria de la 
ciudad d(; Zaragoza á la de Huesca át\ año 1446 , mea- ^^ 
cfonjda en la p3g> '^54- que llama á S. Orencjo y & Sta. Hj 
Paciencia padres de San Lorenzo, El rescripto de fn*lul- ^ 
gencias de Don Juan de Aragón y Navarra del ano 1496, 
en qnc se afirma , que S^n Lorenza nació de dichos ¿so- 
tos en 8U casa de Lor eco ; y otroa muchoj que (Hiedea 
verse ea Us obras citadas de los Cronüías Andrts » y 



Stifj Zortntó Mártir, 377 

Dormer, entre los quMes hay qiiauo Bulas amas de la rc- 
feriti:i , irts de Gregorio XIU. y tina de Ckmcnte VllL 
en que se aRrma lo misino con palabras niai á ¿Denos ex- 
presivas (1). 

Cotí los Breviarios de Huesca convienen los de otras 
Iglesias : qviairo de la Iglesia MclropoÜíana de Zaraj^o- 
za , uno MS» cíe! ano i44o,yiJes imprt^os d*; los años 
siguientes , ea los qiiüiesse afirma qu*í San Lofenio na* 
ció eo Loict dos millas de la ciudad de Hiiesra , y que 
sus padrt^s fueron San Ürcncio y Sama Pückncía ; el 
MS. y el impreso de la Real Casa y Abadiado de Mon* 
taragon , pues aunque dice BaJIester , que Monlaragoa 
fio Lenia Breviario diferente de el de Huesca , es quC" 
fer añrmar una cosa manífiestameciEe fjlsa ; el de Va- 
lencia impreso en el año 1533 , el de Aux , y el de Ro- 
da , alegados por Andrés y üormer (a), Unos exflll:iu, 
y otros deprimen mas de lo jusio la autoridad de los 
Srevíariof , mai lodos convienen en que se Tes debe U 
fe que merecen sus Autores , que por lo comun fueroa 
los Prelados , y sugetos mas labios que tenían las Igle- 
sias al liempo de ordenarlos ; y como dice Ambrosio 
de Morales , fas miomas Iglesias que los han recibido 
Be hacen su dueño ^ y autor (3), y por lo menos prue- 
ban la iradjcioa constante en dichas Iglesias, 

A principios del !itj;lo %iv, estaba tan radicada y 
establecida en iodo el Beynn la tradición de que San 
Lori-nzo hsbJa nacido en Loreí, que movido de esto el 
Rey UoD Jaytne U. suplicó al Papa Juan XXIK en 
el aiío 131$ , qne ic diese ijjcho Uigar para dexar en 
él algut^a mvmoÑa en clsequio dtlSaciio, como lo re- 
fiere Zurita con esta» paiabias ; " V porque junto á 
» Huesca á medio quang de legua había un lugar que 

» se 

|i) Dormcr 1 cap, 1^. BfÍ£ Mdrtrn«r, Hitf, de S. Juan ét 

Af P/rij ¡ib. i. i-íft \*>» 
(1) AnJfci , Dffí'tsa /fe la P^trim rff JrtH Lor^azQ , fjj* 1 !<}> 



178 Tinf^ ShTdt ¡<tt JgléñdS de Aragffn^ 

'* SK llamaba Lürct , que h^liia sido tic U or^en de los 
" Ttfinplarigs , á doadc csuba rnuy rrcthiáo , que babia 
'I rtdcr<i<i i;J bjcoftvcbt lirado Mártir Sait Lorenzo , stCQ- 



«f dolí el Rl-/ mj)» devoro por haber racido en su dia, 
rt suplicó aJ Pjpa se le díc*e para dcxar alguna memo- ji 
>' ría ca él CQ revereacia de eue glorioso banto"(&).fl| 
El Rcyno de Aragón hi creído íícm;'re coíi Eaniasegu- ^ 
ridad y t^rcn^zi la Iradicioo tamLNno.ial y coosLaote 
de que San Lorenzo es hijo de HuL'tca , que habiendo 
publicado sus prcicnsi^a^s las ciudades de V^ileacia y 
Córdoba, la Dipuc^cioa del Reyc:; loniff la cauJA por 
suya , y mandó á sus Croni&tac que ta dercnüicraQ (a)* 
Después se hablará del común seniir de los Escciiorca 
aat Españoles como cxifaiígerot ,que comprtiebja nues- 
tra tradición; de forma que co h^y provi^-cia ni caH 
ciudad priactpal de E^pañi , ala exceptuar á Valencia y 
Córdoba , de donde no baya a^gua Autor clásico que 
dé testimonio de ella. AubroMO de Muracs natural de 
Córdoba , el mas diligcme iovestij^adar de las anEÍgoc- 
dades de España, y desús Iradiciones Ecle^iá^iJca^ , y 
que iegun patece examinó de propósíiu el puuio , di- ■ 
ce ast i " Los Martíroloj^tos » 1^5 Breviarios , y SanEo*fl 
n rales bacen á San Lorenzo naiurjl de la ciudai de 
» Htiesca dií Arag'jn, y alli se constrva la memoria j 
" de esto tan entera , que quita la duda de ello. Sdi Pa- fl 
" dre» fueron Santos , Ifamadoi Orencio , y Paciencia « y " 
') de ambos reza aquella Igteiia " ())- Por lo taato po- 
demos asegurar con el Dr. Don Mrgucl Martínez del 
Villar t Rejunte del Consejo luprejio de Aragoa , que 
la tradición tinívenal de todas las Iglesias de E^paJiA 
tiene A Huesca por patria de San Lorenzo : Ui cennat 
pffr tradiíhftcm íóriM Etrdisia íhipani^ (4)- 

AJguaoi Criticos sevcioa » como Tílemont , BatUet , y 

Lau- 

fi ) Zuriti , Anah lik> é. cttf* \\% 

fij Doraicr t)t ti principa síf U Jt/tn^s. 

(j) Mortti'! , tib. ij. f j^, ^6. füL 315, 







^^^ San Lorenzo Martifé 279 

.iunoy í exigen u-sti^os cDclánccis,ó por Ií> menos pró- 
ximos al tkmpo á que se reticrt^a lo^ hechos. Supoocn 
que las rioticufi hisióiicas do pueden comunicarse pu- 
ras de padres á hijos * sino por tres ó quaiío genera- 
ciones , / las califican de sospechosas y dcpiabatJaj 
siempre que medían dos siglos sin Auior que dé icsii- 
wiooio de ellas. Los hombres mas juiciosos condenat] es- 
ta regla como injusia : los mismos que la establecen es- 
tán mi»y lexos de observarla , y si hubieran de excluir- 
se de sus libros todos los hechos que no se coafoiaiEin 
con ella ^quedarisn muy reducidos y limitador. La ob- 
servancia de esta regla daría por el píe í loda* las ira- 
dicJones piadoras , y dexaria iameasos vaciosen las his- 
li^rias Eclesiásiicas de mas autoridad y nombie. El 
P. Honorato de Santa María describe por menor los in- 
c^nvcnieuf.es y absurdos que se seguirían de este princi- 
pio , y son taolcn y lan graves, que causan horror (i )< 
Lo peor es, que algunos Críticos moder^idos, y aun in-* 
dülgemei , se valca de este principio para de&ecl\ar las 
tradiciones que no hacen á su intento. 

Quien sobre este principio negire que San Loren- 
ro fue de Huesca , se verá precisado i negar que fue 
Español , porque hasta el siglo u, en que lo afirmó 
Adon , 600. afioj después del mariirio dei Santo , nin- 
guno lo había expresado , y aun los E^pañt^iei no lo es* 
cribjeron hasta mucho después. ¿ Si no hay monumen- 
to? antiguos por dorde nos conste que $an Lor<?n£0 na*- 
ció en España , como confieran \o% PP, Bolamiisias, co- ' 
mo \€i% ha de haber , de que fje hijo de la ciudid de 
Huesca^ Mas se debe exuañar el silencio déla Nación, 
que no el del lugar panicular en que nació , porque 
esto (10 es tan rebufar y obio como lo pTÍmero , ni son 
tantos (os inieresjdos qjc pudieran escribirlo » y mas no , 
teniendo Huesca E^cijiores ni monumcnios de aquellos 
tiempos 1 lo que no se puede afirmar de la Nación* La 

ira- 



(t) Hnfinr» Anifñi^dvrrs^ in re¿uUs » 6* usum críu t> 1, /;í. 



«so Ttiíí. hiíi. rff ims igietias at Aragón, 

tmd'i^ion c^ el argLimcnti} {irincipal eo qii9 tii F-tp^ñi 
cofDi> Huerica funJjQ d dcf'.cho áe leneric por páEria 
de Sin Lorenzo; y no pocos prueban Ja tradicíoa dt 
Espa5i con U de Huesca, recurncoiJo al cuEto mmc< 
moriai de los Padres del Santo , y á la memoria per- 
petua ác la c^sa en que naci6. Aun Baronio afrmaa- 
do en nm Anales sobre el ano 16 1 , que San Loren- 
zo fue Kspkiriol , añade en conñrmacioa de esto , que 
]oi Historiadores de España tratan de su fiíuJEia , alu- 
dir^ndo á S^n Orcncío y á Santa PaciiDCU, de quienes 
habJa pre^^en'idocQ laa notas al Manirológio^obre el 
prínrtero de Mayo , que son tenidos por padrcfdcl Sw^ 
to Levita. 

Debemos confesar llanamente , que Huesca no ti 
ne monvmientos qvie comptuiben su tradicicn 3nteriorca| 
i la recuperacioo de la ciudad del yugo de los Sarra* 
ceno§ ; pero este argumento puramente negativo aolo] 
tendría alguna fuerza quaudo tuviésemos E^cricores de] 
aquel tiempo , que hubiesen trjtado la materia, 
ocasión, y aun obiígacíoA de expresar la patria del 
Santo. 

En el cap» viii. expusimos las causas que ban pro- 
ducido éa España la falta de monumentos anteriores 
la irrupcina de los Árabes , y la motivos pariiculareí 
que para esto han ocutrído en Arayon, Allí se pr<v¡-] 
no . que lo poco que eos ha quedado de los Escritoí 
Aragoneses * que sabemos florecieron en tiempo de h 
Rom. nos y Godos , lo debemos á los arehivos de otrai 
provincias, como también iai Actas de los Concilios de 
Zaragoza y Huesca , celebrados, aquel en el siglo iv, 
y este en el vf. No es dudable que las Jgksias de Ara* 
SOa tenían Whcos de Liturgia para la cdebracioo de 
JO! divinos Oficios , documentos justificativos de sus de- 
rechos y rentas, catálogos de sus Prelados ,y otras me^^ 
morías eclesiásticas , de todo ]o qual no se conserva ni^H 
dado de papel original cu nue*ítros archivos- Las Dotí^^ 
Cías de los Santos propios pudieron conservarse no obs- 
tante lo dicho , ya en la tradición constable de L^t 

Pue- 



Sm ¿ortnxo Mártir. 281 

pueblos, ya ea el cülio no iüierrumpído de loi mhmos 
SaQtú!^ , ya fínaloicnic en el u^o y coMiímbre de las 
Iglesia* , según la qual arreglaron lo» Prelados de es- 
ta Diócesis Jos Misales y Bfeviaros , como se expresi 
eo los maí anííguos : neundum consuetudintm Osctr^sis 
Ecdesi^- Ea estas circunstancia* dtbe aiJmiiírse \a tra- 
dición constaoie rtcibída en toJo el Reyno , auioríza- 
da con el uso y costumbre de mtjctia« Iglesias , y tes- 
tificada coa el comun senctr de los Escrirores espuño- 
les y eitrangeros : lo contrario sería tan ínjuito como 
obligar ¿ uno 4ie^pues de ua incendio en que perdió 
sus escrituras , á que presente los iiistrumcciios ürigina* 
íes con que posee sms haciendas , y ea &u defecto pri- 
varlo de ellas, sin admiEirIc por titulo legí limo la pre^ 
cripcjon y posesión de muchos siglos. 

Obsérvese ahora la grande, oportunidad que ha te- 
nido la Santa Iglesia de Huesca para conservar puras 
jaa traUícioaes de su^ Santos por medio de los ^Muzá- 
rabes, que permanecieron en la ciudad todo el tíenipo 
del cautiverio , y de los Christíanos , que retirados i 
lan montañai de la üiócesJs , Türmaron desde luego un 
Pueblo perfecto con Soberano y Obispo , como queda 
probado , y ce constante en nuestras historias. Eseos 
ChristJanos continu trian eE cuUn de sus Sanios en ci es- 
tado eo que le haLLanm , comunicando ú sus hij^^s las 
ooticias y tradídones que tenían i cerca del lu^^ar de 
su nacimiento, de Jas casis en que naaeíoi] y habita- 
ron, y del Ingar de su sepulcro, *eguu la* recibieron 
de sus mayores, y de los moautneíJio» que entonces 
exJsiiaa , y de que nos ba privado á nosotros la inju- 
ria de lo» liempDS. Lo que no es de admirar , pues otrcs 
pueblos ftin tanta oportunidaJ han cons^rvadi> por tra- 
dición I3 memoria de Jjs cas^i de suc 5anto« , de lat 
circetes co que esiuvJeroT pre^o? t y del lugar de » 
martirio. Siendo pues ticrto, qne no lenetnos escrtloa 
anteriores á la resiaur.icion de Hnesca , donde deba tx- 
pie^arse la pairii de San Lormao , y <\^e en lus mas 
antiguos de \bs que cxLt^n vemos testiücada y xcciblda 



48fl TuU hist. de tas ¡gtesint it Aragón. 

la tradición üe que nació eo Huesca de los Sanios Ufen- 
cío y P^icieocia » estamos en el caso de apiicaí esu re* 
gla ¿e San Juan Chrisostomo : Et tradición , no éus* 
^ues mas (i) , y aquella del P. S, Agiisiin : tas cosa^ 
^ue se haJJan £orrohoradat con ¡a costumbre tir la Jgi^ 
sia ) no se han dt arranc&r de su lugar (flj. 



COMPRUÉBASE LA 
güilo inmemoriai dt 



TRADICIÓN COfT E£ 



J*^L seguodo argumentóse toma de los t esiigios y 
morías que han quedado del mismo becho , tos que eO' 
¿ictámea de los Críticos corroboran grandemente la tra- 
dición \ tales son los propuestos* Los Breviarios , Mba- 
Jes 1 Martirologios, y demás monumentos antiguos ót 
la Iglesia de Huesca siempre que mencionan á 5an Oren- 
cio y á Santa Paciencia , expresa ladrcnnstaacia de 
■er padres de Sao Lorenzo ; de forma que los mismos 
icjijn^onioft que dan fé de la cantidad y culto de estos 
Santos casado» , la daa igualmente de que tuvieron por 
hijo al Santo Levita, 

Los defensores de Valencia ocurren j esta díflctil- 
|tad , diciendo, que San Orencio y Sanra Paciencia rrans* 
mígraron desde Huesca á su ciudad doad^ estuvitroa 
algkjci tiempo, eo que nació el Samo. £1 Or. BalVeiit^^ 
DOS coocede que fue copcebido en Huesca, y señala ^ 
motivo de la transmigración de sus padres en estas p^^ 
Lbias: " No queriendo Saota Paciencia expocetse eo 
it Aragón, doDde ardia entonces ^ a persecución , at cica- 
ft Trozo del martirio, síq dar á luí primero el feliz par- 
,W to de sus ennafiast se fue preciada á Valencia, sien> 

(IJ Tra.íitíd en , nihit pueril am^^naa S, Chrit. haví, 4. ñ hpii 
|l) Qlk confQttDjioe íccJcuíi T^íborat» tnot , baud coavcliur" 




I 



I 



I 



I 



San Lorenzo Miriir, ^Sj 

«do GQQCcbído aníes eo Huesca San LortntO (i), " Ni- 
úit ígaora el desprecio que merecen 'semejantes especici 
publicadnis par un Escritor moUerno «obre $ola «u pa- 
labra, sin documento ni apoyo alguno, y mai quandf» 
se oponen á la opinión comun^ y á lo que siempre se 
ha creído. Mas ya que el Señor BiUester co^ quita i 
San Lorenzo por huir sus paJre£ de la persecuciojí que 
ardía cd Aragón, dexando íomuae á Valencia, ea lis-» 
tima no oos díga para oucscro consuelo los nombres de los 
Mirürcs que padecieron en este Reyno, y el genero de mar* 
tirio en que sacrificaron su vida; porque en ías historias que 
se haa publicado hasta ahora oo se halla que en lav 
auos ea que pudo nacer San Lorenzo hubiese persecu* 
cioQ ea Aragón ni en toda España, ni se liene tioij- 
cia de algua Mártir Eipañol de aquella edad. Tampo- 
co parece verisímil > que huyese Sanu Paciencia poc 
salvar el fiuto de sus entrañas, porque era ley inviot 
Jable entre los Romanos diferir el suplicio de las mui 
gereí en Tal caso , la que según Barcnío romaron dé 
los Griegos, y estos de los Egipcio!. Y pocos años aa- 
tet Saoca Felicitas fue detenida en la cárcel hasta que 
hibieado parido fue martirizada , como lo re6ere el mís^ 
nií Baronio y lo tettiñcan Adon y Bcda en sus Mar* 
lirologios sobre el primero de Mario(a3. 

Los aabios Contioujidoreí de Solando, tomando otro 
rumbo brea diverso, oiegatt d los m^^numcotos de la Igle- 
sia de Huesca la autoridad suficiente para probar, que 
San Oreocío y Sama Paciencia fueron padres de Sda 
Loremio , sía embargo de que se les dan írrefragabls 
y dL'cisLva para probar «jue dichos SauFos eran tenÍLÍof 
y venerados por tales de tiempo inmemorial aates del 
Decreto de Urbano VHL punro de mayor importancia 
y de tan graves coa sequen cías , que de otro modo no se- 
ria tícíio rezar de ellos, ¡avocarlos como Santos, ve- 
nerar 3Ui Reliquias, m los d.^mas actos de culto públí- 

Nd a co. 

(1 Bil1«Tcr Tr.tttJ»\J* dtlChriitodc S^n Salvador caf. t^^ 
ii} ^*!Qü, Aii/i^, *4 tf0i* \^\% »nm, >). 



1 



fi?4 Ttat^ híst. de fas Igtfsiaí d¿ Araron, 

co» Para probar tito los recouocen k-gitimos y sin vi 
cío alguno t / para lo otro alegan dos may cüiisidera- | 
bles ai fue&en cienos. £L primero, que los cuados mo- 
numentos son poco sinceros , porc^ue algunos de ellos 
daa i San Ojencio y á Santa Padeaciá el úwúq de 
Manirás» de do^de 1o tomó el Manirologíó . Romano, 
y otros el de Coit fe sores , cuya falsedad queda drmvs- 
trada. El seguado , que las kccíoíies dt^l Breviario de 
Ja Üiúcef>¡s de Huesca, (ea que se afírmjo enrrambat 
CQsac) se formaíon sobie Iuü faUos Cronicones de Fia- | 
Vio Dcx[ro y Julián Pérez (i). i 

Para convencer la inadvertencia de los ??- BdIsq- 
disus soLre thi^ punto, no es necesario vulcrnos de 
OLIOS documeaios que los alegados por ios inr^mos . di 
airibuirlcs mas anii^üed^id de la que eltoi leí atribu- 
yen. Alegan el Breviario MS. primitivo de la Iglesia de 
Jaca uoida entonces á Ta de Huesca, y t:xhlben las lec- 
ciones de estos Santos casados, en que se atiima que 
tuvieron de un parto do» hijos, á saber San Lorenza 
y San Orencto ; y aunque no determinan la nniigUe- 
dad del Breviario, prueban con ella, que el culio piV 
bficD de Sao Orencio y Sama Paciencia es de tiem- 
po inmemorial antes del Decreto de Urbano VML pa- 
ra lo que debe preceder eo cien años cumplidos á di- 
cho Decreto , expedido en el de 1Ú34 (3). En esto 
:o:^ñesaD que dichas lecciones son muy anteriores Á lot 
[blsos Cronicones, porque el de Flavíu Dcxiro, qtic t% 
mas nntJgi^ro de los de ef^ia estofa, no conntnzó á es* 
^üri^irse eu Lspaña liaría el auo 1 59^. ni se db á la pf cota 
aata el de 1619. s^gun Uou Nicutas Antonio (3). ^ 

lambten aiegan 4 e^(e propósito la Bula del Or^H 
dcnal Kt>bcico, que en tiempo de d.iniase ilamó Clr- 
m^íile Vil, anUTiür i dichos Cruuicones étimos dedos 
Ú^los, eu que te exprc^^a, que lus rGfenJo:^ Sautus fire- 

(1) Acr-t SS. íÜe j. M.íti viu S.OriintHEfhcft JC A\ 
tif í, LAureuí, V "^'l** "^ 

()) D^ikJ. XtV. Jf t^n^nii. liif. a. caym 11, 



.^^ San LoTinto Afártir. aS^ 

'' ron padrea del cbclartciiio Mírdr San Lorenzo, Lo mis-. 
niQ &£ ^lirma en U Cana que envióla ciudad de Za-- 
lagozái i La de Huesca ca el ano 1446. con la Umpa* 
ra que habú de arder pctp^diameaiij anee el Altar <Te 
Jos Sancos, y en la Auléotica de ias Reliquias que se 
trasladaron al Escorial en ti año 1569- Los PP. Br»- 
lar^diaus no obstante de ajegar e^tos dcicumento^ , y de 
darles nolablc aniigüedad sobre los fdlscs Crocicnues, 
quieren que los Autores del Breviario de esta Díóce- 
sia tomasen de ellos Ja Doticia, lo que no es posible, á 
no ser que los viesen eo profei-fa* £J P. Ignacio Como 
dt:spi]es de impugnar vigorosamente á estos Sabios so- 
bre lo* punios referidos, concluye, que si los monu- 
mentos de la Ij^L'Sla de Huesca son kj^ltlmos y auto- 
lizad^os para caljñcar Ja saatidad y culto de San Oren- 
cio y Santa Paciencia (lo que nadji^ ha dudado] lo.soa< 
también para probar que fueron padres de San Loren-, 
70, porque son unos mismot igs que tesLilican entram-' 
bai cosas (i). 

S. IV. 

CONFIRMASE LA TRADICIÓN CON LA 

memoria perpetua de ias casas qug ba^tiaron 

hs Sanios. 



L 



rA c;i<a de LoreCo, sica en Tos términos d« la cfu-i 
dad de Huesca, que fue el domicilio de San Orencío y 
de Sania Paciencia, donde murieron, y se consefV;i(il 
sui Reli<tviiai , y en que se cree n^ció San Lorenzo, cnu- 
Süf^rada en Iglesia baxo la advocación y litulo del San- 
tu Levita, et.UD testimonio ocnlar y palpable, que «ub- 
mi^'i^tra Inda la ñrmczj y ceiiiJumtve de que et cap^z 
uní iradicion pi^do^a- El Oonisia Andrés opina, que 
la IgcMa de Sin Lorenzo de Lo:eto, á qne tiifi prin- 
cipisj San Sixto, nj fue proiíinjda ca U gt;neral dcv^s^ 

ta«.íua 

(l] P. Como tit. !■ eap. \„ 



^> *_*u 



Aüc, di !*s JgUtiái ii Afogm. 

j£ tM. AtoMit y qiie daranEc eE ci^UveríD fue 

. >. (^ue coQÚaujroa el cuUo de laft sdgT2^ 

' , y la tradicioa redbida de &m mayores 

,.^:tj es, que %ús años despuca de U re^uu* 

Je Huesca existía la IgleiJa dtí Loreto. Así cons* 

^ ^ Moa coflcordia hecha ea el año iioa. enuc £s- 

tlbatt Obbpo de Huesca, y Eximí qo Abad de Montara- 

fOQ con asedio del Rey Djd Pedro, sobre las Iglesias 

que hjbia cDtre los ríos GlJlego^ y Ak^nadre* que prc-^ 

leodiaa eotrambos en virtud de donadoncs Realiza, y 

eo ella sí adjadícó U de Lorcto al rcfffidü Abid y i 

itu 5ecesorefi(i)- 

En e! siglo inmediato que fü« el %nu reyaanda 
Don Jaynie 1. ae iusiituyó la Tzimosa Cofradía de San 
Lorenzo ea ftu Iglesia de Lorero; la ^ue no se ha de 
confundir coo otra del mhmo Samo , que añot dea- 
pues &t insirtuyó en su Iglesia Parroquial de Hueicá, 
de que traían Aynia y Aadres (3), L% de Loreto 41* 
cc este Cronista, se erigió eo el año 1250. fundado en 
la ñola puesta al fia de la institución ; ma« no tictic duda 
que fue algunos año« autei, porque se hizo con a^oso 
y aprobación del Infante Don F^roindo hijo del Rey 
Don Alonso II. como Abad de Monuragon, á quien per- 
tenecía la Iglesia de San Lorenzo de Lorcio, y consta 
que dicho lofaute Tue Abad desde el año 1305. hasia 
1940. en que murió. En las Ordinacíonc^ primlcivaf se 
csubleció la procesión que aun ahora va i Loreto el 
primero de Mayo. Por los añoi de 1330. se renovaroa 
y oiíádíeron las Ordínacione^^ y respecto ¿ ia procesión 
íe mandó, que el Cofrade que no acompañase la Cruz 
desde la Seo á Lorcto, y desde Lo reio á la Seo, paga* 
se seis diaefos para rnaatec^ la lámpara. Eu las mis-- 

maa 




4 
4 



ft) Andreí , VLU J; S^n Onrtch Ohiifa df Aux, pjj. 6. 

(1) La concücdíi eiii oríginiJ en «I Archiro de MonrJTJjon Ic- 
trt H. n^ toé, hiy' dd Icj&üiiid muy antiguo en di libro Ver- 
da /o/p luS, Y i£ liiUa cíirt^iij* ca el Locero /e/. 6S- 

(jj Aynu pA¿. í4g, Aadw Df/tmd 4Ü ia fMtrié dt San 



' Sún tortnxo Mártir. líy 

mas te ordena que codos los Cofrades velen én la Iglesia 
de San Lorenzo de Loreto en la vigilia del Santo , y 
dcspucs se obligaron con voto ¿ ello, fin dicha adi- 
ción fiC hace memoria expresa del aepulcro del padre 
y de la madre de San Lorenzo (t). Son tantas y can 
continuadas las memorias de la veneración y culto coa 
que la ciudad de Huesca i, los Reyes de Aragón, y los 
de toda España ban mirado la Igk'sia de San Loren- 
zn de Loreto con rdacion á ser la c^sa solar y na- 
tiva del Santo* que seria cosa molesta referirías todas; 
sin embargo no le puede pasar en silencio, que Feli- 
pe IL dio aqxel sitio á los PP. Agustinos caltadoscon 
Bula de Gregorio XÍII. para fundar el Convento, que 
dotó con Rea! munificencia, expresando el piadoso Rey 
CQ el privilegio de docacioa, que por su gran devoción 
á San Lorenzo Mártir había erfgído aquel Convento en 
el mismo suelo en que tsluvo Ja casa de &ui padres. 
in eodem toh in ^uo olim consSructie futre domus pa- 
Érum itiorum{7). 

Coa6c£aD los PP. BoTandi^tas^que sí como alega, 
probase Oormer, que dicha Cofradía se instituyó en Lo- 
r£to en honor de San Loren£0 , por Ta noticia que se te* 
nía de ser aquel el lug^r de tu nacimiento, y que la 
Iglesia que de tiempot anteriores exfolia se le habia de-^ 
dicado por ta misma cansn , quedari^ convencida la an- 
tigíit^dad de nuestra tradición; mas porque no prueba, 
dñaden, dicha causal, y pudo dedicarse i San Loren- 
zo así la Iglesia como la Cofradía por una devoción 
especial al Sario , ó por otro respeto, ro tiene fuerza 
el argumento (3). Es cierto que U instiiucioo de la Co- 
fradía no expreía tj| causa motiva, pero que sea e^ca 
lo persuaden (res reíloxlnücí- La primera , que el año 
131Ó4 sesenta y ^eii añtjs después de la institución, ^e-* 

guo 



ix) Vcanie T;ii Orilmqciofic* prTmliív» y sus ^i^icjoncj cnljicí* 
flJ* obf» de AnJj-ci. cdpt S^ fa^, ilo jf ir^, 

u Ai.¡^ ¿Jr* de .5. I^urtm. ^ u> rr* 109. 



«S3 . TVíif- hífi. is las ígfeiray de Arap^On. 

gtrn el cDmpMto di Afidres, ó poco mas según d nues- 
tro , era público y notcírio , y como tiice Ziiriu eiraba 
muy rtcihiáo^ <]ue Sao Lorenzo había nacido en Lorc- 
to ; y cl Rt'^ Don Jayme 11. <^ue oacic^ once años , ó 
poco ITU» üespUM de la citada institución, e&iaba lan j 
per^uaoído á lo mUmo, que por esie respeto pidiú ^S 
Pipj ^jquci lugar para dexar alguna memoria en la ca- ^^ 
í3 ortiva dül Saoio. E^to supuesto ¿chulea se persuadí' 
id, lili violentar su eaicnditnieato « que en tan breve' 
lienipo, y i la vista de lo& Preladas celoso» y sabios 
^ue gobernaban entonces ouesiras Igle^as, se ñutiese Ja 
tradición, se propagase por el Rt-yno , y lograse estar 
may recibida en lodo él 1 i Como es posible que ua 
Hk^Y tan religioso y justificado, que mereció el dictado 
de Justo , í quien no »e podia ocultar la ficción ¡nv^'Q'^ 
tadi en £us difis, la respsiLase como tradición consta ci- 
te y Ugttima* E« pues muy verisímil que la tradicioa 
cowsianie que inspiró á Don J.iyme ]L la idea de dc^y 
xar alguna memoria en Loreio, sea la misma que ma-^| 
tívó laereccioD de la Cofradía en tiempo de Don ]ay-^^ 
me I. su abuelo t á cuyo lado se educó, y de quien 
pudo recibirla- Anidase i eilo , que aunque no djce 
]a inttitucion de la Cofradía» que se erigiese en Lo- 
reto por ser la casa de los padres de Sju Lorenio; mas 
la primera adición de la3 Oidinacione» hace expresa 
imímoria de exhitr alU el sepulcro del padre y de Ja 
maJre del Santo, lo que no pudieron ignorar sus fan- 
üadoreí , ni dexar de moverse par este respeto. 

La segunda razón se funda en haberse erigido la 
Cofradía en la Iglesia de 5au L0Ten70 de L^reio, que 
dista mrdia logua de la ciudad, obligándose los Cofra-^i 
des & ir allí tres veces al año, el pripero de Maya^| 
proceüonal mente, la vigilia de San Loreazo i velar ea^^ 
su iglesia y a!,isi¡r ¿ los oficíoa en su día , y el lunes^y 
úeipues de la fiesta de- todos Sanios á celebrar uaafl| 
Mi'-fi, lo que arguye elgun motivo muy poderoso, re-^^ 
lat¡i/a al siiío; purque la devoción al Sa^rto por gran- 
de que fuese y y ^-JaL^uiera otro titulo, que ao diga cotj&« 

xloa 



I 



I 



Jíifí Lofff}£0 Mártir. aBp 

«Ion con el lugar, podía saiisfacersc cn su Tgíesía de 
)a ciudad, que ya eoioncea era Parroquia icsigne. 

La tercera es, que siendo Lorclo la casa propia 
de Sao Ofencio y Sania Paciencia eo que habitaron y 
murieroii, y en que <e conjerva el tesoro de sus Reli- 
«juias . DC\ K& creíble que \os ciudadanas de Huesca la 
cciasagraseu ea Iglesia , dedicátidola á un Sanco cxtra^ 
ño, olvidando Á dicho^i Santos lus conciudadanos y Pa- 
tronos, á quienes se dcbia este obsequio por tantos li* 
tuíos, conforme á la práctica vntigua de la IgEesJade 
consagrar semejantes sitios ú la memoiia de !o* Sanios 
qne los sanfi6caron. £1 Padre Como en el lugar cita- 
do, eüfuer^a rruLho e^ta reílcKlon, y corcinye, que mas 
seria deprimir que exiliar la gtoria de San Ojtncio y 
de Santa Paciencia la dedicación de su casa en Iglesia 
de San Lorenzo, ea la hipótesi» de ser exirafio; y que 
sÍD duda se dedicó al Santo Levita, porque siendo hi- 
jo luyo, é hijo tan célebre en lodo el mundo « resul- 
ta mas (¡loria A sus Santos Padres , que si se hubiera Je-> 
dicado i ellos miamos. Ariádese que por disposición del 
Concilio Cartaginense Ul. celebrado ü fínes del siglo iv* 
no se podia erigir Iglesia en honor de los Mártires, si- 
no en los sitios en que padecieran martirio, 6 estaban sus 
Reliquias, 6 habiaa sido hjbitat^ion y po^'^ioa de los 
mismos Santos; y solo por este tiiuío pudo dcdik.arse 
i San Lorenzo la Iglesia de Lorcto (i). 

Porque nadie iropíeze, como el Doctor B.ücslcr, 
en que el Convento de PP- Agustinos fundau'o por Fe- 
lipe \U estí baxo la advocación de Nuestra Stfijra de 
Loreto , es de advertir , que tom6 e&te límlo ói und 
capílEa que habia en la Iglesia antigua, y pcfmaotce 
en la moderna, dedicada á Nuestra S' ñora de Loierof 
mas U Iglesia cii todo tiempo h3 estado y está coasa- 

Oo gra- 

(i) NüUj fflomori* Miriyram probibílíEtr *cccr»t€Hir . riiiT lUC 
ibi corpuí , aut ^lit^Uif ccrtv rcli^urx va% ^ nut M ocfgo Al'* 
cujuí hiibiíJtioaii t vcJ poi^isicnit , tcl pft&ijomi ÚJcÜuioU O^í* 




gr^iJa ¿ San LüfCD^o « cuyi imágeo ocupa el retabla 
níiyor. Tambieu se ba de observar , que el nombre de 
Lcfíi que üece ú'xchz Igleils, se halla exprtsatJoeD la 
concordia del año iica. y eo U ¡nitUucíon de la Co- 
fradía per los años 1240. mencioaaiias en \^p&g> 38¿, 
De duade »e ioñere con cvitleocia, «^ue no pudo U>* 
hiütIo , como VüluQtaiiameaie sospecha Bjüestcr , coq 
respeto áNrj. St;ñora di: Loíctc,cuyo ttEuLo no se oyó ea 
el mundo basta ti aíio tt94* ea que la casa de la ISSma, 
VirgeD, ea que el Divino Verbo se bͣ0 hombre, se 
trasladó por ministeiío de Angeles al campo Laureíaao. 
Los Sanios Orencío y Paciencia como nobles y ri- 
cos , amas de laGranja de Loreto leDÍJO casa en la ciu^ 
dad, y se Aeequc los CbrUüanoi la consagraron desde 
luego en Iglesia de San Lorenzo. Eo li invasión de los Mo' 
ros quedó arruinada , mas punca se perdió la memoria 
«le un lugar laa digno de TcspcEo por haber sido ba- 
bíiaclon de laa ilustres Santos; y asi luego que se ga- 
có Huesca se restauró dlcba Iglesia, y desde eDioncet^l 
ci la Parroquia mas iasigce por su fábrica, por g1 oú-^^| 
mero de Minhtros , y de Parroquianos, y por la dc^^^ 
vocíoo y concurrencia del pueblo. En la era m, ccc. xxu^^ 
que es el año de Cbfisto laBj. siendo Obispo de Hoc^-^ 
ca Don Jayme Cjrroz , se instituyó ea dicha Iglesíj^f 
\a Cofraúía de San Lorenzo, cuya msUtitcion origina^^f 
tt conserva y dice asi; " En la era de milccc. c xxi,^^ 
w fue levantada esta Confradrla. Ea honor de Di^us^^y 
^ e de Santa Mana, e a reverenda del precioso inar^H 
» tíf ssnt Lorent dosqua. E primeranieni sulva ta fi^^ 
*» dtl seynor rey e de toda so rcgalia , e la reverenia 
» dt] hoadrado padre e Seynor Don J^ymc por la gri* 
» cía üe Üku» vispe dosqua c de todos sucesores," ^d 
En el ano 1307, el Rey Don Jayme IJ, de qureí^^ 
ya se divo que era muy devoto de San Lorenzo por 
b íber naci^'o en su dfa» y en cuyo tiempo estaba m^y te- 
cibida la iradícion de que el Samo había nacido en Lee 
to, dfo i la Iflicsia Parroquial de S. Lorenzo de Huc<.o 
el 41UJO lie un dedo del Santo, el ^ual llevaroa en pri»ce- 




Sa^ Zorinxo Martin agí 

aion con gran solemnidad el citaJo Rey y Don Mninin 
López de Ailor Obispo de Hutrsca , acompaña dos del 
Justicia de Aragón , y de los Ricos hotnbres de la Cor- 
le, los que juntameaie coa el Rey entraron Cofrades 
en aquel mismo dia. El hecho se refiere en el Hbro au- 
tígno de la Cofradía con cscaa palabras: "Era m.cccxlv, 
if difz días eatrada del mes D^gosio e) jueves dia de 
w Saat Lorent, el muy alto e claro senyor Don Jsyme 
» por la gracia de Dieus Rey Daragon , c Dod M^nia 
Tí López Dazlor por aquella mesma gracia Vispe Dos- 
» qua i honor del precioso mártir Saní Lorent, viníe- 
íj ron con gran procesión, e acJuxeron el Dtoo pof re^ 
» liquias, el qual ofrendaron á la E^jlesia de Sant L07 
■# rcnt. Et el senyor Rey entró ConfraJe con los qu^ 
" se sigjen Don Gooialvo García Don Eximtn Pcrcz de 
» Salan ova Justicia Üaragon&c. '' Francisco Diego de 
Aynsa se equivocó señalando oira Era, como lo no- 
tó Andrés , y cambien en afirmar que el Rey Don Jjyme 
fue el fundador de la Cofradía y lu primer Cofrade; 
pue.n cDosm de las palabras exhibidas, que laCofradí^i 
se insiUuyó ea el aiio 1283. siendo Obispo Don Jay- 
me Carros , y que el Rey no hizo la donación de la Re- 
liquia, oi entró Cofrade hasta 24 añ:ís desnuet , gober- 
nando la Santa Iglesia de Huesca Don Manía López 
de Azíor- 

EI Rey Don Jayme hizo servicios muy señalaJoi i 
la Silla Apostólica , y se cree que por la gr<in devoción 
que tenia á San Lorenzo solicitó y consigL^lá la sagra- 
da Reliquia en el año i2<^j. en que pasó i Roma i 
recibir de mano de Bonifacio VIIL la investidura del 
Heyno de Ccrdeña y Córcega para sí y íus succsoret, 
ó en t] siguiente en que fue á recibir el Eitandaríe de 
mano del mismo PontiAce , que lo hizo Conf^ifoncr ó Al- 
férez de la Igksia. En vi^ta de que el Re/ D<.'n J.iy- 
me rfio^ i lá Iglesia de San Lorenzo de Huesca lan prc* 
ciosa Reliquia , y no á la de Lorett^ , doncV dtse^aba de* 
jir alguna memoria , por estar muy recibido que e) 
Santo' habla nacido en aquel lugar , se puede pre^um¡£' 



que lo hizo movido de la traüidon igualmente rectbida 
de que dicha Iglesij fue larabiencasa de los padres de 
San Lortnio, Por este respeto ha sido muy venerada 
CQ lodos tiempos. Don Feraaado el Católico U iluur& 
coa el jirímoroso ÜL^nzo del retablo mayor , obra exce- 
Jcrjte de su Pintor Pedro Aponte , seguíi Andrés. Felipe 
' 11. la hizo varias donaciones, y Felipe II J, ayudó tnu> 
C^10 á U fábrica del nuevo Templo. Uon Gaipar Jüaa 
de la Figuera Übíspo de Jaca, y después de Aibarra* 
cin t y electo de Lérida , visitando este templo en el 
ano 1^69 , puesto de fodUbs á li entrada adoró la tUr- 
xa , diciendo : j^doremut iocum sandum , ubi sitttrujit 
S. Lauretitii pedes ^ adoremci este lugar santo doodd 
tstuvierco loi pies de Sao Lorenzo. D. Bellfan de laj 
Cueva . Duque de Alburquerque , y Virrey de Aragoa 
'xn el año 1591^ lifzo lo mismo > y díxo en presencia de 
iodos lesione le acompaíiaban , que era muy juno ado- 
lasen todos los Piincípes la tierra que tan valeroso Már- 
tir había phado ^ y en 98 de Julio de dicbo año hizc 
sentar &\i nombre entre los Cofrades y danijo doce 
rtncs de iunosna por su entrada. 

^POTASE LA TRAmClON CON EL COMV- 
i untir 4e hs Auteret jur dan tssUmonio de tJia* 



El 



tercer argumemo que acredita serHcecca la pa- 
tria de San Lorenzo, es el común sentir de ios Escri- 
tores así españoles como extraíigeros. Los Cronistas Aa- 
clreí « y Dormer alegan hast^ cierno y veinte , y aña- 
dienc^o ¿Jlf^uno*; que omitieron , y otros que han escrito 
posteriormente lit'^an i do cicuios. Entre los qnalcs ha^^ 
muthosde la pftmtra nota y sutoTJddd , y de tod^| 
lí-s Reynoí estílleos : respecto t V.^^u\u se predc afir- 
mar , que co hay provincia , t>i ia:iiciud.jtí pitncipal, 
aJn excef tu«f á Valcuda y C¿xdolya 1 de Joode no li|¿ 



y« 



I 



^__^ San Lorenzo Mártir, %^^ 

ya áTgUQ EscrUor pijbíico tesiígo de nuestra tradición. 
Por masque se quiera enervar U fueran de este argu- 
mcül» siempre será respetable , y probará quaiído me- 
nos , que la tradkiou universal dt; Espina , y el co- 
mún senltr de los cabios iicnt:n i San Lorenzo por hijo 
de Huesca , y de ios Sanios Oreticio y Pacientía- 

Solo baré eipecial mención de los Escritores de 
Córdoba , y de Vafeocia , para qje se vea que en e^íai 
ciudades ,sü ha cieido como en las dema^ , que S. Ld- 
itüíO nació en la njestra , hasia que de un siglo i es- 
ta parte han pretendido arrogarse e^ia glorid. Aunque 
se han exbibido ya las palabras de Ambrosio de Mura- 
les t natural de Cófdoba , las repetimos aquí por ser 
lan notables :'* Los Mariirolügios ,tlice , los Breviarios, 
V y los Santorales hacen á San Lorenzo natural de la 
w ciudad de Huesca de Aragón , y alli se conserva la 
u memoria de esto tan eniecá , que quita la duda cíe 
Tí ello. Sus Padres fueron Santos , llamados Orenclo , y 
w Paciencia , y de ambos reta aquella Iglesia |^^ (i), San 
Viccnie Ferrer , gloria inmorUl de Valencia , en un Ser- 
món del Santo Levita ^ dice que nació en Huesca : Ip- 
S€ fuit de Osea nutu^ de magno genere. Beuter principal 
Cronista de Valeucia, refiriendo los Manijes que pade- 
cieron ea tiempo de Vüleriano dice : En tiempo dees- 
te murieran en Jlcttm S^n Síjcío Papa , y su AfCedia^ 
no San LúrenzQ nutftro Español de Huesea de ^fOigrm'' 
(3J. Don Gaspar de la Figuera también Valenciano , en 
uno de SUS poemas que consagró á San Lorenza dice 
así : 

Tres Madres en competencia 

boy feilíjarie te ven, 

Huesca su primera cuna, 

Rotna ju urnff fieJ^ 

T /a Iglesia ñlihírntCy 
que jtf tTíuti/a/tSe per él 

to- 



(y) Mnrilci //*, 9- cap. 4^. /oh 319- 




I 

4 



194 Teat, hist. de las Ighshs de Areigm. 

toma de bortralle ¡a mm?, 
y á ñorotrcí ttoi da pie. 

El Breviario de la Santa Iglesia de Valencia , im- 
preso tü el año i'S33 « dice Lo mismd en U primera 
lección del segundo ^k)Ctu^no ^ cuy^s palabras son es- 
tas : Beatus Lúurtr^tius naiione Hispanus üb Osea crvi* 
táte jiragüiutm^ patrtj natas Orenih , mafer ver^ Pa- 
tiiníia nomine. He trasuaiado á fa letra estos te&rímoníos 
para que ae vea que nuestra tradición ha estado recibi- 
da en valencia y en Córdoba ^ como en las d?in.is cíu« 
dadc3 de Eapaiía. ¿ Porque si dichos Escritores hubiera 
tcoJJo apayo let^iiímo á favor de su patria , la despo- 
aet:rian de un hijo tan ilustre como San Lorenzo por 
dárselo i Huesca? ¿V s¡ la Iglesia Metropoiitaaa de Va- 
lencia tuviera la menor pretensión sobre la pitria del 
Santo Levita en el ano 1 533 , en que imprimió su Bra- 
viado , daria un testintooio tan solemne y auténitco 
contra au misma creencia ? Adidaie á esto , que los 
Autores c^ue di<:ton principioá la pretensión de Valen* 
cía y Córdoba coañesan , que estin por Huesca la Ira* 
didon , el recado y la opinión mas coman , como luego 
se diri» 

Los ar^mencos alegados & fevor de Huesca no for- 
man una certeza metalísica y demostrativa , de que 
DO son capicef tas tradiciones p'adosa»; pí^ro en su lí- 
iiea son tan sólido* y concluyenie-í , que obligan al asen- 1 
so á quaoros dirigidos de ima crítica prudente y juicio-^fl 
sa respetan las tradíciories ^ "radicadas 'por fÍHiclios s¡-^ 
glos ea las Iglesias y Re y nos , y confirmadas por Es-^y 
critores sabios , mientras no te descubre ra^on ó docti-^| 
meneo que manifieste su Talsedad. Porque como dice el^* 
PaJ te Honorato de Sanca María , debemos presumir que 
Iaí Iglesias f los Obisposi , qne no ignoraba a lo que 
ar.etc4 de esto disponen los sagrados cánones , exámíoa- 
ron coa cjcrupulo^a dilijícacia ti origen y mérito de 
dícbas traJicionc» antc^ de adopiailai y hacerlas parte 

de! 




San Lofcnxo Mátiir, 395 

del Oficio divino , y que para esio tuvicrcm algún ar- 
gumcuto podemao que abofa igaocimoA (t). 



S^ISFACESE A LOS ARGUMENTOS CON- 

trunos. 



Ocas cosis habría derlas « di aun verisimiles en la 
Hij;lona edesiá^tica , dice ei ?* Honorato , ai hubiere- 
mol de excluir todo aquello que padece objeciones. Pa- 
ra reprobar un becbo , por oua pane admiiido y apro- 
bado , OD bastan en djciimeu de eiie críiico coDJeiurav, 
ni argumenlos negativos . vagos y geneíales , «inosó? 
lidoí y coDviíiccíites , que maciificsien nx falsedad ; y 
para manlCDcrlo cü la posesión basta la posibilidad y 
verisimilitud , y que pueda daíse aolucíon coognicnle 
i lai dificultades eu coptrario (1). 

Lo primero que se opoc^e á nuestra tradición es, 
que San Sixto no vino ¿ España. No hemos vbio , di- 
cen ios Padres Bolandisra» , documentos fídedignos por 
donde connote Cjue Saa Sixto viniese á España , ni ames 
de ser Pontífice, ni durante &u Poutiñcado (3). Este 
argumento milita «contra Valeccia y Córdoba igualmco- 
te que contra Huesca « pues conviecen coa no>otros ea 
que San Sixto vino á Empana , y que regresando á Ro- 
ma llevó consigo á San Lotenzo, Los monumentos de 
]a Ig'esia de Huesca no dicen que San ^xio hiciese la 
jorttada durante tu PonLiñcado * en cuyo tiempo ieria 
difíciL , atrito á que nu ocupó la Silla de San Pedro sino 
onv;e meses y dt-ce diai , y que un hecho Un meiDO- 
itbie &e hubiera anotado en U historia de los PqdiíIi- 



ccs; 



IMssfrt. j* rf¿iiÍ4> ^. ^jj, 4ÍJ. 
(ij AnittijJti. in r/^i ^ tutim Crt't. ttfw. 1, Ufjjfr'i ^.^uUt 
iy tofm^ ^,ii:'. %. DisSíft. \, JÍÍ^mU VIII- 



99$ Tí^f- IrtK df Us Jghstas di Aragón. 

ees \ mai reipecto il lieropo anterior , el argumento e« 
purainente aegaiívo, síq ^quelias circunsE^ncías que pf>- 
dtUcí darle fuerza- Si cuvieranos uoa historíft puntual 
de los hechos de San Siuo , y ^^ omiiíese ^a ella el 
viagc á EspauJ , se noi podría opoaer el süeocíj ; ma» 
P':>r desgracia ígnoracnos todas las acciones de la vida' 
de este Pontíiice ancet de ocupar U Silla Apostólica , i 
que fue aguato en uaa edad niuy ahanzad^ , excepto que 
fue Griega de nación,/ quede Filósofi Ateaieoae « hizo- 
discípulo deCliristo. Por lo taaio el tileaciode los antigiiot, 
DO habiendo h'i^torUdo la; cosas del Saoto aaies de su-i 
bir al Pontificado » no puede prevalecer contra li tradi- 
ci^o Gonstante ^ recibida poc muchos Escritora aacio*'] 
nales y exuan^erof. 

El motivo se escribe con mucha variedad. El Ere->1 
viario de Hueica dice^ que víqo huyeodo la pertecu' 
ciou ; ei de Zaragoza í celebrar un Concilio de Tulcdo,' 
Ciros á predicar cE Evangelio , y otros á traer algum 
Decretal conforme al estilo de aqvtellos tiempos , en quei 
lo^ Pontífices Romanos, ocurrleíido aTgucí negocio gra-^l 
ve , escrJbiin á los Obispos de las pro\riactat , envían-' 
do sus cartas con penoaas de autoridad. Ninguno de 
CS103 motivos repugna 1 la hisioria , porque el ÓQÍc9' 
que puede tener dificultad es el haber venido Sati Six- 
to á celebrar un Concilio en Toledo , acento i que cal 
la serie de loi Concilios Toledanos se cuenta por prí-J 
mero el que se celebró en el año 400 , y como Cal la' 
citan loi PP, del Concillo XI. pero ya el Rmo. P. Flo- 
rcz probó con razones sólidas, que amas de ios XVlll, 
Concilios Toledanos hay otros excranumera\es , uno de 
eJioi aotofior al que llamamos primero, y Don Juan 
Francisco Masdeu asegura, qee amas de los Cotcítíos 
de que tenemos noticia , se celebraron otros muchos 
en los quatro primeroi iiglos , de que se ha perdido la. 
oiemoria ; y pudo San Sixto venir como Legado Apos- 
tólico á presidir CQ alguno de ellos (t). De esta varíe-, 

ddd 



Sdñ Lorento Mártir* Qftm 

tíad se ¡oñ^re , que el motivo es incierto » pera qiia^íjur^ 
ra que sea e« accideate que no perjudica i la subsun* 
da del hecho. 

La segunda objeción es sobre el panícuT-Jr de que 
San Sixco previendo el mariiiio de bao Lorenzo, con< 
«jigró una Iglesia eo su honor antes de pariir de Lo- 
leío. Esto, dicen algunot , se cpODe á la verdad derla 
bisioria ; porque tos Centres do peimílicron á fes pri- 
mero» Chrisiianos tener Templos « oí los hubo en Itía 
tre» primeros siglos hasta U psc de Constancíno, Esta 
objectoo se ha propuesto , y también dt^ueho muchas ve- 
ces eo casos semejantes. Lo cierto f s , «fue apegar de 
las peisecuciones , y de los edictos de los Césares hu- 
bo varias Iglesias eo los tres ptimeros siglos, como lo 
prueban con evidencia el Cárdena! Büronio , y Loren- 
eo Selvagio , alegando varios exemplarcs (i), Euscbío 
Cesariense , testigo ocular de lo que piió en tictnpo 
de CoDscantino , refiere que se puso grao difigencij víí 
Tcstaurar las Iglesias destruidas eo la periecucion (a). 
En Roma mismo , donde era mayor ef furor y fa vígi* 
faacia de los Miaisiros Imperiales, editicarou Basílicas 
Jos Pomífícei San Calixto y San Félix , como consfa 
de sus Actas. Óptalo MltevitJno afirm.i , qtjc ilegaíicio 
fi quareaia las Iglesias que leniín en Romi Jos Cmis- 
lianos antes de l^ periecucion de DíockcFano (3). 

Los que £e ñguran que hs l^^lesías de nquE?! trem- 
|>o habba de ser contó ahora , flbrlcas magníficas , cofi 
señales exteriores, ciue presentan i losojos ¿e, t.idos U 
iJea de lo que son , ju^gaiáo imponible su ed^tencin; 
rnas quien las considere edtliL:ios huirlldczs , sin alguna 
leiíal externa que las dluingutcse de la^ casas profai as, 
-laí tázi veees comprehendidas deatro de eila^ , con;o 
fihora los Oratorios, no hallará U dj^cultad que ^pa- 

Pp t-cce 



{t) Barón. AunéJ. ^nn. J7. %t\t* Amiq. C^rhi^ iii/, u rrfjWf 
•* V ^" j 



398 TtatTbisiTdt !as Ighsías dg Aragón, 

iccc i prifiicra vUtJ. En caso de consagrar San SixtQ 
Igk-^ia á SdQ LorcDíQ « es vcfi^imiL que fuese eo algua 
apü^cnLo Lte la ca^a de sus pfldrcs , porque en niaguro 
de 1^ njODUQif otos se úxct que ediñcase Iglttri « tico 
qiTij ]a consagró ó dtfdicó en hODor y mcmcria del Ai^ 
tuTu Máiür. Nt C5iQ sería con üoiKÍ,t de San Lorenzo, 
y moDos colocando su imdgen ; *íno que San Sixtr> vitan- 
do que aquclbi era ca^a de Siancos « y U cuna fil^z de 
410 MJnir Un gloríoio, consagraita alt^tm apoiteoto cq 
JgTc5Í,j y Oratorio , ¿onde loi Sariio» Orcíicio y Pjcitn- 
-CÍa puait^cQ d^r cuUo al verdodeio Dios* y d^dioiinc 
4 l4 contemplación de 1p> cedas celestiales ,. y, despucs 
lof fieles «:t>lcicarian la imagen dei iiajito Levita , y mi* 
Julián aquella Jgicúa comu un lugar coh£>ugiada i su 
inenwría. 

Loí EscrrToret de Valeacia y de Córdoba dos opo- 

ifii lambiL-a el silencio de Prudencio , tin ;idvenír , qae 
probani algo contra nuestra opíníoa «pTotaiid Í(^^ 

neTite cooira Ja suya. £1 Padce Bivar , Btiz MaiIicce, 
■"rl Df, Don, Agun^n Sales , y Dotmer opinan , que Pm* 
«ieucio Indicó 1a pairU de San Loreiiio en eiios vei&oiv 



Cw prtcsi^ SfOtpcf údsitu 
Tuosque alumnos Ürbtcos 
tíictar^tf compUxut shm 
Pattrfío amore nutriai, 

Hgs wfiT * c Ctristi dcattt 
^udi Pt^tam ruisifum. 



En e11o4 pfdeai S&ntú, que asisla 6 sua conciudadano*, 

COI! tiaJose caire ellos el Poeta. De aqüi <orig<'a dicho« 

Aiiroíeí,que siendo Prudencio naturül de Zaragoza , & 

Lorenzo fue hijo de esta ciudad , ó de alguna otra , que 

pOf ' plTlenerc'f al CoiKento Jurídico ^Cesataifgua.iiifi 

consaiuia un pticblo Cüa ella ; Jo quedólo cunv^'^i.- i 
*4 ^' ' Hf *^_ 



Hucs- 






San Lortnxo M>^riín Í99' 

Huesca entre bi cmJatl(;5 comperidorai (1). Pero ^(^moi 
que ?f üdcítcíri DO á\g^ palabra de dande se pueJa ras- 
tfe*r la paiiia dcl-í*ín[ú Levita : i que se infiere de 
csie silencio contra Huesca , que üo se inflen igualmen- 
te contra J:is demás ciudidesque preiead^^n esc« haoofl 
Lo cjtírto es , que 4 nadie perjudica ; porque es pun- 
to mverigfjado entre los Erudito», que Prudencio p o se 
propuso por objeto en sus Hicimos el celubrar las pa* 
trias de ¡ot Santos Mártires, sino las victorias que eoa- 
liguleron de ioi tiranos, y los Tugares que ¡lu"¡trafon 
coa su martirio , y con su sepulcro \ y. m alguna vez 
las menciona e» pof incideacia. 

El mismo Prudencio expresa en el principio del 
Himno de San Lorenzo , que su objeco ei desciibir su 
macLiriOf y el órdeo conque sucedió. 

(¿ua voct , j¡ttaittis laudikut 

CtUbraho mt^Cis ordinem í 
Quo passhntm carmine 
digtiff relexfnf eúnci/mm I 

De forma , que toda la historia « reduce ú los tres ó 
quacro dra*i út[ÍTrosdela viJa Ul;1 Santo» V para que se 
vea la debilidad del argumento ne^^^iivo , aun quando 
Je acompafiau las circuoitaíiuías y adminículos qrjc lo 
corroboran, es denotar, quí sin embarga de cate pro- 
potito , y de ser el Hlrnflo tan fiírgo , que coAsti de 
146 estrofas * solo refiere el tarmeíito del fuego , pawíi- 
do en silencio 1ú:4 axotes > los escorpiones , la catasta, las 
láminas encendidas ^ el haber lab^do los pies á los Chris- 
tiaoos , la vista que dio j los cieg'^s con la señal Jl- !a 
cruz , la conversión y bautismo de San Ro:nan : loJas 
las quales cosas testifican Autores antiguos ^ y de no 

Pp 3 me- 

(i) Bivar tn ¡01 Comen/, á D^xíra Jaír^ fí jffj 2*6. BrJr 
MífiLHec , hist. iic J.fi Jii-fit 'Jff J-t Pfñ.t , fog. 114- Sifcs 
titjtdi) fOT Eiy«r ff} U DUtrt. di Jj;j Lqtíhz^^ /.'¿< loa. 



y 



' 3™ Tfat. hist, de las Ighsiar de Aragón, 

inc.'iior lutoridad que Prudencio, y las mas üc ellas se 

balbn auiOEuadái poí U Iglesia en e\ otida úd Santo. 
Tjmbicu ci tradiciou <ie la ciudad de Huesca * y 
del Monasierio ds Saa Juan de la Pciía ^ comprobad^ 
per muchos EscritorEí , que San Lorenzo en Ja distribu- 
cien de los tesoros de la Iglesia envió á su patria el 
prcciúsiVimo Cáliz ea que cL Salvador del mundo con- 
eagtó U Dochc de la Ceaa , el qual cq la gcr^eral de- 
vastación de los Árabes llevaron los Chrí^iíaiios con 
ceras Reliquias á las moniafias de Jaca, y úitioiafneQ' 
te á S-n Juan de la Pina. AIÜ se conservó niucbus sí- 
l.Ufs , hasta que ca el año 1399- lo dinon Us Mci gis al 
Rey D. Martin , como con<^i3 p^r lestimonio de Btrfthgaiío 
Sana su Secretario ; y gobernando el KcynoU^Juan U, 
ror iv 1iei mano D. Aliinso V. se trasladó dtsile )a CapiJa 
Beal de Ja Aijafería á la tiudad de Valencia « doide hoy <c 
venera. Los PP. Bolacdistas traían de propésiLOf J ptin-', 
lo en el $. xr. de las Acus de San Loietizo , y de^^pue? 
de rponer alguna* dificuliades » coDcluycn asi ; " hlui' 
m porque no ob\tanLe dichas dlñculiades , pudo ser que 
f> el :>anto Levita envia&e en realidad el Cáliz á £spa- 
f üa , de donde parece ser oriundo , y por oua parte 
,1* no «e exhiben documentos cienos que cünvenzaa Ja 
1 falsedad del hecho ; por lo tanto dexamos la tradícica 
V en el estado en que se halla , dispuestos á conñrmar- 
» Ja con mas vigor aíempre que los eruditos Españoles 
I» nos comuniquen monumentos oportunos , lo que de* 
" se-imcs sobre manera»*' El Padre Ignacio Como, lib. 
fl. cap. 3, responde copioiamenie á la^ diñtultades tit 
es:os Crudiios, Los Breviarios y mottumentos de la Sq fi- 
la Iglesia de Hutsca nada dicen que compruebe dicha 
tradición , ni aun la menfíonan en lo que yo lie visco; 
y asf , no prci:udo fllnbniríc mas fé de la que se debe 
i la misma 1 y á los Autores que la tesuficau (1)- i. 



ORIGEN a' 



Sún Lonnzo Mártir» jot' 

S. Vil. 
FUNDAMENTO DE LjÍ PRETEN- 



Ili}^ primera que afirmó que San Lorenzo es de Vakn* 
cia fue Pcimo Cabilaaen«e , de nación Francés, en la 
Topogtüfia de los Saoios , ó Mapj |lspir¡mal , publi- 
cada en el afio 1450 , Atiicr lan ignorante Ue las cosjs 
<je España , que dhloca las ciudades , miidándoUit de &í- 
tio , y atribuye á unas los Sai.iüs deutrai , cumo pu£- 
de verse en la España Sagr^dj , tooi, 5. pag. 103. / 
^27. dfinde se previene la ínfima^ o nwgurta autoridad 
qu9 se ie debe en cosas ^uc tsiriíten ftjTíimíhte en su dt- 
cho. El segundo ca Juan Annio^de Viierbo , cuyas obras 
dice Lüii Vives, esian Iknas de poílentos y cuentos, 
qtie no se pueden oir sin liorror ; y el Padre Mariara 
Us llama Abeños , y libro compuesEO de fábulas y men- 
tiras. Annín^ en fin , es Aulor tan desacreditado y fabu* 
loso , que Doa Juan FrancJ&co M¿sdcu cuenta por sin- 
guSar gloria de nuestra nación , que las Espacióles 100 
los primeros que empuñáronla pluma para confutar sus 
rát.Lilas (1). De estos lo tomó Pedro Gaksino en las no- 
ta^ al Martirologio , escritor poco versado en las cosas 
de España , como adviene Don Thomas Tamayo de 
Vargas (í) . aunque por otra parte digno de respeto. 

¿obre el rundaroeuio luiuosode estos Autores , que 
reñercn ta especie sobre solo su dicho, sin alegar tra- 
dición , autor , ni tesiimonio alguao , lanjó la preien- 
sirn de Valencia el Mro, Gnimcran , hijo de aquella ciu- 
dad ea el Piólogo de Ja Historia de Nía. Señora de U 

Mcr- 

(1) Vive» , Corntntarhi t&hrt ht ii^rot df Chiltttf Da , /jÍ> 
18 cap^ L. MjrÍ«n4 , lit. |« 10/, 7. Ujhi«u , Esjr^ fatute¡M 

fj) lam^yt» de Vargaij'^i Ui ft»rat 4 DíJríra tvkr* tí añé 
>4^> 



k 



303 Tfaí> hist, de las li^tesias de Arag&n, 

Mt:rcei y CQ €i año 1591. . coafíí^jado , que su dieta' 
tjten pare:trá niiíW. Gaspar Eíc^ibMo quí le siguió, ex- 
pÜci íui icmorcs dt qut U arguyesen de novelera ios ^ue 
¿n ¡a iccbe ataron , que San Lorenzo fue dt Hjejca d^ 
j^raaon * y luego añade , que está por Huesca ia tra- 
dición^ y ri retadcf , y cl Dr, B;ille^tcif , que euforia U 
opiniun Je VsilcncU sti paTna , confies:i , que /a nuestra 
es pr(^bi'ib¡s* Por mas que dichos Autores lian investiga- 
do los iDoiumeutus de la Iglesia y ciudad de Valencia 
para comprobif £u nuevo diriámcn, levos de exhibir 
«Iguco t hati hallado , que así el Breviario de aquella Igle- 
sia Merropolitana , como loi Eicriioieí que li^'s han pre- 
cedido dan testimonio en coQtrarJo * expresaudg que 
San Lorenza nació en Huesca. 

El Mro. Jayme Prados, de nacioa VaTencíano , ítn- 
l\6 tanto que 5us Paysarlos quisícTLin apropiarsr i Saa 
Lorenzo sin liruio, oj fandameocosóliJo , contra la tra- 
dición universal , y opinión comua , cjido w enteode- 
rí de sus palabras , que son lis si^ul.-ntcs ; " Pjra glo- 
f ria de San Lorenzo, y para qae cada utio se quede 
» con lo que es suyo , y se Císmente cjo ello (lo qual 
» solo es gloria verdadera) m debe sentir y aftrmir, qtie 
w este escUirecído Santo uo fue Valenciano , íIíio Arago- 
j* ne; de Huesca. Porque en verdjd de hi&toria dqiTC- 
" llo« Hiilonadores ftoljafnenie son verdaderos , y de re* 
j* p litación acerca de lo que escriben , que son de ía 
» misma oacíon « cuyas cosas escribea , y eotre otros 
K aquellos exceden á todo* , que fiKToo presentes , 6 
j» mas cercanos á ellas. Y como 10J01 los Españoles mo- 
» demos y anci^uo^ , atirm.iq que San Lorenzo se crió fl 
» en Huesca de Aragón , y allí inuesíran de aquel tiem- " 
» po íu casa , en la quul nadó , consagrada en Iglcaiat ' 
» y la de sus padres también x se ha de añrmar asi con- H 
H.tr:i qualquiera estraní;erü que tenga difercaie opinión, 
V Como son FrÍ¡no Obiipo Cabironense ♦Pedro GaL-sino, 
«y Juan Annio Víterbiense , Maestro del Sacro Palacio, 
» q.ic lo eaciibió por aplacen al Papa Alexandro VI- Va- 
r* lejiciano , y á Ioü Ri:yei Católicos que amaban í V4- 

» leu* 



San Lorenzo Mártir- 303 

}> lencla , y ¿ ihjcdoí Cavalleros Vaknciano.s i^ue lenfa 
ir en su Corle y casa, V tsfitcrzaaos á escribirlo asi, 
rt querer manLCGcr la auEoríüad de nuesiro* E^psñoícs 
" aciepasadcs , y el ztlo de la piedad Va^eocíana muy 
rf remiraüa en honrar los Santos, i la que ofendemos 
ff;RiUcho en añcin^ir to c^onirario. Porque grande delito 
» y pícado rulara , 51 cja suyo , cchaile de sí , y no ro* 
" lar á lo mcíios su ítilar, y ta^rt , y coosagiaiU ea Ig'e- 
>' sid , ccimo hj he(;bu á oíros Sanios de njeoor calí- 
'> dad. Y hace ¡aveniib'e á esta seotencía ver que ro- 
í» larnn dciide a^utllos misiuis lierrpís los lugares délas 
f> cájceles^e ks l/lífúns, y septiEiufa de ^ir primo Sao 
v^y^ccfite., y loa ctc^agrajcn cd Jgksías " (t). 

i. VIH. 

ORIGEN r FUNT)jfMENT0S DE LA PRETEN- 
sion -de Lérdoba. 

I i,' '."-"■ ■ . - .-, j . 

^A , ciudad de ,C¿ra¿ta to entró >n ía pretensión á% 

5UC patria de tan Lojei:io La^la %l siglo xvii. en que el 

Padre Mariin de Roa It> escribió co el jiníiguv Prm- 

cifíido de Cvrtíiha & pci^sua^ion , ccmo dice , de íüü Ciu- 

'¿iidacos, «^ue rcciian for natural suyo al ilusulsfmo 

mlriír !ian ¿oreizo « fucdadcs en la at^ioiidod de Doa 

Fcínajido de Talavera » primer Arrobíspo á'^ Granada, 

<]ue tn el ciip- 47. del jjbro que miitulú , Impu^QHcÍDfi 

católica contra uuHfregé , i^ue habla sembradü sus er- 

xctcs en Stvilla , ttfiriirdo los Mártires de Eipaiía , y 

k\ lugar dtl nacLpiKnio de cada ileio , dJce , Safi Lo' 

TV'Zo en faieiciá dd Csd, aunque te baila ^lc era de 

i, ordena* 

El diado Arzobispo escribid por lósanos de 150c*- 

fue varón de singuTar virlud , en cuya coafitmacíou se 

dfCjC que obló üiüs ^uújagros después de ¿u mucne , y 



muy sabio cu materias dogmáiicas y morales , ác que 
escribía varios libros ^ pero ninguno de historia. D. Nú 
coh£ ADtonio Ioa menciona en su Biblíotccj , donde 
previene , que la impugnación Católica &c. se h^lla en 
el índice de los libros pfobibidos ; y eftciivamente se 
eicpre^a el nombre del Auior , y ti cfiulo de dicho li- 
bro en el índice general . impreco en Madrid año 1640', 
pagp 5^8. Sübre este te^íimonic» lan débil , sacado de 
uní obra dogmáfici , moderna , y prohibí^ia por el Tri- 
bunal de (a Su. JnquiticioD , y sobre todo indi^termina- 
do , pues ÍgL]alme;iie se puede aplicará Valeaci^i «por 
quien Lo cica el Dr. Ballester, Tundo el Padre Roa la 
pririr^n^íon' de Córdoba , confesando al naismo tiempo, 
qtit llaeica titne por sí Id maí común opinión (i). 

CoQfírmr^ este «abÍo sti nuevo dirtámefi con un se* 
lio que se halló en C^Sfdobi , abierLo ei ef ano 1540. 
que prevenía la imig^n de Sao Lorenzo , y coineazú i 
ponerse quaoda escribía este Aotor en el qij^deroillg 
^nu^l del recado de la Diócesis ^ y coa im Códice M¿ 
que se conserva en el archivo de Ja Sta. Iglesia de C6t* 
doba , cuyo lítulo es : íncipiunf fiares Sancteram , y á 
los 10. de Agosto trae la vida dd Santo , en que se ha- 
llan estas palabras ; S, Laurenliuj Afartyr & Levita^ 
Corduhíff natíts , á B, Sixto Romam deductví íjr- El 
Sello es de poca 6 ninguna autoridad , y si merece al-> 
guna respticita,^Ja dio abundante Andrés en la DeTcnsa 
de U patrii de San Lorenzo, cap. 7. Del F/dj Sñncto- 
Tum \IS. solo tenia noticia el P, Roa quando coznensá 
á escribir por iof^írme de Don Francisco da Córdoba, 
Abad de Rute , qne afirmó haberlo visto , pero habíéo- 
dolo hallado poco Jespues , añade en las Adverlencias 
á lo impreso , que fue Dios servido se ^filase albora tn 
ia Librería de la Catedral , y reBere su antigüt'dad al 
aigto xEii. 

£11 el año 1673 , escribió Don Francisco CarrÜla 



Bjll.íter , VifJrm de toqíát , pAf,* 67- Rol , Aitti^U7 Prin* 




San Lürento Itíártir, 305 

de Córdoba »u Ceriámcn histórico , y juzgando que el 
Padre Roa habla andado corlo en dcierminar la aotí* 
güedad del códice , lo adjudicó al jíglo vií, cxákaDdo 
tia^U lo sumo su aurotidad, LocKrtoc^que Huesca no 
puede gloriarse de un documento lan antiguo, ni toda 
España ío tiene para probar que el Santo fue Español; 
porque Adon que es el primero que lo afirma floreció ea 
el 11- En vista de esto no hay que admirar , que el re- 
ferido códice, ó FIqs Soncioram , se colocase en el ar- 
chivo de la Sta. Iglesia de Córdoba en lugar diiiínguí- 
do y separado, y que ft;ese tenido cu gran veneración, 
como dicen ios PP. Botandistas , magna ct/tn Vintratio- 
tie t como un monumento precioso de la aongUedad, 
capaz de terminar la qíiesiion cxciíada en los siglos poi- 
teríores. Llegó el lierapo del desea^año , en que se ve 
Jo poco que se debe confiar en^seraejaoles notas , y pa- 
peles anónimos de los archivos» mientrai 00 se cr^ecejí 
al exAmEin público , 6 los reconocen sugctos hábiles y 
desínterL'sados ; la ncasion fue esta. Noticioso el ílu^iri- 
simo Senado de la ciudad de Córdoba de que los P?. 
Bolandijftas estaban para publicar el lomo penenecieate 
al día X. de Agosto, entró en d pensamíemo de solici- 
tar el veto de estos Sabios. A este fin ka dirigió una 
carta hitmarí.ima , recomendándoles 5U cau^a coa el 
mayor encarecunicnto , coa fecha de 5. de Diciembre 
de 1732. y para que pudiesen hacerlo con p!en^ ccro- 
cimieotú de sus derechos, les remitió dich) Scaado cx)a 
au carta un trasunto legalizado de las Acias de S. La- 
re í»zo , segiin est^in en el citado Fivs Smdi/rum , y un 
ejemplar <1gI Certamen hist^^rico de Carrillo. 

£1 efecto do correspondió á los deseos de aqjct Se- 
nado ; porque ■'■■conociendo dichos Eruditos las Accat de 
S. Lorenzo, hallaron en sus pTÍmeros periud^s tartos 
vicios , que asombra el ver , que «e haya hecho tanto 
mérito de un escrito tan desprtciable- Observan lo pij- 
mero , qt^e dicho códice no tiene la antigüedad que se 
le atribuye , puts cita do» vocts á Ju-in Uelcth , que flo- 
reció ea el siglo XUI. y no sabemos el tiempo que lardó 



'eat. bíTí* de Tas iglesias ie jfragcn* 
fi"c^CTibirse: lo scgünJu , que añrms , que S. Sixto llevó 
co^iíigo á Rema i S. Luret^zo, y á S. Vicenie Mártir, cosa 
rtpxjgoantc á la crotiologío , yá la hiitorU : lo tercero, 
que S. Lorcn^^o padeció ea el imperio óc Üccio ^ síeodo 
cierto que padeció ea el de ValeiÍLino- Obiervan finalmeo- 
Tc,quc en el archivo <ícSaQ Salvador de Utrcch ve halla) 
oiso Códice t que refiere la vida de Sau Lorenzo coa 
el mismo órtien tíe cUusuks y palabras, cocno tambtea] 
la que publicó catre aus Legendas el P, Jacobo ]anucn-i 
•c; de modo que do se puede dudar que se bao loma- 
do de la misma fueate, que el de Córdoba , y ea luf^ar de 
squellai: palabras Laurentius Martyr et Levita , Cordu- 
ha Ttiitus ^ se leen esias: tíiurstítiut Manyr e$ Levita, 
genere Hispanus « sta hacer meDCÍo[i de Córdoba: de dcj 
tíc se deja ecierder , que el copista del Códice de e*t^ 
ciudad la£ añadió i su i^rblirJo , porque es mas veniimiP 
que este subiiituyesc á Coríícífleo lugar de fi/jxíí^tf, qui 
no los o[TQ( dos á España en Lugar de Cór*Joba. 
antigüedad , la tradtcíoa y demás coia» que afirma Caí; 
filio sobre !a autoridad de dícl^o Códice paieciercJci 
estos Sabios tan dignas de desprecio, que dicen no dq< 
leeen referirse: ne€^ ut dicúm id quod ttntio^ re/erri 
merentur, 

£s verdad que los s«bÍos Bolaodistas tampoco 
declaran por Huesca, y que proteitan al principio, 
medio, y aI fin 4el %. \u en que tratan del lugar p^i 
ticutar de España en que cadó Sao Lorenzo, que n 
q.uÍ4:ren eotremcierse i juzgar esta causa ^ mas 1:10 obs- 
tante dirba protesta, indican bastaotemenie c)ue pre Be- 
lén el derecho de e^ta ciudad ; lo pritvjero poique 1^^ 
PP. Hensquenio y Papebf oquio , aiitorcs del tomo pr^^ 
mero de Mayo , en los escolios que hacen ft tas Ac- 
tat de San Oríeccio Obispo de Aux , notan sobre la 
palabra Osea ^ que Hacsca es tenida por patria de S' 
Lorenzo; Osed^ vuI^q Huesca, urbs BpiscopúUs ^fr^ 
gonia^ patria J. ¿aartritii Martyris fmÍ'íía;en \o <^ 
parece inJIcar que Huc^^ca ea la patria del Sanro , 6 
quaqdo laeaos , que esu es la uadictoa común : lo se- 




San Lorenzo Mártir, 307 

guado , porc^ue habiendo dicho que Huesca , VaE^Qcía 
y Córdoba pretendían este honor, no liicea uq4 pala- 
bra án las razones en que 5C funda Valencia , y de 
Córdoba dicen que expondrán algunat, no por necesi- 
dad, sÍQO por complacer á su ilustrísimo Senado, que 
con cnucho Cooaio les había recomendado su causa: 
/n íiijü/ tarnen iI¡usS$'isslmx urbis grctiam ^ hbcraU pa- 
tius quam necessario opere ^ expenáemut prac'i púa qu^váam 

fírgumsnta IJ^e eó facimut , ^uúd Ulustriísimus 

fjuídem urbit Senatus í/iterai bíimanissimas inte miffffitt 
quipus obnixe hdnc suam catíntm comti^rndabat. 

Por Huesca alegín en el 5- xi. la TradidoD y ía 
initftucíofi de la Cofradía de Loreio, sin otros docu** 
memos alegados en el S. viil y después de exponer al- 
gunos reparos sobre la auii^edad de la traLitcJoa « y 
el motivo de la insUtucion de la Cofradía , (á q un creo 
haber satUf^cho) concluyen a^f: De lo dicho consia que 
00 es tan eviciei:ie la anligikdid de la tradición de la 
ciudad de Huesca como pretende Dormer* V así como 
no pciiurbamos ¿ 1^4 Oji^chccs de su pou'&ron , Si^a U 
que fuere , así 00 queremos hacernos Jueces de e^u li- 
te , si es que puede decidirse con verdad y ñrmc^at 
lo que creemos rvo pcdrá bacer&e jaulas por falta de 
documentos conviccenres. En las qo^nks palabras reco- 
nocen nuestra iradicion , aunque notan cvíJcniccomo 
prciende Dormcr , y la posesión en que eAíam^s, pres* f 
cindiendo de qual sea esia , an[igua , 6 moderna, pií- 
clfica , ó comenciosa. Fiaalmenre debemos contar con 
la mayor fé y autoridad, que dicen estoi Sabios dJrJan 
á los mocuroenios de la Igleiiia de Huesca , t\ tio es- 
tuviesen variüs en atribuir A San Orcncio y Santa Pacien- 
cia, uaas vecei el título de Mirtírct , y otras ct de Con- 
fesores * y si las lecciones dcl^Brevt.irTo de esia iy\fi- 
cesis no se hubiesen tomado de los fjLsoí Croiricúnes, 
habiendo probado con evidencia , que no existen estos 
"obstáculos. El P. Como sospecha, i^uo no se declara- 
ron abiertimence estos Sabios p^r Huesca, porque pre- 
venidos con la Carta comendaticia de! Senado de C¿r- 

Qq a íkíi- 



3í>S T%at. hht.de las Iglesias de Ar^^on» 

duba, no <iuisicroo disgiJ^iar ^d todo á loi que coa 
uau cocñiinzA impioiabaa su patEOdciio. 

S. iX 

CONCLUSIOH^ r COTEJO DS LOS FUtT^ 
dainentvt de tas tres Ciudades* 

_ -Oléjense ahora lo» íüD^ameDtot tle H^iesca coa lea 
de V^ilcncia y Córdoba ; Huesca tiene á iu favor la 
traJidocí constante, UDÍvt:rsal y cuaca inirrrucnpida de 
toda España; comprobzda con los moaumcntos mas aa- 
tigcos de b SiDU Iglesia de Huesca, coa los Brevía- 
tioA de tres Iglesias Meuopolkanat « una de eüns Va* 
kocU , tie díja Catedrales, y del Abadiado de Monta* 
«gen; autoriíada cnn Hiuchos privilegios Reales y Bu- 
las Pontificias; apoyada con los vestigios de la casa d€ 
.J-oreto en que tacjó el Santo, y de U que leoiaa sus 
padres en la ciudad, consagradas entr^Linbas ea Igle^ai 
baxo la' advocación y nüníhr*' dp 3du Lorenzo desde 
!cs tiempos mas rerncio^ , y con el culto inuLeiiu^rlil y 
público de lus padres, que los mismos coiitíaiios díceo 
que fueron ciudadaoos de Huesca; autorizada en fia 
con d testímoDÍo y comun senúr de los Escnicres de 
mas crédito, asi nacionales como extrangerot , y Lo 
que es mas notable. Valencianos y Cordobeses; sica- 
do por lo m^üos no los alegados por los Apofogisiai 
de Huesca, no habiendo podido alegar los Valrncianí» 
sino .il Cabilonen^e, ignorautisimo de las cosas de Es* 
paña , á }wzci Aunio cO[iocíJo por sus cuentos y fíbu- 
las , y i Pedro GaleSLuo que lo tomó de estas fuentes; 
y lüi de Córdoba solo á Don Fernando de Taíauera^ 
^\.\*: lo dice disyuntiva mea Ce sin Otterminar eatre Valcil* 
~ cia , y Córdoba, y uo Santoral, cuyos vidos quedaa 
dcscubier[o% 

Después que las ciudades conlrincunf:* hio expues- 
lo al público sus raí^>oe5 y fondami-'iiio* sobre la pa- 
iiia de San LuigazQ^no s¿ que los Valencianos y Cór;- 

dobesea 



IP 

^■P San Lófénxó Mártir. 309 

f ¿obests hayan ganada á lu favor tan solo un \oio^ 
siendo muciio» y muy autoriEados ios ENcríior^s, que 
_ ama* de los Aragoneses, iüsisten en adjudicarlo á Hues- 
■ ca: lalcs son enire otros muchos. El Cardenal Aguir- 
P re , y Felipe Labbé sobre el CoúcDlo Oscense celebra- 
I do en el ana 593. Andrés Sausay en el SupLemeaio del 
I Maruroiogio tom, 2. pag. 11 15* y en la carta á Ta- 
I mayo Salazar , Octavlano Sada en las ootas al Díalo- 
' go vil., de Don Aatoíiio Aguuin , Andrés Schoto en la 
versíoa latiaa del cílado Difllof^o , y en la Biblicieca 
Hispana tomo i. cap. 5, El P. Ignacio Como en la 
Obra citada lih. t. cap, t. £1 P. Mariana en la His- 
toria de España /i¿. iv, cap^ 10. Ferrcrss ea la Hisioiia 
de España sobre el ano QS9* ^^^ Pedro Feraandez del 
Pulgar, Vi[idícias de San Anionino MSriir, y en la Es- 
paña ilustrada con memorias d( la SanU tgksia de Hues- 
ca. El Traductor de las Actas de Ruínart en la noia 
fi las Actas de Sao Lorenzo , Croiset ea el Ano Chrii- 
tiano á üiiíz de Agosir», Villígas , Ríbadeneyra , y co- 
munmenie -los que han escrito Fhres Sanitorumi en- 
ire los Valencianos Jayme de Pradec ea el lugar ci- 
tado , y el P. Albiniano de Raxas en la DescripcioQ 
MS. del Reyno de Aragón, tjue alega Andrés lq U 
vida de San Oreacto Obispo de Aux p^tg. aa, y enirc 
_ los Andaluces ei Uocior Don Francisco de Padilla, 
I natura» de Antcqucia, y ni^^inuaa de la Igle&ja de Mi- 
loga en sus Ceniurias. /í*jrf, 1, pag, ii5, y Dg^ Ni- 
colás Anlonio hijo y Canónigo de Sevilla en la Biblio- 
teca antigu4 /i¿ro vil. cap^ nt. No podemos gloitar- 
nos de tener el. voio expreso del Rmo. P, Mro, Floree, 
porque no llt-gó el caso de tratar de la Sania Igloia 
de Huesca, pvro bay j^rave fundamento para cKer que 
«te efa, su ánimo; porque habiendo tratado muy de 
propósito de Iíjs Santos de Valencia y de Córdoba , estu- 
vo [.aa Icxoi de adjudicaiie^^ 1 San Lorenzo, que ni aua 
inecnoria hilo de su ptetenslun- De dondtr se infiere que 
la tradíciija coasiatice y universal de que Sdci Loicnzo 
. -, nació 



3 ro TVíif. ifiít' ie Jas iglesias de Aragón. 

nació eo Huesca no se ha icHerrumptíío con las pretea- 
iiooes modernas de Valencia y de Córtloha» jr que le- 
lEos de debiliiarse y obícurecerse con la oposición » hi 
ocasionado esta el txáEDcn y publicación de los maDU- 
memos que la auioman , coa que ha tomado oueva 
fuerza y explendor ea el crisol de la disputa. 

' Hiie«ci en virtud de la firmeza con que siempre ha 
creído la tradición recibida de sus mayores , celebraba 
antiguamente la vigilia de Sau Lorenzo velaado día y 
noche en su Iglesia de Loreio* y su día y occava coo 
las demostraciones mas particulares de fervor, devocioo 
y gozo, efecto todo de la piadosa creeneia que infla- 
maba 5US Corazones. Efecto batí sido también de esta 
fí y devocloo las diligencias con que Fos d'jdadanosdc 
HikBca han procurado enriquezer sus lemploí con Re* 
lifíuias del Saato. 3e cree que la Canilla de uo bfíz« 
de Sao Lorenzo, que se venera en Sao Juan de la Pe- 
Jía se subiá de Huesca en la entrada de^ ios MorOT. En 
el día hay Reliquias del Santo con vtuctracíotí piíblics 
en ocho Igleiiai de la -riuJad , á saber, eo Ij Cate- 
dral, CQ San Lorenzo, en San Miriin, en los Conven- 
tos de Santo Domingo , del Carmen , y de San Aguí* 
tin calzados, en li Iglesia de Saa ftl/gnol , y eti la de 
SjQcti Splritui. £o ta pag, 190. se hibl6 di? la que dio 
el Rey Don Jaym^ IT. í la InVtla Az San Lorenzo: 
véanse la^ dcüías en Andrés, y en Ayn$a(i)- 

En nuestro tiempo se celebra como siempre el dia 
de San Loren2r> con rifo de primera clase en toda la 
Diócesis, y hasta la reducción de fiestas hecha con 
JUEoridsd Apostólica en el .'Bo 174$. era fie^tadegoar- 
^ar en toda ella» Aun ahori! lo e« en la ciuJaJ ^ cu- 
yos cuerpos ecle^táaticos y civiles van eo procesión ge- 
neral deide la Iglesia Catedral á la del Santo á c^e- 
brar la misa y serraora ; y en todos los de la octava se ce- 
lebran con eran solemnidad en dícba Iglesia los diviaot Ofi- 



[■J TI 



{1) Andreí Dff^ntm ^, ft^, no, Aynu tn ¡91 /r j/jí^x ^' 




San Lortnzo Mártir, 311 

cíes, sieado extraordinario el concurso « especíalmenu á 
la misa y Sürman. Valencia y Córdoba auD después de pre- 
tender por suyo á S. Lorenzo, celebraa su fesra como qual* 
quiera otro pueblo cbrisiijno con el rito y soEemuitlad, 
que son comimes á [oda la Iglesia ^ sin guardar su ñes^ 
ta de precepEo , ni hacer la menor distiaciop en obse- 
quio del Santo : y no es verisímil de la gran piedad y 
religión de e^tas ciudades , qiie si estuviesen persuadi- 
das , y creye&en con firtneza , que un Santo tan iUntre 
nació ca su seno, dejasen de solemnizar su día con 
la particular Jisiiucion cou que celi^bran Jas de otros 
Santos sns hijos y pairónos. 

Don Francisco Pérez Bayer , para probar que San 
Lorenzo fue Español, alega coa esfuerzo el cuito espe- 
cial con que en uetnpa de los Godos se celebraba la 
memoria del Sauto en Espaiía y en la Gálía Gótica, i 
diferencia de las demás proviaetas; porque no se des- 
cubre, dice este Cn[ico,oEro título para esta difcren- 
cia sitio la razón de paiTla(i). ¿eguti esto , el especia* 
lisinio cuko coa que en todo tiempo ha celebrado Hut^s- 
ca la memoria del Santo Levita eairc todas las ciuda- 
des de España , probará que S< Lcrcnzo es hijo de Hues- 
ca, y quando menos la tradición conítantc y nunca La- 
lerrumpida. Si dicho arguroecto prueba lo primero , ne* 
cesariajneote ha de probar lo segundo ; porque el uní- 
cb nv>t¡vo que ha tenido y liene Huesca para dístin* 
guíese entre ledas las ciudades de España , y aun del 
mundo, fuera de Roisa , en ia veneración y culto de 
S. Loreazo , es la firme persuasión en que siempre ha 
estado de que es hljQ suyo. ^^^^ piadosa creencia ?te 
conserva en nuc^ira* dv;ii i^u iit.imcnte impresa en los 
ánimos de los Osee cuet , que no se hallari uno que du- 
de , ni sospeche de su verdad. En todas sus nec^iida-* 
des acudea al patrocinio del Saa:o Levita , con Ja con- 
fianza que tospira (a calidad de pEiysíino , á pcoicle » que 
los prodigios que lo han hecho famoso en iodo el orbe, 

los 

fi) Biycc «I U Diícrtati^ de S* Lorínto , r^/, |< 



3 1 1 ttaClíst de hs J¿Ushsie Araron, 

lo» haga aquí en su pairla; y muclios cscplicao su W 
y devoción adorando en las Iglc^aa (le Lorcio y de Hues- 
ca U tierra que phó el Samo, 

CAPITULO XXIL 

DE SAN ORENCIO OBISPO DE AUX , HKK- 
nvdPia dt San L7ren%Q Mártir» 

i- L 

f/D^ CBX SANTO SEGl/N LOS MONUMEN' 
rox de la Santa igUsia d< fíuetca. 



fAS Actas primitiva» de S, Orencio hao perecido 

como Us de casi todos Tos Santos de aquella eJad. £n 
los ,síglü*i posteriores i la dominacioo de los Sarraceno» 
se han escrito varías Actas del Saoco así en España co- 
mo en Francia » sóbrela tradicioode bs Iglesias, y de 
ios pueblos e o que ha permanecido su memoria ; las mas 
de ellas por Autores poco instruidos en la historia JT 
cronología , que han confundido los suceso» del siglo nu 
con loi del v. Oíros á fin de presentar A los lectores 
una historia completa , y de captar su voluntad con su- 
cesos maravillosos , han recopilado quanio $e hallaba es* 
críío , formando una relación monsirtiosa , llena de aoa- 
criini^mos , y conlradicclún^s. Esto acontece con frc^ 
qüeacia en las vidas de los Santos antiguos escritas por 
Autores de la rd^d m^ól'^ , 4*"* por ignorar la croDO- 
logía han confundiüu Us tiempos, y mezclado circuns- 
tancias opuestas á los mi^mo; hechos que refieren : sia 
que por esto sea lícito reprobar las Actas de los Sao- 
tos , como advierte el Cardenal Baronio ; porque en ca< 
9! loJas , dice , hay que notar y corregir en materia de 
historia , y solo las Escrituras canónicas tienen el pri- 
vüegio de ser verdadero , cierto » ^ iucoacu^o quantc 

rcfiC' 



Sítn Orench Ohirpo de >^ux. 31 j 

refiere ea ellas (r). Üe aquí ba rcbuludo la ficcesidaJ de 
separ.jr las cosas legílimas y verdadtfras óts las faUas i 
laterpcihdifi. Pero e&ro tiene i^randes díñculiades, y i 
veces iitsupcrabies ; puiqui: friendo el hombre tau tímí* 
lado , y por ctra parce ikao de igoorancias y de preo- 
cupaciones , está expuesto eti la coucurrenda ue di>i »u* 
cesos repügna'Kcs , en que es preciso excluir une) de ello», 
í cambrar Uk cosas, faiíando documentos claros y de- 
cisívot para ci discernimiento. Pondremos priintro las Ac- 
ias deS. Üreocio según los monumentos de U Sia, Igle- 
sia de Huesca , y lu^goañaüíremos lo que consta de las 
dema4 Actas, y nodice oposicioü coa eslis, re^rvan- 
du para ei $. 111. loi puutos en que se oponea y re- 
pugnan. 

San Orencío Obispo de Aui , fue natural déla ciu- 
dad de Huesca , hijo de los Santos Oreocio y Pacien- 
cia , y hermano gemeLo del esclarecido Manir 5. Lo- 
renzo. Su DÍ6<^t , educación , esludios y demás coSaS, 
h^sia que muerta Sania Paciencia pa^ó con 5u padre at 
va'te de LabeJan 1 quedan referidas en la vida de iu% 
santos padres. Para dedicarse mas Irbremenie el jóvea 
Orencío á la coaiempbcíon de íjs coias celc^tinjcs se 
apattó afguG tanto de ^u pudre á ua lugar solitario del 
referido valle. Allí edificó un Oratorio , quesegucí añr- 
man loi Escritores del siglo pagado se conservaba en 
su tiempo , y dicen que pertenece al Monasterio de S. 
Orcncio de Aux , y que es muy venerado délos fieles 
por esrar en él un bra^o del Sanio^ En este logar hizo 
una vida augélíca , entregándose todoála oración, ayu- 
nos y vígilid^, Compadecido el SjuCo de la necesidad 
que padecian ios pu<:blos cumarc^anos pu? falta de Moll- 
inos , coo^truyó uno en un pequeño arroyo Ifamjdo l^au- 
ro , qoe corria juntr» a^ Orattirio , muy diferemc de los 
oircs en %u formí y artiñ^to. La raiTi^i de los dos Orea- 
cios Voló por todas partea , y eran muchos Jos ^ue acu- 

Rr dian 

I 

Ujrs ir. 



3 T 4 Tfftr. hist. ác ias I^ksms de Aragón, 

didiL á ellos ábuicard remedio en sus necffiiJades 
pifitu^l^s y corporal!^). Llegaron eutre Oírus \o^ £mba* 
xadorcs de im Principe d« Fcancia eo bu^ca del ancia* 
00 Orcncio para que fuese á cur^r i su hija Corncliat 
que csijiba poít:ida JfideEnoalo, Pardo el SaDioen cotn- 
panía d¿ í«u hijo , y Diof libró á Cornelia del huésped 
iüferní*! por las oracbnei de entrambos, Araa fteeicpre- 
sa t:D el rt-zado ; ofrecióles el Puncipe mucbos y pre- 
ciólos d^nes , loa que despreciaron , tenÍi£iiJolo» por üq 
poco de lodc>i Las iii;;moria5 de Auk añrmaa , que ad* 
míticrca UQ libro út loi Evangeíos , y una Ara da 
pórfíio , que se ct^nscrvac , y ¿on revcrenciadoa en ei 
KloftAjtxfio de S. Orencio ^e aqi^ella ciudad ^ pero t\ 
Breviario df Hu^fica dice , que los renuu r^roa lodotf. 

Regre^Faban \q% Sanco» i su amada soledad A ticiD-* 
po que l<'4 Obispos dd 1^ provincia se habíjo cnngrtga<> 
do CD Ai7X para elegir Welado ; y tío puJie^idc) coa- 
ventr en la p«rsoaa , ayuD^roo ircs diii , bjclendo coa- 
Unua oracjOD para que les mostrase Dius el qie Tuese 
de &u agrado para gobernar aquclk l^ksia. Orando to- 
dos , les reveló el btñor , que saUeado á la puerta de 
ta ciudad «coDsagraseu en Obispo al primero que entri- i 
EL> en ella ]]am:ido Orcncto, Sulicron al pumo los übis' i 
pos , ti clero , y el pueblo á buscjr al elt-gtdo de Dios 
¿ liempo ea que llegaba el joven Ofencio « que por 
disposición divina se habia adelantado á su pjdre. Re- 
CQUocicron todos en «1 nombre , gravedad, y mode'Jlia ^J 
de Orencio que era cE varón que había elegiJo el Cié* ^| 
lo , lo Mcvaroa á la Iglesia caniando el Te D^um ^ y á ^^ 
p^'S¿r de £U resisiencia , lo seniaroü en la siiU Episco- 
pal- » 

El Breviario de la Dí^ce^ís, de Don Juan de Araeoa 
y Navarra dice, quí nuestro Sanio obr<> muchos nijla- 
gros, sin referir alguno en particular . y que vo'ando 
pur iod|s panes la fama de sus vtrludci , y prodigios 
vt^m.iit á éi de diversas regiouL-^ á rtcibir sus in-ir-jc» 
clones co el camino de la sa:ud , y para s.r curado» 
de Us enferaK-dades del alma y del cuerpo. Et de O. 

Pe- 




San Orencio Obispo át Aux, •^\% 

Pedro Agu^tííi compendia iodos les sucesos dc^üt; la 
colección milagrosi ücl Santo hasta su muene en esi^s 
palabras : lo llevaron, dice, á la Iglesia cautuniio el 
Jr I>tum , y vivió es el Arzobispado Ikíio de buvnaa 
obras: Ad Ecchsaxm cum taniko Te Deutn iouJanms 
produxerunt : siegue in Are tupis ccpatu p!er,us hof^tM ope^ 
fihus vixit. L:i oracicn que iraeo los Misales y Eri^via- 
rios es la KÍgitícnie , aunque coa alguna variación acci- 
«icutaU 

O R A T I O. 



DeuT i¡ui infer cutera tu¿e iergltatif muntra Oscefh 
Stm urhí-m B. Orinfii ttütivilatt , ^ Auxitanatn EfCÍt* 

shm archipTo^Si^lúiu insrgntre dignatas fs : cancrdr pro' 
piiiüj f ut quí inJigtnam íahuitnut in ftrris , paírcJiütn 
¿a calis hatera aeratrnur. Per -Vominum &c. 

Esto ít todo lo que contienen los monumentos de 
la Igleiía de Hiresca , lo demás que refieLea Aynsa y 
Afldrifs en la vida del Santo , e»tá sacado de tas Acraa 
de Ffancíji. Con esta prevención nñ^diíemos las co^ai 
cjuc juíígamos mas ccnformes , y pueden coniidccarse co- 
mo extrafion , y complemcoio de l^s ya racncioDadai- 
T^les son * \o primero la vida asombrosa que hizo et 
Santo en el valle de Labedan , donde entregado á la 
m' ccntemplaclon de las coids cele^liales , ayunos y vigi- 
m Itas , no comía sino pony yeibas , ni bebía sínoa^ua, 
I su lecho era la d4*snuda tierra , su vestido una túnica, 
andaba ceñido con una cadena , erlraba Ot-qüeotemen- 
te en el Invierno en un estanque de agua ciada , y de- 
I cia todos [os diás el Salterio de David ; lo le^undo !a 
cf^nvci^Ton de le» Vajcocis , y la destrucción oe los 

» Ídolos dtl mente Arbeja ó Narveya al lepieoirion de 
Aüx , y otros progresos de su zelo y predicación siea- 
do Übripo ; y lo tercero, lai circunjítancias de su pre- 
t:¡OM muerte , Ta aparición de Jesu-Chrísto en la ú!iU 
ina hora convidándole con el pjemio, la súplica qt^^ |e 
liizod Saato de qm; no fuese profaüado si^sepulcro , u 

Rri la 



i6 



la 



Teat^ hist, dt íitt Tglejíai de Aragón. 



\<£ hizo el Señor di 



los ^ue 1« 



rome?a q 
vocascQ en su» iribuiadQO» , corcrmcdades y pelign 

Las Actas de U Santa Iglesia de Huesca llevaa ta 
mayor fccomeodacion en su mi>ma sencillez , y en do 
Kferir cusa «jiie repugne á Ja ciünulogta , ni ¿ la htsto- 
TÚi. Se conoce en ellas , que los Prelados de la Igle^iit 
de Huesca pTücedieroíí con jjran juicio , y disceraimieo- 
to , no adoptando en los Breviarios y Mi^aíe» sino 
lubsiancia de lov hechos según se cooseivaban en la tra< 
dicjon de los mayorts , y en la coscumbjo de la misma 
Iglesia, la que refugiada cod ^u Obis^^ en las uioqu- 
fias de Ja Píócests ?n la invasión de lo'; Moros , tuvo 
la felicidad de coniinuar el cuko y vencraciori de lut 
Santos , coatí iboyendo ¿ lo mi^^ino losMuzjrabes dcUj 
ciudd*}. *. \ 

La herrrtdod^^d de San OrencTO Obispo de Aax / 
de 5. Lorenza Manir ^ que es el pa jo pfincipjl qac 
K esl-iblece eo estaa Act.is , y «ob[e que se han mo- 
vido tantas disputas , fa tes[iñcan u.iíforme mente los 
m »nume itos de la Santa Ig'esia de Hut^sca. Loí; dos Mi- 
siles MS5. que se couservan en cL archivo de la Cate* 
dral , que se^uo la nota del Dr. Dun Jjyme Pasqual, 
fcrteaeceo al si^lo xiv. Efaen la iii;;uiente rúbj'tra en ct. 
é\i del íanto : Sancti Oreutii Afebi'piT4:opi frarrii J. 
I^anrenfii ^ y luei^o La Oracioa eKhlbiJa , en que te df 
ce, que fue hijo de Hjesca , y Artibíspo á¿ Anx. El' 
Breviario de Ukrn Juan de A'agon y N.warra , y t\ de 
Uon l'edro A;Ttjftt](i , expresan la hermandad de S. Lo- 
renzi, y el Arzobispado Ausciens^ , aiviel co la rubrí- 
iix del tezado del Santo , y este en las lecciones del 
stcnndn Nocturno. Ea el primer voii'imeEi del MarElr<»- 
logitj MS, de la ^1i^ml Iglesia q.ie vio Acdres se lee 
en el día i; d¿ Muzo : Orenfíj^j Oscf natiás ex pútre 
0-e'itio ^ S mane Pathntia^ S. Laurentii ftat'^ /re- 
n^ílius (i). El citado 



Ji 



Arwgoii y 



afit 



í ) Aadret , lií/enrjt itc^ f-"¡. 119. 




San Ortncic Obispo 4^ *^wx, 517 

afirma toJa^ y cada uli^ de estas cusios en el rescripto 
de Íi]dj1g?acijs que concc(ij6 ea el afio 149^ (1). Kl 
Mi^al de Monuragon , ordeuado por su Abuü Üaa Pe- 
drr> de LuQ2 , expresa en ias tre:í Oraciones de S(a> Pd- 
ciencU , qje fue madre de S. Lorcnj^o Mártir t y de if. 
Ort!ocic» Ar£ubjspi> de Aux , Ld irusmo st: cüiiut'tie eo el 
Breviario <^^ uquelU Rcai cuíj^ y AbaJiadci , <^ui: orde- 
nó y iriAcidó publicar Uoa Alfjnio de Castra , como 
lambieit en «^uairi^ Breviarios Ue La (glvsta Meuopoliía-* 
Dá dt: Zaragk>za , el uno Mi. ilel auo 1440, y Lus ires 
impresos por diversos Píelad«-s «cuyas p^Uabras exhibe 
Andrés efl la vidj de S- Oicudo cap. 4, i que se aña- 
da el itrsiimoüíu del Mro, Mariiii AJpaníi, Prii>r de la 
Iglttia. MetropoitEana de Zarat^cia , quien en e) año 
'435* ^J'^ C'jlocar ea ei reubífi , latius veces mentio* 
liddu , la imáv^en d«: Sama Paciencia %ow csia JJisctip- 
cioa -. S. Patt¿ntia Gtriutrix S, Lauremii A'Itíriyris , & 
S, Oretitii ArcbizpiscGpi jfuxiia'*i CotfijioTis : debjCii' 
do adVi-Ttic , que todos los liücumcnws mt:ücJ0AadLi5 acU 
miiy anienores k los dhm Cronicones 

£1 ciíado Andrés a'cga en el cap. 3. haAta veinte y tjYS 
Aurores que afirman lo mi*mo, sin otíos muchos qiie pu- 
dft^ran aley-arsir. La Ig'e^ÍH ,Metrupoiii3na de Anx^y 
mtichos eacrilorcs Franceses han creído esio mismo , de 
<\ntt dieron repetidas ic^litnonios H^nrique IV. Rvy (le 
Fiaucii, Leonardo DestEapo Arzubispo ;íe Aux , y ii'S 
Monges del Moiíascerio de S. Orencio de !a irpjsma cin^ 
dad en Iji caiias, decretos, y oíros resciipto^ que ia- 
tervinieroD en la irastacíon de lai £t.vliquÍ4S del ^anto. 
hecha con auiorid^d de Paula V- de^de U ciudad de Aux 
á la de Huesca. AlicKcrra en U iasioiin de Aqi-itapia, 
)íb, 4. cap. 14. y los Saímaihanos en e i^m. i. de >a 
Cíiia Cbcístíana , paf;, 97, dícea , que S. Oreocio fu6 
Üür<^K> de AüK , oaiural de Hüoca , y btrrErrano de S. 
Lorenzo. L/i mi^mo se añrtna en el ETogio de S. Oren* 
cío que pubiícd ?^Úpz Labb¿ ea el Koju. a. de la fii- 

bljo- 



(ij Aadrcí /dj. 101. 



Srt 



TVíJf, bht. de ías iglesia» df Aragón^ 



tiaucca de Mí*S, |>afi» 59'^* X ^í* '" Acía^ de los PP, 
'iuUcitseí de Pans , irteu cierna das por ]o« Bolandhias ea 
*tticcr lugar. El Martirologio Romano b»ce mencioa de 
-& üícodo Obispo de Aux en el día primero dcNfayo: 
^us£ií soncti Orienta Episc^pi , pero esta Dióce^b ce-j 
KtifaIrRi su fiesia á 15 de Mario hasti el año 1609. 
-cjite Don F< bcrtoguer de Bardaici , Obispo de Hiietea, 
con a&crvso dt:i Cabildo y de la ciudad ta trasladó á 
de Srpiiernpre , por haber llegado á Huesca en eue ulia 
lai Riíliquiás del Santo, y se celebra coa ríio de prt* | 
mera cb^e en teda la Diócesis. H^ umiar de la Igle- 
•ia y CvDvet'Co de Capuchinos; en oira« tiene aluret^y 
íiledicados i su nombre , y en casr (odas alguna imágtra^H 
la Catedral liunc su feírato e» medio cuerpo de píaia,^^ 
que se culeca en la Ara mayor en las principales so< , 
lemnidades , y la de S^J^ren?o líenc oiro para el mía- ' 
%io efecto , y para llevarlo en ia* procesione». En %ti | 
-día hüy procesión geaeral , que va á ta IgLi^&ia de Sao 
¿Lorenzo á celebrar Xü Mi*a y Sermón, y por la t^rde 
Jo bay en la de Capucbmos , y es grande la devocioa 
'^ue le tiene lodo el pueblo. 



> 



TRASLACIÓN DE LAS RELIQUIAS DE SA¡ 
Ortfich desde ia ciudad de Auxáia deMutsca^ 



Rancísco Die^de Ayn«a,que ae halló presante I la 
IraslaciOD , pi^blkó un libro sobre soto este objeto, y 
el Dr. Juan Francisco Andrea de Uziarroz ccmpL-tidid 
lo3 píincrpaTes «uceóos en la Vfda de S. Orencío ; üe 
los quales lomaremaa lo preciíO para icxer esia hi*io* 
TJa. En el año 1607, reruvi^ ta ciudad de Huesea su an 
tipra pretensión de coouguír Reliquias de S* Orencí* 
Obispo de Aux , que es el único de sus santos htj«s 
pjiront^s Je quí^^n no ln& teni^. Valióse en esta oca%íü] 
para au Logio de Manuel Don-Lope .ciudadano de Z 

**^ rago- 



Sü'i Orench Ohiípo de ^ux, ^rf 

ragoza » Genstlhombre de Cámara ,y gran prÍTaJo üc 
HeiiiJque IV. Rt:y de FracicU* HiíO U MÍplica Üan Lo- 
pe , y et Rey le conceiJió Us Aeliquia» , y . mandó <\\\^ 
3c te entregasen «Jn diUcioa * cxpidunJo ^ este íin qira- 
tro carcas, uaa á Leonardo üestiapes , Arzobi^^ át 
Aux , otra á los cónsules de aqueIJa ciuLlad , otra al 
Piiur y Monges del MonasiLTÍt) de S. Üieucio , en que 
C5lá d sepu'Cfo del Sjqto , y kqiiaria á Uornano Vtr-> 
jcy ót La Guicna , sÍcr,do el porrador de tnda^ el d* 
taJo Don Lope. AL principio pareció muy Itano el ne- 
gOL¡o, pt-ro de«puc£ subrevioJeron tantas dificultades, 
que bico fueron menester para supef arU.'i el le&ao y ac- 
tividad ác Manuel Don-Lvipe, y la ¡nsists-ncíd del Rey 
CJu¡*tiap¡íimo en maoiíar la entrega ; sobre lo qual es- 
cribjó hasta nueve cafias , expresar.du eif t\\a& , que ti 
Santo Obispo es niJiural de Huesca , é htjo de á. O^ea* 
£Ío y ^ta..PacieiJt¡ai 

Signifícd el Afzobíspo á Ta ciudad de Huerica por 
medio de Don-Lope, que no eriijej^aria Íai Reliqí^ías 
8¡o Breve dil Papa; y qoe sij Illina. el Scn^d > de Aut, 
y 1o% Religiows del Mouasterio de S, Oreucio , por la 
devoción que tenidn á la mcmniíade $• Ofeadn y Sania 
Paciencra . padre*» de este glorioso S^nio , dvsea^jaa se 
les dieie algunas de sus Reliquias. Para lo priinifro le 
jínp^iró un fifpve de Paulo V. mediana* súplica d^'l Obis- 
po , Cabildo y Ciudad de Hueica ; para lo si-gundose 
recurrió á Felipe Jll. Rey de Espaiu , por str del pi^ 
trünato Real la Iglesia de Lureto , donde Jescan:tan loi 
Cuerpo» de los Santos : j sli Magest^d se dr^ni^ escri- 
bir doi carral , una al Obispo , y oua á la Ciudjdf 
concediendo su ptrmiso p^ra dar á jo^ de Aux K>s Ro- 
liquiaf meotionada*, no aleudo en cantídüd noiübc, y 
para pasar á FranciJ por las de S- Orcncio Obispo^, 
hj'j de S. O^i^ncio y de Sta. Paciencia, y l.ermano de 
S* Loicazo« que a"-! lo expresa el Rey en sus cariíi^. 

Vcntídif y-i tudas la^ di^^ult'id^'4 en que se p-sa- 
roa dos añ^ji , salí-ron do Htiesca á siete de Sepifcm^ 
,b/e de t6o> lOi bíiidicos nombiados p.ira ira^r 1¡ls u- 



■9«> ■ Teaf. bht, áe fas tghsias de Aresgon, 

■ gradas Reliquias, que ración el Dr. Pedro López ,Maet- 

-Uc-Escüela de la UníversldaJ y Canónigo de U Ca- 
-trdfal, por cl Übiipo y Cabido; y por la Ciu<íad,_^ 
Itlanin Coscón, Matiin del Müljuo Señor de Monre- 
pói , Manin Juaa de Felices, y Sebasiian de CanalesJ 
Si:<reiatiode eíla , que Jñ/o una ccfacíoo eiclaa y tcs-i 
linioniada de quunlo sueedió va el viage , de quiea lo] 
vtottio Aynsa ; A io» quali;* st: aj'fcf;'^ por su devocíoo, 
-y gusiu Frey jain Luis Coscun » Comeadjdor de Sai 
Juan , todos hijos y ciudadaoos de Huesca. Llrgaroo 
Aux e] día 13 oti expresado mes , y eti d mKmo d]t| 
f>re£en[a¡on al Arzobispo el Breve de Paulo V. y hi 
Cillas y poderes que llevaban del Obrspo y Ciudad 
Hutsca. El tíiii sí^uicnie fueron ks Síntitctis con el Ar- 
zobispo aJ ^fü;laslL■i lo de S, Orencio . y ofrecieron ei 
la Capilta dt'l ¡^smo en- jiumbre de )a Ciudad una ldm| 
ra de plata de mucho precio . con las anuas di Hues- 
ca , scñalíndule renta para que ardiese pcrpetuameni 
delaate de su sepulcro. Üixo misa el Arzobispo con ran^ 
.ta devoción y lágnmas , que quedaron todos muy td{ 
Meados ; despees abrió el sepulcro de S, Orencio , y c; 
iraio dos Rel^uias , una grande para la l)jtesia Cah 
dial , y otra para la deS. X^renzo, la primera , qt 
liene uueve dedos d^ longitud , declararon los Médict 
qL>e es b caollU de la pierna izquiejda de ia rt^dill 
abaxo , que vul>;irmeme llamamos espinilla, y la 
gimda , de quairo dedos de largo , es un hueso de t¡ 
f¡ur^ai]U dtl pie , que ios Anjtómico^ llaman razett 
Púsoiijs et Arzobispo en una caxa de plaia muy pnmo- 
jLisa , dádiva de Di'D-Lope , y cerrándola con llave, te- 
jió U cerradura con su Sl:IJo , y lo mismo hicieron los 
l-^Tpnaps y Jtix Cónsules con I01 inyos. Hecho e^o , en- 
trt-^rt las Reliquia* á Manuel Don-Lope , y este la» dío 
al Ur. Pedro López Maestre Escuely. 

El dia 16 salieron de Aux las Sc-ipr^das Reliquias, 
acompafiíidv-ías en procesior* solemnísima el Cabildo, 
el á'H:(i.»do , ef C'ero *t^ctilar y rcgiifar , y todo el p^jr^ 
blo * £i AE£vbhpu vt^udo de Poutilicai li^^ ileió m 

na- 



SanOretich Obispo de Anx. jai ' 

maaD» hasta una Ht^tmiu de Nr^. Sra. de las Nieves,' 
quíaicDCos pasos de la cijdad ^ donde dixo misa : des* 
puei <e colocó U arquilla en oua mayor que ebiaba fixa 
en la silla de la Acanéa , y volviéndose la procesión, 
prosiguieron el camÍDo los Síndicos con ludj mi comiii- 
va , que aumeniarcn dos Capellanes que nombró el An' 
zobispo para que acompañasen las Reüqui^is hasta Hues- 
eo , y á su regreso llevasen ias de S. Orencio y Sanu 
Paciencia, y quatro Monges que destinó el Mona&ic- 
rio de S- Orencio para lo mismo ;y cambien su Hlma. 
que por su gran devoción y piedad quiso acompañar 
las saetas RL'iJqaías dos jumadas hjtsta T^rva, £l Obis- 
po de Cira ciudad salió á recibirlas en procesión , ves- 
tido de Pontifical, J ^^^o de palio , cuy^is varaü tleva* 
bao los Cónsules* El Arzobispo puso en manos del Obis- 
po la arquilla de las Reliquias., y los Síndicos encea- 
dieroQ doce hachas de cera blanca, lo que observaron 
en todds las entradas y salidas de los pueblos , para lo 
qual sacaron de Huesca abundante provisión. Con Cíte 
orden se iCevarou las Reliquias á la Catedral , y se co- 
locaron en la Ara mayor , encendiendo muchas velas ea 
cacdeieros de (ilata , de que también iban preventJos. 

El día siguiente, i8 del miimo mcs,dixo mi^i el 
Arzobispo , y predicó un Canóujg«) de Taiva , y ú\¿a- 
do horade partir se sacaron las Reliquias con la so- 
lemnidad con que habían entrado, acompañándolas el 
Arzobispo y Obispo un buen trecho hasta uoa arbo- 
leda , donde iiicicroa alto: desde allí se volvieron los 
Prelados, continuando los Siudrcos el viage con los ya 
liiencionadoa , y Manuel Djn-Lop^ que lo» acompañi 
hasta el último lugar de Francia. Entraron por Sallent, 
y a^í en esca villa como en la de Brescas , y lus de- 
mas pueblos del tránsito , fueron recibidas las Sta^. Re- 
liquias CQ píücesion con muchas expresiones de r^^^oci- 
jo y gratide luminaria, amas de las doce hachas meuciq- 
Dadas. 

La solemnidad conque fueron obsequiadas en Jaca pe- 
dia ua capitulo dilatado , baste decir , que Doa Thonias 



3aa Ttat^ hist, de Jai l^Ushs de Aragcn, 

Ct.rtc* Obispo de aquella cJuJad , é hijo üe la de Hues- 
ca , sjiio á rvcibírUíi fuera de U ciudad con proccloa 
general , ea que iban seienia Cruzes de placa á^ dívcr- 
>ü5 pi'cblos , sin Uj de jaca , y lo que es nía» de Df>- 
tar , ci cucfpu de Sia, Orotia , que hasta eoiooce» oo 
hibuQ vino sakir úe los muras. £l Maestre- £scui;Las sa- 
có de U afca fi>ta la arquilla de las Rcíiquia* , y ta pu- 
so eD manos dL*l Stíjot Obispo quí csuba baxo Ufi ri- 
co palio vl'íiIJd de Ponüñcak Con csia pompa se di- 
rigió la procesión por la» calles acostumbra Ja % á la Igle- 
lía Catedral enue repelidas salvas de ariillerU del cas- 
tillo , y de los arcabuyje^ que disparaban sin ce^ar sol- 
dados y paysanos . alteroando coa ios vivas y aclama* 
cíoiics del pueblo. Llegando á la lglt^:^ia se ciñió una 
misa Sülemoe , se dieron ¿ adorar las saufs Reüquia^^ 
y predicó el SuBor Obispo , duraado la fancioo ha«U 
Us Jos de ¡a Urde: lo fesiaaic ú<\ día , tioe era 23 de 
Scptrtnitjfe , se gaJló en la corrida de tor<is , y oíros 
regocijoi , á la noche se cebaron varios árboles de rue- 
go, y hubo iiuminacioo general ; la mainna ^t4flience 
salítrron ias sagradjs Keliqoiascün U mHnia ■ioFemiiiiJai1« 
;icompañándola.s hasta Huesca el meaclonado Obispo « / 
dos Diputados de la ciudad de Jaca. 

£n la villa de Bolea fueron recibidas con extraer* 
dicai¡r,3 regocijos , donde las esperab^in cinco Diputados 
de la ciuddd de Hüe5ca « y seis Di^aídades y Cajtó- 
njgos comJMuuados del Stñor Obi.po y Cabildo, v^llf 
5e dituvicMR un dia las sanras Reliquias, y fue 1 a tita 
Ja ge^te de Huesca que coacurrió i venerarlas, que pa- 
recía hálier^e doApoblado la ciudad. El día 26. de Sep- 
tiembre salicri>Q de liotea las sanias Reüqu^i^, añadién- 
dole al acompañamlcDio tres Síndicos que diputó aque* 
lia Vil a, y en ei mismo llegaron Á Hne^ca, f^aiió á 
recibirlas un gran trecho Don Fr. Beieuguer de Bar-^i 
daxí Onspo de Huetca vestido de Poniiñcdl con una^f 
proceJjiín la mas solemne qiie se ha visio en esta cíu- "^^ 
dad, porque á los pjer;>o> eclesiísticní y civiles ^^e ana- 
dieroa in^s de cícqUj jr ciucueata Rectoie» y Vicaríot 



I 



1 



San Orench Ohhp» de Aux. 333 

de la Diócesis, todos coa capaa pluviales. Como laFn*- 
bren el Clero de la ciudad , y ha^u veinte y síli^ peo- 
«Jones de seda, y cien cruces de pUta de diversos pue* 
blos , que concEirrieron i solemiii^^ar el arribo de Jat 
santii Reliquias, Quando se encoauaron la procesiofi 
y la comiíjva^ el Maestre- Escuela sacó d:.] arca fÍKa Ta 
de las Santas Reliquias , la que puso en ma:jOi de! Obis- 

-í-po de Juca * y este en las del de Huesra . quien Ui 
<coloc¿ en un Altar muy precioso, que »e habia erigí- 
,do en el campo, ücspu^a dt' cautar la capilla de Mu-^ 
JICOS alg^aoi villdnclco^ y motes hechos al inCenio,ta- 
nauüo el Obispo de Huesca en sus manos las sancacl 
BcJtquías , puesto á ^n laOo el de Jaca, baio de pa- 
lio, se dJi^i^L^ I1 proces¡i>u á la Egit^fs de San Mi- 
guel exirauítiros, donde se doposítarun hasta el dia si- 
güieurc, en que «e lU'varon -Oun jndtctble solemnidad 
por toüa« las caiks , pnoioiosamente cnioldadaí , á la 
Iglesia Mayor ; añadiéndose á la procesión del día 
anterior eJ íJevair en tIU los cuerpoi de los N^no« Már- 
tires San Jusio y P4. tor , las cab.-zas de San Onncio 
y de Sania Paciencia^ y en medio de eiKit la Rdiqui^ 
de San Lorenio que s« venera en la Cjti-'Jra] ; pare» 
cíendo á lodos muy justo, que concuiriesen á ^.vLKrar 
el arribo de la^ Ri:IÍl|iíÍ35 de San Qrencio las d^ 5a% pa- 
dres y hrrmaDO. 

El día 1%, celebra de Pontifical el Obispo do Ja- 
ca, y predicó el de Huesca un serEni>n muy ci- qüení^:' 
que publicó Aynsa en la obra cliada , y en el mi mo 
dia, tsic Prelado , con acuerdo del C-itíÜd*' y Mir^'. 0- 
timítnto de la Ciudad , trasladó la fiesta dt San OiCn-. 
cío , que antes se celebraba á 15 de Mjr/n , al 16 de 
Septiembre, memorable por el arribo de sus sa^raJas 
Reliquias. £a los denijs dras de la octava pr^diraron 
Oradores eminentes , entre ellos el Dr. Don Ptdío Apao- 
laza, que sucesivamente fue ObNpo de Bfrbisiro. de 
Teruel, de Albarrjcin , y líltimjmenTe Aríohiipo de 
Zjrag'z^ , quien predicó en loi d»av |r!rccro, qnario^y 

«¿piioio. i^s arco;» uiumfales , lumicaiidS 1 cefiámejicf 



&a 



poé' 



3^4 Ttat^ htst, de las Ighsias Je Aragcn* 

po¿t>c4)i, y deinas regocijos públicos ao pertenecen 
cMe lugar; víanse en Aynía, En el dia dos de* Ocm- 
bre se bízo la entrega de las Reliquias de San Oren-» 
do Y Sama Pacicnda á toi Mongei de San Oreccío, 
y Captllanes del Arzobispo de Aux^ca la forma ^ue ^á 

Quiea considere todas las círcustanci^fi de csla co- 
kniMÍ/ima tra^bdon* verá lo radicada que encaba ^ así 
en España como en Praocla^la iradídoo confiante de 
que San Orencio Obispo de Aük fue natural de Huesca, 
hijo de )os Santos Orencio y Paciencia. Ella es la que 
inspiró en el Obispo « Cabildo, y Ciudad de Huesca 
taD vivos deseos de conseguir Reliquias del Sacio , la 
que les obligó á practicar tan evtraordinariat diligen- 
cias para &u logro « la i'Lnica causa motiva que cxpre- 
l&aron á Paulo V. para í>bieDer el Breve, y que excitó 
al Pouiífice á cooccderlo, y ta que empeñó á ia Ciu- 
dad y Puoblo Oscense á expender inmensos caudales 
que &e ofrecieron en las diligencias, traslación, regatos, 
y testas, pues iodo se costeó á expensas del público. Ba^ 
xo el mismo concepto, el Arzobispo, el Senado, y el 
Monasierto de San Orencto de Aux concedieron las Re* 
Jiqutai de su santo Obispo, y pidiéronlas de sus laq* 
los padres; y sobre esta persuasión expidieron sui ór* 
dencfi Felipe 111. y Heorique IV. Reyes de España, y 
de Francia, como lo expresan los miamos ^n sus caitas- 

'^s.frfsrJcESE a los arcumsntos d. 

ctJos rff Ja diversidad dt jictas. 



L 



,03 ConiimJadorcs de Bolacdo en el primero de Ma- 
yo exhiben eres Actas diversas, y el Dr. üon Pidio 
Fernaovíe/ del Puigic en la obra inédiía , de «^uc t^iegA 
se Jara nfJticia, presenl.i hasta *í<íís, amaí de Iüs ya re- 
feridas de ia Sdnta Igk'sia de Huesca. Dicba» Acias no^ 






San Orentío Obispo dt Aux* 315 

soa uniformes, puei refit^reo cosas diversas, y aun coa- 
irarias. Sea exeiíiplo de esto el origen del Santo , las que 
traen en primer lugar los ?P. bdaaüisia^ oatia dicen 
de su patria y padres: las segundas afirman que fuc*Íjo 
de uo Duque deUrgel, y que luvo ua hennaao que he- 
redó los estados de su padre: y las terceras, cosió latn- 
bien el Elogio de Sao Oreado ^ que citan lu^ mUmos, 
y publicó Felipe Labbe de un códice aniíguo ^ dicen 
<iue fue hijo de los Santos Orencio y Paciencia ciuda- 
danos de Huesca , y hermano de San Lorenzo Manir. 
' En dos cosas se oponen piincipalmentc Las Ac[at 
ée Fraticia á las de Huesca , en que se han fimd^ido 
Cuillelmo Cate] , y AnJies Sausay para ni'gar que ^aii 
Orencio Obispo de Aux « hijo de San Ofendo y de 
Santa Paciencia, y hermano deSan Lorenio; \z^ dtia 
contrarías y opuestas emre sí ^'de modo que cada uno 
de ellos ec funda en la suya con cxclusioQ de la otra., | 
La primera es I4 legacía atribuida á San Orcncio : el 
hecho se refiere de este modo» El Emperador Máfcimo 
(el Breviario Albígense dice Maxfmiano) envió dos ca- 
pic&aes llamados Agencio y Liiorio contra Olimbria, 
Rey de Tolosa. Asustado este con la proximidad de 
lan poderosos enemigos , envió ¿ San Orendo coa pro- 
posicioaes de pas. Luego que Agencio vio al Siervd 
de üios , baxó del caballo » y le otorgó \\ paz que per 
dia ; Litorio perseverando en su malicia no quiso dar-;-] 
le oidos, mas por las oraciones del Santo fue vencido, 
y Olimbrio y los Tolosaros movidos del prodigio y de 
Jai cxdrtacíoDes del Saoto , dcxaroD los crroies efe Ar* 
rio y se hicieron caiólicos- 

Guilleimo Ca'él íixa la cmbaxada de San Orcnrió 
ea el imperio de Teodosio el Mozo hijo de Arcadio, 
por constar que en su tiempo gobcrnarnn las armas del 
Imperio en las Galias Aecio y Ltrorio, y que este ha- 
biendo dado la batalla á los Godos junto á Tol osa, cu- 
yo Rey era Teodoredo en el año 43*), fue vencido, pre- 
ftOi y de allí á pocos diaa muerto, como lo refiere Ida- 

cío 



3i6 Trat* hitf. de las Iglerías de JÍragon. 

cío *^iíc vívia eutonces : Bstlo G&tbico tuh Theodor\ 
Jtegt apud Tclosam, LHorius Romanus Vux incotviuiiii 
njn auxUhri mana írruín/ , c^sis bis ^ ipse vulneran 
catíiur^ ei post diet paucos 9cctditur (i). Para acornó* 
da? la historia á su oíodo hace las síguicotci corrcC' 
dones ea las Acus del SaoCo, en [ugar de Agencio di' 
ce » ha de leer Aecio , en lugar úi^l Emperador Mi* 
xlmo 6 Maxímíano, Teodosio , y por Olimbrío Rey fa-^ 
buioso 1 Teodorico 1 (dixera mejor TeoJotcdo su padii 
ií quien obedccian en dicho año Tolo^a y las di 
ciudades de la Galia Gótica) y excluye como fij>gid¡ 
la conversión de los Tolosanaí? y de su Rey, por coal- 
tar de Saa hídoro » que uíoguno de [os Reyes GL:idi>s dcxi] 
€] arriamsmo ha^ta Recaredo á fínes át\ siglo vi. aI 
cstaj correcciones , El consiguiente la de lus aiios , poj 
que iu{>uesEa la legacía r^ dlclio tiempo , vivía Saa 0/eQ< 
cío en el año 439 * y las Actas que mas diblan s\x 
vida ponen su tránsito en el siglo aaierior. De aquí ÍQ<>^y 
fie re Cate! , y tambíeo ]o« PP. Boiandi^as, que San Orca-^^ 
cío no pudo *er hcrmauo de San Lorenio, porque h^-^ 
bieldo padecido este 5U manirlQ en el añ^j ajp, hti*^J 
biera vivido aquel coas de doscrentoA añui (a). ^^ 

Lo cierto es , que U mencionada legacía concretada 
al lirmpo de Teodoríco", y la liermandjd de los refe- 
ridos ^3ntgs t son incoinpatibíc« y repugnaotcs , y qm 
de las do3 especies debe excluirse la menos prob;ib''c y\ 
antorlzada. Tal jú^go la I^^jací j de S. Orencio cgitra- 
Mda ;^1 año á que la adjudica Cacel , puei en ctro livm-^j 
po no tiene repugnancia alguna. Solo puede veriñcafse^J 
esta siendo legítima» las cinco correcciones expresadas," 
y oadíe igaofa Iq cxpuesut y contingentes que ellas 1 
jon , y mas siendo tantas, y no unciéndose sobre «( 
original , ¿ sobre otros códices y documentoí que re- 
fieran el becho. Iji& AcUi que ponen los BolandiUaT 

eu 




San Ortndc Ohtspo de Au:f. 327 

en primer lücar gmiteíi et mimbre d<:l EmperaJoi , y , 
el del Rey J^ Tvlüsii , mas por ellas dus^ pui^dcci cüt- , 
ref^ir las oirai que llaman MflxiLno al Enipt^tadc^r « >' 
UiJinbuo di Rey , porque rto subsiIiuycD uuo» c;i lu- 
gar de üscos. 

I El Obiápo Idacío , que vW\^ entonces » y refere 
con Id pjMuaiitljJ que vimns la inipLUdeucU con que 
LUoriu dio la bai^Ma á los Godos en Tolosa , la roía 
de 5U cxércílo , la& hcrli5as , la prisión , y la muerte 
del mismo Lilorío^ n^dj tjícc de la embajada de ^aa 
Orencio ,y no es verisímil que la omiUeie debiéndose 
al Sanco la p iz üc Acc.io , el castigo de Litorio , y la 
libertad y vjcLoila d^: lot Tolosaaoi ; y mas refiriendo 
con rreqrÍL-(]i.|j las kgací;is de otros Obhpos sin Mr [an 
prodigiosas ; y poco aulcs tubla de la suya ea que fue 
enviado de loi Gdll^^os al mÍ\mo Aedo estando en 
las Gálj^is , y la de otro Obispo llamado SÍmr>sio (j), 
ATiáda^ , que Id^cío « S, Isidoro, Casiodoro , y otros 
EíCfitoreí antiguos, que ri-fieienel hecho i que se pre- 
lende aplicar la embaxada de S. Orencio , 00 dicen 
B que Aeclo fuese cotitia To^os» en compifíia de Liiorio, 
siiio e^te solo ; y todas las Actais nombran ea primer lu- 
gar á Agencio , y superen qic se halló tn la bataja, 
■ q[ie &e dio contra ?u voluntad , y que por tas Qiaclo- 
V res del Siervo de Díos ^ á quien se cncomcfidA , se ha- 
I ]]ó ileso entre las ruiniS ilol excrcico : Ag-iniium Pa- 
P trirhm , ^eií «rurjcnifrn pro saiaU poposcerat^ iilírsum 
suf> amni extrciíu inveiUum sanetus Fontifex ¡iheravit» 
Fuera de esto , los Anioves de las Acus y Breviarios 
que refieren la em*^i\aJa , procedieron baxo el conc-ep- 
lo de ser em miiy ^nteriir al iniíperío de Teodosio H; 
MoEo , y at reynjdo de TeoJariro , pjes annoue viriari ^ 
iii<;ch.} sobre el íiño en que m;iri[> S. Orcncii» , ningu- 
no alarga su vida ba>ta el siglo V. pnf donde const?, 
que dichas c^írrecciunt-s ^un contrarias á su mente, 

£^us ra£onci me persuaden, que U iegacÍL de S. 

Orea- 



fij Uar. md awt, 4J1. ^ 4^1. 




3a9 Tfüt. hist. de las ígUslás de Aragón, 

■Orencío en el tiempo á que le adjudica, es tabulóla * 

\r lo menos no un TiiiiJaJa , que pued^i prevalecer coa- 

[tra li traJicíoQ de 1is Iglesias de Aux y de Huesca^H 

'autorizada con Uecreíos de los Reyes de España y d^H 

'rancia , y con el voto de muchos Escritores <le eo*- 
¡Ir^nbas naciones. Quintos afirman la hermandad de Sa 

írencio Obispo de AuJt y de S. Loreozo Mirrir , ex- 
[cluyen la legacía en dicho tiempo , y_ algunos la iinpuj 
' lan formalmcEice, entre oíros Alteserra en la biscoria di 
-i^qutt.inia , )ib. 4. cap. 14. quien después de alirmai 
que San Ofencto ilustró la Iglesia de Aux por los ai 
¡de 16^. y que fue natural de Huesca , y hermaoo di 
Lorenzo, impugna Á Bernardo Guidúo por haber n 

'Dcado s\i ethtcncia al tiempo del Rey Teodorico , 
por aUrmjir que la envío á tratar de la paz coa Lil 
jío. La misma impugnación hacen lo^ Samifihaflos ei 
el tnm. I. de la Gaila' cbristiaaa en el catálogo de, 
Obispos de Aux. ^^ 

Francisco María Florentino en las notas a! Martiro- 
logio Romano sobre el primero de Miyo , sospecJia qu^^ 
00 hubo tal legacía personal , sino que acaso era céle^H 



r 

las 



bre entre los Tolosaoos la memoria de S- Oreacio , 

viéndose iuvadidos por Lüorro » se encomenJaron á 

oraciones del Santo , por cuya intercesión consiguieron ^ i, 

la victoria milagrosa, SitrnJo esto así , es verisimíi quoHI 

los que fingieron la existencia del Rey Olimbrio , n^fl 

conversión y la de su gente del arríanísmo á la fé ca- 

lóTtca , fiagirian también la existencia personal del San 

to coTio si viviera en aquel tiempo ; y [os Autoreí qui 

escribieron sus Actas muchos siglos después , creyetoi 

iin cxAmen ni critica los rumores del pueblo, Andrés 

Sailjay pa^-cce que tuvo también por inventada díchíi le* 

gada , ateneo á que la omite totalmente en la vida qtji 

escribió de S, Orencio , purgada de las cosas que juz* 

gá dcbian excluirse (t) ; y sobre tíido la excluyó del 

tiempo de Teodorico , ñxando U muerte del Santo ei 

el 



I 



[1) Siuiiy mW Mar'M^m Qi^Ucíin^^Qhrj 4Ítt ^ 



Msi 



S^n Orcñcio Obispo de AuX, J99 

el aña Dono Jcl P<ipa Siricio , que fu^ según el miMnc> 
Sausaj d de 39S- <iu¿n^^ta y quairo aüoi anies de \a 
bitílU de Tülosj , co que pereció Lituriü. Y lo* PP. 
Ibijurinos en \i Galia ChiistUna la fii40 ea el añü 3$4, 
Gui uú siglo aaierior al rcyaado de Tcodorico, 

De lo dícbo liasu aqui « consia la poca ó aiaguna 
firmeza que hay" ea la legada do S. Orencio , y mii 
contraída al tiempo de Teoionco * indico argumcato 
prodocido por Catel pira negar que esie Saoto fuese 
heriuano de S. Lorenza , y ea que se han fundado los 
Bo!andÍ3t33 para ao reconocer dicha hermandad; ere- 
yeado por otra parle , que la» leccioaes del Breviario 
de Huesca en que se añrma , se tomarotí de loi fal'* 
<oi Crouiconea, cuya falsedad queda demostrada, 

Aua es mas débil c lofuadado ti argi:meDto de 
que le v^te Sausay. Este sablcv eo el MarciroJogio Ga- 
JicaDO sobre e^ primero de Mayo , que publicó eo el 
año 1637- añrtnó que S. Oreado Obispo de Aujc fue 
£tp4nol , natural de U ciudad de Huesca ^ y que tnu- 
»ió en el ano nono del Papa Sirlcío. Eu el Supicmenlí* 
al dU quatro de dicho mes anadió , que fl referido :>ati- 
to fue hijo de I05 Sanios Oreocio y Paciencia , y her- 
mano de Sin Lorep¿a Mdrtír; aus pjlabra^ «on e^tas : 
Ipíú^rtet dW üptiá Osctum in tíUpartia fíHx ad Cbris» 
tum. migraih Sanctorum Orentii , áf PaiknfiiT , pMrn* 
tum S, Lauretirii inchíi ntar^t^s & Levitee , S^cQi^ 
que OrtntU jiüscicntii Episiopt 4Í Conjejsoris^ Cayó 
Sauiay sin advenirlo ca la contradiccina de afirmar doi 
exlremo» repugnantes , qualcs 10a , la citada herman- 
dad » y La muerte de S. Orer^cío eu el año nono de Si- 
rle ¡o , que dice fue el de 39S- i^ que «olo podría ve* 
rificarse viviendo el Simo ¿na^ de túo. aÜA. Advirtió 
después su yerro , y debietido cuncgir el año de la muer- 
fe de S. Orei^cio por el tiempo de su nacimiento , to- 
mó la contraria de corregir esie por aquel. 

A esce tío e>tcnbió uia cjrta i ü »n Jjafi Tami* 
3ro Sülazar * la que publicó eite en e! Martirologio ilis- 
paao ¿ Lo¿ is de Marzo , y U t^ae Andrcí en la vida 

Tt de 



330 fVrtf, hitt, de lai Iglesias de Aragón. 

¿c S, Orercío , pag. 78. En e)laioipugna Sausajr Jo prí- 
mero i lü& E^criioreí moUecnos que , tegua iiice , sfiro] 
man que S. ViceDte Máitir , ArcedUco de Zaragoza* 
fine hernmno Je S- Loreoto « aunque hasi* ahora no ae 
ba de^ubjcno alguoa, antiguo ni moderno « que afirme 
u] dh^araie. Excluida U frateraidad imaginada de S.fl 
Vicente, pasa i tx^minar la Je S. Orcncio Obispo de^ 
Aux , y diré ; qijc aunque las Acias qnc recibió de t^j 
Iglesia tíe Au< afirman , que S, Orencio fue natural di 
Huesca , pcío que fijbieodo muerto «ste en et año oonaí 
del Pcniifícado de Siricio , que fue el de 395. y padeci^J 
<Jo Sp Lonjazo su martirio (segUQ este Auior) en el di 
t6i, 9e demuestra por la distancia del tiempo , que 
pudieron ser hermanos. La con^iequencia seria cittta s¡ 
lo fucsc el aiitccodcDte , pero no hay cosa ma5 varia 
incierta oi hs Actas de- 5. Oreocio , que el año ta que 
murió. ^ 

Los Actas de la^ Santa Iglesia de Hueica , que comoS 
•e dixo ion las mas sencillas , y refíerea lo« hechor 5tit 
Aquellas circunsíancias que los hacen sospechosos, no 
seftalao lósanos dt^l Dacimiecto , Obispado, y muerta 
del Santo ; ma^s afirmando que fue hermano gemelo de 
San LofeuíO, y constando q ce este padeció martirio ea 
el año 358. ó 259. en la ñor de su juvciftüdv resulta 
que estos Santos hermanos naciercA por lus aGos 093, 
awíbre poco mas ó menos. Fr. Juan Marieta dice t que 
murió 5. OrencLO eu el año 2B0, el Dr. Don Pedro del 
Pulgar eci 394. Aynsa por loi años de 300* Andr» en 
el de 303. Don F. BerengueT de Bardaxí Obispo de 
Huei^ca, en el serrron que predicó en la traslación de Jas 
RdiquÍLisde S, OrcocLi> dixo , que la mayor pane de su 
vida fue en ei íiglo tercero : de forma , que aunque los 
Escritores de España vari^o eo el año de la muefte del 
Santo , todos la pqncn ca tiempo compatible eco U ber< 
mandad de San Lorenzo. 

Enire los Escritores de Francia es mayor la V3nc^ 
dad. Las memorids aaiíguas de Ja Iglesia de Aux , que 
GuiiielmoCaccI icstiñci haba leído ca iuaiciúvo , a»e- 




Scín Ortneif} Obitpodt Aax. 331 

jrufan< ^ue S- OícücÍíj vivió anCtsdiíS- Martín Turo* 
Dense (i). Altesei-fa dice, que era Obispo de Aux ea 
et ano 366 (2}* El elogio df I Santo publicado por Lab- 
b¿ , sacado de un códice antiguo , atirma ^ue sucedió 
S UrsJanoen laSed^di^Aux , sicnda Pontílice S. Sixto : 
debiendo advertir, que ninguna de eUas üpiüicjn?} rcptig- 
fia á la citada hermandad , aunque sí Us ti^Tiientes. Ei 
Breviario Albigente alegado por Lo^ fi'jUndiius dk:<f, 
que murió en el afio 353» Los PP, de la Co.TgregacioQ 
de S. Mauro en b Gaita ChfísiJana ea el año 364. ua 
MS. de Toiosa que alej^an los mísmof , en el año nono 
\ del Pontificado de Siricio , 394, de Chrísto ; de quien 
lo lomó Sausay , reduciendo ai año siguiente et nono 
de Silicio ; y Guilli^lmo Calel atirma , ^ue vivia en el 
año 43fj, Ue lauta variedad de opiniones , üinguna de 
eiUs tunJada en documento aplii^uo decisivo , se i^^ere 
con evidencia la incertidumbie dd ano en ^ue murió S. 
Oreado 4 y que p'>i: este priucipío co le pueden corre* 
gir Jos demás puntos de las Aciai , y mucho mcuo? la 
tradición de ta patm y parentela del Santo , testifica- 
da por tantos Autores Españoles y Franceses ,y por 1o« 
Beyes de entrambas naciones ; y sobre todo tan raiii- 
cadi en las Iglesias <ie Huesca y de Aux , que estimu- 
ladas de esta piadosa creencia , solicitaron Us H^^liquias, 
aquella de San Oancío Obispo , por «ec su hijo , y es- 
ta de los Santos O eucio y Pacieucia , por ser los pa- 
dres de su laato Prelado. 

El P. Ignacio C^imo conviene en que San Lnreft- 
zo tuvo ua hermano gemelo también Sanio IComadq 
Orencio; peio opioa que fue di^iinio del O/ejiCio O^b* 
pa de Aox, fundado en que «'¿te murió el ;iñj 364. ssí 
gua Ja Gaha CnrisEÍ^na « y en que el Breviario anti- 
guo de Huesca solo dice, que el hermano de S^u Lo- 
renzo se lljmaba Orencio, sia expresar la dig;)idad de 
Obi-^^po. Auscí^^n^e ; akas.y.u q^ed\^probada la Uic^nídum* 

Ti 1 bic 






33^ fífl'' W/í/Jr las ígksíct Je Arag9fi, 

bie ¿t\ ano en que murió el Saoto, y qi3e loi Bre 
riot y Misales antiguos qiK mecdooan á San Ofen^ío,^^ 
expresan unrrgTmcmi^nte su ObÍsp3tJt> de Auv- El Df . D.^^ 
Pedro FíTrnacdcí dui PuTgar dcficodc coa leion, que hu- ^^ 
bo dos Orcncios Santos , Obíspot de Aax , el píimcro 
natiiTal de Huesca » hijo de San Orcncio y d? SanEt , 
PatjicQcia , y hermafio de San Lorenzo , que ñoreció ea I 
el ligio iii< y el segundo también £ifañot , hijo del 
Procóosul de Urgd, Obispo de Aux y dt'?pues de Tí>- 
losa CQ el ligio v. Embaxador de Teodortco á lo^ ca- 
pitanes AocJo y Lítorio. No satisfecho este Autor con 
haber expuesto Jos fündaimntos de su opioion en las 
Vicdiciai de San Antuaino Mirtir A^uítinico, escribió 
drspues en el año 1*575. "^ iottví eo folio cod eT títu- 
lo : España Huifra^a ecn mtvtofi&i de ia IgJttia de HutUí 
euy« obíeto es |>robar la ilisitncion de lus dos Orcncios/] 
ilustrar sus Acias , y disimguir les cucesos propios de^ 
cada uno. Dedicó la obra di Cabiido de Huesca, eti cu- 
yo archivo se conserva inédita. £0 ella se descubre el 
grande ingenio y vasta erudición del Autor, uo menov^l 
que en «us obras jmpresiis; mas no me atrebo á sub»>^^ 
crrbtr á su diclimeo , porque hasia ahora no »eba co- 
nocido sino un Santo de este nombre, Obispo de Aux 
y psra admiiir dos no bastan conjetiiras y razonen pr 
b^iblcsi, son necesarias documei^tos ciertos y dtcisivo 
' Alivianase por i^ldmo, que rl Anitice del falso Cío 
DiGOfl de Aüberio,qiíe escribió después de ex tas dispu- 
tas^ quiso terminarlas haciendo decir i Aubeito^ que. 
San Orencio hijo de los Sanios Oren ció y l^acrencU , 
hermano de San Lorerzo * fue Obispo Auceuse ó d 
Oca en Castilla » y no Ausciense ó de Aux en Prao« 
cis. £1 citado Pulgar en su España Ilustrada Impugna 
vigorosamente e^ta rovedad^ convenciéndola de ficción; 
yo me contento con prevenirla , atento á que dicho 
Cronicón rsri reputado de los ubioi por un texido d^ 
cuentos y Übula5, 



CA- 



CAPITULO XXIIL 



333 



VWA r MARTIRIO VE SAHi Í^ICENTS^ 
s^gun ¡as Actas prmiíivas, 

1 j AS Actis de San Vicente se coai^rvao puras Y 

BUt¿n[icai; y auaquc no tienda nonibrc Jt: Auiof, pa- 
rece indicar en el Prólogo qtie X escribieron poco des- 
pués del íQiirciiio del Santo. Publicólas el P. Bolando^ 
U% roprolux^ KuínarCt y la^ trae ei Mro. Florcí en el 
remo vnu de U España Sat;rad4 . y loüoi tríalas ca* 
linean de legíiimas y ger^uiaaj. De eiias Actas se to- 
maron la^ Itccionei de casi todos los Breviarios anti- 
guo» de España. Por lo t^nio , escribiremos conforme á 
su tenor, la vida y martirio ({el Santo Levíia , aDOiatt- 
tío Uft expresrones y p^labra^ ^ul' habló el bendito Mir- 
lir en el tribunal y en los tormeniof, porque ellas oqs 
dan la mas perfecta idea de su e?ipiiilu, magnaaimí- 
dad, fortaleza y constancia, £n los párrafos siguientes 
se tratar! de su veriiaLlt^ra patria. 

Naciá Sao Vicente de ilustre línaj^e: 5U padre se 11a- 
Tii<^ Euuquio , hijo de Apresto, varun Consular* y Btl 
m^jdce Erróla oaturai de la ciudad de Huesca. Apren- 
dió Ui virtudes y las ciencias baxo la dirección y mn- 
jfilerio de Saa Valero, Obi^^ío Ce^arau^uslaoo, diipo- 
fiíendolQ asit la divuin clcmcDCÍa« que ]o habij deitínai'o 
para vaso de elección. Viendo el sanio Obispo la ptu* 
dencia , saDtídad y literatura de Vicente lo l*i¿o su 
Diácono , y le coniió la predicación del £v3tigelio é 
in^iruccton del pueblu , que no pokiia desrmpriíjr por sí 
mismo por e^tar impedido de U leugua : y el Sanio 
O^i'tlio sutiifucho del zt:Ío y vigíbncia de <u D^Jilo- 
DQ, le entceg^^ á U oración y couletnpUcioa de lasco- 
I cas ceitisualcs. 

A esta sazoa,que era í principios del liglo itr. lle- 
gó í Zar^ijoza el sacrilego Ü^xiano, Prcsidctite de loa 
£aiperadorci UiocLeciaito y MaKimiano, cuviado i per- 
) aeguJE 



^)4 ^ ^'''^ ^'''- ^' '"' Tglffiiaj de Afamen. 
seguir f extermüiar los Cíin^tuTfio^ ea confLjraiidad á' 
lus icnptos decrciui. Noiícioso Dacijno de que Valero 
y Viceoic eran Ut columja»« que coa au cxemplo jr 
doctrina soac^niaa la f¿ de la Cbrlsiíatidad de Z^rag*- 
za, los mandó prender y traer á su tribanai. Picseali- 
ronse loü Sanios á Ddcíaao coa indecible valor para coO'* 
ffesar la divinidad de Jesu-Cíiristo, Uenos de gozo coa 
U espcfanxa del triunfo, creyéndose caoto mas felicci 
quaoto mas crueles fuesen los cormcaios. Viendo el Íed- 
pio Juei ta libertad y constancia con que confesaban 
fil verdadero Dios, y detestaban lat falsas d-^dades de los^j 
Genirles , los mandó llevar á Vulencia , á d'^ade ¿I es*i 
tabn de parcida , cargados de cadena* , y que los afli< 
gksen dtf varios inodo* en el camino, creyendo que coa 
las injurias, caíi^aaclu^ y malos iraumicntos hibia de 
quebranrar sus ánimos. .Con elwnrvmo fio loi mandó cer- 
rar en Valencia ea un calabozo tbwuro y hediondo,* 
donJe c(tuvicrori muchosdn^, afíi^idus de Lii/ca<leoa5,- 
tíel hambre y de [a sed. Tcmi^roao Oacíacrode qoe mu* 
riesen en la cárcel co:i^umLdos de U miseria, ain lu- 
cerles sufrir otroi tormeciLO^ mi& crueles , ordeoí 
que compareciesen' en su tribUniL (jjedó aiombra* 
do qiidodo los vio robusios en el cuerpo, y «]ue no' 
híibian perdido de su vigor y fuerzas; y volviéndose 
con furor á los minittrits de ju4tida % como ei , \c% di- 
xo , <^ue contra rtits órdenes h^bcis dad) % e\io^ de zomtt 
y beber con larguera ? Vuelto i \o^ ^^aios los txónó é 
«acrilicar á los Idolov , proponiéndoles grandes hounres 
si le obedecían, y exquisitos tormcnti>s m de^precrabaa 
sus mandatos; y pariiciilartdeMtc acordó Á San Víc«eko 
para ganarlo, la nr^blezd de sii AacímienLo, y Va ñor de ^, 
la juvL^niud en que se hallaba. ^É 

Viendo el Sanco Levita que callaba su Maet(ro,tf^fl 
como dicen otros, que no respondía con pte^ie/a por 

el impedimento de la lengua , Le pidió IJcencia para ritH 
ponder al tirano. El Samo Obhf>o st Ja dio coa esiai 
palabris? Tiempo ba^ hijo carísima^ ^u¿ n encomifidé ei 
wUñuterio de la palabra divina ^ jf ah&fá de m^v^ t$ 



rSan t^Uenti Mártir. 335 

tncargOy que rapor^das rn tief^sa de ¡a /r , per ctiya 
cauta ettamos en tsU trib^naL VuclU» Viccaie al lirauo, 
lleno del c^^piriiu del Stfior, y seguro de \-d corcna, le 
habló a^t: '* Hasta ahora has perorado, (¿xórliadonos i 
« que neguemos aucsira santa fé. Pues sabe, que pr^resa- 

IH mos Ja Religión chíisüaua , y que somo:^ :^iervoi 
vy testigos dd único y vcrUadero Dios, que permanc* 
V ce por todos los siglos. En su nombre y por su de» 
tr fensa comamos las armas para pelear coasian te menee 
» contra los vanos argumentos de tu nsiu^ia. Lexos de 
u temer tus amenazas y tormentos, abrazamos gustosa* 
rt mente ta muerte en defensa de la verdad: tus supli- 
V cios nos conducirán á la corona , y ta muerte á Ta 
u vida. La crueld^id diabólica podja 3Í3]gir el cuerpo 
H ir hjsta darle la muerte, pero el ejtpiritu conservará ec^ 
w ire los lormeacos iniacta y pura la fé á su Autor. 
ir Aqueila-Sfjpiente venenosa, homítiiila insaciable , que 

10 efividiaodo á l«t h<?mbre£ la !i;licidad dil paraíso, lof 
» privó de Ja mmonalidad , y sugc-ió á ia muerte, 
ves quien os inspira la idea de peiieguif la jao^ 
ir cencía de los Chriscianos, A esta Serpiente inrerna}, 
>r y i sus mÍLisiros, arrojamos nosotros de los cuerpo» 
■f humaoos iovocando la virtud divina ; y á ella ofrc 
« €<;íf vosotros ea los sirnulacros un culto profano, pre^ 
tf fírienüo con vana demencia la criatura ai Criador-^ 
Irritado Daciano , y ca&t fuera de si , dixo á sus 
ministros : Quitad de aqt^í i ese Obispo, y enviadlo ú 
un destierro, pues no obedece los edictos imperiales; 
y á ese rebelde , que habia con laata animoiidad , ha- 
cadle tufrjr los mas exquisitos tormentos. Aplicadb to 
primero al ecú'eo, extended sus micmbrtrs , y dt^scoti- 
cenad su cuerpo. Puesto Vicenfe en el cci'iko (iasini- 
niencn cruel en que se atormcatabjo con e^perial dolor 
los priacipalvs miembros del cuerpo) Je pteguoió el u-* 
rano t ^ V pues Vicente , que dices ahora 7 ¿ como traían 
eiie tu mí^erab'e cuerpo * El bendito Mártir , couí'iirca- 
úo de Utos, le respondió eon roiirn aleare : " E<to es 
n Jo que siempre he deseado : tu solo me lias acertado 

-el 



m vi gt»td< Estoy úit|Miesio á sufrir todui to!£ iiipliclofl 
K par el nombre de mi Salvador. Preven torincíitos , y 
■ veras que coa U virtud de Dios loy yo m¿8 poder»- 
m lo para »uf. ir , que tu para atormentar. La crueidad 
f> que te arúma me enroñará de gloria , y to que- 
n darái vencido catre mis mjj'oreí sup.iciot. "* Enfure- 
cido el Juez co I lira los Vt^rdu^oi, comenzó i herirlos con 
varas , acusándolos de no hdcer bien ftu oficio; y vol* 
viínJoic d él nuestro Santo le díxo t " 4 Que es lo quB 
n hace* Dac'tano ? Ya ves como por tu miima mano ma 
Vi Vengo de tüs ministros t tu mismo tomas vi-ngansa de 
** [o*i que me atormentan," 

Aquf es dODdL* el fuego de la ira , que ardía en H pecho 
de Djci.int>,le IiÍío pi-ofrumptr en gritos dcscnioiiiJos. cji 
acciíints vioEenra^, y en miradas atroces : unas vecí» rc- 
prchvndia la Aoxedad d9 loi Sayones . orrjs Los animaba á 
'tiT crueies, y atormu^itindo al Santo se atof .neniaba ma» 
'd sj mismo. A^'tT|^oii£iJo de ver quietantes faltaban laa 
lersasi Los Verdugos para atormeivtar , que al Mártir 
pjra sufrir ; descaniad un poco , leí dixo, toítiad alíen- 
lo , y vo'viead'j á maacjar loi garfios y uñas acerada 
penetrad de modo el cuerpo de ese malvado , que 
'oblii^ue el dolor d dexar loi despredos »y prornimp 
en gemidos. ¡Que fortaleza la de Vicente! Superior 
lodos tof tormentos , sonriéndcse de nuevo , díxo al it- 
rano- " A solo Josu ChrisíO confieso pjr verdadero Djos^ 
H hijo del Alií'^rmOi. único del tínico , que con el Psdrc 
H y ct Espíritu Santo es un solo Uios. Dt,-berias atocmL^a- 
n tarme si faltase i eiia verdad , ú ü llaoiave Dfoseí á 
«- lUft Príncipes. Prosigue ea atormentar al que confiesa* 
*" para quü a^í veas prohada la verdad , y me recouoz* 
n cas su confesor invencible. Etos qje pretendes aeaa 
t* tei^idos por Dioses , do son mas que simulacros de ]c- 
V ño y de piedra : conñésjlos tu cahorabocna , qtie yo 
p solo sacrifico af Dios único y verdadero , que rcyna 
" por todos los íigTos. " 

Viendo DiCLano , qac 00 tenía que acular i ii)s mi' 
obtros , pues estaba ei cuerpo del Samo Manir tan des- 
cae* 



i 




San rictnií Máitir. j^f 

cafnuío t ^^^ ^^ ^^ áe^ciibñaa la» entrañas , y muvtios 
de sus tníerribfos nt babiaa dislocado con la vioíeodA 
de los carmentos , y convencido de que no io había de 
vencer con ell05 , le babl6 así. Compadécete Vicente 
de tí mismo : no pierdas la vida en la ilor de tu edad; 
vuelve sobre lí para qut; , aunque tarde , te líbrt-s de otros 
tormentos mayores que te ültan. Lleno el ¡nveodljle 
Levita del E^pírUu Sanio le respondió de cica forma : 
vr No lemo los suplicios qje puede dictarte la ira : mat 
rt temible es la piedad que finges y aparenta*- Ven- 
tt gau lodaá ias penas, af>uaa quanto pudieres U malig- 
r* nidsd de tuií ;istueías , y experímeaiará» la dulzura 
» de \ú íé ^ y \i feruleza de un Iniíno cbrisiiaoo. Por- 
■• que sabe , <jug da paciencia y conHancra el que dko i los 
tr suyos eo el Evangelio i No queráis temer i loi que 
» matan el cuerpo , y no tieoen potestad en eE alma, 
p Y asi , no dísminvjyjis nada 'óq tus sitpUcios , para que 
n te confiete* vencido en todos ellos " 

Mandó el [¡rano, que lo pa^a^iea del ecúleoal fue- 
go I donde fuese asado lenumcoce. Lexos de turban 
se el sanio Levita , exclamó lleno de goza : '^ ; O que 
H djclia la mia ! Tus amenari^ .*;on gloría para mf : 
n qiianto mas crueles fueren las penas , tJnio tnayoc 
A será mi bienaventuranza : y qtianto mit te enfureE- 
" cas contra mí , tanto mas piadoso ,S£M« conmigu. "* 
Acusaba el Santo Mártir la tardanzi de los Verd^sgos 
en prevenir el faego y las parrillas, y apenas la^ vio 
convertidas en ascua , fue por sí mí^mo á ponerse en 
ellas. Al fjego lento añadieron las S.iyones quanio pu- 
do dicurifs su rabia infernal : aplicaban al bendito 
cuerpo planchas encendidas , cchab:in s^l en Us lligns 
para ioiroducír el dolor en lo [ñas fntimo de sus eo- 
trañaa , corriendo por todas p.ittei el licor que se des* 
tílaba do aquella pin]^üe y suave victima. No se tial'ó 
ptetente Daciano á este cruel suplicio « pero informa- 
do de que perseveraba el Santo en confesar á Jesu- 
Chrisio coa la misma alegría de rostro y fortaleza de 
ioifflo , desesperado de poderle veacer, exclamó :Ah< 

Vu vencí- 




I 



333 Téat* his$. de /«i fgUsiaí de Arjtgcn, 

\ciiddos somu^. M*u 1 vinewéur. Mjs ya que no pode' 
mos qucbíauíar &u pertlracia , üiUiemi^s sus pe n«Si Cor- 
radlo cq una ciicei Lcdcbrúsa , sembrado su pnvííDcoio 
de calces agudos , á^nóc no haV^t poKiuri , y cada hkh 
vifDíiTio renueve iui llagas ; dex;iiilo allí cerrado, sin qtMC j 
V» \uz « ni hombre elguoo , y cuiduTcis de avivarme Iüc- flj^ 
go ()ue muera. Dio» (¡ue miraba con complacíanla laj ^" 
pelean de m ÍDvicto ^idadi> , lo consoló cd ^sit iance* 
CüQViniendo 1:í cArvel en citrlo « la noche en día « loft 
ca&coK ¡igndüs en fragantr^ floret, y el desamparo du li>» 
hoailireí en Gump^iñia numerosa de An(;cii;5. 

Loa aoldados queetcaban de guardia, expectadore» 
de estos prodj)<io5 , dexando la idolatría $e cunvirtieroa 
é nuestra sanu (é. Acudieron también muchas Cbn»ua- 
nos de la ciudad y comarca, y d Saato Mártir los con- 
finó ffxóriáiidolos á alabar á Dios por la* míierícordJas 
que k babia hecho , y á permanecer comcanies en la coa- 
fe*ion tle jf*iu-Chrislo , que siempre sale vencedor en 
Wi siervos. Fiualrq^nie envió á di^cir á Daciano la luz 
de que g07aba , y las fueizas que Dit^i Le habla resti- 
tuido ; y asi que preparase nuevot ^nplÍcio>i para aumen* 
tar sn gloria , que so\o temía qje se ablandase ,6 de^ii* 
líese de acormtrntarlo, Ocscndyado el tirano con eita no- 
ticia exclamó: ¿Que mas poOcmos hacer ? Vencidos so- 
mos. Bt quid arnpjjus /aeiemuí i vi&i siAmut. Trtsláiieo* 
lo, añudlo « á un Lecho mullido donde sea curado; por- 
que no quiero que sejí su triunfo mai |{LorÍQfo « murii-a- 
do en los tormentos. El intcaLo di: Da^lano se dirigía 
á que el Santo se curase de las heridas , y se reintegra- 
ie en sus primeras fuerzas, para comenzar de nuevo aa 
mariifio. Maquinaba el tirano nuevos suplicios contra 
el MÁvút de Jisu-Chtisto , quando este Señor deiermia& 
darle el premia. Apenas colocaron i Vic*^Qie en ti lecho 
blando y delicado, voló su espíritu ai Ciclo á recibir 
la coroiia de jmticia merecida con tacita; y tan ilugrreí 
victorias. Parece que los Chrí^tianos perdición el temor 
Cf»n la muerte de San Vicente , pues se tompetian eo 
obsequiar su sagrado cuerpo * besaban sus sagrados piei^ 

pal- 




S. in:ínt£ M.'tnir. 



;í9 



i 



palpaban con grin úcvücioa sus Ibgas , y recogían en 
lienzos s!) preciosa sangrc- 

Quandu supo Daciano la muerte del Sanco Mártir, 
prornifnpió en estas palabras : S¡ no be foJido ^enc^rlé 
vivo , h^ de atormentarís aun difunto. MunJÓ qtje ío ar- 
rojas(;n al campo para que careciese del honor de se-' 
puUura , y para qvie comido de las aves y treras » ao 
pudiesen los Christianos honrar sus Reliquias, Pero el 
Cielo envió uo Cuervo que defendió el sagrado cadá- 
ver no tola de las otras aves , mas también de un lobo 
smbrjcnto. Al oír esiof prodigios D^ciano^ excbmó: ^e- 
gun veo , ni aun muerto he de poder vencerle : Puf:> 
quia jttm me mortuum vincam. Quanio mas acremente 
le perdigo , laoto mas famoso hago su oombre. Pero si 
en la tierra , añaJiA , no puede ser consumido , arró- 
jenlo al mar , bien a^ido A una.Tueda de molinú ^ p^ra 
que no tengamos á la vista el teí[Íi;o de niicstm con- 
fuiion. Encargóse de la extcüdon cierto hombre malva- 
do , WAmido Eatnorpbh. Volvía este cnn ios Miríneros 
que buícó de su confiaoia , mu/ satisfjcbo de que j^- 
mas parecería # sagrado ctierpo, por haberlo arrojado 
bien atado i la rueda de molino, ven alia mar mu/ 
íeKos de tierra t mjs antes que arribijse al ptierto , ya 
el sagrido cadáber estaba en la oiilld , donde las bl^n- 
dAs olas le {jieroQ en cicrK» modo honoriñca sepultura, 
cubriéndolo poco ú poco con 1^^ ari-uas. Así tfluafá 
Siii Vicente do Ijs iras de! tirano , vivo y muenn , en 
la tierra y eo el ^igua. Luego apareció d Sauto Mártir 
á una píaJu->a uiuj^rr lla:iiaJa lunTc.i , y le reveló el 
fo^ar en que estaba sucu:r¡>o, Fjs iiüá loaica con oEros 
muchot Christlaiiüs , y lomando el sagrado tesoro lo 
dert4'iiiaroa en ua^ p.'^iieñi Basílica, del mejor txnnlo que 
pudieron atendidas las circunstancial de la ptrr^txucíon. 
Palada rsTfl , y gomando áz paz la T^teUj , se imstadó 
d lííra B-isflica laivor fjer.i de la cijJaJ de Vjloncia, 
y fue colaL:ad.) h'jiioríñiíam.^nre dcbíxo del aliar; don- 
de ohri) Dio^ muchas y granj:?> maravillas por los mí- 
neos i3e su SaaEO. Haitj aquí las Acias primitivas. Na 



Vu a 



dicea 



34*> Tear hist^ Íí las Tgkttas 3c Arítgcn. 

tíicen el año un que padircid S. Vicente, pcii 
qut fue d <Je 304. 

De las Reliquias de S. VtccQie^ y de sus variaa 
tra^ljcioac» , ttatao difuiameute el Mro. Flores CQ ti 
lüíTi. vtJJ. de U E'^p^iña Sügr¿da , Ayosa en. Ii vida deL 
&¡i3ito , y comuiimenie los Hisioriadorcs. Solo dectmot 
aqur por no oEDJtir del iodo e&te puaio , que su sagrado 
tuTjw) pefmaijeció en Vaicnda hasta el sigio viiu en 
que habiéudost ai^odcrado I0& Moro*» du aquella víudad, 
lo Ir^sladJfon los Chtistianos al Sacro rrom^ntorío en 
Algarve , que por tstc itspcio se llama el Cabo de S. 
Viu-nie. Uc 'á\\\ fue Uevad^j á Lisboa en ticnnpo de D. 
A\(qü%q , piimcr Rey de Portugal , donde se venera coa^ 
grjn devoción , y es tenido el Samo por Pationo dei 
aqci! Keyco. 

Aunque solo refiefefi, las Actas la prisión de S. Vi-I 
ccoTe en la ciudad de Zaragoza , e% cierto que comen- 
zó á padecer en ella , y que ía consagró coa las primi- 
cias de su surgre , como lo te^iiñca Prudeacio en d 
Himno de los 18 Máriires Cesaraiií;uiianos , que e^cri- 
hió poco después, y S. Eugenio 111. e9 un Epigrama.. 
TairibítB consta por lestimonío del mismo S- Eirgef)ÍoJ| 
y Ce S. GrEj;ono Turonense , que la Iglesia de Z^iiago- 
za v\A dtpo^iLaria de la Estola ó túnica, que fiu StJuCo 
Uií^Ttro ía d^xó tcfilda en &u mií^ma sangre. Esia pre- 
cii-'Sü Reliquia se conservó en dicha ciudad hasta el li* 
^lo VL eu que Childuberlo Rey de Francia la llevó á 
Vixiis , y haCkndo cdiñcado un aunluo^o templo á Saa 
Vicente , U colocó en éL 

El nombre de Vicente , y su glorioso martirio st 
hirieroq Uc^dc luego tan famosos en todo el oibc cat<^ 
li^o , que S, A^ustin en uno de Icis sermcacs que 
preijii6 del Satrto ^ dice, que no habia provircia ni re- 
gicjn á doiiJi: iluBiese l^egj-doel ímpeiio RtmAdo . y el 
iiombTL: Chilsliano , en que nn se celebrase con a^cgrjj 
el muruiio de Víccni^r. P'ir lo lanío. vini<s cekbrado 
su nombre á\\ en !oi Meiioloftí''s di- !■ v GMego* , eomO 
QD los Maiiirologios de los LatriK'^. A Ríes del siglo 

IV, 



Sanyictnte Mártir, 341 

ly, «e felao públicamente en las Iglesias de África las 

Actas de San Vicente , como se laca de S. Agustio , no 
obstante de ser largas , como previtíne el mismo. Es- 
te gran Doctor hi¿o anco «ciínoaes en elugio de nues- 
tro ilustri; Mártir ; el Mro. Florcz trie en el lugar 
citado Lo mas especial de cadi uno de ellos , donde se 
hallan los testimonios del Sanio que dexo alegados. 

La [glesiA de Espiona en ticrmpo deles Godos ce- 
lebraba la f)i:5ia de S. Victime con rito de seis Capas, 
üñcio propio muy dilatado, y Misa propia- Atento i lo 
qual 4 el mencionado P. Flurez explica su justo dolor de 
qiie ahora lo ceiebre con rilo stn'idobh ^ como si fuera 
algiin Santo extrangero de los mtno* , famosos ; y exór- 
ta á las Iglesias de Valencia , Zaragoza y Huesca , co- 
mo ma^ interesadas ^ á que soliciif n del Rey , y del 
Papa para todo el Reyíio , un Oficio y rito correspon- 
dientes á lan ilustre ^lijo y glbrioso Manir. La misma 
Iglesia Romana ha dhtin^^tiido tJinio á S. Vicenle, que 
enere todos \>jy Mlclires de España á solo él , y á Sao 
Lorenzo ha dado lugar en sü Breviario , y en las Le- 
tanías , como 1j doló Morales , ha^ta que posteriormen- 
te colocó ea el Breviario á S. Ermenegiido ; y aun po- 
<iemos decfr , que S- Vicente era el único, porque Sao 
Loreuzo , aunque Español de nacimiento , ei Minir Ro^ 
.mano, 

CAPITULO XXIV- 
DE LA ?ATKÍA DE SAN yiCBNíE. 



$. 



PRUÉBASE COH LA TRAÜICtON DE LA 

. tañía íg¿eiia de Hustta , qut nació tn ista 
ciudad. 



D 



Amos principio í la presente di^put:^ con las paTa- 
bias dcio^rP. Juaa líoJaudo y Godefíido Hensquenio, 



ea 




1 



54* Ttat, bfst^ ¿f hf íghttas dt Arag^, 

en Us aouK previas á ia^ Acijs del Sanio. Tres duds- 
<fcs célebíca de España , dicen , Zarigux:i , ValeocU y 
Huesca, pfcCtjndep ser 1^ cuna tS^\ f^loric^^bimo Mátirr 
San Viceuce : sio (]ue p^r i^iEd piadüsa coatkoda sean 
drgnat de reprehensión , porque ñ en otro tiempo dís- 
puíaiOD U patria de Hornero siete ciudades de la Gre- 
da ; i por que estas aobtlblmas ditüudvs do haa de dis- 
putar la de lan ilustre Atki», debiendo prometerse de 
la glcjrJB que compiten mucho eKplendor y patrocinio % 
Pero ^•Q^ mas , concluyen estos labios , ios Escritores 
que di'ciJcn i fdvor de Huesca , por quien csiá tam- 
bién el voto del Breviario Komaoo. Mas adehnte vueN 
ven i iraTar el punto , f otra vez se expljcaa por la 
ciudad de Huesca. Trauvcrtben las palabras de un Bre- 
viaíin de Tarragopa .en que se afirma, que S. Vicente 
nació en Huerica junio 4 U puerta Nueva, f que se 
crio cerca dol Mercado «'y la Oración de un MisaJ an* 
tíquiííino (de io^ quak-s slt hablará luego) en que se el- 
presa , quv slj celebraba la f^e^H tJi'l San^oen el mísrno 
sitio en que n^cfó : de doude inñr^ren , que ia ca^a ea 
que Daci6 S. Vicente se consagró de<¡pnes eo Igletfct. 
Ufí^íf' iiquet , dtfmym ínsita naSut fuit ^dtmdf ctmsftTO'^^^ 
tam fuhst. ^^ 

Para proceder con órdcn^ expondremos en este pár- 
raTo la iradicíoa constante y Dunca imerrui^iJa de Ia 
Igle&is de Huesca , y en los si^uicnces la d*ouas Igle- 
sia? , y la opiaiou cumun de loi pueblus y Autores , que 
la comprueban y caliticao- Va se dixo en l04 capíiulos 
pasadas la grande oportunidad que tovo }a Sauu Iglt:- - 
sja de Huesca para conservar puras Iüí tr.jdiciones , f 
intmorjas de sus Santos en el culto que les dio sin In- 
terrupción durautc el cautiverio Sarracénico por media 
de [os Muiarabesde la ciudad , y de b^ ChrÍ5iianosquQ^ 
se reti^arou i Jas montaius de la Diócesis. Pcrpetujd*^H 
pues la tradición de que S. Vicente nació en Huesca^^ 
así en la memnria de los fieles , como en el culto espe- 
cial que siempre le ha tributado esra !|)lesia, como i 
hijo suyo, nacido en su seno , la expreso con toda Gt«« 

ri- 



á 




» 



San Vicente Mártir. 343 

rídad tn sus libros antiguos óc Lilurgía » como lo Jus- 
ijñcan loi monumento» srguienie*. 

£! M^riiroEcigio anij^no de la Igfem O^cense cons- 
Ubá de dos volúmeoeá : ei píimero á que corresponde 
ci me» de Enero 00 le halla , pero cxisic el segundo» 
que anuncia U tra^lacíofi dol cuerpo de S^n Vicente coa 
eilai p3 labras : '' A 94 de Septiembre la fcsiiviJdd de 
■» h uaKlactoa del cuerpo de S, Viceotc desde Valen-* 
u cía i Liiboa de Portugal , del qual se conserva cotí 
V graa veat^racjon una puLClon do pcquvfja en la Igle- 
r> sia Colegial de S. Pedro de Huesca, Hay ea la ciu* 
4 dad do» Baulicas dedicadas á este Varen flanTÍilmo, 
tj en una de las quaics Dacjó " {*). La Reliquia que aquí 
se menciona ci el cxtreinode una ct^nlilacon su» enea- 
xes para U uniún : tiene como cinco pui^jdas de lon- 
gitud , y le cooseiva eo im relicario pjrsniídal de p)a* 
ta. En los dos Misales del siglo xrv. se expresa el nom-' 
bfe deS. Vicente después de S. Lorenzo en el Ccnmu-' 
fiicantit del Canon , siendo el úaico que ie amde d I05 
dücc Apóstoles, y doce Mirures del Misal Ron:>ano- 
Eu un lugar llamado Taberna» , i una k-^ua de Huesca, 
se halló en tiempo de Ayuía ouo Misal aniiquíaimcj 
MS, con la tigicíente Oración ^ que trae este Autor pag. 
]6s. y ei P, Bolando en el día 11 de Enero, eti qu» 
ac afirma , qiie S, Vicente nació en Hu^ia , y que *e 
celcbr^üa su fiesta en la ca-^a de su naci. atento : Ocut 
^ai ur^c^Oscensemnativitatc lacrStiisimi marfyrh l^in- 
Cfñtit decoratti \ trihue quasu^us , ut coftfraíref et p!e- 
hcm dictte urbis in domo ^ qua natus tsS , fjuj sQltmnia 
ctUhraatts « ah omni advenitate custvdiúS \ & ipiiuj 
tntritii ai eau^iia <rtetna pcrduct^i. El Dr. Juan Fran- 
cÍKO AndcL's Je Uitarroz tCionbta del Reyuo de Ara- 
gón 

(*) VI11. Cjlcndi» Ot^tobrii , Fetilvitu frambliani* Corporra Jiv | 

CSt , Cufu) non pirví pjrs in Ecdc&í] Cr^llfgijli S- i*ext'i O^ 
cCQSii ia njgni vcncrutione bmbctDr. llbi em^ni diic Bj^iEJc* 
jJiuU tuiíhimio Viro dcdivi^ic JQ ^uuum doj aaiiu oi. 



344 ^''"- ^'"^' ^^ ^^' iglesias de Araron. 

^f\\t ^ alega en eamprobacíoa de lo mJiniD uu Brevían 
MS. de eui Dlóce^U del año 1317. 

£a el archiva de la misma Ij^lesta se conserva nns 
Cí>ní^ut'U MS. en viicla» y otra impresa, que pre&cri 
ben el órdt^n de celebrar li Misa , y Oficio divino , de que 
usó haita la reforrnicíon de S, Pío V. y en las doi se 
halla í*te iUmío : Z>í feyíivitau fJorii^H Martyris J, 
í^iftaniti &* CompatriotiV n^stri 1 De la fesúviJad del 

SEorroso MjIrtJr S. Vicente ouestro Compatriota , y ^'^'^ 
cnan que se celebre con octava solemne ea toda 1|H 
Diócesis , que «e alfc^mbre iodo el Presbiterio de la Ca-^ 
tedral con patios colorados , que se cncieodan ca la re* 
xa del coro seis cirios , y que se haga la piocesion co- 
mo es co^iumbrc por la ciudad i uua de las Iglesias 
del Sanio, Eo la pag. 69. dice : /n trastinum S- Tecí¿e 
ücurrit ffstívitas trttntlationis S, í^inúentii Compatriota: 
«icstri ; qLie quiere decir , el dia aiguiencc á el de Sta, 
Tecla ocurre la festividad de U traslación de S. Vicen- 
te nuestro Compatrioia ; j dispone que se ha^a el oficio 
de íx. lecciones comí) en so dia , previniendo que e 
la Catedral se halla la lii&lorii de la traslación. Bai 
del titulo , De festivitate S> Andrets , se ordena , que 
en los dtas feríaíci se hagao los sufragios y comemora 
eíon::^ acostumbradas . entre las quales pone la de 
Lorenzo y San Viccute. De&pues de la reformación de 
Pío V. se prOMgue en hacer !a comemoracíon de e&t 
Santos como pairónos ; por resolución del Cabildo, acor 
dada co 37 de Julio del año 157S- Y porque la aatf- 
fona , y oración que se dicea á Vísperas y L^udts soa 
muy devotas y aatigu3s,laí ponemos z^}iL jifitiphona^ 
Misit Dítmifíur Ang^Jum suiínt , <ff ¡iher£ivit ñor di nté" 
dh ignii y ^ non lumur Jluati. Oratio : ProUge Domipe 
fopuhm thum , *í? sanctorum viariyrum tuorum Laurentii^ 
& ^incendi patrocinh confidentem , perpetua dffensione 
tonstrva, Ffr Dominum &^\ Tiene el Sto< en la ciudad dos 
IgTeMas cDnsLigraJas i sm nombre en las ca;a^ en que 
üdQtá y se crio, de que luego se habbTá,y ensudÍA 
«e va ca procesión general con toda la soiemnidni p 

siblc 



rSan t^ieentt Mártir, 345 

sib1e ¿ celebrar la misa y sermoo á uoa de cllat , co- 
mo ic ofdeoa en la Coosueu aniigua , aiteroando ua 
año á una, J ocra á o(ra : y amas esiaa dt^djcados i. 
su aombrc el Oratorio y Colegio mayor ún S, Vicenie, 
Se celebra su fiesta coa rilo de prjmera clase y oaara 
efl toda la Diócesis. Hasta Ja reducción de ficsLas he- 

»cha coD autoridad Apostólica en el afio 1748- cidjadft 
' S. Vicente era fiesta tíe, precepto , con prohibición de 
obrai serviles en todo el Obispado , ahora lo es en Ta 
ciudad en la forma dictia , y futra deella es obligacJoa 
de oír misa , como declaró k\ ilmOi Señor Don PasquaT 
Lopef á 1 de Mayo de i78j. 

Corrobora grandemenie la referida tradición la me" 
nioru qne slem|>re ha permanecido en e^ta ciudad de 
las casas en 4^ue n^ció ban Vicente consagradas en Igle- 
sias baxo su advocación y nombre. Y no es de admi- 
rar esta memoria , pues La Jiay en Valencia de la cáicel 
en que el Sio- eumfo prcío, y del liíg^r en íjue fue sepwl-" 
tado ; y Dtras mti^rhas ciiidades de E^ípaña conservan se-' 
mejames monunienlot de sus Sanios, sin embargo de 
haber ocupado ecteramerte los bárbaros sus territorio»' 
y-Díóccsis, Parece que los Moros artuiraroo entreoirás 
Igle'iias la que tenia San Viceaie en la cai.i desuna- 
cimiento, que estaba junta al mtiro á la puerta nueva* 
y que edificaron casas para su habitación. Mas lurgo 
que los Christianos ganaron la ciudad le ediñcaron un 
Oratorio ó capilla ¿ medida de su corta posibilidad, 
cooío refiere Aynsa en el lih. 4. cap, 17. 

I Por ios años de 1150, ó paco antes, se ÍT^sttttiyó, 

una Cofradía en honor del Santo para promover «u cul- 
to , y los Cofrades compraron dictias casas d fin de coni- 
truir en aquel luf^ar una Iglesia , qual correspondía á 
üu Mártir tan iiusire y á la grandeza de su devoción; 
% mas DO teniendo caudales para llevar á efecto sus de- 
aeos. las cedieron i Fray Raymundode Vilalia» CdnA- 
nigo jcrosolimitano. Prior de Aragón y CaialuÑa de 
la Orden «ákl Santo Sepulcro, á Fray Miguel Pérez de 
Podio Comendador de la casa que dicha Orden tenía en 

JU Hucí- 



Hut^ca, i Fray Fefu^ndo de Uerüeion Comea dador de 
Nucvaíús &c. expretaudu cd d íosirumcniu i *\\^t S. 
Vicente babia oacidu ea «Ikhas casas; cog la precisa 
conüidcfi, de edificar ea ella» á sus c^ptinias uiia l^ie- 
Ua en hongr de Dios y de Sao Viceate , cuyo at- 
tar roayor debía csiar dedicado perpetuankcntc 1 dicho 
ítlÁíUt. De lodo lo qual lestíñcó escrUura pública Jor- 
dxLH X^farra NoUrio de IUksc^ á 13 de ¿gosioticl aáo ^ 
dvi Señor i383. ■ 

^ Dicbo íaslruaiento £C halU inserto ea el Rolde de 
la Cofradía, y lo iiubljcó Aynsa ta el lugar citado;.^ 
pondremos 00 obstjoTe las. cíéu^ubt roas notables <iiie)fl 
coDipnieban lo ya referido: Nes Mickarl Pctré Homci 
Trhr confratritp S^ ymcttttü Oíca: , DominUus Joart'i^ 
Oí/ íie jin¿uít^ y^iciirius SanctiV Crucis Osar, éi^mnusi 

Ne C^^fratriíT, damuí et conítdimus VQbis x'emrtt' 

btii TfUgioáQ jTütri Rúmuntio -dt ^tiaita Can^nito Hit-; 
rQSolymitano , ^t Priorí in Aragofíia tt Caiahrtia 0\ 
ihiif Sanfíí S^pukkrí^ €t vohéí. ftütrt MiekPfU Ptf* 

tic Pedio Comvjeiid&tori dí>mus Oicx, tUas tiemoi 

quar nos pradicti ct/nfrairts emimuí nd ¿/oncrem Sél^iit' 
€£níii mariyruy in quibus prcfatuí bencdlctus martyr aa* 
tus füri , ()Uz quidem domus suncsJixOsca in vicoja-,^^ 

aux NovK A»b tiílif'us ion4ilionibas damvs »g JB 

bis dicium /ccum^ quad tedificetií i/fidcm EccUiiam ad 
tcncrtm Dvi et ¿eari yincentti^ cujuí Eccitsia m^jus 
a/rare sit ejusdtm btatissifni mt^ríj'ns in pi:rpituum. Pro- 
ai|;ue U eu:riLura cao la acepcaclQa de I05 refcridoi 
Piiar y Comendadores de ia Ordeo del Santo Sepulcro^ 
ep qttc ^e obligan á consutiir la lgte«ia de ban Vkcu- 
Ú en el lug.ir de su nacimiento, y á obKcrvar los e»« 
taiutos de '-^ Cofiadia contL^aidos en su Rolde» 

|£.sfa l^lc»ia se llanto «o lo sucesivo bao Vicente 
de) Sepitlcrn, y perdiéndpi;?; fa Encornkoda quela ipeo* 
cjonaJa Ord(^n ti:.nia en Hu^scaí vino i recaer c<rn lai 
C-111LS adj'inu^ y oírav biercidad^s eo poder á%\ Prior f 
CanÓQL^os del Scpuj9ri;i d? CaUt^Md- oíai fxtmo dcf? 




San Vksnt^ Máftir. 34^ 

cuidaren cslo* d^' reedificar la Iglesia , el Ob^po ünn 
Berengucr de Bardaxí en la visita qne hizo ea el trño 
tora, se leí ciuitó, é liíi^o donación de el)at A Ioí Jesuí- 
tas con asenso de la Ciudid y Cofrailía ; y ajoque re* 
clamaron dichos Prior y Canótiigos por no haber sidD 
ciiadoí, finilmente renünci.-iron sus derechoi obij^ándo» 
se la Ciudad i pagarles d^scirnins sueldas aauak-s dé 

' I rendo perperuo , los que pa^a en el día. Tudo la 
qual se concluyó Gf>n Breve de Pnulo V. dado á 1 de 
Mj/o del año 1618, en <^iie expresa sn Santidad , que 
San Viccnre e^ hij'í y Pairoao de la ciudad dü Hues- 
ca, E^ el din ea uao do los templos mas hermosos y 
magníficos de la ciuJad , construido desde los funda- 
mifoMs ha^ra su última perfección á cxpcniai del Df, 
Don Vicente Castilla hijo de Huesca , Maestre-Escuela 
y Canónigo de so l^lisia Catedral, que murió en el año 
1761, y esti sepultado en dicho templo, excepto el co- 
razoD c}ue esti en la Catedral en la capiUa del Santo 
Chn\ro de los Milagros, Aiios dt-spues de la expubíoa 
de lof jEsnttas se dio ej;te templo COQ su Colegio á 
los RR. PP. Agustinos cilzados» 

■ La otra casa en que se^ua el Breviario aniij^iia 
de Tarragona y la tradición de Hue^cj se crio San Vi'- 
cL-ntie Cita en un^ plaEi qui? a:»tigjiam(^iiie fue niercg- 
do, y hoy se tiama de las Pescaderías. Aynsa dfje que 
fue la fftía de sub abuelos, aunq^re no cr¿o qoe liaya 
para eiio mi*; spovo que la conjetnM. Es lgie«iii <Je- 
dicada al Santo Mártir, y t^n antigua, que ffn c\ tes- 
tamento det Marttn^ Raymiirido Acuú hcchu en el Jk59 
1308. se ILima San Vicente el viejo, de donde infiere 
er citado Autor, que sería ma< antigua que la Ij^rcsr^ 
que edific.íron loi Cümendadores d^l Sepulcro ipnt'fe el 
Ofaturio que tenia el Sanii en la cata de »u nácimiciT- 
to. También se llama Sao Vicente el alto, y 3a otra 
Sao Vicente eV baxo cm relación á lof sitíi*s en qiit 

. e^tan. I¿a el día es de Munji^ Jcl Cármeo caf^^do. Ea 
el archivo de Mnitarügon , leira P- num, 95. hay UH 
inmumeato original) en que Bernardo , hijo de Pedro 

Xx % Epii* 



34^ Tííif- hht. de ht ightiai de Aragón, 

Efñ&copo, y su tnuger Egidia , ceden á Berengarki 
zgbJspQ de NarboDa y Abad de MonLúragon unas ca- 
sas y heredadi-'í que ceaUa en el lugar de TUrz , coa 
U precisa obligación de tribuiar dicho Abad y sus mi- 
ce&ures á la Iglesia de San Vicente de Huesca uo ca- 
bu de tcigOt y otro de ordio en cada un a5o. Su da- 
la en U Era w. ccxmxv, que es elañüiif)/, por do n» 
de consta la anügucdad de* U Iglesia de Sjn Vicente; 
aunque no es faca dticeiLir á qual üe las do» se pa* 
gaba esie tiibuCQ. 

S. II. 

'compruébase la tkadícíon de huesA 

ía cetn ¡a de otros igksiai y ciudadfí ^y prineipéj* 

vtentt con ti Breviario de ¡a iglesia univtr^ 

Süí refermadQ por San f'io f^, CiemenH 

yilL y Urbano fííl. 

}\ tradición y semír de lai TgTcsía* jc prueha con* 
cluytrfiicmcnie por sus Breviarios í parque pce^ctodiei 
,do abota de )a (é y cródilo que se !fs dt:be 
^n duda, íjue los Obispos y pirrsonas litcratai <}ue fi 
'.arregíarun, y las miomas Igli'sias que los recibieron 
ra suIjso, üo adoprarijn en el Oftcio divino wno 
,que tntoDces se lenia en etla^ por cierto y averigua- 
-do. Fruiit:¡ico Oie^^o de Ayn^s en el /ih* tu fap. t. ale* 
g^ á este propósito diversos Brfvjai ios anicrroret y pos- 
teriores á la reformación de San Pió V. eoue elSos lot 
tr^s siguiente!. Uaoantíquíiiinio del Arzobispado de Tar* 
rugma, donde se refiere, que Sao Victnie nació en li 
ciudjd de Huesca cerca de la puena nueva, y se crió 
en el Mercado, y que sus padres ^e llamaron Euiiqufo 
y Énola , cuyas pjildbras trae ti P. Solando y son ci- 
tas ; í^inítntins robíhr genere , patre Eutictio Agressi 
fíúhiUssitín principj's fi¿ia ^ tt fxarre Enola í/i ufbe Os" 
#ii ad fortarit novam natus ^ et juxra farum conversaíta 
rjl. £1 seg(iDdi> e& ci <juaderno de los Santos de Lis- 
boa, 



San futiente Mártir. 349 

bol , donde se celebra á [$ de Septiembre U trá&u- 
cion del cuerpo de San Vicenie con oficie» propií>, re- 
coQocido por la sagrada CongregaciuQ de Ki(Ds,y apro- 
bado por Sixto V. en su Breve expedido á 24 de Mar- 
xo de 1590. La Aotiroaa de Magnificarán dicho oficio 
Cíi cntr3mt>33 Vísperas es la slguiertic : C^^d yin¿entium 
gtnuii , Casarau^ítíra stola exornüvit ^ yaUntta viarry* 
rio cofonavii , Ulisipo sepultura dtcoravit. Es decir, 
Huesca eagondró á ViAcejcio , Zaragoza lo adornó con 
la «cola, Valencii le día la corona del Martirio « y 
Lisboa le hooró con la lepuLrura. CcDOmnase la iradi- 
cron de esta Iglesia con la siguiente InscripcioD , que 
según Ayo^a e^iá en la puerta principal de la Catt^drai de 
Lisboa- Hie jactt corpus B, yincentH fiiii Otea rf^tii 
jira^oniís. El tfrcefo es el Propio de los Sancos de Va- 
JencJa , que á lactancia del Venerable Don Juan de Ri- 
bera Arzobispo de aquella ciudad y Patriarca de An- 
tíoqnia aprobó Gregorio XIII, en el iño 1573. en que 
se expresa el Qicímiento de San Vicente en Huesca. 

El Df. Juan Francisco Andrés á los Breviarios ale- 
gados por Aynsa , añ^de hasta trece de diversas Ig^e- 
lias y provincia» de España , todos anteriores ¿ la re* 
formación de San PÍo V. i saber, un Breviario Muza* 
labe de la Santa Iglesia de Toledo que vio el mrsmo, 
cuya antigüedad rcrñere al j¡g[o vii, Otro MS. de H 
Iglesia dt; Huesca del siglo Jív. dos de la lg^e^ia de Ta- 
lazong » uoo MS. y otro impreso en el año 1547. tres 
MSS, de los Monasterios de Leyre, San Millan de la 
Cogulla, y Sitn Juai de la Peña, otro MS< de la Or- 
dea de Saa Francisco* otro MS- del Sepulcro de Cala- 
tayud , uno de Pjinplona impreso en el año 1563. otro 
de Sixena impreso en iS47i y finalmente do^ de la 
Igtesia Metropolíiana de Zaragoza uno MS, que vio An- 
drés en la Biblioteca de Nra- Sra» del Pilar, y otro im- 
preco en el ano 1491 (1). De todo b dicho se colige lo 
admitida y radicada ^ue estaba en los Rcyoos de España 

la 



(1) Aajrc) Dfftns» dt U /j/rü di San lAnn* pjg^^i y ^y 




I 

i 



¡^n Tfaf^ hitt. dé Ifff f^Titlat de Araren. 

la ludieron que deftrulTírürn; y panicularmenre ca Us 
da^ei Je Huei^ca , Zaraj^uzi , Vileacia y Lisboa ; toque 
es muy de ooiar, porqLje las ]t>lc3ias interesadas eo con- 
servar la« rneraorias de ios SanLos, quaks sod las rtfe-» 
früiis re^^cto á Sao Viceoie, deben prcTerirse á las d«* 
mas por la diligencia que haa puesto en tu coaier 
vacion. 

Mjs porque algunos Aatoreí han atribuido á Za 
Mgoza« y oíros i Vaiencii el naclmieoto de Sdo Vfccn 
te, conviene que extendamos el argumento en lo qtic 
reiprta i csiai ciudades. En el archivo de U lgle-ii* 
de Nra. Sra. del Pilar eitao retratados en la^i puena» 
de li>s armarios loft Sanios y principaleí Obispos Ce\ar 
Ati^tranof, y )u€go entrando á la dtrtfcha se pr«'te 
u el retrato de S¿in Vicente Manir ct n e^ia inK^rt 
riofi : S , l'^inttntíut Osc'^sis^ Mar/yr^ef Arc^idiB£9nu< 
tui'jj Siinefíe Kiciesia^ inttrfuit ¿eum J, í^a'e^h C*fw- 
ff/rs liibtrttano* La especie de que San Vicente asif- 
lió coa San Valero al Concilio de Etiberi no se futida 
en teatimoDÍo positivo aotciiar á )ot falsos Cronicones, 
pero si en la conjetura, que el Mro. Floreí lU<na ut^ 
gente, de que Mendo San Vicente como boca y )ea>* 
giji de S^R Valero, según co^i&ia de su^ Actas, es mujf^ 
vcrisimíl qae el santo Obispo que a&istio al Cuocilto en^ 
el ano 300, ó 3or. llevase i so lado al que era so ia* 
terprete(i)- También refiere Aynsa pn^. t6j, que en 
su tic-mpo babia en las casas Consistoriales de Zirago- 
ra onas tablas que prcseataban hisiori^da la vida de 
San Vicente , y en ellaa á la cíudjd de Huesca como 
n^adredel Santo. 

ConTírmaie lo dicho con la confesión de los Escri- 
tores de Zaragoza, pues de ninguna otra ciudad hav 
laníos á fjvor de Hueso. Andrés y Dormer, entram- 
bos Cfonisljs de su Magc^fad y del Reyno de Ara- 
gón, y flrii Martiocí Abad de Sao Juao de la Pt-ña, 
deñeaden euft punto repeiidaí ví;ccs y coa el m-iyoc 

(i) fiíf. Sif. Tom ti. TrMc. 37. m. ao<>. 



San fícente Mártir. 351 

cm[>eno ; expresaoilo que es cou cierta , tr^tlJcion co* 
inun, y qLi^ DO ^di^i^ duUa;ye£io, vistos y rxáoiiEíadof 
]u3 Aüior.es ^ue dicen fue t\ Samo de Zaja^cizi, y los 
verbos (ii: Prudencio en <)ue lo fundaa : lo mismg afic^ 
toan el Dr. Do» Martín Carrillo CaDÓaigo de la Seo 
de Zaragoza y Abad tic Moniaragon , su hermano et 
R, P, Fr, Juao Canillo Coníí-sor de la luranca Üofjg 
Margaiíia de Au^líia, iodos Jiijos de Zara^o^^a. Por lal 
tlcb^ reputarie Don Pedro Agu^iín Obispo de Huesca, 
cuya cAsa iobr era muy di&tii>giiídu ea jjquelU ciudad, 
aunque su nscánicDlo casiul fue en Valtadolid. Este Pre- 
lado prc&cnió en el Concilio de Trooto un csciiio laa 
crudiLO y convincente, viiLdicando la pairia de) Stiiico, 
que es su visU. y la de oUos documentos, el sabio 
Coaf>rc;so dipuiado pam la refoíinacica d4:l Breviario Ho'- 
mano expresó eo ¿i, qoe San Vicente nació en La ciu- 
dad de Huesca. Afiadán^e á ios referidos el Dr. Don Viii- 
cencío B'aico dt^ Lanuda, el Dr, D. Viucencio Sellan^, el Dr> 
D. Joan de Aguai , y el Dr. Don Pedro de Naya todos Ca- 
nónigos de Zaragoza^ y Luis López domiciliado cd ell3(i). 
£n vista de Jas pruebas cxJiibidas no se puede cu-* 
dar , que Ja Iglesia y ciudad de Zaragoza ban creído 
coostun temante qi^e S- Vicente nació en Huesca. Porque 
de otro modo i quien se pcnuadJrá que los Prelados , el 
Cabildo , y los Escritorrs Ceiaraugu.^ taños daiiao tan- 
101 y Un iiiiures tesiíirf^nií^i de rsia neencia en sus Bre< 
viarJüi , pinturas y escritos públicos? ^ ferian tan crue- 
ka con su patria , que contra su misma opiatoo la des* 

poja- 

(l) Andfd J^efen. de ia pútr, di San Iatíu» ftig* ft^. 47. 
ÉJ. y ji¿. Dajmar , S. Ljuftri. de/tnd. /^. iil> fó. 8i< 3Ú|» 

Ji ji¿, I3rií lint, de S. Jv^n át h teüa fa^.Tti.^ \Tf, 
' J)nn Miriir Carr^lfo , ^ii'ííricfni^í li ia iiiii ^ dw Sxn í'j- 
hft,^ Ff, JujH CarrlIJo « /** í^rfít á m íffpiiJB*. Bf«co 
XuLU^4 Jlhr, Bcíft. jf iSniiit ée Arjtgon ío*n* u fuj' 41-/ 
44i>. S.HíH r Ekí rím. del Oficie diurna f.ig, l^f . iX^iM Dit^ 
etir, 'Xi//»r, EiUiUti^ p^. tt- ^ fiff- r*Jay-i D/ •/■/!?. r/ 

/u/tJjf- B* M-iri^t M^jprtj , fi de filaré ea/- J.Í-Ul^L(m 
pcE Anti¿ü<d, dt Zeír^^. jw^, j;S. 




■^^ 



gSi T^at. bht, i§ fat ígUsias dt ArAg^n. 

pojasea de uo h^jo un ilit^fre como el invicto Miftir' 
S. V ícenle , quanJo luda E^paua , y la Igietia unlver- 
ftal ac glorian de ser »a madie< Esto do t% vemimil, 
fkí auD posible; y por lo tanio debemos cr^er , que di* 
cboi tc^tímoDiDs son efecto de udos áaimoisiocerot que 
hicieron este obsequio i la verdad. Fuera de esto , U 
dudad de Zaragoza , ni tíeae , dí consta que haya teoí- 
do templo alguno dedicado ¿ S. Viceoie : pues duoque' 
dice el Mro, Risco en el tom. xxx,-p3g. 351- ^oe S. 
Bugenio puso eo U Basilíca del Saato ud Epigrama, 
no hay memoria de lal Basilica , ni S. Eugenio babltí 
de eila- Tampoco es fíesia , ai obligación de oír mü 
ea la ciudad de Zaragoza el día de 5. Viccnie ; y cx-j 
cepto la Igkiia matriz , que por los respetos mencioos- 
dos le ceiebra con rito de primera clase , en las otratl 
no es mas que doble mayor No es puei verisímil , que 
ai la Iglesia y ciudad de Zaragoza huble.^eo tenido por 
hijo suyo i un Már(íf tan ilustre , dejasen de disiioguic 
su día con otro rilo mas solemne, y de consagrar eal 
BU honor alguno de sus templos. Tengo por cierto, que' 
dicha Iradiciofi tuvo su origen y £e radicó en Zarago-*^ 
za en la edad inmediata á S. Vicente; porque si en al' 
gun tiempo se hubiese creído eo ella , que el SauCo habla' 
nacido allf « do era posible que se iotroiuKese tan ge- 
neralmente otra creencia despojándola de un híro tai 
glorioso contra lo que siempre había juzgado , y lem-' 
do por cieno. Fundados en una razonable presuodoo, y 
eo lo que regularmente acontece , tenemos por hijos de 
un pueblo á los que se bao criado , y vivido en ¿Ibas* 
ta la muerte , mientras no nos consta lo contrario : Saa 
Vicente se ctí6 en Zaragoza en la escuela de S, Vale- 
ro , fue su Diácono, y vivió en ella hasta que fue sa-j 
cado para el martirio : en esta^ circunstancias no pu- 
do entrar Zaragoza eu la general persuasión de que S. 
Vicente nació en Huesca , siuo ea un tiempo en que UJ 
COSÍ era pública y notoria. 

La Iglesia y ciudad de Valencia sufragan i la tra-l 
dicíon y opinión común. £a el Quaderno de los Santos 

pro- 




San ^títrtlé Mártir, 353 

propios de aquel Arz[>b¡sp;ido , que á instaacía del Ve- 
cierable Don Jiiaa de Ribera , Patriarca de Antíoquia , j 
Arzobispo de Valencia ^ aprobó Gregorio XUI* (:n el año 
'573' (expresa, que el Sanio nació ea c5Ea cfud.id , y lo 
tniMiio afirman comunmente los Airtores Vatenciano^. S. 
Vicente Ferrer en un Sermón que hiio de S. Víceütc Már- 
tir dice asi \Cum esset jíragonensis de dvitaU OsansL 
Gaápar E3Co]ano defiende H misma opinión, y despueB 
de alegar las palabras di: Prudencio, eo que se apoyan 
los que lo adjudican á Zaragoza , re&ponJe i ellas * que 
son conjeturas ñacas para ctntErastar á una opinión co- 
mún , y que todo lo que dice ti Pocia le coovieoe á S, 
Vicente sin ser aatural de Zaragoza , solo por haberse 
criadn allí , y sido llevado desde esta ciudad i pade* 
cer en la de Valencia. Esto miíiDo llevan el Mro- Diego, 
el Dr. Donjuán Baolisca Ballejaer , Don Jaymc de Pra- 
des y »in otros Valencianos que cita Dormer fi), 

Finalmente el Breviario Romano, es decir, el de 
la Iglesia universal , rcfoTmado por S- Pió V. conforme 
al decrcio dei Concilio de Tiento , aíirma , que S. Vicen- 
te naci6 en Huesca , ciudad de la España ciierior : ^/n- 
ctntiut Oscig in Hispania citerion natus^ Este Breviario 
ae corrigiá de nuevo en tiempo de Ciérneme Vlll. in- 
terviniendo eatre otros loi Cardenales Baronio y Belar- 
mino, y deapues en f^\ Ponüñc^do de Urbano VUL siem- 
pre por sugetos sitcnameaie versados en la historia f 
antigüedades eclesiásticas , como consta por las Bulas 
de los mencionados Pontífices , y mas individualmente 
por nuestro SSmo. P. Benedjcio XIV (a), y en tamos 
exámenes siempre han salido íntegras del crisol de tan 
severa crítica ta^ fcferidas palabras , eo que se afirma , que 
^ieente aaci¿ en Huesca. C 



Vy 



igual 



re- 



{») S. Vícanie Ferr. Srrmon di S, Vincrn, EkoIado , DecsJm 
I, /í¿, 6- CAp- 6. y 7- Ditgo , AnAÍft de Valen, ¡ib. 4- ^^p* 
11* y \y, B^Ileit» PitJr.i dt ío.fue ítiám, f, rv. t«. l'raJcst 
Hist* dt U adúr. di Us Im^g. Dormar en U abra ítuda 



JS4 ''"''» ^'''' * '^' Tgtiíhí íff Aragón. 

reconocidas ea otrai ocjsíoqci por la Congrí: gacioo 

RUos 1 y apJohaUas por varios Pontiñccs con el aioiivi 
de joliciur algunas lg1c:KÍai , como Valencia j Pampl 
m la aprobacLun Ap^^stólica de \oi rezos ác sus Santt 
propios, entre tlíos S, Víc<rnie. No por euo pretendí 
^ue la aiKoiidaJ del BreVfana Romano scz infalible ej 
e&te pumo , ni en lot detniS de pura historia ; pero di 
^o <|ne se le debe en e^U Imea aii^ crédito , que ¿ qual-^ 
|uler otro hUtoriador , por crkico y autorizado qi 
■3 ; ya por b<t muckas vecei qae se lu reconocido ei 
[lempos ilustrada»! « ya por la miegiüad , eKiciiiüd , 

ima pericia de los sugctos que han ímervcoido ea h 
rtjrmacion y correcciones , yj por la pureza de íoi 
licesy monumentos de que se han valida, y ya Gíial' 
lamente pi^r U suprema aoioridad de la Iglesia ^ que di 
¡pues de tan cxijuisitas diligencias lo tiene aprobado. 

t- ni. 



TCONriRM.íSE LO VICHO CON EL COTÍCZ?TO 
jf opinión (Qmufí íie hi EHfttortJi* 



^X A 3e aixo coa tos Pf. joaa üoianoo y uodcirid^ 
ensquenío , que la mayor pane de los Escritores H^ 



se dixo coa los PP. Joaa Bolando y Godcfrídi 



"*í puf Huesca, y que cscos Sabios corroboran con sv 
.voto la opinión común. También quedan notados los Au- 
tores de Zaragoza y Valencia que subscriben i ella. So 
lo Dñ.idLrvrnos algupos de loi principales por su anií^e- 
lad , 6 por su gravedad , ó porque sieado de diversai 
urciines lesrilican no solo la tradición , mas también 
jni txrensroi]. Las Actas primitivas de donde se lom.iroo 
á la Ittra las lecciones del Breviario antiguo di; esta 
Diócesis, y de caii todas las Iglesias de España, le- 
giio lat qoales hi^mos referido la vida del Santo ^nfir- 
m,in : que su padre sü Ifamd Euctquio , Mjo de Ak''í^^^ío 
6 Agresto, Cónsul nohilisitno . y que su madre ^J^: E.jo- 
U t ujtural de la ciud^id' de Huesca i Exritit vnhn p^* 

Sft 




I 



Sffn yUtnte Mártir. 355 

tre Eutith progenitus , gut fuit jigresti nohilistimi Ci.rf 
suiií fiUüS , tnaCer vero cjus Eutjíéí ex Osta urbt nosei* 
tur prot^rfaCíi^ E^ de extrañar, que efundo un iníbr'- 
nudo el Amor de las Acias de \iá asccailfncia de S, Vi* 
cerne, y cxpreüaado la patria de ia madre, omira la 
dei pjdre, y mucho mas ia del Héroe, objcio de sti 
histdita. Ya que no se admita la conjetura, tíe que ex- 
presó ia patria de la madre , por ser mas fít:queute en Lis 
mugcrres que no en los hombres el ca^ar fuera de sus 
puebl-ífi , como indicando , que auo csia era de Hues- 
ca ; consta por Í0 meoo* , *in qiíe se putdj duíljr en 
virtud de Ijs Actas , como dice el Mro. Florez , qi\e 
Huesca fue el tearrcj de la d^scenJ^rcia dt'l Saato , así 
como lo fue Valencia de su inurifo , y Z»iragoza de iU 
predicación (1)- 

Las segundas Actas son la.^ cfel Cerraten^í , queacft* 
b^ de escribir su Santoral en el año 1259. las que vie- 
ntan á 3er un compendio de lasprimcjas, pues tro mu- 
chas pjries tramcrttic suh palabras , como pued& verse. 
haciendíí el cottjo de eitirambas , según 4e hallan ea 
la España Sagrada, tom, viii. Apéndice 1. El citado Mío, 
FJortE se vale uiucha* vece* de la autoridad dt-í Cerra- 
icnse, y b rtcomjenda con esCaí palabras : " Para el 
«Santoral que caLii[iuia , se valió de oiro* que anda- 
nbaa dispersos, y de tas lecciones 3úti};uas que se u^a^ 
n ban en hs írrstai dt; los Sanios en dtvers.is Igte^ia^ 
H como prevjí*ne en el Pfólogo, Tal ve* propone toque 
n escribe con las miomas palabras que se hallan en Bre- 
» viaríos aJiiif^uDs , de modo que no alcacinj á divctruír, 
» sí éf lo tomó de Ioí Breviarios, 6 eiio? tíe i\i de 
V qOaJcfuiera modo se vc la gran utilid^id y atid>;íiedad 
■ de cate E^crtio " (a). Diclius Acta» com'reflran la vidá 
de S; Vicente , diciendo, qje nació en- Hueica , y que 
sus pHÜres fneron Ejticio y Ennli : l^inctmius in o/- 
fa patrw Buiitt^-^ marre Ént^ia naíut, £q el mismo vi« 

Vy 3 glo 



jgíS Ttat.hist. itJús JgtesiúS de Aragón* 

elo xiit. a^nnin U mcnrtoDaúa patria de S, Vicente dof 
EsCíitL^res i-janccses « Hclinando Mocg^ Ci»tercun»c U« 
la At>JJb úe FroiJmond , cu^as patabrai alcg^tlai por 
Dormer sod citat ; 7rj Hitpania iifhit /uní ncnagirtm 
ítx , í/íííf íU4i/ Ojííí , </í íud /íí/í J. yinc^ntivs , /rt 
^Fuü Sülchant ase turris nonagitiSú (i) , y Vincencic^ > Be- 
ligioto Domímcano , t quien S* Luis Rey de Francisi 
honró con el tirulo de &u Lecior, que lo añrmí ca ni 
Esp<'jn historial con igual expreüoi (2). A los treí tet- 
limonios alegados del «iglo xiii. te añade el quario;)Pj 
es Ja escritura pública del año \^^^, Jeque se habí 
CD la pflg<34C. eo que cede la Corradi:^ de S. Vteenie 
casa en qire nació el Santo á la Orden del Sepulcro. 

En el siglo XIV. lo afirma S. Vicente Kcrrer, cuyai 
palabras qLi(;daQ tefetldas ; y los MisaUs de la lg\esU dej 
Uue!ca de aquel tiempo preseotan el nombre de S. Vi- 
cente ea et Canon de la Misa. £n \o% síguieaces , amaj 
de los Breviarios de las IglesUs de £spjña ya mendo- 
Oadw I y otro Rotnano anterior á U reformadoQ At S, 
■pio V. que. alega Aynsa , pag, 164. son laníos tos Es- 
critores qi)c Te aseVerLtn ^ que el simple catííogo de sut 
Qonibres serij cosj molesta : nos conieniarcmos con ct* 
lar algunos, £1 ¡lustrador de Aloaso Venero en el En* 
quirJdiOQ de los tiempos- D. Qernurdíno Gotnez y Mif 
^de3 Arcediano de la Santa Iglesia de Valencia y Obifpo 
^de Albarraciu en la historia de D. Jayme el i. El Dcaa 
^Ftiívi^rino en las notas Á \a pag. 3. de los Comentarioa 
de BUncas. D. Nicalas AdiogIo en la Biblioteca antigua 
]ib, 7, cap. 3. El Cardenal Aguirre en lai pota* al Coa^ 
cilio Oícense celebrado en el año $93. Fetipe Labbé 
fobre dicho Concilio. Juaa Godujuo eu las notas á Julio 
"^e-^ar % de Bfiio dv, hb. t* cáp. 60. Octaviaoo Sadt 
ic nacjOQ Italiano, en Lav colas al Dialogo vil, de Mc- 
[dalUs aiiLfguis de D. Antonio Agustín, Aodres Schoco, 
bme&co cu [a'veniOQ latina del citado DUlogo , y ea 
Wg -^ ' U 






SanViantf Mártir, 357^ 

U Biblioteca Hisp&mca io¿n. 1. cap. 5. Et Mro< G\V 
QQtit^\tz Dáviía fo el iracado de las Grandezas At Ma- 
drid , lib. 4. pag- 433- Alfonso de Villegas, «I P> Mj- 
riela, y el P- Ribadcneira en sus Fios ámnorum. El 
P. Viv&r en los Ccrocnurios 1 Flavio Dexiro pag. 343* 
y 344- Doa Migtíel Manioei del Villar eo su libro de 
j'fjna/íj pd^Htcie R¿gni jíragonum. El P. Abirca en los 
Anales de Araron part. 1. pag. 136. Et traductor d« 
las Aaas de Ruinare en las nolis í [a vida de S, Vi- 
cente. U. Lupercio LeonariJo de Ar^ensola Cronista de 
Aragón i» en la Dc^^cripcion del Rcyno que hizo de ¿rn 
den de la Uipuiacion para imprimirla con el ma^a^ 
^uien después de referir alguna? excelenciai de la ciu- 
dad de Huesca dice asi :-^ Pero mucho mas famosa es 
V por ser patria de lus dos mayores Levitas LorenU y 
f VJneenclo , de 5. Orcncio Obi>po de Aük , y de los 
» Sanios Ort^ncio y Paciencia, padres de S. Lorente, 

EKhibimoi las palabras de Lupereío , no porqut; sean 
mas ex^ifesivas que las de los oíros Autores , tino pcit 
babcr vÍ*»io un papel MS. en' que se cita su vo[o i f^- 
vor de Zaragoza, Es el caso » que este sa1>to escribió 
uaa carta al P. Juan de Msriana , defendiendo , qoQ 
Prudencio üie natural de dicba ciudad , y no de Ca'a- 
bcurav Uno de los argumentos de que se valcpara com^ 
pfobat su intento ^ es la áficioii especial con que el Pq(!>-' 
U alaba á Zjragoza , celebrindola coa exceso en' algii-' 
na^ cosas , en <\\it se conoce (dice) que se dexó llevar 
del amor á la patria , y que habló cun afectos de hi-» 
jo ; tale^ son el dtcir , que aun Romjíipenas le excc 
de en el numero y eiCcelepcía de sus Mánires ; el ITa^ 
loar templo á roJ^ la ciudad ^ Y ^^ budcr argumenE{>^ 
pata que se eníííndá que el Máctir Vincencio fue de Za- 
ragoza , diciendo quitsi coa paíahras- fflafas-, g^c f^ su 
tompoiriffta. Ya se ve que Don Lnpercio no afirma qne 
S- Vicente díucíó en ZarajfOEa , sinoque P.rudcíKio ar- 
rebatado del amor pQiticEO Lt dii:e ü^f -^qua^i con ■pa^tl-' 
brai Ciaras, sin declarar aquí sn propio dictamen á cerca 
d^ «10 : el que excretó abiertameaie í favor de Hues- 



'§g^ Tfdt. hítf. de lat IgMai Je AfAgOfK 

cTcn li cirad^t Dncripdoa , que e* obKi posterior , f 
coiaptKita át «Srdcn de la üiputiciofl del Rcyoo pan 
diKla Al público. FinaliricnLC , la opinión üe que S. Vj* 
Cffitc Q3CÍÓ en Hacsca , tobre no haber Autor de nota 
Que la contradiga hiita principias del siglo kvi. pode^ 
ID^^ añrmar coa el Cardenal Aguirrc y Felipe L^bbé, 
que eM¿ att^menti! Impreca en ^os dnimoj de rod»a , e«^ 
pecialncnie de \o% Ar^iguneirs , por mas que dlgonot 
deHeodan ícretiieote lo conuario : Patnanj finiste (O*- 
CJm) éT, f^in.efttii Martyrir , cmrf^bffi , yfra^oneajium 
pf^iipu^ . ñ'ti'nií alte in/íxum b^rtt , qutimvis nooNuJii 



í- IV- 

expolíense ios fundjímentos ds y^ 

kttc^u > d* Zaragata , jr saíufácu* á eiht^ 



El 



y 



P. Bolando cuMta i Vilencia fotre la» crudadet 
que dísptitao U patria de S. Vicenic; y Luctu M4ri;)eo 
Sjculo dice lo mismo en ks irguicnte« palabras llenas m 
út descuidas : " San Vice iie iVTárcir, dice , fue Eitpa-fl 
■*■ ñoi , y discfpuío de S, Sixto Papa , el qual i^eguxi al*^í 
" gitiun padeció martirio en Abiía , ciuddd de la pro» ., 
n viacia de Luiicaaía ; otros opinan que p-adecró e« V^tflj 
■• lencia su patria juntamente con S. Valero Obispa de 
■» esta ciudad , y ütrtn afirman que su patria no Aic Va- ^ 
•' lenciü, lino Huesca" (i]. La esptcíe de ^ue & V»-fl 
Jcro fue Obispo de Valeücia , y 5. Vicente Diácono de 
ia mi^ETka ciudad , la escribió antes el Cabitoiaeúaeá mÍ-> 
tad del siglo xv. quien acostumbrad o i. traitrocar las ct»' 
au de Eipaóa , añade que dichos Sanias fueron traJdoi 
desde Valencia á Zaragora , dr^ndc padecieroo cruel 
nariírio. Asiese \te en la primera edioioa de la Topo- 
Cr4iita da rios Sajitos hecha en Koriia, verbo C^sarea^ 

(0. Uiiju. 4t rahut Héíft, Jih» 'i. cjtp^ ¿c S.Vinc/n. 



I 



San l^iccntf ñfÁfiir- 3^9 

wftfr/rtfCUya claúsiiiaenjiiirndó M^urolicO en Ut srguiira- 

Esta equivDcacíoQ miaiñc^ta ha síJo d origen de la 
citada cpíuioQ , y t^nizi de cfue Akxantiro VI. Je Dación 
V;klt*nci¿ino , IJamEtsc á S, Viceate lu compainoia en uaa 
BuU dirigida a! Clt-ru de Lisboa , c;ue exhibe Krancís* 
co BtanÜon Crüciiiía mayor del Rcyaodt Ponugal (ij. 
Sido es que diyaíiius coD Dormcr , que Elam^ compa- 
trioca al Sanco pür haber padecido en Valmcia , y la 
patria del Máaír e; tambii^a el lugar de au pa-iioo , co- 
mo dice S> Gregorio Niseiio : Patria Martyris nr efí|j«> 
ííctíj patiicnit (a). Los Eicrkoies Valentiaíjos han co- 
nocido la üebilidad del fuiíílameíiio , pues geaeralrneuic 
afirman, que nació en Aragón., y casi lodos lo adjudi- 
can d Huesca, como vimos en el ^. precedente» La ciu- 
dad de Viileocia , s\n nacer S,, Vicenic ea ella , liene 
la mejor pane en sus glorias , porque fue U patria 
eclesiástica en que nació para el Cielo , el teatro de su* 
triunfos, y el depósito de sus sagradas RL^líquiai per 
muchos siglos. 

La opinión que favorece i Zaragoia tiene alguiíoi 
patronos de mucho nombre y autoridad. Debe su ori- 
gen 1 Amonio de Ntbñja que la publicó en sui Co- 
mtincarios sobre 1o9 Himnos de Aurelio Prudencio á prin- 
cipioi del siglo x\i. A fines del imimo la promovíerofi 
Ambroüo dt: Morales en la Crónica gi:ncral d¿ Espa- 
ña /ij. 10. cap. S. confcaandc» al mismo cíempo que U 
opinión comiín esií por Huti3Ca,y Don Amonio Agus- 
tín hijo de ZaraK'^'-a y Arxobiipo de Taira^ona cu la 
cana que escribió á Gerónimo de Blancas impre&a con 
tu^ CoineoEarios, fijtidindose "ios tres en la autoridad 
de Prudencio. Sin embargo de haberse decía radn pur 
Zaragoza euoí sabios, no legraron inrerrurnpir la tra- 
dicl^jn de las Iglesias, el concepto común de Ins pue- 
blos, ni la opinión de los escritures^ pues á vi^ia del 

nue-* 




jío Tfíít, híst. de fas Igtfstas de /irrt^fyn 

nuevo dicdoirn, y de la autorktad de Pru^lcncío en qut 
Kf apoya , el Breviario K^tnaaij Utitat vec» exáEDÍnado^ 
y corregido » eKpr«a que San Vieenie uücÍi^ eo Hues 
ca,yfoa iaumerables los Auioni^s que insistepcEi lo mis^ 
roo. Lo que es mas de ntitar , U iostripciot» puesta al j 
pie de la imigea de San Vicepte en el archivo de l^fl 
Iglesia del Pilar, y Jos orce AuCorea Cevaraugüstaoof 
<{ue dej:L(noi referidos, y latubleo Loi de Vaiencij , ck- 
pef^to San Vicente Ferrer, ion posteriores ¿ Morales y 
á Diia Ar.tODio Aj^uuin; y los mas de ellos respondea 
i los vcnos de Prudencio, que el haberse ciiado Saa 
Viccnie ea Zaragoza, y el haber sido Didcoao de a<)uc> 
Jla Ig.esia.y comenzado allí su martirio , »on títulos lufí- 
clentes para que el Poeta le Uaine ni;estro , y todos Joi 
Zaragozano» le tengan poT muy «uyo, sin qje puedaa 
enieuderse ea olio sentido las expresiones de Pru- 
dencio , 

£q Duestros días h^n renovado U opínioo de Nc* 
brija el Dr. Don Francisco Pérez Baycr en Ja Dliter 
tacion histórica sobre la patria de Sau Loreojeo pag. 
133. el Mro. Risco en el tom, xxt.de Ja Empana Sagra 
da, y el P, Lamberto de Zaragoza en el tomo \u de 
este Teatro pag* 84. pero sin añadir pruebas á las qoc 
ae babian producido aaiei de ahora, fundando princi- 
palmente su dictimcn, como loi primeros, en ta jiutori* 
dad de Prudencio. Yo prescindo de si li auion Jad de 
ekte Poeta cbriníano es tanta, que en caso do añrmar^ 
con expresión (lo que no hace] que Sin Vicente aa-^| 
cl6 en Zaragoza , d^'beri^ preferirle á uua tradición de 
tantos siglos , admitiJa y continuada en muchas Igle- 
sias , catre ellas ta d^ Zaragoza, inieresada en lo con- 
■ irario, autorizada con el común sentir de los Autores 
'y de Jos pueblos, y coa el Breviario Romano tantas 
veces recoaocído y aprobado. Lo cieno ei^quesutes* 
cjinonio es de gran momento entre los críticos ; ma* 
no lanto, qne no se aparten algunas veces de lo que 
afirma coq expresioa y claridad- Por exemplo , en el 
Hiendo de gaj Lorenzo, tiice que San Sixto fue cracL* 

6ca- 






Saft lácente Aíiirtir, gji 

ficndo , y que eslando pcndíenie en la crui y vicodo 
¿ San Lorenzo que bañaba el pie con sus ligrimas, (]ue 
le hacia verter el deseo de morir en nu cüoipañía, lo 
consoló árunctándole, que le seguiría de alK á tresd¡3!, 
Coaifa csia relación de Prudencicj »e cree gen era [méa- 
te en ta IgFeiia, qoe San Sixto murió degollado, co* 
mo lo añrma el Martirologio Romano; y que $jn Lo- 
renzo le dio iui quexat amorosas salíéndolc al encuca- 
iro quando camíoaba al martino , según se rcfitrre en 
el Breviario de Sao Pió V. y !o dice San Ambrosio au- 
tor tan antiguo, f no meaos fidedigno que Prudendo, 

Estamos fuera dd caso propuesto; porque el Poe- 
ta chrisiiaao oo dice con palabras expresas que Saa 
Vicente fue natural de Zaragoza, lo que era preciso, 
según reglas de buena crÍLÍca, para derribar una tradi* 
cion establecida con tanta firmeza. Es verdad que Nc" 
brrja y lo» demat autores referidos interpretan á Pru- 
dencio de la patria natural del Saaco; pero también lo 
es, que son mas en número, y no menos inteügeoies en 
el idioma Utico lo? que le dan otro sentido mu~y diver- 
jo, como queda notado. Los Editores, y reformadores 
del Breviario Romano, y los P?. Juan Bolando y Gode- 
frido Hensqucnio, ó no hicieron aprecio de ta auíoridad 
de Pradencio, ó lo que es mas probable no hallaron 
en sus palabras el testimonio que se pretende. Aun Mo^ 
rales que fue de los prim^ro^ que se declararon por Za- 
ragOT.a solo afirma, que el Poeta lo dice casi á ¡a cfn- 
m. De lo dicho resulta , que las palabras del Poeta 
chríuiano ton ambiguas y dudosas; y un tescimonio in- 
cierto, cuys existencia niegan tantos Sjbios, no pue-* 
de enervar, y menos destruir una tradición coasiante, 
autorizada con el común mentir de lo? Escritores y de 
1os pueblos, y consagrada coa el tiso de tantas [gitsias 
Insignes, y úliimamcnte con el déla Iglesia universal, 
que cree referir un hecho histórico y alabar i Dios y 
al Santo Mirtii , repitiendo todos los años, que Daci6 
en Huesca. 

Examinemos ya los lugareí de Prudencio, y la ía- 
Zz leU- 




t«^ig^nc¡d que se tes da por eatrimbas ptrtes, Temitien* 
iio la dcdsioQ al Lector ][n|>arcíal y juicioso; prcvloka* 
do aniei» como cosa cieña ca que conveuinios lodof* 
que SiQ VíccQic » crio eo Zaragoíia, y apren<Jíá las 
Virtudes y las Ictr^i sagradas cd la escuda de San Va- 
Jero ; que fue su Diácono, á quien cciufíó el idíqüi^ 
rio de la predicacioo ; y fiDalmcatc que fue pre«> y 
comenzó ju martirio en dicba ciudid , doode quedó ¿ 
estola del beodito Miitir bañada eu sau^rc, Tambiea 
ei predio atender ai argumeuto que se propone y si- 
gue el Poeta en el Himno de los >8, Mánires Cexar<> 
augufctanos, que es el úsúco que se alega. Ea é\ ce- 
lebra á Zaragoza su patria por ser depósito leitz dq 
las ccfii^as ú< los iQ Miiiireí, corao se ve eo 
dos prlsicros versos. 

Bis ncvefH notter popuJus sub ufu^ 
MdUyrum snvét cintru íepui^hr^* 

Prosigue su argumcato diciendo, que eo el día trc* 
mendo del Juicio cada ciudad se presenlaji aote el 
tribunal de Jt^su-Chrislo con La^ Reliqvird.<; de los Saa« 
tos que venera^ y después de decir que Ci^rdoba pre< 
Kntari i Sao Acisclo y á Saa Zoy^o, Tarrag/fna 4 
Sao Fructuoso coa sus do« Comparjeros , Gerona i 5aft 
Félix, Barcelona á San Ciicufate, Cniiohorra á San Etne* 
teño y Celedonio, y lus deutas ciud^Jes que allí í)oai- 
bra í üuos cuyos cuerpos^ poseianí cuncluye , que Za> 
lagoaa pn^sentarí mas Ssnioi Mártires que otra %l^ 
na, y que apena» RoJiia sicuüo cupital del Orbe e« di| 
na de excederla en esto. De forma, que coido ol 
va el Dr, DoD Francisco Pérez Baycr cu lu cítadj 
seKacIcjn pn^, m. jamas tuvo Prudencio por o) 
ni en cfite Himcio ni en ios otros de su Pcrisi^phaai 
é' : Je las coronas, lu^ patrias de los S:into^,uno 
K^ ..ivs de MU pa^iou , y con eipccÍiiUd4d nquellos 
en que descansaban sus ctfuizat: ni celebra á Z^rago* 
Í!X porque sfia patria de los iS Mirtires , síoo prcd- 

samea- 




San Vicente Win/r*. j^j 

samenre por «Ur sepultados en ella sus sagrados ciíer* 
pos: Nec Cítsaraugunam /aveiar , ^tu>d octodtcim Mar- 
tyrum patria sir ^ sed qucd ihiiüm sacra corpora fu-' 
muhta fuerifit. El mUmo Prudencio repite otra vei ca 
Ja estrofa 44. que dichos Mártires la pertenecen poc 
lazoD út\ sepulcro , jure Sipuhbri. 

Lie^ á tratar el Poeta de San Vicente , y no pu- 
dTendo contarlo entre los Mártires de Zaragoza por el 
martirio, di por )a sepultura, se empeña en alegar otroj 
tUulos de perienencia^ cb virtud de los qtiales los Ce^ 
saraugu^tano^ lo tienen por suyo» Alega lo primero 
quo la palma del martirio de que goza San ViccDie 
tuvo SQ origen en Zaragoza y que %\x triunfo era fru- 
to del Clero de aquella ciudad. 



/nrff, Vineenti ^ tua palma nata ntx 
CUtms hic tantum pepcrit triunphum. 



P Lo^ sabios Continuadores <le Bolando , tratan- 

do de los i8i Mártires Cesa rau gusta nos en el día i5 
de Abril, ilustran coa notas los lugares obscuros d£ 
este Poema, y llegando á los referidos versos en que 
Kse comienza í tratar de San Vicente, previenen para 
' iaieligencta de ellos , y de los siguientes , que el Sto- 
fue Arcediano de la ciudad de Zaragoza y que de allí 

(fue sacado para padecer en la de ValcjicJa « juzgando 
<;ue esto bista para enieader y verificar las expresio^ 
nei y frases del Poeía. 
£d las estrofas 13 y 94 dice, que aunque 3a1i<5 i 
consumar sU martirio á oiio luf>ar distanid, lo coinen- 
2Ó eu Zaragoza , dejándola bañada con porción de su 
saugre ; y que>lDS vecinos de dicha ciudad veneraban 
esta preciosa ReTíquía , no deoito modo que si poseye- 
ran su agrado cuerpo» 

Nannt p'inctntty prregrf necantlut 
Mari^r btt terris unui notúiU 



Zt% 



Sa^ 



Ttát- kitt. di ¡AS IgUiiüf Je AfiígOfh 



Sangmnii rore tptcitm faturi 

Atarse fTípinqua i 
fíc< calutt ctvts^ vttut ifSú mmírs 
CíJf fí inchdat titus , tt punrno 
£(rvei cn:pi<¿t<ns tutnulo btcSi 

I El P. ñüQO diicurre a»£: " D¡cf euo ulirmo(Pnh 

i>tl«iiclo) con dci expresiones las mas Mgo'ificaiiva^ dt 
V que 2sja|;Dra fue fairía cJe San Vicenie , porque di 

j rsra tíudad cL nombre de Cfjpfii ó r*^'^^^^ de tit. 
y ra donde e&tdbjv la raíz del ¿auto cuerpo dd gea 
'w iQio Mártir, icsiiícaudo coft csw lecLCÍoD , que at 
» h^bía tuicidú taD he[irosa planta t, y de^fues de esio 
» decUia que ea la mi^o^a cíodad estaba el sepulcro de 
B «US padies (i). "^ Para llamar el Poeta cejf^ de 
e&ia piADia ladoDal i la tierra de Zai&goza , do o 
piDCáLcr f^ue naciere alli, ba^ia (^ue se ua^^planla^e i 
[¡elTa « donde creció y se airaygó por muchos años, pio- 
¡i^urí^iiL^o fragantes Acres y piecioso^ f'Utcs de Sücitid^d. 
>ví> «olo baaia , s'mo qt:c e^iando al rigor de la melé- 
Tora dtbe emepdeise asi ; por(;ue es mas ordío«río entca- 
Tder por el leneno de un itbol, aquel en <íue se lia cría- 
ido » crecido y llegado á %u perfección, que do el cu» 
:de donde se trasplantó siendo tierno. Tales toa las 
ipruebas que 5C deducen de Prudencio, que e^ta )C tie* 
ce p<r una de las expresiones mas ^igíiifícaiivas pan 
probar que Sao Vicente nació ea Zaragoza^ No es nm 
tñcdz la expresioa del sepulcro püteiLO, pues eiita m 
r.veiifica siindo ti padre dtl Saoto de la referida c 
hdad t COITO lo tfirroan Carrillo , Dormej , y ccm< o 
le lot Autores Ce^araueustanos. Todo To dicho va 
la inteigencía que el Mío. Risco da i los varaos 
Pfudercio; mas yo ent¡en<?o que el cesptt suus^ y 
tttntf liimuio DO debea refeiirse á San Vicenie, moo 



Sdn Vicente Mártir, 365 

pueblo Ce^araugusEaiJO, y que el temido es elle: Loa 
vecinos de Zaragoza veoeran la pcrcioa de sangte 
que Vicenlc dcrraiuó en ella» no de otro, modo que si 
fu tctreno ftití^c el depósito de los miembros del Saa- 
to, y. como si luvieranen el sepulcro de sus icayore» 
los huesos tiel Manir. 

En las esírofai aS y 2^* dice Prudepcío, que aun- 
que padeció Vicente lexos de Zaragoza y dio á ctra 
ciudad la glofia del sepulcro , síu tmbargo e^<i fii^fj/rc, 
y i Los liiulos alegados, añade « que en la pa^e^ira de 
Zaragoza, ungido con el oleo de la fé, aprendió 1 pe- 
lear ccn gloria, y vencer al eaemigo, 

Noster est, quamvis prccul hifíf in urír 
Pajfut ignciA deátrit upukbri 
Chriam yictar prcpe Utiut üíí^ 

Forte Sagunti* 
T^oster * #/ ncstra puer in palestra 
jírte virtufis , fidei^uc oiivo 
Vnctui , hvmndum didim demare 
yiribui bQsttm^ 

Dos vecei llama nuettro al bendito Mirtlr , y cucs- 
Ua i la escuela Cesarauguitana en que aprendió i tn* 
uarar del enemigo, pero esEa locución no sjgnifíca ni 
aua TemotaoieQic Ja patria del Santo. El haberse cria- 
do ea Zaragoza, el haber aprendido las ciencias y Ja 
viriud en la escuela de San Valero , el ser Diácono de 
aquilla Iglesia, y finalnfiente haberla santificado crn ias 
primicias de su sangre, deriamada por la confesión de 
U fé , qualquicra de estos títulos era suñcienre para 
que el Poeta y todos los Cesarau^ustanoi llame» ouesiro, 
y tengan por muy suyo al eiclartxido Manir Sao Vi- 
cenie> Aunque no exhticraa dichos títulos, solo por ser 
el Saoto uarural de Hi^esca , y pertenecer e^ta ciudad 
y sus vecinos al Convento JmíJico Ce^araugustano, pu- 
do el Poeta llamarle nuestra \ pues sia ma^ Tundamen- 
to que cate, cu dos ocasioaei llamó auestra i Calahor- 
ra. 



jSff T^at^ tUt. de fas Jgh^ins de Aragón^ 

ra. La voz nuestro^ como xoáo^ los pose^vof, lieocit 
much» ladlud, y lot aplicamos á lai co£4^« de quat- 
quiera modo que dos pertco^'í^caD, £1 (^, Mro. Risco^^ 
Uamó Dtiestra á la Iglesia de Ziragota solo porque c^f 
cribia de ella: el Mro. Fif^rez iobre hacerlo así coa to- 
dai U) Igltjías de que Eraiaba , alega esta práciica 
para probar , que llamar fvicstro una persona i un pue- 
blo, £0^0 es ícdicio de ser su patria quando no hay cosa 
«Iguna en coatrario (i). Aqui tenemos ea coatrario [a 
tradición constante d« que San Viceme nació en Hucf- 
ca, »¡n otros docuzncQtos que to acreditan: y poi otra 
parte nos concta de los muchos' tÍLülos que asUren á 
Zaragoza para tener al Saoto por auyo, y al Pocti 
para llamarle nuestra, 

Apionia de NebrJja interpreta las palabras fidil'. 
qut chvo uncíiti ^ de! óleo 6 crisma del Bautismo; y 
dice, que aludíeodo el Poeta á los luchadores que se 
ungían con aceyte para el combate , llama palestra á 
la milicia chríuiana de Zaragoza , doude el Santo fue 
ungido con e) óleo de la fl , ¿ íostmido en el arte 
de pelear para vencer aT tirano- Aun concedida esCK 
interpretación, solo se inñcre que el Santo se bautiza 
en aquelta ciudad, como lo pretenden Catrillo Dor^ 
mér y Bríz Martines, sin embargo de afirmar que ua- 
CÍó en Huesca. Francisco Diego de Ayasa entiende de 
olro modo las palabras ds Prudencio : " Salva dice* (« 
w aüraridad de Aotonío de Nebrija , parece ser ma* na- 
n lural y propia ]a interpretación que se sigue. Nuca* 
" iro es aqueste Santo , y ungido con el oleo de la 
" fé , aprendió en esta ciudad de Zaragoza i domar 
i» con mucho esfuerzo el horrendo enemigo. De mane- 
• ra que no quiere decir que en Zaragoza haya sido 
** bautizado y ungido con el oleo; aino que siendo ya 
H bautizado y habiéndole ya ungido con el SaoLooleo 
•* y crisma del bautismo, aprendió en aquella ciudad 
wá vencer ios combates del enemigo.... no expresando 

> ni 



a) &p. Sag. T*m» XT. /jrf. jjj, / fi¿. 




San yieente Mártir» j5y 

01 diciendo doade haya sido el tal bautismo." Scguti 
la iat^ligencía de Ayos¿ , las palagras de Pritcteocío 
deben corsiriiirse con esttí orden : Puer ( VioccaEiiis) 
iifíctüs oUü fidffi , didicit tn palestra nostra domare ber* 
rtndum bosíem\ ]r solo mencioaa que fue ungido con e4 
titeo de ta fé por seguir con propiedad y hermüsur* 
la metáfora de los luchadores. 

Lo cierto es , que la especie de haberse bautizado 
en Zaragoza no (iene otro apoyo que la clrada expre- 
«iou de Prudencio , que puede cnienderAe sin violencia 
del modo referido- En la ciudad de Huesca hay tradi-» 
cion de que $e bautizó tn ella , y iodos los aríoj de 
tiempo iuinemocíal le celebra con misa y sermón el Bau* 
tumo de S. Vicente eu el Domingo lofraoccavo de su 
fiesia en ia Iglesia Colegial de S* Pedro el vitjo. Fuera de 
esto, las palabras fiduique olivQ unctus , sigcificaa con mas 
propiedad el Sacramento de la Confirmación , que no el 
del Bautismo : lo primero , porque la uncioa del cfis* 
nía eu la Conñrmaciou es esencial , y en el B^uttsmo 
pura ceremonia y rito de la Iglesia ; lo segundo , por- 
que ,el eíecto espccialbimo de la Confírmacíon es corro- 
boramos y foriilecerno^ para confesar y defcrdtjr la fé 
contra los enemigos de ella ;[o que es mas at:áiogo j 
conforme, asi i la referida alusión de los luchadores , co- 
mo ai inienio del Poeta , que nos preieaia al ir^vi-M 
MÍTiif adestrindose para íriunfar del tirano y de sus 
tormentos. 

En h siguiente fiítrofa , que es la 27, prosigue ale- 
gando los niiiEo^ que ii^nc Zarag<iia para coiuu á áaa 
Vjce-ate eoire sus Samos , y dice, que los laureleí que 
consiguiLTun en dicha ciudad los iQ Mártires le (.r;^e- 
aaron i ganar sn uiaifo ^ daodoá los referidos Uwc- 
le» el adjetivo de patries. 



Novfraí Ttí"iph ceUhres íti istm 
Ocítes partas decic^que palmas^ 
£,aureis df/ctur patriis tadem 
Laude tucurrit. 



£1 



3^8 



Teaf. hUt, ¿e hj TgUitáJ ie Ar&gon. 



ciuia expresión 
la f>itrta naiural y propia de S. Vicíate ^ que dice 
de Zaragoza \ pero e> consiaafe ^ ^^ dicha expresioo e^ 
AUtceptible de olrai s]gniRk;3cíones igualmente óbías. El 
nombre de patria que rigurosameaie iigDÍñc& €i lugar 
del nacimiento , se aplica muchas veces i los pueblos 
vecinos . y aun á toda la provjocia , especialmente qtian- 
do la contraponemos h otra , como sucede en el caso 
presente ; en que Prudencio habiendo dicho que el San- 
io fue á pidcoer á otra tierra distanTc (circunstaocia 
que expresa dos veces con los adverbios ptftgrty pro- 
fui) añade , que los laureles de la patria le enseñaros 
el arte de triunfar. Así cniieode Francisco Diego de 
Ayn^ las palabras de Prudencio , en cuya confirmación 
paJemiis añadir « que en la Misa de S- Vicente de) Mi- 
sal Muzárabe , la que según conjetura e1 Mro. Flores 
computo S. Leandro para la Iglesia MetrapolilztnB de 
Sevilla , dedicada al mismo Santo , entre ios motivos 
que «e proponen para excitar sentimientos de devoción 
y <Ie gr-ao , uno es , que nació en la raitma patria : 
Qiiia majar fit i^liti^ ámbitos in qua patrií:e servir of-*^ 
feírraí (i). De modo , que sí el nombre de patria qí' 
se Eomase ron la mencionada extensión , la ciuJad di 
SevilU pudría pretender con igual derecho que Zara- 
goza la naturaleza de S< Vicente* como también las dc' 
mas ciudades de E&paña , y de la Galia Gótica , dei 
pues que el referido Misal se hizo común i todas elia% 
Otra significación pueden leoer las palabras de Pru- 
dencio , h q«e jJzgo debe preferirse atendidas las cir- 
cunsuncias , y es , la patria civil del Sanio, No ae pue- 
de negar * que esta fue Zaragoza , donde tuvo su doml* 
ciiio y establecimiento desde los primeros años hssXM 
que fne sacjdo para el martirio. En e^te sentido lUmattJÉ 
ios Evangelistas Á Nazaret ciudad y patria de JeSJ^ 
Ciirisio , aunque no h^bia nacido en ella , sino en Be- 
leu : el mismo Salvador la dio este nombre quando dí- 



3L0, 



(ti Et/. S.^jr,íam. Tin. /j/. 344- / "JI' 




San^lreníe Mártir, 3K9 

xo , fíingimo íj Profeta acepta tn su paxrta^^ y S. Ma- 
teo previene, i^ue ñxó su habitación en Nazareí para 
que se currpliese d vaiiciob de lu^ Profetas , de que 
ac Mamaria Nazareno (1). En el mi^mo sealidy , y por 
la tnístna cau;a^ aunque nuciese San Vicente en Huesca, 
podemos llamarle CcoraugusUco , yá la ciuduU de Zl' 
ragoza patria del Sinto. 

El último lugar de Prudencio que se aTega , es la es- 
trofa 45. en que habiendo dicho que el Ángel presen- 
tará al Stiior los 18 Mártires propios de Zara^^oia por 
razón dfl sepulcro , jure sepulchri ; añade , que presea- 
tari con ellos á S. Vicente « que también es luyo , por- 
que de aiii le proviccea la sangre y el honor. 

Mofsque l^incenti , cai sanguit bine í/í, 
Fonj & tonorit, ' 

SED recurrir i la naturaleza del Santo podría decirse, 
que la sangre que derramó por la coJifesioTí de la fé le 
provenía de Zaragoza : pero tomándola por su origen, 
responde Aynsa en la pag> 171- " Aquellas palabras, 
ai eui languis bine «/ , no quieren decir que nació alli 
» nuestro Santo , sino que dcícíeode de ailf , lo qual « 
\ " mucha verdad , porque su pjdre como habernos di- 
»# cho era oatural de Zaragoza. " El P. Bivar dt-spues 
de afirmar que fa opiiüon de que S- Vicente nació tn 
Huesca , es del todo verdadera , dice así ; El que diga 

I Prudencio que traía su sangre de Zaragoza , no qtiiía que 
el Santo naciese en Hueíca , con tal que alguno de los 
suyos fue'.e Cesaraugijstano (a), 
' No me glorio de haber penetrado el verdadero sen* 

tído de las expresiones de Prüdi^ncio , pero creo h:*her 
demostrado, que qgando menos son ambiguas y dudo- 
ifts; de que es prueba irrefragable U dívcrsíciad coa 
que lashaa intcrpretaUo los hombres mas v^rsado^ é ins- 

Aaa ifui- 



Z70 Tráf. hht. dt ¡at T^kriar ií Ar 

tTulJof en el idioma latino. Y esto basta para nuettro 
intento, porque ua tcsiÍTronÍo incierto y dudoso do c*^ 
.«üticiectc para deairmii uoa opinión ud generalmente ^-^ 
labl^crda y caUfcada ; se tiecesitan para esto dociimen* 
los ciertos y positivos que maniíiEsien su falsedad. £1 
P. MurJllo después de referir Jos fucdamentos que tiene 
,2^ragoEa sti patria , dice asi ; La tradición de Huesca 
üine tantos vestigios que \a conñrman , que no habiea* 
do evidencia de !o coiitrjirio parece gran smrazoa po* 
ncr duda en ella (i)< Y Gaspar E^colano responde á loi 
lugares óel Poeta que se akgan en contrario : *' Son coej- 
m jtiiuizs Haca^ pira contrastar con una común opinión. 
tt Porque sin ser natural de Zaragoza pudo Prudencio 
m con muclia propiedad decir , que á S. Vicente le habla 
'■ venido el bien por ella, y que era suyo por haber- 
" se criado allí , y sacado de aquella ciudad para pa- 
tr decer en Ja de Valencia " (aj. 

Yo creo que sucede con S, Vicente lo que con S. 
Lorenzo < y con el mismo Prudencio , respecto á expre- 
sar este sus patrias. Alftunoi Italianos como J^tseph BUn* 
^chini, y Ajaonio María Merenda se glorian de que liaa 
descubierto en el Himno de S- Lorenzo expresiot:cs cU- 
Tas y terminantes de que el Santo fue Romano (3), El 
P. Bivar, Dormer y otros de los nuestros prueban con 
las estrofas 143. y 144. del mismo Himno que fue Es- 
pjñol , y de puebla perteneciente al Convenio Jurídico 
Cesaraugusiano (4). Mas los PP. Bolandistas que exi- 
tninJiTon el punto con gran diligencia , protestan, que 
no han hallado en el mencionado Himno la ma* kveex* 
pri^sion de donde ,se pueda inferir ni aun conjeturar la 
patti4 dti 5, Loreazo (s). De Prudencio aürma Pedro 

f\) Morillo , Fvnd^ di U C^fiiU AnjíUca /^f* 104. 

(l) Kn Bajcx Distrr, cU, /dj. too, 

J4rBíf- vnloi Coagent, d Drjff^ roérf flm^ ^46. J>otm^t S* 
Liar. Jfff^nd. jfa¿, 119, 




I 

I 

I 



San yicente Mártir. j^j- 

Mantuano « que nació en Salía , pueblo desconocido de 
tás Asturias \ Morales y Mjriana en Calahorra ; Ne- 
brija , Gíselino y coaiuomenEe sus ComeDtadores en Za- 
ragoza , y Iodos prueban su dictamen coa tas palabras 
del Poeía , interpreta ndoUs cada uno según sus deseoi. 
Respecto á S. Vicente ya vjmos la variedad con que 
ealiendea los Autores !as locuciones de Pf udenclo , cuyo 
tesiínoonio » solo en el caso de ser claro y expreso , po* 
dría ponerse en balanza con la tradición y documenlos 
que deciden á favor de Huesca. Sin embargo de lo di- 
cíio * sujeto iDJ dictamen , y remito de auevo la decí- 
cjon al juicio de los eruditos , que quisieren examinar cL 
Himno de los i8 Mártires Ce^araogustatios ; no perdien- 
do de vista el aT^^umeaio del Poeta , y los muchos y 
Televaíites titiilosque tuvo para.contar á S. Vicenieeo- 
(re lot Máriiresde la ciudad de Zaragota, sin la p^ec^ 
sioQ de recurrir á que naciese en fila- 

AmbruüLO á^ MuraEcs con6rma su dictimen con tía 
Epigrama , que S. Eugenio lU. Obispo de Toledo ^ es- 
tando en Zaragoza, consagró á la memoria del gloriosa 
Manir , en que le pide que coasecvc á su pueblo. El 
Dr. Doo Francisco Pérez Bayer , y el Mro. Risco ex- 
hibeti laa palabra» de S. Eugeaio £i) * que soa las si- 
guientes. 



Pasiío sacra tuum provexit ad athera ncmtn 
Consirvit populum passio sacra tuum. 



L gui 

í Admira que unos hombres tan sabios y juiciosos 

produzcan una prueba tan extremadamente débil, puet 

Ísia mas título que ser un Santo patrón de un pueblo , 6 
tenerle especial devoción, se le dírigeo las súplicas en 
d mismo e^ti'o. No tiene mas fuerza el argumento que 

■ propone el P. Mro. Risco en el tugar citado , fundado 

■ en las- Actas de los inumerables Mártires , atribuidas á 

■ Aaa a San 

r pal- i^u 



37» T^nt. hts9> de las IgUiíat iie dragón, 

S< tíraullo ; donde se rtfíi^re, que entrando Dactano en 
Z^r^ipzi armnido de un espíritu diabóUco , tiízo Márlíi 
al gloTiuiO íiiunfailof S- Viceoie , quedarlo ÍIiisTradas 
ftor «Cir medio Iü ciudades de Zaragoza y Valencia. La 
fuerza d^\ aigumrmo coaslste eo que no se nombra i 
Huesca \ pi:ro Ijabtando el Ancor de Us cíiiJades ilusua- 
ÓA^ con e] mariírio y Reliquias de S. Vicente » oí ' ' 
fionibíó , ni vi:nia 3I c^sd nombrarla* Tan leKos está 
Santa Iglciia de Huesca de creer que U^ referidas pala 
brai pucddo perjudicar á su Uddicion , que las puso ea 
sus Breviarios atiii^uos ep las leccioues tercera y quar-* 
ta deS^nta Engracia. £i Abad Carrillo , entre otros Au* 
torea que , dice , están por Zaragoza , cuenta al Carde- 
pal Baroíiio , siendo cierto que no habla una palabra de 
la patria de S. Vicente ; solo se Ice en las primeras edi- 
cjunc» de sus Anales sotíre el año 303. que fue Didco- 
Eo de Zaragoza : yirtccntius Diacenus CasarautiujtanhS .^ 
eo la quinfa edición se quitó La Voz dr Aarau^uriaa itj, 
[lín qoe sepamos la causa , pues no h-jy la mL;aor duda 
fu que fue Diácono Cesaraogustano, 

Coraunmenie se cree, que S. Lorenzo y S. Vicen- 
te eran pacientes muy cercanas , espacie que no he 
dido hallar en lo^ libros de Liior^ia de la Sta. le\^% 
de Hutsca , peto lo afirfnan Mártio Poíono AfZübi* 
'ele Cost:nra , Pemienciartn del Papa Juan XXL y Jn 
Beleih , autores del ñgio xiu, alegados por Aynu pj^, 

174. y un Bicvíurío de ZaníK^^'^q^e ci(a Andrea pag, 

175. y otro de Valeocia que menciopj Gaspar Escula^ 

Au (0. m 

NoTj^. Los demai Sanios de la ciudad y Diócesis a* 
rcuiiicQ al tumo síguicute por ao caber en ciie. 



APEN- 



(1) Eicobao , D^csJé 1, //^, i. j-fty< 1. 



873 



ílC 



-^íSja 



APÉNDICES DEL TOMO V. QUE CONTIENEN 
\., varios insirüincQtos ea comprobacioa dt¿ ias co- 
sas refericlss. 

APÉNDICE I. 

CONCILIO PROl^iNCIAL TyiRRACONE NSE, 

teltbfaáQ tn ¡a wdad de Hucíca en ia Era vc^xx^u 

año de Ckrino 598- tunando en Eipaña el'gkrie- 

MQ R^ Recaredo , de que se habla en Japag*' 

h ' 

Xn nomine Do mini no^lri Jesu Chrlsd , convenientes 
úmnej ín uaum Concüío Oseen?! , hac Synodus -^ancra 
fíeri elegit ^' ui annuis vicíbus uojsquisque no&tiuin Ab- 
bates Mooasteriorum ^ vcL Pre&byieros ¿c Diáconos su^ 
(Jceceiis ad lijcum , ubi Epíscopus cltgciit congregar! pras- 
Cípia(,& ümnibus regvilam di-mon^ircí dutcndi viías^cuQc- 
t05<iuesub Ecclesiasiícis regtitis adesse prsemoncat; quoi. 
cjne eiJJín pjfMmoniff , & sobrletaii-J , aique veridicic cas- 
limoma? honeitoiL^nj vircjrum tc^iimoaio fjnia coiumcndet, 

11. 



., Solicitum etiam pro hac re uoumqucmque nostrum es- 
we conv^riíi t ui curio»a mddgiae pL-rquir^mus ^ si P reí* 
byteiis& Diaccinibui , alquc Subdíaconibus, & Clcrii.i» 
pudíra óí casia si t vita. Quod si (qood absíi) quicquam^ 
malutn de quot^uam fc^má dict^veiic , p<^r veram &e cer- 
Jissvmam Cltricorum probatlnn^m ^ vcl vifoium adma- 
bUf ii^ium 1 vo] cerlf illarum ruemin'irum ^ de quibus Tama 
perciirríE , atL^>e erUm diversas argtimenti^ , ck qulbus 
^ li^lieciKiitn rididaccrUssimcsüspicari soleat «omniadi'- 



374 '*'<"' *'"■ ^' ^^^ litfsias de Arag&n. 

guuuimé pcrqufraoiur: ut ncque per ralsitaiii obumbra^ 
lionem qtji*<iuam üoteiur , ñeque (ler í|uas<iam excusationes ' 
admiísum faciaus opcfíatuf \ dum per publicam probailo- 
nem miaimé reconvinci garriant ; \tá probaur \\tst %t vi- 
xjssc , hoaestorum CleiifioTuní tenimonio cUrere dcmooi-* 

APÉNDICE 11- 

Escritura de dotación de ¡a Iglesia de Santa Maria de 

Sasave , otorgada por Estetan Obispo de Huesca y Ja^ 

í« ^ y por ^us Canónigos , de que le babíé en /a 

fég, \i€. Sr halla en el archivo de !a Catedrai 

de Huesca , arm, 3. Üg* 3. nírra. 94. 

j Qomice : h»c cst Carta quam Ego Ste- ^y 

pbanusgratla Det Osceasía Epí^Dpus Caaookorum qos- sl 

tTonim consilío , necnon cKcelltnihsimae memoríre regít ^^ 

Sasavens ........ díe dedicationis ejüsdem Eccfesiae de-» ^M 

dícaTs ¡n honorem Saací* Deí genjíricis Mari^ ^atquc* ^^ 
Sanctorum marryrum Adríaai & Nataííx süb presentía 
prefaií gloríosi Regís Peiri , illusirisaimi edam fratris 
suí Anfürsi auorumque maJoruTn siv¿ uuiasque sexus ptc* ^M 
bis iafioitEC. DigoiLaLcmOiceníh Sedis qtiondam deiiruc*'^^ 
i^ á SarraceQÍs ici prsdictam Saiavcnsem Ecclesiam fuis- ^j 
£e translatam septem Episcoporum ibidem qüjescentium ^fl 
sepulcra , & regum tempoiii illius leslantur privilegia^ ^^ 
Post muttum vero tempuj gloriosus Kex Ranimjrus novem 
Episcoporura, diversárumque geatíum Concilio congrega- 
10 süblimitaiem Sa.^aven&is Sedis Iq Jacceníem iranstultt 
Eccleiiam, relicto latncfi e¡ ob honorem prisiinc digiai^ 
tati» quanium melius visum fu¡t majoribus ad sanccam 
Sj'oodijm vocaih. Hsc cidelícet Laboreí cum tota vatlc 
superíore & cvm medieíate quatuor villaruín ¡nfírioruní* 
Scilicei Araguai Canníares & Noves & Larbesa cutn 
atodiis Sancii Adrínni quw \a eís erant & cutn afodíit 
circuíTJacGfltium villarum. Hoc esi la Sagua , in Arre* 

telü* 



I 



» 



375 

sella, m Castetlígo , in Avay , io CannUreí , lo Assa, 

ÍD Aschar , in Ates ^ in Lorbies , in Samanes , in berbuei, 
ía boiioU , in Sánela M^rJa de Cacavello , in Araio- 
rcs, ia Ca-itelIOffic in Arguis , Moniem quoque Besagun, 
Monasteríoium baial St oplani&o. Totam villam Cercjio, 
toum viiEam Sancií Felicis in Strcmatura. Noslr» au- 
tem tempoE-ibaSf dü:nr,o Petro Episcopo antecessore nos- 
tro adhuc vívente « dnmnüm Acenariuin Larrosensem ptc- 
faum Ecclesiam Sasavensem vidlmus regere , aiquc ooi- 
nia prxdjcia possidere » ^^i eüam sub obcdienila bea* 
ta memDrix Episcopl Garsiae haec eadem no&trJs Cano- 
nicis fere ab omiLihii^^ conapTobatur in rirgimíne lenulsse* 
Resúcnta di^njque ml&eíante Deo poncificali Caibedra i:i 
Osceo^m Ecclesíam* vídena Ego Siephaous grada Dei 
ejusdcm Ecclesia: Epi&copus religiosorum Cooveniuí Ca- 
ftonrcoruní in Oscensj alq\i^ Jaccensi Ecclesra regulariter 
VJVeDtiüm <ju3da[n de praedícia possessione Sa^avensi To- 
te necesaria , Oscensibus sdlicet viilam Sancü Felicis, 
Ac Jaccensibüs Labores. (Protigue especificando las pou- 
iiones d€ Santa Maria de Sasavt úplicadat ai Cenvcnto 
dr Canónigos Reglares de Huesca y Jacaí luego redota 
la Iglesia de Sos ave para mantaner su culto « h que se 
emite por ser largo y na conducir á nuestra inunto^y 
eonchyff atí) 

Quícumque aútem banc nostram paginampreierquam 
scrtpu 6c corrobórala esL delece presump^erÍE, ni^i gra-* 
tía augmentaads digtiiíaii^ Eccle^ix Sasavemia « omnís 
actus ejus ad nichilum Tedig;¡tur^ iasuper de libro vivea- 
tium deleátur , atque cum ']Wh\h non sctibatur, Amen. %^<i 
Stephanus graiia Dci omaía supra scrípta laudo & hoc 
sígnum manit mea fació ^ Ej^o Lupus FotCoQioali Ar- 
chidiaconus laudo ¿£ signo -^ Ego Lupus Senn^^chonis 
ArchidíacoDüs conñrmao^ «Igao ^ Ego Gar'^u» Archldia' 
GOQUs corroborans signo i^ EgoSancius prior cLaü«[r«lJs 
Jacceasis &ub^ig(io :^ E^o Sancío Garcez operariut Jac- 
censi?! ^ii^no i^ E^o Mauendu* Cellararíut J^icccn^s «ig- 
no ají E^a Johanes Camerariiis si^no Ei;o Aciveljos 
jutiü J.jcceasis coflvcmus pro ómnibus hoc signura fació, 

i:go 



jTtf Ttát, í//f< de ¡at IgUtiMf ¿t Aragón, 

E^o Teoderlcus Piíot Ciaustralii Ofcensis sigoo ^ Egd 
S^ociui CcUefáriüi Oscensii signo 3{i E^o Galindo Jo- 
haíiít jusíü Oicen^is Caüventuí lubsigao ^ Sacciui Laf- 
rosensis sub obedicaiia prefiii domiDí Scephanj E|)Íscopí 
regens Sasjvf nsem Ecclesiam haac pagioam £cripaU , úc- 
que ligüavit !$i 

NOTAS A LA ESCRITURA DEL APEUDICE IL 



L 



\ Iglesia de Sasave esCabí dedicada á la VFrgea 
Maíij I, y á los Mirtires S. Adrían y Saara NataUa: 
ahora es Hermica de Sao Adrián. Esiá en los térmiiKij^ 
de Boiau « catre esta villa y el lugar de Aysa en Im 
maí áspero de los Pyrineos , en el valle de Hecho , den- 
tro del aaiiguo Condado de Aragón. Nuestros HiiEo- 
riaJores no mencionan 'la resíJeacia de los Obiipo* 
de Huesca en dicha Iglesia ; pero este in^trumeoca 
asrgtira que le trasladó' á t\\^ la Sede Episcopal quaU' 
do los Moros se apoderaron de la ciudad , alegando cu 
cocnprobaciofi de esto Tos sepulcros de siete Obispos , que 
descansan allf , y Ídi privilegios de los Reyes de aque* 
líos tiempos. La Escritura , ea mi juicio , aunque antí* 
gua no es original , pues teniendo tantos signos , son 
lodos de uaa maao. No tiene data , pero su contexto 
nti* asegura t ^ue se otorgó desde el ano iioo. co que 
Dun Esteban enrr¿ Obispo ^ ¿ lo mas en el ancene>;'«v 
hu^ta el año 1104» en que muríA el Rey Don Pfdro» 
que te halló presente con el tuf^ute Dun Alf^^n^o su her- 
mano. Auoque dice la Escritura , que la Sede Sasaven- 
se se trasladó á Jaca por el Rey Doa Ramiro, y por 
Io5 Padrcí del Concilio de esta ciudad; m^s no inmc' 
diatamente , porque eo ios tiempos intermedios estuvo 
en S, Pedro de Sirena , en S. Juan de la Peoa , y ca 
ei nihmo Jaca, como diximoí en su lugar, y afirrnaa 
nuciros Cron¡>t3S sobre otras memorus mas aoiigu^^ 
y no menos aurénticas que la presente. A principios del 
siglo nono firmó una donación Ferríolo , cxfJresando que 
era Obispo ec S. Pedro, y en Jaca «corno queda dich.o 

ea 



Ap^ni¡c¿ fff. 377 

en sti iugar, y la escritura de Alaoei puetu cp e^ Apcn" 
dice V. afirma Jel mismo Ftfftiolo qjtf presidia en Ja- 
ca : bien qne esMs resJJcncbs , cam^ latnbicn la de Sa* 
uve, eran pasaderas, delerinlüajjü i>or ia flt:ce>iJdJ, J 
fio por decrííto de alguo Papa 6 Concilio aaierbr al de 
Jaca , que fixó la Sede cu c^td ciudad hasta qui¿ ^? gd? 
mse la ¿< Uu(;sca , ¿ daade dcbia ruMiiuiíw. 

APÉNDICE IIL 

BRErE fílSERT^CIO?^ , EN f^UE SE PRUE^ 

ia , ^ue ei OliipQ Juan que íisssiíq a ia cortjagfí^chn d€Í 

ftmph íif Sñntiago , j al ConcÜio di ÜvtaiQ á ¡inu 

dií J'¿f<^ '3t. en eí rfyn&do de Den Aifmso ti 

- 

Lgunos Escritores han afirmado, que el Obispo de 
Haesca es uno de aquellos que arrojados de su^ Igle- 
sias por loi Sarracenias se reruguron en las mouuñag 
de Afittirias; f que asi-iió con Un demás á la Loosa- 

I gracíoa del templo de Suaüago cq Composiela, y al Coa- 
cilio de Oviedo en el reyo^do de Alfonso til. llamado 
el Migno. La especie ev taa débil é iufundadj , y por 

P otra parte lan contraria á las memorias y ducum^ntoa 
de este Rei^ao, que nuestros Hiuoriadorei, A euccpcioa 

^ ilcl Dr. Don Dcmicigo La Hipa , que la trató p»r ín* 

P cideiicia , comunmeute la han oítiílíJo, teniendo por 
[lerdido el papd y el tiempo que haUi^n de couiuuih <ca 
su ímpugoacion. Vo pensaba seg^iir au ixeinplo , mas 
viendo que un varón tan eminente y versado eo U his- 
toria Eclesiástica de España como el Kmo. P. Florez 
la adopta, y tiene por probable (i), me h<illo cu la 
precisión de ilustrar el punto; el que eipcío conven- 
cer coD doctrinas y principios que admite y estable- 
ce este Cfíiico. Me reconozco Pigmeo al Ldu de ist£ 
Gigante, y solo me atrevo á impugnar su dícLimcn en 

Bbb loa 

(i) Bp. S*g* Ximi afi. frjt, Ú4, ím^. ^, num* }y 7 s^. 

4 



I 



37O ffííC. bhi. de leif Íglt9tas Je Aragón, 

los lancci co que la boíidjJ de la c;iüsa , y la fuer 
de 1a razün suplen ]j clt^.^íguj^Mad. 

La citada f&{>ecie tuvo sa orfgen en Don Pe)ayo 
Obispo de Oviedu , que floreció i prinrip¡o% del siglo 
Xii. autor de poca f¿, íacliuado á fábulas, y loque 
es r^or , á imercjlar sus imposiuris en los documen^ 
IOS aniiguos 4^ue copiaba , de dunde ha rebultado gran 
confusioü cu la histona, y el lUmirle í/ fa^ü^í*/* , co- 
mo dice el P, Maf¡aa;i, Tal q% el predicaineDlo en qu« 
le itentrn L01 eruditos, cútre tilos el Rmo, P, Ftorcx 
(i). Üon Peiayo pues, cn lai ¡nterpolaciores que jnxj 
ii6 en el Cronicón de SjimprTo, exprevi iosdie^y^je* 
te Obispos que asUiicToa á la coussigr^cioa de la Igie 
sia de Saolingo, y once mesea de^pncs al Concilio de 
Oviedo. Eí prírntro que nombra es Juan , sin que 
pi-eda saberse el título que le dio. pue^ délos códicet 
rublícados , unrs le llaman Obispo OcertsCyOlnts jfa- 
Cfme^ y otros Oscens€. El citado P- Fioret presenta eo 
el tomo 14. una nueva edicioa del Cronicón de Sjoi- 
píro, diíiirguíírndo con letra cursiva las interpolacio- 
nes do üon Pe^ayo, y eligiendo en Las varianies )o 
mai conforme á U verdad de la historia . y prc-Bere c^ 
mo tal la voz Aucente ^ Joames Au^'tnsis ^ notando 
al pie dcli paj^ina les cMiccs en que se lee Osc^ntig^ 
como lo acostumbra con las variantes que jtizfia me* , 
LOi ajutiadjv y conformes á la verdad de la historia* ^tf 
Tratando de^pucí de la Santa I;¡lesia de Oca ^^ 
Auca en el Icimo 94, mndó de dictamen ; pues aun 
C|i/e halló á Jtísn en el catíloíjo de su^ Obispos , coloc 
dn per Sandoval y Morales ta ti año goo. en que i^reí 
h.íberse cvicbrado el Concilio, lo excluyó para dar lu- 
f¡ir 3 otro Iia;r;ido Dieg<> , fufidido en ona clailsuU 
pUL.r^u at píe de una t&cutura de V^lpuesia relativa i 
)j rjiidaCEon del Mona-^ierjo de San Juan de Orbaña- 
nos leruiorio de Oca , que afirma se renovó la ^^, 






de 



K« 



jIpínJicc TIL 37f 

\ de vida de dicho Munastcria es el año 900. So^ Oi- 
dacó Episcopo. Según e^iLu , álcQ el eludo Mro. F^orcz, 
es difiüjl uJmitir t:Q este cacáloj^o al Obiüpo Juan, que 
Sandoval y MoiaJos ponea ea Oc^ tn d mismo año 
9D0^i). Vü lio haiio ea eiio dificulrad alguoa, gran- 
de ni pe<jaen3 , aun supuesta Ja existencia de D. Die- 
go, que soio consta por una cláuiula , Ain f:rma , sin 
fiumbre de atiLor , ni otra nota que la auEoricc puerta 
I al pie dtí una escritura, x^^i'^^c^tue Í£ico:ivt^nleQEe hay 
eo que vacase la Sede por muerte órcnuncu de Ju^o 
dcspuc^ dt^l Concilio que fue en el nies de Abjj], y que 

(Je suceiJíese Uon Diego ea el mismo año? Sia sa írnot 
dt^^l anu 900, haJEamos tres Obispos en la Iglesia Legío- 
nenic 1 Vi^cencio que atisiiú aJ Concilio en el mci de 
Abril, & Froiian que ya ocupaba la Silla en la Pasqua 
de Peniecnstei, y Mauro que conservó el título de übJA* 
po de León en dicho aúo y algunos mai. autes y det- 
puet. El Continuador de U España Sagrada no hatlá 
iacoavealente alguno en los dos ptiireros, y venció la 
gravísima dificultad que ocurre en el tercero, recur* 
liendo á que e<íte habria renunciado el Obispada, n'ie- 

■ DÍeodo el ticulj de la Iglesia Í.egionen&e que habii 
I ¿ubenuado (aj. 

P Fuera de esto no están bien aveiii^uados hasta áho-* 

ra lo» aÜo^ fixo^ de la consagración dil ttin;ilo de Sara- 
tiaj^o y de )a celebración del Concilja de Oviedo- Los 
iLiitrumeaios autiguos de entrambos actos c?cpresaQ las 
dataa con tanta confusioa y variedad en Ijs nulas cid- 
cólogla^ , que aunque las han exámiítado de propt^iJiG 

i ItíS varones uiiS s^vbjos cu la historia y cronoSu^ía, le- 

■ xo» de convenir en un punto liico, h^n re^uhad^? lan- 
' tai C7>iuioots que causa asombro: lo^o consta ciic se* 

Íuri.íad , qce esto fue en el reynado de Alfojiso ti 
lagíio, que ditr^ cerca de 4S> snos , mediando cnce 
»f&^cs de^dc la consagración del teniplo hasta la cele- 
fíbb a tía* 

LO £^p- W- '*«- i I- /'i* íji' / ^íí» 



jRo Ttat. Bht de ¡ai fgftshs de ^ragcn, 

brucTon dct CoriciÜQ. Dop Prudr:>cio Sundoval , á qtitea 
ti^}K Pagi , afirma que la coDíaj^racioa dd templo se cc- 
Itbró €n el mes de Mayo dt Q-^6^ y el Concilio en «I 
aiguieote{i). Ambrosio de Morales, que e» el qut mas 
liu irabsjdtio en el reconocimjerto de Dueítroa docu- 
mentos aaiiguoi. anduvo ua vario, que en La vida de 
Sanlirsgo opíu<Í que se hnbia consagrado su templo ca 
el año 874. y eo la Cróoica de Espana ítb. 15 f^p. 
3$. conije su oplmoa , y después de ua prolixo mi- 
men resuelve, que «e celebró la ct3ns;tgritcíoQ en el ^ñé] 
900. y el Concilio eo goi, y esto con lanía seguridad 
que dice; No bq^f tHas que detrar m una avrrtgu^ciúfi 
Üt años* Dun Gregorio MHiyans ea la PrefacioD á las 
cbras Cronológicas del Scilur Marques de Mondejtr coa> 
firms el díctáaien de M'^ralei. 

El Mío. Fiofez en el lomo segundo de la Empana Sa- 
grada (a), despuei deinvc^iigar el ponto muy de propi- 
aUo impugna ía opinión de los que difieren ¡a consagra- 
ción del lumplo de Santiago hasta fines di:l ^iglo ix, y \a fí- 
3ia en Mayo de 87(1. como Sandoval y Pagi , y «sto 
.Ton tal Ármeza , qtrc le pareció haber detnostrado 

:1 punió, como lo prueba el título del citado párrafo, 
WuíJtrast €¡ verdadera dia y año de la consagtúíkñ 
[de ia Iglesia de Sat-th^ü. Insistió en este dieidmea 

íor TT'uelioi años, aJjfTdicaodo los Obi^po^ de Coria, 
Lafrego , Salamanca, Viseo, Coimbra, y Braga, «jue 
^fisíiíJtTon á la consagración del lemplo de Santiago y 
Concilio de Oviedo , á los años O^tí. y B77. en que 
creyó haberse ceíebrado. En el lomo xvi, *e mostró 
perplexo, y en el xvii. revocó su opinión, afirmautlo 
que la consagración del templo se bi^o en el añoOt^. 
y qite el Copcilín se tuvo en el de 900» novi^^dad qiw 
evige muchas coirecclunei en los caU/o^os de las cv- 
t) tesadas Sedes. 

Sia 



ti año HSj, 
(t> Eíp- Síg, /am, I. jí^rf. 1. tajf. |, f. vi. 



Apéndice 2SL jOi 

SJn embargo de haber reconocido el punto este 
Erudito lancaí veces y con tanto esmero , <lice el sabio 
Ilustrador de Mariana pq el Ensayo Cronótogico, que 
rctra.só un iif^o la consagración dtl templo ú^ Santiago, 
^ue debe contraerse al año 89B, y el P. Mro. Risco 
iij^nífica la suma dificultad que hay en determinar los 
año? de U consngncioD y del Concilio por Citas pa- 
labra?, " En viiía de ser I05 exemplares del Cr^DÍcoa 
'* de Sampiro tan varios en los púmeros, y de no po- 
li der averiguar la lección genuina por faltar ya el orí- 
*t gjnal y no queda oiro recurio para conocer el tiem- 
w po en que se celebró el Concillo de Oviedo que las 
e.'icritijras que hablan de»la consagración de la l^lc- 
^ s¡3 de SanlraB^, en W\ quafes se encuentra t3inbjt;a 
n casi iguai confusión y variedad en las noia^ crooó- 
» Ii:gicas,con que se producefi(i)» " Envista de tan- 
ta variedad é inceriidumbíe como hay ícercade esío, 
y ^e que aun qunndo constase que se había teutdo el 
Concilio en el año de 900. no repiígna que Juan y Die- 
go fueten Obispos Auccrses en dicho año; ya se ve, 
que no existe la gran dificultad que obligó al P. Mro. 
Florez á decir que Juan seria Obispo de Osea, y no 
de Oca, ptcfíriendo los códices que le dan el título de 
Oséense, contra lo que antes liabia practicado. 

No contento con esto, hablando de Fredu^fo á quien 
el P, Argiiz y Mauro Cvstela ponen en el catalogo de 
Oca en il año de 906, por constar de una Cíícritura 
de Oviedo que era' Obispo Anccnie (de que 00 pudo 
dtidjr este Erudiio por tenerla ea su estudio , coa la 
expresión de tiicho tfiulo) dice no obstante , qu^ puede 
ftttlanc aqui h mismo que en ti Ohispo Jüún el qual 
suena con tUuh de j^uitnse ; mas para eMe rcceío 00 
aU-ga alguna ropia en que Fredulfo se Hame 0/crnfí. Ca- 
si del mi^mo modo discurre sobre otro Obispo de Oca 
Uamado Natal (a), nombres tan cataocídci en el c:tt¿- 

logo 



(i) Rtp, Sig, tom, 37> ps^. n^. 
(íj íísp. ^ég. tam. a6 p^i^. 94. y /^. 



j8i, 7V.U. bitt-deias Igks'tés df Ara/r^n, 

logo de los Übi^po^ de Ática ,conic> dcico^kocídos en 
de Huc&ca, eo que uuil>cico íz baila el á^: Juan bas- 
ta el s,}g\o x&v. De forma que csie Eridilo adjudica á 
la Sede Aucease \os Obispos <^vie halla coq esie titulo 
y vienen aju$[adoi j lu catálogo, sía recelar equivo- 
cacioi , y quanJo ocurre alguna diBcuUad reccbquecs- 
ti cquivt^rado el iltulo ; y para esto hace seguir al 
Obiipo de Hjeica la Cune del Rey de Lcqq poc Gá- 
lica y AsLurtas. 

Volviendo á Juao , en quleti lolo puede haber du* 
da por la variedad coa que ae balia cñ los códices, 
digo, que aunque coDitaK que ta el original de Dúo , 
Tclayo le leía eL lúülo de Wfi*ifr, deberia hacer po- fl 
ca fuerza el dicho de tin Autor que c&cabió dos algos 
después del hecho , y tiene merecido con si^^ imposturai 
el rectombfe de Fabuicra^ y meaos cooiiando que fin- 
gió en este mi^mo lance, intercaiaado [a especie eo el 
Cronicón de S^mpiro, como que era de e^te Autor, 
Pero hasta ahora ic ignora la lecctoa del original; por- 
que de seis ediccioae^ y códices que alega el Raio. 
P. Fiorcz del cíLado Cronicón con las interpolaciones j 
de Ooa Pelayo, la> tres expresan el titulo Ojcatse jrfl 
las otras tres el Aticrns^ ^ 1 que debe añadirse su edi"- " 
cjoo en que se prefiere eue titulo, y el có^iice de qtte j 
te valió Mofdlea, que nombra & Juan Obispo de Ait- ■ 
ca (i). Sea lo que fuere del original de Don Pda^ ' 
yo , sabemos con toda la certeza de que es susceptible 
la historia, que Juan era Obispo de Oca. £sto conua 
lo pritnero de un privilegio de Ui^n Alfonso el Magno, en 
quí r<:fiíre la construcción y consagración del templo de 
Santia¿'\y Us Reliquias que se coiocaroo en lo» altares, _ 
donde se nombran los diez y sicie Obispos coniagrarttef, B 
licndo el primero Juan Obi'^po de Oca* ^oannfj Oí*n- ~ 
ifV. El Rmo, P, Fiore£ y Mauro Cáetela txbiben este 
privilegio, y recurren á sti aucorídjd para decidir el 
añJ ñxa en que se hizo Ja consagración y otros |ma- 

10% 



ApináUt ilL 3?3 

tct de ta bUiona(f). Jtizgue ahora el lector si es müi 
digno iie cré^Uo el testimonio |>¿biico de un Rey, quQ 
ati5iiá con lüi 17 übis^oi á U consagración Jcl tem- 
plo de SaniJa^o y al Coql-Jiío de Oviedo , ijue d di- 
cbo inciertQ de un Actor fibuLoso que escribió dos si- 
glos dc^piicf. 

Coníla losegundodei Arzobispo Don Rodrigo , su- 
lor anticuo s y tan üigoo d*! fé en e?ta pacte, que di- 
ce f\ P. Mm, Ríícu , i]>it piiJo ver laí Acias díl Con- 
cilio en códices ma auiénlicos que los publicados en 
ct siglo p.uadii y eo el proeaie , y que refiere las co- 
sas de csie Conc¡tio con tanta síoc«rfdad , que no se lee 
cu é\ Doiícia alguna digna d-.- reparar!íe (i). Nombra ci- 
te EíCMior lü4 17 Obispo^ que asisíicron i la consjgra- 
cion 4Jel templo de ¡saniiago y ¿il Concilio de Oviedo, 
cipcuficando lus odio, cuyas Beáts estaban potcídas de 
CtiMsiianos^ y luego loi nueve , cuyas ciudades csiabaa 
6 de^krta^ . 6 dominadas de loa Árabes , siendo el pri- 
mero de esto»; Juan Obispo de Aura, parque ta ciudad 
de tu lÍEuloera una de la^ arruTnadjis por los báibaros. 
Fuentnt ibi aJii EpUcupi , quorum cMiaies úUqua des^r- 
iir j aiiquip ah Arabifui tentbantur *. J^úr.ñes yfutcefiris 
fifí (3), 5i Don Rodrigo lomó la especie de Doa Pela- 
jo , pL^deinos conjeturar qvie esiaria ni en el original, 
dteiifo á qiíe PFcribió en el siglo ¡n.Tit'inato anfes de vi- 

t ciarlo lo^ copíanres ; y ú la lomó de otros docorntuio^^ 
ílcbe ser preferido por ser de Autor falifií-ado ,y suies- 
limodto cierto y determinado , y Don P^Iayo Autor de 
mjta f¿ t y su leccroi varia y dudota. Fuera de esto, la 
ssercictn de Doa Ri.xingo es coiifbTmtr i U escritura ale- 
gada , cuyo leKtimorio por ser autentico , pi^blico « y 
de Uü Rey , fj^e le haló p1l:^enEe al hi:tho que fcñe^ 
re, y conoció i los Übispoi que nombra ,debtiíapre- 
ftrlisc i mú AuioKS sí loa bu ble se eo cuutrario. 



I 



I 



^ 



(1} F-ip^ %i^^ /0M. 19. f^, ^44. CutcU Hiif, dt S^ntU¿f 

(1, ftp Sígf, /fli«. J7-/JJ. »4|- ítHw, 551- 



¿84 3cat^ híst, 4e ¡as tgíesUs di Aragón 

EKÍmlnemoK ya el pumo por oiro principio, rec 

oocictid(> (|UJl Jl' ltj> Jos exiremiis es mas verisímil, y coa*' 
forme 1 U verdjd de )a KUioria. No solo t«-ngo por 
vcriumil, sino por absolulamcnie cicrlo , que el ObUpo 
de Oca dtibió coocurrir i este Concilio de OvicJo , y 
en cunfurcnidad i sti decreta í los que ea adeUaie &e ha- 
biati de celebrar en aquella ciudad erigida ea Meti¿' 
poli. EL fuaJaraumo que lengo para crkcrlo con csu 6^^ 
meza es , t^ue Utin AironsoILf. mandó juniar todos I 
Obíipos qt^e había ca su Reyno para consagrar la Igl 
sia (ie Saniiago y celebrar el Concillo de Oviedo , c 
que convienen (odos y con^u del niíimo Concilio , cu- 
yas palabras %Q\x eiias \ Tune consiiMt (Kcx) dirm «on- 
Mtcrathms jam dieta EgcUsÍéc , sive & ConcíHum ctk- 
hrnHÚwn apuJ Ovetum €um ómnibus EpiscopU , aui » 
iiHur trant regn:» > y el ObJipo de Auca era vasallo de 
Don Alfonso , en coyol dominios se incluía el Obispado 
Arícense. El Arzobi^pg Don Rodrigo üñrma, que lai 17 
ciudades Episcop^lc!» pertcnecun á las Reyes de Astums» 
con la difT^fenci:! de que las ocl^o estaban pcieidas y ha- 
Hjkadas de CbuitiuDOí , y lai nueve lesiaoies ouoqu^ 
babiaa sido ganadas por dichos Reyes, no pud¡¿ndolifl 
coníítzrvar se hallaban ó destruidas , i'i ocupjdas de lo^ 
Arabca : Hofum urbts ¿? ii úíiquando Asturiarum Re* 
gts ebtiiiucrunt ^ propfer itnpQftníiam rttwtndi ab Ara* 
éiéus occupnt^ , ^ut rcttnta » exuT dirupliV rtmansa'un$ 
tíi^tííT ad témpora Aldéfcnji qui cepit ToSeitim^ De taca 
proposición laa general se ha de exceptuar Ia ctadad 
de Zaragoza , «^ue ni en este seniido ai en otro a\gUDO 
pertenecía á los Reyes de Asturias , cuyo Obispo Elcca 
arrojado de su Iglesia por los Infieles vivía en aquetlaj 
Dioncañas. Auca era uaa de Us ciudades arruinadas, pe- 
ro su territorio pertenecía indubitable oien te á fot Re- 
yes de Ailurias. Añídase i lo dicho, que las Actas del 
Concilio primiero de Oviedo celebrado en tiempo de Don 
Alftitíso 11, llamado eí Casto, cuya legitimidad acaba 
■efe diTt'rídcr el P. Mro. Risco, nombran en el número 
S, al Obiifo de Auca entre los que debían recoooctt 

por 



Apen^ict i7L 3ÍÍS 

lpL>r Mtftropolirano ai Ovciense. Y así rf t^íto , qtic ud^m 
por at>£oIuuincnte cierto , <]uc £u Obispo era un{> (le ius 
CüacurrenK's i los Concflics de Oviei3[>, tm que pucdi 
eKcu^irarse raion al[*uDa para excluirlo. 

Tambicn se di;crcLÓ cu l'1 Concilio celebrado eo li-^nt- ' 
I po de Üoa Aifoaao el Magno , que los 17. Obhpos t^ue' 
asi^tÍLToná él concurriesfii á 1u Metrópoli siempre que' 
„ facsea coavocados , y que se asignare á cada uno cier.' 
P la reoia dentro de Asturias para manienene con decen. 
cía durante el Concilio. De ftjrma que esta a^ign^cion 
■e hizo no soto á ios Obíipos cuyas I^lc^as «stabdu en 
poJer de lo6eles ^^ y carecían de ouo subsidio , m^% 
tambiea á aqueüos que c&tabaa tn pacífica posesión de 
sus Übisfiadoü ; a»l para üo gravar sus Iglesias » comc> 
porqi^e pecesitaban de este fupiLmcDto para vivir en ia 
B Corte durante el Concilio , en que convienen el Auior 
' y Coiilitinador de la España Sagfada (1] , fundados ea 
que canto el Concilio como la Escritura de ati^nacíoq 
k IJamaron suplemento á dicha congrua lix bareMti^ubaf 
pfítdici't Sedií dedit , ut ess^nt ad lupplemenfum iüofvm^ 

ICt'fn iic^tuto ícíipftTt ad ceUhranditin Cvftciiium irt AUtt<h 
pífiít Ovetffisii Sedean venissent. Dicha coDgTna se asig- 
nó á lodiis Ins Obispos ^ne concurrlefoD al primer Con- 
ciliu , y dcbian coaruirir sirmpic que jue&tn llamador. , 
K% verdad qtie Ut% Obispos de Lugo , ^ Lamcgo uo se 
nombran en la E^ciíiufa de asignación pubácaJa poc^ 
_ Düjj Pebyo ; pero dc aquí ¡ufícre Morales que se ha** 
P ILi.no como quier» dcftccuoía , lino muy deprab^da^:- 

I porque del*iorün entrar en el re;iarto coiiid l-^ dL-masfi).^ 
Vm Li mi'^ioa raiun no ^e puvdc duJar que eiObt^^^ilcí 
Oca , süfiai^aneo del Aíz■•b^^po O-eicnsí , y va^allct de! 
Ri'y Dgu A^r^jas'*, tuvo ^u parte t-n la dÍAtiíLu ion de 
rectj'i, y qric la Escriiura dc a^i^naciin mí viciada ea , 
estLi pjjir. Vo á lo in*-'no!i no bal o , ni rero que puida ' 
tullaiíe ia¿<jD^olLda,iú auLk apaicnt^-^paia cxUiúrU> de' 
Ccc los ^ 



f ■ * 



fflflf. j+- /^/•■íí-j''ír» 



flStf Ttct. hiit. de Jas Í^Usiat He jfrag&n» 

\iA Concilios Naciooalcsdel Reyno de León y Aftufhi, 
r«i dtf la asignación y repano <ju(.* se hizo á los dcnur^ 

Prelados que reiidÍJO en a^^uel Reyno. 

Por üira pane , no solo es jeverisím'rl « síno absolD- 
lamt'fiie faKo , y fepugnactc i nuo^tras historial * í^íjc 
el Obispo tíe Huesca fuese uno de los <^ue vívÍjo dester- 
rados en las momaíia^ de Asturias por esiar sos Dióce- 
M ocupadas de los láñeles. No puede habtr cota idm 
cierta co la hítrorta ^ cjue el <}ire había Cbrisiíaudad en 
el ObJspa<Jo de Huesca en el año de 900. en f^ue se su- 
pone el Concilio, y no cnnio quiera , sino Chrbtiaodad 
exícndida y tlorecienie de muchos pueblos^ en que le 
cueotd la ciudad de Jaca , y cod mucbos Moussieríof, 
entre e)lo& loi fumosos de San Pedro de Siresa , y Sin 
Jufln de la Ptña , donde festdiao nuestios Obispos , el de 
Sp Vicicirian 6 Asanictise , elCtllcnse,y el de Nra. Sra. 
de Alacrn. A principios del siglo ix, Ferriolo Obispo (Je AnpV 
gon, ñrmó una escritura , ex^ire^ando que residía eo S. Pe- 
dro de Sireía y en Jaca , como se diso co la pJ^, 
«131. £1 -privilegio de erección del Mona^ierio de Alaoa 
U&iilica , que Mt Tg'i'sia se cunsagró ea el año 835. le- 
LCeriia y quatro años por lo menos antes del Conciíío de 
füviedo » y que se lialiarou presentes Ferriolo Obispo de 
^aca . y los cÍdco Abades de los referidos MoDasierJofJI 
.í\ el afic 84a. ftígo Obispo de Aragón cnosagró la^ 
Iglesia de Sac» Juan de la Peña. Esioi documentos,/ 
oir^s qnc pudieran aTcgane , evidencian ^ que nveho 
aoies de celebrarse el Concilio de Ovrcdo esiaíia muy 
radiada y extendida la Chriniandad en estas páiiesi 
y que ti Obispo tesidia en ellas. fl 

Va díximos en oira pane , y lo repetímos ahora, 
qíiií las moniañas de Araj^on ni> f^fcroo i."ntet.imcnic ^u- 1 
jiie)íjd« de lo* Sarracenos , y que los Christiaoos qne 
St; rt-futiííi ron ¿ clUí comenairon t rtconquiviar la li;;r* 
f a , dando ftftiz priTJcipto á csre Reyni..^ A.gunas vi-ct-j 
Jus Barbaros , coaií> rio que sale de madre, llegaruii cua 
sus arias hjíta lo-s T^yríoeo^ , arrTuníndo los pucbloi 
y.cjUdaado Jastitaujos estragos eo lus Chrisútiíju!^ t jji 

VSIOJ, 



jípertdicf IlL - 387 

«IM , fortalecidos y atrincherados en los lugares íspe- 
ros é iojccesiblí:! , pujido el píimer ímpeiu , volvian 
á recubrir lo perdiJo^ y U ciudad de Jaca ,qiie Au- 
nar primer Coode de Aragón « gana de loi Moros á fi- 
nes del siglo VIH. Dunca volvió á perderse. Nü lolo afir- 
man es ra libertad de nuestras montañas ios Aucoreí Aia- 
gnnestrí , mas lambieo , y mucho antei los extraogeroi. 
Don Scba&U^ia Obispo de Sjlamanca, que floreció eo el 
sigi^i ix.cuenta el terríiorio de Araron eatrelos que de- 
f;'iid¡t:ion sus naturaíei del furor de Eos Sarracenos (1); 
lo que solo debe enteiiderse de las montañas. Cl Arzo- 
bispo Doo Rodrigo testifica lo mi^mo coa esus pala- 
bras: Los Sarracenos , dice , ocuparon toda la li^p-ifia, 
cxcepEo algunas pocas reliquias de sus antiguos pobUdo- 
res , que se cocservaron cq la,s moainñas de Asturias, 
Vizcaya , Álava , Guipúzcoa \ Kuconia y Aragón ;l3a 
(fue reservó Dioi para que no te extinguÍL-se en Espa- 
ña la aniofcha de la fé , pereciendo dd iodo el pueblo 
CbrisUaao (1). Lo mi^mo afirma el P. Maríaca (3") , y 
comunmentt^ los Hisrotiüdori^Sp 

El Rmo. P- Florez no solo conviene en que lot 
ChristíanüH de esta parte , rrtirsiios á Las monuñjs de 
Jaca ^ como Don PeJayo y los sityos i lat de A\tur¡aii 
se coo&ervaron iibres del yugo de Iqs Sarracenos ; miii 
lambien reconoce los principios del Rcyno de Sobrarve 
poco de^pue^ de la eutr^d^ de los Blibjros, y los del 
Condado de Aragón en ti«rmpo de drcía Iñfguez, que 
dke comenzó ¿ reynarel añn 858- yq'^e di^.hos estados 
ae goberodrofl dc^de s\x orfgen por Príncipes m^iy cató- 
licos . y zc^iosos de 1^1 religioa christiana. Sob^e todo, 
«« cota cierta , que d fin» ct\ siglo ix* aotei de ci^lc* 

Ccc 3 brar- 



C») Scfuvr. in AU^phémo Cal hüUív, 

cu rcliquiii f qux ia moaunfi Aiiurürum , Se Biiea^ix » j^b- 

TX t Gdipuicu* , RnchoaJJT , & Aragon<x r«iT>»fi(erunr , qu4# 

-tijJca Domiaus r»crtivii , n« luccm^i Siacioruio b H¡»pia¡j|^ 




ffii Tcat. hhf, Í€ hs Iglesias df Aragón, 

brarse el ConcilÍ[j deOvieilo ^ se tiíibiai reunido bal 
UQ solo Rey los Kcynoi ücNnvanj f Sobtarve , y el 
Condado átí Aragón. Cito supucuo , y qrie se^ucí cons- 
ta díl Concilio tic Jaca , U cindjtl de cMC nombre , y 
los icrnicrio» de Araj^on y Sobrarvc csiaban ccmprehca- 
<j¡dos ea el Obispado atJiiguo úe Hut^sca ; es mLt^hg Je 
extrañar , que tratiado ciie Sabiu de lo« Obispj^ de Au- 
ca , fsciib;! lo siguiente en el ourn. 33. " £. Obispo de 
*• O^nA, dice , nu rcsUlj eo >u igle^ij ; pero «1 Ue Au- 
'¿IV ca Leaia tcníioNo con ovejas. ^ V en el nutn» 37. ú%*\ 
ce a^í ; '* Pura cilo hay la urgencia de que Huesca o 
** esuLia i ^a sazón tn poder de Clinstiacos como Au 
,f> Cfl «y ft9Í 1 aquel « r-O e^le Prcliido , es d qtie pued 
•* recoíjoceríe en la comitiva del Uejr por CaCicia y Af 
>» L^ria^. " Si la Iglesia se toma por Ia Sede » tringuno 
,dt ios do& Obispos residía en ella ; porqtte Huesca ei- 
Uha en poder de Moros , y Auca ni de Moros ri de 
Chijjiiiaaos , síno lotülmefne airiiinacla, mh que ba$ta 

Ílioía se hjya reedificado , vi podido averiguar et lugar 
xo en que estuvo. Si el Obiipo de Auca tenia terrii[>- 
-9¡o coa oi^eja^ , ei de Huesca lo tenia tao dlht^do en el^ 
eño r^oo. de que se trata ^ que en ei dia hay Ojíspadoi^H 
en Itfpaña que no lo lieni'n tan extendido ; puei com- 
prchendia toda^ ia^ montaña desde Navarra hasra el na- 
ciniíento del Cinca * en que se iiicluiao el Condado de 
/jügon , y el RcyQu de Sobraive. |H 

Para reconocer al ObUpo de Auca en la comitiva' 
del Rey de León con5rmando iu% donacJirne^ por Galt^ 
cía y Aiturías « hay el poderoso nioiivu de que era 
su va>aJlo , y como tal debia servirle- y accmpaflarle 
confoime á la co&iUEnbre de aquellos tiempos , en que 
Ins^Ot^spus eran ios principales Consejeros de los Su be- 
f:injs ; y en conformidad á ella hemo* vi^io y Viremo» 
i lo^ Obispos Oicenses en compañía de oueiiros Reyej 
eonñrmjndo Btis privilegios en Araron y Nivjrra. Mai 
p3fa que el Obi^pi> de Huesca dexí^c la Corle des .sti 
Rey , cuyi^s c^^tado^ eran considerables p<ra aque^ tieca" 
dOf de Qiiieii ledbia ctfnUajo« beavácio* 



para 



Igfe 



I 



Iglesia, por seguir al út Anurias con quien no tcata 
concKJon atgand , abafidonaddo su pauia , su DÍ¿cesi\ 
y su grey ptir vivir desiCfrado ea uo rincoQ du A^tu- 
nai , Mr> mas dtsitito que la L^^roquU de Saa Miguel 
de Naranco, y esc2 de limosos ^ para esto ú tjue no 
hallo razón ai furiJamento algLiao» 

FínilmcGte &]nsta por la% Historias dd ReyEio , que' 
1o« Obiipot dL' Huesca inlÍEulados de Aia^o'k , jaraai 
abandoniTon h pi^rcjoa de lu gft')' que pie^ervá el Se- 
ñor del yiigo Je los Sarracenos. A pesar de la» guerras, 
íncendioi y otros brortunios , ^e conservan mcmuri^j^au- 
téiiúcas de algunos Prelados anteriores al Concilio de 
Oviedo ^ como qiieJa probado en sus respectivos arü- 
cüfoj; rcíJJíenJo ya en Sama M^ría de Sjsav^^ ya en S. 
Pedro de Sirena» ya en 5, Juan de la Pcña\ y finalmen- 
te en )^c.^ ^ todc^s quatro lugat» de su DióceM», y dci 
a&iiguo Coad:ido de Aragón* 

APÉNDICE IV- 

■CART^ DR S.4N GREGORIO f^IL A tiON 

SaHcbo Ramírez Rty de Araron tfbrt tu rt- 

nuncia del OhiipaJú hecla por Don Sancba 

Obispo Aragonense ía el año 1075» *"*• 

tada tn Ja' pag, itd\y 161, 

Gregorius Epi^copus, servus serVorum tíci, Sancio Re- 
' gi Híspaaiarum , sakiem ei apóstolicam bcri^cdic- 
tjonem. 




ToOiam er^a rj^veteniíam, lanct^ ApoitoHoe Sedb 
^tegia-n náblliíalem ivjatw' pj^ iLcvoiione el azDure 
fervcrc mtL'Jligiid^.13', 're^J' ít rcgouin' luya digáis hooo- 
ribus sublimare tup^mus, ci apo^ioUcaoi benediciiontA 
üof» sulum ia nosiro, verum etraí» íli quycuirmue lem- 
pbre tibí et caiisb niis' hínct^rx canl^lit aíTt^cLuin prue- 
be re deside rain m, Ca^tc^íñ, quoti r^oi. de causa Arjj-o- 
SLAítit cpiscopátu}' ct coniulul^ii^' el quodiiñ m^Jo ve- 

Uc 



390 Tfdt. htst. Je /df Tg¡fsiaf i/j Araron. 

lie sigrrificíiui ; diu , ti multum volentes, c£ cum filüi 
S>ni3c Romaf>ffi EcclesU periracunits , coogruutn fore 

prrvíUimuf. «^ür^nl^im \ú eo canónica decreta út^bii obía- 
re ccignovimus. Veniens tciím ad nos , sicut nbsii coA" 
frater noiter San^iut Ariígonen^U £pÍ9Copus ciuUa no- 
bh de infírmicace corpons sui CDoquerecii , desercndi 
Episcopaium á nobíi suppliciter [iceailam postulavk, 
quod CitiTn morbo confecius , ei pene con^jmptus diu' 
tíus rompetenti ministerio regere^ et ctistodíre iioa p05- 
lír. Atqje ut faciliai hac ÍjQpetrarec , indJcavit aobíf 
de ÜLiübüs Oetlcb, qiiod alcerum íii episcopaium eli- 
gí luam , ei sui ípfiíüs voluniaiem aique coasUluEn fo*, 
re nuncravíc ; de quorum vua ec ooaversatione eum Íq< 
terrcg-iniir^; alia oninUí prseier <{^oú de concubinls na- 
Ti erant , bona laii* , ét bonesu accepímtís. Ei <]uta 
venerandí cañones nd S^cerdotü gradum \a\<% provcbi 
contradicuQI , probare eos noa uiis cauíum fbrc puta» 
vimui; ne quidquam i nobJs contrariuin SauciU Psui- 
bdft in exemplum , a auaorjutem pusieiU reliaquatur. 
SolL-t enim sancEi ei apo&iolica St^des pler^que coniide-* 
rata raiione tolerare, &cd numquam Iq sM decreta 
ct constilutionibus á concordia canonice fradilionis dU 
cederé, Qua propier Doverit dÜeciío tua roí ¡la con* 
suluüíe , el pr:ecepi5se Episcopo, ui ¡psc quji^rum pos- 
AÍt epiícapa^i orBcío xa spiríiualibui laalstens^ec auxilia 
CompToviniiaüum Epíscoporum pi^icjii , ad peraper.daa 
exicriorcs ei Uierloreí cuiai taiem derlcum in EccJe- 
sla Cónstiruat , quí ad tantam procuraüonem providus^ 
er , t\ fM po&tularet, ad percipisndaoi episcopalía (^fifí. 
cri dignilatrm , el ordinem sic idgneus* Qiio per an* 
&um umiuip Jui amplias ja Eccle^ia coaiistj^cle, si df* 
vin:i cfemeí>!Ía iniciim Episcopo víies corpori*, etsa- 
nitairnl rcddjJerír, sicui ju^ti;m cit* íp^cio ipco suo 4U- 
per domínictim gregem víglJan^ con^Iiial: si ver^ Itiñt- 
niittt, el debilitas corpons sui adjucia fuerli, ^t ad-^| 
minislraiiouem commiií^^e aibi curse Dttiuaqujcn exequial 
l^Wiíi , tutn demum, sílllíus vita, mores, et diicipii- 
na probabitis fueiíc apo&ioUcf Sedi, ejus, mis, ti E^i^. 



I 



co- 



J 



* 



Apéndice IF. ^pi 

eopí litierís , occnon sub icatímonio cleri ejuiJem Euclc- 

srx , deiibcrato concilio certa vobis , et satutins, anauí-n- 

tt Deo, responsití dabítur, Verum hace nequáquam lym 

absolüic dixiístmuj , áiú cjuod Epl^copo s,e excuiautí", 

ei ¡mpedimeotum sue infirmitatis proponemi , fr.iicirra 

compasíodis audinrm deDtgaie non poiuimus, Ha'c ¡gí- 

tüf dtl^ctc fili, prudctiíer considera, ci 2á üb>ervaíjda' 

nosira moni La . Epi^copum qu;intuni potes adjuvaiqua- 

tenus M iu,í B- Pecio Apoicolürum principe ad re^jcn- 

düm ubi comisíurn populum adjuvarí , eju^que meritíi 

1 peccatorum' tuorum vlnculis, abíoI[j|ü& « ^elt^rnv bea- 

trudinis gloría in regao Cbrísti, et Del iDcrearh per* 

fui. Dala Ronui VIH. Kakcdas Februarü , íadkiio* 

De ILiU, 



APENDTCE V. 



■ PRIVILEGIO VE ERECCIÓN DEL MOI^.ISTE- 
I fh dt Ntra. Sefíora éc Ainün , que abúta se i/atna dt 
H /4 O , ctcrgaiio por Carips ci Calvo Rey de Friin- 
^^^ aa fn el atlo y. de su ReytmdQ , que fue 
^^P #/ de ChristQ 845, citado in ía ia¿. 

^^*" 132- y en Oirás, 



¿M Domine Sanct» et individua TnritaiJ», Cárolu» Det 
grilla Francorvira Reí, líignum t^i Sancit» Eccltsü 
lora aucroiilaie tcga!í siobilíre, et jusli« tMonachoium 
dlviai culius amoré ad noi peragranliiim pracibui fa- 
vere, Td circo notum ííi fidelibu* Sánela Oci Ecckií^e 
lam pr;t!eíitibus qiiam rutírí? , quod rciigiosus vir-Ob- 
bcniui Abbas de panthus Hi^pAni^ veorens , de itU 
m'mpc (ioiihíci Re^ni Marca KianCorum Repibus o'ím 
nuvunqne tiunc pr«tcf ro ítbjicia , el atjspiciis gt^uitu* 
lis f^wul Augü^sii LuOovici 1 SarracenoTiLin squalo^ 
piaeí^rvaia, ubiutíbus nu^tiís adüi. Enm od serenitatem 
piae-ieiiiiíe atmrie ducfiii vtiierabilis oc fidelís dcsrer Be* 
rariuí p9Ím:e ¡tt-di^ Niiboaeosis iirbis Aichkpiscopu 
Hdbisque palim fecjt quod pr^eclarus quujiJaní Vaa- 

4ire- 





39^ Teét. hlst. át hi Tgleríat dt Afúfün. 

f^iitm fbsi paiúí sui Anaigjrü C(>mÍLÍs moitcm, geni- 
tor do&rer «upcr VascoDiacu, qux ese ira^a Gjruin^Aoi 
flum'^a llmíiañeum consciiuic, cum Dci et míluuna suo* 
rttm inxilio , la\ci alU d S3rra<:enÍA , ec ¡ib Amurvano 
Czaraiigu^aao duce eripuit totum iUuü turritcriuia 
lA dici» VjkoiiÍe' mnniafíií locis síium, qucd t-sl ul- 
tra ec Ciro flumcn Bilicraiu^ aomÍDe Alacoon. Et q^oJ 
dktuí Vaidre^iíilus Comes, cum prsdarü uxorc M«- 
rij ComiiK&a in pr:cdicto locu Manasti^nuín ia l^\:l Ge- 
niirids hr>aorem anee d^ccnium sumptibus, propiih «x- 
truvli, de C0[^~sili0 <t cunsíDSu fíliorum su^jrum;. vide- 
IJceiBcrüanhi, ad'pr^scp^ cjuíd^tn Vjscohík Conñiis, 
ti [Oliui U:tlitU cusLodU^ cLim üJCure sua G'mKisiJ ThtU' 
di, eE A:booLs, rurc PaMufeosii Comíus^ cum H/a- 
zelina uxorc, necnoa A'^imqíí hod<i¿ Vtcc-Cgmltíf Bitrr* 
reotrs, cum uxore siia AJoyTa, uiiiemque Aaíujhj » ouoc 
etiam Lupima^^ea^U , ac 6u4tMk^is Vicc-Comiúi, ctim 
G<Tbetga uxore súa. Qui omncs de irfíiielmm cxpolü^H 
Monasterum sii<ic¡i:irunr , et Cicrico^ Munachoi socua- 
ÓMiTí Regulam S. Btfne^licti conversa ntet , cxb. Pctri A- 
pojiolí Sfrasicnsi Monjsierio , cum eodcm Übbonio Ab-fl 
bate ad ¡irud coaiuícriiQt. Ee quod M<'n.<iteriiírTi cons-^^ 
'iruccum , ac dcdicaiúm fuú ^ de Ircenrí^, ti con&cnsa 
Vvneratiiiis quondam ElarUiol^ mci ptim± SvdU Naiboaeo- 
sis tune Archit-'pfscopi ; et Vt-nt^rabilis SHcbotu* 0^^e* 
IlltaiHm Epi;c^>pu^ « de cuju^ spiritualitate lucus t^c, jux^^_ 
13 otdinaEíuoein pi»:('iiin¡ gt^nícnrís oo^tfí Au^u^li Lu-^| 
dov)c¡ , opus laudavii , ec Ecclesiam pi^dimi M^'n^sic* 
rir beííedixit; prae'íentibüs venerandis Fcrieulo Epi?iCo* 
po dé Jacca, et InvoUio Cotivcnarum Epi^copu ; nec- 
noa OdJoario Síra^iense Abb.ne , el Hermencamlo Ab- 
bate A^ismfcnse, OdJuarío Abbatc S. Zachdiüe, Furtu. 

reno Abbaie Attí fagití , Auilio Abbate Celia f'^R'^*! ^hM 
Tran^irícb S< JoanoU Oroicusís AbbaiejCtmi aiíi* Clc-^^ 
rícU et Erctnitií, ec Stodilo Abbaie S. Aredii Alouco- 
íh , qui ex LcmcivíceQ&i S. SalvatoiU Bdsiiica t 

^ com^ 




comportavít ad novsm £cclemm Beaf:» "M^tíx Lii^a- 
aas Atíhonis quondam Aíjisitaní* Ducís , ac filii ?íuí Af- 
tügaríi Comttis , patris vidolicet , et avi prsdictt V^a* 
dcegisili Comiifs, cnm caricris fidclibus ; dequibut om- 
nibiii autographxim ó^álL Símiiiteíqiie obtulít tioMr» 
sereniíací lesiamencuní , aeu Placíuim pratdictornrn Vao- 
dregísilí ComitÍ!¿ & con¡iT(^it M<irr» Comiti<^j:e , in 
quo de conien^u omoium 6liurum suorum , dlcius Van- 
Ürt:gÍ!(ili]s eidem Monasterio & Clericis Monachis , xe-^ 
cunduiti Rcgiitam S. Bercdfcti in eo convenaatibus , ura 
priesL-núbüí qu^ni fiiiurii reüquii, In primii omne jiií, 
quod >d 1^ pertinerc dixti , stiper Monasttríum de Rodí 
iaiula , qnod olíin in hofiorem B. Maride adificavit Lu- 
do Aquitaoi^e üux , cum uxore saa hon;e memoria VaU 
truda , Vakbtgiai Ducii, de n^srra progenie ñüa ; et ubi 

pfsJiciut Ludo &cpu1t[]5 esr {Las donaciQtifs 

cmiCtdtis eitan en eí territorio Je FrdnciA ^ y prosigue 
di/) Deníque de consen^u principaÜ ñliiiui A^tnarli Vice- 
comiiU Lupiniacenst< , ac Solensís , qni terriiorium de 
Alacooc , pro h:ereditate aorfíius fuerai , dedil Monas- 
terio, et Mi>:iachis praefjlii Eüclciias locorura de Aren- 
■nui , de S. ütephano de Mallco , de Auleio , de Roche- 
la , de ViflialTo , de Zalvera , et utraque Zi>p'íira , de Par- 
diaíella, de Castaííaria, et Cornudit^lls, ct omuU aloda, eo- 
rum scilicet labandarias, ct paricti^l. Juxiaque doDavit 
Eccleii.im Castri DOrnine Vandres ,quod ípjc ffdíficavit 
coaira Mauros de Jacca , íd redempti^ne sua , el domos 
de Jacca , ti omnei h eredrtatn , el prxdia , qux Comí- 
ticia María hab^iit í p,ilre luo qvjondam Aíinarío C^jini- 
le poM capt3m Civitaicm ; cum aLib campis , ctPagii 
ío pr«dicto teitameoto, seu Plácito nominaCTs , ec con- 
tendí, et 1^ prjrJicto Monasteiio po^iessjs posi mcrietn 
jam dictis Vrjiuleiír*íl¡ Comitis, el «rjas uíntis Matice Cu-* 
mlti^sx , qiii ifí eadeui Eccle*LÍa lumulaii sifnt. De qiiibus 
omntbaa 0'?era:its Ubbofju^t AbSa^t suo Mon:isccno, iibi* 
qíi'Rcgiic aucíorltaiis Decrcum fieri posiuUviL Ui j .iin 
dictas v¡Ua^ . E'jclfsiat , MonailL^ria , ct cxicrai hwrc- 
dilate» subimias Pincepii coQclu^íoaem aoaiiajlr:ii inse- 

Ddd iCDi 



1 



394 TfJf . hht^ it ht tgteriat ie Afúf^fu 

T«nt io perpctuum cauñrmcmu^ ; ui cum omnibüt facül 
tatibui MJis ,ei nacic subic*:M4 , ei mfJílcsO'» b (cmpore 
si)Lji«it:noii, su6 ilosctj dcfcti^iüne « k\ Imintibíiutis tui- 
tiooc con»ii&teref4cert:inus. Ut^qnibusomnibiii habito coiy 
tjtjo cum no^irae CüriaUptimiitbuí , ct cum Archkpitco- 
pis Epitcupi* Al)bacibU3 üucibu^ ct CoLiúubusnobncüiD, 
tacn apud Caruiacum congnrgaiis propicr süLemoiíateiD ad 
nusitüS rtlici^sjma^ nuptiéis cum gloriosa üornina HrrmcQ- 
UuJe lublimi R^gíua bonoranü^s « rircogLiovimüs , quod la 
loLum noD poHumut cju^^em Abbatis prtcibüs auics acca* 
rnodiire I, utpote noiirs Kegaü celsitudini , ec mxiliorum 
juri advcrsantibii» Quia przdicius VandregUÜus Como 
mitjimtf Tacultaiem bibuU Icgaadi, %^\i dooiDcii vilUs , Eo 
cirial , Monasieria , et cxtcras harediíatei per Aquiía- 

uijín , ct Vaiccniam conMituias » u*-^.^^ (Aq^á 

fffitrt Ui donaaones Sectas en jií^üitania , fííarnt^ 

^ Bigorra : expreta el motivo porfut son ñutas , y pro* 

figuc úsi) His ftummotis et in pcipciuüm ad «íleotiuiB 

te^actis^ ob D«Í amoram ,el Ucrpar¿p rt^vcreniiafn id c«* 
irum pLacuit Cdkíiudtni nosine prxdictt übbonii Ab- 
>W% pttitittQtbüs aunticre. Visis prtserriin p^lcnlibus LÍ- 
^lerís , quas ad vo% miiii huiuiliitr super lioc rogño^ oo- 
^tiiís QC íidclis no«icr Asioarius LupiuiactnsJs , ei Solen- 
Vice cernes , jam dicii tcrmorii domimis . ci proptcr 
servilh , <\\\m nobis fccii contra Mauros de Cot* 

sica, et alio5 advenarioa Francorum « nobills coa'an^;J- 
, rcu« DO^Fcr Buchardus Duir , prsdicrz Více^coniiui'» 
[Ccrb^rgae paitr ; ce prscipue tx pcEJiíone ci hcnaiu 

gloriosoe c^rjugís no5Cr:c HL'rmfntrudis mblimii Rcj¿í-* 
^nsp; boc iüdem nobi^^ suggcreoie prxfaio Me^ropulaa* 

ro Berario Archicpí copo cum a\\\% fidrlibut nikiirit, 
^Placirum no&[utn Rcg.ile petef^iibiis , ec ac^LimaíiEibLii, 

Proptcr qtíod , ct hoc nostrx auctoritaiis , Immu^itiaiift* 

qjc Prscipmm er^a pr^dÍLium Obbdniurn A^>h<4tcIn, 

fi¿ idifjQ Mona^ieríiim íac^r^ dt^crcvirnu^. hicjue dcvcr* 
^tiimuí , a^qiie jubetnií^i, m xátm Obboniui At>b4$ pr»- 

dícium MoniMt»r¡<iin , tiuríi ip>L' ¡n carne víxerit « quii 

BU, 



Apinúice V, ^g^ 

DU , 2c poteslate sua , rfgui¿iricer secnndum Re^ui-iiii 5. 
BcneJicü , sibi commissam iilud giibcrn^nx , Ác iludió- 
se iucris animarum invigilans , 6c post £iium dccessum 
MouacJü , & CoDventus Moaa^terii poit^siatem hsbeaüC 
alterum ex eis in Abbacem ciíg^üdi. Ei jpse O&bociui 

■ Abbas auQC, 6e cxteri Abbated pro tempore successo- 
' res zú DulJum , Rcf^trm , Duceni,ComÍtem ,scu Pocefr 

taicm le^piciaat , nisi ad Rcgcm Fruacix ímmEdiate» 
uii A<iLjUaaJ2 ¿c VascoDÍae Regem , & ■>ecundüni Regti- 
lam S. Iknedtcci reguliríter viv:inu Animas Deo veibiv» 
tt faclís lucrantes , ut ex ovibussu» curí^ commtrada- 
lís iteras meícedis gratiam babere mereamur. Et pne- 
Gípue quod prxdicCiim Mouaicerium habeai , & possidcat 
res ompci ,qüaj de consen^u omniuETi filiorüm suorüni 
I & prarcipue A^iaarii VicL*-comtcis , pater eorum Vaodre- 
gisílus cum Comirí^sa Maria uícore , eídem legavit » 6c 
donavit. Ei sub istiu* Pr^cepii conclusionem nominatítn 
iDaerimLs , sciJícet Ecdcsias locoruin de Areanus^deS. 
Siephano de Malleo , de Auleto , de Roclieta , de V¡- 
iiíallo , deZalvera, de uiraque Zopcira , de Pardiniella, 
de Ca^lañeria , de Coraudiella , de omnJa alodu eorum ; id 
C5t , Labaodarias , & paríetes. SimilíLerque Ecdesiam Lo- 

Ici de Vand res , domos de Jacca , 6f harediíaies , quaj 
ComiiLssa Maria habuit á paire suo Asinario Comife ; cum 
c«teris campíi , & Pagis in prvdícto CesUmePto cootea- 
cíj , eiccpcis lam^n rebus iliís , quas supra i Pr^ecepto 
oostro excividjmus , &i propii^r caucas jam dictas coo- 
^rmare non vaiemus, Qux lamen appfobamus 5ub boc 
floítro ínsututionis DecrL-co sub]lm¡ter ordíciuto , óf lega- 
]iier aratuto. Jure quicio , & Jr)vÍt>l;tbilJur pfxdtctuEn 
Monusceriuin , ab'íqutf uKa contradiciionc jnb monasUcac 

■ digniutia reverentia habeat , ¿e síne une possideat. Se 
P-cum tota integritaie omnia dicu , qu:e ob',in?t , pacifi- 
ca , & iaimoij pormjaeant ; Al quicquid pracdicttim MO' 
Basiífiüm nuüc hibet » vcl qi!»cumque ío poirmotiuio» 

-Día auxiliante habiiurum slt ¡n oiciis , _& noía dictis lo- 
fcis , vcl quodcuinque , Deo comitance , Ki poitefum ubi- 
■cumque acqutrere &ibi vjljerit, omaía fírmiiLT seinpct 



t96 



Ttái. hiít. it Ut Tgífitat Je Af4gtn. 



giiulcaL Im^]p1,■^ ^ler lioc nosirum extelstim Pneceptum 
ofdiDamuí , ¿c ir^Uíicnus , <)uud nuliut Duk , Comes, Vi- 
GC-comeii, ftcu Vtcarius,atve uUui «naciof juüicUrJz po- 
usiaih , ín Eccleúis pi^díciai , aut toca , vel agros , vd 
pkiitiefi , itij reliquias pcsiessíoncs , quas pr¿DiilciuEn Mo- 
fla^Lc^um reilnet, vcl quav iii iLm^us íajuie, ac potci- 
lalc ipsius Üivioa mitcncordia augure pciü^rít , ad cau- 
U£ aiiilit-ndái , S€U ^e>lium dan^um , \ti\ fcuJj » 6c te- 

5CU paracas fadcndai « seu fukÍ-ju5K>rcs toürndo^ , aut 

homíues jpshis Mona^ieui . \am ingenuos , q^ia^n scrv^ia, 

disirí'iK^rdoi^diit ujUi Kdhibitioncs.autiliitrkUs cc<:a'^ÍoDC3 

jcquircrdaa < cosuo umpore, vcljUDÍorum, «cu «uccci- 

£ciijm nouroiLpm , ingredi auüvai. Nt;c curien prafjkü Mo- 

r*i5^eiii p<:neirdrc , vel ea , tjux iiipra eLiUintr;ita sldi, 

Miituí praríumat txígeré; sivc Comc^i m. au Vicc-tí>* 

mes, aui Vicaríui, aui Graffio, aut G-sialdus , atii Tr- 

lunariu» , ^ivc alius j^sticiari;? pgicsiuüs* Sed Ucx-at Ob- 

mnio Abbati memoiato, sui^que succes'.oribus, Mib doí- 

;tra dt^ftíisione pcimaneie, noMuiqi)^ io!o , ¿c juaiofuiD, 

lut suc( essoruin r.o^ironim íd Umporalibu.^ iinmtdíatí pa- 

Tcrc impelió. Et quicquid jua ti^ci iuüc poicrat cxigerf, 

nos pn^pur Dei , ¿t B. MaiÍEc rcvcreailam , nrroiiiifnus 

iiMoAiuerin prardicio , & <:i¡am ei nostra ret^alí tíc«nti« 

A pciesLaie relaxamut , ¿i cmuedinaus «quod duL^uíci up>' 

><]u^ni CfiLiiLin fKr^ulvjDi; úi<\ unn^m cen^urn spuiítuleo» et 

impn.MTum pro anJmabii^ Vandre^isili Ct^miEts , ¿r M^t'\x 

'-uxoris, snorutrqut p.tJtntum 1,3c ñLioruni,S( U'Üui Mir- 

pi£ VaQdre^i^i'í ^^ perpeiuum. £t ctiam pro nocirá, & 

^tcorjugis nijUrf,6f jüniorum scu siiccot^^orum o«i«troturn 

taLLtC t & [oliETS itfj^aUs rtgcminis , á Dcd uobi<k , & iilii 

iro aua misericordia crminissi íucoliimiiaic orare qiti>< 

>tidic teccaiiirji) cscrcntm üuJlum CMbuium vel dehíiuou de 

omníiJiD rtrum suarum pouirs^ionibus aUcui pri^^olvat ; «c^ 

,Jtbere , ¿< iranqiiilie omn^s hx rE-dUaie* suas hac nosfa 1c- 

|-|;a]i aVAuluür>ne po^sidt^at ; & nul^o umquam Diict , rfl 

»Cf mili ^ vtl Více-Cümiii , v<íl Vicario, aiu Gr^ffiont , íco 



ceasonim ro^^trorum in EcmporaUbus subdimm úl pcus- 
laii immediaíe- At Vcro in spiriiuatibus Melropoliíaoo 
Archicj-^iscotTO Narbonensi » & OrgelÜtano Episcopo Dio- 
cesano , qj¡ nuíic 5an[ , vel pro tcmpor^ füerint, obc 
diat . juKU ur^Jkoaiionem , sen Pi^cepium gcniroris nosíri 
pii>5Ími Ludiivici Agü^ii. Reservanius tamcm amniíím 
igcorum praíJiccorum , 6c prsdicii Mona^i^ni Advoca- 
tíütn , seu Abbaüam ciim íiuditridte detiroarum omnium 
gagtri* íimto ,aJ dicitjm Vice-comitcni Asín^ríum , prae* 
íúi\ itriitoní üominum , suosí^ue ad succes'^üres & ha- 
redes « vel ad z\\o% , qui ab co , ^Cü h;eredítaria , t^u 
cmpüva , vel doutiiia rarioue jks li;*bucr¡nt , diimmodo 
pisfato OrgelUiano EpÍst'<>po , qui nunc cst ^ vc[ pro 
umpore fuc'Jt,abc<i, vel á succi^^^snribii* arciitíae T^er- 
lolvaiitur. C^eiciumsi <^uis Ü<'X , aut Comes, sí u Vice- 
cuincKfStu VkcafUA.aut Grafño , vel Poícíiai ierres , vel 
Judi:x , vel aiius e oosirisí ñdi^iibus io (uturum huJc Kt- 
f^i£ üTgiihatis , siví.' auiluriiali-í Praíccpio, liicm , vel 
aliquam corirovcrsiam , aui ifH^rpri-ianoNem , sen duHrm 
infcrre lentitvcrit a^ru malii^niíaüs; Snnciae ^ individua 
TriaitaUa jram iacurrat,& oñVji.^ain B. Manx siüíincac, 
& in (Ji^tricto . ac trcLneodo seterní judicií txambc , eam 
advcrsiriam inveoiat , sílquc anathcma ; atqie reus Di- 
-vinae Majcsiuiis , atq^ie humanae jtidiieiur ; 6í lemerita- 
üs , sua pcenas exiiide pcrsolvaí , & copprua omrji pee- 
DÜenLÍa , secunJum Ecctesíystlcas Lc^cs , Uto 8c B- Ma- 
túi Virf^ifíí io scxduplum s^tufacbE. Et ut ha?c rr>^u« 
Pr,T^tpnoa¡?¡ auciorUas á Fids-'llbus rmnilus Sanct» Dci 
Ei]cliasi:e , & nojlris , in \%ú% Begoi Francoruro p.iaibus, 
.& in tllis cueríorí^ tíispanÍE , & RL^gní Cotibjcí flt^ibua^ 
DO&iro Imperio subjtítl¡s& suhjicicrídis , vcriui , & ftr- 
miier credatur^^ dili^emius <jb5ervclur; eam manii pto- 
pria sitbfcripticnus^ & Annulí nositi ¡niprítMt>ne f.¡(>na- 
ri jussimus» Signum í& Caroli Rlorio-is^lmi Rti;is. Rjn- 
g'^afrt^dus Noiarius ad vicem LudijvkL Abb;iti« ri^Cígna- 
vir. DrKa duodécimo Kaleiid* FcbruarÜ «ariCo qtiinio Rt:^- 
ní píaeíiar.líssími Caruü Rt^ií , Indictioüe ocrav,!, Ac- 
lüm in Ct>mpcodii Palaüo Rcga^i , in Dd ncmit-e fr'iüj- 



J98 Ti^hhL ii Urf^t^i i¿~jfr¿gort. 

Notas aJ jípindicf V* 

Ed fa pag- T3^- ^ hab1¿ de la legitimidad deeste 
precioso instruirmio , y de los elogios que le da Oor- 
mcr \ DO son iaft^riores loi que le tribuía U. Josrpti Pe- 
llieer , que lo publicó en Ib Historia de Eudoa ti gran- 
de , y Casa de Ataron. El Cardenal Aguirrc exhibí; con 
este insirum^Jilo nueve mas « en que ios sucesores de 
VandregÍ5Í!o eo el señorío del letrirorio de Alaoii , que 
ptru-tiece á la Rib^gorza , conñrman el priviUgio del Re/ 
Carlos , y Los dt:mas cooct'didos al refeiido Miañaste* 
río ; los que omitimos por ahora. Dicho laslriiineüco y 
sus Coiilirinacioucu >ou de tos mas aniíguos que coosec- 
va este Reyoo , y dan mucha lu£ á su historia, prla* 
cipaiini^nie por io que respeta ai Condado de Ribagoj 
za t y á la sucction de sus Condes. 

Consia pues lo priincro , que mucha parte de la Ri- 
bagoraa se couqui^ió baxo los auspicios de los Reyes de 
Francia p£>r 1oi C-inJet que leai^a l-o \á Marca Hispá- 
nica i principios del siglo ix. y que Vaodregisilo , que 
sucedió á Artalgario su padre en el Condado de la Mar-; 
ca Hiípáoica , y era pariente de los Reyes de Francia, 
ganó de los Moros de Zaragczi , y de su Capiíaa Amar- 
vano el terriiorio de Alano , donde fundó el Monasterio 
de esEe nombre en honor de la Madre de Dios. Consta 
lo segundo, que dicha fundación se hizo diez años antes 
<Je la data del privilegio, y por coo&iguicnte eaciaho 
&3j. lo que antes se ignoraba por faltar C5ta guia ; pues 
Briz Martínez , que fue Abad del referido Monasterio, 
solo pudo averiguar ^ que eti el año 908. tenia Abad, y 
que le hablan precedido oíros cinco en el ministerio (1), 
Consta lo tercero , que el Monasterio de ATaoa fue des- 
de su principio de Clérigos Monges Benitos , llevados 
con su prinfier Abad Obbonio del antiguo Monasterio de 
& Pedro Apóstol de Siresa de la mi^ma Orden. 

Coas-. 



ApfndUe í*. 3p^. 

Consta lo quano , <;ue Im Coodeía María , miiger át 
Vandiegtsito , Tvit- bija de Aznar ^ pricnvr Conde de Ara* 
^n , el que ganó i Jaca. £n el año 835. leoía Doña 
Marfa quacro hijo^ cacados, que dicroa su con.sentimien* 
ID para la rundacioo : lo que concuerda con lo que rt^ñc- 
rea nuestros Historiadores del principio del Condado de 
Arj^gnn , y de ia conquista, de ]a ciudad de \ica en el 
GigLo VIH. Lo quinto , que la JntToducdoo de la vida Mo- 
nástica en S. Juan de la Pt^ñd, y elección de stl primer Abad 
Transtrico fue anterior al año 841. en que la e^tab]ecea 
Blancas y Hríz Maiiirez ; pues diího Abad aiístió 7. airos 
dnies á la cont^gracíon de U Ig'fsia de Nra. Sra, de Alaon 
con el nomlífe de Abad Orolien*e . por llanoarse Oroel el 
monte ea que e^iá v\ Muna*iicrio de S. Juan hasta la ptña 
que aun ahora conserva este n.cmbrc. Lostvto, que ep 
el año 835. estaba la Chri*¡t¡anddd muy exierdída y fío* 
reciente en las montañas de Aragón ; atento á que asis- 
tieron á la consagracLQD de Fa mencionada Igksfa ^ fer- 
riólo Obispo de Jaca , y los Abades de cinco célebm 
Monasterios , Oddoaríodc S. Pt-dro de Sirc¡ía , Heimeo^ 
gaudo de S. Valonan ó A^anlen^e , AitHro de Cilh^s ó 
CcllensCf Transírico de Sé Juan de la Peña ú Üroliense, 
y Obbíinio de Alaon. Comprueban b mismo las Ig'e^iai 
de varios lugares de l^s inontafias de este Keyao atijudi* 
cada^ al nuevo Monasterio. 

Consta lo sfpiiiro , que el Mrina^lerlo Sírastcnscera 
distinto de el de S. Zicarias, y qui; \o^ Abjd^s de en- 
trambos «e llamabao OJdoario. Los que hm carecido de 
csle ínstrumenEtj han creída que el Mona^erío Síraslcn- 
se era uno mismo con e! de S. Zacarías , de que s(- liao 
legfiido grandes disputas entre lo^ Escritores Ara^onescí 
ft y Navarros acerca de su sitio. Es el caso , que %. Bulo- 
" gro en la Carta que esciíbió i Vvilesrndo Obi'-p'i de Pam- 
plona ea el ano S^i. menciona los Monasterios que po< 
K cot años antes había vísiudo ea los Pyrinco'^. Casi al prin- 
■ cipio de U Carta habla muy en particular dtl Monastc- 
riíj de S- Zacaiia.^ . y de su Abad Oddoario , y al fin de 
ciU aicarga al Übi>po que salude eo m aombjc i varioa 

Aba- 



LTn-" 



400 TVdT. tisL ie Us Tgfctla» de Atüg&n, 

AbaJes y Mofiges , eatre ellos á OJdoifio Abad deT Mo- 
nusKiio Siraiteasc, Los escritores de Aragoa y Navarra ^y 
han jtugido , que el Monasterio de S, Zi&artasdt; qu'tea.fl| 
habla S. Eulogio en el conteitca de Ia Carta, era el Sí- ^ 
rssicEiw que nombra al fin de ella , sin otro Tüodamento 
^ue llamarse OJdoario el At>4d de catrambo» ; y sobre 
tste fttipuesto ¿lan dítputado larga y acremente sobre &u 
situación . empeñiiios en colocarlo cada uno en su Rey- 
ao. £i privilegio de Alaon distingue lo^ referidos Moaas- 
terl:>s con la mayor claridad , pues dice, que asisueroo 
i Jd ccDsagraciün de su Iglesij Oddoario Abad de S. Pe- 
dro Apóstoi iJei>iri^sa s y Oidoaiio Abad de S^n Zaca-» 
lias» 

La Confirmación 4. te^tifíca , que en el ano 9^3. Alhon 
Conde de Ribagufia . se .apartó de la obedieni:ij de los ^j 
Reyes de Francja , y se hizo vasallo de Don Sancho Ma- ^ñ 
ynr , acgim contta de la d4tá : Facía Cifiba in jftbarft, ^^ 
ly. Idus Fehruarit Era MXi^ eo íinno qüo me rtctpit ptt ^y 
vaiüUum inciítus Rix Sttntiut G-^trstanus...^* rf^mtnU pr^*^^ 
dL-loSanctg Garseano Rc^e íum uxorg sua Urraca Rfgi~ ^^ 
na in ^ragone , in Pampiiona ^ ei in SuprarvL Li Coq- 
firmacion 8, aüroia , qu^ en la Era mlxxvu, t^ue ei el 
fino 1OJ9. vivía D'jü GoqejIo Key de Rib3;;Qrza y de 
Sobrarve , bermaoo de Ditn Ramiro R<y de Aragón , cu- 
ya mueitc aaitcipan uuesLtos Histonadorgs* 

APÉNDICE VL 



FRAGMENTO DEL CO^CfUO VE SAK JU^Jt 

de h Ptria , celehrado en e! af¡o io6l, sitndo Rey df Ara* 
gürt Uon Rafmro L jr Obispo ae esté SUu¡& Don San" 
cbu , mencionado en ia pag* ido. y iig. 




Rffídcflte glorioso Principe Ranímiro , ntis cum ve« 
rterabiiibus £pi^\.tpit , scÜíccl S.tncio , ei G.iriia , et Go' 
me&fi.ino , et Ablj.iiJbus Sancti yunfiís Ci^tKjbií , icilicL^t 
Bíasjus et Pacenius micor. RcjidcmibLis etii^n uo'íverú» 

fiaü- 




fratríbus ci Cieriei» ají Regni jn Capítulo pfííiomittJti 
CL£nobÍi : ha Sancius Epi&copui Araganensb exoriu^ est 
loqui- Pro disciplina, et ordíne ecclc^iastico , Cüm düi- 
genti cura ac pmvídcntia rraciemuí , u placet domino 
fiostro Raaimiro Rcgi , ac Episcopis , Abbatihusque adi- 
lanübus , oecoon e tía m Mo cachi t et univcrsi» Clericis, 
«a qa» ad ofdinationis teoorctn pcruaeni , juxta dívinx 
legU piiccepta , et Nicenorum canonum iiisüiuu ; ac cum 
adjutorío domini . in omoem xviim mansura solidemus, 
licjt est prsedi^.stjnatum «t copstitutum ab \üc\yiQ Rege 
Sancio . toiius Hjspcríz domino , in pnv^entia Epi^copo- 
rum «ubscTÍpiorum .scilicei MaatÜ £pi?copl AragoncoviiT, 
et Sancii Pampiloocosis , ct Garsi» Najarensis , et Ar- 
Dtííphi Kipaciircicn^i», et JulUni Castclknensis , et Poa- 
tíi Üvcteíi5¡5, et alioTum plüritnorum Episcoporum ; no- 
íDÍoa quíirum Joflgum esL dicer'?. Hoc VL-roesi nostr» íns- 
tÍluiiof>is dccretum : ut EpiícopF Acagoneasis ex mona- 
chít prxfiti Ccenobii hibeantur^et cligantur. Ranjcnirus 
Rex , srans in niediD C'^ncílii dinit : Ego laudo et corro* 
boro decreta genitorli mci Sancii , ac huic vescrie difVi- 
nitíoni sEibsciibo. Univeni Episcopí ac Abbates símul 
cumClerrcii dixeruní : Laiidamus , ac huic subicriptio- 
ní nos sv]bsi:ribiinii* ^Hic jndhi/i eruditissimi Hieronymi 
de Bíancat desideranCnr non pauca.) 

Quicumque füiuronim Regum , successtrum tioitra- 
ruin , transgredientes , et devianiís ab hoc regali , siraul 
Ct poniíficali decreto, temptaverit disíolvere haiicsc:ip- 
luram , ín prspíeoti ssculo omnipoieüs Dcus , fjiii fst jus- 
tusjtidex , ct RcRum Rex , dtwoWat et dividaí regaleía 
h-Dnorem ei porenuam Regni eoriim , detquc illud se di- 
ligeniibtis et tlmemibus ■, etno?lra decrota scrvanlibns: 
et in fiüuro ^rparati^á consortío oinnium Christianoruna, 

"interpellante pro eís beato Joanne Baptisti , cum umai^ 

bus sanciU , pirncípetitur iti flocieíaie cum D^than et 

' Ahytan et Juda rraditore ia inferno inTefioTi , lucnfes 

' pcena* pcrpfluí incendii sine fine per íetcrna síccnla.AraeDi 
Dala cst scniculia vii. Kalendas Julij Era wliui. 



Eee 



APEN^ 



402 



Teat. bitt^ de hs ígkiias de Afagaru 
APÉNDICE VIL 



CONCILIO DE y ACjI CELEBRADO EN EL AÑO 

ID63. stendo Don Rfimitt> /, Ky de Aragón, y0biip9 d€ 

ftie tituló Don Sarn:h<f , según h exhibe eiCardtnaí Aguir^ 

rt , de ^ue je traía en ía fag, 185^ > j/^. S^ ntfiojt 

ai pie algunas ^Gtre^cionet precisas confgrrríe 
ai original, ' 

I^UB Chrístí noinine , n ejus íneffábili provideotia Ra* 
nimims Kex gtorio^us , el Sancius filiuscjus onmtbus Oi- 
vinic lA-fiís, 3c Clifj^tiauK Relijíioiiisculiufibus sub DOS- ^ 
tro nfg'Liniíie coD^tilütis. Volmnujt noium fíeri dilectíooi f 
vesli» , quoniam ob resiauranduín SanctK macris Ecclc* 
£iie sU[uui i:osuís m pariibus, noscra , majorumquc nos- 
trorum negügentia pene cernipium , Syriotiucn uovem ^ 
Epíscoporum cuogregail fedmus in loco Á príicis ollm Jac-^ 
ca nomínalo; ia quo Syaodaiicünventu prxst^oübus at-^ 
que coDscniTcDiibus cunctis nostrí Princip^ius Prímatf- 
bus , aique Magnatibus , pteraquc Sanctorum Canorum 
ia&lituca Episcüpofum judíelo restiluimüs , et confuma* 
mus. Necnun et Epiicopatum in cívjiaie Osceosi anti- r 
^üiLus imtiitJium, sed á Pagaois invasum , aique des-fl 
truciiím,in Dicccesi sua majoríbus noilris^et nobi» á Dco^ 
insüiuia in#uprascr:pio ^uUkec loco,sacraü Coricilti de-^ 
CICLO rcj^iaurare studuiínua. ^M 

Aá titju5 plcnain D^o mífcrante res! a u ral Tone m , Ego^ 
prcfaius Kjnimirus, qitamvii iaJigrius Chriíti providen*- 
tia Rex una cum ñlio nosiro Saocio , doaamiií \a pcrpe- 
tütiEU ¡psi Eccltisix in qua Epi^copaiLoi stabílímuf Ccb* 
nobium quod vocaEur •S'úftinf (1) cum ómnibus sSuis perú* 
□eniiiSfac Co^tiobtum Lkrdi cum ómnibus sibi peruaenii* 
bui , ac Coeaobium Scpicmfonies cum ómnibus tmit pcr- 
tinentH, ac Ccenoblum bir4sixcu¡n ómnibus pcnÍDeniij^ 
ac CceuobluiTi Rabada cum ómnibus forum perriceiitüi 
se Coent'bium Sánci^e Mariz cum ómnibus ecrtim pcrii- 
ncQllis. Nccnon omnes EccIesiM qux fiUQc auQC , ei íci, 

po&« 



I 



I 



» 



posteaim Di^o annu^LiEe ediñcabuniur abonufluvn qui 
Cinga dícíuir , usque la villt^m Luparíam ubi Íq aniü- 
actb tcmpotibua pfKdicci Seiiis Ecrminí exticcre , et «t-» 
índe per pl^ganí meridianan vcrsui Ücddentcm a<l lo- 
cum usque qui Plana major nominatur , in^ieque per gy- 
rum ad Sepiemptrionalem vergeas regionem , sicut Py- 
rensi moniei przfmiacot Afa^oaix , inclusa omcí valle 
OrscU ,at loio Píduciq cum P^ruchialíbus Ecdt^slis lup- 
poiitorum Castellorum , icilicet , Fuera « Peaoa , Sos , Lo- 
pera , Llaa-Cauello , Svsia (i) , LibraDa , Elíseo , Cas- 
icilomacco ,• Agüero , ci Mondlo- 

Statuímus emm , ut causae Clcricorum pro quibus huc 
usque Eccksia notiri^ ¡n panibus gravau non müdicnni 
extiierat , deiiiccps Epiícopo solo, et ArchidiaconibLH 
ejU9 discutiendo rdinquaotur , u.e indevila circa eos $£< 
cularJuvn cnpidiías nouro cauteriita Judício in taltbus prof 
sus resccetur, et secuaJum oormam joiEiiix suüm cui* 
que jui coníciervetur- 

Donamtii eiiam el conccdimus Deo , et Beato Pis- 
cttori omnem djcimam oostri jurh ^ auri , argenii , frumea- 
ti , seu vini , sive de caeteris rebui, quas aobif atribu- 
taríi sponte, auE coacte fxolvuní tam Cbrruíani . quam 
Sarraceni ex ómnibus virulis (a) atquc castris , latn 
ÍE) montaoh , quam in plañís infra pr^ñxos términos. 
Addimus aü h^ec de omoi dominacu caMri quod nomina- 
tur Atares, ex ómnibus qux ibi habetnus , vel ad nos 
peninent , laboraniium qiioqae oinnljin nustrorum , sen 
de ipao telaneo , qtioJ accipimta de Jacca , vel homtci' 
dioium , sive re^ialirim pí^oiiomm tuúusRegn: Ar^^oníx, 
£x omoibiLs declin ai io [je m omncín donamu» , Jnsuptr ec 
ex ipsis iiibuiís , qas- lecipimuí in presentí , vel rccipcre 
debemus , aüi Íq fttiuro Deo mi^LTante recfpiemus. De 
Cxsaiaj^uita^ aecaon et Tutela de ómnibus tertiam pir- 
tecn ipsíni deciniatJoui^ supfadictie Ecclesi» * et Epi^^co- 
po concedí:T^ui , ti donimiiJ* 

Egíi vero Saatiuj prafiti Recii fiüns, divino ííi* 
cén^\i3 itm'ire , concedo Deo , et Beato Clavjgero do* 
mum , quam lubco ín Jai!ca , cüín om^ibut, quie illi 
pertiaeat. £ce t Hsc 




4C4 Til/- Aíií< rfí ¡al Iglnlas Íí Aragcn- 

Hxc ODinia supertus cod&(Uuu , ku deacrípU áá- 
immus Ueo , et B< Peiro ad rettaurationem supradJcd 
KpUcO(>4tu& pfopur rcmíiüancDi noatroruní peccaminum, 
3C rtincdium animarum Dostrarum , ci pro requie pro- 
genitomm oosirorumí ea vtdelícet raiione, ut si aliquan- 
do Dco disponente caput ipsius Epíscopaius paiutiímus 
Kctip^rarc; ista , qtiam leiiaurarnuB Ecclesia. ipii &ic 
Bubíiiía , et unum í»it cnm illa. Qul (forrt Q'Jtd) sinos 
donjioreí , auE aliquí» siiccesorum aoitrofum, vcl ulta 
magDa, »¡ve parva per&ona , de hj^ superius scripüs^ et 
donacU aliquíi voluefit mJnutre, lollere, 9et alienare, 
DUllaienut hoc valere veadicarc \ SL'd si qiiit pretiuní 
peiicric, canofíica componai auctoricate. Et isla dona ito 
firma sil, ei uabilii cum Cbíiato aicula in omnia. Si vero 
qi:od absít ullíus person^e spifilus qcis focrit conirar ¡us, 
xii htñc donaiioncm vellít disrriiinpere seu violare; quo 
uscjuc caaüoice ímeiidcl , reslitüat , satísqucfaciat, un- 
iladi CLiiii Chrisiiacijs parucipítiíonis CAcsam (e txistúnet 
£e h¿ibere« Insupcr ce ab Ecclcsia; couventu út cx- 
Uancus, ct cum Juda prodiiore depittAiui. 

FiECla CharT4 doaationii atiDO inilíessimo ^evageii' 
tno tefcio Dom¡oic;c NatÍviLaCÍ9 , Era millei^tma cvotc- 
uma pííma , Indjcücne decÍEDatertía- 

É^o Ranímiru.i qiiamvis iadignua Christí províden< 
tía Ki^x , hanc donjucnt^in prcpria manu conñrnio, ec^ 
SS. $ el onincs Episcopns lo hoc sacro Concilio con* 
grcg3ios, ut hiEc confírmeot , el subscribrint , rogo^ 
Sane ¡US filiiis Rej^ii , Aiiua v^ro S:]nciui frater cju*^: 
Austindui Ausciemis EcctesJx Archiepiscopu£:=Guiller- 
nitis Urgelae Ecciesí» EpiscfiptisnHeracIJus Bigíirrtmit 
Eccksi.e EpiíiCopus^iSlepiíanus OloteiiiU EcclesíLc Epjs- 
Copusi^Gomcjaiiu» CAlagorriíaníe Ecclesin? Episcopus^^ 
Joaimea LcyiíteuMS Ecdí^síic Epi^scopus^iSancius pF^fatv 
Ecdesix E|'iiC£jpi)a— Patcraus Cesaraugusiatiensis Ecclesiie 
Ept^copiu— Afíilphua (i) Boiensia Ei:clesiac Épiícopu',::^ 
^ BcF4si;o Abbj Citpobii S- Joannji Bipri^ta^r^Bünío Abl 
CuMobii S. AnJicf Aponol¿=Garuiii* Ahba A^ineavM 
Saaiigs Coiiies:^Foriuij¡o SaLcU proccr::;Lopc Ganeaimí 

prcj. 

(ij Or>Q. Arñutjau 



yfpértdhe yin. 40S 

prDcer=:Omnesque proceres Regís prafaií eo modonuuili 

AüJicntes enim cudctÍ habitalores Angonem 

{Iqcus corTuptns\**. Paiii , tam \\i\ , quaro feminaí omncs 
una vocí: lauüaalrs Deum cotjfírmavcruitt diccpic^: Unus 
DcüS, üQa Filies, uniim Bnplismum gracias Chrinococ- 
ksti, ac benignissimo, ac lereiiissimo RaDÍiiiiro Principi, 
qui cura^ aühibuit ad resiauraiíoiem Sánete Matria 
Ecdesia^ sit illi cmccsa salus, ei vita longeva, victo- 
lia iiiiinicuiuiii opUta WW paieai. Po« exceaum vero 

hüjus locus eoTTiAptut*.,, edii cura Sanctis ín Pa- 

radi^o am;cníiate ¡íitromiliat viviturum feliciier ia s»-^ 
cula sxculoriim. Amen, 

APÉNDICE VilL 

BÜl-A DR SAN GREGORIO í^tL T>miGWA 
á Don García Obispo de Aragon\ confir mando Jos ti-^.i* 
teí d«l Obispiido OscensCy y ctrot decretes del CcntrUa 
de yaíü , f'* ^üc ei Papa da grandes ehghs ti! Re^ />. 
BMmfe : ¡a ajelan Zurita , Siancas , y otros Histaj ¡a^iu- 
res^ y i£ trata de elia e^phsamente desde ia />^f, aoo. 
En el archivo de la Catedral de fínetca arm, a. Ug, 
]. nam, 19. ^t^y un trasunto sacado déla Bula crigirttit 
por tres Notarios en ti ano i3$o. Este es el y» se 
publica^ notando al pie algunas várianses te¿un 
osra copia ^ que be eonseguido de la Igle- 
sia de Jaaa. 



H 



.OC est trarulaium bcne et fideliler factum sump- 
tum i quodam privilegio aan«i¡uínii pairíx düinini Gre- 
gurü fi^licls fccorcl^iiuiiis sumí Pün[¡fLt:js ^igilL^cum bu- 
lia plúmbica pendcnti ia ñVn rabcU ei crecéis non can- 
celUium nec rasutn nec vidjium id alii^ua pane «ui, 
cujus teuor tjlis esiinGíegatius Epiíropuí servus s?rvo- 
rum dei. Veiierabüí Garsie Jacc«DsÍ Episciipo. eju&que 
suocesoribu) canoake promovcndií Ío p^rpciiium. Apos- 
roUca sede* Jeiu-Ctirítii st^qnefi^ vcítigín ílkcíub; onmí* 
qvü venerit ad me non ejiciam foras , ad se veiíienii* 
bjs siñUía misericDrdie aperh , ti quosvídet iiumíiiorcs 

tiles 



llm bcir CTUiirrcí- U«fc pctití<«« ttns 3c gloncg 
üh Pí'Hírl píii'ü t«í . frjicr GarsU pilen» affectu 
7,u ,. «te ciirroborationíí aposiolica digoM mentó 

Ui.i 1. I|>w namqac clirisiíanisiimuí rex patc/ tww 

^1 , , ;u^t«cmn flliiisui* íwj/ (i)pou discewicmefa 

,,, I» ifl'J cum fcioctÉS glorioiíaj regnwct, 

Íw4i>^ N^'w vUvij:cn» K «t regtujm suum prius id ys- 
Mili HAwWtii'^i /ljf(})^ el preeonce divina iaipira- 
WM hh^ Mínw* iaiEiactu et alio coDiilio prímus io reg- 
M ^ «twti ^1^^^ iDoy^es abjecu toleíane iiluiíoañ 
Wtlltfitc k'Rírii ücconsuetudifies romanas reccpit at 
^tnvtc ChiEili ac credeutjum numerus per inilaa- 
UH|tti CC fiJeliuTTi principiini circumquaque Tnttlti- 
iviur* ct ifl omoibus servarctur apostólica aucio- 
ttiC K^Ma (3) ¡laque Jaecen, cui óeo anauecie p/c- 
4ÍrL]t preifirus rex lecum humitiicf postulavít, ter* 
Mvtii^'i K|'ÍACoparus AragODeo^is qjod de eii f^ tmodum 
tfikiu vicijñ« E[>¡icopi& aec \h nec ambíguJiai remaneat 
t]U4lolJcl privtlof^ii muníúofií presentí fiímamuf. Vide— 
\itt:X I0 parle orionuU ct/cumqüaque utque ad cíngan 
Mnvium ram In mooutth quam ínrenus U plana , yspa* 
nk< ubi eiiam usque ad val!?in lupariam limíiet O^ceasis 
Rpt^copatuf antiquitus protensi fuisve digrit^sciintar. la 
seprcnirionali vero parte proui monies pir^aei superemi- 
nene Inclosíi valtibus usque ad villüm araguas ultimarn 
vjUii aniotanü , el u^que nd locjrn qui vulgo dlcíiur 
muat cubel[¡ « el deinde atcut Aragonia fluvius drunir* 
rit r^gíium Aragoaie divídíc , quousque perveniai ad 
Ir^cum qui placa major popuUarl liogua DDDCUí>aiur, ín- 
clito loto pintraoa cuín 'vaile Ofsclla , el subscfípifa 
ci«tris, Rotta, scilicet , et Ulle.cisos, et uno caite- 
llu , luKÍa bel , a;^üero , morello, que hedinicAta ab avo 
RIO Sando refie fticre^ Largiiicncs necQon monascerio-itrn 
villanim prcillorum posiessíomiin ei vecngalruTi seu ttí- 
butoruní reddituique ídem rex connrriptiore regali Jac- 
Cft\ú Ecclesic coatulii, oi>s preieaii asscnioue i>jr/«/A (4) 

! €Í 

'i) lo eTm«p, Jaecen, ja». 




apéndice. P^iíL 407 

ej permaaere ci^ü^iaii^ , viUelícct ceDobium casabe, 
cetJobítiQi ticfüí , ac ccDubium scptcmfüntes , et ceno- 
bÍLiLii rjbjga ec ceaubiuiti s^dccí Émeii^rii « ci ceaübjum 
ciresie cu;n cjus omuitius pcnint^nliis, ce Ecdcsiam dfi 
alquczir, ec de agüero , uc de morello cum ómnibus 
cti adj^centibuj. Ad hec adicícDics siabilimus ut osci- 
- una ECiles qne pudc cum maioíí parte sue parrochle 
I in captivitate d^ti^ieiur ú qiiaado dco miaeracte libe- 
rala fueric sopr^ñxorura termrnorum capui{\) er sed» 
qualjicr aoiiquicüs exiníc hab<^.icur , et lümquam filia ms- 
tri barbasucG. ¿cclesia ei lihcn saírJatur (i), Libciia- 
tcm etiam ei Juiíiitaoi omníiim Jaccvtitri Épiícopaius 
clcriconim vcl abaiiirum ^u^m ri^ges ec cilIílcí icijui- 
te príus sjbi venJicabaní eide:u E;:c3ejk cüXiC.drmus et 
prohJbcmus ut nuiJi regí vcl príncipt sit llcíitim am-* 
pJius episcupuoi clerjcc» ve[ 'ubbaijjs ncc tu modicum 
molestare. ÜLmie^ quoque décimas vcl piiniltias otnnl- 
um 2c prcíenus privilega auctoritate iDcmorale Ecc'e- 
aie cum vjii, pjrrochlaábui abb.itüs que circum.idjacenc 
contirmamüB quas prcdiclüs icx una cum £3in [»c prim.i- 
libus luii ipsi EccJe^ie libere largitus e^t. Super hcc 
omuJa adJimu^ saucUrum Ma^sarum mc^iiabUTluin cu;q 
leditibus iiiii qúod i parcrciu cpincopo CL<sar^ii;^Li^taui> 
favcntc suo dero Jacceasi EccSesJe c;>llacum fuiste cog- 
dovímu*. Hcc igimr omnia que hujii» prcstnu» decre- 
tí Doscri pagiaa coaticec ia pcrpcumm lervjuda di:ccr- 
DÍmus servata ia omútbuv difbita apostolka reverencia. 
Si quls vero Ke|;um, ducüm , Conúítum , AmUtítum, 
_ clericorum judicum ac secubrtum pt-nojiiiiuin hiric crjo^^ 
m tJiutioDÍs noKUe paginartí a^Qu<iceuB cunfra t^am teme- 
B rario autu vcníre tcmptaverk , ajiini'>nÍEus semcl cc ilc- 
" rum usqtic icrtio per cor^vcoienc^f iiiduclts, s\ aoa re^ 
sjpuerit acquc prcdicte EccL'^ie utju latr'vf^ccrit potes- 
tacis hoQorisque jui di^aiuie ciieai « reuiuiiue se divi- 
no 

, tiUm rt JaaeMi fí íi^tn/cr tukdmniur. 



i 



I 



40a Técjt. bist, de tas Tgtcsiñt d< y^ragon* 

no j^jdído cxísierc de perpetrara iniquilate cDgnoscat. 
El Disi ea que ab illo (unc male ablata reaiituerít , vel 
digna pcnttcQiia ílüciu acta defilcverii , i MCtaihúíni 
ciirpore el sangurne domrni redempiorís nostri jcsu- 
cliriiEÍ alienus fíat, atqu? íd eterno {i) examine dUtric- 
tc ullioQÍ subjaccat. Cunctís ;iuiem ciüem Ecclcsic justa 
seTvani¡t>uj sir pax domini nostri jeiu-cbrísii quatenut 
e< hjc fruciucn bonc actionis percipianl, cr apud d¡s-H 
'tricrum jtrdiccm premia cc^roe pacii inveniant. H 

Sigi^nuoi mei petri aldegarii publicí Jacceosis qc- 
taríi <iui lioc traosíatum cuín suo originati camprnbaví 
ci verum ac le^itimuin ip^üoi íqvchÍ ín cuju» rei lescí- 
moolum subicripisr. H 

Si^i^num Geraldí ademarii publici JaccenMt nota- 
ni ^ui iioc traosialum cuín sur^ origiaali comprobavjc ec 
vL-rum ac legitimum cum invenit in cujus reí testímo- 
niutn subicrip^ii. M 

Et Ego GuaillirdüS de seta publicus |acc«n^is Qo<^ 
larius hoc traaslatum á suo origínali ñdeliteriranslata- 
vi ct scripsí, ÍD cuju^ rei tescimonium hnc Sfg^nuní 
incurn appo5ui asíuctum xv Kalcndüs Mariü aaao Oo- 
miai M>cc. PoaagC£5Íiiu>. 

(t) Forte eMtrfmat 




apéndice 7X 
APÉNDICE ÜC. 



4op 



CARTA DE SAN ODILON ABAD ClUNfA- 
C€nse á Paterno Abí\d de San Juan de !a Ptüa , ^í"> 

■ biküdé por ti CüTdtnni ^íguirre en U Cokcciofi de ks 
I Conci/hs de España , chnda en ía pag. ^GfS, 

■ en ^tie se dan grandes elogias ai Rey D. Ra- 
^^K miró ^ y bubU d¿í OhtspomD. Smcbo re- 
^^M tirado desde S. Juan de la Peña ai 

■ Monasterio dd Cltini* 

J_Gae divjDÍ amúrls fcrwdo domno Paterno ^regíi Chns- 
Ü affecfü paterno prixiuraiori próvido , Ftattr Odilo 
cum dooinu Gpitcopo Sancro « omabqüe Cluniacenjiuia 
p;iuperu[ii congrt^^aUu * moaasEíd Uboris bEabiiim á 

I Chriito. 

St cuacta circa vos lunt prospera cl pacata, gnu- 
dcmiis et ^külurnu» , et ut &emper de bono pruticialis 

l-ÍD mcUus « voEJs omiiibufi pr^eaplamus. Pro sutu quoquc 
regai , ut liberetur ab ¡iicumone paganoiüm, et i per- 
sccuüDnc filsürum ChmtiaaüruEn omitipütcDÜ D^o íuppEI- 
c^s , et continuas preces omaí devotione cofdü asLdue 
oíTeriinus» El ut firmíisim^ pax ¡ater fiüos é\vx raerrto- 
rlf dgaiinj nostri Saocii Regíi defuacti i Deo refbr' 
mctur , et contínuia orationJbus, et iüdefctíis dic ac ooc- 
te prccibuE cxorimu^ : praecipucqite pro chari^^imo noi- 

- tro, et vUceribus lotiui nmifTi^ , ac dilccjoais domi- 

P no Reüimiro, de tujos beulj>niiaie et prübkaie , rao- 
mm(\víti paternorum íti cudciÍ^ repr^sentatíone , domiju» 
EpUco}!U£, ipíí per omnia tidclissimiis et devaiLsírnuSf 
tanta ec tal id ail nos v^ukns narravir, iit Indi^liibíi- 
hv¡s vmculis charitaiís Ua do« ejus famllíantaií el fiJe- 
Sitarí C(j|l¡g3icrit , quattnuí Qulta uniium oblivioLie ¡p- 
siuj memmia i nrHirít cOrdi^Lia a^olii possic ín á¡\Í- 

I lÁs übscquiií, Nain quttiJic, piu ej«^ pace , t-t salute cor- 
pcrii £!t dnJmx poli inauílina^ recitamos omací gcntra* 
liicr r^aiaium , ¡JQume f uii %uuUip¡ué:Í suut ; et pire 



í-íf 



om- 




4IO Tcat. hitt~ Í€ ÍA9 Ighiiat de Aráj^on^ 
omncs alias hor^ : Ln'avi ocuhs meos , Domimis 
cripiat auiínam, ci corpui cjus ab omni malo, cutto-' 
ducqií^ ÍDlroilum el cxiüim illius, non soluiD in pr^etcii-* 
ti» ¡n^l in &.-ectilum «¡rculi. Ko^imus prxterea ut hns 
iDÍsso£ , qiioB domnuft Saadu» üpi&cupiis , et nos mitLi* 
muí usquc ad Saocfum Joauacm contlucaiis. Vult eaim 
domaus Epiícopus su¿ omnJa, tjuc ibi dimiiit secum ha- 
bcrr. ArgeiKum, uc opus^quodin cumiDC íp^ius » tt m 
aomiae Kcgis Ocfuncí^ nnper altare S. Peiíi ccepimu^, 
ad pcrpciuum memgríak stii et supradJcti Rc^ja pei^ 
licJaL Ofndmcnia veto d^viní-i Oficiis coitsccraca penes 
se quJDdiii vixerit vulc eue. N^m de auro quod id noA 
vcnie[>& 3i;cum dctulit , duas lisus t^ibul^ majuiis Alta* 
j\%^ á^wts^m videlicci et siuisiram , qutc de&uucue 
ejacil iJLut icitJs, jum pt^iffcii , subtcjíori^m vero, quse 
rccoanct, el de vacLU , qüas ipuU Sanctum - 



^ 



APÉNDICE X, 



PRiytLEGfO DEL RET VON PEDRO EL PRJZ 
nerc » rt fu/ Ja al Ol^ispo Don Pidro ía Alex^uita ma- 
ypT de Hutscú para I/[Jesia CaUJrai , tntsiadündo á €lia 
U Sed€ según h €3tabiectd9 en ti Com-Uio de Jacú , y 
tn ffüf xf refiere ru cenja^radon y dotación. Se ha- 
' €f mtnchn de ette Pr/víU^to en vanas par/tj^ 
€specia¡mem€ en f4s pttg, la^, ^ lig. 



Sui 



^B DomJai ootiri Jeiit-Chrbtl Nazarení nomine, »t 
ejus io^jífübíLj pk-tate, Petrtit; Ara^oiicníLium el Pampílo-l 
OL-nviuin Kex , omaibua Chn«¡aoK fiíjei culioríbuTi, Np-' 
fn'nem lacere credo víver-tiurn , toi:i[n l'crt Hi^paniaoi' 
bdrbjrJco ímpetu poises^rtí , earumque erudelis^imo im-, 
peritj per cccc et lx, aitao^ cippresam : quL>nim nrquis- 
simo tnt;re«iu ñJes ebfistuaa [icpuUa , piímifícates caibe- 
drc ín urbrbus , ín quibus Mm aiiihoiiíale Apostólica 
claMKTJint , evcrsíP , mon-i^lcrii ú fundameiilii destine* i 
U • Omrtesqrtc oirinirui EccIcnÍ^c di't;niuu- lUM antrqti^ i 
Tívaí^ ; at^uc ubi Domimci corpoíis tt «aiiguioi» t cic* i 

bt4^ 



p 

brara fuerant ^urram^nu « nefiinda daemonum , spurcíf- 

_ jiíBJj^uc Mahotnat calebarilur fígmtni3< Tindem ver o mí- 

p serantift omnípotencii Üiri InelTabíJU bonitas, veliit <]U0[)- 

dam IsrjelJticx ¡lliüf geoics íd /Ei^ypla bboranlis , geml- 

- lum reipicíens noscrum , depriipcfis grave pej>üli¡ jiigum, 

f et quad dombabatur suhcgU imperium» Deviclo úamqiie 

Cf i^rsuguitano Tt^gc cum tanumcrabili Sarraceooruní, 

¿il^orumque Chriniaoorum nauUíiudJnc , arque r^jime xl 

cx»is mUUbut , ÍDcl)rtam, jitque rflmosí»imam ufbtm 

IOücam ccepimu^aDao Domiaics lacarnaiioQÍa mxcvi. in 
qiio ad icíiaurandura antiqui poDtiñcatus apiccm , Petro 
Aragonciisi Epiícopo omaibuj üií^paDÍarum urbium mct* 
chitam cofiFuJi excelleotiorem , quam \íí bonore Dñi, Jc- 
su Chriiil NarareaJ , necnon beatissJmi AposiüloruEn Prii»> 
cipis Pi^iri , »DCE^iie Manx gcnitncis Del , et S. Joan- 

■ n[s Baptisix . atqtic EvaagelUuc, t:onvoc3iii Arcbíepb- 
I copií , lícreogarioTaríaconcnsi , et Amalo Bürdegalt-nsi, 
I Episcopio queque Pt'iro Pampilont^ssi , Fulcoot; B.irchif]0- 

ne[uí , Sancio Laicarcosí , coasctü et cooperante ejuídem 
cívkaiii Ptcro Epi^copa , dedican Eccleiiam ka, Aá cu* 
jui mihi specialc gaudijm -laudo ct confirmo ¡psi Eccic- 

■ Btx t et EpUccpo sub noíníHc doti> qiuf ctunquc ip:ía Sar* 
raccDorum tcmporibii^ Mcecbita posscderat. Addo quo- 
que ad reíreJiuin animae nw» , alquc pro parcmum meo- 

p rum rcqiiie , fílüqui; mcí Pctti ^akiie^ac rcgni nomi ia- 
coliimitaic , ad placanJatii ili^íí ni jodiéis m^jcstalfín caí- 
' Irurn el viUaüi ^ quee dkiiut Faniauare , qut^x c^i prrjpe 
f AlcaEa cum omribüs termíots sui» cüItU , et ínculris, qui 
ad ílLum pertioeot, cmn ommbiiv etiam homínibus habí-' 
tantibui tí habítaturís ^ in omuibus omuiiio reUti rtio- 
bílLbus , aiqMC ¡maiobilibni , qddquid inei jiiiís csl , vel 
CISC debei ab init-gro hoc (eoore , ut Sancio Garccc, 

Iet postL'fítas tua babear ¡b¡ pro Jc&u Nazareno , et pro 
aancto Peiro , et Ephc^jpo predictn» SedU , qiiod hac- 
tenu*^ pro me habiiíc ^ servíaique ^ibi quemad m'^idum mt' 
bi aerwive dcbuic , nisi ip^e, vel aÜqnis smccssoriím suíj^ 
rum taltf q^iid contra Episcopum egcrint , qmjd illud per-* 
dcre debeau Adjicio qooquc huíc duna;ioiii ca5Eru:n ec 

Fff-a villana 



4<« 



Ttat. hist. it Idt Sghsíút di jffagon. 



vhUm quse dkttur Tabernas , com ómnibus termiúu suls 
<:u1fii el inculiíi, excrpits his qtix S. Joannen , el Epís- 
ci^üs Pampilonensh ibí habeni , ut tencat illud Foriünto 
I-opec « et po&reríusiua eodtin modo, quo supra dicium 

cst de Sancio Garcer. Do nerum pnenorninaTx 

5cdí, Episcopoque ac Canonicit ibidem Dco mjIk&Dttbus 
vJIbm quw vocatiir Baa^íes, qux esi propc Orríos , €uai 
omoibLLS terminis suis , ciiliis ,et Inculiii , ac cuoctü om- 
nímodo K-bus mobilibus et immcbilibus , cum onuiíbui 
tiouirnibui habflanlibiis ci habitaturh , in ómnibus cr per 
omnia licuií U3<]ue ad prxsentem diem mei fuit juris, ac 
po£íctsmuÍ5, m posstdeat eam nrmpcr Ic&us Nazareoits, 
ti S. Peirus, et prxdicUc Scdls Episcopua , atquc Ca* 
Acnki libcram ettngenuam jure hereditario £¡ne alicu^ fl 
y\s moluiia vei inquieiudine» Concedo iiidem la molendiao 
«jucJ eti JQ Flumine , et vocatur Adaravo , iicam moiam 
quain ibi tubco : ta Boltania simiiiter doao unum Mes- fl 
chinum, qüi nominatur Galiado Eneconis cum omni pto- 
^caie 5ua , ti cura omnibui úb'i ptrúncnúbüs , lam mo- 
bilibus , quam ímmobilíbu!. Corroboro occnon et domos, 
quas aniea ¡am diciz Sedí deüeram , cum alodiis ad se 
pcrüncDtitos. Addo etiam oniaes Tcud^a aOh3rcQte& ípsi 
£ccTeB¡£e , exccpiis Ulh quas dederam S. Podüo , ab a«- 
giilo Eccieiíie » Baque ad alterum angulum, Atigeo qooq; 
pardín^m qiix dicitur Corbata , quae est iuxia Faoianare, 
cüm rmrjibui lermioís suis , cuJcis et ídcuUh , aicut de 
rrtcris 5uperJus ¿cripium etF, Subiungrmns etiam ad ho* 
norandum üliare Icsu Naiareni , qui mibí « ct patiibuj 
nieÍ9 [>!oríO£as cooce«sit victorias , quod Episcopua et Ca- 
nonici de Sede teceaDt tres Ecclesias ia hac librriate, 
quod mayor sjcri^ia dispcoae de ^ii ad stiam voluntaiem 
siue voce vícincrüm , et pou3t ibi Capeltauoi qttos vch- 
lutTit , el Abbates numquam ponaaiur ibi per vtcinoi. 
Suat autí'm aotnlpa villarum , Fraclla , el Tramaccr , el 
PJacenua , quarum altaría fació libera sicui de illa sede 
iiini maiorL 

H.íC omnia siiperitia descrípia , Ej;o Peims Dei efe* 
Aieotía; Rex , una cum fijio oí^g Pciro , kudo tt conñrmo 

boao 



JÍpkndict X- 



413 



f 

I 



T>ono ánimo f^c ^pontaaci volúntate, ut semper E<>¡s< 
copu5,ci Canonici prxscriptx Sedís libera el Ingenua ai- 
que inieoicraEA, aboque i>mDÍurD omiiÍDo vlventium molesria 
et ínquietuJine postideaoi : et boc signum corrobora tionis 
manu prnpria :íi fatJo , subpr:cscniia Archicpiácoporiim, 
atquc EpiscüpoTum príe«cripCoruin , nccnon et domni Fro- 
urdí Tonerkoflis Abbatis , ec Raimundi Leiorensú , ct 
PoniH Asaaiensis , el Gree^rü Geirfreniis , et domnj» 
Saiiciíe Comitijs^e amiía me¿£ , et Aü^f^usi fcauis mei. 



APÉNDICE Xh 

CONCORDM ET^RE DON PEDRO OBISPO DB 

Muetco y Simón ^had Je Moníaragen y Fiofardú j1í>a4 
di San Ponce di Terntras , besha em intervención del R^ 
V(/n Pedro á i'^. dt Diciembre del añü 1096- Seta- 
Ha tñ el archivo de San Pedro el viejo de Huet- 
caen ei UhrQ dt tus priviUgios ^foL i. ía 
irae ^yns^algo defectuosa en Ja ptjg, 
451, t* bahía de ella in lü 
pag, 231. 

jTlNno íncarnatiopii Dñl. nosíri Jcsu-Chrístí millfiímo 

Bonageiimo sexto , U^vkto Rege Cssaraogustaíio , c[ cc- 
cita mulla f^entj paganorum , ciiam christianorum ad- 
juioría fcrcmium cireker xxx. tniíla , v. Calend- Decem- 
brja ingre^us e^t ÍDv¡ci¡¿^mu» Rtx Petrus io O.'icam ct- 
vitatem. QuoiDiranie capdlaaiam Zudx dedit Abbaií 
sancti Pontíi .síci^i pater ejtis doraverat , si unquam ab 
eo capU fui^sct , quam capeilamam cum teacrec Abbas 
S. PoDtiJ^á dft;iS!a u%que ad sexiuní decimirm ó tun Ca- 
lcad- Jaíiuatii.et Episcopus Jaccens» qu^reret Mislcy- 
dam , líi sttíem Eprcopalem ponereí in ea , ei Rex cum 
Abbj[f Sjuiooe contrajicereni ,eo quod Sancíu^ Rex dc- 
dcr^t itldin Icsu Nmar^Dode Monic Ara>>ope, préñente 
Aicliic'pbcupo Tarraconensi , et Episcopo Pampilonvnsi, 
et üitl^tíj EpÍKopu S. 3^^"^^^ •< fdcia e^t de h^c re ta- 
I lis cQmmuutio : ut Eplicopus JacccQsUliaberet Mi<i1ey- 
■ _ dain 

y _^ 



I 



4'4' 

dam pro sede cutn omníbui suU pertinentiis , et Eccle- 

cia itsü Ndzareni haberct capellanianide Zuda cum onor 
bi suojare, quod factum est. Id circo ia nomuie Patrii 
ct Filii , et Spiritus saocci , ego Frotardus Thomciiea- 
■ium Abbat cum conseasu [noaachorum mcoruoi, laudan- 
te Peiro Epiícopo Oicensium , sive Jacceasium , et Be- 
rengarlo Archicpiscopo TarracoDeosium , etPctro £pb* 
copo Pampilooeosium ,et Didico Eprscopo S. Jacobi , an- 
iiuente Petro Rege , ei Priacipibus ejus , et Saacia Comi- 
t'issn , dono lesu Nazareno de Monte Aragone * ce SJmo- 
ni Abbati , et successoribus suis « Clericisque tam pne- 
aentibus quam futuris in perpetuum habeadam capelU- 
nianí Zudáe de civitate Osea cum teto suo jure ncut un- 
quam Dco donante melíus habebit, Facta carta ísta do- 
natíonis , comtnuiationis ^vel concambiationis sub die de* 
cima sexta Caleod, Januarii , laudante et confírmame Re-* 
ge Petio Sancii, et Sancia Comitiua, et Priocipaübm 
alria terr9. 



F I N. 



2NDT' 




I 



I 
I 



índice de las cosas NOTADlñS* 

A 

^derramen , tuvieron este Dombre d primero y i^l- 
Umo de Uis Ri-yes Mucos de Hueicj,p3g- 105. 133* 

AbJtauro , Pri^R'cLo Arabu ú\: Huesca * dio U obediencia', 
á Cario MdgQo. luti. 

Alaon , Monasterio de Bcnedi^iaoi , ahon de la O : Gi]< 
fundación 13a. 133, 138, El Privilegio de su erec- 
€ÍOQ c» iio^j dr? Vos monumi^nlos mas aoiiguoi del Rey- 
no, 13^. ifífi. ' 

Alcx^nd>'o fí. coocedio á los Rf:ye5 de Aragón el pacro- 
paLo de laa If^lesias , con fjolud de ;int:\¿i lat ct)n sm 
rentan d los Monasieííos y C^pllUs Ke^itif^ á íu volun- 
tad. 119. el que confiímó Gregorio W\. aUi , y tx^ 
teudió 0rban6 M. i los Ricos- hotpbre^- 2-5. 

Akoras » canipo juüto á Huesca ca que se dio Ja bat^i- 
lla. ^17. 

Airoasú L Rey de Aragón , Llamado é\ HitíaUador , ^e 
halló en el cerco y toma de Huesca, i^ó. Xugdi <;ii:r- 
to de su svpukro , en el Prologo. 

A!que2ar« su castillo reedificado por Don Sancho Ratni- 

Apostólicos , motivo porque no predicaron en la provÍQ- 
cia Tarraconense. 75. 

AcagoD , sus lugares m<>Liiuosos no fuero q po<;f¡dos de 
los Árabes 116. 386, y íig. Loi ObJipos Oscen^ei; se 
Ulularon de Aragón , y por qu¿. 126, Usaron de es- 
te titulo dcspiK's de cuableccT^e en Jaca ia8. y aun 
desputjs de irsiabLcccrse va HueM:a , alíf, Mira v. 
Coniinda^ 

Arcliivo *ü] de S. Juan de la Peña ha padecido do* lu- 
ccndios, 67. El secundo flo fue general , «Ji/. R^-co- 
rocrmrcnto jitrídico de 9us insirum^nios ^ aiiíf 

Aniu Viurbiens*: , autor fdbuUí'ifj, 3^1, 

Mosde Clifisto ) quaudo s« comenzó í coniar por ellos 

ea 



Aragón con autrtrldad privada , y quaado co 
torídad pública. lai. y ^ig. 

Argrnnda (Doa Lupcrcio L^ii^r do) afirma que 5aa V't- 
ccnie nació en Huesca. 357- 

Armaa de Huesca en diversos tiempos. 96. 

Asiuru3i loa Obispos de Huesca do k retiraroa i mu 
mnniañas. 377- y '¡g- 

San Aiaaaiio , discípulo de Saaüago * piimer ObUpode 
Zaragoza. 73. y sig. 

AihoD Conde de RiUi^^orza , ie apañó de la obediencia 
del Rey de Francia , y x hizi> vasallo de el de Ara- 
gón. 400* 

Aubeito , sü fcigído Cronicón pone Mártires ea Huesca 
en trl siglo 1. 77- y 241,511 Cetálogo es todo fingido. 84- 

Aux ,4u Ariobi^po presidió eo el Concilio de Jaca, 187- 
H1Z0 oficios de MeiropoliiiDO en Araron y Navarra, 
y alguna vez eo Cdialuna. i8t}. Trasllddn^ RclJquUi 
de S^io Oreacío Obispo de Aux á Hutf^ca , y de S^n 
Orencio y Sania Paciencia d< Huesca á Aun. 318, 

B 

iJAtbaUro se llama Biirtina en tiempo de lo» RomaDoit 

' 89. p:]steriornienie-£ririf¿i/ Bitrkatana ^üUU La ganó 

eJ Rey Don Sancho ,y voUió i perderse. «18. La 

recoDquiscó el Rey Dou Pedro, aaa. Trasladóle á eUa 

la Sede df Roda. 333. 

Barbiitaüu , y Bcrbct.mo , DOtnbfes de! territorio de Bar* 
bastro. ¿9. 

Baronio ijiiervino ea la corrcccíotí del Martirologio Ro- 
mano. «6tS, Quaada pubíicó sus Notas, aGlí. No pu- 
do escribirle D<jn Bífcngoer de B^irdjxi Obispo de 
Huesca , (t///. Indica que Sao Loreaco fue fftío de S. 
ürenciii y Sia, Paciencia, 370. y 38o. Nada afirma 
de la p.nrii de Sjü Vilmente, 37a. 

Bernárdez Maio^ se txchiye del C4rálugo 144» _ 

Binaros , moneda Romana con la divíia de una carroxft 



con dus caballoá. 60. 



Bi 



lU' 




4' 7 
BiiisMfic, Piíncipe de los llergetes. 58. 

Beuter: H^toriaüor de Valencia ,alirEna , que Sin Lcrea- 
£0 nació CQ Hiic-^ca. 2<)3. 

Bolaadisus , impugnador sobre el tiempo en que se co- 
menzó á contar ea Aragón por los años de Cbrtsto. 
181- y síg» Sobre la legitimidad de los momnnentos 

I de la Jglesia de Huesca, «68. 2Q3. y sig. Oprnan qué 

S. Viceoie nació ea Huesca. 341, No expresan su dic- 

..Ucnea sobre la parría de S, Lorenz.o , pero favorecca 

á esia ciudad mas que Á las otras que le dispulan es- 

* ta gloria. 306. y líg. 

Breviarios aniíguos , su autoridad, Í177, y 354. Los que 
^añrmaa que Sa^i- Lorenzo nació en Hueeca. ^77- Lot 
que lo afirman de S. Vicente» 348, y 353, 

BtiTa de San Gregorio Vil. en que celebra, al Rey Doa 
Jtamiro por ser el primero de los Reyes de España 
que admitió el Rito Romano. 4Í55. La manejaron Zu» 
■ rica , Blancas y Lanuzj , sin tra*fiadarse uno á otro. 
103, Consta de ella por otra Bnla de Urbaoo IL aliú 
-Se coQscrva original en Jjca, 304. Hay un trasunto 
autentico del sigío xin. en la Caiedialde Huescsi. 305. 



'Ahíbneníe (Primo) Autor muy ignorante de la» co- 
sas de Espaí^a. 301. 

Cáliz en que consagró Jesu-Cliristo , estuvo en S. Juan 
de la Peña, y sus traslaciones. 300. 

Cemeaierio para {0% dirlsii^anos « io \i\zo construir Don 
Alfonso el Batallador fuera de la ciudad. 331^. 

Cofradía de S, LoreuAo de Loreio , su antigiLcdad. 186. 
y sig. La de S. Loren/o de la ciudad. ?qu. La de San 
Orencio y Santa Paciencia. 253. La de Saa Víccn- 
^le. 345, 

Cala^anz , lugar conquistado por el Rey D. Pedfo* 89. 

Canónigos RegUres » los esuWsci¿ el Rey D. Sancho R»* 
-i.v Ggg roicez 



*i8 
mircí en la* Citcdraleí de Pamplona , Jaca y Ri 
y en las Igle&Iai de L^^harre , Alquezar y Moaj 
gon, Í30, . 

^araciercs Góticas, quando y como se dexaroo. igi, y 
Ȓg. Loa Galicanos, qu^iii^o jr c^^mo se iairoduxeroa, 

<!>//. 

Catálogo de loí Obispos de Huesca basta la rcstauracíotifl 
de fjt dudaJ. C6. ™ 

'aton (Marco Purcio) Ucv6 á Roma en su Iriüoro mo- 
Dcdd Osceas?. 44. 

Cerratenie , Autor del siglo XTII. añrma qiic S. Vlceirtí 
naci6 en Huesca. 355» 

Ciudadanos Romanos , sus derechos , y exéaciooes. tü. 

y sig. 

Cluni (Mona^rerío de) Su. Reforma se introduxo en Es- 
paña por ^. }üao de la Peña , y de allí salíerün Refor- 
fcadrjrfft para otro^ Monaf^it^río'í. 150. ysig. 

Cíonicores fingidos. Jamas ha adoptado sas Dotlctas h 
Ig/fsia de Huesca- j^ mira v. AuberiOM 

C^mo (P. Ignacio) C'Otitins de este Autor , y desu cbrfli 
m^%* Di'fiende con gran tesón que S. Loreozo es natu-^ 
ral ¿e Huesca. aO^- y en oirás. Sospecha qie Vs Bo* 
iandíslas no se declararen abiertamente por Hue*icA 
por no disgustar á Córdoba, 30^, Víodica la pun 
za de los monumentos de la Igitsia de Huesca. 26S1 
370, 

Ch-ísiiandad , la hubo en Huesra desde el siglo A pos td*^ 
líco , y rszoces q»je lo pcr^uaiftn. 70, y sig. íe con- 
servó en las tnoniañas de &u Obispado en tiempo de 
los Árabes. 1^4. Esiaba extendida y ñorecícnte iin el 
siglo IX. 3I3Ó, y sig, 

Concí'ios ; gt*ocurfÉan pocos Obíspo^i á los primeros de 
Empina, y las ma^ v^Cüs no expresaban suaScdtrs.^y, 
8í.y 22. _ 

Coijiilío Toledaníi \\\. e^ el primiTo i que conctlf ricr^ B 
toJos lí>* Obi<.(ios de E^paoi, y él dfciimtntíí nijw 

la auiJgücJi 



ILs Ep^3L'o¿)aiei, Ui. y í!a, 



Coa- 



4'9 

Concilfo Sardícense prohibió , jnsiituíf Obispes en pueblos 
de poco nombre, 83. Et xiLdcTuledu quicó Jos qtfe 
habia piícsro el Re/ Vjmba eo Ijgares pequciios. aHí. 
Coocilio Oicínse en tiempo de les Go4o3, 93, 373, 
Coocilio ác S, Juan de la Ptíia. 180, 400, 
Concilio de Jaca. 185. No seconsLfvafi integras jua Ac- 
tas. 196. Cosas que se establecieron en éJ tQs. hasu 

Concilio de Oviedo, variedad de opiniones sobre fl ano 
de su celtbracíoDp 379. y ¿ig. No asistió á ¿] el Obis* 
po de Huesca. 377. y sig. 
Cotooias eran de mas iusire que los Municipios 15. y 

sig. 
Coodgdo de Aragón « comenzó anres del año 600. pag 
_ 3O7. 399. A fines del siglo ii, »e unió al fteynode So* 
P brajvc , y de Pamplona. 137. 3^9, 

Córduba , ruodainecitos con que pretende ser patria de S. 
H Lorenzo, 303. y sig. Solicita el vuto de los PP. Bolán- 
^^^dista<j , y [lo lo consigo?. 305, Está por Huesca Mora- 
^^^les, hijo de Córdoba. 393. 



D 



i j£cutiones , su dignidad y oficio. 40, Hace mención 

de cilos uca moneda de Huesca. 34, 
Drakenborcb , famoso iíuurnJor de Tico L I vio , dice que 

ta íHoneda Gscenw es de Hu«ca, 46, 
Duumviros , eran el Magistrado süpreiuü de la» Culoíiias 

y MüDÍcipíos, 40. 



iJAN Efren , manda qoe po la entlerren en la Iglesia. 
90, Maldice i loí <iuc executen Jo concratio, ^ii. 



Era del César 



to. tOi, Qjaad 



se toma alguna vet por año de Chris- 
\ abrogó en las provtücias de £spa- 



Ggga 



4^0 
kcjavoí , los tenían las'lglesijs en el siglo vi, 89. y 89. 
&crucrc5,el silencio de estos , ¿ argumento negaiívo, 
quaiidoiiere fueria. 279, y sig. 

Eicrjtüras y monumcpios dula Iglesia padecieron mucho 
en las peisecucioce» de los Gtniiles. 64» y 65. En Es- 
paña ha sido piandc la péfdída de U> Eicriiuras, 6%^ 
y 66. £0 Ar4JgoD muy pariícularmeow » y moiJvoí de 
ello. 67- y W. 

Esirban , un Obispo de este nombre excluíalo del Caii< 
logo. 173. 

P 

Elicttas (SanU) se dilató su martirio por estar em- 
baraiada, como lo disporía la ley. 383, 
Don Filmando l:vfante de Aragón , y Abad de Montara- 
. gca ; en tu liempo se erigió la Cofradía de S, Lorenzo 
de Loreío. 306. 



G 



Arcta T. le añade a1 CaJálo^o. 1^7, 
Garcia IL lofante de Aragón , Obispo de Jaca y de Paní* 

plena t un mismo liempo. 163. y sig. 
Pon Gorzalo Rey úé Ribagorzá y Sobr&rve , ano co qul 

vivía, 400, ^ 

S. Gfegori'i VIL confirmó i los Beyes de Araí^oo el pa- 
tronat-i de las Iglciias concedido por Alexaodro II- » 19^ 
, Desechó la ji^opuejia de doi ilt^gíiímos para el Obi 

pado de Aragón, 160, Míra V. Bu¡a. 
S. Gregorio Ni^eao llacna patria del Mártir al lugar di 

martirio. 359, 1 

Gótico (Oficio) raion de este nombre , y de otros que s<^| 
le han tJaJo. p<5. Se abrngfS en Aragoa antes nue ea otra 
provincia , y quaado. 200, y sig. Mira v. Cara^itrtt* 



I 





XiAbercamp^ sobre la pl^ta y moneda Osceníe. 46. 
Helinanclo Autor ttel siglo xiii. afirma » que S. VicCQte u^^ 

dó en Huesca. 35$. 
HeWio (Marco) Prc[or de la España \iltefiof .TlevA S Ro. 

ma en su Ovación mooeda Oncease. 44, No uiunfó de 

311 Provincia , sino de la Citerior. 48. y £o. 
Huesearse ignora su origen y fundador. 4. y stg. En 

tiempo de la República era ciudad grande y fueitc. é, 
-y sig- Fue la primera de España <iue dio la obediencia 



Cé^ar 



Su mural 



numero 



türreí. a» 



ba riaiTiado Osea en todos tiempos. 1 1 . No fue Colonia, 
fino Municipio. 14. Tuvo fueroi de Ciüdadaaos Roma< 
nos, y quales sean, i3. y sig, Tuvo el dictado de C/u- 
¿lííí í-^e^cidora. ^4. y sig. Tenia para sii gobierno Ouum- 
viro5 y Decurionei. 40- Faiiiiíias Romanas que se ave- 
cindaron en elta 1 <i//A Tenia Sevrros Aügustaics p^ra 
el culto de 5L1S Dio^cf. 41. Atjiigüedad de au Chrisiiau- 
dad. 70. y (jg. Tuvo Santos, de^de fines del siglo it. ^7, 
Antigüedad de sü S?de. 78, y sig, CoTátogode sus Obis- 
pos ba^ta la resiaurarion de la ciudad. Z6. Reyef y 
prefectos ea tiempo de !o* Atíibe?, T04. hista 114. Su- 
frfó treí sitios del exérdlo de Francia en itempo de Car- 
io Magno y de Ludovico Pió. loSÍ. y úg. Tenia dos 
murallas una de piedra y otra dL' tiena. 936. Mira v. 
Osca^ ¡gUsia^ Aíonctiní , Moros ^ ^rrriajj Strlorio, 



XOacío 1 Historiador del siglo V, el mas antiguo de los 
Españoles que trata coa particularidad nuestras co- 
' ^ cas. 66* 

TgTesia? , había aígunaí en lof tre? primeros siglos, 397. 
Iglesia de Huesca , nunca h:i admiiiJo en su* Vibsa^ y me- 
' morías los Santos y Obispos , oí otras prerogativas í^üc 

¡c 



43^ 

k atribuyen lo^ rjlsoí Croofconei, 77.7 139. No Tucde 

Monjrci BcnedíciÍTios. 93. 
Iglc^i^ Caiedral , sulemrmljd con que se consagró, 331. 

Motivos porqne se Jedicó taxtc oíros Santos at ApoSEol 

S. PeUio. 734. Estuvo en el mismo legar eo tiempo dt 

los Gccíos. 333. 
]g1»U iJeS. Pedro fue de Mu zar 3 be^. loa. 103. No fue 

Catedral en loi tiempos antiguos. ^33, 234. 
Iglesia de Us Stai. Ma^4S , ó de Sta. Engracia , anexids al 

Obispado de Huesca, ip^-ysig» Penecece en el dia ¿ 

sus Obispos. 199. 
Iglesias que se ri^scauraron 6Q Ja ciudad en el üempo de 

su conquista. 334, y úg, 
IglesU «ie S> Lorenzo en Loreto , su antigüedad. i3s*y tíg* 
Iglesia de S. Lorenzo de la üicdad , se cree que fue cisa 

de Jos Padres dcJ Santo, 390. y bíg- 
Ilergetes, exteasion de su territorio. $8. y sig. En la ea- 

irada de los Romanos teai^n Régulos , que crftn ios Piía- 

cipes mas poderosos de España *áii¿/. 
UJlurgi , es probable que hubo dos ciüdadeidc estenom* 

bre. 49- 
Indibil, Príncipe de Jos IJergeies. gB, 
la^cripcton ticl tiempo de ios Romanos en Huesca. 4r. 

Ocra de Toledo en que se nombra Hue«ca coa ei itiu- 

,la út Ciudad Vencedora. 4Q. Otra del archivo de Nra. 

Lra.dL-l Pilar de Zaragoza « que dice aacióS. Viceau ea 

Huesca, 350. 

j 

J Acá , f^anada de los Moros por Aznar , primer Coode 
de Aragón. 399. No volvió á perderse. 387. 

S, Jorge, aparecido en la batalla de Alcoráz. asQ. Su Cruz 
roya divisa del escudo de armas del Reyno y Reyes de 
Aragoíi, aiií. El Rey D, Pedro le edificó uaa Iglesia 
ea el lugar de suaparíciim. Qip. 

S. Juao de Aíarés , primer H^^rmiEaíio y fundador déla 
Iglesia de S.Juaude U Pciu. 133. 15Ó. Su cuerpo ele- 
vado 



4^3 

vadopor Ifíigo Obispo de Aragón. 133. y s¡g, 

S, Jiíjn de la Peña , tuvo tíes estados , de HermÍiaño% , de 
Mongeí BeaeJ¡0tiníJ5 de la Rt'guíar observancia , y <Je 
Ri^íi>rmu Jos Clunijcenses , y en que tiempos. 1 s^. Su3 
privilegios. 166. ]6^. La vida Monástica &e iotroQu^ 
xo ar-lcs dtíl añj 835, paft. 133, 135. 399. 

Juon : El Obispo de csie nombre qirc asistió al Coacllío de 
Oviedo ao era de Huesca. 377. hasta 3^!^. 



J^ yEfanfas ? los únicos Mártires Espa5o1c9 que se oont- 

bran en ellas , S. Lorenzo y S, Vrcenie- 341. 
Letra Gótica y Galícjna , min v. Cufacnrei. 
i.ivio (Tito) meucioaa qualro VLices ia miineda Oscense. 

44- y^ig' 
S, Lorenzí> fae Eipañol. a^T, y ñg. Nació en Huesca. 375, 

y síg, PfííéSa^e coo la rraííkton óc la iglL'sía de Hül-s- 
ca , ít///*. Cun la de ciraí Iglesias y ciiidddcs. 277. Con 
el cülio iomemori.il de íus Padre*. aSa- y si^. Con U 
memoria Je ba casas en q^jc nació y h^blló. sL's. Con 
el comüii sentir de los Escritores. 2^1. y sig. aun des» 
píií? de las preteostones de Valencia y dt Ct»rdoba. ^n^, 
■ Con los Auiore^ Valcncíanoi y Cordobeses. 293, 394. 
30a, Autigíiedad de ^uCofiadía de Loieto, a86, Ibiin 
lus Ci)rridesá Loreto tres vecci al año. a&8. Velaban 
la Vigilia del Sanio ^ ai //^ R::liquijs d^' S. Lorenzo ea 
Huísca. 310. Solemnidiid conquere celeSra sti <íi3 y 
Octava- 3 ro. Cotejo di la? opiniones de Hjrsca , Va- 
lencia y Córdoba. 318. y sig, 
Loret , ó Lnre 13 , ers Gfanj i tíe los Santíi'í Orenc^o v Pa- 
ciencia i medi.i k'gna de Bresca. 344- N.it?Tcrf>n f n día 
S. LoreDZí MAríir y S. Orejicio Obi^im df Aüx, afJ/^ 
Antfíü-JaJ d.'su Ikíle'ia^ alís- Üesd»- el año 1 u>2, Tue 
de iMootafa¿¡«^ni 38I. Di'sde el puncípio e-itiivo dedica- 
da á S. Lorenztt. i39é agn. Se llíimó Loreto mucho an- 
les de irai^la^lar Ir^s Ai. iscles la CAiil de Ja SSma.Vrr^en 
aL cacapo Lauíetaao ^ aiU, M« 



M 



M 



idomo , Príncipe de loí llergetei, gS. y 59. 
Mafca (Oon Fedro de) afirma que lí moneda Osceoie 

^ue mE'nciona Lívio se batió ea Huesca. 46. 
K3iiiXüi:Uo , su casiJJo rcc<^iíica(lo pur el Rey D, Sancb^ 

Masdcu (O. ]u,in Francisco) afirma qíje Sertorio hizo á 

Hue^Cd Csipital de su% criados cu la E'ipnña citerior- í. 

Que b moneda Oiceose tie Livto es de Huesca, 47. 
Mal EJrcs , vari35 significaci^in^^s de c^te lituio. 264. y 5Íg. 
MitriJrología Romano, arreglado Je orden de Gregorio 

XIII. LLima Mártires Á S- Orencio y Sta. Pacírada. 

364. y si^. No tomó esie título de la Iglesia de Huís- 

ca , que los ha celebtado'y celebra por Confesores, 368. 

y sig. Intervino en su edicioa el Cardenal Barooio. 3Ú6. 
S. Miguel , antigüedad de su Igle&ia en Huesca, 236. 
Mislcyda ó Mezquita mayor de Huesca '. disputas sobre 

AU pertenencia. 330. Coaslgra-^e en Iglesia Catedral* 

231, 
Minas de pbta : las hay en Aragón, 64. De oíros metalen, 

a/¿/. De las minas de Aragón y sus confines se sacabí 

la plata para labrar )a moneda O^ccnse. 63. y 64. 
Mohi^danos , impugnados sóbrela moaeda Oscense. 6t, 

Moaasterfos. A principios del siglo ie, había mucho* en 
las montaüjs de Ar-ígon. 38ÍS- Sus exencione* , y coo- 
tradiccion de foí Obispos. 166, 177- y sig. Mita v. 
^Jaori , S. Juan de la Peña ,y Stresa, 

Monedas- Se presentan grabadas veinte y tres , batidas en 
HucKCa , con expresión de su nombre en tiempo de los 
Ko:iiano5< 3Ó. y sig. Las baiia de jilata , aiH. £n que 
tiempo comenzó Romaá UbrarlJs depFata , y quanda 
de oro, 4í. La moneda Oscemc que meadona Ltvío 
en los triiinf^s Romanos era de Huesca : vcase e1 cap. 
vji, desde la pag. 43, 

Monlaragon^auo en que comenzó á cdiñcarse. i63. Es- 
tá 



I 

I 

4 



táirlí sepultado D. Alfonso el Batallador : véase el Pfó< 

Moratei (Ambrosio de) natural de Córdoba , afirma que 

, St Lorenzo nació eo Hueica- 393. 

Moros : su entrada en España 1 tapíJeí con que U ccn- 

quiítaron , jr estragos (jue executaroei ea eU«. 99. y sigk 
. Ganan á Huesca* 101. Reyes y Prefectos que ia gober 

n3ron> 104. y 5Íg, Estuvo en ^u pcidi'r 380. aüüs. iu3. 
Muzárabe^ (CiirUtUaos) los hubo ^w Huesca todo el Uem^ 
_wpo de la cautividad, loa. y sig. 



' I 



N 



D 



On Nicolao Antonio afirma, que S, Loreozo y $. Vi* 
ceQC(^ son de Huesca. 309. y 356. 



O 



O 



(Moaatteno de h) mira Aiútn. 
Obispados. La división de Obispados atribuida í Cont* 
tJtaotÍDo Magoo es supucsu. 7?- como uoiblea la de 

Vamba 79. , ! 

Obispos los ínsúluyrS Santiago en Eipaiía. 7t. y 73- Los 
-üApósioles y varoaes Apostólicos los establee ian en Jas 

ciudades principaUí. 73. y 83. El Coacilb Sardícense 
. prohibió instituirlos ea puc-^blos de poco aombre. 63* 
ü.El. Toledano ^ii. quitó ios que el Rey Vamba habJa 

CoiocaJo cíi lugares pequeños , ii///: ConcurrÍM pocos 
—.'á los Concíkioi de Espaüa ames de Rtcarcdo , y las 
ui.mas veces no evprcsabao la^ Sedtfi. 79. y aJ^- 
Obispos de Huesca, su origen y aniij^üedjd- 78. y sig. Ex- 
*. cli^iyen^e los fingidos por Auberio*. «4. Asintieron Ut^ 
• njíieoicmeine á los Co:iuLío« di T<íledoea tiempo délas 

G;jdoi, 9^. hasta 9-> Se f^útiiUrou de; Aragón, yi de 
-"Jaca en tiempo de lus Árabes , y rizón de, estos lUuíOs. 

ti6, y sig, Lugucs en (]ue re&idieroa. iitf< la*?. Ca- 

:\ Hhh lilo- 



4a6 
tito^o dt los contenidos cb esle tdáio. 86. No estuvíe 

ron ^n bs Montañ^iíde Astucias , ai ea el CoDctlla 4l 
-i Ow«íli>- 377. tana 3851* ^ ■ ' tíl 

fObocio, piimcr Abad «4c ouestra Señora ^e Alaon. i¡¡í,] 

898- 
Oddoarío:e[] el aüo S^S-hibladotAbadcf de CiU? 
¿-' bre^ UDO <lcS, PcSiiJ de SLresa,y oirodcS* Zacairu.] 

& OdÜon Abad CTi3n1.'9CfD£e, 151^ £icrlbi¿ i Patero* 
i^i^Acbre UD Obíff o llamado S^Aclio j y alaba&zafi que 
(^ al Rey D. RamiiQ 1. ^16.409. 
Oca I, ciudad Episcopal cer^A ce Borgos : eu el ^J^lo 1: 
(filaba arruin.1d4.383. 3(3S. 5u Obispo ae bail6 €0 
Coficitfo de Ovjfdv. 38^. y n'g- 
£. Oreada, Padre de Sl Lorenao, y dcS» Orfncio Obís 
podé^ux. 144- Afrcja los demonios de Jo& cDcr¿^{{jni 
^■..mos, 948. 954. Viviendo socorre í &u pairta coa ^ 
agiia. 346. Su (Tiierre. 2^9. ts llamado Padie de Tai 
lluvias. 353. Libró i Zaragoza de lii langoMa. 354. Sui 
Reliquias y traslaciones de algunas de ellas. 355. 
Sfg- Ño fue Mártir. 26t, y sig- 
i. Oiereiü Obispo de Aux- Sus A<:tas. 31^, y <¡g. berRiJ 
Jiia g«m«lo de 5^ LoieofO' 316^ y sí);. TnuUcíon Je sui 
Fc:iqü:a* deAuxí Huesca-3i3p y slg. Sectlcbra'M 
ñesíití 36- de ^cptif tabre, y por que. 333* Murió 1] 
[5 £nef del ^j^lo iit. 6 piíscipios del iv, aunque te igfo-, 
í^rael añy. 330. y sig, , 1 

ijOsca , nombre (jue ha renido Huesca eQ todos tieTi^fKi^^ 
10, y !Íg, Nj lí^njjica co&a antigua^ como prcu^ 
Ü-Aatonio A^UMro. 10, 47, y 50, 
Oícepse : siempre ha ííj^nificado esta voz cosa pertel 

cienreáO'Ca. 54, J^ma^ ha asado de es(a voz j^ingui 

."^ Autor laiíno para KJgnifícar coMde loa Oácoi ^ aUf-,-,. 

Oifoi , piieb't>« otucuro» de Italío : *n siruícion. 53, Fu 

ídroina er^ particular . y poco C4>nocido , auo en lia*, 

'^íii'; aW. Lot L^jiTos hano«ado«oii5ianiemente dc'ad^ 

* jer ívo M^/ , «jl'íi , oicr/m , par^ sigoiñcar Ia& cosa» per-j 

^k;At;ciexite3 á Iojí Oicos. $4* 



va-:. 



4^: 



er 



4^AN P^blp predíc^ ea E5paña. ^9. Alegó lo^ fueros de 
K rH^<^iudadáaa' Roniano \ -c^mo Mtiakipe de Tarso ^ pjfa 

B Santa Paciencia natural de Huesca , madre de S< Lorenío, 

f ^44, Sus virtudes y sama muerta. 345. Soletnoídad 

Gon(]ue se celebra ^u día, 2^a. Su^ Reliquias y ttasla* 

cíoQi^s, ags. y 3ig, Mica V, J- Orench. -* 

Paiernó , Abad de 5. Juan de la Peña , rraito la Reforma 

»Cluniacease á E'pjfia. 151, y Mg. Pasó desde S< Jjao 
i reformar el Moua^terío de Oña. t^^. Fue Español. 
1 53, Aaií's de ir i CUini era Abad de S. Juan de Ja Pe- 
fif. 154. y sig. Se dvjda si fue Obispo de Zaragozíi ú 
""otro de su nombre, 155, La primera memoria de Pa- 
terno Obispo de T^aragota es el Coacilio de Jaca, 214. 
Paíronalo R^al de las Iglesias de Aragón , mira v. jíie- 

Íxandro u. 
Plata , minas de este metal en Aragón y sus conSaes. (v^. 
y 64, Plata Oseen se , núx^\,montda y minos, 
-D- Ptdft) I. Rey Ui; Ar3(jon : en vida de D, Sancho sti pa- 
dre fue Rey de Sobrarve y Riba^jc^ría. 122. Conc^uis- 
id i Huesca, aa6. y lig. á Barbiscro y su territorio* 

223. Trasladó á Barbi^tro la Silla Episcopal de Ro- 
da ,(>///. Pasó i Valencia i socorrer al Cid. 'iii. y 240. 
Fue insigne bienhechor de la Iglesia de Pamplona. 223, 
y de S. Miguel de Excelsis > ir/y/. Subió á esie Si'ituu- 
río i pie , cargado coa unas alforjas de arena para sa 
fábrica , ala. Singular proieciof de los Moaasterios. 

224. Fue muy düvoio de ia Silla. Apostólica ,de quiea 
se h¡¿o tributario, comosu padre. 224. Firmaba síun- 
pie las Escrituras con caracteres Arábigos. 1G9. 

P* Pelayo , Obispo de Oviedo, su carScier , y ifcmpo en 
qiie escribió» 378, y 3ÍÍ3. Interpoló muchas especies en 
el Cronicón de Satnpiro, al/f. 

Prades (Jayme de^ Autor Vaíencíano , su zelo por la ver- 
dad contra algunos payssnos suyos, que decida c^a- 

tlbh 2. tfq 



4^B 
ira lo í^ue siempre se ha' creído, qucS, Lokom fü< 
de Vaítíicía. 302, 
ÍPiuiiencJo : no st propuío por objeto en los Hímoos 
lüíSantoí celebrar íus patrias, smo toOug*rcí de «rj 
martirio, y sepulcro, ií<-^. Promete icfirir el marcírío 
deS. Lorenzo ,y pasa en silcíicío grao pane de sustgc* 



I 



meatos . üUL 



Q 




'\JVadrií^toi , mo'nedíi Rornnna con el embolo de uní 
* carniza con qiiatro caballos. 60, 

«Quinto Minucío, llev¿ ¿ Rotna co su iriuDro moneda Os- 
' «nw, 44, 

ÍQiiioiO Fulvio FJaco , la .llevó también, 45. . 



R 



'ON Ramiro!. Rey de Aragón , hijo legítimo de 
:J3ijcl^o el Mayor- 211. Prrque se tííce primer R*yiie 
Araron , habitíido (ícvaJo oíros este lítulo. 3i7, Re»- 
uuió la Sede de Zarsgcza. 313. Mandó ctlifbfar un 
Coiicjüo ea S. Joan de Ta Peña ,y mro en Jaca 315, 
JWujÍQ en ei suio Je Grau^. 315» Alabado por S. Grc- , 

- gorio vir. 2co, y 315. y por S. Odilcn Abad de Ctu^ 

• Di. a 16, . 

Pevea y rrefcctos , Moroa áe Huesca* 104; fiastt 124. 

R]ti:t;;ot7a , se g^QÓ de los Moros cou di. pendencia de 
los Reye» tíe Francia ii3. y 39S- Conquísíó parle 
del CuEiüado de Ribagorza Vacür^gi^üo, pai lente de 
íti* Rtyesdc Francia,*:///- SusCondes íc hkieron Vasa- 
llos (Jel Rey de Aragoa en el siglo x. 400. La lu- 
vo ron ciiulo de Reyno el Rey Doo Pe-lro en vt« j 
da de su padre 174. y 792. Don Sancho el ^^'l 

¡.^yoí.ía dio jiipiamcnLc con Srbrarvc á su híjo Don 
Goa/a'o '213, POr 5U mucrií vomá á la Corona de 
^Arugüfl fl/r/. 

Rito 



4=9 
Rilo Rom^Tiú « adniiiió en Aragón antes que en otra pio- 

vircia de E^pan^^ qimndo y como ^oa hasia 314, 

Don Rudrigo (Aizubispcr) sobie la dudail de Auca y 

d Oüispo Juaa 383. 



D 



'ON Sancho Ramiiez Rey de Aragón- sus rcn- 
quisiaa a 1 3, Hcr«da i Navarra, aUt^ Pasa al Rey- 
DO de TciUiio y Andalucfa en socorro del R«^y de 
Castilla 119. MuLie de una flcrha en d ^^liiu de 
Huesca íip- 337. y íig, Su cuerpo fue deposirat^oon 
Mi'Ctaragoiif y sepuliatíp en ^an Juan ííe la Ptña* 
Í19. 23;?. y sig. Puso eo plarita el Riln Romcno. 
go6. y 219, Alcxacdro IJ. y Saa Gngorio VIT Je 
coaceüieron el privilegio 'de aplicar las -Ij^lcshi y 
rentas Cclesláscicas. 219. y 220^ lauoávxo en ci 
Reyno los Canónigos Reglares, aio. Piedad con que 
ofreció i su hijo Don Ramiro al Mcnasteiío de To- 
meras, lai. Fue insigne proiector de Ins Monastc- 
rios» 16Ó. y 330. Se retiraba en las Quaresmas á 
San Juan de la PeHa. 171. Insigne bienhechor de la 
.Catedral de Pamplona. 3io. y de la de Roda, 320* 
^enitpncia «jue hizo en esta Igleua. aii, 

Don Sancho de Peñalen Rey de Navarra: su desgra- 
ciada rnuerre 3iO, 

Doa Saocbü Obispo de este rrombre que se retirá des- 
de Srtfi Juan de la Peña al Mooasierío de ClunL ai5, 
y 389. Es vetisimíl que fuese Obispo de Aragón, aun- 
que no eiiá en el Caiáfogo, 217. 

Sa^avc (Santa María de) residencia de los Obispos de 

! Huesca. 126. 374, y sig. 

Siu'iay (Atjdres) Después de afirmar el Obispado de S, 
Orenciu en Aux, y la hermandad de este con San 
Lorenzo mudó de opinión con leve fundamenio. ^¡9, 

Sepulcro (Ovdeíi del Sanio) tuvo Encomienda en Hues- 
ca, y k perceneció U casi ea que nació Sao Vi- 
cente- 345. y sig* 

Sevi- 



432 «^^.«w ^^ 

Seviri^ AugiisE3l(*T eríia Sioerdotes de los ídolos: 1cd 

tuvo Huesca. 4f. ^U 

Señorío, cjtabkció sus escuelas en Huesca. 6, ,^M 

Silencio de-ios Bsccitore^ «oto perjudica qu4a4t> .í«s íi/y^ 

del tiempo á que se lef^crc el suceso, y tuvícroa 

ocasio^i y obligación de tr^uilo. 379. Debilidad 

argufnenco oe^ativo 399. 
Siresa ó Ciresa (San Pedro de) Monasterio de Bcncdici 

antiquJumo, 133, Sus Monges fuadaron e\ de Atu>a 
, aJJL Fue residencia de loi Obispos de AragoD. 107. 

y 37Ó. El disiiuio del Múnasterio du San Zac^Ada^ 

399' 
San Sixto, vino í España auuque ¿e ignora el motivo 

395. y 396. 

Sobrarve, aaciguüdad de su Rcyno. 38^, Don StfíM^ho 

. el Mayor lo dio con título de Reyno i su hijo Doa 

Gonzalo. 313. y 400. El Rey Don Pedro lo luvo 

coa et mismo titulo eo vida de tu padre, 174. y 193, 



Xí í-etta numeral: su valor- 139. y síg. 

Tarrjconense (Piovinci.i) recivió la f¿ de los (A[ 
les Santiago y San Pablo. 75. Es Ja primera que ga- 
naron, y la última que perdieron Jos Romauos, 80. 
Tardó Á entrar en la domioacion de lo^ Godos, #///. 

^.y por consiguiente Á iañdonarse con la herejía de 
loi Arríanos. 93. 

Xeiíamento de Vrncencio. 86. En el siglo tu testabaa 
16S Obi^pní. 89, 

Tooiera? (Monasterio de S. Ponce de) Fue Monge en i\. 
D. Ramiro IK 3 31. Donaciones que ie hizo el Rey D* 

Tridicion , ticni? mucha Tuerza quaado faltan K«criinre9.;^| 
379, y síg. Mucfio mas si se apoya en el cuUo y pric-^^ 
tica úü ]3i tf;lc:ias , alU. Oportunidad que tuvo la Iglo 
lia de H.^cjca para conservar puras las uadicioae^ de 
KU5 Sanios 33i. V« 



^f 5b 



Y* 



43' 



V <^Atica *c formaba tJe varidí moclof. 173, y ly^, 

■ A1guua$ veces como «na y. griega muy abicrra, 177. 
'Lof Ccpm'a.fU eaíenüieron mal por dos ucidadtíi « 
\A\iendo .cinco , ú///> 

S, Valero, no fue Canónigo dt Huesca, 84. 

Valencia , fu fid amen tos coa que pniendc ser pafría cíe 
S. Lori^o. 301. Escritores V^uJcDcianof que esUn por 
Hije-ca. 293. y 301- 

ValiJonsella , la asignó D. Saacho el Mayor i la Dtóce- 

'4$U líe Patrrpíona , y d Coadllio óc ¡iCAá fa de Hucí- 
IC3. JÍy. Ployius sobre su pcrtcuEDcia, aíJ/ ^ y 179, 
Pf4i VI, la líftíó a! übispadq de Jaca. t66. 

SJ' Vicente Fcrrer afirma que S, Lorenzo y S, Vicente Mír- 

- l\r nacieron eo Huesca. 1193, y 353- 

S. Vicente Mártir :Slh Adas geauinas. 333, y síg. Fue 
natUTEil de Hue«ca : pruébase coa la tr^Jícion tJc e^[ft 
Iglcsb, 341. y sig. Casa en que nació, 345'y 3S3' Tra- 
dición de otras ciudades é Igleiras, 348- Breviai ios an- 
tiguos que lo comprueban, 349. El Romano. 3$3. Ma- 
Xiumentos y Autores de Zaragoza que añrman lo mi»- 

*^ft SS''* y ^^£' '^^ Wii^ templo en Zaragoza, ni es 
fiesta sudí^. 3^3. La Iglesia de Lbbr^á está por Hucí* 
Ca. 349^ También el Breviario , y comunmeníe los Ao- 
toíc? de Valencia, 353- Escritores que afirman lo mís- 
^ífno. 354, y sig- Celébraje en Huesca la Bauíí^ino. 367, 
En ti Obispado de Huesca se re^ del SaníO con Rrio 
de primera cfase y Octava. 345, En los Ml^aíe.^ anú^ 
gimsdt'la Diócesis está su nombre en el Canon. 343, 

S- Vicente y S. Lorenzo son los únicos Mirtires Esp'nño- 
lea qijt; se nombran en Jat Letanías , y hasta poco ha- 
ce en el Breviario Romaoo, 341- 

Sí V''to y Félix hicieron vida hcrcmítíci ^n S. Juan de 
Ja Peña. 133- y iS^> ^^s cuerpos elevados de tierra. 

^33- 



43» 




rArigoza : ?redtc6 en ella Saotiago , donde 1c apd 
ció la SiDtisima Vírgeaen caroe raorcal. 72. Su prloier 



4 



Obispo 5> Athaaasio , discípulo del Saoto Apóstoh 73. 
y sig. Tuvo Mártires en toda» las persecucioneí. 7Í> 
ConquUtada por los Árabes. 101, Títulos <]uq lieoc p^ 
ra coaur entre lüs Márdres á 5. Víc^aEC aio ser Datu- 
ra! (le U cjodad. 359, Se crio ea ella , fue DiflcoDo út 
iu lylesfa , y comeazó allf á verter su sangre. 363. Dc- 
x6 su Estola teñida en va ^cgre « y uaslacioa de esta 
Reliquia, 340. Loi Eícriioret de Zaragoza son lo< prífl* 
cí^3li-s dtfea^orei deque S. Vicencí nació en Huesca. 
350, y^Jt- Inscripción del archivo de la l^lesii del ^ 
?jl3r que )o afirma. 3S0, HJ 

Zurita , no dice, como se le imputa^queS. Gregorio vn, cs»^ 
crjbiá i D. Ramiro L 303. AEega con fiJelldad lu Bu- 
la, 305. Entiende sel de Huesca U moaeda Oncease de 
Livio. 47. 



*"V