(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Toledo en la mano, ó descripcion histórico-artística de la magnífica ..."

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : / /books . google . com 



+ 




M 




+ 



-I- 



V0ilí#' 



+ 



I 




M 



f 



f^HXRV 



+ 



+ 





n 




+ 



+ 



■^•'««iOH** 



+ 



4«^í»»/y 




■f 






H 




o^ 








*»o iXVP" 




-i- 






4" 






+ 




I 



y Google 



.€■ 



M 



y Google 



y Google 



y Google 



¡OLIDO i LA IMO, 



descripción lii8tórico-art!stioa 



LA HAOlrinGA CATEDRAL 



T DE LOS DEHiS CELEBRES MOHOMENTOS 

f CfltAS HOTABIRS QUE ETfClEBBA ESTA FABI08A CIUDAD, A!^TIGtrA CORTE DB ESPAKA, 
C9Ü CÜA BSniCAClOK 8UCI?ITA DE LA MISA QUE BE TITULA MUXáVabe , T DB Ul MAA 
\ <|EBE1I0IIIAS QUE SE PB.ÍCTICAIC EN LAB FC1IC10BB8 T SOLEMKIDADES 
BEUGI0S48 DE LA SANTA IGLESIA PEIHADA. 



POR DON SISTO RAMÓN PARRO. 




fXPRENTA Y librería DE SeYERIANÓ LoPEZ FaM>0, 
calle Ancha, núm. 31. 



1867. 



Digitized byV^OOQlC 



FineArt| 
DP 
AOZ 

R}? 



i'"'" '¿ 



'ñ 



\/.2 









muí 



Digitized byCjOOQlC 



(^i-2^bcZ[ 






DEii)SimSEMFlClOSREUGIOSOSMT01IM^ 



SECCIÓN I.*— JíOSASTBMOS Y CONVENTOS DE TARONES. 

CAPÍTULO!. 

MONASTERIOS. 



PÁRRAFO !• \ 

lCona«t6H¿Mt qtúé líubo aiitisnuunontd aál eii tiempo de I¿tt 
godos ooHQO'éii loé pEimero» ¿U^loft dcMtyuetf deM» recoñr- 
Oiviül^ de'^ole^o.j^^f Xl^ Aloma VX . < i ' 



G: ' '■ '■ ■ ■ • * '. * 

ovo ya tenemos mámfest^o en la advertencia 
preliminar (|üe sirve de prólogo á esta obra ; • no 
vamos á hacer a(|uí^ ni en 4os oemás capítulos de 
este libro ni del tercero , una descripdon' minu- 
ciosa y detallada ( cual hemos creido que era con- 
veniente hacer al tratarse de la Catedral) de loé 
templosf y de ios otros monumentos y edifims 
públicois y particulares de que habremos de ocuí- 
parnos , sino que nos limitaremos á dar una ligera 
idea histórica de ellos , v á citar i luego los objetos 
que contengan dignos de la ateneito dé las p^^ 
sonas curiosas que ios visiten; y solo cuando lo 

Digitized byCjOOQlC 



i TOLEDO 

exija su importancia histórica ó artística nos de- 
lendremos á dar algunos mas pormenores des- 
criptivos de los mismos. Bajo esté supuesto, 
vamos á emprender nuestro paseo por Toledo. 

Al comenzar, pues, nuestra reseña de las 
casas de religión <fÍB AsrSll|Q|)Xos modernos hubo 
en esta ciudad , para* decir luego alguna cosa de 
los edificios que ocuparon v aun existen con ese 
ú otro destino , y de los objetos notables que en 
ellos se encierran todavía ,; pprécanqa á propósito 
nombrar siquiera las que en épocas mas remotas 
se conocieron aquí , cuya memoria nos han con- 
servadiQ las ■biatona;^coa la c€ilet)FÍ4^d que peí ad- 

S[uirieron por sus eminentes servicios asi á la 
^lesia como al Estado, y 'por la multitud de in- 
si^es varones quo pradujeron , famosos en san- 
tidad y ciencia. 

De tres teneiíióá* noticia que florecieron en 
la época goda , si bien son muy escasos los datos 

3ue acerca de ella^ fp{)d^i^o^ dar , pues hasta . 
?l sitio que^ Qcuparqn, las dos m^s. principales 
M. duda».' y .divagan lastimosamente Jos escri- 
tores antiguos al quereí" sfeñakrieiEs' la pri- 
mera , y la de mas estendido renombre , la que se 
llamó Monasterio Agaliense fundado por el Rev 
•Atanagildo en elaflo de '584 ^í y< del que salieron 
entre mro» varones 1n»gñes en virlu4 y lef rai^ 
los Arzobispos efe Toledo Eufemio^ Exuperio, 
Adelfio, Aurasip^' San. Eladio, Justo y «San Ilde- 
fonso, todos los <males fu^on Abades en él mismo. 
Era de la reglé díe San Benito , segau: la opinión 
má» seguida, y estadía fuera de lá ciudad- aunque 
muy próximo^a ella é inmediato ál rio y.háéia la 
. parte del Norte cM«n< tódáé estas fcircimstancias 
ooiieilerdan los . hástóriadores , peto variaii en la 
éesi^cióni del sitio preeiso' que ocupara , pues 
fiOientPas unos señalan lsLhuek*ta llamada de San 

Digitized byCjOOQlC 



Pabki jjtinto á fia. puerta fAieíV0 , otros le pmen e^ 
^ caffiioo 'de Madrid cerca d^l veirtorrUlo de ^aft 
Francisco , otros >qu¡er€íQ que estuviese ea la po^ 
sesión que ahom se Uafn^de^Buena-ivista , y otras 
la sitdan algo maa allá en ua, pago que se titula 
de los Darrayeles'/pero siniiua» míaidiauíeulQ cad$t 
cusd que simpks couietar^H deJa^.quo son ab^r 
solutíonente' gnprob^bte^ J^ <j[ue se refieren ¿ loft 
Darray eles y ¿al ,v^torrillo, i» porque ,ui «^tán ¡juutía 
al río ni próximos á la ^iu4ad , que sííH); qoBdiciorf 
nesen que: todos: coni^ionen (^). Su^advocaeiMí 
fue de San Juli^m ^.piies pr^^^blemente el títwjoi de 
Agólense, ó Ai/aliev^e ptpyeQÍa<4el non^é del 
pagQó teCTwo an que estaba! coiirtruidp; mm 

■ .-••: !' ♦■ ' > ^ : *: ' ;j . i ; : ,:.,i ..:!| j-r 

fiy Tambieií voy yo á" emitir acjúf mi pobi-e opinión íri t^té 
éelhatida asunto V apoyada «dtani^inii on ¡oún KJcmj^ttífá , peivo 
mas verosimil , en mi concepto , que las insinuadas en el testo. 
Existe una escritura en pergamino de fines del sigio XII , d lo 
mas de principids tiél XIUv oni^ue un taballert) ascendente de 
Jos 9ctu9iJes señores de Cabdñías junto á Y^i^pes , :«le ¡apellido 
Pan toja y Imce donación al Rector, de un h(hs^tal que hubo 
antiguamente en las icasas de su mayorazgo ,, ( y queen tiemj^ 
deD. Alonso YIU se convirtieron en convento- de Tiinitarioe 
Calzados dé esta ciudad) entre otrast fincas que allí menciona, 
de unos batanes ( que todos conocemos hoy con el titulo dd 
Ángel , y con efecto han perteniecido $ ¿icha comunidad hteta 
su última exclaiistracion ) y'dejsi tierra, quo los precede, it- 
^tfoio» (as£Lo dice, el doenmiento ) «n el\ voÍle> j^galfn , á.la 
Sananilla. Ahora bien; la semejanza , (5. BiejcMí d^^ho la id^- 
tidad de nombre, pues ;Agfaí(Jns«: (como se Humaba el «onasle- 
rio] procede de Á^a^en /qUe;er9i0omo4eeian 4. sitio en que 
estaba situado*^ ia tleutíSon d0if<úfc|un^nci9s de f^tar. precisa- 
mente ala orilla del Tajp , mu¥].pit(b(ii]no ¿4a ciudad y ca$ífal 
Norte de ella, algo ioclio^dciAl.pQnientetY en ^l^e aeguQ ^ ha 
diebo en el iesto,;todo^ íes esccitQres antigups4.convieaen ; ^ la 
existeiu)ia de algunas ruinas que todavía sq registran ep aquén 
Has inmediaciones, ú bie^b^y memoria no muy remota de que 
una estraordiíaa^a crecida del rio se llevó, grandea restos de 
fé^rksL que por allí había; no dejan 4e pre^ntar un indicie 
bastasl^fíiorte ^ favor de la opit^^n^ jd qiU^ me inclino de <|ua 
pudo ser el monasterio aquí háeia ^ Ángel, i ,, t ««.; 

Digitized byCjOOQlC 



d TOLEBé 

i{ue -venios en dlguno de los Gimcflíos toledanos 
áef aquella época!, cómo se lee én el undécimo , la 
firma de su Abad , diciéndose «Abad del monas-^ 
torio de San Julián Agállense.» (1). 

El segundo monasterio que por entonces hiibo^ 
fué bajoi la advocación de San: Cosme y San Da- 
mián, el cual han confundido algunos autores 
eon el Agatiense suponiendo haber sido la advoca- 
ción de este la de los dos santos indicados ; pero 
basta reparar en las suscripciones del citado Con- 
cilio XI' de Toledo para desechar s^ejante supo- 
sieieb: en' él firmo un Avite;ó-AhnilaAbad dé 
filan Jurmn A^fiense, yácontinuacién unGalindó 
óGradindo Abad del monasterio de San Cosme y 
San Damián ; lo cual prueba que eran dos monas- 
teriQ$ di^tinto^ con 5u Abad ó Prelado diferente 
cada uno. Todavía hay menos noticias de esta 

(1) Salazárde Mendoza en la vida de San Ildefonso , capí- 
tulo VH párrafo 4,® pone eí cataloga de los Abades que tuvo 
este monasterio, sacado de códices antiquísimos y de las 
s«|3oripciones de los Ck>ncitio8 hasta San Ildefonso inclusive y 
es el siguiente : 

: li** Enfemio (que fué luego Arzobispo de Tolcdcn en tiempo 
de LeoVigildo guV le perseguid ). 
'^.^ Exuperio (id. id.) en tiempo de Recaredo. < . 

8.** Adelfio ( id. id. ) en el de Rccaredo y Liuva. 
"4.** Aurasio (id. id. ) en los de Wilericoy Gundemaro.' 

5:^ San Eladio (id. id.) en tiempo de Sisebuto. 

^."^ Justo (id. id.) en el de Sisenando. 

7.® Richila, en tiempo de Chintila. 

8.^ Deodato , que puso el hábito á San Ildefonso. 

i.^ San Ildefonso , Arzobispo de Toledo. 
A los que desde luego se puede añadir : 

10« Avila 6 Annila , que fírmd las actas del Concilio tdle-* 
daño XI como tal Abad; y debió serlo en tiempo de Wamba. 
Algunos autores mencionan también después de estos á un 
tal Argeríco ', á quien tal vez alcanzó ya la iivupeion de los sar- 
racenos, en la que* el monasterio se éstinguió, y por eso no 
hay noticia de ningún otro Prelado de esta casa tan fimosa en 
los fastos déla Iglesia cs^ñola. 

» DigitizedbyCjOOQlC 



EN ULMA!(0. 



casa reK^osa <(ue de k anteriory se ignora tam- 
bién el sitio en qqe estuvo edificá<k ; acaso las 
conjeturas é indicios que al^nois lian recogido 
para suponer que el monasterio Agsdiense estuvo 
eñ los Darrayelesó en el ventorriUo ó hacia Buena^ 
vista ^ se puedan aplicar con mas probalntidad ¿ 
este otro de San Cosme ; pero nada podemos nos- 
otros consignar aquí acerca de este punto , qui^ 
no sea completamente gratuito. . ' ' 

Hubo todavia un tercer moHa^terio f undadoí 
por el R^y Witerico á solicitud del Arsobispo dé 
ToledQ Aui^^o , de<fic^ á Sá¿' Félix "úAim de 
Gerona,. él cual estuvo arMediodia de Toledo há-^ 
da el sitio oue ahora ocupa la eri)(ilta ée Vfüestrti 
Señora del Valle , cuyocerró se ítoima ák'Saeücei y 
todáviá se conocen los molinos que hay por bajo é¿ 
él con ese mismo nombre corrompido de San Fe-^ 
fices 6 Felicis que decían aV mlonadterio. Satetioos 
de su existencia en aquella r^ota épócsi, por d 
enterramiento que allí dispuso nueMl^ Arzobispo 
San Julián de su íntimo aihigci Gudila, Diácóho^ 
muy virtuoso y sabio, que firmó también el undé- 
cimo Concilló toledano con el dictado dé Arcediano 
dek igleiáá de B^nta Marta déla Sede Real, que 
es lo mismo que de la corte dé Toledo. En tiempos 
mas cercanos, aunque no muy recfentes, hubo eh 
ese sitio una ermita dedicada á San P^ro Advín- 
cula y á dipho San Félix (en menioria m anti^a 
monasterio de su advocación) á la que llamaban 
San PedrodfeSaelicés por corrupción «e SanF^is' 
como queda, dicho (1). ' ■ ; 

(1) También habla álgun edoritor de otro monasterio ^ 
se fond<5 por Gnnderico en tiempo á» Witiza , junto al rio , en 
el sitio llamado de los Algondorines , con el título de San 
Pedro ; pero no tengo ningún otro dato mas positivo y deter- 
minante ; y todavia he leido en una sola parte , que hm)0 otro 
retiro religioso con ettítok) de Saa Silvano^ que dioea estaba 

Digitized byCjOOQlC 



8 19ILUD0 

. . £i$tfi^ sqaia^ úi^iq^^inj^icía^ que acienea.de k 
^i^Íst:iwacmdeí,piQni^$terio3,4e varpnes en Toledq 
conji?elacipn; á la, época .go4a,héinqs pca^t»r^4Q» 
y aunqye ailgo oscuras, eaquantp a pornieiiOr- 
resv no hay duda en que. son positivas, .y exaotas 
^ lo tocante á probar ,qne hubo con efecto ,e6a$ 
casas de religión destípadas á vivienda de hojoo^-^ 
bres que se dedii^ab^Ln á la vida monasticfi, ^. que 
con sus escélentes virtudes y; profunda sa))iduria 
]írcslaruu scivicios^ muy coiínenlcs á la Iglesia y 
á la patria. . ^ 

Aquellos iu^tilutos perecieron con la irrup^ 
cion d(i los sai ríicenüSt y íjtí ii)fi.ru' es que daran- 
tQ la doniipacioi^ de e^tüsno hubo nípudo bí^liei^ 
c^piunkiades religiosas; pero Umicdíalaipeute que 
las aríDas tri^liaims recouquiíilaron á toledot nu- 
bode nuevo monjes, penque eran una necesidad 
social de primer urden aquellos ^i^ilosdp l^ylrtud 
y del saber», para qoe coosen asen e! espíritu reli* 
gioso y culUvasen, lüíicicneiasen esos liempoa d^e 
continuas gtierras y estrepitosas batallas» á que ca- 
si, 'escin^jvajiieíUo se dedicaban entonces las per- 
sonas de.alguu valjer; y represen taeion, 1), Abu- 
so yi; que antf^sde :bert'tlíJ^' el (roño, para asegu- 
rarse, contra l^s asechanzas de su hciinano niay^r 
I), Sancho, había vestido la cogulla cu Sahaguiu, 
ci^noeíaniuy lüenUí utilidad ípiedebia reportarla 
riílígion y el reino dü Toledo recieíi conquistado, 
con la erección de nianastcrios tanto de Aaroncü 
como de mujeres; asi eí4 que muy luego trajo 
monjes del mismo Sahagun, que con otros fran^, 
ceses del monasterio de San Víctor de Mal»selía, 
stf^viesen dei núclea á una CQixiuQidad en que al- 
gunos javanés de! paiis se ainresuraroná profesar 

cuatrdcieBtos^paaos fuera de la puente de Santa- Cruz; pero noí 
me atrevo á d^r nada por seguro en csleprnuto^ porque no lo- 
he.vislo coofirjnadoea nkigua Qlh><aiitor. : • < : . > >• > 

Digitized byCjOOQlC 



ES LA MAMO. 9 

la regla de San Benito, y errjié con éOm^mk rnobas^ 
temo dedic»do á lo¿» sa^tofc ^oíoiuíb y fiStfraan* 
(enrecuerdóde que en tmo/deilos años s^teríores 
había salvado )a vida milagrosaiñenie en una bá- 
falla que le ^aron los moros Junto 4 Badajoz» 
precisamente en el día que la Iglesia celebra éso» 
dos Santos); Fúndele estra-müros, anejándote al 
ya mencionado de San Víctor de Marsella, con la 
obligaciondepa^r á este un tiSbu^o anual de diez 
(¡áreos t (1) que mas tairdej cobró la Santa Sede 
ei^de<desampáradO'deilo8 moñjescoécedió Pas-< 
cupl ll^un rentasiá la SUla ai^zobiapÉtl:. leoonstmi^ 
yó>fréiité«|K)r freiite!de;la ciudad al Oüienteiáe 
ella, pasado él pueMe de* Ákániam, : en id láismq 
carro^'y i^o> que ios imeráis ; tuvieron] una ffMladie^ 
za que! Ie> cost6< ¿ D. AlobsO iBuebo> tnd)ajo 
rendir, y donde! todáviaMibsist^ Ibástántes PUFt 
m^ ^ y el calilló que se llamó de San Servando; y 
hoy tiene el -non^bre doprrompido de &n GervaA^ 
tés. Diótó 'I>. Albnsó ániptiameQte ésta coomnidad^ 
e(»]seryái>d^en ¿larélóvo de la Catedral |el!prÍH 
vft^ioóioaMade^doiíaoioil espedida enlos idus; 13y 
de Felnrepó def 09Sv8U$erít¿p6r el Bey co^ tddid^ 
tado de?&nperaLdoifv y confiÉrmado ¡ibr su esposa jn 
pp.grnnnáme(po<te ¡Proceres, Prelados y Mon^ 
jes , enire ellos' el que .se titula Prior ide San iSert- 
vándo, quese^^BlMnaba Juani. la fábrica era forti^ 
átiía, á manejra de castillo eon un baluarte avan^^ 
zado queíla prqtegia, íeómo qutí el mona^erio estaba 
fuera de larfciudad -en 4á principal avenida de la 
tieiri 'qué todavía póseian los moros , los cuales 

^1) •'MaratedisGá déoro óídfonsied, iguales aÜueld^ de oiti 
del tiempo de los .gockos •* eorr^^dM^^ <fStos con el nQrxiI;»ro dQ 
sueldo, V desde Dj , ^lonso Vi coa (?)• de iparavedí alfons^í^ 
liást% 14Í6 que el Rev Católico minoró sii valor por 50 rs. de 
los actüáíes- (pué§ erS la sesta i)arte de una on^a-de oro fen 

Digitized byV^OOQlC 



10 TOLEDO 

estaban empeñados e» Yolyerse áapoderardeTolé^ 
do. Esta fué la causa de que dui^as^i poco allí los 
monjes, pues las freóaeutes acomelidas que su- 
frían de los ejércitos sarracenos que incaadiarooí 
el Qpñyentoen 1099, teniéndole que reconstruir 
casi totalmente para que en 1119 le volvieran á 
UtiÉtr; les perturbaiían contiattarneüte en su vida 
Hionástioa, teniéndoles sin sosiego: y estando 
síeitapre en jaqfoe los pobres: religiosos pidieron 
p^misoal Monarca para abandonar dmonastor 
pío, como lo verificaron,' pasándolas rentas de su 
dotación ala A|itra. No trascurrió mucho tiémpa 
sm que ttiviese ^n Servando nuevos pobladores,- 
pues habiendo reconocido D.. Alonso Vul las ven- 
talas que reportaba el Bey de Aragón con .la ad-^ 
niision en sus Estados de los ClabÜAecoá Templa- 
rio^ que le defendían varias fortalezas délas íron-i 
terascon losmóros^, los llamó también á Gastillaw 
y les encargó ébtre otras plazas fuertes la defen-^ 
sa del puesto de San Servado, llave Jle.'Mod0 
píí^ la parte mas ocasionada állos ataque y relran 
tos de los musulmanes. Con* el convento les cedió 
alguáa poroioti de ki^ > posesiones que los.míonjeift. 
de San; Benito habían (üsfrutado; y. e^jeünstailta 
que los. Témplanos poseyeroil esta Casa, la pri-, 
mera que tuvieron en los reinos de CastiUa/cer- 
ca> de siglo y medio, hasta su eslüncion ocutrida 
hada el año dé 131 2. Tanto los moisés benedicta- 
nds eonÍQ los Caballeros dd Temple, tuvi^^n 
además sus casa$ hospederías oon iglesia dentro 
déla ciudad; á saber, los prímerós en la célebre 
ermita de Santa María de Alficen que les fué do- 
nada por D. Alonso en 1095 cuando las demás 
rentas con que dotó el monasterio, y los segun- 
dos en donde es ahora parroquia de SanHWiguel el 
Alto, como diremos en otro lu^ar, ysegim algu- 
nos escritores la tuvieron también donde es ahora 

Digitized by V^OQ IC 



EK L4 UAlfú. li 

la plaouela de Sisuktiájso, que antes htbo la eapiUa 
dé San Juah de los €abaUat)s. 

PiÍBRAFO 2.^ 

M oiuiatea rio a que hobb en tíempos modernos hMto la Bt« 
eiente su^^resloA do 1m comunidades religiosas. 

La Sisla. 

Acercándonos ya á nuestra época en que haa 
sido supriaúdas todas las comunidades religiosas 
dé varones con escepciooes muy limitadas en fa- 
vor de los Escdapios y de los dos é tues colegios 
seminarios para misioneros de nuestras posesio- 
Desde Asia, debemos dar razón de losdos monasn 
terios que hemos: conocida en esta ciudad basta 
hace linos veintidós años. El mas antiguo de 
ellos era el de Monjes Gerónjimos, que llevaba d 
nombre y advocación de Santa ülaña de la Sisla« 
porque en el sitio eü que fué construido hubp an-^ 
tiguamente una ermita con aquel título dedicada 
á Nuestra Señora en d misterio de su Anuncia-* 
cion, la cual e^uyo sujeta al Kgnidad de Abad de 
Santa Leocadia como perteneciente á ki fdigresía 
de ^Martin, de cu va parroquia fué gefe aquel» 
$egun á su tiempo advertiremos. • 

A poco mas de la mitad del siglo XIY, uno de 
los primeros erenátas que in^ituyeron la orden 
monacal deSaa Gerónimo^ llamado Fr. Pedro Fer^ 
naiulez de Guadalajara (que otros nombran tam-^ 
bien Fernandez Pecha) que había sido caimrero 
del Rey D. Pedro, fimdó en cierto cercado perte- 
neciente á N. Rubio (y por eso le titulaban y to- 
davía se apellida Corral-Rübío), utta casa y ermi- 
ta bajo la advocación de San Gerónimo para él y 
oíros compañeros que profesaron su regla , en- 
tonces recientemente aprobada por la Silla anos- 
tólíea: imiy pocos años después, hacia el de 1384, 

Digitized byCjOOQlC 



]fi TOLEDO ' 

a.;^ado;üe« Dj Alonso Pecha Obñipo de JaeIit(€ll^-! 

ya Mitra renunció) y deüniCainéÉi^o de:Toledo y. 
Capellán deRej es Viejos llani|^do Fernando Yañez, 
comenzó á labrar unínonasterio de mas éstension 
e& el sitio donde babia laermita de la Aiiuncí^^ 
cion de Nuestra Señora, que decían la Sslá, y es 
al Mediodía de Toledc^, con\o media legua de' la 
ciudad, en una eran esplañafla ó meseta que for- 
man lost^erros da aqfUélUí cordilte^ra, s^amehte 
ventiteiav «legre; dando á la n<ieTừasaiel litó- 
lo de • Sáftttí ' Márfa A^^sk Sisla , y agregándola 
«1; 438» l«*aiitei-ioi< í tmds^ioii de ,Sám Gferóniíüo de 
Com^8uMtf';*-6l'Ct5fail quedó como u^ia granja al 
euklado d¿ uii'rfibnje>^t!i6 denominaban granjero. 
Fué ¿sleibonveAto líe tó Sisla el «eguhdo :que \\\A 
vienotí' ib&GepÓniíiíbs CB GspaKa ,\ precediéndole 
tola id efe Lupiáína^^ün^to a Quadala][ai^. Eran de 
grbn -capacidad tantO' lá igJesia , queipePtcnébia á 
la^rq^uitéctüna gótica ,» ' ooiw los cUiiátros , eqldas 
yidemab o&idiinás del <monaiM;erio , elicualitenisí 
Hiáy- buenas i^ent¡»s >eh iráfonte , oliTaresj J^ olías 
íihéasi y fbé «miiytteeueníado pok^ eV Emperador 
jCárte3 V qüíe paíMtba algunos dias allí en donlpa- 
ñía de los jiioilje», y aun peuííó fon retinusea él 
filiando al^dk'ó , autos íIb elegir defimtívamen te á 
Yuslc: también fué uno de los sitios en quíípio- 
yoctó su lujo Im^1í¡>c II edíliearla célebre maravi- 
lla que por. úlliitu) (lisjiíiso levantar cu el Eseo- 
liaL Toim tal eiiiil m'imero dp buenos cuadros, 
lífiíieipabm^bte uno éii el lefectorio que represen- 
í aba la ceea de Cristos obra muy iceoiiioiidable 
del tpteddnb /Uriáatt ,• otrp del hiísnió áutór -con 
varias figurasde meftio cuerpo, qué estaba en lá 
calida prioraU y otra valiente pintura del Grepo'en 
su mejbr mtftiera, euyoi8(sttnto ^ranid^s monjes,» 
UROtle Ib^ eádfle$ estaba prrodtttadiOiidelaiite 'del 
oiié én 'bdlÁttididomos^e h)cíbír 4e»<é] unai sevcim 

Digitized byCjOOQlC 



i:N'Elki|l«NO. 18 

]^epI^sÍ0ll.^^Háciamq• fcnua^Bmte dos muñferiás 
por él pu^lódle Toledo á este monasterio^ if^e 
habia jubileo jcobéedidb, k ima tenia iOfM: él diá 
de San GeijÓBimo 80 de Sbtierabre,' y la ota^a el 2B 
de Febrero dia del apóstol San Matías^ enél q»é 
se daba á besar una» reliquia muy «furiosa qüe^d 
■Cardenal D. Gil de Albornoz habia; énviado^dello- 
ma con otras varias qué regaló á k Catedral^ y e^ 
él cuchillo que perteoetíó: al Emperador iNerpn, y 
ccm el fcualfué de^ttado San Páblov^ según Id ias^ 
cripcion que tiene grabada en la Moja y dice así: 
Neronis Cmsaru rmcro quo^ Paülus truncalus ca- 
pite fuit: Es decir <iQ$cMla del Cesáf" Nerón, /son 
d(píe San Pablo /«eíd^cá|?f7a<to;5* Ahótó tsécoo»- 
servá ^ta^prendaen el.mqnasteraoi de /religiosas 
GerónímasvdéSan iPáUo;: que ietisto ^ dentro' dé >Iá 
ciudad: eii cuanto a las méiicfqiiádasiiiinturslsíy 
otras. unas Ique babia en laiSisía, es-ileiiipcber 
;quefues»aí á parar al^Mu^eonailíonál de la^Viní^ 
dad dé' Madrid ; sino sufrieron lalgúü .esteavio^al 
tieHipodelaexclaastriacion, t :ii: . .;.»!'; .,! ':.:;; 
• Hoy está derbolida la. : iglesia ^ i y reducido' el 
moteslerio á jiina buena' efasa^o lÚ)or ."y áütéirúo 
para sus dueños,'* puesid édifieioi y stas pcíseBibnes 
fumn coiuprados al Estado como btettefií > oaoioilár- 
;les hace cosa de veinte años^ y. todo rdk) esta coi^ 
vertido ea propiedad. particular; . » / i . \] * 

■ ' -/ . ^ Mente Sion.- ■•..}.}•!(•■: '!■,.- 

El (ÁTQ monasterio que 'heaiO3:C0iMtóídí>^ per- 
tenecía á la 'orden Glstercieiise, y vateo^ádar.alt^ 
gunás noticias de él« Jlabia al Soníentd de ¡Tole- 
do, y á poco mas de media legua del puente de 
San Martin, á lá falda ó vertíe,nte de los cér(is 
que por escindo cerc^ii la ciudad, una a(ntígüá 
ermita dedicada á la Virgen con el sobij^iiomlire 

Digitized byCjOOQlC 



Id VOLGMI 

de Monte Sion, que ^ra el que daten (amblen al 
collado ó cerro en que estaba e£fidaída,: 6iaidp 
igualmente de la jurisdicción del Abad de Santa 
Leocadia, como que todo ese terreno pertenece á 
la feligresía de San Martin, de que aquel era su- 
perior como hemos indicado. Pues bien, de la in- 
sinuada ermita tomó su advocación y título el 
candióse monasterio de la orden de San Bernar- 
do, que fué fundado en el mismo sitio, ló propio 
que había sucedido con el de los monjes Geróni- 
mos de Santa María de la Sisla. 

Vinieron del monasterio de Piedra, célebre en 
Aragón, un famoso predicador y confesor del Su- 
mo Pontífice Martino V, llamado Fr. Martin de 
Vargas, y otros compañeros suyos, á funckr^i 
Toledo; y con efecto, ayudado eficazmente por 
el Canónigo y Dignidad de Tesorero de esta Ca- 
tedral D. Alonso Martínez (1) (el cu^il compró de 
su cuenta todo él terreno que abraza la cerca del 
convento y dio además á Fr. Martín 600 florines 
para la obra), comenzó á edificar el monasterio de 
JUonie Sion en el dia de Santa Inés (21 de Enero) 
de 1427, el cual se acabó años después con dine- 
ro del Contador mayor del Rey D. Juan II, Alonso 
Alvárez de Toledo, y dé otros sugétos que ayudar- 
ron á terminar la obra. Era esté monasterio él 
primero y cabeza de la orden d^ Bernardos en 
Castilla, porque fué su comunidad la primera que 
se reformó de su regla en este reino, y desde aquí 
fueron reformadas todas las demás casas que ha- 
bía, en Castilla, León, Asturias y Galieía: así es 
que' su Abad tenia la prerogativa de hacer de ge- 
neral de la Orden cuando por fallecimiento ú otra 

(1) Ya hicimos indroacion de esto jen el tomo primero, 
donde estampamos el epitafio de su sepultura al describir la 
capilla de Nuestra Señora de la Piedad, sección príinera, ca- 
pítulo VIU , párrafo 6.* 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA HiNO. 15 

caesa faltaba él grfe que tenia edte título, y de 
conToe»* á caprttilo general para la deteioíi ó nom^ 
bramiento ádí sucesor. £1 edificio óorre^pondia ^ 
te categoría de la comunidad, pues era solidísi- 
mo, estenso y cómodo, y no faito de mérito ar^ 
tÍ£ftico, principalmente lá iglesia que era muy ca- 
paz y de notable constmccion en su género góti- 
co, con adornos y altares antiguos de mucho mérito 
y no escasa de pinturas y esculturas en ellos, dig- 
nas de aprecio y alabanza, que se recocerían re- 
gularmente cuando la exclaustración. £1 edificio 
todo está ya desfigurado y mutilado para acomo- 
darlo á ser una casa de labor á que actualmente 
se halla reducido, encerrándose ganados. en la 
iglesia, claustros, etc. , pues sufrió £t misma suer^ 
te que el de Gerónimos de la Sisla, pasando á ma- 
nos de especuladores particulares. Entre las reli^ 
qnias que guardaban estos monjes, estaba en un 
arca de plata bien labrada el cuerpo de S^i Rai^ 
mundo Abad de Fitero, insigne fundador déla ivt^ 
dita Orden y Caballería de Calatraba , que faa^ 
hiendo fallecido y sido entermdo eñ la villa de 
Ciruelos en el siglo XII, fué trasladado á éste mo^ 
nasterío y enterrado en su iglesia el año de 4471 , 
como apuntamos en él tomo primero al enume- 
rar las reliquias del Ochavo de la Catedral, donde 
se encuentra esta desde la exclaustración. 

£1 asiento del monasterio de Monte Sion es 
muy pintoresco , al pié de las sierras en que están 
los renombrados cigarrales dando lozanía al ter- 
reno quebrado y peñascoso de que se forman , y 
produciendo una yista sumamente agradable; la 
cercanía del rio Tajo , sobre cuyo nivel dirfruta 
bastante elevación , la llanura que le separa del 
convento y el despejado horizonte que ofrece por 
todos costados escepto el Meridional, le hacen 
muy saludable ; y la distancia que hay á la ciudad, 

Digitized byCjOOQlC 



plstivs i ] poBi^iUdad* de tproT^e^rse^cfe !k) nesefiaiid 
ea los 0iei^d«sdela)[>GélaeÍ9n.:I)eáirade:la.)oer- 
ca quedaba él célnrólfamadó Monte íSíímií >y sobre 
su cúspide la '€;?mita!dé NuestraiSeponá^ialaque 
sé retirabsffi al^ianas temporadas ké, monges^ ma^ 
austeros ipara hacep éiepeiciosíy; pmHeobiassepa-^ 
rados dé la comunidtd : tombiest f|atiku.yi:liay aun 
dentro del oercadou;na laiiidsá'fue»te qife i^raan 
de los JaciíUoi (porqué tpái^lceíque; en tloiianttguj» 
e^i^tiá dU jiná í^^ de.que.se- éxtnaüm edtas 
piedras^ preciosas) eu^^s ésquiísita^iy abuodahtés 
aguas scin nmy^fiiludabkis; y «Btá ^badoilque 
aprovechan eil ^rán nianqra para «varias. enferióe-f- 
dades , lBspeci?ilSieñte para el mal de piedra ,; y se 
ectoserva ea prueba de ello un recuerdo histórico 
en un tarjeton de máitnol azulado incrustado^n 
la pared de un sencillo fcenádbr quejhay dtelante 
del Híatiantial, ydíce solamente : Año IMÉCXCVIIÍ 
isaydL f^ha fes la de la^constrüceion de ese pequeño 
¿trio de orden ddi Sn. D. Carlos. Uíqiie pol^ eñt^ 
Umc^ bebíd e^tas aguas y notaba algún dUvio.e]l 
SU!» paídeGimiéntos. / ).»: : í. 

; '!' '. '. ' ' ■'' ';:Ca!pÍTÜLO 1I:> ''';';7>-r-.<.í ''..:' 

•■»''» : : i-: ■•;vmI '.■.íPARRjm)iJr ..,. . <^.. ^ . .' MÍ 
í;I : '!'; i;' •. -j^.^w^deloaBeye^i ,. , ' ;,,,-,í 

!; ," El ma^tíífipp^cc^^ dé religio$ós obscrv^- 
\éi. de \ órden^ d^' Saij í^ranciscQ , conocido nó.'solQ 
^ñ^ Toledo ^y eij,tQdá "íspan^ sino ári la Europa 
éaiei^d^.'con^^^ /uan,(telosñeyes. 

Digitized by VjOOQIC 



EN LA ITÜTNO. Il 

mereeepornHich^t» títuloi^ ser elipriMerO'iáci (fée 
haMemo», al preponernos d»* alonas liilticids-á 
nuestros lectores sobre los edificios liotableí^ que, 
adiemás déla Catedral , acierra la ciudánl imperial 
en su romo9o recinto. El«Sr: Am^kdor de Ib^Rios-, 
á ^ieía tantas Teces hemoé eitadb en el ^to an- 
terior, cuyos competentes y '^ertadot^ jtiidós 
hemos seguido y seguiremos todátíá por toünto 
geneiraE en nuestras califícaciohei^ acerca del m&P- 
yor ó máoúv mérito de los monum^tostoléámos; 
alllegar >en su^Iedo Pintoresca á tintar de Sail 
luán de los Reyes i ccmnenisi el capítulo con tas 
palabras s^uiéntes. -' '*•, ' 

**E8te suiíÉioso 'in6iiuiiiéiito^«(uev <^itió' )á 
«Catedral cuya descripcton aoabaMos^tdle; hi^t4, 

«pertenece a) generó éearmñteemrsí^tím^'f/émiL 
«es indudáblémí^e uno de los ediñeios» (pelmas 
«renombre haii 'dádb &■ Toiedo. tév^hM^ (jn.tk 
«4poea m^s'florédente á^ te^monatírc^Md^KiaáteRa^ 
«na, deqñei^i íl la vista.det entuifiáMsí'^vidjél^A 
«recuerdos de: altáis '^ dtfficiles eiuprn^as ttei^düs 
«á cabo felizmente por nuestros' m^rés y^A^psOb 
«que está abusando eon 'sus^éscdnlbr^S'^^yiitídtt^ 
«Usmo del presente si^o , y mas quis^todé'kif ^etíl^ 
«i4dia dé una maeion veeiná ; que mieütnáfii laiftiaik 
«sobré el pueblo espanic^ las niask iii|tístdS{ c&ilift- 
«caeionesí^ destruía ¿orf* el htero y íel-ñi^ M^ 
«mas preciadas: joyas de stfó arte». HáblMio^ d€& 
«incendio sufrado por -San Juan de los HÚéfén < ái 
«la época de <la invasión francesa /j;^.:..^1MMn(iHaL 
aparece que- las huestes áe^quelk>s Ms^iSj^etléi, 
«cuya; cujltura é ilustración nsidiec^krá'^tié^^^ 
«diHia, se ensañaran de una maneraíteln h&tíkttai 
«con unos edificjios, que no podían ^énéTMpai^ 
«ellos mas áe malo que el haber sidoerl^dospot 
«los yeiicédores de Cirinola y dé^' Pavía >; 'tífientii^i 
«pdreoe que los moldados deNapolecln vltiieTati á 

Digitized byV^OOQlC 



}9 • ,'90MV>0/ I 

[ir Oh)' efecto 1)0 fS0i litmeQtavá nüne^.baatonlhH 
BQi^Mte la mfia!iqii€^sufriófesteJboomp9ifiji^0Dn^ 

fmv^enú^ la igle^a y tres Uenaos é <>wtad08id«l 
4¿lU^iH) f riMÍ{i^)/y el saqueo .ytdévástedonidé 
qufí nj^ronrobjetOílas pü8((íosas i alhajas <fo'tadii!í; 
géBi^4< <M)n : (fue r sua ¡eaiflóbdidos, * f umladoi^si ie 
#i9Ji)i^D enrJuiU(eQi<k>,iyi;fó;e8¿(^idaiUhff6ría;:<dl}fá 
fljinw^rpsa yiaetectisiaa cjotettDúmde*ódifce*í yorafc 
ros manuscriios no tenia precjueja^ocii^'fiieái^^ 
^rto(0Qrt¿8r:^s alaliaAm»íque)iméMmeauMU;^ tri- 
itqttan altmémlQ^superiorH^ veste /moQutaaénlD:kle 
jprjywr;4rd«ennOuaii«oa|te q ^ 

■^",í: Déses^do: los ^taKoos é oiísMdalblesI E¡ey%» 
I).. iC'emswl^.'Vty Dbcbilisal^ellld 
iM(^«tai^Q!^l^imfii*eíid^ queiBteBDftBailiabtaídjts^ 
jH^jigf^Q^tmfoigiMr^^^ Usi^rineh^dñostde 

jPV,glQrto^ireipadOr^s« iHiüron ^^irbeisbdosiá'floste- 
(l)^;qQp.;el(J^ide'>P|[>rlMsa£aifttfiap(^ su 

d^iV» )IpS:pi^tandidosj4Qimiitoidsfik)¿a^ Juaq 
l}9in^a»!$^P)unmeoibe/la(%itfía^ ooroiáa 

4fi(¿d^í3^hy,mG^^ orez db ídicóAo 

YPt»)(mQ<UfOlt)s^tda ^ij^íSsq-entbtíasfnb habían 
;]M^íWte$ de (d^deíl6icéÍ6bsQjl)flrtaUa deiVoror^ 
H^,$elQíW]04!sacaba ^Í6toHosofi>^a{á<|üeh4Paii€e, 
^hi^vm^on leyaoteri; «án ieqcobiri isaatcis inLfdk 
j)Íg^A({'^s,.e^te.ÁD$i^e) mcíBimiénAt) db STDQtedád 
,y)(le)^v<pód^iOí¿ieQ'€& estpemcí Qfi¿i(ki|tal)'dtt(fH 
,pr|^ila<^i»tjriad : »y i rc^to; rBallí óooi «lliánimpuáe 
ijEinfirle fíQiigJle$íatCK)l^^ldQtadailtefpin$^ív^ 
,jtjEÍ^lpac^ i^ánutíeu^ion delpultoi^^idfeloataiínistros 
. Ai|e.ia}liíi >p^^a^n' >^&tbUeniep, < 4Qstifitániicde>^4üin*- 
.nifO{^i^f;m{^nl^riau3&€ald> éteri)^ 
fi\\^. fítmmsi CQasJPHyóse efetítfc¥aiB€lite |el»edifiqio 

Digitized byCjOOQlC 



EN «LA UMiO, H 

tike^ad'que todart^a';tréc(MioceiT]b8ien.Io!^pie'aun 
penmañeee de píe; aiínque mutitedo) pétd iMllé^ 
só el caso de erigir l&/€okgiataíúij^lip^t60»]paíJ 
ralos Réyel9 / poorqUeídé >uBa/t>arlbi^ki*ta;!o|léaH 
eam súsditáda ÍM)reliAi^bkipi»¡rf(kl|ildi(|íráifl^ 
á (me dentro de Xc)ldk){iriifaina^y al^tbctoAieilalGí^ 
tedral se 6¿taM6(ñésé<itPé) Cabido (qud Mgidam 
mente haitiáde^ser. ipaas) £»viNreeido ly 'piitilf gíádé 
pm* losf Mbnar cas.fimdadvopesX diégui^<á)estOB'de 
sa priflñtivo plan;^ 'y porljotíi) kdójlarfébiiqiiifia 
de Granada ({oe ltafitanínfañogidesf)iiosvi^ 
oÓDs^o ia fimdacioi}iddlaíiGa()iUatftéal^^ 
Uá^udadhm^vafjoya bgtiegadÁf^ la^dMÍona dai^ 
tellanayydisjtesiehüol aw;so seiriíUurQ)»o()iBO(<toi 
doá isabeiyiosi;^ residtado, fwél de^la' )tarí«íott 
que taubó en el d^i^gnió priibetío lué ^1 kplé vesol^ 
viesen establece* )a0uí iá tós réKgiosps -obsenváii^ 
teé de la Orden serafica, conioi]o.y6rücak*(HÍide8^. 
de: li)ég0^ y que ¡ añadiendo claustros 'i^eglHidpd) 
celdas, refectorios y demás departamentos nece- 
sarios para la comodidad y desahogo de los hüps 
de Sari trátitíi^; ; qu^daseí cbncluifló al jiijM^f ti8n-. 
i^ (^ V^^dái^cQ copjVjejíito que ciiu jüsífi jiqlpil^^^ 
disfruta ram^ ieurc^^, como :moauineñt0ieii'íp6 
se asociail les ma» gloriosos rciouérdos tiuatóriéoé 
i lÁi m^to ártlkifctt i'elevátk^^ é ií^tliS¿titáWe;;j^ 
c(ü^ Jsíuo tuyieíí^ 'píf^ /glqj^^^^ dft to^^ 

gidoy como primer novicio! que4omó^l ^ahltoi;^ 
esta 




CISCO, ^ ^ . . , > .. ^ - „ 

Goberaad(Mñ'deí:Beino^ le. bastaría «pará^ ser icélem 
bre en tbdtfslafe r^^iones dorrfese s^a'apreciaif e! 
iñéñtó. 3ólb' teriémós qfue afladir|áritqS' dé j()W|tiéA 
(j^ala/descripcibiide te piirtQ que auu se Ic^ü- 
serva de ^te suntuoso edificio;. que la comunidad 

Digitized byCjOOQlC 



fO TOLEDO ' 

á quieii Iqb Seijres.CflAóUco^sás f^^ tle 

entregsiroñ , venia ya establecida en Toledo desde 
el ano 1230 en aue unos religiosos Franciscano^ 
llegaron aquí, y rundaron extramuros una caia de 
su Orden bajo la advocación de San Antonio, en el 
sitio mismo que hoy ocupa la €«tnita deia Yírgf» 
titulada ¿a Bastida: allí p^rmanecienm bastan*- 
tésanos, ha^ta que la ciudad los trasladó daitro 
déla póbbieion al convento que se'edified ée lir 
momastlonde ahora están ks monjas de la €<Hirt 
eepcipn< Francisca (l),«el€iialdejaréi^ rali37 para 
hilfaitarel de San Juan de. lo& Reyes. ' ! ^ 

^te ya bémos indicadd > qué ek * f úndaciím jde 
D. Femando y Dona Isabel encjucnpUmitetosde Iti 
pvomesa que hioíaFon pdv la batMlaiflé Toraiiel 
arquitecto que dirigió tan grandiosa obra, ni fué 
Maese Rodñgo ni Pedro Gom^l coiik> a^uií esr' 
crítor ha sospechado, siáb Juan Genasmaestro má^^ 
yor de la Catedral y: segundo arquitecto de los 
nej^es Católicos, según sélee.enuna inscrip¿ioii 

,(Í);;tP <iue cliij motivo, para la ti;as)acÍQai de kis frail^ 
franciscos dedáe la Bastida al interior de la ciudad \ parece,' 
íh^an' dice un escritor de nota , qne ñié lo siguiente. Viniendo 
dOft< rdlgiófiod á ToMo deínanitondo ImiOtoa pttta la dom«nÍM 
d«d i ^>p98lir pQc la pl9za que biüDfa.del^pte ;4d d^Q itiecp 
86 levapuS el convento (<]uo es ahof^* de las moruas de l|i 
Concepción )v estaban unos -cálíalleros^ principales Tprmandd 
cointó , y notando que venía por allí uh ' totx) siicltó , como es^ 
tajMdóvdijó uno4daquenpd sefícíresMá los fhül^ quiesi cogítuii 
el:l9f48ÍQ|ecil^ír )efiio9» sei?^ pi^raíeUos el :atMm,al cpp jna^ 
e^ terveno de la pilazucla. lan c^e se encoatraban: oidp^ Ip cual 
ppKlós religiosos se dirigieron á la fiera y uWdc piIós la cogió 
por las astas y la llevd cfelánte de los cabañeros' bomo' sí fuefra 
una cabra; tuviéipnlo todos á ipllagroy yciniiitnand^utfántbiés 

Ípróipesa de «u cpm^añero, u>9i$tix>R la ' iniciativa en e| 
yuntamiento para que cediese , como en efecto cedida aquel 
terreno á los franciscanos , y se recogieron fuertes y numero- 
sas limosnas con las que se edifico el convento que aquellos 
ocuparon basta su traslación ál de Saa Juan de los Reyes. 

Digitized byCjOOQlC 



g^ica grabada en el fmo déla capilla eme ütnla- 
ron de la Candelam, y ah(H^ llaman de la Cari-^ 
idbd^ que fundó el inisnio artista dentro 4e la par- 
roquia tle Saní Justo y Pastor <de esta dudad, y 
dicea^: 

Esta capiH^ mmédó facer el /umradó Juan Guag 
miaestré mayar dé h Sania lolesia dé Tokdo é 
moi^omimrde lasobrasdeí Rey D. Femandé 

> (id^'lwiRema DoAa^ IséM, el owaifMbá^Sant 

' iÍMmde'iút Reyps.J éaá c€gnlla d Dbíkí 

Mari» dti libares wn^mniger,* é dijá á. ioé^sta^ 
fMniÍ9f4o9Á...^..año di niitj.í.4^i f..(l)- 

Toiáyél edífkiOed désoMísima eonstirucdon^ 
colnpiNtiéiideB0 dé piedra berroqueña por e) este^ 
rior, y'de la icafeárdst bíamca, eomoiálae^U €ate^ 
dral, fbr el' in tenor).' Forma Ih iglesia est^iw^ 
mente un^ cué^vilónéo "de Oríeoibe ái Ocádente de 
mas de SOOpies de Aongitiid por ühos l&de latí^ 
tná,y se liaHaii^a^mados spsmuros de dto á 

líy\l^'ffe^ CQiíU)aiUt)2o^dé fe inscripolon que señalo ' con 
' puplQ^ s»s^¥Íísiyos!, pp se pueden leer tacilmciite ; pero creo 
<tací^pñinef6 podrá, décit' «^ dona» esta capÜla ele , el segun- 
do ácx^ú^^ falléúió d fnóv año -de ete. ; V él tercero in- 
dudablemente e9pnesa; la. fiénteoa y decena d^ » latí» del ft-r 
U^iflii^pljr^ dd fundador, pu^lli úUima, palabra <{«^ le }e^ 
es «fm7» y íuego concluye con la cifra romana V que es él cincot 
yo creo jjue debe leerse así «wt7 CCCCL^XXY tu , porque 
en 1475" Se/ éátaba' construyendo todavía Stfn Juan deroiB.R^)cs 
q^e; no'^>(ionclu^d hasta 1476 (se entiese de la igle^a y^láiifrr 
tro principal,. pÜQ 8 el resto del convento lardd algunos anos 
wt^fiú terroiimrte ) ypor eénsiguieáte 110 digeran que le ha~ 
Uá hecho Juan Onas- si hubiese muerto antes de acabarle ; no 
puede sdrpueslá fecha dé I49S; tampoco la del495 poraueya 
en: ese áño' era maestro ma^r de la Catedral Emiqf e EgfÜB^ 
y por lo tanto no podría la inseripcion saponer al Juan Suas 
«fesempefiabdo ^eto plaza. Parece en consecuencia que la uni-^ 
dad Yqiievenoasespresaila debe corresponder ata octava de-» 
cena del siglo XVv 4^ es la ünka que queda interpuesta 

•Digitized byCjOOQlC 



H f./T«LKDO 

UacLostén tamisnik piedt«i y cohnliídbyo rejilcejunr 
qui|loel {¡brmandb afe(ls^:eit«úyo)siél^tmt)aups^|0(íli 
fort)ol«ii ilaá-^ooniMinig^/lrisosfqiiri los «orbom^ ^ 
ostentan toda\4a muchas cadenas de hierro queéíMi 
gloriosísimos trofeos de las victorias conseguidas 

Su\>sit» i^gibs £añdbdorefl^ eikA lasi vCOdi((iijb»tafi ^ 4^ 
áb^\ .^nopM ABaiQza; :^hbm<a\.y\\Ot¿a^{]Aa^as 
4u6> tes \n6h^H))dsBiatt\ lenv 6l teim^ 4a Geánada, 
^s éada\^b¿vde\aqti6Uftá Qad6ba6>gíM9rgi^lId3fué 
«piiCbda )á\«9vcríiitíaao de los/.qiueUQnlail cautivos 
lo»^iftfi^á^en\ésoi3 p«mtc»^ ganada t>^Ja$aW)as 
castellana^,, jr que cNbiuvieroii» su liberted\e»vt2^ 
costosa como afamada guerra; sensible es sin ém- 
liafgo icpueifotteii ¿ya liaoBítlKt 46 hs ^pieihallia'bas- 
iítóe\ t^resepte siglo,! pbrqbe ^Ibspirltu d($¥^ar 
deitcleUs.úUikiios anos, invadiendo todasflas dá^. 
fiesi'fde la sociedad, no pérdooó ni úvb á las. mas 
üusttradais; tol esaue dándole! eidinplo^ » que w dai^ 
bi6riav!lá autoridad misma coa desiurender bl^toDt 
fe <nléin€Éro>ideie9os (preoiosoA flestioos ¡de, nu^afras 
elorias, para colocarlos por valladar en un paseo 
StiWteó, mtítém m^l hok á Ibsiqtié apt^avfechkn- 
i(i^>t íé^^eiii y.'el ábaíí;dóno;^p qVe fa.f circiíti'¿4 
tancias. ipblijg^n á isim\ mucho^ ráifiíqs d^ la 
aditiinÍ9tváciofl>pública, arrebataron ipara sus <iil^oi3 
MrticüliréS'tAí^aá muctia^' de esas cadentó;' mas 

e«to«IÍ475íq«e no^Hede^^eimo^ un con€epto«9 llÁSquor^^ 
pQÓoila puedetsér |¡or <Mtrou Ea el altar y.retablo antiguo ^1 y 49 
BO«Bcaso!ro6ritoi por «cierto, que liene estaeaplllfi, &e Vé, jen uno 
de.loil tableros. la ^guoa de ;un e^aUero en .Iragis de^ a(|u^ 
épojcaí,. qtiepo^ todas ¿susiGÍreunstááeias debe ser retrato > ,v en 



íÚ supue^ttiftíBlufalés «poesumir que 10> sea^ del! fundador doila 
pá^Ha vfui»!:é8tá anroditládo ante^uiia «imagen de> la Vfrgen.á 
fpaaáU «fttildédiGada ^«piella: tenemos puiss ^n^eseríoicon de la 
páorooqüia i^iSan Ju&to «al nombre t ^^ i^rato * del enljendidb 
artistar^icoyt(^oriai8ei;áimperecdd6i1a, cofno4«:e8'kLf]Euñiaidel 
iGiHfikife')nK^nilmepto>dieSaaJuaada^lo»iPey^ vi\k H^ m.v* 



y Google 



edihriaMwpói; m*ágiiiíiéfe(Ma:hí8tórfea Ifiie^i fue^ 
seiftff(li^>dtÍ0/iVanQ» pilares ól ^l^trones iquy t^ 
h&tú^úá j^ rematados én» twpétjillaá ó piréiinides 
ciiajadaf^ de^* mtka crestería^ qfué sobreaalela ga-^ 
Iferaamimtí^* de Im techos íy» tejajdds; arrímate é los 
imifdS^tM)t»«<tefa^i*aipaiia soimayoc sólidii^ y *soiElUf^ 
t^lKlétltc^k^^ los;>óistado^ déL^adKlong^ kÁ^ 
rkbiiáíittílm e{Lb€caras;(<yitoá:adoiiiaii:dif4sreáteib 
^|{lülá^de>^i6dtabllaica/;qu¿> Mfppesentfan R^yes 

]:]í¿liddd'tÉ^«0A)iH'>j^ iáltaadoly^ ^ 

ébó¿),^^5^a¿Gi(id^eaisilfaiiniiDs^BolM^ M^^cii^ 

^dtiV ett'ldéni¿ddv(4e>las<¡iiai](is/jri4el iSipi^de on 

)éy'%)j^<«6ilNi.ui^l&|aiJdé Ia{mí8DÍa>liR6draiblari^ 
mvm^Wkimmjk\^Mettk .itnbBar^oítísci^polon 
fetiwy '4¿ pafídéálet^asifóticas JÜi»^^ «19 

^gáMMsf» yaIy.tanies|r«(¡eadaslqiie<ioii«e(pasí^ 
l4é <éíe^é '«ll]áj€(i üboMulaffíisilulectuin»; jes regtla^^ 
s^kttblb*g^;>iy!Si¿^agéí!aÍ96to 

^¿^líil^i^lit á'm^iaí3iá¿taja:<{níe(fémnh «ÉÍ<et»$l*^ 
po> Odiógdlict 'Mwnadp ^ of » mentAu^s ^m^ tos^fiMi 
^áy.^laiH^lélst >eni4i(is án^lbs él esquinas; qtíé 
méi»fáñ We^^di^ pptt diiia d0lái4epeého< cakifó 
de piedra berroqueñaeiiíqupi'teribkiavtoerift^^ 

veleta y cruz 

de la iglesia, t _, _^ 

ttá&>«iiar vla^puentar^priiteipalucón ánai eiÉisdíiata 

^ W oükÜiéi s«r' jcaWo fiífe' wtépeí)^q';sagun lO'qfo^ deriiues- 





i }••!•<• 



y Google 



cu^li^gi»4^ todavía m diétiogue» al pie dd «edi- 
fi^eio,;! pero* 8ÍD que hayambs eiic(»Urado ea nio-- 
gUitapar^eeljnóttvo ni el objeto que buboeuva-r 
riar d logrea al temirid , ni tsónpooo hay^atnos 
feeéaoci(to: por láp^rte interior señal alguna de la 
^PTtrada, tó cierto es que desde tién]|)0 inmemcv- 
ríal todo d ei^eio qué debía ocupar )a pprtada 
deilaigl^ia estáculnérto eon un pegote de fábriT 
m/cpsíd «ahora sinve de sacristía,, y aütefi sin^duda 
]^ímim tos r^yígiiosúfifdra guaiH^ muelas vier 
)66 4 wátUes, pegoteique: á den te^a^ e^tá <Wt 
cienda qptí se: arrintó allí mucho ctospuQs de la 
woBiíñimim éA edifício<<y qué este m\n^ im^T 
m 6t)tradav4>ríoeipl pap.at|uel^H>«i Pq^^ 

t;4sta'fábAca/iÉalsaiieíite agregad^, -^J^u^ri^ 
muvetíverfladeroiidel témpl^o con sui impQi^Pte 
Sfi ^gesíuosa sdlides, itecuáQd0 !€^a. au ; cQPtrp. u^^ 
graur^^tanálgátíca, y:re;[natanjdoenrúnh??WPs^ 
4$mpanañosdpljDiisB^>íg^^ En elmwp^d^ 
^oMe se. w, una Yettilana lindísima i^que di tvza^ 
fruaeroy>;tuvo>tLna:magnifica vidiriera d^üQFis^ 
feiipínt^títos; lá embellece» por defuera ¿wquiUq$ 
y otras esquisitas laboi^s » ostentando en la ar-^ 
€hi¡yolt& dos bonitas estatuas de piedra blas^ ta:^ 
Uidáaccinmuy buenas proporciones y mucho co- 
nocimiento: y por b^jo de esta vwtana hay/Otra 
£lja coalla simiente inscripción en lejtra. ^tica 
i^MSTía^nlainiíniía piedra. , ^.i; i 

•**'/Í^Ól!f *?íbBÍs;í)ÓMíÍíE, NOK NOBIS, SÉb* NÓMINA ífüÓ 

i.icíEísdecir: JVb^á metros. Señor, sino á.ü» scM^ 
nombre has de glorificar . 

'• üü'poGO mas á la dere(^ , =^ esemifeHio cos- 
tadó^ dá Wdttfe «e encuentra laportada única qué 
é^ eldiá tie^pí^ iglesia. Aipniqüe! esta obra, bas- 
tante posterior al templo y claustros , esder^ular 



y Google 



EN LAiliKO. fS 

méritb'en M okse^y nó corresponde seguramen- 
te ni al gásero m á la.de|ieáaeza y buen gasto 
de la árquilec^üFa general del ediíido. La trazó 
el célebre Almso de Gavarrubias, que florecía ya 
unos cfaicüenta años después de conchado el cmi- 
ymAo; y aund sebsbieransepuidoidusplanosy 
•áfe^ovtno hay dóda ea que hubiera reatado 
iin»fe(^ada dignishkia' de squel sitio y coimq^^ 
ffimte al todo del moputoieBla enqué eaiti odo^ 
cada; perot no s^.eoBstríijii en ticoBpo dé so 
inventoiriipo nníehos a&of deqraes , puesto que 
vkio dteobdwrse en el reinado de Felipe ID bien 
€t)tradbrya<dt6fgloiMU / y claro^^ipie hábiéndiosé 
Iperdido <^4an laorgo perioéoi^ ^to y .:1a oos^ 
tvnibneídeédifieakfálai inanerat'góticiartu?f6rm 
que sufrkr e(m^idehd)li^mbd]fipacione(; les fíanos 
y tr»uis4fiGoVárkrcdi>ia8*^e>seguifln lig^er^ de 
apquite¿ti|rat; yt entonces i^idado, á quepl iesto 
del edificioi|iertei]ieoe. IH^ rista< causa ni oén«s^ 
pondera jpe#tafbi ala iglestavinia«n>en>iiaórddh 
an|iHtectónicoésÉá exenta!de:déféotoé que |in«n^ 
ciañ la deeá^enciaf ^ue cMuaazabánya á eroeri- 
mistar las fioUesiaiKés (1). Ckmsiste; pues; en 
un grande arco da tol]^' k'^ülái^: dimeii^ionm^^ 
al que adoraaói cuatro colufrinas con a%una labor 
tallada eméllas^, y sus cmTeq[M)ndieiktes capiteles, 
bstísas^ c(Mmifiá&etc«; rematando en pináriides de 
crestería gótica. Ei cada intercdumñÍQ hay dos 
estátctas'daipiediau'yt de iaiedianaiésoiiltura, y en 
ksiarchiiÉ>ltiai|( bstátí otfas dos, en sus sitios res^ 
peetÍYOSyrápresentMiidotods(s seisavarlos Santos 

(1) Ta bé dMÁd c^e la portada priadpal :d^d estar, 
y, para mí «fi j|M}ud|^( que estavo á ios piea d^ l^;^^sia mi- 
xándo á. Poiiieoté, porcpie no es posible que un templo tan 
sontoóso dejase de tbner una puerta corres|^ondi0nte á su 
graíndiósldad y earédése de entrada difrecta de^e 1176 <)ue %e 
aeaUf la ígtemibayalftMique aeí téFmm 

Digitized byCjOOQlC 



ae ¥^ taltados^ei^ bif)iédir& tos^yu^osy Inailojcis 
da fmeUs ,( éiví^i d^ )o^ 'Reyes Gatólici» yílas;inik 
ciftlíKSi F*íl. pjy sóbrela olav£í dtíl apoof^ .cdnteíA^ 
pb) otca)bsÉilua^6aii^ Juaiít EvaogdistavitqiMea 
estádé4í^ddailsitigliesiar<;yifi0 deI.^&l¥ack)r<09iiiD 
dioella^. )Toled)éiftfitoi^soa) fd<ddcadai eniélonirife 
cfin^i;;* reinatftBdo! l^i;pdrtaydá>eoD! im ! ^esbuddíde 
li^iaritesI^eAiabtfazadoíporr iM»ágiiífáfC0iM9k¡le 
Ui^btin <k)&iRi9} esffwéadiOfes , pon idetrésde) fdual 
isoj)redsdfi«|na>íonífiM^iiGÍfla^(ÉM^ 
üQ^üeHi ^(yiálosi collados /en^mbéBtesÉrfdaiosf ide 
|atfttf}hát}ai,to(<oordnah) dpslésftátiÉifi^alavicdtotáíb 
i^omasía con^ii^a tespcleárid^ cqta^b amadiul»()riui| 
mantoiiúe/iediQEibrie oajieoflo: desd€Í>los!Jbmlbroj^ 
akii^|e^6épainósiqtíéí8Ígmfikiciotií4jBneiiLi^^ w]i 
')}) ^ípenétraorémp&aiiiiptemdndelteilif^ 
4VCa'tÍDr!qifei]p¿gado;Já idsta^|iQeMa príneipai }f\tl(ml- 
{atildo án^loiOOQí^a i^smykiBy\'Wfii^^pol4t 

iabmeaided^uena 8Íll6ri«>£^/éi¿oapiifa>4^#'^i*^ 
-}!fSiiif)onlpda) IdUl ihmdcbata)/ asksisiiibí^^ 
aidonaaíb B^mtdesíestíiéaasfc^ Mfttoí^iAékaJíkinzij 
no aeL0inej<Q«)>gualtf : jeitá^<£BA>meaJeb>pOF.eI inlarior 

FvMcásoin^iEíií f9us;ej6Pdcii06 tjr fimdones^^íesii^nbf 
plételó^ente druMgifareara^siH (^saí^Ugimalndfa^ 
Ifle'P^ihacéiyai muoho^aDüs queréstÁ^dissainpaaiadá 
yihagtaf ntóDOsái'i^'j'lfii ^ii ;•) ií:í .í.»íív)„í ííii í1^/)í') 
ti j ^ntroiiá&jBkoméwid süntuoá»^lfaitpIadídi3an 
Juan Retios Aeyes ,r^Db es posibl^.d6|at1dá sentirse 
a^aidaMéM6fnfte:i\fiOBpi^dílAisJici)»'iqb íim 
polpe de vista que presenta aquel armonioso con- 
junto. dé^toiafíeslafl r^gftf»sa y :4e vk^ezaí aíÉistt^. 



{io'de i >kiii^e(ú»i;ia6ii bíeiiiáttídijyeiidoí 1^ .SAilde 

Digitized byCjOOQlC 



EN tA NANO. M 

m á (qutídaif de tefmísm^cftpdÉmra tedo/elie^ 

£moQa[iiBi'euddrílong;o » aunque por dentPO ..ti^ 
Iii/%ttni dei jQimz tetina » euyit cabecera e» $(e»ijit 
^itt£«tor;; fiMnatfd€i.f9oú eUaiilft. ^QiUac may^or ip 
|)tre8biU^$)ieti >0V Aueirpo.^Q )1^! o^Via bfty! CH^ 
Qai^Uf^aci4na9(tMep>Q¿h(fb<ieeos.pim.eUi^ iipw3(Q 

la>eiita»dái f)^a€i¡pal«^f^ emÑimom 4'M)bp ^íes 
ahQittl4aAfiÁl>cuiia¿^ eiiruasp^eipío^i^li^»!^^ 

míd^ii )á£; fe0|»í^«ida9 to^didda d)«.laB|it«d¡ yi tot¿t 

tlctiiiimjteinbiaQ .eatcklgéoeratíiQeiJl^Li.d^/ttHínpi!^ 
piimdtlQ i:]fibf 0)[^U}^eiQUQioa»3f >^a9|y>. y^9 ^ i«mba 
tojistddiuaio* y tritt) ; td. frtvimeptfl^ flompfWP^da 

Btó?0iali|d6 4»l€«e«í w»lrtíWüQCT« )yi j)Wftbite»M)i 

ta}^mAÍíY«l6&»M«»:iAUif¥eilt^S>J)PU«9ijÍQ laii^Y^ Al 

(; f t£^iieaiQafadv0iAid0fqii«)%)$i4!fQ^ 

naAaípwiimieui^po)Ae/arqiútectttrai||ó^ di^ídidíi 
ea;einQQ<e»pfttíQscK( iQM»pai!tUm$aM>$»i i lum 4e toi 
«üiatea )deib|K¿) ocupan 6l:auitíi|g»o rfrtaJ^lQuuOuyM 

fi. AjHQPí!^9om««;!Stt Viajaíd^ £»I»aa'.> ^««uir^ 

del convento por las (trop$^9 li?$^esHa ¡4 prUicipk^ 
del)iHWí5j!í*eíSi^i<»)íW y^Á^ámim\^i^^m^J^t^^^f 
porqtifeL^fc'jtac^estiwahteMqüe 4 primitivo. altoíf 
(XMf ©9pQu4€riai«a,mwto y jooagiriÁc^nwMíododp 

tnrijd«í^sjíft d^nSan ^ti»(cH};afP»¥mw^4^ 

Digitized byCjOOQlC 



9M "fOLBfiO- < 

se traiílrfó «quí én 1*40) f«it4 wducido á un 
>ieqtíeño y wAda notable táberááculo moderno 
^mte ^ mm altar y gradería , todo de madera 
f^iáda , y por detrás en lugar ite^retablo \má 
{Éi^üurá bastante gmtide y con éii twareo tMi^ai 
de madera represétitando á « San ' Martin á déallo 
cfitóndí pfertié teU'!(^ím ctm Jeáücflsto 5^ 
apatteoióeií^ forma de»tiiendigOi ¡obra sin^iiiéHto 
tíegikño ^espb(^V<l6bídaal artist» SHnón Viente 
Me mtóá yw-^T&fío& algunos lotms; li^bads eik 
'Nedo ji I (^e k tm)Q dté tifia igle^ del puéUo de 
OéiliH6f:^oaS)re^áiftodoéIfiNÍ«itíi»^^h^ dé 

]a<gÉ;urá^UMÍde'nn^dbs€A y«l(4gadtira dé teveiet^ 
^to^^á^l^^netádóde'plka; mi^ileieridráfloroj 
MM füéregaltíiáa á la4M)áÉiibi<lad eh d Biglo X^VH 
pl(W elíA^tiníámiéntO' de Ti^lédo , cujfb ^escudtf dé 
athH^ioi»ten<Á^b;0rd6dó (^mbien^d6 plfttai !^&^^ 
cb^ddsí^^ «stef fpreébit^rao < <déñtro>4odÍ3[via del 
tlküidiiettte' f^ áí m^ia^ia altt»*á i^ iMipito^ tioMá^ 
c^^ ^íhmK gróciOBdB', er¿ dofide ^e dice ! qüe< mix^ 
Vi^ró^4óá t^trato^de U)jS fonda^tores efifiaetítud 
(^^(mPi'J^. Fémandoet^tití lado y) 9oña tsalfel 
en otro; pero sino perecieron (como^ es de pres»^. 
léír) éa k incendio arriba' niemnonado.il^ra- 
fñm catkfiéjñámtite dónde se eficueniratisáungné 
l^os'oidóique ftieroíi llev^osi at Mugeo fiaei^^ 
mi de Madrid 'eh'183é;ierié^a de^^e^ta^faoraaMias 
bísty <UnaS' Ventanas qáiedaái hieiá la osqpSilia mdyiH^ 
y}s5£Niy úbicás que toda!^i¿«gofi^sé^í«[ti!los pintados 
#idHoé deMempcyde^Ia fuiMaíéfoi^t')^ el tedi^ dé 
eMá; bé^eáa <éÍ3 sumamente lind^ocMtn^ élr^stb d^ 
tod*estáic¿pilla<yf^ésbiterie. i -' ' ■* 
»í' El crtoeeró es de ló ntósr fiíco y «(legante que 
ptíéde verse ert áu gélieiii>, jitíes te |rieára blitncq 
qiiefe rbviíáte e¿tá trabajada cual sífu^eera pop 
el cínj(^t éel artiéta; lidiando de adornos esquiáis 
ké üHtíímey(Xi'^t\ tmia^^n toda' sur ebtéiimn. 

Digitized byCjOOQlC 



EN U M^SO. tt 

uiies iHiarenta de ancho y míA dlturs que no'p(K 
demos determinar, admira al que le eontemplay 
parece como que se ensancha el ánimo al verse 
rodeado de tanta grandiosidad y magstificendiai. 
Dividente del cuerpo de la iglesia dos soberbios 
pUar^, sobre los cuales, como sobre 8Qsotr€É» 
dos compañeros de la entrada al presbi^eríp, vojt-í 
. tean los cuatro arcp9 torsdjes que sostienen /el anin 
lio e^ que m apea la Cúpula ó. media naranja: tocf 
dos postes de que vamos hablando están/ da anv» 
ba abajo cuajados de belU^imos arnatoa ítaüado^ 
con la mayor delicadeza, ahHgí»ndo estatuas. de 
mucht) mérito y de diíiersQ^ tamaños, y CQmo;á la 
untad de su altura comiea^au' á formarse <unas 
rf^i^s nui^y preciosas que JHxl^ai) jos pilare» y 
van aumentando su vmU insenfiitt)l^»6nti3 ba^tj^ 
recibir á completóte elevación dos^ elegantidlmab 
tribunas de antepedM>s ciados con mdecible gus^ 
to, siendo la riqueza y delicadeza de (Htiamentan 
ciw de estos repigoyíles tuperior á todo íClogiO^^ 
pue3 no}mede coikempliM^las ninguna ¡pe^soí^ de 
gusta, aunque carefqca det^a íi^teligenoia en; lab 
mteB, sin quedaTM^icantad^ pQr,much0}ra!to;.enn 
tr^ la infinidad decentedles desque están teateriiy^ 
Píente cubiertas eatasrepl^aa, se psteWaflfiv: alteíh 
nandn» varias leti^aj^ .inioiajies d« losí nombresr de 
FernandiQ^ é ilsabeL ¡ en cm^re^. gótío^ Buma^ 
mmte elegantes.: P^or mas arriba de la& tribuAas 
insinuadas iiiguen los pilaresi^yai masdeisembai»t 
zs^sde adornf)s» hasta ri^m^i*» del midmo^mm 
do que sus do$^^ compawrQs de enfrcínfce, len uoá 
especie 4e caprichoso capitel ^¡ompuesto de 'un 
^po de hojas y cabezas muy gracioso y propoj*T 
cionado. Sobr* estos cuatro pUaífes^» como hemos 
dicho, se forman arcos torales, fuertes y esbdtos á 
la vez, aatre losi civiles y otras cu^tiH) bellísimas 

Digitized byCjOOQlC 



S9 iiOLtebo i 

ranj^ ó bóveda'qiie nemata' y cierra te tíechómbrfe 
de^GonistnKx^ion gótida como todo d edificio; 01114 
zada por aristas qiíe te fortifican y da* vlsiüáBdÍHi;» 
y dé fií¿ura<6'planta Octógona; preseiltándb eh e¿i 
daHin0toóíVénte,'(qTOsedi>riden ferrtrb isí por^M 
Wrcillos en forma de ángeles) uhtt hermosa ventáis 
nái qbe> ahora eni^tt mayor ^part^> eBÜirv t.'ip^d»»,' 
peto «que len bu tiempo serte»' al)iertaéy ieaflsasttes 
tedas con soberbfestViaríeras'dé vittísimo»fcoldre$l» 
qnte *^an un i^atee1ndfe8¿rií>tiMe áf íesteipó^ 
rádoftemplo. Et {K^fkÁento ya tenemos 41eb¿ epte 
es 'de»máraioteB deodaress, ftciy ihúydétertoftído^,» 
f'^iue asteados grad^ní»s'iaito qtíeí €* deila^wáirtí 
ó c«eiTk)de*tó1j^8ia:Tttmo»íahbra ireBéfiar'id't*» 
oüm dé queéSmn Tteveátídósiio$'VmiM»iIáiíer^ 
del Norte y Mediodía* ique* ffermari Utí ^cabeceras d 
estrembb del' i¿meei»o, ' y no isoA lois de mteno¿í ^tM 
ma de este^ suhttiOsotémplo.íEn twís aonas» ó-bcc^ 
Clones podeóios di^idiií^ horifc^mtólmentfe estds ttti^ 
pés^que son«báoltítam¿nte!iguáJes; cBcepíO'queíel 
de la Epístolaié^n^eiíéibiial tíeYie> utib< puertti^ite 
e€immiieadM)b con eIicli^stt*o, de k{üe!($ir(éée d útít 
Norte; :si bien esttí tíéne fbáo á^&'ca^Uaiinb^^ 
diatáf. pwí t* ángük) ó ríflcotí desú laquterdai y >el 
otro ^d^enllolenfes géártían-elihtsfflovíkilfettí'y 
SO81 adomc^^ 'i^jon' >]$khi^m^os; > pér^ <edtiéii^&tn$ué 
akhablafr deí es^loiíífiftTttrofe'ídelfCíHicero'conlpráttíe^ 
mos'ittfmbfeñ di trecho iqtíd m»¿dia desde loi»'>poi^ 
tes.yatídesdritósi>eáiqueí séroAenttttt<fe»abs"i<4i 
banas'ineiioiónada^i' hastai'idldngtrilo'deieadái leo^ 
tadOj!ha<iiendDífrenteíá<Ios dos^areeíde queiltieigo 
daremcts razoñ. £3 prttóOTitJUferpor.ó^séccioiide ras 
tres qbe hféiíios ittdieadtf,' y»ed»d > Mk seméllo'de 
todoávle formiafn üiia*'sóriV^d«íaWíí(>s '9¿brepde¿í^ 
tos á la mantera ' gótléa, eon gracio^s junqiffllo*^/ 

Digitized byCjOOQlC 



EN'kitBANO. SI 

siendoii«tbiviimpidiaiéh)Mmilro»lrieiiito6ail^^ 
puerta que hemos dicho de comunicación con el 
Qláiistro;iái\}ml ociipa\^l lúgár de do^dé ell^, y 
es^toaóbién^gálióá ^cflte'ttn esii^udo m »\^^^)áve ^ha^ 
dé'^r^n Iks cineó^ U^9> que eseltimbred^qbé 
usa j^érdáDíseráñca. £1 segundo cuetpo^piKesenta 
seiaéspaprn >que deparah u&os^pUarete iadorna^oa 
por beUíkiinaé estatuas colocadas sobpe^e¿qtaiHíiál» 
repisas y cul>iertas de gállateos dosefóte^ á)inaiR¿rb 
de torrecillas rematadas en otras estatuas mas 
poqjiíe&aspea oai{auiio>de:ió6 'Sfisíespaoio^ Ü os- 
teatftiün vsoberbio cbcadoién que ^están^prímbro^ 
sifflpeo^ tallados kB^bipsoriies >déifenil)a^cí6Mt)iái» 
ée>Ga^tíl\^iij Aira^only: so6Éenidf)stipoiÍMléoi|es<>f|f^ 
abrazadosipbr tá^áiiiu6')de)una 8blx' iimb^^^ 
coteáalesiy ^rod^adoside oo^ío8» cántldadJd^'ad^i 
rm qub eflábtík8fLB>alést>éctoderv'ei»tvf tob qu^erfii^ 
gitraftllQsiyiig«sty)fle€basi'^ IX)p«piKnlmd'i()e^8M)^ 
ih^ M>blza;ii uhfi8)|»rácmde9 del Undigliiii ofQ^ft^ 
quedan «uyiaindáoinealeé ¿«sibfajító isedl^két^ 
ittinadsbipoinun fYÍ80JtiueK»i<ne'»todore)<GHí^.éi*0^jl^ 
paiit¿;da¡ la leapUfau lútufot ten : Ahibos /oo«litdo^,^lé^ 
^éodb^leu ik\vaB^tm^»itMñdLáiis «n^toyi^dPa^lá 
Hisevipcioá^iriíj^etíteti 'io/ií:?: »;I M|>.!t;i<'i .tJ:¡íií'>í 

*iuí* {CfausTUkZf issixii ! Pftidaupfcsi f at^ub^ pn9¡cMf}M'* i ^ < i 

' <\tBTf Hlf ftCSADEH iRaCGES:; < toi^STRUERV í(1'^ :i TI IMJ «Et »< f 

;f'. KMl)]^jaiftbr/ESBULtí{^0M]i(lBtíS^mi^lI)ftt,tH>'''^ ^^^'^ 

BUS, JCDAlGiB ATQUE AGARENIGJB PROFANíE 

, (I) ' flaEy'ébs'ír03íGfc'tajladbkd6n(!é=t)(ifl^o1tís^f>iltt*^^ 
sivosen uno y otro lado donde estuvo el retablo antiguo ; y'su 

Digitized byCjOOQlC 



Si TOLEM) 

. Que trÉducido ti caMelland quiere' Amrr* 

; Vúnstí-uyeron este templo ; ios cristicínísitiiM>s y 
esclarecidos jn^incipes Fernando 'é Isabel de imf^lMT'* 
tal memoria. Beyes de las EspUñas, de las Dos Si'- 
cHias y de Jerma^n; que después vewnénm y e$^ 
pulsaron á iodos los infieles de las sectas profanas 
asi judaica cémo agarenacon la triunfal victoria 
delxeino,deiíranáda,etc. 

Eí tetoer cuerpo tiene encada mufowmgraq 
ventaDa^cuyo arco gótico y degrándiosa&diflnfenH^ 
sipnes está partido en dos por im elegáhtie junqm- 
']}o, y todo su contorno adtomadó porigracibsas 
molwras» entre las que se^visan algimas está^ 
tua6 de' tíscetente esciUjtura; tu^erón estasiclaMH 
hoyas sufí prin>orosas vidriéis pinítadas de viri^ 
simoa tolera pero asi estas como todas las de^ 
mas que habia enla iglesia (excepto las dos qm 
ya :he»(ios reseñado en la capilla .mayor) fiieroii 
destruida^ cuando el incidió del eonveqto, y so-r 
lo se conserjvan algunas yentai^ todayia abierf 
tas auuiípjieí oon vimdcaras coinupes p^ dar lúa ed 
templo, estando la mayor parte tapadas yiotms 
reducidas á mezquinas proporciones por cerra- 
mientos quí^ se han becno. modernamente para 
dismjynuii! su: hueco y el gasto €onsi|uienÉe.die ñ^* 
dríQ3^ Á los lado&delas ventanas rendas en am- 
bos m.uros del crucer4>, hay en unoi y otro lienzo 
dos grupos de á tres estatuas cadaicual^ con sus 

;í '•' > ■•.'■■ ,./ .; ;v:.; .' )' ;; P. ,r M 

final (que tanip(Hx>»paréee oue déUem con«láik*^tiIl() no hace 
sentida., iodicmul^ que Umví^ falta ai^ ptm bompleiar el 

Sensamiento. Alrededor del sitio que, ocup($ el retablo , también 
ay una inscripción que no he podido le^, así por estar las 
letras medio borradas por el blanqueo de ^e )as embadurna- 
ron en épopas no Iqjana^, como porque le falta un buen 
trozo. 



y Google 



EN LA. MAKO. 33^ 

repisas' y ^aTda^polvol^^skndo•lá del omtfo ^tmn 
yof'ipik Is^de^ stis costadosrle 'foMia ^V^^'^énr^ 
dando lüimbietiUa míanla pt^cHfekm los iloiíe^ 
que tescul)reiíL'^áfe€fíaeitédO(fe45ada grupo'ld fi^' 
gura piramidal tón propia del gusta gótico puí^;- 
Tal es el femoso crucero de la célebre iglesia de 
San Juan de los Rejres, debiendo advertir que el*^ 
dulce y agradable color de la l^iedrá calcárea de 
que se componen todos estos primorosos adornos, 
ayuda á dará la obra cierto aspecto venerable que 
k realza sobre manera. Réstanos hacer mención 
de los: dos aítares colaterales que hay en uno, y 
otro costado á la entrada deVpresbitíeno haciendo 
frente al cuerpo déla iglesia: son de madera, dp^ 
radésj y de '• óroeii corintio^ conmstiisndo' sus •reta- 
blos (que ^uardan^iniéti^a igúaíldkdV^ú 4ó0 (^y^ 
lumnas y dos pilastras ca(teiíüiH) coa sUi^ )^rf¿k^ 
pendientes cornisas, y un ático por coronación, 
todo ÚÁ bastante tj^sio en su, gáidroren^t^^'^ 
teroblnmnios ^^ frontones preseiüa% v^ás pintu- 
ras lAuy ai>^tóiables, y^^^Vcen^o^u^ft infedatíon 
de íwjo reBevftVy de tastahte^ mérito;^ fiíguiralldo 
el del coULteral del EvángeMo'€ÍvBautiddio de^ 
to; y^eldeV otr^.Iádo á Sáñ'Jiian^'Bvaiígelteta es- 
eriMrado una d6 |as visídnes de 'SU\ Apocalipsis. 
Muflablenieate estos altares^ perténécen'^átiblien 
tt^po de las^^hes», y amic(üig ^ride? ^n-' género 
impropio d^l>témplov<«á\ que é^tán^icúlócsíito^, no 
sc\le»' puede ''negar^tin inéríto mny'poyití'^ en 
su clase (-1).^) *'. .-i^^- ' » • '■■'■' -V''> '^^^^^ V. ^' ' ^ 
' El cuerpo de la iglesia corresponde segura- 
mente, éñ; capacidad, «aStum 'yi'orn&hif^taéioli al 

. (1) iBebvS, haber, ensu¿4u¿ar.btras! nsfabteb géüebad^ IMIM 



^ ' '?Ri!%l 

s de Sai^ 

Google 



elmcendi^^ y^mode¿naipcnte sÍ3 hi^jU^cio ^\ 
güé* ' piri^ééle/Mi* ' al ' ootívcñlo* dé ípóiijás frahfcisc^s' 
filos Xtt¿tt^V^crríbíláóh6y. " 




34 tOLBM) 

pr^biteHo y crueeüo : diez son tos pilares qtj^. 
sQstienea las cuatro t>óyedas qué fqra^nesta.haiVf 
inosa y desaborda nave, todos ellos compuestos 
de esbeltas palinas góticas llenas de foUages y 
otros adornos perfectaníente tallados- en la pie- 
dra, ostentando en su centro bellísimas estatuas 
de santos, y coronados por graciosos y grotescos 
capiteles, suben hasta el arranque de los arcos 
que dividen las bóvedas cruzadas de gallardas aris- 
tas y crestones. Por encimia de los arcos que se. 
abren en uno y otro lado para dar entrada; á las 
capillas , corre un friso de calados adornolsi y^^fíei^ 
^acioQes muy graeio^s en que sé vea ^leuno»^ 
escudos de armas de los Reyes CatcSlicos, elcuai; 
asieuta sobre upa faja qufe^irOdea toda la na vedéis^ 
de el mo al otro pilar Ad ci^uoero, con esta kkáA 
cripcion en letras góticas: 

Éste monesterio "i iglesia mandaron hacer ks iriny 
fsdareádos Principes é señores D. Hemaúdo é 

,, Dolía ísabeL Rey y Reina de Castilla, de Leom^ 
de Aragón^ de Sicilia . los cuales señores pab 
bienaventurado ¡matrimonio yuntáron los dimt» 
Meinús, seyendo el dicho Sr. Bey y Señotmatu^. 
ral de lof reinos de Aragón y Sktíia. y seym'd» 
la dicha Señora Reina y Señora natural ae Uá 
Reiiios de Castilla y León; H cual fundaron á gío^ 
ria de Nuestro Señor Bios^ y de la bienaventu*-^ 
rada Madre suya Nuestra Señora la Virgen Éch- 
ria, y por especial devoción que le ovieron. . 

Sobre cada uno de los arcos dé laa capillas; pen 
ro por encima ya del friso y sus ornatos,, hay una 
gran ventana como las de losmuro^ del crucero, 
divididas también por pilarillos en su centro y 'la- 
boreadas al estilo gótico; pero ya hemos dicho an- 
tes que la qiie noestá completamente lodadá tiene 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA liMIO. M 

forlomáios tapiada la maj^ parte'de bu üueep 
deiaii^ mt irieagniBa paso á'Ia hi2 i tifivé^ de 
vidrios comimes^ii lugar de sus aátiguas^Tiérie^ 
,ras pintadas: otro tanto sucede con la hermosa 
ventana que hay en el testero occidental, ó ¿ea é 
los pies de la iglesia, sobre el coro. A k altura del 
indicado friso, y sobre la segunda eapifla del cos- 
tado déla Epístola, frente á la entrada principa), 
se conserva todavía una bellísima tribuna coiisu 
antepecho de piedra calado, en la cuál estuvo co- 
locado el órgano que era correspondiente á ^ mag- 
nificencia del templo, y desapareció cuando él iü^ 
cendio, sustituyéndole ahora un miserable reá^ 
Í€|o que trasladarían probablemmte de la déstraidi 
parroquia de San Martín, y está casi sin lisden 'd 
coró. Este, que ocupa la última bóveda á UM piéá 
de la nave, es muy espacioso y tuvo m ricií sill¿<- 
ria que se quemó éhia ocasioh^anias^ngoei^'c^L 
da, y unácol^cion^e libros corales, 4|uei¿ra utiá 
preciosid^ en su génwo por Ite miniaturafsyflei- 
trasiiumirisidás que contenían enábuñdaiveta ]fdé 
US mérito^'múy superim*. En el arco qu^form^ilft 
bóve(fo quef sirve de pavimento al cowí, ¡se notífÉ 
entre otros adornos utó figura de Heraído'óRw 
de armas en d centro ó clave , arrodfllada wtóft 
ana muy graélosa repisa, y á sus laddS' fos^éscrf-- 
dos de Castilla y Aragón, y mas allá* tes Vugos;y 
manojos de fitechas que tiantfís véwis se -ha'JáiéH'D .. 
que eran los timbres de los Reyes 4}atóli<oos:í«á 
el borde de este mismo arco hay ^eiscritas fcort'le^ 
tras doradas en éainpoflkillaspalab^as siga4éht(^ 

María Santísima coricéhida sin )^ecadó ori^itM 
md primer instante de su ser. ' '! 

La bóveda en que descansa él coro es suma^ 
mmte' plana, y'lá séstienen nfiüítitüd dcfirt^átafe 

Digitized byCjOOQlC 



qii6«Ui:cra»Aii en t^das direedones ealieiido df 
cüatfQ p9aire8{€|ue' hay ena lasiesaiiiiia&y ^espáiVr 
raüitodose gallardamente por toddL la estensión de 
la bóveda, la cual está pmtada de diversos colores 
y adornada con una porción de estrellones dora- 
dos, conteniendo unos primorosos escudos de las 
armas reales y otros las iniciales de los fundado- 
ifes F. I., i llenas de labores que hacen el todo muy 
- vistoso. 

Las capillas que hay en esta iglesia sonóte 
(pues ya tesemos dicho que el hueco correspoa- 
mente i una le ocupa la entrada); en el costado 
4e la Epístola se cuentan ciuatro, y tres en el del 
Ev^eellQ;. La primera djee^te lado, que hoy Ua^ 
Hiaadela;Yirgen de la Gahoz^* W tiene otra cosa 
notjpiblt ma$ que. un sepulcr'Q.ptaterespo qué ahwá 
sirve de; retablo al aUar de la Yirgoíi» y está tral-i- 
bfi||adO;en pi^i^jb l^lanoa deJja Rosa cw mucha sol- 
tum éinteUgencia.. tanto en jk)s aima^Cos deque .se 
h«Üan atajadas su$ pilastras. cuanto en las está^ 
tuas .que <»tenta .^ su$ oorresp(mdientes nichos^ 
y prineipalmenti^ en un Calvario que se conteoe^ 
jpla en eVfondo de la hQm^lciná central spbre una 
Hi9ptípck)n (pieTevela :p€^tenec€^:esa;sepultura al 
Qbt^H> de Canarias y Dean de Toledo D. Pedro de 
Ayala. Algunos lientos qi^e hay en esta capUla» 
eomoen vsaias de las otras y aun ^elpre^biter 
rio, no ofrecen cosa quemerezca.menjcion eanuear 
tro concepto, y por de contado Imx sido traidcis 
iodps modernamente de la iglesia de San Martin y 
de otras cerradas ó destruidas hoy. En seguida de 
esta capilla de la Cabeza está la puerta de entrada, 
cuya fachada (Rejamos yadescritai.yquepwesta 
parte interior lio presenta o})jel^Q alguno d^no de 
atención. Luego se encuentra otra capilla con un 
T^jtahlo mpdev^o en que se Víspera, upa impg^ de 
la Cpncc^ion, cuya escultuira ^i ji^mo mUmw 

Digitized byCjOOQlC 



otté <ilq!^8)^rtiar él- Ndéimeiitcí ^d¿) Jeduoiisto^i ^ \á 
únifo ^e eontieáe dé mediano inéríto<. j)ebaio> ééil 
eoro ési& yaüa teíoera y- últünlt deteste lado j'ttf 
cual se ¡halla desfnsffitélada; pei^sü bóveda xoH^ 
serva muy buenos ítalos del pintoü affrescoíque 
no obstante hallarse ífík\ tmttada manifíesta ha4 
ber sido de mérito; por bajo de esto^ residuos hay 
una inscripción que abraza ambos muhm, dicien- 
do pertenecer la capilla á Francisco Ruiz Urton de 
la Iteirra y á su muger Doña Isabel de Villarroel, 
muertos en 1639 y 16S0, 

De las cuatro que hay en elcostado del Medio- 
día, titulan á la primera b capilla de San Anto- 
nio, porque tiene la efigie de este santo en un re- 
tablo moderno, y algunas otras pinturas oue nada 
ofrecen de particular. En el pilar que la aivide de 
la segunda capilla, subsiste aun el primitivo pul- 
pito arriptaído á la fóbricá y sostenido por una 
delgada columna árabe; es de piedra toánibien, de 
planta cagona, y primorosamente tallado al (eéti* 
lo antiguo, ostentando en cada imoideilps frente^ 
lindísimas estáÉu^s de sanibs,: habiendo desaifMi^ 
recidb otras mas deludas <pe^ tenia etilos áneü- 
los, y estando mutilado lastimosamente todo ello. 
La segunda ca|[^ittav(iué estuVodeidioafiaii *San José, 
cuya efigie se veneraba eh* un hermoso retablo 
corintio, y tuvoaUemás algunas pinturas de mé^ 
rito y' dos iestátiiás notables ^dq San Juan Evange- 
lista y-de San Sabio pdine^ enñitañor, Miq-pre' 
senta. hoy' una : imagen ) do Nuestra: .' SÍeñora ae la 
Soledadí sc^re una sinipief mtti| con' iotras dos 6 
tres mas,ide$itiiuid^s de toda:^o»iend9iciQn ¡(I). 

(i) Detras\dor esle retablo queda tapiad^ una puerta que 
había aquí de comunicación con ^1 icjáustrp para qijia, entrasen 
y saliesen por el)a las procosiones dé la comunidad ; era griande 
y del mismo gáaM gótico ; viéndose todavía todo su.éerco 
ea&dt)it^|t(át0y eámorOíqiidlodeaiás.' . 

Digitized byV^OOQlC 



La (pi0mgtte?la{tífttlaD tíatplUa^d6l Gristo d^ la Eé, 
«lü emln^godeque solo.oontieneboy un altar mo^ 
4eniQ eon una estátiisi de San Luis iRev de Fran-i 
m, sin que: ofrezca ¡cosa alguna nMabie á no ser 
ua:liemo:diBl Desednditniento de la Cruz que wi 
pajüeee del todo desi»%óiable. La última qué por 
Qíeito eb bastante oscura^ solo sirve en el diá eo^ 
mo de' cuarto- trastero, pues no hay allí mas que 
santosdettalla mutilados y rotos y fragmentos de 
retablos viejos^ A los pies de la iglesia, doodepre^ 
cisamente debió estar la puerta y entibada princi- 
pal; faay, ¡según dijimos ya» un pegote de fábrica 
mod^na, qué en tiempb délos frailes era depósi^ 
tode utensilios arrinconados, y ahora está supliea-r 
do por sacrisitia, m razón á que la pieza que tenia 
eiftteytestino en los buenos tiempos de ese templb, 
e&tá situada debtro del convento,* y conio este se 
encuentra incomunicado con la iglei^ia por tener 
ptra^pko deque hablaremos €» el párrafo si- 
giiieif te , ! han tenido precisión de aprovechar esa 
pequeña pieta, en la que se ven varias pinturas 
anticuas, acaáo traídas de la parroquia de Saii 
Martin, efntre las que hay algunas dignas de re- 
pa^arsb. , 

/; ALproiceder el autor de la Tdedo Pintoresca á 
describir el famoso claustro de San Juan de los 
Rey^s , se esplica así : ^ Conocido y cdebrado éste 
«suntuoso edificio pOr cuantos viajeros han venido 
«á España y escrito de artes , ^oísa en cbsi toda 
«Europa de una fama estraordinária , no éncon- 
«trándose c^ra akcuna fántorescaen dcmdé no fi- 
«gureen primer tffmino: han paírticipado también 
«de estaadmiracion y entusiasmo nuestros vecinos 
«los franceses , echándonos alguna vez en cara el 
*mal estado en que el. claustro de San Joan de los 
«Reyes se encuentra ,• sin advertir (jue sus; incid- 
«paciones deberían (Urigiriae/juas bien c<kttra sus 

Digitized byCjOOQlC 



fin há mkso, '9t 

«<ioflfipatiri0ta& coiiio arKba advertimos iete^"* IBM- 
tívaineBle los £radcesés fueron los topié incendian^ 
^0 ei loóDveñlo eñ 1809 destrayéron uno de Ms 
lienzos ó galerías dé este incomparadble claustro, 
y dejaron Jbaétante estropeados ios tres restantes, 
Bo solo pmr las mutilaciones que se hechan de ver 
en los adoraos y estatuas, eánp porque faltan al- 
ffunas de estas no obstante ser de piedra y daái 
del tamsffio natural, y porcon^guiente müjr dificil 
el moverlas de sus sitioé; y finalmente arruinaron 
por completo todo lo demás del monasterio asi 
como los altanes y enseres de la iglesia (1^. 

La planta de este claustro es un cuadrado dfB 
unos 80 pies por costado con la anchura prqK)r- 
eíonada esa las cuaitro galerías de que consta, 
compuesta cada una de siete l)óve(&s, aunque 
siendo comunes las de los ángulos á dos de aque- 
llas , solo resultan veinticuatro en todo el cuadro. 
£1 género déarqüitecturaáqud pertenecen es gé- 
ticb ebmc^ él de la iglesia , y gallardamente , exo^^ 
Mdó támbi^ con esquisítos adornos de foll^ige, 
bj&bá , anihialejos, g^ote^eos y mil ofros caprir 
chófc deta^ ejecutada en la í>iedra con adintrabkl 
párfeccioñ, y lUéídadas con. ellos mahittíd de 
ettátoas de la misma materia y tamaño casi na- 
tural. Estol» ornatos cubren materialmente los 
pilares que á uno y otro lado de los claustros se 

(1) Hay m ^bargo esperanzas de que este daño se remedie 
en lo posible , pues la celosa Ck)misipn de monumentos histó- 
riebs y artfstíeos de ia provincia ^ secundada por la Central del 
Beino, ha hecho lerantar en el añoflj^inio pasado el lienzo 
de^uido , si iHen deíandbpor ahora solo en tosco las murallfis 
y OOQ. techumbre ordinaria de madera y tejas; pero continúa 
désentemuido áe entre los escombros las piedras labradas que 
▼á dasifícando con separación para ver si mas adelante púedé 
contar eoo medios de restaurar el claustro tan completamente 
ooma sea hacedero, dejándole- s^iéra al igual de los otroíB 
tres <rae qaedkíen pie todavía. 

Digitized byCjOOQlC 



tev&hta»; á -manear» ide > :]^áfanas. iimra.sMsteHpp^ loe 
areds quedívídeni lae-bé^edas v «ésmináiiiase • des^ 
éé sils caprieliosos cistpHelés Ib infiiddaá de aristas 
que cruzan ^uelks con > resaltos y círestones que 
bs dan moefiai solid6z¡ y .visltaUdad. (. fiada' > en 
medios del estos pilares- so fonman j^meiosisimas 
repisáis sobre laf qué descduasan/lasjrefémdaí^ es^ 
t¿tuas dé santos perfectaímént&nM>deladás y.'coa 
inüy bien entendidos ix)paje8 , ' cubiertas pon lin^ 
des.déseletes; advirtlonde iqiie en ckla tinade las 
•esquinas fó ángulos bialy^tP¿s<de ^ellasHEarmandp 
vistosos ^ittpos. A: lá «altura de los capiteleé de ilos 
I^ilai^es- corre un f riso. por/ toddslo&'cuatrói frentes 
de4os'poMiur()á'«8teiiores délícláustrp;,' yi éttt éliise 
lee la in^crípeibn siguiente)€On: caraktéres :gótio{)8 
abiertos en la misma; piedra. <.' ; » : :;» 

^Esfaetáutlra aitanfbaja^ iglm&^ y todo ^sít 
mqnesteriofué eáiñoqdúporí^ hsGatáli'cás 

gt*fimif éscelwiesÉeyesfbj Fernando )y BofáiJsabA 
Meytísde Castilla I .Artígm^ ^ Jerutoíemúideísdáfiíos 
prmiros, fundammtos , ú khnm'\y..fflána del;\Bky 
dehdBlús.yde sú glpríom Maére^y .'delloi^ bi^hi- 
áveMuráéos, Saúl Juan Emnjfefísta y^ deliMcrátésif' 
mo S^t Francisca sus démtosiifUéroesérás ^.yidíetítrQ 
deiaiedificadmde esía^ casa, pauaroad'Areihaidk 
Granada. ly destruyeran^ Ja hrs^Á, y lania^ 
ron todos los infieles, ganaron todos los reinos 
(fc..,..,....(l)...i.... y de indias s y mformaron^ las 

l .(1) Como , según se.haapuptíidp end -testo, fué destruido 
en el incendio. ocasLonsj^ por las tropas,. {rsiniGesji^iemi 18Q9 ji^l 
cláustr(^ á galería del coitado de.Occidei^ ^.b^u entr^cado 
de los escombros multitud de pieidras laljradasjcop el.o^ijeto de 
restaurarle, conforme sa. ha. indicada en^.la nota antej^ior; y 
entre Jos fragmentos. desen|^rra(jk)^ está casi; 4odQ. el trozo ,^ 
inscripción que corve^pppudí^ á aqu^l üen^,,.liU^n(Í^9olo .img 
^peq^ueña parte doi^de^pg»^. los puntos surá^^sjiVP^K^xYaiámo 
que puede suplirse este vacío diQÍBado;;<<'0li4ÍlAttfA[íipD^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN<wnc<o. ti 

^$puesie4ón fmndninétteltftítet ckm^vtiyim 
de los Reyes Jesucristo llamó del naufragié de étm 
peregrinación á^a «fccA^i^fíIoHi 'Ae^m^ 
§(dardm y premio de^n escléreéáos^eí^^mi^ cé^ 
motmendb emeeUi ffidale intao* y fhlleeió'enñki- 
(Una del Campó vestida delhébétú de^ftFtaneis^ 
á XXY ctó» Noviembre del áfio de MDi V años. » 

JLó^ muros mteridres de ks éuatro gaterías 
úe&tn cadk bno pmco^graIldtsil»a6 ventanas g<Mi^ 
casi^óncahUbsenla misma piedra', y pílamHQs 
muy gallafdos^que las-tliyiáen en^ arqnitas m^m^^ 
mésala Umiósr^t^uyaswvenlanas dan iS^a • á^uih 
bcHiito jard¡pEij<]^é oou^a eliespárfio' cüradt*ado^e 
dcganidescafeSesto e»s!iimntr(>tos!(matno oüu^posí, 
alt^l^ otopa^^^ imná:facTlál(peq<iien» aÚeria 
en la partejiníkídr^ Ui»vmtanáf4e(«n. medítf 'dfe 
la ^eriá orifeníalu En las^niupés fésteríone^ di$ 
Mediodía : y. iKoEtei(l^ séíiv)3n»do8 fbeiia»q9ortiida$, 
gótieap taiátH^mlyKaaomadoi^^iHIsimari^'cod !(>- 
Uajges;.y resaltos itattadasi^m^d núásiáiipieárá-; ta 
;prtoerli>qoe Mrvé4eien|raÑb alcláilstr(rd«éde>la 
poiieríai es fiasispnoitla \^ perolasegunáar qüe^da^ 
eirfrefate.de esta y oémunk^ba^iCAa laiíglosia pqr 
el'festbre meridkEial dJeLeriK^eDo (cboioíyailiMgS' 
mos al describir! este);* tieoe^eaíi su^datetüiibajb 

■ •' . '.. . ^ :..«■.".•,.. V .>'}'■.' :-!'.-^.'. ! !J :'!ii >! .'n; 
j acaso í^mbien : «iVa^íwra», pues aunqv» ^^ JW9s ^\r 
niéroh' á la corona de flspana desjpues .'dQ íá niuert^ de Pór^ 
Isabel •,' ^á ' eñ* yida; sóyá .se ^oní enzaroií Ihs • guerras que diéróti 
poriettdtadó'sa e¿tiqui4tsl^> adema» <le K¡iie''Mf<)cKlnooc ^ti^fti 
inscripción fué puesta con posterioridad al fallecimiento de la 
fieina cuando ya se hat^fá' consumado i la uBiooi^e^ reinos 
ai dé' Esbaña;." - - .-<> -^i -i- ■■■ •.> » '- /«"í '•!•!' -'•• • " ' '•'■' 

^>r LaTdMoirín«Q«esfia>f^lio:iÍftfdioÉe(ptíy<k^ 
que en las de Oriente y Occidente. i' ' u i/i^t 

Digitized by CjOOQÍC 



^lUmao ¿D t^e éstít uiipreflo elMeratí^iinorodtro 
46' Ji^us «pie eatáú adorando dos ángeles á sus 

Jados (1). 

-■" Cerca iler esta última puerta , pero éa él muro 
4e Oriente forttiandd incido con ella i bay otra 
asfmisnio diBl géno^ gótico y eiomadá cómo las 
ant^ores» que tiene sobre la cteve otro bdjo 
relieve eon lesus crucificado en medio dé ^ Saób- 
tísima Madre y de San Juan , pintada la piedra» 
<X)km6: el anterior, encima déla escultura. Ua paso 
4l$ta puerta á la escalera principad del conveatíi, 
>qtté esgrandiosá y de muy apreciable mérito^ y 
que por fortunase c(»isérva íntefira.'Suarjiuiteee 
tura es jplaterésca y la trazó' y dirigié el insigue 
Atento Goramibias de orden del Enq^érador Cáit- 
>>sV, cuyas armas se ven esculpidas en lo alto 
tde áúñ mures v aUeraaado : «on las de . los ' Aeyíes 
'fialóUcee , aquellas con el águila de dos cabezas, 
fiestas ton k de una sola.'Táda la obra es dé 
piíSdm , fisí^cája y cúpula que lacierrajébmo Ips 
-escalones y '.antepecho ¿oenllas.- bóvedas que tos 
ek)^ielien;alaíiie; apoyándose :únas «nutras con 
tdoucha maestría en su . c|eoudk)n. Es cuadrada su 
plant^ y;jeomo.de.uno8 quince pies por banda; y 
por ^néima de una Ventana bastante grande que 
h, alumbra frente á su desembarque en eleláus- 
tro: altpvse formancuatit) lindas pécbinaseb; flgur 
ráde conchas sostenidas sobre las cabezas de unos 
angelones que resaltan en los ángulos, recibien(to 
aicíjiíellos con los medios puntos en que remata 
los muros, la laboreada cornisa y anillo en que se 
apea la cúpula ó media naranja, divioida ea fajas 

<1) Ue a^niisestátiu» yotros objetos no pertenecientes á 
este edificio , qae hoy se eficaentran recogidos en ^ , hablare^- 
moft eñel píáiinifi éiguieáte qoe hemos de tratar del minseo 
provincial. . ». ;■: •) '^ --i., ¡.o •.:■•«: í. •.;. 

Digitized byCjOOQlC 



Ell'L4'lláS0. it 

vxxselMtesfiá^ipw w MlHrtáiíMli6«ib^ la^ 
mim m la migada piedra , «uyos ^eeuidros ruA 
disminuyendo propordcmálmetíte hasta /cimcluir 
en ün rosetón, sd^o ma3^or que los otros, qué sil^ 
rede cíate. Afiajo al piso del claustro principal 
ya descrito,, á la derecha dooiio' se entra en el faue^ 
co ó caía dé esta escalera, t^y otra hermosa poi^ 
tada gótica labrada con mudio gusto, eontempl^^ 
dosé sobre su cláVe la Gnidfixion del Señor, con 
muchas otras figuras, tan perfectamente eiecdt- 
tadas que no parecen sino hechas de marfil. Pené^ 
trase por esta puerta en un gran salón , gótico ^am- 
bten y de aventáiadas dimensiones, que fué la sa^ 
crt^ia prmcipal ueí convento en los tiempos de su 
DPOsperidad; su pavimento era dé piedra fina, y su 
techumbre tres bóvedas separadas por sus oorret^ 
pendientes arcos y cruziadbts y fortalé(»das por 
multitud de aristas, todode piedra como los dáus^ 
tros, notándose soínre la puerta y su palrte inte^ 
rior uxt nicho apaisado «n qué esta tendido un e»T 
cpieleto de piedra eon la cabeza uh.poeo levantada; 
£1 (dáustro dto cae preetsamei^te encima del 
que defamosdtescríto, y tiene sus misinai»4Íimen- 
siMes de lai^o y ancho, p^oes menos alto y su 
techo no es d^B bóveda, sino de ármadiim ordinal 
ria con su tejado común encima. Por el costado 
que nrira al jardin time cada lienzo ó ^eria sus 
arcos góticos, con smtepeehos de baiaustne de 
^pkeáñ , y en el centro de cada frente tas arma^ 
dolos Reyes Católicos entre los timbres del yugo 
y flechas. Hubo al Mediodía de estte dáustros 
principales, otros grandiosbstambieny muyadort 
nados de inolduras de piedra y estuco, al gusté 
plateresco según los pénenos residuos qiie hatt 
ouedado dé los arranques de algunos arcos y 
de úia ó dos ángulos que todavía presentan 
MuestM» de toque hieran, estanco de^db bü'^qpom 

Digitized byCjOOQlC 



dd tnoen|dÉ)'i<eldbiitiéM6ufaitdBaoif^^ 
ton de é8eoinbros^i]l)lertbS'' ya de yerbea ;y vebdü 
«Uivrestre: dro tanto» sdeedé'Coi^varioiíiQtrostp&tiois 
qite faabia y; auQtfenderra fu reciiitowomstituídos 
h^S^efi muladares,: )f Mq ^rañdiEé satenes <iue 
servían de rdfecterio^y 'dem&s menesieresídetel eo^ 
mui^idad, espeetalmenlebisioberMa sallen que sq 
t^ian los oapHuios^^eneraies y prorinciales de 
la órdeñsei^fica,y mque sé celebraron: tambt^ 
algunas de las más n^enior^les Cortes del Reino 
&k tiempo de kiís fuiidadores y de su nieto Carlos Y. 
' Réstanos áéáv aljgo.de la ms^nifíca portada 
que tenia la entrada^ó poíteriá principal ae) eoár 
júrente, de la que i se ; conserva, la psívp tos^ e$en-^ 
pial toda via>./H^lllkse] situada ial Oriente del ecMn 
cia^^ds»idiQi eipf^^ sift.irenteia^ Norte; mimndo-al 
4f]^ide;idie te iglesia polola parte est^earior qiie^dá á 
laicdlleiquedl¿nafií;(jte| Angelt tuv^ un Moblüfosd 
pqrtÍGOjdiafcubi^rtQv qupsé eofioee«stalA;^r^do 
por * algUrtftí :balajiistm4a < ó» i^y^rjado . dfe itóerro, 
c«lyQ.i:i^alo>de|pÍQdra.€íuni$íei!eons€lr^v^ ¡Ti consisn 
MJa.qüefde lapoj?ladaha;queda4Qi, «en un;&rci(^que 
se teiifltfita;pGfri<eBeimaidála puerta de aiti^^,. en 
PUyD'Ctíntr^^ise: .couitempla úbaí {nagnifu^a t^iruz eo- 
hm de pietbra* lleda afe labíc^d^ ItaRadas^tenella 
con íoHages, aafjuy . gifaefesps, .yentíutía .dei ^Uí caben 
z^^Q.fotím como ut xádo 44iíane¡ta 4^ cantetUlOj,^ 
m que un. pelicano . ^ eatá. desganando tesenn 
tmm^ parai dqirlad ponaUmentoiá tsui^ bijil^i^ 
<fiín^olO rouyrcDnoddo jdd amofi itóon^ qu6 J«Suh 
cristo líuestro redentor: «6 sáorifieólá sí: miWio 
ppr nosotros y senos dá én Hüanjar espirituMipa^ 
^nuestra salvación), y á los íado$ dala orus; .sé 
ven las estatuas de la Virgen Miffía y San/uan, 
inayores del natural y trabajadas en piedra con la 
mas esu^rada ! perfeco^n^ jora se atienda á : la e^ 
l^smQm ir iitt^vlmiontoída li^ fígi^rasí» m^i^h 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MARO. 18 

M&diMmiieBte aiubiviereo cki teeíMiitíoh ietf^^ 
tas y<)e lltí»4ra)aSk€8ciriU)ra6!áe^ iglesia y leon^J 
ymtOf ájsi <U)inQén la dallft de CaDtotS'ytfan pré^o^ 
sos adornos |[K)nlodsteBtan la i^esia y dówstros; 
los acreditados profesores que ya hemos citado al 
hablsur de la Catedral,, y que poraquellienlipaitra'^ 
iMjaroaafi ellaiilapQrtadadélos]L0(>nes/e 
do déla capilla mayor y otras obras bo ttenoii 
apretáablc^J^ <! --^-mj-'. •►:•■'..■;.':' .' •.' 

Esto tes ^cuanto t i ila ligénai .))odeii)oi esoribíp 
del famoso e(lifiioio;,deiSati> Juan deilosi.fieyes; 
cuyas beHésias;i|uüciir:ba0taiil)e {)0iiderbdas^ «I se 
hulñesw de u^otar .uüt pot! • uala ^.aecesitariaa tuQ 
gl^est) v<;>lúttie&» y sí^Apre^ise iquedáifa(.iiiitefao 
por 4ecfr de su 'siento y^M^ificebcia. >v i: i : 

.., .1. .> r,i •; • ^ .: .! ..! ..i •'■ ) ."¡' --im!),. » ,!, 
•.>.: ■:.! • .;'.-.. - •.:■ •.,.. . .'lM. 

Aunque int^uni^amos el órdeai ({ue nos Jia^ 
bíaffiospropuestoralroooienzaii le&te eaji^tulo^, 'áus^ 
pendiendo momtelMieáinente miestra relación de 
lQj$)C0ri ventos; defrailes que hubo «n Tóleda hastial 
h^fe- unois veintidós años v ii^amo&á. d^tinaé d 
pressente pái^rafoi dar algttnasinotícias dd: áoMiáéó 
proyiiieíaU peneque seibalkestaUecidoen dexcbn-^ 
vento de San Juan de los Reyes, y al visitar toda 
pei!SQn<^ 0urk)sae^te^difíoioae^^riniér.6rden, for- 
9>saHi6ntf^ ha de trcypez^r con; los objetos. dé aste 
(Pie forinaik^ el catálogo d|e este; m^diernó estable-» 
cwí^ntjQu ¡como que e¿íts^^eolocaabs í dedtro de« >fos 
claustros alto y bajO;:A £in;tptte8,)a6({uelic>sv|a4 
jeros no tengan que volver aqui para visitar el 
iqu^.x^^^U^.d^ fitia\ve^^ ipe^xton^n^ ^toéfebre 
monasterio y el^^ypt^fco^e^fiptii^tfif^^ Moull^^ 

Digitized byCjOOQlC 



yotl^ftaiítigüedadesqué en diíiispiaéHbfó/vá'^ 
mm 4 daH(^ rázen 4e ese hádente establectáiié»^ 
toi que íio mediando esta circunstéfndá deb^^rfo 
qijtíedar relegado á la tercera sección del libro IIP, 
será Jsin embargo muy breve fel. episodio «ue llena 
este>t)árrafo, porque no es müdio lo queliay qué 
decir del museo provincial, y asi volveremos pron^ 
to á; nuestra reviita de los suprimidos t^nventos 
derd^osos. 

Ya nemos insinuado en una nota al describir d 
dáiistro baio de San Juan de los Rey es, qué se en- 
cuentran alii algunos objetos que nunca pertenede*^ 
pon á eseedifício, y que en este lugar diriamos ál^ 
ffuna cosa acerca de ellosi. Con efecto, én el lienzo 
o gsdeeíadel Norte repárase un pequeño fragmento 
de relieve. arabesco incrustado ^» el muro póf dí^ 
posición de la citada Comisión provincial de mo- 
numentos históricos- y artistiéos, como muestra 
del adorno que cubria las paredes de uno de los 
salones del edificio qtie fué palacio godo de D. Ro- 
drigo, restaurado después por los moros, cuyos 
rej^zuelosleta^bitai^n tamben algunas yeceá du- 
rante su dominación ^ y que vino á ser ea tiemf^ 
nias: modernos convento de religiosos A^ustinoá 
Galzfídois. Es ese relieve de estuco piritáob ydo^ 
rada á ki manera. que acostumbtaban los árabéiá 
á ih»iEiinak* ese género de m*Bá»)eáiÉadibn, yasi^tt 
su forma como eñ ^u ejecudion es 4e:lo iná^ efé4 
gante qué se ve entre los fragmentos de^ifléSoé 
moriscos de Toledo: tiene su inscripoioii árabe 
que f¡rá*ina cómo cenefas ó f^jas arriba y abajo; la 
cuhl estaba cómípueita por toda la esteíision M 
salón; de laá palabras siguientes, muchas viecéá 
repetidlas y en caracteres cúficos: 

Bonir 9 poierio y tduiyfelkid^: Munificm- 
da y miaría ypáx y prosperidad. > - ~ ^ » ^ 

• DigitizedbyCjOOQlC 



EN liA «álO. Ifí 

Allí cerca, en el ph)pQÍfcláustro, además de 
una porcioiídé''fragiriént6s dé'eisbidá/ri del in- 
mediato, se guardan treí» grándles estatuas de pie- 
dra; dignas ae la atención délos inteligentes por 
sus buenas proporciones, escelente mofdelado y 
bien entendido ropaje: una es de Nuéstna- Seítorá- 
de la Concepción» que se trajo del convento del 
monjas de Santa Ana; otra de Safu: Agdstin, obra^ 
del escultor I>! José Antonio Finacer» traída dií^ 
los Recoletos; y la tercera dé San flEeniardo» qvte 
p^eneció ál monasterio de Monte Stotk, y iimvli 
tres ocuparon hornacinas en la^fadádáls de las 
igtesias de sus respectivos coniventos.'^üpa muy 
api^e(jiá)le estatua de la misma matei^a^r quett^ 
presenta á Santa Catalina y estuvo hasta tá^épMéc 

Sresenteen su nicho sobI^e la puerta de la iglesia 
el exconvento 4e la Merced,- fóítií4i;partede la 
colección dd Museo> sibien se áií^úáitra (edavia 
en el convento que fué 4e DomÍni<k)l^ Ae San Pedro 
Mártir, donde estuvo este establecimiento artísti- 
co hasta 184&, asi como^ algunas otras -estatuas se- 
pulcrales^ sacadas de la igle^a de San Miguel de 
los Angeles que también quedaron allí. 

£xi$tén igualmente en esemismg clátiétró'd^ 
San Juan de los Reyes, diferentes IJi^idsis ;ant^uá;9\ 
con inscnpciones romanas ; qí^e la' insinuada Cor 
misión ha recogido de distintos sitios de teta ei^ 
dad ep que yacían olvidadas; y atm ófcültas. en 
paredes ruinosas ; én las Cuales ^ léiéñ tQd!aviá 
algunas palabrai^ qué daif á ent^dei? haber sid6 
memorias sepulcr^es : uña de elbs que está enitc^- 
y muy intehgible , dice afeí : ; ^ : \[¿ 

M. PAlíHÜWI; USl tTv ÁN, XíiIX. / 

Digitized byCjOOQlC 






.-:■-- D. F.-G. (1>. • •„. , -y ?^.>.. 

; Otra algo nmülada en uno de sus costado^, 
ofi^e;^t9inbijeñ una RieBoom seimkrai V dedioadjai 
por cierta AniluirDiodQra, stervarde Cayo, d^ 60 
a^os de edad.; á{Otro.!Q(H)sierv:^ j^uyo UamadoHar' 
eo, Gemino Mamerto de 20 años.' Í! se conserva 
olrp pedaiiQj4e la tapida q«^.tuvo/el sepulcro de: 
Wáii|b^ eui: to bówda di» tó que fué, iglesia de Par; 
dr^s.Capwd^ iunto al Alcáasar^, haílado^eiDU^ 
lp^:^coiia>ro# dí^í/Pí»t)a dei este ptlaoio , m^el ^mi 
to^ayí^ s§:lemitfg4m«gifrdgme^tos de inMripcian, 

- V .. , * . .;4 hU.' >E¡GIONIS j v.'i„. - * .t^' t ;.;.*.» .:.'ví,- ...<# 4.;-: ¿ . k *%: f ;í í - 

piprniMone». Aqmem, sepultado Marco PmurM Lambió, 
hijo (tí páréo: Púlfirid Jasó ,' rf¿' «fad*^ ' 4* años. Cuido áe' 

?^riftM^PTif?M?» Wamba que, se .renovó á fín.é del sSo. 
Ií¿á<fÓ^Wa<J> ^el Cardenal •tferelliaiiá Teébmprué eí A'tó^Tl 
írieé<laSíWsttíq\l6ie<Misfervfe njr qtótári'tbpiadásvfohitóii^íiHfe: 

el curioso D. Antonio Ponz . ^n, el tonio nrifiiero d^, bu. ^iage. 
de España por nota á la página 161 y era laí siguiente : 

En tumdlatds iacet inclitVS REX WAMBA; 

ReGNUM CONTEMI'SIT A^NOH»ClíXíiíI 

Ab ÁiMkká x.fUíHoy^JÜkS'SúU Uikiá 1Y IRege. 

Digitized byCjOOQlC 



ENfíilA IMKO. MU 

pld^s;<K>i3b imsbripeicnesrbebnsasl noniánast, ^értíéM 
y! ájfabe3 ;;: y f de vpsc^s V ^itcas^oxttigüeíAaAefi jquoljna 
ménotimaredioft eü di >ubm teMerb^ebhdUf ndtf Ip 
bildibtaea );^1 j^lado: )irzbbispdl , vtgieiisBí elidía 
esítá tdef lai^da^ tístableotnúcbto: ¡ pniriacnalííáibÉtgl» 
deila Gasnifiíaaide: iQQoumbntós^faistqTioM ]r'«irt^ 
twíQá<;ic0Q$evivándobei6mimi^ai^^^ 
M muqe»íd6!)gueMYeiimo;sk<eDj48tftr)párBÉfo'jfMni^ 
pjÉdiUDíQSt^ píH)qtte»fi|d¿oiáp d£i<hfLUax8q fesSa^ 
imtkt^^xmt2ám;Miií idoigttfidadtgfliaQqpiM^áiim^.d^ 
salowa M lea b^bU^tetoianmbvfipaluaehft boataaiÉB 
coqioadijf ¿iiiadaIcooduáiiQÍaceH.mí^(feKábdaft«SíF 

tQt'0b>etO6!á;SaiÜ /ttW;de!l0SjIR^ÍQ8;v iiunoq ,k')\ 

f >VGtú l0qui»;mjabSi€Qiiitribuyie á fgoálana nonsaq^ 
e^idi freapetabtotnqmereilide) pintHitts/:qi]eí;péfeyw 
estelestáUeoimientio piroviodal /, «ol^oeiíjf^^ 
tiyalQ6nt¿ áils^tatalidad de tosidúadriisp SQDDpMtt 
l^squef puectéi^ i^eo^néftáaretí^opode nii^Mbipol- 
3}tifr0(i V'iiQ/pQirqxfe «nil<Au£|upr0nído»baB9aritot 
dalToleao y siii;pit)»imiáInQ;aJbiuidi|iediia^dbian 
setectds del afta i^i<Rafaelv!(t>ueüiiiei*áiiíiittiy jíti^ 
ed eate^gén^Q la inaijroripáfte)íifiU10fit;iHai peilf 
que al tiempo de la exclaufltihmoii<^vÍ3a)ini)4itMlií- 
f €y»te pro&BQi^|cQl»is1i>nad€^niBl ]GMlM6nH>/|)ara 
ne(Mi(g6r ^;UQiíai!seivid()¡mQ)fie!Hb\)6(pamiiel'imiisef^ 
j«mlanaJ[ d&M^di^M.tddOik) iitejfitiyIaun>Io(|)iivá> 
luenteiregultíh quei^3»iltaba.£lii,l(>8)4dbQoiisi4ae 
aca^bau' 4eit]4fclailaifie {fiiM»9>drt)IBfllf)Ao'cr,G|siiéi 
qtiB\.$olo¡ qiadiaron iáqiití iktomtf eé de^óehd » Jfaib 
pibtuiüas :que 4€@kl¿í luegc^ nóofóéciab pceñdlu; ar^ 
4istka8idistiagbiá<i&>;.;C0Q /laá oiiálfa)^^^ l^de 

mós visito; en el Jr¿i¿i^(enlo del ^ 

•pfeW'é^é^'térf^e&ébtevaAlfeHte^ ... 

imeotoritf'seitilcndil <>l>ri')i«l*wloii ji'p < jí^íímiI oiri'iía 

Digitized byCjOOQlC 




dttcidbiertBBy «é!Ogidásiitas tei^ íkh 

HiiciRKy .Gomiskmde mofaufaientÓ9;ieha fermadélfli 
erieeqkm^fleiírueficaí vMiós á ocupar bhora» f dé ls( 
qliiehíio|Uienio»habla^cotí:toáal^ d«^ 

Miitaieiiitoque fuera-deittesear; phfae noest&'n 
4se¡IMa^^ fos daáarod pqi^perseiia 

eaiMet^Btejiyieáreoíéndo-por otra parte decohcH 
ttflaAehto»;ambtico6 para itindar < nuestros^ juickKí 
aoeiicaAá8'Q«to»tobj0tos, tebemoB Que^a^ lab 
aftaD¡éB)]f pasaí^/pórlb qiie á' per8(ms^q perítaií^bet 
im^aídSoirf^peiiafs veces 4t'Ia arista de ké eoádros 
fllÍBilioai tth' embapód^ noi^abe) duda eá Ids auCcnfeis 
¥"eaBit8li9í»á)i;épaiáB'airibüyi8fi linfas; prinoipa^ 
íes, porque variosideelloé^eslátt Armados; y de toi 
(fHttOdo feertéoi;) ó bien tenemos aa4;eeéd€Sifes y 
Mücíasieiíaetas latderca; de su^ >prooédeiic'|a; ú éffre-^ 
€ciK(taiÍB8>raBgo»y ícáracteras tan^márcmos d^isu 
fitiMfony. qQeftanánHneniehté sdD'j^ócliei^ 
teqidisjMirde^aqueUos' ártislas á qmene^losiatrf^ 
ÍnlBnog!>deolbro8'np pódeteos dap Wor coneoidó; 
«oidbstahte^fiteiBeátambíén üfi&qiiM S gener&lla 
oaKicacíonídei in«iy ))uén6s ióri^nálesv y dé cifca^ 
dvof tostj^Btédigbotj de^estipaa; con que todos tos 
-ihteUgeBAoawfcsiseiíalaín.-':: ' ■-)*'.'( ^ . ' i^. h;;. 
iM:i(fii«no8r7AÍ UcaE^ la oífráde'laspinturadi^itte 
fioseeielinasep^ toléídaao, > sí bien, solo^a^ o(4Ma^ 
dasrqaolos salones, de San Juan dé tos Reyes 859^ 
wfaBdoidi^osttadas ót^ásISIS en diferentes igle^ 
aias^.parniqltiiAeliv 'Conventos de Réligtosas» ésta^ 
lrifeciiriieii|tds ée Beneficenpia y oorreccioñ'públi- 
<^; ofleina^ del Estado, etCii'bájo la te3pcmsabíUr 
Hdfliá dtfilas eoi*fiorack>desíy:^rfes deai^eUas^^ 
y dependencias, y á disposiciop ^iepipre del Gk>- 
M^á'^brd^ lá proviriciay^ de la Coínisiotí d^/mo- 
jí^y^i^e^t^^,,! siendo, p^^^ sUpimesto de íU¿ quie niiígua 
mérito tienen , y que no habiendo lo^ tiastante en 

Digitized byCjOOQlC 



el imtiaeo' para teMifa«s<)otii«tteiitenifliite «oolMár 
cteís, hablñau dej^stroprars^ yjieinruilíWaa qíht 
guBá' en. loa desvanes dbl mismo^ciranda asjdiar 
tribiiidaa sec^nflepvtoilmqor»: yitadotoan «ijúlerto 
Dlodio» }m iglesias, ^iiaittt^iciiHM^. Hk qu6<estifti der 
pofiitada¿£qjo¡necdM98i £n el museo ¡iNToviiieialhay^ 
do» ^^desBalaswwa abajo; quefüéfiliijSNm 
principal dd secíqvebto.queiyá lde|ái«M>8<f(te§cmli^ 
y olffa Bobxe (teta, : alnbasf bwtante^deflafaogadaa i^ 
cod muy.bittmsdtioea^ eapeciahnenteJa id^ anfir 
kiiMnftntebido festAlSl «tibdtaSr'W^ (fue 

están los mejores y jde^masf eeonoeiitoioérHo;: y :1a 
del piso baK>;9^! bd iles><iiie( kiayí laknlM^ « blgmo^ 
regiilares;^DaUii)doraloá )63 nestáqted» tollaitote^ 
lerapivneipal|yi)CláuátH)/altOv^l»M!> wiAí .uliunilf 

Los qm > 8^11 repiitfadORf^Hdi^os d6|apr^ 
Natnan |HeetivaHiifiBt8.U atenmoa 4»} imivmjfmm 
<{iíeiaigb:entieiideh.dfe pínUi*ai)íSon>!uiiQi6 Amaát 
enoB;hayM.de;áutana:ioaii«KtidM)^ eoféo lamba 
bem¿B>iiidkado,>y :12:queíi0')6üp€^ orí^iíalaa 
y áa aigufk ;»iéri(t(U pNSi^.cbyQ» dutofl^iiofestfft 

ettpfti]^. escuela ¿i^ue p¿Éteii6een,'habiÉildolMíte 
la eqia&db, vaieDcíBina,;;seViUaiib,.\iUiMana>y la 
afámanaantigua. yaotos á»reséñar algunasidetosi- 
tasípitítura^; «afti^ lis' cjué'ha^stiblasif «otares ^y 

iDebe ocupar el primer lugáír^rnoysoli»for<s|i 
táinaáov'sntti) ímiy «speisiaimeiiiteipot su J^q^ 
tatU^ míéi^tOi' uxiJiei^o quo fiml Jo^ó¿ AineíAi ¿/ 
iSiMiAi^ete.virepHesdata (fi^teiBlMlífl^t«b- 

ralá áig0 >iMy«ir88>3a SacrailFflinilia^ ftíettiil cisté 
ottOre cóatro ívteafi.dé aUó postres de i anehoviy 
coü.decir que es del lo bueno kínepintóília cókbtis 
autor^ noi aecesila itoaá elogio^ i ]j)el mismo* artista 
dpor. lo metios de.5u eseilela,^ .pintatto&^^n Jkiiih 
ehci aeiertOii swptroa ites lieiUos.de :4ioa >\ara<dk 

Dig*izedby Google 



0K *-^WLWú(y' 

tfüérpo: y otomano 'iiatuml!^ y otro ba3^ari(<l08'$r 
«hedía: wmñ ¡poii' iuoay ÍRiedia) /qite : rmremmk I üá 
fnlep|M^éR(eiio lal apóstol San Sartokmie;? y>4od!añria 
ll^tiwu]f«hratíguno$' á áu nrianepá^ ^aunqt^ sba'idgo 
4íh^6ÍA»radb decir que iséan myos J totvod) des^c^if^ 
di^V ^pftiBddQ él «upo eon'la/pintüpii ldfe|Í€éa$ 
IPttdrta^:(téimdlo'hatbral)p,í9^ tHQ(a)'vap^'d^ 

aUo^pbritri^riUsírias^ide aooh6^a«pveáei)(]ancle»á 
1^ ^édPOifapósloll'íIkislikhzxts'igúaleBid^ 
irfiedia^fimipwiinfl'y eaavta^lque coiitiene^ 
«imí9ldeí6éÉ(MtQ»ib'f ^a»lB¿^ áoh 

orí^ndtei» delijMdtfiv déH^niafaí)IKilüaii Gmém^át 
Miranda. Otro dedos>tiiara€ideiálto/}ior(bná'7im^ 
4ia< i^ue f epHesenta^i San IsMirpriesí prod^oioii del 
^¥cn«^saiMei^ i^iiooido Atatíatm «Boéafüegnu ifid 
ftculÉ6 y^odebrado iúoáiEf Jbrdáh'háyon'SNMa^^ 

Oidestraj S^oi^ > con /el ^ Niña) Di^ 8Qi)re i i^s néd^ 
ttai^M ^que ' ^iiedei x)€p origiBai ifle Juaa ée S^iñlki; 
AlonéO' deVArdo, t entendinq aifiMi «n ^ su tiem^eiiér 

mioú&mm^ media; íder^alto ()or upftide aiiolkiv 
iretratbway ibtei>.hé(^deM ftána Doñai Mariana 
de Austria muger de ¥e\\^ ÍV, que está de^oiietl- 
ipo iNi|ab^>ive9tii}alcanioí d^lmonj^j )j otrtí que 
vffrémnUt á^ivi i^aMo kreligíeso fiorrodlUado* ¡ráte dá 
Wirgeiiáfuéletj^ait^ mij^seapiiláfio eníqneoipbhBi- 
^i^i]ñátiida)S«M^ fiomíhgoi áe^ €lv2lnaill^^|^\idkB 
ititeH^enkes^léífltr&uyeB: aflai]ÉdvoÉro6j.dosi he«- 
j(ratd9ítambieDi*ay^ppH3CÍaft)tes«tel Goiiée yidetia 
'CkMe8aid6>la.1ll(»i«loa: OcbéíliéDKes'de á. i^Mipor 
itt*ed*«uartaB Goh> i^finturá» de. Jesüév ^la» iVír^eDi^ >foa^ 
Vedroi'SaniP&iblq, ^m J\mi,ti&¡jA^éb9i^ií9kiv@fm 
líOranzarytgailta^^MÓehbi^^tAeneitf^por- autmríiíi: Joi^ 

Digitized byV^OOQlC 



ABÉflmtaj GM«itetíbi^a8>^bi«8.C8BÍHiidas'pór4 

8áUU0^(|#aflel€[re(M>Hy^8on/(kic0lUnBo»^^ow^^ 
eoÉncí w tnediatvará) áeldiámelfb; tebn:.6tlros/!tan^ 

BwiiiiAtU^ (^fttre losiGÉ^ei'está eléá ei\ebtek)i4 
qO^éíjk gt^erid TonpidAiadáX ^un S» Mfrolarn 
r iy c iJIld oí; de varay! fttádÍQf.fpcítafay emitan i ly) 
oCrp<idÜftdÁ) dé d06 y RMdia raras |kir dos idi^^q 
tttumi/ Ik Simdkdn pm, yífbBPol(i)Liitfaw tai»^ 

yfífhedb^d^' fimcfew»v ^qüei eoBtieaeta d^ 
Bta^a^}6venesí><|ne'p9ffec8ildé h'YiraNí «ji» de 

áhHlrW'B^k^caA) ipop aAfttlim antéMmpteaiii nKen^ 
tM ¿trés'ilerttas ^dseáumq cpw^ sofijb .6iftle ftU^ 
n^rrailmiera- c(<ie-sé»'8tiiáut«4 que Bé pbdc^nw 
aiepAmimfipdudáb}elaieiKtó«on de.un¡9Qlá*itd ihu^ 
sa^mér:^igna estmnbknváe loñeDeSond^ un&ttau 
boÉ»' éeSatní'PalbbtbrabaateBte Biiita4a ÍM)r£stéJ 
kmlIfiMíen otro'Tien^ífle^i^ales dimensioneBri 
lw)d^sipHe(Me^é$^íy»lno:l)áifla^lBenoé M atenJ 
eim'élnH^iciiadro^^liprDpioAaiiiafiol) <|üé:eoatiinié 
BBifiraéifijo de^lnah de Aib^ltajtTadikMníhay nina 
dtKxfixiojp de i Safa >Diná)9 í(d Imeik ladccHi). qüe^sd 

iMJfjl, /: liíiilí'í]:; il'i ;^')l(í *:^ií';ííii -^in'iH'iilti !n: '.!ii| 

44%toQ9ÍNí^tQ9ipmé9éd3 a»cj)rcfs|» * rfttífcd |p«r JÍí Jipcht iiji 
'«ivu Dublica J los , socorrían por el pronto con un irefngena 

htmié^^Mtíé^AsL ydéléHoA(!lk''jkrt*'lá inteímpdrte' 4üfe*!ií 
esttdb'¿uftffeMé(aUf <Mt<^ dedp&sigbsiyíniedkijH^iir:»} ^il 

Digitized byV^OOQlC 



m 

fiAiti épA.'lttiidani€fnto!poir:56! 9eám Qiteaieilflstá 
etkuA&M^ tsi úmtíúálaié mstyot qafeiló» antem-^ 
Kd^ Iraes-midéltra^^vacas pop de« de l«^lwf;^])e 
doKiymiddiaide aU# por !do^ de andio. eoListéalro 
^rqMriBwntaá'Saoi AfltKs&i;:y el eatín 

lQ|^fi<Éi!'k Jihria H. M: -puitoií def€ámai%tf(qaíA 
ptobafiMicnté será <D; ttai^» Matóla, Utt'Saii 
6eráiikB0v que^^figimtéJstái^loyeiidb <^n MileQ^ 
paítela vtendri oomo^ivara y mlBdjfii (dtf> altOiprn 
vavaí y/euartá de radi^ , «s. álriHuiclQ ¿\ A^ioeote 
GatoíkiM^ {torijlieni^^ rlkM 

eéJámkiafc deboJoneóoo suadfueaoil JiHii^srdb^ éba^ 
Bb deiiHitafVaiá dé larg»«por jlrea^{0uiMa^4e «drf 
tíDSf; tienen lUnéiárikiffl pHBAurasiyi)teeí;TSrÍM(fiisim^. 
toade lar'.'SagiadaiifisBñtin^ ooniiola: «rsüíaioii ,dib 
Adidk y!i^ial/staipi4imrjp«ead0;, toinilerte;d^ 
aaealái^ lacob; etetv firmadas ioda^ |H^:FfaidLv 
Noffaltáailpuia ^estafa del géüerbiterCiini^Lr de 
nuestro Morades^di ^vinó) eiotr nnn .iitd|gnifioa<^^ 
bla graii4e'4^trépré»^tede>ibéi|íli(^Qw^ 
Hassarmo; y' otra más IpequQfla. que eoutítbei el 
busto dé Noestra^Seióra deda Sotoobdi* Bi^isté unaí 
terei9ra)tabi»ideila(iinanéra!a]Mlgiia; apaisada^ <ie 
iMa yudiedia dé lárgti piútSuiiá detaltair c^'kxsbusH 
tofi'>d0 lesuéyi devisé l^nttsiiíÉb MáúHs qué ítiOíti^ 
tabean algunos inteligentes en atribuir á Juan 
IfeW^ó j|[Üé''KiUífen yá fiidimbs irtCjiíMoo^é^ cí'li- 
%ffX; ^^iPP .se¿uñ4á/ capítulo. I Jaí^^^ 
ptatwas.que hay;; en el yeatiiario 4^ Ja s^bristía 
printípal de la Cated!ral)v Tamlnelí apaisado; pero 
dfe dcjWiéá dimensión^ que la ttWá, jpi^ecédetttie; 
tóíy un^ iíeñ^ qii^ representa al bieato tppétíkp dci 
Bríiiífis en suihábito xapucbáno.enbr^ nm porción 
dei ffuerrerosá caballo y »{)ie»i pintura noialtá de 
tóéfitp (^^^^ ; éi¿¿átÓ Ápwé^í^r: «^^ 

les fírniaaos^ el uiiía (que r^esenta la última 

Digitized byCjOOQlC 



soQ:M)Éuras4e;6ataAgiisüdI^/da^/9nte M^ 
por José'Galrcia:;f)erohiqgilnbid6.llb8;tr6á ;se»íaii- 
ouentra ledobadb eh etiestal)leehnieMa^jtMmM 
primero se ;haliá en'/el exeoinmatt} de^fi^iftdi^ 
mártir adoifnaildeí el refetítc^riói <|m(8iirve4hdraide 
kimsoio á IcísicogidoséQ la cabá proritaeiaLdo^ési- 
p^sitdb yicaridadv y tobi dos lUtiflDoa loB eopec^ 
elcdhsecje.dél mbi9€0;diToliadosIeiL<up^.criaateiii|»- 
tcnrior i para que no ocatoi Üb /esteopedistl omm 
ptfmcip^ iisucéd^yafpoiícarecBcdeHidiKO^^ úui 
' fiftne losííkiádií^c^esoú ort^oiitesidigpioardé 
laiiteAtíoD/ldeflosíeQfiosoiSy'aukiIcuM!^ aca'lá^ 
€iL désigoar sils aiftolrea,! meneioilarttMi twoíée 
la.Yirgen déla Leche; cuyas dimen^ieBCB^MnMUb 
ytMs de: alto por xo^: y imediáiOQ bixdNQibtrocide 
Sa<i Pedro , Mártir, que. ttelnb un^f vaDadpdiiítm 
(martas; otroi de Sata Pedro Ai4)oes^d6f vhralv «níe^ 
diá por ¥ara)y /cuarta; 4otirol)de Santa AfflA^,daád^ 
Ifiocioa ¿la Virjgen, dfiíuaai vara; por titea jonartap; 
¡otro dé Sai^ D«d^o de Atcatt, de.dosi.yi íúéákL nra^ 
rasjpor: una y; media; j todos fiuco^ * cmioaidMtítíe 
4e eaku»ela;sevilfotta;;d€ce]lienáe^.defváia<«éidfta 
portnes caartás,.que epntieneiiíua apebtoladMóoito- 
ipletoi; o^:^a lá Sátira Faiñffiá de; doairtmtt por 
uaei y iijiedia./dei¿seueia.¡caatdldna lof triioe^Inn' 
Saoí Betnánlo d^ Alcíria; Áoi vai%spw(iinái|> anab- 
ta^ de.;ei30uela;¥akAdána: otiíai Saiíitt^ 
tabla de Úres eúartaisl poí! dak «y nlediaj »un^)Iaié 
•seniadk) oop el Niño Díoa 6nr])raa:dsp vara y eaarlki 
poriimayara^yimax^ezadid iBa^ttst{|,4odHtrds 
de eaéaela ptálransb yrpoc/ilo haceí^nosf ¿píteteibi^ 
bles solé rutaremos m^ escuela idemana Yariasitá- 
blásde: regularen Aimeiisi(Me&^(ct^ onaitai^^ 
alto por tife¿ cuártasíde aAc!bo)i c^dcoñíipoDendin 
oratorio completó, y > repreaentauD i Ih iÁdoraeiflp 
de los Pastores; id. de tos Angetedite %ii)gcii£(Hi 

Digitized byCjOOQl^ 



ofiiécefmtesiLei Baütísq^ de^Cristopfiíilrftíaige^ 

m; laitcHiiHa^UeiíiE^píríta 8fintó;rto)ÁHU)y^^ 

tler>fi^8ti*^>Señfmir,)iNÍi;iBaife de «Uit Aéiargate;'í|$l 

trt>i£'dei^^ niBiitiq» dbérfLÚcás idb HblMidu:thayí i»dt^ 
iBá9)bÜ)9i9dbsntp]9la3 <ápai8MfaUp'de<da6itariMitéé 

l^rato4te)Apó^le8leiileida<tiiidai Idé ecat'inisiihi 
«BcmehriadiQqQAb^^dtfensiA^ v»qos»diiai- 

tos sagwlo8/dignasitoda8|deapi^oj& 
.ibnoiiii:(ftpo8ÍlittQ|»8de Bo dp9pnkñal)lesfc«filí^ 
<obiBe elirelnito deboél^kireii^ 



'átocíduiMliafdafiuiila/áiEjgiptoi; Tin^>Geh)fiiimy, 
méndoilaíteompeta deblümíqfiiiéiliiS&iitB^iléb il^^ 

«MwbsiOiA AtnmlcMÍ)de'lft>PaMQn]')y ((^^ siqchds 

iéstMriAvamáovykiu^^h^ pasan idtaqpMun- 

fdiiidi!i6i;sk diá>q«0 ( sai tratci )dB. i^^ 
HElfl8Ífttoio)d«}astpiiiAuriibiq«e!qn.éLi^:i^^ 
loq iléBtaB(^ pdr iiUilimd QLdf9«rtií*^iqiie»iparto'd^ 
UBoloiDdel fáio;al#>éni'quéiestán»lo$Jiifae|QreiscKii- 
-ám»ádm\ímnr{néf la'beldá dá K^ehabitóiUpt'T- 
iimsdiiinpót»dasHeli'iilBÍ^0 Iraaeifteadoi nji'CiaoAe^ 
uALfdoUg^OJdel^oledp #LFf 1 1 Francósce » jiméndii db 
iflís00r(;s4r iker quien ¡^af «tencMos Siclko «fiiet ttocuó d 
¿bábitoiy.pto&sáiieAiéste céoveato la cuarÉatpaptp 
-^eiariolxjíqaeiftnfná elttestpro de 4á!iii[^iiierda'eoá»- 
-fitanéiM entravies «titeirendt <[ue »ockr|)é>í«qmHh 
^tntohojírfi poi^re habitGutionuAel gránd&ihdud^ 
íBnoBaempriadelp cuaftliA 'éblecltdorallí lai Goipisifan 
ffvoiríiibiikl dá monüineotpS'Un^ iiisc^poiottialüsiim 

Digitized byCjOOQlC 



-•w|'f;í »iMj .i;<lí>'>7<{í!f: ííií! 'j!)|) *; JÍMífq 'ilíi;'» ftíiff 

piisttan m estíi c^t¿^a1*^al tiémpííUÍe Ik 'éxdtéiisl 
tracion el liküaíto' dé Sáit Pt'dt'ü máriií\qWl\íé 
su advoeacibri, y r*fetl6ne€Ía ¿ fe értléil tié prefHf 
cadores ó sea domiriírofí/ Hiibia fJtdt>' ttáidáf st^ 
relimon de Santo Domingo ' á tíileclo^eiT lííW pfjr 
el glorioso' Udy 1) . Ifi^rniíndall I ; q{ñm ' h) nitóku] u t 
el cuarto coítvi»riiGqiie sé coiiíjció'dé í^u ól^dííri'pn 
España sobria irnteirmio qué aloftclri *<^tnpi^ dU 
Catedral en (í© knaravídbes db^óro (11 *ql^ Í1^ 
rnabao el ' GraMítol, y medMiflmfch!í;%ofl<ícyipl 
con el iKWtbr^ de Hifetfe út* ^ San Patífó; ' áii lías 
itfijíeras (le'la piMta Nueva jiam *?Í rittJilaiio, ddftJ- 
^ aun sémnWrVítii nJifl&sy^efítí^o^ d^-4?sfé 
primitivo íhüfiaslMa ííVie^shiVo áedU^díí ^i S^ 
PalíJo, y en 'd ctial^ pefrtM^íí*lí!Poh Wé Dbiíihiicofi 
sübi'e ni añíj^, hAííta íjiie'én I4()í7 íí¿ siíbiVioni 
la nueva tmk que lia|o U^^dVocíieimí de Mn Pedr¿ 
mártir les ftiéiti ecíihcíida'dmttxj^ &áb\ *(^n MÍ íii(Í6 
rilas céii trico de la ciudad ; <pit^ ¿b^ dfWidtí 'tos 'hef- 
mos coooddó bafeta la siiprésibn de ¡Atídeiiíeá Wlíl^ 
glosas ocunidat en nui*í;rroé efiaa. E^tí? ikm^étít^ 
Relabró -ál pHncii^io iiiendW capaz y süntiMsfl qtte 
clespoés tti íníis modernos Itení pos líyi^ed iftfca;- 
rori ái?i moítadoreá (que lleganMi á feíor üBa de' !ak 
mas rimn coíimnidadGs dfe éste'paíg), tó las íííi^s 
priilcipdlaBde Doñafeüibiuftr^dí Menekés' miiget 

-<>(!> j Ya ser ha) (lk^ti%a:bfiadotalidí aa|rftiil0)lide{<istil sec- 
*t^tí éoMe 3 

Digitized byCjOOQlC 



de Alonso Tenorio de Silva, Adelantado deCa- 
zorla, y se le agr^fQnr(rti1i4 casas menores con 
una calle pública que las atravesaba, pero impo- 
niendo, i>or«sj[^.4árcun$t»Káai el Ayuntamiento á 
la comunidad la obligación ó servidumbre perpé- 
im 4^>ííbi!)W:Mo.iel4Á» paso Ubre alp^bUeti por 
U'ffg^mj qlcláu^ro'iqui^ títülaban defai^ipro^ 
$iwiaiíjís,\;4íl-«íw!tter% qufe todo eltíMíquifeiese 
|l^i¿,^tm?!P!<(r,Jp ptíertik,ppiijcipsil dfeliteitíplQjy 
í>|lWvá»W¥>Oi«stjeyiflVíliQba<3tóii»tro á^í»p(mtaid« 
4ftí|)«títí?t^>toiílaR.loí4ias,^wlá wL í. un? ;í ,. 
Hj|)íMí^?w ;«?. fines^dél .^riQ í X^Jí fu¿;i<«isaiir 
m^^.jf) mstd^inuf^vi) íeedifiotdov/^iuedó 8iend« 
»lie,«íp¡YiWto TOO: d0 fos m^QPe» que iitíbor^ 
1¡íl^e4f^.,can magníSpos.piitio9;,!g0lerÍB9.ó0lé«sárús 
¿fiÁ^iín^» .4epiartainentos ineeesKMfiQa i; una i^mm- 
flifl^fL nmn^iirpsA.y rica. Mop^ m mwlik»». ;t<Hlavia 
iW)l4e^« ponquA desde Aft ^mm^tmiQn '}mt»ilM6 

m^si:Qifíniwmm^m^i^\ prineüpíodetotíutrntei» 
jQSiJJÉtoUpa.^ deimiUeiWiSis lUMioiisdesniovilizaí- 
íÍQrt^ yd^sdb elíreforidQiaqQftterQBítBaáílftdosíd j^ 
|Q».99li9]Mecir9Í(eM03 pr0\ínoia)es de Be^efioemíaL 
AM» YnQlu$^.y 4evimiMriiiltedi :^sílode taenditídad 
y.ilio^i^iUilKto, SáPtift^^iqUQiMbieiHin><to de^ai^ftfts 
4»l!Ppi|0»¡«dífici(^}jal Col^Q. gmi^ral nrílitar que 
<9fW,lQ«^al|itS* y; 4e licúales idirftfpQ*; dguaa«bí- 
iWi/cuaodple^ Heiguestt»y<eiX jení^etS(i)oipáse6í:|>or 
^tAi(;iu4a4iníidi]ui¿ientalrPpro)ax»«s»9tabfe^ 
l»»lW) viíifwtnalisenfceiliayi en^i^sta imtmmsutíihm' 
^^iieta^m ^)cisia^;(iiaa4é It^ámas oapncies y<nitftiner- 
^^MpndjOriea de toledOídonáe.» ahiundaniloá jtctoi- 
plós suntuosos. 

> PerteiiiiceieBta>i&ksia ala af^itectuf^gi^o- 
«H^ná;^y • con^tét dp tres espaciosas nav0s,' *op 
utf ^^m^ y ^¿apillsi'ii)áy pr yerdaderanjijgni^ 'tóf^g- 
níficos.' Su entrada priqeipil! qví^/óaé ^ coswftp 

Digitized byCjOOQlC 



EN Lá'llillO. II 

fadiadaiiepiídra fina, qué cobsiMe m^db» orttom» 
ñas y dos pilastras» corintia kpjiB desi»nsati sobro 
{n'^porciónbdoB zócaldsl les cuales <K)ii ^su'eorraii^ 
poMtienfe oornisameniD oéiislituy«n él pritiiei* 
etferpo de taponada! dc^^o un ght^dioMy «rra 
en ercentfo, que sin^ dfe: puerta, y teniendo wi-» 
tre lá colunoila ylflpUastfadedada ladbiiMjb^M 
Bisima estatua de mánnol, peto^niieiio#e»dáiiiP 
tural) qüeyeprestht^á'laFéy i la Gark^d, oleras 
Éo sin ñindeaneétO' ati^iias al (R&übm AloiiM 
B^tfoffuete,' ^qiáeh son ' muy d^^s:/ támi^leii 
tiénem cada costado Ma lápida redotídd é» qM 
están ^rdbadQLsmláS' inscdpdoiíes qbe MMiies^ 
tari haber sido unido pata sieni|[>r0 estt^ teni|4aal 
de San < Juan ée ietran de Itomá tA l^TS*^ y que 
sé ^añ a¡[|ui las mismas ítMlúteenéiasiqtKf en dl4 
chaBasflida, rezándolo que iesta maneada Ékm4 
gundo cuerpo lo fikivia' una ei^eéi^ de^átie^; i|ué 
en unafaómaeinapreseiltadtraí estonia de Aiáirffi(d 
y tamaño natural que figura á San Pedro márlii^; 
titular de la* iglesia f ' convento^ la ooali «iáb de 
igual in6rito ¿ las' Ao» iañtedichas,' está heéha úA 
embargó; oím'mmhai inteligencia' y es obra inm 
recomendable; deMdá iMudaMemente á ift¿uno 
de los buenas escidtored que ludM) en tólédO^des^ 
püesdeBeÍTug(i^y'Boi^;i(^! cOnduye WfáiéM^ 
da ton ;un hernioso bscHdo'de liáis armAS^ teisilés/'y 
á uno* y'otro coétádoltietie dos ventallas' >coti-l9^ 
lejaside imuy^buen ^to; l^enétrai^poi*«VaiHM 
qmsealNréeh sucentro,ys(ikíenAacüatM'4^(áilJ 
co^das de piedra muy espaciéisás^iy^^nuidádi 
en ün pórtico l)a^tanté anctidreso y 'uesáMÉádc^ 
que desemboca en' la primera bóvédiat - d^ ta nave 
eohterai del Bfvangelio^ y tio deja de dft^ebéPUtt 
gólpé dé visláL muy agradaldé ^ asipecto^geififéMA 
qob'Iá'i^eáíh preseúta' dééde^^uel'^tio. H^ 

Digitized byCjOOQlC 



9MQA, (9^}«^<maifíi^mfogr'>Q8euljMrif»<diB|«en 

pn^^t¿(^Qijelaa^títi«ií(M te 

igí^^Nt y»i^WVí9R(Q^v<q^«9 ¡ei»riqlüheGei>a0dsílla'<^ 

«ftrd^^BiíW <te ^'iíMteu$tmtóQ»íí:Ah<Jrtbil8CÍéttleH 

Digitized byCjOOQlC 



E!f Lk>#ANO. U 

eü! ^M^tfMé»,' (^li^^ds dé)Witlitd%is^co¿»pflm«M<^¿ 

hii«den<de'Sán1^Dóniiiigo; péroM^nisidc^dOs «0^ 
tno 6t^j«tbk(l¿)arte<éál tif)^6¿tercé^ 

No su<íedc lá misnVo eóíi los lidnijos^ que eóh^ 
tieneti tres boilitósrel!íblos¡)€quííño^vlí*5rídoíÍJdÍ0l^ 
ííapiJIa de! bo&pUal de SarrfíagoéftJtíiaa pñipia éfW^ 
ca de iraiálíidrH'se aqui diclíoa estaíyíecfiTiientó! 
dos d^ ellos t\ie^oíi cMOcrádofífíOiiiDcí^atefaleíí del 
afer mftyor^cfi cl^orüccro ;'!y ti otrd til la^éáfíii 
Hita s del costíKtol deíBvangwor 'dií lactUfeUos'tfr'' 
presentó el ui^o Sfl D&ct^r tk h f glcsifc Sart A'giíAJ^ 
úñ,y tel btreí f jarfece 6er San A |nf irosk» ; afi i boS 
de medio cuet*poy'taínaño natiiírfií, y el ultimo 
en traje episcopal ; el dé lá cilacjji í^apfMa d^ lá 
izquierda del crucero, ¿s algo mayor; y se cdn^: 
templa en él^l martirio o de^díncíonrdel llallí cí^fií^ 
tPOfi de Espáfia y de la orden á quien perf entela 
el haspitai ■ el Apóstol Santiag'Oi con ViíHas fig!i+ 
ras de euerpM elitero y estatura i^alnra), y tod^i 
ti'es soii muy dignos de esüüía. En la olra eítpilfa 
(Compañera V al costndfi dielaíIíplístoÍA /Sfetotlfeet^ta 
aun el retublo d¿rítdi> . y de* no Jmny biieíi güstír, 
en qoe es venerada (ma pi*eci6$H íríiá^n ríe' lá 
Virgen d¿l Rosarkíidquelaeslintíuida eorAJ^midafl ' 
daba muy solemne cuko i y ípiíe todavía es n^üj 
visitada y asistida de limosnas pot^ lo^ttiledaíltis^. 

'^ iob* (pie I lúfcbndo Idc] íéuaeD)pcoNÍneiál i%e'dlclnidiBé'M Iumk 







y Google 



i^jQvrpicifte toiHirta, uem que desde fuegp esturr 
vieroaen ¿I» y otrosiquese han traido niNodonm^ 
I9ent9d^tr^^kl(^¡a6destiru^9s^ desoiftntelaáas^ 
CP9 «i doble na. de coo^ervarlos. como objetos 
^$tÍQQs, w eseasqs de loérUcjde fornpar en 
este hermoso edificio, un panteón de. hombres oó-r 
m>v^ 4^> Totedo :y su íprovinciía ^ Hay ,nm á cada 
f;i9^d«í4f)l^Mar inayar , leíaMla ewl en un himtt 
qi^^se¡i)bre «üíff^imikkwreú con suaplUistrast^n 
j^gruwp^M.muro; y consisten^! unas vorntrn 
c^i^^y lisas i con ^uapkámídaí; sobm Ub cyh 
]ñfi^9;|d9; feH^)iiy,pQr deUiási en el fondo. did 
ni^dW pw)tos0.ven»njE«iáAgeieB pimadosisitfrest» 
£^ Qtim^odQi^nos Bpriel oeBCionadoi Padre Maiy 
li0;:^n f)$toS(«i^nulQrw die los. Goqdesida Cifneili- 
A^„: íifi»,sifk draai le^stearon 6 ayudaron. grondeiT 
^epl^iism^ Ubemlidadiá la rel9dffíc$iejk>ni|iefe9ta 
iglesia en la; forma .qne la oonocamo^. £n la ¡yJt 
io^nPAd^cApQts^idie laiA^irgieA deliRosarioir^ála . 
Aer^f^ 4^,!saienftradd , hay otro btfc^oo.ien »U 
pBfflt!Wi,qne.^tá«^^pulttidoS(^ oélobrí^; potete 
|^i?Qplfl^ ideja Yega^y su esforzí^fo p^re ,* ¿uyae 
/mt^t»aft (die ^niárnioL y ; de tiamano natunal ^e wm 
Itmm^ ^rrodillads^s hacía 4 aJtar ;. y cnbierl^ de 
ails.ariQadiir^al e^ilo.de su|uél:tietn[K)i< ^Qui^ 
iK>i^.Ku ie^j?esion ^i oUrpiitotesfí snmamanteii;^^ 
«MindfiMw.ifo Jaicapula (]|ellado: áü :£!vang<dib 
(i^4^Km;fisl¿ di^iQadaáiSantiagO icomoshedoíte 
.dt6h4r>b*y Ptrtof '4oá^(SeiHil(»Q$!;iutM); desde, ¡sus 
principios que parece ser de D. Pedro Soto Ga- 
meto «Fisqal q,ne fué del Santo Oficio y f rior de 
.SaitMll^f^.» que talleció en 19$3.>y.tiene tandHea 
isa estitua arrodillada , con lápida en la pared de 
eoArént^, que dice éer fundador de la capilla: y 
él oth> se há t^ido de la iglesia yieja dé^ repetji^Q 
hospital de Santiago y ocupa ahora elce^jtjrode la 

Digitized byCjOOQlC 



máriíio^rquWie^ttídiíl>e^ée()ülctH)'; ^^ ttMá 'áitf 

iDdRtíra gótica I v s6bre laijcMia* ((mhihf^^citñú 
de lá uhia está eétoida tiim esAáAufl inóriitk)^ iiá 
mugei^ jévéü, <^ b^|e ámÉllanietiteY^k^i^ 
gunla usaii2ía de ka tiempo^ el tulgd ha miMAú» 
skmi^ á este hidi^i»)íiento el séptilero -détíí'Mé^ 
horada ; y okirtsimeii^ no ' ^»reee por bmfHm 
defazdii'^a tradídorál: üatffléáciotí a{)Kehdi( á A 
qbe'alli yaeérpues era tiria seiKM^^Mti-at^^ 
ritfniebiéheqrmé^i'INtjaik'M <<KldttogttM^ V 
tísfíds^'dé lio Yñénoáí ieMubi^radd^t»i)i^y';¡^<kifiQt4o 
á la tierna edad de íl dños^^eae} j[(rkíd(ei^íd« Át 
mátpiíinMiio. Ekéi sepulcf(v, !|med^, ^tetíeoé>i|l ' 
Doña Matía de4>(«do J tnadi^e^e»' 1^^^^^^ 
Fígum^a f Ofdaeo due fué Aiuget^' áé^ ^bief 
Marqué» déSdiMHafia D;iñ{goli:^pe2^«íM«i»dW; 
y la m^íogáula íióM M^Hae^s^ echl989 dMi 9úú 
iorefizo guarén dé Figtieroa'Sa/lfe^stre (AeSMl^ 
tíagó, qoe fbé eleieto por^ muerte ^Ae'Bi'Gtthfítt 
FémaDdeif 92/ Maestre de la ótééw, t ^cotiie «1 
menoiedado hospital pertenecía ^ des eabáll¿M- 
ros 4e tan in^gn0 miUcia i ^ ^fe ¡^ éUa^ qtrfíié 
quéfeii-esposaifUerá sepultada en' sí» igltísia ,V)r'lá 
mmáó labrar e^ monmrieiirto < m -pnreba 'úé^Éú 
car^Valmque<ségun iotrea esia malomitfa'^era 
D^^ Eí^fouía de Castro {^é'Mgoiif 'cff tiMM^ 
Flores ttfvo tma muerte muy d^ráiüáá^^htja del 
Maestre deSantiae^]>i Peihv Ftenvandfó^ jAtíeíiMrh 
ydésumttgerl)oAa^rí€ha,' que fu¿ amiga de DM 
Alonso Vil erEmperadoi^(l). » = íí » :,. d 

(1) Oxñ leste ^sefmlo^í y réMíOb li^éHálesdfe} la IMéiMidÉi 
kihímWBMm Uítúñm delb atftigoá iglesia éel liíd$Di(il dé 
Soniago otras áoté fó^iidas ' fonerártes ^n Inseripelóíié» dé 

Digitized by VjOOQIC 



(M ' .oVNIMUVO/ ( 

iWqí/W* if».tieííifoi(i^,lo$}fcail^Jlw«l»»rdQa 
f(raode«:ftl(V€$>oQi«i^.d()?ado» p^ La$;da8 
%m jVPPWfftiaqp^ hftíWíi poCosiañoai' d^. te desUwd* 
igle^ftidííiGftraíW; j^lwdo. 'Aflibos ison de ricos 

cmP^ne^Q^^HQ Wífin gRcios)oaiicp,eixom«do 
diiHwftft;«Qfy*€)[;4)»^9dap^*y ^pai su,? (^liin^toríp 

fiieciiladas,. irííxxjsentíiirdPílpsííaraOes.yiPU* dos 
niugtírpíí qi^ pqíaJí en ,unp^ ni(*ps.í5ÍpYed^d05 
que iiuba 4eJN»J0 M tos ftepiAk?uoer y-jompieroa Ja* 
^líJ^ítos ft-íiiíCtíses cuandoife qufimít)dfl (^oüHYient^ 
da Oaj^melita^, pr^faiiíind.QiiQa ,m&M)^fl s^j^s: jdíitl^ 
fiüÉí, iliciéroíiso á pnaoipío^ .d^í ^Ig^ftXYUípor 
diíiposiciop dtíl queocujiftimíq dfe^loaijy (€!OWO»sé 
l^i-Sípní^l immm Aitín jpoj ¿W> iguaVls- ,fthspli44a+ 
»^lfl, y ^1 ,a«t«ta irtc^má P»idídefe0;Q dfty«$tít 

Pií^ntAA 8«g6t06 le^tneí iPÁ^neajmedimpní ji^d« 

flljhW ifil iYW^8^4iaroiWte«W»fciUQ %úthi etitqw 
/^uffl^f|o,)Qgiic^dáyeii^ ihay i^io^gíj^Mii^srU^Mas 

FftPÍ^*gi»íitó|¥*í^entfi,i bp^teodon^ahatiíquft.mf 
iVfllWMS^fWBfiWi'í^ld^lted^idi^JB^^ 
mfél^n^^M FíW0«í5plia«finPeOTO(!Lopeaíde Aj^ 
la, que se halló en .1$ tpmaidi^í^litaqWíft^'^y ftté 

Digitized byCjOOQlC 



EN tk^MOiO. ^ M 

ApdéewtedJM' mayor' dfe ©. Inmllj A4bl(i6 misijjor 
de TbtedOi tte. , etc:, y tállédió en 1144 habiendo 
instituido el mayorazgo de Fuensalida y Huecas y 
labrado^ laiíasá Atm titalo len e^ta ciudad, y ha- 
llándose enterradailáinbieti C5ó»^é*.sü'ésík)áa'^Dcw5a 
ElviradeCaátafieda'; y^ddl ladodela^E^tetóla cor- 
respmtide alcwárto conde de íiiei^MaiviMiieto 
dáatóferior;cuy« mismo nomftiréy^eHkiosí tenia; 
hsáliimdo ^o Corhendador mayrtr ¡de Gaétilln y 
!%«fdomb de íélipe II, €*fe>í>ft(Ueeió en lí de 
AgoMo^ de ^1S99 y ' mandó const riiíp éimüos septd- 
éroí, átíomi^ñándofe también en este v «u müger 

. Boña Magdalena deCárdenas. Aparte de otros va- 
río6 enterramientos de personas nótalas que 
mencionaremosr, todavía debemos llamar la aten-^ 
cion de las ()ersonas de buen gusto hacia otrosidos 

. sq)uléros, ó mefop dicho, hacia uno que se divide 
e» dos, y aunque algo nmtilado se pudo trasladar 
á esta igléstáhaoe unos diez ú once anos desde e) 
arruinado cohvento de A^tinos eakoado® de eéí-^ 
ta misma ciudad, y sé recompuso j del mdoriho-- 
dd fusible en la nave colateral del Evangelio,» ar- 
rimado al muro doifide antes htlb© otro. altar '(3ért 
sureitablo antígiK). íEste monwmeíiío es del eéne^ 
ro Uaáiado platejrescoí, lleno de adornos eteqtwSftos 
talladas éft piedra blanca <xmi una inteligeticia, ^sí- 
mera y proíi|idad que no puede : menos 'd«' ádm^ 
rar á los^qoe le examiéan: consta de doá arcos 
divididos por pilastras v^ cerbnados por frisos, y 
cornisamento cuajado* iodo de labores íyJrelieves 
delgüsto mas^primoroso; y en cada uno de' éstos 
arcos (?e contenió éS enterramiento ?do linodelos 
dosespososí cuyos nombrds j/j circunisíaticias re- 
velan . los I respectivos ^pitáfio¿ que ¡dstán gracio- 
samente cíoloQGldos en el foédoidei tes michos, des^ 
prendi^dosé de esasto^ipciov^slatínas graba- 
das oon caracteres alemanes, qu^ pertenecían éi^os 

* . ^ Digitizedby Google 



66 . TüiJi»«. 

sepulcro á 9: Die^ de Mendosa « conde de Meló- 
lo, famoso en el siglo XVI, ^ á su mijger Doña 
Ana de la. Cerda, - 

Enfrente de ellos, é sea en la nave pequeña del 
costado de la Elpístola, en el hueco que queda del 
segundo altar que allí había* cerca de *ia i)uerta 
que va «al cláustm: de las procesión/^ , están se- 
pultados Doñ^^iGuiomar de Jíeneses, (en cuya ca- 
sa, ^e labró este convento, y fué también funda- 
dora del hospital de la Misericordia y del monas- 
terio de las Gaitanas) que murió á 8 de Marzo 
de 1459, su segundo maOrido D. Lope Gaitan, y 5u 
hija Doña Juana. A. los pies de esta ihisma nave 
fué sepultada en nuestros dias, y tiene en el muro 
su enterramiento é inscripelonée mármol, la con- 
desa de Miranda Doña Mariadel Carmen López da 
Zúñiga, de la familia tie Santa Juana de Aza, ma- 
dre de Santo Domingo de Guzman, cuya señora 
falleció en esta ciudad en el año dé 1^0 ó. 1831. 
Otros enterramientos de personas principales hay 
en la capilla que llaman de Santa Inés, en la cual 
hacia el año de 184t) ó 41, al quitar de su sitio un 
aliar que había á la derecha del may.or ó principal, 
se descubrió detrás^e él un arca con un cadáver 
incorrupto, y en un cañón de hoja de lata la cre- 
dencial de qu,e aquel cuerpo esde Doña Marina de 
Rivadeneiray Cepeda, muger deD- Alvaro Ramí- 
rez de Guzman, sobrma de Santa Teresa, y Seño- 
ra de singular virtud: se volvió á colocar aUí todo 
como estaba, y se tabicó el nicho. 

También es digna de que repia*en en ella los 
curiosos la hermosa verja de hierro que separa el 
crucero del cuerpo de la iglesiafes del gusto pla- 
teresco con bien labrados y degan^s.baláustires 
que sostiBúen ^ sus dos cuerpos otros tantos fiñr-. 
sos llenos de adornos tallados: mu¡f » Ikidos, ooro- 
násdola un reiqate sumamente gracioso de oao^ 

IJgitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. ^ 

delabroB, floferos, ebtátéas y ataros adornos, só- 
brelos cuales descuella en el centro un Crucifiío 
que parece obra de mucho mérito, comoloestoaa 
]fl reja, la cual está profusamente dorada. Desde 
la traslacioYi del hcMspital de Santa Cruz, ó' sea de 
niños espósitoB';^ este edificio, se encuentra col- 
gado en ttiedio de 4a coronación de esta verja el 
estandarte ó pebdon (jue usaba su fundador el 

g'án Cardenal de España D. Pedro González de 
endona, que estuvo antes e*i la iglesia de dicho 
hospital, y es de damasco asiid 'eelestié con cuatro 
cnsces áé ferasaleu en sus juinas y en t\ cen- 
tro un óvalo^en que está bordada Santa Elena sos- 
. teniendo la cruz del Salvad^^, ante la cual aparece 
arrodillado el Gardenat. '• 

A los pies de la nave principal debajo de h. 
h&veádL qiíie sostíeiie el coro, hay una colección de 
estatuas én madera que representan santos d^ la 
orden de Predicadores, y %on muy recomendable^ 
perla inteligencia con que están talladaá, viéndose 
además piatfetdos al fresco los muros figui'ando 
una Gloria por el i^?nembrkdo P. Maitio; pero pcf^ 
falta de luz no se distingue bien esia píMura. En 
el coro, que és muy espacioso. Hay un hermoso 
órgano con su caja ricamente dorada, y un irtág^ 
nífico atril ó facistol de nogal muy glande y bíeil 
dispuesto pata los libros de canto que- eran coló-* 
sales; pero lo pri^éipal que ;hay áflí dignp dé 
atenfcion es** la Pillería, que á imitacioh de laúdela 
Catedral (aunqító iñcomparabl^énté toferÍ9r á 
esta por todos conceptos) se 'divide en alta ybaá 
ja, y éá áe' maderas finas, decorándola un cuer- 
po ae arquitectura dórica qué íctiíata'coíi. áflbt'-i 
nos de tállá no del mejor gusto; sin enlBa¿go lóg} 
respaldos délas cincUcsnta y iáiifcó ^iltós altasv ca^ 
da uno de loS.cuales contiene'' én bajó tétíiév^ Aií^it 
íiguráde santo áe cuerpo enteró, sondé iriaisí)d-' 

Digitized byCjOQQlC 



iúblemfíritJO,, CQQi^speeialid0días^ikbie7lis.f(i0^aeT 
4ep figurftTíeníre las;«i©jorfís e«)Ultum9. quebay 

M sacristía !^a. una gi^^i picw^^wrnadíi por 
ilpscuerpp^; de¡9rií^it^4ui^dóri|Bft»!WÍW 
i|^a Mveda jde jnoldutrai*, y-con. wil pavijoa^atode 
[bien labrados .már«lK))^&; .hay 0B!<nedio4iB ellauoa 
spbérbii^/fnesi^, d^nuúirmQtes tatobi^n. c^^mwrmAT 
dui?i; idorada -y ! iC«bierla:fle imny . 6jüfc^«a^tolla c: al 
ínepile 4e. $41 entmd^ íej^i^t^ w 1 netaWp gr^aade^ Qñ 
4q;W$e.(K)i>tWpla W;GweWijíí)d€i bulto, 'taipaaíO 
jpi^pral, beichftidQ jU^a raiz.deíhinjoi^i ^fómo «1 q«e 
ya. yimoBjep la.jOíipUla,Muzérabe< ijÍQlj<|W/eí^í(5oai* 
panero (i<?¡(Hüaítmidp. j^ ¡d^ AíPérJcai pfiriel 
dominico Fr. Gabriel de S^n JIq^p yjllíifofie^ide 
quien (bicii^PS! meníñpn ai pciiparppi*.:^e aquella 
e%íe: eii el Ubro I , ^^cí w pñní^r«.i «apíttrtoV, párf 
íafo 4.*); y dentro, de ui^a pieza qm n^y i m.e^. 
palda» de figura ochavada, se gUQ^da|)|Sfi «aucb^ 
y buenas reliquias y alhajas <}ue;)K)a^.9Ste con* 
\ento. A su lado izquierdo con .puerta, (te copiunin 
cacion para la iglesia hay una capilla titulada á& 
Santa Inés, la cu^l debe ser tpdavia resto del pri- 
mitiyo templo dé esta casa religiosa; su arquiteo-, 
tura es gótica, tiene retablo antiguo de escelen te 
construcción, y algunos enterramientos de per- 
sonas notables, entre los que^e distingue por un 
cpilQfiof^nt'iinu'lércs monacales^ ya muy (íificiles 
di? leer, el de D- Alonso Carril|p:4e Tol^oy sa 
hijo 1>. AhajoCairillo d^Gu;imap{:qiiíefaÍ\pcíó.en 
21 deSeUoiiil>reíJel303.., , , ,;..;,,» , ;, 

Por lo dt nuis ya hi^inpsd¡|Qlioi,qu^ el conveiv 
to era muv .e:$paeio^ y ocupa,. ^h^, <;cp()|S^derable 
esténsion 4e teweno,, ¿pn .ti:e$ ^W^d^ Pfliíps .cuar 
drados y , s^» tres órdenes 4ie, c^p3tííqSi lalto^iy ba,- 
jos|\ei);C3dí^ nnp». ^njíp^i^ljn^ypr.íquei llamaba», 
el cl^^^cy^ft^) l^pr,4p .ií>?J»w .^e.-fflfin .ni|^.,dft 

Digitized byCjOOQlC 



Ifneá en e€kdacos<s«(b>, adoniánddte^ieti mishikvó 
frentes u»a galería abíertlájcóti arecíi^ de jpiiédrá 
sostenidos por cc4u0»iasáe 4o mbmo/etf 
bajo., y en los otros dos de encima corren, dp» ór- 
denes cte ¿IjSustrog con sus ahtepecíios de ^ la pro- 
pia materia, y multitud de columnas que en uno 
y otro "caen Ü plomo de. las delagaleríia^ dé aba^o. 
En e^te mismo p.atib hay un pozo cuyol)rocal.de 
n^frrmcA blapiép. qis digno del mayor ajpírecio, asr 
por lo^.'^d.plicadbs*^^^^^^ estiló árabe qué en 

Á están áilladósV como p^^ luz qu^. su inscnp-,^ 
cion suministra para comprender bien m sücesioii ' 
.délos Reyes moros de Tptedjoi y para conjeturar 
cuálfaese Ja .ma^ni^QenciAdj^.la M mayor 

deesia cáudad (1^ Óe.eua'fúótraid^aqüí de^ues 
de baber servido en un algibe que allí habia para 
las abluciones qye fos^musi]\Imanes acostuipbran 
háeér antes de lá óraciorii y no Tino; cibmó algu- 
nos Kan qiiiérid<> suponer, ñv. del conrenfo de Mí- 
nimos de^Sán Bártófom^ dfe la Vega, ni de la huer- 
ta dé San PáWo , , dotidé fuetó primitiTaménte la 
casa de los Bopiíriicos; íá inscripción dice termi- 
nantemente qtre* fué hecho para lá Mezcpiitá ma- 
yor (i//¿ma) de Toledo en él año de Cristo 1045, 
qitó'éqüiyaléf,^! dé la Egiw í^^^ rótu- 

lo (S)i esté dice^'ás¡>iéh caracteres cúficos dé cüá- 

!• .. ■ ^'l' , ;■/!'>:.'.'. - . :. •' ' •: --t *-.: m » .".'}•. i/ií/'» 

(Ir Sobre lá importancia de esta mscnpcion para ambos 
<Ajetos ¡DsrpnadoSfen el' lesto , .y que ya apunta también lige-. 
ramentb ai M}0 Ü'dél tbmo 1 (si bieii'.iánidijie gúe cbrrcspoñ- ; 
drá el afío' tóS" de !a cgini aí 1032 dé lá éi^a- cristiana )bañ 
hecho nÍTiyJuit!|Osas observ'á¿iOnes, los éíiteiididós' escritores, 
d oricntaliáta'Bl.lPascual de ¿álláiigós en el Semanario Pin- 
toresco español, númeix) 20, perteneciente al 14 dfe Mayo 
de 18<8, y el literato D. Jbsé Amador dé Ibs Kioé eri la Tp- 
ledo Pimqresea'íStio i^^ á cuyos dos artículos remito á loi^ ^ 
<iue deseen mas üótfcías en' eáté punto. 

(2) Goentan los. años los nioros desdé ta salida 6 huida d^ 
«í falso profeta Málioifiia( qué ellos llaman Egira) así com©' 

Digitized byCjOOQlC 



7^ i(mbo./ 

trq da4os de Wtos yiea dos, reD£k>n63>4ue rodean 
^ J^rocal, 3epaí^das pw otm í^% en.qn^ hay ta- 
llad^ lina iBspi^e de grcica «luy gpaqiosa, , • 

En el nombre de Alá clemt'iUe ij misericordioso, 
mandó Abh-dhafar Diu-r-rim^elcijif 'A|?í'' JjfoAa- 
manad hmnel lien Abdo-r-rafiman Bm^VZj^-ii'non 
(alargue Dios sus días) lahrnr enír dljtbe én'Já 
mezquUa utjuma de ToÍei(olH(Mi^áif) preséréáa 
Alá, esperando sus fávoreíi ^ m Ui luna de GíUTíija-- 
dn primera (1) del aílo de e^iaírocteníOs y^eiáü y 
tre^, (Año de Cmlo 10Í5.) ^^ ' ; ;" 

^ PÁBRAFOI.^ í , f 

...... .....' ,.,:...•;- . j í . • . 

Conventos ; cuyos ediflciós' todavía subtíist^ oías ó inéñós 
completos ó reíbrinadó» BegW'U -destinó qtié setíial* 
(inpat^ s^lesflá. ; - ..•'.',....:::,•:,' » ".'.♦•■' 

.- -^ - . •■ •.-..,'.. ..•• '•• . 

. Además de San Juan de los fteyes y. deSan 
Pedro mártir., en . cuja ¡Ji^scripcion nos bfimos 
detenido; algph tanto .porque son los jiripcipales^- 
edificios que tuvieron aquí las suprimidas jcom^ii- 
nidades religiosas (y porque si bren con diversas, 
condiciones y aplicados á diS(tintbs fines > todavía 
se conserv^M^ con poca diferencia conM> estaban al 
tieri]ipo de la exclaustración; y sus templos conti- 
nuah destinado!^ al .c^^^^) > ft^yí ^^ íoíedp otoños- 
conventos que mas ó menos enteros aun subsis- 
ten en pie, aunque haya sido alterada su antigua 

nosotros, los contamos desde eí Nacimiento d^ Niiestro Reden- 
tor Jesucristo: y como la lal egira sucedió en el año 623 (te 
la era cristiana^ según el cómputo mas seguido, nay míe 
añadir áempre esta, cifra á la de los años d^ la, cgira que Tas 
inscripciones arábigas señalan, para conocer las fechas á que 
corresponden én nuesü'O líipdó de calcularlas, . ,».,> . 

(I) La luna que aquí cita se comenzó á contar áquelj ^ño 
el 14 de nuestro mes dé ^bril y Concluyó el 13. ^^ Mayo; 
por manara que se construyó éste, brocal unos cuarenta anos 
antes de latoma de Toledo por el JRey D^' Alonso yt .- 



Digitized by 



Google 



f(»tna en may^olr ó menor «scala segtln los ixkoiá de 
servicm pábhco ó de interés partícufot é que'ae^. 
tualm^ate se hallan aplicados. Diez son los que 
se ^fieúentran en este caso ; á saber : los de PP. Tri- 
nitarios calzados y descalzos , el de Mercenarios, 
el de Franciscos descalzos ó Güitos, el de Capu- 
chinos, el de San Juan de Dios , el de Agustinos 
descalzos ó Recoletos, el de Carmelitas ilescalzos, 
la casa Hoi^pederia de cléHgos menores; y la pto-¡ 
fesa ó Colegio de San Ildefonso de la compañía de 
Jesús , de todos los cualeS' haremos alguna men^ 
cion aquí , siquiera no sea más que como redier- 
do histórico únicamente ;. reservándonos j&mpeno 
detallar lomas notable que tienen las tres igle- 
sias, del Carmen descalzo, de la Trinidad calzada^ 
y de los Jesuítas , para cuando tratemos Ódl Se- 
minario Conciliar y de }¡ís parroquial muzárabe 
de San Marcos y latina de San Juan 4(atitistá, 
que es el destino que ahora tienen aquéllos tertr- 
píos. 

El convento de rrinitarm cabadoÉ fué el pri- 
mero de varones que se fundó dentro de Tofedo, 
pues ya hemos dicho que la mayor parte de les 
dentós que hubo, estuvieron antes en áítios cerca-» 
nos á la ciudad pero fuera de poblado, al paéc^ 
que no tenemos noticia de que esta comunidad 
habitase nunca otro paraje que el que ocupa su 
moderno convento, y se sabe por otra parte qwe 
era el único de varones que én tiempo de Sah 
Femando existía ya intramuros. En el reinado dé' 
D. Alonso YlII'regíaun hospitalito , en eVmisihiy 
sitio que desimes fué parte ^del convento, cierto 
religioso varón llamado Fr/Elífts, quien por \oá 
anos 1220 convirtió el hospital en convento dé 
Trinitarios calzados pafa la redención decautivosi 
auxiliado en punto a recursos pecuniarios por la 
liberalidad de un caballero ascendente d« los del 

Digitized byCjOOQlC 



apeJüida Punt^fk. i^m^ééM^ de Cabams 
jUíitOr^J^pi^Bi que le ésm d^sde Ifiago fbg ca- 
si^, pa)^.^s;a0iohe.4el .e^iciQjiytlos batwQSití-^ 
tuiMopdci An9.el i)i{m^. íOigiHííos. lenf una ooteíai- 
capítwV> I.die /e^ta s^<5^iiw,;;párt'afO'ít.j)»y<iM*íi* 
faaoL^d^^ para do1^(áon;\de lá^Qc>in$QÍdad. En- 
tiiempo$maa;in|oderjQÍOBba.6Ído i^»ovadj(> todo eL 
coíiYieftto y-beíjhadfiínueTa pJií^ft.su iglesiíiív 4i^» 
la qi^e dar^mjQ^.algupas;iiptjiemsf(iu&ndi) 1^ llegue; 
so, tumo á la parroquiá.iquíáiFaJ^e de San Mareoá- 
(áflup hoy 0^tá destinado iel templo); pq» afcwaí, 
soloikios r^staadwertii: que h^e aJígUiCKos ^U03 lué- 
aplu|^<» lo.qw ,aw/qwdabaep: piOidel flwVtfOtoi 
á.qui4el! A^'Mmtm^, .ijtondi^ ^« ^\^, p^p.. lo mf 
guÍ^:.líy,6WRíí» líílliter que dái.la gHarnicton ^da 
estfi ¿|a2^a^.;(jy,:pQr«pn8Ígu}j8^tpse e(^eu(5iti?afmüy. 
vaipiajiaij^l aspífJtp .deL^¡%ió/, qtie .pgir lo m\^\ 
tente y fOP,ilai;ii^ucha;eí^t«ft$jpii/da l^íeirte 
e^tájíirruii^^^, 3epqE|0fi§,íji>í9 iw^yio^pazíty póinpdo. , 
Los Trinitarios descalzos, que vulgarmente; 
llamarpn Siqut/^^ JforAonr^t iiohcja hii{t>itaiH>n: den- 
tro, de ToledOi.sin^^ue tuvieron su- eonyento.^iir. 
tram^ro$*en( el arrab,^ que Utul^n deil^l^ re>6#n 
chuelas, fuer4 de la puerta de Yísam ^ jobr^. la 
derecha del, carnudo/ Re^l que ¥a:.a^,MMfid, Su 
fundación es de las nias;nQdernas q«^e,se Aiiuierai^. 
en esta ciudad, y se del?e;?\lj reforn^MÁWidesu qr-r. 
den. el beato Juan Bautista de la:.G9iwepciQn con, 
otros dos coinpañeros suyq^.en. el año de 1614^ 
q\iñ f^e^ísííabieciferon. desde luego. en una.ieasa: jTi 
Qigarralqu(3habia por entonces :en el misino sitio, 
que Íueg<^: ocupó el' (ípn vento, para^Utyq en^^nche;, 
y hueiíta flA»ieí jteniíi ¿j§Uiqspia>4*,.;}pSr|CO*ioedtó 
tarde el Ay wtamientqalguní errepftde.ProiJfiP^ fil 
edifi(jio,4^Iue de^puef^s^ líiyfntó.allís í^i fué owaca 
muy .gra¿jde.; ni tpjvo tajflpopQ cQ^ai joot^^ble . de; ar- 
té^ : ;e§tabíi dí?<|licí^do>;b^p í}a:?id\pcácíí)».:.de $m 

Digitized byCjOOQlC 



ümi^de}A'á6/dKft^^ faabieb^' 

dori'AabUUaaqJds ¿ri|ilefiá)lo!cmt(partii ^áeiÁémí 
postérícfidadviiádta ^uefkMnan éslokmtBa^iénfffié 
vendido cKmio fincá-ídet ifistáído ;¿r»ÍD(|)di)iieiitor^ 
s¡men.di))hoy loipQedi({ue/i6:(^sj9PValettpÍ6^ 4ei 
pan^dorpara^ghafiOBiy oii^iaúibúlfitnfteB y^men-f 
digOsf('QHya Gondudlaine de{pide'^r:¥Í@ilada:^H 
los^e^pieadoardeliñámbde; Segnridsíd' pú^lU;a}) aítil 
qm.vieitezeá(pov iilDgüii>oon^pt#)llaniar)la(^tto4) 
ciOD :d€l,YÍajéraiitoidso-ie8e búofuibidé fimÍDb»qti£f 
DQ úmeú ^jte&aeeám'sií^nnú sÉttrtioó.'aiqbttlári^) 

. £1 Ciento dé h \Mérc0d^iiiw m-ei mmeíó cpútí 
de esta óifídenliubo «nEspatta.ifuéiftiiÉladO'eniláM» 
p<^ SariPedm PascuidiqueentaiydesUainabaftFrayt 
Pedro de Valencia^ «quiéDi'hiibiaáidaayo. Y^maesjU^ 
deltn£a^te:]L¿Saufibo Ai)tobís{¥^d6 Toled^t^^^^ 
r;a Me9fVenj8»iQs o^zádos^ eñíA ntísaio:iitio:qu6<ltf 
heiiM)si€oi)oaida :t alm/áub^istétenpafté/idoiildeét 
la sazún(lfedri^;üil0si <2aisasi(|iié( ;eraQ:del:i^y«iite^) 

}nees /Irifántó' feftfíibodV ef uno dé fetíííá^ ¿tintó' hig^i.' del Saírttd 



tonees/Irifántéfe'yrñWVef uno'déeá¿t?ííá=ctii^ SaíAW 

RQyD.'Berü«iklo.Jltj, y^ 6tk)^dd:At^<«i^püé^á^<tnii>d&»|» 
Rey D.. Jaime t ÍÍQ|espé(ífie^flí (ialp<iiftlheIf5Qiwril^éttPftF^ 
díir, eslíi.notici^, de.ci^d de esto? SanQbps^iJj^^.a^Pj^fJ SntQ^ 
fobdádbr de éSste í)f¡iiaer convento dó Mercenarios e^xEspáñai 
per6 cotejadas' las feclias me inclino á que debid'áiérderfrf^'* 
merd , él Infante! de íCastífle;; pues'nó; iavo*Ía' sedad eienipeierí*' 
te,.píuja>^ q^f^gr^do. A WW9PP liísta<»fl,.|in(j i^fíM^hiY' 



cnkUMíS%íh' 






y Google 



7f TOLEDO 

míéntivy i SU ladauna érmito» cuya entradaes^ 
tabápls^ la panja d seaiá la espalda de 4oiide }fi€K^ 
ge la tuvo el oopvrato^ Ua aigfo ^éspuei^^éii 1380) 
reparó y «nsandió mudio el edifieioé iglesia el 
ArróMi^po D- Pedro Ténérfe, siendo desde entcrn- 
ees cohoetdobajok advocación' ^eSantk Catalina 
vírgcny niártír, de quieto era muy devoto aquel 
Prelado, cómo ya hemos iiotado otra vez al ha^ 
blar de la puerta antigua del claustro de la Cate- 
dral: pero no se concluyó del todo la pbra del con- 
vento hasta 1450 que la taroinó Fr. Femando de 
Górd(dMi, provin(M de la orden, y sacó las puer- 
tas de la iglesia y convento á la calle Real como eg- 
tan hasta nitetros dias. Todavía eh época mas- 
cercana sé edificó un magnifico claustro queHenia 
esta casa con multitud de éahunnas en ambos pia- 
ses, cuya nueva cSira dirighi un arquitecto dis¡eí- 
Sulp ítíuy a^rovédiadb del famoso Juan Bautista 
[ónegro, llamado Alonso^ ée Sncinas, dÓ9!idola 
concluida á prineipi<^ dé IGM. En éste t^mpo se' 
conoce que fué también construida la bonita fa- 
chada de sillería fina y de arquitectura dórica que 
teníala puerta déla iglesia, en cuya hornacina cm- 
tral estaba la preciosa estatus^ de Santa Catalina^ 
que ya digimos en el párrafo i.\ al hablar del Mu- 
seo provincial, haberse recojido por la Comisión 
de moiíumentos históricos y artísticos y: existir 
en San Pedro mártir. Ninguna délas buenas pin- 
turas que dice D. Antonio Ponz en su viaje de Es- 
paña, tomo I, folio 171 existe ya, ni aun la iglesia 
7 ^n parte del (invento hemog conocido, pues 
iieron destruidos en la guerra dé la Independen- 
cia como otros mudu>B edificios de Toledo y de to- 
da España, y regularmenteperecerian también en- 
tonces esas pinturas y las demás cosas dignas de 
apr^io que tei^a la Merced, puesto que los religio- 
sos únicamente rehabilitaron después una parte de 

Digitized byV^OOQlC 



I 



EH'IA «ANO. TS 

la.e^sa;^ uoapoliue^ieapílla iMfotásioliftlí ^¡n» eon*- 
serv«mib98talá ex¿laiistrádoi^ HaeeíiDMdieay 
ocho,9ños que fViédestmdaeBtetleterkMradoecU^ 
ficiai^rd presidio corneociouál,' jl contíiiijadeade 
entouees^endoimo die los Peniosulares.liabianH 
do sld^ r66ogQt|)uéstOi ensanchado y conveniente^ 
mesQtfí r^Oims^ para iftie^irva áeseíobjeUv pu-r 
diendo^smlteliér sia grave, iincomodidad de 700 á 
$00 pwsidosi con ua hueb númérd de taUeres, 
\^iesisí, ofidoas pabellones pcira^ ^nies, ettí. . .- 
. ios Matosos Franciscas dewalzos , jpileral*- 
te llamados Giíilosó d^ San Gil, ; viniemn. a fünéhr 
m Tokdaá mediados del siglo. XV¡I, y áe estable^ 
cieronén 1557 ei!^ unas casas qae habia junto al 
arroyo que titulaban Reg/Bkdmei^y. ahora conoced 
mos cm\ el nombre de la Rosa pof llamarse asi una; 
Virgen que tuvo su ecmita alíiínbiediata al migh 
moarroyóyno lejos del edifido en que habitaron 
losfrl^ile^, que tódaVia es señalado contcl título de 
huerta de ^n José m el paseo de las Rosas. De 
aquí subiemn en 1610 al cónventoque desEitro de' 
la dudad y en eLestrenio meridional de la pobla-^ 
cion, por bajo de la plazuela de San Cristóbal, les 
fué -construido con la advecadon de San José en^ 
unas casas qué para, ello donaron D: Antonio de 
Córdoba, Caballerizo de Felipe 11^ y suiaugef^ 
Dona Polkeiia. No es muy estenso.d edifíciov pero' 
sí de muy buena y solida fábrica, y su iglesia, 
aunque no de grandes díraensistnes, es nmy fuerte 
y estaba decentemente alhajada, bien que no tu- 
viera, comot tampoco ^Io(mv0dto ninguna cosa no- 
table bajo el a^ecto4riíalieo. En el día se mantiene 
entero el edificio y bien reparado y aun ampliado 
y fprt^kliecido por^ hallaitie hace algunos anos desti- 
nado á cárcel. . , 

pios del siglo Xvll trajo estos religiosos, d Carde^ 

Digitized byV^OOQlC 



nal Sanilotval y Roja?, Ar^bpo depsta Diócesisi 
yk»ie8teMec«áifen^i€l Gígaim^ y jskpdíiies qtft po 
»Ííweú>somioniobn>l9Leémáá del Anfii Cuslodity; 
edbh'dimírofifiAe) Toláto/jmto i lá ^pie! titila lá 
Peiiálisdfa, ^^efi<¿U5^iigfésn^boIboiy por í^ 

Pá^uttiid^<>Pe«tec««tés ^l (mq ^tfeMlf ñ Migmí 
tiéííipo 4etoüéb 4mBtadá>eara comumd^Qidenéo'dé 
la: eiuidad ;tTe^ CiardensAii^zobispd»' SiH Mos«^ 
Sandoyal)hal»¿iKto«di#es»do ü sü iK)ii^bil«e<]^ieft$f 
péro)lin4o^ €»oiÍ¥eQ4o/<'pe^0 á te añl%ú^ igiesia 
ci^femáDfde'Sahtiy LéééadKí jént0^>al íifeafaap,i'i|b:^ 
le^^lulh cedid^, l^^^kpaie !le^ sirviera^ 'd0^'tdn(i])l0:* 
Istei 8Ítiofiidin¿ tin^ de los másateos y masiíuertek' 
* déla {x>blaeión /pareen jauif. en tlehipó da los roM 
manést^fuéi elegido pra<¿iMareni# la 1(^0^ 
bUóa:, i¡v tei^ talídoübeptó es tradícidn e^tmfSitftef 
que» oscura ial|í eñoeriiáda>lk/Hrip^e¿ 'evistiafia Leo^' 
esídisiv^^ énii3ina>ibdv«cla qmeí.babiá d^bafo'ide^ ik^ 
ig(bsi» mi¿iiia.delos}Ckippdbiito8, se enséñate ^ jr ^hi^^ 
votos TÍ std nosplrOsv tioa <;beitei iábier ta ¡en rdca< viM^ > 
qttése;cpée>Su&da'i)ípiston (deailtrella ^santk {batiros 1 
na)idé:ll9tedeV doñdeinKátrídíalgoviada de ío&^ipsd^ > 
tnatamien(0á^ que ¡peq^609tdnep lafé áá iQríiU&tse Id ' 
hioiepoD I $odayia<eKJs(ia,i ^^ nosotros Jiasios» ío&ííl^ í 
dovuwaiseñal dé ci^ cábaUatmik pie¿h*a^ ¿^ ' 
c@8tquribréi¿oolin«Lá dm la mártb tenían^ imprí^» 
mir cód sus dedos ése signó ^e Nuestra RediMicidn y - 
y •seMa/en^kna una inseri{ictofa quedecia:'' , • • ' ' 

.'i . 'i 'r. |) í»'/ i ./'íí';;,.};.- '■' :":ii íl'l'í . "> .; r < • v 
HiC oWJí.BIMCA¿!A; MKlá OlWSTilCA?fÉIttó-^ ' ' 

t DlGITOdUE^lélfATÍ BOGifíiiirPIBEmDCkM (1^. • -' 

• •\; 1,1*», 

Con níotivov ptes, de haber' sufrido aqttí d 

^ (1) Que quiere (tecir : i^iít ^cwc(W«^ton ^hta Lma^ia; 
caráodA é^i>e9aáMs.cá4M8;'y'm'HMóh^^ k la 

Digitized by VjOOQIC 



EN 1,4 iiü^o. jy 

martirio nuestra santa patro«a ♦Brigip^.QljRQjí^odo 
Sisebuto uno de los dos templos que en aquella 

vm^mn ^m^\^^^i^TimmÁ ¿i^ ^^fliosam^ir 

tirt^í^na\UU masopon^q futówi,.y^iA y >atr<índ#SV 
tíruMps^4ftmn^k.(l(Hnmácík)n pgnrapefta* fi^eron 
awií)Qíj..,Eepdi%ádoi& deapiue^ode, lar iwwqflist», 
tocando la dicha de iser el i^flevp cof^istrpQtCMr d* 
este que ahora nos ocupa al sabio Rey D. Alonso X, 
eaAlá6t3ovB9tft\iWeiK)^^WpWfaiií5?^vC^^ hcjpisrá 

sus predecesores ,esinO:diqfi\enwpr^vil^^^ 
al intento en Falencia á 13 de Abril, era 132Í, 
(aüo del SciSqr 1381) , diíipusa (jueel cííerpo: (ieí 
la nioso? ■% aiiiba , Rey godo , 1 1 uq . dejó rl al í?ü y ja 
t^oroíia poivv^stii'se lac'ógulladti mou[^í eii,*?l íhoi 
nasterioíjlePiim pliega d^^ude estaba oiUelTHdü; síí 
irajese í^e^la ciudad y se rolocaí^e *íiv la iusinuínia 
tuiwa saatilicada con él niaiüdo díí JUücadiftj . 
tVenle á la sepultura en que.íiUí.miía™ }m*M Rcr 
eejsvLiitc)» otro lí^y godo aotacebor á .\Vaaiba(p); 
y can efeí^lo se ejecutó esta traslarioii pov un Otm^ 
po de C¿ulizlli>iüad0 Fr. Juau jUíirliu , deia orden 
de S. ÍFraii4'.isco , á quieii í>e lú encoiuendó oIjíiík- 
uio D. Aloi>i>o: pmsicrüu entonces ácad;i.püíij $t| 
epitafio. latino , que dccian^así :. i , ^ ^.,, ni iUrv - 



*■ 



Entomrlaius jacet Bi?x ínclitas ^!ifíA|^BA wq. j($^) i 
Bli|G 4Ací;t T^MiíLATLS fcguTiis Rex ,Íl«:cEsy>Nm. , 

(1) "e1 otrp era, eV ele la végáVü&tiluiaróií'Básnicá'cfa Santa 

p<>si^ÍO^jM,;Eiíipf^ractorI>. Al^pof^ &it>iftí-;BuaMjjae8riU4r: 
la primera 'parte de la Historia WeTokdpinor.fl^^^^ 
Pisa, que le trae íntegro en* ^Vápmá\X\l\^él iftró pri- 
mero á Jos fdlios 55 y 55 vuelto. 



j: 



y Google 



*7S T0UD6 

Que quieran decir : 

Eli/ Aquí está BepultadoeUnelito Reí/ Wanéa. 
ñeúuncié el Reifio daño de 680, y murió siendo 
mongé en el de 687 , cuyo cuerpo fué trasladado é 
este tugar desSe eíeonterito, por el Rey Alonso Xeh 
León y lY de Castilla. ■ ' ■ i 

El 2 / Ami yace en éu túmulo el distinguido Rey 
ñecesvinlo. Falleció año de 67Í. 

Teniaii encima esculpidos los escudos de ar- 
mas de los antiguos Reyes de Castilla ; pero enlá 
época de la guerra de la Independencia, fueron 
profanados estos sepulcros por las trójiás'france-i 
sas cuando se quemó el convento, y rompiéronlas 
. urnas que eran de piedra : los religiosos cuanád 
Tol vieron á ocu[)ar su convento , reedificado eil 
parte , solo puflieron recoger algunos pocófe frag-» 
menlos de los dos cadáveres Reales , y encerran-^ 
do en un bote de hoja de lata los que se suponía 
ser de Wamba y en otra basija de barro ordinario 
tes de Recesvibtó , volvieron á colocarlos en las 
sepulturas de piedra ; pero coirto las tapas de es- 
tas se hallaban rotas , tabicaron los nichos , es- 
tampando en la parte exterior epitafios iguales 'á 
los que dejamos copiados. El ultimo paradero de 
esos exiguos restos de tan renombrados Monar- 
cas , ha sido una pequeña arquita de madera for- 
rada en terciopelo galoneado de oro,*qjUe*se 
guarda en uiia de las alhacenas del salón i»rinci-^ 
pal de la sacristía deja Catedral (como digimos 
al describir esta en el párrafo 0/ del capítulo I,* 
áecjcion' segunda libro, 1). (1) ,; 

(1) En Ik tñkma csán^^ étíjccrW lih Wbo de vidrio hermé- 
ticamente tapad6V<l<^i^^ ^^ cual se ¡nctóyd un acta de la 

Digitized by CjOOQIC 



EN LA ÜANO. n 

Bástanos advertir que en: 1545. hizo el- 9spf 
Felipe U abrir, en su presencia estos sq)uleros« 
y se encxmtriorim l^s:ead¿veres' bastante bien 
conservados eú sus atandes, y el de Wamba eñ^ 
vuelto en un páfio de seda eneamadoy amortajado 
coii la ca^Uéja y escapulario mona¿d. Antes df 
aband(Hiar este recinto subterráneo, ai el que nos 
hanos d^^nij^o alguna cosa para consignar los. 
recuerdos históricos <^ encimraba, debemos 
notar otro no meiios curioso , y es que allí mismo 
habia un altar , cujii mesa» sin ara, la componía 
•una gran lápida sobre la quo se asc^^ura hablan 
sido firmadas las actas délos céld^es Concilios 
toledanos, que ejí los tiempos de la nionarquia 

{oda fueron celebrados . en la Basílica de Santa 
eocadia: y pcnr cierto <iue no sabemos cpojé sé faa 
hecho de esa antigua piedra, después que la cueva 
ha sido terraplenada y destruida por completo la 
igl^. 

Ya indicamos que enk gueriaeonlos frataee** 
ses fué arruinado, el convento cuando el incendió 
del Alcázar: entonces debitaron perecer casi todas 
las muc^has y buenaá pií^turas que posesa esta car 
say reseñaPonzea d tomo I de su viaje de Espa4 
ña. Nosotros tan solo hemos alcalizado á conocer 
el cuadro colosal del retablo mayor que represea- 
ta la prisi(m de Santa Leocadia, y era de Frands- 
co Ricci (el cual regularmente seria llevado al 
* Museo nacional cuando la exclaustración) , y otro 
pequeño de Juan de l^oledo, con la Vir^iir San 
José, el niño Dios y ^n Juañitó, que está ahora 
en la suprimida parroquia de SanMigüel.^liOi^ ren 

traslación hecha desde la bóveéa: ele CápTKhliib6 al €lobiertl^' 
polínico en^^. 4e[ .^rero^ y; 4p aqpf lá; le^ ;C¡«^Qd^l m J3. dolr 
mismo mes y <|ío ; habiendo, yp Imdp^^ htjpi:^ dcj^^pAfl^j 
como, uño dé loá infivwuos dé'la'Co^tóM de* m,oniímení(¿ 
bbttópos qué cdáíítóíéroH^ ésta' c«^ "'^ '^'''* ''^' ^ 

Digitized byCjOOQlC 



Kgioá>s<i]MÍráréiíl algump a8os> después i deísta 
(ksohicpa' em > )Hiia6¡ «asas^oDtiguas al cékgip ' dé 
Bá&ellf!tí^^ak están /pteadaai á ia> emuíta^ íú* omto*- 
rio>dri.iioi^itálite ^e ikm»\kisaíVAíimí^eBmfVi¡k 
dbi^^inptoi^ glasto «fue 4 pdétevbn ¡Wv^rntar altíutiiL 
fiSLVt%\Ú süiantigí») «oonVeirto^y upaj i^lepía dTpilla 
de^ sfí^dianats ,4imensibhes<')^useiiciHísima '^eonb- 
>lraocÍ0D, JtfOQ en^l día ^ hall» dei^^bada^, yaproi 
¥eehaHé)el restadd edifícíq para cuartel de infaoite^ 
ría,-iáí!ciai^o*|oyde4 Golegto militar: ' - '^ r;:.. 
.;ivákm<ifei3*i .<te^-i^ Eleonor de Gusten; 

oeñdeaa deja Gopuñaí viddaíde D/'Femando Al- ^ 
váréz Vóneeée León , f oódó én sus propias i iéasasv 
sitíisien' íla Mig^esidí fde Santo Tomé, al estreino 
meridiobaldélla íiudaé; en 17 de Abrilde 18*7^ 
uik feoqpijlial pQP» te <wracíon die^en<e]fnios;boiiva4 
leeientó8;<4^ifi»fta{ddn.d^ que en lavÚlade TdrrÍH 
jóS()]i9dD^:íundA|ioi»D(Aa^T^^ púsole 

también bajo la advocación de Corpus Christi^yr^, 
lod^dosi añési' ei¥Í3r6ft^ \t¿ cedió: ^ los . hérmáncís de 
San JuaiiideDiosiCon toda'la> hiasreiita que' pudo 
alllegar !d€i libre disposíbibn , qile fueroniúiios 
M 4v^00 iqarayedí s de aiopi^lla epoda (6i*l»ft > rea^ 
lesj 8 rtiarávedÍB véllon)í'anba*©Sví!De este modo 
Tinteron á Toledo los PPj bekpMalanriós deSanJuaxi 
de Dios, cuyasí mocadas, i a)ittdies sabido, más 
eran hospitales» que óojiveiitoá^ y lo mismpí fué 
áquí^ pues siempre í se«]laQÍió:]ios{iitat- y nunca bon- 
vento/de Sau Juau' de Btosi Sin embargot le da^ 
rxm higaT' ahtrie estos, porque al iin era «inacasa 
de cbmuBidad ,religfosa y ; 48üs4nditldubsi profesa-^ 
ban y guárdabMi lafldbrnaeas|deital§s.!ebmum^^ 
aunque su ocupación ó destino fuese diferente del 
que ordinariamente tenían en las demás, relí^^ 
Bes. ÍS edificio fué^ren^vádo por bdmblélo á fines 
dél'áigfo 'bássldó^dt d AiíóbfebóCáWenál Troten- 
zana, con su pequeña igle^ií^^ todo muy sondo y 

Digitized byCjOOQlC 







paltíeL__-^ 

en^íer'Éíáf alteo (le tcklaÉ' las'igít^aá, easíis' dé i^eW^' 
gifort^if'éema,^ ts1ahWimientoíi;'¡iíatk>sfí^ (jiíe ÍH-^^ 
s«á él ^ flíkí tüí^ Pisa m m ^¡n'éñme hi&toria ' ^ñé- 
í^ftí «¿íJM ; lio maiciOTtfí %fee ^<íonyen<o' t^ ^p ^iJ 
sibfdittitfí fefe !mhi:!stersiiípít^ier ¿i(íf! ápti^h Veriíasi 
Je los Reeolétoá'ílé é|io(^l>dsttíKfér'aKlalla^^ 

no'htíniüs podidtlavéfi'güár'ic^tóo 'prí^ifeó^ fetí' 
e^fifbltdmiéritrt' Éiquiv sólo^éí qué resiáifetlih ¿%Mí 
tíÉWpp éxlramnro^' ^ eii^ 'M ' íírhí ra ^ dé' k' ^Vítf ¿ri ' flé^ 
IsíRbiiíí, {lia euS1'delj^'-strtíániÍ)ien ^masmMdm^ 
f filé' íá obf á! áé Pí sa ■; ' jitiest^ f file i ampüeo' Isí áien-^' 
cioftA^ *h itl ^ (íalalf ígo de Ion sfif rt uar ib^ giie bftblá' 
mí^ íaí)im s de -téMlú ) j ii© fiilta' ■ ■ kiüí é¿ digtí ^ 
<]iie^lfñol4i^on atgUTia t<?íiipíJradá' érí la^eVÍrlitídíéia^ 
íícniteéíiíáóii (1 ) : En' ■ TI uestro^ cóncejító ' ^f)itdicri)|í- 
leyahliiffí m conyrnlto y hátiílíip va dt^ntru^áo y 
oiiidad. hacia iiieiltaiios del Mglo Wll;-*r acááO^ 
rrtás ' tárjáéJ Era ; y es todaVía^j pürsl6' cju^ ' ¿ü-b-' 
sf¥#tí* íttBé^* t de nl^ V s6lidíi éOitstrrieCíéris ; 'de' ré^* 
gtiWi^^iíiRmd j áW ^mtb ■' iiiíiáernG', "9i< '^fgl^l 





existido alu JOS Agi^Hios.ñe^calzos, Jo numera escrito coa 

Digitizedby Google 



alguíias pin turas :<ligna?^ de aprecio tiue enimiera^ 
líoq;? (tomo I folio: 188), pero, ninguna üos ha* 
quedado eu Toledo; y únicamente existe m. fel 
Museo provincial, como ya, digimo^* la e-sUtu% 
de Sap; JVgustiii que ijabia sobre la puerta i de 
la iglesia. La advocación de e^ía , casa religiixsaí 
filé de la, Purísima Concencioxi ; y el destino ac<», 
tuai del, ediíicip es el de haberle yeüdidQ, k^ 
Amqilizadon como finca del Estado aun paF^r- 
ticular qucle tiene aplicado á usos de su ipterés. 
privado ^ habiendo servido anos atr^s para jáí%rir- 
cs^ de fideos y demás pastas para sopa- ,-u ^. ,? 'ji 
Cm^ímlUas .De&calzos. En 1884 vinieron á fun^ 
dar coinunidíid estos religiosos, y-^ acomodaroui 
l>oF el pronto en unas casas que había donde* 
Uaniaban en toace^¡ eíi Torno de la^ carretas, ^ qmei 
era precisamente d sitio que^hp?aípcupafili;pm 
vento de monjas Bernardas y las ca5^^ uui^edlatasi 
hasta el Miiíiclero alto, cuyo local es pmbable que. 
filete el mismo que unos cuarenta años antes ha- 
l^ijáí^ dejado libre las monjas Ilam atlas de Sumíh 
^iritus quchubo aUiy habían sidoextingidda^eíii^ 
I^ÍO, y por cuya razoo tal vez tomaioj.1 los Car-: 
niejitas, la advocación del Espíritu Santo que ha 
tenido su convento hasta la exclaustración. Dei 
cualquier modo es constante que al pruicipio ha-i 
hitaron en ese sitio junio al correo, por est^irpro- 
>¡nips al que ocupaban entonces las monjas Cari- 
melitíis en lo qiie aclnahwnte es capilla de Saiii 
José y casa grande inmediata. Pocos años des-' 
pues, dejaron aquel local los religiosos para habi- 
X^r él eátíyeñtoí^^i^ levantaron detrás del castrll^ 
dé^Sán Cervantes, de (jue todavía se ven bastanh^si 
rumas y llevahoy el título de Cigarral del Alcázar*^ 
porqiie perteneció úllimamente ó la Real casa dé' 
Raridad t!stahlecida en el Alcázar por el Cardenal 
Lbrenzaná- Mas tarde ( éii Ifiifl ) volvieron á! 

ó 

Digitized by VjOOQIC 



©íAsneii wftibtostóü Esifílbrtfea'**' my séüda-tétts-f 
twe«íh'»jji»;«Mbífe|||KW'!de6ahi)g05' "jr Hi ifól^siá' 
d«fíiéiwilbf''cíí|tetMa4''3fíbaeitói 9tvj«íhi!¿tui?;' 1^ 
d0sd#ffiifr«í^»lr:t;aáUdb:iM«>tcii)tfé ' h¿bíár'í¿l geiüi^' 
n«M OMcni&r<fiá>0(»i]f)á'aMdaIihédte «líté «áfifi* 
dérj-^.»^ e*i)l«iícbtotíetva iárt'büen «sfüdo dte'i'é-' 

awialde«Isii'l)ueftí» jwWttraíf'dé'iftlttnyo dfel» ArtóV 
fel)»ík8éía(ftí¿!«ita'Pt)haieti!á8ip6ghrtsl IW-t^?!' 
ni<Wnf'lb8<>«elalftOíi»B3ii»6 étíí (Jüe estiiVíérótí b¿J 

■" «líJfA^í/ifíJItóHb»»».- «SfW ¥fegütel^ tiú f üVieWití' 
cbtH^Mo fbt<tt<ál'déttÍH>'dlélTolé}iüJ ph6^^}itía'm> 
sai"hti«péát»í&t/>émAe lóítntábá alguno dé Wká'-'' 
cewiotiw. y 'él'cóhveijtd! icbh' éWnítá é «aóiila HéiK^i 
cíKl«;*8a»1Fttli*b,*'-:íll%l:íls)Joii&'eifcát»!Dióéeáfe;4í'' 
íM ie«l á'<%at^lMéfét^<ikm'b{)gii Ufbpiedád^dé' 
IrtwrisíriesPíKlifébí'ytddft^a'tOii^Hk el fííí/la^dá' 
cigaltdí'4líif'M M«ittt-efi"asi' <$»tl)éí'lá fe««chá éa-' 
Iteen- tfae'teHiáil' l* i6a«á¡ ^<«|)edeirfá^déíttfO de'la' 
pokiftici4»fl<>aii»á^>títtila>^néjbtfd«^Mtíít<M'gs!Ts(tít6^ 
e9lá>i¿aW''coMJWyg«t¥ai;y'í)¡eqfléfi6't36nvéiil(>'Y' 
cajHllal'qWíétf ér'éBtefifeíij' fuepott teiídídciA btwl^' , 
Naéioíáé» vÍKiirf 'd» hafcféí'Sb'a^dláradébiétléS'dBl' 

l»spéd¿fiía dfe üflllálrGéíuIií que ««ñé etí ' éHá xitíá' 
fóWoay: tíespkcílb' «¿'¿Iftitás 'y ' éttraWobttis' ^étm* 
áufixméa, jdUJigalttaifféttia'parté'iqhé 'feíe'brtí^' 

seiiw.tté''ía<:tíáStf'^lit^tfl y'!M«díHJéslíliiltós tfel' 

iBinnoied?fict6,*M'b6*s^ bííb •p&tétmremíoñm 

caipú^a «dtf bast*tttlé# ofitéS'*'á*tfl¿á friitóléiS'.'i 
Aerimjflie^tAé%timihSk>Íi¡im^tí^ieV edfñcio' 

* DigitizedbyCjOOQlC 



qy^ f L Arzqbí^ y Cardenal SiB^ ihaMa febradof 
para qol^gioda Imáot^s, del cual.eaQea8Íon0|)orh 
tuua. dareoios algunas dotioiag mas adfllapie; itm& 
cómo al poco tiampo liubi^roD dQOcupaüleil^c^n 
legiales, par^quijéoj^s m baWa hoel^ v. sei tiMlada4 
ron los Pf .1 4^ l^ coi»pa9Íá:al!que^'est^;^tiiiMi4 
do p^ira cplegip de San BeünardiM,' de qi^e Uiinr' 
bien bablaremosá su tiQfppoK^cwlya lii^¡arsidO> 
fundado, pero pQ S(^ Uevo a^^U>lft!líftstalaii^4e^ 
lo^C9lc|(iai^$ jíiastaJigSlienjtOQce^losleátii^^ 
vie^oa que alojarse eqjifia^i ea$a$¡ pairticQl^nes 
hastaqjpcr lefi^jQonciliiyierande apr^lai? pai^:to4eri 
fipiUya .hal^itaciop las «asan q,m ten f Sftftlies yep^ 
diera D. Juan Hurtado de Mendoza Rojas v Guir: 
maq, qui^tp Gp^ded^ Orga?:,.w ;l$^000,4i|(» 
(que enrSHmelIa fecha eqiíjiyaliaftíái wost SjíiMfr 
r^es de yeUpn),.puy^ «casas eragiilaQmsfiabaaque 
pertenepiprpo á la fapsnlia de loi?/ Toleídos, que>l3ffa; 
la 4e í). Éstébap dejllan después 4.e(íaírci^¿rt}idstr . 
tai j:)Bplappoca f^laftáhM WítíWPpidoitosp^^ 
dn^^jde Sfisn íW^HWí y .€»^ei|asi^f^ este^wt^^i 
Arzpbispp.spgpa, tradicipn^ : ppsapcbadp mt^'Usp^- 
renpiqopí )í?itims,4* Pp6a ijuiomaíri dpíl^eppaes.iqíNü 
tamfeipa q pwjpir^rpfx^ aseR^» wo • alU mi fionven to A , 
c^PFpf^jCQB Ift fl4yóPífi¡jqi[|.d^l,cHadp 3w*:Ud^> 
fopspíVíujrierw 8lg^Ws|íJ?:^.W)el PPÍ^ígto'dfiiSq^^ 
Eygen?o (quepí^Btópdidc^ppre^Cpíflgip ^kjfívédí 
cqallaargijí)P§ ÍPWPW^iíu^iídp U^g*WSBiunDO¡)parTl 
r?i Isi qqs^apáca^e latinidad y^ íipoiapi^eSi.: M ^ » 
sfgíp íMUI íCpíí^Uypppid?! flttPVp 4b íglísía yjí 
coftY^PiWníla W»tviQSÍi(ted»(}^ »tífíá4i\ 

tuflftbr^n «líjplfiar ep» ^i^S) pdiflcipp^, y awquiB sel < 
rp9Í^tedíl;,inBl;:gU?tp qw yf^(í^ 
qiíitpctw^ ?IíPP4p se M?p^.ta pfera flWítWPp<»*H: 
neja, d^ .los Cbují?riguerp9y,;TIpipp$vpf^ aji^t ómn > 
l^goigi^diflsidadyjsplidfzyípompdw^^^ 
iglQfiiar<íoip(^tepap?ií*)Offlipa,iuiíi,y.í)U(a>n^B^^ 

DigitizedbyCjOOQlC ' 



fioie múf müstkáéñ él oéiiftrb y ítíi& tiie %ó&' mejo- 
res y tmtá déáafaégGídios sitios ide la^ciijidádry des^ 
déb espufeionf áe l«^e¿inpáfiía, en él reinado de 
Cirios IH,' la igié^á se déMinó f cominea destina- 
da i ps^rtoquia d^SanJuañf Bautista, yél éaitíhi^tfy 
leee^not^^^tttbiieesM^ hasta nuestros lifiásd'Tri^ 
bupddela Itt^dsíéion, triati'aaudieDeiá.báréel se- 
creta, arcdiivo y habÉaddñ de 'fod principaNsf ih^ 
^dbre8;yd^eu!n<di^35añOdacase deMitíóeh 
l^rteá^asas aloíuitaiíias^oi'ttiéntá del Skttto Ofl- 
ik; y kn paite^ a oflcltias ilél Ck^rrééfdor y ' Subde^ 
legado de policía, hastó^^ «trie m^í%m^' aplicó' es^ 
riusivam^te al oso 'de las ^iépi^fidenéiaís del Esta- 
Ao; < plér lo q«ie omisos • lél bablaf alKyt^ ' de' ^l, 
rtMsrvc^donós dar algunos pdriifiéñíérésíéhrandó ha- 
yamos dé 4ratardiei^se misMio ediñció bajo él con- 
€6^ é&eása délas Ofidñas' pübHc^^^^ 
la iglesia diretnoá lo' necesario al llegar su turno 
otoo:parro(tnk)ldtiii|a; V i'' 

MN.Í ;: :. • .:¡v ,::■' \ •/• ' . .) r. I . , i ■ ■ . • • ! 
QoiiT(niLtot oómpLrtament» azrul^uiflost y gue p^r lo tanto nf 

' Tédáviáno^quíeíaa quehacer mehéiori de otros 
tre^ conventos dé Ráigiósoé que húbipr éq Toledo, 
y ^ué se enctíénlráií én ' lá actüaMÜd ¿omjpleta- 
mehté d'ehroi^^, eoiiseirváMiéée tan^olp sus vas- 
to»se(lár¿ etftílertos de áü^^jprppiíLST 
<faiei^ tpié mdá 4xi§té d6 éllOs mas que Yok es- 
eéMbít)á dé'sús fi^bHcá^^ á hacer 

una breve resei5a; hiátónfca de lo qué fueron, si- 
quiera porque no ftllte *e¿ esta obra ésa ppquena 
memoriadei(|Ué existieron, contribuyendo en me- 
jores tiempos á dar esplendor á esta 'ciudad y á 
conservar en sus templos y cláüsfros no pocas joyas 
Artístieas de todos géneros; y á prlüporcionar deis- 

Digitized byCjOOQlC 



sip (p^:;§i4r« ; m I fi^üft ,»júiñ£ií«4* jqHe,.|Mfl)iiteroa 
ÍWnP!SRSi*tr3S. Í0!S,Regí»l»w,.4«g»ív AptdOÍft Al»*» 
/9^^^iQX,tínguÍp>)r {!«riw<l«^f«pq«»>)ia^}g(9|dJA(M^ 

alas monjas de San Clement#»iÁifuá»p«ii^i«qil»eakd 
intento la pidió el Rey dándolas en cambio otra 
posesión. A los poetilsdieMB^de establecidos aquí 
los religiosos, por el año de 1261, afligía á toda 

(a!rtillá;Vffíüy'%^étííMiñ^ftí«'Tft|^<S|í'Míí' 
una formidable plaga de langosta qiie devoraba 

JW í??oipflftiy.ginpnííígí|a„ j^rijaiWf . , WWPÍ^f? WPnte 
IftíW^ph^;, íwdferpp Aí8,aMí!tr«5t^^pisí>!H9WPí AM 
diyiBa,«u?ei;iq(nrdií> fipi|;| rpga|Á¥^,j#lííipí^ y¡»er 
n^n^, que, ^slüf^em. M x?9i^r£^.,/wl«PÍ^ Vi iP»r 
M^()Si^id9 (MV^Qpe$Íp^spleíOPjB^^^?l^ 
(í^rp.y vecindari9;dB,T>le4pjzpojfqift^ (^(t^y^m 
^uel Cia§tigp,.«^,yió; con g^qsa^j}spfl3lbw ji,?itegr« 
qjie §an . .Agustín, .yesti^^ ¡^opíftáb^.point^p^ft 
í}paf;^íó cprp^tsíj^^flií^ ^íaotgid^ía,miul)^tH4,ftrp 

*M(i>CW ,»u, WWW ba^sMÍpiJjí/l^i^stpyiwbáan 
|?op!íil PÍ9,T%j¡(i.,^st^ milagpp ^qe r¡efie«wJ|ps.cpfh- 
JVSt?? .taledí«}p^^jf.asegur^i q^c, ^,balla.?^t¿nti:-; 
t^^eí4ftPQ,^i;}^a4o^qIí^4^^)^^jí^&apl.^f^jyp 

'Digitized byCjOOQlC 



déla Catedral, futí aeasioiide que la ciudad con et 
CabiJdo Priritado hiciesen yolo de bajar procesio- 
nalmciile todoslosaños endomingo de Cuasimodo 
áhairef una solénintí función á San Agustín en ^u 
iglesia; como en efecto lo cumplieron tajtmdo los 
51 años primeros á Solaritlla , y después íjue el 
convento se tpáj^íadó dentro de Toledo; yendo al 
Tíiismo jQülo á la puerta del Camí)r6n, cnal fo 
tiernos conocido nosotros hastia la excldiistradon 
ocyrnda hade uno^íS años{l). Comcí^^I HÍtio dfc 
Saii Esteban deSolanillá el^ barrante enft^m o por 
sn,proxÍTnidí(dal'r!d;,déseal>an lí)s' religiosos sys 
moradores trasladíjj*séá otra parte ma^ísanay có- 
moda; y un caballero tnuy principal, llamado Don 
Gonzalo Ruiz dé Toledo /defendiente de D. Es- 
teban de Ulan y de la fatiiilia de los condes de 
Orgaz, el cual era devotísimo de San Esteban y 
de San Ag^ustin, aprovechó la racílidad que le da- 
ba su cnipleo de kyo de la Infanta Doña Beatriz; 
hija de I>. Sancho el Brabo, para solicitar de la 
Reina Doña Marta, viuda de este Monarca y Go- 
bernadora de los Beinos por la menor edad de stt 
hijo, que le Cediese, para trasladar allí con fun- 
dación propia los PP: Agustinos Cateados, las ca- 
sas Reales que existían al estremo Occidental d^ 

a^gap ,JSj?tf tiq,.í(}iüiyQ^. eaijffciipS; e»i con^lta^t^ . <iue 
fi]im)ft enlaiépocasoaa^velx^ PálacioíBisál: de 

^). .j'>/;'ii"I> 'il, 7 '-í'il :;■ ,,¡li ^llr- ;, l-'^ •; ■" . "ii'; \' ■ ', t'-'W. "'.ii 

(t) Era fañ ,'solémne el, voto de "bajar hasta el conYí?n to , de 
San Agustín p que si el domingo de Cuasimodo no pcníiitía el 
temporal qT I e se vedficdra la procesión se iba difineiido de dor 
miQga en domingo hastn que el tiempo lo eonsinUüra, Ahora 
desde que fucrna suprimidofí los conventos^ se Ijace la función 
de iglesia precisamente el domingo de Cuasimodo en la Cate- 
dral ^ luego que se eoncluye el oficio ordinario del dia ^ le- 
uiendo ant^ de la misa irna procesión en lera alrededor del 
¡cmpío. E\ Aviiniamif^lü Uafí^ v^ íjiuchoa aim íJUC no pncurre 
í€sta función votiva. " . 

Digitized byCjOOQlC 







/Un tí$l^:t4 p, 'ioíuuU) Hube 4^ :ro!qdo (í íJ^i^ÍJVjiM) 
4i(^l^i;p4¿icift-eulo iiL'Ci'iíiiviü para h054l€dft(v*^Jf♦ 
^Cfi^jMf^ííaíi A^ f imp^ traslaflí^lli tjliawp 

íi, tJc^dllQfJ^o^I ,4e MMa .de; lae irtí?crii),cipí(U'f; ,ptt'ft 
.¿eciá; fímcm á Míos y 'lúadosm síi ntmbrx (i),., -i. 




cimiento en 1327 que asistiesen á sus funerales y le diesen se- 

^uUüi':i por m prriiiiii mat^o Joa Sui^los EsldiE^n y Agjistb en 
' fi t^cííifíiif' i íi ílé i h I in i riiií J fl p t o DCbyfcrr i h^ cr 1 csi st s i Iros v /^^ ; i^s (réi,^ 
díí cuyo rtiünijteo sticoíío'sn liiío ohloiit^t^s áTni>tlii jifetifiradüri 
y (ó, per¡ieiúí5 Dominico (irrco tri ía famosa pi ti liiríí^ que náninirl 
ílcl etitíq'rü'd'íl'ílmtíloVT^fJrCír/, ,qu(i atímiran 'tníioi líjsi iitlelir 
'¿t^tilffe >n ' iü, 'dtadi' tMrroqíiía ñ^: Sanio íoi^'tí j' dd qiip í síi 

, ; (íj ' í']! T"íí1<^l iííd# M>t^'AMñ>^rtfí,Víial)1ríií^f1hVfe^^ 

■ 1 iiisf J ] i: t !;! r i i 1 < ji í i ' ' !Óé pod^i 'nsí>?^' C^l'f : i^' tI (.* í j \\i (ú h i\\il.bh\) C i 't ; ^ - 

iruiílü^íi\su sitio dt hH.'ít?iid^n titulado' .WkííM'liÍji^ 

. vilo/ nojMíjnl L* V 'J 

Digitized by CjOOQIC 



tioQtt^ )ito )pQirtadQ( (ppinoipa) «ielaofivf ntOi i todas de 
pÑsdm yildfit bli)e»á)ao4üiteetkura irtiodemav^ 
ciMiks^eeifiJidadialiibad&ilá) est^uáJ Agufrí- 

tin4Úafasd)ía:bn¿iata dte>totiipiutebrtavi^cufádápot 
Mfmuití Güüairits^xfsdulMi* .4fe iblidhaf notáj qinc* 
altftJMqáffla aegi»ráii)fiiljeíflo<peii8{d)aitiue im obra 
t»i(¡aide*IteUeii(d )V«í>go&2eáet{Mpade^ k^Mi 
(»bidoenjMQrte)(d!)u:iAlgiH}a8ipin)AJLra6fd 

U)tedaEiO' ^\ue $b bebilitd liiepo pic^n convento <íe A jotísimos ki)- 
^áyd4íf ;iíí^ijfpsiíml9se qq híUs piíUbras^ sfí^iin las ím tradanJp 
uaürpi¥sorjá|f justa nOTnhríuiía. «Loque dcji^nio^i rpfpntÍQ de) 
pp'aWífot\,dí! .\nmsíer (en Medina Azíah ni) Jtos ^ra^ íl líi mo- 
, •itioria lo qíííí tiíítili inas íiemí hísim^ífidoTj M alíítor ^rtimlc 
«fjue íiititJií éti Tblodo el lléy Alniaiíiun libo Diiünurn (que c^5 
A¡m?ní>n ^liKwlmde^Saijla Cíb¿|da¡.Tji(;(ial,^flatHí auií b^W- 
llló y ádüPTio líjucbo d miüe-uíj pix^l^ürio ú pala^ífi ijodq, eii.el 
ijnd ViVííJ ' V so mpodü^ ' r;^^ \ímiS S^nla Casiilda itltl ) , y qfi 
rtC^jVíi fslbíJníí ii|yé HevíJ B «AÜoi «¿n líkííi sulfHiií>sidafl y niAfím- 
«íiÍ¿lciííe*tfiplí?c^{íirinfiH:tflüonos. Enlmodiodcl Ak'fizaf liBia 
'<ut?aíi,¿^ií^Éfraé|^i:íi[ic^Ufi^Li^o^y ,eii wíüdjo tlrlipsUiTiqw? Ufii 
ri^Mü (ji pató^n) d(;í cn^l^í .^í*' í^'o^Pi'C&lappdo de oro. Sot 

"'«iertís hikd l.lríwír primkiuflftl íií^ ítfí^m , de rtianípra i]ue ider- 
'^l-amSnilí)^^ ¿^íHülinüniü de^día mpella akura por los <;c>smdoí> 
í>y epiobícutlo lodo d mbellou tyjiíio, en na imr^tü cnsialioct 
♦HTíifa íi íTip/i'lai>c ¡con la (|uc llenaba la alíJubeEa. Atniarímn 
fl^sáüá fií^iarí^ ajlt por la ortche. sin que lo toe ak^ el ai^ua, y 
nüÉRWrtiía por dtnlfo an lord raí* eón que i-í^Ultalia por ilefuera 
fiüii eiípíií"iiiííu)ii mfU'íiiiíiiloíM);i>; Por |iü olí dice í[ue psre Pal^ioio 
q4t^ H^ s i lüfíflp ^(?1 idflijíim cíi It! 6üh re , ^l I i o I Tajo , re Lt^ laíido €ft 
ííl ?iU éleiííinie'fiíhnea j y Uis iluinuiru'iünp!^ íIlí sn.s firsM^ noc- 
luraas. . 

¡ 4I1) ''Se tíoátiídgahí <iii6<4l dágéló iqttó ícómpíró'' íá- lá ífacion 
^ictfpiwj^ntív' spií^PW cpwJw^de ,íc?atnitfB v^ táaí) rdinpef esUi 
esvátua (¿ma si Íuerja:w^/P¡^^í^í09Ca cua^uip qprqy^)arla 
asf ép réltóiAr uno délos cá iones dé'íá presa dé Jos n^pliops flfe 
SolQrtifia;s4tiéíUiííil>iím'hú6<a"hílqúirí^^ ^'*^ue pcjr ' éoU)nfe9*s 
c^Wba^ríjociJifpodioDdQ.;! <:« ^ ' ) 



M .a/:in»LCi(K:T 

4e fij(Ántóimfo¿Br:toiiioi:fá|ioil(?&^^ ABVtmt* 
tiríQ (te San E^téfataavlü^o cu]fa ^voeorion^takiai 
d) eofovento I y. onyó'áuior, mo i94)6Ín<iSv4oriiOif mi-^ 

sunlúosa^aitilla' if üe» déntipot i4é;li^/ih&intt(|í^etía 
imlMá>fünd4do'y]iteiKpál)do& aliiititulw BabiiQBté^ 
jniíi^* el íCondeétAble ft. Mb JiaperMwáiloá, -faicciM 
/ensanefaó; jenrlqueoip^yiaulwiBétiDQ Hfüefai^tflttá^ 

fifetij^ 2gilpin(hsiegpffipBae^iswi|9Qeel»noI>iS^^ 
fitía'MyUdfii!x}ue[fa6i9epl]ltad¿/eil'ieMa.íi » (^bhU^ 
También había en él claustro principal una 

ñ&ra'(te iGtfaoia'OOiin«$ui:dVviiiOfh4}díéiif ks^lipaaG^íy 
8au.'Aguslitt- wí©diffiídb''á{,sdá»iles^<*W5d 

iigiQSQ M misww ;CQwe»tQ M.i.lGafwaiBftK?O80, 

tyHth«igétritod^''loíMál*íítt¿séÍ9 dé'^^^^ 

W^ 

qe/fífeiV 

deibieriro^ (k>táii(iole cm: ñsndácñon^ 

«te Mélit6 0, Diegos Hutt0(|o aé Mendttí^ |)átf ^,^^ 

gérjDópá Atiá Jé^ 8Íca|i¿aron..iá[^ 

SHflnii(í líontíw^P^Jutoj IH ua pIwÍBiwioqubileo.pa- 

ira. todbslosfieled qd^yisitosén ese áitar^I' día de 

la 'A^Mp^on d^' Nüe^ti^ Sfeflprá, jr ^métñifoú 

iipíuy 1 ié^l^te Qbrái. de lois cuales y¿ beoipsihaUa*^ 
áoi.m elpárpafó. 3/ de: éfete capítulo alpécorrerla 
dgtóslíí d^lexi^ténl(ydtí§ánfédroiláte;dotadé 

ahórá-e^síeií;" ■;"""'"•'■ ^" • ^^-"^•^'■^•' ;;;?.;, 

. . ; KéiltaQQi^ consignar }a parta maslastimosadel 
otecuerdo hiátórtcojque vaiíips trazando: de^de^la 
'¿uérríi de 1^ Inde^itíridéncia'Vétíiá ya muy/dete- 
Horadóieste; m^gníúco convento, que. queáo re^ 
ducido después á una tercera partede lo -que ha- 

Digitized byCjOOQlC 



ENUlVfNO. M 

bia skia, réfaaíMfitadaipQr IbscfeMesoéioe^ 
i«ejorail(m3as<€Írcui)8tá.üak^;i!y>ttio^á oüaimotpér 
faüiSDpresioB dé :lHS{<soinfiuii(ts(iés>!j^ ^déstoráron 
fiD€i9fl(MBstad|(t(ÍD$ edífické f;,lÓ6iMbni«idé \di 
€oiifttntesi!'sé Tendlé esta ¿JUBi.paftioidavt i^d ¿fe 

cteiilo8!mateUiales)ifn^oÉ^ai9^ra¿, duüb^pÉdoqw^ 
dadaphnánwesítráldé ^uf^^aHi^dtdvei/algiínoB'di}^ 
ooiplÉfcBy'rQinQsdsiparadpiicsi;^ i* <tvv.'hiún^nn 

ahora JkÉi'ivkmüeiiüí^ &obroi\e\^mwmh'itíá»m6 
que ocupó en tiempo de los goáoi»'miaMÍgteglla(de»¿ 
dkddáf é>Isr»Y||jrgen¡tquft^ ^«líi«fe)ladq^eláe^ de- 
jaitoA los^uAioo^ iloe cinsthnos^iriuzárábeijiiaiiiiiái 
(B»lás«sk|s^Fxbqüia8 sabldsÉBipápaielMouKoi^eit^ 
líco^ly siyla* ^eoqooíé dttpde^kntoriees dod eti título 
de ¡Sania Mavísu'^deí Al&teri,) qiicj» qniiHié^iáecit éh 
tiAfn^ftlpol*ifli|bF^«ol'lo»fai^ al'tadb 

ddunentfe^ y la^qiismaíc^sif^ldd^fiated^aiileri 
lo»»primero£aflbsidBspups de laí rdsbdqui^d^VIcO^ 
Éi6 tmffiMsidiehoi^aikl iiUsPOi^l^Ue «itato))ra{(tj[/ 
Tanlfiea heaiii6«^8ch{)i!nílen¿iobj^ái« el {iárvafo IV'^ 
delo%pitulo>pi<(Bee^6iUeUddf«sfta eráiüatde^Saffíty 
Mona^rie Alíióen(rqii)e«iUreoil*as^m^elias!f)m^ 
dade8>abnói]¡lrj Aidnáo) Yl>átloBi«Aoi4é^ dejSaftiSeiM 
Tiaiiáb'^ntos.ci)al^sii tatieit)n) allí Ihos^ ;i ia)a¿ 
pob la ' rettrada ) qué' áe rárm piieoiméos i 4) ¡bslcer 
déi stt ínoiiasteF]0ieíi|.rá^á disfnilar rsuk veliteifif i^' 

::(!;. !/; •).'.;) riüri/. 

dBDfeila. <5oihtinMlk<l 



. <(l)j Pidrestf (íircímstiwwJIwrecé'íqw 4)8Bíaila.<5oa 



^ft 




(lienM»vá;íu$>|a(ite , m. teifoppia 'queiks Jlevi» laananga' ji crurf 
de I^CatejIral; Tambjen <hal^Í9.idebajo ^q\ coro ufia qapá{l^..p% 
la advocación dé Santa] María ója'^Kicen, ci^ laque estó.3e.pul- 
tadó'el célebre JuanelÓTurríanb , Intentof Üeljan^íteo á'rtificio 
qii0;)levar su .nombre, para sbbiriclagtiia' del #ioiaÍ Al飿ai^. ' 

Digitized byCjOOQlC 



W .u/TtLIOD^-l 

posesionen k Sittá'arzobispali lea* ítiébídA de lacaiA 
ti prelado. Ha. Rodrigó Jiménez de fiada ití^ask 
paso i didÉtsiglefiÜgn casa .hospedería k iasiqcnjaá 
del ítentoiIMmiÉg« deíSHés (Valga iel!AMigiio}l 
db lo^enlMNoíseriYan; escritura Ibnnal en su tütobi^ 
va ¡lei^srjrdi^giosas, quema ^abfUiols o(mbi.m 
«uapdfeí éefsboÉi de ^[Joseerks; peroeUo; esto 4;ter4io 
qiiei últitnosxiel s¡^ Xy hiabHtrQftalli «IqsGoU 
mendadoras de Saaliago^ traidas):de iCastiHáipo9 
los Keyes 'Gatólico9^bá^ta4iae\\8é tfMüadáiJba á 
miaMualffKmsBterio de^.Stata:Féeo:1594', conio 
á;4U(Si«hporverenBÍQSv n¡ 'j)-;^ .;-.i! ,;'> f.í;i:M>'>t.i> 
,; JDeestosantecedéiíliéb se'píinereqijíe:lo^ Fádréb 

Smtetítaa Calzados noi YlnSereoíá fundara f olet 
i pon hi :ménos! <hasla[ bien ^iiitiiado: rt áglo SVI,^ 
pUeiá j rií^ hay nolioia! < de ! qué (Cícopaseá olro/loeál 
deiUiroIni Aiéra delfi ciudad ; ni enieste atio^pu^ 
dlerotí; estar has(al)d€^paes de.desoeuparle ]las din 
tadals GoflieUdsidoras c igiviraae; pues i el: ano it|6 
en que 8é.cfStaUeciet*ed aqui , fandánáo esté iqoo^ 
vento ;<eon k «dVocaGÍcta;deJNuéstifvi.Señonü del 
Cáriues; Fué ediíieioifaastante eq[)aiei0sd y dfesót 
)ida¿onttru!¿cion , y su iglesia igimlnfeníteo^paz f^ 
dei buetna ^arquitectura greoonromañá , eéní:]uná 
preciosa pdrto^ dórica .do juédib n^y i ^l^leaíhl^ 
bi^a, ia3Í!«Qpio;ia estatua de lar.VÍrgen4](ue Itofea 
en khOraaleiiiá} de encima del ^rod dé/ entrbda^ 
T}ixy0i itavtbien ouiy bueñas . pintitras de Antonio 
Arias que alaba mucho D. Antonio Ponz, tomo I, 
iélk) l&is^teomo en el sisuiente 153^ pondera* los 
d08;^epütpfo$ de marinóles que había en áíAbó^* 
costados déla capiUa ittáyór, desús fundadbySsís 
las primeaos Coííd^ de Fuensalída y de.su viznie- 
to; de cuyos: dos maíusoleos hemos dado razón al 
descrlbii* lá iglesia díe feán ^édro manir, én él 
párrafo 3." de este capítulo. Venerábase en este 
couveutí) Janimágen del Oislo de las Aguas*, que 

Digitized byCjOOQlC 



adk>ra lestá^ en la parvoqaia dei la Mogdaleíiá , y 
también re^idntalli la famosa cofradía de h Santa 
Vera Chisque ;al prídcifm fué establecida en láf 
pwM>cpéa muzárabe .de. Santa BilaiiÍa'>T ;deqpiM9 
sa trasladó á esta de leBGárriiditab'£aRad0»;:ha^ 
ciendo ^b ba^talntéat a£osí <}ue la nkoAoron: i: kt^ 

panrocpiiadetláJIagdalena^i ' 

„] Bnilü funesta ¡guerra, de la independénoia fdé 
aiTUinUtoiestéjconven^, y .tois.pocoii>^relíffiosel3» 
tfne^l^; habitaban áe <ráslaaaiion a la. eása irenté' 
(teSan,tlQm»i;;<iué titulan de Mesa; donde es*: 
tttiáeroili algunos años faasia qije les !£aé p(^siblie< 
nehabttiCaír dina petfúíéña parte de su irntímaiñaDi 
sjjodi/y'Sic^restitnyerctn á'elIa;peiM) aiUd £^ nqo^* 
y^ x)bta M ][)erecido timbieh en ndeatros : dias J ' 
puei^ enaffetiadd el leobventa !á: un' particular; 
s^pirovjeóho ios upáteriálespa^ olrosíusos; y nb ban • 
quedado en pié) itAaiio|ué algunos pavedoné»; qué 
^rveüideeáfolKkKálestqnso ^bv^oubíerto ) ááe&i^ 
oÓQ9^iros.fnúlílé8^^i y^boiDieatisteiintegra'^n el dbi 
la linda portada de piedra de la iglesia* . ' : i) 
: v> li9S^ Mftímqs de^StmFramiscQáé Paula ^en- 
tendidos tía Toledo pdr . Ips /Bartoio» i port^uéi sa : 
cmv^Vtói estaba jjEándador bajo la adTDcadiea éé* 
SaA' BavtoloBíké^, éo la Vfe^ , id licHrte !d&lá ciu^^ i 
lánieUobaqullpor fundación qué Joizdsuíproyiiiciatl 
ú V^iilViellUdmai de Vicitaia; bD.uiia ernátáíycas^» 
co^ti^^iqué le eedió el ilyut)ta]kiieiitio>&iin8(an^> 
<ias , dfe.ilái £nipera(ñzí41oia>itobeL; imugér dei 
Gácloa iV:calil5il9.:Ettábá dedicada r la ;ermitiaU 
ApósudSanfiallQloaiéi y^por eso toma elloonlwüto'. 
yowáervji) <]uegQ.i)asta<sm jru^aita'^ de? 

S9i»i':BártolQaié) jdé la; Vega;i ntesr tdrde tbmá i ¿ ; «uf 
(^gO:)9libdA*ariiai buen edífieio: con iglesía^cop^f 
reupondlei^eiiel Sejv^et&cio de Fdli|^ Ih OÜ^o^de' 
Vdrg^ 4 que^ ea>je(ecltola< Ji^ia^^qucldándbseéon ^ 
el;i»|pppa^;fleii,l(^»íGíap|lte 

Digitized byCjOOQlC 



Mr I i .Ttunio, i 

Mora , flon icoUcáérto que celebrdixxñíi < la :oomüní^ 
d«(]iienul)^6ai^7^se )e^tpá3|» la iqüevaí^legiá^ ;. lyá 
GMipletanneDllel iríb«iTadá, bn' l&S&v siendoi ><iimyi 
freduentadáiüSe 40i9loledát)es|p€lr una ímálgéB niuyi 
intlágnosaidela Ydrgen de^la Salud. qué allí séireM 
neraba. Las trazas del convbdtpilástUiíb elf^moosfil 
AI^8<>)idé;iCki|)ahPoAb¡hsíqufi^e la 

oiM^it j[itanstt mu^pM, te sijgBteron primervilHem^: 
G^mmQJí^íb Lárá;yi')u¿gi^l<k;oláa<ife.)1Vbiéaib^e^^ 
mozo» t>. y habiendo besttltadt) hqchos.en ftam^CNá» 
tebbajo^ diébtíknipp de.:dste>últHnov ^hubo r*qciéi 
. dttrtfDarloSvjtconbluyó flédífi|(»qen:]}5r9t 
Lopeej:£l ^[¿arHimoror lera fdei Todbioi GonzalezC^. 
de qluien ya bemes vístói algunos tra))a}cis Aé^^í^ 
oalttiraiyílfllaien;!» Catedral. Hubo álgida» bue^f 
nasiipintnr^s^n^esta^ ^i^ia dét Alejancflro Loartet'; 
dÍ8qípttlo(ib«iy^pravie)%ado!jdel(€lredq, *y> ukvéuaH' 
dm aé *la> kniUigoo^ imultiplicabtoiii de.lQ6'{ianes y^ 
l«ilp(doea^ y} oni iCrucífixioá'det Seflók^ v par Jbati» 

de nivalta^í:' . ... ..! 'Á-- \\A^'¿\ '*í- f.Srhoíj i:lrt¡! i;{ 

uEleónwttot6era/muyl)Oiiko y pintóte en 
medio; de )1^ bertiiosáWega 'l)a|ja , sdbretlas liiíMísl 
dd aiifiteatr6;:roiiuijad y)LDO¡l(ajo9iídel)ifié;>cDti 
uáa!préci6ssi¡»hüeDt& UeDa;déá(rl)oles)fruklesJ]\fe[^' 
liü>gikrra< |ie la independéndia 1 áeñfl^Ó! ta 
época .;de* la. destraecioní dé» ie^té > linda ; édifiéio \^f^ 
quedó: inhabitabfoidesdfe éntóüces , ¡sin quie :'des-^> 
pdes i^tentaáed>;lósM^elfein9d6 fi^lis3)iliitarlé , nt:» 
vbl^sen á;k*e8idip'eú^ Tolcldd; Jtó Iakit¿mpái»i¿> 
yiel abandbniKaukDeatairpB conucl tieMipo liis'fut^^ 
mis (((y eDntkeBtifai éi^»^6ieodsnipÓjlsü/mi^ 
lamiénto 4é drden de lasiautok^ídadttsv^i*)' thnto' 
pop api^€fetiar<eomb'SéiapiioTiebbaron ílÓBiiimebo^ 
mkímúék dé pijédra yila¿nllo que kaot tpaébabdi);' < 
ennbi<)braii!de!jre|mra(nk)n dd 1^ dft%^ 

McAeducuaDdo iteíWcorfíJMtóíe^ri'p^ » 

Digitized byCjOOQlC 



oonmoional ,^4^iiasiitoi para evitairescems . jr/avD dé-' 
Utos 4¡^: sevcometiin €». aquel isitiol oto alguna 
{rtíf»mGxúi^ {IIW9 íaola¿mnYiftii:ia(|beHa8i<iíuioa9:d0 

- nih .t»>.: ií'.jti^. .t-.;J..'.;lt.ü¡.;i!..;,iu.n'.>oí 'iíJ|> «wHí-ifti (íI 

-»:: ::U\\[) 'l'í*í:"M'fi '>:''" 'i Km OUll/l oí ||'i '.r;¡, ,..•,.} 

.1 JJf)propaÉiérnt>sdaiíjü^na«n^ 
TeSjacerca de vanos eátiiieiAmráibrúoB^ que^hti-! 
boieiiilolcidb, (yKJapeiteneiroDláikiristoirus, vdebe-'^ 
moa. j!efeííiiinó&i át.tirea : épúoaei éiferentés para npas'' 
clatidadaojiestosiápuiitesc l;r;iUldelai<MchMiyi|dá> 
gádJi; SA'li antífffaasástdttsiaav'jf» a^Ma^boiiteni^ 
pOi;¿Delaqaé aerafiereülai príiB6ra»initad''del>pPi^' 
senté si^ló.ípocqiie.eii Qad^uimj^.aqndla»liu]B¡(ii 
inoQíaiaier^os quedo Bi^roctii ¿Kistírtén laSKfiMi 
tas sübfligiiierdhv ;y:éiif '«rtaíjiUÁimal falanl^i^dd^est^ 
tioffiíidás taiubifia /algiinofi; jmie' | all |nviliaip)ar ^ 
sigloi actual* yi ) nmibos ai^o& ;aespoc¡8 eitabab p&i 

t^finds.!aQerDa)ide:ilp9; boñímutQs. de Riel^ioMíél 
qite bulHato^mS^tiBi^ Motidn^su godd^J 

porqtíe eoq)l»jmvapíto.del0súrábes¿oi9()io.pie$^^ 
cierai. aqufcelldseHtablecSBiientp» fiohiialiT'mátei^ 
mtoente, .Mnerjha^a bmipapeleaiyidocdmentoíti 
que á.^lpailiüdieniÉ;lEe|f6Hrise:;de 0^^ 
POQOS v^oadüurD6oi9on;lQfi'dhtbiq que Hpsí:háníiqtt0^> 
dadlo jtetto)ii»iri^aterio3 ;AgatteMe):idei^^^ 
(^saie>yi&m BsÉttiaiityidd diSi^ilEil^l^^ ^^'p^' 

Digitized byCjOOQlC 



blárca varones -en: a^uell» «lislmépoésiímmóiyPL 
t6ii€iikos4icho én lelpárfóáb :tl^«del )c^^^ l^ 
eáta^seráioBi-^od^'fiatAin nafs^odrtcttijt másiémáíiL^ 
8oé>losipol|uíslixids ^nteoédevtes doe-^fgfifi^'eiU' 
critores de las cosas de Toledo se nah aventurado 
á consi^ar en suilbbdiá,rÍlM¡i&ndose á simples 
indicaciones, y á veces solo sospechas, que nos 
dejan perplejos ym siegul^Mad iparadar razón de 
lo mismo que leemos. Bajo de tal supuesto, dire- 
mos que enloúnico que parece no caber duda ra- 
cional, y en lo que doéwMftá^Hodos los autores 

se, fundado por nuestro Arzobispo y patrono San 
Ildefonso, cuándóieroi faitead idelAgs^ la 

hacienda cpiíefle tbcóiii^Mecimíentoi^)ViiS'pa^ 
dneiB^l>y .pi^iswInénteenADmá giianj^a^ ^aüopiaüiafiqu)^ 
se:presuineilMrmalíá) paile|de^.sm)paiirimbáié^6n«M^i 
dilafíiiOjftlláinadatDdblal, ¿ domqiloiei^Ditae» SarfiiJa^> 
Uw.jenvlalvid&L del^8aátd^fttnd9íilt>I^; ViltutaOm^, 
himi\e\:. ie^ itíorciinfitíinpiailftace »iliverosin|ilfai m^\ 
iiiOade ^^inpos' i^ue sufiocieik luvq «^^ 
RMfiaatenio iéní;el luganiméí &d»)ra|loeupáÉPde|l^l 
tm>d€l)TokdKl la8iittl(ínjaís#e(8aiitorIkiniin^ 
t^aQijunlióiái lkpari{oquiaidfiiS2unftál[jeo(;aMÍM 
Yu[uláhñhi m^poiqBe^to^iliittiediLn^^ 
quería, cortijo o cosa semejante , pero ^)idibl 
si^pMfüera;ddpobiadtt)(aiáJHná£L'fle ^escn^i^e- 
li(í$i()ijiglat( nb se)iif«rifiBabsp.qha)UeatT0>d6íla0p«^ 
^tem^neá i^italfenl hb Go^nuálddleB ^retígtbsdsuJlQ) 
ni]^quá(46los)ídQ¿: r^xels.(iSnpa€8t«lque) etipiDi^i 
ni^t«iii(vDeibKikseíjto paAa)trielH)B éá^etífit eQBtfai^> 
ixmr08íde}(DiledQ;ille|8i(úaá adgudosdcni elAentáióf 
^ tofiidai^ímeittaiiiddlá^^ 
dig$f>Ueidla^,(y( defKfuí)I)e8rda;()de4nidr.<q9e^«Jbtiii 
t^i!meAit<> i)la&kÉriáB3)árap.cóteDari»síCQiiÉ) «liamj[)lé> 
aléjelo ,dc{'jtteati^iiárbknyfcvúdatí etíiáíi«logiaB;^ 

Digitized byCjOOQlC 



(kúlane»;* foUro»pketeiiiiéni;4iM <fÍlteeo&f)n§a^¡^ 

dos conjef ui^&J pvmmi>hi\ suposioioüid^i q^¡ 1¡^ 
oiajese/mismoíffltid e^írOYé>elf«)WJQi3tf»i(r,A4fi^iH 

Deíbiense, y. ^üpuiidíi , que ha^táiiut^lrus títíiii- 
pbstoha conocklo au ¡as ¡iiluiilíüutüui'^flV'i^^iita 
SusanA un ediíiuio nut tkunaljaii la t^asa^ltí Jíí Mmi- 
ja, y tal vez. dé ait]iiel)a '€i^miiiiádíUlrüi:iiÍjjoi}^e¡)^ 
provetaga ese tliotíídü; pero en iiiiestix) coucdt^o 
no tienen fiindaintnilo sójido ninguna de\^ én;, 
en primei! lugar, Mtanmi lio ¡nu'^ i>otl^^^r dar jm;>1! 
sentado, que el itiona^itcruj Agalieuíio,t^¿l^y¿^!?ü^^, 
tuado hacia Sautd Sút^a ui (aUt) $^p4ÍfU'^i;^M¡t;^^ 
Vpgji. puej^yaidijiiiiíídjeií el (jitadft páwafií.lt*! 4mÍ 
eapíluloi de esta ;Be(£eu»n^6nall4UvLa;jtíjUtí$í-^ti(PPT 
€u entran lus parwerK^sde tote iiiiíiUiyií;fei«írU^ií.^f ih 
i*a der sitio, qnoócnfiíi^e áquül< í^lüíu'iVí^üOV/L'iíjxjq 
y en segnn4o lugar,auaílid<*fde Jmra(ítJ|iiifí:f^^ 
San Julián dev^ííflia buliiíiía x Ma^loicp Iaj,\*;gaL, 
no vemos noáofciro» la nup sitiad do.que'^lDeiüÍBn- 
sc bubLes^i;dü' ballai'^ prí)xiUK> á áq^Ql:otro; U^ 
tireunSlaiteia.de que Süh lld^ijlüU^j^/ri^JHiíiíÍpr* 
fuese Abad del uuo} noiios :$íure?c0,íiue indueo h 
cünaiíeuuiieia íle qtic oí otro í «^ t^vtí&e.: *c*írüa: v^^- 
fBcíó: á:la::seg»iMlsi'e0njetui*|a,vtamit^^i)^ '^n^l 
Uámos.opnciujrettte .'Ai 4nüGb(>,mfilw£ ^oi'i^Wií* 
iéen C8i cierto? que huJtKI íeft«titwíi)Wjt^>í«) WP -Ae 
Uafüía caskdb la<MiQjfi}a:/iBa:til')^agf^qu^ am l^f^y^qí^ 
tUulandeLíjzar^) Ruegrv ni) léjO&tíeJi^Hj^í^P^iWr^ 
sánaí á to/6umo:pubde««6ta Qit^e4*nstenfija,pe«iia4ip 
€Í0)de baberii hatbUadi9:¡\all¿¡)én(¡ j|Mii^f)9^i^ 
monjas, petlO;iw^.preci$aiífteajte tes I)^í)m^ 
toiqup CWKH vaoiÓB^á nojbaifílíoa^ ^bajp^CfiM^ÍQitqn 
cbvia. t*iapclo¡ menos ()tPO!e0níVje*)tp 4e.wgQpfes<qí\ 
aquella mis^íb'época; gr/ftiAq en¡otr».iiiw»i4?eí¡9pní^ 

Digitized byCjOOQlC 



á nosotros se snbeque estuvieron nlgimos aiosen 
ese propio silio hacia Santa Susana las mohjas 
ffijc hoy llamamos de Santa Clara en Toledo, ha- 
bitando nna casa (que pudiera ser la deque vamos 
hablando) con el título de San Damián do Asís, y 
lo mismo de las unas quédelas otras puede pro- 
venir ese dictado de Cíisa de la Monja. 

De otro monasterio de monjas eon el título de 
Santa María, que se dice hubo en Toledo en esta 
misma época de la Monarquía goda» hay menos 
noticias aun y menos seguridades que con relación . 
alDeíbiense, pues de que este existió no (5abe 
duda , aunque no se sepa positivamente el sitio 
que ocupase, pero del de Santa María no hay lá 
misma eonformidad de opiniones, ni se senaíasu 
fundador , y con respecto al silio en que tuviera 
su asiento nos encontramos con las mismas difi-^ 
cuitadas apelando también á conjeturas muy dé* 
bíle*iy á gratuitas suposiciones. Nosotros creemos 
que Kabría este segundo monasterio , porque nada 
seopfme ¡i que le hubiera, y poniuc cuando se 
contaban tres ó cuatro para varones, y consta 
además la existencia de uno para hembms , nin^^ 
gun inconveniente pudo haber para que de estas 
se eanoeiescn dos ó mas. Por conclusión somos de 
sentir que hubo por lo menos esos dos mouaste^ 
rios de yfi^enes, y que su -asiento regularmente 
sería poco aislante de los de varones (que solían 
ser los directores de aquellas) , no repugnando la 
idea de ^pie la casa de la Monja en Lázaro Buey j 
pudiera indicar el sitio de uno de los primeros,, j/a i 
que n6^ se puede negar rotundamente que hacia j 
Santa Susana bubo de existir otro de los según- i 
dos, ora fuese el de San Cosme y San Damián, ora 
el de San Julián Agállense. Esto es cuanto pode* 
mos decir de aquella lejana época respecto al asun- 
to que en el presente párrafo nos ocupa. ' 

Digitized byCjOOQlC 



EN LHyJttNO. M 

Ép(m i.'^ ' íiesfmBs^é^lr v^^ 
ledo por las araias^ «astéllanas, hubin fmMaéMMs 
de monasterios pai^i^Kgiósas cpmo la9Ati|)0>|)a'« 
ra varones. D. Alonso'Vl que consenrfaba glname 
afielen á los monjes 4e^^n 'BenitO'()esde ^fuefasN 
Ua vestido la cogulla en Sahagcm, no secontbntd 
con traerlos á poblar él nionástério Itie^San Ser^ 
vando, segün dejamos' : dicho en su lugar ópórtiH 
DO, sino que fundó btíros dos para nMmfas- de U 
misma regla, de los eaalé8:subsiste(tpdaVi(si>^l linó 
(y de él iiablaremps én el páirrafo^igóieüiité) eonel 
titulo de Santo Domíingo el Antiguo,^ yiel'Olro és 
el de que* aluWa vámóis: á^dar lAgunai notieiab. Dcm- 
dieélé su fundador>)al apóstol San ^^roviéa mep 
moría de que en el mismo sitio que leí erigió éstu:^ 
vo< segUH la áiayof parte de los autores- qtte>han 
escrito de Toledo, la iglesia Pretóriense^de <S«qt 
Pedro y San Pablo en /qoé be oefebrároi|)ál0EiM9 
Concilios, y aun llegó A ser episcopal áflá eh tiemi^ 
pódelos godo$. Para ^l^|or int^áiáenda jde estoi 
y de lo que tenemos que decir aberca de:eBe> iííék 
mo sitio al hablar de los<x)nvéntb$¡défiMtaiF¿*y 
la Concepción y del hospital de SsÉitaiCnkzv ciófa:* 
viene advertir aquí que todo' el terrea qbe Qho-í 
raocopah esos tres edificios; le Uenabaii en tiem^ 
p^ de los Godos el palacio^ deaquellodnlíOfiat^, 
construido; ó al menos niejoracjb por Wiamddaf, y 
también, se¿unlamayoria4ek)6 at^torés^ la ij^-^, 
sia que hemos dicho de San Pedro^ SaniPafclol 
llamada Pretorietise por estái* aiieja al Pretoi^ 
coffiio se solia detír á la^ habitaetohes Reafes ó dé 
los gelfes supremos del territorio (*): después du-» 



¡I 1 i-i 



(1) Algunos hay que difieren de esta opinión , señalando 
Bl asiento é$ tó iglesia Pretóriense en la Ye¿á 'h&jk^ donde 
después há habido uña ermita eon( el título dé Sta Pedrtv d 
Verde: al hablar ¡efe esta ehnita cfr's(«(\ca)^tolé cort^())0i(¿-^ 

Digitized byV^OOQlC 



BMRidikllcal ^ifné comcldo 6úiine;lQS ^jK^y y eixü 

ete í€*;|í Gífthre idepaladoí^fle; Galfentl pjarque pfltt 
recfc ' qbe fueiton • la tHorad^ J)Fe4tlecta dfe la cfelje-^ 
bradftPiineesa moca, hljadellley ó GóberDadói* 
de Toledo él vaJieate Galafre;' y por últiimi jcqn- 
tinuó siendo casa Real paríu.lo&Sobempostde C^s- 
tflla.. su3ífe8QpesinmediatQ&del conquistádor-de T<3rt 
ledo, hafeta! >que; f üetoa dteponietido de el parcial^ 
mente, híibiwdolparado ; en Uv que atoiwjíi yemoíj: 
al tpatofjde losi^dos ¿onyetotosy lw)ap¡tífl, dlrcí^ 
BOCSdeifíada innroisto etí;p^rtietjJ^ 
que sufrid; 1 i^rai ¡miestrot jt^Jetoi al : pmseoite to&f ib 

iíí::íPu^ bmi^ Dv; Aton6(>;es^Wedáte9jmwí^. mr 
pm (ílQHio.ehtQneís lá8'JfeíiíwlrQB))<¡írí*anllasreli^ 
gwflíís; «queitáitiívten ;^ M^au.}M lailw4 

den>idefeñ'BeftUp,,e&alaadV<i?aat(m 
en 4ina'parle d0 s^ufelto^ palajeiOl, . píbcisamtntedi} 
nateí céntrica die^ ten: vastos edificios, jdónde^habia 
i»d^ laíciíadíí )igleaia'Pr«Aorien6eí .y ' eH icüyft :SoJa¿ 
éüficó: Infera lel Caídenailj Meínidtea wi wf aguífióO 
htópital para niños eápóBitos^ )? : es' gboraí é Colé^ 
g» de[ilnfoíítem> Aquíiestuvo, pues» el jnonafrt 
teriodeSaft Pedro. dfe la^.Duqñas íque;es el dictia?j 
do cí*ií ¡qwfeoíí^s generalmente se le oon<*fa> «nos 
<kiafrQj5Íglosiqwitíe^¡8uK)ndeMeI)^ A^^ Vlhas? 
la? fesí R(8^es Católieps^^^ 

íjftíidí^üíOit ellas íais Coeceptápnistaé, irecij3nteea«n~ 
tfe jfundad9$ ^tofteefe; y¡ quÉdafftlo;;de$ocupadei(el 
conyeíito<íue 49 lá parte; «mste baja újOriemjíl del 
palacio Babian tenido los religiosos franciscos tras- 

Digitized byCjOOQlC 



EN LUIMNO. tW 

fllafiei^<piedá«Mingüid(l^ñatürd^ dt- anii^ 

fiíísinio^tmieido dbBepediotinabide 8»n iPedrb^. 

£1 asiento qu&iabéi»)écmpaíeItconireiiitb'^'tteú 

lfgíosais> íBerctj^dHdy pbri<!liajOiddlcorr6o, 8e\Aamó 

áudk de^fiAtí ^lüíeDi^fÉodaTiá ¡el taomtipe de <)d[|le< 'de 
las Cárt0t€|s!4ue>bonsierTa:Tlái(pié desde ei^ JMirade^ 
ro alio bájb;á>lpb:'jpdertatdbV8oki^iie^ en ése^faijis^ 
mo sitié htiboUeii) toniáalifflueiQ^ anÉíteñto de 
mónjsíe )qae titaladbflai ^1 £i^ritijr ^Ssíntoi él >rá4l 
s&ekiii¿ui6jen dliáBortote 1540vtal. vézpopquelk 
<»>jpuiiiaai ! káif né( peabliKia; pori]!!^^ 
Mbiio>enjtíli:Bangt]fiaj;qdvicia,^]fK»§o,^ii caré^ét* 
^(rehtasfpiráifiosteoerseoiiihi} * J .ii /• í j;.- - ^m 
')0 IVH'tQ^ffltíinalcáiáa^^seiotocftu^^óitáh^ 
icíá «i inuíaBáb i\Gkf^iBám'^bayéMpt He ü)f OMfiíHl- 
•flímasrdo Sa&>&ancfs(aidk£wliiiqqéihabi4fiiffiliél 
idÍ8tril)óiderfari|mrDQiriQÍaid6oSaii^ Artobtl 

imilla) dAiTímáKmi'míli^ sin^bffde 

ninéaiidddé estds)dtt«{fiónásterinál tidíí^airio8> nuk 

-tan^oflosiiuocdevreípcf^ii (vair|a9:casab(iiq'é8H- 
^obi|iii»¿«boep sata épocas) ¡y'i^ <tfí^ 

(da^eríosr.pDopfemente didios;^ ióé ¡día» lunaid Ise ^ 
MáfifanGasás de Emparedadas; deiobvJií^exíiflécpoia 
^ilds pbrkfa|uia6ld£^ni'SaIVadpn73ée>SantD; Tfli- 
il)é^;Í8Íi«binQreáí:lasi6nnitai^ de!la £rifK jridpSflii 
fietfa^dirVer(^i hayldoclufi^nto^ 
l^éf abana i€l;iibibbre dé fiéateriosi eoiiio^qüé^eoii 
la .adtoiaekniSe. Babia Gfiutaluial^^ la)M- 
gresia db ^San tRcptafi^inmediatoíli la^i^leaiáftpote 
lítidapodn^'d^iJjqfd^ tosífifantos; ^«(f i»)áaejisijál'aq]i^ 
&;pitti(M|uuiv yJdQOÚQ^j^^giniieíaíi^scmsc^^ 

Digitized by CíOOQlC 



Ae/WiaritotQ, miste taclla baeuL(4n6ifi]¿ oaballe- 
]lÍ2xi6tdel£ardkHál Aáia\Aspo Borboa; co6tí«aadl 
edificio deJaidffcel \ieja;'el tiWMhi]l)o eii &^ 
liaría la Blaúca, y algunos c^ros exilnguldos hace 
yaiaiglos, asi por la falta de rentas coo; que sub- 
9Í9tir la&^ogidasjcomopói* Ib isariacioQ qu6 se jba 
Jdo^intíendoentascositufiíitMées;; f :. 
i , lÉpoca 3/. Deádeiel* siglo XVtl hastb ela^^uál. 
uto hubonaas. supr6l^i(mest\d> úKiíúasfteHdd, antes 
por el coatrañó se füíadárob alguoiosicpie todkvta 
subsíi^etiv, cbmb ks^Brirnardas, las Capüdimas y 
1^ Beaitas, ha$(!a:éohiplbtar el resjikable'núinero 
de (YBintíAres cpieseocnAabaá dentr0'4/¿ Toledo á 
iprmoipiosidéiesté.is^gloí ]^ero;yhbn. nuestros dias 
itan pcui;rido á^teátis'f iÉ»T«aafles::qué los deja- 
!noa> ¿educidbai; ¡liez; y Irntá^ y pon üUánto ban que- 
•dAdOimnAf ,« de que , en iebpármfp ágiiiente Kaire- 
mos mención. La primera «ocDonlunidad: que faltó de 
tíMiafl Vétttitres' >toodemas fué la dfe Refi^osaé Ge- 
réUioMis (pxtí bkpiloí adrocatíoni de la EncarhacióH 
títida&Lh ifulgfrincaité ds la fiáaPcbré^ cuyo coín- 
: vento/. q«ie estába.eeréa ídejlaiparnoquia^dé Ssót 
Ajadü^ .¿B Ifticatte ^ue tdda^ia.'CóiiserVh:^ elbam^ 
bre de)ta : Yidtf PiEAre; f uéxfueptedo y destruida en 
«mu ikartéí durante lámclvidai^le güifsrra ^ la 
-Uideptad^cia; pero la iglesia \y una buasa por- 
eion deí losíicláuistros; que aunque deámaqiteladft 
aquella; yídei^£abi(ádos éstos,, aim hemos^eónoeido 
fénpíethastahacbunos^utnceaños, se vendió úl- 
4iiiiameitte i^mii líartieülar qué l0;ácabó de dérrí- 
lkarpai*a aproveénaár los matecisJeSf y. ha dejado 
>a]U U0'^asfo'sóláp.<^ubierto)ide ripia' y; éi§G€»nbr6 
íii|útili,SbprimitivQífündacidn'ía'debia' á laná hija 
-bastarda deliBtt^ de iPortuj^D/Eeri^ que 
tb^iéndó !V€bdidb::stt3 alhdr)as:ydemás bienes/, y 
-i^partidQ.á losípd^redeldinéro qué produ^erofir» 
latieiicenró en oU^aimger) devota en^rta casa 

Digitized byCjOOQlC 



EN UL SINO. Mt 

qiiélasceclió Iferi* Díaz defiegovit^ itSfúMtáooét 
Ib^o estuvael oótaiteníto: llhina])án á dicha'$eñq- 
ra portuguesa Boná Mtm de la Yídá Pobre fobr la 
estféchi^y ausiterkiad en q/be kipásaftat yoeíshí 
vino ^1 sobrenombren cotivetito.ciiaoR^iBii)íl4IK3 
%e^ hidelroa R^giosas Gerónimas , i con' aptx^rixa^ 
donaápiostóliea, las virtiMMsas mugerte^^ue babiad 
imitado laeondóetadola Dooia Mariel y.encerrádo^ 
se €op ella y cOn la^ quela sucedierénep aipetta 
easa de la Vicfa faku^e. Lo que del leáifido queda^ 
ba después del iácáidio» 6^)^ialáienté la igle^ 
sia, erado muoiia4MdideE y4earquitctctuiNi ¿rec€4- 
rofiiaiía, sencilla pero bien ejecutada* ; 

fia las disposicioiies toinadaa por ^ Got^mi 
desde ela$o de 1836 hasta' eliUtímo Concordato^ 
fué^i^Tuelta.' lá suf^resipn Aú otros cinéomonaste^ 
rios*ifaeno reunká^l númuro deretigiosás safr^ 
cíente pai^ qué se tos cohserrase j|»^r(Ó8^ tries 
fueron el de fierénimas de la R«iiia; cuifta&mon^ 
jas so:incorporaronieoii laa de &Mifablo oft^lainüs^ 
ma biHÍe9;íel de Santa Aná^ fue lenvíé las 8uya$ 
al icoifivehto de laiOoficé|>cion mindsca, cómoí ellas 
lo eran; elde Dominiéas de Ifadre de&iÓBrCU^^ 
bttgi06a& fueron ¿fiMrmat* odméaidaa <((hi. Us de 
Jesús María que son de la propia religión;, y i tes 
de San Antonio y, San |ligu» de k^ Aniveles, 
ambos de franeiscañafi, tiiMrasí]cen^uiiidadé8^^ 
fondü^on en la de Santa Isabel db Jos Réyéi;támr4 
Uen délaOrdenSdri^sa: qfias hisd)iéádo4)bteiMdQ 
Real Uoenm' para ^yolVerse á sus apitiguas casas 
las nuH*adon^ ijtoies ítréfc priiñeifos.ie poMaroH 
dé nuevo esos^conventoá^y les daréínoélugari^ 
el párrafo siguienfo, destinado ¿i restar los qub 
actualmente existen, yiSOló énumararemos aquí 
^aírelos suptídúdosideÉiítiVaíiptífatei los dosiuli 
.timos." > -j • ',:.iaí u>] ¡u,') í'lí ,í«i/ '.'!) .\'/'i -.i u^r.iíi 



Digitized by 



Google 



que»i^e]rl6tteoia¿*CataMha^dei1af)aebte4 !:bk'Ciiri 

tíUitpaiáa4m«»')9seítii»ladéi¿')iiÉííO^ 
€aiíatil^póiittm,temdiñwAaianrídé^S^ Afitifoidea 
}aa(badaai0«!fiQf|iflnd0r;d6iiilMilQa| ,eaiia-ca^d;<Ie 
§0U«^i'B»Qé( táoGÜbdóeél kfe' JbeatwItfO) verdideRiá 
lAiMMis fiamiaQáb'C»!!: iBéioipegifQí.t'clattdüt'aíyrvo^ 
toIftolfiniDBlilia i^le9Íii>]íiJo.?q^/fcufl(ií'tfei(k)d6^^ 
dd^^íatfieityrUéO'iqtieidQaií^ miapeO) yA 

fttUTit^ 8tetidfliiO|tinu|^ydiil<)de:ánucÉioS»año^^ 
esta parte, eriaLídeobÍJ¿iiai<koos^iitt6ifmJ¿y,def;^ 
tentáfilAaliogOij pehit(SÍo)Gon>h6tQj^)ea;lMá|guñ 
(»iidept«irBft<ttfifatÍ0lakdrad&(}&ftto)tte8^ de 1* 
e9Udaii6tnaobñ)£areiMlw4iipi»;»i^ jdter «Bie^l 

iitts«M3oniiIésipdi^ veeiúosip<me$íy'iaua piyratali 
iaiia3QHÍd'(gnáfiMKf«9»iB^e<);^a!í;algifn táempaquie 

iBi3ntelseí) aMuftiairft sLcoAtiaúa^ea le^teafado^f^ 
Ítems «dá íque )r6G^nteiAeoter;5e'*bál*r#p^ 
áglfeBiatide) árátmM tS^uiiptía^lMkáiíb (mlesié^ti^Q 
&l^.(tr9ebíi4)9flovla4beta^ tal 

{vksitfabyaipámteimto derabirirlaíiatiralvaz; pájBtf ^1 
«irftj.;iioi;{ib-i ui^o'iq í;\ *íU ii»)^ onp uVívM <-\\<X 
.^j^lminM^eláe í»JÍÁ¡^ekti:q\^e «Mi<eRiil^iiiO;^6¡mb 
Miguid liflMiiísfBa jparfu» J^abíai^^íDi» { piütuuiíde 
laiiBpifiHiífiíkkdLdbilaciticl nleíiosiRe)r^> éa elíisálio 



8Ía;ested)K¡J)íijo lá;adyQGaei«h)de;«6q oésÉeií^Jfag 
lBfnlUbii| de,eeltgíasB[§ fcandeéadi ^neioonuí la^ 
dela^tfik^kff dTiifiítoaUeTadaá íáincN^^ 
dBiSaoltaiJsabal porijnQi0eii)ea]inMm!ÍPo.l)8ati»|ite 
pajira lormár/CQmumddd^.por,si'>H(ilas:'iunddi.0$te 
BkúQfluttend mu ft^idtítidéiéfatadiidadí llámate» Do» 
Dí^o López de Toledo con su muger DoñalMbu»! 
lie Saataifiviiiíel(a3A^^]|i91)«n Us tesa^qtiéteTan 

Digitized byCjOOQlC 



de las once mil YÍrgen§s.,(y wi\Q$,:|attft¥fts,;die -S^n 
Zenon; tenia también esta iglesia muy buenos re- 
tablos, de los que y^ Í^BÍffftM^^^ ^^^ por colate- 
rales en el crucero "de ¡San Juan de los Reyes, y 
otro de muchísinip mérito que encontraremos en 

ia:^tíai^eít¡ífttá^t^gáhTfe%táttftá; a la 

parroquia de San Salvador, donde se le llevaron 
losQorid^sííe CJgdÜtoí páftrbno5íd0'^ta^,>qu«lo*feran 
tfflnt)itíiii*eraqlietólifef».f DíIbémds>ileéoP*aryor>fili 

S' le habfeffl(do»idétMtífee*i'pt^v'mclat ettiel >iM3rrdt 
íaind0lJ((íafrttulo4Iid6líJgleílftafo>il»sim<íníc«qw^ 
pertenecenSsil «ilsrfibiíew*leotíiiiétttoi'elufiqubl¿oni 
tíÉiSwrrl en*8tó*edro^»16nif'td4av&; oria^t^^ 
sejpalcPátójBimift'íiBfe habláh áífcá*4>itólüanT0irto»4fe 
SaDM^ü^lídetoS'^^lqs-ííi^ a>ióra>¿(íttviéiie>fcñííJ 
&írif^ «bBfi te» /(fe kte » i«i!dteados iündaitótfei^ M 
rtohastdrrojf íque/'aáá»Tfe¿5ító f^ívi^é^- allíHá 
Go«ir8icb*idé'iBb»Éfwntc¿i'lMói*to»B jm^^X^m 
«kiaBdív te:l4errlbd'>tel|filrtffcn»fe ^t^yifidpií)qu¿ 
iialíá^tó ttepc» ónfredfe ^isífifd»<íuandoímásí»M»nd¿ 
hoyípeéhsddo» áii«)irtlflii ilteiwoí dferfficdmlwrofeid .o) 
'^rrlgarinqchítbrKte ddjIAlO (ti^é^5¡^<eñ<é6tiis<iUM 

"m^Tfs^^^ffmf^n^Y »0íilitffctónd!^itri5*i 

ubaíconio podíg», ptíí<«%í'iestetó**filiiept06*floí 14 
dtóa tíabitateiori, i%«tt»y «l¿utt i^tPimbrtorg^oíorinefí 
sesQii elüasiiinoqd «É^i^idd»dtm>Ymt8l9:Httnoí:d«s 
€«bs' Habla fiid6tfühil(id»'pdl^á <vimuo«oiteee^^ 
Jn: safcto>tói5twladopJ4eííTWÉfd|¿ el»»Doctorí;DuFriánt* 
eücci^ísaí^ifiiefltdi áiftbitty(Wii|isíkleí^8teta»bAiial*ert 
vhaiii^fisifcpMf) atril dlilst^íkttioki<xiiM¿iidobolitl 
había junto á la parroquia de Santa Leocadlayoy 

Digitized byCjOOQlC 



«estaba & (^argó dé. fe hermahésid de Racioneros, 
qoe era la que eoiu^edia laB plazas y aidíninistraba 
las pocas rentas que aun le quedaban, hasta que 
se deélarápon bienes nacionales como todo lo de- 
más 4ue manejaba el clero. 

; \ . PÁRRAFO !• 

Gonyeiitos que ^jdstejí io¡át^YÍm poblados d9 reUgioaas. 

Para proceder con alg^n método tía este pár- 
rafo m que debemos, dar notítía de veinte icón* 
ventos, páremenos oportuno dividitíos en: seis 
grupos que contengan cada utio, en cdatito sea 
posible, solamente las comunidades de nna nnis- 
ma KMrden ó regla : pero antes conviene advertir 
<^e en conformidad al último Goiicoixlato ode- 
bradoenilSSl y á ks post^cares di$posicÍ0E^s 
del Gobiénío, de acuerdo cw el Nuncio de SuSañ- 
tidádv sie ha fijada en Toledo el número da veinte 
moiíast^ios qu^ deberán .poblar %23 rdigibsaé* 
las cuales ademán die. la vidaí contemplativa y de 
lasíQbligacioneB e$enqiales de su especial insütu- 
to, habrán de dedicarse tamJMeo: pte<ii¿asl»ite á 
uUo de dos olifetos^ de e^oiuti titUidad y muy" ñe- 
eedariosen España^ á^saber: la( beoeficenciá y ía eñ- 
aeSán^ die niñái»:t en su consecuencia han degi- 
do la enfleñaitssa pública de labores^ coá^ nociones 
40 lectura yd^tiioa cristiana, auinee eonumi-r 
dades^ que aba|o regalaremos al nablar de cada 
una*con:elnúmerQd0.in<M^s que han de tener, 
y las otras cinco ban escogido el ranlo de be- 
neScenda, coono i^almeate advertireiáos al 
tratar de -ell^s en particular i; indicabdo á^imiá'- 
mo etnúQienoide^ligiptea de.qw bayañ ée 

» ... 

Digitized by VjOOQIC 



EN 14 VAKO. 107 

■ i .; -h-i ■, : ■ • ..• ■ .. í , .■ ;-' , 

-1: Grupo A^'-Moujai^gu^tíiMh 

Tres son las conopnidades que profesan la re- 
gla de §an Agustín, v habitan los conyentos lla- 
mados de Santa Úrsula, Sáu torcuato y las Gal- 
ianas. :■ ' ' , ,. 
iP Las de Sant& ürsuta fueron en lo ^tqjtiguo unas 
])eatas queen el ano de tS60 se asociaron para vi- 
vir re^midaus vistiendo el hábito de San Agustín y 
manteniéndose de limosnas que las haoian varios 
M^4ieciHMfes, entre ios que se contaban. n)uy sin- 

Sularmente D. Diego González y su muger Pona 
[aria Melendez: hacia 1320 acrecentó su habitar 
cion y las dio alguna dilación ^n una casa 3uyai 
queestaba:en el mismo sitio que ¿hora elcQiiven-' 
to, un tal Juan Diaz; y posteriormentiei en 1360, 
otro D. Diego González^ acaso hijo ó nieto del 
primero) que era Arcediano de €ala.traba, las dio 
mucha hacienda y mandó labrar )a i^lesis^i(qiie es 
la nave principal de la que todavía tiieiien) y m^h- 
Jprar y ensanchar el convento; y como eí terreno 
en miento se hizft era tribuiario al Cabildo Pri* 
mado, se ^iKpüsQ á la comunidad (pu^s^ y^ entpBh 
ees las he^tsfihabian hecho votos. «olemnesj qon- 
vertídose en monjas Agusíinas) la carga anualde 
pagar ató Caledk*al un cirio de tres lima de c^n 
blanca d dia de la Asunción de Nuestra Señor 
ra (1). El monasterio es bastantedesaho^ado, pe- 
ro no sahemcKi que ten^anada de particular en 
su interior; no asi la ^lesia que consta de do$ 

(1) Este ario se ha esteda levando todois los aSos por á 
ináyordowo del conventpjeb uo>*apd»a al principiarse lajooi- 
.saro^yor, y eneraba en, el coro acompañado .del maestro 
de éérémóñias,' haciendo entrega á üáó de los Cáiídrtigos 
mayordomos de Hacienda cfel CabÜdo, en 'la iaaisnia irada 

\ ■ DigitizedbyLiOOgle 



naves casi iguales, siendo algo mayor láde la iz- 
quierda qil8«ftJlftípíííft*lWa4íe¿hft\á^fitaes del si- 
glo XIV, del género gótico, y en ella está la capi- 

úé iá IfiiííWfóífle tó -qtiéí fué ^portería' 4^16^ limim- 
TÍ(^iS,é7Mé>éi'mMgmto áfiabcf,ifofttiandb «¿se- 
micírculo con arcos de herradura sobrepuéiWtts?: 
lfif!fbft»eéilWitlkíate%»'pUWlk'd:e Wtfiaiía' áfe'Y^otro 
t«el»p^ Idíí »á#fl«i«íéétotó <feb 
l$UitüsfJ8^tíéfezft6(fe^tóüV^gmdofeb¿iefil€r:í^ 
HtíVe d^ lk>'5dfeP§¿h«i .qtjfe^ ^i^ tó !prfen>eírd> por tfíwAfdfe 
5tíiémf^?Wéftebt<áda^ftiñtí^k)iídel' a^ 
m^'áx í'WáléM'iiíy -^•^m¿giiíe«>' atóarlplfílftt^ítetíé 

iftíflt^^Mkfídéfegrí tó^'írtsbsí,: stó^blos'y d«áriiai§í'¿i^ 
tlüj^'éiy'^tte &^£ut]il)rdbki<)<mpleáí» e^uiétt^ñ^ñé 
(Mákimíúám¿y^m it0«iiít[te)^G(ilu^«íod ^éottffietié 
kd&t^it^Ma^«étab{^f>o^tísMéha^|i^ 
<?iílaflíW*Üí'^ádtóK;áidquy>'p0á0iMecenpá^^^^ 

rM^yi)É[mit^r^''^é '^ /asoóel«$|í|tOfUi|iíñ^'(ütíl^ 
mmtbtí^ ^í5ó> (íie8pftíe&í;í>Fe|)r0¿ífa«ifiEhíiestSii»*i1ttfc 
iMk ái|^»lí'^^ki»j6áA'GY)stába»»vi8a» ^ía^tíSíW'f 

eOttülíá'(p$i^)MMv^sí>de'JÍ¿0kádte!mik<it^^ dfiieeisft 
Jübri'ttMttitO^itd iViéiMdtein?jdef:NGB»8lTa^ 
mt^^ á&Mm^;if 'Jiiiiaipnturisdb Saü Miéolásde 
TdíeíitiftíMétféí sléo ipfiefePedíadeUpBiinárícuwpok 
e^tg <lílg^o^8ti4prebdd>^este/bohi1l)^.r8tabl^!poi^ ^h^^ 
Mrh'^qixbMi 'mfWmarí sint : tieccpidíié : si /^eofioeí 4- 
i»iéíii()./>El¿£iltai*íq[ia^yioDJ^eI cuneta: idaíjiosíicueiv 
poscorintips, presenta seis pinturas nodesprecia- 
blesr^ 011^1 btea^nefeclQJfiíBo níeutfialÍ2a}¿:conr)el 




pontifical, SanJuft&BaHtíÉta<iSaitPMmSai]t}kia& 

j ' DigitizedbyV^OOQlC 



EvangcMsta) y {SQOtaf'Rosftv y rejnftte( díñetela*) (^ 

aU^ ao líiKiigftQ de quft-ge k! uaeiKíitoí^írfiCíein.euaH 
tiíQ píWünas jwuy apTeamt)ie$, de Ja i^iWi^rfaciOíx; 
San Gregorio y Ips dQs Juanes Bftulisiigí, lytJgvórig-en 
lista,, clcüal és fupcteciortjde.un w Iñigo de Tor- 
res V de su muger. Por último h^jjíei}'u*§:>la^s.re-r 
ja3 del .€Oroá Jos pies de laigkí^ií^.olr^. piBtCfpíi de 
Alejandro Sétiofini, que represejilí^ á Santiagp, S$ni 
hm Jlvañgelista: y Sa« Juan de Sftfefagtín, m^.^^ 
be fijar la atenciott de; los inte)¡géíit«3,;Lík, sacris-, 
ik tiene uEHArt^soiáíLdo ¿rab^ ^riiamepí^ lipdP;- J^ 
esto íbs tQdf)i li^quebajíde Mt^feteemí ,ql>oQn>^ntq 
4e Santatíí^wfe:. ,flé^íaíiQ^.';adX0rjl¡R:í|Uftí^&ta;.GQn 
wflBjyadí ,d^l>eí;qQí]^it(^r ::de:S4 reJigio^a^ií^glün ,1^» 
iy^ms4ÍspQsiqiftOeS;eu J^jín4Í€«»fi]y 
eIcwi)^;¿Ql%í^sQñaníEft'de>iiftíií9Mi')! : ..^íov üo-, 

fué len tS«;origí5T! t^atfírio: que¡ ;}UflP^Qn>dfíiS2^fUí 
M^üíq^í fqfid^Lporochoimugema,4w mu^Mk 
^r^uniWíQn eo^/WM :^a^ íftip^jQtft 4n|í^ ipuerte 
dd'iGanibrpftfc jüríq alqoay^yqKdfifljffs Agí^tífifti^ 
Cdl?f»dos:y.J)ajiQ-la dirección! de, |3*q¿|: ijve^táiw-M 
habitó de •, San Agufctip r, íy ::ü5fi& pern^^P^jcá wqi^ jÑi^ 
t^ we eti. X^9% f\: AriZQbispp, J) ^ !&^sn^i|; de, ¿Qí^^ff Qif 
ga.liap.üió efay^^rai yv^Jo.:Suj^tiíii#|a&;al:Oídirl 
ijariov* Coi|^prjar(>n,jpQr enlOTcqs tos tíisaíi qjj© 
ll^m^bán d<5 U^ Melgíinejas,:CQntígUiiS(i>la oíuítí 
roquía Bíiuzár(^^e.d<5 Sm iTPWuaU) ; j^aUííluhmín 
ron sucanYentOv:qiíees{:€!l/qij^. lúdavíai ln*bilaiu 
sirviéíidoleí^; 1»; citada parroquia Uu igluí^ia t^araf 
sus usos , / teniendo , : con ; p^r^ii \m dtíl áPiíílad^ 
y del; (4irfi^>^áírqco,i3K)^ solo :ías¡ redes ó rí>j;iSí4^ 
coro pai!a Oír rjíú^i y r^?ar Ifís oücm Úmíio$^ 
sino tambiein icqnfesouarios ji^ouiulgatorid.iller 
jand^ d ihablp; de,lí^ igl^siaíparsj cuando; 1 1 atouioí* 
de ella; )CQéíM> parroquia ^ y del.colegió d^l IHfi^giíí 

Digitized byCjOOQlC 



^e té esituTo ániojo, para él lugar en <}ue nos 
acupétnos de esta<$Iase de estableciiñieátos bené- 
ficos, concluiremoá la pre^nte reseña del monas- 
terio de Agustinas de San Torcuato , añadiendo 
que le corresponde tener treinta y cuatro reli- 
gio^s , y que también tienen el cargo de la ense- 
ñanza de niñas. ^ < 
i'l El contento de las Gaitánnstué también bea-. 
tério de mugéres que vestían el hábito de San 
Agustin, fundado hacia el año. de 14S9 en unas 
casas cerca de Santa Leocadia por Doña Guiómap 
de Meneses, muger de Lope Gaitan, de donde les 
proviene el' nombre de Gaitanas con que vulgar- 
mente son Conocidas en Toledo, dotándole entre 
otros bienes con la dehesa que llamaban de- tos 
Alamos: bastante después se llgar^>n estas beatas 
con votos solemnes y tomaron v^o y clausura, 
convirtiéiídose el beaterío en convento de monjas' 
Agustinas sujetas al ordinario. Mas tarde se tras- 
ladaron á unas casas que compraron en el mismo 
sitio eii que ahora están; pero esto debió ser ya 
entrado el si^lo XVII, pues cuando el Doctor Pisa 
escribió su historia de Toledo (que se imprimió 
por primera vez en 1608) todavía lasr cuenta en 
la feligresía de San Román, á eiiya colación per- 
tenecía sü primitiva morada , siendo . así qué el 
asiento actual de su monasterio corresponde á 
la de San Vicente: sin duda ^^e verificó su 
traslación aqui por el mismo tiempo que D-. ¿iego 
de la Palma Hurtado y su muger Doña Mariana de 
la Palma hicieron edificar á su costa la iglesia que 
ahora tienen , con todos sus altares y adornos, 
^ eomo manifiesta la inscripción que hay tapando 
el sepulcro en que yacen ambos bienhechores 
(muertos los rfos en el mes de AbriLdel631) á la 
derecha del presbiterio, ó sea en la pared del cos- 
tado de la Epístola. La construcción de este 

^ > DigitizedbyLziOOgle 



BN LA lUlCO. lU 

templo , que es de muy aj>reciable y escogida ar^ 
quiteetura greco-romana, digna delexáuTen de loa 
ijit eligen tes y de los aricioiíados, data del aíki 1 630; 
pero ¿I convento , ó sea la morada interior de las 
religiosas, es mas moderno, pues como estuvie- 
sen con bástanle incomodí{lad en las casas com- 
pradas, contiguas á tan bonila iglesia, elCarde^ 
nal Arzobispo, Conde de Teva, las edificó el 
convento á mediados del siglo pasado. Jístá dedi^ 
cado como la ¡iglesia bajo la advocación de Nuestra 
Señora de la MisenconUa, viéndose en el retablo 
mayor un cuadro colosal de la Santísima Virgen 
rodeada de ángeles y gloria y st^bre un trono de 
lo mismo con algunos santos que la están adorando, 
cuyo autor fué Francisco Itici , y es pintura que 
merece Uamar la atención por mas de uu con- 
cepto. Son patrooos de esta casa los desceodientes 
de la familia de los Palmas y Hurtado. Están se-< 
nsdadas á este monasterio en el úhin^o arreglo 
treinta y seis religiosas y se dedican al ramo da 
Beneik^encia. 

(I ) Grupo 9^.*=^Monjas Benitas y Bernardas. 



i 



De las primeras solo existe una comunidad, 
ue generalmente es conocida con elUtulo mismo 
íe Las Benitas, no Obstante que la advocación de 
, su monasterio es de la Purísima Concepción de la 
Virgen María. &i 1487 fundó en unas casas, pe- 
gadas al convento de monjas de San Pablo, cierto 
Cura párroco de la capilla de San Pedro, llamado 
D. Diego Hernández de Ubeda, un colegio de bea- 
tas con la advocación del Príncipe de los Apósto- 
les, que toda\ia continuaba asi á principios del 
siglo XYII cuando Pisa publicó su historia; pero 
después se convirtieron las beatas en monjas de 
San Benito, y el colegio ó beaterío en el actual 

' \ i "D¡g¡ti-zed% Google 



ctórtíy^üAMtt<l¿líáé5de.f8Wib^y f5t<fti«dc4a<i^¿^ 
e^ bástenle pátetídád! íá ^dé'la^ 'Ca|wlíéhitia& (fufiM 
dábíó^y Ae dtóho eai*d¿««ií!),<tíSí dVivi^ééümb qseie^ttg 
i^refeíéó'cósteé e* todo'^» gt>bfl<éArl€í det tn^Aaste^ 
rí^' y» áér^su tén^to.* ifertaP^ííetí^ >í^teí depaWioiílap 
qifttefídéW >irtehGí(!ma^r8e''¿á^éiJi«ftíntóM 'hay Jal^ii^ 
iibfcduadi^Vásí'á ddValüsíi'inayof jiquté vtípi^m^ 
má^U Pfírtáltiía Gl^ftfeeJttíolv;> ^oíAwí''ioiíros*i<eft>'el 
pl*e^iüéria'y éti el fc6¿r?fe de^1fe'ígíesifai,/íl|«€! *si 
bíeiii:t>o Wé^toti mÉri^oi^6^Io^dÍsti)»ga',icníóípaJ 
mae]i*^)!N>d«(4ñídigbóy <d(^í'^tóoHqii^,t imtipeiny.te 
igiediáiyiivkiit^áVs^^ de'^tWii)fifena:ait^ite^ 

e0tei4tfeipSfe*fe'*wli(|uieft3ii boh^írt 
tátutf *e fejptíVísíttiáí'íín'feU! íhomáttind<sobre :4fc«<fta-' 
vfe (teliftídbí. Bft>i(i()^a¿tei flstA^«M¿4mdá*pfl¡rf>tte4iH 
carse á las obras de beneficencia, como JabGiiííaiari? 
y el número de religiosas que le está concedido es 
elde.t#-"^-'\'\''''\ V. ''•'•'' ^ ^^^^'^ ?.v\^uvAr'- ".í o^^uú** 
i'í El convento de Sanio Domingo de Silos /'vulgo 
6¿ )í!rt%íioj/>fi*éí«anlbieu ^mvümmkñX&éd itíoli- 
ja6)d¡e<Sá>^iAáiiit6t<,'y4!3' fundé ^ení'áqueKipiM[^ sif) 
tib oue hoy^' beupav9tanfeíiáíts¿<lgiesiap^i\ró\]aiáldé- 
^ntaiLéoqadias > el ^ t^nt^S iriecés noii^íado* >cobm 
quiist^dor'dei-Medo<>6iii^lgM¿(( :Vl,.ri»fcKe eLlerV 
reinoí en que] begán > ial^qpog ( e^eritoms Khdba olm 
Klíollíyérioí Jdeívíiígfeofesiéliílla) lébobaígodaív: cayáí 
fu»da(liotii ?Bhíi0ntHn hhs tb llo^ ams ; del ■ {i¿Htiñóád6i 
del ^riosd Sán'i|def(Diiy jíy q<ibíuédestrbÚoKX)K^ 
i^ «itiiicdti^iguidRte d¿4raniéíila)ddaíiibacioD[»sar^ 
faicepatcí mlisíleafi ii»si<iiup íqií\mkñíh¿% ^nbKabijiik 
dMiés¡;4«iesta'K)jpii1ioi9(, aidiicacpódnMnos.noso^Kos 
lteTto:ld fondadotai'dbbjQotjual^^ieobvento^ aUá- 

^ \ ^igitizedby Google 



EN uk'mio. « 119 

de^dteho^D*. álmiM YIv^pue8bca:ÓQ0:dertala'€pH^ 
taida dlsl dtrol nuneáes pp£ble4[H)iisidefafrid:deT 
ahora como eontínttaáoii de iaqneL' iuegéi D. Ahn^ • 
so €l sabio le dio heredades doasdo ü repartí-^ 
miento de Sevilla, y Ife cedióuna» caite ((ae atra*" 
vesaba desde la parroquia muzárabe deSa^ta Eijht 
lalia á la latina ée SanU Leocadia, y además Unas* 
casas principales,con tuyo terreno y eí qtae boo-^ 
paban otras inmediatas <|ue€Jl Infatít^ IX! JAan 
Manuel habia heredado de su badrey cedió fam- 
bieQ al numáslerk); se eúsanehó este ccMisiderañ) 
blemente, siendo ^ lüu) a)e los úí)iáSHdesahbgad|Os y^ 
cómodos qué hu^o y hay eñq'foledo. MdA tevde\ 
dejsffon la& monjas qe «er Béne(Uatirias ypisarMí» 
alar orden del Gi^ter ccn ocultad apostóUcail 
siendo desde éntoncesaeá Bernardas. m*.€üatifé( 
largas inscripciones fat^nae que* hay: en kmhfxaí 
castados del cruceh>de la idesia» al üadoldel^Taiirí 

felio en^el Presbiterio, y sobrte la puerta de :entra^^ 
a al tem^lo,^ consta quci en 28 de Octubre^de lfi7Si i 
falleció Doña María > de. Silva! (daíuía::iifQrtu^uesa> 
que li^ia venido iáE^ña con Ja^ Emperatriz Do-: 
ña Isabel, esposi de Carlos^, y, aJbs. 3S añof de. 
enidudar de D. Pedro GonzalcKide Mendoza^ ma-' 
yordomo mayor quefue de.Palácio;, aeitoabiáen^; 
cerrado en esteconviento); riegfmdf^por^bMtac^ 
sd Déan de Toledo D.<DiegodelQastí)laiáí]fíníidei 
que en cumplimiento de su voíuiftad ediílcaaeiañaí 
iglesia nueva desde loi&ciinientosip9jra^ este m)o-i 
nasterio, comprando terreno bastante para ¡que > 
con amplftud áe labrase un templí^' digno, y /se 
adornase con altapefc,ibs»^jságra€k^inOr'naaientos 
y r^quias, y se institbj^ran.sijet^ capellanes ooñí 
di>ligaci(»i de dedr >misáidiarjiaQ).ente>por ^Uíat^; 
nía; ásl lo ejecutó di<^ .Dean^ : añadíj^ndo dfó Su > 
propio caudal mucW cantidad (lara^queilavolun*^. 
tadde lafundadoíaqu^^ sup^rabwdpitemantei» 

4 . ' . - 

Digitized by CjOOQ IC 



ciHíipluia T ísin rétftffdo^^ ppasf ya^^^ 
méiúsó la mni; ytoáñjo toda Concluido Je^UBi Dien 
go dle€áátíQai^mpnó-i>74eN(n^i^ del&8Í 
y eslá sep^lfta¡do> en didhd Presbiterio dóiid^ dolo- 
oaron b lápida con una de las cuatro inscripcio- 
nes citadas, asi como laDc^a Mana de Silva yace 
en el centró ddi crucero, donde ti^aie sá iñárindl 
sepulcral con el escudo de sus armas y el epitafio 
gibado en letras doradas. ^ ^ * 

Es esta iglesia de Santo Domingo el Antiguo 
una de las m^ores que hay en Toledo no solo por 
su capacidad y solidez de la fábrica, sino tíonbien 
por su bellísima' afqoitectiira y por las preciosas 
obras día escultura y pintura que la adornan. Hizo 
Dominico: Greco ea este templb de arquitecto, 

Sintor y escultor, pero» con harto mejor go^to que 
farisiso Too^é en e^ tra^arente de la €áted^. 
Elgoljpé de vista qiie presenta la única nave de > 
que bonétaVes grahdioso; su plantares de cruz 
latina con uiiá grata cúpula en el cenlroitiri; cru-^* 
ceroí, T está adortaads^ dé un cuier[Só de arqúiléé^í 
turajonica con pilastras, cojíoéales sobre las quQ 
agenta la eoniisa , y por éiK^imá de ^sta voltea la . 
bóveda, simdo ^pavíitaento y el zócalo', que cor- 
re todo alrededor de la iglesia, d^ finísima y bíea 
traba^da berroqueñas Eí altar m^yor y bus cola- 
tei^ales pertenecen ál órd^ corintio , t^iendó. él 
primero dos cuerpos con columnas y pilastras, y 
todos tres son de madera dorada, cuyos adornos 
de talla ejecutó el célebre arquitecto Juan.Bautis-. 
ta Monegro, que también era escukor, piies en- 
tonces los que se dedicaban 4 las artes no apren- 
dían ni ejercían por lo regular una sola ; las pin- 
turas y escülturas^ehav en estos retablos s<m 
del Gi^co , que las hizo en 158& pagándosele! ,000 
ducados de aquella época , ó sean unos 20(700 rs. 
de velloh próximamente por solo las pinturas; 

Digitized byCjOOQlC 



tmyOT.íá' Ajsimd¿n Me NlieBttraí<^ora'6h^ét 
centro del prmér cuerpo (1) , t elNafeimirnto dtf 
Jesús (ó la Adoradon ¿e- los fteyerf, "paesno sá 
distingue bien (tesdeaba^, pbrodenbigQÍnnieáot 
el Depósito del cuerpo del Redentora k)s4)razo¿ 
de su divina Madre , conio le pareció á D: 'Antonio 
Ponz) en' el misrtio sitio del segundé «uerpbtíáloí^ ^ 
ladoa del cuadro de la Asunción hay dos figurad 
que r^resíentan á San ¡Pablo ySaa JíiánnSáui- 
tista, y por cima deellas otros do^bustoá* de San 
Bernardo y San^Be!iit*)i En tos colaterales pintó 
TbeutocópolilaRésurreccíeneíf elde lafipist^y 
laNiatftidad en el: del Evangi^io : tanil)iéiil^y vsh 
rías esfótmasde Santos del inismó' autor ^jfiéefki^ 
disputable mérito. E A Ibsipiesd^ la uaivie juttto á 
kTerja del eoro en el lado del Evangelio my'Otro 
altar ^&ñ tuna l)uena ^ntura^ de la AnündHÜafón , 
gue parece ser de Yiceríte Cardufebo, y <;asi ?en- 
iTCnte , otro retablo en «cuyo centro ^stá :8ai> 1I-» 
defonso redbie«KÍí> de la» Viírgeh ^la «ásullav «enf. 
ün liento sin inérHoiiIgunoi;péi^O'Soaihirv a{ife^ 
ciables los otros ^ cuatro que' éstáii á 'BÚSílado^fí^ 
gorandit^ variad Síahtos , y quennoMnósí^parbeé 
aventurado atribuirá Luis Tristan. Aun ¡oístciitabaí 
este rico templo otra eseelentepintum dea triiásno' 
DoBiínico;Gpeco emla ciapiHa que' hiBiy-erifrefifedo 
la puerta , la cual répreseirtaba el ííaélilfrieiito fM 
Salvador; paro én\¿t diai no'exíisteaqtiííim biibe- 
mbs siii> paradero , habiendo én sp l^i^i^ olr^' ^uo 
no metece llanlar ¡la aténeión^^S^; Tab es ^la 

(t) Este lienzo de la Asunción fué vendido hace unos 30 
anosad la^ñteDI Sd>aktiaiiíqoe fi¿v6 gran empe»9 éh-ad^*» 
rifle; y; en* su 4ugar sevcolooói una buena eopra dé) i|ii«no que 
hizo cok éste ob^to' el fántor éfi Cámara Vi^ Jo6é>ApsrieiQ^. 
que^esja que hay «tioi^a; á loé dem^ lié se há>i)¿aido:s ' : ¡ .. 

(2) Dícese que en este coilTe$to estáal sepuHados alguna 

Digitized byCjOOQlC 



i^teiadeSantOiBointega: de SilM), m qm élGreco 
jtostificó<:safain«te^Hiina:de buen ailista los 
tH8s cwíQside^afqmtectum, escultun^ y> pintiim. 
* La oomiuki^ad se djedica á la eüseñsaoi^ía para ajus- 

tarse á las últiiáas disposiciones ya citadas, y po- 
drá eobstar hasta de veinticioco religiosas, 
cr' 'También son Bernardas calzadas las monjas 
qué habitan e\ Red mmasterio de San Clemenie, 
fundaéo . según dice d P. Mariana , por D. Alón- 
soYII -el Bn)pet!ador, én unas casas junto á la.par^ 
roquia de Saa* Reinan , aunque ^ gunos atribuyeidL 
ealai fundación: a D. • Alo&so VlII , y no Calta quiea 
se k.reifieiryaáD. AlonsóX^ quien le dedicó 4 esa 
Santo. Plontificeen mieinoria'deíque en tal jtHia tíac 
biai náíeida en Toledo este tnonanea i tal yei^ Jpa tpe^ 
AlfcüsOs tengaA fiarte en te íerecdicNoi de e^te inr 
signe n^nástferio , aeórdando y realizando el uno 
su«füftd&eion, ampliando d otro el edificio y sus 
re&taés , y completando elúltímosu. dotación,: que 
eM pingü0y yerdaderamente regia; ello es qué: 
la drcUnstancüa de ^star sepuHadk). m este oon-í- 
vaito un hijo del ^^erador B. Alotíso YU (asi 
lQ.(Uc^MaríanaL) por disposición de su padre» fun-. 
dador del mismo, como refi;^ el epitafio que 
hi^ copiaremos , no deja duda de que don efecto 
se debe a este mdnarca !su erección , y de que ya 
elistia el edificio en ísu tiefidpo , aúnquei fuese: 
de poca ostensión en sus fábricas; :..,;. 

Ahora es uno de los principales de Toledo por 
su. capacidad y por las bellezas artística^ que le 
avaloran, asi qomo lo fué antes también por sus 
crecidas rentas, numerosa comunidad, solemnidad 

cuerpos Eealesi citando el deonD. Alonso bqodd Rey San 
Fernando y de Doña María que fué muger de aquel, y tam- 
bira de ttn sobrino de ellos que se supone. ser D.: Juan Ma- 
nuel hijo del Infante D. Manuel; pero yo no /he podido, ave* 
nguar,«osft.oitirU| sobreveste partíoular^ . .,, < , 



01:4 BüfO 410 

foq que 9e^practídA|a elottlto y rianoh dci^onuí'- 

pó^^ík és de pkdpá cM dos cohumiss'fóiiifaif .y 
áuG^kreq^üdienlearquStratté, sobre el ieualienbl 
mitro se ftímfta imá hornacina en que hay >t{nfli buéh 
na ^tátüa def titular del convento, y á los^eatof^ 
ttiosLdos pirátntdesque setevantan a[dónio de Jas 
eoluiíinas. La iglesia; qné está modernamente k^^- 
taucada en 1795 pof dTisposicion del Cardenal L6- 
renzana, ti^né otra findisima portada antigua lé^l 
si^b XVI, ejecutada en piedra blanca algustorpl»- 
t^esco, y constado m grandioso areo exornado 
dé ^dos columnas que descansan s(dire redondos 
pedesitítles, cuajados estos y aquellas de esqubir 
tos relíeTes, aá tomo el friso que de una á otra 
cdrrelo éstáitambiende losmascapriohososador^ 
nosi tales cómo Viiobos, cabezas i íle cabaltosv'eah 
fingesVüiñoisy btrasfiguras, Tiéndase en tosí »é^ju^ 
tas dql ardo ^os preciosas cabeissis (da ¡gue^eros 
•om casieob á la antigua de un mérito^tnuifisilpé- 
riorr Mib^e dichbi friso car^ un: segundó) putrpó 
eoii tréá nichos en sú centro donde sC) contemplan 
of#astáfiias::e^átudsde dantos, y á suis^ ladOstlf» 
escudos d¿: sismas irqperíalés if kmbslinflófil can- 
delabro,' fcoropándc^ todo tía medaUonl droular 
en qiie dcr muy alto? relieT&teireprdáenita lal' Virgcoi 
Nüestm Señora con el niño Biós én. fm. brajfosú Jto 
JQstas alabanzas que á ésta btíla portada ifúmr 
tan unánimemente todas las personal int^ieeñr 
tes, han hécboi que ie la tenga pbr roU^a de>:AJonr 
so Barruguete,; y.seguramente si ádjesdiesUe^ 
na msfno^lo puaino es invero8Í^il)¡jñlésita(duda 
heeba por ialgubo de los mejoneb tárüstas' dé^ sü 
escubla,. qué Mr entbncesno faltabab kn.T4leda. 
Es di templo de una; sola nave gótica, dividida en 
trósi ^Áles: bóvedas; Ja primera^ >qu^ formatel 
FresMterie,» estáís^poiradal dé tlabt^toasípoDfUn 

. Digitized by VjOOQIC 



«leoKiüedeBSfNQsa sobre do» (itofi^^ pro- 

éatíto délárelstaüraeteapitacticada ¿fiflea del^ 

á Jo pasado, yatipaviihento tatnbien está leyanla- 
¡üuiios dó>s piésdel de Acuerpo éé la iglesia. ;Al 
ii«iUe'0e:la misiiía i séeaootíain elaltar Eiay€i\ 
^^ es de mármoles conloel bermásóf tabtírDáculo 
'i^eiestentJa'ien ;ieiícentk*o^ obra igúalineiite.iejeeiiir 
'toda isü 1 7 dS: eH susAitueion Aé k gradería de mar 
-deh^á 'que tálifo)críéíoá O, Antonio' Fdñ^eD^^<péH 
i^wSSS. del tomoi de<su; Yüje de Esp^a; la^^i^ 
-^•poetti^te desdé Ja dtá4a* épóeai á;^u éi^ldft*^ 
iiñzai el 'grandioso riétaUd ifuedcupa; todo dítiom- 
4iá>,'edn8tanrito^de.tF6s:caebpos:deairqiiltécti^ jdi- 
ntéa V eopbitial íy^ ?pifnpuesta, rtddds m .bellas proc 
f)K>PcioNíe8| oÓQ ^isqisf bvéxíbs < medalloiijO» en los 4ii)- 
terboluainios que represéntáin inlslieiri¿s^(ilUiQatni 
Hed^iéioil; y atlefBasthrarias«btátuasde Hiéríto ret- 
fórtídaflrf e»loaies(remos, con la^de SaiiiG16menté 
^en el ¿qmoio ád centro, jíeorpBaáof todo Ipür un 
•Gc|lvanode*gránitamañOi Tenia: enl él banco ima 
<ÍQ«eñpeíbn!^erervelal;aliaber.isidóoonsti1VBdo^^^ 
te- retoblo en él a^o de 1^79, siendb Pootifiee 
mtíoííiBÓ Gregorio S^HIi Rey> de España F^UpelI y 
ATKobií^ide Toleda D. Gai^psó^ de Quifojga^ pero 
miando la ültimairesÉaiiraci<^; ai quehit^í^n de 
iDil^riníoktsnéWttar:y tabernáculo y quitaron la am- 
^ttagraded^.liübiéron dé pintan la parte infé- 
iii%c[uel^ed^a'lddsntKkNy b^^ ésáínsí^npj^ 
^ñoqílqfieí hoy no fxiste; én su lugar hay afiorá 
otró/letberoén el muro ;al lado d^laiEpistolá p^ 
JMijo de ub' niehó en que estáuna pintura deSaoí- 
iÜa^oiá^eabáUo; jqjbe manifiesta lo qué ya dejamoB 
dnsiiiuad&de haber sido reiio^da la iglesia y timé- 
ti%ído)5eel attar y tábeniáculo«n :17$8.,En;el(nm^ 
oro idé 'cffifhente hay otro mebo^. en ^ue ise té una 
huuíta' éepqlcral eon estatua. iyaceáte dcmanmo, 
iy'en^'^el'^peeiíadvb dé lai urna tiene esias^ielnb^ 

Digitized byCjOOQlC 



EKUL MANO. llt 

jIoaaa.flÉlDicátodioe:::^ > ,r : . .¡^ r; I 

y |)or bajo dJB kimia caiiuiiataijda^scHtemí la 
paoted, coíitíiiuaasí:' I ^.: - t 

IifTA^vs Ferbuiánmis Ilu^honsi 

: 11IPER4TÓK1É FILtUS ' 

tNMATinU M(mtE ToCGlf iKTchvteTusí; ' i i 
CüM ñUUlIA TCXfORUH AB«Oe üiOQO «OÍÍUBv -. 

IN wvEiiORi cAPniíl^i^ coimTOs líssEft , ^ni Phiupéii 
isBGmHBuá'flfSPÍNiAiniMAEani'Canoiiciiii, : 

pépuM féuQKAm nnoosnm , siirutjQttBO««iioii> orai 
f" ' '.-íPimsR'.'DttiMjvt* aKOTirofüs^'iSfii;' '> • '-í.'í 
• '.:■■ '■ r ''>' ■ ir.. /yiknwévHíjnt.^ /^l ii*i ¡ -^/.' ..A 

.' *i- , ^ .•: • ..... m! . ; ;,.;^;,, 'J.í^.!..i:-'i..-:i, 

^d^íoi lempos Jttdrieie süh m9viio>i'de'imi9iil¡ugftt¡^ 

^al 'SffUMó qué sk padre leíiabia foadá 9A\nlftfeUa 
gBzim , por d Reg CatMbo dé ¡ás^abm'ü; ) üi- 

ékno^/üiüo déWí'ñi. ? * ;: • ^ (i j í ' í 

i £ii :la&Qt9iasdps)lbÓT«^ fditafiaB eitderpo 
deáa i^tena rhhjrl «ttos re^btosMfloviriM deqpfecb 
Bíéritoisin ^pie^e ofrezoa cosa nbfable/que d^r 
de eltóls, éscépte nai áttápito pequeñas dé píedüa 
íqaei6Btiieo«^6to! ide tpes;arqos ^ ¿os^erfAid^ie 

Digitized byCjOOQlC 



ILm) mufféedeflataamícstáB »^iátaabs^ ftieseiritié* . 
dernamente con algunos pasdgés dé la Vida dé' la 
Virgen, sin que haya en esta obra cosa alguna re- 
niarcable;i y' píír 4MtiiB0 lodo el templóí está muy 
esmeradamente decorado, con líneas doradas que 
/liguraiiilas jüiltúra^ide;la9 piedraé, buehab tribu- 
nas con eristales que sehicierofipara las señoras 

^ Infantas hermanas det Cardenal de Borbon, quQ se 
educaron!>enie6ted)oiiasterio;>ír otrosí tadornos de 
lujo que hacen estatiglesia un» de las mas concur- 
ridas de iTe|ledoi £1 «oro fle.las monjas' es- también 
^randioso^tisQn soi^ran érgaao y muyricasillería 
iden>gii],;y todo ^! interior del vionasterioassegif-- 
ran que* es sumamente capaz<bÓBíi6do y aun mag- 
nífico, teniendofuniarehvvio; muy rico en numero- 
14308 documentos ida importancia, entreilos roñales 
parece que existen < mas de &OA«escrittiras en ara- 
Í>e. También ha escogido'esta^ comunidad el ramo 
de enseñanza de niñas, y debe constar, según las 
últimas disposiciones, de 60 religiosas. ' i 

ci ) Réstanos hablar» para concluir este segundo 

friipCü, ^4el \c&nvénto delm S^nardaí^ Ree^letas^ 

igen^eralmenleueÉiletídido\aiqtjrf j^ laé B^rkardUíu. 

xa dejamos dicko rael pámfo>anterioi*.qiiééB*el 

\«itíO|4ue\ahdrav)ócupa «este monaáterio,^ por bajo 

'^él^éoiTOo y.qiiese\llaln)aba el^ornó de las Cárre^ 

\tiitS4hubo hasta niédiadosv^sigloXVI bti;pcon 

-el título 4e ^ánetí Spiritü^y él qual se esttnguió ^i 

16á0, '^)tain))Í6n ^én 'el párrafo Ai* delcapttük) smá- 

terior, hemos aventurado la sospdbhü ae. que Ids 

reli^osos Carmelitas Descalzos hubieron de acó- 

(H^arie en.d Ideal ^^S'^^'^^^^o «porilas monjas del 

Espíritu Sakito,ihasla que se tirasladaron exfiramür 

irosi al Cigahtal de su título ¿ fines del citado éiglo. 

í Peró j sin duda jel sitio* del tomo de las Carretas 

•telat^destiiiiaíh^.paca qüe'notfalt^ deallí'.!^ 

ttorástevio>^mbehoi tíeai|K), püeisr* en IB^S > óUvgó 



<^v Vvl t* 



V»V* Digitizedby Google 



eaeritui!8t.pairaí la* (tetátíon de i»a «MÉMÍéadiOe 
moQJás Bera^da6rAiQa|M[adod6i6sta)cmdad.U^^ 
ittadt) Ferijian Pérez de.la.FueDlie, cuyiafiíndacioii 
■m-, efectuó lüf^i^en 160S bajo la ^adlv«aacion»de kt 
ásuatíoiiidé Niitetrá: Señel*a. £pSin.ya Reboletas 
estas relimosa&ifue.fuDdarott^ v asi es a«eal; oío- 
dQ»enU>: saueron algunas de ellas á; s^eíonoar lito 
eo&tisntcte de Talavera, Godsnegp^ yliOtlTQs mqtíe 
habiaí abusos qué enmeadaí!, Esf el «difieio peque- 
ño^per^mtiy aotidoi y veotüado, y de hermosl- 
simas.vistas ala vegayalcaoiiQode.Aranjuezpm* 
toda la frondosa rib^n del Tajo^ La ^lesis^ tambiea 
es.pequenita; y solo tíeoedigníode oMarseel lien- 
zo colosal del altar mayor, quehepreseata la Asun- . 
donv<|ue |K)r su kueua comiiodicioni naturalidad y 
ei^fesion de lasfiguirais.y otras bdlas ctíaluhidi» 
es^necóme&Kiablef,. y pasa porserobna de. ^Yieente 
CardUd)o:.Los eólaterales tienen otros, dosilieizos 
de lalOraciodd^VBuerto/y San Bernardo adoran- 
do >á la Vir^eftj quetampocjo (MmoeDi de mérito, 
feffíf estáh A muy' incala i luz .pf^ . poder iuzff ar de 
ellos, i&^und lápidaieaelPriesbtteno.aL lado del 
Sfangd&Oi coní Insocipeion que da ^ noticia flirriba 
estaitoada acensa tde :1a ereccióa:de este convento 
éíglesia por el iioeneiadoBeman Perez:de;laf uei^ 
te. La comunidad, que debe constar del máxiímum 
de 24 religiosas, se» dedica á lajBjenefieencia con 
arreglo alas prescripciones dQjquebeAipSihs^ 
blado^ I. • ' ►'• ' '.. .^■. • ■ ., / . * ••'' ; ' ' 

Grupo B.'^tatmelitas.. CdpaetMm y \ Camendai^ 
. ras de ScnUiago. . .^^i- ;,.-. .m 

Por ineidenda hemos insinuádoíalbablaK Ide los 
religiosos Carmélitá^Des^alzos^ qüeiai^ J^^aadfe 
lamisma órdenestüvierón un tiiempo en^l&iüp,que 
aiMtfiaies la oapUafdo San Jqeé yiií^aaíOúA^^ 



TériBSá v < iqué ^ino cMi atgundis Tcfti^Msaé á TMedo 
pápaiesÚMeoer-d^í un cody^^^ (}e bd~ 

jJberise accmiedigido por uñ pcico <ie tiempo eii una 
^eaaáde BairioNoevo jnhto á lai^sia dell^án^- 
tov passrpn ,>^bre el año de 1 SiiOv á las de Martin 
BlániíDe2v'SÍtuadas«n eterno de las Carretas, b^ 
laigaraiitíá dci meelilüeñode ellas Iba á iBdifi<mr- 
las trq niótíikstmo ^ en ' éq^oel sitio; mas ^habiendo 
fallecido el Mariñi/ sus t<stainrientd(ri€K»íri)T^^ 
mn taii du^s 'eoiKáícioDes á «tas monjas jpara Ue- 
ivapá^oábó la^ppomesa^del difunto» <|iie Sbfita Te- 
resa ino podo á^eptaüas, y se retiró deaíttí ,eon 
nus^ompáíleras; datfiídoestolttgar yocasimáque 
6¿ «^i^esé lanoápitlai de S«a loeé, de ime áisu 
4ibnipo hab>aJ^08;Las -Ganiiel^^^ seíiraáadii^n 
d)Mra/ca¿ai|ué teni^eo las Tendillás'nDtal Alón- 
^iioi^rtíiied<otitisdieen^4U6erti desuna Don» '^^^ 
f tal vezfufesen 'inarídoy mt]gét*)'báeia dondefaihch 
, rdiestá di) ()oni^«into de las Gs^ucbíoas; i allí pc^ 
lÉiandCíleron liaf»ta Que^^trádt^ y« ^ •el siglo Mil se 
íotostriiyi¿;.<M c(¿e^ désdb entotibesi hm bisüitadb y 
'continéan oüiipando, en^enj^o asienlo' fttfbo an- 
otes tinas •éasas^deiD. Femando de la* Genia ^^ 
pe#táiiédai^^»tbnoes áisú dittO'él ¿ond« Áe Hpn- 
¡talbM-'-^ í,'i/'^:' -i-'íV' !: - |- .' : ■ ; •:. . ■■■> :.¡ .•»! 
n • Se ttOw¿CB qie faó se^doiiclnyó este edificio bá- 
jt»leI^<plan^coa;qtié fnerai comenzpido J pues por la 
parte de la Vega, que es adonde tiene sus princl- 

Eales vistas y departanfbntos interiores, se ve-que 
ay\«omb>Ui)a nniad 4e fábrica nraís grafadiqáa y 
mas capaz, con omainteeñtos arquitectónicos dees- 
célente sillería, quedándose cortado bruscamente 
'efiite hernioso trozo, y apareciendo el resto muy 
Ihfeti^Qrpor ioám concqH:os,*si' bien reuneí^al- 
'inBntJó las : oondiciones • de solidez y comodidad. 
'EscmédianMiente rapar y sünuáitixteirentíiada, 

Digitized byC^OOQ-lC • ■'• 



EN lAiBiHO. ¡fS 

Bdav iÍe:8rquitécturagi1ei0Orhiil»oft, tbúy lyienoidloÉ- 
nádá Góh bueitos réfiablosV y abüni&ntéten pinitH 
ras de níéritD, aunqueíhsíii desápareoiáo Tana» de 
las que refiesey alaba Vmt em m tomp I fólío 131. 
Tiéiietima bomta fachada de' ^eFÍa> con 'la<é^- 
tüa-deSanJeáé^á qbieii está deéíeado el convm- 
td y la !gle«a)( deotrade sh.nioho sóbrela 'puei^ 
^^ y e<iya escuUtíffa.se<'snp(Á]e \sét de fai náiíaai 
«nano que. laiéeiSantaCaUí^Da i oue trabo sobre Ip 
pvertaideLc^Qveiüd.deTa Merced y está Mvehel 
Muí^ed ptov^cM^ £l:ciKÍdró qué lodopá: el sitio 
pndféreirtédeViretablo:iiiaifoi;, ique 'tepresétatatsa 
\fo|di«:' Eterrio y tSan .loáé áf >qtti€9aes.' ofirqce» aiira- 
dilládosisc» corazones iSau' Abatid/ y Sa«rta/Tepct- 
ah, eslacfirmaddipoT' áfatonib* niteáa! >eri >164d! tie^ 
ben^i^áftaráe^adibien M*de kxs altai^es oolatdrát- 
le£(en:q)Uehaly mvj^susHten.iei atuz^áiouestái yihi 
ps|sage de; !la vida de <Sai!tá TeitÁiai ^ero : desgcü- 
«íadaniente; noí existen! y«!acpii: ni' fel.'Sm 
mártir qíxeicilaL! Pony: á'lós/pieísdelft ijglttiAat<i( el 
niip Dio^ con trofeos^que' ^uponeiel* ihistni ad' «oib^ 
lado del Eviangelio, ni íjg|1 a|»osto)adb defTríBtanú 
^ d/Saii Diego derFidipe Berikseir'que seteóbeon»- 
traba enlaJsacristfaii Debe teñer^esta «oinudidad 
el máximuni de.;2t religiosas, y se ¡dédica'átá' ¡sa^ 
señaliza.- '''í :• í/i' '■'•.••' 1 *> •*»>*?•»■.•.:<! » ..-.; -yA 
{^^ Él coüventa deiéK Vápuihin^ sé fundó^efi To- 
ledo polr unas rbligiosas de t^ miBiqa óntemHreni- 
das de su bonvéntb de Madifidá -in^tafacia y ¡BspeiiH 
fias d^ Doña ^tnoníla ¥aaez;véomade«dtaiciuda4 
y Hriuda^deD; Pedro Laso CbeUoy spñbra^piuy ripa 

ÍinuV'piadc»sa^qtte!<las<laft)ró wleslá provisianal^v 
dedwas nedBsarib paría» su fnnníieb esblbleditdieih 
toen» una: (^ippopiatqiie tenia en »el^¿alle§o»)8in 
8áKd»«p8 hay junto áljCristoideh^^ c^trelá 

odié taltal 4^ vibne de^teiSatt^Cüpriaiio pará^SiAi 

^^ 1(a\vAIa1 Digitizedby Google 



Itftolbiné y laioML^i&baja áilai^ateiiél éé|€éU 
k^oii^kjo^de Santa Gatatina; y 'sigüq iiaáta^iaB 
eenreras do SSn Séba^tiaiil^ Lle^nron' ; Iba fundáda- 
lias i .ToleAór>en |ilarl9Ofd0'1692iy< estuvleroii taes 
.afiédorá' hquelt estFeehÍ8Íiifi<!^^itio<, inulta que eñ 
1436^fu»IH>ntrai^da4a8^á:btl^s casas ¡eBeldPcoo 
-amargo /doiide és áhóra la fál^ríca de 'temos de loB 
henoíj^os^de Meleró.ífinl^Klai^miM^ Carden 
iUalB; Piaiaduai de Aragón Cotilas casas qüecom^ 
jéféidoB e^ Ttiií^n la^palrdqüia deSanla il^eoeadia 
ta B. 'J«iiaB ' de Isfasa^ y Mebdoiza: y poi^ fiUimotql 
íñiisirio Gardenálv siendo ya\Ár2J^ispod^ Toledo, 
llas.edi§€Ó ; aobne ,el propios tei^enoi jii algunos dtrojs 
solares qiiéu le agregó^ el éonTéntaéiglásia io^ub 
boyltieneor; habiéndoteícomensadodaobra eii 1666 
yi^oliéttaidtidcl todofliau del'tefnpld eai63i^ la 
del 4ohT6Bto dos aioá 'de£(|)ueBi .todo baja^ Ift dired- 
icíoii dd araüiteoto nkaestraimáyor delai^atedrd 
Iteiijtoibmé %iinbisdi á coya Hlagúfficalfáttrka^ qup 
dé coslló(ií50 , OOOt düqados /de jaqiJfJlaipoca^ ó. i^^ 
lB.19¿v606'^€Aleái de ¡yellóti pPQituiiám«qtei(c(mf' 
tandb las^pinturas Vi dem^stoitoatos* de j^i^y 
JbffOBíod qiie dla.^^ >eD ¡a iglesiaoj^ ^ la clbúsnhi), 
•anía<jió't«nj} [Seguida sU epte'((fde < vtpdóivíai VeinaB 
ludida laimonasteirioEn lia! minia /piaatuela,! fiara 
habttiaeionfldél MeapeUanün^yoii ^ub había de hbr 
ber como Director del convento en todo.lo ester- 
ad, ivótl^aá la espalda del fitismo en la <;á)le de 
JDs , Blusones, ^ para que isinriel^e de morada á los 
Aoqadosienoafgadaáidiela cwstacion de limosna» 
tpahraí la. imatíuteñeion de; Ja : (oemunidád; ; páesle 
qde notpttedépo$6ar,tbiene$;niiigtin<is. Daloáide^ 
nías á^'caf 6llaiii^,oy(ittbvaéM^ ^lamado 

hi , 3o&é ¡Borne de. liecp^ otraf dos, formando icoá 
ié8tas)fUbdabiones,üadeeoro6^^cortek al coaveor 
AOvihy proptt*oU)ntkndi9ii:quúsnes:iicelebma^a .tflt 
idiiaiaBi(^t0;íif)^srimi8to >}i a«iti]ri¿9^iijIasjAar 

Digitized byV^OÓQlC 



ENLAttkKO. liB 

dones ptíMitos^ueítídiieh 'lHg&ri«n;HW4^^ 

Ven^aíinos ya«& lá enanieraoióñl^'hts'ricfde^' 
zas artísticas que en él seraciérrisin; ti^tpartainos* 
desde luego del principio de querespetahád el 
Sr. Aragón la humildad y pobreea del instituto 
capuchino/ se abstuvo de emplear para nada' 
del servicio del culto, y mucho menos del de >la! 
comunidad, las piedras preciosas y los metalen de* 
valor material, pero en cambio' fyrodigó 'losjaéU* 
pes y el bronce , y sobi'e todo buscó lo ina$ pri^i 
moroso en tas formas y ejecución , encomendando 
á los artistas de mas conocido mérito en sü liem^^ 
polas yintntóss esculturas, táUos»^ demas'obraél 
dearte eoh que sú generosa munificepoiá. enri^i 
qüecip esta basa. Primeramente se fija! laateh^É* 
m bs portadas de la iglesia «jque mibaii^ :iloil dé- 
piedra de sill^ria delicadameirté trabajada» >oob SU9 > 
filetes y molduras j^y las -dos ipnesebfan sobré Itfs» 
dave$ de 1^ puertas «eadós eiscúdés de las ai^mas' * 
del f undadbr , tallados oóa ^n é^uisito> esmera » 
V itan prolija d^Mcadeat que puédeni oonlf^tii^ doni 
los mejores dejsu oíase; perose drfeténéia^ k(<por^> 
tada príneij^l (que oae al Mediodía y '^¿(Mhrespon^t 
de á los pies, del templo ) . de la ; del costado qtx^ < 
mira á Occidente, en que aquella óstenha m uáá^ 
hornacina abierta por encima 4d> e^udo Pfiferido^ 
una ])elllsimá estatua de marmol blanico Jqueve^t 
presenta á la Tírge» 4o la Concepción v átcuyo^o^ ' 
B^Quio Misterio ésitá dedicadeii la: iglesia y lel: «on^ * 
v^ito , obra de tamaño natuí^! y éobSreáiliéntd ' 
mérito ,.la,cual asi como los dos meiic¡briados>o»^^ 
cudos de ai^nais^ «s debida # famoso le^euiloi^ 
Manuel Pereira ; aptor tambieii xid lá e^Ma del< 
San Bruno que nabia en la calle de Alcstlá de 
Madrid. Cas hóiító que tienen estas puertas jB3Ía^^ 
perfectametite. íídiria^d^? y cl^y^tead^Side , í^tóncé^, 
contepiendo otros pequeños escudos del: mismo > 

• DigitizedbyCjOOQlC 



cddosien eadb hojft en los* fecuadno^ é tabl^oi^ al- 
tos por 6Qdma de los postigos. 
; La iglesia eoudta de uoá sota nave y no muy 
l^wde ^ pero su arquitectura es ^¿célente y sen- 
cüla,. del género greco^rc^ano; en figura de cruz 
latina) y icoñ su. oútmla! ó lEedia naranja «m i^h 
cmtrú del crucero. Al frente sé encuentfaíelPpes^ 
bíte^io elevado del pavimento g^aeral como db& 
pies, y eo el testero está el spiltar mayor todo jdei 
rkoB jaspes necros y rojos . con rpriínoiíofioa.adop-t 
nos de bronce dorado: Sobreila mesa y sus gradí-i; 
lias asienta un precioso- tabernáculo de máríntíles. 
dé Ski^a que.son una especie die: á^eitamuy íuiaii 
el áialmaDdq hacer ea Bx)ma. él (uardeosd;, y di^t 
allí le tnáoiceii defina á éste tonívenfia, i su(fi^i?a 
es redonda) ckm lindísimas e(Áúiúmh/¡f su graci)»sá| 
cúpula coronada por^uto ^éstátuaieb Iwronce die 
Nuestra Sénorade la Concepción, y en^iqtiedda .^úl . 
el f rísb con sei^afines. y otoos< adornos i diel ; mit^o . 
iiMalútodki^elloprimoro^iiieiite ié^ Ai Ja/ 

espa}d0l ¿A altar se alea c^ retablo.que esj Bpagesh^! 
tuoscj y bello^ial par que sencillq ; bsi imáripol^i 
osc!íiro/!yarojo,convenien telante ¡distribuidos^ y» 
el Iwooee dorado á fuego son los materiales de qúei 
selcomponé, peik) sui elegantet foriáá. no. puede 
meaos jde UaJdaia^ ^lagradafalenuente . la< : atención: $ 
tiene >6nmédIo una, pintilraipeqine&á d[ehEcce-rfíomo{ 
que ai mórifo iurtístieó < réeotaocida áñadé" eli.ne^; 
cuerdiO hisítoicádé que este Jiemo le llevó si^mprer 
consigo el Emfnou futidaáor: á Hernia;. Nápoíiss y. 
d6inaspuntos.«a cloe^estuli^o/ hasta que épnclbi-» 
daí estai %lesiá le hizo colocar iaauí (i^Madót^nanlé' 

f... :. . ' !> • ; ■'■ L> :..!•.-: ■» :•. » .¡í ■; ' <!{:- 

íl) .Dícea? (}^e tenían este liepajo.eR sjx porpp|:eíns¡Qnal las 
CSpücbin^" cuando habitaron la casa aué eii el mismo sitió 
qné^hoi^' es' éi cóúTéntiOf; fea próbdi^círtOePSr/'Arágoii, yí 
que iomidir iáate eboa koágeit: ddl : nejiemor ' una. 'inói^^ 

-Digitized byV^OOQlC 



además dAS estatuas de pedra y.doa^lMrmQstety.: 

grandes escadosi de bronce traJb^jado$;^rfVii;gll)0{ 
Fanéli , aquellas de -San Francisco! y Safifta (Uam^í 
y estos délas armas del Cardenal: lo demás del 
retablo y mesa de altar, inclusas la& estátuiís, asi* 
como una fuente de mármoles qu6 l^y par¿( ef ; 
lavatorio en la sacristía , todo es obra del ya nlen^ 
donado arquitecto Bartolomé Zufsbígo. En eli 
mismo presbiterio .al costado del Evsüiigdio'ti»yf 
una pequeña capilla con otro altar en que se bou-, 
templa un ^iberbio Oucifijo de tamaño* tiaítei^l, 
escultura de sobresaliente mérito l^ech^ eñ cedro 
Y sin pintar, quedándose del color déla odiadera, y^ 
1). Antonio Ponz la atribuye al célebre/Alejaadoov 
^ardi; f>erteneció esta imagen ai Condestable^ 
Colonia, quien se la regala a<Q:i Pedro; Antonio 
de Aragón, Duque de;Segorbe y d^ Cardona; t 
hermanodélCardenalD^ Paitoual:, y porM|itioii á}. 
este le donó al cbn veasto ^ según t la ínscrijleibn qu& 
se lee allí mismo én iiÉtailápida/ádaüderéebai^^l^ 
sdtaryeoá laesplicaeion ^iaa muebas^indulgen^^s 
cias concedidas: for la Santa Sede ái jos qu^ reza»} 
^ante de este Divino Señ(»r y 4 los cpie leelelMráa ) 
aUiel santo sacriíkib déla misaé EllaUeDar.quei 
hay por detrae de este Crucifijo es * mía ima^ífiea i 
{¿eza cuadrada de márnnd de .estraordinar^Sidi-' 
mensiones ; con ht partictdarídad áfi qíie Ja crtízáni . 
^rias vetase naturales de i)ro péroicriadórlliilíla > 
misopa piedra. Otras dosobra¿ notaUes de .arte ' 
hay en ^te altar, aue son diosi grupos d^^brcAce^^ 
<pie representan i Jesús cbnrla um^ á'cibes|;as ^ii^y^ 

que ñamaban Sor Mariana, le pedia de todas veraiqtié>c«o^| 
cedi^ ft aú;pr<He<itor ele«pelo d^ Cardenal, ^qu^iU^jdia ¡)^' 



respondió el cuítdro que así sería; ppr puyo pr,p|i}iüq 4^íi^ 
mente acreditado, se le pidid'ála comunidad ac[^ts^ñor/]^' 
le lleva saemptjsr consigo liasta voWeH^l depositar án él dte' 



y Google 



aV nñsnio Salvador mtia^o sóbredáeifodiife» éeisa 
pnHsimk Madre: no sabemos qüiiMÍ fuese «i ar-- 
tista qUélos''trabajara , pero ambos están diViaa-: 
mente ejeéutadds y áon muy dignos de la atentíon 
de loí inteligentes. Por encima del arco de entra- 
da á^^sta chapita ; pero por la jilarte de afuera mi- 
rando al ált»p riiayor, hay un lienzo de bastante 
magnitud en que e^á pintado db buena mano di 
retrato del' Sr. Aragón en sütragede Cardenal^ 
arrodillado con un reclinatorio delante. 

ios dos altareis cólatieráles ^oñ también dé los 
mismos jaspes qiieel mayor, y sus retablos forman 
UQos verdaderos armaHos, cada uno. denlos (piales 
contiene (íecowisáménte colocados iseis. cuerpos d^e 
Saíitos; á sabeár, d del íadó delEvangelp^losdSe 
Santa Jobita, SsáitáFortila, San Pascual, San Hila- 
rio, Santa Paulina y San JuMino;. y él del costiáda 
déla Epístola^ Ibs de San Antimiaj?,' San Cayo, 
Santa 'Juliana, Sah) Ciríaco, San Comodoiy Saii 
Goi^taritinoiunó y otiH) reúearios tienen ademiás 
de stfó orisftafes >que los dérran, dos hojas: dé 
puerta que ta[)án las vidrieras y pres^átanal es- > 
teri^ ¿ada qna !un cuadro al óléü que oéupan id! 
intercoluúmib ó sitio príticipali ^I retablo; eátáñ,: 

Sueis; j>intadosv de cuerpo entero tbdos, en el fl(ltar í 
ek EpistcAa Santos Gá't^udis y Tei^a!, y ^en d; 
del Evangelio ^úta Maria Egtpdaca y San^Basmi 
cuhl .Bailón, siendo los cualrb debidos: al pincel dsA 
pintor de Cámara Francisco Ricoi. Todavía pré-. 
seuta eáte templo otrals pinturas digtias de men- > 
cipn especial, que som dos grandes cuadrQscua 
sus buenos marcos colocados en la nave hacia los 

B'es de la iglesia: uino representa á Santa María 
agdalen^a de Paz^is, y el otro á San Fernando 
cpu San Hermenegildo; ambos touy recomenda- 
bles, ¿le puta y buena escuela itali^^ná; y seguid los 
inteligentes, o son de Jacinto Brandi ó d($ uno de 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA VANO. 129 

SU escuela y de su mérito (1). En la sacristía 
también hay pinturas al iVesco, -del insinuado 
Ricci, figurando pasages de la vida de San Fran- 
cisco. 

Por último, hay sobre la puerta de la sacris- 
tía y en el otro frontis correspondiente del cruce- 
ro, dos largas inscripciones latinas, que son ala- 
banzas del fundador mandadas esculpir alli por 
las monjas en 1671 , en que se dice que era de san- 
gre Real como descendiente directo deios Duques 
de Cardona y de Segorbe, ilustre por sus estudios 
y virtudes, por elección de Felipe IV, Embajador 
en Roma cerca del Sumo Pontífice Alejandro Vil, 
Vípey de Ñapóles, Cardenal con el título de Santa 
Balbina, Arzobispo dQ Toledo, Rector de la Uni- 
versidad de Salamanca donde fué colegial de San 
Bartolomé, Arcediano dé Pedroches en la Cate- 
dral de Córdoba, y de Talayera en la Primada de 
Toledo, Gobernador del Reino en la minoría de 
Carlos II, Inquisidor general , Presidente de Ar- 
gón, etc., etc., etc., y que se preparó aquí una 
sepultura humilde. 

Con efecto, está enterrado en el suelo en la bó- 
veda dentro de clausura que tienen las religiosas 
su panteón, y aunque él mandaba en su testa- 
meoílto que soto leeubries^ la sepultiira con una 
taUa, sus albacéas,isin embargo/ le colocaron 
una'lápidá de mármol con este senciilísimo epi- 
tafio: .< . - . * • 



(1) Poiiz, tóíno VÍÓÚd líí, cita otrp lienzo "dé Jacinto Ji- 
migniani el der ?lsUJya, que cuando él visit<5 esta iglesia hacia 
el último tercio del sigl^ pasado, le vio firmado por aquél ar- 
tista en 1670; pero actualmente nó existe en el templo, sin 
que sejm yo si le' tendrán' las monjas dentro de la clausura 6 
habrá $ido distraído en alguna de las épocas de revolución 
que desde principios de este siglo vamosatravesando. 



y Google 



130 . TOUDO 

D. o; M. 

Yace en este pobre y religioso 
sepulcro, renunciando el ]^e sus augustos 

. PROGENITORES, ElEmMO. Sr. D. P ASCUA L 

DE Aragón, padre y patrón 

DE ESTE convento: PAGÓ MORTAL 

EL CENSO DE LA MUERTE, Y RICO DE VIRTUDES 

PASÓ A LA ETERNA VIDA, FALLECIENDO 

EN Madrid á veintiocho 
DE Setiembre i las cuatro dé la tarde, 

AÑO DE MIL SEISCIENTOS 
SETENTA Y SIETE, Y DE SU EDAD CINCUENTA Y DOS. 

, A SUS lados en la misma bóveda, y en el suelo 
también, están sepultados su sobrino D. José 
Ppnce de León, de quien ya dejamos dicho que 
fundó dos eapellanias.de las cinco de este conven- 
to, y el Emmo. Sr. Cardenal Arzobispo de Toledo 
Don Luis Fernandez de Córdoba, Conde de Teba. 
Hay en este panteón un altar de mármoles en que 
se ostenta una soberbia pintura del Entierro de 
Cristo, que según algunos dicen haber oido con 
relación á apuntes contemporáneos, es de Ticia- 
no; pero como está dentro de clausura y es tan 
estrecha y rigurosa la regla délas Capuchinas, no 
es posible verle, comonitiampoeo las buenas pin- 
turasdeRicci, que tienen los claustros alto y ba- 
jo, siendo aquellas alusivas á la vida de Santa Cla- 
ra , y estas á la de San Francisco. 

La comunidad se dedica, en cuanto se lo per- 
mite la rigidez de su instituto, á la Beneficencia, 
y su número de religiosas está marcado eii 40. 

Las Comendadoras de Santiago, las monjas de 
Santa Fé (1), olas Caballeras, pues con estas tres 

(1) La advocación de Santa Fé le viene dé haber existido 
allí antes un priorato de la Orden de Galatrava con aquel tí- 
tulo, en el que había una capilla dedicada á esta Santa, poco 

Digitized byCjOOQlC 



EM LA MAHO. , tSl 

d^ominadones se las conoce en Totodo, son aquí 
fundación de los Reyes Católicos. En el párrafo 
anterior al hablar del anti^o monasterio de San 
Pedro de las Dueñas, digimos coau> hablan dis- 
puesto los Reyes castellanos de la [)arte central de 
los palacios de Galiana (donde habia estado en la 
época goda la iglesia Pretoriense de San Pedro y 
San Pablo) para acomodar allí á dichas monjas Be- 
nedictinas; cuando llegue su tumo al convento de 
la Concepción francisca, veremos el destino que se^ 
dióá lá parte de abajo ó mas Oriental dé esos mis- 
mos palacios; ahora nos toca ocupamos de la par- 
te alta que es la Occidental de aquellas esténsas: 
fábricas, y es la que hoy habitan las Ereilas ó* 
Comendadoras de Santiago. Primeramente fué ce> 
dida esta parte alta por D. Alonso YIII al MaesT. 
tre de Calatrava, quien fundó en ella ún Priorato, 
de su orden con el título de Sania Fé, que era 
la advocación de una anticua ermita que esf 
taba allí situada: algún escritor dice que los Ca- 
latravos vendieron mas tarde éste teireno al con- 
vrato de San Pedro mártir, *y citan eñ compix)- 
badoñ un poder otorgado en 1 408 por la comunidad 
de Dominicos á su Prior Fr. Diego de Amusco, pa- 
ra venderle, suponiendo que era del teonventó y' 
titulándole los Palacios de Santa Fé; pero én éste, 

conocida en España y mny venerada én Francia-, dé dóndó: 
trajeron su devoción los monjes franceses qiieivUíteroB epa;él. 
Arzobispo D. Bernardo en tiempo de D. A^oi)$o VI, porque 
es de advertir queoo se trata aquí de la virtud téologárque, 
llamamos Fé , sino de una Santa nombrada PtÓ^ en ¿tin y 
Fé en castellano. Todavía subsiste -, aunque désmanteliulá y 
unida á otras partes xlel edificio, la antigua drgiiHa , cuyo áb-^; 
side d cabecera exterior , de construcciot^ puramente árabe y. 
de solidísima fábrica, se yú en el patio, de la portería á laJz^- 
quierda según se entra : siryid antes pa<*aéoti^rramientó de las 
monjas, y en lo antiguo fueron sepultados en^Uá víiHos Ga*-' 
baUerps de Calatrava: hoy no tiene uso álguáo. í * : j,.-. 

• 

- . DigitizedbyCjOOQlC 



iQlf TOLEDO I ' 

caaonocompreiúleniog como eíi 1494 era todatia 
Sántdt Fé Priorato de dichaórden Dfíilitar, puesto 
querleb Reyes €aiólÍGos én su calidad de adminis- 
tradoPés peri)étu®s de. esta como délas otras tres, 
tuvieron qué copvocár capítulo de Caballeros y 
estipular €0» eilois el cái»tño de este local (que dfis- 
ttiaban ya para' bs Comendadoras) con la Ofiéjor 
de las sinagogas de Tbledo; que fue la que llama- 
mos el Tránsito, en que la órdeii creó el Priorato 
de San Benito que todavía le «igue perteneciendo, 
y del queháMalremos ea (icasion oportuna; soló 
suponiendo que la venta para que los Doiñinieos 
autorizaron á su Prior se tornó á; hacer á sus an- 
tiguos dueños loia Calatravos, es como puede es- 
pilcarse está contradiécion.. Pero de cualquier nato- 
do es lo cierto que D. Fernando y Doña Isabel re- 
cobraron el sitio que Su predecesor D. Alonso el 
Bueno )iabia cedido al Maestre de Calatrava, por 
el convenio que hemos indicado» cotí, el Capi- 
tuló general dé la Orden en. 1494: debemos ad- 
vertir para mejor inteligencia, que no toda ia 
parte Occidental de lo^palacíos de Galiana estuvo 
ócópada por el Priorato de Santa Fé, sino que una 

Eorcion -de éste teri^no fué destinado á casa de 
atir moneda;, que con efecto se acuñó allí por es- 
pacio de muchos años, hasta. que la trasladaron á 
una casa junto á San Nicolás, de donde se la mudó 
al^torno dela^ Carrets(s,;aJ edificio mismo que es 
ahora la Administración del Correo j. 

Pues bien, en el aliento que ocupaban el Prio- 
rato y la casa de moneda, se á1¿ó por los Reyes 
Gatólicos él actual convenio baj[o la advocación de 
Santa Fé para las Comendadoras de Santiago. Vi- 
nieron éstas en:húnreí*ó de 88, por disposición de 
diclíóst JJIonarcap,, (y mediante bula que para ello 
alcanzaron de Inofiqhcio VlII) del monasterio de 
Santa Eufemia de CozoUos en Castilla la Vieja, 

Digitized byCjOOQlC 



obispado de .Paleflciai.4|Vf baljJRtaidp fufldíldQ par 
D. Aloaso Vlllen íli&P; y por .4 proptp a^iío^pft- 
4aroü en la pMe conii^ua que^ya s^enfio^ ,oour 
paban la&D^Q|as d^i 3^9 Pedrp de laa¡J()i}fí5aj3; 
mas al poco tiempo*, jsin, duda: porque tip ^pf^yenr 
drian bien aoibas' c(»nuQÍdades, tra3ladarpnlos 
Reyes las Oomenda4pras á Santa María deíÁlfi- 
cenqnei como ya henaos dicho, habla sido bcKspe- 
dei'ía de Ips antigijios monjes de San ServapdQ, 
donde estuvieron cuatro ó cinco años has}4>qi^ 
én iel de 1^04 vinijerpn definitivamente á $111 casa 
acabada ya^e edificar por los Regios fundadores. 
No es Bírtable esta fábrica bajo el punto de 
vista ^rquttectóíiicp, ppes si; lo pudo ser en sus^ 
principios, debe baber spfridó restauraciones! de 
mucha consid^rsicion en épocas posterioras, y tan 
solo enseña. por ahupas partqs ciertas. muestras 
de su primitiva c(M]^truccipnv cpmp.sucqdq cop el 
ábside perteneciente á lUnai capilla autiguaHiue g|e 
ve en el prioier patio de epjtf^a^ la portería y ^pp 
algún otro .trozo A^ fábripa: del siglo ;Xyi. Pqrp 
si no tiene gfi^ndes beljÉizasep e^te sentido, e?i en 
cambio muy herboso, de^^bog^ÍP, camodo y cpn 
soberbias yisfc^í cpnsta de trép grandes patios; el 
primero f peri^dc/clau^ur^ con^u^nas ha|)itacippes 

3116 puei^: llaipíiíiíPP^ fiasas^.pftr^ g^ A^mini^ka- 
qr (cLue sie^fqp^e fué un CahÍa|lero4e|,l^ábito,de 
Santiago), para los 4os capel^anpjs, y ^a jos d^ 
m«^nds^eros y cria<íps4e conñinid»d: íp&ptrpsd<» 
están dentro del (ípnveptp, y son demuela; e^ea- 
sion, cpn (austros £^ltp^ y baj^s, .ésf<5si^eras es^p^- 
ciosas y claras,, y en lugar de celdas hay cpartos 
que pueden p^rppr verdaderas casas, ^pijes tíe- 
peasusrecibipiientps, sala?,^ dorípitorlos, cocinas 
yileínas ofi<án^Pi necesarias,, para c;^dfi una d^ ks 
Señoras Coniendador?»» las cpf^^ t/iepep §u^ cria- 
d?iftpariicuMpi^ q^^ lag gtt^py,3fe\?tefl,jPüéspP 

Digitized byCjOOQlC 



1^ tOLSDO 

comen etíeomunlilád. Fuera de esto, que ya dá 
uña idea déla gran capacidad áél monasterio, hay 
su jardin con el camjK) santo donde se entierran 
las monjas, dos largas galerías con muy pintores- 
cas vistas, y otros descubiertos ó corrales que lle- 
gan hasta la antigua muralla de Wamba. 

La iglesia es bastante grande y decentemente 
alhajada de altares y retablos , en los cuales sin 
embargo no hay obras de arte que deban reco- 
mendarse especialmente ; en los colaterales hay 
dos lienzos que representan á San Miguel el de 
la Epístola, y el del Evangelio á la Purísima con 
San Agustin y Santa Móniea: á los pies de la 
nave sol)re las verjas del coro está otro cuadro 
colosal con Santiago á caballo matando moros ; y 
en una pilastra á la derecha cerca de la entrada por 
la calle, existe la buena copia de Corregió que fi- 
gura á la Virgen cwi el Niño , y cita Ponz en el 
tomo I , folio 151 , sin que por allí aparezca la 
btra que tamMen menciona en el mismo fóKo di- 
ciendo que represéntalos Desposorios de l^nta 
GMalina. En el claustro bajo del primer patio hay 
otras pinturas muy recomendables , entre ellas 
'dos tablas de escéleñte escuela italiana , que fi- 
gtirán Ja calle de la Amargura y un Crucifijo , y 
tariiMén un Ecce-Homo , del divítío Morales, y \m 
San Pedro y San Francisco que muy bien {pueden 
ser del mismo. Mas pinturas de reconocido mérito 
había en la iglesia y en el convento al tiempo de 
la exclaustración , pero en las necesidades y apu- 
ros de los primeros años de la revolución han des- 
aparecido. 

Por último, debemos hacer mención de una 
capillita que hay á la entrada desde el claustro 
al coro bajo que llaman de Nuestra Señora de Be- 
lén , y esta separada de la iglesia , siendo de fá- 
brica mucho tnas antigua que esta. Lo que en 

Digitized byCjOOQlC 



EN hk BAÑO. ^ ISS 

ella hay de notable es el cuerpo incorrupto de la 
Infanta Doña Sancha Alonso , hija d0 D. Alonso 
el IX , Rey de León , y de su príniei*a muger Do- 
ña Teresa , y por consiguiente hermana de padre 
de D. Fernando III , la cual fué religiosa santia^ 
guista en Santa Eufemia de Cozollos , á cuyo mo-¡^ 
nasterio hizo, grandes donaciones: en él estaí^a 
sepultada desde 1 270 , y deseando trasladar su cuer* 
po a<[uí las Comendadoras de Toledo, lo efectúa^ 
ron en 1608 con bula de Su Santidad y licencia 
del Rey D. Felipe III , habiendo estado deposita- 
do siete años en un oratorio del hospital de 
Afuera , donde de orden del Rey fué reconocido 
el cadáver ante escribano y testigos , Autorida- 
des etc., y se le encontró incorrupto conserránáo 
perfectamente hasta el cabello. En 1615 se le 
trasladó por fin al convento y le colocaron en esta 
capilla dentro de una caja con seis llaves que te^ 
nían el Rey , el Dean y Cabildo de Toledo, lá In- 

Suisicion, el Ayuntamiento , el Duquede Lerma, 
omendaítor mayor de la Orden en Castilla, y la 
comunidad : el espediente de canonizaron de ésta 
virtuosa Infanta, parece que está' hace muefad 
tiempo p^fectamente concluido, pero sin instar 
nadie para su resolución. Asimismo kav en estaca^ 
pilla otro cuerpo Real de un niñci Infante dé Es- 
paña que solo se sabe le llamaron D. Fernando y 
que murió ea 1280 , que en nuestro concepto fué 
un sobrino de la Doña Sancha* hijo de su herma- 
no San Fernando y de su primera muger , que 
según la historia refiere murió niño* -Réstanos ob- 
servar que esta conmnidad es hoy casi nula, pues 
solo existen dos señoras de voto y otra ú trasdós 
profesas de coro, con igual número de legas ó) 
sargentas que es como las llaman); se dedica á la 
enseñanza , y puede constar hasta de doce reli- 
giosai^ 

Digitized byCjOOQlC 



Es el primero y mas notable convento de esta 
Orden el de Santa María h BeaL qixe generala 
mente es conocido en Toledo por Santo Vomingo 
el Real, adjetivo que le proviene de híkber habi- 
tado en él varias personas Realeo y estar sepul- 
tadas en su clausura, otras de la, misma sangre» 
como diremos luego. Su fundación data die 1364 
y es debida á Doña Inés García de Menéses, quje 
la verificó estableciendo á las religiosas en sus 
pmpias casas,: que ocupaban parte del; sitio que 
aoiora es convento.; Acrecentó esta fundación poco 
después y la dio mas amplitud Doña Jer^sa (hiia 
4e D. Diego Gome?; de Toledo y de Doña Inés de 
Ayala), la eual con una hija que tuvo del Rey 
D. Pedro 1 , sobrenombrado el Cruel , quje Jlamar 
ron Doña María de Castilla, tomaíon el velo en 
esta casa y fueron sucesivamente prioras 4e ella, 
habiéndose enterrado aquí,, También fueron se- 
pultados en su clausura otros dos? hijos 4el niis- 
naoD. Pedro, llamados D. Sancho y. D,; Diego,- 

3ue los hubo ícn Doña Isabel, nodriza) que lUé 
el Príncipe D. Alonso su primogénito , y ;por úl- 
timo estaría igualmente enterrada aquí DoSa 
Leonor, Infanta de Aragón y nvuger del Rey Doii 
Duarte de Portugal , .que viyió Mstanle tiempo 
en este convento y murió en él , á no haberla 
mandado trasladar al monasterio de Batalha de 
aquel reino su hijoD. Alonso, cuando sucedió 
en la corona á su padre : por eso tiene el cogno- 
mento de Real este insigne monasterio. Su an- 
tigua construcción no está ejecutada bajo un plan 
ijpíforme, ni tal vez se hizo á un tiempo, sino 
que, es un agregado de casas (como puede verse 
mirando el edificio desde la Vega ) , que le dan 

^ ^ *• <X k^ wW vvh - D¡g¡tize\by Google 



EN LA «AKO. 137 

sin duda mucha capacidad y comodidad , pero que 
le hacen carecer de üáidad y hermosura: por 
lo demás , áe>be ser muy Tenlilado y con vis- 
tas sumamente alegres y pintorescas. La iglesia 
se conoce que es posterior, ó al menos fué res^ 
taurada en época mas próxima á nosotros , ha- 
biendo quedado sin embarco alguna parte de lá 
antigua fábrica, y especialmente los enterra- 
mientos de que mas abajo hariemos mérito. Pro* 
cede á su portada (que es dórica, de sillería y con 
tres puertas) un pórtico . sostenido por cuatro 
columnas de la misma piedra y dóricas también, 
debiéndose bajav algunas gradas para lá puerta de 
la iglesia, y. de esta otras lodayia para el. pavimen- 
to de la misma. Su forma es rara , porque la nave 
que constituye propiametite el cuerpo, del templo 
está atravesada de Mediodia á Norte , teniendo 
en el testero Sur las puertas de entrada, y.ea d 
de Norte unos altares, que sin embar^de que 
alii es la cabecera de la nave ^ no son ninguno de 
ellos el altar mayor. Sobre el costado de la dere- 
cha de esta nave , según se entra de la calle , se * 
abren dos grandes arco9qae corresponden á otras 
tantas capillas, muy espaciosas ambas ;;la mas 
interior de las. cuales, efe «decir la segunda! de 
días quO ^tá mas adentro delaiglésia^ es la verr 
dadera capilla mayor ó i)resbü;erio /frente al cual 
cae el coro de las monjas, qüees miiy grandéi 
claro y ancho, adornado con una buena aunque 
sencilla sillería de nogal, su buen órgano , facistol 
y demás que se acostumbra y. es.de necesidad en 
tales departamentos. Varios son los altares que 
tiene este templo, todos ellos apreciables en su 
respectivo género, pero solo haremos aquí iñen* 
cion de los mas notables. . • ' : 

Ala derecha, según se entra i, hay una eapi- 
Ilita con un pequeño retablo en «que se eoniieti^ 

Digitized byCjOOQlC 



138 TOLBDO 

Inss tablas , la de abajo es la Virgen dando el pe- 
cho al niño Jesús sostenido por Santa Ana, la de 
en medio San Juan Evangelista, escribiendo , y la 
de arriba San Nicolás de Tolentino arrodillado ante 
un Crucifijo. En el otro lado está otro retablo 
grande con pilastras dóricas que tienen en sus 
basas preciosos bajos relieves , recibiendo aque- 
llas un arco en que se v«n tres pequeños cuerpos 
de arquitectura , el primero jónico y los otros co- 
rintios ; cada uno de los dos primeros se compone 
dé tres nichos y cuatro columnas, con estatuas y 
medallones que representan asuntos déla vida de 
San Juan Bautista , todos ^Uos del buen tiempo de 
las artes; pero mas principalmente llaman la aten- 
ción los relieves del Nacimiento del Santo precur- 
sor , su Predicación y el Bautismo de Cristo : ar- 
riba en el tercer cuerpo , que solo tiene un nicho 
con dos columnas , se contempla á San Juan coa 
dos ángeles ; y termina el retablo con un ático 
sobre cuyo cornisamento asoma otro ángel. La 
capilla mayor tiene su cúpula dividida en ocho 
compartimientos y ovalada como lo es la bóveda 
de la iglesia : su altar mayor es churrigueresco y 
no contiene cosa que merezca especial mención: 
al lado del Evangelio hay en el muro un sepulcro 
€ñ su hornacina , con estatua de mármol arrodi- 
llada ante un rieclinatorio , que es del Mariscal 
Payo de Rivera allí sepultado. La otra capilla que 
«stá antes , como dejamos dicho, es muy grande 
y sumamente oscura ; lláihanlade Santo Domingo 
y es fundación de la familia délos Guzmanesy Sil- 
vas, según lo quepodemos colegir de la lápida que 
se encuentra en el muro izquierdo que no hemos 
podido leer íntegra por falta de luz. Por esta misma 
razón no se goza del agradable aspecto que de- 
biera producir el magnifico retablo antiguo , lleno 
de bajos relieves esceletítes, pero que ni se dís- 

Digitized byV^OOQlC 



EN LA MARO. 1B9 

tingnen bien ni sabemos esplicatr con protüali- 
dad loque representan i fiuálinmté hay dos se- 
pu1cr(^ de marmol en esta capiUa , con sus ejpi^ 
taños; eu el uno están enterrados dos hermanos 
Canónigos de Tol^o , y de la familia de los fun- 
dadores de ella , que se llamaron B. Juan y Don 
Miguel Gómez de Silva , hijos de Jorge de Silva y 
de Teresa Guzman ; el otro conserva los restos de 
dos difuntos. Arias Gómez de Silva (del Conseje 
deD. Juan II y su Aposentador mayor) y Juan 
de Ayáia , Alguacil mayor de Toledo. Esta autó^ 
rizada esta comunidad para tener hasta el húme- 
ro de cuarenta religiosas, y se dedica á la ense^ 
nánza de niñas. 

También son Dbminicas las monjas del conven- 
to áe Madre de Dios, el cual fué suprimido hace 
linos veinte añcfs por no reunir el número sufi- 
ciente de religiosas para formar comunidad, sien- 
do trasladadas las que existían al cercano de Jesús 
María, que es de la misma wden, y del que en 
s^uida habláremos; pero despueisde haberse de- 
molido casi por entero el de Madre de Dios, ha 
sido otra vez p(^lado por sus antiguas moradorals 
y algunas otras huevas, en virtud de concesión 
espe^^ial del Gobierno, y están incluidas yá ddini- 
tivamente eñ el^cuadro de las comunidades qtie 
ha de liáber en toledo, según las disposícióneb 
eonsiguientes al Coticordato de 18S1 , debiendo de- 
dicarse á la enseñanza pública las 24 reli^iosaé 
que se le desi^an tomo máximum. Con tes li- 
mosnas y donativos que han podido recojer reedi^ 
ficaron parte del convento para áu habitaciony el 
uso mas preciso de la comunidad, y han habititado . 
decentemente la iglesia, para cuyo adorno dio en 
depósito varios cuadros de ningún mérito artísti- 
co la Comisión de Monumentos , como insinúa* 
mos ai haidar dd Museo protincial. 

Digitized byCjOOQlC 



110 . .«VOIJUM) . 

i fiímdianmiesteimpDaste^ 1492 Doña Leo- 
nor y Deñá Msifia oe Silva;: (bijas de D. AIdüsj^, 
Conde de CifuenCéSí yseleuiáerou en li91 unafs 
beatas que yivian contiguas á él bajóla advoeaiciion 
de Santa Catalina de Stoa;,y á uno y otro se in- 
corporó en 15>tO la ermita de Todos los SaDlds 
que era anejo de San Román; y de la que ya hi- 
dmoB mencionen d párrafo í^nterior al final déla 
época 2/ No sabemoaquehubiedeobra alguna de 
mérito particular ni en el convento ni en la igle- 
sia, nienterraknientos desiigetos notables tampo- 
co; solo sí hemos leido ep :uii autor mjuy gravie, 
hablando del abuso que en siglos anteriores había 
en la provisión de prebendas y beneficios ecle- 
siástfeos, que en este jmonast'eHq están sepultados 
nada menos queciitco Arcedianos de esta Catedral; 
anteriores al Pontificado d^l Sr. González de Jülen- 
doza, quíe entre todos juntos no reiinian 30 años 
de edad. , i 

Ya hemos indicado que h^ otro comento de 
Dúmimcas con el iitídú de Jesús Marhx fué fufada- 
do en las antiguas casas de los Barbosos (qae an- 
tes pertenecieron al Marqués 4eJtelpica) por Doña 
Juana de Castilia hs^ia fine$;4el siglo XYI: son 
Becoletas, jrsu mona3terio é iglesia b^i^tante re- 
ducid<^ y sin cosa iiotable, a escepci^n de dos 

Eihtuipas de SaojtQ Domingo y San Francisco que 
ay to la iglesia, y son de TristaQ^ segmi heyisr 
t^eú apuntaciones antiguan, r^^vinque Qjtros las tíer 
Denpor de sa maiestro elGrepq. También se j4ar 
dlca esta comunidad á te .enseñanza» y se ha fír 
jado el númerio máximo de reiigiq^as que puede 
tener «n,24.. r 

Grupo i^.''=^Moniw:PfMmncas.' 

Cmco son loBíC^wveptos^ que le^sjte» m Toledo 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA UAHO. 141' 

de la Orden Seráfica; aparte deídeks Capuchinas 
que ya dejamos descrito,*y de los de San Antonio 
y San Miguel de los Angeles que hubo hafeta el 
tiempo de la exclaustración, como dijimos en el 
párrafo anterior. El mas antiguo de los actuales* 
es el de Sania Clara lá Real: se erigió primeiít- 
meñteen la Vega, no lejos de Santa Susana, en 
unos edificios conocidos con el nombre de Casa de 
la Monja, el año de 1250, bajo la reda de San Be- 
nito (pues todavía no estaba aprobada la de Santa 
Clara, ni ésta canonizada) y con lá advocación de 
SanBamian de Asís, qíie era la del mofiasteHo éni 
que San Francisco habia dado lotí prrmeíV>s feábi^' 
tos de su órdeñ. Allí éstuviercm unos 121 años 
hasta qué hada 1371 íaá trasladó dentrade Toledo 
con la regla y hábito vade Santa Clara' (que ha- 
bia sido aprobada énl274). Doña Mana Melendezf;' 
muger de Gutiéi*i<e Tejlez de Meneses, establecién- 
dolas en su casa propia junto á la de los Marque- 
ses de Malpíca , donde añora es el convento , el 
cual no sabemos ^ue ofrezca en su interior nada 
que merezca mencióh especial; es cómodo y es- 
pacioso, de buenas fábricas , y goza el título de 
monasterio Real, porqué en él tomaron el velo dos 
hijas naturales de D. Enriqííe ll llamadas iDoñái 
Inés y Doña Isabel, que Nevaran cuantiosas dot^s, 
y entre oirás cosas 100,000 maravedises anuales 
de renta con J6 cahíces ide trigo (1). La Iglesia, 
que es' bastante parecida en sti forma á lade Safn- 
to Domingo el Real; tiene dos naves «oúió .figii-^ 
rando escuadra; erí una esta ia entrada^ que «obtí-^ 
ga á bajar algunos escalones hasta el pavimento,- 

";•* ■- i '■'■ ) .'; -'../• . -L,!.' : - .. 
(1) Los lOOyOOiO mi;s, de aqqcl lienapo , ya saJ)omos. que 
valen 5,5SS rs. con 10 mrS. de yellóni El cahíz contiene 12 
fanegas, y por consiguicnie los 38 cahíces equivalen á Í2Ó' 
fanegas anuales. • ' 

Digitized by VjOOQIC 



Ii2 TOLEDO 

y sigue de Mediodía á Norte, y la otra que forma 
ángulo con ella y corre'de Occidente á Oriente, 
tiene por cabecera la capilla mayor ó Presbiterio, 
y á los pies el coro de las monjas (en el cual, están 
enterradas las dos referidas hijas de D. Enrique, y 
el célebre Duque de ArjonaD. Fadriquede Casti- 
lla Conde de Trastaraara, descendiente de uno de 
los hermanos bastardos del Rey D. Pedro, que 
murió preso por D. Juan II en el castillo de Peña- 
fiel, y fué sepultado cerca de Carrion en el monas- 
terio de Beneviverej de allá trasladado aquí des- 
pués de mucho tiempo). Esta nave tiene un arte- 
sonado árabe de muy buen ^usto; el altar mayor 
consta de tres cuerpos, dónco, jónico y corintio, 
en los cuales se contemplan esceleotei^ pinturas 
del Greco y de Tristan, j varias estatuas de mucho 
mérito, viéndose en d ático que sirve de corona- 
ción al retablo un Calvario muy lindo: en el zócalo 
del primer cuerpo se lee que costeó este altar Doña 
Ana Enriquez año de Í6S3, y es lástima que el 
tabernáculo de madera dorada que hay delante, 
sea de tan mal gusto que afea el altaren vez de 
adornarle. Otros dos retablos hay notables en el 
cuerpo de la iglesia; uno se encuentra en la nave 
principal frente á la puerta de entrada, y contiene 
un buen Crucifijo de talla dentro de un arco ó ni- 
cho en cuyo grueso se hallao dos retratos soste- 
nidos el del varón por San Francisco y el de la 
mpger por Sa^ta Clara, siendo muy recomendables 
e^tas pintureas, prinjcipalmente las cabezas, y las 
niaáos; representan á Juan de Valladplid, que fué 
Jurado d!e Toledp, y á su esposa Francisca de Án- 
gulo, que fundaron aquí dos capellanías y erigie- 
ron este altar que vino á concluir su hijo Cristo- ' 
bal en 1578, según la inscripción que allí se lee: 
el otro retablo, de que hemos hecho indicación, 
está á la izquierda de la entrada; es del género 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. 143 

que tanto se usaba en el siglo XVI, y contiene va^ 
rías pinturas y algunas esculturas, unas y otras: 
dignas de aprecio. 

En la nave de entrada, á mano derecha, hay 
una capilla bastante grande, de arquitectura gó- 
tica, con un hermoso retablo del gusto plateres- 
co, en el que hay nueve tablas que parecen de 
buena mano, distribuidas en los tres cuerpos de 
que aquel consta; pero es tan escasa y mal dirigi- 
da la luz que goza este recinto, que no se puecten 
examinar bien á ninguna hora. En medio del pa- 
vimento se levanta un sepulcro de mármol con 
estatua yacente vestida de hábitos sacerdotales, y 
en él está enterrado el fundador de esta capilla 
Don Juan de Morales, Dean de Sevilla, Arcediano 
de Guadalajara y Canónigo de Toledo, que murió 
en i de Abril de 1490 (1), y era hijo de Juan Fer- 
nandez Morales y de María fernandez Sedeña. 
En el muro de la Epístola hajr otro sepulcro con 
dos estatuas tendidas, de mas mérito que la del an- 
terior, y representan al padre del Dean, armado 
con cota de malla y asiendo la espada con las ma- 
nos, y á su esposa que viste toca y manto, tiene 
en las manos un rosario, y ambos un perro á sus 
pies como símbolo de su recíproca fidelidad: tam^ 
bien tienen su epitafio de letra gótica que revela, 
sus nombres sin citar la fecha de su respectivo fa^ 
Uecimiento. A esta capilla venian, y no sabemos si 
vienen todavía (aunque presumimos que habrán 

(1) El Sr. Amador de los Riosque copió este epitafio en la 
Toledo Pintoresca fólio 178, dice que el año 1450; pero no es' 
^ de estrañar que la poquísima luz que allí hay, además de lo 
' gastado de las letras, que son de relieve y faltan algunas para i 
mayor confusión , le hayan hecho leer esa fecha: yo lo que he. 
podido sacar en limpio (y aun no estoy muy seguro de no ha- . 
berme engañado) es que pone así: ICCCCtC^ y presumo 
que esa r quiso ser Ayo la hicieron mal d está mutilada 
como otras letras de la inscripción. 

Digitized byCjOOQlC 



144 ' TOLEDO - 

eaducadé^las reiltas de qué se costeaba) dos veces 
al año el Cabildo de curas párrocos y beneficiados 
á oficiar aniversarios sin duda por estos difuntos 
aquí sepultados, y recibían por ello una dotación 
gruesa. 

Las monjas de Santa Clara la Real se dedican 
á la enseñanza, y su comunidad puede constar de 
hasta 14 religiosas. 

^*> Santa Isabel de los Reyes sigue al de Santa 
Clara en antigüedad de fundación , que la debe á 
Doña María de Toledo hija de Pedro Juárez ó Sua- 
rez de Toledo , iseñor de Pinto < y de Doña Juana 
de Guzmian , que fué aquí mas c*)nocida con el 
modesto título de Sor Maí'ía la- Pobre , por la vida 
austera y ejemplar 4uie hacía. Empleo su patri- 
monio en fundar este convento ayudándola mucho 
los Reyes Católicos, y llevó á c^o su pensa- 
miento^ ííll estableciéndole donde es ahora y 
entonces eran unas easas muy principales del se- 
ñorío deCasarubiosy deArroyo Molinos, las cua^ 
les pertenecían al Rey Católico, porque fueron pro- 

Eiedad de su madre, y tanto por esto cuanto por 
is limosnas consideraWés que ambos Monarcas 
hkieron: para la fundación, se llamó Santa Isabel 
de los Reyes. Arreglóse el convento lo mejor que. 
se pudo para acomodarle á las iijecesidades de las 
religioitóismn desfigurar él paladlo mas que lo:ab- 
solutamente preciso; y asi clipen que secons^van 
todavía- hermosos, alones; con adornos atóbigos de 
mucho mérito, un arco del mismo género suma- 
mente lindo, y otros fragmentos preciosos que ína- 
níflestanljá. riqueza de ornaiiaentacion que debió 
tener aquel antiguo edifiieio. Para iglesia agrega- 
ron al mooa&terió la parroquia de San Antohn que 
estaba pegada a ,él, impetrando los Reyes una 
Bulfi que obtuvieron de Su Santidad para trasla- 
dar la parroquialidad á otra iglesia que estuviese 



EN LJk.lfANO. ]|j( 

próxima; y así se yerifioó; quedando la^deSao An* 
toUn como prqpia* >dd convento, sí hién ha detí^ 
sufrir después resia^raciones que la han rciHuvadO 
casi completamente. 

Tiene este templo una sola i^ve, con una es- 
pecie de atrio ó pórtico interior.muy espacioso que 
la precede y sirve de mitrada, pi*esentfuado su puer- 
ta ésteri(H* una fachadita de piedra compuesta de 
un arco exornado con dos columnas sobre sus pe-' 
destales que sostienen. una sencilla' comisa, por 
encima de la cual seala^n dos candelabros aplomo 
délas columnas, dejando en su centro tina peque- 
ña hornacina con la eEftátuá deSanta Isabel, ejecu- 
tada con bastante acierto en alabastro; y por últi- 
mo decoran la clave y laá enjutas < del arco tres 
escudos taUad<^ en la misma t)iedra , el primero 
con las armas Reates, y los otros dos con las del 
Cardenial Jiménez de Cisneros. Lá capilla mavor 
esgótica^ al pa^dque el (Cuerpo de la iglesia ofre- 
ce mayores seiíiejanzas con el género ajrabe, pues 
le sirve de techumbre mi bello artesonado de ma- 
dera de este carácter, y debió estar cubierta gran 
parte de sus muros con relieves del mismo gusto 
según los arranques güiétódaVia' se conocen en al- 
gunos sitios. Hay varios retablos muyapi*etíiables, 
con especialidad el ñiayor que es del renacimiento, 
V consta de cinco cuerpos de arquitectura con co- 
lumnas de distintos órdenes, entre cuyos huecos 
presenta ocho medallones, dé escalente escultura, 
que ostentan en bajos, y medios relieves diversos* 
pasajes del Nuevo Testamento perfectamente tra- 
bajados, asi como las estatúas qué completan el 
adorno de esté precioso retablo que acaba con un 
Calvario, teniendo á su» lados los cuatro Doctores 
de la Iglesia, y eáunfodelos altares mas recomen- 
dables que de su géiiéro existen en Toledo, habién- 
dose hecho en el año de líHá, según dice en un 

"' ' ' DigitizedbyVjOOQlC 



lis TOLKK> ' 

recuadro del tercer cuerpo. Modernamente está 
tripada casi la mitad con el promontcnrio de madera 
dorada (y de pésimo gusto por cierto) que sirve 
de gradería y trono á la muy venerada efigie de 
Nuestra Señora de la Concepción, que estaba en el 
convento de San Juan de los Reyes, y fué traida 
aquí al tiempo de la exclaustración (1). Los dos 
colaterales sonde madera y de orden dórico, dig* 
nos también de mención por las buenas escultu* 
rasque contienen, representando el del lado de 
la Epístola el Nacimiento de San Juan Bautista, y 
el del Evangelio el Bautismo de Jesús, y rema- 
tando ambos en un ático que incluyen el de la 
Epístola una estatua de San Francisco, y el del 
Evangelio otra del Padre Eterno. A los pies de la 
iglesia hay otros dos retablos grandes, que ade* 
más de la buena arquitectura que se nota en los 
tres cuerpos corintios de que consta el de la nave 
principal, y la misma distribución que poco mas 
ó menos tiene el de su frente en el pórtico de en- 
trada, ofrecen uno y otro muy estimables escultu- 

(1) Á esta iméeen se hace anualmente un solemne octava- 
río desde el 8 al 15 de Diciembre, dedicando cada día y cos- 
teando la función una de las mas respetables corporaciones de 
Toledo, por antiguo voto que se hizo á principios del siglo XVIf 
de defender y profesar el Misterio deja Purísima Concepción, hoy 
dogma de Fé. Desde aquella <$poca se venían haciendo estas 
funciones en la iglesia de San Juan de los Reyes, y ahora desde 
la exclaustración se vienen celebrando en esta de Santa Isabel, 
habiendo sustituido á ciertas corporaciones que han dejado de 
existir de veinte años á está parte, otras que se han creado mo- 
dernamente; á saber: á lasij^rimida Universidad el Instituto de 
segunda enseñanza; ala Santa Hermandad vieja el Colegio de 
Abogados, v ala Orden tercera de San Francisco los Caballeros 
de Chirlos III , que residen en Toledo. Las demás corporacio- 
nes que no han sufrido alteración y contríbuven á celebrar este 
octavario, son el limo. Apuntamiento, la Real Archicofradía 
de la durísima Concepción , la antigua esclavitud de Saa 
Francisco y los insignes colecios de Escribanos y de Procura- 
dores del número de ésta ciudad. 

Digitized by VjDOQIC 



^ -US UAIIMiO 



atj 

ras A& dlTersoiiiamdmaj^^n var^a& mpresentetíioh 
ne^ ¡depasaiesi de lal^kÍaide.2eRSií» f > B«te<cat)U1^0 hay 
en estai^lesia, la»uiia en'tílátrioiá JaitCfuiésAa^de 
la entrada, y es lad osooná que ne ^Ü)etnm\9Ícon^ 
tendrá algüii objeto que/noecézcamtnoloQdnse, Jia 
otra 'está.én lá imTe principal á la derecha junta 
al présbilerk)^ y ! tiene. una bonita reja de'nierl^ 
del gustaplateres^o^coii' bellos, balaustres, estír 
pites y €&ndek))rosv>y remata . tn un degante 
frcmtispicio ^dor^ado (^ otros CM^name» tos: la capilU 
es espaciosa V y ^staMdédiaÍL<ta>a]í'íiDÍ^erio, ée^ja 
Kicarnacioni, cdn dos retablos ideipádera dordd^^ 
y de DO maki eieeación,! y: algunas pinturaáai'Su^ 
intércolumnW,- que^ (parecen . buenas >: copias, de 
otrais mejores 6ue tal vbz biiüiese^ allí en tíe(npú$ 

Í sucediere I c6jdDeUaát[^:ítlh6íya;digiibcá ialbahiar 
e ia ptfÍQciphláebaltáv Itt£iy0tf dé Santo Domiai^ 
el AnttóiOi.:' '^-'i-ii 'i» i-.-ml n^fii,^') «jí ., », , 

Ei^ente dd >la vei^ de esta "Capilla,' d¡í lado: dd 
Evangelio^ ¡ estíi isepuJtaKto Doñalnés de: Ayala, 
muger del Marisealde (ilastiUa: Diego Heraiandez, 
y abuela ¡d^ la Reinaldo Ardgoni,!dd Dkvarra y .de 
Sicil&, Doña Jüaná ; láicual Doña: ^nós.faU^ió.^ 
14S3^ Dentro» del doro- de lasitnonja&íeslia entf^T 
radflSi la f UDdadbm Bor iMqría {qi^eiifimój 31 laña^' on 
el cmvení()'haLmvAo^ vfí^ "^ 
eDppini.ofade^enhv«iitum(£a^iyi su^ániefcpo seco0>i 
serta incormipta) yilahReómi ffe ForsftigíiJ: ftoft^ 
Isabel, ^in4Ii^ra'|pí¡}á d&]o%iSé^\GsíllióYíbo^^]f.'jmii 
eet qué ^fiió<d)sl Rey;iDifllitan»el,iia| miAdtixf\ó. ün 
Zaraióaaíy filé ítifaMajáisepwifcáiriaq^ií ^ 

Éka oónitaHidadfraHoifidaiiia. se dediéal tgj^nieif 

á la éDseñadza, íy tidiíd nisorcadoi <^ái eliíúm^i^) 

^ depdSgiéstoÜequepiaede'COlistárj); . ¡ » íí.í í j, I 

f. í' í ijí co»tJ«?^o.delíá,C'a«c*»tfoHirifá<»ct?calfuéfuí^^ 

dado en 148i [ioto'iDofia Meatrizl4^iSilvaiv da^i1£^ 

portuguesa' al sebvido deila BJeina Dwa I^bcíV, de 

Digitized by VjOOS? IC 



qiiieii se ett^nota qoeen «u lunFcnMd era níbjriher- 
mosa, y )a <d)áéquiabán á pórfiá riiuc^os i^ttaHe^^ 
ros< deláiCiórté, lo cual dio ocasioh á qué lá Reina, 
906péchandaée«u conducta; la leBcerrase y traL" 
lásetson 'bastafüterigcNr; la damu alKgida^en aquel 
Téfgonzóso Iranbe ofreció «I virginidad á la Purí- 
sima^Coñcepeion y recibió celestiales consuelo^ de 
lá^^ípgen, proporcionando el desenj^áoo en Doña 
iiabel respecto alas sospechascliíe había tenido: 
Doña Bditiíz sinembargo se^etiró^ iú iñónasterio 
de Santo Bómin^ dftéMy d6tide\estuvo 3Q años 
det)i6adera, disponiéndbseá fundar un convento 
<^ni hábito blanco y azuldedicaNto ^ laGenoépcion 
(ie NuMf^tra «Senoidí , como en efe^o.ío <verífi6ó si^-* 
do el pírimérb que hubo de ésta advocación. Para 
^lo en «t dicho año de ll8i híéedió'la Reina Ga^ 
1?Mioa uhapaDt'e de los paheio&de'Crálipnaildioii el 
sitio en que estuvo la .casa de moneda; donde se 
instdó Ia> fnnd$H}era coki otras doce. . relígio^s, 
profesando la liegla de San Bernardo; algunos años 
después se juntaron en nú mismo local con las Be- 
nita^ de San Pedro de las Dueñas (de que hemos 
hablado en el párrafo anterior) hasta que se baja- 
ron donde ahora está el monasterio de la Concép- 
GÍOD{ que estaba desocáipado por haberse traéa- 
dado á San Juande los^B^yeslos fraüés franciscos, 
que ya abemos habian ftorado' aquí desde. que 
la Reina Doña Maria, madre y: puteara de. Don 
Femando lY, les había donado la parte baj[a,de di- 
chos palacios para convento; y ehtoncéb las dos 
comunidades reunidas arriba en San Pedro de las 
Dueñas dejaron sus hábitos y reglas de San Baiito 
y San Bernardo, tomando todas el velo bajo la de 
San Francisco déla observancia, con habitó azul y 
blanco dedicado á la Purísima Concepción, que es 
d que usan desde el ano de 1501. 

GofcsérvaDse en la clausura de ésto convento 

Digitized byCjOOQlC 



(que es^ muy ^teqso, saludiblery 4e' ale^si^iflK 
tas) varios sqloiieá del antiguO' alcázas! idf ibalibDa, 
con maguificos artesonados , ^trábeseos ly; otrals 
muestras dle^ Ha suatuosidad de aqudüóélebre édin 
fício que en tailtas fracciones sd panrtió y pottaolr 
tas vicísítadesha pasiada. La igleÑá es deunaise-r 
lác nave dÍTidida • en orneo bóvedas^ bastante ca- 
paz; pero muy oscura; húmeda y. triste. .Tiene 
ademas del ialtar teayór piros euatüo» ^ dos en oadft 
laffa>v siendo lodoi cinco muy apreriables^ asi pov 
el g^ierode^su abquiteetuira^^quaes grecó^ronjoaa 

rpo de la flbrida ¿poca del f^enác^miento con toda 
^aHardísj q«ie: entonces empleabata: iosrartSstas 
en la ejecoeioilldé íal^ obrasy como por/las mth 
chas y bu^MKs f^tunafe «dd estilocáiotiguo qüeieob* 
cierrah Tariós dé siks intbreolumtíioB, y por Iba^esrt 
celentes esculturas; y ibsgo rjdibyes que ostóñtan 
otros, digno tbdode^ Ija atj9n<»jon:de lobiinteogen^ 
te§, faaUándose;ádornddo8>adeaíá;3 lQSf;firisoB y los 
zócalos eoiilindás>lábores(;j!f pHmoimos entalles; 
entre la^ptritüi^s; débeme ;mbtíepíonar.en.el prír 
HKsr altar <¡ue se túembtrAf9í^ít«slLB^ide\VmaT 
gelib toadeilb líati^idfdi d€i>lat¥ir»enlHda Con- 
cepción, ) Saiti Juan £ítange)í^),ii dnBctitbta,' San 
¥Múf y» btráof con abuAtoa de la jvidA id^e JlesUm$to9 
en el de enfréntese repres6nltib:I}as0ijtoiée¡]i0bi$h 
t6rias )dei.vaif^]^ gtaíito») TKrtáEdQ»eiien{:e«tejuua 
buena lestátaia mIo^S^í ^];aii¿is<(()uasi ebmof n)ellan^ 
téribr kme^dUente bájortti^eie^dQ^^) Aaiiií(^n[ d^ 
Nuestra) Smora:>'enrlbS'dt]rpsidi9&i$ttbi^>ilí)a0fad¿íQr^ 
tpo, hiay eií el díe la>Ilpístotei rpritaopísaftceUfcvi» 
de la >Vi6Ítacfoní)yilá Gircuncisioft^iUti SaftíJii^n y 
varias pinturas muy apbecái^l))^ die;^tílPf39}j3n@tan; 
edel del lado opuiasto sie.conítiemplan deltoadamear 
te' tallados ten: el tócalo la:(i)roí8mion>4^ la^ir-: 
genvila ;úttimal£fnaí y otro^ San Jivo),,^ que 
ear^(»ll^d«L)lllíMtoift»Jpiut^m^ .ttt^^:ado9nftu (fMá 

Digitized byCjOOQlC 



deilaigleeiGí, yl»©óveéa y maiíos se 'halla» adoi^ 
nádoscon pinturas ál fresco, i^u? lihdla»,iy filetes 
dorádosL l^t iierta^lo que' «eupá su testero también 
e8^<peconiéndaMe; pertfenebe aliórdea'copíhtio» y 
presebte;^ sus faiteréolBinnios) ctiaifro lienzos dé 
iHieMa .niah<>,/de San? Jüau Gvangeliste,<^o Juai^ 
fibiitista^ 9anrfi'l*anisi»(^<y'<8an:ántotiid;.^ -rematta 
coQ tffl GarlVarioqjuEe «merece se ie^mvé mn atéi^ 
don: está srn.!enibar^0>de¿figür^ est^fibonito^ré^ 
tábib^^ oomb ! 1^ prinoiphlés deote^afc iglesislsv í c&a \a 
grkdéríay itabetiiácuto de ordénanBap pckro: de inal 
gosta.' Ai upo y otroF- costado idel altar existen 
grandes 7eHéáifio6Íén« ^ríe bayia%uttOB»i€iÍLadritós 
Bauybren; pintadosíw En el^niuro dél fiViDgelio,; ya 
en ielJ)pesbiterio/ hay upat^FaniretJ^^uecoiinaiiica 
ccna^erebrb bijode lasfllonj^^^^ se ncM 

taiunacáiüa Bfepul^l'Ood la e^tualvacüntie del 
wtiídso» y veneraba ]Gt*anciscañoEV. 'Martin Ruíz, 
miQ ihuido en opinión de^saiitó á 25 dé' jigdstoide 
ld6^4?y ifas»s^aittbaie&lolaltodel muro;se«ilcuaarr 
tra cblgado cm graáde' ^ Iíbiíbo címq el retrató dé la 
funda^ra Doña Beatrii^ de Silivay eá el aétade apa-^ 
reéénsele lá Yirgén á donsólaiia i en la afliccioh! dé 
€[ueíal'prn)cipiobablkmos*< i * ^' >. > . 
í: Unía antiguaDa hay en /esta iglesia sóbrela 
euallse euentañ mil consejas, yóonsiste en una 
piel p^lena^ qiie está éol^da' eti la pared déla 
I»íriiera bóveda >á la izquierda se^un se entra, y 
es el esqueleto. dé un*áiikn?il que^el vulgo diceser 
un enorttie ¡lagarto, y no creénaios que sieá otra 
cosa que un taiman,' áfifibio que se cria en loe 
grandes ríos de Arfiéi^ como ^l cpcodriló én los 
de Afíiical,) qftieiefecti^s^etíte es de la figura de los 
lagartos,. I^iialcanza^üna^ oorpálenoM ái:^uee9 
»i4)o6tt)Iifi"lleguein id<<^n'«uatba<4ant(»inias estos 

Digitized byCjOOQlC 



EN U. KAKO. ISl 

reptiles terrestres, de. e»|yo géni^ro le ereen las 

Í;mtes scsicillasí, suponiéndole algunos crü»do ed 
os patios del; mismo convento, con lo» desperdi-r 
cíosde h domida que aripcgaban las monjas: tam^ 
bien pudiera ser un pex espada, si se atiende al 
trozo de quijada , ó lo que ello sea. que dentado por 
ambos l)ordes y de cerca de una varado largóse 
ve colgado también á su lado como parte de ese 
monstruo aeuátioo. De cuaílquiera manera» pre* 
sumimos que sea promesa ó voto de alguno que 
se viese en peligro acometido por ese fonnidable 
animal, y que se salvó tal vez invocando el auxi- 
lio de la Purísima Goncepdon ó de algún santo que 
se venere en esta iglesia, ofreciendo colgar &i eUa 
los despojos de su enemigo vencido: acaso nos 
equivt)quemos en nuestro juicio, pero no tenemos 
nÜEigun otro dato racional qué presentar á nues- 
tros lectores al hacer mei^ion de esta notabili&d 
que tanto llama la atención del vulgo. 

Frente por fr^tede dcmde está coigado este 
anfibk), hay una puerta, fiequeña ahora, pi^o que 
debió ser c^ tiefnpos iuucw mayor, la cual d4 
enitrada á una niaignígca capilla gótica, aunque 
desgraciadiamente; ruinosa ya por el lamentable 
abandono en que yace dé muchos áfíos acá. Esta^ 
bi dedicada á Santa Quit^^, y habia fondadas 
allí varias capellanías pasa sostener e} culto qoe 
se daba á^ titular, já quien hacián gran función 
anual el 2S de Mayo, con procesión i^ué salía de 
la parroquia de San Mai^cos, y cocían muchos cat 
nastos de panecillos que repartían á las gerités 
como reonedio para varias (enfermedades, entm 
ellas el mal de rabia. Cuéntase que la fundación 
procedió de lo siguiente: á mediados del siglo XY 
\4via en Toledo un caballero pi^incipal nombrado 
Diego García de Amusco, d cual por no jurar ni 
votar por d nombkre de Dios ni de la Virgen ni de 

Digitized byCjOOQlC 



162 TOLBDd 

BiügunSaiita, acostumbraba ¿hacerlo por Santa 
Qttiteria creyendo qéeiio habia existido tal páí'so- 
ná en el muiidov y á metido decia: ^por vida dé 
Smta Qmtmaj^ ¿orno si fuei^ un nombre imagi- 
kiario cual sdemos hacerlo ahora diciendo: <^v^o 
á Brios áfuro á Brios^^ ; pero una noche se le apa- 
reció la Santa reprendiéndole su vicio y mandán- 
dole ijue preguntase noticias acerca de ella y se 
convencerla de que habia existido en la tierra y 
faabitato ya en el Gielo< y por oonsiguiente que no 
era un nombre fantástico: arrepei^ido el hombre 
de haber ofendido tanto á la Santa ,> y cerciorado 
de que en 24 de Mayo del año 471 de la ^ra vul- 
gar habia con efecto padecido martirio por la Fé 
de Jesucristo una virgen dicha Quiteria, en la 
Gascuña (provincia francesa) junto á la ciudad de 
Moas, donde de antigtfo tetiiá una iglesiacon Abad 
mitrado, y cuyas reliquia, (pie^ actualmente sé 
veneran en 4^ Seminaaío de Toloisa; entonces se 
hallaban en un monastárioalli arcano; titulado de 
San Severo, nuestro Ai^usco fundó aquí esta ca- 
pilla en desagravio arfa virgen y inártir á quien 
tantas ofensas tenia hechas, dot(Vcapelldnias, y de- 
jó rentas para la fiesta y para el sostenimiento del 
cultp y del edificio. Debió sin embargo erigirse el 
santuario mas én pequeño, ó tal vez solo provisio- 
nalmente, pues consta que se reedificó y dio nue- 
vo ser á la capilla en 1527 por Enirique Alvarez, 
maestro de Teología, viniendo poco después á re- 
caer su patronato en la distinguida familia toledana 
de los Francosr á la queporconsanguinidad ó por afi- 
nidad pertenece con todoslosenteiTamientos que se 
ven en sus muros. Su planta es octógona, con una 
bóveda gótica cruzada por aristas: todo su circui- 
to .está Heno de riqjuisimos sepulcros, unos góti- 
cos yt otros j^tereseoé; en nichos níuy laboreados 
de ámbosgéneros tsrabien, y dentro de ellos las 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA UtíHO. iVt 

urnas tunetíoias ccHti stap estátdAStepdidaí^ dé -pi»* 
dra: el lastímcsso abaodoiib eii ({ue muchos ticrnt- 
pos hace viene la capilla, tiene desmortmiados ia 
mayor parte de estos monumentos sepulerated, ea-^ 
vos eseodos de aórmas iton dé la lamilUí de los 
fitocós; pero no se áabe ya de que personas sea 
cada enterramiento rpuesf los lucillos y epitafios ée 
han rotoy confttndi(fo cónlos^comoros derrum*' 
hados de los muros ^ conservándose so^otresse-» 
pulcros intectos eon sus inscripciones, que soá 
los de la izquierda óomo sé entra en la capiUa: en 
el primero están sepultados; seguti dice su q)ita-r 
fiio, D. Luis Velluga de Moncfcdav insigne Jurísr 
consulto toledano, y su müger Dona Gruiomar Váz- 
quez Franco; ímirió aqu^ eñ 10 de Mayo de 15Si 
y esta en ^8 de Octuhre de 1597: !eQ elifunedia^ 
te lo está el Presbítero y Boctc* Pedro Yazq^e»^ 
Franco^ gran lebrado y jurista , ' qae dejó dotada 
aquí una capellanía» y faUeció en 14 de Ahril de 
1869: y ^ el terceiro jestáii marido y müger el Ter 
sorero Lorenzo Suaréz Franco y £lvira Suarez^ 
muertos enuú mismo dia 9 de Setiembre de 15M; 
y añade el epitafio «g»o^ amor ctmjmxit.mmrs^iMá 

Finalmente debemos advertir que en el pri- 
mer patio de lá entrada desde la caHe á laíporte- 
ría á mano derecha, se conserva entre tos cuar- 
tos destinados álos demandaderos, una antiquísi- 
ma capillita, abandonada también pero no ruinosa 
como la anterior, con un retablito dedicado á San 
Gerónimo; y en el mtirQ dé la derecha tiéiié iní^ 
crustada una lápida con él epitsiftp, . en caraqtérés 

fóticos, de D. Diego' tíaycía de Tcíedó^ Contador 
el Almirante, querescató sesenta/ cáutivoá del 
poder dé motaos, y MéCíó á 5 dé NóviéittJJre de 
1537, ostentando poí* enéi>iTia dé felmsoH^^ 
escudo de armas con tres i áneoras' sobren aguas 

Digitized byCjOOQlC 



||f4 «ILEOO 

0»4uUnte¿::^ f)*páttiiiio,qiielalarre(le este con- 
vmifo esíjmramente árabe. La comunidad se dedi^ 
ekáhk emeñanza» y ípuede componerse hasta de 
trrinta'religiosas. 
lO i^^ •! SBoüMioicoiiveDto de monjas franciscas que 
luty^nitTole^o es el de Smtu Aña, cuya funda- 
eicm hito Doña María González á fines del si- 
glo XY, en utias casas del Duque de Maquedfl(que 
eran lag ^ue ahora están arruinadas fráite de San 
Inan tdelos lleyes) , dóndelafundadoi^a vivió al- 
gunds^ñoscon otras cinco religiosas, hasta que 
en. 1518 se trasladaron á otro local frente de la 
iglesia de Santa María la Blanca, y por último 
en 15i27 adquirieron allí inmediato las casas que 
tilúlatende la Jít¿a-^?iw6f« (1) Condesa de Albur- 
qdéPffTO y de Ledesma, que fué Reinado Aragón^ 
y ediocaroQ eñ eilas el convenüd que actualmente 
conocemos con, la advofaoioik de Santa Ana. £1 
edificio es dé • jwca esteiisipuf , y de ningún mé- 
rito hrtíatico: m k iglesia ni el moíriasterip; pero 
debe ser muy alegre , ventilado y sano por su po- 
áidon én dí estreno Meridional de la ciudad, ais- 
lado.de la \potdistciQn y en ima grande altura sóbn^ 
el nivel del rio que corre á sus pies, con los 

(1) . Esta^sefloraTooinbradá la Rim-fenéraent DoñaLoo^ 
porUrrac? , I^ij> de D. Sancha, Conde de üburaueraue, de 
LedesmA y' de otros varios títulos que le concedió su nerma- 
htí D. Enrique II , pues él D. Sancho fíié uno de los hijos qué 
tuvo él Rey D. Alon^ X! en Dona Leonor do Guznlant 
CBSó con DÍoñá Béatdz de Portugal, hija tambiOQ natural del 
Aey port^gi^ D, Pedro y de 9^a Inés de Castro , y tuvieron 
de este matnmonió á la Doña Leonor Ürruoa sobrenombrada 
la Rica-fembra^ la cual se casd con el Infante D. Femando 
{apellidado el de Antequera )hQo Ael Rey D. Juan I , el que 
roe después fi«y de Aragón y abuelo de DvTeniüido el Ca- 
VfUco, iMf i49 de i^tte^trf . Dofia M^l h y,W consiguiento 
lue fambijón |Sii Apela la Rloa-femora como Jiiadre de Don 
Jüañ n dé Arágódy SidUáí. yñedd viuda Doña teonor y se 
rcftíró á Me«ha del €toi^ dondé'múnd eiT 1U^^ 



^ V t^^ ? ^^x *C' ^^' v'^.^tizáwSdbgle ■ '' \ 



ebtkUíHako. IBI 

cá^rralí^s yii$(^ enfirento ^Ám dferetíbau Sí «Ignnsí 
pifituml é'Qosai.de.rapmiio<lkub€|i.«ites fea; est^ 
€onyent9»>feriá> retáradQt^'Attí altiQBopQ ide bi 
excláüfitracieii i pues también le toco ^^uedaif de»^ 
poblado en l^poK ¡no. peuoir' el sufieieMe wí-i 
mero de Relictos pana foi^ar ; tiotnuiiid^di,. y 
llevaron las que exíshani;ent0Daeslá;i«uiiir1aB^n 
las dé )la Concepción frapeiscft 1,1 á(í >que yi^- hmm 
haUttdk>i%ei^es sirvió id Goavientoalgiifios anoí) 
para cass|ae:Y¿oindad), y: luego, de » hospital ffiiUr| 
tarv'háslaL¡qüe hacecunos ^cídio años^^ obUi;vieraEi 
fiéal Mcenoia :la^ aütícuas moqjaslpáira.lrfdveií á bii 
. éasa ^imitívayí pol^aroii láiewiiibénteiiftfCOD^^ 
te , faabiéqdo quedadoi : definHiitfaBieBte ;i|cocdada 
8^ existeocial : de^ues* t.del;Coilc(tfdátó .de ISKl^ 
fijando' ist tiáaaiero»en í^jiesíyjsiete .religiosas que 
se áedidSHi} también áilareiistóánflaí.} La i^lésiares 
de una solá^naye; : de. bdeñíafáfariea^ pero si(i 
cosai notable: que metiQÍ(»)ar, v :y mueboi meiios hújf 
que seiiQíbséilitai^i^ como digifihod deitos!defn»t 
nicas de.Madréfd&Dios^ coa altareis y i cuadros áe 
imgun mcrHoique ise han lavado deotvas iglé^ 
siascerraídasy ddvMuseo>pi^vih<tial. « -.. .<. . • » i 
A ' jGí convento deiSah Jna^i de da tPéyUencia eá el 
^timp quethay en Toledo de Híbtíiás Srandsoaoasi 
fué fundado en l&l 4 .|)ór d eélébre: Artobispó y 
Cardenal D i Francisco Jiménez dé Cisnel'os en ¡unas 
casas qtié compró par» eRo á Ic^ caballeros del 
apellidci Pantcua á :que pertenetían :> la Ivohmtad 
del ffindador fué que. hubiese:cuárenla religiosas 
y para su manuteiíicióñ dejó i660,ft00 mrs. (i) db 
renta. \ Es muy grande y iaieg<« por sus buenas 
vistas este ebnrentó. en A&olH sie conseBvan.faar 
las' y corredobes del ^^usto cárabe con ibdttsimos 

1;, Ya sabemos que spgun la ^concespondencia del marfiVer 
dt'de^^^cés^ é9>Vél diólliói^; íiÁpomnesosá«,OWmará- 
^ W'rtrtí.'vií;^''-'^''''"'i'"*'*i '^''"i-'- 







y Google 



fragoDentos ide ' Id riéa'. omamentactoiv. <itte estos 
pbT' tmto tiempo dbníiMdores de Toledo, em: 

EleabaRjMiiiáus^bDstniebioiies (teilujo, y que 
enedaron hiegd los ebnqütsts^ores: caetellános 
UBándétosfiérinbcIús aios*^ arte^onados imíy bien 
trattajfados del> propio Igéneiío dbüqdan en el in- 
teriof I del 'monasterio jm ven aqimtémoen la 
i|^Bifi( que e^^de' una árquíteotúfc^ Hiistaídd gó^ 
tieáv árabe y del renaidmiento* Sfi pbrtádá «8 
pümriefYt^ gótiea , bastante senoitia ; pero de^ 
gante v<idn su arco ojivoexemadb deun follaje 
tallado €»n la i^rar y coronado por un escudo 
délas artanaií del fundador; j^r; epidniá.del: cuai 
efa una pequeña bórnáldtaa ¿ 'contempla bi^ ea^ 
tátua muy Ihida de Saín Juan Bautista. Es al^ 
osqura laj^iriica nave de^e consta el templo, £ 
euyá faljki de claridad ay^uda^muébo la tediümbre 
que oon^ ddiaiúos did»o eú un precioso arteso-^ 
nado; labradlo» en diversas figuras geométricas*/ 
perolel célob de ia madera en (l[ue:iée£ii; trabajado 
oboureee iniildio lá iglesia. lid !tribbaá/>k> <eoro 
alto; está sostenidapórunáviga ¡BUtíjiterse ostei^ 
ta un lindísimo friso plateresco , y debáfOi de ^e 
tnism^^coi^háy bn^alta^ de San José^. que no 
carece de mérito. Es sin ieihbaí^ muy puperiir 
el de losdoá retablos loorimtiós que existen: en el 
cuerpo de la iglesia , uno frentéá otro ,. cercanos 
va á la verja de la capilla mayor ; d del l^o de 
la Epíátolaéstá dedicadoá ^an Juan Evangelista que 
ea el titular del convento, ipues «u adVoóacíon é» 
dé S^n Juan Ank^PértépA) Latmem ;, euyomartirio 
aeicepresenta m el nieno óí intercolumnio princi* 

S, .y«n ilosrjestante&bay.vario&cuadfosifiguranr 
tdtlthBAtes pasii^ <deíjlá Ivlda )daí}e9le Santo 
Apóstol y Evangelista , pintados con mucha' in- 

cifijo de reconocido menlq^^ doel ládQí^eli^Eyíiu^ 

Digitized byCjOOQlC 



l^o/QSi?de. Sen Xuaa Saii^sta» oüjrsi priaion .y 
p^okeflcia «p el^esleifta» ireprétseutan dos taUad 
eD el iw^Io sobre quea^ieotan las ootiiotnai», y )aa 
dos rest^Dl^«on de^Osdaridéoaleel, qu&tsindma 
figuran á San Gerónimo y San^ Bwnaventura» 
sietido todas cuatro muy apreciablest: ealos iu- 
ter<^lümnios centrales de anübos cueras se ofre- 
cen un alljQ reUcíve dd Bautismo deiJosucrislo ea 
el primero, y uña estatua del Bautista en el se- 
gundo; contémpWnéie «Klemas cuatro' tnedallones 
en los intjBi^lumqfos laterales coa ^icnoros^s ba- 

Í o relieve de la Visitacícm de Nuestra S^wra, San 
lacaría^ ofreciendo ua^sacrifioilo^ ($1 Nacimiento 
de San Juan y Saa Francisco en oración : y corona 
todo el retablo uoa efigie del. Padr^ Eterno en 
piedlo dedos» ;SaQtos de talla que descausan sobre 
el cornisaquento. JQin 6n^ las tre$i n^U^s artes 
tienen en estos dos altares prendas muy aprecia- 
bles , según el voto unánime de todos los inteli- 
gentes y aun de los m^cosafirionadqs. : : 
. Xa eapilla mayor, mandii^a construk.por otro, 
r^gioso c^oiupanera que fué del Cardenal Jimene;^ 
de CisMros en la óMen.seráficaj y lueg^ Consen 
iero da Estadoy Obispo de Avila, estí^ separadia de 
ía nave de la iglesia, por ¡una .magnífica v<)ija det 
hierro, traba^da perfi^tai^aente al igusto plaiteres^ , 
co, por el estilo de lasw^reSíqueíjeeocuaí^Uaft 
en lasícapíHasdeUmbitO/d^la Gfttédr^, .wricpiei* 
oida con estáMias, festones y; cartdíelabros, blasón 
nada con varios escudos /de las aríWs íd^lfundaT-. 
dor. y coronada fpoR.utt Crucifijo jqjuese^ a 
centro por remate deitodo.'Es^te jcapilla mas clarai 
que el cu^o de la Iglesia y mu^ espaciosa y rir- 
ea: su cúpula pertenece a la bellísima anquit^ciUira 
del renacimiento, al paso que la$^ pechinas queln 
sostienaíi sm árabe^s,; mientras que las.veptaxijQis» 
y otros accesorios corresponden mas ó; méno^ ái 

Digitized byCjOOQlC 



los'génieros' gótico^ i^lntSéréíStíél; «diér mfenem que 
ha)¡r eti fiáte f]^andi(>$o treoiirto una mezcla touy 
marcada de génewfeíyertíh» diferentes y atin en- 
cén<lrados'.í y smfentBíírgd-leJós áú pareteéfp^ rcpug^ 
Dante esa" affifelgamaf., ofrece uñ «coñjuntd^ mu^ 
agíadáble-á la Vista, ^ presenta ün todo m'uy' dig- 
no de estudio para él artista; Eh unainscrt^on 
(ttiewdea toda ía capilla dloe lo siguiente: "' • 
^ !• , ,t - ...I ; :. .' '-.. -:.' ■ V .-. '. : : ' 

• ¿cE$?rA €AHI;1;A MANDÓ' HÍACÉR EL • 
' HfttÉRÉtSfBfelMaSu.DJpR.pRAÑCtSCOHüiz, í ' ' 

í Obispó MAviuVi>táCkmssíjoi)feS.M/.= -' 
com^aSero DEL Ilím), Gaédénal Arzobispo de ' 

i.-i-'-v- ' -''"iTOitEDO,' GÓBERííABOR ; ¡-""í- n '^ ■ i 
i: DE ÉIsPASa/ FÜNDAMÍi DEE^A CASA^, ^ ' ' ' 

Señor; poá lo cual' sú ENtÉWRé'iíftüíp.^ í; u^ 
i Fáliecíó AÑODfeMDXMlAXXML - 

-■:• li^l w,| ,. .:-j ..{, ... ;:.; ,;;m.:-/ I': i'::;.^ . . .: f 

Tres retablos hay 5 en este d6partaí«ienfto plrin-^. 
eipftl dettéttipfe, elKiaVovyto^doscotótetatesJTo- 
dos eltós '"^tt*^e ^tí^ícípíbs deli^glo XVI, con \^ 
rios'euferpos'de^aFqmtectUpa j^latei'esca,' eirfos zó-^ 
calos ,oolumiias, fMsos y demás estfin' Úbnbsde, 
rdlieves'y taltadoÉí con : ímictiO' gusto 'y tariedad j 
y en losí rebuftdi^os ó ¡e^cioisf de losi.iiiteí'cotam^ 
ilios eoniienen tal^kis! louy pi^eetosaS' con pa&iaje^ 
deli vida del SMvadbipí y ée fe' Yiégeii • Mariftv 'no-» 
tátwlóáe en laizfana >centpal ídél fetáblb mafyor,- á 
Sánluiativ laVirgeny tin ddlvario^eii que remata; 

¿no pudiendo'ipewés dedicar tjldispttwitadota^ 
jmacütó cbnistt j^radcrlaflbradá del género im- 
propia quief á : prinoipios «del ! tfltitaó sigkv se • acosr 
tumbrabawá 'poner ^: ¡casi todas las iglesias del 
Rfeino: En el coteteral del íEvangelióí hay entre 
otras pinturas, las de la ^Natividad del Señor; su 
Cireun>eísion, laPredentQcion en dtemplo^la Huida 

Digitized byCjOOQlC 



á Egipto y los Desposofiosí; en el de la tlpfetola 
la Resurrecoion, la Cena, Saki' Miguel, ^n Jüdn 
Bautista y otros Santos: taoií^en ge ^conteiliplaii 
varias estatuas de escdente escultura en esos mls^ 
mos altares. 

Réstanos hablar del suntuoso sepulcro en qae 
según la inscripción coj^ayaoe el cítaido Obispo 
de Avila , v fué traido de Palermo, á hemos de 
creer al sabio y bien enterado amtor de la vida dd 
Cardenal Gisneros* el insi^e Alvar Gómez de 
Castro. Levántase ocupando una gran porción del 
presbiterio desde el su^ hdsta cercado la bóveda 
al lado del Evangelio, junto al alt^ur mayor/y es Ja 
admiración de cuantos inteligentes visitan estañó* 
table iglesia. Para dar una idea de él á nu^^trbs 
lectores, nos limitaremos áirasladair aquifaexad^ 
ta descripción que el entendido ]>: Antonio fina 
hace de este soberbio monumento ^n el tonto I de 
suviaiedeEspafña, folios IH y 198. í : 

«Es (dice) una gran máquina ée beBisimiomáN 
»mol, colocada al lado del retsd>lo en la {labte del 
•Evangelio, cuya figura sé parece á la de un al^ 
»tar. Sobre una gran piedra que ¡dividida co*i tres 
•pilastras forma tres pedestales, ha^ igual néme^ 
»ro de estatuas sentadas, ba^ideltannaño 4^m^ 
•tural, y son la Fé, Esperunzay CarMadiEtitriÉf 
»las pilastras están las armas idel Obispo, que^ son» 
«cinco castillo^. Se sigue un nidio cuadrado, den^ 
>tro del cual se ve lá urna, cama y estatúa éehá^ 
»da sobre ella. En la fr<e»te de la urna hay d^^ni^ 
•ños llorosos que tienen una tarjetlta, y en et fon- 
>do del mismo nicho cuatro ándeles kiuelevui1ttfi¿ 
•una cortina. A los lados hay doá pilastras dóri^ ^ 
•casque sostienen sü arquitrave. 'friso y ccmisa? 
»y en el friso se lee el íetrero: Béatim&rtwu ^iin 
•Domino moriuntur. Mas afuera se levantan dos 
3»columnas labradas de un gusto imaa aniigtp, 

Digitized byCjOOQlC 



tM TiUllO . 

•pc^ro ¡ojecatadap cm la mayor diUsencia. . . . Entre 
»astos.' columnas: y pilastijas haya cada lado una 
m^^^toi^» ydoa SanláagQ y Sari Andrés, y mas ar- 
»dba ixnpsr niños» Sobre el :e&pre$ado cuerpo áóvi- 
»co que comprende el nicho, se levanta una espe- 
•cié de Ara, y delant^aestá debsyó relieve la Apun- 
Píciackm,:y;á iDs lados jd^iestáttias, esa saber, de 
••^ Juaü Bautista y San Juáb Evangelista; Estas 
«son como de la mitad del tamaño de las virtudes. 
»Sohre todo hay un Crucifijo, y á los lados San 
iJua^iy Nuestra Señora, figuras del natural; y 
»toda esta biáquina queda cerrada por un arco 
?q[ue se levanta de las referidas columnas ^ste- 
»irior^, ¡trabajado igudlmwte que aquellas de fo- 
ikllages etc. » Si efectivamentiá es obra de dos arti- 
fices estiQ sepulcro, como Eonz indica mas ^bajode 
la descdpdoü copiada, paréeenos que las colpm- 
nas;e&teriore$y arco que sostienen, donde se en- 
cierra todo lo demás que constituye el sepulcro 
pr0piaio6Bit6 dicho, se trabajarla en Toledo por al- 
guno d« los escultores que entonces habia aquí, 
tan buenoseomo los italianos V y lo demás conte- 
nidQ dentro dial arco seria lo que ya viniese ejecu- 
tadodesde Paleirfno. Be cualquier manera, es este 
monumento sepbAsral de lo mejor que en su Géne- 
ro puede encontrarse, y muy digno del fundador 
de la capilla y de seis capellanías que doló 
con 300,000 : maravedises (1) para que hiciesen 
allí, diariamente sufragios por su alma y la de su 
amijgo^ y compañero el Caracal. 

: También fundó el Cardenal Gisneros agregado 

á^t^ convento un colegio de veinticuati^o doncellas 

d0tque al hablar de los establecimientos <ie Bene- 

üei^mA ,que hubo en Toledo haremos, memoria. 

i|icoiñunidad de Franciscas de SanJ.uaQ.de la 

(4) Soa 16»0ISf9. dfrmni vn. 

Digitized byCjOOQlC 



Peiiileiicmi«MáiiÍM^^ 

pébiPseidé rv^ticoiiCiii^«^MÍs j í que» se idedicefr 

hUíJ(émñ2íma dB^ni&aBv con ^árriegloi á'lás^^Utkjnasi 

dÍBfK)ácildñe»:»'>'<»l>irí;Hr;<]f»'-. Vil/;:::'- • r?; ■ yAuíir^Jw - 
■ u, /¡'.'ijiírv» •)ji¡)íiMÍ'M|i*r)f'iii íJíi". ;. ..;"; '»?.- w'Íítj"^ 

^ ii Bé bstosñim^dosibcQiretttos en éliAa,i cpk sbnl 
e)4e'Sari< VdiMi¡fmháB lüi VisHddQii < de Nu^stBdb 
Señora <ígé¿»i-8toéntejei^ U Reina).* 

Vnuúóikl moMÍtímm(dff QmúnkMSidtBm Bahía 
imai Viiituosaáéñdrsi)dé/es1iat ciudad, ^lasiáHlk'Doña 
María^Garcia 'deiS1q|edo,iyhuboMle: serien los úl^ 
tin^ost;ani(i6ld:sVríj»^i>MV^ ¡porqiieiiinuyiáiprqicií^ 
pío&deliXiy (emlíliHp) falleció éiAa^ señora del^es 
def^vivÍDaígun ticinpoieseréUaBdonmiikhésiTnrto^ 
des:eD coinjíaauí'díí^otms santas míigeras; mxivú 
las cuales sííbüesaliííroii nuestra Doña Mariaysu 
amelga María MaHiii Maestro, llamada taihhiáii Ma^ ' 
ría de Ajofnnpor ser ufilurál de et^te pueblo, h^- 
llajidoigtí la^,ílps 8f^mi liadas en la iglesia que \ (vá 
djcj ^lóuasteiiq íc.la'SlíjlQ, á cuyo Príor halmm 
si^fítatlb^^u i'oúVjí|ii(|jMj^ tic beatas, de San ííeróni- 
ÍP(>J |)Ue9 aKpr^n(;ipiQ^y^ vidad^ H fuu- 

daÓ^TA no tuvitíi'an clausura, ni votos fyrzQSo^s bas- 
ta que e|i ¿! año de 1 íÓ8 bieieron j)i^ofl.isÍpo ^so- 
Iemu0.y qpédaroiVi^oiniHidyíj ül ifleperal y ■dei|iyft 
Prtílados d^^ ^í|icba;ói:tleii de Sí\h tiei^6í)ii,jn^f-,líí^!^- 
pies á^qiiii;Ipi:^^^^ mi](s tcrrénü coligue ^i)sí^^ 
rói) Ifus casaV'qii^ ^^leroii sü piiai^íra^^tiabljac^übum 
íí ijijsuii) sí(^tí'^^jue,4^in ociii^an, cuyQ'fHÍiri^'ío,,i^a- 
da tiene de hólahfe/'pues so reduee a iñi a^rega- 
du de easas particulares que sucesiva m ente 1 ueruu 
IneprfiorAn^oiáitflB'fríinibiYasisiq^ ni 

plan4<^-nm^mgán¿boi>i í^W.A -s-- 'Hjp m (;!)i(|iJ t:[ 
La iglesia es fábrica de muy entrado el si- 
glo XYi y de arquitectiuraí>gátitfai>JCirijüau^ 

Digitized byCjOOQlC 



1M .u/TfMüflki 

imyoi! la fámiUlsKlftlQS Sres^ G^evaras^ fiyidaiúio. 
algunas capellanías y sepultándose en ella, .segutt 
secolijede una larga inscripción que contiene una 
lápida colocada mlH pared\ltl^{)tstta(]^cii 4^ la Epís- 
tola: en el muro del Evangelio ocupa todo aquel 
bdo éejb pi^tfiteriaelmagnííieoisradleno^del^ar- 
(fte^imllAtzQfci8fMi^)deíSe^^U^ (ilataraldd^'Bol6dOiijp|á-( 
ríenfelidfií 'dbchoptüildiiidGfestéwdtitiM^ 
uMvdlB¥iÉlas^csfidttanédyk y\m«mKms^qiié hayiteii 
»la^ iglbs»^:ID , JEérnándfó N»fi<>rd»tfíueyarau' ConH 
sist6^«iste>nionubienli)ilen ,ub igfbnde arco.deimé^ 
dio. piiptb exornado cop )átJ&'grt^síeblHaiúfta8<que 
asimtab enüo^ aotabañeóiyl <sioii^tÜBneii lá/ ooémga^ 
encuna dé la^oualseélev^ un átkb en.ctJUQísé/osi^ 
tenta>el^soQdo!deiaapnia&(lei>Pifeladó¿<^ el h«eo6 
dsá apoo:rbferídé: sa> deiiÉíene la: iurnaidinerarja, - jr 
pol^ba¡|ól daelia ha^í un tongc^ epitMolatbio, itii^ 
quJIereideeiq en^oastellaoúle sigui^ter;! ^ 

J}, Fernando A^uTo de Gnevara, Presidente de Gm- 
^\iiü¿a^ ñáhinidáHcibiJo la Púrmra romantí (1), 
' iüarcfió áUá: )/ í'oh ió hecho Inmhidor general 
dé España, yíuf'fjo Arzábüpo de Sevilla y del 
supremo Consejó del Rey: fué muy apreeiúdo de 
los Principes saber aítps por su inirt/ridkd^juris- 
prndencia y piedad: vivió 68 áüos, y^murtó eil 
Sevitla el año de mesfrü salud' de 16m. IVaslá- 
dados sus restos á su ^afria después de dos años^ 
h depúsitaron sus á/íiyidas pariefítes en este tú- 
mulo dmtro del panteón de sus, maiiOTñs á 11 á 

i: ¡ >^ todóiélfsepiíliHiaidéiihipTnélinej^rov 

la lápida en que se halla gi«badaie8ta.:iriscffipoidq 

^ií4)ví^ljL:Digiiidad'd8Cftíd«aalJ-»',0i '?>'.■ '' ■•' ' 

t : 

Digitized byV^OOQlC 



ENUiímfMo. iti 

^ El altar -mayor» y busí dds iftolaterttl^ sbri ^dfe» W 
mas superioi^q^lie é» su feénerd leitíté' fttt Ttíkátíl i 
todos tres pertenecen al mejor íténipo dé láfs ar- 
tes: d retablo principal confefa dé dos éUei^s y uri 
ático enqiie remata, présíentandó en dus Intérco- 
himnios cuadros de indisputable iíné?*ito,dfe al- 
guno de los bueno» pintores del sigk) 5LVI; per§ 
fe aventajan '«rtifchísimo los dos colaterales, que 
son áias^eiqueñbsíy dé orden dórico, con colum- 
nas y pilastras istriadas que les dan mucha belle* 
za, y se contemplan- eá' cada uAo cinco piTjtursis 
m tabla, de lo nií*s gítllardo y bien iicalíaílo qiu^ 
puede darse: son las priutíi|Hiles (que oíiiinuí eí 
centro di* cada relabloyde tamaño baslíinte ma- 
yor que las fít rafe) 4ina*^ Sacm Familia en el de hv 
Kpíslola, yen fcUlcl RvangHio la Víp^en recibioii-J 
do la sagrada Comimion de mano áe San Smu* 
En el tueroo <ie la iglet>íá hsfy o(mi& dcm aíhires; 
cuyos retablos mn del gusto ptaleresco mu pinf ti- 
rajsí del género antiguo, (pie no ofreeen rosa nota- 
ble; y al pié del queenlá al ladrule h Kpíí^loia 
UTiíle á la puerta de erilrada, debe hallarse en- 
ferrado \m llaeioOéTO de-esta (líitedral, Uiinindd 
Juan de San Andrés, se-giui se irilinv dr niia ins^ 
¿pipcion ¿jue» enletra fíótíca y de no fácUlectm^' 
se encuentra ]2rafiiada en mérwiol Wáii(x) én la pa^ 
red jutato al^Ttair. Eii testa iglesiir se conserva aho- 
ra el cochillo ;de Nerón é&ñ qtiefúé degollado Sa» 
Pablo, ^qué atoTeíí^ílt^o én d nloíiásterlo de liar 
Sisfe, como «dijimosí di hablar; de efete eii el párra- 
fo 2.*dd eápiluiol. » ^i : í.-ií. 
, Se han señalado vdnte inonjás-como máximum 
de quedebeni cbMstaresüá'aomunídkdque además 
de«us<obli^<a«iones opdinams tíeite el cargo de 
laensenahzrdein^as;' '5^ :• *' ^ ' '. 

Digitized byCjOOQlC 



(I > (^^ M,0ouvema,4^ h ^MéifU». que tanú)ien es de 
monjas Gerónimas con la adVfOedcion de la Visi- 
tación de Nuestra Smora, cierra el catálogo de 
los que actualmente existen abiertos en Toledo, 

Íf por consiguiente vamos á concluir nosotros este 
argo capitulo ,. dandb algunas ligeras noticias 
acerca de su fundacioa , vicisitudes y estado actual 
como herqos hecho: con los demás. Fué en su 
principio beaterío sin clausura ni votos como he- 
mos visto ep el de San Pablo ; fundóle en 1370 
Doña Tm*esa Eernandes , dama de la Reina Doña 
Juana, es|)o$a de Enrique II, cuya fundadora vi- 
vió en compañía de otras doce señoras muy devo- 
tas en unas casas suyas que existían donde ahora 
es el convento, habiendo labrado allí mismo una ' 
capilla para su servicio espiíitual con la advoca- 
ción que hoy tiene la iglesia y el monasterio de 
la Visitación de Muestra Señora. Después se hi- 
cieron monjas con profesión formal, sujetas al 
Ordinario y bajo la regla de San Gerónimo , dán- 
dote las gentes, el dictado de convento de la Reina 
por la mucha frecuencia con que la mencionada 
Doña Juana iba allí á visitar á su dama Doña Te- 
resa , á quien queria tanto que apenas se pasa- 
ba un dia sin que fuera á verla y estarse en su 
compañía largas horas. Su hijo D. Juan I las con- 
cedió por esta misma causa una renta anual 
^ de 8,000 mrs. de Juro, sobre las carnicerías, y 
cuarenta cargas de trigo. Con el tiempo fueron 
ensanchando su monasterio , y aunque nunca ha 
sido muy grande, es sin embargo bastante des- 
ahogado, sano y alegre , conbuenas vistas al Me- 
diodía de la ciudad : la iglesia se concluyó de la- 
brar en 15.92 sobre el mismo terreno en que 
estuvo la primitiva capilla, y su fábrica es muy 
sóUda , su arquitectura greco rornani , de una 
sola nave y no muy grande, pero sí decente y 



•'•^^ lÜ^ ^^^ "' '•' ' ■ V ^'t»'"'»5^' 



y Google 



m ^ «iNo. ni 

tarad qife iffecoi^biain el tetnfüór'A Altar mayor 
contenfa ctiatrc^- lienzos de recular tamaño ^tfe 
representaban las Pascuas deNaTid^, de Reyési 
de Resurrección y de PentecoMés , pintadas c^^ii 
mucha inteligencia y esmero por Luis Tristan; 
los dos colaterales presentaban en otros grandes 
tiefnzos de Pedro de Orrente » los martirios de San 
Juan Bvangelista y fian Juan Bautista , y eran de 
masmérítoquelos anteriores; y en otro altar i 
los pies de la iglesia estaba un Crucifijo con dos fi- 
guras de medio cuerpo adorándole , obra de lo 
bueno que hizo el Greco en su mejor estilo. Em- 
pero todas estas recomendables pmturas desapa* 
recieronenla exclaustración que sufrieron estas 
monias en 1836 por no reunir suficiente número 
deeftas para formar comunidad, cerrándose el 
convento y pasando sus moradoras al de geróni- 
mas de San Pablo que ya defamos descrito. Des^ 
pues se llevó el retablo mayor á la iglesia de San 
Juan de los Reyes, pero sin las pinturas queproba** 
blemente irían á parará Madrid ; y los colaterales 
y el otroque estaba á los pies déla iglesia (cuyos 
cuadros también acompañariañ á las cuatro' Pas- 
cuas referidas) fueron' quemados para aprovechar 
el oro de que sus maderas estaban iQubifertas. 

Hace unos ocho ó diez años que las antiguas 
religiosas de este convento obtuvieron permiso 
del Gobierno para restituirse á su casa , y enton- 
ces le recompusieron y se habilitó pobremente 
la iglesia , trayéndose su retablo mayor de San 
Juan de los Reyes y adquiriendo otros de desecho 
de varios templos suprimidos , con algunos cua- 
dros mas que adornan sus muros, pero de nin- 
eun mérito todo ; sin embargo se proporcionaron 
m monjas por compra otros cuatro lienzos que 

Digitized byCjOOQlC 



TrÍ9Un,y'p€üP.ci«rto^üe.6ÍQO teD-biieiM^ owoi^ 
«queUos tw^poco.Bpn deiproQÍables tos ^tual^s, 
4iiiérepr«&^ti^Q,elNaeJttiie9ta.,'la»£pifam^ y la 
jleWreocipft; tferde losi asuntos fj^ue-ftatigüOr 
i»jeinte:í«<M?ki^te»íítn allíii y uto Sa^.G^rófitoao; en 
iHgact^e ilfti Xaqidaidel^Espfrií'U SanitO, :to4í>$ 
poaliPjBi ;de, iiftuy: .boa*; jcfeotó- 1 y mas, qucí r^gudar 
(^jjdpufffóa, Sln^talllp ^tíe9« )UA cu6r.pcv.|}Qríc# y 
4*rp jpp>coK!íWtemaiidei.QO; leV nicho prioCí pal» el 
ftíifíwo/^e W,\iítitaaiO».;i§ueívea fal.Utttter át 
laiiglfisíA. de jrewweodaWeie^QUlWira^' rematend* 
^a nm: ^lyapÍD,^jMi»))^ntd|e»taUa tíá'.Qiivos tedpi^ 
b^y (loi^.veacvdcKSj ^ las (armasf deilltMadaderii 
pef foctamííite iepculyídos.t : En. . -el - altar, dé f neiUf 
<fe la pwríta toy *^roí S*n.Geróiü«K) jl wa Kagda^ 
)flnfi mpdUíWWíwíe ¡qeqiítedQ^^i J»í:ett fjOíPQíiinas 
Himfidiaí«>.¿ la, íVerjat^^jlcofOuee^wtepiíllü «m 
ppflHeJaa ^stitmi d©: San {lorhtfftí>'iOÍ)vspO;y, fijash- 

)p^' Gurío^<;is por laiiaucbájntal%eaQla tr siatural 
esppa^oucw,quei^stá:iiw)delad^ f .li -, ;•' 

> i Se pcupí^ ^star(»«itimdfta'¿;<ía$iptíegf.de.?sos 
ordinaria oI)lígaQ>Qní$^,.^;8ervi^en>€j|^Qto!IH^ 
d^. alJ!ainpde;.b.aoet6p6B(2Ía» astóoídotei señalado 
^ piMnercv.de d|e? ;y .Qeh<> »P^giosas como nmir 
mumdeque puede constar:. Mt i: . í . . . 









•»}>?» -'OVO »il «•n#;ir» í^-'t^» », M|ín«»'i '!'m| * !ii«riii -♦! 



y Google 



i¡ . í k1 '••'] í:í;';h-'!1 *:í»»*J i'*. ' ' .iiii " •'i". ;*<!;]•>' 

':■ • .. . '»»í .•'■ o' *-.H](í ••iM •• f .'• .J í,!Jj;., 

;■ ••'•■= 'I ', ' -v'SiwíoiH.'' ^'i •;■'■-■,' 

i : " / •»> 'i /! !• iü;*^. 4**.' »lí ••"•'•) '! .: / .i i 

'. «¡-ií::--- . ' >¡'í^ >'..U'' tiii ,'<')Uf\ .íítiíf;!) «r^xi*') <;' t 

petWfttldoáylQB cmtulno8r:qDb se! tcpidifauronKáf yi- 

dOipr^ledf; y>tdmbW!Or8Qi]laT«pcitfidbitna8f)dQrBba 

yasqueioon totioIrtetd^qeasosecYqrtadbieiilf^obn 

f Sontft tffúria deiilfii!fea(|^ alfénaí^tmp eruiitaiilf s 

Santa. GtOal^aurSw Sbbsattanvi Sütl) ttaeooB;)ibda 
Lucas y San Torcuato. Esta circunstancia por sí 
sola bMtft para tNioer iftlep^santetodotto^uéílie- 
reispétatle anfigíiédiá4;qiüi^.8Í^^ 
anterJQP; fqñiíii^^ii^to ¿¡k loé ¿cweé, 

ya por la gloría qtt¿<k»itobidta dekttbefdeiperpe- 

Digitized byCjOOQlC 



168 TOLEM 

tuado en ellas el culto de la verdadera religión que 
se habia suj^rimido en toda España por la irrup- 
ción de los infieles, y de habernos trasmitido el 
antiquísimo rezo ó nto apostólico, que corregido 
y espurgado por San Isidoro, de errores y corrup- 
telas introducidas*|0|r{CÍ)tJNnpo v por el arria- 
nismo, y adiccionado por San Ildefonso y San Ju- 
lián Arzobispos de Toledo, se habia practicado 
por disposiddáittt^uft OoMdtti^'tMéttano en todos 
los dominios de España y Gália ptica. Sábese que 
los Reyes godos desde' A^paigildo (que reinaba á 
mediados del siglo'V^y y** de ser arriano to- 
davía (1), y principalmente desde que Recaredo 
abjuró aqueUarííéf étW'%éé<af,^**ítt^^ años después, 
ademas de la Catedral, que ya existia, edificaron 
muchos templos, erig^^^aiToquias y fundaron 
monasterios, ya móiu proptoo espontáneamente, 

esta época datan, pues, nuestras seiiá citadas par- 
roquias, asi como las ermitas de Santa María de 
'Mficén, ílaidcA^Cri^o'delá^LBz, UrBdisílibafd^ 
ialieocbdliv >toCokgialia«le«(t^ SaAJtí^n'd 

Akázar, laPrelomhsHielfid^&ecUo'yttenjP^ 
y los moikasteríos depSanítCibsfm^^ISQinl^Déaliíiaiil, 
de San Julián Agáiienl^>di^)8áii)F#}i Cá^rtrnsé^y 
otros santuarios que pdnentoticbfii üubbieniDole- 
do y sus alrededores; En>euaiitt]í'á:ld6 ipbrí^^uids 
de que en el presente» )párr^o>nos ívamoSi^ocu- 
pando, y que sin duila no fueron las^únicas que 
e existieran en esta eiudadAajola*ni!0|iai^& g 
tenemos un dato irreóimAilé en bomprobácidn^de 

- ji (i) . ;Los! amados I avoque hcrgevjfwíxfiie c|iaeiitiad en^tat- 
i4pxfm toctos ^dd^ do^jy^ fsal^Upp ,,^Q. 9^n^ «^[fugi|íAan .fp 

d^ééi (Í<MbMltó4»áÉ«dd«iéH^t¿i|VÍ^ 
ya)f(Hi|iadf«4iErib'M^IKtfcld6b^ (i! 'lóq uf 

Digitized by VnOOQlC 



Sie Im . idlico /prifiienifl/eoQ! k.i ermüa^ úé Sántá 
aríandei Alfioeáí cstabaa ya/éfioidflfs bustiuife 
antes de que San Ildefoiuto odipose la Silla primá^ 
da, pues entre*los/códioes>que ¡cuátedía^ la pre- 
ciosa libreria diel GabildD^de> esta" Satrta Ij^ei^, 
existen unas poesiásc latuMs db ia(piel Santo Prec- 
iado (que fué bastante aficionado á este género 
de prodüccioBes) {1) ateisitasíefa su úiayot aparte 
á las cosas de Toledo, en las cuales se leety^lós 
siguientes versos quedan razón, aunque solo de 
pasd, de la\ fundaéioñ >déN imeúras parroquia)^ 
mil2ái^es/,ié0dé()to'Ia4éSan\Tob^ que fué 
algo postéridrAá él;VdÍGiári asi^:\ ü\ ' : 

IxtÉ 94eiUViréúrp^BiErATÍuá mébü', \ 

Cl» NlCÓiaUS JÓLttT/NOBlilS t^l&VA1«:RV> . 

.. (t) V ^ Gppi^ , inixe^ de )q qqieiVeA\está clase dé <e9criti)8 ^ha- 
da &niMefQqso,,v^nseJosdossigi4en^^^it^ 
poso jpsu*a las sepulturas de sus maestros y predecesores en la 
Silla Primada , S^ Eladio y San Eugenio 111. 

Pr yESULlS HeLLADH tumba KEQUIESdT IN ISTÁ 
JCORPÜS, AT ILLIÜS Sl'UllTlS ASTRA TE^ET: . • 

; '.TdLÉTi llÉd^oa Fit? me ci « ütciT ib aula : , 

ííi JlONÁdHÓ^O^ B INC A n BAS A G A l.l E> m ER AT . ' , ..,,.' 

; '"ffiti TbtíÉTAijrAií UPiTCft violen te a ad unBEB:,' | / ^^¡ 

'C0íSFÍECTüB''6ÉNtó', SKI) PIETATE VICeSS, .! : 

XofiPoRis ExuBiAS, MÁRTIR Leocadia CAPIT. '^ 

* Ó^TA BOHOS^ Reges Pos tifices^jie capí t) 

IJnDK Blfi'ETTIlEltD SURGE T RÉDlVFVL'S AD Al? RAS. ' • 

Ut CAPUT MERITIS PILEMU DI^A SU|S., , ', .' 

Jb^P^ÓMSUS EGÓ QCEM FECÉRAT IPSE llíNÍ$TRÜlÍ ^ , i : . , . . ^ 
FERSOLVI SÁNCTA CARHINA. t»AlíCA SEhl. ' I ' ' 

, _ .,.^. . _ ,., ., ,. ^. .,,,r ■..■■_..••'»;. •- 

..■ ',.' ; . ;...l!»i; -I ■ . :n ^' • ■■:.'.■> . '■ ■•;- '"'•''' ' ■'• ! 
;fRJiePM^ Ep6EMU4|AC«T HICt YEMSRABILK.G0RPV&, 

SUE^ liEOCABlE TfMPI«A|S9l»S|BBAT,EÑE)i!t : ;. : 
IC,MaNACHU9,FIT>)M0BTALIS(mj|| fROFIíait) CEDRAS; > 
..,¡ .).ET!/rpl£Ti]yA.>R4£S(]L lI^.qRÍBm',SENEÍ., •: •, ' r,. . !,:■ lü.. ! " 
. , .J>I|^I|PU1^U8 9i^T, ]^EGfOiP<MTSjB|a> XA€I811^0/ .< . >. :•! . . 

Carmina, PRiEMERiTi sat memor officiiwm mi' > . > m 

Digitized byCjOOQlC 



<tC|0 ,^//frOLEIH)I 

Q«Moqiulli£üiÁibtS|RHx (AnáBktíi].Di}s;'BT jí»em: ' 

llRqE<SUB;llláMJ|AJ'BR¥MÍÍ]$Mi^HlJBU-'{ 'f'i.'^' •• r-'. • 

jiioll^ik^wataoeialmeaté^eSfest^ SU) sentido en^ 

Xüánfagná fínaii^esia álSaBLub^Bsi^elidevótoEvat^- 

> ( iloíü^l cu,ifa ijMdt)'éLfu¿^eí)»oñh¡])íio9bís¡; i^fwU' de 
esta, hizo untemph.á SamMrÉrcosiáiiUsürpíéik^' 
la Blesila, oriunda de la sangre Real de los Go- 

" dos: pero. (3iai4$ habie/'ámstmiíhwliRBy^Atamá- 
gildo, nuestrM^/c^U9h4}}\(knikUoS' {^iáSunta 
Justa y á Santa Eulalia: San Sebastian tuvo tem- 

-1 i\plo^tH^lirmü^iÍ0ljiu»)a^^* W Er^igiton^atki el 

Con electo se saoe qpe la erección de las seis 

{1 ) Aquí piiéíe ídniprsfe''f& pa\^ra aÍueto[ f4r asedíente, 
pues sabido ¿^«l^t^ Síiá IMofonso qué dé cate^ tiictado.al Rey 
Atanagildo, Crl con efecto dosccnd'cnic y n^muy Ip^jano de 
los Mon^írc¿vgria(¿ j Cüuio'lp eran biubieiiíüs. Arzobispos de 
Sevilla San Lefiritíro y S:m fcdoro. . ^ , , 

(2) Con Ta \-oz ffErtofeíuííí dosi^D^bat^ por.áqiiglji época 
iadistinUimpnlc^lfe tcniplgs, LuM^esen ó no ,mon^terÍos. agre- 

(3) Esta ca^ dé ^^(a^ji^íd''^^^^ ^m duda 
era la dicha Úe^jiues.^óf Ibs, ír^b^q^.j^^ía ífaií¡ia MlJf ficen, 
que significa en sü íén^iia^'^dM;o, porque estaba en la 
parte mas baja del costado Oríental de la ciudad fuera* de 
muros (piiesilitiidta i^ttefiW^mbtfiétíéiAñlsM él r^dbiététe'liiinu- 
ralla , quedaba ala fm&m^eti^^^í^Va téid^^ bárñé^áe hay 
aho£a desdÉí et^iai^oo dfe ta^Safigfe dtí'Gri^o iiMá £ll pnéhte de 
Alcántara, que entonces ^seíffóun'^tiAf^ilrt^ic^^ titulan los 
romanos), y^f^fitM é^^^Wák^'$fléthúr^,éÁeknm ci- 
tado en el testo." »M 10 nov/vf. t¿-. rií;ijfu.;u ,i.<iu.n/.i 

Digitized byCjOOQlC 



EN.UIUNO. i^IX 

|taiT4»qttia$ tttfO;liigsür ftooo mas ro mwQSi^n . ^te 

Saja^tfi Justa m 6§ft é ^5 , Finando AtaqagUdio, 

jfigajD/Sebastiaa ed 601 á 6QS^6ienda Aeiy Lim>^ 
: : San Mk(m en!634 , t)aj^ al )UDpwii> de Sisor 

San Eueai^eQ Hi, i^éinando ya Q^iíji^a^vindcH 
1, y Sa« XorcuatQreu ÍQOó 701 , hajo^l, rj^inadQ 
deEgioa. 

Enseñoreados los moros.de casi todos las do- 
minios que luvition los QioiiiUTas godos Jiaslat^ 
desgraciado^ D. líodngo, elaro es que d e^erüiHo 
púbiicode la religión cristiana fué üLolido, y gus 
lefnplos con Vellidos en mezqu!líis;])€ro curiio en 
Toledd eiUraron ppr capitulf^cíiui según se cree 
(pues Ja fortaleza y luiena guamieiou de la ciu- 
dad)^ ^íói^t:^ y cabeza del xráiQj hubiei^a hetJK>[imy 

mas), hubo .(k i^atítarse qu6<quadar:a(flU)ce>:^)^i|lr- 
to»eatóKéQ:iJám>Jk^Gifeiif«os que iperiñaneciesen 
méñ^ ó>¥ÍiiieseDíd^a6$ aqui rdrj^ndQl^$:cieoto 
w¡m^SQ deigloaias ^ compIetaipenWá »a dii^oair 
clon. Así fué cumplido por sus nuevos dueños ; y 
aunq«€> etím destíiiaieoni desd^ lui^o el » tenapto 
Caiedrat pb«a ^aljama 'ó mezquita; iinaydr y oam 
tódóplóSí'dBjmás'qilie h jibia' en Tóled^^átótóqultab 
to0ñáre3;;. sénalá^cii §^is^^ con 1^ igl^er 

m de Santa Maria.ide AJifiQea(l) (y alguxiaiOtraefi- 
. ;■ ' ■ ^ ••; •■ :•;; ■.■■ ■•••-. ■■!'■•' •; •. 
(I) Este núrilfero dé iglesias 'reservadas á los cristianos , efe 
nn dato ínttyfáipdrtante pafa^ formar fuicio.de 16* pópulosÉi 
(liie -era l'olédó a principios dcl^lo yIII, pties cuSndcf los 
moros defjai^n seis p^rr6íl«iás ; Jjrefcisatnente debia ser muy 
esce«n) el ejrttólogo délasqué exiéliiéfeeft éntoncesyy riiüy cre- 
cida la múltitod de cristianos que se* queéasen á Vivir éii' h 
ciudad ; porque natural parece que unos enemigos tan deela*- 
rados- de iiij(e6tfa rdigiófr ¿ Vencedoras -adenifiáV y ^^V^ UrAii- 
^i'm^oiaaA^ n'évabkwsig*^ de^natidA; y 

Digitized byCjOOQlC 



1^ IDUftO 

miteí mas, en déntir dé váriodestifitofes) esodgíenáo 
las de Santa Justa, Santa Eulalia, San Sebat^ian, 
Saii Marcos , San Lucas y San Torcuato', por estar 
diseminadas en distintos 1)arríos de la ciudad » á 
fin^ que los cristianos que la habitaban pudie- 
sen cómodamente concurrir á los Divinos oficios, 
y recibir la asistencia espiritual de sus pastores 
cuando k necesitaran : y los godos toledanos 
distinguieron entre todas estas iglesias á la de 
Santa Justa y Rufina, ora norque fuese mayor 
que tas otras , ora pormie ruese la mas antigua 
<y esto es lo maiinrobable), mirándola comoma- 
trié de las otras, ya i^ párroco como jefe superior 
del cleróy del pueblécnstiano^ loespirítual, resi- 
diendo en él laiurisdiccion episcopal siemj»e qué 
no habia Prelado consagrado, 1q que suc^iá ccm 
al^na frecuencia, porque á veces no solo res- 
tringían los moros esa amplitud en el ejércieio de 
la religión, sino qué también suscitaban perse- 
cuciones y hacían algunos mártires. 

llamáronse desde aquella éi>oca Muzárabesres- 
tas iglesias, v también los cristianos que queda- 
ron en Toledo (1); y en 'estos términos vinieron 

se encontraba por consiguiente en el mayor grado de exalta- 
;€áon y ardiente entusiasmo por aniquilar á todos los que no 
profesaban la lej del Koran , natural pacece , vuelvo á dedr» 
que escatimasen iodo lo posible la concesión de libertad en el 
culto católico; si pues dejaDpn siete iglesias, que sepamos 
positivamente, claro es que Intbria muchos templos en Toledo» 
y ^ue su población sería muy numerosa , porque no hay no- 
tijCia do que /en aquella ^poca hubiese furor ifí,^ñcar iglesias 
y. conventos oomo acon^id ?n otras a^isp(^r|orc|s«,: 

' (1) JJnos quierep ^e> resta 'denominadpn '.venga : de . iíuza, 
nuQde losqapitápiss.quemianaalMUEi lasti;óiias ijí^atoqetanas y 
• vino de Gobernadora esta' ciudad, el , cual parece. que en 
.cambio 4^ la libertadle dejdá siis.i^n^guos qaoradpres para 
seguir su, religípn ,. pract^par su culto y gpbernaifse por sus le- 
yes yi jvi^Qces-natfifales, les lexigid, qije dolasen do nombrarse 
godvOs y ;4ejmi9men.ára|>es do Nua», .y oe abí oljapcjOidarse 

Digitized byCjOOQlC 



EN U MAMO 173: 

dddieadas al qútú todo el tiempo que itKíKidafotí' 
aquí Iqs sapracénos. Vine i su tiempo la réc(MquÍ8^ 
ta por los castellanos, y se trooaií^on ld$ papeles, 

Ítiedando libres, por la capitulación hecha con Don 
lonso VI, la mezquita mayor y otras álos venci- 
dos musulmanes, y se tuvo que declarar iglesia 
Catedral la de Santa María de Alfícen hasta que 
fué arrancada de poder de los moros la verdadera 
matriz del modo que tenemos esplicado en el fó- 
Mo 16 y signantes del tomo I: en cuanto á las seis 
parrocpiias muzárabes , también hemos dicho ya 
ai tocar este asunto en el párrafo 4.* del canitu- 
k) V, libro I; que trata de la capilla en que todavía 
se c(»is^va el rito gótico, las contiendas que hubo 
sobre la introducción en España del rezó roimano, 
y como quedaron dirimidas; y allí mismo indica- 
mos que se conñrmió á nuestras seis iglesias la fa-^ 
ciiltad y columbre en que venian de practicar el 
culto conforme al antigud rito español que ya han 
bia tcmiado el sobrenombre de muzárabe, y se las 
dejaron los feligreses que venían teniendo desde 
la cautividad , pero sin demarcación fija de terri^- 
torío, que todo se adjudico á las nuevas parroquias 
latinas, sino que donde quiera que habitasen las 
familias muzárabes, dentro ó fuera de Toledo, eran 
y continúan siendo feligreses de sus antiguas igle- 
sias, perpetuándose esta filiación espiiritual en los 
descendientes de aquellos por pritnogenitura á 
manera de mayorazgos, que en cierto modo la 
eran, pues disfrutamn una multitud de privile- 
gios que han durado hasta nuestros dms.yaunse 
tenia por una especie de nobleza el ser muzárabe, 
porque acredita esta cualidad la antigua prosapia 



mozárabes : otros autores suponen que es voz corrompida y 
que debía decir misti-árabes por haberse méíclkdo á vivir , y 
aun tal vez por medio de enlaces matrimoniales haber cruzado 
la raza goda con la ára^; y de aquí misto de árabe.^ \i.\ 

Digitized byCjOOQlC 



gótica 4él xiue la <po8eé.- Sin'eikibdrgo^'fiMÍoii égk 
thiguiéndose poco á^poeo muchas de estas pKmi- 
tlvas^familiaEs, y teiee ya^s¡glos qué d^sde Im sjbís 
parroquias^^ se quodahití sin feligreses; cbf^eriáfih 
dése actualmente muy pocos en las dos que aun 
stAsi^ten.'- ' ' •:• ";■: *■'•■.' • -. • ' --r.-. - . 
'»'[A^i han' venido sin ñias alteracíohdeMdDon' 
Ato¿^ Yi', ó isea á*finei^ del siglo; XI, Uasta^la^^o- 
ca J)pes0ntei enquelasnovedafdesifatroclDcidásen 
todo por la revolución política^ que ha cambiado 
k$ instituciones^ aloáiyzaron tahrbien muy 4^ Ue^ 
no á las cosas eclesiásticas * (como ya hemos insí* 
nuado otras veces), y én la- reducción » de íparro^ 
qüiás que se verificó hace unos díeziy ocho años 
sé suprimieron cuatro 4cl tes seis^ nímzárábés, -rfe»- 
fundíeíidOieu laido §anU:Ju^, queha quedado/. 
laí^déSan liHcasy^Ét Sebastían;;y*ien la«# San^ 
Üfárcob, qu)e también 4ia/^brevivido; ta8>d$ Batita 
EtiMa ySah Torcuato^ habi^nddsefiiado.ei) eiláro^ 
parroquial' inuzárabe-en dbsCara^ párrocos de' cá^ 
tegoría detéiminoy tres beneficiados qud losayiu- 
dén, pei'O'QÓh la.obHgaoiónide asis^rúnbs y^^ros 
eom<^ capelkfies natosy . á la! capilla dé su lifo, dis-^ 
frutando por esla/ pist^én^ia ünaigrati;fieadioi>^fttiimt 
de tfesí'mil feáles. lo^ €arás y ík>é mil los 4)eiÍ6fi- 
cíaidKÍs. Los' i tfemplob die las ' Cuatro ;parixMpi%is m^^ 
priímidásüáxisten >'€» pié'v aunque bonstarqüeopeEifie 
cerráddsiliG(s>ídé'§a»tfi| Eulhliq y SfenSébasltian, jp 
kte;^i8an' LAieafS y Sain Torcuatioc.deslinados .^^ 
primero '& éntiíi&y el seguiidbu iglesia ide l^s» 
moiljiaBVjieiSütítUÍO-Vi r;.- ::il .u^■.•!^•|. ,. .1' , •■ ; 

} Cpj6to8| iioiablés quíé hay en estáis seis parrciqúiasV 

La patriquia m ><Sa«to/ iwtú ^ yiMv^mH . ya 

Digitized byCjOOQlC 



o lOffMIMl». flS 

anticua y a^U>^fWa<^p.dRM3«, I y:la qwtei^^ 
iraupip íPíay^ iwip퀫i? d^ í«ligr»fiWi.í «ió, HJlUda |K)n 

jFCígijjiíirt^ efi ,f^íi3,pw^s>V>.mia8'P#WaA) ^ 

<}ÍW cnA^s^íP^iQíH); Imn ;Perfiz Jwo !9ue hacen 
de^te te(¡iptee^ 1^7 ¿pw babomei Quemado; enj 
imúnfieo4¡<^.pa^aalei:^nt WWi)i. »m el ma» grande 
y:íWWi.ryideiip^edi^CíQ<i fál>r¡c^,í6íUi^itó^ , 
seis. Fué Arcipreste de ella el muy alabado y ci- 
lado por grane&irest^ítocesi (^ bijeu no haifelutdo 
quien tenga ^or apócrifos sus ^fecritos ) hilian Pe^ 
rc¿ , cntendiaq jiitrtBiph ^óé: Jtílfentí píácona , (Jtí 
qui^n se valió paira 'secretario, svíyo^^ . 

D. Bernardo, pues ya era Arci|ireéte de 'Sant« 
Jusita antes de la rétonquista. flabíaén el sl-^ 
rio XV|L y despueié , una. imágéh /muy ^etteradá^ 
de los íoiedanos ep está iglesia , con el título ¿aar. 
vocadon déla Yk^enldeliSúcai^rí^,' de^^nieiv se re^ 
ferian muehos milagros; y cuy^a efigie, al |)are^ 
cer antiquísima , ieir dfe peral , dorada por entíipía ,' 
y adeipá^,.estal)a allí otra pip tura traida <J¡e ftoim,.; 
copia dQSanjtáí María la Mayor/ de aquella capital 
del Orbe cristiané/ q«e se- tiene p^jr de maiio die^' 
San íii^s. Tambiéií radicaba aqtrf la á^Üqúíslrriál 
cofraaíá de la Santa, Jd^ríds^d i qm siiémpre iban 
pertenecido, sugetos de loi ma^ distif^guido deflá 
ppbiiacion , jtehiendo eni esta;^w^6iila (S^^^ 
V fútocjioiiés, torifeljlíitrótiat^d^ ímfe[p^í)ina dtó^ 
Sebia^tíífh fundá4a^ep U^^ , pof Dfego (íarííla, de 
Cisneros y su mugier iMai^iadeRivadeneira^ ^^^ 
cía una ppoceí5ión''tiódo8' los años eld^t' 20 8^ 
Eneró hast^ U viÍTj^k%^^ 
de s^J¿ cyebra&un4funcím;^tów^^ 
hacía flufi íi6sta^'r«ligi66as:3nv>Íi^lgle^iaode g&uta 

Digitized byCjOOQlC 



Justa otra noble corporación kpíéisfrAáí'extttitóll^ 
do m nuestros dias , titulada toáTeiwaff^f^íitó^tóií 
yt>/a . díí que en el KbroIII íJ¿ífeaitó"á^úitó!sP.títf^ 
tici^s* Está finalinente adscritááésta pári*6^ütóláf 
niTiy numeroRa y devota fori»adi1áe flé Nüfeétrá ééí^ 
ñora do la Soledad , cuya imiigéúhkrtetíípiñi^tí 
en el amor religioso de los- tólédáiibs á'lá yá 
men^ítonájda Víi^gén del Socorro qué hofj'^i^^ 
para nada : á eáta cofradía toea- naeer la soléihU^f 
procesión del Entierro de' Cristo en la tardé dfet 
Viernes Santo (1), y eiá la poseedora de la ápreeiafttó. 

(1) Tres 'eran las prbctesionesqtícsé hadan én^Tt)l«<[o cor 
gran ap^to .degentp^ Inc^,: pasQ§, imagen^ y clerecía,. fca, 

{primera saUa de ^n Ju^q dp Ips^ Rayes ¡qI ^Mié'raQies Santo por 
a tatde, estando á cargó de ía cofradía del Santísimo Cristo 
de la Humildad, entré cuyos pasos se' ¿órital^an d de lá Ora-^ 
cion d¿l Buerto, éti'j^im apareciáfi'adema^ dél'SálVíídát Uls 
Apóstoles; durnii^níi) como. dice el EvanjgeliJo,.y!el,<íe{,jí«^H. 
fropério ,, representando 4 Jesús abofeteado poi; el jij^ajio, ^ 
Anas eñ ¡iresencia dé su an^o : v entre lasí imág^n^s iba ieí 
difcho Cristo de lá Humildad fispuésto á ¿er. '¿fuci^fcádory luS^' 
go una Dotorosa >y nn\Grucifíia. Mas ven\ él iiifcc€fítd)d'idtt Sm( 
Jji^de te^ Reyes, ^e^neniapon :^tp8.flásopy(4t3í)íflí^ ?atíhi^ 
pi^Qceslon que nosotros lio hefnos Qonoi^ido.j.j ; Mp.í! !,.;»,...> 
' Salíala. segunda élJueívés Sání'ó táínbien por lá larap ae 
la iglesia del convento del'Gárjrtenrafcado'; y d^í)Uey,^ü€! 
áe quemd en 18}0 , há veniído sa)i¿ndb< de la; pattóqiíia/iáQ la 
Magdalena,» aUn€|^e hace ya ma§4Q veinte; ¡añOsqu^i^^sti^h 
pendió la regujand^ de su celebraéipn , ^ solo algún, pf o^qpe 
otro ha soliaolhábe'i^, perbiiuniíaxíohlo óstebtaQión.mcqtí- 
cíerto que aiités. Esiaba'il ¿árgó dé la'afhliqúíyimá' bófradfá'dc^ 
kiYe^-Griizv.Qiiéíseisüpone ñmdslda nad^;niendb¡q!Qe!pév «f 



vatiot de h CifüZj con él iReéáfttorjpeudiente d^ eUavü «U3 
ladosjos Wrpft^ x^jftrucificfido^,,' 4^lanl^\AÍ0i«^ -cpUfífis f^-y 
bjas de la ley y la serpiente de piet^l .. y Q^ra.pordoníde.íjgu.-? 
ráá'dé iuáíOS,'todO¿ del' ñatúVartf/áiáVoífég^Yde; gfáb rámtf^ 
tíái éséaé^ccímó >fáá' del 'fásty kúmo^^^m énl^ T& íMá^cnéé 
eUuní^ dévotary,í^lagtoaQ'(>isl»»(ie;la6(A:guas<^ ki«fiolarosai 



y Google 



BR 14 KftNO. 177 

cfifeceion de'di^surdurfts aotigusqueindicaincs 
eola^nota , las cuates se custúdian. te un cuarto 
contiguo aula onisma iglesia.. t 

Ya h^fiosinsinusHiO' arriba que*. en .1537 se 
coneluyó la rloedificacion que de este teuifi^o se 
vio precisado á hacer su párroco Juan Pérez, por 
haberse incendiado el antiguo del que ninguna 
noticia nos^ba quedado, pero que regularmente 
seria ó de aiKiuitéctura hlzaotina ó ár^; del cons- 
truido en el siglo XYi quedan algunos restos to- 
davía,^ especialffl^te una^pillacuya bóveda est^ 
cruzada por aristas y. .'exornada ooñ j^orqnesg^tiT 
C9s^ y pot* cierto cpie hay. en su altar un CjrucftyQ 

y por último el lignum orucú de que damos razpn ea el h^ 

^go laas adelante. , 

La tercera, fíncümente, es esta del Sanio Entierro, que la 

cofradía de la Soledad de Santa Justa saca de la misma parro- 

nlos Viernes Santos por la tarde, que es la única que to- 
a ^se verifíca de ordinario, aunque ya no con e\ esplendor 
y. rigurosa seriedad que antes se exigía en trages y demás 
aoompanamiento. Algunos años suelen salir al encuentro del 
Entierro de Cristo é incorporarse en la procesión los ya espli- 
Gados Pasos de la del Jueves Sauto, que por \o reblar no sale, 
pero aujíi cuando alguna vez yajran en esta procesión del Vier- 
nes, no son propios de ella, ni aun del día, pues la Cena no 
viene al caso el Viernes San¿(>. Lo mas notable de esta última 
procesión,* es la colección de armaduras completas de fíno 
aoero, compuestas de petos, espaldares y demás piezas menú- 
é»St yelmos etc. Son veintisiete, que visten otros tantos 
maestros ^ oficialas del gremio de jla seda, sobre tr^je negro 
antiguo y tonelete , Uev^mdo.en las x^nturas grandes espadas 
to^apas antigijuas, y en las manos sendas alabardas, con cu- 
yo vaje guaraañ y rodean el sepulcro d urna de 4orácla talla 
y tra^arente cristal sostenido por Nicodemus y José d^ 
Abariraatea, en qme va decentemente tendido el cadáver de 
Jesucristo» imitando la guardia romana que custodió la si^pulrr 
tura del Redentor: el jefe de ellos, á quien titulan Maese d4 
Campo, es el i^ias, antiguo y lleva una armadura riquísin^ lle- 
na de cinceladuras y embutidos dq oro puro, y una especie 
de cetro en la jnoano, caminando en medio de las dos filas quQ 
los demás armados fprmau: van también en el centro el Alte- 
rez de la compañía con la pica arrastrando, y dcjíante de él el 

12 

Digi^zedby Google 



de eseeleñte escultura, (fue es el qu¿ sacan ée* 
lante de todo en la citada pttieesioú del Yiernes 
Santo. En el año de 1800 se restaoróestai^le^a 
dejándola al gusto moderno greco romano/ con 
una portada de sillería cuyo aito adornan doaeo- 
lumnas, y sobre cuya <^lave: se bontemplan dos 
buenas estatuas de mármol que representan alas 
Santas titulares de la parroquia, colécadas en dos 
pequeñas hornacinas: el t^nplo tiene la forma de 
cruz latina con una sola nave y sii eroeeró, no 
muy grandes, y algunas capillas qué, cqmolá re- 
ferida del Santo Cristo y la de. la (^dad; dedica-- 
da á San Sebastian (y que- data diel siglo XY Qomo 

abanderado, que igualmente arrastra ana bandera negra en qu^ 
están pintados el sol, la luna y varias estrella&ry por üitímo 
forma asimismo en el 'centro un muchacho con su armadura 
proporcionada per© sin yelmo, sino un-sonibrereie d' badnete 
de acero muy labrado en «ú lugar, y es el único que lleva ro- 
dela (?n el brazo y espada en la mano; ilámanle e\M<frrillel, y 
se cubre el rostro con un velo que le baja del bacinete. Uno hay 
que continuamente recorre su tropa arriba y abajo para que 
todos vayan en regla, y le titulan el sargento, el cual debe 
llevar su lanzon á pulso toda la carrera con la hoja hácm aba- 
jo, no pudiendo descansarla en el suelo, só cierta pena quede 
lo contrario paga á los demás de la armada, escepto cuando la 
procesión entra en la Catedral, que se le permite volver la hoja 
liácia arriba y descansar la lanza. 

Algunos años, ahora por estraordinario, se ve. lo que an- 
tea era Ordinario y anual ei\ este entierro, que es una larga 
compañía de especie de disciplinantes con un toneletie corto 
sobre calzón de terciopelo y media de seda, todo negro, cu- 
bierta la cabeza de un gorro cónico de holandilla negra, pero 
con la punta alta y armada para que se sosten^ derecTia, y coa 
dos caldas d0 la misma tela que les tapa fes espaldas y 4a car 
ra, en donde tiene dos agujeros frente ft los Ojos para ano vean 
por donde van; estos llevan luces alumbrando, sOtí del gremio 
de sastres, y los llaman aqui vulgarmente Mariquitas las Negras. 
Los Pasos de esta procesiou son el Sepulcfá en la forma arriba 
dicha y el Deécenaimienlo de la Cruz; y van adenias un Cru- 
cifijo, una cruz sencilla y la Virgen de la Soledad, cerrando el 
Clero y la Autoridad detrás. Todo se hace con mucha com- 
postura; y uo se admite gente mal vestida. 

• DigitizedbyV^OOQlC 



ce ijk'mifo. m 

^.-lAnkonío EMerel artista ¡del ¡siglo -pqssldo, 4t 
l»qtisle re^atadoa :^i»l«e los iotelí^éM^; hidd 
rcrtsblDprineiptl representad Iks^Sd^H»^ ikuldf^bá 
Imta.y Rofina; ylasde los kdós &1¿ Vii^¿h>dél 
(^¿«i^iyiSaii Yedra. Hay en üqo dejlas attáMfe 
dUeraeratron liáoixa eoo pintirra dé San SebáaP^ 
tlav^qoe parla fuerza de clany-osciiro,' brilláis tdjs 
déi cxmrido y (K>rrección dcA ¡dibujo, naídie du(&ri 
de4fue ^ qoi eáéA fi^ñ(^to petteneee^ á uño de 
hMí«dorQ8 disci^los de su eseaela. TodaT%t hay 
eliKIs (lbs^bakd)[^'que proceden del^reta)]^ MW^ 
giinqdehuboeirel aUtar mayor; y re^^résentan-, dé 
taáoañbiwittlml; á ^n Gregorio y Siaih (j^eróninñW/ 
ev0'poÉ*atts Imenas ejmaMdadespodiéravr painÁr pm 
ae*3Vi9ta0Í ^ea^que no sonísuyqsefectivánmeDtet 
E6toe9buillntO(iio84)e«Frreq¿e decirved^ loé 

objetofit notables (^ bay en la iglesia: pabóqüiál 
de Sdnta ¡losijv. '^ • •• ■:*í- ^ ^ - ; .' '•> 

. ta-dé^Sm Lucas fué» séj^blo» ver8o$qnebe^ 
mqs citado de San Ildefonso, erigida porEivatil^ 
cío, Ujo de Nicolás, parsóna muy >f»4qoipiil ¿lela 
nbÚezangoda^' ei año de 64t, reinmfdo Ohinda^ 
Tini|e^ y €ts por consiguiente una dé 'ladinas hm^ 
derflfás idé las seis numátabes. Goai o su «ittvsi¿iOtt 
era 4a mas eseéptríca de todas (pues sehalltf litiiiif^ 
dadd'iéh 10 alto^ derrumbadero sobré el riQ;><eittré 
Orientó y Mediodía de la ciudad) /servia 'sln^dudá 
deeeipenterioipáralosicrisÚanos qoe rédaaiáriaii 
ra/dfredio á .«^tei^ram «n lugar 'sagradotív^^v^ 
cdBtaiiUaio6n ningU9ia extrapioros; poti^TO^ 
oei'Áetpfrfttioa é de ^afat)i^ géneros ^aeodsi^iacy 
Ms:domimJ(tore3)que ool^icoésiiitieseó) ediflear 
n^icoDseryariéB su pode^ fábrica alguna ftera^ 
ktsi]mupalk)8v ^ra pi^ébisoí ^e isepílitasteirsufi 

Digitized byCjOOQlC 



,1W nusMO i 

djluntos en dlgum dejla^^ 
tanto es([X)igeríjai|i, ó^talYea.tesdesipíuíá» k)S f^^ 
ros, QstadeS^Lueaí&eomolaidfl Ventilada, fnem 
ya de la población (aunquía de la ^arte aéá^ daVito) 

Í menos i>eUgro$a<eneoi^ecu6n€iia;áila sabid púr 
lica, al pa90(}ne lasotras emcaie6tdbáii, y cuatro 
de ellas están todavía, ahogadaB por; el «eaierio qui 
por todas parte»: las rodeft^ ni teman: espacio^ Ipairsi 
cemeirt^rioal ayreUbm; pa«S(,sibQyí.veo)ós;quélá 
de San; S0basMan seiencuentca tambiea idesjsunpflé 
l^adaide €i(lificios iM iriédedOr, ts porqüéllaQ ido 
arminái^oseaquellaslArtíadds l^ñ tÍ€4Dpo9ino^i^ 
pod, pero entonces y muchos siglOa después esta** 
Üan lo qne ahora didenlascamra'sy todas tes pb- 
2Ue)as y fodaoderos que por ajli se notan. Cubiertas 
deedsasy pobladas de vecindario haáta la orilla mis^ 
91a del TajO; Mas sea cotüo: quiera, ello es lo cier-- 
to que la pat*roquia.de San Lucas sirviépatá én-^ 
terramiento de loicristiaRoe durante la domina- 
cipn de los árabes, y todayia; conserva un espacioso 
cementerio ó atrio descubierto ánoancra de na 
estienso patio cercado de muros y tOfidOs glan- 
des puertas, deliantede lá iglesia v y sé sal)e<iue 
allí hay Sepultados muchos muatárabes; leyéáidose 
aun. pocos anos ha<ie varios lucillos, comp el de 
luán Peres,; Gura que fué déla tnism^ páiro^iá, 
y oti^s^. El Arcipriaste jfe Sa^átaJústa,^ Julián Peres 
y OtroS'i^scritoreg gráveSr'dicen.queen este i^itio 
hay sepultados muchos mártires qüO: sacrificatoon 
los moros en diversas persecittciótieá imOvidajs : con- 
tra i los eristianos en jdeí^quki:de;las conquistas 
a Pie les iban hádendo por todas párteselos Reyes 
e Castilla y Leo&v yenLveo^nzadelOsdestol»* 
bros que frecuentemente sufrínii) ensusj batallas 
con loa ^ércit(»,de la €rue: entre : ellos se ;sabé 
que. está á la izquierda: de la entrada, pero se ig- 
norará sitio fijo, el penúltinio Obispo que tuvo 

"oigitized byV^OOQlC 



BN LA MAKO. 191 ^ 

ertftcittdaddilráilteiaépo^ llaman 

éil Juaü, éloualmvia mcia el año 9S5,' y dícendé 
éliots eseritoes que era varón ss^rúó, j quele'peí^ 
8iguiiM*oii los knoros porqué exhortaba á los fieles 
i' qiie se' spstuvterap en la fé de Jesucristo. 

Varias re^uraciones ha sufrido este templó 
ea ^y^rsas épocas , de manera que no se conser- 
vanada absdutamente de su primitiva construc-^ 
chm ; como, su^e en to^s los demás de su clase; . 
no .acontece lo mismo con la fábrica árabe que 
serfat^n duda la qué reemplazase á la costeada 
por el denoto Evándo, bien la renovasen durante 
k ¡cautividad de Tdedo, €ffa(como es mas proba* 
Ue) lareedifitasea en los priiioeros añosdespues 
de la reconquista , porque sabido es oue todavía 
doró piucl^ tiempo aquella manera dé edificar: 
SHinise conservan los' arcos de herradura y otros 
vestigios éáracterístiéos de la arquitectura nifl^ 
sulmaná enla nave J?entral , q^e es la m^yqr y 
mas elevada de las tres de que cwsta la iglesia: 
fuera de estas marcas de su anti^o estilo, todo 
el tei)bph)6s del género moderno en que fué res- 
taíi]^rádón0 sabemos cuando , y en éste sentidcí 
car^ completamente de motivo. El rcitiablo mar 
ym* pertenece á k época del renacimiento, y se 
compone de dos éuerp^s, jónico y corintio; con 
algunas pinturas qjie nó mqrecen especial men-r 
cibn , pudiendo sepa]ár únicamente como menos 
insignificante la dd Santo titular, querepresetíta-^ 
do de medio cuerpo ocupa el nicho central: En una 
capilla de Jesús Nazareno que hay á los píes de la 
Iglesia se vé pn hermoso lienzo qi^ regaló y 
cuando poner allí en 1725 mi maestro de albáñi- 
lería Mamado J(^iquín Jiméiéss Revenga , repre- 
sentando á Jesús atado á k columna > qué no sin 
tufuláiáénto se puede atribuir al granadino: Ata- 
ñasio Boeaoegra/y ^oneafio dijimos qué él' cuaMt 

Digitized byCjOOQlC 



drotetí buenoiiiiGif «asHdpi nb ttitiilri<:i«<roíde'to 
AJsuiidto/dé'Wuestfá iSeñóilaví ha^ .alto(.dil' 

ret^MjD 4p la Yirgeo. de /la i EspfsraDiiaii 1 tpie^ciJo 
del mérito ii^uetdliantepíop.ps'itaiiifcíeiá ibaslian^ 
recomeodábte (1) J > Eli í;ésa ipisin» i oapilia ^; >lá 
iVír^ de hi Ebpéranaai, haya deredbaéíequiferda 
do» iGuadRoe grandes ^apaisádoa^; hápia^s evfaled 
debefiíios .llaniár la ateiiduoD! de* i I06 > isurlosd» ;> («a 
p(H* : SU' mérito lartístifee' jilpue»^ oiireeen< eompleita^ 
mqiite ide él) sillo pckr i0s asuetos Ustériomqoe 
c^nesefitatií, el unoipfr^ee ku{esckná)qüeiacatia'4 
ino& dehreferif en la irtta ffieoéieébé[ áh la 'S^ceiFf 
sioa cteiosiángeles' {jpmB ,de tilds^ balifié6¡á loa 
maiifseitosí músicoB^íá'paDtar »la}')^i^éí' á (NüestM 

(1) ' €ofi re1a/!ÍbTT á Ma ritSé^i ■ "dt? ' !á' Vír^^í.^nr de fe Espe- 
ranza^ que es y fué irnicbó mas en lo&tras líttrmos bj^os^ una 
de las mas vcaet^d^a y freci|eaL9íiíti, dt^ic^ijíiílíttiriie&üe 
ledo, refieren ios cscntOí^es ^el sí^o XVI ^ ?¿yj|,tiue tianha^ 
Mado de las cosas de csüi düdíiil, lir^ cay> fiíifagrosú^qTÍR s¡§ 
hizo jusliñcar debí Hamert te, y era (fí rroliorJHíiíl rió coMí^íídi- 
cha, el cual di (5 origen á la coi¿iimbi?c cfúe ha dumdo hasia 
el día, de cantar todo^ lü§ sábados aL anoelleíler unai salya m-t 
le el altar en íjue se vpnera ca i>ii capilla cata Diviiia Señora, 
Parece que hdcia el año de 1491) en la tEirde de un s-lbado oye- 
ron los vecinoa mas irtmedmios ú h parroquia, qne ballándO' 
se esta cerrada, can La bao y tocaban den Ij-o una agradable mú- 
sica; cunosoíi f>or sabí^r ijuá fuese aquella noyedaíj, a visa roa de 
lo fjue pasaba al párroco que era de aquella iglcíya, que se llama- 
ba Gaspar Manso, el cual vino con la^^ llavbs acompííiíado de to- 
da aífuella gente que le avisara y df^ Otra moHitud í^ue liabia 
ido llegando noticiosa dé koourronciaíabrieroo Ieís puertas y 
todos vieron que cuatro jóvenes muy lierniOíiOís í^antabíin co- 
plilías y la salve i\ la Virgen, sin quo por la entrada de tanta 
gente como se agolpcí' inlerrísmpiescn su cántico, condiiidoel 
Cual' desaimrecieron mrlagrosanienteJÉste ' proiíl filoso nconte^ 
eimienlo escitü en gran manera la devoüíon bíldfl tan privi" 
legi¥t4a,iui%en, y uflode .106, ^ífrcuij ¡titán leij fplígrí^ de la.pnr^ 
r^quía, llapiado Di egQ llera and ez.fitóVcú iíj^i^rjíia^ij^cl di a mú- 
ridos Cfuc Güm'Lsrn fa sil ve á Nuestra Señora dé lu Esperanza 
tóáé M'^feiíkt.^, y doyde étilóVicÉs If 2 binaron t?fl-Tdh?d6 
Biogo áe^lü ^k&^ ohidd&defee gti^apetlido: B^nm^i, ' m'^iui 

Digitized byCjOOQlC 



u»Uk miio. 18t 

gqnim , 9^ d otro la prueba del Swistd ó juido de 
Djb8<|ue ^Jblzo con tos misales ]^ iloreviarios gó- 
tieo^ y: romanos allá ¿ fioes del siglo XI, según 
jreferiioost en el libro I al describir la capilla oausá- 
raba; ea «1 ^e yé la hoguera á que arrojan los 
libeo9, presenciándolo mucha gente y varios persa- 
nages moros, y pi^sidiendo el acto la imagen de es- 
ta Virgen de la Esperanza: ambos lienzos están 
firmados por un Migu^ Vicente que segúrameos 
te 1^ era ningún Apeles. 

£n otro altar se vé ima cruz de madera tosca 
tan atea como un hombre de mediana estatura, 
con un Crucifijo pequeño en ella; no tJiene mérito 
alguno como wra de arte , su recomendación con- 
sista en que era una de las dos muy sentantes 
que usaba san Vicente Ferrer para predicar en es- 
ta ciudad, hallándose la otra compañera en la er- 
mita de la Virgen de la Estrella', como varemos á 
sn tiempo. En el pavimento de la iglesia hay al- 
emas enterramientos con lápida que ostentab es^ 
cudo& de afmas y epitafios que no tienen nada de 
notaUes sino él lenguage todavia . rudo y mezcla- 
do de {)alabi^B latinad cpn el lOastellanoló vicé-^vr^^ 
sa*.que se usai)a á.úlUm06 del siglo XUl y princit 
píos^dd XIV á que aqaeUos perteóaeeén. £nel dia 
está i^ucida esta iglesia á la condición' de : ^mit 
ta, habiéndose reCtmdida, como hemos dkho, sp 
parroquialidad en la de^nta Justa, i . { 

No se«9i)e positivamcaite quien fundase fapar^ 
roqutá de So» Sebastíañ, pero si que su ereccioif 
tuvo lugar en tiempo de Liuva, segundea de este 
nombre entre los Reyes godos, y por los años 
de 601 á 602. A principios del siglo XVII, ya no 
le quedaba ningún feligrés, pero se oontervó como 
tal iglesia parroquial por re^[>eto á su antigííedád 
y al n9puer4o de haber aido uno de los templos en 
que se icootin^ó. el cuHo católitío durante laidomL^ 

fl^^U^U^vt^. „ Google 



Digitized by V 



U4 TéUto 

mdóii<le1ostnorósi Démúy antigüe Venfe aquí 
el 20 de Epciró la cofradía déla C^riéid en proeie^ 
sion desde Santa Justa á c^ebrañ* la íüntíon d¿I 
Santos titular; y también el limo. Avuntami^lé 
tenia voto áeste mártir español y abogado dé lü 
peste, con misa á que asiste la cor poi^acioh; y q^^ 
se cumple ahora en otra ij^íesía! Ladis que nos 
Teñimos ocupando ^ ha sumtto, cómo iStt8< otras 
compañeras, diferentes restauraciones, pero' ^Sitl 
duda es la que mas conserva el tipa áfeibe bajo el 
que debferon ser reiconsiruídas con posterioridad 
á la reconquista deTolcdbptírD. Alonso VI: cons» 
tá de tres naves muy pequeñias; divididlas por co^ 
lumnasy arcos de herraátaifa,^sí bieii los revocos 
V restauraciones moderrias'han bomidoiié oubiei^Áy 
las labores propias de ése'gér»ero<le^^rqtíil0etwii 
que es regular tuviese é) témnlb en stis müioós «y 
archivoltas, a«^amo lin 'simw fecWd^ oiolo >wt^ 
sao cultacl artOBOhado do mtíaom que M Í iídndá te 
scrviria docubieila . Gomo después de la supresioift 
de esta y otras parroquias de que ]fa hemos ha- 
blado en el párrafo anterior, y de su incoi^pora^ 
cioná la de Santa Jjjsta y Rufina, ha quedado la 
de San Sebastian reducida á una ermita que soto 
se abre el dia 20 de Enero en que celebra la Igle- 
sia su Santo titular, no han dejkdo en ella mas 
que el altar y retablo mayor, estando todo lo de-^ 
mas desmantelado. Aquel es de madera dorado^ i 
su arquitectura del renacimiento,. con- dos cuer- 
pos corintios, compuestos de cohim^nás, friso y j 
cornisamento, rematando en un frontispicio trian- 
gular en el centro y dos acroterias en los estre- j 
mos: cada cuerpo tiene tres huecos ¿ intercdlüm- ' 
nios; en el primero ocupa el nicho principal ttna 
Ct)l Virgen de las que llam?an'^de velador^, '¡f á -sus* fa- 
dos en los otros dos^ ititercolümnios^ksiestátoas 
de San Pedh) en traje de poñtifléal ^y Stó Antonio 



EN'IAIIAKO. }W ^^ 

Abi^^ cttcl^efiínda estáiéa él «entro unSanSe^ m^ilmi 
btsliánv de escultura Umobiéhi,: y en Ion costados y^iX> ¿ilUfe 
doslieñfloá nwiy buenos que representen,: ^^^^^^JL^jL¡Jg¿±/ 

G'ehtero y tamaño natuni a Sah Gerónimo íe»^(r}^^ 
bitodéíGal'^iiál y áSa» Nicolás coa ornanÉenH^I»»^ a* 
tos episcopales: todavía nos! pairen mejores qué 
estos- otp^dóó liemos' más pequeños que hay en 
el prfailel* cuerpo; ppr encinia dé San Pedro y ISatf 
Antón, : cúní pinturas en burato de ^antá Lucia y: 
Santa Inés, ][)6ro á!* nuestro eérto eütehder toda» 
Míátrosondenioy'bueiia inane. : . ' 

tí Tambimháy tarias lipidias sepulcrálesi ieolo^ 
cadas ahwa en los muros/ con insdrípcijoDeft qiiq 
en letfas.oiinacales muy gastadas y de bastantef 
(bficil leotoi^, ih^ican )os < sugetosque aUf esiáip^ 
enterrados, siendo casi todafa de l<is primeros añosi 
del siglo XIV. Deb€«ios advertir üllimamenté ea-í 
mó simple hecuérd^ihislóricoy qüela&campftna^ 
de^staipapi^ilia^ 9|si bien que las de las otras do» 
maaifweB iSan túcsüs<y -Saní Torcuato y ano laÉ 
delatitiúa/de^San4o Tomé/ las !apéaróá/y f¡áñ^ 
áieaníh losCoiimneros^en tietíipodeCátolosi Y^^para 
aproveoharsV'niietabe&ótrosobjetosi' í . 1 .' :;> 
Ci^ San MarooÉ fuéfundaoibhhei^a blañoffle 634 
bajo el ii^isinádcl de Sisénandó |^r una ilustre seño^ 
ra de^^la sangre i^eai de los godos, llamada Blesilav 
Be^un ^án Ildefonso quela dá el tiUilo dé a^uelJa;^ 
p^ aquella casa del evangelista, tan antigua y 
tan fieá^rable, que sufniria naturalinente restaJt^t» 
raciones? mas ó m^os; importantes cuando las 
démá» de su tiempo, y gpe; fué reedificada por 
completo en el siglo XViv dejó de existir en; 
su paite materialiá principios • del píreseiM^e, eni 
que^ la crinsupaió un incendio de; los que;)daK. 
rante la «pernKañen¿ia! de ks tropas i fraÉHseáasen) 
España devoraron tantos y tantos édifíciels,qae^' 
dsDutoteicañaarteliVSfmuitatt^ y lasare, 

^ ■ V - DigitizedbyLziOOgle 



It6 . ./TQUOKI^ i 

ñaiBttBáraiaiede SauMátoi»: entoticestlaítrasláda^ 
ronipi^isioaalmei^eiáo^fpQirmqm hastarcpie 
con inódivo de la éxclatustracmi dé \o% pegtdanes 
se.destinó para «lla/éT beriiiosolteaiplo dé: los fa-^ 
dv^ Trinfiaeiofi €aieqdoa. ' : \ 

.; ; Eq' la jantiguaiglefiiade &m Mareos esta^vo 
tafl^bieo alguB tíbinpo la parroquia latina de 
SaiiiÁotiatta que, eomo indieamofii aldratapdel 
eÓDvento.de Santa Isabel en reí pámroJl.* Üelea- 
pítulo precedente, se habían d^tinado:en 14&d 
po^ los >fte^; oatóltco^can' antcnddad pontificia 
para t^enqplo' dé aiquellas' monjas firandiseás ; éa- 
tcmcés sé pasa Sati Antolin á la mflaedáatatpajiíro-^ 
quia dé' San Bartolomé;' it>6ro á los podos' áños; 
por. cnestiones que sobrevini^on entre anlbos Cu^ 
ras la trasladaron á Safn:Maiwoti, donde ci'ewio^ 
(|ue pprmaneéió hfista fei destráecion de ésta igle^ 
»al, oníeuyá ét>oeá tepieiidé:que pf^orqionar á 
la pamroauiai dninárabeóti» taÉjilQ ioomo de pros^ 
tadói sufrió, la des^atíada <de iSan 'AiilóUá Ana' 
Bwra/ mudanza á.la de Sao .Salvador» ihasüá 

Jue en la última rédüieeion . de i parroquias^ qnen- 
i - suprimida : ¡definitmáienté: : Para teriñinar 
ya ^estas ^noHficias relfativas! á ¡la iglesia quématta 
de Saül Máflrcos, añadiremos iqike había ^ en ,:stí ^re-^' 
tablo pridci(<al. unos lienzos, nmy« aiÉ'ecíablesi del 
padre Juan Bautista Haiao iflua ^ali Gra(áfi}q 
del Greco^ ^MDof otras, pinturas dp iBéáot^knpor- 
taikciás todasks cualpaipereeieroiai /on.el iBcént- 
dioj; jr .qué k' torre.q|iearri|pa. dijimos ser 16 
lioico qúe/con parte dé las níciifallas maeetaráa ha-^ 
bía refipetadp el fuegp«.JDta.s¡dO;destiruida.;en el 
aidtque loorré pdr m • especuiadolri ¡que. ia * odknppq 
oimel^'soilaAideif^ igl^aila;Nack)tt 
la;l§y.deíU:iáe'Mavi0idel8&&»! liwMni.v.U ..5>.;i; 
. Sigatnosiafaoiaáaa/átiUgna^l^^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN U JUMO. m I 

téBq)I(>Jde>laTfiliatadí^ «nélcfiiefidbiritélnteínb 
qimípoB enttar;. euandÁ 
hi steáúú aüterkM* liablaiileb dftj esb canrento; 
llanda icoíistlruir estk iglesía^i 4 principÍDs /dlel ísí}« 
glo> 'XiVUní^ ceTigiosó de^^ la: qMsiáa. Ocdeb, )lam»^ 
ooFfl José td¡e8e¿0¥ia, quefíáésecpettoiad^ iwa^ 
16 Simori deRciíaB (1); y fte^Gpatíüf^ edificar 
eft lJBSS;¡,pei1enecé 4 íá) arquitectura greod róma^ 
Bbwy* parisü'capáeklkd^ frandkKsásprc^w^ 
ea ;ija»é de lo&kaéiores totejpbs: qiie lieiie TQÍé4a^ 
Su:fomiá ies & ocdinarat d^ (»niia latina: coBstatdé 
tr^ espaciosas tna^éáv? siekidi^ da ^de ea medió Ver4 
dad^iB^le ^Qdánnífica! y: mnfi iDetta ^p^ir ' su tnis"» 
nkLis^Qeiiléz;'boD8btíenwtx)do raoniftoeíafÁBN 
d38 tIiiIastrasd(Híoá8iqnaesubenííkal^tala<^^ 

Epa^>;y aitiós deáoMiofíitrtOiaiilbé huéo6sdjE| 
i(^ili3MS q;^efo|»iian!iai»t(jk»iriavei^>lat^^ 
£Qllajgés.fliti¿}ara9cás!d6K^^ «éneror^etorbce* 
ro(68 í9Uiáamaíit6^diefsafa(i|[ado j^'m 
m^ éoberlmipápula^t miediá' nansLnjav y^eltMoE dé ^ 
M' i^esia> hpapéee- imagestüoso^ amplia 
ble./ Tiene 'unarfae^oioffl'f)bi%a!da di& biHcf iacon^^ 
tomáas y ebn^isamenia •déiioo , '• coronada^ (por tm 
álioo^eii eoyoúidtH^ é^íiñMmúúnímiff^Bfm^ 
po debtienaSscuituva oofripoe^toldieiin ángel i^ 
hndoSsobre des infelices dantivosi ^ueiefttáQiarro^ 
AUadoeá ^sus^pies, en •d¿titud4eilibéi1arles deéüs 
Cadenas; ^áíloi^tóstadds detesto faomaeiiia hay doB 
escelentes estátiías de kis fd»dal[k>res d^^ Orden 

' . •-''!;';:»'•,'/ *;ji» i :*,.'(/'.! i".: :■' íi '.' '> 
(11 . ÍJ Sr. Amaía^eu la .'fol9^^^atore6Ga.dice,.que,<?l ^í\r 
4re $egOYÍa fué ¿1 arquitecto ^e est^ templo; yo Ignoró esta 
eirctíhstaíid&, ^i¡¿ "áb !tó nátttíak' (J\íé (tó Wn** íi¿erca del Fi'. 
José y de esta iglesia de la Trinidad, no aprendo que aquel 
religipee ppofesaBeta'Qii^qiñteaüira^ ni que dingióse la cotis- 
tr»3(ñon de • etó i edificio^ sino quel le i • tmíoáó ' le^oLptai* ^acaso 
áenéoMiniéti^'ó sppérior del ponventoXtcémo «TiioúsoDqueBe 
^kíera^' oirás'd>ra9 notpiblesén elid^ Madiüd eattndo estovoi Id 
frente de aqudto^íc«ixii¿iidadi>í>ir; ;/'::•.'} ni-idA-Hinf y>i '*[. u-j] m 

Digitized byCjOOQlC 



IM . MUDO ! 

de k; Trinidad )(£|aiiiJiKm db JI¡at»^i3an^FéIi|í.(te 
^loÍ8), de,muc]^o!n^9;iii>á?ito xpieíid^gpupoé^ 
rior, T tenidas por ddfafakoáo «¿cultor Fereira.á 
quien ya ihjénciooamos al hablar de te fachada de 
ksCapudiinad. ÁiHÍqueicoli I&ekplau^raéion deki 
apareciéronlos tres^ buenos, cúadroii c^eeifÁ Púhx, 
tomó L folio 199<, que en^su Iiei0p^ estaban én H 
saoristfa y ^a el )cái]^tro^ debidoB á Parfjai* Bíav^ 
roy iiop^z, ^ehanootnservádoisin^enibaí^ en. la 
capifiaídeila yirgeade) Áv&rMaHa ios idt^ iMienes 
liénssos de . San iPedro y > San: Juan iBautistav ijué 
también jneQ€Í€baáqáeLiat^ligente;au3t0F^ y i|U6 
ceñrazonitpfidyeBí Uamarda á&ncion ¿í Joa? afíéioU 
nadqs á^laipantura {l)i\ eáícainiHO de :lá!ísenaible 
pérdida de f af^nélliasr ítres> í quadréa )teHeia0a' il^ ad^ 
qbÍ8ÍoioníddImagii^fic(f TétsiAo>if altar, mai^or qui; 
hin süstítuidof < alínACÉisftriuosaiquts^^l^isaeU süé 
casiUasi, » según # idice:íen>!él^Iugar>;^ádo.; HiztJsé 
el bueVoi/ealilSO {)ór;:uaíaj^i&ta.*^^ 
UaoaiadDi Juan/ tManuel Mantoilo ^ f ;quá .manifestó 
hiieii gustó é inteligencia epií «8ta> obra: lai .iactsaf di 
altar, m grádei^ia^^y^taberaácatloibon fde.nkiáy i^ 
Qos jasgpe^í^oR. ádorniois loe ihponoe, y de esceleoM 
trabs^y,fa^radsd)le vista; el retablo e& de madeé- 
ra»' pero ímitaAdof tarqbien ;;mát'niolfes y broiices, 
y ociipfli^todoí^ frontis del^tefitérd, siendo debeaf 
eiUis&mftrquUtóturaimocterna.cobfCuatifoeOluc^ 
imB cQldsalesiqfueía^imtadsQbtM&UA'ZikáU) })astante 
altb» y sostíeneiiélj:torresj)OndienAe/a&jnnm 
superado por un frontón que rompe el ático en su 
centro, presentando .itófn^é^^ relie- 

y¡^ i]^}^^ ii^iti^t át ^íabast^^Q, ' y 

'. '\>. ■:i!i, ./•;/! r ■, .,! Jj.il, i i" ;•.' ; ),»',;•.! ¡ ]! .-i ■,:> 7 ' i 

(1) Tambienje m^ ba jBsegurado por f^ersoná qi^e sapóñgo 
«oterada^! ipie felJesa8< atdijp i la colyíitná; pintada por Tmn 
lan^ quali^laeiLtopiimerarcapiUb, áiai^m6r<k&'dé ia eútra- 
ídav«e«Qci]|efttni iiU(i,>;4úiHtttécabie0Mipocitiiui«tatíO)que tra- 
jeron de la suprimida parroquia dé SáittaiEiiild&U)i[H. ot y • i 

Digitized byCjOOQlC 



^:nf|Nfesei^ta tamtf eüi d éstlMIo dé la redeneióa 
w cautivos. Eñ eliiiltecciriunmiQ'M.toehifK)! prm 
(ápal de lOdtócó íipi cuadroTgtandlsiHioc >e0 que! Doü 
Alitoilioi ¡Esteihepinfóhsjires personas de la SaU- 
tísi'am 3>inidad^ rodüeádas de gloria; eomposiéion 
de bastante mérito qiiQflío debe pasar desaperdbi*^ 
da.; Del. mistnlo autor báy^un San Jósé^ fia w peí- 
qapm Idtar aánmado al lUtintó pbMe de Jis nave 
o^vorf^ilte ai pulpito; jri en lo mas aito (tel re- 
tablo) de la Cofac6pciiQá^;4úe estáoá!);ia,€aptUa mas 
ioflliedíata sd j^ruoéro <de;la' aare colateral deMa 
1^'átola,; existe btco Itenza c]x^o\ aiUor no >hemp8 
pa(fidaaYeri^a^,.|fer6\qne indiMábtemeo db 
müy:l>a6na.manA, y reprcíSeota! lin íGriicifijo. A 
\oi pies ^& . esta misma! nave ' hayl una* capilla d^ 
lesus Maisarenb, y ai ella otrOi cuadro de San Cm^ 
tábiü, firmado pioiP tmíAiitociio Pablo tHia.I^ 
jd ddÍ! jcora «e/foitma también tima (»ptita:íbndada 
par D. Aloi\sbide¡la Fuente; que«si^^lUlenter^ 
radó en uniBepulciró aliado aeltEvángeU&y v ei} 
otra de enfrente sU bertnana DAña Beatriz od lá 
FúeBte y éí loak^ido de ééta ;fieñora D. Juan Horn 
tado. Y. finalmente se veb enlá sacristía Tartas 
pintutoside ningún méi^o; á escepqioüde lalque 
tiene por ásuhto la íVemdai del Espirita Santo so- 
bre Jad Apói^dles»,<pé' desde lu^go puede atrí-^ 
bidrse ál Grecovy atiu^b nd seade ló inejor que 
^fó/ na pértaslece tampoóo á< s|i peor estilos 

Skjir^a Eütalía es la;segundá de tas muzárabes 
en la antigue(bd de/fundacion; ^ebtébdose la dé 
e^ jpañtoqiñaal Iley géde > Atanagllda én el año 
de 559, desdé cuya iremota: época ha vraidoislif 
interí^pcióny ttoiéndo.sa fdi^resia hasta: 1813 

8ue fué refundida ¿n lar antlesi 'mencionada d& San 
[avcos;. poi^ lonenál de§ainod) ^1 apuntado lent ^1 
párrafolánteHor : Hoy ^ encueiitisaiceniadav y aunK 
qneq^^ p)*€fonadaj bá eeidiadb mteia éj^ltocdm^ 

Digitized byCjOOQlC 



tM 

Elétmimt^ Bl eáiñáo S^ale)f)boe) yí^m^nestfi 
a sTifíiidoidífiGiteiitestréstaiimiimesi oonnbrítod^ 
lo^ ideiqas; qae idésñgqrarbo tsu primitiva fotafqai 
Ál hacer ^ña* de es|as F¿paiteck>riqs^iár iftéfliadosí del 
siglo Xy;i se erioot)tró!.6n:)el hQocol'}détBáií 'paréd 
urit stTqa don -^ariab iretiquipsi, !y » ailíeí^ís uh 
bupii pedazo dé légéto terum} delfcnriitamólutt Vbó* 
zeel éárdenálD. PedfóGonsiaieiiide Meíüocíá^il^ 
raceh^stárle en sü GniionÓ: ^fue hrztíbis^aU ^m 
ya tenéi^os did»o<l&gó ala €^4^1; t sl^ risica <ioiil 
t6dai9 hs piróoesiones edt^s^hizosenna^dbtaMé 
aqueUb sagrada; netiquia«oá' inotivd<de qué >él ^ 
ád Cór{)«»s( dél4&l se c^yóidfsde ^l^ trib^ 
del. coro de 4» iglesia Prinqfiada; á lai mav^ideda rBm 
trellaun m»ode séis4«iet6iaiHási, qliees^iró ü; há 
deshoras, iysü madre llaitíada»Marm«Toleáo^«iqoé 
era ptarr0qai&ñá:de San^a/EotaVa^ (ddgiéiél (&mi4 
ver. ea brazos : y ser fué é í nojsistr (ad i ^imoo )qüe{ tot 
cas© el düerpcxdesiJ hija coi alquW «í^ntl A d¿ftóoí*í 
paes eUiá'>t^a!féláaque^hal)iaíil6^f05iiottai!'>sii^ 
ló hÍK^rani y 'én éfeéta; selerántó hít^ii ¡tí sanbape^ 
ñas le tocaron con k reliquia i habiéndose faeohd 
justificaron amph'sima deesteilritagíoí^r^Ia áu-( 
toiidaid compqtentCi Perteneoe hov eMe /t^fiuffi 
emciéiií terañtiqú{sima.(x)£radía' depila Santa^ ^em 
Oüa, fuod^da'ipor eliGid> Gaa^peador ei^yesta^toai^ 
raquíai que'lüego:i^ trasla^ lal opnventb Idel €áiH 
men Calzado;, y i por el iúoefidio dt^^este «díñc^ki 
trajeron en IJtlA) ábla parrotjuiavdbvlá^vilagíHdena 
dbnde enlel^iá !peri»iaaéeeriy^eá>eL quetsacaA m 
la procesión klel Ju^a^res í SantoJleii:uniri peMoari^^ de 
plata tkastantle igpande^)«ftiiariBa> dd)erüz,J (fóirf* 
biéhl bad»ia^eni:SapÍJa;Bulaila. hasta estos. ;ilAtiniai 
ands una henmandad'disisaiGferdotésiQODlel título y 
ba)o>la''adviocfiíei(M)[ de idíe^ Masairbna, <|ue<)ea;M 
día • parece qaejeidke; ' aiunque liduyo dectaidá! da si| 
ai»ligiftOleqAeQdlerM'y<Jiabito6W^0tai;tecÉi la iciiá^epi 

Digitized byCjOOQlC 



r ^ EN. I;! «ASO. til 

güo^^and^iiels cer^ ía dequeí ,Y^mús hablando; 
\ iSm Toreáaíb es la pctrroquiá mas iDodana cb 
las seis muzárabes, como 4|ue se supone fundada 
en el kño delOO o en 701 baio teil teú¿Klo.de Egica; 
segbn tenemos dicho, y sabemos que al ccmei^ 
icarel siglo XVII no la quedaba ya ningún M^ 
^s, como hemos vislip que sucedió á la de San 
Sdíñstiaii: no hay pUes rastro algbno de la an- 
tigua parroquia, a ^sapée que.se ha conser^do 
como ?tal hasiSa I su* rediente incorporación con llá 
de Sáh Márcesv perqué del jirimiiiyo.edifido .que 
tuviera no existe- nada, habiendo sido construida 
de nuevo esta iglesia á fines del siglo XVI de or- 
den del Cardenal Arzobispo D*' Gaspar de Quiro- 
ga, para que sin perjuicio de seguir titulándose 
parroquia de San ;Torcuaio sirviese' de templo á 
las monjas Agustinas de la misma advocación que 
labraron su convento pontiguo. 

Su arquitectura és greco romana, de mucha 
solidez y mediana capacidad, con buena portada 
de éiÜería sobre la cual hay una estatua de pie- 
dra tjué figura el Santo titular^ pero que no tiene 
mérito alguno. • Lo único que hay dé notable en 
esta iglesia lesel cuadro del retablo mayor, pinta- 
do por Francisco Camilo, que represéntala consa-r 
gracicm. de San Torcuató ppr San Pedro; sus dÍ4 
ménsiones son colosal^, tiene muy buen «colorido 
j no capeoe de otras prendas bastante aprémbles 
como cuadro de composición (l).^Adefllas existen 
algutiaiá pintaras eíi taiblSi muy lindas , en uín reta-; 

(1) Eu el toftib 1, |)á¿má 404; note 1.%' dije que: se ha-* 
bia traído aquí este cuadro 4fiae$ del ^igltí pasatfo, desfle la 
capilla de San Pedro de la Catedral en cuyo aliai'.maypr estu- 
vo sirviendq, hasta que por disposición del Sr. Cárcfehal Lo* 
renzana,se'bolocd am él que hay actualnfiehte, pintado por 
Bttyeui' •' ■ ', • 

I ^W\t^O'>*^. {{) Digitizedby Google 






Mo de orden corintio que hayí en el cum*pode»lá úni- 
ca naveqüe tiene el templo: y por úhiino á los pies 
dleeste , adorna el comulgatono de las rhon^as un 
Guerpecito dórico con una medalla que nf>résentiL 
la Resurveceion deUSe&or , todo ello de mármol; obra 
del géndro de Berruguet^ qt^ seguramente hizo 
allano de sus^ bcieik>s .discípulbs/. El ^ boceto del 
cuadró de SanflMaurieiQ^ pinitado poi^ el Greco pit^ 
ra el Escorial, que según Pqnz y' aum laíTotódío 
Pintoresca, sel veía ¡epéno d$ los mjuros ^o^esCa 
iglesia, no se encneñbrá^aiUen: el día, tíñ quedo^ 
papioscótno ni desde •c6an(}oibadesapah^eGÍd<[> de 

Sil'sitiO.'- '-'•'; •; ' ' ::..'. m 

■; i . . / 1 .!.':■:• ' ; . ■ o; ,:f.- •.!) 

CAPÍTULO U. I. 

j' ^ ' ' PABROQU'IAS LATIKAS 

" Parroq^diM atie'hoy mibsi^|Ȏn domo mMlrioes; 1 ' 

■".■ . ^ . i ; ; " • . : •■•' -'. .•.. .; 
Guando Toledo fué sacado de poder de Iqs, >mo^ 
ros por las victoriosas armas, cristianjas al. mando 
del biiavo P« Aloiiso Yí; supóblacibnquede tiem- 
pos atráá no era ya escasa; recibió í un ^Ufpepto 
muy considerable de gantes nobles y plebeyas que 
fijaron aquí su residencia: yleomojelMonarc^u^onrr 
qüistador j asi . atendía. á !las qecesidades^ pqUiicd^ y 
addainistraítivhsí de áu Dueva (fiudad leomo á la^iOSn 
ptrituales ó religióísas d^ aquel pu^p fervorjosa- 
mente cristiano, tan luego como dictó las medidas 
convenientes para asesurar^i tant^ en pa^ comben 
guerra, el gobierno del pis que acababa de agre^ 
gar á su corona, se aplicó á adoptar también las 
conducentes para que el asunto jtnportaritíisimo d^ 
la Religión no quedara desatendido. Ta h^os 

Digitized byCjOOQlC 



. EN Lát MU». 198Í 

CttUo ¡y niel e¥tado( edeffléMiioq íenfia fgefáfqfuéi» su^f 
períor; paesdeliAiiámoinio^^'doudío^^i^fdele^^ 

ro depaf^dquiáá queidesa«iil^ega!se Uaiiiaron^lé^' 
ünbsfpflr^distÉi^ittiflaii^idblas sÜs muéámbes^fen 
qui^bsi]|p4&lde;é0AtiBil£A* (riíCüHo.lJa^o^l^pieén i|tie 

Sitl^ia'^eobfónmá ai^a góticti/: Por entoncei^ 
. tht)ii{<iutfdada¿(/fcl)iiOKtodbslu'4qwayor pot^téde 
Ia&iig)iasia£(iparMqAiaks:i(|ue kui)Oí en Tdiedoilaá' 
cUajé» haii'H|¿saKhi hastoilue^m épota; c¿d te ilni^l 
0a> escepcinrid^lJaftftul^dal^ láM^JdsiSantQs^qúQ^ 
^UYQ'báti^Kddidie; lulég<ki^^ fflat»¿ácoéiiR^I jr la* 
casaiini^édiala, 'yiquit!>a^.finds^del ^loiiK¥> era 'ya^ 
s^ AiriacQoroitafiMejb á la:piuiin»qüÍA*{<de Sap It(Hi 
man; < 7^1^^ Aeda^'ifo^ltftíd Cíli&iitiffi»; queha-* 
bióiidi(^é(ÍQspobta4i)i^l bbrridj<¿ áiquería^ds este' 
iMwlIrei/i^edó.t&iddúeByadu^ ru-^i 

r0l(]perd(»)iiifefigneses;BtayaoESl Fuera de estas idos ) 
fip|^teí$ía$>queistí(tobfuDaiefQ(d obn otras, jiaasub^ 
si^$dñ letíi lf^edtft jia$U>I»Qe( iiáo» diez yi seisaüps^ 
l^^&mt6^parcóqiliasfetiq«&)delqtae vamos á haicer* 
umiceseña ea^élipresbutejcfaii^kfilo! teníende cada 
urta^sU rdemarcaaionipéíbulitUEly Jse^aradffi délas de^ 
ina8;>demaroÍBiéioa i(|He d(»ri{)rendiai1iüdaria poblá- 
ci<¡mtqilé(jbasiíae»loiick6 ibahiaii -itepidb ^olo las 

les.queáÓ! tejtitorio mhgildpjsc»0lado^ isioo jqua m\ 
hatoof^tínfuadoí la; félíf i^aíaiúeroadá tmp ida loj^M-^ > 
j^)itdí@3pafidiet)l€4 áb l0aabtigtioi)habitantófai'Piii-/ 
záraJ>tó; y>ífcbttes ;ttoifiwenií:fam|3i«p ^suitetíiplo prio^» 
pio5 fpíero Im f efortóap ;qii^ li vaÉiaciom dé iasti tu4i » 
cicm^a oaurripa.^li /^éí'^ últimos ; yeiatioBco am)& 
ha traído, jen poa.dfel8Íwíiteao2zó tambieafá las par-. 
roQuií^, d¿ X<¡le¿Pv/yiedüfiÍQftdb{las/ veiafe latinps á » 

13 

Digitized byCjOOQlC 



Í94i JwausM /.i . 

nitMe mátricés.ám d^tmás ^filialflé jquedesptiasr 
se^aMítíosi iAe)la;inÍ6iiiaiiaDera;^iiiBt«icedro 
la !rédttecio|i>^ lis teis knuz^ ádos, düaen 
hemos tisto en fel capíftilo anterior. Yaihós,ptíes, 
en este párrafo á ocuparnos de las hueve matri- 
ces,'^ en d siguiente daremos noticia d^ lassu^i- 
mtdas, y de la suerte queles ha cabidodesp^es. • 
í . Sa» Aridréí. lEs sin duda uiía de las fundadas 
desde luego: p(»r D. Alonfeo VI y el Arzobispo Don 
Bernardo para atender á las necesidades espiritua- 
leferde los nuevospobladores de Toledo.' En opinión 
deíalgüáos eseritdreá antiguos babia sido mezqui^ 
tai,^ procediendo de etta algunas inscripciones ara- 
big^a que á .{MÍncipios iiel siglo :£YI existían en di 
áirio JÓ. pórtico de la iglesia y lueg(r4mpáfecieron: 
w/lo qim^íio!l|áy i duda és^^ea que al iérigirla en 
pailjoquta^:orailq:<edificasétt djp mnevó^ OTalare^ 
taiiÉasep solameÉt4é/debiópáftoite(xá*algüsl9)ár^ 
bei, puiBSiáufisiiibsistiniidós^ pequeña 
mediafos^iorpceróv' uiia^en csi(te'üáveiW6rati 1 6^^ - 
dialdasGon^bóvedas deaqn^géneradétirqnitecturá^ 
setnejanles^^ d ilas de la crinitá del Grístqxto te tu ¿/* 
yglúaFñecidas con laboresídeíesliucb^fel mtióm 
estiloi lo demasi) dpi buerpd dieiglesia , iqpéi «^.bn^td' 
de tres naves i de reblares dimepsíones* es muy - 
moderno, acaso 4el ^iglo últímo'en que hubo dé 
sufrir^ uniaírefémla radical. Sin embarco se con-^ 
serva intactb por fortuna el crucero y capUU mai'- 
yor, que es obra aparte, perteneciendo al^én^o 
gótico^ gentil, y tan eallarda y magníficamente 
construida que recuerda á primera vista el erucero 
y capilla mayor de San Juanl de los Reyes, «i bien 
es bs(stapte más pequeña y mudio BíieÉos rica en 
ornatos; fórmase de ei^ltQS pilares que Sostienen 

graciosos arcos apuntados iSiODre los qiie se alzan 
óvedas atrevidamente concebidas y ejecutadas 
con perfección, viéndose todo exoraadó pon resal- 

Digitized byCjOOQlC 



EN M.MKffO. 199 

to»; atíMB»r^j)iá)oim de^qptofir» segamékltetii de 

lo muy tómdhble'íy^'smtaosoíiFtmdófestdiif^^ 
que ei^toda depiedria iolepiónyieetferiortnbnlM^M 
Sr. de tayos VaéMoraDi JPrhnoikt»dp Hojas^íin^t 
bajador queaué deltisIleym^Catélk^ mf§Uim9¡rf 
cerca dfe} Eneipei^or ' MaMmililario I^/y Compda^ 
dér de'Almodovár éii4a tónleff^ieííjalah^vá; mití 
murió en Í^Í9:^ 'se^on- la* insorfpcSoiiiqQÓiel €»-- 
nánigo^ 3)./ Rodmgp M 'Abák>0;» s» ^pEárteiitév Ifiííé 
pona* teord -setiuIom> «düeíattíié ii«jb^ len' tBfiS coii 
lujo hasta ^tobc^'4tekK(s^ó,rpue8l^(; costó tfaarsi dé 
1,000 ducados de los de aqiieilaVépÍfca{í)v\ElQBA 
jeto de e^á'nia^ífica>féiidacipB estfi^s^esadben 
un fotuto gétioo qike GfirpuRláa.' ja{;apiíHfi»y>eI;ciru^ 
ceroipoF/teíaltpdelíiUOíiydi^édsí'jnii i;!:/! ^.íií L:i 

dé nm/d^r^f'dfkif^ e^Ü i;(ipitt.a.0dfumuy^'ffrMdes^ 
' mmifféneiiw} púfk rei^éw di 9íé&púdi^& f pa\iúep>^ 
<• tesí'f, par4isaH^aÓ6im>(k4adü¿Íúi\'f&l^ 

, mufóeUólió&s^Reye^'í): Femando 4'Déñai habelí 
Rey ¿ Rkina deiásiEspM&s'fdeMpdésnfiéeSu 
cilla y Jermeáe^ nimt4i>é stf¡ot^d} kcgotíándiy. 
entriotros ml^ áf^t^f ^fSPA\% ff sus Majesta- 
deSs lamp^^m é c(\rt(¡^\^lfi^Mjci^^^^ 
é Jerúsalm^tfl (^af y^ ella, 

plugo al servicio de la Sarita Trinidad y de la 
gloriosísima Virgen Santa Maria NtéeÉlfW-^ño- 

^^'Ta'y'de^íeéesia^SQii^ tí . 

(1) Cerca de 21,000 rs. de vellón. -^ .*»>.*A 

(2)' Se conoce que apesar de haber dispuesto esta funda-: 
ccoñ á ütttinds'deli'^lo XY )é^tía;éf, o^neénadn^JfíitüfictKtf sAl 
momeme; létárdé mucho ea c(9ad«rse, piKsiftriQSQntláofb 
copiadajse hubo. c^: poner !al acabar 3q Abrá,;.y es! daq(ii{á|u6> 
esto fué muchos años después , porque en-satieiiqK):!» tcdfeo^ 

Dígitized by CjOOQ le 



IM ffmmí /.I . 

B )útíb mayor esifleíiiiSHJem, ociaQipii€«b»íie yar 
noBeueraosde toltav oimo ae t(KMtaiiíil»^^ el: 
sifffo XVl* eonuná ihnena ootocdetíi !dé pinturas éa 
M»hu lie mucho mérito pol* la! época en que se 
¡untaron y por las buenas eualiaafies artísticas 
que revelan ^i su autorr represeíitanien él primer 
cuerpo seis Apóstoles rá cada lado, y en lOs res- 
tantes varios pasajes de la vida del Salvador y de 
su Santimina Maflre; coronando el retablo una Cruz 
de ipiedra fallada : en d iuurO, por el estilo^ dé la 

3ue vimos^ ía jporteria del convento dé San Juan 
e los Reyes, v a sus lados dice^w letras ^tioas: 
£ó, ejusaue Müiri sacrumí - / - 

Los ao& altares y retablos icolateraks soü de 
la misma época y gusto (¡ue el mayor ^ üon seis 
tablas cada uno del propio géloero y muy apre- 
ciables también. En ambos costados del crucero 
se forman unas hornacinas góticas laboreadas 
con mucho gusto, y en ellas se encierran cuatro 
sepulcros, dos en cada lado; el primero del muro 
del Evangelio tiene encima de la urna un precioso 
Crucifijo dé talla, en el fondo de la hornacina , y 
á sus costados dice : Salmtor mundi^ salva nos; 
y también se vé encima una lápida con él siguiente 
sencillo, al par que elegante, epitafio: 

Alphonsüs me UCEO*, 

MECUM CONJUX MabINA EST ; FILIlis HOC 
GLAUSlt íAPIBE FrANCISCIS. 

.Estoes: . 
« Yo Alfonso descanso mui» y conmigo Marina 
mi muger; nuestro hijo Francisco nos puso esta 
losa.* 

)06 Reyes; tratamiento de Magestad como aquí se les dá, sino 
de Alteza, que es como siempre se les decfa, hasta su nieto 
el Emperador Garlos V desde el ciial se perpetuó ya en Feü 
pe 11 y sos sucesores. i 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA WiKO. tft 

i Estos son síé.4«da'Wpttidre6:ckl Dj Fráneis- 
toiáitjxAdL^iqné <^ftafiKtó;laiápilla* partí iént^w- 
imetiio4e su${ladM^ ¿Umoí^k^ laiiiscrkidmiíw-' 
riba citada. El >otroi siápuldm! dé este msáio lado 
tóene , «p lúgiap dtet>Cn*cifljfa , á la Virgen ütoia 
eonie^irs muerto et» sus brazos; una y otraes^ 
ebltupa soñjde })«edra y de recomendable ^ecu-* 
etdn. Delbdldéío^ro frente, está di primero eo- 
i^iertjt^ «odstantánenibe con «n paño encamado, 
yf «ok>i ti^»e ebcíma una lápida que con ca^raetéres 
mofiacálesivevela hallarse enterrado alU nn mili* 
ta^ muy aventajado eU la piedad, prudencia y 
e^dad; llamajdo Alfonso, qué murió á 29 de 
Octubre de la era 1343 , que eqjuivale al año de 
130S. Plí otro no tiene inscripción ninguna*, y 
solo ostenta un escudo de armas en el rondó dá 
nicho. ■':' ' ' 'l. . ■ ■ -' í ': 

' Está dedicada esta capilla á la Epifanía ó Ado- . 
radon dé lóst Reyes, y en ella i habla diforehtes 
eapdlanesiqué con< un mayor , ^ue^solia siempre 
ser un CanónigOv formalÑm cuerpo iy tenían su 
coro diario , cxm su órgano y demás sefrvicio com- 
pleta y lujoso , f^paite enteramente áé lo pértene*^ 
eiente á ja partoqu^ia ; siendo pátr(Ák>s de ella 
los Condes de Mora^, pero hace ya tnuchqs ^ños 
que faltó la dotacioq y elso ha concluido. 

En la nave dei Evangelio, cerca de aquella 
puerta lateral , tiene estA igleóa un altar pequeño 
dedicado al Santo IKiñodéla Guardia « con un bo- 
nito lienzo que es copia? del fresco de Bayeu, que 
está á la izquierda como se entra en el dánstro 
de la Catedral, y representa el martirio de aquel 
ifioceñte felfees de esta parroquia; fué hecha esta 
copia coa mucha soltura y buen cokHÍdo por im 
aiÜifiítá/déjTolfido) llamado; Bernabé GalVez (alias) 
Mrí^mia^ Del mismoJtaB^ en rtio altar^; á iok fies 
de la nave una Santa Cecilia y Santa. ;A>gnedaí;I 

Digitized byCjOOQlC 



1M .<>>W.9QP< I 

dtoifestcAicoofiitfro^ueíaHi iaiitediatO: existe en 
otir0 mtedüf^debajcl'deild tifik^ 
tii&JpitAGr\ ^núMés, t4i)<^dro|'Séiniiu Ir^jdresenSó 
uai oaLvamoi^i^n iqpie/esta Jeaufi/cn^cificaidcr ^Jádus 
l^(^'}lai!VJji9C»or San JbaB rrpá Joá^píes de cslda 
vm (armulUpíd^sV^^en Jo»! ÉigutoBl inferiores » dos 
^guirafi^aniedioi tMiaño^naliiiralf ' im^h 
VQ]^)l»UKQnj(que<pQi< J^duddJikiiiénÉe iretratóe^e 
l4Sii|»«:CQáteasbDi«lidtlaP;;!i^fíind 60 doieista^^par'^ 
9ocp¡»a'Ano<(lQ la^idfi^^ad BarlcQoIné; pero^ilettRSH 
jáyonkai^uiií imandopsQosupilUnióigr^ioe^ 

San Pedro de Alcántara en el lado de la Epístoiá^iy 
Sa*iFta«i({^;^ní;kl;dáIí^^ la 

]»8iQiiistiiii«e iCtía^rnUn una MemS»ndk Ide Eegr«s 
^(^NM¡ba£ii id9te8f)artíst^e«a ,tppr!< Antopio^ Yál^e-> 
fiareiqto» firma¡ «^;i^u9aro{íe&)»lQ!2!7i; (uiii.tíratorío, 
Q(mpi ll&it)dl»aí^nU6vü<es^ ptnturas) enfoiiina' de 
paqueñofi frlBttil)lo& qué itifinen isus; |>uertécitas^ eúa 
j^mhséAmi»poi^ú&i'Q iiypstsiáe 4ué habla- 
«)0&jr^rkaeataiW:€]?iicifijo^ ^aiFuáü ^lá .Virgen 
y la Magdalí^iá:J en «1 «eMro,ijr>]»s: dos! puelrtas, 
Qúfoo^SiteolMv déla fimiúb imano,, todo ¡af)re- 
oláblq$-|f pari:últiin^ él lieiteo qaaéPohzrecbmieD^: 
da//totíiUí}<tante^. iiiecésíeitadiá; <)bm.i;deiL. ¥iai« dé 
SsQaniiv ^pXíiói copia: te <ifip/>d6 fiqidQuIuieni,. 
f&íQiliAQlóií^cQn inttciia;JQteli^nciay^sihet*ói qfoe. 
Hafwesedtai áíLot .á ^uíen: 43u«iibija:s . dad d)e:.]beber 
l)d8£a:ÍPafitóit&arié;j)J)&)iftpi}me$í)la) pái^bquia deí 
Saa Anjdrés dé los i tenlplasi qtie^meíSiosíobjetos hp^'' 
taUto eaüiécraii v! entt d l(Mt>QMiGlkoEl qiiéí enl üdledo 
abúndati leniri^eBás iarttsticQ8i^Hieb(|»e€4íei^ 
hifilorÍQds.í;in<;<: 7 í;i1i) »'> nUif^> «un :í7í;íi j;1 • 1» 

Digitized byCjOOQlC 






Ib :ii)del>i^tuló H>deiaW<Mn fMmláwaeleste 
lUlrp »! alltrataárideiiiM^sá próirat iraenfipié'cto Iti- 
suitas , queí tanto \t aeliialfiglesia' baña elcbnireíii- 
to (iüe la eatdba unide; yy^ah6pa:e»ieasai(paTa'lB6 
oficuiaa d^dEstado , se había» levantado :eDi el sih 
0Q ;X.ViU sobre ;d It^rt ebo que es tradición haber 
«eupadolMiOaste de^loftpadresdé ^aiilldefoilsiK 
Eiítei)ati y Lucia, que &¡elrofaiidteDÉieá de klret 

Illail ;;^idb los:Oettde8 de;Gif;a2t^su^ 
(i^mdneíi laSjcpmpraitoilpsi EadiU de'iá^ oon>)^ 
fiama «aii}0trfs f^qehabíamsidoideí&dña fiqiofaiar 
de Mmeees^ por eujia^Ríaodi pnsifgnxi^eete (dm^- 
plí> y tía$a*^fek']9ia^oi4fl)ad¥pc^^ 
iOQ^.'i.^tJU8tanios:taid)MC»)^^ allterit 

ficarte Ja^mpi^ásionidefettos^regiikkf^ c1it(&- 
oado de f!¿nos Hl ^> tcj^daéft » ft>.wta^ i^etmi;lÍL 
pai^na(|uía deSáft Jua^jBa^tisfa vyiteiiiskn^^ 
dar algunas noticias acerca de 'dlio, cuandé iui*- 
Ü&ieQaos) de eonsidtoafbi ícoíbdI iaftiparroquia. 
£írtw»ós ya m e^ caso^ y! vánux&idedr lo? qiif 
nos p&rec^ ! digoto ) de -te > cmíotíds^ dé nuiestrós 
leetPP€is con arreglo lil!plap queséguitnos en estp 
Ubro^ .... :'](.■. . )í;1 '';/;.',;.'.;;..,:';;.;- ..■'>;•.'; 
: Esttjivo k parvoquIadeSfaniufia Bautista» des* 
di», sü aottou») f üiiidac«úi f haséa (inaf í dei üá inbitad 
d^^^lQ;^Ttimo¿iitt>eÍ síltid> qneiiasiiahara lai|)la¿ 
£uela que llaman deiM PostésVfporicíaatiadkjeil^ 
tQS /quei jtodáinaibe iwOí^fdd)ieit)n:áer;dnoa;[|diáp 
€9¿ medio bastante afto»j^so]3ro^]t)etk§(alenrfi¿tfi 
ra laecoljuimbadeipíftira beíooqueñii, cbnvtdt cpiií 
deh^smoí^or rematel tilc8;cukt9ü^ilearoieában 
^ab€^éolotres^son')dé4ár misóla piedrav ylbajost 
$1 mftnera deigaardacaftitoiiea para eyiiar c^ «1 

^^owUtübm^iQiM^ p^fk écsigkial*i jeldoJBattqM 

Digitized byCjOOQlC 



.!>. Ihnábab^ .^án^'/nto^dU iíb^ríJeeM Vul^aiii^ 
mbBte; fibrepit «nidof^ laKp»iit>(iuíaly(db h'pird4> 
^edadiS»sanbrieal;:lishfo curióte qtieiise 

^dcercqboD ;d»')]ieGhén*^rÍ8ib ¡manaÜrts'de: ! cslprafti 
4Bybj leoiebej vcadiaífltti >pbp4as»tfBáttliiid&r W'vé^ 
Vtttodsíieá»Uii(xSamomqpantuiia)ttéf4Mthr Iié4aís «iv- 
liritadf(|dfeiia^ idtraMtniirMtlGdaiiiddi^tetidaib^ 
tebifcnde iBú^&haiVeápi Iteqí, .éiÍQSCÍel(i de<iQ^isi- 

áflifiáinefiteitiueiBsta]^)aafruyiMrfAde>¿ 
áimedíaidiib debbi^o^pks«to;HyíquBdabáo(descHiiíH 
padoipér eñtéhobaél>^«hItaship)o'q^é)pO0a&í:smo$ 
«utas denstrayénaf l0s:ces«Ha9 quQ ^manáírofa 
«jd^tlsac délíréiiio<pdPiaifcpcijHéiog>'del|Si*;;iD.^O^ 
lóoill; se,d6t8irmitóitiaskld8irt»él:j.teititafsl8M^ 
«Eectt» bq^afrot)uiaide()fiaajOuah BaptisJdi/idí^ 
fianéolelfroimso qi^HtetardqalU, y)p(íápcféÁúúwi'^ 
4oía0i d^deflaJBOf Q deitoa)lpfta'ideia:íle Hasr > f)deteBi 
.qufe dejamos ,ottiidaii» fi'Yi'nn '^u'rnUu\ -imir^Ui *¡fiU 
. i ; ] )iA lactpdkiglesia de/Sacu}hnii<Bau(ista< pAtúái 
piav' pi6rd«s|^mGÍai;idsl^s,rdsaTiofr^ »t<»d:a^(i|f4i8Í 
;datern^altíelip6'de^ cofiktiticok»ov^ 
^pesadeaidá^ornop qaé^abiaiQ introdocídoañoé 
antes en la arquitectura el famoso Churrigueral^ 
sttfl^seeuaoes; sUvfembav^ajseí ve«q «éte/^ndio- 
toádÜHfioain «aso itaviafifiantadd en éiinrte>hácib 
hA ptíenm. kn^aímaf) dié la; ésonela clé^íca. ' Párécb 
qttelbs.jéauitaa^ukiiérotí HiAta/p en: ¡este tamplo^t 
<^é)l^>CQÍDpaBÍa tÍ6Qéi¿n^Símia>diFÍgido jp^^^ 
Bolái Yide^lpiíto iGía^ de^ la- F(xrt9l; ipfepc^ maim 
Boa ÁBÉomo f^aani BtdoéoDái^ei^onihfleér ufare- 
medoiiHivyl reisfotoJde aqdeit Mrmosoí edifit^i > Sü 
fdfl|iada esiinagníficáviy 8l!9e<preseinde de^cíei^iBi 
^ssütpztj^exse; «^vieiileie» >$uti conjunto y «de lá 
ifidi^alfaqitfasqa)tnjMÍ(jfavefe)^^ 
ttifDtee|oh)'el1¿d8i<9é d«jai dé^8ei^S"*»dio^iy »de 

Digitized byCjOOQlC 



UÍ^ÜMllAMO. ftMi 

agradable ílspoÉÉo, á !o ^íJQe cdnulbuye itiacho in- 
dudablementíe la cirdcmsítan<íia de sfti? aria^o ü úúU 
eo eítiGeio'^ué en Toledo goza üüíi pbsiGion des- 
abitada. oc>iv" espacio Mstante á áu fiiínte pam 
abarcar cofi la vista eli^onjuiUo de sa purlada/ y 
con una altura de siete á ixlio gmdíití sóbrela c^* 
lie, qwe corren todíite estéiisimí de aqiiellíi. Es-dé 
pi^dca de sVllíTÍa y de ordeii éürbuib e«n tres 
paértas, en i arco lüVenti'al ^ub é*s Miiy tsprto3a, 
it ímidi'ikJii^ih- y inasperiiitíñas lüpslalH'alesrtieníe 
toiettirtias y pitaslnií colosalí^á- yemi^e^ ílltís nichos 
ern^oese ven etíííit«a&:do píMrá tíiinbk^n, rejífe^ 
seotáüdo Sanios qiie^f'ufcpon de íaC^^nipmYía de Jen 
bus; yjscíbt^ la íiücría! del céntf<> un ijicdalloiT dé 
máhrinolv con la Desiteii^ion dtí'la Vírgéo á poner 
la caísulfei Á San Uclelífmso,: en üllo TPelíe^^r Un et>i*- 
riisaimento gii^fiTate$eii íisiimiá'feoN'e ItíBpilaslratí y 
oelbmhas' j rlniíáta! íí imiiier eufítpo d^e la íaíbat-^ 
(tefíí^éé él'^an^aneflicí'segpndoí qiie es^'tm enoTrihe 
ffonldn:'tíon,iinagratí:vtíntanaéní*l ctíntro votrEÍa 
wU ukg 'á los líw Im^ ctfj'ouaikí por um báliíastri- 
dü déla inísiíiíipiíj^lra, dí^ t^íiírc la cual so alza to^ 
dávi&'«n J0tí^rpeiJitbtfigamiidbiii«ái'kM>^ b^ títi bot^ 
nacina, dentro de la qtiielfeeíCoñ^rriÍ3k ot^-eMá^ 
tuaidetSeifi Igtíácid^de'Lojrdtaiiy'itoÚd k^al^a eh<una 
cruz d« píeámcbn^ sus^ acfotértas ^di los eí^tf ¿ffí^á 
correÉf¿i«nrti)eirlbs ide lóí^itréi^ (titiérpo*. k úóáá lado 
^iedt^ f)d^liadia! >sei léviátita ; debdé ^ ii^lo^ Utía granf 
léifi»íí diíiípiédra i3i*adHltólíteó:, dáh^ mtícfeo r^l^ 
beaV^ifíéiéi; y>a$dm^'an(loIeJbasif^^ ál de Sáti 

cepi^*^ tití e^óP ' este de J Tbldd^í > Id ríiis^^^ 
cotlíeMtíteriíOlí de íaigtóslái cwyiíplawttf j dietrtbu-i 
di^.^)^!^^bma^ gen^ ^ i^^tlfidieWciidñ 'imita 

t^^^rdieñ med«i^é>*jMeidi<eién'^eti«é(jk eo ^etiütité»^ 
gtíito>atí^ttUéCt(SkkiM/ipli^4UU(|^ 

Digitized byV^OOQlC 



g9da l4e bo)«MM» :no es taütai » ton fm:cmt»eai 
aquella» ni.^jtá domda nt 0pl>i:^ttesta como allí. 
> £9 el l49iiip)o.<^oráiiio eomo su fachada, y cual 
acabainos;dé, mdlcari algo retardo . deadomos^ 
de .gusto pocH^ pdro'v peí» hj^rinaso di su cofijuá- 
tQy grande eo todas su^dbnmáoiies. claro, aj^re 
yaguasa 6} mas Jt^apaas de cuantos hay en)Tfoledó 
esceptiuanil^ el 4e $m Juab délos Reyds, . y por 
supQesto la Gaitedrak; jGousta de tres n^yes; su lor- 
maesr de ci*uz}atília(.CQn;u(ia; medtauaraAja oiag- 
níflca: en' el Qf»tro diel crucero: ádtornaii; la «ave 
cotral grackdí^pilátstfas.apareadas, quoiaseatanr 
á0t sobire un al1)Q;y sencülo izé^alo van ¿ testmer 
lacjiMiiida que:Ooirfer'U^'el<¿«()bi|o, sobre la cual 
vuélala bóve4«: «K^njtre.QsMla das^:grapo8;dl3 pU^^ 
tras se £arma un arco que dá^ entrada á uüa «api- 
lia, y encima de cada aüco hay un balcón de la 
mi$nia foruia que los de la iglesia de San Isidix», 
asi como, ontre oadadostpilasti^sseyen dos horm- 
ciñas con sus repisas salientes, ocupando Is^ de 
abajo egtátuaa de ^ad^ra y tamaño natural; que 
representan los doce Apóstoles, todas de medülano 
n^éii to, 'j, las de arriba presentan unos jarrones ó 
iftacetas con Qq^eft enfilas, 

,B1 altar mayor^que^esdeioadera pintada imi- 
tando tMrmoies^ coa molduras* doradas, adolece 
del mismo defecto que lo: getten^ del ten^)i\o. esto 
es, peqa por d^epiasiada' profusión de adori¥« qtfó 
Je roba» la esbeltez y ^Uardía que; de otro modo 
tuviera, y se^f^fiouentra aíMadqen el centro del 
p^estbitmo, cQndosangelQjbesidoradós y 4e tamaño 
natural, arrodíHadois, mirando hacia el tabernácu- 
lo, sobi!e unos alto;3.fM^estales.cuadradop;.feft^ 
boscpstados deüalta?. No fcay íretabto.de taHa,:pie- 
ro está pintado el muró ó testerofigujaflrfo.tWP de 
w^ojes j bronces» i9QUi0stiáítwsidi^ ^a Í^t 

cm>M1m^y í(^;flaiijjí9^jí^8Ulttjyj^^ 

» 

Digitized by VjOOQIC 



EN M.TW»0. IOS 

Háéiauíó iteoibieádo h cbsaUa dé manéis^dheí la Virt 
. gen, la cual está rodeada de inflnídad de áataeíes 
yí^taili}(*n«'ffid[>éf^ quieü sek todo éste uresr 
eofqi]4^!pairee& xHmteibponiiiéo dd <tein]^ló , y nt 
(íñteod ÍDotíbo < de» nneoóipeiKkMrion ' piaortieolfar ^ Los 
denlas «fAtafe»;^ retablos que h^y en elérticero y 
capllást tampoeb merecen és^cial niénüion, saU 
vo'ios tres liena<to que: tíi^né eleQAaterál4e)la Epí^ 
tola en el chioere, euvo;rMaUofaéeLa^fiiayoDr 
de-la anilla parpdquia arnñnád^^senidtbidasw^^ 
tas tres pnitut^as á Alonso! del Arco qup tfiriapa:1i 
principal 'que representa iel Bautismo de Jei^pilto 
por Smi Juan, y es de dimmsione^ colosales;' las 
otrad ;dofi| m^s pequeñas están en el zóéalo, yi soú 
bustoá minores de^inatural, dé los Apóstoles San 
Pedií» y Sm Pa^o^ Goleados én. los múrosiiüni 
yotro ílisKlode^éste i^t^mó, asi; cóino'á los bostas 
d¿s (tel de^nfriéte^al estiiamo oppesto^elcpücét 
re*; hay:e(idtra lienzos ^regular tamáüa'y^inedía^ 
aoméñtoi que t^ej^reséilta^ los quatNiHkctoJ'esiíie 
la iglesia latina; y entre las ^rias otras pintuk^ 
que adornan lós^ostes y <;»pill8[S, no deben paáav 
desapercibidas uqa del Eoce-homo,' o<x^ que eon^ 
tiene las fiaras de los: Saritos •' Juanes Bautista v 
Ev^geüsta^queesdd Greco, perodesu.peor inaí^ 
ñera), una Magdalena del mismo autor, y al^á 
otra no completamente desiireciabte. La sacnslíía 
es tambieá niuy espaoiosft.y clarav pero recai^ 
da de adoraos en demáísía; ^guárdanse en ella mu-^ 
días r^mas, y tiene departatíi^ntos para todob 
los «sos necesariosíen una íiglesía de la importah^^ 
oía de: lest^^evArei las diferentes pinturas qué euél^ 
gan en 6U19 paredes/ esnotablé un San Gerónimo 
qmhayíéh^la ante^sacfistía; delamanera^del fis^ 
pafieletoitioild^demas buenos cuadros queeitáPotúi 
alrhdbl^ ¡^esteDranpSOs' domo d¿4llV«ra, 'Blwldé» 

Digitized byCjOOQlC 



guiAo; icNf eU€8' i existe lea da iáoáaeihik»4e Sam 'Féi$4 
aflin4o;' 'i; í»i.ííi<:it.ii •.;> í;!ír;;!)oi /:?rv> I-.-'} í;! ,r •. 
' '/;S^y¡u9/o 1^ iPii:$íQrf;ip Befundflíeioii'fK>irtcffn^-f; 
ranea áíl^niliyiQtfíaideilmideiíiasi^ omuK flejapnos 
didio al pf insif io f de< ésteipáorafo^ } > buikk . :de ' tenftr 
iinaígki«a!ó mezqüioa;ó ytt(iiüino8a.,;^ 
6oDa^lo:RiiÍB de i Toledo t,' en tendiá^ 

dé j>gtaiXfl6 ííwyo íJ^íí^g^ y; Cuadro 

queleYct^éseiiU tliaMaremos.euaflrio Itoque el 
terHolá fab'parrqebia derSanto Tofné) edificó .éste 
tóropidiá principios dielsigló XtV. Í€W>i|i auh de 
estáiüa^t^fca iiios qiuedSi Mro rastroque tuiasi anti-; 
etía3 da^illat^ ;gQtií3a9 iqüe existen en ib otuátaidol 
Merrdiorial , lafi oualeá so» sin ^nabai^gQ poderío- 
peáí ái to; cónsftrudción -de la* liglésía costeada por 
D;:lGfORzalo: esfatsinrt^uda $íb Jüállabafiííoy déte^ 
rioradaeti él sigio pasado ; y la reBlaüralx)ii eam^r 
pletafliénle< ó por mejor abeirlatevanterw de 
nitevoren t7^3 , conformándola al gusto que do- 
minaba éaf?esta. época, y dejando, tan solo las ca- 
pillas aiftiguas querfaemos insmus^dov porque su 
estaco n6:^ia taillfK^tiinoso. Pertienece t)uesá 
la anquitectiwa greco rorinianaí^ y consta de tíes 
i^ayiesldivididas por columnas 4e piedra y arcos, 
dióffieosviyiadbrnadas coni algunas molduras que 
larpiséBtanbastantevisMalWaa; sin' ofender la sen- 
fUiefc; y el;.buett;,gasto,í!TÍ6ne; una^portadita de 
pifara i dórica tamWeñ, ;péi!oa^go churrigueresca,) 
ccffiik íurt&hoíTOíciitó fcníumá de ía )Cí)¿nisaí , y déütpd' 
deieila^doi? estatuas jqWíepnedenteftá 1<». niños 
Híártii?qsítitwlajfts;4e laipasroquiaí:' y por. enaniai 
d6l todcH dcest^ l9f(^@Kk iS¡e; Msaík. tovr^ , que^ es) 
muv senülla « ooa balcones ealOs arcasnen que 
estíitJasí^aK^panWi^ y;í^atad^.en uPflindo chíh 
pitald«fplQmajyi!piRs^iííWi')Bl;altftr/ffiay^ 

Digitized by VjOOQIC 



peqmSoftabéfBáattaVt ¿'lte/co8|idd¿ii)msa¿9|]ie^ 
dmdó oUeliiíieo9iq>pMtnUéisiiasfiaiirt6le)égaM 
todb^o^deíinaAeiu pibtácla ícnitanda ináraáoles(( 
y detra9 «i lugiaír de* Irel^lo se colocó á coqipe^ 
Uúte altniA, m huí ému^oo figiarfllndo ' jaqiegl, un> 
Keiuia 'giaáfade . qw f liepréseota la aparickm de lo» 
bienaWtvradíodtaiík)»; Justo lyl Pabtor al árstobls^ 
po dé Toledo Asiórao/, ptíia i«vekiiie elv^itio'd^-^ 
de yaciaq susculer|H)Sf; y) enisegvndo téi^mino. sé 
están piractictodo.ya: esca^rMiones para hallar él 
sepulcro; no lieñecosa\phrláeukr ésta pintura;) 
y está firmada eii 1807:piBrimts|l Gregorio Fieito.) 
A los costados dé esleí retabto en el medio ^iUo> 
que foiimajel presbiterio^ ¿é motaní cuatro bajoiore^; 
Ueyes en inadera' pintados de bIaiM!o^i qü^figui^nl 
la prisión , presentación !al Ma^sirado , mautiríi»; 
y. enterramiento!. db los mencionados .titul¿res,l 
cuyas cuatito medaUas no.debcfn fáepir. desapercibí 
-bidas.:. : ;>"" > v... i * ;. -. •) 

La mayor dé ks capillas géiicas ; que hemos' 
dicho haber ea lá nave Metídional , perteheoe)áí 
la parentela del célebre y. desgradado pobtat BaV- 
tasar Elisio de Medinillá ; está ; dedicada^S Id; A^ir4' 
gen de la Esperanza , y nada tiene di^oldtí<ateh4) 
cion bajo el aspecto aí*tisfido: no sncede atí coii 
su inmediata en que esta la Yíngen <del Pilar, yi 
es de la familia dé los Béiztolas ; eh sü. retabloi 
hay cuatro lindísimas tablas pintadas ¡con muy 
yafiente espr^simí, correcto rdibulo y éscelénte 
colorido, que rept*e&^nlan á San Geróiiimo, Sari» 
Acacio , San Juan Bautista y Santa Catalina már^< 
tir; sobre la puerta dé ésta capilla, que, tiene su 
buena verja de hierro, del siglo XYI, está colocado 
en la nave dé la iglesia el hermoso lien'zo de la 
Aparición de Jesús resucitado á sus discípulos en 
el castillo de Emaus , Obra de Mateo Gilarte , muy 
apreciable y de grandes dimensiones. Enseguida 

Digitized byCjOOQlC 



está la capilb iqfae wtfeé fué de kiCáofléfira^^ 
ahora; lítulaiidk.lá Claridad, que >7«/'láo htoios 
meíMámadaén el párrafo! dé ;San Juan de^lbe Re^ 
yes por séV) fuadaoioii.idé Justo Gi^feyarqmtebto 
que dif igió. la : obra ^ aifíicé iosigoe . motlasteHo^ 
solbéelj^ós añadir. aquí á toqqe .vá^dígi|iifmeo! 
el testo yíDola d€l fólid 21 y vüelt^kceréa d!e;esiiá 
capfllajqueen lé niasaltip yi)Beuro de Isd bóve^ 
da , en el frente en que está elialtar; -apenas' sé^ 
divisa un cuadro colocado allí,.gráiiderf apaisado'^ 

3ue ^oñ ayuda dé uúa li|Zi artifteíali hemos ^ pódifioí 
islin^unrí que represeirtajla €p¿cifixion del Señor 
éntrelos dos ladronea y>co»fe Yírgen'y^SanJuhá 
aLpiév y líos ha padecido <pintiilraid$niéraloi, «ip) 
lotpQco que desdelábsljo i^e puc|de!}€HGgarííea unál 
«ima. oscurí^má y alüriibimidcinos tqn ímá (\]eKJ 
la ; (1) otras^ dos ! capillas ^edhn< >todámirai i e^tar 
návé y á los pi^ ide'ellav ouéiebtán déismantela-'i 
das completamente . por haoer caducado tia^píd 
hace sus fiuidadone^. A Iqs pieé db ambas aives 
láterades;. ycdmo^iáidois varas del pavinüsntovisst 
tan Josido^ litozos' firiha(j|os ijior iAntfonio iKzarro;: 

Jue^itá Poaz eheltoaiao í fiUtoildy./jfi^dáildcK el; 
el costado del Evangelio . la. Yapukicipnl ó bakigo 
de azotes que están sufriendo Sdn A<»cto y niultin 
tud de jcóiiíipañerosí mártires ¡(pues fuetoaidies- 
mil), y el del otro lado la Grüciftxiéh 4e los mis*^» 
mos., aonbos dignos de la: ateneiofttdie<los.jnt(rit^ 
fféntes ; leyéndose en* ana i tarje!»? qnei tíenie ^ eéte 
ulümo enWmas bajo de éU quelqs regacen 16li9> 
un.tal Gaspar López. QtrSis: v^rihs piñturásháyed 
la iglesia, que na tüepen mérito parüquián .* f entré; 

(1) Müle 1» píroroetitioial ^ncaijgiEKift úé laügW ria»aprcrve*bfir) 
la primera oycasion que se ofreacs^ para bajarle á 1^ lu?;, jy.^si^ 
juicio de los inteligentes fuese dignó d'e/^íío.^olQcarVi én oTI-p 
sitio del temp|o donde "pueda lucirlo y sor vWo por.los.qtrc^fc' 
visiten.- í;.: . '. . . .: i .■>■:..; _/ :. .. .-^ . 

Digitized byCjOOQlC 



Gí*eoe/y veplreseiiia ellírtofittd 6 tuéeitw úe-6&B 

José'.- •■'•'' "' •"• •• ■ -''^ \ ' ' • ■:- -í 

En láfsaeristia hay un Crüctfij|o d^ tallia.y mt-- 
dknp tamaño, que mereee reeomendacion por ser . 
obra«de escultura bastante apneoiable, -y porque 
«según se cree fué prenda delrápftSdn rioiV. Es 
muy notable también el artesotiado del techo de 
esta pieza, que imita á los cetebradoB alfarjes ára- 
bes y está perfectamente labiado y pintado. P^> 
fin, BUbo en esta parroquia una antigua bermsÁ^» 
dad de ectei^ásticos. y seglares oúyio instituto era 
ú socorro demfcHiario á ios pebres^ vergon^zante^ 
déla feligrésia, k cual eiAenaió el Ciardekrl .Bon 
6aiq[)sá<4e Quírdiga en l&>9'¿^toñas las demás dé* 
la ciudad; pera tan- tiierí«0ri€i'bongregetdidn dejó: 
de existirimucboá afibs hace; í' » ' 

Santa Leocadia* La t'eroeriíy mas moderna dé' 
las tres i^esias que hubo en Toledo dedicadas á 
esta Santa patrona, es tradición que ocupa él 
sitio mismo en que estUTO la casa de sus ¡ráidresi 
donde LeocsuUa nació y vÍYÍé;y en consonancia' 
con esta no desmentida creencia, e&ii^eun subter* 
raneo dentro del prq^io templo » al que se dice 
que la Santa se retiraba á ora)^ y ejercitarse en 
penitencias qué nadie debia prebenc^r. Yaen la 
época goda parece que hubo aquí una eirmita á 
oratorio, que destruido durante la dominación 
sarracena, se descubrió de nueyo despuet^ déla 
reconquista de Toledo con motivo de las escava- 
dones y despejo del térr^^, q^ue hubieran de^ 
practicarse para edificar la iglesia parroquial dé^^ 
su mismo título, de que ahora nos ocupaíuoB; No^ 
sabemos si aquel edificio contatiporáneo déla fun-<i 
dación de la parroquia era el que subsistía en elá- • 
glo pasado, aunque en todo easo $iém|^e )iabria 
sufndo restauraciones de consideración en épocasi. 

Digitized byCnOOQlC 



reconquista, y como lo está indicando toaayid> la 
torr^ quBooBBe^Míi «liOftrt^tersd&teíu^ 

p^^adt)) fiaé,!2fts!i)>Q^iitteteiníe*t^im*4ift«a* tpctr» 
d|$p0í¡€iwi vé <e«)*a§fts,dQiteiWit)ai M^rií^ Iiui$^. 
etípwlíde CárU)& Wv qwe aranény» :iie>Ki|lí« de ^$b 
Swta> BpáM ir pdtáf^M Me^.lQlodfl.^ i iy ) ;Q(fiiQdQ , ;OoigM>> 

Süiíteet^a gr^r'p . rmmiA%\ ¿divididas par >QQijiiiiiim^i 
e piedla >qa^ (S^ea^aianqo^ y. 'mvtíissmmti^, dór^, 
rícOifíOQn aaoruQ^m y .oaf)illaíindiy«<9#aPAdo^d€Í; 
Qii«tp0,.^ te lglei^iaípqr,.inia¿,wrja ú^M^m «n4í 
cilla y moderna, b^bíi^ftda txi\Qc&d9im el Um es- ! 
téf4or .dql ienipj^i(qii0 pre^^Q^idQScarcos^Q i^ntra-i 
da) la muy linda reJaqu^iant(^a b^i^?Wiel pi-esr 
WteriQ.conttebpwSfd^ iSigÍP iSVIoV \a/.^ 

líárroplaa oQupo j^líuíR^Wo^'ín «lyWíQpntó^/fSfete 
im tf0ia^aiiiuyi^,^(»de iq4je:n^e^ta)á>te tUulsir; . 
nftdjTQr .d€i tam^W; «atíural, ítínipicni! ríwl»d*ide 
ándete» Qon;pílf$i^6iyf c(V*bni^S;. esnoteá rba^tante 
ap^riici^le.de líugebiOiGajcí^.de QUíe^yfi.¡heBM)s 
}¿bl%do al baieer la deacrqiDH)!^ ^dejai^i^pilla.de la 
Vífgendfel.Sígiwio en él toirift L Bn.el coJateraí 
del Evangelio hay wña oí)|)¡a.inuyr iregular delja; 
moso ciíad* del Ucefio^queií?Qpp*enía;el,B$pQl¡ó 
delGi'istemj^ el satoaade^la «j^istía^deila )Gat«4rfiU 
y aa eloUoialtardtí lad^.d^la Bpístflteü^^^vpnai». 
la ^uy^njilag^osi) imii^M M^sti[;a[S(tBora 4^ ¡/a 
Séuái oon: Tafqaelia5r,*n.ToleÍ9 \m^mmií\^r, 
vocion, y éla que:lQ9.píInroq}|iaA03í»Jíjfttr»»iP!Ím(>- 
nas piadoras co&lean.nn n(^Vi$n^rio(ifQlenwísraiQ 
to4o$los a&o$, sacándola iai^^Biiaii'f¥r0cesiQq el^) 
tei^oelr 'dia deil\i^ua^e fie^urreeqioa con gran luf 
jo y a^istemia de aliítoíridades y de. todo: gáneüo de 

Digitized byCjOOQlC 



EiMM<IRkMO. sel 

gepto);>^epfe<qti%it»s^ribfi itii ii i ft» fa ya emvúhlt^tnf^ 

^'A aoh8imáotf»mttibr<ó«(i>máíndí«tó gétíéWl 
de kjpróvmp¡a.>!rte!Íteri éwesta iglesia sü iSntetm 
éé faflMÜa tes^ Almirantes de Castilla , cuya antir 
^a (li^ídad Mica eñ la casa de los Señores Du- 
i^ues-dé DioMéJasJ Dlthnamente se guarda en su 
sadfisiíía ana ipteciosa custodia para eiponer el 
Santtekno 8aeramnito!,> que^la llaman el Sol de 
Oroñ's^^^^ «MD la vpse hubo en ta principal 
i^si^ld^^ dudad de/ Aftíea desdé sn conquista 
fot*i6l <i¡»tde|ial<,Ktnt«ie2^de Cisneros,' bastaque 
aliev^Mciisír ¿qudla íplatia en 1^92 se la tragaron 
icaa .varían otras alhajas , míe el Sr. lorent^ana 
<iiepai4íé' á:¡(ñ)dr(a$ parroquias del arzobispado sé^ 
^un'la» necesidades década una i y entonces di5 
^ ésia esdifÍMifgníricoisd. No es muy grande , i»ert) 
iúi idéf n|ucU9iivalotit|)or la> fin^ pedrerja 'Oue^le 
^mñqiliedai baibiendo^algunds ^meráMaef y^^ras 
píedfafe^ preciosas ée* ¡notable estimación, y»tán^ 
<f)óco^carei[)6Íde'méi9|e.artística^ñ su hechu 

Santni IMwiü Mcujddmn: ' £s una ' ^ las íxm 
^ntiguQS*)^rroquias-dé Toledo, y su templo dá 
-tddaífia* mubsinas* de las dírersas restauradones 
^é ha<6ufrf4a ddsde los tíémposí de D. Atohso YI 
lu[sta;(él!s¡gÍD'é)¡limov Su Morre eb ájrábé «orno lo 
idirii;f8gdlarmáite toda la iglesia en' ssus^ princi- 
iiíps:,> consejándose aun al pie de la nave lateral 
ide^ la>£pistDla íintrosoloauy precioso deartesonaí- 
4o del inisino ¿usto, perfectamente labrado y 
•jpkitádo éDoimfl de la madera con oro y azul : por 
^olrá parte: vemos que la capillamayor es ffótica. 
i^imaifislasiqu^ cruzan la bóveda y con todos» (los 
demás earméres distintivos de aquel género de 
arquitfctinra, mientras que pertenece al modo 
'de iccHistruir greco ropano el resto de la iglesia 
qttCíCoitstaíde.tres naves de regular capacitlad, 

Digitized by CjOOQ'IC 



sep«Ln}4as; pArr:Q(4iiNMfhde^piiNlfB .;f («rcoedái%r 
COSÍ 9$n ' mi(i jt^jmpondíente . (torab*! y bdreda 
i»oil^riia>: tia pg^da y ^ YereeO; genetal; de «tta 
86 liieieroa <jn 1744 , cimisistiiéildQ aqiidla en ún 
granáf^/aiH^o ¿6 [piedra con (xdüfnbaaá sus costa- 
dos > y a^ribai sobre ia: clave ihayí iuná püiueña 
^rfiaoiDiL en que^e: vé usi^ielstatUieatí de Ui Sswta 
ti tolaiN pepUentei ; El. aliar timyqr ea :un; ifiettaimo 
arfXiato$|e;(ki*iflalfgU)sto qhttnHjgKieredko^iitcákral- 
gunoá forados y'mbehm rtoíoioa,; hojfiraacjak y 
talla dísp^at&ddv .(líctfO iMidda^ieolfttie^idtó.i^ 
de? nps que. hay end crucei^8()ii:nlay apr^dctables, 
asi por el buen ^estilo de m jíqnsüniiqeÁoii^íWo.por 
las muy regulares pintpra^ ((ue Joa ad^irnan; son 
de óxúm (¡(^inüo. y dfó inadera [piotiida. ioíiítaodo 
Jaspes , con }a3 baasüs y capiteles dé las columnas 
y otros saUenííea:de da9 setocillag n^ucas de los 
dos. cuerpos; de que (»ida.Miiní))lcon»ttv;peiibctÉi- 
ment&doradK^s: en uno.yiQtrd.escftrefcjeto^princi- 
pal esjpuestoá la veüerácioüit de lo&t fieles una 
imágen.dc^iNue^tr^S^gora ,i^e; noüenen. mérito 
akuncí artístico ¿;j)ues^ aote^\% tes .^ueMlanoan de 
velador coa- yestidoá jtticitpá.íjupoeubfen Sjü ar- 
madura rbay^nemltei^o ef) Um»! intercolumnios 

}ren lo&;ático^.de>dinbbsp.rétiA)}Qs^4ú¿^^ou abso- 
utamsenteiígbatesvdhsp; Ué^2$»i!<^fih)! deben pa- 
sarse en silencio.,' ^eúdo^ }Ds:.d^.c(iÍateral.del 
.Evangelio aBudboJo^^ores.:que los xie>si¿ compa- 
ñero. Aquellos; repfoseitton/ik iLUlineiadoii , el 
Nacimiento del Salyad<>i[,. la! Natividad od Nues- 
tra Señora y su gloriosa ABunoli)n ^lienlodiiillér- 
.columnios., y, en el eticóla Resurreocion dpl.Be- 
ñOr^én su escótente entonación» y iptrafeibucnas 
cualidades qi]^é;eB[ dilosseíi notan ^ hay ^muestras 
de que.púdq pintarlos,Pedra.dé.On:en(ttí;ípéix> no 
ños álrtívetoios á afirmar que seaiif suyots , solo si 
que se pareoea ásu estilo r.los del tíolatenal de la 

Digitized byCjOOQlC 



^pistok son de Bernabé GMiptez^^ hV- 

dimos mendiNi ai <>eápéirb(»s de la pintuns^d^l N!^ 
ño de 1^ Guardh en la parroquia de San Amlré^) 
y tienen por asunto respeotiyamente á la Verótaica 
con el lienaa en que está impreso el rostro dé 
nuestro Redentor ^ en el ático ^ y en los interco- 
luinnios á Jesús atado á la eolumfla, al mismo 
Señor orando en el Huerto, al Eece-Homo y al 
Tiiánstto por laeáUe de la Amargura con la cruz 
ái cuestas. Nosoii ests^ solas las {Hnturas dignas 
de llamar ¡la iaténciw de los curiosos que visitan 
la- psirro^ia ée la Magdalena ; en tí mura dere- 
cho del crucero se enéueétra coleado él boceto 
dd hermoso cuadro que pintó Dominioo Greco pa- 
ra el altar niayor^e la capilla tie San José, de 
que eu'su lugar hablaremos: (1) tambiM es re- 
comendable un San Juan Bautista ^que hay en lo 
mas alto del primer retablo en la nave del Evan- 
gelio ; y no lo son menos cuatro tablitás colocadas 
^ el zócalo del altar de San Blas á los pies de la 
naye de la Epístola, que son San Juan Bautista, 
San Juan Evangelista , San Francisco y San Diego 
de Alcalá , sin que la estatua del mismo San Blas 
que ocupa el hueco principal deje de ser obra 
apreciable en m. género : y en la sacristía existen 
asimismo varios lienzos , entre los que parece de 
algunmétítoüno que representa al Crucificadb, 
con la Virgen y San Juan á sus lados. 

Hay á los pies déla iglesia una espaciosa ca- 
pilla, de arquitectura greco romana, con su gran 
media naranja, y su sacristía y servicio de todo 
aparte del de la parroquia, la cual se titula de Núes- 

(1) El cuadro del tránsito de San Aguátin que cita y alaba 
mucho la Toledo Pintoresca, fólio 161, no existe ya en aquel 
sitio ; no sé si lo habrán retirado de alli para restaurarle cu lo 
posible, 6 porqtie se haya acabado de destruir como amena- 
zaba, 

Digitized byCjOOQlC 



US 

tra Sen(Mradela GoQ8olaciQB, cuya imagen se ve- 
ñera ea el altar principal de la imsQia., y fué traída 
de Roma en el siglo XVI por un curaprdpio de la 
parroquia llamado Bernardinodé Villanueva, qüi^a 
trajo al mismo tiempo un esquelirto^í armadura 
de cuerpo humano, que estuvo coleado en. lo alto 
de uno de }os^ muros de la capilla. Luego que esta 
se construyó, hicieron para tt*asladar á. ella á la 
imagen una solemnísima procteion.á que asistie- 
ron los Emperadores Garlos V y sumuger Doña 
Isabel, que se encontraban en Toledo por entcMi- 
ees. A esta mismacapílla se tra|o; después del in- 
cendio del convento dd Carmen calcado, por los 
franceses en 1810, la muy devota y venerada efi- 
gie del Santo Cristo délas AgUas, colocándcda pro- 
visionalmente en un altar frente al de la Virgen de 
la Consolación, en donde todavía permanece. Es 
muy frecuentada esta imagen del Redentor^ por 
toda clase de personas, y en calamidades públüias, 
como pestes y especialmente en las sequías nMiy 
prolongadas, se la saca muy decorosa y devota- 
mente en rogativa, siendo muy frecuente que en 
tales ocasiones se haya obtenido el apetecido be- 
neficio de la lluvia. Cuéntase.de este Santo Cristov 
que le vieron venir tal como está por el rio Tajo, 
arrastrándole la corriente sobre las a^uas^^y que 
al llegar por bajo del puente de Aleaojtara antes 
ide la presa y molinos del artificio de Juanelo, don- 
de el liro del rio es mafe violento, quedó parado 
en medio de la corriente; dando aviso á las autori- 
dades, bajaron con luces y los preparativos nece- 
sarios para sacar aquella imagen del agua, pero se 
alejaba á cada tentativa qué se hacia para aproxi- 
marse á ella, hasta que le tocó su turno de in- 
tentarla extracción á la cofradía de la Vera Cruz, 
deque ya dimos noticia al hablar de la parro- 
quia muzárabe de Santa Eulalia y del cóhvento.d^ 

Digitized byV^OOQlC 



EN LA MANO. S13 

CarmélHas calzados, ent cuya iglesia radicaba ya 
entonces, y al acercarse esta hermandad áia orilla 
del rio se vino también la imagen á la ribera y se 
dejó sacar sin inconveniente, por lo cual se le ad- 
judicóla milagrosa efigie, y la tuvieron en el Car- 
men basta la referida traslacifon á la Magdalena. 
Esta es la tradición que hemos oido respecto á la 
aparición del Santísimo Cristo, pero no la hemos 
visto documentada: con eUa se trasladó aquí tam- 
Iñen el lignum crucis, deque hicimos mención en 
Santa Eulalia, y te cofradía de la Vera Cruz, cuyo 
fund^or se dice haber sido el Cid Rui Diaz de Vi- 
var, en fé de lo cual existe allí una pintura suya, 
obra moderna, colgada de una paredá la izquier- 
da de la entrada, que representa al Campeador en 
d traje que le hemos visto figurar entre los gi- 

Cooes de la Catedral. Hay allí mismo un San 
nimo al otro lado, firmado por Simón Yi- 
e^iteen 1690, asi como á la puerta de la capilla 
por la parte de afuera se ven otros dos lienzos no 
de^reciables, que representan la Anunciación y 
San Cristóbal. 

San Martin, que hpjr está, como hemos dicho 
oportunamente al describir San Juan de los Re- 
yes, en el incomparable templo de este suntuoso 
monasterio, desde el verano* de 1840, tuvo hasta 
esta época su iglesia propia allí muy cerca, fr^te^ 
á la puerta defCambron, la cual se derribó hará 
cosa de cinco ósás años por ruinosa, v para dar 
desarrolto y ensanche á la bajada por la plazuela 
del convento de San Juan de los Reyes á didia 
puerta del Cambrón y á lo que fué también con- 
vento de San Agustín. 

Desdé los primeros tiempos de su fundación, 
estuvo esta parroquia (que es en parte uriana y 
en parte ruríd, pues tiene feligreses dentro de To- 
ledo, y muchos mas extramuros en todo lo que se 

Digitized byCjOOQlC 



liama los Gigarraleé y vegas á ideifecha é ixqnierda 
del río en ú aemicircmo de Mediodia á Norte 
de la ciudad) sujeta y aneja á la iglesia colegial de 
Santa Leodadia^ de la Vega, cuyo Abad (luego Dig- 
iHdadde la Catedral) era sü párroco, como de to- 
dos: 10s!»nukchas:saníbuatíos:qUe ya heixios yisto y 
adetente veremcfs' que estahap' sitos dentfo. de la 
estensteinta deoiarcadod de su.auüt^dsa feli^m- 
sia (1). Mas Cusíndo edificado elfiaeorialwdidpuBd: 
el Rey' I^eltpe II anejar al Real ínonaatmoWde Saá 
Lorenzo multUudfde beneficios ^ prebendas fiara 
pírteide b <jtota*¡í)n^de;áqfiel insigne coateüto, 
fué esta pari^uia/ de Sau' /Martin «:en unión. de 
otraísy^iriasi dépen4wc»as ^^L^I>^i^<^ídadde Abad de 
Santa/Leoeadia, janejada al nMNO^stdrko del £áeo^. 
rial, j(}ue tiraba, para : si ilaa dos ^lelrocraa parte» dé 
lo» diezmos y ;demas mita&:4e»Ua, quedándola 
otrA tercera pwfe para dotación del párrooi^c(ue se 
nombraba en* calidad de Vicario |»erpétU0,hpréfvio 
ooDcurso y déla manera que previene eHiCíoncilio 
de Treato; ^tinguidala comunidad cuando to^as 
las dem^s, quedó completamente á dj^posidon del 
Ordiftarto^ y por últijup fué una de la3 no^sve lati- 
na$;qn]e dejaron comx) mjLíriz0n!claíreglQ;de.pftr-- 
roquias de. Toledo, y la tra$ladaron, áegun d^- 
moa.dicbo, al tetnplo de. San JuaA 4e lús Eeyes. 
£1 quiet tu¥0 basta e^ots ^s habi^ sido edificado 
ya por ios . monjes del Escorial ¿.fines delsiglo XVI 
desdelos cimientOSi: escqpto.la cipifla mayot: que 
pocos anos aiites de^$«L i^^exioin al monasterio. ;de 
San Loíenzo h^ibia sido leyfiíAtadja/ como» á mediar^ 
dos delnjá&mQ siglo, 3^ dot^a con dos eapbllantas 

{ly J^i^^eVano IJldf^ dié el, Arzobispo n.Mai:tin.)^,0§et de 

Pis\ierga al. Ahad y Canónigos de. Santa lebcadi^'. esta p^rro- 
auia d^San Martincon'sbs deredios v pertenencias, éucuya 
áonáclbn cónvittb él Cóbildo y Ibí 'eóiá»m0^«l'Papa' Bopo- 

Digitized byCjOOQlC 



EN Ut.KMO fl& 

partiétnas éor Di^Beh^nrimo' deiSoiSa y AQdnule y 
aiDtfau¿er»IteAQ;MaKfadb Aivtdéneii^ yAffiirrei 
IStdar^tenia d^notablé^ esjte lempte ^^soéptó la vevjá 
qoe^scfMkrabaÜaoapilta iiiiay««d6l?6kto detmismov 
<|áeíera iplátév^spa y de bustatite mérito c^ma isa 
tndmjaba'eniñcho siglo X^VI (lisi^ oual esÉáiahor» 
desarmádáy arrfnebnadbMeBSsii Juandélo^ Reyqs 
á ios pies 46 lá ifkisía) éebaje del coro t á Já; 4z^ 
quiMÍalá^laietqti^tdít jde la'sacrtttü^) y' alienas pía*' 
tai^ afflRfe^aseh uUa, gae^bién^ m ^aiwn 
deatro dedfe saoriátla^de B«bí. Juan dÍB4o¿/ Reye»; 
£n esta parrdffii^é^vd yíéóiUnúa la ciofvadiade 
Kueetra Scfóétti de)^ €abelau cuyahépimne^d Uk 
eáfltoceBiMTií^i^ A$st9toéoi^lo¿|aiofty>el do^- 
inift^9igui^otoiúfiiieiCa;aeífmodof,>á)tJii{Vii^ de 
efcte titísrtow^eA'Wfmii^a extitánáúr^ ddpMnt^ 
def^Máirtfii,(detoMéá w;tletn]^o dilreniofliMáV- 
ffuna<K!(dsdr« v q^áe bott!hlilM$r ¿ido ^ai^ioada» fffiíIiL 
qi)ooá dtíloe mAceies^iiBi^ trajeron la 1iná^ii>& $ah 
Martini)yifld»ra>hádityiia ItmdoD.en ;Bfii&íJufttp<d6 

rinJSnií NkfMííy^lSk^ éeiifwi^^ Aiaa intoderna 
que las anteriores, peáif '^éb[0^Uiit«'<^itg^<dsía» ibuy 
esimk^'Íri4«íf ¿Éffe^xlb 1^ yi^dlpal^ lV)k4o^ V^or- 
queilQ ^ei^!i¿'^tbaÉf fcé^iició «j' pbbHdb de Ist 

éo; i)(.pértéflé<^áligéiiéi«¿ildeiarqiiiteotiira greo¿ 

algunklp i (Kiiptfiaií ^e^uoo f m^i (iostádb . fil dStar 
m{iyor>éis tetf^^áicftlo y de Inien: gustos oraitán- 
ddd€( ráaki^'bon 'su^ gmdiUas y tabet^ááilO', 
lodo^^fléii¿dd«W¿=pintadaííilítando mármoles y de 
órdcAtf Isomj^jfíesto: 4 suLen)$Adai« ostenta en vez de 
Héllitíó^ Ifi^; Háii^ cbló«»iíi '■ adornado de un anebo 
maréd^^ÉtOc^y imitóp^rfoctameíate diferentes 



y Google 



916: iUUEMa n 

por un' grtipoiéatfingeleatyi^oiriadix»^ ¡atrafni^ 
tos ¡éfttscopateí; < Id piñtIuiA déLsAüaáffOí le» de: (Don: 
ZftearíaB:Velas({ueSz,qtte'qercibl8ii}^ encMadrUt 
con liiuy i^é^Qf {td^ptoeuMiíál fif^.Üe^^ lUtifsiO'aít* 
gk>^ y representa al;Santo Aixobffiw titqlanfle»if; 
parroquia» ápanecüáiÜOiíe g^otiosd a)unos:{ió|Ksbe£i 
quebay ahajoieH príniier;tJécmm»i.rQtraíS^ 
ttíraá ae ven:á ukiO yjotiKk qoéiM^í^ dlslÍ)r6sbit«rio¿ 
qtie sin dudaval^üaa* sfintotjiMrQ^iqil^ 
mayor; y csií elida figw^ 

80 M Arco éi>Santdliaria.M9tg)(iaiQnii ftín 4k>a «épo^ 
eas distintas,deL9üiiidda. Háotala; instad dpta \%\& 
éÁ hay un;alttr:eon ostáH»» de Sa^to'iBárbaíPaírfif 
«n él unaSt'píntuülas pecpAeQdi»:q|iftaP)&w< de Jb. 
peor que hiíO'eVifiwc^iy .finlíaieiiteiIOji» á^ma 
pasar eu :sil^oio> ! tos /.«sofitoi^Sidd' jCpti^fijo* fia 
Virgen y Slaa«fuaü)qii« 6siéifi,«ft<4u.«ttorte(ía;^caft 
piUa de Nuestra Scfiowkidfllos Dotore^, yi^onfobra 
del. Acreditado;ksoiiltj[)n tiüQl^)^. >Jaró M^mm¥i- 
nacer, á íquie» \ ya ¡íiénMos í^rMoí QC5í»l«n,' de icitat 
como autor de la estatua de San Agustín. qll^;tlll)Ml 
isobrela portada 4fi:tofigle^d{fR«^ó)et9$ y^l&ora 
está en-^el Museo. prwtófiíJ[K,<( ,?.'x\uv>')Uu\ .<.;!mm|í 
la)mrroqUiú; .^Sm ¿!«íftK>(^:«rígidafdwtao 
del ámnito de la igle«ftrCateáralid««d©i|j»5 primea 
4K)s añ0s déla réadHquiíte; íyii^aíjí^e^oisídteblo en 
la seeck)»!pr¡iftera d¿lli4)Wí]li qliííestuvpial.pfincih 
pibíenla cípíHa qjiiie seJl9i»Á»6)jS^«siw(¿;8^iHH 
•mentó por euardaíseíepííítoiSlíJ&.íiMs' 9bm adiftií 
nirtrarle. 4 lps^f€ligr«se3i'iyüsejtií»tó(^ni^^ 
San Pedro el viejo poí fesiar éd^^^ 9) ;Mpíu^ip6 
de tos Apestóles, y para diferííiwi^íd^ fe/ nueva 
cai>illa fundada con fe miBma'ftdíyoOíiewn^ipoffiel 
Arzo))ispQ ñ. ) &ai:^^)teRQ)a;$wá:l)^|«^«^ 
d6Jia;p^rrcM|ui4id^d)6íprlfirópÍ9s<M)Hi^ XVífw 
m i ismym'j í»f»í»¿wi* iwmrtdidpAíPWiL iMifitnft 

Digitized byCjOOQlC 



ENtÁ'ibAO. ííff 

eétíMf^cemiáeh párte^foMüal'}^ material de ésta! 
páQroqüiftV m» l'émitílttoi» ^ál fiárpafe 2.' del óé^i^ 
t¿k>! Vlv y aisi6 est^eídlmente al j[^hrafo9i*>delda- 
|álrf0 VIH ^ la ^okm y libro arriba citados, 
dondéMdimoií^4a^notittias(q«ietambietiimdt¿r^ , 
pk)plks^de eittetegalr, al nalAar detas capülaá dé 
gánBógeiA^ydeSaiiP^drofettla^áteéwLí ) ; ^ 
r- Saii^itgó. > Se' dice «er fteádacíon aiíti(}tti4mai 
eittododló»!ebei)4t^sideaíl^m fecha; hay ^ em' 
b»ry^féuiefi la álribiifyeáT cuarto R^^ deVtoiii^ 
galiDJSáMhD9l(solir^m^brádo'(^|iete^ <{teie esfi 
enteíprádo ¿n ta éapiltá tihiayor de ilaCateAfali;: 
coM« dí0dMtsá 8a<tieiiij)o<rpoi4 iiabe^f iMierib m 
ésta^'C^CKÍ^ ¿tiG»¿^ td mm 

iróuhil iéik qifeftiiBiié erigidb esta psufr^quia^tlan^ 
do la mayoría; áe?ltts o(ltad:)eff tiempo de DjA|on^ 
80 Vt, pm*qQehdUeti|lo tenido esiie: Rey qtieiMks^ 
trüir toda la muralla ^e desde él puettte ^ 
Alcántara rodea el arrabal testa la pumrift de Vi^ 
sagra (porqué habia pof todo este lado de Teiedo 
«na grafn perabn dé vecinosíqae quedaban füerá 
del eerca4o y defensa dé lapk)blakion^,<f»receiF^ 
^lar, )queii im - fafrrio' tía» poUadó y extuaniuras 
no ledejasenün piATOquia cuandooon táBtá'prai 
fusión \m creaba parailog^ué ¡hkbitfib&tír dentros 
popiotr^' parte/, «onstar^eii doeumentos íodroialia 
que sé g^rdaneüd archivoxMhQspiftaliideSbtt^ 
tíago, qiíe unos ComeiKiadores de ésta Ordep 
militar, que eran heiímaiios y se llámiUaá laf 
Biosdado^s habiendo reéibido comisibii4e la inis4- 
iña piará reparar la^^ iglesias (ju& la perteiletían, 
reedífiéai*on esta en la iJ^cvinaiqíie bor|i;tla<h^miosl 
1^ porque ^a titular erarplp.p^toóno . dé Isilí^deB 
y €ábaUeitía,attn^eicio!erariÍ6íiA pfertienénéki de 
dlá él ta»plé;;p9r éiiyaraioáiKKlói jqmríduKDdsor 
eiicíieíattástál gastoj jlieébo éá edta reedifitemoniy 

Digitized by VorOOQlC 



:Ók)^dd!<¡M^i)Mt)^:^^<> Qípí:)r)4o!i»^i03¡|^aridDS 
Agosto J<írt'íl335íi iliie.^tWÍ¥al^'iar^*í>^f 

6cr^eairJa?itq)fl^oim dtdptu^to pítrf)bp ÓíOadaém 

olpe. ílte tpíiquíerí Imoá^ , i,^ta ^ ¿g leáia .e& :de ; rte$ 
Hlaís'tiantíguof (Adi0«»í)ái;<4pia(íhay> €to Ja md^, 
o6DteiV|*do(el! oaróotei^jde ^ubhqbHi^ftaui^ árabe 
tantü cttlftf)nti^i(mpua(»tt)>oa 4(i ^fiesiióf ,!^le»ila 
tenrex)oi8|0.<8n)éláb8i¡^el áip«s9ai^,qne|iP9t^iMt 
Hiente !ha^^su#idQi.'dtmr«i^8itrf|^ 
hanrddsfi^imdiQf miiidaa r y ^fi^f ciáimeBl^>likúltít 
maiiBnillftOíqttéMpóiqracíiíeh^sFatergrsttalp^ 
0obialle89iiMO3i*7bob tresruaives y Stt;^apa4eidad 
efi dtedfaáféfegilllaiii; ( ociilaeKvIa buQiKis .retabtos del 
góbcft) ant^ob eam >ttíS^wtí& y tablas joteí no deé* 
|M%oíaUeiíeí€lciJH¿oini f.(i$leadOy(d aUar a^y(w. Dí)uy 
FebcménAaÁdé por siii^klétfcadtei láUaís j 43iS^ 
rasidelisktoi M(í;^> abiuit)a e&itotanr^íentpa^^de 
feoha8d!)&St^tl3Mi|8jaa«giHl elcaráoterdelettade 
nfc'éj^itafMis^enfaiddqsIqíie secuentaa'ui^ de cí^- 
tú cariadoidJeiDi. Saii¿haiel(flrawv nmerto^en 1S88 
jiidtM^éé\wa(k ilámadsDLeoeadia'iqqeiflqáeii dl3d8, 
zjMtmúéíbptii ftífiearkte <lrt hijo de ¡la^Bíosdada; 

Digitized byCjOOQlC 



Vná anti^iisdlftmUty Aotaidead BMeipü tambitüBK 
eaesta iglesia, que esc d j^úlpiftato qWipre^t 
caba San Vicente Fenrer!áfiíiefc;del^te'AlV y 
prindpioa det XY ieii ettaiinisna parroquia ::ei9* 
pürárneüte árabe eob lindísimas lamres ^i piedra' 
btanca ó estuco sumbmente sólido , y esta biem 
conservado á , pe^ai^ dé: los> cuatro, siglos y i niedioi 
que cuenta, de )feoha;.;^rria)adaá up pilar de Id» 
naíve^djri eentrov c(lladeidpl Bvan^lióyieasi.fneRff' 
teiá la puei^ta dé/entieadal finin^iaorief dedastlaidr" 
mirablés > conversiones ' bu» él S^^nto ' I^eificadoí : 
1Ú20 desdeesa sagrada ^t^dra, se ooñbervfideHH 
troáe. ella una eÉtiCua! del sniáooia; «n su Irajet 
religiosa y taiua^OinaLuiaL/coñun (>u¿ 
la matiot'i^^titud de estar predicando;; ¡y^epDs^i 
thiyó 0(tro piUpitoeofrefité;, qAeef el qvieiwíuta/ 
dóde ie^íltoiM;es.o3bmbteA^^uróil^staifine^ del» 
si^ pisado enfiesta^ pi^rrdquiaiotisifpiráctitíaijrekLH! 
tiyra^alínlisino. BaU) VioenteSdrrer , vi 6ra slabr:.de: 
eliájima soleBintí.proce^n oAo; su* imá^én'itedbisi 
lógranos di dodaita^aBtfes dé da , Ascensitmjpilinh; 

S'éttdosei.lái ermita «deiSaiiÉa Marhiitia filanca;» 
s que a sU(tieaM>ó hablareri^,íftniin«rntíffiáíi^^ 
(fueren tali Kjtia* 4e< pi05:vfaal]ia!)sídolo(ki^agbadá. éQí 
igksiai lestai siiiagoga. dejiídios I áj^cónsacueilcíaíde) 
las prefiieaoiónes d|el mencionado Shunto ; y^ rcoUei 
áifines dd sigla úHinioiiim^ prbffanadatHcKkléi^flfiíj) 
ta, d^'ódeÍR4aUá.la^aaesÍ€i9íi3*eserñadá/ ol; i: ) 



; . : 1 't í ■ ;.t:j íH c/fül Si*;» r ■ '■ • J ' ' i". 
qll^ecBEK^ Juiiniidd᧠; y désiiño '<^\xe en ¿i «ái^ ;^iénén. 




y Google 



Sifitó , y aprovechavóA: issla eimtinstai^ia^ los an- 
tiguos para sd)réMnibrárla a^ á fin deqtíeno 
seoiÁifuQdlés6,'>al Mcer mención de eHa^siiá- 
plemente , con la «finita 'de San Bartolomé ¡de: la] 
Ve^'€|nque luego se fundo el convento de Mini^i 
roosdeSni Frandsco dé Paula.; (1) no se sabeisi' 
fue de. las pHmitivamente: fundadas, aunque es 
dé presumir que io fuese , pues se contaba entre > 
las mas antij^bas: lo 'que!8t parece esiqbe h 
r^dificó & principios del ^^b XIY D. CiOGÍzalo! 
Ruis de Toledo, Señor de Orgaz, como Hémós 
visto que hizo con xla de San Justo y deápues 
hémOs de ver también con la áé SantoTomé. Pero? 
deísta fábrica solo quedan en pie e( ábsiáé de 
la capilla mayor y parte de sus muros, quetodar 
via cons^ván porta eara estmor tr^ líneas úi 
órdenes de anfuiios ! isolirebuestos , al estilo i dé 
la arquitectura árabes siendo los unos redoiiéto;^ 
apuntados otros, y. los demás de herraduBa, :yi 
todos dobles* Fuera ide estos resíduosi de sttíSLnl&: 
gúa construcción , tbdó el ' resto del edificio , :así ^ 
omho la tbrre, és moderno y . regularmente sé 
reedifícala en eLsi^lo pasado ^como otras mucábas 
iglesias de Toledo y det arzobispado: qué se en- 
contraban ya viejas y ruinosas. Nada tiene dé not- 
toUe este templo desde que suprimidá'SU parro- 
quialidad frefitndldaen ladeSánAndi^^uiedd: 
cerrado y^sim uso^^lgiíno: los muy buenos i i^ta^^ 
blos que habia con pinturas de Tristan , Maino y 

(1) Algunos dicen qué hubo también en lo antiguo par- 
roquia de San Zdilo que se refundió con el tiempo ^n lade Sai^ 
Bartolomé formando de ambas una sola feligresía.^ 'y que de' 
ah( provino el llamarla San Bartolomé y Sáñ Zoilo corroih- 

S ¡endose luego la locución y resultando la de San Bartolomé 
San Soles. Yo no he endontracki daftii hingnno que eoiro- 
bone esta opinión,,^ splo he yísto Qn es<?ritos antijguos la es- 
pecié qué consignó, en ^1 testó, 'de hs&r aiU una capilla del 
ftintto.yaéfldciwíhásv^írdstfltíir ^'-'^ ' ' 

Digitized byCjOOQlC 



EM iJli VANO. S81 

AkgandrQ Sémkiív han sido trasladados de. aquí, 
ufioB'á la cabilla del Seminario Gonctliar (doode 
los veremos á sii tiempo )'y el últimoi la matriz 
citadadeSan Andi^és^ donde ya le méñdonamos 
como obra muy ^preciable. El edificio se conserva 
bien y sin haberse profanado , asi es que alguna 
vez /aunque rara, se celebran en él funcione»* 
Están sepultados en el mismo los c^ebres pinto- 
res :^dro de Orrmte y Dominico Theutocópoli, 
eat^hdido gefieralmm%6 por el (keeo; 

. San CiprianQ, que los antiguos nombraban San 
{)ebrian. iTambien Wde:1a&{^imüivanient]e funda- 
das, y restaurada eñ parte diferentes veces hasta 
que la reedificó enteramente dejándola cook) hoy 
«stáen 1613 d Dr. I>. Carlos Venero de Leiva, Ca- 
nónigo de Toledo y Protoinotario apostólico, dando 
.los .mlares,.retablos,;vasos sagrados y ornamen^ 
tbs^ según sé lee en una inscripción latina que hay 
grabada en la piedra que sirve de friso á la primer 
rá entrada alátrió de la iglesia , reproducida en 
k^stellanó sobre la puerta misma del templó, ha^ 
hiendo en ambas igualmente los escudos de armas 
del generoso Canónigo, y en una hornacina sobra 
la clave del arcoxle portada una estatua de Nues- 
tra Señora. Tiene la parroquia una sola nave, y 
no muy grande, de arquitectura moderna con la 
hojarasca que ^a comenzaba á introducir el* mal 
gusto desde prmcipiós del siglo IVIL La capilla 
mayor y crucero, que está separado delcuetrpode 
la iglesia por una buena verja de hierro, soh.algq 
mas regulares, hallándose aquella pintada al freár 
cocón adornos alusivos á María Santísima de la 
Esperanza, efigie pequeña y de las que visten^que 
se venera en el altar mayor con devoción fervien- 
te de esta ciudad y los pueblos comarcanos, de 
donde vienen muchas gentes á cumplir votos que 
la hacen, todo él año, pero njuy especialmente et 

Digitized byCjOOQlC 



i^ terdePo^dé'PáíScnlia déPaitecbstés, en que sé la 
dek&i'a niia fuficidii solemne sacándola en proce- 
^«ícmpopi^aanúméro/díeeallesi de Toledo hasta b 
iglesia de SantalLeDcadia del Alcázar, cuando exis- 
tía , y desdeíliSSft ákiáUaeta la parpo^uiá de San 
imn Bautista en que la ^eáotan la niisa y dicen él 
^»erfni3iii!' Efeta. proceáon es YOto»de la parroquia 
^lesd^ unj«hft@»ya t*^»iato en qme afligia á fóleSo 
iientae^td^iiiia' imntali de iá <|ue estaba mas ^ 
neralmenteoasligfadatlai feligresía de^^n CipnaiK 
nó; en kuyo!»|njut)il0á.parróqúí^ sacaron á esta 
Virgen f^noeesidnálineptei eA rogativa teísta la ci- 
tádai iglesia dé Santá^ Leocadia jiinto al Alcázar, 
qoé teego fUél cóinb sidD^aaos, convento de Capiji- 
<íhlaosi jí no «©lamente cébóí la pfeste "én la demar- 
Mtbkáoíí deiSiin {¡iprianl&Birioiái todas las calles de 
la oiodaép0.r-dói¿íle pasó la proi^sioQ. A imitacioh 
de^les<)$> voCOyibieteifon otn» loS' deí ia parroquia 
-deiSai)iAiidpés,'cdn;káal n;iotivoy dé ir tanobieii 
en filrboébioni á la^ íi^i^íaldei» San Cipriano todos 
loú añop,vcioiiíib l0.!e)ecuearon( iñucho tiempo, el 
«e^ndé» dialde^ PáscUa dé Pentecíostés, y que- 
daron: libres' aiimismo de la peste 'que los de^ 

/ £1 altar mayen* pár|eoe;bi)^o«n> el género que 
se msabaáiftMS'dd^ siglOí^MIlpor lo poco que se 
ve eñi lo? alto* (pues edtá d© ¡ continuo culnerta su 
ptifqieraínHádiCon>i|« dosel y cokeidurade deda, 
en c(]y»o deñtró'liiepenicolooa^o el rico trono de 
pl^tae» |que ásiebtai,iavimágeri de. la Virgen ide lii 
mpéihxm)) y ^nel uesto dé la iglesia no eiieontra'- 
nios cosa'cKigiia: dé notarse^ padeciéndonos únicas 
mqntebastantp recular una pintura de ,1a Huida á 
Egipto que'^vé en un- pequeño altar que bay en 
lá llave á la izquierda d^ su entrada. Hoy es par- 
ixN]uia filial, p ayuda deparroquia, aneja á lama- 
itnz> de Sani Andrés* para servicio ¡do la numerosa 

Digitized byCjOOQlC 



ElfttlWNO. ^ 

tal y liajadtJá-WCíttTewí¿; •*''*' »;! • í' »« ' np ^í.mi 
San Cristóbal. Fuéparroquia 'an|ígüá;^U6'M^ 
iDolapnéeipaíB^iltiSrió vflridsYnidifíeaM^iOfík eri su 
iráiptoiliasia vidDiP á|>apar enjgfeccf irotnanohí^^L 
jieaios' euaiidp; puro noí ^é pas^ U^ ft)g1t>(iMtft- 
ma ó fines de* XVíl ^e^it jéi caráetfe^: de B* ebtífr- 
trucétoiii Hpv^^>^eiK*.ueDtpá eerhdia,' isiii'CültO'v'y 
fM>rilo qoéal ésteHor'apíiNece rumosaij-i^^^ que 
tráj^tmiosinotioía -de que» e» blla faubietse antes; tíi 
jnenos)ha7ai ahóD^ éo^ algána notable 4e los boA^ 
jcdptoáuquereaíésibiiobpa isañaliamo^.: i-i <>('!> 

jda emparroquóia cristiana) jdedibadái 6' eké^ISSfttiy, 
pues pop iódas las nmáslra^ áe^nÜefrb^Ué htíljiá 
sido . mes^uíta áraüe; eáya fói^fria * cMéei^Vab^ ifl 
centrbdelteiiqita hastia stitiertíb^ eni«rtiemrÓk 
días: Gpaod<)¡.al^ndellibr<)íUliiagaifio^>méb^^ 
de laá ruiuas 4e^nK^i]ineirtós^)»^aíAojs qbeh^ 
^ñ Toledo, habrem(^ de« deón*; (á!gü»a^ ^ C6s«i '^é^.Ut 
luxiasa' cuivadúfíé^ótOes:} <ide^'tie|im>Bu» é«iÍM^ 
pomñfi bóteda d¿ esta iglesiali^a(K>set^i^l^ 
fundamentos coñ^ueiahora!ap«iRltaii()($iii^<4tlé 
4iiíbd en e^tet sitio UebipYe d^iterbültf.^'tlteMi- 
IÍ0ideik>6 ;»]i!ÍiaAos!%ettt!flh^y^ri» :eird^^ ^diig 
cióálubW>ÍEiiahdiiid^no>el^i4}'4e kíá^ámbéS,'')^')^ 
fin parroquia de San Ginés desde la recfíft^ü»^ 
ta hasfcúte^épdfea)^pfmB4¿'>em (fiíe*\iái áMo lo\al- 
metñb, m ^ok) su^lifaidó^ixttiiá^ptí^ y ¿cfíik 

igleslae^l^iiio vechadoirior tíéiroi^comble^^ 
«di4cioííen>!18i0;¡ dejando tafli^old eVairba^^ói'd'dnir 
-qde ocdpól» ¡jDS.al^resvy dertaslieftteirett'^dte ««silé 
lemplo ¿e ♦íetarfon íá San^ iVibenléí y ot^as^tóé^lait 
«i!ai,j¿«dit^béfíok Üidhu;) el 'eláerpo^é^i^ta; {Viktti^ 
Aént9^at)ie;ii^i40riiái'eápittiísvs[g^ áe^útiS^ 

TOrites'ii4pdci|s-fia«|e(k#e9/iféli ^ »d€«' r¿tta*éit 
itaientO(npbr¿ n6rc6ai^\lím»)s llfotiüül'dé nihftáiiá 

Digitized byCjOOQlC 



mas que nada la fabuto9»)eiiéta^^o;H6ní;ule8,.d6 
q^eéiS^tieo^hablaremot»; ; 

ii SmlL(9re»M0i .Fundación átikígufty flsnapiore- 
DOva^Q de rno lejana épo(»r iienét itne» naites^ jiero 
pet^fia^.iy'tCKlo e| edt&cio es otf zqbino «a suiai^ 
quit^m*gksm€t>$a alguna qu^ moretea ) meneicH- 
jnapse en pariioulair.) Los ;aUares' tempocoiofreoen 
objetos^ que reeofn^idar á laá^teneion: deios 1nte|- 
ligentes* bí se e$o6ptúa el que/hay ieniuna tde lak 
^piUas (le Ja nave de la .JEf)ístalal qu^/ dontíene 
cinco tablas n>agní&cd8 porBUibriUantépokNrífiov 
^n eoi^rectiaitno dibujo y bien» disj^uestá ^^omposi- 
cion; la dQ qti inediD» que eis Ui mayor ; repriaseirft 
el misterio de la Anunciación de Nu^ra ^Hor% 
jy jl^ cuatro restai^tes á San Lorenzo;. San: Fráin 
.i)is€Q,.^n Eugenio y Santa Cfttal¡i|iai::ht)Jsabfíino8 
quien sea el arti$(a.que tan!»aventa)¿ydbs.pk*odu¡e^ 
^cipnes dejó en estos cinco cuadros, ^ero desde lué^ 
goae puede asegurar que na se enbontrartai> ám^- 
au^das estas pinturas entre Mx bueno que la ñsñér 
sa escuela fl^^eptíná eiiseñó> á nuestro^ pintores 
4A sígki X VI. Guárdase .6n ^esta iglesia unai dosti^ 
lia 4e.su Santo tijtuldr, trifida'defiomapor el Gai$- 
deual González deJtfenAo»!^ Eneldiaes ayudad^ 

Íarrjóquia j6 filial s^^a i la nmtrÍB)de Saa Justó.y 
astpr- . . . '. ii" , .••: ' í. -Ai:^ ü-.-iíü; i.:i 

. , La jfysiddeu9( , m ti barrio rfe Áj^tqM¿iaa^ ; i?ué 
,4esde antigiM)6M6jan^0 de la parroauta de Saa 
Isidoro^ con nila ; nautísmal por si ; y deade la te^ 
dni^ion <le i84S sigue ^la la oiisma forma, }pere 
agregudaiá la de ^ntiago, pues Id de San fei^ 
doro fué suprimida; Está en un ^barrio de Tpleao 
distante una legua de la ciudad hacia; el Otiante^ 
Uwiado \m Aiueai0a y enilo antiguiK.^jOfiÚML 
pipppi^adde un ni^ro nfttiv ^vpcifialgue Turia 
»Ui ;: D. Alonso VI , que^ a«quirii6 eL d^minio^idc 

Digitized byCjOOQlC 



£M LA KAKO. S28 

esta macníficaí poseiñm por el derocho de co». 
^sta , la donó con otras cosas en el año de 10Í5 
a los monjes de San Servando , que ya dígiroos 
había fundado el mismo donde es el eastiUo de 
San Cervantes, y por la marcha de estos reli- 
giosos cuando á los pocos años desampararon 
el monasterio, pasó con los demás bienes á la 
Catedral. La iglesia es pequeñita, y no contiene 
nada notable : celébrase en ella todos los años 
una 'solemne función á la Virgen déla Candelaria 
ddia 2 de Febrero, concurriendo en romería á 
este barrio un gran gentío de Toledo y de los 
pueblos inmediatos, y se hace por la tarde pro- 
cesión con la imagen de Nuestra Señora , , reccv- 
giéndose muchas limosnas. ; 

Sm Miguel, que llaman vulgarmente el Alto, 
porque efectivamente ocupa uno de los shios mas 
elevados de la ciudad, cerca del Alcázar, es igual- 
mente de antiquísima fundación, y nohay iduda 
de que su primitivo edificio fué árabe puro, pues 
conserva aun su forma de arquitectura ¿pesar de 
las posteriores reparaciones ^ue ha sufrido, y k> 
está diciendo también el artesonado de escelent© 
madera que todavía le sirve de techumbre, no me- 
nos que la elevadísima torre que tiene á su lado. 
Es opinión bastante general que esta iglesia sirvió 
algún tiempo para ios templarios, pues mientras 
estosCaballeros tuvieron elmonasterío y castillo de 
San Servando, como indicamos en la sección pri- 
mera de este libro, párrafo 1/ del capítulo I, es- 
tablecieron su casa hospedería dentro de la ciu- 
dad, yes tradición que lo fuera una que ahora está 
lastimosamente desfigurada y reducida á albergue 
de familias pobres, pero ostentando aun magnífi- 
cos restos de anticua grandeza, la cual está pega- 
da á esta parroquia de San Miguel, y de ella vol- 
veremos á hablar en otra ocasión: esto supuesto, 

Digítized by CjOOQ IC 



15 



8SSS o/ylOUEDe! 

así'teonio taln9tfirál»éiÍQpQn(»isa(Cpstttmbre.de que 
¿íMdpiis húbibseiuikteinpio ló capilta.nlas'Q mebus 
granjeen toda¡easa!mfagiosap»raio» Usos espirí^ 
Ukaleé de suti nKN^aiAorcis, < sin que ^ todas dquefias 
iñttiediateiones existan rafetros ni se tenga noticia 
de que hubiese otra iglesia quie la d^ que nos va- 
nlos ocupando, se hace ya miw verosimil la opi- 
nión citada; y si se añade á todo esto que uña de 
las campanas que hay en su torre, ycuyafecháno 
nos ha sidb posible leer, lleva eñ una de suB caras 
grabada de relieve la cruz ó hábito del Teiupte; y 
si por último se fija la atención en la notable dr- 
cunstaúcia de oue hay agregado á la parroquia 
por su costado Meridional, y con entrada por la 
Iglesia, un claustro procesional con su patio en él 
centro, condición de que calecen laá demás parro- 

3uiasy!que BbYci es propia de las casas de comuni*^ 
ád ó de corporadones colegiadas, encodtrai*emoB. 
tódaVia mas probable aquella tradición . Perb sea de 
esio;loquq quiera^ dio es que ya én aquel tiempo 
etistianjésta iglesia y dátistro^ puesto que en él se 
aücuentran lápidas de enterpamientos.siimamenta 
antiguos il^vbles ya; no !habiéíidQ p<)didiO;\sacar 
íntegro mas quéel epütafló qüei ha^rincrustado eia 
la íi^eddel cláiistro ó ¡galería OientaU cuya de- 
fectuosa ^w^tógríal'ía y. bárbaro latin en que está es- 
crito, son muy propios; de la época á que se r^ere, 
que leis el año de li9i; ^on^préndesesin embargo 
que pertenece á un judío llamado Zabalab, qu^ 
luegtí hubo de bdutizarfee puesto que fué pre^í- 
temyí adorador 4é Jesucristo, como éke lahus- 
oiipcion, y que su espíritu se suponié haber isubi- 
doálos:tíeloá(l): 

til..,';.' : . . ' . . . 

,(4), E^íe «flit^fip ,dice m. literalmente: 

' XPicole; mcltum: SKCTANS: : . 

iiCJiOB.iNsaiJB: sepiíltcm: wm ii£hobakdó: capis: : 

Digitized byCjOOQlC 



EN'UJIJilNO. W¡ ' 

con >inó|deniM> peatab^lonésIlaKforaiavfAelsiJkail-' 
tlúiteotupá arábigi, O0O ctiibero^ iwtedisnliarailjaíy 
presbitériooeii cudn to jpi;<ibietÓ8 :a^ttstioop enoíiarva 
ateüníis dignoi^ de^ que^d baga nietícíop défeUosl 
Eoel altar cóiat6i*aIdeb8vait0eHo)haydd8 laftlab 
bastanie régüliaresi a«it?ohia éiila sawristia.y éliro 
altai*' dela;ig»ksia'uíi €hici%o yiuii ^aií; Sebastian 
Ué^escultura; quenp carépen^Aiórito: en la. lia* 
¥6 principal y: en Ibsdoíi jM)8t^liva¡oéFcaiiKi£dl 
chMJero, exislíelí und-énfrciíteidq oíSbttób grandes 
lienzos: q6e: adorharon ^ntes: oti'os' * taniosajtár^ 
de la cápitla de Reveis ¡nuevos y íse^quitairqn d^altí 
criando á' fines del si^c pagador DÍn<;éMaqIla/ los 
ci^^ qu^hay atK)rpr'i^pi^^^tan»elN9ria)¡eiitíi 
del Salvador yilaiáíéoratiohideilQfrfiqyei^/olDcá es- 
te^de ^^igéiiio) tOajés^Traquel^i Dedvqtd&'OrRelite^ 
ejíotrntadÉis ácomiíetenbfa^.yfipiB reivetendíÉs diael 
ñas • ;dotes '¿e kmi^s: Jartistos;^' etv^ilosdKptorbasia^ 
cr^ceto biá^fKittw^disiliepeosfaijgfr ntai^/pesiabott^ 
qiie' sbn»ió!^0<!i[»diáyieat)6/>bn«iiad6 dei j^f^^ 
la, y una Sacra Familia, en el.dtel:EvangeU(H:^^qu« 
es laque ciíaíPbnajconío.dieJvlan de. TAledc^ al 
bablarl en^iviaje'attiftioo, délaiglésidb de; fiapu'^ 
cbinosjuuto^ al> AkázaP]íasi;Komo(|creein0d i^ué 

... *:'}•:•;;;. ;í jií / J f M-ifiofA .(J '.í) ()t¡. : -i] ;: i <;.(■ = ,.; 

qúem: TEi 

' '^'''^''^\i^tír:'^^p^Ai^Mtí!im'' 



MfOitJSD^tÍBMOik: l¿)$(TAtfi:<pi¿^'ZiBAiiA¡B::MftiTüd %vkui< 

:i .. . ;': ') HWíEnpiftHflüjrrí;)(>Tft8:¡fpí^yi§:ífiT: ,,;.,,, |,.).^j,oo 
.,.» ......•.> 'Ossa:,jaceni}:tl'»<vlq:(^Pm: _.•_;..: • 

>:• ,([ • í^,^. - ■•ÉtiA«x;;iíCtÍiitiíiA«»aís«witt.'- M) ;(>Iji;I(1i;íI 

Digitized byV^OOQlC 



tamben seanloseitadospor elmiBiiióalfólio 190 
de:su toÉio ly cuando trata del coro dd propio con- 
vento, otros dos cuadrít^s qae hay en: La nave del 
centro representando pasajes de la vida de Santa 
Leocadia, pintados por Francisco Camilo. Debajo 
de k tribuna ¿e ítota además otro lienzo á la de- 
recha, en que está la Virgen con el Niño, á qnien 
ofrece uíi ángel ua canastillo llenó de I corazones, 
mientras su madre' saca á un (joven de la boca del 
dragón infernal, y ea^ firmado en 1.751 porFran^ 
cisco de Toledo: por fin existeniotros: cuadros de 
I» De|)o»cion de Jesús ea el sepulcro;: v de un reli* 
gloso' capuchino, aquel en el testero á los pies de la 
nave prBÍcipal> y leste ^n la colateral del iBvange- 
Uo, y ninguüo de los dos flebe pasar desapeneibíoó. 
< £n esta pftrrotiula hubo iktíahéntíandad del 
santo! At^cángel titii^lar^ sumamente rica , y que 
tmiá á 'su cargo muelas obras pias cotí quince cá- 
Jiéllanías que se servian en esta iglesia. Hoyeátá re* 
diieida á «yuda de parroquia dé San Justo, á la que 
quedó agregada cuando la reducción que tantas 
ve^heinos citado. . 

': San Rbman : Acerca de cuya fundación se en- 
cuentran divididos lósanUguos escritores, teaién- 
dola los mas por eontemporánéa áe las ot^s.eri- 
gidas en tiempo de D. Alonso VI, y no faltando al- 
gunos que la atril;)uyen á D. Esteban de Ulan que 
vivia un siglo despiiiE^d^lftiíécQpguista, y aun al 
Arzobispo D. Rodrigotque es todaviaialgo mas mo- 
derno, parece indudable que existió ya como mez- 
quita en tiefnpo de los ársibes, y¡ si hubiéramos de 
asentir á la trsidicion común dé que San Ildefon- 
so fué bautizado en esta parroquia^ .tendriamos que 
concederla una antigüedad ta;n remota como a la 
misma iglesia Catedral, á la basílica de Santa Leo- 
cadia y a las parroquias ínuzárábes de que hemos 
hablaoo ; creemos sin embargo que esta especie 

/ DigitizedbyCjOOQlC 



EN LA HAKO. 



carcee^^ todo ifuiijdaflíieRto ; pues no es 'rej^ar 
^e cuando ej Santo citaba,- en los'versoequé^ya 
insertamos. én elpárrafo l.*d<^l eaprtulo ¡anterior, 
laspatToqüm^oeb'abia erigidá8^c«f^^ tkühpo, 
Imbkesé dejado de mencionar acuella en^^be^habia 
recibido el nombre y fé de cristiano. 'Pisé unas ins- 
cripciones árabes que hubo en este templo hasta 
el<ano de 1S72 y áue ofiandadas examinar por el 
Goberiiador eclesiástico de lá Diócesis; en suspent 
sídn del Arzobispo Garran^, re^tóqaedlfiípüsiéM 
se quitarlas el Górr)égidor con orden de PeHpe^nv 
asi? como otilasmuehas de su génei^ó qn^ bamh idi 
diferentes sitios de lácíudad,! se pruetet que éu$iá< 
do menos' existía ya esta iglesia enitiempb'de' ios 
moros coUo mezquita suya, pues de btroiniodoiio 
se concibe (|ue laá hubieran piiestoén^un ítedi{tlo 
cristiano, ni que sé dinbiersí'Sepplta&Oien'iélnuii 
mibuhitan. Deciaq ásüseeun latradisedion'queidd 
^kis se hikaen él aiglü xyi.' ) ; ; i •! »; m:/ .i'» 

Ln proíPtQ» ¡iJLamz \sopre nuestro., ffiñ^^^ i^mmf^ 

; tar á la ca^(i|,. wnW? -f^ ,Af/;q^uti,^^^^ 
Aomlá.,yñnfC^V^mi(m^^fe afl^enmngung^.paíffffa 
&¡ífrarán q^^^ y, éft.jnifífp 

miefQ p^a/flíla co'nfra crislimos^m que )ffíifise^j{u 
lanza j^ri 'sQng^'e (¡e. cmÍiaÚQs.y¡,rnur^ 
dia, jira vivo j/.$anQi ahkrtqsjÍQ^qiQ^'f^^ 
so;y^ueÍQfan sus ffi'i^sore^^^^^ 
neraamperdmadós,;^^^/ jr^iMíoi ,.;ííii>l'>.>ni 

' Esta in^ripeión éstób* i^lbre ' «lá püéfrtá* '^^ 1^ 
parí;o(tuía5 y entítíiét de lá sebuKüra de xiúiMé 
que se llamó (raíandríno habiá lási^iiieritév^ *'^ '^^ 



')!• rn 



Di^ es grémdé; la oracion^^iapaíii sobre i?í frt^i>^ 
^od^Diós. 'Emp4idfa'éS4md0de>laéasddé 
Mtea, iúoadmmiiiároa q^\está'hóUfMa^i(Milík 



y Google 



(, diUtifs €n. elia^pcma hadet^ilatíeioi ipuiomreme^ 
,{éHa:áibesturlm\m tílá^ há'icaqát\dn nisetutíirámi 
, ( ^é{ ttran «^ /Wañb! ábieríái . uis' ^qf^s^. ; i^ii|¿ 'iTrtff anr 

íij^.jiíl oI<;ííI") :»!''/> •!'» n<>!*:¡ '.;' ^ i'-.'; -. ii- .!•' i • 

li £qiim( i¿ualfrttiedbí:tomf|reDÍ^7át ho! eslposíble 
qU6<eair!un) templó» drütiáno»hul)ifii^aiíi tánsenúáú 

(}VÍB<^'ilantarránmAB& iobcacipciolxes kxldafofias 
áA (filiad 'prpfetanitarecelpueáíuera dei^duda qiie 

QÍ(tnüitiahpinétana,i;iR'í|iié ct>atiiimi»írád0io todan 
iiiii4espueatde>h aniwc^cpiistaviéq .^ituddie>la6ioaM 

Slt|dadi(mesibaijt>iaiq gfuuéiisbidatnégóiilai'dudad'á 
únlA.loii6o(VirJippifistaq'dedlRe;y'>]q€obi deipiaiae 
bte0fip6nm(»i€)iiiiaí!se^ndá.lápidaide t^^ 
das, vino á España cob^slésfioiftdadáJáltOfna^^ 
To][edo por los cristianos, y mal hubieran podido 
tóíofeáh la ^pÍMrá^ W¿¿éntó(fe éh íestifnóriio 

it^mé'npJkm^^ |)í)oí^ en \íTí templo l^ue 

tóy mtfsfe dé'stí cültd: y 'tüiíéSéti^ ellds *á su\ a5?í>0si- 



hS(*^ itjdá Tbhbdtehja-líi!^^^^^ de está páñroí^a; 
á sáb^,'la ctííifefriicciúñ dé la mlesia, que ébñftm- 
déü cóh'sdTuíidacib^^ delBari, la 

proclamación de D. Alonso TIII desde su* torre, 
Xí^fio???afiíflC}pn.^eltei»pl9,Bqr(í?i(if¥^^ 

San Rom^B.ÍW*^.m€i?!GpiUa..?fttpS)y v4^^«^^ 
reconquista , para que habiendo dejado luego dé 
s^Víq .ppí ciialqiii^^ íjíujis^v^Oqwio d^Wp ,«ij^dqr.cw 
^dftSuia«\d*íntfS\qtteAlei^viiúft(laTO\^ ái^iw n[lbpq^^^n 
eftl»^.Wi«áyi^)bási^ftdqw^e«íi ^íi jjod«W«^iW}U¡a de 

Digitized byCjOOQlC 



EN lULMAKO. tSl 

Oian, qüe<YÍvia fiJoiitera detese edifimo», gr^ueipor, 
eBoipudoitomatr DqPedrk^; padrej4el^<MPst€^tt4 
él có^teinentp dé Samto^ Romano con que \sb. tt) 
tdlaba» y que^ubijo á médibdos^ dei iigló Xtt )e^ 
yántase la* tertre /de qUóantescarectai (ponqué; loa 
nnoros no acostiiimbran á^ teoen daíBpaqas) rji^^^btí 
reedífieasela iglesia, ocaípo^que dstuwiesef rolnon 
sa , ora para darla ' forma * éé templa oristiaaai í á 
ettyo;4m)to 'Sé la destinaba. entotice8:itambiea!S& 
eocueátiia nuiy natural de !eáte! !nuMlo»^e^«b )6^ 
1abce> apurado dé la ipDOclamacj[oh de D;i|Ailonh 
so. Vills dé'qué (siM abpjó da0eÍDi«[fi%uiibs.á€h 
talles^ sea0ipáraseD.:£8td^)€o«satoi!re}ffe(}iea» 
constéuida jlor él, isdODápientei fuerte ;Cfntriea,i 
picada á sus casas y en sitiorflfiuy veíitajoso^parsi 
laiaccíHiétKia y defensa, enejándose [fácilmente süí^ 
ponpr que úb ^taria consagrada en iglesia á láfe^ 
clJHidé ésDe notable suceso, !}'a porq^ue acasael 
edifteio no estaba! concluido todayia, ya poi^c^ué tío 
es aprobable que enslquellos sijglos de fervor reli- 
gioso hubieseij ido; áescojen para, «ampio M bata- 
lla unianplo, cuando |iay edTojedatantoS' pun- 
tos faerte^ondeatojersoyy de aquí se desprende 
i^knetrté ja otra drcunstancia de que lal)éa- 
dijese y habAitase para el culto; alanos anos'des- 

Sues el citado Arzobi^o D. Rodrigo Jiménez <d& 
^adav en lo buaKncy.cabe íduda, pues sobre ilaen^ 
tradade lá.úu^iúa puerta que! ha< quedado ^ sé lee' á> 
la parteintef ioi^ esta inséripeion: ! . • . > i ' ^ ' . 

Consagró esta iglesia el Arzobispo D, Rodrigo, dd^^ 

' mih^o veintidós dé Juriióseramil doscientas cí^-^ 

cueffila 1%! nueve lí^ÚQ^^^^ ',j ^ 

. . YiniendOi ahora ^ á la> descvipcion) de este teo^pld 
C|Aéliádebidbáúfrirdiferentesirestaur^e¡o¿esvPr^^ 
^ahnenteiHaque: ^nicb sigl^iXYi le dqto 4ét ^ 
p^edó^aooápiUbimhyof^ >dinic¿iM^' queándddablei- 

Digitized byCjOOQlC 



Stt TOLEDO 

«mente su constraoñon fué árabe, no solo en el 
tiempo que ségun lo arriba espuesto era mezqui- 
ta, smo después cuando la reedificó para iglesia el 
célebre D. Esteban dé Ulan, de cu va fecha es la 
fj^u torre, puramente arábiga, y el cuerpo de la 
Iglesia , que si ha perdido en reparaciones mas 
modernas muchos de los delicados ornatos dA 
mismo género que debieron decorar sus muros, 
conserva sin embargo las columnas bajas con ca- 
piteles toscamente labrados, y los arcos de berra- 
aura aué nó dejan lugar á duda en cuanto á la 
clase de arquiteetura á que todo el edificio hubo 
de pertenecer, aunque desfigurado hoy con cielos 
rasos que cubren los piímitivos artesonados, y 
con otras obras mod^nas en las tres naves me- 
dianamente capaces deque consta esta iglesia. La 
capilla mayor es lindísima, y de arquitectura pla- 
teresca como se usaba en la primera mitad del si- 
glo XVi. Cuatro ^ndes arcos, dos abiertos efec- 
tivamente en la cabec^ de la nave central, y los 
otros dos figurados en los muros laterales, reci- 
ben con cuatro pechinas, que en sus ángulos se 
forman, el cornisamento circular ó an^lo en que 
asienta la media naranja; las cuatro pilastras que 
sostienen los dos arcos de enfrente están gracio- 
samente adornadas de molduras, y rematan en 
otras tantas cariátides de escelente ejecución, asi 
como los cuatro medallones de alto relieve, que 
representan á los Evangelistas en las pechinas; el 
arco mas próximo al altar mayor y toda la cúpula ó 
media naranja presentan casetones y comparti- 
mientos con bellísimos florones tallados con mu- 
cha proligidad y gusto, formando del todo de és- 
ta capilla uno de los primorosos monumentos que 
existen del género plateresco en Toledo; siendo 
lástima que las dos claraboyas redondas y las 
dos ventanas entrelargas que la alumbran, no la 

Digitized byCjOOQlC 



ptietün pf Qttf^luzéufieiénte pan fiie J9e jpleeobieii 
todos 8ds preciosos detalles. Ck)tT6spon(fe al estilo 
xle la capilla el retablo mayor que ocupa el frente 
principal» Heno de apreciables esculturas y bajoft 
relieves, y perteneciente al estilo del renacimien^ 
to, contemporáneo de la capilla. Divídese en tres 
z(mas ó fajas verticales: las dos de los coscados al- 
canzan dos cuerpos de arquitectura, en cuyos iii^ 
tercolumnios hay seis preciosos medallones en (fud 
de medió relieve se figuran, en los dos primerosiif 
ósesm los mas bajos, dos nersonaies arrodiUadotf 
(qtíe regularmente serán k)s fundadores oí reedi- 
dadores de la capilla mayor) asistidos el une pot 
San Juan Bautista y ñor San Gerónimo el otro; 
los otros cuatro son.ae la Anunciación, el. I^aci- 
miento, Jesüsaladoá la columna y: él sepulcro; 6 
^atierro del Redentor; todos son cjscdienles, aai 
como las demás estatuas que están. espaix^ldas por 
el retaMo: la faja central tiene cuatro oueit>os« 
dórico d primero, el segundo jónico y, coriiitioá 
los otros dos, componiéndose cada uno de cuatro 
columnas, á cuyos lados hay doce estatuas de lo* 
Apóstoles, y dejando ver aaemás el promontorio 
del tabernáculo que tiene delante, otras escultu- 
ras de los Desposorios de San Joaquín y Santa 
Ana y un Calvario; remata el último cuerpo con 
una figura del Padre Eterno, y los laterales tie- 
nen por coronación dos escudos de armas, que se- 
rán de los fundadores; es en fin este retablo de 
muy recomendable ejecución, y presenta todavía 
en sus zócalos otras medallas con los Evangelis- 
tas, y varios otros Santos en los estremos, colo- 
cados en sus correspondientes nichos. En el con- 
medio de ambas' naves colaterales se deben repa- 
rar otros dos retablos modernos, de orden jónico, 
bastante regulares; pero es infini^ainente megor 
unoque hay abandonado en ivia capiUa del oostado 

Digitized byCjOOQlC 



iSt TOLEDO ' 

áe la Epístola con nueve tablas de principios delsii 
elí)í XVI, íjue sonde sumo interés para la historia 
de la pintura porfpie reyelan los adelantos que m 
aquellat fedfta nabia ht^cíhb pa^a aleanzair la perffiG-r 
ckín quti mpdlo siglo despnos llegóA poseer entre 
nosülms; eylán csloscuailros dibujados coíi nota- 
ble <!¿rrcccion y piníadoí^ í*on mucho e^inero, de 
fft+^rii y Urilhtní^ í^nlf^ridí*^ perfecta miente mode-^ 
Iadaáíte«>cia6báas;y««rén90$ de las figuras, mo^^ 
da^ícoii ígr^acfar'y *nuy galte^daitiente disj^eistofi? 
)t^><tt¿^je6{ 4iDB flstmtod que répt^sentan'Bon, la; 
ü^umiácr^nj^l Nacimiento, la Epifanía', la Halda 
á<Eg*ptó,l la Crina, el Díscendíñmientó déla Cruz, 
do»8ahtos^de'(nierpoenteix)y'S^^ » 

i ••Taihbien íabbndari eh 'esta iglesia ©ntéirai^ 
niietilbsiy ei)it$fio8 d.e*persónai& 'i)rí«cipalfes , nota- 
bles acietni&i^ por su latinidad qué revela el estado 
de«üe¿tra4iteraliit*a e»eil siglo Allí á qué en suma- 
yor íparte coihpeft^owdéh ¡estas inscripción^, eUgu- 
lias4éla8(Hi^€Js>iiiÍ3CPtarenK)s aqui comp liiueslpai 
"i^Ett el' iwterior de la puerta; de entrada, á la 
deíeclia com6 se «liha , dice tmb : ; ^ 

*• Qüí LEGM HIC SCíJlPtOá' i. i : 

'^ '. ' Vfitó: DICTiMiNte CULTOS 

'•'.; ^"i/ ''''éVc'NOveÍíis-dígi" ' '.''/'/ ^ •'•'/ ''• '' 
•':;•. fi'R™ PetrUm RoDERícr. ' 

-'.'.':irp -•••(ÍÜM'FÜÍRIÍ MILES- ' ■; •; ■' " i • . • 
"'•' ■;•"'••' ''VOLülT ilES'SPENERE' VILES ; •'■•' •'• ''- ''••'• 

;-.ii -»:í., -palÍSCÍS <íüos SPONÜ.HOííORES \ ^ 

í:; ;) i . ' lufrSElíóí iTAerf INíTEmORE^ ' '■ 

*^'tÉ)''«No'íé'tüéií(ÍTeer él restd;¿[tíd régulterbtóótciséi^íátife-' 

Digitized byCjOOQlC 



Eníla na^efeitmS (JblaJ^istólivjbiitQél'áltQi) 
dalá:yíj^feBjdelo&l)olófes^ dlceotroi.;. i' ; iíií 

.'•\\ \'Ui .'"í ri»'.; '<)'fi;í| 'í. ).',;.?! i\\ .-'.Ojiv;}. ^^oití» 
JltóBNllStMILBS^/JUVB^HbLOIi!» Vig;BROBtTAÍI»t) / 
• . ftiSi FUélBNái:ttl|BS^{}0Í»AdOS ]eViJ|6(R 'lri[)IfI1^^ 'm;IÍ 
r! ANNBí BIS DBBWS.SBXBKWd V3X MN./FIiEIfl»'/^! iVi ^0Í> 
i FtÓRE ai}Y£NXU13l|Í;iftAffrUS «EHlBISlRESObUnS) fin) 
'aSTÁHSUBl«ttÚo!JM]|l(BÍ0r,i)S11Í>SMRt1^ . < Id 

:(mUt)IN: HENSfi KüBKHBRlS , lÉRá MatLXXXIÍIvl{l) ^ 
'• "i ' - •; n; ^_ ..-;) ) .•;! • A - ::/ ' ' ; : '.'..■'' i) . jw'íí> 

bffd uQi retafclib) ^ áan. Igbáeió , hiay este otro a i n i 

MuTfóOFAJÉAStf 8r£il»QBAT|JS, AR9i(9|ET((}EIf EBbSi56 1 >\; i ! ' ' k 
liABOl DlllI«B!á jp^BlAllf: OtifftLtá BdNiJtoA'lfidBGtAtBATri'lt r »r{0 

Er>lci]DiqisÍPBOf£SiBC!i»ífiafS<tüHi:BMx<iBB^ >ir|> 

Qbiit!)Aúhqi»sp JBwlSft^ylIfJj»]átk bbi^riii. «BiciidKGBl'j'ilttj 

;;» iV>am&;!C)tro6He|BiaiidS(hfc)rí 
versos jpb^es jj^tpanédes léetlaíigleffla^b todps ipoq 
d^ misnio e)sliIofy;ldeib4tteUa retndtól éj^eeauíebttd 
ki6 qfkus))Be teeoi^ilnsiJiíbñbi^idei'uqMiguelUb^ 

y nunca .se.oeupó de ^osas bajas, ,ni sé dcio Ilévaf pe los laij 
sífe'iiórfi^ Set 4ínííiti¿ ^y ' iíói+órripélí lás'fcbstto»rdá' f M^ 
6feÉM0!feés(tt»IéS'<ííierí6riíenifi^ic()ftfiiín.í: :i¡nM';^ í;> v:}|íJ 

que yace allí un buen militar llamado Diego, flor de la ju- 
Tetiltfil:yii¡aft)^'dé'h®nrád«i,í;quqi hayé'ífcí^ mála^iittíBiottesíjjr 
riódtó'fcttlttí'iefe Mmd • leí cuá* «Ééüarfcba^dfiH» $»;bdBérlll(írr| 
nda^«i0€iAa!á' eá«ip)iidok TekKüseteii anosi' ea «Novimbüe^e i^ 
<ntlllíSS:'^tié€kíftmlé''al*no*JdélíSííSí ••: -.'hMn •n;nl>uj,¡'n^oií 
V m t 'Tartibiétílie! miAiáól aflgun» «Jxréviaíwqs .pawfífaíflitóto 
lai iMtiJÜrR' dé^«Aa'in9bripéiicni^.><|(ie^inaniBestai:(^r'(áqiipttli I» 
sepultura de otro famoso soldadd*ñfitüyopsobad6íen;>«ai«n[OB^ 

Digitized byCjOOQlC 



8Sfi roLWO 

uiDálfon^ RodHgtiQZ, üná Doña Lupa, un Fer- 
nán González vtin Diego González , Un Riai Diáz y- 
otros sugetos , la mayor parte guerreros , nobles 

}r de&ma en aquellos tiempos de continuo bata- 
lar ; y quedan aparte de estos epitafios incrusta- 
dos en los muros , otPds losas grandes en e^ suelo 
con esKmdos de armas é:mscnpci(me8 casi ilegi- 
bles . emtreí ellas la deD. Gonzalo Hten , nieto ;de 
D. Estaban, de un D. López Hernández de Ma- 
drid, de un Ñuño AlVarez etc. etc., y acaso per- 
tefiecén á alg^ínos de estos sug^os, cuy ais memo- 
rias cdnservan las lápidas, varias de la& muchstfi 
momias que desenterradas de los enterramientos 
antiguos die- esta iglesia , y en admlrabte lestadé 
de €onseryaoionr ,; hablábanos pasados m un cuarto 
oscuroiáda derecha de^ la entradas y es de creer 
que continiim allí , si bien; parece que hayan ta- 
piado de poco tiempo á esta parte la pequeña 
puerta 6 por mejor, deoir:^^^^^^^ per doúde se 
penetraba en aquel fúnebre depósito. 

i ' Paro «i por lo dicho debe^o^ reconocer en la 
paüroquia de San Rotnain un templo notable entre 
lo6 demás de Toledo > su celebridad bistóvieacrece 
todaMiá en importancia^ sí tenedios en cuenta €l 
gran suceso, que se consumó en su hermosa 
torre árabe , de la proclamación dfel lley niño Don 
Alonso Vlll sobrenombrado el Bueno: Ardía Cas- 
tilla en discordias y venganzas promovidas por 
las ambiciosas pasiones de los iñasfiates divididos 
éh bandos que capitaneábaii las nomes y opulentas 

y de caráder tan generoso que á nadie iieg<5co8a< alguna que 
pndlára dar, antes |»r.el cooirario dab,a con laigu^if^ todo lo. 
fue ^ia, siendo, sa> divisa hacer t^cOvecho á tOido el muudo' y 
no perjudicar nunca á nadie: llaioj^se' Alfonseo (^UrigpeUidpjpo* 
diaiaer Pttreap, pveft sdoponeuo^ P.^y entoooesie^ta}}^ muy 
•á iMiga^Jos/ patronímicos)» y m^urii^ á3 de Abril», ora íHl, 
^e corPéspondéíalca^Ovl^í. í . f 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA^HUIO. in 

üañúi9iS de los Lavas \ iof Gastrós düranto la!úii4 
noria del mendoiiSMio J)* Alonso;' j para^ataH 
bar de un golpe oon iaquellas tüiimlenUs. pardaí^ 
lidades, el tantas veces citado D. Esteban de 
Ulan , que era una délas personas mas poderosas 
é influyentes de Toledo, en combinación con otros 
amigos, sügetos también de mucha representa- 
don, dio traza de apoderarse del ióven, Moparca^ 
cwno Jo verificó, sustrayéndole de la fu«1e villa 
de Maqueda y entrándole de secreto enToledouna 
noche; conseguido esto, reunió á sus amigos y á 
bus criados y los de estos, y encerraron al Key eon 
bu^aaguaraa enia torre de San Rbmati, ébride to^ 
dayiano:há muchos años existían (ynoissJ^mos 
que hayan destparecido) las perchas y escárfitsbs de 
que cbtoaron los tapices con que adoniafoníaqüeN 
Ha optare noche la imwovisada ¡eMaticia fieaft; 
disponiéndose á morir todds ó salir fcónda iatrevi^ 
da empresa que concibieran, y fué iquetal atnaae^ 
cer del dia siguiente (era por AgQsto ó Setiefnbre 
del año 116o) tremolaron idesdelaáyentaiiafiíífe 
dicha torre el pendón de Castilla guando ;la Aíír-! 
muía sabida de TMédo. Toledo, ToUihpor eiM^y 
Don Alonso V///, que se empleóy.hatíonítiujtta-^ 
do u^ndose hasta nuestros diás ¡iará las proeia^ 
macioues solemnes de losiReyesc con estati<>vedad 
se puso la población ea alarma; los Gastrds que la 
gobernaban acudieron con sus parciales ¿oofi^bar 
tir á los reali^s, se agrega^oá los Laras cou todo 
su bando á D. Esteb^ay los! suyos, y habiendo per 
leadó con sangri^to empeño unos y otros en los 
alrededores de Sari Romaft, YeQCÍer0i¡L'!lQ&delIto:^¿ 
huyeron loé ambiciosas Gk)Íbe^nado[resá dncerrame 
en Huetei y D. Álónso.iuno de los mcypres: U^h 
narcas que ha tenido GástiUáv quedó ya¡asi3gufar 
doénsutrpaoy declarado mayor 4e;€ida4í,^ia 
bien de sus vasallos y de la;cristian(|adent«i!a« En 

Digitized byCjOOQlC 



tl0 .uniKEAO/.i 

láiúltlmitfícediiGckmjdé fiairi^qinGisI boI sé» tik'vbííeft 
eutataiB^dar deestdAy ^faedbisupnaUaliái detSaa 
Rómsq , Qgrdgá3iddselbui£riigrosía{6}a:de Santa 
iJeooaidKsi; y qtiedándb) aqurih xtOni^dl baráetbrldé 
ayudaide paiT0(píiki}qfie;ítfidieDi¡i>tf«sdq)rouch4 
ineíiosimTD¡©áí*tancíia','--> i''"' ^ -''''oT'.!* ^'?!«r-,/..!:;í!Í -> 
liífitoii^o/varfor.n Fué erigida ftlgHttliflmpo'deíft 
puos^^ftíe la maybiíía de: 8ÜS Qtraá) compañeras; si 
bi^Q ';ta eiislia €otnb nreEqtaita ^ítteofipb daios 
8»ra¿erioá, y si» duda. eíúááiBia: dolas Qu«; sé'dd* 
ja^w 4 estos para su í ouljtoí 4esiiües de ia re(^nt- 
qui)^a; : i^ue» no de otDO^tmwto seteoncibe ^m €n« el 
reinado de D: AltínsoTÜ cflntkidase tódaviawael 
eai^eicrdetai temf>ié2Dad»^ 
ehtoñeesen pa(PÍoquia«lr^stiiaiiaí«pB él fflaotL*0)8^+ 
gulf«tetípare(*íqBie|€Íeota^taií4e qatí aidia;)dtepascp 
Sk^(&po»laE«iná)I}dna'i^mn0u6lk)efif)Qaat^ 
p^adoriDiíAloriiOi se^ieivaMóideii^aKmifoianatpmr 
pedtoditin' «lepriUé qmítwiói íiemsiás^Ai Mi^ntf 2úfr 
9e< bmtátt^ acompañámi^ nta en tesa' inezKfAítalpsara 
^atte^tsev de -la) illubiaí ( y í ;^dfist;0^ (ajt^mo'ríziifcL 
aBí ipdr Ib» tlíiu^nos :> eüaíiciodes , < ficlasQíhiaQí Vofo 
^J^^rVebatpT al fálso'^cultb m!ali€riietbn€l)álju!el 'edir 
fidKiii^ laií^ri^ia de; abrifo contra leí ÜeseohoteniV 
p«Á^iqifeí:k^inába^ Id /cieRle'jesqiaie leA saguida :ob^ 
Ui^o M BffipeFadoír áü^^eispbsO' f elt<$Uaipiffi>Í6nto 
db «US ^ei^eosl y Ao i sabeinos «ihdantíbiqn iam^o á 
I^ nyns^ílinkíes) algún otroí edífibiou^ói jda cfiié cttra 
nian0pa;> tes füé^ ^uitaidq ei^ de^qttéf í;vaia€k faá4 
Uttndci; yl^i^ado43n^iglks|iaiipia^^ dtedlebda 
f^l^Súl^ad^^ eQ ^«vistttpipideteíBpi^nía ;ó; Adbraí- 
ct(^ icli08'B^eai'>ptirq!ie!en)Jiatdi^ á» ^eovond.Ddn 
j^Oü^Mgti* ¿eonillEsli^iél 'OP^eñídeik fundaoiod 
d!¿lfesta^<p0irt>oqtáa J ^en^ nmemamá/deUcoal' j^iéron 
s0tog te>pü^i4apiind]|)iál^ella:t^ 
itei«alB¿Aa 'fier^ltgiiela'; pero >lel templo íha^debit 
ddsiaMt^db^ltues^iraríds q^^df^aiirhdon^^ liaista)iel 

Digitized byCjOOQlC 



sc&cittisimaarqiiiit^ui^ greco romana, ^ii^ea^T 
do si4o qM^adQ en . un j^cendio ,e\ ado: do t^SS 
se le reparo pobremente, constando. d6! ¿res m^m 
modernas y: pequ^as iqiaie- pp ofreCiea: aofeá nota- 
ble, 'coipoi bí tampocoiloB aUs^r^^,, conmstieoido el 
mayor en uA^'^iodple flie^a con doií ó tres gradi- 
Ubs y su pequQQo taliierñáculo» ¿0dp'de¡nasideffa 
pintada; y porf^ablo tiene un;fi€*)7.^vdel referidD 
misterio déla, Epi£a^ía, que no es del todo de&^ 
preciable, /••/;./': : • :■, . > ;í:.íí>:.; ^''f: ; 
En una capilla, qw hay á la cíiljeeera. de 
la nave colateral del. Evangelio/ y; UtuUa):!^q 
San Gregorio , se conserva un retablo muy an- 
tiguo con varias pinturas en tabla, dignas de 
atención no íM)r su mérito. esienoial sino cbmo 
documentos para estudiar la ; historia-fd^l ái^ 
Ot]^aca{)iUa existeiá lo^ pies de I^,náVQ:deíla íipisti 
tolaconisu buena verja de:hiercoí :eniuaa -de eu>i 
yas iparedes 'se.lep>eseul|:»ida bumái^molUna in8|^ 
erípcÜGm: que faáóe áab^ como fué ,f unda^ir dp esH 
ta capilla un veeiíio de Toledo llamado ;Juan de 
lUesóas, quién dejó bueiías rentas j^aca los^ cape-^ 
Uanes; para el cura! y! para la Jábritíaibáeijaílné^ 
del siglo XVt no dejando de.llatóai* Idalericion 
qub de intentóse bayaUípkíldo.dosió/tresperíedaá 
ó trozos de la misma para hacei^iniposiblfe su lec-^ 
tura>^ deteráiitíadasí paiabréísó frases: En ud 
rincón de ebta ni^sma! capilla <h¡aiyíí una grian pite 
bautismal, (iue.en subgénero efe pieza tauy cunoda 
V de mérito;' es de;barro,|coc¡doí;llbnal de BW)14utt 
ras, ramajes, escudos de aímaa 3^ otrosí «rnatoá dfe 
relieve, y pintada y bañada por en^í^ü.^"^^"^ 
de azulejas moriscos: ¿Ired^toi^ d?l borona sup^ 
rior tiefteuna larga inscripcionvlali^;^ Qicwte- 
res góticos de relieve iamWen; .pe^o faltan ya^inu- 
chasletras, y no es posible.leeílaU^tegráiitttiettíse 

Digitized byCjOOQlC 



2U TOLEDO 

sin embargo que son versículos de algunos sal- 
mos referentes al sacramento del Bautismo : es 
ímuy grande y de una pieza, con su pié y peana 
correspondiente. 

También fué suprimida esta parroquia , con 
la qué de años atrás venia incorporada h antigua 
de San Antolin, como ya hemos dicho antes, y 
ambas quedaron embebidas en la feligresía de la 
dé San Pedro, habiendo sido cerrada la iglesia del 
Salvador hasta hace poco tiempo que se na resti- 
tuido al culto en clase de filial ó ayuda de su ma- 
triz, sirviendo sus campanas, de que esta carece, 
para entierros y otros menesteries parroquiales. 

Capilla de Santa Catalina.. 

No saldremos de San Salvador sin recomendar 
á toda persona curiosa que procure visitar la capí- 
Ha de Santa Catalina que los Condes de Cedillo, 
sus patronos, tienen dentro de esta iglesia, aun- 
que independiente de ella y separada de la mis- 
ma por una magnifica verja de hi^ro perfecta- 
mente trabajada en el gén^o llamado plateresco. 
Es gótica y dje muy sólida construcción; toda de 
piedra, grande, clara y verdaderamente suntuosa, 
con bóveda de la misma materia cruzada por aris- 
tas y exornada con florones , viéndose en todas 
partes el escudo de arma§ del fundador. Quién 
mese este, nos )o dice una inscrípdon en caracte- 
res góttcQ-germanos y dorados que scd)re una an- 
efaa faja azul corre los cuatro muros á manera de 
imposta, á la altura en que arrancan los aristones 
de la bóveda, y dtjce asi: 

&ta Camila írtímdó facer el honrado Caballero Fer- 
ramo Alvarez de Toledo; Secretario y del C&n^ 
s&jo de los cristianísimos Principes el Re^ Don 
Fernando y la Beina Doña Isabel. 

Digitized byCjOOQlC 



BN<W#J6co. iil 

ten bdcüo cernió tos kttejttres mié hetoos Vfetó^en 

lascíi[jillas de Santiago, San Martin y otros de su 
géoero en la Catedral /constando de ¡tres cuernos 
ó alzados; y rada und dé estos dividido en dpcQ 
mmpártimiénros, y sifnendo de separación entre 
unos y otros tijerosjiíilqiiiilos y grarídsos doséll^- 
tes. Los espacios ó iiieho& ceiiti^lef 'de los tí*áí 
cuerpos ostentan figuras dé talla, qtfe tfcnen éii 
mMto ijúT la íirmoiifa «ifae cíiuirdíin con el íodb 
del aiur, y répi-^sentan en eX primero á' la íilulaií 
déla capilla, Santa'Catalittd virgen t márfífí éié 
segundo a Nuestra Señora con sü ÍJiviiio Hlib éii 
los brazos; y en ti últirtio un Crqcilgo Hjí la vir- 
gen y San Juan á sus ladofi: lo^ otros d^ce eohiJ 
partimientos de ambos cdífítí^doscont^Ttíteti mi^i 
número de tatilas swmaintntc^pféebiiJles; pf]?(mB 
patentizan él estado de la pinfut*a i 'HiÜ^k* Si sU 
glo XV en que se labraba esta tí^piliwy sidií ¿nlrft&l 
y en las quesu brillante qolorido , Ja 'corrección y 
B¿bt^^ 4tié^*st*ft ájbújátfá^ tó^ 'm¿M'^'M^ 



eritónées sé venlaítti pbt¿hé<>^ fcórt^ fttteM* dÜW^h v 
rigidez) y^ 0tfSÍsVA()»b^{í>>éébi^^^^ atítfes 



le- 
ue 



i%p¿esentaw.'«ottV«fel.j^tó(«ieíí¡ío''thiftód 
izquierda á dej^lW/Stifl Pedro/ Sttn"Juah Evan- 
gelista. San Juan Bautista, S«in ,Judas Tadeo; en 
8l.sekiiwda<«tef)f)tt'1¿Eii(í9!i*áctóñ/eílfeciíiííéhto 
laEpTfiwla yte'HuftIft *figipfto|'ytíií''tíI'teWei>tí éi 
Prendimienttydé CH'dltí. 'sd' Ya^ülábloVí, ' él "Déá^ 
emdímieiütóU '\k(ktíimk4e^ití^imm:'mé^ 
dedolt.dela dói^dftiiéóMüW'íPífiVVé d^Wá^dííá^ 
r8tablbvse-teei:l0i*ig«¡teñteíl'n'i'"> ="•*"''> < ^oCn-H) 

);!'./(mI <\< ■.>ri\'' '>l / ,!ll.\ti 7ii|r';tl) ^(i|.i;')i-,fil i|i;'|] 

Digitized by CjOOQlC 



; [: Qij(e son veraculos íe uu híriíno ¿en qua se ^- 
luda ¿María Santísima canioinadit; del Atjdeator 
que vino á lavar la majicha infundida al genero 
huinaoo por el pecado de Eva. Por úllimo &e cier- 
ra este grapde y precioso retablp por dos hojas de 
puerta colosales, en cuyas caras interiür y este- 
rior hay también bosquejadas pinturas al limpie!* 
de varios Santos, qiie por no hallarle concluidaB 
^i^Menan mucho dclas que acabamos fie reseñar. 
^, En y muro de cnfrentí^, que es donde está la 
puerta do entrada, y á la derecha de estahaj; una 
lápida de alabastro oreada d^ adornos pcríecta- 
mente tallados al estilo de lo que por outoiic-es ha- 
cíate Berrugi^et£ y Büígooa, co la cu4 está escul- 
pid^ esta ínsí;npcion;i;Í.iH.,i,;í(iiJ »•- éMjj m // d^- 

Mn esta capilla de Santa Catalina eslán doiada$ dos 

, .capelíaniaspara que se difja %ma mi$a cada dia á la 

''.' plegaría, por el alma de B'mjp López de Toledo, 

Comendador de ¡hrrerad^, la Orden y Calmil t*rm 

de Alctmlara, gue eslá sepuUadú en el coro de San 

Miguel de los Reyes de Toledo, Balólas por él 

,^\Pon Ikrnardtno de Alcaraz^Maestr.e-esmelude 

''Toledo, suhernuut.0. MtíLlIL 

;^ En elrpfüfp de| Wte»3S íftripjs^ una oapilUiaiú 
9r^tono .(}Qipqf<)e ^n^k^sífl* ¿i»fi«);pi^s, pwrlífifcafc 
cprrpdp taflpii)j!?n. wv U^á prepípsa, iv^iía d«; ibiem» 
eswera^íjpii^flVf t%|3^jfi(j^ gustp ptotenesoo, oon 

Síip?i€s,ó,c»roi»fáí^^^ medallones 

óranos y otros caprichq?;, ws.¡iqura$i se eoouon- 
tran fileteados de oro y azul, y le sirve de bóveda 

Digitized by CjOOQ IC 



ENEA lltNO. SÍ3 

uittécMd srábigoide'lmenudi^iiiiioatotésoriadb, Qe^, 
BOdecofgaíitésdéla maé liada y^aciosa ijeeif- 
cíon, y dofdadb con táwto esmero que verdadera^ 
mente puede decirse que es iMi'áscoáde oro. Tres 
lápidas ibcrustadas en su$ paredes, ^e la misma 
materia y forma y de igual mmto en los adornos , 
de talla que la antedicha del muro Occidental de la 
capilla, contienan las inscripciones siguientes: 

Primera, en el muto^ de la izquierda como se 
entra. : 

D. Joanfm de luna Arehidiéconus de GalisteOi Ca^ 
nónicus túletañus, Prothonotarius Áposíólicus, 
filius Antonü Alvar e% de Toleto et D. Marice 
Poncé de León, Obiít anrío sahíis mléssimo quin* 
gentésimo ttighsimú qmrto^ quárta décima die 
NobembriSjdBtaíissude anno irtffésiimo quinto. 

La de la izquierda del frent<e: -' 

D. Bernardinus Illanus de Aleares, ScholásHeuset 
Canónieus tolélams, Protfíonotaríus AposMi- 
cus. Obiit secunáo Nobembris aímo Dómimmillés^ 
moquingeníhsimo quinquagéssimo seúíto, LXXIÍ 
(Btatis m(B. 

. La otra: - ••• ■■' ^ • *; < -«^ 

D. Joawkes Alvar e% de Toleto, Scholástieus etCa- 
nónicui' toletanus; Prothonotarim Apostólicas. 
Obiit die XXV Juiayanno salútis milléssimo 
quingmiésmmo quuárágéssimo sexto , cetatis sum 
sexagéúmooetmo: 

Cuyas tres inscripciones sotí epitafios , el pri- 
mero de D: Juan de Luna , Arcediano de Galisteo 
en lá Catedral de Coria y Canónigo de Toledo, 

' Digitizedby Google" 



tii TMJ3M 

hfo de D. Amonio Atvarez de Toledo y de Doña 
BfekT^ Ponce de León ; á segundo de D. Bemárdi- 
no Illan de Alcaráz, y el tercero de B. Juan Al- 
ywcei de Tciedo, estos dos Maestreescuelas -y 
Canónigos de Toledo , y todos tres Protonotarios 
apostólicos ; que murieron el primero de 35 años 
en 14 de Noviembre de 1534 , el segundo de 72 
años en S del mismo mes de 1&56 , y el tercero 
de 68 años en 25 de Julio de 1546. 

Pero lo que sin disputa recomienda sobre todo 
esta pequeña capillita , es el altar que tiehe colo- 
cado á la derecha de su entrada . que puede con 
razón tenerse por una joya de las artes. Es del 
género plateresco , y no muy grande , pero pre- 
cioso : de encima de la mesa , que es de rico már- 
mol , se alza el retablo de madera pintada y do- 
rada, y consiste en un zócalo Heno de lindísimos 
caprichos tallados con un esmero y delicadeza 
admirables , dejando tres óvalos en el centro y á 
competentes distancias , en que hay pintadas de 
claro oscuro y con valiente manólas figuras de 
San Miguel , Santa Inés y Santa Catalina. En este 
zócalo asientan dos medias columnas, cuajadas 
asimismo de los nías graciosos entalles , que reci- 
ben el cornisamento en que concluye el retablo, 
no- menos laboreado que el resto de él, y con tal 
primor todo su ornato que sin dificultad se puede 
atribuir al famoso Alonso Berruguete que vivia en 
Toledo por la época en que se trabajó esta riquí- 
sima obra. En el centro é intercolumnio se con- 
templa una soberbia pintura en tabla, repre'sen* 
tando la sublime escena del Calvario, en que se 
vé al Cruficado con su afligida madre á la derecha 
al amado discípulo á la izquierda y á la arrepen- 
tida Magdalena á los pies de la cruz: en lonta- 
nanza se presenta la ciudad de Jerusalen en un 
lado , y al otro unas montañas con edificios y 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. tf S 

algunas figuras, todo destacándose de un fondo 
oscuro y nublado como en eclipse! Está dispuesto 
con tal verdad, hay tanta corrección y elegancia 
en el dil^ujo , tanta brillantez y frescura en el co- 
lorido , tal armonía en la entonación y tanta be<^ 
Ueza^ por fin en el todo , que á no parecer algún 
tanto exagerada la curvatura de las piernas del 
Crucifijo, que se notan mas encogidas de lo que 
naturalmente debimín , sin género alguno dedu^ 
da se le podría tener por el mejor cuadro que hay 
en Toledo, donde tantos buenos existen todavía; 
pero de todos modos es seguro que esa verdadera 
perla Tdeáana, es debida á uno de los mejores 
maestros de la escuela florentina, si bien no po- 
demos nombrar á su autor porque no baños en- 
contrado dato ninguno que nos lo revele: no es lo 
que menos realza el mérito de esta pintura y la 
nabilidad del pintor, la verdad y esmero con que 
están retratados losdos Maestrescuelas arriba men- 
cionados D. Juan Alvarez de Toledo y D. Bernar- 
diño de Alcaraz, fundadores de este retablo, en 
los ángulos inferiores de esa preciosa tabla, arro- 
dillados y en hábito clerical, sobresaliendo el ple- 
gado de los paños en las sobrepellices, que no ca- 
be mayor perfección. Es imponderable el buen 
efecto qué en toda persona de gusto produce el to- 
do de este oratorio y especialmente la reseñada ta- 
bla que no tiene rival en su género en Toledo. La 
capilla de Santa Catalina tiene independiente déla 
parroquia su sacristía, con vasos y. ornamentos 
muy decentes para su servicio, archivo y demás,, 
como establecimiento aparte de San Salvador. 

En el año de 1854 na tenido el actual Conde 
de Codillo, patrón de esta capilla, como hemos di- 
cho, la feliz inspiración de nacer colocar encella, 
arrimado al muro Meridional por ba^p de la gran 
ventana giMíica qu^ b alufllbii suíicientemehte, 

Digitized by VjOOQIC 



otro ríquisiflfiK) retsddoque estuvo antes en laiqglfiÍT: 
sia dd; arruinado ootwaato de Saú Miguel de* los* 
Beyes (vulgo de los Augdes), y era támWetipro-^ 
piedad de sus antecesoresi. Es mayor este» riBtáblo* 
que el prmeipat de la capilla que ya dejamos d6s-' 
crito; y pertenece al gusto plateresco, pre^ataii- 
do primoi^osainente tallados y dorados toaos los 
zócalos, frisos:, colunmitasy manco» fua forman^ 
la caja ysubdivisioDesdetPes grandes' horüacinas 
que ocupan el centro perpendiculárúieiité, unai< 
sobre otras, y de cuarenta y ciaco ifecuádroá d» 
diferente» dimefisioiies distribuidos en bincocuei^ 
pos 6 akadois dé átres hileras 4 fajas vértíéáleá en 
cada costado; que contienen «taUas dé nbucho mé^ 
rito. La primera bcmi^düa ó nichocetitral, sobre 
las gradillas de la mesa altar ^ esta> abura desocu- 
pada, tal vez tendría antes algún tabernáculo ó 
sagrario; en la segunda bay una estájtúa de la Yír- 
gen con el niño Dios en los brazos; y^ en la terce^^ 
raun Calvario, Las tablas soii'en tddafé cuarenta 
y cinco: las treinta baí^nte grandes, y lasquin-* 
ce mas pequeñas, pero unáis y otras de indi^ta- 
ble mérito, y aunque no se sabe su autor, no cabe 
duda en que pertenece á alguno de nuestros 
mejores artistas del siglo XVI , y están, de tal mo- 
do conservadas que parecen .acabadas de pintar.* 
En las.de las zonas ó fajas interiores" de amboá 
lados , se representan asuntos déla v£da de Jesu- 
cristo y de la Vísgen Maoía , como la Anunciación, 
la Visitación^ el Nacimiento, la Ádomcion' de los 
Heyes ^daOnacioni del Huerto» la^ CaHkdela Amar^ 
gura , el 'descendimiento de la Cru% ^ '■ la Resurrec- 
ción, la Aparición del Reisúcitadúá Semío Tomás, 
igual mceso con la Magdalena, la Ascensión, lá^ 
Venida del Espíritu Sántíf, la Predicación de Jesús = 
á las \ turbas y oíros pasagee > del ^Nuevo Testamento^ 
los demasde l08;costaUoB'y dbl oeroo de las hor- 

Digitized byCjOOQlC 



naeina&deen m€dío y tie k) altí* ó ednopácíon át?l 
retsiblo, son Saiitoii y gsrntftS, entre las (Jiití síí 
distiolfucn Alfil* Junn eieriliit^dn sié E€dk^ftt0[:l¡$ 
iMariino de esíemismú Apósiot'éii M ríiiíi; ¡f ihfQj- 
chos otros , iodos úé esceletile cbloridíív büeíí dl¡- 
bujo y csmeraflai ejet^ucíon^ ; ' :■ i t i ^ 
m.iTki es la precios eapHta de^ Satib ' GaífeLÍinií, 
qtléífil pHh<!Ípioi íiptíltidamos y vOlvertKiá á ílmuai- 
joya artístinít do mnoho preció liajOcualqttfer as- 
pecto íjue se la coiifíideípe , y digna 'poi" tanlb di* 
que los inti^lSgenle^ como los simple^ íificionaáds 
á ías arles y aun los míEframeíite curiosos lá visi- 
ten (ie^paííio , tíomo noHotros ftos hemos deljénjdb 
también algon taiifo á dar uHa idea aunque muy 
incompleta de las bellezas que éneierra'. 

Santo Tomás Aúmtúl, vulgarmente Ilaniüdo 
Sanio Tmné. Fué (k las pHmiüvas fOndlacicmes 
de parroquias verificadaíi por D, AíonstíYl : \^étb 
m edítieio debía estar ruinoso á prineipios ilel 
siglo XIV, eii cuya ¿pocajhizo eorvíilt*uir de hnevo 
la iglesia, dándola mayor etisariche y hferiiriosiii'a; 
el ya iriuchas vece^ tiorabrado D. Gonzalo Rui z de 
Toledo, señor de Üt^gaz,:qué b4ttiKaJtift*#^nri)ér 
'v.levantado ■ t;ímbien' los teínplos parroquiales de 
San Bartolomé y ;de San Juí^lo, y hMier furidád6 
el convento de ím Agustinos ealzados :' Sin' *errr^ 
bargo ha sutVido después diferentes reétaurádb- 
nes este de Santo íoiiié, no quedando hoy tú^i 
que la torré árabe y lá bóveda gótieá de la capi- 
lla mayor como muestra de lo que fué este eelífl- 
cío en tiempos antiguos. Tiene tres náveís déf 
arquitectura moderna , bastante desahogadas, y 
algunas capíHaa de fecha jnas ó menos ii'^i'entefj 
pero sin que ofrezcan cosa particular quemeftcio^ 
nar , rnas que algunos releída de !*egülar vistan 
eomo sucede ert casi ^ todas la-s^ demias iglesia^ dé 
Toledo, Hará' unos diez ó doce añíís íjue sfe ha 

Digitized by VjOOQIC 



r^opniadp, fll qMsíW ¡ mayoif q uiUndo ú retablo que 
.^a fíhurrigucí CUCO yde péximo gasto ^ redueión- 
¿oleiun smeiilo cuerpo jónico eoB dos pilastras 
i^tríadas y ^u itorjiisa , en cuyo centro se ha co- 
locado un lien x» de grandes dimensiones ejecutado 
Bara este intento por ú diíunto pintor de Cámara 
1*^ yiceat^ López ,| y ha sido por üonsiguicrile una 
do las últimas obras de este aprec^iable íirtista 
contemporáneo; resaltan en este cuadro las es^ 
calentes cualidades que poseía el acreditado pin- 
cel de LopezVque le íraljajó con mucha conciencia 
Jí^ceijtó^dotaile de muy agradable efeclo; su 
,íjuspntp;cslaRppiricipa de Jesucristo resucitado al 
ii^ar^duío Apóstot titular deísta parcoíiúía, que es- 
ta figurado ^n el acto4^ tocar las llagas ^ su Maestroi 
,,jp, fJÍUfha reííomeridacioií dá ú e&t a iglesia la ci- 
;lad^ pintura. pcrfí?ma , pero , lo ^ue préfercntéir 
p^ntqllani»a3r^atepcion dt3 lo& euriosos para vi^ 
pilaháí.S^ntoTonié, es ^in duda el famoso ciüadro 
delGroüp qué hay á los pies de la nave láleial de 
UiEpí$t^Ia e(>l>re la sepuUura del meneiouadg Dod 
uonííalp , Ituiz; de Toletlo, vulgarmente Hamarto 
^í (Cpííífc de Orgu!^, porque en etkto era ^oñorde 
aquella; villa y progenitor de Ws^ Condes de ese 
Uíiúf)„Mé talla Hombradía que ha llegado atener 
í^cba pintura , y tal es en realidad su mérito po^ 
sj(íi/¡Oj»;, que jiQ dudíin personas inteligentes eri 
pompararlaconlas buenas délos mejores pintores 
españoles , por. lo bien. entendido déla oomposif. 
cioñ, por la íiccrtada disposieioíi^de los grupoÉ 
de innunicralílca figíiras ( retratos casi todos) qua 
se contienen en elcuadip , por la trasparencia y 
frescura del .colorido y porla cspresion y carácter» 
d,e t^üt^^^ezfl^ (jOiDíj ^Uí.aí^oroan; ¡Jáslima qwq 
m^í^ravíiéiuícias deiíQueáiV'^ííes se dejaba an-on 
ha.taí' [sujcéTébríí autor, le cogieseu también en est^ 
ol^amaesf raque desmerece notablenienleí paitiutf 

Digitized byCjOOQlC 



ENAiAtKIflO. in 

l»igteiarpiMÉiln)eB)'la jwrte :kiqKt«iorideLKento 
áfeift! mitcUsmo de (borréspwden i k^ ^ú^^ 
Ue) Jbetttea de lo nestantej pitoentaado anrílNi 
irnos nubafronéfl de lúalbfectto y nluy itnfrtf pioi 
de lo qiie el. asunto ^xigia; mas oen este luüár y 
tedoi lésiuna otirad^a déla nayorfeaftlmacion;) 
f de quebos deteoi^moa alguna eosa eb dar civ 
noetoileDtp á miestroa leetoreis del heebo históri*^ 
cb gne la sirVe de ia^nto y de otros pOnnenotea 
qkie' conviene saber para :a{Nrei»ar cfehidafiíeQfe 
ese cuadro. D;. Gonzalo Rtiiz de Toledo , deseen- 
dimip dé tos Toledios é lUanés , Aléaide de esta 
ciudad y Notario mayor del reino ettüempcí de 
Ik^Satohq el &avo y dé B. Feruando; el Enüplar; 
ittflO^ , de quienes 'jé^ muy etómado p(x los mur 
chos. y>buenos.ser^ieios (lu&^l^^'^^» f^^^^^M) 
Iftfuó feáaii^aiilíiasdevla A<¿na!!^^ 
dd. :p^imémjy»fie^madóm ettíla itm . 

guüdOj ¡fundó ^ dcuAo íyáiteMfi^sidiehio , el eon^ 
vqitof de> SaiDi Agiistin y et* hospilis^ de 3ait Anktt 
queliffiA)0!fueiia de)la]NSét*tQldei¥jsagtii» y reparó; 
tódpá sus /espénsás; las.parrbqutaside) Sm iBar1io-> 
lonüéJSafi lustdyeptb de:qúenobociipalno8«.enla 
quemando fenterrfarsetáloeíípklsideéllaeil humiK 
de huesa. HaUa napi^ ei^ las: casas ^de. sti - niayo-^ 
razgo (que soo ahora rfat^broquia de Saa Juan 
Bautista, como tenendos dicho á su! tiempo) áimas» 
dé larmilad del sisloXlil, fv no i^iefo iUllec^ tamn 
bien en esta piudad á 9. de 'Dibiémhreidé l$23c. 
a^budióá su) funérad unigeátio>in]{neiise|, tantC^ poi^ 
laj noUezá y calidad; del su ip^soaa ¡ouantct, por If 
fómadé yaróntsánto (|ue j[)orlsúso})raSigozaba.ea 
todé elípqeblo/yis^nteéióiiYÜstíi de aquel. nunbe^ 
roso, y lescagido conpurso. de clero, )cabatlerQS y) 
plebeyos; quaa] acercarse áíahc^aqüJBiConfócme 
á isa voluntad sé I le tenm di^uestá eh el suelo ^ 
Io&ipies4efla iglesias 9eapamoieitoiv;mldéme^ 

Digitized byCjOOQlC 



San AgfaAiniv8apiiCstdi»^i^;fc(m> m fc « i ^ ^i»¿ 
eoM^ aquel y 09(6(»>iirlra4e>DiéoiiRo| y «onilui^ 
áoentre midos^ettqadá^e^í le dievéiD tsep«dtiirfa péoh 
0í>ii)tsn|OB, ^breco^eñdd'd» aAmmieimiyiresj^^ 
i0&lwbotímrmot(M;i9f: dcéspaflféoiendb) enfsei^cri^ 
dav'inoinJiMeeir «flot^ á^!)o6Í^íé»le|il^e9en€id»ai»Í8B^ 

ga«e80jtí;obreeti|qud no d0^i^n'i(le>ií^ 

Hicredélidad' dué flreténáe^Meanzhrlé todo^ir)^ te^ 
díy^ sujetarte' Aife exigua medKdla deisufbbbe peoéi* 
tíbcioa;I«^á^eor^probadoteIl cuanto la ^'é^itiniaria 
pubde éxigiviy ^critbríól désapasioiÉádo pdedeisípéi 
tdoer; don doebináltos Af justíAcadode^qüe obran 
em |esp«dJente¿áPcHiTaqo» en Sionancas yíeii el de 
W^oá^t de tes CoñJdes iA^Oi%aií, y la tradu^jon riías 
meoñtbastflblé le i haf ^enido^i pei^tuandoi ¿if niáb 
áegeútr9iCñA^kn^j^emfááQñr\msíaL liuestrogiáias^ 
Foés /bien; eie ^vtenlioto aeáédiqfeflAd e^^lo ique 
iri^peisenia «l'^uádroidel Gre(;o!qde nos^ ha^SnduoÍH 
do ihader 'éigtaíligemí digpqsíoh ; bb iéi<^ /venrt efi<riii4 
iiÍ0r4éí*minqfIosdo8Saptfib d^posittodoieQrlavosá 
el 'armhdio oádávér^ p: »CbRzafloi ^ttifa ^ombrosfi 
multitué dei>per80Qa9ilqiie (lbípite9enieüÉv:o6iq|>aii 
lo$dk]iKsrá tdfiniiipd*tdei[odadFo;;y armba^. figura 
qm baj^>^l Ri^aioDí tdfleadoí tte angeles , f> gioriU 
a aiiCortzaü > ftt ^ ii»ílagn)9a .¿ei*¿méii^ i ¡Udtóle ^ ukA^U 
tééiSpblii kn 1484 ¡dé lórden' delíodmique eraf entonta 
oes; áé^ lai parro^oiag ^Ándnés Itoneistde Madrid^ 
(füienj det»eaindoíiwejorfiRiel áitiaídéaqnel^eh^ 
eon : tinta .;razoá(c«^rac}0'eQ) me^ídeti^sunumil^ 
daid; solloít^ del Gobernador • del arzoblspaidb) Botí 
Goméa ifello Giroúv permiso para ¿hísladar e\ < v«h 
nevabte' cadáj^ér/á dtrb ¡lugar mas distiñgyHlo; éahj 
li^rd^. |)reladotr deppüesíidé fníaduib;i3iBÍfHea'd6 
ailteoeMiUl»aryi<tQc^^ adavd^ efa éstos'pvo^ 

Digitized byCjOOQlC 



pios términos quec()i{^fin/le|[|espediente formado 
al efecto <^ que no era justó que manos de pecadores 
mudasen cuerpo que SoHtQSycon^kíí suyas habianjo- 
cado». (1);: yloq/uehm (uéiowHui^r refdiOíoar<des- 
de los cimientos y >eoii tod^,el¡;deaon>.posible la 
capilla última dé aquellh nave eaque/ebtá la se- 
pultura^ capilla, q/de se esmeró m adornar ly.ettrí- 
quecer. mas el sucesor, de Gk*on en el ^gobierno de 
la diócesis por el desgraciado Arzobispo Carranza, 
Sancho Busto deYiU^as; Algunos añosdespues, á 
petioion delmenoionado páaxieeNiiñez^ueidesea- 
ba colocar aUiufia .memjopia del suceso (.accedió el 
señor Arzobispo D^ Gaspar deiQuiroga por decreto 
de 23 de Octubre <le.lSi8& (no^in.jbiaben hecho 
antes e;sainin«r por ¡pensénasíx^ioisipete^t^&ii^ly me- 
diante cédula ipermisiAía-deJ/Sr. O. ^Ftíjpe 11. fe- 
chada en S4) de.SetiembreídeulS83l lo^a<K;umen- 
tosy justificacLonesfdelimilagro queiOimn \m el 
Real arcbivode SÁmanoasI) é^que-se ptnisisie en este 
sitio el lienzo dequenostamc^aetipaudo, por el 
cual pagó dtcho;Gura>(cuyo iDttlifatO;es el del clérigo 
que allí vemos con una largasobrepelliz y un libro 
en la mano^ l,l20t). duea^os de entemoes^ equiva- 
lentes á unos^i.SOO.rs.deahora.. : t 

Por bajo.deesta.piQtwra ihagr una graE lápida 
demáraial negpro^ en laiquecoaletcas^davadasise 
lee la inscripción. siguiente, debíddL como otras 
muchas que abdndan:i6n;Tolddade;e&te género, al 
sabio maestro Alhar fíomez de Castra: i ; : / 

(1) D. francisco dteMeódozaf, pUietite de ibs'tíondes de 
Orgaz, Obispe de Plásencia yíGoberhádérdel'aríébispado de 
Toledo, entabW-eBBl.agle XVUí^pedieaíteidBi beatificación 
del santo varón D. Gonzalo Ruiz de Toledo; pero la muerte 
le atajd los pasos prematuramente, y nadie ha vuelto á ins- 
tar en este 'asutíto (me no húti^érk 'éido'itoy'áfieil Ileva^<á 

cabo. .l-,'í:| !'•.' 'i: í:í»-' •;;;••.•.;.•..■.".♦]••* 'Mil. '.Oí?: 

Digitized byV^OOQlC 



D.V. ctP. 

TAMCrsI PROPERAS, 
glSTK PAULULUII YIATOll, ET ANTfQUAM URBIS 

msmM Ihistohiam paugis agcipe. 

IMS. G0N8ALVOS RUIZ i TOLETO 

OiiGAai Oppibi Dñs. GastellíE^major Notarius, 

ínter GJETERA SCM PIETATIS MOmiXENTA, 

ThOH:£ ÁPOSrOLI, QUAM YIDES JSDEM, 

UBI SÉ TESTAMENTO JUSSIT GONDI, 

OLIM AÜfiOStAM ET MALE SARTAM, UXIMI SPATK)» 

PECUNIA SUA INSTAfJRANDAM GÜRAYIT, 

ADDITIS MOLTISr 

€UM ARGENTÉIS TI3M AUREIS 1K>NARIIS. 

DdM ECk HUMARE SACERDOTES PARANT» 

) {egcerEsadmirándak insólita! 

dlvus estéphanus et augustinus 

CjILO PELAPSIPROPISMANIBUS HIG SEPELIERNUNT. 

' ■ > : iQfjM CAUSA eos Divos impulerit? 

QUONUM L0N6UM EST, 

ÁQUStlNUNOS SODALES NON LONGA EST YU: 

SI YACAT, R06A* 

OiiiT AÑNo Xpu M.CCC.XII. (1). 

GiELESTlUM GRATUM ANIMUM AUMSTi: 

> . AURI JAM VORTALIUM INGONSTANTIAM. 

ECLESIiB HUfUS CURIONI ET MlNlSTRlS, TUM ITIAM 

Parroqule PAUPBRIBUS 

ARIEñeS 8 , ^ALLIGNAS 1 6 , 

YINI UTERES 2, LIGNORUM YECTURAS 2, 

NUMMOS QUOS NOSTRI MORAPETINOS 

YOCANTSOO AB OrGATIIS QUOTANNIS PERCIPIENDOS 

IPEM GONSALYUS TESTAMENTO LE6A9IT. 
i. .> ILU* QBTEMPORIS DIUTURNITATEM, 

RBM OBSCURAM FORE 6PI»iANTES, 

' (i), ^obal4eiBe«(e estará ro^l pscnta esta fecha, pues pa« 
rece que sa fallecimieuto ocurrid en 1823. 

Digitized byCjOOQlC 



mLkmao. IBS 

ANÑis nuM raNBBRK truvtum hbcusAícnt; - \u\ 

PlNTIANI C0NVBKTÜ8 SBNTBNTIÁ COfiyiai 8ÚNT \ 

iNNo Ch. M.DLXX. 

Andrea Nonio Matritako hcjus teufli Gurionc, 

strenue défenihsntb, 

ET Petro Rcsio Duronb Egonow). 

Lo cual traducido al castellaiio quiere decir: 

Al Dios de los vivos y de los difuntos (1). 

Aunque vams deprisa, detente un poco, cam^ 
nanics y escucha en muy pocas palabras una anti- 
gua historia de nuestra ciudad, t . v 

D. Gonzalo Rui% de Toledo, Señor de la villa 
deOrgaz y Notario mayor de CástiUa , enibté otras 
pruetías que nos dejé de m piedad, tuidó d^'queá 
su costa se restaurase con mas amplitud estaiytísia 
que estas viendo de Santo Tomás Apóstol, á^tes atk^ 
gosta y mal fabricada* en la cual ordenó por su 
testamento le diesen sepultura, y la hizo además 
donativos de oro y plata. Cuando los sacerdotes ^Hf 
preparaban á enterrarle mira aue cosa tari rara 
y maravillosa 1 San Esteban y San Agustín bajan, 
del cielo y le sepultan con susprovias manos. ¿€uál 
pudo ser la causa que impulsase a estos Santos T Por 
cuanto seria largo de contar* no están muyléjós[de 

3 mi tos religiosos Agustinos: si tienes tiempo v¿ 
íá y pregunta, que ellos te lo dirán (2). FaÚeetó 
año de Cristo 1312. 



(1) Deo vivetUium et pausantium, es como interpreto yo 
esas tres iniciales. 

(2) Aiude al convento de Agustinos calzados, <rae, como 
sabemos, fundó este D. Gonzalo cúiñ la advocación de San Esr 
tcban, de cuyos dos Santos era devotísimo, y atribuye á eso 
d milagro de que estos mismos bajasen á enterrarie. 



y Google 



. Ya has aido inwfutMégiláf^titud de los ha- 
bitantes M €%ekí; íO^^iéara ^ la mtonstuneia de los 
mortales: El mismas Gómalo mandó m $ú testa- 
mento qUe los vécino&dé Otgaz pagasen todos los 
atympará^etitura^ ministros ff pobres de jesta par- 
roquia s dos carneros , iUez y íeis gallinas, dos pe- 
llejos de ' mu> » ■• dos ^ar^s- dé • leña 9 ochocientos 
maravedises (1). Pero los tributarios esperando que 
el trasmrMié^ tiem^oáabria^ oscurecido el deiecho 
reusaron estos años pasados satisfacer la manda, 
mas fué^on^^OMpélidás ú hacerlo por si^éúda de 
la Audiencia fo ChancilleriaJ de Valladolids en el 
año ^ de í^'^iiJicMénilolo^ defendido valimtemenle 
Ai^ésNuñei Ue^Madridf cti^a de este te^plb/ y 
Pedro Ruiz Duro su mayordffmo. . 

> . Alcfijro kttot déoste >6i^teiTaraiM(o yace tam- 
bién Isb'.mü^ dd,' D;; 6k)n^lq,xuyo epitafio se 
quito ia'últifna\yez qae solaron lá iglesia, pero 
hay copia de ¿1 y decta aat : - ^- . 

m(1) Éstos marávcdisQ&i^ priocipíos^ del siglo J^IY, que es 
citando .se GlGKgó. e) .testamento, podían ser los que s^ lUimaí- 
hm .nov fines que corrieron desdé 12S8 hasta 1476, y valjan lo 
feffíW^tétite á tía real de vellón con oneeT nrai*avedi¿es, dio aue 
Ü ló mifertwí feuarenta y áínootnaravedises de tihora: y me ujp 
)tn estar. clase\da ntmvedisos «porscr la tque menos valopiáiia 
S^*WíllU;;^poc¡a*.*pues sé.^u^an^tanitifin' chIoíicí^Jos que 
jlamaliai^ prietos 6 negros, porqne erí^ñ de cófcre en su niayoi* 
peso', y' Vallan sfn' embargo pprMa' pártb de ))íata tjtié conte- 
rtíartivtrtos ickico tneales dé loé 'actuales;'^ y asimismo corría el 
maraVedt blanco. óMtg^siiqaé^rdi dei plato, sola, jconel tí- 
lorde quince reales de vellón. Por consigi^le, . aun IgiipandQ 
por tipo el mas ínfimo de los tres, tenemos que los^^SOO mara- 
vedises de la manda importaban unos 1,060 rs. de los de aho- 
ra^ «y: seguQ el testamento era teda esta limosna para ícelebVar 
la fiesta del titular de la parroquia! Hacia el año de 1564 se 
neff(S>el€qncejo di^ Orgae á pa(gar-estos maravedises' /Domo las 
gaSinas, <^pnéros,<vmo y teña; pero sosteniendo su derecho el 
cara gaq6 éícscutpria^; y lo. han. venido satisfaciendo hasta ha • 
ce pocosaños; . . . ^. ■ . . 

DigitizedbyCjOOQlC 



UMBHi«y«o. NI 

éMe^itím iáí^ermmi^lenzdiáZide/Minaitmugehipéñ 
fMéf(k^K£l(m!úUarBuÍ!íA Meiónimaiáéifia^fka 
hmna 4 hbmúdú^ éulti 'iuena i tn^ ¿ tíefvm f dehlhosu 
Fina a XY de iFettreiro^ - em\deM é COH éXLVi 

ciñes {t}* ' • ,1 í. » íU\ ' ■, r-)'":irr^,l j,,t , 

Vc^ último se !eoitérró:^Ii: lAfnbien á Jadofeehfi 
detepbeHa 4elosípies.4^ U ij^esíá. viiiDlttdo 
amigo del mísfÉiO' i). ^ioioalor, UatnadoíEernan 
González (aMso fuese este el psAreM la Ddña Maríd 
auiiHig^)(|ueanui]iáen:10)d¿Set¡entbralddl3 

Santo Toínébaí^iuedádo^dmópatfóqniaifiliál 
aocja á la db San Mantia eÜMkunUiimd^iiiidiaétioh 
dewBtftd^, V isf conserva éDjeUaidieuIle jr^eeMe^ 
lebraaJas mwámtíáde^. iglesia (eoBl mucha más 
Solemnidad y frécuencíalque >en<la matiñfc^en tA 
que ¡aiptoas se dice en lodo el;¡aao(0ias.iiiisa qtíd 
hi\ñdíí^éñAh]epmpépuloji'\ •; . . ¡i*' jj 
, . iSiem ^cflitfe i/<ír/iri; Pori:cierta:€isiiríturaMD[üe 
hftj^^nriaariBhl^ó sobo&odmpha^de i^brias^ p(¿6*^ 
$ÍQi]és^ (|k»tinto^iperspnbg^^ irioi^< que^eMiH 
nectercHi én Toledo después de laineeqpqutsta:, se 
infiere que. está pafrroquíalfuéidplas;pmíqepasiqu¿ 
se fundaron en tiénipo ^D. Alonso VI; reívcj^sl]^ 
tafbbiaok.su antigüedad la torretárfibeiquel tenia y 
fiíié[derv¡bad& por 3niini6sa:eii> 1899 paipai M^antar 
bi.qüe hoyiexíste! iridiidableinebtelsenA>(l8l;il)iaf 
nió género dd af<)intectttlaeU«m|doEtíntero, c6nl6 
hemos visto que>bubeflia:epn:laiítaayor jiafiddb 
lQs:coD^truid)(>S( ett^ ai^ella épooáv Ipéila .tellyez 
oíaildo) 86 al]B6<la maleta tecreí, ló- aoáseí oondposp 
ttíribridad vise diebió reedificar: por o6mt)letO)Iaiigl0- 
sid',' {)ués,na4«iedaiibás rii2stpo>deis«iáii^igüO)Bstilo 
árabe que dhébside (ó ^oiíioí aquí dioen d cubiü(^ 

Digitized byCjOOQlC 



ftte.sin/é de cabéoemi kvéáiei riávecmé^^ar- 
raquia.tiene, Myé caéai esiéitor; ^u^ imlia; áviir 
cafle del Refugio y iras des ebstádos, cokisáran^ 
aun el adorno de arquitos sobrépueldlos á. la ma- 
nera arábiga, aunqoe algo desfigurados ya y 
embadurnados encima con revocos moda^nois*. 
También subsiste del templo antiguo una capilla 
que precede ala sacri^iá, fAodadb en 1437 i)or 
el Regidor de Toledo Alonso .González de la Tor^ 
re, en la cual se vén» retaldo «te orden corintio 
bastante bien trabajado' , con seis^ tablas muy re- 
gulares de la manéntaütigua , que üo deben pasar 
désapérqibidas de los aficionadlos. ^ 

^rloidemisno ofrece este t^npló <x)8a no^ 
table^U 61^ inarleí arquitectónica , pue^ perteneoé 
al estUo moderno /y és>, i sehciUisima c^ eitr^mbil 
B retaüto: maybr >esi>obra'! eselubivslmbhte: del 
Gr^co , tantoisu arqüiteiáura como laescalt^iiraiy 
pintura: está trazadocohvgu^to^vsiú losnecárgos 
y desagrádablesMornatoU qué abundan eh o^os 
altares moderubs^dq vdifereiltes iglesias. Laiestá^' 
tua del .Saqto^tulm* que hay enj el nieha pruicipal , 
no meriece pasarse rá sileqcid , doiuot ni tampoco 
las tres pintaras que ádcírpan Jo$ interoolumnids 
del primer. cuerp(yy eláliico del segundo:: repre^ 
sentan las;dos{mmeFas á logApQstolesSatnPedrcl 

ÍrSan Fabío,, y lái deairibá en n^edios ícneñrpos 
a Aparición de Jesus irésucitádo á su Santísima 
Madre; refialtai^^; en todas tres ^ biienas euali*^ 
dádel9>d^l acreditado pincel de Dominio Theuto^ 
eópdli), al laido de • águila ^e^ sus estravsupanoiai&J 
También^ es de; su mano el Menzó grandeide la 
Asuncioii-cle. Nuestra. Señora oüé adorna»' el ál-^ 
tai* de lO: primera eaptUa delieosta4o>'de^laj*|^pÍ8^ 
tok. Otros : varios \ cuadros «0 éneúeritran i co%a^ 
dos en los pilares de la iglesia , entre los que no 
debemos dejar de recomendot «los seis p^quefbos 

Digitized byCjOOQlC 



s»>ei^ifeleDt8ii»loHdo ji)aímf dibii|6 y,iMeBii|Ía'icnBt- 

tm elhatérmedoien dí))Uii;Sati:KUIia Bwtibtti^ itlH 
Uens(H db tadnafiDoasiínatucab^é boiúiñúétí^tí^ 
tabla 'diSila/ capilla ifamediatá Ál lia: 4^1 < Statlsi ino 
pristo biyelcéfttado.deLfivakigdhiiieuyiá áxermá^ 
ddtrá^úr8{ledtnüpiiola))lev tienhebos qp^fe g0/^ 
pedcioni de áu éáiaí^ y^Ués bucdasf dotest^ue efi 
diestro donée]^ p^^oeestapii^bura. para ique tos 
s^oionadoptuio la!páaea<!pfnrial^;t£a.ila^^crí&tía 
hay vna bpeoa «^ia idd/fainiosef ;iuadro> de Tibiar 
no . que* representarla' 9eiK)lsiciaii ^deb cadáver 'de 
iésiiseh elsepulcroi ubii^ueifi¡|o4er?la1nifiK]ae^ 
€uélai^maSakiioír^iiiásdé)FraBot8itaBki, y lUfiSaa 
iYioenl»<fiá Srmeo Yikenté. EQJel>iriiá)baiqite4ado 
€Btq^{)brroq6á>óéttib;cfilÍBla«¡Q«á áíte^ 
Bautiáta;ibabieRdix sidb^ttpl*i¿ída GOiii(^inatoí»'eft 
lS42v 6uaQdd^háúa>^|iialgisms.añ0s;qu6^l6k^ 
4)iaínoo9poeadeí9áfttligveiía;dp Santuiséa) -jvf.mi 

ilémas^ y atenía ! toda .sn felighcsia «a^trail^imm Ofi 
el barrio llamado las CovaeUfilaiitfyinen latílabrw^ 
)2a^ de»aqud*codtadQiha8tkdi da-^Asucaida^' (londe 
ya Ueinosidlcllo kite8)qde/téiMia taianeJQ^^piWfties 
^Qra;4o Ia»deSaiitídigb,íjenl^HOufiílisQ^ ,]?efp;^ir 
jdo iáitiHieri^ estp de)S»b tsidotd^.^u6dabdo návíúr 
4bí 8QigIesía ¿«una sóí^láieMQita que j^tí sieraiM[e 
está <;errádav El edi^áéjes^imiy pobre, ^ia m^pi^ 
ioni neoomendaieíoD 'Dingunai que induzca á:;VÍ9í'r 
iarIe,.«Í5aiiéiiio9lquetéYiete nuAca altar, ni j)m^ 
lürá, áa^eitfitilavnqp iiisciripcibdfquei|QerQ2ie|liiK>r 

Sania^Marw MagddenaíreiiíCHabkiWi, !>)?<))? úlr 
timo «debatios^ ach?)eíAir> antes 4e dar porj i^rvnií^f 
doesl)éya;deniaBÍa4o é8|kA»socapíkiiQ^qiuedde¿[)^ 

de lai? relei)idási)arli»qliias;^tb0n»ft quie^hf^ís^tC» 

17 

Digitized byCjOOQlC 



;SJH .o/fOLKSO/.t 

oliia^ I9M tods^iaicdriliiiéa^i^ 
t^MPirwMi (^ooqecid» ; ttm ;tai ' ád^Ébabimí ¿eda 
JIfeffdMieliis Ve! Calabazas, que ee el; nombre Üe m 
despoblado al Orieáteide lá ciudad y dentro dé 
(m tétoñüo jérisdiecidnsfl, reducido hoy; á tres de^- 
Uestts COA tosititidos de.íklabaÁsakab y bajas y 
-Ala^^ropias)de lDs.Marf(|a6ses4le Haljpica/kis dc^ 
<|A*iiii0raa», y^laoUtiiiia del Sr. Ón^¿deÍLbra»fa^ 
^ne fUf t«rdpi»)^i6:cot» jdiili^lijÉi de dedr:inis|i 
(ixiám losidiasxleprec^toí para; loé oasiipé^nos da 
^qwlla^'cei^iiiafi, á cuyo ¡fin bay su pequeña tsa^ 
^^iU&' á oratorio wn los ensén^i» necesario» ;bd la 
^lada tieheáade Aib^Eñ lo anti^ debió exislA* 
aHí fioUaciÓQ,>»pues se. descubren todaVianiuchos 
y brandes ciflÉíeQtos de ecKGcios y fábrieas en 
aquellas inihediációiies;! láas habiéndose de^par- 
^misKlo ^ caserío i las bdlriauí^ acpel vasto 
y>¿risrr temtorio, que i^ompreñde diez odocees- 
trasas posesiones quefiaoiáh <léh€ásasvífe iooósér- 
té la parroquia en jclasede rural, auáiqíie ,et tem- 
ipld^mÜeil^e arnaiqó porno^uidairícdayentente^ 
mente de su wparacioii. 

i : también ^isté líiodernámepite' uáa;parroquia 
t;astmi3e;.en'ia. Fábrica Nacional dé Armas blan- 
üásv{iafa aéreidio esj^ritual dé todos los operarios 
^i^ella y debías aforado^ dd£üerpo de Artillería 
qvie restdeneq el estaUecimienU) ; teniendo su 
párroco y todo lo necesario para el servicio parro- 
qWialí: Otra del mismo género éoii su cura; tam- 
bién ^strébse tiene tá iGol^gJo de Infaaterk en la 
antigua capilla; del efiífício que filé.hoáiHtal de 
Santiago, siendo sus feligreses los individuos 
dé aquel estad[>le¿imiento militar con todos sus je- 
fes,' em^^teados y lárvienteSi ¥ por fin bubo en si- 
glos atiter^res:<>tf^ parroquia priorato de San Be- 
nito; -que tuvieron los Gaballerop de Galatrava á 

Digitized byCjOOQlC 



EN^innuf». i5f 

e»jg6áe mi'l^reife de ItOrAe»^ pribierámént^ieri 
Ifl ermita de ^Miai Fé (cómo ya at)triitaiiibi» d ha^ 
blar del conveitld dé ta$ Cótncsiddddras úe ^n* 
tiago), y *espüesreii fa sfeagogatitie iosfit^yesCa-» 
titileos les: dieron en cambio, qud ahora se. ^omoce 
con (él tftüloáe^Nuéstrá Señora'd^l Tránsitxy: mag 
á poeó de^m^adarse aquí, d^«md<ola<>advooácioñl 
de Santa Fé para tomarla de San Bcñtito/ dejó de 
ser cwrfttóy se ¿onvfirtiéJ en E^éóiñleiida,iy^ii;él 
dianoesvaniünáoósaniótra: » 



í '>'}\ 



Bfuitiiáriós 7 «rmitás 9L^éhu,bó en tíéxnpbs iniatSktuM y xi¿o- 
'demoá^peroqLUdTCinoekUrtietü * '>' ' " ; i i.. . . "f 

..:. '••',. ' - '^' : "í- ' ■ •'' .-^■' ■/ n. . • '» 

í ; iFácilm^te se comprenderá' qué desde ' muy 
antiguo debió haber santaaríoS'de aquellos de im-^ 
portancla que solían llamar basílicas, asi A^mími 
otros liiás péqtiéiñcis kjue vulgarmente llevan €* 
noml^re ' de ermitas/ m una ciudad que ya en tan 
i^etnotos tiempos cottíábsifebnuila iglesia Catedí^,: 
con parroquias ¿ttitneito^ü^^ 'eon célebres tíionatí- 
teribs de ambos ^Sexos , ^cómo liemos visto erflos' 
anteriores capítulos de* este libró; y natural eá> 
también que, cual sucede con todas las cosas; hd^' 
mmias, el trascurso ^ de los siglos y los trastornos 
dé la sociedad hayaíi hechóáesaparecerúuds, y sfer 
sustituidas por otras quéá la vez han venido igual-^» 
mente á ceder su lugar á la^ qiie en rftás cíercános^ 
dias sufrieron la misma suerte, y asi continuarán^ 
con incesante rotación, áfueT de obras perecederas» 
como son tildas las que proceden de los bombresL 

• 

Digitized byV^OOQlC 



DQ$ bandieflado Ja memofía m\ vm» ^mita»qii0 
buJ)p ea Tolcfdd en iíernpd de H)fi:«á<io$ y «n^lád 
ép[Oca»pOsteHoresv ina$<6 nwepos carcajes á ih)$*^ 
otro», p«ro qu« (á escepfcioíi.;dQ.<ííMi f Úe a»ti seco- 
BDoea<;<m:l09 nombres <ieC)ní8to4e|a tuí vBasí- 
Ueá dieSantaiLeocajiSa, si liian^usiaoti^liesl^abricas 
nb 80tí las liQÍ^afi^ de|ai!(>i) de existii! en' diferentes 
siglos,/deade ^iVíKton, Ua»'*up6¡pn^^ lo6^:sarra^ 
ceños hasta el corriente ooa la de los ff^noeaea en 
la desastrosa guerra de la Independencia. Dar de 
ellas algunas notid&tsinúy Mgevas y superficiales 
(porque no poseemos otras), es el objeto del pré- 
senle párrafo, dejando. |q$ dQmas de este capítulo 
para estendernos alguna cosa en dar razón de las 
ermitas que todavía contípúan en pié y sin haber 
Tecibido otro deslino/Dé^sfefé de estos santuarios 
teQjemos.pj^licia ffi ó menos clara que existie- 
ron én la época de los aa'íos» '4ue son, fe^ Basílica 
de Santa Leocadia, el Cristo de la Luz, la iglesia 
pFetorij^nse dí^San Pedrq y San Pablo» Santa Ma- 
ri^ deAlQeen, Santa Maria. de. la Sisla, Santa Co- 
hwba (i Columbio y San Pedro §1 Verde: d^ Is^s dos 
j^iod^ras babláiiempg ^n ^|i lu^ar; ma^s adelante al 
tifatar <te,las ermitas quejtodayia subsisten, €a;^cu- 
yO;núinerQ se cu^nt^n^fi^eiUa^idelasotras cinco 
vamos a deft^ir aqq^ to pQcoqM^.^j^emos, pueasw 
muy escalios los dat(;^^y>mefí)Oirias de ^l^n fun- 
damf^tQ ^ue nos quedan cié aqiiiellos remotas 
ti€a3)M3*"-. . -.] ... .' '•:. • •• . 

íglmmpretorms^ de San fiedr^ y Sinn Pablo. 
^n^ue hubo este templo i^e ha)lancom.{)letaineQte 
de acuerdo tod^g los escritores antiguos y moder- 
nos; nipodia. ser d^ olroi modo. cuand<> :consta 
qaci en él se qelebrarpn yarÍQsdeilQS famqsps Con- 
cilios toledanos que tanta autoridad tucvi^pon y 
tienen todavía en la iglesia espaoqla: peiK) acerca 

Digitized byV^OOQlC 



EN U «A90. Mi 

del sitki «Diqoe «stuVO a4iirf^s»tiiari0iKm diatm^ 
tás^ tos oprnibods risegu» iin0$ i^neee' mdaidable 
fue elasientoi^e la. iglesia 4e?lo6iSMtt)8r A^xisto^ 
íkú fué aitiba v janrimadi) i^l Vii9to\oúPnét<mi^: dé 
losiReyéé «Mps i ¡qutí ieat^ba; eil él l€irr«m(> ^e 
aetüalniéDM»ocM()A iélísuAt^iOfl^ éklifíeio. del.hMpiti 
taLdfi;SanU Cruz , hoy (¿oleoi^ déibiíaÉiteríá; m* 
guo <^jrQs/;(JMiíj|ó 0stír.«»rto«Ye^hád^^ 
eft .0iglé0 i¥ia8<mod€irnM>9e ieoAOirófat férolíta ;de 
Sdm fiedix^ d y^rile , !de cpie/d^^Nucs iiaUaoeaioá;» 
nofallaodp qi»ieb<»|)ÍQetfitie;fíieroQ d«llalS'ijsdksiaf> 
«tedibad^á;)ft$i Apóatoki$iStn fi^tof San Vabb4 
c^mémá) aoiba^ ^l 4i^tJt)tt>io Pnetcfripa ]á^ f staEqc»! 
ftetíe»; o^;pí[»r¡eataiil«a^W Hdi^dajSjpüetenMOsaiflá 

ba^^%rtbstMiiAtoreíl«: en-id^laídwai^di^.etaésUdn^ 
qUQrá;uii>)lc{jMfts.f$4igl<M m 9lhñ0t0^&min<iB<faí^ 
]iD(m«ofi$tlabfm(|l^ra9aAe^ qud-paif!)(^aíI)aDd«í 
^dfsd)]al6galWld^jm9tdQlml^ro&ll^^ ^ 
amilKa líi)^d Jde^dfiptai^ ; (aqaQlto»ii^6ima^ 
cuadren^ fuesi)]9$otrosif^er)cA«tiim(^>e^ ningún 
ñas lafittfiQi^Qtaif^eirs^d^cpayiifi^il pafa darles iaj 
pferec¿neiai.(LQ8jq(i^ ostentan laqiíaioajdeqüei 
edtuvió la^iiple^iatae .Ssüq PedfOy S»fí P^bló dooder 
hiegqbd atdcij^ hospital 4e.KiAQ$f£atpósU<M^, to 
Cundáft » ef),<f ue el; dictado Mpríílmm^ ' (^^ tuvo» 
a^uelltappf^i' ní^if^2^:^poyenÍ»íe,í^a«.lqHé de^ 
ertw», nas(^lp^efójaBQ» smoifoíroamíp |»fte del 
PretortO'Q bj^itooio^d^ Jefe!sopf)3ir)P>:d$lB$ji»do:) 
y PQ hfkhiffida ibabi4Qífue?« de 1^ fJm^9i^\vm%ní^) 
de eatóa p^Jia^iQs, plar« i^^ ip^ jiuAbo deie9tar<4«n|r6 » 
deel^iip i^añ^ pcetawp^: €ftt!íl 8VifiwQfltí^*.avK^r\ 
q^;ke.kiftbi«^Pka^ia^^;ílíBftldi$aQP,gQ4qs#ft^^^ ^SteeM^ 
ma €k<5idpiíit^ í*^ ía ^[K^blaciw i dwdí ,l«ipgu /ué^ 
el;CojjyeirtP^ de |pft\ Ag«^Oftxcal?ado»i niOgtt^ 
q^i^aytoy Wípa»prCBWWf qve;JHímtá>«ftó «5. 

Digitized byCjOOQlC 



9M «teino^t' 

iawr;deI(BÍtdado! Bñ-BMU^y ¥é^}f mni^pliiededbrésl- 
en prinler losar Ipi «!iircaiiBt9(neia íde ser mas antin" 

Sao el/uBPMQkcia qvfe el tAfo, (puel^ el dé Sai» 
artin iué ^asa^ é¿ D; Rodrigo 'ultimo Rey gédo^ 
y*el de SanU Fé lo^ habilf sido de viiia» JAamvcsd 
anteribrel^, y i»6ila«iéei^eeiátiH6|ite dé* WárnliSy 
q«esin6)6eá¡fiéó|yor'ípriinm ié'FestauírÓ 

yienislanoli&i por lo menos); incÜJiá^áeree^ que 
aiitesi(ie:ladbiistr(H^ottdel'Se|;utído estalia solo 
el de >qúé sé traía i ' y «n^ oibe dttd& ientoiioes de 
qué Sa i^eisíar itias* antlgiia t^nArfétt qhe ;el Pa- 
lacibldell^. Éodi^igi rtáiía (^¡ésr<affiani|á al dé 
kparte Oriental >^ niíaldéh&blalá puerta üilGaai- 
bi'iHicwségimi^lugaí^ flM$áfoi*la )partiapl»«ia¿ 
deiifée parecía qiie<«t«itadd>'Wánibai^btu^ para 
laital i^e9iá^tóriet»ste'él ^'eah*ioter déEfñs-^ 
oopaln idotÜDdolai'di» mi Pi^^o dAfttiiito4él ordt* 
náriotldeiladiéeesis r y f^oftlOfél 'pv^pio'^ltoBarea 
filé sino et fenOador^ sd itjétids^^l TefttsitthadDii idel 
Palaeio>deiSíLirtaFéj>quep4tflésoHel^ésu<bio«ii^ 
esnoúy natwal i liiferb que> á' «ste< y •o^á-btfO' 
éstate anejo ti santuario et)í^tte»)iotí,iy'ttim por 
eUq>a^gurai%iqud D; AiobsK^ Yt: pttiso iMijola ad- 
Tocación det A^tol San! Pedro el ifndQástbricv de 
religiosas :Boi^ictinás ^qüe ñindára^en laí ps^te 
central 4e esas míísmas tisisas Heálesa Por - el * eon- 
trario, losque sitúan esta iglesia abajo^ (en la Ye- 
¿a!^ a]^Ktty6ii)d^e luego con ette^todelcánón' 
cuávfodál Gonoilki Xií totedétio, qué fué uno délos*' 

2ue>i}omtá quié s^<;telebraix}n en dk^hb^ templo 
k 4uei ^6 leen^estas i)a)iibras í ¿ í^^ 

Pauli^ !fffiií^dptim;(3^t>iWW>'^ áliisvir 

ái'^él muUÉtímilim féceriát r^ideó jgr^ Um in$of 
iMtí'Mjúsmodi áiitúrlkitiéáis HcmHa éte.^ Es de^ 
cir,<;i^ue reéhfiíía'd CienttiKo come u«lfaL^ pteticioA' 
insélifá y i airavid^^^áz< dé ísrtMctudk^tti perttir- 

Digitized byCjOOQlC 



BXilJkiniKO. 

bidim V 'la 4de M)e biilMf tertiQ)df que ( 

San' Pedro y Saa Pablo , ipj^ di¿e to b&lbbaleí'^ 
tuáda «n el 9(rtibA,fmhurbioJ <fe;iTbIedOi cbinb 
también' eil otiras >aAquenas. ó barrios ifurales a>-» 
mo JETO aqéel ^ que fefiJtabadY^/iicV; de cuyas 
f^tabm» rfKÜamboÉe inftOTeaque) la iglesia pt*elo4 
rim^e^é ^lnB>At)¿stolesiiorQi)dkk f^ta^jün^ 
pa^do digfWainba arriba I» >SmUa:Fév:pprque 680 
bábríá 4Mdáfeslair dentro^ ^e Ib lAjufedy^iiaeiiaib 
aihrad)a9 ^mM^^isItoriieE^téfoai^ 
do; úhmkt ^da deeir' qué éntoqeeé. caía >fué» 
d^flíiumlsfiiel sitio deique w* fratiMoia larinuni^ 
tefi¡áe)Ia C¡oticépéÍ6nv|iui$s áalñddiM^ díchór 
BiÉ)^ abiidid eliberim^o de? la oíuHaa daoBodoitog 
muro^i|iigfcalla^ideiiitaiiijraíqifefcww|áQir8CiodciJ 
bt^ba ci^CitmdtitíiXH^ & qde>iKi$ réféKsMiiictgrál'iio 
Dodi» deóitse aquél 8Ífío sUbarbiaj ^üeatolqfub 
fíoé^ déspo^ diK iái]a^:;^iáfi]b«Ti' «uandb ^taii» 
mursMa Uní 1^ lai)pQértá de Doo9)GaniQaw:to«io 
6ti iitr^luf»^ oj^ortuno^eáptidareiqíod. Opobi^do» 
ademán ^njéturíi» á boigettiras; >pubde decl^ 
que 4a Baitiltea de Santa iLé¿cadiavre6p6ite<áMtf 
cnal'ilioliayidi^rfefida éoavíbieddoiodoáiiá qüe^ 
emppú m la ^(tíga , ^gibien se ^ tituló )Pr,eUmmé 
totím m ^dvi«tie en iimi(is^ kioareBide loSieserHps 
aMi|gti06í^ inifiriénd<Dsét)e aq^tque^fM) iefa fÉee;Í£b 
qiic(iseímcoiÉCr¿ra1nined^taiúieaílq pegada^al-'Pa^ 
kH^ ^'Pretdrk^, y müc^ osieno^ fonouiíida pftrte 
d<g éi;iéaraqiie«^ ladié^atluM díftadpi y lojoiii^: 
ÉK^pediá siiceder cotí 1^ de '^San Pedro (jf 8an >Pa^. 
bloi úmkuéjú^ ambad bas<lica^>dé su fArokimidadl 
é f^tadó^délésli^ino Oc[éi(lebteril4|ie^i^ 
4e mWy< ^cia; y^ii^^noipornaiBarsb cm^ 
dfeD:llodt*igo (porque filé el áltimv MoiMma godo: 
qtié le^Wí^W) W de BlipÍDe|se4Miedb 4abr6^i)4f 
4«ib iide^U^ía^ttiasiaiiiiIgliojíA^ 

Digitized byCjOOQlC 



tito tenplQt^fn: <n^iitH>iK<<biB4c^^1^ ^tmeífué^foiÉ 
Peded el Vkrde, ki»i»dpciQsíde'iqu&hubo.cAU^ 
eiode considérale esten^ionJsoUdeac 'y ntagfiífiH 
ecDciateaftl «áiTeáia átemiípéBombrada) baáilicaj 
leguo revelaren á fínes.del sig^o XVltosmánnon 
lesí, Iqsi.tímiéntoBfle'Yaráígr níedmüde) lespesbí í^/} 
étmBifi^j^menlÁis qpeisa€ineanfitofmf fi^ IdS'^üsoaK 
viadoDp'praotioada»^eBlQnt)6Sien(ieBe//&itib pl^njéffq 
diini!)f>á>oostá)dbii)i XonlásvdefBoiytt^'€aWkiftgoid0 
l}aMoiy)déspüesil4arc(d)is^iAi^2dt^^ ^. áitot 
indnicioD:» dei^disi SíjiAlonsb Vj^dia Isiiadlíoeali 
6í(«iide;8táDfi¿dto á las áufdñdg <djte(}iija^É9naiÍ9h 
Mzái €|upfBadd)tá»ios^peIpdosi^fiwaia,;iraéipí)if 
]náiDbna»idteIháliB9 ektdío[o.ailiiiíarf;})dsitiai| de qufi 
twjtanms/ é|ttam fafdetpye tambignf la ;W»ita que 
W6ii(ujá«B laiVegaíáfatji^esífeu'ptgtoiQiál^, jlte\ó 
€iii)»tQlQ )dq^ i»iBhior!PpinQf|)eda)ftos!Afijái^ 
ainíJ^ d&in(nay(9);sínaJogiaiiaottrdía mt}§&^.\ík d^rA 

<Mintfcd)a9Já.te>parthíi)toiá^Mi^ 6^;PedirQ^ 
deSaá) PsOdoacuandaí eíorel tít^iio'! A$íí}¿¿ m^«9^ 
tt*graéde p. AJ(Mtea>¥íj pasat^bada <^iweoci#na í^ 
%3tpúbtk(io>SaiitOvíGonel fd^ae^i^iaii&^^rdai^oQQín 
Uar;ttDt>y\o(m Dpiak)D> álgitfipa^iií^ titm^^nm 
lágdroBas^yaiqtte.iu^iíkiieaQstíQi)^ lís^^mí^ 
alegadí9s*;papa(|)ffo]^ir)qiiie ,e6to¥t)i6ttíliif V^igftr^JWt 
putldlniiiiegai] pw otea.^^trte qi:^ jittttoo uni^igle^ 
siajípfetbricflDtaeide SaiiPiedro y Sin PabtoítíOH 
Obispo projiíoifitiebto por WaInba<^¿,soUQil{^4 
ya,íciiaii(]oáila ^tra.ae negó tal csiráetér (aeg^P' €A 
IMb&t óUaáo larriba^v .Qomtfa el partido fia^io da 
sujftQndr ^eÜmHoí ddb iglesias: piietorienfiest.^M )a 
xníflmaraAWdígaQtoftídejIoa 4^1^^ í^f!?^^^^^^-^^ 
¿>)B(^otvc^oM ^nMd íQ^i^ Jn.^(ei^iníH.l^ 
ttuBSíMtefc dfeoD^ef^jqiiaii^eda d(»s igli¿i^Jt)^p 

Digitized byCjOOQlC 



EN umn^' SW 

Yéicéa mentiidb&^Bi^ f»summf. k) f «e/ ipiEireeeiiaH 

de SsÉi Pedro y San:Pp^lo!e&la>qud»seiCielet>m^ 
algunos ¡¿¡óneitiM (toledanos w lii épocas goda^-^M^ 
mo i* .VUI,^1 J(üfy(Cl XIU;;i|wrp íwicüapto álísin 
ticen que lestuv^^íto^í jS0a„^pnjj?t4«a^».íCoqiWi >í» 
sa^|eino8^q^^au«tí(l&iS<Mi')eli)d£| HPftQpt^tofáa 'Agc^h 

ii*iw,««6ííwdío^/i>;í5í/(l)ftJíkspe^ ijoiwftt^fírt 
delediriciot; md%piáw\mde!C}f^¡j^f¡^ K^rece^Q» 
edmptotaoiQftte jdi^ sAPtioia^ii }4q ; prfi^uínii? , es». sHk 
^onJtorgd K|tieilke»e de* ^m^f^/y <^pa|c)daiJL rt<^^^ 
v<6 ^ &: épooa ;lá. líos .deo^Si jtoqppioa qpe;hpbia» 
wtoncMi puesto que eiMiaiotiQon mO^todral^q^e 
^jüjatsUrah Aie^e de; lo ni^fii.;ffí^\íi. Otri^ ntx^ir 
l«ea vvppeUtfí^se» (^ml)mn^4e^l9fti(9l í^9i^^, (4fl 
la:budl lui(y ^ilfiíluoa .f^t?!Qs..iin« .aj^^^,ppirqi«5^ 
efa;berm0flí(Mbdifi(4o)¿ \(^m»^^jj^^ít§mv'9if^ 
eui«liatetoo0i€oaoihQ?). ^eijUQiíps.lft W8«iw W» 

IpCatesJiJi'Mf» iTi t;l i:o'» .;Í»:.;í;- j»í.¡;: í.í'i í; ."jHíí ' -U 

. ! «Soín/éi láfrwfíq »ífo ii4/írt«^^ ■ Pwi cwfltQ.Ái^síe lew-' 
pío tío íbayífíhifi^ aia^uftitamp<WQ;d^>i?u,ftji^iWt 
cia.pjtteslo .|(tueí;<^ w^,cqpq¿íiida, pp?],t/(Mipgi Iftf» 
bistoríadíHr^s, >y;q«9!n\^lafl. j flíMi ÍMf vwa /fe I^iís >gte7 
8ias:que;I^«f;^eiQs ídkijarW(ft IPP icrifitjwioft m\9n 
l«l9M;adQQ^d)$ la»jpi«rr(3Hwipíf( iwiíaTáb^iPí^lft 
eoirtinuar icIícuIíQmCWqIííp mMñi^ y qi^A .*! ,^^wi 
pcí da la reconqttissl^ 9e»haJíabf^;fip jpié;}í í»Í>JÍwt> 
4ai;d^bie|idp.píreflw«ws^ ,W€i:f ríf t^»pW*?§t?A^ 
principal ája«dA,fí«iíft isie4*em$t»í6 lí^ W^^.íW^i 
mada;yfel Cabildo i^tedffJ, oii^u^ís «w^^PftPífirn 
TWíWi;lP$ iíxummmi íWnw f#^«iaH^ i la, . i^nfig^^ 

Digitized byCjOOQlC 



iglteid mdybf o¿ iriAtiA áe'lfts oáidtülQoiDpeÉ ^mtí 
Don Alotwo'>VI. ¿onwya tcmetiio» dicho en el Iw 
bt^Ii Tampoco hay direi^ehtía alsuna dolí ^ecH 
^KAo ál skio qud o^pabfií , pbes tocios conTietteá* 
céWio^n cósd eortiettte y no ¿ontrovertida^ ni por 
nftdl^ Irhpngttádá, úM estiiiro eri te parte Olrien- 
tát Éfiáis bafd de lá ciud^, ({¿ebor^sola Ylíümarotí 
de Álfh'enl't&íi^bé' (^ Blgnifo»srf^'«í«/0<if |^ 
«(y rhas é Éíiettbs^niel ñiSí^oiWflBDO que flioArrü 
Bísrtfhétít» * fia Octipadéi la tgtei^aí y ^l\canvwito ^ée 
Caniulílas calzádóá ségttn i^'bstjá' de la pláízaldó 
Zíjcodo ver para ol puente áéAlcá¿tái^ai.Tfafe«^ndi> 
hablamos deí moiíaslerto de San Servando, e¿ol> 
<*apft¿lo I. de la prinieráí sectíóndí este Üb^oy dl^ 
gímosqiie dic^ho I). Albn^O dio álod monjes eMi 
emilfa^ lá casa íi fábrica qitó' la» estaba^ linldáMW 
hóspederia de los^ mismog^ dentro de Tókdi0{ restad 
tfios advertir que nada sabemos »nino6 l^^tmdsíil 
do reoian do alguno do^K^fiti^q^d^ edificio/ ddja!^ 
do iiniromtmte jii^siioil^ qoóíno áéria ¡éespréeifti^ 
Mfe: cuando seesrogio pftt*á Giiiodral eñrel<prinoiiiio» 
de la nueva era inaugurada con la reconquistare» 
corirj^tltéhtíá' con la 4glé8¡«( parroquial» de Santa 
Jú^taqtíe Tenia siendo la isabekí yvthmái^ ton 
da9 las dérhas de 1'pIedo>en tiefnpoid^ los moros;' 
y qw éebfá.ser t^tjttenmibjf ^patsrpttés^ 
eifif ella se juntó él tíléi^ con la cói^ paAiaihaqer lir 
tíééciofí de» Araóbiíjpó iD. Bcírttardi^^ y étíecclow ító 
Pt^b0néas eclesiásticas; doiak^on; dé la Catédral<^ 
demás fié qué dejanfid^heébo iv^ito en la prinienk 
é^ibn ¿íélttbrcllc El t^ra^étfr^^ 
cob- aqiíéí feántbáritíV y §egüríim6¿té'desiapiáreGe« 
ribrtípot'eotópletostísréstós cuando Sé levantó 80^ 
I^ » IhiSbo tei^éttb #í'inoiía^i4o 4el CáftaMe» 
calzado ya muy entrado el siglo XVI, siendo cons- 
tante;» ,qücí áo |ffiüíioifiioS(ideueseimifiipQ )^g)D 9un 
debia durar la iglesia y ediáiwi» aeoeiMiofip M íw 

Digitized byCjOOQlC 



mtmmmo. MI 

SaatgerfaBdcK) pitoittíi^e;ai«toil£0é:la((x;iif¿fOli 
pré^isionalni^e; interina x)atolaiaa)ífttí)[«€q^ 
«tni^ehtó, :Ibs^€eaQMndddopi»:de SantíagD^te»^^ 
(teSiialta EofenJku de GozolW, , faombitlb^M'^^-) 
ehd ene! ¿apitoto/oMlíBSfMiii^nte áflas'iAanj^ 
SanfóBé éúA^sMáiávk'.mieiiorJ hi:'^ . ; iiip 
'SantalJfaria He laiSisilai) Ftténfhrqiitfeqüe hniA 
iHMd Sor de Toldík)/eií el sitio; queidesplied hast;^ 
do inonástelRkl d^ fiér(HlÍHitfs:;^taibeidc^i(^«()é| m 
yhmxk enél áñstsema'de]la^JiiniUf^iaid«ib*)y» Hamáff 
i^b^delaíSida, porqué á tíiKlqaqtialteiTénQr^ua^ 
ftrado yáspienajtiéifodeflbaleKsis; aiite8)d6)^iié) kb 
iiMffigeá yiUB vebíM&dé los^^ltigaii^s !HnlMtdiatdfkil& 
pMtsm m cidttvov dkbaniúntí^utáatmtiíB'HnotúH 
bre deiSiáUiiiCpnié fil fdem ivte ebitrannipida de)ta: 
htígOL djmiéiselyft.iea (east^pc^r W!iiMf|!áí;eatto 
cbcukifei^ieiq^dekleibjÉ^vcMientesHJel ño ífiwAtq 
áíláíciujliid.baétiab toesÉr)icpitos tér«Ébias|dfiiiíjp^ 

ñealÁB de; £ecfaaJ^iiavJasyQi^ 
Sitia mayor \ ¿ia graa deheéaí o<Mkooiáa>ab^iaiíHiBi 
el iioii[ibi«del)(>b^nipor'^rten6oerá7ToIi^ 
olrps\VaUos podaos fiías, y es ^enfaandidaitdnfbien) 
porSan Maríin de la:Mbnli3á^ cujíio tterreiio.(c(^ 
éstk ai ioti'o ^da de las do6.mkil€Íoaadctft pobteoiOf) 
Bes) fs tóddyiaiDnas ásp^o y montuoso c|iielel!dd 
nuestra .S^lst. JEá ciiantoiáila ertnita deSdntaJI^f) 
ñá;/ soto nos ldicáiial|piDb3.áutiÉriBSiquft.<^^ 
cito d(i)Beí¡^;gQás At&nagi{d«L.;i|[M;rc^]m^sábein0S 
mas, ni aun eso poco esm sufíciéntemente^ ftote4' 

emiitaien lab atecas de' Tdedo íá» icomojsu t^fioía 
ó reía én el 9r<Hriarto muzárabe íá) 31: deDicte^ni^ 
bre^: : battiendoifjte (elb. meBcbn ouii añ^o^leiMlai^ 
lío^i^iétpo^eeikíjjiUMeea.deJai^ obestái 

Digitized byV^OOQlC 



8h'^eóiílwg9^icoiwl^ 

rt sitio en í^iié'^lidlifléae#fiéadftj pabsiniieiitras: 
a^a»ie9«ritDFÍmodeíiio la i bdoca^l estreñid Me^- 
míióiMir Ó0ÍÚ6 <ierro9 iqué éireondan Ib ciüdadi db 
0iJetite¿iO*niente,.e<rosvfnípi9!antígubsla dairtsü» 
svÜettiodl^Nofte éiviálpaile Uaná úeóesi.áelcammb^ 
que antes conducía ¿liifimfdiiait&pi^ 
ga¿ Fqr^tú<priiMti coiijéhifá aboga el nombre 
qiielddavia ednMilva üá Valle iyéíMtpyb qoecoiH 
ré |i(or'8U'iíe(Ai(K^tltoladosde> >lyí «ib (?M«»ióav!y ei 
RiUif ^ 'teroiftiunl i qfoe lésí IprbvenfM^ t Aeí lai - antigua' 
erai^toMá) lai élfq opinibn farforece iaíí:irkuhstbnH 
d9iidequd»ailos alreáeéonás^áeiyitio dfsignadoiall 
támitiOiifMn'áeywf^m^ bbyaiiídescttUiertoiTiea^' 
ligios iderabióeas nlada(nHklbrnaíiiiy! inm ¿o 15ft^ 
aacaTod üao^ iabradorcB dá iickoa paélM^tíá es*^ 

psinedb (««[it^sentap^tiQASaátolduhqiienQaritiladQ, 
eUli^uWqiiefiíéái veiJacprofeaof elAriobiápoDoa 
Gaapbr de'ÁQvirogá,. yia'intodb traer y déposHár^ 
en^la* bibttDifeca'.de'la igleáar «nipiem estaá ruiáas é 
ft^gmeiiiosíAé edificios 'antiguos, s£si'pu€»^ abri^. 
biñrsei'ái'üñá lennitá rdp iS^nta. Ctítómbai tomo á; 
du¿liiuhÍPÍ«io«JeíntuArÍ9, ya» vehH»<eniBfeGtaqiie 
aljilint escritor^ las aplí'dár al mdnaateiriÍQ agaliénse, 
queden! Bq eplníao diJiió^aer/ háéia aqfuel sitiorlal 
¿iAif^Mp de notioias en) qqe: nosidefó/láiirrupcioa 
dc;k)íí ñráfbeSi /y í el traátómíaiqae iák guerras XH>n'- 
tíi^s^y tos epinbí^!dedomiiiaQÍoá han. cáuaadoi 
e» lel 'aspéetc» igi^nerbl' de . la¿ iámediacáoiiés . dé 

San Pedro el Verde. Dicho asi porque estaba 
wdeadaílSwépniUjr de. Huertas UeiM^déVei^u)^ y 

úoymÜamsM ehktaiiticuo ^nifiidióde.ia^Wesá 
á^WmitMofHhi pueatsbsLtuaiiiMi^aófeoli^natnenti 
telen >l0 iq^Mahoi^deoimwMJlfió^ 

Digitized byCjOOQlC 



marcación y feügre^ide ^^Fí»rpo(|iAj»:46W*t 
tuapiO:4e qii6'trMtanMte, 4wa, aa¿ua >l^dq» l<;^,ai|r* 
tore8*^i«e let bani.aieQdQiiiaido,/ tMiiy .iiip[)e4^ 
donde lihonft ess» la BáJiMHcaí do»€K)pÍHks(. Algunoa 
alrtt)uy en' stü futidadón^al Á,mÍHSpO Aurasío: que 
vitia'por lo&tíbropo8<ielBey;S¡<wlMrt^í^ que ai^nq 
sejó á este Mobarea Ij^eoeeciofi dai^ai^ torofdoai 
uno dj^lós oualtepudoaef osiéde^ San.Pedrpdeta 
Y^a: no falla quien supo]^qM#,€ifMsi)6I>itífiiCÍrt 
pio6 fué monasterio^ y 4mií {mneem^rip^íc^rji^ilafl 
esfc^aaas rukia& y isólidod clmi^uloa de$ciitÁ?t¡ftj^(^^ 
fifte^M^siglf) XYl (coQK^ya apuniaiQQ$.s^rrii^ 4 
hati^deüa iglesia. pne(orimifi6.d^SltGií..^e|(}ro,y 
Sitti PáJNio);ieon loaq^uei v^viOíá teopqzAr^^áÁa ^ 
año de 1715 el santero de esta ormit^ ^qijuí, MV^^Jb^ 
aearpeaodo (piedra f»f¡^ Mevar á la'fáiíf j(íí^ d^i ar- 
maia > que i por * éntonees ^ f^líta ; ^WstwofeBMdft? 
sin 6R)bargo, cónrelactpn Ó!l9fiépQ«9>g)0^ijq^^^ 
sabe de p^UiVodc^nca de:e9t4>HPí^*ft#fí^P!^<^M 
siglos posterioredá la recofiqítts^M s^^^^npq^ u^ 
tflstamento de cierto MariáJIl^p, ^t<HÍS¥lf>.eq ^^ 
año d0 1337v^n que dejar, jBíflit#PPtras.roí*Í*^?,PÍaH 
dosQS, una cantioi^ de Ik^Q^aíá^Ia^i^infl^n^u^íW 
de SanjP^rp-ée /a %a (1)- VS^Ao^.m^m 

(í) En aqiipljQ^ siglos sojian dan 'el nombré (í¿ ¿mpar¿^- 
<2a^ á las monjas de tan esti^echa recltteion qué Wiati aííifá*-* 
das las unas de las otras aún en el mismo convento. Hubo 
emparedada? TOluntiiría^, qp^ lerw círtaftí religiosa ffVl? t^n- 
táneamente se meUiE^n,,.como,vul^ra^nte §e ^ce^ e^iv^ cua- 
tro paredes, y no conversaban ni ' trataban ¿6n sus demás 
compañeras de hábito; y emparedadas"ft)r¿osas,' á lás'qüé por 
castigo ó corrección de sttst íábás se ' toieDcerndxi; dñi^stas 
casas de estrecha clausura por tiempo determinado ó para 
siempre. Es de advertir que por entonces, la mí^^^par^f de 
los conventos de monjas no guardaban Ik'élau^iira 'oon el Vigor 
que modernamente hemos conocido y vemos todavía, y por 
eso parecian mas bien .emparedadas íad que^ obe^rViban un 
encierro estrecl^Oi ./ ■'. / » U)iV»\%\ 

Oigitized by VJOOQlC 



991 '^imjeM < 

áúáúyle que gi noifaéiflii^yááferio deí^tenfim^^éd 
tieinpo d«! Io$ goctésí^ al iTiénosfué cotivénto de 
monjas de rodufiicjn «¿tPecba 6 rigorosa dawsum 
por los siglos Xltl y. XIV: DuPábaíiafTjln ésta ermita 
I íitíd del próxima pasadoí» y se encentfkbaOT A 
camino de la Fábrica de esmdasvdehiodo(|ue ha» 
pOdMo^tincíceHa'en pié riütetM padttes: por ilcrdé- 
niabisdld sainemos qué su edífieii^^^d^dser espa- 
dbsb'y'^tin tnágriíñéoj pues lo$ déscfQbriimJentojs 
\m\im étt las es^vactomes^ antógaasily t modemaá 
to ' i^^líití ' asi (gtiardátwíoíe éii • d^abinete 4e cü-í 
fioi^Uti^ del' pdfhcio Arsobispal ;alguiii» mues^^ 
ét ^ftñcAi^^mÉm^tndm a^í), y qixe á- ^hici- 
ifié^iiásígídXVlI wnieriíá «n^^^tí^^ p»iiu- 
ks^^é-^aii-Pcidt»é éiporáámefiitds^poiitificáles ytfé 

< ' C^i^'ffó'i'^^'Sbn >7Vrárd>mi^Art . Ei^re las emñ^ 
fóií Ó^SáWttíártés pttfítíteolaa^á^^trae etolo Mtiguo exls^ 
fléi*d!l en^íí3te(líí^y i^ luiestrógdias, 

cti¿*íéte álgiiW^* tístt^itor^ esta capilla de gan Tir- 
ad; ^üé páWdécóB^fliSdel Ariobispo €kaa qm 
?i¿6 Ik Silia^edftna ya iakuttlos añob áéspues-def 
W^ülriída dfe los rtiéhos y biajo la domiuocion ée^ 
«ios- Elhitíirióipe eii'^é'í i-itb muzárabe sef eaiita- 
bttdé^««a Sinto^áí^ éé Enero (piele^ponc^stf san- 
toraK condene segyn ^l Doctor Pisa Ja siguieate 
estrQU^Vq^enqdejá^^^^^ \ 

TtiiWLtM HOG, íDomnnB;, Gihila óoNm^orr, - 

^ 'fiÁUDÉMrPEftP<BtUiS^JiXP(JLfó ÓMNIBUS)./. > < > 

;''";Quei:ii^uiét»é(iec|j^rí'^^ • ■';; ■,.,',. 

ELpiadoíí»G¿ilahi%oe&teJemplo, 
tenga en el suelo buena dicha y suerte; 

N 

Digitized by VjOOQIC 



y deeÜagóite por etei%(H^ M^lm.yU ^ . - : 

^No ^ fajtafib quien tóa^ i S^p jírs? pQr^ nar 
türal déf Téledd aunqveimrtirí^s^do eip^ Asia^; fun-- 
dándoseeii (|ue el-ali$moibir»no4ÍG6 ea otrae^- 
trofór.': ; :; ; -. 1;^/ ,. .•;'■:. ,•,,:,, ,,."; ' ^ 

Te ImiirTiá/ÍNCUTEÍ v¿iu<utEiP0iso»iff}9,#(¡;,; .. : 

Siendo sabido -qnelá. palalwalalfua ^mül§ ^j 
«ificamtuntli; á eon(ia6Íjdi|^*aim>9f'P(^^i(^j]^9 
lo oiás coririénte segóíti Idfi oaAMiPolagíp^y; cs^l^^- 
dtoibs anfigttos és qt^ erii natoraji (^ Qa^ai^a:€¿ 
la m*ÓTtDda:^0!eJlam»I)ao/BHÍQla» y<i^e«^ 
te lité en la cmdad de Apok»0ia qmfif^ki\^^J ^f^ 
ca de. ladra: lav^z várnuhqm^xmii^S^^ 
leído en elbímnocitedb^;vien6dentrodje4j^)2^^l^ 
deapóstrofe óiñv<K^ciona]^ntQrnártir qiie reíi€;rp 
él hudaoo tsoma dirigida pOr to^ eía^s^noi^ deCas^t^ 
rea jr iApaloniá pfcra* que hicieWi <?e^r ^ t<eiT^)lp 
casiigó €op qué Dios vengf^ba loi^ tormén tq^'^plir 
cádiosiá Tirso; y cónsistüsiíeD:qitie 1^ tierrs^!se¿cgáT- 
ba:á>p^cSÍHrílois eü^rpoísde ]o6muertosi,''que; por 
esto^'qiiedaban msepiktofi^y sefpudrian al ait^ cory 
rono^iéi^ole y t>r6parai:H[o un^ epidemia efi ()^e 
todos perecieran; etai tal angustia le pídi^i^ ij^wa^ 
para 5qáé les libre Dios de tw cruel azoiet y no ef^ 
estráñoque le apelliden. leí^Mii^ano^ p^^to que 
eoa. efecto lo. era. Autores de mucha érudicioü y 
buenos críticos, cómq el ^tor Pisa en el capítu- 
lo V del libiPa UI de su historia de toledo> dudan 
de que la capilla de que vamos hablando sé ^posr 
truyese dentro de la ciudad poseída ya pjorlpsmor 
ros, y seincüinan i que Qiila re?lm^ptelaeaifico, 

Digitized byCjOOQlC 



pero ftífera, y^^tt\m^«feñiila^¿irab á^^ 
de ella un lugah* ^Hámada vul^m«irt©^ SfMotis, 
como corrompida de Santo-Tirso; y apoyea» á» re- 
pugnancia á suponerla dentro 4efql6d0,fea;i que 
no era posible que los moros consintieran la crea- 
drtd'dé üná nu^a i^siá m^m, y inedos^'cer- 
cáíia á- ^ü íAítótibita rhayor Jcpmo háry iüditíés: dé 
que lo ésttivo, ' segünihas- abajfa vefemosjá! nos- 
otros no nos parece de gran valor esta dificoJíad; 
y sin que por ello nos decidamos á dar completa 
ie á la <^inión del Corregidor D/ Alonsbídeidárca- 
mo. de quien luego hablaremos, ni nos creamos 
con la copia dé' «datos- safici^es á i resolver esta 
cóntrÓVéfsiá fcn que porwa y otr» parte se intere- 
saron muchos ei*uditos#é fin^ del siglo XYJy eá 
que se suscitó con motivo de haberse flesGubibrfo 
uheÍ fabrica qtie se tuvo por b antigua capilla de 
San Tirso, diremos sin enílíargocfueeti primer lur 
gar no sáhemos hoy qué silio sea ése de Santoiü 
que presentan eomo dcnvarion adulterada de Sah- 
to-Tirso, ni semejunte nombre hemos oído que 
tftiíía paííO ni terreno alguaoeiilas cereanías de 
Toledo ni en muelia dislancia de leguas: ea se- 
inundo lugar, qaeno creemos en la imposibirulad 
de que los moros peiinilieran la eonslrüecion de 
esa capilla cuando eonseniian el í:iiUo núblico na- 
da menos qoe en seis párrocpíias y en Santa íMaria 
do Alficcn, y en alguna ^tni iglesia ségun aña- 
ifáñi VÉirito eJScriltlÍTs, pudiendo muy hien seí* la 
de SarfTrrso mm de epsas' otras que se ¡íidican mn 
específieailas; ni la mayor ó menor prcif^iinidadá 
k mezquita podía influiV gran coea en el permiso 
ó pó; todn vez, qoeno lé estuviese pegada ó con* 
fiííiia, aparte de que si bien sé tramilla d sitio 
del descubrimiento de esas ruinas qiií3 dieron ¡oca*- 
sion á la polémica de que nos vamos oeopando, -no 
cstalia mas próximo ¿la aií?Z4]iiita niayor que la 

Digitized byCjOOQlC 



que tm háctó W jrtiérta dM 'Perritíb; caíj&ííte ' (tó ik 




de PttBád«msí y"«íí>^íVéti' ^U5éftáO'hO»h*yá*'4fe¿ 
pia¿(« de? 'dif€frénlcia'>éwti*e:te distefici» á 

donde 'e#i tel = áfn¿# m¿y(ii*^ldéf la Cátédi-aV iaiHigWi 
que le sutJoWMi erfel lTígát»q¿é abora está 1¿ cki^ 
pilla de la1)dbdetíMbn;>l5éteóiín étnénosr j^ ífélá 
qúe> media efttre'esle^y láigliesía tóe> lifeéi 

^lAt'linüMeff ¡ dte igi^tt^ttiasr f á' réirío»tj^^<^ái^a 
<|ae tfehla áu; íioímtfí'é, «y éásl^ la Bs]|^ftá'íwtw« ttri 
at(afeltó¿ priiütews áftós flfe ' étí d^Httifilactóií /y >íHÍé 
coofetgirtétité ;la mfenía 'dííiclíHa* j)oAiá^«íá)tt <?íi 
qué píermUi^sen te-^atibi^ utiá I9ü*va»lglegltf déti^ 
tiro de la ciudad qtteftíérfti¡Meridopúfesi^ltí^ 
hut» 4ia dcf Sa* Th^o- irivahtadá por'(*!tfíávn(J'e^ 
motivo e"» alegada' parfeL^tíegai* su'.^át^iicíft'déhi- 
tpodb Toledo (1). Ites|)écto al' aitló^íi*^ se pt»eiilibé 

• (t)i 'Bttte:teiripohidáidtit(iii(^ sé háüalMii^^lKls doiiifñbJrM^ 

hasta les permitían elegir y c^p^^rar •3ys(Qt|i$|^s,.u|iD «^e ké 
cuales fué Cixila, y hubo otras en que exaspér^oós por la 
guerra que les movían los cristianos defuera, hacían sentir el 
yugo áios dé'áfdtertlfo'^ihi lescorisétítifehlíeQbr'Preláí^ 
ra', p<M* lo :qtíé sé vifen 'l^féciáiddá"á.^títüirtoá ' cé»i''lílá pfii*| 
róeos dé Santa • Juátii, feiortib tambiéri 'hénlí)^ díého con íéjieü*- 
€iów. Pueá biétt,';¿qtié ittóonvenieiítte hay en suponer" que chi 
uno de los períodos en qiie estaban d^'lw/éííia* (como átiefe <féi^ 
cirse); eaal'fetíced'fa- en'lDs priflliérbs ¡tiempos dfe' sti' dómí^af- 
cion,- en que to(te;¿rtcn cbniqüislafis, y Mfisfáwtoncs , ((fléróisélA 
la erección de la camilla dli*''Sah Tii-$o, y en algütii de las oca--^ 
sienes posteriores de ^dvereidad y exasjperacion , en que lle- 
garon hasta á «iar«rri¿ar ü' varios cristianos muíárabes, echa- 

18 

Digitized byCjOOQlC 



$74 ' '.i^MM' i 

alie hay IndiéiQs de quq fué, m. la: >plé7a que 
amundie fes V^erdurasbáoia la, parte del hospital 
del Reyquesubepafaetcaüejoo de Panaderos: de* 
dilce^ «sta conjetura del papel qoe anda impre- 
so, aunque se ha hecho raro, dirigido al Rey Feli* 
pe II por el Corregidor de Toledo D. Alonso de 
tároafiOQ, hacia el anode 1596, coamotívo d^ldes- 
eij^imieiitQ que acabaha d^ b9Garse al practicar las 
psoavaciones para los cimientos del «uevo edificio 
qije se ib^ á construir para hospital (M Rey. (me- 
fiante á que el antiguo s^ echó aoír; tierrapara 
eBten^er por su solar la capilla del Sagrario, el 
Qc^vó y sacristía de la Catedral, se^uA tenemos 
Ácho en el libro I)« eueontrándose los opf^rios 
con gruesos y est^nsos miirQ9 de piedra ¿ajo el 
terrmo que ociq^aroq, varias oasas destruidas ai- 
tonces para la«.nueva obra. Escitó este incidente la 
purio&Ádad de los erudifx>6, y se dirisieron e$plo- 
rstciopes par^ desenterrar lo que allí hubiese, des- 
cubriéndose en efecto ^na fábrica cuadrilonga con 
w^ columnas» arcos y bóyedas de piedra; cuya 
planta» alzado y cortes acompaña grsd)ados al pa- 
pel ó memorial á que nos referimos, revelándonos 
que su construcción era bizantina, de regular ca- 
jiafiidad* yque se conservaba bástala hornacina ó 
nicho en que debió estar colocada la efigie del San- 
to titular, sea el que fuere. 

siea ppr<ln¿rra esos inisino& templos que en años de bonanza 
Dermiticii^n levantar? A uno de esto^ j^i-iraios puede atri- 
l^iiii^ )a destrucción déla, capilla de queme ocupo en el tes- 
^o, y acaso de otras i^esias de las que dicen al¿ano$ autores 
míe había además de las. seis parroquias y de Santa Manado 
AliOcon, las cuales siempre respetaron» sin duda porque eran 
muy exactos en guardar la f4 de lo pactado al ocupar á Tole- 
ido, teniendo por sagrado el cumplimiento de estas capitulacio- 
nes, y no e{ de los permisos otórgadps posteriormente por 
gracia especial de sus mandarines ó reyezuelos» 

Digitized byCjOOQlC 



eUá [vario» ^ufi^res y* ünmleoM^qp^ apWi^i^ ik 
ooBjetQra de qm ^sicf uella f^übf ie^ dcÁrió í$fr lai^pir 
lia ó templo dddioadO'i San Tirso pwel Árzc^HSr 
po CitLila^ y aun pnesente el dibujo de un jari^o^ 
de metal, qüa caB^otrascosasfué encQBtrado alljí 
mismo; en cuya tajpa^e ven las iniciales S- (J¡. y 
Bobve ellas una eorooá Real de la forma que 1^ 
U^ron los primeros Áey^ d^ Asturias, interpror 
(tadó aqtídlas djos letras (cuyo car ápter es ^e\ si- 
glo VIH) Ipor los nombres de Silc^y Cixila, pues 
según akulK)$ testos que alega; se sabía que di 
Itey D« STU) bisfO.al Arzobispo Cirila un rqgalo pa^t 
f a los templos de TíledD! y procura m fin yiíiAir 
carse anta Ú la^aro.Af^narca O. ' felice de k^ Cjarr 
ga$^^)d€¡ |)ireobup^ciotii.yJigefeza-4e.qiíe átennos 
eruditos e^einpjorinaos Je dfgüiai;i ipor;nid)ípr 
adoptado la npítii^ldtf oUro^que ^e^fm^jf^p ^er 
este el templo < de vSan Tirio, puesto quj^'sífsabe 
que le hubo y ninguna noticia habia de jqn^e ^ epr 
tonces descubierto huíbilese tenido otm titul^rv A 
esto está reducido cUaoíto.podemoa decir acercado 
este santuario v¡ rogandt) á nuestros, lectores ^PS 
dispensen el haberooa detenido algún ts^nto* en 
tratar de unjédiftcio que ya tío existe, siquiera por 
lá itnportantía (^e en la época .citada lec^^roncon 
su acaíloradadontroversia: autores domM^cha pot^i 
llegando hasta eluRey el conOcimiwto ^ la cu^pt 
tton,: como dejamM apuntado. • í, . .¡ 

1 San iPedr^ y San fUix-: Por e^ácio, dC; ^Imt 
nos siglofc despíues delareeonqufeta de T^liQdo .nu^ 
bo uña ertntta: dedicada á;erto^d0EíSaht|[>&;(avm- 
que no sabemos (íual Sati Redro era e^:titMlat!) en 
memoria,: y sobre el mismo sitio según toda^ 1^ 
probabilidades, deliantiguo monasterio de San Fé^ 
lixqiieásu tiempo digtoiofs haher editieado el Rey 
godo Witerico áj instancia' del Arzobispo Aurasio, 

Digitized byV^OOQlC 



Su ^i^Wfir saU«intt>á tamÜteñ qtie>et<ir al Sur de 
h ciudad ért' 1<fe ii^itm^A^' ofrtf 1»*3 de! rio, hiéía 
dónde está aíiórtí laVlrgendd Valle: A xnlp-áe- 
nominaba acjfóélla epmita de á!«n ^édr^^e Sadi^ 
ees corrompiendo m esta voz tes de Smctí felicii 
qué era él otro titular del rúslic^ santuario, y aun 
hoy se conoce aquel cerfo y los molinos que exis- 
ten sobre el Tajo al pie de él con- la denominación 
dé Sadices, que no puede tener otro origen que el 
San Félix del primitivo moñasteria godo y el dé 
la ermita que. hiego le reemplazó, y de que era 
patroncf eí Arcediano titular de Toledo, pero cuya 
advocación varió á mejiíaiios dd siglo XVII. como 
veranos mas adelan^e^^lhaítór de lá ermita que 
ahora se íltúlá áe Nuestra^ Sraoi^ del Valle. 

' Santa Insana ■ Fué también ^jnHa 4e la ^kj- 
ca^e los Reyes ca^telteiios, y-stsc titular era Santa 
Sustmá virgen rcttnaína, deque hace mención el 
martirolój^io á 11 de Agosto, y do la casta Susa- 
na del Viejo Testamento, como han creído algunos 
sin otro fundamento que el fie hacerse una romeíría 
én Toledo á este ^«tu^rtoel cuarto domingo de 
Cuaresma, en cuya víspera se lee por ^Isttola eísa 
historia dé Susana ía casta. Estaba á lo úMmo de 
la vega dé San Martin , que :ahorá ' decimos ve^ 
Baja, yacerba déía venía déla Esquina, €n;elsi- 
tio que todavía se coteervia una- crustdé piedra so- 
bt*^tína éelumna colocada eiicíma de tres escalo- 
nes délo mismo. Su fábrica debía eqtár ya ruinosa 
áíjA^inclpios del sl^o XVI, pueis^eguh una ins- 
cripción quei tenia sobre él dintel dé 4a puerta 
principal, habla sido reedificádaí por la cofradía 
de Todos Santos eñ IblS; y el historiador Pisa, 
(]fue escribía i fines del citado siglo, dice qae se 
conóciaen su tiempo que ei^a de constrpccion mo- 
derna, y que entonces per íeriecia ya á la cofradía 
de San Blas establecida en la parroquia de la 

Digitized byCjOOQlC 



Mfigd5Íen*.:La,épo^ f|e m destiTapcwR.na esimw. 
]e^m á» flí^trfts,;im5ro P).Háda t^aia de nQtÍM)lei 

cuidaron' en dsurpos ootleia de ello (1), iq ci^o epi 
que carecemos de datos relaliyos á este santuari(i| 
' que sobrevivió muobos a^osi á las injurias del tiem- 
po y 4e las ciiTpiHisHancias qye noi^ pirivs^op (^ 
otros varios; de su oíase basjtaipites siglos bi« : j 
; • S0n Juan 4e lo^ Cabfolleros . ' Fué una capilljB» 
qifie se fundó «n el terrepo mi^o que , ed tradh 
QJy(H) Gonstinte baber ^ído laca^^^^abitp^ :por el 
Ci4Ri)i Biaz 413' Yivar^ G<^m|^dor ipilitar (fe to^ 
ledo^ ei> los pripmeros años. <[lespiies de su oreeo^t 
quista por I). Alonso* Esteban esías casas iiiuy 
cercanas y fronteras á los palacios do Galiana qu<! 
ocupalra d Rey, y a ni madíis también á hi emi- 
nencia en que deanUííUo liabia una foiLaleza que 
dominase la ciudad, donde postcnonnen le se la- 
bró d magníüeo Alcázar de quo t^ablarenios á^^ 
tiempo: conócese todavía el lt>cai t^ue mupú cslp 
hoispedaje dtfl Cid, y después la ermita u caipiHadci 
que tratamos, por las ruinas que aun ae deíicu- 
bren desde l:i esquina de la ijue fué casa de Cari- 
dad (y ahora está convertida eo pabellones y qla*, 
ses para los Gefes y alujuiios del colegio de infan- 
tería) basta abajo fn^nte á la deiruida iglesia del 
Carmen calzado y pradilo de la Caridadt ^'ÍjaUn- 
do precvisauíenteel sitio en que esluvo el aliar de 
San Juan una gran colufuna de piedra con cruz de 

(1) Se conservan en él ante-archivo d^ Ayuntamiento ¿qs 
cuadros, qué hasta hace ocho 6 diez añp$ han estado 'én el tes- 
tero de ib sa^abápHular que hay etíéí piso biijo, los cuales re^ 
pr^seatan de cuerpo^ entero y támaoo natural á Saín Francisco 
ySanta Cl^ra;ie9tán pintados ala maaera antigua, y no faltos 
dé mérito en su género. Estas dos pintura eran de la ermita 
de Santa gúsílní, V éuaiido áé- iíésmaiitéló piel siglp pasado; 
las ifBc0^6)la.>toífifottiitiwi iimmieipai/ <y las Icdtidcrva ^ codno va 
dicho en sus Casas Consistoriales. j • > i * i v ' 

Digitized byCjOOQlC 



llfet¥cr'feft8ittltt; qoé sé tiéf fefe tó^^'tttefríalie *eií«te 
íéspétóWé sí>Wf • tocando cortil tífinraílládfel ediÉ^ 
cío citado á tó üqüierda de. \k eWtradá eti te lesplíi^* 
nada qtie anteB se llamó píá/iula fle'Santiag;o.Í.a 
denoininaeion de San Juan áe los Calvalk^ros *m¥ 
díca dei^de luego que el titular de la capilla ei^^ 
el Bautista^ jr quepi^rlenécia á la órdtii n)Hit&l{ 
hüspilalaria qne tiene Ifi atlvocáeton del SítntdPrcí^ 
cdrsop; no fallarido' quien eácriba que antm'fué 
casa hospedería dé los lémiAhrio^, y "que^ pQt'{^ 
sui>resi(>n de esta orden se cedió á los Caballefitó^ 
de fean'Jt!aii, que efeefivamcnte ía poséyerob hág-^ 
ta su destrticcron. A niediailos del síglct XVl yia^ 
no exisfia^ste santuario, que debió ser, ^onio íá' 
caísa delCid, muy suntuoso ó juKG[aF por los mag-* 
nífi(*os trozos de columnas dé mármol que eeen-^' 
. coiitraron al eseavar allí para los ciniieutos de M^ 
ca¿a de Caridad, una de las cuales es la que sos-* 
tteOfe actualmente el pulpito en qne se carita lá' 
E|iístqla y donde se predican los serrftones en la| 
Gateüíral , como al hablar de este en el libro I te- 
neímos dicho. 

Santa Cainlína. Eti el sitio que se édiflcó el' 
convento de Mercenarios babia en lo antiguo, una^ 
LTUiitu fiue parece tenia esta advot^acion, y por lo' 
Hiiémo Í43 la dieron también al nuevo éonvenlO',^ 
Solo hemos podido averiguar cun respecto áella*.^ 
que cm iH'queña, tenia la puerta á la tiranja (nom'* 
brc que daban albanio que haWa entre el case- 
río de loque se llanca ahora calle llcal y la mura- 
lla de líi Vega, barrio que ha desaparecido com- 
pleta men le, DO viéndose hoy míi3 que tei'i'aplenes, 
y escombros), y se halk»ba:pegaKla, á una casa de: 
tois Prójpíofe de la ciüdá^d, qtiefóé cedida cbn fe| 
éfíiiiía ^t f uRíJLaidpí.iJ^ios ífércéiía^ios;, como.4igí:T 
' ú^^ újhíiibl^ secicáiíaai anri 

Digitized byCjOOQlC 



BN lA' HAHO. m 

SánUdéfoñió. 'llénese piircoflaindttdQbleqQe 
San]l()éraD»ofué sepultado en b antigua BftsífH^ 
de Sania {ieoeadia, según digimos yaen ellibpp I M 
tratar de ¿us r^aias y traslación de m cuerpo 
á Zamora; mas como aquel célebre templo, que 
hadbiía sido muy estenso y magnifico en la >qpocá 
deles godos, fué reedificado bastante después dé 
la reconquista (según ü> m tiemp» vcM^fimos) iooá 
moolr^/menosxiapaeidsid que aátes^ttwiera; quedé 
fiíera del) nuevo reemle>gt^n paMe 4él teiWnoqtt^ 
pí^imitíviimcpité ocupaba, y de ^i el qué se edtA^ 
case una ermita! dedicada al Santo Aríobistiio dé 
Toledosébi^ el sitio érismo que ^era tradidm ha- 
bttrte'sqrvido de 9ej[)nltMra. tgikoramos célndo^dé^^ 
jé )de>^xi8t»r ése Mouefio iantuarto, éá qtfs pref 
sumí mías (tué podran ser las rtmas qnolij^ há^ 
ce dies 6 doce anos hemos conocido «d un ángttW 
del pcadito ó cementerio en que seenterrábarTloá 
que morian en Sel iiospital de la Hisáicordli, y 
ahora sirve para el mismo objjefo en todos tos esf> 
taMecipientos deBeneficenciái cuyasi raitías eVi^ 
déntemeMé pertebecian i algutia apunta é elAríi!- 
ta asUigqa, sih que' tengamos noticiare quépc^ 
aDí habieise habido otra que la da San IfiáeftmSd> 
déqoe nos vamos ocupando, y sobt^e las iéüáled 
se levantó, eii la reciente fecha indicada; )a capí-¿ 
lia qué hoy tiene el referido cementerio die<Bénéfi^ 
concia. Lo que podemos decir es que á primiípios 
dei siglo XYII y mcreiio después ekistiá aqaella 
emÑtaity perteneoia á la hermandad del misvno 
San Hdefónsd establecida en el hospttalito de su 
nombre que hay junto á la parroquia dd Santa 
Leodadia, dé que haremos menéion en\su corres^ 
pondijenleK^pitato. > • ! ^ 

iSan^JSfiebm. Ya digtaiol^ al hablar €fn la sec^ 
eton anterior delconventodelos AgusUinos caba- 
dos^ todá^ciiantNl^s(ibemos4M;et^ á 

Digitized byCjOOQlC 



991 M/wumori 

fi^beifjqtiaíá'fis^iados del: siglo .XIH BiMtkixén el 
^¡tio.quei Jl^Aldbatí y> ioda)9kiS|e)dendimAsi de ;S^a/a^ 
niHf^^'é, ila|'darei^s^< diel ptiont^; de. SáB Mattin laklaK 
d^,a)J4 di^FiDaiiiMul^Ne^^ña.c^ bajolaadnrm 
(^jomcj^ iproidmástif )Spa ^ G&tobanvi l^^tAial^Jírá 
j^^Q^d^^'deUtá.iDonjas (teígafa^iCiementkiá (^0601 

ft^icmaft iqw/l^diói pfft ^iBií y A^diai l^^pe^ 
ep. 4^j5,Q:tó /Qftdki é JoajyeligiQaetí^ der^Swi 1 Agtatin 
¿ftm)qWiíwd»SOTt^liiiSUiO«iYeiitQv/ociii(í Ib «ventt 
qf;gppn<y )P^t9sid6ci$rQ»i ,éil él| ihastanque Jest edifit 
gftrm^^f dQ4uq|Qj4 U ptjíeítetAelifltoiferan.íj '.»<.;> 

s§«(p«ft^4ifl^l^iyíirquáíg«8W{<¿je aiíted;dérDa«fers^ 
4:áIrÍ(^4^l)Íea;fij9róoiilní^s^ jM£lan|fui)dadiO!pioo 
Wftftáft mp4ia4W*dfil»igtoíXIiy w'umíortaldeíí^^ 
JtoIíS%g{A^!ttemadQ»%Rub¡o^í;i(iu«íí(íaíaí)al](kfli^ 
^ ,<]^;(Ql/}#^¡y cQpiQiá iim}egilai4eidmtanaia; unfi 
i^%,floiM^tQ;b^p,^re^l& jttel imismp Saiíto .Doé» 
tpr')(^ai&iii p^pp^iglí^tak P^iifeWeaiidéapiuefede 
lftÍPP<?rp«l«fW íftlimOPisteíiO; id^ IftilSiglaí i quedó 
ífijpft f)rB$6t9t ideritoadái á¡ Saní (kjpnirao, iy éí «wrgo 
cl^;w>;»piMe 'qrte iliiüJpban s^r*riíí«rbi ;püte toda 
íl^t*fJ»u.y[ esténíja/y-, jfrodiioUva poflosian: Uasoadá 
Ci^paliriüJ)iDi;pW:iBÍ:flp^|íido ^ 8U;dntíglÉl0:duéño^ 
pfir>|^»etf) í¿ Jft.oa^iíiuíúd^ hasía «uíextiiicioíi eil 

»ií€pf^.diasr*i;}: y . •»!•"..'■ ' M'>;'-l ' v rq^ (^i -í'i í''''' 
iíil'j¿\ffi^54^a'5feííya;4^ íílííwiíf.i^^^^ i.TainJííe» há^ 
iííinftp Ide iesiaí:t(Froit&iAlíUrMac deViextiBí^^ 
poqftstefÍQjdeSaU ®e«oarttei;)B[lüte se tUuló A*)Mco¿ 
íftS»nipQ«ii|»rt¿!;í jérailíí adiYQe^cicuí deqsteIlhi»ti^ 
cíí>J§9«^jlH^rifi'qw>ide•límyoa[llMgUo rt^p^^ 
la cresta de aquel empinado cei(m¡árím)K»iptei<Bf 
opfljsjtfiíflóóifilínwíflasterii^iíttuiftí/ heiwo$ »mto /.éa su 
Iweai)- dBjPttWív/iqiAeíl^LQvm 

Digitized byV^OOQlC 



defS{intolJeeéa(fia);y manteas «riisAteiifif^ \m ¡wm 
yssílárémmfiBTmeápíeitüim^ de r^irw 

fiara Uatei^ éjorcioios . de . áspera . peitUeDci^ áí 
algonós -níoníes: mis fei^orosos^ ¡eD^oiertafi t^u^ 
peradas del ^ano; 'todavía senren Ids paredes arrair 
nada^de «ste ' saniD Ibgaf) eni ID alto de la: cerca 
dd coilvéBtd, parótpi^dDto no qued^ ni aun m^r 
momlde^u'ékísteocia;!] ; / ' :j ; ; .¡ í: ^ 

1 jSantoi^ :' :QuécQDaodigiai6s»bQuaanota'niarr 

S'nai ^liiQiblai^iái'la/sitMÚiiaaBtérior/deJc^^ 
^ IttsiCwhendadéras.del Santiago; es>uQa Saot» 
Virgen muy conocida y «veneradaien Frajac^ wsdei 
tíempó^aiiiti^es^ noJoeraialEspfíma'haaUt^nes 
flel^A^ld KI en qiié trajeron i yi cófioUnicaran < W den 
i^iciió<lÓ6{eflsteilaiu)8> elv>Rzo]Mbp0^1). Jero^ 
y 'k>8lni«mjes)SÍIs;i8pmf|añároi^4>^ .eran fniOQeteSv 
cqmo ^at)¿tii06ii(Entoaeéél sei fundé ó idKfdlfCÓ^.ijins^ 
¿^HlaáesUí.iSM^/a ¿Ftila^ ettt:la;;|)¡a¥ite.n)Q6:aUa do 
Id&pataoibs'de Áalíemavi^üd con mudiogUs^ 
deida :]). <Aílorisd>VI á^ infitonüsias: de ¿n ;6»po$0( I^ 
Rdtía DonáCoikbtaiizai iqáe/;era táiQbteti;fpíi^^ 
y dírigkla perél Prelflldo toledano su compatriota^ 
Asi se la encontraron' uni sigla después los Cab^r 
lleros dé CslatraTa cuandoD. AliHiso Vlll les do¿ó 
aquella parte de los mencionados palacios, y esta- 
blecieron el Priorato de su orden con el título de 
dicha' Santa, ségun tenemos referido en el lugar 
arribíijcitadp; y ^éj pofíitre de Santa Té ha conti- 
nuadadándose no isolio á la .mitad Occidental del 
espresjadoPatecio qu^anítesse llám6de (jaltana»^ 
ánOjííi^spue^y hastánue$tto§ dias al convento de 
foi^.Saq*iagiiÍ¿ía^. qü?,aun cpntipúa llevando q^ 
misma >«dvocack)ni!<Tan^bieni al. describijr estei ed^ 
ficid'dJgtmésven k^ «ota antes míarcadá, que subr 
islklé uíjá, v^^^^^ síu ;i^(^'al^(y hdy; la ctiial 

Ilerós iCiatotsaiv^ qufiíiíalkx^iWi ieiijeUíi:iorati)» gí 

Digitized byCjOOQlC 



taie^lo'4iétt)i^la»«dii|á8 i^^ pues 

Mén/^stá anfliguaifá&ricaes laque al prioctpidfu^ 
k ermita de ;^nta:Fé,áun(|i]eí es Indisdable que 
sífMri^he^tauracioDes diferentes en losekioo ó 
seis sigldis por ló iD<mos que ^estuvo en-CHlCo, ya 
en^tía^lormade dependencia ya en etra, ésto es, 
y8L'^oMMituye»do parte tdeiPpLlacio Aeal desde el 
tiempo de D. Alonso Vi hasiaiel VIU, ya bagóla 
adtii^iídtis^n de^ tos pKores de Galati^va desde 
lUAft i^kmio'YIIlfhteta )osItoyé5i€a4«ftfco^ 
im^n&'d^) cóaTéíito de[)laS'GcMDhendadOras[ de 
Santiago d'esdeíMífimresacá.í I" <•:... 
> : Sútím ImeH Estuve tna ermHá dedicada i 
ei^a Santa en ^las Imertas que Uaman :d6l> fiey d 
Oriente de l'oledbi, juí Ay! eereíaídkicastíUb qué ta^ 
davia^Cft^lsín- úe '^^ManaifGcqíxe feé: ciasaide ter 
er0act(>ri que teniar ¡ésta Pfifiicetó.movaea los mag-^ 
nlfíeoíd jardinelSíqYie allí l^lbík auáíguatíiente, y del 
eualftablaírémos'en el ;lU)ro/ffigiuente¿: La érimta 
pértftfiecíóMá tina cófradiaí de 9/ortelail(te que'Ue^ 
l^al^ m '■ adTbbauioui y hpcía^en ella dolémtie íúvh 
eidn' Mual á> la Santa. 'MarslhábíéildQsef arruinado 
aqüel«autttar¡oáfiiíi<ed5iiMÍo&del siglo XVi (1). tiiats- 
ladak*on los hortelanos sü coframa>á la igiésta del 
- ' - •'".■■' ■•■'•■' . .í .' •/ 

(1) ^ Füjp la ruina, de., esta ermita hacia la ¿ailad del si- 
glo"XVi;, porque $ falla' de otro dafo tjue nóá señale la época 
déíerftiinád^ de fcse suceso', haytijiíeMactidir'á'la cénjetdra na- 
áii^l íé¿ ^ue ya d^ebia é^r áiiuíadb d OdúveiíK» de Ib» i/lítá- 
moa xÚ9Siiom)oi9fÁÓ: acpeUa. ct^r$ifQÍA, < jju?^ t]V^ i^ 4ieea 
I^ ^^iritpres conteriipQráaeos. i^ue Ja póf radía, s^ traslada ^.este 
sin iadícar'qiw ya viniese de otra iglesia; boino lo huWraa 
¿Tcho si desde;. h' ermita de fSanta Lucía* htibiese kíó á otra 
parte antes ^& á ><)os BaMOio^ pov otro lado;, éí lloolon Pisa 
qife;€SQFÍbía 4 ñnei^í^fiiqm\mglfi^y^ #ce^ela,cUxií{^iaíeS': 
teba-^fir eí mop^ter4a,de,San Bartolojii^; debif^pue^ suceder 
la ruma dé -la er(nlla en el ttempo qué.'irascurr|¿ dés<jé cpie Se 
Rkó el 6onyento,en'í.^6V^ásia!^lettitJüé Pisa escribía; y ara 
ttgo<iÁ^<)^,i]luéi^bfaMa<ddi€itlé:0(mxiiíJkteeaM/sa^ • 

Digitized byCjOOQlC 



EN ílifUáMO. Igt 

Hlfeiifédidhóá^rtolos), (tobée^luvó hdist& el iüP 
céfidi(y>d¿teté templo!; y hoyiytt'í»lo'iqüi8*aí'¿omd 
meitídrSj^i 4é áqtíeHdf laifi^üá hermandad^ ía cés^ 
Mmbr^'déUtevaft>uA [^^ndOQ/qlie ibdaVifl'i^ llamtf 
de tos bOrtdaMiSv éli'la procéi^bd diel Gói^«; qU^ 
éÉí i* priíittere (ftiíe í^a delráí de ^látí cfUeetí dé laS 
pai^fog^ él cápítehb ídié adóriwiító 

ci^üí de ^HisL eW^m fthm^ el ptíndori (büé es ^éí? 
íédtí' Itcíf íié) ebtí '■ tí»a¡feo¥oúd ^éa - ^t^tíra y fl¿réíí j 
(!&la'fetíá*'pé*i<(éri(pep!tíogrc«lali«Clné8'/alba^ 
(íués-^íiM;^a^:ho>ttflis««i^yífrb«6fei'müyíi^ 

íftstireáí'i^kpíectty'rfe ktá>í¿t*S«áv e¿yais'fuiti*i^'¿& 
y^tí'KüAkifW ooti^fiúfs ibti^aNá^eft pi^ nlití^^m m 
áí«^6jr^elé'^'4¿é')lafii)s(ti ilkmMétífde tá- Vósá, •títt>pb^ 
co mas arriba del puente del xríkíh^ h&Wi/bi^^tí ^ 
(íatoiÉíotíe AróiíjdéfcC qtfé^tóMÍáififeái^tt VáWoá Ae- 
tt^tDs éñ el'feiglo XVl, á^coitó¿éi)íéfncifl d^^'h*b€frt^ 
aparecido efa aqtielfiitlo Itlái'itf BSMÉi^rniá & ■tín(vdé 
efl<W.::i''':'^ .:•':! !.: .;..■..;!)»;/ .:ri r...; j:/' ',U'-: 

• '^H'BáTUÍtmé dfrtó y^*J 'B#a la adtíaéá^iotf 
(|ulá4eniá ima er»vitá (mé'dé^ktíi^^ 
dte delaVeigar tójft , df^rtdé^dbáp^d^ha-fifidb^l ^^ 
vefltci de Míflitoos-de SáW í réincfecóde Paute,- CéttW . 
digiífloícti fiu'lügatí. »P¿rtéile¿te Ql ÁyütttiáifitoMd 
cb» *nfa ^Dtiksá tfué tenían ágfe^ida á eltev y tó«í«4 
dMceBRó-eA ÍS29üiió'y^Gtwi'tídÍfl(*»s* fufada*» 
de dit*htt' cé«\tei«o,^ á' tuégó»^ 6 {ígÍt tiieálaélOtí dé 
laf EtópéíraMz Déíiá!ls^béle¿ii5sa de Garetes Vt i •;' 

' %(a Anal ''rüvbtótóbien suetibita^xlt^Mün 
rt)S ¿6/ el ' camine' c|u«'eohdtacéá ^Nkmtiro^; feébtí 
*!*rffei'ygua'>l€f Ttílé(íé)'H> Ó6C0> rñhs'i^la'Xübdífítití 
Dean «e estó Sáiitá -Igléí^i* «dntód«>fti Diég^íPéí" 
nslü<le2lMá^tt^'i^játtí«9'«ü pMk^^io Mm^A 

Digitized byV^OOQlC 



W4 >TOI£M 

s^unlia ea^rítura 4e fundación ; 6Ste se ^Q)Q9i^ 
qup DQ: x$ui(]aj)a; m^bo de m 94mni€Hv^iWf 

puesto que ¿ prlnLÍjúas del siglo XVíl ó ñnes 
del XVI que escnlna el lanías vcctís nombrado 
püclor Pisa , íiíhiertc que uo se encon liaba bien 
reparado aquel í difuio ; pasteriormeclc la vendía 
ó traspasó el miíuno palroiio á los Jesuítas que, 
también fueron dueños del gran olivar que hay 
eoíVen te á la izquierda del eamíno; y por la su-, 
presionde la Compañía en el sigla pasado quedo 
ea secuestro para la Nación, y desatendida sip^ 
indispensable ie|iaracion vino á tierra cxymo em, 
consiguiente. Hoy se ven twiavía las murallas y. 
algunos ligeros restos deportada y ventanas con 
calados de piedra, que dan á entender no haber 
sido un edilicio mezquino ni despreeiable : sii've 
sin eniliargo su eereado recinto de corral á ti na 
miserable yenlaque jugada á la antigua ernUlíii 
se conserva en pie. íc rj 

La Yirgen de In Cabeza. Todavía se ven-las^ 
ruinas de esta ermita sobre el primer cerro qua 
se encuentra á la izquierda según se sale delpoen^; 
te de San Martin. Va digimos al hablar déla par- 
roquia de este nombre en el capitulo anterior, 
que en ella radicaba la cofradía de iNuestra Senor^, 
de la Cabeza, la cual hacia todos los años su fuD^, 
qion con procesión alrededor del cerro , el do- 
mingo inmediato al de Cuasijnodo, ó sea el S6^ 
gundo después de la Pascua de Resurrección , y 
que , desde que á prind]*ios del siglo presente se 
arruinó la ennila, se trajeron la imagen á San 
Martín, donde hacen todavía la función enelpro- 

Í)io dia. Debemos añadir aquí , que la ermita de 
a Cabeza fué fundada á íines del siglo XVI en 
memoria y devoción de otra que hay del mismo 
nombre en el cerro titulado de la Cabeza a dos 

Digitized byCjOOQlC 



EM m mano. tU 

ís^linilm^aÉiehte! una iin^gmclte NuMtra'Se^ 
ñord. :'•'•' •■ ■ ■ •..-,..*. 

S(m Julián, en el ciffárral'de los Menor eé. Bqbo 
una capilla dedicada áeste Santo Prelado y líatu^ 
ral de Toledo, en la casa que, como divinos en 
la sección anterioir , sirvió dé convento á kw Cl¿r 
rígos menores , dentro del cigarral ó poi^eston que 
con este nombre es conoóda y^ pert^éció á dicha 
<uminnidad , y ahora á un particálar que la com- 
pró cohh) de Bienes nacionales. Aun parece ique 
se conserva la capilUta de San Julián, pero sin 
culto, componiciido parte de las habitaciones. de 
la casfa que tiene el dgarral y por lo : menod dá 
muesira de que alli hubo algo de iglesia, el pé^ 
queño campanario qi9e( aun sé vé scwj^salir y)é la 
fa'ne¿ del tejado de la>casá{l). > ; 

PÁRRAFO 1* V • 

Capillas, oratorios ó ermitas que hoy .existen dentro dé la 
ciudad. 

Once son los santuarios de esta clase qoe 
dentro de la poblaron se cüNiservah todavía en 
culto , d^icados á diferentes iniágefies de Jesu- 
cristo , de la Virgen María y de vartols Santosi 
no contando en este número las ciy)Ulas que 

(1) Antes finé maif grande! eate cigarral, pues principiaba 
en la mísBíia ermita de, Sao GeróaimD (de que mas ^d^laáte 
hablaremos): pertefiíecía ea el siglo XVU al Canónigo Ú. Ü^* 
rónímo de Miranda^ bajp cuyo nombire le menciona el Maestro 
Tirso de MK^a en su célebre obra titulada: 4cf9 Cigarrales 
de Toleé&y» suponiendo que }a alegre reunión deque en ese 
libro se habla , pa3(S el tercer diá de recreo én este cigarral, 
y despuesí de leerse por la mañana varias composiciones poiétir 
cas que allí in$erta, se representó por la tarde la comec^a 
nombrada : ^i^Como han de ser los amigos » , haciepdo un jui- 
m comparativo entre ella y la del VergonJíoso en Palacio. 

Digitized byCjOOQlC 



ó beaterío etc., que aun cuando en el dia se. baile 
sdpíHnidft no8'tis«é á Aosotrós 'el»$ifiaiHás aomo 
eatablacirtiítotOs^deBeneíkeñdia^ é itáei Incluidas 
en el cápit Ule^ oort esfiondtenite !á ilos hóspitá le^ cfofi 
yajoadiicitiM^n; ooinoeüae San Udefonso^ Santa Aaa 

Ír otros. De oqikelks ?vaWos; «fcacern^ estiepárra- 
b uftaf e^nia tm^ d íB^éos diotenida' s^an ;su ié&^ 
pertancia:histót*ícáy artfistica, püeslos^háy de^mir 
nio interesen «irio úofcro conceplo vconíovel íróii7 
süo ,Sa^(a Marta la Blanca y él Cristo, de lavJM%\ 
al. paso ^udlés hay !cabi deHpdo Í0sigifdi<^nte^en 
áinbofi santüdos,; opíao el ií^áioonto»: ú. yirgenÜB 
ftfpdtíl y:iolft)S;.s ••* ':í í. ii;'! í:;-.- i:^;, • S /:•:: •>-:.. 
/ ! ijflmbdel.Sráfmta. : No't^ dé!Qíáiei|tro'ÍDtiBntp 
entrar ahora en la debatidatodesfioiaf a^tírfea deiíá 
primera época en que los judíos vinieron a Espa- 
ña y á Toledo, para cuya resolución se requieren 
mas datos y mas espal'ibr deH'que nosotros dispo- 
nemos (1); para el objeto de esta obra bástanos 
saber que (ífesdé lo^ primeros éiglós détcristíanb- 
mo habia ya en nuestra ciudad muchas familias 
fae)irea&l) puestO):que;to9:;GQQciltdStf.oledanoB se 
ooupanldei ellas y las;v^pí)98)i3!bligada$! áivivíri qq 
un tíanfto, ;ja(«e positiTanieíale te eOeoHtr&ba.^efi- 
teocesrextrainurds j^aafa.quef en el 'entonjahe dado 
ó. Ifi certiá^ jpor ^Waniiha. . ^uedi delira JleL jr^iniq, 

^ '(i)'. lÁfty q'niím'sestiene'.qüe ddidé'Nabu<íqd©á06dr Vmláw^^ 
ktfrii y'^'furtdat'on á Toledo k« jwdids-, cdmo ya indicamos en 
lá res^^-fehl^^rica de^áa d^ítadTOtrdsdteenq^^ nottegaron 
& venir á»íio eñüempó de! Empériádor Adriano despees de la 
áestnicoiort ^e Jé^iisaléri^ f m tftmplo y áe la dfepersaon diél 
jítieWo judaico 'píira ño'vblver" á formar ctierpo de nadon; 
hasta se róRélre ért prueba -dé 'la g^ari ártligüedadqne sequie-' 
re^'d^fe á Itc^ hebreos en Tólédó,- qae lefe'idé Jerusaten esorír 
híhfoú' é^n/tíarkb' del afló' 3á del ifeóimíento ■ do Cmlo • á los 
f3A>i!nok' dfe esta ciudad consiiHándoles acerca de la ^rcfealucion 
queliablan adoptado de condenar á muerte (V Jesús Naxareno, 



y Google 



pero cdnt su ^ortideea i cspecM'deiiiiie «ntíAntif^iiMm 
alprnos recuelas eu<i(>ciimentbsdnt%dos con el 
nombre de cmtilhde la Jud^íá; lo cua{ prüebí 
que erab numai^osoá los iadiviéuos^ (ter ésa raa^a 
que péblaban el barrttf que ahora ^cari e^tá redu* 
cido á ruinas y solares déñértós desde la t)arro- 
quia dce Santo Ibotépara aba^ hacia el Tránsito^ 
Ssiuta Aña y todas sus . iiustediacioues , qué se lla« 
Dáaba no hace auü cuatro siglos 4a Juderian y 
era el centro del comereio y dé las Hqiiesas d^ 
Toledo» púe&i^bldom que en los siglos medial 
residía todfi la indusí^riay actívidad mereadfUil j 3^ 
los capital^ tasi como lá; etenda;4!;asi>esclusÍYánieal 
te: ea . to hebreos ; Iqué por em I eran . médicos .y 
tesoreros de los ¡hiismos Reyes y.^jerciail ünaftiuh- 
flui^nda liastantepodérosa en isufe cotocgost si bieti 
llegaban ocasiones de vez méuasi^o que;pdgahati 
muy «arasu prfepouderaHcia; ya pOrdispí^iCianes 
airadas délos Sobérattos que necesitaban y les b^r 
ciad soltaran dinerbiiias ó menos viOlent affies^té^ ya 
por la ma^ tiráíiica y desordenada .ínwo>d|el: ynh 

So que soliáí anu^inarseiéontra ello^ y cáusark^ 
orríbleé matanzas y saqueos é inceúdio^de^rucf 
tok*^. J)e esta. maniera íuerotf viviendo lo^ judíos 
con varia fbrtuí^ según las épocas , sierhpi^e rí^ 
eos , siempre altaneros y ven^tivos^ pecoisiefittr 
pré odiados dd pueblo cpie ño dejaba de mij^rtos 
de reojo, Uaigrta fines del. siglo XY, eb que los Re^ 

y que les coitíest^iron les jikIíos ^Qledaiios qutí no deá^iati ha- 
cer tal cosa , oponiéndose de este modo á ía sentencia de 
muerte del Redentor : tales especies^ están éoniestadas por si 
mismas , y basta la mas ligera tintura de lo que acóntecití en 
la sa^da pasión de nuestro Divino Salvador , de la mpfdez 
cOn que S(d sucedieron los acontecimientos relativos á este asunj 
to en Jerusalen^ de la dificultad de las comunicaciones á tan 
enormes distandas en aquella época, y de mil otras circuti$- 
taneias á cusd mas obvias, para d^mentir taá fabulosos . 
cacalos. ' : :..•.■ -- >.■!•'=. 

Digitized byCjOOQlC 



ees acor da(}sl desde el tiempo de les godos ywc»!^ 
cá ilev^cla á cdbo hasta entónóes. €bD estosü^eros 
antecedentes- qué, cómo a#iba digimoe,!baBtan;iá 
nuestro propósito, vamoíi ; á ebncretarnob 6^ babl^ 
aquí de las dos principales sinalgegasq«eé llegaren 
4 tener i en aquel populoso yiricotenrlo deáudio^ 
rada, sifi q^uepetendamos por esoldetk qué b^ tu^ 
tieron otras, pues todavía está a tes titilando! lo 
contrario el nombre de 'unaí calle situada; prfeeisa-^ 
ménteen el centro de la otuáádybáeéa^doiidése 
s^be qfue existió la Alcana.ínaybr: caique lesthbaHí 
las tiendas mas lujosas y de mas 'iaipoi*táneia^ y 
cuya denominación de oalleide kDSidadoj^' no de4- 
ja duda de queiporalU t4Ívtixroii losii^ditas ud6 
de esos tempes hebreos, siá> quei . nds hayia^ íqué^ 
dado raitro alguno de él.- -^ -« : í: ' :> 'í: <!;., 

£1 que es objeto de este airtícplo^ fuéKX)nstiruvi- 
do por el año dé 1366 bajo el mriado y icoftlá pro- 
tección de D. Pedro I (geneiíahneüte: llafAado el 
Cruel) {K)r su Tesoremy ataigoíel opulento judíf 
Sáhíiuei: Leví , que tenia > sueása íallí' inmedia^ 
ta^ siendo dirigida' la. Qbpa/parnotro hebreo á 
i^üien íidmbrabah B- Meir Abdelí , que según la& 
inscripciones qoefiespües: copiaremos debia ser 
persona njuy príftdpal/y .respetada etil^e sus x5or- 
relíglónaríidsi La i fóbric^ «e» suniamenteilsólida 
y curiosa, de ládrillo/íiñd y revetítidi hiterioi^^ 
mente de fuertísimo estuco en que están talla- 
das infinidad de labores eon una riqueza y per¿ 
feccióu admii'ablés: consta; de üiíat Stfia iiaVe cua- 
drilonga, colocada de Oriente á Poniente, eon una 
longitud de 78 á 80 piésv 34 de latitud y sobre 44 
de altura hasta el arranque del artesonado que la 
cubre, el cual en sií convexidad aumenta tódayia 
algunos pies ma&Ja €Í^;s/acion. .Su AVqnl^iect^^ es 
puramente arábiga, del género mas florido>!qiie 

Digitized byCjOOQlC 



JEN LA VAKO. 289 

llaman árabe andaluz (1) que pertenece al tercer 

Í)eríqdo de ese arte. £n el muro de Oriente, que 
ormá la cabecera del templo, emplearon la mas 
esquisita prollgidad para adornarle, pareciendo un 
encaje delicadísimo toda la capa de estuco que por 
él se estíende: en su centro hay un hueco, que 
ahora está cubierto con el altar y cuando era si- 
nagoga se hallaba ocupado por la cátedra ó pul- 
pito desde donde los maestros déla Ley leían y es- 
plicaban al pueblo el Viejo Testamento. Tiene en 
el frente esculpida de relieve la inscripción hebrea 
que traducida al castellano en diferentes épocas 
por diversos inteligentes, dice en sustancia lo si- 
guiente: 

Ved el santuario que fué santiñcado en IsraeL y la 
casa que fabrico SamueL y la Torre de palo para 
leer la Ley escrita é las leyes ordenadas por Dios 
é compuestas para alumbrar los entendimientos 
de los que buscan la perfección. Esta es la forta- 
leza de las letras perfectas» la casa de Dios; é los 
dichos é obras que hicieron cerca de Dios para 
congregar los pueblos que vienen ante las puer- 
tas á oir la Ley de Dios en esta casa, 

A uno y otro lado de este nicho ó hueco cen- 
tral se encuentra todo el muro cuajado de bellísi- 
mos adornos de relieve,* ostentando grandes ta- 
blas de almocárabe, orladas de graciosas labores, 
todo tallado en el estuco; y en medio de cada una 

(1) No puedo menos de recomendar á los que deseen ad- 
quirir noticias, que yo no considero necesario dar aquí, 
acerca de los diversos grados por donde pasó el arte de cons- 
truir entre los árabes, que vean el erudito artículo que el 
Sr. Amador de los Rios escribid sobre esto en su Toledo Pin- 
toresca , introducción á la parte segunda desde el fólio 215 en 
adelante. 

19 

Digitized byCjOOQlC 



290 TOLEDO 

se pusieron coii posterioridad á la conclusión del 
edificio, teniendo que alterar en parte los indica- 
dos adornos para dar lugar á ellas, dos largas 
inscripciones también en caracteres hebreos, que 
sustancialmenle quieren decir en castellano de es- 
te modo:; ' • 
Al lado de la Epístola. 

Las misericordias que Dios. quiso hacer con nos; le- 
vantando entre nos jueces é Principes para librar- 
nos de nuestros enemigos y angustiadores. No ha- 
biendo Rey en Israel que nos pudiera librar del 
último cautiverio de Dios que tercera vez fué le- 
vantado por Dios en Israel^ derramándonos unos 
á esta tierra y otros á diversas partes^ donde esr 
fún ellos dvhrrrufU) m tierra é nos la nuestra. 
Eííos. los de esta (ierra, fabricamos esta casa con 
brazo f^t^ríe é vorkroso, Aqiiél dia que fué fabri- 
cada fué granafeaíjradable.á los judíos, los cua- 
les por la fuma de psío vinieron de los fines de la 
tierra para ver si fiabia algún remedio para le- 
vantarse a¡(jnn Señor sobreños, que fuese para 
nos como torre de fortaleza con perfección de en- 
tendiimentopara gobernar nuestra Repühlica. Non 
se halló tal Señor entre los que estábamos en esta 
parte: mas levantóse entre nos en la nuesira ayu- 
da Samuel que fué Dios.con él é con nos. E halló 
gracia é misericordia para nos. Era hombre de 
pelea é de paz; poderoso en todos los pueblos y 
gran fabricador. Aconteció esto en los tiempos del 
Bey D. Pedro: é sea Dios en su ayuda, engran- 
dezca sus EstadoSy prospérele y ensálcele é pon- 
ga su silla sobre iodos los ' Principes. Sea Dios 
con él é con toda su casa; é todo hombre se hu- 
mille á él; é los Grandes que obiere en *la tierra 
le conozcan é todos aquellos que oyeren su nom- 
bre se gopen de oille en todos sus Reinos, é sea 



Digitized by 
I 



Google 



EN U MA^O. S91 

mamfiesío que el ef fecho á Israel amparo é de- 
feftíkdor. 

La del lado del Evangelio: 

Con el amparo é licencia determinamos de fabricar 
este ten^)lOs paz sea con él é con toda su genera- 
tion é alivio en todo trabajo. Agora nos libró 
Dios dd poder de nuestro enemigo: é desde el dia 
de nuestro captiverio no llegó á nos otro tal re- 
fugio. Hecimos esta fabricación con el consejo de 
los nuestros sabios. Fué grande la misericordia 
con nos. Alumbrónos D. Habí Meir. Su memoria 
sea en bendición. Fué nacido este para que fuese 
á nuestro pueblo como tesoro : Ca antes de esto 
los nuestros tenian cada dia la pelea á la puerta. 
Dio este hombre Soneto tal soltura é alivio á los 
pobres cual nunca fué fecha en los dias primeros 
ni en los antiguos. Non fué este Profeta sinon de 
la mano de Dios: hombre justo é que andubo en 
la perfección. Era uno de los temerosos de Dios 
é ae los que cuidaban de su santo nombre. Sobre 
todf) esto añadió que quiso fabricar esta casa é su 
morada, é acabóla en muy buen año para Israel. 
Dios acrecentó mil y ciento de (os suyos después 
que para él fué fabricada esta casa: los cuales 
fueron hombres é poderosos para que con mano 
fuerte é poder alto se sustentase esta casa. Non 
se hallaba gente en los cantones del mundo que fue- 
se antes de esto menos prevalescida: mas ave, Se- 
ñor Dios Nuestro, siendo tu nombre fuerte é po- 
deroso, quisiste que acabásemos esta casa para 
bien en dias buenos é años fermosos: para que 
prevaksciese tu nombre en ella é la fama de los 
fabricadores fuese sonada en todo el mundo é se 
dijese: ^esta es la casa de oración que fabricaron 
tus siervos para invocar en ella el nombre de 
Dio^ su redentor. y* 

Digitized byCjOOQlC 



29i fÚLtSÍO 

Todo este frente se halla coronado por tina 
cornisa compuesta de arquitos de los que llaman 
estalactí ticos ^ trabajados y adornados con n^ucho 
esmero y primor ; pero lo tapa y desfigura una 
vieja colgadura de seda cfiie han puesto allí. 

En el muro de Occidente , 6 sea á los pies de 
la nave , varia la ornamentación que no es tan 
rica , pero tampoco menos «legante : hay en él 
tres arcos, mayores que los demás, abiertos pa- 
ra que sirvan de ventanas que alumbren la igle- 
sia, siendo apuntado el de en medio y formado 
por once lóbulos ó semicírculos que le hacen mny 
airoso y bello , y los dos laterales en figura <le 
herradura , presentando todos en las pechinas 
castillos y leones tallados, como también escudos 
de armas á los estremos, rodeados de vistosos 
adornos. 

En los dos costados de Norte y Mediodía, que 
forman el largo de la nave , hubo tribunas de las 
que todavia se conservan algunas aunque desfigu- 
radas, á las que concurrían las mugeres judías 
cuando era sinagoga , á oír la lectura de los maes- 
tros y rezar sus preces : y por encima de estas 
tribunas corre en ^ml>os ínuros un ancbo friso, 
primorosamente bordado con un gallardo relieve 
de sarmientos y hojas de parra , entremezcladas 
con otras preciosas labores mas menudas y traba- 
jado todo con la mayor prolígidad, presentando 
de'trecho en trecho varios es(;udos de las armas 
de Castilla y León alíernanilo con otros en qué 
se ven tres lirios , que acaso serían el blasón de 
la Reina Doña Blanca esposa desgraciada de Don 
Pedí'o. Hállase limitado este magnífico friso por 
ambas partes, superior é inferior, por dos fajas 
en que están esculpidas de relieVe y con grandes 
letras hebreas, dos inscripciones queson el salmo 
99 y parte del 83 de David, según la traducmn 

Digitized by VjOOQIC 



EN LA VANO. 293 

hecha noha.mudios años por una persona de 
competente y acreditada inteligencia que las 
interpreta de la manera siguiente : 

La del muro del Norte, que es el salino 83 de 
David, dice asi: 

Almaestro á layaita:para tbshifas de Coré, salmo. 

I Qué deliciosas son tus . habitaciones , Dios del 
nniéerso !..... Pálido y consumido del deseo de los 
atrios de Dios^ mi alma y mi cuerpo aplaudirán á 
Dios vivo. Hasta el pájaro encuentra casa y la go- 
londrina nido donde poner sus polluelos» altares 
tuyos . Rey del universo , Rey mió, y Señor mió; 
albricias a los que habitan tu casa. Ya te alaba- 
rán sumisamente.. 

La del Mediodiá, que es el salmo 99 del mis- 
mo profeta , dice : 

Salmo de gracias entone á Dios toda la altura. 

Obedeced á Dios con alegría, entrad delante de 
él con algazara. Sabed que Dios es el Señor ; él nos 
hizo y suyos somos nosotros; su pueblo, y ganado 
de su apacentamiento. Entrad por sus puertas con 
eelebradon , por sus atrios con alabanza: loable, 
bendecid su nombre , porque es bueno Dios , de 
tiempre su misericordia y prenda de generación en 
generación su crédito. 

Por encimado estas fajas, rodea todo el edi- 
ficio otro cuerpo de arquitectura, compuesto de 
cincuenta y cuatro arcos , bellísimos por su elegan- 
te forma y por la perfección de sus adornos : cada 
cual se apoya en columnitas apareadas, cuyos 
capiteles son de caprichoso y variado gusto ,^ y 
la vuelta del arco está trazada por siett mtdios 

Digitized byCjOOQlC 



!&94 TOLEDO 

círculos, ostentando en el centro primorosos ajime- 
ces calados con indecible proügidad y esmero , y 
resaltando en todas partes la riqíteza de ornamen- 
tación é inagotable fantasía délos artífices árabes, 
al mismo tiempo que la mas perfecta ejecución y 
el trabajo mas fino. Sobre este cuerpo de arquitos 
se levanta d iirtesonado de alerce puro, compiles- 
tode inlinidiul dij piezas que combinadas con in- 
genioso cnidailü presentan nudlitiid tie figuras 
geométricas que dan a esta techumbre un mérito 
muy recomendiible y eürpespoucliente al qiieliene 
la totalidad déla obra, si bien el eolor pardo que. 
los siglos han impreso ala preciosa madera (por- 
que no estuvo nunca pintada) o&^curece bastante 
el ai'tesonado, y no deja dislinguir bien el orden 
de sus labores mas que en las nioldnras primeras 
que se advierten esmeradamente trabajadas, lo 
mismo que las peeliinas triangulares de los ángu- 
los ó rincones y las fajas esü'emas de casetones 
octógonos. 

Poseída esta fábrica por los judíos, según el 
dictamen mas seguido , hasta su definitiva espul- 
sion eni492 , fué donada por los Reyes Católicos 
en 1494 (como tenemos dicho al hablar de^l mo- 
nasterio de Comendadori^ de Santiago ) á la Orden 
de Calatrava en cambio del edificio que era Prio* 
rato de Santa Fé , y establecieron aqui el que ti- 
tulaban de San Benito , donde , como sucedía en 
el anterior que dejaban , se asistía espiritualmente 
á los Caballeros de la Orden que venían ó residían 
en esta ciudad , y en el cual se enterraban los que 
morían aqui , según se colige de algunos epita- 
fios de sepulcros que hay en la iglesia. Mas tarde 
quedó reducida á una Encomienda y se la destinó 
á archivo de la misma Orden y de la de Alcánta- 
ra, cuyos papeles, can efecto, se custodian en 
•un salón (fue se; construyó p^adoal costado del 

Digitized byV^OOQlC 



EH LA HANO. 295 

Norte con entrada por la iglesia misma , la cual 
quedó deflnitivamente clasificada como ermita de- 
dicada al Tránsito de Nuestra Señora, cuyo título 
es el que hoy lleva. Su trasformacion de sinagoga 
judía en templo cristiano, no alteró esencialmente 
ni la fábrica ni la forma del edificio; únicamente 
se hizo una pequeña tribuna ó coro á los pies de la 
iglesia, jr se puso un retablo gótico en lugar de la 
cátedra ó pulpito que á la cabecera tenían los ra- 
binos paraespficarlaley. Ese retablo, que por su 
hechura y por el carácter de las pinturas y escul- 
turas que contiene, no deja duda de que se labró á 
fines del siglo XV cuando los calatravos se hicie- 
ron cargo de esta iglesia, se compone de tres cuer- 
pos ó espacios divididos por junquillos, repisas y 
doselet^s de madera dorada y tallada, conteniendo 
algunas pinturas en tabla de muy regular mérÍ7 
to, y recomendables además por su importancia 
como documentos para la historia de las artes es- 
pañolas en aquella época; remata el retablo con 
un Crudíyo, y lo cubre todo un dosel grande tam- 
bién de madera dorada y de hechura poco común. 
Otros cuatro altares hay en el cuerpo de la na- 
ve; de ellos son notables los dos mas inmediatos al 
mayor, ^mbosdel siglo XVI aunque el del costado 
del Evangelio pudiera parecer mas antiguo: este 
tiene seis buenas tablas, en que resaltan princi- 
palmente las cabezas y manos de las figuras que 
representa^, con especialidad en^.el retrato de un 
Caballero que debe ser el fundíidor del retablo. El 
del lado de la Epístola es plateresco, y contiene un 
cuadro del Nacimiento de Jesucristo, de mediano 
mérito, y otras dos pinturas al temple en el grue- 
so del arco que forma, que pudieran ser de Juan 
de Bollona según su estilo: las columnas, frisos 
y demás partes del altar se hallan cubiertas de es- 
.quisitos relieve , y acaba su cornisamento e«n 

Digitized byCjOOQlC 



f% tOLCBO 

jarrones y floreros que dejan en medio un escudo de 
armas del que costeó el retablo. Los otros dos al- 
tares no tienen cosa digna de especial mención; pe- 
ro sí la puerta de la sacristía que está en el muro 
Meridional, y presenta una portadita plateresca, 
con [)ilastras, cornisamento y frontispicio, sobre 
el que cargan candelabros v otras acroterias, y 
todo está adornado de menuda labor de relieves de 
bastante gusto. Por la parte esterior se encuentra 
descubierto el ladrillo de que está hecha la fábri- 
ca, patentizando su solidez y finura después de cin- 
co siglos que se halla sufriendo la intemperie, y 
presenta también varios arquitps, ajimeces y cor- 
nisas propias de la arquitectura árabe; aunque no 
deja de desfigurar algún tanto el edificio, la casa 
de construcción moderna que tiene pegada á su 
costado Meridional, y sirve para habitación del en- 
cargado de la ermita, dejando un atrio mezquino 
é impropio para entrada del precioso templo de 
Nuestra Señora del Tránsito. 

Santa María la Blanca. No lejos de la iglesia 
del Tránsito, que acabamos de describir, hay otra 
en el mismo barrio de la antigua judería , que 
también fué sinagoga y anterior á la que prece- 
de. Su planta, sus materiales, la forma de sus ar- 
cos y pilares, el mas sencillo adorno de sus mu- 
ros, la falta absoluta de inscripciones, y otros va- 
rios caracteres que en este edificio se notan, están 
marcando que la época de su construcción se re- 
monta á los principios del siglo XII ó sea al se- 
gundo período de la arquitectura árabe, llamado 
de transición porque en el luchaban los artífices 
sarracenos por desprenderse de las trabas de la 
imitación á que en su nacimiento venia sujeto el 
arte de construir entre ellos, aspirando á darle ün 
carácter propio é independiente cortio lo consi- 
guieron poco después señalando su conquista ea 

Digitized byCjOOQlC 



£K I A MAm. 297 

el período tercero con el nombre de arquitectura 
ársd>e-andaluza, como vimos en la i^esiadel Trán- 
sito que es fruto ya de esta brillante época. Sien- 
do tan antiguos en Toledo los judíos, según en el 
artículo anterior indicamos de paso, habiendo re- 
unido tantas riquezas por su industria y tanto in- 
flujo por su ciencia, y habitando por sí solos en 
barrios señalados, natural es que tuviesen sus tem- 
plos, que ellos llamaban sinagogas (porque solo 
dieron por escelencia el nombre de templo al de • 
Jerusalen), en donde tributaran culto al Ser Su- 
premo conforme á sus creencias; y afei estamos muy 
lejos de suponer que esta sinagoga de Santa Ma- 
na la Blanca fuese la primera que ellos levantaron, 
ni de opinar por consiguiente que hasta el si- 
glo XII, á que remontamos nosotros la construc- 
ción de esta fábrica, careciesen los hebreos de To- 
ledo de iglesia, templo ó sinagoga, pues por el con- 
trario convenimos en que tendrían no una sino 
varias; pero laantigñedad del edificio, de que nos 
vamos ocupando en este artículo no puede llevarse 
mas atrás de los años inmediatos al 1100 de la era 
cristiana, en cuya época iba la arquitectura árabe 
conquistando ^alas y adornosde que ya vemos re- 
vestida la fábrica de este templo, si bien no con la 
profusión, delicadeza y elegancia que hemos nota- 
do en el del Tránsito que cuenta dos siglos me- 
nos de fecha y corresponde á otro período del arte 
sarraceno. 

Resulta, pues, que la -actual ermita de Santa 
María la Blanca se construyó á principios del si- 
glo XII para sinagoga judia , en cuyo destino per- 
maneció unos trescientas añosjioco mas ó menos 
hasta que en 1405 inflamados los cristianos de 
Toledo, especialmente los que habitaban en di 
arrabal, con las predicaciones del glorioso San 
Vicente Ferrer en su iglesia parroquial de Santiago, 

Digitized byCjOOQlC 



298 TOLEDO . 

se la arrebataron á los hebreos y fué convenida 
en santuario católico con la advocación de Nuestra 
Señora la Blanca , tal como hoy la conserva. Otro 
siglo y medio pasó este c^bre raonumento hir- 
viendo únicamente de ermitaí 'cristiana; pero 
en 1550 el Cardenal Arzobispo D; Juan Sil¡(^Oi 
después de repararla y conslruit» tres capillas á la 
cabecera.de tas naves principales., agregó algunas 
casas inmediatas y fundó en ellas un beaterío ó 
casa de comunidad religiosa con el título de Re- 
fugio de la Penitencia , dedicado bajo la advoca- 
ción de Nuestra Señora de la Piedad, en el que se 
recogiesen para llorar sus pasados estravios las 
mugeires arrepentidas que quisieran abandonar 
su vida de escándalo y libertiuage ; á cuyo beate- 
río ^ennió luego otro que babia en k parroquia 
de Santiago dd arrabal con eL nombre de Jesús y 
María : pero duraron áp^as medio siglo estas 
que muchos llaman monjas y no eran sino beatas, 
porque siendo indisperisable para que las admi- 
tiesen alli (según las constitucjoft^s que el Carr 
denal fundador las diera ) que hubiesen sido antes 
niugeres de riíala y torpe vida, cuya maldad vi- 
niesen á purgará esta caba de penitencia, y no 
habiendo pódüdo obtener de la Santa Sede (á que 
«cüdieron cónipstamíia) que se Relajase esta con- 
dición , dejaron de entrar nuevas arrepeotidas y 
se estingüió el beatérid^^ hacia d año de 1600. En 
su consecuencia volvió á quedar como.erinita de 
Nuestra Señora la Blanca cerca de otros dop si- 
glos; pero en 1791 se profanó para haceria ser- 
vir de cuarteta las tropas de infantería, y asi 
continuó hasta el de 1798 que se la destinó para 
almacén de efectos y enseres de la Real Hacienda 
inilitar, en cu^o poder ha permanecido hasta 
totó© ocho ó diez años que á^ fuerza de reite- 
f^Bi ifiú^táneúta de la Gbpúmoa pmviticial de 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. 299 

Monumentos históricos y artísticos , apoyadas en 
la superioridad por la Comisión central del ramo, 
se logró la orden de cesión de este precioso 
edificio á la citada corporación provincial que ac-- 
tualmente está incautada de él « y ha cuidado de 
su reciente reparación eñ las fábricas y tejados y 
llevado á cabo una inteligente restauración de la 
parte de ornatos de estuco que se hallaban estropea- 
dos, á que se consagró con el mícyor desprendi- 
miento y esmerada laboriosidad un joven de esta 
ciudad amante de las glmúas que ilustran su pa- 
tria y aficionado á las artes con* bastante aprove- 
chamiento. Tales han sido las vicisitudes de este 
anti^o monumento toledano en los siete siglos y 
medio que cuenta de-existencia , y si hoy se en- 
cuentra todavía sin culto por falta de recursos 
para costear lo necesario á su planteamiento , la 
Comisión provincial ha concebido el proyecto de 
abrir una suscrición para reunir los fondos m:as 
precisos al eüéeto, leyéndose ya en el allmm que alli 
se ha colocado hace pocos meses los nombres de 
personas líiuy respetables de todas clases y opir- 
niones, vecinos y forasteros, que contribuirán 
muy gustosas á que vuelva á venerarse en su 
ermita la imagen de Nuestra Señora la Blanca, 
que desdóla profanación de aquella existe en la 
iglesia parlpoqüial de Santo Tomé. 

Hecha la historia de nuestro monumento , ára- 
be en su construcción y hebreo easu destino 
originario y primitivo , vamos á hacer su des^- 
crijMJion de la manera mas exacta y puntual que 
nos sea pOsible para que nuestros lectores formen 
una idea aproximada de tan notable edificio.^Pbr 
de fuera ni) presenta ninguna señal que preven- 
ga fayoí^bleinente respecto á la belleza de su in- 
terior : sus íifiürnllás de tapiería y ladrillo, lisas y 
aun de: aspecto pobre V y si^ tejados ordinarioá, 

Digitized byCjOOQlC 



300 TOLEDO 

nada ofrecen de particular , como ni el patio que 
precede á la entrada única que la han dejado aho- 
ra , pues se tapió estos últimos años la otra qué 
antes tenia en el costado de Mediodía y daba á 
un callejón de malísima vista , en la cual habia 
sin embargo y aun se conserva una portada mo- 
derna despiedra compuesta de dos pilastras istria- 
das , de orden corintio , con un sencillo cornisa- 
mento , en cuyo friso está esculpida k inscripción 
siguiente : 

Sanctá María, SüCünnE misskris. 

Esta entrada correspondía á una bóveda gótica 
que servía como de pequeño atrio ó pórtico á la 
iglesia , y evidentemente era añadido á su antigua 
fabrica en el tiempo que medió desde la conver- 
sión de la sinagoga en ermita cristiana hasta la 
fundación del beaterío por el Cardenal Silíceo: 
desde el atrio se bajaban algunos escalones hasta el 
pavimento del verdadero ^monumento árabe. La 
planta de este afecta mucha la forma de las anti- 
guas basílicas, no siendo esta circunstancia la 
única que recuerda en el templo de que tratamos 
el" estilo* bizantino de que en aquel período de 
transición participaba la arquitectura morisca: 
tiene de Oriente á Poniente 81 pies de longitud 
y 63 de latitud de Norte á Mediodía , estando di- 
vidido este espacio en cinco naves paralelas , de 
las que la mayor ó central mide 15 pies de an- 
chura con unos 60 de elevación hasta lo mas alto 
del artesonado : las cuatro laterales tienen á 12 
pies de anchoa y su altura es menor que la de en 
medio, bajando en escalones de esta á sus inme- 
diatas y luego á las otras de cada lado. Treinta y 
dos gruesos pilares octógotios, de ladrillo revestido 
de estuco, y no muy altos, sostienen veintiocho 

Digitized byCjOOQlC 



EN Vk lt£SO. SOI 

grandes arcos de herraduras, semejante á los de 
la Catedral de Córdoba y á los que después encon- 
traremos en la ermita del Crispo de la Luz, sobre 
los euales se elevan los muros que dividen las na- 
ves entre sí: tienen los pilares, que figuran co- 
Iumi>as árabes, sus capiteles de lo que llamaban 
los moros alauriqne, que es un estuco sumamen- 
te fuerte, y su forma no puede ser mas graciosa, 
componiéndose de cintas labradas y follages com- 
binados y entretejidos con mucho ingenio, imi- 
tando los capiteles corintios de la arquitectura 
griega, y los arcos ostentan en sus pechinas lin- 
dos ^rosetones tallados en el mismo estuco que los 
reviste, como también á los muros de encima, en 
los que no faltan los convenientes adornos de alha- 
raca (que nombraban los árabes á esos menudos 
y delicados relieves de complicados laberintos á 
que nosotros conservamos la denominación de 
arabescos) que vemos aquí bordando el friso que- 
corre por todo* lo largo de dichos muros, sirviendo 
á la vez para exornar su primer tercio y para se- 
parar este cuerpo bajo de otro segundo que se le- 
vanta desde alh y se compone de veintidós arcos es- 
talactíticosen la nave del centro, y de solos veinte 
en las laterales, pero en todos de igual forma, des- 
cansando sobre columnas pareadas; y se conoce 
que en su principio fueron estos arcos ó abiertos ó 
calados para dar paso á la luz, habiéndolos cerra- 
do posteriormente en alguna de las reformas que 
ha debido sufrir este edificio al cambiar de desti- 
no en sus diferentes vicisitudes. Sobre dichos ar- 
cos se alza todavía otro friso en la nave de en me- 
dio, del cual careícen lasotr^s cuatro, y aun en la 
central es sumamente sencillo y está algo mal 
tratado. Cubre toda la antigua sinagoga un rico 
artesonado de alerce, que se apoya en gruesos ti- 
rantes ó alfardas, que es como denommaban los 

Digitized byCjOOQlC 



302 TOLBDO 

moros á estas vigas, formado, como el de la igle- 
sia del Tránsito, de diversidad de figuras geomé- 
tricas. Es notable q^ue en ninguna parte del edifi- 
cio se eíicuentra inscripción ni leyenda alguna ni 
hebrea ni árabe, lo cual aboga por su antigüedad, 
pues se conoce que fué labrada antes que comen- 
zaran los judíos á usar en sus templos la costum- 
bre de esculpir versículos de la Biblia, que se su- 
pone introducida después del año 1300, y por eso 
ya la vemos practicada en la otra sinagoga, hoy 
ermita del Tránsito, que es de mediados de aquel 
siglo. 

Réstanos dar noticia de las adiciones que mo- 
dernamente se hicieron á la antigua fábrica para 
acomodarla al nuevo culto á que fué aplicada. Ya 
hemos indicado que hay una portadita corintia eii 
el costado Meridional, la que por su puerta cor- 
respondiente (que hoy se encuentra tapiada) daba 
paso á un atrio que precede á la nave menoi* mas 
esterna de aquel lado, y que ese pórtico conserva 
su bóveda puramente gótica, cruzada de aristas y 
crestones, revelando que es obra del siglo XY, y 
por consiguiente agregación del tiempoLcn que fué 
ermita consagrada á consecueptci^t de la predica- 
ción de San Vicente. Solo este pequeño vestíbulo 
ha recibido aquí las formas de la arquitectura lla- 
mada gótica; pero la titulada plateresca nos dejó 
también muestra de su elegante estilo y de la ri- 
queza de sus ornatos, en las tres capillas que se 
añadieron al Oriente y sirven de cabeceras á las 
tres naves del centro, sobre cuyo nivel ó pavimen- 
to se levantan algún tanto. Estos agregados, aun- 
que no tuvieran los escudos de armas que toda- 
vía ostentan muy enteros, revelarían por sí mismos 
que eran obra de mediados del siglo XVI, como 
hecha en tiempo del Cardenal Silicéo, en que ese 
florido y delicado género se hallaba en todo su 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA SANO. 303 

auge: ¡lástima es quef se hayan estropeado tanto ^ue 
apenáis queda cosa que no haya sufrido las inju- 
rias del tiempo y de los hombres! En la de en me- 
dio, que es ihayor y servia de pre^iterio, solo se 
conserva íntegra la cúpula ó media naranja, que 
es elegantísima, apeándose en cuatro lindas pe- 
chinas que figuran conchas doradas, y ostentando 
en los espacios intermedios hermosos escudos del 
repetido Arzobispo Silíceo coronados por capelos 
y sostenidos por graciosos niños : asimismo se 
contemplan muy bellos fk)rones de estuox), pro- 
lijamente tallados, en el anillo sobre que descan- 
sa la cúpula. Aquí estaba el precioso retablo del 
mismo tiempo y género, en que se veneraba Nues- 
tra Señora la Blanca, el cual fué trasladado cuan- 
do se profanó este templo en 1791 á la parroquia 
de Santiago del arrabal, donde permaneció hasta 
hace unos seis ó siete años que le llevaron deallí á 
la suprimida de San Bartolomé: mas la Comisión 
de Monumentos artísticos, con el pensamiento ar- 
riba indicado de restituir la ernciita deque trata- 
mos á sti primitivo culto de la Virgen su titular, 
acaba de recobrarle y ya le ha hecho colocar en el 
sitio para doríde fuera labrado á la mitad del si- 
glo XVÍ, que és el testero de éste presbiterio que 
dejamos descrito. No se sabeá punto fijo qué ar- 
tista trabajó este lindísimo retablo, pero todo el 
carácter de la escultura que le adorna está reve- 
lando que fué debido al célebre Alonso Berruguete 
ó á alguno de sus mejores imitadores ó discípulos: 
se compone de dos cuerpos bellísimos dentro de 
dos columnas grandes que suben hasta recibir el 
cornisamento general: hay en el zócalo del primer 
cuerpo dos preciosos bajo relieves de la Magdale- 
na y de la Sibila, y ademas se ven en el mismo 
otras dos medallas del Nacimiento y de la Anun- 
ciación, asi como en el cuerpo segundo están las 

Digitized byCjOOQlC 



301 TOLBDO 

de la Adoración de los Reyes y la Huida á Egipto, 
dejando presumir que trabajaron dos artistas por 
lo menos estas esculturas, pues si bien son todas 
escelentes, se nota mas valentía y gracia en utiUs 
que en otras: el remate consiste en otro medallón 
circular que representa la Santísima Trinidad, ro- 
deado de ándeles con los instrumentos de la Pa- 
sión, y coronándolo todo dos niños que desplegan 
un tarjeton en que hay escritas estas palabras: 

¡ Oh MORS , QUAM AMARA EST MEMORIA TUA ! 

Es decir : 
¡O muerte, cuan amarga es tu memoria! 

A los estremos hay otros dos niños apoyados 
en los escudos de armas del citado Cardenal : y 
por último se halla todo el retablo lleno de esqui- 
sitos relieves y adornado de columnitas muy lin- 
das y graciosas; pero está bastante estropeado en 
algunas partes , por consecuencia de las trasla- 
ciones ya mencionadas , y aun embadurnado en 
varios puntos por pintores ignorantes que quisie- 
ron retocar los deterioros causados por los car- 
pinteros y albañiles. 

Las otras dos capillas colaterales son mas pe- 
queñas, y su bóveda esta formada por unas gran- 
des conchas que salen hasta los arcos de entrada, 
cuyas archivoUas aun están cuajadas de dorados 
florones de mucho gusto y agradable visualidad. 
El Cristo de la Luz. Acaso no hay en Toledo 
una iglesia respecto de la cual se haya estendido 
mas el ancho campo de las tradiciones populares 
para esplicar cómodamente causas ignoradas de 
efectos sabidos y positivos. De muchos siglos 
atrás ha venido siendo muy notable y famosa esta 



y Google 



flirts MAKO. 30^ 

«imita qm\\MfiárífÚ0] Cristo sdela Luz , cuyo ver- 
éaá&ic<)^iii!fAb^el^Úje\Suiaa^is(o de la Oruz y Núes- 
t^Sis^mde la Luz ^y^tomo si no bastase para 
esta nómbradía su inidisputáble antigüedad ; su 
mérito artístico como una de las mejores y mas 
completas muestras que nos han quedado de la 
arquitectura morisca en su primer período, y el 
gran recuerdo histórico de haberse dicho en este 
santuario la primera misa, después déla recon- 
^rtósta de Toledo, el dia^ 25 de Mayo de 1085, 
sirviendo de cruz para el altar, según dicen algu- 
jiós, lá que traia pintada en su escindo el mismo 
Rey D. Alonsio YI, i|ue le dejó allí para perpetua 
memoria de este suceso (y aun se conserva como 
después diremos), se ha apelado á narraciones 
que nO eátán suficientemente comprobadas ni 
consentidas por todos los que se han ocupado de 
las cosas de Toledo : nosotros; vamos á consignar 
aquí esas esplicadones tradicióbales sin que sea 
nuestro ánimo hi;apoyarlas nicómbatirla^, porque 
no tenemoá datos psúra lo uno ni paí*a lo otro, y ^n 
negar la poi^ibilidad de que sean ciertas , dejamos 
al juicio de nuestros lectores el aceptarlas ó des- 
echarlas, contentándoos con el simple papel de 
üarradortó^ 

: Refieren que allá á mediados del siglo VI rei- 
áanddieligodoÁtanagildo existía aqui yautiaiglé- 
siáír sbbre cuya puerta, i^gun uhos,y encima 
del :altar; según otros, habia un Crucifijo que 
era bastante venerado iK)r los toledanos, y qiwe 
pasantio' por allí dos judíos de los muchos que 
habtaiyá en! esta ciudad , á quienes dan los iiom- 
bpos'deiSamo.y Abisain , prevalidos de que nadie 
lo» veía -(pues aquel sitio estaba entonces extra- 
muros y muy solo en aquellas horas), Ies< viiio 
al pensamiento la sacrilega idea de ultrajar» á la 
sagrada iíñágen , y lo ejecutaron dándole un golpe 

20 

Digitized by CjOOQ IC ' 



ao6 

en el costado con ilná pica que llevaban ; apenas 
lo habían hecho comenzó el Santo Cristo á derra- 
mar sangre eu abundancia, y ateitiorizados los 
judios quisieron destruir deli^todo la efigie; mas 
no pudiendo conseguirlo , la cogieron debajo de 
sus capas y se la llevaron á soterrarla en la cuadra 
de la casa de^iijo de ellos, que vivía donde ahora 
decimos la pla^suela de Valdecateros ; pero como 
los cristianos que fueron luego á la iglesia echa- 
sen de menos el Crucifijo, comenzaron á buscarle, 
y por el rastro de sangre que desde el sitio del 
sacrilegio había ido goteando, siguieron de ^call^ 
en calle hasta la puerta del juitfio, penetraron eñ 
la casa y descubricaron el escondite de la imagen, 
que el Rey úiandó restituir á su sitio en procesión 
solemne, y los judios fueron apedreados. Confor- 
me á otra versión , no había la iglesia todavía, 
sino que estaba aquel Divino Señor en una es- 
quina ó sitio público cerca de la puerta de la 
ciudad que llamaban A^t/ana , y la ermita la hi- 
zo luego construir Atanagildo por la fama que dio 
á la imagen este ruidoso acontecimiento: hay otros 
que dicen no haber sido mas que un judío el que 
eom^ió tan indigno desacato, y que cual otro San 
Longinos se convirtió á la fé de Ciisto eti vista 
del milagro de la sangre; otros, que.no hubo tal 
lanzada allí en su sitio, sino que robaron la efigie 
de Jesús y en la casa del judío htcíeron lá herida: 
el resultado es que la veneración á esta antiquísi- 
ma imagen se aumentó infinitamente tleispues de 
tan singular suceso; tcíio'el mundo aqudió ábe^ 
sar los píes del Crucifijo., y por eSo los mcorregi- 
Ues hebreos, deseandp vengar la muerte de sus 
doscorrelígionaríos apedreados, aprovecharon otro 
descuido y untaron los pies del Cristo con un ve- 
neno muy activo para que todo el que se acercase 
á besarlos le aspirase y moriera; sucedió éiapero 

Digitized byV^OOQlC 



EN LA HASO, 901 

que al aproximarse u<ia muger con tan piadoso ob- 
jeto, la efigie retiró el pie ppra que no se le besase, 
desclavándole de la cruz tal coiho hoy en él dia se 
conserva, cuyo prodigio llamó la atención como 
debía; y al esplorar la causa que pudiera motivar- 
le se encontraron con el veneno. Todavía no ha 
concluido la tradición respecto á esJta celebrada 
imagen; parece que al entregarse Toledo á los mo- 
ros fué escondido el Santo Cristo en uji hueco de 
Gred de su ermita, '.y para que no le profanasen 
i infieles, le tapiaron dejando con él una lampa - 
rita ardiendo, lo que dio motivo al nuevo milagro, 
de que el poquísimo aceite que la pusieron, dura- 
se los 370 años que dominaron aquí los árabes, 
puesto que el domingo 25 de Mayo de 1085 fué 
descubierto el sagrado depósito (también milagro- 
samente) y se encontró ardiéndola lámpara como 
el primer dia que la escondieron, y por eso flicen 
que se le puso el nombre de Cristo de la Luz (1): su 
descubrimiento fué de esta manera: cuentan que 
al penetrar en Toledo D. Alonso Yl el dia arriba 
c¡tado,'al, frente de su victorioso ejército, como 
verificaran su entrada por la puerta del nrturo de 
Wamba que hay un poco mas abajo, que llamaban 
entonces de Mayorimo y también de Yalmnrdories 
y después se tituló de la Cruz por su proximidad 
á esta ermita (subsistiendo toda via con el nombre 
de Arco del Cristo de la Luz), parece que ál pasar 
f delante de este sitio se arrodilló el caballo del 
ey, según unos, y el del Cid Campeador, según 

(1) Ya digimos arriba que su nombre és Cristo de la Cruz 
y Virgen de la Luz; sin embargo las gentes Uevacfas de ese 
relato que espongo ^n el testo, le llaipan Crista de la Ltiz, y 
asi se le entiende vulgarmente; pero en todos los escritos an- 
tiguos se titula este saptuario iglesia ó ermita de la Cruz, y 
puerta de la Cruz al arco que hay unos cuanto» pasos mas 
abajo. ' ...;;; 



y Google 



308 muK». T 

otros, sin iKiílerle hacer man bar ; víslo lo cual 
supusieron ([ue aquella acción sobrenatural del 
bruto sf^aabba desde; luf go un prodigio notable; 
y esploiando lo que podia ser» tocaion con el ta- 
bique qiití guardaba tan precioso depósito que 
quedó patente al Rey y a toda su coniiliva y pue- 
blo que llenaba la calle; asi ey que luandó que allí 
mismo se celebrase ininediutaineüte el Santo sa-- 
orificio de la Misa» lo que ejecutó el Abad de 
Sahagun D.Uernardo» que después fué el [primer 
Arzobispo que tuvo esta d!6eeiíi.s en la nueva épo- 
ca de su restauraeimí , y á falta de cruí para el 
állt^r í^irvió la que traía pintada U; Alonso eo.su 
escudo, que ([uedu y aun se conserva alii para re- 
cuerdo pürj)eluo de este aconleciniieuto. 

Todo e^tu íic cuenta cotí relación á 1^ ermita de 
que eu el pi esente artículo nos vamoí? ocupando; y 
sin que nosotros ponj^^amos en dúdala ixisibilid^d 
de que la Divina hovideiieia obre esos y aain ma- 
yores prodigios por sus altos fines ^n 'ocasiones 
dadas, ni nos determinemos tajmppco á conceder 
ni á negarla efectiys^ i;ealizacÍQn (jp.e^tp^ qué ia 
tradición referida sij^o<>e; en upa p^labrs^, dejan- 
do aparte todo lo que en la ant^frior parracion hay 
de sobrenatural y milagroso, entendemos qué sííi 
apelar atan altas causas, puede só^tepersela op^ 
Ilion de que ya en laépoqaj^oda existió aqüi ui^ 
ermita ó capilla dedicada al Cristo de la Cruz, añar 
diendo algimps que fué también de las qpe se 
conservaron abiertas para el culto catplicoduran):e 
la dominación sarracena. Nosotros encontramos 
verosimil este parecer, y vamos á esponer ligera- 
mente los fundamentos que para oliónos asisten. 
Nadie ha negado- el hecho de que en el mismo 
dia 25 de Mayo de 1085 que entró D. Alópso triun- 
fante en Toledo, se pelebró el Santo saiérífició dé 
la Misa en esta ermita (prescindiendo de queel 

Digitized byCjOOQlC 



EN ÍA iAA*o. 309 

edifidó fflatcríal qáe alWra' vémoa sea construido 
posteriormente por arneñaiar ruina el antiguo); 
paFtiendó de esté hecho exacto, preciso es conve- 
nir en que á la sazoh existia no solo en pie, sino 
en edito y sin hab^r sido profanado ese templó, 
pues de otra ma,nerá no se concibe como en una 
ciudad que tenia las seis parroquias muzárabes y 
la iglesiádé Santa Maria de Alficen, cuando menos, 
consagrada» y eñ egérciííio del culto católico, fue- 
sen ni el Rey ni su comitiva á detenerse en tan so- 
temnes y urgentes monieii tos á elegir paraquese 
dijera misa, una mezquita turca que era necesario 
purificar, bendecir y arreglar dé todo lo mas ne- 
cesario por de pronto para celebrar tan augusto 
sacrificio, cuando era mucho más fácil y espeditp 
el haberse Moa practicar tan piadoso como edifi- 
cante acto á Santa Justa, que no cae muy lejos de 
allí, ó á Sant^ M^iria de^Anajo que estaba pegada 
ák)§ .Alcázares o Palacios ;de Galiana queD. Alón* 
soibsi & ocupah 6 en cualquiera de las otras igle^ 
sias habilitadas que hábia én la población:' ni pa- 
rece regulad que desde el ptímer paso que daba el 
conquistador dehtró de la' ciudad comenzase á 
quebrantar las capitulaciones en virtud de las qué 
sele;entregah?i' la plaza, ó al nienos á herir én 
áüsniasííMiñiás afecciones ál pueblo vencido; ar- 
P^batájiddesíniíécesídád uno de sus templos, en 
día dé taníp ^júbilo y algazara confio atfuel, cuando 
desdes de ttóscurridó mucho tiénipo le lreri)o^ 
vistósévi^b é Inflexible éoh $u esposa la H< Hi.a^ y 
Su amigó el '^tótí'bí^po porque yidlaroh lo plíéfáíib 
con los ittéhfOs Cuitándoles la Qatedüali - BH pQr 
<x)nsig^iente tomias natural y probable que^ ni 
hubo que edificar én aquella memorable mañana 
fe errtiita de huevd (lo 'cual era un ttriposible), tíi 
aguaríar siquiel*a á que se bendijese y habilitase 
de ini^roviso, t)ra qué viriiese sieñdt meáquitaV 



y Google 



ora qu^ solo estuviese destilado á usps jH^ofanos 
el antiguo santuario, (pues no eran momentos 
aquellos para detenerse tanto , euando había mu- 
chos otros templos en que oirmisa sin tener que 
esperar á nada ) , *sino que la capilla ó ermita exis- 
tía en pie , y se hallaba en culto , q al menos no 
profanada, y en disposición por lo tanto de que 
sin preparación ninguna se celebrase en ella la 
ínisa. Ahora bien , si al tiempo de la toma de To< 
ledo estaba en culto) haciendo cierta en este caso 
la opinión de los que dicen que no fueron sedas 
Santa María de Álficen y las seis parroquias mu- 
zárabes las que piermitieron los nK)ros que con- 
servasen los cristianos paraeJ€íFcicio déla relian), 
de suponer es que la iglesia de la Cruz Venia ya 
erigida dé la época goaa> porque no parece fácil 
que los dominadores coni^ntieran Ja erección de 
templos nuevos cuando tantos íes dejaron disfru- 
tar de los antiguos, y cuando si habían tolerado 
al Arzobispo Cixila que levantase el dé San Tirso 
en un período de benevolencia con los recien ven- 
cidos, también le babian destruido en. otros mo- 
mentos de fanatismo;, puesto que ^lo respetaron, 
y eso con muchas y muy dnra^ alternativas, 
los templos que cuando se íes entregó Toledo 
fueron designados para continuar el culto católico 
en ellos : si , pues , este de la Cruz estaba en pie 
y sin profanar'al entrar D. Alonso en la ciudad, 
no es violento deducir que*^^era porque le contaron 
en el número de los comprendidos en las capitu- 
laciones, y por consiguiente existía ya cuando los 
moros ocuparon á Toledo á principios del si- 
glo YIU. Según las; precedentes reflexiones, que 
nos parecen bastante racionales y ve^símifes, no 
ofrece dificultad el convenir, eii q^i^pudoniiiy.bien 
ser erigidx) éste saajLumo po?, ^l^fif¡y Átaja^Udo. 
a quien.yja h^roff^ vi^tp,íuo4af ,% pájT0<|i]^ de 

Digitized byCjOOQlC 



« EN E.A MáNO. $11 

Santa Justa y Santa Euialia. Si se nos dice que 
ctfál pudo ser la causa de (tue D. Alonso prefirie- 
se mrla misa en esta iglesia habiendo en Toledo 
otras varias que probablemente serían mayores y 
mejor dispuestas, no sabremos contestar otra 
cosa sino que nos parece muy natural que quisiese 
practicar este acto solemne de devoción antes que 
ningún otro de los que en aquel dia de posesión 
y tnunfó tenia gue ejecutar , y que para ello es- 
' cogió el primer templo que se le ofrecía en el ca- 
mino, sin permitir pasar de alli hasta haber dado 
gracias al Supremo dispensador de las victorias, 
asistiendo al Santo sacrificio de la Misa ; y como 
su entrada se verificó por la antigua puerta de 
Visagra y por la de Valmardon, hoy Arco del 
Cristo de la Luz, que estaba como ahora en el se- 
gundo recinto ó cerca interior de la muralla de 
wamba , claro es que á los pocos pasos encontró 
el santuario de la Cruz que caía alli inmediato, - 

Lse apeó á oir la misa que celebró el Abad de 
hagun, futuro ArzoK^óde Toledo, D. Ber- 
nardo , dejando su escudo en la ermita para eter- 
na memoria del suceso , ora que efectivamente 
sirviera de cruz en el altar, como dicen algunos, 
ora no ipfiediase esta circunstancia, como nosotros 
creemos, porque suponiendo aquella capilla en 
ejercicio del culto , no es regular que faltase en 
ella una cruz que poner sobre la mesa de altar. 
Tal es ny estro juicio, que podrá sin embargo ser 
erróiléo , acerca de los antecedentes de esta er- 
mita en la época anteriora la reconquista , de la 
cual no existen documentos que fijen la verdad 
de los hechos ; no acontece lo mismo desde este • 
suceso en adelante : sábese que deseando conser- 
var con la estimación que merecía este santua- 
rio tan antiguo y venerado , que acababa de con^ 
solidar su ya añeja nombradía con el reciente 

• DigitizedbyCjOOQlC 



312 1>0LI9I>0/ ; , 

acaficiiutento del 45 deMd^O de W85, disjfma el 
ArzobUpoD . Bernardo jpeedificarie, .pueaparece que 
estaba rtt¡no$o , y entonces; s^ leyantq .el. ¡ai^ual 
monumento, cuya arq^itectui^a 4^orrespoi>d£./^ 
nuestro coi>c¿ptQ.á M: época dé que h^bla^io^. 
según veremos Wego^, q.u^^qdoiqrDe(|Í9t^eótA 
sujétala ermita já la juri^^líi;CCÍoñ.y jadipipisiti^^^ 
del mismo Prelado i.^n^^s \ino d¿ jbh^i wcp^pfiefi. 
Uaniado D. GonzíiloPe^^z , l^(?edió,a.lps (¡írbíitapo^ 
de San Juan de Jerusal^íi ,;^; ru^^q ;4^(.]tey 
Alonso VIH, según docüip^ntfijiiup se. pons^pvs^ 
en el archivo del Cabildo l^m^9^,ríeon^.^,4^ 
iumo de 1186, cop lascpndiciwfi^.precí^as^f na 
tener feligreses ningut^ jii percibir ¡.djejjmqs, 
primicias ni otra clase d^prest^ÍQipei$.|>fir|roqi^i;^Ic;fS/ 
de guardar rigurosa aiettte^lps.|aptr,ed 
las fiestes y oficios di^v^mj^s^ápi^rtá^^^ i?n 

tow bajo, yotrasnpjna^nosrestrictiyfi^ <l),^iAsi í¿ 
recibieron los, C^bi^HipirQs^que ) ][a -agrj^sgo'ftíii en 
tímpos posteriores iálaEifpomiení^^^ )(4?o.en ^ 
misma órdaí, y cr ^aí ¿¡]tfl^Í9n ja ^qn?^? waa- 
cidohapta poco J^ace; y-pomo^faÜécie^ cjl líltif^ 
Comend^íoí deírViso Jiape ^,qsá |dp gcljp .a <^ 
años , recayeron los bi^pe^f 4^ la ^cphífiqóaa ^ 
Ja Nación y por disposición, (leí, üQljjpmó ^;^e íí^ 
encargado de la custodia y conservíaipjpp qela.ecr 
mita del Cristo de lia í^uz., íjí C9míáíop;pi[*pYÍ^ 
de Monumentos histórícps y arÍÍ3tico§.,. X^i^^ 
ahora á dar una idea dé eHa eri su¡J)artermaífna^. 
Bígo este aspecto no es mer^p^ notatlq el ií¿9t 
nuiqento de que nos ocupiamps , qu^ popí relácipp 
á sju interés histórico ; r4^sde ifji^ol par^e 6i^- 
ra de duda q^^ pérjtepjeíj^íjest^.j^mfipió í^pi;ííner 

*Vljf" í¡ne§te documento 8(3 díé¿/'áüc^/á"feriíiilÍEl tót!i»lJá'jnhtó 
á'M pu^rú' úe'Vtilfnñlrábú; i^mdii^k^éelá^tííhm épóiüSi ^-lá 
lláfííá tembiiní {)ni«ta'dei|faí^é»»an«íqnesreReíxftowi*?5 íahpf 
r*iPorQiicofdelííÍpis^,í«;i^í^?,,; .,,.;,,; ^./,,^ .^.f^¡r^^ 

Digitized byCjOOQlC 



peri^de laal^iáttíctiiramiiaiilmaba.ósea al 
^uQ^seiCOuoce con ta deñoniinacioii de arquiteetura 
ara&0-bizantina« iporcfi^e su caráetar pi*opiatio esba^ 
ba;ami desarrotlado , y sobresalía la imitaoioa (te 
losfnoüfelosque tenian I09 artífices delante, aunque 
luchando: por separarse de ellos y adquirir forman 
peeuliare^ que ya enc<Hitr$ituQS en la segunda 
épec^ árabehmaurííana ó de trans¡ck)n , y ^ue 
perfecoioñaron y llevaron al mas alto grMo en> la 
tei^era ó érabcTandatuza. £1 Gr^tQ de la hw es 
aetsodelosinonumqntos mas antiguos que en. el 
género indicado pueden pres^tarse m EspaSíi, 
na obsti^nteque su constpucciootuvo lupyíciwn-n 
do ya. tocaba á su término la citadia prioae^^a épecaí 
de ía arquitectura arábiga, y el p^íodQ de tran-i 
sicion «e iniciaba muy de cerca , pqeslo que no se 
contradice pí)r;na4ie, jai el edificio :'mi$mo deán 
mí^i^fe la noticia de* qü^ ^ leyan^p á fines' del •. sin 
glo Xl!p<H? mandadp dei.Ai!Z(>Í)is[jo;J)j.'B0ri^ridi>* 
si bien fué reat^UFa4<^ . en : pa^fcCi > ,a4;i^qu6 no de$j 
figurando Ip e^cial de lá f<S^brica ,- en el úiúmo 
tereio,^ siglo Xy bajo el poníifi4^adP delCarid^: 
nal Gon^lez 4e. Afendoza. quecpst^ó jla <QWÍy ;!dió 
ornamentos y demás neeesarjo para; el ,cuMo^ d<? 
que: estaba bastante pobrp. Su planta i^.,<^uadrifi 
longa, y aunque no está pomplétamente pijienta-? 
do-, pues no sen^l^ Ips. puntos cár^ii^tei»: ^pn 
exs^ctitud, puecí^decirseque cpn poca difprienciía 
está ?iínadodeNprteá Siuv: divídese .su, interior 
en dos pspaiiiioSiócompartimimtg^casi iguale^^n 
diineíivsianes, fiues él primero ,.qnefórmí| Ja :ípi^ 
$e¡ liaría elp^erpp.^fe la.i^e$ja.í:t^€íneia2j pwsidQ 
ancfíó ppr 25 deí¿i;gp;,,y 4»qeigüp(iiq,;qp^ 
capilla p^opianiente,di(?fc^f:iPU^ntá jk^^^ 
pies en (ju^r© ,, teni^epflo .89'9« l?)!^. ?«»bHW 
el áp^ideójsc^icírculo á^ \^ ^(^e^cw^v¡K^\k 
fábrv?a ;jf^,;(le^ há/^i^ ym^(\vm9^\'\m)\^' t>HfiO 

Digitized byCjOOQlC 



314 mE¿o 

estuco en el interim* , v \ú bajo de sus columnas 
que carecen de basas, lá forma de sus arcos y el 
ornato de todo el segundo cuerpo^ ^sí como la te- 
cla»nbre en bóvedasjjsumamente fuertes y varia- 
das, están revelando él estado que pm^ aquella épo- 
ca tenia el arte de construir entre los árabes, y los 
esfuerzos queyafaaciaparaemancipa^^ede1a iini- 
tacion.de^otros géneros de arquitectura que le ve- 
nían sirviendo de modelos. El espacio primero ó 
cuerpo de iglesia se subdívíde en nueve bóvedas 
que corresponden á seis pequeñas naves cruzadas 
entre sí, tres en dirección de Nortea Mediodía y 
otras tantas dé Orietíte á Occidente; en el centro 
hay cuatro fuertes y bajas colümínas con capiteles 
toscamente labrados y desvario dibujo, pues unos 
se componen dé hojas, y otros de cintas trenzadas 
en complicada commnaci¿n,.no pudiendo dejar du- 
da de que pertenecen á distintas épocas; sobre di- 
chas columna^ estriban doce arcos de herradura, 
Ksos y algo pesados, que al repartirse en encon- 
tradas direcciones para^ sostener las nueve Mve- 
das , semejan en pequeño el grandioso laberinto 
de laGatedrítl de Córdoba , que aca^o ttivo eti su 
imaginacioii el director dé esta obra al idear su fá- 
brica: también hay indiéios de qué ei^tás ñáves es- 
tuvieroii abiertas en su principio, piles los arcos 
que las terminan ahora en los muros de Oriente y 
Occidente, parece haber sido practíciables; alguna 
tez, y entonces ño hay duda qué constítWrí^ este 
Cuerpo de iglesia un átrip 6 pórtico abierto y su- 
mamente 0racioso;*y tal vez se téisré é ímcéi^óró 
con la ermita cuando el Sr.- Mtendozáhla^ f eirfítoró á 
fiheá? del siglo XV/ Pdr eópitna de fós méhciopados 
áreos de herradura giie afi^rírtican'de Bdbté fes co- 
lumnas; se levanta jen 'todas las bóyéd&p.ün se- 
guttdó^cufeípo con algunos áfl9H}ds:résífltádos, y 
entibé ^UosÜáy ai^iiittts íyequeSos^^foítíiadÓs de 

Digitized byV^OOQlC 



EK Vk UAjao. 315 

semidrGulos, y iiii}chos soa dobleá, apoyándose eA 
oolumiiiUas de la nHsma fot ma que lañ grandeis de 
abajo. Eü este segundo cuerpo asienta la teíchuud- 
bre ó cubierta, que consiste ea una lindístma cu- 
p^dilla para cada bóveda, casi todas diferentes en. 
alguna cosa, pero muy semejantes en general (es- 
cepto la del centro que es mayor y puede llamar-, 
se una media narania), con resaltos y otros orna- 
tos que se enlazan dh una)Enanerábs»stantegracior 
sa, y como que quiere ai^Lunciar ya küforma de los 
arti^nados de madera ó alfarjes que ()qco despíues 
se introdujeron en los edificios de construcción sar- 
racenia. Un ligero tabique, Calado por arcos gran- 
des y pequeños, ^para este primer espacio dd 
scl^undo que: constituye verdaderamente la capilla 
•del Crtsto; y sobré el arco central, que es la prin- 
cipal entrada ó paso del uno al otro Qom(>arti^ 
miento, sé ve Colgado eí ya mencionado esoudode 
Don Alonso, qUe es de madera pintado de enéar-. 
nado y en medio una cruz blanca, y tendrá como 
un pie de alto- y algo menos do ancho, por bajo 
del cual bay una tablilla eonla siguiente ins»-. 
cripcion: :* 

Mste e$ d escudo qué dejó en\ esta ermitú elRey Bom 
A^nso yiemmdo gonáÁ Toledo, y sedij^aquila 
• primeramisa.' * 

hú capilla ó e^do segundo consta de dos bd-» 
viédas mayore* qué lasiiél ^titerior ; la una éá oom^ • 
pletameote redonda, y la otia aféctala forma s»er{ 
midireular que tieneiéLápside dmdei sb enjeuefttrai 
e} altor, y n&da^ffbcen die pai?íiotílar,.puea séí eotí 
noce quié ^ la t^t^üracióri del tieflapo del Carden 
nal lüiendozafuéhonlas qtie maá seModiñtíaimn». 
1^ retablOí no merece qi^ tíos detengamos; á d:es>^ • 
mlwik,: pies eatá , reducido! , á: ¡una líiáquiba ide, 

Digitized byCjOOQlC 



31^ tm.tM ' 

. pino pintado i del póldmo gusto 0burrígu^fíB¿(^ 
conttiene en dos niebos las imágenes délSáñlMm^' 
Cristo' del la Cmti, qué es su Veraadera adymeio», 
y de Nuestra Señora de la LU2; imigntftcáikt^es ant-- 
bas cíMÉio obras del arte. En loí niu«ros se*Ye|i' ád^; 
mas algunas pinturas en lienzo, que ningún méri- 
to tienen V entOB eliashay tfncuadfo que i^presén- 
ta el socefeo tradicional arriba referido, de la 
lanzada que los judíos dieron á la sagrada eñgie 
del Crucificado, por bajo del cual ^e lee en un pa- 
pel impreso ta misma narración que suistaneial- 
m^te dejamos hecha. ' :^ 

Oratonx) ó cüpilld de Sm Felipe Nhrí- ■ Tam^' 
Wen se entiende esté santuario por la i^^^<r/a 
deCrittú, píorque la po^see, Quida y tí«ne €!n elta 
todos los jueves del ano sus ejercicios, de picdádíy»- 
devoción' la congregacíDn (^iieise Ijitula de ésa ma- 
nera y es bastante antigua en ésta'ciudad. Cuando^ 
en- el capítulo anterior .pérrafo I/; hablamos de lái 
parroquia de San Juan Bautista/ di giiiíos qtietraljO' 
un ebrra) pegado á la Iglesia antigua dé esta advo-? 
cación/donde se éhcerrabancabras cuy^fecheveh-» 
dian allí por las mañanas, y que*deestacircunstít>i 
cia le provino á aquel templo el sobrenombre de San 
Jcrah dé lá Leche; también indicamos <|u^ almm 
tiempo é^spue^ fué Vendido dichocofirál por \^k- 
bricar de la parroquia que era su dueña: ahora de- 
bemos añadir que su comprador fué un* vecino de 
esta díidad'llam>ado. Martin áicpfiso Cota; el dual 
como^albaceadeun caballdroi Sancho Seodiez'dér 
Xc^do; y con diñero de este testador; «owdtt'dyó; 
en el solar del antiguó corral estaih^itiosácápilla 
que llamamos ahora oraforio de San FeMpe Nferí; 
suifaamfebie cj^paz y bien adornada ,' dediit^aal 
Santísiihcí Cristo d^tlas ft|iserfcoMia¿,'qué, sfejgiin 
díw'elBoctoff fáa e»)o qqe ^se^lktnaia'ségtrndÉt 
pártedé m historia dei^Tolédo, eifáde )á» méj^és 

'Digitized by CjOOQ IC 



qm)i^}n^ per eníooces en la ciudad:. desde luego, 
según ^ste mismo. escritor se esplka, hubo de te- 
ner el putio y puerta á la calle, independiente de 
la ptrroquia ,. no obstante que comunicaba con 
ella por su costado Meridional dond^ tenia su arco 
de entrada principal por la iglesia de San Juan, y 
aun SO: conoce por fuera la muralla con que le ta- 
piaron cuando fué desmantelada y derribada al 
trasladarla el siglo pasado al templó que éejaron 
los Jesuítas, como tenemos dicho. También debe 
ser bastante toligua la instalación de la Escuela 
de.Cristoen este oratorio, aunque no podremos 
decir si desde su principio se levantó con este ob- 
jeto; pero és indudable que data ya.de dos siglos 
cuando' menos, pues en la partida de enterramien- 
lo del insigne poeta y virtuoso sacerdote D. Agus- 
tín Moreto, que hemos registrado en el libro cor- 
respondiente del archivo de h parroquia de San - 
Joan Bautista, sé espresa terminantemente que 
fué ente&xulo en la báveda de la Escuela de Cris- 
to (1)» y como esto sucedió en 1669, no podemos 
dudar de que lleva «sta piados^ congregación por 
Jo m^os200 años de ánligüedad alU, pues, la bó^ 
vadade.(}ue se habla en la citada partida es con 
efecto y ún género de cuestión la de esta capilla 
ú oratoriolde &m Felipe Neri(2). En nuestro cour 
cepto pertenece su lábrica al principio del si- 
glo XYI por el género de su ©onstruccion, sin que 

, (1) Esta partida la encontrará d lector en el párrafo 1.*, ca- 
pítulo 1, sección cuarta del libro ÍII. ". • 

'(2)' Fundó la congregación de la Escuela dé Cristo en e¿ta 
ciudad el Padre Maestro Fr. Gil Rodríguez, Prior del- conven- 
lodeCarmelitfeá calzados, instalándola el 11 deMa¿80 de'165S 
en la capilla titulada de los Villarealos que hay'dentro dela^ 
iglesia parroquial de San Nicolás, donde, apenas permaneció 
ün año, pues en 4 de Mayo de 16S6' ¿e trasladó á esta del 
GHétode laá Misericordias, conocida por de Sancho Saiachez, 
en' la parroquia* de San Juan Bautista. 

- . DigitizedbyCjOOQlC 



118 T^EIM) 

podamos puntualizar el año en que se levantat*d, 

Kiroelio es positivo que cuando escribía el Doctor 
sa, á fin^ de aquel y principios del éiguiente, 
la menciona como una cosa ya de antemano ^no- 
cida de todo el niundo, y no la trata como obra 
nueva ni aun edificada en su tiempo, <^al acón- 
tece con otras varias qué siempre suele decir, he- 
cha estos añoa, ó levantada en nuestros días, ú 
otra fffase por este estilo, que indica ser recienteó 
moderna» - 

Como edifícip no tiene particularidad ninguna 
que reclame especial mención; es gótica, con bó-' 
i^^eda cruzada de aristas, muy sólida, capaz y me- 
dianamente adornada cpn retablo, imágenes de 
talla y algunas pinturas colgadas en sus muros; 
pero nada notable hay, al menos no hemos encon- 
trado nosotros cosa que llame la atención bajo el 
aspecto artístico. Todos los jueves por la tarde se 
reúnen aquí los numerosos individuos de la con^ 
gregacion indicada de la Escuela de Cristo, y se 
ejercitan en oraciones y prácticas piadosas l;^o la 
dirección de un respetable sacerdote, á quien dan 
los hermanos el nombre de Oé^rftew^ta. y tienen 
muy curiosa y bien conservada la capilla, asi' co- 
mo los vasos sagrados, ornamentos y demás ne- 
cesario para el culto,! pues en algunos días del año 
sedicmi m^sas, y principalmente el de San F^pe 
Neriquesé le hacearllá«u' función, y también tie- 
nen Manifiesto algunas veces. 

^Cüpilla de San José. Está frente á la casa Ad- 
ministración i^e Correos y es uno de los santua- 
rios particulares mejor alhajados y mas recomen- 
dables de Toledo. Se debe su fundación á un 
caballero llamado Martin Ramírez, quien hacia me- 
diados del, siglo ÍYI. hallándose Santa Teresa con 
algunas religiosas en una. casa de la plazuela de 
Barrio-nuevo (como digimos al hablar de las 

-Digitized byCjOOQlC 



EN XA «ANO. 319 

monjas Carmelitas) para entender en la fundación 
de un convento, la ofreció construiíieél, y en esta 
confianza se trasladaron ac^uella» 4 sus casas qué 
estaban donde ahora la capilla: mafecomo el Mar- 
tin falleciese antes de cumplir su palabra, y los 
albaceas pusieran condiciones muy duras para la 
fundación del convento, no se llevó esta á cabo, y 
en su. lugar se erijió la capilla que es objeto del 
presente articulo. Fundáronla, pues, los testa- 
mentarios del repetido Martin Ramirez, que fue- 
ron su hermano Alonso Ramirez y su cufiado Die- 
go Ortiz de Zayas, qon dinero de aquel y én las 
casas que habia comprado en vida al Marqués de 
Montemayor: erigieron además varias capellanías 
menores con una mayor para el cumplimiento de ^ 
las muchas cargas piadosas que el testador dejó 
dispuestas, dotándoles con muy decentes rentas, 
lo mismo que á la fábrica de la capilla para su sos- 
tenimiento y atenciones del culto que siempre se 
ha practicado aquí con mucho decoro; y por últi- 
mo dejaron por patronos á sus parientes, qne lo 
vinieron á ser los Marqueses de San Antonio, y 
hace ya mucho tiempo que vienen siéndolo los 
Condes de G^iendulain. Bendíjose esta iglesia en 
26 de Diqiímíbrede 1594 (1); y entre otros nota- - 
bles privilegios tiene éste santuario el especial de 
mantener de continuo el Santísimo Sacramento en 
su Sagrario como si fuese parroquia; y posee en 
alhajas de altar, oniamentX)s y otros utensilios pa- 
ra el culto una riqueza de bastante consideración. 
El edificio , es de muy regular capacidad, dé 

• 
(1) Hizo esta ceremonia cierto Obispo, que era fraile d07 
• minico, que celebró Ordenes en el mismo dia y sitio;. y como 
hubiese ejercido estos actos sin licencia dM Cabildo Primado 
que era Gobernador del Arzobispado en Seite vacante, manSd 
prender al Obispo, á los ordenandos y á los fundadores de la 
capilla. 

Digitized-by V^OOQ le 



BSO TDiBbO 

fóbnca muy sólMa y de arquitectura grecor-.romar 
na: atiene uña bonita portada dórica de* fina piedra 
berroqueña, cor dos colutrnias que flaiiqueian d 
arcdde entrada y ua lindo cbmis^rmento^ cocuyo 
friso está grabada ésta inscnpeio»: . . 

> ... . , . , 

BfS ¿ÉNITI TETOR, JoSEPH, GONJUSQllB PlRfiNTlS, 

Has íEdes habitat, raiMAOCE toipla tknkt. 

Que quiere decir en castellano: 

Júsef, tular del hijo de Dios, y esposo de sú madre, 
hahila esta casa, y tiene en ella supritner templa. 

Todo el pavimento y el zócalo de la capilla y la 
gradería para el presbiterio es de mármol negro 
con embutidos blancos de la l)ropiá piedra: sus 
muros, pilastras, cornisas y. bóvedas *6on de be- 
llas proporciones y forman un conjunto muy agra- 
dable. l<n el altar mayor y colaterales, qúe-son de 
madera dorada sin coáa iK)iable en su construc- 
ción , ostetiia (res pinturas ;del Greco¿ que sino 
exentas de algunas de las estravagSaiicias -en que 
á veces incurrió este fecundo artista,; soD aiü em- 
bargo muy recomendables por las taiucbafe tíeUe- 
^asi en que abundan, principalnofentéla del retablo 
mayor que* representa ea un gran liewzoal Santo 
titular llevapdo de la mano &1 Divino )í)iaQ^;euya 
tutela fué el título mas glorioso» pí^r^blgfóttde Pa- 
triarca. Los dos cuadros de l^s cO\ateralib$ figuran 
^del lado del JByangeUo á S&ii Martid á caballo 

{partiendo la capa con el pobre y el de la Epístola á 
a Yirgen*con el niño en brazos y dos Santas que 
<le están adorando, hiendo una de ellas Santa Inés. - 
En los muros j^ pilares hay repartidas otras v«n- 
tiocbp ó treinta pinturas de varios tamajioSn.pntre 
las cuáles se advierten muy buenas cabezas y mas 

Digitized byCjOOQlC 



EÜ.UilláBIO. itt 

qttem6dkiiaa£fQiiiÉifC(tDO€ÍéadQ8ci álgbdaftáipñ'-r 
lAera. viste como «hra éelt GreíotKrljifnfaíeií lexisteD 
esñ la sacristial'btrofi seisúiwho UeiiaQ(te<ilade¿|»ve-f 
ciables; y engeneáilittidó loJqiMtaioitBa «ita.ea^ 
pUk es (k- bastante oiéríto<«o§u«t'eq>eeti¥6(ff^^ 
ro. Por últiflÉQ'¿e'advtertéiíá uno jr otrolladodd 
altar maybrJ)ea>lo» «ostadósrdel presbiterio, 4m 
bmiios sepulcros eonurtias deo)¿mol en nidhds 
abiertos en.los'^Pittesósdeios ¡muros, y sins epila^ 
fies en los tróst»! id ¡foúdo <iei los lucbos, que p(^ 
lá falia !de luzno bettias po<iic|o.copidti,:|>m^ si 
hemos visfo:(|uésoiiddifukidailor. Martin Ramíves 
y de sus heiínakios jt^albaícéas tobi menoifbadaí 
Alonso Ramücezy Diego UrtizdeiZayasL;, >, > «, r 
La Yirffeñ dá Ía/E^trelía. Esertnita dedicada 
á Nuestra 6éño)na ¿bíttAe jtítulo junto á la fstFtoh 
quia de Santk^a^delan^abal , desoís^ pmy ^i^ua^ 
pdes e9 unai inéeiipciéii quis blafaiaí ei^íéttaf Uioida 
su «edía*iuitanfá ,>!)r^ívió)el podtorPiaalduamloien 
su tiempo se derribó la capilla para reconstruirlit 
eoino'estáahbraiviseiidifaba lavehi> 13^%)qüb .«qui- 
vateialjaio 13^3iámliieilidieéielr^a)iSffiM>»eseríli(Mr 
eb sils apuntes para la aegíánda -parle delaAisto-» 
ria de Toledo; que tuve agregado nm bóspüalito 
para albeldar de;noehe>pobres ; y es oüra* ináica^f 
eidn dé su muoha; ^ntífue^ad el poseei^ una és 
las eruces con' que ;San lyieeoát Eenrfer) ncostteipi 
beaba á predicar;. < igual í á la que yadigimoé que 
etíste en la idesiá iquzárabe^le SanLuioas^ Ai.fih 
Des del siglo \Yi se^ derribó la: ptiwitiNSí ifroiUav ^ 
que debia hatiárie! yaí. ruinosa, , y; setoonstruyó la * 
actual cuya arq^nitéctura es ^neoo^^roBiana, leop sti 
cúpula. nuiybiea construida, y toda elladeipifOn 
p(»rciones /mit^iFeeuláres y de fábrica nmj^.ib^-^ 
tec-La poetada* bs !de pieci^, kié órdem dórico con 
coiufnnasryícprnifiamentoitiaiiyt bieoí labradpsM.y 
endnia; de «sie i una' h(M*iiaeinaí «a ^qm se» ¥& tina 

Digitized by VüOOQlC 



tarp ¿n> lo^enMÍá oflwé<cósa mrtirble siikiterlor; 
esQeflto Qn> imm\ád Jikwloi de Salomón , . ^e do 
saiie9nm:i(foípDl0pintee^^«ero'qu&séii^^ bá»* 
tohté^l» man^raide; YitíRitelGaráu^ 
i^&BérbáéefuptíéiFáieftte kné^en deda Estrella 
akídómingd' 9nftáoc^\^ de) la' ásoniá«Mi,>^^s^ 
ddlk;en |^r(N;esioB sdeinlné) á4a p^ 
To|né;id09dé ^etfkráliprbfañaUi Wétmita d^ 
Mami¡a.Blaqoa,«<}db era^éaoée antssíla^ldecteñ lá 
tnisayiieiinÉoriv (x^indahdittlsiKedeifn^teiiiidieadd 
mriKMpiia dondelestá iattoágaiéeSanta^Mariia la 
Blanca: tafc^^Vtehgá álgoná^conexfon* tistaeo^ 
témikte'cotí. ebsiK^. dé <ilié\y^ hicimos ínérito 
de) 'lap2nbniaUx»> delloá juntos de aquella sitiagogá 
povló^parpaquibods flelSa»tia|;o «áÍ6BVx)iteados 
oonláf^edicaeloiridé Sap Vi¿ei^>Ferp0r, piaes He- 
vaai !taaai>imi*Ieiiila ph>eésíon 1^ efigie de este 

i 4o« D0Mn}i¿é*arfo«v 'áslítítulaiLabfara^ála «r* 
mil» ^ mtes! se llaiáabaíde'Saii Leédarda jkorcfue 
esttaJto dedicada 4 eáteJ^íeBa^entUTado aiiQgado de 
loi8!t(J¿M*i^9-y ¿iwarc^dos J poif) co^a cipcüns- . 
tandía^fóiñibriearonenfaonpr sbyolo& cnstíaábs mu: 
zárabes que sufrierdn^isbti por (los. moros, prin^ 
cipaiiínentó los ÜltiHoo» íaños' de su dominaeion . i 
Algunbé escrHoresiüpdnen ique sé leivspló irian-i 
dando aun los ssiri^acehos; :pero maSsbien es de 
^ creer que tuvo higar< su «obstrucción iñmédiatan 
* mente deeqpues de la toma de Toiedb pbr D. Aloor' 
Sdí, pues se comprendo mejor lai dfevocipn^ de loa 
cautives tóledaoos. (áicuya costai se dice, haberse 
ediffli^adiei) cuando ¿e vieren' librestdefiíiattvameDte 
detyuí^o dele^ infifeles;^é)os!babm^^ 
lOij^ prisi¿iíemsién^(malnnorra8, .q^e^nacuando 
todavia eirtaiiqnü!ijetDSiái sui domiiMla y éspuestos 

Digitized byCjOOQlC 



|H) be i comehisóili üttxtíi^ hmk^'emmiie^4k*^it^n 
lásftn estd t^mbbtiésdt^il{( fil^éiflodí¿f<m»a^a9( dii^ 

flóí^¡fqiie^<!bttíe9á^Vó¿aetol>feité!Wl»íí!ahtírti 

altar<;^«iHimétiid¿s6^(l«a(itüa«»lomíeVmií^ 
«iigtfdi)i'ttft'cAfti6^Jlé<»téfííí«' ehi et!(»á. ' pdf* ^ fSeñdf 
ObÍ9pb^*deí>8aton*>^D!n!)dmin¿d ^ la'€alaáitky»é^ 

^^hi^'^KM^^^mé^Q^^^ d«L>cdtí'el 

lililí^ diriirii^ta^de 'k)^I]Í68aib|m)»iLdob:t»^ ltea>'dí¿g 
i^e4iülMÍ pMt^rd'»ill>bo^iali(^á t$i pr^^adv^ 

iíí'^'ífis M^ttfi|téiá6B(tó y«>Meila<8U^í!áfjrid^;íípm€^ 

«[osá'^Qtiábte^d^'qiíe Qi^}k^o9><^m^T^^títíikmmh 
iB^miAÁ ciSKwkt de^1a!Vll^gelV^es una alhaja Mfriiy 
pMtííftBáí/íregiao^feiüli 44co aAiericíaftó que la ofíé* 
Cié á'íítoeai^ ^éfibra-^si^ellbértalfa! de un grave 
péi%roiieñ<%:^)y éíio^iféfbatl como' en^éfedM^isu/- 
eeAm eí?d^etó>feottífflu«ha>y;mbyfeBco^itfáí f d»m 
pbdii$i1tf,t dbkaeburáíéeiina^^^ei c^n^^daáav^ef^ 
ftwéánftbnt»» tebkda,;ite>iiian»i»aíi¿[ue no dfesm«bei 
ce)eVtra|:)aj^)d6lá fiirma'dé^)a'rii[|u>飻fd^ki áiate^ 
ridi iAi;loi^<ted^^alftír«hdjridds pititard^itefiniíioii 
^tw^\ qfeéf'-r^wesettt&tf & SbtitfiÉ'^TRííGta y iSántq 
Sártwdixy í^ííA)aááítíeAefHdé>lpáttí(niiai^/n'^^ » 
iM-íaííirí^^^/ífelíeímftdi:'' 'E^iuna *áhídy>lpeqp*eftá 
ehiiitk ^déf Übiica tn^dérn» j > sbi ;m éritpl (si^nóv ids 
e^Hí rf OrtídsK^ni taai^)0«^ >íi€tíid6r< pódidKÍiatqidrir 

Digitized byCjOOQlC 



dettodo^loft sstiUiariíasi qüetM^Hi en su tktiDpoi 
B^ t)iay!aittecti(ient0a da que' existíieBe otra ca|MÍIa 
()ínas anti^9 /donde es. aboira laHpteaoik<}e^.: ! jsqjtlt 
cpp$it»tt4mu)n)$eguramente noreifd^^ ftabaque 
ííífqiw dejaip^» indicaila. Comiste m «na rsol?^ BaV 
we, qpue rrtas bi^ní parece una e*te, m§íimti9mmte 
laiíga, bastanto angosta y ín^y:^im¡f¡^Mtmii^if(»n 
su Qu^ulita qu^ 1^ alumbra }ui¡i|to «ai ^alVtafiíiSocto 
i^umaon^nte sei^cillo así 'interior:, cpi^oiestepkif^ 
n^enté. Solo tiene w retablo, 4^ i^sidera dorado y 
del iiial'gustoGbLurcigueresep;«Qn:nH]eba^t$)ra8- 
cakiradmos ete.^O^ eo'laibornpmtai d0lto^^ 
contempla la imigei^ de^.^idesj^iS^Ao^ilpinlada 
alfresoe! enk Pflíed mrimaí, consl w«^ «tíbue 
las podSttas^ y a sos ladosrjQSlbániSíarHf| EleoaMdjQ 
pie apoyada wte;CffW„y ^]»;Agtt^^íaffr<Miaia7 
dQ^jtra^d ;^appal yi^op l^oiUraipiAfSt». ^esta 
pintura^ qjue.f0.es. d«lritpdQd^imd({i^l^ penot^ut 
jíQ awMi^ ignofawfls^. ta> han i^aprnon d¿( .dv^ * 
adwiKJS: S(wepu«stos. di9 (T)Wla& feAwjiK» talcw 
otros :i!elufnbiHínes>de! ráíyímalígufit^v; ifigwrtodo 
coHafes,! c^m^y pendia^l^SH tfWMqaí^'iy/ oda* del 
wstíd^tilafmismoqpeíalíftiaQyálosfí^ mmá^ 
nados Sátítoa quolaia^sompi^ñani^de^maitefa qite i 
cwrtadistanmaípareeé de flaltetdlpoií lo wrt>Rftí»d^ 
tejoíírdlev^, m^íen* aprcmiménífeM (jueda ídie«4 
a^}adíablemmt)e;|(tesy4Ln^idaTla ilu^6oii|ii;f|^r(lue)á 
loatíAe8[ade«!ei^(i{ ^barto tm{rfP|H$^4eíi^eiáQtds 
pinfcÉffasihajfífesidfd^ ;tambienjW)giiiíi^ pwiy^^s^ 
travagahtt^^jiriiife^^Ov! En toialtft ,dHr^^i^ib»y)dí» 
bftsU^sx^e/lidAa en narfera^^ pínUdA^yid^jia'davN Aon 
BtiicarÍQ5l¿lpfefibo;ídl^^u»Q 4ioe.sec deSa©tftififtSíl-í 

teinos',) fi^tti|^Ie& ¿ de fXoledoi^ t' vtoW|bie^^ 

Digitized byCjOOQlC 



ENtA'aAÍtO. ^ altó' 

qué no tieBeh bá*tto álgutid 
j |H)r eso'nofiltí^'dét^hei^ 4 ré¿éfl«rfdsi » ^ -^ ' 
í Bl^Cái^tí/tib. ' BBte ernultá es todavía nw» pé^^^^ 
qttéña y imidi« ims p^bi^^y senbitla qué l^'^ámé^l 
lí^ifte^levififj^eQ uttá iei^plai^a ^ui^ hayjtitim} 

oet prdvfM^ia))^tífOfme ^ baja de eM^-at-fíisii^ 
dd'laá^Csñ^imsí^^^niisI <fefhijK^ 
imht^da v' en ¥tfimi, haMa iqu<$ hará >uiió¿»^ée 
aftbls'laí>reraifklirMiV parte c^on Imlósna^'y |larte¡ á> 
stí>ddél«, * dOi^pr^ét^Mtétés, hernia^,' llamado^ Don' 
Jaw}üHiry*Di. Jnan'Villiákift^. E)n «u ;fábrte!a;^dM 
iiietisiwe»y»dbd«i*atíbn está*evelffwd(rlá mArtziat^ 
dé to^pooavqae'tio (^ «(eiguraineill!^ 1«l íña8mbtia>^' 
Mepd^lévaufaptgl^iaB: i4>6«iaéMndrá^M^ 
ta ipib^ dé tárga, <Jedm6 doeeá ^jutée^ deanélfa, y» 
iln síiftltte dietoínsiso, rtiiiy bájia, p(* tétfto.Elúi*' 
celiltep queha^, esftá en ei' tesitero^ccidenlalfi^riJ 
tfe'& la p¿erta, y en-^ü peqüefto y nada tecíémén- 
dáfele'retablbbowtienetoi Ürutínjosdeftinguiilrié^ 
1^0, siof Aingtínttótmjílntuifaim ottiato. -hí ihf 
'<fo/H7to cW Cristúde U ^aivgrt. Titülatv-itó ál 
uá'bMitaríb Aue 4iáy étt la p»«2a de ZocfddoVe^ fio^* 
bre el^i«rQOiqQef}se ve áa «licentro de smt fádhadá' 
de Oriente, ^ y>di t^sp' <)am i^ qiié Hdéian' CÜéfátÁ> 
del Cámieni; eb uñá^ isala d^imediana caphddbd'^ir' 
mfcry recárgídadei «loldoraside yeso cofiflfeí^sfc «éjél^l 
cütab&ii'eniiél' ^igh) ^pasado y ñne$ dbl abtetidr^'y) 
stfxittípblita'del mismo genero (pues isé deMoeqtre » 
fné rep«rfid|(ibácia e$p t4«tiipó),^con tin gran bat^ 
con» corrida <á :!«' pteirai, qüíf bacc á íínes pioerfas',' 
parav qnteí désée^ibaío ' «se ym bléh et intenot^^ dé'ln 
oa^Ia^y eepeicdátnien^el altar, quelesrtáfretite dá> 
la mayor ó principal. En él se venera un Santo 
OifttQí40! tallay na mala escultura» tamaño del vor 
tura! ó alganKiyervy U\\^mwBí€rÍ9to^^Í^US&ifign]^ 

Digitized by CjOOQ IC 



necen á ]üt»aiítnl*g»aiCQfíiadí^ tilUl^ 
ía iSíiííéí^p ¿fc Criííov fund^datpQí! D. ,S8^pQhtO>Il7{el* 
Deseado) á mediador del ¡sí^ X.Hj jííOiíjíCi inatítur» 
Uj es asifitir á logreas que ivan áM^Wi«|u6tÍQ¡a4osir 
desdeel inoQiaíUo tiue k»b^|M)AeQ^<q$^U)$t)b9it$tft; 
ol inüt^la de morir (putis eftWWA^wJj^ort^ J9lí 
á cargo da la cofradíín de h Gftwlac^^: pi*í[i<jQÍl^) 
tioíi-adea^ qm ppnusiejiipre jptíífl$oip^^)da <5lí^$|ft,rdttti 
riiute l(ís dias ü hor^s que;ip?¡»fti5^fi<^ o^qMeUj»; 
i^u.capilla y luego, por 1u ^^^^cirfbli^t^i^l.pttíbilr; 
Iq^par^ mnpkar la liiü^si»{qja^ií!WPg6PW{$ufwTl 
gios por la^ alólas de losiiáfifiglí^aiftdps^^ qwi^^ftoni 
oíjtjetü de su pia<iio^a í^lkitj^iyíírtii^ofiQfíqíewrf^ 
guna ^jewciou! pouea i^ivpíW(^4Qf íiwciapíatoí euH 
can^aftiü coa, galón de uro, ^ (hwítedí)s d* Ift msppr 
en su ccaUo lel .t^si^udo d<í!Jas<j3arínaj$^ Re^fl^.V; ^1, 
Ijj^son dtí (a iüfiíraidía,(que (íqps¡stQ.lBP}|a$i)[?iow^ 
ll^a6Mfted«ptQi^»got^w(io*wgi?é)í:i^^d<ídelr 

mismo unaiowisfii por.ite) 'M\\4\ ei^m M if0Q. stoi 

^Icdmm. ' M K^}kao8ÍwiSi jrpe()gi<ia&. ; i AnjyetS) iiPíabmi 
Qa,j^É|tft;)cgip¡lbíi unanmi» !4ia#, jquíí wi^^;s(e rcrtl 
4hJa4 polo jQ$hdi^$ ^ Sesjaíjifdp tíre^e^fc-^w 9)» 

pifgfíi j^udA^en^y erial desd^lBua paesb^yinn^ liíni 
t^pR>¡8ÍiQSte oüligaeloiv cíiatiapa^pjfciRipjai^attUdfti) 
6,¡^ifi^yjj^)QQ( aJ^ai)^Q¿air'$u@»^«^^ 
roiihafici ijjanniucto^íiqwí^)] qm miiÁ\x¡lmmor^m\ 
c^xmSbfQi por ('e^üia* wofy^iejeot jaaly íPtm&r inconr . 

da> AhoriiiíJQntinpa. ttQ(ld^ia'lAíl^ii|fe^ 

Uii.'íí'^ (!(U íi'Kiinv ;♦>: [') o.?! .Iij(|i')iirfq ó movíüií í.( 

Digitized byCjOOQlC 



EN 14 ÍUD90. Sn 

Qliíp^niáAQ^ntMpi tiui^perm«beici&9ft')btstti;lH)rp 
luyate i(X)Q «í)ftfró'metMii»ílW€tsj»ae^ 

de abrir y Qe¥>mp el h^k9tií,!^uj^iGtQ depeo^eatb 
déla 0oi!P9ra^ú)PFi;el eucil lÁrtei deienDaiw^ eo 
los aelios ptikUcÓ3ide!eUaj^st^cAao^ un^^vamesA 
cttdQ (kij)lajtaieiii que i^dlálv>gPdbadii^^la3^^ a«m db 

: .Gí^iUa]tl(^]la/£¡mi49d^t^. fibj^ni^'lpar «la teitada 

Saogre^y iaQalian^;de>paáaR;li^ fjwtoes.d^iltf 4^ 

qiii^rda upjp^qaeñOfCfem^^ricv vulgaiWWte \lfai^ 
mado JRr^$dUQi 4^ h íGfrtVte^ ; ppirfiw pertepetíel 'á 
Ja?cofradíft;4Íe e^t^ /wrnb«fti que ya iWBttowmaofioi 
a) habldr déla^^iwrQquia¡;i]pVkzárabe:4e.9iitt^ 
ta. la cual fué fundada en 10$5 por uao.de ^loaCa-^ 
pitañas aue ayudaron á D. Alonso YI en la recon- 

Íaista d^ ésta ^ckidhd;i ttámad<» Antonio Teflez t de 
irfetio. y por* 0. áüeto Élpibé?! de ^\4^p\]' ¿6» ;^ 

i^vim^mM^^A^ ^^ nw)^n% 4.íqs cayere» 
die los «que moriaaéa la guerra loon Ipsíflioríüis.qiie 
era ^nttmceseiintína» y i diarria ;iy déspuebqüe 
aquello cesó ^jra' se dedicó á'i*cfeógér !os^é/lb^^0Ju]?-| 
ticiá^os poii, el I mismo obiét9'i'(sí?pult|ipd())!íí^,^u §Ít 
üo distinto del en qu€| entiarra ti»wJMea á los que 
mueren abogados Ó de eúalquiera^ otra maf^era 
desgi^tíSda y violenta), asistiéndoles en 1á capi- 
lla y haciéndoles hpnras, y desempeñando por iiii 
otras obras no menos meritorias, coijlodarlimos-^ 
ñas, yiditar enfermos pobres, dotar doncellas etc. 
¥i paria hacjer hias deyotó este sitio y escijtar á loa 

Digitized byCjOOQlC 



nft^Ukúóraloi^^én^Sü'jattai^; y efiélcmCru- 
dfijobasUiitoamide^'t^^di^^ bdlcori 
& la^caltei ¿ue w ordlnaii»ioé«láÍ3ibíerÍo;y denoctie 
ahfafnbpsffv 4 te 4i$gn9[(ld( imagen, h&lláiiáosetodo al 
eukkido (fti Tin pmeiid qU£i tüabita allí/ éi cüal eü 
udíou de úim áepmdiédmé^l&iheifttíaaeidiAd (2) cdn- 
ducen en. camilla losmdAvebeáklét tonque son re~ 
oogíAo» según él ini^tíiiiidKie ¿ster; y cayos dos; sír- 
vÍ6ntes^^oii4[;oáod4(^ie»Tdedoi^ 
db y«ri{^aW«))orqtt^i3níloka(^$'(le'd€Wieío, asi^ 
tencia á procesiones, entierros etc. viste un traje 
cónlidetb de4a»a yiái sedaVerde,^ de^cuyo^^lor 
sónjlanibieáUd 'wW y eifi¿& queusab ep s&s 
función^. S^kft^ el'árco de la puerto tiene escri- 
tas 4» siguientes palabras déilsalbib SO ^EwulttH 
(múto$súkumiHtit((;^> jr^ el murbj'ut ^o más 
allá, que cQTPespoittie al' departamento «mc^ueen- 
torraban á l()i^djUáti(]iadod;'háy otras pálabrsis del 
salmo 123, que dicen asi ^Laq'H^Écoíit'riiué esty 
et ños iihf*útí'sünm$.^/ . ' • • 

• '-t\ ;;) i í i í ..;'t * . i '. ■ // •''';' ' .:■ 

• < i ÍU . I?<)il haliier . icc^ida, Ja oofradíé de la Garida¿ : parte del 
terr^pó d^ estep^a^a 4 la Qpmunidad deÓ^rmeUta^.CalzaT' 
tíos', pará'eaificar sobre élía capilla qiie tenían 'eh su iglesia 
dédi^da á ííütistrá Sefíóra* del Carmen, lea impiiso la otóliga- 
o¡»fi, mé^ íítía ^écUtüdo tiááU' cpie se incendi($ «1 cddvento, de 
qMes^fae^enUWovlosiiwaií^, después i de. Prima proíiesíoiial- 
meti^í 4 la puerta de. dicha, igl^a á cantar ^n re^onso por 
los sepúltajios en . este cementerio: también p^raclicaba la mis- 
ma Cómttóittádiá tíóitumbfé de que todas lásf'tktSiés que sa- 
liaq-á pakeO 16S >cOdBlds y AoVidos, al reglar al cotiv^ñtosé 
w^fi??iPidelf»ij|e>dfi',€sitppm<lito, ji atíels^nUn^Qsei el Maestro 
de rjQyifiiosp. rez^an;^fi, .^ornuoidad <)trD rc^pansoj j^on el , pro«- 

* ' Í2)' íace'aliúnos aflos que estos'éirv^ntes depen^rn ya de 
ia Juuta rnubimpal de iighéGóerida, por babéi^ tieAiraláada 
en;e}la Jáá'rentaí>»dfí,ostfc v otWíp^fFadí^ayibp/mand^Jes qoe 
temapcpmo ell^o^'^jtos.^^Q^ deCJIaridad: subaste sin 

eiliipai*¿b la cofradía, áunaué siaoienes, corriendo éf ctimpli- 
mifetíto dé'¿&sicrf¿a5'|^íj«eñia' dé'VÍidli lááia, estando W 

Digitized by VjOOQIC 



ENtlJkHAtKO. Wf 

. •' • .•■ . . >'• : ^ .'. V í ' ,/• . .1 

]|rniita«.q^e#zis(m^zlvai9íi2Tf««'.: ¡-..'i ' » -b 

• • . ^ , ' ' ' '. • . • .. : . ;,.ií'.;,;! ', .'•• i 

La BcnUica de Sanía^ Leocadia: Es<uno de Iw 
iDontimentos mds célebres dé Toledo, wa pbr«u: 
aetaal magnifieeneia ni por el Miiéríto artistíqo qué» 
hoy encuentren en su fábrica y demás «ecesorios» 
los curiosos que le visiten, sino por. su iíiipórtMi^ 
cia histórica. Ya ib» el siglo IV parrce que se le- 
vantó en este sitio^timá pequeña ermita que cuhriá' 
poco :niaís del- terreno ocopaido por la sdpuitura d» 
la Sólita vírffen yiipártír (oledqna, cuy4» ventos bsh 
bian YecofficHKlos cristiéinosisus contemporánéoi^i 
y díepositáidolos allí con la veneración qqe era der 
ittda; á tan insigne pfttrdna.'EéteprimUivo. san- 
tuario fué liotablómente ensahdiad^ y decoraáQ) 
coñljsi suntuosidad que pénliitibií a^uellqs^ 1161114^ 
pos, por el Rey Sisébuto á si^ibitud del ArzoI)Í6^ 
po San Eladio en el sigk) VIK y pop tnvy proble^' 
mática que sea para algunos críticos modémoftlaf 
ñiagnificencia de los templos )f ¿dificiis de itan re- 
mola época, no hay duda en quelia de esta basí^' 
lica era positiva, por io menos en esiensioii'óiid^ 
pacidad y en elección de materiales, jai que eií lar 
elegancia de las foranas y delicaídeza del trábafd 
no podamos asegurar danto, pues las artes no m 
encontraban muy pujautes en» aquel período diei 
conquistas y batallas. La nombiradiía que ya désM 
de entonces disfrutaba este templo, que tuvo tam^ 
bien eí dictadO' de Preloriense,' ói ccpaio si dijerat* 
mos Real, le proporcionó la distinción de que 

ducida, boy todo lo que.l^oe \s^ dp l^.QE^>^^i^<j''.f >^ f^l^^^f 
á los ..reos en capiíla ((jue j[ior forlwe acoJi^efiB .ya ¡¿g^fi^ 
tarde en tarde que los haya aquf) ^S Uá pi^^icpcs ' geU^-^ 
lesqueséhtteen en la Catedral/' '<» * '"^^^^ h nJ hinn 

Digitized byCjOOQlC 



Mft .'..«ItKDO/ : 

fuese escogido para reunirse en él los Prelados y 
magnates concurretftés /ái/lesí Concilios toleda- 
nos IV, V, YI y XVII. cuya circunstancia, además 
de comprobarla ^spede <te «(w cuando menos 
tenia mucha capacidad y estaba tan adornado co- 
mcf obnvenia -lá la dignidad de aiqueOiás ilusftres 
asamfefeafl, nababo dé asegurarle fama ímpereoe^ 
(feria iqú&^isiempre imiunidaiá su nooobre paita )isk 
oeií venevábleAutaíienijDm mientras b%yah«a)breá 
e«tU8ÍapÉa6 (y< amantes de laís íglot*iasjde' su patriad 
enlcuaotQ)á/hi»iriqueza de Ids materiales em))lQaé 
áá»m es^ fabrica por SisebotOv' buenos testigos 
acta ilosittt^tosí4ue^n époms distinta^ se han 1^*1 
OMftradoiffifMtv(ádos por e\ solar que ocupíara aq^serJ 
]]a iglesia y en sub inmediáoiOQes,: adjurándose 
qub de aquí se ¡sacaron Ibs columnas qu^ sqstíe^ 
nea laS' !^léri|is del. patio principal del hdspilal 
qAe fué de Niños Bspósitos y ahora forma parte 
dei Colegió <<!& Infantería , y aun no falla qliíen: 
tenga per dí8 igual procedencia las que adqrnai^ 
]ofii taiuiros. estfiíT^ores; y i^pabio det : i&UiOi Jktl^ 
Gatedrai:..'-: ..:;i;-. • '.■ ■•..,: ■,.,-.:;. 

) 'EtCoboitio .ül de esta ciudad sjCttentaen el 
niknénade los qkíefle suscriba ó UnWaklerfda con 
el tí()uk>:de Abadsdé Santa :Ii6¿|eadiaé lo cual há 
dado. ocasión á.kiñe ial^uno3.(Mrmt<na& qüe;ii$sti^ 
basílica f^se4^4oácds iglaaiaedl^l ^y ¿s(a se-r 
ría un ouevoiárgumento en fai^or de loa que han 
edcrito ; de ebte jSantuaríQ . como de lun . edificio no-^ 
table desdp siu origen; ^Aidémás de lo di^o, el 
milagroso suceso de la apari^on de isu Saata titu- 
knapAimobifipo Ildefonso en presenta de Reces- 
iiiqtO;jrj su()C(ícte,¡ /cierto y pueÚo tofeéina (cuando 
reunidos todos celebraban su fiesta aquien 9 de 

lo %n el Bbró I al dséwiftir i^^immom bi 

Digitized byV^OOQlC 



2^mio8iRBm(tettelK»aHgQd^,(f ) yi 4e.atrpifl j>iar^! 

la^ iweíífe (mwtai4i86nt<> Rufo.AívienD) iciontpilíui- . 

iiiffw4^ íbaaíliqa .te4w6futMí0.y ^iS^^ 

(te ^u4stlí»!l^i^Q9Si}?flhm^ w.ai pru^ de te; <ieH» 
Yomi^ifmimñmio t^nqm if^nmbm loa go(k)s; 
^nOrJiJi^aQ al)8tí|Pidft.4ft ifii^Ur (Je la eiuíAwl k 

mana Santa del año 7}3,. i pascar 40qii^;aQ balia^> 
(yrcrtar Wq^ «Wjel omwio Taríf wp . suí sj wíito, 

trJ^ni.i\i»fí%Q timMimO 49ilo9i37Q aoqa^m 49^ 
mkiahoR » áqi»i - 10*^ ¡;to}raíBeoM« »¿fué> ogRiple^arí 

sAi» eatt(m)l]r(ii9 /98paneídmiMl)r0i a(i9«<A m^ 
una yjtefwM)mddUa.Qlbda4)4K>d/loi»4nsAiaop^ 

^ (U j -£Étre)d(ls 'Mopardas ^«slgné» sei eurntívoU e^jósto) 

EncQ P^nioDDid&p ,^ ^u : obra ; flíff , fl^ía dbfWf mi» terfm 
Jtól&m>) ¿^^emia u^i largó teiíipifio latino, 'que copia étrfeü' 

mn|»aciJeiliOKda( sb jauientiekiad mel absiento: de .traslatdtr pqu(t> 




aemaá^ 



íioo/iiJ 
y Google 



^.. jpAíJeQái 

¿ luhoiíií; j;jo4'j/;[ íioo/ul 



toí*refeb»fiiiW(y4Í *%i[iVéchbnd^''lbíf'itóírtétiate^ yí 
frágtntítf<0>s ^tíé íV>**''^l* *^Wbttl>qUídíído' á i»- 
visfft y podiftü v^lv^ri* 'ii¿i^fem1íWa*ofetat€í! eK»t^ 
ciOií «y »lá «erigió étt^oltólafí potíiéiídO'(W>éltaí©íoóiJ 
nigoá IreglSre^ide Sfati Agüistíh bé$(j'lé^kldél»dlá^ 

pér^^Miñmiifiíiviimú Iméél^mú^^ «lidiad' 
de-íSari fJoáíAcíí jrf «.ira Ifettilaíii í^iStfii 4tfdiciO';í Iri» 
ytée^ d¿ lAtóclk dfe'Mttdild íf WW)»>íariWí«áii^ 

ef ¿rctiivo d^fe 'Ca^dt*afrvfechadaíf«ii la<»w !&#»» 
<}tt!é'(JeiTesptófteí'dl«ño ÍU^^ <»'í»> í'-» <íí í^*^' íí-«ni 
^ > J íAéíí ¡dutü íalgiiiioá »lgto6 1 >p^ <^>léíi XVi rB§> 
stteiatan a^«ib»adiwrf(>'diélí|[8córiá^ 
truido entonces, Víi'rlai^fdé' ta&l rttite^ ó4fíéfiSíiMí 
qt!íé»a«l«^ptíselá httóstí* lMi»íltoa<i(«Q»¡¿íte<»^ar- 
ro^isiMite» SdH^Maftitt y» todag^fás érpiitas'de éü^ 

Mddríd tüiifieiSiiá- la^Orden! de Banio fkiinifígd i< 
«pli^didíridíel Maeí^o ÍP. 'ÜufaiHí' Hurtador de^ 
MoDíidbisai/ploT: ^la de' Adrkno \^í le^ 
anuencia del Abad que era entonces de Santa Leo- 
cadia D. Gutierre de í€afrhajalvqtíé üoé tikíspües 
Obispo'dé 'Pljáséntíiá , f&ú^ó tó^ólegjMa i^uddaj 
á, ^ siíiiplí hbuerdó bjPHtó hüm ;^^lj^™ só$-^ 
teniéndose rer«rese«tado e¡netpigniaí\íi a? ]imá; 
de Baii Leooaaia j(que tenía <suasientoi>igcii él curo 
dértcho dé la Wiüniádá'.'desidfef el aik) die 180Í qiíe 
s^ Ip ctócjíé pQ^^^ 

del Arzonispp, DV 6pn¿aIo D^ P^omequie^i h^a^ta, 
el'CoDoordalo reeifl&lé de* 18Si eiiquieseisu|)Éri^ 




tuvo en la época anterior á la invalionisari:^^, 

y Google 



flébese s«A.<mto^íqm^liia^Sn»aNe6i^.c^ su 
(uifNdia;0l0)yi9rliy»doftc«^f)!^eSlW«<Hlptw 4^(Sam 

en cuya ^inai8Ub$ia(i4i^iarv el ¡sigW.PtyUTilAMif 
coma debeñíaA^tet8Ci,yaaípUíí;íY^ y^lí^^mím^ 

en 1770 á espensas de los v^^AOf^^^ Xf^Oique 
dieron cuantiosas limosnas con este objeto. Todo 
esto YÍnQ¿,iien>.] €;6|!ept*,í^ ápfttd^4o tefqapilla 
mayor < ^m ¡A gwrw fíte í^ JPíJ^fldieppia^ prin- 
cipies de e^k^\mi^qf\ pw^h.^ypci^n de los to- 
ledmos l^/^eeiüñoQ i^ P^rt^b ppr.^1 }^miio ifii%, 
y la acabó dQ babijit^) p(^i^ lermits^ con el título 
del Giy^ta4e!)^iVq¿»r m^imú j e].Cabiíld(»^A^^ 
mado , patrono/y/a4iiiínistrai4fflrj4e ella , la decoró 
mas. fiwistruy wdo w s^ uó^cOija^\miiQ pan- 
teoú parae»ternsmifiq!to del CJm>Q3^e4v^m t^45, 
queesstt4ÍU.ía)Q68tadPi..)r . , 

dones qaéf It ^«ToladoPnlorQNBP/cooBigifl)» jatí págihas 283 
y 284, y d^i qp/^^m^Á^^^c^^^t^^ ^.m^jlporores en muy 
breves palabras: tó^la .pnpiQra, que habiendo prestado un 
cristiano á un judió cie^rlksuhia que lu6go^ negaba haber re - 
ciKiÜDr^ 'hébrecK ení lá'tó^ifdadde^e-nole halbia ád p^dbár 
el hecho su acreedor ip«riM/hl¿>0rie presonomclo nadie, apeld 
el crifl^f|4^ al ijte^^fíi^io del (pristo, qi^iop en pn^9^jid€| que' 
decía verdá4,aeacl¿ví el, Brazo d^^ aejándole caidó como 
le tiene én 'e\ mi: la'sbgiindá'éá rehlivaí dos caballeros que 
sostuvieron ^duéló iunto^á Ihs tátíiás tfeesial o^ihita, y ha- 
biendo caído el*qci8>ii|jnst«ineQ^y Vá prQvqoíinii su rival le al- 
zi^ 4^. ^^^ X/]^ {)enkMu5 la , vida., entrándose |ep . ^gui^ . 4 
orar ante el Santo Cristo que bajó el brazo éri señal de apro- 
bación jpor su noble compoxtaipíentq: y |la^ tercera, que es mas 

tM&tsdieo'Holedeto'iioir; «n^m^umb^rque b^jfnt»)! p«li4>raíéé 
€*ap}eí*Ojbyf ló sft íSf edpüj^jií^a^^^ 
acudid la infelu $1 lestiinQnio de está sagrada imagen, que de-^ 
iffi^dTt SjFtliuOT^^e pérsótfife^ afd'ík mo^^reS^ 
SLÍMéiiSiúQélniYáfiMi qtteí la^^jdyretf espoiii^,iiy>6bHg«ki(loIdb 
mk:&mkw.ü)<3kfíÍ9ÍmifiA^ ^<4«^^i»immplies9,sQ |[)f;rj 

Digitized byCjOOQlC 



ttf sobre lá píke^tsr ^^nrí^ áid' en^ 

{MÉlábi^ast /ta^"- Id» vteisit^eB Ciim^'^epmtnt^ 

'•í!>.lbt¿Ti-íwl>troe=ífJto*ií/TA6ü*«Birt^^ *»^'» 

<''i<>'*''l> 'íl . ^•'•''' 'A^ilAfei'íní-lIfekíítAomníni ,(/»... :i 

i JOANNE ARCHIErifetídiW tOtJÉiUNéí^ íí'í On|) 
3líirBA BüWíA8/Wtll¥*(mint01G(Qíí fiP||lWq4Tfi^,,,:)ET(f[fí 
ir. BaSIMCÁJí G(n.Lf»rAlllí>BRNÍÍTÚaív>^RAÍ]iAp.^ w..i) 
7H iu ;. PÓ|<ÜEl't0ÍLrtAm ZE¿0'D¡íe(ÍBfíWüIt;í» < ¿'í: '. 

i^D ;AB EXIEHGITÜ GAítL0:8UafíVAPQJ.M^ . 

i .'''MI' '•^'''■" "IR'RIFBNTR PÍBR l8l)MllU1iaíBIÍAg> i"/ i'< "i;'- ! ; > 

]¡,',^ [ '*;. ■ siJPi;aEmí:icA']^üft';ÁNiíq 'í(iiíCcqx^í?É)t^ikvi^^^ : ;\;¡ 
, ,■ , mAc. 9tmm Aai)EKií zem)mÍex!.piííwí|Íp .-.í-z^.i .. .. 

' ' INTANTJSl PaTHON^íB HOÑOUpt'' « •»';.'• < i**.-MÍ 

j I,. Fasemos^y4^ia¡kidesprjp4ttéfeidfeii^^te^ 
tái'<Mk»o lloy'6le'6iictt>ciiitfrar su así^nloiielSjiéftiojciue 

delnCaoibroa) les^ rodeada dje^ xim>$;pñm»nfi oerr 
eados^que'compcisíeroñ eaJoantigiio^solarideJa 
basílica y ahora contienen dentro de sus tapiad te- 

Digitized byCjOOQlC 



bftio y !Otrb9do8ió¡(tré8 djsscuMectes/eafquelflre^ 
dóBtemeóleí fapñ ' plantado/. sOjgbnlB. i/'cifn^esdsi -i^ 
floriáfi tle; Aferentes dhsds/Edciiiia! dejalpóórtdtdte 
eotraciaiial primer pMioi/baypór 1% |)árte^^dk áfue^ 
»!una lá[jkkK>de' t»áf mrt .ne^ én '^ue» eeí4 jábiert 
tá con lolM8)dorada$ Ja inaánpoio* slgHienfer: í j) 
' •/ • ' 'í ■ -: i') !•.;:!' . -. . ':•' i. '.í' r ' • .omí;,'^ 

QUIN PRIÜS LÉGiTO AC MEDITATOR . (V. 107 
YOGEM QUAM TIBÍ NOMINE SINGULORUM 
' 1/ ■ '.. .' ! filQlHiSIPUDGmKB iACENTIlIM,í:v.' • 

Gapitulum EcLBsri: f qlsiakj: Hispaniarum 

PRIMATIS EMITIT 

■ !•; '.»^ . :lftíll«RíS6T»*)JD«ICHíJfEI¿tíi'.! h. >')' í'n 

SIC ENIM ERIT ET TÜÜM. MlHt HERlV>Íii (»<!'*/ * 
TIBIHODIE, ET DEIN. 

. : Pro jniaii^iseiiuvrKEQviE limiii'tAA:^! 1/ J 

Al««0 DOHIMlllMCtaxiLVI/ 

Cuyo sentido es lefites'! ;i . / :> ;' 

!*• "/ •*■ -^^ •. •• ^ .11 '*! .í;.^:/•;' .!'í.;-.:i! i '.':* ■•'í;;1 

Detenta májerolM entreimn ia hc^üica\ d)B Smik 
. Leocadia sm queprii^er^lms^^ , 

' el Cabildo de laas^¡e$iif'>de< T\^kdo Primada dtias 
JSspifia^ teM(kieríei ^ nombra de todadiñüvdeiJos 
^uejuaomaifulsepuüadoá. i ,y. Imipr€áenté{d\(!bú) 

< iimi/ml asi s^erátamüeudiuyof. Aflef\me[toéÜámii 
Ao^otÜ, ítÉañana á lo$ ideomÉs^/.l Rv^é^a\ÁuBio^' 

;> Ya hemos dicho que^ieii edte mismoiifoétatoÉ 
deia :(nieifapQFliai:;cara< iatériotcaéiieneueiiInnááJa 
eüá iásoinpGioii que anribaiio^eda copiada. <JÜ 
fiBal4é este pasadizo X);primérípatí0u ^ésliüsoiite 
la deceohála eDtradd^iat padteoúfdelos|Qáti<íni^^ 
y Beneficiados áelaiCatedM»» (|ué ise .dttDstruyó 

Digitized byCjOOQlC 



háééünos' doce años ddántj^de beMiitá: dér- 
ranle unas viskisaé verjas de hierro! y bi*ooc&;:ia4 
]»r;iilftS'ei^ Madrid eV ano de 1^48 pbr el maéstró 
Ántdnió^a^lena,>bajala direoCi9n del arqiiUe&^ 
lo D. José' Aí^ejándrp/.Alyafézi; següq dicbni^. 
Hisctípciones [grabadas 'eh .las (diapasi )d^ ias' «dos 
cerraaoarás de toimlsma reja, en; el^o&ohrá ide) la 
coronación de la cual se ostenta el escudo de la 
Catedral con /esta leyeMa asa trededoriea^^ an- 
verso: .;'•.■•■»; ' /: ■' 

SanCTA EGGLESU f eS.ETAIU HlSPAWlARUM 

: / . ' ET bfDiAftua Primas, i 

que es el lema qfue usa en-^ií iseUo ; y en el re- 
versodice: ; ' :< 

. ■ . " ..'-.■' , í . 

GAPITVUMSBtóvAOAKTC y :XltE/ PROPIO EXtAUIT , 
ABnW DOMINl MBOéClLVlíI. 

Pasada esta verja se entra ^i uaf^tio péi^fec- 
tamente embaldosado de berroqueña, viéndose ai 
ifrente fo ermita y en ambos cpstados dos bonitas 
galerías éúbiertas y compües^tas cada una de áeis 
ai^o^ de medio punto sostenidos por iD(^tnnas 
cuadradas de la misma piedra que el pavtfloénto 
del patio, hallándose, el de las galerías dos agradas 
mas alto üuees^, jr crütadoá lo largo y á lo^noho 
por luñas lajas de pisio^raqué forman. lais.diTisíofies 
de las séputtiii^ás)4estinadas>á personas que \no 
pueden costear su enterramiento en nichos : es- 
lioá.llelianí el fondo y »las jdos cábeeeras de ¿ada 
^ieria/soQíabsohiiamehteigüales , popenqitjéa- 
tfose:6cdo¡ear ^énii^llogí tampoco i0as(igue iápidas 
8cilcülastle.máci|)oló^é8i;ay ola blanca Ooo kisdrip- 
cioiáiy filete do#ado, demán^^ ique rkina la áia4 
yoc ; Unifornaidad en los sépulcifes^, 'y todo está 

DigitizedbyCjOOQlC , 



EN'Uyv VINO 937 

hhíicú y limpio, muy aseado y decente; pero sin 
lujo. ••' • ' ' ' ••''' '• '••' \^ ■ ; 

La galería de la izquierda confinóme *sé entra 
está destinada esclusivaoiente paVa''<etíten;Qmieiito 
délos individuos del^ero Catedral, ylade la de- 
recha para personas particulares que con p^nhiso 
del Cabildo y mediante el pago de una suma algo 
crecida prefieren se^ultar^e aquí mejor que eñ el 
cementmo eeneral. Eri el frente de la lermíta, á 
uno y otro lado de su portada, hay otras dos lápi- 
das de mármol iit^cú^ y eq ellas' estas dos inscrip- 
ción^ con letras doradas^ 

X la izquietHJÍa según se mira: .. ? ' . : ' 

> CaPITULVM ALILE EGGLfiSIiÉ mETAN^B : 
i HlSPANIAWá PálifÁTlS,' . 
éEm TIAGAIHTE, y. AgM.'LbOCÓIJBÍí; i í. 
EX CÓKDE PaTRONJE, ET BasÍLIGíE 
EJUSQUE átIBERIBUS 
CONSERVANBIS' ET CATHEimALIS GLERI CORPORIBCS / 
TVMCLAI^mS CONSULENÍS, MONtlIlBirrUK HOC t ., 
SEPULCHRALE ARE PROPIO ACZBI.0 ..^ 

EXTRUI FECIT. » . 

Ala derech¿ .. , .., 

Pío NONO Pontífice «áximo, EdLisAiEtoi .; 

' SBqüNDAftESmA, CAPLltiLQEOGlEfilJB '.':!♦ 
TOLETANifiHiSPANIARUMpRUiiTISr i ! 
GVBERNATORE ÁRCBIPIOCfiSEOS 

Sede. VACANTE. ¡Sint illis in jevém omnia f^^^jsta! i 

AnNO i N ATIvnATE DOMINI MILLESSIMO j 

OOINGENTESSIMO , ' ' 

: cuaíiragessimo sexto. !« 

Que en castellanq.fjperen decir:. " , ...^ 

El Cabildo de la Santa Iglesia JPnmtida dallas>£s¥ 

paíUíS en Sede vacante, hiso consttutr^n fondos 



Digitized by 



Google 



3216 TOLUM), . " 

propios €$t€ mnumjemtar.sepiilcral^ cún /el dodlk 
objeto de conservar la Basílica de la virgem^ 
. partir l^eotitdia sí^, fialrma^coát todos hsMnti- 
gtm mslosde la mimm^.f de^ proporcioné^ se- 
pultura k0nMadaá hs omávtresSl dero 4>até^ 
érüU^=S%endo PonPi^ tnqximo Pi^ íXs reinan- 
do Isabel IL ^y gobeúnanéo el, Arzobispado en 
Sede vacante el Cabildo, de^ la Smla Iglesia tole- 
dima. ¡Sucédalesíodobiéb! Añode 1846.? 

Penetrase en la capilla iA Cristo de iaV^a 
(que es la denominacioa ,aue' idiom 6e da ¿ ^ ésta 
ermita, único restó de la ramosa basílica ,Preto>- 
riense y después iglesia colegial dé Sania Leoca- 
dia) pon una puerta que* tiene sai fachada moderna 
y sumamente £enGÍl&^ latoadaieúl piedra berro- 
queña abnúsmo tieihpo que el panteón de los Ca- 
nónigos, sin que ofrezca cosa Aotable su parte ar- 
quitectónica; pero alzando la \ásta á la hornacina 
que .j» forma sobre su ¡clave; -^riconlirapenaos 
una mo^iriñca: ^bradel iosi^iei Alonso Berru^ue- 
te, alhajacque ella sola mereceria laineomodidad 
que el curioso pueda: tomarse en bajar hasta el 
Cristo deja Vega, cuando tantos otros motiyqs ar- 
tísticos é históricos no recomendíairan ésta excur- 
sión á las 4BárgeneB^ aUi muy . frt^dosas «y ¡agrá- 
dables, del rio Ta|o.i Escuna sd^erbia estatua de 
Santa Leoeadia^iétimórmol blanco 'y «algo mas de 
una vara dB altura, con lodo el earacfór clásico de 
las Mtiguaseáccilturas griegas: e^ propiedad vésta 

S>reciosa efigie del Ayufatamieiitor de/ Toledo, pues 
órma parte de la lindísima colección de estatuas 
de los Santos Patronos de^ la ciudad, que se traba- 
jó á mediados del siglo XVI para las puertas y 
puentesde ella, coínó dirénios en sus lugares' bpor- 
tuhos, hdbietida sido dícstiñada esta párala púertki 
del Cambrcm dtode ha dcupadosu homaeinaigiasta 

Digitized byCjOOQlC 



EN.I^HiNO. ált 

haoe uno^íy^int^^fwos en quafic^hiafaer ocwiqA- 
zade á estropearla algunos dQldados^ francas, que 
huliK^.necesidad; , de > alojar m ése misniai ^ítio 
durante ,1a guerra ciy^^ -^^ fíiandó apearla tpaiíla^ 
dándola i una pe^. interior deí la^s ^Ciasas Gw^s^ 
loríale»^ y allí seigu^i^ba eutdado^mente vtho 
sin que hubiesen bQchQ!pt¿posÍQ¡í)nes'pafa*aiii(}ui» 
riela; á Jíliuy , aJto |)feeio . algu^nas .'entusiastas' . por 
las ^rtes, afliinacionalesicemoí.eista'anjerost ;í»|>ero 
cuando «exíonstruyó el ccf neateíio y la^portaidade 
esta ermitav lapidióel&hiidO'JViihadOíal Ay e<^.<^*í.. 

tanaiento para Colocarla, aquí; j| lalrtunicipalicbdla v^t^^^i ¿1 n^V' 
cedióiiC^n este objeto y restírvándobe ; «iempre » b^ U. vs i . ^ / f 
propiedad y famltad de disponéf de eUa-cooiar.y"'*** ''■>\^ . c, '' 
cuando le fíarezca /bien,, y «I Cabildo te obl%ó> já ( >* " ' 
cooservarla intacta y enir^rla* lá'SU diii^oen itofi 
do tiempo, que fee» Ja- reclame. ! '- ' Tí:! ü:. ::i 
: Hoi^ es ya ^ que échenlos una; ojeada ip6ri él 
interior de la pequeña iglesia, pues c{UiiUnai;siisíih 
pie ^jeadía está ^ati^fechailalucmiáo^idádi Jnasiéxi- 
gent.e^'en^raaQn a qufi,pqcO:¿inada enderf ai eat^ 
erñoitaque puiéda ser recomendable en mat^ifo de 
arteB;{todai;la'irnporliandade e^te sant^uai^fcileatfb 
entsu >W8toi?|ay tcnJosi fráigmentos. conquebemoe 
tropatiad^.ya jy»ítodavia noa entíotórarenipsriírtfSiJi 
pajrte.esteridí! y alrededores.. Pop dentro esíirtíduh 
cida á una naive^ que se > püed^ considerar: f^arüda 
en: idos seí^oioin^sw la obra [antigua i^ue^sila,iqub 
^bmi^ i el fáp^de y' forma la mpilte lo : calí^ceíft « d*t 
templo r: y] la : obí^a nueva afiadida este sigtoi,: qu€t 
cQi^^títUi^e el ciACírpo de la • igléslí: • aquiella ; Xxñtm 
uflíuei S6!pios de>tó$itud por 24:de Jatitod .y JS^fe 
eleyaíJoní ifcrifta setiwírcmlo. y adojjnaníiPÍiSk.TOUft . 
rpB.ieiiíatíBOíiWfííOB siobrepuestos y .aiptt9tlaÍ!0g(^.con^ 
te^teP^o,Jo«ido$,¡prippros cada* wiOfSif atanco», 

tttafí'de^Saí3íJl4QÍPio^iy»^Pfe.ieQ^^ 

/ • 

Digitized byCjOOQlC 



alguno; enelfróDitis 8e coiftefiipla el altar mayor 
coü^otroretabto^üevo tambieo, én el cual se ve- 
nieira laya mencionada imagen del Santo Oistb de 
la yega< con su mano derecha desclavada, segim 
darnos dicho en la nota anterior; todos tres re- 
twlos) son de madera pintada sin que ofrezcan co- 
sa potable. La otra sección , ó sea el cuerpo de la 
nave, es un cuadrilongo de 19 pies de fondo, 32 de 
ancho y 41 de altura, sin cosa que merezca men- 
cionarse en su fóbrica, pendiendo de sus muros 
unos ciuntos lienzos insignificantes: en su pavi- 
mento, frente á la puerta de entrada, se encuen- 
tran 4os>flepulturas largas y estrechas, cubiertas 
con unas puertectllas 4 traitijlas de madera, pero 
enrejadas de modo que dejan ver las losas de pie- 
dra tosca que tapan las fosas, y es tradición deque 
fueron en ellas enterrados Sanf a Leocadia y San 
Ildefonso 4 cuyos nombres tienen escritos sobre 
dichas trampas. . 

Trasladándonos ahora al ésterior de la ermita 
pOr la parte opuesta al panteón ó cementerio, que 
es el respaldo de su cabecera ó ápside, notaremos 
que la parte antigua que ha quedado en pie perte- 
nece sin género alguno 4e duda á la arquitectura 
arábiga en su último período: compónese de la- 
drillo muy fuerte y bien cocido, y su forma es se- 
micircalar, constando de cuatro órdenes de arcos 
desde el suelo hasta el tejado, el primero ó mas 
alto de loscuales comprende veintitresde aquellos 
redondos, y las tres fajas ó zonas restantes tienen 
cada una igual húmero de los llamados de herra- 
dura , pero formados por pequeños semicírculos 
que se enlazan en toda la vuelta del arco. No sal- 
dremos dd patio en que hemos tenido necesidad 
de entrar para recono(;er el ápside de la ermita, 
sin llamar la atención hacia dos lápidas de már- 
mol blanco que se encuentran incrustadas en la 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA SANO. 3it 

pared de la casa del santero,! mirando 'aliONerite; 
una á la ikqoierda d,e lá [huerta que)de elUisaleiai 
patio y otra á fe derecha de lai mismarla.príiiié'' 
ra es cilindrica y la segunda plana, peno fonlds 
tienen inscripciones árabes en letralsdéireiíeTe; no 
hemos podido adquirir la interpretación de iaicpielid 
(que acaso no se habrá hecho porque se rácuéntra 
mutilada ó muy desfigurados los caracteres) ^^ro 
sí la de esta última, que es memoñá sepulcral de 
imo de los Reyes moros de Toledo, ysegun el en* 
tendido catedrático de árabe de la universidad de 
Sevilla D. León Carbonero y Sol, dice asi:. 

Efi el nombre dé Dios misericordioso ^pindoso: por 
M son los' hombres , y ciertamente, las piroáiesas efe 
Dios son verdaderas. Nohay.dutacíondespties 
de la promisión dé Dio^ el poderoso. Eitilsípúi^ 

' ero es de Mahomad'Bm-Ramiñ Rey fírim^ro^ie 
Toledo: Ben^Ham^d^Ben-Mohamm-ñaminyBek 
Mcdeks testificaba quena habia, sina uns0lo:tHpsr. 
Acabóse su mda, perdónele Dios á este. Rey ^ la 
noche domingo, tíuedáido ocho Has del^nm^ RiAí 
postrero mes del año de la egirai^. 11 ; t ^ 

Por ccmchision diremos (j[ue d; piieMa toledaT 
no tiene suma devoción con éste Santo Cristo ;á 
quien se hace un setenario muy solemne yoon^ 
cunrido todos los años en los Viernes gúe>mediah 
desdóla Pascua de Resurrección hasta la dé.Pe»^ 
tecostés, habiendo ima especie de romería;aquí 
cada uno deesosdias. ^ > •) *i 

Ermita de San Eugenio. Píjreceque $e. edifico 
á mediados del siglo Xll cuándoocürrió lá priÉE^rá 
traslación de San Eugenio, ó sea dé> la ; reliquia 
de su brazo derecho, como topemos dicho al ha^ 
blar del Ochavo de la Catedral en la sección se- 
gunda ddl libro I: entonces (era por damd«1136) 



y Google 



342 .> TOLEDO 

hubo de' Hacerse en el sitio qué esahonsLlaleímUa 
ünreeihimíeáto d templete protisíónaU lá cuyo 
abiógO' se colocase la santa reliquia mientras que 
el Emperador D. Alonso VII, sus hij(Dfe.:j^i demás 
aoompafiamiento se ordenaban «n prpeesic0):para 
hacer la entrada solemne en toledo): y cinreívef^ 
cencía , sinduda ^ de haberse detenido: alli.ian es- 
timable prenda, dispondría el* Cabildo Jqüé* se 
obnbtrüyese de fábrica duradera y sólida/estaca-* 
pülav de4ieándola al Santo Arzobisjio «patfcono. 
TJoflaWa' pertenece al primitivo edificio la i parte 
antigua ¡que tiene !su puerta al camino 'AbI Mlidrid 
con una pequeña estatua del Santo sobre la clave, 
y dápsi^te^ inmediato sellado con todos los €^ac^ 
tere» (^ la «n^itectüra árabe que se úsába casi 
escl^sivamente en aquella época : luego en él si- 
^k) XVIfúé restaurada y añíif)lificada como hoy la 
Vemos, h^bíebdo aSadido también, fuera del 
tettaplo , ki casa para un capellán (que vivía alli) 
y pffl*a^I^ntero , con el patio q^uekt precede y 
e!s . ahora «u entrada iwpincipsal y ordinaria. . En 
esté tíem^ se lá adornó igualmente ccm el altar 
y retablo qütóStiené y es de bastante mérito y del 
género plateresco perfectamente tallado en made- 
ra, pintada lupgo y (jioradai porel cohoddo artis- 
ta Hernando de Avik en 1569, y se bajaron.de la 
Catedral y colocaron ,eíi sustmuaros seiá grandes 
lieiizosenque él célebre Francisco Comontes pin- 
té varios pasag^ dé la vida de Job y olios asuo^ 
to^de•la•ffliétoría^sagrada, que son* cuadros no- 
tables y merecen la atención de todos los.tinteli-* 
gentes. Pertenece .eíste santuario á la'^Gate4I^al y 
le admipistra el Canónigo Obrero . quo áfaiiquied 
noipbraba el capellán queaqui había (y que hace 
yaalgunosanosdejó de. haber)y el santero qué 
bajo su 4ospeccion cuídase de tener limpia y arre- 
glada kt* ermita.. Ahora rara vez se vé esta abierta 

Digitized byCjOOQlC 



EM LA VANO. Si 3 

fuer»»9el diá «del Batíto titular, pero vive allí to- 
daTÍa el santero en las habit^dOBes del patio. 

San-Rofu^. No hemos ha&ado dato fijo aóerca 
del año de su fundación i pero indudableínente es 
muy moderna, pues el Doctor Pisa qué publicó 
su Historia 4e Toledo ya principiado el siglo XVII 
nohace'Bnencioii tteélla «n» él "catálogo completí- 
simo que tií^áe de todóslos santuarios de la ciudad 
y extramuros^ Bebe pues datar , cuando mas, de 
unos doscientos años su erección , la cual» se Veri-^ 
ficó por devoción al Santo , como abogado de la 
peste, en alffuna ocasión de contagio que hubiese 
en esta población por dicho- siglo XVII ó el si^ 
guíente XVIU , y se levantó te ermita con Mmosnas, 
haciendo voto el Ayuntamiento ;dé celebrar su 
fiesta anualmente (como lo'feá' Vfetildo (ejecutando 
hastaeldia) aunque desdé la^deslí'uccíon de aque- 
lla se cumple este voto de ciudad en una ^ iglesia 
dentro de Toledo : dicen que se escogió para esta 
capilla aquel áitio por lo muy ^ilo que es , y por- 
que acostumbraban las ^efttes ir allí á tomar los 
aires puros; y con efecto su situación es muy 
pkitóresea ísobre ún alto «erró que domina un 
estignso y despejado horizonte , con vistas á la 
Veto'bajá y riberas Occidentales del rio y á toda 
la florida y dilatadísima vega dé las huertas del 
Rey , cafs» de Camj^o- Alberqüilla y'todala X)rillá 
del Taló hasta M cérctíilias de Aranjueiz á lá parte 
de Oriente, la ciudad con los cigarrales á su es- 
palda' al MiebíOdia , y abrigado al Norte por otros 
cerros más altoB. Ño sabemos^ que tuViése cosa 
álguñd notable la primitiva ernrita , aunque es de 
presunrir' que no , ya porqtfe'nadá nos han. dejado 
escrito dé ella Ponznt óiroS' curiosos =que visita- 
ron 'á'Toleáé^ cuando existia íntegra, ya mas 
principa^tóente-p(^ue sü fecha no reveíalos mé^ 
jore¿tieníipos:mdé'laarq^íteéti!Bna híde las otras 



y Google 



Sil' TOLISBa . 

arte$ iK)bl&)s. En la gtierra de la Independencia, 
fecha fun^ta para \mo^ tos monumentos de Es- 
paña, fué armiñada la ermita de San Roque, 
trasladí^^Dddla itnéjg'^n, con te de Nuestra Señora 
íHulpida id Buen Alumbramiento s qnetmnbien se 
Imperaba en la misma, capilla , á la parroquia de 
Santiago del arrabal .; donde han permanecido 
hasta ei DQmingo de Cuasimodo, 19. de Abril 
de 18157,, en.que $e bendijo de nuevo el santuario 
recientemente íeediftciado con limosnas de los to- 
l^dano? afligidos de la peste conocida por el nom- 
bre aterrador :d0 cókrármorh-amtico en los dos 
yeranoi^C099ecutivGsde.l8J)Sy 1886... Ha vuelto, 
pues/alcultftesta^rttíitabace muy pocos meses, 
llevando i ell^i otm.vez la^iimiágeoes de la Virgen 
del Piij^n; AlumbranEi^fento y de San Roque , arre- 
gíandoja capiUit» alg^sto modernoisencillísima y 
ppbrepi^i^te^isiüique^ofrezca co$a digna de es- 
pecial cíienqipn^, . , :. / ; , 
^'^La^Wmeé-. Én 14fli4 fundó una iglesia, que 
dedicó á líuestra Señora de las Nieves , cierto Ra- 
cionero de la Catedral llamado Pedro de Rivade- 
neira, en .el centro de varjaS posé^ónes de su 

Sropiedad que están situadas qerca dfí una legua 
e Toledo , al Oriente ; sobre unos cerros^ que do- 
minan la hermoss^ vega del Tajo ppr dónde :Be ha 
construido ahora el lerrpicarril, y qné siempre 
condujo por un camino jumamente pintoresco al 
Real sitio de Aranjuez. Edifícó también el funda- 
dor casa desahogada arrimada á la Iglesia con des- 
tino á convento, que efectivamente, pabló , de re- 
ligiosos Agustinos, .quienes lehabitarQn algunos 
a|^o$ en vida del Raciopero ; mas ó porque no se 
aco¡ihodasen esto3 frailes á. las condicionea que el 
f^^ndadpr les in(i.pMsiese , ó por alguaa otra desa- 
vi^iieupía, que epjtre ejlpspcprriese, i dejaron de 

mflííir^.saíiíiíilppfipitiexpjppVy' dio %\ 

Digitized by VjOOQIC 



ENI^;M41I0. MS 

convento^ iglesia y heredades contiguas á los 
dominicos , con la precisa coildicictn de que se 
sostuviesen allí* cierto ntímero de rdtgtosos^ estu- 
diantes de artes (como entorlcea decían á lo' que 
despoes se ha llamado filosofía) y teología, fcoiilo^ 
lectores ó catedráticos neO^sarios ; y esta cláusula 
han Venido cumpliéndola los frailes en él conven- 
to de San Pedro Mártir hasta su esclaustracioní 
hace veintidós años, conservando en el despoblara 
do de las Nieves uno ó* dos religiosos, como gran- 
jeros que cuidaban de la ermita y posesiones, 
las cuales han sido vendidas como bienes del 
Estado estos añoj^ pasados á ün particular, inclu- 
sa la casa granja con las ruinas de lo que fué 
convento é iglesia primitiva. 

La ermita de^ la Concepeion. . Fué fundada én el 
año de 1600 por Di^o López deja Ouz, uno de 
los cuatro htífmaoos qu^. llamaba» vulgarmente 
los Clruces,» y la bendijo en 1 61 el Obispo de.Trojra 
ímpartilmsy que era auxiliar de Toledo. Esíáiá 
unos tres cuartos de legua de Isa ciiadjad. sobre. el 
camino de Arañjiiez, en el llano de la vega de Ja: 
Alberquilla. En un principio hubo allí cierta her- 
mandad de mugeres que se titulaban esclavas de 
la Virgeo. las cuáles qonfesaban y comulgaban to-. 
dos los meses, administrándolas, ambos sacra- 
mentos un sacerdote quejas mandaban, de Tole- 
do con ese objeto. También por espacio de muchosr 
años se dijo misa en esta erniita lodos losdiasde. 
precepto para que acudiesen á ojrla^mas de trein- 
ta vecino^ con sus familias quehabia y hay e^papr: 
cidos por aquellas labranzas, huertas, te|^ares,y: 
v^i)tprrillQ§: pero; ya hace tienipp que síq qIv^ó üsn 
ta piadosa costumbre, y peripánece la capilla díe 
ordinario cefrada aunque no profanada,, sin, que 
contenga cosa particular QWípere^ca i llamar, la» 
atenftion. i ,. ] . ... / ..i,,io.r'M. ; .^ !;■ -í- í- 

s _ . * DigitizedbyCjOOQlC 



3M TOUEM 

SmtaBúrhara. Fué «dificada esta ermita en 
el siglo XVI npOT' algunas pcfTScmas devotas de* la 
Santa sobré im cerro que hay á la derecha d6)>ca' 
mipo 4é Arahjuez á la conclusión del paseo llama- 
dode laRosavV perteneció luego á la cofradía de 
esa mfenva^títciW establecida en la parroquia de 
Santa María iMagttaléna. Habiendo sido árruhiada 
tiempos ati*!»» la^levaatbron también con limos- 
nas .hace^uhosl&^años. Bs ediñcio insigniñcaiite, 
sin. que tenga^^adii^idíigno de especial mención. . 

LaiVirg0n fde^tú^^QuiíP, Es una ermita situada 
en lo^alto 'de «oneerr^ 'bástante áspero y apartadb 
de.todatráni^itD''ordi»ario; cx>mo un tiro de bala 
delcamim) queodfldtíce de Toledoá la Mancha, y 
á una media legua de^la ciudad entre Oriente y 
Mediodía^ La'tedlflcó, y fundó la cofradía á quien 
pertenece, un vfedho de Toledo llamado Diego Ro- 
dríguez en 1598, gastando mucho dinero suyo en 
labrarla (pues se conoce^ qué el primitivo eaificio 
fué bastante capaz y de buenas fábricas ) y ayu- 
dándole á completar la obra los demás cofi^desy 
otros varios devotos déla Virgen. El fundador es- 
tá sepultado allí debajo del altar^ y se cons^van 
algunas calaveras, huesos y disciplinas, como ins- 
trumentos de penitencia con que se mortificaban 
tiempos atrás algunos ermitaños que vivieron allí 
en bóvedas que todavía permanecen abiertas. Des- 
truida esta ermita, íjomo casi todas las que habia 
extramuros, en las' épocas de guerras y trastornos 
•porque hemos atravesado, se reedificó pocos años 
hace; pero pobrenfi^nte, sin que contenga hoy ob- 
jeto aliüno que Jteme la atención del artista. La 
cofradía subsiste v hace su función anual el últi- 
mo domingo de Mavo. ' 

La Virgen del Vmle. Esta advocación tiene una 
pequeña ermita que hay áobré un ^empinado risco 
al Mediodía de Toledo y de la otra parte del rio, el 



Digitized by 



Google 



ENrüA «ANO. * SÜ7 

€ual:sjB atmiíie&atii ftqfutí Sitio por «tía barca de 
FéoiQs quetitoían jél Ba^eoielPasüge, y tiene enr 
foefiie una GU0sta njuypgria para sObir al ísan-^ 
tuario. .St)bí»e ;ese^ oíismo iaáiento y sus inmediá- 
cion.es> Be ti^qe pof' seguro que estuvo en la? épocaí 
goda el; monasterio de San Félix que mcíicipnamos 
en él párrafo \ .' i y ; ^úirn^ <mpítulo dé -este libro, , 
ysde^pues.ie» la. época-casleilana Ja erraitít'de Saii 
Pedro, y -San lEéliK .(vulgo de. Sáelices), de<[üe tam- 
bién hemos^ hablado len. él párrafo .1.* d«l capítu- 
lo SLd^ieslase^pda déccioní. Ignoramos cuihdn. 
y pon qué se ca^íibíó la atlvocaciqn de1':aaixtuarío 
dedieáidóleá Nuestra Sfeñftía'bon elftííulodel Va- 
lle. ]^>iQtlviÍ€land0 la .antigua^ detiominadon de Salí 
Pe(UtQ;¡y : San Félix, auf^qué presuriiiBíios qne -esta 
novedadjdebióiOcurFir ya m uy entradotel si glo X Vil , 
pues el DoetpriPisano menciona en. sa historia de 
Tí)ledo tal ermita de la iVirgéoíd^l Valle y sí da ra-- 
zonde.lá de Saa Pedro y Sian F^ix, al paso que 
en 1674 vgmos -ya que se reedifica la capilla ácos^ 
ta de su patronO^t) que dio 500> ducados, de los 
mayordomos de la cofradía, de la Virgen, que pu- 
sieron otros. 1,000 ducados («2) ^ y de limosnas que 
se agregaran ipara sufragar al resto de la obra, 
cuyo coste ascendió á 48,932 reales vellón» todio 
lo cual; aparece-de la inscripción que hay sobre 'la 

(1) Según la inscripción citada eñ el testó, el patrono de 
la. ermita, al.láiampo de 5U reeiüficacion,. tenia el tratamientQ 
de Alteza, y lo era efeclivfuneate, pues disfrjutaba la Digoin 
dad de Arcediano de Toledo Ift. Juan de Áusiria, hi.'o natural^ 
del Rey D. Felipe iV. Los ihayordoráósdela céfradíá se ila- 
maban el Licenciado' Juan de Vieña y llórales jfAlótísdSfeiiir' • 
chez de .Mora. ■ • ' ' ^ * • ¡: ' ;.;;':'• «Vi . 

(2) No olvidemos .qijie el ducado ví^lía por, sqweUa ^pqcíi 301 
reales con 24 mrs'. de .Vellón; y qiíie la diferencia- entre los 
26,000 rs. que dice la inscripción arriba citada ^ lo^' '48,^32 
que yo fijo en el íeátp ,' procede de que los reales eran casi al • 
doMedelo queabftra, . . 

' • , ffigitizedby Google 



SÍ8 TOLEDO 

puerta de la iglesia. Es d6 presumir que acaso ya 
se verterase en la ermita de los referidos Santoila 
imagen de' Nuestra Señora del Valle, y que ha- 
llándose ruinosa h fábrica y sin hermandlnd aque- 
llos titulares; la cofradía de la Virgen se encarga- 
se de repararla en unión con el Patrono del san- 
tuario (que lo ha venido siendo siempre el Arcediano 
de Toledo), y cort su anuencia se la cambiase enton- 
ces la advocación ; ello es que desde esa fecha acá so- 
lo s§ la entiende por ermita de la Virgen del Valle. 
^br b demás, nada hay allí notable para el ates- 
ta; el templo es pequeño* y moderno, de tres naves 
con su'cáirillítá semicircular en que está el único 
altar sin mas retablo que una hornacina abierta 
en el grueso del muro, donde está colocada la ima- 
gen demuestra Señora, que es de talla, pero con 
vestido encima y sin nrórito alguno: es sin em- 
bargó muy frecuentado este santuario, ya por la 
mucha devoción que los toledanos tienen á su ti- 
tular , á quien nunca faltan hices de limosnas y 
promesas, ya por lo pintoresco (Jel sitio, ya e» fin 
por lo agradable y sana de las aguas que eii abun- 
dancia arroja una fuente que brota precisamente 
debajo del altar de la Virgen, del mismo risco que 
sirve de cimiento ala capilla. 

• Es también muy concurrido este lugar porque 
el cerro inmediato, que domina todos. aquellos 
contornos, suele ser escogido para comidas y roe- 
riendas campestres en dias de espareimiento para 
las familias. Llaman á este elevado pico /a Peña del 
Rey moro, porqm es tradición que uno de los cau- 
. dillos sarracenos qu^ m los primeros años después 
de reconquistar D . Alonso VI á Toledo vinieron á ver 
si podían toftiarla de nuevo, parece que contem- 
pliandó desde este sitio la hermosa perspectiva que 
•ofrece la ciudad, dijoyjurónosepartinadeallísin 
apoderarse de ella ó morir en la demanda; y ha- 

Digitized by VjOOQIC 



UN tk MARO. S£t 

bieiida^ucedkidesloúttimo^se supone; fuéíenibr-; 
rádo en la ooncábidad de una f>eDa aislada que 
está allí sOcabadá en efecto artifioiabnénte á ina^ 
ñera de sepottura, aunque no sabemos qué desti- 
no haya i(>odido tener, pues la piedra no ha sido 
nunca movida de aqwl agreste sitió: aun hay \á 
coincidencia de que otros dos grandes cantos, de 
bastante diámetro y enorme peso, que se encnen^ 
trañ por algún movimiento natural de terremoto 
ú otra causa ignorada colocados el uno sobre el 
otro ski liga nmguQa, semejan, mirados i ídeHá 
distancia y en determinada dirección, la cabeza de 
un moro ceñida de su turbante. 

Nuestra Señora de la Bastida. Es la titular de 
otra ennita que está situada á la parte de Ooeideíir. 
te, sobre otro cá*ro á la espalda de los Cigarra^ 
les, como media legua de Toledo, y dominando la 
Yegá que llaman de San Román y lasfrohdteas llar 
nuras de la Peraleda: antiguo, debe ser estesan^ 
tuario, puespareee quaexistia porlos añosdelSSW 
en que, bajo la protección y acaso también auxi- 
lios pecuniarios de San Femando « sé establecieron 
en ella unos religiosos Franciscos que fundaron 
allisu convento con la advocación de San Antonio, 
y permanecieron en él bastantes años hasta que 
les fué dado el terreno y edificado inU*a-murós ól 
que habitaron mucho mas tiempo (en dónde son 
ahora las monjas de la Concepción) y dejaron pa-t 
ra pa^rse al de San Juan de los Reyes, cómo te^ 
nemos dicho al hablar de este último en el peonza- 
fo 1 .' del cai)ítulo II sección primera de este libro. 
También residió en esta jermita algún tiempo, hú-* 
cieñdo ásperas penitencias y dedicada á la vida 
contemplativa, la beata Mariana de Jesús, en una 
cueva ó subterráneo que se conserva y se enesc»a 
como lugar santificado y dignó de todo respeto |M)c 
haberle nabitado la Santa, m el dia está reducido 

Digitized byCziQOQlC 



todoálaiermitaij^que nada tieoe depfi(Ftieiila#)re€íDl 
una casita para el santero < ó ermitaño, y un ps^id 
que precede áámba&,. dentro del eual está l&í^metH 
cionwaopeYadela (beata Mariana j Éo uno délos 
d^in^os del mes de Mayp» se hacela función )á 
lá Vh^enUelaíBaslida.en su propia ;érmita,isienr 
ddmotiivopafa.uiiaroineriaiiiuy concurridadetos 
vecinos «de^Tolpdo.-ii I ■^•.i .. ,_ ;-.;",'' *;'- -; 

^\ ^Laier^itaide San^Germimoi con el»sobre^ 
nombre de» los) Cigarrales pal^ diferenoiarla. .de lá 
del miáBo! Santo Stoctor^n jCorralrubiB,ide que 
ya teaéíDosi dada noticia enét: párrafo l.Vdef. este 
capí lulo , también, está .situada di ky parte »de . Pior 
niientó^d^t la^/tíudad , etl lá ibeseta .que^\foriha, 
áhástaáteíelefvadon , el cerro frontero; al ¡puente 
de Saall^rtitavbodeada da Varias de esas^pose^nes 
qüe-aqui llaihan Gigatrale^s y;q[ue , coíoOílenemoÉl 
dicho>;«lhrinal de^ki tresSña histórica» de»:Toledo.; 
son^ii^s> oercadoi^, ordíDarianlente die|fo^b esténr* 
sfon , en-qúe Jialy plantijcy deiCflivassy fruta|Qs¿ jaon 
especialidádid que produce. los esquiaito'siyjtra- 
nombrados- albarteoques toledanos ,' y ¡porlo re- 
gulaf' tienen casas cómodas y saaas ^-^asiipaík; los 
guardasí. ó icriados que «so titulan oigiurcal^oi^ >^t]e 
lasi habiiái ooá susifaiíHÜít^ formaíndo: una: jbarriar 
da de; no esi3asa ípobláírion))eomo pítrilofe dueños 
que tftsfrlítan fi^ouéotementé de ellos, p^ai irse 
á comer iyt buscar i^akuí* eni el oagtpo coñtsabía 
enojos de'la^ciudád. i ! i • .. i. . . < ' -^ : i .;; 

• í JKf Gerónitfto dCííMipatadaviGattónigo de esta 
Santd iglesia y poseedor de^utío dcnestosccertca- 
dofe (<qpe después fué ^e Jos clérigos : Meiior^. ooU 
cáfta conventual ^ capilla dedicada >áS^ JuU(tdy 
delícpe hablamos eni el páwafo«í 4? del: capítulo fl, 
sección primera) det este libro); etigiótBstai ermíjba 
aqipí ^ rponiéndola l>a)o Ja ad v()^Qft « del^ San toi áe 
síiínofiibre^coaél laudable ídíjotbgík cfttóíseiéütótí 

Digitized by V^OOQlC 



EN l^iJiA^O. 8tU 

66 eUa misa 'todas las fiestas y días, de precepto 
paira que los habítanlesde aqudipagfí de cigarra-^ 
les no earécieseQ de eü^« segon cmügúé ei)>UAa 
inscripcioEi latioa que hizo esculpir 5ohre lal dia- 
tel ó davede la puerta déla misma. Bendijese el 
segundó día; de Pásoua del . Espíritu Saqto»; 11 de 
Jumo de 1612: y habiendo sido profanada en este 
siglo, cuando tantas otras i^esias deliro y fuera 
de. poblado^ permaneció asi desmantela<)a y: sin 
u§o,'0a8i ruinosa, i haista: hadb.cosade uoia doeena 
de añds qii6 á diligencia de otro Sr. Prebendado 
de está nrtsihaílatedral; propietario de uti eigajrral 
allí inmediato, se J^ehabiiitó de. auevo para S inul- 
to, y aunque no hay iDíisa eomt> antes ponqué fal- 
tan recursos para diotárla.seidiceien algupas tem<* 
poiraídas, y.hace uhá gcan funciotír alSainto <én sil 
dia3ft de Setiembre. ' : 

Ermiéa 4ei Ángel: Vatnos á termio^r la larga 
enumeración de;laséryasít|a& que buho : y biy to^ 
daviaeaíToledo.y sosaílueraB, con la 'dedÁeadaidl 
Santo Ángel Custodib;>.qtte bcupatuooi'de dos si^ 
tirinas pin0iresCQS(iqueiSie.encuéiitr£inten ias-in-r * 
medíaeiones de la ciudad/ á ¡la. aiárlgeot rOtoeideor' 
taidel eáudaloso y por allí manso y; aereno I;^^í), 

•í':»!" .;ii.'.'! r:í\:* ' '.•,^;. ■,:■ -i •' :[ 'i" '-'; üj» Jm;»../ 

(1) Para que sé forme una idea de lo frondoso y pintoresco 
de.e^.sitJo.,'y, del na luepos florijdp, Jenguaje con gue íha.s?i- 
bidp:describirl^ nuestro ¿preciable amigo l>.' Antonio tí amero 
ea,su 1¿wJq y poético, libro qué titula «JLqs' Cigarrales áeHo- 
ledQr»\?, yoy 4 .copiar aquí uj^as cuantas bneas; deja descr.ippipn 
qu¿5 ,hí?iqe dd ,^ste. mismo lu^jur ea las p^í^iuas 8'í y HL - ^Xo 
«pecaríamos,,. dice,, de ex{ii:< ratios ú aíii iMásenios que ^íste 
«punto, después de -las huciias del Ucy/ es ^íKí df^ Íqíí que 
«qfr€í^if .mayor recreación á las inirgcr^i'!* dol T^ajo, el ^ufil 
«dispArre íW?t él mansárneule catre poblad [simas al iimcdas' 
«esti;ectM\ndo Cipnamqrosos abrpíiüsalt^uaás iíHíia que ui int^j^ 
«de la corriente. *e,hap ido rüriiimido. Todo en c^tc v^iUe o^ 
«delicioi$9.¿ i |á exqvéran te vej ü Uicion que \c en rí q uec^e, \, ] as vi>^ 
«tas quC; .desff^, é,l se disfrutan, Ijastael airuqué vivijlca. íwjuer 
«llaaiai(í5sfera!,i^iempreimpregníidü de aromas, j^Uí^l acioniri 

Digitized byCjOOQlC 



852 TOLKM 

Di$tar4 como un cuarto de le^ del puente de 
San Martin, rio abajo, y su asiento es detrás del 
carrete qtie W^mmi Solemilla, antes de la posesión 
que titulan Ja Peraleda ó Perderá; en un vallé 
que antiguos docum^tos nombran Agalen; dé 
que ya hicimos mención en una nota i del párra- 
fo 1/ y capítulo I de este libro al hablar del mo- 
nasterio Agállense. Aquí parece quelósRey^smo- 
ms tuTÍet^bn una casa de placer> dotada dfi todos 
los ei^antos de la naturaleza en combinación cqn 
los que proporciona el arte (1): más tarde fué ci- 
garral y huerta del célebre Marqués de Villena, á 
quien sus contemporáneos tuvieron porbrujg; y 
adquirida luego por el Cardenal Arzobispo Sando^ 
val y Rqías« la tuvo por sitio de recreo hasta qué 
la<^edió á k)s rdigiosos Capuchinos cuando vinie- 
ron á fundar en Toledo, y les hizo allí cása-con- 
vento con iglesia dedicada al Ángel Custodio, co- 
locando en ella por su prqpia mano el Santísimo 
Sacramento el segundo dia de Pascua de tesur-* 
réccion del año 1611. Plisados bastantes años se 
trasladaron lois Capuchinos dentro de la ciudad á 
su convento junto ál Alcázar,' como digimos eh su 
ocasión oportuna, y desde aitonces la iglesia del 
Ángel quedó en clase de simple ermita como sigue 

«paáado susurró qt(e mueven las agua^ en su tranqtiila n^archa 
«jugueteando con las rocas que le sailen al encuentro, se üáen 
<(h)s eternos y armoniosos cánticos entonados m la primavera 
«por un mirton de parleras aves, ocultas en el espesó' ram^e 
«fe los árboles , componiendo ésta mezcla una. itiúsica inimi- 
«tablé , encantadora , dalce tegalo del alma y agradable sus- 
«pensión de los Mentidos.» 

' (I) También el librito de los Cigarrales , que he citado en 
la, nota anterior , trae á la página 83 y siguientes una anécdota 
muy entretenida aberca de cierta ocurrencia que sucedió en 
esta casa' de campo con motivo de las bodas del moro su 
duénó con la Infanta Doña Teresa , hermana del Rey <le León 
D. Alótísó V, qué pueden ver los curiosos en dicho lugar, 
pues 8U demasiada estension me impide trasladarla aquí, 

Digitized byCjOOQlC 



EN IJi MANO. 3§3 

hoy. y la fábrica. del convento se alteró y desfiguró 
haciendo de ella dos casas de recreo para otros 
tantos jardines que ocupan ahora el solar del anti- 
guo cigarral de Villena , y pertenecen á dueños 
particulares. 

La ermita es una capilla de arquitectura mo- 
derna de principios del siglo XVII, sin cosa nota- 
ble ni en su fábrica ni en sus adornos; únicamen- 
te merece llamar la atención dé los inteligentes el 
lienzo colosal que hay en el retablo, composición 
complicadísima, pero muy bien desempeñada por 
el conocido artista Vicente Carducho : representa 
á la Santísima Trinidad, con la Virgen y mucho 
acompañamiento de gloria , apareciendo también 
San Francisco de Asis, y en primer término el Án- 
gel Custodio conduciendo un alma, su protegida, 
simbolizada en .un niño á quien lleva de la mano 
para presentarle al Juicio final ; ademas se ven 
muchas figuras alegóricas de virtudes y vicios; 
resultando una composición caprichosa, pero de 
agradable efecto, con buen colorido y correcto di- 
bujo. 

Hemos dado fin á nuestra revista de los monu- 
mentos puramente religiosos de Toledo; pues aun- 
que todavía encontraremos otros templos muy 
notables, y en ellos no pocas obras artísticas de 
valía, como quiera que ó han pertenecido ó perte- 
necen aun esas iglesias y esas producciones del ar- 
te á establecimientos públicos, del orden civil de 
que forman parte, hemos reservado su descrip- 
ción para los artículos que respectivamente vamos 
á dedicar en el libro III á dar á conocer esos mis- 
mos establecimientos en las secciones á que cor- 
respondan. 



23 

Digitized byCjOOQlC 









I. -. 



'!.. J 



.i. 






'•.,•: ' • '• 'i 






« '"¡i í "i- • . '. :■ 






r. 



Digitized byCjOOQlC 



• • • I i 



•I." ?l: : • • . •.. . -í ■ ' • '• ,■! 



>; í, F 



v • ) auü»\ ii-r^fl3TABiJiaMiB!rrós< ier > jENÉFioBf|otA. í i r 



Tj: :: ^ !.:'•>' .>M .;^ '•. .'-.. ■ -: ■'•••; 

ej^tablecimiwtos :íe,|(«i4eíi(íííí^cla.^0, Tole(ÍOv:.á ío-» 
<ÍG8;lQs.ípwlef. daban ín(iti&ti«laipfflil»:¡4 PQí^to 
genérico, f|e , íf^spilal^é, ¡y ide^ ff<í^pitaUi9^\ «o oiníp 
tante qué el ma^or núínero de a<)uellas pi^dos^a 
fundaciones tenia por objeto mas bien que la cu- 
ración de enfenvost^r^silp d^4esv^i4oaiÍK^l aK 
bergue y hospedaje fíe |K)bFes y de per^^ríMós que 
careciesen de recursos y viniesep; viajando' <le li- 
mosna, acogiéndose en unes los mendigos perma- 
nentes» y; en o^rps 1q3 de psísp A fiw^stprps, de una 
manera entable ^iquello^,^ y V^^ una^ dos jó ípe» 

I DigitizedbyVjOOQlC 



356 TOLEDO 

noches estos. Mas dejando pára^I capítulo siguien- 
te las casas de asilo ó caridad, que mas bien] de- 
bían llamarse Hospicios, vamos en el presente á 
ocuparnos tan solo de los establecimientos benéfi- 
cos que por hallarse exclusivamente destinados á 
la curación de dif^pttjl jttBátde padecimientos 
pueden titularse con propiedadHospitales, toman- 
do esta denominación en su sentido mas concreto 
y preciso. De esta clase llegó á haber nueve sola- 
mente á Iajej,|pi^au^au6»sjam|ip€i(tf)an diez, 
ha de teneraelan K;6áifa^wH«íél(%l^^^^^ Corpus 
Christí) se trasformtren yida-dcisu misma funda- 
dora en otro (que es el de San Juan de Dios), vi- 
niendopop lo stantoáiseruaoHolo ; de/ellfw com- 
prenderemos en el presente párrafo los tres que 
ya dejaron de existir mas ó menos tiempo hace, 
y fueron los de SaA LStáw/íSaii Antón y de Bál- 
samo, quedando para l(¡)s .siguientes la descripción 
ya mas detenida de tos 'otros seis que aun subsis- 
ten, aunque no todos se conservan en los mismos 
edificios propios en queisusfiíwdadores los insta- 
laron. 

¡Ethosptfald^ Santátaro'} FUéítólftídóáiílrtfe- 
cipios del siglo XV por un caritativo sugeto, nom- 
brado Juan Sánchez do Greviñon según la inscrip 
cíen ({lié nos haii^ trastnit'ídb losí que la coííoeiert>ii 
colodadá en» una í;iplda sobfe las paiM?des db la 
Iglesladel'nri&mt) edificio; que por cierto dice ñsá 
qoéwa btrénay muy cüípaíí: ía inscHpcioíi de-^ 
Ciar-^asi'^i -i-'' •■■íh; ' ' ■? i.huaí ^-/t^d. i^ i^.u -.mü:! 

Ésídióle^h^fizb h¿á' Stíñthk dé'^GrMtíóril tmOH 

de Fernán' Fef*éís ^déeHMtkimtA^éUü '^-áñÁ 

~ dflSeñor\deUí»!''^' ( >í>-'wir.'i ';!-' <r->/.H-. .i.r. 

' '«Sah LátóWStf titilar tib éÁ^él%^fmho'áé^U§ 
Santas ^Marlá 'y 'Mágdaléhl)l,"W' ^íífe *JesüCi^t^- 

' DigitizedbyCjOOQlC 



ero. sinp ^rWíw^ «i^ndigQ ,q^ ^jabogado d« 
los í^tnre^si M m^ íH^l^ia una eftcetenfoipinUrta^n 
cJiíNBt^bto mayor* !()ue$ el ^1^13^04 leiníaiijáifeirewiicb 
a]tare3..!l$ur46^^e qq. 6$tacitea los i^Qn^tidaír db 
Iqs r^ejpiígnaDtesy xK>^agii9S05 ipMost áéih, ttoK 
lepr^ y í5»roa, que en jaqqfíll^ 4poc*/?i^n flw»^<i(í-^ 
mun^íflue^ábopí^; y hialíií^ndp cebado ^stj& b^néC^ 
ep: €sii^l?jQnn^n4»<>,PQri espacio de ' alguno» «uosi 
dispiJ!ftí>el SPf:ft^ Felipe U entJIÁO (hallándo$6eaií 
^u p^te <we^ta.^iud54) qM§ seiflibripse dqi^eVfiij 
y , pjWQjtjtsppu^s . sc^ dallaré <le pfttP^ 
niendo á su cabeza un Rector ec1e^édllQ9 ^ub 
nombra^ ^f^iLprímída C4i»ara;4&XsidtiUa) tjtu- 
Iwd^er^Qsde f^^toiif.^ líospit^l Real. ; Sm renM 
^B 8ÍP;íeqabargp e^f^sail, y por e^oteiHan! liíertA 
^ lo^.d^sgKftíMadQf ^fiogidpfiíftR.él para/pfdir fi-í 
TOiOSM poF/la^callo^í yríO: íiíipian ;t(>oaf)íio(«ina6 
<í(WÍllíiSf »quf!.polóealxj® isfí\m íofti^kidos^de I)a,ma4 
«Q^jy; l^jr^picabpn J^lli maüfflra 'diftlos paíiHosiá 
^^UQuelfl^ quie^ «san 1p^. que bailpp el, Met^^ 
nísq^h^^p y ptf aSiíanzp^ i>aq¡pRale&. iPk) «abeímb 
íu^fcpdo g^:,WPuinp:^sl«ihoi|pilal' qu^es^avo^desáe 
S:9 íi^ndacioni abajo. ,pp el <jíipiinq,<íe. Madrid, luate 
?ílá¡4€il d€í)$aii Juan iBamti^ (^^lgO',^iA£aeRa^^ 
eq q1 sítiq i^í^ismo que, abom Oíjjap^ >í5l cuaril*! de 
MpiíitQría quQ se túula por. esto ta|»>l)i9n^ Saa tal- 
zar^;, I9 cierAó f Scqqe y Mesd^ ;fm<^ del ^Oipa^do 
Sje^n¿truy^ altóesft.^art^l, yjlQsLói^Fa^ (aái>er8n 
ílamíidos losiqííplfciBp. qu0'pádecift«tes» wenpi^nat 
^^eiiníl^(M«s); s« pepogieron qp una ica^a,' (q«e 
aup - existe . ^eij! partp) . que bí^biaj sobre' tel afoo tdtf I ^ 
Cnsto de.'ía Siií^íríjiiyo edifteiiQ; babiafiidcjcannecfer 
nía ,pn tiQíppp, dfci IftS) morp3, y lOl iRey» C^tijllpo; Don 
íj^rpáo4P y ^'diói al CoirpegidpR.d0. Totedbí l)!-Pé^ 
fbíp JLja^p dQ\(ía3tijfc, sj^gun oartaíde dou^eionqvf 
hfiipoB ,vigtP>!Í^4a' Aq^ibemoSiCOBoeídp:!^^ 

Digitized byCjOOQlC 



3S8 ' foúM^ 

tód^tiá *a1^tt¿eB llagaros l^c^gíáddVirlb^íiettiod 
efacDÓtradoiiKrtr láscalles y^ftiétfndb^us tabletas^ 
no haóe aun JfS años :- y hasta tupimos él gostcf 
de trartar al isacei*doté ^üe ^ntonftei^ (hacia el añb 
dé 18S2 y aun despees) eraHectdr del Aospiitál. 
Moden^niente la^ pecáis rentáis ^ue tuda vía poseía 
el establecimiento. hublertin de incorporarse á las 
de otros {ksquéñio^ tambíeii qué no se podiatí sds- 
tcwM» pprsí ¿oloá, y fueron todos tefündídós en 
los de mas importancia para anudar á biañtenei* 
Iftho^italidad reunida dn grandes centros, y por 
esoháYá'cosa de üños 24 anoá que i»6 buprinñó el 
deSan^Lázaró: • ■ • 

^iSospital de SknAñm) Estuve tambíeb sitúa-; 
doííextramuMiíi por donlíeva ah(Hra'€!l'cknin¿ dé 
Madrid, -cwtre eJde Sati Lá3»rt>; qtíé riéabamos dé 
rdferíry iy la':ern>lta;de Sátí Ell^ntó ; pero á-ta 
inanoí AeWfCha de la= <;at^etera Bégu« fee V4 dé To-^ 
ledo/de modo'que'lBl'áltár de'su cápni» á f^l^^^^ 
caia jirtecisartcntcnBondé todavía se ' tíort serVá unfr 
oolumha de pifeidriacoíi criizdéfciérrbCdéhéChbía 
de las! qüe'usabanen sus hábitos los frailes Anto^ 
nüanos)/ Anente á la venta que aun se llama déSaii 
Antoní al otro lado del camino. Fué fundado en fe 
era 1384^6 equivale al año dé 1316 por el ya 
muchias vedes mencionado en esta obra D. Gonza- 
lo Roiz de Toledo, Sr. de Oi^az (cuyo milagróstí 
ehtierro ltómo¿ referido en Sanio Tomé), para la 
curación de cierta enfermedad, hoy por rorttma 
muy poco común, que llamaban Aícjíf o. d^ San An- 
tón, y por eso le puso bajo la adtvocacion de San 
Antonio Abad, y le entrego á los religiosos Antó- 
nianos.qúe practibaban las cijiracié^s y la asis^ 
tencia á los enfermos como moderéamérité hétnm 
vistosa los de San Juan de Diosí réservándése^em^í 
pero, el patronato del edtaMeéknie^o.'e.rtelcuaíl 
ie sttceiMeron sws déscewdiéníes los^Coridéfe dcOr- 

Digitized byCjOOQlC 



ENCA«AfiO. SM 

^nAittdh, óoTtm hetríod dlcbo que^^McAó doa 
r<¿ (i^ S^'IJá^iiér7¥uerbn4eoWdd6^ 4e Psitiont^ 
Rtel pjíir |]funtti'^^geb«i-al én todcf el Hekid] l^Gk^ 
táiitkt^itíttdéi: ilómkfárlos Administradorefsiái 
Ríiétoriéi, y.a$i tüio hádtá su seWiftéíon; y énUí 
gqeÍTá dé láfndepetídeyM^iá a^bó de(drrüinai^ 
qoe ^déVédi^o cott^^mo^qU^ator toéavisíií « ^ > 
''MHbspital deBáhaiáo, {ynúúkl^iABdmámj 
riib gOTeftlmente súdeá llamarle los que' t&ndi 
ál^ná'néfSbÚdFé 9é)el¿lsténéia)Vt<^Íi^e8e'títtflo dcft 
apellido, de su fundador, que fué un sugeto tíAx^ 
tMiámoy b6lálálKéí'«feofmddá*é'ique*WTiomlra^ 
kDfetfó'BSfea«f^/«tí'*ébéí;$érlmyy 9k 

fútidátíow '^ feüafMó'ttétl^^i»^ 
Pf^^fe sA IffiktMa dé» fMédoiv «fctíNho<4ueiiwi 
^é^ Wi^Mtíiafl éttIélidd|»ítiilo%]ÜVHl4tel)tt^ 
líro i Sferidtí a&^bitféfó^fesí^Hbhíi 

SltíXYHi te iamií>6í«dttt^tóí»^ 
ía toó taciáííá SíflMifeVmgte^^VllK Lo^ti^ 
itínios p¿Íl*dííVétígttó^betífcáf'de'¿B e»l 

tmecmé^i6\ fes que ería^^oriio ótth'iMjéete'detln 
C&4 fcóspHal ael Refíil^tó, ó oómo^ri dif éraMb»ísd 
eiíWrtnéría, puéSpai*«íé qué seiicurafeaw en ¿Jrtob 
enfermos que procedían deesteéirdqóe»iáéteiétla 
muy leios. Su nombre de t^Casa del Bálsamo» in- 
dica todavia el edifictoíW qji|0 estuvo el hospital, 
que es lá primera que hay en la calle de la Plata á 
mano ii^qtitói^da seguü se entra por la plazucia de 
San Vicente, y hoy pertenece á un particular que 
tó'tetxipt^a Wárá cttsá dé dOá aflosoomp fiüea «dtólBié- 
tíéá Jfeción^léfeén 4irtoli Ae la levíüe Dastütórtfc 
ííadonacíl/ deMiVO d^ *«S8'. & notable IfcgcaH 
tfcHáfía ddi¿é(lfe Yí&fe tíené. «ori una^Jaáfajd que 

Digitized by VjOOQ IC 



lÁeHftr^tadoaiy üo ^|a:>¡^Jia4os, y; su filete^m^ini-: 
tciri^v Jigufa;Uti gniesopordoD, de San 'Frs^ficíaco 
eoo^stta kuidcfs.¿ ^^ébm .y ¡^fia^ , ih>sc9ís qp , k^ án- 

Slo^^áñ U^^mrffii; todo estp de^^ro de .«i5(i )ipda 
i)ad«tojasto^imQ>de.|^v^^;$rv^,.ci^^ 4^ 

dQ$)niedia$(0()ílUtimia$iC(^ c^t^es ]^ ^^^s (i|$;,capr|;t 

líQ, :. flanqueada ;s^ dos cs^ndet^l^rp^: qjae ^^^^Lzási 

áptoj9í)áfdf% to9;tn€4iaa.QQluA^^ 

casa nQfOcMíj^erYa, q^^ se|i^aMíi§,,.c0sa.^^q^ 

peirtUjuliwfé ;j$i! Weüftitiene,gff^ft;(3 

da í idi$t«ibucion y i auft í ujf>sq?; .ocí^aí q^ , .lii(^ÍHífi 

que )iai:ie(H9stituyiepí(:ma;49 }^^ ja!iqp)cesrr4?r,XQr[ 

>;'ilaa)ipQQa^fl^atas que conserval)^ el hospital 
4i Bátetimo eiii:elMgl(í úUimo. las incorpotü eí 
fomr átzobis|K)i lMii\ar^m , compeleiUemente au-c 
tM{izac|oaL<elmo,7á la casa de Caridad que íundá 
etltoilct8l(diíQde'$éi'efundierQu otm luultitud de 
itetnbftíLspímlé^ las que hemos hahlado ya y en 
adelante t^neaK^sque inenciüníir), perteaeeiendq 
boy los testos ídie/jesfe establecimienlo asi cotno 
lo&de Vaiíosí de- los hospicios ü hospitaütos» de 

Süe en el capitulo siguionle daremos razoñ, ala 
enefícencia p^o)^incial segun las novedades intro- 
dwidaa inodernan^enle eu la legislación y admí- 
nistradon del raoao. ; 

' • ' PÁRRAFO «.• .. 

;,.■',': J "■•::■ ..'•.■:'., 

•)\ . Bciipiiál4Q San JfYUUi Bauiásto (TTiO^dp Aicyera.) . 

EiUre 'los pffeeioso& n^fínuóiiéi^os que el 1^9 
de Bciiefitiendapósee .en^Pilfi^ y ixia^ contr ibu- 
yenxial oMament^ de^^ta ci^4pMÍ,. sp cjiei^tA^ coij 
imichjfdiaia íra^on el ma^nificqi^pip^ijü^ que Wjó la 

Digitizedby Google 



en:ia juno. IM 

dá, Csgrdeqal Arzobispo d^ esta 4i^ce8i» , D. Jqan 
P^O y Tayera,.á mediados 4^1 siglo, í y I, cuya 
estpbiecimieQto se conoce vulgarri^j^ote por Ho^pir, 
icUd^ i/í(Br^,á causa de que m ^ituaciqn esíuera; 
d^ la poblaciqnea elbamo que )laina:í¡i;dfi Ips .Co^. 
yaohi^elási al Norte de la jQmdady <;oinoá:3Q0,pa-! 
sqsdelapuertade Visagpa.; , ,:( -m > 

tiiy^ el Cardenal:iwtenéAoñ;de> edifica ríe; ea 
yaií^oí^si^iixs^ sienapri^^litramiiros; péro.se fijó poír 
iílt¡ii^:e^ el que ahora ocupa sohrc iioá iri.iiy e^n 
l€fD^ j^^plaQadaj á quBjtUn comunmente el noujrj 
bre áe' Pltameln de Marchan, coiTonipiendí^la vo^ 
Mai^isc;sti^.[que:.fi]é la )>niii]tiva düiioniinadQn de 
esta pj^qi^ie cqandü en rí>;}8 la iormó allanando 
lo^altísi^c^s [pontones (mat» bien a?iros) de cs^ 
qombros que,alli habla, el Corregidor de Toledo- 
prJi¡iier|^ri<|i|é& de Coriés, I). Pedro de Navarra, 
"qiie,<era Mariscal, y de este título le tomó la pta^ 
^^eía/degeoeFandü luefío en Marzal y eon el üeni- 
pQ'.enrjMan^aiii-. Concibió el Sr. Tavem el gran 
peo^aijíy^tqde eriyir un hospital geiití ral qgesir- 
yiese para la. curación de toda clase de eurermíe- 
ds^es»y para ello obtuvo permiso del Emperador 
Carlos V(l), y Ueenci^i del Ayuntamiento eedica- 
dol^el tercero para el editício; y por fin espidió 
el Papa Paulo, III en 12 de Marzo oe 15Í0 las bu; 
las 4e erección , concediendo á este hospital las 
mi^Qoa^ graciais, prerogativas y exencione^ de que 

(1) Este perTTiiso le coiiccdiíí el Emíiorador por ur?a c^rla 
fecbadíi ea Spíra á Eí de Febri^ro do lüíl , í'oncchida en dalos 
términos: «Uicgo de (juzman me dijo lo del liOspvial tpietíüd- 
reÍ5 edificar cen^a de la puerta de Yisagra ik Tpledo , y 'dü' 
larle. He holgado iniicUo cíe que queráis hacer tap buenu dosa 
y en que tanto se podrá Nuestro Scñoi' servirá El sríiti| me 
parece bueno, y asi con su bendición podéis bhcer empegar lá 

Digitized by VjOOQIC 



íilsfruUn \máe San Salvadúr ad Súndú Sánelo- 
rtffif, SnncH Spiritas inlVaina^jdf' Smfiago in Au~ 
ifti¿hi,éti Uoniá. Habilitado asi con todas las auto- 
rizaciones; licencias y conceí^iones f(tie podia de- 
sead, aicomcndó los planos y dirección de la obra 
á un familiar suyo, que era arquitítito nniy eíiten- 
dido, aunqne no ejercía la profesión (Humado y 
miiv conocido luego por el nombré de Bartolomé 
de Bustamante^, (pie los Formó en efecto y dirigió 
la fáhríí a hasta 15Í9, en enyo año tomó la sotaiia 
en laí^ompañia de Jesús; encar¡^'óse entonces de 
proseguirla el Maestro mayor de la Catedral Rer- 
n^in González de Lar a. y ílespueí^ de este Ibs ar^ 
quitecfps también de la Iglesia Nicolás de Vergara 
padre é hijo, quienes ñlteitironalííun tanto el pri^ 
mllivo plnn de Buslamante. Se eomenhi la pbf^ 
'Cn 15Í1 cuyo día 9 de Setk^mbre colocó la primera^ 
piedra por sKi propia mano el mismo Cardenal fun-í 
dador, y no omiiSé cuidado ni' gasto para qn^ I»' 
fábrica continuase con rapidez y suntuosíj^ad: maáf 
á los cuatro años falleció cuando apenas ^e habiatí 
constrnido las bóvedas, sufriendo el proyecto lá 
paralización que es consiguiente en acaecimiento^ 
de esta clase. No dejaron sin embargo de conti- 
nuarle sus herederos y testamentarios D. Juan áé 
Ziiñiga. Comendador mayor de Castilla, D. Geró- 
nimo Suarez, Obispo de Badajoz, y los sobrino^ 
del Cardenal, D. Diego Tavera, Obispo de Jaeri, f 
Ates Pardo, especialmente este üHimo á quien 
dejó el Patronato de su naciente fundación (1), si 

(l) Fué eslíí Ar<!fi Pardo, Mariscal de Cüsiílla y Alcalde 
THíiyor tle Toledo , i\ut casó con Dofm Luisa c!c la Cerda , hija 
del Duque 'de MediñaceU* y c^ii las villas de Malagon , Pa- 
i-ítcucllüs y otms fortalezas y áóñofíús í]üe tuVo , fundí mayo- 
iA2\fQ con título de Makgon en cabeza d6 su bijo niayor , pa- 
sando luego á los Condes de Alba tle Li&le , y desf^ues por 
enlaces sucesivos vino á la easíi de los Ihiíjues de Medinaceli y 
de Santísleban , que son hoy sus patronos de sangre. 

Digitized byCjOOQlC 



EM u Vano. tW 

gibas hmiM^radaá de i^m^^ obk*al mfeetcii 

míe Beprádla iiirímem|iiédk para facá^niat(áfrcíi¿ 
4iel pavimenio debajo det attar mayor) en M -áe 
Jallo de 1562 por el Obispo de BragonehiB. Lui9 
Suflirez, que lá bendijo ante?, y coo todd eso'iio se 
acabó este prihcii^al departamento hasta el año de 
1€24 en que se celebró allí la primera misa y sá 
eolocó el sepukro con lo9 restos del fundador eiir 
d centro de su crucero; podiendo debirseótro ian^ 
tó del resto del edificio, pues con^nzado, según 
hemos vi^, en1541, todavia no estaba concmí-^ 
d^en t599 )o qtiéltegó á' eonstrúirséíqüees bocé* 
más de lia mitad de la mbHica proyectad»)» habiéiidé 
quedadojjlor ievanlar toda la erojia.del. Nonéylme'^ 
diadela (te Orienté; con la ^esgracialódaviaidequé 
tampoco ise labrdse entonces su portada f^iftclpnii' 
qUévinó áej^ütárse'mn^y eniraUoi^a (A srgló«X<\íUlO 
Mando imperaba ¿I m^igüstoienias art^s; y así 
la Vemos iiue no corresponde pcitrnin^uñconDe^ 
lo ila grandiois^idad; sencilleiv proporciones^ per^ 
feécion de tMbajoqué se advierta' en «1 nesto del 
mobumento. - -'••':.■■.'' .í-..; ..¡:, :í si; 
:Lá planta de este esuñ cuadrado de 3M>>pie6P 
de línea, ^completamente aiélad&,< qiie no Ue^6¿ 
concluirse, como dejamos dicho, q^ledando «lotol 
hedías las murallas hasta el piso principa) eií>eF 
costado de Norte y mitad del de Oriente: la iglé^ia^ 
cae en el centro del edificio dominándole con sü» 
elevada y magestuosa mole. Todo él es de pMrd 
berroqueña,' muy 'bien labrada, en sus muros este^ 
riores y ¿n las columnas, arcos , antepechos Jr» 
demá» ornaméntaecion- interior, y el resto' ¡es (fe 
, ladrillo fmlo, perfectaméntéí toeMoij 'j- desolidísii^' 
mi ntómpostería, qué )e dan «londicionesdé d«Éral> 
don para nÍQ(^iO& siglo^^íCMÍpoco ífuese* tiuíde de 
repamrle. La facha(& y > entrada pHnbipai ^ «cae al 

« 

Digitized byCjOOQlC 



Sil .u//iDUBÍ)a.i 

df>t4iipem es e^eM€teei9!ki<qnadidQdas^FM^.«y m^ 

nesi Ó!lo»othíw,fjf diodos .ífiím{|dap,<íój|jr^ jtlP^^iftbQr-. 

]HiediodiA(,'tOfíenlfe {y'::P4nÍPÚtrei':'t^^ je^0 

iUti«i^.cj(>títádt))dosíórdene$ 'd^. sótj^o^iiO ibcw^i^^ 
(up0 «neimaid^l otifo)ilpíMfa.i¥V^lQ? reí d^ieotodít 
ed¡fi<íio.opuefi|¥iii aqw^ iadoi^eí^tá! fll t^rT^oiUiiíii 
Ghtímas toíií)iqueieailft;ir«pt^n>e íftlaípl^m^k^fíorf 

HA «rififltaUonalín^JftaidiítódOfii ^Pftígrandpi^rejftft 
eof el jp\$^ te jol ly, l)¿too»pp i m ^i práí^^ílpíM ¿jí »W^np 

dtia{tosu^(dnod«i|tos €^t}ate^G|u^JH46ie§q^in^q€« 

(|ue íiO'^et «acaJkQÍde> Jiabraiv>i id ^bierWi' jf^WíeivWí 4f^ 
c^panua», ' aeguii Jp que .ífij^|3|íe^eiiUQi ;SU>4ifí8A»Qit 
Nicqlás<de VersgWM ^1 m{i9i^i4im,m»é»ím^.míÍ9i^ 
tetsii^^Eú'iéL centro del )^(€i ff>eptev4QiP90;^qtvteáe 
de la dudad, se encuentra la entradat^l, bÁ&pÍMd 
oíaíipiiíí aportada de piedr^i^ labrada! jen ei;Mg}pipa- 
siiidOí.ldeígustQ oaíoyid^ewi^ado y nipy infeiiorsi 
ki'demtiaiáe^n j?acomefldab|QiediriPio: eoflfipápen 
i^e dífó fi^ 0tí^p«Msi,d0'ar4iii/^cUir^'!eon qolueaijíia^ 
j, ipH^triig d»!ordeHÍ Ü(^m left j^l fqipero, y ^egiua^t 
dft yi aeL¡^i(toi6notíftene»Q:ien el.ipterqolttmmo^ 
dQ^pi^jn|)i^Q'360br>e jcin,£ireo.d«^grapd^S| d^iveí)^!^ 
ne$^ que eiiry,©^ ide? puerta pripcipail / ,y mQVm\ de ístí 
e]a4(« !3Qr|hidibL mttírl^km . ifodeadoi^d^i^ojaraaci^í^ 
d*. n9iiy,ie!stf aIv)agapí*fMeifiíOfcp'jí greb^^^ 
HísttílíHHoii J^tiaai jeaí§UJ|íg4b^ }^si i'Ppr 
de-ílafe 'líí«ft.)e<W90(p(ffíjbs4ifi^^^^ 
^etóiktwiíS)» qtw^jalHMadaí^^íguttftrdeí teSí;quftlfla 
íaiK4iídtespifflíkb|esipwft:iiQ6^riW; ,:$^^^ 

Digitized byCjOOQlC 



imVgoierl l'r^qiiicf^ue' cMtiebe- ^ nomlffVs éé}k1^ 

^Aii^ldé^múí^'mk'ñ^ m ^\Pí'Áíléá\tá^pMvií del 
mifh\ y sdlíré'tetitífaMedel libfeífe^írcíníMiá'OtM 
t9AJéi^^mmems ei^mv^gánteíjiit^ lÉfáe^ahajwáif, 

crtpciótt -ett = lel^'pmiííyj ItílotÁá' y! ooh » ifitt áiífttettiá 
i%réi4át^i^qiVé! ]a'kteríor >'c«h]^ ^i^éUtido ' Vl^é 
á-#értifaá'ímtoife¿t^tóridi3qüérihydÓí'Wfíát¥b^ 
aqüdt tfertiplopfef^'Dtó^ ' »casa i/Aw^íds; pólr^^y 
séJ^fÍ*»t^fpará''*íWbájO'>d' ri^ 
Sm luán 1ftikiBtaisi>élEmi^édtí^ÍflJ0Íl9i lu^W^ta^ 
Ver* ,• í GáifdlBtíál I AvzoWftpoife toledo V Prtffiadorí^ífeí 
tes lEspfiíñág', '^teí^feéPíiadUf láé\ 'H^m 'pCfi^GAñ^^^ 

Rtotibtaj <^tyf/é)( at^áü^hmhjf^AfíÁ^ñmí^hiíÁS^ 
y » í^rWá»a^odtí««€feta f)«rtia<fe ^otr' aní'ift'íírttófaidtt» 
sióbP^'éeiyW'(jertt^0'*éíítóVáittrf^ü4rA crida dfe'^WdyaJí 
yiá toíí éBlft)itiofeJd0^flattnfer«oífi.^dy'>l4 A)h^^mUi^ 
rtaVfiñ'^ títlnáoíiOt»iWrtáir»hsPy«hAei4> fi* Wínfed«y 
oti'2i»itíérfii^queicoMÉa|dt^><Uiv:al>(io>«^ Ií^W> 

reinado ' ^op un^ ibutoén' c6l'HAt]í',^«<uH t^ '^ni^^dfi^ 
asiéhtd» sobre il«í'Í0(*iri*'>»<>|aqu¿lr'4*<eí^oálfenttt^ 
mtiy biett» tafttód(»»iefli|Él 'rtledf«»«fitetoft!y»sábl^t' 
pot 'MétOfiai^l áft«4iMda''ákitÉig^nadohi!«fel8liífitQr. 
pi^écürA)rlBttailulaf;"€ka*Hiniíftwfe sfe íiáltó'ln^dp 
muhídada|hl^'(^n'^Vjriteyidi.^¡ddtb¿spi(ii^^^^ 
d¿F Wéñi^i*6^ '{iai«i^lb)Í'^ide{ClhTO|eHb<^)éJ» ^rán» 
póHiéi^fá>gttedáftpa6ov<Mr'mi!4fno>)qu6¡iio<^nbtíbif^ 
tnai cdn í(iMUtDd»ámgusi6|id^«»éeslfiítfd««tettii^ 
badbiitostfi' el lángdl^sf »tld'tfqioiii bife ^HúHvim ^b 

Digitized byCjOOQlC 



3M WILEW) 

Norte. BotiealeMBted^ ífcsi coipo^RW lel de Fíh 
m6nt0 i w4€aft al edificio , upos cori;^ .cerqa^og 
qUQidto mucho! desabogQ rf establwffw^tQSi.y 
eannod^ ellos, de bastante estaiision y nmy 
ventiladla,; tiene 3Ü ciimpo símto ps^los. ^i^er^r 
luos y di^peodieptes que miiereia^ ^«^í bo^páal^ 
' Peaetrandoaboraen suin|teríoppiQrl9!)pii0r|i^ 
,pFÍncí|)al del Mediodía, lo prmiero quo: s^ .c^reeq 
aji paso es MD atrio ó vestjbido suiií)aineqtQ]4e^^ 
abogado , compuesto de tres gra^di^ bóv^^as' de 
b«6taptemériu>)por;l¡o mpy P,i»p?^'<íue sw¿ Wh 
viendo 4e qlave á|a de ea modio; up^ jesQiüdo.QolosiJl 
de las armas del Cardenal fundador; eaaBftb^s te- 
teros tiene puertais que comuqi^n á Jaft; ba^itf^r. 
e¡f)ne6>d6l porteroy otras dependencias :^e la jM^p^n 
UJ^ja, y enfrente de la entrada seí jabw Otra fiw 
tres ó cuatro escalones pai^ el patio- príncipalf 
Hállase este magnifico patio dividido en do^, ppp 
un pórticp quede^elaentradapor el.zaguan ó vés^. 
tibulo conduce derechamente 4 Ja iglie^^, y consta, 
ci>mo los deiuas que rodew todos los contados dé uin^ 
yotra división en.el^pi^o bajoy prbx^ipaU de a^ 
QQ^jde piedra sostenidos por columnas, qm jdaí) 
á ;este soberbio cuadro un a^^ctp; sorpi^dente 
de majestad y belleza : 80«i;noventa y aeís los. ^Vy 
c^^y cíenjU» <&ce la^; «columnas aisladas i^jBi^ep.t^ 
aue $e(<)ueataa en ambos pa;tios, todo ^p.rm pion 
Ora fina, por donde 6^ puede inferir la' magniupea- 
ciadeesta fábricárp^o para ahorrarnos d^.ma^ 
difusas esplioaciones que nunca sería:n tan exacta^ 
y autorizadas, vamos >á copiar aqwí la indicacios^ 
que Nicolás de Yer^ai^a, el mozo, uno de los ar- 
quitectos aue la dirigieipon (y acaso elque ladiE»Q 
m ^ estadio que hoy tiene) baee de este p^tío y oe 
la distribución de apositos y oficinas cont^klaa 
en las galerias aUa y baja , como tambicn de. Ia3 
demás partes del hospital que; fueron constrpidi^a 

Digitized byCjOOQlC 



(liie bayao llegado á ejecutarse. : • • -: 

. «jE«^jtran4o, áíGé, iior la puerta masprinqip^l 
«al z^guáa, se entra á.un grapde tránsito-portiqp, 
^ent£^<l# patios .coa <joluinQfis del^géaero dái^ico 
«en primero suelo, y cM jpaÍ€»eQ sqgundo coq,^^ 
«arcos y corpisaiUj^Dlos*; ioflQ de .sjagQlar/lal>9j^.y 
«de piedra be^roque^a, <q^e é^.ii^iuy. qstimada p<^r 
«safirtQieaatj ;est^ilhla4^ y^PQ^qu^ Ips iueeadio^ 
«ñola /(^IcÍDai^jQicas^a^. Xiei?m) estO£^ )do§,patiÍ9$ 
9(^Qfir^ta y ocJiO; elaros ea p^iiqeno suélo.y qí^q$ 
«tak^^o^en s^u^EMÍa, coa sus ajtj^^, y otra^ tantas 
«^guMií^s cqnudjez y s^ angujwpes de esppsivo 
<tp6so. Hay e«..lQs,pp|rtic()sy patios Iresr ^gíb/98 j 
«dos grandes p()s;9s. ¡En el patipdé la mao^fíef)^,- 
«cha, coflao se epMía dpTiql^o pdrl^ pl^g^i^stá 
(lel cuarto,d)al^^mipi^rddojr».que se cpaipopeci^Q 
«ciL^ro pi^i^$.muy(Cap9pes.coa.aIcojbas,¿ albai;u^$ 
<^^pcUa^rff jirfibe: qiía equimie á aÍQoba pequeml^,, 
•camarines y retretes y todo<rUínpUm¡eiito; J^ieu 
«acomodado , con cuatro ventanas grandes sojl^rií 
«lapl^^saal Mediodía. J)el)ajo tiene bóved^^s qué Je 
«sirvep de CQcii^á /despensa: y otras oí^cina^- ^q 
«el patio de Ig^mano; izquierda como ;sQvvenlra de 
«Toledo, está otro gfan cuartftcon bqyqdsis deba.- 
«jo,. de mneho servifúo y ventallas, al M^d^di^, 
«£n el ^gundo ^^eíq sobre el z^nan^ c^t^.la .Coa- 
« (aduna Y^ue es la salame tiene el balaan sobr^.h 
«ptierMipríncipalJ, dK>n.de se hacen Ijas cuentas de 
«los gasto^ del hospital y se guardap Ips ,liÍ>í;QSry 
«papeles toc^ptes á^sto. En lo demás del liep^o 
«están la^ habitaciones del Capellán, mayor 7,9^1- 
« pUaiies mas. ^qtiguos, cqo ventanas y l)aíqpnes 
«la Mediodía (1). ]Enciin&, en ti^rcero suelo, 4^. parle 

(1) En-uiití dee5lo§<iuartos(el quecaepreQisapicntcdebar 
jo del reloj) iñuríó el celebre escultor! iíj^pso de Bcr^Ugu^jf, 



'Digitized by 



Google 



SAI téLÉiia 

«sus dos torres de reloj y campanas. 'HoOrtl^.'Bii 
«•el todo de Poniente, en pñtnev^ixeM fime^^^decir 
''Imbien en ti segundo^ pues s6h dos enfftiñtrkis 
^i^uútes una sobre otraj están las enfermerías éon 
«Ventanas al Mediodía jí {it Norte ; lablrsldás con 
«mucho p.rinaor, propieáad ylíttaeza, y tan Kiri- 
«pks que no se íes echa de ver los itíüchos enfer- 
«mos de que están' llenas. A tos hdo^ tleilcb^as 
«oflfclnasque han menester para s» éhtérb sérW- 
%icto. El lar^ de estas áalas; eif urtli* línea irétitáés 
¿de SOepies. de^éücho^8,ae^U<y«6. A lá'^^rte 
wde Poniente están fortafecjdaá'liói^lá parte ^ékté- 
trior en lodo su largo eDn cincb Wrhés que láh^ü 
«de aposentos para enfertííés'i*éH]¿iós¿s y gente 
*<hóiirada, y de escaleras 'tíe^litíücha comodidad. 
^¿eba|o dé estas enfermeríds hay otras dos del 
«mesmó largo y ancho que s^n bóvedas y tjcrntra- 
«bóveda5. iéh que hay cofeltia y desjiehsía y^^efea- 
tfdo de ajgua y fuente^, '^ara qué no sea riécésario 
«bajarlo de arriba. Toda^' las enfermerías tienen 
«ahares, en loscualespueden oir misa los qué és- 
«tan en lascamas, siti tíeícesídaddé^sponerse. En 
«el lienzo á Levante,' ésta én prirtiér.süelo el refi- 
«torio dejos eclesiásticos y el ¿líartb de lolá'oficío^ 
rdé Mrfyordomó y Escribírrioí ■ En lo'bájóbijvedíis 
«,que sir^Veíi de despensa y ^ínas Con eséáléra en 
«medio del cuaVto. En següiido suelo hay aposeh- 
*tos^é<íaÍ?eH^i^es menos antiguos. IJn tétóéro, al^^ 
«redfeíiér de la galería, lob hay dé rAiriístrcte qiie 
«sirven en diferentes 'éficios.En^ esté mesmoliéh- 
«TO dé Letíanffe está éítopezado tiri cuarto ele 160 
«pies de !argoy<le 20 de alto, éfctóleniri pri- 
«méré Suelo sera salk para enfermos dé ;*mai de 

Señor de la Ventosa v Ayuda de Cámara del Emperador Car- 
los V , el ano de IBftl cuando concluía el sepulcro 'del Carde- 
Jíiál , qué fué su últímá obra. 

Digitized byCjOOQlC 



«bubas. Ei^ 6l «segundo ba ^ei baber^p^ogentoa ipam 
«tdoce saceitfeotes vi«jlbaéii<npe(lida9váquíebe9&VSi 
«tratará el bospUdí.^por qo iQQWQUOsjCoeiquii 
#pa8ar la vida. £r teroero su^ baboáiinafif^r 
«se&tos. papa los minisbros que lci3 siüvienen.» (1) 
Desgraciadamente ^l cuafrto que dice Vérgara 
qUl3 estaba eeopezado» asi S(e quedó, pues cooio ya 
teoieiOQs -repetido, la seguodiiiuítad del lienzo df 
Orieote solo se ,alsd basta Ja cornisa dj^l püimeír 
eoerpojó piso bajo, y por consiguiente esa .mh 
que deátiúaban para la euiracion del maV de hub^ñi 
debeaer la que ahora estáíConvertídaparte m ta- 
ller 4^ icarretííría y p^te en fragua^- iwíwQndoque? 
dado éa h$mr >\q restante jde. este n^i^^M) {m^o bás? 
ta faiieailulnarpuyos^ eiifiientQS eontj^au sacados 
algunos pasos 'mas, y todo lo dé encjt^^'qijije/hatbia 
de haber ^idOfKai^a snoerdote^ ioip^ai^os. pobres y 
sus sirrientes: Réstanos advertir qu?¡e9 laliqi^ 
ddt Norte del patío ¡ principal á «n()/^y.Qti:9íQOst3do 
de la portada y átipio:de la igl^^a.lpiay do&(>ala§.jil^ 
edificio que van ¿incestar en los ^respectivos H^r 
zos jíle Oríaite y Poniente, íilzápdos^ por supuest 
to á la misma altura que lo^ ptros^ y teni^n^o ppr 
delante su correspondiente trozo d^t^al^riaigii^J 
á los (temas frentes eñ ambos pi^. Jti^x o^tos liay 
otras salas. enfermerías de ambos sexos, mfi? pe- 
quenas >y abrigadas para el corto ..número^ de en: 
fennosque la; jescaaez de rentan á que hg yenidó 
de&talílecimieatopermíter sostener, y, en el piso 
bnjo¿;á la izqul^ai^egua. se, yá parala iglesia, 
esteba y creemos que CQOtiniaaráf todavía la bqiica 

(1) EtSr. Amador ^áioe al folio ti3 que fueron, labradoi 
estoa d^riamefitae ^Q la- fqrma que iudic^ . Yergara : pcrq 
Lay equivocación en este aserto, pueá solo se llegó á cons- 
truir el salón del piso bajo eme hoy es carreloría y fraguas , y 
lo demás de ese benzo de Oriente se quedd por hacer^ así co J 
mo toda la parte d^ Norte. • . ! 

24 

Digitized byCjOOQlC 



37(^ TOtiSDO 

propia de la €08a ; y delras en un palinilla su la- 
boratorio guimico, si bien boy no hay profesor 
de farmacia, como nosotros leí hemos ciHiooiáo 
asalariado y cm habitación y demaseiiiolumentQs 
(conM) dependiente interno), lo mismo que la^te- 
nian, ademas d€i su decente dotación ^i el médico y 
eitujatoo , los cúale$ actualmente "no viven allí; 
ñero céíntihiidn dotados y. visitando diariameiite 
]a)^>enfe]^mepiascomoán1es^sin que la lunt^ de 
Betíeficeneia se haya^ mes$c1ado para nada en la 
dirección y ^miníátrach^n de este hospital , pw- 
que Biendodé patronato femiliar ó de sangre, lá 
ley no la otoi*ga facultades para elto*^ hoy poei^ 
oomo anteriormente , ejerce sus «derechos de pa^ 
trono con tdda amplitud el Sr. Duque de Medina--* 
celi , á quién pertenece. 

Vaipbs ahora áde^ribir la iglesia que segu-* 
ramcntetóori^esponde á la magnincencia y hermo- 
sura del patio y oficinas que acabamos dereseñar;^ 
y aunaüe ésto no fuera , bastaría el sepulcro dei 
rundador, que se ostenta bajo de sucúpula; para 
hacer absolutamente indispensable la visita á esta 
Capilla de toda persona curiosa y aficiot»ada á las 
artes. Ya indicamos antes, que el pórtico ó gale- 
ría central de arcos y columnas, que divide en 
dos d gran patio principal , conduce directamen- 
te á la iglesia ; pues bien , al frente de esteinípo- 
líente corredor se contempla la portada de aquel 
soberbio templo, la cual es toda de riqüísinio' 
mármol de Carratá , trabajada por la .valiente nia- 
no de Alonso de Bermgüfete. Pertenece al ¡ótAm 
dórico mas riguroso, y se compone de dos co- 
lumnais istriadas que aisíentan sobire pedestales 
cuadrados, en cuyos netos están esculpidos de 
relieve unos platos y sables (aludiendo al martirio 
de San Juan Bautista su titular , á quien se corto 
la cabeza con un alfange y se la presentaron eolo- 

Digitized byCjOOQlC 



EN kk HAIIO. 9Hi^ 

cadaeniUii)[dab>'iía:toiicubina ddkitkañoJtoroT; 
der, qúetjk)ri;$<igestíoD6s de esta lebaH^mandah 
dQ;de¿^af )^.y ipecíbim ia degante comisa en 
que-hají.liiidi^aiakDeDte talladoa triglübs y me^ 
tópásVcfwq rtíqiiieré éseórdea. de arquitecturá: 
solMre el oonüaaoieiiÉ^ se dtza el escudo; de armas 
ddfttUdad^Nr, sostetiidoipoír dos figuras <x)a toalet 
iDíBtar^ Feeo^adas/de uba aiaiiera muy graetasá" 
en i á&& leones < . y !para decir de una tez , lo es-^r 
meirado : y i ¡Perfecto, de i la ! ejecución de toda esta 
portada , basta anunciar que la trabajó d célebre; 
autor ! de Jas sillas jdelodtot del Arzobispo, en la- 
Catedral y del sepulcro del Cardenal len esta igle-' 
sia. BhtR6epor la puerta que sé abre en el een^ , 
tro ó intercolumnio de tan "precioso cuerpo.4eai^T 
quitectura , en un amplio vestíbulo que en medica' 
de su sencillez rev^ yá la magostad d^ templo i ^ 
quien precede: es este atrio un gran salwcuadrir 
longo y atrayesado de Oriente á Poniente.por de-: 
lañtedé la iglesia, compuesto de tres bóyedítsco* 
mo el que vimos á la entrada del edificio, pero 
mucho mas altas porque sube su techumbre h^ta 
la cubierta del segundo piso ó galería superior i 
del patio, á la cual tiene un gvm balcón qijte le 
da luces, scí)r& la pü^ta mísoia que 4«^áinoa 
descrilA; y. frente á eMíi hay otjfa segunda pqht:, 
tadajtit^ier, aíunque no de la-misíi{Mí j^^ra y;, 
ornatos quela de afuera , dtíl órd^n dpríco .tí^- 
bien« con suB pilastras, Jambas ,. cornisa y. fiPon- 
tispicijo , la cual tiene suspu^as de noga|]0omo. 
la primaba que dan ingreso inmediatamente já la, 
iglesia. ) : 

Es este templo uno de los m^s notable^ y ms^^ , 
nifieos que. hay no. solo en Toledo (donde tantos^, 
tan ÍMMMios hemos visto, y veremos aim) sino en 
muchas otras capitales de mayor importancia bajo 
diferentes conceptos; seguramente tenia razón 

Digitized byCjOOQlC 



3í2r tmMíXi 

D:'AAlonló44oÉzf cuando enta^dart^teroepaí deto 
cttdd^ *^V4áje de iB^añá^' deesa faabiaiidp de esta 
capillft^e «al entrar eh e»stá i^e$ia psireee i^ixe 
se ensencüía el ánimo ^' y eáto sacede la grandio- 
sidad ooñ ^ue^ se ejecuto , de la ¡bella pn^orcion 
desíns partea V y del re^so «(ile se nota en todas 
e%5; » Su plnnta es de ^rm latina, colocada dé 
Nor^á<Sur t liene una sola nave , pero wberbia^ 
y -su irquiteolara pertehece al ^rden dórico en 
prtmopcSon d^ipla /qné dicen , asi eá el todo bomo 
en laé^>párte^: no^ sábeipcs iá pmito fijo sus di* 
ménsioM^^i j[>eiiQf no Vaoitamos en asegurar que su 
lingi)iüd^pas«rá de 1 iO^fiiés y >sw janchurot ' por el : 
cruoeró*no ' bajará de> !75 i -8Q ; Icón ; unat ;aHuirá^ 
bai^a)a'>lKW6daMS(tie detbe elprbxiinarséiáJos 100. 
Sl^pavimeMo eb dé grarñld^' losase deímárnfiol 
biafnicp^i'dob ^ótaltds de • la húBmi cktse dé'^ piedra^ > 
pcÓH^ negwi', embutidos en eí centvo deead^ Dña: 
de 'ellasi, formando un juegd que le di iñudoat 
viscmüdady magnificencia: el cuerpo dé iglesia 
está t adornado ^coa ocbO' gigantescas pUaáIras 
(eua(á) á cada lado) que se alzij»! sobre un ba- 
samento general de piedra, hasta recibir la cor- 
nisa <fm corre todo el ámbito del templo , osten-^ 
tandd^inór m^tofyds en sufrido loé ya Afienckmados» 

Ílatcisy alfáttge^ alusívois á i» Begollaéion de San 
aan'-Daíéttetaí «én;:el entrepaito de. e» medio á 
cadáf -co^adb ,i hiay ñnía ffuefta grande c(»i sus 
mdldürásohinarcos'de piedla', y sobre ellas se 
nolan^ linas hdrnachíia^s:, decollas también con 

Silastrás, repisas y cornisaméntoidóricoqpue'sube 
asta el arquitrave , y al pie de estosnichos están 
imós grandes lápidas de mármol en^ qué con ca- 
racteres romanos i^ encuentran grabadas dos lar- 
gas inscripciones latinas, ^tfy o sentido ««I si- 
guiente: • 



y Google 



EN LA rnim» S73 

Al;ladddel Eyangétio: • • i ímÍh: -; 

D, Juan Taveraj Gf^^al'd&^Bánta JglofiaMsl^ 

fhatM, Arzobispo : de fdedo, lúqtAddor'igimgral, 

í Preüdmt^ del Cmsejo Real, típbimador\d$\ \ las 

ñéinos ée Castilla y Lemporel Césqr€árlbsi¥, 

' brácuh de m siglo, ardiente eú reprimir la\her&- 

'•''■'giú^' moddo m el exalto Dimna^sin^ségiiffdóimesd' 

> ministrar las oosaé páblioasj^muy mlittío raerlas 

■ \' Reges m ánéiíÁons indúlgete ffl^ 

: > t consigo msmo, y grato á iot ojos de^Sm^s^ mútéó 

'''-dpnmrdiadeAgoitó>d¿t^'íh. •) rol mm») Ii 

Casa oonsagrtídá á San JuañiRautiéUí',) cólemáde 
. > ! Jhresbitero^s, m/iparüde la poSresaigficradas-súr 
S gxariajkúá ^ahd qm es amoMej^prinbipiadaifo- 
l'íi%nunt$¿lMade 15ii ;9^ Idtpieaád éia^mMiAa 
'^ddiltastrisiéio Cariim^l T>tii9BíVi, i/ Mmen^ 
'tüfnmmtemmhiida^é^Offdeii^ 
'iéíéáf'fii'iMipmSlri jB^* Biego Pardoi\de¿iíílbM*w 
' ' TaKemj^M(m[uis deiMttagmJCoinde\dé !Títí/afc«l- 
yr-'sov dél'hébito TñMttárdp AlcMard/^CbúieñSadár 
• ég^'Skds ydéWa^ 
jemd'de t): Felijpe IV, añd de>á%H, Amkúsitt^ 
'^íeronhn mismo ámmój un misino 4imge^y\u\m 
misma gloria. 

Él crucero es, amplísima y .grandioso; ídeíotta? 
t)cho pilá-stra^; igütVlte'9^ áT$|S^el'éufer]po d'é'laf'lglé^ 
sía; arjrai^can'li)s pü^W arúp'sjtóií^fe.í^^^^ 
de las pechinas de su^ ángulo^ (dp»ap;8e #^tj^h 
faermosos escudos con lais awpas »dej.fijiiíénd(») 
sostíeíiéu el Mllo dé 5t píeádfe dtámietw ^.«te 
se apea h gnn cúpiüd^:^ é^^ 
m oohaeompaFtímimtes y. AOF.wada.por u^a igrar 
€Í©s*. interna , de éity0 c^tro! cuelga ixn tergó 

Digitized byCjOOQlC 



371 . TOLsna i 

alambre del que pende él Gapdd dd Gardenal, 
contándose desde el pavimento déla bóveda ó pan- 
teón qBé;li9^ debajo de este crucero, como luego 
Veremos^ basta la croz'de hierro en que remátala 
linterna por Jávparte dfe afuera, la rtepetáble altu- 
ra de 810 piési \Losdos brazos, del crticero lucen 
^n sus testeros dos .ar¿os^ figurados que. isuben 
también basta >lav,cioiráisa\ general ^de la iglesia, 
presentando en j»u iMtiJolér tercio cada icuaf, una 
vpuerta e&ornada^ iCon lúotduras y froñtonedvdel 
< inismo fiéáeró d€;o ar^üitectujra que. remay énú todo 
el templo: comunica tíbdel c^óátadaVdela/B^ísiola 
con la sacristía, que es piez^ di^goa delal iglesia, 
muy decorada y de airipUtüd má's^qüetiiélRana, 
halían:dosevábünd^tem)enté pit)vi^ de. ornamen- 
tos, vasos sagrados, y otrosN utensilios' de pCata, 
custodiados ea biienas cstjonéríás de.nii^ ; . y la 
> del lado del Evangelio no tieiie uso iitngunQ;:ók*di- 
náriamente, hallándose jimtoá ella la sitfei^á del 
coto con el facistol, órgano y dornas;, ^menesteres 
para los Oñcios Divinos qfie díariapoieát^ celebra- 
nan aquí el capellán mayor y ocho menoreá-xiue 
fundó el Cardenal para que hubiese €!i^ ^átit iglesia 
culto permanente y decoroso é hibieseñ/sufrtfgios 
continuos por su alma (1). También de contem- 
plan en estos brazos del crucero los dos altares 

(1) Como la pín^e dotacioii que el Sr, Tavcradejtí ase- 
gurada á esle hos|Mml , tanto para su principíd objeto , que 
era la cunicion de lodo gúnero de en fcnn edades y en paeien- 
lesde cualquier parle f^ue fticscu [pues ya be dicho que era 
general), cuanto para el sofitenjníieiito , de la,<;apilla y culto 
^diario eu ella, consistia casi csclusivamefiie eu diezmos que 
compró^ íKJrque en aquella época era asta retita la mas segura 
- qufi íie comjciíi, Uc'ú m de hifenr qii^ en; nuestros iÍGmi>os ya 
babia venido muy á mcitos/ y, por íin se ha reducido' ñ la nu- 
lidad cuando por efeclOde las reforniíis poJítíias bá sí^o abo* 
lida la prestacioit deeífnat; píír consigüienUí oÍ exííüe ^-á cápi- 
Ha, ni mas eulio en lu iglesia que la misa recada los días do 

Digitized byCjOOQlC 



c^tei|a)es»..cuj06 retablos WD de loadera p^ta-i 
(la, muy Regulares, coai|Hiesto$ de colprno^B ipnii 
c^ coa wcQrnisand^tp y coroqactoB deltáQi6inio 
orden; >^inbQS tienen pinturas en lienzo, b^s^nte 
apreciiai)!^, ri^eodo la del Bautismo de Ciisto¿iqud 
s^T^presénta ea e)4eUado de laEpíjstc^a, de Do- 
painíQo GrQw„y la Anunciación dp! Muestra; Seño- 
ra que ocupa el intercolumnio del otro, ;^s tenid^ 
pprdeBafi'QsOt! >h 

La capilla maypr. ^tá bastante? mu aUa qpxet 
el regtiü de bi igtesia , subiéodoscí ¿ ella, por siete 
gradas de mármol. blanco qij^ ocupan todo el aa-? 
^de la uave de poste a poste. Es ^líre^biterio 
td«a 4eS)ah0gado y espacioso Cft^no correspoqde .i 
l$l,magmficen0ia del teaiplo, y llena todo su írente 
ba^la bóveda al )*etablo mayor, hecho de made- 
ra pmtadaámitaiido mármoles y compuesto de doá 
c^erptfd de arquitectura. corintia, con grandesco^ 
lmpp^$, íhsasameíito y coroaaciou correspondien- 
te^, rsiendo íepi^nsible la despropprciw.que «e 
^jávierte-entre el cornisamento y las demás partes 
ͧ, esl^ ^áquina^* tiene en los mterccdumnios ali- 
gnnos lientos del Greco, y no de su mejor manera« 
y además le adornan algunas estatuas poco nota-; 
ble^, rematjando en un coronamiento ^emicirtíun 
lar que cobijaiun Calvario, también de italla; pero 
en inedio de lo^ defectos que dejamos ^pwHadoSi 
y que ícíd^viia son: muy lijeros para los qtte desr 
pues seJnUtfdtijeron en obras de este génj^o, el 
iodo d^.r0t$J)k)tK) deja de ser agradable y de 
correspímdér etí general á- la suntuosidad de Jft 
iglesia. Delante d^ él está aislado el altar con su 
Wesa.^fadasiy tabt^náculo, que es muy lindo auur 



préoopto^Qnio.ea cualquiera otra casa de comuuidatd: slepfío 
noy solo tkm presbíteros en el ests^lecimiento, pnp que lead^ 
ministra y otro que asiste espirituajmcníe á los, onfe^inos. . . 



y Google 



47ft tóLÉBo ' 

qUé<lémásíado [Véqa^gopam a^ti^lisltio: y pof IJA- 
timó debe 'llamar la aterÉ5íón'de los inteligentes 
élreti^atbilel fundador que pifító éfcdtáda DomH 
iíko Tháitoeófíoll, ski ihcurrtr en iito^tífiía de las 
ft*écueiHé¿ estravaganéias que de^ifaciaban á tíie^ 
niiáü sus bfiltóhtes doté» ariísticáfe^, y áé contem- 
pla eolgaiio del ihuro de la Epií^tota m el mfsmt^ 
pl^tíbfterior''!'' ^ ■ ■ '■': í'^*-' 

Pero lo que sobre todo lo mucho y 'bueno qué 
htíf eá eslalgléáia y hbspttal^éáüáft lá áíiímira^ion 
dé cuantoi^ lé afeitan ;^(n cansarse de áiirárlé y 
e6luAia^Íe,<eiá el iiicM)|!»arsíble sepulcro del repe- 
tMoiíiitídsídferisíl Arz^i6p6 y. Cardenal D. Jtian 
fatfem, iqtlfeí'ííé ^ccieíitra efíel c^ntíro del erecto 
pbra^üfestíguáf/eték'iiaryí^teel á^éi»ito:.súp^H<^ de 
AlbnsoBerí'Ugueté, que parece haber querido pro- 
hÁt éñ eka 1^ úitiiOá obra que el gébiond^ocutn- 
be >á Itt ediad sino qüei siempre es íno2o'. Gbm^fí- 
tóle á trabaj^ir €fn 1589 y leacáhó en Ibei/perd 
ayud&ndtelé últimamente á rémafóratgubas partes 
su hijo A^nso Berrüguete y Pereda^ áeguii dicení 
l¿s asientos d^l hospital, porqué se conoce qtaelob 
mncbo> afSíos y achaques le apuraron bastante 
cuando laminaba ya ja obra, y-tuvo que fiar á 
su htjó^ (muy entendido también eñ el arte; aun- 
que tío tan femoso como el píadre) la! ejeoucidn ó 
úkima manode algunas paiK'Os que aun rió tenia 
concluidas del todo: de este modo se oondlia per- 
fectamente la verdad de lo que epcKbe D. Pedro 
^lai^ar de Mendoza en la Crómica del Cardenal 
Taverá (<jue compuso siendo Administrador de 
este mismo hospital) de qué Berruguete vifvió lo 
baístanie para dar concluido el sepulcro (1), con la 
exactitud de la ol^servacion del Sr, Amador de los 

\(í) ; las palabras de Salazar de Mendoza son estas: «Fué la 
pósti'íiríí dosa rjue WJaW, y kiego rtiuríó éntin* aposento que 
cae ddWjo del rtlbj , el dicho áffo de seáeíatá fiMOi' 

Digitized by CjOOQIC 



EUtAttiNO. $n 

Rfos^iq^ eh süTolefáil^tdi'esca'opinA^ftte €Í^^ 
itiátoiíiáá quéla deBériii^ete sé^^nfpted eh la^ 
bi^fMPica ssflrcófego; toñ efedq ifiCeftinio: otro 
artisfia^pero taú idetmlléá4ií^o<mBi?ÍYáguete cóitiíi 
tpie e!^ su hijo, y tatí bájalíi díiredclon de'aq»! 
insigne artisíiay esp^rlmetitadoaDeiano, coincí«f«^ 
hacia ló poco (jaé hizo á sa misma Vista, y esM 
splo m aecésórios á los que faltaba poramént^e la 
última matice y nada mas, podiendo» suceáerq^é 
ImAü f üeseil las estatuas -de las Virtudes hi^ toe»daé 

Soi^ Altfiiso Smnruguéte e( moio\ al cual se a^bó 
fe pasar a trabajo de sq ^adto mí^áe Setíémi^ 
bre dé '1362, como tainbien al testamentario: «(ié 
feSéy Hiernata^Genzatez/ según asiento que obra' en 
losVIibfOsdeV-estabiéüijfiíiiento abanando á su con*^ 
tado^ 993,7#í^ maravedises^^ que habia pagados á 
dicNcyfiérrugU^te él mozo y testameniarieGooiEa^ 
lezpór resto dé la obr» del seimlero qué bióierad 
pacáre del íprlmefó,' otorgando éstos ühiquitoen'í 
de^oviéhibrédelBiS aáteelEscnbanoLui^ A)^^ 
lerafhabiendopúes^ todos cestos dato^^y sabiendo^ 
se qué Berruguete el vijejo nmrió enlS de Mib 
de IS^l, lío hay kioonveáiekite en' darcrédiioá 
Salá^aV de Mendoza , que téhia motlvos^para «a- 
berid bren cuándo dice que conoluyó' Alonso Bei^ 
rugoete.él sepulcro y luego murió en el cuarto de-* 
bajo del réldjd^ hospital. ' . : ] 

""• Pero Tamos á la descripción de esta famosa 
obra , y ^i^a eilo nos valdremos de las ^ palabras 
mismas q^^ emplea configta^l! objeto :eL citado 
autor de Tai Toledo Pin toreseavp'orquesoí) las pas 
própias'>dé que pudi^amos'Msar á fin de. dará 
liuesti^o^ ' léfctores una idea '■ exaéta de tah. célebre 
monumento: dice asi ^ Sr. Amador. «Goiiipfdn^ 
se ei^e^Bepuloro de* una urha > que asienl^t sc^reí 
un sotabanco de airosas! n^duras; viéndose i^í 
cada áf^ulo m águila de escultura capriehdsi 

Digitized byCjOOQlC 



/priinoimamente taUada3. Eq I09 fcept^s 4^ hvfí^ 
lerida urna existen esquisitos relieves que rcprc- 
seiitaa varíüS pasagcsdg las vidasde San Juao y 
Santiago: en el qiii^ mira al altar mayor bay una rica 
medalla de San ¡ldef\m$o en í?l acto de recibir la sa- 
grada casulla, y en elque dú vist-a 4 la puerta otra 
00 menos estimable que en un lindísiinogrupofigu^ 
ra la Caridmh virlud que babia santificadü el cris- 
tianismo y que babia movido al Cardenal á eivijir 
tan suntuoso edificio. Eq los coíí lados de la-uiína 
se bailan en el centro dos bajo relieves circulares, 
notándose á sus estreñios otros dos que atiben 
también las miradas de dos inteligentes con sus 
grandes bellezas, Uepreseutan los del Evangelio 
a SüH Jmn ¡mátenle, el Ikmíismo de Jesús y la 
^ef/ollacion ; y los de la Epístola á- Santiago pere- 
grino, su aparición en ta batalla de Clavija tf un 
carro tirado de bueyes, cuy h coro posición parcH^^e. 
aluflir á la invención de su cadáver, junto á la 
dudad de su nombre. Sobre estas medallas y re- 
lieves se contemplan uu escudo de armas defCar- 
denál, en loa pies del sepulcro, y dos gallardos 
tarjetones eü los costados , sostenidos por dos ni- 
ños vueltos de espaldas con las cabezas casi ocul- 
tas y teniendo bellas guirnaldas de llores con una 
calavera en el centro, siml>ülo de la fragilidad 
humana, llállanse en los íjugidos de la cornisa 
cuatro estatuas algo menores que el[natural que 
figuran en ingeniosas alegorías las Virtudes car- 
dinales, producciones que en nuestro concepto 
no pertenecen a Alouí^o Bcr rugúele , por lo cual 
Aos apartamos arriba, de )a autoridad: de Mea* 
dc^a — Gorooa el, sepulcro la figura jaieqqíQnada 
d$ :I>. JiUán Tavena, obi^^ que escede á) todo elogio 
y ()ue {Miede indudaJblenieAte! eompetit: con ciial- 
^íera de las maa selecta pipdue^ciQnes dé Is^s artes 
ítaliáiiigisj^ en: obyas> edcue^a <hsibia.l)ieclpK> Ber- 

Digitized byCjOOQlC 



ragii6t6«iiSie6tttdjM. yi»te^\miM^^vmiiM(^9^ 
d^seaiisaiMto esi.dos! aloiobajdQae^. pMijí^iQiPltfe 
tallalia3.8tt cabezas que cubre láopHra ái^o^^pal 
mieottrasijsíus maoj^ grayHan ^breiel pe^pQ, 
<4)rimieiu]o elbáoulo pastora} en (dondeoF^^taft 
itambieti esmeradas laborea, t^i cábela 4^ Af^or 
bispo sobre todo no» parece ,ua pirpdjgi<^ dejarte: 
él Ayuda de;€ámara d^l Erpperadof Carlos y se 
-mostró en t«$tA. obra superior é cuanto, había b&- 
;€hoidiif$utó;&u \ída, para dejar coa m\ muerta 
!iD»s:iriv;a,la memoria de su grao talento y para 
JiaéerBaá6 8eñsibl€i;$u<dolorosa pérdida^»*: c <. 

Na; atóabare.mbs. :esii« ^tíSíBñaiídel. sepulcro de 
Dw Iiiait fJ^vera.,. sift t^pr^ucir; ¡aquVla uotícip 
4Qe)d jneodcHís^oiSalazár de .jyfendoza <¡^Q^sigQa 
^eataá delípettsaniiento: que tuvo est^ distingui- 
do Prelado de sepultarse*-^ la cabilla i»ayor, do la 
Catedfátli^tó altotemmient^ 4^ (¡andenajl poñ- 
2alto deMondoza.,en cuya id^a Uogó t|uia4eiwt(s 
que ya hatóa.obt<inido el consantHPdiento det C^ 
ibíldo:iir laiawpbamofi. del Emperador; (Carlos y: que 
4q fi3ci4bió wftde ftartásbpftíi wjar)C«rta^miíy satis- 
factoría! wbreestí^ partiqojasr ;<1);: aptes par^qe 
(]pj;e]p€tn^ó sepultarle icn Ja ^pjUaíde la Torre, co- 
mo é (íu;t¡emp<idigimo$; y ípor liUiípoymo á fijsir 
swelecoion en este jsjiíio donde tíoi digna j Ifyqsa- 
•meriteya^ .'.íV-v; i '.:, :/; . , oi-.:.i';) i-h ;. * 

Finalmente /d^mflSiad^eFtir^^e debajo d^ 
esteí^^ulCPO baywgiwdiQSO papt^ 

(1) Está fechada esta carta en dicha jciudad de Ratisbona á 
7 de Mayo de 1541 y dice asi: «Me ha 'escrito el Comendador 
.mayor de León, de mi? Consejo 'dé Estado^^ qtie dé hacerse 
allí el dicho vuestro enterramient», no vidne f^njuicio áilos 
dicbos^ Reyes ni ásudapiUa^nt hay otro inconYeniente} yo-^he 
^por bien qué lo fagáis alif;'y Qsi podréis desdé Itiégobrdenlar 
-que sé entienda eaiádoira; qtuá yo huelgo ihuchó de ella por 
la voluntad que tengo de honrar y favorecer vuestra persona, 
por ios méritos y cmidades de ella, ceraM» es iñáÉxm¿^^ 

Digitized by VjOOQIC 



3^ fK»LE»0 

q*íttttOa pilares flftiértefeí bévedtts <ife cantería, 
ígüa*^íkTifd<y«<#Wdó las dimensiíme^yfdrmaaesé^ 
iá ^^apilte' rtt^^út emlpiom ta' ^levacionv g^e sin 
éníAyáP^o és'fíítiy cobsidéfafclé páíá lo qiie seaccfe- 
toitApa^eil tafíes fáfcrí^s fedbtérráneas: bájase á 
éípó^^tMífrérmósa y may córfíodá^dscalera áqüe 
dá ^entrada la puerta que hay en él cuerpo de 'la 
ígle^ al costado del Evangelio <|aáí?coiwo su*eoiii- 
pañerá de enfrente dá paso á tó« pattós interiores 
que óofiducen tíl cementerio ó Oámpoíisaiitó); yen 
esta gran bóveda estén 'sépuUafdos los dos sobria 
nos del fundador Arias Pardo <te Saav^dra y Don 
'Biégo de tiáveráV Obispo de Jaén, con varios Mar- 
queses de^ Málágbn y Condes lie ^Vitlaloüso, y otros 
parientes dé ellos y pátr^otios y adirñáistr^idores 
«que füeixm del hospital • " ; »h o! ; -m ' 
í»^»«ft costé de ¿sté soberblo'ediíicid' debíó ser? dfe 
'thtííf^^'feónáderatíle suma', pU6stoíque se^oh í* cfc- 
isádoáfeitó^at^ de Mendoza qbb téiiia'¿Á)tívos. para 
'Mllarsé éiiteí^áídíV, iban gastados :=*esde4^ítíéfa 
que coffiéíiáó fe ototti hasta l*8á^ en queí él escrf- 
Wá, ihás'défSCíO^O» ¡ducados dé aquella ^pocá (I), 
-y.^^é'quefaftkb* aun tóucho por hacer» piles^ ya 
ítíftibs visto qtíéih&sta 1624 nb sé acabó^laf iglesia, 
y^cidaviá^ Se5¿oiítii!uáron coBÍstrüyendo otras par- 
tes del edificio que al fin tuvo la de>sg)raéia <te 
'q\iedál*i^ eiíipotí¿ma¿'^ela mibíd délo que seha- 
fcfó^rciy^ctíadbr-desóibel pá«ite<^ri sabemos que 
costó por cima de 1 8 ,000 ducados (2) . 

(1) Ya sabemos que el ducado valía entonces jo que ahora 
2í):rsv coñ24 mamvedises; por <íoiisiguÍGnte los SOO^ÜOO ha- 
;€)ea;en nuestra moiiedade hoy cqrcíi dediéi millene0;y medio 
de^tfieaies. £1 Sr. Amadofse ^ivéicd poniendo: 50>y0^ i duíca^ 
dyaeh vez de 500,00Q* .y; sin duda fué >alguft descuido del co- 
.püante que omitiría un cero. . -a ... . 

(2} Sobiie^70,OOAís¿.xn. , o!> b;.; ¡i;. - -• i ' . i 

Digitized byCjOOQlC 



E» LA< NAIIO. 



•••;:•••• ' PÁRRATO 3;^- ;'•;•• ^ j-. ^. .!•;!{!•': 
Hpapitales da 94ixtUi«o . j pf e 3>ementeft <vulao al Nunoáq). 

M hosfitaí íe Sqnt^agQ, Dicho, asi por ser.ei$^) 
tablecupieqtode te ^áe» ^)il¡tai?;d6 este títiúl^,;á 
laque ¿a perteaecido hfista uno9;yqinl^ auo&haqe^ 
fué fundado pos el M^p^lre de la misóla, D. Pedifb 
Fernandez, que algunps sobreap§)lidan de L^m^s^^ 
pero eí^ Fernmckz de Fuente Aitnejir, hijo de,Í)c[^\ 
Fernando García de Fí^a, Sr. doi^ubera y LaguiUT' 
Ha, y nietodel Rey I>. García de Navarra y deTípiíaj 
Estdfana Araienccrf; e$te D. Pedro Fernahdiez, qiié', 
según el hi^oríaapr Asl^*leta fiié el verdadero í^un^i 
d^ar de la Orden y ÍLaÍ)a)llería de Santiago, nació 
en Toledo et año4e lin.ep Jas casas heredadas de 
sus. abuelos, que fueron de) infante de Navarr;^ 
Dpn .García y habían sidoanti^s dí^lCid B^ú^il^iaz^ 
(según teñamos dicho en otra, ocat^ion albablánda' 
la erinita que hubo de San Juan ^e los Caballeros) 
de quien las hubo su sobrino D. Qfdoqo, ]>\ío,de 
Martin Antolipez el 3urffalés, y cuyas c^Si ^4^^^ 
mos y^ qué estaban ei;iTa pla^vigla.4.e ^qtiagq j ¡a. 
espaídasde lo que luego ha sídQ ca^dc; Ca;ridad. Jr^ 
hoy PabellQue^del General Jefe superipr dqlílpí^^d . 
dejnfantería. EstpJ). Pedro Ferna^dez después (|¿|. 
varias vicisitud^, que no es de este lugar jr^rir; . 
sufrid^ ep. lá creación- de la Ord^p, ipihtiar de. 
Santiagp» é instalada ya esta enUclés, yino á To- 
ledo á qpmuqipar con el R^y D,.. Alopsó,:VHl su 
pensamiento. de qu^ Q^€;apítulb 4p si}. llueva mía 
que se referia á la redebcion cTecautiVos len poder . 
de los moros , tuviera su cumplimiento en esta ciu- 
dad, estableciendo al efécító la' Orden en una cp-sa 
donde se conséWasen los prisioperps priíidpáles, 
de los infieles, para canjearlos por cáutiyog cris- 

Digitized byCjOOQlC 



3ífí TOLEDO ; 

tianos, y donde residieran también Freires y Ca- 
balleros de Santiago, que á la vez atendiesen á* 
reunir por cuestaciones de limosnas los fondos que 
pudiesen para emplearlos en redeneimes ó resca- 
tes de esclavos, y a la asistencia y curación de jos 
CabaíIeroiS y Vasallos déla Ordeh que tk^iesen he-: 
ridós de ías guerras con los moros e\\ que dé con-' 
tínuo se empleaban: aprobó' el Rey su idéá, y lo 
mismo el Arzobispo D. Gérebruno que ocupaba 
entonces la Siila#r¡mátfá,;y'én áü cón^ectíéncia 
fué fundado este primer hó^ital de Santiago para 
redención de cautivos, éu 1155 , sobré ' parte de 
las casas que pertenecían al Maestre B, Pedro y 
cedió con este objeto, y sob^e üñ sitio dé^ubier- 
tb que el Rey les añadió y titulaban' él corf^í de 
Pavones, omenando que paira sostenimiento de 
esta casa la acudiesen todos los Caballeros de la 
Ordeny sus Comendadores con cuanto por aven- 
tura ó con el favor de Dios* adquiriesen o ganaáen 
de los moros, y la dieron el ríombre de Hospital 
dccnutivos. D. AIotiso por su parte manifestó mu- 
cho gozo de que en su corlo huliie^e uri éstaMe- 
ciinicmo de tal clase, donándole para a^da de 
su dotación (medíante Ift eventual de iáá Wntas 
que la riindaríod le asignaba, puédlás'' presas á; 
enemif,ros y las limosnas qw se ocoplábtín «en? pe- • 
dir y rccojtíf para enip!( arlas en la-rédené^'los' 
Caballeros residentes en et bospilaly otras ''jiiet^ko^ . 
ñas de las mas principales de Toledo', no éfredárn se-^ 
gmidad nhiguna) la mitad de lo que í producía la ' 
puerta de Vísagra, graduada en 300 áüTjeoé ^(1) 
anuales, por privilegio despachadóen Güehcai á 21 



(]i^ , Ya te^einQ8;i4iebO/.en,>otras ocasiop^auq el áureo d^ 
SDeldq, Ifainado lambien maravedí Aífonsf desde la épócá' de ' 
Don Alonso 'Vl/válía unos'5tJ ts! de los de' ahora, siendo stf ' 
peso como la sesUi parle de una oi^^ d& oro.. ^ 



y Google 



EN tkinkm. 983 

dé Abril de y 80,' qoc/habian deiemplearbe pr«' 
Cfsaineiite-eft rescate íie i»ltítivos;¡ j^ el Papa Ürí-- 
tmrm III cóúñrittéfúp^lbólÁ fundadóni del ho£^' 

Í'údilWaitMndotócifflestial instituto^ y amonestando' 
lea ^élesí á que 'centribüyeran con sad limosoias 
á tan piadosa obra. 

El edificio antiguo debió ser muy mayor de lo 
quéíuégoí lé hemos conocido (á pesar de que este 
es bá^tJánCé capaz) /pues constaba de dos aparta- 
mientos rtiuy desahogiídos; en el uno habitaban' 
losFreirédój i^cerdotesde la Orden con su Prior, 
tos cuales tenían su coro alto en la iglesia vieja 
(que aun subsiste en parte aunque desmantela- 
da) én ,^ que todavía se conservaba la sillería en 
núffíeró de doce asientos por el año de 1494; y en 
cf! otro r^ésidian Ids Caballeros seglares con el Co- 
mendador y sus sirvientes, los cuales cuidaban y 
asistían esmeradamente á los hermanos de hábito 
que venían heridos de las guei^pascon los more»; 
y guardaban ademas los prisioneros infieles que 
habian de cangear con Otros cristianos cautivos 
de tos sarracenos, comoqué este era el objeto prin- 
cipal de la fundación i 

Por los muchos epitafios que había csparóidos 
en dicha iglesia vieja . ctíyas lápidas hiego seco- 
locaron enláfeparedes dé los claustros ó corredo- 
res dd nuevo* fedificio( parte de las cuales hemos 
encontrado ya con el sepulcro de la Malograda, 
que estuvo también en aquel templo antiguo , al 
visitar tó ¡ iglesia del éxeoiWento de San Pedro 
Mártir; ¡capilla que antes fué de Santo Domingo y- 
es hoy de Santiago; cOittOVrmosen el párrafo 3/ 
del capí tuló II , sección primeria < libro 2 /) sé prueba . 
qué nímriéron aquí bastantes santiaguistas ^n loa- 
siglos XIH y XIV á que las góticas y casi ilegi-= 
liles hiscripcionesde sus lápiífes sepulcrales se re- ' 
fiei*én , y qu*e eran enterrados en esta capilla ó 

Digitized by CjOOQ IC 



igim^ iáñ,síx bospiteLJDoedyQron con la mu^iK^ de 
]>i:Aloii0( }¡ÍH l^riftutaís éí eáta^ eats*, y meqguó 
iwqho tai»bií« ; h -OofócW (di(& Jimoam^ para. rp4ea- 
(¿ojí>ide;WU.Uv(>s;^pe<?p v$u íweto)Bi Far«íawilq Jll 
r^ttitaQ.tafitJoable ¡nstítute, y. )e3tan4o^^n iSego- 
\ia con su madre Doña Berenguela. Qtorg^ carta 
á 16 de teítfialendag deiJüKo er*;J35Í (que equi- 
v»le,á.li6 4e Junio derañol21&)€0pfiri?wado la 
dQu^OM^n de la mi^día renta de Yi^agm.qu^ su 
aA^pelOi hiciera i y le;dQnó adeihas la dehesa y se- 
ñorío .del diespoblado de ífegros, q«e. había ^do 
heredad (Jíel; AlgUsa^il'üoayor d^ Toledp ^. Gonzalo 
Faquqdow y. varias otrs3^,rfincas:4ia5 muy. ii?u?d3h- 
tiosos prodíJictoB, las Qualeisha po|iseiíyaiio.,ti[as- 
ta h?íce d03 añoft.que ^a virtud de la; J^, da 4es?; 
amorti/^acion , de 1/ <Je Mayo de 1^5$ lOi fueron 
vciídidas; muchas, de ellas, .sino ea qu^ tiodag.. " 
.; Con ellififiapo^ídispepsadaslas redifpíHoaes de 
címtivos .(pofqijie ya las ;QirGi)nst3n(?iaB ;W? hacían 
lan.necesiapía y. meritoria esta. pbr^ de misericor- 
dia);, por Bula-dei Inoei^ncjio IYí hí^ia mediados 
del 'siglo Xm ; y s§P)arados Ip^Eiieires. de Ips CaJ^a- 
lleros seglares, quedó este h^^pital cpnio^ ipii. de 
QawK^, AJaridoq y otros ,.;i^ur4do á la.quracion 
dQ, heridos en hu guerrjas ,. JGab^lAíW ó yasaUos 
deja Orden , al fiando y dispoi^¡jeioií:4e vn Co- 
roend^d or , en cuyos' téf^mn^^ da? ft ji^ta :ftn|e§ del 
siglo XV. Por e^ta.épfocaya; qnedp tómpi^ ^la' Pe- 
nínsula d,e moros , m aoahí^pft 1^$^ gü¿i?rag 4§^i^ 
do: jÉspana » y dejaron de <?0pciirrir i i^s qsp se sos- 
tuyierqn: fuera. del reino h^ Oi?^eo»^^. jcnjli^ares, 
cpípóilo haójan antes coptra; infietesr; por cpnsl- 
gi^íente ^o teni^.ya Ingería .(curación dQiCaoalle- 
rosi heridos, y los Reyps ;Cat¿li.cos , Administra- 
dores pjBrpétuos de la de Sayitiago . mantfeiron^ué 
en. cuanto vacase laEticomienda de dste hospital 
de icautiv-os , se aiiejaséu y aplicasen sus rentas 



y Google 



todas at' objeM (le'«€(flmbioii;de' éfifewoÉ» pobpiídiK 
y oaroo pop entbnceáifrf Büial que •aterrbba-'j doi' 
minaba mas era é) ^ue Uamflbam bübasr ó mal t ranv^ 
cés^ que después se tittíó • humor ?mereo í y'bMIí'' 
tico eto. , se destinó eáclui^vametite {Zarabeta' feí^^ 
rible enfemiedaíd dekle^et ano tfeliSOO.» Un siglo» 
después encargó ej Sr: D. PeirpeíH aliGon^iidá^ 
dor de' la Orden D. Gómez Yelaaqtaézyiálos^Frei^ 
res Alonso de-Geréceda y Juan Blanco,'la forman 
eíofi de unas constituciones ó rej^amsebto para e} 
régimen de este hospital, qüetnereéieron su Real 
aprobación en 3Q'de Marzo de 1604, y son las que 
han Tenido rigiendo hasta isas»: por" elfos se^orde- 
naba que hubiese dispuestas skipprecíeiiloiy^in^ 
te camasen cada temporada ^qüe eran' dos al áñoí 
por Junio y por gietiembre) para la ewacio» delTe* 
nereo, y ademas se diese hospeda^ poi^'veiaticnai 
tro horas en el- establecimiento á tod<S)s los Gaba^ 
Ueros Sanlia^uistas que viniesen ¡á Toledo; estanLi 
do la casa bajo la dirección inmediata de unFireiré 
del hábito , con el número suficiente de emf^lea^ 
dos facultaíiyos y demás nedésaríos par'a él mmj 
pliiíAeuio de su instituto ,' todo ^ bajo eV aUt^ipa-^ 
tronato del Consejo de las Ordcjneá militar^sí; Aisi 
vino hasta 1835 en que habiendovariadüíeii^gran 
parte lascircunátancias y régimen admii)istnafifó 
del Estado , se creó aqui un asilo, de ípobrds ♦con 
la advocación de Sari Sebastian (ioombre del €ro-^ 
bérnador civil icfue mandabaientonoes'laprovinc^) 
y se estableeió' de H«al lórdeMien^ este'-Hospiítal 
dotándole con parte de sus rentas, y trasladando 
al edificio de ¿la casa dé/^ Gacidad , que leílcfria 
ehfrenfe , las camas paíá ^féín«»sí eh dksitem-» 
poradas de costumbite: lijiego déssdé'lSS&íjeniiqiUt^ 
la legislación deBenefíceñck canibib <la hdininísM 
tracion de este importante r^mo, éuprimiendíí) Idfc 
patronatos públicos y creando las Juntas munior^ 

2o 

Digitized byCjOOQlC 



3Mt ^mLkm) 

patefii y dea{>ue» lag provincÁales etc., pasó la de 
este estAMeciinientoala. Junta, que al priaeípio 
fué ubica ; y pD$teri<Mroiente , heíena Ja clasifica- 
ción d& pro vinciaies y mtJuokicipales, se encargó de 
él la del primer géne^, bajo cuya in3peccioa. 
eontínáa cuinpliéndo«ie actixalnietttí con la cura- 
ción de enftrmOB de sífilis , aun(}ué ya no se guar- 
dan los :period«>fi que antes úi se b^ en el edi- 
ficíov sinb en el ho^talde Stn^Juan de Dios, 
paj^ndo^ HkS'Cit^cIascork las rentas del de San- 
tiago englobadas ccn las de los demás estableci- 
mientos proyinciates queNeatán juntos. . 

€on resjkecto á lo material del edificio , poco es 
lo que teneihoa que decir^ pued no ofrece cosa no^ 
table en artes. M antiguo ó primitivo hospital 
no existe mas que parte de la iglesia vieja, diesfi- 
gurada y desmantelada muc}ios tiempos hace, y 
un claustrillo ó corredor sin uso alguno: todo lo 
demás déla fábrica, que es amplia con muchas y 
buenas salas, una gran capilla, patios y cprredo^ 
res mitty desahogaídos y magiiíticas habitaciones 
para el Adipioistrador* ca^^ttanes y. demás em^ 
picados, se construyó casi por completo en él si- 
glo pasado, y lo qUano, se restauró, dé manera 
2 ¡ue se puede decir que es totalmente nuevo; la 
achada principal está adornada de balconaje muy 
bien labradlo, y tfene. una portada de sillería en 
sucentro, coa un medallón de mármol en que se 
representa de medio relieve á; Santiago á caballo 
matando moros, que no parece mala es<^ultura. Los 
)>Uares y pinturas muy regulares que habia en su 
capilla; ya los hemos viáto en la iglesia del ex- 
convento de San Pedro Mártir en el párrafo y ca-- 
pítalo arriba citados , pues el ^tablecimiento fué 
tra^dado á dicho edincio en 1847 cuando, me- 
diante Real autorización, el. Ayuntamiento y la 
Junta de JSeneíiceneia cedieron este de Santiago 

Digitized byCjOOQlC 



Con los de la c«sd dé Caridad y 1iosf|f)4ti^l ¡dé Ntño^ 
Espósitóspam ^íaiÁhcer tú éUlik^l Gdlegio ge^ 
nei^l iwilitar, que tm año antes había mtí ba*^ 
ladado de Madrid á' ^W ciudad Y. cüTOitístitüto 
aunque reducido después á sólo Colegio dé In- 
fanteiria (de que etí Su lu^ar háMareníos) , sigue 
ocupando aquellos tuagnjflcos y cómodos edift-' 
cios , €á qué parece ha bechó mejoras , y tiene 
destiíiado el de Santiago- de (¡ue ahora trata^ 
mos . para enfermería de los caballeros Cadetes; 
en Bü piso principal, y para talleres, teatro y 
algún otro objeto de utilidad para el establed- 
miento los dehias departamentos. 

El Nuncio llaman en Toledo al hospital dé 
Dementes (de que nos toca dar úoticia á nuestro* 
lectores) i)orqoe un virtuoso eclesiástico que te-^ 
nia el alto carácter de Nuncio de su Santidad; ftié 
su fundador; su denominación eii los papeles an^ 
tiguos es la de Hospital de la Visiítídon ¿ porque 
á este misterio de los de la advocación de Nuestra 
Señora está dedicada la capilla y casa ; y tambieú' 
se le titula en los escritos oiieiates Hospital de 
Inocentes^ porque realmente este dictado merecen 
los infelices á cuyo recogimiento y curación se 
atiende en el establecimiento, pues de úingüná 
manera pueden ser responsables de sus actos los 
que carecen de juicio nara conocer lo que hacen. 
Fundóle D. Francisco Ortiz, Canónigo de esta Ca-' 
tedral , Arcediano de Bribiesca , y Nuncio de Su • 
Santidad el Papa Sixto IV en estos reinos, hombre • 
de esclarecida virtud y de una caridad sin límites: 
su objeto ftié la curación de la mas terrible enfer- ; 
medad que puede seútir la humanidad, porque 
acaba con la parte mas noWedel ser privilegiado * 
déla Creación, y convierte en puro animal, pri-' 
vándole déla razón, al desgraciado que la padece. ' 
Impetró, pues, del mencionado Pontífice gixto'la* 

' DigitizedbyCjOOQlC 



8W TiOjkEO^^ 

Bula conducente i^ara sq ereccico» y la Santa Sede 
la despachó eii Rqiñaí^ 93 4& •mvio de 1Í83.&- 
vorablwient€!« otorg^Ado al auevo hoi^pital nuine- 
rosas .gracias V muy appeciablcjs privilegios ; y 
aunque ya desde 1480 sq habia comen^(u>á en- 
sayar la curación y asistencia de dementes por 
cuenta y bajo los cuidados paternales del Nun- 
cio, no se formalizó la jTgndaciOQ ha^ta el año 
de 83 después de obtenida la Bula de Su Santidad. 
Cedió para erigir el hospital sus propias casas en 

3ue vivia, situadas frente á la. antigua parroquia 
e San Juan Bautista (que ya sabemos estuyo en 
el solar que es ahora plazuela de los Postes), y 
que todavía conservan el noipbre deiVw^cto Viejo, 
asi como la calle que á ^Has conduce desdecía lla- 
mada 4el Honobre de Palo, - la!$ Quales eran gran- 
des yteni^n^l desahogo joecesario para todas las 
oficinas y departamentos de un establecimiento 
naciente: formó constituciopes para su régimen 
fijando en treinta y tres el núm^rp de inocentes 
que habían de recibirse, con. doce pobres honra- 
dos á quienes dab^ el nombre de donados, que no 
tuvieran recursos, y sirvieran i)ara cuidar de los 
locos;, y e^t^dip tatubieri; su beneficencia; al al- 
bergue; y sostciniaiíentp dejsdgiinos niños expósi^- 
tos. Bajo estas primevas ba^Qs ^e;^epigíóe).ho^pital 
de dementes {vulgo elNuneio)y se bendijo por el 
Obiapo de Mitria Di^ Juan Quemada, adquiriendo 
(Jesde sus principios gran reputación depbra muy 
meritoria y de admirable candad; asi es que á los 
pocos apos mereció del Fa^a J^Up II otra Bula fe- 
chada en 23 de Junio de 1505, confilnnatoHade la 
anterior, y estensiva á mayor número de conce- 
siones y privilegios; en virtud déla cu9il sé perfec- 
cionó la fundación, agregáodose para llevarla á 
efecto, conelD.FranciscoOrtiz, los Jueces desig- 
nados por Su Santidad, que eran el Abad.de San 

Digitized byCjOOQlC 



EN Lá HAKO. 98§ 

Bernardo,' el Prior de la Sislá f el Areédisftio dé 
Toledo. Con consejo de estos áuiíliares; y apro- 
vechando las lecciones de la esperíencía en'los 
veinticinco años trascorridos; reformó el vit*tbj6i^ 
y sabio isacefdote las primitivas constituciones á' 3 
de Junio de líiftS, suprimiendo la hospitalidad de 
expósitos mediante á que en el intermedio hai)ia 
fundado el Cardenal González de Mendoza su gran 
estableciihíénto para este solo fin, y rnejorándo 
otras varlafei disposiciones para él mayor desairo- 
Uo y exacto cumplimiento de su prirtónal institu- 
to que era la curación de demerites; y de allí á po-^ 
eos dias falleció el fundador en aquél mismo año, 
habiéndosele s^ultado en k capilla de su hospí- . 
tal, de donde fueron trai^adados sus restos á lá 
del^iuevo édiñcio cuandk> este filé labrado á fineb 
del siglo último. \^ ' 

D^pues de otros cincuenta años, d Canóniga 
Juan de Vergara dejó tbda; su hacienda á éste 
piadoso éstabtebhhiento, queetitrépor su heren- 
cia en posesión de una buena reñía aí faflfedmleíí- 
to del generoso sacerdote ocurrido en el año de 
15^7, con lo que pudo el Cabildo Primado, que era 
y ha ádo hasta nuestros dias el ptrono de él; en- 
sanchar y atender mejor al objeto de la institu- 
éion, aumentándose notablemiente «1 desahogo y 
bienestar del hospital, con la herencia que un si- 
glo mas tarde obtuvo del beneficentísimo Racio- 
nero Alfonso Martínez, muerto en 1661 , qiie le de- 
jó cuantiosos bienes después de haber servido lá 
Rectoría del establecimiento por espacio de trein- 
ta años, ejerciendo con los pobres acogidos allí, 
continuos actos de la caridad mas acendrada. 

Así venia el hospital de la Visitación cuidando 
de los infelices dementes en la antigua casa del 
Nuncio* D. Francisco Ortiz, bajo el patronato y ad- 
Híinistracibn dd CaWldO Primado, dirigido inme- 

Digitized byCjOOQlC 



199 «TeLEM 

iliqlameüte fMir un HaciontírO qué Uquel nombrad 
]>a, yaüistido por dos capídltoeé, igual númcfrode 
profesores faeultativos, varios donados y oíros 
empleados y sirvientes, onandó á fines del siglo 
plisado h inagotable munificencia del Cardenal 
Arzobispo D. Francisco Antonio de Lorenzana 
quiso dotarle de otro edificio mas ároplio y mas 
adecuado y pr opio para el objeto de suhuirtanita- 
ria y piadosísima institución. Encargó la fonna- 
cion de planos y dirección de b oht^ al Arquitec- 
la y Académico de mérito de Saü Fernando D. Ig- 
nacio Haam, que disfrut¿il*i alta reputación en su 
arte por aquolla época en Sladrid, y ayírobadoslos 
diseños que presentó á su;Emin«:iG¡a, se puso la 
primera piedra para el edi^io é\ 12 de Junio 
de 1790, habiéndose continuado la ;ohra coif tal 
empeño y actividad que en 179$ qwdó cotíclui- 
da, y Qn IS^de Mayode.l794s^ trasladaron los en- 
ferníios al nuevo? hospital i 
i; Está; situado a utt estrenuo :de la mudad entre 
Norte y; Ofoflicten,*!^, cm ma^iíficas vistas sobre la 
Ypaa y la ribera dielTajo, diciendo al Mediodía su 
fficbaqa pripcipai, m donde tie»e la entrada que 
ca^ á; una .oaUp de las mas espaciosas de Xoledo; 
su;j¿a£ktí^ esicuadrilonlga, de 230 pies de longitud 
por 220 de latitud, estando completamente aislado 
de todo otro edificio; y se compone de dos cuerpos 
(adamas del piso subterráneo formado de soUdí- 
sima^ y bie« Vientiladas bóvedas) separados por 
\tpa imposta gfíneral que, .asi como el cornisa- 
mento, el zócalo, los ángulos del edificio y todos 
los marcos de las ventaoaa, es de piedra berro- 
queña muy osmeradamente labrada; los entrepa- 
ños spp de ladrillo iino: en la fachada Meridional 
tiene dpcQ; ventanas por piso, lleyando las del pri- 
uiQr^Ui^rjpo jambas de mpldurasenejUa; las del 
segwpjioíftoaíiQhea , Usimti^ WQsopj y . t»das < aOs: 

Digitized byCjOOQlC 



EN.D/kVAMO. MI 

faertes iiejas de luerrb; ciiMta adémag(. én este 
freate otros tees huecos etí el éentraví! que jsn.set 
guida menoionaremds: en la del Norte hay otrí» 
doce ventanas en él primer cuerfK), pero en él ser 
gundo varía su distribución por los seis grandes 
arcos que se forman en las dos galerías ó azoteas 
deque luego se hablará: y en la5 de Orteote y 
Occidente lleva tceoe ventanas por cada piso^ 
aparte de las que correspondeñen el del Norte* ;y 
Poni^e ai cuerpo subterráneo que;el.;deshivel 
del suelo ^ejadescobiertaen; estos d^^^tienaos:^ fin 
el de Mediodía }ia hemos dicho qué está la pórtala 
principal t|ile ocupa su centro, y ae^ftlzk sobrcfiela 
gradas de luedra: prei^énta tres huecos en el prí^ 
mer cuerpo,; <^ne son otras tantas lanerías cara^ 
das con Aistosas rejas deliiérro, y divididais por 
cuatro columnas ¡pareadas de órdén< dórico; y pi- 
lastras del misino género á los ei^trémbs,! sosten 
niendo un frísoren que.eon grandes letras dorar 
dafe se lee la mscrípGíon siguiente: /i 

■ ■ ' . : ■ [ , ' ' i 

MpKTi»>lNrEGaiE SANITÁTJt FROCCRÁNDA, 

JEDES CONSILIO SAPIENTI C0NST1TÜTJ&. ^ . ! . 

Anno Ddm. MDCCXCIH. 

Que quiere decir: 

Casa edificada con sabio consejo para procurar la 
sanidad completa del entendinnento. Aíto de 17193. < 

Sobre ^ste friso, qué corresponde á lá irtijipsta 
general del primer cuerpo del edificio, se lévalita 
el segundo de la fachada, compjiestp^ambien de 
otras cuatro columnas de orden jóhfóó, que dejan, 
como abajo, tres huecos á plomo de los infóick- 
^^, y son otros tantos hermosos balcones coa su 
antepecho ó balaustrada de piedra blanca de Gol- 

Digitized byCjOOQlC 



MS > TOLBIIO^ < 

mcnar, (te cu^a mátoria es igualmente el ^pan res- 
ciido de>anna8del Cardenal Lorenzana que soste- 
nidoi por düs 'áóg^lotes* de la misma piedra (y 
trabajado todo elfo por;el escultor de la Catedral 
B¿^ Mariana Sakatíerra] remata esta linda porta- 
da; oampeaiidüííenoima de tres bancos ó gradas de 
ljertx)^feña 'que hacen muyíairoso y elegante este 
oofiopisá»iento.| Penetrase por Ists indicadas verjas 
^n')üw^tti6 6' pórtico m^y espacioso y dé planta 
Joaádradaique^ostknan dos'gruffs^ colunias dó* 
ittéasde^éie<H^^y'^^«ni'ea¡;fK)Í!fondi)ívsé:^ la 

^tid«9sii ei^lerp ^qü¿icQnduiGé<al ségiíhdo pisé, 

tésj liu6fta«>eiijlés mlipdsf^} e^ts: átra9,>^qHe'dan 
paso» á 'k^ib»lyii<fifdonés^de; lósr cap^anes' y « otm>s 

'ennideMoB'dekestablédifiiienipyX^ /Oeupan todo 
e1;frónti8)(delílienzo 'Ateiidinoafl á:(dereisha . é iz- 
qUi^a de >la portada) y.á les iiatids intebioces «n 
queíestánilos ^dofidos £on abtsóluta sésparaeibn de 
sexos. Sobre las>íp(uérta8primpras.áei.iüno y oftro 
costado del pórtico, se ven unas grandes lápidas 
de mármol blanea* que i eonti^ien/las i siguientes 
inscripciones: ; / > : ' : ^ ..: ; 

A la izquierda de la entrada. 

El muy reverendo Prdtonotarto Frctnctsfco'Úrtiz, 
\>\ ^^ftí^v? A.¡^ostólÍGO y Canónigo de esta Santa Iqle- 

pital de mbcéníes año deííHtl ^ nombró por pa- 
^.|,,/rwí> 0(1 flustrimo Cabildo de la misma Santa 
.\ Jmmeneldei^^ 

^'^^ *.É^l4''3e h .?•.:' . 

M£ini'nentishio>J$r. D. FranmcoAnfcniOrlorm-, 

•j í Jsmui^'GardexkdiJ^obispQ.fk ToMoy cQn>acuerdo 

líófe iüfiQabUtiai'ilííme «fc pbtríínQipef\pétmAe;st^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA mAO. 393 

hoípitdy ie matUiáhi^PAde éuwa pam mejor €Ur 
radon de tos enfervfnoi.Empésósim.el niño de 
\im.yse'ac(AÁ'evield6.VlU. 

Lásipuert^delfoQdo,: qu^ están á los ladoet de 
la escalera, cQiBUfíioan ton lois patios: estos son 
cuatro (dos en cada costada del edificio) y com- 
puestos cadalunodedoscueppQs^^que separs^ tam- 
bién una imposta como en el esterior, rodeándo- 
los gafedad altas y; baj^ qqe fcon^tan, de veintiv 
cuajtroarcos poi^ patio ; en ambos pisos, de modo 
.qu« entibe los cuatro. cuentan noventa y Sjaisarco^J 
sostenidos por. pUaátra^ de síUerjaque les dan mu- 
dtia visualidad y magnífic^cia. 
j JBl^díiencionddo. pórtíco.eon; h ci^ja d^ la gran 
^cat^a^ lá capiljft, el ' comedpiP y la cocina ; for- 
man «la zona eedtral de ,^3te ,e4¡fi€^ y 1^' partan en 
dos .o^itades {absoli)tamente;^guAlfíi^.,;; bailándose 
destinada la sección de la dpoefca parales deipen- 
tes varones y sus sirvientas ó; ¡enf^rperos, y 1« de 
la izquierda, pa^a las mageres enfermas y su^i^sir^ 
vientas; á cada lado corresponden dos palios, di- 
vididi^: entre sirpoi' doblas pa(SÍUos ase^'uradQs 
con fuertes rejas de hierro ♦ que comumcan las 
referidas galerías altase y bajas ea uno y otro de- 
partamento (pues ya beoíos dicboque son exact»: 
'mente iguales en la planta, estQf|sion, distribu- 
ción y. deí»as accidentes de la fábrica). Dentro de 
los segundos patios <re$pectivos están las celdas ó 
cuartos, que llaman vulgArijiente: jaul.as, para los 
infelices dementes de uno y otro sexo, constr^i^ 
das con todas Jas precjanciones. ppgibléfs para que 
los díesgraciados qye las l^abitan np infieran danq 
á nadie ni se.le bagig^) á.^.i^i^os en lp,s raptos ó 
accesio? de/)fqror; que puedím acomeiM^s;. ppft 
igual, sQliQÍti^jes,tá precáyj^^P para: los enfermes 
pacítecos que andan sueltos por lasgalerji^.y,pañ 

• ■ Digitizedby Google 



891 t«if30 ' 

tíos; qpe)(B w<f»SM(ie los corredores altos y todas 
fes^ ventanas y tráii8Íl!os estén carados con grae- 
sas verjas de hierro, y aun las grandes piesi&que 
llaman calentadores que hay en cada departamen- 
to para que en el invierno- se templen y abriguen 
]úÁ inocentes acogidos, /tienen otro enverjado á 
respetable' distancia de las chimeneas, de modo 
que pueden acercsfrse á la lumbre lo bástante para 
calentarse y dé ninguna manera para causarse da- 
n^ksú cada^lda ó aposento 'solo fHiede haber un 
i^hfermó con su cama en teijo sobre unas tarimas 
de medio pie, para qulB ni aun queriáiddse tirar 
desde el lecho al suelo sé Jastimen, y en uno de 
los rincones del cuarto tienen stis retretes curio- 
tío^ con puerta ^ trampilla muy fuerte a la parte 
esterior de la celda, para que sin necesidad de en- 
trar en ella- se les puedan remudar los vasos de 
limpieza; tienen ademas cada una sú ventana 
fuétfómente enrejada para ventilación y luz, sin 
contar con la puerta qué también tiene su posti- 
go ieon; reja. A parte de las galerías altas y bajas 
dte'los patíos, hay idos grandes azoteas (una enca- 
da; departamento) muy desahogadas y ventiladas 
por el aire Ndrte á cuyo frente caen, con vistas 
deliciosas i la Vep y huertas de toda la ribera 
Occidental del Tajo , para que se distraigan los 
déi^raciados enfermos; asimismo cuenta cada sec-* 
cion congos piezas gue ya hemos mencionado 
para calentadores; y por último hay otras oficinas 
comunes para toda la casa, ^mo son comedor, 
cócii», despensa etc.; y en el piso bajo ó de las 
bóvedas existen hermosos almacenes, lavaderos y 
otros desahogos muy útiles al establecimiento, 
pues como son secas, ventiladas, con mucha luz y 
entrada independiente, se guardan en ellas ro- 
pas, comestibles y trastos ó efectos de uso poco 
ft*¿ufente. 

Digitized byCjOO^lC 



ENiUlJilKO. 90tt 

L6f escalera ¡que oondt|Geá^ eaipiXbíri habitái- 
cienes del Direcltor facultativo. y del Administra^ 
dor, que es la principal del ediñeio(pué8 bMiy 
varias otras muy buenas y olaras en los departan 
mentos dé los enfermos) ha »do con iMucha razón 
alabada por los inteligentes , asi pqr lo bien en- 
tendió de su planta y constrtiocion' como por 
la suntuosidad qué 'respira hacréndob di^a de 
ufa palacio: está en el atrio de eptrada , fir^te á 
lá puerta delceMro : comienza >por' un solo tramó 
de mucha aitíplitud y comodidad , y én el remáá^ 
80 ó descansillo se reparte én.cinod rdmafles, caáá 
uno dé i^al «stensioi^ quer el primero^;' tres de 
ellos continúan jSe frente , iy^do á parar á la 
püertáyt^ostádos derla éapiUa, y los^otrós doe 
tuercen en dirección opuesta á /aquéllos , ' ¡condu- 
ciendo á uit póartico l¡üe hay eé el segundo piso . 
idéntico al del primeros solaqueéstey lascolum-* 
ñas quelle sdstieitoa ya héínos 4íc^ qtíe-son de 
orden dóríéo, al paso que el de anfiba<pertenecé 
aljónícó como también las calunfrnas en que des- 
cansa su tedhtánbre , lo propio que las otras cuatro 
que adomarí la caja de la: escalera y soportap su 
bóveda; lod peldaños (|e todos [los tramoslaon dé 
fina piedra berroqueña muy bien lakrada , y los 
muro& y techos están blanqueados de rico' yésb 
sumanfieilte duro y limpio qué parece, un estuco: 
adornan por ñn los costados de esta escalera en to^ 
dos sus tramos lindos pasan^anos ' dé hierro con 
heriposos globosi deíbroúce en los r^ated. . 

Las babitaci<^ñe$ del segundo cuerpo en todo 
el lienM del Mediodía ,. á upo y (Aro costado de 
kt portada prtqdpái , están ocupadas por ío¿>Di^ 
rectores facultativo y etonótmcai cadáduaí' á sW 
bdoldcl atrio en qué flesemboeala ' escaleta ,;des^ 
de -cuyas aaooplíslmas ymas iqúe decent'é& habita^ 
cicoiBSihQy ipuerta^^e comumeatíévt con' la» gaVe^' 

Digitized byCjOOQlC 



896 TOLEDO' 

rias ¡alfas áé |o» patios pHmeros de eadd <leparta- 
mento.y cte bctu^eoii'ld^ segmxlosen qée están 
Ip&enfecrposiy ¿híeínlasv para acudir prontamen- 
te y en' toda hora á cualquier desmán que ocurra 
eoüre aquellos desgratíados, y pára> vigilar el eomr- 
poDtamiénto queüos enfermeros y demás sit'vién- 
tes^ de ambosi sexos observan con los acordes 
qüeerfiná «u respectivo cuidado.l 
' .1^ diBseniba#que deloi otros tres ramales de 
latpan ¡escalera^ es en una meseta'qiie coge t^do 
el n^ente de lat;a][»tllá; cuya puerta'éstáen el cen- 
tto y es i^stañteí sencilla con un escudo de ármas^ 
diBl €fii)íldo patiropb; esculpido en mármol Manco/ 
colocado ^péim4;deia noisrala: \ sus lados se ven 
doblien0os€olgados'én¡eint6ro; con los retratos de 
lofii iiiefnoral>le8 varones p. Francisco Ortiz. el 
Nuncioi fundador ddhospital,« y dejsu Rector y 
iHenbecfaorD: Alonso Mortineiwicqyob buadrosni 
aOorkidig^o»dieié^>6Viilteligentei3che sdbreettos 
unafinvada,: pues. 'no carden de mérito artético 
(especialmente. d segundo), ni pu^en de|ar de 
^r recomendables á toda, persona de buen cora- 
TOP ¥. nobles sentimientos, por cuatito r^tresen- 
tan ¡a dos sugetos que^oseyeron én alto grado es- 
tas dos cualidades ; á conservar la memoria de es- 
tos dos ilqstres eclesiásticos, á cuyos nombres irá 
unido siempre el del Canónigo D. Juan de Verga- 
r^que ¡aumentó también las rentas y recursos de 
^t^ hijuO^nitario establecimiento, se dirigen dos 
largas ie^gripciones .que bay por bajo de estas pín- 
tür$í|s,iio|ue no repr(>diicimos aquí por no hacernos 
iqterii^¡nable6 y porque ya tenemos: dicho sus- 
U^qciabn^te ^a contenido. Es la oipillade figura 
o^tedj^ ocupando, iel.punto mas céntrico de todo 
eledifiíHo entce sus cuatro patios: el orden desu 
arqujteptupa es, corii^tio. y. kadornan, pilastras 
CQ».bo9ÍtQ$(Ca|Átelesiy suicoroéspondiente cornisa» 

Digitized byCjOOQlC 



EN (Mf JUNO. 117 

vioiendo todo pi>0fK)rcio9mdo i |9^erier Jai «ú^ 
ipubi qu6:cijybBe¡e&te Iwdo watori^ la oualiiori 
fuera está resguardada coapIanpbas4fepIoa)D,.y 
por dentro muy biea adoriiad» (toñiAjokihiirírayi 
resaltos * dejai^do cuatro twdos ó clarj^boysRs m. 
la parte mas inmediata ai anillo ÚQ^m arittn^^, 
para que entre la luz de -qqe. necíesita íacapiHa. 
Esta tieoeen loscoatadí^sde Oriente, y Bonien te 
dosgrajides aícos abiertos, pero laseguraidpp^Qu: 
buenas verjas de. hierro , para ^ue > li^ enfermoft 
que estén en disposición de pifi raisa.óde orari. 
puedan hacerlo, pues corresponden ésos do^^Fcqs^ 
á unas especies de tribunas ó piezas que tienen 
uno yotro departamento deliambres y mugeres, 
y asi pueden asistir á la iglesia cQUiab^oluta.^- 
paracionde sexos, y sin verse siquiera, pues ade- 
mas de ;las reías hay celosías muy espesas y media 
entre' unas y otras todQ ^ ariého4^ la capilla; Ai, 
frente de Jia puerta está el únie^ altar,..que,$eM*: 
duf^ á una mes^ de madera tmitando márn)oíe&^ 
con sus .molduras 'doi:ada$,: y eu mía gradiJU |K)r 
detrá? del Sagrario h^iy des j&gwras de ¡talla mer 
ñores del natural representando el Misterio dé la . 
Visitación de Nuestra Señora, que es la advocación, 
del establecimiento; y en lug^r de retablo tiene 
en el muro un lienzo grande icop &u ancho fleiareOi, 
que también, figura ^r; de jíi^pep.eniqveelaonp- 
cido artista D, Francisco Goya; pintó; eoni muy < 
buíep efeicto y njo común habilidad un Crueiíija del; 
tamaño natural, « , ..., < m' 

Hoy, después de li^s novedades .iptwdueidas.. 
pcwc la legislaciQu vijenteenelramo^dg S¡eneíicen7* 
cifii, que declaró e^ítinguido^ todos, los patr^qua.tQs 
que no fuesen de sangre, cesó el del Cabildo, y se 
administra el establecimiento bajo la inmediata 
inspección déla Junta provincial de Beneficencia, 
por un Directqr facultativo, Jéíe priñcipjaí cuya 

Digi.tized byV^OOQlC 



plaza ke provee por ticosa oposición,- y la par- 
te econémica se maneja por un Admmtetrador Ma- 
yordomo; hay ademas su capellán para* la asis- 
tencia ¿spiríWal, un eítvjano^ barbeaos, efefelrine- 
líOs de ambos sexos, uñ conserje p<>¿téro (que es 
el único que' se conserva dé los antiguos donados 
para meriioria de su Instiiueldn), cocinera, ayu- 
danta etc. Habiendo caduéado'i^ su mayor parte 
las rentas de este hospital, qȒe casi todas consis- 
tían en'dieismos, se sostienen sus gasto» hace ya 
algunos \ años tm fondos del presupuestó dé la 
provincia. 

PÁBBÍAfOi.* : : 

Hospitales del Bey; Misericordia y San Juan de Dios. 

El hospital del Bey. Parece serde tan antigua 
ftindacíoA que no se sabe apunto íijp quién la 
hi¿o ni eaañdo, priesilmiéndose únicamente que 
sea deWda esta obra piadosa á D. Alonso VIUó 
á su nieto San Fei*iiando; lo que sí está averigua- 
do y consta documentalménte^és que en tiempo 
dé D: Enrique lléxistiá ya, puesto qu^ ei^e Mo- 
narca le concedió una renta de 10,000 maravedi- 
ses (1) sóbrelos derechos de la carnecería y pes- 
cadería, Ó' sea Sobre la venta de» esos dos artículos. 
Su Objeto primitivo fué la curación de enfermos; 
mas habiéndose erigido luego otros» varios esta- 
blecimientos cott igual destino, y faltando uno 
para convalecientes é incurables, se caníbió el de 
ritiéstro hóspitalí pata atender a estas necesidades, 
y se convirtió en casa-refügio ó asilo dépóbrek in- 
curables, acogiendo con especialidad á naturales de 

« (1) En algunas ocaslonefi qne sé han pireeido en el discurso 
de esta obra se ha esplicado v^ la diferencia de maravedises 
que corrían en tiempo de D. tííirique U i^ su valor respectivo, 
sobre lo cuál me remito á la nota de la página 254. 

^ DigitizedbyCjOOQlC 



EN 1.4 MANO. :)99 

Toledo que hayan sido gentes boorédan y dfecen^ 
tes qne por su avanzada edad, achaques ó desgra-. 
cias hayan Venido, á inutilizarse para el traba/o ó' 
á una pobreza involuntaria : los acogidos d<e uno; 
y otro sexo quedan allí por todo el i^sto' dé sui 
vida, cuidando de su alimentación, vestido, asi^-^. 
tencia de tpdo género, y hasta de darleis se^mltu- 
ra y hacerles sufragios en muerte , el estableció. 
miento, que lo ha practicado siehopre y continua, 
ejecutándolo ahora coiisel mayor esmero, limpier 
za y abundancia; por lo que fueron en todo tiem- 
po muy apetecidas y solicitadas esas plazas por' 
personal^ honradas,; ya de la cla^é -de artesanos^' 
ya de la de curiales y de otras profesiones; no ihe^) 
nos decorosas. A fines del siglo XVii se amplió la 
hospitalidad en esta casa con dos salas (una para 
cada sexo) en que habian de admitirse coovale-- 
cientes por cierto número de dias hasta su ooin*^ 
pleto restablecimiento, y ademas otras dos camas^ 
de crónicos para hombres. é igual número para, 
mugeréspor otra larga temporada cada uno; todo: 
lo cual instituyó y dotó en 1691 D.FrandfteQ S'an^t 
Tenorio, de grato ^recuerdo para la humanidad 
desvalida. El gobierno de esté insigne y. antiguo 
hospital y la administración de sus cuan^tosa^' 
rentas, estuvo hasta hace unos veintidós anos á: 
cargo de una Junta ó hermandad compuesta de* 
sugetos de las clases ma^ distinguidas de Toledo,' 
presidida por un hermano mayor y regida^pbr muy 
piadosas y bien málitadas constituciones qiie se 
guardaban con bastante exactitud,; y mercedáloi 
uno y alo otro se conservó el establecimiento con 
mucho lustre y esplendor, que no ha perdido por 
cierto con la variación que en estos úUiii>08 vein- 
te años ha sufrido en su administración y regla- 
mentos por consecuencia de las refot*mas genera- 
les introducidas en el ramo de Bcju^ficencia. i^ 

Digitized byCjOOQlC 



100 Tm.BDO 

mencionada hermandad, en va antigua advoca- 
ción era de Sm Ildefonso y Virgen de la Paz, ce- 
lebraba al principio sus jiintas ó cabildos en laca- 
pilla de dicho Santo en la Catednál , hasta que á 
mediados del siglo XV tuvo sdlá propia para este 
objeto en él edificio hospital que ent<mées se la- 
bró entre la Santa li^esia Primada ^ la pescade- 
ría; porque la fundación del establecmiíentx)iise.h¡- 
zo, y se practicóla hospitalidad por largo tiempo, 
en unas casas queiiabia entre las del Arzobispo y 
las del Ayuntamiento (que debian venirla caer 
hacia donde es ahora la puerta y zaguán de las 
casas consistoriales y por aquella esquina), las 
cuales vendió la h^maMad á principios del cita- 
do siglo XV en 25,000 maravedises (1) áD. Pedro 
Carrillo, Alguacil mayor de Toledo; y á 22 de Mar- 
zo de H34 el Arzobispo D. Juan Martínez de Con- 
tneras con el Cabildo Primado dieron á la cofradía 
de San Ildefonso y Virgen de la Paz, ó sea laher- 
mandad del hospital del Rey, un so)arque era de 
la Obra y Fábrica, lindante coa la Catedral y con 
el mercado de la pescadería (boy plaza de las Ver- 
duras) para que labrase un ediftcio á propósito 
para la hospitalidad que en la «asa vendida se 
ejercía; lo cual ha dado ocasión á que se crea por 
algunos que fué fundado entonces este estableci- 
miento (2). Coaefecto le edificaron, y ya en él hi- 
cieron su sala de j un taií y ;su capilla , con enferme- 
rías y dqmas oficinas prqpias deún hospital, mas 
regtili^res y acomodadas qub Ihs que lantes tuvie- 
ran. ea las casas primitivas. AUi estuvo hasta que 

(1) Véase la nota ahteHorV 

(2) Sin. duda por recottocimiento á esta donación, y acaso 
también por la Ucencia de^ ^ener sus juntas en la'capilla de San 
Ildefonso, venia en costumbre (que se ha conservado hasta 
hace pocos años) el qué esta hermandad asistiese á la proce- 
f^oh qué se hacia por el 'clátistro« de la Catedral el dia de la 

, Digitized by CjOOQ IC 



EK U «ANO. Mi 

en 1598 quedó conclaido el edificio aotuállqui^b 
Obra^y Fábrica de te Catedral levantó de Aueva 
planta para derribad' el ftntériorrtieftte jcitado; de 
cuyo terreno necesitaba el Cabildo para enaándiar 
la construcción de la capilla del Sfirgrarlo, ^Ocha^^o; 
sacristía y demás que ya sabemos y meiioi(nia4 
mos en el párrafo 3/ del capítulo VIII, «eceioü 
primera del libro I, adotíde remitimos á' nuestros 
lectores para que completen las noticias acerca de 
este hospital que nos escusamos de repetir aquí (1). 
Forma la fóbrica actual un cuadrilongo, cuyos tres 
lados son completamente libres, teniendo solou^» 
mitad del cuarto (que es el del Norte) arrimado á 
las casas particulares: la obra es muy sólids^, dé 
piedra y ladrillp, con tres alies ó cuerpos y uíi em- 
bovedado general muy costoso y Wen h6cho* No 
tiene ornatos arquitectónicos que puedan Haimit 
la atención, y aun ^u J)ortadá, que. didet á la calle 
de la Chapinería, es sumamente sen<jila, <^mÍK>- 
niéndola u(i íriaréo ' dé' pieAm bertoqdeña cqn «cor-» 
nisa y moldurad lisas, y 'sobre aqueHa'uiia< me- 
dalla de meiálo relieve qiife repres€sntá la Deseen^ 
sion de lá Virgeíiá'dar lacásuHa á San' lldefdnso»:i 
las hojas de puerta i qtíe son colosales, seencoenrí 
tran muy bien- talladas con adornos de gusto fó- 
tico, siendo de creer que se hiciesen para el anti- 

Paz, 24 de Enero, llevando lodos los hermanos velas de cera' 
blanca con las armas Reales pintadas en ellas, y que la propia 
cofradía diese igualmente velásvá todosj los prebendados y qa-. 
pellanes que concurren i. las proceáones de 1^ iglesia Prima- 
da, para que en esta las llevasen encendidas , volviéndolas á 
recoger á la entrada de Ips mismos en el coro. ^ ^' ' 

{!)' Recuérdese también lo^dicho en el pin^fo- 1.* del 
capitulo 111, seccioB segunda del libro, anterior* al Imblar de 4^ 
ai^ig^a .Qrmila de San, Tirso, que ; se presuma haber estado ej^. 
parte del solar que ocupa actualmente este hospital, cuyos 
notables vestigios se descubriéi^on Cuando s& abrían los tlM 
mientos para el edificio de que tratamos. ' ' • : ■ i , í < ' 

26 

Digitized byCjOOQlC 



gMo> (pifíalo, ^ qm sustituyó el actual „ pn^Si^l 
carácter de sus eotalles ofrece ma^ ji^exi^q con 
el estilo que jSe usaba á Q)Qdia4cis<letsígÍoX¥ qm 
con ^l giísito dominante en fines del XYL Desde 
esta entrada hay que subir bastantes escalones 
para el patio y galerías qué le rodean, y que nada 
tienen de particular , como ni tampoco las salas 
enfermerías que hay en ambos pisos». muy cómo- 
das» aseadas y saludables, además délos almace- 
nes de víveres y ropas, cocinas, . habitaciones para 
el Director, Capellán y otros sirvientes etc, , etc. La 
capilla, que mas bien parece una sala grande, tie- 
ne trea akares con sus retablos de madera dora- 
da, y en ellos algunas imágenes de talla y dos ó 
tres lienzos que no ofrecen cosa notable, igual- 
mente que otros cuantos cuadros colgados de los 
muros. 

£n el piso primero tiene sus oficinas y ^la de 
sesiones la Junta municipal de Beneficencia, que 
es la que dirige y administra este hospital como 
tambiea los otros dos de que vamos á dar razón 
en el presente párrafo; pero el gobierno inmedia- 
to ó local del establecimiento está encomendado á 
un Director Presbítero (que antes se llamaba en- 
fermero mayor) y á un Capellán que le suple., en 
ausencias y enfermedades, y á cuyo especial qui- 
dado está la asistencia espiritual de los acogidos, 
con otros dependientes subalternos que ^n cuanto 
es posible se escogen de. entre los mismos incu- 
rables; y por supuesto hay su médico v ci- 
rujano con dotación fija para la asistencia focul- 
tativa. 

^ El hospital de la Misericordia. Si bien existía 
ya á mediados del siglo XV, sin que sepamos 
desde cuando ni á quien fuese debida su erección 
primitiva, atendida la circunstancia de que Doña 
Guiomar de Meneses, muger que fué de Lope 

Digitized by V^OOQlC 



ciop de lÜ^estra {Sefiortü tfieilfa 'Misértddrbíb én i At Si 
puBdederí!WSqiieesift«idatíon^*t!iyft;yi80fite 
dadora yiestíe siendo reconocida' en tfe esoriturt^ jf 
documentos |i|épten0(»rente$ al estaütedoivéntoi DeA 
tele desdé luego con la d^h^esa <)^/Bújaz^¿> -^hM 
lo» ímoUnos y mtdhés^ tltulddotsíilé Sotanitta \ m^ 
rent* éreció despnes, y modemiániento^éf léíigfré^ 
garon otras posesiones qtü^ le hm^pavífíiMú-fi^ 
meúísr pro^efeivataente 4ai. hospitalidad' »y*imejól 
parla en todo^ séirtidoá, siettdO'híí^y bna Se taá¡«áf 
sas de. ftenéfíceneiá qde hiáy tnejdrmentaüo^íd^ida 
género, en launayw parte ée las capitales diá-iwo^ 
víncia> fiátuTo«iéinpre á cárgoUi^tina herrtiand^d 
fópeclal; <>oni^uestade perso^k)^ nispbtablels; hastb 
que en 18^ se encareó de sn! dirección y «gotoie^p 
no la Writa municipal de Beneficencia , cónfdrmé 
i h leéislacifon \|igenfe^ ^ninstitisto fué para leürai^ 
toda-dasie de enfermedades agtidais no cdn^gioH 
sas ; pero icorre^ondieniies alramb <teiinédieítttt 
pura^; modernamente iste estendíó á: ft)steií»er al^ 
gunas camas para enfewi«)S*áe cirugía! í (|u8;ift>e- 
ron anniéAtúiidosé poco Apoto feíaka haber yi sa- 
las espedalNBsdeesia clase park«ambo3 sextifs: tKm-> 
Ken 8^ han • éstableéido de' pdcos ' 'aftos; aoá -«tórtb 
número! de plazas par» enfermos crónicoá- c|ue m^ 
dben allí asi$ténci0 'completa poü teitipt»iádas-máiá 
ó menos largas seg«n sus «(k^esíáades y^ i^as tedn- 
dicioneís con que sd les admite* Bnel propio ^añá 
de 183$ se encargaron de la apetencia y gobierno 

..,■..•• : .,* • .»,.')•. • • .1 •.; ■ 'I .IJ s.-' 

!(1) ''testa Doña éuiomát' esla»mismia (^eiáSgé^halierfett^ 
daaoe) ^onyentoMe las -G2íiitan99;;íy isiít^nJ^icar^faeNJaqúé 
casas , en qu9?«i, ed^fi^á/jl fj^ii^ 
■ ^ ¡r su seguudo jnando .estA 
gop'rfc'^AWnsotéhóHdi^ 
. 'I" Mi ¡i*i\ ;.•)!•) (>•! 




y Google 



MI f0LR»a 

interior del eflUdiMoiieDtd la» bm-m^oe^idí^ 
Caridad, aue han mejorado ie»itraoii(Uparian|iem^^ 
la JídspitaUdad hasta ^ punto de que sea hoy ape^ 
ti^oido el ingreso ep esta caaa jpoF pwieaúeü que 
hubieran preierido morirse sin socorro á sereura- 
do9 en nin^ün hospital: d esmero, limpien» ama- 
bilidad, inteligencia, ecpiiomja y caridad sobreto- 
do con qUie eslas^bíjasde ^n Vicente dei Paul .des- 
empeñan su penoso enicargo; las acertadas reformas 
que han introducido ^n el manejo interno del esta* 
blecimienío, y las mejos^s en las ropas, muebles 
y utensilios de que usan ]os enfermos, asi bien 
que en el ensanche, comodidad y hasta elegancia 
sencilla de. las saías enfermerías; unido todo al 
aumento que han tenido sus rentas por los cuidar 
dos de laluntade Renefijceficíaque.ba mirado coa 
suma preferenmiestacada !de curación^ la han <£a- 
do una importancia y neatee muy conocidos, y es 
iftdudable; que iró en creciente la justa nombradíi 
que disfruta este hospital* que aunque puram^ta 
mjunícipal sostiene de. e^ontinuo inas de sesenta ca- 
ims, cuyo núinei^o aumenta con^derablemente en 
ciertas tem|)oradas delísáo.) . ' 

En cuanto, á la .materialidad del edificio, no 
contiene cosa nptaUe con reladon á laaiartes: es 
de buenas y 8ÓUdasXá|[)rjeas, de regular amplitud, 
bien distribuidas las enfermerías con departa-; 
mwtos distintos para medidna y cirijyla y con ab- 
soluta separación de sexos .m uno y otro , y en 
fin/está todo sumamente aseado y limpio , tenien- 
do su cápUlita pequ€¿a pero muy decente y dota- 
da de todo lo necesario para la asistencia espiri- 
tual. Le cuidan una docena de hermanas de la 
Caridad con su Superipra; tiene médico y cirujano 
ysu practicante i todos con dotación fija, como 
Igualmente dos Capellanes , portero, demandade- 
ro etc.; por último, tiene su botica provista de 

Digitized byCjOOQlC 



BM LA IIAIIO. iW 

todo ^¿MFode AiedictAas , tiiyloB simpleis sé^ c&rá^ 

Iirao 4e priftiera mano , y lá'iiBgéMa/ áísi toikitfo el 
aboraftono qüiinfcQ que lá ieldlá^ uniao /titi ¡préfe^ 
^ díe fanlitiLiem niuy efit^néido ; stík^ieridSMéstá 
oficina para el gasto de todos los estebl^^mleUitM 
dé Béneñceiicia át Toledo. í>i- ; - í • ' ■ 
/ Éthúspiiülie SmJuand&IHos, entenídído tan^ 




Biilitat^s enfermos , si bien él iést&bleciffliento- eé 
alfil j está bajbila direecionV gobíettiúde la i^m^ 
ta nmnteípsil de Beneficencia .jstendo iktáhíitíkt^ 
viles^ los fácoltativbs y dém^^ empkfádos» dé qud 
se sirve la niisma corporaáon <^hio dépendicmes 
mfak. Ya en el párrafo 4.- del (}ap(tiirloI{ ^mtioá 
primera diel Kbro anterior al hablar de £as cOtnti^ 
nidsides TeUgk)6as snpimidisLd, hioiiños^ meníéiott 
de los Padres de San Juan'^é' Dio& «^e tüVié^oli 
este hospital por convento de su Orden : y con 
ese motivo diginios que fué fundado con el título 
de Corpus Christi pov Doña Leonor de Mendoza y 
Guzman , Condesa de la Coruña en 17 de A^rü 
de 1867 , y que á los dos años lá'misiriá fundado- 
ra le entregó á San Juan dé Dios qué con otros 
sus hermanos vino á fundar en Toledo en 1569. 
A fines del siglo pasad9 construyó el Cardenal 
de Lorenzana.el actual edificio en el propio sitio 
en que primitivamente fué fundado, eimida sü 
fábrica muy sencilla , con una eépiHá^ y- ti^díasíias 
demás dependencias bastante reducidas sin cosa 
digna djB especial menciob. En 183Í se^ ^^^^^ 
del establecimiento la mencionada luilta 'kfé- w^-^ 
neflcenda', vi poco después fijó éft^él fe' hoápStáfi^ 
dad' para imlitires'i que ^reíVtsibnátMéy)fté''h^ 
estado ea otro$ dH^rsé^ediflciód, dólMndéíklfel^iy 
Haciendai mUitar* laB' estaií<^stfá> que dlsvehlgá^ld 

Digitized byCjOOQlC 



AO0 .(./7i)mEiy>/ ! 

lo&epler(BíOS ¡Mi^riiH^diO/de .utti mé4iéo>cir>i4aaq 
a^larpadp, 4oi^ipi!aiatimite9 y un Gapefian ; y<á 
la<a(winiiaU»ciQa! fíconDiniea iamédiata ó loo^U 
ppri fan . Contralor « despfeaseró etc. Oca po^tei^rí-r 
dad se ha encargado también ^ estajMeeioiiQDtD 
dj$;idieaeo>peadP l^ Csrralúon de toa enferoiosdd ve- 
nól'eo . que . cwiteí jerají ,apisí¡i(tos' ; en , el «hospital' dé 
SmÜ^&^i<m¥^ji¡^mQfíjmMipkvmío anterior), 
dB QMya^ir^nttSi;s»)fl%ti§fefie«por.la íupui dtí.Be^ 
ii9fiQ^ii0ii^;prDMiP!^4lái}a;.injaaieii^l^ ctstosiiciiaA 
qiu^ld^vittgw ^ta ola^tí cié úbo^idpai Que loí^ob 
i«4ktíntíimeatei d« ,(od» laiipmtiHMtíal.yjeb; cual^ 
quient» ép<)oa40, anQuíiPor /úUioio.ttanbieatlse ha 
^tmdido^Pfli^ienteineftte; la> h^^ 
l^pa^ A enuitwtif .;pi|e$o)St tl% teieái^el^l fyroylnoial y 
dp.ipartidio,ipQi!!<eaf!e0er esta de.c«tffertneríai¿ y 
«optarse efiSíoli Jpaftidá ;l?tos. cotí güardiaLpára 
í».W&toíia de aquellos* m. (í .>: .!) : ; i^ . 

no-) V : li'.íní) fi . -.1» • '.: . . •; ': «i :::';^.;.! "i » 

''■''••/^^•'■•, ••'■•cÁííTüLó^ir" .•• ■'•^••"••' 

ÉÍÍjA^ DE ^ifeÉRfCORilA Ó DE CARIDAD , QUE MAS PB^PU- 
; ,' , MPNTÉ PüEDCT DKÍ^OMINAB^ HOSPICIOS.. . 

!.;#■') íii- s':'/. ... i. '•';,• \,' ..i •:'/!.•■ u -i, ijiií-.:- 

, , . . , Jd^sj;a quince, de ei^t^ llaonados \ bós^taHtoa 
h^aiaps; mencionados, pw Rsa;y Otros eáaito^es 
»Ri;B!¿uy,flntigvi9is„ :j; parte; de éíloq bemós cono^ 
Ji!íl9,íPOfl9ítr9P tííd^Tia^^n ejwciciode aurespofÜTó 
^fst^M^t<)i<^ amqu^ mnyilvedu^ídM y^esoatutíados 
Kpr.;j8jWíiesiY^, dismiourioa;;^^^ 

Digitized by CjOOQ le 



EN til VAllO. MU 

rento; las ca&los ta^mpooó fiieron imiNte deii^ 
sidéracio» ni de carácter prnuanentetási^g iqué 
yarios murieron por m(fotados mnchbs añosbaee, 
de ilíiodo que ni aun sábanos á piíntó fijo el sitio 
que ocuparon ; otros se han estinguido-á fiáes del 
siglo ultimo cuando el Sr. Loreíizana ^tableckii 
la Casa de Caridad, á la que se^^ agregaron sus 
pequeñas rentas insuficientei^ para que ellos con-^ 
tinuasen teniendo existenda propia; y pocos han 
sd^revivido á las azarosas circunstancias de la 
guerra delalndepndeneia, y llegado al naufragio 
general de todos los' ^guos establecimS^tos que 
se hallaban á cargo de cofradías y hermandades,' 
y se incorporaron hace unos Veintitrés años á 
otros de mas importancia y dotación para ayudar 
á su sostenimiento confornie a la lefgislacion que 
se ha ido dictando para el ramo de Ben^cencia 
de$de el año 1835 acá. Por consecui^qía de tai 
supresión de aquellos asilos , cuya historia por 
otra parte ño (^rece interés y cuyos edificios tato- 
poco tuvieron importancia^artística , seremois muy 
weves en la relación de los mismos, dedicando 
anuamente esté párrafo á dar algunas ligeras 
noticias de sus títulos ó advocaciones , objetO' de 
su fundación, época de ésfói (cuando nos sea co^ 
nocida), parroquia ó feligresía en (fue estuvieron 
los que ya no conservan ni aun el edificio , y es- 
tado, destino y sitk) que actualmente tienen los^ 
que aun subsisten en pie. 

M hospitalito de Santa Ana^ cuya fundación 
igricHramos, tenia por objeto el albergue de po-' 
fees/y estaba á c^rgo de una cofradía qüe*con 
las limosnas de sus hermanos cuidaba de tenertei 
abierto. Su capilla fué reedificada' á a)8lá de va- 
rios ctevotos bn 1723 según la inscripción que 
tiene ea el friso de encima de la puerta ; es bas- 
tante bcmtta y desahogada pelra la ciarse de este- ' 

Digitized byCjOOQlC 



M9 ,T0|£»O . 

Meeímfento á^que perteaeoia; tiene su portada 
dórica)(te buena ipiedbra de silWía , y iestá alhajada 
c(H):£res retablos en que hay varios lienzos muy 
regulares,, siendo del Greco el que representa á 
laiSwitai titular eb el altar mayor, y un Crufijo 
6(1 el 'colateral dé^ la iizquierdat el de la derecha 
€» de San Grispin y contiene cuatro piíituritas no 
di^r^cibbles; Ea^el dia úo existe la hospitalidad 
y habitan en lai casa unas beatas (|ue cuidan de 
cÁla y de la capilla , y corresponde a la feligresía 
de San ft^toan . hallándose, títuado en la calle que 
b^)a al Colegio ;d^ ¿Doncellas desdeia plsuíu&la que 
Uaroaü d^ la Crni. 

El hospitatitú de San Ildefonso, cuyo, edificio 
y capilla existen antí enlacalte de su mismo nom- 
bre como se va desdela plazuda de las Capuchi- 
nas á la parroquia de Santa Leocadia , i cttya fe- 
ligresía pertenece» fué fundado en 1344 "para. re- 
coger y asistircoppofal y espiritualroente á mugeres 
£ obres ó peregrinas ó perdidas, cuyo instituto ya 
ace tiempo dejó de practicarse poí* falta de ren- 
ts&,:y ha^ta nuestra época conservó, para memo- 
ria de áu f undalcion^ la costumbre de albergar por 
uoa^ó dos noches nada, mas áaígunaque otra po- 
bre. Estaba , y aun creemos que esté , el edificio ¿ 
cargo de la coiradía de que .hablamos al mencior- 
naír la suiitigua elrmitade San Ildefonso en el pár- 
rafo 1 / del capítulo 111 , sección segunda , libro II, 
y solía tener semanalmente algunos egercicÍQs de- 
votos en la capilla del hodpitalito. j^ta todavia 
subsisten culto, pero m Manila casahoi^tal 
quála está pegada, ofrecen oi^epd alguno que nos 
pare;$ca digno de especial mmcion. 

Ignoramos, la; fundación del ho&pitalüo 4e\ San 
Ifeidro, q^eisin embargo ^es unos de los.que hemos 
conocido pi*act«cpadoiiu instituto, queiclrade hesi- 
pedar meodlgoa i y transeúntes- dándoles ^guna 

Digitized byCjOOQlC 



EN.U MANO. 409 

limosna y dotardonodlas paraeasaiw^ BstáUtfnen* 
te á la esquina de la Catedral (^q llaman: de Ja 
Yirgeiidél Tirov en lá feRgresiá de iSáti! Justo y 
Pastor, y una r^^tablé cbfrádia cuidaba/del 
cump]ifl!iienliode su fundación. Ajgregadas hoy sus 
cortísimas reiitasi álá Beneficencia:mumoipal,.ba^ 
ce unoá dteziános que se c6avirtió' el; edifidio^hos*^ 
pital en jeasa particular. \ '\ >. V, \ 

En la misma feligrbata.d&SaiiJufitd^ frente i 
la propia parroquia y baeiendóesiluüía cbhJa üda- 
zuda áesu nombré y la. cuesta, de 8ü titulo, sub- 
siste aun una casa muy estrofiéada^y de aepebto 
bastante desagradable, que consér^ siobresavie^ 
ja puerta utí azulejo fino eo: que están' pintadosf 
los Santos niños titularen declá.parfoquia;,nbo|o 
cuya advx)cacion hubo aquii el bosp%talü^\iéi San^ 
Justo , en el que. ejercía su caridad confio» pobi|esv 
acogiendo ae noche los mendigbs , ieierta cofrade 
de eclesiásticos y.segla^es instalada len la iglesia^ 
parroquial, y que.no teniendo úisá qbjetoicpieiel 
socorro domiciliario á los feBgnese^ de %ii Jnsti^i 
la estendió el Cardenal Quiroga en ISd^.á todot^. 
los de la ciudad /: según digímoa ál bal)lar diá di- 
cha parroquia/Habiendo caducado tddo esto /pep^ 
mahece en pie el edificio reseñado ^ que sé alquila 
para habitación particular como.. una casa cüál^ 
quiera. ! ■'■',•■ i • ' 

El ImspitcMlo de Peregrinos, bajo la advoca^ 
cíon de San Miguel , estaba en la párrócfuiade estcf 
Santo Arcángel, calle, que de lá plazuela* del Cor- 
raliUó iba á k de Santiago y ahor^:está iata»ep-^ 
tada. 1^0 sabemos la época de su fundación;, pero 
sí que tenia por.'ob|eto el hqspeds^éde. peregrinos^ 
y nosotros le hemos conocido practicar , depen- 
diendo dé tiha (Hielas^ hetaándáde^ básf^^^ rics>^^ 
qué bi^ibia 'erig^is^s en la 'parrQáujPj.d^ 
En el dia subsiste el edificio' é^nadó {á^aaaijd^ 



y Google 



vedbíldbiii^jí s(e;< rentas^ se agk*egaron álla BeBefi- 
adnda nnuniUipal;. ' ■ :' * 

f («EalaifeUgre^a de Saii Nicolás, callé <lei Cris- 
to -de 1^ Euz , á la dereefaa como se baja , existe 
todaYÍa' una casa que hoy es habitación de algún 
vecino particular , y en la ciial se hospedaban tam- 
bienlpobres, porqué tal era el instituto del hospi- 
talito de la Concepción que ha habido allí hasta 
Aueistrdá diá$,!y cuyat fandacion ignoramos. 

í:! '}'ahibien.hu}K) otro hospúatito con h adf>oc(h 
dóndedoiiJDesaéipárados en la cokcion de San 
kidoffo ; pesado á la ermita que titularon antes de 
SaivLBonarao yahora de la Virgen de los Desam- 

Eal^adosr^ Nada ma^ sabemos acerca de este esta- 
iecimiento ben^ñéo que acaso estuvo en la casita 
animada á dicha ermita, que sirve hoy dé vivien- 
da ^para; el santero ^ y tiene en un pequeño nicho 
del la. pared sóbrela puerta un busto muy desfi<* 
güradó con los revocos \ que pareice como un 4jii- 
Iba del púi*^atorío ú otra representación asi de 
persobaque implora la compaision con las manos 
juñtfits y «pbgadas al pecho. 

i .Efctos J^on Sos hospicios ú hóspitalitos como 
aq^lo^Hamában, cuyos edUieios subsistan aun (1); 
kübp todavía otros ocho de que solo nos queda la 
nMicid/de que existieron para recoger por las no- 
ches peregrinos y pobres , y las escasísimas ren- 
tas que alguqos de ellos tuvieran , administradas 
por hermai^idadhe^ y cofradías que ojudabsoí de esos 
peqúéiios establ^cihiiénto^, ó caducaron' total^ 
m^ntejófubdron agregadas ¿ otros. Dé ellos hábia 
dost^niafelij^esiadeSan Román, con las advoóa-t 
Qiones de &m Ai^és ^déla. JIfadre d^ Dios; pno 

(1)' El que mencionan algunos escritores con el título de 
Jésus, y con el di? San Nicolás que tomó desjpues, se redundid 
cA^éliifel Réftigio, qüéenel pánrafo 3/ de este eapíiulo' men- 
ciimttttio9'P<£i{Utíeá délos que ' 

Digitized by,C:iOOQlC 



EN ittiinaio. ill 

emü dA SaÉ Loreü^oV dMldelUl^I^^8Q» las anto- 
jas B¿iiiU&i\ccib et\nU0ibkiedeli«iiaifaío SanUyUttdar 
dela,^pdÉré<iúiar^o^láde>Saiitíago ; arrioiabSoá > 
la'WosJtade Da Vh*gén 4ei^ Estrella; , bi^o laadvo- 
cacioa de Santo Apóstol patrón de Espá6a\y djn- 
tro en la de San Miguel, con los títulos de San Se- 
hustím. S(m€ásmBySan\JBbmians Sania Leoáidia 
y il& Candelaria ii que tiasabenrios háói^ iqfuépimtod 
ó calles estañan .situados., ^. >:. 

También existió bajo el patronato del Uustrísi- 
móvAyftiHamiento y don dotacioíi sobre lós^^arbiV 
tños'quek citi^ oóbrabfk en las carnes, ui^á cusa 
colegio* íiíUMdó . deMós DóctHnoí ', cüyó , iitetítato 
eia>l)a\iedticáeioá\tnoéal y aliteieátadotL dé niños 
InüérfaoU ^dé^MoipílBii^s^ «sfeatveááa hadtu'ado 
bsrst&^preknte si^b* quélíiscireunstaúcias y vi- 
eisitüdesdeastíi áHimá épocalkicikroáimposible su 
máht^nimiÓQttt, , habiendo^ ag^e^dó su&'eortas 
p^tas*álá^Betaiefieeticia InuniéipaV, y él edificid^n 
ott^ esitivoN^lestableciihieiíto; sRüado al estremo 
(^ieirtad de /»la\pK)blacion . por bajt> de la iglesia - 
parroquial dé ^ Lucas 9 se hade^iolido prebiíia- 
mente en el año presente de 1857 sin duda por 
raiitoso «ó p€»rque tal ye% le cimpraria algua partí- 
énlar en> virtiid de lailey dé> Deáa(niortÍ2ÍM^ion clvA 
dé 1 / de Maya de 18S!&y le habrá! cónvienidoáslid 
int^teses^eclmple abajo para ^utilizar los. iriudios kt 
buenos ma^teriales quíe debia' tener: erai un^ casa 
antigua muy cap» y : yentil^da •, pero^ iáh méhítd 
alguno en^rt^ . dediqadaiá lai Piífístnia €oneepH 
dbn, cuya efigie de mánnd téniaen attia^peque^ 
ñá hornacina sobbelapuérta de ^rada , y por ba^ 
í&én el dintel db ella, queeradepiedrahepsoquéñá^ 
la^inseripoion siguáente:' • "}^ 

ñeimrido> Mip& i üFfíiOftifaí ' ilTo/Álo»] ^eedifimt'ksta 
^'íímá'^pttí^ mahzm>y^oietHnéMh4ti$^^ilu>í\1mé^^ 

^ K DigitizedbyCjOOQlC 



1 fanagidmmpardáatbSmdú í^orreéiáor B. Alan- 

fo^Diúz y Guimanl Cúhallerú de la Orden de 

t; ^Gdairam , yCmismiorDiímn d^'ViUay Co^ 

( ria, Rejfidor > y Greg^o de Mindozk 4 imoAo^ 

;á«ad«Í6S3. ■■ • / ' ' '^ \- ^ /. ^•' *•.■'» 

En df trente inmediato'(X>n que fohnábainga-^ 
lo , en otra lápida colocada sobre una ventana l^rati*' 
de con su reja de hierro , había esta cotral. 

ítAwaniá en Uu Españas el Rey nuestro Señor Dan 
i, Felipe Y manda reedificar ía mayor parte dees-- 
inte léolégio de mño$ dé la doctrina. Siendo Corregi- 
dor D* Aloñm'Pacheco ,deta Ordmide Alcántara, 
• ^€oáde de Ibangrande s del Consejó de Hmenda, 
i M^yordmno mía Bein^ mkda nuestra Sefíora, 

Íl Comisarios D. BemanUno dé Bmame, Caba^ 
lerizo del Rey nuestro Señor, Ré&idoirsyJDon 
. José Jaánto Sánchez , Secretario mS. ÍL, /w- 
rada. Año ¿fe 1702. É^M venció aléfércUo im^e- 

Irial el Rey nuestro Señor y rindió ú Suáe- 

- 1 tala,, año segundo de su feliz reinádol 

: Ef ta eá la .'ocasíait de que mencionamos otros 
dos establecimiento^ de Beíiefieencia que con el 
titulo también xlé. coleaos hubo basta no mufcho 
tiempo hace , y que asimismo.fueifon estinguién-* 
4ose por haber mltado las rentas con que se sos^ 
teiñiani. Ambos ^rañ para mugeres , cada uno te*^ 
nía señaladas yeinticbátro plazas, por fundación» 
y uno y otro estaban agregadas á convento de 
religiosas» aunque con la debida separación de 
viviendas para conformarse con lá constitucíoQ 
de Sisto V que prohibe la: morada; de fnugérea.to?? 
glares con las monjas. 

V > El ui^o, que*^bij)leiEtaente llamcdtaá Gokgiod^ 
IhnéeUai pM^s\^\:SaHJ^anzde^ia iPenitmm, 

Digitized byCjOOQlC 



EN hkmao. 113 

le fundó lan 151 Id Reverendo GaráeiitluDí ^fVajr 
Francisco Jiménez de Gisneros , agre^üdo ád cen'^ 
vento de monjas Franciscas de la misma advoca- 
ción, que también es f^indacion suya (como vi- 
mos en su lugar), estableciéndole en la casa que 
para este efecto compró por estar pegada á dicho 
monasterio (á la espalda de San Justo , entre esta 

Sárroquiá y la iglesia del convento^ que era de 
. Gutierre de Toledo »; Obispo de Oviedo y pri- 
mer Góndéde Noreña» laciial tieníe e^ioia .de 1^ 
puerta; ioákVist el escudp de acmas)del Sr. Xüisqe^ 
ros , auQ<pie : estát siemjH*e cerr^dei .Su institución 
era para veinticuatro donoeilas^ pdbres , pero bien 
naddás, que estaban ien ei .celtio iseis.años^ 
educándose bajo la dirección de las religiosas ^ >y 
al concluirlos, si querían ser mohjas se lesiadmir 
tía gratuitamente en el convento , y:si^ casabaii 
seles daba uri ácA/e de S5,000 mrs; (tinos 1^383 
reales 28 mrs.) , v tehian su coro ó tribütía, sftt 
parada también , i la iglesia , encima del cora isilto 
de las monjas, • ;; / ! '. 

El otro cdegto se titulaba M Refugiar y ad- 
mitía otras veinticuatro plazas ; pero no se limi-» 
taba á ddnc()ilas , sino que podian recogerse allí 
viudas, y aun casadas. Fundóle en 15fti el Car^ 
denal Arzobispo D. Gaspar deQuiróga;.«i casia 
que compró sd Canónigo D: Jup de Ja Cerda iy 
otras, dos accesorias , á espaldas del coáveúto; de 
San Torcuato, al que estaban pegadas, y > por él 
cual le dio la entrada ; pero las colegialas vivian 
separadas de las monjas , teniansu tnbunaápacte 
á la iglesia y se gobernaban por su propia Uedó^ 
ra. Habían de ser tamt^ien estas colegialas.de fa^^ 
millas decentes, y no se daban las . plazas ' por 
tiempo Rmitado. Gastó el fundador 20,000 duca^ 
dos (mas de 400/000 rs.> en la erección , y Le dejé 
por dot&cion , entre otras relatas i, ' un; juco üé 

Digitized byCjOOQlC 



«II 

i; . ' i», ..i;i- ' :i f'i .. •. ." •. .; i í 'A.<':' i i i, (>!■; r 

^ • '• ' '' ' ''PÁRRAFO !• '' ■ ••'!' ■ '» 

•);.|' ;. . . ... .. . '>....' ; í ■' ', *; ..i r ^r- - ■. 

( ! ' ,á)(MQ^iilfl'defBa]IlaCrttS4,,ó«|Ma'iil<dii8a:^ . . i\ 

.;! '.tí,! .,<■'•'■ ■ f • íí '■■■).'':) r,'.\ ) -',: . :ií 

' > Este giiandioso / establécimiebtó , tanto pcur: iIq 
tniqíiaiiitfarío ' y bené^óóí )db áu 'instituto ; íeuiÉiM 
pbr^la^maffnifi») y prifláorosoiidtl edifick); que 
esprofeso, ie^oonstruyó iíara^élí(siibiéfi' actiudrí 
mentó iio fe ocupa «por molaos qxse desguesdíren 
móé ) 4 66) uBOt de las íixie|ctres , y. i nías * cekbirfidos 
ornamentos ^de Toledo hajocij^jquier ippeetó que 
se le considere. Eá debido al ibsigne Ai^zobispo 
D. f^Aró GonzáleKideJVteodoea, conocido por A 
hotírosísimd tkulo de (Sr(M Cardenal de España, 
duyo; sepulcro YÍmcfó en elmurodelEvatigeliéde 
lacapiila inayorde laCatedval, y cuya £&moía Ou-» 
ráM tant4éoQM>:viva^ Ids hoífthresiel;am6r!álo§ 
hechos gloriosos y á los pensamientca^goandel. . » 

i Ikcia loé úUicíiOKdñbsdesu ponlifioado j^tuvo 
el laudable penfi|amieDtó:defijmdár:una^^ cate paira 
rtícogeir , criar y éduqar los niios eüpósHbsQ n^ 
ehód de los cuales peredan ; pop:£ilta:de/un éstá-f 
bieeimíento da e^a 1 cks^ ^ # victinMi^&t del c^iihinsA 
ababdoAo^Cíbus pfiidrtó. Para elloáÉipetifóy>obtUb 
vb m i .'de Octubre dbl 49 ilaBiik eonduoelitedu 
Papa Alejandhi Yl, ootíeertó cod el CabUdd que 
le^ediese tm térpeaot que babih inmediato á feíCa-^ 
tddral , y encargó al maiestffq mayor' efe 4a!nEiÍ6ip9t 
^ famoso; fin^ique Q^s; la ibfc^macton debíanos 
yi>traÍzast)á)n8i!et'edifioioí;ipero cuando toddvia no 
estriba. Mb^nitüvaménlbe arreglado nada , ! oeurriá 
su laUéchniento - én- priñéipiosí dh Ebeiior -diei 1j^!^ j 
Mai. no olvidó'«ni sa'testametit^lsíidéa^idelhospin 
tal , anties bien rdgó con mudio ahinco & la Reinaf 

Digitized byCjOOQlC 



EN 14 lUKO , lis 

C»i^imwM\lwm'* j&^n& inmediata )pmeBMi$ 
l9£f Doquier d^Unf^ntaOiO^ííu^ ítevasw é:ímbo:8u 
proyecto m túm nmnoyáejMi^t paf a- re^íBarib 
cuantiosas suaia§ , y ámhtmdo por du.uniteraál 
heredero al hospital . que percibió de «s'ta heren- 
cia masde75,000ducados (l.l^55,000 rs.); siendo 
de advertir que ya él en -vida dejó planteada \^ 
hospitalidad provisionalmente en la cásial d^Gendb 
de Cifuentes. que caía en parte de lo qué. dest 
pues seaeregé al convento de monjas de Mádré 
de Dios, Trente á la Cárcel Real que hoy ya uó 
existe , y todavía durante la obra del inooumento 
qae vamos á describir se mudó (en 1S06) á' laá 
casas de Juan de Silva , hasta que terminada la 
construcción se trasladó á su propio edificio j(l)»' , 
Coa efecto, los te^taoientanosdél Ga^denáI 
tonaaron con empeño el cumplimienfto desú víH 
luntad, y mientras los parientes orillaha» algiíi4 
ñas dificultades, solicitó la Reina Doña IsábcSoíití 
Bula, que el miamoPoiitífice espidió en- li96, 
concedí wdo que eie agregasen á este üDm^ hospital 
otros muchos qué había en el Ar^obispadpv yyá 
no qued£(ba Odas inconveniente por venéfertiue*! 
de la'definitíva elección de terreno do¡i^ erigirifií 
magnífico' monumento proyectado por :^ célebre 
Ega3, aprobado en vida por el fundador y aceptado 

(1) Epta casa de O, Juan de Silva ckbió ^er laq,ijie, si, Wen 
ya ea gran parte reedificada, vemos todavía frente á l^.igtftf( 
sia de la Trinidad pegada á la que llaman de las.Ii¡ifafttas,.QR 
la cual se notan las armas del Cardenal Ílend07.a en . i^n gpaa 
escudo de mármol sostenido por dos genios é incrustado ei| 
la pared de su fachada un poco á la derecha de Ü puerta: !tai 
vez se compró esa casa entonces para poner en ella proyisior 
nalménte la Inclusa, y luego se quedd «ntre los bienes 4¿l Cá-; 
bildo, á quien ha pertenecido hasta la época presente. fin j(p¿ 
se vendió á un particular como finca del Estado. Ella .í?s p)uy 
espaciosa y de fuerte construcción, y no es difícil que, ¿st^yier, 
se allí en sus principios este hospital. = , - : .!,:( 

Digitized byCjOOQlC 



416 TOLEDO 

después pcnr láaugU£ítfl testamedterfa y fainiUiá 
consanguínea á^ nadado , que<^r su emlnfente 
dlevocáon á la^anta €rúz , ouyó titulo cardenalicio 
Ueyalrá , quiso fuese esta la advocaCióH dé tian in- 
signe 'establedimiénto , como lo fué también del 
Oolegio mavor de yafladolid que igualmente habia 
^ünifodo: Ocurrió, pues, que por eritotices quedó 
desocupada la parte central de los atatigúbs pala- 
dos de Galiana que hasta aquella ép<i^ tibian 
tenido las monjas Benedictinas de San Pedro de 
las Dueñas, como á su tiempo digimos en la pri- 
mera sección del libro II , las cuales unidas ya con 
las Concepdonistas , que acababa de fundar la da- 
ma Doña Beatriz de Silva , se bajaron á habitar el 
convento > cjue dejaban vacio los > religiosos dé San 
Francisco al trasladarse al famoso monasterio de 
San luande losíReyes; y Doña I^bel escogió este 
local para levantar en él la suntuosa fábrica del 
htíSMtál de Santa (Cruz 'ó de Niños Expósitos (í). 
Este edificio es uno de los primeros que en Es^ 
paña sé construyeron al gusto que thmamos pla- 
teresco, yíjue no es otra cosa que una combina'- 
cion> de la arquitectura gótica con la del renaci- 
tniento, que iba resucitando las formas de la 
grecorromana , pero sin abandonar del todo los 
ornatos graciosos antiguos que fueron reflnándose 

(1) Aunque el establecimiento dé qué tratamos no ocupa 
hoy su pi*opio edificio (que es este), como mas adelante vere- 
mos, hago aquí su descripción, porque siendo generalmente 
conocido con el título de Hospital de S'inta Cruz ó de Niños 
Exfkfeitos , parece el lugar mas oportuno paríi hablar díe' él, 
este en que se trata delobjeto formal á que estuvo destinado 
y para el que se labró , por mas que causas accidentales (y 
acaso ño perpetuas ni d&fmitivas) hayan sido motivo deque* 
actualmente le ocupe Olio establecimiento, en* lo que segura- 
mente nadahtí perdido nuestro ciélebre edificio , que al nn ha 
de sércíónócido todavia por mucho tiempo dentío v fuera de 
Toledo [por Hospital de Santa Cruz mas qpie por Colegio de 

Digitized by VJOOQlC 



EN Lá MftKO. ilfi 

hasU produeir/ iás mas* i esqutsitafl^ f)rec¡q&M)ddmí ) 
Tardóse en construirle diez años , desd^llBffÁdbttaTli 
.tsi 1514 , bajo la dirécdóu delfliepciúnadíQkiad^ui- 
tecto autor délos planos £uirHme;Ega9„6iif^pIcianda') 
en todh b fábrica, inieriof y e8tjeniqroieat0»!il^( 
ma^ sólida cantería , eseepto to la Xadiadu prÍQcVr> 
pal ó de Mediodia ; qw es de sillares eort^a^isiconi. 
adornos (fe piedra Manca,' cOmo, luego yep0nios¿¡ 
las maderas soo de lo mejor 46 Isís/ serüa^ia^ido;. 
C<fónca , y fueron las primeras que se bQncJukron; 
poí el rio Tajo, poíes hasta etttoqee« (no^^epbabiai 
empleado ieste sencillo y econóngáco ifec^rsQ.Qcu*:! 
pa esta gran mole Una superficie ;<)e jonasdi^ (SIQA'» 
pies de larga , incltíso el desJBuU^to ó cpi:ral qm^, 
tiene á fea espalda ,; por 300 y pfco./íe Manflha, -r^l 
saltando m planta cuadríJo]agí^vWn(dQ8/pi^W!P«n) 
intímente ¡ailtos, aparte ; del; embevfld^do^fWffml yx 
del entresuelo que áe le agrega w )tpda.^,;li'fl flaídi^ » 
Oriente por el desnivel del terreno ^üieij^? atíían^sl 
bajo. Tiene cuatro patips, dod de ^JciSiín^KRifioi 
cosí, «oflíio después diren)^, y enBl:qeptfflfjd«|tftit 
dos está la iglesia en forma de c^ruz griega, ló m^) 
de cuatro brazos iguales, pues tal fué la d^yoeipi») 
dql Cardenal fundador á este sagrada ^ígpo ide/ 
nuestra redención que en toda^su? cosadle ¡usaba, i 
y quisoqne lasidantafe 4eeste ^ificiq.y d)?l cqlef- . 
gio mayor de ValMolid, quft tamWei^. «si . Cundan i 

Infantería, á la man^ (^ue acoi|te(^ con el qujQ C|qu(u^^ ¡a^^ 
Inclusa y otr*os estableci)iiientos de Bjcíneficericia áctuálifiento. 
qne sigue y seguirá níuchos años libándose cónveritó tfe Sárlj 
Pedro Mártir bor mas que ya no exista sementé feOttUrtidad=/i 
y,€Qmo:sacaie ed Madrid con el cnarjt^de^u^aYlia^ d^ 6p^> 
la Aduana y oüros miléc(ifici<^ que ,contpúfln^Pj.^u,m|q[ii^,, 
7a denominación, por mas que hayan canibíaao ,sus de^liho^ 
uña y muchas veces. Siendo pues conocido' esté'in<íñüriiént¿ * 
deniro y 'ñi^ra del reino cop el tHulo de hospital áp Sania 
Cruz, he querido hacer su descripciQn.ahofaaí b^ibl^irtel^p.^ 
taWecimienlo de Benefiqencm asi llan^ado; , , i » j ; j h í;í í ; I < 

Digitized byCjOOQlC 



411 í'TdLEftO 

cion'suya, tuviese tes» figura^' y llevasen elitítitlo 
deSanttí Cnii. ' !> I " í 

Como' ya hemos indicado, la fachada prftioipal 
es de i^llei^ía y está perfectamente labrada, ador^ 
Dándola, ademas de la piiecíosa portada de ^ue' 
en seguida no^ocuparenvos , varías ventafriasgrán^- 
des, Ctiyos^ marcos «son de {»edra blánC^, decó-: 
rándolais columnas abalaustradas que diescansaa 
sobré repisas voladas y sostienen sos cornisamen^! 
tois neñlátados eiifroiit¡spiíoiós:y'OandeIa})ros,.la'-' 
beriBaáolodb con relieves eáqtÉitíos'íil ígíwtoí pía-* 
ter^o; y'í>or tod«i' la estensionde tó línea córrfe 
eá ío alto un 1Wso¡ ó faja de i Ja niisma piedra, en 
que se ostentan dé relieve muhitud de cruces de. 
íearusalen, estando repartidos, poítoiáo ^el frente 
del muro ;varl08 escudos de arnwsdel Sr. Mendo- 
za, tallados en la propiji mtrraUai En el cehtro d&i 
esta> lineare encuentra la lindísima portada- dd 
hospitát; ^üéJ^tfguU' heínos éidó, tévieroní resueU* 
toi!osí¥cUióe¿é6 eki la guerra 4e la Independencia' 
traápdrfiat'é París» en: caíjouesV apeándola ¡con las 
convmi¡fent¿spí»eodii€Sonf^B p&ta colocarla 'después 
ett algún monumento' de aquella^ opulenta tiápital; 
y ciertamente qiienoisin raaon íki' pudieron otopi* 
gar sem^anté distinción, si es qtféhuboesetpen* 
Sarniento^, pues su mérito íirfcístifo es vVKversiil- 
mente peconoeidói y caaipuedédeteííse que disfruta 
defama europea. Oigamos áD, Antonio Ponz, que 
nó era de los más apaslonadoisporla arquitéiettíra; 
platére^qá, en su tantas veces citado^YSaje de Espa- 
ña, tomo I fólip 145, donde, después de JbaUar dé 
ese género de cohstrucclon mista' de la gótica y 
gréco-roinaTqla¡,| dice asi: «Sea como quiera, el Hos- 
»p¡tal es {jiiv'A Qélebré eií stj línea, y sin ei^aiñinar 
•mas que las labores de su puerta principal, y las 
»qu€l hay en la de la- iglesia, y- en tes ventanas de - 
»la fachada ,. confesará cualquiera está verdad* 

Digitized byCjOOQlC 



EN. U '«ANO. a$ 

sporcfuci Id edpire9ada puerta g«inaipal,j,<|tfjg) ^jda 
»m¿f*KAe&y tpíetfra:lbtaiioa^; tiene ltil6ai}íi4líiM^ 
»<;í)saB*en4QiJ06^u*jiiiedibros, y con^taot* atfiefi 
4o, y mmniguQi^ coQduidas.,,$egun eligu^toide 
»eDtM¿)ceB, ^que espantael ver conK)u*é auMWilbl 
»prafesoreS;de<:dgueU» edad.euipíszaLaa y d^^a^ 
»finíá sus empresas.» Y elSr. Amador jde Jos Rii4 
añade después d^e hacer sú descripicioa! detallada i 
«TatesJa portada del hospital de Santa Cruz; en 
4o& ornatos que la embeUeceo , en los reliev-esj y • 
«estatuas que tatito \al(Ar y variedad le prestaOi 
» no puede menos de encontrar el artista gratidfe 
«materia deíadmiracion y estudio;» • : ' :ú ;; .oi 
Coeápónese esta imponderablefpQrtada;de;:dQ$ 
cuecpos de arquitectura cQfpeg|iondienteí;alíéfrt*h 
ro plateresco; el primero y príijteipar consto .:d^ 
un arco- de grandiosas propoí?ciones,áí€uyOíS: \^ 
dos se alzati: duatro colu^nnas . de. lasiilannaijaf 
noíoiiistfruosas que. descansan ^bre ¿iu^ipedestlal^si 
cüajajdos: estos y aquellas de esquiíitas .níoWuír* 
y jTelÍ6ves<iegrotesccís,.,ángdies y mil otro^^ar 
priebbs ; étt \m : intercolumnios ; se» coat^pton 
cuatro, estatuas ( dos en eada leído): quei r^ípresctaí 
tan las Virtudes Cardiniate8.(.l)veolo^daS.e»>sitó 
repisas y.cobijítti^qoii'dQseljste^, todí^ímUíyipr<v- 
cioso y^elicado^EniOl c^gntrQestá la jnuertaJeOít 
dead9^4ié una^j^ja/d^ i?elíe)ve(s.i$ui¿»WQnte ^e^bat 
dos, en ^ue^se ven fes crucesi (te: Jeritóí^lfin altefir 
nando Q(^ los escudos de aymas idCí/Mei^doza» 

(J) Es lamentable el estado de de^erior/) y .n^utüacjií^njieii 
que de muchos años atrás vienen éstas esculturas, nó menoi 
que otras patíes muy preciosas de laportádai dcíbiiSndbsé 'eíii 
desgíam á la iflcuria con que ftó mirada- por ^dseneaiígliábs 
del establecVniento' y á Xa ínpperipia;,d(5,lo&.'#af4¡l(|s;qwt<)» 
ocasiones lian arrimado pscaleras y madera^ gruesas,. ,p^i;íi aivi 
dartiios,- á'b'iertos'. entalles déU'cadds d<^'lá óbrá; W; ijzadq por 
faltftd^ precüucién y cónocimienlo^algütlo&' ornatos: 'podes 
son los-détedoros; perointíyísensilileéyíciEíflsárablesLLii.xinuíí 

Digitized byCjOOQlC 



4ft0 TOLBIM) 

entre cintas , manojos de flores y ramos de laurel 
qoe fórman la mas bonita orla al hueco de la en- 
trada; las columnas reciben el cornisamento de 
este primer cuerpo, ostentando e|i su friso be- 
llísimos entalles que representan festones, adar- 
bas , )anzas y alabardas , y constituyen un con- 
junto de lo mas elegante y esquisito que puede 
imaginarse, viniendo á caer sobre su clave el 
escudo del Cardenal sostenido por dos genios , y 
á los costados del friso, sobre líis columnas este- 
ríores , $ientan aplomo dos candelabros cubiertos 
de labores. El medio punto del arco, cuya figura 
toma la cornisa , resaltada por su centro y exor- 
nada también de primoreas relieves (y en (^ya 
cúspide asienta sobre una repisa volada unaést4> 
tua de la Caridad)^ enderra en su neto ó fondo 
un alto relieve en que se contempla á Santa Elena 
presentando la verdadera cruz del Redentor al 
Cardenal ^ue está delante arrodillado y asistido 
i^w el Apóstol San Pedro, y tiene a su espalda 
unos como pagecillos que llevan el capelo y de- 
más signos de su dignidad, y otr^s ñguras mas 
adorando -la cruz que ocupa el sitio prefórente; én 
el resto del arcoabundan angelitos en sus repisas, 
y otros ornatos del género ya esplicado , tan bien 
acabado todo que no cabe mayor perfección. De 
ambos estremos del cornisamento se levantan 
unas medias columnas caprichosas que reciben 
el segundo cuerpo de la portada , mucho mas pe- 
queño que él anterior , pero no menos lindo y 
primoroso : consta de cuatro columnitas que de- 
jan en sus huecos tres hornacinas; la del centro 
es mayor ,' y contiene otro alto relieve que repre- 
senta la Concepción de Nuestra Señora , por el 
ingenioso emblema (que ya hemos visto empleado 
en varias pinturas de la Catedral) de San Joaquin 
abrazando á Santa Ana con la mayor modestia y 

Digitized byCjOOQlC 



EN U MANO. 4Ít 

€oinpo6tura (1), y las» otras dos encierran otras 
tantas estatuas > todo está aquí i^almente CMaja^r 
do de entalles tan elegantes y bien hechos como 
los de abajo , y remata con un frontón en que se 
repiten los ornatos platerescos , viéndose á, uno y 
otro lado dos candelabros por el estilo de los del 
primer cuerpo. A la altura del segundo le ñm* 
quean y acompañan dos de las ventanas grandes 
. que, como antes digimos, están repartida^ por 
toda esta fachada Meridional del edificio , n<> des- 
ona-eciendo seguramente del sitio que ocupan, 
porque sus adornos de columnas abalaustradas, 
sus repisas de graciosa hechura, sus comisas y 
los áticos que las coronan , están dsimism(^ labra- 
das en la propia (Hcdra blanca y con igual esmero 
y gusto que et resto de la portada. Conre por. anr 
cima de todo lo dicho una cornisa « sobre la cual 
^ levantalodavía otro cuerpo dea:i^quitectum, qua 
ya no presei^tala riqueza de los de abajo, yparece 

• .'• ■ ■. ' ■ ■ . ' • ' í '■■:: :',.; 

(1) Le^ Toledo Protdresca dice al hi^Far dé eét^'iAedaHc^; 
qtte repi?e$eDta los Desposorios do Sania A.ns; pero á mí no 
me parece asi, pues ni hay alU Pontífice d Sacerdote hel^reo 
que intervenga y bendiga el enlace (como se pinta y figura éú 
todas partes este asunto, y como es de necesidad qufe \é haya 
para que se verifique ese solemne acto), ni tampóco'ei!! tíí des-^ 
posorio se abraian, sino que únicamente se dan la mahQ>jy 
aquí están abrazándose aunque con mucho decoro y cirouns* 
I>eccion; por esto y porque ya en diferentes obras de aquél 
tiempo he visto presentar el misterio de la Purísima Concep- 
ción de ese mi&mo modo, me separo aquí de la opinión del 
Señor Amador de los Rios, que en mi concepto s^ equivoeí 
al examinar este relieve. Mas palpable fué el error de i>. Ni- 
. colas Macan, que en un artículo que escribió en él ñúftie- 
ro 9.** del Semanario Pintoresco de 1812, sobre este edificio, 
asienta que el medallón de que amií tratamos, es de la Visi-^ 
tacion de Nuestra Señora á Santa Isabel: las figüríEis priMpa;- 
les de es^ relieve no son dos mugeres, como habiaa de ser pú 
tal caso, sino que evidentemente son hombre y muger que se 
abrazan, v por consiguiente no puede ser la Visitación ^omo 
crey(>elSr. Magan. » 

Digitizedby Google 



dfet otra' é|)bc&i ; cdti)pute6to áe ckico ^'oolUttiDdd que 
deJAtk ^efnftfe i^i^^áro ventmia^ i^cilteí»^ de riiez- 
tminas propireioáesí, flanqueadas |)drld(fetop^eclj" 
íks ^Hóirtiadás con pilaste'as ; y coiicíúyé-pdr úl- 
iht>'*(iOiiün PíOiiton en que vuelve á* presentarse 
iii^ é9¿udo colosiai 'de 1$ls armas d^ fundador so^ 
t6tti¿o'poi»^d0iS' angeíote^ifeí(|Ue vUelanií: e^a efléul- 
tubíííy otráifi^lJifeüás^de l»s que hay^iosídod^er* 
jfM dé'W'ípá^tí? iriferíopv'Beb^-'dériíáriholv y todo 
lo'deiMáSrdé>illkdekif)$edrá I^^ de^la Bosa*. 
jí^'EMrafstíide«(íe Ibégo-'á un ^guan' ó pórtico 
mdyéápá^j^¿oinptí6iytO'de tires bóvedas V y ^n d 
ttiuití'ftotttero sefiábren bes puertasi^ue '4Í$ni pafeo 
á'lttííiíetíla y á I01& dos primeroi$' patios de Uno y 
«^trO'lado. Xa; de en medio, qu^ed }a deltemplo, 
€tttft i^orttaíía ^ de bn icubrpo* de^ awfuitiectura deíl 
intenlti cariii^epqüe la>de «fueras' alinlíiuie'fncidii- 
fiutip 'inai^' sétipQlo ! «onsta de dos • > tiolúáíms ^ es- 
lriail«(s/, ' üwi' reliev^^s ,• qfue ; ^osltónétt-^-su ^ icopresr 
pendiente cornisa , y dejan en el centro un arco 
grauideiqua sirv^file i^íitrada viioiténdose sobm su 
mve iotroí medallón con ^el mismo' asunto de la 
JHvenciM'jde la Santa Cruz . eti la pi^cípiá ftárma 
flue'^í4?lfe'fecha4^ esl y á sii§ lados' hay 

dos bustos de ¡ muy bella escultura , terminando 
arriba con btrodel Salvador; por supuesto que 
lodo ello es de piedra y perfectamente ejecutado: 
ías ptrasdps pyprtas estlan ínenbs adprñad?is; son 
también muy, grandes y dan ingresa, á los. dife- 
rerrteB' (departamentos del edificio.' ' ^ 
~J; ^t!a)(glesiá era áfmes del siglo i^asado uña pie- 
^'$ringújar; .ííaas en el; 4¡2^*' aunque por^anecein- 
kctasuífábricaí, está muy redu<&ida.y des^fígürada 
por «las diferentes mutilacióñes'que ha sufrido pa- 
ra 'dyjdlíóydestino^ terreno 4ú'é;h¿y la falta: 

es de cuatro brazos iguales, teniehdooada.ttiiaflftas 



Digitizecj by 



Soogle 



EN ÍA HHkKO. ;Ít3 • 

de^lüO.pissfdblatgo^osebrb 3S ide-^Dichay la al> 
Itára brbporek^ada; con un hermoso paviit^ento^de 
tjliédrá fina cocada áfi baldcísas, y p©r tpchiipibi^e 
eándagníficoartesonado de madera, compu^sto4o 
cáselíobes llenos de filetes y moldaras'; confloro- 
nes, cru<íes y escudos de armasen su centro, todo 
'de 0iuy btien» gusto.y pérf€Íctamente«jééütado; de 
inianaia ifubse medían sobre SOfll pies de un di- 
«tremó á otro encada mía de tas dos lineia^Bie^ Me- 
diodía' á Norte y de Oriente á' Poniente; viniéiido 
todos cuatro brazos á coneurriren un espacio cen- 
4ralredo6(fa>y en el que sobre cuatro giñsmdes bitd- 
te^ de i^edra llanca, labrados á la mahehat gotiba 
oon^elie)?mdéi niismo género, se forman Ip^*»- 
¿ps;1^rales-<^Ufé eii juhion con Ui^pei^hiilási'^tuá- 
ida» en ios ¡ángálos ó ^ntétttenftb álMra, 8o$tf«b6n 
•et anillo e» (foe se apea la fcúpuía octógona y 'xíé- 
eorádá con aristas y resaltos muy bellos, ^mo los 
tienai también los^ arcos y pechinas. Eá él^cehtvo 
de esta rotonda d^bía estar el altar; paria qiléfft^ 
^doslógacogidósy demás habitantes del; lestablBcl- 
imiento oyese»! misa desde {áü¿=mismotí;i4epartá- 
nventós,' ^de eran ottos euattoaakbé^ i^ú^les á Us 
tbrftkosí'de teiglesia, situados p^'eéfeámente enci- 
ma de estos, y que tienen sus saKdas dé grárfidés 
piettaáú una tribuna circular que rodea el espa- 
icio central dd templo á la mi túd de sti altuM, ador- 
nada con uü antepecho de lindos balaustres ti^á- 
Ittjft'doí en íá misma piMra (pie los arcos y^pilaí^efe: 
mas esté plart do llegó a realizarse, 0**1 toenoshtt- 
bs dé durat'müy p<^ tiempo; pues ya di^é» les 
principios se constituyó álfestrémü Kbrté de la 
iiglesia una capilía mayor ó presbiterio, que aun 
sübáist^, 'f se colocó allí el aliar y rétablé que hoy 
Vernos^ el cual si por su hechura íevelá que no se 
pudo labi^ár para éstat'atelado én tólrótónda méñ- 
citítíMáV )?w su ttll^ttfefói*^ giéü^tíi'ílue 

Digitized byCjOOQlC 



'U4 roiJíMo. ' 

Eerfeoece y por las tablas quekSadonian, "itPbni- 
esta que su fecha no es muy posterior á )a del 
'.templo queíiecora. En el último tercio del siglo 
ipasado.ya se desfiguró esta iglesia (que D. Anto- 
nio Ponz^ babia . visto intacta ) cortándola los dos 
(>brd2;os de Oriente y Poniente , es decir, tabicando 
)tU'^mnnipaoion .€on la rotonda ó crucero , . para 
d^tínariosá almacenes » escuelas y óteos ^sos del 
-itftabl^mieato ; qj^edó por consiguiente reducido 
(y^itimplQáiUiiasolinayede 309 pies de largar 
unostiSS; ¡d^ í ánoba , dimeasiíOn desproporcionada 
jlfii f)or!l^ MtA de: }^S; otros brajsosilateitaleá , y mas 
udl^rdtada Jbod$Li!Ís^:»Q«n reiabisQná: sul altufft que 
.^aírflcft fiftuy imezquina ^i ft^ leonsidérasur enocme 
ton^tuii.r aM ba^ {permanecida basta] baeé eo^a de 
iiWbSíanp.^:W!;qu^< Ofiupftdo^a el$dificio jpor él 
iQol^jO;d§(X)8¿)aÍJIeff€p C^^tíetep. se ^cortadio.Qtro 
>íbuetó trecho id^l í>ra?o primero , j6 s^eía el Mdridio^ . 
, mlr qm formabfi íte^- píos de;lá na^fí.* icuya »ueva 
•jwutijaaiw en.mijBstró.coneeplíQi. baCayorecido el 
9^9f»i» general M )^ iglesia ^ pues disminuida éu 
kifg^i$ima,gS!t€H[i^on 4^ Mediodía á Ñonte raun 
.))iuen;niJM»)^<>d« pi^s , no aparoQe ya tan. despro- 
. pfímomi^ j9sjt^,línea qí tan m^q^inas k^ aaohiiita 
;.íftiteeleváciiQfld^ la nave. ^ ,: ' ■-.< . , 
. y^iberoo^ dicho que al Qstremo dQ ^sta ^ste 
WjQ?^p}lU.W5tfor, laci^al tien^ma^ altura que el 
^^^tfr de k iglesia (escepto el 'cimfeorrio de la ro- 
.tppdfi cepll^^l)> yisu techuipbré e? uqa bóv-eda gó- 
jb.i<ta ^uzá4^ por. s^rist^s qiiie la fortalecen^ ^n qste 
. 4^paQÍo¡ se^epcuentr^n 1(^ tres retablp$t: el inavor 
ó [^inqip^l esicoetáneo p f^ny poco posterior a k 
^ ,cpnstrjUCQÍpn del templo , '. y pertenece ; aj gusto 
^pktfivps¿o ; .e$tá labrado de madera doradia,;c0ns- 
;jt^n4p¿í|^ ír^? jComprtimieptQs que se vs^n es^r^ 
jífepdB.ih^^tftjíirrifea ,. (íivi(Jidos por pijiíuwniH^s 
., SprMme^fda? cp^ íesíflí^ep ,Si f^TOs adorpos, iwpres- 



y Google 



railiAUt'^NO. 415* 

pcmétentes ^al^éiiepode suanjuitectur^ ; contiene 
en sus nectodres Tarias tablas sumapienteapre- 
^áablés!, cpte representan pasagés de la vida de 
Jesncrmo» y jen >e\ sitio preferente otra vez el 
asante de losm^aUonés de las pprtádasesterúftr 
é interior i ó sea la Inyepcioq de lá Santa Cruz 
sostenida por Santa Elena y adorada por el Gai^- 
denal Mendoza , con algunosSantos Obispos en el 
banco : las esdcelenlés dotes qne se advierten desde 
luego en estas pinturas , i prínapalmente la coar- 
yecdon del dibujo y la brillantez del colorido, nds 
ihaéén dar crédito á un apunte aue hemos. vist0, 
d€¡que;las.€¡j^utó Fftancisoo deAokberes, uno de 
JoslmtJG^ pintoréSMdd)ipriiner tercio del sh 
fió! X Vi V jdj^^ ^Uien í ya^heoios encontrado ! obras 
Aiuy :dignas en algunas dapinas de la Catedral. 
-Lds;d(«)!aUarfBs ^latérale^i o&eoen .dopias ¡niuy 
bí enhMbas idüe: otros tantos cuadros faiAíQso& vm^ 
es die 1% CüuclfuLÍOQ ¡(h: i^aú/iPédroi, t\i^0\<iTÍ^ú9l 
;$éatríbu^e iGuidotRhenliíy otra de la Galle de 
t Ija. iMfcasgura V q»e dlinteligente Ponz dice le p£lr&- 
im $er a^Udop^naHd célebre Jnan L^infránoo. 
, j^JpftioiWQsde'eíst^brazó de iglesia que ha 
quedado íntegro, hay seis lieniios ^enormemente 
grande» /i ¡que soUs.Qtrosjfantos cartones p<* los 
qine (así cpmQpprQtras^s, quyoparddsemign^ 
ramos) se Regieron los doce fBtítgftíficos tapices 
reg?tlftdQ^ por ;^1 Cardeea^ Rorti^arrero á Ja! Cate- 
dral , de que ya hicimos niencion en el párra- 
fo 5;." del capítuloi I sección, segunda del libro I á 
los folios 621 y 622 : D. Antoftío Ponz los atri- 
buye á Jacobo jorda'etis pintor flanjéntó TOtiy cp- 
ííocidp y ^'^^ reputado ph él siglo XVlí pqmq dis- 
cípulo y emule de RÚbens , á quien Unitó mucho: 
nosotro^'íio paseemos dato alguno para afirmar 

3 i nbgar esta é^^cie qite sietoré e^ de jf eso ¡tniati- 
cí' jii^ocedé dé ún'iKQsnbré m \^^ñi^]f8^^^ l^^ 

Digitized byCjOOQlC 



VoniQío >s0k)i}dii^mpS':qHe>}noí tb^^ainosiú^ 
niepfe miquie:«puedáü iser der esa^autori auiiquie 
murió ení el/raianio año^ que «Ijtiapd^nal Pdrtb- 
íoarrero tomóíposé^o delAiaobispado^pttespdr- 
do.conoeeií^le y¡9Vítí tenerle eiKbrgadaé etes ob^as 
."con'anteriomda'd , porque ahteb de ser praaeotádo 
-fat2i estsi Mitra d)esernpeñó de8lino6< ¡de alta : im- 
l]Dortancia , é^oiOiel déeoofpsor del fiejr vOóbemái- 
iAerldcdBQiaó; dostfyjBoesífiínbajado^ deEi^pañQ eti 
Rpuní eto;, y ipb seria estrañd ¡que pensase en 
hacei^'S^un bbseqUiatíod a^uella^oleédon deta- , 
,pieé6 á esta ¡Iglesia >Friniada(; deilá (]iie>Á]éiIleah 
desee; el^0(Aeil6Sl hastaieldletl666)e»icüya épt^ 
-ca fldreoía putecisanoeiité^ JoiHtoeils ó(pn>e^peetalidaíi 
>^ea festeí gétiero ide^^yíirtdr* (í^; iF|na^eillfe''di#e- 
mols/antcis 4e samrdeja «iglesia ; que Hacia te 
inilad deV 'brazo Miaridioníal V - que • hoy ' forma los 
'pies de eña ,. está en <ün nicho seDCíUovábierto^ieh 
leln[)ciix)fd|p la,Í2q»itírda;niai»bust<>de;ni(^^ que 
'ÁB dibe^set* diel>arq^it¿0to!difd(^oí^(^ la óln^, el 
oóle})pé Eá^ique fikis; quéiafl've^^esté «ep^iMado 
éníciqüd! hueod ;pudsni(>li¿nyÓ3' podido bverígu!»* 
/jfop'quéiotí^qtmótivo'eé eWocaáe alli efea'eswAtura 
f^ue^'esíilel'tamafioriattiral.; ! 

^' i DeppwBdftí la iglesia, lo toiaíí'notaWe qué tiene 
este edifibio es el palió y la' 'éscatera priticipal, á 
^tfcídá ingfteo fe' puerta quehay á la derecha de 
lai délttetnploen el eáguau ó póhico ya mencio- 

• ■;• .:.!; !'; .i' ' • . ^ -i.l ':<)<■.>.;, í; ( \.,^. *.' . . 

' ^1) fistds lientos tienen por lo menos seis varas de largos 




, . uyas'niagiifficás fábricas sé descubren por 

algunos 'estreñios en -c^tíe eT liáño^at^ma ^star arrdlli^do; su 

:ti)Hrita'^'íúdi6pulab)6,asÍ:por(di áciertoly tii'moníaéle^kictotíi^- 

'Pflííicían, cfmm^ Ja ví^voaa .y> bu^w eaftPftstQ.pte lasieolores: 

to^o^^ti^pen abajo PipMdo d, ^udp .(|e,ayijia^^del$r. Porto- 

^tíriíero. y tes ^/ütos (¿lé'réjtósiráfáa Ti^^ ya én /)as 

Digitized byCjOOQlC 



nado. Es <madritQnga tote pátidrcdn otiatro;gal¿PÍa6 
en súB íVenteís lo imsmp en el primero: qué en el 
seguníSo <pi80; teniendo éstos ^Bopc^Utes 13&«p¡le8 
de largos en dos desús Jadosí:y:100>en lh»6.dos 
restantes, y eoínpohiéndosé deiv^intiaijqis.' ^rdos ctíi 
cada pxhd, 'dosienídospoirprjBdosbs eblumneusr^dfe 
rico máiíffiol de Italia^ (1 J y exornadó^S'los flelpFJ- 
üier diserpo con ciníéeps de Jtírtfsalén, ciiernós dte 
amattea y -escudos de armas, y Ids . del . secutado 
oí^í relieves: ^:)laterepeos y un antepecho ;de pie- 
dra; calado <á láhiariera gótica,: ostentando en «1 
centro de ^ pada trotó dp barafadíllá? ¡un eseisdo cpn 
laá armaíi^^del fufhdadür: la'techuhibce de bstaaga- 
letmas^ es de bello artesooado arábigo, presentando 
el tbdo Ide este patío un áspecta mághifieo: tenia 
md centro, hasta queocMpó elíddificioMeL Gdeh 
gío deinfaníeíría, un jardih irodeado; de verjas de . 
hierro quftidescaiisabafri ' sobre un iaócato de hé^rsh 
quena 'y l;)s í$QÍstenian columnas ooaénadhs derdp 
migitio ^^0 estorvando este adpmofiajra losases 
del' ¿tóevo lesteifeleeimi^nto, le qilitarfwif hace ( seÍB 
ú ocho ''.años, y eelbcarori ^laVerJfet: en la^ plazuela 
quie hacefrenterá Ik portada prin€ipal;í|)tam dejar 
entre ella ^ y el edificio* una «splariada: cerrada ^ j que 
no deja de causar buen efecto á laxista y- reCira.de 
lásíventana^y'^uortá de áqnel á kgeiitd qde no 
debe tener acceso al Colegio.' üíi ;:i ?;;'<; 
■ Ea escalena ¿sigriandiobaíenism donjtm^o ypri- 
inoix)isa ensbs detatleg: forman elin^so asacajá 
tresbeniBOSos arcos.eokenídoeporcoUfliflaBas y:^^ 
lastras cortotifliSiV'síertidoeíi dentral bastaijte mais 
alto qué súé colatepale«, :y íhall&ndose éstos > exoc- 
ixados <»)neseudosidé aiímás -yítódesícoQ nobULuríÉ 

. (IL Segup, algp^Qs.egjcr^ores pp^leneq^r^a le^to ¿qlif níB^^ 
y las del segundo patio, q]ié luego vei*emós, .álá anugU^ Basf- 
\Wdé Swite' Leocadia; écT éúyás éseavacióiieís; ' ke\ dw«', ftíéWá 
lialkKlfi^fcobiií'tiÁdiiaÉiiDá ^ál %iabiarvdb;djte bélébrb aantaanix). 

• • DigitizedbyCjOOQlC 



V 



428 TOLEIK) 

perfectamente ejecutadas: otro arco mayor y muy 
tendido cruza estos tres por su parte interior en 
d' primer cuerpo, y en el segundo ó piso alto car- 
gan sobre él tres arcos mas. algo menores que los 
oe abajo, pero cerrados dos de ellos con li^laus- 
tres como los de la escalera, quedando el terca!*o 
para desembarque de la misma en la galería su- 
perior. La caja es toda de piedra blanca almoha- 
dUiada, con pilastras, frisos, follajes ¿óticos, flo- 
rones y títros ornatos de esquisito trabajo y ro- 
ñado gusto,, siendo imponderable el esm^o de 
rejecuckmy variedad de caprichosconquee^ en- 
riquecido todo el pasamanos ó ImrandiUa de los 
tbes tramos en que la escalera se divide, cuyos b.a»-- 
laustres se hallan cuajados de ese género de labor, 
no menos qué las columnas monstruosas que tiene 
én las esquin&s con las armas del Cardenal. £1 
techo es un artesonado de escelente madera, en 
parte plateresco y en parte arábigo, pero uno y 
<Ato de mucho gusto y de muy acabada ejecu- 
ción: para que todo corresponda ^n magnificen- 
cia, son de escelente mármol los anchos y cómo- 
dos escalones de que constan los tres tramos, ba- 
ciiéndoseal final de cada uno de estos una espaciosa 
meseta ó descanso. 

En la primera galería del piso bajjj, frente á la 
puerta de entrada, se ve otra que da paso al se- 
sudo patio de este lado de la iglesia, el cual, sin 
Igualar ni con mucho la riqueza y elegancia del 
primero que dejamos descrito, es sin embargó bas- 
tante Ijndo y digno de guelos inteligentes le echen 
iina ojeada cuando visiten ese establecimiento. 
Desdé lueao lesUamará la atención el ornato ará- 
bigo que aecora la indicada puerta de comunica- 
ción entre los dos patios, que sino es de la labor 
iDíis finíi- y ddicada que en este género hemos vis- 
to ya^en la Catedral y en otros edificios de Toledo, 

Dialtized by CjOOQ le 



EN LA MANO. 489» 

DO carece de mérito, y sd[H*e todo immifiestb^ei 
apego que todavía se tenia en el siglo XVi por 
los arabescos, que contribuyeron no;pocoádar 
realce, aunque alpo modificados, ala arquitectura 
plateresca. El patio tieqe de 88 á 90 pies por linea, 
y le rodean también galerías en ambos pisos, cóm- 
puestas de veinte arcos en cada uno, con colqm- 
ñas que los sostienen; y en su muco Oriental se 
abre otro ciríuido, de labores góticas y adoraos 
de gustó árabe, para dar ingreso á (Jtraesciatera 
sencilla, pero ancha y cómoda, que conduce á la 
galena superior. > 

Ademas de lo dicbo quedan aun muchos tro^ 
zos de ornamentación árabe y plateresca en las^ 
puertas y ventanas interiores de ías habitaciones 
principales de este departamento; El del otro lado 
de la iglesia, al que se entra por la puerta de la 
izquierda que vimos en el zaguán ó pórtico áeV 
edificio , no ofrece cosa notable , y estaba destina- 
do á las escuelas , enfei^mería y otros usos del es-í 
tablecimiento , y para habitación de uno ó dos 
capellanes que tenia el hospital , así como en el 
patio principal se encoqtraba ía oficíúa-despáchb 
y estensa vivienda del Administrador; gefe de la 
casa , que siempre fué un Canónigo nombrado 
cada tres años por el Cabildo, que era patrono del 
establecimiento, según la fundación (1). Asi virio' 

fl) Por estas relaciones que había entre el C^abildo Prima- 
do y el Hospital, se ha venido observando hasta háóe cosa de 
Ireinta^años 6 poco menos la costumbre de que el dia de lá 
Natividad de la Virgen (8 de Setiembre) concurriesen á lapror 
cesión claustral que se hace en la Catedral antes deia mísá 
mayor, todas las nodrizas del establecimiento con losnipói ex- 
pósitos que estuviesen laclando, y con ellas los demás ^bogirfOls 
de la casa, que venian formados desde Santa Cruz, y dürártld 
Ttercia entraban en el coro jpor la puerta del Dean; ciiiz$baii 
por detrás del atril del águila y se salían por la'puerta del cíoro 
del Arzobispo, marchando luego delante del GábiMb en tó pií-b^ 



y Google 



desde iBjüLíereccttfahdstaet aao; á^áSH%m q/c^ 
camM^dTa lá.fegislacioQ del ranidd0>BeB^ricenmai 
ceso el pafcrooatp eclesiástico y ae.encargójb: Jiuar 
taicreada por la ley de sú admiinstraeion .y dir 
reecnor)!; raeógéttBe ea esta casa todos loa expóai- 
tos'jde.ioaipueblos de la. provincia que remiten las 
respéctirasg Justicias, y Jos (que en Toledo se de- 
positan en el torno que hayfin la portería del es- 
taWecinaieiíto éon ventalla á la caite ¡para que á 
todat hora p^iedan colocarse a}U seoretaiñente esas 
desgraciadas criaturas, avisando la «perdona que 
las conduce por medio de uña campanilla que da 
al iiitcriór.:pana{quelós portero*) acudan al iUstan- 
ICii recogerlas y subirlasíald6pajctaraentDjcorre&- 
pondienta; 16 mismo se ejecuta,, previo aviso, con 
íofe quetsoft dé^kositados e© el colchoücillóqueyá 
>rimos entmp die los postes de la, Catedral frente á 
la.capillftdeSanPedroi .:- ;, 

En 3 8:47 fué cedido, este edificio por la Jun la 
de Beóeficencia y elAyuQtainiento, con aproba- 

cesion, .concli;i(ia.la.'cuaL se entraban por lai capilla mayor, v 
i^íándbá sü ftlíi'd^'dOr el Cardpiíal Mondoza sé 'ááliáti por km- 
bas ptíei'teoíUasí'tlüe' 5iay d(ibajo dé 9tt%ejJtílírd,'á boyo efecto 
abmii:bn;sííjn«i^nte ocasión J la Yenjh, deja que eslf orcfait- 
niamen^.í^ejfada y es la ^a&.i[r?ír]¡etou,(alj)os^e .dalpi^lpito 
delB;yan¿3Íi(>:ven cambio'iba el; QabíláoenJ cuerpo. ^1 'hoepitaí 
tódtíá lós'añTos' ¿ri ' uño* d!é 'ioi álaá déia octava dé'láinVeíicíon 
de la Santa Cruz, procesionalmente como en los días de Le- 
W^^\ y..Qí? ,^ íigAQ^i^, di(?f...esta}^lccimkj?to hacj^n. solemnes 
hqnra^ al,Carqqnal¡. ,}|.a. entrada de, las. nodrizas y. ej^pési^os en 
el cqrp, p9dia.sec ¡pOAIp.f^^a <?specie, deravjst,áá qne se pre- 
sentaban ^pública, y;.§oleiwji/íni^qte.,í,0í3, niños y las.iQncargadas 
9^. .su jafu»ep^c¡on, inte leL C^bildp^flátfonQ; sip pprjuipjo dej 
quQ Wia sus yi^tadores qp^Gxaraiial?an¡<ie cqntínuo.el e^- 
d^hífel .|)§spital y d¡3 su a(}mÍE>istracion,. para rqi^edííir instán- 
tapeamente tocto abuso:, ^^i es.qupel cslableci'mifinto so ipan 
tuvp. sjeijlpre. en ¡un ^jpií?. brillan|^,,^in, (jMeiay^ de^aíxerecido 
(JcsdQ que¡sQ,ejicuentr^.,b^o.^ cUiíad^y .an^RJcipa de tía ad- 
mm^^nacipn civil. ' ... .; .' 

Digitized byCjOOQlC 



cíondielfidblemá, lalentonbes^Golp^ioipiibrfll hin* 
litarijri ahoiii Gotegio de Infahl&Wrfqttc hoy tó 000^-^ 
pa, habiéodose tirasladado k casia inchisa: ú bos-^i 
pital de Santa Gi'uz'al excorivéntode San Pedro»* 
inábtir, Uon^e periifaQeceíeh íinióncon otros esítaUi 
bleciqíieDltoS' de Beneficencia, de qué en el párrafo; 
sigdieB^e darefnos: algunas noticias (1), ^oístedidó 
en svan parte con* fondos del presupuesto provin^^ > 
ciaC''PW<|ue8U6f)ÍBgües;re»tateí(q:oé ya'habiab su*-- 
frido'^nd®s^redu(k!Íone&.á'pmieipios de qste si-í 
glo) »se han áieriguadó; oonsictcraiiKlemént^e! con last 
últíoi^á reformas de sirp(re¿ion db ditszmos y dk%i 
aniorlizacion de bieqesiiinipeblesi, alipa«b qaeMi 
crecida ¡el nl^niéfo delveogidosy sé hani'auteienfati 
do'lmudhe 'loa gastíos que exgié ahora tel éstai^lédi^ 
mi«fttO'; '■; -í ' " • J.^' -^ •':" :■ ■•- '"'■:■ 'í 

' " ." ■ PÁBBAró:3;« " •:'■•.":.•// .•. !•• 

Refuatílo ó casa 4ft Mati^i^ftd,. y ^ño <ie pobre», ó ca»^ de 
•Caridad. '^■"' '••'•. ^\ '.' '• ^" -•" ■ ; " • '"'; \^* 

M ÉíitjWa &e^la!3'n<)fás al p{^thf&'t^'^e'e!&íé'(i^-> 
pítuld dejártíOd dk*tt quehufeb^ etttne^iéS' hosipitli^ 
Utos antíguWá, (|ue'déspü¿s' húW' desaparecido ó h^íi ■ 
sidáffeítíndídos' eti^otrd¿,:éii(y: éíí'Q8í^fetigt<efiítr(feí 
San Nitóíá^s coíi'et iWíítíiitiv¿títüW M t)¡aeéWkiíní^ . 
bre'^e\fééUÉ\y%^t4 Vit^m['yMaékWÚ ÍhW,»cawii-» 
bi^idolaégóeri' el dé SónmcciU^, é iíic¿rpórad(3' 

'•' • •; . ;;.,/•;.'» '-■..,: .'.ii' > r.'"! li:..í i: /■;]) «rj. . i.l it 
.(1) 'Sí9g«n5ltó'lld^do^^6íenfeiid^^pQfeefl\|ue(^ Jirntallprort 
viudal (Je JÍertsficeafcm, J^íJo- cuyai Küreí^io^ «« fi?w?^e)ilrfL:h03fi 
ía ca^a laclusa, lipne. puy ,a£debntada \a reatoa^ar del ¿[p- 
yecio dé*separición ¿e este estableQimiéntp, crfódandofe éi\ 
^na ta^af comprada' ¿(M' 'e¿tfe 'ttbjetoen la pfáziíélá ie[üb' ílahiérf 
<l6 FádíUa^i^enicum'pttriiieíitoídie *la;iwlidi^ tte <uiials«uard 
>niJy mügips8iffl»§í»ijíí^*li^^ímíikP>ój9Ín<fft,^^^ /y, íifí^ífe 
espeitóas s^. ha.de Ijaocrja.obra.nece3ariaj>íwa,fic0i?fio4^.r el ed}-. 
«CIÓ 'á esVe nuevo uisütutó; qué se pondrá al cdiáayd inme- 
Digitized by VíjOOQIC 



49ft t TOtEM 

mas tafdeen él qué se llamó dd Jle^»^ y .ahora 
Cmadé i/írferatdod.*Elorigeb de aquel estaMeci- 
mteoto príndero parece* ser debido á la caridad de : 
dos vecinos de Toledo llanáidos Gerónimo de Ma^ 
drid y Francisco de Zalamea^ que emipkábañ. las 
nódie&ea andarjuqtos rondando las oaUes;prin~ 
oipalH^nte en el in\'iemo, para recofer los polM'es 
enfermos que encontraban sin casa ó sin recur- 
sos, llevándoselos á ksáuyas par^ curarlos; algu^ 
nos otros sugetos piadosos soliati asociárseles ^ 
tan meritoria (d)ra^ que titulaban /a iloscía de Pan 
y Huevo, pues tal era élaUmento que por el pron- 
to suministraban ábs pubreapara reanimarlos; y 
habiendo llegado esto: á noticia del ituairdensiÁrh 
zdbi^o Jinienez de CijSfneros^ quito condoeitloa; \^' 
facilitó frecuentemente buenas sumas para iteift-; 
picarlas en su laudable objeto, y aun lormó con 
tal motivo en 1506 unti hermandad que se tituló 
de la Purísima Concepción, que con el tiempp'fué 
erigida en cofradía con la advocación de Yirgtnj^ 
Madre de Dios en la capilla de su propio palacio 
donde existe ajun. Con tos ^toIíos djel v^pqbíspp 
y la agregacioja ¡de sugotos de p^cjftrsQ$.y dc^^qpp^ir 
cion en Ja ciudad, tomplaKoDjdí^^ de P^ :yiH¿evp 
mjayor iruüremcintp, y adquirió unas'ca^ ^lp<|ae 
llamaba» el P^stpo vieipy qoj^raVdpí^n Juw tein 
duda €¡1 que bem^p^ 4icho.qiiQ hsfliii^ pegado ^^j^\ 
antigua igl^i^ parmquiajde Sap JHwB^Uti^^),: 
á las que llevaban los enfermos recogidos por la 
noche, y proyision^lngeut^ los alimentaban y cu- 
raban hasta poderlos trasladáis á los otrofe hospi-^ 
tales : después hubieron de j)roporcionarse. otro 
local mas desahogado, eñ, la pol^ióp dé,^n Nico-: 
las, y bajo el tituto de JesuSíy deMadre ^eBiois le 
destinaron para la curación de enfermos que no 
tuviesen ppsibilidad de séi' t¿cíbidó^ en los demás 
hospitales, porque isuspáiíieóíwíentos fuesen cop- 

^ DigitizedbyCjOOQlC 



EN 44;.VAN0 133 

cÍ6« Estas son las Hjfcaicaa Qia4iciqsr.qii6.teii0e9ictt{de 
aqiü^l piadoso -estable^^^ínoieató,. quftí no^ Jbuí^d^ 
durar raucho tiempo b^y) ^a íQrma y advo(í*»n< 
y que habiendo entrada (np sabemos €onM>)HeA 
poder de la hermandad de JRaqioneros de te^Cateí- 
dral; se convirtió en hospitalito con -^ tí|uIo 4e 
San ííicolás, y n« tardó ea Urasíbraidipe destfws. 
en el. hospital llamado del R^gio,<ie&mbiaQaoi^ 
antigua institución, pues de casa de curaeiota de 
enfermos \\m á convertirse en mío dt mu^^te^ 
frágiles qu6 necesitaban ocultar su estado y. salir 
de su veing<^zosa situación co^ sigiló y seguridad 
del secreto.: Tal es el origeu que sieguist nuc^tñis 
noUdasv .pocasfy no muy.dáras, tuyo eljhodpiteí 
que se llanró del Refugio, y afewa epn la deboriíi»^ 
nación de Casa de Maternidad sebaUaincorporadp 
á los dena^ esteblacimi^to^provinciales de tenias 
ficencia reunidos en el exconvento de San^ Pedro 
mártir , aunque se trata de trasladarle, eonila áasa 
incium^f áotrolocal.: , ; / / . ,, 

Una hermandad compuesta de personas ;respe- 
tal^le^, eclesiásticas y sc^aj^es» estaba al frente 
del hi^tal de Nuestra Señora; de} Eefugio^que 
tal era su nombre);, podiendo *m sacerdote de cir- 
cunstancias per Rectpp y; jefe inmediato local, y 
aAguoa familia hoiirs^a(lue si^viesOiáJá veis la 
pwteria. convergería y la a<^§tencia4e la* muge, 
res; que €«*an ad^Mitidas aili;, QUid^doí: dQ.su .akr 
mentación las rentas del establecimiento, que las 
proveía de facultativos que las auxiliasen en^el qíio- 
mento crítico y durante su coínValecencia; y tf^s^ 
ladaba á la Inclusa el fruto de sus debilidades^. ÍOt 
ido coa el mas inviolaMesigito* Él edificio que tenia 
para eso la hermandad, y ^né todavía subsiste coii 
el misnio nombre de hospital del Refugio en la ca- 
lle del propio título, aunque con diferente des- 

.28 

Digitized byCjOOQlC 



431 TCM^BOr 

tino (1), ei^ íf^eqiieño, pem4¿ buena €!ó]<istfüccioil 
jmny acomodado, cob su boaita capilla en que él 
llectórdecia misa álasacogidas!. (y quenada teniiSLiie 
notable) yhaUtacionpara este eclesiástico yj paái 
lOB porteros que servian tamicen laenfermeríá.iSo- 
h^ hk fueñík de la calle hay un rótu4o ^ejÉlice 
«Refugio de pobresdesampapsKlos» f aiites ba^a en 
nn hueco, qué todavía se conserva^ ^el notable lienza 
del famoso Lüis' tristan en que ei^ápínteda la cita^ 
é9i R&ndaée Paú y Huevo, que ya'tiipo8( aunque 
iMustante det^rado) entre Ioscua<fa^Ó6 dignos de 
apr^ioque poiseeel Museo ppovincial'ííuaridóíé 
reo¿rr¡aK)s.ettblpáa^ptff()¡2'/d8Í caplttíeHv 6^<5€iob 
primara del librO'It,' y éo la áacHstlsi de i^tf capilla 
estqba tambieii él i^ato de D. xA^u^n'^^oipeto 
(que ig4ia<mentépai^hpy endBcího Müsé^^^ qtle 
parecé fuéHeetpr ó vice-feectorídeíestá dwstt y ví^ 
^óálgunosaños en la habitación destinada af jefe 
«de ella-. ■ ^^•- < ' ' ■ •-*•' •'•^ •'' "•* ■' ' "' 

En 183S s€Í encargó la Jdnta de fienéflc^nda^ 
este hospital, y no mucho dcepues; en "virtud 4e 
lai^ reformas que sé hM introducido éU' el ramo, 
se incorporó con kr Inclusa 4 ca^^de^tños^B^^o*- 
i»i4^s como departamento ahéjo áeUa,!$|f)líeiiydosé 
sus rentas al mísiAé óbjetit^ ^ué téhiant y ^^í eón^ 
tioüa actuatmente en él édificio^^¿:»cotit^to de^Ban 
Pedro Mártir éét^ loe 4em^s<iédtÁblééitii^nlos^ 
qué cuida ta Junta^^pf oviiicial , xxuñi ^>nombh&4 
concepto de cai^ó dep^t^néáio deíMaterttfdadv 

. ^ -^^ ■ .-1. ' i'^i . . .J*í :-/Ú iI,W-, :]í¡ ; * 

(1) En este fuiiíicio ^ r^g^iPi.abor^alg^o^,.P9bi^ oofi 
lá aútoH(fed locar énviapor ñd téiíér 'abrigo, o íJUé ppr'eáiar 
embriagados (í cosa séiAej^tó.bo darf razen*éfc 3» hbgárífT^ 
ró es 60to por aqúeMí nocAé,JsooMTi¿o¿4^ cm. aguAy eamit 
y b?bilaciott,;P^ra que i la,i9a|iai]|s» ^^^g^j^^ji^f^as a^^r 
cía a|lí: también sirve para una especie de arresto nroyisipo» 
de la^Tíersóhas mal énti^eieñi(fe^ (Júé l^as j-dndáá enóUénil^A 
deshora por las calles de lá' í)oblacioh'. '*- " -^ !"• i -'*» " ^ 

Digitized byCjOOQlC 



Elt^AiVlLMO. . ^ 



3 0^ el qiiéWen]!gi(iet<ámidnt^c(mrdifW)di^ 



imiéhfe. 

^^cial idte^ Beiificendia ¿ ifistaládo en d «iieácimiai^ 
tío edifidto <iüe fué ooavento de PP. DominiooBl 
bajo la adminisiradon y direockm da la'espro^dá 
Junta del 'ramo'€Onto lo^ otros eme ya dejamos isgi 
^teados, es tíai^tante moderno, jiues hpená¿ cued^ 
iá \x)nosM^^tmtíé'exÍ8iem\9if. DébÉ^eisu fu»^- 
íA&ñ á tá inagotable munifieenciadel Gandid Dm 
Francisco Antonio det Lorent^iíá, quéiéraPpékid^ 
de toledoá fines del áttitno siglo t deseoso' ei^té 
insigue Arzobispo de proporcionar üq asBói'enfqut 
la t^ez honrada y lafbmndad desvalida; encoifi- 
trasen atiínentoy cuidado, cokierluoacton moral ir 
witcwiterri«iteval pas^que propotfeienhrlé^W- 
4édO' ta^muraíoíovt !de sar aiAí|iJsb y dumerceafc 
ffiilMesís d€^ lanas y sedas qite bamaiií8ido'c¿li¿breá 
deáirpí. y ftíork QcA rertid , > cpncibió lei í b:eJiéfico >iaA 
par i^ue at^andio^o^ pensamiento derr^tistPñkttd 
iftmoso AlcáfóP Real que (icómcl ái^>^erppoiVerQ^ 
Tlios) estaba casi arruinado desde iás; gUerif$is^ide 
suéeÉáon j y estableeer en iuk wberbita lodatnumie^ 
rosos^telares d0 ambas iabores^de seda rjr/Iana^, ftl^- 
«dando^af ticuna cúmd$ Caridad, eaqBeséíail^i- 
gasen los ándanos menesterosos iibpediddsy^ dé 
^narse el stistento diario y isín famitia^iqniíie se te 
suminisimra, y lo& niños y jihéties; huérfánrá y 
désvalidos (se supóneyie una y pti:a*Beico^pn am^ 
bad> éteses);'p8rrh qué losi unos tevmimaséit^os: días 
cóii de^an^o y^9i»^a'eápintüal<]yr<teaíporaiti idn^ 
'treteniéiid^^os^deipás en algoms^qpehaceves tirara 
pordNtoados Hm edad ydrcuhstanoias; y los pth» 
redbieran conveniente edüca<;im tmfáéndos¿hon¿í 
bres^ laboriol&ds y> pro|)os^ -^ ' wg^x^ i honuidas 

Digitized byCjOOQlC 



US :w^9(^ 

y útiles Qiadres de familia. Al efecto obtuvo 4el 
piadoso Monarca D. Garlos III la i^oucesion qece- 
sana para levantar toda la parte arruinada d$l Al- 
cii:ar» y aplicar este edificio, rest^ur^do por el, al 
oby^to arriba esplicado; y así 1q ejecutó, quedando 
fundada la casa de Caridad en 1774 jft^min^a 
la obra de reparación en 177S. De lo tocante á esr 
ta segunda parte, ó $ea la. material del edificio, 
hablaremos de intento cuando nois Ueg^e el turno 
de visitar el Real Alcázar, n^$ adelante; ahora 
fi^ nos hacemos cargo de la fctpdacion de esté 
^tahlecimiento de B^ficeaci^.JGn él prp^pera- 
fbn las fábricas dispuestas por <$1 s^übio y virtuoso 
fundador, aun mucho mad allá de JO; que se había 
prometido, y lo&amparadus ya adultos de eimbos 
«exos qüte la casa.mJantenia. dirigido^ por los m^ 
íores maestros que iodavb sia encontraba en T^ 
ledo dé las diversas manufacturas; que; sciejecut^- 
han con la seda y la lana, adqt^rieron para sí un 
caudal de c(Miocimtentos en lasdosartes,:y d^Jabo^ 
ríosidad y honradez que hizo sm felicidad y la de 
£ua familias, y, restablecieron la just» nombradla 
que tiempos airas tuvieran las labores toledanas de 
uno y otro género, mientras que ¡los niños apreá- 
dían en latí escuelas del estableetmiento las mas 
sanas máximas de moral coa las . primearas letras, 
disponiéndose á rceémplazar^en tos t^Heres» en 
llegando a la edad competente, a los adultos que se 
<;asaban ó se colocaban.de otro modo. ;Para sub- 
venir á los Cuantiosos gastos que este asilo tenia 
que soportar, y para la adquisición de las.prime- 
ras materias con que se habían de entretener las 
fábricas , hizo, por sí el Arzobispo (y obtuvo las 
concesiones oportunas en lo que no |>endia de él 
solo) agregaciones de varios establecMUientos de 
Beneficencia quú «o podían sostenerse por. sus^ es- 
casas rentas, según hemos vifsto al hablar : de k>B 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. iH 

Itatnadús hospitalitos, refundi^do sus dotaciones 
én^lade latasa de la Caridad; logró pensiones so- 
bre algunas? IMpidades de esta Catediral y otras 
píelas eclesiásticas en favor de su reciente fairia- 
cion; y con eso y los productos de las fábricas, que 
iban siendo cada dia mayores, unió la reiíta que 
habia de producir el gran edificio levantado para 
almacenes de géneros y para fonda y parador de 
viajeros que transitasen por Toledo de Madrid 4 
Andalucía (1), el cual dio á la casa de Caridad pawí 
que le arrendare y utilizara sus rendimientos. 

Mas por un lado lá falta del fundador , ocur- 
rida tan repentinamente , paralizó los vuelos <IU6 
este naciente establecimiento iba tomando , y por 
ofra parte los desastres de la* guerra de la inde- 
^iMlencía, que á los pocos anos sobrevino / le 
alcanzaron írtuv' de llenó y acabaron de determi^ 
úarla dtecadencia prematura que hirió mortal- 
meÉte á eáta casa con hartó sentimiento dé' las 

rírscrnaá sensatas. El cambio de plan en cuanto 
laiDotíytruccion del camino real de Andalucía. 
*ejÓ cal5! improductiva la finca con tantos dispen- 
dios construida por él Cardenal para en parte dé 
áotácioft de la Casa dé Misericordia í el destierro 
del mismo Prelado le empeñó en gastos que hu-» 
biéra empleado en perfeccionar y completar su 
fiíndafeion asegurandó^ mas las rentas de ella ; lá 
bajá sufrida en los diezmos y por consiguíeiite 
en h parte pe^lonable de las Dignidades y Pre- 
beadas , ameíiguó también lo que percibía por ese 

(1) Por entonces se proyectaba Ja carretera que el Mioislro 
Floridablanca construyó para Andalucía por Despeñaperros, y 
88 convino por el Gobierno con el Cardenal Lorenzana en que 
pasaría por Toledo; bajo esta confianza (que luego no se rea- 
I edificó esa gran casa que hemos conocido con el título 
Fonda do U Caridad y ¿lOra forma parle del Colegio de 



pasáis ^_ .^_. 
lizó) edificó esa 
de Fonda do U 
infantería. 



y Google 



<^e«ied|^o ^1 Aaito; y porr iMiíCftoíte-^iuemafjW: 
AAeéíiíff l»r lo&fríneeses de^uyó Iq$ íjrteí^qtQft. 
qijQ hs^lan eQBta(}o tanto dinero , y tío pudieron; 
v^lveorieáhdc^r* Por todos estos motivos sqredujor 
Bilicl;tt»mo:^ bíínéfico ^tablepirp^ntoy le quedó' 
^n^ ^m^m6l^ raqwtio^^ :t€ínÍ!endo.que.replegarse 
¿i¿q rittí)0a,dfBl edificio ooíi^truida .pj^ra fQpda,.. 
qüoterad^ su:|>fQpieíi^ , y j^fiendanfld l^^oí^yor 
íatteídfl éí|)or)*nl» jm^qu^^/PíartíáíL^ ^^al qwo 
litj;i]«ádOt |ííig0fidQ;^l. íftquijinp: llanta hgce ixm$ 
docQ;íid08ri(|Sft «2t «í^ié 4 í>ílegio. mflfiíw^íjop Jo$, 
h^ifiHa\eMfe!Sft«tí CriH! y 45 S?Í8tift^« eorop. re- 
p«^|iddi*Wle 4l;jftffl«9.<í¿chftí!<»A«fippri^fQ§ ÍP 
IWfeif., ohficííiol í:fli (j*íí'/.'::iyilih.\/i '>\i}r/íi >>> 
-il)B»tQ;t4»^fiteUíia *fíf>\mw.^x)f»ím^w. 
jílaisted^'iidift €^:ajig^ íW}t^t)lffj!?nr«»:I»?te 
arqi»*f$b)«hía;(ftir«^fiip ewfr^MQ^^iwwsiiOft. 
ple$ léeíjotoglttid^yfií^PiQft i^íte mitpft ^jl^Mítií^ B^r 
w! UkeaitÉHlferttftl;^ dwmtnMyf Píls ^igui^ft ^ j^ 
tíneidentol <efr qiuQijCfiU s(i prifloiipal; eptracls^) 
p(*qjí»tel AioaxóiSw ^df^ítft liw rfigWSk. í>a¿íiBt9; 
irpífübp..pw^ :Wp«>Qdai«e > ,1% grwííiup^^. qu« 
blKíQ)k:(«lte pwjarpí^ lado?) ^U; cw?5ÍrjM?cion,q». 
«!wy¡)tólS!dHj9ei:9iW«ria y iníiníp9StQrí», y tiaaie 
tueá pia^s^en fl^^ castsad<?6 ida* ííppt^iy vf;mt£i\j 
¿os fin Itepidft OcQidentj^ )yí|j^edio4ig , Sfin porrtar 
bs ,eB»bov6dí^p4pí?f iQij^3i qflft,p^«jil^*:^/^nift 

WlldfeljííeílTOIlOí^^ )0S 4os pi^imerof; >1ÍCKZI>8,; l^Qri 

cierta/ én;Stf Vfts^i r^iiitp .trs?;ípát^ jnjíy lípVi 
%ll9gd^Qe;í( ¡(oi^cifttoí^ftúie iílfts^jcfe^ prwífros ; qi*^ 
están consecutivos 'y tienen sus galerías altas y 
^;^*ag;^nj9jSi.cu^tfQfr0ptes.) , buenas ^^scaleraSr y 
ps^iHost^ Jargis,crujias',4e /^^ > tó^eoteÉhí 

te® fcuadrasv fetet^^tc.^ En )elíiiaie)tiene; áie^ibar-, 
d()''feMotegíóf'B& Itifanteria juarasálab d^ clases y- 



vienflas def BrigSSer SuÍ)-Dife» 

Digitized byCjOOQlC 



Coi!G«^i;aegVMldD)(jn9f^,;An.6A prlocifial» reservan-^ 
do el último departamento que es el de: Oriento 
para pabellón del General Director de Infantería 
que es el Gefe superior ^ql Colegio , donde en- 
cuentra cuando viene' á Tofálo un hospedage 
digno de un Prípqjn^^,. .. , -y 

En cuanto á la Casa de Caridad , siguió bas- 

ts^te^iaitoafi^QxtajUnidQ precaria ( y oteurámente 

hf^Ui queí t^ legi$kv(^oo .actual de Beaeficcncia lá 

pnsobaJQila diD^ooioa^dfa la Junta dtslirama, y se 

la iácQrporóveott,o|tm-weata]^kHíimiíQnt^ fedia 

ímy:tecimto;qw<QQn el titváodtAjsaáde potreé 

creara i)a^ i4k/^p«9jaian de: S»n S^astián el 

GDbel!nddb^^¥U¡^m ^ra cnbmceá de la prom-^ 

tí^.s0, lg^iaiHÍ9p<)€fmia4e Gcboa, en ífiSét 

8<»3M»ida> e8ta/cAsalid¿:f0CQrjfO de la; mendicidad 

Vm^2^eQt^ por.duaerícáasn^ Yoltonlariai del te^ 

eíndario deí IT^teia , ; y [con ncursofi e^éntuates 

y lieiescl^ imp^ptltncj^^tte :el celo de>lá méncia^ 

¥»áiáiA.utorld«l(arbtt]faba diari&menfe, sé kÉúi^ 

bteciéipór.depmwtQ en el etcoovento de Padrea 

Ueí^liaüifs ; pero^^ ¿ muy pocio tiempo i autorizado 

8Afl^Atl^^ don RealíWden (pié lé pei^nit<a des- 

tíaar)»tf|;e:de I$(s ¡pitihues renl^ de 

Santiago á la dotación de su humanítario^table- 

dimieiUOj, le ti^asladó al edificio de didio hospital, 

y yiqó por flh á iHcorporar^e con la atitlgua Casd 

di ,C#Vád[^ fórináíido ya hace ál^nos^años m 

scíIíqí, cuerpo qu^' co<i la denominación genérica de 

ibt/o se conserva hoy en un pié bastante regular 

á cargo déla Junta provincial de Beneficencia, 

atéhdyíSR^'fí^,d,éficítde sus rectas por el piesupues- 

todela pirftyincia, y ocupando una gran parte 

del exconvento de San Pedro Manir desde que 

en 1847 se trasladaron á él los otros establecí- 

mieptosyai'ei^tíiadQs, á, consecuencia déla cesión 

aeedifioic^díeíSenefioenciayerijBy^ eo 1S46 para 

Digitized byCjOOQlC 



140 ^'Wittto'^' 

ftieilitar ]a thi$ladioii á asfe cibdádidél Colc^ge-' 
neral iDilítiari ' ' 

'.";.; '^I '! \\.^ ^ ;PÁfiflAJFÓ4/;^' ._ •.. ,*. \'' '' '." 
Ck>legio.de DonoeÜ^alu (?)'.' 

* > HfiliAciobism) ide ToleiiO'^ Gáhlenat xié la Sán^ 
tá Iglesia íRotnSina!, DiJuiaii Mairtiheil Srlreéo otor^> 
^ó cscriluraíife fundaolofil>de»ie9te Colegio (qtie 
tittalá dé) Bónoéllméirj^s^dé NñeHmSMWá dé 
/fl«*0pi¿¿t¿i',^ iTi ma^ hl métios) ante él eBcrib^na 
de Dúiner¿ de esta ciüdaid Üufftt) Sánchez de Canales 
eni25 ;qe lOdiubre dé t5M i ei^mlíleéléddble deádef 
lii^ en las «svsaft' qm cbnhfpM<pafa est^ efecto á 
Bi UoíheK (Enriquez Manrique' de Ayala, qiie esta- 
ban lea laicolodbn de^Sáñ Román; fílente á ^ta 
pakTO^iiia y^aí mronagteriíX de Bate ^Clemente ¿ y 
las vodeabán lasbaillos^cie deísdédidiJas dos ide* 
sia^ bajan, i) las T^endillai^' pbt^ udidfdo y^ á ^ 
PedPriiMártór y San Joab BautlrtA^por et otro (2).. 
Lá instíUnBcioR: es pafra cíen donadlas qñe f ueseii 
deitengiíeüTnipia (^, nintnrUe^ de( arzobispado 
(éscépfoaeíis plazas que podrían darse áparlentaisi 

1)( ■ Poif másiíue ke <>hme.está casb Beal Coie^io ]de Úeñ^ 



^ sean joVen^ W ^sQasa.ó nmgiíBa . fortuna, si.nQ*f^porila5 - 
mjftsWpadfé¿%uy '&coWóda(feí5, yó '¿6 jiileaodéjar'clé con- 
aiOeíarta ctímtiütí &tflfeIe(imíén!o»dc1lenefic€»ctó¿ bájd ciial- 
q)^^raQj[)eQiOK|ue^S0!Ia')úijre;ipor,e9O )é áoy.mx higar en eaia 
sqocipOj JMejeg ápnáe, crea ^uf le. ^orrc^nde figurar. ^ . . . 
' . (2) ' Lst^ señas cuadran, ipójnpltítaihente á Isi casa (¿uííí aíborá 
üánrrafi dfe'Méfea; dé la qué^emó^ tfé decir algoért oin^'^feccion 
cúii molivú Jel magnífico saIonára¥e qtafe todárial se' conserva 
estilla. ^ .; il» ^ ..j ; ' . •■ . ' ' 

r(3Jt I J^ era 1^ e^ ííí^csaria que jfuesen pq^cs^ cpwip ;se,bí^ 
sppuíísto par aígimoii, sino tic síin^^rétímpiá., qu^í es lo\mis- 
tñuqné déqir Jt? crístmDos viejosV dHiúe ttó iniióréu en sú. 
Umu ñm|i]áj^«n]téndQÚDpDf ti^ Ttfbittat'dol' 'gátiUx Oficio. 



y Google 



EN Ü lÉAAO. til 

áesd^ diété Mdta dte áaos;.!^ está UAiita^ 
cion de M iedad i^e eniienide linieameiite para en- 
frareb ei^Colégió, pero las plazas son víllaliclas y 
láá d^fíiüífóii |)ór ebñsigttiente las ftgraiciadas toda 
su Vida, ii ao ser (jiie €lláá Salgan del establed-i 
ffitónío par^' casarse, ó entrar én religionf, ó re-^. 
Aincien Tokntariamieftte , ó diesen lugar pw jos^ 
tdscausas á que se las espulsára del Colegio, \ú 
ctial (sea dicho én honor del mismo y de lastole^- 
giáto^ yi 'Directoras qu9 ha' tenido Vpareee no ha 
legado todavía á suceder con ninguna: tíasabd 
táM^nél ftfódadór lasumáqne eoti eeidd una 
te^ de gastarse anualmente , que habiá^^csér ■ 
Ia4e lé.OftO miíjs. de entonces; (nnos V^ rs. 18 
máfavedífees vélíon),; tó «lal no ha podido me- 
D6fi?aé'suCfíralteriacíon poi«te diferencia del^á-^ 
teíi de Mí >alirtten«os y' véistidós etc. de una á 
otra épbca; y manda qué se doté á cada una dé 
tós^ué ¿Algan p¿l^casar8e<50n 100,000 maírave- 
áis («qüivalenltó^ *&,á85' rs. 10 lUfs. de los ac* 
^leá>; peik)qud no se dé n^a áh» qued^en el 
Golegloípm ^itar ittonjadi pttés el dbjeto princl-^ 
^demiíundátíbn éé formáí' allí ^ f*in^ de 
btt^así fioadrési de fémitó, V ^si es qtíé'su'édoca- 
cion debiá redodiií'seá'los '"^ordinarios qáehaceréiá 
(te una casa bieh.orden&da y de* regulares íkcirfjiah^ 
des (l)v Dejó uua dotatóon niüy phigüé para ^tjt 

•r [ •;'■ • ..Ti '^.i ■'■ ■■'■ -wi / ,*i' .:■• ■' , ■ •'■• 

(W iiaapábÉra»' lestoíjlesdü que usa d fundador á ttt¿ 
fWi5si|(^,ES0iij: ft>r{í^^|>arí»#ÍPCí(>iawi(WcMft^eco«orgtí«- 
rmos é tfitteijioi^pqTMenquthqyan y.Hevfin los dichosKüdMd 
fiUlfUtediseé. fife. ésta dote pueden disponer pormuerlé áfavoí 
dé síüs^ hijos ¿ Üeseendientes en su totófídad , y si no los tuvie-* 
reuy pueden teátár de la tercera pantei;'VOlvieiiáo les otros doá 
Wu)s ai ilpJi^d V y. §si^ emplea tani^ien l^- ttówrft part^ m 
i¿v9r del alma (le- la colegiala, cuando por haber lallecido 
abintéstato no dispuso ella del tercio y s|^vOlvióíntegi;aladOle 
atGolegiO;^-'^ - ■ ';'^'»- '; •' ' -»' - " * - • •- 

" , DigitizedbyVjOOQlC 



tQipQY ,yi($RrBQQiqp; 4§wÁSleía ■fist^.»)(»rgfM*ím 

Oan,tes.jij(wg,finlAgq?i§j mí §l!i<5%lgOj4ft:tpíp«!W8iQ 
MP,l«nasi (;íM)P.sfW ft6§¡o,.4ft.i»ucbq;ír/É>sn*fQ,5r.,üy!e 

awP.ffSlrie^afticáflfi Rft^v%icplflg}ílí i^i^mAfnlm 

k) dfi,(ia,suya la,;e4neab,eiVsn,iBM§mfl.K5»««to,ii) ^ 
W^iW» >;H»P*erjyáBcl^e,¡^B»pf;e.piVtre,:9lJa§ fi9te 

««íf^*4a.¡Uftfiroqpe(ftji;;ebed¡jei3Kmv.asiS^noiat.¡Jí 
cpfliHqi49^,0^£|q,:DJ9«^ l^(;9„«^.iV«stK^Íguql;t9dí6) 

4Bl^i^la«» l)to»«^:i4MpqDQ fiA%i,fn^4Q<ést06 
cj^^,m¿iW'Vesíirflítra¿f.firítóiíffk),4ft,<|ue.»a?n 
la^.W«í)!iíÍ^s, <Í0 8Pi0m,*i^p?e twppgto; V fut» 

é^% fiB^F#4ftg,£otemp^s,íifi ; í)!?T§Q0ií^)fteíile3 <S ¿.(te 
Arzobispos'en Toledo, y los de misteribs.de Núes- 
tea SeñAKftíiy Pásoua§> (qu&.qoa los rútíiQO&£n «que 
oaedeH BMn<i^pasieo>JB(»i* itonstituidOD) han- (ie^^usav 

níS§,y ja[iVQha^0||n9tíi;j(gi}^l^fepte;4í>tó^ y pruaeu- 
U& Hd«jo el f luiaaaqPijeanmgnaaas ea Ibs ■ oons^tu» 
fliOBifiBKíUí^ "dictó páifaM^<}bí«gKi'€a ttV&ñúA^ ÍW¡, 

miento (según alu mismo dice) a las ca$a$ C^Ei- 



y Google 



D;.DiegoBuí tadQ d« Mendoza, que «srdoi^ todavía 
subsfett!'; ai*d^ue ínuy üéformítdc^'y ineJora<te cjl 
edífieioj. J)fáó por.píblrortos del Cplegio al Reyi.y a^ 
Artoiispo :de Toíedo J %iie ejeji^n ;qI : palrww^ 
go, S- M, ^tesjwrím^eífj^deia Céroara de CasUHaí 
y ahora por el MínteteHo dé la Goberftacioo^ y ej 
Pretódópor sí misino, en virtud de concordias c«h 
lebradas piafa desempeS^rle'con in*s;4esembara- 
550; püdiéttdft proveeri el Bey las tres quintan p^^rtes 
óiseaii sesenta pldzafe, y eí AráoWspo,,l$i3 ]ei*aneai 
ta résttojWS; y lo mi&mo «acede, eon los empleaffkw.» 
dft tos cuales sto. unoa de n<)i»bwflf>ieailí>.Real. y 
oflrasdéjdcedon! dcíl Arzobispo- Ademán: iftadituy/á 
el Si?;Sál€éo diento Dúmef O Aejcapeíteiiías en^d 
GólégTóvtfeignénd<rfdsí^taí3ufi€á|^irte pai^ qWife €^ 
laiéapiltóidbl nífemo,tenggn/ooíiftQ tíentfr),; w eoncr 
ó ipuDto dítrio (loáí^)ádoa;,vfeperíus.deiA:|ióstoleí;» 
yí^ateüft <*TOdk tíeften>dtís) j^elebr;e«jlg^ 
y amvertaiws qile te* encangó, isiendoacUaltpenH 
te ciníploá (SpeBaMP^mnQWayor y ípuáirfi menofí 
i»$f,;iia5canjtw.apgartiste itp.MMmm deesíft 
colcjgíd.es itoy : a\*illa5í4avfi0in^ bem(Js.rticboat(t 
rite(; yoeotre.loBitóweáqíiW ;te 
nías d(í varias casas mas ó menos priacipíilcs en 
Toledo y <ie alguiiaá tierras y ülív&s en ¡MügíiUiyí 
ottt)s pueblos, se eaeiiialaníagiiílkay ren^iubf^, 
da dehesa de las Gíindukrzm que es uua delata m%* I 
yores potiüsionos y deuiaíitjrecidí>rütídiinieolQqufit 
hay en el Ikino, situada en la Maütha enireltift' 
pueblos de YélieUes* M^njaliza , lícda y Maia^onu 
teniendo mucbos ndllai^es de fanjegas 4e cal3d4b» 
nionlcmuy ptodueüvo y iwiuísimos pastos. ,; ,;,j 
El edificio Colegio, ya ,én el slglr> XVlí debió 
suÍpÍt; algUíKi leííLauraüíon de iiniíoiiyiiQia ájyií- 
garíP9ilío§ ocdíítí» flüepf!e6ei>t«teíf^piitei;'u»|ta»{ 
to. i»t^^y(^jy4»»itfii$I^^ÁilJ^i^djiis^M W^ 

Digitized byCjOOQlC 



444 TOLEM ^ ' 

iníroduioelínri gui^tcH wy« oljfa ni^iibéde álri- 
buírfeea la época'de fe fundación '^püe&demasia-^ 
do notorio es TqtJé á «lédtedos del siglo XVI rio se 
poá\2i' hacer eise género de adornos en ninguna 
prte y mucho menos m ToJedó donde residían 
loá Berruguetes, losBorgoSas^ios^ergaras y tan- 
tos otros famosos arti¿ta^), ni tampom á la res- 
tauración verificada ^.fioesdel siglo pasado bajo 
la dirección d^ célebre D. Ventura uodriguez, que 
en el exclusivismo que por entonces dominaba en 
esta materia, de buena gana hubiera acabado con 
cuanto halló construido luera délas reglas clásicas 
de la arquitectura grecorromana. En una y otras 
refopíñaS ha desaparecido toda la parte antigua de 
las €asasdel Cande de Mélito y -de las adiciones 6 
modificaciones qbe en ellas hiciese el Sr. Silicéo^ 
para establee;^ su colegio» y que sin duda sman 
dignas de la épocai y de 1(¿ aHistas arriba nom- 
brados^ •^iie es regalar inten%iíésM en la fábrica: 
una gran parte (fél edificio fué levantada, como, 
hemos indicado, en el último terció <fel siglo próxi-^ 
mo á costa del. Cardenal de Lorenzana; y bajo los 
pteffioá, órdenes^ y dirección del meMionado Don 
Váíilura Rodríguez. Sin ^bargó, como no se cons^ 
fruyó de niieva planta sino que' hubo <le respe- 
. t$i^'no poco de lo que ya éxistia; parece de uni- 
dad íy no presenta tampotó una fachada digna y 
^e set^ueda decir monumental, porque hayhastá' 
la desgraciare que la única qíie se hi¿o nu^va en 
su totalidad (y se compone de tres cuerpos de si- 
llería cojí galerías de arcoS y c(dumñas ; antepe-: 
chbs de hierro^ ventanas decoradas etc.) cae á unos 
patios ó corríiles interiores, de modo que no tie- 
ne vista desde fuera sjno la parte mas alta del se- 
gundo y todo el tercet' cuerpo, y eso desden tan |e- 
jt« que no se pueden gozar los dalles. El patio, 
4üe fué de lo refirmado €Qfances,.es magnífico, 

Digitized by V^OOQlC 



ENJ4A.XAK0. HJf 

todOitambiead^sillení^^con aiK^s.y g^^m&^f^ 
teai<ias por p^lumníiay. pilastras «u.aíiiJjQ^ p¡§QSii 
de arquitectura ígreco-Tr<ím?wiA y de muy ágr^iila-» 
ble. y magestuoso aspqcto. ta fachada princip^li 
que mira al Mediodía, no ofrece qas^^ potable: tie- 
ne dos^ portadas, lambas de sillería; la que dá env 
trada al Colegio es pequeña, con moldM^fis,..d€| or- 
den dórico ;^.^lmurcQ de la puerta, y só))re ell^ 
un escij^.ide las armas del Fundador; laptra es 
la (je la. capilla que tien^ dimensiones mas. des; 
ahogadas, y algo mas. ornato en.tpdassvis partesi 
Pertenece también al. orden dórico, y consta de un 
hermoso, arcoi exornado por: cuatri^ pilastras eoii 
sus correspondientes pedet^talQ^ y cornisamento^ 
eod elfíentro del wal,: sobre la clave de la píievf^» 
hay oiro €;scudo de armas del. Sr. Silíceo; y en un 
segundo cjA^po.que corona esta portada se,co.n^ 
temp)a.^p ima espacioSia hornacina un medalloi); 
en que dé wedio r-elieve, ;se repr^sení?^ á Nuestra 
Senojt^ de los Remedios jcqa el niño en sus brazos, 
y rodeada de qtras figuras arrodilladas, ^ntrelajs 
que ocupan pl lufear preferente el Cardenal funda- ^ 
dor. Una verja íe hierro colocada en íorma de s<5r ' 
micírculpl resguarda esta portadja, á la que sé su- 
be por tres escalones de berroqueña. El interiqí' 
de la -iglesia; ya va insinuado que participa algo 
del mal gus)ode la época, ¡^e Cbiujrriguera, sibíeé 
todavía no se advierte allí, nías que iniciado ese 
período de decadencia en qne luego entroja ar- 
quitectuia. Es una pave bastante capaz; y pertOh 
uece al referido orden dórico, con su media na- 
ranja en cuya^ pechinas están jfigujrajdos de bajo 
reüeye los cue^trpí EyangelistíMS. Los retablo? de 
los tres altares que hay , son bastante apreciables, 
es'peeíalmente el mayor que ocupa todo el testero: 
corista de dos cuerpos de arquitecttira de orden 
compuesto y de jqaadejra.pei^éctameate doraba;, él 

Digitized byCjOOQlC 



pfiméro tiene' cualito ' gf-aiWléá '<5oTainttás éi^K8dn$ 

}r ácfá pilastras que arriman á los müMb Mell- 
es; aquellas Teciben un comisáDíiéttto triangular; 
yétí su centróse contefhpla Una linda pitítui^, áe 
Aíéjátadro Sérhíill, represtehtándoel misn^ asunto 
del médallou qué hemos reseñado de encima de la 
portada, en el que la Virgen con el niño sc^re sus 
t^odillas es aderada por eí fundador, yon segundo 
término sé ven VaHas figuras arrodilladas, (fué 

Earecé sean colegialas á (faieiíéS eí CaWenal fk)Ae 
íajo.la protección deieíMeídré deDiOs/.á éíiya Sé- 
ñora, que HevaeltíCtil6'dé;l¿áReínedló^;'Sti hace 
!á función príricipal á 2¡deí Julio tpd^slés'^ñoá ba- 
jo la adv^ácion. del mistetio de lá Visitáéióü qué 
celebra Ist Iglesias ése dia>4^ ló^ klds^<K>9t«^d0fs^é 
^^\é primer ¿ucF^o,' entrétes gn^sr^lé' ^éblütii^- 
riásy'las pHaslra.s de féíi» iéSlrGtt«)S, *«?J^>(ít^í)á 46s 
llénSds mdy buenos del Wiámo¿ álité!»] t|*eí^rét)t*eí- 
Sehtan áSán Juan BaUíista fetí él ííei^rtb yS'Salh 
José con él tíiño Jesús ■ feh blhaSitóríéñ eliiferilro dái 
segundó cuerpo se ostetitáiin^nwdiOTeh con 
lal busto del Padre Eterntv rodeado do érigelií^i^, Au- 
bes'y rayos. )Los coíaféí'áles '&on' tíniáS 'pequeños, 
también dé madera doríaiíá,c6tt doSpintürtó^ ttp 
despreciables; eii tí del lado delfevattgélip'está te- 
•presentada la'Vir^n , y 6- sú '16d6^ji!^e*ean- 
^dun nino.ve9tidb'^6n[ié'dé:paÍ5Ítófdllo,-que figu- 
ra al .'mismo ftíWádttt» (jüé ^e'ndó'pédúeftóéliof iéayo 
"éW un pozó donde ^'it^Vél ftiúchi* tíenipo sítí que 
lé socorrieran háslí4^q,üí¿,fldtíéi6sd'SU^^ féáñfé dé líi 
■d*H^?fcfa Ife^cdm^aé-nVoy dé ^Véraá 'i -nuestra 
^Sfeñof-i^ dfeMbs-'RettíédlíÉfe i-y% sácá^óri'Viyo' dciwfrá 
'ki^'éisperañzas tie'lod¿íé'(iy: ^n<6tdéPcóí?tadode lá 




y Google 



E^mM mtno. tu 

4o ia(iite{«D.€ifcttiflj0; TÍdn jtedbs itbes 'tó^átísntm 

le6'^ésoU()oá'd0Í0ñtodid^7€ardeiniVr)li8E^ 

trtvos erridtítps »pbrtido04inKla$ muros detln íolr^ 

tsítmmón'píirl^b^ que e» éttof 

"viinenoei una^mi^ nflfOéestSa. tumlw enj<ia¿ «gtá^^'^^'^^f ^ 
«ftermáot:^ ftiwájadóiíy' hdltóndoae Isieni^ire cui Xa"^"" 
tíféttfkédú 'Un ^fto> deí tei^ioi)elotftfibaifilad¿ y 'eil^/ "" 
eima de^lcdldcsída lím sístibílla bnilm.vA l¿e( ptoí 
«te;lsriidve i' pity>b¿íd de li^<grah ^bÜMi ¡qué '(!«>• 

hogtá,j2Léi^b\/m'iit^2SúmfU donjuán nc^esdpfé 
peírd híú dfi(($ló» ^ik altf g«i[mi)tans!dHiiconio !á:eá^ 

t€it4or'vq«e'«g disviUücba^utilM^ '4í 6oAoi{ft(fdél 

los oU^ fVMCeá d<dPe4ifld(>Ml|Mi^t&:«toIád^(fi[4- 
mando por si solo una manzana de figura bastan- 
te irregular , pues aunque el cuerpo principal del 
Colegio es un paralelógramo de mas de 100 pies 
de longitud por unos 80 de latitud , tiene luego 
algunos agregados de segundos patios, carbone- 
ras, lavaderos, baños y otros departamentos que 
toman la configuración curva de las calles que cos- 
tean sus muros y producen la irregularidad en los 
lados y espalda del edificio. 

El interior es sumamente capaz, cómodo, ale- 
gre, ventilado y hasta magnífico: ya hemos dicho 

/ DigitizedbyCjOOQlC 



tu T#LUK> 

antes qoe el ptttio priaeipál y la gran fachada que 
cae al Norte sóbrelos patíos segundós.rsoaderica 
silieriacondecoracioaai^qüitectáiiiea.de pilastras. 
e<4ufiinaB, arcos^ galerías, Ventaoas y balemiesde 
ndolditras; las esoaleraslipasillos, azoteas yjlemas 
parles de uso común de la casa, Corresponden con 
el resto del edificio; y las habitaciones da las co- 
legialas (que viven cada unade^j^or sien su cuar-^ 
to con la sobrina ó éduli^apda (fOíe tenga á su cui- 
dado hasta cierta edad) son igufal^enteámpUas, 
cómodas, y aseadas, habiendo .cierto número^dé 
criadas que dicen deooooiudidad/ apapte délas que 
en particular tienen ;$iguoasi en sus* cuartos, para 
que desempeñen IO0 ofoios y^M^estereí <Aoinés^ 
lieos que (si no estamb» «quivpqádos) quiso el 
fundador que practicaran por sí mismas lag cole- 
gialas turnando por seGoanas ^ i^ies ya sjg)ha dicho 
^m el !ol|Qto pmucipal de laJCupddeijQtn^tra.cpie se 
instruyeran y educían: en los quehaceres mas 
comunes y en Jas más ordinarias íncumbendas de 
Hna madre dte famUias ó diligente ama d^ c$sa. 
Por. último hay un magnífícc^ salón dcrmuclm es- 
tensión y perfectamente decorado y amueblado 
con; lujo ..donde reciben- las visíjtais )aá colegialas, 
hiendo llamadas por las torneras <;on cierto núme- 
ni de campanadas que cad^t.unft tiene designado. 





■ . . . ( • . » . .» 


T 






• CxA /^'.V':':' ' .' 


' 


Digitizedby Google 



. f .'• lú':}/ i' •• •lj;'l"tJMl ' íO'¡ ! »<'i 'i!' O^ii >í^/» ".«id! 

.- ; '• A -.! • :.i -vi:,' . ' !•» .'•!• .i' '!" ti* f»ii'l !í:T)f!*oj 

,.:»-.',.. : ,: .•:'.*" •; . i^;!) :•> 'r ./'. ;j j» í^«».í;»ííh:' 
»• ,:.; '• • .'••: : • ?» '. •- -' !i í:.;«;í 'ib -'líliiiíi 

• .;•. . ' .-. -. i- '■■.' ,'• .' • íl| r:':)<-] h',rHafl 
•• M-. :'• .^ . • rCAmUW I. y< !•<''- -)nq 

EmBLücaiuEifros suir hubo PAm^. tím^is^im^imiiCK 

Y YA •éAN"Í3II)Ó'ErrÍNGl/ÍÍ)0S.''''/'''' •■''''' ! 

..... '.; ., •..-^Tv-rv™-^:r::-í™..; ,!»,.}. ; , i->:, 

• •.<,;:. ;;.T.iJpiÍRBAííOá;í*:.ii,i;,; .-.r.i.ííf -» i /, 

^y - . ' '• .- .-^ . . • 'n'i'Uso.'! • 'i'i-.-' ^' ;'íl/;;í." •/ 
I A iadícánW en laire^áeñi; histories^ db'^otédiji 
que preoedeal libro. I ^ queestaeiudadno l!iat(d)tR» 
celebré únícaiUioBtei por. siissI^aQdldStysDtUo^^ 
meíitos V pon* sh' importancia «orno ciéirté ^^jrj 
ára^e<y castellana , y ipor Haiptqmacísi'xle'^Sántli 
l^sia:, riqueza y pqderío dé iub PrélalMis '^l^>,' 
SIDO ^e tamb^ bri)ló«on -el esplendor jde^^lMÍ 
denciaá y Us artes qae>a||¿ii bo ptoÍd8»vM^'Úiáé^ 
ñaron desdcj niuy imtiguocoog^átí pi^oveeho^ \tíi 
que se* dedicaron á ellas y ño- escasa hbnra ][)ai^'lk 
poblacioaque los babia Tiptonaeér 6 loi^ tenia |yM< 
moradoresiiallí testampaméls tan salo&tgutios Mtñ^ 
bres' de «sabios :tQl«da&os ooma^ poi? via de'éj$iDfí]<i 
ó comprobación de nuestro aserto , pero masade-, 
lante, cuandfl, hjafeliemps dp la.BíbliptfíiGai pjúbliíja 
que existe eií el Palacio arzobispal, tendremos 

Digitized byCjOOQlC 



iSO TOLEDO - 

ecasion de ofrecer á nuestros lectores un catálogo 
mas estenso de escritores naturales ó vecinos de 
esta ciudad , que demostrará palpablemente cuan 
general fué en Toledo el cultivo de las letras. 

Ninguna noticia tenemos de que en la época 
goda hubiese aqui estudios públicos , antes pre- 
sumimos que no existirían , porque las rudas cos- 
tumbres de aquellos siglos de guerras y trastor- 
nos continuos alejaban de los grandes centros de 
población el sosiego que requieren las ciencias , y 
tuvieron estas que retirarse á los monasterios, 
pues solo el silencio del claustro podia ser á pro- 
pósito para entregarse al estudio y la meditación, 
y por eso los antiguos códices y arrugados per^ 
gaminos de aquellos asilos d^ la virtud y de la paz 
son los únicos monumentos que nos han quedado 
del estado de las ciencias en esa época de hierro, 
y los únicos también q\ie supieron conservar y 
trasmitirnos tos escritos de otros siglos y de otras 
civilizaciones anteriores , que han obligado á los 
verdaderos sabios modernos á respetar y humi- 
llarle ante la sorpráidente ilustración de los grie- 
gos y romanos de hace dos mil y mas años/Bajo 
este supuesto, y habiendo posado Toledo una 
bqena colección de monasterios que rodeaban 
muy Recerca la ciudad (como, en lá sección pri- 
mera del libro U dejamos espuesto)^ eqtre los que 
buba uno especialmente que adquirió justísima 
c^tebridad no solo e» España: si que también en 
Un naciones estrañas, y que |)rpdujdiesa*itores 
de la talla de San Ildefonso, i San folian etc. (1), 
no podemos dudar de que en este clái|Stroi, como 
en el de San Cosme y San Oamian^ en el da San 
Félix y demás que cercasen á Toledo entonces, se 

(1) Yn habrán eomprcndido mis lectór^qtié áltrdo al Aga- 



;i , 



y Google 



EN LA MflfO. 151 

cultivábanlas ciebdáscioa^oi^ia 3^ don £rul^,^^ 
mo k) demuedtraa toi^^^sefíto^^winos^ ha legadío 
el'«Bnier(V de nuestra <atitdpasadoá eh-^Mkii^ervái^ 
tan precióos reliquiaB: y •' .;. < » I: <..; 

Mientras qoe los árabes domimárM á Tol^o; 
fauto aquí e^uelas eélet)res én que tío* se descui-^ 
daba el cultivo det entendinñentov^ y entre otros 
raidos del ' saber humano se enseñaba con '' pre¿ 
feí^enria y con mn ^nlaifóo'if fama la niedfciuái 
constando qne hacia la -mitiSMi del sígfo^X serviail 
de testo para su ekudio las obra^ de Galeno; tra^ 
ducidas al árabe poi^ Honáino, cuyas prddubclonds 
existeoí eú la Kbliotecadel £sc#riál: Mo' menos lu^ 
trq dieron á esta ciudad , alguik tiempo después^, 
' las escuelas de la raza judia, que siempre desde illi 
época goda habia tenido aquí numerosbs habitan^ 
tes: protegidos eñ Tarios reinados, aslicónxrpferA 
seguidos en otros, eátostproserifptosdéscf^tiitflent^ 
del pueblo de kraet/no á^arbn die teáer éú iúá^ 
tiempo sus maestros y doctores queeuidáband^e 
la educación intelectual y mienral de>sys correligio^ 
narlos; y sabido es que en el siglo XIll,des|^ei 
de las conquistas <te Córdoba, Jaén y SevilláV tbatf^ 
ladaron á Toledo la famosa Academia qub hisrMayí 
tenido en la primera de estofe ¡tres ciudades iyqbe 
se habia hecnoi célebre allí,! binque decayem su 
esplendor por esta mudanza/ Bab-Aser (|efe;rá4^ 
perior de la Academia umversal> dio principia en 
Toledo á su «Edad botata»' en él año de l<3e0;' v 
duró la escuela rafoina hasta la comipletá espulston 
de los judíos por los Revés Católicos en lk9ii í 

Acercándonos ya mas á nuestros tiempofevy 
aun á la (brma que han tenido los esáidücys htefa 
la época presente, encontramosqueámiedladosdel 
siglo XIV (en 1374) fbtdáron un c^léSgiO en m& 
propias casas, junto álaíniertadel Cambroiiicidr^* 
to Alcalde mayor de T<dedo llamado Diego 'fíoibéss^ 

« 

Digitized byCjOOQlC 



4Si ISLEUO i 

y mx loum? Doña ; \&é», , poméodole bdjo iá úímw- 
ckm éB u^ i^igto^&iAguBti^ poco» 

,aB08 aotes habUun st^P tmsladadoa desda Solani-* 
Ha al convento que tuvieron' ^n^Be misiaOQ h^xvh 
según en su lu^r hemos advertido) para q^ en 
él se enseñaaen Teología y Artes» como entonices 
llamaban á la FUosofia; oujto. eotegio* debió ce^r 
muchos anos hace, pues no hemos hallado rastro 
^guno de ü en, siglos mas eeroanos. También te^ 
nemos indícadq ya en el lugar oportuno del li- 
bro II, que <el Racionero Pedro ideRivadeneira fun- 
dó eo l&H.el colf^io-convento de la Nieves ^^ 
trainuDQ3i dé esta^udad, con oa?go de^ue:se 
(smenade en él Arte&y TeOlogíii, cíomaennn prin- 
cipio* lo vwiflcfw^n dichos; religiodos Agustinos y • 
luQ^ los ÁQoÜQieds ique < fM>r áltiioo ' tmsladaron 
e^tas cátedras ásuca^deiSanPi^po JttárUñ^doiii 
de veDJAQ d0>ant^ano pi^ticandp Ja{en$€0aQza 
cual inmediatamente nocan^niilo&vYéaBe',!^ 
estos: ejemplos, ñaparle de otros que no f^dtan, ccf^ 
mo^n Toledo habo siempi^e (^uela$ onque cout 
forme á las. épocas ya. la índole «dd ;los tiempos, 
no. faltó iounca 1a ensenana^ ai^M^nlOP) siglos nia^ 
rjodosy bajojadominacioii y gobiemkoide razas y 
dinastías qiiie^ han taichado de bárbaras. . : 
.. Enguanto áJa UniMersídM» qtie.^^ el otúeto 
principal de estepiáriTafOt divisamos 3Ufs prioieros 
rudin^entos eni el .cftadonQ€iEkve»to/de.M; Domi- 
nicos d0 San .Redroíjyiárlir; donde 'yaiíi mediado^ 
del tí^ XY f^ tan $p)o ise, <eftiie^di)0ii , AHes y 
Teología, como en elcoliema deil nianoioaa^P liiC" 

S9 Gómez á cargo distlosi.AguMino?!^ 'sino, también 
Da*echo Canónico. . y lo que es mas ami , se oonr 
ferian grados, académicos.. en e^tas ciencias» scrf 
gun j^ infiere de un, despacho Xque se jEipjsserva 
original en el archivo de 1^ Catedral ) «sp^edído 
<ínli84 parel.Vjcario g^oetrsAyuiv^^t app^tolicQ 

Digitized byCjOOQlC 



EN Uk MAMO. 453 

D. Eratieífico Alvarez de Toledo* pafa^fueise gta-* 
éuase de Licenóiadoi eñ Oáinones.'eniSan. Pedro 
Mártir^ UQ vecino de ésU ciudad Úamádo Gutierre 
de la Palma. La fondadon posterior «de te. Univer- 
sidad liiteraria¡ eclipsó €Xk pai^ el e^eodor de es- 
tos estudios de los Ddmioieob; pérono los extin- 
guió, sino €pie ha eoBtínuado allí Ik ^isefiraza pd- 
brica de Filosoñaiy Teología' liasfá ia supresión de 
bs cbmuiiidaídes i^ligtosas querida ea nuésfros 



Ekiel año de 1485 el Dignidad de lkbesti*etóue- 
la de esta Santa Iglesia D. Erancisco Aivkrez dé 
Tdedo obtuvo de la Santi^bd dé Inocencio YIII 
umtBula fechada ai Roma a 7 deMayov para eri- 
gir im colegio que puso bajo laradvócaciohide San- 
ta: Catalina vbgen y mártir (1) del cual na(»0 la 
Uíiivarsidad de Toledo. Provisto de la ooncesion 
apostólica y tomadas sus deme)s disposiciohes pav^ 
ra dotación del cotegio, creó por de pronto dé* 
ce cátedras paira: todas las facultades^ viendo hi^ 
los; notables adélánti>8de éu colegio, impetré déla 
Sadtá Sede nueva concesión: pai;a. erigirle en Un^ 
T^r^idad, y Ltotí X ée>^ olárgó éa ; l&SO, inier4 
poniendo después la suyafiealvy a|)robasido;bs 
eonstituciones fm^madas al intento^ I>. Carlos I y 
Bo&aj|uana enl&S9.; Desde enfoádes quedó cons- 
tituida en Uiiiver'^idad Real y Pootifijcia» concé- 
diéirioselá los.qne obtavi^en grados en ella las 
mismas prerogativas, cionsidersKeipnes y ^derechos, 
que i. los de Salamanca, Valladolid y demais^ni^^' 
versidades aprobadas del Rdop. Todávia recayó 
otra sanción confirmatoria de: todo esto, por el 
Papa íBaulo UI ea 1932>, y fué establecido eVDig^ 

.' í , .' /; ■ ;;;í*-.* •; 1''".: ' 1 . : i ••!> : '• 

(1) De es^^iCoJego i^ablacé ewrpíei^^en ^ páriafo siguieur 
te, considerándole Su como tal Colegio separadamente de la 
Universidad, pues en el presente solo se toca su fundación 
por incidencia coiño que fué el origen de aquella. 

Digitized byCjOOQlC 



454 fOLEMé 

nidad de Maestrpseilelai de Toledo ipxe por tteüiptí 
fuere, porJuez privativo de la Universulad» como 
lo liiEi venidosiéñdó' hasta laa reforknas que de 
vfkitieÉatk*o' añoB a esta párté sehaa hecho en to- 
des les raíina^ jde la Aídministirapion pública de Es- 
padar,' 'por virtud ^e4os cuales se cooleazó á nom- 
Bñr Reelor eonforthe A plan igeneml de estudios, 
dé entreilfOB iádividhos del' claustro. Por el año 
d6i45SÍ aomáiitó'tosdieaiasidel eiláblecimientd 
un sobrino del fundador y sucesor suyo en la Dig- 
nidad; UaadÉQoDJ^BéPn^linó dé tiilbaraz, erigien- 
dbconF'lai'competentks.fáoukádé&ré^ yiponlifi- 
iláíiRá cátedra de léBc^gr¡egay)Varia:9 otras mas 
páraiOiqoíieB;^ Medicina: De<este: modo fdéerea^ 
da«;h Sniffmidad'dá lloiédo^My ^i «ebnlinuó for- 
ndaiidoiuh soló dué#paiÍM«l colejgiwde Santa €a^ 
talioaoerca dekreScsiglifi, baistaciüeiedU segunda 
nñtaé del préq^ibo-pasado se verificó la ^epaíracioii 
deQid»9^stabl«oi)ínientoa,f)SÍeiido Máestresoudas 
y>^e¿toi' (que sé> tUndaba Catlodario) <leila VtA- 
icéráidad q1 Sr. D, Juan AnbcmiDdélbs Tüek*asv WB 
lée0o>fuéiÁriJQbispo^e Burgos^ no;sin que elGo^ 
leMiiidé Sañtií'Cataikia opusíe^ foej^te y ruidosa 
Msislenoia» ide quá^tiJÉvoqueicioaoo^ iá Supremo 
Consejo dé .€ástUla;ioónísumáodo8él por resoiueion 
oeieste respetable íribuhal él divorcio de aqueflas 
doa ifondok^biies; Iperó quedó! áí : Colegio ; pokr v^ 
eufendé desu antigua )Ufnon!i]ji!henpiandady lafpré^ 
rogativáide quepudkéé^. asistir :eil}Cuerpo,á losac^ 
t4fi £(dcimies/dbli<eU»£slifo cpuandóipro^ lo$ 

¿vados deDdétór.yiiée'qüé'Ia&iarÉiQSty sello de^la 
Ui)ij^sidadcobtinubra;isáendo<élfnisino del Oide* 
gióv! 4ue téniá«bs blasúnes del fuodádbr y tádecqaíi 
la .rueda del martirio de Santa Catalina, con la 
itisjfíl^cion al^dédor d^ fescttdó (jtté dfeeia ^ 



y Google 



EN Lk «ANO. MS 

SMHIXtM GoLlEGII Sá9fGr!£ GATÉÜRlDt^^ i V. 

Estoes: 

Sello del Colegio de Santa Catdina, Unieer si- 
dad de Toledo. 

Una yex realizada la sepapadon entre la Uni-* 
vensidad y el Gdegio, se estableció aqjudla eolas 
aulas que habiao dejado desocupadas las PP. de la 
Compañía de Jesús que por entonces fuera «aitun^ 
-^da (1). Alli se mantuvo muV pooos iños% poes 
molarado ruinosa el edificio uié preóisa desalóte 
jarle hasta hacer en él las convenientes repara^ 
ci(mes y ensanches de que necesitaba : eea síicobt 
secoenda solicitó el claustro, y bbtuilo'de k 
comunidad de San Pedro Mártir, que seUevasella 
Uaiversidad interinamente, á su convento, cdmoen 
efecto ^trasladó en 1189 ; en él permanecía imoi 
diet anos hasta que en 1799 se estableció ya do<^ 
finitivamenté em el edificio de su propiedad , qi^ 
nú poco mas abajo describiremos, y en el queso*^ 
lo ha estado cuarenta y seis años, porqi^: en 
1SÍ5 fué suprimida por el pecado de no distar 
de Madrid roas que doce leguas , pues l^biésdose 
puUicado en Setiembre de ese año el nuevo iplan 
general de estudios, se dividió él territorio del . 
ráuoen cierto número de distritos universitarios; 
y cual era de suponer;' se desiraióá. Madrid 'p<^ 
capital del distrito eentral, alo que era consi- 
guiente que no se pensara en sostener 4>tra Uni^ 

(1) Estaíbaa estas áiioas ea k) <pie ahora es un porralon y 
habitaciones interiores que sirven de quárlel á la Giptjia ci* 
vil, á esl[)aldas 4d niágnífico convento <5 casa profesa (jue fué 
dé ü misma c^m^mite, y ahora son las oficinal d«l €i<)twsriio. 

Digitized by >^OOQlC 



yersidad tan inmediatla á la de la corte como por 
su desgracia lo€^abaHUr:de'Toiedoi'HEkítetrado, 
pues , tan útil' ji honrbso establecigdiento á nues- 
tra ciudad imperial por espacio de trescientos 
veinticinco años, desde 1520 en que ¡fué erigido 
como tal Universidad Real y Pontificia en el Co- 
legio de San^a^aiálin&\(Ainda(^ tniñtá años an- 
tes), hasta 184S en que le suprimió eiiiuévópTao 
de estudios : y durante ese largo período produjo 
Hóf jK)dos> hambres^ dBiJtfstí^iihavJfaeputacriois lite- 
nthí\ iiiiuD)i094e>li(id<euBÍesoti}rvierK)» teÉaüién <á 
sb 'dar^Ifo'éBflép^nxa^eh Af^Déi^es ieátednas ^ue 
hiHliaroiE»cl>at>si]&ftirleRiqsnipntne 6tr6s 'har^aíoá 
mtmfOññsdé^mí^f\AiÍB}Q dtemsgas delíiBust¿ ,fiiiite^ 
dp&lioó deKlitep|tuRl ,uqüieí(esáíbi«r'sráríos' trátdd^ 
eDiG^steUaiiiirMfy} coya vafetá erudioióA será siérn^ 
pte «uiknkadatjiüD^iiAlliar ijGroáiez* íñe i Castro , eró- 
BÍstai)del/C&fdeHal(ÜÍ8iierós, l(}uéiIef8ucecBóíen >ita 
HlisHia jéhseñap^za ;íiun* A £scotaV¿^ des- 

fimpcnó AatiriÑen j0fttá;as}gnatuflraraíDf€fst>Uíe'í¥eslír 
hxBOÍáa^iembk^piftapmfátT ^ íquaisáeó xltseípTulds 
tabaproveohMbs eontt^Dl ErancípK^doQoévedoy 
Aíi)legá8;ivBi0ta^ai?^£lisio dé : lfédk»lla. >y.otro^ «te 
ei^ 'DléifitOi »Por loarespécti^ol á )pidiicia6 naturales 
fisplkfipñim|aqattrsuSíleecipnesi (dando testo^ las 
tlató¿deiPiíhio))[>el'epWm>í^\jQ^ , 'ifrá^ 

má(Ucor'de£áflisúra de JoshdosiFelipés iÜ fAmiúuis 
Adl N^UcTn'tamlBeñíi^iiétde'.e^Ift/teeuelail iamosb. 
£fBMÍ^))leimaiid£)^íprimep aédicoidé^la eioriad 
dftjlMgj^i^qáe nabasbó ;>dil)uj6a^ describió. coa 
sixi^ulari mittptniá ¿lytteíefi.deiyj^afitás /'animales 
^toUcoaiútqeUméí». aitueUdP.íüf^ioB ifneppdiáfi stsc 
útiles para la medicina. En ciencias morales y 
Mlto^^Wé, (mérttaii pti'^méiiB'áémóvibiiík , 4ue 

poIitw»í«ii «el) íieifto.poí'^jsu.^ftríi :míf^ MmmwoT 

Digitized byCjOOQlC 



ENCASAKO. 491 

cia»pélitéibde i&pañüy^: y> poissi» qpé^fMKmieBtá de 
que ) se: ésta|}lecK^0D. k^tedhiáv^ei^Hiinist^ 
pab«<lá^pifAspendafd<iyifomárit<i^^ lél 

eruditJsiíhoi'D. : fTótp'ásíTambye Ue v^Vai^gai^; d 
histbri^doi^ Hsá /y otros irát^ióL >£» oíenei^: eote^ 
siáfiliiclas: tehe^noelos tve¿ oiás/fómoaosl teólOgofi 
' dbl ^igtt)' X¥I , él DemiDicój Helohor €tfbo ; el 
agai^p Doctor Veiix)oei , y *«1 fl^nchlcantVtMer 
(AHa i d Canónigo Vengara v ^l coqooido D ¿^ Luía 
VeÉb raud^istéinatísó^iá iORseñattzadeiat Sagrada 
Escritura ^'átfotíso<YUtégás^!FrjFVdnc^*€i de! loé 
Arbeb/«<]e^j'ete. £il áinbos.déreQh0s,}6ole^$tioO * 
y^TÜ^/ios Narboeas, HerVerá j ^etÉoii'\nomt¡SJ^$ 
notíibMl iiuéfijirbé á fit^dds^oiXmíaopH 
BÍo/h'ifaai^Bsiteiy^ftihdiadií sobit^ ekJíétechf^AeíUeR 
galiftiepiEsiiiafiaj ly coMoYieEonnColi.sUstiOfbrH 
Hkesty éficrilb^s ql -détiasisfdo oelotifeliCjiaifd*;!)^ 
Aléfendríttov^ Legado de Saii^ Pk)í ¥ i^miB- tarda 
Di ifasoual' de 'Aragón r que. Eaéj)lift^f IVif €!y : d& 

Mdlc&or- Oaoríó' y . fttoséoBo ,. y otTo» oajucbo&l Juna-» 
tdsdei allanté DeputbcieíAídtefeitiíilosoria, es.oéle^ 
brlsí B\^(Má)V0áe\ ilpio. /[Moccttlo i, qae por -, Bu >ad^ 
miñablejsiitíleiiáfbé liasiiadq>el£s(io£o >tfe los Ooch 
im!€á'i¡fsÍBáSibos{ .eh\kcaíé Jeán !Bafntt$ta!(ée',ta> 
€k)p(Kfpeionv refóripadoifidjéild lO^denidOilá Si^^ 
sis^ < ¡Tnoidad); ! lel V«neiraíÜIe;iMartícií [ltiaa)ifea : fifí 
Zayqs4 |y nril «ftf&s en«stí¿yíkis^.deaiásiriiiiií9$tde\ 
saber que en los tiempos antiguos j y. ¡modevnofc 
hásts» dDielfpvesente si^f^^n; jsalidft ideHiiii6i^tra 
üpvvecádaí^ {iailá^lustrai'^aiiMíérisiv.lai Togaiífila^ 
deaiaá^cafTefais >diBl ;£sitodo<ih£iUisa kt ouütari.pueÉl 
<|etl0^f;6BÍUdiantes»idei;jeátiá) e8cai6la,!yoliipiiai^ 
nieiiteria^istadosien^dSOSVpáradefenden! la» tnd>eH 
pendénqa>'défIa:jlnaoioiba«iaítrai(IaslMf6t6& ifci»Wt 
sorsffi' de > fi^poteoDi ¡ i sé)fpRffi¿ l/enilajislardci > Giifo 
el )naoleli«e)Qfifciálf8tpacaf;6l(^rcMx>«iq|ueítob^ 

Digitized byCjOOQlC 



418 TOUM 

glorifts boncpifljté! en fi(|ueUa ménárable époea. 
H « finti*e k» Ga^ekríDSL ó Rectores ()ue hsoí estu- 
ca al fh^e dri éstdbledñimfe como D^oidtdes 
ie Maest^r^sGoélas de ei^a ¡srlésia Gafednal , solo 
méneiomremos á D. Bernardino Zapata, D. Ber* 
BardinO'deSandóval y D. Antonio Gobarnibias y 
Leiba (hermano deHamóso D. Diego, Obispo de 
Segó via, Presidente de Castilla), que respectiva* 
nieiite lo eran por los años de 1S23„ l^S y 158ft, 
y todos tres fueron escritores; á D. Alonso Dd- 
gado, luego Obispo de Astórga; D. Jban de Ame- 
do, Obispo de Pamplona V y D. Juan Antonio, de los 
Tifreros, Areoblspe de Rúi'go», qué díri^rte ;es- 
tá escuela ^nW2, 1«87 y del 1771 al 7»1; Don 
Pedródela Vega, iOídor áé lá Gbandllería de Yé- 
lládolfd; D. Juan Santos de San Pedro, Inquisidor 
de la Suprema, y otros mnehós que obtuvieron al- 
tos destinos eclesiástíeos: sin que la hoíKNrííica 
meneion hechirde algunos de los Reétóres y Pro- 
fesores antiguos^ sigpifiqneen mane^ alguna que 
entre los contemporáneos hayan faltado sugetos 
de "Ciencia y re^elabilidad que han sostenido 
hasta lo último el honor y reputacim del estalde- 
cimiento literario de que vamos hablando, ya diri- 
giéndole' como Jefes y Rectores, ya deseikipeñai^ 
do' cátedras con lucimiento y provecho déla ju- 
ventud ^estudiosa, ya ilustrando al claustro á qoé 
pertenecida, con snsí iofomies, espíeriéncia y pru- 
dentes consejos. 

f' : ' Yamos^á déoir ya alguna cosa aceroa ddi edi&- 
e«oí que fué propiaihenle Universidad;. ^»iie&,.comd 
hemos visto,i no coobció dtro local en eerea de tre» 
siglos que el aátigao Colegio de Santa Catalina, f 
hSegó eá miiy pocos anos ocupó. como de ^resta<Ki 
el eolégio que* habia i^iéo de los Jesuítas y el con- 
vento de San Pedro Mártir; de mane^ que se pue- 
de ;deeif)qneilbti«vboasaiproiAahá^eü y 

Digitized byCjOOQlC 



sds; afioé:aiitesíde'SUf leKCinciotk, y este ^dtfi^io w 
ef que se ha entendido y todavía se entietide en 
Toledo por Universidad. • 

' €uafidó en 1789 ée mudéroD: las iitUis ¡al . con- 
vento de Dominicos, fiié prov«oiiali»eiite:.segua 
queda insinuado , porque amenazaba ruina; el o(h 
legio de lesukas; trato ^ cláttairo de su repara* 
cien, y visto que ascendia' el presupuesta i ;u^dío 
mtllon de ideales solamente para, asegurar las fá- 
bricas, y después de todo quedaría un ioeal roeiSr 
quino é in!dífgno de la lima ; 'cerporaciou' que btibla 
de poseerte, entre cuyos tndividuoa se oonlatm al 
Señor Infante de Espma D; Luis María deBorb^n» 
y de la brillantey numerosa juventud; que le hah 
bía de frecuentar (1), se petisó^nliaeer uu/edifin 
cío de^pfanta con destinóla Univerisidad, coniando 
don la espléndidar. y *^asi} regia: generosídadi del 
Ci»tlénaide Lorehz^na» queiÉio necesitaba aegu^ 
ranéente dé^múchosc^tfiñulos fara» eíjfimtarladiasi 
es que, como vamos á ver. en Kse^ida, ¡^st reatatt. 
Irieieron él gasto cas» jMr'coiMd^^icoÉssflltienfdtt^ 
(solo porque se dijese quíe el-d^uslro lévaatuba eJ 
edificio y no'se eiitrdm^^tieseade^Uesloa Éspc^líos 
ni nadie á título de haber epsteado k:j^itca esa 
obi^, áiinteHénir ni molestar á la Universidad) 
eii que esta pagase de m^ fondos ui»í miniíBaí p^frc 
t!d,''con lo cualt}uéd6per:úni(saiy absolutai dUena» 
del locáL Goti^ tafn. fe^orbUes diisposidlMies dio. 
I^nclpio el inmortal ArKobispaiáísíi inúnifibenr> 
tigimo obsequiar por iadquiMr pairalsíiy en seguin 
da »bacer donación y traspbso alidárusLrct (ee Jukí 
nioi de 1 795) de la^ casaen quéhabialestado^la Uip 
qutéltídn basta que* ise 'trasladó 8il eonv^lM qui^ 
«hflliian dejado vacante Ips W. de la iGoiiipaftia,: y: 

**(17 Yá se tóldicbo cu'álera ese lWaÍ;y ptiedé tótílíheíité; 

Digitized byCjOOQlC 



át otréisidoá &cc66(Mfias^ cún parte de la iglem pár- 
mjulal tli3 San- Viüetite{ á laf (fue tenia; tribuoaliat 
que fuera^del Santo OficidisJ/JiMiabijk pertei^ecido 
aiiferi^fi^teéí un «AlsistenteOléf S^YJUá rHaitiado 
DiegO' de iMelo(if ttctior eofi tttíü0 eiicAiigá la íoew»-f 
dorf d6<p1anmf dlAitiiritco^oi de ]aiG¿iedi^l« que 
y«ií' hemdá-mbneiénado hiráis » ve«es ;; !>. Jgasício 
'^am^ qoétos^diésipí tardanza y le;fueron/apro^ 
bad^ft^i com(9t)zándo99 laiobrá en ííioiiñíembí^ de 
aqwéliífiÍ«!h<raño';.''"M-;* '.''/ -.i: -^ -. ?; 7 ,- • 
vi ' St edificio es grandioso!^ y ednstrtiidOí iodo de 
¿anl^p^VladriHo'^ jMllaréSi no habiendo mas mat 
dera* eri4a'fál)ri¿& qué ]ái pmrt^y ventana^ cs- 
chiáiyanKjnte;; y se oonelnyó-en tres aña$ ymedio.^ 
puébya en 2é deiAbril 1^ 1799 tomó pose^icniiei: 
Uláüslro y Wiftcéláíliauguracion' de. su mi^vo y 
ibágiiifleo toealvisiebdo Rector y iMaestrescuelsi el 
Bdi^tor BV Martin Alívaceé Sanialla, ácuyo^len^ 
iie«imbí«tféMtí^) (»ni9 ghídtíado é Indiüíiduo de, t»Bi 
dteltotaida GÓrpQD8M;ton4iterám Carfle- 

iiiáli<dd^tbato^<lME^iÉ6 de^i^sipañai 1 que !ln^<^ í^ 
Arstíbiijpodé'eetBtilKcleesis^ FoiñpUA esta^heroHMsa 
£ibHetr4íin<énadnlobgo>débaBtante es!tensk>oi,)ii^« 
lado ootííplefoHÍeiite^ p<»r suls duaftroifn^nt^s^ ^y con 
déS'lakos ú éuerpos; pei!o. de grat)da«£' .pi^oporeio^r 
n«s,i n^tmeciendo! du ar^te^íura al; ói^deniónír 
ooi bl prfiiiwiouerpQi ó p»o; lía^^sWe de j^óóaloi 
ali^gunda^^es^^o él de biü^na, sillería» !la¡brada. 
cqn>níiuobaí &)iara,< y <. teniendo á timbos algunt)s 
resti^teístqudrla'daB; sotidéifjí visuciUdi^d; eomotiiinr. 
Imúmn g)ra»níiániePode<yentaniasíapáidadas, «eoit. 
su^niarbo^de Inoldufaísobre la! mísdfia'piedraí.i 
guqrdadas^con fuétfte^nejns.de balaustréstdtíbi^rvt 
r0 :. iáfl lofi^pé segdndAi ^üe es jte m&Bi;deyaúi(m(> 
que el anterior) tiene los ángulos y los resaltos, 
ÍI»?MfH^ÍP.<31?} priffifiW).. tflioab^^p d^jpHlería,/como 
Igualmente loé üí^m& yjm^aucas^iisa&d&lasigraa- 

Digitized byCjOOQlC 



^ EN 44IIMII0. Mt 

desriV€»taiiasfqtié)eri'todO8f|Ciiatr0. ñtentog ,Qi^eM 

eotenréjasimuy^bieft ila¡bRa<ilaa)jíi¡^^ mUf^fmQ^ 
seo de inampoátenbv doa suj cav^loojyf {^¡0^ 
cimía rs^bre. este cuerpo eorne iftt candía jgeoQrs^ 
de k propia piedra berroq»eña< la .Qual remátate 
edifieio, nadejandover los tejados jdie su cilbi^^^ 
En. el Ueázode Mediodía cae hfaehada.prípfíipaú 
á la que arrísia iima, eslensb escalinsita) doUe de 
piedra de silleria cóat^útispentio de iQ.miamP^ 
descubierta, que : corre leda la lípea j^er^tejfrQ^n 
te, ' cubriendo casi el primer ^ueri^o^ rfü^es mi^ 
basta á púivif&eíao del segutidQ. quei^» mi^qm 
seostenta la lindiajtortadaque lY^n^P^A dj^oril^ir^^ 
Ambos ramales* 4e la t osoiiUnata ,4eMmba^W9r ^^ 
una «i|)aciasa mesfeta q^é tepdt^á.s^^f$(l|ipí;^s de 
larga yl5 deaachaityhaoB («leáltQii^iiin^uadH 
portadbi. £sta .eonsta.de/ei6cd. grandes brufiíwaidih 
Yi|íid08 fiqp<«ruBsí»kiias>y ;ete\w)dí>^ CQluíPlWfiíiéa 
nicas :apah3adá8v y;:aerra(ks,b|a3t9 i»im\^^i^A(\ ^ 
altttiía por fuet:tes.y.ttiuy bOmUs-^^j^riafíde^bi^rAfl 
que^ebntíenen dos hoja^ áopvitíHdkmi»4H ^ti^t 
da. Auno y otro.estreaK)¡djei/5sta.ffiphada:i8fi*íprri 
man dos lu>rQa^oa&;;ea cada una de^ l^s^^q^l^ 
l^yiuna. estatua. cjodosaldiepiedm de Ú4í^m^i 
representando las ciencias^: obra del.tai^t^^ivef^ 
noáíbrado escultor de4aiGat¿dimVI^.i^^faiK>.S¿vl-r 
vatienra;: y mas iallá, ieo.«adftiladoipei?p;e» Jaimíiíiri 
ma.lideai tnes ventanas eon su^f^ntoí^^ d§!)^/yg 
explicada piedra berroquen^^;P(>r QQrpqaiPÍeqt# d» 
esta bella portiidsf, lebrel lia; cQrAi^íprnicHP^Íí!^^ 
coBteaipla un giganteo > esoudo < d? ; las mmf 4^ 
GflmleoaiíLQDeÉ^na,>ho»teiiidft/por n^mms^s 
tes q^eimel»^ooan(to.elclpwindfl líi.fpw^ 
sifiñp iy igtoeBí^ iArswbi^v ^Q^t^»PWWtQJ«^i»í>?* 
drt, /escultor! Jy^rJk»umloS'mw^*Am^i^^^^^^m 
kwm twmbmdqyti i©q ^lguiijs»s, ()H¡^$wnfl^,wyr#i«| 

Digitized byCjOOQlC 



MMeria esñá díeha^ piedra de* GoIpdettarJGorne»- 
poh^ estas cíiiwe»trada&i- «niherÉnok) ^értikfo 
cubierte^, y siMrtetiido por airas «blqmnas^iiguaies 
á ias'd^ ta laichador, apareadastamnlbi^vT Jijase 
encuénti^' l&s^ ciiatro estepsas pierias que flaii^ 
cfueafi el glr>áin patio, soslenidais asiniisfhq.por olul- 
titud (ft columnas de las propiaá dimeMmonésqbe 
las atlleríóres, sobré las^qiie descansa la iédraisá 
general, todo de piedra berro^eña, j lo iplsdíio 
elsoladtí ó pavimento; del i patio, galéttas y pArúj 
co. Él ás^eeto que^préselita este patio «s grann 
dibáo; peirofljgo pesado,! pues i las c6laniDaB soü 
muchas j muy grandes pai'at sostener úpicameoK 
1é la cornisa en que termina eljedUiéio/ ooviéndo- 
se tampoco los tejados por esta ^arté^ 

En derredor do aqu¿Hft$>girlefdas estancas sa* 
lás peta dáBefS ,' inuV desahogadas y dlarás , sien-^ 
do todostós teehdsde bóvéday y«n süiostoáveT 
nient^ tiene sus retretes; y «scalera^ pora bajar 
al piso infftrior en que^ hiay «tra^ aulás^^de guales 
diinénsfones que las de arnbar, solo ten l^alv^l-- 
tes dé Mediodia y Oriente poeá en ios ütráu» des; no 
}ú doíisiéhte^ el desnivel del lerrenOi La sala para 
grados y^ actos mayores (que aíquá lleimaban el 
tiimnasto) es muy cajfmz y ricamente adornada 
por un dnerpo de arquitecturadeórden ^ompves- 
to, con pilastra^ atareadas sobré un zóbal&liso; 
que reciben d cornibamento del que arranca la 
bóveda', llena de vistosos casetones en! cada uno 
de los cuales se contiene un hermoso florón de 
variedad de formas , todo tirabajado en fin^ yeso 
que parece estuco i en lambas cabeceras / quet son 
sétbicireula^ y <eubiéi^tGls< de «na béveda en for- 
mtídédMictias'haytribdnasíoon isii» i antepechos 
de jhierro dóraído': alutttbran'^esta^^^ndiosa pi6¿a 
fiFüéve ébpa<(^sastenteinás abiertas^ bn Ibs entren 
piamos de las püastrasi y por tojo de ellas corren 

Digitized byCjOOQlC 



BN«1iAlfAN0. Uí 

en áúB líneas les asiJemibs queoetapaha^elflUriiMMi 
sdiiré un eátarimadá^qruef^ afealcomoinledíit^taH 
Tfü del pavímetfto {qá% es ' de iniá^Molés bkmbos ' >y 
aznbdos) con sus barandillas de faienro dorado 
como las de los balcones de las tribimas t hl^ ^jiié 
de la sala haiciendo frente ¿ la bonita cátedra dé 
maderas finas j bronce que ocnpábaí el Rebt^r brx 
los actos solemniss (la cnal eistá^n ei ' ¿enero! dd 
la cabecera) hav un altar sendllo con un^ b«r-^ 
moso lienzo deja Purísiina Concepoton enhbarcd 
d^ Bíiolduraj^ doradas , el cual se cierra con' una^ 
puertas pintadas de blanco para qué hose<fí9t¡H» 
gan del yeso que reviste toda la pieza , y esté er^ 
el oratorio de la Universidad , sirviendo de capilla 
el salón cuando en él se decia misa. Hay además 
otra sala grande en el piso bajo » ^onde se tenian> 
ios ejercicios secretos para los^rado» superiores, 
y se celebraban los claustros ó juntas de Doctores 
y de Catedráticos, en ta\coal habi¿ i^*ria¿ pintu- 
ras que ahora están en otra ^e^ Iti&s>^pm}en8f 
del piso prindpal junto á la que era "y esacttiatP 
mente scieretaría: entre ellos hay ^ñtt liento de^lá 
Concepción, figura del tamaño natüktaly rodeada 
de anales y iporia , del ap^éciable artista' Dbtk 
Antomo Esteve que vivía á mediador del último; 
sigl^unSan Juan Bautista def Luid Tristbtii^tíí 
beato Juan Bautista de la Coiii;épcldn''(l>oclor'd(í 
esta Universidad) de^soeleiité escuela í|ta!fattóry 
un euadro grandíMmo coh íi¥tíkitud áeñpírst^cf^ 
lósales, representando la disputai*der-INfiño' t)iO(^ 
^n el Templo eon los Do(it<A*é^ hebreoí^- ^cjtíe és lilll- 
tura de it)di^putable- mérito. Gltimdmkue> mihá 
formando tHbfi^ca, qtie ái no etó todáririci iiSuy 
rica en el númé^o^e vblúinenes, nredrééia tiástatíM 
te aprecio délos bibliógrafos pOr loirecbhiekldabte 
de fimcbasedicionesi y t)of lo escogido de tes^obrdi^ 
qqe se 'reuniíeron^y formando^ su base W Ubretia&c 

\ ^ DigitizedbyCiOOQlC 



4M < tatsno, : 

partiodtete9;46 1 «tos «nijpdifitiagutdosif léruditísi^ 
mos ;profe6ore8 de. b; \Ím^epsiásAi{^iú^í^Me€Á^kHi 
uno.(ela¿4 del83(4iy btpo «l:;de>di838íy Ipgáron 
eBta;«digaa! fiiéníióriar.& íla ¡escüek ew que hdbian 
difuildÍQa«nd Incas)* Uáfnado8;]>J Aéd#é» Oaveia 
dé Tejada >v:D. Fécnaadoi Prieto!, anhhiis ífioctére^ 

¡f Catedráticos de etta,.y, el priuleradoílos; cuales 
atidejé^adetoás por heteoerade teidodfiUfi>)bíjen€s 
pairai que ae emplease su. Y^loren/cdinpvap librosi 
En. iridia arre esta t)iÍ)íUiQtecá,f «Igo aumén^da 
con iobras moderoasv oonbo sirve laiBíd)iieii él < «di^ 
fici»,'pari)>el In^Uuto de seguhda tensen¡aDza, de 
quefaablaremois mas adelante..' < /. ' :• 

eolé^lM de Btaatií Caii^^a; dil pan fié^dfdini^: d4 }6á i¿.' 
.faa«Mir-^8«^Íl!B(«»|ikio(óii«i6j¡o>.« : 'n •^. /.•■: i >'\t: • 
..: . . ..• . ,'» ;.Jw ' *<• . .}-.!... i> • oí í;?;:!..:. i .;•;••» •:• / 

tes esíableqimÍQtt.tfiS], cuyp ^fíbifilo^emii^M^vm- 
cion de i^ jja^^Pitud^ qac; epi ufjiasi.U n^iajiy lea 
oiroa w la! sQfltwia y^'i^ ♦^a<^pIíQIM¥rci<»»l)a^^:to9 
inedíps 4a i üuq ¡e$tu4i^f) )sini * díap^di^oiiipiih) ó 
con. mu^ poico^ deseoil^l^Q; .Ea;iQlft¿rfafo^i ^otórior 
ean motivp de ^pliioar Q)/pi*i^p y/fiméacj^ide 
laaqprimida Uqtivflmdadilílerftr;»*;, fce»iQ8.0i*0í> 
Clonado la del Cp/^j^a eÍQ;í&iii((i C'nla^na» 0ues sel 

Euede decir que jiacíqroa juntos, junti^ vinieron 
asta.€|)pQa muy r»wen.te.; y juntoft-haii muerto 
tamb¡^l),]iace. una docenal, de>^iÍQ$, Básitánps por lo 
tanbo reQor4ar )o e^taipj^dp :alU, .para saber que 
fundó este Gplegip} 9I Dfiqtnr. D. ,F^wcÍ3(ÍQi Alvai^ez 
de T.olfldo.y.ZqipaU,í¡í^(toigQjf;I)í<^^ 

eao.anf^dB4]P€p4iiljciiadieijtofiwa^^ ^^la 

otwgó>(5n l/iS3i y ^e^flYOímw^r^; í^^ 

junto ¿> : San Andrés,; ^at^fj^i^d^e popo^ {tiemjpo 

Digitized by VjOOQIC 



EN tá* IRfNO. Á^ 

des})ues m la propia del íínda(toK 11ode:lo>t!fiie 
este Colegio tovó de cainéñ ademas'fcoíi "teffJni^ 
versidad, ya queda apuntado en di párHbfd precé^ 
dente, aquí vamos? á decir algufia coeá» dej él'6dmo 
eimplemeate'. Colegio de Santa Óatalink;* Las becas 
fueron Téistieuatré énáus buéhof&iiempós^mitad 
qué se llamaban capellanía para que las' drsfvd^ 
tasen Presbíteros á quienes deciati''cápellaiiuesr<;^ 
mitad becas para Clérigos nlcrtores qué se; tóiute- 
bají colegiales; pero en épocas: ya bercanasá|nos> 
otros, conforme fueron mebguando lasii^ntastse 
disminuyó también* el núniero de plazas; rája^ 
jándose primeboáidoce; mitdd de; dada ¡ciaseis» «t 
ix>r último á seis., tres capellanes y otros tantoli 
colegiales - Cbqsislian las rentas íen diezmos;; fcoii»- 
sos y juros la mayor parte, y el resto, que Gra > 
muy pocD^ en algunas tierras y'fm¿as»arbands de 
íiifinia;oláse:plos.ccnso& y:ju»08 Ti^'ejtliiíáftah^ 
incobrables, 'cbm el tiempo; ; ida. Bibzaijjps; 8®!BU5|)r/- 
ttrieiion , y l*s? fincas úrbtoasí*én'esíari«rijlimcB0, 
p^odBcia»i uliiyi ÍBsigilifíeaDfte^ eníoltimento» ií(y 
de ahí' las:reducc¡on^ áe'tíetíís!,: y cd$ire»|iaB¡«> 
dll Colegio ,¡ antes 'que, se decr^lárafddidtíi^lidk 
Lospalronos¡cranlos.€on(fe8 del Cfedilloí,» átcuy^ 
parentela perteíHíjría el fundador ,oy.1aj3íiJíiwí íol 
Cabildo Primad(r tenia alguna ¡ntérveñfctcta'dn5<él 
estüblcGiraiento ,i : por lo coal &er pnoveiaj piertó 
número de becas tín colegiales; iní'ah Ees óuníña^i 
de <}orotdéla Ca(tedral<que*llevaseiíífl»aHfti^^d8d 
cora^espefndiente^y *reiuiieserii.las»dem0S) oiifcipn*^ 
tantías exl2M?s.f-ElMaéstí»6S«uela:éi!aid< Johz> 
vativo! por fondaeion , rpero adema'Sf .bfcbiel «iDHer/ 
1óir.'gefe looal; que por'lol Feguter ^a^jomlRdüioI^ 
neüo d^e la Catedral^ delnonsteámienWldélílírfíildi&ri 
eoíbQitambien dOs «^írtióitígo&' víBiíadoreS d«fc iiriia 
mOiGolegici.' .:. V i- <.»/.. ■ ;i wu ^u (VH>Uti\nh\^. 
• Los*sei^toí*S'Alvar;Gómo¿deCábtN/DuSh^ 

30 

Digitized byCjOOQlC 



cisco Pisa, D. Tomás Tamayo de Vargas, y otros 
inuclM)s de bien conocida reputación literaria, vis- 
tieron la beca de este Colegio, que era un ancho 
manto pardo de paño ordinario y tira ó beca de 
grana, con bonete cuadrado negro; y del mismo 
han salido varios dignos Prelados para diferentes 
diócesis , V otros respetables Togados en los Tri- 
bunales del Reino, de los cuales habia una lar- 
ga colección de retratos en lienzos con sus mar- 
eos para ornato de la sala rectoral, pintados, la 
mayor parte por un Antonio Paulo Diaz, que se 
conoce no era un artista de nota, y en medio de 
todos, al testero, estaba el del fundador, que per- 
tenece á otra mejor época, y revela ser obra de ma- 
no maestra, si bien ignoramos quién fuese su 
autor. 

La casa del fundador, con las del Conde de 
Belalcázar D. Alonso de Sotomayor y deDoña María 
Yelasco muger del Almirante Alonso Enríquez (con- 
venientemente reformadas las tres para constituir 
un solo edificio), fueron el local del Colegio desde 
principios del siglo XYI hasta los primeros años 
del actual, que por haber sido arruinadas en la 
guerra de la Independencia, dio á los colegiales 
su propia casa, que le caia inmediata, el patrono 
Conde de Cedillo; y en ella ha permanecido hasta 
la supresión hace unos doce ó trece años. No es 
hoy un edificio de mérito artístico en conjunto, 
aunque si* muy desahogado, sano y aleare; pero 
tampoco carece de algunas cosas notables, resi- 
duos de su antigua magnificencia, que han sobre- 
vivido á las diferentes reparaciones y reformas que 
desde luego se conoce haber sufrido en épocas di- 
versas. El Doctor Saiazar de Mendoza, en la Cró- 
nica del Gran Cardenal de España, supone haber 
sido palacio de un Rey moro de Toledo, á quien 
nombra Abdalá, en la egira 385 (ó sea por los años 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. W¡ 

de Cristo ^60 poco mas ó menos), y trae traducida 
una iQseripcion árabe que dice hatier alrededor de 
la puerta segunda, que es la que cae al patio prin^ 
cipal, en «stos términos: 

En el nombre de Dios, Abdalá, hijo dé Hamet Muza, 
tuvo esta casa. Fué después ney de Tolettola y 
diósela su suegro en casamiento. Sus hermanos 
de la muger levantáronle pleito y venciéhs. Bgi- 
ra 385. La casa fué primero de Aben ñamin. Al- 
caide de Toleitola. 

Y el Sr. Amador en la Toledo Pintoresca, í&- 
lio 271, emite una opinión contraria absolutamen- 
te á la de Salazar, y tiene {>or apócrifa la citada 
leyenda. No es nuestro ánimo entrar de lleno en 
esta cuestión que tampoco tenemos datos para re- 
solver; creemos, no obstante, que todo estriba en 
que se entienda de un modo menos lireral la cali- 
ficación- de ^f¡/ de Toleitola que elinlérpa^le de la 
inscripción aplica al dueño de la casa, Abdald: 
pues si aquella vozla tomásemos^en la acepción tie 
Walí ó Gobernador, Mandarín ó Gí lo de Toledo, 
puesto por el Califa de Córdoba único soberano ^ 
entonces de todo esteterritorio, nonos parece que 
hay dificultad en conceder que este Palacio fuese 
primitiyamente labrado en la época de los sarra- 
cenos, y perteneciese á un moro principal, con cu- 
ya hija casase Abdalá, y por eso le tragese su mu- 
ger en dote. -El carácter de su arquitectura no se 
opone, en nuestro concepto, á esta conjetura, pues 
las restauraciones posteriores le han desfigurado 
casi enteramente, de modo que no es fácil juzgar 
de lo que en sus principios fuera por lo que hoy 
és, cuándo apenas se conserva nada íntegro de ^u 
primitiva fábrica: tampoco nois parece concluyen- 
te el argumento qué el autor de la Toledo Pinto- 

Digitized byCjOOQlC 



M8 10LBD0 

resca saca de la otra inscripción árabe que hnbo 
en el cd>ertizo de esta casa, cuya interpretación dá 
en esta forma: 

Esíe pórtico mandó labrar el muy noble y muy hon- 
rado Caballero D. Suero TelleZs hijo del muy 
noble y muy honrado Caballero fa quien Dios 
haya perdonadoj D. Tello García Jiménez.. ...en 
el añade im.. 

D. Suero Tellez pudo mandar construir el pór- 
tico, y aun restaurar, añadir y quitar á la fábrica 
lo que le cumpliese, pero eso ]o que probará es 
que ya el edificio existia de aniemauo, y aun es 
de presumir que existia deteriorado cuando. habia 
necesidad de recomponerle, lo cual aboga por la 
antigüedad del Palacio. En fin, s^a lo que quiera 
de su origen, ello es que debió pertenecer á.muy 
principales sugetos, asi por su mucha* estensioe, 
como por los ornatos que aun oooservsis mas ó 
menos desfigurados. En primer. Uigat? eL patiof 
principal rodeado de .galerías ostenta cuarenta co- 
lumnas de mármol blanco, y esto ya es algo; el 
arabesco de la portada interioi*, aunque bastante 
estropeado, y en el que parece estar lá inscripcipn 
citada en la Crónica de Mendoza, no: es solo, pues 
se notan otros fragmentos del mismo género en 
varias puertas de las hfibitaciones. Ilay artesona- 
dos magníficos, especialmente eLdel teebo de la 
capilla y la sacristía, sojb que h$ fyita lai pintura 
que tanto realce, da á eat^ dase 4e labor^; . en la" 
escalera se encuentra mc^^cladQ el gu^^io gótico con 
el plateresco, el primero en la barandilla y, pasa- 
manos, y el segundo en el friso que recibe el.ar- 
tesonado de la tecbumbi^éj y por toda^ patries se 
notan vestig¡os,.de la grandeza qoo qwe liubp de 
ser construida esta casa.,!, y prue|)a34e.]a?dÍYer!5a3 . 

, Digitized by Google ^ 



EM LA VANO. 169 

reformas y reedificaciones que después han pasa- 
do por ella. 

La colección de retratos de Ja sala rectoral, el 
altar de la capilla, en que había una buena pintu^ 
ra de Santa Catalina, j la librería, que constaría 
de unos cinco mil volúmenes, pasaron con las po- 
cas rentas que aun poseia el Colegio, al Seminario 
Conciliar que se creó por el año de 1847; el edifi- 
cio material, como de dominio del Sr. Conde de 
Cedillo, le ha reformado otra vez su propietario, 
y es hoy casa de vecindad. 

Bl Colegio de San Bernardino. Debe su funda- 
ción á un Canónigo y Dignidad de Capiscol dé es- 
ta Catedral, llamado D. Bernardino Zapata y Her- 
rera, sobrino del fundador del Colegio de Santa 
Catalina, y de la familia de los Marqueses de Na- 
vahermosa en el año de 1568 con aprobación y 
Bula del Papa San Pió V en 1569, aunque no lle- 
gó á erigirse hasta 1581 , después de la muertedel 
rundador. Por las constituciones (que son sesenta 
y una) habia dos clases de colegiales, unos quiel 
se llamaban de Voto porque tenían voz activa y 
pasiva en todos los asuntos del Colegio, y otros 
titulados Porcionislas, porque tenían que contri- 
buir con parte de pensión para sus alimentos, y 
no se les daba intervención en el gdoierno y ad- 
ministración del establecimiento. Los primeros no 
podían pasar dé doce, con la circunstancia de que 
para obtener esas becas habían de serenando me- 
nos Bachilleres en facultad mayor, ó Maestros en 
Arfes, debiendo ser mitad teólogos y mitad juris^ 
tas, pudiendo proveerse las vacantes de los unos 
en pretendientes de la otra clase, cuando faltase 
quien las solicitara de la correspondiente. De entre 
estos doce se elegía el Rector, Secretario, Recep- 
tor y Consiliarios. Los Porcionistas no tenian nú- 
mero fijo. 

Digitized byCjOOQlC 



i70 TOI^DQ 

lasrmtas siempre * fueron muy escasas, cod- 
sistiendo en censos y juros, que á los pocos año. 
follaron unos tras oíro^, y.algunas casas de poc 
valor en esta cUidad. Era su patrono el Sr, Mar 
qués de Navaheraiosa y Torrecilla por el paren 
tesco con el fundador y con su hermano el Docto. 
Hierrera, también Canónigo de Toledo, que aumen- 
tó algo las rentas del Colegio y fundó además un 
mayorazgo que posee dicho título (1). Estas rentan 
§e empleaban en mantener á los doce colegiales d^ 
voto, y en dar habitación, criados, agua y otros 
auxilios á los porciooistas, para que unos y otros 
siguiesen su carrera en la Universidad. Gastaban 
manto y beca de paño azul. oscuro con bonete ne- 
gro cuadrado; y han salido de este Colegio mu- 
chos Arzobispos, Obispos, Dignidades y Canóni- 
f os. Togados, Catedráticos y Doctores, de algunos 
e.los cuales habia retratos en su sala rectoral. En 
el año de 1846 quedó suprimido el establecimien- 
to y agregadas sus rentas, ya casi nulas, al Insti- 
tuto provmcial de segunda enseñanza, que las ad- 
ministra, llevando cuenta separada de sus escasí- 
simos productos. 

El edificioque ocupaba, es poco notable, pues 
ni siquiera por su capacidad se le puede reco- 
mendar: habia sido convento délos Jesuítas, como 
ya digimos en su lugar correspondiente del li- 
bro U al hablar de los PP. déla compañía, aunque 
entonces era de masestension, pues abrazaba to- 
da la manzana de casas que hay á su derredor; y 
como dichos religiosos vendieron este local para 
adcjuirir el en que levantaron luego el soberbio 
edificio de San Juan Bautista, solo compró D. Ber- 
nardino Zapata esta parte del convento para Co- 

(1) • ¡Tambienacrecentó medianamente la dotación del Co- 
legio, el Cardenal Arzobispo D. Baltasar Moscoso y.Sandovai. 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. 171 

togio, y las demás se enagenaron á otras personas 
que las trasformaron en casas particulares, y por 
eso en algunas paredes hacía el Algivillo se notan 
todavía unos óvalos con la cifra de Jesús, que in- 
dudablemente vienen puestos allí desde que per- 
tenecía á los jesuítas. Su portada es de piedra 
con dos medias columnas y comisa, sóbrela cual 
hay á los estremos dos escudos de armas del fun- 
dador, y en el centro una hornacina con estatua 
de San Bemardino, de piedra tosca y sin mérito 
alguno: en el friso dice asi una inscripción toma- 
da del capítulo Yin de los Proverbios: 

VIRI, ACGIPrrE DISCIPLIKAM MEAM ET NQIfPEGUNIAM: 
BOCTRINAM MAGIS QUAM AURUM, EL161TE. 

Que quiere decir: 

Oh jóvenes, redbidmi en señanza mejor que el dine- 
ro: elegid la doctrina con preferencia al oro. 

En la capilla había un retablo de madera con 
un lienzo del Greco, bastante regular, represen- 
tando al Santo titular del Colegio; el cual está aho- 
ra coleado en una de las aulas del citado Instituto; 
y el edificio sirve hoy de casa de vecindad, custo- 
diándose sin embargo en una de sus habitaciones 
el antiguo archivo del establecimiento y unos mil 
quinientos volúmenes poco masó menos que com- 
ponían su librería. 

El Colegio de Infantes. Llamado asi porque sus 
becas se proveían en niños de siete á diez años 
con destino al servicio del coro Catedral (y á quie- 
nes los ceremoniales antiguos de esta iglesia titu- 
lan Clerizones), le fundó el tantas veces citado Car- 
denal Silíceo a mediados del siglo XYI para cua- 
renta plazas con su Rector (que regularmente era 

Digitized byCjOOQlC 



47^ . ■ TOLKIK)/ . 

BaRacionerd); vice-Bector, Preceptor de/latioi- 
dQ() (1) y otros sirvientas, dejafidoipopsu patrono 
ai Cabildo ^üé ei'a el que ]f)PoVeia las. becas y nom-^ 
braba el Heetor y deitias depeiulieivlies. Habiaa de 
hacer lo^ aspirantes á estas plazas iiiformacioní de 
litópiejza de sanare, y disfrutaban sus becas siete 
ú oohoi años, durante) los cuales los sobtenia el Co- 
legid,! les enseñaíba én él ia gramátioa, retórica y 
poétiioa', i¡y luego; asistían. á laillniVersidad para 
stíguir ! la icarrera( que. hiéjpr :les «úiadraba , tenien r 
doiopeioiii áiias^dsitercérás fiarles de! laa becas 4^1 
colegio de Sania» Gataliña;(áddnliá^alSdn por! abli^ 
güeuad. Su objeto principal érala asistencia al co- 
ro ;reiK el que idesempenaban iosi^ficiogí det iacóli lo& 
y otra poToion de)flí)en«steje8)ique/elfneenemonial 
marca; y asi es que casi todos estaban tonsura- 
dos: vestían dentfo de la iglesia .tin.saí50j ó sotana 
con cola de paño encarnado, y sobrepelliz encima, 
y<eri .láveaiJe;ia<Lilas.yopa8eo,í «Oto 
netes-de\picóft/ t^Q dd^aBiémo 1^ grana. De 
entre ellos se 'escogían seis (y por eso se llamaban 
$mtes)i'qíw tu^vici^aín ibtienasí Votéis • 'y\ »dispo6¡éion 
para a^endBifk noiteicav siendo e^rgD. del Maestro 
dcíbapiíla id ensenársela/ ai^i eoíno idei Cla:ustíeno 
óíjyiaéstiTo djB Mel6día^;,tDn m ayudante, id de ins- 
truirlos ea' «I caní6 que seeonoc^ aqMÍ icon, iese 
Tiombvei&kJUehdia^y viene desdeSan Ji^genioUI, 
i^iíaieíiwto para.ehíK^nar Jos. Gríidualesí; Aleluyas y 
otr.as> palotes KkJL Oficio Dimo* EstQs.qiiedanoíi^ jaños 



^^(I)" ^fiÉ"tó'íii:fetTmor<?r!í'd'que, anteádte lá fiiridaciotitiel 
Colegia , 9iii;;¡iija tíi Oihüáo ^mii^ua durjmie tes ihppaa déí co- 
j:(\yjm 1'iíiLÍiíi^^ flü,f<?^víí^5,.es^)liQa^íí•gcQfnátiCa ákfaMgesoj, 
loa Iht^bííiHlatlíJs y dt^níis p9r^pQa& que «ui^iq^n así$lir, oala 
sala fj aula m *\n(- üici^^o daba* el pnñtíffí^'Leíító^ar sus lee-' 
ciétt<f.'(Jo^é9cíiiiiríi, qtie ahora sín^ de milesala capitular de 
. ytvnm, :3ogtifi í% *fii.¿l iiáifa»afo.lP.idcl.ttipíiuiOiití^ libe»: I 

Digitized byCjOOQlC 



ENiLA MANO. 473 

después separador de los eolegialés infafates, V 
^onstlUiián otra ^pecie de Ccáegio pbr sienta 
casal m^sma del Maestro de capilla, á quién se da^ 
bá üná asignación aparte para la manutención y 
asistenm completa de cada seise, y no gastaban 
beca sino hábito negro clerical de sotana y manteo 
con sombrero de teja; hasta que hará unos 36 años 
poco mas ó menos que ya no vivían con el Maes- 
tro, sino que cada cual se estaba con su familia (á 
la que se daba por el Cabildo la asignación con 
que estuviese dotada la plaza) y coocurrian al coro 
y á dar lección en casa del Maestrd, pero vistien- 
do siempre sú trage clerical. Últimamente ya ni 
auB esto hay, si bien se observan efectivamente 
los /seiáesijretribuidos como lois monaguillos que 
han suslituido á los derizones ó infantes, y cóo liat 
úmealgariantiasobiie estos» de que seles enséñala 
músKa y. .melodía para pod^r optar en su dia á 
plazas demúsicos de la capilla: ; : 

El Sr.Silicéo puso éste Colegio bajo la advo- 
cacioftde Nuestra Señora, y en él altar del: orato- 
rio (que actualmente existe en la iglesia del Señáis 
uaribiCoiidliar), estaba pintado el mismo asistid<!^ 
por la Virgen para que no se ahogase en el agua 
(tel;p<Kio en que cayó siendo niño (como ya digi- 
ifiQs al hablar del Colegio de la$ Doncellas], y 
aseguraba, habérsele aparecido la üivkoa Señora 
para socorrerle en aquel peligro cierto. Hizo elédi- 
ü(5io (que aun exista) en el sitio que titulaban los 
Baños del Cenizar, donde estuvieron un poco tiem- 
po losjeí^uitas de recién vellidos á Toledo, y aun- 
que, no es notable como monumento, reuuia sin. 
embargo la^ cualidades de solidez, amplitud y sa- 
lubridad, y $u portada es muy linda, de piedra con 
dos hermosas .pilastras istriadas por abajo y;re?, 
matadas en cariátides perfectamente tvahajadas,. 
sosteniendo ,im .friso platwsco,.lleiip do.r^eves 

Digitized byCjOOQlC 



€li TOLEBO 

de mucho mérito, en cuyo centro hay un escudo 
de anuas del fundador, que mantienen dos ánge- 
les, y sobre él un medallón que coronaba portada 
y figura en medio relieve á la Virgen con el Divi- 
no Niño en sus brazos. Con la supresión de los 
diezmos, faltó la renta para este Colegio, y se ex- 
tinguió, aunque >a de muchos años atrás venia 
disminuyéndose su número hasta haber quedado 
reducido hace unos 20 ó 25 años á diez ó doce co- 
legiales lo mas; y ahora hacen el servicio de ellos 
en el coro, en parte los seminaristas de San Ilde- 
fonso, de que después hablaremos , y ordinaria- 
mente otros niños de familias particularesynomuy 
acomodadas, que son pm*amente monacillos ó mo- 
nacillos como los de otra cualquiera iglesia, vis- 
tiendo asi estos como los seises el mismo saco y 
sobrepelliz que en lo antiguo dentro de la iglesia, 
pero uingun distintivo fuera de ella. El edificio 
está muy estropeado y hecho casa de vecindad, 
creemos que á cargo del Seminario Conciliar. 

Ultimaniente llamábase Colegio Viejo en To- 
ledo (y en verdad que no sabemos porqué , sien- 
do el mas moderno de todos) al que con la advo- 
cación de San Eugenio fundó el Cardenal Arzo- 
bispo D. Gaspar de Quiroga en 28 de Octubre 
de 1583 para estudio público de Humanidades , á 
car^o de la Compañía de Jesús que tuvo alli su 
noviciado. Poco después le dotaron muy bien 
D. Pedro Manrique de Castilla y su hermana Doña 
Estefanía, dejando su patronazgo al Canónigo 
Penitenciario. Los jesuítas desempeñaron las en- 
señanzas de latinidad, retórica, poética etc., con 
gran aplauso y aprovechamiento de los muchos 
jóvenes que concurrían á sus aulas, hasta la ex- 
tinción de la Compañía ya cerca de un siglo hace; 
y cuando esta se verificó , se declaró estudio Real 
el Colegio de San Eugenio, proveyéndose cátedras 

Digitized by VjOOQIC 



enlama.no. 473 

dotadas decentemente en aventajados profesores 
de Humanidades , que sacaron numerosos y muy 
aprovechados discípulos » de los que todavía viven 
. algunos que allí hicieron sus primeros estudios. 
Mas eu el presente siglo se acabó también esta 
enseñanza pública , quedando solo. alguna memo- ' 
ria de renta que percibía el Preceptor de latinidad 
ó Dómine , como generalmente eran llamados. 

El edificio está arruinado , creemos que desde 
la guerra de la Independencia , y lo poco que de 
' él se mantiene en pie viene sirviendo años ha de 
casa para vecinos pobres. Nunca parece que tuvo 
cosa de mérito artístico, pero sí tienen interés 
histórico e§os ruinosos residuos. Primeramente 
fueron en este mismo solar las casas del Marques 
de Caracena , Señor de Pinto (que compró el Car- 
denal Quiroga con las inmediatas del Señor de 
Piedrabuena D. N. Mesa , para fundar en ellas el 
Colegio), en las cuales se hallaba hospedado el 
Rey D. Enrique III , el Doliente , cuando le sor- 
prendió la muerte el dia de Navidad del año 1407, 
como dice su epitafio que ya vimos en la capilla 
de Reyes Nuevos de la Catedral. Además, se sabe 
que en la capilla de este Colegio , que todavía 
subsiste en pie ¡ aunque reducida á cuadra de un 
particular que la compró á la pación!, están se- 
pultados entre otros muchos Jesuilas , nada menos 
que el gran historiador Padre Juan de Mariana, 
y el eminente teólogo, autor del inapreciable 
Catecismo de Doctrina Cristiana que todos hemos 
aprendido de memoria en nuestros primeros años, 
el Padre Gerónimo de Ripalda: como ya hemos , 
apuntado, fué este Colegio la casa Noviciado de la 
Compañía, y residian en ella algunos individuos 
respetables de la misma, de los cuales se enterra- 
ron varios en la capilla, contándose en su número 
los dos mencionaaos escritores ; la desgracia es 

Digitized byCjOOQlC 



476 TOLEDO 

que no se tiene noticia puntual del sitio en que 
yacen, y por esto no ha sido posible intentar su 
exhumación, como lo habría verificado ía Comisicm 
de monumentos histórico^; y sino, con licencia de la . 
Autoridad, lo hubiéramos hecho los |)artÍG«lares 
por no consentir que los caballos y otras bestias 
estén profanando tan venerables cenizas. 



CAPITULO II. 

ESTABLECIMIENTOS DE INSTRUCCIÓN PÚBLICA 
QUE EXISTEN HOY. 

PÁRRAFO 1." 

liStableoimientos de Instrucción primaria. 

Aunque las escuelas de primera educación que 
hay en Toledo, no se encuentran situadas en eái- 
ficios públicos, ni por concepto alguno notables, 
para que bajo este aspecto merezcan figurar en 
una obra destinada á reseñar los monumentos to- 
ledanos, creemos sin embargo que no estará de 
mas el que estampemos aquí algunas ligeras noti- 
cias acerca del estado en que actualmente se halla 
en nuestra imperial ciudad la instrucción prima- 
ria, siquiera para que sirva de punto de cojnpa- 
racion para los venideros, que se alegrarán cono- 
cer de este modo si han adelantado ó no nuestros 
sucesores en tan principalísimo y esencial ramo 
de la administración pública. 

Lo que dejamos dicho en el capítulo preceden- 
te acerca de la altura que alcanzó en esta ciudad 
la instrucción pública antiguamente y en los siglos 
mas modernos, supone que nunca estuvo aquí 
descuidada la enseñanza de las primeras letras y 



y Google 



EN Jt-A MANO. 177 

de los conocimientos elemenfales, que sonlosqpc; 
prepámn el entendimiento de los niños para que; 
en la juventud arraiguen en ellas las semillas ide 
las ciencias y de las artes. Mal se comprénderia 
que Toledo hubiera sido patria natural y adoptiva 
respectivamente de tantos varones eminentes, ni 
que abrigase tantos establecimientos literarios co- 
mo hemos mencionado, aun en siglos y épocas de 
general atraso en este ramo de civilización, sino 
dieramos por supuesto que habria también estu- 
dios ó lo que llaiTiajQíios escuelas de, niños, prime- 
ros é indispensables seminarios.de la Instrucción 
pública. No cabe, pues, duda de que las hubor, jf 
en proporcionado: núnaero al de los.<?olegios y de- 
mas establecimientos de enseñanza que;despue9 
hablan de poblar, pw mas que la injusta poster- 
gación a que por punto general estaba relegado, 
en aquellos tiempos este ramo importantísimo ide 
la Administración, le hiciese mirar conio iiisignÍ7 
ficante, y por eso no nos hayan quedado noticiars 
tan ciaras y espUdtas de las escuelas de prinierag 
letrascomo de losestudios njayores. . . . . , 

Por de luego puede juzgarse que hallándose e^w 
los siglos medios, y aun en los ya cercanos á nos- 
otros toda la enseñanza á cargo casi exclusivamen- 
te del clero tanto secular como pegu\af;/que,.l4 
desempeñaba por sí mismo ó por persona^' qué 
asalariaba con este objeto, en Toledo, jí onde. ta^n 
numeroso y tan rico era el lino .y el otro,.. (debía 
sertambíefl muy general la instrucción ;primárj^; 
otro dato quea^oga por este nlisnio.?|sert,tpi,, eSr^l 
sorprendente núm^ro^de.industrialesque asi .?nel 
arte de l^ sedacomo eneldelalana, esp^4fiijíí^.y 
otros i encerraba la ciudad imperial ..^n. Jos, .¿Jít 
glosXVl y XyU, número quepareceriqi ínpreibl^ 
al que solo mirase lo que la pobil^cioq e§ jhqy p 
ignorase 1^ p.ujan^a,que; por, en^oncei^ ¿?nia;,n8^ú; 

Digitized byCjOOQlC 



!7 



418 TOLEBO 

ral parece, que sino todos, la gran mayoría de 
estos artesanos (que subían á muchos millares) 
aprendiesen cuando menos á leer, escribir y contar 
siquiera lo mas preciso para manejarse en sus res- 
pectivas industrias, asi como ni la sincera religio- 
sidad de sus padres y familias ni la celosa ¡nter- 
veinción de los eclesiásticos en todos los ramos de 
la educación popular, podian permitir quedejara de 
imponérseles desde luego en la doctrina y moral 
cristiana; y de aquí la necemdad de que hubiese 
muchas escuelas de primeras letras, que entonces 
y mucho tiempo después estaban limitadas á dar 
la indicada instrucción. 

Entre las comunidades regulares que contri- 
buían á la enseñanza de la niñez en esta ciudad, 
se distinguió notablemente la compañía de Jesús, 
que según nuestras noticias sostenía cuati*o escue- 
las públicas situadas, una en el ya citado Colegio 
viejo de San Eugenio, otra á espaldas del de San 
Ildefonso (ó sea su casa-profesa) frente al hospital 
de la Misericordia, otra en la bajada ó cuesta de 
Carmelitas descalzos, donde todavía hemos conoci- 
do nosotros un establecimiento de esa clase, y la 
otra no hemos podido averiguar el punto que ocu- 
paba. Todas cuatro continuaron abiertas aun des- 
pués de la extinción de los jesuítas, á espensas de 
sus temporalidades y por Reales disposiciones del 
Señor D. Carlos ill, encargándose de su dirección 
algunos PP. Escolapios y otros profesores segla- 
res. También nuestros Prelados aplicaron por su 
parte algutíbs fondos de la Mitra á la dotación de 
.escuelas gratuitas en toda la Diócesis, sosteniendo 
en Toledo una por completo (que hasta hace muy 
pocos años hemos conocido con el título de Escue- 
la del Arzobispo), y contribuyendo con alguna pen- 
sión al sostenimiento de otra. Asimismo se empe- 
ñaron en el fomento de tan importantísimo rama 

- ■ .DigitizedbyCjOOQlC 



EN LA MAKO. 179 

de la educación pública la Sociedad económica 
de Amigos del pais y otras corporaciones y parti- 
culares, ya haciendo fundaciones patrióticas de 
establecimientos de este género para enseñanza 
de niños de ambos sexos, ya celebrando exámenes 
y distribuyendo premios y gratificaciones á los 
alumnos mas adelantados. 

En tal estado vino la instrucción primaria has*» 
ta nuestros días, no obstante que en el año de 
1820, 21 y 25 el Gobierno adoptó varias resolu- 
ciones relativas á la enseñanza elemental, que por 
diversas circunstancias y accidentes no llegaron 
á tener ejecución en esta ciudad. Mas en 27 de' 
Noviembre de 1837 nuestra corporación munici- • 
pal en virtud de orden de la Diputación provin- 
cial, estableció cuatro escuelas públicas de niños y 
otras tantas de niñas consignando sobre su pre** 
supuesto los gastos para sostenerlas , y fijando 
las dotaciones délos maestros en 5,500 rs^ á 
cada uno, y las de las^maestras en 2,000 rs. (que » 
recientemente se han aumentado hasta 3,300 
á cada una). De manera que Toledo sé anticipó 
á los deseos é intenciones del Gobierno, puesto 
que ocho meses antes de que se publicara la 
ley de 21 de Julio de 1838 ya estaban provistas 
las escuelas gratuitas en está ciudad, y dándose, 
en ellas la enseñanza tal como aquella disposición 
legal la marca y apetece, y en la misma forma 
continúa hasta el presente sin alteraciones esenv 
ciales. ' 

En el año 1840 costeó la Sociedad eeonómloa 
todo lo necesario para introducir en una de estas 
escuelas el sistema Lancasteriano. En Enero de 
184i se inauguró la escuela superior que debia 
existir en esta capital con arreglo á la ley: y en 
" '^mbre de 1845 tuvo lugar la solemne iostala- 
de la Escuela normal i^minario de maestros 

Digitized byCjOOQlC 



í 



489 TOLBDO 

de la provincia, que dejó de existir en Jaliode 1 8i » . 
japorque el ediñeipen que seins^iilararcarecia de 
a capacidad y demás condiciones necesarias para 
admitir alumnc^ internos, ya pirquiB habiendo de 
optar la Comisión superior del ramo^enihe la con- 
tinuación (Jo ella ó la creación de otro estableci- 
miento que el Gobierno ofrecía en una de las dis- 
posiciones legislativas de aquella época^ dicha cor- 
poración se decidió por esta última. 

En fin de 18i9 existían veinticuatro escuelas 
en Toledo con 1,165 alumnos, de los cuales eran 
niñas 507: recibían la instrucción! gratuitamente 
57£ (396 niños y 180 niñas) y se lai costeaban 589 
de ambos sexos: estando la relación del húmero 
de escuelas con el de vecinos. en proporción de 1 á 
12i , cuando en toda la península era }idr término 
medio de 1 á 175: el número dealutainoB asisten- 
tes á ellas con el de las alips» de que! oonstqba 
la población era de 1 álO, siendo en .toda. España 
de lá 16 ó 17. ; / 

A fines de 1 857 , las escuelas ex4stentes eran 36 . 
y ^u relación con el número de vecinos iki de 1 á 
132; sin que éste resultada deba/apareeeriidesfa-. 
vorabíe al progreso de la enseñanza con respecto 
al dé 1849, porque alaora se píesupusieton 42ft ve- 
cinos mas qué entonces. De estos veintisris esta- 
blecimientos son públicos los diez, por mitad de. 
niños y niñas (los ocho costeftdos por el Ayuiíta- 
miento, y.uho que¡hay decadasexoen 1* caaapro- 
vincial de Beneficencia): y de los diez y seis pal*t¡-i 
eulareSy cinco. 50u:Ae¿:1^arones y ida ni^odsilos'.Once 
restantes. El número' de alíimnos. que coiicotm áf 
todas estas escuelas era el de.l ,^16,, . qué se hallaa 
con el de 17,274, almas, que tiéne.Tcd^ído,; en reía- 
eioii delá 12, que ,ea la generalidad ddú Penín- 
sula sale de 1 ¿ llpor^término úi^iOi Coni^espbn^ 
den en estíi ciudad.53 aLu«mpsiá;caíla.iestufilá, 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. ,tSA 

euaf»do^n todst España no pasaü de 48. DelcKf-.di- 
chosÍ;376 eran ñiños 727 y 649 nioas: reqiben;la 
wseñanza gratuita 45^6 varones y 3^0 bemlüraá 
(806 en total), y la costean 576¿ de los cuales^ sota 
271 niños y 299 niñas. - í 

Estos son \oú datos quenas hemos podida pro-» 
p(Hx^nar acerca d^ estado de la instrucción pri- 
maria en esta ciudad; cuyo resudado nos parece, 
bastante £»Yorable, y acredita que no ha decaidb 
en Toledo la educación intelectual, por mas que én 
mil otros ramos de sa antigua prosperidad le veat 
mosí postrado en el doloroso abatimiento que ya 
hemos tenido ocasión y la tendremos todavía: de 
lamentar con harto sentimiento nuestro. 

PÁRRAFOS/ 

Sstfl^leeimientofl de eni^^nsaft suprior , aesnnda y o«« 
pecial. 

Todavía, aunque suprimida la Universidad li- 
teraria, han quedado en Toledo establecimientos 
públicos en que se hacen legalmente los estudios 
Superiores ó de facultad, p^ra la carrera eclesiás- 
tica, los de humanidades y todo lo que se llama se^ 
gunda enseñanza que habilitan pura la continua- 
ción de cualquiera carrera científica, y los espe- 
ciales para la militar , asi como los rudimentos 
mas indispensables para profesar las artes nobles 
con aprovechamiento é inteligencia: los primeros 
tienen lugar en el Seminario Conciliar de San Il- 
defonso, los otros en el Instituto provincial^ y los 
demás en el Colegio de Infantería, y en l^ escuela 
ó Academia de dibujo. Vamos, pues, á dar ¿Igiinas 
breves noticias de cada uno de ellos, que coomple- 
ten el cuadro que solamente hemos querido bos- 
quejar de la instrucción pública en esta ciudad. 

31 

Digitized byCjOOQlC 



482 toleuo 

M Seminario Candliar. Data de muy !pocos 
años; pues como en esta diócesis faabia las tres 
Universidades de Alcalá, Toledo y Almagro, ademas 
de los' estudios generales de San Isidro, San- 
to Tomás, Doña María, de Aragón y otros en Ma- 
drid , los de San Pedro Mártir en Toledo etc., so- 
braban establecimientos de enseranza en el arzo^ 
bispado, y no se cuidaron imucho los Prelados 
de la erección del Seminario eclesiáslico con arro- 
gólo al Santo Concilio de Trento (1). Mas el penúl- 
timo Arzobispo Cardenal de Inguanzo, quiso lle- 
nar este vacío, y haró unos JO años adoptó sus 
disposiciones para llevar á efecto su loable inten- 
to, teniendo tan adelantada su realización, que el 
ediñcio construido de planta para ese objeto esta- 
ba ya á punto de techarse cuando ocurrió su sensi- 
ble fallecimiento en Enero de 1836. Con tan fatal 
ocurrencia quedó todo en tal estado, sin que las 
circunstancias generales de la Nación favoreciesen 
tampoco la prosecución de la obra y complemento 
de la idea del difunto^ Pí-elado, antes por el contra- 

* (1) Síd embargo, el Cardenal D. Gaspar (Je Quiroga pensó 
en ello muy de veras por los años de lo84, on el cual y en 
los siguientes cdébrd varias éonfcrencias con los sabios ecle- 
siásticos D. Antonio de Covarrubias y Leiva, que era Digni- 
dad de Maestrescuela, con el Capiscol D. Bemardino de Men^ 
doza (nombrados al jntqnto por el Cabildo), y con los Guras 
párrocos D. Gerónimo Vázquez, que lo crá de San Lorenzo 
ae Toledo, y el Doctor Francjsco Pisa, muzárabe de ía de San- 
ta Justa (elegidos por el clero parroquial); en cuyas reunio- 
nes se f^ó ya el número de maestros que había de hab(^, y 
sus dotaciones, como también los sirvientes de otros géneros 
y sus sueldos; se formaron constituciones para el régimen del 
Colegio Seminario, y so dieron pasos muy avanzados para 
ver qué beneficios eclesiásticos y qué otras rentas se podian 
anejar para su sostenimiento. Pero al fin se tocaron vanas di- 
ficulta des que por entonce* parecieron invencibles, y se sus« 
pendí tf la realización del proyecto, aunque sin renunciar defi- 
nitivamente á él. • ^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN hk\Mmo. 488 

rio, no so1o*seK>eup9íro»; pátaiidailesiDtira;!^ 
sien; los fondos que este previsor lArtBóbk^^iteiUft 
reunidos y ^eparadé^ jlara dar «idueti á s&íbndsrfíwp 
sino (fiie se ec^óimarroi dé* lasíiiiiaiderbS. ^lotrcm 
materiales adoi^adios pai^' laeoüGlbsim^déledlfítíé 
(partede los cuates searranoaitmdiéls^fl^ifioáuJÉíá^ 
ma áiqueqstabafi yatmidos), áflni'deeiíípIeadQ» 
en ^rdsoemstruGCiones para* fortificidob del Aka^ 
zar y de las murallas y puertas de la ciudad jToda^ 
via se ive junto á la parroquia de San Andrés y pe» 
encima 4e los rodanderos y escdmbrales que vi«r> 
ten á las carreras, d esqueleto 4^ ésa fábrica v 
bello ideal del Cardenal Ingnanza,^ aho, imponen-^ 
te, sólido, y que llevaba medrQs y trazas de babeo 
sido un edificio digno de su objeto, . .: i jI» 
Pero la idea se había vertido; estaba ai'rojada 
la semilla, y fnas tarde ó nias tempránb teniia qtiQ 
fructificar: asi es que tan luego como las úitcnmsv. 
tandas mejoraron algún, tanto, y fué posible {ya 
pensar en la realización de proyectos útiles^ fspe^ 
cialmente en materias eclesiásticas, el Cabildo l^rí4 
mado Gobernador de lá diócesis Sede miantea puso 
sus miras en la erección de un/Seiniaario QmcU 
liar, tanto mas urgente ya (apíai'te de otnaB)müli 
chas y muy obvias éonsu^eracíónes) i cuanto quij 
súprim(ida años atrás la Universidad dfi ÁUnagffOv 
cerrados los estudios deíSaiitó Tomás;, DopaAfóvia^ 
de Aragón y San Pedro Mártir cón^ la lexiiociito: de 
las comunidades iieligiosas, trásIaUada laí Univer^j 
sidad de Alcalá á Madrid', que seguran^eirte no ics 
el punto más á propósito paau eegiJir los estudios 
eclesiásticos y recibir una educación; clericíali. y 
extinguida también, por últimoila Universidad dé 
Toledo, no existia ya el motivo (siquiera uclpasa^ 
se de un pretesto plmisibtó) que antes se alegabfb 
para dejar de conformarsecon lo preccptuaklo por 
el Concilio Tridentiho. Promovióse con <ie<^síop.dl 

■ Digitized byCjOOQlC 



481 10LED0 

plaateamiento de un Semioario, y con la autort- 
xácidn del Gobierno y denlas reqijiisitos necesarios 
cpiedó instalado el nuevo establecimiento diocesa* 
no/en 1/de Octubre de 1847» bajo la advocación 
del Arzobispo y Patrón tcdedano San Ildefonso, en 
el edificio que fuéconvento de PP. Carmelitas des- 
calzos. Panra su dotación contribuye el presupues- 
to general del Clero con 100,000 rs. anuales, y 
cuenta ademas con algunas otras rentas proceden- 
tes de las fincas de los suprimidos colegios de 
Santa Catalina y de los Infantes que se le agrega- 
ron, y con el importe de las pensiones que satisfa- 
ce los seminaristas que no dii^rutan becas gra- 
tuitas. Las plazas pueden llegar á ciento; mitad 
de gracia, que proveen el Arzobispo y el Cabildo 
en desigual número (y auii algunas becas son de 
provisión del Sr. Conde de Cedillo por su patro- 
nato del antiguo colegio de Santa Catalina embe- 
bido en el Seminario), y mitad de pensicmistas; 
que pagan cinco reales diarios si son del Arzo- 
bispado, y seis los de otras diócesis; habiendo pa-' 
ra el número completo de alumnos internos» ocho 
fámulos, estudiantes pobres, y para el reglaren y 
dirección del establecimiento, un Rector, un vice- 
Rector, y otros Pios operarios, todos Sacerdotes,, 
con mas los sirvientes seglares necesarios |>ara la 
cocina, portería etc. £ltra}e de los seminaristas es 
el mismo que usaban los antiguos colegiales Gata- 
linos, sobre vestido interior completamente negro, 
un manto pardo ascuro, beca enaamada y bonete 
negro cuadrado: para la asistencia al coro de la 
Catedral, que es una de sus obligaciones en los 
días festivos (y en mayor ó m^nor número segua 
las solemnidades), se ponen encima del manto» 
que entonces ciñen á la cintura con un ctngulo 

B aira disminuir su mucho vuelo, sobrepelliz lisa, 
acense en este Seminario todos ios estudios de 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. iSS 

k) que se llania segunda enseñanza, que el plan ó 
reglamento de Instrucción públlea requiere para 
los que han de seguir la carrera de Teología * y se 
enseña también esta facultad mayor en toda su 
estension, con las asignaturas de Cánones y de- 
mas accesorias á la carrera eclesiástica, como li- 
turgia, canto llano etc.; y se confieren los grados 
de Bachiller, Licenciado y Doctor respectivamente 
en Teología y en Derecho canónico, con la mim^ 
validez que en las Universidades del Reino, para 
todos los efectos de dicha carrera eclesiástica. 

Eí edificio que ocupa, fué convento de PP. Car^ 
melitas descalzos, del que ya en la sección pime-^ 
ra del libro II, al hablar de aquella suprimida co* 
munidad, digimos alguna cosa. Debemos ahoi^ 
añadir que para acomodarle á este nuevo destino 
ha sido bastante^ reformado y meioradó lo que 
existia, y se han edificado algunos uepartamentos 
que le han proporcionado mayor ensanche y c(^ 
modidad. La iglesia es muy linda; tiene una bo^ 
nita portada dórica de piedra berroqueña, y sobre 
ella una hornacina en que se contempla una 5xie- 
na estatua déla Virgen, casi del tamaño natural. 
El interior consta de tres naves de arquitectura 
greco-romana, con su media naranja en el Cruce- 
ro, su hermoso coro ó tribuna á los pies de la igle- 
sia, y mucha claridad y limpieza en toda ella. Los 
altares que ahora la adfornan no son los que hubo 
en tiempo de los religiosos, sino traidos de* oirás 
iglesias, como la que fué parroquia de San Barto- 
lomé, la capilla del extinguido colegio de Santa 
Catalina y oratorio del dé los Infantes: el retablq 
principal era el mayor de San Bartotóme;todo'de 
madera dorada, con tres cuerpos de arquitectura, 
jónico el primero y los otros compuestos, con co- 
lumnas istriadas, presentando quince lientos 'de 
diferrates tamaños en sus huecos ó intercokiiri- 

Digitized byCjOOQlC 



48$ ' ' T/^iUiO^ 

II ios; fílguiíos de los cuales han debkjo mlocarse 
allí ahora inodeniameiite, al tiasladí^rle aquí; lo- 
mándolos de otras partes; tal sucede con el. del 
Tiichb ó espacio cenlial ó prefei onle; que repre- 
seíita'á San Ildefonso recibiendo la sagrada vesli- 
dijura lie manos de la \ irisen, con el de la Remrrec- 
ciúndel.ííéñor, que eslá al cosiadü delEvangeljü^ 
B\£cce-homo, en el de la Epiirlola (firmado por Anf- 
t0uio PizaiTo) y algún olro uias: entre ios primi- 
tivoBque coúserva el retablo que sieiinpre fiHwoti 
suyos, son recomendables pi'etorentofu en te losqu^ 
tioiieuipDr 'asunto Ja Ikffollmion del Jímtisla (que 
está:enoima del ya n>ejieÍouado de áan Ildefonso, 
j* «3:dfe lówiejor que pmtoLuis Trjstan).rlaj^fj^ 
líe fíñUmür\ á la izquierda del anterior, yi otros ile 
imrim Sanios que se Ven en dietinios sitios dffl re^ 
talilo,, debidos al dooiinieano Fr. Juan Bauiista 
Maino. LosdüScolateríiles son platei^eseos también 
dfi madera y dorados, pero con muchos, entalles y 
buenos relieves en los zócalos, frisos y demás par- 
tes susceptibles de estí3 género dcornamerUaíion: 
el qbeestú al costado del Evangelio es el que ha- 
bía en la capilla del colegio de Santa Catalina, 
y tijene una preciosa pintura de la nn$4i>a San- 
ta , titulair,, hedía- d^:. «lano iifiaestr^í, Kiaupqijie 
igíuírataOs cual iftiése; qli del Ja^ojd§ Ji^ E^>^9l^ 
foé; ta;tób¡/ía.d¡e lavp^rpfluwiíjie^spt |í?*ioIp9ié»;3r 
aunque la tajla : de SaQ; Jpsé : Jf; ÍHR Iffipzo que h^y 
cincima;; se Icoiopoi^ iIqs hm )a]^4Í09dpr abor>^ ^)Q<^^r- 
naraaüte.á etíte jh^tobte, ¡s^ >íon tpíjami?k^n él, ^dor 
Kws.^e Jos telie>\5e¿i jr. entpíles idb la ;ni?^()ey?|, ow^fi 
plritiiritíks muy itt^w49>qqfi «s^iHepí^r^ Wiííite^ 
csidma son -/a CmcifixmA^SmiPi^m;^^^^ 

otro SantO'j )E» ¡lí^ n» Vií^p^fjiíeqpi fÍQ)^lí^i.p^ifírw?q8rr 
ttóo^^dííHifde: fí)tt9)a(toi,|wií»Qilí^ capJWs flW^ÁqroQÍ 
d¡*W(ale«u<5eíío,,e8tá.|c()[lwa^ ^^UmiñV^.Wí^lf^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN Lk llAffO. U7 

capilla deUolegio de lo^Jofantes; pwt^pweimsUr 
meóle al gusto plateresco, y conserva dan tul^dos 
los escudos del Cardenal Silíceo si^fundaciorrO^ 
tentando en el intercolumnio una tabla queiTeprer 
senta á la Yitgen de los Refnedios protegiendo a un 
niño, qué es el mismo Cardenal, según digimog al 
hablar de otro cuadro igual qué hay en el cok-r 
teral de la Epístola en la capilla del colegio de Don* 
celias. ^ i 

Por ló deknas, tiene el Sem'marío habitaciones 
Enuy desahogadas para el Rector y demás efifiplea- 
dos del establecimiento; «eldas ó cuartos muy cóf 
modos para los seminaristas, corredores, pa.tios> 
azoteas y deipas departamentos, aulas ó clases^ 
almacenes, ele. ete. , todo muy r^ular, auii^ue 
sin liiérito especial, y una librería de qinoo á sds 
nül.volúinefies, en su mayor parte de ciencias 
eclesiásticas, que perteneció alGolegk) de Santa 
Catalina como digtmos en su lugar» y ^e iha 
aumentado recientemente alguna «Osa. 

E¡ íttHOiftQ provincial es dé tan moderna 
creación como: el Seminario Conciliar, puesdaíta d9l 
año 18i5 , cuando se ;su[}ri«oió la Universidad,, en 
cuyo adifício se encuentra instalado, y :euya$ lientas 
le fueron aplicadas con alonas ^ras- memorias 
lócales que había en varios pueblos delaprovin^ 
cia con destiño ácátedras de latinidad, sApliondo 
la respetable cantidad que aun falta para la comr- 
plela dotación de los profesores y defendientes*, 
y para él sostenimiento de la etiseñanzj^ en úo ma- 
terial, el presupuesto dé la DiptítacáOli 4)ro\inoial 
que la. incluye como gasta obligatoHo*. En e^te ei^ 
taUecimiento.se hacen los estudios generales dé 
segunda enseñanza que especifica el, titulo* S.*! de 
la Ley de Instrucción pública sancionada, en 9 dé 
Setiembre de 1857 . en sus dos períodos , y los de 
aplicación que el Gobierno designe por los reglar 

Digitized byCjOOQlC 



Í8d tOfeiEM) 

mentps especiales ; y se confiere el grado académi- 
co de Bachiller en Artets concluidos los seis años de 
carrera que abrazan las asignaturas que aquí se 
enseñan. • 

Como heredero de la Universidad literaria , no 
solo posee su magnifico edificio, de que hablamos 
en el capítulo ^interior (párrafo 1.*), sino todo el 
mtieblage, rentas, librería etc., habiendo aumen- 
tado esta con algunos centeüires de volúmenes de 
obras modernas, y establecido un lindogabinete de 
historia natural y de física , parle con ejemplares 
traídos (ignoramos en qué concepto) del que exis- 
te en la biblioteca que hay en ú Palacio Arzobis- 
pal , y era del Infante D. Lui§ ^ padre del ílminM- 
tf simo Cardenal de Borbífn , y parte con adquisi- 
ciones recientes que se han hecho de máquinas, 
aparatos etc. También se ha enriquecido el ^sta- 
Mecimiento con otro gabif^ete laboratorio de Quí- 
mica , en el cual todo es nuevo y de la mas mo- 
derna invención* 

En una palabra, el Instituto provincial de 
fToledo Hena las condiciones que el plan general 
de estudios exige para los de segmida clase, y 
es ni mas ni men<», en lo formal, que Lo que 
marca dicha ley qae deben ser los Institutos de 
segunda enseñanza, y en lo material, es la anti- 
gua Universidad ses un la dejamos descrita ep ci- 
tado párrafo 1/deI capítulo precedente., con el 
aumento dielos dos gabinetes de Física y Química. 
; El CdegiB de Infmteria es el establecimiento 
«n que los Caballeros Cadetes hacen sus estudios 
y reciben la educación militar que los reglamentos 
Vigentes determinan como necesarios paiia que 
tengan ingreso «n la importante: y honrosa ciase 
de Oficiales. del Ejército > y donde se disponen 
desdé Ips p^^imeros pasos en la cartera de la niili- 
cik , para mandar inas tardé las átím^ de la patria 



y Google 



EM UL MANO. 189 

coa valor i acierto y gloria de la nación y de ellos 
mismos. 

El origen y vicisitudes de este Colegio hasta 
su instalación en Toledo, están reasumidos en 
las siguientes líneas que copiamos del Dicciona- 
rio geográfico deMadoz, en su artículo Toledo ^ 
tomo XIV página 828 , dice así : ''En 8 de Agosto 
«de 1809 , el Teniente Coronel de Artillería Don 
«Mariano Gil de Bernabé, propuso á la Junta 
«central la creación de academias para instruir 
«8,000 oficiales que deberían salir con pocos es- 
«tfuersos demás de 1S,000 estudiantes , BacbHIe- 
«^res, Licenciados, Doctores y Catedráticos que ha- 
«bia en las Universidades , cómo un rico plantel 
«dótide podian escogerse escelentes Gefes y aun 
«6enersd«s; la Junta admitió esta idea y quedó 
«establecida la escuela en 14 de Diciembre del 
«misoio dño<, exi el conveiato dereli^osos Fran- 
«ciscos de San Antonio en Sevilla, sirviendo de 
•base de esta ilustrada eorpQr ación el batallón de 
•honor délos Escolares de Toledo j! que en 4 de J)ú- 
•ciembredeliQH babia salido para aquella ciudad 
•en námero de 300 jóvenes ^ aumentándose d^- 
<<pues basta 800 de las j^ovincias d^ la Majicba 
«y Andalucía, y siendo su Director el mismo Gil 
«de Bernabé. Las circunstancias hicieron ai Gp- 
«bíerno marchar á la Isla de^ l^wí r la academia 
«pasó en 2 de Abril de 1810 á la población de 
«San Carlos, formando ,1q.s alumijos un batallón 
«compuesto de seis compañías de^ infantería y 50 
«Cadetes deCaballw'a,. y colo(íándose ya sobre 
«^un pie respetable: por Real orden de 3 d^Ij^iero 
Mde 1812, se m^ftdó que el ea^t^bledraiento de- 
í jase.tel nombre ,d?í Acarf«í»¿a }'/ toipase ei<le É^- 
*cuda: mlUarriCmdmá^ 1^ g^erifíi , $e. prpye(;tó 
«tpaaladarie á, Toledo*; .^opaq.ji^ismtp céj^tnco, ^y 
«tretbnoci^oafVarioi^iedificiQSif se eUgíó^iél j^pitól 

I DigitizedbyCjOOQlC 



490' TOLEDO : 

«dij Saá Juan Bautista con él inmediato cnártel: de 
«San Lázaro; pero la caidadel Ministerio déla Guer-r 
*íade D. Francisco Ballesteros ^ disipó éste pro- 
«t^yeetó. Tal era el estado de las cosas cuíinda so- 
«brevinierón los acontecimientos de 6 de Julio 
«de 1S19, y 2 de Enero de 1820, qué introdu- 
«jeron , como era natural , algún desorden en la 
«escuela , hasta que fué jurada: solemnetniénte la 
«tConstitucioH en 13 de l^íarzo, y des^üesseitráfi- 
«lado á Granada, donde émpásó sus funciones 
«en 28 de Noviembre del mismo año; en,l« de 
'Julio de 1S23, salió pam las Alpi^airas én 
'^virtud dt> la nueva invasión fitmeésá qué Vino á 
*' destruir la líber I ad y derechos haeiooales, si- 
fc filándose en el puebfo de Murtas; pero áabida 
"la cai>¡Uiliacion dí^l ejéreilo de BaílesteFOs, las 
«nuevas Autoridades de Grauada dispusieron: que 
«el Colegio volviese á aquella ciudad; ^adoi^e 
rtliegó ei 16 de Agosto , y euandó se éstábaü ár- 
«rei^líindo las clases para empreilde^ de' .nueiro 
ílas ifitcmimpidas tareas, fué aisúdto por orden 
«de la Regencin en 27 de Seliembí^V d€Jando asi 
«de existir un Seiinnaiiü creado pródigiosámefite 
^m, medio del estanipido del cafton , y que tan 
«brillantes Oficiales había dado fil Ejércflo. Tan 
^^desacertada disposición no podia ser duradera: 
*^I nuevo (¡obicrno tornó las que creyó conveniéñ- 
Ktes , y señalando el aU-ázar deSegovia paraba 
«eseuelaque entonces se denominó 6b/D^o^^er(rf 
^wiliíar^ se hizo su apertura solemnei d 1.* de 
"Junio de 1825; allí eontinuafia en 3^ de^Agosto 
«de 1837 , cuando se presentó al fréiltedela ciudad 
íílu expedición carlista mandada por Zaríátegüi; 
ff el Colegio, en virtud de capitulación con este 
í^Gefe, salió para Madrid con iodo su armamento 
«^y eqdip&ges , ééláíbledéndodé éri el ooaie¿to de 
AWtttctó 1 deÍH>ues^tn eí del Jesuiív '^y «í^^ 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MAHO. élMl 

«ea el eiifirtel deGuahlids de G^^pjg, Mt^uedando 
«di^fiíuüvamenté tonstítmdo.pór (kcretodel Bief- 
«j;efiteidi¿l reino en 1/ de Enero de 1843; con te 
<^dás^m\n^ciún de Colegio gmerál de- todas arfnas^ 
«lacuaLperdió.en el año siguiente, volviendo á 
«tomar, la anteriora Por üUimo deseando el Go- 
«bieiüio que el Colegio.sé estableciese fiiera deMa^ 
«drid; quedóínstalado en Toledoen 1 . • ¿eOctubre 
«de 1846; en: los edificios de los bos{|Htales de San 
«luañ Bautista y cuartel de San Lázaro, ínterin 
ttse habilitaban los edificios del hospital de Sania 
«Cruz /fonda dé jla Caridad; y hospital, dé Sautiaí- 
«go, contiguos entre si, en ios cuales sé han hb^ 
i<cbo gfa<ildei obras , y se trasladó á ellos el Cole- 
^gtDf'en fin del año siguiente , alojándose cuatro 
«cGompáBÍas en el de Santa Cruz, étí donde ;se 
««sáableciá asimismo lacapilla, cocina, almacenes 
«dp'pteovftsioaes;, comedor, armería ; sala de vist- 
«taa,:.y'Qtta8 diependéncias interidrigs ; eh el efe 
«t^tiago las otras! dos compsíñías; destinándoÉle 
«la Caridad para' hs Míises; biblioteca, oñciñas, 
-batritacioD del Director y enfermería.*" 

' Por.elano.de.18S0 se dio nueva, organización 
al Colegio , dejando, deí ser general v forisiándose 
dos de; «I , uno paria el arma de Cabalterta ,; qué 
fué eslabimdo en Valladolid y allí ootitinúa, y 
otro para lai de Infantería, que <!J[uedó aquí y és 
delque aótualm'ente nos ocupamos t cada cual db 
eltosiestá.sajeto al IMreK^tor general de su irespeo<^ 
tiviat drataa,,y estóide Toledb tiené^'para s^'iíik»^^ 
diatQ'gqbiernp local iJibSubdirébtWs^ique eslBi*!- 
gadier ; ' uto fCoroíieló Teniente Coronel * Gefe del 
Betalhun primer CoinandantcGiBfe de estudios? 
otros vaarios.de'la.'ihisma gmduaefoii y de lá de 
segundos y^xie conloé dichós^íCifes componen Ja 
}ah^ qtie ütolab faciátdtivaMGapitánésiy -suioíal-' 
terwM9ipara!)las ^ti^^iiutterdsasi' <)^^ 

Digitized byCjOOQlC 



492 TOLEDO 

fonnan las Caballeros Cadetes (que serán próxi- 
mamente unos 400); un Ayudante; un Capellán 
ó Cura castrense con un Teniente ó auxiliar siiyo; 
un profesor médico-cirujano de bastante gradua- 
ción en el cuerpo de Sanidad militar , con otro 
segundo , individuo también del mismo cuerpo; 

?f el suficiente número de profesores así militares 
que son la mayor parte) como de la clase de pai- 
sanos para la enseñanza de las diversas asignatu- 
turas que según los reglamentos vigentes abraza 
la carrera, y que proporcionan á los alumnos una 
instrucción muy vasta si ellos tienen aplicación 
al estudio y disposiciones para recibirla. 

la permanencia ordinaria de los Cadetes en el 
Colegio, es de tres años , ó sean seis semestres^ 
en que están distribuidas todas las enseñanzas» 
debiendo repetir el estudio de aquellas asignatu- 
ras en que no fueren aprobados , y siendo despe- 
didos del establecimiento si por segunda vez per- 
diesen el mismo curso. Al finalizar cada semestre 
se tienen exámenes generalas de todas las mate- 
rias cursadas en él , y los que l'esultan ya apro- 
bados definitivamente en el último , son promovi- 
dos á Oficiales de Infantería. Para ingresar en el 
Colegio han de ser de edad desde catorce hasta 
diez y ocho años , tener constitución robusta sin 
ningún defecto de organización, y estar vacuna- 
dos ó haber'padecido ya las viruelas ; además su- 
fren un examen de lectura y escritura, délas 
cuatro Beglas principales de aritmética , (k)ctrina 
cristiana, gramática castdlaüa y principios de 
dibuja .necesitando salir aprobados en todas estas 
materias. Hay plazas completamente gratuitas y 
medias pensiones , que el Uobierno abona; y son 
sino estamos engañados, diez i de cada clase por 
cada cien Cadetes que; cuente el Colegio : estas pla- 
zas son, la^ieoteraspara; huéi3£»ios de miUtares 

Digitized by CjOOQ IC' 



BM LA MANO. 493; 

que hayan muerto en aocion de guerra ó de sus re- 
sidías, ó bien en servicio activo, y las medias, para 
hijos ^ militares en servicio ó retirados por inu- 
tilidad adquirida en él, ó muertos úu esta situación 
con tal deque cuenten veinte años de efectivo ser- 
vicio , y aun de paisanos que se hayan distinguido 
mucho conio servidores del Estado en cualquiera 
délas carreras civiles: los demás alumnos satisfa- 
cen por alimentos y gastos de enseñanza 8 rs. dia- 
rios por tercios ó por semestres anticipados, sien- 
do perfectamente asistidos de todo así ea salud, 
como si por desgracia caen enfermos , para cuyo 
caso hay una muy; bien montada enfermería. 

En caanto al Ibcal, ya tenemos dichoque ocu- 
pa los tres edificios que fueron hospitales de Santa 
Cruz y de Santiago y la casa de Caridad, todos 
los cuáles se hallan^consecutivos, y el primero y 
último unidos por medio de un arco ó panadizo 
cubierto, construido al efecto por cima de la calle^ 
del Carmen: posee ademasel Colegio estensgs pía-* 
zuelas y esplanadas entre estos mismos* edificios 
para formaciones, listas etc., y le está igualmente 
entregado el Alcázar con todas sus pertenencias, • 
y el cuartel de Capuchinos para alojar la tropa 
de su escolta (con cuyos departamentos se comu- 
nica también por pasadizos que tiene dentro de 
su recinto cercado), de modo que cuenta^on gran- 
des anchuras para todo, y es bajo cualquier con- 
cepto que se le considere un establecimiento bri- 
llante y muy digno» de figurar entre los primeros 
que sostiene la Nación, y de ser visitado por los 
curiosos que vienen á ver todo lo notable que hay 
en Toledo. 

Réstanos hacer mención de otra escuela que 
existe aqui, en la que se proporcionan algunos co- 
nocimientos elementales ó preliminares para cier- 
tas carreras ó estudios especiales; tal es la Acqde- 

Digitized byCjOOQlC 



194 TOLBDO' 

mia de áS)UJo, que lleva el títulú de Snnta Isabet 
Desde tiempo inmemorial existió estaeséuela^fue 
era sostenida por los individuos del greniioqüei 
se llamaba del iarte mayor de la Seda, con elíntom-. 
bre de Academia de MaUmáticbs ^dibujo de Santa 
Isabel, ayudando a costearla tambíeá albugos se- 
ñores Prebendados de la Catedraíl, que siempre los 
hubo filantvópícos y amantes de las artea. A flhe& 
del siglo paludo, cuaüdo el Cardenálde torentana 
fundó ^n el Aleássar lá Real cáiSá de Caridad, reS;- 
tableciendo en este magnífico edificio las acr^dií^ 
tadas fabricas de sederia y lanería toledana, llevó' 
también allí la Academia de dibvíjo, que tomó en- 
tonces bastante incremento bajo sus auspicios. 
Mas con la destrucción del establecimiento oc»«io^ 
nada por el incendio ocurrido en 1811, de que en 
su lugar hablaremos mas adelante, quedó igual- 
mente suspensa la enseñanza que aquella escuela 
proporcionaba, hasta que por el año de 1Í16 se 
reorganizó de Real orden espedida á instancia dé 
la Sociedad eí^nómica de Amigos del p$iis, y la Real 
Academia de San Fernando aprobó ^ñ 181 9 sus 
estatutos, bajólos cualeá ha continuaído ábiertátá 
espensas de la misma Sociedad; y gobernada por 
una junta cuyos individuos nombraba dicha Aca- 
demia de San Fern$tndo, y los presidia el Director 
de la de Amigos del pais. Bn 1852 ó 83 cesó á 
consecuencia del Real défcreto orgánico de lá^ Acá- 
dertiias de Nobles Artes en todo el fteino; y en el 
año corriente se ha vuelto á rrinstalar pon lá es- 
presada Sociedad económica, que costea las redu- 
cidas gratificaciones que sedan á un Director (que 
lo es el arquitecto de la provincia) á cuyo cargo 
está, ademas de la Dirección de la escuela, la es- 
plicacion de Aritmética y Geometría africada al 
dibujo, y á tres profesores de este arte ^ue le en- 
señan hasta el modelo en yeso. Está provisto el es- 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. 495 

tablecimiento de todo lo necesario para proporcio- 
nar estos primeros principios elementales de las 
Matemáticas y del dibujo, «y se halla establecido en 
un local céntrico de la población , muy desahoga- 
do y á propósito, no costando á los alumnos que á 
él concurren á recibir la enseñanza mas que cua- 
tro reales que pagan por razón de matrícula los 
que no son absolutamente pobres. La inspección 
y vigilancia inmediata de esta espuela, se i^jerce 
poruña Comisión de socios de la Económica de 
Amigos del pais, que alternan por semanas en la 
asistencia á las horas de estudio, que es por la 
noche. 



. • > ; ! i ': ¡ . 

■•;íi.' >í.. i ;.;::'; 
:f : :' .::í; ■A) 



.• . :,; I' ":. . . . 



Digitized byCjOOQlC 



:. ' SECCIÓN 3/ > ^ . 

EDIFláOS DESrmADOS A OTROS OBJETOS DEL SERVICIO PÚBLICOl 

CAPÍTULO 1/ 

EDIFICIOS DE USO GOMUM Y GENERAL. 



PÁRRAFO 1.^ 

Muros, puertas 7 puentes. 

biEMPRE debió ser de mucha fortaleza la ciudad 
de Toledo , va por la defensa que la hace el rio 
Tajo rodeándola por casi tres cuartas partes de su 
circunferencia con un caudal de aguas muy im- 
ponente que corren por un cauce sumamente pro- 
fundo y nada accesible , ya por la eminencia de 
su asiento con respeto á la parte que no abraza el 
rio, y desde la cual es bastante áspera la subida 
á la población , y lo sería aun mas én tiempos 
antiguos. Pero no hay duda en que á esta forta- 
leza natural añadieron los hombres la fortifica- 
ción artificial, pues tanto se prestaba el sitio 
y la importancia de la ciudad, para don^nar 
desde ella todo el centro de la Península Ibéri- 
ca ; no es , por tanto , de estrañar que Tito Livio 
escribiese ya hace dos mil años que Toledo era 

Digitized by VjOOQIC 



EN LA HtNO. ÍJh 

^Urbsprptta s0d i)nlde mmtita» el94éeivj ^peqülíñál 
peromny fortalecida, nt quel(x^ hisWriadoréd ro- 
manos tuviese» por «n heclio de arniüs digiio de 
grarfdefe encomios tó twmi *dc esla ¡xíblacion por 
Marco Ful vio i «Nobilior veinte sifílos há. Vestigios 
<[uciíet4iemí)0$ no remotos eslaljan á ta Vista dñ 
tddos- fy q»¿ ífecdávia se ciieuentrtin j n úm(iÍ6 íívi- 
btbptbsílioyi'^or aJj^UoaB- casáis borrsrf nkííis' dt^^- 
Iw<6s);'fioñ üuenidBtiebtigosY adetóík*, de quo tiotó 
uiíicertio ó murf)¡ roniáiici, sr Iumí ! i-^dtitldtf'íif 
más«feti:écho»retíiit!d'qtíe el kvánlado liK^gí&i ¡íttif 
iáraaagdda- eliBttátsul^siMe en su mayor 'Y>iií+íi 
pero ensanchado íttodatlft y reiJí^rado duiaóte la 
(lofninaeioQ'cast^Udna. Tridas tre:* V|*cxíaH vamm 
nosélroa árecorIíer•tigeri^ mente ptirtí sefínbf* itó 
huellas 'de la maraila primitiva ó r^omaná; y d*!- 
létmioar la cefca' levanta da por Wanibíi, coiiilíis 
adioion^s que la hizo últimaflhente el coiiqui^áP 
dor de Toledo D. Alonso VI, que es la que todavíii* . 
sé baila en pie, autiqiiey^ está mbtiíada y dete- 
rioraday |A]e6> perdió su'impórtánoia a»ti!gtía d^s^ 
de que se comenzó á usar la pólvora y el arma de 
arUlljerí^ en la guerra, no sirviendo noy mas q^e 
á Jq^uibo para guarecer la ciudad d¿ uii golpe de^ 
mano ó sorpresa de masas poco numerosaíssó' des^^» 
organizadas y desprovistas de las máquiíi'asi'yTief ^ 
trechos de guerra, y par?i evitar á ihedi5f^j4',TR7 
troduccioh de contrabando en friaude 4^ líisrjde^r^'r. 
chosdé la Hacienda pública. '*ir;<i ¡ ;, 

Según los escritores antiguos hubo desdié tiem - 
>o dé Tos romanos .alguna íórtálcza ¿reducto en, 
la eminencia que actualmente" ócjupa el¡Xlcázár,. 
como punto muy importante.\aÍ!pie deluc^ial se' 
estendia la ciudad, y junto' al que' edifife'áíron la 
cárcel, se¿un digimos al hablar del martirio de 
Santa Leocadia y del exconvento de «Capuchinos., 
Pues bien, desde este *torr^on ó fuerte comentaba' • 

32 

Digitized byCjOOQlC 



E 



W9 WLEDO 

la muf^lKi iN>m:uia hajando por Ui puerta ide la 
Sangre á la eatrada (ie la plaza de ^Qcodover, mo- 
nasterio deSauta Fé, jmcTta de Perpiñan, seguía 
á la oa:?a de nioneda (Roy de Corraos) á San meó- 
las y á San Vicente por la iiilledel Refugio, á cu- 
yp coinedio caia la puerta que llamaron AquiUoa 
ó A|;ilana; pasaba de aquí á las TeadiUa's, casas de 
Dou Pedro Laso de la Vega y "Ü- Antonio de Padi- 
lla , Juego á Sao Clemeníe, plazuela de YakLecale- 
ros, Santo Tomé y San Salvador, convento de la 
Trinidad^ casas de D, Luis Gaitan de Ayala, las 
del Conde de Caracena, y Ayuntatmiento, revol- 
viendo por donde está la Catedral á la plaza roa* 
yor, plazuela del Seco, y (jof la parroquia dé San 
Miguel remaiaba otra vez en el Alcázar» Talera 
el reeinlode la ciudad en aquella remota época, 
pex]ueñt) como se puede iiilerir por .el deslinde 
que acabamos de hacer, pero iuferte;;y. guarnfe- 
cido(I). / *-ih(, 1 ' • 

Como ya despucs de algunos, reina(ki$ de la 
ra;i;a so(lu» cuando Toledo ena la:cíi^ad Real y 

(1) ^6 se sabe á Ipunto fijo ^ué nüiríerb dé puertas tuviese 
esta cercti , ni -sus nombres , |3ues ' solo nos mencionan la qué 
dicen de la Sanóte ^ que d^bióeslat poco mas ^ menas ha- 
cia donde ^l^ora ^$ el ^roo del Cristo de la Sangré en la plaza 
de 2(Jcodqvor: U de Perpiñan que, caía héd^ (kmde aciualV 
mbritehátí h'¿¿ho lá e^allinatá para enirár álpaieo óespla- 
nadá*lrtievá del Miradero, y ahtes= hemos conocido Ja j)osada 
del Diablo v cuesta de los Desai^paradas ; y la que unos 
timlaií itfKi^íwa^ií: Piros ÁgvhWi* qvw.^stvYO í4j la pairada 
de la calle dd ^Cristo de. la Luz , bastante, xnj^, arriba de esta 
ermita , fréále á 'lá Virgen dé los, llfileritOsl .' Los nortbrea, 
creo yb que "pueden haber variado con el líeñipo, dicién- 
dose la primera de la Sanare ipor ' ol Crucifijo que ya hace al- 
gunos siglos viene vonerápdpse $n su pequeña capilla sobre c^U^ 
sitio; la segunda pudp apellidarse ,d6 Pi^p^ilan porque ¿n lo anti- 
guo darla salida al.camjno por donde se iba á Francia, cuyas 
provincias MeridiotíallGfs en 'parte^ pertenecian ú ía España go- 
dfl;iy la teroora se puáo cían vertir eiúAgilána por alguna res-. 

Digitized byCjOOQlC 



CprUíjíe. tpdp3,sw?|(l<>ffiipios, }i^\Á^ cjreciíte: ibuíi 
cl^ft/ &u,;pat|la(ííof> }] : ¡esj^n^íÍPlse: lorzosarneatp. ,e| 
cas(^ío;porfqeírai4^l9§»ii\^raUg& queda^ndoJn4?t 
feu^ t^ mayor p^r^dd .vecmdarii9^,;;jdi^ e| 

que«|)9i^ü(^p4p<y tQr|iiHBjaQ4p jí^inlj^ieniieq éjtpxifíjff 
fprti^ftdí^ del ÁMzaf^ IíJw'í^kjl^ toda te; pph^^^ 
cion yíi. levaiit^ila •y.ani;^ ¿íjase e^p^cip v^eíft parji 
que^lse{C(^n^¡iTU4í^ (Qdifi(iaií5Q,iútfl^7ípqr^ ¿lÍHÍp^ 
pue», quf^ la íniH*alIa)se.eoQ@tcuyiesia: ea «s^ta f^^^i* 
ma, {lf.Bde el ÁIeá2^art|djal)!£^á la puerta c^e.^ace 
Cantqs^ y de #í tomándola direc<¿jK8aPi^|]en la] U)a 
por el ipou vento del. CórinfiijL,.$i^t)ia ^í/deOTopja^ 4? 
la Concepción, hospital de Santa Cruz y G^Híiienr 
dadoras de Santiago á la p^/;rta.deP6rpiñan;:lue- 
gQ tqmaba por lo qu^ Ua9]an)os el Miradero! altp 
atareo del Cristo de )a Luz, empináo4<^aá ifíqn^ 
se dice el muro del Azor^or 4etr?ts(íís.íp/qii?.e3 
el Semipark) Conciliar, á Santo Don)¡ngo el Real, 
la Merced^casa de Varg?is, ias«de D. P^ro de Sil: 
va y, Conde de. Mqntalban (Nuncio y Carmelitas) á i 

taiiracidn que en ella hiciese el Monarca 'godo '^Uft,. ¡d bieti 
por corrupción á&¡Afiuilina qu© xne piawe seria; ^,4es»4fi^ir 
ai^cjqn.pri^nana,, porque úme mas sabor. á riDniancjiesf^ vo- 
cablo, como sidijéramos jpruéría M tAgintai sabiéndose que 
«ísaave ¿tk distintivo délas logioncs romanas; .y acaso tüilese 
esculpida su .figura sobre'-Ja' íiiaina p'uerta.Poí íd deüíZÁ\,\úo 
liabria en mi concepto ninguna otra puerta, ya por,.no(|€J)i- 
litar la defensa del recinto con tantas, entradas que guardar, 
ya porque, para la población que podía caber en tan artgosto 
espacio bastaba con esas tres: y por último encuentro tarhbien 
natural el que todas estuviesen en este -lado, porque. siendo , 
el único, frente que no teni^ por delante el rio, era el ^e. 
ofrecía acceso fácil para la entrada y salida de la ciudad, .su- 
poniendo que la de la Sangre conduciría al único puente* que 
se conjetura hubiese entotlces para comunicación con el ter- 
ritorio de la izquierda del ¿"ajo, y cuyas ruinas de legítima 
argamasa romana se ven á -uno y otro laío.del rio por bajo 
íle la puerta d« Doce Cantos. 

Digitized by VjOOQIC 



5M TOLÉftO 

\a puerta dd Cambrón, y por las del Marqués de 
Cañete á San Agustín y puente vieio de San Mar-* 
tín; torcía luejgo al Médiodiapor donde ahora ^s 
el puente nuevo al alto en qué ^tüvo edificado el 
castillo de la judería (que debió ser hacia los cor- 
i*áles de San Juan de los Reyes) i al convento de 
Santa Ana y plazuela del Tránsito, a Sao Cipriano 
y San Sebastian , bajaiído por las Carreras á la 
puerta ♦del Fierro (que era junto á los molinos 
que todavía se titulan del Hierro), y por el Pica- 
zueh (la hondonada en que está el Barco) subia á la 
parroquia de San Luca^, viniendo por donde está 
el corral de vacas á fenecer en la puerta de Doce 
Cantos. 

Una gran parte dií este muro^ todavía subsiste 
en pié aunque rebajado y desconocido , pueá de 
ciento dncuenta torres que algunos escritores di- 
cen tuvo en solo el espacio que media de puente á 
puente por la parte de tierra, se ven ya ínuy po- 
cas, por haberse ctrruinado unas, desfigurado y 
cubierto otras con tes fábricas de los conventos y 
casas particulares que dejamos nombradas en el 
anterior ^esBnde y que se labraron, sobre la mu- 
ralla misma ; queda sin embargo al descubierto, 
en toda la linea marcada desdé la puerta de Doce 
Cantos hasta la del Cambrón , lo bastante para 
admirarla fortaleza con que se construyó,, así co- 
mo que toda ella es de gruesa cantería y sillares, 
de mediana altura y de notable espesor.: en la 
herradura que forma el rio desde uno á otro puen- 
te , también asoman de trecho ea trecho algunos 
trozos de cortina y torreones salientes de ella, 
orí^ redondos ora cuadrados, casi totalmente en- 
terrados por los escombros y derribos que en si- 
glos posteriores han venidp á fonnar los es tensos 
terraplenes qiíe hoy se conocen con los nombres 
de Corralilio, San Lucas, Andaque, Carreras,» 

Digitized byCjOOQlC 



WhA MAMO. 601 

CaliKario, Tránsito; BarrionMevo, Qtc etc.: pero 
000 todo, fácilmente sid puede seguir la huella de 
este muro sin perderle, enteramente de vista. 

£q esta cerca goda se menqionan ya algunas 
puertas m^s que en la romapa , asi porque su lí- 
iiea es \sb doble mas dilatada, como porque la 
población era.mycho mas crecida y necesitaba 
mayor número de comunicaciones con el estenor. 
Desde /luego se tropieza con la puerta de Doce 
¿7an/o^ (tiomtre que nosotros creemos muy mo^ 
derno sin que sepamos el que los godos la da- 
rían) (1): conservóse la puerta áePerpiñan, qu.e 
probilamente tomaría enton^0s este nombre por 
Ipqu^ hemos dicho en la penúltima npta, mep 
diante á. que los godos eran dueños no ;g|olp de Esr 
paña sino también de la Gá^ia Narbonehae , y sus 
comunicaciones con ese territorio , que ahora es 
francés y entonces gótico, no podian meno^ de 
ser importantísioms y muy frecuentes, y n^ida 
estrano esquela puerta de la capital de sus Justan 
dos que miraba al camino de esa grande porciQp 
del reinóla apellidasen con aquel noqibre, cual 
^icontece modernamente ^' muchas ciudades y 
auii en Madrid mi$mo . cuya^ puertas suelen Ue^ 
yar la denominación de algunas poblaciones para 
donde abren camino. Hacen luego memoria log 

' (1) Dicen algunos escritores que el nombre de Ihee Can- 
tos fué aplicado á esta puerta porque la fncbada que presentaba 
de fábrica, constaba solo de rlocc grandes sillares convenÍBn- 
temente labrados y de la m^r^niUid que corr espundia: oLroa 
opinan que ese nombre es aherado del de Dore cañm, que su- 
ponen debia ser su título, porque constaba de esc número de 
surtidores ^na fuente, ó mas bien estüaquc labrado junto 1 
esta puerta, donde vertían las aguas, nlM en remotos tiempos, 
del acueducto romano que cruzaba el rio jior eqf rente de este 
sitio, y en siglos mas modeinos del artibció de Juanclo {del 
que roas adelante daré noticia) también muy inmediato A este 
lugar. 

Digitized byCjOOQlC 



'Ma^rímó\iiémti óti^Osi, '^ü<á"Gfítíibtó este nc*ft- 
bre ptk'^A'át PtíetVétWln (ífiwir*éfe{^üe^ d^te'i*^ 

dé háltóWé'irtrtiédiá«áíáfílaí ei4Tírtaf>dM<í>ifett^'de lá 
drtfi'!('áhóHBi' 'ié' lalÍü5!)'if!que'por'^tó»séi!fes era lá 
^kf •cotttíéerfio§ ' mw él 'tím\&á^^}AH^'^dei '■ Criikú dfe 

Hírtíoápitafli<féííéhá^ettadoft (vm|»6 Stirt^S»^' V'^i^n- 
fígüoí.' cdnVénf o^'dé tó íMeiñéédilhdy ílVeifeídte ^eér- 
T<^d¿níál) ; á laqtítíillaímáteátt'íi^^erttí'idé lia AMÚ^ 
*p^r<i', te' cual (jüedóaun^ílesfitíiéV del ensanche 
4tíe D. Atóo^' YI 4í* almu^o poíT aqtíella ^tert^, 
pat*a séi^ír dé pasó y cdrfiuflícíadion ct)n «íÍ tfaírrio 
líéí l¿Giiánja (iV Taiíiblert htíhb laijJtlérta (tel ftwn- 
'íf*jí, donde é.<itaahora », tbnia^cf «esta deiiomítta- 
^0Éí'd6Í1a&muehfeitt»^ámbW)ttefpa9 que en sus m- 
*íhedítíic¡dfietí*¿e' criaban '(á): y^p0]^>Rtt?se «onser- 
ívtíti» líoticifiís 'de ótñ&'«h >Ja <l)eb4a'íiíerídi()rtal, 
1$<aladb lytfeká de Á<Uibafjuiñ^ ; yl irtttá mt)derBá- 
íflienfte: dé\'Ifiér¥tf>/U <iítií>|í;»sbüi^ icéFCá''dfe^tó5 
ífílólinós ^fít^ttte^Osi'fíilncerrt) dfe:íSafe]icids';¡'Jd&ttrf<> 
6alidía' ¿fl itlo ^ i^l ' sitio qm tH>y se conoce por lá 
Inetítfkái vori (Jorfdtfif)ida'deiM(*ibhíia<i^ue ei^'cl 
verdadero^ ri6nibreid^!ía(>>-m*¿nífi¿a hüérüa' tftié 

.'•I 'i' •: .. ^. / ':..::i: .:>:! ::r: ; /....!.; ' ' . !• 

fl) Y por fóo la CEL^'i fljoy litTi'uida) que titularon de la 

Dirección^ y riKiinlu liacer vi célebre Vargas, SecrqtariQ de 

F^clijH? Jlj cijtiio orupaliud trítono f^rt que estuvo anlíguamen- 

■^lí^íiífiít'píinrtA df* Afmatpívra, Ictti^'li'seHidumbre de dar pá- 
k}'iü [ñiYiTíco pnra d mr^ni-íonfidü háiti,o pcñ* síñs dos puertas 
(hA frrnt'c'y ái' 1ü í*sf|aldy. '' ' ' .. : . ^ 

('2] W poco nYd% arríbü de f^F^tn pt|c^tá: subsiste üit torreón 

.ciiadradg, rpic los pírpcics' arMi^Liui^s titóláii Tofr^ (fe /oí^ :A6¿*^* 
í/í^í, pomne es tradición quo lí dcíV^hdíéí'Oii. 1d$'fanf<5rii¿os y 
diínríis Clérigos cbrt el Areobitípo D.' Bernardo en una de l¿ 
iiJíi^ Ti^cias aeomélidíiB quo los rnra-élá tiííéiléi^ij para Volver á 
qxjííí^rnrsp dií^ Tbiedo, poco liónipo ífespujés de fe,dóñqüi¿tarla 
Umi AlDiiíío M, do 'otaéíori que lifirlfe W¿y %<ií4sá guíarnicibíi 
en la ciudad. • '- 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA «ANO. MB 

aNí etistiá 'en lo antiguo» y pévtenecia al Arzobis- 
po de Toledo D/<iaspaf de Quiroga i fine$id€i st^ 

iJloXVI. ; ' ; " ■•^-;< r-o,M 

Toda ésta dHata(k mtiraHa debió ^fririmiohó 
no tsolo por el largo trascui^ de 400^ y tnafs aq^ 
que mediaron desde Wambaá D. Alonso Vf, sino 
Aii^y principalmente por las gtiérras de los moros 
entre sí, y toego del RéytteCasttlla conloe infle-* 
les hasta que les toihó lacíüctod; asi es 'que el 
mencionado D. Alonso YI tuvo buen euidadii 4é 
repararla inmediatamente, y para ''guarecer de 
las reiteradas embestidas dé los moros; desedsob 
de recobrar su apetecida Tolekida, á los inucAiísÍH 
mos habitantes dé los barrios de la Granja (que 
era todo lo que ahora son mofatonesde escombro^ 
y rodahdet^ desde por baj[o de los Carmelitas 
descalzos, ó Seminario Conciliar» hasta el Nuncio 
nuevo) y del arrabal de Santiago y San Isidoro, 
amplió la cerca por este costado Norte levantando 
el muro que va desde el puente de Alcántara hasta 
enfrmte déla Albóndiga, baja de aquí á la puer- 
ta Nueva, rodea todo ú arrabal hasta la de bisa- 
gra» y desde esta continúa paralelo con la ronda 
estenór que conduce á la del Cambrón, antes de 
ll^ar ala cual sube á unirsecon la antigua mu^ 
ralla de Wamba á la espalda mSsma de( Nuncio A> 
hospital de deilíieates (I7. \ ^ ; ; "| ;;: 

(1) Sin embargo de que los autores ántlgtiés qu«f ' \íáA és^* 
crilo de esto , dan por incuestionable y ?jéntáda <Jtíé D! klOitóiy 
hizo esta parte de niuro adicional , yo creo que rtm bl^- (]^ 
alzarle de nuevo ¿ por primera vez , le restauraría eft.su WiH^ 
yor parte , y acaso acaso añadiría algún pequeño' trozo, porjjoe 
en el asedio que sufrió Toledo de este mismo Monarca y su ejér- 
cito, debió quedar muy destruido: y me fundo para opinar 
así. en que siendo la antigua puerta de Yisajgra ,- cj«eaho'm está 
tapiada, muy anterior ala época de D. Alonso^, domo revela 
su arquitectura , sabiéndose pdr Otra parte que airtéB de iné*ar 
el siglo IX existía ya esa puerta (puesen ella seclm ta cabeza 

. Digitized by V^OOQ IC 



^ ¡í lEniéste tóDm adieionaliseí teonseirvaft lad puer- 
tas Mtigndb ie yitáffra y At^SiMm'ofdliíii tmhné^i 
biga que dicen significar vado, y con efec.tt>/Ql XfU 
JQlcomiaiéntoDóést y iba eorrildk)! faji^taf tiei^oipop no 
lejanos de n^dMtrós^ fK»r>^B: oauoefqiue^iifiy.mu)» 
inmedisíto á<dsta thúmito; : f0n:.esteQfSo>íyi 6ppíveiifQ 
€|«re>era(\(a€kalíleik; mayor* pafíte.d6l0ñp¿;]^i^ti^ 
€»lh !pHe^(fl^* auHifue JajpisHki M) la ^uina; misi^^ 
é>ángple'qiíe;fQhHbil*cercáífrontelá ^ C^^ 

Us |i£Liráí(Svlir»tháda!<eI|(^míje^l/le 4IwJ^ 
¡Wsagpfty ífiuqcontep^oráiwaíi ilf|iílbi«ní i^e 
éoákí^t posü^mtiBiJÁh^oM íla>fl?toalf;(ÍQ'(e4^»a¡ni^ 
HiadiQnibpeJ Ñi¡;!AMta\i\la íVegaiity :anM^^rtí§9ej[^ 
aúp) aci$iioi*r*6(fn$b aimtnado^I su^ jti^^)i^^e^ .ó ^^ 
teraÉiíy»)SHs 8hco&íde!b«Rrftdum'(l):.'.í.|. r.f ,)(.,,• ,,-,.. 
r);)¡Ikíittt£jntol)o!b6a^io^id|(>^ Qg^^^puip^aT 





yH']é^nmói ctíé \iíiíató\ siquiera^ }3áílai{)iitípi};^c¿» o^nnrréM^ 

iúpos. como 

cüMfl<l>(|&*i^éMiiA)b¡Él»y p¿tt¿>a«cedieiion úUih V[\2l^(^^s^ 
4fi i(iS)ffiíí|íeí4rtos;y flelflif^gN .#)r&iMo,i jy .D^ (Al,9l^^lQ»fii^;^¿,-^ 
zo fué reponer los muros d volverlos, á levantar., jfí|or^£so s^ 
ha, creído que fueron obra y enyncfíe'TO¿¿Ítttíhréme'néyfí6*y 
que no había existido hasta el tiempo de ese Monarca : no asi 
can }qb. de, Waiíiba , jiups conio Qsto^ cs^b^n en. SrCgwpdo ^rc- 
(mW bebieron sufrir iügiiqs /pumo qw la ciudad se eíi!reg<í 
arities debatirlos, por lo cual solo se hai ífm tri clips algunas 
rqp ar^ i Qflcs .ojenes, cümj>!cüis y no bubo ,ly¿ai: á &u|^puuc*ríos 
4&creaclíní,fjc B^ AloutiO, ^ ^, / , ^^ .', ' ' /, '; 
-i(,|) 'ítertpd^ ;esíi;í pücjiíaí? ^QiljíUíis^ujaa^l¡íin;d'?éapíirenjo 
íSiQ juHiijietinMmle , c^OfiM} las áq A¡li¡úa tfit ¿|í ^ ,A im^qti ñ^ > ^ ita^iia 
f.íJ^QíPmipim^:fiU^^,;íluí: Dolikn sido nmupádas. del lodo 
i\&mi\ diiííbub ^isí;>,lj9y i tijljGs,ügiil-i<i dr b^ Sam/rc^ que está 
redüijidantí 5tsi?f^iin:4^repf,^p^3.so ííiilro la pla/.:i dc^SÍpí (;HÍtJver.y 
loü Iwrioíi i^ela CpppepcJQi^ ^ á^l ,C4rai<^i) ; J^^ 

Digitized byCjOOQlC 



don^ k oétebce .patria dd Sot.por^ifid cMhre ia^ 
antiguad que' ;hoJí ya-Ao iieueoí, uao.oomo tale« 
puenas derla ciildadw (Sobi|cs$d6 $u.m(árUQ.b^st^4 
pimloidí^ hacíerde ellla aoodelos a)paíin^iilK)S:H(^ 
tablea de. Toledo ca»; su «género^.y pop lo^UotO! jnat 
pébe que la dediq4ieíno8 una (tescripoioa «isp^ial. 
Su cónBtPdccio» parece' que; (telHQ i tfBpar l|igar!(Mi4 
filQ6s idisl ^igk> )X1 ó; á ppioeiElioa d^l .XU ^l sie aU^Qr 
deal,^€atmeter dei^u/fábrwjai, pwtecrisflaiQ$.iq 
humd^t Jei^a^tap para «dafons^rde ^uf^1lAipaf|t|e 
del HQuva 4ÜQ ¡aoaista eira^astante Jaqa^ ¡ó l)i^t p^ 
lo@irqarQ(if€uaodo.le$(iaco$ahaii9b 1q9 i^ii^is^nQs fín kxs 
últimos a&68 de 6a domioaolob pana árroj^^iflos de 
la cótadad jó tbieiU por I^. AIoi^qV! ^mnÍQÍ(^n^ 
roQíaieíometia,» éf íTdladQ^i«ira 4^oJri5eiii^e,á, í4)i9dwai? 
d0{eila:'jdte uno ó: <te;ot«Q»iodíO^ Siempre ^p, cierto 
qu6>.peirteiiiéde á'la& cwstruQcioQteS) mag|^qtigi|9§ 
del URCíeiriperíodo de HtArquitcjctiJrp, ára|)e».y qiAf 
dfttftj dé h4cia:.ei<anp: 1100 , poQQs^^iwP A mw^ Ja 
fiaaqueau dop robuistofi ,aL i piar , que^ g^)¡>i?(|Q^, íQr+ 
reoitó&i'e^ tino seufi¡dF3(do jí redoi^dt^ íbJÍ íí)jtrQy : «a^bas 
almenaidosi y .o<x» áiitstiarÉ^ap^ b^Mt^fiti^: stirp^p/: 
ikve^: lar pu«tp;eni .el; wuiíp qWíi^qifcaí?a¡^»^ y^i^tr» 
t^re.j'y<lá i^QmpQx\m,<y^m^\^(^^. i su^e^i vqs; i ^\ 
p«imeno dfe (ii\ÍQñfe$ aipufttí^A^) ^Mhq^á^íWWMjmsifT 

y'á¿MÍ'(fril¿, íiué es'fen'lá'actiláffdád'iih' t)aid*(¿frf'él''arrktíil 

Cf»lo?,jqie^<oI flTiiti.oonieiíya,^:fifCftJ ^'^\^esm')m^^*ti 
abertura practicada bu el muro antiguo para dejar libre trán- 
sito al camino que baja desde el Carmen Calzado ei1 piiíínic de 
Al(?l^p<4?;^:,,9ti;as, cpqfw;^ la^qtigv^ á^iymgra^j laáe ía Almo- 
/jf^la, ^s^i^ncjaéptran .t^jáda^ y.sir^ »sg al¿;i^BO aunque üon- 
sefvan siia' priipitivaa .fajpr,i,(|^s ; j poi; úkliiio k dt4 Cpub^Qu 
^e-, continúa e,5 spantJ¿uo destino (aunque cii ^ humilde e;^- 
)¿9i^fa Íiepórfí(íp, .^ílSUn l^s i[i;iÓ.dex:n^s clasificaciones, inveí^^ 
t^^ por los tiace^i^ta¿)„n.Q:'con^rvíi naüidq su ajv^ja cíJnsr, 
VTiciQipii, habierído,5Í<16.\leyantad?i OQ »uevo tada ella en cl si- 
glo aYÍ, ' como luego veremos. , , ^ ;; . 

Digitized by VjOOQIC 



8M ímuMo 

^ dliNíra <|Wd los^tro^v^ siénda .taaattíéii ntásran- 
i^} y ^ armiM^' de sc^e éo^ ^oturiinas,' senctüias, 
bd6 pb^j^upüe^to 'de^iHédrai'.' ^r ehdim de la 
oj>ítse<déim6iát!eosel()éteii«an dos^sériesí dé ailiiai- 
toSktttSdittois }Vdlr peqm6ñ8$ eolrninás ala maüera 
áhíbe*; to^ dé ^' príbera liniea Sdá^ seis /le medio 
l&ijHíH^. ífei^oí sedlfiíiiádbs unos eon otrok»de Iwifmodó 
líltiy ' 'gtíitelóáíí, !y ¡los de te isi^ttiwía'eiij liáiném dé 
^Yütí I tátíiblett fefífl^pidosi eíitre ísív ' pero iii»s pre^ 
qbéflio^ií^ifct!^ ftirm^^es )/a iegftfiílaigtítie&rianíibas ar- 
iftíérfes fednde ladtíltó 'C¿fm> éíJpómífifqoe ^íán 
i(í^diia^d(>;i |y étt Medio de ellas $€! ven dos figuPH 
«kí ^é páfrecé^ de iiMdfger , y mántieneii ^ré 
SUS' éál^é^^ iSíú plafto ea' qóe iseídtivisá <otra babeza 
áofoj'tddo^ edió ^s de lYiátmbl 'bfónco, de e^ultu-- 
rii'tüsca y dte feidgüas diménsfoiies^ y lácese que 
féppesentatí' A dos dotieellas qtte'haúan sido airo- 
palladas í)Of el Algiiáeil itíayor de esta ciudad Ver- 
liando G¿ñZdle¿ según. escriben unos, ¿ Gonzalo 
Fadutídív éótoo le notií bbñ otros, que era Bmúr 
dé la granp^oíseslon de:¥*egtx>s¡(jtimo al pueblo de 
Mera), al'qtjfe el Rey Sáh f^emando, enterado de 
tó ^\í0leiScf?a éoiwetWa , niandó decapHar, r dispuso 
faüéeilesteí sitio péblicó^^soulpieéen á las ofendi- 
das 'prieiséntatído en eáé plato k cabe^ dé su ofen- 
sor para ejemplar escarmiento de otros Magistra- 
fj|ft^,,hfthjí|i;^ p(íi)ft§í^4o su?^,t)ienes al ^lguai?¡l 
naa^Qr (l)v ;Abajo( en lo; Interior del arco pnn»ero 
de laf 'p^lerta; soüre la claw del segundo, bay «nal 




ctttfestía el jM^o crftfco'qüer sé' foitrie acer- 
ca dé é$fa anélcdota:,' ágb de dio hubode hábfer; pues con 
eféfeto¡ gán Fernando hizo por entonces donación del Señorío y 
deheáa dé Yegrt» (^e indudablemente penp^necieron á Don 
Gbhíáíío) al hospitalj de Santiago, como vimos cuandp se habló 
de 'i^ 'establecimiento de 3enéfiéencia,'¿ nq se menciona de 
qíié^átíera ó poWíjpié título disponia e! Rey áé esa propiedad 
particular. ^ ' . ' . 

Digitized byCjOOQlC 



EN LJi UñíiO. tMf 

^I^eoie de ei^add (ri^yigiriflyíéé i]iínnpl,'i)«stm(^ 
grande, en el que se vert esculpidos de ttaja-ie^ 
Heve y pintados de negro la Virgen poniendo la 
casulla á San Ildefonso (^e está por cierto muv 
gastado), y aparece postrado en medio: la mi- 
tad- íde 'dastollsi que- débia tétitír^íaSlilaííliár Virgen , 
falta tot'mhévÉé'rm&, la'>otWííWltá*ídfe'atras M 
sófstífepéh- uñób itifefeleSí'léttíhrtibo^ rittc5otteá»d|c6i^ 




BífWíS«e* la €á#etírtíl '¿0Élt6»:GetaóriÍgéSV 
figtírattdb^qtté'^í WfHá^ho mm^tí^ íldlíénAose-ofl- 
éitindd lóá Tlfhltíhes "y ante 1éí$\ frMlbéñ4dos^.q«fe 
ásistianí püés'si áé:qtíitei^ér'dtté|t^ que Itttrioáííío el 
esciiítdr^'eri estia, esicéha áRecésvititb plresenciattdo 
el subésó (qtie también puSíeria ser^si solrtsíB^ átíeñ- 
de á'íá figura del recíl<iat()l#o éé* !aí áet*ecba''del 
e^péUHkir,' qiító ílck^a uteííco^a'>pá?r^ddtí á'díáde- 
ma), se desv?inece esla&apóítehm'fedft^áííloiíwiar . 
qué ^laV^tíoé'piersoh^gW eti redínftWHó^igUfties y 
slri dístWció¿ aígühííry^tío «b' ebiídibé gbé' igtírt»^ 
sen^á^tedTe ^cón^et íRtíJí 'tli^ §e «di*i«tí quíéh ^'aéU^ 
fa;'%^'# tá^éisiéoW'dtfíííf feí^t^fía tartí^hk^Híadnf 
ribsó#(íá>Tfíé^'ittcll«tftó«írá tí*e^m¿í^^tíréfeá4»mi- 




estol biáy ;^ní) kifteftés' i^i pftttftdoá '41 ái< '«mbbtidw 

le lía VeriHoeV b¿ihb^ dé Plier b«daí Sbl i isp m • BÍ 
qae'ifüé':^ór sU' Siltifeifcié^tí^Hlií^áíidó dtííedha<rfl Sol 
pofííehtey/y'^fíiásf «át^Hbft'üft'g^^ AAgfeieB Jr 
nubes, como acompañando á la Madre de Dios en 
SU gloíió¿¿^^í)ésb^^^^^ tbdó é|l6 i^ 

mutUpdip.v.í^s* ,t^ 
son bastante mascbdJQ&>]que)«lipdaaeK0..( die h0i^<^ 

Digitized byV^OOQlC 



M8 T0|/£^ 

áumj'Ae piedra tiíeivdqM^a t e^n «tra cosa no- 
table: (1). ' .\,i • 

i;! t'i'¡¡'w"!''¡ . .-i; / f.' \, : ■ :- • w * " . ' v 
' iMt ''{" i, .\ r Puertf» ;aotaiaéb, .' ' ' •' . • 

, TfQS^ 9an,;tes i^ertoSi qu^ estáp I^^y practica- 
Wes.^aelíwarft ma^^e4elri()P, de Toledo, y por 
las» qae $e sale, de la qijudad.al ca,mp(> » apafte 4e 
h$^ otras dQS;qi^ dan sa^idia: ^ los puentes <le que 
dÍ€ispue$ h9t>larerp0a; de^eHai^ sq)o hay^óiqa prin- 
cipal con fi^latoy registro, gueí^s la. jlJaií^ada de 
Ytsoffr^^, ) y^ las ojtras dos f( tit^iladas d^^ Qqmrm y 
4e',&in Jsidor Q\^. puerta Nu0va.J i?q son mas que 
porlillosppr diond0no sepermitejel p^so mas que 
¿ilas perdonas á pie ó á ca^ballp^ pero sb carga 
aígOfta V y. todj^s tres se hallan en 1^ no muy larga 
fe*ewiiw4elf pfiWOí^ue .miria al Norteó sea á ja 
partede tienda que wr-odeajd TajP^,. comp ; tene- 
mos; dicha w iQtriaiS'iWíasioníis. > .. j 
/ LapueriadeJisagra actual e^e^ifiq^o. de mc- 
dii^psí d^') siglo XVI, ídifereflte d^ la* qú¿ üiabia 
acules. ylrn^vh ^xjete aunque tapiad?i.T, sin .qso, 
uttOftiCUjantQS paw)S( mas e¿>a|o.\ Muc^ hancuesr 
tincado y sptUi9^o los esqiritorQs^tkuos Je To- 
ledo .iM^evca dp la €!timoíog)a.y:»sig)í^^u(ia|(^on del 
nomlm /Visara, pero no nos empe^^iremos nos- 
otros : m la : conti^nd^ ,, cpnteií(áDc^.o$ con pre-r 
ftbntai^i aiiui eu 4ps palabras i^ suUesís de, cada 
«UOid0:-esos pareeiípes cpn tanto Jcglpr írapug- 
m^(^\ y : ooq . tínatp tpso» defendidos. Los que atri- 
buyen; un origen Jat¡np á[ es^ palabra,,^ se dividen 
ten: doft;,bai[idos ; ípsíunps l^:h?u5en proceder del 
Yia^aorQ (epmp )lan>aban los romanos altránsito 

/ (1) ,\¡n poco mas.^ciba de la puerta del Sol hay, otro tor- 
reón cuadrado , con su arco de paso en el centro , qt)é llama- 
ban antiguamehte h torre de Alareon^ y hoy forma parte del 
cdnVétik)dt3DiottjteBenútrddá^^olftas. . > ! i ' .• 

Digitized byCjOOQlC 



EN U MANO. Stff 

Ó camino que atravesaba desde la eminenda del 
Capitolio por el fbro Boario hasta el Aiifltiéatro; 
en Roma) suponiendo que sé puso este Mmbre á 
esa puerta deToledo á imitación de aquel; y los 
dtrOs le derivian deí^avra Céreris, que también 
los romanos de(3ian á los^ campos abundantes de 
miésés ó eeneales que tmhti (W ootisagi^dos d la 
Diosa Gérés , * 3^ como esta pucrrta dá ' saHda para 
el campo y territorio en que se cogen pingües co-^ 
seehás de trigo, ceteda y otros frutos, quieren 
que traiga su dénóminaeionde-^a* ctreunstáiicía-: 
hay otro partido que selncliha m^s á' la étimolo^ 
gia árabe, y tampoco concuerdan en un dicta- 
men solo; deríyatila los unos áe 9^ que 6Ígni« 
fitdi puerta y Sham que quiere» decir <?«^o, 
traduciéndose^ junto por /ni^rfa del campo :> ios 
demás dicen que en cuanto á la voz Bab no «hay 
duda, fiero que et Shat*a debe sustituirse con' el * 
vocablo chacra ^e vale tanto <50«iO' rcj/o* alu^ 
diendo al color encamado de la tierra que fbrhia 
leséerretesy hondonadas da lo que abdra 'es ta 
carretera deMadrid y susinmediaciobesá derdcha 
é Izquierda. Estas son en Innoves üneas las espB* 
caciones que se dan al nombre Vim^ras cada 
uno denuestrofe lectores aceptará la que mejor 
le cuadre. En cuanto á la antigua puerta de este 
título, el carácter de 45U arquitectura (árabe como 
hemos dicho) hace suponer á los inteli^ntes en 
arqueología , que fué levantada por .los moros en 
el primer período de su arte de construip^,\ atenl- 
diendo á lo tosco y pesado de la fábrica y al géne- 
ro de los arcos de herradura , almenage, saeteras 
y demás accesorios ^ue todavía conservft eu.bueá 
estado; y hasta con algún dato histórico^ ccimo 
el d© que la cabeza del gefe iTeícAoit; que sfe» re- 
veló contra el Califa Abd^er-ftbaman , fué colocada 
sobre esta puerta hacia ^l año de íSSíl piafa e$cairí- 

Digitized byCjOOQlC 



miento de traidores i fijan la í^ppcade. &u cpu^n 
tmceÍQH- m priiidpiosdet 3Íglü;.íX,., fta^tan esías 
Ugt3i.'í3 EL9tw:í;^,aííomi de Iíí. puerta yk|a de ; Yís^-í 
grf,,j: ¡vernos á dar íilgmios d<ítall¿3 4^, la uaor 
liietQft, quees la: ,(|ue aaualjiK'pt^^ dá calida á, Ja 
Qirnetera; gaiieial üf3 Madrkl , ,á la provincial da 
Kstreaiadum y á k)sdfQ>a$icao^inoi>:qM&(<ouduc^a 
á iodos los lupares y caíDpa*.üilmdo^^aÍ ,fÍQrte; j 
(kcídmtede Toleilo* h;^ m rió'ijjTrr / «npLí •J'i 
í S^ hhyú la fít/í^tví fmñia ife Visagrü en oí año 
die¿ líiíití , y 8t\ la adoruó dtí la ifKUiera ^siguiente. 
K«ftri»aidos cüjeirppa de «dl&ikiiipepBW^^^^ /uh 
grart! ptóio quadrado, cM.yi)S(©QSilí4ií;>^ ^ cWifW ppr 
aljtofi nmros aíineaado^ , y; ,$hiííx¡» ft-Wt^^i.pop. lo^ 

dos trQZQ$,djB fábrihi 011 (JUt; ^L■^í:Uí lus urcoS de 

entrada : el primero, o íimy iuleikjr , es mi caer* 
poide. notables diniensíuiu^s , vnyo hviúe SItíridiu- 
|ial:(qae eftel iiue mira á.Ia tnudad)» eu unim\ 
con-.va^a^ ííIJ^s i\mi dan á las luibitaciones alla^ 
' del Alcaide,, .prtíí^en la un gran esi.ndo Ae las ar- 
rfia^ deJB^pana (u)n las á^nila^^^do Capias Y Jüllado 
ert la! piedra. líeiTOqntí na de (jiit;; sje cünipono todv 
-el oiuiíQ;; ;y ;par ktjo: douiiuando lA.elavc. dtd 
apcode^i^ld pmütQ qu^j^irwftd^^nti^da ,jse lee 
ui>aMiscrípciOatóttaaqiiediiB^|así;^ ... ;,: , 
'■ •■ '/ '»" :•'. '.:; . ; ¡ ■' /. «•'•• :¡*i ¡^ •. .•- <(..,; , 

o «' . ; Anuo mdli> - •■•i 

V SjEMENISS.lJOAN^tA C:iBOLO. FeIMPPO. CaROLO. 

. MaTHíBí.Í'iUO. NÉPOrE. PRONÉPQf;E,. 
DlIUtlJRNAM. ReIP. TftANQJUILUTATE^Sf . ]^ROAflTTENTIBUS. 

'. í: /•..., i.l !> : ' • • . 

.. AtFavQsado. el: tránsito .((}ud está embovedado) 
ihaolíaiel patio ;1ieoeOtFOÍ'rón4isi$i>élj y por este 
dadoostentaidó^ torces leuadnadaSí.i^^lAas y :imy 
e^bdtasr/iadcmn^al^etfadifeheuia^^bali^oÓQSsittiié- 
itHcaihenlBtcolooadids!, y^n^rti^iaidíaBi^n ilindos cha- 
piteles pírattlidalies, cik^ja cubierta de azulejos 

Digitized by VjOOQIC 



blancos y verdes las dá una visuaUdftdí j^9t4nte 
eslraña pisro muy agradable: entre ambas se alza 
otra portada de piewaaknol^adUiada ,/qqe, consta 
deuu arco> grande ^Qbrei0iiya;eJiafv;6 saT^pitoo/ las 
armas ^imperiale», y povibajo deieUa&este>otpa ins- 

Imp. Carolo V Casare. - 
AüG. Hisp. Rege. Catholico. Senatus. 

TOLETANUS VL£9ACRiK PORTAM VÉSTlTf ATE «OELATSAM 
INSTAORAVIT. Di PetRO Á CoRDUVA . :: 
UrMS CL. PftO'ECfPO. ' AnNO 8AU>1IS MfiL* 

El siegundo cuerpo de edificio ó sea el roas es- 
terior pasado el patio, consta por la parte de 
adentro de un arco grandísimo de medio punto, 
revestido de.piedra , y? sobre; w >c\^yi^ i tripHe.una 
harní^Ba', en' la líjue se ooptpippla,.ujia .pirecií)p^ 
estatua de ndármol blanco F^pi?(§^n}^pdj^ ,4i S^> 
Eugenio primer Arzobispo de Toledo , que es de- , 
biífoal privilegiado cincel de Benruguete, según 
nnósóal de Monegro se^un 6tro» (l)?idd duái^ 

Íuier modo es una pieza de muchláinió triéritói 
os iüscripciones tiene en §us , lá'pids^^ arri^)^'''^ 
abajo de esta hornacina. Ja primera de las cúalas 
está repetida en las otras puertas dd Cantbron» 
Alcántara y San. Martin , la secunda en fel ptiehte 
de Alcántara; ía^mbien : dicen así: '. - ; ; , 

fl) Se sabe <qm eníbo s Bíjrrugaetei y! Monegro labraitm^ \bí 
cuáti^ estatuas 4e^\fk Sanios ipaironós que >é\ «qoj i |de >il{i^ s^ 
cólooároki «n)as ck)ft4>ti6rtfisí de >Visaig|pa yiCan]^>rdn>npjeni ]»s 
puentes de Alcániíara y <gari Martina ihavipipeáunoito qlietel 
prhnePo'hÍ2X> láscele Sarita; i Leodeutia y ¡^n J«toii(''y(el>tecáii)t 
do las detSan.Eu^ioiy Saiií lldéKm60iv''P0.r9 im»)W'píedé 
asegurar ^* xp. modo positqrb rhaá quextdni tospnto lá Isaé» 
Saqta Leocadia^ quq estuvo léa ^aipuetlaidbbiGáinbftoii yesiá 
aliora ¿obre )a'ehi«tidádp la' ¡ermita i del'€Hstoi^dé;IaI Vega; 
como dige á su niempo.' i í í^" ! f* •' • 

^ DigitizedbyCjOOQlC 



La primértl:» i' ' 

Voi ÍDoM «W SilíCTI QOORjOlli fliG ' jP V^SSSVU .FVliaET . ' • : 
HANC UBBEM ; ET f^LEBEM SÓLITO SERTATE FAyORE.f(it)">> ¡I ' 

La segunda: ' ^ ' •. * ''^ 

. . ^ • : • '• . .1 'í;! . ; .' ..:'»;:íI .'i^'''! .ij i/. 

i ' ' S: Pl Q. T./ CitHduco R¿Gii Opbbiiaiika:! á> Ahásick mi' 
lllPIETAfEliatMTIsiAraUCilli rútLwasDBmtíñiMtont 
OSIENTAlfttU^lPRlLIPPUS'll H|6?^1U2(Xa.TII« AUlBIlifl 
F: ET IKSCRIPTIONIBUS ANTlQUlS RESTITDTIS, DIVOS URBIS 

. PATItf>ÍH>SlN8CtIUlt A»SO, J)(»t.(]^01^Xyii/|()A!!»N^^ l[\ 

': €|imRRie(T«i.u)Piiif^Ecro.if«M,<(2)M .*',.•'" •.,.<?-.; 

• •I .l;'¡ ♦ i.. .:.. • .. • . :'.... i ;•,{!:. • .; ' . 

PoMiv piarte de fuera, el aróó apeirebe mas de- 
^t^do de áülaresalmóh&díllafdos/y'sobre m da- 
ve ofrece ün soberbio esetíáo'coii'' las ¿priuas 'de 

< I (1) Esta ieyendii < la hubo én las antílguas pd6iiUfi¡ diita di»^ 
úUi ilesdel qac .Waofib^ levantó sus ipuqo^^ i^ altd^ np salo 4 
Is^^plfi^ 1^9,1^ muralla siqo t^ihb,iei(i 4'Qt'^^ piV^fi^.ectifídos 
qué construyó en Toledo dándole cfesi püeva fornia,'V por es9 
Os con'^idérado eñ estos versos cómo «rector é'fobdatíór cfé lá 
eiwliid ! puao las efigieá de algunos Santos «sobre las pvfirtíis 
yi porMaA. delicias eílfasiCOnatruípioD^Pi piiblioás,,' por, lo cual 
sa aííia^ieron aquell^ palabras ^vos fiotnmi Saíicti e/fc..» . 

(2) ' Después de copiar la inscripción precedentjé, 'éí autor 
de la «Toledo Pintoresca» '^1 folio 196 , hacef una amarga cen- 
sura de la determinación del Corregidor Gutiérrez Tello, atri- 
buyéndola, á ttn aelo de barbarie y de fanaiisipo.'reiig]Oso; su- 
pcaiéndo que k destrucción de las Jieyendas grabes que habia 
en las paerOts y stt reevplazo con las antiguasgóláeas del tiem- 
|K> djs Wamba^ fué un atentado de Jesa civilizaoiod > parque 
animiiló mOQUioentos que estaban dando á oonocer al >muiido 
k. ilustración y oiyltiin». .<iM!pBebk) sarraeeii^k, que de .ninguna 
manera eran.injunDsos! á la Religión cristiana ^i^ cuyo cambio 
tiene el Si*. Amcidorpor un padrón de ignominia que perpe- 
tuará la aborrecible memoria de aquel Magistrado. Algo in- 
justa y dura por demás rae parece esta (^nsura; y creo que 

Digitized byCjOOQlC 



, EN LAfXUKO. $13 

Garlos V tallado. leon < grabmaestría eii^ lai predra 
tesela, de dimensiones gi^ntésbasy • spihaflíieiite 
airoso;' remata lafiaohada/COE^tmfrcialispiciatrian*' 
guiar sobre buyéc6s)ri4e désdiieUáKDitra^estátbsb de 
la misma pedrsí. y tamaño natural per* fo m^nofi^; 
qoe representa ^\ Ángel Custodio de la piudaíd de- 
fendiendo su entrad» con la espada desen valsada 
en la mano derecha: a«i esta escultiñ'a como los 
escudos de armas impeFÍales que tiene diebajb, y 
hemos visto ya eahis dos carai^ del <*ro cüierpó 
de edificio, estuvieron dorados v pero ya.Ia in^ 
temperie ha corroidotaif costoso y ele^nte ornato 
y no queda vestigio» de él . Por últinnlo , resguardaq . 
esta entrada mas esterior dte gruesos. y mlGudp» 
cubos de eotídísunamampostería con aáorños de 
bien labrada berroqueña , entre los que jib dSel^-* 
IDOS omitir los dos Reyes de armas que se ven 

han de opinar como y'o 'cuatilos sepan gtíe en !a Vidadel Ar- 
zobisp(V.Éarran¿a , que.^scribió el Sf . Salázíjr dé Mendoza, tÁiá 
la trafduccion dtí Vétalas de aquéllas inkripcionfes árabes jjue 
se borraron, no Jp^r V.olnñtód y capricho. del Corregidor^ Gu- 
tiérrez Tello, sino dcí orden del Rey, coiño dice k qtie el Se- 
ñor Amador copia al principio . de la página citada (Fhilip- 
pus lí Hispan, B.ets..t(tíh:ixuférñ'fmt)i'^^ esta no tamjioco^ 
motu propio sino en vintíd de efxpedienle nístruitío á petición 
deh Gobernador del Arzobispado Sátichd Busto de- Villegas, 
(jue hizo reconocer y tt'JKhícír dichos letreriDs, por haber sido 
informado dé que cOritehriBiti muchas' supeirsticií&nesr'si 'estos 
informes erati 6 ntí exactos; • jú^^eló i\ lector ¡yw las «i- 
gnienteS: ' ' '. ':' • ' ' •'- ' '-' •' "'. '' 

La que había en eI¡puénÍe.df .Alpkptar^deeiá: 
ÍH>í frsMiée, oraowií^ f paz >éL iodos lar, fides ^ue creen en el 
Mensagero dé. Dios y ProfetOrMaiMim^: á la enirada y ala 
saHda digan: Dios ensalcé y guatfdéal Sr..Jao9b, y siem- 
pre vaya delan$e contra sus enmnigo¿ El es.Rey sobré todos 
losReyes. 
En la puerta del Cambrón había esta:.' 

No hay Dios, en el mundo sinom Dios^ y Mahoma su Men- 
sagero, Todos' los fieles que creen en miestro Profeta 

Digitiz^Jby Google 



911 TOr.EIK> • 

inscru6tado6 , uno en cada torreón , á la altura del 
éscudD imperial del centro, sentados en sus tro- 
nos, para completar tes armas de la ciudad (que 
ya sabemos son las del Emperador Garlos V con dos 
Reyes godos sentados asustados). No concluiremos 
esta dácripcion de la puerta de Yisagra sin ad- 
vertir finalmente que al frente de su sauday como 
á unos qumce pasos de ella están cdocadas sobre 
bonitos pedestales do sillería , como de tres varars 
de altes , dos estatuas colosales de piedra blanca 
de Cotoienar , que representan á los Reyes de Cas- 
tilla y Toledo D. Alonso W y D. Alonso VIII, el 
primero á la derecha y el segundo á la izquierda 
según se sale, teniendo sus nombres , épocas de 
sos reinados y fechas de su fallec^iento en unas 
Mpidas incrustadas en los pedestales (1 ) . 

Mahoma, y continuaren hesar las manos y kífpmM Mura- 
hitpüíuley Abda-^lcadar todos los dic^, svrún sin fnácula: 
no se i|cra ciego^ ni soráOf ni manco, ni Iterido; i/ reci- 
biendo de él su bendición, cuando llegase ei tiempo de su 
muerte estará solo tres dias enfermo, u m muriendo irá 
abiertos las ojos al Paraíso, perdonado, de todo pecatlo, 

Eii, Qtra de las puertas estaba 1^ que jdejo copiada á la pá- 
gina ^29* que tqmbien se encontraba en la iglesia de ^ no^ 
man; y á continuación de ella puse la que tenia encima la se- 
pultura de G^olondrínq, qu^ termina en la página 230; y por 
este estilo serian las demás si nos es lícito juzgar por la mues- 
tra. Ahora bien; cuando de esta manera manifestaban los sar- 
racenos su ilustración y cultura, y cuando eran ofensivas á la 
Religión cristiana y altamente supersticiosas muchas de las 
frases con teñidas en, semejantes rotulatas,- confesemos que no 
fvké produelo del fanatismo religioso ni acto de barbarie que 
pueda convertirse en padrón de ignominia, ni hacer aborreci- 
ble la memoria de quien mand<$ quitar aquellos letreros y 
sustátuirlos'con' los actuales, que ni histórica ni literariamente 
considerados tiqnen por qué desmerecer de los otros, aun 
ciiando no mediara la razón religiosa, 

(1) Estas dos estatuas con otras seis , que ya mencionare- 
mos al hablar de las demsls puertas y de la portada del Alcá- 
.zar , formaban parle de la colección que estuvo colocada sobre 

ftigitized byCjOOQlC 



EN LA. MANO. 515 

Tomando la izquíei<da al salü de esta puerta yí 
rodeando, asi la inüralla , se ecKniesitfa la tUuku¿ 
del Cambrón , 'Cuyo rtotíabre dicen prov^iírla det 
las muchas cambroneras ó zarzas qaie había anti- 
guamente en sus cercanías (y no ha muchos apos 
que hemo» conocido nosotros todavía algunas); 
Hubo ya puerta en este mismo sitio desde tiempo 
de Wamba , la cual debió conservarse.y aun reedi- 
ficarse por los sarracenos, ó en los primeros anos 
después de la reconquista cuando D. Alonso VI 
reparó los muros , pues antes de la última res- 
tauración que suíHo en 1576 . parécfe.que toda su 
fábrica' era de carácter árabe. Actualmente forma 
una mole cuadrada de sillería y ladrillo fino , com- 
puesta dci dos cuerpos de arquitectura de género 
del renacimiento y orden dórico , rematando Con 
cuatro torres en sus ángulos , coronadas por cha- 
piteles emiMzarrados. qué daná .e«te rnoímmento 
un aspecto nriuy agradable. Tiene tin patio. en 
su centro , y dos fachadas que miran 'á la ciudad 
y alijampo, Cíocerrándo en. sus dos pisos dife- 
rentes habitaciones que han tenido varios déstir! 
nos para uso de la Hacienda nacional ó del Ayun - 
lamiento según las épocas (1). La fachada interior 
ó Meridional consta de un arco, grande almoha- 
dillado, exornada con columnas y su cornisa- 
mento, todo de piedra^^y sobre la clave existe una 

les aotepeclios quo cononan «1 Palacio Real de Madrid, y .iliora 
modernamente han sido puestas en la plazuela que llaman de 
Oriente; y las regaló él Sr. O. Carlos III al Arzobis[)0 Loren- 
zana cuándo, le hizo donación de las pinturas que ya hcmóí^ 
encontrado en la sacristía y claustros altos de la Catedral. 

(1) En el presente año hemos visto derribar toda la parte 
de las habitaciones altas interiw^, que tal vez necesitarían al- 
gunas obras de reparación, y se ha preferido destruirlas de- 
jando desmantelado, el centro de este nionumcnto digno de 
mejor suerte , y que cuanto antes se Vendrá abajo faltándote' 
el apoyo de la feüSrica interior, i 

V DigitizedbyCjOOQlC 



S16 TOLEDO 

hornacina en que estuvo hasta hace unos veinte 
años la estatua de Santa Leocadin que ejecutó Ber- 
ruguetepara este sitio, y de la que ya dimos razón 
al hablar de la Basílica de esta Santa Patrona en 
el párrafo 3/ del capítulo III, sección secunda, 
libro II. Por encima del nicho tiene en sus lapidas, 
como las otras puertas $ los versos citados en la 
de Visagra referentes á Wamba, que principian: 
Erexit factore Deo etc.; y en seguida esta.otra ins- 
cripción. 

Amo Do. MDLXXI Fhilipp. II Hispan. Rege. 
Joan Güterrio Tello Pr-ot. Urbis. 

Debajo de la misma hornacina se lee lo si- 
guiente: 

Salve Virgo, et Mírtir Leocadia 
Urbis ToletaNíE advocata. 

Y esta estrofa tomada del himno muzárabe de 
la misma Santa. 

tu nostra civisívclita, 
- tu es patrona vernula, 
Ab urbis hüjüs termino 

PrOCÜL repelle TiEDlUM. 

La fachada esterior que mira al campo, pre- 
senta otro arco de salida; y sobre él una galería 
con dos medios puntos muy amplios divididos por 
una columna cuadrada; en lo alto ostenta un her- 
moso escudo délas armas Reales esculpido en pie- 
dra fina; y sirven de adorno en ambas caras ó 
frentes varias ventanas y balcones en las torres y 
muros,, que corresponden á las habitaciones del 
interior. El arco de salida está sostenido por unas 

Digitized byCjOOQlC 



EN LA MANO. 5t7 

gruesas columnas de mármol de carácter árabe, y 
en la parte mas alta de la que está á la izquierda 
conforme se sale, hay una inscripción en aquel 
idioma , con letras de relieve algo gastadas, cuya 
interpretsicioB parece ser la siguiente: 

Dios es grande: confieso que no hay Dios sino Dios: 
confieso que Mahoma es Apóstol de Dios: Dios es 
nuestro auxiliador. 

Por último notaremos que á pocos pasos déla 
puerta est^n (del mismo modo que vimos en la de 
Visagra á los Alonsos VI y VIH) á la derecha, sa- 
liendo, Sisebuto y á la izquierda Sisenando, am- 
bos Reyes godos de Toledo. 

La puerta Nueva , que seguramente no mere- 
ce el nombre de tal, no es mas que un boquete 
abierto en el muro por la parte de Oriente, que dá 
salida al barrio que llaman las Covachuelas y al 
sitio que titulan el Rio Llano: ciérrase esté portillo 
con deshojas sencillas de madera, y en el antiguo 
torreón de la muralla, que está allí pegado, hay 
«n cuartito para albergue del carabinero ó depen- 
diente del ramo de guertas que vigila este paso 
para que no penptren por él carros ni caballerías 
cargadas, que íteben ir á buscar la puerta de Vi- 
sagra no muy distante dé aquí. Sobre el dintel de 
este portillo, por la parte de afuera, hay una lápi- 
da ordinaria con la inscripción siguiente: 

Toledo manda neparar sus muros y mudar esta 
puerta, dedicándola de nuevo á su patrón San 
Ildefonso. Todo lo cual se hizo por la diligencia 
fj cuidado de su Corregidor el Licenciado Grego- 
rio López Madera, del Consejo de S. M-^ Alcalde 
de su casa y corte. Año de 1617. 



y Google 



St8 ' TObuio. i 



OPueátes. 



Dos.son los que la ciudad tiene sobre el Tajo, 
uno al Oriente que se llaina dé Alcántara, y otro 
al Occidente que titulan de San Martin. Este es 
jDas largo y , desahogado que aquel, pero ambos 
;bop do piedra, construidos cqn la mayor solidez é 
inteligencia, y defendidos por fuertes torreones 
almenados y aspillerados, en cuyas masas se 
{s$)n^n los arqos que dan paso para la :entrada y 
calida, los cuales se cierran €Pn grandes y grue- 
sas hojas die ynadera forradas cpn chapas de nier- 
rp.iíofl^i sucede ew.lQsde las puntas de Yisagra 
y del Cambrón. 

Elpmníe.de Sm Martin- . Fué cojistruidq dón- 
ele ahora le, v^mps 4 priqcipios, del. siglo XJH; des- 
.pueéíqu^enel a&o 4^. jÍ203 ocprrip una inunfla- 
jQjojí taa espa^xtQsa qu^ se Jlevó el puentq antiguo 
Á^ iftisoM), ooíphre , que estaba algo mas ab^jo 
<(doi¥Í^. eey^p todavia.alfeunps machones dentrp 
jd^l rio y el arranque de su entrada á la orilla der 
r-eQlia; qu^áctualm^otei titula» tí Bq'Ro.M h Cabaí): 
3uí^o*.áJi0e8 del siglo XIV, leí restauró el Arzo- 
¿bilppo.D. •P0dro. Tenorio, pofqw en la gu^ra civil 
qqurridapwpsEa^os antps ignore ld3 d<^s hermanos 
JJonPeiárp I yil>. Enrique H, este haWa cortado 
ql; arco jpripicipal,:y el Prelado Tenorio tuvo que 
reedificar <^s.í: todo el puepte (1): jy por último es- 

. ^1). Acqrca de e^^ta Reedificación costeada y dispuesta por 
V. teáro.TenoVio, se refiere una" anecdcSa, de cuya certeza 
1^0 tengo dato ninguno para salir garante, y tanto menos 
'cuanto q«e \k circunstancia en que se quiere^ genet^mente 
líuscar una comprobación al hecho ^ ilQ es eaíacta , según diré 
Juego. Cuentan que el arquitecto que dirigid la obra , calculó 
mal, y dtíaridoya estaba cerrado el'arco central y principalí- 
simo objeto de aquella ^■éstau^áttion fué cuando ad^íAid su 
error ^ y conoció ^e tan luego como se quitasen las cj^bras 

y 

Digitized by VjOOQIC 



ER LA VANO. tM 

perímentó unatereera rastduhte^tt á fines del ñ^ 
glo XYil; de todo lo cual dan razón cumplida las 
ÍAScripciones que mas abajó icopnáren^os, hábito^ 
do6e renovado el soladoá mediados del siglaXVIIIi 
según dice un letrero que bay en el antepecho é 
bapaddilla de la dereeba cociiorme sé sale» hé^á 
el eomedio del puente, y dtee asi: 

Año de 1760 s(í soló este puente. 

Tiene cinco ojos entre grandes y pequeños, pe- 
ro ordindríamente no pasa el rio mas que por él 
del centro; este es grandioso, su ancho es de 140 
pies; con una altura de 9S sobre el nivel ordinario 
del apa. A cada estremo del puente hay nn cas- 
tillo o torreón con arcos y bóvedas para á paso de 
entrada y salida: en la cara interior del que mira . 
ala ciudad, hay sóbrela puerta un balconcillo 

se vendría el arco abajo. Gomo tan fatal suceso le traía preo- 
cupado y triste de continuo , su esposa le ostigaba á que la 
cou&ise ía cau$a 46 su pesar; y habiéndolo conse^ido, ima>- 
ginó y puso en ejecución sin revelarlo ni aun á su marido, un 
medio muy ingenioso y atrevido ¿e salvar la reputación de 
éste ; y fué bajar una noche al puente , y prender fuego á las 
maderas del andamio ó cambra, qué, cofno no estabati giiar- 
dadas por Qadie que avilase , ardieron e(^pletameh^ y se 
cayó con efecto el arco, pero pas(5 comoaí^cidente del incendio 
esta ruina, y le volvieron á levantar ya cop inas tuidado y 
mejores cálculos , tal corno le vemos en el dia..Bn confirma- 
ción de este relato, dicen qtte una escultura. tosca que se ad- 
vierte aun á la simple vista en la clave de ese arco principal, 
miiiando á Norte , representa á la muger del arquitecto!; mas 
yo la he examinado con anteojo desde abajó junto al rio, y 
no me queda duda de que la tal figura es de un Obispo, ves- 
tido de pontifical , con su mitra (bastainte baja)'puesla, y senia^ 
(lo en una silla, sobre la cual debid tener un dpaelete g^ico 
como lo es el carácter, de toda esta escultura ; lo, v^rogíñúl es 
que represente al Arzobispo D. Pedro Tenorio , pero está su- 
maAenie estropeada y corroída de las aguas, porque es de 
Pi«tei blanca y muy blanda. 

* DigitizedbyCjOOQlC 



JMK^ ■> TOLEDO 

lárgoIeB^esÉieoloeada y resguardada tras jm 
eristbümaau imagen de lafVirgelí del Ságrdl*ío', €br 
eiflpidá ea piatka; y > pintada encimf^; y/eri la ^ otra 
dáti dellimanio ()érxftoQ se Veb Ibsabrmas íie Tó- 
ledd;' d^íbaío4pelieve :^ granito ,fih0í, y dfohajo de 
losíBmpíemderesígGÍéoí», db& grandes, lát^idas dé 
mármol blanco éB mábcos. de tberrdqUeñá,>ctín las 
inscripciones que siguen: 

En la de la izquierda del espectador. 

t I ÜójíteeaifkíEmueata pueiMe^iúij^i ara^mne^ conlkí 
Inn/üria m leiñoo m^sl,iúá^doía\ tit«^&a ^er \mejar 
^ irad9i enila^matei^iífl^r&formadQlm) ía obra^ ém- 
UínetUf^o tne^pKknm yi hfermmur^í m qw éguilm' 
do d yé^h át: h$\pamd^, iQlienié con el ^q á 
. hsvémáems.r' : f, . : • "^lo- /; ■* . \í:1 ..-!•> • I -. 

,, Efl^?l,d^lader^cha- 
:áK9/a o6ra «^ ambo siendo Corregidor D. Frandseo 
:;, dé Tafeas f Le^ama, Caballero dé tó Orden (k 
,' . Vqtáírjap^j, del Consejo de % 3f^ en elBeal de 
' i ! Baeimda; y numismas ; í^. Alonso Jasef Fer- 
' , nande% dé Madrid^ Caballero del Orden de San- 
/ J}0^s'yJ^' Luis del tiUall^^^ Re- 

: gum^^ ij Pe^rq parrascp j^dirmjj Gafmel Alonso 
de Buemia, Jurados. Año de Ml/CXC. 

] En él' <rtra torreotf de la salida hay sobre la 
clave deí^rcp .qiXe mira p^ira adentro del puente 
una bórnaci^, como ea las dos puertas de Yisa- 
gm y Cambrón, cnla ^ual se contémplala estatua 
qeíSan Jtilíán Arzíobíspo :^ patrón de. Toledo, com- 
pañjéra eri materia y en mérito artí^t^QO dejl?s>,de 
San Eugenio y Santa Leocadia; ya ínencionílas 

Digitized byCjOOQlC 



•EN -LA MANO. S21 

antesr y que é8;€omd aquellas; detBetnigaété ó de 
Moiiegró: Por eacima de k bdrndeina énconti'á- 
mos ]a iiaseripcion general á todas laspuertafi y 
puentes de Toledo. £re^it eto^ (véase eii la puer- 
ta de YAsagcar), y por bsíjp de Sau Julim, «n otra 
lápidai SQ leeio siguiente: * !. 

PWÍTEM, CüJüS RUmiC m DBCLtVI'A^LVEO 
fROXlMEYIStNTURv — 
FLÜMWis IKÜWDITIONB, 0<J« ANNO DSl- MCCIII 9üM» 
9kl[ rXGRfeVIT, IHRTJTUM, TOLETAfíl IIC HOC LOCO 
:^ JSDIFICAVBRUNT.' •:.. 
i iMBEÍflLLA HOMINÜM COIfSlLlA QÜEM^UM 
AMPOS IJBDERE NON POTBRATjPBTROEtHRíRICO • 
' FR^TRIÍBIIS fim ítmm COKtBNDENTIBUS, 
ITfTBRRkJFTÜ», P.TbNOIÍIUP ArC^IE^- 

^ * . » !: Tole* repaíanihih-Cí 

FreÉite á k salida ó désembcíeadürá del puente 
•exisié^otra estatua compañera de las que: hemos 
vi8tó?eri tais puertas dp^isagcaiv-Gambroii , que 
Tjspresenta a D- Alonso Yll el ^fímperador, sobre 
sil pedestal y icon inaeripcio« como tas án*edi€h»¿. 

Réstanos Hablar 4ei puente de Alcántara ^ que 
cae ¿í >la parte Oríwital , y comd • hepios . dicho , es 
también de piedra, solidí^mb y capaz, aunque 
algo mas pequeño .que él de San Martin: consta 
djB dos ojos solamente > por iuilo dé los cuales 
(qué es él mayor y compite en diknensionescon el 
central del oU?o' puente) pasa todo el caudal de 
agttá& que arrastra el Tajo, y que muy pocos pasos 
roas arriba se recogen, para entrar por este arco, 
al tropezar con doss promontorios da piedra viva 
ípiele siifven dediques naturales é iridestrutihíles. 
Tenia i como d dé; San .Mdrtin!;^ dos torreones an- 
tiguos para áu dé&osá , á tía entrada , y áalida; de 
losf ei»des:«o]b./¿onsérva uiiO'áVestremo Ibtérior é 

Digitized byCjOOQlC 



sea de la parte aeá déla ciiKlad, hacendóse sus- 
tituido el otro de allende el rio , que Pégularmente 
estaría ruinoso, con un arco moderno en 1721, 
según la inscripción que luego veremos! Debe ser 
de muy antiguo que naya puente en esta parte 
del rio, pues como unos quinientos pasos mas 
abajo existen todavía los machones y aun arran- 
ques de arcos de argamasa romana legitima sobre 
los bordes mismos del agua y en la pendiente del 
-cerro frontero á lo que se llama la puerta de Doce 
Cantos ; y aunque se sabe que por allí cruzaba el 
acueducto romano de que á su tiempo hablare- 
mos, no es creíble que solo sirviese para el paso 
de lasabas aquel puente ; sino que tambiea de- 
bió utilizarse para el tránsito ordinario , pues una 
ciudad taai principal rodeada por el rio en las dos 
terceras partes de sik circuito no habia de estar ^ 
sin puente que la CQmunicase con el vasto y feraz 
territorio de la otra orilla, y no hay noticias de 
que por. entonces hubiese otra fábrica de esté gé-, 
«ero. Los años y acaso las guerras y la barbarie 
le destruyeron sin duda ; y los árabes, dueños de 
Toledo , edificaron otro algo* mas arriba, d<mde 
está el presente , en el ano 866 de lá era cristiana 
al que (X)rresponde la fecha de la egira, que le 
señala el moro Rasis en su crónica , donde dice 
de él que era obra muy rica y maravillosa "é tañ- 
ólo fué sutilmente labrada que nunca orne puede 
«afflnar con verdad que otra tan buena haya fecha 
«en España." Este puente árabe hubo de ser el 
que las fu^es avenidas del año 12S7 derribaron, 
como dice la leyenda que luego vamos á copbr, 
y sobre cuyas ruinas levantó D. Alonso X el ac- 
tual , dejando los torreones antiguos, bien qufe 
en épocas posteriores haya sido reparado como 
en 1484 lo fué él arco mas interior si costado de 
la ciudad , en 1575 la decoración déla entrada poí* 

Digitized byCjOOQlC 



EA LÁDANO. .523 

la parte que mirstal fíatió ó plazuela , en 1721 el 
torreón de afuera, y en 1786 todo lo que necesi- 
taba repararse en Ja fábrica, asi como en 1836 
se hizo el solado general por hallarse el anterior 
bastante deteriorado ; cuyas fechas todas están 
señaladas en diferentes Jinscripciones que luego 
trasladaremos , y en la que ha quedado unos cuan- 
tos pasos mas abajo del puente á la derecha del 
camino ó paseo de la Rosa donde basta estos dias 
ha estado la fuente nueva recientemente trasla- 
dada mas allá en el mismo paseo. Antes de salir 
al puente se forma una especie de plazuela ó 
palio, grande semicircular , donde desembocan las* 
dos avenidas que conducen alli desde lo alto de la 
ciudad , por dos arcos de piedra abiertos en dos 
torres almenadas de fábrica nruy antigua : en la 
cara interior del que cae al Mediodía' hay sobre 
la clave una estatua de San Ildefonso; de mármol 
y obmpaftera^ en mérito de las que dejamos refe- 
i^idás en las otras puertas, colocada también en 
su hornacina , y encima de ella la consabida ins- 
cripción Ebexit facture Deo etc., que vimos en la 
p«erta de ^Visagra y hemos citado en las demás, 
y por bajo del nicho hay otra lápida con la si- . 
guíente: * 

S. iLDBíoPifeo Divo Tutelar! Toiet. DD. 
Anno Dom. MDLIXV. Fhilwío IIHisp. Rege. 



En el otro arco de eñfremte, que abre paso á 
la subida por la ronda , tiene en el centro las ar- 
mas de Toledo en piedra berroquieiía ya sus lados 
unas lápidas grandes de mármol blanco, en ks 
queseléelo que sigue. 

A la izquierda del espectador : 

AnojUCLXXÍIUWamkí Rey godo restauró los 

Digitized by VjOOQIC 



5Í4 , lOLUiiO 

^ njfuro9de esla cibdad y los ofrmó en versos la- 
tinos á Dios y los Santos patrones de ella: los 
mozos lo^guitaron y pusieron ktreros arábigos de 
blasfemias y errores. El Rey D. Felipe íí con 
%elo de Religiony de conseriar tas memorias de 
los Reyes pasados, mandó á Jo: Gutiérrez Tello 
Corregidor de la cibdaa los quitase y pusiese como 
antes estaban los. Santos patrones con los versos 
del BeyWamba, Año de MDLXX. 

A la derecha : 

' Reinando la Magestad del Señor Rey D. Felipe I Y 

?f siendo Corregidor el Marques del Quintanar de 
as Torres» Caballero del Orden de Calatravay 
Gentil hombre de su boca; la Imperial ciudad de 
Toledo acordó que se reedificase esta torre por su 
mucha antigüedad. Fueron sus Comisarios Don 
Gonxalo Hurtado de Arteaga, Caballero de la 
Orden de Santiago , Regidor, y D. Gregorio Men- 
doza, Jurado. 

En medio del semicírculo se eocuentra el gran 
torreón que forma la cabecera del puente , al que 
dá paso por un arco bastante grande , sobre cuya 
clave existen tres inscripciones esculpidas en. 
piedra, la primera de las cuales la hemos encon- 
trado ya en la puerta de Visagra, que dice: 
S. P. 0^. T. Gatholigo Regí etg; la segunda está 
concebida en estos términos: 

Inscbiftionem Alphonsi Rbgis 
m pontis mstauratione vetüstate goaruptám , 

JOáN. GUTEKRIUS TeLLüS Pr. üRBIS REPáRAYIT. 

Anno Dom. MDLXXV. 
Y la tercera qu$ es correlativa á esta dice asi: 

DigitizedbyCjOOQlC • 



EN LA MABO. SSS' 

En: el: año: de: M: é: CC: i: LVII: armos: dt: 
la: Encarnación: de: Nuestro : Señor: Jemcri»^. 
io : fué: el : grande : diluvio : de : las : agtms : á:' 
comenzó: antes: del: mes: de: Agosto: é: duré: 
hasta: el: Jueves : XX: é: VI: dias :andados: de: . 
Diciembre: é : fueron : las : llenas: de : las: aguas: 
muy: grtindes: por: todas: las: mas: de: las: 
tierras : é : fiáeron : muy : grandes : dannos : en: 
muchos : logares : é : señaladamiente : en : E