(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Tipografia española, ó Historia de la introduccion, propagacion y progresos del arte de la imprenta en España. Á la que antecede una noticia general sobre la imprenta de la Europa y de la China: adorno todo con notas instructivas y curiosas"

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at jhttp : //books . qooqle . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : / /books . qooqle . com 




I 



^- 



\ 



z 

113 

i Xio\ 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA. 



tipografía española, 

f 

o 

HISTORIA 

BE LA 

INTRODUCCIÓN , PROPAGACIÓN Y PROGRESOS 

DEL 

ARTE DE LA IMPRENTA 

EN ESPAÑA. 

A LA QUE ANTECEDE UNA NOTICIA GENERAL 

SOBRE LA IMPRENTA DE LA EUROPA Y DE LA CHINA: ADORNADO TODO 

CON NOTAS INSTRUCTIVAS Y CURIOSAS. 

SU AJJTOR 

FRAY FRAxNCISGO MÉNDEZ, 

del Orden del Gran Padre S. Agustín, en su Convento de 8. Felipa el Real 

de Madrid. 

Segunda edición corregida j adicionada 

POR 

DON DIONISIO HIDALGO. 



-0000- 



itlabrib. 



IMPRENTA DE LAS ESCUELAS PUS, 

Calle de Embajadores , núm. 49. 

1861. 



PRÓLOGO. 



I. No hay que esperar en este prólogo aquel aparato de promesas y 
multitud de ponderaciones con que suelen los autores de libros prevenir 
al público, creyendo que este dará mas crédito á las palabras que á las 
obras. Yo que he amada siempre la sencillez, é ignoro el arte de abultar 
lo que en sí es pequeño, no sé otro lenguaje que el de la sinceridad, y este, 
en cierta manera, abatido con el conocimiento de mis débiles fuerzas. Con 
él digo ofrezco al examen la Tipografía Española, esto es, una historia del 
nobilísimo arte de la imprenta, desde que se estableció en nuestra penín- 
sula hasta el tiempo presente. 

II. Como he gastado toda mi vida al lado del reverendísimo P. Maestro 
fray Enrique Florez , y de su dignísimo continuador el P. Maestro fray Ma- 
nuel Risco, envuelto entre el polvo de archivos y bibliotecas presenciando 
sus molestísimas fatigas en desenterrar é ilustrar las antigüedades de nues- 
tra España , he sido tocado de su mismo espíritu. El continuo manejo de 
libros antiguos despertó muchos años hace en mí un vivo dolor de que te- 
niendo otras naciones sus historias acerca del establecimiento de la im- 
prenta, hubiese de carecería nuestra de este ornamento, y de las utilida- 
des que de esta pueden sacar los literatos. Avivóse mas al ver la escasa 
mención que hacen de nuestros libros é impresiones, pues el erudito Miguel 
Maittaire, que con tanta prolijidad y exactitud describió cuantas se hicie- 
ron desde los principios hasta sus días, son muy pocas las que refiere 
de España. 

III. Desde luego me vino el deseo de quitar á nuestra nación la nota de 
desidia que padecía en este ramo; pero lo arduo de la empresa acobardaba 
mis fuerzas y entibiaba mis deseos. Sin embargo, jamas perdí ui la espe- 
ranza de poder hacer algo que fuese útil, ni las ocasiones que para ello me 
proporcionasen las casualidades. Pasados muchos años en esta constante 
aplicación me he encontrado con tanta copia de noticias relativas á la in- 
troducción y establecimiento de la imprenta en España, y álos progresos 
y decadencia en los siglos posteriores , que en el juicio de algunos amigos 
inios, y amigos del bien eomuu, eran suficientes para formar la historia de 



VI 

nuestra imprenta, y contentar el deseo de muchos sabios y celosos españo- 
les que la deseaban. Instáronme para que cuanto antes la diese al público, 
y cualquiera que reflexione lo que llevo dicho , conocerá que on esto no 
hacían otra cosa que lisonjear la pasión dominante en que hahia empleado 
los trabajos y atenciones de casi toda mi vida. De consiguiente me ven- 
cieron , ó por mejor decir me dieron la satisfacción de pensar ya en impri- 
mir mis observaciones, completando asi todos mis designios. 

IV. Pocos habrá que tengan mas ni mayores esperiencias que yo de la 
gran dificultad que hay en llevar á la perfección una obra <!e esta dase, y 
por lo mismo estoy muy ageno de pensar que la mia pueda gloriarse de 
tenerla. Me contentaría ciertamente con que los juiciosos y sensatos la co- 
locasen en una honrada medianía, y en esto caso me complacería suma- 
mente al considerar que los dias de mi vida no han sido del todo inútiles á 
mis semejantes. El que trabaja según el alcance de sus fuerzas y de su ta- 
lento, no está obligado á mas: y cu el secreto de mi corazón me atrevo á 
alimentar ciertas esperanzas de que mi trabajo será cimiento y estímulo 
para otros mas gloriosos que emprenderán sabios y eruditos de la primera 
estimación, viendo el mió pobre y desaliñado, y de que entonces mi ama- 
da patria no se desdeñará de llamarme hijo suyo. 

V. He dado razón de los motivos que he lenido para publicar esta obra, 
resta ahora dar la del método que guardo m ella, de los autoras y docu- 
mentos de que me he servido para formarla, y de otras cosas bastante in- 
teresantes que esparcirán alguna luz sobre todo mi trabajo, y que tal vez 
servirán de guia para leerla con provecho. 

VI. El orden que llevo es por ciudades ó lugares, empezando por Va- 
lencia» que es la primera en que se conoce imprenta desde el año de I £74, 
y sin salir de ella evacuó cuanto me ocurre de sus imprentas del siglo XV. 
Después paso á Barcelona, Zaragoza, Sevilla, etc., y en cada una hago la 
misma diligencia que en la primera. 

VII. Procuro poner los títulos de los libros en su mismo idioma, bien 
sea griego, latino, lemosin, castellano, etc., con lo que se evitan algunas 
equivocaciones, de que ya he visto ejemplares, haciendo de un titulo dos 
libros, por no ponerlo con toda claridad. Inos simplifican los títulos, otros 
los glosan y reducen á su arbitrio, y aunque vienen á decir una misma 
cosa, la desfiguran de modo que hacen dudar de la obra: por tanto me 
gusta mas el pleonasmo que el laconismo. Autor modernísimo tengo pre- 
sente (1) que no solo pone por entero los títulos de los libros, sino que va 
recorriéndolos hoja por hoja, contando los folios, y en muchas planas las 
lfheas, con otras menudencias muy de mi genio: lo que yo había ejecutado 
antes algunas veces, y ahora lo haré con mas gusto por ver confirmado mi 
pensamiento. Asimismo conservo escrupulosamente la ortograüi que usan 
los autores en sus obras, esto es, sin diptongos, sin puntos ni comas , sin 
mayúsculas ó versales en los nombres propios, y otras menudencias que 
hoy pueden ofender á algunos; pero si me fuera pasible pondría todas sus 
abreviaturas y cifras, que muchas por anticuadas no hay ya en la impren- 
ta, y por tinto se han suplido lo mejor que se ha podido. 

(1) Fray Nocido Braun, benedictino, prefecto »le la MMiotora del monasterio imperio 
de Sin Udalrlco y Afra, en la obra intitulada: \nticia ht<tor¡ro.¡itrn¡rin d' 'ubi i* «ft Ir//, 
fjpoArapftfa* inteniione usque ad annum MiXCCLlXVilll. 



vn 

VIH. Acerca de los nombres de los impresores, los años y lugares en 
que se imprimieron las obras de que se trata, lo han de dar de sí los mis- 
mos libros, como también otras varias incidencias que aquí se verán. Pon- 
go una tal cual razón de los impresores que se mencionan , pero de todos 
es difícil encontrar noticias: las que hallo procuro apuntarlas, con la vista 
de muchos se podrá adelantar algo. Los del siglo XV, y aun hasta la mitad 
del XVI, los mas eran estranjeros, como lo demuestran sus nombres y ape- 
llidos, y algunos lo declaran espresamente en sus notas y escudos. 

IX. Luego que emprendí mi obra, y vi én algunos libros escudóse 
omblcmas de los impresores ó libreros , me vino Ja idea de irlos notando y 
sacar dibujo de ellos, por parecerme serviría de adorno, y tal vez de al- 
guna instrucción ; pues en muchos ponen las letras iniciales de los .nom- 
bres y apellidos de los impresores , sus patrias , etc. 

X. Después hallé comprobada esta mi idea en dos tomos de folio , inti- 
tulados: Fridericii Roth-Scholtzii Herrenstadio Silesii Tkesaurus Symbolorum ae 
Emblematum , i. e. Insignia Bibliopolarum et Typographorum áb incunabulis Ty- 
pographia* ad riostra usque témpora. Premissa est Johannis Conradi Spoerlii Dw- 
itr latió Epistolar is. Acccdit Georgii Andrw Vinholdi, de guibusdam notis et insig- 
nibus Bibliopolarum et Typographorum. Narimbergos et Altorfii apud hereda 
Joan. Dan. Tauberi A. O. R. MDCCXXX. 

XI. Esto me ha estimulado mas á recoger en esta línea cuanto he po- 
dido, para que no falte en mi obra lo que considero no solo adorno, sino 
que sirve también de instrucción ; entre estos escudos hay algunos muy cu- 
riosos, como se verá en sus lugares respectivos. 

XII. En orden á los autores y documentos de que me he servido para 
formar mi historia solo puedo decir que he tenido presentes los mas clá- 
sicos y principales, como se verán citados en el discurso de ella; pero como 
no es posible verlo uno todo por sí mismo, me ha sido forzoso valerme del 
favor de muchas personas literatas , de las cuales hago honrosa memoria 
en sus lugares respectivos, como lo exige la gratitud y la justicia. Sin em- 
bargo quiero en su obsequio anticipar la siguiente noticia. 

XIII. El ilustrísimo señor don Francisco Peres Bayer (1), bibliotecario 
mayor de la real de S. M., tiene dada orden se me franqueen todos los li- 
bros propios de su estudio, que son muchos y raros : ademas de las varias 
notas con que ha ilustrado la biblioteca Vktus de don Nicolás Antonio, y 
aumentan no poco* esta mi obra, como se. verá en sus lugares. 

XIV. También estoy muy reconocido á los sabios bibliotecarios de la 
real, los que con mucha humanidad me han franqueado cuanto he pedido, 
y ministrado diferentes especies de ediciones raras; particularmente los se- 
ñores don Felipe Pantorrilla, don José Ortiz, dotí Juan Antonio Pellicer y 
don Tomas Sánchez. 

XV. Nuestros reverendos PP. Recoletos de Copacavana me han favorecido 
por medio del reverendo P. definidor general fray Miguel de Jesús María con 
todo lo mas raro de su biblioteca , hasta enviarme los libros para tomar 
razón de ellos á mi satisfacción. 

XVI. El reverendo P. Maestro don Jaime Caresmar, premonstratense 
i que de Dios goce), cuyo nombre es bien conocido entre los literatos, y lo 

(1) Falleció #o rm. 



será mas si llegan á publicarse sus obras maestras , me ha ministrado un 
cuaderno de especies tipográficas, que sirve de esmalte á esta mi obra. Por 
muy ocupado y empeñado que estaba en escribir sobre otro asunto largo y 
espinoso cuando recibió mi carta , dice, entregó sus papeles conducentes á 
mi .idea á su íntimo amigo el señor don José Vega Sentmanat, regidor per- 
petuo de la ciudad de Barcelona , quien con otros propios hizo un estracto 
de impresiones rarísimas, tan claro é individual , que llenó varios huecos 
de lo que yo deseaba : y por todo me reconozco deudor á ep tos dos sabios. 
íNo paró aquí la eficacia del señor Vega ; pues por su medio he conseguido 
una razón «de la imprenta que hubo en el monasterio de Nuestra Señora de 
Monserrate á fines del siglo XV y principios del XVI , trabajada por el re- 
verendo P. Maestro fray Benito Rivas, su archivero; la cual es tan cumplida 
que no hallo igual. 

XVII. Don Francisco García Delgado (ya difunto), capellán en el real de 
las Huelgas de Burgos, ha sido infatigable en comunicarme listas de edicio- 
nes antiguas, tomada la razón por sí, y solicitando otras de la biblioteca 
de los reverendos PP. benedictinos de Cárdena, las que son tan exactas cual 
se puede desear; debiéndose este trabajo y esmero á los reverendos padres 
Maestros fray Mateo Parcero, su abad, y fray Esteban Gómez. 

XVIII. El P. Maestro fray Jaime Quintana, agustiniano, me ha comuni- 
cado desde Barcelona algunos papeles de libros muy raros, y otras especies 
acerca de los obradores de fundición de letra de aquella ciudad, como se 
verá á su tiempo. 

XIX. Los señores Villanuevas, hermanos, don Joaquín y don Lorenzo, el 
primero doctoral del real convento de las señoras agustinas de la Encar- 
nación de Madrid, me han facilitado noticias de libros raros existentes en 
la librería de los reverendos PP. dominicos de Valencia, y en la del eminen- 
tísimo señor arzobispo, tomadas por el reverendo P. fray Jaime de Villa- 
nueva, su hermano. 

XX. Sin salir de Valencia debe estenderse mi reconocimiento al reve- 
rendo P. fray Luis Alipud, del orden de San Gerónimo en el monasterio de 
San Miguel de los Reyes ; quien por mediación del reverendo P. Maestro 
fray José Ferré, prior del convento de Paiporta, orden de nuestro P. San 
Agustín, ha reconocido diferentes libros de impresiones del siglo XV y XVI 
de la famosa librería que en aquel monasterio puso el duque de Calabria, 
ya impresos y ya manuscritos y me las ha comunicado. 

. XXI. Don Gregorio Vázquez y Espinosa, empleado en la real Academia 
de la Historia, sugeto celoso y aficionado á esta suerte de literatura, como 
instruido que ha sido en ella por D. Antonio Mateos Muril'o ( ya difunto), 
me ha favorecido con algunas esquelas de impresiones raras, que existen 
en dicha real Academia y en otras partes. 

XXII. Son muchas y muy selectas las noticias de impresiones antiguas 
y raras que he recibido sacadas de la biblioteca del señor don Ramón Fo- 
guet, arcediano de Vilaseca en la santa iglesia de Tarragona; y del archivo 
de su cabildo acompañan otras varias. Dicho señor, i*omo celoso sin se- 
gundo de su patria y de nuestras glorias, no solo ha franqueado cuanto 
tiene, sino que mueve por otros varios lados sobre el intento. Para todo 
esto ha cooperado no poco el P. Maestro fray Domingo Feliu s agustiniano, á 
quien desde luego dirigí mi súplica, y ha sabido discretamente darla fo- 



IX 

mentó. El gusto y laboriosidad del señor Foguet en esta y otras materias lo 
tiene bien acreditado en el público, y yo le soy deudor no solo ahora sino 
muchos años hace. 

XXIII. Don Joaquín Pastor, oficial primero de la secretaría de tempora- 
lidades, bien conocido entre los literatos, y muy curioso é inteligente (1), 
no solóme ha comunicado ftor viva voz especies tipográficas, sino fran- 
queado libros raros que adelantan mi idea , como se verá en sus lugares 
respectivos. Es mucho lo que ha recogido de libros de fueros antiguos de 
Castilla y Aragón, sobre lo que tiene hechos cotejos y observaciones de mu- 
chos pasajes , y que si se dedicase á coordinarlos y darlos á luz seria no 
poca la que recibirían las materias de la legislación. 

XXIV. El señor don Juan Sedaño, caballero de la real y distinguida ór- 
tden de Carlos III, sugeto bien conocido en el público, tiene muchos y selec- 
os iibros ; y en virtud de su afecto á las letras y de nuestra fina amistad^ 
me ha franqueado cuantos yo he querido, como lo. espreso en difere nte 
lugares. ( Dios le tenga en su gloria.) 

XXV. El último en orden, aunque primero en mi reconocimiento, de 
los que han favorecido mi idea , es el señor don Rafael Floranes Robles y 
Encinas, señor de Tavaneros, en Valladolid, y allí individuo de mérito de 
la real Sociedad y Academias de Jurisprudencia y Cirujía. No hallo frases 
ron qué esplicar lo mucho que ha trabajado en esta obra. Con sinceridad y ^ 
verdad podré decir que tiene una gran parte en ella ; pues habiéndole co- 
municado mi original, ha sido tanto lo que le ha adicionado y pulido, que 
cuando volvió á mi poder quedé admirado. Su grande instrucción en nues- 
tra historia, esquisita librería y talento observador, le ha hecho reparar en 
lo que yo no pensaba , dando no poca luz y hermosura á muchas especies ' 
menos bien digeridas. No es nuevo en este laborioso literato prestarse á 
los auxilios que otros han invocado de él , pues por este motivo suena en 
nuestros libros con los elogios que es notorio, y todos justamente ofrecen á 
su méri,to, dosde los años de 1772 hasta hoy: sus correcciones van adoptadas 
"n esti edición. Por lo quoes las adiciones me ha parecido que merecen con- 
servarse originales, marcadas con laF. inicial de su apellido. A nías de lo 
que ha contribuido para el presente tomo, me consta tiene recogida una 
Memoria de todos los impresores de Valladolid y obras mas principales 
que han salido de sus oficinas, desde el primero de ellos Juan de Francour 
*>n el 1493 hasta el presente: con lo cual y sus notas críticas con* que la 
ilustra, se puede formar un tomo de justo volumen, que irá viendo el pú- 
blico por partes, ó jtor entero á su tiempo, según tengo entendido y parte 
visto. 

XXVI. Otros varios sugetos celosos de nuestras glorias han contribuido 
á esta mi obra, y aunque sea poco, mi reconocimiento se estiende á todos, 
romo se verá en este y en el tomo siguiente. 

El ilustrísimo señor don Antonio Tavira , dignísimo obispo de Canaria, y 
hoy de Osma. 

El P. maestro fray Antolin Merino • 

El P. maestro fray José Herrero , Todos agustinianos. 

El P. maestro fray José Bouza ) 

(1) Véase el señor Cerda en el Prólogo a las Memorias históricas del rey don Alonso el vid, 
recogidas por el marques de Mondejar, pág. XV. 



El P. Maestro fray Manuel Risco 

El P. Maestro fray Isidro Hurtado 

El P. Maestro fray Eugenio Cebollas 

El P. Maestro fray Domingo Fe/ú/ 

El P. Maestro fray José Ferré 

El P. Presentado en Sagrada teología, fray Joséf 

Ahila: este ha puesto algunas notas que se ve-\ Todos agustinianos. 

rán en sus lugares í 

El P. Jubilado fray José Garda Doblado, P. frayl 

Juan Ilernandez, me han dibujado diferentes 1 

escudos de los impresores j 

El P. Maestro fray Juan Fernandez de Rojas I 

El P. Maestro fray Lorenzo Marin / 

Don Pedro de Herce, prior de la colegiata de Logroño: el doctor Lloren* , 
valenciano: don Franoisco Javier do Santiago Palomares (ya difunto): don 
Santiago Saiz, conocido entre los literatos. 

Varias veces cito la librería del ilustrisimo señor don Fernando José do 
Velasco, consejero y camarista que fué de Castilla, lacual es abundantísima 
de libros raros ; pero no he logrado tenerla tranca para disfrutarla á satis- 
facción. Hoy según tengo entendido, ha pasado á poder del Sr. Marques de 
la Romana, y de Madrid á Valencia. 

Ademas de estos, estoy reconocido á diferentes libreros que me han 
prestado libros para el reconocimiento de sus impresiones etc., y son.: 
Manuel Quiroga — Antonio del Ca$/í//o = José Lopes = Ambrosio Vivanc&= 
. y otros cuyos nombres no sé. 

XXVII. Me consta que dos ilustres sacerdotes á cual mas condecorados 
en dos diferentes catedrales muy famosas , tienen apuntamientos , y aun 
cuadernos formados sobre la materia que yo trato del origen de nuestra 
imprenta : á los dos he suplicado me participasen las especies que gusta- 
sen, no habiendo inconveniente; pero ambos se han eseusad»; el uno di- 
ciendo, que su trabajo era de mas de treinta años, y que tenia .completo 
su escrito, con ánimo de publicarle, y por tautoque no podia complacer 
me , escusa justa y racional. 

El otro señor respondió, ser tanta la abundancia y confusión de sus 
papeles, que casi le era imposible servirme. No dudo que si los huhic.sc 
logrado adelantaría con ellos mi escrito, y saldría mas abundante de es 
peciesy tal vez estas mas acrisoladas; pero pues he puesto los medios, > 
no he logrado el fin, paciencia, y entretanto espero que otros agradez- 
can mi trabajo. 

XXVIII. Cuando ya tenia concluido el tomo primero de mi obra, tuvo 
noticia de la del abate Raimundo Diosdado Caballero , intitulada: De prima 
lypographia* hispánica' aUate specimen: impresa en Roma año de 1793, en L* 
mayor; laque según mi parecer, tiene mérito en su línea, pues aunque 
está diminuta, y equivocadas algunas especies . con todo, mido su traba- 
jo por el que yo he tenido : y mas estando hecha fuera de España , (pie es 
circunstancia ; pues no obstante el auxilio de bibliotecas impresas, y délas 
famosas que ha disfrutarlo en Roma de comunidades y particulares, no al- 
canza , porque las considero escasas de libros castellanos é impresiones 
españolas , que es lo principal para el asunto. Por tanto se habrá valido 



XI 

de correspondencias , y por consiguiente acrecentado el trabajo. La obra 
coincide con la mia en varias especies, y da razón de algunos libros rarísi- 
mos , de todo lo cual me he aprovechado como se verá en sus lugares 
respectivos. 

XXIX. Uesta decir algo sobre el mérito de las impresiones, y sobre el 
general descuido que ha habido en conservarlas, por cuyo motivo han 
crecido las dificultades para la formación de esta obra. En orden á lo pri- 
mero se puede tener por regla general, que las impresiones del siglo XV, 
y hasta la mitad del XVI, son mas que medianas, y cuanto mas antiguas 
mejores, especialmente las del rezado, las cuales por lo regular están en 
papel marquilla , ifia rea mayor, y protocolo, que es una de las mayores 
ventajas para que las impresiones salgan buenas. Y se ha de notar que el 
papel gana mucho con el tiempo, pues toma cuerpo y hermosura: y no 
dudo, por la esperiencia que tengo en la materia de mas de cuarenta años, 
que de las impresiones hechas en papel decente como hoy se hacen por 
mandado del real consejo de Castilla, dentro de doscientos años dirán los 
venideros: ¡Qué buen papel echaban los antiguos! 

XXX. Esto da motivo para distinguir tres especies de impresiones: unas 
absolutamente buenas: otras parte buenas y parte malas: y otras malas en 
todo. Absolutamente buenas son las que tienen buen papel, buen carácter, 
buena corrección , igualdad en la tinta y en las líneas , y limpieza en lo 
estampado. Parte biumas y parte malas se entiende cuando tienen buen pa- 
pel y buena letra, pero mala correceion y desaliño de prensa,' etc., y al 
contrario. Y malas en todo es cuando el papel y adherentes de imprenta 
todo es malo. 

XXXI. Igualmente se debe distinguir en las impresiones lo material y 
formal de ellas. Los defectos en lo material se deben atribuir al impresor; 
los de lo formal al autor ; verdad es que este debe también velar sobre lo 
material, porque á nadie incumbe mas que á su dueño. el que la obra 
salga con la mayor perfección ; y á no poner un sumo cuidado y vigilan- 
cia le aparentarán los impresores (como hace la mayor part'* de artesa- 
nos), bondad en lo que no la tiene, precisándole á pasar por defectos que 
conocen bien los facultativos; pero que ellos, por no confesar sus descui- 
dos, ni detener por poco tiempo la prensa, procuran disimular. Para que 
un libro salga impreso con alguna hermosura, requiere una atención muy 
exacta y prolija de parte de todos los que manejan la impresión , y aun 
asi á veres no alcanza : tal es la limitación de talentos aun de los hombres 
muy avisados. 

XXXII. El CU. don Nicolás Antonio, en su asombrosa biblioteca Veluset 
noca, escribió de cuantos autores literatos españoles tuvo noticia, dándola 
de sus obras , y de los lugares en que se imprimieron , bien fuese en 
nuestro reino , ó fuera de él. Mi idea va por otro estilo, pues con tal que 
esté el libro imprrso en España, basta para mi intento, sea ó no autor es- 
pañol ó estranjero. 

XXXIII. Los libros de impresiones antiguas, especialmente del siglo XV» 
y también de otras posteriores , pero raras , sean de la materia que se 
quiera , son en el dia ó deben ser muy apreciables , sin mas circunstan- 
cia ni recomendación que la de raros y antiguos , pues equivalen á ma- 

,. miscritos , y deciden muchas' dudas ; y cuanto mas se acerquen al orí- 



XII 

gen de la imprenta, esto es, al año de 1160, son mas estimados. Yo pre- 
fiero las impresiones españolas, las cuales empiezan desde el año de 1174. 

XXXIV. Muéveme á hacer esta prevención tocar con la esperiencia, que 
muchos graduados, maestros y catedráticos en diferentes ciencias, como 
de filosofía , teología , cánones, leyes, medicina, matemáticas, etc., aun- 
que saben y entienden las materias de los libros de su facultad y conomi 
su mérito en lo tocante á la doctrina, por lo común no hacen caso dé 
estas que creen menudencias , y se paran poco sobre el mérito de las edi- 
ciones antiguas , despreciando cuanto no es de su facultad ; y mas si los 
libros están impresos en letra antigua ó detortis con muchas abreviaturas» 
de cuya lectura no tienen uso ni paciencia para aprovechar con ellos como 
pudieran (1). 

XXXV. Y aunque parezca algo prolijo , añadiré, que por estos y otros 
motivos se han destruido y estraido muchos y famosos libros de biblio- 
tecas de comunidades religiosas, catedrales y colegios, echando fuera de 
ellas preciosas margaritas , que hoy serian muy estimadas. ¿Y esto por 
qué? en una palabra, por no entenderlo los que lo manejaron , ni haber 
tomado parecer de inteligentes , ó tal vez por vanidad, demasiada satisfac- 
ción y falta de gusto. 

XXXVI. En esto ha habido grande ignorancia, pues dejando aparte la 
temeridad de vender á bulto los libros á los coet.Tos y libreros, puedo yo 
deponer de algunos lamentables desatinos que he oido, y aun visto, de 
libros estraidos , trocados ó vendidos sin conocimiento de lo quedan ni de 
lo que reciben. Pondré algunos ejemplos para prueba. 

XXXVII. Hubo á mediados de este si..do algunos libreros que se dedi- 
caron á recorrer diferentes provincias del reino, y también se alargaron á 
Portugal y Mallorca. Estos llevaban una porción de libros de surtido de 
sermones , teología moral y escolástica , novelas y otros según el gusto del 
tiempo. 

XXXVIII. Llegó á Burgos un librero (al (pie cono<¿ ), y proponiendo en 
eierta comunidad cambio y venta de libros, el P. bibliotecario iba apar- 
tando los que le parecía desechar de su librería, y entre estos fué el apro- 
babilísimo misal Muzárabe. El librero , aunque sabia lo que era y su esti- 
mación, le despreció ; pero el P. bibliotecario (en el nombre) le decía: 
Hombre, en Madrid le han de dar á Y. por ese libro un doblón á ¡o menos. El 
librero le reponía : ¿Padre, diría Y. P. mim por éll Finalmente, cargó con 
el misal, el que puesto en manos de 1). An«o| Corrad i , librero afamado 
y rico en Madrid , le dio cincuenta doblones por él. Sabida la trama, se 
reconvino al librero arguyéndole en conciencia sobre el fraude: á loque 
respondió: esa es otra materia. 

XXXIX. Otro lance poco mas ó menos sucedió en mi convento de Toledo. 

(1) En prueba del poro aprecio que «o ha o echo do las ediciones del siglo \V,se puede 
.Uepar las poquísimas que de dicho siplo ~i» encuenlr. n en 1 1 biblioteca de la insigne uni- 
versidad de Salamanca, en donde era casi forzoso que hubiese mucha*; : ero habiendo re- 
gistrado su índice formado en tres tomos de i.° de Justo volumen , Impresos en el 1177, 
apenas hallo en ellos mas que «los ó tres ediciones de aquel slsjlo, lo que es muy de e>tra- 
íiar, pues en lo re^ul ¡r correspondía t« ner muchísimas, ral xv¿ la» habrán echado fuera 
por Inútiles ó cosa semejante ; pue* de otro modo seria mucha casualidad el que allí no las 
recogiesen: pero me Inclino áque su falta consiste en el poce gusto de los que han roa- 
nejado aquella alhaja. 



XIII 

Llegó allí el librero Manuel de Mena, cuando estaba en menores, después 
bien conocido y nombrado.. Este llevaba sus fardos, »y proponia cambios, 
compras y ventas ; y entre los varios libros que de la librería de aquel 
convento sacó, fueron diferentes breviarios antiguos de Iglesias particula- 
res de España , hoy muy raros y estimados, por los que dio en cambio las 
obras del ilustrísimo Palaneo,con algún otro libro de esta clase. ¿Y á Mena 
qué le valieron? veinte y cinco doblones, confesado por su boca, que le dio 
D. Juan Ferreras, bibliotecario mayor de S. M. Existen hoy en la real bi- 
blioteca, que es menos malo que si hubiesen caido en otras manos. Con los 
breviarios vinieron allí otros libros curiosos que he visto con la nota de: 
Pertenecen á la librería de S. Agustín de Toledo , firmados de fray Tomas Dá- 
vila, el que, como fray Diego Barrientosy otros sugetos eruditos y de buen 
gusto, vivieron y trabajaron en aquel convento algunos años. 

XL. La preciosa librería de don Pedro Fernandez de Velasco , primer 
conde de Haro , casi toda de libros manuscritos en vitela , muy raros y cu- 
riosos, existió hasta mediados de este siglo poco masó menos en el palacio 
que dicho conde tiene en la villa de Medina de Pomar, la cual alhaja vino 
á manos de un mayordomo ó administrador ignorante, codicioso , ó todo 
junto, que la destruyó y deshizo, vendiéndola por arrobas, que vinieron 
á parar á la ciudad de Burgos, y de allí una gran porción á Madrid. Al- 
gunos particulares de aquella ciudad compraron diferentes libros, y yo sé 
quién tomó un códice en vitela, que he inicio en mis manos, de la his- 
toria del arzobispo don Rodrigo, el que si no me engaño, para hoy en po- 
der del ilustrísimo señor obispo de Sigücnza , ó en el del eminentísimo 
señor cardenal Lorenzana, que le recogió para el cotejo de la reimpresión 
que ha hecho en beneficio del público , de las obras del arzobispo de To- 
ledo don Rodrigo. En esto vino ú parar aquella preciosísima librería. 

XLl. El insigne colegio mayor de San Ildefonso de Alcalá ha padecido 
también desfalco en varios códices manuscritos de los que le dejó su incom- 
parable fundador elcardenal Cisneros: uno ú otro, que yo he visto y ma- 
nejado , paran en la real biblioteca. 

LXII. De la famosa y muy citada del conde de Villaumbrosa no ha 
quedado mas que el nombre : y otro tanto se podia decir de otras muy 
abundantes y esquisitas. 

XLIII. No se sabe ni puede ponderar el daño que causa la .falta de gusto 
literario en las comunidades , ó tal vez la malicia : y mas si la cabeza, ó 
prelado se empeña en querer manejarlo por capricho, simpleza ó vanidad, 
pues de todo suele haber. Y que si se junta alguna pretensión , ó grande 
amistad, entones no hay mas que ceder; pues no sirven persuasiones ni 
razones : y si alguno lo resiste lo colorean de modo que es forzoso callar. 
Esto y algo mas sucede, ojalá no fuese así. 

XLIV. Que los libros duplicados de ediciones idénticas en todo se con- 
muten, truequen ó vendan, con ciencia de lo que pueden valer , y' con 
mejora ó adelantamiento, sea enhorabuena; pero que por viejos y de 
letra antigua, y porque ya están impresos en letra corriente, con otras 
nulidades que suelen oponerles (aquí está la ignorancia), se estraigan y 
desprecien , este es desatino. Mucho mas pudiera decir sobre la materia, 
pero me contento con lo apuntado. 



XIV 

XLV. Bien conozco que en esto se mezcla á veces el gusto y la curio- 
sidad mas de lo que merece la sustancia, pero tampoco se debe despreciar 
que sin este acrecentamiento puedan ser muy estimados estos libros por 
el preciso título de todo lo que es raro, como en otra materia casi igual 
en circunstancias repuso el reverendísimo Florez : « ¿Cuántas cosas ( dice) 
«arrastran el conato de los hombres , solo por la circunstancia de la cali- 
»dad, aunque sea comunísima en la especie? Pues si en qualquiera se 
»mira como maravilla lo que parece con alguna singularidad, ¿quién debe- 
»rá estrañar que se haga tanto aprecio de semejantes impresiones anti- 
aguas que algunas apenas se conocen?» Por tanto tiene mas disculpa lo que 
suena á esceso , que la desestimación. 

XLYI. Al paso que lamento la desgraciada decadencia de todas estas 
bibliotecas, y otras que yo no sé, diré también que no han faltado celosos 
particulares y grandes señores que han procurado resarcir esta falta, aun- 
que siempre será sensible. • 

XLVII. El escelentísimo señor duque de Medinaceli ( abuelo del presen- 
te) recogió varias porciones de libros que tenia en diferentes palacios de 
sus estados, y con ellos ha establecido una biblioteca pública en su palacio 
de Madrid, poniendo sabios bibliotecarios que la manejen. En ella hay li- 
bros de impresiones muy antiguas y raras que tienen memoria en esta obra. 

XLVIII. El escelentísimo señor duque de Osuna don Pedro de Alcántara 
Tellez Girón ha formado también su biblioteca pública en su casa de la 
calle de Leganitos, y en poco tiempo ha recogido muchos miles de libros, 
que sobre lo selecto y costoso forman una variedad muy grata á los aman- 
tes de esta noble especie de hacienda. 

XLIX. No es menos curiosa (según dicen) la que ha formado la escelen- 
tísima señora fciarquesa de Campoalange , ó bien sea su señor, aunque no 
se halla manifiesta al público. 

L. Me he dilatado en este prólogo mas de lo que quisiera; pero puede 
servirme de disculpa el deseo que me anima de dar todas las noticias que 
he adquirido con la práctica y estudio de muchos años sobre esta materia, 
para precaver en lo futuro iguales daños á los que hemos padecido en lo 
pasado. Por lo demás disfrute el público un trabajo ímprobo que ofrezco 
sin vanidad : corrija lo que hallase defectuoso: añada lo que encontrare de 
nuevo; y disimule benignamente los muchos defectos que tendrá esta obra, 
pues estimula á ello la caridad y la ingenua confesión con que lo prevengo 



tipografía española. 



INTRODUCCIÓN. 



Lo mucho que hay escrito acerca del origen y progreso 
del Arle de la Imprenta pudiera escusar el que yo hablara 
sobre este asunto. Pero .aunque mi intento no es masque 
averiguar el tiempo en que se introdujo en nuestra España , y 
cómo- por ella se fué estendiendo , diré no obstante alguna 
cosa en general acerca de sus principios. 

Y para tomarlo de raiz , y con algún fundamento , empe- 
zaré por lo que refieren acordes los autores mas clásicos que 
han tratado de la materia. Los principales que yo he visto, 
son : Guido Pancirolo , con su comentador Enrique Salmuht : 
Ángel Roca, agustiniano: elP. Kircker: Miguel Maitlaire, con 
su continuador Miguel Denis: Próspero Marchand : Juan Cris- 
tiano Seiz: Fr. Plácido Braun: Juan Daniel Schoepflin: Ge- 
rardo Meerman: el abad Pluche : Wolüo : el abate Diosdado, 
y otros que iré citando en mi obra. De estos el mas conside- 
rable para el crítico punto del origen es Meerman , que en 



2 INTRODUCCIÓN. 

el 1765 imprimió dos tomos intitulados Origines typographi- 
cce, en los que recogió y adelantó cuantas especies pudo 
descubrir sobre esta materia. Son nó menos dignos de tenerse 
presentes los dos tomos de Wolfio , intitulados Monumento 
typographica , que cada uno pasa de mil páginas ; pero en 
todos estos autores veo al mismo tiempo mezcladas tantas 
disputas, opiniones y contiendas, que es mejor omitirlas aquí, 
porque para mi asunto nada conducen , y si hubiese de com- 
prenderlas , me embarazarían mucho , y el lector vendría á 
sacar unas ideas muy confusas. 



NOTICIAS EN GENERAL 

AOEBOA DE LA IMPRENTA. 



1. La imprenta puede definirse: Un arte de componer y ordenar en dic- 
ciones y lineas seguidas los moldes ó figuras de todas letras , y estamparlas en 
papel ti otra materia susceptible. 

2. Con el nombre de imprenta significamos, tanto la misma arte, como e 
obrador ú oficio donde se ejerce. En latín se dice typographia*, de las voces 
typus , que significa forma . figura ó molde; y grapho, que significa escritura. 

3. El nombre de impresor, aunque tomado de la última operación del 
arte, que es imprimir, con todo eso es común á todos los artífices ú ofi- 
ciales de ella, asi á los compositores ó cajistas, como á los prensistas ó ti- 
radores. Porque para el efecto de la impresión todo es necesario, el estudio 
y destreza de unos, y el cuidado y las fuerzas de otros. Y por la misma 
causa de cooperar á ello con su gobierno, industria ó providencia, no solo 
á los regentes de la oficina , sino á los mismos dueños de ella conviene ei 
nombre de impresores ó tipógrafos. 

4. Generalmente conforman los autores en que este noble arte tuvo su 
origen en Alemania á mediados del siglo XV. En la Paleographia Española 
del P. Terreros ( ó mejor del P. Burriel) sustituida en el Espectáculo de la na- 
turaleza ú la francesa del abate Pluche, al tratar de esta invención, dice (pá- 
gina 43): «La historia de este hallazgo felicísimo para las letras, no puede 
» hacerse con mayor precisión y delicadeza que lo hizo el autor del Espec- 
»táculo en este lugar: por esta razón pondremos aquí á la letra lo que es- 
acribe sobre esia materia.» 

5. Habla primero de lo útil que es este arte para hacer muchos ejem- 
plares de un libro en poco tiempo, sobre lo cunl dijo Polidoro Virgilio (1) 
cuanto se puede d;cir : Tantum enim uno die ab uno homine lilterarum imprimí- 

(1) De Invent. rerum. llb. f, cap. 2, edlt. Rom., 1178. 



4 NOTICIAS Blf GENERAL ACERCA DE LA IMPRENTA. 

tur. quantum mx tato «mío a pluribu* scribi pottM. Y aun con mas concisión lo 
espresó el ilustrísimo señor Juan Intonio Campano, obispo de Teramo ó 
Aprucio,(l): 

Inprinit illa die quantum v\x tcribitur anuo. 

Que en nuestro castellano viene á decir: 

De la imprenta el arte estraiio 
Es un milagro á fe mía: 
Mas imprime ella en un dia. 
Que se escribe en todo un año. 

6. La imprenta dicen que es símbolo de la eternidad (2): á lo que parece 
alude nuestro P. San Agustín , cuando espresa que lo que pronuncia la voz 
pasa y se olvida ; pero lo que se escribe se perpetúa (3): con mayor razón 
podremos decir lo mismo por lo que se imprime. 

(1) Carminun. lib. VIII, n. 43, p. f 11, edil. Lip., 8.* Este obispo murió (según Fabriclo) ei 
ano de 1477. 
00 Simón Majólo t» dieb. canicul., cellat. XXIII, t. !, pág.151. 
(t) Quod HngM ¿setter, tonal $1 trantit. quod scribitur manet. Ps. 44, n. 6. 



ORIGEN Y PROGRESOS 

DEL 

ARTE DE LA IMPRENTA 

SEGÚN PLUCHE, 

TRADUCIDO POR TJBBBKBOS ó BUBBUEL. 



7. Nadie ( dice ) supo con mas perfección , jii aclaró mejor la historia de 
esto descubrimiento que el célebre Tritemio (1), que Jiabia hablado muchas 
veces de este asunto con Pedro Schoifter de Gernsheim, compañero de ios 
dos primeros inventores, y sin cuya industria hubiera acaso parado en 
nada el proyecto. Estando pues á su dicho, y á lo que acerca del origen de 
la imprenta nos* refiere en el tomo segundo de los Anales de la Abadía Hir- 
saugense, no es dudable que Juan Gutemberg (2) de Maguncia tuvo hacia el 
año de 1440 la primera idea de esta nueva arte. Gastó en ella Gutemberg 
cuanto tenia , y se asoció á Juan Fausto y a Pedro Schoifter (3) de Gerns- 
heim , el primero ciudadano rico, y el segundo diocesano y pendolista de 
Maguncia. El caudal de Fausto y la industria del joven Schoiffer, que en- 
tonces estaba sirviendo á Fausto, sacaron á luz algunas obras, aunque prime- 



ras mas que soportables : las mas famosas son la compilación de la Gramá- 
tica, Retórica, Poética , etc. (4), de Juan de Genova, y el Espejo de la salud del 
hombre (5), que es cierta prosa rimada de una latinidad muy mediana, y sin 



tica. Retórica, Poética , etc. (4), de Juan de Genova, y el Espejo de la salud del 
hombre (5), que es cierta prosa rimada de una latinidad muy mediana, y sin 
.umbra alguna en la parte mas alta de las paginas. Estas primeras impre- 
siones se nacían sobre láminas de madera, del mismo modo que se ejecu- 
taba ya antes en el Japón y en la China (6). Escribíase y se trazaba en una 
l hofl trasparente aquello que se quería: untábase después por el lado de 
las figuras y caracteres, «aunque de un modo inverso,' y de la derecha á la 
izquierda. Cuando el papel estaba bien seco, se rebajaba con instrumentos 
agudos toda la madera, que rodeaba las señales de las letras, y de los linea- 
mentos esteriores de las figuras. Como esta madera estaba socavada con 
profundidad suficiente ^ara dar á las lineas señaladas un pequeño relie- 
ve (1) sobre el fondo, señalaban todas las piezas que resaltaban ó sóbrese 
lian, con tinta suficiente espesa: cuya composición y grado de crasitud 

(1) El abad Tiitemío murió en Virrtzbourg ano 1510. 

(5) También se llamaba (íensfleisch y Zamjungem. 
v3> En alemán, Pasior, Zagal. Opílío. 

(4) Cal bol i con Joannis Janucnsis. 
i5) Sprculum human salvalionis. 

(6) Vais ( dicen ) de que entonces no había en Europa noticia. No obstante véase aqui al 
Qúm 31. 

7() prominencia 6 elevación. 



6 ORIGEN T PROGRESOS 

hubo no poco trabajo en determinar. Estendido después un pliego de pa- 
pel, y aplicado curiosamente sobre todo, se apretaba con una prensa, y sa- 
caba los trozos de las figuras y letras , quedando en todo el resto un fondo 
blanco. Uno y otro aparecía ya como convenia, y del modo natural de la iz 
quierda á la derecha, luego que se levantaba y volvia el pliego. No era fácil 
ejecutar esta misma operación por las dos caras del papel, sin confundir v 
embrollar las letras; y para vender mejor estos impresos, dándoles apa- 
riencia de manuscritos, se imprimia sobre la cara de una hoja , y sobre 1;; 
espalda de otra, y pegando con una capa de cola las dos planas en blanco, 
quedaba una hoja enteramente escrita, como se acostumbra ahora. El ejem- 
plar del Espejo de la salvación, que está en la biblioteca de los Padres Celes 
tijios, tiene de particular, que las hojas no se encolaron : y así á cada dos 
lados impresos corresponden por !a espalda otros dos en blanco, con la in- 
tención ¿Je pegar después las dos hojas, ocultando los blancos: cosa que 
descubre el artificio de este primer trabajo (1). 

8. Presto se cansaron nuestros nuevos impresores de su fatiga: pues 
una hoja mal encolada les hacia perder un ejemplar cuando la lámina 
estaba muy usada. Fuera de esto las láminas talladas no podían servir sino 
á sola una obra. Estos inconvenientes y la corta utilidad que sacaban, tra 
jo auno de ellos, que acaso fué Juan íausto, según la espresion de Trite- 
inio (2), el pensamiento de trabajar con earaptéres separados, que se pu- 
diesen juntar, desunir y emplear en diversas hojas de una misma obra, > 
después en otras diferentes. Pero como las láminas ó piecezuelas de maderíi 
terminadas en una letra de relieve , siendo (como era forzoso), tinturadas 
muchas veces, lavadas, puestas á secar, humedecidas de nuevo , mudadas, 
llevadas y traidas alternativamente , no podían menos de descantillarse. 
torcerse y alterar prontamente su figura, las dificultades se multiplicaban 
á cada paso. Recurrieron á algunos metales, y fundieron en moldes pre- 
parados áeste efecto ciertas columnitas de plomo ó cobre, cada cual con 
su letra en la una punta. Pero el plomo y el estaño eran demasiado blan - 
dos ; el hierro y el cobre muy vidriosos : de modo que todo quedaba bas 
to, informe, y de mal servicio. 

9. A todo salió el ingenioso Schoiffer , y colmando de eloria á sus com- 
pañeros, les mostró unos punzones perfectísimos que Tiabia inventad ■» 
piara formar los huecos y figuras de las letras; y haciendo también espe- 
riencias con la üiezclá de varios metales , convenientes á los caracteres de 
relieve, para corregir la acrimonia del uno con la suavidad del otro, shi 
perjuicio dé la firmeza , encontró cuanto buscaba. Y4iéaquí que ya hemos 
llegado á la perfección de. esta arte. Fausto quedó tan agradecido de 
Scnoiffer, aue le dio á su hija y cuanto tenia; y de hecho aespuesde I.t 
muerte de Guteraberg, y de Fausto, continuó Scnoiffer, y mantuvo la im 
prenta en Maguncia. El primer fruto de este rltimo descubrimiento es la 
hermosa, Biblia que se acabó de imprimir el año de H62, de la cual llevó 
Fausto dos ejemplaresá Paris(3), donde todavía se conservan (4). En Harleni 

(1) De este mismo modo, sin quitar nt poner , lo ejecutaban lo* chinos , como se ^e e < 
on libro que existe en el estudio Floreciano. 

(%) Gentr inventoris primi Joannis Fausli (que luego se descubre haber sido redro schoi - 
fer, ¿i qUen Fausto dio su hija en matrimonio por premio del descubrimiento. F.) 

(9) Uno de estos dos ejemplares cíe Fausto se dice ( según la relación de Enrique *c!ioh* 
citada por Meerman, pág. 6), que se vendió en 400 ú ROO coronados: que después apare - 
tiendo muchos ejemplares , bajó el precio á 60, hasta que cotejados unos ron ottos, > de - 
Cubierto el fraude, bajó á 40 coronados poco m:is ó menos : y añade mas, que se infiere, qi • 
este mismo fraude usaron antes los Impresores de Batnvtn, Holanda y Maguncia. 

(t) Al fin tiene la siguiente nota : Preseas hoc opuscutum artificiosa adinrentwne impri - 
mendi seu caracterizaba absque calami exarationt in ciritaíe mogunt sic effigiatum rt arf ev ■ 
tébiam dei industria per lohannem fusl civem et Pelrum Schoiffer de (¡ernsheim cltricum <¿t< - 
cesi* ejusdem esl conaummatum anuo dfii MCCCOI.XII , t't vigilia asumjiionis rryn, * 

fHQTUBu 

Dos son los ejemplares que he visto en Madrid de esta famosísima Biblia: uno en la re. i 
biliiio e a, ) oiro en la Ao lo.; reverendos VV. líseolapios del ¡.-nar-lrs. 

En rl litiro Psdlmorum codex, etc., im;>;<so por Fausto y ^cooiffer en el aí»o de 1457. 



DEL ARTE DB LA IMPREHTA. 7 

(ó Harlemo, ciudad de Holanda) se halla también un ejemplar impreso 
cu madera , del Speculum citado. 

10. Hace armonía, que en los libros, impresos en madera, no se halle 
nombre de impresor akuno; y asimismo que no se encuentre el de Gu- 
temherg en la hermosa Biblia con caracteres de fundición. La causa de la 

( según Malttaire, tomo 1, parte I, pág. 870), hay también otra nota que dice: Presen* Psal- 
t*orum Codex etc. * 

Bn el RationoJis divinorum Officiorum Codex impreso por les sobredichos (según Malt- 
taire ) repiten el Preseas rationalis divinorum codex officiorum etc. 

Esta nota Preacns etc., tan repetida per estos primeros impresores maguutinos en casa 
iodos los libros que salieron do, su imprenta, parece haberla hecho cerno formularia para 
aplicar su pensamiento, y la noticia al público de su nueva invención. 

Klla me trae á la memoria otra que se halla en el ejemplar de un tratado ó carta de 
Eneas >tivi< , después Papa Pió II, intitulado: De amoris remedio, que se guarda en esta 
biblioteca de san Felipe el lie a I de Madrid: cuya pieza a mi Juicio ha sido impresa por 
los mismos Fausto y Scholffcr, que dieron &1uz las citadas obras de la Biblia, códice de los 
salmos, y racional de Durando: y acaso es alguno de los- primeros ensayos que hicieron 
estos inventores. 

Bn una hoja en blanco que le sirve de guarda, tiene manuscritos de letra encarnada 
los siguientes versos : 

Presen* huic operi sil gralia nepmalis (*) almi (*) f. pneumatis 

Alejuvat «.**) el faciat complete quod utile fiat. . (**) f. iuvet. 

Véase aquí la alusión ó conveniencia de nota con nota. La carta no tiene año, ni lu- 
ís «r de impresión. Ocupa seis hojas y media de octavo de papel marca mayor, que equivale* 
¿nuestro cuarto recular. No tiene numeración de folios, reclamos, ni letras que llaman de 
neutro. El carácter es algo tosco, y bastante semejante á los primeros de la imprenta, se- 
gún cotejo hecho con letra de aquellos tiempos. Concluye este nuestro ejemplar: 

Vale, htc habui que nunc raptim conlra amorem dicerem, alias ubi otium fueril plnribug 
te amonebo. II rnm vale , elquod t\bi damno ex l averíete stude. Ex .Viena secundo calendas 
ianuarii. Anno dommi millesimo quadringenlesimo quadragesimo lerlio. 

El sicesl finís epatóle Enee Siivi poete laureati de amóris remedio. 

Dije que a mi juicio Imprimieron esta carta los mismos que la Biblia maguntina, cójii. 
ce de los salmos, racional de Durando , etc., y ahora aftado mas, que acas« fué esto untes 
del año 1458, cuando los impresores andaban todavía en sus pruebas y tentativas, y aun 
oo hablan publicado los citados códices de los salmos, racional y Biblia, en los que ex- 
presaron el año , lugar y nombre, como se ve en las notas Presen*, etc. En esta no así 
pues lo omiten todo. Por tanto parece fué cosa anterior, cuando la imprenta andaba en 
oculto, y como asombra de tejado, instruyéndose tedavia mas para parecer en público. 

Otra prueba la tomo de la misma carta, en la que oo suena el título ó dignidad de 
Papa en Kneas Silvio, sin duda porque se imprimió antes de serlo en el ano de 143S. y por 
tanto no se lo pndleron dar : pues si al tiempo de la impresión se hallara ya Papa, le hu- 
bieran l^onjeado con este titulo de supre.ua dignidad, mejor que con el de poeto laureado 
que en ella le dan: por lo que Juntas todas estas circunstancias parece lo persuaden. 

Sobre estas especl.s nota el ¿chur Floranes, que con tal que en el manuscrito por donde 
hicieron la Impresión no hubiese mas , por haber sido formado en el tiempo que aun no 
era Papa, los impresores lo dejarían así, aunque hiciesen la edición cuando lo era; y que aca- 
so fué por modestia, por parocerles disonante que uno actualmente Papa hubiese escrito de 
amores aunque fuese contra ellos. 

No me cuadra esta salida, porque de todos modos, si esto fuera asi, le ofendían; pue> 
el nombre y persona de Eneas Silvio era famosísimo por aquellos tiempos, y por tanto le 
celebraron con el epíteto de poeta laureado. 

Prosigue la nota del señor Floranes : ♦ 

«A mas que el P. Méndez parece oponerse a su mismo pensamiento, porque si va «le - 
•tendiendo que estos primeros Impresores no querían descubrirse, cuantas menos señale^ 
•dejasen del tiempo en que hablaban, tanto mejor.» 

No señalaron el tiempo ( ni el P. Méndez lo señala), pues la carta no tiene fecha de im- 
presión. Pusieron sí la nota de Presens, etc. ,pero manuscrita de tinta encarnada, y mi.*r.. 
tras ne conste que la manuscribieron en todos los ejemplares, diré que la del presente suio 
fué tentativa, y prueba de lo que ideaban hacer antes del 1458. 

Los sobredichos versos parece dan a entender este mismo pensamiento', cuando en l¡i 
invocación que hace el que puso los versos dice , que la gracia del Espíritu Sanio le .*e 
Presente á esta obra , y le baga cumplir ó acabar lo que sea útil, esto es, la impresión ó 
maniobra de ella, que era lo que traía entre manos. 

Otra edición he visto de esta carta , que para mi es segunda, la. cual se guarda en l,i 
real biblioteca (Armario 78,— •), también en 4.°, encuadernada con otros varios tratad? * 
de diferentes autores. Tiene la letra mas melida y reducida que la Filipense, pues ésta como 



8 ORIGEN T PROGRESOS 

primera omisión es, que á sus impresos les querían conservar siempre el 
aire de manuscritos , y escondían tanto la arte como el nombre, para sacar 
mayor precio, vendiendo sus impresos como otras tantas copias formadas 
solamente con la pluma. La causa de omitirse en la Biblia el nombre de 
Gutemberg es> que habiéndole condenado A adelantar á la socieiad cierta 

ya queda notado, ocupa seis hojas y media, y la regia no llena átres. De esta copié la pri- 
mera hoja que le falta á aquella ; y he cotejado algunos pasajes salteados de que resultan 
variantes, y lo mas notable para mi es el final , que á la letra dice .- 

•Ex voyena prtdié kaleod' lanuariiannodñi mlllesimo. CCCC. octua. II.» 
Este es el final, en que se advierte la variante de toyena donde la olra dice Y tena: la 
del año millctimo CCCC. oclwi. //, en lugar de millesimo quadringentcsimo lertio : y tampoco 
tiene el final de la Filipense: El sicest /latí, etc. 

En la misma ¿lana donde concluye con octua. //, empieza otro tratadito cuyo principio 
y fin es como sigue: 

•Pli Pontlficis maximl ad carolum cyprianum tractactulus de amore incipit íelicitcr. 
•t Rae tatú m de amere olí na seasu etc.» 

Por el olim se ve que hace mención del tratado antecedente, de que acaba de hablar; y 
mas claro *por lo que después dice: 

«De amore igltur que scripsimus olim iuuenis contennito o mortales alque rcspulte. Se- 
•quinal «i que nunc dirimas seni magis quam iuueni credite: nec privatum hominem pluris fa- 
•ctte quam pontifleem eneam relcite: pium suscipite. Illud genlile nomen parentes indi'dere 
•nascentis hoc chrlstlanum ln apostoKUum suscuplmus... 
T concluye : " 

«Bxpltcit traetatus PU pape secundi de amore. 

•Liber alloqultur studlum leclorem. 
•Chartarum numero noli estimare llbellum 

•Sum pelago uiaior utilitate liber 
»Aptus sum pueris aplus tuucnilibus annis 

»Bx parbis agris cantus acervus erlt: 
»Si docte ad doctos optatibus scribere a micos 

»Materiam: stilum, cunctaque docta dabo. 
•Ergo age, quid Jubilas parvo ere evadere doctus 
•Xihll melius docto nevimus esse viro.» 

Gerardo Meerman en el índice III de los libros Impresos en el siglo XV, trae otra espe- 
ele concerniente a este autor, y casi con las mismas dudas y perplegldades que en las dos 
cartas ó tratados antecedentes, acerca de la data ó año de Impresión: pues dice que en el 
opúsculo de los dos amantes de Buriatia y Lucrecia (en 4.°) que poseía, se lee al fin : 

«Bxplicit opisculum Enea Sllvii de dúobus amanlibus. ln evítate Leydensi anno Do- 
•tnini millesimo CCCC quadragesimo tertio LB1BN.» Pero el mismo Meerman dice, ser claro 
que estas últimas palabras se han de contraer al tiempo en que se acabó de escribir el ci- 
tado tratado ¿opúsculo, y, no á aue se imprimió en aquel año. Véase el tomo De origine* 
typographica, pág. W3. 

Don Juan Sedaño me asegura, que el opúsculo de Curióla y Lucrecia es una Aoce/a, y 
que él la ha tenido traducida en castellano. 

Por conclusión digo , que con motivo de suplir la hoja que faltaba al ejemplar Fili- 
pense', revolví las obras del Papa Pío Segunde , llamado antes Eneas Silvio, que son dos to- 
mes de folio, el uno impreso en Basilea por Enrique Petrino año de MDLXXi, 1 cual se 
guarda en la librería de los reverendos PP. Trinitarios descalzos de esta corle. En él se 
contiene la epístola De amoris remedio, pero variado el título en Amoris illiciii medella-, 
ves la epístola CVI del libro I, página 607. Varia también el nombre de la persona a quien 
la dirige, pues en las dos ediciones antiguas, es Hypólito , é ¡palito; y en la colección .Vi* 
colas de Wartenburg,en todoio demás convienen, fuera de una ú oUa corta variante como 
queda insinuado. 

Ta que la casualidad ha dado hablar de las obras de Eneas Silvio , pongo también una 
cariosa nota original del P. Mariana, que está en el tomo de los PP. Trinitarios, y á la letra' 
dice : 

•Donde quiera que en este autor se halle afirmar que el concilio general es superior al 
►Papa, se advierta que el mismo autor siendo después Sumo Pontífice lo retrató y condenó 
•por Bulla especial para ello, la cual se hallará en el 4 * tomo n> los concilios generales. 
•y agora en el índice espurgatorio hecho por mandado del ilustríslrao señor cardenal de 
•Toledo don Gaspar de Chiroga se manda espurgar de este libro la misma proposición so- 
bredicha que el autorretrato, y por ser una proposición sola y muy r.-petlda en diversas 
•partes de este autor, pareció bastar advertir que la dicha preposición está condenada, y 
•asi se tenga por quitada por evitar la prollxidad. Fecha en esta casa de la Compañía de 
•Jesús de Toledo por mandado de los muy ilustres señores inquisidores; 7 df marte de 1.1*5. 

Ju de Mariana.» 



BEL ARTE DE LA IUFRENTA. 9 

suma de dinero, pareciéndole á él que no lo debía, se disgustó, y separó 
de los otros antes del año de 1455. Pasó á vivir á Strasburgo y Harten, 
residiendo unas veces en una parte y otras en otra, hasta que últimamente 
vino á Maguncia, donde floreció hacia el año 1468. El establecimiento de 
su imprenta en Strasburgo, donde trabajó con Juan Mentel, y en Harten, 
donde según parece trabajó con Lorenzo Coster (1), hizo creer,. mal á pro- 
pósito y fuera de sazón, que era preciso buscar la cuna de la imprenta en 
una de estas dos ciudades : y dio lugar á las historietas que atribuyen el 
hecho ya á Coster, á quien (ficen que le quitó Fausto el principal fondo de 
las láminas y la gloria de la invención , y ya á Mentel, a quien Gensfleisch 
hizo un hurto semejante, para comunicárselo todo á Gutemberg, bien que 
Gutembcrg y Gensfleisch son uno mismo. En la hermosa BébHa del 1462, 
en el Psalterio del 1457, en los oficios de Cicerón de 1465, y en otras mu- 
chas obras se hallan siempre acompañados Fausto y Schoifler hasta el año 
de 1466, en que después de la muerte de su suegro, aparece Schoiffer solo. 
T no ponían únicamente susnombres, sino también sacaban al público el 
honor de la invención. Y de hecho no podia ya estar secreta, después que 
Gutemberg se separó de su compañía. Pero como no era conocida aun en 
Paris el año de 146*2, tuvo Fausto el cuidado de quitar la última hoja de la 
Biblia, r* imprimir otra en que está la nota arriba citada , en la cual dejó 
de esplicar, como lo ejecutaba en las demás obras , el nuevo método ae 
multiplicar los libros. La hermosura de estos imaginados manuscritos hizo 
que lograse en Paris cuanto quiso. Pero entendiendo que se empezaba á 
hablar mucho de la prodigiosa semejanza que tenían entre sí todos los 
ejemplares, y que se habia brujuleado la nueva invención, ltojó prontamen- 
te el precio, y volvió á Maguncia para evitar la persecución ó proceso que 
le pudieran hacer, por haber vendido á precio mucho mas caro de lo que 
parecía justo, ¡f Hasta aquí Pluche traducido por Terreros y Burriel, ó sea 
solo el uno de ellos. 

Prosigue la misma materia por lo respectivo i la Europa. 

11. Uho de los muchos autores que han tratado del arte de la imprenta 
de Europa , y su origen , ha sido Guido Pancirolo, el cual en la parte II de 
su obra nerum memorabüium , etc., pone el título XII De Typographia, y en 
doce lineas apunta el origen y tiempo de su invención. A Pancirolo le co- 
mentó difusamente (por dos veces, la segunda en el 1629) Enrique Salmuth, 
uno de los que hasta su tiempo se creia hubiesen escrito con mas funda- 
mento, ó á lo menos con mayor estension en la materia. Casi no hay espe- 
cie de cuantas apuntan los antiguos, y aun muchas que reproducen los mo- 
dernos, que *te no toque ; por lo que pongo yo en mi apéndice ló qucel 
puso en el suyo, con la espresion, de que aquella era hi mas verdadera his- 
toria de la imprenta ó tipografía. (Bien que no le "hubiese parecido asi á 
Tentzelio, que fe impugno en el año 1699, notándole no pocos errores é in- 
consecuencias. Pero era haciendo él la causa de Argentina contra Magun- 
cia , á cuyo favor habia escrito Salmuth. F.) 

12. En este siglo y casi en nuestros dias han escrito sobre el particular 
entre otros, los eruditos y juiciosos Próspero Marchand , Juan Daniel 
Schoepflin y Gerardo Meerman , los cuales no han dejado piedra por mo- 
ver, á fin de aclarar cuanto mas les ha sido posible el punto. Schoepflin ha 
dado una gran luz á la materia con haber publicado el instrumento de un 

(1) «Pudiera apostarse doble contra sencillo en prueba de que Gutemberg jamas eslavo 
•o Harten, y mucho menos en dias de Coster: el cual sin dúdale precedió pt alguno* an> . 
No sé de dónde se ha sacado semejante imaginación, de que hay alto silencio en todas la* 
memorias coetáneas. Bs menester entender que Harlen no esta en Alemania por allí en 1* 
cercanía de strasburg ó Maguncia : sino en la Holanda muy distante. T si se probara qae 
Gatemberg habla trabajado allí con el viejo Coa tor, entonces por ese mismo hecho perdían 
el pleito los alemanes, y se descubría contra su empefto/naber sido Coster el Inventor, y 
Holanda la madre delaimprenta.de donde ellos llevaron la Ideaá Alemania, sin costar- 
ías mas qae irla puliendo y perfeccionando , cerno para mi; alia fué así , pero no por medio 
de Cutemberg del modo dicha. F.» 



i 



10 ORÍGRN Y PROGRESOS 

pleito que se seguía contra Gutemberg el año de 1439. El cual instrumento 
se guarda en la ciudad de Argentina en la Torre de la moneda , escrito en 
idioma alemán : tradúiole al latín, y le exhibe en las dos lenguas al princi- 
po de sus Vindieias Jypographicas (1) Por es'.e instrumento consta la época 
Je la imprenta, y aunque no con absoluta certeza, se infiere prudentemente, 
y se ve que antes del 1439 andaban ya estos inventores en ensayos y ten- 
tativas. 

13 El insigne Gerardo Meerman dice, que el inventor de la tipografía 
fué Lorenzo hijo de Juan , ciudadano de Harlen : pone una fina estampa de 
su retrato con esta inscripción respectivamente moderna: LAUREÑTIUS 
JOAN. FU*. SCabinut Harlemensis Typographice inventor. 

14. Después en la materia (pág. 49) le considera natural de Harten: y 
en el año de 1428 (dice) gozaba del honor de Scabino. En la nota de la pá- 

Sina 38 y 51 refiere que en la plaza del mercado de Harlen ocupaba gran- 
es palacios junto á la iglesia de San Bavon, cuyo custodio era. Prosigue 
con muchas noticias acerca de su familia y escudo de que usa, todo con 
mucha estension: en la pág. 50 pone el árbol de su genealogía. 

15. Hasta aquí dice (pág. (»5) que ha considerado a Lorenzo como nacido 
en lugar noble, y como ciudadano y magistrado de Harlen ; pero que ahora 
lo contempla como útilísimo á todo el erbe por la invención del arte tipo- 
{jráfico. Ya recorriendo prolijamente los autores que han tratado con al&un 
tundamento acerca de la imprenta, haciéndose cargo de las dificultades, y 
desatando las dudas y equivocaciones que han padecido unos y otros. 

16. En la parte 11 reproduce el instrumento de Schoepflin sobre el pleito 
ya mencionado* lo aclara en algunos pasajes , como son sobre k) que de- 
pusieron los testigos , v le sirve de prueba. Dice (2) (pie Cornelio, compo- 
sitor de libros ( entiendo es lo mismo que encuadernador) y testigo, decla- 
ró, que un criado infiel habia hurtado las formas, figuras y moldes de la 
oficina de Lorenzo, y los habia llevado á Maguncia, donde erigió imprenta, 
y que en el año de 1442 habia impreso con ellos ya dos libros. 

17. Refiere cómo empezó Lorenzo sus ensayos. Dice que saliéndose á 
pasear por acaso, como acostumbran los desocupados después de comer en 

(1) Del pleito resulta, que Gutomberg antes del año d3 143f enseñó á Andrés Drlielienlo , 
ciudadano de Argentina, el modo de pulir piedras. Mucho después acercándose ya este año > 
comenzó á ejercer con Juan Rlíf otras manufacturas, 7 entre ellas la de fabricar conejo*. 
Drtzehento , y después so hermano Hiél mano deseaban que Gutemberg se las esplicase , lo 
que les concedió; y estipulad» el premio de 80 florines por cada uno de ello* . los recibió y 
entró en compañía con Rlíf. Después visitando los nuevos compañeros á Gutemberg , que 
v i via junto á San A rbogasto, extramuros de la ciudad, notaron ^ue les -habla tratado con 
poco candor, y quealli ejercía otro admirable arte que hasta entonces ondados.» mente les 
habia ocultado. Pidiéronle que les. comunicase tpdos los secretos; y rescindiendo el con- 
trato, se htzo otro de ouevo, estendldo á un quinquenio, con dos especiales condiciones. 
La primera, que pagados antes los 80 florines, cada uno añadiese otros 1Í3: los 50 de con- 
tado, y los otros 75 á ciertos tiempos. La segunda, que muerto el uno de los contrayentes 
dentro del quinquenio, los tiernas restituyesen á tos herederos del difunto cien florines aca- 
bada la compañía ; pero que se dejasen en ella cuanto perteneciese al común. Drlzehenio de- 
bía todavía diez de los 50 florines, y habia >a llegado el plazo de les 75 restantes cuando 
murió en el último año de 1438; pero babla gastado casi 500 en perfeccionar la obra, no obs- 
tante que en fuerza del contrato de ningún modo estaba obligado á ello. 

Jorge y Nicolás Drizeoen«o, hermanos del difunto, pidieron muchas veces a Gutemberg 
que les sustituyese por compañeros en lugar de Andrés: ó si esto no lo pareciere , se hi- 
ciese una transacción de dinero puesto en la compañía, lo que siempre rehusó Gutemberg, 
hombre de torcida intención (según Meerman, tom. I, cap. Vi:, pág. 171, en ia ñola c¿t por- 
fiando que se habia de estar a lo pactado. Finalmente los Drlzehenlos le pusieron pleito. 
Pero como la JusUcia mas qué las leyes estuvieseu de su parte, el senado que no podía juz- 
gar sino según el tenor del pacto, dio sentencia el día li de diciembre de 1430. en la cual 
mandó que Rlíf, Hielmano y Gutemberg supliesen con Juramento la fe del escrito* y á«u- 
temherg se le declaró que lee 85 Qorlnes restantes 00 se le habían pagado todavía por Dri - 
zehento; y habiendo cada uno de ellos ejecutado lo mandado, y pagado Gutemberg los l* 
florines para completar los 100 á los herederos de Andrés, perdieron el pleito loa Drlzehe- 
nio». (üeerman.fm. I. cap. VIL § II. pág. 188.) 

(t) Lo siguiente no ei resultante del Instrumento, sluo de Adriano Junio, que lo escribió 
asi por Harlen hacia los años do 1570, y su relación 00 muy ventilada, r. 



DEL ARTE DE LA IMPRENTA. 11 

los días de tiesta, comenzó á formar figuras de letras de cortezas de haya, 
con las cuales, impresas cada una al revés en un papel, formaba por di- 
vertirse. mjo ú otro verso, para que sirviese de ejemplo á sus nietos. Lo 
que habiéndole salido bien, como era de ingenio grande y sublime, comen- 
zó á pensar en cosasmayores. Y lo primero en compañía de su yerno To- 
mas Pedro, que dejó cuatro hijos casi todos de dignidad consular (lo que se 
advierte para que entiendan todos que esta arte tuvo su origen rio en una. 
familia baja, sino honrada y noble), formó unas tablas, todas figuradas 
con aquellas letras: en el cual modo vi yo (Cornelio) unas pruebas, ó bor- 
rador, impresas por el mismo ensayo con llanas ó planas impresas por una 
cara, y no por la otra. El libro de estas pruebas, escrito por un anónimo 
en lengua vulgar, tenia el título de Speculum no t ir ce sálutis, de que se dirá 
luego. 

18. En el cap. V, SI, pág. 97, pone Meerman una observación sobre la 
época de la tipografía, distinguiendo dos épocas en Harlen. La primera 
cerca del año 1430 por el citado Lorenzo, ciudadano de aquella ciudad, el 
cual imprimió en carácter ó letra d* madera : y muerto Lorenzo , lo conti- 
nuó su familia. La otra época de impresión mas elegante fué en letra de me- 
tal, fundida, la cual Teodorico, hijo de Martin Alonso, llevó el primero de 
todos hacia el año de 1472, de Alemania y Francia á Flandes, como consta 
de su epitalio, y se continuó sin interrupción por mas de sesenta años. Los 
libros que carecen de notaje tiempo, lugar é impresión, cuando concurren 
dos ejemplares con estos requisitos, se aistinguen por la rudeza ó elegan- 
cia del carácter : aquellos pertenecen á la primera época , y estos á la se^ 
gunda. 

1 9. JEn esta clase entra en primer lugar el Speculum humana $alvationú, 
mencionado por muchos, y reconocido por pocos, coma bien observa 
Mr. Fournier* Diss. II, pág. 162, citado por Meenmin. De este libro hay dos 
ediciones, ambas latinas, pero diferentes, sin nota de tiempo, lugar ni 
nombre de impresor: la una está de letra suelta, y la otra, parte de letra 
suelta ó separada, v parte de letra unida de madera. Describe muy por me- 
nor el contenido cfel libro, tiempo en que se escribió, su autor, tamaño, 
hojas ó folios que tiene ; v no intorma solo de este , sino también de otras 
dos ediciones del mismo libro en lengua vulgar ó bélgica. Y añade que á 
escepcion del primer ejemplar latino, ha'visto y registrado los otros tres, 
y uuc habla de ellos con entera satisfacción (1). (Pero en lo mas de ello le 
nabia precedido con mucha anterioridad su compatriota el docto Pedro 
Scriberio en su Laurea de Laurenzo Coster , impresa en Harlen, año 1628, 
4.°, hoy "n latin en la colección de Woltio, part. 1. a , pág. 209 A 451 , F.) 
Prosigue largamente dando noticia de estas y otras ediciones antiquísimas 
de diferentes autores, y apuntando las dificultades hasta lo sumo: en mu- 
chas especies coincide con lo que Juan Cristiano Seiz refiere en el cap. VII 
de .«u Annus tertius strcularü inventa* Artis Typographicce , pág. 155, donde 
pone una'breve cronología de4os principios de este arle desde el 1428, 
síguieudo casi año por año hasta el 1473. Pero para conciliar algún tanto 
diferentes dificultades, se necesitaba formar una disertación en cada 
un año. 

20. Antes de apartarme del concepto general acerca de la imprenta, diré 
ábrela de la China, en que también bav sus controversias entre los que 
han tratado de olí:: , vindicándola contra los europeos , especialmente ale- 
manes y holandeses. 

Imprenta de la China 

21. La imprenta de la China propagada al Japón, al Catai, y según al- 
gunos al reino do Tangnt en la Tartaria, es ciertamente mas antigua que la 
d^ Europa, por lo menos quinientos años. Y como no pocos piensan aue nos 
\ino de allá, aunque otros lo niegan, y aun hay quien diga, que nicn al 
contrario los europeos se la comunicaron á los chinos ( opinión del todo 

(1) Véate íu ñola de la pá¡¡. 101. 



12 ORIGEN Y PROGRESOS 

improbable), antes de internarnos en la europea será bien decir de ella 
cuatro palabras. 

22. Es mucho lo que se ha escrito acerca de la imprenta de ios chinos: 
y dejando aparte si es de mas* gasto y menos gusto que la de los europeos: 
si se necesita mas tiempo para componer con ella un libro, que con la 
nuestra : si las tablas que hacen para un libro determinado, no pueden ser- 
vir para otro diferente: si las tablas sirven de embarazo por el mucho sitio 
que es forzoso ocupen eu las casas de los impresores : si no tiene la*utili- 
aad y comodidad que la nuestra : si es digna de reputarse ó llamarse tipo- 
grafía: dejando (digo ) todas estas nulidades , objeciones y reparos, que para 
lo#-europeos soh ciertas, y tal vez no lo serán para los chinos, diré alguna 
cosa sobre su uso y origen , el cual se ha de buscar en el Oriente. 

23. El modo que tienen los chinos para sus impresiones es formar en 
tablas de madera bien bruñidas sus letras, ó por mejor decir signos ó je- 
roglíficos; todo á la medida forzosa del libro que van á hacer; y si este de- 
biere tener veinte hojas útiles, necesitan abrir ó esculpir cuarenta tablas, 
de modo que cada una sirve para una cara ó plana, y nada mas; pues no 
estampan mas que en una llana, y la otra la dejan en blanco. Concluido 
este libro, aquellas tablas no sirven para otro diferente, y sí para reim- 

Erimirle siempre que quieran (1). Por tanto dicen que tienen llenas de ta- 
las las casas de las imprentas, y así es preciso que sea. 

24. Diferentes europeos han tratado sobre este particular, y con alguna 
mas estension el P. maestro Iray Juan González de Mendoza ( obispo que 
fué después de Chiapa ), cuyo testimonio se pone en el número 30. Ademas 
de este se puede ver á Pedro Maffeo (2): García de Orla (3J: Juan Hugo 
Lintschotano (4): Gerónimo Ossorio (5): Juan Metello (6): Alvaro*Seme- 
do (7) : Juan Lorenzo Anania (8) : Paulo Jovio(9): Próspero Marchand (10): 
Juan Daniel Schoepflin (11): Gerardo Meerman (12): ilustrísimo señor fray 
Benito Gerónimo Feyjoo (13); y finalmente son tantos los que han escrito 
sobre la materia, que se podría fdrmar un gran volumen : unos la deprimen 
y otros la ensalzan. 

25. Gerardo Meerman dice que los chinos tienen imprenta, ó bien 
sea xilografía, muchos años há, aunífue discuerdan en señalar el orí- 
gen: y que lo mas probable parece ser la opinión del P. Felipe Couplet, 
escritor exactísimo , que la pone hacia el año 930, como el P. Musancio, 
y hoy los mas. 

26. Abdalla ó Abusaid, Beidavco, en la VIII parte de la Historia déla 
China que escribió en lengua persa, desde la hegira 717 (esto es año de 
Cristo i317) , habla de este arte muy usado por los chinos, y dice que to- 
dos los libros que según las leyes ó preceptos de aquellos (tres filósofos 
Fu-hin Chuxang, Xen-gu Chuxang, y Xen-chunChuxang) salen á luz, están 
escritos con esmero ; de modo que todas las páginas de este libro se escri- 
ban en las tablas con carácter elegante. Los sabios cotejan igualmente con 
sumo cuidado los escritos, y los autorizan «con su firma en el dorso de la 
tabla. Después los entregan á los mas aventajados escultores para que los 
esculpan ; y concluidas todas las páginas del libro según la idea que se han 
propuesto, ponen número á todos los folios. Estas tablas las guardan enanos 

(1) Para esto tienen sus leyes. Véase adelante en la nota del número 16. Omnti ítem etr 
fl) Historia Indlarura, libro Vi, folio 236. 

(5) Coloquios dos Vi m pies e cousas medicinaes da India, impreso en Coa por Juan Kndtu 
á X de abril de 1563. 

(4) Part.II, Indiae orient. cap. W. 

(3) De renusgestls Eman. Regís Lusitantae , lib. XI. 

(6) Htstor. de novis insulis et novo orbe. 

(7) Historia de la China. 
(t) Cosmografía del mundo. 

<•> Libro XIV de las fautorías. 

(10) Uistolre de I' imprime ríe , sección III, página 13. 

f 11,* Vindicta) typoirraphl*, página • y 81. 

(1*1 Origines typographtca, pagina SIS. 

(13) Tliealro critico, lomo * y 4. 



DEL ARTE 1>E LA IMPRENTA. 13 

estantes ó cajones, á la manera que se hace en las oficinas de acuñar mone- 
da, bajo la custodia de vigilantes y rieles comisarios : y de aquf reboñen 
las bibliotecas, y las señalan con escudos de insignias o armas. Si alguno 
desea traslado ae este libro, ante todas cosas se presenta al colegio, y da 
cierta suma de dinero á los custodios. Estos traen las tablas, y en las ho- 
jas del apógrafo ó libro que le dan , imprimen el sello de oro, y asi se 1<* 
entregan. l)e este modo no puede tener mas ni menos el ejemplar del libro, 
ni dejar de ser di^no de te en todo su c aitenide (1). Esto por lo que res- 
pecta á la imprenta de la China. 

27. Mr. Pluehe diré , que las primeras impresiones se hacían sobre lá- 
minas de madera (2), del mismo modo que se ejecutaban ya en el Japón y 
en la China: y al pie de esta cláusula se nota por nuestros traductores eii 
la versión castellana: «que entonces no habia en Europa noticias de aquel 
país.- Pero spgun lo que reliere el P. Fray Juan González de Mendoza (3) 
del orden de N. P. S. Agustín, embajador que fué nombrado por orden del 
señor Felipe II, el año de 1580 al gran emperador de la China, debemos 
reconocer de aquí el origen de la imprenta en Europa: sin que por éso sr 
pretenda quitar la gloria á los alemanes; en medio que no es lo mismo in- 
ventar un artificio ó máquina, que imitarla ó adelantarla; pues suponiendo 
como queda dicho que de la China tomasen la idea de abrir en madera las 
letras, que es lo que al priucipio hicieron en Europa, é imprimirasí libros, 
eso no quita que después no añadiesen mucho al invento, como facilius 
ist inventis addere: y esta mejora ó ampliación no se puede negar á los ale 
manes. 

28. Estos, como son Salmuth, el P. Atanasio Kircker, Gerardo Meer- 
raan, Holandés y otros muchos, gobernado cada cual por el .amor de su 
patria, andan por rodeos, y no quieren confesar que el origen de este in 
vento vino de los chinos, insistiendo en que lo que estos imprimían era 
en tablas de madera, muy (Jiferente de la imprenta de los europeos, qu«' 
es por letras sueltas y de raelal , lo que no se duda. Pero así como los chi- 
nos con paciencia forman una tabla o plana de letras, signos ó geroglíficos 
en la jnadera, del mismo modo la forman de letras sueltas los europeos, 

(1) Esta obra de A bdalla se publicó en lengua persa y en latin por solicitud de Andrés 
Mulero, en Berlín año de 1677: el lesio latino se exhibe aqui á la letra , según le pone 
Meerman , que dice no se halla en ninguno de nuestros autores , y que la obra es muy 
rara. Dice pues: 

•Oranes llem libri , qui secundum i I los (tres filósofos Fu-hln Cbu-xang, Xen-gu Chn- 
•xang.et Xen-<liun Cliu-xang) aeduntur, elegantissiméscripu sunt: ita utsinguhs pagina* 
•buins libri cbaracteri elegann in tabulas scribant. Omncs etiam sapientes summa cum 
•observanlia .«cripta conferunt, qua» charactere suo in dorso tabula?- conflrmant. Postea 
•sculptoribusomnium pra j slu.)tissimis.sculpenda danl, cumque omncs pa¡;i as libri iuxta 
•praeserlptam ideam aii finem perluxerunt ,slugulis íoliis nuinerum adscribunt. Has tabú - 
•las, velul formulan» oflichwe monetaria; io lo u'is sub sigillo oculatorum et fldelissimoruut 
•Commlssarionmi doponunt , inque MbltoUiecas reponunt, ideotfue insignili munlunl. si 
•qun apographum huius libri deslderet, ante omnia collegium boc adit, dutque certam p<>- 
•eunlsesummam custodibus. Hi tabulas islas afferuntac sigillui» aureum.apograpbi char- 
ol? lniprímunt , sicque tradunt. Hac ratione (ieri non potest, ut exempla liiirl plus aut mi- 
•nusconlineant, quin íide dignissiraa sint.» Véase Meerman en sus Origines Typographinr 
p. tl8y sig. 

i%) Véase el uúm. 7. 

(3) Fué después obispo de la isla de Lipari (año 1593). Luego sufragáneo del cardenal ar- 
zobispo de Toledo: el aao de 1007, obispo de Cbiapa : y el de 1608 de l'opayin en, las India 3 
occidentales. 

«El pensamiento de habernos venido de la Cbina los principies de este intento no fu* 
original de! P. Mendoza. Antes de él se le habia ofreqido al obispo Taulo Jo vio, que atan/.» 
habérsenos comunicado de allá por medio de los rusos y moscovitas como naciones cerca- 
nas. Pero sin alegar documento, testimonio, ó memoria por donde se justifique. T así ha 
sido recibido de muy pocos, mirándola como una paradoja, ó como mera ocurrencia Ingenio- 
sa del talento de Jovlo. Ni jamas se persuadirá. Los mismos principios rudos del arta < n 
Harlen , y sus progresos lento* , y de grado en grado, que fué recibiendo hasta su perfec- 
ción en Maguncia , hacen ver que nuestros europeos ningún modelo ó tipo tuvieron por 
«leíante, ninguna idea d* fuera, ninguna pauta, sino que ellos fueron originales y sa- 
cándolo todo d» ¿u iugenio. F.» 



14 ORIGEN Y PROGRESOS 

y quedamos tabla á tabla. Si bien que acá hay la ventajada las letras suel- 
tas que altó no conocen, y que aeshaciéadulas* pueden servir para -compo- 
ner otras obras; y las l ¡mi ñas de la China no se pueden acomodar sino 
para cierta plana ó libro determinado. Pero para mi concepto no es este el 
punto de la diticultad: sino que vistos en la Europa aquellos ensayos de la 
China en tablas enteras do madera, y el efecto que hacían, lo adoptaron, 
y luego fueron adelantando hasta llegar á soltar las letras, al principio de 
madera y luego de metal ; y esta es la gloria y muy grande de los alema- 
nes, en que sin duda pasma ala imaginación* no solo ver la distribución 
v composición de las letras , sino la fundición , punzones, matrices, mezcla 
ele metiles con otras muchas menudencias de que consta el artefacto. 

29. En punto de la tinta para imprenta (que no seria lo que menos de- 
tuviese en los principios) creeré que también se tomó el modelo de los 
chinos, pues no se conoce otra mejor que la suya , la que ponen no sola- 
mente esnesa (requisito necesario para el asunto,) sino que la secan y for- 
man de ella barritas y tabletas , que se aprecian mucho en Europa. Otras 
varias objeciones oponen los ya citados (alemanes y holandeses, pero á mi 
juicio no satisfacen, pues las muchas librerías que dicen había en aquel 
reino , y lo baratos que estaban los libros, juntamente con la tradición que 
tienen de ser ellos los inventores, apoyada con los muchos libros antiguos 
que tenían , todo junto persuade, que el origen se tomó de los chinos, 
aunaue después se confiese que esto no es su sombra en comparación de Jo 
que los alemanes han adelantado. Yo no soy chino, alemán, ni holandés, 
pero este es mi sentir. De cómo y por dónde pasó el invento á la Europa, 
óigase al P. Maestro fray Juan González de Mendoza, el cual en su Htitorim 
del gran reino de la Ckina pone el título siguiente al cap. XVI del libro III. 
De cuanlo mas antigua es la costumbre de estampar los libros en este reino, que 
en nvestra Europa, 

30. ¡f Fué tan útil ' ingeniosa la admirable invención de la estampa, que 
es cosa cierta que si faltara ella , perecería pmcha parte de la memoria 
de tantos insignes varones, como los felices tiempos de atrás noseyeron... 
Dejado esto aparte, y los grandes efectos de esta sutil invención , trataré 
solamente de probar lo que el capitulo propone con algunos ejemplos de 
muchos que en sus historias se hallan , y en las nuestras bastantes, para 
que quede claro. Según parece por común opinión, la invención de es- 
tampar comenzó en Europa el ano de 1458, la cual atribuyen á un tudesco 
llamado Juan Gutembergo, y se tiene por cosa cierta, que el primer molde 
con que se imprimió, se hizo en Maguncia, de donde un alemán llamado 
Conrado trajo a Italia la invención, y que el primer libro que se imprimió 
fué el que escribió San Agustín, que se intitula áó la Ciudad de Dios, y 
en estoconcuerdan graves autores (1). 

31. Pero según los chinos afirman, su primer principio fué en su reino, 
y el inventor un hombre eme ellos reverencian por santo; de donde se de- 
rivó y trajo muchos años después que ellos tenían el uso, al reino de Ale- 
mania , por la Rusia y Moscovia , por donde tienen por cierto que se puede 
venir por tierra , y que mercaderes que venían de allá al dicho reino por 
el mar Bcr nejo , y* de la Arabia felice , trajeron los libros , de donde el 
Juan Gutembergo (á quien las historias hacen autor) tomó motivo. 

32. Lo cual siendo asi verdad ( como ellos lo tienen autenticado ) que- 
da muy claro que esta invención vino, y se comunicó de ellos á nosotros: 
y ayuda para creer esto, hallarse el día de hoy entre ellos muchos libros 
estampados mas de quinientos años anies del aíi> eii que por nuestra aten- 
ta tomó principio la invención en Alemania: de los cuales tengo yo uno, 
y he visto otros asi en Indias, como en España é Italia. El P. Rada y sus 
compañeros trajeron cuando volvieron de la China á Filipinas muchos 
cuerpos de diversas materias (2) , que los habían comprado en la ciudad 

(1) «En el dh está de<cubic»rtt lo contrario. Fué m sus principios un mal infirme de 
Yolaterrano, que después cundió -por otros sin ex ■•men. F.» 

(1) Véase en ei apéndice num. ni, la lista de los libro» que trajeron estos padres el ano 
de 1573. 



DEL ARTE DE LA IMPRENTA. 15 

de Aucheo, estampados en diversas partes de aquel reino, aunque los mns 
en la provincia de Oehian, donde hay la mayor estampa; y trajeran mu- 
chos mas < según dijo> porque habia grandísimas librerías, y vahan poco 
precio, si el virey no se lo estorbara: el cual temiéndose por ventura que 
por medio de ellos se supiesen los secretos del reino (cosa que con grande 
cautela procuran encubrir á losestranjeros) les envió á decir, que le ha- 
bían certificado andaban comprando libros para llevar á su tierra , que no 
gastasen en ello dineros, porque de balde les daria él todos los que qui- 
siesen. Lo cual después no cumplió, ó por la razón ya dicha, ó quizá por 
olvidársele (l). lf 

33. El laboriosísimo P. Maestro fray Gerónimo Román toca también este 
punto, y dice que «los chinos tienen impresión, y créese ser muy anti- 
cua , por los libros que tienen impresos, £ también porque sabemos que 
«nuestra invención es moderna, aunque como queda dicho en la República 
•gentílica, yo creo que la hubo antiguamente y se perdió (2).» El mismo en el 
lugar que alega , habla de la invención de la imprenta en la Europa , con- 
viniendo en lo que generalmente está recibido; y acerca de los chinos 
añade: «Todavía tengo por opinión que la impresión es mas antigua (esto 
►es anterior al año 1442), porque en un mapa de don Pedro de Castro*, 
«obispo de Cuenca, vi yo que se hacia mención de la impresión antigua- 
mente en la China, y en las décadas de Juan Barros , portugués, y hom- 
bre de mucha erudición , hay mucha mención de ella, y habla como que 
•sea en aquellas partes muy antigua: y aun en tiempo de Moisen creo 
»uue la hubo; porque cuando dicela Escritura del Deuteronomio , queman- 
do Dios que se escribiese este libro en unas piedras aplanadas con cal, 
»no se podia hacer sino con moldes de hierro , ponjue como fuesen apla- 
cando de cal , las letras pegasen con la blandura, y así quedase escrito 
»el libro. Esto se puede decir lícitamente , porque en la oficina del maes- 
tro Antonio de Lebrija parecen ciertas páginas de metal . con todas las 
••letras necesarias, y se imprimieron artes con ellas; y de la manera que 
•allí en aquella plancha estaban figuradas las letras , podían estaren tiem- 
•po de Moisen en otras, y figurar todas las letras en aquella cal ó plancha, 
•como con sello. Pero que es menester mas sino que la hubo esta inven- 
•cion con las demás que hoy vemos, pues el sabio dice que no hay cosa 
•nueva que no haya sido antes (3).» Hasta aquí Román. 



Escultura de los antiguos. 

34. Juan Daniel Schoeptlin hablando de la escritura de los antiguos 
dice (4), que los romanos tuvieren casi en sus manos la tipografía, y que 
no les faltó mas que hacer movibles y sueltas las letras ; pues se ve na- 
dan sellos con letras de relieve , para marcar sus vasos ó alhajas , y lo 
mismo Dará hacer las monedas , formando también en el cuño ó matriz las 
letras inversas ó al revés, para que después saliesen en las monedas al 
derecho. Esto mismo se puede aplicar mucho antes á los fenicios, egip- 

(1) «No ignoro los esfuerzos que haa hecho los alemanes para debilitar la fo de este y 
todos los domas escritores á quienes pareció haber recibido la Europa- do la China la 
Idea de la imprenta. Pero no se han hecho cargo de que esto debe estimarse como una mrra 
conjetura, pues nadie hasta ahora produce uu testimonio decisivo. P.» 

<*) Román , República de la China, tomo III, folio 285, b. 

(3) ElmUmo, UrpúbtcagentílUa, lih. Vil, cap. III. 

(4) Typographiam nía ni bus fe re tenuerunt romani. F. tonina sigtlla eorumjitteris proml- 
nenlioribus sculpta retrorsus , quibus vasa siglllarunt, quolies in supellectile mea anti- 
qotota coutemplor, loties omnem fete typographicara formam in lilis repello, cui nihü de - 
fuerat m>\ lilterarum movilitas; quam artifex «i addiai^et, roraanus, td est, hueras, quoü 
faclle factu, m fonnasset golutiles; Roma vetus typo^raphia? Jam fulsset inventrix : quis; 
precipuas tjus parles proiniucnliain et tnvenlionem lyporuiwjam no erat, movilltatem, 
qux addenda, non vídit Sihoepfllii Yindieice ty¡¡ogravUiciP , pái*. A. 



16 ORIGEN Y PROGRESOS » 

<;ios. griegos, cartagineses, etc. De los romanos consta que ponían letras 
<u los vasos de barro, cuya alfarería -en Sagunto era muy famosa por la' 
bondad de la tierra para el efecto, de que hacei mención Plinioíl) v 
Marcial (2). ' J 

Sume taguntino 
Pocula ficta luto : 

y tomismo se ve en las lámparas ó candilelas sepulcrales que trae Mon- 
faucon en su Antigüedad ilustrada (3) , muchas de las cuales lienen letras; 
y determinadamente una de las que se guardan en el gabinete del reveren- 
dísimo tray Enrique Florez (4) ; pero las letras están escavadas en profun- 
didad, como que en el molde con que se grabaron era de relieve. No así en 
los ladrillos, donde al contrario el molde tué de bajo vías letras que queda- 
ron impresas de relieve; uno de ios cuales existe en él citado gabiuete, re- 
cogido por diligencia delP. Maestro fray Manuel Risco, después de impreso 
el tomo XXXIV, de la España Sagrada, en donde trata de estos ladrillos. 
En ellos se demuestra claramente que para estampar en el barro aquellas 
letras las formaban en hueco ó cavadas en la plancha, para que en el 
ladrillo saliesen de realce. La inscripción es en esta forma : 



LEG. Vil. GEM. P. F. 



35. En este monumento se conoce, sin ninguna duda, toda la huella de 
la plancha, tarjeta ó molde, bien fuese de hierro ó de madera , con que 
aquello se estampaba , apareciendo solamente de relieve las letras y los 

8 untos. Todo lo dicho apoya y corrobora el parecer de Schoepflin, y del 
laestro frai Gerónimo Román, pues en la realidad estos estampados en 
medallas, campanas, vasos y ladrillos, etc., no son otra cosa que mani- 
fiestamente una imprenta principiada, aunque muy adelantada después , v 
trasladada ó acomodada á otras^ materias , como son el pergamino, papel, 
bronce y barro. 

36. Con esto tenemos ya descubierto el principio y origen de la impren- 
ta, ya haya sido en la China, ya en la Europa, sobre cuya gloria contien- 
den en esta diferentes ciudades, como son Maguncia, UaVlen, Argentina y 
otras, queriendo cada una llevarse la primacía de la invención : de que 
no hay que maravillarse, pues el invento es de mucho honor, haya salido 
de donde se quiera. Y como era no solo de honor, sino de provecho, pues 
pendolistas primorosos vivían de copiar libros, y aun sacaban uv\y buenas 
ganancias, como al Schoiffer mismo lehabia sucedido, manteniéndose de 
este trabajo ; estos primeros impresores ocultaron por algún tiempo el ar- 
tificio, vendiendo entre tanto impresos por manuscritos, ayudándolos con 
rayas interlineales, letras mayúsculas iluminadas, coloridos, orlas, y otros 
adornos. A esto se juntaba no haber motivo para sospechar que esto no 

(i) Piin. l ib. xv, cap. xu. 

(i) Ltb. XIV, núm. 108. 

(1) Too». V, parte II , y en el Suplemento. 

(A) Kn el plano ó suelo de la eandileta llene estas letras . 




DEL ARTE DE LA IMPRENTA. 17 

fuese manuscrito ; pues remedaban en las matrices las formas de las letras 
de ¡os amanuenses con tanta imitación , qué pudiera hacer caer aun al 
mas advertido. Tal se ve en el espécimen que de estos caracteres dan 
Schoepflin , Meerman y otros : y no conociendo entonces la gente de le- 
tras libros impresos para venir en la idea yjiacer cotejos, se persuadían 
fácilmente que era destreza de los pendolistas, lo que en realidad lo era 
del arte; y por tanto sin ninguna duda lograba pasar lo impreso por ma- 
nuscrito, y pagarse á precio de tal. 

37. Aun para eludir mas á las gentes y deslumhrarlas, imprimían en 
pergamino o vitela, de que se hallan diferentes libros de aquellos primeros 
tiempos: por ejemplo la ramosa Biblia maguntina, impresa en el año de 1462, 
la cual /cualquiera que la vea, á primera vista dudará síes impresa ó ma- 
nuscrita (aun con esta advertencia ) hasta que un cotejo muy detenido con 
otro ó mas ejemplares de impresos ó manuscritos de aquel tiempo, y de Bi- 
blia con Biblia , le irá descubriendo lentamente los signos del arcano, y 
acabará de caer en la cuenta. 

38. Este ingenioso lucrativo fraude de vender los libros impresos por 
manuscritos, lo practicaron sin duda mas particularmente con las impre- 
siones hechas antes del año 1457, de que algunos traen muestras, aunque 
yo no las he visto, como no sea la de Eneas Silvio, que dejo citada ; pero 
descubierto después el invento, cesó el engaño, aunque no del todo: y 
desembozado el arte de la imprenta , se hizo presente al mundo á cara 
descubierta , y se estendió por todas partes. 

• 39. En el principio los inventores debieron hacer sus tentativas y en- 
sayos imprimiendo tratados pequeños y jornadas cortas ; porque los ma- 
teriales subian mucho y la composición era menos costosa ; y así en este 
estado siempre ganaban por poco que vendiesen. Todas estas tentativas y 
ensayos primeros , que forzosamente habían de ser muchos , conforme a 
la sentencia de Cicerón , que ninguna cosa se comienza y perfecciona de 
una vez, estuvieren ocultos desde antes del año 1440. en que se ere* los 
empezaron, hasta á lo menos el de 1457, en que salió en Maguncia sin 
rebozo la primera obra descubierta que hoy conocemos: esto es, el Có- 
dice de los Psalmos, en cuya nota final se empieza ya á propalar el mis- 
terio, aunque todavía no enteramente á las claras, esplicando el porme- 
nor del invento; porque en esto siempre procedieron reservados aquellos 
primeros tipógrafos maguntinos. Solo con énfasis y como por rodeos anun- 
ciaban algo, dejándose lo mas principal en el tintero, ac^so creyendo 
poder todavía reservar en sí la receta del arcano , y de consiguiente el 
lucro. 

40. Pero esta idea ambiciosa no les salió como pensaron. Como quiera 
que sea desde este tiempo ya estos nuestros artífices no se contentaban 
con el puro interés, sino que aspiraban al honor: y así empezaron á poner 
al fin aesus obras y libros señas y contraseñas, escudos y emblenms de 

3uién , cómo, cuándo y en dónde hacían aquello. Si bien estoy persua- 
ido de que no todos los libros que con tales notas se imprimieron son 
délos lugares, años y oficinas que aparentan, sino sobrepuestas muchos 
años después, y en otras partes, de cuyos fraudes hay no pocos. Lo co- 
mún era reiiuprimin la última hoja en que se ponían esas noticias, y va- 
riar el año ó lugar, haciéndole tal vez aparecer mas antiguo ó de oficina 
de mejor nombre que lo era en realidad. De este modo al paso que el im- 
Dresor plagiario lograba dar á su obra un aire de antigüedad que no tenia, 
y ponerla á cubierto de una imprenta acreditada, aspiraba á su propio 
lucro á cuenta de los sudores de otro pobre. De esta especie, digo, de 
raterías hubo muchas ; por lo que es preciso proceder con grande tino y 
precaución para calificar las ediciones. 

41. Según lo dicho fueron pías de veinte años los que se pasaron sin 
manifestarse á las claras el invento de la imprenta; el cual ya por fin no 
pudo menos de revelarse , porque eran muchas las personas que andaban 
en la maniobra, y por tanto difícil de guardarse el secreto, pues unos lo 
veían, otros lo brujuleaban, otros reñiau, y finalmente á rio revuelto 
vino á declararse todo. Y este me parece que es uno de los motivos por 



18 ORIGEN T PROGRESOS 

que suenan tantos primeros inventores, y en tan diversas partes, con 
Maguncia, Harlen, Strasburgo ó Argentina y otras. No obstante, pa 
conciliar este encuentro veo que Juan Daniel Schoepflin distingue tr 
especies ó géneros de imprenta. 

42. A la primera especia llama Xylographia. que es el conjunto de e 
entura, ó letras que esculpían en una tabla, con la que imprimían de i 
golpe toda una plana (esta es la imprenta de los chinos) cuya invencú 
atribuye á Lorenzo Coster, ciudadano de Harlen en Holanda. 

43. La segunda especie fué del que ideó hacer las letras sueltas, ó s 

S aradas cada una de por sí ; á la que propiamente le conviene el nomb 
e Typographia; y esta especie de adelantamiento dice, se debe 4 Juan 
Gutemberg de Argentina. De la tercera hablaré después que haya advc 
tido en esta segunda lo siguiente : 

44. Gutemberg pudo muy bien haber tomado esta idea de la soltura 
las letras de los fundidores de campanas , los cuales las sueltan , y tai 
bien acomodan por lo regular en el labio esterior y collarino de las caí 
panas, poniendo en ellas inscripciones de diferentes testos, como Xptx 
vinal: Xptus. reqtiat: Ave Marta gratia plena: Año en que se fundieron, 
por quién , etc. tara cuya maniobra tienen un alfabeto aoierto en regleí 
de madera, formadas las letras en vacío ó cóncavo, ó bien sea en relien 
las cuales repletas les sirven de matrices r y sobre ellas ponen mía ca 
de cera por igual, del grueso de un canto de peseta ó poco mas. D< 
pues las cortan, separan ó sueltan, y componen lo que quieren sobre 
molde de barro. Este artificio le saben todos los campaneros , y lo p< 
cibe claramente cualquiera que se lo ve ejecutar. 

45. En efecto, existen algunas campanas con este género de letras, fi 
didas mucho antes que se conociese imprenta en la Europa , como es t 
la que el Abad Samson ofreció el afio 8v5 á la iglesia de San Sebastian 
Córdoba, la cual .persevera hoy en el monasterio de Valparaíso del órc 
de San Gerónimo, distante dos leguas de la ciudad: y «según la descr 
Ambrosio de Morales (libro XV, cap. 7.°) «es pequeña, con hasta 
» palmo de diámetro, V aun no tanto en alto, y es toda por defuera 
»donda, á la forma de las campanillas que ponen en los rcloxes de A 
»maña , con su asidero en lo alto : las letras que tiene en dos reng 
»nes no son relevadas, sino hundidas, y con muchas abreviaturas, 
»cen así : 



OFFERT HOC HVNVS SAMSON ABBATIS IN DOMVM SaNCTI 
SEBASTIAN! MARTYRIS CHRIST!. ERA DCCCC ET XIII.» 



46. La otra campana que he visto, está en una de las torres de la 
signe colegiata de la ciuda.i de Logroño: y aunque en el tamaño no (X 
pita con las famosas de Pekin (1), fcrfordia ó Erfur (2), v con la de Leo 
ó Liexa (3), es no obstante antigua, y tiene la escelencia de la voz ó 
nido, pues sin exagerar, es de las mas sonoras y gratas al oido qu( 



(1} Pesa \M.m (denlo y veinte mil) libras de á 16 onzas, que nacen arrobas 4.801. 

(*) Pesa «5.400 libras. Véase la descripción y figura de estas campanas en la C 
ilusirada del P. Atanaslo Kircker, pág. til. No deja de hacer alguna disonancia, y por 
lo lo dejo sobre su fe. 

(3) Esta campana se toca por telute y cuatro bombr.s. A xxmi, heminibus pu'.sata, 
guiidtcccl HuMristmo fray Ángel de Roca en el Tesoro de los antigüedades poniífia 
iagradas. pág. 183 y 171, dondo pone la ti gara, ruedns y cuerdas con quo está dispuesta | 
su uso — A esta* se puede añadir la nueva de Toledo, llamada la Canunea,ó s. Eug nko, 
pesa treinta y siete mil libras (1,480 arrobas), pero desgraciada , pues á poco tiempo 
fué colocada en la torre se quebró, y así te mantiene. 



DEL ARTE DE LA IMPRENTA. 1<) 

encontrarán. La tocan á torno ; y lo que hace á mi asunto es el rótulo 
que espresa el año en que se hizo, y dice asi: 

BiaiBirecooeSflifiííJiíoKftfiíoix 

Su contenido en el labio es : 

Henteta sanctam el spontaneam honorem Deo , Patria liberationem. Fugile 
partes adverse vicit leo de tribu iuda radix David alta, año de 1282. 

Arriba en el cuello : 

lo soi Iurdana de l¡uen parecer i de buenas echuras meior en tañer Baltasar 
desauto (1) ne vino azer (2). 

(1) Paede dudarse si dice Saugo, a lo que me inclino. 

(1) Toda esta inscripción es muy notable por las varias especies que condene, pues ade- 
nas deque la primera parte mentem sanctam ele, (es la misma' que tiene la campana de 
la Basílica de S. Pedro del Vaticano , y quo bace eco á lo que refiere el Obispo Equilino 
Pedro de Natalibus, y Surio en la y ida de Santa Águeda, como con todas sus variedades é 
late U gene la se puede ver en el Comentario de Campanis de mi ilu9trisimo fray Ángel Roca 
cap. VI, pág. 164 del Thesaurus Antiquüaium) : dice que la campana se llama Jurdana, 
acaso porque su artífice Baltasar de Sauto , ó Saugo er# de los Jwdes, que es un territorio 
so lejos de Ciudad-Rodrigo, cerca de donde hay un lugar llamado Saugo. La fecha que la 
Inscripción pone por año y no por era, y en números arábigos es estraña : la cadencia de 
larotulata es graciosa: el castellano es corriente, pues no dice (echuras ni facer; y usa de la 

3 



20 ORIGEN Y PROGRESOS 

47. El modo que tienen los pampancros para poner en las campanas se- 
mejantes rótulos, es el mismo que usan los cajistas en las imprentas para 
componer sus moldes, con sola la diferencia que las letras de los unos son 
de cera , y las de los otros son de estaño ú otro metal: y esto le pudo 
bastar á Gutemherg para la idea de soltar las letras, y á mí para comprobar 
mi asunto. 

48. Y finalmente dice Schoepflin, ser la tercera especie de imprenta, ha- 
ber fundido de metal las letras, que antes formaban de madera. Esta k 
atribuye á Pedro Schoiffer, Maguntino,y fué la última perfección del arte: 
bien que para mí por mas vueltas y distinciones que se le dé al invento de 
la imprenta, siempre se viene á dar á la Xylographia de los Chinos, que filé 
la idea del todo. 

49. Aunque se supiese ya que habia tal artificio , no por eso se esten- 
dió de un golpe generalmente el arte de la imprenta. Eso también fué por 
grados. Los que no le habían visto ni manejado, aunque quisiesen ejer- 
cerle, no teníanlos instrumentos y materiales necesarios , acaso ni sabían 
perfectamente el modo de disponerlos, como tampoco se hallaban todos 
con caudales : y así se ve que algunos cuyos nombres suenan en las pri- 
meras impresiones, se oyen también entre los inventores, aun cuando 
solo fuesen asociados, oficiales, ó cosa equivalente. Yo discurro que en los 

Erincipios cuando habia pocas imprentas, aquellos que la tenían envia- 
an oficiales ya instruidos y de su satisfacción con libros y con los mate- 
riales correspondientes por las ciudades principales, para que imprimiesen 
lo que les mandasen, y de paso vendiesen sus libros : y este es uno de los 
motivos por que algunas de esas ciudades compiten entre sí sobre donde 
tuyo origen la imprenta: pues tan presto se ven unos en Maguncia, como 
otros en Harten, otros en Strasburgo , y en otras provincias y reine» tal 
vez distantes. El interés les hacia correr por todas partes ; y así insen- 
siblemente se fué con el tiempo, multiplicando y estendiendo el, arte por 
toda la Europa. 

50. En el dia tenemos un ejemplo de esto mismo en los propios alema- 
nes.. Arrebatados de su utilidad , llenan á España de relojes de madera sin 
mas' que traer cajones llenos de ruedas, tabütas, alambres, campani- 
llas , etc. . todo ya arreglado. Fijan su taller en cualquier ciudad ó pueblo: 
arman y arreglan los relojes que les parece, y los dan á un precio muy 
cómodo. En España hay relojeros, pero no es posible hacer aquello y dar- 
lo por el precio que los alemanes. Lo mismo sucede con las figuras que 
venden de hieso, relativo á lo sagrado y profano : traen sus moldes, to- 
mados de buenos originales : fijan su taller en lugar donde hay material 
proporcionado: andan por todas partes pregonando sus hechuras, con lo 
que nos llenan de figuras tal vez ridiculas, y poco dignas de llevarnos por 
ellas el dinero. 

51. Esto mismo que hacen hoy estas gentes para dar salida ¿ sus ma- 
nufacturas (aplicación en ellos por otra parte prudente y útil ) me persua- 
do sucedió con la imprenta en tos principios, andando cargados los ofi- 
ciales de cajones de letras, tinta, prensas, y todo lo concerniente á su 
ejecución , en solicitud de personas que les mandasen imprimir y lo cos- 
teasen. Y por cuanto lo mas gravoso les seria el porteo de sus instrumen- 
tos por tierra, fué de ahí á mi entender, que las primeras impresiones que 
aparecen entre nosotros , se hallan hechas en ciudades marítimas como 
Valencia, Barcelona, Sevilla, etc.: donde el viaje por mamo les proporcio- 

conjuncton copulativa i, en vez del e ó el de los antigaos: todo lo cual es Irregular por aquel 
tiempo. El carácter es como representa la estampa , sin qulUr ni poner, pero reducido á 
plana por D. Francisco Javier de Santiago Palomares, por cuanlo las listas que me enviaron 
cojen muchas varas de largo, las que reservo por curiosidad. Algunas letras están al re- 
ves como aquí se ve : y pone BINO por VINO , lo que no se corrige. En todo está escru- 
pulosamente arreglada á las letras de la campana, sobre las que se ha formado la copla 
que be debido al favor del señor D. Pedro de Herce, prior do dieba colegiata : y no dudo 
habrá sido engorrosa de sacar por la positura en que esta colocada la campana, y por la 
casta del carácter. 



DEL ARTE DE LA IMPRENTA. g] 

naba esta conveniencia, y necesitaban circular tierra adentro , corrían es- 
tas gentes por toda la Europa, cargados con sus arquillas á modo de 
quinquilleros. A unas partes llegaron primero que á otras, como era re- 
gular, y tuvieron mas ó menos fomento y acogida; lo que consistía en los 
magistrados, y en los que podían y gustaban de dar favor á la inven- 
ción. A nuestra España dice el maestro fray Gerónimo Román que llegó 
algo mas tarde esta arte , por no haber tanto ejercicio de letras como des- 

Sues hubo : pero que veniaa fué bien tratada, principalmente por el Car- 
enal Cisneros (1) ; como se verá mas por estenso en el tomo siguiente. 
82. He oido la especie de que los árabes trajeron á Europa y á España 
el uso de la imprenta; y que estos lo tomaron de los chinos y de otras 
naciones del Oriente, mas como no entiendo el idioma , ni encuentro apo- 
yo , no puedo hablar sobre el asunto. D. Miguel Casiri imprimió dos tomos 
en folio sobre los manuscritos arábigos , que existen en la Real biblioteca 
del Escorial ; pero no sé que toque semejante punto , ni descubra compro- 
bación. 

53. Tal vez puede aludir á este intento lo que apunta el erudito be- 
nedictino fray Martin Sarmiento, el cual dice que por las providencias del 
rey D. Alonso el Sabio se vieron nuevas utilidades en la Europa. El cuida- 
do de atraer á Castilla varios sabios del Oriente, ocasionó que se nos co- 
municasen los guarismos 1,2, 3, 4, etc., para facilitar los cálculos. 
Llamáronse bárbaros estos guarismos, porque su origen es del Indostan, 
de donde por medio de los árabes , egipcios y moros se comunicaron á 
España, y de aquí á toda la Europa (2), pero en esto nada tenemos de 
imprenta. (Ni aun la especie es cierta, porque los números se hallan usa- 
dos en Europa con anterioridad á D. Alonso el Sabio. F.J 

54. Últimamente paso á tratar de nuestra imprenta española en parti- 
cular , que es la que mas de cerca nos toca, la cual está exenta de estas 
dadas y dificultades; pues cuando llegó acá, ya venia con todas las cir- 
cunstancias de que consta la maniobra; esto es, letra de metal, suelta y 
fundida en matrices abiertas con punzones, prensas, etc., y así escuso mas 
dilación, sino entrar ya en la materia. El que desee tomar la cosa mas de 
raiz , y saber cómo ha sido la invención de las letras , el modo de escri- 
bir, y en qué, (lo que no es de mi asunto) podrá leer entre los nuestros á 
Antonio de Nebrija en la gramática nueva impresa en Salamanca año 
de 1492 y reimpresa segunda vez, y á Pedro Mexía en su Suva de varia 
Uceion ; y de los estranjeros al padre Hernando Hugo de Primo scribendi 
origine, impreso en Antuerpia año 1617. 

(1) República gentílica , üb. VII, cap. 111. 

(«) Sarmiento, obras postumas, tom. i,pag. 83|y «w. 



NOTICIAS PARTICULARES 

DEL ARTE DE LA IMPRENTA 



EN ESPAÑA. 



55. Visto ya este principio en general sobre el arte y origen de la im- 
prenta, diré ahora en particular lo concerniente á nuestra España, siendo 
mi asunto principal averiguar, en cuanto me sea posible, cuándo entró 
acá este nuevo arte, por dónde, y cómo se fué estendiendo en el reino. 
Bien conozco lo arduo de la empresa por lo poco que los nuestros han 
escrito sobre ella; pues aunque D. Melchor de Cabrera Nuñez de Guzman, 
abogado de los reales consejos, natural de la villa de Torre-lobaton, cerca 
de Valladolid, escribió un papel intitulado : « San Juan Evangelista (titu- 
bar y protector del noble arte de la imprenta ) : Discurso legal , histórico 
»y político , en prueba del origen, progresos y utilidad, noblezas y esce- 
»fencias del arte de la imprenta , y de que se le deben ( y á sus artífices) 
«todas las honras, exempciones, immunidadcs, franquezas y privilegos 
•del arte liberal , por ser como es arte de las artes : Dedicado Al Exmo. 5e- 
»ñor D. Pedro Nuñez de Guzman , Marques de Monte-Alegre y Quintana, 
» Conde de ViUaumbrosa... Presidente de Castilla etc., impreso en Madrid 
»en la Oficina de Lucas Antonio de Bedmar año de MDC.LXXV. en 
»fol. etc. (1)* aunque escribió, digo, este papel en que recogió bastantes 
noticias á su asunto, está muy superficial en lo que hace al mió, que era 
loquea él menos le interesaba , y así son trabajos diferentes: con todo, 
me valgo de las especies de este letrado que me nacen al caso, así como él 
se valdría dé las mías que hiciesen al suyo, si hoy viviera. 

56. Me hago cargo, vuelvo á decir, de la empresa por lo difícil; pero 
sé que la constancia en el trabajo aclara mucho con el tiempo; y que cuan- 
do mis apuntamientos no satisfagan, podrán servir de estimulo á los cu- 
riosos , especialmente de estos tiempos , que tanto cunden y hacen sudar 
las prensas ; los que podrán llenar los huecos y adelantar la materia. 

57. El método será por el orden cronológico , según que ha ido entran- 
do por las ciudades y lugares , como ya apunté en el prologo núm. VI. y 
según que resulte de los mismos libros : y por cuanto los mas antiguos 
suelen ser rarísimos , me estenderé algo mas al hablar de ellofc, poniendo 
señas y contraseñas : copiando prólogos y notas, y. lo que me parezca con- 
ducente para la mayor claridad y desempeño de mi asunto : y también 
porque estoy cierto que en muchos autores la falta de estensron hace que 
otros confundan y equivoquen no pocas especies, como también apunté en 
aquel lugar núm. Vil. 

(1) Don Nicolás Antonio ( on la novísima edición de su biblioteca ) no menciona estt 
obra, acaso porque no se babia publicado ó no llegó á su noticia. 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA DEL SIGLO XV. 23 

Esclúyense las odicionos de datas erróneas, apócrifas ó falsas. 

58. Antes de entrar en mi asunto principal diré aquí que no falta 
quien ponga la imprenta en España muchos anos antes del 1474 en que yo 
la principio. Pero no encuentro apoyo para semejanto antigüedad. Y por- 
que puede suceder míe algún seniicrítico tropiece con libros de fechas an- 
teriores, en las cuales las pretenda sostener , sepa que esas se hallan er- 
radas, equivocadas, ó mal entendidas (que de todo hay como se verá 
adelante) : y así podrá escusar argüirme con ellas. Las que yo conozco de 
esa naturaleza son las siguientes: 

59. (1401 ó 1450.) wLeonnrdi Aretini viri laudatissimi ad colutium Ora- 
»»torem in magni Basilii libellum (i) Prefacio 

»gotibi hunclibrum... 
Concluye el todo: 

•Finís 
vimpressum Salmantice per loannem gysser alemanum de Silgestat. Anno 
«salutisM.cccc.j. die vero xxij. novembris.» 

Aquíseve claramente que esta fecha M.cccc.j. (ó bien sea M.cccc.l. como 
algunos quieren) está errada, ya se entienda 1401, ya 1450, son repugnan- 
tes á la época de la imprenta en España y especialmente en Salamanca. Yo 
roe inclino á que falta una c, de modo que digaM.ccccci, pues no esirrer 
guiar que el ¿uinientos se esprese por cinco cecee, como lo veo ejecutado 
ert el tomo 1 de los Anales typográpfúcos de Maittairc, pág. 715, 719, 720 y en 
otras partes , y por tanto que nuestra fecha sea año de 1501, ó cerca. 

Lo que se convence , por cuanto al impresor Juan gysser alemán de 
Silgestat le vemos imprimiendo en Salamanca en el mismo año el Forum 
Regni Castelle (2): y después en los años 1506 y 1520. Por tanto no me que- 
da duda de que está errada la fecha ; pues entonces no solo en España, 
pero ni en Europa habia imprenta. 

60. (1432.) «Verger de la Verge Maria. 

En el año 1732, se imprimió un libro intitulado Verger de la Verge Ma- 
ría, compuesto por Miguel Pérez, valenciano, en cuyo idioma está escrito, y 
es, dice el editor, «quarta impresión, hecha en la Ciudad de Barcelona 
•por PauCampinsany 1732, y aumentada ab las Notas tocans a la Histo- 
ria per un R. Prebere (3) de la Eglesia de S. MARÍA la mayor. Tomo en 8.° 

Pone después en idioma valenciano , las memorias de Miguel Pérez , y 
algunas notas para inteligencia de la obra; y en la sección tercera, dice, 
que esta obra mereció estamparse repetidas veces en la misma lengua va- 
lenciana en los años de 1432, dedicada al Excmo. Señor D. Bernardo Dés- 
poto, maestre de Montesa : y segunda vez en el año de 1463, y otra en 
el 1*95, por la que (dice) se hizo la presente, esto es, la cuarta del 1732. 

(1) «De este pequeño tratado del Gran San Basilio', que es su opúsculo ó carta Ad juve- 
n$t de legendit antiquorum líbrit, m* hallo con un precioso manuscrito en vitela, formado 
en Italia poco después de los tiempos de Leonardo, y acaso en sus días, por Panigalio 
Jacobo ( Panigallius Jaco bus ) , y de su letra que es muy legible , limpia, tersa, y menuda. 
Precede el prólogo de Leonardo Aretino , traducido del griego al latin , á su amigo Colu- 
fto, y así anterior al año 1406, en que este murió. Todo en quince bojas 8.° largo. Entra 
daspoas en otras once el Eeonomicorum liber de Aristóteles, traducción del mismo Aretino, 
faiteada al gran duque Cosme de Médicis. T las cuatro restantes las ocupa otro tratadito 
laUtalado Officia ct dignilates romani populi el ejus Pontificum et Sacerdotum, definiendo y 
«•pilcando con brevedad y elegancia lo que eran eses oficios y dignidades: loque creo 
apaató el mismo Leonardo Aretino para su uso. Sucede U última hoja, en que el copista 
paso los dos alfabetos de suyo , el uno mayúsculo y el otro cursivo, y suscribe su nom- 
bre. Pocos manuscritos se darán hechos con mayor curiosidad, esmero y limpieza, ni en 
vtielí mas fina. F.» 

(f) Yéase al tomo siguiente. 

(3) El presbítero que ilustró esta obra fué (según Jimeno en su Biblioteca valenciana, 
pág. 51), el doctor Teodoro Tomas , canónigo doctoral de la Iglesia de Valencia , aunque 
disimilo su nombre con el de un reverendo presbítero de la Iglesia de Santa María la 
Mayor. 



I 



24 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

* Dice mas, que se tradujo al castellano, y que se imprimid en Sevilla por 
Juan Comberger en el año de 1531, según que Nicolás Antonio testifica na- 
bería visto. Esto último es cierto : pero se niega la impresión del 1432 , y 
aun la del 1463 carece de fundamento, á lo menos en Valencia. 

61. (1451.) Prosigue la materia sobre el libro del Verger de la Verge Ma- 
ría de que se acaba de tratar. De esta obra hablan D. Nicolás Antonio, el 
padre maestro tray José Rodríguez, y el doctor D. Vicente Jimeno, todos 
tres en sus respectivas bibliotecas; pero solo Jimeno trae la especie de que 
se imprimió en Valencia el año de 1451. Y así como negué las supuestas 
impresiones del 1401 y 1432, niego redondamente la del 1451 de Jimeno: 
f lo gue saco , combinando lo que dicen los citados bibliotecarios es, que 
a edición que se supone en el 1451 es la del 1531, dedicada al escelentísi- 

mo D. Bernardo Despuig, según el reverendísimo Rodríguez. Jimeno dice, 
como se ha visto, que se imprimió segunda vez en el año de 1463, y que 
su autor Miguel Pérez dedicó esta impresión á doña Beatriz de Mompalau: 
pero si la supone impresa en Valencia , ó en cualquiera parte de estos rei- 
nos , la niego también , sin temor de que me presenten legítimo testimonio 
en contra. 

62. (1452.) Rodrigo Méndez Silva en el Catálogo Real de España que im- 
primió en Madrid ano de 1654 folio 114 dice , que poco después del 
año 1452, entró en Castilla el arte de la imprenta , inventada en la ciudad 
de Maguncia año de 1451, de Juan de Gutembergo , pero que no floreció en 
Castilla hasta el cardenal Cisneros, inquisidor general, y arzobispo de 
Toledo , que honró mucho á sus profesores. (Este poco después es un des- 
pués tan largo que se pasan algunos años desde el 52, sin haber acá tal 
novedad : véase la exactitud de Silva. Sin mas contracción , semejantes 
especies de nada nos sirven, ni yo sé para que se escribieron. F.) 

63. (1463.) Jimeno en el tomo I de su biblioteca, pág. 52, pone en este 
año la edición del Verger de la Verge Maria , hecha en Valencia; pero esto 
queda descartado en el año A? 1432, donde se puede ver , pas. 23. 

64. (1469.) Miguel de Maittaire dice (1 ) que en el libro del Arle del Bla- 
són del Padre Menestrier, impreso en K.° en León por Benito Coral año 
de MDC.LXXII, pág. 30, se lee : «Que Gracia Dei , Rey de Armas de Espa- 
»ña, compuso en rimas Españolas, que llaman Redondillas, un Blasón ge- 
*neral de todas las insignias del Universo : y que Argote de Molina dice de él, 
jyque aunque en alouno acertó, en las demos se vio lo poco que sabia. Aléganle 
»fa mayor parte de los que han escrito de las Familias de España : yo no he 
«visto el original , el qual es tan raro , que algunos le tienen por sospecho- 
»so , pues ha viéndole buscado muchos , no le han podido hallar: y le ha- 
»cen decir cosas en que jamas pensó. Sin embargo se dice que se imprimió 
»en Coria por Maestre Bartolomé de Lula , Flamenco, en el ano de 1469. El 
«Gracia Dei fue Rey de Armas de los Reyes Catholicos D. Fernando y Dofia 
«Isabel , los quales empezaron á reynar el año de 1474.» Hasta aquí el Pa- 
dre Menestrier. 

Próspero Marchand trae la misma especie , pero la desprecia , y dice 
que esto no tiene alguna verosimilitud (2). En la Real biblioteca hay un 

(1) Tomo I, parte 1, de los Anales typoqráphicos . pág. 285. 

(i) Le Pere Menestrier tntrodutt sous cette Anne (1469), r imprimierle a CORIA en Ks- 
pagnemais cela n* a nulle vral semblance=Hlstolre de 1* origine de 1* i m primerie, pa- 
ginas*. «A que añade B. R. F. que en el año 1469, en que se dice Impresa la obra oa Corla 
(ciudad que no sabemos haya tenido Jamas imprenta) puede que aun no fuese nacido al 
tal Gracia Del : y si lo era, se bailarla muy Joven, y en poca disposición de esparcir las 
malas copias que blzo después. Por las cuales constan dos cosas: una, que el tiempo en 
que principalmente floreció y las compuso, (ué en el Pontificado de Julio 11, y después da 
la muerte de la Reina Católica en «I 1504. Otra , que este fué un mal versificador, aa 
parásito hambriento , que se arrimaba á las mesas de los señores para que le diesen da 
comer á cuenta de versos y gracias que les decía , pues para divertirlos, como por la de 
Dios nunca faltaron muchos de estos bobos en las cortes, y á su lado no pocos de aquellos 
truanes. Ni aun el Gran Capitán se liberté de esta fragilidad, que por un chiste le regaló 
un vestido rico. Parece plaga de los grandes hombres, y aun de los espíritus mas fuertes 
la lisonja; pue* el Inmortal Cortés, conquistador de la Nueva España, también dice su 



DEL SIGLO XV. Z¡) 

Breviario coraposlclano (Armario 184— i) en cuvo fin dice se imprimió en 
Salamanca el año de 1469, por Matías Gast, ó Gastius ; |>ero la fecha está 
viciada , corregida por algún ignorante ó malicioso , (jue enmendó el 5 
haciéndole 4 para que dijese 1469: mas aunque lo hizo con limpieza, no 
\mdo remedar bien la tinta de la corrección : y sin esto se sabe que Ma- 
tías Gast imprimió mucho en Salamanca á mediados del siglo XVI, como 
so verá en el tomo segundo. 

66. El CU. D. Nicolás Antonio tratando de 0. Rodrigo Sánchez de 
Arévalo.y de su obra intitulada Historia Hispana, á la que el Padre Ma- 
riana llama Palentina historia > dice que se imprimió en Palencia año 
de MCDLXX, en folio, y después en Francfort por los Aubrios año 
de MDCIII , en el tomo I de la España ilustrada. A esta edición se puede 
añadir la que se había hecho antes en 1579, en obra con título Rerum His- 
paniearum ecriptores Francofurti ex officina Andrea* Wecheli MDLXX1X, fol. 
ea cuyo tomo 1 se reproduce la de D. RQdrigo Sánchez. 

(1470.) Puede ser que haya edición de ella hecha en Palencia en el 
de 1470 , pero lo dudo mucho, ó por mejor decirlo niego ; y acaso está 
equivocada la especie; núes Pulgar dice (tomo II déla Historia de Palen- 
cia, pac. 131), que csteD. Rodrigo Sánchez escribió por mandado del Rey 
de Castilla Enrique IV, la Historia de los Reyes de España con verdad y 
erudición : y que algunos la llaman la Palentina , por haber sido obispo de 
esta Iglesia. Y siendo esto cierto ( como lo es) nació sin duda de ahí la 
equivocación deD. Nicolás Antonio, que transcendió áFabricio. 

El principio ó primer epígrafe (de encarnado) de la primitiva impre- 
sión de esta Historia dice así : 

«Incipit .compendiosa historia hispánica. In quade eius situ & dcscri- 
-ptione: salubntate ac ubertate: comisque humanitate : & ad religionis 
«cultum pietate : caeterisque ciusaem regionis laudibus. Denium de Go- 
«thorum Vaudalorum : & caHerorum ad Hispanias accedentium origine ór 
»in Hispania regnantium antiquitate. Necnon de regnoruní ereclione; 
•regumque successione : ac claris illorum successibus. Tándem pro am- 
«pliore historiae ornatu inter ipsa hispánica gesta inseruntur breui Prisco- 
"PuraRomanorum: Gnecoruin: et ahorum exterornm antiquorum claris- 
«sima gesta: dicta: & insignia documenta ad cuiusuis principantis: 
«potentis: seu nobilis:ac priuati hominis instructionem edita : a Rode- 
•derico Santii utriusq? iuns ac artium professore Eniscopo Palentino His 
•paño Sanctissimi domini nostri domini Pauli Pontihcis Maximi in Castro 
«suo Sancti Angelí de Vrbe Romana Pracfecto.^ Prologus. 

» ERENISSIMO ac invictissimo principi Domio. D. Henrico. lili. Castellaa 
»& Legionis Regi etc.* 

En las dos ediciones citadas de Francfort simplificaron este epígrafe en 
la forma siguiente : 

«Roderici Santii episcopi palentini historie hispanice i>artes quatuor. 
«Serenissimo atque invictissimo etc. 

Es constante que esta obra se imprimió en el año de 1170 (ó acaso en 
el 1469), pero no en Palencia, sino en Roma, donde vivian íl la sazón el 
señor ü. Rodrigo Sánchez de Arevalo, y el impresor Udalrico Galo, el cual 
U»nia allí su asiento fijo , y no falta quien defienda que fué el primero que 
estableció la imprenta en Roma, donde imprimió muchas obras y la pre- 
sente, que aunque no lo espresa con claridad , se presume prudentemente 
se hizo allí (1). Al íin (antes de la tabla de las materias) dice lo que (juila 
toda duda. 

«De mandato. R. P. D. Roderici Episcopi Palentini auctoris huius libri. 
»Ego Vdalricus Gallus sinc cálamo aut pennis eundem librum impresa.» 

cronista Bernal Diaz del Castillo (cap. 169, (olio 188, col. 2), que al tiempo de los reparti- 
mientos dló lo mejor de ella á chungones que le divertían con cuentos do cosas raras y 
agradables.» 

(1) «To digo que se evidoncia patentemente . por ser de la misma letra y caracteres que 
u»ó Udalrico Galo en sus famosas ediciones por entonces. £1 cual por otra parto sabemos 
que Jamas estuvo en España; y sí solo fijo en Roma desdo que allí se estableció en 1167. F.» 



26 TIPOGRAFÍA ESPASbLA 

Su tamaño es 4.° de marca mayor, que equivale á nuestro folio regu- 
lar: la letra es redonda y muy semejante á la del specimen que del Silio 
Itálico se pone en el prólogo de la novísima edición de la BiUiotheca Vetus 
de D. Nicolás Antonio, pág. 12. No tiene numeración de folios ni letras de 
registro. El libro es raro : de mi uso, y también existe en el estudio Flo- 
reciano. 

Acerca del impresor Udalrico Gallo véase Gerardo Meerman, quien tra- 
ta de él, después de Maittaire: y posteriormente á estos, mucho mas á la 
larga, y con mucha crítica el Padre Francisco Javier Laire en su Specimem 
historicum typographioe romance. Roniíe MDCCLXXVIII, 8.° mayor. Convie- 
nen en que se llamaba Wdalrico llahm, que en latin es Gallus:y que su 
patria era Ingloslat, y ciudadano de Viena. 

66. (1471.) «Desde que se difundió el arte de la imprenta por diferen- 
cies remos y provincias de Europa, Barcelona fué de las ciudades que mas 
«temprano puso en exercicio aquel admirable descubrimiento; á lo menos 
«se reputa por la primera que en España hizo sudar la prensa, consagrando 
•sus primicias á la impresión de la Catena áurea de Santo Tomas por los 
»añosdel471.» Así Capmany, quien prosigue: «Por otra parte Carbonell, 
»autor contemporáneo , -asegura que la imprenta empezó á ser conocida en 
»la corona de Aragón en el reinado de D. Juan II , esto es, desde el 1458, 
» hasta el 1476. Vemos que Barcelona muy presto convirtió aquel ramo de 
«industria en un renglón de comercio activo: pues en el capítulo XXII de 
» los que en las Cortes de Monzón de 1542 se ordenaron para la buena ad- 
ministración de las rentas generales de Cataluña, se trata espresamente 
«délos derechos impuestos á la extracción de libro§ impresos (1). Sobre 
"lo mismo se habia tratado en las otras Cortes de Barcelona de 1481, bien 
«que entonces el derecho exorbitante de 15 por 100 dejó obstruido aquel 
«nuevo conducto del trabajo externo ¡f (2).« 

Puede ser que haya edición de la Catena áurea hetha en Barcelona 
el 1471 , pero lo dudo mucho : y mientras no se den mejores pruebas ó 
existencia del libro , lo niego redondamente. 

Feliu hablando de las manufacturas de aquella industriosísima ciudad 
dice : Como el arte de la imprenta se hallase introducido en Barcelona 
antes del año 1492, como consta de los libros impresos en Barcelona an- 
tes de dicho año , atendiendo su Magestad Cesárea al crédito de esta pro- 
vincia, dia 31 de enero de 1553 . concedió á los libreros ó mercaderes de 
libros de dicha ciudad privilegio para formar colegio y tener cónsules que 
la gobernasen, y diferentes ordinaciones , logrando en ella el mayor ade- 
lantamiento de esta ingeniosa y provechosa arte en este principado , lle- 
gando á ser una de las mejores de España la imprenta de Barcelona, por 
el cuidado con que se aplican los que componen este colegio para lustre 
de la patria (3). Véase sobre el año de 1473, núm. 68. 

67. (1472.) En la historia de Segovia dice su autor D.Diego de Colme- 
nares : «que se tuvo un Synodo Diecesano , que se comenzó en la Iglesia 
«de Santa Maria de Águila-fuente lunes primero de Junio de 1472. v y se 
«concluyó en diez de Mayo (en que está equivocado) y luego se imprimió. 
«Siendo sin duda de las primeras cosas que se imprimieron en España, 
'♦pues por los años de 1450 havia inventado el modo de imprimir Juan 
«Fausto en Alemania (4).« 

Si esto es así , como en parte no lo dudo , parece que la imprenta se 
introdujo acá antes de 1474. Pero tampoco se puede afirmar , pues aunque 
Colmenares dice que el Synodo se imprimió luego, no sabemos cuando fué 
este luego, ni tami>oco dice el lugar, aunque si supone que fué en España. 

(1) Lib. intlt. Capilols y allres Drels del General , etc. Capmany, Memorias de Barcelona. 
tomo I, parte II, páp. 336. 

(í) Por el libro de los Capítulos del General de Cataluña Impreso en Barcelona ano 1577 
(es el mismo que acaba de citar Capmany, y de el se dará nolicia en el tomo siguiente), 
consta que los impresores te Barcelona formaron ya gremio ó asociación entre si con real 
autoridad el año de 1491. F.» 

(3) Fella, tomo 111, pag. 191. 

(4) Colmenares , BisL de Segovia , pá?. 401 y sig. 



DEL SIGLO XV. 27 

Yp he recurrido á Águila-fuente por ver si me daban alguna razón : y me 
responden que los libros y papeles de su Iglesia solo ascienden h^sta el 
año de 1590. 

68. (1473.) Juan Cristiano Seiz en su libro intitulado Annus tertius scecu- 
laris inventas ArtisTypographkcB, impreso en Harlenaño de 1741 , dice pági- 
na 177, que este arte entróen España el año de 1473. Migravühoc anno (1473) 
ars typographica venus occidentem in Regiones Hispanas, et BarcinoncB typts vul- 
gati sunt Nicolai Boneti Ord. Afit\orum Commeniani in ¿ib: Aristotelis, ac prae- 
cipue Methaphisicor. fe° ¡ ; 

No obstante que aquí se da por sentado que e! año de 1473, se im- 

Srimióen Barcelona el Comentario de Aristóteles, hecho por fray Nicolás 
oneti, téngolo por errata , y que debe decir 1493, como propone Fabricio 
en su Biblioteca y adopta el Sr. Barrer éh las notas á la Vetus ae D. Nicolás 
Antonio (t<?mo II, p<1g. 322). Del mismo sentir que estos dos bibliotecarios, 
es Maittaire (I), á quien también le parece sQspecUosa la edición del ^47$. 

'PráspeoroMárchfidd (quiere: sosteheijla, y ¿Hcé (i) qugrmx sáHe eí moti* 
v6 de fa duda, cuando se ve que dos años después (en el 1475) pone don 
Nicolás Antonio (3) impreso en la misma ciudad de Barcelona el Valasco 
de Taranta, Opus de ep%demi<ff tjpeite* .th^HiciBo W castellano por Juan Vi- 
llar, lo que no deja de 'hacer alguna fuerza, pero lo cierto es que hasta 
ahora ninguno de los nuestros ha visto tal edición de Boneti. 

También se ha de suponer fingida y equivocada la fecha del Liber di- 
vinalis vocatus arbor scientuB de Raymundo Lulio , impreso , según suponen, 
en Barcelona 1473. Véase el Abate Diosdado pág. 5. 

Sí ftiera cierto que* hubiese tales ediciones del 1401, 1492,' 1451 y 
1452, etc., tendría nuestra España 1A- gloria de haber sido la primera que 
conoció et arte de la iinprenta en Europa; pero siendo todas ellas impro- 
bables, enteramente las niego, y así se han de tener por erratas, pues 
otras mayores se verifican y he visto (4). También niego (en España) las 
ediciones citadas del 1469, 1Í70, 1471 , 1472, y dudo mucho de la del 1473. 

Desembarazado pues délo dudoso, 6 por mejor decir, incierto, 
raso ahora á los testimonios firmes y seguros de la introducción y estén- 
non de la imprenta en España, míe nuestros propios ojos y diligencia, 6 
sa de otros no menos linces, nos nan presentado. 

<1) Annahtypograph., lomo í» parte I,pág. 6*65. 

(i) Hlstoire de 1* lmprlmerie. La Hay« M.DCC.XL, pag. <U» 

(3; Tomo II, pag. 83*. 

(4) To tengo una biblia de mi uso. Impresa con esta nota, en que por todas letras dice: 
Lugduni in oficina Mareschal Anno D/ü décimo quarlo supra mülesimum. Duodécimo ¡Ca- 
lendas Aprilis—ILé aquí una Impresión que no pudiera verificarse en los aüos mil y ca- 
torce. 

Asimismo he visto el libro intitulado Rosetum exercitiorum, y de él he copiado la* no- 
tas siguientes : ñotetum exercitiorum spirilualium , et sacrarum meditationum in quo etiam 
kabeiur materia predicabilis per totum anni circulum. 

Prologus cuiusdam Canonici Regularte in suvm Roselum exercilierum et medüalionum. 
-Tomo en folio, existe en la librería del Sr. Ve lasco, y tiene CCLXVI1, impreso en papel 
grjaeso: y lo que hacera rol asunto es la nota final que dice asi : 

«In laudem sánete et individué trinitatls intemeratas, matris Jfarle Roseti opus ax- 
»cetentts«lmum cuique sacerdotl rellgiosove inexpltcablliter utile et necessarlum fellciler 
•expllclt. Impresüum per solertlsslmom lacobum de Pfortzen Basllee urbis amenisslme ca- 
•tographaro. Iterum atque iterum vlsum : revlsum per honorabilera Dñra iohannem Speyser 
•stogulari et Industria et correctione. Anno M.eccc.tlij.» 

No hay duda alguna en que pone año de 1404, pues lo he copiado con advertencia y 
todo cuidado; y no obstante estas notas «ose debe afirmar que tales libros se imprimieron 
ei aquellos aüos : y asi se ha de atribuir á descuido manifiesto del impresor ó corrector. 
El Jacobo Pfortzen imprimía en Basllea el ano de 1489, según Miguel Denls, parle II, pági- 
aatft: y en los de 1492 y 1499, según Maittaire, tomo I, parle 1, pág. 903. 



REYES CATÓLICOS. 

ASO DE 1474. 

ÉPOCA DE LA IMPRENTA 
EN ESPAÑA. 



69. (1474.) Ya apuntamos arriba como la imprenta tuvo su estableci- 
miento en España por los años de 1474 en que entraron ¿ reinar los Revés 
Católicos D. Fernando Y y Doña Isabel , los cuales promovieron con ardor 
indecible el perfecto estudio de las lenguas, de la' elocuencia , y de todo 
género de erudición, y la composición y edición de muchas obras en len- 
guas vulgares. 

70. La reina mandó imprimir varias obras castellanas. En el año 
de 1482 hizo que Diego de Valera imprimiese la Crónica de España v para 
que se multiplicasen las copias , la cual imprimió uno de los familiares de 
su alteza, llamado Miguel Dachavez, en Sevilla. 

71. Antonio de Nenrija dice (1) que le mandó por sus letras, que las 
Introducciones que habia escrito en lengua latina, las volviese en lengua 
castellana , contrapuesto el latin al romance. 

72. En los principios de nuestra imprenta en el siglo XY , daban las . 
licencias para imprimir los presidentes y oidores de las audiencias , y estos 
concedían el privilegio ó gracia á diferentes particulares para que ven r 
diesen é imprimiesen á su costa pragmáticas , cédulas reales, etc. (2). 

73. La tasa la daban los reyes y los señores del Consejo, como se ve 
en el Lexicón ó Vocabulario de Nebrija , impreso en Salamanca año 
de 1492. 

74. Después en el siglo XYI, notando inconvenientes, sujetaron las 
obras que se habian de imprimir y vender á censura y leyes , como 
consta de la carta de los Reyes Católicos que trata de «las diligencias que 
se han de facer en los libros de molde que se impriman é vendan.» Allí 
dicen, que habiendo sido informados de que los libreros, impresores, 
mercaderes y fatores de libros habian acostumbrado y acostumbraban de 
traer y vender en estos reinos muchos libros de molde , de muchas ma- 
terias, y que muchos de ellos venían faltos en las lecturas de que trata- 
ban : otros viciosos ; otros de materias apócrifas ; y otros nuevamente he- 
chos de cosas vanas y supersticiosas ; por cuya causa habian nacido al- 
gunos daños é inconvenientes en el remo , por tanto proveyeron de re- 
medio, mandando que no se pueda imprimir ningún libro sin licencia del 
rey, ó de los que para ello tuviesen su poder: y señala las personas si- 

(1) Véase la dedicatoria de las Introducciones impresas en Zamora año de 1485. 
;s) véase sobre el año de 1499 en Madrid, ó valladolid. 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA DEL 8IGL0 XV. 29 

guíenles: En Valladolid y Ciudad-Real los presidentes de aquellas audien- 
cias: en Toledo , Sevilla y Granada los arzobispos: en Burgos el obispo: 
en Salamanca y Zamora el obispo de Salamanca. No menciona las ciuda- 
des de Valencia, Zaragoza y Barcelona, ni menos á Pamplona, en todas las 
cuales consta que había imprenta por aquellos tiempos. Esta carta fué dada 
en Toledo á & de julio de 1502 , firmada de los reyes y de otros diferentes; 
publicada en dicha ciudad (donde estaban) en 7 de agosto de este año (1). 

75. De aquí se saca que antes de esta carta eran muy escasas las pro- 
videncias acerca de la imprenta , pues si las hubiera parece regular que 
las meneionaran, y se hiciesen cargo de ellas en la carta , de lo que nada 
tocan. 

76. Sábese intervenía también para las licencias el tribunal de la Santa 
Inquisición , pasando primero por su examen y censura los libros ¿me se 
habían de imprimir : los cuales vistos, daba su licencia conforme á la se- 
sión estravagante : y el método que en esto observaba, se ve con claridad 
en la nota del pie (2). 

77. Después en la Recopilación de las leyes, de estos reinos hecha por 
mandado del Sr. Felipe II impresa en Alcalá de Henares en el año de 1592, 
en la ley XLVIII, título IV, del libro II, folio 56 b, se ordena que «las li- 
«cencfrs que se dieren para imprimir de nuevo algunos libros de qualquier 
«condición que sean, se den por el presidente y los del nuestro Consejo, 
»y no en. otras partes.» Posteriormente hay otras diferentes determinacio- 
nes, que seria largo referirlas todas. 

• 
(1) Véase (en el tomo siguiente) la Copilaclon de cartas y pragmáticas sanciones y 
otras provisiones, mandadas Juntar y corregir por los Reyes Católicos , Impresas en Alcalá 
ai* de 1803 en folio á costa de Juan Ramírez, escribano del consejo de los Reyes, cuyo 
ejemplar existe en la biblioteca de San Felipe el Real. 

(i) Bn el año de 15*8 imprimió' en Burgos Juan de Junta un libro, cuyo titulóos Tracta- 
tutpenUÜU Marlini de Frías theologiw in Salmanlicensi academia profesorit, dedicado al se- 
ñor obispo D. Francisco Bobadilla, sobre cuyo epígrafe están sus anuas, y en la hoja que 
sigue á esta portada dice: 

«Nos los inquisidores contra la herética pravedad e apostasia en esta noble villa de va- 
•lladolld con los Obispados de Salamanca e Burgos e los otros Obispados e Abadías de los 
•puertos á esta parte : Hacemos saber á vos los Reverendos el Maestro fray Francisco de 
•Vitoria catbedratlco en el estudio e Universidad de Salamanca : e el Maestro fray Domin- 
•go, que por parte del Reverendo maestro Frías , catbedratico asimismo de Tneologia en 
•la dicha Universidad, Nos es beoba relación que elUene hechas ciertas obras, especial- 
mente un Confeitionario. un tratado de modo vitilandi. otro tratado de valore mine» y otro 
•tratado de eonsorlio mulierum á Saeerdolibus fugiendo e otras obras y tratados : las qua- 
•les quería hacer Imprimir: K porque conforme ala sessioo e extravagante no se puede 
•hacer sin ser vistas e examinadas por Nos e sin nuestra Ucencia: Por ende Nos vos en- 
•cargamos que veals e examinéis las dichas obras e tratados : e lo que de ellas os pare- 
helero lo digáis e depongáis ante los Provisores déla Ciudad e Obispado de Burgos por 
•ante escribano e notarlo publico, precediendo para ello Juramento en forma. Lo qual se 
•nos envíe signado en manera que baga fe , para que visto por Nos demos Ucencia e fa- 
cultad para que se pueda Imprimir, para lo qual todo que dicho es vos damos poder 
•complido e cometemos nuestras veces. Dada en la Villa de Valladolid a veinte e uno 
•de Agosto de mil e quinientos e veinte e ocho .=EI licenciado morlz.=Bl Doctor alvara- 
>do=Por mandado del señor inquisidor, Diego de cuero, secretarlo. 

En la tercera boja está la deposición de los reverendos padres maestros Vitoria y Soto, 
que dice asi : 

«En el monesterio de Sant Pablo extramuros de la muy noble ciudad de Burgos á tres 
•dias del mes de Octubre ano del nacimiento de nuestro Salvador Jesuchrlsto de mil e 
•quinientos i veinte e ocho años Yo Lope de Allende notario publico apostólico secretarlo 
•de la audiencia episcopal de Burgos de comisión e mandado del muy Reverendo señor li- 
•cenclado Francisco do Mena canónigo e provisor de la santa Iglesia e obispado de Burgos 
•sede vacante tome e recibí Juramente en forma debida de derecho, de fny Francisco de 
•Vitorte maestro en sancta tneologia, e de fray Domingo de Soto ira y les de la orden de 
•sancto Domingo en el dicho monesterio de Sant Pablo : e so cargo de aquel siéndoles mos- 
trada e leída la provisión retro scrlpta e preguntados del tenor della dixeron e depusieron 
•loque se sigue: á lo qual fueron testigos que estaban presentes Diego de Aras criado de 
•mi el notario, e Martin de Eguia criado de Juan de Junta impresor de la dicha ciudad de 
•Burgos. 

•Los dichos fray Francisco de Vitoria maestro en sancta tneologia , c fray Domingo de 



30 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE VALENCIA. 



1. (1474.) En todo tiempo ha sido notable el arte tipográfico en la ciudad 
de Valencia; pues si se atiende á su orfeen en España, no se duda (hasta 
hoy) que allí le tuvo: si se prosigue adelante , se verá la propensión que 
$üs naturales han tenido siempre a esta facultad, y la bondad de sus edi- 
ciones t y finalmente, en nuestros tiempos servirán de ejemplo un Bor- 
dazar, y un Monfort , sin otros varios muy esmerados y sobresalientes 
que se verán en el discurso de esta obra. D. Gregorio Mayans dice (1) que 
en el arte de imprimir ha tenido el reino de Valencia los dos mas doctos 
impresores que na habido en ¿España , Felipe Mey y Antonio Bordazar. 

Acerca de los introductores de la imprenta en esta ciudad trata el Licen- 
ciado Cabrera ; pero- tan sin fundamento , que la atrasa no. menos que 
un siglo, como se verá demostrado en lo siguiente, y al tratar de .Felipe 
Mey y Juan Bautista Marzal en el siglo XVI que son los que pone por in- 
troductores. 

2. La primera prueba que hallamos de que el arte de la imprenta se es- 
tableció en España al principio del reinado de los Reyes Católicos* D. Fer- 
nando y Doña Isabel , se toma del siguiente impreso , que es el primero 
que con fundamento hallóse hizo en España. 

Don Bernardo Fenollar, natural de Valencia, caballero de antiguo lina- 
je, clérigo beneficiado y doctoral de aquella Santa Iglesia, según refiere 
el reverendo padre maestro fray José Rodriguen en su Biblioteca valentina, 
escribió un libro intitulado: «Certamen poetich, enlohordela Concedo»; 
cuyo principio es : »Les Obres ó Trobes davall escrites, les auals tracten 
»de Lohor déla sacratissima Verge Maria: foren fetes y oraenades per 
»los Trobadors de ius é en cascuna de les dites obres escrits etc.» En Va- 
lencia 1474, en 4.° Falta nombre de impresor. 

Prosigue el padre maestro Rodríguez haciendo relación de lo que se 
incluye en el libro. 

«Contiene (dice) papeles (casi de todos metros) de treinta y seis poetas, 
»y menos un Poema que hay en Toscano, y quatro en Castellano^ los dc- 
»mas son en Lemosin... De nuestro escritor hay varios Poemas. Recopiló- 
les todos por haver sido Secretario en dicho Certamen. Celebróse día de 
»la Encarnación, 25 de Marzo, del año ya dicho 1474 , dentro de la Iglesia 
•de la Real Cofradía , del invictissimo Patrón de los Reynos de la Coro- 
»na, S. Jorge martyr que hoy persevera en la Parroquia de S. Andrés 
» Apóstol, y dicho año le hizo imprimir, y dedicó al Exmo. Frey Don Luis 
•Despuig, Gran Maestre deMontcsa, Virey y Capitán General de este 
»Reyno , que asistió y honró con su presencia el Certamen.» 

•Soto de la Orden de Sánelo Domingo avlendo jurado e siendo preguntados del tenor de di- 
seña comisión dada por los señores inquisidores , dtxcron que ellos avian visto e examinado 
•el dicho libro e tratados del , e que su parecer es , que un todo el bay doctrina útil e sana 
•e catholtea sin ningún error ni mala doctrina, e que esta es la verdad so cargo del jura- 
•mentó que Hicieron e firmáronlo de sus nombre* en el reglstro=Fr. FreoctsVus Vítor la= 
•Frater Deminlcus Solo= 

•Yo el dlcbo Lope de Allende notario publico apostólico que en uno con los dichos tes- 
•tlgos presente fuy á lo que dlcbo ese por ende de pedimento de Juan de Junta Impresor 
•vecino de la dicha ciudad de Burgos e de mandamiento del dicho señor provisor en esta 
•publica forma le hice escribir e sígnele con mi signo e rubrica acostumbrado en fe e tes* 
•timonio de verdad rogado e requerldo=Lope de Allende apostólico nota rio= 

U presente nota del examen de los libros por* el Tribunal de la Inquisición etc , la debo 
con otras al delicado gusto del padre presentado en teología Fray José Avila, prior actual 
del convento de nuestro padre San Agustín de Valladolid. 
(1) En la aprobación a la Biblioteca valenUna del doctor Jimeno. 



DEL 8I6L0 XV-— VALENCIA. 31 

Todas estas circunstancias deciden á favor de la edición de este libro 
en este año : y se corroboran con el final del siguiente , como se verá en 
su nota. 

Comprehensortum. 

3. (1475.) Este libro no tiene título ni portada , como sucede en muchos 
de los antiguos , y parece que nunca la tuvo, pues está bien tratado. Por 
el prefacio ó prologo resulta que su titulo es 

COMPREHENSORIUM : 

y su autor JUAN. Empieza así: 

«vmin códice ethimologiarum Isidori libris Papie, Hugocionis, et 
•catholicon de uocabulorum expositione solum tractantibus, quos uidi 
•sepáis et perlegi, In primo plurima, In secundo non tanta , In tertio 
»pauca, etm quarto paucissinia vocabula, repererim, et reperiantur de- 
vticere, queque in uno ex ipsis sunt posita in alio sunt obmissa, Cogitará 
»ego lohannes in unum cor pus redigere hec et illa, quod et feci, vt 
»breuius potui gratia opitulante divina, ipsum per abecedarium quo ad 
»omnes Hueras, disponendo, resecans plura que non tangebant, ad exposi- 
«tionem vocabuli vt prolixitasoperisvitaretur, declaransque in eo cuius 
»sit generis quodque uocabulum per singulares litteras ibi descriptas. 
"Nam per Jf. masculinúm, per F. femeninum, per O. omnem In nomine, 
•per A. activum per D. deponens in verbo, per N. neutrum, per C, co- 
»mune In utroque genere inuenitur ipsius descriptio in quolibet qualiter 
•verbum pretcntum faciat, et supinum, Excepto que in verbis prime con- 
«irjgatioms que in aui preteritum faciunt hoc scribere , et quod supina 
«non habent apponeré non curaui , vbi autem in nomine non reperies 
»id eius terminatione cognosces, nam si in vs desinat masculinúm, si in a 
«femeninum, si in um neutrum iudica illud esse. Et quia meo tempore uidi 
»et uideo plures in scribendo errare, orthographiam planam apposui íñ 
«principio cuiuslibet littere k libro Prisciam extractam Camprehensorium 
»hunc librum intitulans, quia comprehendit singula in prefatis libris 
«expósita , et quibusdammlhs iam reperta, que uidi fore congnfereinhoc 
«opere apponenda Suscipiant lactentes igitur opus hoc aureum , vt hinc 
«sugjgant pueri , vt edant iuuenes vt discant senes vt doceant qui repe- 
«rermt .nesciuisse ut alibi non legisse ut complaceant psalma me iuuet 
•virgo alma. 

Finaliza 

» Presens huius Comprehensorii preclarum opus Valentie impssilitt. 
•Anno. M.CCCC.Lxxv.dievero. xxm. mensisFebroarii(l)finit.fellciter. fol. 

(1) Esta es otra prueba de haber tenido Valencia imprenta en el año de U74, pues 
siendo el libro de folio (tiene mas de media resma de papel), y habiéndose concluido su 
haprestoa en «8 de febrero de 1475, es forzoso se comenzase á imprimir en el aflo prece- 
dente. Ahila. 

No tiene folios : está impreso en dos columnas, en papel terso y hermoso ; . no Uene 
rielamos al letra* de registro: carácter romano ó redondo , claro y limpio, con algunas 
abrevtataras bastante inteligibles. Las letras capitales están hechas de mano : algunas 
moy laboreadas , y estas son góticas ó monacales. A muchas de las mayúsculas impresas 
las han atratesado una raya de encarnado que las distingue. Ea la primera fy)Ja tiene una 
nota manuscrita, original del Sr. D. Fernando Velasco , que dice : 

«En 10 de agostóle 1761 pagué á Carlos Lossi, librero romano, por este rarísimo libro 
•catorce pesos fuertes. 

•Velasco.» 

Guste bien pagado , pero compra mejor hecha ; pues la rareza de esta edición española 
(la segunda que yo conozco) merece esto y mucho mas. Jomé esta razón eo 18 de junto 



32 TIPOGRAFÍA ESPAÑOL* 

»nav.t s iheronim y altra epístola de s.* Agusti a s. Cirilo de las alaban- 
zas del dit s.i traducidas en cátala per un anonim. impres en Barcelona 
•per Pere Miquel MCCCCXCIH. 4/ 

No tiene numeración de folios : nota del reverendísimo Caresmar, y 
también le he manejado en la real biblioteca. 

23. Meditaciones de la vida de Cristo. 

•Prologus de meditatione vite domini nostri ihesu-christi secundura sera- 
«phicum doctorem bonaventuram. 

«Capitulum primum. 
»Inter alia virtutum & laudum preconia de satissima virgine cicilia le- 
«gitur... 

Acaba : 

»> & ipsius indita vitam tanqj evangelicam ad imitationej sánete cecilie 
»virgmis studeas inseparabiliter collocare ut cum ipsa regnes cug christo 
»ihesu in sécula seculorum Amen. 

»Finit opus de meditatione vite domini nrihesu-ehristi sed'm seraphi- 
*»cum doctorem bonaventura impressum barchinone per petrum micnae- 
»lem anno a nativitate domini millesimo cccclxxxxiij : xvj. mesis iulii. fol. 

Concluye con el escudo de Pedro Miguel, que se pondrá adelante. Mo- 
nasterio de Monserrate, reverendísimo padre Ribas. Letra de tortis.=El 
bibliotecario frai Juan de S. Antonio pone esta obra impresa en el 1483, 
pero lo considero errata; pues Pedro Miguel imprimía en la decena 
del 1490, y no le hallo antes. 

24. ]f Omnium generalissimi átium clarissimi Raymundi lull illuminati 
»a spitu sacto mirince pverbiorum liber qui faustissime incipit 

»Cum pverbium sit brevis ppositio q in se magna continet scientia. 
«•Idcirco &c. 

Acaba: 

lf Raymud* sua proverbia in civitate romana finivit ad gloriam dt lau- 
»dem domini dei nostri in cuius custodiam hunc tractatum cómendaviu 

¡f Proverbiorum liber reverendissimi Raymudi lull scriptorum vitio 
«aliqualiter corruptum fuit non sine labore correctum fuit per dñm ioha- 
»ne? baro cathedram legentem dicti magistri raymundi lull oc per eumdem 
»traditum fuit sociáter cum dño iohanne font mercatori presentís civitaüs 
»bar. & per petrum michael impressus fuit & perfectus insigni civitate 
«Barchinone x Madii anno Millesimo CCCCXC1II. 

Letra de tortis. Monasterio de Monserrate, reverendo padre Ribas. 

25. «Franciscus niser de modo Epistolandi. 

»Opusculum epistolarum familiarum & artis earumde? scribendi maxi- 
»rae in generibus viginti. Ad que tamen singule quibus nunc utimur spe- 
»cies deducuntur. Sunt genera ista videlicet 

«Epístola commendativa. = Epístola petitoria. = Epístola munífica ¿ce. 

«Opusculum scribendi epístolas Francisci nigri incipit feliciter. 

»Franciscu5 niger Venetus doctor: clarissimo viro Jacobo geroaldo: 
•Styro Enitelfeldensi patavini Gimnasi Moderatori excellentissimo Ac 
»utriusque virtutiscultori felicitatem. 

«Nurna Pdpilius qui post Romulum secundus romani monarchiam: re- 
•giosque faces felici sidere consecutus est... 

Acaba : 

»Si quid S quod mea opera uti volueris tuum est precipere : meura 
•amena lussa tua q libentissime exequi. Vale. 

•Opusculura hoc de scribendi epístolas ratione q diligentissime emen- 
»datum Arte dtimpensis magistri Johannis Rosembac : Impressum est Anno 
»Dominice incarnationis M. cccc.xciij. die vero xviij. meusis Sepiembris 
«Barchinone. 



DEL SIGLO XV. — BARCELONA. 53 

Letra de Toriis. Monasterio de Monserrate. R. P. Ribas. Fabricio habla 
de esta obra, pero no conoció esta edición, como ni tampoco Denis: 
ponen otras, y este segundo da noticia de la de Burgos del 1494, la que 
se puede ver en su lugar. 

Si. *Acutissimi materiarum Metaphysicarum resolutoris Domini Bone- 
Ȇ ceteris Metaphisicse voluminibus opuspraeclarissimum feliciter incipit: 

Al fin dice: 

-Explicit Metaphisica venerabilis doctoris et sacra theologiae professoris 
• Fratris Nicolai Boneti Ordinis Minorum, impressa Barcinone per Petrum 
•Miquaelem xxiiii mensis Novembris M. ccccxciii. 4.° 

Así el Abate Diosdado , que dice manejó esta obra en la Biblioteca se- 
creta del Colegio Romano, y que consta de IX libros. Miguel Denis la 
menciona también en la Parte 11, del Suplemento á Mailtaire, pág. 761. 
=De ella traté entre las ediciones dudosas (pág. 27, núm. 68.) en el año 
do 1473, y juzjjo es esta la en que funda la primacia de la Imprenta en 
España la ciudad de Barcelona. 
¿7. (1494.) «Consolat 

Comienza : 

» A gloria e laor de nostre senyor Deu Jesu Christ e de la gloriosa Verge 
*»2Hare sua... per quant en lo libre de Consolat se trobaven moltes corrup- 
«•oions yo Francesh Celelles... me so esforzat corregir lo present h- 
-» fcre &c. 

Sigúese el índice de los capítulos , y después en el primer folio : 

•Segueixse lo libre de Consolat novament corregit e stampat &c. 

Finaliza : 

— Seo gratias. Fon acabada de estampar la present obra a XIIII. de Julio 
-»<3elany MCCCCXCIUI. en Barcelona per Pere Posa preveré, e estam- 
■» p»dor. 

Contiene esta Obra 334 capítulos en ?8 folios : y concluida , se siguen 
{de la misma especie de letra) algunos decretos y leyes tocantes á la Ma- 
rina, en 13 folios. 

Así el Abate Diosdado , que dice leyó esta obra en la Biblioteca Bar- 
!>crina. 

tt. «Franciscus Alegre: Lo libre de les transformacions del Poeta 
-«▼idi. 

»A la Illustrissima Senyora dona loanna d'Aragó, tilla del molt alte 
•potentissim Senyor Don Ferrando segon nostre Rey e Senyor 

AI fin: 

» Acaben los quince libres de transformacions del poeta Ovidi: e los quince 
•Vibres de allegories e moráis exposicions sobre eils : estampats en Barce- 
lona per Pere Miguel. Benaventuradament en Espanya e en los regnes 

*d' Arago regnant los invictissims e preclarissims Don Ferrando e Dona 

•Isabel any Mcccclxxxxiui. a xxiiii. d' abril. foi. 
Así el Sr. Bayer en las Notas á Don Nicolás Antonio, pág. 344, que 

dice le tiene en su poder , y que son 267 las hojas de dicho libro. Del 

mismo me envió Nota el Rmo. Caresmar. 

tt. «Constitutions fetes per lo Illustrissimo e serenissimo senyor Rey 
»Doq Ferrando Rey de Castella de Arago &c. En la segoaa cort de Ca- 
talunya celebrada en Barcelona En lany Mil. CCCC.lxxxiij. 

Al fin : 

•Diaina fauente clementia Finitum & terminatum est hoc opusculum Cons- 
•titotionG In Pricipalissima et Excellétissima ciuitate Barchinone Prin- 



5 i TIPOCIIAFÍA ESPAÑOLA 

«eipatus C.Ubalonie. por Reuerédu magistru luhauíu* Rosenbaeh alema- 
»numde haydelberch.SuD anno dñi Millesimoquadringetesimo nonagési- 
mo quarto. xiiij. Die vero. Mésis Februarij. 

Así el R. P. Ribas, que dice están en lengua Catalana, y que contienen 
25 (1) hojas en folio. La misma nota con poca diferencia me envió el 
Riño. Carcsmar. 

30. De la naturaleza, excelencia de los Angeles. 

A este libro parece faltarle alguna hoja , y empieza: 

«Tabula. 
«Ab lo norn de nostre senyor d'u ede la gloriosa verge madona sánela 
»maria cómese asi les rubriques o capitols di libre appellat deis AttgeU 
«segons ques seguere. Lo qual es compres tot en sinch tractats. 

«Libre primer tracta deis angels de lur altesa e natura excellent. 

«Libre segon tracta de lur borde reverent. 

«Libre ter tracta de lur servey diligent. 

«Libre quart tracta de lur victoria fervent. 

«Libre quinte darrer tracta d' lur honorable president. 

Sigue la Tabla cn^quatro hojas y media, y después fol. 1. 

«Capítol primer q proposa curt: e en general la altesa de la angehal 
natura. 

Comprende todo el libro (sin las Tablas del principio) CXLII folios 
(los del tin están errados). En la última plana dice : 

«Lo present libre dicta maestro franch eximenis del orde d' mon senyor 
«sant francesch en lany quis comptaba de la nativitat de nostre senyor 
«M.ccccixxxii. suplicant a la vostra bonesa que a vosaltres falcs christiáns 
«placia pendre aquestpoch seruey d' ma simplicilat a reverencia de mos- 
«seuyer sant miquel e deis sanets ángel ais quals se que tuyt havets spe- 
«ciaf devotio... 

Y concluye: 

»A lahor de nostre senyor deu e do la gloriosissima verge maria mare sua 
ȟni la imnresio del present libre d' Is angls per pero miquel en la elegat 
«ciutat de barcelona a iiii. de setebre any de nostre senyor M.cccclxxxxiiii. 
Aquí el escudo del impresor , el que se puede ver adelante. 
El no poder tener á la mano los libros de que se trata para comprobar 
á satisfacción varias especies , hace dudar acerca de la edición del si- 
guiente libro, cuya materia es una misma: de la del presente no se duda, 
pues existe en la librería del limo. Sr. D. Fernando Velasco , donde tomé 
razón por el mismo libro en julio de 1791, el cual está impreso en dos 
columnas, letra de Tortis. Las letras del Escudo P. M. indican el nombre 
del Impresor, estoes, Pedro Miguel. Libro raro. Véase sobre d año 1490. 
• en Burgos : y en el tomo siguiente en Alcalá 1527; pero estas dos edicio- 
nes están en castellano. 

31. «Libre appellat deis Andéis, que tracta de lur altesa e natura de 
«lur orde, de lur servey, de Tur victoria, e de lur honorable President 
«sant Miquel : per Francesch Eximenis catalán del orde deis Frares Menors. 
«Barcelona por Juan Rosembach de Haydelberch 1494. fol. 

Así Miguel Denis (en la Parle I del Suplemento á los Anales Tvpogra- 
phicos de Maittaire , pág. 367.) quien dice existe en la Bibliotheca Real de 
París. Es la misma obra que la antecedente, impresa en la misma ciudad 
y año ; pero varia el nombre de los impresores. 

32. Scala Dei. 

Al ejemplar por donde se ha tomado la razón de este libro le falla la 

(1) Son 27 hojas sin la que debe tener en blanco 



BEL SIGLO XV. — BARCELONA. í>í> 

portada , y en la siguiente hoja , cuya signatura es dos ü , se lee el epí- 
grafe que dice : 

¡PAquest libre es appellat scala dei : lo qual ha ordenat e fet mestre fran- 
»cesch eximente del orde deis frares menors : e patriarcha de ierusale. 

Sigue la Dedicatoria 

»A la molt alta: e molt excellent segnora la senyora dona maria dará- 
»*go &c. 

Divídese esta obra en capítulos sin numerar : abraza CXXV11 folios , y 
concluye : 

•Migcnciit la divina gracia fó stampat lo present libre en la insigne 
«ciutat de barcelona por diego de gumiel castella : Fon acabat á xxvii. 
«•dias de octubre Any mil cccc. lxxxxiiii. 4. a 

Guárdase en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia. Las 
letras de las entradas de los capítulos son por lo común floreadas , y fal- 
tau en algunos, y en otros se suplen con pequeñas. En lo demás luce por 
toda la obra el gusto tipográfico, según la noticia que me ha comuni- 
cado D. Gregorio Vázquez y Espina , empleado en la citada Biblioteca. 
Otro ejemplar igual existe en el Monasterio de Val de Hebron del Orden 
de San Gerónimo, según la nota que me comunicó el Rmo. Caresmar. Es- 
libro raro que no vio D. Nicolás Antonio. 

33. (1495.) »Doctrinalis Alexandri de Villa Dei cum glosis sententiis & 
»notabilibus quam pluribus annexis Impress. & elaboratum per M. Ber- 
«narduin preus Joannem Luschener Alemanus in principalissima & fa- 
«mosissima civitate Barchinonc anuo salulis MCCCCXCV. die vero nona 
«mensis Julii. 4. a 

Ruio. Caresmar, quien dice existe en el Monasterio de S. Colj>at dr\ 
Valles. El 5r. Bayer en las notas á D. Nicolás Antonio sobre la Bibliotheca 
Vetus pág. 163 menciona un Códice de la Real Biblioteca, en el que hay 
variasobras del Mro. Alejandro Español. (De este véase Fabricio tomo I . 
lib. I, pág. 67.) (Pero este Alejandro Español es sugeto diferente de Ale- 
jandro de Villa Dei , Francés , Dolense ó de Dola , que floreció por los 
años de 1240, y escribió la Gramática en metro con versos leoninos, 
glosados después por Ludovico Guaschis , con cuyos comentarios se im- 
ijrimió en Venecia año 1483, en caracteres góticos , y en otros lugares. 
Pero la edición mas famosa que conocida del Doctrinal Gramático de este 
M Alejandro, es la que dice Adriano Junio haberse hecho en Magun- 
cia en 1442, juntamente con los Tratados Lógicos de Pedro Hispano por 
el primer impresor de allí llamado Juan , verisímilmente Fausto , con los 
caracteres que hurtó en Harlen de Holanda eu casa del primer inventor 
Lorenzo Juan Costar. Junio, y los demás holandeses lo tienen así. Pero 
los maguntinos y alemanes lo resisten, queriendo que Juan Fausto jamas 
haya estado en Holanda oficial de Coster , para llevarse de allí la primera 
idea del invento á Maguncia , donde él nació , con total independencia de 
Holanda, ni origen de otra parte. Últimamente nadie hasta ahora dice 
haber visto en librería alguna de Europa en medio de las eficaces dili- 
gencias de los eruditos y curiosos, algún ejemplar de esa primitiva edi- 
ción del Doctrinal de Alejandro en Maguncia, que Junio refiere con 
tanta anticipación , y á mi entender tan increíble, al año 1442. Cornelio 
de Beughem en su trat. de Incunabul. Typograph. que imprimió en Anís* 
terdam año 1688. 12.° pág. 9, dice que la primera edición que de este libro 
se hizo allí, fué veinte años después en el de 1462. Pero aun esta no veo 
que tenga todavía bastante justificación su existencia, faltando igualmente 
ejemplares desella en las librerías mas copiosas. F.) 

34. De las Donas. v 

»En nom de nostre senyor Jesuchrist comencalo libre vulgarmet appellat 
»de les dones ordeuat e conipilat per lo Revcrent Mestre Francescho exi- 



56 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»menis Mestre en sacra Theologia del Orde de FraMenors DirigHá Ii 
»mul noble senyora Dona Saxa de Árenos Conlessa de Prades. 

Sigúese el índice, que consta de .396 capítulos, en que se divide la 
obra. 

»La primera part tracta de acó qui a dones pertanay. 

»La segona part tracta dellesen special segons cinc maneras de dones» 
«car algunes son infantes: altres doncelles : altres maridades: allres viu- 
»des: e altres religioses. 

Al fin del cap. 396, dice: 

»Fa gracies a Deu del acabament de aquest libree escusacio a la dita se- 
•nyora Contesa a que es offert. 

Y el todo del libro concluye : 

«Acabat fou lo present libre vulgarmét dit de les dones en la noble ciutat 
»de Barcelona per Mestre Johan Rosembach Alemán y a instancia del dis- 
»cret en Johan Bernat notari e scriva de la cort del oficial del Reverend 
»Senvor Bispe de Barcelona en lañy de la nativitat de nostre Senvor Je- 
«sucnrist Mil. cccc Lxxxxv. a vuyt dies del mes de Mayg. foi. 

Después sigue el escudo , que se pone adelante al tratar del impresor. 

35. «Pastarais. 

Este es el título de la Obra, dedicada 

«Rev.mo in Cbo Patri ac domino domino Hugoni digna dei providen- 
cia valentino espisco po, cuius exortationibus venerabais servitoris Bpis- 
»copi Domini Michaehs de mi.* rectoris de penaguila opus illud elucubravi 
«licet infirmus & senex. 

Finaliza la obra : 

»Viri prestantissimi in sacra pagina Magistri Francisci Exemenic Ordinis 
»Minorum & catalani prescns opus preclflrum pastúrale vocatum nuper 
•impressura Barcinone per Petrum posa presbiterum ac catalanum finit. 
»qumta decembris anni salutis MCCCCLXXXXV. ferdinando secundo feü- 
»citer regnante. » 

Así el Rmo. Caresmar , qnien dice se halla esta obra en la librería de 
los RR. PP. Servitas de Barcelona, bajo la letra H. núm. 72: y asimismo 
esplica su contenido, que se divide en quatro partes. La 1.* trata del 
Clero en general : la 2/ de la Dignidad Episcopal : la 3/ del Oficio Pasto- 
ral: y la 4/ dei Premio sobrenatural y la Gloria que les está aparejada. 

Don Nicolás Antonio habla de está obra en el tomo II, p. 181 ; pero do 
la vio : y también Fabricio, tomo IV, pág. 329. 

36. «Verger de la Verge Maria. Barcelona. 1495. 8. # 

Así el Dr. Xiraeno en el Tom. 1 de su Biblioteca, pág. 52 =Tambien 
la menciona D. Nicolás Antonio (Tom. II de la Yctus, púg. 338, n. 833), y ad- 
vierte, que vio esta Obra en castellano, impresa en Sevilla año de 
MDXXX1. en folio con el título de Vida y excelencia* de nuestra Señera * de 
sus milagros. Acerca del Verger &c. que pone Ximeno impreso en el 1451, 
y 1463, queda tratado é impugnado en la p. 23, n. 60. 

37. (1496.) »Llum de la vida christiana composta per Pere Ximenis de 
»Prexano mestre en santa Theologia Bisbe de Coria : dedicada ais Reys 
»D. Fernando y Doña Isabel traducida de lengua Castellana en Catalana e 
«estampada en la insigne ciutat de Barcelona per pere Posa cátala a xxviii 
»de setiembre de MCCCCXCVI. fol. 

Así el Rmo. Caresmar.=D. Nicolás Antonio trata del Lucero de la- fida 
Cristiana (pág. 339) , y juzgo es una misma obra , aunque en idioma di- 
verso, como se advierte en Salamanca en el año de 1493. 

38. (1497.) If Liber abbatis ysach de ordinationc ale valde uti. pro viria 
»spuali& ad stirpanda vicia & aquirendas v tutes incipit. 



DEL SIGLO XV. — BARCELONA. 57 

•Anima q dum diligit in d'o solo quieiem habet... 
Acaba: 

•has dispositiones si servaveris 6 homo dt custodieris teipsum in medi- 
•tatione dei in veritate videbit anima tua in semetipsa lumen eristi & in 
•seculura non tenebrescet. Jpsi autem sit honor virlus & gloria in sécula 
•seculorum Amen. , 

If Jmpressum Barchinone per Jacobura gumiel Castellañ Anno 
M.cccc. lxxxxvij. 4.* 

Letra de tortis. Tiene 184 hojas. Monasterio de Monserratc. R. P. Ribas. 

39. «Román del Caballero Tiran Blanc. Barcelona MGCCCXCVII. ful. 
índice Sevillano Ms.=Miguel Denis en el Suplemento á los Anales de 

Mailtaire, parte I, p. 4:15, y el Diccionario Tipográfico de libros raros 
impreso en París ano de 1768, en 8.* Tom. II. p 274. En el año de 1490, 
se imprimió en Valencia la obra de Tiran lo Blanch , y por no haber visto 
ninguna de las dos no sé si coinciden. 

40. (1498.) El presente tomo está faltó en el principio, y empieza? 
por el 

Prólogo . 

»P. aelii donati graiamatici clarissimi in Sex P. Tercntii Afri Conioedias- 
•examinata interpretado. 

Al fin : 

•Finís Commentariorum Aelii Donati super P. Terentii Afri Comoediis- 
•ueenon Joannis Calphurnii super beautentimorumenon foeliciter. Impres- 
•sum Barchinone Per magistrum Johannem Rosembach Alemanum. Reg- 
lante invictissimo Ferdinando secundóle Aragón se ha de entender) Hispa- 
•niarum Rege Anno nativitatis Jesu Christi Millesimo Quadringentesimo 
•nonagésimo octavo , die vero decima séptima mensis Marcii. fol. 

Escudo del impresor. 
Letra de tortis. Biblioteca Arzobispal de Tarragona. 

41. Regimiento de Principes. 

•Epístola defrare EgidiRomaal Rey de Franza sobre lo libre del régimen! 
»>dels Princeps. 

Esta es la portada , en hoja suelta : en la segunda tiene el mismo 
epígrafe por principio , y prosigue : 

•Alseu especial senyor d' May estad real &c. 
Al fin del tomo : 

•Referida gracia al omnipotent deu es dat fi a la preclarissima e divina 
•obra de moral philosephia recolligida de tot lo discors de ethica Hyco- 
•nomica e política del princep deis philosophs Aristotil per lo litteralissime 
•reverend Mestre en sacra theologia frare Egidi Roma del orde d' sant 
•Agosti en volcar cátala ab algunes Gloses molt specials posades en la fí 
•deis capitols pnent lo vocable. Impressa en la insigna ciutat de Barcelona 
•per lohan luchner alemani emprentador. A despeses dei honorable 
•Franch Ferber mercader Allemany. Emendat e corregit per lo Reverend 
«Mestre Allcix regint les scoles en dita ciutat. A xxij de Octubre. Any. 
»M. cccc. xcviij. fol. 

Letra de tortis : impreso en dos columnas. Existe en la librería del 
Señor Velasco. La misma obra se imprimió en el 1480. Véase pág. 48. 

42. «Bulas de indulgencias para el Monasterio de Monserrate, impresas 
•en Barcelona por el Maestre (Pedro) Miguel año de 1498.=E! número da 
•Bulas que este imprimió fueron 794. 

Noticia del R. P. M. Ribas. 



i>8 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

43. (1499.) Albert Gran , del Orden de Predicadores, Arzobispo de 
Colunya, Maestro en Artes y en sagrada Theologia y Philosophia excelen- 
lisimo , escribió el libro intitulado Quesit 6 pcrquens , dividido en dos 
partes &c. Por la ultima hoja consta que' fue impresa esta Obra en Bar 
eclona por Pere Posa, y acabada & 2o de Noviembre de M. cccc.lxxxxix 
Existo en la librería de la Real Academia de la Historia , según noticia 
que me ha comunicado D. Gregorio Vázquez y Espinosa : está escrita en 
ilioma catalán, y consta de CVII1 pfig. Es edición rara: su Autor fué 
Alberto Magno Arzobispo de Colonia. 



IMPRESORES DE BARCELONA 

DEL SIGLO XV. 



Año do 1478. I EDRO BRUNO, y NICOLÁS SPINDELER. Alemanes. Estos 
dos compañeros empiezan á oirse primera vez en Barcelona en este año. 
en 15 do Junio, en que acabaron do imprimir la Elhica de Aristóteles, y en 
19 de Diciembre la Política. Después los veo separados ; el Pedro Bruno, 
Saboyano , imprimía en Barcelona con Pedro Posa en el 1481. En Sevilla 
suena en el 1492 un Podro Bruno , que puede ser muy bien el Saboyano. 

El Spindeler sigue en Barcelona en el año de 1480, donde imprimió el 
libro intitulado Regimiento &t Principes , obra del celebre Agustiniano 
fr. Egidio de Roma, Doctor fundamenta! , fidelísimo discípulo y defensor 
acérrimo de la doctrina de Santo Tomas , el cual libro se imprimió á 
espensas de Cacoma librero ; y fué emendado y corregido por él R. M. fr. 
* Alejo , Regehte de las Escuelas en Barcelona. 

En el 1482 imprimió el raro libro de Antigüedades de Josepho. don- 
de se dice Maestre Nicolás Spindeler, impresor, y habitante en la ciudad 
de Barcelona : dichas Antigüedades las imprimió por voluntad de los 
honrados Nadeu Mir. Notario de Barcelona, y Juan Cacoma, librero, con- 
ciudadanos, á ruego de los cuales corrigió la obra él P. fr. Pedro López, 
Franciscano. 

Seguia Spindeler en el siglo XVI ; pues en el 1506 imprimió la expo- 
sición de los 130 Psalmos de David hecha por el Venerable P. fr. Ja cobo 
de Valencia. 

1481. PEDRO POSA imprimió en este año en compañía de Pedro Bru- 
no, de quien queda hecha memoria en el articulo antecedente. El Posa 
fué Presbítero , y catalán ; y ademas de la Historia de Alexandro por Quin- 
to Rufo t que acabó de imprimir con el Saboyano Bru en 7 de Julio tío 
18i1, le V- o después solo imprimiendo en los años de 1182, 1488, 1191. 
1495, 1499,1501 y 1504. 

Fuera de esto consta (pie imprimió algunas otras obras; poro por 
cuanto no expresa ol año, ni lugar en donde (aunque supongo seria vn 
Barcelona) las colocó aquí, y son: 

» Líbica ahbreviata magistri Raymundi Lull. 

»Deus cum tua suma porfoctGe i::cipit lógica brevis. 

»Logiea est ars cum qua vorum a ílm rationando cognoscutitur & ar- 
gumentativo dtecernuntur... 

Acaba : 

»ut refreñlur pnrticularis contrariólas quam habent circa hoc dequo dis- 
»putaul. 

»Doo gratias Por revem fratrem Jacobum ianer correctum & per Petrum 
"posalmprcssum Opus istud feliciter tinit. 8/ 

Ocupa nuevo hojas v inedia: lrtra de turlis. Monasterio do Mouscrra- 
te. R. P. Ribas. 



DEL SIGLO XV. — BARCELONA. 



i>9 



Otra obra que tampoco tiene año es : 
••lucipit tractatus tormalitatG brevU editus a magistro Petro degui in artem 
«niagistri Raymundi lull. 

•Onines homies natura scirc desiderat... 

Acaba: 

»q é necessaria ad distinctioné de totis obiective. Ad dei landem per re- 
•verendQ fratré Jacobu gener (1) roagistri degui discipulQ corredura & per 
• Petrum posa impressum Barchfie ops istud feliciier explicit. 

Letra de tortis; ocupa seis hojas. Monasterio de Monserrate. R. P. 
Ribas. 

1493. PEDRO MIGUEL. Con alguna variedad encueniro el apellido, ó 
sobre de este, ya Mtgtiel , y ya Mtquel. En este año imprimió la Mellu- 
pliisica de fray Meólas Boneli , y juzgo sea esta la edición en que (por error 
de números la colocan en el 1473), funda Barcelona la primada de la im- 
prenta en España , según se dijo en la página 27. 

Asimismo imprimió el libro de los Proverbios de Lulio. 

ítem imprimió la Vida y Tránsito de S. Gerónimo. 

En el 1494 las Trasformaciones del Ovidio: y el libro do los Angeles de 
fr. Francisco Xiinenez, que ademas de lo raro, tiene el Escudo del Im- 
presor , con las iniciales de su nombre Pedro Miguel, como se sigile. 

En el 1498 imprimió ocho mil Bulas de Indulgencia para el Monaste- 
rio de Monserrate. 




1493. JUAN DE ROSEMBACH DE HAYDELLERCH. En este mismo año 
imprimió el Opúsculo de Francisco Nicer. 

En el 1494 imprimió (según Miguel Denis) el libre appeüal deis Angeh, 
obra de Fr Francisco Ximenez, la cual por combinación de títulos y ma- 
terias , juzgo ser la misma que imprimió Pedro Miguel en el 1494. El 
Denis dice que su edición existe en la Real Biblioteca de Paris. Parece no 



(I) Arriba día tañer. 



60 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

queda duda de que son diferentes ediciones , hechas en un mismo afio y 
una misma ciudad ; á no ser que los impresores Miguel y Rosembaek se 
concordasen mutuamente trocando los nombres y apellidos. 

La misma obra impresa en castellano, véase en Burgos sobre el 
año 1490. 

Prosigue Rosembach imprimiendo en Barcelona , pues en 8 de Mayo 
del 1495 acabó el libro de las Denas del citado Franciscano Ximcnez, en 
cuyo final pone su Escudo ó cifra , la que parece alude á su apellido según 
el Sr. Floranes, formado en una especie de laberinto con la inicial y en 
lace de otras letras. 




Años adelante (en d 149^ imprimió ^T&rra¿óna el famoso Misal tic 
aquel Arzobispado , mujf recomendable per'jfcrias circunstancias. 

En el 1500 pasó desde Barcelona á Perpiflan, según Maittaire (Tom. I. 

pág.íoi.) - ■■;■- 

Después en el 1518 hizo ajuste con los Mí. PP. de Monserrate, donde 
fuépor Mro. de la Imprenta , como ni tí se verá. ; . 

En el 1526 imprimió en Barcelona k»4Wcio$ de Cicerón. 

Y finalmente le hallo en esta misma ciudad en el 1530, en donde pa- 
rece tenia su residencia. 

DIEGO DE GÜMÍEL. 

Diego de Gumiel , á quien también llaman Jayme 6 Jacobo , que todo es 
uno, fué castellano , como él mismo lo expresa : y tal vez tomo el apelli- 
do ó sobrenombre de la patria ó lugar de Gumiel de ¡san, ó Gumtel del 
Mercado , pueblos inmediatos á Aranda de Duero. 
1494. En este año acabó de imprimir el libro de Escala Dei. 

En los de 1497 y 1498 le menciona el Señor Vega , mas no me dice 
en qué obras. 

Al principio del siglo XVI en el 1502 y 1509 , imprimía en Yalladolid. 

Y mas adelante en el 1513 y 1515 en Valencia: y por tanto sospecho 
es uno de los impresores volantes de aquellos tiempos. 



PEL S16L0 IV. — BARCELONA. 61 

JUAN LUSCBNER, Alemán. 

1495. Este Juan se apellidaba también Luxaner, y ejercía en Barcelo- 
na , segnn el Rmo. Caresmar , que dice imprimió el Doctrinal de Alexan- 
dro de Villa Dei. 

En el 1498 imprimió el Regimiento de Príncipes de fr. Egidio de 
Roma. 

Y según el Sr. Vega imprimió también en el 1503 , pero no dice qué 
obra. ** 

A fines del año 1498 pasó nuestro Luschmr por Maestro de imprenta 
al Monasterio de Monserrate , como largamente se dice sobre aquella im- 
prenta. 

El Señor Vega menciona entre los impresores de Barcelona á Iayme 
Lugchner, que acaso seria hijo , ó hermano del Juan. 



0) TirOGtt.lt'U ESPAÑOLA 

IMPRENTA DE ZARAGOZA. 



1. (1475.) La ciudad do Zaragoza distinguida por muchos títulos, coma 
cabeza y corte del reino de Aragón , no fué menos feliz que Valencia v 
Barcelona en tener imprenta en el año de 1475. Pedro Miguel Carboneí, 
autor coetáneo , asegura que la imprenta empezó en la Corona de Aragón 
en el reinado de D. Juan II , esto es, desde el 1458 al 1479, que fue el 
tiempo que reinó , lo que se verifica en la siguiente Obra. 

2. »Iucioit Manipulus curatorum compositus á. Guidone de Monteroteri 
«sacro theologie professore (1). 

«Reverendo in christo patre ac Dfio Dño Raymundo divina providen- 
cia sánete valentine sedis Epis opo suorum devotorum minimus Guido 
»de Monteroteri cum devota & liumiii recomendatione se totum suis 
»obsequiis maneipatum. Fons sapientie Dei verbum dispositione niirabili 
«disposuit... Hec autem attenta vigili meditatione perpensans. sequens 
«opusculum de instructione r.eophitorurn curalorum composui. Quod qui- 
«díniopusculum ndvosqui estis sacrosancte ecclesie luminare preclarum... 
»duxi humiliter destinandum ut lima vestre correctionis positum prodeat 
»in publieum... convetumque & cmendatum si vestre dnacioni (f. digna - 
»tioni) videatur cóicare (comunicare) < urctis neophitis, ut qui nesciunt ad- 
*discant, & qui seiuni. scire se gaudeant & ad maiora concedant vestram 
«Revercndam personan conservet Dñs Ecclesie sánete sue cu; me humili- 
»ter recomendó. Scriptum Turolli (2) Auno Domini millesimo tricentésimo 
«tricésimo tertio. 

«Quoniamut ait Malathias: dignum duxi ad instruclionem neophitorum 
ttsacerdotum máxime curatorum scribere per quod possint se in executio- 
»ne sui offidi dirigere & Deo debité ministrare... 

Al fin: 

«Conclusio operis 
«Heccirca officium curatorum breviter á me prescripta sunt, ut simplices 
»in aliquibus intruerentur & magis provecti ad altiora investiganda labo- 
nraront ob<ecrans ut si in libeüo isto lector aliqua utilia inveniat, ipsa 
•attribnat Deo soli . gratias ei referens q (qui) mihi peccatori alinuam 
üscintillam inteligentie impertiri dignatus est: illa autem que minus bene 
»dicla sunt, mee ignorantie aut inadvertentie adscribens caritativa cor- 
«rigat, & per me pecatore ad Deuní preces fundat. Amen. Deo gratias. 
»Explicit manipulus curatorum. 

»Jlius... Marie... filius... 
»(Mero & populo impressio perutilis utriusque ope (opere) sed Matthei 
»Fland' industria felioi termino ciausa est Aragonensium regia in urbe 
«cesaraugusta xv.octobris anno salutis millesimo quadrigentesimo sep- 
tuagésimo quinto. 

? In isto libeüo sunt tres pticule (parlicule) Et prima continent Vil. 
«tractatus Post Prologum sequitur divisio liuttis libri. 

La Tabla ocupa dos hojas, con lo que finaliza. 
»Conclusio opens. Et postea explicit etc. Hermes. 

Tomo rio folio regular, ó 4/ de marca mayor , que equivale á lo uiib- 

1) Do>son las ediciones de esta obra que he tenido presentes : una de) ht:», y otra del 
1i8i : nqucll.i empieza absolutamente por la dedieatoria ó Prologo Rever nHo ele. y la *e- 
pund.t llene el presenlr epígrafe : 
(f; E« Ttruc'. 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 6!J 

tno. Está impreso á línea tirada: la letra remeda ú-la de tortis ; pero f>s 
mas clara: las letras capitales, y lo que llaman calderillas son hechas de 
mano, de azul y de encarnado. Es una de las rarísimas ediciones de Es- 
paña. Empieza absolutamente sin ningún epígrafe ó Prólogo por la 
Dedicatoria: Reverendo in Christo &c. y ai tin pone la tabla de los títulos. 
No así otra edición del 1484 (sin nombre de impresor ni de lugar) la 
cual principia por el Índice ó Elenco de los títulos, y después sigue la 
obra, á la que antecede el epígrafe aquí puesto, esto es, Incipit Mani- 
pulus curatorum ¿ce. 

Y finaliza : 

»Hoc opus quod curatorum Manipulus intitulatur. In quo quidem multa 
»> nota tu digna auctoritateque fundata de ecclesie sacramentis ponuntur ad 
•eruditionem minus prudentium religiosorum perfectum est. Anno. domini 
»M. cccc. lxxxiiii. 

¡f DEO ]f GRATIAS ¡f AMEN. 

De esta segunda edición y del autor trata el Señor Bayer: ambas exis- 
ten en la Real Biblioteca , y yo las he visto y registrado por noticia que 
me dio el Señor D. Felipe Pantorrilla, uno de sus individuos. (Dios le 
tenga en su gloria.) 

3. (1478 ) El libro de la declaración de la Misa. . 
Una de las ediciones mas raras no conocida por los Bibliotecarios que 
han hablado de esia obra, como el P. Ech.irt, y oíros es la presente. 

Su título es Liber de Expositione vel de dcclaratione Miase: y el Autor 
Fray Benito de Percntinis (1). Fabricio la intitula Lilium, sive Ezposilwnem 
Misse, y al Autor le nombra Bernardo Parentino , para lo que cita A Trite- 
mio, qne así lo expresa en el cap. 598. El P. Echart se estiende mucho 
mas acerca de la obra y del autor. En las Actas (dice) del Capítulo cele- 
brado en Carcasona el año de 1342, en 19 de mayo se asignó por Lector 
de las Sentencias en el Convento de Tolosa á fray Bertrando de Parentinis, 
que es el mismo que fr. Bernardo: y que estos "nombres se usaban pro- 
miscuamente uno por otro , á no ser que sea yerro del escribiente. 

Pero en el ejemplar que de esta obra tengo presente no hay duda de 
que el autor se nombra fray Benito de Perentinis. 

El libro no tiene portada, ni nunca la tuvo, pues empieza por la plana 
pares, diciendo: Ad evidentiammaiorem que sequunlur pono hic Tabulam lilu- 
lorum queslionum & expositionum omnium que sequunlur. 

Hoc enim o fus in tres partes dividitur principales. In prima agilur de qui- 
bnsdam preceaentibus islud sacramenlum que sunt quinqué. Primo agilur de 
nominibus huius officii rñisse ubi ostenduntur novem per ordmem. 
'" ín secunda parle huius operis agilur primo de materia huius sacramenti que 
est pañis & vini ut probalur ibi in generali. 

— ín tertia parte & ultima totius operis agilur de periculis conlingentibus 
área hoc sacramenlum que scire est multum ulile. 

Esta Tabla ó Elenco de las materias ocupa cerca de seis hojas , y des- 
pués pone una advertencia , en que dice: 

Hoc igitur opus aureum ex diclis sancli Thome de aquino ut plurimum & 
sacris etxam canonibus elicitum prolixilale illa molesta iure speculaloris (2) pre- 
cisa de ómnibus fere que in mensa domini dicuntur tractantur & ferunt ratio- 
nem accomodatissimum per ulilem á quibusvis dericis & saccrdolxbus necessa- 
rian reddit. 

Sigue el Prólogo, donde dice: Et ut apertius totius operis tractatus ap- 
pareat per modum Prologi hec premitlo quod hoc opus in tres partes dividitur 
principales in quarum prima agilur de qúibusdam precedentibus &c. 

(1) Acaso de Pienza en la Elruria . 

(i) tLeo, Iurit Speculaloris. Entléndolo por Guillelmo Durando, autor 4el Sperutum 
l*ru, por donde íaé llamado el Speculador, el cual en su libro Divinor. Officiar. explicó 
los misterios de la misa con la prolijidad .que este autor le nota. F.) 



64 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Concluido el Prólogo, prosigue: 
Incipit traetatus 
Domine non sum dignus dtc. Este es el principio de la materia , laque acaba 
eu el folio XC11I. b. diciendo: 

Ad honorem & gloriam ülius qui in hoc sacramento consecratur wet Mí uri 
Jesu Xpli nec non & iüustrissimí & eximí Doctoris sancii Thome de aquino 
cuius dicta &l determinationes catkolicas in hoc opere quantum ad questiones & 
mulla etiam alia circa exposüionem mis se. Ego fraler Bencdictus de Per entinte 
eiusiem ordinis scilicet predicatorum convenías ortezij, provincie tolosane secutus 
sum & postquam scripsit libdlum suum crucipxo in allari obtulit rogansfer- 
ventissime quod si vera de eo scripserat ipse sibi ostenderet. Tune cruciflxus 
respondit: vene seripsisli de me Thoma: ideirco patet liquido quod ex con/ir- 
matione & approbatione divina qui hunc doctorem sequitur non anbulat in te- 
nebris sed habebit perpetuo lumen vite quod nobis concedat filius Dei bencdictus 
qui vivit & regnat in sécula seculorum. Amen. 

En la última hoja (que está sin número) dice : Finitur liber solempnis 
maximeque virlulis qui ut supra inlitulatur liber de expositione vd de decía- 
ratione misie ubi omnia que vi missa traclantur per rallones lucide declarantur 
qui ob petitionem reverendi & eximii doctoris domini Petri Xemeni (1) & prop- 
ter devolionem circa sacra misleria exitationem necnon ob paucitatem tracta- 
iuum eorundem & ut fldsculi huius operis que latent elucescant : Cesarauguste 
suis subordinationibus suaque manu porrecta adiutrice : Dei amore fecit imprimí 
sub anno Dñi M Ule simo quadringentesimo septuagésimo octavo die sexta déci- 
ma JuníL 

Tomo en folio regular, papel grueso, impreso en dos columnas. Las le- 
tras mayúsculas de los tratados ó títulos están bien iluminadas, alter- 
nando una de azul , y otra de encarnado. Tiene también la particularidad 
de estar foliado (lo que se encontrará en pocos libros de aquel tiempo) en 
el medio de las dos columnas con números romanos extraordinariamente 
colocados en esta forma: •!• il- ill- illl- -V- •VI* &c. hasta -XCIII- que son 
los que ocupa la materia , sin meter en cuenta las seis hojas primeras de 
la Tabla, que no están foliadas, como ni la última, con las cuales en 
todas son 201. 

Este precioso libro se guarda en la librería del Colegio de Santo To 
mas de Villanueva de la ciudad de Zaragoza del Orden de N. P. S. Agus- 
tín, en donde el año de 1761 tomé la nota final; y después me le re- 
mitió á Madrid el R. P. M. fray José Herrero, Catedrático de aquella 
Universidad , y Rector de dicho Colegio , con consentimiento de su Co- 
munidad para que le disfrutase , como lo he hecho , y devuelto con mu- 
chas gracias. 

Otro ejemplar igual he visto después en la Real Biblioteca. 

4. Noticia de un tomo impreso en papel de 4.* de marca mayor f muy 

grueso (papel y libro) : empieza por el índice ó Elenco de los títulos por 
rden alfabético, y dice : 

»De Advocalis fol. viii. clxxij... 

Concluido el índice prosigue: 

•Incipiunt Fori editi per Dñm. Jacobum Regem & cetera. in curiis Arago- 
«nensibus celebratis in civitate Osee : qui fuerunt publicati viii.* Jds Ja- 
«nuarii. Era M. ce. Ixxxv. & anno a nativitate domini millesimo ducenté- 
simo quadragetimo séptimo. 

«Nos JacoDus Dei gratia Rex Aragonum Maioricarum... 

(1) Se pueda sospechar, que atendido el tiempo en que fifia y sobresalía en letras don 
Podro Xlmencí do Prexamo, magistral do Toledo, en el af.o de 1479, el cual asistió al síno- 
do ó Juntado Alcalá, on donde se condonaron algunas proposiciones del maestro Pedro de 
Osma, sea nuestro Xlmenex el que pidió, ayudó o biso imprimir la presento obra, abriendo 
la mano para olla, esto os, haciendo la costa. 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 65 

7an prosiguiendo los fueros y ordenanzas de los Reyes sucesivos hasta 
D. Juan el Segundo; y llega hasta el fol. CCCV* 

Sigua después con nueva numeración hasta LXl* inclusive, en cuya 
última hoja (¡ice : 

•Tituli : Rubricarum observantiarum Regni Aragonum. 

•Libri pnmi 
«De equo vulnerato fol. I* 

Por la combinación del carácter , modo y disposición particular que 
observa en colocar los números de la foliatura (lo que se encontrará en 
pocos libros de aauel tiempo , como noié en el antecedente) que es como 
se sigue •!• il* iíl- illl- -Y* 'VI* dcc. sospecho que el presente se impri- 
mió en Zaragoza por los años de 1478, poco mas ó menos ; pues coincide 
•en el carácter y en la disposición de los números con «'I de kxpositione vel 
de declaratione Mine, impreso en aquella ciudad el año de 1478, con las 
mismas circunstancias. 

Existe en la librería del Sr. Pastor , en esta Corte. 

5. (1481.) En la librería del Illmo. Sr. D. Fernando de Velasco he 
-visto un índice ó Inventario Ms. de los libros que había en la Biblioteca 
" de D. Pedro Fernandez de Velasco, primer Conde de Haro ; y de él copió 
la Nota siguiente : 

»Un libro intitulado Espejo déla vida humana, en que dice que todos 
«los hombres de qualquier estado ú oficio espiritual ó temporal verán las 
» prosperidades y adversidades dequalguier arte y vida, y los preceptos 
•de bien vivir. Es su Autor D. Rodrigo Obispo de Zamora (1), Alcaide del 
«Castillo de S. Anudo, dirigido á la Santidad de Paulo II. impreso en 
«Zaragoza año de 1481 (2). 

En el mismo inventario vuelve á repetir el libra del Espejo; pero ahora 
no dice si impreso ó manuscrito, sino que salió año de 1468 (3). D. Nicolás 
Antonio trata del Autor y del Espejo : cita diferentes ediciones , pero no 
la Cesaraugustana del 1491, de que se dirá después. 

€. (1482.) Exposición breve y útil sobre el Psalterio. 

Este Ubro no tiene Portada, y empieza: 

•Beatissimo Patri & clementissimo Dño Pió secundo Pontifíci Máximo Jo- 
•hannes de Turrecrcmata Sabinensis Episcopus Sánete Romane Ecclesie 
•Cardinalis Sancti Sixli vulgariter nuncupatus post humilem recordatio- 
»nem ad pedum oscula beatorum. Perscrutanli mihi studiose psalmorum 
»iibrum quem alii soliloquiorum dicunt, quod est colbcutio hominis cum 
•Deo singulariter vel secum tantum ¿ce. 

Y acaba : 

-Reverendissimi Cardinalis Sancti Sixti expositio brevis & milis super 
•psalterio tinit feiiciter. Cesarauguste 9no Dñi. M. cccclxxxij. pridie Idus 
•Novembris. 

Tomo en folio sin numeración ; letra de tortis: existe en la Real Biblio- 
teca de Madrid. Esta edición la mencionan D. Nicolás Antonio y Fabricio. 
De otras, pero extrangeras, véase el Sr. Bayer en las Notas á D. Nicolás 
Antonio, especialmente do la primitiva Romana del 1470. 

1. (1485.) «Epístolas y Evangelios en lengua Portuguesa (ó Lusitana, 
»leo Castellana) por Gonzalo García de Santa María , en Saragosa por Pu- 
eblo Hurus de Constancia, 1485. 20 de Febrero. fol. 
Así Denis (excepto el paréntesis) Part. 1, pág. 198. 

II) Iste es D. Rodrigo Sánchez de Arevalo, del que se dijo en el año de 1470, pág. *5. 
(f) Hado muebo de esa edición, y sospecho sea la del 1491, que es la que tiene por 
cierta el Sr. Florines. 
(I) De este año le hay en la Real Biblioteca ; pero Impreso en Roma. 



6(J TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

El Académico portugués Francisco Leitaon Ferreira en ías Memorias 
Académicas de la Historia de Portugal del año 1729, pág. 550, dice, que 
tenia entre manos un libro de las Epístolas y Evangelios, en folio; impreso 
en carácter gótico, al que le faltaba el principio; pero que tenia la 
cláusula siguiente: 

«Fenecen los Evangelios y Epístolas , si quier liciones de los domingos 
»e fiestas sollemnes de el aiiyo , e do los santos e Apostólos, evangelistas, 
•martiles, confesores . virginese finados e la glosa e apostilla sobre ellos. 
»La qual obra fue acabadade trasladar por micer Gonzalo Garcia de santa 
•maria, turista. Ciudadano de Caragoza a xxiiii de Deeiembre del anyo 
•mil CCCCLXXXllll. e fue la susodicha obra emprentada en la sobredicha 
•ciudad por industria e a costa d«> paulo hurus alemán de Constancia a XX 
»de Febrero del anyo mil CCCCLXXXV. 

Con esto se evidencia que Gonzalo García de Santa María no tradujo 
las Epístolas en lengua portuguesa ó lusitana, sino en lengua castellana. Y 
se nota que la edición que menciona Denis, es la misma que la del final 
de Leiton , pues convienen en el título y final de mes y año 20 de Febrero 
de 1485. 

Finalmente se sabe que el autor gastó tres años en traducir libros de 
latín en español , según D. Nicolás Antonio: y se convence la errata que 
acerca de esta traducción cometió el abad Mercier, á quien siguió Denis 
(Parte I, pág. 104) pues dicen que Gonzalo García de Santa María tradujo 
Epístolas y Evangelios el año de 1479 (no ponen lugar de impresión). 
Diego Barbosa Machado en su Biblioteca Lusitana añade, que el Gonza- 
lo &c. ilustró con algunas reflexiones Epístolas e Evangelios que se cantan 
no discurso do auno impreso en letra golhica no anno de 1479. sen logar da 
edición. fol. 

Se conoce que ninguno de ellos vio el libro , pues todo lo llevan con- 
fundido. 

8. (1489.) Fábulas de Esopo. 

»Quatro libros de las Fábulas de Esopo: Las extravagantes: otras de la 
•translación de Remigio:. Las de Arriano: Las Collectas de Alfonso y 
•Pogio. Zaragoza por Juan Hurus M.CCCCLXXXIX. 

Indico impreso de los escritores aragoneses, por el Dr. D. Félix de La- 
tassa. Véase adelante el año de 1496 en Burgos, según D. Nicolás Antonio, 
que dicese tenga presente el Prólogo de esta edición. 

9. (1491.) Espejo de la vida humana , traducido del latin al castellano. 
Impreso en Zaragoza año de 1491. Su autor original fué D. Rodrigo Sán- 
chez de Arevalo. 

D. Nicolás Antonio en el tom. II de la Bibliotheca Vetus, pág. 300, trata 
largamente de esta obra. Véase el año de 1481 , pág. 65. 

JO. (1492.) «Opus Aristotelis de Moribus á Leonardo Aretino traductum. 

Al íin dice : 

«Explicit fraductio nova Ethirorum Aristotelis. per clarissimum viran* 
»Leonardum Aretinum in utraque lingua doctissimum commodissime 
«edita simul cum continuationibus & abbreviationibus: quibus quidem 
•previjs facillime unusquisque omnium horum decem librorum eorumque 
•traclatum & capitulorum sententias poterit colligere : quod quidem opus 
«máximo cum labore ex pluribus exemplaribus correctum & cmendatum: 
»fuit impressum in indita urbe Cesaraugusta cura & ingenio industrii viri 
«Pauli Hurus, Alemani de Constantia. xxii. die Septembris Anno millesi- 
»mo. cccc. xeij. 

Tomo en folio de marquilla muy gruesa: tiene CVI folios, sin tres 
hojas de índice de los capítulos, y otra mas que ocupa la sobredicha nota, 
y treinta y seis versos. Está grandemente impreso con regletas, esto es. 
mucho espacio entre renglón y renglón. De mi uso. 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 67 

11. »E1 tránsito de Sant Jheronimo en romance. 

A la vuelta de esta portada hay una estampa del Santo abierta en ma- 
dera, y en la hoja siguiente: 

•Aqui comienza el libro que dicen de Sant Jheronimo doctor, que trat 
•de la su vida santa que hizo en este mundo. E de la predicación e casti a 
•gos que dio a sus frayles al tiempo de su finamiento , e de como fino e- 
»ae susmiraglos que Dios fizo por los sus merecimientos. 

•En el nombre de la sancta e no despartida trinidad... 

Finaliza : 

•Acabado en caragoza. el año del señor de mil. cccc. xeij. A. xxii. días del 
•Deziebre. 

Tomo en 4.* sin numeración de folios: letra de tortis, impreso á línea 
tirada. En la librería del Sr. Velasco : y también le he visto en la Real de 
Madrid. 

12. «Coplas de Vita Christi. de la Cena cola pasi5. y de la Verónica 
»c51a resurrecci5 de nuestro redetor. E las siete angustias e siete gozos de 
•nuestra señora, con otras obras mucho provechosas. 

En la misma hoja de la portada , á la vuelta , coloca el siguiente catá- 
logo con este epígrafe: 

•Las coplas e obras que en este cacionero se contienen son las si- 
guientes : 

• Primeramente el Vita Xpi q fizo fray yñigo de mendoza (1) a petición 
•de Doña Juana de Cartagena a cartas (esto es fol...ij.) 

•Otras coplas fechas por el dicho fray yñigo en que pone la cena q 
•nuestro salvador hizo con sus discípulos quando instituyo el sancto sa- 
cramento de su sagrado cuerpo a car... xxxj. 

•Otras coolas de la passion de nuestro redéptor trobadas por diego de 
•sanlpedro (2) a cartas... xxxj. 

•Otras coplas que fizo fray yñigo a la verónica a cartas... lxiiij (errado 
•en lugar de liiii.) 

•Otra obra de la resurrección de nuestro redéptor jesu Xpo que fizo 
•pero Ximenez (3) a cartas... Ix. b. (y pone errada lxj.) 

•Otras coplas de las siete angustias de nra señora fechas por Diego de 
»sant pedro a carias... lxx. 

•Otra obra de los siete gozos de nuestra señora fecha por fray yñigo 
•a cartas... lxxiiij. 

•Otras coplas en loor de nfa señora fechas por eruias a car... lxxvij. 

•Coplas de la hystoria de la sacratissima virge maria del pilar d' zara- 
•goza techas por medina (4) a car... lxxviij. 

•Coplas que fizo el famoso jua de mena contra los siete pecados mor- 
•tales a cartas... lxxxj. 

•Otra obra de los diez mandamiétos. e de los siete pecados mortales 
»c6 sus virtudes cótrarias y las catorce obras de misericordia temporales 
»e spirituales fechas por fray juü de ciudad rodrigo (5) frayle de la orden 
•de sancta maria de la merced a cartas... xcviij. 

•Las coplas de justa de la razón cótra la sensualidad fechas por fray 
•yñigo de mendoza a cartas... cj. 

(1) Véase el año de 148*, en Zamora* el Sr. Bayer en las notas á D. Nicolás Antonio 
ton. II, de la Vetas, pág. 106 y 314, dice que en la biblioteca del Escorial se baila Ms. este 
tratado. • 

(I) B. Nicolás Antonio menciona en este autor una obra métrica de lot llantos, que no 
sé si será esta. También la insinúa Pelllcer en la casa de ios Sarmientos, pág. SO. 

(1) Por el tiempo y materia de la obra casi no dado que este Pedro Ximenez es el obispo 
de Corta, el cual se dice también Ximenez de Prexano y Prexamo. Véase pág. 64. 

(4) En el cancionero de Baena suenan diferentes poetas de esta apellido: Diego Martines 
de Medina: Gonzalo Martínez de Medina y Fr. Alonso de Medina. Véase D. Nicolás Antonio 
«a las notas del Sr. Bayer al tom. II de la Vetus, pág. ts. 

(I) Véase el mismo, en la No?a, tom. I. 

6 



68 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»Las coplas de Jorge manrique por la muerte de su padre (1) a car- 
»ias... cix. 

»Un decir gracioso e sotil de la muerte, hecho por fernan peres de 
»Guzman a cartas... cxvj. 
»Fin. 
Aquí pone la nota siguiente : 
»Fue la presente obra emprentada en la insigne Ciudad de Zaragoza de 
»Arag5 por industria e expensas de Paulo Hurus de GOstancia alemán. 
»A. xxvij. dias de Noviembre M.ccccxcij. 

Tomo en folio, papel grueso: tiene muchas estampas abiertas en ma- 
dera : fáltanle algunas hojas , que es lástima. Es propio del Sr. D. Gaspar 
Melchor de Jovellanos, del consejo de S. M. en el de las órdenes. Este 
estracto le debo á D. Gregorio Vázquez y Espina , dependiente de la real 
academia de la historia. 

Quien sea el colector de las quince obritas comprendidas en este can- 
cionero no se especifica; pero puede sospecharse con algún fundamento 
lo fué Fr. Iñigo ae Mendoza del orden de S. Francisco ; por cuanto cinco 
de estos tratados son suyos, como asimismo una dedicatoria en prosa. 
que está al fol. 6 , b. por la que presenta ó dedica á la Reyna Doña Isabel. 
Reyna de Castilla y de Aragón (¡ue Dios faga Emperatriz monarca &c. y es 
la última de sus cinco obritas intitulada Historia de la cuestión y diferencia 
que hay entre la razón y sensualidad sobre la felicidad y bienaventuranza hu- 
mana (£). 

(1) Empiezan : Recuerde el alma dormida etc. las que según «1 Sr. Bayer en las netas tt 
cap. XV del l Ib. X de la Vetas, se imprimieron en Sevilla año de 1494. T en Listel 15 ti. 

(t) En este tomo juntaron ó encuadernaron un tratado, que (estando ya en la prensa) 
acabo de ver y disfrutar: empieza : 

►Coplas fechas por el muy i Ilustre Señor Infante Don Pedro de Portegal: en las cuales 
•bay MU versos con sus glosas contenientes del menosprecio : e contemplo de las casas 
•fermosas del mundo: e demostrando la su vana e feble beldad. 

•De contento (*) del mundo. O Esto es. menosprecio. 

* Introduce e invoca. 

•Miremos al celso y muy grande Dios 
•dexemos las cosas caducas y vanas 
•retener debemos las firmas con nos 
•las útiles santas muy buenas y sabas 
•O tu gran minerva que siempre emanas 
•muy veros preceptos en gran abastanza 

• ymploro me muestres tus leyes sobranas 

• y fiere mi pecho con tu luengua lanza. 
Siguen las octavas hasta 1*6, euya última dice: 

•Si veys a los malos ser muy ensalcados, 

• y a les virtuosos venir afllcteues, 

•ni por aquesto seays apartados < 

•de poner al bien vuestros corazones : 
•porque los perversos con sus falsos dones 
•al fin yn eterno avran los tormentos, 
•los buenos cobrando veros galardones 
•serán hechos dioses de bienes contentos. 
Finaliza: 
•Acabanse las coplas fechas por el muy (Ilustre señor Infante don Pedro de portogal. 

•Deo gracias. 
De D. Santiago Salí Letra de tortis. Tiene 3i hojas de folio, sin numeración, y con 
letras de registro. Papel grueso de protocolo. No Uene año ni lugar de Impresión; pero 
casi no dudo que se imprimió en Lisboa; pues concluidas estas coplas, so sigue ton boje 
aparte) la Glosa famosísima sobre las coplas de Don Jorge Manrique, impresa con el ntsaee, 
carácter y papel, en Lisboa por Valentín Fernaudez el año de 1501, como so Tere on oí 
tom.I!. 

D. Nicolás Antonio menciona esta obra en el tom. 11 de la Bib. Vet. pag. 144, paro 
confiesa que no la vio. También habla de ella Barbosa, en su biblioteca Lusitana, ton. III 
pág. Ufe y dice con«U de li4 octavas, y que la mayor parte de ellas las comentó Antón 
Durrea áD. Alfonso de Aragón, administrador perpetuo del arzobispado de Zaragoza, el 
cual murió en el año de 1520. 

Yo poseo un tomo en folio Ms. de ella, escrito en el siglo XV, papel grueso, y letra 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 69 

13. »La Chronica de España abreviada por mandado de la muy pode- 
•rosa Señora Doña Isabel reyna de Castilla por Mossen Diego de Valera su 
«maestresala y de su Consejo. Impreso por Paulo de Hurus de Constancia 
-en la Ciudad de Zaragoza año de MCDXCIII. fol. 

D. Nicolás Antonio bág. 31 5.=Denis parte I, pág. 357. =En este mismo 
año. en Salamanca.=En el 1482 en Sevilla : y en el 1487 en Burgos. 

14. (1493.) »E1 Salustio Cathilinario ) Pnrtarií i 
»e Jugurtha en romance. { ronaaa. 

...A la vuelta una grande estampa, abierta en madera, y en la segunda 
hoja : 

•Este libro se llama Salustio Cathilinario el qual fue traducido de latín 
■»en romance castellano por Maestre Francisco Vidal de Noya en estilo 
•asaz alto e muy elegante segund se sigue: 

oTodos los nombres que desean ser mejores que los otros animales... 

Finaliza : 

•Fue la presente obra acabada e de nuevo emendada por industria e ex- 
«pensa de Paulo de Hurus de Constancia Alemán en la insigne ciudad de 
•Saragoza Año mili quatrocientos e lxxxxiij. 

Tomo en fol. letra de tor.tis: impreso en dos columnas : existe en la 
Real Biblioteca.=Reimpreso en Valladolid año de 1500, y en Logroño el 
1529. En esta impresión varia el título que dice : «Cathilinario e Iugurtino 
»de Salustio historiador : traducido en castellano por maestre Francisco 
•Vidal d'Noya en estilo elegante, e impreso nuevamente. 

15. (1494.) »Los tratados de las diez cuerdas de la vanidad del mundo: 
•su Autor Gonzalo Garcia de Sania María, impreso en Zaragoza año 
•de 1494. 8.° 

D. Nicolás Antonio en la Bibliotheca Nova. 



16. Libro del Cordial. 

»De quatuor) PftPtada 
»novissimis.j Portada - 



ciara y hermosa ; comprende 126 octavas (muchas de ellas con su glosa como en el impre- 
ío, aaaqut coa alguna corta variedad) que son en todo mil y ocho versos. A estas octavas 
Precede nn proemio en prosa, que no tiene el impreso : ocupa seis hojas : y por cuanto es 
libro raro, ya sea Ms. ya impreso, daré alguna razón de él, aunque no sea de mi asunto 
tipográfico. Dice asi : 

•Comienza el prohemio dirigido al muy excelente e muy católico principe temido e 
>may amado señor alfonso el quinto deste nombre: rey de los portugueses e señor de la 
•insigne e muy guerrera africana cibdat. 

•No se me olvida invectissimo Señor e muy glorioso roy, haver leído en la introducion 
•ácboeclo etc.» Prosigue el proemio, y concluido pone el titulo siguiente - 

•De contento del mundo etc.» Como arriba. 

Finalizadas las octavas prosigue el Ms. (de la misma letra, papel y encuademación que 
todo lo que antecede) con un razonamiento de despedida y amonestaciones cristianas, que 
* lo qoe parece hizo el rey (0. Alfonso V.) á la infanta de Portugal (Doña Juana) cuando 
wtaéa casar con el rey D. Enrique, y empieza así: » Venido es el tiempo, o dulce fija 
•■Maque yo casarte debo .-llegada es tu edat como yo pienso a los convenibles años 
'deles maritales talamos... (prosigue en seis hojas, y acaba) >dame ya muy cara hija los 
'Postrimeros e amorosos abracados, recuérdate de mis amonestamientos, recuérdate del 
•Mestrt deseoso despido, recuérdate de desta nuestra postrimera vista, que esquando... 
•I» secas tierras se aparejaban regar, fenecido según los romanos el dia de saturno. 
•Coftenndo el dia de delio. cuya fostividat a honor de la resurrección del todo poderoso 
•o «iserlcordloso lesu celebramos, en el año de la venida del nuestro e redemptoren 
•carne, milésimo quadragentesimo quinquageslmo quinto, pasada la primera guerra contra 
•les agarenos de D. Enrique, el quarto deste nombre rey de Castilla, adondo en los rreales 
•cerca de las clplades morismas tu fuiste, y en hedat creciente como tu sabes, e las mis 
•míaos, que dexadaslas armas con intenso e intimo amor: servían a ti. ele administraban 
•les dulces manjares. 

Así concluye el Ms. el que esta bien tratado, y ocupa 153 páginas útiles (numerado 
modernamente). Algo mas podía decir si fuese de mi asunto principal. 



70 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

A la vuelta tiene una estampa abierta en madera , la cual llena toda li 

Í>lana, con diferentes cabezas de papas, emperadores, reyes, cárdena - 
es , obispos , etc. y una figura de la muerte que las tiene a sus pies con 
esta letra : Nemini parco q. vivit in orbe. Sigue en la boja segunda : 

|f Comienza el libro de las quatro cosas postrimeras : conviene a saber, 
»de la muerte : de las penas del infierno: & del juicio: & de la gloria 
«celestial. El qual libro llaman muchos CORDIAL. &c. Al fin : 

«Fue trasladado el presente libro por el excelente doctor micer Gon- 
»zalo García de Santa María. E emprentado en la insigne ciudad'de Zara- 
goza de Aragón por industria & costa de Paulo hurus alemán de Cons- 
tancia, a. vij. de mayo. año. M. cccc. xciiij. 

Aquí tiene el escudo del impresor , que se pondrá adelante , y abajo: 

ÜUitnus ad mortem post omnia fata recursus. 

No tiene numeración de folios . pero sí letras de registro. Consta de 
unos diez y ocho plieeos en 4.° En este libro noto dos cosas : una qae el 
mismo Santa María dice que muchos le llaman el Cordial , lo que da á 
entender era público y corriente antes de este año: y otra que el autor 
no dice que le compuso , sino que fué trasladado, esto es, traducido, por 
el doctor Micer Gonzalo García , etc. Acerca del autor véase en los c 
de 1485 y 1500 en Zaragoza: y sobre el título de Cordial en Valencia 
de 1495. De mi uso. 



17. 



Johan bocacio de 
lasmugeres ¡Ilus- 
tres en romace 



Portada. 



fo. II. 



>Comienza el tratado de Johan bocacio de Certaldo Poeta Florentin de las 
»»mugeres excelentes e mas famosas e señaladas damas : adrecado a la muy 
«¡Ilustre señora doña andrea de acchiarolis condesa de alta'Villa. 
»El Proemio del Autor. 

Al fol. CVI , (que es donde finaliza la materia) tiene un grande escudo 
abierto en madera de la insignia de Paulo Hurus, y debajo : 

[f La presente obra fue acabada en la insigne e muy leal ciudad de ca- 
»ragoza de Aragón : por industria e expensas de Paulo hurus Alemán "de 
«Costancia a. xxiiij. dias del mes de Octubre : en el año de la humana 
«salvación mil quatrocientos noventa e quatro. 

«Sigúese la Tabla de la presente obra de Joan bocacio ¿te. la qnal ocu- 
»pa los folios CVI1. CVIII. CIX. y CIX. (errado este en lugar de CX.) 

Tomo en folio; letra de tortis, impreso en dos columnas: papel muy 
grueso. Tiene varias estampas abiertas en madera , alusivas á la materia 
de los capítulos. Existe en la biblioteca del Excmo. Sr duque de Medina- 
celi , donde le he disfrutado : y también en la del Sr. Velasco. El Sr. Flo- 
ranes dice hay otro ejemplar en la librería de los PP. Dominicos de la 
ciudad de Vitoria. El primero está encuadernado con otros varios tratados 
curiosos y raros. 

18. (1495.) «Coplas de Vite Christi : de la Cena : con la Pasión: e de la 
^Verónica: con la Resurrección de nuestro Redentor: e las siete Angus- 
tias: e siete Gozos de nuestra Señora, con otras obras mucho prove- 
chosas. 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 71 

Finaliza: 
»Fue la presente obra emprentada en la insigne Ciudad de Zaragoza de 
«Aragón por industria y expensas de Paulo Hurus de Constancia Alemán 
-a 10. dias de Octubre 1495. fol. 

De esta colección y sus autores se puede ver en la pág. 67, no dudando 
ser la misma , pero ediciones diferentes. Esta segunda añade el himno del 
Ave mis sleüa en español por Juan Guillardon, de quien no encuentro 
noticia: acaso estará también en la edición que no he visto: la segunda 
existe en Roma en la biblioteca Alejandrina , según refiere el abate Dios 
dado. 

19. «Valerio Máximo. 3 Portada. 

A la vuelta escudo de armas reales, y en la segunda hoja : 

•Comienzan las rubricas del libro que Valerio Máximo Romano compu- 
lso , que fue transferido del latin en lengua francesa , por maestre Simón 
«de hedin maestro en santa theologia : E después del lenguage francés lo 
•trasladó en el romance de nuestra byspania mossen ügo de urries caba- 
llero , y del consejo , y copero mayor del serenísimo rey de Aragón don 
oJohan segundo , digno de immortal memoria : la qual traslación fizo en 
«la ciudad de Bruges del condado de flandersren el año mil.CCCC.LXVll. 
•stando embaxador en Anglatierra e Borgoña de su majestad , e del illus- 
»trissirao principe fijo suyo , hoy bienaventuradamente reynante en todos 
•los sus reynos de Castilla e de Aragón : e nuevamente en el fuerte reyno 
•de Granada , con grande victoria e prosperidad. 

Finaliza : 

•Es acabado el Valerio máximo que transfirió el magnifico Mossen Ugo 
•de Urries cavallero , estando embaxador en Anglatierra e Borgoña por 
•el serenísimo señor rey D. Johan segundo , fue a instancia e costa de 
«Paulo hurus alemán de Constancia imprimido en la muy noble ciudad de 
•caragoza el año de la salud mil. cccc. xcv. fol. 

Real Biblioteca : R. P. Ribas : y el Sr. Bayer en las notas á D. Nicolás 
Antonio, tona. 11 de la Vetus, pág. 294. 

De esta obra hay otras ediciones : una en Sevilla por Juan Várela arlo 
de 1514, otra en Alcalá por Miguel de Eguia en el 1529, de que se dará 
noticia en el tomo siguiente, y el que la desee antes, puede ver el ensa- 
yo de traductores españoles del erudito D. Juan Antonio Pellicer, pág. 87, 
(y D. Nicolás Antonio en la biblioteca Vetus: y en la Nova, donde le con- 
fundió con un sobrino suyo. F.) 

20. (1497.) La suma de S. Antonino , gue por empezar su primer pár- 
rafo con la palabra Defecerunt, ha sido citada la Suma defecerunt, y como 
tal recomendable en los autores : se tradujo en castellano , y se imprimió 
en Zaragoza año de 1497. 4.° 

Véase en Salamanca año de 1495' en la noia\ que es cuanto puedo decir 
de esta edición. 

21. (1498.) «Breviario Cesaraugustano. Zaragoza año de 1497. 
índice sevillano Ms. 

22. »Breviarum Sánete Ecclesie Tirasonensis. An. MCCCCXCVH. 
índice sevillano Ms. 

23. «Translación del santo viage de tierra santa fecho y compuesto por 
•el Reverendo Bernardo de Breindembách , Dean de Maguncia. 

Al fin: 

•Fue la presente obra a costas y expensas de Paulo hurus alemán de 
•constancia romaneada, y con mucha diligencia imprimida en la muy 
•insigne y noble ciudad de caragoza de Aragón. Acabada a xvi. de Enero 
»en el año de nuestra salud. Mil. cccc. xcviii. fol. 

Así Miguel Denis en la parte I de los anales tipográficos, pág. 441 = 



H TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

El Rmo. Caresmar dice: «Martinus Martínez Dampies, Catalanas, forte 
»Joanni Aragoniae Ripacurtiae Gomiti dicavit Catalaoniae Proregi nnncupa- 
»vit. Translación dd Viage de la Tierra Santa, compuesto por Bernardo de 
«Breindembach Dean de Maguncia. Caesaraugustae 1498. fol. 

De Bernado Breindembach irata Fabricio en el tomo I de la biblioteca 
de la media latinidad , pág. 219, y D. Nicolás Antonio en el tomo II de la 
Nova, pág. 105. 

U. (1499.) De la Albeiteria por D. Manuel Diaz. 
Este libro empieza por el fol. II , conociéndose que le falta el I , dice: 
••Comienza la declaración de ios doce signos. Aristóteles &c. Sigue la 
tabla en cuyo fol. VIH, b- (en la col. 2.) dice : 

"Comienza el Prologo de Martin Martínez Dampiez (6 Dampies) en la 
«traducio por el hecho del libro llamado de albeiteria compuesto y hecho 
»por el noble D. Manuel Diaz criado mayordomo del muy poderoso Rey 
>D. Alfonso de Aragón de muy infalible y digna memoria. 

«Prologo. 

«Después de los años &c. y sigue hasta el f. LX. 

«Gozen los lectores de nuestros dias y los que vinieren , de bien tama- 
Ȗo, como es el Arte de la Emprenta; porque parece una maravilla por 
«Dios revelada , para que aian lumbre los ciegos de la ignorancia. Pues 
«muchos primero andaban turbados en las tinieblas por mengua de libros 
»no instruidos en la doctrina de las costumbres de la virtud y mas en la 
»muy santa y sagrada scriptura: la qual bien saber es provechosa como 
«necesaria , y pueden agora sin mucho trabajo con pocos gastos aver 
«tanta parte como el ingenio década uno tomar pudiere. Y no es esto solo, 
«es provechosa aun para los libros de la medicina muy necesaria en las 
«dolencias de nuestros cuerpos muy corruptibles, como en el arte de 
«albeiteria, de la qual arte son acabados estos dos libros. Y empreñados 
«en la muy noble Ciudad de Zaragoza a xvi. dias de Octubre. Año de 
•mil. ccccxcix. 

Tomo en folio, impreso en dos columnas; existe en la librería del 
Sr. Velasco. D. Nicolás Antonio en el tomo II de la bibliotheca Nova, pági- 
na 10G , traía de esta obra , y dice se imprimió en ei ano de 1498, pero 
quien mas cumplida noticia da de ella, de su autor, y traducciones es el 
Dr. Ximeno (tomo 1 de su biblioteca pág. 35 y sig.) : prueba que se escri- 
bió en idioma valenciano por Mossen Manuel Diez , y que según D. Nico- 
lás Antonio tenia el título de «Libro de la Menescalia, compuesto por lo 
«noble Mossen Manuel Diez. Empieza : lu nome sia de la santa Tnnidat, 
»que es Pare , e Fill, e Sant Spirit , tot hum Deu. Con sia molt necessaría 
"cosa a tot Cavaller &c.» Poco mas abajo prosigue: «Perche yo Manuel 
-Diez, Mayordom del molt alt e poderos Signior D. Alfonso Re de Rago- 
»na &c. vull fer un libre de Cavaíls per mostrar ais jovents Cavallers &c. 
»gran part de la practica, e de la conexenza del Cavalls e de lursmalaties. 
»e gran part de la part de les cures diaquells &c 

El Sr. Bayer dice, que el Ms. que existia en la -biblioteca del conde 
duque de Olivares tenia el título Manuel Diez Mayordomo dd Rey D. Altn$o: 
De la cria y cura de los Caballos. 

•25. «Chronica de Aragón. 

Este es el título de la portada, sobre el cual hay un grande escudo re- 
partido en cuatro cuarteles : en el primero está un árbol , cuya copa re- 
mata con una cruz: en el segundo, la cruz que llaman de Sobrarte: en 
H tercero , cuatro cabezas humanas : y en el cuarto las barras de Aragón. 
El escudo está sostenido por un ángel. A la vuelta de la portada dice: 

»A honor y gloria de Dios nuestro Señor... Comienza la esclarecida 
«chronica de los muy altos y muy poderosos Principes y Reyes christia- 
"iiissimos de los siempre, constantes y fídelissimos Reynos de Sobrarbe, de 
•Aragón, de Valencia, y los otros", por el Reverendo Padre Don fray 
^Gauberto Fabricio de Vagad , Monge de Sant Bernardo y expresamente 



DEL SIGLO XV. —ZARAGOZA. Ti 

«profeso en el santo y devoto Monesterio de Santa María de Santa fe (de 
«Zaragoza). 

Finaliza en el fol. GLXXX. 

«Acaba la famosa y esclarecida Chronica de los muy altos y muy podero- 
sos Principes y enristianismos Reyes del siempre constante y tidelissimo 
«Reyno de Aragón, por el Reverendo Padre Don f. Gauberto Fabricio de 
«Vagad Mongede Sant Bernardo , expreso profeso del santo y devoto Mo- 
«nesterio de Santa María; de & fe , principalmente compuesta , y después 
••reconocida y en algo examinada por el magnifico y egregio Doctor Micer 
-García de Santa María. En la muy noble y siempre augusta Ciudad prin- 
cipal de los Revaos de Aragón, Zaragoza... Emprentada por el magnifico 
«Maestro Paulo Ilurus, ciudadano de la imperial ciudad de Constancia, 
•Ciudad de Alemania la Alta. Acabada a xii. dias del mes de Septiembre 
«año de mil ccccxcix. fol. 

Impreso en letra de tortis. De D* Joaquín Pastor. 

26. (1500.) »Constitutiones tai» Provinciales quam Synodalcs Caesarau- 
«gustanae . . . imo earum collectionem ab anno 1328. ad 1495. 

Al fin del libro (en el fol. LXXXVIII , pág. I , de letra encarnada) dice: 

«Finiunt Constitutiones Synodalesardiiapiscopatus Cesara ugustani: emen- 
•date & corréete per egregium doctoran dommum Gundisalvum Garciam, 
»de Sancta María: civem Cesara u gustan, illustrissimi ac reverendissimi 
•Domini Alfonsi de Aragonia : eiusdem archiepiscopatus administratoris 
•perpetui advocatum. Impresse in insigne civitate Cesaraugustana : per 
•discretos & peritos viros ac fideles socios Georgium coci : Leonardum 
•butz: & Lupum appentegger: Germanice nationis. Que fueruñt finite: 
•ultima die mensis Aprilis : Anno salutis Millesimo quingentésimo. 

Así el Sr. Bayer , en las notas á D. Nicolás Antonio, pág. 353. Acerca 
del Sr. Santa María. Véase el año de 1485, 1494 y 1499 m Zaragoza. 



IMPRESORES DE ZARAGOZA 

DEL SIGLO XV. 



Año de 1475. MATEO FLANDRO. 

El primer impresor que ocurre no solo en Zaragoza sino en todas 
nuestras imprentas de España es Mateo Flandro , no porque antes de él no 
hubiese obras impresas , como se ve en Valencia y Barcelona; ñero no 
ponen nombre de impresor. El Mateo espresó el suyo en el libro efe Mani- 
pulus curatorum, en el año de 1475, donde dice que fué impreso por in- 
dustria de Mateo Flandro en la regia ciudad de Zaragoza de Aragón á 15 
de octubre : y es la primera y única noticia que de él hallo. 

PAULO DE HURUS. 

(1485.) Este fué alemán de nación , de la ciudad de Constancia , como 
el mismo lo declara en diferentes libros que imprimió ; y casi sin recelo 
se puede decir fué uno de los muchos eme por aquellos tiempos anduvie- 
ron por España buscando que trabajar. Fijó su asiento en Zaragoza , pues 
aquí le veo imprimiendo , y constante desde el 1485 al 1500 y no sé si 
antes y después. Lo primero que imprimió , y yo sepa , son las Epístolas 
y Evangelios , por Gonzalo García de Santa María , impresos año de 1485 
á SO de febrero. 

(1493.) En este imprimió Opu$ AritíoteUs de Moribus... in indita urbe Ce- 
UMrauguttana cura & ingenio illustri viri Pauli Hurus de Constancia xxii. die 
Scptembrti anuo millesimo. cccc. xeij. 



74 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



Asimismo imprimió una colección de quince obritas, que es un can- 
cionero muy raro de diferentes autores , en cuyo final dice: «que la pré- 
nsente obra fue empreñada en la insigne Ciudad de Zaragoza por indus- 
tria y expensas de Paulo hurus de Constancia, Alemán a 27. de Noviembre 
-de 1492. 

Finaliza con su escudo. 




(1494.) EL libro intitulado el Cordial, ó De aualuor Novisimú trasladado 
por el excelente Dr. Miguel Gonzalo de Santa María (fue) emprentado en la 
insigne Ciudad de Zaragoza de Aragón por industria e a costa de Paulo 
de Hurus , Alemán de Constancia a vii. de Mayo, Afio de M. cccc. xciiij. 
Concluye con el escudo sobredicho. Véase en Valencia año de 1495. 
pás. 42. 

(1494.) En este año se publicó el libro de » Juan Bocado de las mugeres 
filustres, en romance... la qual obra fue acabada en la insigne e muy 
»leal Ciudad de Zaragoza de Aragón , por industria e a expensas de Paulo 
»de Hurus, Alemán de Constancia a 24. dias del mes de Octubre. 

(1498.) Martin Martínez Dampies cita la Traslación de Tierra tanta com- 
puesta por Bernardo de Breyndembach , Dean de Maguncia : y Miguel De- 
nis dice (parte I , pág. 441) : que »Fue la presente obra a costas y expen- 
» sas de Paulo Hurus , Alemán de Constancia , romanzada , y con mucha 
"diligencia imprimida en la muy insigne y noble Ciudad de Zaragoza. 
«Acabada a xvi. dias de Enero en el año de nuestra salud Mil. cccc. xcviii. 
Del Breyndembach trata Fabricio en el tomo I de la Bibliothecamed. &¡n- 
fim. latinit. pág. 219. 

(1499.) D. Nicolás Antonio (Bibliot. Vet. tora. II , pág. 341) y Miguel 
Maittaire (tom. I, part. II , pág. 706) dicen que la esclarecida Chrónica .. 
de los príncipes y reyes de Aragón... por Gauberto Fabricio (se imprimió) 
en Zaragoza en la imprenta de Paulo Hurus de Constancia en el afio 
de 1499. 

El libro llamado de albeiteria compuesto por D. Manuel Díaz, se impri- 
mió en la noble ciudad de Zaragoza á 1S de octubre de 1499, y dudo si 
fué por Paulo Hurus, que es cnanto hasta ahora he hallado de este famo- 
so impresor. 



DEL SIGLO XV. — ZARAGOZA. 75 

Hay otras varias obras impresas en Zaragoza , de este siglo , pero sin 
nombre de impresor, las que quedan puestas en sus lugares corres- 
pondientes. 

GEORGE COCÍ: LEONARDO BUTZ: y LUPO 
APPENTEGGER. Alemanes. 

(1500.) Estos tres cierran la imprenta del siglo XV en Zaragoza. Del 
Coei dice el maestro fray Gerónimo Romfn que fué el impresor mas famo- 
so que vino á Zaragoza , en donde le veo establecido , é imprimiendo por 
espacio de la mitad del siglo XVI, por lo que correspondiendo casi tocias 
sus memorias á este , las reservo para el tomo siguiente. 

De los otros dos compañeros Butz y Lupo solo bailo que imprimieron 
las Sinodales del arzobispado de Zaragoza , las cuales se acabaron en esta 
insigne ciudad por los diestros y peritos varones, y fieles compañeros 
George Coci , Leonardo Butz y Lupo Appentegger de nación alemanes, el 
último dia de abril del año 1500. Véase en la imprenta de Salamanca. 



■^ wuxyw *" 



7G TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

IMPRENTA DE SEVILLA. 



PRINCIPIOS DE LA Mf RENTA EN LOS REINOS 1>E 
CASTILLA, ETC. 



1. (1476.) El licenciado D. Melchor de Cabrera dice (1) que Juan de 
León , eminentísimo en el arle tipográfico , fué el que introdujo la im- 
prenta en Sevilla. Dos son los Juanes de León que conozco : el ano autor 
del libro de Descripción de África , el cual nació en Granada , y se crió 
en Berbería , por lo que le llaman el Africano. Estando cautivo en Roma, 
se bautizó, y le pusieron el nombre de Juan, y el de León por protección 
del papa León X. Escribió dos obras , una en arábigo en el año de 1527 
de los ilustres filósofos y médicos, y otra, descripción de África, la que 
copió servilmente Luis Marmol Carbajal. Pero este León no fué impresor, 
que yo sepa. De él trata el Rmo. Sarmiento , y D. Nicolás Antonio. 

2. El otro Juan de León vivía en el año de 1545 en que imprimió en 
Sevilla la Suma de Filosofía moral de Alfonso de Fuentes : y en el 1546 
los tres libros de música de cifra para vihuela escritos por Alfonso Mu- 
darra. 

3. En el año de 1586 se imprimieron en Sevilla en la imprenta de Arr- 
dres Pescioni y Juan de León los veinte discursos sobre el credo... com- 
puestos por el P. D.^Esteban de Salazar, monje cartujo (antes agustinia- 
no). En el 1589 imprimió el Directorium Directorum de Fr. Pedro Martin 
Coma: y finalmente hallo que Juan de León imprimió en el 1590 la histo- 
ria natural y moral de las Indias de José de Acosta. Pero ninguno de 
estos Leones puede. ser el introductor de este arte en Sevilla, como se 
verá demostrado. 

4. Conociendo Sevilla lo mucho que le autorizaba tener un arte tan no- 
ble con que servirse y servir al reino , le abrió la puerta muy á los prin- 
cipios que entró la imprenta en España, dando buena acogida á esta facul- 
tad , alentando á sus naturales al cultivo de las letras , que son el alma 
de una buena política y gobierno. 

5. El Agustiniano Fr. Gerónimo Román dice (2) que uno de ios nías 
famosos impresores que vinieron á estos reinos fué , á Sevilla Jacome 
Cromberger etc. pero se debe advertir , qué antes de este hubo otros varios 
no de mérito inferior, como se verá. 

6. Acercándonos mas á estos tiempos consta que en el siglo XVII , dio 
Sevilla á Juan Gómez de Blas el titulo de su Impresor Mayor, con el goce 
de trescientos ducados de gajes en cada un año : y asimismo tuvo título 
de impresor de los dos Cabildos, eclesiástico y secular: del tribunal de 
la Santa Inquisición : de la universidad y colegio mayor ; y hoy (año de 
1676 en que escribia Cabrera su discurso legal) continuaba , dice , esta 
gracia en Juan Francisco de Blas, su hijo. 

Sacramental del Arcediano de Valderas (3). 

7. Se debe suponer que en el año de 1476 (ó antes) habia ya en Sevi- 

(1) Discurso legal sobre ln Imprenta, fol. 10. 
(i) República gentílica, llb. Vil, cip. 111. 

(3} La descripción minuciosa, exacla y completa de este libro puede verse en ti Bole- 
tín RiBLincrÁnco Español, tomo 1,pág. ttt. D. Hidalgo. 



DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 77 

Ha una compañía de tres impresores peritos en el arte , llamados Antón 

Martines, Bartolomé Segara y Alfonso del Puerto, cuyos apellidos parece 

no dejan duda de que son españoles. 

Estos tienen la gloria de haber introducido el arte tipográfico en la 

ciudad de Sevilla muy á los principios en que acá se conoce este invento. 
pues imprimieron el libro intitulado Sacramental, cuyo autor fué Clemente 
SaneUz de Verdal , bachiller en leyes, y arcediano de Valderas en la Iglesia 
de León. Y aunque por el presente ejemplar no consta el titulo, autor. 
año ni lugar en que se imprimió, con todo se aclara y demuestra lo mas, 

ror otras dos reimpresiones que de él se hicieron en los años de 1477 y 
478 como adelante se verá. 
El libro no tiene portada : empieza por la plana nones por un largo 
índice ó elenco de los títulos de las materias, en seis hojas. Así el índice, 
como todo el libro , está impreso en dos columnas. 

Divídese la obra en tres libros. El primero tiene Ixvi títulos, y empieza: 

•Titulo primero como orne se deue santiguar 6 signar. 

«Titulo íj que el orne deue ser enformado en la fee antes del bautismo. 

Y sigue hasta el - 

«Titulo lxvj. de las siete obras de misericordia corporales. 
>»Aqui comienza el segundo libro de los sacramentos. 
»Titulo primero que cosa es sacramento, 

Y sigue hasta el - 

«Titulo clxxxix quantos dapuos se siguen al que non toma dignamente 
»*este sacramento. 

»Aqui comienza el tercero libro que trata de los quatro sacramentos 
*» postrimeros que son penitencia e estremauncion orden de clérigo e ma- 
trimonio. 

Y sigue hasta el - 

**Titulo xcvj (1) como se deue facer el departimiento del matrimonio. 

Y concluido aquí el elenco dice : 

íf JHS XPS IT SIT BEnEDICTUS. 

Después sigue la materia , precediendo á cada sección los mismos títu- 
los que pone en el elenco. 

En la primera no pone título , pero sí en las demás. 
■»In nomine patris & ñlii espíritus santi Amen. 
"Porque en todas las cosas que ios ornes han de fazer. 
-•Primeramente dcuen comencar en el nombre de Dyos llamándole e signá- 
ndose con cruz e santiguándose, &c. 

Prosigue el todo de la materia que ocupa 160 hojas, y concluye : 

»El sic est finis 

»Deo gracias 
»Este libro asi ordenado 
»De dotrina tan perfecta 
«Todo por su via rrecta 
»Dios bendicto es acabado 
»Quien desea ser colocado 
»En la gloria eternal 
»E libre de todo mal 
»Sea por el enseñado. 

En la última plana dice: (en tres columnas ) 

•Este es el registro de este libro , 
Con lo que la llena y finaliza. 

(lj Aquí o;nite una r que debe ser título cxctj. 



78 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Tomo en folio de papel muy grueso, sin numeración, pero se la han 
puesto de pluma. Tiene muy bien formadas de mano las iniciales de la ma- 
teria de cada. título hasta el folio 24, y asimismo en las versales de la obra 
han sobrepuesto una raya de tinta encarnada, que las distingue y hace 
llamada á la vista. Desde el folio 24 adelante , las mayúsculas oe los títu- 
los y materia las hicieron de tinta negra regular, muy mal formadas. Na 
tiene tampoco reclamos. La casta de letra es de la que dicen gótica , pero 
clara: usa de dos rr en principio de dicción , rretpondündo f &c. lo que 
no se ve en los dos ejemplares del 1477 y 78 , aunque en lo demás del 
carácter convienen bastante los tres. Por defuera tiene el título ó rótulo 
de Catecismo de Doctrina christiana , que fué el que quiso poner el encua- 
dernador. Es libro raro y estimado: existe en la biblioteca del Excelen 
tísimo Sr. duque de Mcdmaceli , en Madrid , donde le vi , y tomé esta 
razón. 

8. (1477.) Alfonso Diaz de Montalvo fué uno de los primeros juriscon- 
sultos de su tiempo: compuso varias obras, como se puede ver en don 
Nicolás Antonio , y tiene la gloria de que una de ellas es de los primeros 
libros que se imprimieron en España. Este es un Manual copioso, por 
orden alfabético , de materias de jurisprudencia, sacado de los dichos de 
los doctores, y señaladamente de Nicolao de Tudeschis, Siento de nación, 
llamado comunmente el abad Panormitano. Y por cuanto este libro y su 
edición es tan rara , que apenas se conoce mas que el presente ejemplar, 
y otros dos (á lo menos que yo sepa) pongo al pie , á la letra , la dedicato- 
ria que de él hizo su autor á D. Pedro González de Mendoza , entonces 
obispo de Sigüenza , en donde constan algunas particularidades dignas de 
la noticia pública (1). 

Tomo en folio de papel grueso de marca mayor , bien tratado , con 

(1) »Reverendis3lmo Patri et Domino Dono Petro Gundisalvo de Mendoza, dlgnt salmo 
•Ecelesie Saguntlne Eplscopo nobllisslml generls magnifico Domino meo Al. de Montalve 
•indlgnus Canonum professor serenlssiml Domlnl nostrl Regís Castelle Auditor re fe renda - 
•rius suique constlti selpsum cura prompllludtne serviendi. 

•Ltcet Séneca ínqult dementla est supervacua adlscere In tanta temporls agéstate, 
•potius ealra ooc est nontis et sa reina ad beatttudlnem quam ad subsldtum ad quod faclt 
•xxxvll. di. §. bine etíam In fine. Tara en ut secundum Bleronimum tardltatem lngenli 
»erudltlools dlltgenlla posslt compensare conslderans quod meus vigor corpóreos lam 
•senectute tabescat in regallbus navtgare of Aclis remquo publicam ge rere cessavl et Id 
•decrepita constltutus elate ln loco nemoris bervoso clrca rlpam flumlnls undlque arbori- 
zas Tállalo recreationls caussa dlu moram traxi. Et cum Ibl otll tam Inceperlm conflicto 
•emancipar! actendens cum Séneca ad Luctllum, quod otlum slne UUerls mors est,et tItI 
•homlnls sepultura non est vlrl tlmere sudorem, nam generosum splrllum labor nutrtt 
»nlnc etíam quia virtus recreatur exercltlo unde Valerios maximus VIII. Morallum : Ho- 
•mlnera non patltur : et Séneca ln remedlum cédunl bonesta solatla, et quldqold anlmum 
•erexit etlam corport prodest, et quta sclentlam etlam senex non debet dedignari adlscere 
•luxta turlsconsulti doctrinara, ff. de fldei con. líber I apud lullanum etá puero nondum 
•anteulo paralus sum docert xxllil. q. ill. c. si babes quauvls me tanto selo honert depu- 
•larem veré lamen Luce Salvaloris Dfil nostrl leso Cbristl sólita conflsus misericordia 
•quodam eopiosum Manuale compendlum de bis que ex dlctis Doctorum slgnanter elegan- 
•tlsslme raemorle Dñl Nicolal Arcblepiscopl Panormt, ollm Abbatis de Sicilia mee ocur- 
•reret memorie que utlllora atque ln inris practica magls necessarla, et meum anlmum 
•movenda mtbl visa sunt memorlter compilare, et per alpbabetum quantum tenultas lnge- 
•nll mel prevalet otlum penltus explendo expediré quam bravios petero otile exlstlmavi, 
•plurlma decldendo, alia propter difusas atque longas materias ad sua loca remllendo. Kt 
•qula cogito colbldie quid domlnatlonl veslre utlnam gralum exblbeam scrvltlum v estro 
•fellcissimo nomlnl boc opusculum dedlcavl excellenlle Igllur veslre lllud de dltlssloo 
•óptimo animo summoque obsequendl sludlo offero, et si qua ln eo aut obmlsit ocupatlo 
>aut mtnus bene tradtdit imperfecllo quam ln me nec voló nec valeo excusare dignetur 
•vestra mire pro bl latís industria quam nato re vlrtus et persplcatlorls lngenl lntelleclos 
•gratla muñere perdotavtt meo non lnsistere defectol, sed meum lmperfectum soppleat tt 
•labor! meo del venlam. Aciiones igllur meas Dfie Jesu aspirando preven l et adluvando 
•proseqoere ut concia mea operalioá te semper lnclpiat et per te repta flnlanlor. Amen. 

Acabada la dedicatoria, sigue la materia. 
•Abbas babel dlgnitatem etc. 



DEL SIQLO XV. — SEVILLA. 79 

grandes márgenes , completo de principios y fines ; pero sin portada eomo 
no acostumbraban á ponerla muchos de los primeros impresores. No tiene 
foliatura , pero si letras de registro. 

Es uno de los preciosos libros que recoció el Rrao. Florez, en cuyo 
estudio se guarda: y otro igual he visto en la Real Biblioteca de Madrid: 
este tiene las mayúsculas de las entradas de las voces de que trata , so- 
brepuestas de encarnado ; en el ejemplar Floreziano están en blanco. Por 
una carta que tengo del Sr. conde del Águila sé que existe otro ejemplar 
(y ya es tercero) en la librería de la Santa Iglesia de Sevilla. Es muy par- 
ticular la nota que tienen al fin , pues por ella se sabe quienes fueron los 
primeros artífices que introdujeron la imprenta en aquella ciudad. Dice: 

Si petis artífices primos quos ispalis 
Olim vidit & ingenio proprio 
mostrante peritos, tres fue- 
runt homines Martini Anto- 
nius atque de Portu Alphon- 
sus Segura & Bartholomeus. 
.M.CCCCLXXVII. 

Esta nota se aclara enteramente con otra que los mismos artífices pu- 
sieron en un Cathecismo de la Doctrina ehristiana moral y espiritual que im- 
Srimieron en Sevilla en este .mismo año, donde se ve que fueron Anión 
fortines, Barlholomó Segura y Alphonso del Puerto. Véase en el artículo si- 
guiente. 

9. Los mismos artífices que en este ano 1477 , imprimieron en Sevilla 
el Manual de Montalvo , de que se acaba de hablar , reimprimieron en la 
propia ciudad y año la obra del Sacramental del Arcediano de Valieras, 
que ya habian dado en el 1476 como allí se dijo. Pero ahora menos enig- 
máticos añaden una nota , que aclara varias individualidades que allá 
omitieron , igualmente que en el Manual: las que por lo mismo me ha 
parecido poner aquí á beneficio de los curiosos ; y porque en parte prue- 
ban uue esta edición , aunque casi de un mismo tiempo, fué algo poste- 
rior a aquellas. Resulta pues de ella lo siguiente. 

No tiene portada , autor ni título (1). Empieza por la plana pares, po- 
niendo un largo índice, ó elenco de los títulos de las materias, el cual 
ocupa ocho hojas , dice : 

» Titulo primero como se han de santiguar. 

»Titulo íj que el orne debe ser enformado en la fee del batismo. 

Y sigue hasta el 

«Titulo lxvi. de las siete Obras de misericordia 

»LIBER SECÜNDÜS 1NCIPIT. 

•Titulo primero que cosa es sacramento. 
•Titulo íj donde se dice sacramento. 

Y sigue hasta el 

•Titulo clxxxix. quantos daños se siguen al que non toma dignamente 
«el sacramento. 

»LIBER TERTIUS. 

•Aquí comienza el tercero libro de los quatro sacramentos. 
«Titulo primero del quarto sacramento que es la penitencia. 
•Titulo primero que cosa es penitencia. 



(1) Véate adelante, solre el año ic 1478. 



80 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Y sigue hasta el 

»Titulo ccj (1) como se debe facer el partimiento del matrimonio. 

Concluido el elenco empieza la materia. 
If Titulo primero como se debe santiguar 6 signar In nomine patris & 
»filii & spiritus sancti amen. Porque en todas las cosas que los ornes han 
»de faser. Primeramente deben comensar en el nombre de Dios llaman- 
»dolo e signándose con cruz e santiguándose ¿ce. 

Prosigue el todo de la materia , que concluye en la pág. 168 b. con la 
instructiva y curiosa nota que cité arriba, pág. 79. 

»A gloria e honra de Dios todo poderoso Padre é Fijoé Spiritu Santo 
»e suplemento de la inorancia de los presbíteros e curas de animas que 
» por imposibilidad non pudieron alcanzar letras (2). A instancia e mandado 
•del Reverendo in Christo Padre D. Pedro Fernandes de Solis , Obispo 
»de las Iglesias de Cadis e Algecira, Provisor e Vicario General por el 
»Reverendissimo in Christo Padre e muy excelente Señor Don Pero Gon- 
»zales de Mendoza, Cardenal de España , Arzobispo de Sevilla , Obispo de 
uCiguenza En el dicho Arzobispado fue impresa esta obra en la dicha muy 
»nol)le e muy leal Cibdad de Sevilla por ios diligentes e discretos Maes- 
tros Antón Martines e Bartholome Segura e Alphonso del Puerto. B aca- 
chóse en primero dia del mes de Agosto. Año del nacimiento del nuestro 
«Salvador Jesu-Christo de mili e quatrocientos e setenta e siete años del 
«pontificado del nuestro muy Santo Padre Sixto Papa quarto año sexto E 
»del presulado del Reverendissimo Señor Cardenal Arzobispo suso dicho 
»año quarto. 

Tomo en 4.* mayor : las letras iniciales mayúsculas de todos los títu- 
los son hechas ó pintadas de mano , y alternan una de encarnado y otra 
de azul. Tiene también de mano las notas que llaman calderillas. La nu- 
meración de los 168 folios de que consta , es añadida de pluma , como 
asimismo el nombre de Bartholome Ferrns, y la nota que dice Libro llamado 
Racional , todo en la primera plana. 

Es libro curioso y raro , y no se duda ser reimpresión del intitulado 
Sacramental , de que se trató el 1476, pues es el mismo contenido á la letra, 
escepto los principios y fines , y que el presente tiene mejor carácter. Existe 
como aquel en la biblioteca del Excmo. Sr. duque de Medinacelí, donde 
le vi, registré, y tomé esta razón en julio de 1789. 

Habiendo reconocido segunda vez este ejemplar del 1477 hallé que 
notar , con motivo de haber visto otro de impresión del 1478. Estos dos 
ejemplares están conformes en materia , signaturas , planas forzosas y 
renglones; pero sin embargo son ediciones diferentes hecha una por otra. 
Y aunque convienen en todo lo dicho , he observado que algunos renglo- 

(1) Ed el cuerpo de la obra son ccíj. 

(i) Esta falta de literatura que ecbaba de menos en sus presbíteros y curas de ánimas 
el Sr. Solls, se notaba también en otras partes, pues (k mas de lo que consta por el conci- 
llo de Aranda de 1473 y lo que escribe el P. Mariana en su lib. 23, cap. 18 F.) el Sr. D. Jaén 
Rodríguez de Fonseca obispo de Badajoz, en unas constituciones que bizo para su Iglesia 
el año de 1497, ordena lo siguiente: pitera por quanlobavemos mueba falta en la dicha maes- 
tra Iglesia de personas suficientes para el servicio de ella, por no haver muchas de ellas, y 
porque no ban estudiado gramática, ni otras ciencias que son necesarias á las personas 
eclesiásticas ; y por remediar el defecto presente, y proveber ep lo venidero : ordenamos y 
mandamos que puedan ser nombrados quatro beneficiados de la dlcba Iglesia para Irá 
estudiar fuera de la Ciudad a los estudios universales de estos Reynos, y fuera de ellos á 
París, Bolonia, 6 Pavía, donde mas pensare aprovechar: y que no pueda baver mas de 
quitro en ningún tiempo : y estos antes que vayan, al tiempo ban de pedir Ucencia tl 
Cabildo: han de Jurar y Juren que no van á otra cosa, ni por otro fin, sino á estudiar: y 
que cada uno basta el día de S. man de Junio envíen la Moratrata, que es el testimonio del 
Doctor Maestro, ó Cathedratlco de quien oyen, firmado del dicho Doctor, y signada del 
Secretarlo; y si no la enviasen no sean obligados á le dar cosa alguna de la Prebenda. 
i Asi D. Juan Solano de Figueroa Altamirano en tu Historia Meslastica ie la Ciudad y 
Óbitpado de Badajoz. Ms. que existe en el Estudio Floreziano. 



o 



o 



DEL 8I6L0 XV. — SEVILLA. 81 

nes tienen mas letras en una impresión que en otra , y esto no permite 

a ue sean idénticas. Ítem advierto, que el tamaño del ejemplar del 1477 
ebe suponerse que lo fué de 4.* de marca mayor, que equivale á folio 
regular : pues al tiempo de encuadernarle de nuevo , le recortaron mucho 
las márgenes, como lo demuestran los cruceros. En las hojas ó folios no 
convienen , lo que consiste en que al del 1477 le faltan algunas , como son 



la éei prólogo, la de la signatura S. i. y otras que no reconocí. La nota 
tinal «diferente en los dos, pero no la materia como se ha dicho. 

£ I 10. (1478.) Sacramental. Su autor Clemente Sanches de Vercial bachiller 

i en leyes Arcediano de Yalderas. 

I El título, nombre y dignidad del autor constan por la misma obra, la 

" I que nanea tuvo portada. Tres he dicho son los ejemplares que he visto y 

k ■ manejado de ella de distintas impresiones ; pero ninguno mejor que el 

presente aclara quien sea su autor , tiempo en que le escribió , motivo, y 
otras individualidades que voy á esponer. 

Ya dejo advertido en la pág. 22 que en los libros raros de que hay me- 
nos conocimiento, me estenderia algo mas poniendo todas sus señales 
características, y copiando sns prólogos, ó notas, para darlos mas bien A 
conocer. Esto he ejecutado hasta aquí , y lo hago ahora en el presente, en 
medio de que no ignoro que D. Nicolás Antonio y el Sr. Bayer han tratado 
de él. 

Empieza por la plana pares con el índice ó elenco de los títulos de toda 
i I la obra, que ocupa siete hojas y media: divídela en tres libros. El primero 

E I tiene livi títulos. 

•Titulo primero como orne se debe santiguar. 

•Titulo íj que el orne debe ser informado en la Fe ante del bautismo. 

a | Y sigue hasta el - 

«Titulo Ixvi. de las siete obras de misericordia corporales. 

«LÍBER secündüs incipit. 

•Titulo primero que cosa es sacramento. 
•Titulo ij donde se dice sacramento. 

Y sigue hasta el - 

•Titulo clxcxix (1) quantos daños se siguen al que non toma dignamen 
• fc« este sacramento. 

•LÍBER TERTIUS. 

•Aquí comienza el tercero libro de los quatro sacramentos. 
•Titulo del quarto sacramento que es la penitencia. 
•Titulo primero que cosa es penitencia. 

Y sigue hasta el - 

•Titulo excii. como se debe facer el departamiento del matrimonio &c 

Acabado el índice de los títulos sigue en otra hoja, sin ningún epígrafe, 
** ■ prólogo que dice así : 

'* ÍS1 nuestro Salvador Jesuchristo que vino redimir el humanal linaje dio 
** orden e regla como viviésemos e nos sopiesemos salvar estableció dos 
** astados entre los que en su fe se havian de salvar. Conviene k saber uno 
**de clérigos eotro de legos, los clérigos que orasen e enseñasen la su fe 
^«k la su heredad e parte fuese en el ca clérigo se dice de cleros en griego 
*• (xxi. di.) Cleros que auiere decir en nuestro lenguaje suerte, porque es 

* escogido en suerte de Dios ó que Dios es su suerte ó su parte... El estado 

* délos legos que viviesen e trabajasen e mantuviesen el mundo... E otro 
*para que oyesen e fuesen informados en la Fe e creencia de aquellos que 
•son del estado clerical. Por lo qual los Clérigos , especialmente los sacer- 

* % 

V m (1) Errado el lugar de clxxxix. 



82 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»dotes e perlados que an cura de animas á los quales es dado de saber los 
«misterios de Dios segund dice sant lucas en su evangelio son despenseros 
»de los sacramentos cíe la santa madre Iglesia. Deden saber e entender las 
»santas escripturas e deben resplandecer en virtudes, porque por la sn 
«claridad los que viven en estado de legos sean alumbrados. En otra ma- 
nera serian ciegos segund se contiene en el evangelio (Matth. xv. c. xi. 
»q. iii.)... E por quanto por nuestros pecados en el tiempo de agora muchos 
«sacerdotes que an curas de animas non solamente [son inorantes para 
»instruir e enseñar la Fe e creencia e las otras cosas que pertenescen a 
«nuestra salvación, mas aun non saben lo que todo buen christiano debe 
«saber nin son instruidos nin enseñados en la Fe christiana segund de- 
»bian, e lo que es mas peligroso e dañoso algunos non saben ni entienden 
»las escripturas que cada dia an de leer e de tractar E ñor ende yo Orne* 
»Sanches de Vercia! bachiller en leyes Arcediano de Yalderas en la Iglesia 
»de León, maguer pecador e indigno propuse de trabajar de facer una bre- 
»ve copilacion de las cosas que necesarias son a los sacerdotes que an cura 
»de animas confiando de la misericordia de Dios. E por quanto la puerta 
»é fundamento de nuestra salvación es la Fe e el bautismo según Jesuchris- 
"to dixo en el evangelio (Matth. ultimo) e como quier que estas dos cosas 
"son anexas ca en el bautismo se incluye la Fe al qual preceden dos cosas 
»cathezismo exorcismo que son partes del E porque en el cathezismo- se 
"contiene la fe e creencia entiendo comenzar en ella e non entiendo aqui 
»escrevir cosa alguna de mi entendimiento nin de mi poco saber. Mas lo 
»que Dios me aministro é fallo escripto en estos libros que se siguen. li- 
"blia. Maestro de las sentencias. Decreto. Decretales. Sexto. Clementínas. 
" Extra vantes fsie). Santi Isidoro en las Ethimologias. Gatholicon. Papias. 
«Hugocio. Estoiias escolásticas. Testos de leyes. Sant Jerónimo. Santo 
»Thomas de aquino. El Nicolao de lira. Sant Gregorio. Alexander de ales. 
«Arcediano sobre el decreto e sobre el Sexto. Inocencio. Bernrfrdo Tan- 
»credo. Gofredo. Hostiense. Enrrique. Guillermo, de monte Lauduno en 
«el Sacramental. Guillermo en el Racional. Glosa del salterio. Summa Bar- 
tolina. Juan de Calderin. Chino. Bartholo. Scala. Ildibrandina. Udibran- 
»dino. fue prior de cruniego según dice el Racional en el v. lib. en elij. 
»n. E después fue Cardenal e después fue papa. E fue llamado Gregorio 
"vij. Joannes in summa confessorum. Leyes de partidas e de fueros de 
"Castilla. E de otras escripturas santas que yo pude aver. E por quanto 
»por mi poco saber e inbecilidad e rudeza de mi ingenio muchas escriptu- 
»ras que aqui propongo escrevirnon las entiendo como cumplía. Por ende 
«ruego por la pasión de nuestro señor Jesuchristo Los que en este libro 
"leyeren si algunas cosas fallaren non bien ordenadas ó defectuosas que 
>>las quieran tolerar corregir e emendar. E interpretar á la mas sana par- 
»te. E entiendo partir este libro en tres partes. En la primera se tratará 
"de la nuestra creencia. E artículos de la Fe. E declaración del credo e 
»el paternóster e Ave maria e de los diez mandamientos de la ley. E de 
»los siete pecados mortales, e de todos los otros en que orne puede pecar. 
»E de las siete virtudes e de las obras de misericordia. E en la segunda 
"de los sacramentos en general. En especial de los tres primeros. Convie- 
ne saber del bautismo e de la confirmación e del sacramento del cuerpo 
"de Dios. En la tercera de los otros quatro sacramentos que son penitencia 
»e extremaunción. Orden de clerecía. Matrimonio. E por quanto mi en ten - 
»dimiento fuo. e es de tratar principalmente de los sacramentos, fize de- 
nominación e puse nombre á este libro Sacramental el qual fue comenza- 
ndo en la Cibdad de Cyguenza tres dias del mes de Agosto año del Señor 
»de mili e quatrocientos e veinte e un años e acabóse el año de veynte e 
«tres en fin de marzo en la noble cibdad de León. 

Concluido el prólogo empieza la materia : 

«Titulo primero. Como se debe orne santiguar ó signar. 

"In nomine patris e filii e spiritus santi amen. 

«Porque en todas las cosas que los ornes han de facer. 

"Primeramente deben comencar en el nombre de Dios llamándolo e 
•signándose con la cruz e santiguándose &c. 



VBL SIGLO XV. — SEVILLA. 83 

Prosigue él todo de la materia , que concluye en la plana 18:! , b. con 
*la siguiente nota : 

»A gloria e honrra de Dios todo poderoso padre e fijo e spirítu santo. 
»E a enseñamiento e dotrina de algunos presbíteros e curas de animas 
«que por imposibilidad non pudiero alcanzar letras. Los discretos e dili- 
gentes maestros Antón martinez e bartholome segura e alfonso del puerto 
•ynprimieron esta obra en la muy noble e muy leal cibdad de sevilla la 
■qual fue ynpressa e acabadajueves xxviij de mayo Año del nascimiento 



»de Mili e quatrocientos e seteta e ocho Años. 
Tomo en folio , ó 4.* de marca 



marca mayor. Tiene 183 hojas (sin numera- 
ción) útiles, entrando en ellas las ocho de elenco, y una de prólogo. No 
nene reclamos, pero sí letras de registro. Está bien tratado , y al parecer 
«completo. La letra tiene algún aire con la que llaman de tortis : aunque 
no es tan erizada y picuda, y está mas bien formada. Las abreviaturas 
3on pocas y claras. Las iniciales de los títulos y todas las notas que lla- 
man calderillas son encarnadas, y añadidas de mano, para lo que dejaron 
en la impresión los huecos correspondientes. 

De este libro son ya tres ediciones las que he visto : la primera hecha 
«en el año de 1476 ó antes : la segunda en el 1477, y la tercera , que es la 
presente, en el 1478. Don Nicolás Amonio trata del autor y de la obra en 
tas dos Bibliothecas vetus, el nova. Pero en aquella según un manuscrito del 
escorial. El Sr. Bayer en las notas á D. Nicolás, da mas noticia de él y 
de otro manusjrito que existe en la Real biblioteca de Madrid. Vio tam- 
bién el presente impreso, propio del limo. Sr. D. Antonio Tavira, obispo 
electo de Canaria (y hoy de Osma), quien celoso de nuestras glorias, ha- 
biéndole yo suplicado, me le franqueó gustoso para tomar razón de él, 
como lo he hecho con la exactitud que me ha sido posible. Le he cotejado 
-asimismo con dos ejemplares que existen en la biblioteca del Excmo. se- 
ñor duque de Medinaceli , y no admite duda que se reimprimieron unos 
por otros : los dos últimos en la ciudad de Sevilla por unos mismos ar- 
tífices, y juzgo que también el primero. El último (que es el presente) 
tiene prólogo, aunque como ya previne, sin epígrafe de tal ; lo que falta 
«m las ediciones del 1476 y 1477. Por este prólogo consta el nombre del 
autor, el título de la obra , cuándo , y dónde la empezó y acabó de escri- 
bir, motivos que tuvo para ello, autores de que se valió para su mate- 
ria, impresores que la imprimieron , lugar, dia y año en que estos la 
acabaron. 

No es fácil atinar la causa de tan repetidas ediciones en tan corto es- 
pacio de tiempo ; pues aunque se quiera sospechar que solamente reim- 
primían los principios y fines , no da lugar á la sospecha el cotejo hecho 
con estos tres ejemplares, como ya queda advertido sobre los años 
de 1476 y 1477. 

Por tanto es de presumir que los impresores no hacian las impresio- 
nes por su cuenta, sino que las costeaba (como por lo regular sucede 
hoy) el que mandaba hacerlas: y este ajustaba los ejemplares que necesi- 
fe*Ba para sus curas ó párrocos: y como otros llegaban á entender que el 
libro era útil , querían tenerle todos. 

Está impreso á línea tirada , y por lo regular á 36 renglones cada pía- 
u* , á escepcion de algunas que tienen 37. 

Adición del Señor Floranes. 



es uno de los buenos libros que encomendaba á la continua lec- 
ción de sus párrocos aquel sabio y santo obispo de Calahorra D. Juan Ber- 
zal de Luco, comparable por su celo, virtud y literatura álos PP.de 
Nicea. Ved aquí cómo les hablaba en su precioso Aviso de Curas, Part. II, 
^p. 4, fol. 32. b. de. la 3/ edición de Alcalá, en 4.*, año de 1545. »Ay en 
'estos tiempos muchos libros buenos en romance, por donde es oy mas 
* culpable y peligrosa la ignorancia: especialmente el Sacramental que hizo 
•fcl Arcediano de Valderas, y el Defecerunt de aquel santo varón arzobispo 
•de Florencia. q[ue están ya romanzados. También ay un libro que llaman 
•Eiptjo Ae tonnciencia , que hizo un Religioso de la Orden de Sant Fran- 

7 



84 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

«cisco , y muchos Confesonarios en romance , los quales tengo por pro 

«vechosos.» 

Por lo tocante al Sacramental informa también D. Nicolás Antonio con -^ 
testimonio del Sr. D. Rodrigo de Acuña y de Antonio Macedo, portugue- — 
ses, que el infante cardenal D. Enrique de Portugal, hallándose arzobispo ~^ 
de Braga antes de subir á aquel trono, le hizo traducir en lengua porta- - 
gaesa , y le señaló por catecismo de doctrina cristiana á los fieles de su 2 
obispado, dándosele para ello impreso en Braga el año 1539. Pero para que 
se vea la inconstancia de las cosas humanas , observo que después este — 
libro tan recomendado le incluyó el Sr. D. Fernando Valdes, inquisidor 
general de España, en su índice de libros prohibidos, impreso en esta ciu- 
dad de Valladolid año 1559, y así ha proseguido en los siguientes. D. Ni- 
colás Antonio dudó si le escribió de primera mano en latín ó en romance. 
La espresion del Sr. Luco parece suponer que en latin , y que después se 
tradujo en castellano. 

11. (1480.) «Fasciculus temporum. 

jf Ghronica q dicitur fasciculus temporum edita in alma universitate 
'Colonie agrippin. a quodá devoto cartusiensi : & impressa Ispaleñ. singu- 
»lari industria atque impeasa Bartholomei segura atque Alfonsi de porta 
»anno aomini 1480. sixto qrto pontífice máximo : finit feliciter. 

Tomo en folio demarca mayor: letra de tortis: algunas planas están 
impresas en dos columnas , otras en tres , y también las hay a línea tira- 
da. Edición muy rara , y es la primera en que veo espresado el año por 
números arábigos , de los que usa en todas sus cuentas dentro de la obra. 
Su autor fué el monje cartujo Wernero Rolewink de Lacr, según se puede 
ver en los escritores eclesiásticos de Tritemio sobre el año 1494 y en la 
noticia histórica literaria del moderno P. Plácido Braun. Tomo I, pág. 206. 
Existe en la librería del Sr. Velasco : y otro ejemplar he visto en la de 
nuestro convento del Santísimo Cristo de Burgos. 

A la ciudall de Sevilla pertenece también la obra siguiente: 

12. «Chronica de Phelipe Barbera impresa en Sevilla año de 1480. 4.* 
Así lo hallo citado en un manuscrito que dice existe en la Real bi- 
blioteca de Madrid ; pero habiendo solicitado verla , me dicen que ha 
faltado. 

13. (148*2.) »Suma de Geographia por Martin Fernandez Denciso. En 
«Sevilla 1482. fol. 

Histoire de P imprimerie pag. 77. Spicilegium veterum Seculi XV. edi- 
tionum. Ex Biblioth, Barber. Tom. I, pág. 338. 

Budo ó niego que haya tal edición , pues según D. Nicolás Antonio, no 

f>udo alcanzar el autor a este tiempo. De otras ediciones de esta geogra- 
ia hechas en Sevilla , véase en el tomo siguiente en los años 1519, 15M 
y 1549. 

(Está bien dudado, y mucho mejor negado: porque efectivamente la 
primera edición de esta obra fué la de Sevilla en casa de Jacobo Crom- 
berger , alemán, año de 1519, con privilegio que pan* ella le dio el rey v 
emperador D. Carlos (á quien la dedica) en Zaragoza á 5 de setiembre 
del año anterior 1518. F.) 

Coronica de Yolera. 

14. Este libro no tiene Portada , y principia: 

La siguiente coronica, ylustrissima pricesa es partida en quatro partes 
principales. 

Prosigue esnlicando el contenido de cada una , con un índice de los 
capítulos de toda la obra que llena cerca de diez hojas , y en la once em- 
pieza el epígrafe , de tinta encarnada. 

«Gomienca la coronica de españa dirigida á la muy alta e muy exce- 
dente princesa Serenissima Reyna e Sennora nuestra sennora donña ysa- 
»bel Reyna de espanna de secilia e de cerdenna. Duquesa de athénas 



DEL SIGLO XT. — SEVILLA. 85 

"Condessa de barcelona. abreuiada por su mandado por mosen diego de 
malera su maestresala e del su conseio. 
»K scribe latancio Serenissima Reyna óic. 

Al fin de la obra dice: 
•Fue acabada esta copilacion en la villa del puerto de santa raaria bis- 
•pera de san iu5 de iunio del año del señor de mili e guatrocientos e 
«ochenta e vn años seyendo el abreuiador della en hedadf de sesenta e 
•nueae años (1). sean dadas infinitas gracias á nuestro redenptor e a la 
•gloriosa virgen su madre señora nuestra. 

Prosigue en párrafo aparte: 
■Muchas cosas son illustrissima princesa que me persuaden asi alguna 
•cosa por ingenio o trabaio de estudio fallar se pueda a nuestros cotenpo- 
•raneos e aun a los que venirse esperan por modo de breuedad. la qual 
•es amiga de todo sano entendimiento la comuniquemos, por que nuestra 
•hedad o tienpo que a los antepasados varones en parte paresce auer en- 
•bidia no sea engañada. ]f la qual hedad a pena cede ni logar dar quiere 
•a algún siglo de los que fueron antes del nuestro presente, e por que las 
•istorias crónicas que por luengos interualos de tienpo por guerras e otras 
•varias dissenssiones parcs'cen ser sepultas e enmudecidas sin fruto, a 
•cabsa de la penuria de originales e trasuntos, que por pereza o flaca li- 
•beralidad es interuenida. |f agora de nueuo serenissima princesa de sin- 
•gular ingeaio adornada de toda dotrina alumbrada de claro entendimien- 
»to manual, asi como en socorro puestos ocurren con tan marauillosa arte 
•de escreuir do tornamos en las hedades áureas restituyéndonos por mul- 
» ti plicados códices en conoscimiento de lo pasado presente e futuro tanto 
•quito ingenio humano conseguir puede, por nación alemanos muy es - 
•pertos e. continuo inuentores en esta arte de inpremir que sin error. 
»oiuina dézir se puede, do los quales alemanos es vno michael dacfha- 
•aer (2) de marauilloso igenio e dotrina. muy esperto de copiosa memoria 
•familiar de vuestra alteza a espensa del, qual e de garcia del castillo (2) 
•vecino de medina del canpo tesorero de la hermandad de la cibdad de 
•seuiila la presente istoria general en multiplicada copia por mandado de 
•vuestra alteza, a honra del soberano e inmenso dios vno en esencia e 
•trino en personas, e a h5rra de vuestro real estado e instrucion e auiso 
•de los de vuestros reynos e comarcanos én vuestra muy noble e muy 
•leal cibdad de seuiila. fue inpresa por alonso del puerto, en el año del 
•aascimiento de nuestro saluador íbu xpo de mili e quatrocientos e 
•ochenta e dos ?ños. 

Tomo en folio ó 4/ de marca mayor, impreso grandemente á línea ti- 
rada. Las mayúsculas y calderillas son de tinta encarnada y morada, he- 
chas á mano, no impresas: letra de tortis, clara: no tiene foliatura. Es 
edición muy rara: existe en la biblioteca del Excmo. señor duque de Me- 
dinaceli. En la Real de Madrid hubo un ejemplar de la misma , como 
consta del índice ; pero pedido para reconocerle me dicen ha faltado. Don 
N icolas Antonio no la conoció ; pero sí el Sr. Bayer que da noticia de un 
có dice de la misma, como existente en la citada biblioteca Real. Reim- 
presa en Burgos año de 1487. En Salamanca y Zaragoza 1493, y en Se- 
guía 1543. 

15. (1485.) Espejo de la Cruz. 
Empieza este tomo por la plana pares, en donde tiene una grande es- 
tampa, abierta en madera, y en el medio un círculo dentro del cual hay 
u **a)¡B, Y ai rededor del círculo diferentes adornos: en la segunda hoja: 

(1) En otras ediciones dice 69, lo que está armónico, suponiendo que tenia 61 en el 
H%len que la concluyó. Reimprimióse después en Burgos en el 1487, y sale que en este 
*&* tenia ya 69 años con los siete que corrieron desde el 1481 inclusive al 1487 y asi cesan 
Vas dadas. 

El Padre Méndez dice «sesenta e un años» y en esta equivocación se funda la nota ante- 
ar, véase págs. 264 y 893, tomo III del Boletín Bibliográfico. D. Hidalgo. 
(*) 81 Dackater y autillo que suenan aquí, costearon la impresión de este libro ; pero 
ellos no fueron impresores. 



8tó TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»Coraienza el Prologo en el devoto e. moral libro intitulado Espejo d^~ 
»la Cruz. 

«Cuenta el santo Evangelio por semejanza... 
Finaliza- 

» sta devota obra intitulada Espejo de la Cruz , que primero fue com 
opuesta en lengua toscana, convertio en lenga castellana Alfonso de Pa- 
tencia, coronista, a ruego del honrrado e virtuoso caballero Luis de Me- 
dina veinte e quatro de Sevilla e thesorero de la casa de la moneda el 
«año de nuestra salud de mili c quatrocientos e ochenta e cinco años: 
>acabose de interpretar a xxi. de Junio, e de imprimir a xx. de Febre- 
ro (t). Sea loado Dios e su gloriosa madre reyna de los cielos. Amen. 

»El que primero trajo desde Italia a Castilla este .tratado impreso en 
»toscano para que se convirtiese en romance castellano, fue el reverendo e 
»muy devoto religioso fray iohan Melgarqo, Prior del Monesterio de Sant 
«Isidro cerca de Sevilla, el qual con zelo de la común doctrina lo fizo im- 
primir después que fue romanzado, en Sevilla en casa de Antón Martí- 
nez de la Talla de Maestre Pedro. Todas las personas catholicas que 
»desto recibieren provecho spiritual son obligadas rogar a Dios por la 
»salud de las animas de los que fueron desto ministros. 

Tomo en folio sin numeración , impreso á línea lirada , carácter de 
tortis: tiene cincuenta capítulos. Real biblioteca de Madrid. Ño tiene por- 
tada, ni nunca la tuvo, pues empieza por la plana pares, como queda 
notado. D. Nicolás Antonio dice que se guarda manuscrito en la bibliote- 
ca de la catedral de Toledo, armario 17, núm. 27. 

16. «Nobiliario vero de Fernán de Mexia impreso en Sevilla año 
de MCCCCLXXXV. fol. 

4sí lo hallo en un índice manuscrito de los libros de la catedral de 
Sevilla: véase adelante en el año de 1492. 

17. (1490.) «Universal Vocabulario en Latin y en Romance collegido 
»por el ceronista Alonso de Palencia. 

A la vuelta de la portada en dos columnas: 
»Latinum » Romance 

>>Inüium operis arqumentum. » Argumento de la obra emprendida. 

«Excellentissima Domina »La muy excelente Señora 

v' lisabeth Castelle &c. »Doña Isabel ótc. 

Finaliza: 
»Hoc universale compendium vocabulorum ex lingua latina elegan- 
"ter collectorum: cum vulgari expositione impressit apud Hispalim 
«Paulus de Colonia Alemanus cum suis sociis. Id ipsum imperante \m ~ 
«Illustrissima domina Helisabeth Castelle & Legionis: Aragonie: Si- '- - 
»cilie ótc. regina. Anno salutis Millesimo quadringentesimo Nona- 
gésimo Fehciter. / 7 
Letra de tortis : existe en la Real biblioteca , está impreso en dos co- 
lumnas, fol. 

18. (1491.) «Metaphisicam sive de formalitatibus : per Petrum de Gui, 
»cura tribus prearabulis ouae quidem priorem & majorem libri partem 
«conficiunt. Hispali MCDXCI. ab Stanislao Polono impensis Joannis de 
«Monserrat, Artium Magistri ad quem Auctor dire*erat 4.* 

Asi D. Nicolás Antonio. Véase adelante en el año de 1500, y en Bar- 
celona, en el 1489, pág. 51. 

19. »Formalitates breves. 

Empieza: 
»Libellus forraalitatum per Rev. Magistrum Petrum de Gui Presbyterum in 

(t) (Bsta edición do pertenece al afio 14S5, sino al simúlenlo ; pues se acabó de traducir 
en SI de junio de dicho año, y de imprimir á W de febrero ; 7 asi repugna que se Imprimie- 
se sin estar traducido : por tanto su edición fué en el 148C, é en otro posterior. Ahile). 



DEL SIGLO IV. — SEVILLA. 87 

•arle Reverendissiwi ac clarissimi viri Raimundi Lulli perilissimuin sa- 
lera theologiae Professoreui editas : feliciter incipit. 

Al ün: 
«Absoluto distinctiones per domiaum fratrein Martiuum Alinodovar Or- 
•dinis Militiae de Calatrava traditae impressoribus & per eos impressae. 
*- •Bispali prima die Martii anno ab incarnatione MCCCGxCI. 1491. 4.* 

fe- Es un opúsculo que tiene nueve páginas: existe en la biblioteca secre- 

ta del colegio romano, según el abate Diosdado, que dice le leyó; y que 
es compendio de la obra precedente. Véase pág. 51. 






90. «Biblia latina: Hispali, per Paulum de Colonia, Joh. Pegniezer de 
■Nureniberga, Magnurn, & Thomam. fol. 

Asi Miguel Denis, parte I, pág. 303. 

2t. »De Gonceptione Virginis Mariae ab omni culpa originali iramuni. 

Su autor Raimundo Luho (ó mejor Raimundo Astruch de Gortielles). 
Impreso en Sevilla por Paulo de Colonia MGDXGI. 4.* 

Así D. Nicolás Antonio, pág. 136. Ei autor de la historia do los hechos 
y escritos para el clero secular en orden ¡i la defensa de la Concepción 
dice: que esta edición y otra de Valencia del año 1518, salieron á nom- 
bre de Raimundo Lullio; pero que el legítimo autor es el clérigo arago- 
nés Centellas. 

ÜL Defensión^ S. Thommah impugnationibus Mfi. Nicolai & MathicB &c. 
Este libro no tiene portada, y empieza: 
•Fratris Didaci de Dcza ordinis Predicatorum vite regularis. Serenissimi 
»ac magni Hispaniarum Principis preceptoris. In defensiones Sancti Thome 
*ab impugnationibus Magistri Nicolai Magistrique Mathie propugnationis 
»sue. Ad íllustri&simum ac Reverendissimum Dominum Dñm Petrum Men- 
doza archipresulem Toletan. Hispanie totius Primatem Sánete Romane 
»Ecclesie Cardinalem dignissimum. Epístola. 
•Iliustrissimo ac Reverendissimo &c. 
Finaliza; 
•Absolutum hoc opds, editum a reverendo Magistro fratre Didaco de 
»Deza Ordinis Predicatorum magni ac serenissimi Principis Hispaniarum 
•Siciiie ¿ce. Preceptore in defensione Sancti Thome; Hispalis per Mcynar- 
•dam ungut Alemanum. & Stanislaum Polonum socios. Anno salutis chris- 
•tiane millesimo quadringentesimo nonagésimo primo, die vero quarta 
•Februarii. 

Escudo de los impresores. 

Tomo en 4/ letra de tortis: papel grueso , impreso á línea tirada , sin 
** Maeración. Existe en la librería del Sr. Velasco. 

& En el mismo año de 1491, se imprimieron en Sevilla los 
•Cinco libros de Séneca. 
•Primero libro de la vida bienaventurada. 
•Segundo de las siete artes liberales. 
•Tercero de amonestamientos e doctrinas. 
•Quarto e el primero de providencia de Dios. 
•Quinto el segundo de providencia de Dios. 
En la hoja segunda (no tiene folios) dice: 
•Prologo 
"libro de Lucio Anneo Séneca que escribió á Galion. E llámale de la vida 
"bienaventurada, trasladado de latin en lenguaje castellano por mandado 
**fW muy alto principe e muy poderoso rey e señor nuestro Señor el Rey 
*»D. Juan de Casulla de León el segundo. Por ende ei Prologo de la trasla- 
ción fabla con el. 
Finaliza: 
* Aqui se acaban las obras de Séneca. Imprimidas en la muy noble e ijiuy 
"leal cibdad de Sevilla, por Meynardo ungut Alemano. e Stanislao Polono*. 



88 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

» compañeros. En el aüo del nascimiento del señor Mili quatro$ientos ^sss 
>»noventa e un años, a veinte e ocho dias del mes de mkyo. 
Escudo de los impresores. 

Tomo en (olio sin numeración; pero contadas las hojas, son 129. eoo^ 
la de la portada. Del librero Quiroga. (Y otro ejemplar tiene en su libre- — 
ría en Valladolid D. Rafael Floranes, quien añade, que aunque. en esta -2 
edición en ninguna parte se dice el nombre del traductor y glosador de ** 
estos libros de Séneca (pues están también con sus escolios y comentarios - 
en castellano) por otras posteriores, los manuscritos y el testimonio de 
Almeila, consta haber sido el célebre obispo de Burgos D. Alonso de Car- 
tagena de orden del estudioso rey D. Juanll, á quien los dedica coa gran- 
des alabanzas por su gustó literario, y los auxilios que para ello le fran- 
queó de su propia librería. F.) 

De otras obras de Séneca, y traducciones castellanas del obispo Car- 
tagena da noticia el Sr. Bayer en las notas á D. Nicolás Antonio» pág. 265, 
según que se hallan en diferentes códices manuscritos del Escorial; y aña- 
de que algunas se le ocultaron al diligentísimo D. Nicolás (1). 

24. «El Tostado sobre sant Matheo. 3 Portada , sin nada mas. 

En la segunda hoja comienza asi: 
«Floretum sancti Matthei feliciter incipit. 

Concluye: 
»Explicit prima pars Fioreti in expositione Evangelii Sancti Matthei qoam 
«expositionem doctissime edidit Episcopus Abulensis cognomento Tosta- 
ndo : &eleganter ad commodissimam redegit brevitatem Reverendus do- 
nminus Prexano Cauriensis Episcopus. Fuit nec prima pars impressa apod 
»hispalim Anno salutis 1491. per Paulum de Colonia & Joannem de nu- 
«remberga & socios alemanos. 

Tomo grande de folio de marca mayor, sin numeración: letra de tor- 
tis: papel fino. Tiene un alfabeto entero de ocho hojas en cada letra» y 
otro hasta la K inclusive. 

La segunda parte del Tostado sobre S. Matheo. 
Este es el título del tomo segundo. 
«Floretum sancti Matthei diligentissime collectum a reverendo présale 
»Cauriensi Domino Petro de Prexano in sacra scriptura professore dig- 
»nissimo: explicit felicissima. Impressum Hispali per Paulnm Colonien- 
»sem, & Joannem pegniezer de nuremberga alque Magnum & Thomam 
» Alemanos: impensis naud mediocribus prefati Domini presulis qui etiam 
•»superaddidit correctionis solertiam profecto summam: quameiuscha- 
•>rissimi domesticique familiares Johannes de Arellano Canonicus Racen- 
»sis, ac Tutelensis, & Johannes de Revenga eiusdem domini episcopi se- 
»cretarius obnixius impenderunt. fuit injpressionis ipsius finis ultima die 
«mensis septembris Anno salutis nostre Millesimo cuadringentésimo no- 
nagésimo primo. Regnantibus illustrissimis Ferdinando & Elisabeth Cas- 
»teile & legionis Aragonie & Sicilie Rege & Regina felicissimis. 

Tiene cinco hojas mas que el primero, y en lo demás igual. Existe en 
la librería del colegio de S. Gabriel de Valladolid, orden derí. P. S. Agus- 
tín, según la noticia puntual que de él ha tomado, y me ha comunicado 
el R. P. Presentado , y prior de aquel convento fr. José Abila. 

El R. P. Caresmar me dice se halla también esta obra en el monaste- 
rio de S. Benito de Bages (2). 

(1) Véase pág. 80, tomo I del Boletín Bibliográfico correspondiente á 1860. D. Hidalg*. 

(2; El Prexano, ó Prexamo fué discípulo del Tostado, 7 al compendio que Meo de la 
obra de su maestro, le Intituló fíoretum: de ella y del autor dice el P. Pnserloo en sn 
aparato saero : »Alqut Petrus Ximenei (de Prexano) Tostatl dlsctpulus lis, qua túm Hit- 
•panus, tura Bplscopus Cauriensis conatus Incompendlum redigere Magistrt sal Connent. 
•In Mattb. vaslum tam opu* necesse fuit, ul proderet, quod vtgintl supra mille foliis nina- 
•tis typb excussum est. 

Véase la vida del Sr. D. Diego de Anuya escrita por I). Francisco Ruizde Yergara, pa- 
ginas 90, 94 y 103. 



I 



I DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 89 

55. Los tres libros de Synonymosde Alonso de Paletina. 

•Alphonsi Paleiitini historiographi de Synonymis elegantibus líber pi i 
•mus incipit feliciter, qui contmet Syuonynia Nominum, Pronominum, & 
•Participiorum , cum Prologo ad Alfonsum de Fonseca & Azevedo Com- 
•postellanum Archipruesulem : liber secundus Synonymorum Yerbi: ter- 
«tius Synonymorum de parübus indeclinabilibus Adverbio, Praepositione, 
•Coniunctione: auno domini raillesirao quadringentesimo septuagésimo 
•secundo, quo quidem auno ipse author duodécimo calendas Augusii 
•quadragesimura nonura suae aelatis annum complevit : opus impressum 
•Hispali per Meynardum Ungut Alemanum & Ladislaum Polonum socios, 
•auno incarnationis Dominicae millesimo quadringentesimo nonagésimo 
•primo, die vero vigésima quarta mensis Novembns. 

Insigne Typographicurn ad fínem est arbor cum literis M. S. (esto es, 
II eynardo y S tanistao.) 

Así Miguel Maittaire tomo I, part. H, pág. 537, de los Anales Tipográ- 
ficos. D. meólas Antonio en la Bib. Vet. Tom. II, pág. 331 (1). 

26. Vidas de Plutarco en castellano por el citado Patencia. 
•Comienza el Prologo del Chronista Alonso de Palencia, dirigido \ g 
»al ilustre y muy magnifico Señor Don Rodrigo Ponce de León, du- /2 - 
•que de Cádiz, Marques de Zara, y de las siete Villas, Conde de J^g = 
» Arcos, Señor de Marehena ótc. en la translación de las Vidas de l&" 
•Plutarco de latin en romance. J ' ■ 

•En los dias del muy buen emperador Trajano, natural de España. . 
Finaliza el tomo: 
•En este primer volumen hay treinta Vidas de las de Plutarco traducidas 
»<to latin en romance por el Chronista Alfonso de Palencia. Ca fue nece- 
•sario que las otras restantes se posiesen en otro volumen, & ambos volu- 
•mines se imprimieron en Sevilla con industria de Paulo de Colonia & do 
-Johannes de Nuremberga & de Magno, 5 de Thomas, Alemanes, fol. 

Impreso en dos columnas, con letra de tortis. Tiene 351 folios en nú- 
meros arábigos. El tomo segundo tiene la siguiente portada. 
•Segunda Parte. En la hoja siguiente: 

•Plutarco Philosopho escribió en griego la vida del ilustre varón Ciinon 
•Volvióla en latin Leonardo Iustiniano, y el Chronista Alphonso de Palencia 
* I "la tradujo en romance castellano. 

?- I «Peripoltas adevino deduxo en Boecia al Rey Ofelta... 

*- I Finaliza el tomo: 

•Fenecen en dos volúmenes las Vidas de Plutarco, que fueron escritas 
*ea «riego & trasladadas en latin por diversos trasladadores , & después 
«vueltas en romance castellano por el Chronista Alphonso Palencia. Ansi 
«que en el primer volumen se contienen treinta vidas de las de Plutarco, 
*y en el segundo veinte & cinco vidas de las suyas con otras coligidas por 
^algunos Autores modernos , & la Vida de Cario Magno, & una Epístola 
~de Rufo que fueron impresas por Paulo de Colonia, & Johannes de Nu- 
"remberga, & Magno, & Thomas, Alemanes en Sevilla: & se acabaron 
*»<Je imprimir a dos dias del mes de julio de Mccccxci. años. 

Letra de tortis: impreso en dos columnas. Tiene los mismos 351 folios 
«ice el primero, numerados upo y otro con números arábigos. Biblioteca 
Kcal, y en las de los Sres. Vélasco, Pastor y Floranes. 

¥7. Las siete Partidas. 
•* Aqoi comienzan los títulos de la primera Partida. 
•Titulo primero que fabla de las leyes... 
En la segunda hoja: 
«Prologo: 
"Después que k la summa clemencia y piedad del muy alto Dios trino y 
**uoo plogode reformar y reducir estos reynos de España... 

(1) La descripción bibliográfica do esta obra, de la cual existe un ejemplar en la bi- 
blioteca del ministerio de Fomento , puede Terse eB la pftg. 157, tomo 1 (1360) del Boleiik 
*tiuoG*¿Fico. D. Hidalgo. 



m 

a- 
c- 
e- 
\e 

o- 



90 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Son dos tomos , el primero ocupa hasta la tercera Partida inclusive : &- ^ 
segundo empieza por la tabla de la quarta diciendo: 

»Aqui comienzan los litólos y las leyes de la quarta Partida. 

Finaliza: 

«Imprimidas son estas siete Partidas en la muy noble e muy leal cibdacfcr» 
»de Sevilla por Meynardo Ungut Alemán e Lancalo Polono , compañeros» ^*, 
»en el año del nascimiento de mil e quatrocientbs e noventa e un años: e^»- e 
»se acabaron h veinte dias del mes de octubre del dicho año. fol. 

Concluye con el escudo de los impresores. 

Impresas en dos columnas con letra de tortis: no tienen folios: están<^=3 
bien tratadas y completas. El tomo 1 no tiene portada , ni nunca la tuvo, — — 
pues empieza "por la plana pares. Librería de D. Joaquin Pastor; ea esta — -* 
corte, y en Valladolid en la del Sr. Floranes. 

28. Las siete Partidas con las Adiciones del Dr. Montalvo. 

«Primera Partida. \ Portada sin nada mas. 

En la siguiente hoja pone la 

» Tabla de los titufos de la primera partida. 

»lntroducion. Después que á la suma clemencia ótc. 
» Prologo: y concluido: 

«Comienza la primera partida que fabla de todas las cosas que perte- 
«nescen k la fe catholicaque face al hombre conoscer á Dios por creencia. 
Al fin dice: 

•Las siete Partidas que el serenissimo Don Alfonso Rey de Castilla e 
»de León &c. de gloriosa memoria, nono deste nombre fizo e mandó com- 
pilar e reducir ¿t muy provechosa brevedad de todas las principales fuer- 
»zas iudiciales por muy solemne e aprobados iurisconsultos.' Fueron im- 
presas en la muy noble e muy leal cibdad de Sevilla por comisión de 
•Rodrigo d' Escobar: e de Melchor Gurrizo mercadores de libros. Impri- 
»mieronlas Maestre Paulo de Colonia, e Johanes pegnizer de nuremberga, 
»e Magno, e Thomas compañeros alemanes. Acabáronse de imprimir 
»á xxiiij dias de Diciembre año de nuestra salud de mili e quatrocientos e 
» noventa e un años bienaventuradamente. Van en estas siete partidas las 
•adiciones e concordanzas fechas por el doctor Montalvo. fol. 

Finaliza con el escudo de los impresores. 

Esta obra de las siete Partidas se suele encuadernar en tres volúmenes, 
y también en dos. Yo poseo el de la tercera partida inclusive á la sétima. 

29. (1492.) »ln nomine Dñi incipit tabula per alphabetum copilata oper. 
»Magistri Nicolai de Lira Ordinis fratrum minorum professoris. In qua est 
• prenotandum quod lioc opusculum velut ramus ymo ramusculus tanquam 
»ab arbore aromática frondesccns, id est, ab illo super Biblie opere de- 
»pendens iuxta ipsius materiam dicta principaliora utiliora precise étno- 
«tabiliora collectum foliis virescit alphabeticis , ac odoríferos proferre Ho- 
nres pariter & fructus... 

»A. a. dúplex quid notat declaratur Ieremie primo. 

Finaliza: 
»Impressum hyspali: per Meynardum Ungut Alemanum & Ladislaum 
«Polonum socios: die xij. Ianuarij. Anno Dñi Millesimo qdringentesimo 
•nonagésimo secundo. 

Escudo de los impresores. 
Tomo en folio sin numeración: letra de tortis, impreso en dos colum- 
nas. Existe en la Real biblioteca. 

30. Tabla Martiniana. 

«Margarita Decreti (1) si ve Tabula Martiniana edita per fr. Martinum 

(1) Fabrleío en su Bibliotheca, lib. XII, pág. 43, menciona on Martin Polono Sun*i*jurU 
canonici, qu<e Marliniajia vocatur, ot Margarita Decreti ele. Lo que yo noto es, qot ella 
obra y ia precedente salieron en un mismo día y año por el Impresor Meynardo. 



DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 



91 



•Ordinis Predicatorum : per Meynardum Ungut Alemanum &e. die xii. Ja- 
»nuariiMCDXCH. fot. 

índice sevillano. Manuscrito. 



¡su j 



SI. Cárcel ie mor. 

»E1 siguiente tratado fue hecho á pedimento del Señor Diego Heñían- 
les Alcaide de los Donceles, y de otros caballeros cortesanos : llamase 
•CarcM ie amor. Compúsolo (Diego de) San Pedros Comienza el Prologo: 

•Muy virtuoso Señor. 
•Aunque me falta sufrimiento... 
Finaliza: 

«Acabóse esta obra intitulada Cárcel de amor en la muy noble c muy 
«leal cibdad de Sevilla á tres dias de marzo año de 1492, por quatro com- 
•pafieros alemanes. 

Tomo en 4.* letra de tortis, impreso á línea tirada: Real biblioteca: v 
de ella trata D. Nicolás Antonio. No dudo que los cuatro compañeros que 
dice la imprimieron, son Paulo de Colonia, Juan de Nuremberg, Magno, 
y Tomas , de que se tratará luego. 

32. Nobiliario de Fernand de Mexia. 



um 



i libro empieza por la tabla, la que llena una hoja, y seguido dice: 

?í í Aquí comienza el prologo del libro de la nobleza intitulado y 
• s l «llamado nobiliario vero fecho e ordenado copilado por el onrado 
» g< «caballero Fernantd Mexia veinte quatro de Jaén enderezado al muy 
• • I "filio e mu Y noble e Rey Don Fernando de Castilla de Aragón de 
?l «Cecilia... 

Sigue el prologo ó dedicatoria, y antes de empezar la materia, este 
epígrafe: 

«Libro intitulado nobiliario perfectamente copilado e ordinado por el 
"Onrrado caballero Fernantd Mexia veiute quatro de Jaén. 
Finaliza: 
«Acabóse la presente obra sábado xxx de Junio anno de la iicarnacion 
»*<Je mili, y cccc. xeij, annos. en la muy noble y leal cibdad de Sevilla 

• mmpressa por líos ourrados varones maestros.- Pedro brun. Juan gentil. 
*ȣief e verdaderamente corregida &c 

Tomo'en folio, impreso en dos columnas: letra de tortis. Librerías de 
*-osSres. Velasco y Floranes. De esta obra trata D. Nicolás Antonio, To 
r*c*«)lL pág. 336 y Miguel Denis, Parte I, pág. 330. Dicen que hay otra edi~ 
crien hecha en Sevilla el año 1483 como queda advertido, pág. 86 (1). 

33. «Comienzan las coplas del dicho Fernand Pérez de Guzman. 
El libro está falto en el principio , y empieza: 

~ "Xa ombre que estás leyendo, &c. 
Finaliza : 
•Fueron impresas estas coplas en la muy noble e muy leal Cibdad de 
*» Sevilla por maestro Menardo ungut alemán e lancalao polono compañe- 
■* *"^os á vui dias del mes de Junio. Año del Señor de mili e quatrocientos 

* « noventa e dos años. 4.* 

Impreso en letra gótica (ó de tortis) según Miguel Denis. Parte I, 
***ginaM7. 

34. Hé visto un tomo en 8.* de marca mayor, que equivale á núes- 
**X)4. # regular, el cual no tiene numeración; y las letras capitales son 
Pequeñas; pero dejaron hueco para orlearlas ó pintarlas á su correspon- 
<Jen<ria, como efectivamente lo han hecho de tinta encarnada, forma- 
bas á lo monacal. El tomo empieza por el índice de los títulos , el que 
también está falto en el principio: y el primer título (en la materia) es: 



(I) VétM el Boletín Bibliográfico, tomo I (1860), pág. ISO. 



> 



92 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



¡f Aquí comienza una breve información (1) como se debe haver eSE\ 
'Confesor con el penitente en la confesión. 

Jf Estos son los casos de sentencia de descomunión que el Papa pr o ^- 
»nuncia cada año: la absolución de ellos es al Papa reservada. 

Continúa con los títulos (y materia) de las Clementínas, de Derechos -.o 
antiguo, &c. y después con este título y materia, que puede servirá ls^ la 
historia de los Concilios. 

1» Siguense los casos de descomunión de Guillermo Cardenal de Sants^K» a 
» Sabina, Delegado de España, en los quales absuelven los Obispos. 

»Son aun otros casos en los quales por ese mesmo derecho es puesU*~^z-a 
^sentencia de descomunión , que se contienen en las Constituciones deai ^1 

«Señor Don Guillermo Cardenal Obispo de Sabina , Delegado en las par- 

«tes de España, publicados en su general Concilio , el qual tuvo en Valla- 
»dolid de la Diócesi de Patencia el segundo dia de Agosto en el año del-^B 
»nascimit'nto del Señor de mili e trecientos e veynte e dos años, asi cómoda*" 
«parece por el prologo de las dichas Constituciones. 

Los sobredichos casos son 26, &c. Sigue después la Confesión, y modo 
de hacerla : y al fin pone el título De ornatu mulierum ti facientiSus eum 
itodo ornato en iatin) coge cuatro hojas y media, y concluye: 

|f Esta obra se acabó en sábado siete dias del mes de Abril do\ 
»año del Señor de mili y quatrocientos y noventa y dos. La (jual se ini- 
»primió en la muy noble y muy leal Cibdad de Sevilla por industria de 
»Menardo Ungut Álemano, y Lancalao pollono maestres en libros de mol- 
»de y compañeros. La qual mandó imprimir Francisco Ceverino Clérigo 
«cura en la Iglesia de Omnium Sanciona* desta dicha Cibdad de Sevilla. 

Aquí el escudo de los impresores. 

Y después sigue otra tabla de materias. 

jf Octo casus quibus quis potest confiten non proprio sacerdoti sine 
Ȇcentia secundum hosti. (ensem) 

«Nota secundum petr m de palu (de) casus in quibus &c. 

No se espresa quién sea el autor, traductor ó colector de este Confe- 
sional; pero sospecho que fué algún monje Gerónimo , pues cuando se 
nombra en la Confesión á este Santo dice Patrón nostrwfk Hiéronymm. 

Por combinación de título, &c, saco que parte de esta obra es de San 
Antonino, y que el que la tradujo fué monje Gerónimo, y la imprimió 
en Sevilla: y por conjetura añado que pudo ser Fray Lope Fernandez, el cual 
escribió en el siglo xiv un libro intitulado Confesional: o el P.»Fr. Juan Mel- 
garejo, que también gustaba de esta • specie de libros, como se ve en el 
Espejo de la Cruz, impreso en Sevilla año de 1485 (2). 

35. Los libros de Josepho de la Guerra Judaica. 
A este tomo parece faltarle la portada , y empieza : 
«Prologo dirigido a la muy alta e muy poderosa Señora Doña Isabel 
»reyna de Castilla e de León: de Aragón e de Cicilia ecetera. Por el su 
»humil cronista Alfonso de Palencia en la traducción de los siete libros de 

(1) Esto Juzgo que es de San Antonio de Florencia. 

(*) (Yo entiendo que es una colección de varios tratados de diferentes autores» unos 
en castellano, otros en latín, que su dueño quiso tener encuadernados Junto* para ai aso. 
si por ventura era como lo presumo confesor ó cura párroco : acaso el mismo de la parro- 
quia Omnium Sanctorum que los mandó Imprimir. Pero parte alguna ó muy poca de Sao 
Antonino do Florencia, como se ve por su suma llamada Deffecerunt, de que se hablará 
adelante: en la cual nada hay de los casos reservados del cardenal de Sabina, y concilio de 
Valladolid. Este se baila ya Impreso en las colecciones generales, y en la nacional de 
Agulrre. F.) 

Lo que yo puedo añadir es, que todas las materias están seguidas é Impresas de una 
vez, con un mismo carácter, papel, etc. y que la colección se Mío de intento para impri- 
mirla como está, á renglón seguido; pues no bay blrlies, ó blancos de finales que demues- 
tren lo contrario. M. N. D. Z. 

Esto libro es do D. Vicente Alonso, vecino de esta corte. 

Véase el Bollfin Bibuogháuco, lomo II (1861), púg. t35. 






DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 93 

•'la guerra judaica: e de los dos libros contra Appion grammatico Alexan- 
»drino , escritos primiéro en griego por el excellente historiador Josepho 
«sacerdote de los de Gherusafen. E trasladados en latin por el muy ex 
«cellente presbytero Rufíino Patriarca de Aquileya. e agora vueltos de la- 
»tin en romance castellano por el mesmo cronista. 

•Muy catholica: muy alta: e muy poderosa Princesa rey na e señora 
«muy humilme te besadas las reales manos de vuestra serenissima exce- 
dencia. Propuse ea mi extema (extrema) vegez continuar el estilo... 

Al fin del libro seteno dice: 
» Fenece el libro septi o e postrimero de la guerra judaica escrita en grie- 
go por el excelente historiador Josepho fijo de Mathathias sacerdote lie- 
»breo . e vuelta en latin por el muy enseñado presbytero Ruffino Patriar- 
•cha de Aquileya. e traducido en romance castellano por el chronista Al- 

^1 »fonso de Falencia en el año de nuestra salud de Mccccxci. años. 

& ' Después de esto sigue en el mismo volumen: 

k ^ «Prologo. Josepho 6 Josippho sacerdote &c. 

Yalfln: 

*" : «Fenecen los dos libros de Josepho contra Appion grammatico c otros 

'*- «philosopb os griegos: a los quales todos el supo de tal manera confutar 

«que fizo scrvaldios todos sus falsos argumentos, e a la impresión de 
•aquestos dos libros precedió segund el orofen acostumbrado la de los sie- 

íe-- »te libros de la guerra judaica. Fueron todos impresos en Sevilla año de 

•nuestro salvador de mili e quatrocientos e noventa e dos años. Por Me- 
•nardo Ugut Alemán, e Lanzalao Polono, compañeros, e acabados a veinte 
•y siete días del mes de Marzo. 

Escudo de los impresores. 
Tomo en folio: letra de tortis: impreso en dos columnas. Existe en la 
Acal biblioteca. De esta edición trata D. Juan Antonio Pellicer, en su Ensa- 
yo, pág. 12. De la del 1536, véase en el tomo siguiente. 

3f . «Doctrinal de Caballeros... Ordenado por el Señor D. Alonso de Car- 
»tagena. impreso año de 1492. 

D. Nicolás Antonio no pone lugar de impresión. De los años 1487 y 
1 CS7, véase en la imprenta de Burgos. 

37. (1493.) Breviario Toledano. 

No tiene portada, y parece que nunca la tuvo. Al folio ccclxxiiij tiene 
la siguiente nota: 

•Explicit Breviarium secundum morem sánete ecclesie Toletane hispa- 
•ti iarum metrópolis: aecuratissime ac diligenter corredura. Necnon no- 
» ^^ issime emenaatum. Impressum hispali per Meynardum ungut Alema- 
» xa mu & Ladislaum polonum socios. Anno M.cccc.xciij. Pridie Kls. Marcij. 

Sigue la foliatura, y en el ccclxxv, dice: 
- »Offlcium Toletanum beati lldcfonsi nuper editum ab Alfonso Ortiz Ju- 
» x-isdoctorecanonicoque. EsteOficioestá con octava. Al fol. ccclxxxvi. pone: 

•Officium beati Eugenij nuper editum ab Alfonso Ortiz: juris doctore: 

* canonieoque Toletano. En el folio ccclxxxix. dice: 
•tacipit Officium immaculate conceptionis virginis marie editum per 

* v^rerendum Dñum Leonardum Nogerolum protonotarium apostolicum: 
»* »rtjam ac sacre theologie doctorem iamosissimura (1). 

<1) lite oficio de la Concepción tuvo su principio en el año de 1477, según consta de un 

^IttpUr quede él se cita en la biblioteca de ftfaph. Pinelll, que dice i Officium et Mista 

\^+m»frlat4 concepcionis B. Marie virginis cum Bulla approbationis Sixli IV. P. M. Borne 

' ^ yi ui a per ingeniósum virum Magistrum Udalricum Gailum Alemanurn. Anno incarnatio- 

*** Umimi ce Miüesimo quadringenUsimo septuagésimo séptimo. II. Kl. ñíai. Véase Denla e.n 

** uNtMMto á los Anales de Mait taire, parte I, pág. 8*. Es el mismo que rezamos en 

wpala desda el año 1761 concedido á petición del Sr. Carlos III, y empieza Sicut Ulium.= 

***to antiguamente, pues se encuentra en algunos cuadernillos Agustinianos: y deter- 

rntaadameote en el del año de 1672, impreso en la oficina Plantlntana, per Baltasar Moreto, 

•1 que tengo presente: y también se halla en algunos libro» maestros (antiguos, Mss.)dp 

■tteitros «oros.=véase en Tarragona año de 1499. 



rui- 



□i» 

TJ - 



9i TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

En el folio ccclxei. b. sigue 

»OH¡cium beate leocadie nuper editum ab alfouso juris doctore i imiini a» 

«coque Toletano. 

Este Breviario merece suma atención y aprecio por las particulares— ^s 

noticias que incluye, ademas de las tipográficas. En la primera plana tie — -- 

ne al rededor una orla; y algunas letras iluminadas en el Psalterio -^. 

Tomo en 8.* Estudio Floreziano. 

38. «Étnicas de Aristóteles. 

Esta es la portada, ó primera hoja, sin mas materia: la según 
empieza: 

»Qualquier sciencia tiene subiecto ó materia de que tracta. 
Y todo el libro concluye: 

¡P Fenecense las ethicas de anstotiles Ynpressas en seuilla por Menar- 
•do Ungut Alemán, c Lancalao jalono compañeros. En el año del Señor- 
ee mili e quatrocientos e* nouenta e tres años. A cinco dias del mes de 
-Junio. 

Tomo en 4.° tiene noventa hojas aunque sin numerar: letra de tortis 
bastante clara. En las entradas de los capítulos dejaron hueco para las 
iniciales ó versales que correspondían: ven su lugar pusieron la pequeña 
letra, que dcbia ser mayúscula. De D. Juan Sedaño. 

Dicen que el limo. Sr. D. Alfonso de Cartagena, obispo de Burgos, 
tradujo estas éticas al castellano: y á esto parece alude Diego Rodríguez 
de Almella , camarero que fué de dicho ilustrísimo cuando en el catálogo 
délas obras, en el núm. 5, dice: Et otro (libro) Declinaciones (acaso De- 
clamaciones) sobre la traslación de las éticas. Véase el Rmo. Florez. Tomo 86, 
de la España Sagrada, pág. 395 (1). 

'39. »Ei laberinto del Duque de Cádiz D. Rodrigo Ponce de León. 

En la pág. 2, dice: 
«Las ciento y cincuenta (coplas) del laberinto compuestas por fray Juan 
»de Padilla, Cartuxo, antes que religioso fuese. 
Dedicado á Beatriz Pacheco duquesa de Arcos. 

Finaliza: 
»Aqui se acaban las ciento y cincuenta coplas por fray Juan de Pa- 
ndilla Cartuxo profeso de las Cuebas de Sevilla. Impresas en Sevilla en el 
-año de mili e quatrocientos e noventa y tres: por Meinardo Ungut e 
«Lanzalao Polono. 4.* 

Así Miguel Denis, Parte 1, pág. 352. Es obra rara que no conoció don 

(I) (De aquí saco que esta versión castellana de las Étnicas de Aristóteles es diferente 
de la que Mío el sabio desgraciado príncipe de Vlana D. Carlos, Impresa en Zaragoza por 
George Cocí, alemán, año 1509, en un tomo en tal. sin numeración : porque en esta no hay 
tal principio. La del principe fué hecha por la latina de Leonardo de Arezio, sacada del 
griego, y comentada por él, ofrecida al papa MarllnoV, pero mejorando en no pocas cotas 
el principe en la suya castellana la latina del mismo Leonardo, como el editor Anónimo lo 
dice en el prólogo de esta edición de Zaragoza. Pendiente esta, otro erudito (que oo te 
dice quién es) emprendió la traducción de la política y económica del mismo filosofé para 
que todo saliese Junto y se Imprimiese á un propio tiempo, como asi sucedió, ocupándooslo 
último casi la mitad de dicho tomo : al On del cual pone el Impresor Cocí su nota cómpreo- 
sla al todo, en qne dice su nombre, y el año y lugar, etc.=Estc traductor del griego Loo- 
nardo de Arezio, que en su tiempo rué uno de los mas Célebes oradores de Italia, y de loe 
primeros literatos de aquella fecundísima nación, tuvo correspondencia literaria con nues- 
tro estudioso rey D. Juan II. Y como con este motivo hubiese comunicado acá su vertió* 
de las Étnicas hecha del griego al latín, y nuestro soberano la hubiese hecho ver á tu con- 
fidente y estimado e! obispo de Burgos D. Alonso de Cartagena ó Santa María, el sabio 
prelado que parece poseía el conocimiento de la lengua griega en no menor grado que el 
Aretino, creyó haber hallado en su versión algunos defectos, sobre lo cual tuvieron loe 
dos su contienda epistolar; pero creo qoe no pasó de aqui, ni se estendió á que el obispo 
emprendiese una formal traducción de las Étnicas de Aristóteles en castellano. Y asi la pre- 
sente Impresa en Sevilla, año de 1493, la reputo de otro autor. Esta versioa latina de 
Leonardo habla salido en Lovayna año de 1475, ante Juan Westfalta, y después en Oío- 
nia, 1470.8.* F.) 

Boletín Bibliográfico, tomo II (1861), pág. 80. D. Hidalgo. 



DEL SIGLO XV. —SEVILLA. 95 

Nicolás Antonio, ni D. Luis Velazquez, como echa de ver el citado Denis. 
D. Nicolás Antonio puso á Fray Juan de Padilla en la Bibliotheca Nova: y 
entre los anónimos menciona algunas obras que son del Cartujo. El Rmo. 
Sarmiento en el tomo I, de sus postumas (pág. 984), aclara diferentes es- 
pecies de uno y otro. 

40. «Tratados del Doctor Alonso Ortiz. Cinco Tratados: Tratado de la 
«Herida del Rey. Tratado Consolatorio k la Princesa de Portugal. Ítem una 
«Oración k los Reyes en latín y Romance. Ítem dos cartas mensageras k 
«los Reyes : una que envió la cibdad , la otra el cabildo de la Iglesia de 
«Toledo. Tratado contra la carta del Protonotario de Lucena. 

Empieza: 
«Tratado dirigido á los muy poderosos rey e reyna núes-) T ¡ t 
«tros Señores per el Doctor Alonso de Ortiz Canónigo de [ enc a r nada 

Finaliza: 
•Acabanse los Tratados de la herida del Rey. Consolatorio k la Prin- 
cesa de Portugal, y el Traiado contra la carta del Protonotario de Luce- 
»na. fechos é copilados por el egregio e famoso doctor Alfonso Ortiz Ca- 
nónigo de la Santa Iglesia de Toledo, a loor y gloria de la Santísima Tri- 
nidad e de la virgen santa Maria e de toda la corte celestial. Fue imprimida 
-en la muy noble e muy leal cibdad de Sevilla por tres alemanes compa- 
ñeros. En el año del Señor. M.cccc.xciij. 

Tomo en folio letra de tortis: impreso en dos columnas. Concluye con 
el escudo de Juan : Magno : y Tomas (el que se pone adelante) Real biblio- 
teca; y la del Sr. Floranes ea Valladolid , quien advierte el error de don 
Nicolás Antonio en haber colocado á este escritor en la Bibliotheca Nueva, 
correspondiendo á la antigua, del cual dice que dejó su librería á la uni- 
versidad de Salamanca , sin duda por haber estudiado allí. 

41. «Comienza el libro primero de Juan Gerson Chanciller de Paris, 
-de remedar k Christo: e del menosprecio de todas las vanidades del 
«mundo. 

Cap. 1. Quien me sigue no anda en tinieblas... 

"Fenecen los quatro libros de Juan Gerson chanciller de Paris del me- 
-nosprecio dol mundo: e otro su tratado pequeño de la imaginación del 
*» corazón. Impreso en Sevilla por Menardo Ungut Alemano e Lancislao 
«compañeros. A. xxvii de Marzo. Año del Señor de mili e quatrocientos c 
— noventa e tres. Deo gratias. 

Letra de tortis: real biblioteca. Esta misma obra, en valenciano, véase 
«±n el año de 1491, en la pág. 39. 

42. Breviario Segoviano. 

»En seis de Noviembre de 1493. Raynaldo Angut, Alemán, y Estanis- 
lao Polono, impresores, acabaron de imprimir en Sevilla el Breviario 
•» Segoviano. Y ésta (según entendemos) fue la primera impresión que del 
*»sehizo (1). 

A estos tiempos poco mas ó menos corresponde la impresión del Misal 
Segoviano, de que dice Colmenares (pág. 444.) que D. Juan Arias del Vi- 
llar, obispo de Segó vía hizo imprimir en Venecia, ordenado por Pedro 
Alfonso, racionero, y Diego de Castro, beneficiado en la iglesia catedral, 
del cual sé usó en el obispado hasta el año de 1568, en que por Bula del 
^apa Pió V, en virtud de lo decretado en el Santo Concilio Tridentino, in- 
troduciéndose el general romano, cesaron todos los de las iglesias parti- 
culares. En el 1529 se imprimió en Valladolid el Breviario Segoviense, 
«3>mo se verá en el tomo segundo. 

43. (1494.) »Los Proverbios de Iñigo López de Mendoza, 3 Portada. 

(1) Colmenares, Historia de Segoyia, pág. 439. Al que llama Raynaldo Angut, te hade 
corregir en Mey nardo Ungut. 



L, 



96 . tipografía española 

En la hoja segunda: 

"Introducción del Marques de Santillana D. Iñigo López de Mcndoir~ ""*' 
»al centiloquio de sus proverbios y castigos : que hizo por mandado Y 

«ruego de nuestro Señor el Rey Den Juan de esclarecida memoria: ptr"^** 
»ei Señor principe de Castilla Don Henrique su hijo, sucesor en s -^su 
«reyno &c. 

Al fin: 

wFenesccn los Proverbios de Iñigo Lopoz de Mendoza Marques de San *- 
» ti llana con el* tratado de Providencia contra fortuna, compuesto por Oiegc^'o 
»de Valera. Impresos en Sevilla por Menardo Ungut alemán, e Stánislacv & 
«Polono compañeros a quince días del mes de noviembre de mil e qoa — - 
» trocientes e noventa e quatro. 

Tomo en 4.° letra de tortis, impreso á línea tirada: no tiene foGatnra^ •' 
edición rara, que existe en la librería del Sr. Velasco. Están exhornado?— — 
estos Proverbios con las declaraciones del Dr. Pedro Díaz de Toledo , lc^» 
que hace apreciable este libro, y mucho mas por tener al fin el tratado áes=^ 
Providencia contra la fortuna, por Diego de Valera, cuya obra no men- 
ciona D. Nicolás Antonio : ni tampoco la edición de los Proverbios. El se- 
ñor Bayer cita la de Valera, pero manuscrita, pág. 317. De los Proverbios- 
y Glosas hay otras ediciones, en Sevilla 1515, 1526, 1532 y 1538. La pri- 
mitiva del 1482, véase en Zamora. 

44. ^Regimiento de Principes. 

Sobre este título hay una estampa (abierta en madera) de un rey sen- 
tado en su trono , lo que llena toda la portada. 
Finaliza en el fol. ccxlix. b. y dice: 

F Fenesce el libro intitulado Regimiento de principes. Impreso c la muy 
«noble e muy leal cibdad de Sevilla. A expensas de maestre Conrrado ale- 
vinan: e Melchior gurrizo: mercadores de libros. Fue impresso por Meynar- 
»do Ungut alemano : e Stanislao Polono : compañeros. Acabáronse á veinte 
»dias del mes de Octubre Año del Señor de mili e quatrocientos e noventa 
»e quatro. fol. 

Sigúese el escudo de los impresores ; y en cinco hojas la tabla de los 
capítulos. 

Existe en la librería de S. Felipe el Real, y en la dol Sr. Velasco (1). 

45. (149o.) Proverbios de Séneca. 

Sigúese el Prólogo al rey D. Juan II, (no á D. Fernando el Católico): 
después, la tabla: y concluida, otro prólogo, el que tiene dos partes ó 
secciones , y la segunda empieza: 

»Muy poderoso Rey e Señor, a mi humil siervo vuestro, la preclara 
«magestaá vuestra rogó que tradugese en nuestro lenguage los Prover- 
bios de Séneca... 

La obra ó materia empieza en el folio j. y dice: 

Alienum e*t omne quidquid optando evenU 

»Agena cosa es lo que deseando viene. 
Finaliza en el folio 72: 

»Aquí se acaban los Proverbios de Séneca con la glosa: acabados en la 
»muy noble e muy leal cibdad de Sevilla. Imprimidos por Meinardo Ungut 
«Alemán, e Stanislao Polono compañeros & xxii. dias del mes de octubre 
«año del Señor de mili e quatrocientos e noventa e cincos años. fol. 

Así el abate Diosdado que dice la leyó en la biblioteca Barberina. To 
solo he visto la primera edición hecha en Zamora año de 14&2, y otra en 
Medina del Campo, las que pongo en sus lugares respectivos. 

El Sr. Floranes dice posee la del 95, que es un cuaderno de 78 hojas:' 
y asimismo la de Sevilla del 1500 (2). 

(1) Boletín Bibliográfico, páginas 131, tomo I (1860), y 25*, lomo III (186*). D. Hidalgo. 

(«) (Nota del citado Floranes: contra la vulgaridad de llamar Proverbio* desteta los 

363 de esta colección elosada por el Dr. Pedro Diaz de Toledo, de orden del rey D. Juan II 



DEL SI6L0 XV. — SEVILLA. 97 

46. »Litk) de medicina. 

Una estampa grabada en madera, en la que hay una jarra, y en ella 
siete ramos, y á los lados dos ángeles, y debajo de la estampa: 

»Lo contenido en este presente volumen de Bernardo Gordonio es lo 
«siguiente. Primeramente siete libros que se intitulan Lilio de medicina. 
»Lo segundo las Tablas de los ingenios. Lo tercero el regimiento de las 
•agudas. Lo quarto el tractado de los niños con el regimiento del ama. Lo 
»quinto y postrimero las pronosticas. 
•Prologo. 
«Preguntado Sócrates de uno... 

«Libre primero. 
«En el nombre de Dios misericordioso e de la su bendita madre. Aqui 
«comienza la Practica del muy excelente maestro Doctor monarca de meai- 
»ciua Bernardo de Gordonio, k la qual llamó Lilio de medicina. 
«Libro 1. De la fiebre en general... 
Al fin del libro sétimo dice: 
«Fenescen los siete libros de la Practica del excelentísimo medico 
-Bernardo Gordonio , intitulado Lilio de medicina, bien corregidos por el 
v>riginal de latin. 

«Fue impreso en la muy noble e muy leal cibdad de Sevilla por Mey- 
» nardo Uugut Alemán e Stanislao Polono compañeros á xviij dias del mes 
-de Abril del año del Señor de M. cccc. xcv. años, reynantes los muy po- 
nderosos principes D. Fernando y Doña Isabel rey y reyna de Castilla. 

Escudo de los impresores. 

Impreso en columnas; letra de tortis, sin numeración de folios. Real 
biblioteca: De Bernardo Gordonio véase Fabricio en su Bib. lib. II, púg. 231. 

47. «Chronica del Rey Don Pedro, Rey de Castilla y León. Sevilla, 
*• iior M*ynardo Un^ut. MCCCCXCY. íol. 

Existe en la librería del Sr. Floranes, quien dice ha visto otro ejem- 
plar. Ei autor de ella fué D. Pedro López de Ayala, chanciller mayor de 
Oastilla: cha esta edición el Excmo. Sr. D. Eugenio Llaguno (pág. 78 y 180), 
t^n la novísima edición que ha publicado con correcciones y notas muy 
onuriosas y oportunas, en Madrid año de 1779. Véase también el Sr. Bayer 
o ii las notas a la Bibliotheca Yetus de D. Nicolás Antonio. Tomo II, pág. 191. 

48. «Maestre Lan franco Mediolanense , Compendio de la cirugía menor. 
"Impreso en Sevilla por Meynardo Ungut, y Estanislao Polono año de 
•» Mecccxcv. á xv. de Mayo. 

índice Sevillano manuscrito. De este autor y obra trata Fabricio, lib. xi. 
l>ág. 441 , pero no de esta versión. 

49. «Juan Bocado. Caída de Principes traducida de Latin ni Castellano 

• |>or D. Pedro López de Ayala, y continuada por D. Alfonso Garcia. Se 

* villa MCDXCV. Por Mcinardo Ungut Alemán y Lancalao Polono. fol. 



^ quien la tedien, con grandes elogios por su buen gasto y celo literario (aunque en toda 
^•la no se dice su nombre, pero él mismo se descubre en la glosa que Mío á los del mar- 
cines de Santttlaoa) se ha de advertir que no son de Séneca, sino de S. Martin Bracaieose, 
**acaoos per cualquiera que naya sido el colector, de su Formula vitm honesta, ó Diferentice 
^«ttor virtuium, como será manifiesto á quien emprenda un cotejo entre las dos. Lo mejor 
«« qae lo advirtió ya ei Petrarca en la epist. IV, lio. II, de las Senil, y sin embargo no le 
lunero* presente en una observación tan apreclable D. Nicolás Antonio, y el M. Florex, 
«ote en el ion», illi de la España Sagrada, pág. liB á ltt, y después 383 á 449, quienes bu- 
lleran visto de paso haber sido también el Petrarca el primero que restituyó estos tra- 
tados, antes desconocidos ólmal aplicados á otros, á su verdadero autor nuestro S.»Martln 
«te Braga, de quien es no menos el libro de Bioribus, 6 de las costumbres é fechos que don 
Y*edro Díaz y otros atribuyeron á Séneca: sobre que no me dilato, aunque habla mucho 
mas que decir en defensa de este glosador, contra los errores que le lmputa|D. Nicolás 
Antonio, los cuales en su mayor parte son de la Imprenta y no suyos. F.) 



i 



98 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Librería del Sr. Velasco.y D. Nicolás Antonio. Tomo II, de la Ve tus, 
página 195 (1). 

(1) Per curiosidad y adorno pongo al pie la arenga de Juan Alfonso de Zamora, en la 
que da ana larga noticia del autor y traductores con otras especie» correspondientes á 
la obra.Bsplicacion de sa portada, etc. 

CAIBA DE PRINCIPES. 

El presente título es de letra que llaman monacal, no fundida, sino abierta en asa 
tabla de madera, y llena toda la portada con una estampa, en que hay una rueda ero ecfee 
rayos, y la figura de la fortuna, de cuya boca salen las letras que dicen : TO SOY LA FOR- 
TUNA. Esta tiene agarrada la cigüeñuela de la rueda, sostenida sobre dos madero» 6 ejes, 
en ademan de dar vueltas. En los cuatro rayos, que forman cruz, hay cuatro figura» coro- 
nadas, cada una con su letrero. La que está colocada en lo alto y principal de la rueda 
tiene un cetro en la derecha, y su letrero dice : RENO. La que está al costado izquierdo 
hercajada sóbrela rueda, dice: REINARÉ La dei costado derecho está medio calda 
cabeza abajo, dice REINÉ. T la' cuarta, que enteramente está cabeza abajo y pies bácte 
arriba, dice su letra: SIN RBYNO SOY. 

Todas estas figuras están toscamente abiertas é Iluminadas, pero espresan bien el 
t iluto y contenido del libre. A la vuolta de la portada esta la tabla de los capítulos» á qio 
antecede una arenga que dice : 

¡i comienza el Arenga que hicieron e ordenaren Juan Alfonso de Zamora >ecretarlo de 
•nuestro Señor el Rey de Castilla, y el muy Reverendo e sabio varón el Doctor Joan (*) 
•García, Dean de las Iglesias do Santiago : e Segovia : e Oidor de la Audiencia de nuestro 
•Señor el Rey ¿ e de su Consejo. E comienza asi. La qual dicha Arenga ordenaron sobro el 
•libro de Juan Bocado. 

•No debe ser olvidada por silencio la virtud de Tieo, etc. Valerio, libro IX, líta- 
lo IX, c. III. 

•••f E como yo Juan Alfonso de Zamora: maguer no diño caballero.: secretarlo del muy 
»1 Ilustre señor el Rey de Castilla, hoviese havido el traslado ' romanzado en esta nuestra 
•lengua castellana del libro que compuso Juan Bocado, que es llamado d$ casibus itíus- 
•trium virorum, que fue primero hecho en latín : el qual hallé que no era acabado alo 
•páresela por quien lo romanzara. 

? Porque et dicho libro ful muy pagado por el su hermoso tratar e porque la noble 
•doctrina que ende pueden tomar qualesquiere personas de qualquier condición que sean 
•tocadas algún tanto do la dicha dulzor. Por este poquillo de trabajo que aquí lomo : por 
•tres cosas en esta parte á trabajar me opuse (**): la primera la dicha obra pdr quien 
•fuera romanzada saber. La segunda lo que del dicho libro rállesela para lo aquí continuar 
»e aver: la tercera de quien se opuso al trabajo de lo romanzar e a memoria traer. ]» B 
•quanto a lo primero prosiguiendo mi trabajo supe en como el muy noble caballero iaiy 
•sabio discreto Señor Don Pedro López de Ayala, Señor de A y ala e de Salvatierra Cbaacl- 
•Uer mayor de Castilla, de loable memoria, cuya anima Dios perdone, la dicha obra ro- 
•manzara e macho me maraville obra por el ser comenzada e non ser acabada, ca otras 
•muy nobles obras romanzo él, e fueron acabadas : asi como el Tito Llvlo.e los Morales 
•de Job, e otras algunas : e asi fuera esto, salvo porque creo que lo embargó o muerto saya 
•al hacer, o ser el libro menguado por do lo romanzo, o otro algún impedimento. ]» B 
•quanto á lo segundo, no lo podiendo hallar en Castilla; novelo en Barcelona: el qaal 
•halle ea lalin, porque quien me lo tornase en nuestra lengua alli fallar no pude: e después 
•acá en Castilla asaz de letrados dello requiriendo no me daba a ello remedio, diciendo 
•que la relhorica del era muy escura para romanzar. 

1» B porque aquellos que en algunas buenas obras se ocupaa siempre nuestro Soler 
•Dios guia. Trajo acaso que en uno el muy reverendo e sabio doctor Alfonso Garda, Deaa de 
•las Iglesias de Santiago e Segovia : Oidor de la Audiencia del dlcbo Señor ley, edelCon- 
•sejo: e yo por Embaxaiores del dicho Señor Rey de Portugal fuemos enviados: en la qaal 
•embaxada como ovlesemos algunos espacios para excrcitar nuestro espíritu, o veyeodo 
•yo la gran suficiencia que en el dicho Dean era para lo romanzar lo que del dicho libro 
•fállesela, e á ruego e instancia mía de se hoponer al trabajo de lo comenzar a el plago, 
•Y asi de diez libros que hay en este dicho libro , el dicho Señor Pero Lopes romanzo les 
•ocho hasta la meitad del capitulo que habla del Rey Asturde Inglaterra que es dicha la 
•grand Bretaña : e Morterete su fijo, e dende en adelante romanzó el dicho Dean, el dicten- 
•do, e yo escribiendo, los quales lo hicieron muy bien guardando su Rethortca seguneqie 

•por el paresce Ahora e en memoria suya el presente Prologo e Arenga ordené cea 

•algún tanto de administración del dicho Dean e mia... Acábese esla obra de romanzar ea 
•la Embaxada recontada a treinta días del mes de setiembre Año del Señor de mili o qaa- 
•troclentos e noventa e dos años. 

(*) Adelante le nombra Alfonso (como corresponde) : y esto fué D. Alfonso de Cartaama, 
que también se apellidé García. Véase D. Meólas Antonio.- v el maestro Flores en el 
tom. XXVI de la España Sagrada. 

(") Algunas vece? usa oponer, en lugar de poner. 



DBL SIGLO XV. — SEVILLA. 99 

50. «Ordenanzas reales por las quales primeramente se han \ 

»de librar todos los pleytos civiles y criminales, e los que ÍK>i'(p nrt nHii 
•ellas no se fallaren determinados se han de librar por lasotras i ünaaa# 
•leyes e fueros e derechos. J 

A la vuelta está !a Tabla de los libros y títulos, á la que se sigue el Pro- 
logo: en el folio iiij dice: 

•Por mandado de los muy altos e muy poderosos serenissimos e Xpia- 
•nissimos Principes Rey D5 Fernando e Reyna Doña Isabel nuestros Seño- 
•res compuso este libro de leyes el doctor Alfonso Diaz Montalvo Oidor de 
•su audiencia e su refrendario e de su consejo. 

llene todo el libro (con la tabla del principio) cxiiij folios, y en este 
último dice: 

•Fue emprimido este presente libro en la muy noble e moy leal Cibdad 
•de Sevilla por tres alemanes compañeros. E acabóse k quatro días de 
•abril. Año de la salud xpiana de mili quatrocientos e nóvenla e cinco años. 

Escudo de los impresores, esto es J uan: Magno: y T bomas, que se 
pondrá adelante. 

Letra de tortis, tomo en folio impreso en dos columnas. De mi uso. 
Reimpreso en Salamanca año de 1500. 

51. (1496.) «Repertoriura Montalvi, seu Gompilatio Legum & Ordina- 
•tionum Regni Castelle. Hispali per Meinardum Ungut & Sianislauní Polo- 
»num auno MCDXCVI. iv idus Februarii. 

Este índice procede en latin, á diferencia deotro que hizo en castellano, 
y le va glosando según su costumbre y la de aquel tiempo. 

índice sevillano manuscrito y D. Nicolás Antonio. 

En la Real biblioteca hay dos distintas ediciones de esta obra que he 
visto: la mas antigua, que juzgo es la presente, no tiene fecha de año, ni 
«alarde impresión, acaso porque le falta alguna hoja. La otra se imprí- 
malo en Salamanca año de 1549, como se verá en el tomo siguiente. 

^B. «Alphonsi Camerae, patria ex opido Viena Conchcnsis dioecesis, 

* jjocoltectio» si ve Brachyologia , vel Epitome Sacramentorum Sanclae Matris 
"* «Eoclesise. additionibus et nptis mar¿inalihus locupletior in lucem ernissa, 

* ^^om libello de Doctrina Christiana. Hispali apud Johannem (Pegnicer) de 

* ^taremberga. anno MCCCCXCVI. 4.* 

Maittaire Annal. Typoaraph. Tom. I, part. II, pág. 622, y D. Nicolás 
^-Monio. Tom. 11, pág. 339. 

53. »Las ecc (copien) de Juan de Mena. Bec sub iconismo Auctoris genu/lcxi 
' tmo Jokanni II. librum offerentis. e. comienza el laberinto de Juan de 

■•«nena poeta castellano etc. Aa calcem: Acabanse las ccc. de Juan de mena 
** impremidas en Sevilla á instancia y espensas de Juan Thomas favario de 
^Iwraelo del condado de Pavía, en el ano de Mili ccccxcvi. a xii de Ene-* 
^**¡o. Chati, golh. longiusc. Signat. Fol. 44. 4. a 

Así Miguel Denis, que dice se le prestó un amigo para verle. Es sin 
«oda edición rara y estimadísima por sus circunstancias. 

54. (1497.) »D>n Gaspar Gorricio de. Novara, Monge Cartuxo de Se- 
rvilla: Contemplaciones del Rosario, traducidas ai castellano por ol Ba- 
chiller Alonso de Logroño (1), Canónigo de la Sania Iglesia de Sevilla, 

O) Puede sospecharse con fundamento que este bachiller LOGROÑO es el mismo que 
CUaPedraza en la Historia de Granuda, pune IV, cap. VIH, y el padre maestro sigüenza en 
^aVUadeSan Gerónimo, donde traen una carta de la reina Católica d »ña Isabel . escrita 
*1 tnebispo dg Granada D. fray Fernando de Taluvera, que 'tice: Y mandad á LOGROÑO qus 
**tfcf «tao del CArixixano (esto os . traducir el vitam christi) con su romance y latin, como 
bÜ*e,ka±ta acabarle: y aun querría que entre lanío me enviase lo que tiene escrito . Véase 
«liifir citado; y D. Nicolás Antonio en el tomo II de la Blbliotbeca nueva, pág. 4M. Esta 
•tea corre traducida con el nouibre de fray Ambrosio Montesino; pero pudo haberlo he- 
&• par haber faltado Logroño , ó por otro motivo ; á uno y otro se to encomendó la reina, 
»»• per ellos consta. 



100 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»Año de 1497. por Meinardo Ungut, y Stanislao Polono. en Sevilla. 8/ 

índice sevillano manuscrito y advierte que es de escelente letra é im- 
presión. 

55. «BOECIO BE COSOLACION E 
«VERGEL DE CONSOLACIÓN 

Esta es la Portada en letras gruesas Monacales, 

Al fin dice: 
«Acabada y imprimida la presente obra del Boecio en la muy noble y nmy 
«leal Ciudad de Sevilla por Meinardo ungut Alemán: e Lanzalao Polono 
«compañeros, a diez y ocho días del mes de Hebrero de Mili, ccccxcvij. 
«años. fol. 

En el Prologo entre otras cosas dice: 

jf Por ende Embernat Juan doncel habitador de la Cibdad de Valencia 
«rogo k mi fray Antonio de ginebreda del Orden de Predicadores dellar- 
«cefona , que por quanto el havia grand afectación de aver la dicha obra 
«complida que yo quisiese suplir los dichos desalimientos &c. , 

Letra de tortis. Librería del Sr. Velasco , donde tomé esta razón. Con 
esta obra estaban encuadernadas otras, y entre ellas la de Hernando V*x- 
quez de Tapia: las que dicho señor hizo encuadernar separadas, haciendo 
de un volumen tres , como se dice sobre la de Vázquez en el artículo si- 
guíenle. 

De otra traducción de Boecio se hablará en el tomo siguiente; y entre 
tanto el que desee mas noticia puede consultar el Ensayo de traducto- 
res, etc., del erudito D. Juan Antonio Pellicer en el artículo de Fr. Alberto 
de Aguayo, donde menciona otra edición de Fr. Antonio Ginebreda hecha 
en Barcelona el año de 1493, la que no he visto. 

(El Sr. Cerda en las Notas A su nueva edición de las obras de Francisco 
Cervantes Salazar. Madrid, 1772, 4.*, pág. 23, nota 6, dice, que el Boecio 
traducido por el P. Ginebreda se imprimió en Sevilla con el Verjel de Con- 
solación, auo 1499, por Meinardo Ungut alemán. Con que ó esta errado el 
número por 97, ó hay esta edición mas. F.) 

56. «VERGEL ÜE CONSOLACIÓN 

Esta obra se imprimió junta con el Boecio de Consolación, como se 
propuso en el título del artículo pasado. 

Al fin dice: 
«Acabada y imprimida fue la presente obra del Vergel de Consolación en 
«la muy noble y muy leal Ciudad de Sevilla por Meinardo ungut Alemán: 
»e Stanislao Polono, compañeros, k xxj. días del mes de Octubre de 
•mili. cccc. xcvij. años. fol. (1). 

57. En el artículo antepasado de Boecio, etc., queda ya anunciada la 
obra de Tapia que dice: 

»Obra hecha por Hernando Vázquez de Tapia, escribido en suma algo 
»de las fiestas y recebimiento que se hicieron al tiempo que la muy es- 
aclarecida y excelente Princesa nuestra Señora Doña Margarita de Flandes 
«hija del Emperador Maximiliano desembarcó en la Villa de Santander» y 
»asi mismo de como fue festejada del Señor Condestable de Castilla, y de 
«corno vinieron el Rey y Principe nuestros Señores k su alteza, y de como 



(1) Don Rafael Floranes dice que la obra del Vcrgil (es de autor posterior y castellaa*, 
ó si latino , a lo menos traducida en esta lengua por algún español no conocllo. Citas* ea 
ella el Libro de las Vidas de los Padres del Hiermo , que es cosa posterior ¿ Boecio. De so 
quinta y última parle , tratado 19 , se copla un gran pedazo tocante á la artlstad t il li H 
' la cuarta partida y de su ley 7, titulo último en la edición de las Partidas ea Sevilla 
año 1491, por Ungut y compañeros , concluida á 15 de octubre en dos tomos de folio mayor. 
De cuyo trozo con error en la edición de las mismas Partidas en León de Francia ato 1HH 
se formaron las leyes 8 y 9 con sus rúbricas ó epígrafes respectivos, a riesgo de que so 
creyesen propias de 0. Alonso el Sabio, autor de las domas. Véase todo y consideras* 
bien F ) 



DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 101 

•el Reverendissimo Señor Patriarca en un lugar que se dice Yillascvil (1) 
«tornó las manos al Principe y Princesa nuestros Señores, y de como lie- 
■garon todos juntamente , sábado de Ramos (19. de Marzo de 1497.) á la 
«Ciudad de Burgos, adonde los Principes nuestros Señores fueron sun- 
tuosamente recibidos &c. (2): 

Comienza el Autor. * 

»Quando en este mundo lanzados nos vemos 

Y sigue describiendo su obra ea 152 octavas, cuyo final dice: 
•Su gloria y morada después alcancemos. 

líota. Ms. original del Sr. Velasco.— «Fue impresa esta obra en Sevilla 
•año de 1497. junto con el Boecio de Consolación, traducido en Castellano 
«por el Padre Ginebreda, y con otros varios tratados que he hecho en- 
cuadernar cada uno de por si &c. Yelasco. Madrid, Marzo 19. de 1788. 

58. En este mismo año se imprimió en Sevilla, en folio, el Tratado de 
San Buenaventura titulado: 

«Forma noviciorum 
lo que se espresa en medio de la plana sin otra cosa: á la vuelta comien- 
za la Tabla de los tres libros que comprende la Forma de los Novicios. 
Sigue después la del Tratado Imagen de la Vida, 6 de una breve Información 
para plantarla en el alma, y la del Árbol de la Vida: todas estas obras com- 
puestas por el Reverendo Padre é Señor San Juan Buenaventura seráphico Doc- 
tor, cuyos dictados se ponen al principio de este tratado en el folio ex vii. 
intimamente se halla la Tabla del libro intitulado Isaac de Syria, con este 
epígrafe. 

«En la fin de este libro se contiene un tratado compuesto por el Revé- 
■rendo Abad llamado Isaac de Syria: elqual es muy provechoso para nos 
•enseñar como debemos seguir las virtudes, e para fuir de los vicios. 

En el folio cxxvii. b. dice: 
•Sígnese el libro que es llamado Isaac de Syria. 
•El anima que ama & Dios : en Dios es su reposo. 

Y concluye- 
lo omne si tu guardas estas ordenanzas e mantienes a ty mismo en los 

•pensamientos de Dios: la tu anima será luz de Xpo e no caerá en tinie- 
•blas, ayudado aquel a quien sea gloria e honra e virtud con el padre e 
•el spu santo por todos los siglos Amen. 
Finaliza el todo: 
«Acaba el Libro que compuso el glorioso seráfico Doctor Sant Buena- 
ventura, llamado Forma de los Novicios: et el tratado del mesmo Doctor 
•quefabla de las demandas et respuestas del anima: con otros dos tra- 
ídos Inpremidos en la muy noble cibdad de Sevilla, por. Meynardo un- 
■got alemán. etStanislao polono compañeros, a xxvj. aias del mes de Ju- 
»nio año de Mili. cccc. xevij. 

Escudo de los Impresores, véase adelante. 
El libro está impreso en dos columnas, letra grande de tortis, papel 
(meso, y tiene CLXI1. folios sin los dos pliegos de principios. Parece jun- 
taron estos tratados por ser de una materia, aunque de diversos autores. 
Obra muy aprecíame por todas sus circunstancias; la cual existe en la 
librería de los agustinos de Yalladolid, según la noticia que de ella tengo, 
comunicada por el R. P. Presentado Fr. José Abila , su actual prior : el 
que añade dos notas manuscritas que tiene en la primera hoja (8). 

(1) la el Valle de Toranzo. 

(!) (•Ten ese mismo di a la hizo aili la oración de recibimiento y bienvenida á nombre 
•illa Ciudad el Lie. Castillo, Regidor de ella y su Comisionado para el intento. Asi consta 
*ei el primer Libro de Acuerdos del Ayuntamiento de esta de Valladolid , á cuyo principio 
■Meofta: porque éstate buvo de Informar de lo ejecutado allí para no faltará lo mismo 
•cnato llegase el caso. Y aunque Inédita, se omite aquí en gracia de los lectores, pare- 
•dudóme que van á perder bien poco en ello, no teniendo por donde envidiarla las de Ci- 
•cerea, y Démostenos. F.) 

(t) La una dice: »Este libro tuvo á su uso el P. fr. Pedro de la Torre , Portero que rué 
»deeste Convento^de S. Agustín de Toledo) «8. año-, sin salir #e casa en todos ellos arriba 



102 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

09. (1498.) «Guido Cauliaco, Inventario, 6 Colectarlo en la parte chi- 
«rurgica y medicinal , traducido al castellano. Sevilla 1498. fol. 

Librería del Sr. Yelasco. El Abate Diosdado le intitula Trataio de Am- 
totnia, que juzgo es el mismo, y dice le imprimió Lanzalao Polono y sus 
compañeros el dia 26 de febrero del citado año. Miguel Denis en la par- 
te 1, de las Adiciones á Mattaire, pág. 346, trata de esta obra, pero im- 
presa en italiano el año de 1493. 

60. «Peregrina, seu Peregrina Glosa Bonifaciána a compilatore Bonifa- 
cio Lusitano Ulysiponensi, sive juris Legum conclusionumque glosaram 
»ab ipso Bonifacio. 

Así pone este título Maittaire : el Sr. Floranes dice que tiene el siguien- 
te, y nada mas: 

«Peregrina & compilatore glossarum dicta Bonifaciána. 
Al fin: 

»Exactum absolutumque hoc preclarum atque insigni opus PEREGRINA, 
«mandato, opera et impensis LAZAR! de GAZAN1S sociorumque: Ipresum 
«per nos Meinardum Ungut Aiemamim, et Stanislaum Polonam, socios» 
«armo Incarnationis salutifere MCDXCV1II. die xx. Decembris. 

Tomo en folio de 552 hojas , con el escudo de esta compañía de im- 
presores, que se pone delante. Del Sr. Floranes (1). 

61. nDisputatio de Gonceptione Beatae Mariae Virginis , fratris Vincen- 
« tii de Castronovo Ordinis Praed i ca toruna. Hispali per Iacobum Villajra- 
»sa. MCCCCXCV1H. 

R. P. Ribas. 

62. «Coronica del Gid Ruy Díaz. 

Al fin dice: 

»Aqui fenece el breve tratado de los hechos et batallas que el buen 
»Cavallero Gid Ruy Díaz venció con franco et ayuda de Dios nuestro Se- 
»ñor. El qual se acabó en el mes de mayo de noventa y ocho años: y fue 
«empremido por tres compañeros Alemanes en la muy noble y muy leal 
»Clbdad de Sevilla á Dios gracias. 4/ 

Así Miguel Denis, parte I. pág. 443, y dice que existe en la Biblioteca 
Cesárea de Vindobona (hoy Viena). Libro rarísimo. Novísimamente ha es- 
crito é impreso con aplauso el R. P. M. Risco la Historia del Cid , sepa- 
rando lo verídico de lo fabuloso, como se verá á su tiempo. 

•de dos ó tres veces mandado por la obediencia. • . Mario miércoles nueve días del Mes 
»de Junio del año de mili y quinientos y noventa y siete años. 

La segunda nota es de un fray Juan de Velaseo, que murió en Toledo ea M do noviem- 
bre, Jueves, del 1611, con olor de santidad. Del Torre trata el maestro Berrera en el Alaba- 
brto Augustiniano y en la Historia del Convento de Salamanca; del Velaseo, ol nuestro 
Vidal en el tomo II de los Augustlnos de Salamanca, pág. 3tl; y yo tengo escrito ■■ trovo 
resumen de su vida probando que el presente (ñubo dos de un mismo nombro y apétlléo) ane> 
rió con olor de santidad, y fué hijo del convento de San Felipe el Real.— Véase ta el toase II 
en la Imprenta de Sevilla, año de 1B8. 

(1) Acerca del autor de esta obra se puede ver el tomo II, de la Blbliotheca vetaa do dea 
Nicolás Antonio con las notas del Sr. Bayer, pág. 188 y 380 , en donde dice que ambo éao 
autor js que escribieron dos diferentes obras , pero con un mismo titulo, esto os , La ftrt- 
§rima. Dlstinguense per los nombres y por los tiempos: el uno se llamó Gonzalo flerofar 
4e Bustamante, obispe de Segovia , el cual murió en el año de 1391, y de él tratan Mego 
de Colmenares, Gil Gontalez, Garinay y otros. 

El segundo fué portugués, y se llamó Bonifacio , el cual vivió en ol siglo sigílente, y 
compuso otra Peregrina , á la que llaman Peregrina Bonifaciána , que es la presente. II 
4ue desee mas noticias acuda á los lugares citados y á la nota siguiente. 

(To entiendo se equivoca», y quo no bubo mas que una Peregrina, compuesta por el 
obispo de Segovla Bnslamantc, en romaneo, y trasladada luego al latín por ol doctor lo- 
niraelo Pérez de Lisboa cuando la blio la Gtota bajo de Enrique IV, ea quo nos vlné do 
Portugal este Jurisconsulto, en la familia de su mujer la reina doña Juana. D. Nicolás Anto- 
nio babló de esta obra por tres veces con harta variedad y poco conocimiento, Ub. IX, 
cap. vil , nú m. 378 ; lib. X , cap. XII , núm. «48 y 646, y cap. XVI , num. 910. Bstoao paos á 
¿as correcciones que aquí bago. F.) 



PEL SIGLO XV. —SEVILLA. 103 

63. «Historia de Enrique fi de Oliva. 

Finaliza: 
•Fue emprendido en la muy noble et muy leal Gibdad de Sevilla por 
•tres Alemaues compañeros en el año de Mili y quatrocientos et noventa 
•et ocho años á veinte dias del roes de Octubre. 4.* 

Así Denis, parte I, pág. 444, advirtiendo que está impreso en letra góti- 
ca , ó de tortis, y que existe en la Biblioteca Cesárea. 

€4. (1499.) »Vocabularium ecclesiasticuní partim Latina, partim Hispa- 
»na lingua script'im, Elisabethae Reginas nuncupatum. Auctore Roderico 
•Fernandez de Santa-Elia. Hispali 1499. fol. 

D. Nicolás Antonio en la Bibliotheca nova. 

De este Vocabulario bay varias reimpresiones que se verán en el tomo 
siguiente. (El Autor , según su Prólogo á la reina donde la hace grandes 
elogios, quiso que este libro se llamase el Peregrino, por haber sido fru- 
to de su peregrinación á Sicilia. F.) 

•5. -Roderici de Santa-Ella. Sacerdolalis lnstructio. Hispali per Nu- 
•remberga (esto es. Juan Pegnicer de Nuremberga) Año de MCD.XCIX. 4.* 
índice sevillano manuscrito en el que se advierte que no suena el 
Paulo, y sí los compañeros Magno y Thomas. 

66. »Las GCG. de Juan de Mena con la glosa de Hernando Nuñez de 
•Toledo. Sevilla por Juan Pegnizer, Magno, y Thomas en xxviii. de Agos- 
»to de MCDXC1X. fol. 

índice sevillano manuscrito. Del Comendador del Orden de Santiago 
que alosó estas coplas, véase D. Nicolás Antonio en el tomo I, de la Bi- 
bliotneca nova , pág. 384. Otra edición queda mencionada en el año 
de 1496, en Sevilla, pág. 99. 

€7. «Coronación compuesta por el famoso poeta Juan de Mena : al 
•muy illustre cavallero don Iñigo López de Mendoza marques de San- 
•Liliana. 

Esta es ia portada abierta en madera, letra monacal muy crecida. 

En la segunda hoja , el mismo Epígrafe , y Prologo 
f Los que á la su contemplación españa non truxo fama de un solo 
•hombre... 

Finaliza: 
•Acabanse las cinquenta de Juan de Mena sobre la coronación de yñigo 
•Lopes de Mendoza , á cinco dias del mes de Noviembre, año del nasci- 
•miento del nuestro Salvador Jhesucristo de mili. cccc. x. cix. años 

Tomo en folio sin numeración, impreso en dos columnas con letra de 
tortis. No tiene lugar de impresión, pero la supongo hecha en Sevilla. De 
Don Francisco Javier de Santiago Palomares. 

68. (1500.) En el folio I, de este libro intitulado CARRO DE LAS DOS 
VIDAS hay una estampa abierta en madera , alusiva al título y contenido 
de la obra: 

Y en el fol. II, dice: 
»4 gloria de Dios e información del próximo comienza este libro nueva- 
emente compuesto e copilado por Gómez Garcia clérigo Presbítero de la 
•cibdad de Toledo: e traido de latín en romance de muchos libros e par- 
Mes de la sagrada scriptura. E dirigido e ofrecido primero e principal- 
•mente a la generosa muy noble e muy devota Señora Doña Leonor de 
«Silva, monja profesa en el Monesterio de la Madre de Dios de la inesma 
•ciudad... 

Al fin: 
•Acabóse este presente libro intitulado Carro de dos vidas : es á saber, 
»de Vida activa e vida contemplativa. El qual fue empremido en la muy 
•noble e muy leal Ciudad de Sevilla por arte y endustna de Juanes Pegni- 
»zer de Nuremberga e Magno de herbot de fíls (1). el qual se acabo a 

(1) Véait adelante en los Impresores, pág. It9. 



104 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»xxiij. días de Julio año del nascimienlo de Jesu christo. Mili e quinien- 
tos años. 

»Deo gracias. 

Sígnese una Nota que dice: aprobaron esta obra el Doctor D. Fernando 
de la Torre Arcediano de Reina y Provisor; y Maestre Rodrigo de Santa 
Ella Canónigos de Sevilla. 4/ 

Impreso en letra de tortis, á línea tirada: existe en la Real biblioteca. 

69. «Los proverbios de Séneca, 

Al fin: 
•Acabanse aqui les proverbios de Séneca a costa y misión de los konra- 
»dos señores Guido de Leazaris : & Lázaro de Gazanis mercaderes da 
» libros: Impremidos en la muy noble y muy leal Cibdad de Sevilla por 
«industria y arte de Johannes pegnizer de Nuremberga y Magno berfiot 
»de üls. Acabáronse a diez y ocho dias de Febrero en el año d'l nasci- 
» miento de nuestro señor Mili & quinientos años. fol. 

Del Señor Arcediano Foguet, y en la librería del Sr. Florales: Cua- 
derno en fol. de 72 hojas. 

70. «Improbatio. alcorani. 

Sobre este título (de letra monacal muy crecida) hay una grande es- 
tampa en que se ve un religioso dominico en su cátedra con un libro, dis- 
putando con algunos turcos ó mahometanos : y á la vuelta de la hoja: 

»Cunctis xpiane fídei cultoribus sanctarumque virtutum. zelatoribus 
»f Frater antonius de la pegna sacratissimi ordinis predicatorum in 
«prouinciahyspanie inutilis. ac immeritissimus prior prouincialis. & P. D. 
«Scio. Uera bona neminem assequi posse: qui extra euaagelicam legem 
•degit... 

jp tncipit libellus fratris ricoldi ordinis fratrum predicatorum sacre 
«theologie proiessoris contra legem sarracenorum : prohemium. 

»Quot sunt dies serui tui? quando facies de persequcntibus me iudi- 
»cium? Narrauerunt... 

Acaba: 
»e inconuenies: standum est in in pmo. s. Q euSgeliQ sit lex a deo setissi- 
»ma parit e obseruabil - mudo Qd - nob -concedat ihs xps. Amen. 

¡f Explicit libellus intitulatus contra legem sarracenorum editus k fra- 
»tre Ricoldo florentino de ordine predicatorum: sacre thcologie professore. 
» Jmpressus Hispali : per Stanislaum polonum. anuo a natiuitate dñi un 
»iesu xpi. m. d. xx. die marcii. 

Monasterio de Monserrate. R. P. Ribas (1). 

71. «Statuta, seu instructiones á Didaco de Dezí\, Ordinis Predicato- 
»rum. Hispali ex ofticina Inquisitionis anno 1500. 17. Junii. 

Echard, Escritores Dominicanos. 

72. «Mothaphysica Magislri Pelri Dagui. 

Tiene dos partes, la primera consta de tres prolijos preámbulos: y la 
segunda de su Exordio , y después: 



(t) Fabrlcio en el llb. Vi, cap. XVII de so Blbliotbeca, pág. 90, dice que 
Monte Crucio. á quien algunos llaman ¿'«Ido .Imprimió Improbationen Alcorani, y que coa 
este titulo se Imprimió en Sevilla el año de 15S0. (Sospecho que e* errata, y que faalaroa 
las dos xx que son del mes con la 1/ y la D que es el ano). Con el título de rropugnucutmm 
fiiei se imprimió en Venecia en el 1609. 

I). Nicolás Antonio en la Blbliotbeca Nova, en el articulo de fray Aotonlo de la Pela 
re fu» re que este fué el primero que publicó el libro contra legem Sarraceno™* de Ricoldo. 

El Sr. Floranes anota que (fray Antonio de la Peüa fué un grande redentor de raros y 
precioso* libros que iban á destruir los libreros y encuadernadores ; y llegando fray Aa- 
tonlo, I03 sacaba dol peligro y rescataba. Dlcbo señor tlone eo su librería signaos coa 
notas su) as en que lo previene asi , y en particular uno muy esquislto eo vitela que rescaté 
de las manos de su Bibliopola , qui tolebat eum 4esiruere. Dios le habrá premiada tan boa- 
ñus obras, y las premiará también a los que se eje re i leo eo las mismas. F.) 



DEL SIGLO XV. —SEVILLA. 105 

«Sequitur secunda pars bujus praesenlis operis, quae est de formali- 
•tatibus 

Tiene también osla clausula: 
•Composuit Magister Petrus Dagui hoc opas in Regno Majoricarum in Po • 
•dio Rande 20 die Septembr. anno Domini 1485. 

Y al fin de toda la obra: 
«Absolutum opus de formalitatibus cum quibusdam praeambulis intro- 
•ductivisipsarum vulgo nominatum Metaphysica : imprcssum Hispali ope- 
ara ¿l diligentia Stanislai Poloni, impensis .veré domini lohannis Mon- 
»lisserati in artíbus Ma^istri, & in Medicina Bacalarii. Die 22. mensis Ju- 
»uü anno Domini 1500. 

Asi el Abate Diosdado que dice vio (sino se engaña) esta obra en la 
Biblioteca secreta del Colegio Romano : y advierte mas , que Dagui se 
llama en esta obra ministro, 6 capellán de los Reyes Católicos.— Véase el 
año de 1489, en Barcelona, pág. 50, y en el 1491, en Sevilla, pág. 86. 

73. «Claros varones de Castilla, y letras de Fernando de Pulgar. Im- 
preso en Sevilla por Stanislao Polono, e acabóse á 22. dias del mes de 
•Mayo año del nacimiento de N. S. Jesu Christo de 1500. 

Así lo hallo en la vida de Fernando de Pulgar puesta al principio de la 
edición de Madrid del 1789,, de los Claros varones be. donde se advierte 
oue la mas antigua edición es la del 1500. La citada vida la compuso el 

cierno. Sr. D. Eugenio Llaguno, aunque allí se calla el nombre, y seini 

primió por primera vez en Madrid año de 1775, cuya edición en 4.° no lie 

visto. 

74. «Merün, y demanda del Santo Grial. Sevilla 1*500. fol. 

Asi D. Nicolás Antonio en el Apéndice del tomo II, de la Biblioiheca 
Nova, entre los Anónimos, pág. 400. 



IMPRESORES DE SEVILLA 

DEL SIGLO XV. 



ANTONIO MARTÍNEZ , BARTBOLOME SEGURA , v ALPHONSO DEL 
MJBRTO. 

Estos tres peritos impresores, que por sus nombres y apellidos no se 
duda que fueron españoles , suenan en compañía, y tienen la gloria de 
haber introducido eí Arte Tipográfico, sino en el Reino, á lo menos en la 
ciudad de Sevilla, muy á los principios en que po» 1 acá se conoce este in- 
vento, esto es, á los tres años, como consta del final que pusieron en el 
touiual de Alfonso Diaz de Montalvo, donde dicen, que si en cualquier 
tiempo pides ó buscas los primeros impresores que vio Sevilla, se hallará 
<|ue fueron los tres sobredichos Antonio Martínez, ele. 

Si petis artífices primos quos spalis 
olim vidit & ingenio proprio 
mostrante peritos , tres fue- 
runt nomines Martini Anto- 
nius atque de Portu Alphon- 
sus Segura & Bartholomcus 
•M- CCCCLXXYU 

No puedo asegurar que si en cualquier tiempo se buscan los prime- 
ros impresores que suenan en nuestra España , se hallará que son los tres 
mismos Martinez, Segura y Puerto, con antelación á los varios alemanes 



106 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

que después de ellos se siguieron ; ñor cuanto en el año de 1475, hallo ya 
e •■ Zaragoza un Matheo Fland' que les quita esta gloria; pero tienen de 
luego á luego la de ser los primeros impresores españoles que se cono- 
cen, y esto muy á los principios, pues en el año de 1476, á lo menos 
ejercían ya en Sevilla este Arte. 

Aunque el adverbio olim del final del Manual de Montalvo que se acaba 
de citar, no prueba que hubiese habido allí imprenta antes del 1477, pues 
es adverbio ele tiempo , esto es , no solo de lo pasado, sino de presente y 
futuro , por lo que dijeron bien en la espresada nota ota», que si en cual- 
quier tiempo se buscan en Sevilla los primeros artífices de la imprenta, se 
hallaría que eran ellos, etc. con todo eso el adjetivo peritas les da mas va- 
lor de antigüedad,. pues para serlo en el Arte en el año de 1477, en que 
lo espresan , necesitaban tener práctica , y esta no se adquiere tan breve- 
mente: y aunque no declaran en donde la tuvieren, doy por supuesto que 
fué en Sevilla , mientras no conste lo contrario , y por consiguiente exis- 
tencia de imprenta antes del año 1477. 

Pero ¿que es lo que imprimieron estos peritos artífices en Sevilla antes 
del 1477* Yo no veo cosa mas proporcionada ni cercana al tiempo, que el 
Sacramental de Clemente Sánchez de Verdal, Arcediano de Valderas, del 
que queda tratado sobre los años 1476 , y siguientes, pág. 76 , donde se 
percibe mejor lo espuesto. 

Ademas de esto consta que Zúñiga en los Anales de Sevilla (pág. 386,) 
dice q le D. Pedro González de Mendoza su Arzobispo hizo (entiendo «■ 



mir) un docto catecismo y buenas leyes (que juzgo es el Sacramental cita- 
do) para el castigo y reconciliación: lo que fué por este tiempo, y junto 
todo pe- suade prudentemente que estos son los primeros frutos que se 
cogieron en Sevilla de este noble Arte por medio de nuestros tres primeros 
españoles. 

Estos mismos reimprimieron en la ciudad de Sevilla en el año de 1477. 
elsobredicho Sacramental de Clemente Sánchez á instancia y por manda- 
do del lllmo. Sr. D. Pedro Fernandez de Solís, Obispo de Cádiz y de las 
Algeciras, como se ve en la pág. 80. . 

Tercera vez volvieron los mismos tres tipógrafos ¿ reimprimir el Sa- 
cramental en Sevilla el año siguiente 1478. 

En el de 1480, proseguían en Sevilla Bartholome Segura, y Alphonso 
del Puerto (no suena Antonio Martínez, que acaso se había separado) los 
cuales imprimieron el libro de Fasciculus iemporum. cuya edición es tan 
rara, que en parte alguna la hallo mencionada, pero existe, y he visto 
dos ejemplares. 

Prosigue la memoria de Alphonso del Puerto en el año de 1482, en que 
imprimió en la misma ciudad la Ch roñica de España por Valera: no sue- 
nan los compañeros. Véase en la pág. 85. el Elogio que allí se hace de la 
Reina Católica ; de la imprenta , de Miguel Dachaver , y García del Castillo 
los cuales costearon la impresión. 

Año de 1485, vuelve a oirse el nombre de Antonio Martínez, el cual 
imprimió en Sevilla el Espejo de la Cruz: pero aquí añade segundo Apellido 
de Martínez de la Talla, y no obstante esta variedad le reputo un solo 
Antonio, el cual se hubo ele separar de sus compañeros, y poner impren- 
ta aparte, que es cuanto de estos tres famosos artífices españoles puedo 
decir. 

PAULO DE COLONIA: JUAN PEGNICER DE NUREMBERGA: MAGNO: y 
THOMAS, alemanes, y compañeros. 

Después que ce«a la memoria de nuestros patricios impresores en Se- 
villa , empieza á oirse la de una compañía de cuatro alemanes, que por lo 
regular tomaban el sobrenombre de su patria ó lugar, como se irá viendo 
en los impresores de esta y otras ciudades. 

En el año de 1490 imprimieron Paulo de Colonia y sus compafieros el 
Universal Vocabulario en latín y romance de Alphonso de Patencia , en 
cuyo final pusieron su escudo con tinta encarnaría, en que están las ini- 



DEL SIGLO XV. — SEVILLA. 



107 



dales de sus nombres, que es como se sigue; esto es, P auto de Colonia: 
\ uon Pegnizer te flurcmberga: M ugno, y T nomos. 



Mm 



MT 



Estos mismos imprimieron en el año de 1491 las siete Partidas, y al 
fin pusieron el citado escudo. 

En el propio año do 1491 apareció en Sevilla otra segunda compañía 
de Alemanes, Meinardo Ungut y Stanislao ó Lánzalo Polono, los cuales 
imprimieron á competencia, según dicen, las mismas Partidas. De estos 
se tratará después. 

Prosigue la primera compañía en el año de 1491 , en que imprimid las 
Vidas de los Varones ilustres de Plutarco y otras diferentes obras; pero 
en algunas solo se espresa el nombre de Paulo , si bien que añade & tocios. 

En el año de 1495 imprimieron el tomo de las Ordenanzas por donde se 



108 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



han de librar los pleytos &c. y también pusieron su escudo ; pero en él falta 
la P. de Paulo, como mejor se percibe por el diseño. 




El Paulo se hubo de separar de los compañeros; pues en el 1496 sue- 
na solo en la Brackiologia de Alphonso de la Cámara. 

En el año de U99 se encuentran juntos Juan, Magno, y Thomns, los que 
en 28 de agosto acabaron de imprimir las CCC.**» de Juan de Mena con la 
glosa de Hernando Nuñez de Toledo. 

Los Proverbios de Séneca se acabaron de imprimir en 18 de febrero 
del año de 1500, por Juan Pegnizer de Nuremberga, y Magno herbst de fds, 
á costa de Guido de Leazaris, y Lázaro de Gazanis, mercaderes de libros. 

El impresor Juan Pegnizer es conocido en Sevilla desde el 1490 y tam- 
bién el Magno, pero ahora suena con el apellido de herbsdefils, cuyas vo- 
ces oscuras no es fácil descifrar. El abate Diosdado las interpreta (aunque 
no lo asegura] heredes & filios, lo que á mi no me cuadra; |y si no me 
engaño iuzgo las he de dar sentido perceptible y claro. Una madeja de 
seda embrollada y con muchos cabos sueltos , no es fácil devanarla mien- 
tras no se desenrede y atienda á cada uno de por sí. 

Este Magno se llamó también Juan, y es uno de los compañeros de 
Paulo dn Colonia en Sevilla, lo que se va" A probar. En el tomo I, parte I, 
pág. 145 de los Analrs tipographicos do Maittaire se pone un índice cronoló- 
gico de las ciudades é impresores de que tr-.ta en su obra , y en el año 1481, 
dice : Venetiis Jo. Colon. Nicol. Jtmson. & socii. Arte & Typis Johannis Htrbort 
de Silgenstal Alemani. 

El mismo Maittaire en el tomo I , parte II , pág. 4.19 y 449, dice: "Biblia 
vlotina. Exactum est inclyta in urbe venctiarum sacrosanctum volumen bi- 
»blúe, integerriiTiis expolitisque literarum characteribus magistri Joannis 
•dicli Magni Uerbost de SiUjenslat Alemani, qui salva omnium pac, ausiin 



DEL SIGLO XV. -<~ SEVILLA. 



10» 



»Ulum aíBrmare, ceteris faciló omnes h&c tempestóte ¿upereminet; olym- 
•piadibus dominicis, annó vero 1483. pridie Kaleñdas Novembris. 
fol. Vepetiu. 
Al pie pone los versos siguientes, que hacen no poco honor á Magno: 

»Quintius Emylianus Cymbriacus Poeta lau. 
»Qui primus Latías effinxit in seré litaras, 

»En docuit sacros aere notare libros : 
»Nonne putas dicti coelum superasse Myronis? 

»Phidiacas Veneres Pa^rhasiosque Joves 
»Qunc ego Dedalios etiam viciase labores 

»Hunc ego Palladlas credo habuisse manus. 

Ya tenemos aquí cogido este cabo, pues consta que Magno se llamó 
Juan , Jaannü dictt JTofn» : ol k*rb$ está claro ser el apellido , esto es, Her- 
bost: y el fils abreviatura del lugar ó patria Sthiw«ulaí, ó Sdgenslat, como 
dice en otras partes, con la pequeña equivocación (que acaso es la que 
mas ha ofuscado) de poner f en lugar de la # larga, esto es, flh en 
vez de $üs : en lo que no me queda duda, y el que la tenjga desátelo mejor. 
No he visto ningún libro con estos finales para combinar estas especies. 

Al Paulo de Colonia de Sevilla le juzgo hermano, ó hijo del Juan de Co- 
lonia, que queda citado de Venecia, cuya familia andaría por diferentes 
proYincias y lugares , como sp ve en otras muchas. 

Bl firmarse nuestro Juan con el seguudo nombre de Magno, presumo 
fué por no tropezarse en las letras iniciales de sus nombres que ponían en 
ei escudo , esto es , con dos Juanes : yo así lo considero. En el 1501 y 1502 
Mguia imprimiendo en Sevilla, como se verá en el tomo II. Los franceses 
llaman á Magno fCron,, que es lo mismo , y cuanto á mí me ocurre. 

MEYNARDO t> MENABDO UNGÜT, 
y STANISLAO POLONO. 

• 

Casi al mismo tiempo que vino á Sevilla la compañía de impresores 
de Paulo de Colonia , de que se acaba de tratar, empieza á oírse en el año 
ii 1491 la de Meynardo üngut y Stanislao ó Lanzalao Polono que es lo mis- 
mo. Estos imprimieron con igual suceso que la compañía de Paulo , como 
se vean el libro de fray Diego Deza, del Orden de Predicadores , en cuya 
defensa de Santo Thomas sobre las proposiciones del maestro Nicolao de 
Lira , ect. , pusieron al fin su escudo o armas con las iniciales de sus 
nombres Meynardo y Stariülao, como mejor se percibe por el mismo es- 
cudo: 




110 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Las Partidas del rey D. Alonso las acabaron de imprimir en 25 de oc- 
tubre de 1491 , y fué a competencia con las de la compañía de Colonia, 
como ya queda insinuado , en las que también ponen el escudo. 

Prosiguieron imprimiendo los libros de las guerras de Flavio Josepho, 
traducidos por Alonso de Patencia , y los dos libros contra Apion los aca- 
baron en el año de 1492. 

En el 1493 imprimieron el Breviario Toledano y las Ethicas de Aristó- 
teles. Diego de Colmenares dice que imprimieron también el Breviario 
Segoviano. 

Los Proverbios de D. Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, 
los acabaron en 15 de noviembre de 1494. 

En el 1495 el Bocacio . Caída de Principes. 

En el 1496 el Repertorio de Montalvo. —En este mismo año los veo en 
ti ranada, y es regular los llevase allí el señor arzobispo D. Fr. Fernando 
de Talavera para imprimir el Vita Chriiti de Fr. Francisco Ximenez. 

En el 1497 imprimieron en Sevilla el Boecio de Consolación y las Con- 
templaciones del Rosario , truducidas al castellana por el bachiller Alonso 
de Logroño. Asimismo el tratado de San Buenaventura intitulado Forma 
Notieiorum, con otros dos del propio Santo; y el del abad Isaac de Siria: 
todos en castellano.. 

En el 1498 la Peregrina ó Glosa Bonifaciana. 

En el año de 1500. El Ordenamiento de los Reyes Catholicos á 26 de no- 
viembre. Aquí suena ya solo Stanislao Polono , y poco después se ve que. 

»Stanislao Polono. varón precipuo del arte impresoria imprimió... en 
ala noble Villa de Alcalá de llenares á 22 días del mes de Noviembre 
»de 1502 el Vita Chrisli del Cartuxano. 

Por este tiempo parece se separó de Meynardo ó murió este; pues d 
Stanislao suena solo en las Ordenanzas reales, donde dice que era Imtprim- 
dor de libros . estante en la Villa de Aléala de henares, año de 1503, como se 
puede ver adelante sobre aquella imprenta. 

JUAN GENTIL, y PEDRO BRUN. 

Consta que Juan Gentil y Pedro Brun imprimieron en Sevilla en el 
año de 1492 , en cuyo tiempo parece que todo se volvia compañías de im- 
presores estran joros, como lo indican los apellidos. La familia de Gentil 
se tiene por oriunda de Genova y de la primera nobleza, la cual, con' 
motivo del grande comercio que por aquellos tiempos habia en Sevilla, se 
estableció allí. 

El apellido de Brun es comunísimo en Francia. En el año de 1478 im- 
primía en Barcelona un Pedro Bruno, y allí mismo en el 1481, Pere Iru; 
pero no puedo decir si son dos Pedros ó uno solo , á lo que me inclino. 

JACOBO DE Y1LLAGÜSA. 1498. 

De este impresor no hallo mas mención que la que apunté del R. P. 
Fr. Benito Rivas en la pág. 102. 



DEL SIGLO XV. —LÉRIDA. 111 

IMPRENTA DE LÉRIDA: 
(en latín Illerda.) 

1. Una de las imprentas que hacen mucho á mi idea es la presente, 
BHies con ella lleno los años de nuestra imprenta del siglo XV , no tengo 
mioticia de segunda en este año. Por sola esta particularidad, sin otras, e» 
mny recomendable la siguiente : 

f . (1479 ) Breviario lüerdense. 

»Breviarium opus secundum lllerdensis ecclesie consuetudinem ex nova 
-•regula editum clareque emendatum per dominum Laurentium fornes vi- 
— rum doctum eiusdem ecclesie Presbyterum succentoremque prebabita 
«temen ab egregio dechano ceterisque canonicis eiusdem ecclesie licencia 
^•Antonius paláres campañarum eiusdem ecclesie pulsator propriis expen- 
»sis fieri fecit. Impresitque venerabilis magister nenric 9 botel de saxonia 
^alemán* vir erudit' huic clarissimo opere iri urbe lllerde xvi augusti 
T-anno incarnationis domiñice MCCCCLXXVIIll. 

Este rarísimo Breviario, impreso en vitela, existe en la librería de 
los RR. PP. Carmelitas Descalzos de la ciudad de Barcelona, letra N. nú- 
mero 125, según que de él tengo nota sacada por el R. P. Dr. Jaime 
<kresmar. 

3. (1485.) »Augustini'Dati Scribe Senensis Elegantiole feliciter incipit. 

Al fin: 
»Exactum hoc opus lllerde MCGGCLXXXV. 

Existe en el Monasterio de Monserrate de Cataluña, según Nota del 
limo. Caresmar. * 

4. (1489.) El R. P. Fr. Juan de S. Antonio , en su Bibliotheca Francis- 
cana dice que vio en la de la Santa Iglesia de Sevilla un tomo en folio 

Super libros parvos naturales Aristotelis i 

el cual finaliza: 

•Preckrissimi Doctoris , ac in Prov. Aragonie Fratrum Minorum Mi- 
«nistri meritissimi Fratris Petri de Castrovól professoris eximii opus peru- 
«tilissimum super totam Philosophiam naturalem, secundum novam exce- 
•lentemque Leonardi Aretini translationem feliciter explicit. Quod in no- 
»bili Civitate Ulerdensi impressum est summa cum diligentia anno saluti- 
-íerae incarnationis Dommi nostri Jesu Christi 1489. 12. die mensis 
•Novembris. 

El mismo R. P. S. Antonia dice, que en la citada librería de la Santa 
Iglesia de Sevilla vio otra obra. 

5. Super libros Ethicorum. 

Edición antigua, en folio, hecha por Henrique Botel, el año de 1489, 
pero que no tenia lugar de impresión ; y que el título previo ó primero 
es el siguiente: 

«Incipit scriptum, seu commentum super libros Ethicorum Philosophi 
•Aristotelis factura per Fratrem Petrum de Castrovól Ordinis Fratrum Mi- 
•norum , ac sacra Theologiae Magistrum , natione Hisp^num de Regno 
«Legionensi , & de Villa vocata Mayorga , quod quidem scriptum , seu 
•commentum factum est super novam translationen Leonardi Aretini. 
Empieza: 

■Propusui hoc opus formare... 

No oostante que el R. P. S. Antonio advierte que este libro no señala 



112 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

lugar de impresión, le supongo impreso en la ciudad de Lérida, como lo 
está el de los libros parvos &c. y por el mismo impresor, pues es bastan- 
te la conveniencia de títulos y finales de uno con otro. 

Las dos son ediciones muy raras: por ellas se asegura que Fray Pedro 
de Castrovól (hay lugar en tierra de Valladolid así llamado) fué Religioso 
del Orden de S. Francisco, de cuyo instituto no tocó nada D. Nicolás An- 
tonio; que fué español del Reino de León de la villa de Mayorga, sita en 
el comedio de Rioseco y León, se ve aquí. El espresar en el título que 
era de nación español , parece lo pusieron para contraponer el Reino de 
Castilla al de Aragón , en el que se hallaba ministro meritísimo. 

De otras obras de Fr. Pedro de Castrovól véase al citado P. Biblio- 
tecario |S. Antonio : y también adelante en la Imprenta de Pamphna (1). 



IMPRESOR DE LÉRIDA 

DEL SIGLO XV. 

Maestro Henrique Bdd, de Saxonia, Alemán. 

En el final del Breviario de Lérida se dice que en el año de 1479» le 
imprimió el venerable Maestro Henrique Botel de Saxonia, Alemán, varo* 
erudito: y en el librQ de los Comentarios de Aristóteles impreso en 
el 1489, se intitula Presbítero. 

Este Breviario merece muchas recomendaciones, ya por lo raro: ya 
por haberlo enmendado el docto presbítero de aquella Iglesia Lorenzo For- 
nes: y ya por la circunstancia de haber sido impreso a propias espensas 
del Campanero de la Cathedral, esto es, el que tocaba las campanas. 

(1) Eo gracia de los cariosos y aficionados al arte tipográfico , doy noticia de otra otra 
del autor, no obstante que no está Impresa en España, por ser muy rara , y Juifo toa do 
lo primero que Imprimió. 

•Formahutes admodum reverendl maglstrl fratrlsPetrl de Castrovól, exlatl Mero 
»theologie doctorls. 

Esto y nada mas compone la portada. 

En la última hoja dice : 
i» Expitclant formalitates de novo eomposlto per fratrem Petnm de Castrovól de erilM 
»fratrum mlnorum sacre theologle magtstrum quas compllavlt anno domlnl mllleslM qma- 
»drlngentesimo sexagésimo octavo. 4.* 

Impreso á linea tirada , en lo hojas sin numeración , coo letra de tortls. Existe «a la 
librería del Sr. Velasco. 



DEL SIGLO XV. —SALAMANCA. 113 



IMPRENTA DE SALAMANCA. 



t. (1480.) Ep el siglo XV , tenia ya imprenta la ciudad de Salamanca, 

00 siendo de las últimas, ni tampoco de las primeras ciudades que ampa- 
raron este noble Arte, al que , como Universidad principal del orbe, cor- 
respondía darle fomento por ser madre de las letras. 

t. El Lie. Cabrera dice (Discurso legal, fol. 10.) »que los Amaos lleva- 
»i~on la imprenta á Salamanca, y que fueron grandes latinos, y supieron 
-con perfección la lengua castellana. 

3. Este autor no tuvo el mayor esmero en averiguar el tiempo en que 
^ste Arte entró en nuestro reino y ciudades de que suele hablar, conten- 

1 ndose con una noticia muy ligera y superficial , sin señalar época fija, 
atrasándola por lo regular, en todas las partes que trata de esto, como 

tve. en su panel; si bien no hay que estrañar, por cuanto su objeto 
FMrincipal era alegar los privilegios y exenciones concedidos á los ím- 
É> «resores y facultad ; y asi no punfundizó en la materia. 

4. Los Arnoee que cita , presumo sean Arnaldo ó Arnao Guillen de 
■ferocar, y su hijo Juan Brocar, bien conocidos en el Arte. El primero 
cff jtae lleva el nombre de Arnao, anduvo volante al fin del siglo XV, y prin- 
cr^pios del XVI, imprimiendo en diferentes lugares de España, como se 
JP**aede ver sobre las imprentas de Pamplona , Alcalá , Logroño , Burgos» 
» «ledo, etc., mas no le nallo en Salamanca. ■ 

5. (1480 y 1481.) introducciones latinas de Nébrixa. 

En el año de 1480, se empezaron á imprimir las Introducciones latinas 
*3«!febrixa, pero no se publicaron hasta el siguiente. 

El presente libro esta completo, y sin señal de que le falte ninguna 
^oja: empieza así por la plana pares: 

•Aelius Antonius Nebrissensis Petro Mendoze S. R. E. Cardinali hispa- 

»uo H. M . salutem. Credo ego Pater clementissime atque optime non def- 

~futuros qui me temeritatis & impudentie aecusent.,. Nam cum sis in gen- 

»te hac nostra non modo sacrorum amistes , verum etiam omnium bona- 

»ram artium preses & peculiar is quedam tutela... (y mas adelante) Recte 

•igitar quasi spicarum culmos Cereri atque ubas precoces Liberis et fru- 

•gum primitias dedicavimus... vale. 

» Prime declinationis 

. »ominativus haec térra 

»Geuitivus huius terrae e 

Finalizan estas introducciones: 
■Paradigma est exempli ortantium vel dicentis ennarratio. 

Prosigue después un pequeño Diccionario (en seis hojas) de un mismo 
carácter y papel, el que claramente se conoce es parte de la obra ante- 
cedente. 
Concluye este Diccionario , y el todo del libro: 
»Vectis est virga férrea 
«Veredus est equus. 
•Aelii Antonii Nebrissensis gramatici Introductiones latinae explicatae Sal- 
•manticae anno natali christiano M. cccc. lxxxj. ad xvij. K. Februarii. 
»Deo gratias. 



114 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Tomo en folio sin numeración, impreso en dos columnas; letra de 
tortis. Existe en la Real biblioteca. 

Observo que al libro no le falta ninguna hoja, empezando por Uriana 
pares con la Dedicatoria á Don Pedro Mendoza: Aelius Anlonius Nahristen- 
sis Petro Mendoze &c. (como ya queda puesto) donde le dice: Con razón 
pues, hemos dedicado á tu grandeza el parto de nuestro trabajo, y las pri- 
mieias de nuestros frutos, como se dedican á Céres los manojos de espigas. 
y á Baco las uvas tempranas. Recte igitur &c. (1). 

6. (1482.) Introducciones latinas de Nebrixa. 

Viendo yo que me ponían duda acerca de la legitimidad de la fecha 
de las Introducciones latinas, de que se acaba de tratar, impresas en Sa- 
lamanca en 16 de enero de 1481 , tuve la especie de que en Toledo se 
hallaba otro ejemplar de ellas; y para asegurarme de la techa, no obstan- 
te que con esta duda habia reconocido segunda vez el de la Real biblio- 
teca, me valí de D. Eugenio Pérez González (mi afecto paisano) doctor 
en aquella Universidad, á lin de que hiciese por ver el toledano: lo que 
ejecutó al punto, pasando á estar con los Sres. D. Manuel Pedro Hernán- 
dez , y D. José I pola , bibliotecarios de la del Emmo. Señor Cardenal Ar- 
zobispo de Toledo D. Francisco Loreuza.na: y consultado el ejemplar, di- 
cen ser un tomo en folio conforme al que se halla en la Real biblioteca 
de Madrid, del que yo le daba razón puntual: pero que en aquel hay otras 
cuatro hojas impresas del mismo carácter; parte de ellas en latín, y par- 
te de ellas en castellano, después del vereius est equus: el principio de 
las cuales t> m pieza por otra Dedicatoria; y por cuanto de ella resultan 
algunas particulares noticias que hacen al honor de Nebrija, á la obra, y 
á Tos progresos de nuestra tipografía la pongo al pie á la letra (1): la que 
concluida prosigue: 

»Formationes. 

»lndicativus. 

(t) Todo esto lo advierto por cuanto no falta quien diga que ninguna obra de NehrIJa, y 
mucho menos edición, precedió al año de 1485, y que lo primero que imprimid fué el 
Arte de Gramática latina, con el título de Introducciones (que es de lo que se trata al pre- 
sente), pero que este no le compuso antes del dicho año de 1485, sino en el mtsao, y pa- 
sado ya el día 83 de mayo en que fué la toma de Ronda , Hunda y otros muchos casulla*: 
de cuya conquista, como sucedida en aquel año en que escribía Nebrlja,hace él Bisan* 
mención en el libro IV, folio 88 do la edición de Granada del 1558 al 60, cuya cláusula ale- 
gada para prueba de lo dlcbo es la siguiente: 

Aquí se ha de despreciar (dice Nebrija) la necedad de aquellos que por habar ya dicho: 
¡tunéate rindió 6 tos envistiónos: por cuanto en el mismo año en que dimos i lat atlas 
introducciones Ronda 7 atonda y otros muchos castillos de los moros ruaron espagaades 
con la dirección y auspicios de Fernando Cristianísimo entre todos ios reyes; Jorcando aja* 
Hunda era nombre adjetivo dieron al Impresor la cláusula para que la imprimiesa barrea- 
do unas letras y añadiendo otras : de esta manera, Mundu in iedittonem earisliaatfcs aaaaY . 

»lllerum stultltla ln boc loco ridenda est, qul pro eo quod ego dlxeram: Manda Id dadt- 
•tionem chrlstlanorum venlt quontam eo anno qao Iniroductiooes has edldlmus Ronda al 
»Munda etcomplura alta castclla maurorum expusnata sunt ductu atque auspiciis Perdí- 
•nandl omnlum Regum chrlstianisslmi : putantes Munda adjetivum esse nomen, deletls 
•qulbusdam llterls atque aliis suffectis , librarlo imprtmendum dedere: líundaia dssttJta- 
•aem chrislianitat vtnit. 

Véase el articulo siguiente del 1481 y también el del año 1499, y en Zamora ofto da 148$, 
sobre las Introducciones. 

(8) »Aelius Antonius Nebrlssensis Domino Cardinal! Hispano S. P. D. Nunquam potaran 
•Pater clementisslme, cum hoc opusculum meum in lucemeroist.tantum u ti lltat Is ln tanta 
»homlnum perditissimorum turba, et quísola multiluduie repugnaban!, satis amplaa na- 
•merum in meiiorero viam reduxisse. Est en ira ;u numen tura satis majrnutn breti futaram 
»esse, ut omuís barbarla fuodítus Intercat, cum slnt jam ex noc nostro labore milla cati- 
tees, et eo aroplius impressl, nec tamen minort s tu di o n»quirantur,qu¿im si gratlam no?t- 
»tatls nondum exuerlnt. Quid quod illa orera quihus ediscenOis oleum trmpusqua Iromtna- 
»bant, ln llbrorum umbilicos albioloruro tepmina, et cuculos myropolarum disparata!? 
•Curoque lllorum llbri quantum vis magnl , curto centusse, ut multum venaant tnlroducita- 
»nes uostrs ln qolnterniones quinqué compacta? sex argentéis comparentur. Possaai litad 
•afürmare oullum esse hodle Ubrum quid apud nos sit vendlblllor. AJont tamen multa hale 



/ 



DEL SIGLO XV. —SALAMANCA. 115 

Y finaliza: 
»E1 que oviere de convertir de romance en latín tres regias ha de guar- 
dar. . . la tercera la del relativo con el antecedente. 

«Aelii Antonii Nebrisensis grammatici introductiones latinee explícala;. 
•Salmanticae anno ánatali cristiano Mcccclxxxii. tertio idus Octobris. 

Existe esta rara edición en la Biblioteca del Emmo. Señor Cardenal 
Arzobispo de Toledo D. Francisco Lorenzana. 

Por ella consta el séquito grande que tuvo esta obra, pues dice su autor 
que ptodia afirmar que en aquel tiempo no hubo libro que tuviese mas es- 
timación y despacho, pues en un año se imprimieron mas de mil ejem- 
plares, que se vendia á seis de plata, tex argentit (que entiendo son seis 
reales de plata de á quince cuartos poco mas ó menos). Tuvo esta obra 
sos émulos, pues decían que le faltaban muchas cosas , lo que no negaba 
iNebrija, etc. 

T finalmente ademas de estas notas, saco no solamente la confirmación 

y realidad de la fegha de estas Introducciones impresas en Salamanca 

en el año de 1481, sino que ya habia allí imprenta en el año 1480, pues 

la primera edición se acabó de hacer en 16 de enero de 1481 , y por tanto 

era forzoso que este libro se hubiese impreso en el año antecedente. 

7. (1485.) Don Nicolás Antonio dice que D. Tomas Tamayo de Bargas 
vi«i un libro escrito en lengua castellana intitulado: 

•Medicinas preservativas y curativas de la pestilencia que significa 
~>«1 Eclipse del Sol del año MCDLXXXV, impreso en Salamanca año 
~ cte MCDLXXXV. 4.* 

Su autor Diego de Torres, catedrático de matemáticas en Salamanca.— 
V ^ase adelante año de 1487, pág. 116. 

$. (1486.) (Ex) »M. Fabii Quintilian. Oratoriarum institutionum libro 
f>¥-imo. 

•An cuiusque auris est exigere literarum sonos non érele magis quam 
verborum. 

»Conclusio prima. 
»Octo esse vocales apud latinos: etsi fclerique oranes grammatici dicant 
•esse tantum sex. 

•ConclUsio secunda. 
*Ch. th. ph. gn. x. 1. consonantem. u liquidam et vocales aspira- 
dlas perperam a nostris pronuntiari. 

»Ad splendidissimum Cisterciensis militiae prefectum atque equestris 
»ordinis magistrum de alcántara Do. Ioannem de stuniga : necnon ad sal- 
Mnanticem academie P. C. et scholasticam iuventutem : Aelii Antonii Ne- 
•brissensis grammatici repetí tio secunda quam fecit. an. christianae sa- 
etía. M. cccclxxxvi. de corruptis bispanorum ignorantia quarumdam li- 
•terarum vocibus. 
» ON desunt Ulustrissime Domine Pater observandum. . . 



•taertdoesse , quast vero nos manlfesta negemos? ac non do quocumque libro Id diramos 
»ailUesse quaedetrabl atque addl posslni In grammatlca prasertim , quae cum tota uno 
•ttutet, ejasqueaucloreí multíplices atque varli stnt , nlliil est tara cerlum quvd non 
•txeepttoaem patiatur. Iltud tamen afflrmare possumus, nullura adhuc edi'tum esse Itbrum, 
*qil aterís lostltuendis conduclblltor sil, et qui piara ex lis quae reí litterarlse necessaria 
•wat complectatur. Age vero cur non censores lsti gravlsslml addunt quse defleere putant? 
iMsdoqoldem per bunc modum facta sunt artlum additamenta, atquo ut Ule dlclt, tempus 
•estkonim repertor abjutorque probos. Sed non Ita sunt dementes, u*. scrlbant lis de re- 
»tas, quorum loscitla teoentur. Quare tilos valere slnamus, ñeque enim digni suot quorum 
•MtUenem faelamus. Vale Pater optlme et me sólito favore prosequere. 

lo puesto esta dedicatoria á la letra , por cuanto varias especies de estas no las en- 
tatabro en los CCU. D. Nicolás Antonio y D. Gregorio Mayans , que son los que mas bao 
Utstrado lis memorias de este principe de nuestra latinidad , á quien se deben todos los 
ttelaataaientos que después de él se ban seguido , y porque siendo una edición tan rara, 
|te apena* es conocida, se baga vulgar a todos los curiosos su existencia. 

9 



11C TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Y acaba: 
* . . . conlra se impeturn ansusest sustinere. 

»Finis repetitionis Aelii Autonii Nebrisensis. 4/ 

Consta de catorce hojas (la última suplida de mano): letra redonda. No 
tiene año de impresión: y aunque su dueño, el Sr. Velasco, le había ro- 
tulado con el de 1486, en Salamanca, el cuaderno no lo dice, y solo sí, que 
esta segunda Repetición la hizo Nebrija en el sobredicho año: no obstante 
se coloca ahora en él, por presumirse le imprimiría entonces (1). 

(1487.) Don Nicolás Antonio dice, que vio en Madrid en poder del 
marques de Mejorada un libro que contenia reglas de astrologia, al cual 
le faltaba el titulo; pero que tenia la Nota de 

«Explicit hoc opus compilatum per dominum licenciatum ín artibuset 
«medicina, Cathedraticum in Astróloga Salnianticae üniversitatis Dida- 
»cum de Torres, anno M. cccc. LxxxVII. mense Maii xxv. die. 

Prosigue D. Nicolás, míe acaso es este el libro de Medicinas preservati- 
vos, &c. del cual queda hecha mención en la pág. 115. 

9. (1492.) Gramática castellana por el Mío. Antonio de Nébrixa. 

Con esta son cuatro las ediciones que conozco de las Introducciones de 
Nebrija del siglo XV. La primera en latín , y en Salamanca año de 1181. 
Apenas habia pasado un año cuando en «i 1482, las volvió á imprimir. 
Poco después, hacia el 1485, las imprimió en Zamora Antonio de Cente- 
nera. Y finalmente en el 1492, se imprimieron en Salamanca. En todas estas 
ediciones fué su autor alterando y limando según que mejor le parecía. 

La primera edición se la dedicó al Cardenal de España D Pedro de 
Mendoza: y también la segunda con dos Dedicatorias, una al principio 
del libro , y otra al fin , en la primera hoja de cuatro que añadió, como 
ya queda prevenido sobre aquellos años. 

Viendo el séquito de esta obra y la aceptación con que corría le mandó 
la Reina católica Doña Isabel por sus letras, comunicadas por el'Señor 
Obispo de Avila Don fray Fernando de Talavera, que dichas Introduccio- 
nes latinas las volviese en lengua castellana, contrapuesto el latín al ro- 
mance, para que las mujeres, religiosas, y vírgenes dedicadas á Dios, sin 
participación de varones, pudiesen conocer algo de la lengua latina. 

Por la Dedicatoria de la tercera impresión, que es la de Zamora» re- 
sultan diferentes especies comprobatorias de lo sobredicho: y honoríficas 
á Nebrija, dice: 

»Y porque brevemente tengo de publicar una obra de vocablos en latín, 
»y romance , en que provoco y desafio k todos los nuestros que tienen 
"habito y profesión de letras, no digo mas en esta parte, sino que desde 
«ahora les denuncio guerra k fuego y sangre, porque entre tanto se aper- 
ciban de razones y argumentos contra mí. Vengo agora muy excelente 
» Rey na y Señora á lo que V. Alteza vor sus letras me mandó para algún 
«remedio de tanta falta, que aquellas Introducciones de latina lengua que 



(1) (El maestro Antonio era de tal ¡jenio que cnanto escribía, luego Iba con ello á la 
Imprenta y lo (¡aba á luz; mollvo por que se hallan tantas piezas sueltas suyas por aquel 
tiempo; unas Impresas aquí, otras allí, sobre cualquiera cosuela, cuya colócele* origi- 
nal y completa seria hoy por lo mismo muy difícil á quien la intentase. Yo he visto taotaa» 
por tan diversas partes , y do tan varias ediciones, con tantas reformas suyas y retoqpea, 
sempiterno en nó quedar jamas conforme en cosa fija , que desde luego he perdido la o*» 
peranza de reducirlas no digo ya á colección , pero ni á número. Bntre tanto el que quiera 
salirse fuera de estas menudencias (las cuales solo son susceptibles de genios enrióte* 
desocupados y de mucha paciencia) y tener á un golpe de vista el resultado de todo loso» 
Jor que el maestro escribió en urden á Gramática latina , como él por fin la contrajo y dejé 
de última m«no, acuda á su 'orno en folio titulado: Introductiones in lalinam fromsiaJfoam 
per eundtm recognihc Qtque exaclissimé correcta' glossemaUs cum entiquo exemplari cotefit 
en las varias ediciones que hay de él muy posteriores á su muerte , procuradas y conser- 
vadas por sus hijos, entro ln> cuales es una la de Granada de 1558 en la portada, y 160! al 
fin , cuya última hoja se numera Fot. CUII. Y todo esto es lo sustancial que hay que tener 
en el asunto, porque de lo contrario habiendo de bajíT á menudencias, será coofio- 
dlrse. F.) 



DEL SIGLO XV. —SALAMANCA. 117 

»yo havia publicado , y se leían por todos nuestros reynos , las volviese 
»en lengua castellana contrapuesto el Latin al Romance, s . Mas después 
•que comencé á poner en hilo el mandamiento de V. Alteza , contentóme 
•tanto aquel Discurso , que ya me pesaba haver publicado por dos veces 
•(en Salamanca alio de 1481 y 1482.) una mesina Obra en diverso estilo, y 
»no haver acertado desde ci comienzo en esta forma de enseñar: mayor- 
mente k los hombres de nuestra lengua, que aunque por aquellas ¡Hie- 
ndan mucho aprovechar los que tuvieren buenos preceptores; ésta igual- 
mente se ofrece á los que saben , y á los que unieren saber: á los que en- 
•señan, y deprenden, á los que han olvidado lo que en algún tiempo su- 
bieron; y á los que de nuevo quieren deprender; y á todos estos no con 
«mucha conversación de Maestros. De donne á lo menos se seguirá aquei 
«conocido provecho, que de parte de Vuestra Real Magestad me dixo el 
•muy R. Padre y Señor Obispo de Avila, que no por otra razón me man- 
»daba hacer esta obra en Latin, y Romance, sino porque las mujeres , Re- 
ligiosas, y Vírgenes dedicadas. a Dios, sin participación de varones pu- 
diesen conocer algo de la lengua Latina. 

Finalmente en el año de 1492, fundió y publicó Nebrija estas Introduc- 
ciones bajo otro estilo y método , dedicándolas con el titulo de Gramática 



10. »A la muy alta e assi esclarecida princesa doña Isabel la 
_ «tercera de este nombre Reyna y Señora natural de España e las 
| S { «Islas de nuestro mar. Comienza la Gramática que nuevamente hizo 
"~ »el maestro Antonio de Lebrixa sobre la lengua castellana e pone 
•primero el Prologo. Léelo en buen ora. 
En este Prologo ó Dedicatoria dice: 
• ... El tercero provecho deste mi trabajo puede ser aquel que quando en 
•Salamanca di la muestra de aquesta obra a vuestra real magestad : e me 
•preguntó que para que podia aprovechar : el muy reverendo padre obís- 
»po de avila me arrebato la respuesta: e respondiendo por mi dixo: Que 
«después que vuestra alteza metiese debaxo de su iugo muchos pueblos 
«barbaros e naciones de peregrinas lenguas e con el vencimiento aquellos 
•ternian necesidad de recebir las leyes: quel vencedor pone al vencido e con 
«ellas nuestra lengua : entonces por esta mi arte podrían venir en el cono- 
cimiento della como agora nosotros deprendemos el arte de la gramática 
•latina para deprender el latin &c. 

Al íin: 
■Acabóse este tratado de Gramática que nuevamente hizo el maestro An- 
•looiode lebrixa sobre la lengua castellana. En el año del Salvador de mil e 
•ccccxcij. a xviij. de Agosto. Empreso en la muy noble ciudad de Su- 
» laman ca. 

Tomo en i.* de marquilla , sin numeración: letra redonda. De esta obra 
hay dos ediciones, que yo sepa, una legitima, la que por sugeto fidedigno 
que la ha visto , sé que existe en Valencia en la librería del Sr. Mayans : y 
otra contrahecha ó falseada que es de mi uso. Y aunque para semejantes cen- 
saras se debe dar alguna razón del aserto, por si acaso alguno me la pide, 
<tigo, qoe en la presente no se necesita hacer cotejos, ni andar coa muchas 
combinaciones, pues solo con ver lo material de su papel, letra , y abun- 
dancia que de estos ejemplares se encuentran en el día, en papel y sin en- 
cuadernar, nuevos flamantes, y como se suele decir á puntapiés, hasta; lo 
qoe no sucede con la edición antigua original , la que es tan rara que ape- 
nas se halla uno ú otro ejemplar; Ademas de todo esto se sabe casi á punto 
fijo quien fué el que la hizo imprimir ó imprimió habrá unos veinte años 
poco mas ó menos. Es cierto que pide conocimiento y haber visto con cui- 
dado abundancia de impresiones antiguas para censurarlas de falsas ó ver- 
ederas ; pero en la presente , como ya he dicho , nada de esto se nece- 
sita, pues ella misma se delata. 
D. Nicolás Antonio dice que se reimprimió en Alcalá, año de 1517. 4.° 

11. Vocabulario del M. Antonio de Lebrixa, 



1 1 8 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

ÍuEstá lasado este vocabulario por los muy altos e muy poderosos 
«principes el Keye la Reyua nuestros Señores e por los del so 
»rauy alto consejo en docientos e diez maravedís. 
En la segunda hoja (en dos columnas) dice: 
»Ad magnilicentissimuiu ac pe- »AI muy magnifico e asst iHustn 
«rinde illustrem D. Joannem Stuni- «Señor Don Juan de Estuuiga inaes 
»cam magistríl militiae dalca niara »tre de la Caballería de alcantari 
«Cistercicnsis. »de la orden del Cister. 

»Aelii Antón. Ñebrissen. gramma- «Comienza el Prologo del Maesfr 
»tici prefatio in interpretationem «Antonio de Lebrixa graramaüco ei 
■dictionum ex sermone latino in »la interpretación de las palabra 
«bíspaniensem. Lege feliciter. «latinas en lengua castellana. Leel 

«en buena hora. 
«...Irum mihi fuerit honestius «Muchos cada día me pregunta 
»alque magis est república in illo «aquello mesmo que yo muchas ve 
«clarissimo hispan ie &c. «ees suelo conmigo mesmo pen 

«sar &c. 
Al fin de la obra (1). debajo de la columna castellana dice: 
»Aelii Antonii Nebrissensis grammatici Lexicón e sermone latino ii 
»ispaniensem. Impresum Salmantice Annoa natali christiano. M.ccccxcij 
Tomo en folio, letra de tortis, impreso como en la muestra, en do 
columnas, latina y castellana. Existe en las librerías del Sr. Velasco, ei 
la Keal de Madrid , y en Valladolid en la del Sr. Floranes. 

12. (1493.) »Ch roñica de España (abreviada por Diego Yalera.) 
Sobre este titulo están las Armas Reales, lo que llena la Portada: y 

la vuelta dice: (de tinta encarnada.) 

«Esta siguiente chronica illustrissima Princesa, es partida en quatr 
» partes, como se declara por esta tabla. 

Al tin (ei el fol. cij.) dice: 
«A onra del soberano immenso Dios uno en esencia e trino en personas 
»fue impreso en la noble ciudad de Salamanca en el año del nascimient 
«del señor de mili e cccc. e xciij. años. 

Tomo en t'ol. de D. Joaquín Pastor. Miguel Denis menciona esta edicio 
en la Parte I, del Suplemento á los Anales de Maittaire, pág. S57. En est 
mismo año se imprimió en Zaragoza, según D. Nicolás Antonio (pág. SIS 
quien no conoció la presente. En el 1482 se imprimió en Sevilla: y e 
el 1487 en Burgos. 

13. «Lucero de la vidachristiana: su Autor Pedro Ximenez de Prexamc 
«quien la dedica & los Reyes Catholicos Don Fernando y Doña Isabel, pe 
«cuyo mandado le puso en lengua castellana. Impreso en Salamanca. 
«acabóse Jueves quatro de Julio año del Señor de MCCCCXCIU. fol. 

Empieza la obra: 

»\ gloria y alabanza de Jesu Christo nuestro Salvador, y recordado 
»de sus immensos beneficios, e instrucción de los fieles ignorantes ce 
» mié nza el libro llamado Lucero de la vida christiana. 

Asi el abate Diosdado, que dice tiene toda la obra 124 folios, y qne f 
divide en tres partes: la 1/ que trata de la Encarnación de Cristo hasl 
!a Ascensión : la 2.* de los Sacramentos : y la 3. a de la Ley antigua 
nueva. Mencionada Lucio Marineo Siculo, y D. Nicolás Antonio (pá¿. SM 
quien dice está prohibida, y la supone impresa en el año de 1495. Bn i 
año de 1496, se imprimió en Barcelona en lengua catalana, como se pa< 
de ver en la pág. 56. (Del año 1495 , hay impresión , pero en Burgos pe 
Federico Alemán de Basilea , concluida a 28 de marzo. Véase sobre dioi 
año y ciudad. F.) 

(1) (No de la obra , sino de la primera parte, que comprende el Vocabulario latlio-cat 
lellano; pues sigue luego la secunda del castellano-latino en ÍW hojas, y aanqu* al ti i 
dice también impreso en Salamanca, no tiene el año. Pero la letra y papel 10 dlft 

reuclau. F.) 



DEL SIGLO XV. — SALAMANCA. 11!) 

li. (1495.) En este año introduce la imprenta en Salamanca Miguel 
laittaire, Anales Tipográficos tom. I, part. I, pág. 76, donde dice: Hoc 
tino imprimí cúptum SALMANTICJS. Pero en. vista de lo que queda refe- 
ido se ve lo mucho que la atrasa. 

»La suma de Confession llamada Defecerunt de fray Antonino Arzobis- 
po de Florencia del orden de los Predicadores (1). En romance. 

Al Én dice: 
Incipit tabula huius trataclus: qui diuiditur in tres partes principales: 
juarum prima est de potestate uel auetoritate confessoris. 

Después sigue esplicando los títulos Defecerunt scrutanles scrutinio &c. 
hIo este tratado es latino, y acaba: Finis. 

»A gloria y alabanca de dios todo poderoso, e de la virgen santa Dia- 
ria nuestra señora su madre, para el remedio y iustiticacion de las añi- 
nas de todos los fieles xpianos. y principalmente para la cura y razón de 
los clérigos curas parrochiales. y de tolos aquellos que se asientan k 
)yr confessiones. fue recopilada la presente obra y tractado muy proue- 
;6oso. en el qual se contienen muchas cosas que sé requieren de no- 
:essidad al sacramento de la penitencia Ansi mesmo la suma llamada 
Jefecerunt. compuesta por el muy Reuerendissimo in xpo padre y señor 
don Antonio arcobispo de florencia de la orden de los predicadores. El 
qual tractado. por dos letrados el vno en santa theologia y el otro eu 
jure canónico con mucha diligencia y estudio reuisto: fue corregido y 
emendado. Otrosí fue suplido y añadido buen nedaco en muchas cosas 
[jue les parecieron ser necessárias al acto de la cónfession y al sacra- 
mento de la penitencia |f Acabóse en la muy inclyta y noble cibdad de 
Salamanca á diez dias del mes de marzo. Año del nascimiento de núes- 
xo saluador iesu xpo de mili y. cccc. y nouenta y cinco años. 

Tomo en 4.* existe en la librería de NN. RR. PP. de Copacavana: tie- 
e 150 hojas: los folios se los han puesto de mano (2). 

15. (1496.) «Cancionero de todas las obras de Juan de la Encina con 
tras añadidas. 

Finaliza: 

«Fue impreso en Salamanca á veinte dias del mes de Junio de M. cccc 
3 xevi. años. 

Tomo en fol. letra de tortis : de D. Joaquín Pastor. En la Bibliotheca 
wa trata D. Nicolás Antonio de Juan de la Encina: y en la velus el Señor 
ayer, pág. 380. 

16. «Gundisalvi de Villadiego Sacri Palatii Anostolici Auditoris Tracta- 
tus contra hereticam pravitatem (Dedicado a la Ruina Doña Isabel) & de 
regtílaritale, que tiene al fin la Nota: Impressum Salmantice vi. Id. ja- 
near. Per Leonnrdura Alemanum , & per Iratrem Lupum Sanz de Navar- 
ra, socios, auno domini MCCCCLXXXXVI. 

Cuaderno en fol. de 99 hojas: existe en la librería del Sr. Floranes(3). 

17. «Petrus deOsrua, in libros Ethicorum Aristotelis, cum commento 

(1) Al presento ejemplar le falla la portada , la que *o ha suplido por otro antiguo, 
li) Son varios los ejemplares que he visto de esta obra , unos en latín y otros en cas- 
tilla*: ya con Techa, ya sin ella, los mas de impresión do fuera del reino, todos antt- 
ofcs. Uno de estos tenia algunas Notas Mss. que dice: se Imprimió en Venecla ano de Ufó- 
te por empezar el primer párrafo con la palabra Defcccrunt M c\iauh esta obra Summa 
■ffeonwil: Que se imprimió en Zaragoza , en castellano, ano de 1497. Que se le agregaron 
*» pequeños tratados eclesiásticos , uno He ornalu mulierum: y que se imprimió en Bur- 
•* tilo de 1499. Que esta traducción es litoral y sepuida sin división eomo esta en el latino: 
Ke puede presumirse fué hecha de orden del Señor Cardenal Clsneros, Arzobispo de To- 
eto, pues tiene en su fachada el escudo de armas de dicha iglesia; y ademas está unida 
MBil sínodo que dicho prelado presidió en su villa de Talavera ano de 1498, y está ru- 
bricada con su firma de estampilla.— Véase en el ano de 1499, en Sevilla, pág. 91 ,y 1499, 
fc» Burgos. 
(3) Este advierte quo el Sr. Mansi en su adición á Fabriclo Bibliotk. mea. el infim. la~ 



120 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

»MugisLri Osmensis correctora per R. Mag. de Roa Cathedraticum in Stn- 
»dio Salmantino. Salmantioe auno MCDXCYI. fol. 

Índice sevillano manuscrito y D. Nicolás Antonio, que dice existe ma- 
nuscrito en la biblioteca de Toledo, en un gran volumen. 

18. (1497.) *Las Decadas de Tito Livio romanzadas 6 trasladadas en 
•lengua Castellana por D. Pedro López de Ayala Gran Canciller de Cas- 
tilla. 

Al lin (se^uii el ejemplar del Sr. Foguet) dice: 
•Óeo granas. 
«Las Decadas de Tito Livio impresas en Salamanca Año de nuestro Sal- 
vador Jesu Xpto de Mili e cccc. e xcvii. años. Acabáronse medíanle Dios 
«Lunes xv. dias(1) del mes de Agosto. fol. 

Don Nicolás Antonio habla de esta edición , Tomo II, de la Bib. Vet 
pág. 19 i, pero no pone el mes y dia que señala Foguet. 

19. »Francisci ne los Santos : Dicteria ex Doctorum libris collecta. 
•Salraantice. MCDXCVI1. i. die Martii. 4/ 

índice sevillano manuscrito. Un Fr. Francisco de los Santos, Francis- 
cano, segoviense menciona D. Nicolás Antonio en la Bibliotheca Nova, 
que es cuanto puedo decir. 

20. «P.urus de Alvemia super libros Metheorum. Salmanticae 
«MCDXCYII. xx Dccembr. fol. 

índice sevillano manuscrito. Dos autores de este mismo nombre y 
apellido menciona Fabricio. 

21. (1498.) »El sumario de la Medicina en romance trobado: hecho k 
«contemplación del muy magnifico é ilustre Señor Marques de Astorga, i 
«quien le dedica su Autor Francisco López de Villalobos. 

Al tia dice: 
«Fenesce el sumario de la medicina hecho por el licenciado Francisco 
»Lopez de Villalobos, emendado y corregido por el mismo. Imprimido 
»en la Cibdad de Salamanca á sus expensas de Antonio Barreda, Librero, 
«año del nascimiento de nuestro Salvador ae mili cccc xc. e viii. fol. 

Así el Sr. Bayer en las Notas al Tomo II, de la Biblioth. Vetus de don 
Nicolás Antonio, pág. 10 ti y 344 (2). 

22. «Cusmographia Pomponii cum figuris. 

Esta es la Portada, á que se siguen unas advertencias generales, 
y 16 versos in laudem operü : y después: 

»Martin i ab ar. bacii (3) exortatio in opus egregii doctoris de la yerva 
«quod iascruit cos«rographiae Pomp. cum suis mtroductionibus & utillis- 
*simis additaraentis quam foelicissimse. 

Después de esta exhortación dice: 

tinital. llb. 7, tona. TU, pág. 75, col. 1, no estovo bien enterado cuando dijo que D. Nicolás 
Antonio había omitido en tasuya á este escritor, siendo así que le mencionó en la Nueva, 
bien que con atra«o, debiendo haberlo puesto en la Antigua, y con omisión de esta edición y 
déla posterior de 1519, a* 86 do mayo en Salamanca (que también ha visto ti Sr. Florones) 
hecha por ol honorable varón Laurencio de Hondedeis Plsaurlense, en un cuaderno del ais* 
mo número de hojas, con su Índice alfabético formado por el bachiller Sebastian Lopet. 

(1) En este año no fué lunes el dia quince de agosto, fué si martes. A caso diría frece ajas 
fué lunes. Ademas que no era regular que en ol dia quince, fiesta de la Asunción 4% 
Nlra. Señora, se trabajase. 

(4) El Cl. Benedictino Kr. Martin Sarmiento, en el tomo Ms. del origen de las Babas 
núm. 62, dicff: Que oi Lie. Francisco López de Villalobos era de casta de médicos, y toda* 
médicos de los marquesas de Astonra, etc. Espllca el asunto de este Sumario, que es ptaer 
en verso castellano un Compendio de Avicena , reducido á 500 décimas de Arte mayor. Las 
ultimas setenta dice que las emplea todas en ol origen , osplicaclon , síntomas, y curación 
de las buhas, con otras varias curiosidades de su asunto. 

(3) Esto os, Martin de Arévalo Bacalaureo. 



DEL SIGLO XV. — SALAMANCA. 121 

Prrestasti uafer herbé doctor & unde virescis: 

Cuius fluxu gymnasia nostra virent. 
Non prasodos & sinnae necnon caspiniani 

Impedicnt lepores húmida verba tuos. 
O Salmantina laudes achademia nostra: 

Aeternas surgant promere nempe tuas. 
Martinusque ab arevalo qui tibi servulus infit: 
Pulchrior in terrisnulla tabella foret. 
Al fin del Tomo dice: 
•Oims príBclarissimi Pomponii Mellae cosmographi cum introdnttioni- 
*I>«js & alus tanto pere necessariis Per Franeiscum nunis.de la yerva me- 
-dmcine professoreui elaboralis Explicit feliciter. Impressum vero Saliuan- 
» lámese (cuius loci elongatio ab occidenti. ix. &ab equinoctiali. xljgradibns 
»coustai). Anuo din. M. cccc. xcviij. Solé tauri punctuiu gradiente 
»f>rimnm. 4.° 

Existe en el estudio Floreciano: y también le tiene en el suyo el Señor 
Floranes, en Valladolid. Es edición rara, y no la encuentro en D. Nico- 
ías Antonio: ni tampoco la citan los üronovios. Tiene de particular, 
a ciernas de la antigüedad del siglo XV , la exhortación, y versos de Mar- 
tin d«» Arévalo, de que tampoco hallo mención en nuestros amores, y por 
tanto he puesto sus versos á la letra.— Sobre el año de 1482, pAg. 33, se 
puede ver otra edición mas rara de Mela lincha en Valencia (1). 
SI. «Aelii Antonii Nebrissensis in Vafre dicta Philosophorum. 
Esta es la portada , y nada mas : á la vuelta dice: 
»Ad per quara Reverendum in christo Jesu Patrem ac nobilissimum 
•Oominum Do. Joannem Fonsecam Pacensis Augustaníe ecclesiai praesu- 
"lem raeritissimum : Aelii Antonii Nebrise grammatici in vafre dicta plii- 
"tosophorum ex Diogene Laertiu potissiinuiíi collecta: praefatio incipitur: 
•%e foeliciter. 

*0 cui prima novos sacratae sedis honores: 
»Pax augusta dedit:quam secus ana fluit: 
»Hic est Ule tuus: tuas inquam Antonius: olim 
»Qui tibi grammatices prima elementa dedit. 

•Prologus ad eumdem. 

*Ythagoras ille samius Pater amplissime dtc. 

Tomo en 4.* sin numeración, sin reclamos, año, ni lugar de impresión, 
la que supongo hecha en Salamanca. Letra redonda ; tiene treinta hojas 
de papel grueso. Algunas délas letras capitales las pone de lotra pequeña: 
en diferentes partes las omite del todo. Existe en el estadio Floreziano (2). 



(1) El Sr. Floranes dice que en su ejemplar de Mela (so baila encuadernado en otras tre- 
c* flojas, y de la misma Impresión y papel al parecer, aunque sin nota de año y lugar, un 
tratadilo de NebriJ» en xi capítulos, que empieza: Aelii Antonii Nebrissensis grammaliciin 
comographice libros. Introductor ium incipitur feliciter ad teclorem.Atí este introductorio 
como la cosmografía de Pomponlo tienen por las márgenes diferentes ñolas Mss. de letra 
de un coetáneo natural de Cuencí , que no se nombra. Pero se estionde sobre el origen y 
antigüedades, por la mayor parte fabulosas, de aquella ciudad. F.) 

De esle tratado de cosmografía , véase al Sr. Mayan* en su Specimen Bibliolhccm, etc. 
pág. II. 

(S) Por la Dedicatoria consta que esta obra se imprimió por los años de 1498, ó muy 
cerca eu que el sr. Fonseca era obispo de Badajoz: y en el 1499 pasó á Córdoba. Mas claro, 
en 3 de Jumo de 1497, dice Solano de Figueroa (en su Historia Ms. de r adujoz) que es la pri - 
mera noticia que s« baila en aquella Iglesia de dicho Señor. En 12 de octubre del 1499 
tomé posesión de la de Córdoba, según Gómez Brabo (en el catálogo de los obispos de 
aquella Iglesia, tomo I, pág. 388) y por consiguiente consta que en el espacio de estos dos 
años so imprimió diebo libro. Sábese también por los citados versos, que Nebrlja fué el 
que enseñó la gramática ai Sr. Fonseca. 4." 

Estudio Floreziano. (Kl Sr. Floranes tiene otm edición de esta obra becba por el mismo 
tiempo, aunque sin nota de año y lugar.- Cuaderno en folio de 21 bojas sin numeración ; y 
comprende algunas otras piezas poéticas del mismo Nebrlja y su amigo Pedro Mártir, feli- 
citándole por baber fugado de España la barbarie. Y.) 



122 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

24. (1499.) »La Cli roñica de España. 

Este título, y las armas de los Reyes Católicos, esto es, un águila con 
el escudo en el pecho , los manojos de las flechas atadas con coyundas, y 
á los lados la letra de TANTO MONTA, componen la Portada. 

Sigue: 
¿ [ "Comienza la Chronica de España dirigida á la muy alta y exce- 
• « \ »lente Princesa serenissima Reyna é Señora Doña Isabel Reyna de 
is \ «España, de Sicilia, é Cerdeña, Duquesa de Atenas, Condesa de 
= « I «Barcelona, abreviada por su mandado, por Mossen Diego de Va- 
S ° ' «lera su Maestresala , é de su Consejo. 

»Serenissima Reyna: escribe Latancio en el Prologo... 

Tiene xcvii, folios, y en el último (que está errado) dice: 

»Fue impreso en la noble ciudad de Salamanca á xx. de Enero del año 
«del nascimiento del Señor de mil e cccc. e xcix. años. 

Tomo en folio, letra de tortis, impreso en dos columnas. Existe en la 
Real Biblioteca, y en la del Sr. Velasco. 

25. "Tratado do la vida y estado de la Perfección (1). 

«Impreso en Salamanca :*e acabóse Juenes xxvij. de Abril, año del Se- 
"ñor de mil e cccc. e xcix. años. (1499). En folio en dos columnas. 

R. P. M. Ribas. En Yalladotid se imprimió el año de 1522, el »Libro 
•llamado Bocados d' oro el qual hizo el Bonium Rey de Persia. «Este ejem- 
plar te he visto , mas no el cíe Salamanca, por lo que no sé si el de Valla - 
dolid es reimpresión. Do él diré en el Tomo siguiente. El Sr. Ploranes 
advierte hallarse con* la edición de Toledo de 1510, á 11 de diciembre, 
en XLVHI folios, y que el Bonium leido al revés dice muy noble. Véanse 
sus notas impresas por el Sr. Cerda al fin de las Memorias de D. Alon- 
so VIII. Apend. pág. cxxxvii, donde se da noticia de esta edición. 

26. En el mismo año (1499). se imprimió sin nombre de autor, ni de 
impresor la esposicion sobre el Canon de la Misa con adiciones estrada - 
das de varios ilustres espositores, y otras cosas dignas de saberse: di- 
rigido principalmente á la instrucción de los clérigos. Esto se espresa en 
latin mas largamente en la Portada en letra grande monacal. La hoja si- 
guirnte comienza así: 

»ln nomine Doinini noslri Jhesu Christi. amen, et virginis marieeius 
"genitricis. 

"Canonis misse internretatio ex theologis auctoribus excerpta. cum aii- 
«quibus adilionibus valde sini;ularibus(2). 

(l) El titule que pone Méndez es : «Tratado de vida, 7 bocados de oro;» pero et aaa 
equivocación. ( D. Hidalgo.) 

(i) El autor primitivo 'antes de las adicione*) ha sido maestre Pedro, maestro en artes 
y teología (sin decir la patria) como éi io espresa al fin, rol. 189, donde acaba; y empieza ei 
tratado breve de Boris dicendis , que ya es de otro, 7 llega hasta el rol. tst, b. dolido slgae % 
ó autor diferente, con el tratado de los exorciraosque llega hasta el íol. ttt, doode está la 
tabla de todo por otras nueve hoja?. El adlclonador principal escribía en salamanca des* 
pues del Abulense, y del Obispo Christopolltano Jacobo Pérez de Valencia (Angustióla na) 
á quienes cita, como también al célebre fray Martin de Córdoba (•) del mismo Instituto, la 
1 1 bro de Mislira et vera Tkeologia. Y por la adición en castellano sobre la Indicción, aja* 
pone fol. 18, hace ver que el autor principal maestre Pedro escribía en Hit. Floran**.) 

(*) Aunque sea con alguna distracción de mi asunto principal , quiero dar aojai ana 
breve noticia de Fr. Martin de Córdoba, que Juzgo ha de agradar á las curiosos. Esta faé 
Insigne en la cátedra y pulpito. Pasó á Tolosa por maestro publico , y allí oscrlbló al al* 
de 1461. sobre lat Epístolas de S. Pablo. Al ano siguiente renunció el obispado de Badajea. 
T luego fué Mru. público en Salamanca. «Escribió muchos libros (segua dice el Uro. fr. Ge- 
•roniíno Román en su Chronica, pag. 91. h.) que no andan Impresos: quedaran en Vallada- 
•lid , y empeñáronlos los frayles a los Monges Benitos. Rícese quo tienen allt uno i* Pro*- 
•pera y adversa fortuna , dirigido al gran Condestable Don Alvaro de Lana: aooqae la 
•aprovechó poco este libro para conocer su» mudamas. 

8n virtud de esta noticia recurrió el Mro. Florez (cuando publicó el viaje santa 4a 
Ambrosio de Morales, que cita ú nuestro fray Martin en la pag. 9.) al R. P. Abad da S. Be- 
nito de Valladolid para que le Informase de las tales obras: y le respondió que ei Istia Ka 
de la* Epístolas, pero no la segunda. 



DEL SIGLO XV. — SALAMANCA. 123 

Una de las cosas singulares que se nota es, que siendo la obra latina 
pona dos hojas en castellano , para espliear la Indicción , Calendas, Idus 

Olra de Próspera y adversa fortuna, que ya se daba por perdida, existía el afio de 1781, en 
la Tilia de Arenas en la librería del Serenísimo Señor Infante Don Lols de Borbon, de quien 
obtenido su beneplácito benignamente, para feria y estractar lo que me pareciese, tropecé 
por fortuna con un tomo Ms. del tamaño de 4.* mayor, que equivale k nuestro folio regu - 
lar, papel grueso, grandemante escrito, con letra clara, del siglo XV, y rao persuado es el 
original, que el autor presentó á D. Al? aro de Luna. No tuve tiempo para copiarle. Se di- 
vide en dos libros el primero tiene 18 capítulos: y el segundo 18. Empleas por el Prólogo ó 
Dedicatoria, que dice: 
•Prologo, 
•limo, emoy noble e Poderoso Señor Don Alvaro de Luna Maestre de la caballería de 
•Santiago, e Condestable de Castilla, el su bumllde e devoto servidor fray Martla de Cordo- 
•va» Maestro en Tocología, fralre de sant Augustln, con toda subtecclon se ofrece a todo 
•agradable servicio. El esplendor de vuestras virtudes claras, que no sol amen te luce en 
•las proplncas reglones, mas aun en las remotas por fama predicada reverbera, me Inclinó 
•a me dio afición a vos facer de mi poquedad algún poco de servicio. E como hombre que 
•ful dado a letras, e alcance algund poco de servicio, cepllandoun* breve compendie que 
•fablase de la Fortuna asi natural como practico e moral, el qual ofresco a vuestra alta 
•magnificando, confiando que si algo fuere scrlpto non debidamente, que vuestra penetra - 
•ble sotllexa lo pedra emendar, e vuestra benigna clemencia al autor prestara venia: Pues 
•aecépte la circunspección del magnánimo Señor los sobdores trabajos de su devoto ca- 
»pel)an,ede lo bien dtebo demos gracias á Dios de la alta e lnstrl«table fortuna, e lo me- 
»oot bien dlcbo su solercia corrija, e con acostumbrada benignidad suporte. Espero que 
«este compendio no tanto merezca de autoridad por lo que contiene, quanto por ser don á 
•vuestra famosa serenidad destinado, la qual conserve el altísimo por gran duración de 
•tiempos. Amen. 

Al fin del ultimo capitulo dice: 
•Aquí se acaba el Compendio de la fortuna, copllado por fral Martin de Cordova, en Theolo- 
•gta Maestro. 

»Deo gratlas. 
De este insigne varón tratan nuestros cronistas, como son el Ven. P. Fr. Alonso de 
Orozco, Corneilo Curdo, Blsio, Fr. Gerónimo Román, y también el P. Posevtno; pero sobre 
todos el Miro, fray Tomas de Herrera en el alfabeto Augustlnlano, y en la Historia del 
Convento de Salamanca donde pone su vida, pág. 54. 

Ninguno de estos cronistas y bibliotecarios menciona el libro que queda citado : De 
Mística ef tero Tfteofogio. 

La Nota del Sr. Floraoes me escitó á poner lo del Mtro. Córdova: y también lo que 
se sigue: 

Con haber sido tan rutdnsay notable la muerte del condestable de Castilla D. Alvaro 
ie Luna, todavía ne consta el día y mes en que sucedió aquella Infeliz catástrofe, variando 
no poco los historiadores que han tocado este punto, sobre si fué en once de abril, como 
dice Zúntga(a), si en 89 de mayo, como me informa elSr. Florones (b), si en 88 de junio, 
como propone Gil González (c): si en 5 de julio según refiere Zurita (d). Colmenares («), y 
Loperraez (f): si en 17 di julio, como Luis López {g), y el Rmo. Flores (A), etc. 

La misma duda y variedad ocurre entre todos estos autores sobre si el suceso fué en 
martes, jueves ó sábado, etc. 

El Sr. D. José Miguel de Flores , secretarlo perpetuo de la Real Academia de la Histo- 
ria, y después alcalde de corte, sugeto de una vasta y recóndita erudición , tocó este y 
•tres diferentes puntos en la novísima edición de la crónica de D. Alvaro de Luna, que 
reimprimió el abo de 1781, Ilustrándola con varios apéndices y notas : y hablando en el 
prólogo acerca del autor de la espresada crónica dice: 

•Tampoco refiere el día en que murió el Condestablo, ba viendo sido señalado con un 
•sveeso tan digno de conservarle en la memoria. Es cosa notable que ni por Inscripción 
•de la sepultura, ni por los escritores coetáneos se pueda determinar el día. 

Prosigue en el mismo Prólogo: 
•Gil González escribió con mucha menudencia de las circunstancias de esta muerte... 



(a) Anales de Sevilla , pág. 338. 

(b) Adiciones genealógicas á los claros varones de Castilla. Mss. 

(c) Teatro eclesiástico de las Iglesias de España, tom. I, pag. 61t, SU y 618. 

(d) Tom. IV, de los Anales de Aragón, do la edición de Zaragoza del Hit, pág. \% 

(e) Historia de Segovla, pág. 3««. 

[() Historia de Osma , tom. I, pág. 354. 

(o) Tablas cronológicas universales de Espada. 

<*) Reinas catóUcas, tom. II, pag. 749, de la tercera edición. 



124 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

y Nonas, y el modo do sacar estas cuentas. No es fácil compendiar en 
breve las materias de que trata; pues si hay alguna palabra en el canon, 

•Refiere que fue degollado entre las ocho y las nueve de la mañana en sábado S* de Junio 
•del ano 1453. en el sesenta y tres de su edad... Sin embargo el carácter de la feria no 
•corresponde al día que señala , porque aquel ano tuvo por letra Dominical la 6. y asi roe 
•Viernes y no Sábado el Si de Junio. 

El doctor Salazar de Mendoza dice («): »que dentro de onee meses y media come fue 
•degollado el Maestre, murió el Rey. 

Por esta cuenta parece se habla de averiguar el mes y día en que B. Alvaro de Lina 
fué degollado en la plaza de Valladolld: pues consta por el bachiller de Ciudad Real: «qae 
•su Alteza acabó sus días en mi presencia (del Kacnillor) Víspera de la Magdalena (•):• y 
por consiguiente día 21 de julio de 1454, pues no sé que se haya alterado el día de esta 
Santa. 

En vista de tanta variedad yconfuslcn como resulta de los autores alegados , pues 
cada uno va por su lado . no se entrañará que yo haga mi tentativa, y proponga mi sentir. 

Estoy en que quien mas se acerca á la verdad de ene hecho es Gil González, el cual 
dice que el maestre fué degollado en sábado úia 8S de junio del año 1453. To presume que 
hay yerro en el día, y quo debe decir dia dos de junio: con lo que quitado este nudo, < 
t odo corriente y armónico, como se va á espltcar. 

Salazar de Mendoza dice , que después de la muerte de D. Alvaro bástala del rey i 
ron once meses y medio, lo que se verifica. El Rey murió el dia SI de julio del 1454, viejera 
de la Magdalena. Cuéntense ahora los once meses retrocediendo. (Dejo para después lee 
once días de julio que restan , esto es , desde el SI al 31), junio, mayo, abril , marzo, fe* 
brero , enero. Estos son del a fio 1454. Del año 1453, son diciembre, noviembre, octubre, 
setiembre y agosto. 

Aquí hay once meses y dot dias del mes de junio; los que juntos con los onee qae que- 
daron de julio hacen irece dtai, que es el medio mes, sin contarlo matemáticamente; y 
c on esto sale puntual le que dice Salazar. 

He leído (y por mas diligencias que he hecho, no me acuerdo en donde) que el rey doa 
Juan murió cincuenla días antes de cumplirse el año de la muerte de D. Alvaro de Luna: 
y ajustada la cuenta sale puntual lo que se acaba de decir. El rey murió el día SI de julio; 
retrocediendo cincuenla días , viene á dar el de la muerte de D. Alvaro en el dot de Judio, 
sábado. 

Otras varias dudas y tropiezos se podrán mover, pero, para mi Intento, de poca moata t 
y por tanto me contento con lo apuntado. No obstante de apartarme del todo de este asal- 
to quiero proponer (aunque conozco la molestia) acerca del principio de la prisión de «ton 
Alvaro de Luna (en que también se puede dudar) lo quo lei en su propio original, quo os oo 
códice de media piel marcado con el núm. 73, bien ramoso en nuestra historia particular- 
mente en la del P. Mro. Derganza , y Rmo. Florez, titulado Mariyrologio ó Raleada de Bur- 
gos, en cuyo archivo de la catedral se guarda; y en el fol. 151, b. tiene uua nota que dice: 

•Miércoles qualro días del mes de Abril año de mil e quatrocientos, e clnquooU, o 
•tres años, rué preso en esta Ziudad de Burdos Don Alvaro de Luna el Maestro de Santiago* 
•e rué degollado por justicia en la muy noble villa de Valladolld. 

Si esto no aquieta, otro lo concertará mejor. 

Adición. 

Después de puesta esta nota habiéndola comunicado con el Sr. Floranes á Valladolld, 
me ba respondido lo siguiente: 

La opinión de V. P. sin perjuicio del examen que haré sobre ella mas despacio, por 
ahora parece confirmarse por los testimonios siguientes.» 

I. El de la anlUua ¡Calenda de Uclés que copió allí Morales el año 1574 , y se ha dado at 
público en 17113, en el tom. II, de sus Opúsculos, pag. S5, en estos términos. IV. Non.lum. 
obtit Donus Alvarus de Luna Magitler Ordinis Saneti lacobi. anno 1453. Hé aqui también el 
dia S de junio, que en aquel año rué en sábado, como muy bien prcvlono V. P. y lo habla 
advertido antes Gil González Dávila ; el cual si como acertó con el día de la semana, no 
hubiera errado el del mes , poniendo el SS do Junto , que no cayó sino en viernes, ó él ó la 
imprenta en lugar de dos doses t hubiesen puesto uno solo, á la verdad habría quitado 
á V. P. la gloria de primer descubridor. 

II. El del docto P. Fr. Matías de Sobremonte en su Historia manuscrita de este convento 
de S. Francisco de Valladolld, donde vivió y la concluyó el año 1666, con vista de 6u ar- 
chivo y de cuantas luces y memorias pudo rastrear para el asunto , no tolo de esta Historia 
General del Convento , sino tambleu para la vida que igualmente compuso, y dejó manas- 



(a) Crónica <t »l Gran Cardenal, llh. 1 , cap, 19, § i. 
Ib, C;ntou Epistolario, Spist. CV, pú¿. 166. 



DEL SIGLO IV.— SALAMANCA. 125 

que insinúo la gloria, trata de ella: si el infierno, pone de el una multitud 
de ejemplos &c. Al último ingiere un tratado acerca de las Horas canó- 
nicas, y una Nota sobre que San Agustín N. P. vio en Etiopia hombres 
que no tenían cabeza, sino ojos en el pocho. Síguense después Conju- 
ros &c. El modo con que se espresa el lugar de la impresión también es 
irregular, dice así: 

»Dum vero impressorum opera ac industria nostre salutis anno. 
»M. cccc. xeix. iiij. Kalendas novembris ita ut vides completum esset 
»tnst£nis Salmantica civitas omnium virtutum scientiaruraque totius his- 
ópame nutrix clarissima: hoc Ubi dono transmitlit munusculum : á qua 
»maiora indies te habiturum expecta. 

Este libro tiene unos 48 pliegos de letra de tortis, sin numeración de 
folios. Existe en la librería de S. Agustín de Valladolid: está encuadernado 
en un tomo con el «Tratado Sacerdotal de Sacramentis , deque dignis offl- 
»ciis et eorum administrationibus valde milis ac pernecessarias cunctis 
»fidelibus, et presertim ómnibus ecclesiasticis editus a reverendo etexi- 
»mio Nicolao de Plove Decretorum doctore dignisbimo. 

El cual tratado concluye: 
•Finit iractatus perutilis de administratione Sacramentoruim : de exposi- 
»tione ofttcii misse: de dicendis horis canonicis observand s. Impressum 
T»per Arnaldum Guillermum de brocario in civitate Lugrunij. Anno Do- 
•mini. M. quingentésimo décimo. Die vero xi. mensis octobis. Con el es- 
cudo de este impresor al pie. 

Tiene Ixxxj folios y otros de tablas, en 4.° Toda esta razón está to- 
mada por el P. Presentado fray José Abila, Prior del sobredicho con- 
vento de Valladolid.— Del P. Plove trata Fabricio en su Biblioth. media et 

erita del muy docto y V. P. Fr. Alonso de la Espina, que fué el que auxilió al maestre 
hasta el .«opílelo , con quien se confesó generalmente y con cuya asistencia dispuso su 
testamento la noche anterior, como el mismo P. Espina lo dejó escrito en su Fortatitivm 
Fidel , 11b. IV, Bell. 155, con las grandes esperanzas de su salvación que pudo prometerse 
de sos buenas disposiciones. El P. Sobremonte pues en la yntic. XI!, n. 10, de dieba so 
historia se espllca a«i : »Sabado í de Junio del año de 1453 a las 8. de la mañana, se hizo 
•justicia en el Mercado ó Plaza Mayor de Valladolid (que llegaba entonces basta la Frene- 
•ria) del Gran Condestable D. Alvaro de Lona. Su cuerpo tronco estuvo tres días en el ca- 
dahalso á la limosna común ,y la cabeza nueve en ona escarpia. Pasados los tres días fue 
•enterrado el cuerpo en la Iglesia (oy Parroquial) de San Andrés, sepultura entóneos de 
•loa Ajusticiados, adonde después de los nueve fue llevada la cabeza. Ordenó f). Alvaro la 
•noche antes que muriese su testamento; en el quai se mandó enterrar en la Iglesia de este 
•Convento. T asi, en cumplimiento de esta so ultima voluntad fue trabldo su cuerpo y ca- 
•bexa á nuestra Iglesia , donde se le dló Sepultura, acompañándole muchos Prelados y 
•Caballeros, y quantos avia en la Corte y Villa.» Refiere luego la traslación á Toledo algún 
tiempo después , y lo mucho que le sirvió la asistencia y auxilio del P. Espina en las últi- 
mas fatales horas; en cuya fiia % que dice tiene manuscrita , lo trata mas largamente. 
Pero asta libro no na sido posible dar con él hasta ahora, ni con el testamento del maes- 
tre, aunque lo he deseado con grande empeño, porqoe él solo nos habla sacado de todas 
las dudas, y puesto en claro la luz de un dia que los coetáneos parece se pusieron de 
acnerdo ao sapu'tar con el mismo paciente. Mas entre tanto no cabe dudarse por la indi- 
vidualidad de circunstancias en nlnsuno tan completas, qoa el P. Sobremonte hizo dili- 
gencia, y tovo por delante noticias originales. 

IT1. Aon por la Crónica misma d*t maestre bien observada, viene a sacarse el mismo 
día; porque en el cap. últim.pá?. 381. de la nueva edición por el Sr. Flores en 1784, ha- 
Mando del rey , de so reservado arrepentimiento , y de lo poco que luego vivió pensativo, 
melancólico y triste por lo que habla hecho , dice: Cá non duro después de su muerte si non 
Mo %n año é cincuenta días : y ajustada la cuenta, veri V. p. viene puntual con los des 
ttsUmonlo* precedentes y con la de V. P. aunque regida solo por una mera congetura, bien 
que fondada y prudente como ahora se verifica. 

Ciertamente un punto tan delicado y tan curioso debió muy poca diligencia á los dos 
óltlmos editores valenciano y sevillano de las crónicas del rey y de D. Alvaro; porque 
contentos solo con escltar Ins dudas, no se atrevieron a resolverlas, habiendo sido de su 
oficio echar sobre ello el último resto de su diligencia. Todos los demás escritores, que son 
nachos mas que los que V. P. numera, van perdidos, y no hay forma de concillarlos entre 
6¡. To entre tanto que no tenga lugar de Instituir un examen mas profundo, resido' en 
este parecer, y en sena! de enhorabuena por el descubrimiento doy á V. P. este signo de 
confirmación. 



126 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Ínfima* latinitalis Tom. V, lib. XIII» pág. 124 , en Nicolao Pofono.—El Tra- 
tado Sacerdotal &;. se imprimió en Zaragoza en ei 1535, como se verá en 
el tomo siguiente. 

27. (1500.) «Ordenanzas Reales por las quales primeramente se han 
»de librar todos los pleytos civiles e criminales. E ios que por ellas no se 
"hallaren determinados se han de librar por las otras leyes e fueros e 
«derechos. 

»En el folio CLXXHH, (que son los que tiene) dice: 
«Impreso en Salamanca año de la salud christiana de mili et quinientos: 
»et acabóse á veinte el nueve de Marzo. 

Impreso en dos columnas : letra de tortis. De D. Joaquín Pastor. La 
misma obra se había impreso en otras partes , y la última vez en Sevilla 
en el año de 1495, donde se puede ver, pág. 97 (1). 

28. »Tractaíus fructosissimus atque Chrislianae Religioni admodum 
«necessarius super Decálogo et s<>ptem peccatis inortalibus, cum Articulis 
«fidei, et Sacramentis Ecclesiae, aUjue operibus miserieordiae superque 
»excoramunicatione ac suffragiis et indulgeniiis Ecclesiae á Petro Costana 
»in Sacra Theologia licencíalo benemérito non minus eleganter, quam 
"salubriter editus. 

Al fin: 
»Libellus iste est finitus, etimpr.\ssus Salmanticae civitatis fidelis décimo 
«octavo die raensis Julii atino Domini miliesimo quingentésimo. 

Historia del Colegio de Sun Bartolomé de Salamanca por el Marques de 
Al venios, parí. I, pág. 143. 

(I) (Con esta ya son cinco las ediciones que llevamos apuntadas de este primer cuerpo 4o 
leyes metódico por el estilo del de boy, y de que el fué precursor (véase la Nota puesta en 
Zamora año de 1485, pág. ISO), y todas dentro el reinado de los Reyes Católicos, a su vista, 
la de los consejos, cnancillería, tribunales, Jueces, todo el reino, y el público todo. Lo 
que en verdad es muy bueno para arrojar masque de paso la perniciosísima opinión sis- 
citada en otro tiempo por nuestro doctor Burgos de Paz, y renovada eo nuestros dtas con 
mayor empefio, aunque incautamente por el Padre Burrlel y ciertos moderno* erudito* 
que le ban seguido ; mas á mi entender por sus créditos que por sus fundamentos, de que 
este código no tiene autoridad legislativa por haberle dispuesto el Sr. Mootatvo de estudio 
privado, y sin la de aquellos soberanos. De modo que en su dictamen habría sido esta le- 
gislación apócrifa é intrusa , por lo cual si a*¡ fuera . se habrían decidido los pleitos Ilegí- 
timamente, y coa vicio de nulidad. Tendríamos, pues, ó bien el caso romano de la Ley 
fhilippui Barbarias, 6 ya la necesidad de retractarlo lodo , oyendo nuevamente en Justi- 
cia á todos los sentenciados de aquel tiempo que lo fueron por esta legislación, alborotan- 
do á los que duermen, y poniendo eo contradicción a toda la Espaita. Ué aquí las conse- 
cuencias que se siguen de opiniones inconsideradas y arrojadas al aire por falta de Instruc- 
ción. Ra<*te decir por ahora, basta que con miyor descanso y en diferente obra sea Instruido 
«1 público radicalmente acerca de este punto gravísimo y delicadísimo; que consta lo cen- 
trarlo por las célebres Ordenanzas de Sevilla, por documentos auténticos qie yo mismo he 
sacado de los archivos de Vitoria, y de esta ciudad de Valladolid, aun por alguno de los mis- 
mos que se producen en contra, y Analmente por otros principios: esto es, que Montalvo tuve 
ile nuestros reyes la autoridad que se echa de menos, y que aquello* soberanos quisieron 
y ordenaron que el Código de Ordenanzas Reales se observase en todos sus reinos y domi- 
nios: otra cosa será que tenga faltas de exactitud. Esta es cuestión muy d itérenle. También 
ee las notan á la recopilación actual, sin que poroso claudique por la parte de autoridad. F.) 
El pensamiento ó nota del Sr. Floranes se corrobora con lo que se baila en el libro do 
acuerdos de la villa de Escalona (fol. 387), en uno celebrado en once de mayo de 1485 , en 
el cual se cita una carta de los Reyes Católicos, mandando que todos los lugares de dos- 
cientos veeleos arriba compren el libro de la copilaclon de las Leyes que hizo Moutalvo* 
para que por él Juzguen los alcaldes, etc. Aquí se ve claro que diebo Ordenamiento da 
Jfootalvo tenia autoridad real. 



DEL SIGLO XV. —SALAMANCA. 127 

IMPRESORES DE SALAMANCA. 

EN EL SIGLO XV. 

Leonardo Alemán, y Lupo Sanz de Navarra, compañeros. 

Estos son los primeros , y únicos impresores que hallo en Salamanca 
en el siglo XV, de los cuales apenas se sabe mas que los nombres, y que 
imprimieron en compañía. El primero parece era alemán ; y el segundo 
hermano de Leopardo , como se pueda ver en el año de 1496. en el que 
imprimieron la obra de Gonzalo cié Villadiego. Si estos son el Leonardo 
Butz, y el Lupo Appenteger que imprimían en Zaragoza el año de 1500, 
no me atrevo á resolver, y solo sí á dudar, que es cuanto puedo decir 
de los impresores de Salamanca del siglo XV. 



i 



128 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE ZAMORA. 



1. (1482.) Pocas son las noticias que hallo de- la imprenta de Zamora 
en el siglo XV, pero esas muy apreciables; pues fuera de la circunstancia 
de io bueno de las materias, tienen la de ser obras muy raras, cuales 
son las siguientes: 

2. »Vita Xpti. fecho por coplas por fray Iñigo de Mendoza a petición de 
«la muy virtuosa Señora Doña Juana de Cartagena (1). 

» invocación del Autor 

•Aclara sol divinal 
»la cerrada niebla oscura 
«que en el linage humanal 
»por la culpa paternal 
«desdel comienzo nos dura: 
"despierta la voluntad 
«endereza la memoria 
«porque sin contrariedad 
ȇ tu alta majestad 
«se canta divina gloria. 

Sigue con otras muchas décimas, y concluye: 
»Pone fin á la obra toda. 

«A vos Señor excelente. 

» Fecha en Zamora a veinte y cinco de henero año de (2) Ixxxij. 
«Centenera. 

En el mismo volumen y de igual carácter sigue: 
«Composición fecha por Gómez Manrique, enderezada á los Serenissimos 
«Señores principes de los reynos de Castilla e de Aragón y de Cecilia (3). 

«Excelentissimos principes esclarecidos reyes mis soberanos señores* 
«Pues natural cosa es & las aves amar sus nidos.... 

Prosigue un Preámbulo en prosa, que coge hoja y media; y después 
e! epígrafe siguiente con mas 79 redondillas mistas, de nueve versos: 

«Sigue la obra llamada Regimiento de Principen 

•Principes de cuyo nombre 
«guatro reyes son pasados 
«justicieros esforzados 
«dignos de muy gran renombre, 
«mis rodillas por el suelo 
«ante vuestra Magestad 
«real trobando como suelo 
«quiero hablar sin recelo 
«y decir vos la verdad. 

(I) Eíta obra de Vita Xptí. se reimprimió en Zaragoza, año de 1491, donde se puede 
▼er páí. «7. 

(í) Filia In M. y l.ns cccc. pero no hay dudí de que el Impresor Centenera lo era en Za- 
mora cu el 1488 y ?ig. 

(3) Esta composición h tenso copiada del M*. Original (juntamente con toda la Colección 
de las obras poéticas de este nobilísimo Sr. Gómez Manrique) la que compuco para el prín- 
cipe D. Fernando, con animo de bacer otra para la princesa doña Isabel; pero fallecióme 
(dice) el saber para le dar la forma, y el tiempo para la seguir ; por esto ote de acabar Im asi 
remendada, como vuestra Alteza la verá.— Redúcense las remendaduras ó enmiendas i poner 
en plural lo que habla escrito solamente para el príncipe. 



DEL SIGLO IV. — ZAMORA. p""*»~ J 29 

Letra de tortis: tomo en 4.* delgado > existe en la Real Biblioteca. No 
tiene año ni lugar de impresión , pero no dudo que la hizo Centenera en 
el dé 1482, juntamente eon el Vita Xpli. de fray Iñigo, pues tienen un 
mismo carácter , papel y señas. 

3. » Proverbios de Séneca. Introducción á los Proverbios y Sentencias 
•del famoso Puilosopho Lucio Anneo Séneca. Por el Doctor Pero Diaz de 
«Toledo. Dirigido al muv alto y muy ilustre y virtuoso Señor, su sobe- 
-rano Señor el Rey Don Juan segundo de Castilla , de León &c. (1). 

¡f Esta obra se acabó en la Cíbdad de Zamora sabbado & tres días del 
«mes de Agosto año del Señor de mili e quatrocientos e ochenta e dos años. 
«Antón de Centenera. 
Xpmo en folio. Existe en el estudio de D. Joaquin Pastor. 

(1483.) Los Trabajos de Hércules. 
«Aquí comieca el libro de los trabajos de hércules. El qual copilo d5 enr- 
»ri'|ue de villena a instada de mose pero pardo cavallero cátala e sigúese 
»la carta por el dicho do errique al dicho mosen pero pardo ebiada en el 
»comieaco de la obra puesta. 

» Uy "noble e virtuoso cavallero ya sea que por proul'gada fama fuese 

»iuformado devras virtudes 

Finaliza: 

r Estos trabajos de hercl'es se acabaron en camora miércoles, xv. dias 
mes de henero año del señor de mili e. cccc. Ixxxiij. años. Cen- 
~ leñera. fol. 

De la selecta y copiosa librería de D. Santiago Saiz, bien conocido en- 
tre los literatos. Letra de tortis: impreso á linea tirada: tiene xxx. hojas 
con números romanos.- y once (2) estampas ó targetas a) principio de los 
capítulos, abiertas en madera, alusivas á la obra. En cada capítulo pone 
la fábula, la historia, la mitología, y aplicación á los doce estados del 
hombre, esto es, de príncipe, de prelado, de caballero, de religioso , de 
ciudadano, de mercader, de labrador . de menestral, de maestro, de 
«iiseípulo, de solitario, y de mujer. 

Con haber tratado de estos trabajos D. Nicolás Antonio, el Rmo. Sar- 
niento, y el Sr. Bayer, ninguno logró ver esta rarísima edición , ni aun 
noticia de ella; la cual está impresa en prosa, no en verso como sospecha 
Dpn Nicolás Antonio. De la misma obra reimpresa en Burgos en el 1499, se 
dirá en su lugar. 

Vita beata. 

En el mismo volumen que los Trabajos, de que se acaba de tratar, y 
seguido está la obra de Vita beata, pero con nueva numeración de xxiij. folios 
Que son los que ocupa, cuya edición es no menos rara y desconocida que 
la antecedente , y principia asi: 

tf Aqui comienza un tratado en estilo breve en sentencia no solo largo 
■oaas hondo e prolixo el qual ha nombre Vita beata hecho e compuesto por 
*fl honrado e muy discreto Jua de lucena ¿baxador e di* cdsejo del rrey 
"Intitulado al $erenissimo principe e glorioso rey don jua el segundo en 
■hombre de castilla de immortal memoria. 
" c ^ Onsiderado nr5s mayores serenissimo rey y señor la variedad de 

*nra vida 

Finaliza: 

ff Esta obra se acabó en la cibdad de camora. viernes siete dias del mes 
*&e hebrero. Año del señor de.* mili. cccc. lxxx. iij. años. 

«Centenera. fol. 

U> A este ejemplar de Zamora del 1483, le hita la portada, la que se sople por olro de 
1* unpresUn de Mi-dina del 1552. del que se da razón en el tomo siguiente, y allí se puede 
*fcr sobre algunas individualidades; pues es la edición que he manejado mas á mi satis* 
'acción. 
VI) Ba el cap. I, no tiene estampa: el lloro está completo: tiénela la edición de pur- 
go» del 1499. 



130 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

De la librería de D. Santiago Saiz. Letra de tortis. Esta edición es tan 
rara y desconocida como la de los Trabajos de Hércules, las cuales obras 
andan sieranre juntas como se ve aquí , y en las reimpresiones de Bur- 
gos del 1499 y 1502. 

4. (1485) »En el nombre de Dios trino en persona et uno en esencia 
«aquí comienza la fabla de los libros et titulos desta copüacion de Leyes 
•que mandaron facer e copilar ios muy altos e muy poderosos Principes 
»cl Rey Don Fernando et la Reyna Dona Isabel nuestros señores de todas 
»las Leyes et Pragmáticas fecbas et ordenadas por los Reyes de gloriosa 
«memoria antepasados et por sus Altezas en Cortes generales, las quales 
»van partidas en ocbo libros. 

Sigue el índice de los títulos: y finaliza el todo del libro: 

»Por mandado de los muy altos et muy poderosos sercnissimos et 
»cbristianisimos Principes Rey Don Fernando et Reyna Doña Isabel nues- 
tros Señores compuso este libro de Leyes el Doctor Alfonso Diaz deM&u- 
»talvo Oidor de su Audiencia et su refrendario et de su consejo * et im- 
»primiose en la muy noble cibdad de Zamora por Antón de Centenera á 
«quince días del mes de Junio año del nascimiento del nuestro salvador 
»ltisu Xpo de mili e quatrocientos e ochenta e cinco años. 
»DEO GRACIAS. 

Tomo en folio sin numeración, impreso en dos columnas, letra de 
tortis : existe en la Real biblioteca. Aguí mismo se baila otro ejemplar de 
letra al parecer mas antigua, que dicen gótica, tosca: no tiene año ni 
lugar de impresión. Tiene sí el mismo principio que queda puesto; pero 
varia en el final desde el asterisco adelante, que concluye como se sigue: 

de su Consejo " »(e acabóse de escrevir en la cibdad de buepte á once 
•días del mes de noviembre dia de sa martin año del nascimiento del 
»nfo salvador jbu xpo de mili e quatrocientos e ochenta e quatro años) 

•Castro.» 
Esto es lo único en que varia de la impresión de Zamora del año 14W. 
El libro 1.* v 2.* están foliados con números romanos, y cogen estos dos 
libros LXXX folios , el resto de la obra (que es la mayor parte) hasta el 
fin está sin numerar. Tiene en los principios de los libros adornos de 
mayúsculas y orlas abiertas en madera muy curiosas y sobresalientes. 
Las letras capitales son pequeñas, pero las han sobrepuesto grandes, pin* 
tadas de mano. 

El Sr. Rayer en las Notas á la Biblioteca de D. Nicolás Antonio (pá- 
gina 334), dice que en la del Escorial hay un códice de marca mayor con 
el título de «Ordenamiento Real, ó Copüacion de las Leyes que mandaron 
«facer los mui altos y poderosos principes Don Fernando y Dona Isabel 
«nuestros Señores, en ocho libros. 

Prosigue dicho Sr. Bayer, que al fin se lee la fecha en romance qne 
él pone en latín: 

•XI. Novembris i* urbe Optensi anno MCCCCLXXXIV. 

Y añade mas, que de mano moderna han puesto debajo: »En el año 
»de 1567, halló D. Bernardino de Cárdenas Alcalde mayor de los Hijos- 
»dalgo de Castilla y León este Libro hallándose preso en* los Alcázares 
»de Segovia en el dicho año. 

No se duda que según el título, número de libros, y fecha de mes y 
año es la misma obra que la impresa. 

Ademas de estas dos ediciones hay otra hecha en Burgos en el 1488, 
de que se dirá en su lugar, y todas convienen en los titulos y materias, 
escepto lo que se ha notado de los finales (1). 



(1) (De U acatada de escribir en Huete en once de noviembre de 1184, Impresa sin mu 
do ido y lagar, hay otro ejemplar (qne he fisto y examinado anos ba) en la librería ie f*it 
real monasterio de S. Benito de Valladolid, y conviene en todo con la descripción qae aejai 
se hace. Y es muy Importante para saber el principio del Código , lo que hasta ahora ata* 
guuode nuestros jo ristas tocó: el año, esto es, eu que se formó la primen C t pUui em ée 




DEL SltíLü XV. — ZAMORA. 131 

5. »Por los años de 1483, ó poco mas se imprimieron en Zamora las 
introducciones latinas del Mro. Antonio de Nebrixa, contrapuesto el romance 
al latín, cuyo libro no tiene portada, y empieza: 

•A la rniiy alta e muy esclarecida princesa doña Isabel la tercera dcsle 
«nombre r^yna y señora natural de España e las islas de nuestro mar. 
«Comienzan las introducciones latinas del maestro Antonio de Nebrissa 
•contrapuesto el romance al latín por mandado de su alteza. 

»Si los otros subditos y vasallos, &c. 
Concluida la Dedicatoria dice: 

«Libro primero 
"Los nombres proprios por proporción &c. 

Concluye el libro en el folio 67, que son los que tiene (añadidos 
de mano.) 

Col. 1. Col. 2. 

«Sexta interrogatione. Quoniara in «Sexto por pregunta, porque en las 
»»clausulis quas interrogative pro- "Clausulas que pronunciamos pre- 
«feriraus ultimae dictionis sillabam «pintando aguzamos las silabas de 
•acuioaus, utquis furor, ó cives? «la ultima dicción, como qué furia 

»es, ó ciudadanos? 
ET SÍC EST FINÍS DEO GRATIAS. »Esta obra imprimió Antón de Cen- 
tenera en Camora. 

Tomo en folio: letra detortis: comprende cinco libros: impresos en 
columnas. En el año 1773, reimprimió esta misma obra el celebre impre- 
sor D. Joaquín de Ibarra, á costa de Bartolomé Ulloa comerciante de li- 
bros, el cual en la advertencia al lector da á entender que hasta enton- 
ces era obra inédita, en lo que se ve cuanto se engañó. 

Don Nicolás Antonio habla de esta edición , y advierte que no pone 
año en que se imprimió: »lntroduclionum Latinarum. sine anni mentione, 
•Zamoraeapud Antonium de Centenera, Latino-Hispanae columnatiin, Eli- 
•sabethae serenissimae Uispaniarum Reginae dieutae.— Pero por constar que 
Centenera imprimía en Zamora por estos tiempos, esto es, en el 1482, los 
Proverbios de Séneca: en el 1483, los Trabajos de Hércules, y en el 1485, 
la Copilacion de las Leyes, pongo la edición de estas Introducciones por 
los años de 1485. 

6. (1490.) »Los Evangelios desde Adviento hasta la Dominica in Pasione, 
•traducidos en longua castellana por fr. Juan López, del Orden de Santo 
•Domingo. En Zamora Año de M.CDXC. fol. 

Don Nicolás Antonio, Tomo 11, Biblioth. Vet. pág. 330. 

IMPRESORES DE ZAMORA 

DEL SIGLO XV. 

Antonio de Centenera habr* de llenar el hueco de los impresores mío 
hubo en Zamora <»n el sig o XV , el cual es el único que suena allí en los 
aaos de 1482, 1483, y poco mis adelante. Vivia todavía en el 1486, como 
v a queda anotado sobre el año 1485 en esta misma pág. 

Lptes. que tenemos por el estilo da la de hoy , formada por D. Felipe II , en 1507: la cual por 

** becho de llamarse Recopilación , supone previa esta otra: como quien dice al modo de 

i% **Un\-dno-Codex repelitae praelectionis. Se acabó pues de componer por el St. Monialvo e:i- 

°*rgado de esta comisión por su mucha práctica, el año de 1484, como á la mitad de él , ó 

Pocq después. Y «I Castro que la acibó de escribir on Huete el día de S. Martin, once de 

n °viembre de aquel ano. fué sin duda el ara muense que de su orden sacó la copia limpia, 

lúe ge habla de dar á la imprenta, y se dio en efecto muy luego á fines de este año, ó 

P r tticipios del siguiente 85; y para mi «in duda en Zamora , porque la letra es la misma 

9«&e asaba Centenera. Del cual y sus cuatro oficiales (que con tantos manejaba la imprenta, 

T todos castellanos) tengo documento original y auténtico, de que haré uso en mi obra, 

■tinado allí á It de diciembre del si^ui^nte 1486, en que se dice fueron testigos «Antonio 

*<*e Centeiic ra, . maestro de letra di molde é Christoval Rodrigue:: de Laguna, é Alonso de 

*^ tilla, é Francisco Arlas do Ctbdad-Rodrtgo, é Juan P iredes familiares d el dicho Antón 

•*• Centenera, é tecinoi é nura lores Je li dichiCiblad de Zamora. F.) 

10 




132 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE GERONA (1). 



(1483.) La ciudad de Gerona es una de las notables del principado de 
Cataluña, la cual está adornada con plaza de armas, silla episcopal, y 
varios conventos de frailes y monjas, y mas de dos mil vecinos. Ha sido 
famosa en todos tiempos, y en los presentes muy nombrada. Tuvo tam- 
bién su imprenta en el siglo XV , que es lo que ahora me llama. 

En la pag. 378 (2) , puse entre las ediciones dudosas por falla de lugar 
ó año en que se imprimieron la presente ; pero ahora se suple esta falta. 
Dice asi : 

«Rubrica de la primera part del libre apellat memorial del pecador 
«remut: lo qual tracta contemplativament de la mort y passio del fill de 
»Deu: fet home: per dar a home perdut reparado, compilat per lo re- 
»verent mestre Plielip de malla: mestre en arls y en sacra theologia: 
«Canonge y Ardiaca de penedes en la sancta seu de Barcelona. E es par- 
tida aquesta primera part. en docens cinquanta capitols. 

»E comienca lo prouemi del libre. 
Al fin: 
•Migencant la divina gracia venguda es la fi de esser impressa la primera 
»part del libre anellat memorial del pecador remut: impressa a despeses 
»de matheu Vendrell mercader en la ciutat de Girona: dilluns a xvü. de 
«Noembre lany de la salud nostra mil CCCCLXXX. y tres. foi. 

Así el Gl. Mayans en una carta Ms. que tengo , y dirigió al noble va- 
ron Gerardo Meerman. 

El Mateo Vendrell suena en Barcelona el año de 1484, como se puede 
ver en la pág. 50. 

(1) Esta imprenta y la de Braga que en la edición que hizo el P. Mendex Tan en ata toja , 
al fin, se han colocada en los lujares correspondientes, según el orden cronológico. El 
autor encabeza así la referida hoja: «Adición. Aun no se habla acabado do Imprimir ti 
presente tomo, cuando ya me han ocurrido nuevas Imprentas que añadir, coaita toa las 
siguientes:*— Dionisio Hidalgo. 

(í) Esta página so refiere á la edición hecha por Méndez ; en la presenta no p«t4t sa- 
berse ahora á la que corresponderá , pero es la primera obra de las dudosas. Id. 



»KÍ. SIGLO XV. —BURGOS. 133 



IMPRENTA DE BURGOS. 



1. (1485.) EL maestro fray Gerónimo Román, piélago inmenso de va- 
rias especies y noticias raras, dice (1), que Fadrique ó Federico de Ba- 
silea fué el mas famoso impresor que vino á Burgos. Aquí le encuentro 
imprimiendo por espacio de mas de veinte y cinco años. 

2. Miguel Denis en el suplemento á los Anales de Maittaire (Parte I, 
pág. 115.) pone la Crónica de España abreviada por Diego Valera impresa 
en Burgos año de 1480, y advierte qne acaso lo fué por Friderico de Ba- 
silea: lo que es errata conocida, pues el mismo Valera declara que aca- 
bó este compendio en el 1481, siendo de edad de sesenta y un años, y 
por tanto repugna que se imprimiese ea el 1480, en Burgos, ni en parte 
alguna. 

3. También se ha de escluir de la imprenta de Burgos la Exposición so- 
bre todo el Psalterio de fray Juan de Torquemada, que Próspero Marchand 
le atribuye (2), y de que con razón dudó D. Nicolás Antonio, in Burgo 
(dice) locum ignoramus: el cual Burgos no es el de España, sino el de 
Pictavia perteneciente á la Galia: como consta del final del mismo, libro: 
Reverendissimi Cardinalis S. Sixti Domini Johannis de Turrecremata expositio 
brevis & utilis super toto psalterio. In Burgo Sanctissimi Hilarii Maioris Pida- 
vis impressa... Anno Domtni 1480. xiii. Kal. Mart. felicüer est consúmala (3). 
Cuya nota comprueba lo que digo en el Prolog, (n. vii.) sobre que se pon- 
gan á la larga los títulos y finales de las obras, con lo que se evitan di- 
ferentes dudas, como se ve en la presente y otras. Desembarazados de lo 
falso, y de lo dudoso, entraremos en lo que consta con certeza. 

4. Arte de Gramática de Fray Andrés de Cerezo. 

«Andreas Guterrius Cerasianus humanissimo Domino Ludovico)- ¿ . 
•Acuña: Reverendissimoque patri in Xpto Episcopo burgensi bene p3f 
•mérito & viro gravissimo salutem plurimam dicit. )s S 2 

»Cum omnes nomines nati sint studiosissime pater ad comunem homi- 
»num utiiitatem... 
Al fin: 
»Mense martio duodécima die anno salutis domini millesimo quadrigen- 
«lesimo octogésimo quinto quo tempore clarissimi reges Fredmandus et 
-helisabella infideles ingentibus copiis desolare ceperunt superstíte ilus- 
•trissimo Principe loanne: atque integerrimo viro Petro a Mendoza Car- 
«dinali hispano: viceq? regnum gubernante nobilissimo & gravissimo 
•primipilo petro a velasco in salmanticensi quoque gypnasio seholasticis 
■prefecto Guterrio a toleto tune presidente hoc breve corapendium maxi- 
*ma cum diligentia per ingeniosum virum inagistrum freaericum burgis 
"impressum est. Válete feliciter. 

Tomo en folio, letra de tortis: existe en la Real biblioteca. De este 
arte de gramática, y de su autor trata D. Nicolás Antonio en la Bibliotheca 
jjova, aunque no conoció esta edición, que es muy rara. Reimpresa en 
Burgos año de 1497, véase adelante, pág. 137. 

i%) República Gentílica, llb. VIII, cap. III. 
O) Hlstolre de rimprtmeiie , pág. 7í. 

C3) Véase el Abate Raimundo Dtosdado Caballero , en su libro De prima typographiae 
**jw*íca# aetale tpecimen. Roma?, 1793, pág. ift. 



i 



134 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



es / 



(1187.) Doctrinal de Caballeros. 

«Este libro se llama Doctrinal de Caballeros en que están copiadas 
«ciertas leis e ordenázas que están en los fueros e partidas de los 
»rreynos de Castilla e d3 León tobantes a los caballeros e fijos dalgo 
»e los otros que andan en actos de guerra con ciertos prólogos e 
«introdueion's que hizo e ordeno el muy reverendo señor don 
«Alonso d» Cirtajexa. OaUpo de Burdos a instancia e ruego del 
»Sw»fior Don Diegj (r > inz de Sin lovil Cm1e de Castro ede Denia. 

Sigúese la Tabla; y finaliza el todo: 

«Fue impreso este libro en Burdos por Maestre Fadrique Alemán a ruego 
»del capellán ínwor de la capilla de la santa visitación que fundó y doló 
»e| mesmo sefi >M)bisp) Don Alonso de Cartagena, que es en la Iglesia de 
«Burdos. Sicado del original do est;\ en uno con otros libros del dicho 
»S:'íior 0!>ispo ordenados. Acabóse á veinte de Junio año de mili E cccc 
•>e x\x. vij. 

Tomo en folio, letra de tortis, impreso á línea tirada. Existe en la Real 
biblioteca: de él trata D. Nicolás Antonio, que dice se reimprimió en 
Burgos A lí ( .)2. No conoció la tercera edición hecha en la misma ciudad 
en el 1Í97, las que se pueden ver en sus lugares respectivos. 

El Sr. Bayer dice que en la biblioteca del Escorial hay an códice de 
óptima nota- »»A Die^o Gómez Sandoval conde de Castro y de Denia (en- 
tiendo iMtcado) »Los famosos caballeros (dice) muy noble Señor Condes- 
table &c. 

El Sr. Floranes añade que »de es'a misma obra vio en otro tiempo en 
»Valiadolid un excelente exemplar M>. aunque no mny antiguo, exacto y 
»de buena formación en poder de su amigo D. Antonio Cuesta, ahora 
•Dignidad de Arcediano titular de la Santa Iglesia de Avila. 

6. »La Chronica de España abreviada por ramdado de la muy pode- 
rosa Señora Doña isibel reyna de Castilla: Por Mossen Die^o de Valera 
»su Mi'stresala v de su Consejo. En Burgos por Friderico de Basi- 
»lea. MCCCCLXXXV1I. fol. 

E\iste en la librería del Sr. Yelasco: y éste es el mismo ejemplar que 
cita Meerman en la parte II, de sus Orígenes tipogrAficos. p$g. íii. Acer- 
ca del elogio de la Reina Católica, y del impresor Friderico de Basilea, 
véase al tratar de esta crónica en la imprenta de Sevilla en el 14S2, pá- 
gina 8i, y adelante en los impresores de Burgos en el mismo Friderico. 

7. (H88. x . Ordenanzas Reales. 

»En el nombre de Dios trino en persona e uno en esencia aqui comien- 
za la labia de los libros e títulos desta copilacio.i de Leyes &c. 

Sigue todo este epígrafe como en la impresión de Zamora del 1485, 
donde se puede ver , pág. 130. 

Y finaliza: 
»Este libro se imprimió en la muv nobl« e muy leal cibdad de burgos por 
«maestre fadrique alemán escribano de molde a veynte e quatro días de 
«setiembre año del naseimieuto del nuestro salvador ihesu xpto de mili e 
»quatrocientos e ochenta e ocho años. fol. 

Existe en la Beal biblioteca, letra de tortis: tiene CCLX folios. Hay 
varias ediciones de estas orden inzas reales, que se pueden verea Zamo- 
ra año de 1 185. en Salamanca 1;>00, &c. 

8. (1490.) Libro de los Santos Angeles. 

El presente ejemplar no tiene portada, y parece que nunca la tuvo, 
pues empieza por la plana pares , y dice: 

«Al muy rreueremlo e honorable e sabio caualiero mosen per maestro 
irracional d'l muy alto principe e señor. El señor do i iuhan por la gracia 
•de dios rrey de araron. El si tiuaiil seruidor fray francisco ximenez de 
»la borden de los fray res menores. Eso mesmo con to Ja rreuerencia en 
«aquel eterna! dios que es padre de todos ios ¿anctos angeles e virtuosos 



DEL SIGLO XV.— BURGOS. 135 

espíritus en la gloria. Reu<*rendo señor mío diuersas vezes ha plazido a 

• vra limpia e ftjruieute deuoeion que au?;ys do tiempo anticuo acá a los 
•gloriosos andeles de parayso mouer a tni. que sobre su dignidad, rregi- 
«•iniento horden. principado, seruicio. e alteza, acopilaso e tiziesc algud 
•tractado. que las dichas sus condiciones e altezas declarase, por via e 
» manera que vos primero e los que vinieren después pudiesedes inflamar 
»vro» coracones en su honor, seruicio. amor, e rreuerencia... Esto pre- 
supuesto deues saber señor mío. que aqueste libro de los sánelos angeles. 
"Contiene en sumí cinco tractados. El primero tracta de su alteza e na- 
tura excelente. El secundo tracta de su horden rreuerente. El tercero fa- 
*>bla de su seruicio diligente. El quarto tabla de su victoria feruiente. El 
«•quinto tabla de su houorhble presidente. 

Siguen cinco hojas de tablas: y en el folio cxxxxi, dice: 

«Fue impresa la dielu (¡opilación en la muy noble e muy leal cibdad de 

• burgos por maestre fadrique de basilea alemán a quinze dias del mes de 
«octubre año del nascimiento de nuestro saluador iíiu christo de mili e 
•ouatrocientos e nouenta años. A honor e rreuerencia d' nuestro saluador 
»ibesu christo e de la gloriosa virgen maria su madre e de los sánelos 
«angeles. fol. 

Existe en la librería del Sr. Velasco, y en la del Sr. Floranes. Está im- 
preso en dos columnas, letra de torlis: libro raro. 

De esta obra de la Naturaleza Angélica, y de su autor fray Fra ¡cisco 
Ximenez trata D. Nicolás Antonio; pero no conoció esta edición, que < i n mi 
noticia es la primera, y dice que la imprimió en Burgos el mismo Fadri- 
que de Basilea el año de 1516. la que no he visto , y por consiguiente será 
segunda. Tercera vez salió en Alcalá corregida y enmendada en el año 
de 1527, y es la que he manejado mas á mi satisiaccion. 

Noto mas, que la misma obra se imprimió en lengua catalana ó lomo- 
sin. en Barcelona el año de 149í. por dos veces. Véase sobre los citados 
afios y lugares , pág. 54. 

El tiempo en que su autor la escribió fué el año de 1392, aunque no sé 
si originalmente en latin , castellano, ó lemosiu (1). como constado la 
nota ó advertencia que pone ;il fin del capítulo 50, donde dice: »Ofreseien 
-dolo á vos mucho honorable cauallero mosen per (2) de artes contador 
«mayor e camalengo del muy alto principe e señor mi señor don juan 
• por la gracia de dios rrey de aragon. rreyuante en el año del señor de 
•mili e trezientos e nouenta e dos años. 

9. (1491.) «Libcr primus G. iuüi Cjesaris com/nentariorum De bollo 
«gallico libiT primus. 

»Galliaest ornáis diuisa in partes tris: quarum unam incolunt Bel^ae: 
«alteram... 

Finaliza: 

»Anno salualoris nri. M. cccc. lxxxxj. mense aprili hoc opus sunma 
»cum diligentia burgis in ofticina ioannis burgiensis impressum est. fol. 

Existe en la Real biblioteca: letra de tortis, impreso á línea tirada, no 
tiene numeración. Está encuadernado con la obra de Lucio Marineo Sieulo 
de HispanicB laudibus. 

(1) (Yo creo que la escribió en latín , y que después la tradujeron , primero en cata);wi, 
y lucido en castellano. Ignorándose los traductores. T esta obra amaneció tan temprano ú 
U imprenta , y hubo de ser tan célebre y famosa en sus principios en Europa, que los con- 
tinuadores de Moreri en el tomo I , de su Suplemento , impreso en París , a ño '.1689, p;'ig. 7*4, 
Col. I, dan ya noticia de una edición de ella en Ginebra en 1478, bien que equivocando á 
e sie relUioso, obispo de Hetna y patriarca de Alejandría , con el célebre de su nombre y 
**«altglon cardenal Jiménez, arzobispo de Toledo: lo que no es muy admliable en los extraños 
cuando en ios propios se ha admitido el mismo error : Bobadilla en la Política lib. 3, cap. 7, 
n. 39, v cap. 8, n. II. Acevedo en la* Adiciones a la Cur. Pisan, lit. 1 , cap. 12, lit. b. y Ga- 
briel Uso de la Vega en su Ms. de los Varones doctos de España, extractado sin ñola ni con- 
tradicción por D. José Rodríguez de Castro en la Biblioteca Rabinica Española, pág. 521 
col. 1.— F.) 

4.2) Aquí parece ralla la palabra Maestro, que pon»* al principio de la epístola ó dcdlca- 
WrU: á no ler que ei Arles sea «pulido. 



136 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

10. (1493.) Aelii Antonii Nebrissensis grammatici ac poetae laoreaü 
»introduttionura latinarum secunda editio ad preclarissimuní adolescentem 
»Gtiterrium á Toleto Salmanticensis Academiae pracsuiem (I) B. M. foeli- 
»citer. 

«Apelles cous a quo ano Alexander iüe magnus, ¿ce. 

Finaliza la obra. 
»Haec sunt opuscula defícientia in hac arte ab Antonio primum posita 
»in sua prima editione quam in prosa oratione scripsit. 

Í Primum de figuris. 
Secundum de constructione. 
Tertium de regulis tractanicis. 
Quartum de Orthographia. 
f Quintum de nominibus primitivis & derivativis. 
(f Sextum de nominibus possessivis & denominativis. 

»Deo gratias. 
No pone año ni lugar de impresión. Impreso en letra gruesa de tortis, 
á línea tirada. Desde aquí sigue de la misma letra, pero pequeña, y en dos 
columnas, lo que considero obra diferente: 
«Nomina numeralia unus na. um. 

Y concluye: 
*Expliciunt vocabula excerpta a Gregorio de Orioia legenti pompeopoli. 
«Impresa per Fredcricum alemanum in regali civitate Burgen. anno a 
•christi nativitateM. cccc. xciij. die vero sexta mensis Julii. 

Concluye con un escudo gracioso, que me parece ser de Federico de Ba- 
silea. 

Librería del Sr. Velasco. 

11. (1494.) «Franciscus Niger de modo epistolizandi. 

Finaliza: 
«Opusculum lioc de scribendi epistolas ratione quam diligentissim« emen- 
wdatum. Impressum est in regali civitate Burgen. (Hispaniw) per Frederi- 
»cum Basiliensem Germanice nationis Anno Domini MLGGGLXXXXUII. die - 
•vero xii. mensis Aprilis. Deo gratias. 

Sigillum Leo vexillum Basüeense, sculumque lileris f. b. insignüum U — 
nens. i.* 

Así Denis, parte I, pag. 374, y que este ejemplar existe en la biblioteca 
pública de Palerrao. Fabricio habla de esta obra, mas no conoció tal edi- 
ción española, que es lo que hace á mi intento. 

12. (1495.) »Libro llamado Compendio de la humana salud. 

Está falto en el principio, y en el fol. II, empieza por el prologo. 
Finaliza: 
»Fue acabada la presente Obra por Juan de Burgos en la muy noble e 
»mas leal cibdad de Burgos a xv. dias del mes de Mayo año de mili e 
»quatrocientos e noventa e cinco años. fol. 

Está impreso en letra de torlis, y tiene LXVHI, folios. De D. Joan de 
Sedaño. 

Acaso es esta la obra que cita el Rrao. Sarmiento (en el Ms. del origen 
de las Bubas, núm. 77.) en donde dice, que un anónimo juntó nueve tra- 
tados en un tomo en folio , con título de Epilogo de la Medicina, y que se 
imprimió en Burgos arlo de 1195, en folio. 

13- (•> Lucero de la vida christiana. Su Autor D. Pedro Ximenez de 
«Pr^xano, Obispo de Badajoz y Coria. 

Tomo en folio de 158 hojas, dedicado por el autor á los reyes católi- 
cos. Véase el año de 1493, Salamanca, pág. 118, donde queda hecha su 
descricion por el P. Méndez. Al lin tiene la marca del impresor y la nota 
siguiente. 

«Acabóse el muy excellente c catholico libro intitulado Lucero de I» 

(!) En el año U98, era ya obispo de Plasencia. 



DEL SIGLO XV. —BURGOS. 137 

•vida xpiana. Emprentado en la muy noble y muy leal Ciudad de Burgos: 
•con industria e expensas de Fadrique alemán de basilea. Fecho c acabado 
»a xxviij. dias de Marzo del año de nuestra salvación. M.cccc.xcv. 
Hállase en la librería del Sr. Floranes cuya es esta nota.) 

14. (1496.) «Cárcel de araor , por Diego de S. Pedro Decurión de Valla- 
•dolid. Al Señor D. Diego Hernández, Alcayde de los Donceles. Con es- 
•tampas: por Federico Alemán. Burgos 1496. 4.* 

Así Miguel Maittaire en el tomo I, part. II, de los Anales Tipográficos, 
pág. 629, citando á D. Nicolás Antonio, 'en quien no encuentro tal edi- 
ción; y sí una hecha en Antuerpia en el 1498. 

15. »Quatro libros de las Fábulas de Esopo: las Extravagantes: otras 
»de la traslación de Remigio: las de Arriano: las collectas de Alfonso de 
•Poggio, como mas largamente se dice en el Prologo. Traducidas, según 
■•se dice, por el Infante de Aragón D. Henrique. Impreso en Burgos por 
«Federico Alemán MCDXCVI. fol. 

Don Nicolás Antonio, Bibliolheca Vetus. Tom. II, pág. 243. Véase pá- 
gina 133. 

16. (1497.) Arte de Gramática de Fray Andrés de Cerezo. 

«Andreae Guterrii Caerasiani Monaclii divi Benedicti brevis gramática 
«in laude reverendissimi Episcopi Burgensis Domini Ludovici Acuña & rec- 
»te optimi dicato. 

Finaliza: , 

»Anno salvatoris nostri M. cccc. xc. vii. Burgis: máxima cum diligen- 
cia in officina Joannis Burgensis xviii. Februarii. Hoc Grammatice com- 
»pendium impressum est Deo gratias. fol. 

Letra de toriis, sin numeración de folios. Librería de los RR. PP. Be- 
nitos de Cárdena. Don Nicolás Antonio menciona en la Bibliotheca Nova 
otra edición hecha en Logroño en el 1506, como se verá en el tomo si- 
guiente: el Rmo. Florez habla también de esta obra en el tomo 26, y en 
el 27 da noticia de otras inéditas del autor. 

17. «Doctrina e instrucción de la arte de cavalleria. 

Esta es la Portada: en la hoja segunda dice: 
»E1 presente libro se llama Doctrinal de los Cavalleros, en que están co- 
mpiladas ciertas leyes e ordenanzas, que están en los fueros, e partidas 
•de los Reynos de Castilla &c.=Su autor D. Alfonso de Santa Maria, ya 
citado otras veces. 
Finaliza: 
«Fue impreso esta libro en Burgos. Acabóse ¡\ vi. de Mayo. Ano 
»de MCCCCXCV11. fol. 

Así el Abate Diosdado, quien dice le leyó en la Biblioteca Alejandri- 
na (l). La misma obra queda ya puerta en el año de U87, pág. 134, y 
s »gun D. Nicolás Antonio se imprimió también en el 1492. 

18. (149S.) Exemplario contra engaños y peligros del mundo, traducido en 
Romance, impreso en Burgos por M. Fredericó en el año de MCCCCXCYIN. 
^ xvi. de Febrero. fol. 

Asi D. Nicolás Antonio en el tomo II, de la Bibliotheca Vetus, pág. 340, 
clonde se pueden ver las Notas del Sr. Bayer: y también en el Ensayo de don 
Juan Antonio Pellicer, pág. 156. Pero (Alien da noticia mas cumplida de 
^ste libro es el Rmo. Sarmiento (Tomo I, de las Obras posilmmas desde la 
pág- 333, y 339.) Pone el título de Calila, é Dimna, que es nuestro Excmpla- 
*no 6lc. y dice que es libro que se compuso mas ha de dos mil años en len- 
gua Indica: que de él hay mas de doce versiones en doce lenguas distin- 
tas: y que á la mitad del siglo XIV, estaba traducido en castellano. Da 

(1) Sí asi lo leyó, lo leyó muy de prisa , omitiendo el impresor Juan de Burgos, que 
trae también la nota en «1 ejemplar de mi librería. F. 



138 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

razón cte un Ms. en este idiorm, cuyo título es: El libro de Calila, é Dimita^ 
que fue sacado de Arábigo en Latin, Romanzado por mandado del Infante Al- 
fonso, fijo del Rey D. Fernando , e a Era de mil trescientos ochenta y ntteve. 

Empieza así : Etíe es libro de Calila, e Dimna que ficieron los sabios, de los 
exemplos y délas fablas que ficieron &c. »Ticn* muchas estampas de anima- 
síes, y en la subscripción se dice que fr. Juan Guallense (l), Francisca- 
ano, escribió este libro el año de 1416. 

Dicho Riño. Sarmiento se hace cargo de la Era 1389, que poned Ms. y 
dice que estl errada, y que deberá ser 1289, (año 1251.) y por consiguien- 
te, que el infante que mandó romanzar aquella obra fué D. Alonso el Sa- 
bio, hijo de San Fernando; pero esto lo pone por conjetura ,• pues no 
halla otro medio para conciliar este tropiezo en la cronología, mientras 
no aparezca otro Ms. que dé mas luces. Advierte también, que una ver- 
sión castellana se hizo sobre la versión latina de Juan de Gapua , como 
consta del prólogo. 

Esta obra se reimprimió en Sevilla el año de 1546, como se verá en 
el tomo siguiente. 

19. EL BALADRO DEL SABIO MERLIN CO SUS PROFECÍAS: 

Este es el título ó portada del presente libro, en letras monacales, de 
mas de un dedo de altas, y se cononoce que están abiertas en una tabla 
de madera. Sobre el título hay una estampa también abierta en madera, 
con dos figuras sentadas , que parecen dos filósofos miestro y discípulo. 
En la portada tiene una nota Ms. original del Rmo. Florez. lo que me hace 
sentir el estravio de este libro, bien que me dicen ftfé trocado por buen 
equivalente , pero á mi entender no sufraga á su rareza. Dice: 

»Augustinian(B BibliotheccB Complutensis. Libro singular y estimado en 
» mucho precio por no hallarse tal obra. 

La vuelta de la primera hoja está en blanco, y en la segunda dice: 
FO H. 

•Recuenta el Autor la presente Obra. En tierra de inglaterra ovo grandes 
"conquistas e batallas porque havia muchos grandes señores, E demás de 
»haver debates &c... Entre estos grandes havia dos reyes... los quales 
«havian nombre el uno Ebalato, y el otro meridiantes = acabado este re- 
cuento dice: 

"Comienza el Prologo. 
•Principe serenissimo rey y señor muy poderoso... Dicho es del Philo- 
»sopho serenissimo principe que todos los subditos naturalmente a sus 
«señores servir desean. E como deseoso me hallase de la tal dispusicion: 
«vino a mi memoria entre otros libros que pasado he: un libro del sabio 
vmerlin e paresciome que para exercicio de vuestra maiestad seria bien 
«transferirlo en otra lengua que le he yo leido : para que entender se 
«pueda: como quiera que vuestra excelencia tenga e aya visto famosa ii- 
«brería de muchos e diversos libros asi católicos como del militar oficio... 
»con graveza grande muy esclarecido señor corre la péndola a escrevir 
«los bolliciosde vuestros reynos: como quiera que mi decir en esto parezca 
»superfluo por ridiculo a su memoria ocurrióme entre otros muchos in- 
«fortunios que vuestra excelencia pasado ha: uno que poco tiempo ha que 
«padecistes con los del duque de berre que vistes a vuestros subditos su- 
frir infinitas miserias 

En el fol. CV. dice: 
«Ansi face aqui fin el presente traslado muy ilustre señor poniendo si- 
»lencio a la pluma suplicando a vuestra real excelencia quiera recibir la 
«presente compilación no por profano servicio mas con toda rectitud e 
«deseo de serviros fecha. E si en algo de lo por mi scripto algún defecto 
«fallare: que lo non dudo muy esclarecido señor A vuestra real maiestad 
"suplico lo minde corregir e emendar: que yo no de mió este libro copi- 
óle: mas trasferile de una lengua en otra: porque me parescia a este vues- 

(1) De Fr. Juan Guallense , antiguo, y de otro distinto, trata Fabriclo en su Biblioteca, 
lomo III, púg. 109 y 110. Mansi añade otro tercero, ultramontano, que puede ser el del lili. 



DEL SIGLO XV. — BURGOS. 13!) 

•tro proposito oprísion algo fazer humildemente suplicando quando vues- 
tra serenidad ciar quiera logar a mi tan pequeño servicio en la menor 
» parte de su real e virtuosa condición humana. 
Ex plicit líber. 

lf Fue impresa la presente obra en la muy noble e mas leal cibdad de 
•burgos cabeca de castilla, por ju5 de burgos. A diez días del mes de fe- 
brero: del año de nuestra salvación, de mili e quatrocientos: e noventa 
»e ocho años. 

Sígnese la tabla de los capítulos , que son XXXVIII , y todo el libro 
tiene CV1 folios: letra de tortis: el tamaño es de folio algo recortado, pa- 
pel grueso. Al principio de cada capítulo tiene una estampa abierta en 
madera alusiva al contenido. 

En poder de un librero , que rae le prestó para tomar esta razón, 
en 20 de febrero de 1791. Después ha pasado á la Real Biblioteca, donde he 
vuelto á verle. 

No se espresa en este prólogo ó dedicatoria el nombre del rey á quien 
se dirige este libro; y acaso fué á Carlos Vil de Francia , pues en tiempo 
de las guerras civiles suena el duque de Berri, que compitió con los de 
Borgoña y Oricans sobre la regencia del reino. 

El traductor no quiso declarar su nombre, ni de qué idioma tradujo al 
castellano esta obra, la que hay en francés, latin é italiano. En este se 
imprimió en Venecia el año de 1480. La vita de Merlino con le sue profecie 
por Lucas Veneciano, según refiere Miguel Denis, parte I, pág. 120. Otra 
impresión se hizo en Florencia en el 1495, á cuyo fin se dice ser obra sa- 
cada del libro auténtico del magnífico Sr. Pedro Delphino, y fué trasladado 
del francés al latino por el magnifico Sr. Zorzi: escrito en el año del Señor 
de 1379, según el citado Denis, pág. 394. 

20. (1499.) »SGma dec5fessi5 llamada defecerüt, de fray Antonino ar- 
copo de tlorScia del ord5 d* los pdicadores. 

Así en la portada, con estampa de las insignias del Santo. Es en ro- 
mance. No consta del traductor. Tomo en 4.° de 28 (lj hojas con numera- 
ción romana , y al fin la siguiente nota: 

»Acabose la breue e proueohosa suma de confessio compuesta por el 
•reuerendo padre en xpo fray Antonino arcobispo de florencia : en la muy 
«noble e leal cibdad de Burgos a industria de maestre Fadrique de Basi- 
»lea. Año de nuestra saluacion mil. cccc. e xc. ix. k. vj. dias del mes de 
«julio. 

Librería del Sr. Floranes, en Valladolid, de quien es esta edición. 

sSsggSES 21. Los doce tra 
f»5 , -o.»g35 bajos deercu 

3ft*SE«- les copilados 

BB 3« . §-° por don érricj 

?S???Sg' de viiiena: 

f Aplicados k los doze estados del mundo Es h saber: estado de princi- 
pe: estado de perlado: estado de cavallero: estado de religioso: estado 
*de cibdadano: estado de mercader: estado de labrador: estado de official: 
^estado de maestro : estado de discípulo : estado de solitario : estado de 
«muger. 

¡f Y un tractado muy provechoso*de la vida bienaventurada. 
Esta es la hoja de la portada. En el fol. II, pone el siguiente epígrafe, 
todo él de tinta encarnada. 

J Aqui comiéca el libro de los trabajos de hércules. El qual copilo don 
*»enrrique de villena a instancia de mosen pero pardo cavallero catalán: e 
»>siguese la carta por el dicho señor do enrrique al dicho mosen pero pardo 
*enbhda en el comienco de la obra puesta. 

•»Muy noble e virtuoso cavallero ya sea que por provulgada fama fuese 
^informado de vuestras virtudes.... 

(t) No son 88 nojas sino CCVIIl.-D. Hidalgo. 



140 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Finaliza: 

]f Esta obra fue impresa en la muy noble: e mas leal cibdad de burgos: 
«Acabóse jueves a ocho dias d'l mes de agosto: por Juan de-burgos , em- 
»prentador. Año del señor de mili y cccc. y noventa y nueve años. fol. 

Tiene xxix folios, sin mas una hoja de la tabla de los capítulos , sin nu- 
merar, letra de tortis, impreso en dos columnas. Al principio de cada 
capítulo de los doce, pone una tarjeta abierta en madera, alusiva á la obra. 
De D. Santiago Saiz. Véase la edición príncipe hecha en Zamora dio 
de 1183, pág. 129. 

22. De la vida bienaventurada. 

lf Aqui comienza un tractado en estilo breve en sentencia: no solo 
•largo mas hondo e prolixo el qual ha nombre vita beata: hecho y com- 
puesto por el honrado e muy discreto juan de luce na embaxador : e del 
«consejo del rey. -Intitulado al serenissimo principe e glorioso rey d5 Jal 
«el segundo: en nobre de castilla: de immorUl memoria. 

«Prologo 

«Considerado nuestros mayores serenissimo rey y señor la variedad 
«de nuestra vida... 
Finaliza: 

]f Esta obra fue impresa é la muy noble: e mas leal cibdad de bur- 
«gos : Acabóse jueves a ocho dias d'l mes de agosto por Juan de bar- 
«gos emprentador. Año del señor de mili y cccc. y noventa y nueve 
»años. fol. 

Letra de tortis , en dos columnas. De D. Santiago Saiz. Véase en Za- 
mora año de 1483, pág. 129. 

23. «Centón epistolario del Bachiller Fernán Gómez de Cida Real Fisi- 
»co del muy poderoso e sublimado Rey Don Juan el segundo deste 
«nombre. 

«Estas Epístolas fueron escritas al muy poderoso Rey Don Juan el se- 
«gundo e a otros grandes e prelados e caballeros en que ai muchos casos 
>>e sucesos e motes e chistes que por estas epístolas son aclarados edinos 
«de se saber. 

«Fue estampado e cor reto por el protocolo del mesmo Bachiller Fernán 
«Pérez (Gómez debe decir) Por Juan de Rei e a su costa en la Cibdad d< 
«Burgos el Anno MCDXCIX. 

Son 130 las epístolas , y el libro tiene 266 páginas (por números ara 
bigos) sin la hoja de portada: las dos últimas son unas Trobas que s< 
hallaron en el protocolo del bachiller. 

Su impresión aunque está hecha en letra de tortis, es moderna, est< 
es, unos 50 años después de lo que suena. Remedaron muy bien el ca 
rácter y el papel, queriendo darle aire de antigüedad; pero no anduvie- 
ron tan advertidos que no dejasen algunos rastros para que se conocie» 
el fraude. 

Modernamente le han reimpreso , y en el prólogo ó advertencia dai 
buena noticia del autor, de la obra, y de la ficción. D. Nicolás Antonii 
la apuntó en su biblioteca, y también el Sr. Floranes, que tiene el ejera 
piar antiguo. Yo poseo otro , el cual sirvió de original para la edicioi 
moderna, y tiene al margen y al pie las correcciones que le han hecho 
muchas no me cuadran; pues en algún modo le han quitado aquel ranci* 
que se apetece, no obstante lo previenen. 

IMPRESORES «DE RURGOS 

EN EL SIGLO XV. , 

Friderico , Frederico, Federico, ó Fadrique de Basilea. 
De todos estos modos se halla el nombre de este famoso impresor, per 
consta con certeza ser un solo sugeto. Ya queda insinuado en la pagi 



DEL 8I6L0 XV. — BURGOS. 



141 



sna 133, que fué el mas famoso que vino á Burgos, lo que me parece se 

«dice con razón , pues ademas del largo tiempo que allí vivió (pasaron 

«le 25 años,) imprimió mucho y bueno. En la dedicatoria de la crónica 

«de Diego de Valera á la reina católica se hace un grande elogio de la 

Tiabilidad de Friderico. Dice: 

•Ahora de nuevo, serenisima Princesa, de singular ingenio, adorna- 
ba de toda doctrina, alumbrada de todo entendimiento manual, asi como 
^>en socorro puestos ocurren con tan maravilloso arte do escribir do tor- 
eamos en las edades áureas restituyéndonos por multiplicados códices 
»en conoscimiento de lo pasado presente y futuro, tanto quanto ingenio 
•humano conseguir puede por nación Alómanos muy espertos y continuo 
•inventores de esta arte de imprimir, que sin error, divina decir se pue- 
»de: de los quales ; Alemanes es uno FRIDERICO de BASILEA , de mara- 
villoso ingenio, y de doctrina muy esperto de copiosa memoria... 

Véase este elogio en Sevilla (pág. 85,) año de 1482, donde se pone 
mas á la larga, con sola la diferencia de que aquí mudaron el nombre 
del impresor. 

Es gracioso el título con aue se denomina en el final de las ordenanzas 
reales que imprimió en el 1488, donde dice que se imprimieron por maes- 
tre Faarique alemán escribano de molde. 

Prosiguió imprimiendo otras diferentes obras , como queda visto , no 
solo en este siglo , sino en el XVI, pues llegó hasta el 1517 , según D. Ni- 
colás Antonio que dice imprimió el Memorisl de pecados y penitentes 
de Fr. Pedro de Covarrubias. En muchos libros de los que imprimió puso 
su escudo, que es el presente:. 




JUAN DE BURGOS. 

A fines de este siglo hallo que Juan de Burgos era impresor en esta 
ciudad, donde imprimió cinco libros á cual mas raros, los que se espe- 
cifican en los años de 1495, 1497, 1498 y 1499.— A principios del siglo XVI, 
(en el 1502.) reimprimió el tratado de Juan de Lucena de Vita beata, no 
menos raro, como se verá en el tomo 11 , y el mismo véase, pág. 140. 

En el 1500, se imprimió en Valladolid el Salustio por Juan de Burgos. 

JUAN DE REY. 

Otro de los impresores de Burgos fué Juan de Rey, del cual hasta aho- 
ra no hallo mas impresión que la del Centón Epistolario del 1499, pero 
suponiendo que es fingida ó contrahecha cincuenta años después de lo 
que suena, diré entre tanto que alguno lo averigua de raíz, que el nom- 
bre de este impresor es también supuesto. 



i 



14 J T1PMRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE LISBOA. 



1. (U85.) La primera especie que oigo de la impronta de Lisboa es en 
la parte 1, del suplemento do Miguel Denis á los Añiles de Maittairc, don- 
de dice que en el año de 1485, se imprimió la obra de »R. Jacob Ben 
»Ascher Q^n ¡TIN TS'D * l °* Lib?r semitae Vitae. Est pnmus Ordo ex 
»Dma WIN * eu quatuor ordinibus. \4 coleen* 30, Venus & hoc: Absolu- 
»tus est porro auno CCXLV. mense Elul (\nn. aut SejU.) cui anno quin- 
»que adduntur Millenaria. [taque nobis anno 1485. Character litulorum g«a- 
vanitut, textus vero H ■•«pañi rabbiaicus tjnalis post anuos aliquot Ulyssiponc 
vadhibitus est • nnde & hoc ibidem imprsisum videlur. fol. 

Así Miguel Denis, parte 1, pág. 195. 

2. (1489.) »Rabbi Moschis Nachmanidis Comraentarius in Legera. Ulv- 
»sipono in JUibus R. Arba. Anno IuJaieo 249. Christiaao vero 1489. 
»Mense Af. fol. 

Marchand, Histoire del' imprimerie, pág. 84. 

3. (1191.) «Pentateuch. Hebr. cum Paraphras. Chald. & punctis Ulysi- 
»pone, 1491. fol. 

Maittaire , toen. I, part. II, pág. 530. 

4. (1492.) «Isaías ac Ieremias cum Com. R. David Kim<*hi. Ad ealcem: 
»Exaratus Ulyssiponc in domo R. Eliezer anno mundi 5252. (christiano 
»vero 1492.) fol. 

Miguel Denis, parte I, pAg. 328. E*ta misma obra la pone Maittaire en 
el tom. 1, part. II, pág. 631, en el 1497. 

5. Proverbia cum Targum óccomment. R. Levi. B. Gerson & R. Meir. 
»Ulvssipone, 1492. 

Denis, parte I, pág. 333. 

6. (1495.) Vita Christi. 

Esmta en latín por Lndolfo de Saxonia, y traducida al portugués por 
Bernardo de Alcobaza. Impresa en Lisboa año de 1495, en cuatro grandes 
volúmenes de folio por Nicolás de Sajonia, y Valentín de Moravia com- 
pañeros. 

Fray Bernardo de Alcobaza, Cisterciense, tradujo del latin al portu- 
gués por insinuación de la infanta Doña Isabel, la vida de Jesucristo, com- 
puesta por Ludolfo de Sajonia , cartujano. Al lia del original (de la traduc- 
ción) se lee. 

«Aqueste libro raandou tresladar a honrra de Jhesu Christo ao muy 
«indigno e pobre de virtudes fr. Bernardo Monge do Mon<»steiro de San 
»Paullo anno de 1445. o Abbade de Alcobaza Don Estevao de Aguiar que 
»mo mandón facer: se finou no anno do senhor de 1446. Idibus Februarii 
• en dia de Septuagésima. 



DEL SIGLO XT. — LISBOA. 143 

Pasados 50 años, se imprimió esta traducción en cuatro tomos de folio 
^■muy grandes: y en el fin del primer tomo, que se guarda en la librería 
<le los padres teatinos de Lisboa, se lee con su misma ortografía: 

»Acaba-se lio primeiro libro intitullado da vida de Christo em lingoa- 
^gem Portugués. Nom aquelie que se chama da meninice do Salvador, o qual 
»he apócrifo XV. Di. Mas este qui compos ho venerable Maestre Ludolfo 
«prior do Mosteiro muy honrrado de argentina da ordem muy excellente 
»da Cartuxa, e toy tirado segundo a ordem da hystoria evangelical. O 
«qual mandou treslledar de Latim en lengoagem portugués a muyto alta 
"Princesa Infanta Dona Ysabel Duquesa de Coymbra, y Senhora de monte 
«rnoor. Ao muy pobre de virtudes Dom abade do mosteiro de Sam pauilo, 
»e toy empresso en a muy nobre, e sempre leal Ciudade de Lixboa a prin- 
«cipal dos reinos de portugal. Per hos hoñrrados meestres, e parceyros 
"Nicolao do Saxonia, e Valentino de Moravia por mandado do muy yllus- 
«trissimo Senhor el Rey Dom Joham ho segundo. E da muy esclarecida 
«Reinha Dona Lyanor sua molher. A louvor, e gloria de nosso Senhor 
»Jhesu Christo nosso Déos, e redemptor, e da sua intemerada e semper 
«Virgem madre gloriosa Sánela Maria en cuyo nome, e louvor ho dito li- 
>bro foe, e he composto, cujo louvor e gloria regne en seus lieos Xpaanos 
«para semper Amen. Em no anuo do nasciruerito do dicto Salvador de 
•mili e quatrocentose noventa e cinco A XUU. do mez de Agosto.— Consta 
»de 61 capítulos. 

«El segundo Tomo que comprende 31. capítulos tem no fim estas pa- 
labras. 

«Acabase o segundo libro intitulado da vida d> Christo em lingoagem 
«portugués em que tracta que o Senhor fez em XXXII anno. por mandado 
»do muy yllustrissimo Senhor el Rey Dom Joham E da muy esclarecida 
•Senhora Dona Lyonor sua molher. É empresso em a muy nobre Ciudade 
«de Lisboa por Nicolao de Saxonia, e Valentino de Moravia parceiros Anno 
»de Mil qtrecentos noventa e cinco a vii. dias do mes de Septiembre. 

»0 terceiro que consta de So. Capítulos tem no fim as palavras se- 
»guintes. 

«Acabase a terceira parte, oulibro terceiro intitulado da Vida da Christo 
»em linguagem portugués. Ho qual libro corapoz lo venerable Meestre 
• Ludolfo prior do moésleiro muy honrrado do argentina da ordem muy 
asedíente da Cartuxa, e foy tirado segundo a ordem da Historia evange- 
»lieal. Ho qual mandou tresledar de Latym em lingoa»em portuguesa 
^muyto alta Princesa Infanta Dona Ysabel Duquesa deCoimbra e Senhora 
»de monte moor. Ao muy pobre de virtudes Dom abade do moesteiro de 
»Sani Pauilo. E foy corregido, e revisto com muyta dilligencia poros re- 
verendos padres da Ordem de Sam Francisco de enxobregas da obser- 
vancia, chamados menores E foy empresso em a muy nobre e sempre 
«leal Cidade de Lisboa a principa! dos regnos de Portugal. Por hos honrra- 
»dos meestres e parceiros Valentino de Moravia, e Nicolao de Saxonia por 
«mandado do muy illuslrissimo Señor el Rey Dom Joham o segundo cuja 
«alma Déos naja. E da muy esclarecida Reynha Donna Lyanor sua muy 
«nobre molher. A lo ivor e gloria de nosso Señor Jhesu Christo nosso 
«Déos e remediador, e da sua ynlemerada e sempre Virgem madre glorio- 
»sa Sánela Maria em cujo nome e louvor e gloria regne em seus fiéis 
«xpaanos para semper amen. Em no anno do nascimiento do dicto Salva- 
»dor de Mili e quatrocentos e noventa e cinco. A xx dias do mes de Novem- 
«bro Regnante lo muy yllustrissimo e poderoso Rey e Senhor Dom Manuel, 
«Rey dos dictos regnos de Portugal, e dos algarves. 

»0 quarto Tomo que contení 39. capítulos, acaba con estas palabras. 
«Acabase o quarto libro &c. 

Sigue casi en los mismos términos que el tomo tercero t impreso por 
los sobredichos Nicolao de Saxonia, y Valentino de Moravia. 
«Era no anno do nascimiento do dicto Salvador de Mili e quatrocentos e 
«noventa e cinco. A xiiii. dias do mes de mayo. 

»Este quarto Tomo debía ser impreso antes do terceiro pelo teinpo em 
»que se publicou. 



lii TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Barbosa Machado, en la Biblioteca Lusitana y D. Nicolás Antonio en et 
tomo secundo de la suya . pág. 27:*, hablan de Bernardo monge cistercien- 
se. De Ludolfo, véanse Triteraio, y Fabricio. 

7. »R. David F. Joseph Avudrahara Sed^r Tephillot («no mSsn) seu 
•Ordo precum totius anni dictus Avudraham. 

Al fin: 
«Absolutum-raense qui dicitur Teveth (Diciembre ó Enero) anno CCLV. 
«millenarii (de Ckrislo 1495.) Ulyssipone, in cujus medio est Synagoga, 
«quae est praecipuarum omniura Svna^ogaram munimen & inater-in 
»domo pii ac tiraentis Deum sapientis viri Eliezeris. 
Así Miguel Denis, Parte l , pág. 389. 

8. (1497.) «Breviarum secundum consuetudinem Compostellane Kc- 
clesie. 

Le falta el principio, y en la penúltima hoja dice: 

«Accipite mo lo sacerdotes optimi ünein breviarii ad ritum 6c consue- 
»tudinem alrae Compostellane Ecclesie: studio psrvigili examinatum: emen- 
»daium<iue cura diligentissima. Impressum arte mira Magistri Nicolai 
»Saxonia Ulixbone. Anno salutífero Christi incarnationis M.cccc.xcvij. 
«pridie Kl. Junias. 

»Laus Deo. 

En 8.* recortado: letra de tortis : de encarnado y negro : existe en el 
estudio Floreziano. 

9. »lsai. & Hierem. cura Comment. R. Dav. Kimhi. Hebraico. Ulysi- 
«pone 1497. fol. 

Así Miguel Maittaire en los Anales Tipográficos, tom. I , part. II, pági- 
na 631. La misma obra se imprimió en el mismo lugar año de 1492, donde 
queda ya puesta: presumo sea reimpresión, á no ser que los números 
estén errados , esto es, 1492, por 1497, ó al contrario. 

10. (1500.) «Epístola Cataldi. 

Este es el título primero de la obra : en e\ folio segundo dice: 

«Epístolas & orationes quaedam Cataldi Siculi. 

La obra consta de dos partes, y al fia de la segunda dice: 

«Impressum ülysbone anno a partu Virginis MD. mense Februarii 
«die xxi. . fol. 

Así el Abate Diosdado, quien dice que le leyó en la Biblioteca Corsi-. 
niana. Fabricio en el lib. III de la suya , pig. 359 , trata de un Cataldo, ó 
S. Cataldo , pero no sé que tenga conexión con la presente obra. 



IMPRESORES DE LISBOA 

DEL SIGLO XV. 



Aunque la imprenta suena ya en Lisboa en el 1483, y algunos años 
adelante, no se espresan en aquellas obras los nombres de los impresores. 

En el 1495, consta que Sientas de Saxonia, y Valentín de Moravia impri- 
mieron allí el Vita Xpn del Cartuxano. Ademas de esto sabemos que tra- 
bajaban en compañía, ó parceiros como ellos dicen, que es lo mismo. Se 
supone (por los apellidos) que eran estranjeros, pues por lo regular, en 
aquellos tiempos te tomaban de la provincia ó lugar de su naturaleza. El 
Nicolás imprimió el Breviario Comp3stf»lano en el 1497: y el Valentín pro- 
seguía en Lisboa en el 1501, donde imprimió la Glosa sobre las Coplas de 
Jorge Manrique, y aunque aquí se nomina Valentín Fernandez de la pro- 



DEL SIGLO XV. — LISBOA. 



145 



vincia de Moravia, no dudo que es un mismo sugeto. Al fin de esta Glosa, 
de que se tratará en el tomo segundo, pone un gallardo escudo, cual es 
el siguiente: 




1Í6 TIPOGRAFÍA ESPA&'OLA 



IMPRENTA DE TOLEDO. 



1. (1486.) El Mro. Frav Pedro de Quiotanilla y Mendoza en su Archie- 
typo de Virtudes ó vida del cardenal Cisneros (lib. 3, cap. 10, p. 137,) dice 
(jue el primero que llevó la imprenta á Toledo fué el citado cardenal para 
imprimir el misal muzárabe. En no cabando mucho, por lo regular» no 
sí» tropieza con la raiz. Es cierto que el arte de la imprenta en España 
debe infinito á este inmortal príncipe de la Iglesia; pero no fué el primero 
que la llevó á Toledo como se va á demostrar : y de lo mucho que ade- 
lantó en la materia se dirá en el tomo siguiente: 

2. Migu?l Maittaire, tratando del tiempo en que este noble arte se in- 
trodujo en diferentes ciudades de Europa dice: 

Anno 1486. TOLETI . . . initium kabuisse legitur Typogrophia (1). Ten 
otra parte (2) nota qie el primer libro que allí se imprimió fué el Confuta- 
toriim error ¡m contra claves Ecclesie nuper editor um Petri Xmenes. 

3. Don Ni ;o!as Antonio dic» que fuó dedicado á D. Alonso Carrillo: 
Alpfionso Carrillo dicatum Toleti MCDLXXXVL Y el Sr. Bayer en las Notas á 
h.Bibliot heca Yetm , (pág. 339. del tom. Ií,) añade que tiene presente esta 
obra, y que al fin del cap. CXLII, se lee. 

»Confuiatorium errorum contri claues ecclesiae nuper editorum expli- 
»cit feliciter. Fuitautem confectum. Annodñi M.CCCC.LXXVIH. Per Reue- 
»rendum magistrü petru ximenes de prexano. tune canonicu toletanum. 
»Elfuit impressum toleti per vencrabilem virura iohannem vasqui. Anno 
»dñi M.CCCC.86. pridie kls augusti Prcfato magro pelro iam epo pacen. 

Prospero Marchand en la Histoire de 1'imprimerie (pág. 81), cita esta 
obra en 4.° El Sr. Floranes dice que ha visto un ejemplar de la misma en 
la librería del convento de San Pablo de Valladolid. Dol Sr. Prexano» véa- 
se, pág. 64, 88, 118 y 136. 

4. (I49i.) »De potu in lapidis preservatione. 
Hi>ja de portada: y en la siguiente dice: 

»Opus egregij docioris diii Juliali medid de curia excelentissimorum regís 
»ac regine yspanie. ad quenlam amicum suum de regiinine potus in lapi- 
»dis preservatione. 

»Umnia enim bonum appelunt. . . 
Finaliza: 

«Tractatus iste fuil impressus in indita civitate toletana. Anno salutis 
«humane millcsimo quadringentesimo Nonagésimo quarto vigésima nona 
»die marcii. 

Tiene 23 hojas con la portada: y no tiene numeración: impreso en le- 
trado tortis: 8.° de marca mayor que equivale á 4.* regular. De D. Fran- 
cisco Javier de Santiago Palomares. 

Este mismo tratado impreso en castellano véase adelante en el ai» 
de 1498. 

5. (H93 ) Del sobredicho médico Julián es el tratado siguiente: 

»>T>í c.jiip-itation.' dier.i.n .MMíicorum: Victor.j Julián ) milico Tole tan o. 
-Toleti ex ofticina Joan. Tellez MCDXCV. 
Don Nicolás Antonio, tom. 11 , pág. 338. 

(1) Ann il. Typograph. Toin. I, part. I , pág. 47. 
(i) Tom. I, part. ti, pá;. 471. 



DE!. SIGLO XV. — TOLEDO. 147 

El Julián médico , no dudo es el que en el artículo siguiente se dice 
-M tilian Gutiérrez. 

6. (1498.) «Cura de la piedra y de la yjada y cólica renal. 

Sobre este título hay una estampa abierta en madera de San Cosme y 
25an Damián. fol. 1. 

«Este libro tracta de la cura de la piedra y dolor d' la yjada a causa 
»della que es dicha cólica renal: techo y ordenado a loor de dios: y de 
-■•la virgc» ... por el doctor lulian gutierrez (1) de Toledo físico de los 
-•excellentes Rey don Fernando y Reyna doña Ysabel imperantes yjreynan- 
— tes en las yspanias. 

•Por quanto la salud es &c. 
Al fol. LXXXV, dice : 
» Aqui se acaba la cura de la piedra ordenada y corregida por el doctor 
«•IulU gutierrez : la quai fue imprimida en la muy noble mudad de Toledo: 
»ha expensas de Melchior gorncio mercador: por maestre Pedro hagem- 
»bach aleros. Año del nascimiéto del nuestro saluador Icsuchristo de mili 
»y quatrociétos y nouentay ocho años: quatro dias del mes de Abril. 

Tomo en folio: letra de tortis, impreso en dos columnas. Existe en la 
librería del Sr. Velasco, y la de D. Joaquín Pastor: De esta obra trata don 
Nicolás Antonio en la Bib. Nova, tom. I, pág. 829, y en la Vetus, pág. 340. 
En otro ejemplar que he manejado (y no me acuerdo cuyo era) habia 
seguido en el mismo tomo, y que al parecer hacia todo un cuerpo con el 
antecedente, otro «Tratado llamado menor daño de Medicina, compuesto 
•por el muy famoso Maestro Alfonso Chirino físico del Rey DO Jua el segQdo 
»de castilla e su Alcalde y examinador de los físicos e cu rugíanos de sus 
» rey nos (2). 

7. »Los Commentarios de Gayo Julio Cesar. (Traducidos por Diego Ló- 
pez de Toledo.) 

Al tín dice: 
•Aquí se acabaron los Comentarios de Gayo Cesar en romance imprimidos 
•en la muy noble ciudad de Toledo a costa del muy honrado mercader 
•Melchor Gorricio por Maestre Pedro Hagembach alemán a 14. del mes de 
•Julio año del nascimiento de nuestro Señor Jesu Christo de 1498. 

Existe en la Real Biblioteca, según D. Juan Antonio Pellicer en su en- 
sayo, &c. pág. 52, donde pone un juicio muy cumplido del autor, de la 
obra , y de las diferentes ediciones que de ella se han hecho ; siendo la 
Primera que de las lenguas vulgares se ha dado á la imprenta, con otras 
barias observaciones muy curiosas y críticas. 

S. (1499.) «Tratado contra las mugeres que con poco saber mezclado 
•con malicia, dicen e facen cosas no debidas. 

Concluye : 
"•Esta obra fue imprimida en la muy noble Ciudad de Toledo por maestro 
*I*edro hagembach alemán A veinte y nueve de Octubre. Año de la encar- 
•ttacion de nuestro señor Mil.cccc.lxxxxix. 4.* 

Letra de tortis. Tiene 16 hojas con la de la portada , que es una estam- 
pa abierta en madera , y debajo tiene el título. El final es otra estampa de 
tas armas reales. 

Este raro libro le posee el Sr. D. José de Mata-linares , inquisidor fiscal 
do-Valladolid. El autor de esta obra fué Alfonso Martínez de Toledo, y 
aunque no se espresa en esta edición del 1499 su nombre , lo declara en el 
¥>r»41ogo la del 1518 , hecha también en Toledo , la cual salió muy aumen- 
tada, pues no solo se trata en ella de los vicios de las mujeres, sino tam- 

<1) De este Julián médico toledano se acaba de nacer mención en los años de 1494 y 15. 

x9) (Bo las Memorias del Rey Don Alonso VIII, del marques de Mendejar publicadas por 
** Sr. Cerda, (pág. C XXX Vi II , del Apénd.)est& el testamento de maestre Alfonso de Cuen- 
^ «que es este protomédteo. f.) De él trata largamente el Sr. Bayer en las notas á la Bl- 
*lUtfa. vetus de D. Nicolás Antonio eo Alfonso Cblrlno de Guada la Jara. 

11 



k 



148 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

bien de las complexiones de los hombres, y la divide en cuatro partes. En 
la primera bahía de la reprobación del loco amor; en la segunda de k* 
vicios de las mujeres, que es únicamente el asunto del tratadito , al que 
añade sobre los cuatro capítulos que contiene otros diez; en la tercera, de 
tas complexiones de los hombres; finalmente, en la cuarta déla reproba— 
cion de los fados y fortunas, y su título es : 

•Arcipreste de Taiavera que fabla de los vicios de las malas mugeres, 
»e compasiones de los hombres. Nuevamente añadido, y con Tabla. 

En el prólogo dice : 
•Por ende yo Alfonso Martínez de Toledo bachiller : arcipreste de Talav 
»ra: e capellán de nuestro señor el Rey Don Juan de Castilla &c. 

Al fin pone enigmático lo que no entiendo: »En el año octavo a 

de Septiembre fue la presente escriptura: reynante Júpiter en la casa de 
«Venus: estando mal ¡saturno de dolor de costado. 

Y después : 
•Aquí se acaba el libro del Archipreste de Taiavera : que trata de tícmok 
»e virtudes e reprobación del loco amor: asi de los hombres como de la^= 
»mugeres , o según algunos llamado Corvacho. Impreso en la Imperta _J 
»Cibdad de Toledo por Arnao guillen de brocar. A veinte y seis días dc= 
«Julio de mil e quinientos e deciocho años. 

Está en folio, y tiene xlv de letra de tortis. Librería del Sr. Florones»— 
D. Nicolás Antonio en la Bibliotheca vetus ( pág. 249) trata de esta obra *tr 
del autor, y le llama D. Alfonso Martin, que es lo mismo que JfarftMs; eb 
la nova pono »Alphonsus Martínez auctor eujusdam libri sic inscripti : 

Daño que caimán las malas mujeres álos locos amantes, anuo 1529. in fbl . 

No dudo que todo es una misma obra, esto es, la primera del liffc 
aumentada después en la edición de Toledo del 1518 , reimpresa en Lo- 
groño 1529, y en Sevilla en el 1547. 

9. (1500.) "Instrucción de la vida christiana compuesta ¡Mira la de 
»los Moriscos nuevamente convertidos de orden del Cardenal Arzobispo 
»\imenez , por su Visitador general y Canónigo de Toledo el Doctor An- 
tonio Garcia de Villalpando, impreso allí por Pedro Hagembac Alemán, 
»año de M.D. a 25. de Febrero. 

Libro en 4.* de 57 hojas f poco volumen y mucha sustancia digno de mu- 
chas reimpresiones. Hablan de él D. Nicolás Antonio, Biblioteca antigua, 
tomo 11 , pág. 351 , y Alvar Gómez : in Vit. Ximen. lib. II el III. Existe en 
la librería del Sr. Floranes, quien dice que 

10. En este mismo año 1500 tenemos nuevos impresores en Toledo á 
maestre García de la Torre y Alonso Lorenza , naturales del pais , como 
acreditan sus apellidos y la nota siguiente : En 9 de julio de este año 
promulgaron los señores "Reyes Católicos en Sevilla los Capítulos i$ ama- 
dores y jueces de residencia , que se dieron inmediatamente á la prensa ec 
Toledo, en un cuaderno de ocho folios con esta advertencia al fin: »Por 
»quanto maestre García de la Torre librero vecino de Toledo» e Alonso 
»Lorenzo_Librcro, se obligaron de dar los dichos capítulos a precio de 
»xviij. mrs. mandó su Alteza e los del su muí alto Consejo, que ninguno 
»no sea osado de los imprimir ni vender en todos sus reynos e señoríos 
«desde el dia de la fecha destos capítulos, fasta tres años primeros siguien- 
»tes, sin licencia de los dichos maestre Garcia de la Torre , e Alonso Lo- 
renzo libreros, so pena que el que los imprimiere o vendiere sin su li- 
cencia pague 10000 mrs. para la Cámara de sus Altezas. 

Existe en la librería del Sr. Floranes. 
Véase adelante al tratar de los Impresores de Toledo, pág. 150. 

11. «Missale mixtum secundum rcgulam B.Isidori, dictum Mozárabes. 
En la hoja primera tiene el escudo ó armas de la catedral de Toledo, 

míe son Nuestra Señora poniéndote la casulla á San Ildefonso, y d sobre- 
dicho titulo. En el respaldo está la dedicatoria ó prólogo del doctor Alfonso 
Ortiz, canónigo de Toledo, que empieza: »lmmortales Ubi Ántistet te. Sí- 




DEL SIGLO XV. —TOLEDO. 149 

rúense siete hojas de registro é introducción, y la materia del misal hasta 
469 # en que concluye con dos hojas de tablas, y la siguiente nota sepa- 
rada : 

»Ad laudem Omnipotenlis Dei: necnon virginis Marte matris ejus : om- 
•niom sanctorum sanctarumifue: expletum est Missale mixturn secundum 
•regulam Beati Isidori dictum Mozárabes: máxima cum diligentia per- 
•lectum, et emendatum per Reverendissimum in utroque jure Álphonsum 
•Ortiz Ganonicum Toletanum. Impressum in Regaii Givitate Toleti , jussu 
»R.mt ¡n Christo Patris Domini D. Francisei Ximenez ejusdem civitatis Ar- 
•chiepiscopi. lrapensis nobilis Melchioris Gorrici Novariensis. Per Ma- 
»gistrum Petrum fiagembach Alemanum. Anuo salulis nostrae millesimo 
«quingentessimo , die vero nona mensis Januarii. 

En todas son 469 hojas útiles las que tiene. Guárdase este precioso mi- 
sal (impreso en vitela) en la biblioteca del insigne colegio mayor de San 
Ildefonso de Alcalá , donde le he registrado. 

12. 9 VioU a*ime per modum dialogi inter RaymunJura Sabundium , ar- 
•tiura medicine atque sacre Theologie profesorem eximiuui, et Dominum 
•Deminicum seminiverbium : de hominit natura (propter quem omnia facta 
»sant) traclans. Ad cognoscendum se,'Deura, et hominem. 

Tiene cxxxv folios de 4.* y ademas cuatro de principio y tablas, y otro 
de epigramas. Acaba: 

»rinit dyalogus de mysterijs sacre passionis chrisü; e per conseques 
•totus líber* iste (qui Viola anime inscribitur) in septé dislinctus dyalogos. 
•iñ alma Toletana ciuitate hispaniarum primate Impressus. Anno natalicij 
•saluatoris nostri Millesimo quingentésimo, die vltima mensis Augusti. 

Letra de tortis. Existe en el estudio floreciano. Del autor y de la obra 
trata D. Nicolás Antonio, Biblioth. Vet. , tom. II, págs. 215 y 364, y tam- 
bién Maittaire , tom. I , part. II , pág. 733. Pero sobre todo puede verse el 
articulo que de esta obra formó el erudito D. Juan Antonio Pellicer en su 
Ensayo de traductores españoles , en donde apura la materia con tanta 
crítica y juicio , que apenas se podrá añadir especie de consideración. 

IMPRESORES DE TOLEDO 

DEL SIGLO XV. 

El venerable varón Juan Vasqui, que entiendo equivale á Vázquez , es 
el primer impresor míe hubo en Toledo , pues suena allí en el año de 1486 
en que empezó aquella imprenta. 

Esta seguía en el 1494, pero aquí no pone nombre de impresor. 

Juan Tcllez, á quien Maittaire (Tom. I, part. I) apellida Teller, con leve 
variedad, imprimía en 1495 como se puede ver en estos años, en los 
que no hallo cosa particular que advertir, solo sí que los apellidos me pa- 
rece son españoles. 

Pedro Hagembach, Alemán de nación, muy nombrado en la imprenta de 
Toledo, ya por su habilidad, y ya por las buenas obras gue por su suerte 
le cupieron imprimir. Su primera mención es en Valencia, en donde en el 
1495 imprimió en compañía de Leonardo Hutum los comentarios de Gui- 
llelmo Podio. En el año de 1498 imprimió ( en Toledo) el libro de la Cura 
de la piedra áe\ doctor Julián Gutiérrez, á espensas del mercader Gorricio, 
y los Comentarios del César, á espensas del mismo ; pero donde mas brilla 
el nombre de Hagembach es en el famoso Misal Muzárabe, el que imprimió 
por mandado del Sr. D. Fr. Francisco Ximenez de Cisneros en el año de 
1500, á espensas del citado Melchor Gorricio Novariense, ó de Novara, 
lugar de Italia, de quien habla Plinio en el libro III, capítulo 17. Kn el 
mismo año imprimió la Instrucción de la vida cristiana del doctor Antonio 
Garda ae Villalpando, 



\ 



150 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

El Sr. D. Rafael Floramos dice que en este mismo año ( 1500 ) aparecen 
nuevos impresores eu Toledo , rúales son maestre García de la Torre y Alon- 
so Lorenzo, al parecer naturales del país , según sus apellidos. Estos im- 
primieron un cuaderno de los Capítulos de corregidores y jueces de residen- 
cia, que dice posee. Pero yo no aseguraré que este maestre García y Alón 

so Lorenzo fuesen impresores, y si libreros como lo espresan en la not^BM 
final del cuaderno , en donde si realmente hubiesen sido impresores, Ioikd 
especificarían mejor con este término que no con el de libreros. Ademas^^s 
de que á estos no los oigo después , aunque este no es argumento. 

Que tales licencias se concedían en aquellos tiempos (y en estos) á lt 

breros y á otros que no lo eran , se ve en otra nota casi en iguales térmi - 

nos, que dicho Sr. Fioranes pone en los impresores de Valladolid , don dezi^ e 
en ef 1499 se imprimió otro cuaderno de Ordenanzas en dos diferentes^s-s 
moldes y formas. El uno dice que le imprimió maestre Pedro, i t mprismidot *mw \ t 
de libros de molde, y se ofreció a darle en precio justo y razonable al pú — -- 
blico. Y al pie del segundo ejemplar se lee : 

»Por quanto Fernando de Jaén , Librero, nuedóe se ofreció de dar 
•leyes e ordenanzas en precio justo e razonable ¿ce. 

Lo que de aquí saco es que estos dos ( Pedro y Fernando) se obligar 
á surtir al público de estos ejemplares , y que el Pedro era impresor y eF-^l 
Fernando librero. Yo así lo entiendo , y lo mismo de los maestros Garcíi^Mr 
de la Torre, y Alonso Lorenzo, de Toledo ; pero á estos dos los reputo li— 
breros y no impresores. 

Pocos años después ( en el 1503 ) se imprimió en Alcalá el libro dond ezzis 
están recopiladas algunas bulas... y todas las pragmáticas... para la boeo^^ 
gobernación... por Lanzalao Polono, á costa de Juan Ramírez, escribano-,.— 
a quien sus altezas mandaron tener cargo de la imprimir : y esto se estSfii 
viendo cada día. De este libro se trata adelante , en la imprenta de Alcalá — 



■ WV/lA/lA** » 




DEL SIGLO XV. — MDRCIA. 151 



IMPRENTA DE MURCIA. 



1. (1487.) La imprenta de Murcia en el siglo XV se reduce á unas cuan- 
tas obras (raras) que allí se imprimieron, y son las siguientes: 

•Tratado que se llama CopUacion de las hataüas campales que son con te- 
anidas en las estorias escolásticas e de españa dirigido al muy reverendo 
«señor don fray Johan ortega de maluenda obispo de coria del consejo del 
•Rey e Reyna nuestros señores 2c. 

•Prologo : 
» uy reverendo señor acordándome lo que vra muy reverenda paternidad 
«me ovo enviado mandar... 

Consta este tratado délas batallas de dos partes: en la primera refiere 
CXIII batallas, y finalizadas dice : 

•Estas son las batallas de la segunda parte desta copilacion que han 
•acaecido en españa desde su población fasta hoy veinte dias del mes de 
»d3iembre año del nascimiento de nuestro salvador ihQ xpo d' mil 
«e. cccc. e Ixxxi. años. 

Concluida la segunda parte, en que refiere ccxxxii batallas, prosigue: 
•Copia de una letra dirigida al venerable el licenciado anton martines 
■de cáscales alcalde enlacibdad de Toledo sobre los matrimonios E casa- 
•miemos entre los reyes de castilla e de león de españa con los reyes e 
•casa de Francia fechos... Murcia a xv. de setiembre año de mil. cccclxxix. 
»=A vuestro honor e mandado presto el canónigo Rodrigues de almella. 
«Copia de una escriptura dirigida al honrado iohan de córdoba jurado 
•olim recabdador de las rentas del regno de murcia de como e por que 
•razón non se debe dividir partir ni enagenar los regnos e señorios de 
•españa, salvo que el señorío sea siempre uno e de un Rey e señor monar- 
•cha de españa... escripta en murcia a. xviii. de Jullio año de mil.cccc.lxxxii. 
•A vuestro honor e mandado presto diego rodrigues de almella. 

•A doria e alabanza de nuestro salvador y redemptor Ihu. xpo. fue 
•este libro que es llamado el tractado de las batallas campales acabado 
•con otros dos tractados (acaso son las dos carias que quedan citadas) en la 
•muy noble e leal cibdad de murcia por manos de maestre Lope de la ro- 
»ca alemán Impressor de libros lunes xxviij dias de mayo año de mil 
»e. cccclxxxvij. años. 

DEO GRACIAS. 

Existe en el estudio del Rmo. Florez, quien trata de esta obra en el 
tomo XXVI de la España , pág. 397. 

2. Oracional de Femand Peres , &c. 

Este tomo tiene la primera hoja en blaneo (prueba de quenada le fal- 
ta ) : eu la segunda, que es la de la signatura a ij , empieza por este epí- 
grafe : 

•Tratado que se llama el Oracional de Fernand Peres (1) porque contie- 
ne respuesta a algunas questiones que fizo el noble caballero Fernán Pe- 
Tes de Guzman al reverendo padre virtuoso perlado don alfonso de car- 

(1) Dicese Oracional de Fernán Pérez , no porque este sea el autor , sino porque le es- 
cribid para su uso el Sr. Cartagena. El Rmo Florez en el tomo XXVI , pág. 397 . dice : que 
ts de tres cuestiones sobre la fama, $xcelencia y fruto de la oración: obra de grande ma- 
gisterio , solidez y método. 



\ 



152 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

«tagena de buena memoria obispo de burgos tocantes a la fiel e devota 
«oración 2c. 

» Prologo. 
» uidaba noble varón que los civiles trabajos- 
Sigue la obra en Iviij capítulos , y concluido este postrero , pone otro 
á que llama ültilogo (1), lo que esphea el autor, y dice: Prólogo, quiere 
decir primera palabra ; y UUüogo , postrimera palabra.=Finalizado este ülti- 
logo , dice : 

DEO GRACIAS. 
y prosigue después : 

«Contemplación mesclada con oración , compuesta en latin e tornada 
>en lenguage castellano por el reverendo virtuoso perlado don Alfonso de 
•Cartagena de laudable memoria obispo de burgos sobre el psalmo del 
»propheta david que comienza Juzgame Dios. 

Esplica los seis versos del salmo , y concluye Amen, Con este tratado 
está encuadernado el de las Batallas campales ae AlmcUa, colocado en di 
principio del tomo del Oracional; pero impreso todo con un mismo carác- 
ter, forma y p ipel. En el de las batallas se espresa el lugar y año de la 
impresión , que fué en Murcia el de 1487. Todavía hay mas que advortir, 
y es que en el ejemplar de que da razón el abate Diosdado se añade lo 
siguiente : 

•Aqueste es comienzo de un tratado que fizo san Juan chrisostomo Ar- 
•zobispo de constantinopla , el qual demuestra y concluye que ninguna 
•persona se daña o es dañada sino por si mesmo ote. (2). 

A este tratado se siguen las coplas que bizo Fernán Pérez de Guzman 
sobre la muerte del Sr. Cartagena (3) , y concluidas finaliza : 

•Fue este libro de estos tres tratados {del Señar Cartagena) acabado 
•en la muy noble e muy leal cibdad de Murcia por manos de los honra- 
•dos Gabriel Loys Arinyo Notario e Maestre Lope de la Roca impresores 
•de libros lunes a xxvj. dias de marzo año de mil e cccc.lxxxvij. años. 

Tomo en folio sin numeración , impreso á línea tirada en letra de 
tortis : existe como queda dicho en el estudio Floreciano. 

3. El Valerio de las historias. 
Empieza por el índice de los tratados , y dice : 
•Aqui comenca la tabla de todos los títulos deste tractado te. 
Concluido el índice , se sigue el prólogo con este epígrafe : 
•Tractado q se llama el valerio de las estohas escolásticas e de españa 
•dirigido al noble e reueredo señor don iohS mSrrique protonotario de la 
•santa fee apostólica Arcidiano de valpuesta del consejo del Rey nro señor. 
Al fin del Valerio dice : 

»A gloria e alabanca de nuestro saluador y redemptor ihQ xpo fue es- 
»te libro que es llamado valerio de las estorias escolásticas e de españa 
•fue acabado en la muy noble e leal cibdad de murcia, por manos de 
•maestre. Lope de la roca alemán. Impressor de libros jieues a, vj. dias 
•de diesembre Año de mil. e quatrozientos e ochenta e siete años. 

DEO GRACIAS. 

Tomo en folio : existe en el estudio Floreciano , y en el de D. Joaquín 
Pastor. El autor de esta obra, como de ella misma consta , es Diego Rodrí- 
guez de AlmeUa : (nombrado en las anteriores, y no Fernán Pérez de Guz- 
man, señor de Ratres, como se puso en la portada de algunas ediciones 
posteriores: por ejemplo las de Sevilla de 1536, fol. en la oficina de Juan 

(1) El Sr. Bayer en las notas del tomo II de la Vetas de D. Nicolás Antonio, pig. 171. 
pone milico . no bien. 

(í) (Con el mismo lítalo se halla esta pieza en el Ms. del Escorial , que describe O. José 
Rodríguez de Castro en su Bibliot. ñaYinic. Español., pag. «48, col. 1 , donde anteceden y 
subsiguen las propias obras que aqui : de modo que parecerá haberse hecho por él 4 ttrt 
semejante la presente edteloa.) F. 

(3) Véase en el ya citado tomo XXVI de la España Sagrada , pág. 4tt. 



DEL SIGLO IV. — LISBOA. 153 

Cromberger, y la de Madrid del 1568, en 12/ ante Alonso Gómez v fierres 
Cosin, que una y otra tenso en mi librería. El libro le escribió Almella 
en el año de 1472 en que D. Juan Manrique , á quien le dedica, era arce- 
diano de Valpuesta. F. ) 

D. Juan Antonio Moreno acaba de publicar esta obra del Valerio, ilus- 
trándola con varias notas , y algunas memorias relativas á la vida y es- 
critos del Sr. Almella. Y por lo que hace á mi asunto, pone un catálogo 
de las ediciones que de esta obra se han hecho , de que yo daré razón 
cumplida en el tomo siguiente. 



IMPRESORES DE MURCIA 

EN EL SIGLO XV. 



( 1487. ) LOPE DE ROCA , alemán. 

No dudo que este Lope de Roca es el mismo de quien traté en Valencia 
sobre el 1485, y á quien el doctor Ximeno quiso hacer valenciano y autor 
de un libro , lo que allí queda impugnado. 

Ahora le hallo en Murcia imprimiendo (solo ) la Copüacion déla* bata- 
Has v el Valerio de las historia*. 

ten el mismo año (1487) en compañía de Gabriel Loys Arinyo Nota- 
rio , el Oracional de Fernán Pérez da Guzman , obra del señor obispo Carta - 
ra. De este Gabriel Loys solo puedo decir que hay unos cuantos pueblos 
este nombre , uno junto á León, y otros en Galicia, cerca de Santiago 
y de Mondoüedo. Del Arinyo ó Ariño, que es lo mismo, hay también 
pueblo así llamado cerca de Zaragoza, y por tanto reputo españoles á es- 
tos dos facultativos, que es cuanta noticia puedo dar de la imprenta é im- 
presores de Murcia del siglo XV. 



\ 



154 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DEL MONASTERIO DE SAN CUCUFATE, 



1. ( 1489. ) Lo primero que ocurre acerca de La imprenta del monaste- 
rio de San Gucufate ó San Golgat del Valles , es dudar si en él hubo im- 
prenta. Pero lo que yo hallo es , que Próspero Marchand ( Histoire de 
I" imprimerie , p$g. 8i) y el Rmo. Caresmar (Nota Ms.) dan por sentado 
que allí se imprimió el 

2. » Libro llamado Abbad Isaac de Religione. 

Al fin del cual dice : 

• Finitas hic libellus apud Sanctum Cacufatum Vallis Aretane xxix. No- 
•verabris Anni. d. M. cccc. lxxxix. 4. a 

Impreso en letra de tortis , á línea tirada. Existe en la real biblioteca, 
y en la del monasterio de Nuestra Señora de Monserrate de Catalana. Don 
Nicolás Antonio dice que no sabe qué Isaac sea este. El Sr. Bayer en sos 
notas (pág. 328) con Fabricio dice, que acaso es el abad deEstella, de 
quien hay memoria en varios lugares de la biblioteca del rey de Francia. 

Y no se entienda que el Finüus libellus &c. habla del tiempo en que 
compuso su autor la obra , sino que se ha de entender del en que la im- 
primió , pues en el prólogo dice: No entonces quando se fizo, mas ahora que 
publicando se aprovecha. 

Pero para aclarar algo mas acerca de la obra y del autor, me haparer 
cido estractar el prólogo que á este libro puso el P. Boyl, que es por donde 
empieza el todo del liDro , y dice: 
«Prologo. 

•Al venerable y muy virtuoso varón Mossen Pedro £apata, Arcipreste 
•deDaroca: el pobre de virtudes fr. BernalBoyl, indigno sacerdote , ber- 
»mitaño de las montañas de nuestra Señora de Monserrate salut e acres- 
•centamiento de virtudes en aquel que es verdadera salut. No desampara 
»Dios jamas... Pedisteme, Señor, en los días pasados el nuestro Abbat 
»Ysaac, el qual yo por su maravillosa doctrina y enseñanza a ruego de 
•los padres y hermanos desta nuestra montanya en el comienzo de mi 
•conversión de Latino havia fecho Aragonés , o si mas querres Castellano, 
»no daquel mas apurado estilo de la Corte, mas daquel llano, que a la 
•profesión nuestra , según la gente y tierra donde moramos , para que le 
«entiendan satisface: y pedistelo, según veo, para que con vuestra in- 
dustria y caridad la su provechosa doctrina qué fastaqui por falta de 
•traslados estaba celada y encubierta, con el maravilloso artificio de la 
» Emprenta publicada , con muy poca costa en manos de los que la desean 
•llegarse a Dios en breve tiempo veniese. alzamos las manos a Dios oida 
•vuestra petición de tanta caridad , y alabamos la su bondad , que no cesa 
•de continuo proveernos de su gracia... Porque asi romo no siendo pu- 
blicada su doctrina , y por esta causa poco ó ningún fruto faciendo , era 
•como si no fuese: asi por vuestra cariaat venida y sacada a luz; no en- 
tonces quando se fizo , mas ahora que publicando se aprovecha, podemos 
•decir haver sido hecha de nuevo. Porende si el galardón y paga debe 
•ser según la obra, y aquel entonces por su caridad componiendo este li- 
•bro ganó^ran mérito , qué podrá esperar aquel por quien del fin porque 
•se fizo ahora gozarán tantos? Mas porque nos dexemos ya de proseguir 
•con palabras , lo que vos según vuestra costumbre con esperanza de la 
•ganancia mayor, no menos discreta que debidamente desestimáis , no se 
«puede en breve compendio decir, quan gloriosamente este santo viejo 



DEL SIGLO XV. — MONASTERIO DE SAN CUC ÚFATE. 156 

> Isaac a vuestra necesidad con sq trabajo socorrió, y con su caridad 
-proveyó... 

»Y porque aquello que con tanta sabiduría trabajó , y con tal diligencia 
•obró con la fraqueza de la humana condición no peligrase, con tanta fe y 
«caridad compuso este libro, que según la honra que aun hoy en la Ciu- 
»dad de Spoletoen Italia a sus huesos y reliquias se face, en cuyos mon- 
otes de levante fizo su penitencia: non se devria este tractado llamar en- 
»señanza , mas anies historia de su vida muy cierta. Ca no se eré haver 
«tanto escrito lo que debíamos facer, quanto recontado lo que en su vida 
» ha via fecho; porquel obrar y escribir suyo andaba tan junto quel libro 
»no fue antes acabado que diese fin a su penitencia y a la vida,,. Concluye 
»el Prologo: A lo menos se las volvamos tan buenas. 

Y en la hoja siguiente: 

•Aquestos sen los capítulos de las cosas que en este libro llamado Ab~ 
»bat Ysach se tratan. Aunque en cada uno muchas cosas se contienen y 
-mas por menudo, 

»Del alma que ama á Dios &c. 

Finalizado el índice de los capítulos, pone (en hoja aparte ) este solo 
título : 

«Ysaac de Religione. 

Después empieza la materia de la obra : 

»E1 alma que á Dios ama, en Dios solamente siente reposo. 
Finaliza el todo de la obra : 
»Deo gracias. 

•Finitus hic libellus ¿te. según que ya queda puesto al principio (1). 

(1) Por lo propuesto me pareee so adelanta altan tanto ¿ lo qoo basta ahora se halla 
Impreso acercado esta obra y del autor. Rl Rdo. P. Fr. Benito Ribas dice, que no cree 
qoe el lugar do S. Cucufale del Valle Aretano sea el de 5 Colgat del Valles , como han pen* 
vado algunos; y su razón de dudar es , dice , •porqus este lugar ó Monasterio siempre te 
•émmninó 8. Cucufati VaUnsis, y «o VaUis Arelan*. Y no encuentro (prosigue) tal lugar en 
•las escrituras del monasterio de Monserrate , ni en la Marca qispáolca. 

No obstante esta duda hallo que Próspero Narcband (arriba citado) habla de la misma 

obra y edición , y dice que se Imprimió en Le Monastcrc de 8. Cucufat dant la ValUe d' Arete, 

Junto a Barcelona hay dos lugares llamaüos el uno Aren* de Valí , y el otro Areu: tal 

reí de alguno de estos sacaron el adjetivo Aretano: por tanto no dudo en reconocer esta 

edición por española, y heeba no lejos de Barcelona. 

Este mismo libro del abad Isaac se imprimió en Sevilla el año de 1497 , donde se puedo 
ver ípag. )§1) al tratar de la obra de San Buenaventura, Intitulada forma noeitiorum , con 
Im que está Juüla la del alma Isaac, 



156 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

IMPRENTA DE TOLOSA. 

(Dudosa.) 

1. (1489.) Por cuanto hay Tolosa de Francia y Tolosa de Guipúzcoa, 
entra la duda á cnál pertenezcan las impresiones que se hallan sin mas 
contracción ó distinción que en Tolosa. 

2. «Comienza el tratado llamado Vision deletable de la pküoscfkia a de 
»1as otras scieneias compuesto por Alfonso de la Torre bachiller, endere- 
»zado al noble D. Juan de Beaumonte prior de San Juan de navarra. 

»E1 corazón ganado por diversidad de méritos que procedido harían... 

Al fin añade un título, y en el epígrafe pone algo mas que en otra edi- 
ción que cito adelante entre las dudosas : y concluye : 

»Aqui se acaba el libro de la Vision delectable coa la Tabla que trata de 
»la philosophia e de las otras scieneias brevemente e que delectación es 
«fallada en ellas. Impremido en la muy noble e leal cibdad de Tolosa por 
«muy discretos maestros Juan Parix e Steban Clebat en el año del Señor 
»de mili e cccclxxxix. 

Tiene cj folios sin la tabla. Sigúese (encuadernado en el mismo volu- 
men) Proverbios de Iñigo López de Mendoza. 

Y al fin: 
»Aqui se acaban los Proverbios de Don Iñigo de Mendoza. 

Prosigue en hoja aparte, pero de la misma letra de tortis: 

» Aquí comienza el Tratado de Providencia contra fortuna compuesto por 
«Diego de Vaiera Al magnifico D. Juan Pacheco Marques de Villena. 

•Acuerdóme magnifico Señor haver leído en dichos de Séneca... 

Tiene dos hojas y media, y concluye : 
*Aqui se acaba el Tratado de Providencia contra fortuna. 
»Deo gratias. 

Biblioteca del Excmo. señor duque de Osuna. Sobre la Vision deleita- 
¡de 9 véase el año de 1484 en Barcelona, pág. 50. 

3. »La Historia de la linda Melosina. Tolosa por Juan Paris, y Esteban 
•Clebat. 1489. fol. 

Así Miguel Denis en la parte 1, pág. 271. En la II, pág. 699 (entre los 
añadidos ) dice : Histor. de Melusine : y al fin : 

Gedruckt und volendt von Johanne Banler zu Augspurg an dem nitwocken anack 
aüerheyligen tag anno etc. im M.LXXIUI. jure, cuín figuris fot. Parz. 1. 449. 

4. »La Ghronica de España abreviada por Mosen Diego de Vaiera. 

Al fin: 
»En la muy noble Cibdad de Tolosa fue impresa por el dicho Henri- 
»que (1) en el año del nascimiento de nuestro salvador ihesu christo de 
•mili e quatrocientos e ochenta e nueve años. fol. 

Denis, parte 1, pág. 278. 

5. (1490.) «Pelegrinage de la vida humana. 

Debajo de este título hay una grande estampa, abierta en madera, 
(con la que se llena toda la plana) que representa un ermitaño con una 
espada desnuda en la derecha y un bordón en la izquierda. En la hoja si- 
guiente: 

«Comienza el Prologo del trasladador de este libro intitulado el Pele- 
•grinaje de la vida humana. 

»A honor e gloria de Dios todo poderoso por obedecer a la demanda 
»de la muy alta e muy excelente princesa juana de labal por la divina pro- 
evidencia rreyna de ihrlm e de cicilia duquesa de avión e d' bar. Condesa 
»de provensa vo so homill servidor e subiecto indigno de ser aqui nombra- 
ndo rreputando su rrequesta por singular mandado tome pena de trasla- 

(1) Enrique Meyer Imprimió en Tolosa el ano de 1494 , como adelante se tora pág. 157. 



BEL 8IGL0 I T. — TOLOSA. 157 

•dar el presente libro de roelro en prosa sometiéndome a su correcion e 
«mas benignam interpretación de los otros que mejor pasar lo sabrán e 
«emendar do les paresciere faltoso. B esto siguiendo mas propriamente 
•la propriedad e sentencia de los vocablos del componedor, que fue un 
>muv notable rreligioso e letrado muy profundo llamado fray Guillelmo de 
»guillevila de la abadia d'chalis cerca de la cibdad de sant lis. 

•Comienza la Tabla &c. 
v acaba * 

•Penesce el quarto libro e ultimo del pelegrinaie humano , trasladado 
»de Francés en Castellano por el reverendo padre presentado fray Vicente 
•Macelo a instancia del honorable señor Maestre henrico Alemán que con 
•grande diligencia lo hizo imprimir en la villa de tholosa eñ el año del 
•señor mili e quatrocientos e kxxx. 

Tomo en folio; existe en la real Biblioteca, y en la del colegio de 
N. P. S. Agustín de Alcalá. 

D. Nicolás Antonio trata de esta obra en el tomo II de la Bibl. vet. y la 
pone impresa en el 1480 , debiendo ser 1490. El verla en castellano y que 
el traductor Majuelo ó Macuela lo fué también , pues hay lugares junto & 
Burgos así nombrados, y también tales apellidos, hace sospechar con al- 
gún fundamento que este libro se imprimió en la villa de Tolosa de Gui- 
púzcoa. A esto se junta que la provincia de Guipúzcoa tiene imprenta para 
su uso en la citada villa , por lo que esfuerzo el pensamiento á favor de 
la imprenta guipuzcoana, no obstante las notas siguientes , que no dudo 
poner para que cada uno les dfi el valor eme merezcan. En el artículo si- 
guiente del 1494 se volverá á retocar {1} (2). 

€. (1494.) «Propiedades de todas las cosas. 
Armas reales, con un águila que tiene cogido el escudo delante del pe- 
cho , en que están las de Castilla, Lcou, Aragón, Jerusalen y Granada. 
Debajo del escudo : 

»El Libro de Propictatlbos remra. 
Sigue la tabla de las materias, y al fin del libro xix : 
«Fenece el libro de las propiedades de las cosas trasladadas de latín 
»en romance, por el reuerendo padre fray vincente de bureos. Emprimido 
*en la noble cibdad de Tholosa por lienrique meyer de alemana a honor 
»de Dios e de nuestra señora e al prouecho de muchos rudos e ynoran- 
*»tes. acabóse en el año del Señor de ndle quatrocientos e nouenta quatro a 
^diez e ocho del mes de setiembre. 

Tomo en folio: letra de torüs ó gótica. Tiene Mjgrande escudo del 
impresor, que se pone adelante. Ejemplar del librero Carranza ; y en Va- 
Uadolid, librería del Sr. Floranes. De la mduccioQ de esta obra véase en 
^1 tomo siguiente sobre el año lSM-en Toledo, y en el presente, al fin, en 
las ediciones dudosas. 

(I) (No cabe dudarse d*e tedas las lawresleoes del siglo If qee se dicen hechas on 
^Tolosa, corresponden á la de, Francia vao a la te Galpúseoa,lo ano porque en Las mas 
*de ellas se la llama «/«dad, ©orno ea la Caf*n<<*o*r*»íade de Talara, abo de 1489 , y ade- 
lante año de lili en el Ubre de Froprísssti*. rer. T aaaqme ana i otra ves solo villa al esti- 
lo de Francia , siendo naos mismos loa laapresores r *• letra , basta lo cierto para Interpre- 
tar lo dudoso. Lo otro , porque al qae he? tensa la tronada da Mpúscoa so Imprenta y 
archivo en la villa de Tolosa , sleado cerne esa es aaa dlspeslcleo moderna {etto resta pro- 
barlo) onda sirve para argilr le aalssao ea el sigla XV— F.) 

(1) Bl haberse traducido esto libro al castellaao á solicitud do la condesa de Provenía 
es otro argumento, qae parece cooveace haberse locho la edición de él en Tolosa do 
Franela , ciudad perteaecieoto al Laagaedec ceafleaate coa le Prevenía ; pues no sabe- 
oíos que esta princesa bilioso tenido A lapada, moa halla laoemf entente en que el tra- 
dactor fuese castellaao; aatoa Mea lo debleroa precarar asi • para que el lenguaje saliese 
atas puro : por lo que tradtctdo ol libro por el P. Preseatade aúnela le dirigió al Sr. Mre. 
Hearlco Alemán , el caal le hizo Imprimir ea Tolosa doFraaetau Últimamente , si este Hen- 
rico Alemán fué el impresor, se podría acabar do ertdeoetar ol asunto con el cotejo de 
otras ediciones hechas por él ea la misma dudado filia groado, que asi se llaman en 
Francia las ciudades. (Abila.) 



158 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRESORES DE TOLOSA 

DEL SIGLO XV. 

Juan París y Esteban Gleba t. 

Miguel Denis (en la parte 1.*, pág. 271 ) dice , que Juan París y I 
CUbal imprimieron en Tolosa la Historia de la linda Melosina en el 
cómo poco há se dijo. Estos impresores suenan ahora de nuevo , 
los apellidos parece ser franceses; pero esto no quita que impriraie* 
Tolosa de Guipúzcoa , pues igualmente que los alemanes , venían 
bien franceses á imprimir ¿ España. 

Henrique Meyer. 

En el mismo año 1489 menciona el citado Dcnis (pág. 278) la G 
de España por Valera, etc. , y dice que Subscriptionem prcecedu epi*i 
Reginam habeUam, in qua typoqraphus diserte dit.Hur HENRICUS METÍ 

No dudo que el libro intitulado Pelegrinage de la vida humana , tra 
do de francés al castellano por el R. P. Presentado Fr. Vicente Mí 
á instancia del honorable Señor Maestre Henrieo Alemán , fué impreso 4 
losa el año de 1490 , y que este Mro. es c! mismo Henrieo Meyer. 

Este proseguía en Tolosa el año de 1194, en que imprimió el lib 
titulado Propriedades de todas las cosas , en cuyo final pone el sig 
escudo ó signo : 




DEL SIGLO XV. — TOLOS A. 159 

El mi$mo escudo, aunque mas reducido, se encuentra en el libro det 
álogo del bienaventurado Señor Sanl Gregorio Papa : en el cual no se es* 
esa lugar ni fecha de año de impresión. Usa de dos rr en principio de 
ccion, como se nota en otras varias ediciones antiguas , á que llaman 
perruna ; la cual fué bastante usada entre nosotros. Esto , y estar estos 
iros impresos en castellano ( aunque no es prueba convincente) es lo 
le ha dado motivo (y á algunos otros conmigo) para insistir en que es- 
s ediciones pertenecen á la Tolosa española. 

Acerca del fr. Vicente Mazuela , que en el año de 1490 se dice trasladó 

libro del Pelegrinage de la vida humana : y de otro fr. Vicente de Burgos 
A 1494 , que tradujo el de Propriedades de todas las cosas , dice el Sr. Flo- 
nes, que entiende ser uno mismo ; porque el lugar de Mazuela de que 

apellidaba, acaso por naturaleza, está cerca de la ciudad de Burgos 
i la cual ha habido familias de este apellido , cuyo pensamiento no me 
sagrada. 



i(Jft TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE VALLADOLID. 



(1498 y 99.) Ya tenia formado mi artículo de esta imprenta cuando 
toe llegaron las noticias siguientes de ella, escritas por el Sr. Florones, las 
que adelantan no poco á mi idea, y aunque en algunas especies coinci- 
den con lo que yo tenia escrito , las pongo á la letra, por ser dignas de 
ello , y porque á mí me ahorran el trabajo de refundirlas , lo que flo fuera 
razón. 

Noticias de la imprenta en Valladolid 4 fines del siglo XV. 

En Valladolid no hago memoria de libro impreso antes del año 1493. 
En este se ofrece el primero de mi observación: Las Notas dd Rdmi&r, 
impresas aquí por maestre Juan de Francour, que en su mismo apellidó- 
se manifiesta estranjero, de los alemanes que vinieron á propagarla en 
España. Es libro en folio de 92 hojas , bu^n papel blanco y terso , letra 
grande y cuadrada de la que usaron acá los alemanes , con foliatura por 
números romanos : pero en mi ejemplar , sin portada , prólogo ni otra 
prevención donde se diga el autor, mas de empezar desde luego por la 
materia. Pero sin embargo, tengo bien averiguado que este fué el doctor 
Fernando Diaz de Toledo , relator, refrendario, secretario y del Consejo 
del rey D. Juan II, en cuya Crónica y en todas las memorias de aquel rei- 
nado, tiene muchas, y todas con alabanza de su virtud, desinterés. 
literatura y celo del servicio del rey, que por todas estas prendas le amo 
mucho y fué ascendiendo á todos los dichos empleos sin detenerse en que 
fuese converso de estraccion. T en su tiempo en diciéndose el Relator, por 
antonomasia se entendia este , porque no hubo jamas otro mas famoso. 
T la obra se reduce á un formulario de escrituras públicas , en uue con 
su desengaño y larga práctica del foro quiso lijar de una vez las diferen- 
tes y perjudiciales variedades que observó en los curiales de su tiempo, 
atendiéndolas unos de un modo y otros de otro. 

Pero esta de Valladolid es ya reimpresión; porque la primera edición 
que yo conozco del tal libro , había salido en Burgos por Fadrique Ale- 
mán de Basilea, tres años antes, en el de 1490, y luego se repitió allí, 
aumentado , por el impresor Alonso de Melgar, en 1520. Finalmente tiene 
á la conclusión la siguiente nota impresoria . 

•Esta obra fue empresa por maestre Johan de Francour, en la muy no- 
•ble e muy leal villa de Valladolid a quatro dias del mes de Julio . Año 
»del nacimiento de nuestro Salvador Jhesu Christo de mili e quatrocieotos 
»é noventa e tres años. 

Carezco enteramente de noticia del Nacimiento dd conde Orlando, que 
Próspero Marchand en su Histoirede rimprimeric, pág. 90, dice haberse 
impreso en esta ciudad el año 1495 , y creeré muy bien provenga de er- 
ror de números , de los muchos que se han cometido en la materia , y 
turban enormemente la historia tipográfica. Pero del de 99 me hallo con 
unas Ordenanzas promulgadas por los reyes Católicos en Madrid á 21 de 
mayo , para la brevedad y buen orden de los pleitos ; las cuales fueron 
obedecidas aquí por el presidente y oidores , estando en su acuerdo del 
26 de julio, é inmediatamente publicadas por ellos, constituidos por sus 
propias personas en los sitios públicos de la ciudad , como entonces se 
estilaba. De estas Ordenanzas tengo dos cuadernos de diferente impresión, 
aunque ambas hechas á un mismo tiempo. El uno en 10 hojas, y el otro 
en 7, de letra mas metida. Al fin del primero se dice: 



DEL SIGLO XV.— TOLOS A. 161 

•Por quanto maestre Pedro imprimidor de libros de molde quedó e se 
»ofrescio de dar estas leyes e Ordenanzas en precio justo e razonable, 
•mandan los señores Presidente e Oidores de la Audiencia de sus Altezas 
»quc residen en la muy noble Villa de Valladolid, que del dia de la pu- 
blicación de estas leyes fasta dos años cumplidos seguientes , ninguno no 
»sea osado de las imprimir ni vender sin su licencia e mandado, sopeña 
»de diez mil maravedis para los Estrados de la Audiencia Real de sus Alte- 
»zas a cada uno quel contrario fíciere. 
Al pie del segundo se lee : 
•Por quanto Fernando de Jaén (1) librero quedó e se ofresció de dar 
•estas leyes e Ordenanzas en precio justo e razonable etc.,» con todo lo 
demás al pie de la letra , como está en la nota anterior, sin que sepamos 
ahora el motivo por qué en un mismo dia y para una propia obra, se hu- 
biese dado el privilegio esclusivo á dos libreros diferentes , pareciendo 
incompatibles entre sí: cada uno de los cuales, sin embargo, presentó 
su diferente edición, (f 

Ademas de las noticias que el Sr.Floranes da de la imprenta de Valla- 
dolid , hallo que Jaan de Burgos imprimió allí el año de 1500 la traducción 
del Salustio, necha por el Mro. Francisco Vidal de Noya. 

Consta también que á fin del siglo XV habia ya imprenta en el monas- 
terio de Nuestra Señora de Prado de Valladolid , del orden del glorioso 
P. S. Gerónimo, donde se imprimía la Bula de la Cruzada, según resulta 
de una cédula de los reyes Católicos D. Fernando V y doña Isabel , su fe- 
cha en € de febrero del ano 1501 , dirigida al P. Prior de aquel monaste- 
rio, que á la letra dice así: 

»E1 Rey, y la Beyna.=Devotos Padros Prior de Prado , y fray Juan de 
•Madrid: Nuestro muy Santo Padre & nuestra suplicación concedió ahora 
»de nuevo Cruzada para ayuda á. los gastos de la Armada que havemos 
•enviado contra el Turco , enemigo de nuestra Santa Fe catholica, y para 
•ello son -menester imprimir las Bulas e Sumarios e instrucciones necesa- 
rias: e|por la confianza que de vos tenemos hnbemos mandado que se 
•impriman en ese Monasterio, y que vosotros tengáis el cargo, como lo 
* hicisteis en la Cruzada pasada. El Reverendo en Christo Padre Obispo de 
•Jaén, Comisario de la dicha Cruzada, e Alonso de Morales nuestro The - 
•sorero, vos envian la forma e orden de todo lo eme se ha de hacer. Nos 
*vos rogamos , e encargamos con mucha diligencia que lo pongáis luego 
•por obra, en lo qual nos haréis servicio. De Granada a seis de Hebrero 
*» año de rail y quinientos y un años. Yo el Rey. Yo la Reyna. Por manda- 
i»do del Rey , e de la Reyna , Gaspar de Palacios. 

No sé aué Cruzada pasada sea esta que cita ; pero puede sospecharse 
seria para la guerra de la toma de Granada en el año de 1492.=La copia 
de esta cédula , con otras noticias de la imprenta de Prado de Valladolid, 
^n donde ademas de la Bula de Cruzada se imprimían otras diferentes de 
* vidulgencias , como eran de la hermandad del Hospital de Santiago , de 
lsi hermandad de nuestra Santa Fe católica, etc. , la debo á la bondad de 
mjB.n celoso monje de aquel monasterio. En el tomo siguiente se trata de es- 
«^i imprenta de Prado, y de otras de aquella ciudad mas á la larga. 

(l) Véase U imprenta de Madrid , afto de 1499 , núm. 14 al fin. 



162 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE MONTE-REY. 



1. (1494.) La villa de Monte-Rey en el reino de Galicia, confinante 
con el de Portugal hacia la parte de Chaves, tuvo también imprenta enet 
siglo XV, la que no dudo llevó allí el conde D. Francisco de Z&ñiga, se- 
ñor de la villa en donde se imprimió : 

•Missale impressum arte & expensis Gundisalvi Roderici de la Pase- 
ara. & Johanms-de-Ponres sociorum. cui finís datus Monti Regio D. D< 
•Francisco de Zuñiga dominante in eadem Villa & Commitatu auno 
»M.CCCCXCHH. tertio nonas februarii. 

Existe este Misal en casa del abad de Parada de Oteiro, segnn nota 
que tengo copiada del original por el R. P. Mro. Fr. José Ronza, que se 
ha servido comunicármela. 

El limo. Sr. D. Fr. Juan Muñoz de la Cueba, obispo de Orense, habla 
de este misino Misal en las Noticias históricas de la Santa Iglesia de Oren- 
se, impresas en Madrid año de 1727, en cuya página 62 dice, qne se le 
mostró D. José Gómez Sandias, abad de Parada de Onteyro. «Imprimióse 
»( prosigue ) dicho Missal para este Obispado ( de Orense ) el año de mil 
quatrocientos y ochenta y quatro , en la Villa de Monterrey, y trae al fia 
»el nombre del Conde que vivia, y era Señor de esta gran Casa , y tam- 
»bien el del Impresor. De donde se colige, en honra de dicha Villa, su 
•mayor población y policía; pues en ella se hizo semejante obra a los <raa- 
» renta y tres años que el Arte útilísimo de la Imprenta se invenid ó des- 
cubrió en Alemania. 

La fecha de 1484 que pone este limo., esté errada, y debe ser y es 
1494 como advirtió , con otros varios sugetos , el citado P. Mro. Boma 
cuando copió la dicha nota final. 

El Sr. Muñoz se acercó bastante (según su cómputo) al tiempo en 
que regularmente señalan el origen de este noble arte, esto es, en 
el 1441. 

IMPRESORES DE MONTE-REY 

DEL SIGLO XV. 

Gonzalo Rodrigo de la Pasera y Juan de Porree. 
Estos dos compañeros imprimieron por su ciencia y á sus espensas el 
citado Misal, que presumo es el peculiar del obispado de Orense, y por 
tanto mas apreciable. Esta es la única noticia que hallo de la imprenta de 
Monte-Rey y sus impresores; y solo añado que por los apellidos parece 
ser españoles, pues hay lugar de Pasera cerca de Oviedo, y Porree junto 
á Burgos. 



DEL SIGLO XT. — AÍRALA. 1 03 



IMPRENTA DE ALCALÁ. 



1. (1494.) Luego que se manifestó abiertamente el arte de la impren- 
ta, y se reconoció su utilidad , procuraron sus artífices introducirla por 
todas partes . estableciéndose en fas ciudades y universidades principales, 
que era donde había de tener mas fomento y séquito. 

2. Alcalá, como universidad floreciente que era á la entrada del si 
glo XVI > llena de hombres de letras» aunque no fué de las primeras en 
que se vio la imprenta en España, es no obstante de las que mas crédito 
han dado á este arte por medio de la famosa primera Biblia políglota com- 
plutense , como se verá en el tomo segundo. 

3» D. Melchor de Cabrera dice ten el Discurso legal acerca de la im- 

S repta, fol. 10) que el licenciado Varez de Castro llevó á Alcalá el arte 
c la imprenta, eñ que fué muy perito, como también en la jurispru- 
dencia. 

4. El mismo Cabrera refiere (fol. 10) que la universidad de Alcalá tiene 
su imprenta , y que el cardenal D. Fr. Francisco Jiménez de Cisneros , ar- 
zobispo de Toledo la dio (como gobernador de España) muy saludables 
privilegios ; pero nos deja ansiosos de saber cuáles son. 

5. Miguel Maittaire introducé este arte en Alcalá en el año de 1494. 
Compiuti sint nomine lyvographi. (toril. I, part. 1 de los Anales tipográfi- 
cos , págs. 190 y 64. ) No tengo hasta ahora mas prueba que su dicho. 

6. El agustiniano Fr. Gerónimo Román diee (República Gentílica, li- 
bro Vil, cap. 111) que el impresor mas famoso que vi no á Alcalá de Henares 
fué Arnao Guillen. De este se tratará en su lugar. El primero que yo en- 
cuentro es el siguiente : 

7. Lanzalao Polono. 

Este que en vulgar se dice Lanzalao Polono, es en latin Stanislaus Polo- 
ñus. Su nombre empieza á oírse en Sevilla, donde imprimió en compañía 
de Meynardo Ungut por los afios de 1491 y siguientes hasta el 1500: como 
sobre aquella imprenta se dijo pág. 109. 

Después se separó ó murió el Meynardo, pues en el 1502 y 1503 suena 

«oloen Alcalá el Lanzalao, donde imprimió un cuaderno de Ordenanzas 

leales, y en él se dice: Impresor de libros, estante en la villa de Alcalá de 

-Memores: y finaliza con su escudo, que se pone adelante.=Existe en la 

librería de Recoletos de Copacavana. 

8. »Vita Xpti Cartuxano romanzado por fr. Ambrosio. 

Al fin de la primera parte de esta obra dice en sustancia , que el tra- 
ductor de ella fué fray Ambrosio Montesino , de la orden de San Francisco, 
7 que lo hizo de orden de los reyes Católicos D. Fernando y doña Isabel, 
^ que fué emprentado por endustria é arte del muy ingenioso e honrado 
Stanislao de Polonia , varón precipuo del arte impresoria. E imprimióse 
* costa e espensas del virtuoso e muy noble varón Garda de Rueda en la 
muy noble villa de Alcalá de Uenares. A xxii. dias del raes de Noviembre 
del año de nuestra reparación de mili e quinientos e dos. 

D. Nicolás Antonio dice que se imprimió en cuatro volúmenes (en el 
monasterio de los RR. PP. Benitos de Cárdena . está en dos muy abulta- 
dos) y entiendo que son cuatro parles, la segunda se imprimió en «1 1503, 

12 



i 



164 



TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 



y todas despensas del García de Rueda. La primera (no tiene numeración) 
porStanislao de Polonia. 

Reimprimióse después en Sevilla año de 1537 y 1531 , como se verá en 
el tomo II. 

El mismo Stanislao imprimió la rara y apreciable obra siguiente : 

9. (1503.) «Libro en que están copiladas algunas bullas de nuestro 
•muy Santo Padre concedidas en favor de la jurisdicion real de sus Alte- 
»zas : e todas las Pragmáticas que están fechas para la buena gobernación 
«del reyno : imprimido a costa de Juan Ramírez escribano del Cornejo del 
«Rey e de la Reyna nuestros Señores, a el qual le fue usado por sus Al- 
«tezas o por los Señores del su Consejo a un castellano de oro cada vo- 
lumen. 

Finaliza: 

J í Fue impresa esta obra en la Villa de Alcalá de henares por Laazalao 
ono, imprimidor de libros, a costa de Johan Ramírez, escribano del 
«Consejo del Rey e de la Reyna nuestros Señores a quien sus Altezas man- 
«daron tener cargo de la imprimir: acabóse a diez e seis dias del mes de 
«Noviembre de mili e quinientos e ties años. 

Tomo en folio de panel de protocolo, impreso con letra de tortisá linea 
tirada: ocupa CCCLXXV folios, sin mas catorce hojas de portada y — ■-■- 
de los títulos. Existe en la librería de San Felipe el Real : obra rara. 
Concluye con el escudo del impresor, que es el presente: 




Aunque estas ediciones del 1502 y 1503 pertenecen al siglo XVI según 
mi idea, las coloco aquí por juntar todas las que conozco de este impre- 
sor, que empezó en el siglo XV , como queda dicho en la imprenta de 

Sevilla. 



DEL SIGLO IV. — BRA6A. 105 



IMPRENtA DE BRAGA (1), 



/fli»4.) Otra imprenta del siglo XV , desconocida por mí , es la de la 
ciudad de Braga, primada en lo antiguo de Galicia, en donde secun el 
P. D. Tomas Cayetano de Betn , presbítero de la congregación de Clérigos 
regalares , en la Noticia previa de la coUeccion de los Concilios celebrados por 
la Mena Lusitana. &c. impresa en Lisboa año de 1757, dice (pftg. 79) que 
el Breviario de aquella Iglesia se imprimió en Braga por el maestro Juan 
GherHnc , alemán, el año de 1494. Estemplar Breoiarix impressi in Augusta 
Brocharen* Civitate , per Maqistrwn Joannem GherHnc AUmantm anno salutis 
ckriitianm MCCCCXCIV. 

Es cnanto puedo decir dé la imprenta del siglo XV en Braga: advir- 
tiendo que aunque la nota la he tomado del libro del P. de Bem , la especie. 
la debo al erudito Mayaos , que se la comunicaba á Meerman en la carta 
arriba citada. 



IMPRENTA DE LEIRIA. 



1. (1494.) La ciudad de Leirj* en el faino de Portugal tuvo su impren- 
ta en el siglo XV, donde sema Próspero Marchand (Histoire de limpri- 
merie, pág. 88) se imprimió el libro de 

•Rabbi Levi Gerson Commentarius iu Prophetas priores hebraicé. Lei- 
»riell. cccc. xciv. f fol. 

Lo mismo dice el P. Jacobo 1'Long.Biblioth. sacra, tomo I, pág. 75. 

4. ( 1496.) El Sr. Bayer en una hoja de Adiciones y enmiendas que po- 
ne en el tomo 11 de la Biblioth. vet., pág. 380, dice, que al tin del Almanak 
perpetuo de E. Zacuti se lee: 

•Expliciunt Tabuhe Tabularum astronómico Raby Abraham zacuti as- 
•tronomi serenissimi Regís emanuel Rex portugalie et cet. cum canonibus 
«traductis a lingua hebraica in iatinum per magistrum loseph vizinum 
«discipulum eius actoris opera & arte soler tis magistri Ortas curaque sua 
•non mediocri impressione complete existunt felicibus astris anno a prima 
»rerum etherearum circuicione 1496. solé existente in 15. g. 53. m. í. pis- 
adura (esto es , mes de febrero ) sub celo leyree. 

En un índice sevillano Ms. hallo citada esta obra, y combinados los tí- 
tulos escitan alguna duda, pues aqui se lee: » Abraham Zacut Tablas As- 
tronómicas, traducidas al castellano por Joseph vecino discípulo del Au- 
•tor, impreso en Leyree por el Mro. Ortas Año de 1490. 4.* 

La nota del Sr. Bayer dice que se tradujo del hebreo al latín por José 
Vecino : el índice sevillano no espresa de que idioma. Si realmente son 
dos distintas traducciones no lose, pues no he visto ninguna: en lo de- 
mas convienen. 

(1) Esta Imprenta y la de Gerona, pág. 139 , son las dos que comprendía la Adición de 
P . Méndez. 



166 tipografía española 

IMPRENTA DE PAMPLONA. 



1. (1495.) En el año de 1495 se encuentra ya en Pamplona á Arnao, 6 
A maído Guillen de Brocar, quien juzgo que fué el que introdujo alli la 
imprenta , y lo primero que hallo es el 

«Epilogo en medicina y en cirugia conveniente a la salud. 

Sobre este título hay una grande estampa , abierta en madtra, con dos 
médicos ó cirujanos, al parecer consultando uno con otro. 
Finaliza: 

¡f Fue acabada la psente obra por maestro arnaud guillé de brocar en 
»p5plona a x. d' octubre, año. m.cccc.lxxxxv. fol. 

Existe en la real Biblioteca , impreso en dos columnas con letra de tor- 
tis: tiene lxxíj folios. El rótulo que le puso el encuadernador es: Ihrf— ciar 
de mujeres. El autor original de esta obra sospecho que fué VaUuco de Ten 
rauta, el cual escribió un libro intitulado Mediciualium oéservatwnum «can- 
pía. Véase Fabricio , lib. XX , tom. VI , pág. 87. El impresor Anuido 
Guillen sueua ahora la primera vez en nuestra tipografía. 

2. (1496.) «COmentum scu scriptu super libros yconomice secundom 
«traslatione nouíl leonardi Aretini factü per fratré petrum de castrouol. 

Empieza: 

»Et quia rogasti mi &c. 

Según el bibliotecario Fr. Juan de San Antonio que dice le vio. Tomo 
en folio, impreso en Pamplona año de MCCCCXCVI. D. Nicolás Antonio 
en el lib. X, cap. XVI, num. 912, pág. 351 del tom. II de la Vet. dice, 
que se guarda en la biblioteca de la santa iglesia de Toledo, Plúteo 37, 
núm. 15. 

3. »Commentum in VIII. libros Phisicoram eundem translaüonem : Pom 
»peiopoli per Arnaldum Guillelmum de Brocar. fol. 

Comienza : 
• Requisivit me &c. 

Así el citado bibliotecario San Antonio, que dice vio esta obra: men- 
ciónala también Maittaire, tom. 1» pan. II, pág. €08. 

4. (1497.) »S. Bonaventnm Diaeta salutis. Pampilon» Per Arnaldum 
»guilliermum de brocario. 1497. 8. # 

Maittaire, Annal. Typograph. Tom. I, part. H,pag. S48.=y moderna- 
mente el abate Diosdado , pág. 65. 

5. (1499.) «Titulo virginal de nuestra sonora en romance. Su autor fray 
«Alfonso de Jontidueña «Franciscano. Impreso por maestre Arnauld guftl- 
»lié demorat en Pamplona, afio de MCCCCXCIX. fol. 

D. Nicolás Antonio , Biblioth. nov. y el índice sevillano. 

6. »Dotrina de Religiosos en Romance (1) del Padre fray Guillen de 
» Peralta, Dominico. 

Finaliza : 
»Aqui se acaba el libro del ensenármelo de los religiosos. Bendició e clari- 
»dat e sabiduría c facimieto de gracias sean al nro señor dios en los sy- 
»glos de los syglos amen : por cuya gra fue comecado e acabado. B rae 
«imprimido por maestro Arnauld dcguillien demorat en Pomplona: e aca- 
bado a XH1 dias del mes dotubre. Año de nuestro Salvador mili quatro- 
«cientos nouéfa e nueue. 

(1) Lo quo sigue no está on la portada. D. Uidalgo. 



DEL SIGLO. XV. — PAMPLONA. 



167 



c en la biblioteca de Monserrate, según nota que tengo del R. P. M. 
Fabricio en el tomo III de la Biblioteca de la media latinidad, etc., 
pág. 161, dice que Guillelmo Peraldo, ó mejor Peralto, sacó á luz 
intitulado de ErudUione Retigiosorum, y que otros le intitulan dé 
ne Retigiosorum, el cual se ha impreso muchas veces bajo el falso 
de Humberto. 

♦ 

IMPRESORES DE PAMPLONA 

DEL SIGLO XV. 

ARNALDO GUILLERMO BROCAR. 

presor Arnaldo, Arnao ó Arnaud , que de todos estos modos se 
ia, suena ahora la primera vez en nuestra tipografía, y por cuau- 
yor ejercicio en este arte le tuvo en el siglo XVI, reservamos sus 
fs para el (orno siguiente, en donde se verán los adelantamientos 
íbe la tipografía en diferentes ciudades y lugares de España , es 
inte Alcalá , donde su nombre será inmortal por medio de la fa- 
alia políglota complutense. 

no pueao menos de advertir, antes de apartarme de este lugar, 
, Wadingo no se contentó con hacerle aulor del libro citado en el 
itulade Dicela salíais de San Buenaventura , sino que le hizo fraile 
>. El escudo que usó es el siguiente , en cuya cifra leo Arnao 




IMPRENTA DE GRANADA, 



96.) Apenas se había conquistado la ciudad de Granada en el año 
cuando se empezó á ejercer en ella el arte de la imprenta , tiran- 
do á luego los Reyes Católicos á ilustrarla y fomentarla por to- 
aedios : y no seria el que menos coadyuvase á ello su dignísimo 
•zobispo D. Fr. Fernando de Talavera , como se ve en el libro de 
ai, que remendó y anadió, é hizo imprimir en el 1496, llevando 
se deja entender) de Sevilla, á los impresores Mcynardo üngut y 
Nuremberga: de aquel consta que imprimía en Sevilla por estos 
como se puede ver en la pág. 109. 



1f>8 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

2. En el mi sitio año de 1496 concuerda Maittaire (1) que entró la im- 

B renta on Granada. El licenciado Cabrera dice (2) que la introdujeron los* 
cnas , y que ademas de ser sumamente peritos en el arte, fueron intér — 
pretes de la lengua francesa en el Santo Olicio de aquel reino. 

3. Si Hugo de Mena y Sebastian de Mena fueron los introductores de i ^ 
imprenta en Granada , como supone Cabrera, la atrasa no poco quitándo~%A 
muchos años de antigüedad , pues el Hugo imprimía allí por los años c=Se 
1566 en adelante, y el Sebastian en los de 1588 y 1599. 

4. Prosigue Cabrera diciendo (3) que en Granada hacen su chanciller—* ú 
y demás comunidades eclesiásticas , todo á precio y estimación de los ¡de- 
presores : y no solo no pechan ni contribuyen en servicio ni repartimiec^to 
alguno en las partes , sino que cuanto es posible los ayudan y fomentan^__ 




g §© \ &• «Primer volumen de Vüa &pi de fray Francisco xymenes c^^r- 
S?£ («regido y añadido por el Árcobispo de Granada : y hizole irapric»n> 
£<d& ¿aporque es muy prouechosb. Contiene quasi todos los euangeL_ f^ 
*?S7»de todo el año (4). 

Sigúese una hoja de prólogo y once (5) de tablas. Empieza el prólogo? y 
el epígrafe ( este de encarnado). 

\f Libro de la vida de nuestro señor ihesu christo: conpuesto e ordexu- 
«do por fray Francisco ximenez patriarcha de Jherusalem: emendado e 
«añadido en algunas partes e hecho imprimir por dó fray femando da ft- 
Mauera : primero Árcobispo d' la santa yglesia de Granada: conostiendo 
«que á todo fiel christiano es muy prouechoso e hizole este prologo. 

Al fin de la obra hay ocho hojas de tablas, y una de fe de erratas, 5 
concluye : 

«Fue acabado y empresso este primer volumen de vita Cristi de tny 
•fraciseo ximenez: en la grande e nóbrada cibdad de Granada en el pos 
«trímero dia del mes de abril. Año del señor de mili. cccc. xcvj. por ley 
«nardo vngut e Jhoanes de nurSberga alemanes, por roSdado y expensas 
«del muy reuerendissimo señor: don fray Fernando de talauera primero 
«árcobispo de la saneta yglesia desta dicna cibdsd de Granada, fol. 

D. Nicolás Antonio dice que nunca vio esta adición con nota del lu- 
gar en que se imprimió , j por tanto no se le señala : otros la tienen por 
sosi>cchosa ; pero los dos ejemplares que be maarijpdo, uno de la librería 
del Sr. Velasco , y otro en la real del EácemL W- dejan ninguna duda de 
su legitimidad , y de que se. imprimió en Ctaitafc en dicho año. 

IMPRESORES BC GANADA 

DEL SIGtf) XV. 

MEYNARDO UNGCT T JUAN DE NOBEMBERGA. 

De estos solo puedo decir que el Uncut imprimió en Sevilla el año de < 
1491 , como allí se puede ver (pág. 109) : al Nuremberga le oigo ahora de« 
nuevo , y parece se deja entender que los llevó á Granada el señor ano-— 
hispo Talavera , para que le imprimiesen el libro de VitaCkrúti. 

(l! rom. 1 , pnrt. I , pan. 7«. 
(í) En bu Memorial, (ol. 16. 
í3) Memorial, fol.itt. 

(i) Aguí Hay una ñola Me. original , que dice : «Lrfo. Ulcgo do Col meca res M. nata r-^a» 
•Hnn. -No escribió ma* que esto volumen. 
(3) Son doce y una en blanco. D. 1!ii»\l(.«>. 



DKL SIGLO XV. — MONSERRATE. lf>9 

IMPRENTA 

»EL 

MONASTERIO DE NUESTRA SEÑORA DE MONSERRATE 

EN EL PRINCIPADO DE CATALUÑA, 



ANO DE 1499. 

Ifotivoa de su establecimiento: ras impresores , con noticia de las 
obras que allí se imprimieron. 

1. Si de todas las imprentas de nuestro reino tuviésemos los documen- 
tos de su establecimiento como de la presente , habría poco que desear 
!>ara formar su particular articulo 9 pues todo está corriente y claro como 
ahora se verá. 

ft. A fines del siglo XV era ya respetable la nueva congregación de 
monjes benedictinos de San Benito de Valladolid , cuyo monasterio fuá el 
primero y la cabeza de la reforma, al que con la protección délos Reyes Ca- 
tólicos D. Fernando V y doña Isabel, se le unieron otros diferentes, y en- 
tre ellos el de Nuestra Señora de Monserrate , que fué la primera casa 
abacial que se reformó, pues por abril de 1493 estaba va unida y agregada 
á la de valladolid. Siguiéronse las de San Martin , de Santiago , Sahagun, 
fiamos, San Millan , 03a, Celanova y otras ; de suerte que en el año de 
1M§ contaba ya esta nueva reforma de diez y nueve monasterios refor- 
mados y unidos bajo una cabeza, que lo era el P. prior de Valladolid, te- 
nido por general de los reformados de España. 

I. Por tanto pensaron algunos celosos monjes en dar orden y arreglo 
4 estas casas nuevamente reformadas , á fin de que en ellas se observase 
«ui mismo rezo, rito y ceremonias, para lo que proveyeron de surtirlas de 
Msalcs, Breviarios y demás libros ae rezó, y constituciones de que esta- 
can muy faltos. 

4. Para emprender la impresión de estos libros se necesitaban caudales, 
y mas en tiempo que el arte de la imprenta no estaba bastantemente estén - 
dido. No se duda por los hecbos, que la casa de Monserrate propondría 
pedios á la congregación , pues baoia ya becbo imprimir en Barcelona 
18,409 Bulas de sus indulgencias (1) eu mayo de 1498 por el impresor raaes- 

11) Pudiera dudarse y sospechar si estas Bolas eran de Cruzada • pues las habla también 
** 4 1 ruólos, como se ve adelante en el núa. U ; pero á esta dada 6 sospecha me satisface 
e * V P. albas, diciendo que dichas Bulas no eran do Cruzada , sino de Indulgencias con- 
c **idaa al monasterio de Monserrate: y en prueba alega la cláusula de una carta -orden del 
r *y Católico, dada en Modos del Rey i 19 de Julio de 1496 , dirigida a los oficiales de la 
Saata Cruzada, en que dice: »B también porque nuestro muy santo Padre h* otorgado 
*ct*rt*f indulgencias al Monasterio (de Monterrale) en que so ganan muchas Indulgencias 
•T tartanas, y dan ciertas Bulas dentro del dicho Monasterio y Casa» las quales no son 
'¿erogadas por la dicha Cruzada ; ni os nuestra toluatad que en ello sea puesto empacho 
**l*aao, pies las dan dentro del dicho Monasterio , e no en otra parte alguna: tos manda- 
•haae no leo pongáis empacho ni Impedimento alguno en el dar aquellas, etc. Protocolo de 
■•«serrato de Joan Faner, que empieza en Junio de 1493 y acaba en el 1497.=Proslgue el 
tiefeo P. libas, que el Imprimir uu número de Bulas tan escesUo (pasan de 18,000) lo cau- 
••ba la gran multitud de gentes que concurrían en aquellos tiempos al santuario. Este nú- 
feero tan escesWo , y el ver que el impedimento ó demanda la ponían los oficiales de C ru- 
nda, acaso porque les ofendía en su despacho é Intereses, era lo que me hacia dudar. P«ro 
WU toda duda el ver que antiguamente buho Bulas que oo eran de Cruzada , por las que 
*e concedían diferentes Indulgencias á los que las tomaban : tales eran las de la demanda 
del hospital de Santiago ; las de la hermandad de nuestra santa fe católica , las cu iles se 
l*arimkao en el monasterio de Nuestra Señora de Prado de Valladolid , según que me in- 
forma el R. P. Fr. Roque de Saita Muría , monje de aquel monasterio. Véase en la Imprenta 
fe raUadoJt<J,pag. 161. 



170 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

tre Juan Estampador, y 794 por maestre Miguel, como todo consta del li — 
bro antiguo de recibo y gasto del Monasterio. 

5. Ninguno de estos tenia mejor proporción para el ahorro y efecto d^^ 
la empresa que e! de Monserrale , por la cercanía con Barcelona , en don — 
de tenia casa procura, con otras comodidades y ventajas : y por tanto pa. — 
rece que los padres de la congregación convinieron en que la impresiovn 
se hiciese en el monasterio de Monserrate. 

6. Así resulta de una cédula que á 30 de mayo de 1500 hicieron el pa». - 
dre Fr. García de Astudillo, abad de San Martin de Compostela, y f ra. ^ 
Bernardino de San Cebrian, procurador de su convento, la cual firtnaroirm, 
obligándose á pagar al monasterio de Monserrate 169.800 mrs. que mima, n 
452 ducados y cuatro quintos de ducado (de Castilla), que los conventos 
de la congregación dehian al de Monserrate por los Misales, Breviarios y 
Opúsculos que para ellos se imprimieron en dicho monasterio. 

7. En efecto, se practicaron las primeras diligencias para la impresión 
en el año de 1498 1 en que era abad el R. P. Fr. Garda Cimera, varón 
ejemplar, y el primor prelado que hubo desde el 1493 en qne fué refor- 
mada esta casa, Eran sus mayordomos el P. Fr. Pedro de Buró* y Fr. Pedro 
Campe , sugetos hábiles y versados en las dependencias del monasterio. 
A estos se deputó para que corriesen con la impresión, y por tanto pan- 
ron á Barcelona á últimos de diciembre de 1498 á hacer la contrata, que 
fuá con Juan Luschner ( en otras partes se nombra Luxaner). Este vino al 
monasterio en 28 de diciembre de 1498, con otro compañero llamado 
Udalrico Belch de ülma , que hacia la tinta de los moldes , y otros oficiales. 
cuyos nombres eran, según resulta de las cuentas del gasto de la impre- 
sión , que dio el P. mayordomo , Udalrico de Zaragoza, que daba la tinta: 
Tkomae, el compostor: Enrich Squirol, estampador: Juan, que prensa ea 
la estampa: Juan; com postor: Juelo, tirador de la prensa y estam- 
pador, 

8. En el día 7 de enero de 1499 se hicieron las capitulaciones y pactos 
entre el prior y monasterio de una parte, y Juan Luxaner, maestro de im- 
prenta, ciudadano de Barcelona , de otra, obligándose este á imprimir 
cuantos Breviarios y libros quisiese el prior y convento , dando este el 
papel y géneros necesarios , pagando la conducción de comida , bebida y 
jornales á ios de la obra. Y asimismo se obligó el monasterio á dar habi- 
tación en el castillo de Olea ai maestro Juan , á su mujer y un niño que 
tenían , y pagar las tintas. 

9. Él maestro Juan se obligó poner á su costa los instrumentos nece- 
sarios , como era toda casta de letra, prensa, etc . advirtiendo que esta se 
había de estimar en el estado que de presente se recibía por el valor que 
dijesen maestro Franch Ferber, mercader aloman, y Gabriel de Villama- 
richs , platero de Barcelona, á juicio de los cuales, acabada la obra, se 
había de cobrar según que ellos dijeren. 

10. ítem se concertó que el monasterio habia de pagar al maestro « 
á razón de cuatro ducados y medio por mes , sin ninguna dedqccion de las ¿~* 
cosas que arriba quedan espresadas. Y asimismo se pactó que á quisiesen m^ 
letra nueva , el maestro deba hacerla, dándole el monasterio los gastos y "^ 
salarios arriba dichos , y no otros. Todo lo cual habia de tener efecto des— ^ 
de el dia que Luxaner llegase al monasterio para hacer la obra. 

11. Hechas estas ¿apuntaciones, los padres mayordomos hicieron traer-» 
de Barcelona los materiales necesarios, como fueron aludas, esto es, pie--— 2 
les blancas, que entiendo eran baldeses, bermellón , barniz , pez para ha- ^t 
cer la tinta , hilo de latón, frasquetas, mucha cantidad de papel de la^a 
tiendas de Juan Trincher . alemán , librero de Barcelona; de Franch Fer 
ber, también aloman ; de Mosen Aguilar, y de Pedro Camps, 

12. El precio regular del papel era 4 libras 12 sueldos, y el Gno 5L 
bras 5 sueldos , y á veces un sueldo mas. Lo habia de la marca de la crur . 
de la mano y de cabeza df» moro; pero juzgo que v.o se fabricaba eu Caüm -A\ 
luna, sino en León ó en alguna otra ciudad de Francia. Los pergamino ^em 
eran de fábrica del pais, pues los habia en San Coloma de Queralt - 
Moiublanch , de cuya fábrica se compró una gran partida á Francisco ■• -^** 




DEL SIGLO XV. — MON8ERRÁTE. 171 

diona, pergaminero de MQmblanch, cuyo precio fué á 18 sueldos por do- 
cena de los mejores: otros á 15 , y también los había á 12 sueldos. 

13. El Juan Luschner trajo su prensa fornida , con un par de ramas, la 
que le compró el monasterio por precio de 14 libras, y le pagó loque 
había gastado en las partidas siguientes , según consta del libro de recibo 
y gasto, y son: 

14. Por el cobre que compró para el instrumento de las notas y líneas 
de la letra mediana con sus matrices, 4 ducados, que son libras catalanas 
4 libras 1$ sueldos. ítem por el instrumento de letra mediana que pagó 
al suizo por le hacer, 4 ducados que son 4 libras IB sueldos catalanes. 
Itera por los punzones para hacer unas matrices de letra mediana, y otras 
matrices nara la glosa del Misal, 8 ducados, que son 9 libras 12 sueldos. 
Ítem por él gasto cuando fué á Barcelona para hacer vaciar los instrumen- 
tos, 11 sueldos 8 dineros. ítem por el estaño de las notas, á 7 libras el 

auintal, en que hay un quintal y arroba y media, suma 8 libras 17 suel- 
os, ítem por la letra mediana vaciada, en que hubo 2 quintales y 3 libras, 
á 12 libras el quintal , son 24 libras 7 sueldos. ítem pagó por mí (el padre 
mayordomo) en cobre para unas matrices y cuadros, 6—12 sueldos, 10 
ducados. ítem de las seis limas, dos caracoles y aparejo para vaciar, 3 li- 
bras 10 sueldos. ítem por 18 letras capitales , con unas tenazas , 3 libras. 

15. Ademas de los sobredichos oficiales Vino un suizo que era vaciador 
de letra, el cual en las cuentas se firma ans moco, que parece ser Juan 
Mock (1). Este trabajó la letra del Misal y Breviario, que debía dar hecha 
cumplidamente , estando á su cargo el cobre y cuanto gasto hiciese en ir 
á Perpifian por los punzones, y con la obligación de dar prueba de ella, 
ajustar las matrices de la letra glosilla del Misal, con otras menudencias 
que se espresan en el libro de cuentas. 

Se han puesto todas estas individualidades para que se vean los instru- 
mentos que se trabajaron > materiales que se emplearon, su valor, de dón- 
de y cómo vinieron, pues todo es parte déla noticia de nuestra tipografía. 
16 Al maestre Juan Luschner y demás oficiales los mantenía el monas- 
terio , y les pagaba su salario. Aquel ganaba al año 66 ducados de Casti- 
lla, que son 79 libras 4 sueldos ( moneda de Cataluña): lo que en aque- 
llos tiempos en que un par de pollos valia un sueldo y un cabrito cuatro, 
era mucho dinero, Udalrico de Ulma su compañero, tenia al mes una libra , 
cuatro sueldos; y los demás oficiales juzgo ganaban también un ducado 
cada mes, que es una libra cuatro sueldos. 

17. Aparejados y dispuestos los materiales, se dio principio á la im- 
presión en el dia ( de febrero de 1499 , y hasta último de abril de 1500, 
que son 15 meses, se imprimieron los libros siguientes, que según la 
cuenta individual que dio el padre mayordomo, es esta: 

18. «Libros. 

•Han de haver todos los libros empremidos en este Monasterio dende 4. 
«de Febrero de 1499. que se comenzó la estampa fasta ñn de Abril de 
>• 15d0. que se acabaron los Breviarios , Misales y Opúsculos de S. Buena* 
«ventura , y nuestras Reglas que fueron 

«Breviarios en pergamino ®20. 

«Breviarios en papel 398. 

«Misales en pergamino ©12. 

«Misales en papel 128. 

» Reglas 800. 

«Vita Christi 600. 

«De spiritualibus ascensionibus 800. 

«Instructio Novitiorum 800. 

» Parvum bonum 800. 

19. »Los Breviarios en porgamino llevan 151. fnll que son dos fulls 
»{hojn») por pie!. 125. docenas diez pieles a 16. sueldos 6. dineros 103: li- 
aras 16 : sueldos 3. dineros. 

;i) véase pág. 177 



172 tipografía española 

20. »Item 12. Misales en pergamino llevan 164. fulk que son 1268. a 
»3. fulls por piel son 54 docenas 8 pieles : a 18. sueldos docena 94. libras 
»4 sueldos. 

21. Sigue después poniendo la cuenta muy por menor de los jornales 
ó sueldos del maestro y oficiales; gasto que hicieron; papel, bermellón, 
pez , barniz , aludas , frasquetas , candelas , oleo . leña y otros géneros es- 
iraordinarios , que aquí se espresarian si fuera necesario. 

22. Los Misales en pergamino valen 10 ducados de Castilla cada uno, 
que en moneda catalana son 12 libras. 

23. Los Breviarios en pergamino 6 rs. 16 mrs. de vellón cada uno. 

24. Los Misales en papel 10 rs. y 10 mrs. 

25. Los Opúsculos un real 26 mrs. 

Todos los libros espresados se enviaron & San Benito de Valladolid en 
agosto de 1500, dirigidos al P. Fr. Juan de Amusco , el que los recibió en 
nombre del P. abad de San Martin de Compostela, para que los distribu- 
yese á los monasterios de la congregación , como lo hizo, envi&ndolos á 
Sahagun, Oña, San Pedro de Arlanza ,Fromesta, San Martin de Comp 
tela, Sau Isidro, Sopetran, San Juan de Burgos, Zamora, Bueso, 
nova, Samos, San Payo, Lerez y Villanueva. 

26. En esta cuenta entran también 1420D950 Bulas de vivos, y I6®5 de 
difuntos (1) , las que se estamparon hasta fin de abril de 1500. 

año be 1500. 

27. Concluida la primera Urea de la impresión de los citados libros, 
be empezó otra por el misino Luschner y sus oficiales en l. # de marzo de 
1500 , la que siguió hasta mediados de noviembre del mismo año, en que 
se estamparon las obras siguientes : 

Procesionarios , en pergamino 130. 

Procesionarios, en papel 800. 

Himnos, en papel * 406. 

Responsorios de difuntos , en pergamino. ©43. 

Rcsponsorios de difuntos , en papel 808. 

Directorios de las lloras Canónicas 440. 

Ejercitatorios de la vida espiritual 100C. 

Epístolas de Gerson 800. 

28. A esto se sigue la cuenta del P. mayordomo, en que se especifican 
los precios, y dice: 

29. Los procesionarios en pergamino los tasaron á 12 rs. nuevos» pero 
los vendieron á solo ducado. 

Los procesionarios en papel, á 3 rs. la pieza. 

30. Himnos y responsorios , á 40 mrs. 

31. Los Ejercitatorios de la vida espiritual , de estos dio de limosna á 
la congregación el P. abad de Monserrate 250. 

32. De los demás libros ó tratados espirituales que se imprimieron por 
dos veces , parece que no se vendieron , y se presume que se repartieron 
de limosna. 

33. En 17 meses, estoes, desde 4 de febrero de 1499 hasta 15 de no- 
viembre de 1500, se imprimieron en este monasterio, y á su costa , para 
beneficio de la congregación de Valladolid, 7691 cuerpos de libros, y 
aunque muchos de ellos de poco, volumen , con todo ningún monasterio , ca- 
bildo ni cuerpo eclesiástico de Esnafia consta que por aquellos tiempos 
hiciese lo que el de Monserrate, de lo que con razón se gloriaron los mon- 
jes antiguos , pues en uno de sus libros Mss. lo dejaron apuntado con la 
nota siguienlc: 

34. ,f Congregationem insuper nostram qiue Breviariorum et Missalium 
defectum máximum patiebatur, non solum Breviarüs et Missalibus, sed 
alus quamplurimis devotis et Monachorum profectibus utilissimis libris 

(I) véüíc pig. I6:i en la noU del pie. 



DEL 8ML0 XV. — MONSERRATE. 173 

diftabimus , et suplevimus nañvjue per dúos fcre annos óptimos librorum 
Imprcssores intra Monasterium istua teimimus , et nostri* propriis expen* 
sis imprimí fecimus. Videlicet Minaba CXX. Breviario secundum nostrse 
Congregationis ritum ccec. adoo correcta et ordínata , ut in- Capitulo Gene 
rali rueritdeflnituin, quod tota Congregatio indifferenter regulas et ordinem 
eor undena Breviariorum sequerentur. Procettiomria DC. Hymnorumintona- 
lúnut , una cum Offcio defunctorum totidem. Vita Christi secundum Bona- 
osnturam DC. De JSpirituaUbus aicemionibus DCCC. Parvum bonun DCCC. 
Exercitaloria vita spirituaU* secundum tres vías , vidolicet purgativam, il- 
luminativam, et unitivam in vulgari DCCC. et Directoria tiorarum canónica - 
rum , etiam in vulgari , totidem. Repulas atmi Patrie nostri Benedicti ; toti- 
dem. Eldeinde eadem ExereUateria a vulgari in latinum interprétala (l) 
imprimi fecimus, guatenus sapientíbus et insipientibus , proveáis et inci- 
pientibus singulis juxta modum suum viam Domini inqutrentibus parare 
mus. Et Ucet Congregatio ipsa aliauantam partem eipensarum Missalium 
et Breviariorum nobis refecerit; miquis ómnibus expensis nostris confe- 
cimus, ac Monachis Congregationis gratis obtulimus, eorum spiritualcm 

Erofectum potius quamnostram propríam utilitatem desiderantes. In qui- 
us computatis his quosad servitium nostri monasterii reservavimus ul- 
tra cgcl libras exposuimus (2) ff . 

35. Libro de las Meditaciones de N. S. i. C. 

«Líber mcditationum vite Domini nostri Jesu Christi.=Portada. 

Sigúese el índice de las Meditaciones , repartidas para las ferias de la 
semana, y concluido dice: 

/fot* Tabtüa. 
f Incipit Prologus Heditationum vite Domini nostri Jesu Christi secundum 
"devotum sanctum Bonamventuram. 

»Capitulumj. 
»luter alia virtutum et laudum preconia &c. 

Acaba : 
»Hec Bernardus. Deo gratiarum actio et beato Bernardo servo suo dulcí et 
tí del i Amen. 

rf Expliciunt meditationes quas sanctus scripsit Bon a ventura de vita & 
«passione domini nostri Jesu Christi. ac permaximain utilitatem in vita 
"spirituali proíicerc cupientium in Mqnasteno beate Marie de Monteserra- 
»to v ordinis sancti Benedicti d* observantia. lmpressum per Johannem 
«Luschner alcmanum. Sub impensis ejusdem monasterii. Anno Dñi. 
»M. cccc* lxxxxviiij. xvj. mens. Aprílis. 

«Deo gratias. 8.* 

36. (1499,) 



Imagen 
de nra. Señora 
de Monserrate. 



Monasterio de Monserrate. R. P. Ribas. T del librero Manuel Quiroga, 
Esta misma obra se imprimió en Barcelona á 16 de julio por Pedro Miguel, 
y solo al fin hay añadióla una carta de San Bernardo. 

37. Tractatulus de spiritualibus ascensionibus de Gerardo Zutphania. 
Monserrate, por Juan Luschner ál6 de mayo de 1499. 8.* 

Así el R. P. Ribas. Fabricio en el tom. íll , lib. Vil , pág. 44 de (a Bi- 
blioteca de la media latinidad , etc. , menciona esta obra, y dice Gerardus 

t Ir Los tradujo en latín el />. Fr. Francisco de TorqucmaAa, monjo de esto monasterio, 
y *« imprimieron entonces (año de 1500 ) «06 ejemplares , que con los 800 en vulgar liaren 
los UM que se dice en )a¿ cuentas que Imprimieron, he ellos no he podido encontrar ejem- 
plar alguno; pero hay el reimpreso en Barcelona, año de 1070.a. P Fr. Benito Ribas. 

(t) Arcuivo de Monserrate , liber de Reformatiane fol. 7. 



114 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Sutfomo; Sutfaniensis f sive Zuíphaniensis (scripsit) De t riplwibus ai$cmuÑmi- 
bm tpiritwUibus. Incipit : Beatus vir aui ett. No dudo que es la misma obra, 
la que dice se reimprimió en la Biblioteca de los Padres. 

38. »Parvum bonumvel régimen conscientie de S. Buenaventura. Mon- 
serrate, por Juan Luschner á 27 de mayo de 1499. 8.* 

Letra de tortis: contiene 26 hojas. Este tratado y la Regla de San Be- 
nito forman un tomito que se guarda en la librería de Monserrafe, segun 
dice el R. P. Ribas. Algunos le intitulan íneendium divini amri$: y muchos. 
Régimen cowtcientim, Fons vitm, Itinerarium in seipsum. 

39. Regla de San Benito. 

Acaba : 
»Explicit Regula eximii P. N. beatissimi benedicti in Monasterio beatissi- 
»me Virginis Marie de Monteserrato Ordinis eiusdem sancti de observancia 
»imprcssa per magistrum Jofineni Luscltner alemanum expensis eiusdem 
"Monasterit anno Domini millesimo quadringentesimo nonagésimo nono 
»xij. mensis Junij. 8.* 

Letra de tortis: tiene 44 hojas , y existe en la librería de Honserraie; 
se«un nota del R. P. Ribas. 

40. Instructio (forte Instüulio) Notitiorum una cum TracUUu dtfmtmor 
virtulibvs cardinaltbas : de San Buenaventura. Monserrate, por JuauLucb- 
ner á 16 de junio de 1499. 8. a 

Letra de tortis: biblioteca de Monserrate, según nota del R. P. Ribas. 

41. Missale Benedictinum (I). 

Finaliza : 
»Ad honorem & gloriam Dei Oninipotcntis cíusque glorióse Matris Virginis 
«Marie finit Missale secundum consuetud i nem MonasteriorumCongregatio- 
»nis S. Benedicti de Yaladolid: impressum in Monasterio beatissíme Vir- 
«ginis Mario de- Monteserrato expensis eiusdem Monasterii per Johanneiu 
«Luschner alemanum anno Dñi 1499. 

Impreso en vitela: carácter de tortis. Tiene 316 folios: guárdanse tres 
ejemplares (los dos en papel) en la biblioteca y archivo de aquel monaste- 
rio . según nota del R P. Ribas. 

4$. (1500.) «Procesionario secundum consuetudinem Monachorura 
"Gougregatiinis Sancti Benenedicti de Valladolid. 

Finaliza : 
»lmpressura in Monasterio Reate Marie de Monteserrato die xxvi. Mensis 
«Angustí anno Dñi millesimo Quingentésimo. Sit laus Deo. 8. 

Impreso en pergamino y buena letra. Existe en la biblioteca de los be- 
nedictinos de Cárdena. 

43. «Exercitatorium vite spiritualis. 

Después de esta portada se sigue la tabla de los capítulos, que consta 
de cuatro partes. En el fol. xcix. b. en que concluye , dice: 

"Finittir presen* tractalusqui dicitur Exercitatorium vite spiritualis. In 
»quo si quis legendo meditando , seu contemplando aecurate se exercita- 
»verit fucile & in brevi ope divine gratie subvectus quondam seranhico 
»amore adherebit Domino , & tándem poterit securus ut sui laboris dona- 
"tivum vitam eternam sperare. Compilatus fuit Tractatus iste in Monaste- 
rio Beate Marie de Monteserrato anno Domini M. d. idus novembris. 8." 

Impreso en letra de tortis. Existe en la librería del monasterio de San 
Blas do Villa viciosa, orden de San Gerónimo, y hay dos ejemplares. 

Aunaue no se espresa quién es el autor ó compilador de osla obra, cons- 
ta lo fue Fr. García de üsneros , según se puede ver en la biblioteca de 
D. Nicolás Antonio. 

44. «Exercita torio de la Vida espiritual. 

Empieza: 
»Zelu* domu$ íne comedU me. Ps. 68. 
»Jesus María. 

(1) En el estudio Florezlano hay un ejemplar cuya portada es la siguiente : » Missale se- 
•cundum consuetudinem monachorum congrega!, sancti Bonedíctt de ValladolM.=EsU 
falto cu el final. 



DEL SIGLO IV. — MON8E&RATE. 1 75 

micnza un Tratado muy provechoso , llamado Exercitatork) de la Vida 
[>i ritual. 

«Prologo, 
¿loria de la S.<"* Trinidad, y de la gloriosísima Virgen Mana Madre de 
3s v y Señora nuestra, y a gran utilidad de los que en la vida espiritual 
sean aprovechar &c. 

Acaba : 
•Fenesce el presente tratado Exercitatorio de la Vida espiritual.^ el 
al compilamos asi en vulgar, porque nuestra intención ba sido de h»- 
rle para los simples y devotos , y no para los letrados soberbios: ca 
\ humildes por mucho qae sepan no menos estiman lo bueno por 
r dicho en vulgar y llano estilo. 

|f El presente tratado fu* compilado e empremido en el Monasterio de 
íestra Señora de Monserrat en el año del nascimiento del Señor de 
I y quintamos a xiij de Noviembre. 

»Deo gracias Amen. 
Letra de tortis: tiene 2K7 hojas. No pone nombre de impresor, pero se 
one lo fué Juan Luschner, según nota del R. P. Ribas, que dice existe 
»l archivo de aquel monasterio. 
S. Breviario benedictino. 

nomine Dñi nri Jcsu Xpti Incipit Ordo Breviarii secundara consuetu- 
lera nigrorum Monachorum ordinis almifici Patris Benedicti Congrega- 
nte de Obsemmia 3. Benedicti Vallisoletani. 

Acabu : 
pressum in Monasterio l>eatissime Virginis Marie de Montesorrato Vi- 
isís Dieccsis Onünis & Gougregatiotiis predictorum die xviii Mensis 
rilis anno Dñi M. D. per Joliaunem Luschner alemanum. Explicit. 
Tiene 401 hojas , sogun uolu del R. P. Ribas, que dice existe en aquel 
tasterio. 

>. «Directorio do las Horas canónicas. Fu» impreso en Monserrate por 
n Luschner postrimero do Septiembre de M. D. 
Letra de tortis : cxisieen la librería de Monserrate. R. P. Ribas. 

7. «Epístola de Gerson. Impresa por Juan Luschner en el monasterio 
Monserrate año de M. D. 8.* 

Letra de tortis : tiene doce hojas, y regularmente está unida con otros 
•os espirituales de los arriba espresados. En la librería de Monserrate. 
P. Ribas. 

año de 1518 (1). 

8. En el año de 1518 se notaba ya escasez de Misales y Breviarios, 
lo que el monasterio de Monserrate con ánimo generoso emprendió 
nievo reimprimirlos en abono de la congregación. Era á la sazón abad 
l. P. Fr. Pedro de Burgos, el cual había corrido con la impresión de 
), y por tanto muy versado en. esta y otras dependencias del monaste- 
: y así dispuso lo necesario para la reimpresión, haciendo venir de 
celona al impresor maestre Juan Rosmbach y otros oficiales , cuyos 
ibres eran Guillen, componedor; Venad, que seria alemán ; el Borgo- 
: el Lemosi; Juan Pedro é estampador y entallador, y Martin, alemán, 
todos trabajaban en prensa. Vino también un tal Dionisio , entallador, 

i presume era el que hacia los adornos y letras mayúsculas floreadas. 

nismo vino maestre Juan, que dice grabo la estampa grande de Núes- 

Señora. 

L Los monjes señalados para -que corriesen con la impresión fueron 

. Fr. Luis íbañez , mayordomo del monasterio ; P. Fr. Miguel Pórtela y 

Pr. Benito Vila. los cuales hicieron venir todo ia necesario para la 

• No obstante que mi Idea presente es tratar, por ahora , de las ediciones del siglo XV 
haden las del xvi por el enluce, y por ser las única*, que yo sepa, de este monas- 



176 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

impresión, la que se empezó en 30 do julio do 1518 y hasta 22 de 
de 1522 so imprimieron. 

Misales 500 

Breviarios 701 

Diurnales 800 

Horas de Nuestra Señora 1000 

50. En este intermedio se estampó también un gran número de Bolas 

de indulgencias de la orden , y algunos millares de imágenes para la cottm - ! 

día de Nuestra Señora. 

51. De la ¿poca de esta impresión del 1518 , dejaron también loa anti- 
guos monjes su memoria en el libro Ms. de ReforvuUione k*ju$ JfooaMarii, 
en cayo rol. 12 b. se lee: 

52. f Eodem anno (1518) expensis Monasterii excussa fueran! Mian- 
lia. Braviaría , Diumalia, ac Hore secundum ritum nostre Congregatioah 
in isto Monasterio, & plures alii libelli devotionnm & meditationam,nec- 
non Imagines & figura Sanctorum , omnia ad excitaudam devotiooea á 
consolationem nostrorum Monachoram , & licet aliquanum portionen pro 
ipsis libris Monasteria Congregationis contribuerunt , Nos laman qui per 
aecom (1) continuos annos ípsam impressoriam artem sustenta vimos, ut 
ox libris rationum colligere potuimus 700 & amplios libras de nostrofa eo 
negotio exposuimus. |f . 

53. Valiéronse también de esta imprenta otros particulares, como Ais- 
ron el señor obispo de Vique, D. Juan Tormes , que hizo imprimir el Bre- 
viario de su iglesia. Asimismo se imprimieron unas Lebrixas (qoe entien- 
do sea alguna obra del famoso Antonio de Lebrtxa ó Nebrixa) , y también a 
lloras Romanas, en lo que se emplearon cuatro obreros por espado de «s 
trece meses. 

51. Todos los gastos de esta impresión constan muy por menor eo las • 

cuentas de finiquito, que pasaron entre los padres comisionados, y Joan m 
de Rosembach , las que originales y en lengua catalana se guardan en el M-\ 
archivo de aquel insigne monasterio, hechas en 22 de manso de IBtt, fir- — 
miadas por el P. Fr. Luis Ibañez , Fr. Miguel Pórtela , Fr. Benito Vila y -m 
Juan de Rosembach. 

55. La tasa que á estos libros se puso en el capitulo general del 1521 áW I 
para el repartimiento, fué: Los Misales á 8 rs. (que se presóme eran de <^»t 
ñlata de á 16 cuartos cada uno): los Breviarios á 5 : los Diurnos á 2; y ~VT~T 
las lloras á medio real. 

56. Consta que en los años siguientes proseguía aquella imprenta ; pues^ •—* 
los dos famosos y grandes becetonnrios , uno dominical y otro tantorm, sotou^e 
acabaron de imprimir, aquel en 21 de diciembre de 1523 y este en 19 de=^ ¿ 
marzo de 1521. Por este tiempo poco mas ó menos cesó en Monserrate la& Ji 
imprenta , en donde, según el R. P. Fr. Benito de Ribas, se mantuvo nmi m n 
seis ó siete años, y no asiente que fuesen diez , como se dice en el nú^CD- 
mero 52. 

57. Para cerrar este artículo advierto , que esta noticia tan individual y 
esmerada , se debe toda al celo y gusto del citado R. P. Fr. Beailo Rilr 
archivero de aquel insigne monasterio , y con dificultad se dará otra i 
exacta y cumplida: y aunque dicho R. P. Ribas sirvió en ello al Sr. D. 
sé Vega Sentmanat, regidor perpetuo de la ciudad de Barcolona, yo 
reconozco muy obligado á los dos. Véase el Prólogo. 

IMPRESORES DE MONSERRATE 

DEL SIGLO XV. 

JUAN LUSCHNER, alemán. 
Este impresor Juan Lmehner, que también se nombra Luxantr, ejercía fo 
Barcelona por los años de 1495, como sobre aquella imprenta queda di- 

(I) Véase el num 86. 




DEL SIGLO XV. — KOIYSEMUTE. 



177 



pág. 55, y á fines del 1498 pasó al monasterio de Monserrate, en 
e á principios del año siguiente capituló con los PP. de aquel monas- 
, obligándose á imprimir, como maestro principal , cuantos libros 
ese el prior y convento, según que se dijo en el núm. 8. Aquí se 
uvo unos dos años , y el monasterio le (lió habitación para él , su 
r y un hijo en el castillo de Olea. En el año de 1503 estaba yaimpri- 
do en Barcelona. 

JUAN DE ROSEMBACH. 

>r espacio de mas de treinta años hallo libros impresos por Juan de 
tnbach en Barcelona, en Per pifian, en Tarragona y en Monserrate, á 
monasterio le llevaron, y estuvo por maestro principal de aquella 
enta, en la que trabajó diferentes obras para el monasterio y otros 
culares. Hacia el año de 1594 ó S5, parece cesó aquella imprenta ; por 
le se volvió á Barcelona , en donde suena el año de 1530. Su escudo 
mo. en la imprenta de Barcelona, donde se puede ver. 
¿pues hallo variado el escudo de Juan de Rosembacb, muv diferente 
|ue queda puesto en la pág. 60 , por lo que sospecho fueron dos 
es (acaso padre é hijo). Esto me ha ocurrido cuando ya estaba im 
• el artículo de Barcelona. El segundo escudo es como sé sipue , ad- 
undo que el verso que tiene al rededor es de la misma especie de le- 
ue la de adentro. 



qon iÑto?» crea., im 




VAOHNI • KA 



JUAN MOCIL 

mque el presente Juan, que en las memorias de la imprenta de Mon- 
te se escribe Hans Moco (parece ser Juan Mock) no fui impresor, 
tener lugar entre ellos , pues tuvo á su cargo y trajo los punzones y 
ees ; con obligación de dar prueba de la letra glosilla que habia de 
r para los Misales de Monserrate, como se dijo en el núm. 15. Es la 
ira noticia que encuentro de punzones y matrices en España. Déoslo 
ttará largamente en el segundo tomo. 



178 T1F0GRAFÍA ESPAÑOLA 



IMPRENTA DE TARRAGONA. 



1. (1499.)* Tarragona, capital de la provincia de so nombre, famosí- 
sima en tiempo de los romanos , aunque ha decaído mucho de su grande— 
za, tuvo no obstante su imprenta en ei siglo XV. Una sola edición es 1k 
que hallo hecha en este siglo y ciudad ; pero c¡ue equivale á machas por las» 
raras circunstancias y curiosidades que contiene. 

2. «Missale secundum consuetudiuem Ecdesie Tarraconensis. 

Esta es la portada , y al fin dice: 

«Missale hoc secundum usum sánete Tarracoñ. Ecclesie hispaniarnnt 
•metrópolis impresQ cst tarracone per Jotíne? rosembach alemanum. Per- 
»fectu xx vi. iunü Anno salutis christiane. M. CCCCXC1X. Gondisalvo de 
«heredia presule. fol. 

Existe este raro Misal en la librería del Sr. D. Ramón Focuet, arcediano 
de Villaseca. Otro igual ejemplar, impreso en vitela, se halla en el archi- 
vo del Il.mo cabildo de la santa iglesia de Tarragona, pero á este le falta 
la primera hoja. 

En los Prefacios, entonaciones de Gloría inexceisis, Credo, ¡te Mis** 
est, etc., tiene las rayas ó pautas, mas no la canturía ó solfa. En el ejem- 
plar del cabildo tiene la canturía correspondiente; pero mirado con cui- 
dado , se conoce ser manuscritas aquellas notas ó puntos* 

Todavía hay que advertir mas, y es que en la Muta de SZo Onopkrio conf. 
offic. etc. , se lee: 
Epístola 

Lectio libri sapientú. i. ea. Eedia. 

•Kcce confessor magnus qui in tíde soa probatus est : & agnitus est in 
»verbis suis ñdelis. Quasi stella matutina in medio nebüle : & quasi luna 
»plena in diebus suis lucet. Quasi sol refulgens: sic beatus onophrius re- 
»fulsit in templo Dei. Quasi arcus &c. 

Y al ñu de la Missa pro evitanda mortalüate auain Dominas Papa Cíemeos 
Sextus fecit & constituit in CoUegio uto cum Dftii ¿ardinalibus. 

«Devotio pro evitanda mortalitate reveíala cuidam moniali monasterii 
«sánete helisabeth in italia probata Cesarauguste & in aliLs locis : ila quod 
»illico cessavit mors ubi dicta dcvotfo habita fuit: & si ibi non eral mor- 
«talitas non advenit—Dicatur tribus diebus in aurora missa de luce scili- 
»cet , secunda missa que ponilur in die nativitatis Dñi. in Dominical! 
»fol. ix & Hat in ea commemoratio de sancta anastasia, ot in ipsa missa 
«continetur, & fíat commemoratio de saucto sebastiano, ut supra in bis 
»missis votivis fol. xv. di tara viri quam femine, misse interesentes can- 
adelas accensas in manibus doñee missa fuerit finita, in illo triduo tam 
•clerus quam populus debet ieiunare & peccata sua contiteri. Et post of- 
«fertoriura spaciose sicut facit quando in diebus dominicis dicit generalero 
•confessionem itaque omnes tam viri quam femine dicam oraUoueni se- 
»quentcm sicut ipse Sacerdos. 

Oratto. 

»0 senyor jesu Xptist poderos rederaptor misericordios hou a mi pecca- 
»dori qui tem de aquesta tribulatio. O senyor tu diguist no vnll la mort del 
» peccador: mas que visque & confes de sos peccats & fassa esraena de aquella. 
»Clam ta merce senyor per aqueie amor que tu hoy a la bienaventurada 
«sancta maria mare tua: e por merits del benaventurats martyrs santse- 
» bastía & sancta anastasia: me vulles delivrar de aquesta mort que es 
»mort soptana: e de aquesta tempesta! de glanoles: vertolese corruptio 
»de sanch : por til que com de aquest segle me volras me portes a placer e 



DEL SIGLO XV. —TARRAGONA. 179 

^alegría ab la tua sánela companya: entre los cors angelicals devant la 
•tua divinal mafcstat. Amen (1). 

Postea omnes anuentes missam dicant devoto ter orationem Dominicam, sci- 
Itcet Pater nos ter, & Ave Marta. 

Y Analmente se advierte que en la Missa de Conceptione beate Virginis Ma- 
rtetempore Sanctissimi Dñi Sixti Papa lili. Ürdinata: Officium Egrediraini &c. 
ut hodie celebratur, Gloria in excelsis, & dicitur vers. sequentes in locis 
suls: Quoniam tu solus Sanctus Marxam preservase Tusolus Dominus Mariam 
fwricatus. Tu solus Altissimus Mariam sublimas ti. Cum Soneto Spiritu &c. 

Acerca del origen y autor de este Oficio de la Concepción , véase en 
brilla sobre el año de 1493, pág. 93. 

IMPRESORES DE TARRAGONA 

EN EL SIGLO XV. 

Juan de Rosembach se ve ya imprimiendo en Barcelona el año de 1493, 
donde puso su escudo (pág. 60). Es de sospechar le llevaron después á 
Tarragona para que imprimiese su Misal. Imprimió también en Perpiñan; 
y años adelante en Monserrate, donde se puede ver pág. 177. 



IMPRENTA DE MADRID, 

muy dudosa, ó enteramente incierta en el tiempo. 

1. D. Melchor de Cabrera Nufiez de Guzman, varias veces citado en 
«^sta obra , dice que la imprenta la introdujeron en Madrid «Gonzalo de 
** Ayala, eminente poeta en versos latinos, y Francisco Martínez, ambos 
** consumadísimos en las lenguas castellana , L tina y griega (2). 

2. Aunque hallo un Gonzalo de Ayala , y tres ó cuatro Franciscos Mar- 
tioez, todos impresores y de la hermandad de ellos en esta corte, bajo el 
título de San Juan Evaneel sta ante portara latinam, no me persuado que 
^ean estos los que D. Melchor Cabrera pone por introductores de este 
^rte en Madrid ; y si realmente son de los que habla , digo que procedió 
«son poco examen, como se demuestra por tantos impresores y libros im- 
presos en Madrid muchos años antes de Ayala y de Martínez. 

3. En el año de 1616 y 1619 era mayordomo de la cofradía de San 
Joan Evangelista Gonzalo de Ayala, y en el 1617 y 1629 era escribano ó 
secretario de la espresada hermandad. 

4. Francisco Martínez imprimió en el año de 1632 el Libro de indicios de 
tormentos compuesto por D. Antonio de Quev-do y Hoyos , y en el 1639 el 
de Destierro de ignorancias de todo género de soldados de infantería, su autor 
Antonio Gallo, etc. 

5. Hay asimismo otro Francisco Martínez , de la propia hermandad, 
que murió en el 1627 , y otro en el 1645. 

(1) Oh Señor Jesucristo , poderoso y misericordioso Redentor, oye á mi pecador, que te- 
no eo medio de esta tribulación. Oh, Señor, Tú dijiste: No quiero la muerte del pecador, 
atoo que viva y confiese sus pecados, y se enmiende de ellos. Tu piedad invoco, Seftor, 
por el amor que tienes á tu Santa y bienaventurada Madre , y por les méritos de los san- 
ta* mártires San Sebastian y Santa Anastasia ; librame de muerte repentina y de esta en- 
fermedad de granos y diviesos, y corrupción de sangre , para que cuando sea tu voluntad 
me traslades de este siglo al deleite y gozo perdurable en tu santa compañía entre coros de 
ángeles ante tu divina Majestad. Amen. 

(I) Discurso legal histórico , etc. , fol. 10, b. 

13 



180 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

ti. I). Nicolás Antonio dice que Francisco Martínez del Castillo escribió 
el libro intitulado Coloquio de la dentadura, impreso en Madrid por Al- 
var Gómez, ano de 1570. 

7. Pero entre tanta confusión y conveniencia de nombres, apellidos y 
circunstancias , no es fácil atinar cuál sea el que introdujo ka imprenta en 
Madrid , si es que fué alguno de ellos. 

8. D. Eugenio Larruga , tratando de las imprentas , dice: »Que Madrid 
*ii.j fué de los pueblos que tardaron mucho tiempo en tener imprentas. 
>»Eu el siglo XV logró ya establecerla. La obra que yo he visto mas antigás: 
» impresa, es del ano 1499 en folio, cuyo título es Leyes hechas por A 
»Ri>y Don Fernando y Doña Isabel para la brevedad y orden de los* 
«pleytos (1). 

9. Prosigue después diciendo que »el fomento de este primoroso Art^ 
»no tuvo en Madrid tanta actividad como en otros pueblos de la península- 
>"mi donde los naturales se aplican con constancia á imitar á los maestros, 
«Alemanes que vinierou á establecería á estos Reinos. 

10. Todo esto procede bajo el supuesto de que las citadas Leyes de los 
reyes Católicos se imprimieron en Madrid el ano de 1499. 

11. El título de este cuaderno, según le propone Próspero Marchand 
(Hisloire de 1' imprimerie , pág. 92, y que juzgo es en lo que se fonda Lar- 
ruga ) dice así : 

«Leyes hechas por el Rey Don Fernando, y la Reyna Dofla Isabel por 
«la brevedad y orden de los pleytos, fechas en la Villa de Madrid , y es- 
campadas en el año M.GCCC.XCIX. 

12. Pero aquí lo que consta con certeza es , que dichas Leyes se hicie- 
ron en Madrid , mas no que se imprimieron. Poco mas abajo doy razón de 
un cuaderno que he visto y manejado , cayo título coincide con el pre- 
sente, aunque no en todo, pero presumo sea uno mismo. 

13. Todavía seria mas antiguo este arte en Madrid si fuexe legítima la 
cita que da Miguel Maittaire en el tomo I , parte 11 , pág. 587 de los Ana- 
les Typographicos, donde dice que el Concilio ilibentano se imprimió en 
Madrid el año de 1494; pero esta es una errata manifiesta, conociéndose 
que no vio el libro, pues debe decir y dice 1594. 

14. [F Leyes hechas por los muy altos e muy poderosos principes e se- 
»ñores el Rey Don Fernando e la Reyna Doña Isabel nuestros soberanos 
«señores por la brevedad e orden de los pleytos. Fechas en la Villa de Ma- 
»drid año del señor de mil. cccc. xcix. 

jf E ansi mcsmo las ordenanzas e prematicas hechas por sus altezas 
«sobre los abogados e procuradores e derechos que han de llevar a los 
»pleyteantes, e a los que se ygualaren durante el pleyto : e las diligencias 
«que han de hacer los abogados e procuradores ansi en la corte como en 
»fos juycios particulares. 

Sigúese el mandato de los reyes con 43 ordenanzas ; y concluyen con 
que so hagan guardar, cumplir y ejecutar. 

»Dada en la noble villa de Madrid a xxj. dias del mes de mayo año de 
«mil e cccc. xcix. años. Yo el rey. Yo la reyna. yo Miguel perez' dalmaian 
«secretario del rey e de la reyna nuestros señores la hice escrebir por su 
«mandado registrada. Bacalar» de herena. Joannes eps oveteñ. Joanesdoc- 
«tor. Francisca liceciatus. Petrus doctor. Licenciatus zapata. Ferdinandns 
-'tello liceciatus. 

Prosigue ni la misma p ana : 
«En la Villa de \alladolid estando ay la corte e chanceleria del rey e de 
«la reina n os señores a xxyj. dias del mes de Junio año del nascimiento 
«de nuestro salvador jesu xpo de mil. e cccc. e xcix. años, estando el muy 
«reverendo e muy magnilíco señor don Joan arias obispo de segovia pre- 
sidente en esta corte e chanceloria del rey... mando guardar cumplir y 
«pregonar las dichas leyes y ordenanzas=Y prosigue después (que es lo 
que mas hace á mi asunto ) : 

(l) Larruga , Memorias políticas , tomo 111 , pag. iOl. 



DEL SIGLO XV. — MADRID. 181 

•Por quanto Fernando de Jahon (l) , librero , quedó e ofreció de dar 
•estas leyes e ordenanzas en precio justo e razonable, mandaron los se- 
ñores Presidente e Oidores de la audiencia de sus altezas que residen en 
»la noble villa de Valladolid, que del día de la publicación destas leyes 
•fasta dos años cumplidos siguientes ninguno no sea osado de las impri- 
»mir ni vender sin su licencia e mandado, so pena de diez mil mrs. para 
•los estradas d'l audiencia real de sus altezas a cada uno qual contrario 
•hiciere. 

Seguido á esto, sin ningún claro ni espacio, está el epígrafe siguiente: 
jf Ordenanzas e prematicas fechas por sus altezas sobre los abogados 
»e procuradores e derechos que han de levar a los pleiteantes e a los que 
•se igualaren durante el pteyto e las diligencias que han de hacer los abo- 
•gados e procuradores ansi en la corte como en los juicios particulares. 
»Don Fernando y Doña Ysabel rey e rey na de Castilla etc. 
Prosigue con 24* artículos ó secciones, y concluye; 
|f Porque vos mandamos á todos e a cada uno de vos en vuestros lu- 
•gares e jurisdiciones que veades esta nuestra carta e las ordenanzas en 
•ella contenidas, e las guardedes e cumplades... Dada eu la Villa de Ma- 
•drid a once días del mes de febrero , año del nacimiento de nro señor 
•Jesucristo de mil e quatrocientos e xcv. años. 

•Yo el Rey. Yo la Reyna. 

•Yo Juan de la parra secretario del rey e de la reyna nuestros señores la 
•hice escrivir por su mandado 

•registrada doctor Guevara por chanciller 

•Don Alvaro. Joannes eps. Astoriñ. Andreas doctor. Gundisa'.vus liceñ . 

Petrus doctor. 
•Joannes licenciatus. 
If En la noble villa de Valladolid estando y la corte e chanceleria del 
•rey y reyna nuestros señores lunes a. ix. días del mes de marzo año del 
•nacimiento de nuestro señor Jesucristo de mil e quatrocientos e noventa e 
•cinco años... el muy reverendo... Don Joan Arias Obispo de Oviedo pre- 
•sidente en dicha corte e chanceleria de sus altezas leer hizo estas orde- 
nanzas... e las mandó guardar... Yo Diego de henares escribano de la di- 
•cha audiencia fui presente. 

JE después de lo susodicho en la dicha Villa de Valladolid a diez dias 
susodicho mes de marzo de dicho año de. xcv. años... fueron apre- 
»gonadas... Jacome dellala. 

Así finaliza el cuaderno, el cual está completo. Toda esta proligidad ó 
pesadez ha sido necesaria , por cuanto alegan estas leyes en prueba de 

?[ue en Madrid habia imprenta en el año de 1499 ; pero no habiendo otro 
andamento, no se puede asegurar ; pues lo que dicen es que fueron fechas, 
no que se imprimieron , y así mas me inclinaría á que lo fueron en Valla- 
dolid por dirección ó medio de Fernando de Jaén. 

Cuaderno en folio, sin numeración, impreso en letra de tortis. Existe 
en la librería de NN. RR. PP. Recoletos de Madrid, cuyo ejemplar he te- 
nido á mi uso para tomar esta razón. 



EDICIONES DUDOSAS 

por folla de lugar ó año en que se imprimieron ; pero que casi se puede asegurar 
son toda* del siglo XV y pertenecientes á nuestra tipografía. 

1. »Peccator remut compilat per lo reverend Mestre Philip, de Malla, 
'Mestre en arts y en sacra theolog. Canoge y Archidiaco de Panades en 
■la Santa Seu de Barcelona. 

Es edición muy rara y antigua, sin año ni numeración de folios; pero 
el autor y estar en leraosin hace aplicarla á Barcelona. ludice sevillano Ms. 

(I) Véase la Impronta de Valladolid , pág. 161. 



182 tipografía española 

2. «Libre de Era Bernat compust per Franche de la vía que prende 
»salu. 

Acaba: 
»Es eslat & lo present tractat per pendre soler en lo qual se describen deis 
»engans ebules queles dones males e non les bones solen fer. 

Edición antigua, sin año, etc., la que aplicamos á Barcelona por estar 
como la antecedente en lemosin. índice sevillano Ms. 

3. Fr. Andrés de Escobar, benedictino, de quien trata D. Nicolás Anto- 
nio, escribió un libro cuya portada dice: 

•Confession breve y muy útil. Compuesta por el Reverendo Señor 
«Don Andrcs Obispo Magarensi: Penitenciario de la Santa Iglesia de 
«Roma. 

A la vuelta de esta portada dice : 
»... E por ende yo maestre Andrés hispano Obispo Magarensi de la Orden 
»de Sant Benito , Penitenciario de la Santa Iglesia de Roma... recolegí e 
«compile de muchos dichos de Santos Padres... aquesta general confesión. 

Tiene este tratadito 15 hojas en 8.°, impreso en letra de lortis, y con 
ál está seguido y encuadernado (pero de impresión y letra diversa): Cm- 
fessionale Rmi. patris ac do. Antonini Archiepiscopi FJorent &c. 

Concluido el Confesional de San Antonino sigue otro tratadito de 16 ho- 
jas , iguales á las 15 antecedentes en papel , impresión y carácter: y por 
todo no dudo ser obra del señor obispo magarense; su título dice así': 

«Arte de Confesión breve e mucho provechosa asi para el Confesor, 
«como para el Penitente. 

A ¡a vuelta de esta portada: 
«Comienza una muy breve e provechosa arte de confesar: fecha por un Re- 
ligioso de la Orden de Sant Benito, que mucho desea la salvación de las 
«almas. 

If Sigúese el prólogo 
«Conosciendo de la doctrina de los doctores santos señaladamente del glo- 
rioso doctor Sant Gregorio... 

Estos trataditos son rarísimos y de impresión muy antigua , la que no 
dudo se hizo en Burgos. 

El último finaliza con el escudo de Federico de Basilea, que tiene un 
león , y esta letra NIBIL S1NE CAUSA F A DE BASILEA , esto es, Federico 
A lemán DE BASILEA como se ve en la pág. 141. Imprimía en Burgos por 
los años de 1487 y siguientes. 

De esta misma obra en latín , y del autor, véase al P. Plácito Braom en 
su Noticia literaria, tomo 11 , págs. 25 y 62.=Libro de mi uso. 

4. «Tratado de los Metales y piedras preciosas e de sus virtudes. 

En la hoja segunda : 
^Comienza un Tratado de las piedras y metales y de sus propriedades y 
» virtudes, el qual fue compuesto por fray Barthofome Ingles &c. 

Empieza : 
»Del arena cap. I. 

Tomo en 4. a , sin numeración: no tiene lugami año de impresión : está 
completo y contiene Clll cap. letra de tortis. Existe en la real Biblioteca. 
Al principio tiene la nota siguiente Ms. 

Traducido por fray Vicente de Burgos de la mima Orden de loe Menores. 

Los C1II capítulos de este libro son los mismos que contiene el libro XVI 
de la obra intitulada Libro de las Propriedades de todas las cosas: los que 
hubo de imprimir separados aleun curioso. De esta obra y de su autor 
original Bartolomé Anglico de Glanvilla ó Glanovilla, se trata aquí en la 
pág. 157 (en Tolosa ) y en el tomo siguiente alio de 1529. 

5. v ision deleitable. 

Tomo en folio , impreso en dos columnas con letra de tortis. Usa de 
dos rr en principio de dicción : no tiene año ni lugar de impresión ; pero 
es muy antigua y la reputo española. Su autor el bachiller Alonso de la 
Torre, letrado del príncipe de Viana, según D. Nicolás Antonio. Existe en 
la real Biblioteca. 
<¡. «Comienza el tratado llamado Vision dekciable compuesto por Alfonso 



DEL SIGLO XV. 183 

»de la Torre bachiller, enderezado al noble Don Juan de Beaumonte prior 
■de San Joan en Navarra. 

»EI corazón sanado por diversidad de méritos que procedido harían... 

4.* mayor. No tiene numeración ni año de impresión : tiene sí letras 
de registro: letra de tortis. Se conoce que* es edición del siglo W. 

El famoso D. Francisco Palomares puso en el presente ejemplar, en la 
hoja de las guardas una nota, que si se pudiese probar lo que en ella es- 
presa , seria de mucho honor para la imprenta de España , dice : 

•Esta Vision deleitable del bachiller Alfonso de la Torre es de las pri- 
» meras ediciones de España: y los Punzones de las Matrices se hicieron 
»en Toledo : es sumamente apreciable por todas sus circunstancias. 
«Francisco Xavier de Santiago Palo- 
amares. 

Existe este libro en la biblioteca del Excmo. señor duque de Osuna. = 
Véase en la imprenta de Barcelona año de 1484, y en la de Tolosa 1489. 

La misma obra se reimprimió en Sevilla año de 1526, como se verá en 
el tomo siguiente. 

7. «Dcvotissima exposición sobre el Psalmo de Miserere mei hecha por 
»el Reverendo Padre ramoso Predicador fray Jerónimo de Ferrara de la 
•Orden de Predicadores. 

En la segunda hoja, antes de empezar la materia, varía algún tanto el 
epígrafe antecedente, y dice: 

•Devota y elegante exposición sobre el Psalmo Miserere mei, que hizo el 
«reverendo Padre y devotissimo varón fray Jerónimo de Ferrara de la Or- 
»den de Predicadores estando en una grande aflicción. 

Finaliza : 
»Fue impreso en Valladolid por Diego de Garniel. 4. Q 

Su escudo es el siguiente : 




Este imprimía en Barcelona al fin del siglo XV. Luego pasó á Vallado- 
lid . en donde imprimió desde el 1502 hasta el 1509, y finalmente le hallo 
en Valencia en el 1513 ; por tanto sospecho que es uno de los muchos que 
andaban volantes por aquellos tiempos. Existe en la real biblioteca. 



184 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

8. «Chronica Troiana. 

Esto y nada mas, tiene en la portada en medio de la lio ja: á la vuelta 
hay una pequeña astampa abierta en madera. 

Finaliza : 
«Acabóse la Chronica e destraicion de Troia emprentada en la dicha cib- 
»dad de Pamplona por maestre Arnalt Guillem de Brocar por mandado 
»de Juan Thomas Favario. 

Remata con el escudo de Arnaldo Guillen , el que repite en machas de 
sus obras , y es el que queda puesto en Pamplona, pág. 167. 

Tomo en folio , letra de tortis : existe en la biblioteca reservada de 
S. M. , donde le he visto. Es edición rara ; y aunque no tiene año de im- 
presión , consta que Guillen de Brocar imprimía ya en Pamplona el año de 
1496, por lo que coloco esta edición al fin del siglo XV. Allí perseveraba 
en el 1499. 

Acerca del autor ó traductor de esta Crónica y sus varias reimpresio- 
nes se tratará en el tomo siguiente, en el 1533 (en Sevilla) que es la edi- 
ción que he manejado mas & mi satisfacción. Acaso esta de Pamplona 
estará pura según la traducción de D. Pedro López de Ayala, que es la 
estimada y deseada del maestro Sarmieuto, como se verá sobre la reim- 
presión Sevillana del 1509. 

9. Copla* de Fernán Pérez de Guzman , y de otros. 

Tomo falto , empieza : 

«Prologo hecho a la Señora Doña Francisguina de bardaxi muger del 
•magnifico señor mossen Jokin Fernandez de heredia gobernador de Aragón 
»por ramón de llabia en que le endereza el presente libro. 

•No es cosa nueva muy magnifica e virtuosa Señora: si bien como los 
•trasladado res facen su proemio en loque trasladan... 

Concluido el prólogo pone : 
•Tabla del presente libro. 

«Coplas de Fernán Pérez de Guzman de vicios e virtudes e ciertos hym- 
»nos de nuestra Señora (1) dirigidos al muy magnifico e virtuoso Alvar 
»García de Santa María, Coronista del Rey Don Johan de Castilla e de su 
«Consejo. 

•De los siete pecados mortales. 
«Confesión de Feínan Peres de Guzman. 
«Del mismo contra los que dicen que Dios en este mundo ni da bien por 

•bien ni mal por mal. - 
•Del mismo otras dirigidas a las nobles e virtuosas mugeres para su doo- 

•trina... 
«Dechado de regimiento de Príncipes por fray Yñiae de Mendosa. 
•Obra de Don Jorge Maxtieu* por la muerte de sa padre. 
•Coplas de fray Yñiao de Mendoza a las mugeres en loor de las virtuosas... 
»Otra de Don Jorge Manrique* 
•Otras dos esparza de Juan Altares ; en la una se despide del mundo : e la 

"Otra face por unos compases que tenia el Duque de Alva. 
"Obra de Joan de Mena intitulada la flaca barquilla de mis pensamientos. 
•Otra, coronación de las cuatro virtudes cardinales fecha por Fernán Pe- 

•res de Guzman enderezada al Marques de Santillaoa. 
«Los siete cuchillos que (¡rieron á nuestra Señora fechos por Gomes Jfe*- 

»rique. 
»La coronación de nuestra señora fecha por el Bachiller Fernán Ruis de Se- 

»vtUa. 
•Un decir de Gonzalo Martines de Medina contra el mundo. 
•Otro del mesmo Gonzalo. 

•Un otro decir de Fernán Sánchez Talavera (8) a una dama. 
•Razonamiento de fray Gauberte el monge con el caballero sobre la vida 

•venidera. 

(l) v¿ase D. Nicolás Antonio con las notas del Sr. Bayer, pág. 17t. 
(t) En este impreso, pío magaña duda dice TaUtxra: otros le oonbraa €ata*r«; tal 
vez per ¿átira ó por equivocación de la I de torito fuese confunde con laC. 



DEL SIGLO XV. 18ü 

«Son las obras contenidas en este volumen diez y nueve. 

Sigue después : 
«•Amigo sabio e discreto... 

Tomo en folio sin numeración: letra de tortis, impreso en dos colum- 
nas No tiene año ni lugar de impresión; pero se conoce serlo del siglo XV. 
Existe en la real Biblioteca. 



DEL IMPRESOR BAUTISTA DE TORTIS. 



1. Aunque Bautista de Tortis no fué español ni favo imprenta en estos 
reynos, se hace aqui casi forzosa su mención, por lo mucho que suena su 
nombre en esta obra. Hay en las impresiones antiguas una especie de ca- 
rácter ó letra que se usó hasta la mitad del siglo XVI , poco mas ó menos, 
á laque la dan diferentes nombres, como son de Bula , Antigua, Gótica, 
Fórmala , Veneciana , Lemosma , de Calderilla y de Tortis. 

2. Este fué un famoso impresor veneciano llamado Bautista de Tortis, 
y por sus impresiones hechas en esta especie de letra , muy correctas y 
esmeradas, mereció que por antonomasia las diesen el nombre de impresio- 
nes de Twtis, así como también las de los Elzevirios se dicen Elzewrianas, 
las de Plantino Plantinianas , etc. , y todas son muy buscadas y estimadas 
por su hermosura y corrección ; mas no porque los Elzevirios, Plantinos ni 
los Tortis inventasen carácter ó letra peculiar; y así no me cuadra el deri- 
vado que la dan de latina tortuosa antigua. 

3. Su origen ó forma viene de la toledana del siglo XII (1) , la que tam- 
bién se dice Monacal , y es la que hasta hoy usan los monjes en sus coros. 
Esta fué la que imitaron los primeros impresores alemanes , como se ve 
eu o) espécimen que de ella ponen en sus obras Schoepflin (2), Meer- 
raan (3), Seiz (4), el moderno padre Fr. Plácido Braun (5) y otros, toma- 
do de los fragmentos de Donato , del Espejo de la humana salud y de una 
infinidad de libros antiguos del siglo XV , que se conservan en la biblio- 
teca del monasterio délos Santos üdalrico y Aira de Augusta, donde ocu- 
iarmente se percibe el tracto de este carácter ó letra, y que es la misma 
que usaban y usan los alemanes , mas ó menos bien formada y sin tantos 
picos , y la misma que se dice de Tortis. 

4. Muchos la llaman letra gótica, pero sin mas motivo, á mi parecer, 
que por su confusión y abreviaturas que se encuentran en los libros ; núes 
así como cuando vemos un escrito de letra ofuscada y mala se suele decir 
e*lá en griego , ó en arábigo , por la misma razón los que no están hechos á 
leer en aquella letra, dicen está en gótico. 

5. Letra de Bula se dice porque efectivamente se estuvo imprimiendo 
^n esta letra la Bula de la Santa Cruzada hasta pocos años hace , y aun 
boy se imprime, aunque no toda, parte. 

6. Antigua se dice porque ya no se usa, y sí en los siglos XV y XVI. 

7. Formada ó sentada es la que no tiene trabazón alguna, según dice 
IX Francisco Javier de Santiago Palomares (6). En el arte de escribir de 
^ uan Antonio Tagliente (7) hay , entre otras muestras , espécimen de este 
oarácter con el titulo de letra fórmala. 

8. Veneciana se dice porque Nicolao Janson, que la llevó á Venecia se- 

(1) Llámase toledana por haberse Introducido allí eo tiempo del rey D. Alfooso VI. Véa- 
*> e la Paleografía española del P. Burrlel , lámina 11 y l«. 

(t) Vindictas Typographlcae. 

(3) Origines Typographlcae. 

(4) Annns tertlus saecularts inventa? arlls Typograptaiae , pag. 113 y slg. 

(5) Noticia histérico-literaria... artls Typographlcae. 

(6) Nueva arte de escribir, págs. 10 y M. 
(l) Impreso en Valencia 1539. 



186 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

Í(un Maituire (1) , imprimió allí en compañía de Juan de Colonia mochos 
íbros desde el 1470 al 1482, y de ahí viene el que se diga carácter ó ¡eirá 
veneciana , muy semejante á la de los alemanes , que procurarían continuar 
imprimiendo con ella, bien por gusto, necesidad ó ahorro. 

9. En Cataluña la dicen letra lemosina , acaso por los muchos libros que 
de esta lengua se imprimieron con este carácter. 

10. También la llaman letra de calderilla , lo que tal vez puede aludir á 
que en la moneda que llaman de calderilla ó cobre , del tiempo de los re- 
yes Católicos D. Femando y doña Isabel , se acuñaban sus nombres con 
esta especie de letra, como si se advierte con cuidado se percibe en mu- 
chas de las piezas viejas de dos cuartos que no están muy gastadas, las 
cuales todas , ó casi todas de las que hoy corren, son del tiempo de aque- 
llos reyes, como lo demuestran sus nombres. También puede venir el nom- 
bre de letra de calderilla, de que en las impresiones (especialmente en las 
primitivas de esta letra) ponían unas señales que servían para finales de 
períodos ó separación y principio de párrafos, cuya figura es (ftj OT, y 
hoy llaman calderillas, y suelen usarlas en los pliegos de principios de 
los libros, en lo que llaman registro ó signatura. 

11. Finalmente la denominan letra de Tortis. Este, como se ha dicho, 
fué un impresor muy esmerado en el arte. Imprimió en Venecia el Awretm 
opus Bal (di) super quarto el quinto. C. omni eludió düigentiaque enendatum 
per Petrum Palricmm Lunadensem Venetiis per Baptistam de TORTIS 
M.CCCCLXXXXVIL dieXV. Julii. fol. 

12. En el mismo lugar y año imprimió el decreto de Graciano, con d 
especioso título de Gratiani Decretum de TORTIS. Privüegium ad 10. comee 
Venetiis per Baptistam de TORTIS (2). 

13. No es menos magnífica que las precedentes, la edición de las (Se- 
mentinas estravagantes de Juan XXII y de otros Pontífices romanos. Vene- 
tiis per Baptistam de TORTIS 1501 , en dos volúmenes de carta magna, que 
se guardan en la librería de San Agustin de Dueñas, según nota comu- 
nicada por el P. Pres. en teología Fr. José Ahila. 

14. Por todo lo cual se debe presumir prudentemente eme por estas y 
otras famosas ediciones que hizo este impresor, vino á quedarle á aquella 
especie de letra el nombre de TORTIS. 

15. Dicen también que fueron dos hermanos ; pero yo no he visto mas 
impresiones que de Bautista, y solamente un tomo en folio , que se guarda 
entre los selectos de la biblioteca de la real Academia de la Historia, cuyo 
título es : 

16. Decretales cum summariis suis el textum, divisionibus ae etiam ruhri 
carum continuationibus Venetiis 1494. die 26. Junii. 

Esta especie la debo á D. Antonio Mateos Murillo (ya difunto) indivi- 
duo de la citada Academia. 

17. Bajo el año de 1481 pone Maittaire en sus Anales tipográficos por 
impresores á Baptistade Tortis; Lucas Dominici, Venetus; Pnilippus Vem- 
tus; Joannes Forlivio, et Gregorius fratres. 

18. En los dos tomos del Suplemento á los Anales de Maittaire, por 
Miguel Denis, se pueden ver diferentes obras impresas en Venecia por 
este famoso impresor desde el 1484 al 1499: y el de la parte II ( de Denis) 
en el Índice tipográfico, pág. 880 , dice: Tortis (Baptista) Neocesariens. 

19. D. Francisco Javier de Santiago Palomares en su nuevo Arte de 
escribir, pág. 116, dice: que el doctor Busto escribió un arte para apren- 
der á leer y escribir, y que le estampó en el carácter de Dominico de Tor- 
lis. Esto parece basta para mi asunto. 

(1) Anales typográpuícos, tomo I, pag. 6. 

y%, Los lítalos de las sobredichas obras, y otros diferentes, se pueden ?er en la par- 
to 1 del Suplemento ú los Anales de Maittaire , por Miguel Denis, págs. 4W y 4W. 



187 
APÉNDICE PRIMERO. 



De tipographiffl sive artas impressorto inventione verissima 

historia. 

Ex Comentaras Henriei Salmut ad Guidonem ftancirolum , in Opera Nava 
reperla, sive rerutn memorabilium inventarum , etc. 

1. Aano Dn. 1440. et post , fuit Mogunti» ad Rhenum , qua? tune adhuc 
civitas Imperialis erat, civis quídam ex honesta familia prognatos, Johan. 
Faustus nomine, cujus familiae etiamnum hodic quídam ex Patriciis 
Francofurti ad Moenum sunt superstites. Hic Johannes Faustus , pro eo, 
quo artes liberales et viros doctos prosequebatur, studio, cum consideras- 
sel , penuriam librorum , et magnis qui ad eos describendos requireban- 
tur, sumptibus multa ingenia a studiis abstrahi, atque avocari , de modo 
ac ratione cogitare eoepit , qua minori labore ac sumptu libri et boni auc- 
tores divulgari ac comparan possent. Postquam in eam rem sedulo inten- 
tas fuisset, initio hanc viam ope divina reperit, ut Tabulam Abecedariam 
cbaracteribus eminentibus ligno incideret , et ad impressionem formaret, 
cjiios etiam atrameuto impressit. Sed quia atramentum fluebat, et characte- 
res confundebat, re diu animo volutata, crassam et nigram materiam 
sdinvenit, et tabulas illas minoribus praelis subjicere, librosque hoc pacto 
«xcudere eoepit. Quod opus , quia antehac incognitum erat, et Tabulae illae 
^rili pretio comparan poterant, ab ómnibus praedicabatur. Unde Faustus 
«ccassionem arripuit , non solum Donatum (1) eadem ratione integro ligno 
sncidendi et excud*ndi , sed etiam in eam enram et cogitationem graviter 
.jaacumbendi, quomodo artem, quam invenerat, magis ac magis excolere 
«t eliraare posset ; praesertim quia integras columuas seu formas , ut hodie 
íoquuntur, ligno incidere nimis molestum ac iaboriosum erat. Quapropter 
^koc compendium excogitavit , ut priores asseres dissecaret probos cha- 
racteres retineret, et detritorum loco alios peculiares formaret: atque ita 
^ompositionera seu coagmentationem characterum exorsus est : tam etsi 
^nultum temporis et laboris in singulis characteribus seorsum formandis 

impendendum videret. 

2. Ceterum in exercenda bac nova arte operis quibusdam usus est 
Taustus, in quibus fuit Petrus Schaeffer Gernsheiraensis , qui cum heri sui 
institutum percepisset, magno illius artis studio incensus est: etquia in- 
genio valebat, animum ad illam amplificandam adjecit, ac singulari Dei 
instinctu rationem invenit, quia characteres mairici, ut vocant, incide- 
rentur, et ex ea funderentur. Alphabeto hoc modo inciso, characteres in- 
defusos Fausto, hero suo, ostendit: quibus Ule usque adeo exbilaratus 
est, ut ei protinus filiam unicam desponderet, ac paulo post in uxorem 
daret Quamvis autem etiam in hoc genero characterum aliqua diffi cultas 
suborta esset, propterea quod materia molíior esset, quam ut pressurae 
resistere posset: tameamoxejusmodi mixtura inventa fuit, quaevim prae- 
li aliquandiu sustinere potuit. 

3. Rebus eo provectis, socer et gener domésticos suos jurejurando 
3degerunt, utnovum istud inventum summo silentio celarent , et asseres, 
ac primordia artis, ipsosque characteres ligneos funículo involverunt, 
atque asservarunt, quae amicis, quando libuit , ostenderunt. 

(1) Donatum , entendiéndolo por el Donato gramático , el célebre maestro de San Geró- 
nimo, de quien tantas veces se acuerda el Santo, y cuya gramáUca muy coman en las es- 
cudas antes de las vulgares , quiere doclr aqui Salmuth , imprimió Fausto integro tigno.=Y. 



188 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

4. Eodera tempore Moguntiae coramorabatur Joh. Guttembergius , ho- 
nestis parentibus natus, qui proxime Fausti sedes habitabat. Hic cumani- 
madvertisset , insignem hanc artem typographicam non solum omoiam 
ore passim celebran, sed etiam adraodum lucrosam esse, familiaritatem 
cum Fausto contraxit, ct quia opulentus erat, pecuniam ei ad sumptus 
necessarios obtulit. Quod Fausto rainime ingratum fuit, quandoqaidem 
coraperiebat sumptus , quos in eam artem faciebat , quotidie crescere , et 
tune opus chartae pergaraenaí imprimendum prae manibus habebat. Qna- 
propter cum Guttenbergio convenit et pactus est, ut quicquid in illud opas 
impenderetur, communi utriusque lucro vel damuo cederet. Quoniam vero 
Faustus plus insumserat, quam Guttenbergius necessiiatem postulasse ar- 
bitrabatur, hic dimidiam partera suam exolvere detrectavit: qua ex re 
cum lis orta esset, alter alterum Moguntiae in jus vocavit, ubi partibus 
auditis, pronuntiatum fuit: si Jobannes Faustus mterposito juramento af- 
firmare posset, omnein pecuniam , quam mutuam sumpsiset\ in commune 
opus erogatam , non autem in proprios ipsius usus conversam fuisse, Gnt- 
tenbergium ad solvendum obligatum esse. Gui sententiae Faustus parnit, 
sicut ex archetyno Instrumenti , quod etiam num superest, et anno 1455. 
6. Novembr. a Joh. ülrico Helmaspergero Notario ea de re confectum ftiit, 
liquido demonstran potcst. Unde eviácnter apparet, Guttenbergiom ne- 
quáquam artis typographicae inventorcm et primum auctorem esse, sed 
aliquod annis postquam ea inventa fuisse a Johanne Fausto in consortiam 
adscitum , pecuniam ei suppeditasse. 

5. Cum igitur Guttenbergius ad sumptus refundendos damnatus faisset, 
et ex eo simultates inter ipsum ct Faustum magis exarsissent , Ule a interés 
artem vidissetet didicisset, si quidem inter tot operas, quae ad eam exer- 
cendam re^uiruntur : fieri non poterat , ut ea diutius occultaretur, quod 
etiam Deus procul dubio noluit, Moguntia Argentinam se contulit, quo 
aliquot ex operis securn attraxit. Post illud discidium alii quoque , qui 
apud Faustum artem illam didicerant , eum deseruerunt, et Francofurtnm, 
atque in alia loca se receperunt, cum praesertira anno 1162. Moguntia capta 
ret prístina sua libértate privata fuisset: quo factum est, ut haec preclara 
as ómnibus innotesceret , et publici usus tí ere t. 

6. Haec est vera historia de primis initiis et natalibus TypographbB, 
ex vetustis documentis, quae adhuc extant, petita : quae ex multis prste- 
rea antiquislibris, i lío tempore excusis, quorum nonpauci passim repe- 
riuntur. confirman potest. Nam ipse Johannes Faustus, et miníster qns 
Petrus Schaeffer Gernsheimensis ad calcem librorum a se tune excusornm 

?alam et nemine contradicen te professi sunt, se Johannem Faustum artis 
ypographicae invenlorera , et sePetrum Schaefferum ejusadjutorem fuis- 
se: sicut liquet ex pauculis, quae sequuntnr , qualia per multa adhuc pro- 
ferri possunt. 

In Bibliotheca Electorali Palatina extirerunt Biblia, e quibut sequntia ts/bi 
apposila descripta sunt. 

7. »Praesens rationalis divinorum Codex officiorum , venustate espita* 
»lium decoratus, rubricationibusque distinctus, artificiosa tdinvenuone 
»imprimeRdi ac characterizandi absque calarai exarationi sic effigiatus, 
»et ad Eusebiam Dei industrie est consummatus per Johan. Fust, civem 
»Moguntinum , et Petrum Gernsheim clericum dioecesis ejusdem v Anuo 
■Doraini 1459. sexto die Octobris. 

In fine Officiorum Ciceronis , ibidem extant sequentia. 

8. «Praesens Marci Tullii clarissimum opus Johannes Fust Moguntinus 
»civis. non atramento plumali canna ñeque cérea , sed arte quaedam per- 
» pulcra Petri manu pueri mei feliciter effrci. Finitum Anno Mcccclxv. 

In fine Decisionum Dominorum Rota in Bibliotheca Francofurtana. 

9. «Anno M.CGCCLXXVÜ. pridie Nonas Januarii , gravi labore, maxi- 
«misque impensis Romanam post impresionem opus iterum emendatam 
«antiquarum novarumque Decisionum suis cum additionibus Dominorum 
»de Rota , in ci vita te Moguntia v artis impressoria inventrice et elimatrice 
» prima Petr. Sclioeffer de Gernsheim suis consignando scutis arte magistra, 
vfeliciter finivit. 



APÉNDICE I. 189 

f* km hulüulionum Iuris Iustiniani cum nolis Áccurtii: in BibUothcca Franco- 

furtana. 

10. »Anno Domini M.CCCC.LXXVÍ. x. Calend. Jan. Sanctissiroo in 
»Chnsto Paire ac Domino Dom. Sixto Papa lili. Invictissimo Domino, Do- 
-raino Friderico III. Romanorum Imperatore semper Augusto, Generoso 
"Domino Diuthero de Isemburg, electo e confirraato Moguntiuo, in nobili 
•orbe Moguutia Rheni , Impressoriae artis inventrice climatriceque prima, 
•praesens InsUtutionum opus praeclarura Petrus Schoeffer de Gcrnsheim 
•suis consignando scutis omnipotente favente Deo, feliciter consummavit. 



APÉNDICE H. 



Athanassi Kircheri China monumentis qua sacris, qua prophanis, 

seenon variis Naturae et Artis spectaculis, alianimque reram 

momorabilium argumentas illustrata. Amstelodami. 

Anno CIOIOCLXVII. 

De alus inventionibus á Sinis usitalis. Pág. 222. 

X. Multa praeterea in China reperta ante nostras in Europa inventiones 
°S*«ctantnr. Primum est Typographi» inventum, quod in quo constat 
e ^jplico. 

^8. Certnm est Europeam inventionem prastare Sínica Typographia 8t- 

£^^ quod Sinenset non secus ac apud nos imagines, suos 5f^5 W dH?M*t 

í^ *^*ros impriman!; Librum enim edituri, tot tabulas ligneas 

** ^^bere oportet quod in libro tolia sunt, ex hisce primum incipiunt incide- 

p "^^, et oeinde ex prima tabula literis incisa tot imprimunt exemplaria, 

Í ^Jod exemplaribus opus habent, deinde proceduntad secundara , et sic 

9* ^ ceteris. Atque hoc pacto integras saepe domos tabú lis Typographicis 

* ^E^tpient , et ideo valde diferí a nostra Typographica inventiune , in qna 

*"*^>n singulac voces, uti Sínica lingua postulat, suis inciduntur tabulis pe- 

*^J*iliaribus, sed litterae, ut vulgo notum est, juxta Alphabeticam disposi- 

*-monem ex receptáculos, sin^ulis litteris correspondentibus coileciae, in 

^*~*>crs et periodos formantur ; deinde impresso tolio, denuo dissolutse li- 

^-^^rse, sinpilae suis redduntur cellulis; quae res etminoris laboris est, et 

^-* niversali Artis combinatorias opus. De boc itauue invento, uti Sinit olim 

*"* ihil unquam innotuit , ita quoque Typograpnicum inventum , Ewropm 

Y» rimo, eo modo, quo dixi, competit, imaginum enim, imprimcndarum 

^"^Btió uti inventionis nomen non meretur, ita quoque et Sínica Typographia, 

*^ om natura doccat in tabulis incisarum imaginum rimas , nbi atramento 

o ppleue fuerint, precussa adhibita in cartha imaginem incisam relinquere. 

S. Alterum est Pyrii inventio, quam primum ante nos pym paiveris 

inCtasdetectam fuisse negare non ppssum: Cum Patrum investís. 

Nostcorum testimonio in variis Imperii provinciis ingentis magnitndinis 

tormenta , potissimum Nankini ab immemorabili tempore fusa se vidisse 

memorent; etsi ad eam perfectiouem , ad quam Europmi pertigerunt, et 

\u admirandis pyrabolicsc artis operibus demonstran!, nunquara accesse- 

rint;Certum tamen est. in Tusona arte Smi*iij¿j esse insignes, qnod tum 

ex ingeotibus fusorum operum , tum statuarum, tum tormentorum moli- 

hus, qus passim in ómnibus civitatibus occurrunt patet. 



190 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA 

APÉNDICE HE. 



Lista de los libros (impresos en lengua y caracteres chinos) queH P. Fr. Jftr- 
tin de Rada y sus compañeros trajeron de China el año de 1575, y isa mate- 
rias de que tratan. (Sacado de la Historia de la China del P. Fr. JummGoniaUt 
de Mendoza , hb. 3, cap. 17 y 18.) 

De la descripción de todo el reino de China , y á qué parte está cada una 
de las quince provincias : el largo y ancho de cada una de ellas, y ios 
reinos con quien confinan. 

De los tributos y rentas del rey, y el orden de su palacio real , y de los 
salarios ordinarios que da, con los nombres de todos los oficios de su 
casa, y hasta dónde se estiende el poder de cada uno de ellos. 

De los tributos que tiene cada provincia, y el número de los que son li- 
bres de pagar el tributo , y los tiempos y orden cómo se ha de cobrar. 

Para hacer navios de muchas maneras, y de cómo se ha de navegar, con 
las alturas de los puertos , y de la calidad de cada uno en particular. 

Del tiempo y antigüedad del reino de la China, y del principio del mondo, 
y en qué tiempo y por quién comenzó. 

De los reyes que ha tenido el reino , y cómo han sucedido en él , y de la 
manera y modo que han tenido en gobernar, con la vida y costumbres 
de cada uno. 

De las ceremonias con que han de ofrecer sacrificios á los ídolos (que 
ellos tienen por dioses ) y los nombres de cada uno de ellos, y el prin- 
cipio que tuvieron • y los tiempos en que se han de hacer los talas sa- 
crificios. 

Délo que sienten de la inmortalidad del alma, del cielo y del infierno: y 
del modo de sepultar á los difuntos, y las obsequias que por ellos se 
han de hacer con los lutos que cada uno es obligado á traer, según el 
deudo que con el difunto tenia. 

Do las leyes que tiene el reino, y en qué tiempo y por quién faeron he- 
chas: y las penas que por el quebrantamiento de ellas se han de dar, 
con otras muchas cesas tocantes á buen gobierno. 

Muchos libros de yerbas medicinales, cómo se han de aplicar pan que 
aprovechen y sanen las enfermedades. 

Otros muchos de medicinas de autores de aquel reino, antiguos y moder- 
nos, con el orden que los enfermos han de tener para sanar de las en- 
fermedades, y para preservarse de caer en ellas. 

De las propiedades de piedras y metales , y de cosas naturales que tienen 
en si alguna virtud, y de las cosas para que las perlas, el oro y la- 
plata y los demás metales, puedan servir á la vida humana, comparan- 
do entre los unos y los otros la utilidad de cada cosa. 

Del movimiento de los cielos, y de su número, de los planetas y estrelláis 
y de sus efectos é influencias particulares. 

De todos los reinos y naciones de quien tienen noticia, y de las cosas par- 
ticulares que de cada uno se saben. 

De las vidas que hicieron los hombres á quien ellos tienen por santos» y 
adonde pasaron su vida, y dónde murieron y están enterrados. 

De cómo se ha de jugar á las tablas y al ajedrez , y cómo han de 
juego? de manos y títeres. 

De música y cantares, con los nombres de los inventores. 

De matemáticas y cuentas, v reglas para saberlas bien. 

De los efectos que hace la criatura en el vientre de la madre , v de < 

está cada mes y se sustenta, y cuáles son los buenos ó malos tiempos^ 
para su nacimiento. 

De arquitectura , y para todas las maneras de fabricar, con el ancho y lar- 
go que el edificio ha de llevar para que tenga proporción. 



APÉNDICE 111. 191 

De las propiedades de la buena ó mala tierra, y las señas para conocerla, 
y que cosas llevará bien cada una. 

De astrología natural y judiciaria , y reglas para aprender y levantar fi- 
guras para echar juicios. 

De chiromancia y fisonomía , y otras señas, y lo que cada una significa . 

Del estilo para escribir cartas, y los títulos que se han de dar á cada uno, 
según la dignidad ó calidad de su persona. 

De como se han dé criar los caballos , y para enseñarlos á correr y ca- 
minar. 

Para adivinar por sueños , y echar suertes cuando comienzan algún cami- 
no 6 hacen alguna obra , cuyo fin es dudoso. 

Üe los trajes de todos los reinos , comenzando del rey , y las insignias de 
los que gobiernan. 

Para hacer armas é instrumentos de guerra , y para saber formar escua- 
drones. 

Estos y otros muchos libros trajeron los dichos padres... interpretados 
por personas nacidas en China y criadas en las islas Filipinas en compa- 
ñía de los españoles que en ellas residen , ios cuales afirman haber vis- 
to muchas y muy grandes librerías en las ciudades donde llegaron , en 
especial en Aucheo y Ghincheo. 



APÉNDICE IV. 



**^1 origen de la imprenta y su inventor : sacado del libro Vision 
deleytable de Alphonsode la Torre, impreso en Sevilla, 1526. 

*^T« dónde y por quién fué inventada la arte de imprimir libros , y en qué año 

te divulgó. 

Entre las artes é invenciones subtiles que por los hombres han sido in- 
[l^ntadas , se debe tener por muy señalada invención la arte de imprimir 
lm «ros, por dos principales razones. La primera porque concurren en ella 
***jchos medios para pervenir á su fin. que es sacar impreso un pliego de 



icriptura, ó cien mili pliegos ; y cada uno de aquellos medios es de muy 
!~**btil invención e casi admirable. La segunda razón es por la grande utili- 
^^d que della se sigue. Notorio es que antes de su invención eran muy 
r^ros los que alcanzaban los secretos, así de la Sagrada scriptura como de 
l ^ ^ otras artes ó sciencias ; porque todos no tenían posibilidad de comprar 



^ *ae hay en toda la christiandad de grandes hombres en todas las sciencias, 
V* <iuan en la cumbre están hoy todas las artes e sciencias. Pues un arte tan 
^^abtilissima y de tanta utilidad, razón es que se sepa la provincia en do 
*X*é inventada , y en qué ciudad , y mas con razón la persona por quien 
**-*é inventada. Y también el año; porque sabida la tierra e ciudad, y per- 
^<^na á quien todos somos tan deudores , lo tengamos en la veneración que 
i>or ello meresce. Assi que fué inventada en Alemania, en una ciudad que 
S^ <Uce Maguncia , la qual está situada sobre un grande rio que se dice 
*5"* n ' l* 9 uai ciudad es cabeza de arzobispado. Inventóla un noble ciuda- 
^j3no muy rico desta ciudad que se llamaba Pedro fuest. Divulgóse la 
^icha arte en el año del Señor de mili y quatrocientos e veinte y cinco 



192 TI FOG RAFIA ESPAÑOLA. 

años (t). Y después en el año de mili y cuatrocientos 7 xxxj ovo di- 
ferencia entre dos arzobispos, y el que no poseía tovo cierta forma 
con ciertos ciudadanos de la dicna ciudad que le abriesen la puerta la 
noche de Sant Simón e Judas, y entró con su gente, y mató quasi lodos los 
hombres de la dicha ciudad : fuá tanta la matanza que corrían las calles 
sangre como de agua quando llueve: entonces mataron á este memorable 1 
varón Pedro fuest , cuya ánima aya gloria con todos los pasados. Amen.» 

No falta quien alegue el libro de la Vision deleitable de Alfonto de fe Tor- 
re, impreso en Sevilla año de 1526, para prueba de que la imprenta se es- 
tableció en el 1425 , fundándose en la relación que se acaba de poner» y 
es la última hoja después de la tabla de los capítulos del citado libro y 
edición. Pero en la realidad el contenido de esta hoja es totalmente inco- 
nexo con toda la materia de la obra. Yo presumo que la añadió de suyo 
el impresor Jacobo Cromberger, alemán, ó el que ante él cuidó de la edi- 
ción, el cual tendría algunas especies sobre el origen de la imprenta,? 
no bien digeridas las ingirió aquí , algunas de las cuales parecen fábulas, 
y yo por tales las tengo. 

[Lo cierto es que ellas no son del principal autor de la obra» el bachi- 
ller de la Torre ( que escribió antes del año 1463 en que murió el príncipe 
de Viana D. Carlos, de quien como vivo hace mención cuando escribe). T 
así en ninguna de las otras ediciones se contiene tal especie, ni en mi Ms. 
anterior á ellas ni en los dos del Escorial que describe D. José de Castro 
en su Bibliot. Rabínica (pág. 630) cotejados con la edición de Seyilla del 
1538. Y descubierto el hurto que hizo de este precioso libro el italiano Do- 
mingo Delfini imprimiéndole en su lengua como propio; robo gue fné ca- 
paz de imponer al judío Francisco de Cáceres, que en buena fe le volvió 
de italiano en español , creyendo no le teníamos en nuestra lengua» cuya , 
versión se publicó en Amstérdan en casa de David de Castro Tartas» ano « 
1663 , en 4. menor. Por tantas aventuras ha pasado el libro acaso mas pe- — 
regrino que tenemos de los tiempos de su autor» digno aun hoy de 10^ 
nueva edición circunstanciada, correcta y magnífica, para bacer constáis: 
á Europa lo mucho que en España se sabia en el existimado tiempo bar — • 
baro, mitad del siglo XV. Como este género de desengaños tenemos se-^ 
pultados por nuestra inacción los españoles en detrimento de nuestro pro- m 
pió honor, dando motivo á que la osadía de algunos estranjeros ignorantes 
de nuestras cosas, como decía Vasséo, nos acometan con mil calumniáis 
Para cuyo silencio vergonzoso no habia como darles en rostro con estoca 
ineluctables testimonios de nuestros ingenios F.] 



RECOMENDACIONES Y HONORES 

QUE EL AETE DE LA IMPRENTA HA DEBIDO A NUESTROS MOffAlCAS» 

REYES CATÓLICOS. 

El reinado de los señores reyes Católicos D. Fernando Y y doña 
en España está lleno de épocas memorables: unioa feliz de los reinos » 
Castilla y Aragón ; fundación del Santo Tribunal ; conquista del reino 

(1) Lo anticipa cuando menos anos treinta años por lo tocante i Vacancia: doile 9¡T 
hubo de la conmoción que padeció la ciudad , y echó de allf mucboi artistas, per* NMfl 
año 31 sino en el de 1402, como dicen las Historias de Alemania. Mas entonce* t a ai paco 
uno de los que perecieron el impresor Jaan Fausto, que imprimía allí posterlormtate fm 
tamonto con Sohoifícr. De modo que el autor do la hoja habia oido campana* sla saber 
donde. F. 



RECOMENDACIONES Y HONOftES DE LOS MONARCAS. 193 

Granada; descubrimiento del nuevo mundo, espuision de los judíos: fal- 
taba solo la imprenta ; pero ni aun este ornamento se echa de menos en un 
reinado tan circunstanciado, siendo precisamente la primera que comen- 
zó á formar su gloria. Introdújose , si no en sus dominios , en España á 
los principios de este reinado por los años de 1474: á los dos siguientes 
se hallaba ya propagada á sus tierras y establecida en la gran Sevilla. De 
ahí se fué derivando á otras ciudades, y estos soberanos tuvieron en ello 
mucha parle; no solo protegieron un arte tan útil para ejercer los ingenios 
de sus naturales, sino que fueron acaso los primeros que sepamos haber 
dado un reglamento de importancia el año de 1502 acerca de su ejercicio 
y de las precauciones con que debian ser impresos los libros, quedando 
ilesa la fe , la religión y las buenas costumbres. 

CARLOS V. 

El Sr. Carlos V favoreció y honró mucho este arte, según refiere Ca- 
brera (Memorial fol. 22, b. ) La pragmática citada, que los reyes Católi- 
cos dieron en Toledo el año de 1502, sobre quiénes deberían dar las li- 



cencias para las impresiones, se renovó y dispuso con otras precauciones 
por el emperador Carlos V y su hijo gobernador D. Felipe II , atendien- 
do á las exigencias de sus dias , de que habla la ley 48 , título IV , del li- 



su hijo gobernador D. Felipe II , atendien 

___.._,.. is ai; ' " 

bro II de la Recopilación 

FELIPE II. 

Este prudente rey , como tan amante de las ciencias y de las arles , y 

3ue á todo atendia , dio casa de aposento en Madrid á Julio Iunti de Mo- 
esti ; el cual la tenia en Salamanca, haciéndole venir á la corte para que 
en ella permaneciese el arte de la imprenta , y honró su casa con su real 
presencia , dándole asimismo el titulo de su impresor, como mas por esten- 
so se verá en el tomo siguiente al tratar de la imprenta de Madrid y de 
las obras de San Isidoro. 

FELIPE III. 

Del rfcy Felipe III y de sus hijos , dice el licenciado Cabrera (en el lugar 
citado, fol. 23) que deja atrás el mayor encarecimiento. Hallándose en 
Lerma, donde el duque tenia imprenta, quiso S. M. verla: Acompañábale 
su hija la infanta Doña Ana, que después fué reina cristianísima, la cual 
se llegó á una caja y gustó la escribiesen su nombre en la palma de la 
mano, sacando S. A. las letras de los cajonciilos, donde la decían estaban, 
y las ponia en el componedor (1). Y con ser esto tanto , es mucho roas, 
que luego que S. M. entró en la oficina, mandó á los artífices no se mu- 
dasen de sus puestos , sino que continuasen su ejercicio en la forma que 
se hallaban; y cuando llegaba á las cajas, el rato que se detenia en ver 
componer, descansaba la mano sobre el hombro izquierdo del cajista. 

FELIPE IV. 

Estando en el Retiro el Sr. Felipe IV el año de 1651 , tuvo noticia de 
que el duque de Medina délas Torres tenia allí unas Cajas y prensa (cuyo 
maestro era Diego Díaz de la Carrera) para imprimir los papeles de sus 
pleitos : bajó S. M. al sitio, é hizo á los compositores y prensistas tales 
honras como les había hecho su padre y abuelo. 

De la decadencia que tuvo este arte en el reinado del Sr. Felipe IV, se 
tratará en su sitio oportuno. 

CARLOS II. 

Pocas son las noticias que hallo del Sr. Carlos II , pero buenas , pues 
nos dicen que hizo traer matrices de Flandes, de la incomparable impren- 
ta de Plantino, con cuya letra intentaba D. Antonio Boraazar establecer 

i\) Por mayo del 1010 estaban los reyes en lerma. Flores, Reinas Católicat , pág. M9. 



191 TIPOGRAFÍA ESPAÑOLA. 

imprenta para el Rezado en España. T aunque esto parece poco, fué mo- 
cho para lo futuro , pues no se ha parado hasta establecer este proyecto, 
como se ha hecho en ios tiempos del Sr. Garlos III, como todo se verá 
justificado á su tiempo al tratar del obrador de D. Juan Merlo. 

FELIPE V. 

El Sr. Felipe V promovió la imprenta mas de lo que parece, pues de- 
jando aparte lo que le representó I). José Torres , organista mayor de so 
real capilla , de que á sus espensas habia puesto y erigido una imprenta 
de música, que antes no había en esta corte , y de que tomados los infor- 
mes correspondientes por consulta de la real junta de 1.* de abril de 1711, 
le concedió S. M. ciertas franquicias : consta ademas de esto , que en el 
año de 1717 mandó que se estableciese en España una imprenta de libros 
sagrados que hiciese ventaja á la de Amberes f á fin de que los intereses 
de este comercio quedasen en nuestro reino , y que á las Indias no se 
llevasen mas libros de rezo que los impresos en España. Siguióse después la 
renuncia que este gran monarca hizo del reino á favor de su hijo primogé- 
nito Luis 1 , por lo que calmó por ahora el proyecto hasta el ano de 1748. 

LUIS I. 

No es de maravillar que no se encuentren noticias acerca de la impren- 
ta en el reinado de este soberano , pues el corto tiempo de un año no ca- 
bal que gozó de la corona , apenas le daria lugar de enterarse de otros 
varios negocios de la monarquía ; y si algo proyectó sobre la materia, yo 
no lo he visto. 

Prosigue d Sr. Felipe V. 

El proyecto apuntado en el reinado primero del Sr. Felipe V, se volvió 
á mover en el segundo por el marques de la Compuesta de orden de S. M., 
sobre lo que en el año de 1730 y siguientes hubo repetidas consultas, al- 
tercaciones y papeles de una parte a otra, formadas por los procuradores 
del estado eclesiástico y el monasterio del Escorial: y de resultas de Ka 
del año de 1731 , dijo S. M. : «Resuelvo que la impresión de estos libros 
» sagrados se haga en España desde luego, y con la mayor brevedad y 
«puntualidad posible, y que para establecerla y hacer las imprentas se 
•discurran y pongan los medios convenientes desde ahora ó se prosigan 
» luego , y se me dé cuenta de ello.» 

Pero esto no tuvo efecto hasta el reinado del Sr. Carlos III , donde se 
puede ver. 

Ademas de lo dicho se sabe que Mr. La Martiniere publicó su Dicciona- 
rio geográfico bajo la real protección y á espensas del Sr. Felipe V, y 
aunque no se imprimió en España , se manifiesta en ello el haber favore- 
cido S. M. el arte de la imprenta: y asimismo que esta obra se debe á la 
nación española y á este católico monarca (por haberla costeado ) no obs- 
tante que otros se lleven el interés que resulta de haberlo hecho comercio. 

CARLOS III. 

Notorio es al orbe literario lo mucho que el Sr. Carlos III honró y fa- 
voreció el arte de la imprenta , ya en Ñapóles, donde lo demuestra el gran- 
de Herculano , impreso con unos gastos tan regios eual se deja considerar 
al ver su magnificencia en el buril y en la prensa; y ya en España, donde 
¡amas se vio mas favorecido ni adelantado el arte tipográfico, habiendo 
llegado á tomar tal incremento cual parece que nunca tuvo. Viéndole, 
pues , cuando volvió á España tan decaido , concedió varias exenciones y 
franquicias , pues en la real ordenanza adicional del reemplazo del ejérci- 
to , espedida en 17 de marzo de 1763 (1), se esplicó S. M. así: » Desde mi 

(1) Art. 41, hoy Auto acordado 31, tít.4,llb.e. 



RECOMENDACIONES Y HONORES DE LOS MONARCAS. 195 

• feliz advenimiento al Trono ha merecido mi real protección el Arte de la 
«Imprenta: y para que pueda, arraigarse en estos Rey nos sólidamente, ven- 
»go en detonar la esencióri del sorteo y serrició militar, no solo á los Im- 
•presorcs, sino también á los Fundidores de letras, que se emplean de 
•continuo en este exercicio , y á los Abridores de Punzones y Matri- 
»ces (1).» T poco después, eu 22 de marzo del mismo año concedió 
á los impresores varias franquicias en el bermellón y otros géneros 
correspondientes á la materia. Años adelante hizo la gracia de la ter- 
cera parte del precio del plomo en los reales estancos á favor de los 
abridores de matrices y punzones de letras de imprenta y fundidores de 
ella. Fecha á 5 de enero de 1775. Asimismo les concedió privilegios para 
imprimir libros , todo á fie de fomentar este arte , y que floreciese en esta 
línea el comercio, y el público gozase beneficio y mejores impresiones; 
pero aunque en lo primero se ha adelantado , ha sido y es cargando en el 
precio un esceso considerable , si bien que se disculpan sus facultativos 
con decir que han subido los demás géneros (2). 

En virtud de estas gracias y privilegios tuvieron una junta general cua- 
renta facultativos (impresores y libreros) en 24 de julio de 1763 , los que 
otorgaron una escritura, por la que formando una compañía bajo ciertos 
capítulos bien arreglados para el fin , nombraron directores de las dos co- 
munidades (impresores y libreros), contadores, secretarios, tesorero, 
guarda-almacén y diputados de juntas, todo lo cual hicieron saber á los 
interesados en 5 de agostó de dicho año. 

Últimamente , al cabo de tantos años se efectuó este proyecto en la 

aparte principal de imprimirse estos libros del rezo en España , por medio 

«le una escritura de convenio que hizo la citada compañía de impresores y 

libreros de esta corte con el real monasterio del Escorial , aprobada por el 

<Sr. Carlos III en 3 de julio de 1764. 

No paró aquí el proyecto , pues habiendo tenido la compañía varias di- 
ferencias acerca del cumplimiento de su contrata , ha solicitado poner de 
.^u cuenta una imprenta completa con aprobación real , lo que le ha sido 
-concedido por cédula de S. M. dada en el Escorial á25 de noviembre de 1787. 
Con esta mira han comprado una gran casa en la calle de los Precia- 
dos, la que sirve de almacén para sus impresiones; y asimismo han pues- 
to una nueva imprenta , muy bien surtida de toda casta de letra , y en el 
^lia está corriente para el rezo y obras que imprimé y reimprime de sur- 
gido, como mas por estenso se verá al tratar de las imprentas de Madrid. 
Todo este afecto que el Sr. Carlos III mostró al arte de la imprenta, 
parece le venia desde muy niño , pues siendo infante de España , y antes 
«le pasar á Ñapóles, tuvo el gusto de instruirse en esta materia, haciendo 
«que le llevasen á palacio una pequeña imprenta , cuyo director fué Anto- 
nio Marín , según que su hijo D. Pedro me lo refirió. 

(1) Campomanes, Indust. popul. part. t , pág. 1*4. 

(I) Disculpan de este lujo universal que lo devora todo. Depende esto de que en el día el 
«na llene algún oficio, sea de la clase que se quiera, alto ó bajo , grande ó pequeño, qule- 
«■• nacerle producir para vivir no ya como remediado, sino como caballero, y coa las mismas 
* armas Y vanidad que los que tienen grandes rentas. Asi todo lo ban encarecido , bascando 
«tras frivolas disculpas de la carestía universal , que no bay ni es cierta mas que en su 
ociada Imaginación : de modo que no hay dinero hoy para pagarles sus manufacturas. Ne- 
*^**UeR ellos meóos , y entonces todo lo bailarán á buenos precios. Dejen , digo, esas ne- 
cesidades voluntarias que ellos Mismos se han impuesto, y por consiguiente de acosar á los 
* totanos, y no sea que también alguna vez á los gobiernos qu« no pueden ser con ellos ni 
■**s pródigos ni mas benignos. ¿Cómo los hombres económicos, frugales y bien regalados ha- 
*^n cándales ahora como en todos tiempos , y dejan patrimonio á sos familias? Entre tanto, 
**®r lo qae toca al comercio de libros , imprentas , etc. , esto corre de tal modo por la tm - 
■•••tbilidad de tolerarlo , que las ciencias habrán de quedar para las personas muy acauda- 
ladas, las cuales si por otra parte no tienen caudal de ingenio , habremos dado de mano á 
**s letras , y entonces todo parará, impresores, libreros, encuadernadores , fundidores, 
r * torteas de papel , etc. , todo ello irá por puertas. Véase ahora qué máxima tan errada.=F. 



14 



LISTA 

DE LAS CIUDADES T LUGARES QUE HAN TENIDO Ó TIENEN MPBENTA. 



Aunque muchas de las imprentas comprendidas en esta lista no corres 
ponden al siglo XV, de que añora trato, pongo todas las que conozco, ce 
el fin de adquirir noticias de cuantas me quieran comunicar. 



Alcalá. 

Almería. 

Antequera. 

Arévalo. 

Asta. Véase Erija. 

Astorga. 



Barbastro. 
Barcelona. 



Bilbilis. Véase Calatayud. 

Braga. 

Burgo. Véase Orna. 

Burgos. 

Cáceres. 

Cádiz. 

Calatayud. 

Callen. 

Cartuja de Escala Dei. 

Coimbra. 

Compluto. Véase Alcalá. 

Córdoba. 

Coruña. 

Cuenca. 

Santo Domingo de la Calzada. 

ScUa. 

Bbora. 

Estalla. 

Flaviobriga. Véase Bilbao. 

Gerona. 

Granada. 

Guadalajara. 

lllerda. Véase Lérida. 

Irache, monasterio. 

Jaén. 

S. Juan de la Peña, monasterio. 

León. 

Lérida. 

Lerma. 

Lisboa. 

Logroño. 

Lordelo , monasterio. 

Madrid. 

Málaga. 

Mallorca. 

Marchena. 

Martinmuñoz. 

Medina del Campo. 



Mondoñedo. 

Monserrate, monasterio. 

Monte-Rey. 

Montilla. 

Murcia. 

Nájera. 

Oliie. 

Olmedo. 

Orceli. Véase Orihuela. 

Orense. 

Oritiuela. 

Osma» Burgo de 

Osuna. 

Patencia. 

Palma. 

Pamplona. 

Prado de Valladolid, monastei 

Puebla de Guadalupe. 

Quesada. 

Sahagun. 

Salamanca. 

San-Lucar de Barrameda. 

Santiago de Galicia. 

S. Sebastian. 

Segorve. 

Segovia. 

Sevilla. 

Sigüenza. 

Tarragona. 

Toledo. 

Tolosa. 

Toro. 

Tortosa. 

Trujillo. 

Tudela. 

Valencia. 

Valladolid. 

Valparaíso, monasterio. 

Ucles. 

La-Vid , monasterio. 

Villafranca. 

Villabrajima. 

Villagarcia. 

Villanucva de los Infantes. 

Vitoria. 

Utrera. 

Zamora. 

Zaragoza. 



ADICIONES. 



3 A 



-!,; ■ . ■ u.u 



PROEMIO. 



Ia Tipografía del Padre Méndez, que aquí va reimpresa , era 
tan conocida y tenia tal crédito dentro y fuera de España, que 
al concebir el pensamiento de publicar el Diccionario general 
*ate bibliografía , que estoy dando á luz , no era posible prescin- 
dir de ella, ya para que sirviera de base á un nuevo trabajo 
<*^ la misma índole , ya para reproducirla , corregida y adicio- 
tt ^da. Adoptado este último medio, me pareció cosa fácil cum- 
plir mi propósito en la primera parte , pero apenas comenza- 
**a la tarea , vi con sorpresa que no había tal vez una sola 
t*Oea que no necesitara correcciones ; y puede calcularse las 
^Ue habrá sido necesario hacer en toda la obra , cuando se 
Considere que el corto testo que se copia del Comprehenso- 
*°*trm , (cotéjese en las páginas 57 de la edición de Méndez, 
y 31 de esta) tenia sesenta y seis faltas de todas clases, que 
*® han enmendado: no solo estaba inexacta la ortografía y vi- 
rada la puntuación , sino que á veces , y no pocas , resultaban 
*°s períodos sin sentido por faltar algunas palabras , ó no se 
^aprendía el pensamiento por estar otras truncadas ó in- 



200 PROEMIO. 

vertidas. Este descubrimiento, que do esperaba, me puso 
en la obligación de consultar los mismos libros que se descri- 
bían , y de esto surgió una nueva diñcultad: la de encontrar- 
los. El largo trascurso de casi cuatro siglos, y el abandono 
con que hasta hace pocos años ha mirado el gobierno esta 
parte de nuestras glorias nacionales , han hecho desaparecer 
muchos de aquellos primeros ensayos, que en la infancia de 
la Tipografía española fueron la admiración de propios y es- 
lraños , y los que se conservan aun , están de tal modo dise- 
minados , que es indispensable en muchas ocasiones valerse 
de personas auxiliares para adquirir las noticias convenien- 
tes. Todos estos obstáculos esplican en parte el motivo de ha- 
ber marchado con tanta lentitud la impresión de la obra; pues 
empezada en el año de 1861 , no ha terminado hasta el pre- 
sente de 1864. Fácil es comprender que este mismo retardo 
ha servido para corregir mayor número de errores; y si no me 
ha sido posible , y creo que á ningún otro lo seria , el veri- 
ficar la compulsa de todos los libros que se mencionan en 
esta obra , he tenido la suerte de examinar algunos de los qoe s 
no llegó á ver el Padre Méndez. En estas materias no sirven m 
muchas veces el celo y la diligencia para conseguir lo que se « 
desea, es necesario que la casualidad venga en nuestro auxi- 
lio y nos presente , cuando menos lo esperamos , aquello mis- 
mo que habíamos buscado en vano con grandísimo afán. 
Nadio negará que á pesar de las faltas que se han indicado,—— 

varias de ellas imputables á los que le comunicaban las noli 

cíasela obra de! Padre Méndez vino á llenar el gran vacien 
que se notaba en nuestra historia tipográfica y bibliográfica* 1 

del siglo XV. Su genio investigador y reflexivo, y las oca 

siones que tuvo para dar pábulo á sus aficiones predilectas - 
gastando, como nos dice en el prólogo, toda su vida, al la- — 
do del Hmo. P. Mío. Fr. Enrique Florez, y de su dignfeiük j ^ 
continuador el P. Mro. Fr. Manuel Risco, envuelto entre ^^ 



PROEMIO. 201 

polvo de archivos y bibliotefas, le suministraron preciosos 
datos y documentos que supo aprovechar cuerdamente para 
enaltecer el nombré español, revelando á las demás naciones 
de Europa que la nuestra no fué de las últimas que conocie- 
ron y practicaron el admirable invento de Guttenberg, ni el 
catálogo de los ilustres varones que florecieron en aquella re- 
mola época , era inferior al <fe otras que pretendían formar en 
primera línea. 

Animado del mismo espíritu y de los mismos patrióticos 
deseos que el Padre Méndez, aunqoemi trabajo no tenga ni 
el lucimiento ni la importancia que el de aquel , porque me 
/altan dote» de ingenió y condiciones especiales para ello, 
he procurado recoger con esquisila diligencia todas las noti- 
cias bibliográficas que pudieran , sino completar , al menos 
enriquecer las que aquel nos dejó en su obra ; porque si el 
¿grado de cultura y de adelantos en las ciencias y en las artes 
de las naciones se ha de regular por el número de produccio- 
nes literarias que cada una de ellas présenle, habré puesto 
por lo menos á la nuestra en situación de colocarse en sitio 
snas elevado que el que hasta ahora ha tenido. 

En la redacción de estas Adiciones he seguido el mismo or- 
den que observó el autor de la Tipografía. Después del pre- 
sente proemio y los apuntes biográficos de Méndez y mios, 
van dos escritos sobre el origen de la imprenta, uno espa- 
ñol, y otro traducido del francés; en los cuales se hallan va- 
rias noticias nuevas y juiciosas reflexiones, que arrojan algu- 
na luz en un asunto de suyo oscuro, por el misterio de que 
^ rodeó en su cuna , y por la confusión que han introducido 
Iss dos naciones que quieren apropiarse aquella inmarcesible 
gloria. Siguen dos disertaciones que también tienen por obje- 
to dilucidar una debatida cuestión; la de si fué Barcelona ó fué 
falencia la ciudad de España que dio primer hospedaje al 
<?**an descubrimiento que simboliza el siglo XV. 



202 PROEMIO. 

Las producciones y las imprentas que no conoció Méndez, 
con todo lo que se refiere á unas y otras, se colocan en los 
lugares correspondientes, según el sistema general déla obra; 
y por último he refundido el índice de cosas notables que te- 
nia, bastante incompleto , incluyendo en él lo que contienen 
las adiciones. 

Si mi insuficiencia no ha acertado á desempeñar esta ta- 
rea á gusto de todos y como ella merecía , téngase por lo me 
nos en cuenta mi buen deseo , y el pequeño servicio hecho 
las letras y á los aficionados á estudios bibliográficos, rcstitu ^. 
yendo al comercio y poniendo al alcance de la mas modesU^a 
fortuna , depurada de las faltas aue la afeaban , la TipografL^ 
Española. 




APUNTES BIOGRÁFICOS 



ACERCA 



DE Fu. FRANCISCO MÉNDEZ, m 



fació en Villaviciosa de la Alcarria á 25 de marzo de 1725. En su pri- 
i juventud profesó en la orden agusliniana, en la cual concluyó sus 
i ios; y siendo de edad de 24 años, sus superiores le destinaron al lado 
litro. Fr. Enrique Florez, que poco antes había emprendido la publi- 
>n de la España Sagrada, á fin de que le sirviese de amanuense, co- 
do sus borradores y los documentos que habian de tenerse á la vista 

la formación de esa vasta obra. Tal circunstancia obligó al P. Méndez 
jar sus mejores años en compañía del docto escritor , instruyéndose 
su dirección , como era natural : y habiendo seguido con el mismo 
rgo cerca del P. Fr. Manuel Risco, primer continuador del Riño. Fio- 
todo esto le proporcionó el caudal de conocimientos suficiente para 
á luz producciones algún tanto análogas á las de ambos maestros, 
ue con ellas no comparables en trascendencia y profundidad. 
I poco tiempo había mostrado Méndez su afición á coleccionar papeles 
>sos. Prueba de ello es un tomo en 4.*, de su letra , con bastantes ho- 
n blanco, que existe en la Academia de la Historia y pertenece á la 
ría de la España Sagrada; el cual, según espresa su portada, se em- 

á formar en 1756. En él iba el P. Méndez reuniendo escritos ligeros 
>s religiosos de su Orden, ademas de otras piezas, y hasta cuentos, 
llamaban su atención, cualquiera que fuese su procedencia. Allí se 

algunas composiciones del apreciable poeta Fr. Diego González. Allí 
)ien se hacen notar los versos, por lo común festivos, de Fr. Martin 
ido, gallego, conventual de S. Felipe el Real , como lo era el colector, 
ien pertenece una carta dirigida al Mtro. franciscano Soto y Marne, 
)so por sus contiendas con el Rmo. Feijóo, en cuyo favor estaba 
illa concebida. El P. Méndez la copia en su libro, poniendo al princi- 
la nota siguiente: « El autor de esta carta fué el P. Presentado Fr. Mar- 

Estos apunte? se hallan en la segunda edición de la obra titulada «Noticia íobre la 
escritos y viajes del Rmo. p. Miro. Fr. Enrique Florez, por Fr. Francisco Méndez,» que 
al Academia de la Historia publicó en 1860. 



204 APUNTES BIOGRÁFICOS 

tin Salgado; la escribió antes que el P. Feijóo publicase su /«*• 
y no se imprimió porque Salgado no quiso dar su nombre.» 

Otra empresa de mayor importancia y utilidad ocupó luego á Fr. Fran- 
cisco Méndez, á saber; se propuso formar una coleucion , la mas completa 
que le fuese posible, de las poesías del ilustre Fr. Luis de León. Bn este 
trabajo invirtió el buen Méndez , según testimonio del P. Mtro. Fr, Auto- - 
lin Merino, mas feliz en una empresa de igual género , estensiva á todas *• 
las producciones de aquel clásico escritor, cuarenta años próximamente,^. 
mostrando en su desempeño la laboriosidad y diligencia que le eran pr 
pias. Redactó, para colocarla al frente de esa obra, la vida de Fr. Luis; ; 
obtenidas las licencias necesarias para la publicación, encargó esta aBí 
acreditado impresor valenciano D. Benito Monfort, remitiéndole al afectezzn 
el original , que constaba de dos gruesos tomos en 4.* Pero por variases 
dificultades, y al fin por fallecimiento de Monfort, han quedado inéditossss 

estos volúmenes , cuyo paradero no se sabe : volúmenes que f aunque de 

jasen que desearen punto á crítica, es de creer contuviesen raateriale s 

dignos del mayor aprecio, y noticias biográficas interesantes, por mas qu -^ 
oi P. Merino hable de ellos con no disimulado desden. 

Una deuda de gratitud y de amistad satisfizo noblemente el P. Mend^ss 
escribiendo, con los copiosos datos que acerca del Rmo. Florez había reL-x 
nido durante el largo tiempo que en su compañía pasó, la vida de es -^.1 
infatigable Maestro, la cual salió á luz en un tomo en 4.\ Madrid» a£^< 
de 1780, imprenta de D. Pedro Marín, y cuya segunda edición se publi ^cs 
ahora. 

Pero la producción mas recomendable de nuestro religioso, es la úlfc. m 
nía que daba á la prensa , y que desgraciadamente uo llegó á concluir ^ 
saber, la que lleva por título: Tipografía española, ó historia de la MrfrorfMC 
don, propagación y progresos del arte de la Imprenta en España, cuyo tomo V 
único se publicó en Madrid, 1796, oficina de la viuda deD. Joaquín Iba. x* 
ra. En él , después de reseñar el descubrimiento y los adelantos del OLrt 
tipográfico . así en general como por lo respectivo á nuestra nación, va c 
autor enumerando, por el orden de poblaciones en que sucesivamente I 
halla introducido, los escritos y obras de cuya estampación eu España & 
podido adquirir conocimiento, con relación al siglo XV, al cual se lionif 
allí su trabajo. Dá con todos sus pormenores los títulos correspondiente* 
esmeradas descripciones de los libros que espresa, noticias curiosas sobr 
su contenido y objeto > así como acerca de los impresores á la sazón estt 
blecidos en España, y sobre los escudos y emblemas que usaban» de q' 
ofrece diferentes grabados. Intercala abundantes é instructivas notas, d 
bidas muchas de ellas al erudito D. Rafael Floranes, á quien el P. Mend 
se muestra muy reconocido por el interés que se tomó en su obsequie 
en el dol público, corrigiendo y ampliando el original que le habiacons 
tado. Los inteligentes podrán notar en este libro omisiones é inexacütu 
mas ó menos graves; pero con todo eso seria injusticia desconocer su i 
rito no común, y que el autor adelantó bastante en una materia ante* 
tratada : por cuya consideración le tienen en mucha estima los liter 
nacionales y estranjeros, y hallan seguro y ventajoso despacho los e¡ 
piares de él que por casualidad se ofrecen en venta. 



DE FR. FRANCISCO MIM»KZ 205 

Se ha dicho que Méndez habia [concluido el tomo 11 de esta importante 
producción ; y cierto catálogo de obras de autores españoles que se hallan 
en el extranjero, asegura existir aquel en el Museo británico. Pero, según in- 
forme del docto Académico Sr. D. Pascual de Gayangos, les Mss. de Mén- 
dez que se guardan en ese rico depósito literario , están reducidos á unos 
papeles sueltos, en que el laborioso agustino iba apuntando las noticias que 
adquiría sobre obras impresas en España durante el siglo XVI. No es esto 
decir que dejen de contener las indicadas notas interesantes datos acer- 
ca de libros de diferentes géneros; pero así por el corto número de tales 
artículos, como porcia falta de enlace y sistema en su redacción, quedan 
plenamente convencidos de error los que han supuesto que esos Mss. de 
Méndez formaban el tomo II de su historia tipográfica. 

Fr. Francisco Méndez habia seguido en su Orden la carrera de predi- 
cador , en cuyo concepto se hallaba jubilado cuando , en 30 de diciembre 
de 1803 , falleció en su convento de San Felipe el Real de esta corte, con- 
tando á la sazón cerca de 79 años de edad. 

Existen ejemplares de su retrato , grabado por Albuerne; otro en lien- 
zo ha tenido ocasión de ver el que escribe estas lineas. 



MI BIOGRAFÍA. 



No hay ninguna humildad tan pequeña, qoeae 
tea algún poco tocada de dulcedumbre de gloria. 

(Repobtobio de los tiempos: edición di Bútfos* 
<n 1495.) 



Si hay quien crea que el pouer yo aquí mi biografía, después de la del 
Padre Méndez, nace de un sentimiento de pueril vanidad ó del deseo de 
que la presente y futuras generaciones me tributen encomiásticos elogios, 
que ni ambiciono ni merezco, ese que lo crea se equivoca grandemente. 
Soy el primero en reconocer mi pequenez, mi insuficiente talento, la os- 
curidad de mi vida, y si después de larga vacilación me he resuelto á con- 
signar por escrito estos lijeros apuntes, en los cuales está fiel y severa- 
mente retratada la historia de mi existencia, no me ha movido á ello otro 
fin que el de satisfacer la curiosidad de algún amante de la bibliografía, 
y enseñar á mis hijos el camino por donde deben dirigir sus pasos en el 
intrincado laberinto de este mundo, para que puedan encontrar, como su 
padre, la misma felicidad á que podemos aspirar sobre la tierra : la paz 
del alma, moderando las malas pasiones, y la tranquilidad de la concien- 
cia, ejerciendo el bien con sus semejantes. 

Nací en Medina de Pomar, provincia de Burgos, el dia 8 de octubre 
de 1809: mi padre D. Valentín Fernaudez Hidalgo (1) (q. e. p. d.) des- — 
rendía de una de las mas nobles y antiguas familias de aquel país: mi — 
madre, doña Zoa de Palma , ángel de bondad y de dulzura que Dios me — 
conserva, también procede de la misma provincia y de honrada é ilustic — 
familia. La época en que yo nací fué aquella en que el pueblo español,—- 

heroico y valiente, luchó contra el coloso del siglo defendiendo su nació 

nalidad; por consecuencia déla perturbación general que entonces reinában- 
se trasladó mi padre á la ciudad de Burgos, en donde, con noble, pero^^ 
tal vez poco meditada intención, se afilió entre los partidarios del go — 
bierno intruso, sirviendo después las administraciones de rentas de Lerma- 
y Sasamon. Terminado aquel sangriento, pero glorioso período de nucstrc* 
historia, y restituidos á Medina, di principio á mi carrera literaria estu- 
diando la gramática latina en un pueblo cercano llamado Barruelo, lue- 
go en Espinosa de los Monteros, y por último en Medina, que por enton- 
ces tenia ya, pagado por el ayuntamiento, nn profesor de latinidad. Ape- 
nas había yo aprendido á leer cuando brotó naturalmente la afición que 
siempre me ha dominado, la lectura ; aguijoneado por el deseo de apren- 
der, abandonaba sin pesar los juegos de la niñez, y encerrándome en el 
despacho de mi padre hojeaba y revisaba todos los libros que formaban 

(i) lo «uphmn alguiu» veces, ?ln i\*on, y con solo el desro de abreviar, el primer ape 
I Hilo p.ih'ino. 



207 

biblioteca, entre ios que recuerdo haber leído, con mucho entusiasmo 
placer, tres ó cuatro de caballerías que encontré mezclados con los 
otocolos de la escribanía que desempeñaba. 

En octubre de 1825 me matriculé para estudiar filosofía en el semina - 
i conciliar de Burgos, y gané con buena nota los dos primeros años. En 
ucl establecimiento, plantel de jóvenes que en su mayor parte se pro- 
nian seguir la carrera eclesiástica, no miraban, ni catedráticos ni estu- 
mtes, con mucho cariño, á los que por su traje en los paseos y por 
s costumbres en la sociedad, daban indicios de que seguirían diferente 
aibo, otra carrera que no era la de la Iglesia. Entre estos últimos me 
contraba yo, y no me costó pocos sinsabores la afición que entonces tu- 

¿ tocarla guitarra, asistir alguna vez al teatro y frecuentar tertulias y 
fes. Dominaba á la sazón con toda su fuerza el retroceso, que quería 
agar los destellos de luz que años antes habían aparecido en el horizon- 
de nuestra libertad, y se quería, condenando las aficiones mas nobles y 
nerosas y losados mas impecables é inocentes, volvernos á las tinie- 
ís y oscuridad del despotismo. 

El que después fué obispo de Mondoñedo y mas tarde uno de los ada- 
les mas decididos en el campo de la reacción, Sr. Borricón, era rector 
l seminario: avisado por sus espías de que una media docena de estu- 
antes, yo uno de ellos, nos reuníamos á bailar y divertirnos con juegos 
opios de la edad juvenil, se presentó una noche en nuestra casa, ro- 
ado de todo el imponente aparato de bedeles y criados, y después de 
bernos increpado de la manera mas dura y despiadada y tomar nota de 
íestros nombres, nos citó á la rectoral para el dia siguiente á fin de lie- 
mos de improperios. Yo no sé lo que sucedería en el ánimo de mis 
m pañeros, de mí sé decir que me causó una dolorosa impresión, que 
; duró mucho tiempo , porque examinando mi conciencia no veia que 
uella falta, si tal puede llamarse, mereciera tan severo casligo. 

Llegó el año de 1827, y no queriéndome abandonar mis padres en el 
nenso piélago de peligros que rodea á los jóvenes en la edad de las pa- 
>nes, cuando estas no tienen el freno de la autoridad paternal, fraslada- 
í, en octubre de aquel año, su residencia á Valladolid, en cuya univer- 
ad debia seguir la carrera de leyes, para que, siendo abogado, decia 

padre, supiera defender por mí mismo los bienes que como hijo úni- 
debia heredar á su fallecimiento. El catedrático que por sustitución es- 
taba entonces la ética ó tercer año de filosofía, era D. Lorenzo Arrazola. 
sus lecciones, y en los cursos sucesivos las de los catedráticos señores 
bantes, Hervas y Cabeza de Vaca que tenían á su cargo la enseñanza de 

primeros años de jurisprudencia, y en 1832 recibí el grado de bachí- 
* en leyes, nemine discrepante. 

Mi afición á leer de que hablé al principio habia tomado entonces cor 
ales proporciones, y sacrificando muchas veces otros gustos y placeres, 
fertia en libros y suscriciones cuantos recursos pecuniarios podía alle- 
r. El centro de mis delicias eran las librerías; allí, como en mi propio 
natural elemento disfrutaba mi alma inefables goces, y palpitaba mi co- 
zon de pura alegría al ver por todas partes los ídolos de mi cariño , los 
tos: y cuando llevaba á mi casa alguno de ellos para devorar, mas bien 



\ 



S08 

que leer, su contenido , de seguro se revelaba en mi semblante el con- 
tento y la satisfacción. Testigos de estos hechos pueden ser los señores— 

D. Clemente Rodríguez y D. Julián Pastor que actualmente viven y tienen 

librería en Yalladolid. 

Hasta muchos años después de aquella época no habia comprendido yoMD 
bien la tendencia de mi afición á los libros ; me agradaban todos, y casiK^i 
con igual interés leia una novela como una obra de historia natural ó d f=g 
medicina, mi gusto era enciclopédico; habia nacido indudablemente para^^aa 

ser bibliógrafo; pero la bibliografía no era una carrera con la que se ad 

quiere lucro ó reputación, ni apenas era conocido tan modesto nombre, 



fué preciso continuar la que como hijo obediente habia emprendido pov «*r 
mandato de mi padre. Llegué al fin de ella cursando los últimos años: «s 
con el venerable Sr. D. Joaquin Tarancon, y me recibí de abogado en ls. -a 
audiencia de Madrid, donde vivía con mi madre, viuda, en 1836. 

Nuestra nación pasaba entonces por una de esas crisis cuyas sangrien-^H- 
tas huellas no se borrarán jamás de la memoria de los vivientes y qn < 
trastornándolo todo, ponían en peligro hasta los elementos constitutivos d^Me 
su existencia. Dos partidos numerosos se disputaban el triunfo délas idea^aas 
que cada cual representaba, y no habia medio de mostrarse indiferente < o 

lucha tan general; yo, instintivamente, sin cálculo, sin miras interesada =s. 

sin otro criterio que el que nacía de mi conciencia, y sin hacer profesicam 
de hombre político ni valiente soldado, me incliné allí donde creia qi_^e 
estaba la razón y la justicia, el progreso de las ideas y la felicidad de B— =»- 
paña. Fui de los primeros que escribí mi nombre en la lista de volantes — 
ríos urbanos de las dos compañías, que armadas y uniformadas, dieron M^a 
guardia por primera vez en el teatro de Yalladolid el dia 27 de ahr í * 

de 1834. El capitán y comandante de aquella pequeña fuerza eran D. Ma ' 

riano Miguel de Reinoso y el marques de San Felices, que ya no existen 

Cuando me establecí en Madrid, me incorporé voluntariamente en la conc- - — 
pañía de granaderos del cuarto batallón de nacionales, y en ella seguí has- - "~ 
ta su estincion definitiva , prestando todos los servicios que me correspon- 
dieron, sin haber faltado una sola vez á mis deberes, sin haber pedido ni 
reclamado merced ni gracia de ninguna clase. 

Estamos en 1836. Concluida mi carrera, sino con brillantez, al menos 
con honor, pues en todos los exámenes, grados y ejercicios que tuve, nun- 
ca salí reprobado ; dueño de un modesto patrimonio y de un título de abo* 
gado, era ya llegado el tiempo de fijar mi suerte para el porvenir: me 
reconcentré dentro de mí mismo, examiné con detención mi carácter» mi 
genio» mi capacidad y mis inclinaciones , y conocí, sin grande esfuerao, que 
me hallaba al principio de la carrera, es decir, que la que habia seguido me 
iba á ser casi inútil, porque era enteramente contraria á mis aficiones. Habia 
errado, como suele decirse, la vocación. Mi padre, cuya memoria venero, 
se equivocó sin duda al creer que con su nombre me trasmitirla su genio; 
no fué así : el suyo propendía naturalmente á las cuestiones judiciales y las 
sostenía con tal tesón, que muchas veces traspasaba los límites de la con* 
veniencia; el mió, por el contrario, quiere paz con todo el mundo; así J 
fué que á poco de su muerte arreglé amigablemente siete pleitos que ha- 
bia pendientes. En todos los puntos que no son de honra, porque sobre - 



esto nunca transijo con nadie, es fácil avenirse conmigo : entre la tran- 
quilidad de espíritu y los intereses materiales, no ha estado nunca mi elec- 
ción por estos últimos. 

Tomada mi resolución de no hacer uso del título que acababa do con- 
ferírseme, le guardé en mi papelera, y casi puedo decir también que le ol- 
vidé. Había llegado el caso de dar rienda suelta á mis inclinaciones fa- 
voritas y escogité el medio de contentarlas ; pero no habiendo una carre- 
ra de bibliografía, ni maestros que la enseñaran, ni apenas libros, especial- 
mente modernos por donde aprenderla, era preciso acudir á la práctica, 
á la rutina. Nueva dificultad : yo no era librero ni de familia de libreros, 
ni estaba en situación de empezar por ser dependiente de una casa de li- 
brería, ni tenia quien me ofreciese un destino en alguna biblioteca pública, 
ni genio para solicitarle. ¿Cómo salir de este conflicto y dar pábulo á mi 
afición? Poderes querer, se dice comunmente. Yo quise ser bibliógrafo, y 
á fuerza de años y trabajo, sin reparar en dificultades é inconvenientes, 
despreciando los desdenes que recibo de los ignorantes que se tienen por 
sabios y de los sabios que se tienen por bibliógrafos, sin cejar un punto 
de mi propósito, sin decaer mi constancia un solo dia, no cuidándome de 
que otros que saben mil veces menos que yo, aunque tienen elementos y 
obligación de saber mucho mas, se dan grande importancia y saben sacar 
no pequeños emolumentos, con laboriosidad , tesón y diligencia be podido 
ser bibliógrafo. 

Seguía por aquel tiempo en Madrid la carrera de ingeniero un joven, 
amigo mió y aficionado á libros. Con recursos él y yo nos propusimos 
comprar las bibliotecas particulares que se presentaran á la venta, y así 
lo anunciamos en el Diario de Avisot ; en mi amigo dominaba la idea de 
la ganancia que pudiéramos obtener en la especulación, yo lo consideraba 
como mi aprendizaje en bibliografía. A los pocos dias se presentó la pri- 
mera ocasión, y adquirimos por ocho mil reales la biblioteca del conde 
de Salazar que habían heredado unos sobrinos suyos, pero que no tenían 
la afición de su tío. Aquel primer ensayo nos salió bien, y yo tuve el gus- 
to de manejar todos los libros á mi satisfacción, iniciándome en los pri- 
meros rudimentos de la bibliografía, y aprendiendo de memoria todos los 
títulos de que se componía la referida biblioteca, que no eran pocos. 

En mayo de 1839 fui á Medina con ánimo de realizar todos los bienes 
que en aquel pueblo y otros de la comarea poseía: me acordaba de las 
persecuciones que mi padre habia sufrido allí, unas veces por sus opinio- 
nes liberales, y otras por la voracidad y rapiña de los mandarines que 
dominaban el pueblo, y que á todo trance querían apoderarse de su ha- 
cienda. Aleccionado con ejemplo tan reciente, no quise ser víctima de 
aquellos buitres carnívoros, cuya sed de riquezas no tenia límites, y ven- 
dí iodo mi patrimonio. Llevado de mi deseo de instruirme y de viajar, y 
Con ánimo de establecer en Madrid una librería estranjera y española, me 
trasladé, á fin de aquel verano, á Santander, y desde allí me fui á Paris 
^V Bruselas. Entablé relaciones con los principales editores y comisionados 
cte las dos capitales, hice algunas compras y supe que la antigua librería 
estranjera de Denné, que estaba situada en la calle de Jardines, en Madrid, 
«querían venderla. A mi regreso en principios de 1840, traté con la dueña, 




210 

y nos convenimos fácilmente, porque el entusiasmo allana todas las difi- 
cultades, y yo le tenia grande cuando se me presentaban en perspectiva 
muchos miles de volúmenes. Mi primera operación después de ser dueño 
de tan rico tesoro, que no hubiera cambiado entonces por las minas del 
Potosí, fué trasladar la librería á la calle de la Montera , núm. 1%, cuarto 
principal , y poner en la muestra Denné, Hidalgo y compañía para indicar 
la procedencia, no porque nadie tuviera parte en ella sino yo. 

Pocas lecciones necesitó para imponerme en la marcha y pormenores 
de aquel establecimiento mercantil , el primero de su género entonces en 
España, pues al gran fondo de libros que ya tenia se agregaron los mo- 
chos que yo traje de Paris y Bruselas. Para aprender una cosa, por difí- 
cil que parezca, no hay mejor maestro que la afición , ni mejor método 
que el trabajo y la firme voluntad de querer. Con estos dos poderosos 
auxiliares, todos los obstáculos que al principio parecen insuperables van 
desvaneciéndose, y se consiguen al fin resultados admirables. 

Bien pronto conocí que la librería española necesitaba un periódico 
propio que la desarrollase en sus diversas ramificaciones, y fuera 
giendo en sus páginas los materiales que debian servir algún día 
levantar un monumento digno de la bibliografía de nuestra nación; yo 
había tenido libro en donde aprenderla, y me sonreía el generoso intenti 
de formar uno que sirviera de enseñanza á los demás. Emprendí, pues_ 
en agosto de 1840, el Boletín Bibliográfico español i estraiuero. No Alemas? 
recibido por los aficionados y algunos pocos libreros, pero la mayoría de 
estos, de cortos alcances y estrechas miras, en vez de acogerle como al 
amigo y protector de sus intereses, le consideraron como importuno de- 
nunciador de sus supercherías, y le volvieron la espalda con desden. Afor- 
tunadamente yo no me di por desairado, porque los desprecios de cier- 
tas gentes no tienen ningún valor, y seguí publicando mi Boletín. En es- 
ta primera época de su aparición, preciso es confesar que no tenia todo el 
interés que reclamaba el creciente aumento que iba recibiendo por enton- 
ces nuestra industria tipográfica ; pero faltándome el apoyo de los que de- 
bieran protegerle, y rodeado de otras atenciones perentorias que no podia 
escusar, me era casi imposible hacer otra cosa mejor. Así y todo, recibí 
de los estranjeros varias felicitaciones; de mis compatriotas, ninguna. Pa- 
rece que el genio español está reñido con la bibliografía, y que esta no 
sirve para nada ni para nadie, y sin embargo, son muchos los que tienen 
la pretensión de conocerla, y muchos mas los que debieran estudiarla, 
para que el carmín de la vergüenza no asomara á su semblante en algunas 
ocasiones. 

En el año de 1810, 11 de diciembre, asocié para siempre mi suerte á la 
de doña Manuela Garcia, natural de Poza, provincia de Burgos, é hija del 
contador de las salinas de aquella villa D. José García Fernandez y de do- 
ña Faustina de Oca y Meló; nuestra unión, feliz como puede serlo en esta 
vida de dolores y quebrantos, va caminando dulce y mansamente hacia 
su ocaso. El cielo nos ha colmado con sus dones, concediéndonos cinco 
hijos, que forman todas nuestras delicias. ¡ Démosle gracias por su bondad 
infinita! 

Ln fortuna me halagaba con sus favores en mi nueva ocupación de 



211 

librero, y mi casa era frecuentada por las personas mas notables de Ma- 
drid en ciencias, artes y literatura. Tan favorable éxito en la empresa 
que había acometido, me hizo concebir el pensamiento de plantear una 
imprenta y ser editor. Quería por este medio estender mas y mas mis re- 
laciones y al efecto hice un viaje á Paris en el verano de 1843. Compré la 
imprenta y la establecí, primero en la plazuela de San Martin y después, 
en 1844, en la calle de la Flor Baja. No dio el resultado que yo esperaba. 
Conocí entonces que el bueno ó mal éxito de una especulación depende en 
mucha parte de las personas que uno se asocia para llevarla adelante; yo 
no encontré quien secundara mis proyectos ni quien me ayudase, según 
era su obligación ; unos por su ineptitud , otros por demasiado listos, ca- 
si todos contribuyeron ¿ que tomase la resolución que al año siguiente 
ejecuté, que fué vender la imprenta y la librería ; la primera á los señores 
González y Vicente, y la segunda á Bonat y Jaymebon que habían venido 
de Bayona para establecerse aquí. Parecerá estraño que habiendo yo 
abrazado con tanto ardor aquella ocupación , la abandonase voluntaria- 
mente á los pocos años; no lo hice sin pena, pero era tal la situación de 
mi espíritu al ver que el esmero que yo ponía en cumplir religiosamente 
mis deberes para con los demás, ni era correspondido ni se agradecía si- 
quiera , que se apoderó de mi ánimo el desaliento, y el hastío á los nego- 
cios sucedió al calor con que los había emprendido, amortiguando por 
entonces mi pasión á los libros. Pero aquellas impresiones dolorosas du- 
daron poco, y en el año de 1847 volvió á renacer con mas fuerza mi afi- 
lón bibliográfica. 

Era la época de las sociedades anónimas, y un comercio tan importan- 
e como el de libros no podía menos de tener en ellas su representación. 
■e formaron dos: la Ilustración y la Publicidad. To me puse al frente de 
sta última en la parte que se referia á los libros, y el continuo manejo de 
os muchos que necesariamente pasaban por mis manos acrecentó mi 
audal de conocimientos bibliográficos. Teniendo mi vista fija en un 
iempo lejano, en que debía formar una obra de que carecíamos, con men- 
ina de nuestra honra nacional, no desaprovechaba ninguna ocasión de 
ornar notas y notas de libros, hasta que á fuerza 'de años se reunieron 
materiales bastantes para el edificio que pensaba levantar á la bibliografía 
spafiola. Dios se ha servido concederme la cualidad de la perseverancia 
Mura no desmayar, y el esfuerzo de ánimo y robustez de cuerpo para tra- 
bajar sin descanso. Confieso, sin embargo, que no he hecho todo lo que 
xxiia, y todo lo que deseaba; pero esta falta de que me acuso tiene su 
ustificacion. El siglo en que vivimos, el bullicio de la sociedad que fre- 
cuentamos necesariamente, las oscilaciones de la fortuna que alcanzan ai- 
junas veces á las familias, y la obligación de acudir á las apremiantes 
íecesidades de la vida, no son ciertamente los elementos mas á propó- 
sito para consagrar muchos años á un trabajo, útil si, pero sin lucimiento 
f sin recompensa; pues aunque no he sentido las amarguras de la mise- 
ia, ni el punzante deseo del fausto y de las riquezas, he tenido necesidad 
le dedicarme á otras ocupaciones que me proporcionaban lo que no podía 
sperar en el ejercicio de mi pasión favorita. 

Aquel aluvión de sociedades fué desapareciendo poco á poco, y en 1851 



212 

llegó el turno á la Publicidad. Memorias bien tristes han dejado algunas, 
y no es nada risoefia la que mé ha quedado á mí de la que me cupo en 
suerte. Por regla general medran poco los que como yo hacen alarde de 
no marchar con la corriente del siglo, y prefieren estar en minoría á 
trueque de no renunciar á ninguna de las cualidades morales que han re- 
cibido de mano de la Providencia. Los genios acomodaticios y los que se 
doblegan con facilidad á las exigencias de otros, cuando de su condescen- 
dencia pueden sacar fruto, han vencido casi siempre á los que no han te- 
nido otro escudo de defensa, ni otro norte que los guie, que la pureza y 
rectitud de sus intenciones. Muchos sinsabores, disgustos y pérdidas sufrí 
yo entonces, por no transigir con lo que mi conciencia repugnaba , y mi 
honra no podia admitir: la tormenta fué cruda, terrible y larga» pero la 
resistí con inquebrantable fortaleza , y conseguí por fin anonadar y con- 
fundir á los miserables, que valiéndose de medios arteros y viles, quisie- 
ron empañar con una fea mancha el terso blasón de mi nobleza, que ha 
llegado hasta mí inmaculado desde la mas remota antigüedad , y pasará 
así á mis hijos. 

Disuelta la Publicidad y no queriendo permanecer en la inacción, que 
está reñida con mis hábitos y es un peligroso escollo > pensé en piratear 
en Paris un establecimiento de librería española, que sirviese de centro al 
comercio entre España y América, y al mismo tiempo , como casa de co- 
misión, para importar en nuestro país los muchos objetos que de allí dia- 
riamente se necesitan, y que se relacionan con la imprenta y librería. Co- 
mo lo pensé así lo puse en práctica. ED noviembre de 1892 v después de 
haberme puesto de acuerdo con los principales editores españoles, me tras- 
ladé con toda mi familia á aquella capital, y antes de terminado el año se 
abrió al público la Librería universal española, en la calle Paveé Saint-A o- 
dre, núm. 3. Siempre he reconocido la necesidad de un periódico espe- 
cial que dé á conocer los productos de la librería y facilite su venta, y 
así como en Madrid di á luz desde 1840 á 1851 once tomos del fiounx 
Bibliográfico, en Paris empecé otro con el título de: El Comercio, kmóm- 
go mensual de la librería universal española, que por circunstancias parti- 
culares que se dirán, solo duró desde enero á setiembre de 1858. 

Habi3 á la sazón en aquella capital dos sugetos importantes que proce- 
dían del ejército carlista, y que teniendo afición á las empresas editoria- 
les, me manifestaron deseos de asociarse á mí, para que reunidos sus es- 
fuerzos y recursos á los mios, adquiriese mayor ostensión el pensamien- 
to que me habia llevado allí. Resistí al principio sus indicaciones, porque 
no soy propenso á formar sociedad con nadie, pero cedí por último á rue- 
go de mi amigoel poeta D. José Zorrilla , y nos convinimos en las bases ée 
nuestro contrato. Al irle á estender tropezamos con la dificultad de que 
aquellos señores no querian, por su carácter de emigrados, que sas nom- 
bres se publicaran en dos ó tres periódicos que la ley exigía en la constitu- 
ción de las compañías mercantiles. Creí, candido de mí, en sus protestas 
y palabras, y firmamos simplemente un papel de compromiso, sin ninguna 
fuerza legal y sin mas garantía que su buena fe. Era por un aflo la obli- 
gación, porque yo calculé que en todo aquel tiempo se recaudarían fondos 
para hacer frente álos gastos del siguiente y sucesivos; pero á los cua- 



tro meses quedó burlada mi confianza, no contribuyeron ya con aquello 
& qoe se habían comprometido, olvidaron su palabra y me dejaron en si- 
tuación angustiosa y comprometida. Desde aquel momento todo fué mal; 
se perdieron los gastos que se habían hecho, se perdió io que yo particu- 
I ármente poseía, y regresé con la familia á Madrid. 

Este último descalabro, efecto de mi honrada confianza y de la falta de 
mis socios, me desconcertó completamente, é hizo nacer en mi ánimo una 
profunda aversión á los negocios, y un desvio tal hacia los hombres, que 
determiné abandonar completamente el comercio, que ya no ofrecía para 
mí aliciente ninguno, puesto que no había encontrado en él ni buena fe en 
los contratos, ni religiosidad en el cumplimiento de las palabras. 

En el verano de 1854 fije mi residencia en Villafranca Montes de Oca, 
cerca de Burdos, y en cuyo pueblo poseíamos varias fincas que mi mujer 
había heredado de su familia. Allí permanecí cinco meses entregado al 
cuidado y educación de mis hijos, y habría pasado el resto de mis días, 
si el deseo de estar al lado de mi madre no me hubiera vuelto á Madrid, 
en noviembre del mismo año. 

Algo se habían modificado mis gustos en el corto tiempo que pasé en 
el pueblo; al de la bibliografía que no era posible cultivaren aquel pun- 
to, le reemplazó el de la agricultura, que ocupa entre mis aficiones pre- 
dilectas el segundo lugar. Pero una vez de nuevo en Madrid había que 
pensar en algo, y personas que me querían bien hablaron en favor mió. 
al que era á la sazón (mayo de 1855) ministro de Fomento, Sr. D. Francis- 
co Luxan, y ocupé una plaza en la secretaría de aquel departamento. No 
quiero desaprovechar la ocasión de manifestar aquí, como testimonio pú- 
blico de mi eterno reconocimiento, el favor inapreciable que dicho señor, 
y mis cuñados D. Joaquín Ruiz Cabañete y D. Antonio Díaz Gabañete me 
dispensaron en aquella ocasión , y que he grabado para siempre en mi 
alma. 

Mi nueva posición oficial y el retiro voluntario á que me condené, ha- 
bitando en Chamberí una casita con jardín, volvieron la calma á mi co- 
r^zon, que tanto lo necesitaba. Los deberes de empleado del gobierno eran 
tldciles de llenar, al que estaba acostumbrado á trabajar sin descanso la 
*üayor parte del día y de la noche. Cumplida mi obligación en las horas 
*%e reglamento y á satisfacción de mis jefes, pensé en ocupar útilmente el 
* mempo que me quedaba libre, y habiendo hablado con D. Carlos Bailly-Bai- 
i^iere, que á su pasmosa actividad, inteligencia y honradez, reúne un de- 
«r idido amor á la bibliografía , reanudé mis interrumpidas tareas y salió á 
A miz, desde enero de 1857, El Bibliógrafo. Para llenar el vacio de cinco años 
[ue quedaba entre la suspensión del Boletín y este último, incluí en él las 
publicaciones hechas en aquel periodo. 

No habiendo convenido al Sr. Bailly-Bailliere continuar la publicación 
i e El Bibliógrafo, terminó nuestro contrato al fin de 1859, y en el año si- 
miente, después de haber invitado á algunos libreros, sin ningún resulta- 
do, porque á todos parece que les causa miedo, me encargué yo solo del 
letin Bibliográfico Español, del cual van publicados cuatro tomos con 
sus índices, y sigue actualmente saliendo á luz. Forman las tres épocas 
diez y ocho volúmenes. 



> 



214 

Mi costumbre de ver libros y tomar notas como indiqué al principio -, 
rara vez ha dejado de estar en ejercicio, y habiendo puesto en orden lo^^_ s 
inmensos materiales que tenia reunidos, me decidí por fin, en 1868, ádaiK- r 
principio á la publicación del Diccionario general de bibliografía española 
ala Tipografía española de fray Francisco Méndez, corregida y aumentada. 

He terminado la relación de mi vida. Los críticos y los literatos halla— *m- 
rán en el estilo con que está escrita, muchas faltas, grande incorrección» ^-» , 
desaliñados conceptos ; lo sé: no presumo de sabio ni de elocuente: m^».me 
contento con el papel de bibliógrafo , y en esta modestísima esfera 
que he prestado á mis conciudadanos y al pais en que he nacido, los ser- 
vicios que mi corta capacidad ha podido alcanzar ; sino han sido mayores * 



no ha dependido de mí : los he ofrecido, solo una vez, porque no soy im 
portuno, al ministro y á los jefes que han podido utilizarlos; me sentiacm-ái 
con fuerzas, colocado en situación conveniente, para haber hecho lo qu».KJie 
hasta ahora no veo que nadie haya realizado, porque falta comunmente :M .te 
entusiasmo y laboriosidad. Me engañarla mi buen deseo ó un amor pro- «3>- 
pio escesivo, pues todos me han oído con la mas glacial indiferencia. Ten— al- 
drán razón. Mi conciencia me dice que debo estar satisfecho de habeK ^sr 
cumplido como bueno la misión con que debí venir á este mundo» y lo es- «*• 
toy. Esta recompensa, única que hasta ahora he conseguido, nadie pne dLJ * 
arrebatármela. Modesto en mis aspiraciones, libre mi corazón del tormé n - — 
to de los goces materiales, sin ambicionar honores, títulos ni riquens,^ 
sigo cumpliendo con todos mis deberes, trabajando sin cesar, y gozando 
en mi retiro de la inefable dicha que trae consigo la buena salud deL 
cuerpo, la paz del alma, y la compañía de los seres queridos que me ro- 
dean, mis hijos, mi madre, mi mujer. 

Chamberí St de mayo de 1864. 

Dionisio Hjdal60. 



INTERIOR DEL TALLER DE GUTTEMRG. 



I. 



81 taller de Guttenberg.— Estado de los espíritus en el siglo XV.— 
Antecedentes de la Imprenta (1). 

Se ha escrito mucho sobre los orígenes de la imprenta. Sin discutir las 
opiniones de los que me han precedido, sin ocuparme en la controversia 
sustentada por mas de -cien respetables eruditos , demasiado ingeniosos 
algún** veces, mas veces aun discretos y todos de distinta opinión, me 
«tendré, con una modesta sencillez, á los antiguos documentos que Schoep- 
flin el alsaciano publiqó en 1760, y que contienen autos judiciales relati- 
vos á la vida de Guttenberg. Es la carpeta de los litigios sostenidos des- 
de 1441 y 1470 por el caballero magancés Juan Carne de Ganso de Bucna- 
numtann; tal es el fcstravagante nombre que llevaba: «Hans GensQeich vou 
Guttenberg.» Esa carpeta auténtica, ese antiguo dialecto alemán mezclado 
con el de la Alsacia, esas deposiciones de testigos oscuros , esas habladu- 
rías de criados, esa charla de la gente añeja del estado llano, rumores 
de barrio y de plazuela , sentencias del bourgomaestre , reclamaciones de 
proveedores, prometen poco: metced á ellos , sin embargo, la llave del 
taller primitivo ha vuelto á encontrarse. Se ve al través de ellos las pren- 
sas, los husillos, los moldes, los caracteres, la pequeña casa de piedra 
i-ojiza situada sobre las márgenes del Rhin, la bóveda subterránea del 
inventor. 

Antes de seguirá Guttenberg durante su vida, será bueno conocer los 
tiempos á que vamos á trasladarnos. En medio del siglo XV , una gran 
cosa iba á desaparecer. El mundo feudal se hallaba próximo á su fií^ Ha- 
bía representado la fuerza brutal y salvaje, triunfando de la disciplina 
romana enervada, y caía á su vez víctima de su principio llevado al es- 
ceso. Había abusado de su grandeza y su temible gerarquía se habia es- 
trellado en la anarquía de las rivalidades. La sangre de los Armagnacs y 
de los Borgoñones la ahogaba. El conde de iaiz decia la misa negra en 
honor del demonio al degollar los niños recien nacidos; efra el último 
monstruo que se aparecia, como acontece siempre cuando las institucio- 
nes perecen; el Heliogábalo de esa sociedad sangrienta. En frente de él, 
como un símbolo contrario, Juana de Arco se eleva sobre las minas del 
feudalismo espirante, último tipo de lo bello, tal como se concebía en 
una época de acción y de piedad. 

Unidad en el mundo político, luz y análisis en el mundo intelectual, 

(!) Consúltese:— Berington.— Eraemt Epístola. 
Aldi Manuttl Epístola. 
Vindicta Schffipflliniana. 
Maittaire.— Hlsi. de la Imprenta. 
Halla*.— Edad-media, etc. 

1« 



> 



216 INTEIUOR 

eran las dos aspiraciones de aquella época. Los grandes vasallos pasan; 
las monarquías se engrandecen ; el tercer estado levanta la cabeza ; los 
reyes le lian tendido la mano. Hasta la caballería misma es una espada de 
adorno, una arma de parada, un recuerdo mas bien que un hecho; en el 
lugar de los San Luis, de los Suger y de los Bayard, algunos hombres de 
sentido recto é irónico son los instrumentos políticos de los nuevos tiem- 
pos. Una vez es un maestro de aritmética llamado Jean Bureau, otra un 
banquero llamado Jacques Coeur ; mas tarde un rey mas astuto que esos 
plebeyos, mas taimado que esos hábiles, Luis XI. Este acaba de matar al 
feudalismo, cuyo cadáver lega á su sucesor. Francisco I no encuentra en a 
«M mas que un 'fantasma c[ue en vano intenta reanimar. 

El espíritu de análisis , luchando violentamente desde el reinado de ^5 
Carlos M, comenzaba á desarrollarse; el clero que habia favorecido el .M 
movimiento intelectual , marchaba á la par con el hombre de la ley; la ~mb 
escritura se iba haciendo un arma temible ; era aquel un tiempo de grnu ^ami 
fermentación para las inteligencias. Un furor por la lectura que Luis XI ~^H 

v el duque de Borgoña sentían á un tiempo, un frenesí por escribir cons- 

tatado por las enormes ganancias y la elevada consideración de los copis- 
tas; un ardor de saber, de comprender, de sacudir, en fin, el árbol de 
vida y muerte , el árbol de la ciencia, una fiebre general se habia apode — 
rado de toda Europa. En Italia Petrarca y su triunfo, Bocacio y sus nono — 
res , Dante y su gloria clásica escitaban y exaltaban esa fiebre ardiente. 
Entonces el mejor regalo era un manuscrito, la mejor propiedad la de un 
volumen. Hay tal afán en escribir, que las palabras se confunden, las- 
letras no forman mas que un rasgo, los vocablos una línea, y la* líneas. 
como dice Cíemenos, un bordado indescifrable con calados y enrodó» mas 
variados que las torres afiligranadas de nuestras catedrales. Durante cin- 
cuenta años, todos los hombres instruidos se quejan de la ilegibilidad de 
los caracteres cursivos; se multiplican las abreviaturas, como si el pensa- 
miento, quejoso de la imperfección de su instrumento, 1q hubiese despeda- 
zado en su cólera. 

Esta irresistible presión que el género humano ejerce sobre sus desti- 
nos, merece ser observada con mas atención que las fechas, los documen- 
tos, las citas y los testimonios. El género humano necesitaba un nuevo 
instrumento v lo creó. Durante todo el principio del siglo XV se siente la 
vehemencia del elemento comprimido que va á alejar sus diques ó á der- 
ribarlos. El Mediodía posee ya talentos agradables ó sublimes y goza de 
tos productos de la inteligencia, primicias de los frutos que habían bro- 
tado bajo su sol y con el auxilio de su antigua herencia. Hay mas inquie- 
tud en el Norte, mas juventud, menos adelantamiento, mas ambición. 
El pueblo se despierta, la población se aumenta, los plebeyos se reúnen, 
el bienestar reclama nuevas necesidades. Se perfecciona lo que se tiene, 
se toma prestado lo que no se tiene. El clero inferior contribuye áeste 
impulso; el alto clero, vestido con su cota de malla y enarbolando la cruz 
pacífica, se creería deshonrado si renunciase á la educación de las so- 
ciedades, y por mas que se haya dicho lo contrario, trabaja en ese sen- 
tido, á pesar de sus faltas, de crear tres papas y de matar gente, cosa 
que no pretendo disculpar. 

En tales circunstancias y bajo esas influencias se dio con el modo de 
no necesitar á ios copistas , de hallar remedio á sus errores y á su lenti- 
tud, de copiar mecánicamente . de copiar exactamente, de multiplicar 
los ejemplares hasta lo infinite, de perpetuarlos para siempre; es decir, 
de eternizar el pensamiento. La imprenta nació. 

¿De dónde procede? Algunos dicen que de China y de Tartaria. Bernhart 
de Malinckrot (1) examina la cuestión de saber si Saturno fué el primer 
impresor (2). Oiro erudito, Roberto Mentel (3), no está lejos de atribuir 

fl) /)- oriu ac progresan oriis lypographieae ele, a B. Malinckrot Decano monasterio- 
sl.etc. v^ulonla» Aijrip. 1610, in4.°) 
ii) Saliirnus an inveneril typo>;riphlani, p. 3. 
(3) B. Menlclil üe vera tipoKroplna» origine parénesis 1630, lo *.*, p. H. 



DEL TALLER DE GUTTENBEAG. 217 

el mismo bonor al griego Agesilao, el cual, según Plutarco, hizo apare- 
cer sobre el hígado de un enemigo inmolado la señal de la palabra nike 
« victoria » trazada en negros caracteres sobre la palma de su mano. Lo 
que sí es cierto , es que desde la época de Marcus Tullius Cicero se estaba 
á la puerta de ese milagro sin traspasar sus umbrales, en los que el es- 
píritu humano se quedaba clavado. Cicerón había dicho: «Tomad todas 
las letras del alfabeto; separadlas y tiradlas al suelo. ¿Esos caracteres po- 
drán componer* una frase?» Sin duda que esos son los indicios elementa- 
les de la imprenta. Se habia llegado mas allá, se habian separado y mo- 
vilizado los caracteres para enseñar á leer á los niños, como lo prueban 
Quintiliano (1) y San Gerónimo (2). Los tipos movibles gravados al revés 
servían para imprimir nombres sobre las baj illas y objetos de barro coci- 
do, que presentan muchas veces algunas letras mal colocadas por casua- 
lidad (3). Ni Cicerón» sin embargo,, ni los grandes hombres ele la edad 
media habian soñado en la estension de esta industria. 

Es siempre necesario que el entendimiento humano y las necesidades 
de nuestra raza repitan millones de veces un esperimento, antes de que 
puedan deducirse todas las consecuencias de un hecho. Esta graduación 
imperceptible, perfeccionando sin cesar la herencia de los siglos, prueba 
nuestro poder y nuestra debilidad, la grandeza de la humanidad y la pe- 
quenez del hombre. Los antiguos conocian la fuerza del vapor y no la 
aplicaban. En el siglo XVI esa fuerza pareció tan evidente á un hombre 
de talento, al italiano Manzolli, que fundó el sistema del mundo con el 
vapor. Dice espresaraente en su poema intitulado el Zodiaco de la vida 
humana, que los astros, los cometas y todos jos mundos marchan por 
medio del vapor: 

Vidi ego, dúm Romae, décimo regnante Leone, 

Essem , opus á figulo factum , ju ven Laque figurara, 

Efflantem augusto vaiidum ven tu m oris hialu. 

Quippe cavo infusa m retinebat peclore lympham, 

Quee subjecto igni resoluta exibat ab ore • 

In faciem venti validi longéque furebat. 

Ergo eliam ventus resoluta emittitur undá, 

Dum vapor exhalaos fugit impeliente calore; 

Namque fugare solent sese contraria semper, etc. (4). 

«León X reinaba cuando vi la obra estraña de un alfarero. Represen- 
taba la figura de un joven cuya boca exhalaba una respiración violenta. 
Dentro de su pecho se habia introducido agua que se trastornaba en vapor 
por la acción del fuego encima del que estaba colocado y que salia con 
furor; de ese modo es como la onda vaporizada adquiere una fuerza ir- 
resistible, etc., etc.»— Manzolli deduce el sistema del mundo de esta fuer- 
za que encuentra en todas partes. 

El verdadero inventor de la imprenta ha sido el género humano. Nada 
hay mas natural que fundir un tipo en un molde después de haberle visto 

§rabado en relieve; nada mas natural que esculpir una letra en el metal 
espues de haberla visto grabada sobre madera; nada mas lógico que di- 
vidir las letras del alfabeto cuando ya se han dividido las palabras , que 
separar las palabras después de haber separado las páginas y subiendo 
- siempre por esa escala, que grabar páginas después de haber grabado 
naipes, que hacer naipes con dibujos después de haber fabricado timbres 
ó sellos en relieve; y por último, que ensayar el relieve después de ha- 
ber hecho uso del sello hueco: todo esto es muy sencillo. Se han necesi- 
tado sin embargo cuatro mil años para descender todos esos escalones 
<fesde el sello á la imprenta. 

C X) Eburneat UUerwum formas. (Instituí, orat. I. %.) 

<*) Fiant nuera buxeae(Bpist. ad Paulum.) 

<3) Wold's Geschlchte der Wissenscnaften etc. Halle, 1781, p&g. 3A4. 

<4) yarcelU Pallngenii Zodiacus vil» humana. Aqoarlus. p. 339, ? . 11». 



218 INTERIOR 

Esta nació, no á despecho üe la religión cristiana y católica, sino en 
su seno mismo y amamantada por ella. Como primeros monumentos, 
<>omo átomos elementales de este descubrimiento, se encuentran leyendas 
groseramente esculpidas , reproducciones de rezo sobre trozos de made- 
ra, fragmentos bíblicos, libros de educación redactados por monjes. Asi 
debia suceder. El clero era el único director de las almas y de los enten- 
dimientos. Ya se esplique el origen de la imprenta por los pequeños ¡kmats 
de Holanda (1), ó por las barajas del siglo XV (2), no hay modo de des- 
entenderse de la influencia del clero. Los filósofos de los últimos tiempos, 
harto poro devotos, como todo el mundo sabe, han hecho todo loque 
han podido para ocultar esa procedencia eclesiástica ¡Cuánto no han 
dicho contra los monjes agustinos, dominicos y benedictinos! Esos mon- 
jes son los primeros promovedores de la imprenta, ó mejor dicho* los 
primeros impresores. Habían construido las catedrales, las habían ador- 
nado, esculpido, festoneado y llenado de vidrieras transparentes, acom- 
pañadas de leyendas. Todas las artes se habian desarrollado bajo su mano; 
A clero se hábia apropiado todo, hasta los juegos; había insinuado su 
alma y su espíritu en todas las cosas. Se había apoderado del drama , de 
la sátira, de la caricatura, de la oda, de la música, y refiriendo á Dios 
y á sí propio todas las creaciones, todos los placeres, todas las necesi- 
dades del hombre , le hnbia rodeado y envuelto por todas partes. Podrá 
censurarse, si se quiere, pero no podrá negarse ese carácter popular y 
universal del catolicismo que se lee en nuestras catedrales y en los mis- 
terios que ha hecho representar. La edad media era necesariamente <»n- 
lética. Esta síntesis católica llegaba á su apojeo en el siglo XIII. 

No había una sola iglesia notable por su belleza que no estuviese ador- 
nada de sus vidrieras engarzadas y resplandecientes como diamantes, ma- 
tizando aquí y allí el pavimento de púrpura, de azul, do oro, y presen* 
tando toda la historia de la Biblia brillando al sol. Era la Biblia del pobre. 
No sabia leer, pero veía. No pudiendo evitar las pasiones ni el desarrollo 
de las facultades humanas, el clero, es decir, el espíritu católico, las ha- 
bía* con íiscado en su provecho; por eso se habia atraído á los titiriteros» 
hecho trabajar á los juglares, escrito y representado comedias, y apode- 
rado de la música. Cuando vio andar fas barajas en todas las manos, in- 
tentó aplicarlas á usos mas nobles y piadosos. Con ellas se perdía el di- 
nero; quiso que por su medio se procurase obtener la salvación. 

Reinaba una afición decidida por los juegos de naipes. La menos pere- 
cedera sin duda de todas las dinastías es la del rey David > de Salomón y 
de César, graves cabezas que llevan tan benévolamente su inocente dia- 
dema, y á quienes Rabelais parece haber reasumido en la bendita figura 
de su Pantagruel. Un monarca de la baraja no es digno de desprecio; es 
la idealidad de un rey á la manera del pueblo de la edad media, que veía 
en él á su defensor paternal. Nada hay mas histórico que esas figurillas 
patiabiertas y de ojos saltones; que es* 1 pequeño abanico de la reina Ju- 
dit, y la pica del varlet ó escudero , nuestro amigo Héctor, con su ade- 
man provocativo y los escudos de armas de las reinas , blasón tan largo 
que cubre la mitad de sus castos cuerpos ; y las picas , símbolos de los 
soldados; y los bastos, símbolo» de los paisanos; y los oros, símbolos del 
estado llano; y los corazones, símbolos de las mujeres. Ya desde la in- 
fancia inquirimos el sentido de esos misterios, y hablamos algunas horas 
con Lancelot. Esas bellas imágenes, pintadas y doradas por un lado» y 
blancas por el otro , fuertes como planchas de madera y muy pintorre- 
teadas , formaban las delicias de todos. Ese símbolo gustaba entonces á 
todo el mundo. Los reyes y las reinas ganaban en ello de seguro, y los 
poderosos sacaban también siempre su partido. 

El clero se propuso en su vista desterrar los naipes , juego de azar y 
de abominación, y aconsejar á los fabricantes la creación de nejas sueltas 
de pergamino que representasen eu vez del pagano César y de la pagaua 

\\) Veinte la* ingeniosas dberlncione* de Mr. León Delibordc, Tecbener, Ittt. 
(i) li^fftich. VebímcM, etc., 1847. 



„¿L TALLER DE GUTTENBERG. S!9 

Dido, hermosos santos y santas con leyendas y á veces con sus nombres. 
La empresa no era difícil ; bastaba para ello con copiar los cristales de 
todas las iglesias. Se jugaba así á los naipes con los fíeles, y de ese modo 
aunque no supiesen leer no podian cerrar los ojos y olvidar á Moisés, 
á Faraón, á Josef ó Jacob. Muy luego esos nuevos naipes del tamaño de 
una mano fueron buscados con afán y reunidos para hacer con ellos co- 
lecciones de grabados. Los vidrios y las ventanas de los conventos se 
destiñeron sobre los pequeños volúmenes primitivos. Todas las vidrieras 
del monasterio de Hirscnau se encuentran reproducidas, dice Lessing (1) 
en el venerable libraco llamado Biblia Pauperum. 

Esos naipes estaban grabados sobre madera como las antiguas barajas. 
No habia en ellos ni perspectiva, ni proporción ni degradación de luz. 
£1 estudio de las vidrieras perfeccionó sin embargo los grabados sobre 
madera ; dio origen á dos gremios, el de los tallistas de madera, y el de los 
pintores de letras ó imagiarios , ambos muy ricos. De ese modo el dibujo, 
el grabado, la pintura, el estampado que* se imitó de los antiguos sellos, 
habían contribuido ya á formar ese arte que no era todavía mas que un 



Podo eso pasaba en los momentos en que fermentaba la estraña exal- 
tación que he descrito, en que el rey buscaba libros, en que el pobre 
(pieria descifrar una inscripción , en que se comprometía á un copista con 
seis meses de anticipación, en que Alfonso de Ñapóles hacia las paces con 
Mediéis que le habia prestado un manuscrito. Puesto que ya se grababan 
leyendas de santos sobre trozos de madera, ¿por qué no se habian de gra- 
bar sobre ella también palabras , frases y párrafos? ¿ Por qué no valerse 
del mismo medio para sacar muchas copias? El clero solo podía ganar en 
esta popularización de las leyendas y de los salmos. Esas imágenes gro- 
seras de santos que se ven .colgadas encima del bogar de nuestras chozas 
son completamente semejantes 6 los informes ensayos de la imprenta. 
JSsfa principia por pequeños specula humanas salvationis, por gramáticas para 
«1 uso de los conventos, por fragmentos de cánticos que reemplazaban 
económicamente á los libros impresos. No me propongo investigar aquí 
cuando terminó la época del grabado en madera o xyfografia, cuándo y 
jx>r qué manos afortunadas se movilizaron los caracteres del alfabeto á 
Tos cuales esta subdivisión dio tanto poder, si fué en Harlen en 1400, en 
Strasburgo en 1440, en Maguncia en 1460, en Bamberg ea 1461, donde 
se veriticóese prodigio. Cada una de estas opiniones cuentan sus autori- 
dades; no seria imposible que todas tuviesen razón; que algunos ensayos 
incompletos, que algunas tentativas abortadas, hayan precedido al descu- 
brimiento definivo que debia reemplazar al manuscrito con el libro impreso. 
Un libro era entonces una cosa sagrada, costaba seiscientos francos; se 
le depositaba en manos del notario, se le encerraba en un cofre de oro, 
se le sujetaba con una gruesa cadena al atril en que se leía. Era un moti- 
vo de contento poder, por medio de trozos ó planchas de madera, repro- 
ducir siquiera groseramente un bello manuscrito. El operario grababa las 
letras al revés, las uutaba con tinta espesa, y después de haber pasado 
el rodillo sobre el pergamino ó él papel, presentaban estos una impresión 
imperfecta de aquellos caracteres mal tallados y desiguales. Nunca impri- 
mía mas que de un Indo; pegaba juntas las dos hojas que quedaban en 
blanco, lo cual daba á las páginas la consistencia del cartón. Esos Specula, 
y esos Donáis que entusiasman al bibliófilo no se distinguen por cierto 
sino ñor su escesiva fealdad ; se hallaban muy esparcidos y en número 
considerable, en Flandes, sobre todo, donde el movimiento religioso se 
mezclaba al movimiento industrial, y por toda la línea del Rhin, cuyas 
ciudades se levantaban llorecientes en medio de sus risueños viñedos. 

Aquí comienza una novela llena de hechos estraños. Consta de tres 
partes, y la componen cinco autores: Un viejo platero astuto, rico y há- 
bil; su nija, rubia alemana; un joven copista lleno de talento y atrevi- 
miento, aunque algo curial, un noble caballero alquimista y pobre, y un 

(\) Ussings Bqitrcege. II. S. 127. 



2 SO INTERIOR 

individuo del estado llano ansioso de hacer su fortuna; esta era su única 
cualidad. Se llama Andft* Dryzehn; el platero Hans Faust; su hija Cristi- 
na Fauslina ; el pasante Pedro Schoeffer y el caballero Guttenberg. Alga- 
nos de los hechos que tendré que alegar parecerán poco conformes á lo 
que se lee en las biografías y en los manuales , dado que la mayor parte 
de esos libros persisten en la venerable costumbre de copiar el error pre- 
cedente. Yo me he complacido en leer y en estudiar los documentos pri- 
mitivos (1) que el alsaciano Sehoepfln desenterró en 1760, cuando el 
Pfenningthurn, torre de los archivos de Strasburgo, cenotafio de pergami- 
nos que jamás se hubieran leido, se hundió. Fue preciso entrar en el san- 
tuario, y penetró en él con los arquictetos. Encontró allí bulas de oró, la 
antigua bandera desteñida, diplomas y escriturasen alemán del siglo XV (2). 
Allí se encontró también la vida de Guttenberg, revelada por medio de 
muchos viejos pleitos escritos en lengua antigua y roídos de ratones; 
porque Gnttenberg ha pasado su vida entre los pleitos perdidos, las espe- 
ranzas fallidas, al lado de su hornillo encendido y de les elementos de sus 
invenciones inútiles para él , útiles al mundo. Antigua y eterna historia; 
una leyenda mas en el martirologio del genio; el dinero se apodera del 
talento, le esplota y le despedaza. La historia del talento tiene su morali- 
dad trágica: todo primer inventor es una víctima; Promoteo roba el fuego 
sagrado y sucumbe. 

En aquella época en que se aguzaba el ingenio por todos lados para imi- 
tar el arte de los copistas por medio de los trozos de madera mejor ó peor 
esculpidos, en 1424, en el momento en que la Italia derramaba sobre la 
Europa un soplo embriagador y en que el feudalismo se mona en medio 
de sus orgías, un caballero de Maguncia , de antigua y pobre familia, 
muere en esta ciudad dejando á su hijo de edad de quince años, por 
única herencia, una pequeña renta sobre la villa, su espada y mucho or- 
gullo. Inmediatamente después de la muerte de su padre, Hans Gensfleisch 
Guttenberg abandonó su pueblo natal y salió para strasburgo. Tenia, como 
lo probará suficientemente su historia, un carácter altivo, emprendedor 
y eslrafio. Las rentas del padre no fueron pagadas al menor, quien acotó 
su bolsa y reclamó en vano el abono de lo que se le debía. Sea que hubiese 
estudiado en Strasburgo ó que otras atenciones hubiesen ocupado al joven, 
como parece probarlo el proceso que le suscitó mas tarde Anna von Iserin 
Thur, joven noble, por una' promesa de matrimonio que no le había cum- 
plido, lo cierto es que á los veinte v cinco años no habia podido hacerse 
pagar por la ciudad de Maguncia. "El joven caballero descontento y con 
justo motivo, declaró, como Coriolano, la guerra á su patria. Hace detener 
y encarcelar al escribano magancés Nicolás, como responsable de la den - 
da. Maguncia intenta transigir; los dos senados de Strasburgo y de Ma- 
guncia entran en negociaciones. Hans Guttenberg suelta su prisionero bajo 
una eficaz promesa de pago; pero vencedor en este punto, es derrotado 
en otro. Anna von Iserin gana su pleito contra él, le obliga á casarse, v 
llega á ser Anna Guttenberg. Este es el prólogo de aquella estraña exis~- 
tencia , tal como resulta de las piezas de esos dos procesos. 

Mientras que la bella Anita hacia su felicidad á pesar suyo, ¿qué estu- 
dios, qué ensueños ocupaban al caballero? ¿Cómo pasaba su tiempo en 
aquella ciudad curiosa, llena de la edad medn, semi-alemana, senii- 
francesa, activa y fantástica, vehemente y meditabunda, que refleja su 
imagen en el Rtiin y que da frente á los Vosgos? No aparece en ella ni 
como comerciante, ni como banquero, r\\ como hombre de armas, ni como 
hombre de ley; sueña. El soñador, sin embargo, que ataca á una ciudad 
y que trata con ella de igual á igual, no es un hombre sin energía. ¿Por 
ínedio de qué artificios mágicos inspiró una veneración tan grande A sus 

1) Fournier. V^olter y nibritn fcun atacado la autenticidad de ew» procedí mito tos. 
OlHTlin , B<Diir y sooro toJo M. Lrou Helábanlo , lian piobad» su Irrecusable autenticidad. 
otros do< documenta fabo*, de <|ue no hablaremos lun *ido fabricados en ftvorde Gut- 
tenlierppor Bodm.m, archivero magancés. 

(i) Die ist die warliiit, etc. Véase Schwpflir., Y ndiciac, eli . MeermíiD Oriftna> etc. 



BEL TALLER DE GITTENBERG. 221 

nuevos conciudadanos que se agolpaban en torno suyo, que le acosaban, 
que le suplicaban que se dignase comunicarles sus secretos , vendérselos, 
admitirles en la participación de sus beneficios, revelarles sus descubri- 
mientos y sus triunfos {arte* mir ahiles ,— Sin Kunste und afenthur)1 Lo igno- 
ro absolutamente ; lo que pocos sabios han querido ver , es ese estraño 
ascendiente de Guttenberg á la edad de veinte y cinco años, pobre y ca- 
sado, sobre todo lo que le rodea. Se cree en él; se espera en el; posee el 
gran arcano; es on cantador, alquimista y mágico. Tiene mucho de cómi- 
co , y lo lia pintado muy bien en su Alquimista el dramaturgo inglés Ben 
Jonson , esa oleada de buenas gentes ávidas de ganancia, disputándose de 
antemano el oro que fabricará el poseedor del secreto maravilloso. 

Nos hallamos lejos de la imprenta y estamos muy cerca de ella, sin 
embargo. Un individuo llamado Andrés Dryzehn , tiene un pequeño patri- 
monio y solo desea una cosa, asociarse á ese Guttenberg, que es mágico. 
Dryzehn estaba fanatizado por él; aquel entra en tratos con este y le enseña 
un secreto para tallar el diamante, otro para hacer ó para perfeccionar 
los espejos. Dryzehn gana mucho con ellos; mas sospecha que Guttenberg 
le oculta otros arcanos. Firma un nuevo convenio en el que toman parte 
el llamado Heilmann y el llamado Riff. Al cumplimiento de ese convenio 
sacrifica su patrimonio, empeña sus muebles, toma prestado sobre los dia- 
mantes de su mujer, y muere sin tener un óbolo, echado vestido sobre 
una cama, confesándose con el cura de San Martin, llamado Ekhar, pero 
sin quejarse de Guttenberg (1). 

Esta nueva invención , que ya ha devorado una fortuna y que debe de- 
vorar otras dos, ese arte mágico, es la imprenta. Fuera de la ciudad, 
cerca de San Arbogasto, en una casa aislada, se habia refugiado el alqui- 
mista que trabaja soio, y á quien sus socios visitaban. Es cosa fácil repre- 
sentársele en aquella antigua casa alemana en el fondo de una gran cueva 
de piedra de sillería de color de rosa > como la de las canteras de la orilla 
del Rhin, con su bata echada sobre las espaldas, con su gorro encajado 
hasta los ojos , sentado* cerca de su fragua y buscando , no como creía el 
vulgo, ó como Nrcolas Flamel ó Angelo Catno, las figuras genethiiacas y 
la sesta habitación del Zodiaco; sino mas bien al gran arcano , la impren- 
ta;— lo infinito, dado al pensamiento del hombre. Con el dinero de sus 
socios habia inventado muchas cosas, como lo prueban sus títulos origi- 
nales. Andrés Schultheiss, carpintero, le habia fabricado una prensa de 
rosca, y la máquina que hace el vino estaba destinada á grabar las pala- 
bras. Tenia moldes que abrazaban cuatro páginas y componian un in 4. a ; y 
también letras movibles de plomo , acaso aun no fundidas, pero graba- 
das. Deesa suerte el caballero de veinte y ocho años partió de lo conoci- 
do á lo desconocido, como Cristóbal Colon. Ya ha vencido muchos obs- 
táculos y tiene todavía muchos que vencer. El plomo era demasiado blando 
y no señalaba , el acero demasiado quebradizo y cortaba el papel ; la 
iqpdera demasiado fácil en gastarse, daba poca limpieza á las impresio- 
nes. Los metales sin liga no tenian suavidad y la dificultad del tallado 
era estremada cuando se queria dar á los caracteres esa igualdad y esa 

eureza que deleitan y descansan la vista. Los gulden de los socios se iban. 
n defecto del carácter de Guttenberg, su orgullo, debió contribuir mu- 
cho para retardar el invento , y es esta una observación que no ha sido 
hecha por hombres infinitamente mas ilustrados que nosotros. 

Creeráse que el caballero industrial, que el primero de todos que rea- 
lizó la frase de Cicerón , inútilmente sembrada en el campo de seiscientos 
años, dirigiría personalmente sus operarios, su taller, su empresa, como 
hoy lo harían un caballero y un príncipe. Nada de eso. Se hubiera rebajado. 
Guttenberg Gepsfleisch era feudal y noble en apellido y en armas. Daba 
tínicamente sus planes. Dryzehn ^cuya cabeza > a juzgar por sus conver- 
tí) Véanse las disposiciones de Scbulteiss, de Stdenneger y del fura de Ekharl. Kt de 
la tendera Bárbara y su conversación con Dryzehn durante una noche (uff ein nacht taller - 
leye), es también muy 4 curiosa. Uahrta sido necesario un tomo para Justificar todos los he- 
lios y todas las aserciones de) testo. 



tu INTERIOR 

saciones referidas por su criada Bárbara no era muy firme, se encargaba 
de la parte material; el taller estaba en su casa de Strasburgo. Guttenberg, 
hombre misterioso y amante del secreto, se quedaba en su casa propia 
del arrabal. Allí recibia á sus socios y les daba de beber. Estos facilitaban 
dinero á manos llenas, yGuttenberg empeñado en el descubrimiento de 
este nuevo mundo se llenaba de deudas. No se quejaban por eso del so- 
litario consagrado á la empresa; se arruinaban en compañía, comprando 
plomo, estaño, materiales, cortando, ensayando, fundiendo, colando, 
Mn poder obtener mas que una imitación imperfecta de los manuscritos 
tan bellos y tan regulares en los que la mano de los copistas, como dice 
Janus Dousa poeta latino, «sembraba espigas de elegantes caracteres en 
llanuras de papel vitela.» Perdían en estas tentativas su paciencia y su 
dinero. Riff les abandonó. Andrés murió sin pronunciar una sola palabra 
de mal humor contra Guttenberg, el príncipe de ese grupo, que se mues- 
tra siempre tranquilo, soñador, infatigable y misterioso. Asi que Andrés 
murió , el caballero recuerda que tiene en molde una hoja en in-4. # dis- 
puesta para imprimirse : conoce el valor de su descubrimiento. <Jd apri- 
sa, dice á su criado, deshaced el molde y arrojad las partes que le com- 
ponen sobre la prensa ó debajo de ella ; que nadie vea nada.» Y añade: 
«tales la naturaleza de la cosa, que después de descompuestas sus partes, 
ya no se sabe lo que es.» 

El hermano del difunto está tan persuadido del buen éxito, que quiere 
reemplazar ¿ Andrés en el negocio; Guftenberg consigue por medio de 
un pleito rechazar esta exigencia. En 1442, su tio Loheymer muere eu 
Maguncia y le deja una renta que Guttenberg, siempre entrampado por 
su proyecto mágico, vende al capítulo do Santo Tomas. Al fin, sin duda 
arruinado, abandona á Strasburgo y nu se vuelve á oir hablar de él. Ni 
un solo tomo lleva su firma. El noble no ejercerá el oficio del artesano. 

Tal es la primera época de esa miserable existencia. La primera esplo- 
sion de la pólvora había muerto ya á un valiente ciudadano, y las inven- 
ciones de Guttenberg, prensa, tornillo, moldes, caracteres movibles, en- 
sayos de grabados en relieve, no habían parado sino en resultados in- 
completos, esceptuando su ruina, que era completa. 

Desaparece hasta 1450, envuelto sin duda en una de esas oscuridades 
en que la miseria sume á los que esa Nemesia elige. Durante aquel tiempo 
la Europa avanzaba y Francia hacia sus negocios ; los ingleses arrojados 
de Paris y de Burdeos, reducidos á la mar, que es su dominio, dejaban 
por todas partes sus muertos ante nuestros pasos. España caminaba hacia 
suemanci pación definitiva, é Italia brillaba con los resplandores del arte. 
De repente nos encontramos al alquimista noble, sin dinero, |>ero sin te- 
mor, en Maguncia, en 1450. Tenia cuarenta y un años. Lo mejor de su 
♦•dad habia sido devorado por el trabajo. Iba buscando lo que el genio uo 
tiene á menudo, dinero. Le costó sin duda alguna dificultad hallarle: ¿no 
podía decírsele que habia estado trabajando nueve años en su gran pro- 
vecto sin dar ningún resultado y que por consiguiente trataba de engaitar? 
t>or fin encontró á su hombre , y el tercer acto principia. 

Un viejo platero, rico y redomado usurero, tenia una hija llamada 
Cristina, y según la costumbre de la época y de Alemania Futl\*n, porque 
él se llamaba Fausto. Comprendió que la fortuna se le aparecía traída por 
el genio ; pero en el contrato lomó sus precauciones, y no adelantó su di- 
nero sino con intereses muy creados, reservándoselos beneficios. Gut- 
tenberg habia dado su último yulder para comprar plomo. El platero le 
adelanta ochocientos. 

Aquel continúa luchando contra todas las dificultades de la liga y de 
la fundición. Investiga, proyecta, trabaja, gasta. Entonces aparece en la 
escena un nuevo actor muy interesante y que va á decidir 1 del destino de 
Guttenberg. Es un joven pasante, que há viajado, que lia visto la hermosa 
ciudad de Paris y que ha ejercido en la universidad el oficio d<* copista. 

Escribe divinamente y se ven en muchas b¡h!iot°ca$ f en la de Stras- 
burgu cmr? otras, manuscritos firmados por él que son portentos. Se 
llama Pedro Sdiocff'T, y es plebe\o; el viejo Fiiuslu le admite ons¿i casa 



DEL TALLER DE CUTTEKBERG. 223 

rara auxiliarle en sus trabajos. No hay dificultad en creer que la joven 
r ustinn participó de la admiración de su padre por la ilustración del via- 
jero. Utilizando los grandes trabajos anteriores , sea destreza ó fortuna . ó 
las dos cosas sin duda, el joven pasante, que andaba buscando también 
el gran secreto, presenta un dia al platero una hermosa hoja, bien lirada, 
é igual al manuscrito nías limpio. Hacia veinte y cinco años que se as- 
piraba á ese resultado. Dryzehn habia muerto con esa pesadumbre. Gut- 
tenberg estaba lleno de canas. Esto pasaba hacia 1454. ¡Qué dicha para el 
viejo Fausto' ¡Volverá á recobrar sus anticipos con costas é intereses, los 
metales que ha fundido y que el crisol de Guttenberg ha destruido para 
ensayar la nueva liga! Schoeifer es llevado al altar, donde cubierto de glo- 
ria y de tinta de imprenta se casa con Cristina Fustinn. 

Guttenberg envejece, y no sirve para nada. Lleno de hidalguía y de 
orgullo, vive en el aislamiento; los ochocientos gulders han producido in- 
tereses. Fausto, que ya no necesita á su socio, le promueve un pleito. 
«Devolvedme dos mil y veinte gulders,» comprendiendo en ello ios inte- 
reses. Guttenberg no podía dejar de perderlo. Lo perdió, fué expropiado, 
entregó sus materiales, sus caracteres y sus prensas á Fausto, sacudió 
el polvo de sus pies , y abandonó á .Maguncia , vencido por el oro , como 
habia abandonado á Strasburgo , vencido por la pobreza. Durante diez 
años no se sabe lo que fué de él (1). 

A la edad de cincuenta y cinco años no tenia que comer. Agotada en 
una sola empresa, su vida se habia malogrado. El príncipe, obispo de 
Maguncia, Adolfo de Nassau, le recogió por caridau en 1465, y le dio 
una pensión, admitiéndole entre sus gentiles- hombres. Continuó emplean- 
do su dinero en su arte favorito, y su orgullo en ocultarle. Todos los his- 
toriadores de la tipografía han procurado averiguar por qué Guttenberg 
no reclamó , porque ningún libro lleva su nombre. El motivo es sin em- 
bargo claro. Era demasiado caballero para revelar su talento. Ese D. Qui- 
jote consume veinte años en dotar al mundo con su invento , y prefiere 
&er robado por Sancho á confesar su ocupación de artesano. Durante su 
Sociedad con Fausto, se habia empezado la impresión de un bello salterio, 
e| portento del arte naciente. Tuvo el pesar ae verle .aparecer en 1457, 
estando acaso en la cárcel; lo que parece bastante probable. Durante ese 
tiempo, Fausto y Sehoeffer terminaban su empresa, y aquellos hermosos 
libros que, manifestaban ser escritos sin pluma, y hechos por un procedimiento 
**%ágico, llenaban de asombro á la Europa. Permítasenos imaginarnos los 
(cesares de ese inventor durante los doce años de su noviciado , y su an- 
gustia en la cárcel tal vez. ¿Dónde nodia estar sino mas que allí? Al cabo 
muere á mas d<? sesenta años, y el síndico Humery, que se llamaba Home- 
vmus por amor á la antigüedad, hereda sus instrumentos, bajo la condi- 
ción que el obispo de Maguncia le impone, de no sacarlos de la ciudad. 
El suegro y el yerno afortunado, á quien Fausto en la parte inferior de 
un libro llama Peter meus, terminan su edificio sobre las cenizas de su in- 
ventor. Piensan en hacer mucho dinero, en tener á su arte envuelto en el 
misterio, en vender caro, en trabajar aprisa, en hacer fortuna. Estable- 
aren su santuario en cuevas, in cedibus subterraneis; Fausto, mágico de 
.barba blanca, hace jurar sobre la Biblia á sus operarios, que no revela- 
wán una palabra del misterio; les obliga á firmar cédulas pagaderas sino 
S»uardan el secreto, y por precaución final, que equivale por todas, no les 
*zleja salir. Eran unos verdaderos esclavos, dice un autor, velut in ergastu- 
Mo kabiti. Fausto no se atribuye el descubrimiento al pie de sus impresiones 
jnara no escitar la cólera de Guttenberg, que después de todo, puede ha- 
stiar; pero pone en ellas su nombre y el de su yerno , y habla del arte má~ 
**¡co de laámna invención, que le ha suministrado ese medio de escribir sin 
Informado después de que París está ansioso de tales novedades, 



U) Prescindo de algunas hipótesis Ingeniosamente deducidas , según las cuales Gutten- 
**»erg, arruinado, lleno de deudas y despedido por el viejo Fausto, fundó en Maguncia un 
taller rtvaL Me atengo al testo de los documentos, á la total ausencia de pruebas, relati- 
vas á ese nuevo taller, y sobre todo á la marcha común de las cosas humanas. 



v 



224 INTERIOR 

marcha á aquella ciudad, donde vende muy caras sus hermosas biblias, 
como si fuesen manuscritos, y muere allí de la peste en medio de las sa- 
tisfacciones de su avaricia , dos años antes que Gutlenberg. 

Schoeffer , á quien había refrenado, continuaba escotando su taller con 
alguna menos severidad, porque confesó la verdad al abate Tríthcim, 
quien la consignó en su crónica (1). Poro una noche doblan las campanas, 
suenan los tambores, y la ciudad se ve puesta á saco. Dos arzobispos, 
Adolfo de Nassau y Dieterich de Maguncia se la disputan. Adolfo vence. 
Desde ese tiempo no se vuelve á oír hablar de Schoeffer. asesinado proba- 
blemente en aquellas cuevas subterráneas por algún soldado ebrio. Aquel 
sitio debia ser en efecto sangriento, cuando puso en fuga á todos los ope- 
rarios de Schoeffer; este pereció sin duda en él cuando no se vuelve nunca 
á oirsu nombre. Su hijo Juan le reemplaza, y confiesa en la dedicatoria 
de su hermoso Tito Livio, hecha á Maximiliano, «que la invención primi- 
tiva pertenece á Gutlenberg.» 

Inmediatamente salen impresores para Ñapóles, Paris, Roma, Milán. 
Florencia. Es una simiente de impresores que se esparce por el viento. 
Esceptuandoá la inocente Fustinn, que parece no desempeñar otro papel 
que el.de amar á Schoeffer y de casarse con él, todos nuestros actores 
mueren triste y trágicamente: el avaro y bellaco Fausto, de la peste: Gut- 
lenberg . reducido á la mendicidad; Schoeffer, robado; Andrés Dryzenhn 
arruinado y colmado de pesares. ¡Leyenda estraña y llena de pasión, que 
Walter-Scott no hubiera desdeñado! 

II. 

Mitología de la imprenta.— Leyendas de Harlem, de Bambergy 

de Oxford. 

Maguncia está entregada á las llamas : un obispo la sitia y otro la de- 
fiende. Los soldados de Adolfo de Nassau la ponen á saco, y en las ruinas 
del taller subterráneo, en que el viejo Fausto, ese mágico de la imprenta 
naciente, había escondido á sus operarios, vemos agrupadas en contusión 
las prensas primitivas, los caracteres inventados por Guttenberg, yá 
Schoeffer mismo degollado en medio de los instrumentos de ese grande 
invento que ha heredado v perfeccionado. Inmediatamente se esparcen en 
todas direcciones los hombres á quienes el viejo Fausto habia asociado en 
aquella francmasonería del pensamiento y de la industria. Ya no se creen 
ligados por ningún juramento; van á ejercer por sí mismos esa ciencia 
mágica, como la llamaban al pie de sus libros primitivos, ese secreto de 
escribir sm mano y sin pluma, por una maravillosa concordancia de «ofcfa y 
de tipo*. 

Es, sin disputa, un arte germánico; si las provincias delRhin y Flan* 
des la amamantaron . la Alemania fué quien la adoptó. Por donde quiera, 
los primeros misioneros de la imprenta son los apóstoles salidos de la cue- 
va de Fausto. Mentclin se establece en Strasburgo en 1166 ; Ulrich Zell en 
Colonia en 1467: Zainer en Augsburgo cu 1168; Sensenschmid en Nurem- 
berg en 1470; Richel en Basilea en 1474 ; Brocndis en Lubeck en 1475; los 
treinta primeros impresores que aparecen citados en la historia, y cuyos 
nombres son conocidos, son alemanes. Era aquel, sin embargo, -el país 
mas atrasado de toda la Europa. Las fuerzas sencillas y espontáneas, el 
valor, la paciencia, todo lo que las naciones civilizadas pierden en sus 
placeres, se encuentra depositado en las naciones nuevas y bárbaras; allí 
es donde Dios quiere volver á buscar, llegado el caso, el elemento que 
la civilización necesita , la savia y el vigor míe renuevan al mundo. 

En el espacio de veinte años, desde 1466 á 1486, se ven salir de !a 
tierra ochenta y seis talleres de imprenta , y esto no solo en las capitales, 
sino en las ciudades de segundo y tercer orden, como Alost, Udine, 

<1) Hir¿auL\ Cbronic. 



DEL TALLER DE GÜTTEISBERG. 225 

Zwoll , Reggio , Rostock , ülm y Lawingen. Aquel portento embargaba to- 
dos los pensamientos: sabios y reyes, patanes y grandes señores , todos 
los que ignoraban los detalles Se la operación mágica se ingeniaban para 
adivinarla; pasaban meses en imitar á Guttenberg, en fundir, en colar, 
# en tallar, en igualar los caracteres. Las familias enteras emprendían esa 
tarea, y al acabar esos libros viejos, nunca dejaban de cantar el Te Deum 
de su empresa realizada. En Florencia, un platero, llamado Bernardo Cen- 
nini, ayudado por sus hijos Pedro y Domingo, logra imprimir én 1472 la 
vida de Santa Catalina de Sena, hazaña cuyo memorable recuerdo conser- 
vó en estas sencillas palabras que terminan el volumen: Ayudado por mi 
hijo Domingo , joven de muy buen carácter s he grabado en cobre, y fundido des- 
pues, las letras que me han servido' vara imprimir este volumen: mi otro hijo 
Pedro le ha corregido con todo el cuidado que le ha sido posible.— «Ha. ves, aña- 
de el republicano de Florencia, que no hay cosa que no pueda hacer el 
genio de los florentinos.» 

• Floreniinis ingeniis nü arduum. 

¿Qué fué de nuestra Francia y de su gran ciudad durante ese movi- 
miento general emanado de la Alemania? No tardaremos en examinar en 
detallé en toda la Europa, y entre nosotros mismos, los rápidos progre- 
sos de la nueva invención. Tenemos que hablar todavíjt de aquellos tiem- 
pos fabulosos y de sus leyendas. Es un sueño alemán í propósito de tipos 
de plomo y de pedazos de estaño. Todo el mundo esperaba á ese Mesías 
industrial con tanta ansiedad , se habia trabajado tanto tiempo en busca 
del arcano , los primeros ensayos habian sido rodeados de tinieblas tan 
misteriosas, y se tenia un orgullo tan legítimo por el buen éxito obtenido, 
que la imaginación popular, trabajando á su manera sobre la realidad de 
la maravilla, la hizo desaparecer entre el brillo de sus arabescos. No hay 
cosa mas material, sin duda, que los procedimientos de la imprenta; no 
la hay mas ideal que esta leyenda. La impresión ha descendido del cielo; dice 
el ingles Burges. Holanda , Bélgica , Italia, Inglaterra, inventaron cuen- 
tos estraños que han pasado por verdaderos , y que debian asegurar á tal 
«S cual ciudad el gran título de Madre de la imprenta. 

Principiemos por Inglaterra. En materia de orgullo nacional , no es 
«lia la menos atrevida : su romántica invención debe adelantarse á las 
deroas. 

Enrique V!, dice la leyenda inglesa, oyendo al arzobispo de Cantor- 
bery hacer en alta voz el elogio de la invención de la imprenta, que no*e 
practicaba entonces mas que en dos ciudades, Maguncia y Harlem, envió 
un agente disfrazado con el encargo de robar á esas ciudades su secreto. 
Maguncia y Harlem estaban sobre aviso muy celosas de la conservación 
de su tesoro; mas de una vez habian encarcelado á estranjeros sospecho- 
sos de una intención subrepticia. El diplomático disfrazado no penetró, 
Sues, en la ciudad; pero por medio de una buena mujer que vendía ver- 
as, consiguió ponerse en relaciones con uno de los operarios de Costar, 
el impresor de Harlem Se le llenó de oro; se fugó de la ciudad, á pesar 
de la vigilancia de los centinelas que protegían la imprenta naciente, y 
bajo una buena custodia vino á establecer sus prensas en Oxford. Ese trai- 
dor, llamado Corsellis, no obtuvo su libertad nasta que hizo la revelación 
del misterio. Trabajaba bajo llave, con dos alabarderos á su lado: No se 
cita un solo libro que lleve su firma, y el sabio Middleton ha osado tra- 
tarle de impresor ideal: mas como existen aun Corsellis en el Osfordshire, 
los ingleses sostienen que las primeras impresiones pertenecen á esa 
familia. 

Desgraciadamente, otros ingleses de buena fe, Middleton, Totton y el 
delicioso historiador literario D'Israél i, han buscado el origen del cuento. 
Un interés de servilismo político lo habia inventado. Bajo Carlos 11 , du- 
rante aquella restauración inglesa que hizo tantas bajezas y que copió tan 
locamente á la Francia de Luis XIV, un abogado realista , queriendo liber- 
tar á la corona de los estorbos que le creaba la imprenta , concibió una 



226 INTERIOR 

de las ideas mas cómicamente ingeniosas que un hombre de partido puede 
imaginar. Quiso convertir al rey en el único impresor de Inglaterra. ¿En 
<iué se babia de fundar ese nuevo privilegio de la corona? Atkins inventó 
a ese Corcellis, agente del rey en el siglo XV y encargado de introducir en 
Oxford la prensa y los caracteres. Según esa ingeniosa novela, que Meer- 
man discute con mucha seriedad, el trono que habia importado la impren- * 
ta en Inglaterra, y que nunca la habia cedido á nadie, tiene el derecho 
de confiscarla en 'su beneficio ó de volverse «1 apoderar de ella, si le ha 
sido arrebatada ; todo impresor, en el mero hecho de serlo, tiene derecho 
á ser ahorcado; magnífico razonamiento, digno de aquellos tiempos de 
desesperadas locuras í l). 

Tal es la leyenda de Oxford. Bamberg tiene también la suya (2) v así 
como Florencia (3) que se apoya en la autoridad del buen Cenniñi, a guien 
acabamos de ver trabajando con sus dos hijos,— no menos que la ciudad 
de Anveres, orgullosa por su antigua corporación de los impresores de 
naipes, que procura confundir con los de letras de molde y de caracteres 
movibles (4). ¿Candida aspiración! 

Todo el mundo tenii algunas pretensiones legítimas ; los deseos , los 
prolongados esfuerzos , los ensayos repetidos, pertenecían á ese pais limí- 
trofe de la Alemania y de la Francia, que fué, en la edad media, la ver- 
dadera patria de la industria del estado llano. Parece que Francia, el 
mundo de la acción, la patria del hecho práctico, debia asociarse á Ale- 
mania, el mundo <fe la idea metafísica, para hacer brotar á la invención 
que deja palpable al pensamiento. Harlem, Anveres, Strasbureo, Magun- 
cia, Basilea, Nuremberg, toda esa línea de ciudades mercantiles» católi- 
cas, curiosas, industriosas, que se dilata desde el mar hasta los confines 
de Suiza , han tomado parte sobre todo en la fabricación de los pequeños 
libros sagrados que han precedido á la imprenta. ¿La crearon acaso al 
precederla 7 Sin duda que no : preparaban, sí, sin alcanzarlo , el punto de 
perfección practicable , obtenido hacia 1451 por Guttenberg, que pereció 
en su misma empresa y que dejó sus frutos á otros mas astutos como siem- 
pre sucede. 

Pero Harlem nos espera y nos llama; también tiene su gran hombre, 
que se apellida Costar. No es cosa completamente averiguada que baya 
existido nunca ese grande hombre. La Serna no lo cree. Autoridades 
eminentes, M. Van Praét, M. Brunet, M. Renouard, rechazan vivamente 
esta opinión, que páralos ciudadanos de Harlem ha llegado á ser un ar- 
ticulo de fe , y aun de fanatismo. Mcerman consagró á este estudio toda 
sitvida y un grueso volumen bien escrito. La leyenda harlemeniana, aban- 
donada en el siglo XVIll , acaba de ser brillantemente resucitada por un 
erudito artista á quien no combatiré Có ¡. 

¿Será verdad que un visionario, paseándose por un mustio bosque ho- 
landés, en medio de los álamos dolientes y de sus blancas plañideras ho- 
jas, vio, como diceM. Miehelet, destacarse por sí misma la arrugada cor- 
teza de las hayas convertida en letras movibles que pretendían hablar? 
Esa es la tradición de aquel pais; creo poco en ella con perdón de los ho- 
landeses. Estos han instituido fiestas seculares en honor de Costar, bende- 
cido su casa y erigidole una estatua: todo eso no prueba nada. 

(1) Véase Atklnft, On the Origin of PrinHng. 

ift) Véase Petgnol, Dicttonnaire blbliographiquc , articulo Bamberg. 

(3) Véase Domenlcbo Manni , Delta prima momulgazionc ie lilrri. 1761. 

(4) Desroches , Invtntion de rimprimerie, Kruselas, 1717. 

(5) La existencia de un verdadero Costar ó Co«tcr, que riendo Impresor en Birlen 
en Uto, hubiese poseído el secreto de la movilidad de lo? tipos, es todavía un ponte hipo- 
tético y conjetural, respecto del cual siento no poder conformarme con algunas brillantes 
deducciones, recientemente apoyada* con mucha sagacidad y erudición. Nada es mas ve- 
rosímil que Guttenberg haya concebido la primera idea de la Imprenta móvil á la vista de 
un pequeño libro holandés ó tonal grabado en madera ; pero entre esos Donáis y la nervo- 
sa biblia de Maguncia hay un Inmenso espacio que recorrer: Gallen be rg tuvo ese presen- 
timiento: lo atravesó y pereció en la empresa. Fausto fué quien se aprovechó do ella y la 
Imprenta nació. 



DEL TALLER DE GUTTENBERG. 227 

¿un esa leyenda , Goster ó Costar , el vecino de Harlem , tuvo cierto 
dia el pensamiento de tallar esas cortezas de haya y de hacer letras con 
ellas; la corteza de haya, dice M. RenouardL, no se presta á semejante 
operación, y no «soportaría ninguna presión, como pueden convencerse 
de ello todos los que tienen en su leñera algún trozo de esa madera.» Esa 
imprenta primitiva atrajo, dícese, una multitud de compradores , mas 
adelante, durante una noche buena, un operario de Costar , el hermano 
mayor de Guttenberg, robó la imprenta de su amo llevándose todo, pren- 
sas, caracteres y utensilios. Se refugió en Maguncia, donde encontró á su 
hermano, á quien reveló el fatal secreto. Un doctor, no muy digno de cré- 
dito, aunque médico, de nombre Andrés Junius ornas bien DcrJonghe, 
insertó esta historia en un libro escrito en honor de Holanda, ciento cin- 
cuenta años después de la invención de la imprenta : tuvo cuidado de de- 
cir que lá sabia por un anciano á quien se lo habia contado otro anciano, 
el cual fué amigo de ese imaginario Costar. Sobre esos fundamentos la 
ciudad de Harlem ha levantado á este una estatua. No veo que de ello se 
siga ningún mal. 

La estatua de Guttenberg vestido de obrero , falla grave que ha come- 
tido el gran escultor Torwaldsen (Guttenberg era noble ante todo), ha sido 
también inaugurada en Maguncia. Schoefrer, eme me parece mas bien un 
feliz aventurero que un gran hombre , tiene la suya en Gernsheim. Aun 
cuando lleguen á erigirse la de Jauscn en Anveres, la de Mentelin en 
Strasburgo, la del fantástico Corsellis en Oxford y la de Cennini en Floren- 
cia, esas estatuas no probarán nada. En esta cuestión es menester guar- 
darse de dar oídos á las gentes de Bamberg , de Harlem , de Maguncia, de 
Oxford y de Strasburgo : lo que debe consultarse es la historia humana, 
mas interesante y mas verdadera que esa grande é interminable contro- 
versia sostenida por honrados plebeyos , ensalzando cada uno las glorias 
de su santo, y que cuando agotan sus argumentos colocan á un campeón 
armado á sus puertas, acompañado de un ejército de sabios. Voltaire no 
hubiera dejado de recoger esas ridiculeces y de divertirse con ellas algu- 
nos momentos. Los autores de los discursos pronunciados en Alemania, 
presentan una curiosa colección. Uno escribe un discurso sobre la Imprt- 
*ion producida por la impresión, ingenioso juego de palabras; otru dirige una 
Jkypotyposis á los tipos , que son, dice, semillas mas fecundas que el trigo y 
tnas poderosas que cartuchos, un tercero llama á los impresores los «em- 
balsamadores de lo pasado» y dice que la tinta de imprenta ha reempla- 
zado á la mirra de Arabia (1). Pasemos por cima de esos arranques de un 
«entusiasmo atrevido, y volvamos á la historia verdadera. 

til. 

Principios y progresos de la imprenta en Buropa.— £1 taller de 
Alde Manuáo.— Lucrecia Borgia. 

La imprenta, inventada sobre los límites de Francia y de Alemania, 
atravesó los Alpes y prendió fuego apenas puso el pie en Italia. Era allí, 
«n aquella desgraciada , brillante y magnífica Italia , surcada por el co- 
mercio, inundada de voluptuosidades , chispeante de genio, donde encon- 
traba su jebo dispuesto. Dos de los obreros de Guttenberg, Amoldo Pan* 
xiartz y Conrado Schweynheim , fueron á establecerse en Subiaco , y de 
«se convento, situado en una garganta del Apenino. hicieron una impren- 
tados solitarios de aquellas montañas vendian muy poco, y su almacén, 
situado en una localidad que el comercio no favorecía, les dejaron, como 
así lo han dicho, muchos ejemplares sobrantes; solicitaron el apoyo del 
papa Paulo II, y lo obtuvieron propter nimiam paupertatem , por razón de 



(1) Véase Areltn Beber die Folgen , etc. Munich, 1801. 



V 



228 INTERIOR 

su cseesiva pobreza. El papa les hizo trasladarse $ Roma, y muy luego 
Venecia, Milán, Yerona, Ferrara, Florencia, Ñapóles, Trevisa, Cremona, 
Mantua, Parma, Padua tuvieron sus imprentas. 

Era cosa de magia ver todos los muertos de la antigüedad irguiéndose 
dentro de sus tumbas, provistos de inmortalidad y de popularidad: la im- 
prenta es popular ante todo. Los grandes y los príncipes no solo no se 
oponian á ese movimiento triunfal, sino que le favorecían. Solo vieron mas 
tarde la insurrección probable de los entendimientos cuando se lo hicie- 
ron notar sus amenazados intereses. Papas y cardenales , altezas y gran- 
des señoras se afanaban en torno de esa cuna de Hércules. Los primero* 
patronos del gigante que acababa de nacer, fueron Paulo II, León X. 
Maximiliano, Giménez de Cisneros, Enrique VIII, Francisco I, Isabel. 
Vése á Francisco" I visitar el taller del impresor y permanecer de pie mien- 
tras se corregía una prueba, «á fin, decia, de probar su respeto á la 
ciencia.» 

Una estraña asociación protegió, sobre todo, el desarrollo de la im- 
prenta en Italia: vénsc unidos al cardenal Bembo, ese poeta exótico, ese 
lilósofo galante á quien babia encantado la belleza de Lucrecia Borgia, al 
sabio Alde Manuzio, autor de las primorosas impresiones que se venden 
á peso de oro , y á Lucrecia'Borgia. Bembo ejercia grande influencia en 
el ánimo de esta. Cierto dia esa mujer, que tenia, hase dicho, tanto ta- 
lento como vicios, esa Lucrecia á quien su poeta Strozzi nos muestra cu- 
bierta de largos cabellos rubios tendidos sobre sus espaldas y unidos ooo 
un cintillo negro, de ojos negros y ardientes, de formas vigorosas y casi 
varoniles: 

¡Plusque tita igniferi forma tigoris habet! 

bajó en Venecia al taller de Manuzio y le habló en estos términos» que 
este ha conservado: «Yo satisfaré, si así lo queréis, todos los gastos de 
vuestra nueva empresa. De ese modo seré útil después de mi muerte.» 
¡Estrañas palabras en boca de tal mujer! Los primeros trabajos de la in- 
dustria que protegía fueron consagrados ásu panegírico. Se la llamó bella, 
generosa, prudente , púdica sobre todo. La imprenta mintió desde la cuna 
y prodigó los mismos panegíricos á Borgia su hermano, á quien Mona- 
delchi, grave analista, califica de magnánimo, de §enero$o, y de prudente. 
Los elogios de los Borgias resonaban en la corte de Ferrara, cuya diosa 
era Lucrecia. Mientras que Manuzi* multiplica los loores del hermano 
incestuoso y de la hermana asesina , otro alemán , oculto tras las mam* 
paras del sacro palacio, escribía todo lo que hacia, todo lo que decia esa 
espantosa familia de los vicios inteligentes y de los crímenes atrevidos. 
tomando apuntes de todo , hasta de la fisonomía de aquella mujer «de na- 
riz larga y afilada, hueca y hundida, de frente hermosa, de pródiga ca- 
bellera, dé ignobles labios, de barba fugitiva y de estatura majestuosa (1).» 
La imprenta, pues, ya desde esa ¿poca corregía sus propias mentiras. 

El arte, sin embargo, cuya historia vamos bosquejando demasiado 
rápidamente , se iba perfeccionando. La Alemania había imitado escrupu- 
losamente los puntos y los ángulos agudos de ese carácter gótico , que pa- 
rece haber introducido en la escritura los caprichos de la arquitectura 
ogiva. En Italia se imitó el carácter romano, tan pulcro, tan fácil y tan 
bien combinado. La belleza del arte se introdujo en esa industria ; ese 
progreso fué debido ante todo á la familia de los Manuzios, que constituye 
una verdadera dinastía. No solo Alde Munuzio se descartó de los caracte- 
res góticos, sino que imitó en sus impresiones la escritura inclinada y 
cursiva, manum mentita, y creó los que todavía llamamos itálieoi comple- 
tamente opuestos al tipo alemán y gótico. Parecieron tan suaves á la ▼isla 
que no cabia imaginar que estuviesen impresos con estaño ó plomo. Gan- 
dió el rumor de que Manuzio empleaba caracteres de plata, fyjri argnUi. 
Una leyenda mas sobre tantas otras. 

Heñios penetrado en la cueva mágica de Guttenberg , en Alemania; 

(1) Vtasa Diarium Burckhariti.-ltlbnUt, Anérá. 



DEL TALLER DE CUTTENBERti. 229 

entremos ahora en casa de Manuzio , el sabio de Venecia, el promovedor 
del grande y bello estilo de impresión. Ya no estamos en el taller del ca- 
ballero alquimista, contiguo á la gótica ciudad de Maguncia, sino en Ve- 
nocía, en el del artista y en el del sabio apasionado. Las letras latinas 
nos introducen sin dificultad en aquella casa , á donde acuden gentes 
de todos los países. Apenas tiene tiempo para comer ; vive en el mismo 
taller, del cual sale solo para seguir un curso de griego y de latin. Le 
llevau en tropel los antiguos manuscritos que corrige durante las noches. 
Los cortesanos se agolpan á escucharle, los jóvenes ociosos, que boste- 
zan después de una noche de orgía, sedentes oscüabundi, admiran sus pren- 
sas volantes. Sobre la puerta de su imprenta se leen estas palabras en 
latin: «¡Quien quiera que fueses, te suplico rail veces que digas pronto 
lo que tengas que decirme, y que te marches muv aprisa, á no ser que 
quieras ayudar á Hércules á sostener el mundo!" ¿No era acaso el antiguo 
mundo el que el grave Manuzio resucitaba? 

La»Aleraania , que había por de pronto impreso misales, almanaques, y 
el Doctrinal de Durand, es decir, las obras populares de la época , entro 
muy luego e» el movimiento científico. Tuvo por su embajador principal, 
ecrea del impresor de Venecia, al mas sutil y agradable de los ingenios, á 
aquel holandés que á la paciente habilidad de su pais reunía la flexible y 
/u miñosa sutileza de la Francia , Erasmo. Quiso este reunir en un solo 
volumen la quinta esencia de la antigua sabiduría, y propuso al célebre 
Alde Manuzio la impresión del libro intitulado: Los Adagios. Alde se prestó 
á ello, y Erasmo se trasladó á Venecia. Guando se presentó en casa del 
italiano, no se le anunció con su nombre, y el impresor siempre ocupado, 
no se molestó para salir á recibir al bárbaro que pretendía hablarle. Des- 
pués de una larga espera , Erasmo fué admitido , y aceptó las escusas de 
su huésped. Manuzio suspendió todas sus impresiones de antiguos autores 
para dar lugar á la nueva obra del erudito germánico : alojó á Erasmo en 
su casa, y le admitió en su mesa. 

No tardó en estallar en sus personas la hostilidad entre la Alemania 
y la Italia. La mesa de Manuzio era frugal, y su huésped, serio, orgullo- 
so , delicado y astuto. Erasmo estaba acostumbrado á beber y á reir mas 
fuertemente. Los dos representantes de la Italia y de la Germania se sepa- 
raron desavenidos; para comprender la incompatibilidad de su genio, bas- 
ta con tender la vista sobre esas dos figuras pintadas por Holbein y Juan 
Bellini, ambas malignas, sagaces, de ojos vivos, de labios delgados, dis- 
cretamente burlona la una y parecida á esa careta inexorable de Voltaire; 
activa, observadora y maligna la otra ; poco indulgentes las» dos. 

Desde su origen, la profesión del impresor se habia clasificado á la 
cabeza de la sociedad : ya entonces tenia sus escudos feudales ; el áncora 
de los Aid es, el naranjo de Enrique Estienne, no son otra cosa. La impren- 
ta se apoderaba del símbolo para hacerse con él un blasón : ¡ella; que iba 
á matar al símbolo! Bembo, amigo íntimo de Lucrecia Borgia, dio á Ma- 
nuzio, cuando todavía era Erasmo amigo de la casa, una medalla del 
emperador Yespasiano , cuyo anverso representaba un delfin , signo de es- 
tabilidad : al verlo este, esclamó que «ese blasón era el del saber hacién- 
dola guerra á la ignorancia» y Manuzio se apoderó de él. Mas tarde Maxi- 
miliano, en una considerable concesión de armas, creó caballero á uno de 
los hijos del impresor, dándole por blasón el águila austriaca sosteniendo 
al áncora aldina entre sus garras ; el águila debía ser un dia vencida por 
el delfín. 

Mezclada ya activamente á los origines del descubrimiento por la si- 
tuación limítrofe de Maguncia , por la venta de las Biblias de Fausto , por 
la educación que la universidad de París habia dado al hábil copista 
StiKeffer, la Francia vuelve á aparecer, desde el año 1469 , como una ar- 
diente propagadora del nuevo arte. Fué la Sorbona, y no os asombréis» 
quien Ja llamó á París. Juan de la Pierre ó Juan Stein, que era su prior, 
oye hablar de la nueva invención y hace venir á sus espensas á tres de 
los obreros de Guttenberg, Ulrich, Geringe, Cranz y Freyburger. Impri- 
men el primer volunten dentro de la Sorbona misma , ante sus ojos mará- 



S30 INTERIOR 

villados; el santuario teológico da asilo al primer tipo móvil. Nuestros im- «1- 
presores echan inmediatamente raices. Las calles que rodean á la montañas A 
de Santa Genoveva, Parnaso de la edad media , se pueblan de ellos y d^^ Je 
libreros. Si la Alemania habia sido fecunda en gramáticas, en viajes, en=v n 
calendarios, en vidas de santos, en sermones; si la Italia desde íos pri — i- 
meros tiempos de la invención habia producido á bulto y montón bellas^..* 

ediciones de los antiguos autores, vióse á la Francia tíel á su misión ínter 

mediaría y arbitral, publicar á la vez, desde su origen, cicerones, salte 
rios y canciones, versos franceses, cuentos jocosos , libros de historia, ^E5 
Homero y al Román de la Rose. 

Notad bien este punto medio é inteligente tan perfectamente señaladas» 
por los productos de la prensa parisiense. Observad también que apenase 
llegada a Francia, la imprenta se trasforma en acción y en soneto. El pen — 
Sarniento alemán ha necesitado atravesar el Rhin para realizarse en laim — 
presión; ha necesitado llegar al Sena, para ser lo que es, un ataque. El 
talento crítico, gran poder de la Francia, se desarrolló muy pronto r mer— 
ced á la imprenta, con un vigor superior al de todo otropais. Publica las 
obras de Ramus, de Esteban Dolet, deRabelais, de Marot,de Villor.. to- 
dos ingenios críticos. Uno de los primeros volúmenes pequeños del si- 
glo XVI es aquel in-12.° revolucionario, la primera parte del Pantamei 
de Rabelais, una de las curiosidades de nuestras bibliotecas. Josse Bade. 
Conrado Bade, Vascosan, los Morel, siguen las huellas italianas. Eeica 
en seguida la gran dinastía de los Estienne, que son á la Francia lo que 
los Aide á la Italia, y que produce libros, muchas veces tan bellos, casi 
siempre mas correctos que los de los Manuzios. En medio de esa gran fami- 
lia plebeya, ilustrada y mordaz, curiosa y satírica, económica y jovial, 
laboriosa y trapacera, familia que respira* su viejo París y su plaza Mau- 
bert, llena de un candor original y satírico, familia que ha ocupado so 
trono , quiero decir, su imprenta, durante ciento setenta años;— batiéndo- 
se contra los reyes , mofándose de la Sorbona , haciendo versos , impri- 
miendo prosa , desterrada, combatida por las tempestades, y sacando de 
ello su partido;— resplandece la viva y deliciosa figura de Enrique Estien- 
ne, que reasume todas las cualidades de la familia. Hemos visto al arte en 
Italia; en Francia á la crítica; al fervor popular en Alemania, recibir en 
sus brazos á la imprenta naciente. Viene después la Inglaterra. Su puesto 
está aislado. En medio del siglo XV, la barbarie reinaba en ella cou la 
guerra rivil. El feudalismo luchaba allí mas tenazmente que en parle al- 
guna; ciudadanos contra ciudadanos, cadalsos contra cadalsos, el pueblo 
anonadado , cabezas ensangrentadas sobre las puertas de todas las ciuda- 
des, losYorksy los Lancastres disputándose los pedazos de una corona 
sangrienta y mutilada; ¡era ese un horrible espectáculo sin duda I ¿Qué 
uso podia hacerse entonces de la inteligencia? ¿Para qué iba á servir la 
imprenta? Para aquietar las tempestades . para calmar las ambiciones fre- 
néticas. La marcha de la civilización inglesa merece ser observada; no se 
verificó , como la de la Alemania , por medio de la mezcla del feudalismo 
guerrero y de la erudición teológica ; no surgió , como en Ralia , de la 
herencia latina; no tuvo por centro, como en Francia, la lucha del 
espíritu crítico y de la civilización católica; avanzó por sacudidas; una 
corriente de luz sucediendo siempre á un estancamiento momentáneo. Ta- 
les son el carácter imprevisto , los arranques originales y las tendencias 
escéntricas de aquel pueblo y de aquella literatura (1). 

En todas épocas, la Inglaterra ha marchado al principio lentamente ha- 
cia el progreso. Guando después los resplandores estraños han venido á 
estrellarse contra las luces nacionales, el pais, al recibir un choque vio- 
lento , producía grandes resultados. De esa suerte Roma cae sobre ella y la 
civiliza ; pero no tarda en volverse á dormir. Los sajones se presentan 4e 
nuevo á sacudir su sueño que se apodera de ella nuevamente. Los norman- 
dos le conquistan y las vivifican otra vez. Al través de sus estudios y de 
sus imitaciones de'Rocacio, de los trobadores de Francia y de Italia, se 

(1) Véase D' (.«rnftli Warton , Bnll>well , etc. 



DEL TALLER DE GUTTENBERG 231 

percibe un perfumo salvaje y singular, un sabor agrio, picante, que re- 
cuerda los matorrales de sus bosques. El ritmo de su poesía es vibrante, 
el gusto de la originalidad predomina sobre el atractivo esquisilo y com- 
pleto de la forma; y la elegancia misma no escluye la estrañeza. Una de 
las mas poderosas y vivas corrientes de la civilización que hayan jamas 
fecundizado á esa isla singular, ha sido sin duda la imprenta. ' 

De ellaJiizo por de pronto un uso mas pueril todavía que la Alemania, 
naturalmente conforme á la profunda ignorancia en que vejetaba. Pasaba 
esto en 1474, treinta años después de la invención de Guttenberg, algo 
tarde como se ve. Un mercader, nacido en el condado de Kent. llamado 
Caxton , se habia trasladado á los Paises Bajos para asuntos de su tranco. 
Sombre falto de educación , de erudición y de gusto , le llamó mas que 
nada la atención la importancia pecuniaria de la nueva industria; tomó 
«á grandes espensas , dice , y mediante mucho dinero» todos los datos ne- 
cesarios acerca de aquella y volvió á Inglaterra acompañado de cuatro ó 
:inco operarios alemanes. Durante su residencia y aprendizaje en Colonia, 
f a habia hecho imprimir á su vista el mas fabuloso y el mas ridículo de 
os libros de la edad media, la Colección de las historias de Troya, escrito 
un francés, lengua ya intermediaria y de uso general. «Hé aquí, dice al 
tin del tomo, un libro que he mandado hacer á mucha costa, de la ma- 
nera que veis. Está escrito sin tinta y sin pluma; todos los hombres pue- 
den comprarlo á la vez . y todos los libros de esta historia se han empeza- 
do y concluido en el mismo dia.» Caxton mentía; la poesía del comercio 
liene sus licencias y es menester perdonárselas. 

Prestóse poca atención á este nuevo arte que no pareció importante á los 
cronistas. Hall y Hollinshed hablan mucho de «una nueva veleta colocada 
sobre la cruz de San Pablo,» pero muy poco de la imprenta. Verdad es 

3ue el estilo de Caxton y la elección de los libros que imprimía no eran 
e índole para arrancar la admiración. La Inglaterra poseía apenas el ger- 
men salvaje del sentimiento literario , la curiosidad; y Caxton, que era 
comerciante ante todo , le satisfacía publicando «la verdadera historia del 
valiente caballero Jason , las Maravillas de nigromancia del hechicero Vir- 
gilio y la noble Historia de monseñor Hércules.» Tenia algunos escrúpulos 
sobre los hechos consignados en esas relaciones; «pero, dice en uno de 
sus prefacios, un gentlcman me ha asegurado que era mucha locura y ce- 
guedad no creerlo.» Nada hay mas divertido que el candor de ese primer 
impresor ingles. «No teniendo ya ninguna obra que componer, dice, y ha- 
llándome sentado en mi despacho, por el que estaban esparcidos varios li- 
bros y folletos, puse casualmente las manos sobre un peqneño libro re- 
cien traducido del latín por algún noble pasante francés, que tiene por 
nombre Eneydos (por jEneis). Era ni mas ni menos que la Eneida de Vir- 
gilio, con vertida en un libro de caballerías, vertido en francés bárbaro. 
y de él vuelto á traducir en ingles mas bárbaro todavía. Esas publicacio- 
nes ignorantes bastaban á lectores que lo eran también ; Caxton hizo for- 
tuna ; sus leyendas , sus tratados de caza y de cetrería satisfacían los ape- 
titos poco difíciles de laépocaydef pais. Imprimiendo malos libros y todo. 
Caxton el venerable fué el bienhechor de su patria. Al principio del siglo XVI, 
todas las inteligencias británicas se abrían á la luz, y muy luego un dilu- 
vio de resplandores y de ciencias venidas de Italia, inundaron aauella ci- 
vilización apenas bosquejada. Oxford tuvo su impresor en 1478, Saint- 
Albans en 1480, Cambridge en 1521; los operarios alemanes llevados por 
Caxton ejercieron su profesión con mas gusto y tacto, y la Inglaterra re- 
cibió su parte de la dote universal. 

La Suiza, sin embargo, estaba orgullosa de sus Froben y de susOpo- 
rin , los Paises Bajos de sus Martens y de sus Platins. La España, consa- 
grada enteramente á otra empresa civilizadora, á la guerra contra los 
ntoros y á la conquista de América, tomaba poca parte en la lucha inte- 
lectual. En 1474, sin embargo , habia ya un impresor en Valencia ; en 1475 
se establecieron otros dos en Barcelona y en Zaragoza. Sevilla siguió este 
ejemplo en 1476, y Salamanca en 1481. El carácter caballeresco y aven 
turero, el genio de la edad media , el espíritu del símbolo dominaban de 

17 



232 INTEMOR 

una manera demasiado absoluta á esta gran nación , para que pudiese 
ocuparse con atan de una invención rutinaria, que oculta bajo el yuso 
vulgar de las atenciones materiales la mas elevada libertad del entendí- 
niierfto. 

Acabamos de ver dibujarse los grandes rasgos que distinguen á las ra- 
zas. El estado llano católico de Flandes prepara la invención. Alemania, 
vigorosa y joven , la prohija y lanza sus operarios sobre la Eujopa. ludía- 
los emplea para la ciencia , el arte y la belleza ; Francia para la crítica. La- 



Inglaterra balbucea los cuentos de su infancia ; España llena de desden 

corre los mares en busca de un mundo. Todo cambia sin embargo- Los- 
sabios del Norte y Mediodía registran las cuevas f los graneros, las pápele — 
ras para encontrar nuevos manuscritos que imprimir. El Pogge, todos lo& 
hombres de talento de Italia y Alemania, Leland en Inglaterra, consagran» 
su vida ít esta investigación ; levantan «los sudarios de telaraña» que cu- 
brían, como dice Leland, el rostro venerable de todos esos viejos héroes- 
A la voz de los emperadores, de los reyes y de los abades , se continuó con 
ardor la investigación universal. Fué preciso despedirse de aquel tiempo 
feliz en que los monjes de Croyland prohibían en sus estatutos el préstamo 
de un volumen «bajo pena de excomunión;» en que la biblioteca de Ox- 
ford estaba reducida á tres ó cuatro guardados «en un baúl» según dice el 
catálogo (t); en que un rey que necesitaba un libro, como el rey Juan. 
le pedia prestado al abad del monasterio vecino y le daba de ello un re- 
cibo, que firmaba, por haber recibido en préstamo el libro Mamado Pftaú. 
Vióse desaparecer de un golpe la poderosa nación de los copistas y nacer 
las bibliotecas, los impresores , los libreros, los bibliófilos, los biblióma- 
nos , los bibliófagos. 

¡Qué voluptuosidad tan delicada se presentó de repente á las inteligen- 
cias , cuando pudieron disponer como soberanas de todas las ideas que el 
mundo ha producido! En lugar de esas reducidas habitaciones de la edad 
media que encerraban seis volúmenes en un cofre y cuyo católogo estaba 
pintado en letras encarnadas sobre las vidrieras (2); se formaron las bi- 
bliotecas; ; vastos depósitos de tantos libros, bosques espesos en medio de 
los cuales nos seria tan difícil hoy hallar nuestro camino! Me ha parecido 
deliciosa una descripción que hace Leland de una de las primeras bibliote- 
cas, formadas inmediatamente después de la invención de la imprenta, 
por la noble familia de los Percy ; «era una torrecilla situada en frente del 
parqueen medio del silencio y de la soledad mas placenteros; sobre la 
puerta se lela Paraito. Tenia ocho frenv s y otras tantas impelerás todas 
iguales colgadas del techo, uue bajaban por medio de un resorte para sos- 
tener el libro que se quería leer. Hé ahí, añade este honrado autor, una 
invención bien sabia y agradable. En aquel paraíso de la inteligencia han 
vivido voluptuosamente una multitud de talentos apreciantes, algunos de 
ellos dotados de genio y que han enriquecido el porvenir con sus ideas; 
otros, inocentes epicúreos del pensamiento, tales como el holandés Foa 
Bosch (Üubois), que hizo grabar sobre el forro de sus libros su propia 
figura muellemente tendida en medio de sus queridos volúmenes, con es- 
tas palabras en latín por emblema: 

Esos son mis bosques : en ellos cazo sin fatiga. 
Haec nunquam latsat densa venatio sylta. 

Los grandes y verdaderos resultados de la imprenta se encuentran en 
otra parte. Esta pertenece esencialmente al pueolo ; populariza y divide los 
conocimientos en átomos imperceptibles, los esparce por la atmósfera co- 
mo un aroma sutil que penetra las inteligencias mas vulgares hasta á des- 
pecho suyo. La independencia de la razón es su consecuencia necesaria; 
la tendencia A la insurreccionase enlaza con ella. ¡Comprenderlo todo! 
;Saberlo todo! ¡el árbol de la ciencia accesible á todo el mundo! Desde el 

flt Vea?c Dlbdln. Deeameron. 
íf) Véase Letonas llinerary. 



i 



DEL TALLER DI CUTTENBERG. 233 

principio del siglo XVI , los poderosos vieron lo que era la imprenta; les 
♦utbia inspirado una gran admiración y acabaron por tenerla miedo; la 
censura, inventada por Tiberio, fué renovada por aquel mismo Borgia que 
habia alabado con entusiasmo en su bula las «nuevas letras inventadas 
para la comodidad de los sabios.» 

Se destruyeron Jibrosy hasta impresores; se quemó y ahorcó en Lon- 
dres, en París, en Roma, en Ñapóles , en Zaragoza; frivola é impotente 
resistencia, inútilmente prolongada durante dos siglos. ¡Cómo apagar la 
hoguera después de haberla encendido! Y aun cuando Luis XI, ese mal- 
vado de talento, hubiese acogido con ceño á la imprenta, de la cual por 
lo demás gustaba mucho, ¿qué hubiera podido intentar contra esasegun- 
da redención del hombre, como la llamaba Martin Lutero? La imprenta es 
Ja memoria eternizada del género humano. 

Una vez adoptada por la Europa y llegada á ese punto de madurez, si- 
gue un rumbo nuevo y reclama otro historiador. No son ya orígenes os- 
curos y esfuerzos muchas veces estériles lo que es preciso describir , sino 
ina variada sucesión de irresistibles conquistas. Yo no he tenido la pre- 
ension de trazar mas que sus primeras fases , la parte mas interesante y 
I rama tica de su grande historia. 

He querido poner de manifiesto , ante todo, que procede no de una in- 
lustria material y de una feliz casualidad, sino del pensamiento humano, 
obrando sobre la naturaleza y sobre sí mismo , por medio de ese maravi- 
loso trabajo que solo acabará con el mundo. He investigado y reproduci- 
lo * con una fidelidad , que no habrá de parecer superficial sino á los que 
10 han levantado, en peso , las montañas de volúmenes formadas por la 
mprenta en su propia alabanza, el interesante drama de la idea civiliza- 
lora y de las pasiones humanas. Ahí tuvieron su origen esas anécdotas 
an romancescas y tan completamente auténticas , esos caracteres tan de- 
icadamente dibujados y de tan vigoroso colorido , ese Fausto, esa Lucre- 
ría, eseErasmo, ese Guttenberg, que muestran de cuando en cuando su 
opresiva fisonomía y representan rápidamente su papel de actores en el 
gran drama de los orígenes filosóficos de la imprenta. La dejo en el mo- 
mento en que consolidó su autoridad; ya no necesita de mis elogios; á los 
poderes nunca les faltan panegiristas. 

Phila^etb Chasles.— (Rtvue des Deux Mondes.) 



TIPOGRAFÍA. 



Tantas son las ciudades, que, faltando algunas de ellas á la verdad á 
sabiendas, se disputan la inmarcesible gloria de haber sido la cuna de la 
imprenta, de este agente el mas poderoso que ha concedido Dios á la civi- 
lización para desenvolverse en el globo ; y tantos los títulos mas ó menos 
valederos que cada una de ellas alega para legitimar su pretensión , que 
se pierde en un laberinto de conjeturas el que se empeña en averiguar 
cuál fué el principal inventor del arte prodigioso que libra al pensamiento 
humano de la oxidación y del moho con que las edades lo roían ; que au- 
mentando su volatilidad para que se propague , le presta al mismo tiem- 
po solidez para que no se avapore ; que le da alas como á un pájaro, 
y estabilidad como á una fortaleza ; que embalsama las tradiciones y las 
crónicas para que no se corrompan , como los cadáveres en su contacto 
con la atmósfera; que impone á las palabras una forma material, tangi- 
ble, permanente, y las reproduce hasta lo infinito , y proloBga su eco de 
una manera que nunca se ncaba, que nunca se debilita, que nunca se 
pierde en ningún horizonte, que permite á los siglos conversar todos en- 
tre sí, como si estuviesen todos presentes , como si se hubiesen todos ci- 
tado á una misma hora en un punto tlio; míe hace vivir al hombre con 
la vida de todas las eras, y que está colocado en el mundo como un cen- 
tinela vigilante , como un idómetro infalible , que cuenta y mide uno tras 
otro todos los progresos, todas las evoluciones, todos los pasos de la hu- 
manidad en marcha, cuyas tendencias se dirigen incesantemente á avasa- 
llar el tiempo y el espacio. 

Hay invenciones , que aunque son el resultado de ideas que la una en- 
gendra la otra, requieren en el que las concibe una fuerza de ilación tal, 
que apenas se comprende cómo ha podido llegar á ellas. ¿A quién no asom- 
bran , por ejemplo , los trabajos de Niepca y de Daguerre , que llegaron con 
su maravilloso procedimiento á fijar las imágenes de la cámara oscura, 
sin mas conocimiento preliminar, sin mas punto de partida que el que 
les suministraban los antiguos alquimistas, los cuales, después de haber 
conseguido unir la plata con el ácido marino , notaron que de esta combi- 
nación resultaba un producto blanco , que gozaba al ponerse en contacto 
con la luz, de la singular propiedad de ennegrecerse? Lo mismo pudié- 
ramos decir de la galvanoplastia, de las armas de fuego, del alfabeto, de 
la numeración, de la escala natural y cromática, invenciones á las cuales 
no podia llegarse sino por una serie de cálculos , por una repetición per- 



TIPOGRAFÍA. 235 

scveratite de aaálisis y de síntesis que revelan un ingenio muy poderoso; 
lo mismo pudiéramos decir de la litografía , de la locomoción por el va- 
por, de la telegrafía eléctrica. Entre el descubrimiento del agente, que 
puede y suele ser debido á la casualidad, y su aplicación al objeto á que 
se le destina, hay que. recorrer una serie de conocimientos que parecen 
superiores á la penetración humana. 

Pero la imprenta no se encuentra en este caso , y no tanto nos admira 
que se haya inventado, como que se haya tardado tanto en inventarla. ¿Se 
concibe que no inventasen la impréntalos antiguos, hallándose de ella ya 
tan cerca como nos lo demuestran las inscripciones y cifras do los egip- 
cios, de los griegos y délos romanos, que por medio de un hierro frío ó 
caliente se grababan en relieve y en sentido inverso en los ladrillos, en 
las monedas, en los panes, en la frente de los esclavos fugitivos, y como 
dos lo demuestran sobre todo los rótulos de sus libros , que grabados al 
revés en el molde se reproducían al derecho en el objeto? De eso , á la 
invención de la imprenta no hay masque un paso, y sin embargo, se tardó 
en dar este paso , siglos y mas siglos. 

Trescientos años antes de Jesucristo, habian ya los chinos concebido la 
impresión, pero por procedimientos muy imperfectos y muy distintos de 
los actuales. No es axacto, como añrman ellos á impulsos de su vanidad 
característica, que la imprenta sea tan antigua como el mismo celeste ini- 
l»erio , es decir , que sea treinta siglos anterior á la era cristiana, l.os mo- 
numentos tipográficos de la época de los Han, contemporáneos de Augus- 
to, época que es en la China la del renacimiento de las letras, desmien- 
ten tan Jactanciosas aserciones. 

En Grecia, Agesilao II , rey de Esparta, que nació en el año 445 ¡antes 
de Jesucristo, tuvo ya una idea de la impresión húmeda ó estampa, cuan- 
do para inspirar aliento á su ejército abatido, tocó las entrañas de la víc- 
tima consultada por los arúspices, y dejó en ellas estampada la palabra 
victoria que habia escrito antes al revés en la palma de su mano. 

Los caracteres móviles, de que noshiblan ya S. Jerónimo y Quintilla- 
no aran conocidos en Roma en tiempo de Cicerón , como lo prueba el pa- 
saje en que el esclarecido orador , para combatir la opinión de que el 
mundo es el resultado de un azar , decia : «¿Cómo el que cree posible que 
produzca la casualidad tan maravillosa armonía, no ha de creer también 
que tirando al suelo miles y miles de letras del alfabeto, de oro ó de cual- 
quiera otra sustancia, podrían quedar dispuestas en tal orden que per- 
mitiesen leer los Anales de Enniol Pero esos caracteres móviles no se apli- 
caban á la impresión , sino simplemente á la enseñanza de los niños, que 
aprendían á leer con ellos, sirviéndoles al mismo tiempo de juguete. 

A los mismos niños, para enseñarles á escribir, se les sujetaba á otro 
procedimiento. Empleábanse al efecto páginas enteras con letras recorta- 
das cuyos contornos seguíanlos niños con el estilo, que no podia fácil* 
mente desviarse , hallándose contenido por los bordes que le obligaban á 
seguir el curso. Este procedimiento, muy encomiado por Quintiliano, es el 
mismo de que se vahan para poner su firma Justino y Teodorico, rey de 
los Ostrogodos, siendo de oro la lámina en que se hallaba su nombre va- 
ciado, y era también igual con poca diferencia el que empleaban los ilu- 
minadores para trazar Tas letras capitales de los libros de canto llano y de 
algunos manuscritos sobrecargados de adornos. Este medio estaba aun en 
boga en Alemania á principios de este siglo, especialmente en algunos 
conventos. La estampa ó impresión húmeda se uso mucho durante la edad 
media , en que con tanta prodigalidad y profusión se empleaban las tintas 
de colores. 

Con un mecanismo bastante análogo al adoptado en Roma para ense- 
ñar á escribir á los niños usado aun hoy por los pintores de brocha gor- 
da, reprodujo Varron las imágenes de los grandes hombres. Plinio califica 
este procedimiento de maravilloso, y lo elogia con una magnificencia de 
frases que revela su admiración y entusiasmo. 

El procedimiento de los chinos consiste simplemente en pegar á una 
piedra muy lisa la hoja en que se hallan dibujados los objetos que quie- 



836 TIPOGRAFÍA. 

ren reproducir, sean letras, flores, retratos, ó figuras de animales, etc.,^_ 
aplicando á la piedra la cara escrita. En seguida frotan el papel basta q m ■ 

desaparece y no deia en la piedra roas que los rasgos escritos, que se va 

cian entonces con el buril. Ennegrecen con tinta la superficie de la pipHr» 

aplican á ella una hoja de papel , y queda la imagen reproducida en blan 

co sobre un fondo ne^ro. En cuanto á las caras, en lugar de ahuecar lo^= 

perfiles ahuecan lodo lo demás, y los contornos quedan salientes, y re 

sultán de consiguiente negros en el papel. 

El uso de los patrones ó dechados se aplicó á los naipes, cuya inven — 
cion tiene la fecha de 1328, siendo por tanto falso que se inventasen par». 
distraer en su enfermedad á Garlos VI de Francia. Mas adelante , habién- 
dose popularizado mucho, se trató de fabricarlos con mas prontitud y eco- 
nomía, y el primitivo procedimiento cedió su puesto á los moldes de ma- 
dera en reli've. Esto era ya un buen punto de partida hacia la xilografía, 
déla cual nos limitaremos á decir que una representación deS. Cristóbal, 
pasando el mar con un niño Jesús en brazos, es el primer grabado en ma- 
dera que se conoce. La primera mitad del siglo Xv nos ofrece ya varios 
libros con láminas grabadas en madera . procedentes en su mayor parte 
de Harlein , y hasta hay qui»»n cree que Guttenborg era también xilógrafo 
cuando la invención de la imprenta. 

11. 

A tiempo llegó para la causa de la humanidad , que se hallaba en sus 
últimas angustias, la invención de la imprenta. Mahoma habia arrancado 
de la benéfica influencia de la Cruz el vasto imperio de Oriente, y el Oc- 
cidente se estremecía como en una postrera convulsión bajo las plantas de 
los bárbaros. Sin mas armas que la autoridad religiosa, ¿como contrares- 
tar el cristianismo las devastadoras irrupciones de los pueblos del Norte? 
Las mas importantes tradiciones habían perecido en aquel inmenso ñau* 
fragio social ; los manuscritos que habia recogido Matias Corvino , rey de 
üungria , en todas las comarcas de la Grecia habian desaparecido sin de- 
jar rastro , sumergiéndose en el polvo de las bibliotecas destruidas por el 
islamismo , y de tantas riquezas literarias solo sobrevivieron en aquella 
guerra de esterminio los pocos libros que hallaron un lugar de asilo en el 
interior de los conventos. Para colmo de infortunio, estos mismos libros 
escitaron la codicia de algunos frailes ignorantes, que formaban con ellos 
salte ios y cuadernos para venderlos á los niños y a las mujeres. Boceado 
que .viajando por Apufia, visitó el convento del monte Gasino atraído 
por su celebridad , lamenta con mucha amargura el deplorable estado de 
mutilación en que encontró la mayor parte de los manuscritos que babían 
llegado á manos de aquellos religiosos. 

Sin la imprenta habría en el tiempo una solución de continuidad, solo 
comparable á la que produjo el diluvio Un abismo insondable separaría 
la época de la invasión de los barbaros, de todas las anteriores. Pero la im- 
prenta vino, y rehizo ei pasado con los pocos restos de la civilización caí- 
da , que sobrenadaron en las aguas del cataclismo. Su misión fué doble; 
conservó los despojos de las civilizaciones derrumbadas, y preparó las ci- 
vilizaciones venideras. No es, pues, cstraño que fuese inmenso el entu- 
siasmo con que fué acogida una invención de tanta trascendencia ; se la 
consideró de origen divino, y el cristianismo, que es la misma civilización, 
vio en ella un poderoso auxiliar que le venia del cielo. «Inventa ie «ave, 
dice Tritemio, mirabili industria, muñen divinitalis. y Felipe de Bérga- 
mo la saludó en 1513 con estas palabras entusiastas : qva certe ntdla inmun- 
do digntor , nutla laudabüior, ant proferto utilior. site dimmor #f tanetior «Mt 
nunquam potiñsset. 

Muchas son sin duda las grandes invenciones posteriores á la de la im- 
prenta, que constituyen nuestro actual estado de civilización; pero aun- 
que pertenezcan a un orden de conocimientos distinto, y por tanto in- 
dependiente, del arte de imprimir, es de creer que si esto no hubiese Ido 



TIPOGRAFÍA. 231 

perpetuando la serie ó eslabonamiento de nociones indispensables para 
conducirnos á ellas , ninguna hubiera llegado jamas á producirse. Sin la 
imprenta, las ciencias, de que son hijas Tas invenciones modernas , se ha- 
llarían en un atraso tal , que en la actualidad ni siquiera puede concebir- 
se, y este atraso haría incompatibles los numerosos descubrimientos de 
que el siglo XIX hit dotado á todas las generaciones venideras, enrique- 
ciéndose á sí mismo. 

La invención de la imprenta fué la trasformacion del mundo, fué casi 
la creación de un mundo nuevo. Llenó de asombro á sus contemporáneos, 
que creyeron haber oído la voz ?de Dios, articulando el fíat lux en la in 
[Densidad del caos, y sin embarco ninguno era capaz de medir ó adivinar 
toda la estension de su influencia , á pesar de que jamas ninguna concep- 
ción del ingenio humano había hecho concebir tan halagüeñas esperanzas 
Di correspondido mas pronto á ellas. Pero las sobrepujó el éxito. Cuando 
hubo trascurrido algún tiempo, y estas esperanzas empezaronárealizarse, 
Harlem, Maguncia, Estrasburgo, Bamberg, Duremberg, Roma, Augsbur- 
go, Bolonia, Veneeia, Rusemburgo. Florencia, Schelestadt, Amberes, Fel- 
tri, Lubetk, Busiica,y otras muchas ciudades masó menos importantes, 
quisieron atribuirse; la gloria de la invención ; mas si esceptuamos las cua- 
tro primeras que hemos nombrado, y especialmente dos de elias , ninguna 
funda sus reclamaciones en derechos que puedan parecer legítimos. 

Sin negar á Harlem el mérito de haber precedido á todas las demás en 
la impresión tabularía, es necesario confesar que los honores del descu- 
brimiento déla imprenta por caracteres móviles corresponden á Estras 
burgo y á Maguncia ;á Estrasburgo, donde algunos, aunque al nArecer 
equivocadamente, colocan la cuna de Juan Gudemburch, ó Guttenberg, y 
á Maguncia, donde el inmortal inventor estaba cuando menos avecinda- 
do. Esta aserción se apoya en los numerosos testimonios citados por Wolf 
Meerman y otros, y en la autoridad uada sospechosa de Ulrico Tell y tam- 
bién en la de Tritemio. El primero era un impresor contemporáneo de la 
invención, que no so hallaba establecido en ninguna de las ciudades riva- 
les que se han disputado la gloria del descubrimiento , por lo que su voto 
se nos figura desapasionado. 

La invención ó, por mejor decir, su primer ensayo, lleva, según Ul- 
rico Tell, la fecha de 1440 , y se emplearon diez años en perfeccionar to- 
do lo que á ella se refiere. La biblia latina, impresa en grandes carac- 
teres, es la primera obra que salió de la prensa. En 1457 se fué ei arte 
propagando por varios países, como lo acredita Palmer con documentos 
muy auténticos. 

Tritemio, que nació en 1462 y murió en 1516 , no concede á Juan Gut- 
tenberg (ZumZumgen) mas que una intervención poderosa en la inven- 
ción de la imprenta, haciendo participes de su gloria á Juan Fust, sin cu- 
yos consejos y recursos pecuniarios hubiera Guttenberg cejado en su em- 
presa, y a un yerno del mismo Juan Fust, llamado Pedro Schoeffer de Gern- 
sheim, ciudadano de Maguncia. Juan Fust y Guttenberg imprimieron juntos 
un Vocabularip , á que dieron el nombre de Calholicon , en caracteres re- 
gularmente escritos en tablas de madera y con formas compuestas ; pero 
no pudieron servirse de estas formas para imprimir otros libros por la 
imposibilidad de sacar los caracteres de las planchas hallándose esculpi- 
óos en ellas. Entonces idearon otros procedimientos para allanar este 
grande inconveniente; y hallaron el medio de fundir formas , á las cuales 
dieron el nombre de matrices íjue conservan todavía , de todas las letras 
del alfabeto latino. Estos caracteres, grabadosenun principio á mano, eran 
de cobre ó estaño. El procedimiento era sumamente costoso. Pero Schoef- 
fer inventó entonces una manera mas fácil de fundir los caracteres, y dejó 
colmados todos los deseos. En las mejoras de fundición intervino la es- 
periencia de Duun , platero muy consumado. 

Las vacilaciones ele la opinión acerca del verdadero inventor de la im- 
prenta proceden de la circunstancia de no llevar el nombre de Gutten- 
berg ningún libro impreso, lo que nos obliga casi á repetir aquella inge- 
niosa frase de Víctor Hugo : «hay nombres muy desgraciados ; Colon no 



23S TIPOGRAFÍA. 

pudo dar el suyo á un mundo que descubrió , y el del doctor Guillotin nc — ■ 
se puede separar de su espantoso invento.» La oscuridad que rodea á 1»= 
imprenta en su cuna se esplica por el interés mercantil de sus primeros^ 

esplotadores , que querían hacer pasar los libros impresos por obras ma 

nuscrilas, parada este modo venderlas á mas elevado precio, y tal vecs 
también por el miedo que tenían los primeros impresores de qué se atri — 
buyes» 1 su arle á manejos de inania ó brujería. 

Respecto de Gúttenberg , hay quien cree que perteneciendo á una fa — 
milía noble, y estando legítimamente enlazado con una mujer pertenecientes 
también á la aristocracia (!•» la sanare , no quiso asociar su nombre al mH^ 
humilde de Schoetfcr , ni tampoco al del mismo Fust, que eran ambos d& 
estraccion plebeya. Otros dicen que quiso dejará Maguncia toda la gloria 
de su invención , sacrificando , por un esceso de modestia ó de abnega- 
ción cívica, la suya propia A la de su patria , y otros, en fin, atribuyen la 
circunstancia de no figurar en ninguna edición el nombre del inmortal in- 
ventor, ásu estremada miseria, que le obligó á vender hasta su bien me- 
recida gloria á sus auxiliares y consocios Fust y Schoeffer. 

Duverger atribuye la primera idea ó proyecto de la invención de Gut- 
tenberg, á la permanencia de este en Estrasburgo, donde treó les proce- 
dimientos del grabado y fundición de caracteres; pero se cree general- 
mente que las impresiones de los opúsculos que Giíttenberg pudo ejecutar 
en Estrasburgo . eran xilográficas, ó hechas con letras de madera móviles, 
análoga* á los Donatos de Holanda, que le sugirieron la primera idea de 
la tipografía. 

Traspasaríamos los límites que nos hemos impuesto, si nos entretu- 
viésemos en refutar los datos en que fundan sus pretensiones todas las 
ciudades que aspiran á participar de la gloria del descubrimiento de la 
imprenta. Esta gloria pertenece principalmente á Maguncia, y solo tienen 
derecho á alguna parte de ella Harlem y Estrasburgo. 

Hemos manifestado ya la transcendental influencia que la invención de 
la imprenta ha ejercido en la vida de la humanidad y el frenético entusiasmo 
con que fué acogida. Con ella están enlazados, aunque sean de un orden 
distinto, todos los progresos artísticos y científicos, y de consiguiente polí- 
ticos y morales, que han renovado la faz del mundo. Pero desde la época 
de Ciuttenberg á la actual , el arte tipográfico se ha perfeccionado de tal 
manera que asombraría al mismo Gúttenberg si ahora resucitase. ¿Qué di- 
ría en estos momentos Juan Andrés, obispo de Aleria, que en una dedi- 
catoria dirigida al papa Pablo 11, manifestó su admiración diciendo, que 
gracias al Divino Pastor, que. hizo bajar la tipografía del cielo, costaban los 
libros monos de lo que costaba antes su encuademación, y casi tan poco 
como el papel en blanco, papirus vacua et nuda? ¿Qué diría si viviese aho- 
ra Campano, que esclaraaha : imprimit Uta die quantum vix scrtbil ur amtot 
Con los nuevos procedimientos estereotípicos, con las prensas mecánicas 
animadas por el vapor, y con la propagación de la imprenta que ha in- 
vadido todas las partes del mundo, hoy en un día, y tal vez en una hora, 
se imprime tanto como imprimían en un ano todos ios contemporáneos de 
Ulderico Gallus, para quien compuso Campano el exámetro que hemos 
citado. 

III. 

Habiéndonos hecho cargo de todas las probabilidades , y consultado 
los datos contradictorios que se presentan mas ó menos arbitrariamente 
paia sostener pretensiones rivales, creemos haber recogido la suficiente luz 
nara disiparlas tinieblas que oscurecen el origen de la imprenta. Sin que- 
rer menoscabar en lo mas mínimo la gloria que cabe á los auxiliares de 
Gúttenberg, que le ayudaron con su ingenio y sus intereses á llevar acabo 
su plan de tan inmensa trascendencia ; sin amenguar los honores de los 
primeros ensayos que disputan á Maguncia otras ciudades de dentro y 
fuera de Alemania, sin desconocer los títulos que tienen á la considera - 
finii pública los libros impresos que se consideran con derecho para ne- 



TIPOGRAFÍA. 239 

gar á la BMia latina el mérito, que le quieren para sí mismos, de haber 
sido la primera manifestación del arte tipográfico, afirmamos con toda 
seguridad que Guttenberg es el verdadero padre de la imprenta, que es 
Maguncia quien meció en su cuna á esa hija primogénita de la civilización, 
y que es la Biblia latina el primer vagido con qué la tipografía reveló al 
mundo su nacimiento. 

Sentado ya Tjüe Guttenberg es el inventor de la imprenta , pocos serán 
los que no deseen conocer la biografía del hombre inmortal , á quien la 
posteridad ha levantado estatuas, y que ha inspirado sus cantos mas su- 
blimes á los mas grandes poetas de todas las épocas y de todas las na- 
ciones. ¿Pero cómo satisfacer este deseo? La vida de Guttenberg no ofrece 
ningún accidente notable, y está toda cubierta con un velo que nadie hasta 
ahora ha levantado. Sufrió sin duda muchas amarguras , siendo tal voz la 
mayor de todas la que debió esperimentar por no poder unir su nombre 
A ningunas de las primeras maravillas de su glorioso descubrimiento. Ya 
liemos indicado las razones con que tratan algunos de esplicarse este ac- 
cidente de su biografía, pero al nn y al cabo estas razones no pasan de 
ser conjeturas que distan quizás mucho de la verdad. Apenas conocemos 
de Guttenberg mas que su nombre y la fecha de su nacimiento y de su 
muerte. Se sabe que nació en Maguncia en 1400 y que murió en 1468; que 
«u familia era noble ; que su verdadero nombre era JuanGensüeich, y que 
el que se le daba de Guttenberg era debido á una de las diferentes insig- 
nias que distinguían las casas que habitaban las distintas ramas de la no- 
ble familia de Sorgenloch á que pertenecía. Hé aquí lo que se sabe de su 
biografía. Los monumentos oe su tiempo nos dicen que en 146o fué ad- 
mitido en el número de los caballeros de Adolfo de Nassau , elector de Ma- 
guncia, con renta anual , y que murió á la edad de 67 años próximamen- 
te. Todo lo demás que pudiéramos decir del ilustre inventor de la impren- 
ta , se enlaza con la historia del origen de esta , y de consiguiente lo he- 
mos ya dicho en artículos anteriores. 

Restaños ahora , como complemento de nuestras investigaciones, ma- 
nifestar de qué modo la imprenta se fué generalizando en Alemania y en 
todo el mundo; cuales fueron los herederos y continuadores de la 'gloria 
de Guttenberg que propagaron su invención importantísima y los progre- 
sos que debe el arte tipográfico al ingenio de los reformadores que lo han 
ido elevando al grado de perfección en que hoy se encuentra. 

Dedúcese de una carta que se encuentra en los archivos de Maguncia, 
que Guttenberg, al morir, se hallaba asociado con el doctor Conrado Ho- 
roery , y que este se quedó solo con su imprenta, imponiéndole el prínci- 
pe arzobispo Adolfo la condición de no imprimir mas que en Maguncia, lo 
une prueba el interés patriótico que el pnneipe tenia en la conservación 
de aquella imprenta como monumento glorioso para la ciudad en que na- 
ció su fundador. Poco tiempo después el establecimiento fué trasladado á 
fistoil, arrabal de Maguncia, por haber allí el príncipe fijado su residencia. 
A Pedro SchcBffer y Juan Fust , que trabajaron unidos y que luego se 
Separaron, se debon varias impresiones , y ios dos quieren pasar por los 
inventores del grabado y fundición de caracteres. Pedro Schceffer se atri- 
buye la principal gloria ; á pesar de que cuando conoció á Guttenberg se 
tiaííaba >a este asociado con Juan Fust. Con este motivo dice en unos dís- 
ticos que colocó en el final de su edición de las instituías de Justiniam», 
cjue san Pedro, aunque san Juan le precedió, entró antes que este en el 
sepulcro de Cristo , y esta alusión al pasaje del Evangelio de san Juan 
«quiere probablemente significar que Pedro Schceffer, aunque fué el último 
«^ue se asoció con Guttenberg , penetró antes que él y su primer consocio 
%sn el fondo de la tipografía. 

El primer libro que Juan Fust y Pedro Schceffer publicaron unidos, es el 
JUbro be salmos , de Maguncia. La primera edición de los Oficios de Cice- 
"ron pertenece esclusivaraente á Fust, y pertenece esclusivamente á Schcef- 
fer, no á Pedro, sino á un nieto de este, la traducción alemana de Tito 
Livio, del cual dio también una edición latina á mas de la de Apiano, una 
colección de inscripciones romanas y varios libros ascéticos. 



240 TIPOGRAFÍA. 

La impronta de Estrasburgo á nadie debe lauto como á Mentelin, el 
cual desde su oscuridad se ocupaba sin meter ruido en interpretar ios» 

Í procedimientos de Guttenberg, Fust y Schoeffer, y consiguió perfeccionar- 
os. Se le deben entre otras obras la Biblia en alemán , y el Arle de predi- 
car, por san Agustín. Murió en 1478, después de haberse asociado coiw 
Enrique Eggestein. Estrasburgo desde entonces ha estado siempre al nivel, 
de todos los progresos de la tipografía y de ia policromía.' • 

Habiendo emigrado de Maguncia vanos impresores á consecueucia de 
algunos disturbios que sobrevinieron en 1462 y 1463, fueron propagando 
su arte por varias ciudades de Europa. Roma estaba destinada a ser la 
primera ciudad de Italia en que se levantase una imprenta, pues á ella se 
dirigían al efecto Conrado Sweyngheim y Amoldo Pan nariz v pero estos 
dos impresores se detuvieron en el convento de Subiaco donde imprimie- 
ron el Laclando, un Domíto para uso de los niños, y la Ciudad de Die$ de 
san Agustín. Al trasladarse á Roma , una familia noble les ofreció un pa- 
lacio para poner su imprenta, y las Epistolat de Cicerón fueron la primen 
obra quo publicaron. 

Las Epístolas familiar es de Cicerón fueron también la primera obra que 
se imprimió en Yenecia, donde se había establecido Juan de Espira. La 
impresión tiene la fecha de 1469. Mas adelántelos Aldes, luchando contra 
todos los obstáculos políticos de su época, adquirieron como impresores 
una reputación que no ha muerto aun en Italia. Con ellos rivalizaron 
Andrés de Asóla y Pablo Manucio. A Zacarías Calliergi agradece Venecia 
cuatro bellísimas ediciones. 

El primer libro que se imprimió en Bamberg tiene la fecha de 1461, pero 
no lleva nombre de impresor. El que se imprimió después de este, en 1462. 
se titula Libro de las cuatro historias, y honra á Pfister á quien se debe su 
impresión. 

Bamler fué el primer introductor de la imprenta en Augshurso ; sus 
primeras ediciones son de 1466. Cuatro años antes se había ya hecno céle- 
bre en Nuremberg con sus impresiones Antonio Koburger que murió en 
1513. Entre los impresores de Nuremberg figura el inmortal pintorAlberto 
Durero y el hábil dibujante Yincencio Roskener. 

Ulrico Zell, que había trabajado en Maguncia al lado de Guttenberg, fué 
el primer impresor en Bolonia. Sus ediciones mas antiguas pertenecen al 
año 1466. 

Hasta 1481 no hubo imprenta en Leipsik, y la hubo posteriormente en 
Berlín , donde Federico el Grande protegió decididamente á Spanery tam- 
bién á Unger , no menos célebre como grabador que como impresor. 

En la capital del imperio austríaco, se empezó á imprimir en 1488, y 
Viena es hoy una de las ciudades en que mas adelantado se halla el arte 
de imprimir y todos sus accesorios. 

La Historia Hangar ka apareció en Buda en 1473. No hay en Hungría 
otra impresión de fecha mas antigua. 

La época de la introducción de la imprenta en Inglaterra , que es la 
nación mas adelantada en el arte tipográfico , es un misterio impenetra- 
ble. Nos limitaremos á decir que la corporación de impresores-libreros, 
que existe aun en Londres, fué fundida en 1493. 

Walter Chapman y Andrés Miller introdujeron la imprenta en Edimbur- 
go en 1508 ames quase introdujese en ninguna otra ciudad de Escocia. 

Alest es la primera ciudad de Bélgica en que ha habido imprenta. Debe 
esta gloria á Juan de Yestfalia. 

Las primeras ediciones que se conocen en Holanda son de 1483. En 
Arasterdam no hay ninguna impresión anterior á 1523. 

Bajo el reinado de Juan Basilowitch, se introdujo la imprenta en Mos- 
cow, primera ciudad del imperio ruso á quien cabe esta gloria El libro 
titulado Apóstol, del cual no se conoce masque un ejemplar, fu ; impreso 
en 1564. 

En Suecia , el primer libro que tiene fecha impresa se debe á Juan 
Snell. y se titula Dialogus creat urarum moralitatus. Se conserva en Upsal. 
En 1611 se imprimió por primera vez en Estocolmo en caracteres rúnicos. 



TIPOGRAFÍA. 211 

En Turquía había ya en el siglo XV algunos libros impresos que circu- 
laban por Constantinopla. Pero BayacetoII prohibió la imprenta en 148a 
bajo pena de muerte, y en 1515su digno htjoSelim II renovó el espan- 
toso decreto. La imprenta bajo la protección del gobierno no se estableció 
en Turquía hasta el siglo XVlll, gracias á Ibrahim Effendi, que logró ven- 
cer las preocupaciones de sus compatriotas. 

Muchos libros de liturgia , y algunos pocos de ciencias y literatura , se 
imprimían en Vcnecta hasta el año de 1820, para uso déla Grecia. Algunos 
se imprimieron también en Viena con el mismo objeto, y en París, á costa 
de los hermanos Zosina , publicó el sabio Coray la Biblioteca helénica. 

La primera imprenta que se estableció en Francia, se debe á Ulbrico 
Gering, de. Constancia, á Miguel Friburger, de Colmar, y á Martín Crnntz, 
que se instalaron en la misma Sorbona , á instancias de su prior , siendo 
el primer libro que imprimieron las epístolas de Gasparino de fiérgamo. 
Aunque este libro no tiene fecha, se sane de positivo que le corresivonde 
la de 1470. 

Un comentario sobre el Pentateuco se imprimió en Portugal en 1489. 
Es el primer libro impreso que allí se conoció, y 1 fueron sus editores los 
judíos Raban y Samuel Zora. 

España debe á la ciudad de Alcalá la impresión de la primera Biblia 
-poliglota , hecha á todo gasto bajo la protección del cardenal Jiménez de 
Clsneros; esta impresión, que honra no menos al cardenal que á su im- 
presor Arnaldo Guillermo de Brocar , costó cincuenta mil coronas de oro. 
ios trabajos empezaron en 1502, y tardaron quince años en concluirse. 

La imprenta , como se ve , se introdujo antes en Italia y en Francia que 
t*n España. En Valencia se estableció en Í474, en Sevilla y Zaragoza en 1475, 
t»n Salamanca en 1485, en Toledo en 1486 , en Barcelona en 1497, y en Ma- 
drid en 1499(1). 

En San Felipe de Játiva establecieron los moros la primera fábrica de 
papel que ha habido en Europa. En el archivo de la Corona de Aragón se 
halla escrito en papel un tratado de paz concluido entre Alfonso II de 
Aragón , y Alfonso IX de Castilla, el cual lleva la fecha de 1178. 

Seria muy prolijo citar una tras otra todas las ciudades de Europa en 
que ia imprenta fia pedido carta de vecindad, y la* primera obra que se 
ha impreso en cada una de ellas. No hemos hecho mas que nombrar las 
principales. 

Ahora, después de haber manifestado las evoluciones que ha practi- 
cado la imprenta para propagarse en Europa, debemos indicar las cir- 
cunstancias que acompañaron su desarrollo en las demás partes del globo. 
La verdadera tipografía, el verdadero arte de Guttenberg no da en 
China ninguna prueba de existencia anterior al año de 1590. Esta es la fe- 
cha en que se imprimió en Macaoun libro muy raro, en qu* se da cuenta 
de una embajada que partió de Japón á Roma! Está impreso en latin, in 
Mtacaensi portu Sinici regni in domo societatU Jesu. 

Algunos años antes, los jesuítas portugueses habían ya introducido la 
imprenta en Goa; pero hasta 1712 el arte tipográfico no se estableció en la 
corte de Coromandel, donde la primera obra impresa lo está en caracteres 
talmúdicos , procedentes de Alemania. 

El primer libro que se imprimió en Calcuta se debe á los ingleses. Su 
Techa es 1780, y su tílulo el ¿tita en la india. 

En Alejandría, en el Cairo y en Gizech, se establecieron imprentas 
Ouaqdo los franepses invadieron el Egipto, donde en 1800 apareció un pe- 
riódico escrito en francés y en árabe, titulado: Courrier del Egiple, depvis 
** 12 fructidor an Vljusqu au 20 prairial an IX. Salieron de él 116 números. 
ISI bajá envió á la última esposicion de Londres algunos libros adorna- 
dos con arabescos que prueban los progresos que ha hecho la tipografía 
^n la antigua Ménfis. 

Los maronitas establecidos en el convento del valle de Kuzaia impri- 

(1) Esta i fechas están equivocadas en su mayor parte. 

D. Hidalgo. 



üi TIPOGRAFÍA. 

mieron cu 1610 un Libro de salmos en árabe y siriaco. ¡Esta imprenta de 
los católicos del Monte Líbmo existia aun en 1815. 

La Inglaterra ha importado también á Australia la magnifica concepción 
de Guttenberg, pues en (a esposicion de Londres de 1851 figuraban algu- 
nas obras impresas en Sydney , con caracteres fundidos en Ta misma ciu- 
dad, y otras impresas en Hobart-Town. El primer número de la Gaceta ét 
Sydney vio la luz pública el 5 de marzo de 1803. 

En 1818 se estableció la imprenta en Otaiti. Después que los misioneros 
ingleses de las islas del Viento hubieron colocado una prensa en Afarekto, 
quiso el rey Pomaré que la primera hoja impresa lo fuese por sus mismas 
manos , y acompañado de toda su corte , compuso él mismo ia primera pá- 
gina de un abecedario en letras capitales. Su entusiasmo y el de toda sa 
corte fu( i inmenso, y se manifestó con muchas esclamaciones en que se 
prestaba á la Inglaterra tributos de admiración. 

Introdujo en Méjico la imprenta su primer virey don Antonio de Men- 
doza, hombre dotarlo de una instrucción muy vasta y de muy vivo amor á 
las letras. Mil quinientos sesenta y seis es la fecha del libro mas anligno 
que se ha impreso en la América del Sur, cuyo primer impresor fué An- 
tonio Espinosa. 

Fué introducida la imprenta en los Estados-Unidos por el reverendo M. 
Glover en 1638. Se estableció en Cambridge; treinta y cinco años después 
en Boston , y cincuenta años después en Filadelfia, de donde pasóá Nueva- 
York. La introducción es, como se ve, bastante tardía, ¿Pero qué importa? 
La América del Norte, poblada por una raza inteligente y libre, puede dar 
á todas las comarcas del mundo algunos pasos de ventaja, bien segura de 
no quedarse rezagada en la carrera. Allí todos los pregresos se desarro- 
llan, todas las ciencias florecen, todas las artes fructifican al apacible ca- 
lor de la libertad de la industria. Treinta años les han bastado á los Es- 
tados-Unidos para dar á la imprenta y ala fabricación del papel un grado 
de desenvolvimiento y de perfección que no lo han sobrepujado aun ni la 
Francia ni la Inglaterra. Su secreto, su condición indispensable de vida» 
está en producir bien y mucho, y el deseo de satisfacer esta necesidad, 
sugirió la idea á los MM. Hoe de ejecutar ana prensa gigantesca para im- 
primir el periódico mayor que se conoce en el mundo, el Nm-tork-Smn 
del cual se tiran cincuenta mil ejemplares. Esta prensa ingeniosa, cu- 
yo coste pasa de 400,000 reales, ha correspondido tan perfectamente á 
las esperanzas de su inventor, que con solo diez y seis hombres ejecuta 
en una hora lo que con otro procedimiento distinto hubiera exigido el tra- 
bajo de cuatrocientos prensistas.— A. Ribot t Fontseré. 

(Fa Museo Universal. Año 1/ 1857.) 



DISERTACIÓN 

«OBRE EL OftfGfiN 

DEL NOVILlSIMO ARTE TIPOGRÁFICO, 

Y SU INTRODUCCIÓN Y USO 

EN 

LA CIUDAD Dfl VALENCIA. DE LOS EDETANOS. 

ESCRIBÍALA 

D. JOSÉ VILLARROYA , 

del Consejo de 8 M. y su Alcalde de Casa y Corte (1>. 

ADVERTENCIA. 



En la eslenmn de la Historia del derecho Valenciano que sirve de prologo 
4Í la obra délo* Fuer ts del Reino de Valencw, en que estoy entendiendo en vir- 
tud de especial orden de S. M. de 27 de febrero de 1792 , (legué é tratar de su 
-primera impresión que se concluyó en 4 de abril del año de 1482. La antigüedad 
de esta fecha me hizo entender que era una de las primera* ediciones que se co- 
nocieron en España: y á fin de ilustrar algún tanto el asunto* empecé á recoger 
mtertaUs, los cuales han sido tantos, por llamar unas especies á otras , que no 
pueden acomodarse á la referida Historia t a menos que desviándose mucho del 
asunto principal (2). Asi que , puesto ya el trabajo , me ha parecido publicarlo en 
»na Disertación aue acabé de éstender en$ de Julio de 179$ , la cual al paso que 
«ciara un punto de los mas dificiles y oscuros que se conocen en materias literarias, 
acredita el honor y la gloria que con razón y justicia se deben a los valencianos. 



El cuerpo de la legislación valenciana en el año de 1482, se componía 
<ie los fueros del rey D. Jaime el Conquistador, y de los que establecie- 
ran hasta aquel tiempo los príncipes que le sucedieron en la corona. El 
original de esta obra estaba custodiado en las casas consistoriales: y ha- 
biéndose determinado su publicación» Gabriel de Riucech sacó de el una 
^opia auténtica y fiel, por la cual se hizo la impresión, que se concluyó 
pn el dia 4 de abril del citado año 1482, y se debió á la industria y habi- 
* idad del artífice Lamberto Palmart, Alemán. Es nn libro en folio mayor 
V salió la edición la mas perfecta, hermosa y acabada que pueda discur- 
rirse y encontrarse. El papel es bellísimo, y de MI calidad, que se equi - 
v>oca con la vitela, los margenes espaciosos, las equivocaciones muy ra- 
li) Esta disertación se Imprimió en Valencia, oficina de D. Benito Monfort, en el año 
4* « t79t, eo un lomilo en 8.° mayor; y a pesar de que la edición no es antigua, como ge ve* 
escasea laoto en el comercio de libros, que no uabiendo bailado ningún ejemplar en las 
1 Ibreria* de esla corle, me ba sido preciso regar á un amigo que me vendiera el que tenia 
t»ara su uso, el cual babia pertenecido antes á D. Bartolomé Jesé Gallardo. 

(t) El Sr. Gallardo subraya este párrafo como prueba de la exactitud de su calificación 
«lal lenguaje» que estampó en la anteportada del libro. 



2ÍÍ DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

ras, y al fin después do tres siglos de antigüedad, está en un estado como 
si acabase de salir de la prensa. 

Esta edición de los fueros del reino de Valencia llena de honor ft los 
valencianos, porque hace conocer su aplicación , su talento, su habilidad. 
Para hacer perceptible la justicia que se les hace en esta parte, es pre- 
ciso traer á la memoria el origen y progresos del noble arte de la ion 
prenta. Este es uno de los inventos reas útiles y beneficiosos á la sociedad 
y género humano, y no ha estado libre ni exento de cuestiones y dispu- 
tas, por habérselo querido atribuir los holandeses y los alemanes, pro- 
curando para sí cada nación de estas una gloria, que en todas las edades 
y siglos, será muy apreciable en la memoria de ios hombres. 

Son mas de sesenta los autores que han empleado sus nobles talentos 
y plumas en este asunto, sin embargo de lo cual jamas ha podido encon- 
trarse la verdad : ya sea por el artiiicioso estudio de ocultar los primeros 
artífices ei mecanismo de este noble arte, atendiendo soloá sus intere- 
ses , ya por las breves y ambiguas espresiones de los escritores, ya final- 
mente por la parte que los mas modernos tomaban en el particular. Juan 
Daniel Sclioeptlino publicó sus Vindiñas Tipográficas en Strasburgo año 
1760, cuya obra pareció que habia disipado enteramente las dudas , por 
los nuevos descubrimientos que en ella se mencionan, por los testimonios 
que alega á favor de sus opiniones, y por las razones con que las ilustra 
y convence ; pero posteriormente ei erudito Gerardo Meerman dio & luz 
en 1765 sus Orígenes Tipográficos, en los cuales se hace cargo de cuanto 
escribió Schoepflino, y traía de nuevo esta materia con mucho pulso, 
crítica y erudición. Yo no escribo de propósito sobre este determinado 
particular, y así no interpondré el juicio acerca del acierto y respectivas 
ventajas de estos dos literatos, ni esperaré leer alguna otra obra que 
dicen estarse trabajando ó acaso imprimiendo sobre el asunto (1). Como 
mi objeto en esta parte es solo dar una breve tintura de la noble inven- 
ción de la imprenta, me valdré de la doctrina de Gerardo Meerman , quien 
en todo acontecimiento será responsable á la critica que áh haya hecho ó 
haga de su erudito tratado. 

Este célebre literato separa y distingue en dos clases el arte de la im- 
prenta. A la una llama Impressio versatüis, que es la que consta de carac- 
teres sueltos, unidos con orden: y á la otra denomina Tabellaris, que 
consiste en caracteres fijos, esculpidos en madera ó metal, como se usa 
ahora en los mapas, láminas, descripción de letras antiguas, etc. Tra- 
taré de estas dos especies por su orden. 

El maravilloso arte de la imprenta tuvo su principio en Harleui ciu- 
dad de Holanda, por los anos de 1*30, lo mas presto. Su inventor lo filé 
Lorenzo hijo de Juan natural de la misma ciudad , cuyo apellido se ig? 
ñora, pues en aquellos liempos era costumbre no ponerse otro distintivo 
ni señal, sino escribirse y firmarse así. Dejo aparte su familia , su ascen- 
dencia, sus empleos honoríficos, sus posibles; y voy á decir que osó 
siempre de caracteres de madera y de puntos, y que imprimió por los 
dos lados. La primera impresión , que puede llamarse ensayo ó muestra de 
la idea, y se debe á este célebre hombre, fué la de Uorarium Uiwremtwnwm. 
Murió, según se cree, en el año 1140 cerca de los setenta de su odad. 

Dejó solo una hija que se llamaba Lucia , casada con Tomas hijo de 
Pedro, el cual continuó en este ejercicio y después sucesivamente sus hi- 
jos Pedro , Andrés y Tomas, que usaron siempre de caracteres de madera 
y publicaron varias obras; pero al tin se vieron precisados á dejar y aban- 
donar esta noble profesión. 

De Harlcm, se comunicó á Maguncia ciudad de Alemania, por el harto 
de los caracteres de dicha oticina que cometió uno de su«. oficiales llamado 
Juan Gensfleisch , nattiral de la misma ciudad de Maguncia. Esto sucedió 
á tíues del año 1440, y en el de 1442, va publicó en esta ciudad con los 
caracteres de Harlcm Alexandri de Vilía-lki Crammatica, y Pdri Hisjmmi 
Tractatus. 

(1) Se reitere á la Tipografía del Padre Méndez que le publicó en il mita* ate de rilS. 



DEL ARTE TIPOGRÁFICO. 245 

La invención de los caracteres tundidos, que Meerman llama Sculplo 
f*si t fué de Juan Gensfleisch, y Juan Guttenberg, maguntinos, bien que 
al primero debe ceder la mayor gloria. Esta nueva idea y descubrimiento 
consiste en la fundición de los cuerpos de metal , sobre los cuales se es- 
culpían separadamente las letras. Guttenberg llegó de Strasburgo á su 
patria Maguncia el año 1444 ó el siguiente, y entró en una compañía 
sobre este arte de la imprenta con Juan Gensfleisch, Juan Faust ó Fust, y 
Juan MidembAch, la cual se disolvió en 1450; habiendo publicado antes en 
el mismo año la célebre Biblia Maguntina, por primera muestra de la nueva 
invención. Este es el motivo porque algunos escritores antiguos afirman 
que Maguncia fué la patria y cuna del maravilloso arte de la imprenta, 
qup no se llamó tipográfico hasta el año 1493. 

En el de 1450 se formó otra compañía entre Faust y Guttenberg, guc 
se disolvió en 1455, y por transacción se adjudicó á Faust toda la im- 
prenta. Los oficiales favoritos de Guttenberg iban publicando y espar- 
ciendo el secreto de este arte, que hasta entonces habia estado oculto. 
Así que Faust tomó el partido de poner en las impresiones su nombre, 
lugar y año : siendo la primera en que llevó á efecto este proyecto la del 
Halterio, gue publicó en 1457. Pero es de notar, que este Juan Faust magim- 
tino no fue ciertamente el inventor del arte de imprimir. Si algunos antiguos 
le han querido atribuir esta gloria, ha sido por haber ayudado con sus 
caudales, dirección y cousejo á los que en realidad fueron los invento- 
res. Ei primero que le dio e»te título, de donde lo han copiado otros in- 
discretamente , fué Juan Sehoeffer nieto de Pedro. 

Después que se disolvió la compañía de Faust v Guttenberg en 1455, 
como se ha dicho, un criado de Fajst llamado Pedro Sehoeffer, inventó 
las matrices y el molo v arte de fundir las letras como se usa en el dia, 
3 mejoró la mezcla de ios metales. El premio que logró por este descu- 
brimiento é invención, fué casarse con Cristina hija de Faust. El primer 
libro que se imprimió con es»os caracteres fué el Rationoli Durandi Divi- 
«orum Officiorum, en 1459. 

Esto es por lo que hace á la que Meerman llama ¡mpreuio versatüis; y 
dejando para los curiosos el exámeu de las membranas, de la tinta, de 
las balas para tomarla, de la prensa, de las formas, y de otras cosas con- 
cernientes á este noble arte, paso á tratar de la impresión llamada Tabel- 
iaris. 

La invención de cst§ modo de imprimir es anflgua, y ciertamente se 
debe á los chinos, pero es cosa averiguada que estos no la comunicaron 
ni introdujeron en la Europa, como algunos creen por equivocación. La 
verdad es que su origen se encuentra en la referida ciudad de Barlem, y 
que su autor lo fué el mismo Lorenzo hijo de Juan, después del uso de 
la imprenta, con la cual se trasladó á Maguncia por Juan Gensfleisch á 
fines del año 1440. Pedro Sehoeffer fué el primero que esculpió en lámi- 
nas de metal, y el mismo que, como se ha dicho» inventó las matrices 
en el de 1458. 

Las especies que sobre estos dos particulares estiende Gerardo Meer- 
man , pueden reducirse á pocas palabras. Los caracteres que sirvieron 
para la imprenta, atendida su naturaleza, son ó de madera ó de metal: 
los primeros inventados en Harlem por Lorenzo: los segundos en Magun- 
cia por Juan Gensfleisch y Juan Guttenberg. Si se mira la diversa natu- 
raleza de ios caracteres, pueden distinguirse y colocarse en tres clases. 
Los unos esculpidos en madera é inventados por Lorenzo en Harlem. Los 
otros grabados en metal , de que fueron autores en Maguncia, Gensfleisch 
y Guttenberg. Y ios otros meramente fundidos, esto es las matrices y 
modos de fundir las letras, que fué invención de Pedro Scboeffer. 

Dos son las épocas de la trasmigración de los oficiales de la imprenta 
de Maguncia á varias ciudades de Alemania.' La una en el año 1455 de los 
dependientes de Juan Guttenberg; y la otra en el de 1462, de los oficiales 
de Faust y Sehoeffer, cuando aqaella ciudad fué tomada por el obispo 
Adolfo, competidor de Teodorico: bien que en este intermedio ya otros 
nabian propagado y comunicado este útilísimo invento á diferentes partes. 



246 DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

Jiitm Mentolio -iü Stra^b'-irgo fué el primero que iiapriiuió en su patria en 
1458, á donde se trasladó desde Maguncia, eu cuya ciudad había apren- 
dido este ejercicio; y Juan Petersehim fué también el primero que impri- 
mió en Francfort en 1459. 

Inglaterra logró plantificar la imprenta en ella antes del 1459, sobor- 
nando ú este fin á Frederico Corscllis , que trabajaba en la oficina de 
Harlem como oficial. La primera impresión que hicieron los ingleses fué 
en Oxford año 1468, de un libro con el título, S. Hyercnimi expositi* m 
Simbolum Apostolorum. 

A la Italia pasó á principios del año 1465, en el Pontificado de Pau- 
lo II. Púsose la imprenta en un monasterio de la campaña de Roma, de 
donde se trasladó a la capital, siendo ios operarios Conrado Sweynheym 
y Amoldo Pannartz Teutones. 

No me detengo en individualizar todos los reinos y provincias donde 
se comunicó este útilísimo invento, porque interesa másele cerca poner en 
claro cuándo llegó á España , y cuando se conoció en nuestra ciudad de 
Valencia. El examen de semejantes especies es muy curioso y sumamente 
difícil. To no tengo hecho un profundo estudio en la materia; pero coa 
las cortas luces que he adquirido, me atreveré á decir que este noble arte 
se conoció en España por los años de 1474, y que la primera impresión se 
hizo en la ciudad de Valencia de los Edetanos. Las dificultades que sobre el 
asunto han ocurrido, nacen de no haberse examinado radicalmente y con la 
madurez, pulso y cuidado, á que ciertamente es acreedor. Las espresiones 
de los escritores, vertidas tal vez por incidencia y casualmente han dado 
fomento á las dudas; y lo peor es que se han graduado de auténticos y 
decisivos testimonios, to presentaré á la vista de todos las mismas obras 
originales que no pueden engañarnos; y mientras los aue piensan de otro 
modo, no apoyen el dictamen con testimonios de igual autoridad, quiero 
decir, con otras obras originales anteriores á las que alegaré, no puede 
dejarse de declarar á mi favor el vencimiento. Este es un asunto de puro 
hí>ctio y de tal calidad, que muchas voces pretenden engañarnos aun las 
mismas obras originales. 

En la biblioteca del real monasterio de San Miguel de los Reyes se en- 
cuentra un volumen que compuso Arnaldo Albertino con este título: fb- 
petitio nova, sive commentaria rubricae. ti C /. De Haereticis. En su lachada 
se lee : Excudebatur Valentiae anno á ujtali Domini müUssimo tricessimo (tup- 
io. Si no entrase á la (Jarte el cuidado, la aplicación y la crítica , se cree- 
ría el desacierto de suponerse establecido en Valencia el arte de la im- 
prenta en el año 1034, siendo asi que se inventó en la Europa tres siglos 
después. Examinada toda la obra, se encuentra al fin de ella averiguada la -> 
verdad y deshecha la equivocación por estas palabras: Impressa VaUntia$. _ 
industria probi viri Franeisei Romani Chalcographi Valenlini , anno á titmm « 
partu millessimo, qningentessimo , tricessimo quarto. Si aun los misnioc libróse 
nos engañan ¿qué juicio formaremos de los escritores que hablan de ellos «^ 
sin examen, sin reflexión, sin discernimiento y sin critica? 

No creo á D. Vicente Ximeno que en el tom. ¡de sus Escritor**, pd*. 51— - 
afirma que se imprimió en Valencia año 1451, y después en el de 1463 en* 
fól. un libro que compuso Miguel Pérez con el titulo de Verger de la Yergsr 
Maria, y que dedicó la primera edición á D. Bernardo Dospuig, maestre <te 
la religión di 1 Montesa. Está equivocada la referencia que hace sobre eff 
particular á i). Nicolás Antonio. Uiblwt. nov. tom. //, pag. 114, col. J, pues 
examinado este escritor en sus dos ediciones, la primera hecha en Roma 
año 1072, y la segunda en Madrid en el de 1788 nada dice de lo que su- 
pone Ximeno, el cual sin duda sacó esta noticia de las Memorias de Mi- 
guel Pcrez, que se encuentran al principio de la impresión de estas obra* 
a ue se hizo en Barcelona en 1722 , en 8.', por Pablo Carapins, con ñolas 
de un reverendo presbítero de la iglesia de Santa María la Mayor, que se 
sabe lo fué el canónigo D. Teodoro Tomas. Lo único que se lee en estas Me- 
morias perteneciente al asunto es lo que se sigue: «Oue mereixque estamparse 
»no sois repetides voltes en la mateixa Valenciana Lengua en los anys 1451 
"dedicando al Excelentisim Senyor Don Bernardo Despuig Maestre de 



feEL ARTE TIPOGRÁFICO. 247 

• 

•Montosa; sogona volta en lo any 1463. y altra volta lo any 1495. de que 
»es copia la present obra.» Ya se ve que este apoyo está muy distante de 
considerarse sólido para dar crédito á unas impresiones absolutamente 
inverosímiles, cuando el editor Teodoro Tomas no presenta testimonio ni 
razón de su narrativa. Los editores suelen incurrir en el vicio de esoederse 
en las alabanzas de los autores y obras que publican. 

El sabio D. Francisco Pérez Bayer, en las notas á la biblioteca anticua 
de D. Nicolás Antonio, impresa en Madrid año 1788. lib. 10, cap. XV, 
n. 3, hablando de estas dos impresiones de los años 1451 y 14f>3 dice: 
«In quo manifestissimus error est; cum priore anno vixdum inventa esset 
•ars typographica, posteriore nondum Germaniae fines egressa, certe 
■non aahuc in Uispaniam inventa fuerit.» Pero aun tengo yo otra razón 
mas sólida que califica la falsedad de la impresión del año 1451. 

D. Vicente Ximeno asegura que fué dedicada á D. Bernardo Despuig 
maestre de la orden de Montesa. En ella solo se conocieron dos maestras 
de este apellido. El primero D ; Luis Despuig, elegido en 12 de diciembre 
de 1453 y el segundo D. Francisco Bernardo Despuig, que ascendió á la 
dignidad en 15 de febrero de 1506. Luego no puede ser cierto que aquel 
libro se dedicase en el año 1451 ú D. Bernardo Despuig siendo maestre de 
Montesa. Entouces lo era D. G Haberlo de Monsonu, que fué nombrado 
conventualmente en 14 de setiembre de 1445 y murió en 3 de diciembre 
de 1453. Quien no tuvo cuidado de advertir unas especies tan notorias v 
claras, no es de estrañar que se dejase llevar de alguna ligera impresión en 
las que eran oscuras y difíciles de entender. 

Raimundo Diosdado Caballero publicó en Roma año 1793 , un libro en 
4.* mayor, con este titulo : De prima Typographiae Hispanicae aetate Speci- 
ne*. Las dos primeras impresiones que pone son las referidas del Verger 
uta Verge Maria, de los años 1451 y 1Í63, y aunque no hace crítica de 
su certeza, dice que si do fuesen supuestas y adulterinas cederían en la ma- 
(or alabanza de Valencia, que podría gloriarse de ser la primera ciudad 
le Europa en que se estableció y usó el noble arte de la imprenta. Yo 
nado que aun en el concepto de la falsedad de aquellas ediciones , fué 
r alencia de los Edctanos la primera ciudad de España que tuvo el honor 
e ejercer este útilísimo invento. 

El P. Esteban Terreros y Pando, -bien conocido en la república lite- 
tria por su juicio, discernimiento, sabiduría y crítica, fué autor de la 
aUografia Española, publicada en Madrid año 1758, y \ la púg. 31 diré. 
ae no se encuentra obra alguna impresa en Castilla antes del tiempo ri<» 
« Reyes Católicos, esto es, antes del año 1474. En efecto, las dos primeras 
¡yesque se hicieron en España, relativas al arte de la imprenta, fueron 
roraulgadas por los referidos monarcas en Toledo años 1480 y 1502, las 
nales se pusieron en el Ordenamiento Real, y después en la Recopilación 
t- 21 y 23, íií. VII, Ub. I. La primera trata de las franquezas en la en- 
cada de libros estranjeros: la segunda de las cualidades y circunstancias 
ue debian concurrir para las impresiones que se hiciesen en Castilla. 
slo convence que el Padre Terreros tuvo razón para afirmar que en ella 
o se conoció este nobilísimo arte hasta el reinado de los Reyes Católicos, 
orque se representa imposible de creer que hubiese mediado tanto tiem- 
k> sin establecerse y darse reglas para el modo de hacerse las impresio- 
íes, y dejar bien sentada esta materia. 

Rodrigo Méndez Silva en sus Genealogías Reales de España, art. LXXV, 
liscurre de otro modoacerca del particular. Estas son sus espresiones: «Poco 
^después (habla del año 1452) entró en Castilla el arte útilísimo de la im- 
prenta, inventada en la ciudad de Maguncia año 1451. de Juan Gutem- 
•íergo, pero no floreció hasta el Cardenal Don Fr. Francisco Ximenez de 
Cisneros, Inquisidor General, y Arzobispo de Toledo, que honró mucho 
é sus profesores.» Sin embargo de la exactitud y puntualidad de esle 
scritor, séame permitido decir que padeció dos notables equivocaciones, 
•a primera en afirmar que poco después del año 145^ se conoció en Cas- 
fia el arte de la imprenta, cuando en el de 1463 apenas había pasado 
*ta invención los límites de Alemania. Venga y preséntesenos nna obra 

18 



2Í8 DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

impresa en Castilla en aquellos tiempos, y sacrificaremos gustosamente á 
la verdad nuestro modo de pensar. La segunda, en decir que esta invención 
tuvo su cuna en Maguncia,' y que Juan Gutembergo fue su autor en A 
año 1451. siendo así que esta gloria se debe á Lorenzo hi|o de Juan, que 
por los años de 1430, empezó los ensayos de este nobilísimo arte en 
la ciudad de Harlem. Pero al mismo tiempo convengo con Méndez Siln 
en cuanío á que no floreció en Castilla hasta el tiempo del cardenal inqui- 
sidor general y arzobispo de Toledo I). Fr. Francisco Jiménez de Cisne- 
ros. En aquellos tiempos habia poquísimos impresores naturales en Es- 
Daña, y casi tudos eran extranjeros. Este cardinal llevó uno de ellos á To- 
ledo para la impresión Muzarave. Después quiso que se hiciese una famosa 
de la Biblia que se llamó Complutense, pero embarazaba la ejecución del 
provecto no encontrarse en estos reinos quien supiese hacer caracteres 
en hebreo, caldeo y griego, los cuales tampoco se hallaban en parte al- 

Í;una de lo descubierto de la tierra, respecto de que hasta entonces no se 
íabian impreso obras en estos idiomas. Papa superar pues, estos inconve- 
nientes, dispuso que viniese de Alemania Arnaldo Guillermo Brocario que 
labró los caracteres en todas estas lenguas, y fueron los primeros qne se 
conocieron en el orbe. De ellos y con la forma que les dio Cristóbal Plan- 
tino, s* valió Arias Montano para la impresión de la Biblia Regia que es- 
taba en la Universidad de Alcalá en poder de Juan Brocario, hijo de Arnal- 
do Guillermo, que fué el autor de esta edición. 

Dijo Terreros que en Castilla no se encuentra obra alguna impresa an- 
tes del citado año 1471. Yo creo que tampoco en Aragón, ni en Cataluña 
ni en las restantes provincias de España. A primera vista parece muy ar- 
riesgado este juicio, pero ciertamente es seguro como lo convencerán las 
esposiciones que haré sobre el particular. 

Son varias las impresiones que se suponen anteriores al tiempo de tac 
Reyes Católicos, pero solo cinco tienen alguna apariencia de probabilidad: 
las demás como notoriamente supuestas no es justo que nos ocupen el 
tiempo en examinarlas. Esto no es decir que algunos críticos no quieran 
darser á otras, sino únicamente que no las acuerdan los libros que tengo ^^_j 
vistos y examinados; pudiendo suceder muy bien que mis cortos alcances «j ciss 
no hayan tenido habilidad para descubrir estas especies. Acuerdóme haber — vr 

visto una aprobación da D. Nicolás Antonio de la Historia de Italia de mi 

cer Francisco Guichardini, reducida á epítome por D. Otón Edilio usIikl^o 
de Betisana, que la pone el Sr. D. Gregorio Mayans en el fom. / de CarHi mi 
Morales, Militares, ele, pág. 233. En ella se lee lo siguiente: «Tienese no— «> 
»ticia de que en el siglo pasado nos dio una Traducción de esta mismaFs «a 
»Obra Antonio Flores de Benavides, natural y Regidor de Baeza, que s»<^se 
>»dice impresa en la misma Ciudad el año 1581, en folio. Pero aseéuro qu»^M 
«con haber tenido curiosidad, por genio propio, y aun necesidad, por «^=>r 
«cumplir mejor con el asunto que me impuse, y se ha visto en públicoc^-o, 
•de revolver Librerías y Libros, nunca he podido encontrar con esta tra ~r&~u- 
»ducciou, de que debo colegir, que se ha malvaratado , ó anda en niamw^wa 
»de pocos, y si no se refiriese el año. la oficina y la forma de su irapu — »<•- 
»sion, se podría dudar de que hubiese sido.» Sin embargo de esto, <m^*cs 
cosa certísima que D. Manuel Monfort en solo un año recogió cuatro ejtii. ^w- 
plares de esta traducción , que por tanto tiempo se escondió á las actr -/■ 
vas diligencias de D. Nicolás Antonio. Con este supuesto trataré solamen*- fe 
de aquellas cinco ediciones. 

La primera es la de Formahtatum traefatus. Se dice qije fué su aoter^r 
Pedro de Castrovol, y que se imprimió en 4.* año 14F8. D. Nicolás Antc^- 
nio Bxbliot. tct.. lib. A, cap. ATI, n. 91á, hace nu'rito de este escritor, pe*""*> 
no de la obra que tampoco la acuerda el Sr. Bayer en las Notas. El univo- 
que habla de ella es el P. Juan de San Antonio /el cual en su Bibliot. «mr. 
Franc. tom. //, pág. 4iá, se rsplica asi: «Formahtatum tomus in nuarW 
«editusanno 1408. Typographo et anuo minime expressis. Vid!, et nabe- 
»tur in Extremadura in Civitale París .Vugustae, in Bibliotheca Cooven - 
«tus Regul. Observantiae sub N. niini. 33. Floruit anno 1497.» 

Este testimonio de niii£iiua suerte convence la certeza de aquella im- 



DEL ARTE TIPOGRÁFICO. 249 

>resion. El mismo Juan de San Antonio afirma que no se encuentra en 
'lia el año en que se hizo, y á continuación que se verificó en el de 1468. 
De dónde pudo sacar esta circunstanciada noticia? ¿Qué pruebas alega 
>ara asegurarla? Por otra parte dice que Pedro de Castrovol floreció en 
ú año de 1497, y al propio tiempo auiere que se diese al público esta 
Ara 30 años antes, es decir en 1468. Estas contradicciones no parece que 
)uedan tener conciliación alguna. Tai vez estarán equivocados los dos 
iltimos números é invertido su orden, debiéndose leer 1486 en lugar de 
1468, á cuyo concepto ayuda mucho la reflexión de que el primer libro 
[ue se conoce impreso de Pedro de Castrovol es del año 1488. Sea verdad 
ue Juan de San Antonio afirme que vio esta obra en el convento de Pa- 
ires Menores de la ciudad de Badajoz ; pero séalo también que de su vis- 
a resultaron aquellas contradicciones. 

Mas dejando esto aparte, es cosa cierta que en el ejemplar que se cita 
ín la referida biblioteca franciscana, no esta puesto el lugar de la impre- 
íion. ¿Pues por qu¿ ha de ser España donde se hizo, y no Holanda, Alema- 
lia, Inglaterra, Roma? ¿Por qué ha de ser Castilla, y no Valencia? El 
al libro no se encuentra, y aun cuando se halle, no tiene nota del lugar 
íi año, como lo dice el autor de la Biblioteca que afirma haberle visto: 
uego no puede creerse que se imprimiese en España año 1468. 

La segunda es la de la Historia de España de D. Rodrigo Sánchez de Arévalo, 
jue se supone impresa en Palencia año 1470, en fol. A primera vista se 
nanifiesta esta especié confusa y difícil de entender por las oscuras espu- 
taciones de los escritores; pero no son insuperables ios medios para acla- 
rar la verdad. Juan Alberto Fabricio en la Bibliot. med. et inf. tom. VI, pági- 
na 113. dice: «Historia Hispana indeab origine rerum,adsua témpora, quae 
■prodiit primum Palentiae 1470. fol. Bomae sine anno 4. postea in Hispa- 
•niae illustratae Tom. I, p. 121.» Esta noticia está sacada sin duda de don 
Nicolás Antonio Bibliot. vet. lib. X, eap. XI, donde al n. 587, trata de D. Ro- 
drigo Sánchez do Arévalo, y al 620, se esplica así: «At quidem haec eius 
«prodiit historia ante annum md. Palentiae scilicet ucdlxi. in fol.» Así que 
es preciso examinar la solidez de los fundamentos que inclinaron á D. Ni- 
colás Antonio para ser de aquella opinión. 

Después que trata de esta Historia y apunta algunos leves descuidos 

2ue padeció su autor, dice que Juan Yaseo en el cap. IV, de su Crónicas 
s España, atirraa que la vio manuscrita en Sevilla: y examinado Vaseo 
lo se esplica en estos términos sino en los siguientes: «Vidi quidem His 
pal i in Biblioiheca Colonica, dum illius curam agerem, praegrande volu- 
men de rebus Hispaniae, et ni fallor Romae, certe in Italia impressum: 
sed Roderici Palentini Episcopi, quem etiam Raphael Volaterranus citat, 
quod postea quoque Vallisoleti in Bibliotheca Coilegii Cardinalis Pítri 
González Mendocii vidi.» Sigúese de aquí que se equivocó D. Nicolás An- 
onio haciendo decir á Yaseo que vio esta obra manuscrita en Sevilla: y 
igaese también que este testimonio , si no es contrario á lo menos no fav- 
orece su opinión , porque Vaseo jio atirma que viese edición alguna de 
sta obra hecha en Palencia, sino en Roma, ó lo mas cierto en Italia. Lo 
lemas que alega D. Nicolás Antonio con referencia á Rafael Volaterrano, 
* todo de Vaseo que le cita. Volaterrano en el lugar que nota D. Nicolás 
Antonio no advierto que diga lo que le atribuye, sin embargo de haber 
reconocido dos ediciones de sus obras, la una hecha en París en 1526, y la 
rtra en León de Francia en 1599. Tampoco hace al asunto lo que apunta 
iel P. Juan de Mariana Hist. de Esp. lib. XXIII, cap. IX, porque, nada inte- 
resa que la de Arévalo sea mas pía que elegante, como lo insinúa Mariana, 
y que la llame Palentina con motivo de que su autor fué obispo de Palen- 
cia; así como no tiene enlace con la edición de que se trata, que Pruden- 
cio de Sandoval en las Notas á los cinco obispos, diga al fol. 356. «No solo 
«dicen esto los Monges de esta casa, mas afírmalo Don Rodrigo Laynes 
•Obispo de Palencia, Varón doctísimo, en la Crónica que escribió en el 
«Castillo de San Ángel en Roma.» Esto únicamente prueba que se equivo- 
có Sandoval escribiendo Laynes en lugar dé Sanchex. 

Pero que con estos antecedentes afirme D. Nicolás Antonio que la His. 



S.'ÍO DISERTACIÓN SOBItE EL ORlY.KN 

i*»! ¡a de 0. I1<mIi ¡¿jo Sánchez de Arévalo se imprimió en Palencia silo 
de 1470, es una cosa que ciertamente nu lleva camino. El no asegura que 
vii d o o.sta edición, y el único testimonio de Vasco, que pudiera servirle 
de apo>o, calima que se hizo en Roma ó lo mas cierto en Italia. De) 
mismo dictamen es el Sr. Bayer, que en la A'oí. J, pag. 302, dice: «Edita 
«autem ac duplici exemplo penes me est, Rcmae, ut videtur, per Udalri- 
m'uiii Galium absque anni et loe i notatione.» Y si no entiendo mal las es- 
pli< aciones de D. Nicolás Antonio, piensa del mismo modo Rafael Yoía- 
terrauo. 

Ahora, pues, aquí do la razón. ¿Cómo se dará crédito á una edición tan 
destituida de fundamentos y apoyos? Nadie la ha visto, ni se tiene noticia 
alguna de ella, ni se sabe* su paradero, siendo así que de la Italia son 
testigos Juan Vaseo, Rafael Yolaterrano y el Sr. Bayer. Se representa im- 
posible de creer, que en un mismo año se imprimiese dos veces esta His- 
toria, U una en Palencia, y la otra en Roma ó en otra ciudad de Italia. 
Es mucha cosa que de esta edición se hallen tantos ejemplares en España, 
\ no se encuentre uno solo de la de Palencia. D. Rodrigo Sánchez de Aré- 
valo compuso esta Historia, estando en Roma, y se publicó en sus días, 
pues no falleció hasta tiius del año H70. Es, pues, cosa regular que se 
imprimiese allá y no en España, asi como se ejecutó respecto de otra obra 
del mismo autor imiíulada: Speculum vttae humanae, que se estampó dos 
veces en Roma años 1408 y H73. Siendo de notar que habiéndose reimpre- 
so varias veces este libro nunca fué en España, sino en Besanzon en 1418, 
en Strasburgo en 1507 y 1616. En Paris en 1542 y 1656, en Brixia, Bresa 
6 Brescia en 1570, en Basilea en 1573, y en Hanau en 1613. Después se 
tradujo en lengua castellana , y se le dio el túulo de: Espejo de la vtda 
.humana. Dícese (pie esta traducción se imprimió en Zaragoza año 1491, 
pero D. Nicolás Antonio insinúa algunas razones que la hacen sospechosa. 
Lo* escritores que emprenden un trabajo de tanta magnitud como el que 
cargó sobre si D. Nicolás Antonio para formar la célebre , esquisita y ja- 
mas basianlemciiie alabada Biblioteca antigua y nueva, es preciso* que 
lean y revuelvan millares de libros, y entre tanta multitud de especies 
son muy fáciles algunos ligeros descuidos que seguramente padeció este 
literato, añadiendo la palabra Palenliae, acalorada su imaginación tratando 
de un obispo de aquella ciudad; asi como también se deslizó afirmando 
que Juan Vaseo decia que había visto esta Historia manuscrita. El mismo 
I). Nicolás Antonio, hablando de algunas equivocaciones del espresado don 
Rodrigo Sánchez de Arévalo en la estensioii de su Historia, dice al «. 61S. 
«Quamquam et naevos aliquot habeat, quos excusabit aliquis ex Stripto- 
»rum oscitanlia.» 

Como de estos descuidos se notan á cada paso en los escritores: y para 
no salir délos mismos D. Rodrigo Sandez de Arévalo y D. Nicolás Anto- 
nio, apuntaré uno muy notable de José Antonio Saxio, que ciertamente 
no tiene disimulo. En la Historia Typographica de este escritor, que está en 
la Part. /, 7wm. /, de la fohliot. de los etcrUores Miluneses de Felipe Argelúi*. 
á la pág. 116, se lee lo siguiente: -Superen alius Codex manu exaratus 
»in quo continetur Bulla iam edita, llanc perpeluis Commentariis non val* 
>»gaii eruditione refertis, ac iuslum volumen implentious, illustravit Ro- 
«dericus de Arévalo, utriusque legis professor, Episcopus Ovetensis, 
»eiusdem Sanctitatis refrendarais, ac Sercnissimi Principis Domini Regís 
»liispaniac Orator. Vix crediderim istud opus aliquando in lucem tuisse 
»prolatum, certe ignotus fuit hic Auctor Nicolao Antonio, qui in Daspa- 
Miica sua Bibliotheca plures enumeraus Scriptores de Arévalo, Rodericum 
»prorsus oniisit.» Puntualmente, 1). Nicolás Antonio se detiene en D. Ro- 
drigo Sánchez de Arévalo mucho mas que en otros escritores. En contar 
sus cosas y referir sus escritos, que lo hace en el lib. A*, cap. XI, ocupa 
catorce columnas desde el «. 587, hasta el 612. Otros descuidos y equivo- 
caeioncs de Saxio manitiesUn aquella* cláusulas que omito estender, por- 
que son muy fáciles de percibir; y solo diré que de cada dia me afirmo 
mas en el concepto de no creer á nadie sobre su palabra, y de que no 
de he darse asenso ni credulidad á unos hechos de esta naturaleza, sino les 



DEL ARTE TIPOGRÁFICO. 251 

comprueban y autorizan otras pruebas que dicte la razón , en términos 
que pueda y deba abrazarlas el entendimiento. 

La terceia es la del Synodo Diocesano que se celebró en el obispado de 
Segovia año 1472, presidiéndole Juan Anas de Avila su obispo. í)e esta 
impresión añinamente trata D. Diego de Colmenares en su Historia de Segó- 
tia, cap. XXXHl, $ VII, donde dice que principió lunes día 1.° de junio 
de 1472, y después de referir los sugetos que asistieron á él. sigue de esta 
manera: «Concluyóse el Synodo en 10. del mismo mes de Mayo, y luego 
■se imprimió. Siendo sin duda de las primeras cosas que se imprimieron 
»i»n España, pues por los años USO. habia inventado ei modo de imprimir 
•Juan Fausto en Alemania.») Paso en silencio que Juan Fausto no Fué en 
5fecto el autor de este útilísimo invento, sobre cuyo particular he disour- 
•idoestensamente al principio de este tratado; que se conoció on Harlem 
>or los años 1430. y que Colmenares padeció equivocación en afirmar que 
íl sínodo empezó en 1.° de junio de 1472, y concluyó en 10 del mismo 
nes de mayo; y voy á lo que es ei asunto del dia. Este historiador no dice 
ú lugar donde se imprimió el tal sínodo, ni afirma que hubiese visto la 
adición que supone, ni esplica su forma y circunstancias, ni por otra parte 
:onsta que exista ni que se tenga noticia alguna de ella , ni se encuentra 
escritor que la mencione. Colmenares publicó su Historia año 1637, pun- 
tualmente 185 después del en que se supone impreso el sínodo; y así 
como cosa que no fué de su tiempo , no merece el crédito que se da á los 
autores coeláneos: y aunque afirma que luego se imprimió la espresada 
obra, esto no convence que fuese en el mismo año 1472, de que habla. 
Aquel luego no debe tomarse con tanta estrechez , materialidad y rigor. 
Seria verdadera la proposición si se hubiese impreso este sínodo alquil 
tiempo después, cuyo pensamiento adelanta mucho la consideración de 
qoe antes del reinado de los Reyes Católicos no se conoció en Castilla el 
noble arte de la imprenta En el mismo período en que Colmenares habla 
de esta edición, equivocó las fechas del principio y conclusión del sínodo; 
v así no será dificultoso de creer que igualmente equivocase el lugar y el 
"¡o de la impresión. 

La cuarta edición es la de la metafísica de Nicolás Bonet del orden de 
>s menores, que en fe de lo que dejo escrito Juan üallevordio, afirma 
n ionio Mongitor, autor de la Biblia Siciliana, que se imprimió en Bar- 
elona año 1473. En ninguna otra parte se hace memoria de esta obra , y 
I testimonio de Hallevordio como único, destituido de autoridad, y sin 
ts particularidades de vista y demás que pudieran hacerle recomendable, 
^ de ningún aprecio nara que se dé crédito á aquella edición. Así se lo 
&rsuade Diosdado Caballero, ñero al mismo tiempo como que quiere con- 
*sar su certeza, fundado en dos razones de congruencia. 

La una se reduce á que en Barcelona y año 1493, se imprimió sola la 
etafísica de Bonet , y que habiéndose reimpreso todas sus obras en Ve- 
ncía en 1505, probaria esto aquella antigua edición. Para desvanecer 
»ta conjetura es preciso decir, que en 1493, no se imprimió en Barcelo- 
* la metafísica de Bonet únicamente, sino también otras obras del mismo 
Uor. El Sr. Bayer in Addenda al lib. X, cap. XIII , de D. Nicolás Antonio, 
2, pág. 322, dice: «Nicolaus Bonetus Hispanus Ordinis Minorum, qui 
-irca annum mcccclxxx, scripsil: Postillas in Genesim, et Commentarium 
n ir. Libros Sententiarum; ac De Conceptione B. Marine Virginis; et for- 
ttalitates é doctrina Scoti. Commentarius prodiit Barcinonae 1493. et Ve- 
letiis 1505. Apud Fabricium med. et inf. tom. V. p. 105. col. 2.» Tene- 
mos, pues, equivocada la especie, cuando consta que.no fué sola la me- 
ifísica la que se imprimió en 1493, y de consiguiente es preciso confesar 
ue también está equivocado el concepto. Añado que si fuera cierto que 
u el citado año 1493 se imprimió solamente la metafísica y no otras 
>brasde Bonet, la edición de Venecia de 1505 probaria alguna antigua 
te estas, no de la metafísica. 

La otra razón se quiere mferir de algunas espresiones de la edición 
de 1505. En ella está la .dedicatoria que el editor Lorenzo Venerio hizo á 
Leonardo Lauredano principe de Venecia, en la cual se lee lo siguiente: 



2S 5 DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

«Quum iam pluribus annis in teoebris iaceret, Excelleníissimus Praeeeplor 
»meus Domiíius Tyberius Bononensis, iussu Reverendissimi, ac Religioeis- 
»simi Cardiualis Cornelii, ipsius caeco carcere ad lucem vindicare propo- 
»suit: Verum cura et privatis, et publicis lectionibus occupatus fbret;cu- 
»piens lamen eius votis satisfacere, eum mihi cognoscendum, recognilum- 
«queimpressionimandandum tradidit.» No alcanzo á la verdad como poder 
conciliar estas cláusulas con aquellos antecedentes. Si se hizo una edición 
<ie la metafísica en 1473, y después se repitió otra en 1493, comprendiendo 
en ella todas las obras de Bonet ¿cómo compondremos estos necboscon 
decir el editor quum iam pluribus annis in tenebris iaceretl ¿Qué signitori 
aquello de ipsius caeco carcere ad lucem vindicare proposvit? ¿Tantos afioi 
fueron los que mediaron desde el de 1473, hasta el de 1505, tantos desde 
el de 1493, que pudiera decirse con verdad que hacia muchos queeitu 
obras estaban sepultadas entre tinieblas? ¿El corto espacio de doce años, 
y aunque se diga de treinta y dos, se llamará oscura y ciega cárcel en 
que se hallaban míseramente presos los escritos de Bonet? Esta es la cla- 
ridad que se saca de la edición de Yenecia de 1505, para argüir la certea 
de la de 1473. Las especies que puedan leerse en esta obra, y que se atri- 
buyen al editor Lorenzo Yencrio, acaso son mas confusas, y ninguna pone 
en'claro la realidad de los hechos. No era tan antiguo el de la supuesta 
impresión déla metafísica, que pudiera haberse borrado de la mcmorii- 
Son muy fáciles las equivocaciones en esta parte poniendo un número et* 
lu^ar de otro. Yo entiendo que donde se dice en 1473, debe leerse 1413- 
Acordémonos de las ediciones del Verger de la Verge Maria de Miguel te^. 
rez. que D. Teodoro Tomas y D. Vicente Ximeno afirman haberse hed** 
en Valencia años 1451 y 1463, que no son creídas, sin embargo deátt&* 
Uiles señas de ellas que parece imposible equivocarse el concepto. Conclaf -*"" 
e.>te particular diciendo, que no hay prueba ni aun siquiera se presentas^ 
argumentos ni conjeturas que califiquen la referida impresión de Barce^ 
lona de 1473. 

Y la quinta es la de Raymundi Luto Liber Divinalis, vocatus Arbor Scin^* 
t'me . que se dice hecha en Barcelona año 1473. D. Nicolás Antonio BiMtof* 
vet. lio. ¡X, cap. III, trata con mucha estension de las obras de Raimundo 
Lulio, y en tres distintos lustres hace mérito de las ediciones de este li- 
bro, y ninguna de ellas es d¿ Barcelona, ni del año 1478. Al n. 124, dice^ 
Arbor Scientiae. Prodiit Lugduni opera Güberli de Viüiers MDXV. Al «. 17M 
Arbor scientiarum. Edita fuit Lugduni MDCXXXV, in 4. Y al a. 182. Afpfcm— 
sus de Cepeda Hispanus miles Árbol de la ciencia de Raimundo Lulio , rm«H 
mente traducido y esplicado. Bruxellis anno MDCLXIV, in {oleo. No solo cali 1 
D. Nicolás Antonio esto impresión, sino que algunos autores no la creeor: 
y la tienen por supuesta y fingida. Asi se espiiea el eruditísimo Mercería 
en el Suplemento á la Historia Tipográfica d* Próspero Marchand. Mienc 
tras que no se averigüe el paradero de este libro y su vista nos baga coc: 
nocer la verdad, no es justo que se dé crédito á la tal edición , que üexcz 
contra sí tantas nulidades , como las cuatro de que acabo de tratar. 

Sentado, pues, que antes del reinado de los Reyes Católicos no se< 
noció en España el uso de la imprenta , sigúese decir que la primera i 
presión que en ella se hizo fué en la ciudad de Valencia de los edetan» 
año 1474. Rodríguez Bibhot. Valent. pág. 81, y Ximeno Escritores dd rmam 
de Valencia , tom. /, pág. 59, col. 1, afirman que hablan visto tin libro ioM 
tulado, Obres ó Troves eu alabanza de la Sacratísima Virgen María, impr-^ 
so en la referida ciudad y espresado año 1474, en 4.*, por impresor an ^ 
nimo. En efecto se halla este precioso monumento de la antigüedad en 
bibliot'-i de este real convento de predicadores, donde dice Ximeno q« 
le vio, y donde le he reconocido y examinado varias veces con la debí ^ 
atención y cuidado. Como no se tiene noticia de otro ejemplar de e» 
obra , y es la primera que se hizo en España , es preciso dar algún con< 
cimiento de ella para inteligencia de los curiosos, y para que, si padc< 
algún estravio , no sea su falta fomento y motivo de nuevas dificultades- 

Comprende 116 páginas. Se usa en ella de letras mayúsculas, ponién 
dosc ¿ veces donde no corresponde, y omitiéndose á veces cuaudo son pr€~ 



DEL ARTE TIPOGRÁFICO. 253 

cisamente necesarias. No tiene puntos , y en lugar de ellos se pone una 

5 jura-de cruz poco mayor que el punto, y rara vez en la conclusión de las 
áusula*. Las comas no son al modo de las que en el dia se estilan, sino 
unas rayitas mas largas que el ancho de las líneas. No tiene numeración, 
ni se encuentran mas números que los romanos que se notan en el prin- 
cipio ó prólogo. La letra es redonda: los márgenes muy anchos: y está 
bellamente impresa. 

Por la fachada que le falta (como á todos los libros de aquellos tiem- 
pos), suple la introducción que se sigue, copiada con la mayor fidelidad, 
y con la misma figura de letras y ortografía con que se halla escrita (1). 
«Les obres o trobes dauall scrítes les quals tracten de lahors de la sa 
•cratíssírna verge María foren fetes e ordenades per los trobadors deí 9 e 
•en cascuna de les dítes obres scríts responents a una sentecía o sería 
«del mes prop insertal líbel o cártell ordenat per lo uenerable mosen Ber 
»nat fenoílar pretiere e domer de la Seu de la insigne Giutat de Valencia 
•de manament e ordínatío del Spectable senyor frare Luís despuíg 
•Mestre de Muntesa e Vísrey en tot lo Regne de Valencia Lo qual senyor 
•cora adeuot de la uerge María posa en la dita Giutat de Valencia una 
■loya a tots los trobadors a onze díes del mes de Febre Any de la natíuítat 
míe nPe senyor Mil+ CCCC+ Lxxíííí+ 90 es hun troc de drap de uellut 
•negre apte o bastant per hun gípo quí míls lohara la uerge Muría en 
•qual seuol lengua la qual loya per adir en aquella fonch lo dít día posada 
•en la casa de la cofraria de sant lordí de la dita Cíutat e lutgada a +xxv+ 
»del mes de Mars del dít any Lo tenor o sería del dít Gartell es lo mes 
»prop seguent+ 

Síguese el cartel en verso, y luego los nombres de los opositores ó 
trovadores, y á continuación de cada uno las poesías que presentó. Unos 
lo hicieron para ganar el premio ofrecido, y otros con solo el objeto de 
alabar á la reina de los cielos María Santísima. Los trovadores fueron don 
Jorge Centelles: N. Corella • Mosen Bernardo Fenoílar por sí y á nombre 
de la Virgen Pura : Mosen Fraucisco de C istellví: Mosen Barcelo Cavaller: 
N. Alcañiz: Mosen Juan Nagera : Berenguer Cardona : Pedro Pérez: Juan 
Verdauxa: Juan Moreno en persona de la noble Violante, cuyo apellido 
se calla: Antonio Vallnanya: Luis Muñoz: Juan Garaisa: Narciso Vinyo- 
les: N, Sobrevero: N. Lanzol: Gines Fira: Miquelot Pérez: N. Villalva: 
Juan del Bosch : N. Gazull: Luis García: Bernardo Despuig- Gerónimo 
Monzó: Bernardo Vaienanya: Pedro de. Givillar: Lorenzo Diamant: Juan 
Sentcliment: Bartolomé Salvador: Jua.i Verdania: Luis Cátala: Bartolomé 
Di mas: un anónimo castellano: Francisco de San ramón: Mateo Estove: 
Pedro Alcañiz: Jaime Roi# : Pedro Bell: y Mosen Juan Vidal. Todos estos 
opositores presentaron sur versos en valenciano , á escepcion del anóni- 
mo que solo les hizo en castellano. Narciso Vinyoles puso también algu- 
nos en lengua toscana. Y Mosen Francisco Castellví, Mosen Barcelo Ca- 
valler, y Pedro de Civillar , otros en la castellana. 

Después de estas poesías se pone en prosa una especie de certificación, 
en la cual se lee, quo llegado el dia 25 de marzo de 1474, hallándose en 
la referida cofradía el virey i). Luis Despuíg, y otros distinguidos suje- 
tos, instaron estos para que se procediese á la sentencia y a su publica- 
ción: añadiéndose, fonch donada ¿promulgada, y á continuación se pone 
con letras mayúsculas este título: sentencia Sigúese la introducción o ca- 
becera, como suele decirse, estendida en 77 versos, y luego este otro 
Ululo 

DlSPOSlTIO. 

Vist que sens vos/ nostre cor se reffreda 
En ben obrar/ mare de deu inolt digna 

(1) Eo la Imposibilidad de adquirir en las fundiciones modernas los tipos asados eo el 
tlglo XV, me ba sido forzoso poner en caracteres del dia, los pocos párrafos que en esla 
tora se copian de los libros de aquella época, suprimiendo también por la misma razón, 
las abreviaturas que se indicaban por signos partlcularos , que tampoco existen ahora. 

D. Hidalgo. 



ZU DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

Vis que sens vos/ grades nons consigna 
Deu vostre till/ ni íames aquel veda 
Lo que voleu-j- 

Víst que sens vos/ lo quí 9 ha míls lobada 
Dír tant de be / per si no bastaría 
Vístque sens vos/ lahor tal no 9 daría 
A vos donam / la (oya consignada 
Quen mercxeu+ 

Aqui acaba el libro en la última página, línea penúltima. Falta el año 
v lugar de la impresión; pero esto no convence que no hubiese sido Va- 
lencia , y que se verificase en el de 1474. 

Rodríguez hablando de esta obra, dice que principia así : Leí Obres, i 
Trabes davall scrites, les qnals tracten de lahor s dsla Sacralissima Verffe Mari*, 
(oren fetes y ordenadles per los trovadors de jus, e en cascuna de les dUtes obres 
¿crits ele. En Valencia 1474 , en 4.° Falta nombre de impresor : y prosigue ha- 
riendo un eslracto y epílogo de su resultancia. Ximeno trata de Moseo 
Bernardo Fenollar que fué autor de la publicación de este libro, del cual 
afirma que vio un ejemplar en la referida biblioteca del real convento de 
predicadores: y de su contesto j de lo que dice Rodríguez, toma ocasión 
para hacer una breve crítica, añadiendo que su titulo es: Obres, o Trotes, 
tt$ quals tracten de lahor s de la Sacratísima Verae Maria. En Valencia 1474, en 4. a 

Estas espresiones convencen absolutamente el asunto. Son de dos tes- 
tigos de vista de la mayor escepcion, por su buen crédito, fama y opi- 
nión : por ser sacerdotes; por haber reconocido y examinado atenta y de- 
tenidamente esta obra; por darnos bastante conocimiento y noticia de lo 
que se encuentra en ella; y porque sus espresiones dicen y convienen en 
un todo con el ejemplar de la biblioteca duminicana. No estamos cierta- 
mente en el caso de usar y valemos de las reglas de crítica , respecto de 
que estas solo tienen lugar en los asuntos oscuros y dudosos, no en el 
nuestro en que la cosa se presenta á todas luces clara, cuando las leyes 
quieren que se autorice la verdad con las aserciones de dos testigos, li- 
bres y exentos de sospechas y tachas. Después de esto ¿será creíble que 
dos sujetos de aquel carácter y circunstancias dijesen una cosa por otra? 
¿Fingirían un hecho tan particular, notable y señalado? ¿Lo harían con re- 
ferencia á un instrumento del cual resultaría absolutamente lo contrarío? 
¿Se atreverían á cometer un delito; á fraguar una ficción, á proyectar un 
engaño á vista de todos, que entonces mismo podrían convencerles de In- 
ventores de fábulas, y sacarles los colores a la cara? 

Verdad es que en el referido ejemplar no se encuentra el lugar de la 
impresión, ni el año en que se hizo; pero también lo es que esto no dis- 
minuye en un ápice la fe que se merecen, y á que son acreedores Rodrí- 
guez y Ximeno. Voy á decir lo que hay en el asunto, con lo cual quedará 
la verdad en el lugar que la corresponde. 

El ejemplar que existe en la biblioteca del real convento de Santo Do- 
mingo, seguramente no está completo, respecto de faltarle la última hoja. 
Sobre el concurso de trovadores y opositores al premio, se formó una es- 
pecie de pleito. Los asistentes á la real cofradía de San Jorge en el diatt 
de marzo de 1174 . suplicaron que se acordase sentencia y procediese á su 
publicación. Esta se verificó en efecto , porque en la certificación ó adver- 
tencia literalmente se dice , fonch donada e promulgada. La publicación es 
esencial para que valga el tallo, y aun prescindiendo de la solicitud de 
los interesados, no hubiera podido omitirse para la formalidad del juicio. 
El sabio rey D. Alfonso, hablando de algunas nulidades de las sentencias. 
dijo: «Pero antele deue facer escreuir en los actos, é deudo leer el mis- 
»mo (Juez) públicamente, si supiere leer, seyendo assentado en aquel lo- 
»gar do solía oir los pleytos, ó en otro logar que sea conueniblc para ello.» 
Y en otra parte: «Esso mismo seria quando judgasseu, non seyendo de- 
bíante las partes, o non las auiendo emplazadas, que viniesen á oir su 
"juicio.» En efecto está la sem-kmcm, esto es la cabecera; está mspositio» 
esto os el fallo; pero falta el flhucatio, estoes la publicación. Luego taiu- 



DEL ARTE T^FOCRIFICO. 255 

bien falta la última hoja donde estaba esta, y el lugar y año de la impre- 
sión , que vieron Rodríguez y Xiraeno. 

Este modo de discurrir ciertamente no nace de sutilezas del ingenio. La 
formalidad de la publicación de iguales sentencias, se nota en las contien- 
das ó certámenes de aquellos tiempos. Ai fin de las poesías de Jaime Roig 
se halla un pleito ó disputa entre Musen Jaime Siurana generoso, y Luis 
Juan Valen,ti , doctor en medicina, sobre respectivas ventajas y preferen- 
cias entre doncellas y viudas, de que foé juez Andrés Martí Pineda, no- 
tario público, muy perito en su profesión, célebre poeta, y secretario en 
ajusta poética, que á la Purísima Concepción de María Santísima se ce- 
lebró en ¿a parroquia de Santa Cathanna mártir en 15 de diciembre 
de 1452, é imprimió Francisco Diaz romano en 1533, en 4.° Cuando el 
proceso tuvo estado acordó Pineda esta sentencia. 

DEFINITIVA. 

Que tomen la fama, y gran preeminencia 
Á Vergens y Viudes honestes y bones, 

Y en aitres tants raetres , guarriits de eloquencia 
Alegres publiquen la gran excelencia, 

Les honres y gracies de totes les dones; 

Y pnixque entre totes ateny major gloria, 
Deis estaments delles tenint lo mes noble, 
Mostrant la medulla de nostra memoria, 
La palma y trimpho, lorer y victoria 
Deu rebrela Verge deis Reis y del poblé. 
Ais doscondemnantlos, que deis ciar entenga 
Que Verge , y no viuda el amich content prenga, 

LATA SENTESTIA. 

Vidit Misser Guardiola. 
Vidtt M. Luch Ricart. 

SCR1BA. 

Andrés Martinus Pineda Not. 

Volviendo ahora de esta especie de digresión", (si acaso merece tal 
nombre) al asunto de que estoy tratando, diré que las palabras sentencia 
y dispositio, se hallan puestas en la obra de Mosea Fenollar con letras ma- 
yúsculas. En la última página solo queda una línea sin ocupar, y en ella 
no podia caber la palabra publicatio si habia de ser de la misma letra. 
Así que no puede dudarse con racional fundamento que habia de couti- 
nuar en la siguiente. 

Este ejemplar se halla encuadernado de poco tiempo acá, con cubiertas 
de pergamino, y sin la curiosidad y primor que merecía un libro tan sin- 
gular, aprcciable, raro y aun único, por decirlo en propios términos. 
Síguense de aquí todas estas consecuencias. Primera, que este libro se en- 
cuadernó nuevamente por su mal estado, y porque no se inutilizase del 
todo. Segunda, que su última hoja estaría entonces perdida, ó en un es- 
tado infeliz, y que acaso se abandonó ó traspapeló al tiempo de hacerse 
Ja última encuademación. Tercera, que convence esta verdad haber visto 
ftodriguez yXimeno el lugar y año de la impresión. Cuarta , que el no 
hallarse ahora uno ni otro, no es argumento de que no dijesen verdad 
aquellos dos autorizados y recomendables testigos de vista , sino que des- 
pués del reconocimiento y examen de este ejemplar , fué cuando faltó, se 
traspapeló, ó quitó su última hoja. 

Por estos tiempos, y aunantes que en 11 de febrero de 1474 se pu- 
blicase el cartel para la justa poética ó certamen de Mosen Bernardo Fe- 
nollar, y primero que en 25 de marzo siguiente se acordase sentencia, ya 
se entendía y trabajaba en Valencia en otra impresión de mas bulto é 
importancia. Esta fué la de un Comprehensorio ó •Vocabulario latino, que 
se concluyó en 23 de febrero de 1475. Un ejemplar de esta obra he visto y 
examinado en la esquisita biblioteca Mayansiana, y tengo entendido que 



256 DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

existia otro en la copiosa librería del Sr. D. Fernando de Velasco, de! con- 
sejo y cámara de Castilla , que al presente es del señor marques de la Ro — 
mana, el cual por su instrucción y amor á las bellas letras, ha sabido- 
desprenderse con generosidad de muy crecidas sumas para agregarla á si*^ 
biblioteca selecta , y con el tía también de que los estranjeros no sacasen^ 
de España muchísimos MSS. y libros preciosos de que se componía, lo qu^ 
solicitaban con indecible calor y ansia, acreditando de esta tuerte su cel» 
y cariño al patriotismo. Es un tomo en folio bastante abultado. El nombr& 
del autor, el argumento de la obra, y las prevenciones para entenderla» 
son cosas que se hallan al principio, y que pondré á la letra, por exigirlo 
así de justicia la rareza de este libro, y para escusar mayores es tensión es - 
Son muchísimas las abreviaturas que se encuentran (muy perjudiciales 
en los escritos, porque esponen á continuados yerros en su lectura), y 
son también varias las cifras que se notan ; y no encontrándose en el dia 
letras de igual figura, se ha dispuesto hacer punzones y fundirlas de nue- 
vo para la debida exactitud : así como se ejecutó para trasladar el prin- 
cipio de la obra de Mosen Bernardo Fenollar. Dice , pues, de esta manera: 
« vm ín códice ethimologíarum Isídorí líbrís Papíe/ HugucíOís et Catbo- 
»líc5 de uóbulorO exposítíde solu tractatíbus quos uidí sepí 9 et perlegi/ Id 
» primo pluríma/ ln secundo no tanta/ In tercio pauca/ Et ín quarto pau- 
«císsíma vocabula/ repereríra/ et reperíantur aeficere/ queque ín uno 
»ex ípsís sunt posíta ín alio sQt obmissa/ Cogítauí ego Iohunes ín unum 
«corpus redígerehec et illa/ quod et fecí vt breuíus potuí gratía opítulante 
»díuína ípsum per abecedario quoad omnes lítteras/ dísponendo/ resecans 
«plura que nótangebant/ ad exposítíonem vocabulí vt prolíxitas operís 
»vitaretur/ declaransque ín eo cuí 9 sít generís quodque uocabuluin per 
«singulares literas íbí descríptas Na per. M. masculino/ per. F. femennQ 
»per O oe In nole per. A. actíuu per. D. depones ín ybo/ per. N. neu- 
»trG / per 9 . cóe In útroque genere lueniter ípsí 9 descrípcío ín quolíb. que- 
rer jfbü preterítu facíat/ et supínum Excepto que ín )fbís prime coiuga- 
» tí oís quein auí preterí lufacíut hoc scríbere/ el que supina non hñtappo- 
»nere non curaui / vbí aute in nole no reperies ídei 9 terminati5e cognosces/ 
»na sí ín vs desínat masculino sí ín a. femenino, sí ín. 0. neutru s ¿udica 
»íllud csse. Et quía meo tempore uidí et uídeo plures ín scribedo errare/ 
«orthographí a, planam apposuí ín principio cuíus libetlítere a libro Pris- 
»cíaní extracta, / Cóprehesoríum huc líbrumltítulans/ quía cdprehedit sín- 
wgulaín prefatís libris expósita/ etquíbusda, alíísíam reperla que uidí fore 
» 9 gruere ínhoc opere apponeda Suscípíant lactétes ígíter opus hoc aureQ vt 
»hínc suggat pueri/ vt edant íuuenes vt díscant senes, vt doceant que re- 
«pererínt nescíuísse aut alibi nolegisse ut cópleatur psalma meíuuei vir- 
ago alma. 

Sigue el vocabulario que corre por todas las letras del abecedario, y 
en su conclusión se lee lo siguiente: «Presens huíus Com prehensora pre- 
»clarum opus Valentíe ímpressum. Anno. M. CCGC. Lxxv. Díe vero. xxiif. 
»mensís Febroaríí / fínít felícíter-f 

Esta obra está impresa con mucha nobleza. Le faltan la numeración, 
las llamadas, y las letras iniciales, sustituyéndose en su lugar otras de 
mano, escritas con tinta de varios colores ; pero tiene mayúsculas: tiene 
comas, que son unas rayitas: y tiene puntos , aunque rara vez están pues- 
tos al íin de las cláusulas. La letra es la primitiva que se ha conocido, y li 
misma con que se imprimió la obra de Mosen Bernardo Fenollar: el papel 
hermoso: y su estado el mas perfecto. 

He dicho, que aun antes de la justa poética ó certamen de que trata la 
obra de Mosen Bernardo Fenollar, se estaba ya trabajando en la impresión 
del Comprehensorio de Juan. Este libro se compone de 319 hojas, y cada una 
de ellas de 164 líneas. Es, pues, cosa precisa que se empezase á imprimir 
mucho tiempo antes de su publicación, y no será mucho decir, que en U7i, 
ya se entendía en este asunto. Todas las cosas tienen sus embarazos á los 
principios, y son indecibles las dificultades que se presentan pan su eje. 
c lición. Entonces empezaba á conocerse en España ó , hablando con mas 
propiedad, en Valencia, el maravilloso arte de la imprenta; y por lo mis. 



DEL ARTE TIPOGRÁFICO. 257 

mo , los oficiales que se ocupaban en ella , no podían ser espertos ni ma- 
niobrar con destreza. Cualquiera leve dificultad bastaría para suspender y 
detener por muchos días la impresión. Así que puede decirse con verdad, 
que en la ciudad de Valencia de los edetanos ya se conocía este noble arte 
en el año 1472, aunque el Com prehensor io de Juan no se concluyó de im- 
primir hasta 23 de febrero de 1475, 

Sigúese ahora tratar de otra impresión hecha en Valencia en 13 de ju- 
lio del mismo año, de las obras de Crispo Salustio. De este libro hace men- 
ción Guillermo Francisco de Bure en su Bibliograf. instruct. *. 4866. pág. 565. 
En un diccionario de libros MSS. é impresos, que para su venta se publicó 
en París año 1790. Tom. IL pág. 534 se lee : Eadem Salustii opera Yalentiae 
absaue nota impressoris , ánno 1475 in 4.° En el índice de los libros de la 
biblioteca Barberina, á la pág. 336, se halla lo siguiente: Conjurado Cali- 
linas, Bellum Jugurtinum, et Inveclivae in Ciceronem. Valentiae 1475, n. 4. 
LUÍ. C. 27. Aun cuando no existiese este índice, se sabe que está en la 
referida biblioteca, donde recientemente lo ha visto y examinado Diosdado 
Caballero. Otro ejemplar hay en la biblioteca Real de Madrid, donde le 
he visto. El Sr. Bayer tenia otros dos Salustios impresos en él referido 
año 1475. 

Las particularidades que nota Diosdado Caballero del Salustio de la 
biblioteca Barberina , convienen perfectamente con las del que está en la 
Real de Madrid. No tiene inscripción alguna, y empieza por la guerra de 
Catilina que ocupa 61 pag. con 10 Secciones, al fin de la cual se lee: Sa- 
lustii Catilinarius líber expltcit. Sigúese la guerra de Jugurta estendida en 121, 
pág con 10 Secciones, en cuya conclusión se notan estas palabras: Hec 
Crtspi Salustii opera quam optime emendata Valeniieimpressa Amo M.CCCCLXXV. 
dieXIll. Julii. Finiunt feliciter. Después déla guerra de Jugurta, se ponen 
la vida de Salustio que principia : Crispus Salustitts vir patritius ab tneunte 
elote-, y las invectivas de este á Cicerón , y de Cicerón á Salustio: y al fin 
se lee lo siguiente: Libello inscripta huic: Si quispiatn noscere petat. Primo, 
Salustii Crispí libres dúos eius esse attingere sciat. Secundo, orattonem Catiline 
responsivam in Marcum Tullíum Ciceronem. Tertio, Crtspi Salustii Oratoris 
darissimi vitam. Quarto, eiusdem %n Marcum Tullium Ciceronem invectivam. 
Quinto, Mam Tullii Ciceronis in Crispum Salustium responsionem, teu invecti- 
vam, que finem eidem libello prebet, et quorum itnpensa in fine secundi Salustii 
Crispi incertum (ore videtur. Y se concluye esta obra con Oratio Lucii Cati- 
line responsiva in Marcum Tullium Ciceronem. 

Aunque las particularidades de esta edición se asemejen á las que se 
notan en las de Mosen Fenollar y Juan, y sea cosa pesada esplicarlas casi 
en unos mismos términos , con todo no puedo omitir esta especie de re- 
petición, si he de poner las señas que la caracterizan. La obra está per- 
fectamente impresa. No tiene numeración, ni llamadas, ni diptongos ae, 
ni comas ; pero sí puntos. Cuando se parte una palabra en dos líneas, se 
nota una rayita al fin de la primera, casi por el mismo término que se es- 
tila al presente. Faltan las letras iniciales. Los caracteres son redondos, 
hermosos y elegantes: el papel bellísimo, los márgenes muy espaciosos: 
y los yerros puede decirse que ningunos. 

Con poquísima diferencia se esplica en estos términos Diosdado Ca- 
ballero, añadiendo que se estiende mas de lo que tiene de costumbre, 
para no defraudar á Valencia de las alabanzas que tan justamente merece. 
Dice que así como los valencianos en nuestra edad á ningún otro reino 
ceden ventaja en el arte tipográfico, probándolo con las escelentes edicio- 
nes que se han debido á la habilidad, aplicación é industria de D. Benito 
Monfort, y poniendo el ejemplar en la hermosa edición de Nummis He- 
braeo-Samantanis del Sr. Bayer, publicada en 1781, así casi desde los prin- 
cipios de este noble invento*, se adquirieron fama y gloria inmortal. 

En el mismo año 1475, se suponen hechas otras cuatro impresiones en 
España. Una es Raymundi Luüii Liber Divinalis, publicada en Valencia. Mu- 
chos niegan su certeza, de suerte que la cosa queda en opiniones. La 
otra es Manipulus Curatorum, su autor Guido de Mont-Rocher, hecha en 
Zaragoza. No puede dudarse la verdad de esta edición, porque la contesta 



258 DISERTACIÓN SOBRE EL ORIGEN 

el referido Sr. Bayer en las notas á la biblioteca antigua de D. Nicolás An- 
tonio. Lib. IX, cap. IV, not I, pág. 155, donde dice: Memini me ante toe 
quinquenium vidisse Caesaraugustanam aliam M.CCCCLXXV, apuA D. Igna- 
tium (Joachimum, como lo corrige tn addenda, et emcndanda) Joanneziun 
Garciam Sanctae Ecclesiae Turolensis Praecentorem , quam lamen nec prece, 
ñeque praelio , id est compensatione aliqua , impetrare ab eo potui. La otra 
publicada en Barcelona de la traducción en lengua catalana que hizo Juan 
Villar de la obra de Epidemia, et peste Magisln Yaínsci Tarenlint, que vio don 
Nicolás Antonio según lo afirma Bibliot. vet. Lib. IX, cap. Xli , n. 651. Y la 
etra es la que se imprimió en Sevilla con el título Sacraméntale, su autor 
Clemente Sánchez Verdal , que está en la Real biblioteca del Escorial. Es- 
tas tres impresiones, que son certísimas, y la de Raymundi Luttii líber Di- 
vinalis, que está en duda, no pueden ofender en manera alguna la mayor 
antigüedad de las del Comprehensorio y Salustio, respecto de que aquella 
se hizo en 23 de febrero, y esta en 13 de julio de 1475, cuya espresion 
de días y meses no se encuentra en las de Lulio, Mont-Rocher, Villar y 
Sánchez; y es cosa cierta, que los instrumentos que tienen la nota del dia 
ó de la hora en que se hicieron , llevan ventaja y arguyen mayor antigüe- 
dad, respecto de aquellos á quienes faltan estas circunstancias. 

Como duele tanto á los estranjeros ver establecido en España el uso del 
noble arte de la imprenta, á poquísimos años de haberse introducido y 
usado en Europa, 'juieren que no sea nuestra Valencia de los Edetanos, 
sino Valencia del Pó, donde se imprimieron los espresados libros del Com- 
prehensorio y Salustio en 23 de febrero, y 13 de julio de 1475, y acaso 
también el de Mosen Bernardo Fenollar en 1474. ¿Pero qué razones pre- 
sentan en apoyo de la opinión que intentan defender? Creemos por la 
verdad qui una sola tienen que merezca nombre de tal , en concepto de 
los hombres juiciosos. Valenza en el ducado de Milán , siempre se ha deno- 
minado en latín Fornm Fulvii, $eu Forum Valentinum, á diferencia de nues- 
tra Valencia, que en todos los monumentos antiguos se halla espresada 
con el nombre propio Valentia. Los romanos llamaban y daban el nombre 
de Foros á aquellos lugares que estaban especialmente destinados, ó para 
la pública administración de justicia, ó para el público tráfico y negocia- 
ción; y de aquí es que á muchos pueblos de Italia se les dio esta deno- 
minación por haber servido á los espresados fines. Los foros tomaban los 
nombres de los censores ó de los pretores, ya en la construcción y com- 
posición de los caminos que aquellos disponían , ya en las guerras j con- 
quistas de estos. Plinio afirma que los Ligures tuvieron su asiento hasta 
el rio Pó, y que allí estaba el Foro Ful vio con el sobrenombre Valentino; 
y otros añaden que tomó esta denominación de alguno de la familia de 
los Fulvios en tiempo que hacia la guerra en aquel territorio. De estas 
antecedentes se sigue por una inevitable ilación, que las referidas impre- 
siones se hicieron en nuestra Valencia, y no en la que en el dia se llama 
Valencia del Pó ; y con especial razón si se atiende , á que en los referi- 
dos tiempos esta no se denominaba en lengua latina Valentia, sino Forum 
Fulvii, seu Forum Valentinum. 

Después de esto concurre, que no se halla edición alguna hecha en el 
siglo Xv , en el Foro Fulvio (ó Valentiae como quieren los que piensan de 
otro modo), cuando en Valencia de los edetanos son muchísimas las im- 
presiones de anuellos tiempos. Diosdado Caballero dice, que ha reconocido 
en Roma las bibliotecas Casanatense, Imperial, Angélica, Chigiana, Cor- 
siniana, Alejandrina, Gregoriana ó del Colegio Romano, Barberina y otras, 
y que solo en esta última encontró un ejemplar del Salustio: de donde 
conjetura y arguye con robusto fundamento , que habiendo sido enviado 
el Cardenal Bnrberino en calidad de Legado á los Reyes Católicos, y re- 
cogido en España muchos MSS. y obras impresas, se las llevó á Roma 
para enriquecer su biblioteca, y entre ellas la del Salustio de que se tra- 
ta. A la verdad ¿será creíble que si la impresión de este libro se hubiese 
hecho en Valencia del Pó, quedase en Italia un solo ejemplar de ella, y 
hubiese tantos en España? Si en esta se hicieron muchísimas ediciones en 
et siglo XV , y no hay memoria de que se imprimiese obra alguna en el 



BEL ARTE TIPOGRÁFICO. 259 

Foro Fulvio ó Valentino ¿no dicta la razón que nos afirmemos en que el 
espresado Saluslio se estampó en Valencia de los edetanos? Omito otras 
reflexiones sobre el particular, y voy á cortar de raíz todas las dudas que 
hasta ahora se han ofrecido en el asunto. 

La última línea del Comprehensorio ó Vocabulario latino, impreso en Va- 
lencia en 23 de febrero de 14*35, dice así: Zucarum. ri. uel. hec zucara. e. i. 
Sucre. Esta última espresion Sucre es valenciana , porque así se llama en 
esta lengua el Zacairum ó el Sacchamm latino. Sigúese ele aquí que el autor 
de este Comprehensorio ó Vocabulario fué valenciano, y no italiano, porque 
de otra sume hubiera dicho, e$to es Zucchero que es palabra italiana, y 
no Sucre que es lemosina ó valenciana; y se sigue también , gue esta im- 
presión se hizo en nuestra Valencia, y no en el Foro Fulvio o Valentino. 
¿Irían por ventura los valencianos á imprimir sus obras á Italia , y esco- 
gerían para ello un lugar casi sin nombre, en el cual no consta que se 
hayan hecho impresiones algunas en el siglo XV? Ya en aquellos tiempos 
se conocía en España el noble arte de la imprenta: y en estos términos 
se representa imposible de creer que se buscasen reinos estraños para las 
impresiones de libros compuestos por los españoles. Si esta razón tiene 
tanta alma fundada solo en la espresion valenciana Sucre de aquel diccio- 
nario ó vocabulario ¿á qué altura no llegará si se la auxilia con la edición 
de Mosen Bernardo Fenollar del año 1474, cuya obra en la mayor parte 
está escrita en idioma lemosin? 

De ella voy á sacar otro convencimiento de esta verdad. Es cosa sabi- 
da que los libros puestos en lengua castellana , que se imprimen fuera de 
España, están sumamente defectuosos, por no poseer ni entender perfec- 
tamente aquel idioma los impresores estranje ros. Esta es una verdad tan 
manifiesta que la pone delante de los ojos cualquiera obra de que se eche 
taano. La de Musen Bernardo Fenollar casi toda está escrita en lengua va- 
lenciana ó lemosina, mucho mas difícil de entender y escribir que la 
castellana: sin embargo de lo cual se nota tal primor y puntualidad en su 
impresión, que no puede desearse mayor exactitud. Todas las palabras 
fustán puestas con las letras que las corresponden : las comas en los luga- 
res y al modo que en aquellos tiempos se escribía: la ortografía es perfecta 
*^n todas sus partes, según el estilo de entonces: no se advierte equivoca- 
ción alguna en esta obra: y finalmente los mismos valencianos cuando 
«quisiesen aplicar toda su habilidad para sacar perfecta una edición en su 
lengua, nada podrían adelantar á la exactitud con que está la de Mosen 
Bernardo Fenollar. ¿Y cuáles serán las consecuencias que inferiremos de 
«stos antecedentes? Será cierta y segura la de que las obras de que se tra- 
Xa, se imprimieron en la ciudad de Valencia de los edetanos , y no en la 
c^ue en el dia se denomina Valencia del Pó. 

Queda completamente desempeñado este particular discurso, dirigido á 
*Tiaiiifestar la habilidad, talento y aplicación de los valencianos en lo res- 
pectivo al arte de la imprenta, cuando se ha demostrado en términos de 
«videncia, que fueron los primeros que la entendieron , usaron y ejercie- 
ron en España. Con todo rae ha parecido , antes de dejar esta especie, dar 
xina breve noticia de algunas ediciones que sucesivamente se hicieron en 
«sta ciudad, de aquellas solas quiero decir que tengo vistas y examinadas. 
En el año 1478, se imprimió en ella la traducción de la biblia en len- 
gua valenciana, que hizo el sabio cartujo D. Bonifacio Ferrer, hermano 
^iel apóstol valenciano San Vicente. Está la última hoja de este precioso 
monumento en la Real Cartuja de Porta-Coeli, al fin de la cual se leen estas 
opresiones, copiadas con la mayor fidelidad. «Grades infinídes sien fétes 
«alomnipotét déu e senyor nóstre Jesu Crist: ea la humil e sacratissirna 
*»vérge maria máresua. Acaba la biblia molt vera e catholica: treta de. una 
«biblia del noble mossen bereguer viues de boíl cauallér: la qual fon 
«trelladada de aquella propria que fon arromancada en lo monestir de 
»> porta celi de lengua latina en la nostra valenciana per lo molt reverent 
«micer bonifaci ferrér doctor en cascura dret, e en facultat de sacra theo- 
»» logia: e don de tota la Cartoxa : germá del benaventurát sanct vicent fer- 
-»rér del órde de prericadors: en la qual translacio fdren aitres singulárs 



260 DISERTACIÓN SOBRE EL ORÍ GEN 

»hdmés de sciencia. E ara derreramém aquesta es stada diligentmént cor- 
» regida, vista, e regoneguda per lo reuerfcd mestre jaume borréil mestre 
»en sacra theologia del orde de prericadors: e inquisidor en regne de va- 
«lécia. Es stada empremptada en la ciutat de valencia a despeses del mag- 
•nifich en philip vizlant mercader de la vila de Jsne de alta ÁienUSya : per 
«mestre Alfonso fernadez de Cordoua del Reg de Castella, e per mestre 
«lambért palomar alamay mestre en arts: comécada en lomes de febrer 
«del any mil quatrecents setata set : e acabada en lo mes de Marc del any 
•mil. « CCC LXXV1II.» 

Dos cosas especiales tengo que notar sobre este particular. La primera, 
que no parece ni se tiene noticia del todo de esta traducción. El Sr. Bayer 
practico las mas vivas, esquisitas y repetidas diligencias para hacerse con 
ella , ó á lo menos averiguar su paradero , y no pudo lograrlo. Dio final* 
mente con un judío que le aseguró la tenia, y después de haberle sacado 
considerables cantidades, al fin le confesó que lo había engañado. Y la se- 
gunda, que el apellido del impresor Palomar, ciertamente está equivocado, 
y (¡ue en su lugar se ha de leer Palmart. Lamberto Palman alemán impri- 
mió los Fueros del Reino de Valencia en 1482: El libro intitulado Crettía 
en 1483: El Boleen libre en 1484, y otros varios por aquel tiempo. Todas 
estas obras se trabajaron sucesivamente, y acaso se alcanzaron unasá 
otras. No es regular que habiendo entonces tanta escasez de impresores» se 
hallasen dos de un mismo nombre, y de un propio reino estraño, con la 
leve variación del apellido de Palmart, á Palomar. Puede que se equivocase 
esta espresion al tiempo de imprimirse la Biblia. La verdad es, que no se 
encuentra edición alguna de impresor que se llamase Lamberlo Palomar. 

En la preciosa Biblioteca del señor marques de la Romana y en la Real 
de Madrid , se encuentra el libro de la Cosmografía de Pomponio Mela, 
impreso en Valencia por Lamberto Palmart, á 18 de marzo de 1482. 

A esta impresión se siguió la de los fueros del reino de Valencia, de 
que fué autor el mismo Palmart, y se concluyó en 4 de abril del referido 
año 1482. Tengo en mi poder un ejemplar de esta obra. 

El Maestro Fr. Francisco Ximenez, patriarca de Alejandría, compuso 
un libro intitulado Carestía, que imprimió en folio el mismo Palmart, y 
acabó en 28 de enero de 1483. Está en la biblioteca Arzobispal de Valencia 
y en la Real de Madrid. 

En ellas se encuentra otro libro también en folio que imprimió el refe- 
rido Lamberto Palmart en 15 de marzo de 1484, compuesto por el mismo 
patriarca de Alejandría, con el título: Primer volumen del Doccnt Ubre. 

Jacobo Pérez de Valencia, obispo Ghristopolitano, trabajó Expositio 150. 
Psalmorum Davidis, que se imprimió en Valencia por impresor anónimo en 
6 de setiembre del citado año 1484, en folio. Después publicó segundo tomo 
también en folio impreso por el referido Lamberto Palmart á 19 de mayo 
de 1486. Estos dos libros se hallan al presente en la librería de esta Santa 
metropolitana Iglesia. 

Me había propuesto traer á la memoria todas las impresiones hechas en 
Valencia en el siglo XV, pero me retracto del proyecto, por no repetir lo 
que dijeron Ximeno en sus Escritores, y Diosdado Caballero en su Specimc*. 

Por conclusión de este discurso no puedo dejar de decir, que el eru- 
ditísimo D. Francisco Pérez Bayer á principios del año 1776 , estando en el 
Real Sitio del Pardo, trabajó una obra que intituló así: Typographi Vafaifmá 
el Valentinenses , quorum extat mentio apud Vincentium Ximenum i» praed&ro 
Bibliolhecae Valentinac opere : Ab ipsis fere Artis Typograpkicae cunabuli$ M cer- 
te ab anno 1481, ad 1748. Es un tomo en folio MS. todo de letra del autor» 
que tenia destinado para la biblioteca de la Universidad literaria de Valen- 
cia, en la cual se ha colocado después de su muerte. 

En esta obra no se comprenden todos los impresores valencianos , y li- 
bros publicados en Valencia, sino solo aquellos de quienes habló D. Vicen- 
te Ximeno. Como este omitió en su tratado muchos libros cuyas ediciones 
se hicieron en esta ciudad, no les abrazó en el suyo el Sr. Bayer. No está 
la de las obras de Mosen Bernardo Fenollar impresas en el año 1474. ni lt 
del Coroprchensorio ó Vocabulario de Juaa en 23 de febrero de 1475, ni lt del 



DEL ARTE TIPOGKAFICO. 2C1 

Salustioen 13 de julio del mismo año, todas por impresores anónimos: ni 
la de los fueros del reino de Valencia en 4 de abril de 1482, cuya impresión 
se debió al artífice Lamberto Palmart : ni las de las Cortes del año 1488, 
que se verificarou la una en 6 de setiembre de 1493 , por Pedro Agcmbach 
y Leonardo Hutz alemanes , y la otra por un anónimo en 6 de octubre del 
propio año: ni la de 13 de mayo de 1511 , de las Cortes de 1510 «que fué 
obra de Jorge Costilla; ni finalmente las de las Cortes de los años 1510, 
1529, 1537, 1542, 1547, 1552, 1564, 1585, 1604 y 1626, que hicieron Juan 
Jofré, Francisco Üiaz Romano, Juan de Mey, Pedro Patricio Mey y Juan 
Bautista Marzal, en los años 1518. 1539, 1545, 1555, 1565,1588, 1607 y 
1635. Hepuesto solas estas ediciones, porque de todas ellas trato en la His- 
toria del derecho Valenciano, no por falta de otras muchas, que pudiera 
traer por ejemplares si lo contemplara del caso. Por conclusión del asunto 
añadiré que el Sr. Bayer acertó en decir que su obra comprende los libros 
impresos en Valencia casi desde el origen y cuna del arte tipográfico, pero 
no en fijar la certeza de esta época en el año 1484. 

Estas son las noticias que tenia adquiridas sobre el maravilloso arte de 
la imprenta, que pueden contraerse al objeto de esta Disertación, y de cuya 
mayor parte hice mérito en una obra MS. que hace algunos años tuve el 
honor ae presentar á S. M. Preveo que luego que salga á la luz pública, 
cada una ae las ciudades de España, donde se creen hechas algunas edi- 
ciones anteriores al año 1474, procurará vindicarlas con todas sus fuerzas. 
De cualquier modo que esto suceda, habré logrado cumplidamente mi in- 
tento. Si se encuentran , si se justifican, si se presentan auténticos testimo- 
nios que las convenzan de ciertas , llévense enhorabuena una gloria que 
no es justo se les dispute por debérseles de justicia ; y en este caso tendré 
la satisfacción de haber dado motivo para encontrarse ia verdad oscurecida 
por siglos enteros , en cuya duración han sido continuas las disputas, sin 
naber (legado jamas el tiempo de justificarse los hechos en términos de di- 
siparse enteramente las dudas. Yo no soy tan indolente ni me hallo tan 
libre de afectos, que no conozca los sentimientos del dulce amor á la patria; 
pero al mismo tiempo no estoy tan ciegamente alucinado que quiera prefe- 
rir esta pasión á una sólida verdad. Si por fortuna la cosa queda en este 
estado t y no aparecen aquellas ediciones . ceda este honor á Valencia de 
losedetanos, que en esta parte la hará memorable en todos los siglos y 
edades, y la distinguirá de las restantes ciudades de España. 



BARCELONA 

FUÉ LA PRIMERA CIUDAD DE ESPAÑA DONDE SE INTRODUJO Vk IMPRENTA. 

DEMüésTRILO CON USA EDICIÓN KECIECTEMECTE DESCCBIE1T4 

D. J. R. V. (i) 



Esta es la proposición que sentó el Sr. de Capmany , la que desmintió 
el P. Méndez , y la misma que nos proponemos demostrar con un testimo- 
nio irrefragable. Publicó aquel sus memorias en 1779, y en el tomo I, 
trat. II , pág. 256 , no titubeó en afirmar que Barcelona se reputa por la 
primera ciudad que en España hizo sudar la prensa, consagrando sus 
primicias á la impresión de la Catenu áurea de Santo Tomas por los años de 
1171. Vino posteriormente el P. Méndez» y publicando su Tipografía española 
en 1796, aseguró en las págs. 111 del prólogo, y en las 56 y 59 del cuerpo, 
que las primeras obras impresas en España son el Certamen poeticb y el 
Comprehensorium , que lo fueron en Valencia en los años de 1474 y 75. 
Calló Capmany, y no suministrando las pruebas que de él exigía Méndez, 
quedó Valencia desde esta época en pacífica posesión de la primacía de la 
imprenta en España, y despojada de ella la ciudad de Barcelona. Mas 
como según dos de nuestros sabios, la historia es hija del tiempo, y las 
noticias literarias muchas veces son mas bien efecto de la casualidad que 
de la diligencia, esperamos que no se nos atribuirá á temeridad el que 
intentemos reintegrar á Barcelona en una de las prerogativas de que la 
desposeyó el P. Méndez , en fuerza de un monumento nuevamente descu- 
bierto, que seguramente no recusaría el mismo P. Méndez si viviese, ni 
puede recusar crítico alguno por rígido que fuere. Tal es un librito en 8.\ 
con el que topó el R. P. ministro de PP. Trinitarios descalzos de esta ciu- 
dad, Fr. Pedro de la Concepción, al hacer en su nuevo ingreso un rigu- 
roso escrutinio de la librería de su convento, á quien quedamos muy obli- 
gados por la garbosa generosidad con que nos fe ha regalado , previa la 
licencia de los superiores. Por ser él desconocido hasta aquí de todos los 
editores y bibliógrafos, no podemos menos de apuntar sus señas y con- 
traseñas , las que servirán para mayor claridad y desempeño de nuestro 
objeto , y también para prueba evidente de nuestra proposición. Está bien 
tratado , y al parecer completo de principio y fines. Tiene 50 hojas sin nu- 
meración , útiles. No tiene foliatura, signatura ni reclamos. En el primer 
apartado , inmediato á cada uno de los epígrafes , que son muy frecuentes, 
fallan las iniciales, las que ha añadido alguna mano posterior, y algunas 
del principio, de vermellon. No se ve otro signo de puntuación que el 
punto íinat. Son frecuentísimas y difíciles las abreviaturas, y muy impro- 
pia la división de cláusulas y periodos. El carácter de la letra no es cons- 
tante ni uniforme, particularmente en la R y V mayúscula, las cuales unas 
veces se figuran de un modo y otras de otro. No parece gótico ni romano, 
sino participante de los dos. 

El epígrafe es este: Pro condendi.% orationibus juxia grammalicat lepe* W- 
teratimmi auioris Uertholomei Mates libellus exordüur. Luego empieza la ma- 
teria : Grammnlica est scienlia guara recle scribendi recle loquendi. Uec diffmtie 
est l'eirt lleíie (no nos ha ¡>ido posible adquirir noticias «le este Pedro Elias) 
que perfíde continet necessaria. El dicitur grammatica a grammaton quod est 
UtUia, el grammaton a gramma quod est linea, eo quod liltere lineis quibueiam 

(1) Ksta 'Disertación, escrita porD. Jaime R I poli Vilamajor, se citó á luz, coo Uceada, 
en Mch, imprenta real de Ignacio Valls, 1833. Consta de un cuaderno de ocho pág loa* 
en i.*,.y es muy difícil *a adquisición. 



IMPRENTA DB BARCELONA. 265 

dppinguntur. Dicitur ergo grammnticm.a genere suo quasi lüteraUs scientia 
eu. quod Utteratum efficial. . . Sigue el titulo de sy liaba, el de Dictione, el 
de Substantivo nomine, el de adjertivo nomine, de antecedente et relativo, dé 
sup/wsilo et apposito, el de Verbo, de substantivis ver bis, de vomposi- 
tU de sum es fui, de vorativis ver bis, de ver bis habentibu* vim verborum 
substantivorum et vocativorum, de neutris verbis, de communtbus verbis, 
de adjectivis verbis, de passinis verbis, de impersonalibus passive, de rtr- 
cunlocutione verborum impersonalium, de deponen tium verborum legibus, 
de verbis impersonalibus, de verbo infinitivo, de formis verborum, de inchoa- 
tivis, de verbo meditativo, de verbo frequentativo, de verbo desiderativo, 
de verbo diminutivo, de verbis moralibus, de verbo aparativo, fie Par* 
ticipiis. Bajo de este título se leen las siguientes notas: ítem est notandum 
quod cepi habet ceptus preteriti Umporis. sed non habet participium presen- 
tís temporis neo füturi. et odi habet osus. simi lite r preteriti temporis. etnovi 
nottís Sed memini habet meminens presentís tmporis. et caret atiis parti- 
cipas. Hec dirit Priseianns in undécimo majoris Et nota quod isla dúo par- 
ticipio sciliret osus el meminens ultra témpora propria importanl alia. 
Mam osus quod est preteriti temporis importat presms. et meminens quod 
est presentis importat preleritum. he istis fácil mentionem Priscianus in un- 
décimo majoris. Sed Ebrardus addit ceptus. Unde ver sus. 

Invenicns ens preteritum Ubi consignificare. 
Ut meminens dirás sum memor atque fui. 
Preteritum pariter presens cbnsignificabit 
Istius exempla ceptus et osus erunt. 

Omitimos los demás títulos de la obrita por no fastidiar á los lectores, y 
pasamos á su conclusión, que es la que principalmente debe demostrar lo que 
nos hemos propuesto. Estas son sus formales palabras: Gratie habentur Deo. 
Libetlus pro efficiendis orationibus. ut grammatice artis leges expostulant. 
$ docto vtro Bertolomeo Mates condilus. et per P. (Pelrum) Johannem Mu toses 
Christi ministrum presbiterumque castigatus et emendatus sub impensis 
Guillermi Ros. et mira arte impressa per Johannem Gherling alamanum /f- 
nilur Barcynone nonis octobris. anni á nattvitate Christi M.CCCC.LXVUI. 
Este final no puede ser más terminante. De él resulta palpable y eviden- 
temente, que nuestro librito se acabó de imprimir en Barcelona por el ale- 
mán Juan Gherling á 7 de Octubre de 1468. Siendo esto asi, no hay cosa 
ftifts puesta en razón que el que se despreocupen los que siguiendo al P. 
Méndez no han admitido imprenta en España antes de 4474, ni en Barcelona 
^ntes de 4475, y confiesen francamente, que en Barcelona sudaba ya la pren- 
da en 4469; que Barcelona y no Valencia es la primera ciudad de España don- 
ele se empezó á imprimir; que no fué Mateo Flandro el primer Impresor que 
ocurre en las imprentas de España (idem Méndez p. 73] (1), sino el Juan 
Ciherling, impresor de nuestro librito; y por fin que no fueron el certamen 
poetich ni el comprehensorium los primeros libros impresos en España, sino 
vuestro librito pro condendis orationibus • Deben también confesar ingenua- 
mente los secuaces del P. Méndez, que no sólo ha sido Barcelona la pri- 
mera ciudad de España, sino también una de las primeras de Europa, donde 
se ha ejercido el arte de imprimir. No pueden negar esta tan evidente ver- 
dad sino los que todavía ignoren, que en el común sentir de los bibliógra- 
fos son muy pocas las ciudades donde se imprimió antes de 4468, y que al 
querer señalar el infatigable Bergnes en su recientísima historia de la im- 
prenta los periodos de.su introducción en los principales reinos del conti- 
nente, sólo menciona eh la pág.77 y siguientes dos ciudades, donde se hu- 
biese introducido antes del mismo año de 4468, esto es, la de Maguncia y la 
de Roma. Por donde parece cuan mal discurrió el?. Jerónimo doman, citado 
por el P. Méndez pág. 21 afirmando que á nuestra España llegó algo más 
tarde la imprenta, por no haber tanto ejercicio de letras como hubo después. 
Proposición falsa, y más falsa todavía su causal por lo que mira á Cataluña. 
Eslo la proposición, porque como acabamos de ver, entró en Cataluña la Im- 

(t) Estay Us demás citas se han arreglado á la presente edición. 

49 



264 DISERTACIÓN SOBRE LA 

prenta antes que en la mayor parte da los reinos de Europa. Y lo es la cau- 
sal, porque nunca hubo tanto-ejercicio de letras, ni estuvo tan floreciente la 
literatura de Cataluña, como en los siglos inmediatos y anteriores á la inven* 
cion de la imprenta. 

Asi nos lo asegura entre otros el sabio viajero Villanueva en su tom. 8 
de su viaj. pág. 10 1, cuyas palabras no son para omitidas en este lugar, ya por 
no ser él catalán, ya iainbien por ser ellas muy notables y honoríficas á Ca- 
taluña: «Una provincia como la de Cataluña, dice el Viajero ha IH ando de la 
falta que hace la biblioteca de escritores catalanes, la que va á repararte 
cuanto antes por el más erudito de los hijos de esta provincia y diócesis, 
una provincia como la de Cataluña que tanto floreció en todas las ciencias en 
sus dos siglos de oro XIII, y XIV, contando á centenares los escritores de ju- 
risprudencia, teología, política, filosofía moral, poesía y otras mil cosas, en 
número mucho mayor que cualquiera de España, ¿todavía ha de estar sin bi- 
blioteca de sus escritores?.. Cataluña, que fu¿ la cuna del saber de la antigua 
corona de Aragón, se esta sin publicar su biblioteca, y sufre con paciencia 
que al paso que se saben las proezas militares de sus mayores, y su pericia 
en la náutica, y su ingenio en las artes, queden ignoradas las producciones 
de su ingenio y erudición. El siglo de oro de los catalanes tuvo la desgracia 
de preceder á la invención de la imprenta; y esta es la causa principal por 
que se ignoran los progresos de la literatura de esta provincia tan fértil en 
ingenios.. «¡Qué más, ni mas á nuestro propósito pudiera decir un catalán! T 
si á la literatura catalana añadiéremos la opulencia y nombradla de Barcelo- 
na en los indicados siglos, que plenamente comprueba el Sr. de Capmany en 
los cuatro tomos de sus memorias, no podrán dejar de verse bien manifies- 
tos los poderosos motivos y alicientes que impelieron á los primeros impre- 
sores alemanes á ejercer su reciente arte en Barcelona, antes que en otras 
muchas poblaciones de Europa. 

Aunque son tan de bulto todas estas verdades, no faltarán acaso discípu- 
los de Méndez que intenten oscurecerlas con algunos reparos. DLán acaso 
?|ue es mucho de sospechar que hay verro en la data de nuestra edición, y 
undarán sus sospechas en que según Méndez, pág. -25, hay varias ediciones * 
antiguas de datas erróneas y apócrifas; en que hasta aquí no consta la exis- — 
tencia de la Catena áurea de 1471, ni de otra edición de Barcelona anterior — 
á 4475, pág. 20 y 47; y en que no suena el nombre del impresor Juan Gher- — 
Iing sino en el breviario impreso en Braga por los años de 1494, nág. i65.Se^^s 

hace más probable lasospecfia con la observación de que fué muy fácil el omi 

tir en la data una ó dos X, con cuya adición quedaría todo concillado, resal- 

lando de ella el año 1478 ó liiUi, más conforme con el sistema de Mendex^_ 
y más compatible con la historia de la imprenta de España. No es tan dificul — 
tosa, como parece á primera vista, la solución de estos reparos. Ño negare- 
mos que puede haber error en nuestra data, como indudablemente le hay eifc 
las que cita Méndez en la pág. 23, y en una biblia que existe en esta biblio- 
teca episcopal del año 1019; pero si diremos que estando á su favor, no s'Ao 
la presunta, sino también todo cuanto hemos alegado, es menester que ma- 
nifiesten los Mendiztas el error con pruebas más claras que la luz. Si asi lo 
hicieren, de muy buena gana cantaremos la palinodia, puesto que nuestro 
único objeto es la verdad. No manifestándola, nos atendremos más y más * 
nuestra data tan evidentemente demostrada. Esta puede existir y realmente 
existe sin errata y sin la más mínima incoherencia ni incompatibilidad coa 
la historia: demuéstrenla si no los Mendiztas. Existiendo ella queda entera- 
mente desbaratado el sistema de Méndez y todas las objeciones y fundamen- 
tos contrarios. De nada sirve ni lo de la Catena áurea, ni lo de ¿herling, ni 
tampoco la observación de faltar una ó dos X á nuestra data, y de su añadi- 
dura: antes bien con ella se hace ver posible y muy probable la existencia 
de la edición de la Catena áurea en 14/ 1, y délas demás anteriores á 1475, 
y ciertisima la del impresor Juan (¡herling en Barcelona y Braga por los años 
de 14G8 y 141M, la que podría confirmarse con el ejemplo de varios impre- 
sores alemanes volantes que cita el mismo Méndez en laspágs. 20, 115 y 185» 
y otros que imprimieron en distinios pueblos de España, y en épocas tanto 
o más remotas que las deGherlin?. Disueltas asi las objeciones, queda plena- 
mente justificada ia legitimidad de nuestra data, y la existencia de una «di- 



v IUPEBNTA DE BARCtLONA. £65 

clon de Barcelona anterior ¿ 4475. Esta es la única condición que exigió el 
P. Méndez en la pág. 47 paria dar á Barcelona la primacía del arte de impri- 
mir. Sólo resta, pues, que no habiendo podido dársela él, se la den sus discí- 
pulos tan dóciles y amantes de la verdad como él, confesando con toda inge- 
nuidad, que Barcelona tiene la gloria de haber sido la primera ciudad de Es- 
paña que conoció el maravilloso arte de la imprenta. 

Aqui se nos ofrece ocasión para dar noticia de algunas ediciones" ciertas 
y raras de Barcelona del siglo XV, ó algo diferentes de las publicadas por 
el P. Méndez, ó de quienes no tuvo noticia ni mencionó; y de otras dudosas 
por falta de lugar ó año en que se imprimieron, que verosímilmente pertene- 
cen al mismo siglo y ciudad. Existen todas en nuestra librería adquiridas 
Sor raras casualidades, y pueden servir de ilustración á la tipografía española 
el P. Méndez y de satisfacción á los curiosos. 

Gonstitutions fetes per lo illustrissimo é serenissimo Senyor Bey don Fer- 
rando Bey de Castella de Arago etc. 'en la segona cort de Cathalunya celebra- 
da en Barcelona en lany Mil.GCCC.LXXXXlll. Al fin: Divina favente clemcntia 
finitum et terminatum est hoc opusculum constitutionum in principalissima 
et excelentísima civitate Barchinone principatus Gathalonie, per Reveren- 
dura magistrum Johannem Rosenbach alemanun. de haydelberch. Sub anno 
Dni. millesimo quadringentesimo nonagésimo quarto. die vero XXX. mensis 
May. Luego el escudo que es casi idéntico con el de Méndez pág. 60. Si se 
cotejan las Anales, se hallarán las variantes del año en cifras romanas, y del 
dia, que en Méndez p. 54. es 14 de Febrero. 

Aci comenten les histories e conquestes deis Reys de Arago é comtes de 
Barcelona compilados per lo honorable mossen Pere Tomic cavaller, les cjirals 
trames al molí Reverend Archabisbe de Saragossa. Al fin: A laor. e gloria de 
nostro senyor Deu e honor deis gloriosos Reys de Arap:o comtes de Baroalona 
é de nostra nació catalana, es stat stampat lo present libre en la noble ciutat 
de Barcelona per mi m est re Johan Rosembach ■ Alamany. a lili, del mes de 
Juny. Mil.CCCC.LXXXXV. Luego el escudo de arriba. Tiene 11 hojas en ful. 
Prima pars doctrinalis Alexandri de Villadei. Portada. Acaba: fmpressum 
et labopatum per M. Geraldum Preus. Johannem Luschner, Alemanos in 
principalissima et famosissima civitate Barcbinona anno salutis M.* CCCC.° 
Qonagesimo quint*. die vero nona mensis Julii. El P. Méndez en la pág. 55 
varia Bernardum por Geraldum, Luschener, por Luschner, y Alemanus por 
Alemanos. 

Missale secundum morem et consuetudinem Vicens's diócesis. Portada. 
Finaliza: Finit missale secundum alme sedis Wicensis consuetudinem favore 
et licentia á Reverendissimo Díio Domino lohanne de Peralta divina misera- 
tione eiusdem sedis Episcopo: castigatum : emendatum : nec non mira arte 
impressoria: per alemanos impressum: in principalissima civitate Barch. De 
cuius opere preclaro sit laus Deo beatissimoque Petro patrono dignissime.... 
Sub anno dominice lncarnationis M.°GGGC. nonagésimo sexto Die vero XVI. 
Mensis Junii. Los impresores alemanes fueron probablemente los del aparta- 
do anterior, (íeraldo Preus y Juan Luschner. ¿Y por qué no menciona el 
P. Méndez al Geraldo Preus entre los impresores de Barcelona en la pág. 64? 
Las ediciones dudosas por faltar en ellas el año ó lugar de su impresión 
son: Una bula de la Cruzada en pergamino y en catalán antiguo, cuya data 
es de 1485. Publicárnosla en 1829. 

Unas constituciones de Cataluña sin impresión de año ni de lugar. Conje- 
turamos que su edición es anterior á 1495 y posterior á 1481. Fundámoslo en 
que en el catálogo de los condes de Barcelona, y reyes de Aragón que se in- 
serta en el principio, se coloca en el último lugar al rey Don Juan II con es- 
tas palabras: Johan segon... mor en la ciutat de Barralona en lo palau del 
Bisbe á XV1I1I. de janer any Mil.CCCC.LXXYUII... al qual ha succehit lo se- 
renessimo senyor rey Don Ferrando segon vuy gloriosament regnant; y en que 
no se continúan en estas constituciones las que hizo el mismo rey Don Fer- 
nando en las Cortes de 1495 arriba mencionadas. No puede ser anterior 
á 1481 la edición, porque en el ful. GCCC.LU. que es el penúltimo, haydaada 
la pracmatica fetá per lo senyor Rey don Ferrando segon en la primera cort 
general de Cathalunya celebrada en Barcelona per execucio de un capítol 
atorgat á la dita cort prohibint que algu no gos traure coráis deis regnes 



566 DISERTACIÓN SOBRB LA IMPRENTA DI BARCELONA. 

e terres del Senyor Rey sino en terrea de vasals e subdito de sa Magestat 
excepto boto de coral lavorat, en lo capítol de la Seu de Bar? alona a VIH. 
dies de Octubre en' lany de la nativitat de nostre Senyor Mil.GCGC.LXXXI. 
. Gesta Romanorum cura applicationibus moralisatis et misticis. Portada. 
Finaliza: Ex gestis romanorum cum pluribus applicatis historiis de virtuli- 
bus et vitiis mistice ad intellectum transsumptis recoltectorii fluís. Atino 
nostre salutis M.GGGG.XGIUI. in die S. Adríam martyris. No se expresa el 
lugar ni el autor. 

Gontemplacions sobre la vida de nostre senyor Jesucrist ordenades per 
lo devotissim y serapbico doctor Sant Johan Bon aven tura, tralladat de lati 
en romane per un indigne religios. Faltan las primeras hojas y en una por- 
cioncita de la última se divisa un pedacito del escudo de Rosembach, que 
trae el P. Méndez en la pág. 177. Está dedicado este libro en 4.* á la moH 
reverenda y virtuosa senyora mare en Chríst sor Leonor Vilarig abadessa de 
Jerusalm. Por el P. Marca part. 2 pag. 269 de la Ghron. seraph. sabemos 
gue en 1494 vino del convento de la Trinidad de Valencia por Vicaria del de 
S. María de Jerusalem de Rarcelona la Ven. Mad. Sor Leonor Vildig. Es muy 
probable que está mal escrito Vildig por Vilarig, y que la tal señora fué ele* 
¿ida abadesa poco después. 

v Solempnissimi aureique tractatus excellentissimi utriusque inris doctoris 
et equitis Dni. Jacobi de Callicio, videlicet de pace et treuga,etde sonó emis- 
so. No hay año ni lugar, lo que también notó D. Nic.Ant. tom. 2. página 198. 
Este es el famoso jurisconsulto Ausonense, cuyo apellido catalán es Calila. 

En el archivo del M. I. Ayuntamiento de esta ciudad existe un breviario, 
que carece de las primeras y últimas hojas, y que según demostramos en otra 
parte, es anterior á 1496. De él copiamos loshimnosde losSS. MM.S. Luciano 
y S. Marciano, publicados en 1824, donde claramente se dice que padecieron 
martirio en esta ciudad, y otros propios de la Inmaculada Concepción de Ma- 
ría Santísima, publicados en 1825. 

Por fin, debe disimulársenos el que añadamos aqui la hermosa edición de 
la ciudad de Dios, aunque no pertenece á Barcelona, ni á España, sino á Vene- 
cia, por ser del célebre impresor Jenson, de* quien no vacila en afirmar el eru- 
dito Meerman en el tomo I pág. 17 Orig. typog.: typorum nitore omnes suos 
aequales vicisse constat. Empieza sin portada por:Aurelii Augustini Epi. de 
civitate Dei líber primus feliciter incipit. Finaliza: Aurelli Augustini opus de 
civitate Dei feliciter explicit: confectum Venetiis ab egregio et diligenti ma* 

Eistro Nicolao Jenson gallico: Petro Mozeicho principe: Anno a Nativitate 
ni millesimo quadringentesimo septuagésimo quinto: sexto nonas Octobris. 



BIOGRAFÍA 



DON RAFAEL FLORANES. 



(«) 



D. Rafael de Florarles Velez de Robles, señor de Tabaneros, nació en el 
lugar de Tanarrio, provincia de Llábana, en las montañas dé Santander, á 8 
de Mayo de 1743: fueron sus padres D. José de Floranes y Doña Bernarda 
Alonso, vecinos del mismo, lugar, igualmente que sus abuelos. 

Era poseedor del señorío del despoblado de Tabaneros,. á seis leguas de 
León, en el cual sucedió por muerte de su tio D. Juan de Floranes, capitán 
de caballería de Farnesio. Tabaneros habia sido en lo antiguo una villa po- 
blada, con iglesia -qué existe; pero en el dia sólo conservan los poseedores de 
este mayorazgo parte de las tierras de su término, habiendo perdido la pose- 
sión de las demás; y conservaban también la jurisdicción hasta que ha sido 
abolida. lia sucedido en este señorío su primo D. Antonio Floranes, vecino y 
hacendado de la villa de Valderas, en el reino de León. 

Murió D. Rafael de Floranes en Valladolid á 6 dé Setiembre de 4801, y 
está enterrado en la parroquia de la Antigua, al lado de su única mujer Doña 
María Ignacia de Goicoechea y Sagarbinaga, natural de Bilbao, que habia 
muerto dos años antes sin haber tenido sucesión. 

Fueron sus herederos Doña Micaela de Floranes, su hermana, y dos sobri- 
nos, hijos de dos hermanas, todos naturales y vecinos de la referida provin- 
cia de Liébana. 

Estudió en la universidad de Valladolid , habiendo obtenido el erado d¿ 
Bachiller en leyes, de donde no pasó, poraue nunca fué su idea ejercer la 
abogacía, sino continuar sus estudios privados. Estos los dirigió principal- 
mente á nuestra historia civil, á las antigüedades, y á la historia particular 
déla jurisprudencia española, en que hizo los trabajos qué se airan. Fué 
nombrado nacía los años 1784 individuo de mérito de la sociedad económica 
de Valladolid y de sus dos academias de derecho español y de cirugía. Y con 
el objeto de que se propagase el conocimiento de la historia de nuestra le- 
gislación, cuya utilidad se puede decir que empezaba entonces á conocerse, 
estableció por aquel mismo tiempo en su propia casa una academia particu- 
lar de derecho español, compuesta de sus amigos los abogados más célebres 
de aquella Cnancillería, que duró algunos años, y se deshizo, asi por la falta 
de muchos de estos, como por las enfermedades y viajes del señor Floranes. 
Aunque sus tratados, colecciones, menforias y argumentos eran en gran nú- 
mero, nada publicó. Los más principales son: , 



(1) Entre los papeles de D. Rafael Florases, qne existen inéditos en la Biblioteca de 
la Real Academia de la Historia, hay uno» escrito sid doda por algon curioso, en que bajo 
la forma de interrogatorio abraza todos tos pantos que se tocan en esta biografía. Debió 
dirigirse, poco tiempo después del fallecimiento del Sr. Floranes, é sus herederos,^ 
éstos contestarían de la manera qne aqui se terá, guardando copia del manuscrito. Gracias 
¿ esla circunstancia, en cierto modo casual, ya no quedaré envuelta en la oscuridad de- loa 
tiempos, como tantas otras, la memoria de no hombre de mérito <¡ue consagró su yida en- 
tera al estudio, y dilucidó con sus trabajos literarios importantísimas cuestiones sobre di- 
versas materias. Era de justicia qne la tipografía del P. Mendei, no careciese en esta se- 
Íjunda edición de la biografía del qne tanto contribuyó con ana luces á la perfección de 
a obra, y el adicionador de ella se complace enpnbhcarla, según cree, por primera fez, 
dando asi un testimonio de respeto y admiración nacía tan ilustre patricio. 



268 BIOGRAFÍA DB ILORANES. 

Unas memorias históricas de la legislación española desde los primeros 
tiempos hasta hoy. 

Las vidas de los más célebres jurisconsultos españoles anteriores al si- 
glo XVI, con una noticia critica de sus obras. 

El Fuero de Sepúlveda, copiado dei original é ilustrado con notas y diser- 
taciones. 

La suma legal de maestre Jacobo de las leyes, con notas, y las memorias 
históricas de este primer jurisconsulto español. 

Una copia del Fuero Juzgo, cotejada con siete manuscritos antiguos, y 
sacadas las variantes. 

Adiciones y suplementos á la amortización del señor Campomanes. 

Memorias y apuntamientos para la historia de Vaüadolid. 

Memorias y apuntamientos para la de Toro. 

Memorias históricas de las universidades de Castilla, y eñ especia V las de 
.Valladolid y Palencia, obra enteramente concluida, en un volumen en folio. 

Apuntamientos y noticias sobre las behetrías y solariegos de Castilla. 

Y finalmente, una infinidad de tratados y disertaciones sobre varias mate- 
rias de. nuestra historia y legislación. 

Además de estos trabajos contribuyó con sus luces y noticias á los de 
muchos célebres literatos sus contemporáneos; algunos de los cuales no han 
publicado sus obras, y otros tuvieron la ingratitud de no citarle, como el au- 
tor de la historia de Vitoria; el cual habiéndosela pedido al Sr. Floranes 
la copió furtivamente, y la publicó sin hacer siquiera de él la más ligera 
mención. 

Entre los que tuvieron la generosidad de citarle con elogio, se cuentan 
el P. M. Fr. Enrique Florez y su continuador el M. Risco en varios tomos de 
la España So a rada; y este último también en la Historia del Cid. 

Los DD. Asso y Manuel en el Ordenamiento de Alcalá y Fuero viejo dé 
Castilla. 

Los señores Llaguno y Cerda en su edición de las Crónicas de los Beyes 
de Castilla y en Iq fiel Cande l). Prdrq Sino, señor de duales. 

El M. Fr. Liciniano Saez, benedictino, en su Demostración del valor de 
las monerías del ñ-inado do Enrique III. 

El P. M. F. Francisco Méndez, Agustiniano, en su Tipografía Española, 
en donde se confiesa que casi toda es obra del señor Floranes. 

El. canónigo de San Isidro D. Francisco Marina en su apreciable Ensayo 
histórico sobre la legislación empanóla. 

Y finalmente, algunos otros en varios tratados de menos* consideración. 
La librería, que comprendía una buena porción de manuscritos bas'ante 

raros y preciosos, relativos á nuestra historia y legislación, se vendió por su 
hermana y sobrinos en Valladolid; habiendo sido el primero y mayor com- 
prador de lo más raro y exquisito el relator de aquella cnancillería D. Ma- 
nuel de A costa. Todas las obras impresas y manuscritas de la referida librería 
están llenas de notas y adiciones apreciables del Sr. Floranes, tanto relativas 
á las materias de que tratan, como á las noticias históricas de sus autores; 
y en la biblioteca de D. Nicolás Antonio tenía adicionados más de trescientos 
autores, que es lástima no saliesen incorporados en ella en la primera edición 
que se hiciese. 

Las obras y colecciones manuscritas propias del Sr. Floranes las compró 
al año siguiente de su muerte la Real Academia de la Historia, y el Duque 
del Infantado, á quien instaron al efecto los referidos sus herederos como Se- 
ñor que era de la provincia de Liébana, en donde están establecidos, espe- 
rando jtor este medio adquirir algunas relaciones con él para que les prote- 
giese. 



APUNTA MIEMOS 



DI 



DON RAFAEL FLORANES 

Al P. Fr. Francisco Méndez, del orden de San Agustín, 
residente en su convento dé San Felipe el Real de Madrid 

PARA 

Un tratado sobre el origen de la Imprenta, su introducción, 

propagación y primeras producciones en España en el resto 

' del siglo XV de su nacimiento. Ano 1794 (1). 



Mi estimado P. P. Fr. Francisco Méndez: 

Escríbeme V. P. hallarse empeñado en un tratado sobre el origen de 
la Imprenta y su introducción, extensión y progresos en este Reino/ pri- 
meras obras de nuestros naturales que nos comunicó en aquel primer 
siglo de su nacimiento, y lo demás quejiueda ser considerable y de al- 
gún aprecio en una materia tan curiosa, y sobre que nada se ha escrito 
hasta ahora entre nosotros; llevándonos en este punto muchas ventajas 
ios extranjeros, que por tedas partes se han aplicado á ilustrar un articulo 
de literatura, á quien la literatura misma es tan deudora. . 

Y quiere que. si por ventura me hallo con algunas observaciones he- 
chas en el particular, como me dispensa el honor de presumirlo en la cons- 
tancia y latitud de mis estudios, tenga la bondad de gustar comunicárselas 
^n beneficio público de la Nación, á quien las ofrecerá muy gustoso ma- 
nifestando á quién las debe. 

Alabo la bondad del propósito, y me declaro desde luego á favor de 
«51. Ya en otro tiempo me escribió en el mismo asunto el difunto D. Fer- 
nando José de Yelasco, mi compatriota. Ministro que fué del Consejo y Cá- 
mara de Castilla, diciendo hallarse aplicado á semejante trabajo, y que 
para él apreciaría del mismo modo mis advertencias. Hago memoria le 
pasé algunas, aunque no muchas; las cuales por su muerte, sucedida 
lino ó dos años después, habrán quedado con sus propias meditaciones 
entre sus papeles y en poder de su señora viuda, por donde Y. P. podrá 



(I) Esle rscrito se redactó con el objeto de qn« sirviera de Apéndiet i la Tipografl* 
Española del P. Méndez, publicada en 1796. Sólo algunas pocas He las noticias que contiene 
se insertaron como notas en aquella obra: lo demás quedó inédito entre los macóos manus- 
critos que del mismo autor se conservan en la biblioteca de la Real Academia de la Histo- 
ria. No es on trabajo completo, ni en algunos pantos exacto; pero tiene mocho mérito 
relativamente á la época en que se escribió, y abunda eo especies ron? cariosas, qoe ro 
▼ano buscarían los aficionados á esta clase di estudios eo obras publicadas antes ¿despoja 
de él. Esta consideración me ba movido i insertarle aqol Integro, y tal coa] salió ¿eiíaoo* 
dsstaotor. 



270 APUNTAMIENTOS 

rastrearlas; no debiendo dudarse que una persona de tan buen gusto, y 
con tan copiosa y exquisita librería , hubiese becho progresos conside- 
rables. La desgracia es, que tales cuales hubiesen sido mis apuntaciones, 
yo no dejé copia de ellas, como siempre un hombre vive de prisa, y des- 
pués de largos trabajos no premiados, llega á tomar hastio á estas co- 
sas. En cuyo caso me excusaría ahora tener que redoblarlos, y restable- 
cer parte ae aquella colección. 

Pero no hay remedio, fuera pereza y manos á la obra, si es que algo 
se ha de hacer útil, y de corazón se dice, como yo lo digo siempre que 
se desea servir al público, y á quien nos hace el encargo. Verdaa es qoe 
yo por el presente me hallo para bien poco trabajo, por resulta de esta 
negra indisposición que me llegó á poner á las puertas de la muerte y 
me dejó tan fatigado. Pero como las horas de proí-oga que Dios nos con- 
cede no nos las alarga sin duda para que las pasemos mano sobre mano 
sin hacer nada, hé aqui que yo en las pocas que he podido hurtar ¿ mis 
ocupaciones de destino, invocado el auxilio divino, sin el cual es en vano 
pensar qué todas nuestras gestiones produzcan efecto útil, me apliqué á 
tin nuevo examen de conciencia, y á dar una nueva vuelta por mi libre* 
ría, no seguida, sino saltuariamente como me ha venido á las manos. T 
de resulta lo que apunté, lo puse aqui por memoria', sin cuidar por aho- 
ra mucho de la extensión ni del método, sino sólo de la sustancia de las 
cosas. 

Este apuntamiento (pues que asi quiero se le nombre, y no con otro 
titulo de más orgullo y vanidad porque no lo merece), ira dividido tú 
tres secciones. 

1. a De los autores que me acuerdo han escrito del origen de la Im- 
prenta, sus inventores, patria, etc. 

2. a De su extensión por Europa y primeras obras más célebres que 
dieron á luz en diferentes lugares, sucesos que les pasaron, etc. 

3. a De su introducción en España, propagación en ella, y libros más. 
principales de nuestros naturales que publicaron en el resto del si-- 

Í;lo XY del nacimiento del arte, á que por ahora nos reducimos, (Jejando* 
os tres siguientes para mejor ocasión. 

Y por apéndice se pondrá algún otro documento útil* 
Tal será, el plan de nuestro procedimiento. Empiezo ya. 



SECCIÓN 1. a 

Apuntamiento de algunos autores que han escrito de la invención y < 
gen de la Imprenta, de los primeros impresores, su aumento y prop«— — 

gacion, elogios, etc. 

Juan Antonio Campano, Obispo Aprulino, que murió en 1477, dej<^ 
ya entre sus obras poéticas un Epigrama en alabanza del arte de la Im— 
prenta y de sus inventores, que hallo citado en varios libros. 

Véase también á Matías Palmerio en su Cronicón ad Ann. 1457, 
á continuación del de Ensebio Cesariense y demás obras de éste, en la 
edición de Basilca, año de 1549. 

Wernero Laerio Rolevink de Weslphalia,Mongede la Cartuja de Co- 
lonia, que dejó de escribir en 1484, y murió en 1502, eo su Fasd~ 
culus temporum de la edición de Venecia de 1479, por Georc. Walch Ale- 
mán, que tengo en mi librería, hizo también memoria de la invención y 
propagación admirable de este arte. Pero como el autor sobrevivió f 
tuvo tiempo de mejorar su obra y adicionarla, se explicó om Mfor 



SOBRC LA WP&WtlA. 2fi 

expresión en las ediciones posteriores. Particularmeate se ve esto en U 
de París, por Juan Parvo, sin año, con las continuaciones de algutios anó- 
nimos, hasta elde 1524 eo 4.°, que asi bien existe en mi librería. 

Fray Jacobo Filipo Bergomense, Agustiniano, en su Suplemento 
ChretMor. que escribía en 1485, como él mismo lo dice tratando de 
San Roque, repite el origen de la Imprenta sobre el año 1458, y pone 
unos versos que en alabanza de este invento dice haber hecho un ingenio 
de sus días. 

«O felix nostri* memoranda impressio soclis: 
•Desiderat (1) quasi totum quoi fundís in orbem: 
•Omnes te summis igitur nunc laudibus ornent: 
• Inventore nitet utraque lingua tuo. 
•Nunc parvo doctus quilivet esse potest: 
•Te duce quando ars, hec mira reperta fuit. 

Podrá verse también á su traductor en Romance NarcisVifioles, Va- 
lenciano, impresoen Valencia año de 1510 por Jorge Castilla, tomo en folio 
grueso de 146 hojas sin la tabla alfabética. La especie está fól. 427 v. 

Por la misma noticia encuentro asi bien citado al Bibliotecario Barto- 
lomé Platina, en las vidas de los Papas. Pero en la edición antigua que 
5o poseo de estas y otras obras suyas enVenecia, año 1518, no he podi- 
o dar con la especie. Platina murió año 1418, según el escritor si- 
guiente. 

Este es Hartenánno Schedd, como él se llama, ó Schedel como le 
nombran otros, natural de Nuremberg, el cual en su Cronicón que con- 
dujo hasta el año 1494 en que dejó de escribir, ofrece igual memoria de 
este precioso invento: cuius laudes (dice) varié á pluribus hinc inde ha- 
bite sunt: y pone los mismos versofe que el Bergomense. La edición de 
que yo uso es la de Venecia de 1501 en el Speculum Historíale del Bel- 
vacense, y al fin de él como continuación. Véase allí el libro 31, 
cap. 85, fól. 484. 

Sigue el catálogo por Julio Pomponio Leto (que murió en 1498) en 
Vi ría Carta á Agustín Mapheo, extractada en esta parte por Lorenzo Be- 
3rerl¡nck en el lugar que citaré. 

Pero quien se explicó de intento fué Polydoro Virgilio en el lib. 2, 
csap. 7 de su tratado célebre Inventoribus rerum, que tenía ya concluido, 
"^ dedicó en 1499 á su amigo Ludovico Odaxio. Véase lo que diremos 
üespués sobre el M. Florez. 

La edición que yo uso de este autor, es la del año 1604 en 12° en casa 
«de Jacobo Stder, sin designar el lugar, al fin de la cual desde la pág. 110 
A 118 hay adiciones anónimas, que si se quiere se podrán consultar con 
utilidad. 

Inmediatamente entra en la serie el Alemán Jacobo Ovimpheling, 
con su Epitome rer. Germanicar. cap. 65, cuya obra es muy famosa y 
muy citada (aunque yo no la he visto) en todos los que han tratado pos- 
teriormente del origen de la Imprenta. V tanto más admirable es para 
mi el que la hubiesen omitido entre las demás menos célebres de este 
autor, el diligente Fabricio en su Bibliothec. med. et infim. latinitat. 
Lib. 21. pág. 326, tom. VI y su sabio editor, revisor y adicionadbr el 
limo. Mansi, en la edición dePádua de 1754, que 68 la de mi uso. 

Baptista Fulgoso, que escribió inmediatamente poco después del 
año 1499 su obra conocidísima Factor, dictor. que memorabil. no podía 

(1) JfemraMeyó Schedel» doadt icf citado. 



872 APUNTAMIENTOS 

omitir una cosa tan propia de su asunto. Véase en el lib. 8.\ cap. 11. 
pág. 294 de la edición de París, año 1578 en 8.° Después de é3te hallo 
cilado al célebre humanista Filipo Beroaldo. que murió en 1505. El cual 
en su Oral, habita in enarratime Juvenalis ñique Sallustii, hizo grandes 
elogios á los inventores de las lelnsy de la Imprenta, y suyos san estos 
versos que repiten muchos y celubran iambien: 

•O Germnnia munerís repertrix 

•Quo nihil utilrus dedil vetustas, 

• Libros se ribo re que doces prcraendo. 

Marco Antonio Coccio Sabelico, que murió en 1506, en su Histor. 
ünivers. Enead. 10. lib. 6, tom. II., pág. 498 de la edición de León 
de 1555, que es la de mi librería, tampoco omite un suceso tan consi- 
derable. 

Sucede luego el célebre Abad Trithemio, que murió en 1516, y se 
sabe concluía dos años antes, en el de' 1514, el tom. II de su Crome. 
Hirsangiens. En el cual sobre el año 1450 apuró sobre el origen é inven- 
tores de la Imprenta lodo lo mejor que hasta ahora tenemos sobre esta 
materia. El resultado de sus averiguaciones lo extractaron entre nosotros 
los eruditos AA. de la Paleograf. Español. Terreros y Burriel, pág. 45 
á50. 

Por este tiempo, y determinadamente el dia 4 de; Mayo de 1515, reci- 
bió el arte impresoria un grande elogio del Papa León X en su Bula ex- 
pedida con esta fecha en el concilio lateranensepara que en adelante no 
se imprimiesen libros sin la aprobación y licencia, en Roma del M. del 
Sarro Palacio, y en las provincias de los Inquisidores. La cual se ve en las 
Actas de aquel concilio, y la trae- Pedro Malheo en la edición que irá 
citada, pág. 182 y 185, donde el Papa dice verse oblígalo á tomar esta 
precaución por los abusos que se iban haciendo de una invención tan 
admirable y lan útil, y que parecía revelada del Cielo para bien de las 
letras y pureza del dogma: aLicel hlerarum pericia per librorum leciio- 
neni possil freililer oblineri, ac ars imprimemli libros temporibus polis- 
simún nosl.ris, divino favcnle muñiré inventa seu aucta el perpolila, plu- 
rima morlalibus altulerit ronmoda< cum parva impensa copia librorum 
máxima habeatur, quibus ingenia ad lilerarumsludia percommode ejer- 
cen, et viri eruditi in omni linguarun generi prcserlim autem catolici. 
quibus sanctam Romanam Ecclesiam abundare affectamus farile evaden 
possunt, quieliam .infideles sciant. et valeant sarria inslilutisinslruere. 
fideliumque collegio per doctrinam Christiane fidei salubriter aggregtt*! 
quia lamen mullorum, querela, ele.» 

Juan Avenlino, se halla también citado como quién en el lib. 7.' 
de sus Anual. Bmcor, ó de Baviera, que empezó á escribir en 1519. y ha- 
biendo muerto hacia 1554, continuó Jerónimo Zieglero, dijo loque sopo 
de esta invención. 

Rafael Volaterrano, que murió en 1521, en el lib. 53 de su Antr* 
polog. 9 lleva seguida esta serie. Y después de él los dos siguientes, a 
cuya cronología no puedo mostrarme lan exacto, por no tenerlos pre- 
sentes. 

Gilberto Cognalo, lib. 5.° Silve Narralionum. 

Jerónimo Gebwiller, Panegiris Carolina. 

Bartolomé Gassaneo, en su Cata!, glor. Mund, que escribía por loi 
años 1523, como él mismo lo dice en la Parí. IX., Coniiier. 3» Col. 171 
col. 2. de la edición de Venecia de 1569, que es la de mi librarla. La «* 
pecie la trae en la Part. XI., consid. 39, fó 1.229 v. 



SOBRE LA IMPRENTA. 273 

Encuentro también citados á Sebastian Mu ns tero y Ludovico Gar- 
lón en sus Crónicas que no lc»ngo á la mano. 

Juan Amoldo Bergellano, Poeta Ma^untino en su Poema Encomias- 
ico de Cakographie inventione, impreso allí año 1541 y reproducido 
>or Beyerlinck en el lugar ofrecido, confio Limbien por Antonio Ver- 
lier al íin de su Suplemento á la Biblioteca de Gesnero, por Tentzelio, 
>ág. 986 de su Biblioteca curiosa publicada en 1704, y en el lomo 3/ de 
a Colección de Historias de Maguncia, impreso en Francfort año 1727, 
lág. 421. 

Pedro Mexia, Caballero Sevillano, en su Silva de varia lección, que 
mpezó á imprimir allí año 1542,-Parl. III., cap. 2.°,pág. 308 i 310 de 
a edición de mi uso en Madrid, año 1662. 

El Dr. Juan Sane hez VMriés de la Plata, Médico de Ciudad-Real, 
n el lib 4.*, cap. 27, fól. 179 v., y 180 de su Historia general del hom- 
re t que escribió desde los años de 1545 á 155Í). como él mismo lo dice 
tespués en el cap. 43 de este mismo libro, fól. 204 de la edición de mi 
so en Madrid aüo 1598 fól. En cuya obra se conoce haber copiado esta 
otras especies y aun capítulos enteros de Mexia, sin citarle. 

Paulo Jovio, Obispo de Nochera, Historiar, lib. 14, tomo 1/, pági- 
a798 de la edición de León en 1561, 12°, ó bien podrá verseen la versión 
astellana de su traductor el Licenciado Gaspar de Baezn, impresa en 
ranada año 1566 en el cap. 12 del mismo libro Part. I-, fól. 115, col. 3, 
e cuya edición (para advertirlo de paso) no tuvo noticia D. Nicolás 
ntonio, mencionando solóla primera y única que conoció de Salaman- 
a t año 1562. én el tomo I, página 397 desu Bibliolhec. Nvv. Scriplor. 
Uspan.(\), (Tomo I, pág. 518. 2.' edición) donde trata de esle. Autor. Aña- 
o más, por lo que pueda conducir á nuestra Historia toleraría, que on mi 
breria guardo un manuscrito de276 hojas fóüo, de buena letra y forma- 
ion, que se«zun las enmiendas y enlrerenglonaduras puede creerse el 
riginal del traductor. El cual comprende la primera Parte ó 18 libros 
rimeros de los 45 de las Historias del Jovio que tradujo el Baeza: ob- 
srvándose que no procede por las mismas palabras materiales de los ira- 
re sos, sino sólo guaVdando el sentido, pero en esto exactamente, y tiene 
or fecln en h portada el año 1565. 

El Doctor García de Orta. Portugués, Médico del Virey de la India, 
d su Hislor. Aromal. el Simplic. que imprimió en Goa en portugués, y 
radújola en latín Carlos Clusio que con sus notas la imprimió enAntuer- 
ia año 1567, cap. 38, pág. 173. 

Juan de Barros en sus Décadas de la Asia, que empezó á imprimir 
n Lisboa año 1552, Decnd. 1/ lib. 9, cap. 1/ 

Jerónimo Osorio, Obispo de Silves, en su Hislor. de Reb. Reg. JEro- 
ianuel 9 lib. 11, pág. 354 de la edición de Colonia en 1574, 8." Bien que 
stos cuatro Autores hablan más particularmente de la antigüedad inme- 
morial de la Imprenta en la China que de la de Europa. 

Lo mismo Damián de Goes en la Crónica del raisrrío Rey Don Manuel 
ae escribía en 1560 como él mismo lo dice en la Parle primera, ca- 
itulo 101, fól. 82 col. 1. La especie la tiene en la Parte IV, cap. 25, 
)]. 281, col. 3 de la edición de Lisboa en 1619, fól. 



(i) Todas las citas de lomos y páginas que el Sr. Floreces hace ¿ la BibtUtheca wetut «J 
?m de D. Nicolás An Ionio se refieren ¿ la primera edición, qoe es muy rara en España; 
ira comprobarlas con mis facilidad se han añadido entre paréntesis, el tome y pagina a 
le cada nna de aquellas corresponden en la segunda, que es la qne generalmente se osa- 
ría por los aficionados á estos estadios. Las citas do U BiMiotkéea w$iu$ en que nos* seña- 
lo página sino el tomo, libro y otmero del párrafo, ion iguales en nos y otra edición. 



274 APUNTAMIENTOS 

Acerca de esto no será desagradable oír en este lugar la descripción 
siguiente del docto P. F. José de Sigüenza, Bibliotecario que fué gor 
el magnánimo Rey D. Felipe II de su Real-Librería del EscoriaLen la Par- 
te III de la Histor. de la orden de San Jerón. que imprimió en Madrid el 
año 1605, lib. 4.Discurs. 11, pág. 778 col. 1. «El modo (dice) de escrebir 
«antiquísimo no sólo en el papyroegypciode Alexandro, de que hay alga» 
• nos pedazos, ó digamos hojas, sino también el de antes que este se 
«bailase, que era en hojas y cortezas de árboles, de donde dicen nació 
»el nombre de libro, leñemos aquí uno de estos: unas cortezas ó hojas 
»(no sé de qué son) largas como vaynas de espadas ó de dagas corladas 
•todas á una medida exaradas y grabadas en ellas con harto, primor las 
«letras, y después dado con cierto polvo ó tinta con que salen muy bien. 
«Es una historia entera, mas no sé qué letra es. El titulo dice: Lengn* 
•Malabar: La encuademación es graciosa, porque están todas estas hojas 
«agujereadas y por ellas pasa un cordel, y las tablas de fuera parecen del 
«mismo palo o madero. Antigüedad hermosísima. La impresión délos 
«libros de la China y las Qgurasson groserisimas, aunque el papel de ex- 
«traña delicadeza. Hannos llevado ventaja en ser primeros en la inven- 
«cion dej imprimir y estampar; mas en la hermosura y primor se quedan 
«muy inferiores.» Hasta aquí dicho P. Sigamos ahora nuestro Catálogo. 

Gilberto Genebrardo en Chronolog. lib. 4., pág. 501, donde añade que 
no sólo en la China, sino en los Themistitanos, pueblo que nuestros espa- 
ñoles habian ocupado palrum memoria en el nuevo orbe, habia ya uso 
de la Imprenta antes que en Europa. 

Melchor Guilandino Traclat. de Papyro, membr. 26. Ignoro su eda*. 
por no haberle visto más que citado por otros. 

Zuvingero en Theat. vit. human, verb. tipro'graphi., lib. 2. columuMB. 
353, edit. París 1571. 

Juan Naurlero en Chronic. Yolúm. II. Generat. 49, pág. 1071 edic^ 
de Colonia 1579. 

Pedro Opmeero, que murió en 1595, en Opere Chronographico im -j 
versi Orbis, que en edic. de Antuerpia de 1611 salió aumentada p^»* 
Beyerlinck, con sucesos hasta este tiempo. 

Luis Guicciardini, Gentil hombre Florentino, en la Descritionede tm^ 
ti i Paessi Bassi, pág. 259 á 61. Anvers, 1588, haciendo la descripcicw 
de Harlem en Holanda, digna de verse. __ 

Pedro Malheo, Escritor Francés en Summa Conttitulion. Pontif^M 
pág. 184, edic. de León 1589. En este Autor erudito hay de particul * 
que al Inventor de la Imprenta le encontró nombrado alternativamente < 
ya Juan de Guttenberg, ya Juan de Gutman, como que importaba u^2 
mismacosa. Jooünes Guttembergius, alias Gutmanus Dicilur Jacobo Wyt**- 
phelingio in Epitome Germanor. cap. 65. Bueno fuera que por estas 
señas llegáramos á descubrir que el inmortal inventor del arte divina. 
habia sido Español, délos muchos que en tiempo del Rey D. Juan II pasa- 
ban á Holanda, Flandes y Alemania con empresas de armas; en cuyo caso 
sacaríamos que los Alemanes, al apellido Castellano Guzman, hubiesen 
añadido la terminación berg, tan común en su lengua. Merece no obstan* 
le consultarse el Epitome de Wimpheling citado de Pedro Malheo por lo 
que pueda conducir, pues por aqui no se encuentra tal obra. 

Goropio Becáno, Flamenco, en Hermathen. lib. 8, pág. 179, An- 
tuerp. 1580. 

Cornolio Kiliano, corrector que fué de la célebre imprenta j&t Plan- 
tino en Antuerpia en unos versos que trae Beyerlinck en el lugar que 
irá citado. 

El Dr. Gonzalo de Illescas en su Histor. Pontifie. al fin de la Tidt tk 



SOtifetf tA «PRÉ^A. 2W 

togenio IV. fól. que debe ser 61 tom. II. edrc. de Barcelona afto 1606. 

Guido Pancirolo de Reb. invent. et deperdit. tít. 12 y allí Henrique 
talmuth en sus Comentarios. 

Hadriano Junio, eh Histor. Batabie; donde hace eficazmente la causa 
le Harlem contra Maguncia. Yo no he podido ver esta historia, pero el 
apitulo correspondiente se halla extractado por los Adicionadores de 
•olydoro Virgilio en el lugar y edición que va citada. 

Pedro Bercio, Geógrafo Leydense en su Geografía 6 Breviar. orb. 
errar, qae suele ir impreso con las introduccionesde Cluverio, corto se 
>e en la edición de Amsterdam de 1672, se declara también por la Holan- 
la su patria, y podrá consultarse. 

Al contrario, el P. Nicolás Serario, Jesuíta, en su Histor. Rer.Mogun- 
inarum lib. 1. cap. 37. edic. allí 1604, 4.° repetida en Colon. 1624 ex- 
ractado en esta parte por Beyerlinck donde irá citado, y enteramente en 
il tom. 1. de la Colección de Escritores de Magunciahace allí eficazmente 
a causa de esta ciudad de su residencia, contra la de Harlem de Holanda. 
Ugo diremos adelante. 

El P. Jacobo Gualterio en Tabula chronographica que acabó de escri- 
)ir en 1607, pág. 719. col. 5. a edic. de León de 1616, donde manda con- 
citar también al P Nicolás Tripult de su Compañía en la Histor. de la 
Ihina y á Genebrardo y Palmerio», donde van alegados. 

Jacobo Metelio De vera typographie origine. París, 1610. Así lo hallo 
itado por nuestro D Nicolás Antonio en la Bibliothec. Vet. lib. 10, capí- 
jlo 5, n. 278. Y si no en el mismo que pongo adelante por igual cita 
on nombre de Mentel, y una obra del mismo titulo impresa también en 
aris año 1650 que puede ser 2. a edición: confieso que este Autor me 
s del todo desconocido. 

Cobarrubias Orozco (D. Sebastian) en el Tesor. de la leng. Castellan. t 
ue imprimió en Madrid año 1611 y se repitió allí el de 1674 con las im- 
ertinentes adicionesdelP. Noydens Verb, Imprenta fól. 235, col. 2. de 
sla 2. a edic. 

Melchor Adam de las Vidas de los Filósofos Alemanes, que imprimió 
d dos tomos en Francfort, año 1615. Véase particularmente en la de 
oan de Guttenberg. 

Julio César Bulengero, Histor. lib. 5, pág. 199 Lugdun. 1619. 

Don Martin Carrillo, Abad de Monte-Aragón en sus Annal. Cronológicos 
[el Mundo ("que tenía ya concluidos en 1620, y adicionó después) sobre el 
ifio 1440, rol. 417 de la edición de Zaragoza de 1634. 

Este Autor añade además á Ferreolo Locro en Cronic. Belgic. sobre 
ú mismo año, pág. 516, el cual no tengo en mi librería, y por eso mis- 
mo le apunto por si gusta verse. 

Lorenzo Beyerlinck, en The al. Vil. human, de la edición de León 1665. 
tom. 7. verb. typographi., pág. 235 á 239. 

J. Mentel De Vera typographie origine. ParÍ3 1650. Véase lo que he- 
nos dicho en Jacobo Metelio. 

Juan de la Caitle, librero francés: Histoire de /' Imprimerie, París, 
«89. 4.° 

Miguel Meyér, Vera Germanorum Invenía. No le tengo por delante. 
Antonio Wood en Histor. et Kntiquitat. Üniversitat. Oxoniens. lib. 2, 
*4gina 226 y sig. edic. allí en el Theatro Scheldoniano, año 1674. 
Spondano en Epitome, et Continuation. Annal. Barón, sobre el año 
440, al fin del tom. 2. de la edic. de León en 1686, pág. 41, col. 2. 

Moreri en su Dictionnaire, artic. Jean Guttenberg. tom. i, pági- 
ta 267, edic. de León en 1681. 

Sus continuadores en el tom; 1/ del suplemento ó III de la obra, 



276 AUJÍÍTAMiUfTOS 

verb. Gutlenberg. pág. 348. col. 2, y más largamente después, artic. 
Imprimerie pá«. 723. París 1689. 

Miguel Mi i i tai re. Aúnales typographici. 

Últimamente, de los AA. extranjeros, hallo citado un tratado de 
Cornelio ffenghem, de incunabulis typographie, sin otra noticia. 

Ignoro, no menos, si efectivamente llegó á salir á luz una Disertado* 
que en olro tiempo tuvo proyectada, y si no concluida, á lo menos me- 
dio trabajada, el Bibliotecario Imperial de Viena Pedro La m be c ció. 
De abussu typographie et negotiqtionis librar ie, deque halló razón enana 
librería de Roma elP. Monlfaucon, como él lo dice en el lom. I. pág. 201, 
col 2 de su Bibliolhec. Bibliothecar. Manuscriptor. Impreso en París 
año 1739. 

El célebre Feijóo, con* motivo de la magia deque fué acusado el pri- 
mer Impresor Juan Fausto, trató demasiadamente de paso de una ark 
tan admirable en perjuicio de la instrucción que hubieran deseado re- 
cibir de su pluma sus nacionales. Esto fué ei año 1728 en el tom. 2/ 
de su Teatr. Crilic. Discurs. V, núm. 34.Yáun por esopocono se libertó 
de la critica de sus antagonistas Mañer y Armestu, donde podrá vene 
lo que adelantaron, que no fué mucho más. 

El Jesuíta anónimo español que hizo aquellas considerables adicio- 
nes á la Plaza Universal de Ciencias y ,1 r/csd el Dr. Cristóbal Suarezde Fi- 
gueroa para la edición de Madrid de Í753, en fól.. dedicada al Sr. Infante 
D. Felipe; por todo el párrafo 4 del discurso IX. pág. 596 á 598. coa 
mayor extensión á lu verdad que todos los demás Escritores esnañoln, 
si como sólo se conte.nló con darnos una corla noticia de tres o cuatro 
imprentas é impresiones modernas de España desde el año 1540, hubiese 
tenido el esmero de representar las anticuas y averiguar el tiempo dan 
introducción en eslos Reinos, de que no trae documento anterior al 
año 1502. Es indisculpable en esta parte la indolencia y frialdad de 
nuestros españoles, como si ellos ningún interés tuviesen en la relación 
de un invento de tanta consecuencia á todo el género humano, y con el 
cual lograron no menos que las otras Naciones hacerse más doctos é ins- 
truidos. 

Con esto llegamos al inmortal M. Florez que, empezando á escribir so 
Clave historial el año 1745, como de ella misma consta (pág. 13 y 20) 
cuando viene el siglo XV, pág. 510 de la 12. a edic. do mi uso. quiso tam- 
bién instruir á su Nación acerca del origen de la Imprenta, y de su intro- 
ducción en España. Pero adoptando la especie de Rodrigo Méndez de Sil- 
va, de que no floreció hasta la Biblia Complutense del Cardenal Ximeoet 
(lo cual no es absolutamente cierto, y otra cosa se ni que hubiese llegado 
entonces entre nosotros á miyores empresas que en otras Naciones), dice 
allí, entre otras cosas no mucho más exadas, que «las primeras obras 
«que se dieron á la Imprenta fueron los libros d«* la Ciudad de Dios do 
»N. P. S. Agustín, y las instituciones de Lactancio Firmiano, como re- 
■fiere Polydoro Virgilio.» Muy de prisa se debía hallar el P. Florez cuan- 
do escribía esto, y en un libro manual destinado á instruir la juyenlaA 
española: porque ni en Polydoro Virgilio (á quien con no menor error- 
cita para esto Carrillo) hay tal especie, tu fueía de él es cierta, sin*» un* 
vulgaridad ó f.irnamal difundida por otros, entre ellos Gualterio, dequieC* 
araso la recibió. Pues antes de imprimirse la primera vez en Romanan*' 
1407 la Ciudad de Dios de San Agustín, y con anterioridad los libros d^ 
Lactancio en Maguncia año 1405, ya iban impresos otros muchos en esl^ 
última Ciudad [que se cree i u ventora y primera impresora) desde ^ 
año I4*)7 t como es constante en lodos los eruditos que han apurado M 
materia, y demostraremos luego. Y sólo cabe decirse que en 1745 no e*~* 



SOBftl LA IMPRENTA. S77 

todavía el M. Florez Un grande hombre como lo fué después. Se iba for- 
mando cnlónres para serlo en adelante con el ejercicio, el uso y el estudio, 
como sucede á lodos los literatos. Por eso empezó por una obra tan fácil 
como los elementos de la Historia. Y aun asi no evadió en ella estos y 
oíros sustanciales descuidos que acaso apuntaríamos en mejor ocasión y 
con mayor descanso, si Dios nos diese vida. . 



RECAPITULACIÓN. 

Tal es el catálogo que yo puedo formar ahora de pronto de los Auto- 
res que han escrito del origen de la Imprenta, sus inventores, incre- 
mentos, propagación, elogios etc., unos por lenerlosen mi librería, donde 
los he consullado cuidadosamente, y otros por haberlos visto citados en 
estos; de cuyas edades y ediciones no he podido dar tan exacta ;azon; y 
acaso habré - antepuesto ó pospuesto algunos en el orden cronológico y 
omitido rio pocos. No dudo sea fácil á quien lo tome por asunto puntua- 
lizar estos, rifcurístanciarlos, colocarlos en el tiempodebido, yañadirpor 
ventura algunas docenas más; porque veo que en estos últimos tiempos, 
los eruditos de otras Naciónos se han aplicado con esmero á dar la úl- 
tima mano de ilustración á un articulo tan precioso y de tan grande in- 
terés á toda la humanidad. A V. P., colocado en el medio de las abun- 
dancias literarias de Madrid, le será posible lo que no á los tristes que 
vivimos en las provincias angustiados entre ruines y pobres librerías, 
donde si hay una cosa faltan veinte. Manos, pues, á la obra, si se ha de 
hacer algo útil, y de ese modo tendremos una especie de Biblioteca no 
despreciable en la noble materia tipográfica, tan descuidada hasta ahora 
entre nosotros. 

Entretanto, combinados entre si todos estos Autores y los demás que 
cabe añadirse, hallará V. P. por resultado, al paso que no poca ilustra- 
ción para su. objeto, también bastante confusión y dificultades que le 
darán bien en qué entender, si se mete en el empeño de quererlas alla- 
nar, porque de pronto ya se van ofreciendo las siguientes: 

Por primera, no menos se disputa, si la Imprenta es nativa de la Euro- 

Ea, ó, £omo pretende Paulo Jovio, nos vino de la Asia por medio de los 
usos y. Moscovitas; pues según los Escritores Portugueses y demás que 
han escrito de las cosas de la China, consta que los Chinos del Catai 
usaban ya de esta arte desde un tiempo inmemorial; dictamen que á mi 
se me representa del todo infundado; porque los mismos progresos que 
fueron haciendo nuestros inventores procediendo por grados, desde la 
primera idea ruda de la invención, hasta llegarla á poner en el estado de 
perfección en que hoy la guzamos, está testificando que el pensamiento* 
fué suyo desde el principio, sin ideas de otra parte. 

En este punto, cuando yo llego á considerar las circunstancias del 
invento, no sé de lo que me admire más; si de la felicidad de. los inge- 
nios europeos á quienes fué revelada una tan gran maravilla hacia la 
mitad del siglo XV, ó de que hubiesen tardado tanto, en dar en ella, 
teniendo por delante el arte del grabado, ya tan antiguo, que pudiera 
haberles excitado el pensamiento, con especialidad las inscripciones 
acuñadas de las monedas literatas <fc Griegos y Romanos, de los 
barbares Godos, y aun de los mismos europeos modernos que corrían 
en manos de lodos, y d? que á ese tiempo se conocían ya colecciones 
formales, como la del gran rey D. Alonso el Sabio de Aragón y dé Ná- 
ooles, que tanto celebra Antonio Panormitano en la Historia de sus 
hechos libro 2.* pág. 39, núm. 12. de la edición de Basilea en 1538 y la 



ÍÍ8 APUNf AMIBRTOS 

de los famosos Médicis de Florencia, destruida malamente por el rey 
Carlos VIH de Francia en su entrada en Italia el año 1494, como lo re- 
fiere su propio historiador Felipe Comines Señor de Argentan, en el 
cap. 153, tom. II., pág. 237 de la traducción castellana ó ¡lastrada de 
nuestro Vitrian de Beaumont, donde dice: «Fueron bien tres mil las 
•medallas antiguas de oro y plata, de hasta cuarenta libras de peso, 
•que yo creo que en toda Italia no se hallarían otras tantas y Un 
•bellas.» 

Se dispula lo segundo entre cuatro personajes cuál de ellos fué el in- 
ventor: si Lorenzo Juan Cóster de Harlem, en Holanda; si Juan de Gut- 
tenberg, de Maguncia, en Alemania, de donde le hacen unos, ó de Stras- 
burgo (le donde le sacan otros; si Juan Fausto, cuya patria no menos se 
ventila entre las dos primeras ciudades, ó últimamente Juan Henlel, na- 
tural de la tercera, sobre cuyas dificultades podrá observarse lo que 
iremos diciendo. 

Se disputa en tercer lugar el tiempo fijo del invento» porque si hu- 
biésemos de estar á lo que han escrito algunos, nosotros tendríamos im- 
presiones continuadas en Europa desde los años 1420, 1430, 1440,. 
1442, 1450, fijando otras tantas épocas á este invento; siendo asi qu&. 
el primer libro indubitable y conocido que hasta ahora se descubre coi^^ 
el año y lugar de la impresión y el nombre del impresor no antecedes 
al de 1457, como veremos. ¿Qué se hicieron, pues, en tanto tiempo ar— 
madaslasprensas sin sudar? Es que dicen que aunque hubo antes libre*- -q 
estampados, los inventores ó primeros impresores, por la codicia y e& - 
gaño de venderlos por manuscritos y a-i á mayor precio, no quisiere* n 
poner en ellos sus nombres ni descubrir de dónde venia el arlefactc^, 
cuál era su origen, cuál su misterio. A la verdad, yo no dudo que coca- 
siste en este motivo la dificultad de poderse hoy decidir el lugar. «I 
tiempo y la persona de la invención. Pero no por eso entiendo que se 
deba poner con tama anticipación al año 1457, porque para ensaj-« 
v primeras tentativas pueden bastar un par de años, y asi yo sefialav-ia 
la memorable época hacia el de 1455, y cree sin riesgo de engañar wmt 
mucho. No obstante, véase adelante la pretensión del nieto de Fausto. 

En esta tercera disputa queda ya incluida la cuarta, en razón de le» 
primeros libros ciertos y seguros que hubiesen salido á luz por medio 
del nuevo invento. Acerca de ló cual expondré luego mis cortas obser- 
vaciones á más de lo dicho. Conque pasaremos á la quinta y mis com- 
plicada, en orden al pueblo que deba ser considerado la cuna de esta in- 
geniosa producción. 1 

Por quinta, digo, no menos se disputa cuál de cuatro ciudades com- 
petidoras se ha de llevar la gloría del invento. Harlem en Holanda, i 
tres leguas de Amsterdam, Maguncia, Strasbureo (antes llamada Argén — ' 
tina) y Augsburgo ó Augusta Vindelicorum, toda3 tres en Alemania. Sn- ~"~ 
pongo que estas dos últimas no han arribado á cosa que pueda dar roa- **** 
cho cuidado á las otras. Pero las dos primeras tienen bien puesto su dere- ^ 
cho y es difícil decidir cuál d« ellas fomenta el mejor. Maguncia se pre- ^ 
senta con todas las razones que aleiza en su favor el P.Serario de la His- ^ 
loria de allí, que va citada. \ á más de esto con la opinión y fama públi- 
ca umversalmente tan sentada entre todas las gentes desde el principio, * 
que parece fuera ya hoy temeridad quererla desvanecer. Entra asi bien ^ 
con la ventaja que no tiene Harlem, de que los primeros impresores que ^ 
pusieron sus nombres en los libros, fueron de allí, y allí publicaron sns ^ 
ediciones, y esto consta sin género de duda. Añádase que no de Holanda ^ 
sino de Alemania se difundieron luego por toda la Europa los muchos irn^^i 
presores, que prontamente se repartieron á establecer la imprenta «a vá^ » 



8obri la lHMutim. SW 

rita ciudades, y á comunicar de algún modo (digámoslo asi) este divino 
invento al género humano. Con que esa ciudad, como dicen los juristas, 
tiene la presunción á su favor, y entra fundando su intención en derecho. 
De modo que el que pretenda inquietarla en tal gloria, hade dar prue- 
bas convincentes en contrario. 

Pero nada de esto intimida á Harleni. Esta ciudad holandesa se pre- 
senta con otras pruebas á su parecer (y al mió) insuperables, para no dejar- 
se vencer en esta competencia de la de Maguncia. Las que ellas sean; 
podrán verse antes del Guicciardini, en el Historiador de allí Adriano Ju- 
nio, que se conoce escribió en este punto con instrucción, y con ánimo 
de vindicar esta gloria usurpada á su patria. Por su relación y la que ofre- 
cen otros que, ó le han seguido á él, ó hubieron sus averiguaciones de 
las mismas fuentes, se sabe que poco antes del año de 1442, vivia en 
Harlem un magistrado noble y de conveniencias, llamado Lorenzo Juan 
Cóster, custodio ó guarda (Maituus Custosve}, que es lo que nosotros en- 
tendemos en nuestras ciudades por el Regidor Montero que lleva á su 
cargo la comisión de Montes, empleo hereditario en su familia. Al cual, 
paseándose un dia por el soto de la ciudad, dicen ocurrióla primera idea 
de este invento, trazando con la navaja letras inversas de talla en corte- 
zas de aya. Con aue al pronto, añadida la tintura correspondiente, hizo 
la experiencia y formó algunas dicciones estampadas en papel. De dic- 
ciones pasó á renglones, y de ahí á planas enteras, bien que necesitando 
labrar aparte una tabla para cada plana, cuyo medio era muy prolijo, 
costoso v embarazoso. 

No obstante, él, de este modo, dice el autor referido y lo contextan 
también los continuadores de Moreri, llegó á imprimir por entero un li- 
bro en lengua vulgar del país, que entonces se leía mucho en Holanda, titu- 
lado Espejo de nuestra salvación, Speculum humane salulisaut humane sal- 
Mltofiú.que el citado Junio testifica haber visto de aquella primogénita edi- 
ción, y de que hasta nuestros dias se conservó un ejemplar con mucho cui- 
dado en la librería délos PP. Celestinos de París, donde habiade particular 
lo mismo que Junio dice del que vio él, que de dos hojas sólo ae impri- 
mieron la primera plana de la primera y la segunda de la segunda, que- 
dando en blanco las dos intermedias para encolarlas y de dos hojas ha- 
cer una, obligando á este método la debilidad del papel y de los moldes, 
de una materia tan inconsistente y fútil. Pero entiendo que el libro citado 
oo tiene impreso el año ni el nombre del lugar y del impresor, lo que 
hubiera sido de gran momento para vencer Harlem en esta controversia. 
Y lo cierto es que otros por lo mismo después deTrithemio, le atribuyen 
i los primeros impresores Maguntinos; cosa fácil en obra indenominada y ' 
de patria no conocida, como al hijo espurio lo es aplicarse al padre que 
más le acomode. Pero por lo tanto tampoco tiene aqui Maguncia funda- 
Uoenlo que decida á su favor; especialmente constando, como veremos, 
que con los mismos caracteres de relieve con que se empezó á imprimir 
&n Harlem por Cóster, se continuaron las impresiones en Maguncia por el 
oficial que se los robó y se huyó con ellos á aquella ciudad de Alemania. 
Viendo nuestro inventor no haberle salido del todo mal esta prime 
i*a tentativa, pero que aún cabía mejorarse, fué adelantando progresos. 
De cortezas de aya pasó á tablas de madera; de éstas á láminas de plomo 
y de ahí á las de estaño, con las cuales es regular hiciese otras impre- 
siones que hoy no nos constan; y no pasó de aqui, porque las letras suel- 
tas de bronce que hasta ahora conservamos, y la impresión de las ho- 
Epor lasdos caras fueron adelantamientos posteriores de losimpresores 
gunlinos, trasladadas ya las prensas á esta ciudad, y pasado algún 
tiempo, en que se fué advirtiepdo más y más cada dia la rudeza y. poca 

SO 



I 



800 AMJWAMIBNfOa 

duración de estos moldes, porque desde el principio va qnedt dicho que 
continuaron allí las impresiones con las prensas que se llevaron de Harten. 
En este estado de cosas le «sucedió a Cósterel mayor trabajo que pu- 
diera, esto es, la infldencia de su propio oficial Juan Fausto* que conside- 
rando el gran tesoro de riquezas que se podia sacar con aquella inven- 
ción, en un tiempo en que era tan costoso el surtido de libros por el 
gasto de los amanuenses, especialmente perfeccionándola, lo que ya él 
habia entendido de su señor que era fácil, esperó precisamente para poner 
en ejecución sus depravados intentos á una noche de Navidad, en que 
todas las gentes de casa habian marchado á la misa del Gallo, dejándole 
cerrado. El entonces, aprovechando la ocasión, recogió en un lio Codos 
los instrumentos de la prensa, y con ellos se descolgó por una ventana. 
Marchó h la próxima Amsterdam, de ahí á Colonia y luego á Maguncia, 
donde se estableció, abrió oficina, y empezó á publicar impresiones que 
le hicieron después rico y famoso por Europa. Pero como su falta de 
caudales no pudiese sufragar á los precisos gastos, tentó desde el prin- 
cipio asociarse á la protección de alguna persona rica, revelándola el 
arcano, y alentándola con las lisonjeras ganancias. Y hé aquí por donde 
respira y viene á descubrirse el enmascarado famoso Juan de Guttenberg, 
persona de conveniencias de Maguncia, que fué sin duda el que le prestó 
sus asistencias ó entró con él en asociación, poniendo el uno el caudal y 
el otro la industria. Al cual unos han hecho inventor, y otros primer 
impresor. Pero como su nombre jamás se encuentra entre estos en edi- 
ción alguna, para mi queda muy verosímil que él no excedió deesta linea, 
l que el motivo de favorecerle las gentes con la fama de primer inventor, 
ue porque desde el principio se hubo de publicar en Maguncia bajo de 
su nombre el invento y la oficina, según los asientos que en esta parte ua 
hombre sagaz y de espíritu mercantil y lucrativo no dejaría de sacar en 
condición en la escritura con Fausto. Y esta opinión fué pasando asi por 
algunos tiempos, hasta que después respirando Harlem salió al encuen- 
tro» descubrió la trampa, y puso patente la verdad á los ojos del mundo. 
Como quiera que sea, Adriano dice que con Jos mismos caracteres* 
que pasaron de esta ciudad holandesa se imprimieron en Maguncia d 
año 1442 el Doctrinal de los Gramáticos, de Fr. Alejandro de Villadei, 
Franciscano francés, libro entonces de mucho uso y consumo en las es- 
cuelas, y los tratados de Pedro Hispano, que no lo eran menos para lo* 
Íue estudiaban el curso de Artes. Por los cuales entiendo las Súmulas, 
ógica y demás partes de date español tan investigado como poco cono- 
cido. Véanse los últimos esfuerzos de D. José Rodríguez de Castro en s» 
Bibliolec. Español., publicada en Madrid año 1786, pág.616 y siguientes, 
donde sin embargo no ofrece edición tan antigua de este Autor» aunque 
parece haber puesto bastante cuidado en la averiguación de sus cosas, 
como tampoco D. Nicolás Antonio. Y por lo tocante á Villadei, el dili- 

Íente F raímelo, no sólo no da noticia de una edición tan remota de si 
loctrinale, sino que aún duda de la de 1462, en Maguncia, mencioiada 
por Beughem. Podrá consultarse en su tom. 1." pág. 67, col. 3. de la 
edición de Pádua de 1754, por el Ilustrisimo Mansí y con adiciones de 
este. A la verdad el historiador de Holanda y apologista de Harlem, 
hubiera hecho mejor en presentar las mismas notas impresorias tipo- 

Sráficas y cronológicas de los citados libros, si es que las tenían, de que 
udo mucho, siendo de tanta antigüedad, y por la malicia de los prime- 
ros impresores en ocultarlas para no ser descubiertos enel fraude de ven- 
der impresos por manuscritos, que es lo que hoy hace inaveriguables 
sus primeras ediciones. Porque el que la letra sea de una misma forma, 
esto pudo consistir, sin ser idénticos los caracteres, en que en 



S0BBE LA fHPftlUTA. 18* 

partes se procuraba imitar las de loe copistas de oücio, como yo mis- 
mo he comprobado, pareciéndoles aquella la mejor. De donde vienen en 
todas las primeras impresiones las abreviaturas y cifras qué se ven con* 
Ümidmente y turban tanto la leócion, há Cuáles inventaron los pen- 
dolistas para tener que escribir menos y adelantar más trabajó. A más 
que sí se ha dicho antes que Góster nunca llegó á letras, sueltas, sino só- 
lo a láminas enteras, una para cada plana, y en cada plana y libro la 
materia era diferente, ó esta noticia es falsa y él adelantó la invención 
hasta la separación de caracteres , ó en Maguncia, no habiendo otros 
moldes que los suyos, no se podian imprimir sino los mismos libros y 
planas que él había impreso con ellos en Harlem. Yacen, pues, todos es- 
tos puntos en una indisoluble confusión é incertidumbre. 

Pasemos ya por fin á las pruebas que trae Junio por su ciudad y su 
ciudadano. De algún respeto más son estas á la verdad. Lo primero, la 
tradición constante conservada como por una sucesión hereditaria de 

«adres á hijos en la misma familia de Cóster, cuyo viznieto, Gerardo 
homas, Ciudadano ilustre, habia muerto anciano pocos años antes de 
escribir este Autor, y testificaba el caso como una cosa sentada en su fa- 
milia, y en quejamás se habia puesto duda. 

Segundo. Fué conservada igualmente la misma opinión en el común 
de la ciudad, reputándose esta siempre por la cuna ae la Imprenta, con 
resentimiento de los intereses que perdió por su hurto y levantamiento 
á Maguncia. Pero lo que hace más fuerza es lo tercero, los residuos que 
aún quedaban de los moldes y primeras tentativas de Cóster eh ía propia 
caso y familia de éste, expuestos á la vista de todo el públícopara desen- 
gañarse. Y mucho más lo cuarto, el que permaneció en Harlem y vivió 
allí por más de 80 años el librero Cornelio, que habia sido en su moce- 
dad oficial segundo de la Imprenta Costeriana, al mismo tiempo que pri- 
mero el foragido Juan Fausto. Y siendo hombre tan anciano y grave cuan- 
do murió, se le oyó contar esto muchas veces y aun lamentarlo con in- 
dignación y execración de la maldad de su compañero. Asi testificaban 
habérselo oido en repelidas ocasiones el Cónsul ó magistrado Querino 
Telesio y el Preceptor Nicolao Galio, que lo fué de nuestro Historiador 
en su juventud, el cual murió también muy anciano y en su vejez lo re- 
petía igualmente. Y éste, añade su discípulo, no sólo era im hombre muy 
Venerable por sus canas, sino de una memorín inarañlio&a. fie modo que 
*egun este plan de cosa3, y lo bien que se encadenan en Adriano Junio 
á excepción de aquellas pocas que he atildado de paso, bien que son 
accidentales y no influyen directamente en la sustancia de la relación), 
fo no dudaré, supuesta la veracidad del$s hechos, -que el suceso hubie- 
se pasado asi como le cuentan los de Harlem; pero Maguncia fué más 
afortunada por haberle arrebatado la prenda. A lo menos **ta no nos 
atraviesa iguales pruebas en su favor. 

Pasaremos ahora á presentar una noticia de las primeras. y más famo- 
sas impresiones conocidas que fueron saliendo, tanto en Magunbia co- 
mo en otras partes délos Reinos extranjeros, hasta internamos en núes» 
tra España. Esto según el estado presente de ruis averi^ttacio«es, que ja 
he dicho será fácil añadir considerablemente, Untándolo por asunto. 

SECCIÓN n. 
Ratón de las primeras y mis célebres impresiones conocidas. 

He dicho que antes del año 1457 no tenemos (qae yo sepa) Hbro al- 

Sno impreso que para sacarnos de «dudas se halfe can nota 661 Mé y 
jar de la impreáafi y el ftwnbre del Impresor, 



SS AMJHTAMIIKTOS 

1457. 

En ese afio se ofrece por primero el libro de los Psalmos, que filé 
del Rey Maltas Corvino, de Hungría, y se halla hoy en la Biblioteca Impe- 
rial de Viena con esta nota al fin, de la misma impresión que lo demás: 

«Presens Psalmorun Codex venustate capitalium decoratus, rubrica- 
•tionibus que sufficienter distinctus ad inventione artificiosa imprimen- 
»di, ac caracterizante absque calami ulla exaratione sic efigialus. et ad 
•eusebiam dei industrie est consummatus per Joanne fust civem Mogun- 
•tinum et Petrum Schoiffer de Gernszheim anno domini MCCCCLVU, in 
•vigilia assumptionis.» 

Asi lo testifica el mismo Bibliotecario Imperial Pedro Lambeccio en 
sus Comentar. DtbUoíhec. Vindoboniens. lib. 2, cap. 8, página 989, y el P. 
Jacobo Le-Long en su Bibliotec. Sacr. tom. 1, capitulo 4, Sect. 3, pá- 
gina 274. col.l. París 1723, por noticia que nuevamente le comunico el 
célebre Leibnitz. T sigue luego el P. Le-Long dando razón de otras edi- 
ciones posteriores ó reimpresiones de este mismo Psalterio, como la de 
Norimberga de 1474, la de Yenecia de 1477, la de París de 1488, y la 
de Maguncia de 1490, concluida el último dia de Agosto por el propio 
Impresor Pedro Schoiffer de Gernshevm. Pero aquí es preciso esté er- 
rado el año, queriendo decir el de 1460, inverso el 9 por 6, porque 
en 1490 va no vivia esle primer impresor. T hé aquí el género de erro- 
res que ha ocasionado no pocos en la historia tipográfica, anteponien- 
do ó posponiendo épocas con riesgo de la exactitud cronológica; motivo 
porque yo me fíe menos de las ediciones que hallo citadas en otros, que 
de las que tengo en mi librería y he podido examinar por mi mismo, dea- 
engañado de las lisonjas, trampas y casualidades con que se ha tratado 
esta materia. Entretanto, tenemos por asociados desde el principio al 

[principal impresor Juan Fausto y Fedro Schoiffer de Gernsheym, que 
uégo resultará oficial suyo: Pueri mei. 

1459. 

Dos años después se imprimió también en Maguncia, y creo que por 
estos mismos impresores, la Regula Pasloralis Gregorü Pape (ó S. Gre- 

Sorio Magno,) ad Joannein Episcopum Ravennenseti. Asi lo dejó apuntado 
e su mano el erudito Gabriel Naude,al principio de un ejemplar de edi- 
ción posterior de esta misma obra, que se conservaba en su tiempo en 
la Biblioteca del Rey en París. Asi lo refieren los continuadores de More- 
ri en el segundo lugar que he citado de su Suplemento. 

Donde añaden, que Mr. Malinkrot, Dean de la Iglesia deMunster, te- 
nia en su librería un ejemplar del Raciónale Uivinorum Officiorum, de 
Guillelmo Durando, que anunciaba al fin haber sido impreso en ditho 
afio 1459 por Juan Fust, ciudadano de Maguncia y Pedro Gernsheym, 
clérigo de aquella diócesi. De cuya edición testifican también Cárloa 
Patin, Tenlzelio y Goruelio Beughem en Fabricio, tom. 2, pág. 68., co- 
lumna 2. Obsérvese ahora cómo ya se llama clérigo el Pedro Schoifler, 
oficial y asociado de Juan Fausto: con cuyo titulo prosigue después por 
algún tiempo, como veremos. 

1460. 

Del afio siguiente 1460 es famosa entre estos y otros eruditos, que 
ae podrán ver en el mismo Fabricio, tom. I, pág. 163, col. 2., la edición 
Maguntina por el propio Juan Fausto y compañero del Catolicón de Fray 
Juan de Janua Genuense, ó de Genova, su apellido Balbis, que era uoa 



SOBBB LA WPRBNTA. 583 

especie de Calepino de mucho oso por entonces en las Escuelas. T á esta 

frimiliva y única edición del tal Diccionario reduce con harta razón 
abricio las tres Maguntinas, que por diferentes refirió en su Biblioteca de 
los PP. Dominicanos pág. 462, el P. Jacobo Qvetif, y la mencionada de 
Tritheraio sobre el año 1450. 

1462. 

En este afío salióla primera vez en Maguncia» por los propios Impre- 
sores la Biblia Sacra, impresa en pergamino en dos tomos en folio, que 
es el libro Principe de los libros, por donde debiera haberse santiguado 
la Imprenta, y hecho nombre de Dios para empezar con principios faus- 
tos: tiene al fin la nota siguiente: 

«Presens hoc opusculum finitum ac completum est, et ad euse- 
»biam dei in civitale maguntina per Joannem fust civem et Petrum 
•Schoiffer de Gernsheym clericum diócesis ejusdem est consummatura. 
•Anno incarnationis dominico MCCCCLXII, in vigilia assumptionis glorio- 
»se virginis Marie.» 

Asi la copia el P. Le-Long en el lugar citado pág. 250, col. 2, don- 
de con mucha razón da por apócrifas todas las demás ediciones déla Bi- 
blia, que se han referido por anteriores de los aflos 1443, 1445, 47,49,50, 
55, 57, 58, 59 y 1461, añadiendo ser esta la primera Biblia cierta é in* 
dubitable que se imprimió, y de que vio nueve ejemplares sólo en Pa- 
rís, sin otros tres de Italia, uno de Módena, otro de Bolonia y tercero de 
Florencia: todos estos, como he dicho, en pergamino. 

Y luego refiere otro en papel, también en dos volúmenes de folio 
mayor, de la librería de Aquiles deHarlay, Presidente del Senado de Pa- 
rís, en que hay de particular ser de diferente impresión, aunque por los 
mismos Impresores, y en el propio año, con esta nota al fin: 

«Presens hoc opusculum artificiosa ad invenlione inprimendi seu ca- 
•racterizandi absque calamiexarationein civitatemaguntinasiceffígiatura 
»et ad eusebjam dei industrie per Joannem fust civem et Petrum Schoi- 
»ffer de Gernsheym clericum diócesis ejusdem estconsuromalumannoin- 
•carnationis dominice MCCCCLXII in vigilia assumptionis glorióse Vir- 
»ginis.» 

Advierte aqui el P. Le-Long y antes lo habian dicho los continuado- 
res de Morori, haber sido* esta Biblia uno de los libros quo dichos im- 
presores vendieron en Paris por manuscritos, en precio de 60 coronas 
oada ejemplar, y que notando los compradores inteligentes la suma con- 
formidad qm' se observaba entre todos estos ejemplares en puntos, co- 
mas, cifras, abreviaturas, lineas en cada plana, hojas etc., noaando en el 
arcano, los tuvieron por Magos, y delataron al Senado. Donde efectiva- 
mente se procedió contra ellos, y entonces, habiendo descubierto la in- 
tención, lograron ser absueltos, y cobrando lo que pudieron, marcharon 
«Bn paz, cuya noticia se lee con poca diferencia en el Abad Pluche, y por 
41 en nuestros A A. de la Paleografía Española, pág. 50, y entre los fran- 
ceses corre muy difundida. Sin embargo, me ha de ser licito volver á 
dudar de ella, porque ya á ese tiempo, y desde el año 1457, constantemen- 
te estos primeros Impresores descubrían sin rebozo en sus notas el ar- 
tificio de la invención, como hemos visto por las que quedan puestas, y 
no es creíble que en 1462 se ignorase en Paris. Conque si el caso su- 
cedió como le cuentan, debió ser con anterioridad al año 1457 por lo to- 
cante á aquellos libros ioipresos, ya en Harlem, ya en Maguncia, en que 
^ - ocultaron el misterio, y aun el año, lugar y nombre del impresor ó inw 
" opresores. 



984 APlTITAlllINTOS 

Sucesivamente va numerando Le-Long las ediciones posteriores de 
la Biblia, como la de París de 1464, aunque sin año y lugar, pero él lo 
averiguó por tres principios: siendo esta, dice, la primera producción de 
ios primeros impresores que bajaron de Alemania i establecer oficina 
en aquella capital, nombrados Ulrico Gering, Martin Crantz y Miguel 
Friburger; la de 1465 Emhrice: la de 1466 en Ausbourg ó Augusta Vin- 
dclicoruia, por Juan Bamler: la de 1469 por Juan Havervach: la de 1471 
en Roma por Suveynheym y Pannartz, á diligencia del obispo Aléñense 
Juan Andrés, y dedicada por él en 15 de Marzo al Papa Paulo H: U del 
ajto siguiente 1472, en Maguncia por Schoiffer, concluida ea b víspera 
de San Matías, y asi otras. 

1465. 

Las ediciones de las obras de Laclando Firmiano, desde la primera 
de 1465, en Maguncia, por estos primeros impresores de allí, son cono- 
cidísimas en todos los eruditos, principalmente en Fabricio, tom. IV de 
la obra citada, pág. 228 y siguientes, donde las pone por orden cronoló- 

5 ico, empezando por esta primitiva y continuando luego por la de Roma 
e 1468 por Suveynheym y Pannartz, encasa délos Máximos: la de 1470 
también allí: dos de 1471, la una sin lugar con iluminaciones y en per- 
gamino, y la otra así bien Romana. A las que en el inmediato 1472 si- 
guieron otras dos, la una igualmente en Roma por Vindelicio, y la otra m 
en Venecia: la de 1474 por Ddalrico Galo, Alemán, y Simón Nicolai de « 
Luca, procurándola el citado obispo Aleriense, que recomienda la suja ^ 
y reprende de poco exacta la anterior, dedicando esta nueva al expresa- — 
do su Mecenas Paulo II, á la que van sucediendo otras de diferentes <ae 
años y lugares en 1476, 78, 83, 90, 93, 97, 1502 etc. Siendo constantes 
que de ningún autor se tiraron tantas en tan poco tiempo. 

Esta, del Obispo Aleriense, la tenemos aquí en la librería del Co l é — 

!;io de Santa Cruz. Es un tomo en 4.° mayor, papel grueso y blanco,» • 
etra redonda y dejando en hueco las iniciales de los capítulos» como^c= 
algunas veces lo acostumbraban los primeros impresores, y también los^S 
copistas de manuscritos, para que sus dueños ó compradores las píntaseos* 
de iluminación al gusto que les pareciese. Carece de portada y foliatura,^ 
en cuyo lugar usaban el que solían llamar registro por cuadernos, panv 
saberlos gobernar en la encuademación. T al fin ofrece esta nota impre- 
soria, que me ha hecho favor de copiar el erudit. D. Lúeas Gómez» Fami- 
liar del mismo colegio, y muy versado en el manejo de esta librería y en 
virios ramos de erudición. 

«Praesens Lactanlii Firmiani preclarum opus Alma in urbe Roma to- 
»lius Mundi Regina et dignissima imperatrice: que siout ceteris arbitras 
•dignitate pre estila ingeniosisvirisest refería, non atramenta plumali cá- 
lamo, ñeque stilo ereo: sed artificiosa quadam ad inventione imprimea* 
»di, seu caraclerizandi sic eíTigiatum ad dei laudem industrieque esteon* 
•summatum per Ddalricum Gallum Allemanum, et Siraonun Nicolai de 
•Luca. Anno domini MCCCCLXXIV. Dievero XII. mensis Februarii Pon- 
»tificatus vero sixto divina Providentia Pape quartianno ejus terlio.» 

En este mismo año 1465 empezaron también á salir impresos en Ma- 
guncia los Oficios de Cicerón, de aue Antonio Wood testifica haber visto 
un ejemplar en la Biblioteca Bodleyana, cuya edición se repitió en la 
misma ciudad y por los propios impresores en el año siguiente 1466, se- 

Íun ejemplar de la Biblioteca Oxoniense que vio su historiador el citado 
food, lib. 2, uág. 228. col. 5. con esta nota el fin: 

«Presens 1L Tullil clarisimun opus Joaanes Fust Moguntínue ci- 
■vis non atramento plumali canna, ñeque aerea, sed arte quadana parpa)* 



sobue la nminiTA. 588 

•obra manu Petri de fiernsheyro pueri mey feliciter effeci: flnitum an- 
»no MCCGCLXV! quarto die mensis februarii.» Hé aqui dónde descubro 
Fausto que Pedro Schoiffer era criado ú oficial suyo. T como anterior- 
mente lo hayamos visto titularse clérigo de la Diócesi Maguntina, no sa- 
bemos el fundamento de los autores para hacerle yerno suyo, y padre de 
su nieto Juan Schoiffer, á no ser que siéndolo sólo de menores, hubiese 
casado después con su hija Cristiana Fusthin, y dejádoles por herencia 
la imprenta. Lo cierto es que el nieto Juan Schoiffer, que también la con- 
tinuó, en una edición que hizo en ella del Breviario de las Historias de 
Trithemio en el año 1515, en la vigilia de Santa Margarita Virgen, no só- 
lo se publica tal hijo, esto es, de Pedro Schoiffer y de Cristiana Ftisthin 
su mujer, y nieto por esta de Juan Fusth ó Fausto, sino que celebra á 
este por original inventor del arte en el año 1450, que dos después dice, 
llegó á perfeccionar con los auxilios y desvelos de su- oficial Pedro Schoi- 
ffer de Gernsheym, que le ayudó ¿inventar lo demás que faltaba: en cuyo 
premio le dio por mujer á su hija, reteniendo los dos su secreto, el ma- 
nejo y artificio déla invención, con grandes encargos y juramentos i sus 
oficiales para que no lo revelasen, hasta el año 146$, en que derramado? 
estos por diversas, regiopes y provincias, le comunicaron á todo el mun- 
do. Tal e$ h relación del nieto Juan Schoiffer el año 1515. eq la nota 
impresoria que va citada, y con que en parte hace la guerra 4 Harlem por 
Maguncia el P. Serario, por quien lo repiten Beyerlink, los continu^o- 
res de Moren, y otros. 

Pero volviendo á dejar esta dispula, que ya hemos declarado por in- 
definible, y reponiéndonos á las noticias oxonienses que Íbamos extrac- 
tando del curioso Wood; este autor añade allí la industria de que se yalió 
el Gobierno inglés luego que tuvo noticia de la invención de la Imprenta 
y de sus ensayos y grandes ventajas, de destacar dos comisionado? há- 
biles, en trajes de mercaderes, á-Harlem ó Maguncia (4onde buenamente 
pudiesen hacer la presa) con un buen bolsillo de quinientas marcas de 
oro, para que con toda reserva procurasen sonsacar un buep oficial del 
nuevo arte, y trasportarle á la corte de Londres. Que estos espías hicie- 
ron tan bien y pronto su encargo que, habiéndose dirigido no á Harlem, 
porque allí supieron que daban en la cárcel con cuantos pasaban á espiar 
fel nuevo invento, sino á Amsterdam, y de ahí á Levdem, desde esta 
ciudad negociaron el deseado oficial llamadoFederico Cprsellis. Y hacién- 
dose á la vela de noche, dieron pon él en Londres, donde le presentaron 
al Gobierno, y éste le destinó á Oxford, con la guardia correspondiente 
piara que nos e fugase. Habiendo, pues, el nuevo impresor establecido aqui 
^u oficina, fué uno de los primeros libros que imprimió de excelente letra 
^in poner su nombre, la Exposición del símbolo de los Apóstoles, pqr $an 
Jerónimo, de que en la librería de aquella universidad quedaba <un ejem- 
plar, con esta nota al fin: 

«Explicit Expositio S. Hieronimi in Syrnbolum Aoostolorujn: impre$». 
^a et finita oxoniem, anno domini MCCCCLXVHI. XVlI pecemb.» 

Prosiguió después el Eiismo impresor á fin del año Í8, y principios 
clel 79, con el libro del Pecado original, de Égidio ftomano, fas Étnicas 
de Aristóteles de Leonardo Aretino, y asi otros en los «jñós siguientes, 
confio allí podrán verse, uon los aumentos que logró enlnglijerra li} nueya 

{trofesion. Esta relación confirma en parte el origen del' invento en Har- 
em. 

1467. 

A este año corresponde la primera y naés antigua impeemn da kp 
Ubmtdtia Gimkd <fo Qíhíó Bm A9utti^h*rt**ahám*F*hk cita- 



286 APUNTAMIENTOS 

dos impresores Alemanes Suveynheym y Pannartz, teniendo so oficina 
en la cusa de los Máximos, como hemos dicho en el Catálogo tratando del 
H. Florez, y lo traen expresamente los continuadores de Moreri. T do 
proseguimos en apuntar las demás, porque ala frente de los PP. Agusti- 
nos fuera delito ocuparles yo un asunto que les es tan propio. Sólo aña- 
diré aquí, que los expresados Suveynheym y Pannartz fueron los primeros 
Impresores Alemanes que llevaron la Imprenta á Roma por estos años. 
Por consiguiente no con tanta anticipación como supone Polydoro Virgi- 
lio, el cual madruga demasiado en establecer el primero de eslosen Roma 
el año 1458, motivo, entiendo, de que haya hecho errar á otros. Sobre 
lo demás dicho en este articulo, se podrá consultar ¿ aquellos continua- 
dores en el segundo de los lugares citados en el Catálogo» donde están 
conformes en todo con mi relación. Por consiguiente contrarios i la da 
Florez y de sus Carrillos, Gualterios etc. 

1470. 

De este año tengo en mi librería la excelente y magnifica impresión 
de las Obras de San León Magno, procurada por el obispo Aléñense Juan 
Andrés, y ofrecida por él como otras muchas al Papa Paulo II: tomo en 
folio de 133 hojas; papel recio, blanco y hermoso, letra abultada» redon- 
da y clara: iniciales de color, unas de encarnado y otras de azul; sin fo- 
liatura ni portada, porque estas dos cosas aún no las habían inventado 
nuestros Impresores; sólo si en lugar de fachada, tiene al principio sobre 
la cabecera de la primera plana (donde empiezan las obras del Santo) y 
por Ihs márgenes de uno y otro lado, una tarjeta de iluminación de oro * 
y azul dibujada con mucha curiosidad y hermosura, queriendo distinguir^™ 
asi las obras de mayor mérito y fama, en reverencia de sus célebres Auto* — 
res, como he visto en otras y aun en algunos manuscritos con que me -* 
hallo. La nota impresa al fin, dice de este modo: 

• Aspicis illustris lector quicumque libellos. 

•Si cupis artificum nomina nosse: lege. 

•Áspera ridebis cognomina teutona : forsan 

•Mitiget ars musis inscia verba ( virum. 

•Conradus Suveynheym: Amoldas Pannartique Magistri 

•Rome impresserunt talia mulla simul. 

•Petras cum fratre Francisco Máximas ambo 

•Huic operi aplatana contribuere domam. 

MCCCCLXX.» 

Cuyos versos pusieron los dos del mismo modo el año siguiente 1471 
en la Biblia Romana, dispuesta por el mismo Obispo Aléñense, y dedicada 
por él á Paulo II, como aueda hecha mención. 

He ha parecido hacerla aquí de esta edición délas obras de San León 
Magno, no tanto por ser la más antigua que tengo en mi librería» cuanto 
por su rareza. Pues veo que los eruditos Fabricio y Mansi no la conocie- 
ron, empezando á numerar las del Santo por las Venecianas de 1485 
y 1505, la Parisiense de 1515, la de Colonia de 1546 etc. Véase el prime* 
ro en el tom. IV, pág. 254, col. 2 de su Bibliotheca mei. el ift/fm. ¡aíi* 
nitat. de la edición del segundo en Pádua año 1754. 

1472. 

Con igual magnificencia, esplendor y hermosura, tengo las obras da 
Apiano AÍexandrtno, de la versión de Pedro Cándido December, ó como 
acá le llamaron de Cimbre, dedicada por ¿1 al Rey Don Alomode ,* 



SOBRE LA IMPUESTA. 487 

y de las Dos Sicilias. Pero ésta, no impresa ya por Suveynheym y Pan- 
nariz, sino por Vindelino de Spira que los siguió á Rom* y dio allí oirás 
muchas. Esta es del año apuntado 1472, lomo en folio de 146 hojas no 
numeradas y sin portada, viñetas también de adorno, papel recio y gran- 
de, letra redonda y abultada, y al fin esta nota quecopiarécon su propia 
ortografía, y sin temor de que por eso deje V. P. de entenderla: 

«flic est Alexandrinus appianus 

•A Cándido lingue latine patrono 

►Romanus hunc impressit et vin/Jelinus 

•Quera spira nobilis pareos dedalei 

• Produxit ingeni faceti lepidique. 

•Carmen est Raphaelis Zovenzonii Istri Poetae. 

MCCCCLXXII.» 

En este mismo año 1472, se imprimió en Maguncia el Decreto dé 
Graciano, con esta nota al fin, comunicada por el P. Lúeas deAcheri ásu 
amigo Esteban Baluzio, el cual la estampó en su Proemio á la edición <jue 
bizo de los Diálogos de D. Antoqio Agustín de Emmendatione Gratiant, y 
se repite en la de Riegger en Viena año 1764, 8.* (que es la de mi libre- 
ría) pág. XLVIII. 

«Anno incarnationis dominicae MCCCCLXXII idibus Augustiis sanc- 
•tissimo in Christo patre, ac domino domino Sixto Papa quarto pon- 
tífice máximo, itlustrissimo,novilissime domus Austriebriderico Roma- 

• norum rege gloriosissimo rerum dominis, nobili necnon generoso 
•Adolpho de Nassau archiespiscopatum gerente Maguntinensem.in nobili 
»urbeMoguncia,quaenostrosapudmaiores áurea dicta, quam divina eliam 
«clementia dono gratuito prae ceteris terrarum nationibus arte impresso- 
»ria dignata est ¡Ilustrare hoc praesens Gratiani decretum suis cum ru- 
•bricis non atramentali penna cannave sed arte quadam ingeniosa impri- 

• mendi cuncti potente adspiranti Deo Petrus Schoiffer de Gernsheym 
»suis consignando scutis feliciter consuma vil.» (Ya tenemos aqui solo á 
•Schoiffer: Fausto su suegro debía haber muerto.) 

Luego se estampa la marca del Impresor de que aqui habla el mis- 
mo, que se reduce á dos medios escudos curiosamente colgados de un 
tronco atravesado, en el campo del primero pintada una X hueca, y en el 
del segundo una A sin trasversal con tres estrellas alrededor, la una á la 
boca de la campana, y las otras dos á los lados del ángulo, como allí po- 
drán verse, y están también en la obra del Escrutinio deque hablaré. FV 
bricio en su tom. III, página 83, col. 1, aprovechó esta especie de Balu- 
zio, y añadió por los Autores que cita otras dos ediciones anteriores del 
Graciano, hechas el año presente, la una en Argentina y la otra en Colo- 
nia. Y luego prosigue con las sucesivas de 1474, 76, 78 y 1479, en Vene- 
cia, 1480, 1486, 1493, 1500,1508, 1517, 1522,1528, en diferentes luga- 
res y formas. De la de Yenecia de 1479, copia también Baluzio la nota 
impresoria, por donde se descubren dos impresores Alemanes estableci- 
dos en aquella ciudad, Juan de Colonia Agrippina y Juan Manthen Ghe- 
retzen: «Impendió (dicen) acliberalítate Joanms ColonieAgrippinem. Joan 
nisque Manthen Gheretzen ex illustri ac populosa Germania originem 
dicentium etc. Como también la de París de 1508 que concluye entre 
otras cosas: «Finem accepit in alma Parisiensi academia expensis et ope- 
ara Joannes Petit et Thielmanni Eerver bibliopolaruro. Parisiensium 
»in vico divi Jacobi sejunttis hospitiis commoratium, el Joannis Cabiller 
•mercatoris benemeriü Lugduni inoram trahentis anno salutis millesi- 
«mo quingenüssimo octavo dio VIII Februarii.» : ' 



SM tfomáioviitf 

1476. 

Otra de las obras de impresión antigua de mi librería son lasSatyras 
del célebre literato tolentino Francisco Philelfo, poeta y humanista de 
mucho crédito en Italia en su tiempo, que murió en Florencia con 84 
años de edad en el de 1481, dia último de Julio. Divídelas en diez décadas, 
y estas en Hecatostichas hasta cierto número no siempre igual. Condé- 
nense todas en un tomo en 4. a mayor de 148 hojas no numeradas y sin 
portada, buen papel, recio y fuerte, letra redonda y limpia» de las mejo- 
res que hoy se conocen. Al fin tiene las dos notas de los tiempos diferen- 
tes en que se acabó de escribir por el autor, y de imprimir por el impre- 
sor. Las cuales dicen así: «FranciscusPhilelfus huic satyraram operi ex- 
tremara manum. Mediolani imposuit, Die Marti» Kal. Decembribus an- 
iño á natali christiano MCCCCXLVHII. » 

Sigue un elogio de Caliphilo Bernardino Robiatino, discípulo del au- 
tor, recomendando estas satyras, y después: 

«Impresse Mediolane Galeacio María Sphortia Invictissimo duce Quin- 
»to floren to; p*r Christophorum Valdarpher Ratisponensem hiyus eximie 
•artis imprimendi consummatissimun Magistrium. Anno á natali Chris- 
•tiano Millesimo Quadringentesimo Septuagésimo sexto. Idibus Novem- 
•bribus.» 

A los Españoles toca el averiguar quién sea aquel sujeto Eclesiástico 
de quien habla con tanto elogio en la decad. IX. Hecatost. YUI. 

•Scilme vera loqui Gometius Ule sacerdos 
«Clarus in Hispanis et relligione vereudus.* 

1477. 

De este año tengo también en mi librería un ejemplar de la edición de 
las obras de nuestro Poeta Lucano hecha en Venecia ¿cuidado del joven 
Guerino: tomoen folio de 119 hojas de papel blanco, terso y fino, márge- 
nes anchas, letra redonda, hermosa y clara, comparable á las mejores de 
este tiempo aunque diferente de las ya expresadas; sin numeración, por- . 
tada, iluminaciones ni otros adornos, sino toda ella con una sencillez 
muy seria y majestuosa. En la penúltima plana pone nuestro editor unos 
versos en recomendación del libro y del Poeta, que omitiendo los que 
no conducen, dicen los demás: 

«Emptor habes? tantum moneo observare poetam, 
• Ergo cape: et juvenem Guerinum ad sydera tollas. 
•Lucanum véneta docte qui impresserit urbe, 
•impresum est hoc opns anno á Nativitate Chrisli 
.MCCCCLXXVH, die XIII Mensis Man.» 

No se ocultó esta edición á la buena diligencia de nuestro inmortal Don 
Nicolás Antonio ensu Bibliothec. Vet.Mb. l.*cap. 10, núm. 218. Yinn des- 
cubre otra anterior de 1469 en Roma, procurada por el Obispo Aléñense 
y ofrecida por él á su Mecenas Paulo II, laque tiene por la primera y más 
antigua de este Poeta. En cuya vida dijo aquel editor: «Pnarsaliam non 
•finivit, cuius primos tres libros cuinuxore correxit; quosinsciüa depra- 
• vatos cum reliquis seplem loannes Andreas Antistes Aleriensis aili- 
•gentissimé nostro tempore emendavit, rogantibus Conrado et Amoldo» 
•qui ne lin^ua Romana pereat, libros laudabili inventions imprimuat.» 
Quienes pusieron al fin estos versos: 



• Roe Conrados opus Suveynheym ordioe i 
«ixnolduaqne «muí Pauíwta «na »de oolendi 
tGens theotonica AtPM «aiwlito sftfclf* 



SOlftH LA BnUlKTA. 3tt> 

MCDLXIX.» 

Y luego va prosiguiendo nuestro Bibliotecario con las sucesivas de 
1475, 1486, 1498, todas tres en Venecia etc., notándose sólo, que aunque 
dice se aprovecha de las dos vidas de Lucano, impresas al principio de 
la de 1477, de mi librería, la una completa que se dice sacada de un 
manuscrito antiquísimo, y la otra incompleta tomada de un fragmento 
también bastante viejo, no ha sido con toda la exactitud y esmero que 
este grande hombre acostumbraba, porque comparadas entre si su copia 
y estas originales, no dejan de sacarse bastantes variantes y algunas esen- 
ciales, aunque la Imprenta tampoco carece (Je defectos. 

1478. 

Me expresaré más acerca de la obra siguiente, á proporción que no* 
toca más de cerca. Estae3 el Escrutinio de las Escrituras del célebre don 
Pablo de Cartagena, Obispo de Burgos, de que me hallo con un ejem- 
plar en mi librería, impreso en Maguncia el año 1478 por el segundo Im- 
presor de allí Pedro Scnoiffer de Gernsheym* tomo en folio menor de 216 
hojas, sin foliatura ni portada como las anteriores; sólo si sobre la primera 
plana empieza desde luego con este titulo, estampado de letra encarna- 
da, que conduce mucho para la historia literaria de este grande hombre: 

«Incipit dialogus qui vocatur scrutinium scripturaram compositus 
•per Reverendum patrem dominum Paulum de Santa Maria Magistrum 
»io Teología Episcopum- burgensem, Archicancellarium serenlsimi 
•principis domini regís Casteile et Legionis, Queift coroposuitpost audi- 
ciones posi tas ad postilam Nicolai deLyra. Anno domini MCCCCXXXIUI. 
•Etatis sue anno LXXXI.» 

Cuyo titulo se halla del mismo modo en un excelente manuscrito 
que yo tengo de esta misma obra, y de que informaré después, y se lee 
también al principio de la apceciabto edición de Burgos de 1591, por el 
sabio P. Fr. Cristóbal de Santotis, Agustiniano, con la vida del autor. 

Empieza luego la obra Scrutamini scripturas m quibus putatis vilam 
habere eternam. Y en la última plana ofrece impresa esta nota, de letra 
asi bien encarnada, con el escudo ó marca del impresor en los términos 
ya explicados. 

«Anno domini MCCCCLXXYIH ad VII idus ianuarías Reverendísimo 
»in Christo patre ac domino Domino Diethero archipresule maguntino in 
tnobili civitate Maguncia domicilio Minerve firmissimo Scrutimi scriptu- 
•rarum opus preclarum Petras Schoiffer de Gernsheyra arte magistra 
•suis consignando scutis feliciter finivit.» 

Me ha parecido hacer memoria de esta edición, no tanto por su anti- 
güedad y la proporción de consultarla en mi propia librería, que es lo 
Íue yo quisiera en todas, cuanto por su rareza, pues la veo omitida en 
'. Nicolás Antonio, Fabricio, Florez, y los demás que han tratado de las 
obras del Burgense. D. Nicolás Antonio recompensa esta omisión invo- 
luntaria, dando noticia de otras dos, la una más antigua, la otra casi deí 
mismo tiempo; aquella en Mantua, por Juan Schal, año 1745 en fól.; y 
esta que fué de la librería del célebre P. Wadingo en Roma, y quedó 
allí al colegio de sus Hibernosjy aunque sin año y lugar dice/qoe es bien 
antigua y que al pié de ella se leen estos versos del ingenioso obispo 
Aprutino Juan Antonio Campano, que los compuso para celebrar al im- 
presor alemán Udalrico Gallo, que llevó esta arte á Roma y la hizo con 
ella tanto bien; de los cuales usó el mismo Udalrico en otras varias obras 
que imprimió allí. Por consecuencia la presente se ha de tener por ro- 
mana, winque carnea de afio y no ienga U nota del lugar. 



290 



APUHTAMIENT08 



tÁnser tarpeji custos Jovis unde quod alis 
•Constreperes Gallas deciriit, ultor ades. 
«Udalricus Gallus ne quena pascantur in usum 
•Eriocuil pennis nil opus esse tuis. 
•Iniprimit ¡lie die quantum non scribitur anno 
•Ingenio, f haud noceas, omnia vincit homo.» 

Pero ya han notado Wympheling, y con él los adicionadores de Po- 
lydoro Virgilio y otros, que el poeta italiano se erró en la alusión á ries- 
go de que los franceses hayan hecho suyo este célebre impresor Romano; 
Jorque Ddalrico no fué francés, esto es, Galo, sino Alemán y de apellido 
Jan. que en lengua latina quiere decir Gallo, y así latinizaron su nombre, 
sobre que D. Nicolás Antonio manda consultar á Jacobo Metelio: Jaeobm 
Metelius de Vera tipographie origine edit. Parisin. anno 4610. pág. 10» 

Cuesto ya por una sola noticia en el catálogo, donde podrá verse lo que 
e dicho acerca de él. 

Informaré ahora del manuscrito que he ofrecido, en que se halla 
también la obra de D. Pablo. Es un gran volumen de carta mayor, que 
llaman pliego real, forrado en tablas cubiertas de badana, y estampado 
sobre esta entre otras grabaduras el escudo de armas del que fué dueño 
del libro; el papel no es sólo grande sino tieso y fuerte: las márgenes an- 
chas, espaciosas y limpias, que representan cierta magnificencia: la letra 
de dos géneros, aunque de una misma mano, y siempre hermosa y clara, • 
en unas parles estrecha y apretada y en otras redonda y despejada» á es- - 
tilo de la que se usaba entonces en los mejores manuscritos de los copis- - 
tas de oficio, y que por lo mismo procuraron imitar en sus moldes los «a 

ririmeros Impresores para vender por tales los impresos. Esta maniobra m 
ucrativa de que se ha hablado tanto, se ve patentemente en la obra que-— 
tenemos entre manos, cotejando la letra redonda del manuscrito con el J 
impreso maguntino del Obispo de Burgos de 1478, donde se observan 
enteramente idénticas, de modo que es difícil distinguirlas. Finalmente* 
apenas se podrá dar de aquellos tiempos manuscrito formado con mayor" 
esmero, majestad y limpieza. No se halla en él, aunque tan dilatado, al- 
guna enmienda, testadura ni entrerenglonadura. El pliego que se erraba 
parece se echaba fuera, siendo esta una de las condiciones que se ajus- 
taban con los copistas. Nuestras leyes de Partida dieron ya alguna idea 
de los contratos con estos oficiales: Véanse las leyes 11, lit. 31, Partida II 
donde son llamados Escribanos que escriben libros, y algo dijo también 
conducente Gil González Dávila en la Historia del rey D, Enrique ID, 
capitulo 55 y 67, pág. 130 y 159, hablando de los libros que se arrenda- 
ban de la librería de la santa Iglesia de Palencia á fines del siglo XIV. 
Viniendo va á lo que contiene el manuscrito, todo el volumen se com- 
prende en 236 hojas, cada una del tamaño de un pliego de los comunes. 
En las 159 primeras, copia el Liber Gratie de Fr. Vicente Bel vacense. Do- 
minicano, Maestro que fué de Santo Tomás deAquino y murió en 1264. 
Del cual hizo memoria el mismo Vicente en el lib. y cap. 1/ de su Sps- 
culum Natural. ,como también Trilheroio,Possevino, y últimamente el P. 
Jacobo Echare! en su Bibliothec. Scriptor. Prtdtcator. (edit. Lutet. Parisior, 
1719 tom. 1, pág. 236, col. 1), donde dice hallarse ya impreso. El autor 
del manuscrito en ninguna parte le da titulo ni el nombre del Autor, 
porque un renglón que hay encima y dice: Vicentius Belvacensis est hw¡pt$ 
operis Author, es de mano muy posterior y de letra diferente. Empieza 
desde luego la materia, preciosamente iluminada la inicial, como todas 
las demás de la obra, y pintado nuevamente á colores el escudo del due- 
ño. «Liber generatioms Jesuchrisü. Hebrey voluminubus suis nomina 
•imponunt á principiis verbi gratia, liber geneseos ex suo principio n»» 



SOBHI LA «PálNTA. ÜMÍ 

•mina tur ubi dicitur. Hic est líber generationis Ade, et hec sunt genera- 
aliones Cffili et Ierre.» 

Divídese en 4 libros y cada libro en diferentes capítulos, llegando el 
último á unos 120. El final concluye: «Quia que Dee claritatem vident, 
nichil in creatura agitur quod videre non valeant. Y luego pone fin: 
Explcit Deo gratias. 

Y después, de letra encarnada: 

«Se ripios neapli! vj septembris. Anno MCCCC. quinquagesimo oc- 
»tavo.» 

Por donde sabemos el tiempo y lugar preciso en que se formó; esto es, 
en Ñapóles á 6 de Setiembre de 1458. Y respecto informarnos también 
Baluzio de otro manuscrito del Decreto de Graciano, concluido doce 
años ¿ntes á 9 de Noviembre de 1446, con mucha solemnidad en el Pa- 
lacio Episcopal de la Santa Iglesia Brixiense por Bruno Juan de Davan- 
tria, Doctor canonista de la Diócesis trajectense, y que por los mismos 
años ocurren otros muchos, cabe la observación de que a este tiempo, ó 
se hallaba poco extendida y conocida la Imprenta, ó no se esperaba que 
prevaleciese, pues ¿un no quitaba de ganar el pan á los pendolistas de 
oficio, los cuates después por la extensión y propagación de esta arte, lle- 
varon el golpe mortal que los Coéteros de España en nuestros dias, de 
quedar no pocos de ellos vacantes v perdidos sin tener en qué dar una 
plumada, ni un bocado de pan que llegar á la boca. 

A continuación, pues, de esta grande obra del Belbacense, sigue has- 
ta el fin del volumen por las 77 hojas restantes de letra más menuda, 
aunque de la migma mano, el Escrutinio de las Escrituras del obispo de 
Burgos, dando principio por la tabla, y después con el titulo de encarna- 
ción que he puesto y se halla, corto he dicho, del mismo modo en los 
impresos: cuyo manuscrito por su exactitud, no dudo que si se proyec- 
tase una nueva edición podría contribuir mucho, porque no deja de mi- 
nistrar bastantes variantes y algunas bien sustanciales. 

Estamos en el año 1478, y es ya tiempo de recoger velas, restituyén- 
donos de fuera del Reino á nuestra España, donde tenemos mucho que 
%ndar, por bien que aligeremos el paso. 

SECCIÓN in. 
Introducción, uso y propagación de la Imprenta en España. 

• La Alemania, que una vez afianzada la Imprenta en su Maguncia, fué 
¿brotando de si, como de un caballo troyano, tan portentoso númerode ofi- 
ciales aue llevaron este invento por las demás Naciones de Europa, no 
liabia de faltar con algunos á España. La esperanza y experiencia del lu- 
cro, la misma utilidad y necesidad del Arle, 3u fama y el genio español, 
no menos dócil y susceptible á los buenos inventos, debió prometer á 
«stos artífices tan buena acepción y establecimiento como en la mejor 
de sus peregrinaciones. En efecto, si hubiésemos de estar á las creduli- 
dades de algunos de nuestros escritores, nosotros tendríamos la Impren- 
ta, no digo en España sino en Castilla, poco después del año 1452, 
habiendo sido inventada en el anterior 51 por Juan de Guttenberg enMa- 

Sincia. Asi lo dice expresamente Rodrigo Méndez de Silva ensu Catálogo 
eal, que imprimió en Madrid año 1656, folio 114. 
Verdad es que Colmenares en su Historia de Segovia, no la hace ma- 
drugar tanto; pero sin embargo se representa que la levanta bastante 
temprano. En su segunda edición de 1637, en aquella ciudad, cap. 33; 

Kr. 7, pág. 405, tratando de la Synodo Diocesana que celebró su obispo 
Juan Arias Dávila con el clero de su obispado en la Iglesia de Santa 



282 APUNTAMIENTOS 

María de Aquilafuente, desde el dia lunes 1.* de Mayo 6 Junio(hállase té- 
rio) de 1472, se explica asi: «Concluyóse el Synodo en 10 del mismo mes 
»de Mayo (habiendo dicho antes Junio) y luego se imprimió; siendo sin 
»duda de las primeras cosas que se imprimieron en España; pues por los 
«años 1450, habia inventado el modo de imprimir Juan Fausto en Ale- 
mania.» Pero esto es decir nada, porque nada puntualiza, pues en on 
luego, como el poco después de Rodrigo Méndez pueden caber alguno ó 
algunos años de intermedio. Y en estas materias uno sólo de diferencia 
suele importar muchas edades, especialmente para aquellos genios elec- 
tos que aman las puntualidades cronológicas. 

Por fin los eruditos PP. Terreros y Burriel en su Paleografía Espino- 
la de 1758, en que pusieron el uno la materia y el otro la forma, en la 
página 31, hablando de los inmortales Reyes Católicos Don Fernando v 
Doña Isabel, se explican de este modo: «Al principio de su reinado entro 
•la arte de la Imprenta en Castilla. La Rema mandó imprimir muchas 
•obras Castellanas, y entre los gravísimos cuidados del Gobierno, hizo 
•lugar al estudio de la lengua latinar.» Y luego por nota advierten: «No 
•se hallan obras impresas en Castilla antes del año 1474, en que entra* 
•ron á reinar los Reyes Católicos.» Yo creo que ni en este, ni en loa 
diez siguientes; para que se vea la ponderación de estos autores y su po- 
ca exactitud en una materia tan delicada v curiosa, en que se esperan 
épocas ajustadas por momentos, á ser posible. Los cuales hubieran hecho 
mejor en manifestarnos algún libro impreso en Castilla en este afio ó < 
alguno de los inmediatos, si le tenían á la mano, y entretanto abstener- 
se de generalidades con que nada adelantamos, sino llenarnos las cabe- 
zas de especies inciertas, y el corazón de esperanzas vanas incapaces dea 
desempeñarse. 

El P. M.Florez en el tomo 26 de su España Sagrad., pág. 414, hac^ 
memoria de un Breviario antiguo de Burgos (que fué del uso del Canóui— 
go Sedaño por los años 1514 y 1524), impreso en el siglo XV , smcenstmr 
el año y sitio, peroes de las primeras impresiones de la Europa. Con cuya 
memoria tampoco se decide cosa alguna, porque de que el Breviario 
fuese de la Iglesia de Burgos, ó impreso para su uso, no podemos infe- 
rir que hubiese sido estampado en aquella ciudad más que en otra cual- 
quiera de Europa, donde á la sazón hubiese Imprenta. 

Finalmente, los DD. Asso y Manuel en el Discurso preliminar é su edi- 
ción ilustrada del Ordenamiento de Alcalá, que publicaron en Madrid año 
1774, pág. XXY, nos dan noticia de una impresión de letra muy antigua 
de los Comentarios ó Glosas, que escribió sobre este Ordenamiento el 
Obispo de Plasencia D. Yicente Arias de Balboa, aunque publicada sin 
su nombre. La cual dicenJiaber sido hecha por Juan París de Heidel* 
berga, uno de los primeros que introdujeron el arte de la Imprenta en Es- 

[>aña. No apuntaron el año y lugar; y ojalá le hubieran expresado ai el 
ibro le conlenia, porque de ese modo sabríamos á punto fijo el tiempo 
en que entró en España el arte de la Imprenta, y con ella este Impresor 
Alemán, que ellos celebran por uno de los primeros de los que acá la 
introdujeron. 

Por mi, confieso que ao he visto el tal ejemplar ni otro algún libro 
impreso en España por el tal Heidelberga, de quien por otra parle tam- 
poco he podido adquirir tal noticia. Sólo si advertiré aqui como de paso 
el error de nuestro docto valisoletano Burgos de Paz, que en sus Coméate- 
nos á las leyes de Toro, que escribía en esta ciudad por los años 1553 y 
siguientes hasta el de 55 (como él lo dice en varios lugares) é imprimió en 
ella en casa de Francisco Fernandez de Gordo va» Impresor Real» el ate 
1568 en aqael grueso tomo, que tanto sirve á nuestros Jariatlff, gtaafcn» 



80£M W 41HUUIfA. IW 

do la lef «.% núiAfcK* 4W.416, 10W, 15«f 438B¿H^ vfttfgtfrd 
citado libíx> «o haWa ¡taáa bombrtí qué el (te tíftnoítíifWfcer Juan íttrts dé 
HoktelbeTfeai te «tftó.idigo, en todos estos lugares tomo Airtofr de él. Ha* 
mandóle MiaÉ Paróskn De^tér antiguo y Maestra Pártatele qué gtosó, 
aunque brevemente, el dicho Ordenamiento: confito tí <fe I* thlivefsídad 
de Parts hubiese paaádto á España alguno de aq&eitos viejos Afcursios á 
ilustrar nuestras leyes, que entenderían eHe* tafc4» cfomo e4 TatndrláYi dé 
Pereia* Tales b*á andado nuestras tosas, y á estado tan de^loráWe llegó 
en otro tiftifapo la poca Critica de nuestros primeros JuriÉteotofeulttfc. 

Tiendo, poea, '¿me por rfuestros Autores nada podertfosadelantar, desa- 
prendido* de eHés habremos de ingeniarnos por otra parte como Diofe 
nos ayude. Hé aquí todo to que yo he podido atan zar por tai tolo en tinos 
pobres apuntamientos hechos ahora de prisa y corriendo, sin el desahogó 
que hubiera sid* conveniente, y la cosarequeria. 

Lo dicho dicho. Yo que por ventura no he trastornado menos papeles 
del siglo XV que cualquiera de dichos AA., no he tenfido harta añora la 
fortuna de dar con algún libro ó testimonio que me ponga la Imprente 
tan anticipadamente en Castilla. Sé que en esta materia se ha de hablar 
con distinción, porque no es lo mismo entrar en España que entrar en 
Castilla. No en todas partes se introdujo al mismo tiempo. 
* 
Ediciones en Barcelona desde el año 1475. 

fin Barcelona, esto e», en la capital de 'Cataluña, tengo entendido fué 
dónde primero se conoció, y que de lili son las primeras y más antiguas 
impresiones. Bien qfte ahora no puedo hacer memoria dónde to lei, y si 
lo puse pot apuntamiento, dónde fué á dar este papel en qne no toe de- 
fctogo, porque Y. P.lo tendré ya averiguado. Por este instante sólo tengo 
presente á D. Nicolás Antonio en 3ü BvblioPhé&.Det. Hb.X, cap. 12, n.651 
y 653 y cap. 14» n. 777 donde nos dá impresiones en Barcékma em los 
•eos 1475, 81 y 84 que podrán verse a!H por no dilatüatttts. Paso á lo de- 
oiás en que no tengo duda por *baborvne podido asegurar por mi propio. 

1482. 
Imprenta** Vukntia. 

Éh él áho 148B tenemos Impresor en Valencia á Lamberto taJcaart, 
Alemán, que imprimió allí en ese año á 16 de Marzo la CoemoQrafí* de 
JPomponio Hela, de qué tengo ejemplar en mi librería, que es el más an- 
tiguo que hay en etla de impresión eñ España, y asi puedo hablar con 
fundamento: tortio éñ fótio de 48 hojas de buena letra y papel, sin por- 
tada ni numeración, el cual fué del uso áel célebre Nehrya, de cuya le- 
tra tiene por las márgenes, y aun entre los renglones, algunas interpreta- 
ciones y escolios puestos por él precisamente en ese mismo año que el 
libro salió á luz, al fin del cual se lee impresa esta nota: 

«Impreásum est hoc opusculum in civitate yalentie per Lamber tum 
ftPalmart alemaüum iviij diémensis marcii... laus deua. 

*Añno MCGGCkXXXH.* 

D. Nicolás Antonio no conoció esta edición en su &ibl**tkecú Vet. 
lib. 1; cap. 11 núm. 334» pero en recompensa a(wntó aili cohcl P. Lab- 
be otras dos, ambas Venecianas y en 4.° la una del .mismo aáo 1482, y la 
otra anterior en el de 1477. Y dos años desptaéa, en el de 1484, nos ha- 
ce ver (en el lib. 9, cap. 7, núm. 357) que continuaba nuestro Impresor 
en Valencia, donde imprimió ea ase año la grande obtfa ú* Fn Jframsco 



SM áFÜHTAMllKTOS 

Ximenez, Franciscano, Obispo de Helna, titulada CrestU sivede Regimm, 
Principum, de cuyo libro XÍI y su 1. a Parte dice haber visto dos eien- 

E lares, el uno en la librería de su erudito amigo D. Rafael de Tilosa, 
onseiero de Aragón, y el otro en la del célebre Marqués de Mondéjar. 

«Nos vidimus primo laudati nuper duodecimi libn prioreip partem, 
•sive tomum Valenti® editum, per Lambe rlumPol mar t (léase Palmartj 
•Alemanum auno H.CDLXXXIY etc.» 

Después de esto, en el cap. 13, núm. 732, pone también en Valencia 
dicho año 1484, á 17 de Setiembre, la edición de otra obra diferente de 
un anónimo Valenciano, que él mismo vio, titulado Repertorium Inqui- 
sitorum etc. sin decir el Impresor. Las impresiones del Verger de la Ver- — 
ge Marta, de Miguel Pérez, que D. Vicente Jimeno en su Escritor, de ^ 
V aleñe, tom. 1. a , pág. 52. col. 1 núm. 1., señala hechas allí en 1451 .J 
y 1463, sin decir el Impresor, las tendré por suspecta? mientras yo mis- 
mo no las vea, ó me informe de ellas persona de toda mi satisfacción, po- 
diendo consistir sólo en números errados, de que me hallo con larga ei-^— 
periencia. 

1485 y 86. 
Noticia cierta de la Imprenta en Castilla y en Zamora. 

Las Corles famosas de Toledo de 1480, celebradas por los Reyes Ca- 
tólicos en aquella ciudad, se imprimieron por entonces en un cuadernc=7 
de 33 hojas en fól. menor, que tengo en mi librería, de letrilla menudea 
redonda, que puede llamarse de Centenera, por ser la misma que usab^ 
en su Imprenta algunos años después un Impresor de este nombre en Za- 
mora, como veremos luego, y con la que se bailan impresas en Castilla 
otras muchas piezas de aquel tiempo. Pero como el cuaderno no contiene 
nota puntual del año y lugar de la impresión, no podemos asegurar pre- 
cisamente que hubiese sido en el mismo de su promulgación. Bien que 
lo tengo por verosímil, por las razones que voy ¿ exponer. 

Estas leyes, que son unas 118, las refundió poco tiempo después el 
Dr. Alonso Diaz de Montalvo, Ministro Decano de su Consejo, en la Co- 
lección metódica de Leyes del Reino, que dispuso de su orden con el ti- 
tulo de Ordenamos Reales de Castilla, que fué la primera aue tuvimos 
dividida en libros y títulos, antes de la actual deD. Felipe II, llamada por 
eso Recopilación. 

Esta de Montalvo (sobre cuya autoridad tenia mucho que decir si ma 
hallase en diferente obra, vindicándola contra el Burgos de Paz, y en 
nuestros dias contra el P. Burriel vlosDD. Asso y Manuel, que malamente 
y con mucho peligro se la negaron) se concluyó originalmente en la ciu- 
dad de Huele á 11 de Noviembre de 1484, con una nota de quien la es- 
cribió, que decía al fin: 

«Por mandado de los muy altos é muv Católicos serenísimos é cris 
•tianisimos Principes Rey D. Fernando é Reina Doña Isabel, nuestros m 
•ñores, compuso este libro el Dr. Alfonso Diaz de Montalvo, oydor de i 
•Audiencia y su Refrendario é de su Consejo. E acabóse de escrebir « 
•la cibdat de Huepte á once dias del mes de Noviembre día de Sant Mi 
•tin año del nascimiento de nuestro Salvador Jesuchristo de mil é quatf 
•cientos é ochenta é quatro años.=Castro.» 

Por donde sabemos el año fijo en que se escribió esta obra, de < 
nadie habia hablado hasta ahora. Este Castro que firma la nota mano» 
ta, debió ser el amanuense ó copista del Sr. Montalvo que le sacó la ce 
limpia que se iba á imprimir. 

En efecto, resulta impreso el libro con ella muy poco tiempo i 



SOWll LA lÜPUfUTA. Wk 

pues, y de la letrilla que he dicho, en un tomo en folio bastante gnfeso, 
papel recio, blanco y hermoso, márgenes amplias, sin numeración de feo T 
jas ni de leyes, portada ni rúbricas sobre ellas ni sobre los titulo* y libros^ 

Sue es como le ne visto y manejado en la librería de este Monasterio de 
an Benito el Real de Valladolid. Pero por desgracia tampoco tiene nota 
del a fio y lugar de la impresión, aunque yo siento por todas las aparien- 
cias que observé cuando le reconocí, que debió ser en Zamora, cuando no 
en el propio año de 1484, en que se escribió, por lo poco que ya faltaba 
de él, á lo menos en todo el siguiente 85, ó cuando mas tarde en el inmet 
diato 86. Debieron, pues, ser impresas antes las Cortes de Toledo., para 
repartirlas con más facilidad y prontitud á los pueblos, con menos gastos 
del Erario y menor ocupación de las oficinas (que fué otro de los bener 
ficios considerables que trajo al público el compendioso y economice 
arte de la imprenta), pues una vez ya refundidas en el Código general de 
Leyes del Reino, que iba á entregarse á todos, no fuera necesario im- 
primirlas con separación. 

Pero aún hay m$s de particular en dichas Cortes: .La ley 97 salió en 
beneficio del comercio franco de libros, y no puede omitirse aqui en 
perjuicio de nuestra historia literaria. Dice, pues» como sigue: 

Psticion 97, 
Para Iqs que traen libros. 

«Considerando los Reyes de gloriosa memoria cuanto era provechoso 
•y honroso'que á estos sus Rey nos se truxiesen libros de otras partes 
"•para que con ellos se Atiésenlos hombres letrados, quisieron y ordena- 
ron que de los libros non se pagase alcabala, y porque de pocos días 
*á esta parte algunos Mercaderes nuestros naturales y extranjeros htvn 
*trahido y de cada dia traben libros mucho buenos, lo cual paresce que 
•redunda en provecho universal -de todos, é ennoblecimiento de nues- 
tros' Reynos, por ende ordenamos é- mandamos que allende de la dicha 
•franqueza, de aqui adelante de todos los libros que se truxeren á estos 
•nuestros Reynos, asi por mar como por tierra, non.se pida pin se pague 
•nin lleve almoxarifazgo nin diezmo, nin portazgo, nin otros derechos 
•algunos por los nuestros Almojarifes, nin los Desmt ros nin Portazgueros 
•nin otras personas algunas asi de los Cibdades é Villas é Lugares de 
•nuestra Corona Real como de Señoríos é Ordenes é Behetrías; mas que 
•de todos los dichos derechos ó almoxarifasgos sean libres ¿francos los 
•dichos libros , é persona alguna non las pidan nin Heve, so pana Ijue el 
•que lo en contrario ficiere caya é incurra en las, penas .que eaea los que 
•piden ó llevan imposiciones debedadas; é mandamos á los nuestros Con- 
fiadores mayores que pongan é asienten el treslado.de esta ley en: los 
■nuestros libros é en los quadernos é condiciones con que se arrienda 
•los dichos diezmos é almoxarifasgos é derechos.» 

Los mismos Reyes Católicos D. Fernando y iDoña. Isabel expidieron 
en Tarazona á 18 de Marzo de 1484 su. nuevo Cuaderno de Alcabala, 
que contiene unas 144 ó 145 leyes, reformando muchas del anterior, del 
reinado de su hermano D. Enriques IV, que gobernaba hasta «monees. 
Añadióse lúteo al pié como por suplemento, la declaración que ¡hicieron 
en Sevilla á 2!«def TPebrero del año siguiente 1485, á solicitud del; Aira*- 
rante D. Alonso Enriquez,' 8eftor de la villa de Medina de Rioseco, deíla 
franqueza competente á las célebres ferias de aquella villa, que se Mía 
olvidado dar por salvadas en el cuaderno. Tcon esta adición le:hÍQÍeroa 
dar á la imprenta para repartirle, como he dicho* con mayor pwalitud y 
-meaos* gastos. ■ i.: .* 

SI 



SOBRE LA IMPRENTA. 297 

■ •■•' ''!;"- 

•dicho, á diez é ocho días, del mes de Marzo, año del nascimiento~ de 

•nuestra Señor ihu xpo de mil é quatroeíe^loséofehenta ó siete aftes: 
•testigos que fueron presentes á lo leer é' concertar con el dicho 'tres- 
nado. Juan déla Cadena, é Juan de Peflalosa* éGarera de Xerez, vecinos 
•de Villafrades. E yo Bartolomé Saez de S.Fhgún, Escribano del Rey é 
•Reyna nuestros señores é su Notario público en todos los sus reynoq é 
•Señoríos que el sobredicho treslado de quaderno de las alcabalas, bs- 
•cripto de letra de molde en uno con los dichos testigos, concerté é cor- 
•regi é emendé en algunos lugares de mi letra, el cual va escripto de 
•la dicha letra de molde en treinttré siete fojas de papel-de priego en- 
cero con esta en que va mi signo, é en fin de cada plana va rubricada é 
►señalada de mi señal acostumbrada, é por ende fice aquí este mi sig- 
»no á talen testimonio de verdad rogado é requerido. *=rBartok)mó 
»Saez.» ' . : » : 

Tanto ha sido preciso copiar para instruirlos á fonddtíe utas que 
carecen menudencias. Pero aunque se representen tales á alguno* ge- 
lios superficiales y violentos, yo no las reputo por talefc cuando se trata 
le fijar una época no menos ignoradaque importante. Por este precioso 
locumenlo, y lo que es mejor auténtico, y qne hoy mismo haría fó-en 
os tribunales, se ve á punto Ajo cómo ya tuvímo3 imprésiod en Castilla 
i fin del año 1484 ó principios del siguiente 85, porque en 9 de Abril de 
íste, ya testificó do ella el escribano Fernando de- Monea yo, y de que 
)roseguia en el inmediato 86 y 'por la cuanta establecida >en>Zamona con 
tfaestro y cuatro oficiales, y lo mejor es que todos* naturales dtel ¡Reino, 
)rueba de la prontitud con que los nuestros aprendieron Ja iriteligenoja, 
nanejo y desempeñó de está arte soberana y peregrina. Me parece, 
>ues, que no me excedo' en el juicio cuando atribuyo á Centenera todos 
os libros y piezas que se hallan impresas de aquel tiempo en esta letrilla 
leí Cuaderno de Alcabalas, del cual* hubo después otras muchas reimpre- 
siones en otras parles, que no tengo por qué detenerme ¿ referir: 

■ ■■' .: 148 *- '' .j'" /i.:» 

Imprenta- fin Salamanca. .<.-,■: 

De Zamora ¿Salamanca es- fácil el tránsito. Del mismo, año 1485 nos 
k efiere D. Nicolás Antonio en sü cit. Ltb. X, cap. 14, núm; 756, impreco 
dli, el tratado de Diego de Torres, Profesor de matemáticas en aquella 
Jniversidad, titulado Medicinas preservativos y curativas dñ l(t pe9tite¡n- 
;ia, que significa el Eclipse del sol del nño 1485, tomo en: 4 «'de que yo 
ambien vi en otros tiempos ejemplar con nola.de le cajetearen el mjs- 
no lugar y año; pero se me pasó entónoes^igualmenle tjne '4 D,. Nicolás 
iñtonio, apuntar el Impresor si por ventura se notfibraba. • Y más vi en- 
inadernado juntamente con este libr,e otro del mismo tamiaño, letra y 
)(icina, aunque sin expresión de estay, del año y logar, con/el titulo Flo- 
res Rcthorici, dedicado al Principe D. Juan, hijo de los Reyes Católicos; 
ni Autor el Licenciado Fernando de Manzanares, Profesor ide Retórica 
m dicha Universidad, que se confiesa discípulo del insigne' Nebrija; y 
leudor á él de todo lo que sabe, á quien celebra por lo mismo coa un 
ligno elogio. ■ - .' ■ : '» • ' "• 

Después de esto, en 1492, imprimió allí el iiiasigne Ne.brija U prime- 
'a parle de su Vocabulario Lali no Castellano, dedicado al Maestre IU Juan 
le Zúñiga, su protector yMecenas. por entonces. Tomo en. , folio de.lpl 
mjas, sin numeración ni portada, con esta nota ai fin: ^eljjtAntoifeij, q'e- 
jrissensris gramatici Lexicón el Sermoné WinorinhisfáüieaftwailPpres- 

■■*■ ■ ■• '" "• ' ■■-viii »/.* I- ■!>. i.-iUii-i ■»!,!» i;iij-i;»¡h f.iUilllJ 



298 APÜHTAMIIKT08 

:<'■-:.•. ' ! f ■ ■ '• ■ , . .,,. ... i 

sam Salamantice. Anno á natali christíano M.CCCCXCII.» fi^spués escri- 
bió la desunda dedicada al mismo Señor á los 51 años de su edad, habien- 
do nacido en el de 1444, por consiguiente en el 1495. Esta compren- 
de la parte Castellano Latina en unas 105 hojas , que al fin se dice im* 
Sresa también en Salamanca, omitiendo el año; pero en el ejemplar 
e mi librería está encuadernada á continuación de la anterior, y son en- 
teramente las dos de un mismo papel, letra y estampa. De donde infiero 
que la primera fué reimpresión, ahora copiada la no tacón que antes habia 
salido suelta. De otro modo no podría salir esta cuenta, que es constan — 
te por feu misma relación. 

Del año 149$ tengo en mi librería en un tomo en folio de 39 hojas.^. 
los dos tratados del Dr. Gonzalo de Villadiego, oidor del sacro Paladea 
Apostólico; el primero, Contra hereticam pravitatem, dedicado á la Rei- — 
na Católica Doña Isabel, y el segundo, De irregularüate, que tiene al fin U - 
nota siguiente: 

«Tractatus de irregularítate utile ac necesarium pro clerícis per Giin^a 
•dissalvum de Villadiego Sacri galacij auditorem editus feliciter explici v 
•Impresum Salmantice VI idus ianuarij per Leonardum alemanum: ópatas 

•fratremLupumSanzde Navarra Socios. Anno dominiM.CCCCLXXXXvi a 

Donde se ve tenemos asociados un Impresor alemán con otro España 7. 
Asi se iría propagando el arte. El libro carece de portada y foliatura. 

Desde -este tiempo fué muy común la Imprenta en Salamanca, com* 
en pueblo literato en donde era más necesaria y tenia más en qné em- 
plearse. V por los años 1503 y 1506 lo lucia allí y hacia crujir las pren- 
sas con obras grandes el M. Hans Giesser, según su apellido. Alemán. D0 
cuya oficina tengo en mi librería la vasta Historia de Ultramar, del Rey dos 
Alonso el Sabio, en dos tomos gruesos en folio, con esta nota al fio: 

«Esta preclara é muy ezcellente obra fué impresa en la muy noble 
•Cibdad de Salamanca, por Maestre Hans Giesser. Acabóse martes á XII 
•del mes del Junio, año de mil é quinientos é tres.» 

D. Nicolás Antonio, dando noticia de esta edición, yerra el nombra 
al Impresor llamándole Huns Schefler, B. V. tomo II, página 59, col. 1. 
(Tom. II, pág. 87, col. 1.) 

V tres años después, en el de 1506, dio á luz aquel parto gigante del 
Comentario del Testado sobre Ensebio, en cinco volúmenes, disformes, 

Sne ti en otro tiempo en la librería de los PP. dominicanos de Vitoria, y 
e que' asi bien nos ofrece mención D. Nicolás Antonio en el lib. X, ca- 
pitulo 7, núm. 381 . 

Va que hemos llegado á este lugar, cuesta poco, y será de alguna uti- 
lidad, añadir que D. Nicolás Antonio en su Bibliothee. Nov. tomo 1, pági- 
na 287, col. 3. a (Tomo I. pág 377 col. I. 2. a edic.) de autoridad de oon 
Tomás Tamiyo de Vargas, nosda impreso en Salamanca año 1517, un 1¡- 
brito en 4.* con este titulo: Dispnta breve de ocho levadas contra Ariete* 
Mes y sus secuaces. Su autor Fernando de Herrera, Salmantino, Maestro 
de Retórica y versado con alabanza en las disciplinas matemáticas y filo- 
sóficas; cuyos elogios trae allí dados por Antonio de Honcalá y Alonso de 
8egura. En esta relación hay dos errores; el uno darse la obra impresa 
en Salamanca el año 1517, debiendo haber dicho que entonces se acabó 
allí de escribir, pero que del año y lugar de la impresión no consta; yel - 
otro en suponer de patria Salmanticense al autor: prueba de que D. tti- — 
colas Antonio no le conoció. Yo tengo este librito en mi librería, y asi 
puedo hablar de él con fundamento; lo que voy á hacer para que otro 10^ 
se vuelva á equivocar. 

. Es, como dice D. Nicolás Antonio, un tomito en 4* # de 57 hojas. J s* 
última cláusula dice como se sigue: «Acabóse esta obra en Stüamai 



sobri la nuaEm. 399 

•víspera de Corpus Christi. Afio del misterio de la Encarnación del hijo 
»dé Dios de toil y quinientos y diez y siete.» 

Por lo demás, el Autor tampoco es Fernando de Herrera Salmantino, 
sino Hernando de Herrera Talanricense, uno de los tres hijos doctos que 
turo Lope Alfonso de Herrera, vecino de la villa de Talavera, délos cua- 
les este fué el mayor; el segundo, Diego de Herrera, insigne músico, á 
quien por su pericia en este ramo puso el Cardenal Ximenez (de quien 
fué muy benemérita y atendida esta familia) por primer Maestro de órga- 
no en su colegiata de San Ildefonso de Alcalá, y el tercero el insigne Ga* 
briel de Herrera, tan famoso entre nosotros por sus libros de Agricultu- 
ra, á quien con igual error D. Nicolás Antonio en el tomo citado, pági- 
na 585 (Tomo I, pag. 505, col. 1. J.* edic.)dapor hijode Fernando Alfon- 
so, no habiéndolo sido sino de Lope Alfonso, y hermano tercero de estos 
otros dos, como queda dicho. De todos los cuales trata exacta y elegante- 
mente, como acostumbra, Alvar Gómez in vit. Ximen. lib. II, y en el IV 
informa del libro de que estamos tratando. 

Este se titula en la portada Disputatio Adversus Aristotelem Aristote- 
lieosque sequaces. Estos secuaces de Aristotelesson Maestre Pedro (Hispa- 
no Autor de las Súmulas que corrían entonces y de que hemos hablado): 
el Versobio; el Conventual, el Boecio y Jacobo Fabro tüstapulense: Geergto 
Valla: Alberto Magno y Joannes Majoris. Y la disputa se reduce á probar- 
les i estos y al filosofo la siguiente proposición. Orationem quantitatem 
non esse: 6 como la vuelve en castellano: Que las habla» no son eantu 
dades. 

Para esto los provoca á una lid ó batalla campal, donde siendo man* 
tenedores Aristóteles y sus ocho sectarios nombrados, han de ser venturo* 
ros vencedores en ocho actos los ocho españoles siguientes, repartido á 
cada uno el suyo, primero, el mismo Hernando de Herrera; segundo» 
Diego de Herrera, su hermano; tercero, Alonso Rui$ de Isla; cuarto, Gi- 
Wiel de Berrera, hermano de los dos; quinto, D. Pedro Martyr de An- 
jleria; sexto, Hernán Nuñet, Pinciano, llamado el Comendador; séümow 
D. Pedro del Campo, Obispo de Utica; octavo, D. Geerge de Varaeaido, 
rizcaino, Datario del Rey, su pensionado y Embajador averias cortes, hi- 
jo del capitán Gil de Varaeaido, muy benemérito también de la Corona 
por las armas. ■ •■ 

Cada uno de estos literatos, que parece eran la flor de lo mejor que 
había en España, va haciendo su deber en el acto que le «toca contra 'el 
enemigoque escogió para convencerle y obligarle á retroceder déla propo- 
sición tan decantada entonces en las Escuelas, especialmente Parisienses, 
cuyos abusos y mal método de enseñanza reprende nuestro Antagonista 
con una crítica fina y libre, más de lo aue pudiera esperarse en aquel 
tiempo, dejando caer de paso ciertas sales muy sazonadle, v« na pocas 
especies de bastante curiosidad, que daíria gusto leer éun al- más té* 
trico. » 

El informa del mérito y estudios de sus siete compañeros Españoles» 
obras que han escrito unos, viajes qne han hecho otros por diferentes 
cortes y Universidades de Europa á aprender lenguas y erudición^ gran- 
des adelantamientos con que se han restituido, y finalmente predica ida 
ellos noticias literarias tan escogidas, que no debe petderlas de vista el 
que pretenda escribir de estos insignes varones con alguna mayor exacü* 
tud. Y si D. Nicolás Antonio las hubiera tenido presentes, sin duda ia- 
bria ampliado sus informes en unos, y rectificádotos en otros* »ií - ■ >n. 

Pero no es esto todo lo particular del librito en su género «áureo j ex* 
célente, al paso que Un raroi *taoque'fetiA*tor le escribida M miSHM) 
tiempo ení las dos lengua* Utin*V Castellana! ptenu onfeMtidM»'!* 

li - ■■*■ ■ ■•*'*• .m¡ i m . -. ?.. -i i .v'írfiio' •;'/r»»no-i <»* \ «V 



500. . . APUNTAMIENTOS 

primera en latín, y la segunda en romance. Pero con tanto ajustamiento, 
que siendo una misma la letra é igual número de renglones en una plana 
que en otra, no tiene más dicciones ni palabras la latina que la Castella- 
na. Usa también de rayas de imprenta para distinguir los textos que copia 
de otros, como ahora usamos de ellas en los manuscritos, y de la bastar- 
dilla en los impresos. . 

Últimamente, todo esto- lo dedica, a su Mecenas el Cardenal Ximenez, 
en lálin y romance igualmente, con un prólogo plegante en que presen- 
ta un resumen bello y completo de sus. principales hechos políticos y 
gubernativos, militares, presulares, literarios y monásticos. En cuanto a 
la impresión puede creerse fué .en Alcalá, porque en el Act.sext. dice el 
mismo: Cuando yo envié esta obrecilla á mi hermano que vive en Álcali 
ton deseo que allí se imprimiese, ove placer que viniese i sus manos, ele. 

..... 1485. 

?1 ' ■ Imprenta- en Sevilla. 

El de 4485, parece el aQo de las. impresiones en España. Y para mi 
es que en este tiempo se hubo de tomar alguna providencia por Estado 
para que viniesen Impresores á .estos Reinos, viendo las utilidades que 
del arte se seguian en otros. En el citado año 1485.1a hallamos también 
introducida en Sevilla, y lo que es más apreciable, servida por un Maestro 
natural del país. Tal e? el Impresor Antonio Martínez de la Talla, en cuya 
oficina salió alli impreso aquel año el Espejo de la Cruz, libro de autor 
anónimo italiano, traducido en romance por el Cronista Alfonso de Paten- 
cia, que en los siguientes fatigará no poco las prensas sevillanas con sus 
muchas y apreciables obras. Entretanto, por lo tocante á está, véase & 
Di-Nicolás Antonio en el libro X., cap. 15, núm. 807. donde habla de 
ellai después de haberla visto en la librería de la Santa Iglesia de Toledo. 

. Elmismó en aquel lugar número 804 refiere el Universal vocabulario 
en latín y romance, obra vasta y erudita del mismo Pajencia. impresa 
también en Sevilla el año 1490.. por Los Impresores Paulo de Colonia y 
compañeros, en un grueso tomo en folio. 

.¡Éstos compañeros del Impresor principal, que D. Nicolás Antonio no 
individualiza aquí, se irán descubriendo ahora. El año siguiente 1491 die- 
ron impresos «111.108 Varones Ilustres de Plutarco y otros, traducidos por 
el pronto Paleneia. Esta traducción castellana está dividida en dos grue- 
sos volúmenes, de que tengo el segundo en mi librería, con esta nota al 
fih: 

* «Fenecen en dos volúmenes las vidas de Plutarco que fueron escrip- 
■tás en Griego; ¿traducidas en latín por diversos transladadores, é después 
•vueltas en Romance Castellano por el Cronista Alfonso de Patencia. Asi 
•qué en el primer volumen se contienen treinta vidas de las de Plutarco, 
•y en el segundo veinte y cinco vidas de las suyas con otras colligadas por 
•algunos auctores modernos, é la vida de Carlo-Majino, é una epístola de 
•Ruffo que fueron impresas ppr Paulo de Colonia é Jo aunes de Nurem- 
•berg, ó Magno, óThomas Alemanes en Sevilla, é se acabaron de ünpri* 
•mirar dos ¿Lias del mes de Julio de M.CCCCXCI años.» 
-« Este segundo volumen, pues del primero que no tengo presente no 
puedo hablar,, se extiende hasta unas 551 hojas de papel grande foliadas, 
de impresión con números arábigos al uso de hoy; y son los primeros 
cp»e he visto en ediciones de España, á excepción de aquel86.que.se ob- 
servará luego en el Confutatorio dti\, Qbispo < Prexai)o¿ En l^fUjiUpteca, 
Real se conserva completa la obra, como podrá verse en el Ensayo do 



SOBRE LA IMPRENTA. SÓ1 

traductores Españoles del Señor Bibliotecario Pejlicer de Saforcada, pá- 
gina JO. D. Nicolás Antonio en el lib.X., cap. lí>, núro. 806, no conoció 
esta impresión, y sólo da otra en Sevilla por el mismo. Paulo de Colonia 
año 1508, en dos tomos fójio. Acaso será la misma y habrá sido equivo- 
cación suya ó de la Imprenta poner un numero por otro. 

En el núm. antecea. 805 deja puestos, de traducción del mismo Paten- 
cia, y de edición también en Sevilla en este propio año 1491, los Libros de 
Flavio Josefo de las Guerras de los ludios con los Romanos, y contra 
Appion Gramático, sin decir los Impresores. Informa también de esta 
obra el'citado Sr. Pellicer, pág. 12, por existir en la Real Biblioteca ea 
un tomo en folio, con esta nota al fin, alusiva á los nueve libros* 'de la 
.traducción: 

«Fueron impresos todos en Sevilla año de nuestro Salvador de mil é 
•quatrocientos é noventa fe dos años por Menardo Ungut Alemán, é Lan- 
»za)ao Pólono compañeros; E acabados á veinte é siete dias del mes de 
, «Marzo.» Donde se ve que estos dos eruditos Bibliotecarios no están del 
todo conformes, diferenciando en un año, poniendo el primero el de 91, 
y el segundo el de 92. No tengo presente ahora ejemplar' alguno para salir 
de la duda, y saber cuál se engañó, aunque sospecharó contra el prime» 
ro, que procede por números. 

En <»I propio año 1491, estos Impresores Alemanes Paulo de Colo- 
nia y compañeros, imprimieron lambien en Sevilla en dos tomos en folio 
el Floretum del Obispo D. PedroXimenezdePréxano, que viene á ser una 
suma de los comentarios del AbuWise sobre San Matheo. De cuya edi- 
ción dieron mayor noticia los continuadores dé Morferi eneltom. 1/ 
desuSw/j/emen/.pág. 724, col. 1, y nuestro propio Bibliotecario Nacio- 
nal D. Nicolás Antonio en su cit. lib. X, cap. 15, núm. 836. 

Pero de mayor aprecio es p^ra nosotros la edición de Las Partidas, 
con adiciones y concordancias de Montalvoen Castellano al pié de las 
Leyes, que estos oficiales dieron allí en este mismo año 1491, en dos 
tomos en folio de buen papel; de que el 2.° comprende desde la cuarta 
partida, y se halla entre mis libros; tiene al fin las siguientes notas his- 
tóricas, que todos han omitido, y á mí me ha parecido conveniente co- 
piar por lo que conducen á la Historia literaria, nunca agotada, de esté 
famoso Cuerpo. "'/ ' ' ".'/.'" 

«Aquestas siete partidas fizo collegir élmuyexcelléhtefteyDph Alfon* 
•so el nono: con intento muy virtuoso que sus Reynos 1 de Castilla ó de 
•León, é todos los otros sus Reynos é Señoríos se rigiesen llanamente ea 
•buena justicia sin algunas otras intricaciones litigiosas: )5 seyendó obra 
•soberanamente provechosa é de mucha auctoridad: porque éñ la reco- 
«lleccityi de estas dichas leves entendieron los más famosos letrados ju* 
aristas, qué á la sazón se tallaban en la xpiandaJ: pargsció álo^sere-* 

• nissimos é mui altos é muy poderosos D. Fernando é Doña Isabtel Rey 
•éReyna de Castilla, é de León, de Aragón é de Sicilia etc. que se de- 
biesen poner én'los lugares convenientes de los capítulos de las prin- 
cipales leyes que en estas siete partidas se contienen las adiciones del 

• doctor de Monialvo ficiéronlas imprimir en Sevilla Juan de Porres, reciño 
•de Salamanca é Guido dé Lavezariis, genovés. 

•Imprimidas son estas siete partidas en la muy noble é muy leal Cib- 
»dad de Sevilla por Meynardo Ungut, Alaraano, é Lanzalao Polono, c&m- 
•pañeros» En el año del nascimiento de nuestro Salvador Jhesu Christá 
•de mili é quatrocientos ¿noventa ó uno anos. E se sobaron á* Veinte $ 
•cinco dias del mes de Octubre del dicho aflo.» \ '.' ,, /■ 

Al pié estampan su marca de dos escuditos colgados (Je un i^ol.j! 
pintadas en el uno una lf, y en él otro una S. '"■ 



ZQ& APUNTAMIENTOS 

. Esta misma, marca repitieron aquel año al fin da otro libro 40 IV 
'.hojas (olio, que tiene por portada: 

«Cinco libros de Séneca: 

•Primero. Libro de la vida bienaventurada. 

•Segando. De las siete arles liberales. 

^Tercero. De amonestamientos y doctrinas. 

•Quarto. E el primero de providencias de Dios. 

«Quinto. E el segundo libro de providencias de Dios.» 

Algo más comprende, pero es menester leerle por dentro, y jo no « 
tengo lugar ahora. 

Al fin concluye con esta nota impresoria: 

«Aquí se acaban las obras de Séneca. Imprimidas en la muy npble é-^3 
•rpiíy leal Cibdad de Sevilla por Meynardo Ungut Alemano ¿ Staniftlao^» 
»Polono: Compañeros: En el año del nascimiento del Señor mili qua tro 
•cientos é noventa é uno años, á veinte é ocho dias del mes de Mayo.» 

Están con sus escolios ó comentos por las márgenes, y algunos bienm. 
extensos, y asi estos como la traducción son obra del sabio Obispo dss» 
Burgos D. Alonso de Cartagena, aunque en ninguna parte se menciona su* 
nombre, hecha de orden del Rey D. Juan II, á quien la dedica, agrade- 
ciéndole los auxilios que le ha prestado para ella de su propia librería, em 
particular varios manuscritos, colecciones y fragmentos de las obras de 
Séneca, á cuya lección era muy inclinado aquel estudioso Principe. Me 
hallo con ejemplar en mi librería, v le tengo también de la impresión de 
Toledo en 1510 á 15 de Mayo sin decirse el impresor. Es de advertir la 
expresión del Prelado en la dedicatoria, para prueba de queel decantado 
artificio de Jaoelo en aquella imperial ciudad fué más bien restauración 
que invención. «Ca quien pensare folgar sosegado encima de aquella 
•rueda que en Toledo echa el agua del Taio en las huertas, á poca piea 
•se sentaría bien moiado.» 

Del año siguiente 1492, tenemos impresas en Sevilla otras dos obras, 
l.'ia Gramática de la lengua Castellana, del insigne Antonio de Nebri* 

Í'a, de que se veaá D. Nicolás Antonio Bibliothec. Nw. tomo i. # , página 
107, (Tomo I. pag. 137. 2. a edición) donde omite la oficina 



2.* El Nobiliario Vero, de Fernán Mexia, XXIY*de Jaén, libro 1 
cpnocido de nuestros genealogistas y Heráldicos: tomo en fólu> de 95 ho- 
jas, sin numeración y con portada. Dice al fin, con relación á loados tiem- 
pos eo que se acabó de escribir por el autor, y de imprimir por los edite- 
res, lo siguiente: 

«Comenzóse en el año de mili é quatrocientos é setenta é siete afios 
•en fin del mes de Abril. Acabóse de escrebir é de corregir á XT dias 
»deí mes de Mayo, año del señor de mili é quatrocientos é óchenla é cín- 
ico años, etc. A Dios gracias. 

•Acabóse la presente obra sábado XXX de Junio año de la encarna- 
»Cion de mili y CQCCXCIJ años. En la mui noble y lleal Cibdad de Sevilla. 
f Impresa por líos onrados varones maestros pedro brun, Juan gentil, Sel 
»é verdaderamente corregida ftc.» 

Obsérvese que con esta ya tenemos en Sevilla cuatro Imprentas casi 
á un mismo tiempo. La de Tallada, la de Paulo de Colonia y compañe- 
ros, la de Ungut y los suyos y la presente de Pedro Brun y Juan Gentil; 
prueba de la grandeza, riqueza, fama y mucho comercio de aquella in- 
signe ciudad. En otro tiempo pretendían los bárbaros germanos entrar 
éh España con ejércitos armados para destruirla; ahora se dejan ver en 
ella en compañías pacificas, para instruirla con las dulzuras de un arte 
exquisito, que baga inmortales las producciones de su ingenio, como ti 



i 



B0WI*,Í|PM9rA. 3*9 

A&koidel Paraíso tenia la viciad de preservar, de Jai mtwrt* tío* hom- 
brea que comiaade su fruto. Pero aun no hemos concluido» bien que ti- 
vamos á abreviar todo lo posible para no hacer interminable este apun* 
Sarniento. Pues si hubiéramos de decir toda&laaobcaá impresas en las cu«h» 
tro oficinas de Sevilla en el corto resto de este siglo* nos. dilataríamos de- 
masiado, y seria bien necesario consagrar á ello un tratado particular. 

La que si. no omitiré del todo, en medio de la brevedad que me 
•jecuta, será la siguiente, por su rareza. Este es un libro en folio de cien 
hojas numeradas a la romana: su Autor el Dr. Alonso Ortiz, canónigo 
de Toledo, hombre muy docto. Dedícale ¿los Reyes Católicos, con gran- 
des elogios de su Gobierno, conquistas, y celo de justicia y religión. La 
portada anuncia algo de lo que contiene el libro, aunque no todo. Ea 
menester ojearle por dentro. Ella dice como se sigua: 

«Los tratados del doctor alonso Ortiz. 

•Tratado de la herida del Rey. 

•Tratado consolatorio ¿ la Princesa de Portugal. 

•ítem una oración á los Reyes en latin y en romance. 

•ítem dos cartas mensajeras á los reyes, una que escribió a Cibdad, 
•la otra el Cabildo de la Iglesia de Toledo. 

•Tratado contra la carta del prothonotarío de Lucena:» del cual se 
dice al fin de este tratado dogmático. «En Córdoba ante muchos perlados é 
«maestros de theologia se reconcilió ¿ layglesia; é fué condenada su carta 
»é tratado públicamente.» 

T luego sigue la nota impresoria: 

«Acábanse los tratados. De la herida del Rey. Consolatorio á la Prin- 
cesa de Portugal, y el tratado contra la carta del prothonotarío Juan do 
•Lucena fechos é copiladospor el egregio é famoso doctor Alfonso Ortiz 
•canónigo de la santa yglesia de Toledo á loor é gloria de la Santísima 
•Trinidad é de la Virgen Sancta Maria, é de toda la Corte Celestial. Fué 
•imprimido en la muy noble é muy leal Cibdad de Sevilla por tres Ale* 
•manes compañeros. En el año del Señor MCCCGXCIU.» 

D. Nicolás Antonio ha puesto erradamente á este escritor en la Bi- 
blioteca Nueva correspondiendo á la Anii^ua.. No obstante, si se quiere 
podrá verse lo que allí dice de él pág. 31 tom. L* (Tomo I.* pag. 39, se- 
gunda edición) siendo lo más memorable , que dejó, su librería á la uni- 
versidad de Salamanca, donde sin duda habia hecho sus estudios. 

Dos años después, en el de 1495, estos mismos Alemanes dieron im« 
presos alli los Proverbios de Séneca con la glosa prolija y erudita, aunque 
no siempre muy critica, del doctor Pedro Diaz de Toledo, del Consejo 
del Rey D. Juan II, sobrino, hijo de hermana del célebre Relator Refrena 
da rio, Secretario y consejero del mismo Rey el Doctor Fernando Diaz 
de Toledo, de auien se hablará adelante con elogio» cuando tratemos de 
su Formulario ó Notas de Escrituras, públicas hasta ahora no conocidas. 
Este parentesco entre los dos nos le asegura el Cronista Alonso de Paten- 
cia en su Crónica US. del Rey D. Henrique IV (que los conoció) Año 1495 
cap. XI. 

El libro se halla en mi librería; tomo en folio de 78 hojas, y al fin 
esta nota: 

«Aqui se acaban los proverbios de Séneca coa la glosa, acabado en la 
•muy noble é muy leal Cibdad de Sevilla. Imprimidos por Meynardo Cn-t 
•gut, alemán; é btanislao polono, compañeros», á XXII dias del mes de 
•Octubre. Año del Señor de mili é cuatrocientos é noventa é cinco años.» 

Volvieron á imprimirse en la misma Ciudad de Sevilla el año 1500, en 
un tomo en folio de 72 hojas (con cuya edición me halla también), y al fin 
titoe esta nota: 



SH ' AHJHTAMlBftTOS 

«AcáÜahsé aquí los proverbios de Séneca: i coStá y misión de ío^^M 
•honrrados señores Guido de leazaris é lázaro de gazanis, mercaderes da^^e 
•libros. Impremidos en la muy noble y muy leal Cibdad de Sevilla mnr *r 
•industria y arte de Jhoannes pegnizer de Ñuremberga y Magno herbstS »t 

•de ílls. Acabáronse á diez y ocho dias de Febrero en el año del nari .- 

•miento de Nuestro Señor fiill é quinientos años.» 

En ninguna parte del libro manifiesta el traductor y glosador su noin— -- 
bre. Pero él mismo se descubre en las glosas que hizo posteriormente ¿g^ j 
los proverbios del Marqués de Santillana D. Iñigo López de Mendoza, au^— j- 
mentando y dando mayor extensión á los que este caballero había poestocr» 
á su propia obra. Y así van distinguidas las de cada uno con su respec^-s. 
tivo nombre, para'que no se confundan, en una y otra edición de Sevillana 
de 1526 y 1538, que tenuo presentes, la primera en casa de Juan V»r»i» 
concluida á 20 de Junio en 29 folios y la segunda en la de Juan Crombe r 
geren3i. 

Aqui es donde dice en la Introducción, dirigiendo la obra al principas 
D. Enrique IV, para cuya instrucción la habia escrito el Marqués: «Por" 
•mandado del inui alto, muy poderoso señor el Rey nuestro Seftor, vues— 
•tro Padre, traduje en lenguaje castellano los proverbios de Séneca: á lo» 
•quales hice glosa, é declaración porque mejor se entendiesen, que por 
•ser, como son, quasi regla, ó doctrina de todo nuestro vivir, ¿por la bre- 
vedad suya no estaban asi claros, que átodo hombre pudiesen ser fa- 
•miliares, etc.» , 

Estos proverbios llamados de Séneca son en número de unos 363 y 
otras tantas las glosas, á cada uno la suya. Dedica la obra al expresado 
señor Rey D. Juan II, con grandes elogios de su erudición, literatura y 
celo, de que su reino se ilustrase con la lección y publicación dé los bue- 
nos libros, quien dice le ha mandado traducir el presente, y comentar- 
le, para la mejor inteligencia del pueblo. Y porque en nuestros días el 
Padre Feijóo, más bien enterado de los libros extranjeros que de los 
nuestros, pensando hacer algo por el supersticioso D. Enrique de Ville- 
na, quitó á este rey el talento literario, pondré aqui, por desagravio su- 
yo, entre muchos testimonios que pudiera, y recogi en otro tiempo en 
una disertación para cierto caballero de esta academia Histórico Geo- 
gráfica, la alocución que le hace el citado D. Pedro Diaz de Toledo: 

«Muí poderoso Rey é Señor: á mí humil siervo vuestro la preclara ma- 
jestad vuestra rogó que tradnxiese en nuestro lenguaje los Proverbios do 
•Séneca, é el libro que compuso De las costumbres é fechos; é asi mesmo 
•ciertas autoridades notables de la phtlosophia moral de Aristotiles, que 
•fueron sacadas de la trasladacion arábica en lalin; porque en estos tres 
•tractados quasi están las reglas é doctrinada todo ti bueno, é nolido vivir 
•de los hombres: non porque segund el alto juicio, é discreto saber, de aue 
•nuestro señor, por 3U especial gracia, á vuestra Real señoría quiso ae- 
» notar; noentienda expedidamente el latín, é alcanre el profundo é vw- 
•dadero curso de las cosas, que en el lee: mas porque los que son cerca 
•de vuestra alteza, é los de vuestro palacio, é si se pudiese facer, lodos 
•los de vuestra corte, é reyno que non saben latín, ó si lo saben non lo 
•entienden expedidamente, hayan familiares aquestos tractados en el 

• lenguaje castellano, é aprendan bien vivir, é que asi 3ean sabios, porque 

• en algo vos semejen, é lo que vuestra señoría sabe prudentemente man- 
•dar, sepan ellos saber facer ca como Arisi otiles dice en las Políticas, lo 
•que cumple al Señores saber mandar, é cumple al servidor saber facer, 
»¡0 qué ilustre considerarion «le tan poderoso é virtuoso Señor! ¡Qué 
•dirán los extranjeros que en vuestro reino vieneh, veyendo tan sábfr 
•Príncipe é de las migajas que de vuestra Real mesa caen, tan sabios s*r-' 



sonRií'tA ¡ípiimrM. 505 

TidoresI j)irári Id que él sabio Salomón en el Eclesiastes: Bietoabentura- 
da es la tierra cuyo rey es sabio: dirán en 51 mesmo loquelareinaSabba 
dixoalrcy Salomón. Bieiiabentufados son los que te sirven, é son acerca 
de ti, etí\» Dejólo aquí, porque aún pasa más adelante, y nos dilataría de- 
nasiado. 

Las autoridades notables que aquí dice baber traducido de orden del 
nismo Rey de la filosofía Moral do Aristóteles, y de scti versión latina h£ 4 
ha de la arábiga, deben ser una introduction siquier summa de philoso- 
>hia moral fecha por, el muy excellente orador Leonardo de Arictinoi eti 
veneficio, y para la instrucción de un tal Galeoto Italiano, por la cuenta 
liscipulo, o amigo suyo, que hallándose más aplicado al estudio dé la fi- 
so fia natural que á la moral de Aristóteles, le llama á esta como de más 
importancia para establecer bien las costumbres. Procede en forma de 
liájogo con un tal Marcelino, familiar suyo, y bajo de este aspecto le da 

que los Griegos Isagógico nombran que quiere decir una introducción, y 
maencia de aquella ciencia que quieres aprender porque i ella mis apa- 
•ejado le puedas llegar. 

Esta breve pieza la debió, escribir Leonardo en latin, y nuestro Doctor 
a volvió en Castellano, como queda dicho de orden del Rey D. Juan II 
>ara la instrucción de sus naturales'. Toda ella no excede de unassie- 
e hojas en folio y fué impresa en Toledo el año 15t0, á 27 de Se- 
iembre, sin decirse el impresor, ni el nombre del traductor Castellano, 
continuación do 75 Epístolas de Séneca. «E fizólos trasladar de latin en 
lengua florentina Ricardo Pedro, ciudadano de Florencia, á utilidad y 
correcion de todos los que este libro leerán: las cuales son trasladadas 
del original del dicho Séneca por la orden que en él fueron falladas: Y 
estas que. aquí se siguen fizo trasladar de lengua toscana en el ro- 
mance dé nuestra España Ferhlan Pérez de Guzraan» Señor de Batres 
n tiempo del mismo Rey D. Juan II. Asi lo dice el mismo en el prólogo, 
lartas y suma componen un tomo en "'folio seguidamente numerado, que 
ontiene unas 76 hojas. Del cual vi en (¿tro tiempo un excelente ma- 
luscriio bien formado, en un volumen grueso con márgenes muy anchas, 
' en estas algunos breves escolios ó notas, en la librería del convento 
le PP. Franciscos de Samamés de Abando, junto á Bilbao, del otro 
ado de la ria, donde creeré se conserve el día de hoy, y otro igual 
observé en la de este colegio de Santa Cruz, en un tomo enfólio de Í94 
lojas, y también con notas por las márgenes. 

Hemos restituido, pues, con tan buenas señas al Dr. Pedro Diaz de 
Toledo,. la pequeña pieza relativa á laFisolofia moral de Aristóteles que 

1 mismo reconoce suya, aunque impresa sin su nombre y hasta ahora de 
raductor desconocido. 

En cuanto á los proverbios llamados de Séneca; que en aquel tiem- 
io se creian vurgalmente de este Filósofo, y aún más adelante se impri- 
ni *on no pocas veces pórsuyos, por un mero error propagado por el Sa- 
I-. .jerience, todos los eruditos convienen ya en que no lo sofl; nidéCice- 
oná quien otros los atribuyen, sino de Pormultt vite honeste de San 
íartin Bracarcnse, dicha por otro nombre Diferencias délas cuatro vir- 
udes: Differentice quatuor virtutum sive de quatuor virtutibus, como á 
ualquiera que guste emprender un cotejo entre las do? obras será fácil 
onvéncerse. En aquel tiempo medio de la ignorancia y falta dé critica, 
nduvieron muy confundidas estas piezas, atribuyendo á Séneca '.las. que 
ran de San Martin, ó bien estas se daban por anónimas, ó adjudicaban 
otros. En cuya parte no deja de admirarse que, despnésde lo mucho 
ue trabajaron entre nosotros los inmortales D. Nicolás Ántohíp* y Flo-« 
ez en