(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Trozos de historia; a Spanish historical reader"

Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on Hbrary shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesdmonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http:/ /books .google .comí 



f ;r?9M Mip.f.í ??^(3j€: 

1^ U'.i ■ 'ri-j^NV Of 



1 

•J R^CLiVKO J? 

¡1 r.!AR 1 1S27 



n 



IE!. AND SiVuNt-ORD g 
^ jl!-J:OK UNHVERSiTY I 



TROZOS DE HISTORIA 



A SPANISH HISTORICAL 
READER 



COMPILED BY 

FORREST EUGENE SPENCER, M.A. 



i ^'' --.RirJ-N] OF 

] i:DUCAliON 

I MAR 1 1S27 

i lEI.ANU STANt ORD 

i lU^JíOK UNíVERSÍTY 



GINN AND COMPANY 

BOSTON • NEW YORK • CHICAGO • LONDON 
ATLANTA • DALLAS • COLUMBUS • SAN FRANCISCO 



3'.v. 



600312 
C 

COPYRIGHT, 1918, BY 
FORREST EUGENE SPENCER 



ALL RIGHTS RBSBRVED 
633.3 



GINN AND COMPANY • PRO- 
PRIETORS • BOSTON • U.S.A. 



PREFACE 

The present reader aims to give in concise form the main 
facts in the history of Spain and Spanish America. 

Care has been taken to choose in every case the best mate- 
rial available, and to include only selections free from political 
and religious bias. 

Alterations have been made in the text where it was deemed 
advisable to do so. 

Short introductions in English precede those selections which 
are not wholly self-explanatory, or not complete in themselves. 

Much of the information usually found in notes has been 
included in the vocabulary; hence a minimum of the former. 

Grateful acknowledgment is due to Professor H. E. Bolton 
and Mr. H. I. Priestley of the University of California for help 
in securing material, and to Professor Rudolph Schevill of the 
University of California and Professor Ramón Jaén of the 
United States Military Academy for reading the proof and for 
many helpful and valuable suggestions. 

F. £. S. 



L 



CONTENTS 



PRIMERA PARTE — HISTORIA DE ESPAÑA 

PAGE 

La Conquista Árabe y el Fin de la Monarquía Visigoda 

Rafael Altamira y Crevea 3 

Esplendor del Califato de Córdoba (Siglo x) 

Rafael Altamira y Crevea 6 

El Cid » . . . Felipe Picatoste 7 

Batalla de las Navas Femando de Castro 9 

GuzMÁN EL Bueno Modesto Lafuente 9 

La Conquista de Granada (1492) . Modesto Lafuente 12 

Dinastía Austríaca (i 5 16-1700) . . . Felipe Picatoste 14 

Batalla de Lepanto Felipe Picatoste 16 

La Armada Invencible Modesto Lafuente 1 7 

La Pérdida de Portugal .... Femando de Castro 20 

La Guerra de Sucesión . Felipe Picatoste 20 

El Dos de Mayo .... Rafael Altamira y Crevea 2.2. 

La Guerra de la Independencia . . Felipe Picatoste 24 



SEGUNDA PARTE — HISTORIA DE AMÉRICA 

DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA 

Descubrimiento de América . . . Nicolás Estévanez 29 
Descubrimiento del Océano Pacífico 

Ángel de Altolaguirre y Duvale 
Magallanes y el Descubrimiento del Estrecim) que 

hoy lleva su nombre jr 

vu 



viii TROZOS DE HISTORIA 



PAGB 



Conquista de Méjico — Entrada en la Capital 

Guillermo ,H, Prescott (Traducida al castellano por 

D.José María González de la VegcC) 40 

La Conquista dé Centro-América . Nicolás Estévanez 46 

Colonización del País Argentino Mariano A. Pelliza 50 

Conquista del Perú — Sitio del Cuzco 

Guillermo H, Prescott {Traducida al castellano por 

Joaquín García Icazbalceta) 5 1 

Expedición de Pedro de Valdivia a Chile 

Francisco Valdés Vergara 57 

Conquista de Nueva Granada .... José Coroleu 60 

LAS COLONIAS 

Administración de las Colonias C. Navarro Lamarca 65 

Las Piraterías de los Siglos XVI y XVII José Coroleu 67 

Francisco Drake . . . . . . . . . José Coroleu 68 

El Gobernador Ambrosio O'Higgins 

Francisco Valdés Vergara 72 

Abolición de las Encomiendas . . . Luis Galdames 74 

TOUSSAINT-LOUVERTURE Y LA INDEPENDENCIA DE HAITÍ 

C Navarro Lamarca 75 

LA INDEPENDENCIA 

Causas Principales de la Insurrección de las Colo- 
nias Españolas de América .... José Coroleu 79 

La Revolución de Mayo en Argentina 

Mariano A, Pelliza 82 

Revolución del Paraguay . . C, Navarro Lamarca 84 

Batalla de Chacabuco . . . Francisco Valdés Vergara 87 

Simón Bolívar . . . Biblioteca de la Juventud — 

Biografía del Libertador Simón Bolívar 89 



CONTENTS ix 

PAGB 

Bolívar y la Independencia de Bolivia y del Perú 

Biblioteca de la Juventud 91 

Desmembración de los Estados Unidos de Colombia 
(Nueva Granada, Venezuela y Ecuador) 

A, J, Deberles 93 

Independencia del Uruguay José Coroleu 95 

Independencia de Méjico 

Diccionario Enciclopédico Hispano- Americano 97 

La FEDERAaÓN DE LOS ESTADOS CENTROAMERICANOS 

Francisco Montero Barrantes 99 
LAS REPÚBLICAS ACTUALES 

Las Repúblicas Actuales — Idea General 

C Navarro Lamarca loi 

La Guerra de Méjico con los Estados Unidos 

Carlos Pereyra 102 

Muerte de Maximiliano .... Niceto de Zamacois 103 

D. Porfirio Díaz — Estudio Histórico Melesio Parra 106 

Centro-América desde la Separación de las Cinco 
Provincias Nicolás Estévanez iio 

Batalla de Yungai(i839) • . Francisco Valdés Vergara iii 

La Campaña de Lima y el Tratado de Ancón 

Luis Galdames 114 

Devastación DEL Paraguay A, J. Deberles 115 

Panamá y el Canal . . . A, B, Hall y C, L, Chester 

{Traduciiü> al castellano por R, Diez de la Cortina) 1 1 7 

NOTES 121 

VOCABULARY 131 



TROZOS DE HISTORIA 

PRIMERA PARTE 




2 

CO 



HISTORIA DE ESPAÑA 

LA CONQUISTA ÁRABE Y EL FIN DE LA 
MONARQUÍA VISIGODA 

The first known inhabitants of Spain were the Iberians. Later the 
Peninsula was successively the seat of Celtic, Phoenician, Greek, and 
Carthaginian invasions. For about six hundred years, beginning 206 B.C., 
Spain was a part of the Roman Empire. In the fifth century a.d. the 
Visigoths invaded Spain, and ruled the country for some two hundred 
years. 

During this period, however, wars and factions between the rival 
Gothic nobles were constant. In the first years of the eighth century 
these dissensions reached a crisis. Roderick, one of the nobles, de- 
posed and blinded Witiza and succeeded him as king. The supporters 
of the latter immediately sought vengeance. On the invitation of one 
Count Julian, the Moslems landed in Spain, and, with the help of the 
king's opponents, gained a decided victory over the Gothic forces. 
Thenceforth the greater part of Spain was destined, for several cen- 
turies, to be under Moslem rule. 

EI duque de la Bética, conocido con el nombre de Don 
Rodrigo, fué el último rey de los visigodos. Todas las particu- 
laridades de su breve reinado han sido obscurecidas por el 
suceso final de la invasión de los árabes y su conquista de 
España. Ocupaban éstos la mayor parte del noroeste de Africa, s 
lo que antiguamente se llamó Mauritania, y habían intentado 
diferentes veces entrar en España. 

En tiempo de Don Rodrigo realizaron su propósito, auxi- 
liados por elementos peninsulares. La opinión más corriente 
dice que auxilió a los invasores un conde visigodo, llamado 10 
Julián, gobernador de la plaza de Ceuta ; y que, una vez en 

3 



4 TROZOS DE HISTORIA 

España los árabes, les ayudaron también los partidarios de la 
familia de Witíza, entre ellos un célebre obispo llamado Don 
Oppas, pasándose con sus soldados del ejército visigodo al 
árabe. 

5 Comenzaron los árabes con Don Julián por hacer algunos 
desembarcos en tierra de Algeciras (709), como por vía de 
prueba. Un año más tarde, realizaron otra expedición de 400 
infantes y 100 caballos al mando de un árabe llamado Tárif, 
que se limitó a saquear la campiña eptre Tarifa y Algeciras, 

10 sin lograr apoderarse de ninguna plaza fuerte ; y por fin, en 7 ii , 
con mayores fuerzas, mandadas por un general llamado Tárik 
y por el conde Julián, se apoderaron del peñón de Gibraltar, 
de la ciudad (hoy desaparecida) de Carteya y de Algeciras, 
con lo cual tenían ya los invasores puntos de resistencia y 

15 asegurada la retirada. 

Los invasores tomaron en seguida el camino de Córdoba, 
pero hallaron desde luego resistencia en algunas tropas man- 
dadas por un sobrino del rey, llamado Bencio, que se opuso al 
paso de aquéllos. Vencieron los árabes, pero no sin tener que 

20 detenerse en su camino, lo cual dio tiempo para que fuese 
avisado el rey Don Rodrigo. 

Reunió éste un fuerte ejército y se dirigió contra los árabes, 
los que también reforzaron sus tropas con nuevos envíos de 
África y auxiliares visigodos, enemigos del rey, hasta reunir, 

25 según dicen algunos autores, 25,000 hombres. 

Ambos ejércitos se encontraron a orillas del lago de la Janda. 
Comenzó la lucha el domingo 19 de julio de 711, y hubiera 
terminado victoriosamente para Don Rodrigo a no ser por la 
traición de parte del ejército del rey visigodo, sobornado por 

30 antiguos amigos y parientes de Achila. Con esta disminución 
de fuerzas, no pudo evitar Don Rodrigo que los árabes le cor- 
tasen la retirada ; lo cual produjo tal pánico en las tropas, que 
se desbandaron. El rey, con algunos jefes y soldados, pudo huir. 



HISTORIA DE ESPAÑA S 

Alcanzada esta gran victoria, los invasores siguieron su camino 
hacia Córdoba, con ánimo de perseguir a la vez a los fugitivos. 
En los llanos de Sevilla se dio otra batalla, también desfavorable 
para las armas visigodas, y a la cual siguió la toma de Écija, 
plaza fuerte. Tárik emprendió de nuevo el avance hacia Toledo, s 
pero halló resistencia en Córdoba, cuya guarnición impidió el 
paso del Guadalquivir. El jefe árabe dejó tropas para que 
sitiasen a Córdoba, y él, dando un r/odeo, entró en Toledo, la 
capital visigoda, y avanzó hasta Alcalá. Córdoba, después de 
dos meses de resistencia, fué tomada por los árabes. la 

Eji el entretanto, Don Rodrigo, escapado, según se cree, de 
la derrota de la Janda, se había refugiado en Mérida, donde 
reunió tropas. Con ellas amenazó a Toledo, y Tárik, ante el 
peligro, pidió fuerzas al gobernador de la Mauritania, jefe supe- 
rior suyo, Muza. Llegó éste en 7 1 2 con fuerte ejército, y com- 1 5 
prendiendo que el peligro mayor estaba en Mérida, después de 
apoderarse de Sevilla y otros centros, se dirigió allá, sitiando la 
plaza. Resistió ésta durante un año, al cabo del cual fué asaltada. 

Hasta entonces, los invasores habían encontrado escasa re- 
sistencia y más bien simpatía en la masa de la población civil, 20 
que les abría, a veces, las puertas de las ciudades. Los árabes 
dejaban poca guarnición en los puntos conquistados, confiando 
la guarda de los fuertes y la administración a los judíos ; pero 
desde la toma de Mérida parecen cambiar las cosas. Sin duda 
hubo de manifestar entonces Muza su propósito de mudar el 25 
carácter de, la guerra, conquistando para sí — es decir, para su 
rey o califa — la península, en vez de limitarse a ser simple 
auxiliar de Don Julián o de los Witizanos contra Don Rodrigo. 

Lo cierto es que, apenas tomada Mérida, se inicia una resis- 
tencia general de parte de los cristianos, cuyo primer acto fué 30 
la sublevación de Sevilla. Muza envió contra ella a su hijo 
Abdelaziz, y él prosiguió adelante hacia la Sierra de Francia 
(provincia de Salamanca), donde, a lo que parece, se había 



6 TROZOS DE HISTORIA 

refugiado Don Rodrigo con nuevas fuerzas. Unidos Muza y 
Tárik — que llegó de Toledo — se dio una batalla cerca del 
pueblo de Seg03aiela (septiembre de 713) en la cual créese fué 
derrotado y muerto el rey visigodo. 

5 Con esto queda terminada la dominación visigoda. Los 
árabes no pensaban ya en favorecer a los partidarios de Achila 
y nombrar nuevo rey, sino que hacían la guerra por su cuenta, 
despreciando a los visigodos. Muza se dirigió desde Seg03aiela 
a Toledo, que se había sublevado al salir Tárik, y entrando 

10 en ella, proclamó al califa como soberano. Así empezó la 

dominación oñcial de los árabes. 

Altamira 

ESPLENDOR DEL CALIFATO DE CÓRDOBA 

(SIGLO X) 

From 711 until 756 Spain was ruled by emirs or governors appointed 
by the caliph of Damascus. When, in 752, a revolution in Damascus 
deposed the house of Omeyya, Spain declared her independence of 
Eastern authority, and elected the only surviving member of the 
Omeyyad family caliph of Cordova. Under this dynasty (756-1002) 
Moslem Spain was the world's center of culture and refinement 

Las victorias de Abderrahmán III llamaron la atención de 
toda Europa, y el califa aumentó esta admiración con sus sabias 
medidas organizadoras. No sólo creó un gran ejército, sino que, 

15 siguiendo la iniciativa de los emires anteriores, acrecentó la 
marina de guerra la más poderosa en su tiempo de todo el 
Mediterráneo. Reconociendo su poder, enviáronle embajadas 
pidiendo alianzas todos los reyes europeos. Con lo que la 
España árabe vino a ser entonces el centro político de esta 

2o parte del mundo. 

Fué también su centro de cultura. Abderrahmán cuidó tanto 
de este orden de cosas como del poder político, favoreciendo la 
agricultura, las industrias, el comercio, la literatura y la enseñanza, 



HISTORIA DE ESPAÑA 7 

y levantando grandes monumentos en la capital y en otros 

puntos. Córdoba llegó a ser una de las ciudades más espléndidas 

del mundo, con medio millón de habitantes y multitud de 

mezquitas (templos mahometanos), casas de baños, palacios 

y jardines. 5 

El sucesor de Abderrahmán, Alhacam II, continuó la política 

de su padre en todos los órdenes, y especialmente por lo que 

se refiere al intelectual. Apasionado por la literatura, dedicó 

casi toda su actividad a reunir en la corte los más célebres 

literatos y sabios, a enriquecer las bibliotecas y a mantener el 10 

esplendor de las escuelas publicas. 

Altamira 

EL CID 

After the defeat of the Christians in 711, a small party of nobles, 
headed by Pelayo, created in the Asturias a Visigothic power destined, 
after many centuries, to culminate in the final expulsion of the Moors 
from Spain. Several small kingdoms were established in the North, 
but it was not until the eleventh century that Alfonso VI united under 
one rule the hitherto separate kingdoms of Leon, Castile, the Asturias, 
and Galicia. 

During his reign the Spanish national hero, Rodrigo or Ruy Díaz 
de Vivar, won for himself a position which rivaled that of the king. 
Ruy Díaz, known as the Cid, and the Challenger (el Campeador), was 
a rough and ready warrior, a fair type of the military leaders of his 
time. Although selfish and unscrupulous, he was possessed of a match- 
less valor and fierce spirit of independence, which soon made him the 
idol of the Spanish people. 

Según las crónicas más auténticas, el Cid, Don Rodrigo Díaz 
de Vivar, nació en Burgos, hacia el año 1040, siendo su padre 
Diego Laínez, descendiente de Lain Calvo. Sirvió en el ejército 
castellano, distinguiéndose en muchas batallas de aquella época. 15 
Desterrado por el rey con motivo del juramento en Santa Gadea, 
emprendió la guerra por su propia cuenta, aliándose sucesiva- 
mente con los reyes de Zaragoza y con los condes de Barcelona, 



8 TROZOS DE HISTORIA 

conservando o rompiendo después estas alianzas, según convenía 
a su polítíca, con lo cual consiguió hacer tributarías suyas una 
porción de poblaciones. Tres veces acudió en defensa de Don 
Alfonso en momentos de peligro; y otras tantas se alejó, no 

5 hallando en la corte el lugar que correspondía a su méríto. 

En 1089 dirigió sus armas contra Valencia, hizo tributario 

al rey Alcadir, y conquistó sucesivamente todas las plazas del 

reino, o las sometió a un tributo anual. Asesinado Alcadir en 

el año 1092, Rodrigo, libre ya de las consideraciones que siempre 

10 le guardó por ser hijo de Al-Mamün, que había protegido en 
Toledo a Alfonso VI, comenzó la guerra sin tregua, venció a 
los almorávides, y entró en Valencia el 15 de junio de 1094, 
apoderándose después de Almenara, Murviedro, y de todas las 
plazas de la costa. 

15 Una derrota de su ejército le produjo la muerte, de pena 
(1099). 

Los moros le dieron el sobrenombre de Sidi o Cid (señor) 
con que se le conoce, porque llegó a serlo de tal numero de 
ciudades, que sus rentas casi igualaban a las del rey. 

20 Su viuda, doña Jimena, conservó embalsamado el cadáver del 
Cid, y resistió la nueva invasión de los almorávides hasta 1102, 
en que abandonó la ciudad, incendiándola. Jimena se llevó el 
cadáver y lo enterró en el monasterio de Cárdena, donde ella 
fué sepultada también dos años después. En 1 784 se levantó un 

25 monumento donde se asegura por tradición que vivió el Cid, y en 
tiempos modernos fueron ambos trasladados al Ayuntamiento 
de Burgos, donde se conservan los restos de sus esqueletos 
en una sencilla urna. 

PlCATOSTE 



HISTORIA DE ESPAÑA 



BATALLA DE LAS NAVAS 

At Las Navas de Tolosa (12 12) Alfonso VIII of Castile defeated an 
army which the king of Morocco had mustered with the avowed purpose 
of bringing Spain wholly under Moslem rule. This victory was the first 
decisive blow struck by the Christians in the long War of Reconquest, 
which ended in the final expulsion of the Moors from Spain. 

Alfonso VIII, avisado por los preparativos del rey de Ma- 
rruecos, pidió socarro a los príncipes cristianos de Europa. El 
papa Inocencio III publicó una cruzada, que predicó el arzo- 
bispo de Toledo, Don Rodrigo Jiménez de Rada, recorriendo 
Italia, Alemania y Francia, y volviendo con un ejército de 5 
60,000 infantes y 12,000 caballos. 

Toledo fué el cuartel general en donde se reunieron todos 
los cruzados y los reyes de España, menos el de León, quienes 
dirigiéndose contra los moros, los encontraron al pie de las 
montañas de Sierra Morena en un lugar llamado las Navas de 10 
Tolosa (i 2 1 2). 

Allí el 16 de julio se dio la reñida y sangrienta batalla que 

acabó con la dinastía de los Almohades en África, que hizo 

perder para siempre a los moros la esperanza de sojuzgar 

a los españoles, y cuya memoria ha querido solemnizar la iglesia 15 

en España, estableciendo una fiesta con el título de Triunfo de 

la Santa Cruz. 

Castro 

GUZMAN EL BUENO 

Troubles between Sancho IV of Castile and his brother Don Juan 
caused the latter to lay siege to Tarifa in 1 293. The defense of this strong- 
hold was entrusted to Alfonso Pérez de Guzman. The remarkable hero- 
ism shown by him at that time has made the siege forever memorable. 

Puso el infante don Juan su campo delante de Tarifa, y 
comenzó a batir sus muros con toda clase de máquinas e 



10 TROZOS DE HISTORIA 

ingenios que entonces se usaban. Defendía la plaza con valor 
y con inteligenda Alfonso Pérez de Guzman. Apurado el 
príncipe Juan, acordó intentar por otra vía lo que por fuerza 
no era posible. 

5 El recurso a que apeló don Juan había de dej£u: memoria 
perpetua en los siglos, por el rasgo de grandeza y de patriotismo 
a que dio ocasión. Tenía el infante en su poder un tierno 
mancebo, hijo de don Alfonso de Guzman, y colocando a aquél 
frente a la muralla de Tarifa, envió a decir a Guiñan que si no 

lo le entregaba la plaza podía ver desde el muro el sacriñcio que 
estaba resuelto a hacer de su hijo. 

Lejos de doblegarse por eso el ánimo heroico de Guzman, 
dijo : antes querrk que me matéis ese hijo, y otros cinco si ¡os 
tuviese, que daros una villa que tengo por el rey, Y arrojando 

15 desde el adarve al campo su propio cuchillo, se retiró. 

El infante don Juan degolló al tierno hijo de Alfonso con el 
cuchillo de su mismo padre, y llevando más allá su ruda bar- 
barie, hizo arrojar la cabeza a la plaza con una catapulta para 
que su padre la viese. Barbarie inútil, puesto que lejos de 

20 consternar a Alfonso la vista de la sangrienta prenda, le animó 
a defender con más bravura la plaza, tanto que al fin el príncipe 
cristiano y sus auxiliares musulmanes tuvieron que abandonar 
el cerco y retirarse vergonzosamente a Algedras. 

Este rasgo de inaudita y ruda heroicidad valió a Alfonso 

2$ el renombre con que le conoce la posteridad de Guzman el 

Bueno (1294). 

Lafubntb 



GVZiSÁS EL BUENO 



12 TROZOS DE HISTORIA 



LA CONQUISTA DE GRANADA (1492) 

In the reign of Ferdinand and Isabella, Granada, the last strong- 
hold of the Moors in Spain, was conquered by the Christian forces. 
Civil strife was rampant in the Moorish kingdom. Muley Hassan had 
been deposed and his son, Boabdil, placed upon the throne by his 
mother, a Christian by birth and blood. During the struggle which 
ensued between father and son, the city of Granada was made tributary 
to the Spanish crown. 

But Ferdinand and Isabella were not content with having the Moors 
as vassals. Fired with religious enthusiasm and the desire for political 
unity, they decided to drive the Moslems from Spain once and for all. 
Strengthened with the forces of church and state, they laid siege to 
Granada in 1491. Such was their determination, their unflinching 
devotion and perseverance in spite of all difiiculties, that Boabdil lost 
heart, and surrendered the city to them in January 1492. 

Al dorar los rayos del sol del 2 de enero de 1492 las cum- 
bres de Sierra Nevada y los fértilísimos campos de la Vega 
veíase a los capitanes, caballeros, escuderos, pajes y soldados 
del ejército cristiano, vestidos de rigurosa gala, con arreglo a 

S una orden la noche anterior recibida, agruparse a las banderas 
para formar las batallas. A pena de muerte estaba condenado 
el que aquel día faltara a las ñlas. 

Todo era movimiento y animación en el campamento de los 
españoles, y una alegría inefable se veía pintada en el rostro de 

10 todos los combatientes. En esto retumbaron por el ámbito de 
la Vega tres cañonazos disparados desde las baluartes de la 
Alhambra. Era la señal convenida para que el ejército ven- 
cedor partiera de los reales de Santa Fe para tomar posesión 
de la insigne ciudad muslímica. Diéronse al aire las bande- 

15 ras, y comenzó la marcha. Iba delante el gran cardenal de 
España don Pedro González de Mendoza, asistido de otros 
prelados, caballeros e hidalgos, con tres mil infantes y alguna 
caballería. 



HISTORIA DE ESPAÑA 1 3 

Atravesó la hueste el Genil, y con arreglo al ceremonial 
acordado, subía la Cuesta de los Molinos a la explanada de 
Abahul, al tiempo que Boabdil, saliendo por la puerta de 
los Siete Suelos con cincuenta nobles moros de su casa y servi- 
dumbre, se presentó a pie ante el gran sacerdote cristiano; 5 
el cardenal se apeó al verle y le salió al encuentro ; se saludaron 
muy respetuosamente, y después de conversar un breve 
espacio se despidieron. 

Mientras el cardenal con su hueste proseguía su camino 
y hacía su entrada en la Alhambra, el rey moro cabalgaba 10 
seguido de su comitiva, y bajaba por el mismo carril al encuen- 
tro de Femando, que esperaba a la orilla del Genil. Al llegar a 
la presencia del monarca vencedor, el príncipe moro hizo 
demostración de querer apearse y besarle la mano en señal de 
homenaje, pero Femando se apresuró a impedirlo. Entonces 15 
Boabdil se acercó y le presentó las llaves de la dudada dicién- 
dole: «Tuyos somos, rey poderoso y ensalzado; éstas son, 
señor, las llaves de este paraíso ; esta ciudad y reino te entre- 
gamos, pues así lo quiere Alá, y confiamos en que usarás de tu 
triunfo con generosidad y con, clemencia. » El monarca cristiano 20 
le abrazó, y le consoló diciendo que en su amistad ganaría lo 
que la adversa suerte de las armas le había quitado. 

Seguidamente sacó el rey Chico de su dedo un anillo, y 
ofreciéndosele al conde de Tendilla, nombrado gobernador de 
la ciudad, le dijo : « Con este sello se ha gobernado Granada ; 25 
tomadle para que la gobernéis, y Dios os dé más ventura que a 
mí. » Después de despedirse de los Reyes Católicos, la desgra- 
ciada familia prosiguió escoltada hasta los reales de Santa Fe, 
donde ocupó Boabdil la tienda del gran cardenal, a cuyo 
hermano, adelantado que era de Córdoba, había encomendado 30 
el rey el servicio y esmerada asistencia del príncipe moro. 

Reinaba en Granada pavoroso silencio. La reina Isabel, que 
colocada en una pequeña eminencia no apartaba sus ojos de las 



14 TROZOS DE HISTORIA 

torres de la Alhambra, sentía latir su corazón de impaciencia al 
ver lo que tardaba en ondear en el palacio árabe la enseña del 
cristianismo. En esto hirió su vista un resplandor que bañó su 
pecho de alegría; era el brillo de la cruz de plata que 

5 Femando llevaba en las campañas, plantada en la torre llamada 
hoy de la Vela. A su lado vio tremolar el estandarte de Castilla 
y el pendón de Santiago. 

El júbilo se difundió por todo el ejército ; salvas y vivas reso- 
naron por toda la Vega. Isabel se postró de rodillas mirando a 

lo la cruz ; el ejército hizo lo mismo ; los prelados, sacerdotes y 
cantores de la real capilla entonaron el Te Deum laudatnus ; 
nunca lo hicieron con mayor devoción y fervor ni en ocasión 
más grande y solemne. Cuatro días más tarde, el 6 de enero, 
día de la Epifanía, se verificó la entrada triunfal en la ciudad 

15 de Granada. 

Así acabó la guerra de Granada, y la larga, penosa y admi> 
rabie lucha sostenida por cerca de ocho siglos entre españoles 
y sarracenos, entre el Evangelio y el Corán, entre la cruz y la 
cimitarra. Acabó el imperio de Mahoma en los dominios del 

20 Occidente. España es libre y cristiana, y los Reyes Católicos 

Femando e Isabel han visto cumplidos sus deseos y coronada 

su obra. - 

Lafuente 



DINASTÍA austríaca (1516-1700) 

For a better understanding of the events that occurred under the 
Austrian Dynasty, and which are exemplified in later selections, the 
following facts are presented. 

In 1 516 Charles V, Holy Roman Emperor, ascended the Spanish 
throne as Charles I. The history of his reign is really the history of 
Europe, for his dominions exceeded those of any other monarch 
of his time. 

In 1555 his son, Philip II, became ruler of Spain and the Nether- 
lands. Philip's policy aimed to secure national integrity by means of 



HISTORIA DE ESPAÑA 1 5 

rel^ous unity. Hence the support given to the Inquisition during his 

reign (iS55-iS98)- 

Philip III (1598-1621) and Philip IV (1621-1665) were both inept 
rulers, whose lack of administrative ability did much to hasten the 
decline of Spain. At the death of Charles II, the Bewitched (1665- 
1700), Spain's ruin was complete. 

La dinastía austríaca abraza un período de ciento ochenta y 
cuatro años, en cuyo principio España, a consecuencia del 
impulso dado por los Reyes Católicos, llega al más alto 
grado de esplendor, de poder y de ilustración. Sus ejércitos 
guerrean en toda Europa y llevan sus armas triunfantes por 5 
Asia, África, y América; la extensión del territorio español 
es tan grande que en él nimca se pone el sol; España toma 
una parte activa en todos los grandes hechos políticos, cientí- 
ficos, artísticos y literarios. 

Pero las sangrientas e incesantes guerras en el extranjero, 10 
que consumen los recursos de la patria; el grave error de 
prescindir de las cortes; los desaciertos económicos y el ais- 
lamiento de España cuando las demás naciones entran en la 
vida moderna, originan una rápida y vergonzosa decadencia. 
España pierde sus posesiones, su marina y su comercio; cae 15 
en la miseria, en la ignorancia y en la superstición. 

La historia no presenta ningún ejemplo de decadencia tan gra- 
dual y tan rápida como la de la casa de Austria. Desde Carlos I 
a Carlos II, los reyes ofrecen en su fisonomía, en su carácter, 
en sus costumbres y en sus aficiones una constante decadencia. 20 

Carlos I, genio universal, espíritu enciclopédico, reúne en su 
buena educación las artes, las letras y las ciencias. Discute sobre 
astronomía y mecánica con Alonso de Santa Cruz ; lee y escribe 
desde el trono y canta la Epístola en su misma coronación. 

Felipe II es sólo hombre de ciencia, geómetra y tracista ; odia 25 
la poesía aunque se dedica a la música, y se propone hacer de 
España un pueblo de creyentes, matemáticos y artistas, 



l6 TROZOS DE HISTORIA 

En Felipe III no aparece andón alguna, más que una 
sencilla devoción propia de un alma vulgar, pero buena. 

Felipe IV huye de las ciencias, cultiva con indolencia en 
medio de placeres la poesía y las artes» y ejerce con cierta 
5 habilidad el oficio de platero. 

Por ultimo, Carlos II, indiferente a letras, artes y ciencias, 
vive en la superstición, hasta el punto de merecer el nombre 
de Hechizado. 

PlCATOSTB 

BATALLA DE LEPANTO (1571) 

El emperador turco Selim II amenazaba conquistar Europa. 

lo Habíase apoderado de la isla de Chipre, que era de Venecia; 
y preparaba ejércitos y escuadras formidables, ante cuyo temor 
se hizo una Liga entre España, el Pontificado y Venecia. 
Formaron éstos una escuadra de doscientas naves, que partió 
de Italia al mando de Don Juan de Austria, y encontró a la 

15 enemiga mandada por Ali-Bajá, el 7 de octubre de 157 1, en 
el Golfo de Lepanto. 

Los turcos, en mayor número, quisieron cercar la armada 
cristiana. Pero las disposiciones de Don Juan de Austria, la 
pericia de Don Alvaro de Bazán y el valor de los cristianos 

20 consiguieron uno de los mayores triunfos que se recuerdan. 
Murieron en esta batalla treinta mil turcos, se hicieron 
diez mil prisioneros, se rescataron quince mil cautivos con- 
denados al remo, se apresaron ciento treinta galeras y fueron 
echadas a pique cincuenta. 

25 La potencia naval de los turcos quedó destruida y salvada 
Europa, si bien no se llevó a cabo el pensamiento de Don Juan 
de dirigirse contra Constantinopla y derrocar el imperio turco. 

PlCATOSTE 



HISTORIA DE ESPAÑA I/ 

LA ARMADA INVENCIBLE 

Philip the Second's dream of a world power made him ambitious to 
ascend the throne of England. Queen Elizabeth's execution of Mary 
Stuart, and the aid given by the former to the Netherlands in their 
revolt against Spanish tyranny, gave him a pretext for an invasion of 
Britain. For that purpose Philip spared no pains in the preparation 
of a magnificent fleet, which he trusted would be invincible. 

Desplegáronse al viento las velas de la armada real en las 
aguas de Lisboa (junio, 1588), pero a la vista todavía del cabo 
de Finisterre, dispersóla un recio temporal, llegando una parte 
de ella muy maltratada a la Coruña, donde hubo de detenerse 
algunas semanas péira repararse de su avería. El 22 de julio 5 
se emprendió de nuevo la navegación con rumbo a Inglaterra. 

Apenas habían anclado los navios ingleses en el puerto de 
Plymouth cuando se descubrió a la altura del cabo Lézard la 
armada española amanera de una ciudad notante, puesta en 
forma de media luna, y abrazando una extensión de siete 10 
millas. Magnífico e imponente espectáculo la aparición de 
aquellos enormes vasos, de aquellas inmensas galeazas con sus 
altas proas, sus elevados castillos y su pausado y majestuoso 
movimiento. 

Con no pocos descalabros, producidos, ya por la ventaja de 15 
la velocidad de las naves inglesas para ganar los vientos, ya 
por los bancos y bajíos inaccesibles a navios mayores, ya por 
la inexperiencia del almirante español, arribó y ancló la armada 
española cerca de Calais, de donde se apresuró el de Medina- 
sidonia a avisar al de Parma del peligro en que se veía, a pedirle 20 
víveres y a rogarle que no dilatara el incorporársele con el 
ejército de Flandes. 

Esperaba el de Medinasidonia en Calais la respuesta del 
de Parma para combinar sus ulteriores movimientos, cuando 
una noche se levantó un furioso sudoeste acompañado de 25 



I8 TROZOS DE HISTORIA 

copiosísima lluvia { a la violencia de los vientos comenzaron a 
chocarse fuertemente las naves españolas, hundiéndose unas 
con el peso de las masas de agua que por sus aberturas reci- 
bían, estrellándose otras en los bancos de la costa de Flandes, 

5 y dispersándose todas. 

Cuando a la luz del siguiente día vieron los ingleses la dis- 
persión de la armada española, embistiéronla con sus ligeros 
buques ; con admirable valor los españoles sostuvieron el ataque 
con cuarenta bajeles que pudieron reunir, por todo un día, hasta 

lo que otra vez se recrudeció el temporal. El Duque de Medina, 
cansado de luchar con la tormenta, y a fin de no perder lo que 
quedaba de la armada, mandó volver proas a las naves y trató 
de dar vuelta a España. 

Llenos de peligros, y más para los que no conocían el camino 

15 que tomaron, que fué el norte de Escocia y de Irlanda, pasa- 
ron mil trabajos y sufrieron mil borrascas, y aconteciéronles mil 
desastres y averías. El Duque de Medinasidonia, que arribó a 
Santander (septiembre, 1588) con las reliquias de la destruida 
armada, enfermo de cuerpo y de espíritu, obtuvo licencia del 

20 rey para retirarse a su casa a cuidar*su salud. 

La pérdida de hombres y naves fué grande y lastimosa, y no 
sin razón declaró España deber vestir luto general a imitación 
de Roma después de la derrota de Cannas, siendo menester 
que el rey mandara poner límite a las demostraciones de pü- 

25 blico duelo. 

Felipe II fué el solo que recibió la noticia con aparente, si no 
con verdadera impasibilidad. Cuéntase que dijo : « Yo enyié mis 
naves a luchar con los hombres, no contra los elementos », y que 
añadió : « Doy gracias a Dios de que me haya dejado recursos 

30 para soportar tal pérdida ; y no creo importe mucho que nos 
hayan cortado las ramas, con tal que quede el árbol de donde 
han salido y de donde pueden salir otras. » j. 



DESPLBOidtOKSE AL VIENTO LAS VELAS DE LA ARMADA REAL 



20 TROZOS DE HISTORIA 

LA PÉRDIDA DE PORTUGAL 

In 1580 Portugal was annexed to the crown of Spain. But Portugal 
always resented Spanish rule, and in 1640 proclaimed her independence, 
electing the Duke of Braganza king. Spain tried to regain possession 
of the country, but her efforts met with failure, and in 1668, by the treaty 
of Lisbon, she was forced to recogpiize Portugal's independence. 

Hacía ya tiempo que los portugueses, fatigados de guerras 
tan largas, y descontentos de la dominación castellana, meditaban 
en secreto sacudir una dependencia que, a su parecer, les hu- 
millaba. Una orden del Conde-duque de Olivares para que 
5 parte de la nobleza y crecido número de tropas nacionales 
marchasen contra Cataluña, acabó de indisponer los ánimos. 

Maduróse en esto una conspiración que se había tramado en 
Lisboa con impenetrable sigilo, para colocar sobre el trono 
portugués al duque de Braganza, como efectivamente fué pro- 
10 clamado con el nombre de Juan IV. 

Esta nueva calamidad, sobre tantas como añigían a España, 

fué origen de una nueva guerra, que concluyó con la desgraciada 

batalla de Villaviciosa (1665). ^ ^^^ ^^ siguió a los tres años 

la paz de Lisboa, quedando este reino separado de la mo- 

15 narquía castellana y con las posesiones que tenía antes de su 

incorporación. ^ 

'^ Castro 

LA GUERRA DE SUCESIÓN (1700-1713) 

No teniendo sucesión el rey Carlos II, comenzaron las 
ambiciones para heredar la corona, pretendiéndola Luis XIV, 
por su matrimonio con María Teresa, hermana de Carlos II, 
20 y Austria por los derechos de la otra hermana, Margarita, que 
había casado con el emperador Leopoldo. Uno y otro partido, 
deseando evitar la reunión de dos coronas importantes, lo que 



HISTORIA DE ESPAÑA 21 

perturbaría el equilibrio europeo, presentaban como candidatos 
a Felipe, duque de Anjou, hijo segundo del delfín de Francia y 
nieto de Luis XIV, y al archiduque Carlos, hijo segundo del 
emperador Leopoldo. Carlos II nombró sucesor a Felipe de 
Anjou, y murió ocho días después, el 1° de noviembre de 1700. 5 

El duque de Anjou fué reconocido y jurado rey de España 
con el nombre de Felipe V ; pero Austria se alió con Inglaterra 
y Holanda, y poco después se unieron a esta liga Portugal y 
Saboya, comenzando aquella terrible guerra llamanda de Suce- 
sión, en que España y Francia lucharon con toda Europa. 10 

Felipe V pasó a Italia, conquistó a Reggio y Modena, y ganó 
las batallas de Santa Victoria y Luzara (1702); pero mientras 
tanto las escuadras inglesa y holandesa atacaron a Cádiz y 
derrotaron a la española en Vigo (27 de octubre de 1702), 
causando una pérdida de cerca de unos veinte millones de pesos. 15 

Al año siguiente (1703) se recrudeció la guerra en Bélgica, 
donde peleaba por Inglaterra el duque de Marlborough, ob- 
teniendo algunos triunfos el Mariscal Villeroy contra los 
austriacos. 

En España los catalanes, que no habían olvidado los excesos 20 
cometidos por los franceses en las guerras anteriores, se de- 
clararon por el archiduque Carlos, y contribuyeron a distraer 
fuerzas y a facilitar la pérdida de Gibraltar que estaba casi 
desguarnecido, y cayó en poder de los ingleses, después de 
una heroica resistencia, en 1704. También se perdieron Va- 25 
lencia y Barcelona, que se entregaron al archiduque Carlos 
(1705), cundiendo entonces la rebelión por las provincias ara- 
gonesas ; de modo que fué posible la entrada de los aliados en 
Madrid (1706), al mismo tiempo que los portugueses, los 
holandeses y los ingleses acometían a Extremadura. 30 

A tantas desgracias se agregó la pérdida de Ñapóles (1707), 
el Milanesado y Bélgica, en cuyos puntos fueron derrotados los 
españoles y los franceses, y al año siguiente las de Cerdeña y 



22 TROZOS DE HISTORIA 

Menorca, de que se apoderaron los ingleses, y la de Oran, donde 
los moros se rebelaron contra los españoles. 

Sólo dentro de España tuvieron compensación tantos reveses, 
ganándose la batalla de Almansa (25 de abril de 1707), en que 

5 el duque de Bervick derrotó a los portugueses e ingleses, mu- 
riendo casi todos éstos, a cuyo hecho de armas acompañó la 
reconquista de Murcia, Valencia y Aragón. 

La guerra de Cataluña, dirigida por el rey en persona, se hacía 
con un encarnizamiento espantoso, pero habiendo redbido Felipe V 

10 refuerzos de toda España, ganó la batalla de Villaviciosa (17 10) 
contra los aliados, mandados por Staremberg y Stanhope. 

Las fuerzas de Luis XIV se iban debilitando, y sólo Castilla 
con su indomable carácter sostenía heroicamente la guerra 
cuando, por muerte del emperador José I, subió al trono de 

15 Austria el archiduque Carlos. La política europea no podía ya 
consentir que reuniera a esta corona la de España, y comen- 
zaron las negociaciones para la paz de Utrecht (17 13) por la 
cual cedió España la isla de Menorca y Gibraltar a Inglaterra ; 
la isla de Sicilia, al duque de Saboya; los Países Bajos, el 

20 Milanesado, Ñapóles y Cerdeña, a la casa de Austria. 

Sin embargo, Cataluña se negó tenazmente a someterse a 
Felipe. Barcelona no capituló hasta el año siguiente, y Mallorca 
se resistió dos años. ^ 

PlCATOSTK 

EL DOS DE MAYO 

Charles IV oí Spain was forced to abdicate in favor of his soh Ferdi- 
nand VII. Soon after, Napoleon enticed the royal family into France, 
declared Charles's abdication null, and imprisoned Ferdinand. Mean- 
while French troops were pouring into Spain. When these reached 
Madrid, and Napoleon assumed control of the government, Spanish in- 
dignation burst its bounds. The natives of Madrid, on May 2, 1808, rose 
to a man in protest against Napoleon's policy. This uprising was the be- 
ginning of a ñve years* struggle for independence, which culminated in the 
restoration of Ferdinand VII and in freedom from French intervention. 



HISTORIA DE ESÍ^AÑA ^3 

Recibió el infante, presidente de la Junta, Don Antonio, 
una carta de Carlos IV, ordenándole que hiciese salir para 
Francia al infantito Francisco de Paula (de edad de 13 años). 
Trató la Junta de resistirse a la salida de Don Francisco, pero 
Murat se impuso. La partida debía verificarse en la mañana 5 
del día 2 de mayo. £1 pueblo, congregado espontáneamente 
para verla, se fué excitando cada vez má;s con las noticias de 
que el infantito se negaba llorando a salir, y que también era 
llevado Don Antonio, presidente de la Junta. 

La excitación pasó a vías de hecho, insultando y acometiendo 10 
la muchedumbre a un a3aidante de Murat, y cortando los co- 
rreajes de los coches para que éstos no pudieran salir. Esta 
escena fué interrumpida de repente por una descarga con 
que, sin previa intimación, se anunció la entrada en la plaza 
de Oriente de un batallón francés enviado por el General 15 
en jefe. 

Al verse fusilada de este modo, la multitud, que carecía de 
armas, corrió en todas direcciones, y el relato de lo ocurrido 
que ella esparció por Madrid con la consiguiente indignación, 
fué la señal de un levantamiento contra los franceses, en que 20 
el pueblo luchó sólo en los primeros momentos (pues las tro- 
pas españolas tenían orden rigurosa de permanecer en sus 
cuarteles y la Junta no se atrevió a secundar el movimiento) 
contra las fuerzas de infantería, caballería y artillería que 
Murat fué haciendo salir de sus cuarteles. 25 

El centro de la lucha fué la Puerta del Sol y sus calles 
adyacentes. Rechazados de aquí por los cañones, los más 
entusiastas, a los que se había unido el capitán de artillería 
Don Pedro Velarde con algunos soldados y oficiales, entre los 
que se distinguió el teniente Ruiz, se dirigieron al parque, que 30 
custodiaba el capitán Don Luis Daoiz. Velarde convenció al 
punto a Daoiz de que el interés de la patria era entonces supe- 
rior a la disciplina, y ambos dirigieron, con el teniente Ruiz, 



24 TROZOS DE HISTORIA 

la defensa del caserón en que estaba el parque, utilizando los 
pocos cañones y las municiones escasas que allí encontraron. 

Tres horas duró el combate, con las fuerzas renovadas de 

los franceses, que superiores en número y en armamento, se 

5 apoderaron al fin del edificio, dando muerte a Daoiz y Velarde. 

Así acabó el alzamiento del 2 de mayo. Pero esto no fué 

más que el prólogo de la sublevación de toda España, que sin 

rey y sin gobierno central, no vaciló en acometer por sí sola la 

reconquista de su independencia. Por lo que significó esta 

10 guerra, que duró varios años, y por las variaciones políticas 

a que dio ocasión la situación excepcional de un Estado que, 

sin sus jefes tradicionales, se vio en la necesidad de organizarse 

a sí propio, ella señala el comienzo de una nueva época de la 

Historia de España, llena de acontecimientos que difieren mucho 

15 de los que hasta entonces habían ocurrido. 

Altamira 



LA GUERRA DE LA INDEPENDENCIA 

La lucha del 2 de mayo fué la declaración de guerra contra 
Napoleón. En toda España se formaron juntas patrióticas, se 
alistaron soldados, se aprestaron recursos para pelear contra 
los franceses y contra José Bonaparte, hermano de Napoleón, 

20 a quien éste había dado la corona de España, creyendo que 
sería fácil afirmarla en sus sienes con un par de batallas. 

A los pocos días los gaditanos se apoderaron de la escuadra 
francesa que había llegado a Cádiz, y el 19 de junio un ejército 
improvisado, a las órdenes de Reding y Castaños, derrotó a los 

25 vencedores de Europa en Bailen, matándoles dos mil doscientos 
hombres, haciendo diez y ocho mil prisioneros y cogiendo todo 
el armamento y banderas del ejército francés. José Bonaparte, 
al tener noticia de esta batalla, huyó de Madrid, donde sólo 
había estado una semana. 



HISTORIA DE ESPAÑA 25 

LfE nación inglesa, con la cual estaba España en guerra, 
comunicó a la Junta de Sevilla que suspendía las hostilidades, 
ofreciendo además auxiliar a España por mar y por tierra. 
Aceptado el ofrecimiento, vino con un ejército Lord Wéllesley, 
después duque de Wellington. 5 

Napoleón, aterrado al ver la humillación de sus ejércitos, 
vino a España y entró en Madrid después de un breve sitio 
(1809); pero tuvo que abandonar la península sin conseguir 
imponerse, por más que la superioridad de la disciplina fran- 
cesa, luchando con ejércitos improvisados, consiguió algunas 10 
victorias en batalla campal. 

Los españoles, unidos a los ingleses, ganaron la batalla de 
Talavera (1809), mandada por Wellington; la de Vitoria 
(18 13), que arrojó a los franceses de España, y por último, 
la de San Marcial, el 31 de agosto de 18 13. Ante estas derro- 15 
tas y el estado de la guerra en Europa, Napoleón firmó el 
Tratado de Valencey, por el cual fué puesto en libertad Fer- 
nando VIL 

Así terminó aquella heroica guerra de seis años de incesante 
lucha, en que se dieron cerca de quinientas acciones de guerra 20 
y perdió el ejército francés trescientos mil hombres. 

PlCATOSTE 



TROZOS DE HISTORIA 

SEGUNDA PARTE 



HISTORIA DE AMÉRICA 



DESCUBRIMIENTO Y CONQUISTA 

DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA 

Cristóbal Colón, marino desde su primera juventud, se había 
distinguido por su arrojo en las guerras del Mediterráneo. Era 
joven todavía cuando los azares de la suerte lo condujeron a 
Lisboa, donde trató a los mejores marinos de aquel tiempo. 
Los navegantes portugueses del siglo xv eran los más atrevi- 5 
dos de la época y la fama de sus descubrimientos volaba por el 
mundo. Colón se casó en Lisboa con la hija de un capitán que 
había nav^ado por el Atlántico hasta las islas Azores ; en las 
cartas y diarios de su suegro estudió las navegaciones del Atlán- 
tico, y él mismo se embarcó en diferentes naves portuguesas en 10 
clase de piloto, haciendo algunos viajes a las Azores, la Madera 
y las Canarias. 

La experiencia adquirida en tantas navegaciones y los estu- 
dios geográficos llegaron a persuadir a Colón de que navegando 
hada el poniente se encontraría un camino más corto para 15 
ll^ar al Asia. 

Para llevar a cabo su atrevida empresa dirigióse Colón a 

Genova, su patria, en demanda de recursos. El senado de 

Genova se los negó, creyéndole un iluso y un aventurero ; no 

fué más feliz en Portugal. Acudió a Inglaterra, y fué también 20 

desoído. Sólo en España encontró quien le atendiera, si bien 

29 



30 TROZOS DE HISTORIA 

le impusieron dilaciones y lo sujetaron a mil pruebas que hubie- 
ron acabado con la paciencia de un hombre menos fuerte o 
menos convencido. 

£1 3 de agosto de 1492, zarpó la escuadrilla de Colón del 

5 puerto de Palos, en Andalucía. Formábanla tres carabelas, 
que se llamaban Pinta, Niña, y Santa María. 

Las tres naves andaluzas navegaron de conserva, luchando 
Colón con paciente y singular heroísmo contra todas las con- 
trariedades. Los marineros se desanimaban al ver que pasaban 

10 días sin descubrir señales de una tierra próxima, reanimándose 
un poco al más ligero indicio. 

Una bandada de pájaros desconocidos, pasando a la vista de 
las carabelas con dirección al oeste, llenó todos los pechos de 
dulces esperanzas. El éxito de la expedición pareció entonces, 

15 aun a los más incrédulos, punto menos que seguro. 

No obstante, siguieron pasando días sin descubrir la tierra 
deseada ; más de una vez los marinos confundieron los celajes 
de occidente con los perfiles de una imaginaria costa, pero no 
tardaban en disiparse los celajes engañosos y las ilusiones hala- 

20 güeñas. A cada terrible desengaño, a cada nueva desilusión, el 
desencanto de los marineros producía naturalmente un desa- 
liento profundo y general, que se traducía en denuestos contra 
el almirante. Un día se insubordinaron las tripulaciones, ame- 
nazando a Colón con arrancarle la vida si no viraban de rumbo ; 

25 querían volver a su patria, de la que ya distaban setecientas 
leguas. 

Colón se mostró sereno; conocedor del corazón humano, 
contestó preguntando: 

— ¿Tenéis miedo, españoles.? 

30 Súbitamente se despertaron el sentimiento patrio, la altivez 
de raza y el orgullo de los marineros. Vencidos a la vez por 
la imperturbable calma de aquel hombre superior, se sometie- 
ron sin condiciones, tomando a la obediencia. 



HISTORIA DE AMÉRICA 3 1 

Pero esta sumisión no duró mucho ; desesperando, algunos 
días después, de encontrar la tierra prometida, las tripulaciones 
se dan por engañadas, se convencen de que el almirante es un 
demente y exigen la vuelta a España. Los mismos oñdales 
que en otras sediciones habían permanecido ñeles a Colón, 5 
ayudándole a restablecer la disciplina, hicieron causa común 
con los rebeldes. 

Impasible Colón y con su fría serenidad de siempre, levantó 
la mano en medio del tumulto, pidiendo silencio para hablar; 
todos callaron, aunque resueltos a cambiar de rumbo quisiera 10 

no el almirante. Díjoles éste que cedía de buena voluntad, si 
no encontraba tierra en im plazo de tres días. Como el plazo 
era corto, los marineros aceptaron la proposición, ofreciendo 
tres días más de resignación y de obediencia. 

Colón estaba tranquilo, seguro de que el descubrimiento había 15 
de efectuarse en el breve término de dos o tres singladuras. Los 
indicios de tierra eran cada vez más numerosos. Ya la sonda 
había tocado al fondo ; millares de avecillas que a juzgar por 
su tamaño, no podían alejarse mucho de la tierra, cruzaban el 
aire en diversas direcciones ; en el mar notaban ramas verdes 20 
que no podían ser de vegetación marina ; todo anunciaba que 
se acercaba el término de tan laboriosa y larga navegación y 
que el osado marino genovés iba a recibir el premio de su 
constancia heroica. 

El 1 1 de octubre a la caída de la tarde mandó Colón que se 25 
cargaran las velas, adoptando otras varias precauciones para 
no encallar. 

Serían las diez de la noche cuando Colón creyó ver una luz 
en lontananza. Pero la luz se movía. ¿ La llevaba un hombre 
que caminara en tierra } ¿ Sería una embarcación ? En la duda, 30 
resolvió callar hasta que despuntara un nuevo día. 

Pero a las dos en punto de la madrugada se oyó el grito de 

1 Tierra ! dado a bordo de la Pinta. Las tripulaciones repitieron 



32 TROZOS DE HISTORIA 

con entusiasmo : i Tierral ¡tierral Todos los corazones se inun- 
daron de alegría^ aunque todavía temiendo una nueva decepción. 
I Habían sufrido tantas ! 
Al fin se desvanecieron las sombras de la noche, brilló en 
5 Oriente la aurora con sus resplandores matutinos, y todos los 
ojos se llenaron de lágrimas viendo una hermosa tierra coronada 
de vegetación, ceñida por dnturón de espumas y arrullada por los 
murmurios del mar. Era el 12 de octubre de 1492, fecha para 
siempre memorable por ser la del descubrimiento de América. 

ESTÉVANEZ 

DESCUBRIMIENTO DEL OCÉANO PACÍFICO 

For Vasco Nuñez de Balboa's rise to the governorship of Darien 
see p. 62. Accounts of a great South Sea and of lands beyond, rich 
in gold, inspired him with the desire to go in search of them. With 
190 picked men, and about 1000 natives, he set out from Antigua, in 
Darien, Sept i, 1513, in search of the South Sea. On the sixth he be- 
gan his march across the isthmus. During this expedition he suflíered 
greaüy from heat, natural obstacles, and incessant attacks from the In- 
dians. The difficulties he encountered appear to us well-nigh insuper- 
able, in view of the limited equipment at his command. But Balboa's 
persistence and dauntless energy conquered all obstacles, and the Sea 
was reached. 

In November, 1513, Balboa started on his homeward march. After 
several encounters with the Indians, he returned to Antig^, laden 
with great treasure in gold and pearls (Jan. 19, 1514). 

10 El 25 de septiembre de 15 13 a las diez de la mañana los 
indios que servían de guías dieron noticia a Vasco Núñez que 
desde la próxima meseta se veía el mar ; avanza solo, ansioso 
de ser el primero en contemplarlo, y al llegar a la planicie divisa 
en lontananza las tranquilas ondas del mar que denominó del 

15 Sur y que más tarde recibió el nombre de Océano Pacífico. 
Seguramente en aquellos momentos no se daría Vasco Nüñez 
cuenta de la trascendental importancia que para todos los 



HISTORIA DE AMÉRICA 33 

órdenes de la vida humana tenía el descubrimiento que acababa 
de realizar. Pero bien se le alcanzó, al ver confirmadas las 
noticias que le dio el hijo de Comogre, que las riquísimas 
comarcas de que le había hablado eran las que hacia el Sur 
se extendían, y que navegando aquel mar debía arribarse a la 5 
isla de Cipango, famosa en Europa por sus riquezas, y a las 
costas orientales del continente asiático, en el que tanto abun- 
daba el oro, la plata y las piedras preciosas y en el que se 
producía la codiciada especiería. 

Exaltado por el porvenir de gloría y de grandeva que para 10 
Castilla y para él en su imaginación se representaba, llama a su 
gente, y todos de rodillas entonan el Te Deum por la buena ven- 
tura que el Señor les había deparado. Cumplido este deber 
ordena construir ima gran cruz de madera que fijó en tierra 
en señal de toma de posesión, y dispone que el Escribano Real 15 
Andrés de Valderrábano extendiera acta del descubrimiento, 
haciendo en ella constar para eterna memoria los nombres de 
todos los españoles que en él se hallaron. 

Causa asombro el considerar la resistencia física y el absoli^tp 
desprecio que a la vida tenían aquellos hombres que desde el 20 
6 de septiembre que se internaron en las montañas hasta el 
día 25, sin más alimento que un puñado de maíz, sin más 
armas que sus espadas y unos cuantos arcabuces, avanzan 
abriéndose paso con sus cuchillos por la espesa maleza, cruzan 
impetuosos torrentes, escalan elevadísimas cimas, atraviesan 25 
casi inaccesibles desfiladeros. 

Millares de indios tratan de cerrarles el paso, los españoles 
saben muy bien que si caen en su poder les esperan los más 
crueles tormentos, no dudan ni vacilan, luchan, los derrotan y 
someten, y siguen siempre adelante en busca de nuevos obsta- 30 
culos que vencer y nuevos enemigos que avasallar. 

Lo desconocido, lejos de atemorizarles, les atrae, porque 
se sienten con arrestos bastantes para dominar a la naturaleza 



34 TROZOS DE HISTORIA 

y a los hombres, y cuando desde la planicie en que fijaron la 
cruz contemplan la extensa comarca poblada por millares de 
indígenas, ni los cuentan, ni se cuentan, ni piensan que la ele- 
vadísima cordillera que acaban de atravesar les cortaría la 

5 retirada caso de un desastre, y sólo desean bajar pronto al 
llano para enseñorearse de todo el territorio y someterlo a 
la dominación castellana. 

Ejiterado Vasco Nüñez por los guías de que se hallaba 
próximo el poblado de un poderoso cacique llamado Chiapes, 

lo comienza con su gente a descender la sierra en la dirección que 
los guías le indicaban, no tardando en encontrar gran numero 
de indios capitaneados por Chiapes que trataron de resistir- 
les, pero al ruido de los disparos y a la vista de los perros que 
les acometían, se desbandaron, no sin dejar en poder de los 

15 españoles algunos prisioneros a los que agasajó Vasco Nüñez, 
haciéndoles comprender que lo que deseaba era su amistad y 
que no tenía intención de hacerles daño. Tranquilos con las 
dádivas y promesas consintieron en ir en unión de algunos de 
los guías, en busca de Chiapes, el que se presentó a Vasco 

20 Nüñez que lo recibió con grandes agasajos y le hizo un obsequio 
de objetos de Castilla en correspondencia al de 400 pesos de 
oro que el cacique le había llevado. 

Hechas con él las paces, se aposentó Vasco Nüñez en el po- 
blado y despidió a los indios de Torecha para que volvieran a 

25 sus tierras, encargándoles comunicasen a los españoles que allí 
habían quedado que se le incorporaran. En tanto que esto se 
realizaba, formó Vasco Nüñez tres grupos de 12 hombres cada 
uno mandados por Francisco Pizarro, Juan de Ezcaray y Alonso 
Martín para que reconociesen la tierra a íin de averiguar el 

30 camino más corto para ir al mar, al que Alonso Martín llegó 
el primero, y embarcándose en una canoa que encontró en la 
playa, penetró en el Océano, haciendo testigos a sus compañeros 
de que era el primer cristiano que lo surcaba. 



HISTORIA DE AMÉRICA 35 

Incorporadas a Vasco Nüñez las partidas exploradoras, em- 
prendió con 26 hombres el descenso a la costa el 29 de septiem- 
bre, y Uegando a la orilla del mar penetró en él, llevando en las 
manos la espada desnuda y el pendón real, y en nombre de los 
Reyes de Castilla tomó « posesión real y corporal y actualmente 5 
de estas mares y tierras y costas y puertos e islas australes con 
todos sus anexos y reinos y provincias que les pertenecen y 
pertenecer pueden en cualquier manera y por cualquier razón 
y título que sea». De la tierra tomó posesión real haciendo 
con su puñal cruces en los árboles y ordenando al Escribano 10 
Andrés de Valderrábano levantase acta de todo lo que había 
presenciado. 

Dio el nombre de San Miguel, que era el santo del día, al 
gran golfo que allí hace el mar, y regresó con su gente al 
poblado de Chiapes, en el que se estableció, tomándolo por 15 
centro para explorar la tierra y donde se le incorporó la gente 
que había dejado enferma en el de Torecha. 

Altolaguirre y Duvalb 



MAGALLANES Y EL DESCUBRIMIENTO DEL 
ESTRECHO QUE HOY LLEVA SU NOMBRE 

Soon after Balboa's discovery of the Pacific, Ferdinand Magellan, a 
Portuguese navigator in the service of Spain, discovered a strait con- 
necting it with the Atlantic (1520). Passing through the strait and 
continuing westward, Magellan touched at the Philippines, where he 
met his death. A feW of his men, in spite of great hardships, still kept 
to the west, reached the East Indies, and finally returned to Spain 
after an absence of three years, being the first to circumnavigate 
the globe. 

La partida de Magallanes efectuóse el 20 de septiembre de 
1 5 19, del puerto de Sanlúcar de Barrameda. Constaba la ex- 
pedición de cinco naos muy bien armadas, en las cuales iban 20 



36 TROZOS DE HISTORIA 

doscientos treinta y seis hombres. Fueron de Sanltícar a 

Tenerife ; de allí a las islas de Cabo Verde y de ellas al cabo 

de San Agustín con intento de seguir aquella costa hasta topar 

^ estrecho o ver donde paraban costeando bien la tierra. El día 

5 postrero de marzo llegaron al golfo de San Julián, en donde 
invernaron por espacio de cinco meses, durante los cuales reinó 
mucho frío, nevando reciamente. 

Partieron de San Julián el 24 de agosto. Registrando las 
ensenadas para ver si eran estrecho, deteníanse con frecuencia 

10 y hacíase muy largo el viaje. Al llegar a la punta de Santa 
Cruz, arremolinóse el viento con tal ímpetu que llevó en peso 
la nao menor sobre unas peñas y en ellas se estrelló, salvándose 
como por milagro la gente, ropa y jarcias. 

Tuvo entonces Magallanes miedo grandísimo y anduvo desa- 

15 tinado como quien andaba a tiento. Estaba el cielo turbado, el 
aire tempestuoso, la mar brava y la tierra helada, y sin embargo 
era hombre de tanto ánimo que navegó treinta leguas hasta 
llegar a un cabo que llamó de las Vírgenes, por ser el día de 
Santa Úrsula. Creyó haber encontrado el estrecho y envió las 

20 naves a descubrir la región, mandándoles que dentro de cinco 
días volviesen al puesto. Una que llamaban San Antón, y en 
la cual iba por capitán Alvaro de Mezquita, sobrino de Maga- 
llanes, no vio las otras cuando volvió al cabo ; soltó los tiros, 
hizo ahumadas y esperó algunos días. 

25 Quería el capitán proseguir el viaje en pos de su tío ; pero 
los demás se negaron redondamente a ello, acaudillados por el 
piloto, quien tiró a Mezquita una cuchillada y lo puso preso. 
Tras esto diéronse a la vela para España, adonde llegaron al 
cabo de ocho meses (6 de mayo de 1521). 

30 Cuando estuvo persuadido Magallanes de que era inútil afa- 
narse por más tiempo yendo en busca del San Antón, resolvió 
proseguir sin demora el interrumpido viaje, y mandando levar 
anclas a la Trinidad, la Concepción y la Victoria, que tales eran 



38 TROZOS DE HISTORIA 

los nombres de las otras naves, diéronse todas a la vela por el 
canal que les pareció más holgado y navegable. 

Encontrábanse entonces en los 53^ 40' de latitud y corría la 
postrera semana del mes de noviembre de 1520. 

5 Tenia el estrecho, s^dn calcularon, de ciento diez a ciento 
treinta leguas de largo y como dos de ancho por término medio, 
todo él sembrado de islillas y con las costas formadas por altí- 
^mos y tajados peñascos blanqueados por la nieve, allende los 
cuales se veían unos cedros muy corpulentos. Al llegar al ex- 

10 tremo Sur divisaron un monte de unos dos mil cuatrocientos 
metros de altura, cubierto de nieve, que parecía una deslimi- 
bradora pirámide alzada allí para marcar el término del 
continente. Atravesaron una región azotada por violentos 
huracanes que encrespan las olas formando una multitud de 

15 rompientes, y horrorizóles el fragor de las olas que chocaban 

embravecidas entre sí, alzando montes de espuma, resultado 

del conílicto provocado por el encuentro de las dos mareas. 

Avanzaban con gran tiento los expedicionarios, sondeando 

la mar durante el día y nav^;ando de noche con rumbo al 

20 Noroeste. A los cinco días de tan penosa marcha volvieron 
alborozados los exploradores, diciendo que habían pasado todo 
el estrecho, descubriendo la inmensa perspectiva de la mar del 
Sur. Magallanes, transportado de gozo, mandó disparar todos 
los cañones para solemnizar tan fausto acontecimiento y dio 

2$ fervorosas gracias al Altísimo por la merced que le había 
hecho, y dio al estrecho que hoy lleva su nombre el de Todos 
los Santos. 

COROLEU 



40 TROZOS DE HISTORIA 

CONQUISTA DE MÉJICO 

ENTRADA EN LA CAPITAL 

In the spring of 1519 Hernando (or Hernán, the form now current) 
Cortés, a Spanish captain and adventurer, landed at San Juan de UUoa, 
near the present site of Vera Cruz, Mexico, with the avowed purpose of 
conquering the country for Spain. After several desperate encounters 
with the natives he entered the Aztec capital (November 8, 1 519)1 where 
the emperor Montezuma received him royally. 

Subsequently the Aztecs revolted against the Spanish rule, under 
which they were gradually being brought ; but, in spite of a heroic re- 
sistance, they were finally subdued (August, 1521) and their country 
made subject to the Spanish crown. 

Era el 8 de noviembre de 15 19, día memorable en la his- 
toria, pues en él ñjaron los españoles su planta por la primera 
vez en la capital del mundo occidental. Cortés, con su pequeño 
escuadrón de caballería, formaba una especie de guarda avanzada. 

5 Seguía la infantería española, la cual, en una campaña sostenida 
todo el verano, había adquirido la disciplina y el aspecto marcial 
de antiguos veteranos. El bagaje ocupaba el centro y cerraban 
la retaguardia las indisciplinadas filas de los guerreros tlascalte- 
cas. Todo el ejército podía componerse de cerca de siete mil 

10 hombres, de los cuales menos de cuatrocientos eran españoles. 

En todas partes encontraban los conquistadores pruebas de 

una numerosa población, superior a todo lo que habían visto. 

Los templos y edificios principales de las ciudades estaban 

cubiertos de un duro estuco de color blanco que brillaba como 

15 esmalte con los rayos horizontales de la mañana. Las márge- 
nes del gran lago estaban más sembradas de ciudades y aldeas 
que las del de Chalco; y las aguas se miraban cubiertas de 
multitud de canoas llenas de indios que subían con dificultad 
a la orilla de la calzada y contemplaban con curiosa admiración 

20 a los extranjeros. 




CO 

W 
H 



3 

i— • 

U 
O 

u 
X 



41 



42 TROZOS DE HISTORIA 

A distancia de media legua de la capital fueron encontrados 
por algunos centenares de jefes aztecas que salieron a anun- 
ciar la venida de Montezuma, y acompañar a los españoles a 
la capital. Iban vestidos con los caprichosos trajes de gala 

5 acostumbrados en el país ; con el maxtlatl o banda de algo- 
dón alrededor de la cintura y un ancho manto de la misma 
materia o de brillante plumaje que caía graciosamente sobre la 
espalda. Rodeaban su cuello y brazos collares y brazaletes de 
mosaicos hechos de turquesas, en las cuales estaban curiosa- 

I o mente mezcladas delicadas plumas; y llevaban adornadas las 
orejas, labios inferiores y algunas veces la nariz, con pendientes 
de piedras preciosas o medias lunas de reluciente oro. 

Entre una multitud de magnates precedidos por tres oficiales 
del Estado que llevaban varas doradas, venía el real palanquín 

15 deslumhrando con el bruñido. Era conducido en hombros de 
los nobles y sobre él estaba colocado un dosel de vistoso 
plumaje sembrado de joyas y guarnecido de plata, el cual era 
sostenido por cuatro caciques del mismo rango. Iban todos des- 
calzos ; caminaban con tardo y mesurado paso, y con los ojos 

20 inclinados a la tierra. Cuando hubo llegado la comitiva a una 
distancia correspondiente, hizo alto, y descendiendo Montezuma 
de sus andas se adelantó apoyándose en los brazos de unos 
nobles, parientes suyos. Al paso que se adelantaba el monarca 
bajo el dosel, los reverentes nobles que formaban su comitiva 

25 extendían alfombras de algodón para que los imperiales pies 
no sufrieran con el áspero suelo. 

Llevaba Montezuma el cíngulo y ancha capa cuadrada, 
tilmatli de su nación. Era tejida del más fino algodón, con los 
extremos bordados y atado con un nudo alrededor de su cuello. 

30 Cubrían sus pies ricas sandalias, cuyas suelas eran de oro, y 
las correas con que las ataba al tobillo estaban adornadas del 
mismo metal. Tanto en la capa como en las sandalias, se 
miraban esparcidas perlas y piedras preciosas, entre las cuales 



EL ENCUENTRO DE MONTEZUMA Y CORTÉS 



44 TROZOS DE HISTORIA 

sobresalían la esmeralda y el chalchivitl, piedra verde más 
estimada que otra cualquiera entre los aztecas. No llevaba en 
su cabeza más adorno que un penacho de plumas de aquel 
mismo color que caían sobre su espalda, distintivo del rango 

5 militar, más bien que de la dignidad real. 

Tenía entonces cerca de cuarenta años. Era alto y delgado, 
pero no mal formado. Su cabello negro y lacio no era muy 
largo; llevarlo corto era considerado como impropio de per- 
sonas de rango. Su barba era poca y su color algo más pálido 

lo del que se encuentra en su raza morena, o más bien de color 
cobrizo. Sus facciones, aunque de un aire serio, no mostraban 
la mirada melancólica, o por mejor decir, de abatimiento, que se 
nota en su retrato, y que puede haberse ñjado en ellas después 
de sus desgracias. Sus movimientos estaban llenos de dignidad 

15 y todo su porte moderado por una expresión de benevolencia 
digna de im príncipe y que no era de esperar en él según las 
noticias que circulaban sobre su carácter. Ésta es la pintura que 
se nos ha transmitido del emperador indio, tal como se presentó 
en su primera entrevista con los hombres blancos. 

20 Cuando se acercó Montezuma, hizo alto el ejército; Cortés 
bajó de su caballo, y dando las riendas a un paje, se adelantó 
a encontrarle acompañado de algunos de los principales caba- 
lleros. Cualesquiera que fuesen los sentimientos del monarca, 
los ocultó hasta el extremo de recibir a su huésped con regia 

25 cortesía y protestarle su satisfacción por verle en la capital. 
Respondió Cortés con expresiones del más profundo respeto. 
Luego colocó en el cuello de Montezuma una brillante cadena 
de cristal de colores. 

Después del cambio de estas atenciones, mandó el Empera- 

30 dor a su hermano condujera a los españoles al lugar donde 
debían residir en la capital, y volviendo a subir en su palanquín 
se alejó en medio de la multitud postrada, y con el mismo 
fausto con que había venido. Pronto le siguieron los españoles 



HISTORIA DE AMÉRICA 45 

y con bandera desplegada y tambor batiente hicieron su entrada 
por la parte meridional de Tenochtidan. 

Varias veces atravesaron las tropas puentes suspendidos 
sobre canales, en los cuales veían mecerse suavemente las 
barcas de los indios, conduciendo pequeñas cargas de frutas 5 
para los mercados de Tenochtidan. Al fin hicieron alto frente 
a una gran plaza, cerca del centro de la ciudad, donde se 
levantaba un enorme edificio de figura piramidal dedicado al 
dios de la guerra patrón de los aztecas, y que cubría el mismo 
terreno ocupado ahora en parte por la gran catedral de Méjico. 10 

Frente a la puerta occidental del recinto, se elevaba una 
serie de edificios de piedra, de un solo piso, que contenía sobre 
un grande terreno el palacio de Axayacatl, padre de Monte- 
zuma, edificado por aquel monarca cerca de cincuenta años 
antes. Este sitio fué destinado para los cuarteles de los 15 
españoles. 

El mismo emperador se hallaba en el patio para recibirlos, y 
al acercarse Cortés, tomó un vaso de flores que llevaba uno de 
sus esclavos y un macizo collar en el cual estaba imitada en oro 
la concha de una especie de langosta muy apreciada por los 20 
indios, unido con pesados eslabones del mismo metal. De esta 
cadena pendían ocho adornos también de oro, hechos a seme- 
janza de la misma concha, de un palmo de largo, y de un 
delicado trabajo; pues se sabe que los plateros aztecas mos- 
traban en su arte una habilidad no inferior a los de Europa. 25 

Al colocar Montezuma el vistoso collar en el cuello de Cortés, 
díjole: «Este palacio, Malinche,» por cuyo nombre le hablaba 
siempre, « pertenece a vos y a vuestros compañeros. Descansad 
de vuestras fatigas, pues mucha necesidad tenéis de ello, y dentro 
de poco volveré a visitaros.» Luego se retiró con su comitiva, 30 
manifestando con esto una delicada consideración que no era de 
esperarse en un bárbaro. 

PRESCOTT {translated by González de la Vega) 



46 TROZOS DE HISTORIA 



LA CONQUISTA DE CENTRO-AMÉRICA 

La conquista de Centro-América la consumaron los capitanes 
de Cortés ; pero mucho antes, desde 15 18, había sido explorada 
una parte del país por varias expediciones salidas de Panamá. 
La primera fué dirigida por el licenciado Gaspar de Espinosa ; 

5 nav^ando al norte, llegó hasta \m golfo que él llamó de 
Sanlúcar, el cual se llamó después y se llama todavía golfo de 
Nicoya. Espinosa regresó por tierra a Panamá estudiando 
prolijamente aquella agreste y cálida región. 

En 15 19 salió del mismo puerto Gil González Dávila, 

10 desembarcando en el golfo de Sanlúcar y atravesando luego 
terrenos pantanosos con mil dificultades. En su marcha tro- 
pezó con un jefe indio que se nombraba Nicojra, nombre que 
dio González al golfo de Sanlúcar. Nicoya era pacífico; no 
sólo obsequió a los castellanos dándoles oro, sino que aceptó 

15 con mucho gusto la religión cristiana. 

Pero el animoso Gil González Dávila, aunque sólo contaba 
con ICO hombres, avanzó por las tierras del cacique Nicarao 
(que ha dado su nombre a Nicaragua). Allí empezaron a ver 
claros indicios de una civilización relativamente adelantada, lo 

20 que sirvió de estímulo a aquellos españoles para continuar su 
marcha entre volcanes, selvas y lagunas. Reconocieron los 
lagos de Managua y Nicaragua, y poco después derrotaron a 
unos indios que los atacaron rudamente ; pero siendo la fuerza 
tan escasa, volvieron a Panamá donde esperaba Gil Dávila 

25 reclutar más gente. 

Al mismo tiempo que Dávila exploraba el interior del país, 
su piloto Andrés Niño reconocía la costa ; de manera que su 
expedición tuvo importancia geográfica. 

La noticia de tales descubrimientos despertó la codicia de 

30 Pedrarias, gobernador de Panamá. Equipó tres naves, reunió 



HISTORIA DE AMÉRICA 47 

gente y di6 d mando de una expedición a Fnuídsco Hernández 
de Córdoba, en 1523. Córdoba derrotó a los indios que se le 
opusieron, construyó pequeñas embarcaciones para reconocer d 
lago de Nicaragua y sus pintorescas islas, descubrió d río San 
Juan y nav^ó por él hasta persuadirse de que desemboca en d 5 
Atlántico. Fundó las ciudades de León, Granada y otras, en 1 524. 

En d ínterin Gil González Dávila, que no había encontrado 
en Panamá los necesarios recursos y los había buscado en la 
Española, desembarcaba en Honduras con una expedidón. Al 
saber que andaban españoles por aquellas tierras, lo que él con- 10 
sideraba un atentado a sus derechos de descubridor, quiso com- 
batir a Córdoba ; pero lo pensó mejor y se retiró de Honduras. 

Terminada la conquista dd imperio mejicano, confió Cortés 
el mando de seis buques con 400 hombres a uno de sus más 
bizarros subalternos, a Cristóbal de Olid. Éste debía recorrer 15 
toda la costa de Honduras, buscando una oomunicadón entre 
los dos océanos. El capitán Olid desembarcó en Honduras en 
1524, y fundó una colonia con el nombre de Triunfo de la 
Cruz, sin que en d acta íigurase el nombre de Hernán Cortés, 
de quien era simple delegado. Aimque Cortés había hecho lo 20 
mismo con Velazquez, no esperaba que Olid procediera así con 
él ; y en cuanto supo que Olid se dedaraba independioite de su 
autoridad, mandó una expedidón a las óidenes dd oficial Fran- 
cisco de Las Casas, para castigar a Olid. Las naves de Las 
Casas, las tripuladones y todos los expedidonarios quedaron 25 
en poder de su enemigo, que los trató muy bien. 

Gil González Dávila también quiso disputar a Olid d gobierno 
y la conquista de Honduras ; como Las Casas, tuvo que sucum- 
bir a su rival que lo acogió en sus filas generosamente. 

Poco después se conjuraron Francisco de Las Casas y Gü 30 
González Dávila, y una noche asesinaron a Olid. Después de 
muerto lo procesaron « por rebelde y traidor ». Las Casas tomó 
el mando y puso los cimientos de I9 ciudad de Trujillo. 



48 TROZOS DE HISTORIA 

Al mismo tiempo que Olid salía de Méjico para conquistar 
el territorio de Honduras, Pedro de Alvarado recibía de Cortés 
la orden de conquistar la región de Guatemala. Salió Alvarado 
de Méjico el 13 de noviembre de 1523 con im cuerpo de 300 

5 infantes y 130 caballos, sin contar los indios aztecas y tlas- 
caltecas auxiliares de la expedición. -Sometió Alvarado a los 
indios de Tehuantepec, venció a los de Soconusco y en febrero 
de 1524 penetró en el reino de Quiche donde encontró más 
seria resistencia. 

10 Alvarado confirmó en esta campaña las dotes que había 
mostrado en Méjico : valor temerario, instinto militar y refinada 
perfidia. Supo derrotar a fuerzas muy superiores en numero e 
igliales en osadía a las que él mandaba ; y para no faltar en 
nada a su costumbre, cometió las crueldades más odiosas, los 

15 actos de barbarie más tremendos, las atrocidades más horribles. 
En muchas partes los indios manifestaron un valor a toda 
pn;eba ; pero Alvarado fué brutal con todos, hasta con los más 
pacíficos. Fundó Alvarado las ciudades de San Salvador y 
Santiago de los Caballeros ; y no pacificó todo el país, porque 

20 los indios estaban exasperados. 

En Nicaragua se repitieron los bárbaros horrores que se 
habían cometido en Guatemala. Pedrarias encargó de conti- 
nuar la conquista a un teniente suyo llamado Martín de Bátete. 
Comparado con el de esta fiera, el proceder de Alvarado era 

2$ benigno. Estete marcaba a los indios con un hierro candente, 
los encadenaba por el crimen de oponerle resistencia, y los 
descuartizaba aun cuando no le oponían. 

Deseoso de hacer fortuna, Alvarado se embarcó en dirección 
al Perú. Durante su ausencia quedó el gobierno a cargo de un 

30 hombre más político, de Maldonado. Éste se condujo con 
nobleza, con desinterés y con acierto. Pero los indignos atro- 
pellos cometidos por los devastadores de la América Central 
no podían olvidarse fácilmente, siendo precisa la acción del 



HISTORIA DE AMÉRICA 49 

padre Las Casas para restañar la sangre copiosamente vertida 
por los cuerpos y las almas de los indígenas de Centro-América. 

Bartolomé de Las Casas, llamado el protector de los indios, 
era mi piadoso fiafle sevillano que había querido ensayar una 
conquista pacífica, lo mismo en Venezuela que en las hermosas 5 
islas antillanas. Ll^ó después a Nicaragua con algunos frailes 
dominicos, y trató de practicar el mismo procedimiento. En 
Centro-América había donde hacer la prueba del sistema de 
Las Casas, pues si Alvarado había sometido muchas tribus por 
medio del terror, quedaban indios bravos en Honduras, donde 10 
los invasores habían sido muchas veces derrotados. Tan beli- 
cosos eran los indios de aquel lado, que los españoles llamaban 
a la r^ón « Tierra de guerra». 

Absortos se quedaron los colonos de Guatemala ai saber que 
Las Casas pensaba someter aquellos indios por la predicación; 15 
pero él, contando con la cooperación de Maldonado, gobernador 
interino, acometió la empresa. Instruyó a algunos indios some- 
tidos, les enseñó a cantar en lengua quiche canciones que com- 
pendiaban las bases fundamentales del cristianismo, y precedidos 
por ellos penetraron Las Casas y los otros dominicos en tierra 20 
de salvajes. Gracias al padre Las Casas, la que se llamó Tierra 
de guerra pudo llamarse luego provincia de Vera Paz. 

Ocupado todavía Las Casas en la conversión pacíñca de los 
idólatras, se supo con terror que el célebre Alvarado estaba ys. 
de regreso. No bien llegó a la naciente colonia de Guatemala, 25 
cesó la tranquilidad en el país. Ordenó la ejecución de algunos 
indios, y se puso en campaña contra los de Guadalajara, que se 
habían sublevado, pero que no dependían de su autoridad sino 
de la de Méjico. En esta campaña recibió en el pecho una coz 
de su caballo y se despeñó por un barranco en 15 41. 30 

Le sucedió Maldonado, al mismo tiempo que se creaba la 
audiencia de Guatemala y se organizaba la colonización de 
Centro-América. Estévank 



so TROZOS DE HISTORIA 



i COLONIZACIÓN DEL PAÍS ARGENTINO 

Después del reconocimiento del río de la Plata y parte de 
sus anuentes, y de las noticias trasmitidas a la Corte sobre la 
fertilidad de sus comarcas y las facilidades que presentaban 
esas corrientes para acercarse al Peni, debía necesariamente 

5 emprenderse una nueva expedición. 

El descubrimiento estaba terminado por la toma de posesión, 
y llegaba entonces el momento de fundar colonias permanentes 
para asegurar la conquista. Muchos fueron los interesados en 
la empresa de fundar una colonia en el río de la Plata, pero a 

10 Pedro de Mendoza, gentilhombre del Emperador, tan buen 
soldado como hábil cortesano, fuéle otorgado el permiso de 
realizar esa conquista por contrato que se ñrmó en Toledo en 
21 de mayo de 1534. 

La concesión sólo hablaba de trasportar al río de la Plata 

15 quinientos hombres en el primer viaje y otros tantos en el 
siguiente. El título que investía Mendoza era de capitán general 
de la armada y adelantado de las provincias en que, una vez 
conquistadas, iba a ejercer autoridad. Pero era tanta la novedad 
e interés que ofrecían estos países a la especulación, que Men- 

20 doza se encontró en la necesidad de armar catorce navios para 
su primer campaña, por haberse alistado en sus banderas no 
menos de dos mil quinientos hombres, a los que luego se 
agregaron ciento cincuenta alemanes. 

La armada se preparó en Sevilla y terminó de equiparse en 

25 Cádiz, partiendo íinalmente de Sanltícar de Barrameda, donde 
se detuvieron por malos tiempos, el 1° de septiembre de 1534. 
Hizo rumbo a las costas del Brasil tocando en las Canarias y 
Cabo Verde, como era de práctica, y de allí al río de la Plata, 
donde llegaron a principios de 1535. Echaron el ancla los 

30 catorce bajeles en la isla de San Gabriel, 



HISTORIA DE AMÉRICA 5 1 

Entrando los bajeles en el rio de la Plata vinieron a fondear 
cerca de la boca del Riachuelo. Reconocida la costa se veía 
que era propia para fundar un establecimiento y así lo ejecu- 
taron, levantando la ciudad que llamaron Santa María de 
Buenos Aires, por lo saludables que eran los que allí corríaa 5 

Pelliza 
CONQUISTA DEL PERU 

SITIO DEL CUZCO 

The conquest of Peru was consummated by Francisco Pizarro (1533). 
Some years later (1536) the natives rose in revolt against the invaders 
and laid siege to their former capital, Cuzco. In the absence of Pizarro 
the city was bravely defended by his brothers. The insurgents were 
finally defeated by Diego de Almagro, one of Pizarro*s companions in 
the conquest of Peru, on his return from a voyage of exploration to Chile. 

A principios de febrero de 1536 comenzó el sitio del Cuzco ; 
sitio para siempre memorable por haber dado ocasión para las 
más heroicas hazañas del valor indio y del europeo, y haber 
sido el choque más serio ocurrido entre las dos razas en toda la 
conquista del Peni. 10 

La muchedumbre de enemigos no aparecía menos temible 
durante la noche que a la luz del día. Esparcidas por valle y 
colinas se veían brillar sus luminarias, y en tanto numero, dice 
un testigo ocular, «como las estrellas del cielo en una noche 
serena». Antes que la luz del día apagase la de estos fuegos, 15 
despertaba a los españoles el desapacible estruendo de caracoles, 
trompetas y atabales, mezclado con los feroces alaridos de los 
bárbaros, que disparaban al mismo tiempo descargas de proyec- 
tiles de toda especie. 

Muchos caían dentro de la ciudad sin hacer daño ; pero otros 20 
lo hacían bastante grave, como eran las flechas encendidas, y 
piedras hechas ascua envueltas en algodón empapado en resina, 
que después de describir una larga curva de fuego en el aire, 



52 TROZOS DE HISTORIA 

caían sobre los techos de las casas y al punto los incendiaban. 
Los techos, aun en los mejores edificios, eran todos de paja, y 
prendían con tanta facilidad como si fueran de yesca. En un 
momento brotaron llamas por todos los extremos de la ciudad, 

5 se apoderaron al punto del maderamen interior de los edificios, 
y se alzó hasta el cielo una columna de fuego envuelta en 
negras nubes de humo iluminando todos los objetos con su 
horrible claridad. 

La rarificación de la atmósfera aumentó la fuerza del viento, 

I o y soplando éste con violencia sobre el comenzado incendio, le 
comunicó rápidamente de uno en otro edificio, hasta que la 
dudad entera se convirtió en una masa de fuego, que agitada 
por la tempestad, oscilaba y rugía con toda la furia de un 
volcán. El calor era insufrible, y las densas nubes de humo 

15 que cubrían a la ciudad como un paño mortuorio, sofocaban y 
casi cegaban a los que permanecían del lado hacia donde 
soplaba el viento. 

Tan grande era la ciudad que el fuego continuó cebándose 
en ella varios días, y destruyendo torres, templos, cabanas y 

20 palacios. Entre los pocos edificios que se libraron de sus es- 
tragos, se contaron por fortuna el templo del Sol y la casa de 
las Vírgenes, que estaba a su inmediación. Su posición aislada 
hacía que fuese fácil el conservarlos, y así lo hicieron los In- 
dios por respeto a su religión. Más de una mitad de la opulenta 

25 capital, el emporio de la civilización del Occidente, el orgullo 
de los Incas y la luciente morada de su deidad tutelar, fué 
reducida a cenizas por mano de sus propios hijos. 

No lograban descanso los españoles ni de día ni de noche. 
Para colmo de trabajos su imprudente confianza les hizo dejar 

30 una guarnición tan corta en la fortaleza que defendía la plaza 
principal en que estaban acampados, que al acercarse los Pe- 
ruanos fué abandonada sin intentar la defensa. Al punto la 
ocupó un grueso destacamento del enemigo, y desde aquella 




SOUTH AMERICA 



53 



54 TROZOS DE HISTORIA 

altura hadan de cuando en cuando descaigas de proyectQes que 
incomodaban mucho a los sitiados. 

La fortaleza, que dominaba la parte septentrional de la 
ciudad, estaba situada sobre una altura pedr^osa y tan escar- 
5 pada que era imposible ll^;ar a ella por este lado, defendido 
únicamente por una sola pared. Por la parte del campo, era 
más fádl la subida; pero por allí la defendían dos cercas 
semicirculares de mil doscientos pies de largo y muy grue- 
sas, formadas de enormes piedras o más bien rocas amontó- 
lo nadas imas sobre otras sin argamasa, a manera de una pared 
rustica. 

£1 terreno que mediaba entre ambas cercas estaba terraple- 
nado hasta una altura conveniente, a fín de que los defensores 
pudiesen cubrirse con el parapeto al tiempo de disparar sus 
15 flechas. Dentro de la cerca interior quedaba la fortaleza com- 
puesta de tres fuertes torres, una grande y dos pequeñas. £1 
enemigo ocupaba la grande y una de las pequeñas, a las órde- 
nes de un noble inca, guerrero de probado valor, y resuelto a 
defenderlas hasta lo último. 
20 Como para llegar a la fortaleza se había de pasar por las 
cañadas de los cerros, era preciso llamar por otro punto la 
atención del enemigo. Poco antes de anochecer salió Juan 
Pizarro de la ciudad con un pelotón escogido de caballería, y se 
dirigió por el rumbo opuesto a la fortaleza, para que el ejército 
25 sitiador creyese que se trataba de una salida en busca de 
víveres. Mas en la noche contramarchó con el mayor silencio ; 
halló por fortuna que los pasos no estaban guardados, y llegó 
al pie de la cerca exterior sin que la guarnición lo sintiese. 
Daba entrada a la fortaleza una estrecha abertura en la 
30 muralla; pero se encontró cerrada con gruesas piedras que 
parecían formar una sola pieza con el resto de la mampostería. 
Era operación larga el arrancarlas de allí, y de modo que no lo 
la guarnición. Una vez concluida la operación, Juan 



HISTORIA DE AMÉRICA 55 

PizaiTO y sus bravos compañeros entraron por la abertura y se 
encaminaron al segundo parapeto. 

Pero no habían sido tan secretos sus movimientos que ya 
no los hubiesen advertido, y se encontraron el patio interior 
lleno de guerreros, que les recibieron con una nube de proyec- $ 
tiles y les obligaron a detenerse. Viendo Juan Pizarro que no 
había tiempo que perder, hizo desmontar la mitad de su gente, 
y poniéndose a su cabeza, se dispuso a abrir otra brecha en las 
fortifícadones. 

Pocos días antes le habían herido en una quijada, y viendo lo 
que el morrión le incomodaba, tuvo la temeridad de despojarse 
de él, contando defenderse tan sólo con su adarga. No cesaba 
de animar a sus soldados para que continuasen su derribo, bajo 
semejante nube de piedras, flechas y dardos, que habría puesto 
temor en el corazón más esforzado. Las armaduras de los 15 
españoles no siempre bastaban para defenderlos; pero otros 
ocupaban el lugar de los que caían, hasta que la brecha estuvo 
practicable, y arrojándose adentro la caballería, atropello a 
cuantos quisieron oponérsele. 

Quedó con esto abandonado el parapeto, y los enemigos hu- 20 
yeron en desorden por el patio hasta refugiarse en ima especie 
de plataforma o terrado, dominado por la torre principal Juan 
Pizarro, siempre de los primeros, acometió al terrado, animando 
a sus soldados con sus palabras y con su ejemplo ; pero en aquel 
momento se descuidó de cubrirse con la adarga, y le acertaron 25 
una pedrada en la cabeza con que le derribaron en tierra. 

No por eso dejó el intrépido capitán de seguir animando a 
sus compañeros con su voz, hasta que se ganó el terrado, 
y sus desdichados defensores fueron pasados a cuchillo. Ya 
, entonces no pudo resistir más, y le bajaron a la ciudad, donde 30 
a pesar de los esfuerzos que se hicieron para salvarle, sólo 
sobrevivió quince días a su herida, y expiró en medio de cruelí- 
simos dolores. 



S6 TROZOS DE HISTORIA 

Aunque la desgracia ocurrida a su hermano causó un vivo 
pesar a Hernando Pizarro, conoció que debía obrar con 
prontitud para aprovechar las ventajas conseguidas. Dejando 
la ciudad a cargo de Gonzalo, se puso a dirigir en persona el 

5 ataque y apretó el cerco a las fortalezas. La una se entregó 
después de una corta resistencia; pero la otra, más difícil de 
ganar, se mantenía firme defendida por el valiente Inca que la 
mandaba. Era un hombre de formas atléticas, y se le veía 
recorrer los parapetos armado de una adarga y una coraza de 

I o los españoles, y blandiendo una formidable maza guarnecida de 

puntas de cobre. Con esta arma terrible derribaba a cuantos 

trataban de penetrar en la fortaleza. Dícese que mató con su 

propia mano a varios soldados suyos que hablaron de rendirse. 

Al fin se resolvió Hernando a escalar la plaza, a cuyo efecto 

15 hizo arrimar las escalas; mas apenas llegaba arriba un español 
cuando le echaba a rodar el robusto brazo del guerrero indio. 
Su actividad igualaba a su valor, y parecía multiplicarse para 
hallarse a un mismo tiempo en todos los lugares en que era 
necesaria su presencia. Llenóse de admiración el capitán 

20 español al ver tanto valor, porque sabía apreciarlo aunque fuese 
en un enemigo, y dio orden de que no se hiciese daño alguno 
al Indio, y si era posible le tomasen vivo ; pero esto no era muy 
fácil 

Por último, habiendo arrimado muchas escalas a la torre, 

25 subieron los españoles por diversas partes a un tiempo, se arro- 
jaron dentro de la plaza y sometieron a los pocos que aun 
sostenían el combate. Pero el comandante no pensaba en 
rendirse, y viendo que era ya imposible continuar resistiendo, 
subió al parapeto, arrojó su maza, se envolvió en su manta y se 

30 precipitó de cabeza desde la altura, muriendo como un antiguo 
Romano. Había peleado hasta lo ultimo por la libertad de su 
patria, y tenía a mengua el sobrevivir a su deshonra. 

Prescott {translated by Icazbalceta) 



HISTORIA DE AMÉRICA 57 

EXPEDICIÓN DE PEDRO DE VALDIVIA A CHILE 

Rumors had reached the Spaniards in Peru that further to the 
South, in Chile, was a country rich in gold, whence the Inca derived 
the greater part of his wealth. These accounts awakened the cupidity 
of Diego de Almagro, a Spanish adventurer and companion of Pizarro, 
who, in 1 535, set out for Chile. 

After six months of hardships and suffering Almagro reached Chüe, 
only to find that the country was very poor, and that the accounts he 
had heard of its reputed wealth had been false. Wherefore he was 
forced to return to Peru. 

Almagro's expedition was signalized by many cruelties toward the 
natives. Many of them were butchered, their huts and villages burned, 
and their provisions stolen. This treatment they received in spite of 
friendliness and hospitality, because they had no gold with which to 
sate the cupidity of the invaders. 

La empresa de conquistar a Chile quedó desacreditada en 
el Peni con el fracaso de la expedición de Almagro. Los 
soldados de éste regresaron en tal estado de pobreza y fatiga 
que inspiraban lástima. Desde entonces la tienra chilena fué 
considerada como la más pobre de América; se huía de ella 5 
como de la pestilencia. 

Había sin embargo un capitán español, Pedro de Valdivia, 
más ambicioso de fama que de riquezas. Valdivia se había 
distinguido como oficial subalterno a las órdenes de Pizarro; 
pero sintiéndose con ánimo y capacidad para ser jefe de con- 10 
quistadores, formó el atrevido proyecto de pasar a Chile, de 
someter el país a la autoridad del rey de España y de gober- 
narlo en nombre de éste. 

Con sus propios recursos, es decir con los bienes adquiridos 
en la conquista del Pertí, Valdivia organizó el año 1540 un 15 
cuerpo expedicionario de 150 hombres y al mando de esta 
pequeña fuerza recorrió centenares de l^uas, Ufando hasta 
las orillas del Mapocho. 



S8 TROZOS DE HISTORIA 

Los indios chilenos^ escarmentados con las crueldades de 
Almagro, abandonaron sus viviendas al acercarse los españoles, 
para buscar refugio en los bosques. Valdivia recomendó a sus 
soldados que procurasen atraerlos con actos de amistad. Este 

5 buen proceder dio los mejores resultados. Los indios, per- 
diendo el temor, volvieron a ocupar sus habitaciones y cuidar 
sus cultivos ; los españoles, por su parte, pudieron establecerse 
pacíficamente como señores del país. 

Acampado en la llanura que ocupa Santiago, al pie del 

lo cerro Santa Lucía, Valdivia fundó esta ciudad el 1 2 de febrero 
de 1 541. Los sitios fueron distribuidos entre los conquista- 
dores, quienes se ocuparon inmediatamente en construir sus 
habitaciones. En una esquina del sitio reservado para plaza 
de armas se levantó un pequeño templo, transformado más 

15 tarde en iglesia catedral. Todos estos edificios eran miserables 
construcciones de troncos de árboles y barro, techados con 
paja de maíz. Las primeras casas de la capital de Chile apenas 
aventajaban a las pobrísimas rucas de los indios. 

Necesitando recursos para alcanzar la conquista y extenderla 

20 al sur. Valdivia puso trabajos en las minas de oro del estero 
de Marga-Marga, Viña del Mar, próximo a Valparaíso. Los 
indios fueron conducidos a la fuerza a esas faenas, en las cua- 
les tenían que trabajar día y noche como esclavos. Así pudo 
reunirse alguna cantidad de oro ; en cambio se oprimió injusta 

25 y cruelmente a los indios, quienes al fin se sublevaron con la 
esperanza de matar a todos los conquistadores para poner 
término a la tiranía. 

Una noche, mientras los españoles dormían, los indios entra- 
ron en Santiago en gran número con el intento de matar a sus 

30 enemigos. El momento estaba bien elegido para el ataque, no 
sólo porque los españoles descansaban sin sospechar el peligro, 
sino también porque Valdivia estaba ausente reconociendo el 
sur del país con algunos de sus soldados. 



HISTORIA DE AMÉRICA 59 

Los indios que asaltaron a Santiago eran muy numerosos. 
Se dice que pasaban de 6,000 ; los españoles eran solamente 
20 soldados de infantería y 30 de caballería, mandados por 
el capitán Alonso de Monroy. El combate principió a las tres 
de la mañana. Los indios llenaban la ciudad y aumentaban la 5 
confusión de la sorpresa dando gritos espantosos en medio de 
la pelea. Valdivia había hecho construir un fuerte en la ciudad. 
Allí fueron sitiados los españoles y resistieron valerosamente 
los asaltos de los indios durante más de quince horas. Pero su 
situación era muy apurada, porque no podían darse un des- 10 
canso, ni renovar sus fuerzas. Entre tanto los indios, viéndose 
victoriosos, peleaban con ciego furor ; la sangre de los heridos 
y de los muertos, lejos de acobardarles, les hacía más valientes. 

Los españoles temieron que los asaltantes se apoderasen del 
fuerte, si el combate se prolongaba durante la noche en esas 15 
condiciones. Para evitarlo, Monroy hizo formar a los jinetes, 
colocó detrás de ellos a los soldados de infantería, y salió del 
fuerte |>ara atacar en vez de defenderse. Los indios no supie- 
ron oponer Vesistencia al ataque de los jinetes españoles. Pron- 
to se vieron en derrota y emprendieron la fuga, perseguidos de 20 
cerca por los enemigos, que los sablearon sin compasión. 

En la noche que siguió al combate los españoles no tuvieron 
donde dormir. Sus habitaciones habían sido quemadas; sus 
ropas y sus alimentos también habían sido destruidos por el 
fuego. Valdivia, escribiendo al rey sobre el asalto dado por los 25 
indios, decía: «y quemaron toda la ciudad, y la comida y la 
ropa y cuanta hacienda teníamos, que no quedamos sino con 
los andrajos que teníamos para la guerra y con las armas que 
a cuestas traíamos y dos porquezuelas y un cochinillo y un 
pollo y una polla y hasta dos almuerzas de trigo». Luego 30 
que Valdivia tuvo noticia de lo sucedido regresó rápidamente 
a Santiago para auxiliar a sus compañeros y tomar venganza 
del desastre. 



6o TROZOS DE HISTORIA 

El primer cuidado de Valdivia fué recorrer los campos ve- 
cinos, con el doble objeto de atacar a los indios y de procu- 
rarse algunos víveres. Así consiguió un poco de maíz, que hizo 
sembrar en los alrededores de la ciudad. Igual destino dio al 
5 escaso trigo salvado del fuego. El segundo cuidado de Valdivia 
fué reconstruir las casas quemadas por los indios. Para evitar 
un nuevo incendio ordenó que las paredes se hiciesen con ado- 
bes y no con postes de madera y con barro como la primera 
vez. Este trabajo fué largo y muy fastidioso, porque los espa- 
lo ñoles tenían que hacer al mismo tiempo el oficio de soldados, 
de agricultores y de albañiles. 

Sin distinción de rango, todos se ocuparon en estas faenas, 
dirigidos personalmente por Valdivia, que siendo muy severo 
en el mando, sabía dar ejemplo de constancia en el trabajo y 
IS de paciencia para soportar los sufrimientos. Con referencia a 
los trabajos de esa época, Valdivia escribió en una de sus car- 
tas estas palabras : « todos cavábamos, arábamos y sembrába- 
mos, estando siempre armados y los caballos ensillados». Por 
las cartas de Valdivia se sabe también que los españoles se vie- 
20 ron tan escasos de alimentos que se tenía por feliz el que 
lograba «cincuenta granos de maíz en cada día». 

Valdés Vergara 

CONQUISTA DE NUEVA GRANADA 

En las historias antiguas suele llamarse Tierra Firme el te- 
rritorio que antes de declararse la independencia de Colombia, 
formaba un virreinato en el cual estaban incluidas las dos repü- 
25 blicas que hoy se denominan del Ecuador y de Nueva Granada. 
Comprendía este reino de la Nueva Granada el Darién, el 
istmo de Panamá y la provincia de Veragua; confinaba con 
el reino de Guatemala, y su límite noroeste pasaba por Punta 
Carreta en las costas del mar de las Antillas. 



HISTORIA DE AMÉRICA 6l 

Di^o de Nicuesa y Alonso de Hojeda fueron los primeros 
conquistadores de Tierra Firme, pasando allí la mar de traba- 
jos por lo indómitos y bravios que eran sus habitantes. En el 
ataque de una aldea encontraron tan porfiada resistencia que 
perdieron setenta hombres y entre ellos a Juan de la Cosa, $ 
segando jefe de la expedición. En otro combate fué herido 
Hojeda y padecieron tales trabajos que empezó la gente a 
murmurar y a insubordinarse, de modo que descorazonado 
este caudillo, reembarcóse, dejando por su teniente a Francisco 
Pizarro, con palabra de volver dentro de cincuenta días, facul- lo 
tándoles, si no lo hacía, para que se fuesen donde les pareciese. 
Después de un viaje tan lleno de tristes peripecias que pensó 
perder en él la vida, aportó a Santo Domingo, de donde no 
salió más, contándose que los sinsabores y desengaños que 
había pasado le habían inducido a tomar el hábito de fraile 15 
francisco. 

Pasados los cincuenta días sin volver Hojeda ni haber es- 
peranzas de recibir provisiones, embarcáronse Pizarro y su 
gente en los dos bergantines que tenían y entonces empezó 
para ellos una Odisea más trabajosa que la del mitológico 20 
Ulises. Navegando con rumbo a Cartagena para tomar agua, 
encontraron al bachiller Endso que traía un bergantín y una 
nao cargada de gente y bastimentos a Hojeda, el cual los hizo 
volver a Urabá mal de su grado. Allí chocó la nave que lle- 
vaba a Enciso y perdiéronse casi todas las vituallas, de modo 25 
que los expedicionarios se vieron reducidos a comer dátiles, 
palmitos y hierbas y algün jabalí que cazaban. 

Enciso, diciendo que antes quería ser muerto de hombres 
que de hambre, internóse bravamente en la tierra con den 
compañeros tan desesperados como él, y haciendo de la necasidad 3c 
virtud, pelearon con tal denuedo que pronto fueron dueños de 
una fértil comarca donde se repusieron de tantas fatigas y 
privadones. Enviaron al momento por los que habían quedado 



62 TROZOS DE HISTORIA 

en Urabá y resolvieron fundar allí una población con el nombre 

de Santa María del Antigua, en memoria de la Antigua de Sevilla. 

Enciso ejercía los cargos de capitán y alcalde mayor con 

arreglo a una cédula real que para ello le autorizaba; mas 

5 contradíjole Vasco Ntíñez de Balboa, secundáronle muchos 
militares, llevando a mal que les gobernase un letrado, y divi- 
dióse la colonia en dos bandos que duraron más de un año. 
Enciso fué reducido a prisión por su rival, y en cuanto se vio 
libre vino a España a exponer sus quejas al monarca. Fué esto 

lo en 1512. El consejo de Indias dio un fallo muy riguroso contra 
Balboa, y sin duda le hubiera ido muy mal a no ser por el gran 
servicio que prestó a la Corona con el descubrimiento del mar 
del Sur. 

Veragua recuerda los episodios más trágicos de la conquista 

15 y población del Nuevo Mundo. Allí y en el Darién fué en 
donde una suerte adversa puso a prueba la fortaleza y constancia 
de los españoles. Tenía Veragua fama de rica desde que la 
descubrió Cristóbal Colón en 1502. Diego de Nicuesa pidió y 
obtuvo del Rey Católico su gobernación y conquista, para la 

20 cual armó en el puerto de la Beata de Santo Domingo siete 
naos y carabelas y dos bergantines en 1508. A su desembarco, 
encontróse con un funesto agüero, topando con la destrozada 
hueste de su amigo Alonso de Hojeda, cuyas desventuras hemos 
ya contado. 

25 Padeció iníinitos trabajos, perdió mucha gente, enemistóse 
con Enciso y Balboa y en i^ de marzo de 1 5 1 1 partió del Da- 
rién para Santo Domingo a fin de dar quejas de ellos. Desde 
entonces nada se supo de él ni del bergantín que lo llevaba. 
Conjeturóse que había naufragado, siendo pasto de los peces, 

30 o había saltado en tierra comiéndoselo los indios. 

A principios de 1536 tomó posesión del cargo de Adelantado 
D. Pedro Fernández de Lugo, el cual, noticioso de que por la 



HISTORIA DE AMÉRICA 63 

parte del río Magdalena había comarcas muy opulentas, se 
propuso conquistarlas. Organizó con este objeto una fuerte 
columna compuesta de 800 hombres, 85 caballos y un gran 
número de indios convertidos, agregándose a ella dos clérigos 
y dos frailes dominicos. Emprendió la marcha desde Santa 5 
Marta el 5 de abril de 1536 y sufrió indecibles penalidades 
remontando el curso del río por terrenos pantanosos llenos 
de sierpes, tábanos y mosquitos, donde tenía que abrirse paso 
derribando árboles y matorrales de la selva virgen. Mu- 
chos murieron de calenturas, otros enfermaron gravemente 10 
y todos llegaron a las tierras altas después de once meses de 
padecimientos. 

En abril de 1537, después de hacer alianza con algunas tribus 
y tener algunas ligeras escaramuzas con otras, entró la expedi- 
ción en la ciudad de Bogotá, en donde quedaron los españoles 15 
maravillados de la grandiosidad y riqueza del palacio real. 
Aimque el Zipa había tenido tiempo para ocultar sus famosos 
tesoros, encontróse una cantidad tan prodigiosa de oro y de 
esmeraldas que, sacados los quintos reales y reservadas nueve 
partes para el Adelantado y siete para el general, aun tocaron 20 
a cada soldado raso 512 pesos de oro fino, el doble a los de ca- 
ballo, y el cuadruplo a los oñdales. En la misma proporción se 
repartieron las esmeraldas. 

La relación de aquellos botines parece un cuento de las Mil 
y una Noches. En 20 de agosto llegaron a la capital del rey 25 
Quimuinchateca a la hora de ponerse el sol y quedaron deslum- 
hrados por los reflejos que producían las láminas de oro bruñido 
incrustadas en las paredes del palacio. En el saco de éste 
juntáronse tanto oro y esmeraldas que, según testimonio del 
mismo general Quesada, hicieron de ello tal montón en el 30 
patio, que los infantes que estaban alrededor no se veían de 
un lado a otro, y los de a caballo apenas se descubrían dd 
pecho arriba. 



64 TROZOS DE HISTORIA 

Resolvió Quesada ediñcar una ciudad que fuese capital de 
todo el país conquistado, al que llamó Nueva Granada, cele- 
brándose con solemnísima ceremonia la fundación de Santa Fe 
de Bogotá en 6 de agosto de 1538. Llamábase aquel lugar 

5 Tensaquillo, y era el mismo donde tenían un sitio real los 
monarcas de Bogotá. 

El emperador Carlos concedió en 27 de julio de 1540 el título 
de ciudad a la población de Santa Fe, y en 27 de agosto de 1565 
Felipe II le confirió el título de ciudad muy noble y muy leal, 

10 que conservó hasta el 20 de juüo de 18 10. ^ 

\^ o RO L£u 



II 

LAS COLONIAS 

ADMINISTRACIÓN DE LAS COLONIAS 

La historia del coloniaje ofrece menor interés que la de la 
conquista, pues al formarse las agrupaciones se pierde el carác- 
ter de libertad de acción y democrático empuje que hizo grande 
la conquista ; la acción individual desaparece casi completamente. 

Los jefes de las diversas expediciones, los gobernadores de 5 
las provincias y los empleados encargados de administrar jus- 
ticia y demás funcionarios se nombran por el rey, amovibles a 
su voluntad y sometidos a las instrucciones de la corte. 

La administración pública es reglamentada en todos sus de- 
talles ; los colonos pierden por mucho tiempo todo sentimiento 10 
de individualidad, quedando reducidos a la inacción política. 
Este sistema de gobierno vino a ser fatal a las colonias del 
nuevo mundo, y determinó su futura independencia. 

El territorio colonial fué dividido en virreinatos y capitanías 
generales, que fueron creándose a medida que las conquistas 15 
de los respectivos territorios se finalizaban. Los límites naturales 
de ríos y montañas y la diversidad de climas caracterizaron en 
general la extensión y límites de los diversos virreinatos, y cada 
uno de ellos tuvo su carácter típico, aunque encerrado dentro 
de las inspiraciones políticas y sociales de la metrópoli. 20 

Los monarcas españoles se consideraban propietarios absolutos 
de las tierras que sus vasallos conquistaron. Toda autoridad 
en las colonias emanaba, pues, de la Corona. Los virreyes, 

6S 



66 TROZOS DE HISTORIA 

nombrados por el rey, gobernaban en su nombre, y gozaban de 
casi todas sus prerogativas. 

Al Consejo de las Indias, imo de los más notables de la 
monarquía por su dignidad y facultades, se le encargó la ad- 
5 ministración suprema de todos los dominios de España. Abra- 
zaba su jurisdicción los negocios eclesiásticos, civiles, militares 
y comerciales, emanando de él todas las leyes relativas al go- 
bierno de las colonias. Toda persona, desde el virrey abajo, 
que se enviaba a América, quedaba sometida a la autoridad 

lo del Consejo de Indias, quien examinaba su conducta premiando 
servicios y castigando malversaciones. El Consejo de Indias 
residía en España. 

Los cabildos o ayuntamientos existían sólo en las ciudades y 
villas, y se componían del gobernador político del lugar, que 

15 los presidía, y de regidores que compraban el cargo en remate 
publico. Los regidores eran vitalicios. Estaban encargados de 
la policía de sus pueblos respectivos, así como de su gobierno 
político-económico. Los criollos tenían de ordinario preponde- 
rancia en los cabildos. 

20 Este sistema estaba reglamentado con gran minuciosidad por 
uix código especial denominado Recopilación de las Leyes de In- 
dias. Esas leyes revelaban en el legislador excelentes intenciones, 
a pesar del espíritu restrictivo que parecía haberlas dictado. 
Sin embargo, a la sombra de estos sabios reglamentos, se 

25 había desarrollado la corrupción administrativa. Algunos go- 
bernantes habían hallado medios para eludir la ley y para con- 
vertir la administración publica en un campo de escandalosas 
especulaciones. 

Empero hubo otros virreyes que fueron verdaderos y honora- 

30 bles gobernantes, cumpliendo la ley y haciendo progresar las 

colonias. _. _ 

Navarro Lamarca 



HISTORIA DE AMÉRICA 67 



LAS PIRATERÍAS DE LOS SIGLOS XVI Y XVII 

Habíanse cx)njurado contra España la codicia y la envidia 
de las naciones extranjeras. La isla de la Tortuga, situada al 
noroeste de Haití, de la que no la separa sino un angosto 
canal, fué por espado de largo tiempo, desde el año 1625, el 
pimto de reunión, como si dijésemos el cuartel general, de los 5 
íilibusteros franceses e ingleses. Desde allí se lanzaban, ya 
por separado, ya mancomunadamente, a sus piráticas correrías, 
apresando las naves mercantes españolas y saqueando los 
puertos del litoral que hallaban desprevenidos o con fuerzas 
harto escasas para resistir sus ataques. 10 

Más adelante, Francia e Inglaterra ajustaron un tratado de 
alianza contra España, acelerando la ruina de su comercio 
colonial Precisamente en aquellos tiempos se sublevaron 
Ñapóles, Portugal y Cataluña, la infantería española perdió su 
reputación de invencible en la batalla de Rocroy, y la Corona 15 
extensos territorios en los Países Bajos. Si se considera que 
esa guerra tan porfíada y cruel duró por espacio de dos siglos, 
espanta el pensar los inmensos perjuicios que debió de causar al 
comercio y a la industria de España, y si se tiene en cuenta el 
conjunto de calamidades que la añigió en aquella aciaga época, 20 
no se extraña que, viéndola tan abatida, tratasen Francia y 
Austria — 1668 — de repartirse sus despojos. 

Que las inmensas riquezas descubiertas en América, pon- 
deradas en los hogares de todos los pueblos marítimos y 
exageradas por la fantasía popular en el orbe entero, habían de 25 
excitar la codicia de las potencias y de los genios audaces y 
aventureros del viejo continente, era fácil preverlo. Motejábase 
a España de egoísta, porque monopolizaba aquellos tesoros 
después de haberlos descubierto, conservado y aumentado con 
la ciencia y el heroísmo de sus marinos, soldados, misioneros y 30 



68 TROZOS DE HISTORIA 

colonos, y considerábase muy natural — y, sobre todo, muy 
cómodo — saltear y apresar las naves que traían a la metrópoli 
los frutos y los metales preciosos del Nuevo Mimdo. 

Dedicóse a esta infame tarea una multitud de desalmados de 

5 todos las naciones, pero especialmente franceses, ingleses y 
holandeses. En el siglo xvii adquirieron terrible fama los fili- 
busteros. En poco tiempo se hicieron proverbiales su audacia 
y su desenfreno, pues despilfarraban en orgías sardanapalescas 
los tesoros conquistados en sus correrías, de modo que en 

I o ambas mares eran más temidos que los vándalos en los tiempos 
del Bajo Imperio, contribuyendo no poco a sub)aigar el ánimo del 
vulgo las singulares leyendas nacidas de sus excesos. Al terminar 
el siglo XVII, ya no volvió a hablarse de ellos. 

Como no puede menos de suceder en casos tales, alistábanse 

15 bajo sus banderas los más rematados bribones del orbe, atraídos 
por el cebo de la vida airada, del codiciado botín, y de las ro- 
mancescas aventuras, que no eran pequeño incentivo en aque- 
llos tiempos de inverosímiles audacias. Pero es innegable que 
entre los capitanes de aquellas hordas de forajidos sin Dios, 

20 ley ni vergüenza, había algimos dotados de un genio militar 
digno de mejor empleo. Coroleu 

FRANCISCO DRAKE 

El más famoso y temido pirata del siglo xvi fué el inglés 
Francisco Drake. Fué éste muy pronto el terror de los nave- 
gantes y de las poblaciones del litoral americano en ambos 

25 mares, y como era consiguiente, cobró entre los corsarios una 
reputación y un prestigio tan grandes, que todos se pirraban 
por seguirle, teniendo a gloria batirse a las órdenes de un cau- 
dillo tan experto y denodado. Porque Drake, en medio de 
todo, era un valeroso capitán y un gran marinero, y el día 

30 que se arrojó a correr aventuras, bien pudieron alabarse los 




UN REFUGIO DE FILIBUSTEROS 



69 



70 TROZOS DE HISTORIA 

protestantes de que les había salido un vengador destinado 
a dar muy malos ratos a los enemigos de su religión. 

Así debió de creerlo la reina Isabel de Inglaterra, que fué su 
constante y afectuosa protectora; así pensarían sin duda los 

5 capitalistas británicos que con él se asociaron ganosos de par- 
ticipar del fruto de sus rapiñas ; así hubo de juzgarlo é\ mismo, 
cuando en el istmo de Darién dio a sus secuaces aquella famosa 
escena que nos cuentan las historias. Diz que, guiado por un 
indio, subió a la cumbre de un monte desde la cual se divisaba 

lo el mar descubierto por Vasco Núñez de Balboa, y dando gra- 
cias a Dios por haberle permitido ver aquellas aguas en las 
cuales no se había reflejado hasta entonces otra bandera que 
la española, rogóle fervorosamente que le permitiese pasear vic- 
toriosa por ellas la de la Gran Bretaña. 

15 El 13 de diciembre de 1577 zarpó del puerto de Plymouth 
al frente de ima escuadrilla compuesta de cinco naves, de las 
cuales la mayor no pasaba de cien toneladas, aunque muy bien 
armadas y abastecidas por algunos ingleses acaudalados que 
tenían gran coníianza en las dotes del célebre corsario. Os- 

20 tensiblemente la expedición partía para Egipto, mas cuando 
hubo perdido de vista las costas de las Islas Británicas, enderezó 
el rumbo al Nuevo Mundo. 

Cerca de un año se entretuvo en el Atlántico apresando a 
cuantas embarcaciones españolas o portuguesas topaba en su 

25 camino, hasta que, el 20 de agosto de 1578, penetraba con tres 
de sus buques en el estrecho de Magallanes, del cual recorrió 
una gran parte, fondeando el 24 a corta distancia de unas islas, 
a la mayor de las cuales puso el nombre de su soberana. 

Favorecido por una suerte extraordinaria, cruzó sin contra- 

30 tiempo aquel laberinto de misteriosos canales, entrando con 
toda felicidad el 6 de septiembre en el mal llamado mar 
Pacíñco. Embravecido por los procelosos vientos que en aque- 
llos parajes ponen a prueba la pericia de los marinos y la 



HISTORIA DE AMÉRICA 7 1 

solidez de las naves, dispersó la escuadrilla y la arrojó hacia el 
sur, contrariedad que Drake aprovechó para reconocer algunas 
de las muchas islas que en esa temporada avistaron. 

En medio de esas tempestades perdió uno de sus buques. 
Otro fué impelido hacia el estrecho por el furor de las olas, y 5 
creyendo la tripulación que habían zozobrado los otros, volvióse 
a Europa al cabo de algunos días. No le quedaba a Drake 
sino la capitana ; pero, firme en su propósito, siguió adelante, 
cual si fuera la cosa más natural del mundo que un aventurero 
como él fuese en tal miserable navecilla a arrojar el guante al lo 
rey de todas las Españas y sus Indias. 

Llegó a Valparaíso el 5 de diciembre. Había a la sazón en 
aquel puerto un buque español que había traído de Valdivia 
una gran cantidad de oro en polvo y estaba haciendo un carga- 
mento de vino para el Callao. El Golden Hind, sin disparar un 15 
tiro, pudo apoderarse de la embarcación castellana. Los habi- 
tantes de la ciudad, pocos y desarmados, pusieron pies en pol- 
vorosa abandonando sus almacenes, que los piratas saquearon 
por completo, llevándose además una cantidad de oro en polvo 
que los documentos coetáneos estiman en una suma equivalente 20 
a unos setenta mil pesos de la moneda moderna. 

Drake permaneció en aquellas latitudes hasta fines del si- 
guiente año 1579, reparando las averías de su buque y espe- 
rando la llegada, de los demás. 

Dejando a lado la indiscutible inmoralidad de esa expedición 25 
emprendida y realizada en menosprecio de todas las leyes 
divinas y humanas, es innegable que Drake adquirió una gloria 
legítima pasando como lo hizo el estrecho de Magallanes y 
siendo el primer navegante inglés que dio la vuelta al mundo. 
En cuanto al beneficio material de la empresa, fué tan conside- 30 
rabie que los capitalistas ingleses interesados en ella cobraron 
limpias cuatro mil setecientas libras esterlinas por ciento. 



72 TROZOS DE HISTORIA 

En 1580 había r^resado Drake a Inglaterra, en donde la 
reina Isabel le recibió con entusiasmo, nombrándole caballero, 
y como el embajador de España reclamase contra los excesos 
del pirata, contestóle ella con arrogancia que no podía menos 

5 de producir estos resultados la pretensión de España de mo- 
nopolizar la dominación y eí comercio de América. 

Desde entonces Drake no se dio punto de reposo. Su au- 
dacia y sus descubrimientos le habían convertido en ídolo de 
los ingleses y en pesadilla de los españoles; los protestantes 

10 veían en él a un ministro de la cólera divina y los católicos 
le miraban como un aborto del infierno. Es curiosísimo leer 
lo que de él escribieron unos y otros. Hasta Lope de Vega le 
dedicó un poema. ^ 

'^ COROLEU 



EL GOBERNADOR AMBROSIO O'HIGGINS 

En Chile había un gobernador nombrado por el rey de Es- 
15 paña y encargado de hacer cumplir las órdenes de éste. El 
mejor de esos gobernadores, el que más hizo progresar la colo- 
nia, fué Ambrosio O'Higgins, comerciante irlandés que se 
estableció en España, y después de vivir allí algunos años, se 
trasladó al Perú, con permiso del Rey, llevando algunas mer- 
20 caderías. O'Higgins perdió en malos negocios el poco capital 
que poseía y del Perú pasó a Chile como empleado del rey 
en 1778. 

O'Higgins trabajó sin descanso por el bien del país; fué 
justiciero para todos, especialmente para los indios, a quie- 
25 nes" trató con bondad ; y administró los bienes públicos con la 
mayor honradez. Ahora mismo, después de tantos años de 
gobierno republicano independiente, es preciso confesar que en 
Chile no ha habido un gobernante más prudente, más previsor, 
más laborioso, más recto y justiciero que Ambrosio O'Higgins. 



EL GOLDEN HIND APODERÁNDOSE DE LA EMBARCACIÓN 
CASTELLANA 



74 TROZOS DE HISTORIA 

Tiene el gobernador O'Higgins otro título para ser recor- 
dado de los chilenos. Su hijo tínico fué, algunos años después, 
el más noble de los guerreros de la Independencia y el que 
más contribuyó a la fundación de la República. 

Valdés Vergara 

ABOLICIÓN DE LAS ENCOMIENDAS 

S La obra más memorable del gobierno de O'Higgins es la 
abolición de las encomiendas. En realidad, este bárbaro régi- 
men de esclavitud a que estaban sujetos los indios había sido 
abolido mucho tiempo antes, por diferentes cédulas de los 
reyes. Pero el interés de los encomenderos había hecho impo- 

lo sible poner en práctica tales disposiciones. O'Higgins observó 
en su visita a las regiones del norte el trato inhumano que reci- 
bían esos infelices, y antes de regresar a Santiago en febrero 
de 1789 dictó un decreto en la Serena, aboliéndolas para siem- 
pre y ordenando a la vez que aquellos indios que quisieron 

15 seguir con sus antiguos amos, recibieran de éstos el salario que 
les correspondía por su trabajo. 

La protesta que levantó esa medida entre la gente acauda- 
lada de la colonia y las odiosidades que O'Higgins se echó 
encima por ella también, fueron enconadas e innumerables. 

20 Pero el rey aprobó su determinación y con esto los maldicien- 
tes hubieron de callarse. Sin embargo, la cuestión de las en- 
comiendas no envolvía ya la gravedad de otros tiempos. Los 
indios sometidos a ellas habían venido tan a menos que en 
todas no quedarían más de unos mil; había algunas que no 

25 tenían más de tres. De modo que, cuando la justicia repara- 
dora llegó para estos pocos, ya varios centenares de miles 
habían sido libertados por la muerte, bajo el látigo de sus 
amos. Aun esos pocos no habrían tardado mucho en desa- 
parecer de igual manera, si O'Higgins no los amparara por 



HISTORIA DE AMÉRICA 75 

otros medios, sobre todo procurando adiestrarlos en los cul- 
tivos agrícolas, suministrándoles recursos, y formando con 
ellos algunos villorrios. No obstante, varios connaturalizados 
con la servidumbre, continuaron prestando sus servicios en las 
estancias de sus antiguos señores y poco a poco se fueron 5 
confundiendo con la raza mestiza, hasta dejar de existir. 

Galdames 

TOUSSAINT-LOUVERTURE Y LA INDEPENDENCIA 

DE HAITÍ 

La isla Española o de Santo Domingo, sitio del primer 
establecimiento de los españoles en el Nuevo Mundo, fué 
también tres siglos más tarde el teatro de una sangrienta 
revolución, después de la cual se formaron allí dos estados 10 
independientes. 

A fines del siglo xviii la parte occidental de la isla estaba 
bajo el dominio de Francia. En 15 de mayo de 179 1, la Asam- 
blea Nacional francesa dictó un decreto por el cual declaraba 
que todos los negros o mulatos residentes en la colonia tenían 15 
los mismos derechos que los ciudadanos franceses. 

Elsta declaración produjo en Santo Domingo una profunda 
indignación entre los hombres blancos. Los negros y mulatos 
se enfurecieron al saber la resistencia que aquel decreto encon- 
traba, y en la noche del 22 de agosto mataron sin piedad a 20 
todos los blancos que pudieron encontrar en los alrededores 
de Cabo Francés. 

La rebelión se hizo general La resistencia que quisieron 
oponer los colonos en diversos puntos fué ineficaz, y los mu- 
latos y negros ejercieron las más espantosas crueldades. La 25 
sangre corrió a torrentes; dos mil blancos de toda edad y 
sexo fueron asesinados. Más de diez mil insurgentes perecieron 
en los combates o de hambre, y algunos centenares fueron 



^6 TROZOS DE HISTORIA 

sacrificados en el patíbulo. Mientras tanto, unos colonos refu- 
giados se presentaron al gobierno inglés pidiendo buques y 
tropas para tomar posesión de Santo Domingo en nombre de 
la Gran Bretaña. Estas proposiciones despertaron la codicia 

S de los ingleses. 

Un cuerpo de setecientos hombres ocupó la ciudad y puerto 
de Jeremías (29 de septiembre), y ayudados por los colonos 
rebeldes, se posesionaron de muchos otros puertos y de una 
gran extensión de tierra Las tropas de la isla reconocieron 

10 por jefe a Toussaint-Louverture, esclavo antes de uno de los 
colonos, pero dotado de una rara inteligencia y de un valor 
extraordinario ; es el Espártaco de la raza negra. Bajo sus 
órdenes la guerra entre los hombres de color y los ingleses 
aliados de los colonos fué viva y. tenaz, y se sostuvo durante 

15 dos años enteros, rechazando los negros constantemente los 
ataques de los ingleses con un valor admirable. 

El gobierno francés confió entonces a Toussaint-Louverture 
el mando en jefe de todas las fuerzas de la isla, junto con el 
título de general de la República, que había conquistado por 

20 su valor. En este nuevo puesto Toussaint continuó desple- 
gando toda su actividad. En vano el gobierno inglés enviaba 
a la isla nuevos refuerzos de tropas y cambiaba sus generales. 
Por fin el general inglés se vio en la necesidad de celebrar un 
tratado con el jefe negro (9 de mayo de 1798) por el cual le 

25 entregaba todos los puntos ocupados hasta entonces por sus 
tropas, y reconocía a Santo Domingo como potencia neutral 
e independiente. 

Desde entonces, Toussaint-Louverture adquirió en la isla 
un poder casi sin límites. Restituyó sus propiedades a mu- 

30 chos de los antiguos colonos, declarando, sin embargo, que la 
esclavitud no sería restablecida. El jefe negro desplegó en el 
gobierno el mismo celo y actividad que había observado en 
la guerra. Los trabajos agrícolas recobraron su actividad, las 



HISTORIA DE AMÉRICA ^^ 

cosechas fueron en breve más abundantes de lo que habían 
sido en los mejores tíempos de la colonia, y el comercio y la 
población aumentaron sensiblemente. 

Mientras tanto, Napoleón Bonaparte, primer cónsul entonces 
de la República francesa, reunió un ejército de 25,000 hombres 5 
y lo envió contra Santo Domingo bajo el mando del general 
Leclerc. £1 general expedicionario debía restaurar la domina- 
ción francesa en la isla, deshacerse de Toussaint-Louverture, 
restableciendo la esclavitud tal como se hallaba antes de la 
insurrección. 10 

Los negros lucharon heroicamente, y aunque batidos, se 
retiraron a las montañas, dispuestos a recomenzar la lucha. 
Después de un mes de guerra tenaz, Leclerc prometió a los 
insurrectos una constitución que asegurase por siempre su 
libertad. Los más notables entre los generales negros capitu- 15 
laron. £1 mismo Toussaint-Louverture, abandonado por todos, 
rindió sus armas (i de mayo de 1802). 

Hidéronse sentir en esto sordas agitaciones entre los negros ; 
Leclerc creyó que preparaban ellos una insurrección general, y 
temiendo que Toussaint-Louverture instigase el movimiento, 20 
dio la orden de apresarlo por sorpresa ; así se hizo, mientras 
el jefe negro estaba entregado al sueño (10 de junio), siendo 
después embarcado en un navio de guerra que partía para 
Brest. 

Después de diez meses de cautividad, Toussaint-Louverture 25 
fué encontrado muerto una mañana, el 27 de abril de 1803, 
sentado cerca del fuego, con la cabeza inclinada y con las 
manos apoyadas sobre sus rodillas. Se creyó generalmente, que 
su ñn había sido acelerado por el veneno ; pero esta sospecha 
no es fundada en pruebas. 30 

Al saber los negros la prisión de Toussaint, resolvieron 
expulsar definitivamente a los franceses, lo que consiguieron en 
breve, con la ayuda de los ingleses. 



78 TROZOS DE HISTORIA 

Desde que se vieron desembarazados de sus enemigos, pro- 
clamaron solemnemente la independencia de la isla (i de enero 
de 1804), dando a la nueva república el nombre de Haití. Al 
lado del estado de Haití, se formó más tarde en aquella isla 
5 otra república independiente, la dominicana, la que ha sabido 
mantener su independencia en medio de las más difíciles 

circunstancias. 

Navarro Lamarca 



Ill 

LA INDEPENDENCIA 

CAUSAS PRINCIPALES DE LA INSURRECCIÓN DE 
LAS COLONIAS ESPAÑOLAS DE AMÉRICA 

The immediate cause oí the revolt oí the Spanish dependencies in 
America was the unsettled state of affairs in the mother country. At 
first, the colonies on the whole remained faithful to Ferdinand. Juntas 
were established, modeled on that of Seville. But when autonomy was 
denied these juntas, the colonies rose in revolt 

The real causes of this insurrection, however, were Spain's inef- 
ficient colonial policy, the example of the recent emancipation of the 
United States of America, and the spread of the liberal doctrines 
promulgated by the French Revolution. The 'time was ripe for an 
assertion of independence. 

No hay que buscar los orígenes de la revolución americana 
contra la dominación española en hechos tan recientes como la 
guerra de Independencia y el enflaquecimiento que experimentó 
España a consecuencia de sus luchas intestinas. 

Estas pudieron ser las causas próximas o determinantes de 5 
la insurrección, por cuanto proporcionaron a sus caudillos una 
coyuntura oportunísima para llevarla a cabo, pero las causas 
encientes o generadoras del movimiento databan de más larga 
fecha. 

Por una parte había en los ánimos un descontento muy 10 
hondo, sin el cual no hubiera triunfado la revolución ni habria 
habido quien se atreviese a intentarla. Por otro lado, las po- 
tencias enemigas de España, por razones políticas y religiosas, 

79 



8o TROZOS DE HISTORIA 

procuraban por todos medios atizar la discordia entre españoles 
y criollos y ayudar a la propaganda separatista, no sólo con la 
mira de perjudicar a su odiada rival, sino también con la espe- 
ranza de apropiarse una buena parte de sus despojos. 

5 Los holandeses y los ingleses desplegaban en esto ima maña 
y una tenacidad extraordinarias. No contentos con imbuir a los 
americanos toda suerte de teorías racionalistas y liberales para 
socavar los cimientos del poder español, dieron en la costumbre 
de llevar a aquellas regiones enormes paquetes de proclamas y 

lo folletos revolucionarios que desembarcaron en los pueblos a fin 
de que fuesen profusamente repartidos entre sus habitantes. 

Lo grave del caso era que esa semilla caía en tierra abonada. 
Había allí dos cuestiones, no aisladas, sino gemelas, que en 
cierto modo se confundían y compenetraban : la de justicia y 

15 la de dignidad. Aunque todos los virreyes de América hubiesen 
sido dechados de humanidad e ilustración, y todas las Audiencias 
prodigios de integridad y sabiduría, no podían conformarse los 
americanos con un sistema que no les concedía ninguna partici- 
pación en el gobierno de su patria. 

20 A tenor de lo preceptuado en las leyes de Indias, no sólo no 
existía en ellas ninguna distinción entre los españoles europeos y 
los criollos de América, sino que estaba expresamente ordenado 
que en el caso de concurrir en aquellas regiones varios candi- 
datos a un cargo, fuesen preferidos los descendientes de los 

25 descubridores, conquistadores o colonizadores residentes en ellas. 
Mas en la práctica resultaba todo lo contrario, por manera 
que esos principios tan justos no quedaron inscritos en el 
código sino para hacer más patente la injusticia de los gobier- 
nos y el desvío y malquerencia de los criollos. 

30 Los destinos en América, así como en España, eran en la 
Iglesia, en la Judicatura, en las rentas y en las armas. Los 
beneficios en ultramar eran muchísimos y muy dotados; pero 
casi todos proveídos en gente de la península. En la judicatura 



HISTORIA DE AMÉRICA 8 1 

era todavía más rigurosa esta exclusión de los criollos. Los 
regentes, oidores y fiscales de las audiencias, los gobernadores 
y sus tenientes, todos iban de España. En las rentas sucedía lo 
mismo. En la milicia apenas había un oñcial americano en la 
tropa reglada. 5 

Cuando a tal punto llegan las cosas, el rompimiento se hace 
forzosamente inevitable, y sólo es ya asunto de tiempo. Fuera 
de esto, hay que tener en cuenta lo que contribuían a agravar 
la situación otras circunstancias que no son para olvidadas. 

Para conservar las Americas sometidas, el Gobierno español lo 
adoptó la máxima favorita de que se valen los conquistadores ; 
a saber : prohibir todo medio de prosperar, a fin de que los 
pueblos no tengan recursos con que contar, si tratan de levan- 
tarse. No sólo excluyó a todo extranjero de hacer el comercio 
con la América, sino que excluyó a más de la mitad de los 15 
mismos españoles, y a la otra mitad sólo les concedía el hacerlo 
bajo tales restricciones, que ocasionó la ruina, así de la América 
como de la Península. Además de las trabas que puso a la 
libertad de su comercio, no permitió a los americanos ninguna 
fábrica ni manufactura conocida en Europa, ni tampoco les 20 
permitió cultivar ninguna de las producciones que se les podían 
llevar a la península. 

Por ahí se ve cuántas y cuan diversas causas cooperaron a 
la desafección de los americanos hacia una metrópoli que exigía 
de ellos la abnegación del amor filial, sin consagrarles la ternura 25 
y los desvelos que una buena madre prodiga a sus hijos. De 
este modo, y con la interesada ayuda de los extranjeros, fué 
germinando y abriéndose paso la idea de la emancipación, cada 
día más ardorosamente apetecida y por mayor número de 
personas propagada. 30 

Por otra lado, la emancipación de los norteamericanos era un 
ejemplo muy peligroso para las demás colonias europeas del 
Nuevo Mundo, como debía de serlo pocos años después para 



82 TROZOS DE HISTORIA 

ellas y para el continente europeo el triunfo de la Revoludón 
francesa. Ensalzábase el heroísmo de los norteamericanos que 
tan valerosamente habían mostrado a los demás pueblos el 
camino de la emancipación. Todos hacían fervientes votos por 
5 que sus respectivos países imitasen lo más pronto posible su 
gloriosa conducta. De esto a la conjuración y la -revuelta no va 
más que un paso. La revolución ya estaba hecha en los ánimos. 
La hora del estallido la habían de señalar las circunstancias. 

COROLEU 



LA REVOLUCIÓN DE MAYO EN ARGENTINA 

In 1806 the weakness of the Spanish viceroy of Buenos Aires en- 
abled the English to take possession of the city. The following year 
the natives of Argentina took matters into their own hands, and drove 
the invaders from the country. 

This success on their part inspired the creóles with a feeling of 
patriotism and national pride, and with the desire for self-government. 
When the Junta at Madrid fell into the hands of the French, the people 
of Buenos Aires demanded of their viceroy, Cisneros, that an open 
parliament (cabildo abierto) be held. Delays on the part of the royalist 
party caused the patriots to make preparations for armed resistance, if 
necessary. The cabildo wished to maintain Spanish authority in the 
viceroyalty, but the people protested and forced it to acknowledge 
Cisneros* resignation, and to establish an autonomous Junta. This 
happened on May 25, 18 10. 

El 25 de mayo de 18 10, quedó consumada la revolución 
10 argentina. La plaza de la Victoria fué el teatro donde se des- 
arrolló aquel drama, sin precedente en el nuevo mundo. 

Un grupo de hombres decididos, un pueblo entusiasta por 

la libertad, una acción uniforme en todo el país, dieron en ese 

día solemne el espectáculo de arrojar a sus plantas el cetro de 

15 hierro que durante tres siglos había pesado sobre la frente de 

la joven América, 



HISTORIA DE AMÉRICA 83 

Se ha dicho que la situación de la España, sometída por 
Napoleón, o la cautividad del rey, fueron las causas que dieron 
pie para el levantamiento de los argentinos. Éstas fueron las 
causas inmediatas, el medio y el pretexto, para realizar un pen- 
samiento que hacía ya largos años trabajaba la imaginación de 5 
los hombres pensadores. 

No nace y se desarrolla una evolución tan gigantesca por el 
efecto de causas tan eventuales como la ocupación de España 
por los franceses o la cautividad del rey por el Emperador. 
Estos sucesos pudieron no existir, y, sin embargo, el propósito 10 
liberal de los argentinos habría existido y esperado otro mo- 
mento para manifestarse, porque éste era un plan que desde 
1804 había empezado a minar los espíritus y prepararlos para 
la independencia. 

En 18 1 o, la colonia argentina rebosaba de fuerzas, se con- 15 
ceptuaba capaz de medirse con la España, porque había sido 
bastante poderosa para luchar contra Inglaterra y vencer sus 
aguerridas legiones en las calles de Buenos Aires. Le sobraban 
hombres eminentes y tenía para su defensa una población, en 
la mayor parte formada en los campos, sobria, robusta, y amante 20 
de la libertad. 

El ejemplo de los Estados Unidos emancipados de Inglaterra 
por la demostración elocuente de su poder y el espíritu liberal 
difundido por los revolucionarios franceses dejaron ver a los 
proceres argentinos, que la época del tutelaje había concluido 25 
para los americanos del sur. 

La propaganda comenzó a difimdir en secreto el plan de 
insurrección. En 1809, pocos eran los hombres de algün valor 
social, que no estuvieran iniciados en el complot general que 
debía emancipar el vasto virreinato de Buenos Aires del 30 
dominio español. 

Los hombres de Buenos Aires huyeron del apresuramiento. 
Sabían que las revoluciones prematuras son abortos que 



84 TROZOS DE HISTORIA 

sucumben sin llegar a la luz, y que la esclavitud es más dura 

después de haber saboreado en el transporte de un triunfo 

efímero, las dulzuras de la libertad. 

En este sentido y en esta previsión fue única la revolución 

5 de Buenos Aires, donde no volvió a dominar la España después 

del 215 de mayo de 18 10. ,, 

^ ^ Pelliza 

REVOLUCIÓN DEL PARAGUAY 

Cuando en el Paraguay se supo la deposición del virrey de 
Buenos Aires y la revolución del 25 de mayo, las autoridades se 
negaron a reconocer el nuevo gobierno. 

10 La junta de Buenos Aires puso sobre las armas una división 
bajo el mando de don Manuel Belgrano, y la hizo marchar hacia 
el Paraguay (octubre de 18 10). Pero después de unos meses de 
guerra, el general Belgrano se vio en la necesidad de abandonar 
el país (marzo de 181 1). 

15 En mayo del mismo año se consumó en el Paraguay una 
revolución sin efusión de sangre en nombre de las ideas pro- 
clamadas en Buenos Aires el año anterior. Los revolucionarios 
confiaron el mando a una junta gubernativa, compuesta de tres 
miembros: D. Pedro Juan Caballero, D. Fulgencio Yegros y 

20 el doctor D. Gaspar Rodríguez de Francia. 

En seguida dirigió éste a la junta de Buenos Aires una nota 
en que, al paso que le daba cuenta de la revolución operada en 
el Paraguay, declaraba que esta provincia no formaría parte 
del Estado que se iba a constituir en el antiguo virreinato, sino 

25 por medio de la confederación. La Junta de Buenos Aires se 
vio obligada a reconocer esta especie de segregación de la 
provincia del Paraguay. 

La junta de gobierno instalada en la Asunción resolvió la con- 
vocación de un Congreso, que abrió sus sesiones el i® de octubre. 

30 Por indicación del doctor Francia, el Congreso paraguayo acordó 



EL DOCTOR FRANCIA, DICTADOR DEL PARAGUAY 



86 TROZOS DE HISTORIA 

que el Estado fuese regido por dos cónsules, elegidos anualmente. 
Francia y el comandante Yegros fueron los primeros cónsules 
de aquella República. 

Por más que fuera Francia el que dominaba en aquel gobierno, 

5 la idea de compartir el mando con un colega le desagradó en 
breve. En 1814 (3 de mayo) se reunió otro congreso encargado 
de designar los nuevos cónsules. Francia le propuso la recon- 
centración del poder en manos de un dictador, cuyas funciones 
durasen tres años. 

10 El congreso aceptó esta proposición sin saber lo que se le 
pedía, y se inclinó a confiar a Yegros la dictadura. Francia de- 
moró la votación durante dos días, hasta que, al fin, los diputados 
le nombraron el tercer día dictador del Paraguay, por gran 
mayoría de votos. 

1 5 Tan pronto como se vio revestido del poder absoluto, comenzó 

solo, sin consultar jamás a nadie, a fundar el despotismo silencioso 

que iba a completar el embrutecimiento de este desgraciado país. 

Reelegido dictador perpetuo en 18 1 7, llegó hasta el desenfreno 

su tenebrosa y singular tiranía. Usó del terror hasta el punto 

20 de ordenar se cerrasen las puertas y ventanas de las ciudades, 
en señal de respeto, cuando él saliera a la calle, lo que hacía 
siempre a caballo y escoltado por algunos soldados. 

Su sistema de gobierno necesitaba el aislamiento para sos- 
tenerse. Francia, al efecto, prohibió todo comercio y negó todo 

25 pasaporte a nacionales y extranjeros, sin distinción. 

El Paraguay vivió así aislado y embrutecido por el terror y la 
ignorancia hasta la muerte del dictador, que aconteció en 1840. 
Este sistema de gobierno se mantuvo varios años más, y sólo 
después de la guerra del Paraguay (187 1), sufrió modificaciones 

30 constitucionales beneficiosas. ^^^^^^^ La^^^^^ 



HISTORIA DE AMÉRICA 87 

BATALLA DE CHACABUCO 

On May 25, 18 10, the people of Santiago rose against the Spanish 
viceroy, Carrasco, who resigned the following month. After a series of 
struggles between royalists and liberals, the patriot army finally suffered 
defeat at Rancagua, and Spanish power was restored in Chile for three 
years (1814-1817). 

Meanwhile, General San Martin had been preparing an army in 
Argentina. 'With 4,000 well-trained troops he crossed the Andes and 
inflicted an overwhelming defeat on the royalists in the gorge of 
Chacabuco, February 12, 181 7. A year later, Chile's independence was 
formally proclaimed. By the end of 18 18, the only remaining strong- 
hold of the Spaniards in Chile was Valdivia. This city was finally 
captured by a force under the command of a British naval officer, 
Thomas Cochrane, in February, 1820. 

£1 ejército patriota marchaba dividido en dos cuerpos ; uno 
a las órdenes del general O'Higgins, y el otro a las del general 
argentino Soler. San Martín tenía la dirección superior de los 
dos cuerpos y comunicaba sus órdenes a O'Higgins y Soler por 
medio de ayudantes escogidos entre los mejores oñciales. 5 

Los españoles, colocados en los cerros de Chacabuco, obser- 
.vaban los movimientos de los patriotas en posiciones muy ven- 
tajosas para resistirlos. San Martín dispuso que los dos cuerpos 
de su ejército avanzasen simultáneamente y que, mientras 
O'Higgins atacaba las posiciones del enemigo por la derecha, 10 
Soler las atacase por la izquierda. 

El general O'Higgins, que mandaba cerca de la mitad del 
ejército patriota, pudo efectuar sin tropiezo el movimiento 
ordenado por el General en Jefe y empezó la batalla con los 
españoles antes que el general Soler hubiera logrado acercarse 15 
para emprender el ataque por la izquierda. O'Higgins animaba 
con su ejemplo a los soldados,' él mismo buscaba el peligro y 
dirigía personalmente el ataque. Hubo un momento en que 
O'Higgins, a la cabeza de dos batallones, cargó a la bayoneta 



g8 TROZOS DE HISTORIA 

sobre los españoles que, en numero muy superior, le resistieron 
a pie ñrme, obligándole a retroceder. 

En medio de la confusión producida por este incidente de 
la batalla, los españoles llegaron a creerse victoriosos; pero 

5 O'Higgins reorganizó sus valerosos batallones, ordenó avanzar 
a los jinetes y repitió con mayor empuje la carga a la bayoneta. 
En esta circunstancia el mismo general San Martín acudió en 
auxilio de O'Higgins, y contribuyó, con su presencia, a dar 
energía a los patriotas. 

10 Los españoles no pudieron rechazar este segundo ataque ; 
sin embargo, se defendieron porfiadamente y conservaron sus 
posiciones hasta que la llegada del general Soler con la división 
de su mando les hizo comprender que estaban perdidos. Una 
impetuosa carga de los granaderos y cazadores a caballo de 

15 esta división decidió la victoria de los patriotas. 

Las tropas españolas, puestas en derrota, abandonaron el 
campo, dejando alli sus fusiles, sus cañones y sus víveres. 
Oficiales y soldados, perdida la disciplina, huyeron en confuso 
tropel por el camino que conduce a Santiago. Los patriotas 

20 les persiguieron activamente para impedir su reorganización y 
ocupar sin demora la capital. 

Al día siguiente de la batalla llegó San Martín a Santiago. 
El gobernador y todas las autoridades habían huido al tener 
noticia de la derrota. Los habitantes de Santiago quisieron 

25 recibir a San Martín con grandes fiestas. Él no lo permitió, 
porque era enemigo de la vanidad y no quería que el pueblo 
creyese que deseaba recibir honores y recompensas. 

El 18 de febrero las personas más notables de Santiago, 
reunidas para construir un gobierno, declararon que la voluntad 

30 unánime era nombrar a Don José de San Martín gobernador 
de Chile con omnímoda facultad. San Martín se negó a acep- 
tar el mando, pues nada ambicionaba para sí mismo, siendo su 
ünico deseo la libertad de América. Por orden suya volvió a 



HISTORIA DE AMÉRICA 89 

reunirse una asamblea de notables, que proclamó al general 

O'Higgins jefe del gobierno con el título de director supremo 

de Chile. 

El 12 de febrero de 18 18, primer aniversario de la batalla 

de Chacabuco, se proclamó, con toda solemnidad, la absoluta 5 

independencia de Chile. ,^ ^ ,, 

'^ Valdés Vergara 

SIMÓN BOLÍVAR 

Entre las nobles y dignas ñguras que en el glorioso cuadro 
de la independencia se destacan majestuosamente durante la 
revolución que dio la libertad a las antiguas colonias españolas 
de la América del Sud, la del esforzado caraqueño Simón Bolívar 10 
se encuentra en primera línea, orlada de inmortal aureola. 

Nació Bolívar en la ciudad de Caracas el día 24 de julio de 
1783. Tuvo la desgracia de perder a sus padres en la más tierna 
edad. Diez años contaba apenas cuando pasó a Europa con la 
mira de completar su educación y perfeccionarse en la carrera de 1 5 
las armas. Después de haber viajado por Francia e Italia, donde 
las ideas liberales y de progreso prestaron a las suyas el calor 
y solidez que más tarde habían de producir la independencia 
de su país natal, y a poco de haberse casado, se trasladó a 
Venezuela. Aquí, trascurridos pocos meses, murió su esposa, 20 
dejándole de nuevo en la antigua soledad y lleno de tristeza. 

Entonces por segunda vez se encaminó hacia el continente 
europeo, y presenció la coronación de Napoleón, de cuyo 
genio militar y político era apasionado admirador. En 18 10 
volvió a Venezuela para tomar parte en la rebelión de su 25 
patria contra la dominación española. 

El plan que guiaba sus pasos era el de dar la libertad a 
Venezuela con el concurso de la Nueva Granada, que hasta 
cierto punto había seguido la misma marcha en su revolución 
contra los españoles realistas. En Cartagena obtuvo el mando 30 



90 TROZOS DE HISTORIA 

de una pequeña fuerza, con la cual subió por las márgenes del 
Magdalena, y después de haber batido varias partidas enemigas 
en diferentes puntos de aquel río, desde Ocaña solicitó el 
permiso del gobernador de Cartagena para pasar a Cücuta. 
5 Obtenido el consentimiento, con grande esperanza y entu- 
siasmo emprendía su obra el valeroso caudillo, poniéndose en 
marcha hacia Cartagena con quinientos hombres. 

Fué recibido en Mérida con grandes muestras de aprecio 
y entusiasmo el día primero de junio (i8 13). Allí concibió el más 
10 grande, el más importante y trascendental de sus pensa- 
mientos revolucionarios. Desde el principio de la guerra eran 
condenados a muerte por los españoles cuantos individuos 
caían en su poder, con las armas en la mano, mientras que 
los sudamericanos daban cuartel a sus enemigos. Esta ventá- 
is josa circunstancia hacía que los naturales se afiliasen con 
preferencia en las filas realistas. Así, pues, la guerra a muerte 
fué el grandioso pensamiento que había de dar a Venezuela 
su deseada independencia. 

Menos de un mes bastó a Bolívar para conquistar dos provin- 
20 cias venezolanas, libertando por una serie no interrumpida de 
triunfos el extenso país que media entre Tenerife y Trujillo, 
desde cuyo ultimo punto, el 15 de julio, anunció a la república 
la solemne resolución que desde aquel día adoptaba, declarando 
la guerra a muerte a los enemigos armados contra la patria. 
25 Por fin, desbaratando aquí y allí cuantos obstáculos se opo- 
nían a su paso, el 7 de agosto Simón Bolívar hacía su entrada 
triunfal en Caracas, vitoreado por un pueblo entusiasta que le 
saludaba con el glorioso nombre de Libertador de su país. 
Proclamado presidente de Venezuela, pasó a Nueva Granada 
30 (i 8 1 6), donde después de tres años de una lucha heroica y 
porfiada, logró establecer la república de la Gran Colombia, 
cuya presidencia aceptó (18 19). 

Biografía del Libertador Simón Bolívar 



HISTORIA DE AMÉRICA 91 

BOLÍVAR Y LA INDEPENDENCIA DE BOLIVIA Y 

DEL PERÚ 

At the outbreak of the South American revolution, all popular 
uprisings were promptly suppressed in Peru. The ability of the 
Spanish viceroy kept the country a stronghold of Spanish power 
for many years, in spite of liberal tendencies among the people. 
In July 1820, however. General San Martin, with an army, of 5,000 
Argentines and Chileans, entered the capital, and proclaimed Peru a 
republic and himself temporary dictator. Failing to get help from 
Bolivar, he soon resigned all authority in Peru. 

New difficulties forced the Peruvians to ask help of Bolivar in May, 

1823. Bolivar arrived at Callao and was proclaimed absolute dictator 
(September, 1823). With a force of 10,000 men he set out on a final 
campaign. On August 6, 1824, Canterac, in command of the Spanish 
forces, was defeated by him in the battle of Junin. On December 9, 

1824, at Ayacucho, the Peruvians under Sucre defeated the Spaniards in 
the most decisive battle of the South American War of Independence. 

El 1^ de septiembre de 1823 había hecho el Libertador su 
entrada en Lima, donde fué investido del poder dictatorial, con 
autorización de disponer libremente de todos los recursos dd 
país ; pero en vista de la oposición de algunos partidos políticos, 
se retiró a Trujillo. Abandonada así la capital, pronto se vio 5 
ocupada por las tropas realistas al mando del general Canterac. 

A principios de 1824 el estado de la causa de la independencia 
era lastimoso en el Peni y marchaba desatentadamente a la ruina. 
Perdidas el 5 de febrero las fortalezas del Callao, se disolvió el 
congreso, depositando en Bolívar la esperanza de su salvación. 10 

Al recibir Bolívar la triste noticia de los últimos desastres se 
hallaba en la provincia de Huamalíes organizando tropas y 
esperando refuerzos de su república para continuar las opera- 
ciones de su cuenta y riesgo, pudiendo oponer de allí a poco a 
las desgracias ocurridas un ejército de 4,000 patriotas del país 15 
y 6,000 colombianos. 



92 TROZOS DE HISTORIA 

Cruzó entonces los desfiladeros de los Andes y después de 
unas grandes victorias, se separó de su ejército, dejándole en 
cuarteles de invierno, y se dirigió al Alto Peni con el fin de 
preparar los medios para cerrar la campaña, y al propio tiempo 

5 organizar un buen gobierno en aquel país. 

Más tarde, el 9 de diciembre, las tropas de Sucre se corona- 
ban de laureles en Ayacucho, alcanzando una decisiva victoria 
sobre las armas españolas, rriandadas por La Sema, virrey 
entonces del Peni. A cerca de 9,500 hombres ascendían las 

10 fuerzas del virrey, mientras que no llegaban a 6,000 las 
comandadas por el general republicano ; pero bien combinado 
y hábilmente dirigido el plan de batalla, los realistas fueron 
deshechos completamente, quedando en poder de Sucre, además 
de La Sema, 15 generales, 16 coroneles, 68 tenientes coroneles, 

15 484 oficiales, 3,200 soldados, cabos y sargentos, 11 piezas de 
artillería, gran número de fusiles, municiones y, en fin, todos 
los pertrechos de guerra pertenecientes al enemigo, que había 
sido puesto en el caso de rendirse por capitulación. 

Fué esta memorable jomada la más brillante de las que 

20 tuvieron lugar en la América del Sud. Según las bases de la 
capitulación los españoles se obligaban a entregar los países 
aun dominados por ellos en el Alto y Bajo Perú, y los ven- 
cedores a respetar las vidas y haciendas de sus partidarios, 
costeando además el viaje a la península a los individuos del 

25 ejército que así lo solicitasen. 

Al siguiente día de esta batalla Bolívar entraba en Lima y 
expedía un decreto por el cual convocaba un congreso para el 
10 de febrero del próximo año. Llegada esta fecha y reunido 
sus primeros actos se encaminaron a manifestar de una manera 

30 solemne su gratitud hacia los libertadores del país, ordenando 
se acuñase una medalla en honor del Libertador y que en la 
plaza principal de Lima se le erigiese una estatua. Después 
confirió a Bolívar el poder ejecutivo, y éste pidió permiso a 



HISTORIA DE AMÉRICA 93 

Colombia para poder aceptarlo, pues, segün sus palabras en 
esta ocasión, reconocía monstruosa aquella autoridad e impro- 
pia de él. 

Bajo la denominación de República Bolívar (más tarde Boli- 
via), se constituyeron por medio de una asamblea general, 5 
declarando su independencia, las provincias del Alto Peni en 
10 de julio del mismo año 1825 y confiaron al Libertador la 
autoridad ejecutiva por todo el tiempo de su permanencia en 
el territorio del flstado, y Sucre quedó encargado del mando 
inmediato de los departamentos en que aquél había sido dividido. 10 

A pesar de los esfuerzos hechos por los partidarios de la 
independencia, el general Rodil, refugiado en el Callao, sostuvo 
más de un año esta plaza, rendida por fin el 23 de enero de 
1826, día en que el Peni, a consecuencia de este acontecimien- 
to, quedaba totalmente emancipado de España, y la América 15 
del Sud veía terminarse la sangrienta y larga lucha comenzada 
y llevada a feliz término por los valientes hijos de Venezuela, 
bajo la gloriosa dirección del celebérrimo Bolívar. 

Biografía de Bolívar 



DESMEMBRACIÓN DE LOS ESTADOS UNIDOS 
DE COLOMBIA (NUEVA GRANADA, VENEZUELA 

Y ECUADOR) 

El país que los españoles conocieron con el nombre de Tie- 
rra Firme, y que formaba el virreinato de Nueva Granada y 20 
las capitanías generales de Caracas y de Quito, después de 
conquistada su independencia, se constituyó en República, a 
la cual se dio el nombre de Bastados Unidos de Colombia. La 
ley fundamental de Colombia dividió la república en tres pro- 
vincias o Estados particulares, Bogotá, Caracas y Quito. El 25 
poder supremo de la confederación se confió a un presidente 



94 TROZOS DE HISTORIA 

vitalicio, pero electivo, y los gobiernos particulares de los tres 
Estados o provincias, a tres vicepresidentes. Tal fué la cons- 
titución de Colombia hasta 1830, en cuya fecha se disolvieron 
los lazos que unían las provincias de esta federación, formán- 

5 dose por su desmembración los tres Estados o Repúblicas de 
Nueva Granada o Colombia, Venezuela y Ecuador. 

El sistema centralizador a que tan aficionado se mostraba 
el Libertador, contaba en el país con muchos adversarios, y 
el más importante de ellos era sin duda el general Páez, el 
o antiguo compañero de armas de Bolívar, que representaba en 
el senado colombiano a Venezuela, de cuyo país reclamaba 
la autonomía absoluta. 

Por lo que respeta a la Colombia, costábale mucho trabajo 
el mantenerla bajo su poder, pues su conducta en medio de 

15 tan graves complicaciones no había sido, en opinión de sus 
adversarios, lo más a propósito para desvanecer las injuriosas 
sospechas de que era objeto. Resolvieron sus adversarios 
sustraerse de una vez para siempre a lo que ellos llamaban 
sus tentativas de dominación absoluta, y en la noche del 26 de 

20 septiembre de 1828 asaltan su palacio, degüellan a los centi- 
nelas, y si él consigue escapar al puñal de los conjurados, lo 
debe' a su gran valor* y serenidad. Los conjurados habían 
contado con el pueblo, y éste se pronunció no contra, sino a 
favor de Bolívar, en quien veía siempre al héroe legendario de 

25 la emancipación, al Libertador. 

No cejaron por eso los enemigos del Libertador, pues en 25 
de noviembre de 1829, en Caracas, ciudad natal de Bolívar, 
una reunión de un millón de notables, funcionarios y generalas 
acordó que Venezuela se separara de la Cobmbia y que Páez 

30 se encargara de la dictadura provisional. Sufriendo Bolívar por 
este contratiempo, inquieto y descorazonado, envió más tarde 
a la representación nacional un mensaje en el cual declaraba 
que su determinación de rehusar la presidencia, en el caso de 



HISTORIA DE AMÉRICA 95 

ofrecérsela, era irrevocable, anunciando además su resolución 
de abandonar para siempre su patria. 

Salió el Libertador de Bogotá, no sin que las autoridades y 
sus habitantes le manifestaran el gran dolor que su marcha les 
causaba. A su llegada a Cartagena supo Bolívar la para él 5 
triste y dolorosa noticia de ser un hecho consumado la separa- 
ción de Venezuela, y de que por su parte el Ecuador, obe- 
deciendo al general Flores, se había declarado independiente; 
perdiendo así el ediñcio colombiano, a costa de tantos sacrificios 
levantado por d Libertador, sus dos columnas laterales. Abru- 10 
mado de pesares, humillado en su gloria, defraudado en sus 
esperanzas, murió Bolívar en 17 de diciembre de 1830, en San 
Pedro, junto a Santa Marta, cuando sólo contaba la edad de 

cuarenta y siete años. ^^ 

^ Deberles 



INDEPENDENCIA DEL URUGUAY 

At the news of the revolution of May 25 in Buenos Aires, all revolu- 
tionary tendencies among the Uruguayans were promptly checked by 
the Spanish viceroy of that province. In 181 1 an Uruguayan refugee, 
José Artigas, secured help from Buenos Aires, and soon led victorious 
armies throughout the greater part of his native land. Montevideo was 
the last stronghold of Spanish power in Uruguay to surrender to the 
army of Buenos Aires in 18 14. Soon after, in 18 17, Artigas quarreled 
with Brazil, with the result that by 1820 all Uruguay was conquered, 
and remained a province of Brazil until 1825. 

Las provincias argentinas deseaban arrojar de la Banda Orien- 15 
tal a los portugueses, y no se recataban de expresar ostensible- 
mente sus deseos ; pero el gobierno nacional, considerando la 
empresa peligrosa por su escasez de medios, se limitó por el 
momento a enviar un representante a Río Janeiro, poco des- 
pués de la creación del nuevo imperio, para ver de recabar 20 
•la devoludón de dicha provincia. Las dilaciones opuestas por 



96 TROZOS DE HISTORIA • 

el gobierno brasileño a las peticiones que se le hacían, hicieron 
conocer al de Buenos Aires que nada conseguiría, y ordenó a 
su representante que pidiera sus pasaportes. 

Lo que no se atrevía a hacer el gobierno argentino, lo hide- 

5 ron algunos emigrados orientales que contaban con el apoyo 
de los patriotas de Buenos Aires. El 17 de abril de 1825, reu- 
nidos dichos emigrados en número de treinta y tres, y manda- 
dos por Lavalleja, se embarcaron secretamente, cruzaron el río 
de la Plata, saltaron a tierra en el puerto de las Vacas, y dieron 

10 el grito de insurrección contra el Brasil. Al día siguiente tuvie- 
ron un encuentro con un destacamento brasileño, triunfo que 
les valió gran crédito, y el que a los pocos días contaran con 
doscientos setenta hombres bien armados. En menos de dos 
meses, los brasileños, batidos en algunos encuentros, tuvieron 

15 que replegarse a Montevideo y la Colonia. 

Poco después se proclamó la independencia del Uruguay y 
su incorporación a la república de las Provincias Unidas del río 
de la Plata. Esta declaración fué causa de ima guerra entre el 
Brasil y la República Argentina, que terminó en 27 de agosto 

20 de 1828, después de la intervención de la Gran Bretaña. 

En el tratado de paz se estipulaba la completa independencia 
de la Banda Oriental, evacuación del territorio y de sus plazas 
fuertes por argentinos y brasileños, y carácter arbitral concedido 
al gobierno británico para resolver toda controversia que sur- 

25 giera de lo pactado. Además las dos partes contratantes se 
comprometían a prestar su auxilio al nuevo Estado en caso 
de que la guerra civil viniera a turbar su tranquilidad o in- 
tegridad antes que estuviese definitivamente constituido, o en 
los primeros cinco años que siguiesen a la promulgación de 

30 su constitución. 

Tal fué el origen de la República que tomó entonces el nom- 
bre del Uruguay, la cual promulgó su constitución en septiembre 
de 1829, siendo jurada el 18 de julio de 1830. No por haber 



• HISTORIA DE AMÉRICA 97 

adquirido su completa independencia se restableció en ella la 
tranquilidad, pues por desgracia subsistió en ella largos años la 
anarquía, a consecuencia de que los partidos que se disputaban 
el poder tenían su apoyo, el uno en el Brasil, y el otro en la 
República Argentina. ^^^^^^^ 5 

INDEPENDENCIA DE MÉJICO 

Desde 1 798 notáronse ya síntomas de rebelión contra Elspaña 
en el virreinato de la Nueva España. En los años siguientes 
se descubrieron y reprimieron varias conspiraciones, y por fin, 
en 16 de septiembre de 18 10, siendo gobernador Don Fran- 
cisco Javier Venegas, se proclamó la independencia, habién- 10 
dose puesto al frente de los insurgentes el cura de Dolores, 
D. Miguel Hidalgo, que al frente de 50,000 hombres se apo- 
deró a viva fuerza de Guanajuato, en 28 del citado mes, y pasó 
a cuchillo a los defensores de la fortaleza. 

Poco después tuvieron los rebeldes que abandonar a Guana- 15 
juato y se reconcentraron en Guadalajara. Nueva derrota 
sufrieron en 16 de enero de 181 1, y cuando Hidalgo con otros 
jefes se dirigían a la frontera para proveerse de armas en los 
Estados Unidos, fueron aprehendidos y fusilados. 

Pero los independientes no cejaron. Púsose al frente de ellos 20 
otro cura, D. José María Morelos, el cual abrió activa campaña, 
casi siempre con feliz éxito. 

En 14 de septiembre de 18 13 se instaló en Chilpancingo el 
primer congreso mejicano, que en 6 de noviembre siguiente hizo la 
declaración de independencia y decretó la libertad de los esclavos. 25 

En la siguiente campaña no fueron tan afortunados los inde- 
pendientes; muchos desastres sufrieron, siendo para ellos el 
más lamentable la derrota de Morelos en noviembre de 18 15. 
Hecho prisionero, fué conducido a Méjico y pasado por las 
armas en San Cristóbal Ecatepec el 22 de diciembre de 18 15. 30 



98 . TROZOS DE HISTORIA 

Aun sostuvieron varios caudillos la causa de la independencia, 
entre los que ñguraba D. Francisco Javier Mina, quien después 
de haber combatido contra los franceses en España, marchó a 
América para defender la independencia de Méjico. Consiguió 

5 brillantes triunfos, hasta que, hecho prisionero por los españoles, 
fué fusilado en ii de noviembre de 1817. 

Parecían ya aniquilados los defensores de la independencia, 
pero la sostuvo Guerrero durante todo el año de 18 19. El virrey 
Apodaca confió a D. Agustín Iturbide la dirección de la campaña 

10 contra aquél. El nuevo general se adhirió a la nueva causa y se 

puso de acuerdo con Guerrero para proclamar la independencia, 

publicando el llamado Plan de Iguala el 24 de febrero de 182 1. 

A fines de julio llegó a Veracruz D. Juan O'Donojtí, ultimo 

virrey de la Nueva España. Comprendió que ya no había 

15 medio de imponerse a los independientes y conferenció con 
Iturbide, resultando de la conferencia el tratado de Córdoba, 
que con algunas modificaciones confirmó el Plan de Iguala. 

Iturbide, al frente del ejército de los independientes, hizo su 
entrada triunfal en Méjico en 27 de septiembre de 182 1, día 

20 en que concluyó la dominación española en este país. Conse- 
guido el triunfo de la independencia mejicana, los partidarios 
de Iturbide lograron que la asamblea convocada por éste para 
constituir el país le nombrara emperador. 

Poco tiempo duró el Imperio, pues al año siguiente un movi- 

25 miento revolucionario acaudillado por el general Santa Anna 
en Veracruz proclamó la forma republicana y derribó del trono 
a Iturbide. Pretendiendo éste volver a empuñar el cetro, re- 
gresó de su destierro, pero fué aprehendido y fusilado, poco 
después de su desembarque (1824). 

30 La República federal se estableció sobre las ruinas del imperio de 
Iturbide, promulgándose la Constitución, muy semejante a la de 
los Estados Unidos del Norte de América, en 4 de octubre de 1824. 

Diccionario Enciclopédico Hispano-Amtricano 



HISTORIA DE AMÉRICA 99 

LA FEDERACIÓN DE LOS ESTADOS 
CENTROAMERICANOS 

En 182 1 el general Vicente Filísola fué enviado por Iturbide 
a Centro- América para consumar la anexión del país al imperio 
mejicano. 

Tomó Filísola cuantas medidas creía conducentes al manteni- 
miento de su adhesión al Imperio ; mas a la caída de Iturbide, 5 
convencido de la impotencia de los imperialistas para vencer al 
ejército liberal mejicano, convocó a la diputación provincial de 
Guatemala para comunicarle la reinstalación del Congreso meji- 
cano, y proponerle que inmediatamente decretase la convo- 
catoria de un Congreso de todas las provincias del Centro 10 
en aquella ciudad. 

En virtud de la expresada convocatoria, la asamblea costarri- 
cense acordó enviar diputados a Guatemala para que tratasen 
de la unión de las cinco provincias del antiguo reino. 

Ya el Congreso se había instalado el 24 de junio con los repre- 15 
sentantes de las demás provincias que a esa fecha se hallaban 
en Guatemala, comenzando sus sesiones el 29 del mismo mes 
y tomando la denominación de Asamblea Nacional Constitu- 
yente. Su primer acto fué decretar en 1° de julio de 1823 
que las provincias de que se componía el reino de Guatemala 20 
eran libres e independientes de la antigua España, de Méjico, y 
de cualquiera otra potencia, así del antiguo como del nuevo 
mundo ; y que no eran ni debían ser el patrimonio de persona 
ni de familia alguna. 

El mismo decreto disponía que Guatemala, el Salvador, 25 
Honduras, Nicaragua y Costa Rica se llamarían en lo suce- 
sivo Provincias Unidas del Centro de América. Ese decreto 
fué ratificado en 1° de octubre siguiente para que su vali- 
dez no pudiera en manera alguna ser puesta en duda, con 



ICX) TROZOS DE HISTORIA 

motivo de no hallarse presentes la primera vez los diputados 

de Costa Rica. 

Centro-América era una sola Nación, una sola familia, pero 

los odios de bandería, las ambiciones desenfrenadas, la igno- 

5 rancia explotada inicuamente por los que no tenían otra mira, 

suscitaron muy pronto luchas y divisiones que dieron como 

resultado la disolución de los lazos que a las cinco hermanas 

del Centro habían unido y que el patriotismo reclamaba que no 

se rompiesen jamás. ' ^ 

'^ •' Barrantes 



IV 

LAS REPÚBLICAS ACTUALES 

LAS REPÚBLICAS ACTUALES — IDEA GENERAL 

Realizada la independencia, las naciones americanas inau- 
guraron su vida propia, estableciendo paulatinamente sus cons- 
tituciones. 

Emancipadas de sus metrópolis, no supieron aprovechar una 
independencia conseguida a costa de tanta sangre. Las luchas 5 
políticas y sociales se desencadenaron en medio siglo de sobera- 
nía, la anarquía y el retroceso se producen, y las masas bárbaras de 
la pampa argentina o de los llanos de Colombia toman el gusto 
a la vida de las ciudades, y capitaneados por feroces caudillos, lle- 
nan de terror a las poblaciones, derramando torrentes de sangre. 10 

En medio de esta anarquía y de estas luchas de formación, 
aparecen los dictadores, peligro del sistema republicano, cuando 
las leyes no se respetan, y se arroja el descrédito contra la 
Intima autoridad. 

Individuos salidos de las ínñmas capas de la sociedad 15 
adquirieron preponderancia, y perdidas por los gobiernos la res- 
petabilidad moral y los elementos en que apoyarse, empuñaron 
el látigo de la tiranía para azotar y envilecer a los pueblos que 
fatalmente los soportaron. 

Por lo demás, el progreso material de los pueblos aumentó con- 20 
siderablemente. La libertad del trabajo y la libertad del comercio 
atrajeron numerosa emigración extranjera, que explotando al par 
de los nacionales las innumerables fuentes de riqueza del conti- 
nente, han colocado sus naciones a la altura de las más prósperas 
y adelantadas del continente europeo. navarro Lamarca "5 

lOI 



I02 TROZOS DE HISTORIA 

LA GUERRA DE MÉJICO CON LOS ESTADOS 

UNIDOS 

Hacía nueve años que Tejas mantenía su independencia en 
calidad de república soberana. Méjico no reconocía esa inde- 
pendencia, y aun cortó relaciones diplomáticas con el gobierno 
de los Estados Unidos, por que éste celebró un tratado con 

5 Tejas, dándole por lo tanto el tratamiento de pueblo autónomo, 
en vez de considerarlo como provincia rebelde, que era el punto 
de vista del gobierno mejicano. En 1845, se agregó Tejas a los 
Estados Unidos. Si Méjico pretendía una reconquista, ya no 
tendría que habérselas con los téjanos sino con el gobierno 

10 de los Estados Unidos. La cuestión, de suyo difícil, se com- 
plicaba con una diferencia en la apreciación de los límites que 
debían asignarse a Tejas. Los téjanos pretendían que su 
territorio llegaba al Bravo; Méjico decía que nunca pasó del 
Nueces. De manera que aun aceptando la independencia de 

15 Tejas, el paso del Nueces por los norteamericanos era para 
Méjico una violación del territorio nacional. 

La guerra se declaró, y después de unos dos años de luchas 
sangrientas, entró por fin el ejército norteamericano en la 
capital de Méjico el 14 de septiembre de 1847. Santa Anna 

20 hizo dimisión de la presidencia y entró a desempeñarla el 
íntegro magistrado de la Corte Suprema D. Manuel de la Peña 
y Peña. El gobierno se instaló en Querétaro ; convocadas las 
cámaras nombraron presidente al general Anaya con el carácter 
de interino, y se reanudaron las negociaciones de paz que ter- 

25 minaron con el tratado de Guadalupe-Hidalgo (2 de febrero 
de 1848). 

Como desde que comenzó la guerra habían ido expediciones 
militares del enemigo a los territorios codiciados por el gobierno 
de los Estados Unidos, para la fecha del tratado ya tenía bajo 



HISTORIA DE AMÉRICA 103 

su poder toda la inmensa zona fronteriza del Norte. Fué preciso 
cederle Tejas, extendido hasta el Bravo, Nuevo Méjico y la 
Alta California. Méjico, en cambio, redbia ima indemnización de 
15,000,000 de pesos. ¿Por qué, se dirá, el vencedor pagaba 
una indemnización al vencido? Lo acostumbrado es, por lo 5 
contrarío, que quien pierda una guerra pag^ue a su vencedor los 
gastos de ella. En el caso de esta guerra, el gobierno de los 
Estados Unidos pagó indemnización para legitimar su expo- 
liación, presentándola artiñdosamente como ima compra libre- 
mente consentida por Méjico. Así creía que podría evitar 10 
los reproches del partido adverso a la g^uerra, que era muy 

respetable. _ 

'^ Pereyra 

MUERTE DE MAXIMILIANO 

Rumors that Mexico was dissatisfied with a republican form of 
government influenced Napoleon III to intervene in the affairs of that 
country. French troops invaded Mexico, declared in favor of an 
empire, and chose Maximilian, archduke of Austria, as emperor (1863). 

The protest of the United States against these proceedings con- 
vinced Napoleon that he had better withdraw his troops from Mexico 
(1867). Maximilian, however, was prevailed upon by his supporters to 
endeavor to maintain his authority in Mexico at all costs. 

Meanwhile the Mexican patriots had been steadily strengthening 
their forces. After several campaigns Maximilian was forced to sur- 
render, and soon after was executed at Querétaro (June 19, 1867). 
His generals Miramón and Mejfa shared his fate. 

A las seis de la mañana del día 19 de junio de 1867, salieron 
de sus celdas respectivas el emperador y sus dos generales 
D. Miguel Miramón y D. Tomás Mejía. Desde luego se em- 15 
prendió la marcha hacia el lugar de la ejecución caminando a la 
vanguardia una escolta de caballería, y detrás de los tres coches, 
otra fuerza respetable. Un número considerable de hombres y 
de mujeres del pueblo se agolpaba, triste y silencioso, a ver por 
la ultima vez al emperador, a quien la población de Querétaro 20 



I04 TROZOS DE HISTORIA 

consagraba un profundo afecto, y al general Mejfa, que siempre 
disfrutó de notable popularidad en aquella población. Las azo- 
teas y los balcones de las calles, que conducen al llano donde se 
levanta el Cerro de las Campanas, se hallaban apretadas de 

5 gente, en cuyos semblantes estaban pintados la pena y el dolor. 

Media hora después de haber sido sacados de la prisión, 

llegaron las víctimas al sitio destinado a la ejecución. Después 

de bajar sucesivamente de sus carruajes, avanzaron con ñrme 

paso por el centro del cuadro de cuatro mil hombres, hasta 

lo llegar al punto del suplicio. Allí Maximiliano se despidió de 
sus generales, y luego, adelantándose algunos pasos, y alzando 
Ja voz para ser oído de todos, exclamó con sonoro y firme 
acento : « Voy a morir por una causa justa, la de la indepen- 
dencia y la libertad de Méjico. iQue mi sangre selle las 

15 desgracias de mi nueva patria! [Viva Méjico!» 

Después de pronunciadas las anteriores palabras, cada uno 
de los tres sentenciados ocupó el puesto respectivo: esto es 
D. Miguel Miramón en medio, por haberle cedido el emperador 
el lugar de preferencia como en prueba de singular distinción ; 

20 Maximiliano a su derecha y el general D. Tomás Mejía a su 
izquierda. 

Los tres tenían la vista descubierta sin vendar los ojos. £1 
emperador se quitó el sombrero ; separó su rubia y larga barba 
con ambas manos, echándola hacia los hombros, y mostrando 

25 el pecho a los soldados que debían hacer fuego sobre él, les 
encargó que no le diesen en la cara. El general D. Miguel 
Miramón, señalando con la mano el sitio del corazón, dijo, 
«Aquí» y levantó la cabeza. El general D. Tomás Mejía 
nada dijo, y cuando vio que los soldados encargados de la 

30 ejecución iban a hacer fuego, separó de su pecho la mano 
en que tenía el crucifijo, y esperó sereno la descarga. 

Los tres iban a recibir a un mismo tiempo la muerte. Los 
soldados tendieron sus fusiles y apuntaron al pecho de las 



MUERTE CK MAXIMILIANO 



I06 TROZOS DE HISTORIA 

víctimas. ... El oficial a quien se había encargado la eje- 
cución hizo la señal de fuego. . . . Una descarga se oyó en 
seguida . . . y tres cuerpos cayeron en tierra atravesados el 
pecho por las balas. 

5 El emperador cayó del lado derecho, pero no enteramente 
muerto, pues pronunció tendido estas palabras : « hombre, hom- 
bre», moviéndose ligeramente. Entonces el general le colocó 
boca arriba, y señalando a uno de los soldados el punto del 
corazón, recibió el golpe de gracia. También sobre el general 

I o Mejía fué preciso hacer dos disparos más para que acabase 
de morir. La muerte del general D. Miguel Miramón fué 
instantánea. 

Un profundo y solemne silencio sucedió por algunos momen- 
tos a la descarga que privó de la vida a Maximiliano y sus 

15 dos generales. Poco después, las voces de mando dadas por los 

jefes de las tropas que habían formado el cuadro, y el sonido 

de las cometas y tambores que tocaban marcha, se dejaron 

escuchar. Los soldados formaron en hileras y regresaron a la 

ciudad, cuyos habitantes se hallaban conmovidos por la dolorosa 

20 escena que acababa de verificarse. 

^ Zamacois 

D. PORFIRIO DÍAZ — ESTUDIO HISTÓRICO 

Porfirio Díaz nació en la ciudad de Oaxaca, en septiembre 
15 de 1830. Su padre era D. José Faustino Díaz y su madre 
Doña Petrona Mory; el primero español y la segunda hija 
de español. 

25 Desde su primera niñez, Porfirio tenía gustos militares, y sus 
juguetes y sus diversiones infantiles le marcaron como nacido 
para mandar. A la edad de 18 años, el joven se graduó en el 
Seminario, y el obispo de Oaxaca quiso ordenarle, pero Porfirio 
prefirió el estudio de las leyes, aunque en aquel tiempo, inteli- 

30 gente y ambicioso como era, no tuvo el don de la elocuencia. 



HISTORIA DE AMÉRICA 107 

Desgraciadamente su buena madre había muerto, y sus pa- 
rientes fanáticos le privaron de recursos con la vana esperanza 
de hacerle clérigo a fuerza del hambre. Tal vez esta injusticia 
fué causa de la hostilidad que después mostró Díaz al partido 
clerical y a los privilegios eclesiásticos. Así, sin recursos, pobre 5 
de todo menos de espíritu, entró al Instituto de Jurisprudencia. 
Felizmente el gran corazón del niño había merecido la atención 
de Benito Juárez, quien, sin dejarse conocer, le suplió los 
medios de vivir mientras seguía sus estudios. 

El año anterior (1847) había entrado en las filas de las 10 
guardias nacionales de Oaxaca. En 1852 ascendió a capitán de 
artillería. En 1854-185 5 se opuso a la usurpación del general 
Santa Anna, y presenció el ocaso de aquella vida borrascosa. 
A la edad de veintisiete años hizo su primer golpe de armas 
como jefe, tomando a Oaxaca del enemigo con una fuerza de 15 
5000 hombres. El año siguiente, Juárez fué elegido presidente, 
teniendo a Díaz como su brazo derecho. 

Era Díaz comandante militar de Veracruz en la época de 
la invasión francesa, emprendida en pro de la dominación 
clerical y aristocrática, que quiso reintroducir el archiduque 20 
Maximiliano. Díaz fué desalojado y hecho preso, pero logró 
escaparse ; y juntando una fuerza de 5,000 hombres, alzó la 
bandera de libertad en su estado natal. 

Hecho prisionero otra vez, a fines de 1864, fué enviado a 
Puebla. Pero ayudado por un indio, logró escaparse de Puebla, 25 
y en septiembre de 1865 se fué a Oaxaca, juntando tropas en 
el camino. Como jefe de guerrilleros derrotó a los franceses, y 
en octubre 31 de 1866 entró triunfante en Oaxaca. Luego 
después se puso en marcha sobre Puebla, su antigua cárcel. 

Díaz llegó a Puebla con una pequeña fuerza de 3,000 mixte- 30 
cas, y puso sitio a esta ciudad de 80,000 almas, dotada de 
ima guarnición de 5,000 plazas bien provistas de artillería y 
municiones. Se hizo el asalto con pleno éxito, y la figura de 



Io8 TROZOS DE HISTORIA 

Díaz, vestido como campesino mixteca, a la cabeza de un puñado 
de infantería, subiendo a las murallas de una gran ciudad fortifi- 
cada, tiene algo de sublime y maravilloso, y durará para siempre 
como un cuadro heroico en los anales de la nación mejicana; 
5 siendo al mismo tiempo un hecho de armas casi sin precedente. 

En aquel acto Díaz se distinguió, no sólo como militar, sino 
como caballero magnánimo. Volviendo a sus enemigos rendi- 
dos, delante de las humeantes trincheras de Guadalupe y Loreto, 
les gritó : « Yo no nací para carcelero ni verdugo ; vosotros 
I o sois mis compatriotas, ; retiraos a vuestras casas ; sois libres I » 
Esta victoria decidió de la suerte del imperio de Méjico. 

Durante la reconstitución de la república, Díaz se hizo no- 
table como un revolucionario a todo trance. Competidor de 
Juárez para la presidencia, fué derrotado en 1867, y tuvo que 
15 retirarse a Nueva Orleans. Repatriado después, el digno Juárez 
trató de reconciliarse con él, haciéndole diputado. Pero el Con- 
greso no era campo a propósito para Díaz ; conspiró de nuevo, 
y la segunda vez tuvo que huir a la vecina república. 

Regresado a Méjico después de la muerte de Juárez, otra 
20 vez entró al Congreso como diputado. Sin embargo, no pudo 
tenerse tranquilo, y estuvo de nuevo proscrito. 

En 1876 entró en Veracruz en la bodega de un vapor, disfra- 
zado de fogonero, y se fué a tierra a riesgo de ser fusilado ; 
luego reunió una fuerza de 7,000 hombres, y en noviembre del 
25 mismo año, habiendo derrotado al ejército del presidente Lerda 
de Tejada, fué elegido por un período que terminó en noviem- 
bre de 1880. 

En la elección siguiente fué reemplazado por el general 
Manuel González, y Díaz, que aceptó con resignación su de- 
30 rrota, fué electo como jefe de la nación en 1884, y siguió desde 
entonces en la presidencia hasta 191 1. 

Durante sesenta años Porfirio Díaz fué una figura promi- 
nente en h historia mejicana, y por la mitad de aquel tiempo la 



HISTORIA DE AMÉRICA IO9 

más prominente de todas. Por treinta años fué un militar dis- 
tinguido, y por otros treinta un hombre de estado sin par. 

Desde que D. Porfirio Díaz se hizo cargo del gobierno de 
la nación, el orden fué perfecto y constante ; él supo aplacar 
los odios y terminar las disensiones de los partidos políticos 5 
que se disputaban el poder, agrupándolos bajo el lema de paz 
y prosperidad de la República. Logró transformar en eminente- 
mente productor y práctico un país guerrero por naturaleza, 
perturbado constantemente por luchas intestinas y desangrado 
muy a menudo por guerras y alzamientos ambiciosos. Tan sólo 10 
su privilegiada inteligencia, su inflexible voluntad y su patriótico 
entusiasmo podían realizar una transformación admirada y re- 
conocida por doquier. 

Restauró el perdido crédito de su país, dotó a Méjico con 
escuelas primarias y secundarias, cubrió la tierra con una red 15 
de ferrocarriles, y desarrolló sus inmensos recursos. Todos los 
ramos de la administración fueron atendidos y fomentados en 
Méjico en correlación con las necesidades y fuerzas del país, 
sabiamente dirigidas y discretamente aplicadas, sin entorpece- 
dores retrasos ni contraproducentes precipitaciones. 20 

Al general Díaz cupo pues la gloria de haber fundido en un 
solo ideal las antes opuestas aspiraciones de su país, al que ha 
hecho glande por la paz y el trabajo, rodeándose de hombres 
de valer y buena voluntad, y eligiendo con admirable tacto a 
los colaboradores de su regeneradora obra ; dignos todos, como 25 
él, de la eterna gratitud de Méjico. p 



no TROZOS DE HISTORIA* 



CENTRO-AMÉRICA DESDE LA SEPARACIÓN 
DE LAS CINCO PROVINCIAS 

Carrera fué elegido presidente de Guatemala en 1844. Su 
primer acto fué romper la unión de las provincias, aislando a 
Guatemala. Proclamó la Repiíblica de Guatemala, indepen- 
diente y soberana, el 21 de marzo de 1847. Las demás pro- 

5 vincias hicieron otro tanto. Desde entonces viven separadas 
las cinco repúblicas de Centro-América, pero en todas existe 
la aspiración federal. Y se unirán, más tarde o más temprano, 
con los lazos de la federación, que engrandeciendo a la América- 
Central, dejará a cada Estado su más perfecta y cabal autonomía. 

10 No han faltado trastornos interiores en cada sección de 
Centro-América ni guerras de unas con otras ; pero los hechos 
culminantes han sido la invasión de los filibusteros en 1854 y 
la guerra de Guatemala y Salvador en 1885. 

En 1853 ardía la guerra civil en Nicaragua. Los demócra- 

15 tas sublevados contra el gobierno conservador, llamaron en su 
auxilio al aventurero Walker, filibustero norteamericano. Las 
tropelías de Walker enardecieron el patriotismo de todos los 
nicaragüenses y aun de todos los centroamericanos, y todos 
se prestaron a concurrir a la expulsión de los filibusteros. Dio 

20 el ejemplo Costa Rica, enviando las primeras fuerzas, por lo 
que se nombró general en jefe del ejército de Centro- América 
al costarricense don José Joaquín de Mora. Venció éste a 
Walker, quien capituló con su gente y en 1857 regresó con ella 
a los Estados Unidos. En i860 desembarcó de nuevo con otra 

25 expedición; pero perseguido por las tropas de Honduras, no tuvo 
más remedio que rendirse. Juzgado por un consejo de guerra, 
fué fusilado en Trujillo el 3 de septiembre del referido año. 

En 1885 pensó el general Barrios, presidente de Guatemala, 
que había llegado la hora de restablecer la federación de las 



HISTORIA DE AMÉRICA m 

cinco repüblicas centro-americanas; pero cometió el error de 
intentar restablecerla por medio de las armas, lo que daba a 
su empresa apariencias de absorción. Al frente de su ejército 
se dirigió a la frontera del Salvador ; pero el dos de abril mu- 
rió en la acción de Chalchuapa, en la que triunfaron los salva- 5 
dórenos. La intentona intempestiva de Barrios ha retrasado 
tal vez la federación patriótica de la América-Central, que no 
se hará nunca por la guerra sino por un congreso reunido en 
plena paz con representación de todas las repüblicas. 

ESTÉVANEZ 

BATALLA DE YUNGAI (1839) 

In 1836 the president of Bolivia, General Santa Cruz, invaded Peru, 
made himself master of the country, and proclaimed a Peru- Bolivian 
confederation, of which he was to be the head. Chile saw the danger 
for her in this alliance, and declared war on Santa Cruz. A Chilean 
army sent to Peru in 1837 was forced to retreat, but a second expedition 
defeated the allies on the plains of Yungai (Jan. 20, 1839). 

La seguridad de Chile estaba amenazada mientras el general 10 
Santa Cruz dominase en las dos repúblicas del Norte. En con- 
secuencia, los chilenos se apresuraron a reorganizar el ejército 
expedicionario que debía invadir el territorio peruano. El mando 
en jefe fué confiado al general Bulnes, quien zarpó de Valpa- 
raíso el 10 de julio de 1838, con 4,000 hombres embarcados 15 
en 26 transportes y protegidos por cuatro buques de guerra. 

El general Bulnes desembarcó con su ejército en Ancón en 
los primeros días de agosto y tomó posesión de Lima el 2 1 del 
mismo mes, después de un combate librado en las puertas de 
la ciudad. Su residencia en la capital peruana se prolongó hasta 20 
los primeros días de noviembre. En esta fecha salió de Lima 
con dirección al norte, en busca de clima más benigno para sus 
soldados y de posiciones ventajosas para aguardar a Santa Cruz, 
que venía a la cabeza de 8,000 hombres a presentarle combate. 



112 TROZOS DE HISTORIA 

Apenas había salido de Lima el ejército chileno cuando 
entraron en la ciudad las avanzadas del ejército enemigo. Pronto 
llegó también Santa Cruz, que se complacía en asegurar al 
pueblo que Bulnes se retiraba en vergonzosa fuga. Mientras 

5 él completaba sus preparativos de marcha, ordenó que su van- 
guardia siguiese de cerca y hostilizase sin cesar a los chilenos. 
Éstos, hábilmente dirigidos por el general Bulnes, soportaban 
las penalidades de aquella retirada con fortaleza de ánimo y con 
ejemplar disciplina. Ellos sabían que su jefe era tan valeroso 

10 como prudente, y que su plan de campaña consistía en hacerse 
perseguir hasta encontrar un campo favorable para batir al ene- 
migo. Por esto marchaban sin murmurar, con la plena confianza 
de que sus sacrificios serían recompensados con el triunfo. 
En tales condiciones los dos ejércitos avanzaron hasta el 

15 campo de Yungai. El general Bulnes anunció entonces a sus 
soldados que había llegado la hora de presentar el pecho al 
enemigo en defensa de la bandera gloriosa de la Patria. Al 
amenecer del 20 de enero de 1839 las bandas de músicos 
principiaron a tocar la canción nacional de Chile. Los bata- 

20 Uones estaban ya formados y sólo aguardaban la orden del 
general en jefe para llevar el ataque a las trincheras del 
campamento enemigo. 

Ordenado el avance, los soldados marcharon en perfecto or- 
den contra las posiciones ocupadas por las tropas de Santa 

25 Cruz. Estas se defendieron con denuedo y varias veces recha- 
zaron el ataque, causando numerosas bajas en el ejército chileno. 
El general Bulnes, atento a todas las peripecias de la batalla, 
mandaba tropas de la reserva en auxilio de los batallones que 
corrían más peligro, atendía con oportunidad y acierto a todas 

30 las necesidades, y lograba, de este modo, poner de su parte las 
probabilidades de la victoria. 

El episodio más notable de la batalla fué el asalto de una 
formidable posición enemiga, situada en la cumbre de un cerro 



HISTORIA DE AMÉRICA II 3 

que, por su forma, se llama Pan de Azúcar. Cuatro compañías 
de la infantería chilena fueron designados para apoderarse de 
la posición. Con admirable valor los chilenos ejecutaron esta 
orden, usando sus fusiles como punto de apoyo para subir por 
las escarpadas laderas del monte. Los enemigos los fusilaron s 
impunemente desde la cumbre ; al mismo tiempo hacían rodar 
grandes piedras que en su violenta caída atropellaban y des- 
pedazaban a los asaltantes. Tales contratiempos en vez de 
intimidar a los chilenos, les hicieron pelear con furiosa energía. 
Guiados por sus oficiales avanzaron con vigoroso empuje hasta lo 
llegar a la cumbre, y allí sostuvieron rudo combate cuerpo a 
cuerpo con los soldados de Santa Cruz. Fué aquélla una con- 
tienda desesperada, en la cual los adversarios lucharon y se 
defendieron como leones. Al fin, el triunfo fué de los chilenos, 
que se apresuraron a colocar la bandera de la Patria en ese 15 
baluarte conquistado con la sangre y la vida de tantos cadáveres. 
Más de 500 murieron allí cumpliendo valerosamente con su 
deber. La mitad de la columna chilena que dio el asalto encontró 
también su tumba en el campo del combate. 

El ejército de la confederación Peni-boliviana opuso tenaz 20 
resistencia en toda la línea al ataque del ejército chileno, pero 
su bravura sólo sirvió para prolongar y hacer más sangrienta la 
batalla, pues al concluir el día estaba en completa derrota. El 
general Santa Cruz abandonó el campamento y se dirigió rápida- 
mente a Lima con la esperanza de que el pueblo peruano le pro- 25 
curase nuevos elementos para proseguir la guerra; pero ese 
pueblo había perdido la confianza en él y no estaba dispuesto a 
sacrificarse en su servicio. Vencido en el campo de batalla 
y abandonado por el pueblo, Santa Cruz se vio en la necesidad 
de marcharse al extranjero. Valdés Vergara ^ 



114 TROZOS DE HISTORIA 

LA CAMPAÑA DE LIMA Y EL TRATADO 

DE ANCÓN 

For many years Bolivia and Peru had disputed the possession of 
certain coast territories. This difficulty about boundaries had led to the 
signing of several treaties between the two countries. In 1879, however, 
Chile, declaring all previous treaties null and void, seized the harbor of 
Antofagasta. Peru offered to intervene in order to prevent war. But 
on Chile's discovering that since 1873 there had existed a secret treaty 
between Bolivia and Peru, she declared war on both (April 1879). 

By 1880 the Chileans had taken Tacna and Arica from the Bolivians. 
The latter straightway gave up the struggle, but the Peruvians made 
extensive preparations for further resistance. 

A todo esto, en Chile, la prensa, el Congreso y la opinicSn 
entera, manifestada por motines en distintas ciudades, pedía 
resueltamente el avance del ejército sobre la capital peruana. 
« I A Lima ! » era el grito de cada momento. El gobierno 

5 tuvo que decidir la campaña de Lima. En los dos ültimos 
meses de 1880 unos 25,000 chilenos, llevados por tierra y 
por mar a las órdenes del general Baquedano, establecieron 
su cuartel general a orillas del río Lurín, como cinco leguas 
al sur de Lima. 

10 Por parte del Peni, Piérola, dictador en Lima, organizó 
30,000 peruanos con que resistir, y fortificaba los sitios es- 
tratégicos más inmediatos al sur de la ciudad, especialmente las 
colinas de Chorrillos y de Miraflores. Pero todo fué inútil. El 
13 de enero, las tropas chilenas barrieron a la bayoneta, con 

15 empuje irresistible, las fortificaciones de Chorrillos. Dos días 
más tarde, el 15 de enero, caían también, del mismo modo, las 
de Miraflores. 

Después de esas batallas, Baquedano recibió la rendición 
incondicional de Lima. El populacho, mientras tanto, saqueó 

20 esa capital y también el Callao, donde el último acorazado, el 



HISTORIA DE AMÉRICA II5 

«Atahualpa», se hundió convertido en hoguera. £1 populacho 
mismo le había prendido fu^o. Fué preciso que el ejército 
chileno se apresurara a hacer su entrada triunfal en estas 
ciudades, para impedir que las turbas siguieran robando. 

Chorrillos y Miraflores señalaron el término de la guerra, s 
Piéroia, escapado de Lima, trató infructuosamente de rebelar 
a los indios del interior y de organizar una nueva resistencia. 
Otro caudillo, el coronel don Avelino Cáceres, sucedió a éste, 
y otros vinieron tras él. Todos juntos mantuvieron al Peni, 
durante dos años, en una completa anarquía. 10 

Sólo en 1883 pudo ya hablarse de paz. Por el tratado de 
Ancón, en octubre de 1883, el Perú cedió a Chile el dominio 
perpetuo de la provincia de Tarapacá y la soberanía de las 
provincias de Tacna y Arica durante diez años, al cabo de los 
cuales un plebiscito de sus habitantes decidiría a cuál de los dos 15 
países pertenecieran definitivamente. El país que con las pro- 
vincias se quedara, pagaría al otro diez millones de pesos. 

En abril de 1884 se firmó en Valparaíso otro tratado entre 
Chüe y Bolivia, por el cual se dejaba indefinidamente bajo la 
soberanía de Chile todo el territorio boliviano comprendido entre 20 
los Andes y el Pacífico, o sea, la actual provincia de Antofagasta. 

Galdames 

DEVASTACIÓN DEL PARAGUAY 

La oscura e indecisa cuestión de las fronteras fué causa en 
1865 de una guerra entre el Paraguay y los tres países aliados 
del Brasil, del Uruguay y de la República Argentina. 

En diciembre de 1868, después de tres años de sangrientos 25 
y heroicos combates, la Asunción, capital del Paraguay, cayó 
en poder del enemigo. El presidente López parecía ya per- 
dido, y algunos le supusieron huyendo hacia los Estados Uni- 
dos; pero el indomable mariscal no soñaba más que en tomar 



Il6 TROZOS DE HISTORIA 

la revancha. Reuniendo los restos de su ejército, llamó nuevos 
contingentes, y se estableció en Piribebuy, haciendo de esta 
ciudad su capital provisional. 

Tan pronto como el emperador del Brasil supo que López 

5 había entrado nuevamente en campaña, envió contra él nuevas 
tropas, las que en septiembre de 1869 le derrotaron casi por 
completo en las cercanías de Caraguatay. 

Los aliados establecieron en la Asunción un gobierno pro- 
visional, al mismo tiempo que un decreto del gobierno brasileño 

10 ponía fuera de la ley al héroe que, palmo a palmo, así dispu- 
taba su patria al enemigo, y a todos los que combatiesen a sus 
órdenes. Aquella inicua medida, que no podía tener más fun- 
damento que el derecho de la fuerza, para nada arredró a 
López, que siguió en su firme propósito de defender hasta el 

15 último extremo la integridad del territorio paraguayano. 

En mayo del año siguiente (1870) el pequeño ejército para- 
guayo sufrió el choque supremo en las orillas del Aquidaban, 
en donde fué completamente destrozado. Entre los muertos 
se encontró al presidente López. 

20 Así terminó después de cinco años la gigantesca lucha del 
intrépido y valeroso pueblo paraguayano. En ella desplegó 
López la energía, la tenacidad, el valor y la sangre fría de un 
patriota y de un héroe; era valiente, inteligente, de humani- 
tarios sentimientos y apasionadamente ocupado en el porvenir 

25 de su país que una guerra tan salvaje como inútil acababa de 
despoblar, labrando al propio tiempo su ruina. 

El Paraguay había pasado por entero a manos de los aliados. 
Completamente devastado, su población, que se calculaba antes 
de la guerra en millón y medio de habitantes, quedó reducida a 

30 una sexta parte por la guerra, las ejecuciones, la epidemia y \^ 
miseria, y aun estos desconsoladores restos se componían en su 
mayor parte de mujeres y niños. Sus rentas habían bajado de 
trece millones a dos, y los instrumentos y objetos destinados a 



HISTORIA DE AMÉRICA 11/ 

la producción estaban en todas partes destruidos ; los edificios 
públicos se desmoronaban, escaseaban los víveres y faltaban 
las simientes. £1 trastorno fué de tal consideración, que ni el 
gobierno encontró ya más los títulos de sus propiedades. Era 
necesario volver a empezar. Deberles ^ 

PANAMÁ Y EL CANAL 

En 1882 el conde Ferdinand de Lesseps emprendió la obra 
magna de abrir im canal a través de Panamá. De Lesseps era 
un francés que, unos años antes, había construido con gran 
éxito un canal a través del istmo de Suez, poniendo en comuni- 
cación el Mar Rojo y el Mediterráneo, y los dos continentes de 10 
Asia y África. 

En 1879 se formó la Compañía Francesa del Canal de Pa- 
namá. El Atlántico y el Pacíñco iban a ser unidos directamente 
por una vía navegable de veintiocho pies de profundidad. 
Costaría su construcción mil setenta millones de francos y se 15 
terminaría en ocho años. 

EH dinero se derramó como agua, pero malos planos e inex- 
pertos ingenieros hicieron que la obra adelantara poco. El de- 
rroche más criminal era patente por todas partes. Sin embargo, 
se enviaban a Francia noticias optimistas acerca del gran pro- 20 
greso que se iba realizando. Se sobornaban los periódicos para 
que publicaran falsos informes, y durante varios años, se tuvo 
miserablemente engañado al pueblo francés. 

Lesseps no fué, sin duda, hombre intencionadamente ím- 
probo, pero sí era un anciano incapaz de dirigir aquella empresa 25 
colosal. Muchos de los que con él cooperaban eran poco o 
nada íntegros y lo alucinaron y engañaron. Inmensas sumas 
de dinero fueron a los bolsillos de los directores de Francia o 
de los que con él permanecían en Panamá. Este espíritu de 
corrupción era general ; desde el más alto empleado hasta el 30 



Il8 TROZOS DE HISTORIA 

más modestx), el vicio en todos sus aspectos prevaleció en d 
Istmo durante aquel tiempo. 

£1 mundo se enteró, finalmente, de lo que había sucedido, y 
quedó evidenciado el fracaso de Les^eps y de la Compañía 

5 Francesa del Canal de Panamá. La ira y la consternación gene- 
ral en Francia fueron inmensas. Miles de personas que habían 
empleado su dinero en el gran proyecto se encontraban arrui- 
nadas. Llegó el fin : el canal no se construyó ; pero el capital 
había desaparecido. 

I o £1 anciano Lesseps, entonces con la salud y la reputación 
perdidas, no tuvo fuerzas para resistir el peso de la desgracia ; 
al ser sentenciado a cinco años de reclusión cayó sin conoci- 
miento, y algunos meses después moría en un manicomio. 
Cuando se malograron los esfuerzos franceses, vióse claro 

15 que no habría canal a menos de que lo construyeran los norte- 
americanos. Éstos se interesaban desde hacía muchos años 
en el canal, pues apreciaban el inmenso valor que tendría para 
ellos una comunicación interoceánica. Al fin el gabinete de 
Washington decidió proveerse de un paso interoceánico que 

20 fuera propiedad de la República del Norte. 

Por último, el entonces presidente, señor Roosevelt, y el 
congreso decidieron que si la Compañía Francesa del Canal de 
Panamá vendiera por un precio razonable cuanto había dejado 
en el Istmo, y si se pudiera comprar una franja de tierra a través 

25 de éste, la nación que representaban construiría allí el Canal. 

La compañía francesa quería cuatrocientos cincuenta millones 

de francos por su propiedad, pero se conformó más tarde con 

doscientos. La República de Panamá vendió a los Estados 

Unidos, en febrero de 1904, una franja de tierra de unos quince 

30 kilómetros de ancho por ochenta y pico de largo, desde el Atlán- 
tico hasta el Pacífico. Esta franja se conoce ahora con el nom- 
bre de Zona del Canal, y está bajo la absoluta jurisdicción de 
los Estados Unidos. 



HISTORIA DE AMÉRICA 1 19 

Aunque fué necesario un desembolso de cincuenta millones de 
dólares antes de la toma de posesión, los Estados Unidos, al fin 
y al cabo, se habían asegurado el derecho de canalizar Panamá. 

El 4 de mayo de 1904, el Presidente Roosevelt tomó pose- 
sión de la mencionada zona y de todo lo que contenía, excepto 5 
de las ciudades de Colón y de Panamá, en nombre del gobierno 
y del pueblo norteamericanos. Las dos ciudades antes nombra- 
das, aunque situadas en el terreno enajenado, que tiene un área 
de quinientas millas cuadradas, pertenecen a la República de 

Panamá. tt r- 'o 

Hall y Chester 



NOTES 

8 1 Bética : a province established by the Romans in southern Spain, 
bounded by the sea, the river Guadiana, and an irregular line from a 
point somewhat west of the present city of Ciudad Real to a point 
somewhat west of the present city of Almería. 

4 28 a no ser por : * if it had not been for.' 

7 13 Burgos : capital of the province of the same name, situated on 
a plateau of northern Castile, northern Spain. On the union of Castile 
and Leon (1037) it was made the capital of Castile, and remained such 
until 1087, when the royal residence was transferred to Toledo. Some 
six miles to the north of Burgos is the village of Vivar, whence the 
Cid took his name. 

7 16 Santa Gadea : on the death of Sancho II of Castile, who was 
treacherously slain at the siege of Zamora, the nobles of Castile invited 
his brother Alfonso to be their king, provided he would swear that he 
had had no part, either directly or indirectly, in Sancho's death. Of the 
twelve nobles assembled at the church of Santa Gadea, in Burgos, the 
Cid was the only one bold enough to beard the future sovereign and 
administer to him the oath. As a result, Alfonso always felt more or 
less enmity toward the Cid for the affront which he felt had been 
placed upon him at his coronation. 

7 18 Zaragoza : Saragossa, capital of the province of the same 
name, in northeast Spain. During the Moslem domination it was a 
petty kingdom, like many other cities of the Peninsula. — Barcelona: 
the capital of Catalonia, on the Mediterranean, and the chief seaport 
of Spain. In 874 Barcelona was established as an independent county. 
On the maniage of Ramón Berenguer IV with Petronila, queen of 
Aragón, the county of Barcelona was united with the kingdom of 
Aragón (1150). 

8 10 Al-Mamún : in 1065 Ferdinand I divided his kingdom among 
his five children: Castile was to go to Sancho, León to Alfonso, 
Galicia to Garcia, and the towns of Zamora and Toro to his daughters 
Urraca and Elvira respectively. War soon broke out between Alfonso 

121 



122 TROZOS DE HISTORIA 

and Sancho, through the latter's ambition to be sole ruler. In 1070 the 
Leonese were defeated at Golpejar, in León. Thereupon Alfonso 
sought refuge with the Moorish king of Toledo» Al-Mamun. By 1072 
Sancho was master of Christian Spain, except the city of Zamora, 
during the siege of which he met his death. 

9 3 arzobispo de Toledo : on May 25, 1085, Toledo was taken from 
the Moors by Alfonso VI of Castile. Two years later it was made 
the capital of Castile, and the archbishop of Toledo was made primate 
of Spain. 

9 10 las Nayas de Tolosa : a tableland in the Sierra Morena range, 
in the province of Jaén, northern Andalusia. 

9 13 Almohades : the original Moslem conquest of Spain was made 
by the Arabs. In the eleventh century the Arab power disintegrated, 
the Christians made rapid conquests, and the Arabs, preferring to 
be conquered by fellow- Moslems rather than by Christians, invited 
the help and dominion of the Moors under the temporarily powerful 
dynasty of the Almorávides, which ruled the southern half of Spain 
for sixty years and was then displaced by the more vigorous Moorish 
dynasty of the Almohadps. These remained strong till their power was 
broken by the battle of Navas de Tolosa ; in sixty years after that the 
last remnant of their power even in Africa came to an end. 

9 16 una fiesta : the feast of the Triumph of the Cross falls on 
July 16, the anniversary of the battle. 

12 GRANADA : with the ending of the Almohade rule in southern 
Spain, Al-Ahmar founded that of the Nasrides (i 238-1492). The capital 
of the kingdom was Granada ; it included in its territory the provinces 
of Granada, Almería, Málaga, and Jaén. During this period the civi- 
lization of Granada rivaled, if not surpassed, that which had, several 
centuries previous, made Cordova world-famous. 

12 11 la Alhambra (" the red fortress ") : the former palace of the 
kings of Granada, built during the twelfth and thirteenth centuries, 
and famous for its beautiful architecture. It is well-known to American 
and English readers through Washington Irving*s"The Alhambra" and 
" The Conquest of Granada." 

12 13 Santa Fe : three miles southwest of the city of Granada ; 
built by Isabella in eighty days during the siege of Granada. It was 
laid out in the form of a Roman camp, with the streets crossing one 
another at right angles. On November 25, 1491, the capitulation of 
Granada was signed here. 



NOTES 123 

18 1 el Genii : this river rises in the Sierra Nevada, flows in a south- 
emly direction, and forms the southeastern boundary of the city of 
Granada. 

13 3 la puerta de los Siete Suelos : the east gate leading from the 
Alhambra. In the days of the Moorish kings of Granada it was the 
principal entrance to the fortress. At the request of Boabdil it was 
walled up by Ferdinand and Isabella. 

18 23 el rey Chico : that is, Boabdil. 

14 7 Santiago : St. James the Greater is the patron saint of Spain. 
The battle-cry of Spain was " i Santiago y cierra España I " 

14 14 la Epifanía : the feast of Epiphany is celebrated on the sixth 
of January, to commemorate the adoration of the Magi. It is known in 
England as Twelfth Night. 

16 12 prescindir de las cortes : the Spanish Cortes, or parliaments, 
composed mainly of representatives of the larger towns, were sum- 
moned to vote subsidies and levy taxes, and claimed the right to 
repeal laws made by them. In the reign of Charles I their refusal 
to g^ant him funds to carry on his foreign wars caused them to 
be forcibly dissolved. In the succeeding reigns, continued protests 
on their part against the maintenance of large standing armies, and 
against the levying of heavy taxes on a greatly impoverished country, 
resulted in their being no longer summoned. 

16 19 Don Alvaro de Bazán: marquis of Santa Cruz (i 526-1 588), 
famous Spanish admiral. He was in command of the reserve division 
at the battle of Lepanto. He was to have commanded the Armada 
(cf. following selection), but died at Lisbon while the fleet was still 
in preparation (February, 1588). 

17 19 Medinasidonia : Alonso Pérez de Guzman el Bueno, duke of 
Medina Sidonia (1550-1615), was appointed commander-in-chief of the 
Invincible Armada to succeed Santa Cruz (cf. note preceding), in 
spite of his inexperience and lack of courage. 

17 20 Parma: Alessandro Farnese, duke of Parma (i 545-1 592), 
distinguished statesman and general ; governor-general of the Nether- 
lands 1 578-1 592. 

18 23 Cannas : at Cannae, in Apulia (southern Italy), Hannibal de- 
feated the Roman army, 216 B.C. 

20 4 Olivares: Don Gaspar de Guzman, count of Olivares (1587- 
1645), favorite and prime minister of Philip IV, was " everything " (as 
he himself said) in the Spanish government from 1621 to 1643. When 



124 TROZOS DE HISTORIA 

the king made him duke of San Lúcar he asked leave to keep also 
his lower title of count of Olivares; since this was unusual, he was 
known thereafter as " the count-duke." His government, though better 
than that of other Spanish statesmen of his time, was bad at best, and 
the disasters that befell Spain under his rule have made his name one 
of the most detested in history. In 1640 Catalonia and Portugal re- 
volted, Catalonia putting itself under the French crown till 1659, and 
Portugal never returning to Spanish allegiance. 

21 2 Anjou: a province of France, southeast of Brittany. In 1480 
it was annexed to the French crown, and thereafter princes of the 
royal family held from time to time the honorary title of duke of 
Anjou. 

21 9 Saboya : Savoy, a territory on the boundary between France 
and Italy. The counts of Savoy became dukes of Savoy in 141 6, kings 
of Sardinia in 17 18, and (after giving up Savoy itself to France) kings 
of Italy in 1861. 

21 15 una pérdida : it was a battle for money; the Spanish fleet was 
that which brought to Spain the gold and silver from the American 
mines. But the bulk of the bullion had already been landed. 

21 21 guerras anteriores : during the wars between Louis XIV and 
Charles II the French made numerous invasions into Catalonia, and 
conquered considerable territory (i 676-1 697). In 1697, by the treaty 
of Ryswick, France gave up all claim to these territories. 

22 1 Menorca : the British ceded Minorca back to Spain in 1803 
(peace of Amiens). — Oran: a city of Algeria, conquered by Spain in 
1509; reconquered by the Turks in 1708; again by the Spaniards in 
1732, but finally abandoned by them in 1791. Since 1831 it has been 
in the hands of the French. 

28 1 Don Antonio: Don Antonio Pascual de Borbón (17 55-181 7), 
second son of Charles III. When Ferdinand VII went to Bayonne 
(April, 1808), Don Antonio accepted the presidency of the Supreme 
Council, which was to be the governing body during the monarch's 
absence. 

29 18 Geneva : Genoa, city and port in northern Italy, on the Medi- 
terranean; it was a powerful republic during the Middle Ages, and 
even held several colonial possessions. Among these were the islands 
of Sardinia and Corsica, and holdings in Spain and Portugal. 

81 28 Serían las diez de la noche : *it was probably about 10 p.m.* 
81 30 ¿ Seria una embarcación ? ' could it be a ship ? ' 



NOTES 125 

38 3 el hijo de Comogre: in the spring of 151 2 Balboa made an 
expedition to the north of Darien. About a hundred miles to the 
north he met an Indian chief, Comog^e, who welcomed the Spaniards 
and gave them a goodly amount of gold. Comogre*s son, seeing the 
partiality of the explorers for the precious metal, told them that to 
the south lay a land where gold was abundant (Peru), and offered to 
conduct them there. 

84 24 Torecha : an Indian chief, killed in battle by Balboa's men, 
according to Las Casas. Balboa took some of his men prisoners, and 
made them his guides in his explorations. The sick and wounded 
Spanish soldiers were left in the village of Torecha until Balboa should 
send for them. 

86 4 I08 Reyes de Castilla : Queen Isabella being dead, this means 
Ferdinand, king of Aragón and regent of Castile, and his insane 
daughter Juana, titular queen of Castile. 

85 13 el santo del día : the feast of St. Michael the Archangel is 
celebrated September 29. 

86 19 Santa Úrstda : Christian martyr. Her feast falls on October 2 1 . 
88 3 53°4o' : read 53 grados 40 minutos. 

88 5 The Strait of Magellan is 360 miles long and from two and one 
half to seven miles wide. 

88 10 an monte : Mt Sarmiento, in Tierra del Fuego, 7200 feet 
high. 

40 8 tlascaltecas : Tlascala, situated in a hilly region east of Mexico, 
was, at the time of the conquest, an independent state which had long 
held out against the encroachments of the Aztecs. After a desperate 
struggle with Cortés, they became his allies, welcoming him and his 
men as those children of the Sun destined by prophecy to supplant 
Aztec domination in Mexico. On entering Montezuma's capital, Cortés 
had with him some 6000 auxiliary Tlascalan warriors. 

40 16 del gran lago : Tenochtitian, the ancient Aztec capital, was 
situated on a high table-land surrounded by several lakes, and con- 
nected with the mainland by several dikes. To the west of the main . 
dike, which was ten miles long, was situated the lake of Mexico. The 
lake of Chalco was southeast of the capital. 

40 17 del de Chalco : i.e. del lago de Chalco. 

46 10 la gran catedral : the cathedral of Mexico is on the site of the 
Aztec temple destroyed by Cortés in 1521. Begun in 1573, it did not 
reach completion until the beginning of the nineteenth century. 



126 TROZOS DE HISTORIA 

45 27 Malinche : Doña Marina was the Spanish name of a native 
woman whom Cortés had taken captive at San Juan de Ulloa. The 
Aztecs called her Malin (Marina) tzin (Lady), which the Spaniards 
heard as Malinche, As Cortés was always accompanied by Malinche, 
the Aztecs called him by the same name. 

47 21 Velazquez : the governor of Cuba by whose authority Cortés 
was sent to Mexico. He sent an order recalling Cortés ; Cortés refused 
obedience, and defied Velazquez's authority thenceforth. 

48 8 el reino de Quiche : at the time of the conquest the kingdom 
of the Quichés was great and powerful. Its capital was situated in what 
is now known as the department of Santa Cruz del Quiche, Central 
Guatemala. 

50 1 río de la Plata : the river Plate is an estuary of the Uruguay 
and Paraná rivers, on the east coast of South America. In 151 5 Juan 
Diaz de Solis penetrated close to the mouth of the Paraná. Later, 
Magellan explored the Plate; and in 1526 Sebastian Cabot explored 
the Paraná and part of the Paraguay. He gave the name of Silver 
River to the estuary from the great number of silver trinkets which he 
obtained there from the natives. 

50 10 el Emperador : Charles V (King Charles I of Spain). 

50 17 adelantado : of this title, nearly equivalent to the English 
'palatine,' we hear much in the history of the conquest of America. 
The Spanish Academy gives three definitions: "Anciently, military 
and political governor of a frontier province." " Anciently, in times of 
peace, president or chief justice of the kingdom or of a particular 
province or district, and captain general in time of war. All judges 
were subordinate to him." " Adelantado de mar, a person to whom was 
intrusted the command of an expedition by sea, he being granted in 
advance the government of the lands he should discover or conquer." 
Some of the most famous adelantados in America were de mar. 

51 4 la ciudad : the settlement founded by Mendoza was later aban- 
doned for a point further up the river (Asunción). In 1542 a second 
attempt under Cabeza de Vaca also failed. In 1580 D. Juan de Garay, 
governor of Paraguay, made a settlement at Buenos Aires which was 
permanent. 

52 21 el templo del Sol : now the temple and convent of Santo 
Domingo. It was of elliptical form, with the main altar facing east 
Gold was used in abundance for purposes of ornamentation. The 
temple was the resting-place of the Incas, once they had been embalmed* 



NOTES 127 

— la casa de las Vírgenes : the home of the nuns, whose duty it was to 
tend the sacred fire, weave the Inca's clothes, and make the sacred 
bread and the beverages destined for the Inca*s household. They 
numbered 15,000. The convent of Santa Catalina now occupies the 
site of the Inca nunnery. 

58 10 Santa Lucia : a rocky hill in the center of the city of Santiago 
de Chile. It was formerly the citadel of the city, but is now a center 
of amusement and recreation. 

58 15 iglesia catedral : the cathedral of Santiago de Chile faces the 
plaza de la Independencia, and was erected under Valdivia. Destroyed 
by the earthquake of 1647, ^^ ^^ rebuilt more than a century later. 

60 23 Colombia : for the different names of this country cf . pp. 93-94. 

60 28 Punta Carreta : the boundary between Panama and Costa Rica 
on the Caribbean Sea; ** Punta Mona '* or ** Monkey Point" on some maps. 

61 24 Urabá : on the east side of the gulf named for it 

61 26 dátiles : so the early settlers called them ; evidently some 
American fruit appeared to them to be a sort of date. 

61 29 internóse : i.e., after crossing to the other side of the Gulf 
of Urabá, where, as he was informed, the Indians* arrows were not 
poisoned. He thereby went outside the limits within which his com- 
mission authorized him to govern, thus giving a pretext for the insub- 
ordination which followed. 

62 2 Santa Haría del Antigua : on a river emptying into the west 
side of the gulf of Urabá, about a league from the river's mouth. It 
was burned to ashes in 1524. — la Antigua: Nuestra Señora de la 
Antigua, a celebrated image in Seville. 

62 11 a no ser por : cf . note to 4 28. 

62 18 la descubrió Cristóbal Colón : in his fourth and last voyage. 

68 17 el Zipa : ** the Chibchas were composed of three loosely 
united nationalities governed by three independent chiefs — the Zipa 
of Muequetá, the Zaque of Hunsa, and th^ Jeque of Iraca" (Britannica). 

68 19 nueye partes : that is, nine times a common soldier's share. 

68 26 Quimuinchateca : the Zaque. He was imprisoned by Quesada, 
and relieved of half a million dollars in gold, silver, and emeralds. 

64 10 el ao de julio de z8io : the date of throwing off allegiance 
to Spain. 

66 15 que fueron creándose : 'that were gradually created.' 

67 15 inyencible : about 1500 a Spanish general invented the system 
of arming infantry with a mixture of guns and spears, equivalent to the 



128 TROZOS DE HISTORIA 

rifle and bayonet oí to-day. The Spanish troops who had fought the 
mountain war of the conquest of Granada were just adapted to make 
the best use of this combination of weapons, and it took the rest of 
Europe more than a century to learn how to train soldiers to use the 
new methods equally well ; meanwhile the Spanish always counted on 
victory. — Rocroy : Rocroi, a town in northern France, near the Belgian 
frontier. The Spanish infantry suffered an overwhelming defeat here 
at the hands of the French in 1643. 

67 21 Francia y Austria : Louis XIV of France, having married a 
Spanish princess, claimed that certain Spanish possessions in the 
Netherlands belonged to her rather than to the Spanish crown, and, 
after the one-year War of Devolution, secured his Netherland annexa- 
tions by the treaty of Aix-la-Chapelle in 1668. Austria, which ought for 
dynastic reasons to have supported Spain, did nothing. The spoliation 
of Spain by Austria followed in the treaty of Utrecht after France and 
Austria had fought thirteen years for the Spanish crown (see pp. 20-22). 

68 8 sardanapalescas : worthy of Sardanapalus, a legendary king of 
Assyria, credited with being a voluptuary and sensualist 

68 10 ambas mares : the Atlantic and the Pacific. Compare ambos 
mares in line 24 below, noting that ambas and ambos are written by 
the same author, José Coroleu. — vándalos : the Vandals were a Teu- 
tonic people who invaded Gaul, Spain, Africa, and Italy in the fifth cen- 
tury of the Christian era. In 455 they sacked Rome. 

68 11 Bajo Imperio : a name given to the Roman Empire after it 
ceased to have Rome as its capital or chief capital, i.e. from the time 
of Constantine onward. 

70 7 aquella famosa escena : during an expedition to the West 
Indies in 1572. 

70 28 el nombre de Stt soberana : Elizabeth Islands or Elizabethides 
was the name given by Drake to Cape Horn. 

71 22 aquellas latitudes : the time now described is when Drake 
was somewhere near the mouth of the Columbia River. 

72 2 nombrándole caballero: April 4, 1581. 

72 12 Lope de Vega : Spanish poet and dramatist (i 562-1635), native 
of Madrid. He wrote in all genres of literature, but excelled in the 
drama. Some 2000 plays came from his pen. His " Dragontea " is a 
poem dealing with the life and adventures of Drake. 

75 22 Cabo Francés : the city now known as Cap Haitien. " It 
has been known, at various times, as Cabo Santo, Cap Fran9ais, and 



NOTES 129 

Cape Henri. . . . Under the French rule it was the capital of the 
colony." (Britannica.) 

76 12 Espártaco : Spartacus, the most famous of ancient leaders of 
insurgent slaves. 

80 20 las leyes de Indias : the code drawn up in 1680 for the govern- 
ment of the colonies, described on p. 66, 11. 20-23. 

81 9 no son para olvidadas : * should not be forgotten.' For the con- 
struction cf. the proverb No todas las verdades son para dichas. 

82 10 La plaza de la Victoria : a public square in Buenos Aires, 
facing the harbor; now the Plaza 25 de Mayo ; the place where govern- 
ment and history have centered from the first founding of the colony. 

88 17 Cf. English introduction to the present selection. 

86 29 la guerra del Paraguay : see pp. 1 15-117. 

90 22 cuyo: * which.' This use of cuyo for adjectival * which' is 
condemned by grammarians, but is very wide-spread. 

94 11 cayo : see note to 90 22. 

96 11 triunfo . . . armados : * a victory which redounded to their 
credit, and which enabled them to enlist 270 well-armed men within 
a few days.' 

99 10 del Centro : i.e. de América. 

99 11 aquella ciudad : i. e. Guatemala, capital of the Republic. 

100 8 y que . . . jamás : * and which patriotism demanded should 
never be broken.' 

104 4 Cerro de las Campanas : a hill in the western part of Queretaro. 

107 13 borrascosa: born in 1795, ^^ entered the army in 18 10, was 
made governor of Vera Cruz by Iturbide in 1822, proclaimed the repub- 
lic that year and overthrew Iturbide (p. 98, 1. 25), fought the Spaniards 
in 1829, led a successful revolution in 1832, led the Mexicans against 
the insurgent Texans and was beaten, lost a leg fighting the French in 
1838, was president 1841-1843, again 1844-1845, then exiled to Cuba, 
became president again during the war with the United States, fell 
(p. 102, 1. 19) at the end of the war, was president " for life " and " Serene 
Highness" 1853-1855, then exiled again, was condemned to death for 
insurrection in 1867, died in poverty in 1876. 

107 31 puso sitio : the siege of Puebla took place in March, 1867. 
It ended April 3. 

108 8 Guadalupe, Loreto : a chapel and a fort in the city of Puebla. 
115 15 decidiría . . . definitiyamente : the dispute about this is still 

unsettled. 



VOCABULARY 



The sign a» means the word m black type at the head of the paragraph ; 

tíius, ev>8 under anna means azmas 



a to, toward; at, on; of, from; 
under; around; in; after; by; 
with ; into ; not translated when 
it is used as the sign of the per- 
sonal accusative; al + inf. = 
on + Eng. .gerund in -ing, or 
when + appropriate tense of the 
indie. 

Abahul (explanada de) a slope 
south of the palace of the Al- 
hambra, Granada 

abajo down 

abandonar abandon; desert ; leave 

abastecer purvey 

abatido -a dejected ; discouraged 

abatimiento m. dejection 

Abdelaziz son of Musa, q.v. 

Abderrahmán j(in) Abd-er- 
Rahman (912-961), caliph of 
Cordova 

abertnra/. opening 

abnegación/, abnegation 

abolición/, abolition 

abolir abolish 

abonar manure ; tierra abonada 
fertile soil 

aborto m. abortion ; monster 

abrazar embrace; cover 

abril m. April 

abrir open (up), start, begin ; «^se 
paao clear a way (for one's self) 



abrumar crush, overwhelm 
absoluto -a absolute; uncondi- 
tioned; despotic; unlimited 
absorción/, absorption 
absorto -a amazed, astonished 
abundante abundant 
abundar abound, be abundant 
acabar end, finish ; «^ con put an 
end to, make an end of; «^ de 
have just ; acabó de was all that 
was needed to ; para que acabase 
de morir that his death struggles 
might cease 
acampar encamp 
acaudalado -a rich, wealthy 
acaudillar command, head 
acción/ action; agency; engage- 
ment, battle; ~de guerra battle, 
engagement 
acelerar accelerate, hasten 
acento m. tone, voice, accent 
aceptar accept; adopt 
acerca de with regard to, about, 

concerning 
acercarse draw near, approach 
acertar hit (by chance) 
aciago -a unfortunate, fatal 
acierto m. dexterity; success 
acobardar daunt, terrify 
acoger receive, welcome 
acometer attack ; undertake, begin 



131 



132 



TROZOS DE HISTORIA 



acompasar accompany ; join, 
unite; attend 

acontecer befall; happen, take 
place 

acontecimiento m. event, happen- 
ing, incident 

acorazado m. ironclad 

acordar de resolve (by common 
consent), agree to ; «^sse de re- 
solve, determine ; remember 

acostumbrado -a (en) characteris- 
tic (of) ; lo acostumbrado es it is 
customary 

acostumbrar accustom 

acrecentar increase, strengthen 

acta/, act, record 

activamente actively 

actividad/, activity, efforts 

activo -a active 

acto m. act, deed 

actual present, existing, present- 
day, real, actual 

actualmente really, actually 

acudir hasten, run to 

acuerdo ;;;. agreement; ponerse de 
~ con come to an understanding 
with 

acuSar strike (a medal) 

Achila son of Witiza, q.v.^ and 
opponent of Roderick (early 
eighth century) 

adarga/, buckler, shield 

adarve m, flat top of a wall 

adelantado -a advanced, pro- 
gressive ; m. noun Adelantado ; 
appellation formerly given to 
the civil and military governor 
of a frontier or colonial prov- 
ince 



adelantar progress; e^poco make 
but little progress, advance 
slowly; ~8e .approach, come 
forward 

adelante ahead, in advance; for- 
ward; más cv later; seguir «^ 
keep on, continue 

además moreover, besides, in ad- 
dition ; <>3 de besides, in addition 
to 

adentro inside 

adherirse a adhere to 

adhesión/ adhesion 

adhirió 3d sing. pret. </ adherir 

adiestrar teach, train 

administración/ administration ; 
management (of public affairs) 

administrar administer; look after, 
superintend 

administrativo -a administrative 

admirable admirable 

admiración/ admiration; wonder 

admirador m. admirer 

admirar admire 

adobe m. adobe 

adoptar adopt (a resolution) ; em- 
brace (an opinion) 

adornar adorn, decorate 

adorno m. ornament 

adquirir acquire, gain 

adversario m, adversary, oppo- 
nent 

adverso -a adverse ; opposed 

advertir notice 

advirtiese 3d sing, imp erf. subj. of 
advertir 

adyacente adjacent 

afanarse labor, toil, be oversolici- 
tous 



VOCABULARY 



133 



afecto m, affection 

aíectaoso -a affectionate 

afianzar make safCi make secure ; 
assure 

aficionado -a (a) attached (to), fond 
(of) 

afiliarse en enter, join 

afirmar make secure 

afligir afflict 

aflnente m. affluent 

afortunado -a fortunate, successful 

Áfñca,/, Africa 

agasajar receive and treat kindly 

agasajo m. kindness, deference; 
graceful and affectionate recep- 
tion 

agitación y. agitation, disturbance 

agitar agitate ; sway (to and fro) 

agolparse crowd together, assem- 
ble 

agosto m. August 

agravar aggravate, render worse 

agregar add ; «^se a join 

agreste wild, uncultivated 

agrícola agricultural ; cultivos «^ 
methods of farming 

agricultor m, farmer 

agricultura/, agriculture 

agrupación/, group 

agrupar group ; e«>se form in line 
(of battle) 

agua/, water 

aguardar wait for, await 

agüero m. omen 

aguerrido -a inured to war; veteran 

Aguirre, Atanasio (1804-1875) 
Uruguayan general and politi- 
cian; presidenta^ interim ( 1 864- 
1865) 



ahi there ; por a» wherefore 

ahora now ; «^ mismo even now 

ahumada /. signal given with 
smoke 

airado -a rough, boisterous 

aire m. air, breeze ; atmosphere ; 
expression 

aislado -a isolated 

aislamiento m, isolation 

aislar isolate 

ajustar form 

al contraction ofti and el 

Alá m, Allah, God 

alabarse (de que) boast (that) 

alarido m. yell 

albaffil M, mason 

alborozar exhilarate, elate 

Alcadir Hishem-al-Kadir, Moorish 
king of Toledo, and later of 
Valencia (eleventh century) 

Alcalá (de Henares) city in prov- 
ince of Madrid; famous as the 
birthplace of Miguel de Cer- 
vantes 1547 

alcalde m, mayor; «^ mayor chief 
justice 

alcanzar reach; obtain; esaseleauno 
be within one's comprehension 

aldea/, village 

alegría/ joy 

alejarse move away, go away 

alemán -ana adj. and n. German 

Alemania/ Germany 

alfombra/ carpet 

Alfonso VI (1030-1109) king of 
Leon and Castile ; «^ Vin ( 1 1 58- 
12 14) king of Castile 

Algeciras town on the bay of 
Gibraltar, province of Cadiz 



134 



TROZOS DE HISTORIA 



algo something 

algodón m. cotton 

algttii(o) -a some, any ; some one, 
any one ; quite a ; an occasional 

Alhacam (II) Hakam, caliph of 
Cordova (961-976) 

Alhambra/. Alhambra ; cf, note to 
1211 

aliado m. ally 

alianza/*, alliance 

aliarse a join, become the ally of 

Ali-Bajá Ali Pasha, leader of the 
Turkish forces at the battle of 
Lepanto (PS71) 

alimento m. food 

alistarse enlist 

alma/, soul 

almacén m. store, warehouse 

Almagro, Diego de (i475(?)-i538) 
companion of Pizarro in the 
conquest of Peru. Made unsuc- 
cessful expedition to Chile 

(1535) 
Al-Mamún Moorish king of To- 
ledo, friend and ally of Alfonso 

VI of Castile 
Almansa town in province of 

Albacete; battle of Almansa, 

April 2$, 1707 
Almenara town in Murcia, on the 

confines of the province of 

Valencia 
almirante m, admiral 
Almohades m. pi, Berber dynasty 

which ruled in Spain from 1147 

to 1269 
Almorávides (Almorávides) m. pi. 

Berber dynasty which ruled in 

Spain from 1055 to 1147 



almuerza/, a double handful 

alrededor around, round about; 
~de around; <:*^s m.//. environs 

altísimo -a very high ; el Altísimo 
the Most High, God 

altivez/, pride 

alto -a high; tierras altas high 
ground, upland ; el Alto Perú 
Upper Peru 

alto tn. halt ; hacer «^ halt 

altura / height ; summit; [naut- 
ical) latitude; . . . de «^ . . . high ; 
a la ~ de on a par with 

alucinar deceive, delude 

Alvarado, Pedro de ( 1 495 (?)-i 54 1 ) 
Spanish conquistador, governor 
of Guatemala, and later of Guate- 
mala and Honduras 

alzamiento m. uprising, revolt 

alzar raise, lift up; erect; «^oee 
arise, ascend 

allá there (f^zí^/zV^;» /¿7), thither, yon- 
der ; más ~ further 

allende beyond 

allí there {rest) ; por e» there- 
abouts; de «V a poco in a short 
time 

amanecer dawn; al~ at the break 
of day 

amante adj. and n. lover 

ambición/, ambition 

ambicionar covet 

ambicioso -a ambitious 

ámbito m. space, extent 

ambos, ambas both 

amenazar threaten 

América / America; «s» Central 
Central America; «^ del Sud, 
cv del Sor, South America 



VOCABULARY 



135 



Amarlcano -a adj. and n. Ameri- 
can ; c« del sor South American 

amigo tn. friend 

amistad/, friendship, friendliness 

amo m. master 

amontonar heap up, pile up 

amor m. love 

amovible removable 

amparar protect 

anales m, pL annals 

anarquía/, anarchy 

Anaya, Pedro Maria (1795-1854) 
Mexican general ; acting presi- 
dent of Mexico, April to May 
1847, and again November 1847 
to January 1848 

anciano -a old ; m. noun old man 

antitL/. anchor; echar el «« anchor, 
cast anchor 

anclar anchor, cast anchor 

Ancón seaport thirty-one miles 
north of Lima, Peru 

ancho -a wide ; m. noun width ; 
(tener) ... de «^ (be) . . . wide 

Andalncla/ Andalusia 

andaluz -a Andalusian 

andar go, walk ; act, behave 

andas/. //. litter 

Andes m. pi. the Andes 

andrajo m. rag 

anduYO 3d sing. pret. o/dJiñBX 

anexión/, annexation 

anexo -a annexed, joined; m. 
noun dependency 

angosto -a narrow 

anillo m. ring 

animación/, animation, bustle 

animar animate, encourage, move, 
induce 



ánimo m. spirit ; mind, intention ; 
courage, valor, fortitude ; mind, 
thought 
animoso -a brave, courageous 
aniquilar annihilate, crush, over- 
whelm 
aniversario m. anniversary 
Anjou province of France, south- 
east of Brittany 
anochecer grow dark; m. noun 

nightfall 
ansioso -a anxious, eager 
ante before, in the presence of 
anterior previous ; preceding, 

above-cited 
antes before; previous(ly) ; rather; 

cv que before 
antiguamente anciently, for- 
merly 
antiguo -a ancient, former ; old 
antillano -a of the Antilles 
Antillas/. //. the West Indies 
Antoiagasta province (since 1884) 

of northern Chile 
Antonio (de Borbón) cf. Borbón, 

Antonio de 
anual yearly 

anualmente annually, yearly 
anunciar announce, proclaim ; in- 
dicate 
aSadir add 
aSo m. year 

apagar put out, extinguish 
aparecer seem, appear; arise, 

make one's appearance 
aparente apparent 
aparición/ appearance 
apariencia/ appearance 
apartar remove 



136 



TROZOS DE HISTORIA 



apasionadamente passionately, ar- 
dently 

apasionado -a passionate, ardent; 
e^ por devoted to, a lover of, an 
admirer of 

apearse dismount 

apelar a make use of, avail one's 
self of 

apenas hardly, scarcely 

apetecer long for, desire 

aplacar placate 

Apodaca, Juan Ruiz de distin- 
guished Spanish diplomat, vice- 
roy of Mexico from September 
20, 181 6, to July 5, 182 1 

apoderarse de seize, get posses- 
sion of 

aportar make port 

aposentarse lodge, take up one's 
quarters 

apoyarse en lean upon; apoyado 
-a resting 

apoyo tn. help, aid, support ; pun- 
to de ~ fulcrum 

apreciación/ estimation 

apreciar value (highly), prize ; ap- 
preciate 

aprecio m. appreciation, esteem, 
regard 

aprehender seize, take prisoner 

apresar take prisoner ; seize, cap- 
ture 

aprestar prepare, make ready 

apresuramiento m, hastiness, \mr 
due haste 

apresurarse hasten 

apretar compress, tighten ; crowd ; 
«N9 el cerco a lay vigorous siege to 

aprobar approve of, sanction 



apropiarse appropriate 

aprovechar take advantage of, 
profit by, turn to account 

apuntar aim (at) 

apurado -a desperate {frvm apurar 
put in a predicament) 

aquel -la (//. aquellos -as) that 
(remote from hearer, cf, ese) ; 
aquél eic. that one, the former 

aquí here 

Aquidaban m, river of northern 
Paraguay 

árabe adj, and n, Mohammedan, 
Arabian ; Arab, Arabian 

Aragón m. Aragón, province of 
northern Spain, west of Cata- 
lonia 

aragonés -esa adj, and n. Ara- 
gonese, native of Ax9^on 

arar plow 

arbitral arbitral; carácter cv 
powers of arbitration 

árbol m. tree 

arcabuz m, (//. arcabucee) blun- 
derbuss 

archiduque m. archduke 

arder rage 

ardorosamente ardently, fervently 

áiea./. area 

argamasa/I mortar, cement 

Argentina/. Argentina 

argentino -a adj. and n. Argen- 
tine ; native of Argentina 

Arica/ province of northern Chile 
(since 1883) 

aristocrático -a aristocratic 

arma/ weapon ; //. arms ; troops ; 
golpe de ev»s exploit, achieve- 
ment ; dirigir sus esas contra bear 



VOCABULARY 



137 



anns against; pasar por las «^ 
shoot ; poner sobre laa «^ raise, 
mobilize (troops) 

amuda /. fleet ; la Armada Inven- 
cible fleet sent against the Eng- 
lish by Phiüp II (1588), which 
inclement weather and defeat 
in battle completely destroyed 

armadma/. armor 

armamento m. armament, arm- 
ing 

armar arm ; man, fit out, equip 

arrancar wrest (from) ; pull out 

arredrar frighten 

arreglo 1». arrangement ; con cw a 
in accordance with 

arremolinarse (el viento) arise (a 
storm, or squall) 

arresto m. spirit, courage 

arriba above, on top ; del pecbo «w 
above the breast; boca cv on 
one's back 

arribar put into a harbor 

arrimar place against, plant against 

arrogancia/, arrogance 

arrojar throw (down or up), hurl ; 
drive out, expel; thrive, flourish; 
c^se throw one's self, hurl one's 
self ; ~8e a set about, enter upon 

arrojo m. intrepidity, fearlessness 

arruinar ruin 

arrullar lull 

arte/, art 

artificiosamente artfully, craftily 

artillería/ artillery 

artista m. artist 

artístico -a artistic 

arzobispo m. archbishop 

asaltante m. besieger 



asaltar assault, storm (a place) ; 
attack 

asalto m. charge, assault, storming 

asamblea/ assembly, congress 

ascender ascend; be promoted; 
amount to 

ascua/ red-hot coal 

asegurar assure, make sure; as- 
sert, afiirm 

asesinar assassinate 

así thus, so ; CS9 oomo as well as ; 
e^ . . . como as much ... as, 
equally ... as 

Asia/ Asia 

asiático -a cuij. and n. Asiatic 

asignar assign 

asistencia/ attention 

asistir attend, accompany 

asociarse con enter into partner- 
ship with 

asombro ^. wonder, astonishment 

aspecto m. aspect, appearance, 
bearing 

áspero -a hard, rough 

aspiración / aspiration ; desire ; 
A9 federal desire for union 

astronomía/ astronomy 

Asunción (la) capital of Paraguay, 
southwestern Paraguay 

asunto m. question, matter 

atabal m. kettledrum 

atacar attack 

Atahualpa m. name of Peruvian 
battleship, destroyed by ñre, 
1881 

ataque m. attack ; llevar el «^ a 
attack 

atar tie, gather 

atemorizar terrify 



138 



TROZOS DE HISTORIA 



atención/, attention 

atender regulate ; manage ; attend 
to ; care for ; heed, hearken (to) 

atentado m. transgression 

atento -a (a) attentive (to), heed- 
ful (of), mindful (of) 

aterrar frighten 

atizar stir up, incite 

Atlántico m. Atlantic 

atlético-a athletic 

atmósfera/, atmosphere 

atraer attract, captivate, allure, 
draw, win (over) ; invite 

atrajeron 3dpi, pret. oftAxñm 

atravesar cross; pierce 

atraviesan jd pi. pres, ind. of 
atravesar 

atreverse a dare 

atrevido -a daring 

atrocidad/ atrocity 

atropellar ride down, trample 
down, knock down 

atropello m. indignity, outrage 

audaces pi. o/auiiaz 

audacia/ boldness, daring, au- 
dacity 

audaz (pi. audaces) bold 

audiencia/ court of appeal 

aumentar increase 

aun (aún wken following the 
word it modifies^ or when em- 
phatic) even ; still ; «^ cuando 
even if 

aunque although 

aureola/ halo 

aurora/ dawn 

ausencia/ absence 

ausente absent 

austral southern 



Austria/ Austria 

austríaco -a adj. and n. Austrian 

auténtico -a authentic 

autonomía / self-government, 
autonomy 

autónomo -a autonomous 

autor m. author 

autoridad / authority, 'power; 
//. officials 

autorización/ authorization 

autorizar authorize 

auxiliar aid, help 

auxiliar adj. and n. auxiliary, 
auxiliatory; auxiliary troops 

auxilio m, help, aid, assistance 

avance m. advance 

avanzada/ outpost, reconnoiter- 
ing body 

avanzar advance, push forward 

avasallar subdue, subject, enslave 

avecilla/ small bird, little bird 

aventajar a excel, surpass 

aventura/ adventure 

aventurero -a adj. and n. venture- 
some, adventurous; adventurer 

KyBiiAf damage 

averiguar ascertain 

avisar warn, notify; «^aee take 
warning 

avistar descry, note (from a dis- 
tance) 

Axayacatl father of Montezuma 

Ayacucho town in southern Peru 

ayuda/ help, aid 

ayudante m. adjutant; aide-de- 
camp 

ayudar help, aid 

ajruntamiento m. town council; 
city hall 



VOCABULARY 



139 



azar m. chance, hazard 
iíioxtñ /. pi. Azores, the Western 
Isles, a £^oup of islands in the 
Atlantic belonging to Portugal 
azotar lash, sweep violently (of 

the elements) ; whip, lash 
azotea/, flat roof of a house 
azteca adj. and m. n. Aztec 
azúcar m. sugar; Pan de Asacar 
Sugar-Loaf Mountain, Peru, 
scene of Chilean victory over 
combined Peruvian and Bolivian 
forces, January 20, 1839 

bachiller m, bachelor (of arts, of 
letters, etc.) 

bagaje m. baggage 

bahia/. bay 

Bailen town in province of Jaén 

baja y. casualty 

bajar descend; decrease; carry 
down 

bajel m. vessel 

bajío m. shoal, shallow 

bajo under, beneath 

bajo -a low, lower; el Bajo Impe- 
rio the Eastern Empire ; el Bajo 
Perú Lower Peru 

bala/ bullet 

Balboa Balboa 

balcón m. balcony 

balnarte m. bastion, bulwark 

banco m. bank, sand-bank 

banda/ sash; band (music); ter- 
ritory (near river, mountain, 
etc.) ; Banda Oriental name given 
to Uruguay, because of its being 
east of the river Uruguay 

bandada/, flock (of birds) 



bandera/ flag, standard; ea 

<«aa under his standard 
bandería/ band, faction 
bando m. band, faction 
baSar bathe 
baSo m. bath ; caaaa de ~ bathing- 

houses, baths 
Baqnedano, Mannel Chilean gen- 
eral, active in wars against Peru 
barba/ beard 
barbarie/ barbarity, cruelty 
bárbaro ^ adj. and n. barbarous ; 

bartiarian, savage 
barca/ boat 
Barcelona chief seaport of Spain 

and capital of Catalonia, on the 

Mediterranean 
barranco m. ravine 
barrer sweep 
Barrios, Juato Rufino (1835-1885), 

Guatemalan general, president 

of the republic 1870-1885 
barro m. clay, mud 
baae/ basis ; //. terms ; ««e fonda* 

mentalea fundamentals 
bastante enough, suflicient 
bastar sufiice 
bastimentos m.pi. supplies 
batalla/ battle, struggle, conflict, 

contest ; order of battle, line of 

battle; para formar laa ««^ to 

form in line 
batallón m. battalion 
batiente beating; con tambor «^ 

with drums beating 
batir beat, vanquish, defeat ; fight, 

enter into combat with ; be9iege, 

lay siege to, storm, bombard; 

c^e fight 



I40 



TROZOS DE HISTORIA 



bayoneta/, bayonet ; cargar a la <«> 
charge with the bayonet 

Bazán, Alvaro de marquis of 
Santa Cruz, Spanish naval com- 
mander (i 526-1 588) 

Beata de Santo Domingo (la) cape 
on the island of Santo Domingo, 
on the Caribbean 

Bélgica/. Belgium 

Belgrano, Manuel Argentine pa- 
triot general (1770-1820) 

belicoso -a, warlike 

Bencio nephew of Roderick, last 
king of the Goths in Spain 

beneficio m. benefit ; benefice 

beneficioso -a beneficial 

benevolencia/ benevolence 

benigno -a mild, temperate ; mer- 
ciful 

bergantín m. brigantine 

Bervick James Fitz- James, duke 
of Berwick (i 670-1 734), famous 
English-bom French general 

besar kiss 

Bética/ Baetica, see note to ^1 

biblioteca/ library 

bien tn. good; //. wealth; prop- 
erty, estate ; adv. well ; más «^ 
rather ; no ~ no sooner ; si «« 
although 

bizarro -a gallant, brave 

bianco -a white 

blandir brandish 

blanquear whiten 

Boabdil last Moorish king of Gra- 
nada 

boca / mouth ; <v» arriba on one's 
back 

bodega/, hold of a ship 



Bogotá m. Muequetá, southern 
capital of Chibcha Indians-, 
Bogotá (Santa Fe de e^»), capital 
of Colombia 

Bolivar, Simón (1783-1830) South 
American general and politician, 
called the Liberator 

Bolivia/ Bolivia 

boliviano -a Bolivian, of Bolivia 

bolsillo m, pocket 

Bonaparte : José «^ Joseph Bona- 
parte (1768-1844), brother of 
Napoleon; king of Naples in 
1806, and for a short time king 
of Spain (1808); Napoleón ~ 
( 1 769-1821) emperor of the 
French 

bondad/ kindness 

Borbón : Antonio de <^ (1755-1817) 
second son of Charles III of 
Spain; Frandsco de Paula «^ 
( 1 795-1865) duke of Cadiz, 
youngest child of Charles IV 

bordar embroider 

bordo m, side of a ship ; a «>» aboard, 
on board 

borrasca/ storm, tempest; haz- 
ard, danger 

borrascoso -a stormy 

bosque m. wood, forest 

botín m. booty 

Braganza surname of the Portu- 
guese royal family 

BrasU (el) Brazil 

brasileSp -a adj\ and n, Brazilian 

bravamente bravely 

bravio -a wild, savage 

bravo -a wild ; swollen ; brave ; 
Rio Bravo {or Grande) del Norte 



VOCABULARY 



141 



liver forming boundary between 
Mexico and U. S. A. from £1 
Paso to the Gulf of Mexico 

brayura/. energy, courage ; valor 

brazalete m. bracelet 

brazo m, arm 

brechay. breach 

Brett m. seaport and fortress, west- 
ern France 

breve brief, short ; en ««> soon 

bribón m, rogue 

brillante brilliant ; splendid, glori- 
ous 

brillar shine 

brillo m. gleam; brightness, lus- 
ter, sheen 

británico *« British 

brotar leap forth 

bruSido m. luster, gleam 

bndlir polish, burnish 

brutal brutal (con towards) 

buen cf. bueno 

bueno -a good, kind; reliable, 
good in time of need, doughty 
(ef. Ouzfflán el Bueno) 

Buenos Aires m. old viceroyalty 
of southeastern South America ; 
(Santa Maria de«w) federal capital 
of the Argentine Republic, on 
the west bank of the Plate, about 
fifty-five miles from the sea 

BulneSy Xanael (i 799-1 866) Chi- 
lean patriot general ; president 
of Chile 1841-1845 

boque m. boat, vessel, ship ; <«> de 
guerra man-of-war 

Burgos m. city in northern Castile 

busca/, search 

buscar seek, look for 



cabal perfect, complete 

cabalgar ride 

eaballeria/. cavalry 

caballero 1». knight; nombrar cv 
knight 

Caballero, Pedro Juan consul of 
Paraguay (181 3-1 81 4) 

caballo m. horse ; «^ horse, cav- 
alry, mounted soldiers; los de 
a cv the cavalry ; a ««> mounted, 
on horseback 

oabaBa/. hut, cabin 

cabeUo m, hair 

caber a fall to one's lot ; befall 

cabeza/, head ; a «« head first 

cabildo m, town council; meet- 
ing, assembly 

cabo m. end, extremity ; cape ; cor- 
poral ; al «^ de at the end of ; al 
fin y al ~ in the end, ultimately ; 
llevar a (¿^ al) «^ carry out ; islas 
de CaboVerde Cape Verde islands, 
an archipelago in the Atlantic, 
west of Senegal 

Cáceres, Andrés Avellno Peru- 
vian general; won distinction in 
war with Chile 1879- 1883; pres- 
ident 1886-1890 

cacique m. cacique, Indian chief 

cada each, every ; ~ vez más more 
and more 

cadáver m, corpse ; //. (the) dead 

cadena/ chain 

Cádiz m. Cadiz, a province of 
Andalusia, southern Spain; a 
seaport on the Atlantic, capital 
of the above 

caer fall; ~ en tierra fall to the 
ground 



142 



TROZOS DE HISTORIA 



caída/, fall; falling; downfall 

Calais m. seaport of northern 
France, on the English Channel 

calamidad/, calamity 

calcular calculate; estimate 

calenturas/. //. intermittent fever 

calidad/, quality, condition, char- 
acter ; en ev de as a 

cálido -A hot 

califa m. caliph 

califato m. caliphate 

California/ California ; la Alta eo 
California; la Baja «« Lower 
California 

calma/ calm 

calor tn. heat 

Calvo, Lain judge of Castile, tenth 
century 

calzada / causeway, paved high- 
way 

Callao (el) chief seaport of Peru, 
six miles southwest of Lima 

callar(se) remain silent, become 
silent 

calle/ street 

cámara / chamber, legislative 
body 

cambiar change; ««o de rumbo 
change one's course 

cambio m, exchange; en ««> on 
the other hand 

caminar travel, walk 

camino m. road, way, toute ; el «v de 
the road to 

campal pitched 

campamento m. camp, encamp- 
ment 

Campanas, Cerro de las a hill in 
the western part of Quer^tarQ 



campaSa / campaign ; ponerse 
en ev take the field 

campiSa / flat tract of arable 
land ; land, plain 

campo m. field; camp; por la 
parte del e^» towards the open 
country 

canal m. canal ; channel, strait 

canalizar canalize, build a canal 
through, dig a canal across 

Canarias (las) the Canaries, Ca- 
nary Islands, a Spanish mari- 
time province, composed of 
seven large and six smaller 
islands in the Atlantic northwest 
of the coast of Africa 

canción/ song; anthem 

candente red-hot 

candidato m. candidate 

Cannas Cannx, town in Apulia, 
southern Italy 

canoa/ canoe 

cansado -a tired 

cantar sing 

Canterac, José lieutenant general 
in the service of Spain, in the 
South American war for inde- 
pendence (?-i835) 

cantidad/ quantity, amount 

cantor m. singer 

caSada / glen, glade ; las es»8 de 
los cerros the mountain ravines 

cañón m. cannon 

caffonazo m. report of a cannon 

QK^Kf, cloak, mantle ; layer, stra- 
tum 

capacidad/ capacity, talent, capa- 
bility 

capaz capable 



VOCABULARY 



143 



capilla/, chapel 

capital m. capital ; money 

capital /. capital ; chief city of a 
province 

capitalista m. capitalist 

capitán m. captain 

capitana/, admirara ship 

capitanear captain, head 

capitanía/, captaincy; »> general 
captaincy general 

capitulación/, capitulation 

capitular capitulate 

caprichoso -a gay, showy, fanciful 

cara/, face 

carabela/, caravel 

Caracas m, city in northern Vene- 
zuela, capital of the republic, 
situated near the port of La 
Guaira 

caracol m, conch 

carácter {pi. caracteres) m, charac- 
ter; firmness; nature, disposition, 
temperament ; function, capacity 

caracterizar characterize 

Caraguatay m. town in western 
Paraguay 

caraqueño -a native of Caracas 

cárcel/, prison 

carcelero m. jailer 

cardenal m, cardinal 

CardeSa (San Pedro de) a monas- 
tery near Burgos 

carecer de lack 

carga /. load, cargo ; charge, attack 

cargamento m. cargo, lading ; ha- 
cer nn «v take on a load 

cargar load, pack, lade ; charge, 
attack the enemy; e<^ las velas 
clew up the sails 



cargo m. charge; office, function; 
a <«9 de in charge of ; hacerse <« 
de take charge of 

Carlos Charles, the name of sev- 
eral kings of Spain ; <« I (I of 
Spain, and V of Germany) king 
of Spain 1516-1555; ~ n king 
in 1 665-1 700; ev IV king in 
1788-1808 

carrera/ profession 

Carrera, Rafael (1814-1865) presi- 
dent of Guatemala 1844-1849 
and 1852-1865 

carril m. cart-way, narrow way, 
narrow road 

carruaje m, carriage 

carta/, letter ; map, chart 

Cartagena city and port in north- 
western Colombia, on the Carib- 
bean 

Carteya ancient city of southern 
Spain, probably situated north- 
east of the strait of Gibraltar 

casa/ house, home, household; 
«o de bafios bathing-house; »> 
de las Virgenes an Inca nunnery 
in the city of Cuzco, Peru (time 
of the Spanish conquest) 

casar(se) (con) marry, get married 

Casas : Bartolomé de Las «^ (1474- 
1 566) Spanish missionary, known 
as the Apostle of the Indies for 
his efforts in behalf of the op- 
pressed natives; Francisco de 
Las CM Spanish explorer, who 
flourished in first half of the 
sixteenth century 

caserón m, big house 

casi almost 



144 



TROZOS DE HISTORIA 



caaom. case; contingency; event; 
affair, matter ; «^ de in case of 

Castaños y Aiagoni, Francisco 
JaTier (1758-1852) famous Span- 
ish general 

castellano -a Castilian, Spanish 

castigar punish 

Castilla/. Castile ; cw del Oro name 
given to the land west of the 
Gulf of Urabá 

castillo m. casüe ; forecasüe 

catalán m. Catalonian, Catalan 

CatalttSa/. Catalonia 

catapulta/, catapult, military en- 
gine 

catedral/, cathedral 

católico -a adj. and u. Catholic, 
Roman Catholic ; los Reyes Ca- 
tólicos Ferdinand and Isabella 

catorce fourteen 

caudillo m. commander; chief» 
leader 

causa/, cause; reason; source, 
occasion; cause, side 

causar cause; be the cause of, 
occasion 

cautividad/, captivity 

cautivo m. captive 

cavar dig 

cayeron jd sing. pret. of caer 

cayó 3d sing. pret. of caer 

cazadmr m. sharp-shooter, rifle- 
man, chasseur; ~ea a cabaUo 
light cavalry 

cazar hunt ; bring down 

cebar feed» fatten ; rage furiously 
(of fire) 

cebo m. lure, incentive 

ceder cede; yield 



cedro m. cedar 

cédula/, grant ; order, decree 

cegar blind 

cejar cease, stop 

celaje m. small cloud moving be- 
fore the wind, scud 

celda/ cell 

celebérrimo -« most celebrated, 
most famous 

celebrar celebrate; conclude» sub- 
scribe to 

célebre famous 

celo m. zeal 

CMÚzañfpl. ashes 

centenar m. a hundred 

centinela m. sentinel 

central central (; 

centralizador -a centraliring, of 
centralization 

centro m. center; del «« da América 
of Central America 

Centro-América Central America 

centroamericano -« Central Amer- 
ican 

oeSir gird, surround 

cerca near; ~ de near, nearly, 
about ; de <^> closely 

cerca/ wall, inclosure 

cercanía/ neighborhood, vicinity 

cercar surround» hem in 

cerco ». blockade ; siege 

CerdeSa Sardinia 

ceremonia/ ceremony 

ceremonial m. ceremony» ceremo- 
nial 

cerrar close, shut; shut off, ob- 
struct 

cerro m. hill; las csfladas de loa *^»e 
the mountain ravines 



VOCABULARY 



MS 



cesar cease, refrain (from) ; sin cv 
ceaselessly 

cetro m. scepter 

Ceuta seaport on the north coast 
of Morocco, in the possession 
of Spain 

Cid m. title given Ruy Diaz de 
Vivar by the Moors (Arabic /or 
lord) 

ciego -a blind 

cielo m. sky, heaven 

cien cf. ciento 

ciencia/I science; knowledge 

científico -a scientific 

ciento a hundred, one hundred 

cierto -a certain 

cima/, summit (of a mountain or 
hill) 

cimiento m. foundation 

cimitarra/, scimitar ; la eras y la 
£>> the cross and the crescent 

cinco five 

cincuenta fifty 

cingulo m. girdle 

cintura/ belt 

cinturón m. belt, girdle 

Cipango name given by Marco 
Polo to Japan, and current dur- 
ing the Middle Ages 

circular circulate, be current 

circunstancia /. circtimstance ; 
phase, point, juncture 

citar quote, cite 

ciudad/, city, town 

ciudadano m. citizen 

civil civil, relating to the commu- 
nity; la población ~ the mass of 
the people 

ciyilización/ civilization 



claridad/, clearness 

claro -^ clear ; claro adv, clearly 

dase/ kind; class, rank; encade 
^cto as a pilot, in the capacity 
of a pilot 

clMnancia/ clemency 

clerical clerical 

clérigo m. priest 

clima m. climate 

cobrar win, obtain 

cobre m. copper 

cobrizo -a copper-colored 

coche m. coach 

cochinillo m. little pig 

codicia/ cupidity 

codiciar covet 

código m, code of laws 

coetáneo -a contemporary 

coger seize 

colaborador m, collaborator 

colega m. colleague 

cólera/ wrath, anger 

colina/ hill, slope 

colmo m. over-measure; height, 
climax; para ~ de trabajos to 
add to their troubles, to cap the 
climax 

colocar place, put, station 

Colombia/ Colombia 

colombiano -a of Colombia, be- 
longing to Colombia 

Colón, Cristóbal Christopher Co- 
lumbus (1446 (?)-i5o6) 

Colón town in Panama, on the 
Caribbean 

colonia/ colony 

Colonia (del Sacramento), la sea- 
port town on north bank of the 
Plate, Uruguay 



146 



TROZOS DE HISTORIA 



coloniaje m. colonial period 

colonial colonial 

colonización y! colonization 

colonizador m. colonizer, settler 

colono m. settler, colonist 

color m. color ; de «^es) colored 

colosal colossal, gigantic 

columna/, column 

collar m, necklace 

comandante fv. commander; major 

comarca/, territory, district 

combate m, combat, conflict, en- 
gagement, fray, fight, struggle 

combatiente m, combatant, soldier 

combatir combat; fight 

combinar combine; connect 

comenzar (a) begin (to) 

comer eat 

comercial commercial 

comerciante m. merchant 

comercio m, commerce; trade; 
hacer el ~ con have trade rela- 
tions with 

cometer commit 

comida/, food 

comienza jd sing. pres. indie, of 
comenzar 

comienzo m. beginning 

comitiya/ suite, retinue, followers 

como as, like; about; asi «^ as 
well as ; asi ... CO as much . . . 
as, equally ... as 

cómodo -a convenient 

Comogre Indian chief, friend and 
ally of Balboa 

compaSero m, companion, com- 
rade ; ~ de annas companion in 
arms 

compafiia/. company 



comparar compare 

compartir share 

compasión/ pity 

compatriota m. compatriot, fellow- 
countryman 

compendiar epitomize 

compenetrarse pervade each other 

compensación/ compensation 

competidor m. competitor, rival, 
opponent 

complacerse en take delight in, 
take pleasure in 

completamente completely, en- 
tirely, totally 

completar finish, complete 

completo -a complete, absolute; 
por completo completely 

complicación/ complication 

complicarse become complicated 

complot tn, plot, conspiracy 

componerse de be composed of 

compra/ purchase 

comprar buy 

comprender understand, realize; 
comprise 

comprometerse a bind one's self 
to, make one's self liable to 

compuesto -a composed 

común common 

comunicación / communication ; 
means of communication 

comunicar cpmmunicate, make 
known ; cause to spread 

con with, to, by, in, from 

concebir conceive,imagine, think of 

conceder grant; bestow 

Concepción/ (Immaculate) Con- 
ception, name of one of Maget 
lan*s ships 



VOCABULARY 



»47 



ooiicopt]iai(M) concave, judge 
conceridnyi conccsaon, grant 
concibió 3d stMg. prtt, of cBf «Wr 
oondnir end, tenninate, come to 

an end ; finish, complete 
condnyó 3d sing, pnt, of rnndirir 
cononrir compete; assist, con- 
tribute 
OOncono m. concomise; con d <«> 

de together with 
ooncliay: shell 

conde JM. comit; cw^nqne count- 
duke 
condenar condemn, sentence 
condiaan f condition ; -fashion, 
wise; circumstance; tin Mea 
unconditionally 
conducente conducive 
conducir lead, guide, direct, show 
the way; carry, convey; ««se 
behave, act, conduct one's self 
conducta f. conduct; behavior; 
line of conduct, manner of pro- 
ceeding 
condujera 3d sing, imperf. subj. 

of ooBdncir 
condujeron 3dpl.pret. «/condndr 
condujo 3d sing. pret. ^condndr 
confederación /I confederation 
conferencia /. conference, inter- 
view 
conferenciar con confer with, con- 
sult with, hold an interview 
with 
conferir confer (upon), bestow 

(upon) 
confesar confess, admit 
confianza/, trust, sense of secur- 
ity; confidence 



eoaiar confide, intnist; bestow 

upon; •« •■ trust 
wmfiaar con border upon 
confirió 3d sing. prtt. ofvmSMái 
confirmar confirm, bear out, cor- 
roborate 
confiicto m. conflict, struggle 
contemane con agree to 
confundir confuse, mistake for 
(eon) ; ««oe blend, pass into each 
other, be linked together 
oonfnaión f confusion, tumult, 

disorder . 
confuso ^ confused, disorderly 
congregar assemble, congregate 
congreso m. congress ; assembly 
conjeturar conjecture 
conjunto m. aggregate 
conjuración/, conspiracy 
conjurado m. conspirator 
conjurar plot, conspire 
conmoTer move, affect 
connaturalizarse con accustom 

one's self to 
conocedor -a adj. and n. judge, 

knower ; no stranger to 
conocer know; be acquainted 

with ; realize, comprehend 
conocimiento m. consciousness, 

knowledge ; sin «^ senseless 
conquista/, conquest 
conquistador m. conqueror, con- 
quistador 
conquistar conquer, win, gain 
consagrar devote, bestow (upon) 
consecuencia / consequence, re- 
sult ; a ~ de as a result of 
conseguir succeed in; win, gain, 
obtain 



I4S 



TROZOS DE HISTORIA 



C0n89J0 m. council ; «» de (las) In- 
dias council of the Indies; cf. 
texíf page 66 

consentimiento m. consent 

consentir (en) consent, acquiesce 
(in), agree (to) ; permit, allow 

conserva /. company (nautical) ; 
navegar de «^ sail in company 

conserrador -a conservative 

conseryar preserve; maintain 

considerable considerable, great 

considerablemente considerably 

consideración/! consideration, re- 
gard ; moment, consequence 

considerar consider; esteem; re* 
gard as 

consigue jd sing, pres. indie, nf 
conseguir 

consiguiente consequent ; como 
era ~ as a result 

consiguieron 3d pL prei, of conse- 
guir 

consiguió 3d sing, pret. of conse- 
guir 

consintieron 3dpl.pnt. ofosmunt- 
tir 

consistir en consist in 

consolar console 

conspiración/, plot, conspiracy 

conspirar plot, conspire 

constancia /. constancy, faith- 
fulness 

constante constant 

constantemente constantly, con- 
tinually 

Constantinopla /. Constantinople 

constar be clear, be certain, be 
evident; be composed of, con- 
sist in 



consternación /. consternation 

consternar terrify, strike with hor- 
ror 

constitución/, constitution 

constitucional constitutional 

constituir constitute, establish; 
create, establish, erect; frame 
a constitution for 

constituyente constituent 

constituyeron 3d pL pret. of con- 
stituir 

constituyó 3d sing. pret. of con- 
stituir 

construcción / structure ; con- 
struction 

construir construct, build, form, 
frame 

construyeran 3d pi. impetf. suhj. 
^construir 

construyó 3d sing. pret. of con- 
struir 

cónsul m. consul 

consultar consult 

consumar consummate, finish, 
conclude, complete ; effect, 
bring about 

cotisumir consume, use up 

contar tell, relate ; count, number; 
intend ; «^ con possess ; have ; 
rely on, count on ; ~ la edad de 
be . . . years old 

contemplar contemplate 

contener contain 

contento -a content, satisfied 

contestar answer, reply 

contienda/ contest, struggle 

continente m. continent 

contingente m. contingent 

continuar continue 



VOCABULARY 



149 



contra against 

contradecir oppose 

contradijo 3d sing, prei, of coa- 
tradeoir 

contramarchar countermarch 

c<mtraprodttConte producing the 
opposite of what is desired ; cv« 
precipitadones futile haste 

contrariedad /. opposition; im- 
pediment, obstacle 

contrario -a opposite ; por lo «^ on 
the contrary 

contratanto contracting 

contratiempo m, mishap, misfor- 
tune; disappointment, contre- 
temps ^ 

contrato m. contract 

contribuir contribute 

contribnyondQ /r«r. part, tf war 

tfibuir 

contribuyeron sd pi. prtt. of con- 
tribuir. 

contribuya Sd sing, p^t- of con- 
tribuir 

controyersia/. controversy, dispute 

convencer convince ; »9#e become 
convinced 

coayeniente suitable 

conyenir (a) suit; «w en agree 
{upon) 

conyersar converse 

conyersión/. conversion 

convertir convert ; change ; trans- 
form 

convirtió sdsing. prtt. ^convertir 

convocación/, convocation 

convocar convoke, summon 

convocatoria /. edict, summons, 
letter of convocation 



cooperación/, cooperation 

cooperar cooperate 

copiosamente copiously, abun- 
dantly 

oopioaisimo -a very copious, very 
abundant 

Corán m. Koran 

coxaiAf. cuirass 

corazón m. heart 

cordillera/, chain of mountains; 
ridge of mountains 

Córdoba Cordova, city in Anda- 
lusia, capital of province of 
Cordova ; town in state of Vera 
Cruz, Mexico 

Córdoba, Francisco Hernández de 
(i475(?)-i526) Spanish soldier 
and explorer 

corneta/, bugle 

corona/ crown 

coronación/ coronation 

coronar crown 

coronel m. colonel; teniente «« 
lieutenant-colonel 

corporal bodily 

corpulento -a stout 

con^f strap 

correaje m. leather strap or straps 

correlación/ correlation ; encv con 
in accordance with 

correr run (away) ; be, pass, elapse 
(of time) ; flow ; blow (wind) ; 
be exposed to (danger) ; ~ aven- 
turas seek adventure 

correrla/ foray 

correspondencia / correspond- 
ence ; en ~ a in return for 

corresponder a correspond to ; be 
appropriate to, be one's due 



ISO 



TR02OS DE HISTORIA 



correspondiente convenient, suit- 
able 

corriente current 

corriente/, stream, current 

Corrientes port on the east bank 
of the Paraná, Argentine Re- 
public, south of the Paraguayan 
frontier 

corrupción/, corruption 

corsario m, corsair, privateer 

cortar cut, cut off, sever 

corte /. court, capital ; //. parlia- 
ment, legislature 

Cortés (Hernán or Fernando) 
(148 5-1 547) Spanish conqueror 
of Mexico 

cortesano m. courtier 

corto -a short ; small 

CoruSa (La) Corunna, port in 
Galicia, northern Spain 

cosa/, thing, affair, something, 
anything ; matter, question 

Cosa, Juan de la Spanish navi- 
gator and cartographer (flour- 
ished early sixteenth century) 

cosecha/, crop, harvest 

costa/ coast, shore ; cost ; a »> de 
by dint of, as a result of ; Costa 
Rica Costa Rica 

costar cost ; cause, occasion 

costarricense culj, and n. Costa 
Rican, of Costa Rica 

costear coast; pay the cost of, 
bear all charges for 

costumbre/, custom, habit 

coyuntura/, occasion, opportunity 

coz/ kick 

creación/ creation, formation 

crear create; form 



crecido -a large, great 

crédito m. credit, esteem 

creer believe; think 

creyendo pres,part. ofctwt 

creyente m. believer 

creyese jd sing, impetf. subj, of 
aett 
' creyó 3d sing, preU o/crwt 

crimen m. crime 

criminal criminal 

criollo m. Creole 

cristal m. crystal, paste (glass) 

cristianismo m, Christianity 

cristiano -a adj. and n. Christian 

crónica/ chronicle 

cruces //. ^crux 

crucifijo m. crucifix 

cmel cruel 

crueldad/ cruelty; outrage 

cruelísimo -a most cruel, most 
intense 

cruelmente cruelly 

cmz (//. cruces) / cross 

cruzada/ crusade 

cruzado m. crusader 

cruzar cross, traverse 

cuadrado -a square 

cuadro m. picture, painting ; spec* 
tacle ; body of troops 

cuadruplo -a adj. andn. quadruple, 
fourfold 

cual which, what, who, whom; 
el ~ (la <« etc^ who, which ; he 
who, the one who, whom ; lo <m 
that which, what, which ; ~ si 
asif 

cualqaier(a) any, any one, what- 
ever, whoever; otro *>» any 
other 



VOCABULARY 



ISl 



cnán how 

cnando when; de «» en «» from 
time to time 

cuanto -A as much as, pL as 
many as ; what ; all that, what- 
ever ; anos ~8 some, z, few ; en 
ew> as soon as ; en »> a as for, as 
regards, in respect to; pof <» 
inasmuch as 

cuánto -a interr. how much; //. 
how many 

cuarenta forty 

cuartel m. quarter; «w general head- 
quarters 

cuatro four 

cuatrocientos -as four hundred 

cubierto -íl past part, of cubiir 

cubrir cover; occupy; envelop; 
~8e cover one's self, protect 
one's self 

Cuenta (San José de) town of 
northern Colombia, on the Vene- 
zuelan frontier 

cnchillada/. cut with a knife, slash 
with a sword ; tirar ana a¡> grfye 
a sword-cut, slash 

cuchillo m, knife ; blade ; pasar a 
ev put to the sword 

cuello m. neck 

cuenta/, account, statement, re- 
port; computation, reckoning; 
de {or por) sa «^ on one's own 
account; dar«v>de give informa- 
tion about ; darse «v» de realize ; 
tener en «v consider, bear in 
mind, take into account 

cuenta(n) 3d sing. (pl.)pres. indie, 
of contar 

cuento m. tale, story 



cnerpo m. body ; band, party ; di- 
vision (of an army) ; assembly, 
conclave ; <« a eo hand to hand 

cnesta/. hill, slope ; traer (armas) 
a e^ bear (arms) over one's 
shoulder; »» de los Molinos a 
hilly region east of the city of 
Granada 

cneatión/. question, problem 

cnidado m. care 

cuidar de take care of, care for, 
look after 

culminante culminating 

cultiyar cultivate 

cultiyo m. cultivation ; «^ agríco- 
las methods of farming 

cultura/, culture 

cumbre/, summit 

cumplir con fulfill; execute, ob- 
serve, comply with 

cundir spread 

cupo 3d sing, pret. of caber 

cura m, priest 

curiosamente curiously, in a unique 
fashion 

curiosísimo -a most interesting 

curioso -a curious 

curso m, course 

cuiYtLf curve 

custodiar guard, protect 

cuyo -a whose, of whom, of which 

Cuzco m. city of southern Peru. It 
was the Inca, capital at the time 
of the Spanish conquest (1533) 

Chacabuco range of hills in Chile, 
in latitude 33°, uniting the coast 
range with the main range of 
the Andes 



152 



TROZOS DE HISTORIA 



Chalco m. lake in Mexico, south- 
east of the capital 

chalchiyitl m, chalchihuitl 

Chalchiiapa /. town in Salvador, 
on the Guatemalan frontier 

Chiapes Indian chief, friend and 
ally of Balboa 

chico -a small 

Chile m. Chile 

chileno -a adj. and n. of ChUe, 
Chilean 

Chilpancingo m. town in Mexico, 
southwest of the capital 

Chipre m, Cyprus 

chocar strike, dash (to pieces), col- 
lide; cuse, <M entre sí, strike 
(knock, dash) against one an- 
other 

choque m, shock, encounter 

Chorrillos m. bathing resort nine 
miles south of Lima 

D. abbreviation for Timí 

dádiva/, gift 

daSo m. harm 

Daoiz y Torres» Luis (i 767-1808) 
Spanish captain, one of the 
heroes of " el Dos de Mayo " 

dar give; confer, bestow upon; 
deliver; cause; enact; utter; 
<N9 en hit ; take to (a custom) ; 
<N9 la vuelta return ; «^ al aire un- 
furl (flag) ; ~8e take place ; ««se 
a la vela set sail ; «vise por make 
up one's mind that one is 

dardo m. dart 

Darién(el) Darien 

datar date 

dátil m. date 



Dávila: Gil González «« (?'-i526) 
Spanish explorer; Pedrariaa ~ 
(Pedro Arias de Avila) Spanish 
governor of Darien and Nica- 
ragua (?-iSi3) 

de of, from; as; with; in; by; 
than (before a numeral) ; for ; 
del que (de la que, etc,) than 

deber be obliged to ; owe ; ought, 
should; debía was to, ought, 
should; debió de must have 

deber m. duty 

debilitar weaken 

decadencia/, decadence, decline 

decepción/, deception 

decidido -a decided, determined 

decidir decide (on) ; «^ de decide, 
determine 

decir say, tell ; utter, speak ; ee ~ 
namely, that is to say ; por mejor 
e« rather 

deciaiyo -a decisive 

declaración/ declaration 

declarar declare, assert, proclaim, 
announce 

decretar issue, promulgate; de- 
cree, announce 

decreto m. decree; official law, 
official ordinance 

dechado m, pattern, model ^ 

dedicar dedicate, devote; «^aee a 
devote or apply one's self to 

dedo m, finger 

defender defend, protect; pre- 
serve, maintain 

defensa/ defense; aid, assistance 

defensor m, defender 

definitivamente once for all; defi- 
nitely 



VOCABULARY 



IS3 



defrandar defraud 
degollar cut the throat of 
degüellan ¿d pi. pres. indie, of 

degollar 
deidad/, deity 
dejar let, permit; leave; cease; 

abandon 
del of the ; contraction o/ú» andéí 
delante ahead, in front; «^ de in 

front of 
delfín m. dauphin 
delegado m. delegate, lieutenant 
delgado -a thin, slender 
delicado -a delicate, fine, dainty 
demanda/, request, petition; en 

ev de asking for 
demás other, remaining ; los cv> the 

rest; por lo «^ aside from this, 

on the other hand 
demente adj. and n. demented, 

mad ; madman, lunatic 
demócrata m. democrat 
democrático -a democratic 
demora/, delay 
demorar delay 
demostración / demonstration, 

manifestation 
denodado -a daring, intrepid 
denominación / denomination, 

name 
denominar denominate, name, call 
denso -a dense 

dentro -de within; e^pooo shortly 
denuedo m. courage, spirit, valor 
denuesto m. affront, insult 
deparar give, bestow upon 
departamento m. department, 

province, district 
dependencia/, dependence 



depender de come under 
deposición/ deposition 
depositar place, entrust 
derecho -a right; m. noun right; 

por la derecha on the right 
derramar shed, spill ; pour out 
derribar fell, bring to the ground ; 

<N3 del trono depose, overthrow 
derribo m. (work of) demolition 
derrocar pull down, demolish 
derroche m. waste, extravagance 
derrota/ defeat; en <ní routed; 

poner en ev> rout, defeat 
derrotar rout, defeat 
desacierto m. error, mistake, 

blunder 
desacreditar discredit 
desafección/ disaffection, discon* 

tent 
desagradar displease, be displeas- 
ing 
desaliento m. discouragement 
desalmado -a cruel, inhuman 
desalojar dislodge, dispossess 
desangrar bleed ; make poor 
desanimarse become disheart- 
ened, grow disheartened, lose 
courage 
desapacible sharp, rough, disagree- 
able, unpleasant 
desaparecer disappear, vanish 
desarmado -a unarmed, defense- 
less 
desarrollar develop; ~8e unfold, 

develop 
desastre m. disaster, catastrophe; 

misfortune ; repulse, rebuff 
desatentadamente haphazardly, 
desultorily 



154 



TROZOS DE HISTORIA 



desatinado -a crazy, foolish 
desbandarse break up, disband 
desbaratar overcome, do away with 
descalabro m. mishap, misfortune 
descalzo -a barefoot 
descansar rest 
descanso m. rest 
descarga /. volley ; hacer e«9t fire 

volleys 
descender descend 
descendiente m, descendant 
descenso m. descent 
desconocido -a unknown 
desconsolador -a disconsolate, 

grief-stricken ; distressing, dis- 
couraging, lamentable 
descontento -a discontented, dis- 
satisfied; m. noun discontent, 

dissatisfaction 
descorazonado -« disheartened, 

discouraged 
descorazonar dishearten ; lose 

courage 
descrédito m, disesteem, discredit 
describir describe 
descuartizar quarter 
descubierto -a {past part, irreg. of 

descubrir) discovered, uncovered 
descubridor m. discoverer 
descubrimiento m. discovery 
descubrir discover; disclose, bring 

to light; reconnoiter; ««se be 

visible 
descuidarse de neglect, forget, 

overlook 
desde from, since; after ;cv entonces 

from that time, from then on; 

ev> luego at once, straightway ; c^» 

que since ; as soon as 



desdichado -a unfortunate 

desear wish (for>, desire 

desembarazado -« free, disembar- 
rassed 

desembarcar disembark 

desembarco m» disembarkation, 
landing 

desembarque m. disembarkation, 
landing 

desembocar empty 

desembolso m. disbursement, ex- 
penditure 

desempefiar perform the duties of, 
fulfill the duties of ; entró a ««la 
entered upon its duties 

desencadenarse break loose 

desencanto m, disenchantment 

desenfrenado -« ungovemed, un- 
bridled 

dedenfreno m, wantonness, licen- 
tiousness ; boundless liberty, un- 
bounded license, rashness 

desengaSo m, disillusion, detec- 
tion of error 

deseo m. wish, desire, mind 

deseoso -a desirous 

desesperado -a desperate, furious 

desesperar despair (of) 

desfavorable unfavorable 

desfiladero m. defile, mountain pass 

desgracia/*, misfortune, adversity, 
disaster; loss of favor; por ~ 
unfortunately 

desgraciadamente unfortunately 

desgraciado -a unfortunate, un- 
happy 

desguarnecer disgarrison 

deshacer rout, put to flight; 
de rid one's self of, get rid of 



VOCABULARY 



155 



deshecbo -a past part, of deshacer 
deshonra/, dishonor 
designar name, appoint 
desilusión/, disillusion 
desinterés m, disinterestedness 
deslumbrador -a dazzling 
deslumhrar dazzle» blind 
desmembración / dismember- 
ment, division 
desmontar dismount 
desmoronarse crumble, decay 
desnudo -a naked, drawn 
desoír pretend not to hear, ignore 
desorden m, disorder, confusion 
despedazar crush, mangle 
despedir dismiss; ««ase de take 

leave of 
desposarse (por) fall headlong 

(over) 
despertar awaken ; «ase awaken 
despidieron 3dpi. pret. «/despedir 
despidió sd sing. preL of despedir 
despilfarrar squander 
desplegar hoist, unfurl (a flag); 

manifest, display 
despoblar depopulate 
despojarse de dispense with, di- 
vest one's self of 
despojo m, spoils 
despotismo m, despotism 
despreciar despise, scorn 
desprecio m. scorn 
desprevenido -a unprepared 
después later, afterwards; <«» de 

after 
despuntar begin to dawn 
destacamento m. detachment, 

body of troops 
destacarse stand out 



desterrar banish, exile 

destierro m. exile, banishment 

destinado -a intended 

destinar destine 

destino m. destiny, fate ; career 

destrozado -a shattered 

destrozar rout, defeat 

destruir destroy 

destruyendo gerund of ñMí^xiút 

desyanecer cause to disappear, re- 
move ; evse disappear, vanish 

desvelo m. watchfulness; //. 
watchful care 

desventura/, misfortune 

desvio m. discontent, displeasure 

detalle m. detail 

detenerse stop, halt 

determinación / determination, 
resolution 

determinante determinative, de- 
termining 

determinar decide 

detrás de behind 

detuvieron sd pi. pret. ^detener 

devastación/ devastation 

devastador m. devastator 

devastar devastate 

devoción/ devotion 

devolución/ restitution 

dfa m. day; saint's day; decv> by day; 
a los pocos (N9S after a few days 

diario m. diary ; log-book 

Diaz: Porfirios (1830- 19 1 5) Mexi- 
can general and statesman; 
president of Mexico for many 
years; Rodrigo ~ de Vivar the 
Cid Campeador, Castilian war- 
rior, Spain's national hero (six- 
teenth century) 



156 



TROZOS DE HISTORIA 



dice(n) 3d sing, {pl.) pres, indic. 

of dedr 
diciembre m. December 
diciendo pres. part, cfátóx 
dictador m. dictator 
dictadura/, dictatorship 
dictar dictate ; issue (a decree) 
dictatorial dictatorial 
dicho past part, of dedr ; «^ -a <w 

adj. said 
dieron jdpl.pret. of^ai 
diesen 3d pi. impetf. subj. of^ai 
diez ten; las «> ten o'clock; ^ 

y ocho eighteen 
diferencia/, difference 
diferente different, several 
diferir differ 
difícil difficult; trying 
dificultad/ difficulty 
difieren 3dpi. pres. ind. «/diferir 
difundir diffuse ; ~8e spread 
dignidad/ dignity; rank 
digno -a worthy 
dijésemos ist pi. impetf. subj. of 

decir 
dijo 3d sing. pret. of ^wxt 
dilación/ delay 
dilatar defer, retard, protract 
dimisión/ resignation; hacer ~ 

de resign 
dinastía/ dynasty 
dinero m. money 
dio 3d sing. pret. of dar 
Dios tn. God ; dios god, idol 
diplomático -a diplomatic 
diputación/ deputation, commit- 
tee 
diputado m. deputy, delegate, rep- 
resentative 



dirá 3d sing.fut. of decir 

dirección / direction, course, 
route ; supervision, manage- 
ment, guidance; la «» superior 
the command in chief; con (en) 
~ a toward 

directamente directly 

director m. director; ~ supremo 
president, dictator 

dirigir direct, superintend ; guide, 
conduct, take charge of; send, 
address ; «^>8e a go toward, make 
one's way to, make one's way 
toward ; advance (against) 

disciplina/ discipline 

discordia/ discord, conñict 

discretamente wisely 

discutir discuss 

disensión/ dissension 

disfrazado -a (de) disguised (as) 

disfrutar de enjoy 

disiparse disperse, vanish 

disminución/ lessening, decrease 

disolución/ dissolution, disinte- 
gration 

disolyer dissolve ; annul, set aside 

disparar ñre 

disparo m. firing, shooting, dis- 
charge ; hacer dos e^as fire twice 

dispersar disperse, scatter 

dispersión/ dispersion 

disponer arrange, regulate; direct, 
ordain; <«se get ready, pre- 
pare 

disposición / aptitude, natural 
fitness ; regulation, order, com- 
mand 

dispuesto -a ready; disposed, 
minded 



VOCABULARY 



157 



dispuso 3d sing, pret, of dii^ 

poner 
di8piita]:(sey dispute, struggle for, 

strive for 
distancia/, distance ; a e» de at a 

distance of 
distar be distant 
distinción/, distinction; regard, 

respect; difference 
distinguido distinguished 
distinguirse distinguish one's self, 

g^n distinction 
distintiyo -a distinctive ; m. noun 

distinctive mark 
distinto -a different, various 
diatraer remove, withdraw 
diatribmr distribute 
diversidad/, diversity 
diversión/, diversion 
diverso -a diverse, different 
dividir divide; separate, distrib- 
ute, split up 
divino -4 divine 
divisar descry (at a distance) 
división /. division; difference, 

discord ; division (military) 
diz que = dicen que 
doble <tdj. and m,n. twofold, double, 

twice as much 
doblegarse bend, submit, yield 
doctor m, doctor (of law) 
documento m. document 
dólar m. dollar 
dolor m, pain ; grief, sorrow 
Dolores Hidalgo town in the state 

of Guanajuato, central Mexico 
doloroso -a sorrowful, painful 
dominación/ domination; rule; 

power, authority 



dominar dominate, be master, 
master ; command, overlook ; 
rule, govern, control 

domingo m. Sunday; el «^ on 
Sunday 

dominicano -a Dominican, of 
Santo Domingo 

dominico -a Dominican 

dominio m. dominion ; land, terri- 
tory; rule, domination, author- 
ity 

don m, gift 

don m, Mr., Sir; formerly used 
as a title of nobility. In present 
usage^ it is somewhat less formal 
than sefior, and is best placed be- 
fore the given name. It is gener- 
ally not to be translated 

donde where ; de cv> whence 

áúfÍB.f. Lady, Madam ;/?««. ^doa, 

doquier anywhere; por eo every- 
where 

dorar gild 

dormir sleep 

d08 two ; second ; a las co at two 
o'clock 

doscientos -as two hundred 

dosel m. canopy 

dotado -a gifted 

dotar (de or con) endow 

dotes /. //. qualities, character- 
istics, traits; talents, endow- 
ments 

doy 1st sing. pres. indie, ofáax 

Drake, Francisco Francis Drake 
(1 540-1 596), English captain, 
prominent in early expeditions 
to the Spanish Main 



158 



TROZOS DE HISTORIA 



drama m. drama 

duda/, doubt; sin ~ doubtless, 

no doubt ; indeed, be sure 
dudar doubt 
duelo m. grief, mourning 
dueSo m, master 
dulce sweet 

dulzura/, delight, pleasure 
duque m. duke 
durante during, for 
durar last 
duro -a hard ; unbearable 

e and; used before words begin- 
ning with iorYii 

Ecija town in province of Seville 

eclesiástico -a ecclesiastic(al) 

económico -a economic 

Ecuador (el) m. Ecuador 

echar throw, cast ; «^ a pique sink; 
(N9 el anda cast anchor, anchor ; 
es38e encima bring upon one's self 

edad/, age 

edificar build 

edificio m. building, structure, 
edifice 

educación/, education 

efectivamente effectively 

efecto m. effect; consequence; 
end, purpose; a cuyo <« for 
which purpose; al ~ in fact, 
in truth 

efecttiar accomplish, bring to pass 

eficiente efficient 

efímero -a ephemeral, passing, 
momentary 

efusión / shedding, spilling ; «^ de 
sangre bloodshed 

Egipto m. Egypt 



egoísta m. selfish, egoist 

ejecución/, execution 

ejecutar do, perform, execute 

ejecutivo -a executive 

ejemplar exemplary 

ejemplo m. example, instance 

ejercer exercise, perform, hold; 
enact, perpetrate 

ejército m. army 

el, la, los, las def. art.fiic ; transí, 
as dem, pr. he, she, etc. (who), 
the one (who, which, that), that 

él, ella, ellos, ellas he, him ; she, 
her ; it ; they, them 

elección/, election 

electivo -a elective 

electo -a elected 

elegir elect, choose 

elemento m. element 

elevadisimo •« very high, very 
lofty 

elevado •« high, lofty, elevated 

eligiendo pres.part, o/tlepi 

elocuencia/ eloquence 

elocuente eloquent 

eludir evade 

ella she, it ; //. them 

ello it ; se negaron a ~ they refused 
to do so 

ellos they; them 

emanar emanate 

emancipación/, emancipation 

emancipar emancipate 

embajada/, embassy 

embajador m. ambassador 

embalsamar embalm 

embarcación/ ship, vessel 

embarcar ship, embark ; «^ase em- 
bark, set sail, go to sea 



VOCABULARY 



159 



embargo: sinc^ nevertheless, not- 
withstanding 

embestir assail, attack 

embistieron jd^//./r^/. (t/* embestir 

embrayecer(8e) become furious, 
become enraged ; be extremely 
boisterous, swell {nautical) 

embrutecer grow stupid 

embrutecido -a degraded, stupefied 

embrutecimiento m. abasement, 
degradation 

emigración/, emigration 

emigrado m. emigrant, refugee 

eminencia y. eminence, height, 
hill 

eminente eminent, prominent 

eminentemente eminently, con- 
spicuously 

emir m. emir 

empapar soak 

emperador m. emperor 

empero however 

empezar begin 

empleado m, clerk, employee 

emplear invest (money) 

empleo m. use, employment; call- 
ing, profession 

emporio m. emporium 

emprender undertake; begin; ~ 
la fuga flee, take flight 

empresa/, enterprise, undertak- 
ing, feat 

empuje m. impulse ; impulsion ; 
vigor, spirit, energy, zeal 

empuñar seize, grasp 

en in, on, upon, at, from, among, 
under, into ; to ; throughout 

enajenar transfer (property) 

enardecer enkindle 



encadenar enchain 

encallar strand, run ashore 

encaminar a direct ; «vtse a make 
one's way (toward), go 

encargar charge, commission ; en- 
trust ; «*oB9 de take charge of 

encarnizamiento m. cruelty, rage, 
fury 

encender light 

encendido -a flaming 

encerrar inclose, confine 

enciclopédico -a encyclopedic 

encima above, over 

Snciso, Martin Fernández de 
(i470(?)-i528(?)) Spanish geog- 
rapher, mayor of Darien (151 4) 

encomendar intrust 

encomendero m, encomendero, 
slave-holder 

encomienda/, an estate in Span- 
ish America, comprising land 
and Indian inhabitants, gp'anted 
to one of the early military ad- 
venturers 

enconado -a violent, bitter, im- . 
placable 

enconar inflame, irritate 

encontrar find, meet; c^»8e meet, 
encounter one another; be; find 
(one's self) 

encrespar make rough 

encuentra jd sing, pres, indie, of 
encontrar 

encuentro m. meeting; engage- 
ment, encounter; shock; le sa- 
lió al <n9 went forward to meet 
him ; al ~ de meet 

enderezar straighten ; ~ el rumbo 
take the direct road 



1 6o 



TROZOS DE HISTORIA 



enemigo -a, hostile ; adverse, op- 
posed ; oí the enemy ; m. noun 
enemy 

enemistarse con quarrel with, be- 
come an enemy of 

energía/, strength, force, energy, 
courage 

enero m. January 

enfermar fall sick 

enfermo -a sick 

enflaquecimiento m, decline, de- 
terioration 

enfurecerse become infuriated 

engaSar deceive ; trick, swindle 

enga&oso -a deceiving, tricky, un- 
reliable 

engrandecer strengthen, aggran- 
dize 

enorme huge, enormous 

enriquecer enrich 

ensalzar exalt; praise, extol 

ensayar attempt 

ensenada/, cove, small bay 

enseSa/. standard, ensign 

enaeSanza/ instruction; educa- 
tion 

enseSar teach 

enseSorearse de possess one's 
self of 

ensillar saddle 

enteramente completely, entirely 

enterar inform, acquaint; c«»se de 
ñnd out, discover 

entero -a whole, entire; por entero 
entirely, completely 

enterrar bury 

entonar intone 

entonces then, at that time 

entorpecedor-a impeding progress 



entrada/, entrance, entry 

entrar en enter; ev a commence, 
begin 

entre among, between 

entregar hand over, yield, give up, 
surrender ; ««ase surrender ; estar 
entregado al sueño be asleep, be 
sleeping 

entretanto: enelc^ meanwhile, in 
the meantime 

entretenerse (en) amuse one's self 
(in, by) 

entretuYO jd sing, pret, of entre- 
tener 

entreyista/. interview 

entusiasmo m. enthusiasm 

entusiasta M. enthusiast; a^*. en- 
thusiastic 

enviar send 

envidia/ envy 

envilecer debase, vilify 

envío OT. consignment 

envolver wrap up, enwrap ; evince 

envuelto -a ptut part, of envolver 

epidemia/, epidemic 

Epifanía/. Epiphany 

episodio m. episode 

epístola/ epistle 

é'^iooB.f time, epoch, date, period, 
age 

equilibrio m, equilibrium 

equipar equip, fit out 

equivalente equivalent 

era(n) jd sing, {pL) impetf. indie, 
of was 

erigir raise, erect 

error m, error 

es ^d sing, pres, indie, of ser 

tBtifem. sing, ofn» 



VOCABULARY 



l6l 



escala/, ladder 

escalar scale 

escandaloso -a scandalous 

escapar(se) escape 

escaramnza/. skirmish 

escarmentado -a made cautíous, 
wary (through) 

escarmentar take warning, be tu- 
tored by experience 

escarpado -a steep, craggy 

escasear be scarce 

escasez/, scarcity 

escaso -a small, scant, limited, little 

escena/ scene; incident 

esclavitud/ slavery 

esclayo m. slave 

Escocia/ Scotland 

escoger choose, pick 

escolta/ escort, guard 

escoltar escort 

escribano m, scribe, scrivener 

escribir write 

escuadra/ squadron, fleet 

escuadrilla/ flotilla, squadron 

escuadrón m. squadron 

escachar listen, hear; dejarse a» 
be heard 

escudero m. squire 

escuela/ school 

ese (esa, esos, esas) that,//, those 

esforzado -a valiant, stout 

esfuerzo m, effort; strong en- 
deavor 

eslabón m. link (of a chain) 

esmalte m, enamel 

esmerado -a courteous 

esmeralda/ emerald 

eso that (thing, matter, or reason) ; 
por c« on that account 



esos//, ^ese 

espacio m. space; while, interval 

espada/ sword 

espalda/ shoulder 

espantar frighten, terrify 

espantoso -a frightful, dreadful 

EspaSa/ Spain 

español -a adj. and n, Spanish ; 
Spaniard 

Espafiola (la) Hispaniola, Colum- 
bus's name for the island of 
Santo Domingo or Haiti 

esparcir scatter, disseminate 

Espártaco Spartacus 

especial special 

especialmente especially 

especie/ sort, kind 

especiería/ spices and all sorts 
of aromatic drugs 

espectáculo m. spectacle 

especulación/ speculation 

esperanza/ hope 

esperar hope; wait, await; ex- 
pect ; no era de «^ was not to be 
expected 

espeso -a thick, dense 

Espinosa, Gaspar de (^-i^yj) 
Spanish judge and explorer 

espíritu m, spirit, courage ; mind, 
intelligence 

esplanada/ slope; ~ de Abahul 
or loma de Abahul a slope south 
of the Alhambra palace 

espléndido -a splendid 

esplendor m. splendor, magnifi- 
cence 

espontáneamente spontaneously, 
voluntarily 

esposa/ wife 



l62 



TROZOS DE HISTORIA 



espuma/ foam 
esqueleto m. skeleton 
esquina/, (outside) comer 
esta/ sing, this 
establecer establish, found; 

settle, establish one's self 
establecimiento m. settlement 
estado m. condition; state, nation ; 

hombre de cv> statesman ; Estados 

Unidos United States 
estallido m. outburst, outbreak 
estancia / dwelling, habitation ; 

(Amer.) farm 
estandarte m. standard, ensign 
estar be 

estatua/ statue, monument 
este (pi. estos) y esta dem. euij. 

this ; éste etc. dtm. pr. this one, 

these, the latter 
esterlino-a sterling 
estero m. salt marsh, creek, cove 
Estete, Martin de Spanish ex- 
plorer, agent of Pedrarias Dávila 
estimar estimate, value 
estímulo m. stimulus, incentive 
estipular stipulate 
esto this (thing or matter) ; a todo 

<« whereupon ; con <« wherewith, 

herewith ; en ~ whereupon ; por 

~ wherefore 
estrago m. ravage 
estratégico -a strategic 
estrecho -a narrow ; m. noun strait 
estrella/ star 
estrellarse dash to pieces 
estruendo m. clamor, noise 
estuco m, stucco 
estudiar study 
estudio m, study 



estuyieran 3d pi. imperf. suhj. of 
estar 

estuviese 3d sing, imperf. suhj. of 
estar 

estUYO 3d sing. pret. of^itXxi 

eterno -a eternal 

Europa/ Europe 

europeo -a adj. and n, European 

eyacuación/ evacuation 

Evangelio m. gospel 

eyentual eventual, fortuitous 

evidenciar prove, make evident, 
make manifest 

evitar avoid, prevent 

evolución/ evolution 

exagerar exaggerate 

exaltar exalt 

examinar examine 

exasperar exasperate 

excelente excellent 

excepcional exceptional, unusual 

excepto de except 

exceso m. excess 

excitación/ excitation 

excitar excite 

exclamar exclaim 

excluir forbid, exclude 

exclusión/ exclusion 

excluyó 3d sing. pret. ^exdnlr 

exigir exact, demand 

existir exist 

éxito tn. success ; issue, result 

expedición/ expedition 

expedicionario -a exploring, ex- 
peditionary; m. noun explorer, 
member of an expedition 

expedir issue 

experiencia/ experience 

experimentar experience, undergo 



VOCABULARY 



163 



•zperto -A skilled, expert 

expirar expire 

explorador -a exploring; m,noun 
explorer 

explorar explore 

explotar exploit; develop 

expoliación/, spoliation 

exponer a lay before 

expresado -a before mentioned, 
aforesaid 

expresamente expressly 

expresar manifest, express 

expresión/, expression 

expulsar expel 

expulsión/ expulsion 

extender extend; spread out; 
record, draw up; e^te extend, 
stretch out 

extensión/, extension, extent 

extenso -a broad, extensive 

extenuado-a debilitated, weakened 

exterior outer, exterior 

extranjero -a adj, and n, foreign, 
foreigner; en el extranjero in 
foreign countries ; marcbarse al 
extranjero go into exile 

extraBarse be surprised 

extraordinario -a unusual, extraor- 
dinary, uncommon, rare, won- 
derful 

Extremadura/, province of Spain, 
southwest of Madrid, on the 
Portuguese frontier 

extremo -a extreme ; m. noun end, 
border ; extreme ; quarter, point; 
hasta el «« de so far as to ; hasta 
el último ~ to the very end 

Bf caray, Juan de companion of 
Balboa 



fábrica/ fabrication, manufacture 

facción/ feature 

fácil easy 

facilidad / facility, ease ; pren- 
dían con tanta «» como burned as 
quickly as 

facilitar facilitate 

fácilmente easily 

facultad/ power; privilege; au- 
thority 

facultar empower 

faena/ work, labor, task 

falso -a false 

faltar (a) fail, fall short of, be 
wanting, be lacking ; be absent 
from 

fallo m. judgment 

fama / fame, reputation ; glory, 
renown; tener «^de .be reputed 

familia/ family 

famoso -a famous 

fanático -a fanatical 

fantasia/ fancy 

fastidioso -a tiresome 

fatal fatal 

fatalmente fatally, disastrously 

fatiga / toil, labor ; weariness, 
fatigue 

fatigar tire, weaiy 

fausto -a happy, fortunate; m. 
noun pomp, ceremony 

fayor m, favor, approval ; a c^ de 
in favor of 

fayorable suitable 

fayorecer favor; help, befriend; 
encourage 

fe/ faith 

febrero m. February 

fecha/ date; period 



104 



TROZOS DE HISTORIA 



federación/, federation 

federal federal 

felicidad /. good fortune, pros- 
perity ; con toda «^ crowned with 
success 

Felipe Philip, the name of several 
kings of Spain : «^ n king from 
-1556 to 1598; <vin king from 
1 598 to 1621 ;««y kingfrom 1700 
to 1746 

feliz happy, fortunate ; successful 

felizmente happily, fortunately 

Fernando VII king of Spain .180S, 
and again from 181 3 to 1833 

feroces //. ^ feroz 

feroz (//. feroces) wild, cruel, savage 

ferrocarril m. railroad 

fertU fertile 

fertUidad/. fertiUty 

fértilísimo -a very fertile, most 
fertile 

feryiente fervent, ardent 

fervor m. fervor 

fervorosamente ferventiy 

fervoroso -a fervent, ardent 

fiel faithful 

fiera/, wild beast 

fiesta/ festival; hospitality; reci- 
bir con grandes ««ae tender a royal 
welcome to 

figura/ figure ; form, shape 

figurar figure, appear; figure, be 
conspicuous 

fijar place, fix ; set (foot) ; settie 

fila/ row, file, line, rank 

filUl filial 

filibustero i;i. buccaneer; filibuster 

Filisola, Vicente Mexican gen- 
eral, who helped secure the 



independence of the Central- 
American states 

ÜSÍ m. end; purpose, design; 
death ; al «v, en cv>, por «v, finally, 
lastly ; a «^aes de, hasta e^aes de, 
toward the end of; a <«> de, a 
<M de que, in order to, in order 
that 

final final 

finalizar complete 

finalmente finally 

Finisterre m, cape on the north- 
west coast of Spain, in Galicia 

fino -a fine 

firmar sig^ 

firme firm, unshaken, steady 

fiscal m. attorney-general 

físico -a physical 

Flandes / Flanders 

flecha/ arrow 

flor/ flower 

Flores : Joan José ~ (i 801-1864) 
patriot general, and president 
of Ecuador several terms; Ve- 
nancio ~ (1809-1 868) Uruguayan 
general; president, 1865 

flotante floating 

flotar float 

fogonero m, fireman, stoker 

folleto m. tract, pamphlet 

fomentar protect, foster, encour- 
age; maintain 

fondear cast anchor 

fondo tn. bottom, grotmd; tocar a «a 
touch bottom, touch gpround 

forajido m. outiaw 

forma / form, shape; build; 
form of government (e.g, la a» 
republicana) 



VOCABULARY 



165 



fomiACiáll/. formation; organiza- 
tion 

formalmente formally 

formar form; organize; found; 
raise, educate; comprise; origi- 
nate ; conceive (ideas) ; draw up 
{mil:)\ «vea take shape, grow, 
develop 

formidable formidable 

fortaleza/', fortress, garrison ; for- 
titude ; con ~ de ánimo with f or- 
titude 

fortificación/, fortification 

fortificar fortify, strengthen 

fortuna/, fortune ; hacer ««» make 
one's fortune ; por a» fortunately 

forzosamente necessarily 

fracaso m, failure 

fragor m. noise, clamor 

fraile m, monk, friar 

^ancés -esa adj, and n. French; 
Frenchman; Cabo Francés city 
in northern Haiti 

Francia/ France 

Francia, José Gaspar Tomás Ro- 
dríguez de (1756-1840) dictator 
of Paraguay from 181 1 till 1840 

francisco -a Franciscan 

Francisco de Paula de Borbón c/. 
Berbén, F. de P. 

franco m. franc 

franja/, strip 

frecuencia/ frequency 

frente m, front, front rank ; al c^> de 
in command of, at the head of ; 
ev a opposite 

frente/ forehead 

frío -a cold ; m. noun cold 

frontera/ frontier; boundary 



fronterizo -a frontier, along the 

frontier 
fruta/ fruit 
fruto m, fruit ; profit 
fué {i)3d sing, pret, of ser ; (2) sd 

sing.pret. ofh 
fuego m. fire; hacer ~ sobre fire 

upon; hacer la sefial de <« give 

the signal to fire 
fuente/ source 
fuera outside; <« de besides, in 

addition to; poner »» de la ley 

banish 
fuera(n) jd sing, {pi.) impetf. subj, 

of wt 
fueron (i) sdpl.pret. ofwtis ; (2) 3d 

pl.pret. of 11 
fuerte strong ; m. noun fort ; plaza 

cv stronghold 
fuertemente strongly, violentiy 
fuerza/ force, strength; forces, 

troops ; violence, coercion, com- 
pulsion ; a la ~ by force ; a «» de 

by dint of 
fuese(n) {1) jd sing. (//.) imperf. 

subj. of ser ; (2) 3d sing, {pi.) im- 

perf. subj. of ir 
fuga/ flight 
fugitivo m. fugitive 
función / term of office; //. 

duties 
funcionario m. functionary 
fundación/ foundation, founding 
fundamental fundamental, basic 
fundamento m. foundation, basis 
fundar found; base 
fundir blend, unite, combine 
funesto -a sad, ill-boding 
furia/ fury 



i66 



TROZOS DE HISTORIA 



furioso -tL furious ; very great 

furor m, fury 

fusil m. gun 

fusilar shoot, fire upon 

futuro -a future 

gabinete m. cabinet 

gaditano m. native of Cadiz, in- 
habitant of Cadiz 

gala/ full (holiday, ceremonial) 
dress; de rigorosa «» in parade 
dress 

galeaza/, galleass 

galera/ galley 

ganar win, gain; ~los vientos go 
where the wind will be favorable 

ganoso -a desirous 

gasto m, cost, expense 

gemelo -a twin, analogous, similar 

generador -a primary 

general general ; m. noun general ; 
<M en jefe commander-^in-chief, 
generalissimo; encv in general, 
as a rule 

generalmente generally; generally 
speaking 

generosamente generously 

generosidad/ generosity, magna- 
nimity 

Genii m. river of southern Spain 

genio m. spirit ; genius ; disposi- 
tion, inclination ; <« universal 
universal genius ; a man of broad 
sympathies 

Genova / Genoa 

genovés -esa adj. and n, Genoese, 
native of Genoa 

gente/ people ; army, troops, fol- 
lowing 



gentilhombre m. gentleman in 
waiting 

geográfico -a geographic(al) 

geómetra m. geometer 

germinar germinate, spread (of 
ideas) 

Gibraltar m. a promontory in the 
extreme south of Spain. Since 
1704 it has been in the hands 
of the English 

gigantesco -a gigantic 

gloria/ glory; honor; fame; pride 

glorioso -a glorious, illustrious 

gobernación/ government; man- 
agement 

gobernador m, governor 

gobernante m. governor; //.office- 
holders 

gobernar rule, govern 

gobierno m, government ; control, 
guidance, direction 

Golden Hind m, name of Drake's 
ship 

golfo m. gulf 

golpe m. blow, strike ; e« de armas 
achievement, exploit; a» de gra- 
da finishing stroke, coup de 
grace 

González : Manual ~ (1833-1893) 
president of Mexico (i88o~ 
1884) ; Pedro «^ de Mendoza 
(1428-1495) Spanish cardinal 
and archbishop of Toledo 

gozar de enjoy 

gozo m. joy 

gracia/ grace, favor; //. thanks ; 
golpe de~ finishing stroke, coup 
de grace 

graciosamente gracefully 



VOCABULARY 



167 



grado m. degree; mal de an <» 
with a bad grace, against one's 
will, in spite of one's self 

gradual persistent, unremitting, 
proceeding by degrees 

graduarse en graduate from 

gran see grande 

Granada /. capital of province of 
Granada, southern Spain; port 
northwest of the Lake of Nica- 
ragua 

granadero m. grenadier 

grande {before noun) great, famous, 
noble, large ; (after noun) large ; 
Gran Bretafia Great Britain 

grandeza/, greatness, grandeur; 
heroism 

grandiosidad/, grandeur; mag- 
nificence 

grandioso -a splendid, brilliant 

grandísimo -a very great 

grano m. grain 

gratitud/ gratitude 

grave grave, serious 

gravedad/ seriousness 

gravemente seriously, dangerously 

gritar shout 

grito m. shout, cry 

grueso -a thick, heavy ; strong 

grupo m. g^oup, number 

Guadalajara / city in Mexico, 
northwest of the capital 

Guadalquivir m. river of southern 
Spain, province of Andalusia 

Guadalupe m. chapel in city of 
Puebla, Mexico 

Guadalupe-Hidalgo m. town three 
miles north of Mexico city; 
treaty between United States of 



America and Mexico signed 
here, February 4, 1848 

Guanajuato m. capital of state of 
Guanajuato, Mexico, north of 
the capital 

guante m, glove; arrojar el «^ chal^ 
lenge 

guarda/ custody, guard, keeping; 
guard 

guardar keep, hold ; guard, pro- 
tect, defend 

guardia/ guard 

guarnecer decorate; fringe 

guarnición/ garrison 

Guatemala/ Guatemala 

gubernativo -a governing 

guerra/ war ; en c^a at war 

guerrear wage war; take the 
field 

guerrero -a warlike ; m. noun war- 
rior; soldier 

Guerrero, Vicente (?-i83i) Mex- 
ican general and politician, 
leader in war for Mexican in- 
dependence 

guerrillero m. guerrilla, civilian 
who serves in guerrilla war- 
fare 

guia m. guide 

guiar guide, lead 

gusto m, taste ; pleasure, delight ; 
tomar el «^ a take a liking to 

Guzman el Bueno, Alfonso Pérez 
de (1 256-1 309) famous Spanish 
general. The surname "the 
good," bestowed upon him by 
Sancho IV, means " reliable in 
time of need," " valiant," " stout- 
hearted " 



1 68 



TROZOS DE HISTORIA 



haber have ; {impers.) be ; n» de 
+ in/, have to; ~ . . . que 
{impers.) + inf. = be + £n¿¡'. 
passive infinitive (no había tiempo 
que perder there was no time to 
be lost) ; no hay que buscar there 
is no need to seek; «^^selas con 
dispute with, have it out with 

hábil clever, skillful 

habUidad/. skill 

hábilmente skillfully, ably 

habitación/, dwelling, home 

habitante m. inhabitant 

hábito m. dress, habit; tomar el 
<M de fraile frandsco enter the 
Franciscan order 

hablar speak 

habria(n) ^d sing, (pi.) cond. of 
haber 

hacer do, make ; wage (war) ; 
have, cause, occasion; form; 
perform; carry into effect; give; 
build, construct; hada que + 
imperf. = English pluperf. pro- 
gressivét cf. hada tiempo que . . . 
meditaban for some time, for 
quite a while, . . . had been plan- 
ning; ~8e become 

hacia toward 

hacienda/, goods, possessions 

Haitian. Haiti 

halagüeño -a flattering 

hallar find; e^^se be present; be 
situated; exist 

hambre/, hunger 

han 3d pi. pres. indie, of haber 

hará 3d sing. fui. of hacer 

!:arto enough, sufficiently; all 
too 



hasta till, to, up to, as far as, even, 
even to ; «^ que until 

hay impers.3d sing. pres. indie, of 
haber 

haya(n) 3d sing, {pi.) pres, subj, 
ofYitíitx 

hazafia/ feat 

hechizado -a bewitched 

hecho past part, of hacer ; m. noun 
deed, feat; act, event; pasar a 
vias de «^ pass into action 

helado -a frozen 

hemos istpl.pres. indie, of haber 

heredar inherit 

herida/, wound 

herido -a wounded 

herir strike ; wound ; shine upon 

hermana/, sister 

hermano m. brother 

hermoso -a beautiful 

héroe m. hero 

heroicamente heroically ; man- 
fully, determinedly 

heroicidad/ heroism; heroic ac- 
tion; prowess 

heroico -a heroic; courageous, 
brave 

heroísmo m. heroism 

hicieron 3dpi. pret. of hacer 

hiciese(n) 3d sing, (pi.) imperf. 
subj. of hacer 

hidalgo m. nobleman, gentleman 
(i.e. of gentle blood) 

Hidalgo y Costilla, Miguel (1753- 
181 1) Mexican priest, leader in 
war for national independence 

hierba/ herb, grass 

hierro m. iron 

hija/ daughter 



VOCABULARY 



169 



hijo m, son ; //. children 
hilera /. row, line, file ; formar en 
c«>6 form in line, draw up in line 
hirió j</ sing.pret. of herir 
historia/, history 
histórico -4 historic (al) 
hizo ^d sing. pret. of hacer 
hogar m, hearth, home 
hoguera/, bonfire 
Hojeda, Alonso de ( 1 468(?)-i 5 1 5 
(.^)) first governor of Nueva 
Andalucía 
Holanda/. Holland, the Nether- 
lands 
holandés -esa adj, and n, Dutch 
holgado -a wide 
hombre m. man 
hombro m. shoulder 
homenaje m. homage, fealty 
hondo -a deep, profound 
Honduras m. Honduras 
honor m. honor, commemoration ; 
<^ae8 honors, privileges, marks of 
respect 
honorable honorable 
honradez/ honesty, probity, in- 
tegrity 
hora/, hour 
horda/ horde 
horizontal horizontal 
horrible horrible, dreadful 
horror m. crime 
horrorizar terrify 
hostilidad/ hostility, enmity 
hostilizar commit hostilities (a 

upon) 
hoy to-day, now, nowadays 
Huamalies m. province of central 
Peru 



hubierá(n)' j¿/ sing, (pi.) imperf. 

subj. of haber 
hubieron jdpl. pret. of haber 
hubiesen j¿///. imperf. subj.ofYoj^x 
hubo 3d sing. pret. of haber 
huésped m. guest 
hueste/ army, host 
humanidad/ humanity 
humanitario -a humanitarian 
humano -a human 
huir flee ; shun, avoid 
humeante fuming, emitting smoke 
humillación/ humiliation 
humillar humiliate, humble 
humo m. smoke 
hundirse sink 
huracán m. hurricane 
huye 3d sing. pres. indie, of huir 
hVLytiAo pres. part, of huir 
huyeron 3dpi. pret. of huir 
huyó 3d sing. pret. of huir 

iba(n) 3d sing, {pi.) imperf. indie, 
of ir 

idea/ idea, notion 

ideal m. ideal 

idólatra m. idolater 

ídolo m. idol 

iglesia/ church 

ignorancia/ ignorance 

igual equal; similar 

Iguala/ town in state of Guerrero, 
Mexico 

igualar a equal 

iluminar light up 

ilusión/ illusion 

iluso -a adj. and n. deluded, de- 
ceived ; dreamer, hallucinated 
fool 



I70 



TROZOS DE HISTORIA 



ilustración/, greatness, eminence ; 
enlightenment, learning 

imaginación/, imagination 

imaginario -a imaginary 

imbuir inculcate, instill 

imitación/, imitation 

imitar imitate 

impaciencia/ impatience 

impasibilidad/, impassibility 

impasible impassible 

impedir prevent 

impeler push, propel 

impenetrable impenetrable 

imperial imperial 

imperialista m. imperialist 

imperio m. empire ; Bajo Imperio 
Byzantine Empire, Eastern Em- 
pire, Later Roman Empire 

imperttirbable imperturbable 

ímpetu m, violence 

impetuoso -a impetuous, wild, tur- 
bulent; spirited 

impidió 3d sing. pret. «/impedir 

imponente imposing 

imponer impose, put upon ; «^«e a 
domineer; dominate, exercise 
authority over 

importancia/ importance 

importante important ; influential 

importar matter 

imposible impossible 

impotencia/ inability 

ímprobo -a dishonest, corrupt 

impropio -a unbecoming, in bad 
taste ; inappropriate, unsuited 

improyisar improvise 

imprudente thoughtless; false 

impulso m. impulse 

impunemente with impunity 



impusieron 3d pi. pret. ofimpoiaKt 

inaccesible inaccessible 

inacción/ inaction 

inanición/ inanition 

inaudito -a unheard-of 

inaugurar inaugurate, begin 

inca culj. and m. n. Inca 

incapaz unable, incapable 

incendiar set on fire 

incendio m. conflagration, fire; 
el comenzado c» the rising flames 

incentiyo m. incentive, induce- 
ment 

incesante incessant 

incidente m. incident 

inclinado -« fixed; bent 

inclinarse a be inclined, be favor- 
ably disposed to 

incluir include 

incomodar incommode, hamper 

incondicional unconditional 

incorporación/ incorporation 

incorporarse a join 

incrédulo -k incredulous 

incrustar incrust 

indecible unutterable 

indeciso -a vague, perplexing 

indefinidamente indefinitely 

indenmización/ indemnification, 
reimbursement 

independencia/ independence 

independiente independent ; m. 
noun revolutionist, partisan of 
national independence 

Indias / //. the Indies ; consejo 
de (las) ~ Council of the Indies ; 
leyes de «« code of the Indies 

indicación/ hint ; por a» de at the 
suggestion of 



VOCABULARY 



171 



indicar indicate» point out 
indicio m. sign, indication 
indiferente indifferent 
indígena m. native 
indignación/, indigpiation 
indigno -a disgraceful, shameful 
indio -a adj. and n. Indian 
indisciplinado -a undisciplined 
indiscutible unquestionable 
indisponer indispose, disincline 
indiyidnal individual 
indiyidnalidad/. individuality 
individuo m. individual 
indolencia/, indolence 
indomable unconquerable, indom- 
itable 
indómito -a wild, untamed 
indncir induce, persuade 
industria/, industry 
inefable ineffable, unspeakable 
ineficaz inefficacious, unavailing 
ineyitable inevitable, unavoidable 
inexperiencia/, inexperience 
inexperto -a unskillful, inexperi- 
enced 
infame infamous 
infante m, infante, prince of the 

royal blood; foot-soldier 
infantería/, infantry 
infantil childish, infantile 
infantito m. little infante 
infelices//, ^infeliz 
infeliz (//. infelices) adj. and n, 

unfortunate 
inferior lower; inferior 
infierno m. hell 
ínfimo -a lowest 
infinito -a infinite ; numerous 
infiezible inflexible 



informe m. account, statement 

infructuosamente unsuccessfully 

ingeniero m. engineer 

ingenio m, engine 

Inglaterra/. England 

inglés -esa adj. and n. English, 
Englishman 

inhumano -a inhuman, cruel 

iniciar initiate; start 

iniciativa/ initiative; example 

inicuamente iniquitously 

inicuo -a iniquitous 

injurioso -a injurious, hurtful 

injustamente unjustly 

injusticia/ injustice 

injusto -a unjust 

inmediación / contiguity; que 
tenia a su ^^ which was ad- 
joining 

inmediatamente immediately 

inmediato -a immediate; close, 
adjoining; next. in order, next 
highest 

inmenso -a huge, vast; g^eat; 
immense 

inmoralidad/ immorality 

inmortal immortal 

innegable undeniable 

innumerable incalculable, very 
considerable; countless, num- 
berless 

Inocencio (III) Innocent III, pope 
from 1 198 to 1 216 

inquieto -a. uneasy 

inscribir inscribe, record 

inscrito -a past part, ^inscribir 

insigne famous, noted, notable 

inspiración/ radius {met.) 

inspirar inspire, awaken 



172 



TROZOS DE HISTORIA 



instalar install 

instantáneo -a. instantaneous 

instigar instigate 

instinto m. instinct, intuition 

instituto m. institute 

instrucción/, instruction 

instruir instruct 

instrumento m. tool, instrument 

instruyó 3d sing. pret. ^instruir 

insubordinarse rebel against au- 
thority 

insufrible insufferable, intolerable 

insultar insult 

insurgente m. insurgent, insurrec- 
tionist 

insurrección/, insurrection, rebel- 
lion 

insurrecto m. insurrectionist 

integridad /. unity, integrity; 
honesty, uprightness 

íntegro -a upright; honest; pooo 
nada «^s more or less dis- 
honest 

intelectual intellectual 

inteligencia/ intelligence 

inteligente intelligent 

intempestivo -a unseasonable 

intención/ intention 

intencionadamente intentionally 

intentar attempt, try 

intento m. intention 

intentona/ chimerical attempt 

interés m. interest; self-interest, 
profit 

interesado -a interested ; selfish, 
mercenary ; m. noun interested 
party 

interesarse en be interested in 

Ínterin m, interim 



interino -a provisional 

interior interior, inner, internal; 
tn. noun interior 

internarse en penetrate 

interoceánico -a interoceanic 

interrumpir interrupt 

intervención/, intervention 

intestino -a internal; civic, do- 
mestic 

intimación/ warning 

intimidar intimidate, discourage 

intrépido -a intrepid, fearless, 
dauntless 

inundar inundate, overflow 

inútil needless, useless; of no 
avail 

invadir invade 

invasión/ invasion 

invasor m. invader 

invencible invincible 

invernar winter 

inverosímil unheard-of, unimagin- 
able 

investir endow, invest, empower 

invierno m, winter 

ir go; be distant; be, become 
(-f- gerund or past part, of an- 
other verb) ; A» a be about to ; 
c^ase go away 

ira/ anger 

Irlanda/ Ireland 

irlandés -esa adj. and n. Irish 

irresistible irresistible 

irrevocable steadfast, unalterable 

Isabel Isabella; Elizabeth 

isla / island ; las Islas Bzitánicaa 
the British Isles 

islilla/ isle, islet, small island 

istmo m, isthmus 



VOCABULARY 



173 



ItaUa/. Italy 

Iturbide, Agostln de (1783-1824) 

emperor of Mexico (1822-1823) 
izquierdo -a left ; por la izquierda 

on the left 

jabalí m, wild boar 

jamás ever {in conjunction with a 
negative particle) 

Janda (la) lake in province of 
Cadiz, Andalusia 

jarcia/, tackle ; rigging and cord- 
age 

jardín m, garden 

jefe m, leader, chief ; general en <« 
commander in chief, general- 
issimo 

Jeremías (Jérémie) port and city 
at the extreme west of Haiti 

Jimena wife of the Cid 

Jiménez de Rada, Rodrigo (1180- 
1247) Spanish historian, cardi- 
nal, and archbishop of Toledo 

jinete m, cavalryman, horseman 

jomada/, event, circumstance 

José I Joseph I, emperor from 
1705 to 171 1 

joyen adj\ orn. young ; young man, 
young woman 

joya/ jewel 

Juan John ; «« IV John IV, first 
duke of the house of Braganza 
tobecome king of Portugal ( 1 640- 
1656) ; (el infante don) «^ ( ?-i3i9) 
brother of Sancho IV of Castile ; 
Don ev> de Austria natural son of 
Charles I of Spain 

Juárez, Benito (1806-1872) Mexi- 
can patriot, active in resistance 



to French intervention (1863); 
president of Mexico (1867-1872) 

júbilo m, joy 

judicatura /. judgeship(s) ; the 
judiciary 

judío -a adj. and n. Jewish ; Jew 

juguete m. toy, pla3rthing 

Julián Julian, governor of Ceuta, 
who helped the Moorish in- 
vaders at the time of the con- 
quest (711) 

julio m, July 

junio m. June 

junta/ junta, assembly, council 

juntar collect, gather 

junto together 

juramento m, oath 

jurar swear 

jurisdicción/ jurisdiction 

jurisprudencia/ jurisprudence 

justicia/ justice 

justiciero -a just; dispenser of 
justice 

justo -a just 

juventud/ youth 

juzgar judge 

kilómetro m. kilometer 

la the; her, it; that; <» que c/. 

que 
laberinto m» labyrinth 
labio m, lip 

laborioso -a laborious, diligent 
labrar cause, bring about 
lacio -a straight (of hair) 
ladera/ side, slope 
lado m. side ; section, region ; a 

su c\a near by ; dejar a «^ leave 



174 



TROZOS DE HISTORIA 



aside ; del «« derecho on the right 
side ; pQrotro«von the other hand 

lago m, lake 

lágrima/, tear 

laguna/, swamp, marsh ' 

Lainez, Diego father of Ruy Diaz 
de Vivar, the Cid Campeador 

lamentable lamentable, deplorable 

lámina/, plate, sheet of metal 

langosta/, lobster, crawfish 

lanzarse (a) rush (upon) 

largo -z, long, extended ; prolonged, 
protracted ; de largo long ; tener 
. . . 0egtuui) de largo be . . . 
(leagues) long;//, many, several 

las///, the; them; those 

lástima/ pity 

lastimoso -a lamentable, deplor- 
able 

lateral side 

látigo m. lash, whip 

latir beat, throb 

latitud/ latitude 

laurel m. laurel ; honor, distinction 

Lavalleja, Juan Antonio (1783- 
1853) Uruguayan patriot, leader 
of the " Thirty-three " (1825) 

lazo m. tie, bond 

le him, to him ; it, to it 

leal loyal 

LeclerCy Charles Victor Emmanuel 
(1 77 2-1 802) French general, 
brother-in-law of Napoleon 

leer read 

legendario -a legendary 

legión/ legion 

legislador m. legislator 

legitimar legitimize 

legitimo -a legitimate 



legua/ league 

lejos f ar ; ~ de far from 

lema m. motto ; fig, banner 

lengua/ language, tongue 

león m, lion; como «^aes fiercely, 
bravely 

León province of northwestern 
Spain (a separate, independent 
kingdom during the Middle 
Ages) ; city of northern Nica- 
ragua, thirteen miles from the 
Pacific 

Leopoldo I Leopold I, emperor 
from 1658 to 1705 

Lepanto, Golfo de, the Gulf of 
Lepanto or of Corinth; in a 
broad sense including the Gulf 
of Patras, where the battle was 
fought 

Lerdo de Tejada, Sebastián ( 1 82 7- 
1889) president of Mexico (1872- 
1876) 

les them, to them 

Lesseps, Ferdinand de (1805- 
1894) French count and civil 
engineer 

letrado m. lawyer 

letras///, letters, learning 

levantamiento m, uprising, revolt, 
insurrection 

levantar raise; build, erect; awaken, 
call forth, excite; ~ee arise; be 
situated ; rebel, revolt 

levar weigh (anchor) 

ley/ law, rule, precept; //. law, 
laws; body of laws, collection of 
laws ; Aaes de Indias law code of 
the Indies 

leyenda/ legend 



VOCABULARY 



175 



Lézard (cabo) Lizard Head, most 
southerly point of Great Britain» 
in Cornwall 

liberal liberal 

libertad/, liberty, freedom ; eman- 
cipation; n> del comertío free 
trade 

libertador m, liberator 

libertar free, liberate 

libra/, pound 

librar fight, engage in (battle) ; «^se 
de escape 

libre free 

libremente freely ; uncondition- 
ally; willingly 

licencia/, permission 

licenciado m. licentiate; scholar 
of the University 

liga/ league, coalition 

ligeramente slightly 

ligero -a light; swift, nimble; 
slight; faint 

Lima capital of Peru. It is situ- 
ated on the Rimac, six miles 
northeast of Callao, its port on 
the Pacific 

limitarse a limit one's self 

límite m, limit, boundary; re- 
straint, restriction 

linea / line, rank, class, order ; 
en toda la <« all along the line 

Lisboa Lisbon, capital of Portu- 
gal, situated at the mouth of the 
Tagus 

literario -a literary 

literato m. writer; learned man, 
literary man ; //. literati 

literatura/ literature 

litoral m. sea-coast 



lo him, it; the (+ adj-t ^.«^derto 
the certainty) ; ev coal, e«> que, 
cf. coal, que 

lograr succed in, obtain 

lontananza/ distance; en <« in 
the distance 

Lope de Vega cf. Vega Carpió 

Lópezy Francisco Solano (1827- 
1870) president of Paraguay 
(1862-1870) 

lord m. lord 

Loreto m. fort in ¿ity of Puebla, 
Mexico 

los the; them; those; c\3 que cf, 
que (el que) 

Louyerture, Toussaint Toussaint 
L'Ouverture, neg^o patriot of 
Santo Domingo (i 743-1803) 

luciente bright 

lucha/ struggle, contest, strife, 
dispute 

luchar struggle, contend, fight 

luego presently, immediately ; 
then ; desde <« at once, straight- 
way; ev después soon afterward ; 
cv qae as soon as 

lugar m, place, spot, site ; office, 
dignity ; tener ~ take place, oc- 
cur 

Lugo, Pedro Fernández de (six- 
teenth century) adelantado of 
the Canaries, and governor of 
Santa Marta 

Luis XIV Louis XIV, king of 
France from 1643 **> ^7^5 

luminaria/ illumination 

luna/ moon; media «^ crescent 

Lurin m. small river of Peru, south 
of Lima 



1/6 



TROZOS DE HISTORIA 



Ittto m. mourning 

Inz/. light ; a la ev del dia by the 

light of day 
Lttzara victory won by Philip V 

of Spain in Italy (1702) 

llama/, flame 

llamar call, designate ; divert, at- 
tract ; A38e be called (named) ; 
el llamado plan the so-called plan 

llano m. a level field, an even 
ground; plain 

llanura/, plain 

llave/ key 

llegada/ arrival 

llegar a arrive, reach; amount 
to ; extend to ; attain ; «« a + ««/• 
succeed in, reach the point of, 
finally + Eng, finite verb ; «« a 
ser come to be 

llenar fill 

lleno -a full ; overcome, filled 

llevar bear, carry; take away; 
have, wear; lead, guide, con- 
duct; c^aamal resent; «^ase take 
off, take away ; cv(8e) a cabo carry 
out, complete 

lluvia/ rain 

macizo ^ massive 

madera/ wood 

Madera (la) Madeira, largest of the 

Madeira Islands, a Portuguese 

archipelago in the Atlantic 
maderamen m, framework of a 

house 
madre/ mother 
Madrid m, capital of Spain, situated 

in the center of the Peninsula 



madrugada/ dawn, early morning 

madurar ripen; complete, bring 
to a head 

Magallanes, Fernando de (1470- 
1 521), Ferdinand Magellan, Por- 
tuguese explorer in the service 
of Spain 

Magdalena m. largest river in Co- 
lombia, 1060 miles long 

magistrado m, judge 

magnánimo magnanimous, gener- 
ous 

magnate m. noble 

magnífico -a magnificent 

magno -a great 

Mahoma Mohammed, founder of 
Islam (569(?)-632) 

mahometano --a Moslem, Moham- 
medan 

maíz m, maize, Indian com ; paja 
de ««> cornstalks, straw 

majestuosamente majestically 

majestuoso -a majestic, stately 

mal ill, badly ; <» de sn grado un- 
willingly, with a bad grace, in 
spite of one's self, against one's 
will ; Uevar a ««> resent 

maldiciente euij. and n, defamer, 
censor, detractor 

MaldonadOy Alonso de (first half 
of sixteenth century), governor 
of Guatemala (1542) 

maleza/ underbrush 

Malinche name given by the 
Aztecs to Cortés 

malo -a bad; unsuccessful; poor, 
imperfect 

malograrse fail 

malquerencia/ ill will 



VOCABULARY 



177 



maltratado -a damaged, in bad 
shape 

maltratar treat ill 

malversación/, embezzlement 

Mallorca/. Majorca 

mamposteria/ masonry 

Managua lake in western Nicara- 
gua 

mancebo m, youth, lad 

mancomnnadamente conjointly 

mandar command, head; order, 
command, direct 

mando tn, command, authority, 
rule, control, power; al «^ de 
under the orders of, commanded 
by 

manera/, manner, fashion, way, 
wise ; a <M de like, resembling ; 
de «V que, por «^ que, so that ; de 
igual e*^ in the same way 

manicomio m. insane asylum 

manifestar manifest, make known; 
show, display; declare, state; 
reveal, evince 

mano/ hand; por ~ de at the 
hands of; pasar a «^de pass into 
the hands of 

manta/, cloak 

mantener maintain, keep ; defend 

mantenimiento m, maintenance 

manto m. cloak 

mantuvieron j^//./^/. 0/ man- 
tener 

mantuvo j¿/ sing.preU o/majit»net 

manufactura/ manufacture 

maSa/ craftiness, cunning 

maSana/ morning 

Mapochom. river in Chile, depart- 
ment of Santiago 



máquina/ machine 

mar m, or/, sea; <« del Sur the 
South Sea, Pacific Ocean 

maravillar astonish 

maravilloso marvelous, wonderful 

marcar mark ; designate ; brand 

marcial martial, military 

marcha/ march, marching ; trav- 
eling, course, progress ; going, 
departure 

marchar march ; progress, pro- 
ceed ; go, depart for 

marea/ tide 

Marga-Marga m. a mountain range 
in the department of Casablanca, 
province of Valparaiso, Chile 

Margarita sister of Charles II of 
Spain and wife of Emperor 
Leopold I 

margen/ shore, margin 

Maria Teresa sister of Charles II 
of Spain and wife of Louis XIV 
of France 

marina/ navy; cvde guerra naval 
forces, navy 

marinero m. sailor 

marino -a marine, belonging to 
the sea ; m. noun sailor, mariner 

mariscal m. field-marshal, com- 
mander-in-chief 

marítimo -a maritime 

Marlborough John Churchill, first 
duke of Marlborough (1650- 
1722), famous English general 
and politician 

Marruecos m. Morocco, an empire 
of northern Africa 

Martin, Alonso companion of Bal- 
boa 



178 



TROZOS DE HISTORIA 



marzo m, March 

mas but ( = pero) 

más more, most; greater; (any) 
other ; «^ de ( + numeral) more 
than ; cw> bien rather ; no . . . «^ 
not . . . any more ; not . . . again ; 
no . . . ev que nothing but, noth- 
ing save, only ; so . . . ~ ( + noun) 
no other; por ««> que however 
much; although 

masa/, mass, population ; volume, 
quantity 

matar kill 

matemAtico m. mathematician 

materia/, material 

material material, substantial 

matorral m, jungle ; undergrowth 

matrimonio m, marriage 

matutino -a matutinal, morning 

Mauritania /. Mauritania, ancient 
kingdom of northwestern Africa 

máxima/, maxim 

Maximiliano Maximilian, arch- 
duke of Austria (1 832-1867), 
emperor of Mexico (1864- 1867) 

maartlatl m. cotton sash 

mayo m. May 

mayor {comp, ^ grande) greater, 
greatest; larger, largest; chief 

mayoría/, majority 

maza/ club, mace 

me me, to me ; myself ; matare» 
ese hijo kill my son {with un- 
translatable dative of disadvan- 
tage) 

mecánica/ mechanics 

mecer(8e) rock 

medalla/ medal 

mediar intervene, lie between 



medida/ measure ; action ; a <» que 
according as 

Medinasidonia Alonzo Pérez de 
Guzman el Bueno (i 550-161 5), 
duke of Medinasidonia, com- 
mander of the Invincible Ar- 
mada 

medio -a half a 

medio m, middle, midst; means, 
way; //. funds; en ~ in the 
middle, in the midst ; en c» de in 
the midst of ; in spite of 

medirse con try one's strength 
with 

meditar meditate, plan, consider 

Mediterráneo m. Mediterranean 

Mejla, Tomás (181 5-1867) Mexi- 
can general, supporter of Maxi- 
milian 

mejicano -a euij. and n, Mexican, 
of Mexico 

Méjico m. Mexico 

mejor better, best; por «^ dedr 
rather 

melancólico -a melancholy 

memorable noteworthy, memor- 
able 

memoria/ memory 

mencionado -a above-mentioned, 
above-named 

mencionar mention 

Mendoza, Pedro de (i487(?)-i537) 
Spanish explorer 

menester m, necessity, need, want ; 
ser eo be necessary 

mengua/ disgrace ; tener a «^ con- 
sider it a disgrace 

menor smaller, smallest ; less 

Menorca/ Minorca 



VOCABULARY 



179 



manos less; except; a <« de que 
unless ; »> de except (in) ; less 
than ; but; yenir a <» fall off, de- 
teriorate 

menosprecio m, scorn» contempt 

mensaje m, message 

menndo -a. small, unimportant; 
a ~ often, frequently 

mercaderías /. //. goods, mer- 
chandise 

mercado m. market 

mercante m. merchant 

merced/, mercy, favor 

merecer merit, deserve ; «^ la aten- 
ción de attract the attention of 

Marida/, city of western Spain, 
province of Badajoz ; capital of 
the state of Los Andes, western 
Venezuela 

meridional southern 

mérito m, merit, worth 

mes m. month 

meseta/, table-land 

Mesqnita, Alyaro de Spanish cap- 
tain, nephew of Magellan 

mestizo -A adj, and n, half-breed 

mesurado -a measured 

metal m. metal 

metro m. meter 

metrópoli/, metropolis; mother 
country 

mezclar mix, mingle 

mezquita/, mosque 

mi my 

mi prep, pers» pr. me 

miedo m, fear ; tener cv be afraid 

miembro m. member 

mientras while; <« que while; 
e«> tanto meanwhile 



Miguel (San) St Michael (arch- 
angel, leader of the heavenly 
host) 

mil (a) thousand, (one) thousand ; 
las Mil y ana Noches the Thou- 
sand and One Nights, the Ara- 
bian Nights 

milagro m. miracle 

Milanesado (el) the Milanese, 
former state of northern Italy, 
capital Milan 

milicia/, militia 

militar military ; m. noun soldier 

milla/ mile 

miliar m. about a thousand; a 
great number 

millón m. million 

mina/ mine 

Mina, Francisco Jayier Spanish 
adventurer (1789-18 17), fought 
for Mexican independence 

minar predispose, influence, sub- 
orn 

ministro m. agent, minister 

minuciosidad/ minuteness 

mira / intention, design, pur- 
pose 

mirada/ look 

Miraflores m. seaside resort four 
miles south of Lima 

Miramón, Miguel ( 1 83 2- 1 867 ) 
Mexican general, supporter of 
Maximilian 

mirar look (at), contemplate ; «^«e 
be 

miserable miserable, wretched 

miserablemente miserably 

miseria/, misery 

misionero m. missionary 



i 



1 8o 



TROZOS DE HISTORIA 



mismo -a same, very, own, self, 
himself (herself, etc.) ; lo <« like- 
wise ; the same 

misterioso -a mysterious 

mitad/, half 

mitológico -a mythological, legen- 
dary 

mixteca ad/, and m. n. Mixtee, 
name of an Indian race living 
south of the city of Mexico 

Modena f. town in northern Italy 

moderar moderate, regulate, tem- 
per 

moderno -a modem; present 

modesto -a modest, unimportant 

modificación f. change, modifica- 
tion 

modo m, mode, method, manner; 
de ev que so that, in such wise that 

molino m. mill; Cuesta de los 
Molinos a hilly region east of 
the city of Granada 

momento m. moment, instant; 
al «« straightway 

monarca m. monarch, sovereigpi 

monarquía/ monarchy; rule 

monasterio m. monastery 

moneda/, money 

monopolizar monopolize 

Monroy, Alonso de (?-i545) lieu- 
tenant governor of Chile under 
Valdivia 

monstruoso -a -monstrous, exces- 
sive, abnormal 

montaSa/ mountain 

monte m. mountain ; hill 

Montevideo m. seaport town on the 
north bank of the Plate, capital 
of Uruguay 



Monteznma emperor of Mexico at 
the time of the Spanish conquest 

montón m. pile 

monumento m. monument 

Mora, José Joaquin Costa Rican 
general, president of Central 
America in 1837 

morada/ dwelling,, abode 

moral moral 

Morelos y Pavón, José Maria 
(i 765-1 8 1 5) Mexican priest, 
leader of the army of the south 
in the war for national inde- 
pendence 

moreno -a brown, swarthy ; Sierra 
Morena range of mountains in 
south central Spain, between 
New Castile and Andalusia 

morir die 

moro -a Moorish ; m, noun Moor 

morrión m, morion, a sort of hel- 
met 

mortuorio -a funereal, mortuary; 
pafio <» pall 

mosaico m. mosaic 

mosquito m. mosquito 

mostrar show, exhibit; evince; 
point out; essse appear; be, 
show one's self 

motejar stigmatize 

motín m, insurrection, riot 

motivo /«. motive, reason; concede 
on account of 

mover move 

movimiento m. movement; activ- 
ity, action; revolt, sedition; 
ev revolucionario revolution, re- 
volt 

muchedumbre/ crowd 



VOCABULARY 



I8l 



machísimo -a very much ; //. very 
many 

mucho -a much ; a long (tiempo) ; 
//. many; macho tidv, much, 
greatíy, long 

madar change 

maerte/ death 

maerto {past part. ^ morir) dead ; 
killed ; los «mi the dead 

maestra/, demonstration 

majer/I woman 

malato m, mulatto 

maltiplicarse multiply one's self, 
reproduce one's self 

maltitad/. (a) multitude, (a) great 
number; crowd 

mando m, world 

maniciones/. //. ammunition 

maralla/. wall 

Maraty Joachim (1767-18 15) fa- 
mous French soldier, king of 
Naples from 1808 till 18 15 

Maicia f, province of southern 
Spain, on the Mediterranean 

mariendo pres.part. o/moiii 

marieron jdp/.pret. o/moiii 

marió 3d sing, pret, 0/ morir 

marmarar complain 

marmario m. murmur 

maro m. wall 

Manriedro m. a town in Murcia, 
on the border of Valencia, now 
Sagunto (Saguntum) 

música/ music 

músico m. musician 

Maslfmico -a Moslem, Moham- 
medan 

Musalmán -ana aefj. and n. Mussul- 
man, Mohammedan 



muy very, quite 

Maza Musa, Arabian general, con- 
queror of Spain (711) 

nacer be bom ; spring, originate 

naciente nascent 

nación/ nation 

nacional national ; m. noun native 

nada nothing, not anything; not 
at all, not in the least, by no 
means ; para «^ in no wise 

nadie = alguien (any one) when 
used in conjunction with a neg- 
ative particle 

UAOf. ship, vessel 

Napoleón Napoleon 

Ñapóles m. Naples 

nariz/ nose 

natal native 

natural natural ; tn. noun native 

naturaleza/ nature 

naturalmente naturally 

naufragar suffer shipwreck 

naval naval 

Nayas de Tolosa (Las) table-land 
in northern Andalusia, famous 
as the site of a great Christian 
victory over the Moors (1212) 

naye/ ship 

navecilla/ little (old) boat 

navegable navigable 

navegación / navigation ; voyage, 
trip 

navegante m. navigator 

navegar sail, navigate ; «^ de con- 
serva sail in company, navigate 
in company 

navio m. ship, vessel; <>> de guerra 
man-of-war 



I82 



TROZOS DE HISTORIA 



necesariamente necessarily 
necesario -a necessary 
necesidad/, need» necessity 
necesitar need; necessitate 
negar refuse, deny ; ^hm a refuse 
negociación/, negotiation 
negocio m. affair; business; busi- 
ness transaction 
negro -b. adj. and n, black ; negro 
neutral neutral 
nevado -a snow-covered; Sierra 

Nevada range of mountains in 

southern Spain, provinces of 

Almería and Granada 
nevar snow 
ni neither, nor ; c^ , , , e^ neither 

. . . nor 
Nicaragua/. Nicaragua 
Nicaragua lake in southwestern 

Nicaragua 
nicaragüense Nicaraguan 
Nicarao Central- American Indian 

chief (early sixteenth century) 
Nicoya gulf on the west coast of 

Costa Rica 
Nicuesa, Diego de ( 1464 (?)-i 511 

(?)) first governor of Castilla 

del Oro 
nieto m. grandson 
nieve/, snow 
ningún cf. ninguno 
ninguno -a no, none; no ... ~ 

not any 
NiSa/ name of one of Columbus's 

ships 
niSez/ childhood 
niño m. child, boy 

Niño, Andrés (i47S(?HS32(?)) 
Spanish navigator and explorer 



no no, not; ~ obstante notwith- 
standing, nevertheless 

noble noble; m.nounnohlef noble- 
man 

nobleza/ nobility; nobleness 

noche /. night ; de <^ at night, by 
night 

nombrar nominate, appoint; cre- 
ate; elect; mention, cite; cvtge 
be called, be named 

nombre m, name, designation 

noroeste m, northwest 

norte m. north 

norteamericano -a adj. and n. 
North American ; American, na- 
tive of the United States 

nos us, to us 

nota/, official communication 

notable notable, famous; distin- 
guished, eminent, prominent ; 
remarkable ; used also as noun 
in pi. eminent people, prominent 
people 

notar note, notice 

noticia/, news, notice; report» 
account ; dar «^ a inform 

noticioso -a informed, aware 

novedad/ novelty 

noviembre m. November 

nube/ cloud; shower 

nudo m. knot 

Nueces m. river in southern Texas, 
north of the Rio Grande 

nuevamente again, once more 

nueve nine 

nuevo -a new ; de «^ anew, again ; 
Nueva Espafia name given to 
viceroyalty of Mexico ; Nueva 
Granada name Colombia took 



VOCABULARY 



183 



on the secession of Ecuador 

and Venezuela; viceroyalty of 

Spain before independence ; 

Nueva Orleana New Orleans; 

Nuevo Méjico New Mexico; 

Nuevo Mundo the New World, 

America 
número m, number 
numeroso -a numerous ; large 
nunca never 
Nunez de Balboa, Vasco (1475- 

1 5 1 7 ) Spanish conquistador 

or 

Oaxaca (Oajaca)/. city on isthmus 
of Tehuantepec, Mexico 

obedecer obey 

obediencia/, obedience 

obispo m, bishop 

objeto m. object, purpose ; theme, 
subject ; thing, article 

obligar force, compel; e^asea bind 
one's self to 

obray. work 

obrar act 

obscurecer obscure 

obsequiar serve, wait upon 

obsequio m, present 

observar observe, notice;* follow, 
practice 

obstáculo m. obstacle 

obstante: no «^ notwithstanding, 
nevertheless 

obtener obtain ; win, gain 

ObtUYO 3d sing. pret. of obtener 

OcaSa/. town in northern Colombia 

ocasión/, occasion; rise; junc- 
ture 

ocasionar cause, occasion 



ocaso m. setting (of the sun or 
any heavenly body) ; eclipse, 
passing 

occidental western 

occidente m, west; de «^ western 

océano m, ocean 

octubre m. October 

ocular eye-, ocular 

ocultar hide, conceal 

ocupación/ occupation 

ocupar occupy, fill (a place, a posi- 
tion) ; inhabit ; take possession 
of ; «vse en busy one's self in ; 
be interested in 

ocurrir occur, happen ; take place ; 
lo ocurrido what had happened 

ochenta eighty 

ocho eight ; «^ días a week 

odiar hate 

odio m. hate, hatred 

odiosidad/ odium, hatred, enmity 

odioso -a abominable 

Odisea/ Odyssey 

O'Donojú, Juan Spanish soldier, 
appointed viceroy of New Spain 
(1821) 

oeste m. west 

oficial official; tn. noun officer, 
official 

oficio m. work, function 

ofrecer offer; present; exhibit, 
manifest ; volunteer ; promise 

ofrecimiento m. offer, proposal 

O'Higgins : Ambrosio ~ (Ambrose 
Higgins) (i73o(?)-i8oi) gover- 
nor of Chile (1778) and viceroy 
of Peru (1796); Bernardo ~ 
( 1 776-1842) Chilean patriot, 
commander of Chilean army in 



1 84 



TROZOS DE HISTORIA 



Chilean war for independence, 
and later dictator of Chile 

oidor m. judge 

ofr hear 

ojo m, eye 

ola/, wave 

Olid, Cristóbal de (1492- 1524) 
Spanish captain and explorer 

Olivares (Gaspar de Guzman, 
count-duke of, 1 587-1645) fa- 
vorite of Philip IV 

olyidar forget 

omnímodo -a full, absolute 

once eleven 

onday. wave 

ondear wave, undulate 

operación/, task ; //. military oper- 
ations 

operar achieve, accomplish 

opinión /. opinion; judgment; 
public opinion 

oponer oppose ; offer (resistance) ; 
offer in compensation; occasion 
(of delay) ; offset (by means of) ; 
~8e a oppose ; hinder, bar 

oportunidad/ opportuneness, ex- 
pediency 

oportunísimo -a very convenient, 
most opportune 

oposición/ opposition 

Oppas Spanish bishop, opponent 
of King Roderick (early eighth 
century) 

oprimir oppress 

optimista optimistic 

opuesto -a past part, of oponer; 
opposite, conflicting 

opulento -a wealthy, rich 

opusieron 3d pi. pret. of oponer 



opuso 3d sing. pret. of oponer 

Oran m. city of Algeria 

orbe tn. sphere, globe 

orden m, order, arrangement; 
class; relation 

orden/ order, command, mandate 

ordenar ordain; direct, order, 
command ; enact, decree 

ordinario : de «« ordinarily 

oreja/ ear 

organizador -a organizing, of or- 
ganization 

organizar organize 

orgía/ orgy 

orgullo m. pride, self-esteem, self- 
respect, sense of honor 

oriental eastern; Uruguayan 

oriente m. east ; plaza de Oriente 
a public square in Madrid 

origen tn. origin, source, motive 

originar originate, be the cause 
of, bring about 

orilla / shore, bank; border, 
margin, edge ; a e^^s de on the 
shores of 

orlado -a adorned 

oro m. gold 

08 you, ye ; to you 

osadía/ bravery, daring 

osado -a brave, daring 

oscilar oscillate 

oscuro -a abstruse, difficult 

ostensiblemente openly,ostensibly 

otorgar grant 

otro -di other, another; uno y ~ 
both ; de uno en ~ edificio from one 
building to the other; «« tanto 
as much again,//, as many again 

oyó 3d sing. pret. of oír 



VOCABULARY 



185 



paces//. <2^ pas 

paciencia/, patience 

paciente patíent 

pacíficamente peacefully; undis- 
turbed(ly) 

pacificar pacify 

pacífico -a mild, peaceful, pacific ; 
el Padfioo the Pacific (Ocean) 

pactar stipulate, agree upon; lo 
pactado agreement, compact 

padecer suffer 

padecimiento m. suffering 

padre m. father ; //. parents 

Páez, José Antonio (i 790-1 873) 
Venezuelan patriot general in 
war for national independence. 
Later served as president for 
several terms 

pagar pay 

pague j¿/ sing, pres, subj. of pagar 

país m. country, land, region, ter- 
ritory; I08 Países Bajos the Neth- 
erlands 

paja /. straw ; ~ de maíz corn- 
stalks, straw 

pájaro m. (small) bird 

paje m. page 

palabra/, word, speech; promise; 
con sus e^>s with his voice 

palacio m, palace 

palanquin m, palanquin 

pálido -a pale 

palmito m. bud or shoot of a palm- 
tree 

palmo m. hand-breadth, span; ~ 
a «^ inch by inch 

Palos harbor in province of Huel- 
va, Andalusia 

pampa/, extensive plain 



pan tn. bread, loaf ; Pan de Azúcar 
Sugar-loaf Mountain, in Peru, 
scene of Chilean victory over 
Peruvian-Bolivian forces, Jan- 
uary 20, 1839 

Panamá Panama; town on the 
Pacific, capital of Panama 

pánico m. panic 

pantanoso -a marshy, swampy 

"paSio m. cloth; ev mortuorio pall 

paquete m. package 

par equal; m. noun pair, couple; 
sin ~ matchless, unequaled ; al 
~ de jointly, equally with 

para to, in order to ; for ; toward ; 
ev que to, in order to, that, in 
order that 

Paraguay (el) Paraguay 

paraguayano -a Paraguayan 

paraguayo -a Paraguayan 

paraíso m. paradise 

paraje m. place, region 

parapeto m. parapet, breastwork 

parar stop, end ; e^se stop, halt 

parecer appear, seem; impers, 
please; á lo que parece appar- 
ently 

parecer m. opinion 

pared/, wall 

pariente m. orf. relative 

Parma Alessandro Famese, duke 
of Parma (1545-1592) 

parque m. park; armory 

parte m. royal or official communi- 
cation 

parte/, part, share, portion ; quar- 
ter, place, district, side ; party ; 
de ~ de by ; de su ~ on his side ; 
en todas ~8, por todas esas, on all 



1 86 



TROZOS DE HISTORIA 



sides, everywhere ; en su mayor 
ev mainly ; por ~ del Perú on be- 
half oí Peru ; por diversat «^ae at 
several points ; por la ~ del rio 
Magdalena near (along) the ríver 
Magdalena; por una «x» on the 
one hand 

participación/, share, participa- 
tion 

participar de share in 

particular separate, distinct ; spe- 
cial, individual 

particnlaiidad/. particular 

partida/, departure; party; band, 
squad 

partidario m, partisan, supporter, 
adherent 

partido m, party, political party; 
side 

partir leave, start 

pasaporte m. passport- 

pasar pass; endure, go through, 
suffer, undergo; ~ a vías de hecho 
pass into action; «^ a cuchillo put 
to the sword ; <« de exceed, go 
beyond ; ~ por las armas shoot, 
execute ; ~se pass (over) 

pasear parade, display 

paso m, passing, march; tread, 
step; crossing; way, passage; 
al ~ que as, while; abrirse »> 
clear one's way; gain ground, 
spread (of ideas) 

pasto m, food 

patente manifest, evident 

patfbnlom. scaffold 

patio m. court, courtyard 

patria /. fatherland, native land, 
country 



patrimonio m, patrimony, inherit- 
ance, possessions 

patrio -a native, belonging to one's 
native place or country 

patriota adj, and n. patriot 

patriótico -a patriotic 

patriotismo m, patriotism 

patrón m. guardian, protector 

paulatinamente slowly, by de- 
grees 

pausado -a slow, deliberate 

pavoroso -a. frightful, dreadful 

paz (//. paces)/, peace 

peces //. ^pei 

pecho m. breast; soul 

pedir ask (a favor), beg, request ; 
demand, exact ; petition, solicit ; 
cv a ask of 

pedrada/, large stone 

Pedrarias cf. DAvila 

pedregoso -a rocky . 

pelea/ fight 

pelear fight 

peligro m, danger ; menace 

peligroso -a dangerous 

pelotón m, platoon 

pena/ grief, sorrow; pain, penalty; 
cv> de muerte capital punishment 

penacho m, panache 

penalidad/ suffering, hardship 

pender hang 

pendiente m. pendant, ring 

pendón m, pennon, flag, banner 

penetrar penetrate 

peninsula/ peninsula 

peninsular peninsular 

penoso -a painful, laborious 

pensador -a thinking, thought- 
ful 



VOCABULARY 



187 



penBamientom. thought; idea, plan 

pensar think; intend; consider, 
imagine ; ~ en think of ; lo pensó 
mejor he thought better of it 

peSa/. rock; Sierra de la Pefia 
de Franda a rugged and rocky 
region in the province of 
Salamanca 

PeSa 7 PeSa, Manuel de la ( 1 789- 
1850) eminent Mexican lawyer 
and politician ; provisional pres- 
ident of Mexico 1 847-1 848 

peBasoo m, a large rock 

peffón m. (large) rock, rocky 
mountain 

peqneSo-a small 

perder lose 

pérdida/ loss 

perecer perish 

perfeccionarse perfect one's self 

perfecto perfect, complete 

perfidia/, perfidy, treachery 

perfil tn* outline 

pericia/ skill 

periódico m. newspaper 

período m, period 

peripecia / sudden change of 
fortune or condition; //. ups 
and downs, vicissitudes 

perjudicar hurt, injure 

perjuicio m* damage 

perla/ pearl 

permanecer remain 

permanencia/ stay, sojourn 

permanente permanent. 

permiso m, permission, leave 

permitir permit, allow 

pero but 

perpetuo -a perpetual ; for life 



perro m. dog 

perseguir pursue 

persiguieron jdpl.pret, o/^fene- 
guir 

persona/ person; personage 

personalmente in person, per- 
sonally 

perspectiva/ perspective 

persuadir persuade; convince 

pertenecer belong 

perteneciente a belonging to, ap- 
pertaining to 

pertrechos m. pi. stores (military) ; 
cv de gnerra military stores 

perturbar perturb; disturb 

Perú (el) Peru 

peruano -a adj, and n. Peruvian 

Perú-boliyiano .-a Peruvian-Bo- 
livian 

pesadilla/ nightmare 

pesado -a heavy 

pesar weigh heavily upon, weigh 
down ; ~ sobre la frente de crush 

pesar m. sorrow; ac<odeinspiteof 

pesom. weight; dollar; llevar en «» 
carry bodily 

pestilencia/ plague 

petición/ petition 

pez (//. peces) m, fish 

piadoso -a pious 

pico m, small amount, odd ; ochenta 
y <« some eighty-odd 

pidiendo pres, part, of pedir 

pidiera ^d sing, imperf, subj, of 
pedir 

pidió 3d sing, pret. ofjfeáíi 

pie m, foot ; base ; a ev on foot ; 
a «V firme steadfastly, without 
stirring ; dar ~ give occasion 



i88 



TROZOS DE HISTORIA 



piedad/, pity, mercy 

piedra/, stone 

piensan sd pl. pres. indic. of pen- 
sar 

pierda 3d sing. pres. subj.of'^itet 

pierde(n) 3d sing, {pl.) pres. indic, 
of perder 

Piérola, Nicolás de (1839-19 13) 
Peruvian politician, active dur- 
ing war between Chile and 
Peru; president 1894- 1899 

pieza/ piece 

piloto m. pilot 

Pinta/ name of one of Colum- 
bus's ships 

pintado -a painted, depicted 

pintoresco -a picturesque 

pintura/ picture 

pique m, ground, bottom; echar 
a c^^ sink 

piramidal pyramidal 

pirámide/ pyramid 

pirata m. pirate 

piratería/ piracy 

pirático -a piratical 

Piribebuy {or Peribeboy) m. town 
in Paraguay» south-southeast of 
Asunción 

pirrarse por be eager 

piso m. floor, story 

Pizarro : Francisco ~ ( 1 47 5- 1 54 1 ) 
Spanish conquistador, con- 
queror of Peru ; Hernando e^» 
((?)-! 578) Spanish conquista- 
dor; Gonzalo «^ (i502(?)-i548) 
Spanish conquistador; Joan <« 
(i505(?)-i536) Spanish conquis- 
tador 

plan tn. plan 



planicie / plain, flat and even 
ground 

piano m. map, chart 

planta/ sole of the foot ; arrojar 
a sus «^8 trample under foot; 
fijar la e^» set foot 

plantar plant ; raise, hoist 

plata/ silver ; rio de la Plata the 
river Plate, an estuary of the 
Uruguay and Paraná rivers, on 
the east coast of South America 

plataforma/ platform 

platero m. silversmith 

playa/ beach, shore 

plaza / square, market-place; 
soldier ; fortress, fortified town ; 
c^> fuerte stronghold ; «^ de Oriente 
a square in Madrid ; «^ de armas 
garrison ; ~ de la Victoria a public 
square in Buenos Aires 

plazo m. term, period 

plebiscito m. plebiscite 

pleno -a full ; en plena paz in time 
of peace 

pluma/, feather, plume 

plumaje m, plumage ; feather em- 
broidery 

Plymouth m. seaport on the 
Devonshire coast, southwestern 
England 

población / town ; population ; 
the act of populating 

poblado m, town, village 

poblar settle, occupy 

pobre poor ; «^ de poor in 

pobreza / poverty ; indigence, 
want 

pobrisimo -a very poor, exceed- 
ingly poor 



VOCABULARY 



189 



poco -a adj,y adv.<, pr.^ little (//. 
few) ; small ; soon, shortly (of 
time) ; a ev de shortly after, soon 
after ; a los <^ae dias after a few 
days ; de alU a «» within a short 
time, soon after(wards) ; dentro 
de «» shortly ; no co not a little 

poder be able; may, can; no ~ 
menos de cannot but, cannot help ; 
que no puede menos de suceder 
which always happens 

poder m, power, authority; influ- 
ence, control ; rule ; possession 

poderoso -4 powerful . 

fOalia, jd stng: cond. ^ poder 

poema m. poem 

poesía/, poetry 

policía /. maintenance of good 
order 

política/, policy, politics 

politico -a politic ; political ; «^.-eoo- 
nómioo political and economic 

pOlYO m, dust ; ozo en ev gold dust 

polvoroso -A dusty ; poner pies en 
polToxosa take to one's heels 

polla/, hen 

polio m. cock 

poner put, place; arrange; lay;* 
g^ve, bestow ; «^ pies en polvorosa 
take to one's heels; ev preso 
make prisoner ; ««ase set (of the 
sun); <«3se a begin; «ssse de 
acuerdo con (alguien) come to 
an understanding with (a per- 
son) ; c^ase en campatJa take the 
field; ««>se en marcha start 
marching 

poniente m. west 

Pontificado m. Papacy 



populacho m. populace, rabble 

popular popular 

popularidad/ popularity 

por by, for, through ; because of, 
on account of, in behalf of ; on, 
along; «» + in/. = because + 
iensg of indie, ; ~ que = porque ; 
«« quo why 

porción/ (great) number 

porfiadamente stubbornly, deter- 
minedly 

porfiado -a obstinate, stubborn 

porque because 

porquezuela/ a small sow 

porte m, bearing, demeanor 

Portugal m, Portugal 

portugués -esa Portuguese 

porvenir m. future 

pos : en ~ de after, behind ; in 
pursuit of 

poseer possess 

posesión/ possession 

posesionarse de seize upon, take 
possession of 

posible possible 

posición/ position, situation, lo- 
cation 

poste m, post, pillar 

{tosteridad/ posterity 

postrarse bend the knee ; kneel ; 
postrado •« prostrate 

postrero -a last 

potencia/ power; authority, do- 
minion; strong nation, strong 
state 

práctica/ practice; de <m custom- 
ary 

practicable passable ; la brecha 
estuvo ev a breach was made 



190 



TROZOS DE HISTORIA 



practicar practice 

práctico -a practical 

precaucióny. precaution 

precedente m. precedent 

preceder precede 

preceptuar issue precepts ; lo pre- 
ceptuado what was laid down, 
what had been decreed 

precio m. price 

precioso -a precious 

precipitación/, haste 

precipitarse hurl one's self 

precisamente precisely 

preciso -a necessary; es «^ one 
(we, etc.) must 

predicación/, preaching 

predicar preach 

preferencia/, preference ; el lugar 
de ~ the place of honor 

preferir prefer 

prefirió 3d sing, pret. of preferir 

preguntar ask (a question) 

prelado m. prelate 

prematuro -a premature 

premiar reward 

premio m, reward 

prenda/, beloved object 

prender take fire ; set (fire) to 

prensa/, press 

preparar prepare, make ready 

preparativos m. pi. prepara- 
tions 

preponderancia/ preponderance, 
ascendancy 

prerrogativa/ prerogative 

prescindir de do without, dis- 
pense with 

presencia/ presence 

presenciar witness 



presentar present; offer; repre- 
sent, set forth ; ev combate a al- 
guien engage in battle with 
a person ; «^ el pecho al enemigo 
face the enemy; ~se present 
one's self, appear 

presidencia/ presidency 

presidente m. president 

presidir preside over 

preso m. prisoner 

prestar lend ; render ; e^se a offer 

prestigio m. prestige 

pretender claim; attempt 

pretensión/ claim, pretension 

pretexto m. pretext 

prevalecer prevail, be paramount 

prever foresee 

previo -a previous 

previsión/ foresight 

previsor -a foreseeing, sagacious 

primario -a primary 

primer cf. primero 

primero -a first, chief, principal; 
earliest 

principal chief, principal, main 

príncipe m. prince, ruler 

principiar begin 

principio m. beginning ; principle, 
tenet; a «^s de at the begin- 
ning of 

ponderar ponder (over), consider 

prisión/ prison; imprisonment 

prisionero m, prisoner 

privación/ privation 

privar (de) deprive (of) 

privilegiado -a unusual ; marked 

privilegio m. privilege 

pro (= provecho advantage) m. 
andf. ; eii «^ de in behalf of 



VOCABULARY 



191 



proay. prow (of a ship) 
probabilidad/, probability 
probado -a well-tried, well-proved 
probar try, attempt 
proceder proceed 
proceder m. procedure, conduct 
procedimiento m. method, pro- 
cedure 
proceloso -a tempestuous, stormy 
procer m. person who occupies 
an exalted station, person high 
in office 
procesar indict, accuse 
proclama/ publication 
proclamar proclaim 
procurar try, endeavor ; ~8e obtain 
prodigar lavish (upon) 
prodigio m. marvel, prodigy 
prodigioso -a prodigious 
producción/ farming; product 
producir produce; bring about, 
cause, occasion; c\»8e become 
manifest, make its appearance 
productor -a productive 
produjo 3d sing. pret. ^producir 
profundidad/ depth ; de ~ deep 
profundo -a deep, profound 
profusamente profusely, abun- 
dantly 
progresar progress 
progreso m. progress, advance- 
ment; ideas de <» progressive 
ideas 
prohibir forbid, prohibit 
prolijamente prolixly 
prólogo m, prologue, preface 
prolongar prolong 
promesa/ promise 
prometer promise 



prominente prominent 

promulgación/ promulgation 

prontitud / promptitude, dili- 
gence, promptness 

pronto soon; lo mis «^ posible 
as soon as possible 

pronunciar pronounce, speak ; 
~se declare one's self 

propaganda/ propaganda 

propagar spread, disseminate 

propiedad/ property 

propietario m. owner 

propio -a one's (his, etc.) own, of 
one's own; same; suitable; su 
vida propia their individual (sepa- 
rate) existence 

proponer propose ; e^ase decide 

proporción/ proportion 

proporcionar provide, furnish 

proposición/ proposition; pro- 
posal, overture 

propósito m. purpose, design, 
plan ; a »> suitable, seemly 

propuso sd sing. pret. of proponer 

proscrito -a proscribed 

proseguir continue, follow up 

prosiguió sd sing. pret. ^proseguir 

prosperar prosper 

prosperidad/ prosperity 

próspero -a prosperous, successful 

protector m. protector 

protectora/ protector 

proteger protect, shelter 

protesta/ protest 

protestante adj. and n. Protestant 

protestar express 

proveer provide ; «>» en confer on, 
bestow upon ; e^ase de get a sup- 
ply of ; secure for one's self 



192 



TROZOS DE HISTORIA 



proverbial proverbial 

provincia/, province 

provincial provincial 

provisión/*, provision 

provisional provisional, temporary 

provisto past part, ^proveer 

provocar provoke; bring about, 
occasion 

próximo -a near, next, following ; 
immediate ; próximo a near {adv.) 

proyectil m. projectile, missile 

proyecto m. project 

prudente wise, moderate, consid- 
erate, prudent 

pmeba / proof, evidence ; test, 
experiment; a toda «« invin- 
cible, indomitable 

publicar publish; proclaim, an- 
nounce 

público -a public 

pudiendo pres. part, of poder 

pudiera(n) 3d sing, {pi) imperf. 
subj. ofyAtt 

pudieron 3dpi. pret. ^ poder 

pudiesen 3d pi. imperf. subj. of 
poder 

pudo 3d sing. pret. ofyAet 

Puebla (de los Angeles) city in 
Mexico, east of the capital 

pueblo m. (small) town; people, 
nation, masses ; populace 

puede(n) 3d sing, {pi.) pres. indie. 
</ poder 

puente m. bridge 

puerta /. door, gate, entrance ; 
Puerta del Sol the name of a 
plaza in central Madrid 

puerto m. port, harbor 

pues for, since ; then 



puesto -a past part, of poner ; eu 
adj. placed, arranged ; m. noun 
place, spot; post; puesto que 
since 

punta/ headland, promontory; 
point, knob ; Punta Carreta 
(Punta Mona) the boundary be- 
tween Panama and Costa Rica 
on the Caribbean 

punto m. point, degree, extent; 
quarter, place, spot ; condition, 
state; instant, moment; «« de 
apoyo fulcrum; al «^ instantly, 
on the spot, straightway ; en e» 
exactly, sharp; por otro ««> to 
another quarter, elsewhere; «» 
cts adv. little 

puSado m. handful 

puSal m. dagger 

pusieron 3dpi. pret. of ^ner 

puso 3d sing. pret. <^ poner 

que who, which, that; when ; el «», 
la ev, ete. who, whom, which, that 
which, he (the one, etc.) who; 
lo «V which, that which, that, 
what ; how (much) ; por lo «v 
wherefore 

que that, than, to 

quedar remain; be 

queja / complaint; dar «^a^ de 
complain of 

quemar burn 

querer wish 

Querétaro city of central Mexico 

querré ist sing.fut. ofqvLtittt 

Quesada, Gonzalo Jiménez de 
(i498(?)-i579) Spanish explorer 
and conqueror 



VOCABULARY 



193 



Quiche Quiche, cf. note to 47 22 
quien who, whom, he who, the 

one who, (any) one who 
quiere jdsing.pres. indie, ^querer 
quijada/, jaw(bone) 
Quimuinchateca chief of Tunja 
quince fifteen ; es? dias two weeks, 

a fortnight 
quinientos -as five hundred 
quinto m. one fifth 
quisiera(n) jd sing. (//.) imperf. 

subj. o/quetei 
quisieron sd pi. pret. ^querer 
quiso 3d sing. pret. ^querer 
quitar a take (away) from, deprive 

of 
Quito m. capital of republic of 

Ecuador 

racionalista rationalistic 

rama/, branch 

ramo m, branch ; department 

rango m, rank 

rápidamente rapidly 

rápido -a rapid 

rapiSa/ robbery, brigandage 

rarificación/. rarefaction 

raro -a extraordinary, unusual, ex- 
ceptional 

rasgo tn. dash, stroke ; deed 

raso -a : soldado raso a private, a 
common soldier 

ratificar ratify 

rato m. short space of time ; mal ~ 
unpleasantness; dar muy malos 
ratos a harass, pursue incessantly 

rayo m. X2i}j 

xazsif. race 

razón/, reason, cause, motive 



razonable reasonable 

real royal; real, actual; //. m. 
noun camp, the king's tent 

realidad/, reality 

realista adj. and n. royalist 

realizar realize, bring to pass, 
bring about, achieve, accom- 
plish ; csase take place 

realmente really, actually 

reanimarse muster up courage, 
pluck up courage, be reassured 

reanudar renew, resume 

rebelar incite to revolt; ««see re- 
volt, rebel 

rebelde adj. and n. rebellious; 
rebel, insurrectionist 

rebelión / rebellion, revolt, in- 
surrection 

rebosar overflow, teem 

recabar obtain by entreaty 

recatarse de scruple, shrink from, 
hesitate 

reciamente heavily 

recibir receive; meet, welcome; 
be the recipient of 

reciente recent 

recinto m, precinct, district, in- 
closure 

recio -a strong ; fierce, violent 

reclamar protest; claim, de- 
mand 

reclusión/ imprisonment 

reclutar recruit 

recobrar regain, resume 

recomendar advise 

recomenzar begin again, recom- 
mence 

recompensa/ reward, recompense 

recompensar reward 



194 



TROZOS DE HISTORIA 



reconcentración /. concentration, 
centralization 

reconcentrarse concentrate, center 

reconciliarse con become recon- 
ciled with 

reconocer acknowledge ; recog- 
nize; reconnoiter; explore 

reconocimiento m. survey, explora- 
tion 

reconquista y. reconquest 

reconstitación/. reconstruction 

reconstruir rebuild 

recopilación/, collection 

recordar recall, bring to mind, re- 
member ; e^>8e remember, call to 
mind, recall 

recorrer travel through, traverse; 
examine, survey 

recrudecerse renew itself, revive, 
break out again 

recto -a upright 

recuerda(n) jd sing. (//.) pres. 
indie, of recordar 

recurso m. recourse ; means, re- 
source ; pi. means, funds 

rechazar repulse 

redy. net; network 

Reding Theodore Reding (?-i8o9), 
Swiss general in service of Spain 
during the Peninsular war 

redondamente roundly, stoutly 

reducir reduce; c« a prisión im- 
prison 

reelegir reelect 

reembarcar reembark 

reemplazar replace 

referencia/, reference 

referir relate; refer; porloquese 
refiere al intelectual in respect 



to intellectual pursuits; del 

ferido afio of the same year 
leñititjd sing. pres. indie, preferir 
refinado -a subtle 
reflejar reflect 
reflejo m. reflection 
reforzar reenforce, strengthen 
refuerzo m. reenforcement, aid 
refugiado -a adj. and n. refugee 
refugiarse seek refuge 
refugio m. refuge 
regenerador -a. regenerative 
regente m. presiding judge 
Reggio (nell' Emilia) m, town in 

northern Italy 
regidor m. alderman 
régimen m. system 
regio -a kingly, royal, regal 
región/ region, district, territory 
regir rule, govern 
registrar search, survey, inspect 
reglado -a trained, disciplined 
reglamentar regiilate 
reglamento m. regulation 
regresar return 
regreso m. return ; de ~ on one's 

way back 
rehusar refuse 
reina/ queen 
reinado m. reign 
reinar reign; prevail 
reino m. kingdom 
reinstalación/ reinstatement 
reintroducir reinstate 
relación/ account; //. (diplomatic) 

relations 
relámpago m. flash of lightning 
relativamente relatively 
relativo -a relative, relating 



VOCABULARY 



195 



relato m, statement, account 

religión/, religion 

religioso -a religious 

reliquia/, relic, residue 

reluciente shining,- bright 

rematado -a incorrigible, desper- 
ate 

remate m. knocking down to the 
highest bidder ; en ~ público at 
public auction 

remedio m. remedy 

remo m, oar ; long and hard labor 

remontar ascend, follow up 

rendición/, surrender 

rendir subject, conquer, overcome; 
surrender; e^^se surrender 

renombre m. surname 

renoTar renew 

rentaa /. //. income ; benefices ; 
revenue 

reñido -a hard-fought 

reSir quarrel; fight, contend 

reorganización/ reorganizing 

reorganizar reorganize 

reparador -a expiatory, reparative 

reparar repair; cose (de) regain 
strength, repair 

repartir divide, distribute 

repatriar return to one's country 

repente : de es? suddenly 

repetir repeat 

repitieron j¿///./rí/. </ repetir 

repitió jd sing. pret. o/ie^^eüi 

replegarse a fall back upon, re- 
treat to 

reponerse (de) recuperate, recover 

reposo m. rest 

representación / representation, 
representative body 



representante m, representative 
representar represent; picture 
reprimir repress, check 
reproche m. reproach, reproof 
república /. republic ; República 
Argentina Argentine Republic; 
República Bolivar name first given 
to Bolivia after its independence 
republicano -a republican 
repusieron j^//./r^/. 0/ reponer 
reputación/ reputation 
rescatar ransom, redeem 
reserva/ reserve (military) 
reservar reserve ; lay aside 
residencia/ residence, stay 
residente residing 
residir reside, be located 
resignación/ resignation 
resina/ resin 

resistencia/ resistance; opposi- 
tion 
resistir resist, hold out; oppose, 
hold one's ground; withstand, 
endure 
resolución/ resolution; determi- 
nation 
resolver resolve, determine, de- 
cide upon ; settle, adjust 
resonar resound 
respectivo -a respective 
respetabilidad/ respectability 
respetable large, considerable 
respetar respect, honor 
respeto m, respect ; por «sa a out 
of respect for, out of regard for 
respetuosamente ceremoniously, 

respectfully 
resplandor m. splendor; bright- 
ness, brilliancy 



196 



TROZOS DE HISTORIA 



responder reply, answer 

respuesta/, answer 

restablecer restore, reestablish 

restañar stanch 

restaurar restore 

restituir restore 

restituyó 3d sing, pret, of restituir 

resto m, remainder, balance, rest, 
remnant 

restricción/, restriction 

restrictivo -a restrictive 

resueltamente resolutely 

resuelto -a determined 

resultado m, result, consequence, 
effect 

resultar result 

retaguardia/, rear-guard 

retirada/, retreat 

retirarse retire, retreat; with- 
draw 

retrasar delay 

retraso m, delay 

retrato 1». portrait, picture 

retroceder fall back, retreat 

retroceso m, retrogpression, retro- 
g^dation 

retumbar resound 

reunión/, union; meeting, gather- 
ing, assembly, assemblage 

reunir unite, reunite, gather (to- 
gether), collect, assemble ; e^se 
meet, gather together, assemble 

reyancha/ revenge 

revelar reveal 

reverente respectful; obsequious 

revés m. reverse, disappoint- 
ment 

revestir invest 

revolución/, revolution 



revolucionario -a adj, and n, revo- 
lutionary; revolutionist 

revuelta/ revolt, rebellion 

rey m. king ; //. king and queen; 
los ~e8 católicos Ferdinand and 
Isabella, **the Catholic Sover- 
eigns " 

Riachuelo m. (<7r Matanzas) a river 
in the department of Buenos 
Aires, south of the city, /is 
point of junction with the Plate 
is called la Boca 

rico -a rich, costly 

rienda/ reins 

riesgo m, risk, peril ; a «v de at the 
risk of 

riguroso -a strict, severe; con- 
ventional 

rindió 3d sing, pret, of rendir 

río m. river 

Rio Janeiro (Rio de Janeiro) m, 
capital of Brazil 

riqueza/ riches, wealth 

riquísimo -a very rich 

rival m, andf rival 

Rivera, José Fructuoso (i79o(?)- 
1854) Uruguayan patriot, and 
first president of Uruguay (1830) 

robar rob, plunder 

robusto -a strong, robust 

roca/ rock 

Rocroy m, a town in northern 
France, on the Belgian frontier 

rodar roll (down) ; echar a «^ knock 
down, hurl to the ground 

rodear surround, encircle 

rodeo m, roundabout way, detour ; 
dar un «^ take a roundabout way, 
make a detour 



VOCABULARY 



197 



Rodil 7 Calloso, José Ramón 

(I78^(?)) Spanish general, com- 
mander of royalist forces in 
Peru, during Spanish- American 
War for Independence 

rodilla /. knee ; postrarse de ««»8 
kneel, fall on one's knees 

Rodrigo Roderick, last of the 
Gothic kings (early eighth cen- 
tury) 

rogar beg, beseech 

rojo -a red 

Roma/. Rome 

romancesco -a romantic 

romano m, Roman 

romper break; sunder; dissolve 

rompientes m.pl. breakers; white- 
caps 

rompimiento m. rupture, break 

Rooseyelty Theodore president, 
U. S. A., 1901-1908 

ti3ipB./. clothes 

rostro m. face 

rubio -a blond 

ruca/, hut 

rudamente rudely, roughly 

rudo -a harsh, cruel, severe ; hard- 
fought, fierce 

rugir roar 

ruido m. noise 

ruina/, ruin, downfall 

Ruiz y Mendoza, Jacinto (1779- 
1809) Spanish lieutenant, one of 
the heroes of " el Dos de Mayo " 

rumbo m, road, route, way; bear- 
ing, course, direction; cambiar 
de cv change one's course ; hacer 
~ a steer towards 

rústico -a rustic ; uncultivated 



saber know, know how to ; be able ; 
hear ; (in pret.) learn ; a ~ to 
wit, namely 

sabiamente wisely 

sabiduría/ wisdom 

sabio -a wise, prudent; m, noun 
savant, learned man 

sablear strike at with one's 
sword 

saborear enjoy, taste of (with de- 
light) 

Saboya/ Savoy 

sacar take out, draw out (from) 

sacerdote m. priest 

saco m. sacking, plundering 

sacrificar sacrifice 

sacrificio m, sacrifice 

sacudir shake (off) 

Salamanca/, province of western 
Spain 

salario m, salary, wages 

salida/ departure; sally 

salir come out, go out; come 
forth, spring, grow, proceed 
from, arise ; leave, depart 

saltar jump ; ~ en tierra, <«> a tierra, 
land, disembark 

saltear assault, attack 

salud/ health 

saludable healthful 

saludar greet; e^se bow to one 
another, greet one another 

salva/ salute of firearms, salvo 

salvación/ salvation 

Salvador (el) Salvador 

salvadoreño m. inhabitant of Salva- 
dor, native of Salvador 

salvaje adj, and m. n. savage 

salvar save 



1 98 



TROZOS DE HISTORIA 



San Agustín {Portuguese Sao 
Agostinho) St Augustine, a 
cape south of Pemambuco 
Reef, in Brazil 

San Antón name of one of Magel- 
lan's ships 

San Cristóbal Ecatepec town in 
state of Morelos, Mexico 

sandalia/, sandal 

San Gabriel island at the entrance 
to the Plate estuary 

sangre /. blood ; bloodshed ; ~ 
frla calmness, self-possession 

sangriento -a bloody, cruel; 
stained with blood 

San Juan river of Central Amer- 
ica, forming the boundary be- 
tween Nicaragua and Costa 
Rica, and serving as the outlet 
to Lake Nicaragua 

San Julián St. Julian, a gulf in 
Patagonia 

Sanlúcar : ~ de Barrameda port in 
the province of Cadiz, Spain; 
golfo de ~ name ñrst given to 
the Gulf of Nicoya 

San Marcial range of mountains 
in province of Guipúzcoa, north- 
eastern Spain; scene of battle 
between French and Spanish 
Aug. 31, 1813 

San Martin, José de (i 778-1 850) 
Argentine leader in the South 
American war for independence, 
active in Chile and Peru 

San Miguel St Michael, small 
bay situated on the isthmus of 
Panama, and opening on g^lf 
of Panama 



San Pedro town in northwestern 
Colombia 

San Salvador city in northwest- 
em Salvador, capital of the 
country 

Santa Anna, Antonio López de 
(1795-1876) Mexican general 
and politician; several times 
president of the Republic 

Santa Cruz bay and harbor in 
Patagonia 

Santa Cruz : Alonso de ~ (?-i 573 (?) ) 
Spanish cosmog^pher; Andrés 
~ (i794(?)-i865) South Ameri- 
can patriot general; president 
of Bolivia 1 829-1 839 

Santa Fe town three miles south- 
west of Granada, Spain; «^ de 
¿ogotá cf, Bogotá 

Santa Gadea name of a church 
in Burgos 

Santa Lucia a rocky hill in the 
center of the city of Santiago 
de Chile 

Santa Maria name of one of Co- 
lumbus's ships 

Santa Maria del Antigua village 
in Darien 

Santa Marta seaport, northwest- 
em Colombia, on the Car- 
ibbean 

Santander m, seaport on the north 
coast of Spain 

Santiago St. James the Greater, 
the patron saint of Spain 

Santiago (de Chile) capital of 
Chile, near center of country; 
<>3 de los Caballeios city in Gua- 
temala 



VOCABULARY 



199 



íes:: HOitO -A adj. andn. holy, blessed ; 

saint 
hT^ Santo Domingo island and repub- 
)i Uc in the West Indies ; capital 

of the republic, on the south 
ei: coast of the island 
^r.:. lagoeT sack 
:-; imnlawjiiMilftiico -a worthy of Sar- 

danapafais, riotous 
r : sargento m. sergeant 

sarraceno ^ adj, and n. Saracen, 
Moorish ; Saracen, Moor 
^ a atiaf icc i án/. satisfaction 
¡eri tBiüa./. season, time 
¡en: SO one's self, himself, herself, 
themselves; one another; one, 
ith people, they; {be/ore le, lo, la, 
je etc.) = le, la, les (dot.) ; ofün 
used as suhstiiuU for tke passive 
'¿^ aea jd sing, pres. subj. of ser; 

o e«> that is, namely 
{]( wtoá&nf section, division 
y^ secretamente secretly, clandes- 
tinely, covertly 
secreto -41 furtive, stealthy; m, 
noun secret 
.^ secnax (//. secuaces) m. follower 
secundar second, uphold 
secundario -a secondary 
sedición yi sedition; mutiny, in- 
surrection 
SegOjoiela (de lea Cornejos)/, a 
town in the province of Sala- 
manca 
segregación/ segregation, sepa- 
ration 
seguida : en e^ forthwith, at once, 

immediately 
seguidamente then, forthwith 



aegnir follow; continue; <« 

lasts keep on 
según according to, from (what), 

as 
segundo -a second 
seguramente surely 
seguridad/ security, safety 
seguros certain 
seis six ; a las ~ at six o'clock 



n (1 524-1 574) sultan of 
Turkey 

sehra/ forest 

seUar seal ; mark the end of 

sello m. seal 

semana/ week 

semblante m. face, countenance 

sembrado -a dotted, covered 

sembrar sow, scatter 

semejante such a ; «« a like, simi- 
lar to 

semejama/ resemblance; a~de 
like, to represent 

semicircular semicircular 

semilla/ seed 

seminario m. seminary 

senado m. senate 

sencillo -a simple 

sensiblemente perceptibly 

sentar seat 

sentenciar sentence, condemn; 
el sentenciado condemned man 

sentido m, sense, respect 

sentimiento m. feeling, senti- 
ment ; idea, opinion 

sentir feel; hear; e^e consider 
one's self, judge one's self 

seSal/ sigrnal ; sign, mark 

señalar signalize, mark ; indicate, 
designate; determine 



200 



TROZOS DE HISTORIA 



sefior m, sir, gentleman ; lord ; el 
Señor the Lord 

separación /. separation ; seces- 
sion 

separado -a. separate ; por e^ sep- 
arately 

separar separate; part; withdraw; 
«^986 de separate from, leave ; se- 
cede from 

separatista separatist 

septentrional northern 

septiembre m. September 

sepultar bury 

ser be ; ~ de belong to 

Serena (la) city in north-central 
Chile, near the coast 

serenidad/, serenity; calmness, 
self-possession 

sereno -a serene, tranquil ; clear 

serie/, series 

serio -a serious 

Serna, José de la (1770-1832) 
Spanish general and viceroy 
of Peru 

servicio m. care, service 

servidumbre /. attendance, ser- 
vants ; service ; servitude, 
slavery 

servir serve; act 

sesenta sixty 

sesión/ session 

setecientos -as seven hundred 

setenta seventy 

severo -a severe, stern 

Sevilla /. Seville, province of 
southern Spain ; city, capital of 
province of Seville 

sevillano -a Sevillan, (native) of 
Seville 



sexo m. sex 

sexto -a sixth 

si if ; ~ bien although 

si himself, etc. ; themselves ; aíív. 

indeed, be sure 
Sicilia/. Sicily 
Sidi cf. Cid 
siempre always, ever ; still ; de ~ 

accustomed; una vez para ~ 

once for all 
sien/, temple 
sierpe/ serpent 
sierra/ ridge or range of moun- 
tains; Sierra de (la Peña de) 

Francia c/. Peña de Francia; 

Sierra Morena c/. moreno ; Sierra 

Nevada c/. nevado 
siete seven 
sigilo m. secrecy 
siglo m. century ; age 
significar mean, signify 
siguen sd pLpres. indic, ^seguir 
siguiendo pres,part. ^seguir 
siguiente following 
siguieran 3d pl. impetf. subj. of 

seguir 
siguieron 3dpi. pret. </ seguir 
siguiese(n) 3d sing, (pl.) imperf. 

subj. ^seguir 
siguió 3d sing. pret. ^seguir 
silencio m. silence 
silencioso -a silent 
simiente/ seed 
simpatía/ sympathy 
simple simple 
simplemente simply 
simultáneamente simultaneously, 

at the same time 
sin without ; ~ que without 



VOCABULARY 



20 1 



singladura/, a day's run (nautical) 

singular unusual; special; strange, 
extraordinary 

sino but ; except ; «« que but 

sinsabor m. discomfort 

sintiendo pres.part. «7/* sentir 

sintiese ^d sing, imperf. subj, of 
sentir 

síntoma m, symptom, sign, indi- 
cation 

sirvió jd sing. pret. i?/" servir 

sistema m, system 

sitiador -a besieging 

sitiar besiege 

sitio m. site, seat, place, location ; 
siege ; //. land, ground 

situación situation ; location ; con- 
dition 

situado -a situated 

soberania/I rule, sovereignty ; au- 
tocratic power, sovereign power 

soberano -a adj. and n. sovereign; 
ruler ; independiente y e^ free and 
independent 

sobornar bribe 

sobrar have more than enough 
(le sobraban hombres eminentes 
she had more than enough 
eminent men) 

sobre on, upon; toward; about; 
after, in addition to ; above 

sobrenombre m. surname 

sobresalir be conspicuous 

sobrevivir survive 

sobrino m. nephew 

sobrio -a sober, temperate 

socavar undermine 

social social 

sociedad/, society 



Soconusco m. department in state 
of Chiapas, Mexico, on Guate- 
malan frontier 

socorro m. help, aid, assistance 

sofocar choke 

sois 2d pi. pres. indie, of ser 

sojuzgar subjugate, conquer 

sol m. sun; Puerta del Sol chief 
public square of Madrid ; templo 
del Sol Inca temple in the city 
of Cuzco, Peru 

solamente only 

soldado m. soldier 

soledad/, solitude, loneliness 

solemne solemn, impressive ; 
formal 

solemnemente solemnly 

solemnidad/ solemnity 

solemnísimo -a most solemn, very 
solemn 

solemnizar solemnize 

soler be accustomed, be wont 

Soler, Miguel Estanislao (1783-?) 
Argentine patriot general and 
politician 

solicitar seek, solicit 

solidez/ firmness, solidity 

solo -a single, alone; by one's 
self; only (one) 

sólo only 

soltar discharge (firearms), fire 

sombra/ shade, shadow 

someter subject, conquer; e^se 
submit, yield 

somos 1st pi. pres. indie, of ser 

son 3d pi. pres. indie, of ser 

sonda/ lead, plummet 

sondear sound 

sonido m. sound 



202 



TROZOS DE HISTORIA 



sonoro -a sonorous, clear 

soSar en dream of, contemplate, 
aim at 

soplar blow 

soportar support; suffer, endure, 
tolerate 

sordo -a deaf; silent; sordas agi- 
taciones mutterings 

sorpresa/, surprise ; sudden attack 

sospecha/, suspicion 

sospechar suspect 

sostener sustain ; bear, endure ; 
continue, maintain, keep up; 
defend 

sostnrieron 3dpi. pret, of sostener 

sostUTO 3d sing, pret. of sostener 

Stanhope, James (1673-1721) 
English statesman and soldier 

Staremberg Guido Ubaldo Stah- 
remberg (i 657-1 737), Austrian 
general and count 

sn his, her, its, their, your 

suayemente gently 

subalterno -a a¿^'. ¿Iff </». subaltern; 
subaltern officer 

subida/ ascent 

subir (a) mount, ascend, climb 

súbitamente suddenly 

sublevación/ revolt, rebellion 

sublevarse revolt, rise, rebel, rise 
in rebellion 

sublime sublime 

subsistir exist, subsist, last 

subyugar subdue, overcome 

suceder succeed; happen; fol- 
low ; lo sucedido what had hap- 
pened 

sucesión/ succession; issue, off- 
spring 



sncesivamente successively 

sucesivo -a consecutive, next ; en 
lo«» thereafter 

snceso m, event, incident 

sucesor m. successor 

Sucre, Antonio José de (1793- 
1830) Venezuelan patriot gen- 
eral. Later, president of Bolivia 

sucumbir succumb, yield ; perish, 
die 

sndfff. south; América del ««> South 
America 

sudamericano -a South American 

sudoeste m. southwester 

suegro m. father-in-law 

suela/ sole 

suele 3d sing, pres, indie, of soler 

suelo m. ground, soil ; floor, story ; 
Puerta de los Siete Suelos east 
gate leading from the Alhambra 

sueSo m, sleep 

suerte/ fate, fortune ; luck, good 
fortune ; kind, class 

Suez m, Suez 

sufrimiento m, suffering 

sufrir suffer; undergo, sustain; 
meet with ; <«> con suffer from 

sujetar subject 

sujeto -a subjected 

suma/ sum 

suministrar supply, furnish, pro- 
vide 

sumisión/ submission 

superior superior, paramount, 
greater; chief 

superioridad/ superiority 

superstición/ superstition 

supieron 3d pi, pret, of saber 

suplicio m, execution 



VOCABULARY 



203 



suplir supply, furnish 

supo 3d sing. pret. of saber 

suponer suppose 

supremo -a highest; supreme; 

last, final 
supusieron 3dpi. pret, of suponer 
surm. South; América del ~ South 

America ; mar del «^ South Sea, 

Pacific Ocean 
surcar furrow, plow 
surgir arise 
suscitar excite, stir up 
suspender suspend 
sustraerse a withdraw from, 

evade 
suyo -a his, her, its, their ; of his, 

etc, ; el ~ (U suya, etc,'^ his, 

hers, etc. ; de «^ in itself 

tábano m, gadfly, horse-fly 

Tacna (San Pedro de) province 
of northern Chile (since 1883) 

tacto m, tact 

tajado -a cut, notched; ragged, 
rough 

tal such, such a ; con «« que pro- 
vided that ; ~ vez perhaps 

Talayera (de la Reina)/, town in 
Estremadura 

tamaSo m, size 

también also 

tambor m. drum ; con «^ batiente 
with drums beating 

tampoco neither; nicv neither 

tan so, such a ; «^ s61o only 

tanto -a as much, as many, so 
much, so many ; as, so, as well, so 
well ; otro «^ as much again, as 
many again ; the same, likewise ; 



en ~ que while, until; entre <«>, 
mientras <», meanwhile; por lo ~ 
wherefore, therefore, on that 
ground, thereby 

Tarapacá m. province of northern 
Chile (since 1883) 

tardar (en) delay ; take (of time) ; 
no ~ en not be long in ; no tar- 
daban en disiparse los celajes the 
clouds soon vanished; lo que 
tardaba en how long it took for 

tarde/, afternoon ; ctdv. late . 

tardo -a slow 

tarea/ task, work 

Tárif Berber chieftain in Moorish 
conquest of Spain (711) 

Tarifa/ seaport in extreme south 
of Spain 

Tárik Berber general who took 
part in the Moorish conquest 
of Spain (711) 

teatro m. theater 

techar roof 

techo 0». roof 

Te Deum laudamus m. Te Deum 
(hymn of praise and thanks- 
giving) 

Tehuantepec m. isthmus extending 
between the gulf of Tehuantepec 
and the gulf of Campeche» ex- 
treme south of Mexico 

tejano m. Texan 

Tejas m. Texas 

tejer weave 

temer fear 

temerario -a rash, reckless 

temeridad/, temerity, rashness 

temible dreadful, terrible, to be 
feared 



204 



TROZOS DE HISTORIA 



temor m. fear 

tempestad/, tempest, storm 
tempestuoso -a stormy, tempestu- 
ous ; breezy, squally 
templo/», temple; ««del Sol Inca 
temple in the city of Cuzco, 
Peru (sixteenth century) 
temporada/, season, spell, space 

of time 
temporal m, storm, tempest 
temprano early ; más ~ sooner 
tenacidad/ tenacity, persistency 
tenaz stubborn, obstinate 
tenazmente tenaciously, stub- 
bornly 
tender raise (of firearms) ; stretch; 

tendido -a prostrate 
Tendilla, Count of, appointed 
Christian governor of Granada, 
1492 
tendría ^d sing, cond, of tener 
tenebroso -a secretive, mysterious 
tener have, hold; defend; «« a 
estimate, esteem; «« miedo be 
afraid; «» intención de intend; 
<^> noticia de hear of, receive 
news of; «^ que have to, be 
obliged to; ~8e keep one*s self; 
<^»8e por consider one's self 
Tenerife tn, the largest of the 
Canary Islands ; town in north- 
ern Colombia 
\jdn.%aji jd pi. pres. subj. of tener 
tengo I si sing. pres. indie, of tener 
teniente m. lieutenant; deputy, 
substitute ; «« coronel lieutenant- 
colonel 
Tenochtitlan m. Aztec name for 
Mexico (city) 



tenor m. purport, tenor; a c^ de 
in accordance with 

Tensaquillo m. Tensaquillo 

tentativa/ attempt 

teorfa/ theory 

tercer cf. tercero 

tercero -a third 

terminar end, terminate; reach 
completion ; terminó de equiparse 
was finally fitted out ; c^see come 
to an end 

término m. term, period; end, 
ending, conclusion ; por ev medio 
on an average 

ternura/ tenderness 

terrado m. terrace 

terraplenar terrace, raise up 

terreno m. land, ground, space, 
area 

terrible terrible, dreadful 

territorio m. territory; region, 
district, area 

terror m. terror, dread 

tesoro m. treasure, wealth 

testigo m. witness 

testimonio m. testimony 

tiempo m. time ; term, period, 
space, while; age, era, epoch; 
weather ; al «^ que while ; a un 
ev at once, at the same time 

tienda/ tent 

tiene ^d sing. pres. indie, of tener 

tiento m» touch ; caution, circum- 
spection; andar a «^3 grope in 
the dark 

tierno -a tender, young 

tierra / land ; earth, ground ; 
province, neighborhood, vicin- 
ity, territory; Tierra Firme name 



VOCABULARY 



20S 



given by the first discoverers 
of America"" to the coasts of 
Colombia and Venezuela 

tilmatliy. square cloak worn by 
the Aztecs 

tío m. uncle 

típico -a typical, peculiar, special, 
definite 

tiranía/, tyranny 

tirar fire, aim at ; draw (a sword) ; 
deal, give (a blow) 

tiro m. shot 

título m. title, designation ; claim 

tlascalteca adj. and n. Tlascalan 

tobillo m. ankle 

tocar touch; fall to one's lot; 
play ; <» a fondo strike bottom, 
touch ground 

todavía still, yet 

todo -a all, every ; everything 

Toledo m. province southwest of 
Madrid ; capital of the province, 
fifty miles southwest of Madrid 

tOmay. taking; capture 

tomar take, take on ; receive, as- 
sume ; use, employ ; choose, se- 
lect; capture 

tonelada/, ton 

topar con meet (accidentally or 
unexpectedly) ; (happen to) find 

Torecha Indian chief, killed by 
Balboa's men 

tormenta/ storm 

tormento m. torment 

tornar (a) return 

torre/ tower 

torrente m. torrent 

Tortuga/ Tortuga 

totalmente entirely, wholly 



traba/ obstacle, hindrance 

trabajar work ; shape, mold 

trabajo m. work, toil ; pursuit, oc- 
cupation ; workmanship ; hard- 
ship, difficulty, trouble; poner 
~8 surt mining operations 

trabajoso -a arduous 

tracista xn. architectural designer; 
schemer 

tradición/ tradition 

tradicional traditional 

traducir translate, change 

traer bear, carry, bring 

trágico -a tragic 

traición/ treachery 

traidor m. traitor 

traje m. dress 

tramar hatch (a plot) 

trance m. peril, danger ; a todo «^ 
resolutely, at any cost 

tranquilidad/ tranquillity, peace 

tranquilo -a easy, quiet, tranquil, 
reassured 

transformación/ transformation 

transformar transfonn 

transportar transport 

transporte m. transport, rapture, 
ecstasy ; transport ship 

tras after 

trascendental transcendental, far- 
reaching 

trascurrir pass away, elapse 

trasladar remove ; «^se move, be- 
take one's self 

trasmitir transmit 

trastorno m. upheaval, disturbance 

tratado m. treaty 

tratamiento m. treatment; dán- 
dole el e^ de treating it as 



2o6 



TROZOS DE HISTORIA 



tratar treat ; mingle with, associ- 
ate with ; ev de ( 4- núun) discuss ; 
A» de ( + tn/,) try to, attempt to ; 
c^»8e de be a question of 

trato m. treatment 

trayés : a «^ de across 

trace thirteen 

tregua /. truce, respite ; sin «a 
constant, ceaseless 

treinta thirty 

tremendo -a dreadful, horrible 

tremolar flutter 

tree three ; a las «« at three o'clock 

trescientos -as three hundred 

tribu/, tribe 

tributario -a adj. and n. tributary; 
vassal 

tributo m. tribute 

trigo tn, wheat 

trinchera /. trench, intrench- 
ment 

Trinidad/. Trinity, name of one 
of Magellan's ships 

triptilación/. crew 

triste sad 

tristeza/, sadness 

triunfal triumphal, triumphant 

triunfante victorious 

triunfar triumph 

triunfo m. triumph, victory; Triunfo 
de la Cruz town formerly situated 
on the north coast of Honduras, 
fourteen leagues east of Puerto 
Caballos 

trompeta/ trumpet 

tronco m, trunk (of a tree) 

trono m, throne 

tropa/ troop, soldiery;//, ranks, 
army, troops 



tropel m. confusion ; en confuso <« 
in tumultuous disorder 

tropelía/ atrocity, outrageous pro- 
ceeding 

tropezar con come across, meet 
accidentally 

tropiezo m. difiiculty, hindrance 

trozo m, bit, fragment, selection 

Trujillo m. town on the north 
coast of Honduras; town in 
northwestern Venezuela ; sea- 
port town in northern Peru 

tumba/ tomb; encontrar su <m 
meet one's death 

tumulto m, tumult 

turba/ crowd, rabble 

turbado -a cloudy, overcast 

turbar disturb, alarm 

turco -a adj, and n. Turkish ; Turk 

turquesa/ turquoise 

tutelaje m, wardship, tutelage 

tutelar tutelar 

tuyieron ^dpLpreU oftemtx 

tuviese imp, subj. ist or jd sing. 
^ tener 

tuyo 3d sing,preU of\KSM 

tuyo -a thine 

Ulises Ulysses 

ulterior ulterior 

último -a last ; latest, most recent; 

k> cv the last, the end; por ~ 

finally 
Ultramar m, en «^ beyond the sea, 

across the waters {term used in 

speaking 0/ America) 
uUy una a, an 
unánime unanimous 
únicamente solely, only 



VOCABULARY 



207 



único -A only ; unique, unparalleled 

nniforme uniform 

unión /. union ; en «v de together 
with 

nnir unite, join, bind 

universal universal 

nno -a a, an ; one ; //. some ; a» y 
otxo both; guerras de unas con 
otras wars among themselves 

Urabá m. region on coast of Co- 
lombia, just east of the Isthmus 

nma/. urn 

Ursula (Santa) Christian martyr 
(third or fourth century) 

Uruguay (el) Uruguay 

usar (de) use, exercise, make use 
of 

nsurpadónyi usurpation 

atUizar utilize, take advantage 
of 

Utrecht m, a city in the Nether- 
lands. By the treaty of Utrecht, 
Philip V was recognized king 
of Spain (17 1 3) 

ra ^d sing. pres. indie, ofix 
Vacas (las) an affluent of the Plate, 

in Uruguay 
vacilar hesitate 
ValderrábanOy Andrés de royal 

scribe and member of Balboa's 

party in the discovery of the 

Pacific 
Valdivia, Pedro de (i498(?)-i554) 

Spanish conqueror of Chile 
Valdivia/, city in southern Chile 
Valencey m. Valen9ay, town in 

department of Indre, central 

France; Ferdinand VII was 



held prisoner by Napoleon at 
Talleyrand's chateau at Valen- 
9ay, 1808-1814, and released by 
treaty of Valen9ay, March 13, 
1814 

Valencia/, province of eastern 
Spain on the Mediterranean; 
capital of the province 

valer earn, win; yield, produce; 
m. noun worth; e^HM de make 
use of 

valerosamente courageously, val- 
orously, valiantly 

valeroso -a brave, valiant, coura- 
geous 

validez/, validity 

valiente brave 

valor m. bravery, valor, courage, 
daring, fortitude ; worth, stand- 
ing ; importance, value 

Valparaiso m. seaport town on 
the Pacific, some sixty-six miles 
northwest of Santiago 

valle m. valley 

Vándalo m. Vandal 

vanguardia/ vanguard 

vani d a d / vanity, vain parade, 
ostentation 

vano -a vain, futile ; en vano in vain 

vapor m. steamship 

vara/, rod 

variación/, change 

vario -a various, different ; //. sev- 
eral, some 

vasallo m. vassal, subject 

vaso m. vessel ; vase 

vasto -a vast, extensive, immense 

veces //. </vei 

vecino -a neighboring 



1 98 



TROZOS DE HISTORIA 



San Agustín (Portuguese Sao 
Agostinho) St. Augustine, a 
cape south of Pemambuco 
Reef, in Brazil 

San Antón name of one of Magel- 
lan's ships 

San Cristóbal Ecatepec town in 
state of Morelos, Mexico 

sandalia/, sandal 

San Gabriel island at the entrance 
to the Plate estuary 

sangre /. blood ; bloodshed ; ~ 
fría calmness, self-possession 

sangriento -a bloody, cruel; 
stained with blood 

San JttAn river of Central Amer- 
ica, forming the boundary be- 
tween Nicaragua and Costa 
Rica, and serving as the outlet 
to Lake Nicaragua 

San Julián St Julian, a gulf in 
Patagonia 

Sanlúcar : <» de Barrameda port in 
the province of Cadiz, Spain; 
gdfo de ev name first given to 
the Gulf of Nicoya 

San Marcial range of mountains 
in province of Guipúzcoa, north- 
eastern Spain; scene of battle 
between French and Spanish 
Aug. 31, 1813 

San Martin, José de (177S-1850) 
Argentine leader in the South 
American war for independence, 
active in Chile and Peru 

San Miguel St. Michael, small 
bay situated on the isthmus of 
Panama, and opening on gulf 
of Panama 



San Pedro town in northwestern 
Colombia 

San Salvador city in northwest- 
em Salvador, capital of the 
country 

Santa Anna, Antonio López de 
(i 795-1876) Mexican general 
and politician; several times 
president of the Republic 

Santa Cruz bay and harbor in 
Patagonia 

Santa Cruz : Alonso de ~ (?-i 573 (?) ) 
Spanish cosmographer ; Andrés 
~ (i794(?)-i865) South Ameri- 
can patriot general; president 
of Bolivia 1 829-1 839 

Santa Fe town three miles south- 
west of Granada, Spain; ~ de 
Bogotá cf, Bogotá 

Santa Gadea name of a church 
in Burgos 

Santa Lucia a rocky hill in the 
center of the city of Santiago 
de Chile 

Santa Maria name of one of Co- 
lumbus's ships 

Santa Maria del Antigua village 
in Darien 

Santa Marta seaport, northwest- 
em Colombia, on the Car- 
ibbean 

Santander m, seaport on the north 
coast of Spain 

Santiago St. James the Greater, 
the patron saint of Spain 

Santiago (de Chile) capital of 
Chile, near center of country; 
~ de los CaballeioB city in Gua- 
temala 



VOCABULARY 



199 



santo -a adj, andn, holy, blessed ; 
saint 

Santo Domingo island and repub- 
lic in the West Indies; capital 
of the republic, on the south 
coast of the island 

saquear sack 

sardanapalesco -a worthy of Sar- 
danapalus, riotous 

sargento m, sergeant 

sarraceno -a adj, and n, Saracen, 
Moorish; Saracen, Moor 

satisfacción/, satisfaction 

sazón/, season, time 

se one's self, himself, herself, 
themselves ; one another ; one, 
people, they; {before le, lo, la, 
etc,) = le, la, les {dat,) ; often 
used as substitute for the passive 

sea jd sing, pres, subj, of ser ; 
cv that is, namely 

sección/, section, division 

secretamente secretly, clandes- 
tinely, covertly 

secreto -a furtive, stealthy; m, 
noun secret 

secnaz (//. secuaces) m, follower 

secnndar second, uphold 

secundario -a secondary 

sedición/ sedition; mutiny, in- 
surrection 

Segoynela (de los Cornejos)/ a 
town in the province of Sala- 
manca 

segregación/, segregation, sepa- 
ration 

segnida : en ~ forthwith, at once, 
immediately 

seguidamente then, forthwith 



seguir follow; continue; <«> ade- 
lante keep on 

según according to, from (what), 
as 

segundo -a second 

seguramente surely 

seguridad/, security, safety 

seguro -a certain 

seis six ; a las ~ at six o'clock 

Selim II (1 524-1 574) sultan of 
Turkey 

selya/ forest 

sellar seal ; mark the end of 

sello m, seal 

semana/ week 

semblante m, face, countenance 

sembrado -a dotted, covered 

sembrar sow, scatter 

semejante such a ; «^ a like, simi- 
lar to 

semejanza/ resemblance; a«^de 
like, to represent 

semicircnlar semicircular 

semilla/ seed 

seminario m, seminary 

senado m, senate 

sencillo ^ simple 

sensiblemente perceptibly 

sentar seat 

sentenciar sentence, condemn ; 
el sentenciado condemned man 

sentido m, sense, respect 

sentimiento m, feeling, senti- 
ment ; idea, opinion 

sentir feel; hear; e^se consider 
one's self, judge one's self 

seSal/ signal ; sign, mark 

seSalar signalize, mark ; indicate, 
designate; determine 



200 



TROZOS DE HISTORIA 



señor m. sir, gentleman ; lord ; el 
Señor the Lord 

separación /. separation ; seces- 
sion 

separado -a separate ; por «^ sep- 
arately 

separar separate; part; withdraw; 
cNsee de separate from, leave ; se- 
cede from 

separatista separatist 

septentrional northern 

septiembre m, September 

sepultar bury 

ser be ; ~ de belong to 

Serena (la) city in north-central 
Chile, near the coast 

serenidad/ serenity; calmness, 
self-possession 

sereno -a serene, tranquil ; clear 

serie/, series 

serio -a serious 

Serna, José de la (i 770-1832) 
Spanish general and viceroy 
of Peru 

seryicio m. care, service 

servidumbre / attendance, ser- 
vants ; service ; servitude, 
slavery 

servir serve; act 

sesenta sixty 

sesión/ session 

setecientos -as seven hundred 

setenta seventy 

severo -a severe, stern 

Sevilla / Seville, province of 
southern Spain ; city, capital of 
province of Seville 

sevillano -a Sevillan, (native) of 
Seville 



sexo m, sex 

sexto -a sixth 

si if ; ~ bien although 

si himself, etc. ; themselves ; adv. 

indeed, be sure 
Sicilia/ Sicily 
Sidi cf. Cid 
siempre always, ever ; still ; de «^ 

accustomed; una vez para «v' 

once for all 
sien/ temple 
sierpe/ serpent 
sierra/ ridge or range of moun- 
tains; Sierra de (la Peña de) 

Francia cf. Peña de Francia; 

Sierra Morena cf. moreno ; Sierra 

Nevada cf nevado 
siete seven 
sigilo m. secrecy 
siglo m. century ; age 
significar mean, signify 
siguen 3d pl.pres. indk. ^seguir 
siguiendo pres.part. ^seguir 
siguiente following 
siguieran 3d pl. imperf. subj. of 

seguir 
siguieron 3d pl.pret. ^seguir 
siguiese(n) 3d sing, {pl.) imperf. 

subj. ^seguir 
siguió 3d sing. pret. ^seguir 
silencio m. silence 
silencioso -a silent 
simiente/ seed 
simpatía/ sympathy 
simple simple 
simplemente simply 
simultáneamente simultaneously, 

at the same time 
sin without ; «^ que without 



VOCABULARY 



20 1 



singladura/, a day's run (nautical) 

singular unusual; special; strange, 
extraordinary 

sino but ; except ; »» que but 

sinsabor m, discomfort 

sintiendo pres.part. o/watír 

sintiese jd sing, imperf. subj. of 
sentir 

síntoma m, symptom, sign, indi- 
cation 

sirvió 3d sing, pret, o/sexvii 

sistema m. system 

sitiador -a besieging 

sitiar besiege 

sitio m. site, seat, place, location ; 
siege ; //. land, ground 

situación situation ; location ; con- 
dition 

situado -a situated 

soberanía/ rule, sovereignty ; au- 
tocratic power, sovereign power 

soberano -a adj. and n. sovereign; 
ruler ; independiente y «^ free and 
independent 

sobornar bribe 

sobrar have more than enough 
(le sobraban hombres eminentes 
she had more than enough 
eminent men) 

sobre on, upon; toward; about; 
after, in addition to ; above 

sobrenombre m. surname 

sobresalir be conspicuous 

sobrevivir survive 

sobrino m. nephew 

sobrio -a sober, temperate 

socavar undermine 

social social 

sociedad/, society 



Soconusco m. department in state 
of Chiapas, Mexico, on Guate- 
malan frontier 

socorro m. help, aid, assistance 

sofocar choke 

sois 2d pi. pres. indie, of ser 

sojuzgar subjugate, conquer 

sol m. sun; Puerta del Sol chief 
public square of Madrid ; templo 
del Sol Inca temple in the city 
of Cuzco, Peru 

solamente only 

soldado m. soldier 

soledad/, solitude, loneliness 

solemne solemn, impressive ; 
formal 

solemnemente solemnly 

solemnidad/ solemnity 

solemnísimo -a most solemn, very 
solemn 

solemnizar solemnize 

soler be accustomed, be wont 

Soler, Miguel Estanislao (1783-?) 
Argentine patriot general and 
politician 

solicitar seek, solicit 

solidez/ firmness, solidity 

solo -a single, alone ; by one's 
self; only (one) 

sólo only 

soltar discharge (firearms), fire 

sombra/ shade, shadow 

someter subject, conquer; ev>se 
submit, yield 

somos 1st pi. pres. indie, of ser 

son 3d pi. pres. indie, of ser 

sonda/ lead, plummet 

sondear sound 

sonido m. sound 



202 



TROZOS DE HISTORIA 



sonoro -a sonorous» clear 

soSar en dream oí, contemplate, 
aim at 

soplar blow 

soportar support; suffer, endure, 
tolerate 

sordo -a deaf; silent; sordas agi- 
taciones mutterings 

sorpresa/, surprise ; sudden attack 

sospecha/*, suspicion 

sospechar suspect 

sostener sustain ; bear, endure ; 
continue, maintain, keep up; 
defend 

sostuvieron 3dpi, pret. of sostener 

sostuvo 3d sing, pret, of sostener 

Stanhope, James (167 3-1 721) 
English statesman and soldier 

Staremberg Guido Ubaldo Stah- 
remberg (1657-1737), Austrian 
general and count 

su his, her, its, their, your 

suayemente gently 

subalterno -a a¿^*.ú;n¿/n. subaltern; 
subaltern officer 

subida/, ascent 

subir (a) mount, ascend, climb 

súbitamente suddenly 

sublevación/, revolt, rebellion 

sublevarse revolt, rise, rebel, rise 
in rebellion 

sublime sublime 

subsistir exist, subsist, last 

sub3rugar subdue, overcome 

suceder succeed; happen; fol- 
low ; to sucedido what had hap- 
pened 

•iioesión/. succession; issue, off- 
nng 



sucesiyamente successively 

sucesiyo ^ consecutive, next ; en 
to «« thereafter 

suceso tn, event, incident 

sucesor m, successor 

Sucre, Antonio José de (1793- 
1830) Venezuelan patriot gen- 
eral. Later, president of Bolivia 

sucumbir succumb, yield ; perish, 
die 

sudfff. south; América del ev South 
America 

sudamericano -a South American 

sudoeste m, southwester 

suegro m. father-in-law 

suela/, sole 

suele 3d sing. pres. indie, of soler 

suelo m. ground, soil ; floor, story ; 
Puerta de los Siete Suelos east 
gate leading from the Alhambra 

sueSo m. sleep 

suerte/, fate, fortune ; luck, good 
fortune ; kind, class 

Suez m. Suez 

sufrimiento m. suffering 

sufrir suffer; undergo, sustain; 
meet with ; c^ con suffer from 

sujetar subject 

sujeto -a subjected 

suma/ sum 

suministrar supply, furnish, pro- 
vide 

sumisión/ submission 

superior superior, paramount, 
greater; chief 

superioridad/ superiority 

superstición/ superstition 

supieron 3dpi. pret. of saber 

suplicio m. execution 



VOCABULARY 



203 



suplir supply, furnish 

supo sd sing, pret, of saber 

suponer suppose 

supremo -a highest; supreme; 

last, final 
supusieron 3dpi. preU of suponer 
sun». South; América del A» South 

America ; mar del ~ South Sea, 

Pacific Ocean 
surcar furrow, plow 
surgir arise 
suscitar excite, stir up 
suspender suspend 
sustraerse a withdraw from, 

evade 
suyo -a his, her, its, their ; of his, 

etc, ; el «V (la snya, etc.) his, 

hers, etc. ; de <» in itself 

tábano m. gadfiy, horse-fly 

Tacna (San Pedro de) province 
of northern Chile (since 1883) 

tacto m. tact 

tajado -a cut, notched; ragged, 
rough 

tal such, such a ; con »» que pro- 
vided that ; ~ vez perhaps 

Talayera (de la Reina)/, town in 
Estremadura 

tamaSo m, size 

también also 

tambor m. drum ; con e^ batiente 
with drums beating 

tampoco neither; ni^^ neither 

tan so, such a ; <» sólo only 

tanto -a as much, as many, so 
much, so many ; as, so, as well, so 
well ; otro <» as much again, as 
many again ; the same, likewise ; 



en «M que while, until; entre <«, 
mientras «v, meanwhile ; por lo «^ 
wherefore, therefore, on that 
ground, thereby 

Tarapacá m. province of northern 
Chile (since 1883) 

tardar (en) delay ; take (of time) ; 
no <«> en not be long in ; no tar- 
daban en disiparse los celajes the 
clouds soon vanished; lo que 
tardaba en how long it took for 

tarde/, afternoon ; adv. late . 

tardo -« slow 

taiea/. task, work 

Tárif Berber chieftain in Moorish 
conquest of Spain (711) 

Tarifa/ seaport in extreme south 
of Spain 

Tárik Berber general who took 
part in the Moorish conquest 
of Spain (711) 

teatro m, theater 

techar roof 

techo m. roof 

Te Deum laudamus m. Te Deum 
(hymn of praise and thanks- 
giving) 

Tehuantepec m. isthmus extending 
between the gulf of Tehuantepec 
and the gulf of Campeche, ex- 
treme south of Mexico 

tejano m. Texan 

Tejas m. Texas 

tejer weave 

temer fear 

temerario -a rash, reckless 

temeridad/ temerity, rashness 

temible dreadful, terrible, to be 
feared 



204 



TROZOS DE HISTORIA 



temor m. fear 

tempestad/, tempest, storm 
tempestuoso -a stormy, tempestu- 
ous ; breezy, squally 
templo 0f. temple; ««del Sol Inca 
temple in the city of Cuzco, 
Peru (sixteenth century) 
temporada/, season, spell, space 

of time 
temporal m. storm, tempest 
temprano early ; más ~ sooner 
tenacidad/ tenacity, persistency 
tenaz stubborn, obstinate 
tenazmente tenaciously, stub- 
bornly 
tender raise (of firearms) ; stretch ; 

tendido -a prostrate 
Tendilla, Count of, appointed 
Christian governor of Granada, 
1492 
tendría ^d sing. cond. of tener 
tenebroso -a secretive, mysterious 
tener have, hold; defend; ~ a 
estimate, esteem; «n» miedo be 
afraid; ~ intención de intend; 
<*> noticia de hear of, receive 
news of; <>» que have to, be 
obliged to; e*a8e keep one's self; 
(^38e por consider one's self 
Tenerife m. the largest of the 
Canary Islands ; town in north- 
ern Colombia 
tengan 3d pi. pres. subj. of tener 
tengo ist sing. pres. indie, of tener 
teniente m. lieutenant; deputy, 
substitute; e^> coronel lieutenant- 
colonel 
Tenochtitlan m. Aztec name for 
Mexico (city) 



tenor m. purport, tenor; a «^ de 
in accordance with 

Tensaquillo m. Tensaquillo 

tentativa/ attempt 

teoría/ theory 

tercer cf tercero 

tercero -a third 

terminar end, terminate; reach 
completion ; terminó de equiparse 
was finally fitted out; ««se come 
to an end 

término m. term, period; end, 
ending, conclusion ; por «^ medio 
on an average 

ternura/ tenderness 

terrado tn. terrace 

terraplenar terrace, raise up 

terreno m. land, ground, space, 
area 

terrible terrible, dreadful 

territorio m. territory; region, 
district, area 

terror m. terror, dread 

tesoro m. treasure, wealth 

testigo m. witness 

testimonio m. testimony 

tiempo m. time ; term, period, 
space, while; age, era, epoch; 
weather ; al c<q que while ; a on 
<M at once, at the same time 

tienda/ tent 

tiene 3d sing. pres. indie, of tener 

tiento m, touch ; caution, circum- 
spection; andar a <» grope in 
the dark 

tierno -a tender, young 

tierra / land ; earth, ground ; 
province, neighborhood, vicin- 
ity, territory; Tierra Firme name 



VOCABULARY 



205 



given by the first discoverers 
of America'' to the coasts of 
Colombia and Venezuela 

tilmatliy. square cloak worn by 
the Aztecs 

tío tn. uncle 

típico -a typical, peculiar, special, 
definite 

tiranía/, tyranny 

tirar fire, aim at ; draw (a sword) ; 
deal, give (a blow) 

tiro m. shot 

título m, title, designation ; claim 

tlascalteca adj. and n, Tlascalan 

tobillo m. ankle 

tocar touch; fall to one's lot; 
play ; «^ a fondo strike bottom, 
touch ground 

todavía still, yet 

todo -a all, every ; everything 

Toledo m. province southwest of 
Madrid ; capital of the province, 
fifty miles southwest of Madrid 

tom&f. taking; capture 

tomar take, take on; receive, as- 
sume ; use, employ ; choose, se- 
lect; capture 

tonelada/, ton 

topar con meet (accidentally or 
unexpectedly) ; (happen to) find 

Torecha Indian chief, killed by 
Balboa's men 

tormenta/ storm 

tormento m. torment 

tornar (a) return 

torre/ tower 

torrente m, torrent 

Tortuga/ Tortuga 

totalmente entirely, wholly 



traba/ obstacle, hindrance 

trabajar work ; shape, mold 

trabajo m. work, toil ; pursuit, oc- 
cupation ; workmanship ; hard- 
ship, difiiculty, trouble; poner 
~8 Start mining operations 

trabajoso -a arduous 

tracistas», architectural designer; 
schemer 

tradición/ tradition 

tradicional traditional 

traducir translate, change 

traer bear, carry, bring 

trágico -a tragic 

traición/ treachery 

traidor m. traitor 

traje m. dress 

tramar hatch (a plot) 

trance m. peril, danger ; a todo «n» 
resolutely, at any cost 

tranquilidad/ tranquillity, peace 

tranquilo -a easy, quiet, tranquil, 
reassured 

transformación/ transformation 

transformar transfohn 

transportar transport 

transporte m. transport, rapture, 
ecstasy ; transport ship 

tras after 

trascendental transcendental, far- 
reaching 

trascurrir pass away, elapse 

trasladar remove ; «^se move, be- 
take one's self 

trasmitir transmit 

trastorno m, upheaval, disturbance 

tratado m. treaty 

tratamiento m. treatment; dán- 
dole el e^> de treating it as 



\ ' 










^^Oosj^ 






r 



"■^ <-