(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Viage al estrecho de Magallanes por el capitan Pedro Sarmiento de Gambóa en los años de 1579. y 1580. y noticia de la expedicion que despues hizo para poblarle"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as pan of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commcrcial parties, including placing technical restrictions on automatcd qucrying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send aulomated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct andhclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any speciflc use of 
any speciflc book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite seveie. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full icxi of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesdmonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http://books .google .comí 



r 



% 



ó 



VI A GE 

AL ESTRECHO 

DE MAGALLANES 

Por el Capitán 
Pedro Sarmiento dt Gamboa, 

En los íiños de i jryp. y i y 8o. 

Y NOTICIA 

DE LA EXPEDICIÓN 
Que después hizo para poblarle. 



EN MADRID: 

■' ■ 

En k Imprenta Real de la Gazcca, 
Año de 1768. 

-• -í -r' /T' 



»•-. 



V 



['.j mvrmvi 




era) 



PROLOGO 

Del Editor, 

ENtrc los Manuscritos de la Real Bi* 
blioteca existe un Exemplar ori- 
ginal de la Relación y Derrotero del 
Viage y Descubrimiento del Estrecho de 
Magallanes por la Mar del Sur á la del 
Norte, que hizo y escribió el Capitán 
Pedro Sarmiento de Gamboa, Caballe- 
ro de Galicia , dirigiéndola al Señor Fe- 
lipe II. legaUzada por Juan de Esquíbel, 
Escribano Real del Navio que mandaba, 
llamado Muestra-Señora de la Esperanza, 
y firmada de mano propia de Sarmien- 
to , y del Capellán , Pilotos y Marine- 
ros en la forma mas auténtica. (O 

a^ Ya 

1» ■ ■ I ■ I ■ ■ I ■!■ I ■ I I I ■ ■ II ■ .11 ■ III lili I I » 

(i) Sarmiento debía haber hecho sacar quatro Copias ó 
Ejemplares de su Relación , pues asi se le mandaba en la 
Instrucción que le dio el Virrei ^ como se lee en ella mis* 

ma 



(TV) ^ 

< Ya se halla el Publico noticioso dd 
aprecio que esta Obra merece ^ por el 
Extracto ó Compendio que de ella sacó 
la diligencia del célebre Cronista y fa- 
moso Poeta Aragonés Bartolomé Leo- 
nardo de Argensola^ en su Historia de las 
Islas Malucas^ tan felizmente escrita: y si 
por una parte Testimonio tan autoriza- 
do acreditaba sobradamente la identi- 
dad de este Escrito y por otra la suma 

exác- 



ma , pag. 2 1 • con estas palabras : ,,En cada Navio se ha» 
,^e ir por el camino escribiendo quatro Relaciones y 
^jDe^achos por la íorma susodicha : Uno que ha de que- 
9,dar en cada Navio : otro que ha de quedar a la Justicia 
9^del Rfo-de-la-Pláta para embrar á S. M. : otro á la dich» 
9,Justicia para embiarme á mi por la yia de Tucumans- 
9,otro que ha de traher el Soldado que acordáredes que 
,^venga con éL^^De estos quatraExempIaipes (según se lee 
en el segundo Testimonio de Seixas , que se copiará entre 
otros á conunuacfon de este Prólogo)^ existía uno en la Cst** 
sa (ie la Contratación de Sevilla : y es faétible se conserve 
también alguno ea el Archivo del Convento de S.Francisca 
dt Cádiz , adonde están- depositados, ó» por mqor decir 
sepultados, los Derroteros , las Noticias, y aun las Car- 
tas originales de los Viages y Descubrimientos de ios ma& 
famosos Navegantes Españoles*. 



(V> 

cxacftítud con que ArgenscJa nos dio la 
substancia de él , parecía suñciente para 
formar idea justa de su contenido. Pera 
la suerte de haber conseguido una copia 
cxa¿tísima de aquel Original , me ha de- 
terminado a sacar a luz este oculto teso^ 
ro , ya sea por lo recomendable que es 
en sí > ya por la utilidad y lustre que de 
su publicación resulta a la Nadon Espa- 
ñola > ya por el realce de la gloria q^e 
se debe á nuestros Navegantes y Descu- 
bridores , ya por la que tan justamente 
corresponde al mismo Pedro Sarmiento 
de Gamboa ', ó ya , en fin , por todas es- 
tas causas juntas. 

Persuadido de que no podría darse 
idea mas completa de semejante Escrita 
que la que leemos en la citada Historia 
de las Malucas , copiaré puntualmente á 
continuación de este Prólogo el Resu- 
men de Argensola , que se encuentra al 
fin del Libro III. y principio del IV. des- 
de 



(VI> 

de la pag. ipp. hasta la pag. 13^, con- 
siderando que algunos cuidosos gustarán 
de renovar su le(5tura. Pero quando ésr 
tos se dediquen al examen de la Obra 
original que se publica ^ admirarán con 
mayor funclamento el valor , condu<5ta, 
juicio é inteligencia con que procedió 
Sarmiento , penetrando por el Archipé^ 
lago de Chonos , que está entre la Isla de 
Chiloé y el Estrecho de Magallanes \ el 
infinito número de Islas que allí descu- 
brió ; los tiempos y corrientes furiosas 
que sufirió á cada paso , y el tesón y 
constancia con que resistió y superó tan- 
to cúmulo de obstáculos y riesgos, á pe- 
sar del contrario di(5t:ámen de sus Pilo- 
tos , y del abandono en que le dexó el 
Almirante Juan de Villalobos , su Com- 
pañero. 

Aquel descubrimiento de Islas es 
singular , en sentir de los Peritos , por- 
que no se sabe haya dado otro noticia 

de 



(Vil) 

de él antes que Sarmiento ; y la descrip- 
cion que hace del Estrecho de Magallá* 
nes se contempla mui instruétíva y átÜ 
á los Nav^antes , porque no solo da la 
configuración de los Montes , sino que 
señala mui proíixamente las corrientes, 
sondas , Rios , Ensenadas y Puertos que 
en éV se liailan > informando de los para~ 
ges que vio poblados, como de sus mo* 
radores. 

Entre éstos habla de los Indios que 
á veces llama Grandes y a veces Gigan- 
tes , que son los mismos Patagones , cu- 
ya noticia nos repite y confirma recien- 
temente el Libro indtulado : (*) Vtage al 

re- 

(a) ,, A voyage round the World ^ ín Hfe Majesty^s Ship 
^the Dolphin , comanded by the honourable Commcxlore 
^^Byron*. la whích ís contaíned a faíthíiit account of the 
^severat places , people , plaats ^ animáis y &c«. seen oti 
5,the Voyage í And y among other partículars , a minute 
^nd exaft Descríptíon of the Streíghts of Magellat» y and 
9,of the Gígantíc People called Patagpnians.. Together 
9)WÍth an accurate account of sevea Islands lately di^ 



(VIH) 

rededor del Mundo hecho en el Navío de 
S, M» Británica el Delfin , mandado por 
el Comandante Biron ", en el qual se da. 
noticia fidedigna de varios Lugares, Pue^ 
hlos i Plantas , Atimales , (íc, observa- 
dos en el discurso del Vtage \ y entre otras 
particularidades una individual y exaéta 
descripción del Estrecho de Magallanes ,y 
de un Pueblo de Gigantes llamados Pata- 
gones 'y juntamente con una puntual noti- 
cia de siete Islas últimamente descubiertas 
( así lo suponen los Ingleses ) en la Mar 
del Sur. Escrito por un Oficial del mismo 
Navio. 

Este Viage, que se publicó primero 
en Ingles , ha salido posteriormente tra- 
ducido en Francés por M. R.*** con un 

Pro- 



t,covered in the South Seas. By an Officer oq Board the 
^said Ship. 

,,Londan : Printed for J. Newbery , in Su Paul's 
^Church-Yard j and F. Newberi , ia Pater-noiter Row 
^^DCCLX VIL „ 



Prólogo en que hace una enumeración 
de los Viageros que desde Fernando Ma- 
gallanes han asegurado haber visto en la 
Costa de los Patagones hombres de esta- 
tura extraordinaria : y entré aquellos ci- 
ta , aunque de paso ^ á Sarmiento en es- 
tos términos : Sarmiento , (í) que atrave- 
só el Estrecho de Magallanes , refrió que 
había visto en un garage de la Costa un 
pequeño Pueblo de Gigantes j y que aun ha- 
bía embarcado uno de ellos en su Mavio', 
pero ni el testimonio de Sarmiento j ni el 
de su Historiador Argensola j son de gran' 
peso. 

No es fácil comprehender en qué se 
fundó el Autor del Prólogo para deston- 

b * fiar 



«■• 



(3) ^Sarmiento , quí traversa le Detroit de Magéllán, 
,,raconta qu' il avoit vu sur une partie de la Cote un petit 
„Peupie de Géans , & qu il en avoit méme pris un sur 
,^on bord ; mais le temoignage de Sarmiento , ainsi que* 
,,celui de soa Historien Argensola , a' est pas d* un grand' 
.,poids. ,, 



(X) 

ñ^ así de la verdad de estos dos Españo- 
les tan fidedignos y condecorados , prin- 
cipalmente de la de Sarmiento , que ha- 
bía hecho en persona aquel famoso Vía- 
ge j y dirigido al Reí su Amo una Rela- 
ción tan individual y autorizada de quan- 
to observó en el ^ y escrita con formali- 
dades de que carece la del mismo Viage 
Ingles del Comandante Bíron -, pues en- 
tre otras se admira en el Diario Es- 
pañol la circunstancia de que á la gen- 
te de la Tripulación , que le firmó ates- 
tiguando la realidad de su contenido j se 
repitió varias veces su leótura^ por si aca- 
so advertían en el discurso de él alguna 
especie equivocada ^ ó en que todos no 
concordasen ; sin que ninguno notase 
particularidad que desdixese de lo cierto. 
De suerte que , en vista de esta escru- 
pulosa exactitud de Sarmiento j se pue- 
de asegurar con razón que apenas se 
habrá escrito Relación alguna de Via- 



ge a que se deba dar mas crédito que 
á esta. 

Pero no es estraño se le merezca tan 
limitado al Autor del mencionado Pró- 
logo , quando , citando á Argensola j se 
contenta con llamarle Historiador de 
Sarmiento , desentendiéndose de la noti- 
cia tan extensa que da el mismo Argen- 
sola de la existencia y suma prolixidad de 
este Diario > y de que la narración que 
hace es un Resumen de la propia Obra de 
Sarmiento , según aquel insigne Escritor 
lo expresa en estas pídabras: De que resul- 
tó ( de las observaciones del viage de Sar- 
miento) una larga Relación que él embió al 
Reí Felipe II, la qualnosdió esta suma &c* 

El Autor del Prólogo , que manco- 
mima en su desconfianza al Viagero y 
al Compendiador , vulnera particular- 
mente la veracidad de este último ; pues 
en una Nota que se lee al pie de las pá- 
ginas IX. y X. dice lo siguiente : Argen- 

hi SO' 



y 



(XII) 

sola j (+) que dio en su Historia de Ids Ma- 
lucas la Relación del Viage de Magallá- 
pes i habla también de estos Vatagones, 
considerándoles doce pies , ó quince palmos 
de alto : pero su narración Munda en exa- 
geraciones y circunstancias f ¿¡¡hulosas que 
le destituyen enteramente de crédito* 

El Lcíftor podrá juzgar por sí de la 
injusticia de esta absoluta , en vista de 
ias palabras idénticas de Argensola en el 
lugar que aquí se cita , y se lee en la 
pag. 17. de su Historia de las Malucas 
de este modo í » Magallanes _, venciendo 
9> dificultades no creíbles y halló el Estre- 
»>cho y Canal por donde se comunican 
»>los dos Mares y el qual guarda hasta 
»>hoi el nombre de Magallanes. Habien- 

9>do 

(4) ,, Argensola qui a donné dans son Histoire des Molu* 
,^ques la Rélation du Voyage de Magullan , parle aussi de 
,,ces Patágohs , aüxquels il donne douze pieds , oü quiíaze 
^,empans de haut ^ mais ^on récit est píein d'exagérations 
9>& de circoíistünces fabuleuses qui Lui otetít tout credit.,^ 



(xni) 

í>do prciidícto ciertos Gigantes de mas 
*»de quince palmos de alto^ c^yiCy faltan- 
»>doles carne cruda,, de que se solían sus- 
99 tentar , murieron luego , le pasó fcliz- 
»mente.» 

En estas cláusulas^ que son las úni- 
cas que allí se encuentran sobre este par- 
ticxúat y creo no habrá quien advierta las 
exageraciones y circunstancias fabidosas 
que supone dicha Nota ', antes bien en la 
que el Autor Francés llama Relación del 
Viage de Magdllanes , y apenas merece 
hombre de noticia por mayor de aque- 
lla empresa \, acredita Argensóla la soli- 
dez de su juicio y quanto distaba de dar 
crédito á fábulas ^ con las siguientes ex- 
presiones que ofrecen las páginas 16* y 
17* í ?>Dicen que confirmaba ( Maga- 
*>Uánes ) su opinión con escritos y auto- 
wridades de Rui Faleiro , Portugués^ As- 
»>trólogo-Judiciario.... El Astrólogo Fa- 
»>leiro , perdido el juicio ^ quedó en la 

»Ca- 



(XIV) 

»»Casa de los Locos de Sevilla : venia en 
9» su lugar Andrés de San Martin^ á quien 
9»Aíagallánes escuchaba en lo que decía 
ifác los temporales^ no en otras mate- 
serias , como algunos le acumulan ^ sino 
«»con la moderación y entereza que or- 
9>dena la piedad christiatia. Y no es creí- 
)9ble que Magallanes consultase tan ar- 
»»duos sucesos con una facultad tan fa- 
9»laz como la Judiciaria ; y enmedio de 
9» tan horribles peligros > prefiriese laAs- 
99trología a la Astronomía. <« 

Pero así como M. R,*** tomó 
del Apéndice que se halla á continua- 
ción de la obra Inglesa que traduxo j va- 
rias especies de su Prólogo ( sin duda 
para colocar a! principio del Libro lo 
que el Autor Ingles puso al fin ) así tam- 
bién se valíó^ sin mas examen^ para des^ 
acreditar á Argensola^ de la censura con 
que ^1 Ingles critica al Caballero Anto- 
nio Pigafeta j que escribió una Rekcion 

for- 



(XV) 
formal ód Viage de Magallanes/^) quan- 
cio copia el mismo lugar de ella^ que (no 
sin alguna alteración ) leemos traducido 
desde la pag. v. hasta la xxn. del Prólo- 
go Francés. £1 Apéndice citado muestra 
en la pag. 1 8 2 . la desconfianza que le me- 
recen aquellas noticias con estas corres- 
pondientes palabras : Pero í^) el Escritor 
de este Fídge (Pigafeta) ha mezclado en la 
descripción que hace de él , circunstancias 
no menos fabulosas que absurdas* 

£l Autor Ingles manifiesta así el juicio 
que hace de la verdad del mencionado lu- 
gar de Pigafeta \ y al contrario M.R.*** 
le gradúa de 'Testimonio tan circunstan- 
ciado y apoyado de autoridades tan gra- 
ves. 



( f ) Esta se puede leer en la Colección de /{»• 
musió» 

(6) „Bat the Writer of tfaat Voyage has mingled 
„whh hb descriprion of theni,circonstances that are equa- 
»lly £ü>ulous and absurd. ^^ 



ves, (7) reservando toda su desconfian- 
za para Argensola á quien se le apli- 
ca. 

Pero si por uña parte M.R.***. des^ 
precia las noticias fundadas y positivas 
que dieron de los Gigantes Autores Es- 
pañoles \ por otra las supone en quien 
no las escribió ; pues en las páginas xxxv. 
y XXXVI. asegura que (*) ,,«* una Re- 
yjacion del 'viage de Don García de Mo- 
,jdal ( en el ano de 161%. ) se lee , que 
y^uan de Moore , comerciando con los 
,jh ahitantes de la Costa de los Vat agones, 
,,que en estatura llevan á nuestros Euro- 

99péos 

( 7 ) ,, Un Témoignage aussí circonstancié et appuyé 
^^d' autorités aussi graves.,, 

( 8 ) ,,On l¡t dans une Rélation du Voyage de Don 
,,Garcie de Nodal (en 1618.) que Jean de Moore , com- 
,,nier^aat avec les habitans déla Cote des Patagons ^0/ 
^^sont plus hauts de taute 4a tete que nos Européens , avoit 
•,re(ú d'eux un lingot d'or ea ¿change de queque outilf 
„de fer»^' 



(XVII) 

^^éos toda U cabeza , hahta recibido de 



'yjfiUos tina harra de oro en cambio de ^ 
,ygimas herramientas*'^ 

Y aunque he reconocido con todo 
cuidado la Relación del Viagc que los 
Capitanes Bartolomé García de Nodal, 
'y Gonzalo de Nodal j hermanos, hicie- 
ron en descubrimiento del Estrecho nue- 
vo de San- Vicente y reconocimiento del 
de Magallanes en el año de i^i 8 , im- 
presa en Madrid en el de ai; no he en- 
contrado en el discurso de ella la espe- 
cie citada , ni otra que se la parezca. 

Únicamente se lee en el fol.32. lo 
siguiente : y^zxaáion ocho Indios. .... 
,JBran mui apersonados, (9) sin barbas niñ- 
j,gunas , y pintados todos las caras de 
„almagre y blanco : parecían mui lige- 
„ros en correr y saltar Scc.'*" Y en el fo- 

c lio 

(9) El Adjetivo Apersonado nunca ha significado otra 
cosa que lo bien dispuesto de la persona. 



(xvni) ; 

fio 50. : „Y hallaron veinte Indios que 
jjVenían de paz y desmidos en carnes, sin 
,,recatarse en nada , y tan apersonados 
,,como los del Estrecho nuevo/^ " 

También hace mención el Escritc* 
del Prólogo d^ otro Autor Español, bien 
que moderno , que es el P* JosephTot- 
rubia : y no bien le aiombra , quando 
temiendo , tal vez , se k note de omi- 
so en acumular algo á este Religioso Es-, 
pañol > le supone Jesuíta ; sin embargo 
de que por sus mismas Obras consta fue 
de la Orden de San Francisco. 

Como no faltará algún curioso que 

guste de leer lo que el Autor Frun- 
ces dice del P. Torrubia, daré> aquí la 

traducción. 

„ El Padre Torrubia , Jesuita Es-, 
„pañol , compuso un Libro intitula- 
,,do De la Gigantologta , juntando en d 
„gran numero de pruebas físicas y nío- 
^^alcs , para establecer la existencia de 

9>las 



(XIX) 

Jas generaciones de Gigantes. De todas 
Jas tradiciones que recogió ch apoyo de 
¿,su opinión , solo citaremos la relación 
¿jsiguiente^ <|uc nos ha parecido curiosa. 

jfMadaUna de Viqueza, habiendo na- 
,^ido de humilde linage en la Provincia de 
jyEstremadMra: én España , pasó su mor 
,,cedad en la labor del campo', pero, disgus- 
^ytdda de esta ocupación , resolvió ir a 
yjmscár mejor fortuna k las Indias Occi- 
y geniales* Sú hermosura era bastante para 
y/^ue pudiese fundar en ella la esperanza 
y/ie encontrar marida antes de mucho en 
yjun Pais- en que son poco comunes y mui 
yydeseadas las mugereS Europeas : y así 
yySe embarcó el año de 1701. en un Ma- 
yyVío que llevaba a la America Espmola 
y^na porción de Colonos* 

yyLkgó Madalena a Cartagena \ pero 
y/to la favoreció mas allí la fortuna que 
yjgn España-yantes la encontró mas adver- 
,ysa,pues el clima alteró su hermosura y y 

c 2 99se 






yy 



(XX ) 

,ySe halló abandonada y expuesta a pere- 
cer de hambre en un Vais cuyos habitan^ 
t antes no tienen fama de caritativos* 
Después que toleró algunos meses estas 
penalidades , un Pastor de la Provincia 
^yde Guayaquil j que dista algunos cente^ 
nares de millas al Sur > la recibió por 
Criada, Los Pastores EspaSkles no tienen 
,/ñoradaJixa en aqueÜa parte ; pues an- 
dan siempre vagando de una Comarca 
en otra en busca de mejores pastos, y solo 
hacen mansión en los par ages donde los 
hallan buenos. Siguió Madalena en sus 
varias peregrinaciones a su Ano y que se 
jyidelantó mucho con eUa acia la parte del 
y^ur, sin destino determinado, caminando 
d^ prado en prado: y de esta manera au" 
duvieron juntos cerca de cinco años, Mu* 
dése al cabo de este tiempo su fortuna, 
yjpues una Quadrilla de Araucanos , ene^ 
f/nigos mortales de los Españoles Ja pren- 
g^eron , juntamente con su Amo y toda 

9ySU 



jy 
>y 
9y 



>y 

i3i 



9» 
¡> 
9% 



(XXI) 

,jSu familia. QmedóMadMena esclava con 
,^s compañeros , a quienes m> vohjtó a 
T mas y y el Caudillo j á quien tocó 
ir suerte , la recibió for Esposa con las 
remontas acostumbradas entre los Sal- 
*oages. Vivió con el dos años , y le dexá 
r una casualidad igual a la que la hor- 
Jbta trahido a su poder» Su Marido y eüa 
y fueron aprisionados por una Quadrilla 
¡Jk Indios del Sur. jÜ Marido dieron con 
y tormentos la muerte \y a ella la hicieron 
,}as mismas proposiciones que la había 
fjhecho su primitivo Dueño, Pero no ha- 
biéndolas aceptado, la abandonaron como 
apersona inútil que solo podía servir- 
fies de estorbo en su viage. Quedó por es- 
,,pacio de un mes sola, desamparada, atra- 
vesando playas sin esperanza y sin guia, 
,y sustentándose de algunas raíces que la 
yjtaturaleza producía y le ofrecía Ji veces, 
ijen el mismo camino : hasta que encontró 
»juna tropa de Patagones a caballo . qug 

9fla 



9J 

9> 



99 
99 



>> 






33 



'^Ja sücdrri.erm^ Diérqnla. jinchas <u mu- 
cha, humanidad y cariñfl ^ vistiéndola y 
matíUf^MoU co^Ja>^m4jQf£encr,05tdad* 

^yMadalma <«/éj^»n<>, W, P^ ^Qrrubia' que 
tendrían diízt > 6 doce pies de alto* La 
Nación ,mtera¡yá k fo< píenos la parte qút 
-;Jr.Ula,';^'aÍQj^a^éjftaifjíiSjak,a d^ sfitecieñ-^ 
tas 'ferhHas* Aftd¿^n. regularmente á 
caballo ', pero quando quieren exercitar 
'*3^ufutfim i iífrrAff con mayor velocidad 
' y,qúe eVmM fogpsih cohollo^ sin ginete. No 
jjsolo se sirven de los caballos para mon- 
,jtar , sitió también suelen comer la carne 
,^e ellos , quando no tienen ó no puédete 
,Jlograr otras provisiones. Tero esto sücc- 
yjide rara vez , porque casi nada esta se- 
jyguro de su ligereza . y fuerz4x . Alcan- 
,jZany cogen corriendo los ciervos, gamos, 
i,y otros animales setrie jantes, ^odo es co- 
,/nun entre ellos , y parefe que no conocen 
, Ja posesión de las cosas enpropiedad.To- 
,/ndny dexan las Mugeres a su antojo \ 



axm) , 

^,y m/rahan á MaddeHa úhkkmetffe em/^o 
^johjeto de curios ídkd ^ y ño cbmó indkii- 
,j4uo y cuyo sexo pudiese servirles de utiU- 
[ ,j4ad. Son sinceros y humanos 'f nmtM4' 
yjmente cariñosos y de suerte que en todo 
yycl tiempo que permaneció Madalena en- 
tere, ellos no advirtió . que tuviesen la 
,yymas leve pendencia* Ño usan- btra be- 
^Jf/da que agua y siendo esto tanto mas 
¿y/de estrañar , quanto los Indios de oque* 
,Jlas Provincias confinantes sexemhriagan 
jt^odos los dias con uri licor quellarndn chi» 
^^cha. Sus vestidos son en hibierno los mis" 
.iJnos que. en verano^ Durante dquellass- 
' fjtacion iraheñ lásptelés deque st^vistmy 
yj;o» el pelo acia dentro y y en ef verano itl 
^yCpntr oriol Si alguna vez los incitan a la 

I *^S^^^- ^^^ '^fc^^o^ 'i' los 'iratiifí' sin^.da 
j^^etior 'piedad, '. ^¿hen^eyei y^^apitánes 

_ yyy Consejeros como las demás Mactmes 
j^ Indios ', pepa es dérioia'r ^t-'hopür^ 



<XXIV) 

f/mttn á su Rei tmer mas de una Ms/t- 
,jger* Sf casualmente nace algunx criatü-* 
,;ra entre ellos de cuerpo menos alto de la 
.^^(mmn y 6 imperfeéia de algún miembro, 
: y}a tienden a qualquiera Nxcion inmedia- 
,jta de estatura regular , haciéndola así es- 

. »9clafva* 

' ,JPennaneció seis años Madalena cn- 
• »tre aquel Pueblo tratable, sin esperanza 
. »>de volver á su patria ; pero paseándose 
,s9>un dia por la ribera del Mar , que está 
» entre los Estrechos de Magallanes y Pa- 
. 99namá , fué acogida en un barco Espa- 
.»ñol,y se restituyó á su Pais. Tenía qua- 
, wrenta años quando la vio el P.Torrubiaj, 
»y se mantenía todavía hermosa. <c 
Hasta aquí M. R. ***. Qualquic-» 
ía creerá que éste va á reftitar narra^ 
clon tan prodigiosa , . no tanto por su 
manifiesta inverosimilitud, quanto por 
ser> 4c AMtor Español. : pero bien al con- 



(XXV) 

trárío la coloca «titrcí'**) «los tesdmonios 
9>reunido!S que parece foirman un cuerpo 
99de pruebas^tanto mas poderoso ^ quan- 
9>to solo se le habían podido oponer has- 
9>ta aquí tesdmonios negativos.^ Qual^- 
quiera se persuadirá también á que rela« 
cion tan drcunstanciada y difusa existe 
en Ja Gigancologiz, Pero desengañaré al 
Jjc^r de uno y otro concepto con de- 
cirle que ni en el tratado original de la 
Gigantologia Española ^ que se lee en el 
§• X. delAfarato pdr4 Xi Historia Na^" 
tur al EspamiU ¿ú V. Torrubia ; ni en 
la Traducción Francesa que dieron los 
Autores del Diario Estrangero en el del 
mes de Noviembre del año de i jóo , ni 
en la que el mismo Padre Torrubia pu< 

d bli- 



^ 



( t o) ^^Tous ees témbigDages réünis semblent fbrmér ut^ 
,,corps de preuves d' autant plus puissant , qu* on n' ayoit 
9)8 y opposer que des témoignages négatifs» 



(XXVI) 

jblicóxn Italiano^i méno$ en la Carta que 
«impriflúo en esté mismo Idioma contra 
el que impi^nó aquel tratado^se encuen- 
tra tal Historia , ni siquiera el nombre 
AcMadalcnadeViqueza, ni cosa que alu- 
da a semejantes particularidades : pero 
M. R. *** quiso amenizarnos suPrólo- 
go con las curiosas anécdotas de novela 
tan seguida^ logrando así almismo tiem- 
po observar su loable método de atribuir 
por una parte á Escritores Españoles lo 
^ue no dlxeron^ y de despreciar por otra 
lo que cfe^tivameme aseguraron. ¡Quan- 
to Joias justo y regular hubiera sido 
alegar el testimonio de Sarmiento^ que^ 
como tan autorizado é irrc6:ia^blejcitay 
recomienda el n¿smo P. Torrubia en la 
propia Gigantologia en que la fecunda 
inventiva de M. R. *** leyó el cuento 
de Madalena de Viqueza! 

Concluyendo aquí esta larga digre- 
sión^ vuelvo al asunto de la Obrade Sar- 

mien- 



(XXVII) ^ 

imento para decir que ella misma desen- 
gañará con la sencillez y naturalidad de 
su estilo á ios que intentasen censurarki 
y que- si' en alguna parce puede* exerci- 
tarse justamente laCrítica^erá en la pro* 
pcosioii que mahifiesca el . mismo Sar-> 
miento á graduar de prodigio^- ó milagro 
lo que en lo natural podía suceder sin él; 
pero ésta parece disculpable si se consi* 
deran los. grandes y continuos peligros 
que padeció en su navegación , y quan 
Gilmente , quando se ven los hombres 
en ellos , atribuyen á favor especial del 
Cielo la suerte "de evitarlos*. 

No omitió Argensola este reparo^ 
pues en lapag. lap. de su citada Histo-* 
ria de las Malucas , dice : «^Padecieron 
» tormentas y peligros extraordinarios^ 
»aun para Navegantes de tanta experien- 
»9cia en ellos. Todo fué ofrecer lampa- 
»»ras , limosnas^ peregrinaciones á Casas 
)>de veneración de Espatia: y otros votos 

d% *>en 



(xxvni) 

9»en que la temerosa mortalidad^ derota 

»»y oprimida , libra y esfuerza sus espe- 
9» randas. <«■' 

Uno de I03 motivos que me han alen- 
tado á dar a luz este recomendable Escri- 
to Original , es la satisfacción que me 
resulta de desimpresionar á aquellos que 
acusan á nuestros Navegantes de omisos 
en informar de sus obscrvaciones^ya por 
natural abandono^ ya por la máxima que 
nos imputan de ocultar cuidadosamente 
nuestros Descubrimientos : nota en que 




j(i i) En la pag.ii3«del Viage logres se lee una. Nota,quc( 
traducida en Castellano , saena así : Como el conoeimienta 
fixo de la situación de estas Islas nuevamente desaciertas solo 
péede ser útil al Navegante,^ hemos omitido^ no menos para obe* 
deceral Gobierno^que para impedir que los enemigos de nuestra 
Patriase aprcruechen de nuestros Descubrimientos ^los grados de 
latit.ud^y lon^itud^pero se tan dexado Jos blancos para los núme^ 
ros ; y luego que estemos seguros de que los nuestros se hallan 
en posesión de estas Jslas^ se publicarán ert'ias Gassetas públicas 

los 



(XXIX) 

to Je los gtados de latitud y longitud en 
que están las siete Islas que suponen ha- 
ber descubierto nuevamente en la Mar 
del Sur^y que sin duda son algunas de las 
muchas que nuestros Navegantes han re- 
conocido varias veces y con mucha an- 
ticipación en aquellas partes. 

Por órden,ó con permiso del Gobier- 
no hemos hecho desde el Perú diferentes 
Expediciones á descubrir las Islas del Mar 
del Sur ,y las Tierras Australes. 

Hizo la primera el Adelantado Alva- 
ro de Mendaña y año de i^^J'-Y entre 
otras Islas descubrió 33. á las quales dio 
nombre de Islas de Salomón, 

La segunda , el mismo Adelantado 
Mendaiia^o de 1 5^ 5 Jlevando por Pilo- 
to-Mayor al Capitán Pedro Fernandez de 
Quiros. Descubrió la Isla de Santa-CruZy 

las 

Us grados exa&os de longitud y latitud^ para que tas personas 
qtse hubieren comprado esie Libro^uedan poner con la pbtma el 
número. 



(tSCX) 

las quatro Marquesas de Mendoza, y 
ocras^ á que puso .nombres. 

Y la tercera ^ el Capitán Pedro Fer-r 
nandez de Quiros^año de 160^ • Descu- 
brió y desembarcó en varias Islas > y en 
una tierra muí dilatada. Allí dio fondo 
en uña Biahía y Puerto de que tomópo-» 
sesión por el Rei> denominándola San 
Felipe y Santiago , y se detuvo algunos 
días tA reconocer el País. 

Dé todos estos Viageshai Relaciones 
mui circunstanciadas í y como la ma^ 
téria requería por sí sola un discur- 
so muí dilatado ., me eximo de él por 
que me llama de nuevo mi asunto prin-* 
cipal. 

Sí la autendcidad del Diario que ahora 
Sé publica^ecesitase apoyos que la acre- 
ditasén^ podría citar aquí^demas del tes«^ 
timonio de Argensola Jos de todos los Es* 
critores que dan noticia de aquel y de su 
Autor : pero me ceñiré á copiar a conti- 
nua- 



(xxxry 
iiuacion del Extraétro de este Historiador^ 

para satisÉicer á los curiosos Jos principa^ 
les lugares en que se hace mención de 
Sarmiento^como también dé su segundó 
Viage> dirigido á poblar y fortificar el 
Estrecho^ y del éxito desgraciado de esta 
Expedición : acerca de la qual ( según se 
advierte en la Biblioteca de León Pinelo^ 
añadida por D, Andrés de Barda) ('*) es- 
cribieron Pedro y ^omé Hernández dos 
distintas Relaciones^ que no han llegado 
á imprimirse. 

De- 



(i a) Tom. 2« pag.667. col. i . ^Vedro Hernández; D^ 
^^daracion sobre el Estrecho de Magallanes , y población 
,,<]tte hizo en ¿1 'Pedro Sarmienfo ^ y salida de España con 
^Diego Fiares de Faldes jélmoáe ifSi.MsS^ en ¡A Lí* 
de Baresa^^ 

Y col. a. yPTamé HniumdeTLfíztaxil de Badajoz: Declara- 
,,ckm mui puntual que hizo al Virréi Don Francisco de 
^Bo^a^ Pr&icipe de Esqullache, de las Poblaciones del E»* 
^^trecho de Magallanes, hechas por Vedro Sarmiento , y su 
,,desolacion: de la llegada de Tomas Candish k él, y su ttíir 
9,Tegacion á Chile : refiere los Cabos, Calas , Surgideros, 
,,bla< del Estrecho, y su navegación. M. S. foL en la ¿i- 
fjMreríade Barcia. 



(xxxn) 

Deseoso Yo de descubrir su paradc^ 
ro.j hice muchas investigaciones ^ y en 
el discurso de ellas tuve noticia de que el 
Mariscal de Campo Don Eugenio de Al- 
varado conservaba varios Papeles manus^ 
critos y curiosos ¿ importantes , sobre 
asuntos de América; entre los quales 
se hallaba uno tocante á aquella malo^ 
grada empresa:y habiéndomele confiado 
este Caballero^ advertí con suma com^ 
placencia mia^que era una copia ñdedig< 
na (^3) de la Declaración jurídica^ que de 
orden del Príncipe de Esquilache Don 
Francisco de Bor ja, Virréi del Perú, hizo 
ante Escribano el So\(hAo ^omé Hernán- 

deZj 



■*■ 11 .. I ■■ ■■■ t ip^— ^i^— a^— — Mfaaai 



(13) Esta Copia, que parece hecha á principios del Siglo 
Decimoséptimo por los años de 1620, ó poco después, está 
escrita en la letra que llaman Procesada^ y sacada con taü-' 
ta legalidad^que se copian al ñn hasta las erratas salvada^ 
por el Escribano que formó el Instrumento original x acre^ 
ditando también su autenticidad la circunstancia de in** 
cluirse en un Tomo de varios Papeles oríginales^no menos 
fidedignos. 



(XXIII) 

dez, , de lo sucedido en la población del 
Estrecho. 

Este documento me pareció sería el 
segundo que se cita en la Biblioteca de 
Lcon PÁvr^>juzgándole desde luego dig- 
no de la hiz publica : y Don Eugenio de 
Alvarado^ como tan zeloso y amante de 
la udlidad común , franqueó gustoso la 
Gopia de dicha Declaración , para que 
acompafíase al Derrotero de Sarmien- 
to^ a cuya continuación se colocará como 
por Apéndice. 

Entre otras particularidades que ha- 
cen apreciable este Documento^ milita la 
circunstancia de haber sido su Autor uno 
de los Pobladores de las Angosturas del 
Estrecho , y el Español que Tomas Can- 
dish ('+) recogió del corto y lastimo- 
so resto de las quatrocientas personas 

€ que 

(14) Véase éntrelos Testimonios el de Omdish , tra«* 
ducido del Viage de Noort* 



(XXXIV) 

que se establecieron allí: agregándole en 
recomendación de este Escrito la indivi- 
dualidad y sencillez con que en él se re- 
fiere todo lo acaecido en las Poblaciones^ 
y la suma puntualidad de las noticias que 
da de los Gigantes que habitan aquella 
Región. 

Esta narración de ^omé Hernández 
conviene con el lugar del Viage del Iiv 
glesCandish, que en el suyo traduce Oli- 
verio de Noort: y acaso el mismo lugar 
de Candish daría ocasión á Don Fran- 
cisco de SeixAS y Lovera ( quando ya no 
fuese la Adición que se imprimió en Ale^ 
man del Viage de Noort ) para decir en 
una Nota marginal de su Obra intitula- 
da: Descripción Geográfica y Derrotero d^ 
la Región jhistral Magalkmica , Cap. nt* 
Tit. XX2CV. fol .7 3 • b. las siguientes pala- 
bras : »Pedro Sarmiento de Gamboa en 
M su Derrotero copiado, hecho imprimir,. 
»> añadido i las Derrotas de Oliverio de 

9»Noort.<« 



(XXXV) 

»>Noort.« En la inteligencia de esta aco- 
tación marginal se advierte alguna obs- 
curidad^ dudándose si la voz añadido de- 
nota que el Derrotero de Sarmien- 
to se estampó á continuación del de 
Oliverio de Noort \ ó si equivale a que 
ademas de las noticias de éste^tuvo Seixas 
presentes las del Diario de Sarmiento^quc 
indica se copió e imprimió:pues en otras 
Notas de su Descripción Geográfica usa de 
la misma expresion^dexando lugar a igual 
duda. Con este motivo ^ «qué deseos no 
se excitarán de que algún curioso descu- 
bra y publique la Relación y Derrotero, 
que sin duda formaría Pedro Sarmiento 
del Viagc quc,dc resultas del primero Jiizo 
á poblar y fortificar el Estrecho de Maga* 
llánes^en la qual la exactitud de oste insig- 
ne Capitán no dexaría de referir extensa - 
mente las particularidades de aquellas 
Poblaciones? 

Réstame ahora advertir acerca del 

e % Dia- 



(XXXXVD 

Diario y DcíTotero que hor se da á la 
prensa^ que como el Manuscrito origiiial 
carece de puntuación y de toda Ortogra- 
fía , he seguido la prescrita en el Tratado 
posteriormente dado a luz por la Real 
Academia Española^ supliendo la puntua- 
ción correspondiente al sentido del textb^ 
sin que en lo substancial se haya alterado 
cste^aun quando en su inteligencia ocur- 
ren diíicultades^bien que se procura acla- 
rar algunas de ellas en las Notas que pue- 
den leerse al pie de las respectivas pági- 
nas. Y últimamente no omito prevenir 
aquí^ que ha parecido conveniente colo- 
car en Láminas separadas los varios Dise- 
ños de las Costas , que se hallan insertoá 
en sus lugares en el discurso de la Rela- 
ción manuscrita original^ y que el mismo 
í'cdro Sarmiento delineó de su propia 
mano. 

¡De quanta satisfacción sería para d 
^tor poder dar al buril las Cartas de 

ma- 



tTxxvn) 
mareaí* que formó el mismo Sáfmieritó! 

Pero por mas diligencias que se han he- 
cho^o se ha podido descubrir su parade- 
ro. Acaso le tendrán en la Casa de la Con- 
tratación de Sevilla^ ó eii el Depósito del 
Convento de S.Francisco de Cádiz^adon- 
de^ según queda ya indicado en la Nota 
num. I . de esté Prólogo, debe habet una 
Colección de varias Relaciones y Papeles 
originales de los Viages y Descubrimien- 
tos hechos por los Pilotos y Capitanas Es- 
pañoles. íQuc servicio no recibiría el Pu- 
blico ! Que luces no desfrutarían los in- 
teligentes ! Que justo crédito no resulta- 
fía á la Nación de que se sacasen del pol- 
vo y abandono^ en que yacen , aquellos 
fieles y preciosos monumentos de la in- 
dustria^del valor^de la constancia y peri- 
cia de nuestros Navegantes ! Si por feliz 
suerte esta impresión del Diario de Sar- 
miento diese motivo a que de autoridad 
superior se examinase aquel tesoro^ y se 
hi- 



(XXX VIH) 

hiciese á Éspaííaj y al Orbe cntcró^paítí- 
cipes de algunas de sus riquezas , tendría 
el Editor toda la recompensa á que pu- 
diera aspirar^ de los afanes que la Edición 
de la presente Obra le ha debido ^ á no 
contemplarse ya sobradamente recom- 
pensado en la satisfacción misma de 
Krvir con ellos á la Patria. 



COM- 



(xxxn) 

COMPENDIO 

DEL DERROTERO DE PEDRO SARMIENTO 

QJJE 

Bartolomé Leonardo de Argensola 

SACO Y PUBLICO 

EN SU HISTORIA DE LAS MALUCAS, 

ÍÁh. IILy IFl desde la pag. 109. hasta lapag. i ^6. 



p 



Aredóle al Virréi del Pirti , qne para la conser- 
vación de las Indias , de su paz y Religión , paní 
remover en sus principios todos los impedimentos 
de su exaltación con eocemi^ar escarmiento ^ que era 
la mayor importancia , levantar fortalezas ( preven^ 
Clones de Estada humanas y divinas ) ccmvenía ar« 
mar contra este Pirata Francisco Draque , poniendo frtrcnciMN 
con SQ castigo freno al Septentrión. Para loqual ha^ aci vinéi. 
trían de preceder su destruicion, demarcación délos 
pasos del Mar del Sur , y con mayor cuidado^ de loa 
que había de navegar para volver á su patria* Insta* 
ba el temor, ó fama ofendida por los Navios Ingle- 
fes ( parte de aquella Armada > oue discurrían las 
costas de Chile, y Arica ^ y las obligaban á tomar 
ias armas , temiendo que Draque habfo levantado 
fortiítcacione» en segundad del paso , para el trato 
de la especería y pecttería: y paratraber Ministros 
pervertidores con el veneno de sos dogmas. Eligió 

Eara tan grandes efeAos á Pedro Sarmiento de Gam- p«í»s»m!«. 
óa, Caballero de Galicia , que ya otras dos yeets Genc«f^a^ 
babía peleado con este Cosario» La primera ea el !•< ingimi. 

Puer- 



(XL) 

Puerto del Callao de Lima , donde le quitó una Nave 
Española , cargada de mercaderías de España. La 
segunda ^ pocos días después , siguiéndole hasta Pa^ 
íte^'Í^IlrMBf. namá. Determinó , que fuese á descubrir el Estre- 
crecho "de^ Ma- cho de Magallanes ^ empresa Juzgada, por la Mar 
^^"«* p"* del Sur , imposible, por las inumerabies bocas y 
**'" *' canales que impiden el llegar á él, donde se han per- 
dido muchos Descubridores , embiados por los Gro* 
bernadores del Pirú y Chile. Otros la tentaron , en- 
trando en él por el Mar del Norte ; ninguno acerté 
con el Estrecho. Unos se anegaron , ó volvieron 
deshechos de las tormentas : y en todos quedó as- 
sentada la desconfianza de hallarlo. Pero ya , quita- 
do de una vez el horror , se pueden poner en altura 
cierta, arrumbarse y con derrota segura llegar al 
Estrecho , y cerrar el paso antes que el enemigo lo 
Armtdt Bspt- ^c^^P^* Escogíó el Vírréi dos Navios: viólos armar, 
«ola. y adornar de xarcias , velas y bastimentos. Llamó 

Sarmiento al mayor Nuestra Señora de la Esperanza, 
y fué Capitana ; y el segundo Almiranta« Tomó el 
nombre de San Francisco. Docientos Hombres de 

guerra y de mar fueron en ellas , y los Religiosos 
e virtud y ciencia concernientes á aquel gran mi- 
nisterio. Nombró para Almirante al Capitán Juan 
TuM ¿e viiu- de Villalobos : ál qual , y i Hernando Lamero, Pi*^ 
rob.« Aimiwn- joto-mayor, Hernando Alonso, y Antón Pablo , Pi- 
mtda. lotos de gran conocimiento en ambos mares , pre« 

r* **^''**" cediendo juramento de fidelidad , y al General par- 
instnicion pitt ticularmeute, dio el Virréi Instrucción'; cuya suma 
u Armada, ^f^. Mandarles iseguir al Cosario. Pelear con él has- 
ta matarle , ó prenderle. Cobrar la gran presa de 
que había despojado tierras , y Navios del Rei ^ aun- 
que fuese áqualquier riesgo, pues llevaban gente^ 
municiones y armas bastantes á rendir las del Ene- 
migo. Notar y descubrir sus derrotas ; ponerse en 
cincuenta , ó cinouente y quatro gndos, cooioonas 

con-' 



conviniese » en el parage de la boca del Estrecho de 
MagalláaeSé Que encendiesen faroles aiibas las Na- 
ves ^ para no perderse de vista en las noches ^ yen- 
do siempre la una en conserva de la otra. Encargó^" 
les la conformidad en los consejos entre el General 
y el Almirante : precepto menos guardado ( culpa 
del Almirante ) de lo que conviniera. Que descri- 
biesen los Puertos, y Mares en perfetas demarcacio- 
nes. Que en saltando en qualquier tierra , tomasen 
posesión della por Su Magestad. Que hallando Po- 
blaciones de Indios , los acariciasen , y domestica- 
sen con prudente blandura , y sus ánimos con las Doaei ^m Uf 
preseas que para ellos se entregarían al General: ti* ^"^^^ 
xeras, peines ^ cuchillos , anzuelos , botones de co- 
lores , espejos I cascabeles i cuentas de vídro. Que 
llevasen algunos Indios para Intérpretes de la len- 
gua: y en razón délos puntos mas importantes^ 
discurrió con grande acuerdo. Después para ani^ 
marlos, hizo un razonamiento , mezclaüclo las es- 
t>eranzas con las exhortaciones. Y habiendo confe- 
rido el General cpn el Alnriirante y Pilotos el disig« 
nio de su jornada > acordaron : Que si algún caso for- 
zoso del tiempo apartase al un Navio del otro, se 
buscasen con diligencia ; ó acudiesen á esperarse á la 
boca del Estrecho en la parte de la Mar del Sur del 
Poniente. Otro dia Domingo á once de OAubre de 
I $79 9 habiendo todos confesado y recibido la Sa- 
cratísima Eucarístíai se embarcaron, para introdu- 
cirlos en aquellas partes ciegas á todo culto , en la 
Capitana el General Sarmiento , el Padre Frai An- 
tonio de Guadramiro de la Orden de S. Francisco ^ 
Vicario General desta Armada^ el Alférez J'ian 
Gutiérrez de Guevara ^ Antón Pablos , y Hernando 
Alonso 9 Pilotos , y cincuenta y quatro Soldados* 
En la Almiranta^ con Juan de Villalobos , el Padre 
Frai Christóval de Mérida ^ de la misma Orden 

/ Fran- 






; (XLIl) 

Francisca ^ Hernando Lamero , Piloto-mayor de 
aquella Nave , coa los quales y los demás Soldados, 
y Marinerosyfueron cincuenta y quatro:y todos ellos 
en ambas Naves , el número que habemos dicho* 
Hítese la Ax- Partieron del Puerto de Callao de la Ciudad de Li- 
"**^' ma. Aquella noche surgieron en la I^la , dos leguas 

de Callao en doce grados y medio* El primero de 
Noviembre pasaron á vista de las que llaman Deí^ 
venturadas^ puestas en veinte y cinco grados y un 
tercio , que acaso en el año de 1 574. descubrió Juan 
Fernandez ^ Piloto , yendo á Chile segunda vez ^ 
inmediata al Descubrimiento de Magallanes , desde 
kabíufadVfddL * 5^o» Llámanse agora Islas de San Félix, y San Am^ 
General sar- bor. Aquí notó Sarmiento la diferencia entre esta 
mienco. derrota , que El llama verdadera, y la de la fantasía. 
Con increíble curiosidad hizo lo mismo, usando 
de la atención y destreza de sus Pilotos , y de la 
suya, que no era inferior , ni en ningún ministerio 
militar , como lo dirán ( si salen á la luz) sus Trata- 
dos de las Navegaciones, Fundiciones de artillería, y 
balas, Fortificaciones , y noticia de Estrellas , para 
seguir en todos los mares, (a) Jamas dexaron la Son« 
da, ni los Astrolabios y Cartas, en los fondos^ 
puertos i senos , montes y restingas. Ni los Es- 
cribanos las plumas, escribiendo y pintando. De que 
resultó una larga relación, que él embió al Rei Fi- 
lipo IT, la qual nos dio esta suma. Allí cuenta las 
correspondencias del Cielo con las Tierras , los Pe- 
ligros, las Islas, Promontorios y Golfos , geográ- 
fica y corográficamente. Continua los rumbos que 
se han de seguir ; los que se han de evitar : y con 
distinta variación nos guia ;¡^ saca del Estrecho , 
dando señas visibles, y las invisibles de los vientos 

pa- 

U) De estas obras solo se tiene la aoticia que da a<^uí Ar« 
eemola.^ 



( XLIIl) 

|mra cada paite. En la primera incógnita , en que 
mrgió con grande dificultad , tomaron la altura en 
qi^renta y nueve grados y medio* No hallaron gen- sígveieciyUfe 
te ( aunque si , algunas señales della : pisadas huma* 
ñas i dardos ^ remos y redecillas. Encumbráronse 
sobre montes altísimos , de mas de dos leguas de sih 
bida , por piedras algunas veces de tal hechura, que 
les cortaban los alpargates y zapatos. Otros , por 
evitarlas, trepaban por las ramas délos árboles. 
Desde la cumbre descubrieron diversas grandes ca-* 
nales , brazos , rios y puertos: y toda la tierra que 
alcanzaron sus ojos ^ les pareció despedazada* Ju^ 
gáronla por Archipiélago» Es de advertir que con ^^*"*«* '<? 



nuestros Arrhi« 



el nombre de Archipiélago describen nuestros Des- pf/iíjl a on e*. 
cubridores los mares del Nuevo-Mundo , poblados , p^cio ¿e imc 
como . de grandes losas, de Islas, á imitación del^^"** ^* ****^ 
Archipiélago de Grecia , tan conocido de las Na- 
ciones en el Mar Egéo, que contiene en su seno las 
Islas Cicladas , aunque el nombre no es antiguo. 
Contaron los nuestros ochenta y cinco Islas gran- 
des y menores* Y vieron ir la Canal mui ancha , es« 
tenmda, abieru y limpia. Certificáronse que por 
ella había salida al Mar cerca del Estrecho. Tomaron 
la altura con tres Astrolabios en cincuenta grados. 
Llamaron al Puerto de Nuestra Señora del Rosario , 
y á la Isla de la Santísima Trinidad. El Domingo romtsímielíS 
siguiente, para tomar posesión della , mandó Sar- ¿^ jqueiu« 
miento salir toda la gente del Navio. Hizo lo que JJlgc$wd!V S 
se contiene en el testimonio auténtico de loque pasó forma . y'cen* 
aquel dia , cuyas palabras suenan formalmente. ^^^^ ^ 
íJíquí capia d la ktra Argensola el Instrumento de to^ 
ma de Posesión que se lee en la pag. 73. j^ siguientes 
del Diario de Sarmiento. ] 

De allí á quatro dias Sarmiento en el batel de Naevos dejc^i» 
la Almiranta, con los Pilotos , Pablos y Lamero, b'imie<*tos. 
y dies marineros Soldados con arcabuces , rodelas 

/* y 



(XLIV) 

y espadas, y comida para otros qaatro días , partí6 
deste puerto , para descubrir las canales que pare* 
cían , por no poner en peligro los Navios^ Saliendo 
por los arrecifes , siguió el golfo arrimado á lacos-< 
ione Sarmiento ta. Reconocíóla today sondo los puertos. A losqua-* 

m"it"' ^iiir! ^^^^ y ^ ^^^ montes, según las formas dellos, les 
wr.*?uis y ca- P"50' í^ombres de panes de azúcar, vernales, pi- 
■aici. mientes , y de cosas semejantes. Notó los árboles» 

las yerbas , los páxaros. Halló en cierta playa varia 
huella de gente, y dos puñales , ó harpones de hue- 
so, con sus presas en las empuñaduras. Junto un 
arroyo de agua dulce, cuyas arenas son bermejas (y 
por ellas lo llamó Bermejo ) que sale á un Puerto , el 

aual también heredó el nombre, vieron abundancia 
e peces : y en el marisco que arrojan las olas , in« 
saTmimto. i^^itos ostros , Ó mixiUoncs , (como la lengua Por-* 
Loi colores en tuguesa los llama) y en los que habían quedado so^ 
las perlas. brc las pcñas fuera del agua , perlas grandes y pe-i- 
quenas , algunas pardas , y otras blancas. Suelen á 
cierto tiempo estos pececillos abrir las bocas (abier* 
tas primero las conchas) y recibir el rocío sutil y 
sustancial : de cuya fecundidad conciben las perlas. 
Las quales sacan el color proporcionado con la ca- 
lidad del rocío. Si le recibieron puro , las engendran 
blancas : y si turbado, pardas, y de otros turbios co- 
lores. Encarece Sarmiento la mohína con que él , 
sus compañeros se afligían. Por que como desea** 
»an aplacar la hambre con los ostros, ó mixillones^ 
y por hallarse en ellos estas perlas , no los podían 
AnoTin r «í«»- comer de duros , y era forzoso arrojarlos , despre- 
•fícian las per cíaudo aqueila riqueza marina: maldecían á quien 
lafjoruhaai jj^yen(¿ qpg fuesen preciosos aquellos partos, ó 
callos de los peces que la Naturaleza había tres ve- 
ces escondido, en los senos del mar, en los de las 
conchas, y en el del mismo pez. Decían, que la 
verdadera riqueza era ganados mansos , frutos , y 

míe* 



i 



mkses cultivadas como en España. Porque como 
aquel rico impedimento ( entonces no codiciado ) 
los privó de la comida del marisco , y les hubo de 
sustentar diez días la que trafagan para quatro : el 
ayuno los hizo Filósofos. Deste Puerto-Bermejo 
hubo de volver á los Navios que quedaron en el del sípie d viígt. 
Rosario 9 sin pasar nine;un dia sin recias tempesta- 
des 9 habiendo andado de ida y vuelta mas de seten- 
ta leguas y saltando en Islas , tomando la posesión 
dellas. Fértiles y habitables , pero condenadas has- 
ta entonces á carecer de culto y uso de razón que 
las habite. Desde una cumbre altísima exploró I4 
Canal-madre que sale á la mar brava : y tantas di- 
rersas Canales , Islas pequeñas 9 que no se pudieran 
contar en largo tiempo. £n el que se detuvo 9 son* 
dó puertos 9 fondos 9 canales 9 caletas 9 ancones 9 ba- 
xos 9 restingas y senos. Pintábalos , y dábales nom-r 
bres : ponia la Navegación en derrota y altura cier- 
ta 9 á vista y censura de los Pilotos 9 Marineros y 
Soldados para reétííicar esta diversidad de sujetos 
con el examen de los que la veían. 

Aquí comenzó el Almirante á desavenirse 9 di- si AinifinM 
ciendo que estaban ensenados • y que era imposible •• ^¿«*/«»« 
prosegmr el viage por aquella vía. Qmso desampa- 
rar al General 9 como lo hizo algo mas adelante. De 
Puerto-Bermejo siguieron su derrota 9 tentando los 
de las otras Islas. Llegó á una Ensenada 9 que llamó 
de San Francisco : donde alojándose 9 disparó un 
Soldado su arcabuz á unas aves 9 y á la respuesta del 
tiro dieron disformes voces unos Indios junto á una ^^¿.^ ^ ^^^^ 
montaña 9 de la otra parte de la Ensenada. Al ori- voces ^tiUa 
mer grito juzgaron los Españoles que los daban *^""j|^" *^* 
Lobos-marinos 9 hasta que los descubrieron desnu-pimnráaeaqii». 
dos 9 y colorados los cuerpos. La causa vieron des- "®* ^'^****' 
pues. Untanse desde la cabeza á los pies con cierra 
colorada pegajosa. Sarmiento embarcó en el batel 

air 



(xtvi) 
algunos compañeros , y llegados á una bfefia , loi 
hallaron en lo espeso del arboleda , sin otra vestid 
dura mas que el barro colorado como la sangre* So^ 
lo ün viejo ^ que les hablaba y mandaba , y ellos le 
obedecían , se mostraba cubierto con capa de pelle^ 
jos dé Lobos-marinos* En la costa brava ^ junto á 
Qníncé tiuUos ^^ ^^^ > ^® entre los peñascos salieron quince Man* 
gmos, cebos 9 y llegados con indicios de paz , les señala- 

ron con grande instancia , levantando las manos 
acia donde quedaron los Navios : lo mismo hicie«« 
ron los Españoles. Llegáronse los Indios ^ y dán« 
doles Sarmiento dos toallas y un tocador (no se ha-* 
lió con otra presea ) y los Pilotos algunas . los de- 
xaron contentos. Diéronies vino : probáronle , y 
luego lo derramaron^ Del vizcocho comieron , y 
tooo esto no los aseguró. Por lo qual , y por hallar-» 
se en costa brava á peligro de perder el oatel , vol- 
vieron al alojamiento ^ diciendo por señas á los In- 
dios que acudiesen á él. Hiciéronloasí^y Sarmien-* 
to puso dos centinelas para la seguridad. Prendió 
Mnáe^rmien-con violeucía á uuo dellos para que fuese lengua: 
;• na Indio, púsole en el batel; abrazóle con regalo, vistió su 
desnudez , y hízole comer. A esta tierra llamó Pun^* 
ta de la Gente , por ser la primera en que la halló* 
Salió de ella á tres Islotes ^ puestos en triángulo: 
durmieron en ella. Pasaron adelante ^ demarcando 
tierras , y frontero de una asperísima , el Indio , á 

auien jamas se le enxugaron las lágrimas , soltan^ 
. uauu. ^ "^^ camisilla , se arrojó á la mar j y se les ñjé á 

* "*"*" nado. Prosiguieron su viage , cansados ya de ver 

tantas Islas , con notables entrañezas naturales , sin 
gente. Solo en una , á que llamaron la Roca^Partida^ 
soledades de hallaron jurlto á una proñinda cueva gran rastro de 
cwus ^'^'^^^^^ Pí^s humanos , y una osamenta y armadura entera 
de hombre ó muger. De allí, con tormentas , por 
increíbles soledades pasaron adelante. Las quales 

(aun- 



(ttVIl) 

( aunque nuestra narración se dedicara i solo este 
viage ) ibera demasía dé escribir. Desde otra tierra, 
adonde llegaron con incertidumbre , como acaso, 
en el seno llamado por ellos Nuestra Señora de 
Guadalupe , para averiguar si una Canal iba al Leste, 
y otra al Norte , vieron venir por el agua una Pira- 
gua (es barquillo de maderos juntos <, sin borde: 
téxese algunas veces de juncos , y algunas de cala*-* 
bazas.) Venían en ella cinco Indios , los quales sali* cinco inaiot 
dos á la costa , desamparando la Piragua , se subie- ^"/«»* 
ron mui maravillados por un monte adelante. £1 
Piloto se puso en ella con quatro Soldados , y el ba* 
tel pasó adelante. ^ 

Llegados á otra punta , donde les pareció que ha- 
bía mas gente , hallaron sola uua choza baxa y re- 
donda , hecha de varas , cubierta de cortezas an- 
chas de árboles , y cueros de Lobos-marinos. Veían- 
se en ella cestillas , marisco , redecillas y huesos 
para harpones , y zurrones llenos de aquella tierra 
bermeja con que en lugar de vestiduras se tiñen los 
cuerpos. A este trage y galas tienen reducidas las 

?ue se texen de sedas y oro en las Cortes de todos los 
'ríncipes. Sarmiento dexó la Piragua , y con solo 
el batel volvió á los Navios , porque ya había con- 
sumido la comida. £n este pequeño vaso , y en el 
de un bergantín , que por los otros compañeros ha- 
lló recien-fabricado , entretanto que discurrían aque- 
llas incultísimas Islas , con parecer del Almirante 
salió de Puerto-Bermejo. Pero no hallando ningún 
otro seguro para los Navios , volvieron al mismo. 
Y en el batel llamado Nuestra Señora de Guia pasó 
á tentar la boca , que parecía al Leste , por una cor- 
dillera de larguísimas Sierras nevadas, con tanta di- [^¡J'Jf J¡; 
Tersidad , que vieron cumbres de nieve blanca , azul *"*" ""*' 
y negra. Sarmiento la llama Tierra-firme. No son 
numerables las Islas de que tomó posesión , ni las 

que 



as nic< 
ves. 



(XLVITl) 

que descubrió iQaccesíbles ea algunos Archipiék^ 
gos ^ desde una altura eminente sobre las coniarca-> 
ñas 9 cubierta de la nieve azul ^ que Kl compara al 
puitftsirmied^ colof de láS turquesas. Llamó á esta cumbre Ano- 
to craces en nucvo ^ por haberla hallado en el primero dia de 
todas Ui ticr* | jgQ, ]sjq qucdó ilombre de Santo , ni semejanza de 
cosa material con que no señalase las que tocó« £n 
todas plantó Cruces ^ y escribió lo que vimos en la 
primeraé Solamente vio hombres en las que aquí se 
refieren. Volvió en su batel á volar por aquellos 
piélagos 5 en que al parecer de un dia para otro for- 
maba la Naturaleza Islas nuevas. Surgió en un Puer^. 
DiiieencUs ¿€ ^^ '> donde entre las diligencias para la navegación^ 
SArmieneo para íigUró eu tierra uua linea meridiana , y marcó las 
Uiuvegtciois. agujan de marear. Reparólas, cebándolas perfeda-* 
mente t porque con las tormentas y humedades ha« 
bían recibido alteración. ¡ O á quan ñaca guia entre^ 
gan los hombres esperanzas soberbias ! Prosiguió 
el descubrir Islotes , y tomar posesiones sin resis- 
tencia. Observó un Eclipse , en utilidad de la nave« 
;acioñ , en el Puerto dé la Misericordia ( este nom'* 
»re le dio ) donde , no arribando la Nave Almiran- 
ta , entendió que se había vuelto á Lima. Sin em-> 
bargo la esperó die¿ dias : Y los qde faltaban hasta 
quince , en otro recien descubierto 9 que llaman 
Nuestra Señora de la Candelaria ^ ttt^ leguas distan* 
te ) ségüjl el Concierto que entre ellos había prece- 
dido , de que esperado este plazo , cada qual siguie^ 
se su camino á España : porque contra la opinión 
de los Pilotos la tuvo Sarmiento firme de que era 
aquél el Estrecho de Magallanes. 

Dia de Santa Iñes surgió en la Isla que admite 
en su seno este Puerto t por lo qual le dio el nom- 
bre de la Santa. Desde un cerro que en forma de 
arco pende corvado sobre un Río ^ vio cinco Indios 
naturales , que con señas y voces le pidieron que se 

lie- 



( xux ) 
llegase i ellos. Habiéndoles respondido los Espado» 
les en la misma forma , los Indios levantaron una 
banda blanca^ y los nuestros otra. Baxados á la 
costa 9 mostraron pedirles que se les acercasen. Sar^ 
miento les embió á su Alférez y al Piloto Hernan- 
do Alonso con solos qüatro hombres para quitarles 
el temor. Con todo eso no osaban llegar al bateU 
Salió luego uno de los nuestros á tierra 9 v tampoco 
se osaron fiar de él. Acercáronse por verle solo. El - 
qual les dio chaquiras ( son cuentas de vidro ) cas« 
cábeles , peines , zarcillos y cañamazo. Considérese 
de cjuan altos designios eran instrumentos aquellas 
dádivas pueriles. Luego surgieron el Alférez y el 
Piloto j y halagándolos ^ y dándoles mas preseas 
( los £spafíoIes las llamaban rescates ) les mostrar 
ron por indicios de lo que cada una servía , ponién^ 
dolas en uso á vista de los Indios. Regocijáronse 
mucho con esto ^ y con unas banderillas de lienzo 
oue los nuestros trahían de ciertas tiras angostas 
oe rúan ^ angéo y olandeta. De lo qual conjeturó s«^« <!• b<bc 
Sarmiento que habían comunicado con gente de KTugiSw,*"^ 
Europa: y ellos^ sin ser preguntados» dieron á enten- 
der por señas patentes , que habían pasado por allí, 
ó estaban ( y señalaron á la parte del Sueste ) dos 
Navios como el nuestro, de gente con br^rbas, ves- 
tidos y armados de aquella misma manera. Este fué 
el primer rastro que hallaron de las Naves Ingle- 
sas de Draque* Los Indios prometieron con risue- 
ños ademanes de volver. Fuéronse la tierra aden- 
tro , y los nuestros á la Nave : de la qual 9 por estar 
no mui léxos , salió Sarmiento á tomar posesión con 
su acostumbrada ceremonia christiana y civil. 

£1 dia siguiente amanecieron en el Puerto el 
AUéfez y Hernando Alonso con seis Soldados , y 
otro buen número de rescates para comprar las vo- 
hintades de \m Indios : los quales también lle< 

& ga- 



le 



garon , pero no se querían acercar i los nues* 

tros. Hicieron las mismas señas que el día pasado* 

Los Españoles por saber mas la derrota del Ingles, 

Prenden loiEs- arremetieron á los Indios , y prendieron tres , abra- 

uli^! * "" zándose cada dos Soldados con uno dellos. Y aun- 

[[ué , forcejando reciamente por desasirse ^ dieron á 
os nuestros muchos golpes y moxicones ; no sa^ 
lieron con ello , v alcanzaban robustas ñierzas. To* 
do ló sufrieron los Españoles por llevarlos al Na- 
vio j donde Sarmiento los recibió y trató con afa- 
bilidad. Comieron y bebieron , y tanto pudo, la maa» 
sedumbre , que les quitó el tennor y se fteron. Mos- 
trándoles las tiras de lienzo* señalaron con las ma« 
tíos utia Ensenada , donde habían surgido las Na- 
ves y gente barbuda , y que trahian flechas y par* 
tisanas. Uno delios mostró dos heridas; otro ^ una^ 
que hab a sacado peleando contra los de aquella 
Armada. 
El Aimitintc se Ya el Almirante se había vuelto á Chile ^ y «n*- 
irdut k^ca!l ^^^ 1^^ acaecimientos de su vuelta solía él contar^ 
ci6 con ciertos quc Ilegado al parage de la Isla Mocha , embió sa 
asácaos Yoivicn. g^|.gj ¿ pedirle algún socorro de bastimentos» Y sa- 
biendo quan amigablemente se hubieron con* Dra^^ 
que , y porque el 'odio que en todas aquellas tier- 
ras muestran al nombre Español no lo estorvase; 
los Mensageros con acuerdo lo encubrieron y.^licieii- 
do que eran Luteranos. Dieron los Isleños crédito 
á la ficción , deseosos de ganar amigos pafa conser* 
var su libertad. Embiáitonles carnes, pan^^frutas^ y 
una carta respondiéndola la suya, cuyo' sobrescri- 
to en nuestra lengua decía : ^ ¡os' mttí magníficos' 
. Señorea íos^ Luteranos , en la Mar del Sur^ Los, 
nuestros replicaron , que pues les habían proveído 
de tan abundante comida , les togd)an'que quisle*» 
ieú 'p\irt;icipar de e)la« Aceptaron el convite liaata 
' treinfá principales Caciques , y Ikgaiton en una G^ 

nóa 



(LI) 

nóa muí alegres á nuestro Navio. Apenas estuvie-* 
ron dentro , cuando el Almirante sin escuchar sm 
quexas , manaó dar las velas al viento , que ya esta- 
ban á punto , y los truxo captivos á Cbile.Tuvo al* 
gunos sucesos que pudieran acreditar su retirada, 
pero quedarán reservados para los Escritores de His- 
toria particular, (b) 

Volviendo á Sarmiento. En este Puerto de la uí^rs*rmi«- 
Candelaria le apretaron los Pilotos con ruegos y to w no pase 
protestaciones para que hiciese lo mismo que su Al- *^****^' 
mirante ^ representándole quan atormentada trahía 
la gente y los Navios , y que había hecho mas que 
todos los Descubridores que le precedieron. Que ya 
ni tenian anclas , cables , ni xarcia : que los tiem- 
pos le resistían y á cuyo pesar no era posible pros&i 
guir. Este fué. recio combate : porque entre la ira de 
las quexas y y casi amenazas de los Pilotos ^ venía 
envuelta la adulación, alabándole de que ningún otro 
Descubridor había pasado tan adelante. Y así $ar<« 
miento no se sintió menos apremiado de las alaban- 
zas que del enojo. Con todo . se esforzó contra am- 
bas cosas , y aun reprehendió á los Pilotos áspera* 
mente. ( quien sabe si encubriendo el mismo rezelo 
que ellos le proponían ? ) Y se mosjtró tan íírme á 
estos combates , que los reduxo á su opinión. Par- 
tió de aquí siguiendo la Canal, y á una legua al Sues« 
te le señalaron los Indios el parage que habían atra* 
vesado los barbudos , de los quales matando mu^ 
chos , reservaron , como después se supo , á Catali- ¿"«^^, ^^Y" 
na y un Muchacho , ambos Ingleses , ^ue vivían en» .i^^^" ¿el eII 
tre aquellas fieras , que mas lo parecían que racio- trecho'pot ou- 

g a na- ^**' 

(b) E^ce párrafo k formó sin duda Argensola por otras Re^ 
hciones, 6 nodcias que tuvo presentes 9 pues en el Diario de 
Sarmiento no se leen m posteriores que aquí da de la cóntinua-v 
don del yidgc del Almirante» 



Dales Algo mas adelante , en otra Isla que dixeron 
los Indios que se llamaba Puchachailgua , llena de 
altísimos peñascos pardos, pelearon otra vez los 
barbudos con los naturales sin vitoria. Prosiguieron 
basta la otra Isla Capithilgua en la Costa Cayray* 
xaxijlgua. No mudó Sarmiento los nombres anti- 
guos á las tierras (]uando los pudo saber. En la que 
luego se les ofreció, se entristecieron harto , porque 
se juzgaron ensenados. Pero luego dio bríos á este 
desmayóla vista de la Canal que comiena^ de la boca 
llamada Xdultegua , y se les ensanchó , sacándolos 
al mar espaciosísimo, poblado de millares de Islas. 
Pasaron á vista de una , vieron humos altos , y los 
fndlos captivo» comenzaron á llorar , y se entendió 
Tifn» de Gi- 9^^ ^^^ "^ temor de los naturales de la tierra. Sig- 
Mtites , \m qae uiíkaron que eran Gigantes^ y peleaban mucho. Los 
i^'^i^'cé- *^^stros los aseguraron , haciéndolos capaces para 
^"*" " que entendiesen que podrían mas que ellos. Salta« 

(4 ron en tierra. Llámase Tinquicbisgua. Sarmiento , á 
honor de la Croz que levantó en ella , la mejoró, 
llamándola Isla de la Cruz. Vio en ella abundancia 
de Ballenas , de Lobos y otros monstruos del agua, 
y grandes pedazos de nieve sobre las olas. Aperci-* 
hi6 la artillería y la arcabucería , pertrechándose 
contra Cosarios y Naturales , porque pensó hallar 
f ngleses apoderados en la tierra. Hizo guarda de allí 
adelante , y nadie desamparó las armas. Pasaron á 
la tercera Isla , que es la mayor. Oyeron voces hu- 
manas , y vieron algunas Piraguas con la gente que 
daba las voces , que atravesaban de una Isla á otra. 
hos nuestros llegaran con el Bátela reconocerla , y 

en- 

{c) Ovalle en so Historia de Chfltf , C9^. V. dd Líb. IL 
pag. 71. hace mención de una generación de habitantes del Es- 
trecho , á quienes denominaEi los César€/$ pero á éstos do Id 
4la estatura agigantada» 



(mu) 
entraron los unos y los otros en un Puerto limpio* 
Desde el qual vieron una Población no bárbara, 
isinó ineeoiosa y altiva , como las de Europa , {d) y 
mucheaumbre de gente , que habiendo anegado las 
Piraguas , puestos sobre las montañas con sus armas, 
llamaban á los nuestros desde un bosque para que 
saliesen á tierra , y los nuestros á ellos para que se 
acercasen á la man 

£ntre aquellas mismas arboledas se descubrieron 
muchos mas Isleños con arcos y flechas , como que- 
riendo acometer. Por esto los nuestros les tiraron 
algunos arcabuzazos , cuyo estruendo causó tanto 
horror á las mugeres Indias , que dieron terribles 
voces : y así cesaron los tiros por no perder la es- 
peranza de ganarles las voluntades. Entretanto la 
Nave que andaba barloventeando arribó al Puerto» 
Aprestó Sarmiento una pieza , y llegó también el 
batel , trayendo una Piragua amarrada por popa# 
Escrita la Posesión y aunque no averiguada la poli- 
cía de los habitadores de aquel gran Pueblo , salió 
á la playa , de la qual se ve un monte altísimo, 
blanco de envejecida nieve , cercado de sierras. Re- 
laciones antiguas lo llamaron , la Campana de Roh 
dan 9 que fué uno de los Comjpañeros de Magallanes. 
Prosiguió hasta ponerse en cmcuenta y quatro gra-* 
dos en la Punta que llamó de S. Isidro: junto á la 
qual le dieron gritos los Naturales , y llegados á los otm latfM 
nuestros los abrazaron familiarmente. EmbiólesSar* *'»"*^^^ 
miento desde la Nave , demás de los cascabeles y 
dádivas leves , vizcocho y carne. Sentáronse á con- 
versar por señas con el Alférez , Piloto y los otros 
ocho Christianos , y dieron á entender , que les 
agradaba su amistad , y aquellos preciosos dones, 

y 

«i— ———I 111 ■ ■ ■■■ Pl... I , I ■— ^^W^»— ^# 

ffy véanse las Hotas (/ gé ) de este Compendio* 



("V) 

y los mismos confusos indicios del pasage de los 
iiiaicioi del pa. Ingleses. Volviéronse con esto á sus chozas : y el 
sage del Dra- Gcncral , tomada la posesión , y la altura en cíib* 
***' cuenta y tres grados y dos tercios , partió á rista de 

la Costa* La qual ocho leguas de allí se allana con 
la mar , y forma una playa de arena blanca. Antes 
Yoican Junto ti dc llegar á ella descubrió un Volcan altísimo neva- 
Bscrccho. do , eu que ( al parecer ) por natural modestia la nie- 
ve y el ftlego se respetan recíprocamente , y enco- 
gen en sí mismos sus fuerzas y adividades : porque 
ni él se apaga , ni ella se derrite por la vecindad del 
w "ifa'^cam ^^^^' Llevóle la Canal hasta la Punta que llamó de 
dentro de una Santa- A ua en cincuenta y tres grados' y medio, 
^ájt. Aprehendió la Posesión , y al pie de la Cruz 

amontonó muchas piedras , entre las quales , dentro 
de los cascos breados de una botija , y con polvos 
dé carbón , juzgándolos por incorruptibles , puso 
una Carta, Dio en ella aviso á todas las Naciones de 
como aquellas Tierras y Mares eran del Rei de £s« 
paña 9 y declaró por qué derechos lo eran, Dexó 
también mandado en la misma Carta á su Almiran- 
te , que acudiese al Pirú á dar cuenta al Virréi de los 
sucesos hasta descubrir el Estrecho. Volvió el Na- 
vio de baxa mar , donde en su ausencia llegaron 
los Indios con sus hijos y mugeres, y un presente 
de grandes trozos de Lobo-marino , carne hedionda, 
m»h pixtros, páxaros Niños de mar ( son rubios y blancos ) y 
murriña ( fVuta semejante á las cerezas ) y pedazos 
de pedernal , agujerados y pintados , en cierta caxa 
pequeña de. oro y plata. Preguntados para que ser- 
vía todo aquello , y respondiendo que para sacar fue- 
go , uno de ellos tomó de las plumas que trahía , y 
como én yesca , lo encendió en ellas. Poco antes, 
quando los nuestros lo encendieron para derretir la 
brea y fortificar la vasija de la Carta que al pie de la 
Cruz quedó muda > se estendió por el monte la lla- 
ma^ 



(LV) 

TiM, y levantó humareda* Los IndioSf creyendo que 
eran los fuegos , de aquellos tan temidos enemigos 
suyos 9 se fueron sin poderlos detener* Y no fué va- 
no su temor : porque en la Isla que está enfrente^ 
respondieron luego con grandes humos. Al Rio que 
entra en la Mar por la punta , llamó Sarmiento , de 
San Juan : y al Estrecho que divide estas Islas , que 
es el mismo antiguo de Magallanes , deseado y bus** 
cado con tantos peligros , . le mudó el nombre ^ lla- 
mándole de la Madre de Dios ^ para que por esta 
devoción alcance de su Hijo la salud de aquellas no Moai SánnSeii» 
numerables Provincias , estendiendo la voz de su ^'^^ch^dt m» 
Evangelio á ellas > hiriendo en los oidos de tantas %tv^. 
almas 9 de la^s quales la mayor parte ignora su mis* 
ma inmortalidad ^ sin salir del rudo conocimiento 
que concede la común naturaleza. 

Quedó Sarmiento tan ufano de haber mostrado 
en esto su devoción ^ que vuelto 1 España , suplicó 
al Rei quemaodase llamar así vulgarmente al Es* 
trecho > y en la&>£rovincias Reales fué aprehendida 
la Posesión de esta parte 9 tan señalada con extraor- 
dinario regocijo > poniendo en el Instramento lá 
cláusula de. la Bula del Papa Alexandro Sexto. £1 
derecha fundado en» ellas para los Reyes de Casti- 
lla ^ los limites de la linea^ que tiró ppt ambos Po- 
los como Vicario de Dios. Dixo Misa el Padre Gua- 
dbramiro > y^ todos la oyeron mui devotamente » en 
consideracioft de ser la primera que há ofrecido en, 
aquel lugar el génefo humano al Auto^déU Fué en, 
hacimiento de gracias y y se animaronparaqual-' 
quier ardua empresa» Vieron rastro ^e Tigres y ,de 
Leones ^ Papagayos bízmeos y pardos ^ de cabezas 
coloradas. Oyeron cantos suaves de sirgueros , y de 
otros páxaros. Prosiguiendo por él con excesivo ca«. 
lor 9 aportaron en una Ensenada ^ cubierta de yerba 
blanca* Surgieron en la punca , sobre la qual pareció 

lúe- 



( LVI) 

gLmÍÍT *' ^^^^ ^^^ compañía de Gigantea , que les dieron vch 
ees, levantando las manos desarmadas. Imitaron 
los nuestros sus mismas acciones que de ambas par« 
tes significaban paz. Llegados al Batel , guardado 
de diez arcabuceros , saltó luego el Alférez en tier- 
ra con otros quatro. Los Gigantea le señalaron ^ 
que dexase la gineta , y retiráronse adonde habían 
escondido ellos sus arcos y flechas. HízoloelAlr 
férez así , y mostróles los rescates y dádivas que 
les quería presentar. Con esto se detuvieron , aun- 
que mal seguros. Por lo qual , pareciéndoles á loa 
nuestros que aquel rezelo presuponía escarmiento» 
sospechando que lo debió causar el daño aue habíaa 
frtnita los ^ ^ibido del Cosarío Ingles ; para saberlo entera- 
nvutros «a Gi- mente 9 embistieron diez de los nuestros con uno 
gMWt de los Gigantes , y le prendieron : mas con difícul* 

tad le conservaron. Los demás , arremetiendo por 
sus armas , fueron sobre los Españoles tan presto 

2ue apenas les dieron tiempo para volverse al Batel, 
lecharon sus arcos , y con la lluvia de las saetas 
y la priesa de librarse de ellas se les cayeron á lo$ 
nuestros dos arcabuces. Al Tenedo^de-bastimentos 
clavaron una flecha por un ojo. El Indio preso era 
entre los Gigantes Gigante ; (e) y dice la reladon, 
que les pareció Cíclope. Consta por otras , que tiene 
cada uno de estos mas de tres varas de alto!, y á esta 
proporción son anchos y robustos. Puesto en la na- 
ve ^ quedó tristísimo , y aunque le ofrecieron rega- 
, los 9 aquel dia no aceptó ninguno* Dieron velas, 
atravesando Canales y Islas , y en las mas les salu- 
da- 



(e) En el Diario de Sarmiento no se leen estas dos particu- 
laridades : y sin duda las tomó Argensola de las otras Relacio- 
nes que tuvo presentes » confundiendo a^ lo que ¿stas dícea 
coa lo que exaaifta de Sarniento^ 



daban con ahumadas* Eoel ms^^ot Estrecho, que 
llamaron de Nuestra Señora de Gracia , por doado 
se ha de pasar por fuerza , en veníate y tres grados Baem n^di 
y medio , juzgó Sarmiento , que sobre los dos ca- ^íon m» «om-. 
bos de la puata se pueden fabricar Fortalezas para EKrrcho^eKüí 
defender la entrada. Atravesáronlo á priesa « y en s^uines. 
otra punta mas adelante parecieron otra vez los Na- 
turales deHa voceando y meneando las capas ó 
mantas lanudas^ Acudió Sarmiento á ellos con ditz 
y ocho Soldados. Mostráronse solos quatro Indios 
coa arcos y flechas , y precediendo señas de paz 
con las manos , dixeron : Xijtote , que suena her- 
manos* (Súpose después. ) Tomaron un alto , y sali« 
dos los iispanolés en tiena ^ señalaron los indios 
qué llegase adonde estaban ellos uno de los núes- 
tros. Acudió sin armas con algunos dones , caen* 
tas cristalinas , Cascabeles y peines. Recibiéronlos^ 
señalando que se baxase^ Obedeció : y en lugar dél^ 
subió el Alférez ^ convidándoles con otras dádi« 
vas. Aceptáronlas , sin que ellas ^ ni los halagos los 
acabasen de asegurar. Sarmiento los dexó , por no 
irritarlos : y subiendo la monta&a por senda dife- 
rente 9 para explorar la loma > llanos y canales, Q^^^^^cJeit- 
se le presentaron los quatro flecheros. Y sin pro- 1 o ^nbÜcen 
vocarlos con ofensa ^ antes habiendo recebido de ^il,"****^'" 
los nuestros aquellos dones ^ comenzaron con ira " 
súbita á herirlos. Al General , de dos flechas , en 
un lado y entre los dos ojos. A otro Soidado le 
sacaron uno. Los demás , defendiéndose con las ro- 
delas , arremetieron á ellos ; pero huyendo los G/- 
gantes la tierra adentro tan ligeros que no los al« 
canzara la bala de un arcabuz. Según este aélo , no 
parece impropria la cobardía que aplican á sus Gi« 
gantes los Escritores de los Libros fabulosos , que 
llaman vuIgarmentedeCaballerías* Sarmiento reco- 
noció la tierra* Llamóla Nuestra Senara del Falleí 



OMtnX9U 



( LVIII ) 

y descubrió por entre dos lomas (/) espaciosos lia- 

nos apacibles , poblaciones numerosas , edificios 

?obUc íonf, altos , torres y chapiteles , y , á su parecer , tem- 

grandes dd Eí- pios sumptuosos , COQ tan sob^bia apariencia , que 

paVrede^Norte. apéuas daba crédito á los ojos , y la juzgaba por 

Ciudad fantástica. 

CONQUISTA 

* 

DE LAS ISLAS MALUCAS, 

LIBRO QJJARTO. 

ípSTAS diligencias coa que España procuraba 
. f^j cerrar los pasos á los monstruos de la heregía, 
disminuyeron el temor que Draque y su exemplo es- 
parcieron en los Mares del Sur y del Norte. Y pues 
su llegada á Témate nos obligó á escribirlas todas, 
no nos ftié lícito desde que comenzaron á ocupar 
esta relación , dexarla defectuosa en el suceso. La 
perfeta historia es testigo de los tiempos , luz de 
la verdad ^ vida de la memoria, y finalmente maes- 
tro de la vida, y para satisfacer á las obligaciones, 

ea 



H W I II I I P^ w 



( /) Acaso dio Argcnsola crédito á otras Relaciones quan- 
<lo hizo esta Descripción , ó se la ái&ó su fecunda y hermosa 
imaginación poética 5 pues en el lugar correspondiente que se 
lee en iapag, t66, del Diario de Sarmiento , solo dixo éste las 
siguientes palabras : .»Dcscubrimos unos grandes llanos entre 
..dos lomas muí apacibles 4 la vista y de muí Knda verdura 
••como sementeras , donde vimos mucha quaotídad de vultos 
^¿•comoCasas,qtte creímos ser Casas y Pueblos de aquella gcncp. 



(LIX) 

ea que la ponen tan altos oficios , no debe perdonar 
á digresiones importantes , y inas quando se divier- 
ten poco del primer sujeto , y tuvieron alguna de- 
pendencia de ék £n ésta se guarda el decoro á uqh 
prudentísima acción del Reí Felipe Segundo , y de 
sus Ministros : y se declara su católica indignación 
contra los Sectarios : el zelo de conservar inviola- 
dos los Fieles de sus Indias > y de mejorar la dispo- 
sición de las Almas Idólatras para aplicarlas a la 
Fe. Muéstrase como meneaba el Mundo por medio 
de sus Capitanes para introducirla en todos los 
ángulos del. £1 crédito de nuestra vigilancia en ser** 
vicio de este Imperio místico y que agora milita 
para triunfar. Por esto es forzoso no callar la cons- 
tancia de Sarmiento 9 ni desampararle en aquellos 
remotísimos Mares, hasta volverle á £spaña : y acu« 
diremos luego á las Malucas y ocupadas entre tanto 
en su perdición* 

No llegó Sarmiento i la gran Ciudad y que se le 
ofreció de léxos y por no desamparar el Navio. Vol;* 
vio á la nave y dexandonos hasta hoi con deseo de 
averiguar tan gran novedad* (g) Halló en el caminp 
dos capas larguísimas y 6 mantas bárbaras y de pie- 
les de ovejas lanudas, y unas abarcas , que no les dio 
lugar á los Indios para cobrarlas la temerosa priesa 
de la huid^. Siguieron el descubrimiento , y el vien- 
to les obligó á atravesar á la costa de la tierra del 
Sur , distante cinco leguas de Nuestra Señora del 
Valle : y aunque soplaban vientos fríos , hallaron 
esta región mas templada que las otras. Sufre pobla^ uáio nUfi 
cion de gente bien dispuesta y ganados bravos y 
mansos , y caza , según lo declaró Felipe (asi llam a- 
ron y á devoción del Rei y al Indio que truxeron cau- 

b% ti- 

(g) Véase la Noca inmediau ijue precede. 



(w) 
tivo. ) Produce algodón ( cierta argumento de su 
templanza ) y canela , que ellos llaman Cabea. E» 
el Cielo sereno. Muéstranse las Estrellas mui cla- 
ras 9 y se dexan distintamente juzgar , demarcar y 
arrumban Dice Sarmienta que es provechosa en 
Advcttencit aquellas partes la observancia del Crucero ^ que está 
Ki*Mo ad*SSí treinta grados sobre el Polo Antartica , y que se 
^u>. aprovechó de él para tomar las alturas ^ como ea 

nuestros EmisFerios de la Estrella Norte al Septen« 
trion 9 aunque con diferente cuenta. Y porque el 
Crucero no sirve para todo el año , buscó otra Es- 
trella Polar mas propinqua al Polo ^ de mas breve 
cuenta ^ mas general y perpetuar^ que pudo tanto 
su diligencia que la descubrid v verificó por in- 
vestigaciones y experiencias «e muchas noches 
claran. Ajustó las Estrellas del Crucero y sus Guar- 
das , y otros dos Cruceros » y otras dos Estrellas 
Polares 4e mui breve circuntérencia , para común 
utilidad dé los Pilotos curiosos. Con todas estas 
señas y el halago de la curiosidad humana, no ha 
llegado nadie á estos Pueblos que tantas aparencial 
orrecieron de políticos , aunque aquellos descorte- 
ses Gigantes no confirmaron las muestras de lo po- 
blado. Corrió Sarmienta el Estrecho , na cansado 
de sondear y describirle , hasta que llegó á un Ca- 
bo , llamado por él del £spfritu*Santo. , desde el 
3ual, hasta el de la Virgen-María , tiene ciento y 
iez leguas del Mar tiel Sur al del Norte. Desde aquí 
comenzaron á gobernar su navegación con la debida 
diferencia. Vieron Ballenas , y en las Costas bosca- 
jes de diversas plantas incógnitas. Padecieron tor- 
mentas V peligros extraordinarios , aun para Nave- 
gantes ot tanta experiencia en ellos. Todo ñié ofre- 
cer lámparas n limosnas, peregrinaciones á Casas de 
veneración de España , y otros votos en que la te- 
merosa mortalidad 9 devata y oprimida , libra y 

es- 



(mt> 
^sñierza sus espefan^as» Calmó ta tempestad* Y en 
veinte y cinco de Marzo , vio Sarmiento á medía ei treo lUm»* 
noche el arco que los Filósofos llaman Iris ^ blan***^^*^ 
co y baxo , en contraposición de la Luna , que se 
le iba á oponer con movimiento ^ y se causó de la 
reciprocación de sus rayos y que por reverberación 
hería en las nubes opuestas. Dice que ni él , ni per- 
sona alguna jamas le vio y oyó ni leyó, Y con su 
buena licencia ^ en la Relación de A Ibérico fiespu* 
chio se lee , haber sucedido lo mismo en el año de 
X50I. en aquel mismo parage : donde , tomado por 
ambos el Sol y le hallaron en veinte y tres grados 
largos , que son quince leguas. Este cua estuvieron 
dentro del Trópico de Capricorno. Prosiguiendo de 
aquí 9 vinieron á perder el tino , y la esperanza de 
cobrarle y por falta de Instrumentos Matemáticos: 
peroá primero xle Abril de 1580. á la noche, des- 
cubrieron y y tomaron la Estrella Polar del Trián- 
gulo en a j. grados. Y á diez del mismo les apare- surge sarmie*. 
ció , ocho leguas distante, la Isla de la Ascensión. |¡^ ^ ** í»»* ¿« 
Surgieron en ella : no hallaron agua : y vieron di- haiiren**Viu 
versas cruces* Pusiéronlas unos Portugueses y que dWersasCnicM, 
caminando á la India , fueron arrojados de la tor« 
menta, por piedad y memoria que mostraban los 
vivos soore las sepulturas de los que morían. Ha- 
llóse clavada en una de ellas cierta tabla y que decía: 
Don Jisan de CasteURedrígo , Capitán mor cbegou 
mquí con cifico Naos da India y en 13. ^e Mayo 1 576. 

áunto á la qual puso Sarmiento otra y por memoria 
e haber llegado allí la primera Nave del Piru que Ttbít^wponc 
desembocó por el Estrecho de la Mar del Sur á la stnnienco en 
del Norte en servicio del Rei , y la causa de su via- "j*"!'** ^* ^ 
ge. Abunda esta tierra de Tiburones (fieras del agua) 
de peces » y de páxaros tan gulosos é importunos 
que arremeten á quapto ven. Por asir una carta, ^^^^ ^^^^ 
-^ el Alférez llevaba en la toquilla del sombrero^ 

se 



(LXIl) 

se lo arrebataron de la cabeza. El lo defendió , ao*» 
diendo de presio con la mano , pero la carta no fué 
posible , porque se la sacaron por fuerza. Y después 
se vio la contienda que formaron en el aire por qui- 
társela de las uñas á la harpía que la agarró primero. 
Detatintn las Kstá la Isla en siete grados y medio. Y es mucho 
crcTtr/eu^^ notar que yendo los Españoles atentísimos á 
Navegacioa. la aguja , asegurados con tantas demarcaciones , pu- 
dieron tanto las diversas corrientes que quando se 
juzgaron sesenta leguas de Pernambuco , Leste Oes- 
te 9 en el Rio de las Virtudes de la Costa del Bra- 
sil , se hallaron 400. leguas al Leste. De manera, 
que del punto que llevaron por la altura de latitud^ 
se engañaron , y hurtaron las corrientes 340. leguas* 
Hace Sarmiento largo discurso scbre este etéto, 
acusando las cartas de falsas , y pintadas con igno* 
rancia. Sobrevinieron tormentas espantosas , hasta 
que en la Costa de Guinea en a8. de Abril descubrió 
sum-LcoM. ¿ Sierra-Leona , abundante de Oro y Negros. Lue- 
go las Islas que llaman ídolos : mas adelante las de 
los Vixagaos, pobladas deNegros,flecheros valientes. 
Hieren con yerba tan ponzoñosa que luego muere el 
herido rabiando. A ocho de Mayo adolecieron todos 
en la Costa de Guinea de calenturas , tullimientos, 
hinchazones , apostemas en las encías y que en aque- 
lla tierra son mortales por el excesivo calor, y en- 
tonces por la falta de agua , aunque les acudió el Cíe^ 
lo con lluvia oportuna.Quando para repararse porfia- 
▼eíic. ^^ ban á llegar á las Islas de Cabo-verde , los desviaban 
los vientos.Contrastaron sin topar tierra,ni altura de 
Navio , hasta que en 22. de Mayo , hallándose ea 
quince grados y quarenta minutos y descubrieron dos 
Descubre str- velas, Crcyó Sarmiento que eran de Portugueses , y 
miento d»s Na- ¿^5g¿ llegárseles Dor hablarles; pero atendiendo 

▼IOS Franceses .v^ \ , ^, '*j i/^T 

dt un coitrio. Hias y VIO que eran la una Nave grande , la otra Lan- 
cha , ambas Francesas , que le seguían con desig* 

nio 



( LXIIl) 

nio de ganarle el viento. Adelantóse la Lancha á re- 
conocer el Navio de los nuestros , el qual conservó 
^u ventaja» Llegado á vista de la Isla de Santiago^ 
los Franceses mostraron en alto una espada desnu* 
da , y luego tiraron algunas piezas. Respondieron 
los £spañoles jugando la arcaoucería , y después de 
ambas partes , y sin morir de la nuestra ninguno^ 
aunque hubo algunos heridos , cayeron hartos Fran- 
ceses 9 y huyeron á mayor diligencia que seguían» 
Miraban la batalla los Franceses de la Isla , y ju:&- 
gándola por fingida , y ambos Navios por France* 
ses y no salieron al socorro. Acabado ae poner en 
huida el Pirata , aportó una Caravela de Algaravios 
( son gente del Algarve ) que venía de Portugal* Des- 
cubrió el nombre y fuerzas del Cosario. Declaró, 
que trahía ochenta y cinco hombres en la Nave, 
y veinte y cinco en la Lancha ^ y entre ellos un Pi- 
loto Portugués : que en Cabo-blanco $ Costa de Áfri- 
ca , había robado á otros quatro Navios , y á ella. Y 
en la Isla de Mayo, no léxos de la de Santiago , echa« 
do á fondo otra Caravela de Armada ^ que navegaba ,^^„„ ^^ p,. 
al Brasil para poblar á Paraguái , donde Ingleses r«gaÁi. 
habían fondado poblaciones los años pasados , con- strmi¡/!í™^* « 
trayendo matrimonios , ligados ya del amor y su- caboverHe. 
cesión de las Indias Tapuyes. Sarmiento desembarcó b^^wdcf * ^ 
en Cabo-verde , Ciudad cuya Duana vale cada año 
al Rei cien mil ducados. Hai siempre en ella veinte 
mil Negros por el ordinario trato dellos. Antes que 
surgiese llegaron barcos de la tierra á reconocer su 
Nave : y como les dixese que era del Pirú , y que ve- 
nía de allá por el Estrecho de Magallanes , enmude- 
cían. Volvieron á informar al Gobernador Gaspar 
de Andrada : dixéronlé ^ que los qpe allí venían eran 
hombres de diversas formas, feos y mal agestados, ^ 

otros co:i guedejas y cabellos largos y enhetrados. 
Eran éstos ciertos Indios del Pirú y de Chile. Quán to 

á 



Pobljcion de 



(LXtv) 

á los demás, dice Sarmiento estas palabras :„E« kxk 
^^nal carados no nos levantaban nada : porque de- 
^^mas de no ser mui adamados de rostros , no nos hor 
'^^bía dexado mui afeitados ¡a pólvora y sudor de los 
^^arcabuzaxos de poco antes : y en efeto veníamos mas 
^jcodiciosos de agua^ que de parecer lindos. ** Coa 
todo eso no desembarcó hasta haber satisfecho á 
un Juez de la salud , de <pie no venían £1 , ni los 
Salen tu proce-* suyos hefjdos de pestilencia* Al otro dia salieron de 
sioD de u Na -la Nave en procesión, á pies descalzos , con cruces, 
^^' ' é i mágenes hasta la Iglesia de Nuestra Señora del Ro- 

Hacimítnsode s^í^'Oí CU la qual dicrou gracias, limosnas, y los 
grí das de sar- otros efetos de sus votos ^ con extraordinaria ale- 
mr^ ^ '**^ gría: por que qualquier tormenta se convierte en 
' gloria , referida en el Puerto. Confesaron y recibie- 
ron la Eucaristía en una Misa votiva. £1 Goberna- 
dor D. Bartolomé Leiton , aunque al principio es- 
tuvo incrédulo en el pasage del Estrecho , los hospe- 
dó y festejó. Reparó los enfermos y el Batel y Na- 
vio que venían despedazados. No se había consegui- 
do en este viage el primer intento de él , que fué pe* 
lear con Draque ^ y contraponer á los designios de 
los £nemigos la defensa conveniente: y por 
esto, habiendo peleado Sarmiento con la Nave^ 
y Lancha Francesas , que volvieron á parecer in- 
quietando aquella Isla , y vuelto entrambas ¿ retí^ 
rarse con ligerísíma fuga , maltratadas y vencidas ^ 
hasta la Isla de Mayo , abrigo de ladrones : avivó el 
cuidado , y pasó adelante para tomar lengua de los 
Ingleses, ansí de los que pasaron por el EstrecJbOf 
con Draque , como de aquellos nuevos Pobladores 
de Brasil , ó ParaguáL Y juntamente de la disposi- 
ción de los naturales de la Corona de Portugal, para 
•«"«•«*" «• obedecer al Rei Felipo , ó á Don Antonio. Supo de 
gi^ r £ fü un Piloto Algarvio, que en el año pasado, entre 
9^1^ Ayamonte y Tabila, dos Mercaderes Ingleses , tra« 

taa^ 



E 



(LTV) 

txndo de las Tndiás , le afirmaron t}ue Draque había '|^*8*^» ^¿^[J; 
pasado al Mar del Sur : y en el tiempo conformó la ,«« "* *' 
nueva con la que por las señas le dieron ios Indios 
del Estrecho ; y Que llegó á Inglaterra, con dos Na- 
ves cargadas de plata y oro de aquel famoso robo : 
y las presentó á su Reina. La qual aprestó, con bas- 
timentos para tres afíos , otras cinco ^ para volver 
ai Estrecho á buscar las que se habían perdido ea 
élzy Draque ocho. Y que las cinco primeras habían Designios ét 
á partido en Deciemore: que á él le habian fiado ^"8*"" ^ J"* . 

%. « ••^•11-n imestios iDtnf, 

s Mercaderes este aviso, juzgándole Portugués j y 
conK> tal no lo había de descubrir á Castellanos. Y 
entendió de los Franceses que en revocando ciertos 
Navios de Neeros en Castroverde , pasarían á la 
Margarita; y de allí i la Banda del Norte , desde la 
Isla de Santo Domingo , á la Yaguana: de donde 
Bo había quatro meses que vinieron cargados de 
cuero y azúcar. Y <]ue mataron en la Margarita al 
Capitán fiaH>udo , en venganza de los Ingleses, que 
él había muerto. Que , preso el Gobernador del Bra- 
sil y le dieron libertada Que son Portugueses todos 
sus Pilotos. Supo también de otros que vinieron de 
allí mistno, y de Capitanes de crédito que volvían á 
él ^ como en la Bahía de Paraguái , Junto al Rio Ja-* 
aeiro ^ que está en veinte y un grados , y doce al 
Sur , de ocho años atrás había diversas poblaciones ^ pobUA 
de Ingleses y entre los Tapuyes: contra los quales ad de ingiUt 
de tres años hasta entonces, combatieron Portugue- 
ses ^ y mataron gran parte de ellos. Que se creía, í!?^*°^'a *** -*" 
aue los Naturales , que comen carne humana , deben ^^¡u ""kui^Í 
e haber consumido con los dientes á los que huye- cts. 
ron dentro de la tierra* Otras inteligencias recogió 
de Inglaterra : de sus armadas ; de sus poblaciones 
en aquellas comarcas , y designios de tiranizar con 
todas sus fuerzas las Malucas y y hacerse dueños in« 

i ven* 



( LXVI ) 

vencibles de la especería. Con aviso de todo esto 
despacharon Barco al Virréi del Pira: pues él, na 

f)udo volver por el Brasil, ni Paraguái, por habet- 
e sacado la fuerza de las corrientes al Golfo , la 
Dt sannitnto vuelta del Leste. Antes de partirse mandó dar gar- 
frr«TV"htc¡ ^^^^ ^ su Alférez, por traidor á la Corona, con des- 
•trtsivtkiaj. houor déla Real Seña, y estorbador del Descubri- 
miento. Desterró á otros dos Soldados, al uno de 
las Indias ; y con algunos de la Compañía mostró 
rigor por el mismo delito , no averiguado ^ según 
se creyó, tanto como lo requiere la pena ordinaria. 
Partió de este Puerto al Oeste , hasta la canal entre 
la Isla del Fuego y la de Santiago : donde se que- 
dó uno de los Navios que salieron con £1. Gober- 
nando al Noroeste, una quarta mas , ó menos ( por- 
que así se corre la Isla Santo-Antón) despachó de 
Sirco de tvíM aquí el Barco de aviso para el Virréi del Pirú^ con 
al Pilé. ocho Soldados j cuyo caudillo era Hernando Alon- 

so, En trece días pasó por entre la Isla Graciosa , 
(pequeña , pero fértil , y poblada) y la de San Jor- 
ge : en la qual vio altísimos fuegos. Hallólos des- 
pués averiguados por el Obispo , en la de Angla , 
Incendios gran- doude resioe, Que el primero de Junio , de aquel 

an jolgi! ^ ^^^ ^^^^ ^" ^^ ^^ ^^^ JoJ^g^ horrendos terremotos; 
oyéronse voces de Demonios. Y entre otros espan- 
tosos efeétos , se abrieron tres bocas , de las quales 
corrían arroyos de fuego hasta la mar. Perseveraron 

iMMde iucs«. reventando otras siete aberturas que lanzaban otros 
tantos de fuego líquido : de los quales corrió uno en 
torno de una Hermita : y acudiendo nueve hombres 
á librar del incendio algunas colmenas , se abrió 

LkTi* ét c€' otra boca que tragó los siete , y chamuscó á los dos, 
Y llovió tanta ceniza sobre la tierra que la cubrió 
un palmo en alto , y en efeto ardía toda la Isla. 
Sarmiento siguió su camino ^ y á i8. de Junio ar« 

ri-^ 



( LXVii ) 

ribo i la Ciudad de Angla en la Teroera , que es la 
principal de los (¿) Azores : en la qual aportó un m^ietei en fw- 
Navio de la Villa Pernambuco , y otro de la Bahía «««^nc». 
de todos Santos, en el Brasil. Los quales pregunta- 
dos de lo que sabían de los Ingleses , le afirmaron 
que el Noviembre pasado llegaron cinco hombres 
blancos con quince Indios , para ir á los Isleos j 
Pueblos de Portugueses por tierra. Y pasado por la 
Playa , dieron súbitamente en el Rio de las Cuentas 
con una lancha de Ingleses. Los siete de ellos esta- 
ban enxugando sus velas en tierra, y en viendo á 
los Caminantes huyeron. Los Portugueses porfiaron 
en su alcance : pero flechando los Ingleses , conti- o*'° '°5^^» ?»• 
nuaron la fuga , los dos por el monte , y los cinco cho. para po- 
por la playa, hasta recogerse en su lancha. Corta- ^ut^ i** ^oius 
ron las amarras de presto; dexaron dos cámaras 
grandes de bombardas. Los Caminantes les rogaron 
que saliesen á tierra , y convidáronles con la comi* 
da y con todo lo necesario , asegurando que no in« 
tentarían guerra con ellos : pero respondiendo que 
no querían, mostraron arcabuces . ballestas y picas, 
y bornearon un verso para tirarles. Y que á este 
tiempo vaciaba la marea , y salieron seis leguas (le 
allí á tender junto al Rio de las Cuentas. Y que en 
la Isla Cupe , frontero de Camamú, otro Navio Por- 
tugués ( sin saber desta Lancha) dio en ella. Hallóla 
con solos tres Ingleses , y los demás muertos' en 
tierra, de flechazos recibidos de los Isleños de las 
Cuentas. Finalmente se perdió aquella Lancha , y 
presos los cinco , declararon , que había venido en 
una Armada de diez Navios , en aue cierto grande 
Señor Ingles pasó el Fstrecho de Magallanes: y que 
de allí volvieron corriendo la Costa para poblaren 
la parte mas concerniente á sus intentos , y para 

1 1 es* 

>■■ II >i ■■. ■ , ^ ■-■ 

(h) Aquí parece debe leerse las. 



< LXVIU ) 

esto 9 llevaba en la Capitana quinientos hombres de 

guerra. Eran los quatrocientos ^ Soldados: los otros^ 

Marineros, y de diversos oficios mecánicos» Que 

ctrite comea toda esta Armada surgió en cierta Isla de Caribes 

casnt amana. ^^^^ j^^ ^^^ comen came humaoa ) : y que se levaa- 

tó una tempestad con la qual se hicieron las nuev« 
á la velar y no pndiendo la Capitana con la priesa 
que con venia levar las amarras , se perdió , trabu* 
cando en la costa, sin librarse mas de los que trahía 
la Lancha. ¥ su salud consistió en haber entónces. 

tu itt Mtt«- *^^^^^ P^^^ hacer (como los Marineros dicen ) agua- 
mJúeo\ ge. Era uno de estos cinco de edad de treinta años» 
gran Matemático. Afirmaba, que los que escaparoa 
de la tormenta, volverían presto á las costas del Bra- 
sil con numerosa Armada» Y entre particularidades^ 
contó , que en aquella parte de la Isla Cananéa , har 
s^do de u$ 11^^^^ "^ Padrón con las armas del Rei de España^ 
Amar de Ei- y SU Capitau-Mayor lo quitó , substituyendo otro ea 
F»ñ« ?"\"*^^g' su lugar , con las de Inglaterra.. Demás desto , el 
í|i«eira"üe^ Capitán del Rio de Janeiro , habiendo llegado á sa 
«•tara lagar. Poblaciou de Portugucses tres Navios de aquellos 
nueve que perdonó la tormenta ^ en busca del Cabo^ 
por hallar las otras seis , las embió á reconocer coa 
quatro Canoas. Y los Caminantes súbitamente tor 
paron otra lancha de Ingleses : los quales , en vienr 
ao las Canoas > se retiraron. Pero no pudieron coa 
tan%a diligencia que hu;^esen todos. Prendieron á 
Trtt msiescs tres , y el Capitán los remitió á la Bahfai: y las Na- 
'"**'* ves á velas llenas volaron. Confesaron los presos 

como no hallando en el Cabo sus Naves , determi* 
naban pasar á la Paraiba de Pernambuco. £a lo de- 
mas convinieron con la relación de los cinco de la 
Lancha» La llegada de los Ingleses al Brasil ^ &é 
por Noviembre del año 1579. el mismo tiempo en 
que Sarmiento buscaba el Estrecho , y conforma 
coa aquellas confusas señas , que en las costas del le 



( LXIX ) 

dieron los indios orutos de aquellos Piélagos. Y 
como era su estudio inquirir sobre este caso , supo 
también del Corregidor de Angla ^ que en dos de 
Novieoibre , del mismo año , se perdió otra Nave 
Inglesa en la GuaMa ^ pueblo dos leguas distante de 
aquella Ciudad y con ocho hombres : libráronse los 
dos y un Negro. Descubrióse ^ que la Nave trahía 
trecientos Soldados : grandes riquezas ^ que fueroa 
arrojadas á la mar en el aprieto del naufragio: que vtn in^Usef i 
iban á poblar la India: que en la costa de Guinea 5?¡^'*** ^ ^ 
murieron los mas ; y por ventura era alguna de la3 
nueve* Sacaron del fondo los de la Gualpa quince 
piezas gruesas de artillería y de hierro colado : y na 
se pudieron sacar otras OHichas. Son las quince de 
extraordinaria grandeza , como para fortaleza de 
asiento* Supo fítialuiente (y después lo ha confirtnado 
el tiempo) como en aquellas tierras Septentrionales 
se aperciben para pasar á usurparnos la riqueza de 
metales y aromas de aquellas partes en trueco de la 
introducción de sus Setas. Los iltimos sucesos de "YiSpa^^ry 
estos dos Generales Ingles y Español, fueron , lie- ünque á mgia.. 
gar ambos á sus. Patrias ^ desamparados de sus Al* ^'^** 
mirantes. Draque á Londres , por el mismo Estre- 
cho con innumerable riqueza: de la qual se apoderó 
la Reina ^ dando por causa á Don Bernarditio de 
Mendosa^ entonces Embaxador de España, en aque*^ 
Ua Corte y (que pedía la restitución de la presa, por 
ser de su Rei y y las demás robadas á Vasallos suyos) 
que por los daños que recibió, quando Españoles so- 
corrieroa á sus rebeldes de Irlanda , la adjudicaba 4 
sus cofres , en recompensa d& aquella pérdida. A 
Draque ao le enriquecieron sus robos , ni le añadie- 
ron sus^ hazañas estimación : antes fué desprecia- 
do en Inglaterra , ya ñiese conocimiento , ó ingra- 
titud de Patria. Sarmiento, con prósperas navega* 
Clones » salido, de An^la, cargado de inteligencias y 

nue» 



(LXX) 

nuevas de tan inmensa parte del Orbe , y de los 
ánimos de las Provincias, Corona de Portugal, á 
tres de Agosto reconoció la Costa de España , y ar- 
ribó á ella eh el Cabo de San Vicente. De su llega- 
da y relación resultaron armadas, prevenciones 
nuevas en las indias y en España , que se estendie* 
ron al socorro de las necesidades mas apartadas 
della» Fué una la reducción de Terna te : y el pasa- 
ge de cien familias Españolas, armadas y prevení-* 
das , y examinadas en calidad, y virtudes , para ser 
primeros Pobladores de aquellas soledades del Es* 
trecho. Llevaban instrumentos , armas , instruccio- 
nes y todo lo necesario para fortificar las Angostu^ 
ras del. Iba Sarmiento por Cabeza y Gobernador 
de aquellos Reinos. Tuvo este gran designio suce- 
so poco feliz , y á juicio común por culpa del Ge- 
neral Sancho Flores. Después fué Sarmiento preso, 
y libreen Inglaterra, donde confirió con Draque , y 
la Reina estos discursos , de que sacó documentos 
para la execucion de otros superiores» 




TES- 



( LXXI ) 



TESTIMONIOS 

T)e varios Autores 

Que hacen mención de Pedro Sarmiento. 



» 

^ 



Herrera , Descripción de las Indias OccidentakSn 
Cap. XXUL 

Y La Campana de Roldan , una Peña grande eoi- 
medio al principio de un Canal : diéronla este 
nombre porque la fué á reconocer uno de ios Com- 
pañeros de Magallanes llamado Roldan , que era Ar- 
tillero : la Punta de la Poitesion 9 que está quatro le- 
Bas del Cabo de las Vírgines , á la entrada de la 
ar del Norte en cincuenta y dos grados y medio 
de altura , quando pasaron Pedro Sarmiento y An- 
tón Pablo Corso , por la orden que llevaron de re- 
conocer el £strecho , porque se había mandado ha- 
cer de mucho atrás para ver si era navegación mas 
fácil para la Mar del Sur , que la de Panamá : reco- 
nocieron las dos Angosturas que hai á la entrada de 
la Banda del Norte , y pareció á Pedro Sarmiento 
que la una era tan angosta,qiie con Artillería se podía 
guardar ; y tanto lo persuadió , que aunque siempre 
el Duque de Alba afirmó que era imposible, se em- 
bió á ello aquella Armada de Diego Flores infruduo- 
samenté : y al cabo se conoció que aquella es peli- 
grosa navegación, y que la creciente de los dos ma- 
res que enmedio de los dos mares se van á juntar^ 
se retiran con tanta furia, menguando en algunas 
panes noasde sesenta brazas, que quando los Navios 

no 



Clxxti) 
tío llevasen mas amarras que para sustentarse , y no 
perder lo navegado , irían harto cargados» 

El P. Alonso de Ovalle , Histórica Relación del Reino 
de Chile. Lib.yi.cap.I. 

E^ L año de 1 579. embió el Virréi del Peni Don 
¿ Francisco de Toledo al Capitán Pedro Sarmien^ 
to con dos Naves que salieron del Callao á 11. de 
Oétubre en seguimiento del Pirata Francisco Dra- 
que , y pasando el Estrecho de Magallanes , como se 
apuntó en su lugar , llegó á£spaña , donde habiéndo- 
le el Rei honrado contbrme lo merecían sus servi- 
cios , le volvió á embiar á Chile con una Armada, 
que 9 según los Autores citados en el último Capí- 
tulo del Lib. V. , fué de veinte y tres Naves , coa 
dos mil hombres , y por General á Don Diego Fie- 
res de Valdes , con orden de fortiiicar y asegurar 
aquel Reino , y el del Perú. Para esto se mandó fun- 
dar una Ciudad á la boca del Estrecho , de la qual 
quedase por Gobernador el dicho Pedro Sarmiento 
como se hizo , fundando la Ciudad que llamaron de 
San Fblipe á la parte Septentrional del dicho Estre- 
cho : pero esta Ciudad no pudo por entonces conser- 
varse, por no poder tener comunicación con las 
otras de Chile , y estar tan léxos de todo comercio 
con ninguna otra, y ser tan insufribles los fríos en 
aquellas partes. 

Cbristóval Suaret de Figueróa^ Hechos de Don García 
Hurtado de-Mendoza , quarto Marques de Cañete^ 
Lih. y. pag. 210. 

POR está entrada y hurto que hizo el Ingles co» 
tanta celeridad y osadía , Don Francisco de - 
Toledo , entonces Virréi del Pira , y en todo tiempa 

Mi- 



( Lxxin ) 
Ministro de acertado gobierno j coyas órdenes , co- 
mo justas y convenientes y tienen en aquellas partes 
aun hoi el mismo vigor y observancia que Leyes mu^ 
nicipales , despachó en dos Naves bien á la orden 
de todo 9 á Peiiro Sarmiento ie Gamboa con Antón 
Paulo Corso, Piloto General , que ya otras veces ha- 
bía peleado con aquel Pirata , para que le fuese á des* 
Eojar y si fuese posible , de la gran presa que había 
echo en tierras y Navios del Reí. Partió en su busca, 
con la instrucción de lo que había de hacer , un Do* 
mingo I !• de Oéhibre de 79, y tras haber desemboca» 
do por el Estrecho,y vacilado no poco por partes in- 
cógnitas 9 sin soltar de la mano la sonda, astrokdbios 
y cartas , en fondos , puertos , senos y niontes , des- 
cribiéndolo todo en perfectas demarcaciones , hid>o 
de encaminarse ( como tenía orden ) la vuelta de 
España para dar entera y curiosa noticia del sitia 
y disposición del Estrecho y de sus Angosturas , y 
de toda aquella nav^acion , valiéndose de su inge« 
nio , atención y experiencia , y de la particular de 
sus Pilotos : con que, cargado cíe inteligencias y nue* 
vas , llegó al Cabo de San-Vicente. 

lían Ffrancisco de Seis as y Lwera , Descripción Geo* 
gráfica y Derrotero de la Región Austrcí Magállá^ 
nica. Al fin de la Dedicatoria al Rei. 

DEbe V. M. como tan gran Monarca y Católico, 
amparar aquellos Dóminos y Vasallos tan fie- 
les f con mandar que el Estrecho Magallánico se 
vuelva á poblar con Españoles para defender aque- 
llas Costas y las del Perú con una Esquadra de 
váleles de guerra , como así se empezó á hacer el 
año de mil quinientos ochenta y uno por Pedro Sar* 
mienta de Gamboa. 

k r 



r^n el Cap. I. Tit. XI. fbl. lo. 

DEcimos se debe creer lo que se escribió en el 
Diario de Andrés Martin, Piloto que fué del 
Viage de Magallanes , que hizo la derrota de svi 
Estrecho, que dexó escrita aparte de su Viage, como 
también lo dexó Sebastian del Cano , que asimismo 
fué en el primero Yl^E^ ^^ Magallanes , y después , 
en el de Fn García jotré deLoaisa : después del qual, 
pasó dos veces por el Estrecho Pedro Sarmiento de 
Gamboa^ á quien se encargó la población de él, por 
las derrotas y demonstraciones que presentó á su 
Magestad en su Real Consejo de Indias , y están en 
la Casa de la Contratación de Sevilla , hallándose 
en algunas librerías de estos Reinos algunas Rela- 
ciones , en la Historia de Gonzalo Fernandez de 
Oviedo y Valdes , y en la de las Malucas , que las 
escribieron sus Autores , por noticias de algunos que 
pasaron el Estrecho Magallánico , de quien también 
han escrito con mucha verdad Bartolomé y Gon^ 
zalo de Nodal , hermanos , que asimismo pasaron 
el Estrecho del Maire , del qual y del Estrecho de 
Magallanes, Diego Ramírez , como Piloto que fué 
de los dichos Nodales , compuso un Derrotero par- 
ticular , que ha de estar en la Biblioteca del Conse- 
jo de Indias , del qual dicho Derrotero hai muchas 
copias entre las Naciones. 

Ten il Tit. XII. fól. lo. *. 

Ntre los muchos y vigilantes Autores que des- 

r cribieron y demarcaron las Costas del Mar del 

Jur . y de todas las dichas Islas , han sido los mas 
célebres y curiosos de todos ellos, Femando de la 
Torre , óarcia de Escalante y Alvarado , Rui Lo- 

peár 




( txxv ) 
pez de Villalobos , Martin de Islares , Antonio Gal- 
van , Don Fernando de Bustamante , Andrés Gar^ 
cía de Céspedes , Pedro Fernandez de Quiros , que 
compuso ei Derrotero de los tres Viages que hizo 
á las Islas de Salomón y Pedro Guerico de Vitoria, 
que también compuso las Navegaciones del Pera so* 
bre que Alvaro de Mendaña escribió largamente , y 
no poco Pedro Sarmiento de Gamboa , y Antón Pa- 
blo Corzo : que son en suma todos los Autores Es- 
pañoles 9 que así de dichas Artes como de las demás 
Ciencias referidas han escrito prodigiosamente y ha- 
dándose sus Obras en muchas Bibliotecas destos 
Reinos , y en la del Real y supremo Consejo de In- 
dias muchas impresas y manuescritas y para que sus 
aavegaciones no carezcan de las obras de los £s« 
trangeros ^ por estar la mayor parte de ellas vicia- 
das y llenas de los manifiestos engaños que aqui se 
expresarán* 

r enel Cap, Vm, 23f/. XXXÍV, fbl. 7S. 



• ' 



Y así de mas á mas de lo dicho y es de notar y 
que desde Puerto-Viejo á la boca Occidental 
del Estrecho de Magallanes , se va corriendo de 
Norte á Sur la Costa y no obstante las Ensenadas de 
Lima y de Arequipa , de Chile y de Cabo Corzo : lo 
qual mas bien se hallará (notando el curioso las mu* 
chas Islas de aquellas Costas ) en el Derrotero que 
curiosamente escribió por vista de ojos , Vedro Sar* 
miento de Gamboa , que lo hizo con notable inte« 
Ugencia y curiosidad , manifestando ser buen Ma« 
nneroy sabio Cosmógrafo. 



k% OU^ 



(uxvi) 

Oliverio de Noort^ en la Relación de su Uiagt 
que se encuentra en la Colección de los que sir^ 
vieron para la formación de la Compañía de 
las Indias Orientales en Holanda , dice lo si-- 
guíente. 

T A Ciudad de San Felipe , que Tomas Candish 
1 ^ llama Ciudad de la Hambre al modo que lla- 
mó á su Abra Puerto de la Hambre , estaba en ss. 
grados y i8« minutos. Tenía quatro bastiones 9 y en 
cada uno de ellos un cañón , que Tomas Candish 
encontró enterrados cuando llegó allí el año de 
I $87»; pero los hizo desenterrar y los tomó. Era 
la situación de la Ciudad agradable y ventajosa , 
cesca de bosques y de agua , y en el megor parage 
de todo el Estrecho de Magalünes. 

Habían edificado allí una Iglesia j y los Espa- 
ñoles debían de haber usado justicia mui severa ^ 
pues se encontró una media horca ^ y ahorcado en 
ella un Hombre de esta Nación. Había sido guar- 
necida aquella Ciudad con 400. hombres , á fin de 
que guardasen con tanto rigor el Estrecho 9 que nin- 
guna embarcación pudiese pasar por el á la Mar del 
Sur , sin su licencia. 

Pero el éxito manifestó que no favorecía el 
Cielo aquellos designios ; pues durante el espacio 
de tres años que permanecieron en la nueva Plaza , 
nada medró de quanto sembraron y plantaron : y re* 

Setidas veces vmieron las fieras á perseguirlos aun 
entro de su misma Fortaleza. Cod sumidas , en 
fin , todas las provisiones , y no pudiendo reci* 
bir otras de España , pereció de hambre la mayor 
parte , y al aportar allí los Ingleses encontraron to« 
davía muchos cadi veres vestidos y tendidos por las 
casas; 

In- 



( LXxyiO 
Inficiotiada la Ciudad con el gran número de 
cuerpos por enterrar , % vieron precisados ios po- 
cos Españoles que quedaban vivos en ella á aban- 
donarla , é irse vagando por la Costa en busca 
de mantenimientos. Cada uno tomó con este ñn 
un fusil 9 y todas las cosas necesarias que podía 
cargar. Esto se entiende de los que todavía con- 
servaban algunas fuerzas ; porque otros había tan 
debilitados que con dificultad podían' andar arras- 
trando. 

Un año entero pasaron asi estos infelices , sus- 
tentándose de hojas , frutas , raices ^ y algunas aves, 
auando podían matarlas: pero finalmente, viendo que 
e 400. personas que se habían establecido allí , solo 
quedaban yaa}, y entre ellas dos mugeres , se de^ 
terminaron á tomar el camino del Rio-de*la-Flata, 
según lo refirió á los Ingleses uno de aquellos veinte 
y tres , llamado Hernando ^ que habiendo quedado 
allí solo ) fué apresado y conducido á Inglaterra. 
£n quanto á los demás , no se ha sabido su para** 
dero. 

NOTA 

En la Historia General de los Viages del Abate 
Prevót , Tomo XV. de la Edición de la Haya , con- 
tinuación del Libro IV* pag. i53« i54* y i55« 9 ^^ l^c 
un párrafo con este título : P^iage de Pedro Sor-' 
miento. Dase una ligera noticia delprimer Viage dt 
S armiento ^ extendiéndose algo mas en la del se- 
cundo , bien que copiando y repitiendo el lugar 
ae la Relación de Tomas Candisb , que dexa estam- 
pado en el Tomo XIV. en el Viage de Oliverio de 
Koort , pag. aoy. el qual lugar se lee mas indivi- 
dmlaiente en la Colección de los Viages que sirvie^ 

ron 



I Lxxvnil 
ron para la formación de la Compañía áe lat In- 
4iaí Orientales en Holanda , y queda traducido en- 
tre estos Teütiiuonios , eo el que iomediatamente 
precede. 



CAR- 



CARTA 

Del VirrH del Perú Don Francisco de' 
Toledo al Gobernador del Rio-de- la- 
Plata y la qual se cita en el Artícu- 
lo XI. de la Instrucción del mismo Fir- 
réi a Sarmiento , pag. i p, del Diario, 
Sacóse de la Minuta original que se 
encuentra en el : Manuscrito de Don 
Eugenio de Alvar ado , de que se da 
noticia en el Prólogo* 

OR el Estrecho de Magallanes 
pasó 4 esta Mar del Sur un Na- 
vio de Ingleses Cosarios , y llegó 
á las Provincias de Chile y Puer- 
to de Santiago á ios quatro de 
Diciembre del año pasado de setenta y ocho, 

Lrobó un Navio con cantidad de oro , que 
i>¿a en a<^uel Puerto : y en otros de ios 

de 




(lxxx) 
de esta Costa hizo otros daños , y á los trece 
de Hcbrero llegó al de esta Ciudad , estan- 
do bien descuidados de semejante novedadj; 
porque habiendo habido tanto tiempo para 
darme los de las Provincias de Chile aviso 
de esto , nunca se hizo , con ocasión de es- 
tar el Gobernador en el Estado de Arauco 
en la guerra , y no se querer aventurar los 
Oficiales , ni la Ciudad a comprar un bar- 
co que me traxera esta nueva , con que se 
hubieran escusado hartas pérdidas y gastos 
que se han recrecido a S. M. y á los Particula- 
res 5 principalmente en un Navio que roba 
con harta suma de plata , que iba de esta Ciu- 
dad al Reino de Tierra-firme. Hanse hecho 
muchas diligencias para haber este Cosario, 
y embiado dos Navios de Armada en su bus- 
ca 5 mas como la Mar es tan ancha , y él ha 
ido con tan» prisa corriéndola , no ha podi- 
do ser habido : y lo que mas se siente es la 
noticia que lleva tomada de todo lo de acá, 
y la facilidad con que se podrían venir cada 
día á entrar por aqucsa puerta del Estrecho 
que ya tienen sabida y reconocida $ y porque 
^ S.M. 



S. M. con sa gran Christlanclad y zeta des* 
pues que el año áe 77. pasaron Ingleses Co- 
sarios de la Mar del Norte á la del Sur por 
las montañas de Tierra-firme , con ayuda y 
confederación de los Negros Cimarrones que 
en ellas habitan , no obsunte que el Capitán 
y Gente que Yo invié desde acá los prendie- 
ron á todos , sin que de los que había en la 
montaña quedase ninguno , porque otros no 
pudiesen emprender a hacer lo propio. Ha 
fortalecido y guarnecido aquello con galeras 

Eor la Mar , y poblaciones de Soldados por 
L Tierra : de manera que se entiende estar 
aquello bien prevenido. Y porque por esa 
parte del Estrecho es necesario ponerse ahora 
con tiempo y brevedad remedio , y éste , en 
negocio que no es sabido y entendido, sería 
dificultoso, nos ha parecido inviar dos Navios 
fuertes , bien avituallados 9 con buenos Pilo- 
tos y Marineros para que hagan este Descu- 
brimiento por esta parte de la Mar del Sur, 
y vayan tanteando y mirando la parte y lu- 
gar donde con mayor comodidad se pueda 
nacer alguna Población ó Fortaleza con ar-. 



(txxxii) 
tllleria , previniendo tomar aquella Entrada 
antes que los enemigos la ocupen , para que 
ningún otro Cosario pueda entrar , y para 
que reconozcan si por esta parte de la Mar 
del Sur ,6 en el mismo Estrecho , o a fuera 
del en la Banda de la Mar del Norte haya al- 
guna Población de los dichos Ingleses , y en 
qué parte y lugar ^ y qué cantidad , para que 
se provea lo que mas al servicio de S. M. 
convenga. Y porque destos dos dichos Na- 
vios se les ordena y manda al uno que vuel- 
va con la Relación é información de todo lo 
que hubiere visto y sucedídole , después que 
naya desembocado a la Mar del Norte y y 
miradas las bocas y entradas que por aquella 
parte el dicho Estrecho tiene , porque sería 
mfru^bioso poner remedio en la una, si por 
las otras pueden entrar los dichos y enemi- 
;os: Y porque podría ser que á causa del hi- 
>iemo no pudiese hacerlo , y tuviese necesi- 
dad de imoernar , se les ordeiu y manda lo 
haga , ó en la boca dése Bio-de-la-Plata , 6 
en algún Puerto de los de mayor abrigo y 
comodidad de la Costa. £n qualquiera que 

fue* 



fuere del distrito de la Gobernación ¿d Pa-. 
raguai ^ recibirá S. M. mucho servicio , c Yo 
mui particular contentamiento en lo que al 
Capitán y Soldados se les hiciere , y en el 
buen acomodamiento y tratamiento de sus 
personas ^ y en que se les dé y haga dar todo 
el recaudo que hubieren menester de mátalo* 
tages para su vuelta , si se les hubieren aca- 
bado los que llevan : y si ahí topare el otro 
Navio que va a los Reinos de España , se ha- 
ga con el lo proprio i porque si no fuesen 
mui favorecidos y socorridos el Capitán y los 
Soldados para que se consiguiese el intentx> 
para que son inviados , habría sido infruc- 
tuoso el gasto que S* M. hace. Y los despa- 
pachos y recaudos que el Capitán ó Capita- 
nes de los dichos Navios dieren á Vm. para 
mí^ ó para esta Real Audiencia y se me embíen 
por la vía de Tucuman con toda la brevedad 
posible con persona propia de diligencia , que 
acá se les mandará satisfacer su trabajo 9 y a 
S. M. se dará noticia del servicio que en esto 
Vm. le hiciere y y con el Propio me dará 
Vm, ar/iso de la noticia que ahí se oviere 

te- 



tnudo del Navio ó Navios de los Ingleses, 
que acá apoció ,yú tocaron en algnno de 
k» Pucitos <lc esas Costas, y quantos Navios, 
y si hi pasado este Navio , ó otros la vuelta 
¿e España , y quándo , y quántos , ó si se 
tiene ixñcia que cscín poblados Ingleses en 
tierra , y adonde , y qué gente , o de qu4 
tiempo í Cita pane. 



MLA- 



RELACIÓN Y DERROTERQ 

Del Viage y Pesoubrimicnto 

I>Ei EsntiCHO DE LA Mapre-oeJ^kj^ 

Antes llamado 

DE MAGALLANES. 

S5SBBSSBBBBBSB=sa 

que Don Francisco de To» 

Virréi del Pirú cmbió una 

ida de dos Navios con mas 

ocíenlos hombres tras el 

Lasarlo Francisco Draquez , (') 

y habiendo Qfc^o 'á Panamá iin hallar mas 

« ' » que 

' '""ifr ^ — 

Aqnf K esfxííoliía ñeramente el Apdlido de Franríin 
DraSe, dándole la termiDacioD en EZ de nuestros nom- 
bres patronímicos. Las piraterías de aquel fiunoso Cosario 



(O. 

que k noncla del, se volvieron áLima (como 
■dello VueftraMagestad tendrá relación;) con- 
ádetando lo mucho queJroportaba á la segu* 
ridad de todas las Indias dcsta Mar del Sur, 
para el servicio de Dios Nuestro Seiíor , au- 
mento y conservación de su Saníla Iglefia,que 
en estas Partes' V. M. tfené y sustenta', y la 
que se espera que se plantará , y para el de 
V.'M. y de sus Vasallos , no dotar cosa por 
explorar j y así mesmo por la pública fama y 
temor de los dos Navios lngleses,compañeros 
de Francisco Draquez,W,que quedaban atrás 
en las Costas de Chile y Arica , de que por 
horas había armas en los puertos de esu Costa, 
qiie lio sabían las gentes que haccise , (3) dc-i 
saban las contrataciones por estar los merca- 
deres temerosos en aventurar sus hacienda^, 

. ^ ^ ' *■ : y, 

son bien notorias; y el célebre Poeta Lopede Vega Carpió 
las traiuBrió á la El^na 

tfte intituló La S-. 

^Jarece que aq a que 

Iroracioii higa itece- 

deotes ; biep qi este 

iugar por dkGeÁo de la,^xpres¡oa/ 



-y los navegantes ele navegar 5 y porque !ác(>« 
muTí voz del pueblo era que Francisco había 
•de volver por el Ustrecho^^a lo sabía ya: por 
lo qual,y para obviar á lo futuro , determinó 
cmbiar á descubrir ^\ Estrecho de Magallánesy 
^e por está Mar del Sur se tenía quasi poc 
imposible poderse descubrir, por las innume* 
rabies bocas y canales que hai antes de llegar 
á él, donde se han perdido muchos Descubri- 
dores que los Gobernadores del Pirii y Chile 
han embiado alia $ y aunque han ¡do z ello 
personas que entraron en él por el Mar del 
hk>rté , nunca lo acertaron , y unos se per* 
di«roa , y otros se volvieron tan destrozados 
de las tormentas , desconñados de lo poder 
descubrir , que á todos ha puesto ' espanto 
aquella navegación; para que quitado este te- 
mor d^una Vez , y descubierto el Estrecho^ 
se arrumbase y se pusiese en cierta altura y 
derrota » y «e tantease por todas partes para 
saber el modo que se tendrá en cerrar aquel 
paso para guardar estos Reynos antes que los 
enemigos lo tomen, que importa lo que V.M. 
mejor que todos entiende : que á juicio de 

ai co- 



(4) 

todos no va menos que los Reinos , Kacich» 
«las^cuerpios y ánimas de los habitadores dellos. 
Esto bien mirado y comunicado con la Real 
Audiencia de los Reyes , Oficiales-Reales y. y 
con otras muchas personas de gran experien- 
cia en gobiemo y cosas de Mar y Tierra 9 se 
concluyó eñque se embiasen dos Navios para 
lo arriba dicho al Estrecho de Magudlánes :. y 
tlentro de diez días como lleg¿ la Armada 
de Panamá, lo comenzó á despachar el Virréi; 
y personalmente , aunque estaba indispuesto, 
fue al Puéno, que está dos leguas de la Cidad, 
y entro en los Navios , y con candela y Ofi- 
ciales los andubo mirando hasta la quilla y y 
de codos escogió los dos mas fuertes,mas nue- 
vos y veleros 9 y compraos por Vuestra Ma- 
gestad ; y mandó al Capitán Pedro Sarmiento 
aceptase el trabajo desteViagey Djgscubri- 
miento con título de Capitán-Superior de am- 
bos Navios : y Pedro Sarmiento «.por servir á 
V. M. lo acceptó , no^obstantc muchas cosas 
que hubo y podía haber en ello 5 pero como 
su oficio siempre fué gastar h. vida en servicio 
de su Reiy Señor natural, no t£a justo se veo- 
. dic- 



( si 

diese, ni escusase su persona en ésce,tK>r temor 
idc la muerte , ni trabajos que se publicaban, 
m por ser cosa ele que todos huían ^ antes por 
esto se ofreció con mas voluntad al servicio 
^ Dios y de V.M. cuyo» esclavo es en volun- 
tad , con la qual, si sus obras igualasen, V.M. 
se tendría por mui servido del. Y luego que 
se compraron estos dos Navios se puso mano 
4 la obra dellos , así á la carpintería y herre- 
ría , xarcias , velas , mantenimientos , como 
á las demás cosas necesarias , asistiendo en el 
Puerto para el despacho de los Navios Don 
Francisco Manrique de Lara , Fator de V.M. 
y Caballero del Habito de SanéHago, y Pedro 
Sarmiento , el qual iba y venía á la Cidad 
y al Puerto , dando mano al despacho y ha- 
ciendo gente,haciendo pagar la gente de Mar, 
y haciendo dar socorro á los Soldados : y en 
juntarla hubo mucha diñcultad y trabajo, por- 
que como era Jomada de tanto trabajo y can 
peligrosa y de tan poco interés , nadie se que- 
ría determinar 4 ella 9 y así muchos se hu- 
yeron y escondieron. En En ^ se juntaron los 
que ^lon menester cmdnces , que por rodos 



fueron ciento y doce , la mitad Marineros y 
la mitad Soldados. Y porque el verano se pau- 
saba y convenía mucho la brevedad , fue el 
Virrci segunda vez al Puerto , y personalmen^* 
te asistió áoiodas las obras hasta que se acabó: y 
trahía ordinariamente en el despacho de la Mar 
ál Licenciado Recalde , Oidor de la Audien^ 
cia Real de los Reyes , que con mucha dili- 
gencia cxccutaba lo que el Virrci le mandabat 
y el Tesorero y Contador, en la Cidad craba« 
jaban en las pagas y socorros y vituallas como 
por el Virrci les era ordenado. Con esta di- 
ligencia se despacharon los Navios y gente 
con brevedad , qual no se creía que se pudie- 
ra hacer. 

Expedidos los despachos desta Armada^ 
nombro el Virrci á la Nao mayor tiuestra-Se' 
fíora'-de-Esperanyt , a quien Pedro Sarmien- 
to eligió para Capitana } y á la menor nom- 
bro San-Francisco , que fue. hecha Almiranta. 
Por Almirante ^ á Juan de Villalobos ^ y para 
despedillos Su Excelencia el viernes nueve de 
octubre de 1579. mandó parecer ante si al 
Capitán-Superior , Almirante y los otros Ofi- 

cía- 



(7) 

dales y Soldados , que entonces se hallaron 
en la Ódad , y hablóles apacible y grave- 
mente , encareciéndoles la mucha dificultad 
del negocio a. que los embíaba , puniéndoles 
también delante el premio y mercedes que 
les prometía hacer , encargándoles mucho el 
servicio de Dios Nuestro Señor y el de Vi M. 
y U honra y reputación Española. Tras esto 
entregó la Bandera al Capitán-Mayor, y él al 
Alférez Juan Gutiérrez de Guevara : y besán- 
dole todos la mano , y echándoles el Virréi su 
bendición los despidió $ y el sábado por la 
mañana se, fué el Capitán-Mayor á^ emoarcar, 
, y tras él los demás Oficiales ^ Soldados y Ma- 
rineros que estaban en la Cidad. Este mesmo 
abado en el Puerto , en presencia del Oidor 
licenciado Recalde , y Oficiales-Reales , el 
Secretario Albaro Ruiz de Navamuel leyó la 
Instrucción del Virréi al Capitan-Mayór , Al- 
mirante y Pilotos , x|ue es k siguiente , que 
la pongo aquí porque el Virréi me manda que 
me presente con ella ante la Persona Real de 
V. M. y de su Real Consejo de Indias.' 

2NS- 



(8) 
iNSTmCCION DEL FTEREÍ. 

: ' ^ 

^T^ Ara honra y gloría de Dios , y de Ia 
ss r^ Virgen Mana, su Madre y Señora. 
),Nuestra , a quien Vos el Capitán Pedro Sac« 
,^iento hiléis de tener por Abogada y Pa* 
)jtrona de los Navios y Gente que lleváis z 
„cargo para este DescuDrimiento y Jomada^ 
),que se os ha encargado, del Estrecho de M4* 
y^alUnesy por la experiencia que devuestni 
persona se ha hecho en las Jornadas de guer- 
ra que se han ofrecido , así en la Mar como 
en la Tierra , de diez años a esti parte que 
„Yo estói en este Reyno , y para que se con« 
,,s¡ga con vuestro trabajo y solicitud el serví* 
^,cio de La Magestad del Rei Nuestro Señor, 
,^ guarda y seguro deseos Reinos , ¿ que los 
),enemigos de nuestra San¿bi Fe Católica no 
,,los ocupen 9 como se podría esperar , po- 
,,niendo «1 peligro lo que ca. ellos se ha ga« 
y^nado. 

„Y porque 9 como vas , se han armado 
,,y proveído dos Navios para este Viage y 



>5 
Í5 



35 



(9) 

,,Jomacla , el uno nombrado KaestraSeríor¿^' 
^^-Esperan^a , que va por Capitana , en que 
.Vos el dicho Pedro Sarmiento vais porCapi- 
,tan > y el Navio nombrado San-Francisco en 
,,que va por Almirante Juan de Villalobos : y 
,,conviene al servicio de Dios Nuestro Seííor 
,,y de La Magestad Real,y buen subceso dcsta 
,,Jomada, que obedezcan el dicho Almirante, 
^Pilotos y demás Oficiales y Gente de Mar y 
^Guerra de los dichos Navios Capitana y 
,,Almiranta, á Vos el dicho Pedro Sarmiento, 
„como a Capitán de la dicha Armada. Se pro-> 
„vee y manda así, conforme á los títulos de 
5,los dichos Oficios, que Vos y el dicho Almi- 
„rance lleváis , y so las penas en que incur- 
„ren los que no obedecen a sus Capitanes , y 
,,así se le da por Instrucción al dicho Juan de 
„Villalobos Almirante. Y Vos comunicaréis 
„con él las cosas y por la orden que en esta 
„Instruccion se os advertirán , tomando su 
,,parecer y de los demás como vléredes que 
„conviene y de manera que los unos y los 
,,otros en vuestros oficios cumpláis con la fí- 
„cleUdad que debéis y se confía de vuestras 

b „per- 



(10) 

j^pcrsonas en negocio de tanta importancia^ 
^^cn el qual^ demás de lo contenida en los di- 
),chos títulos 5 guardaréis la Instrucción si- 
5^guiente^so las penas en que incurren los que 
^^no guardan las Instrucciones y orden que en 
^^nombre de Su Magestad del Rei Nuestro^ 
^)Señor les son dadas*. 

. 55I. Primeramente se os manda y orde- 
55na 5 que miréis con particular cuidado que: 
5,Vos é la Gente que á vuestro cargo va y cor- 
^^responda en su Viagc aloque deben áCFiris- 
^^tianos y al servicio de Nuestro-Senor ^ pues 
jja Jornada que lleváis pide en particular 
j^se tenga mucho cuidado destose que le ten- 
5,gáis de castigar á qualesquiera que dclinquie- 
j^ren contra esto en delitos que lo merezcan*. 
5 JL Y supuesto que se os entregan dos Na- 
55VÍ0S y que están aprestados en este Puerto^ la. 
j^Capitana llamada Tiuestra'SefÍQrar'de-Esperan- 
y^7^ ^ y la Almiranta llamada San-Franciscoy 
^^aderezadas y bastecidas con dcbladcs apare- 
j^jos en todo y en las comidas y municiones, 
^^y con artillería y arcabuces de la Casa-de- ¡ 

^^municion de Su Magestad^ que os darán 

5>el 



(11) 

jjcl cargo y memoria de lo que ¿c todo ello 
55OS entregan los Oííeiales-Reales desea Cu 
^jdad 5 y darán un tanto á los Maestres de los 
^^dichos <!os Navios <\uc lo han de distribuir, 
^^y á los Pilotos notificaran esta Instrucción 
^^mia para <jue sepan y no ignoren lo que se 
^^manda y ordena que hagáis* 

^^lll. Y calido conbucnaventura^que Dios 
ijjos úéy de este Puerto, con la derrota que te- 
:5,ncis y tcnenK)s platicado , sin tocar en la Cos- 
^,ta ni Reino de Chile, sino poniéndoos a los 
^,cincuenta y quatro, o cincuenta y cinco gra- 
^„dos , conK) A^icredes que mas conviene para 
^hallaros en elparage de la Boca <lel Estrecho^ 
^,y dada la traza con el dicho Almira-nte y Pi- 
^Joto y Maestre y Oficiales clcl Navio San^ 
^^Franclsco , que va por Almirante , de la cor- 
jjtcsponsion que ha de tener en la navegación 
,,para seguiros , y hacer siempre su farol de 
„noche ( que le han <le llevar ambos Navios}) 
,5y tomando el nombre todas las veces que ser 
^pucda^y concertando , si os derroráredes con 
„algun temporal , lo que debéis hacer para 
.^tornaros á recoger , o esperar uno a otro, 

b 2 „con- 



5,confdrtne al tiempo y posibÜidid^guiréls la 
9,'dicha vuestra derrota, 

^IV. E yendo discurriendo por vuestra 
s^navegacion, habéis de ir advertido que todo 
9,quanto os pasare así en rumbos por dondp 
^^navegáredes , como en todas las Tierras <}uc 
9,fuéredes viendo y descubriéndolo habéis de ir 
^^escribiendo en el Libro que para ello habéis 
9^de llevar , así Vos como el dicho Almirante 
.55dcl otro Navio , é poniéndolo en Carta; ( » ) 
,^lo qual habéis de hacer por vuestra persona 
.5,y en vuestro Navio con autoridad de testigos 
»y ^^ J"*"^ Desquíbel y Francisco de Trejo, 
^^scribanos que para los dichos Navios se 
.^han proveído : y demás desto habéis de or- 
<9,denar al dicho Almirante , Piloto y Maestre 
^,y demás personas del dicho Navio Almirante, 
^,que así lo hagan y cumplan , haciendo que 
^^o que así se escribiere se lea en publico en 
^cada uno dos i^) dichos Navios, cada dia; de 

lo 



«M 



(O 

Curta, Debe entenderse Qtrta de manar» 

(») 
Acaso el que extendió esta Listniccioii estaba aco»- 

tmiH 



3> 
5> 



(13). 

,Jo qualha de dar fe el Escribano del tal h^ 
„vío para que conste cómo y de que manera 
y^ cumplo 9 y el autoridad que se ie puede 
^y debe dar y y si a alguno de los que van ea 
jjlos dichos Navios le pareciere que se ha ex- 
,cedido ó excede en la verdad , ó ha! alguna 
,cosá que adverar , 6 pueda dedr o apuntar, 
;se asiente lo que así dixeren para que después 
conste de todo 5 y hanlo de firmar de sus 
,nombres juntamente con el Religioso que va 
,,en cada uno de los dichos Navios , y dar 
^dello fe el Escribano. 

y. En todo el Viagc que Ilcvardes (s ) 
,no habéis de perder el cuidado , así Vos en 
4 un NaviO) como el dicho Almirante en la 
^Almiranta , de ir echando vuestros puntos, 
,,y mirando con cuidado las derrocas , coi<- 
9,rientes y aguages que hallardcs , ^^^ V 

Jos 

^p——^———^— —■—■*— ■ ■ ■ ■ I ■ ■■■■ II ■ ■ I ., ■ ^ 

tumbrado á escribir Portugués , pues puso aquí dffi CQ 
losar de lír /9j que corresponde en Castellano» 

(3) 

Ll€vard€S « por Ueoáredes. 

(4) 
HfiUardes , por Mlírtiks. 



n 

n 
^ 



.^ Jos vientos que en los tieiiipos de vuestra na- 
^^vegacion os corrieren , y los Baxos y Arr^- 
^^circsj Islas ^ Tierras , Rios ^ Puertos ^ Ense- 
^^nadas ^ Ancones y Bahías que halláredcs y 
^^toparcdes T lo qual habéis de hacer asentar 
^^en cada Navio en uno de los Libros que paca 
.^^ello se os manda que llevéis , y en las Car^ 
^^tas que fuéredes haciendo Vos y los demás 
.^^Pilotos 5 consultándoos y concordándoos los 
^^del un Navio con ios del otro , juntándoos 
^5pata ello las mas veces que pudiércdesy el 
^jtiempo os diere lugar :. y habéis de ir 
^^advertidos de que, pudiendo ser , en las par- 
^^tes señaladas que os pareciere se pongan cru- 
^,ces altas para señales para los que después 
^^por allí fueren y pasaren y y «donde no hubic- 
^,re nombres puestos ^ los iréis puniendo para 
^^el orden de los xlichos Libros ^ y de las Car^ 
^jtas de matear^ 

.55VI. Al tiempo <jue os hallárcdes en la il- 
-^^turade la Entrada del Sífrec/^o iréis con mu- 
j^cho mayor cuidado de ver todas las parricu- 
^^laridades de Mar y Tierra que hallárcdes, 
-j^atendiendo á las comodidades de Pcblacio- 

^,nes 



y^acs que por allí puede haber y y si liai algu- 
^nas muestras de haberlas habido antes de 
5^agora > sia dexar muestra y ni particularidad 
5^por apuntar : y procurad con vigilancia sa- 
„ber todas lasBocas que tiene el dicho Estre^ 
y^ho X la entrada por esta Mar y y medirlas^ 
^^poniéndoles nombres á quantas fueren^ mi- . 
^^diéndolas así por lo ancho como por lo fon- 
ji^do y y mirando en qual dellas hai mayores: 
^^comodidades parafortalecerlas,. 

55VIL Hecho esto, habéis de colar por una^ 
yy¿e, las dichas bocas del dicho EstrechoyC^Udl os:^ 
j^parecícrc mas conviniente, y habéis de ir en 
^compañu del otro Navio Almiranta, sin de- 
,xarlc ni apartaros el uno del otro y de tal. 
manera que lo que el uno viere vea el otro^ 
3,y de todo lo que pasare podáis ambos dar 
j^teftimonio. Y en el discurso de todo el £rfre- 
y/:ho por donde desembccaredes no habéis ¿c 
^exar de hacer la mesma Descripción, y lie- 
5!,var particular cuidado de ver si en la una, 6 
,,en la otra Costa haí alguna Población, y que: 
regente es la que está poblada en ella y con 
^,todas: las señales de mayor claridad y cer« 






^5 
9i 



(Id) 

))tcza que pudicrcdcs hallar y ponen 

^^VIII. Y adonde quiera que Uegaredes j 
^^salcaredes en tierra tomaréis Posesión en nom« 
bre de Su Magestad de todas las Tierras de 
las Provincias y Partes donde Uegaredes, ha- 
ciendo la solemnidad y autos necesarios , de 
^)los quales den fe y testimonio en publica for-» 
,,ma los dichos Escribanos que lleváis. 

,)IX. Y hallando algunas Poblaciones de 
^^Indios^despues de habellos acariciado y dado 
de las cosas que lleváis de tiseras 5 peines, cu- 
chillos , anzuelos , botones de colores, espe- . 
,,]Os , cascabeles , cuentas de vidrio y otras co- 
rsas de las que se os entregan , procuraréis 
^llevar algunos Indios para lenguas á las par-. 
,,tes donde fuéredes de adonde os pareq^ere 
,,ser mas á propósito, á los quales haréis todo 
,,buen tratamiento i y por medio de las dichas 
„lenguas , ó como mejor pudiéredes , habla- 
„réis con los de la tierra, y tendréis pláticas y. 
„conversaciones con ellos , procurando en- 
tender las costumbres , qualidades y manera 
de vivir dellos y de sus comarcanos , infbr- 
„mándoos de la Religión que tienen , Idolosi 

„que 



n 
w 



55 



,,qüe adoran; con qué sacrificios )r manera de 
„culto y si hai entre ellos alguna do<Sbrina , o 
^género de Letras5como se rigen y gobiernaní 
,,si tienen Reyes ; si estos son por elección ó 
„dcrccho de sángrelo si se gobiernan por Re- 
^ptiblicas , por Linages 5 qué rentas , tribu- 
yeos dan y pagan , ¿ ' de qué manera y á qué 
^personas é qué cosas son las que ellos mas 
^precian $ que son las que hai en la tierra , c 
^qué les traíien de otras partes que ellos ten- 
^gan en esdmacion i si en la tierra hai mea- 
9,les ) y de qué qualidad ; si hai Especería, 6 
^alguna manera de Drogas y cosas aromati- 
^cas , para lo quíd lleváis algunos géneros de 
,^specias, así como pimienta y clavos, ca- 
„nela , gengibre , nuez-moscada y otras co- 
rsas que lleváis por muestra para enseñarlo 
„y preguntarles por ello. Asi mesmo os in-« 
^formaréis si hd aljgun género de piedras,ó co- 
rsas preciosas de las que nuestra Nación es- 
^tirna^ y sabréis los animales domésticos y sel- 
4,vages , y la calidad de las plantas y árboles 
),culdvados é incultos que hubiere en la tier- 
„ra, y de los aprovechamientos que dellos 

c ^ide- 



(i8) 

^tienen ^ é de las comidas é vituallas <^uc hai: 
j^y de las que fueren buenas os proveeréis 
55para vuestro Viage 5 y no les tomareis á los 
jjlndios cosa alguna contra su voluntad , sí- 
^nó fuere por rescátelo dándolo ellos de amis- 
j^tad : y de xal manera os habéis de informar 
j^y tomar razón de lo susodicho y de las de- 
j^mas cosas y particularidades que pudiércdcs, 
^que no os detengáis , ni embaracéis en ella 
^á la ida, porque el tiempo no $c os pase^ y el 
^efedo á que sois eiiibiado dcxc de consc- 
^^guirsc. 

. 55X. Llegado que seáis á la Mar del Ñor- 
^^te 5 procurareis juntaros con el otro Navio, 
5^si por algún caso forzoso os hubiércdes apar- 
atado 5 para descubrir las Bocas y Entradas 
^,que tubiere el Estrecho por aquella parte y 
9^as comodidades que hallardes para poblar* 
5^1o y fortalecerlo , descubriendo las dichas 
^^Bocas por vuestra persona y de los de vues- 
5,tro Navio. ^ lo qual haréis con la mcsma di- 
^Jigencia y cuidado que se os manda hagiHs 
^,á la Entrada del Jicho Estrecho. Y siendo 
^^tiempo de poder volver uno de los dos Na- 

^,víos. 



^5 

9? 



(Ip) 

yios , harcis que sea el <juc Vos scnaláredcs 
por una de las Bocas del Estrecho que no sea 
^^aqucUa por donde desembocasces ^ sino por 
^^otra de las que se enriende hai en el dicho 
^yEstrecho ^ pues importaria poco descubrir la 
^una^si á los Cosarios les quedase otra; y verna 
^,por ella con las advertencias que en ia ida se 
^^\e manda que tenga ^ la qjual sea la que os 
^^pareciere que es de mas comodidad para 
^^podcr volver el dicho Navio a esta Tierra f 
^^Puerro en que estamos* 

^PCI. Y en caso que no «ea tiempo de 
-jjvoiver ^ procurareis que el dicho Navio que 
^^eligicredcs ^ con los recados que lleváis para 
^^el Gobernador y Cabildo del Rio-de-la-Plata, 
^jse vaya costeando hasta alia a imbernar y 
^^aguardar tiempo ^ y le ordenareis quando y 
9)CÓmo ha de salir ^ por qual de las Bocas ha 
^,de dar la vuelta á este Reino^y que venga al 
^^Pucrto desta Cidad á darme cuenta á mí^ ó a 
^^el Gobernador que fuere , y a esta Real Au- 
^^diencia de todo lo que en la ida y vuelta ovierc 
5)VÍstoeoviere pasado^de los tiempos y vientos 
^^que pviere tenido 5 y acá a los que vinieren 

c 5 ,,sc 



(2-0) ^ 

p^sc les hará merced é gratificación conforme 
,)á lo que Su Magescad manda^ y á lo que es 
9^tan justo que se haga en Jornada de tanto 
^^momento c importancia^ Y con este Navio 
,^embiareis Vos dos Recaudos duplicados de 
j^todo lo que hubiéredcs fecho > y os hubiere 
),subccdido hasta allí : uno para que el Go- 
jjbernador ó Cabildo del Rio-de4a-Plaia me 
^)lo embíe á mí o a esta Real Audiencia por 
^tierra por la via de Tucuman ^ y otro que 
jjha de llevar el dicho Navio ; pero porque en 
9)Csco no pueda haber falta de qualquiera ipa- 
^^ncra que subcedierc 9 Vos de vuestro Navío^ 
y^y el dicho Almirante del otro ^ o qualquier 
^^de Vos en caso que os derrotaredes y no sa- 
^liesedes juntos 5 o saliendo juntos , o en otra 
^^qualquier manera j habéis de embiar estos 
^^Despachos con un Soldado de los que llevai$ 
^^para que por el Rio-de-la-Pláta y Provincií^ 
^jde Tucuman me venga á dar aviso de lo sub- 
^^cedido con el uno dcllos ; y otro Despacho 
9,quedará á k Justicia del Rio-de-la-Plata cer- 
9,rado y sellado para que así mesmo me lo em« 
3)bíe : y demás desto dexaréis otro Despacho 



^>a 



,,á la dicha Jusrida del RJo-de-la-Placa , para 
)^que en qualquiera ocasión que se ofrezca 
,,desde allí se embie á Su Magescad , de mas 
5,del que Vos habéis de llevar : de manera, 
^que conforme i esto , para que no se de- 
5,rcnga el Navio que hubiere de ir con el avi- 
eso de Su Magescad , en cada Navio se han 
,,de ir por el camino escribiendo quatro Re- 
5,laciones y Despachos por la forma susodi- 
3,dicha : Uno que ha de quedar en cada Na> 
,,vío : ocro que ha de quedar a la Justicia del 
,)Rio-de'la'Plata para embiar a Su Magestad: 
^otro a la dicha Jufticia para embiarme a mí 
),por la via de Tucuman : otro que ha de 
,,iraher el Soldado que acordaredes que ven- 
),ga con él : y para esto , si os pareciere que 
9^erá de dilación , lo embiaréis con el Ber- 
),^uitin (O para que los dé y se traigan como 

wdi- 

(O 

Pedro Sarínieütó , tomo túú cuidadoso y eitporimeti* 
tado ta las cosas del Mar ^ llevaba á su bordo todas las 
maderas , herrages ^ icarcias y lo demás correspondiente 
fara construir un Bergantín en qualquier parte adonde 
la oecesidad le obligase á ello } y éste es el Bergantín dt 
que habla esta Instrucción* 



(22) 

5,dícho es , porque todo esto es de mucha 
^^importancia para los casos dudosos que sue- 
,^len ofrecerse. 

-55XIL Dado que hayáis esta orden al di- 
5^cho Navio que así eligiéredes ^ para la vuel- 
^jta procuraréis Vos cumplir y guardar lo 
^^siguiente : Que es que prosigáis vuestro 
^^Viagey Derrota para los Reinos de España 
^^derecho al Puerto de San-Liicar ^ ó k otro 
^^de aquella Costa ^ el que con mas comodi- 
^^dad pudicrcdes toman 

-55XIIL Llegado que seáis á el ó a otro, 
^tomareis las dichas Informaciones , Relacio- 
^^nes y Descripciones que hubiéredes hecho 
^^en el Viage ^ ansí hasta desembocar el di- 
5^cho Estrecho , como de la Navegación que 
^^hubieredes llevado en la dicha Mar del Nor- 
^^te ^ porque en iodo el Viage della habéis de 
^jir echando vuestros puntos ^ y mirando y 
^^anotando mui bien las proprias particulari- 
^jdades que en otro Capítulo desta Instrucción 
^^se contienen y y poniéndolas y asentándolas 
5,en el dicho Libro y en Carta , y leyéndolo 

^^cada diá en publico para que mejor se ave- 

• • 



5J 



(»3) 

j^ígúc lo que pasare , y pueda constar de h. 
5jVcr<iad , y dar dello fe el Escribano , y fir- . 
5,marlo codos los que supieren escribir, según 

dicho es. 
^V. Y con la dicha Relación y el Despa- 
jjcho que Deváis mió para Su Ma gestad iréis 
j^ante su Real Persona y Consejo Suprema 
,^cal de las Indias á dar cuenta de la exe- 
„cucion y cumplimiento de vuestras Instruc- 
,,ciones 9 y á presentar las dichas Informa-» 
9,ciones , Relaciones y Descripciones autori- 
9,zadas en la forma que dicha es ^ y á infbr- 
^mar de palabra con testigos del hecho ,para 
„que Su Magestad mande y provea en todo 
,^0 que mas fuere servido para la prevención 
^y seguro de aquella Entrada , antes que sear 
,,ocupada de los Cosarios , que ya la saben: 
,,y de acá se le habrá dado á Su* Magestad 
,^viso de la embiada destos Navios , y del 
„efe¿lo para que van , para que se espere 
3,1a Relación que Ueváredes, y mejor se acier- 
5,te á proveer en todo. 

" 5*XV. Y para que mejor hayan lugar las 
^^diligencias que se os manda hacer y escribir, 

9»y 



(44). 

5,y conocimiento y descripción de la Mar y 
5,Tierra , iréis Vos y el Almirante , cada uno 
9,cn su Navio , y los Pilotos , tomando las 
,,alturas así por el Sol como por la Estrella en 
,,todas las mas partes (]ue pudiéredes y os pa- 
,,recicre , comunicándolas y concordando- 
,,las entre todos quando os juntáredes , co« ■ 
,,mo cosa de tanta importancia á que vais. 

jPCVI. Y si en la prosecución de vues- 
„tro Viage y Navegación , ora sea en est» . 
,,Costa de la Mar del Sur, ó en ella , ó en alta 
„Mar , ó en el Estrecho , ¿ en la otra banda . 
,,de la Mar del Norte toparedes algunos Na- . 
„víos de Ingleses u otros Cosarios , ó hallare- . 
,,des alguna Población dellos hecha en algu^ . 
^na de las dichas partes , 6 tu vié redes noti* . 
„cia y aviso cierto que lo está en alguna Isla, . 
„tomad en esto la mayor razón y claridad 
„que posible sea, y del numero de gente que 
„es , y de los pertrechos y aderezos de guerra 
,,quc rienen : y del tiempo que ha que allí 
^llegaron y poblaron me daréis aviso en la. 
„forma que dicha es. Y Vos haréis enquanto 
9,á esto lo que el riempo y las ocasiones os 

„en- 



'^(enseñaren, sin que ninguna sea paree para 
^quc ceséis en la prosecución de vuestro Via- 
„ge 5 y se dexen de conseguir los fines y efec- 
,,tos para que sois cmbiado, Pero si encon- 
,,tráredes 6 cuviéredes noticia del Navio en 
^que va Francisco Draquez , Cosario Ingles, 
,,que ha entrado en esta Mar y Costa del Sur, 
„y hecho los daños y robos que sabéis , pro-^ 
,,curaréis de lo prender , matar, 6 desbara- 
„tar , peleando con él , aunque se arriesgue 
,,qualqu¡era cosa á ello , pues lleváis bastan- 
„te gente , munición y armas para poderlo 
9)rendir conforme á la gente y tuerza que éi 
,,lleva , 6 puede llevar : y esto haréis con 
^ran diligencia sin perder en ello ocasión, 
^pues sabéis de quanta importancia sera para 
5,el servicio de Dios Nuestro Señor y de Su 
jjMagestad , y bien destos Reinos que este 
9,Cosario sea preso y casti^do$y Dios Núes- 
9,tro Señor, en cuyo servicio se hace, os dará 
9,íuerza para ello. Y prendiéndolo Vos y 
„vuestros Oficiales y Soldados seréis mui bien 
9^adficados del robo mesmo que llevan he- 
9,cho, y seos harán otras mercedes) y ansí 

- d ,,os 



?5 



(a«í) 

,,os lo prometo en nombre de Su Magestad 
^eal. £ si otros Navios de otros Cosarios, 
^6 compañeros deste topáredes ó tuviéredes 
^nodcia dellos , conforme a lo arriba dicho 
,de las ocasiones <^ue hubiere , acometeréis, 
Ó haréis lo quemascoviniere, teniendo siem* 
^pre esperanza en IMos Nuestro Sdíor , que 
■„os dará esfuerzo y fuerza para contra sas 
■^enemigos : y esto os ponga mas ánimo. Y 
,esto se encomienda mui en parricular al di- 
cho Almirante , Oficiales y gente de su Na- 
yío para que así lo cumplan, y 'ayuden con- 
forme i la orden que les diéredes. 
.5PCVII. Y porque los dempos tengo re» 
^,lacion que en aquella Costa del Estrecho sue- 
len 5er algunas yeces contrarios , iréis ad- 
,)Vero[dos que ú por ellos , o por otra quál- 
,,quiera ocasión que «e ofrezca, laNao-Capi- 
^,una se derrotare , ó apartare de la Almi- 
^,ranta , no por esto habéis de dexar de pro- 
„seguir "vuestro Viage, y el otro Navio el 
9,mesmo con «1 recato , cuidado y diligencia 
),o|ue de vuestro zclo y buéhas partes íc con- 
jjfia : y haréis las informaciones que convi- 

«nic- 



95 

55 



^^íeren ¿c los tiempos , ocadon y necesidad 
jjfbrzosa , ó precisa 9 que obo para que el 
^)dicho Navio se quedase, ausentase , o derro* 
),tase 9 con la verdad y fidelidad que de Vos 
y^ espera , para que por ellas en qualquier 
^,tiempo los culpados sean castigados con el 
9)rigor que tanto delito y exceso merecen, 
, Jo qual ni creemos , ni es justo se presuma 
,,dc gente de Nación Española , tan obligada 
^ mayores kcchos« 

' ,PCVIII. Mas en caso que os derrotare- 
))dcs y no saiiésedcs mas de un Navio por el 
y^trecho ^ se os advierte que este , dexando 
yjas dichas señales , como dicho es , ha de 
^ a Bspaña á dar cuenta á Su Ma gestad y 
9^ dicho su Real Consejo de todo , pues d« 
j^allá ha de venir el remedio , y prevención 
9,para cerrar é impedir la dicha Entrada á los 
^CosadoS) como dicho es. 

iPClX. Y en el dicho caso de haberos 
^derrotado ^ como entntmbos Navios vais 4 
9^n £n ) que es a descubdr el dicho Estre^ 
yycho por la orden que dicha es , y á ssüir por- 
9)él a la Mar del Norte; para saber y entendetr 

di 99<1^^ 



(*8) 

,,c[ual Navio va adelante, y que yeiuio él uno 
y^ £spaña no vaya el otro , pues ha de yol- 
^vcr como dicho es aquí , acordaréis entr^ 
^Vos é los dichos Pilotos y Maestres de vues- 
^tro Navio, y el Almirante y Pilotos y Maes- 
9,ttcs del otro , qué señales ciertas habéis de 
Q^t dexando para que esto se entienda y co* 
j,nozca , dexando por escrito , si fuere posi- 
, jble , quanrp ha que pasasteis y lo que mas 
„conviniere,y lo que el que quedare atrás debe 
,,hácer: y estas han de ir quedando en las 
„mas partes que pudiércdes para que por 
„falta desto no haya desorden en lo que con- 
j,vinierc hacerse. - 

„Tod6lo qual Vos el didio Capitán y 
^Imitante , cada uño como es obligado, ha-> 
„réis y cumpliréis con la prudencia y buen 
^cuidado que de vuestras personas se confia, 
„y negocio tan enderezado al servicio de Di6s 
„Nu estro Señor y de Su M^estad j-cquiere. 
„Y para esto mando que se entregue a cada 
„uno de.Vós un traslado destalnstruccion firr 
„mada de mi mano , refrendada de Albaro 
„Ruiz de Navamucl , Secrecario de la Gober- 



y^Aaon <!estos Reinos , y que se os lea por 
^él 4 Vos y á los Oíicbles de Guerra y Pilo- 
^tos, para que codos entiendan lo que se ha 
5^de cumplir y guardar en la dicna Jorna- 
j^da y Descubrimienco. Y Vos el dicho Ca- 
rpirán y Almirante guardaréis y cumpliréis 
9)esta dicha Instrucción , so pena de caer en 
„mal casó y de las otras penas en que caen 
^é incurren los que no guardan las instruc- 
9,ciones y orden que en nombre de Su Ma> 
9)gescad del Re! Nuestro Señor les son dadas. 
^Fecha en la Cidad de los Reyes en nueve dias 
j^del mes de Odubre de mil é quinientos y 
,,setema y nueve años. {=: Don Francisco de 
sjToledo. i=3 Por mandado de Su Excelen- 
9$cia. p: Albaro Rmz de Navamuel.^' 

noTiFíCACwH rjü^AUsnro. 

,5T7N el Puerto y Callao de la Cidad de 
9iS_j los Reyes de los Reinos y Provin- 
s^cias del Pirú en diez cUas del mes de 0£fcu- 
j^bre de mil y quinientos y setenta y nueve 
9^os, en presencia de los ilustres "Señores li- 

5,ccn- 



,,ccnciado Rccalde, Oidor de la Real Audíen-' 
,,da y Chancillería 5 que rende en la dicha, 



9> 



„Cidad de los Reyes, y de Don Francisco. 
Manrique de Lara $ Domingo de Garro y 
Pedro de Vega ^ Oficúdes-Reales de Su Ma- 
gescad , que están en el dicho Puerto para, 
el despacho de los dos Navios de Armada 
que Su Excelencia embía al Estrecho de M«h 
yygallánes ; Yo Albaro Ruíz de Navamuel , Sc- 
,,crecar¡o de Cámara de la dicha Real Au- 
,,dienciayde la Gobernación destos Reino^ 
^notifiqué esta Instrucción al Capitán Pedro 
^Sarmiento, Capitán-Superior de la dicha 
,yArmada 9 y á Juan de Villalobos, Almiraa- 
,,te dcila,y á Hernando Lamero^PSloto-Mayor» 
,,y á Hernán Alonso , y Antón Pablos , Pi- 
,,lotos de la dicha Armada; y se la leí de tferh 
yfiÁ tferhum como en ella se condene. Y por 
,,mandado del dicho Señor Licenciado Recal- 
,,de , los dichos Capitan-^Superior 5 Almiran- 
,,te y Pilotos juraron por Dios Nuestro Sc- 
,,ñor y por una señal de cruz , en forma de 
^Derecho , que con los dichos dos Navios 
„de Armada que se les entrega para la dicha 

»Jor- 



(31) 

^Jornada y Descubrimiento del dicho Bstre- 
■^cho en nombre de 5ü Magescad , servirán 
,,a Su Magescad en la dicha Jornada y Des- 
9,cubnmiento con toda iidelidad como sus 
,,buenos y leales Vasallos ^ y guardarán en 
^,la dicha Jornada y Descubrimiento esta 
¿Instrucción como son obligados y Su JEx> 
9,cdencia lo manda 5 de lo xjual doi fe.A Al- 
)jbaro Ruiz de NavamueL** 

Y luego incontinente ante los nombra- 
idos por níiandado del Virréi platicaron el d- 
pitan-Superior , Almirante y Pilotos la parte 
y lugar donde se habían de esperar é ir á 
buscar y hallar , .si acaso por alguna .ocasión 
ó tiempo forzoso se apartasen ú un Navio 
del otro, y acordóse <jue en la Boca del 
Estrecho en la parte de la Mar del Sur del 
Poniente se fuesen á buscar y esperar :: y por- 
que ya era mui noche no se hizo nías, ni 
nos pudimos embarcar , y también por fal- 
tar sjguna gente que no habia venido de 
la Cldad. 

Otro día Domingo once de Octubre el 
«Capitán-Superior y Oficiales y otros muchos 

con- 



(3») 

confesaron y comulgaron , y luego el Cápt* 
tan-Supcrior y Almirante hicieron Pleito mc- 
nage y solemnidad de fidelidad al servi- 
cio de V. M. en manos del Fator Don Fran- 
cisco Manrique de Lara por ante el Secreta- 
rio Albaro Ruiz de Navamuel: y tras esto 
luego el Capitán-Mayor tomó la bandera y 
se embarcó con ella á las dos de la tarde 
deste dicho dia , y eras él se embarcó toda 
la demás gente que habían de ir en su com-r 
pañía esta Jomada. Y para que el Almiran- 
te, piloto-Mayor y gente de la Almiranta su- 
piesen lo que se había de hacer para ir en 
conserva y donde nos hallaríamos si nos apar- 
tásemos , y para otras cosas , le dio la Orden 
¿ Instrucción siguiente. 

(kíD£N Í>EL CATITAH SVfBmk 
Veiró Sarmiento para el Almirante 
Juan dé ViUalohos y Gente de la Nao- 
Almiranta. 

)) I i^L Capitán Pedro Sarmiento, Capitan- 
nI2j Superior de la Armada de Su Magcs- 



5» 



tad 



99 
55 

95 



(33) 

.tad parad Descubrimiento del Estrecho dt 
Magallanes ^ digo que porque una de las 
cosas que el Excelentísimo Señor Don Fran- 
cisco dci Toledo ^ Virréi , Gobernador y 
^^Capitan General destos Reinos y Provincias 
^jjdel Piru , encarga en su Instrucción á mí y 
^^al Almirante de la dicha Armada , es que 
^^vamos juntos y en conserva , y que la Nao- 
Almiranta haga su farol sin se apartar, ni der- 
rotar 5 por lo mucho que importa al servi- 
cio de Dios Nuestro Señor y de Su Mages- 
,tad 5 así para el dicho Descubrimiento y 
tuen cfe<ílo de la dicha Jornada , como 
para que sí Dios Nuestro Señor fuere servi- 
do de que topásemos con esta dicha Arma- 
da con el Capitán Francisco , Ingles G3sa- 
5^rio 5 mediante su ayuda y favor, le podamos 
^^acometer y rendir : y en la Junta que por 
5,mandado íde Su Excelencia se hizo ante los 
9 Jlustres Señores Licenciado Recalde , Oidor 
^^de la Real Audiencia de la Cidad de los Re- 
^^yes 5 y Oficiales- Reales de Su Magestad por 
^mí y por los Pilotos de la dicha Armada^ se 
^^acordo y determino que si acaso porfortuna, 

e „ó 



55 
55 
55 
55 
55 



55 



55 
55 



(34) 

j^ó tiempo forzoso nos derrotásemos el un 
j^Navío del otro , lo qual se ha de procurar 
por todos los medios posibles que no sub- 
ceda j nos aguardásemos el un Navio al otro 
quince dias en la Boca del Estrecho , y todos 
j^vamps haciendo viagc para la dicha Boca. 
Por tanto , para que se cumpla lo susodi- 
cho 5 ordeno ^ mando y encargo' al Capitán^ 
^^Almirante de la dicha Armada , que va en la 
3^dicha Nao-Álmiranta, llamada San-^FrancíscOy 
j^y á Hernando Lamero^Piloto de la dicha Nao, 
y Mayor de la dichaArmada^que si acaso por 
alguna tormentado tiempo forzoso se aparta- 
j^re, ó derrotare de la conserva de la Capitana 
^^donde Yo voi^siga su Viagc y Derrota la vuel- 
^^ta de la Boca del dicho Estrecho de Magallanes^ 
y por el camino donde Dios le llevare vaya ha- 
ciendo y cumpliendo lo que Su Excelencia 
j^manda por su Instrucción, Y llegados que sean 
jjá la Boca del dicho Estrecho , que cae en esta 
j^Mar del Sur ^ esperen y aguarden surtos en la 
^^dichaBoca , á mí y á la dicha Nao-Capitana 
,)los dichos quince dias^tiniendo vigilancia con 
9,scñales y otras diligencias de salir de diaá re- 

55CO- 



55 
55 



55 
55 



(35) 

,5cbriocer cl (íólfo y el Estrecho con el batel para 
^descubrirme , á causa que podría ser que imoc 
„estar surta la dicha Altiúranta Ja NaoCapita> 
„na no la pudiese ver, estando de mar en fiíera; 
aporque la mesma orden tendré Yo , llegando 
5,primcro al dicho Estrecho y Boca del. Y si acaso 
,,dcntro de los quince diasno llegare el Navio 
^que obiere quedado atrás , pasados losdichc» 
,,quincedias,dacen señales en árboles hacien- 
,^o cruces grandes,y plantando otras en peñas- 
jjcor.y en las Canales y Estrecho por do se pueda 
9,creer que ha de pasar qualquiera de los dos 
^Navios , echen boyas de palos livianos con 
,,potalas ) y en ellas algunas cruces clavadais, 
„y cartas escritas de todo lo sucedido hasta 
5^allí , y de lo que piensa hacer adelante} der- 
),rota y camino que deteritiina llevar confor- 
,me á la Instrucción de Su Excelencia, y avisos 
5,de lo que hubiere reconocido y sabido,para 
9,que la Gente del un Navio se aproveche del 
,,aviso de la Gente del otro. 

,,L Iten , encargo al dicho Almirante 
,,Juan de Villalobos que para que entre la 
3,GerKe que va en el dicho Navio- Almiranta 

Cl „ha- 



('3<í). 

j^liayá toda buena Disciplina Militar y Chris-. 
j^tiana^trabajc y procure con todas sus fuerzas 
^^de cscusar y prohibir los juramentos y blas- 
^femias con que Dios Nuestro Señor tanto se 
j^ofende^ y se hagan oraciones a la mañana 
j^y tarde ^ suplicando a Nuestro Señor nos 
j^guie y de buen suceso en negocio tan ende- 
^rezado a su servicio* 

- 5,11. Iten , prohibirá los juegos , espe- 
j^cialmentc (O armas y vestidos ^ advirtiendo 
yfiL todos que el que ganare vestidos ó armas 
j^no gana cosa que haya de llevar ^ porque 
^de aquí se . siguiría quedar desnudos y 
desarmados los Soldados , por donde no po- 
drían substar (*) el trabajo ^ y vendrían en 
gran deshonor y oprobrio y peligro de la 
vida por los frios y otras necesidades^ 



3> 



Aqüi debe síüplifse la preposíeiott dé^ 

Substaf. Sostefaer, siífrir^ aguantar. Parece voz tomada 
del Latín Substare. Ko ^iene uso en Castellano , y puede 
rezelarse que el Escribano Esqüivel pusiese pOr equivo^ 
eacion substar j en vez de substentar ^ 6 susttutar* 



('37 ) . 

- „ni. Itcn 5 que se eviten pendencias y. 
^^disensiones entre k Gente de la dicha Al- 
^miranta , porque se conserven como anii- 
55gos y de una Nación en concordia. Y d 
^acasó, (O lo que Dios no quiera, procure 
,,con brevedad y sumariamente castigailas pos 
^a leí de la Milicia como el caso lo requiere, 
^sin demandas, ni respuestas de procesos, mas 
^de aquello que baste para averiguadon y. 
5,tesdmonio. Y si acaso fuere menester cas- 
3,tigo presencial , antes lo castigue con la- 
^espada que con palabras pesadas, porque 
„de esto se siguen muchos bienes y en— 
¿Riendas, y quedan los hombres menos 
^agraviados. 

,,IV. Iten, todas las noches antes que 
anochezca , por la tarde , ó á la mañana, 
5,quando fuere posible juntarse , arribe y- 
„venga la Almiranta á jimtarse a la Capitana,. 



ii«iB4fetf*^M^IteB^M*irt*rfii^hM*ia«aMBAA«*i*Mte 



Patecé dedeíi substituirse las palabras sucediese lo eoih 
tracto ^ á ottas equivalentes para que haga sentido la onn 
cion* 



55 



,j^ lo' mesmo hará la Capitana quándo con- 
,,yiniere para pedir el nombre del Sanólo. 

que han de tener en memoria para aquella. 

noche para nuestro conocimiento. 

y. Iten , sigan siempre el farol de no-, 
,,che,y labanderade la Capitana de día. Y 
,^i acaso conviniere que la Capitana en que 
,^Yo voi,mude derrota ti otro camino del que 
,^asta allí ha llevado , terna aviso que se le 
,^rán dos faroles acia aquella parte don- 
^^de se mudare el camino , meneando-^ 
,^os para que mejor se conozcan y sigan el 
„dicho camino. 

,VI. Iten .5 si se viere en alguna necesi-> 

dad que haya menester socorro tirará una 
^pieza, y si fuere necesidad de socorro de per- 
donas tirarán dos , porque lo mesmo terna 
,,entendido que haré Yo en mi Navio para 
^que ¿1 me socorra si lo hubiere menes- 
wter. 

. -í^Vn. Todo lo qual encargo y mando 
„al dicho Almirante liaga y cumpla conforme 
,4 la Instrucción de Su Excelencia , y como 
,,se confía de su persona , so las penas en que 

,,caen 



55 



„caen los que nacen lo contrario. Fecha cñ 
5,cl Puerco y Callao de la Cidad de los Re-^ 
^yes en once días del mes de Oií^bre de mil 
„y quinientos y setenta y nueve años. t= Pe- 
ndro Sarmiento. t=i Ante mí Juan de Esquí-r 
),vel , Escribano Real. {=: La Gente de la ^r- 
yjmada^^ 

Embarcáronse en la Nao-Capitana el Ca- 
pitán-Superior y General de la Armada Pedro 
Sarmiento , el Padre Frai Antonio Guadrami^ 
ro, de la Orden del Bienaventurado San Fran- 
cisco , Vicario desta Armada y Predicador, 
persona venerable , que también había ido en 
la Jornada pasada a Panamá con el mesmo 
cargo, sirviendo 4V. M. ) el Alférez Juan 
Guderrez de Guevara ; Antón Pablos , Piloto 
desta Nao-Capitana $ y Hernando Alonso, Pi- 
loto asimesmo de la dicha Nao $ Juan de Sa- 
gasti , Tenedor de bastimentos ; Juan de Es- 
quível , Escribano Real $ Pedro de Hojeda^ 
Contramaestre. Estos se nombran por ser Ofi- 
ciales , los quales con los demás Soldados y 
Marineros eran por todos cincuenta y quatro 
los de la Capitana. En ia Almiranta se em-^ 

bar- 



(4o) 

barcaron el Almirante Juan de Villalobos ; el 
Padre Frai Christovai de Mcrida, de la Orden 
dicha 9 Hernando Lamero , Piloto-Mayor y 
de la Almiranta ; Pasqual Xuarez , Sargento- 
Mayor 5 Francisco de Trexo, Escribano, Gui- 
llermo y Contramaestre : con los quales y 
los demás Soldados y Marineros son cincueiif- 
ta y quatro, pocos mas 6 menos , y por todos 
^n ciento y ocho los de ambas Naos , y al- 
anos mas de servicio. 

Llevaba cada Navio dos piezag de artille- 
lU medianas y quarenta arcabuces entre am- 
bos Navios 9 y pólvora , plomo , mecha , pi- 
cas , morriones de cuero , algodón y mantas 
f>ara escaupiles , que son unos petos estofados 
<|ue se hacen para armaduras del cuerpo, todo 
esto de la Casa-de-Municion de V.M. 

Con este :aviamiento y despacho este di- 
cho dia 1 1, de 0¿hibre de 1 579. á las qua- 
f ro de la tarde , en el Nombre de la Santísima 
Trinidad Padre y Hijo y Espíritu-Sandio, Tres 
Personas y un solo Dios verdadero , nos hid'!' 
mos á la vela y partimos del Puerto del Callao 
d( Lima ^ que^estáeti X2. grados y un quartof 

y 



(•40 

y esta mestna noche fuimos á surgir á k Isli 
del Puerto questa dos leguas a Locstc del Ca- 
llao, Surgimos aquí por necesidad de acabar 
de poner segura y en andana la Capitana que 
iba zelosa porque hubo descuido en lastralla 
y no sustentaba velas. Esta noche -no durmió 
la Gente porque todos anduvieron traba- 
jando , unos trahiendo lastre de la Isla , otros 
acabando de aparejar y enxarciar la Nao, que 
no se había podido acabar en el Puerto: y 
lunes por la mañana 1 1. del mes nos levamos 
desta Isla con un vahage de norte bonanci- 
ble , con que comenzamos a navegar la vuel- 
ta del Sur , y desembocamos por entre la Isla 
y el Puntal del Puerto á popa, que mui pocas 
veces se ha visto j y empezando a salir á la 
mar , vino la virazón y amuramos la vuelta 
de tierra, y fuimos desta vuelta tras un Morro 
que llaman de Solar en el Valle áéSurco , dos 
leguas de la Isla, y tres del Cclláo, 

Martes siguiente i ^. de Cdi brc,ccmen- 
zando a salir á la nur luego sentimos que 
Iba abierta la proa de la Capitana por muchas 
partes, y por cala£ctear algunas costuras $ que 

f con 



(40 

eon la priesa que hubo en el despacho no les 
basto la diligencia á los Sobre-estantes á ver- 
lo todo. Con esta falta, quando la Nao arfaba 
entraban muí grandes golpes de agua por I4 
proa , que llegaba algunas veces hasta el niás- 
tel-mayor el agua hasta la rodilla , de lo qual 
la Gente se comenzó a afligir muchojy la Get^ 
te de mar iba fatigada en dar comino á k 
bomba 9 y en acabar las velas y otros apare- 
jos , y zafar el Navio : y el peligro de k 
proa era de suerte que no se podu hacer 
fuerza de vela sin abrir el Navio del todo, 

{)orque las mares jugaban , y el corbaton de 
a gorja iba abierto y desempernado , y des» 
clavada toda proa y espolón : y por no vol- 
ver á Lima trabajaron mucho por Ir al Puer- 
to de Thco , treinta y tantas leguas de Líma^ 
a adobar $ y así con el ayuda de Dios entra^ 
mos en ^isco sábado 17. deO£kubre , y lue- 
go se repartió la Gente 5 unos a tierra (O 
acabar las veks , otxos á k xarck , y los Car- 

pin- 

I 

Aquí debe suplirse la preposición á 



(43) 

pínteros y Calafates á reptar y fortalecer la 
proa , la qual del todo se fortiíicD bien , con- 
forme al lugar. Tomáronse aquí quatro hom- 
bres de la mar ; dióseles á tres pagas á cada 
uno , conforme en Lima se había pagado á 
jos demás 5 y el uno era Calafate, y se le pagó 
con la ventaja de soldada y media , que son 
^ 7. pesos y medio ensayados cada mes. £m- 
bióse á Taraca , dos leguas de allí , por una 
batelada de sal ; tomáronse en este Puerto 
algunas cosas de que veníamos faltos para los 
Navios , y para mantenimientos. Muchas de- 
Uas paonS Pedro Sarmiento y otras se obligó 
por elus 9 y á petición de la Gente de mar 
y Oficiales se tomaron y compraron docien- 
tas bonjas de vino de la tierra , que costa- 
ron á quatro pesos y medio, que montaron 
novecientos pesos corrientes. Estas se repar- 
tieron por mitad , las ciento á la Capitana y 
las ciento a la Almíran^ 9 y en cada Nao se 
repartieron por cabezas , partes iguales : y 
todos jumos y cada uno por su parte se obli- 
garon de lo pagar,y dieron libranzas á los due- 
ños para que en Lima lo cobrasen de sus sa- 

fa la- 



(44) 

larios : y habiéndonos aparejado y reparadi^ 
con nueva alegría nos hicimos i la vela 

«"ÍSw.n^íércoles 2 1 . de Odubre a la una después 
de mediodía ; y todo este dia. anduvimos bar* 
loventeando por esta Ensenada, que es gran- 
de , sin tener viento para poder sdir. 

•ért* 1*. ^ jueves todo el dia tuvimos calma , y 
anochecimos sobre la Isla de Sangallan cerca 
della y que esta en catorce grados al Sur , y 
dende a dos horas después de anochecido 
comenzó el viento Susueste y fuimos la vuel- 
ca, de la mar al Sudueste toda la noche , y 
hasta el viernes a mediodía que anduvimos 

lUtgut, 12. leguas por el arbitrio. 

^untu Desde el viernes a mediodía 2^. de 
0£):ubre al Oessudueste hasta la noche , seis 
leguas. Este dia se repartieron las armas de 
municicm y y toda la noche siguiente nave- 
gamos al Sudueste , guiñando sobre la quarta 

«. imw. "^^ ^"^ » ocho leguas por fantasía. 

El sábado , al Sudueste quarta al Oeste, 
^ leguas , y al Sudueste 6. leguas por arbi- 
trio hasta la noche. Este dia mandó Pedro 
Sarmiento al Almirante Juan de Villalobos 

que 



(4?) 

que no pasase delante de la Capitana , sino 
que siguiese el farol de noche y la bandera 
de dia ^ so ciertas penas ^ porque así convino 
al servicio de Su Magestad ^ porque claro 
comenzaba ya a mostrarse quererse apartar 
de la conserva de la Capitana contra las Ins^ 
trucciones del Virréi y del Capitan-Mayon 

La noche siguiente hasta domingo de 
mañana con viento fresco al Sudueste quarta: 
al Sur y al Susudueste ^ diez leguas por arbi- ie.iegiia<, 
trio. El domingo a mediodía á 25* de 06tu^ 
bre tomé el altura en diez y seis grados y 
cincuenta y cinco minutos al Sur, 6o. leguas 
de í^isco Lestcoeste : con Ocma jo. le- 
guas. 

Desde el domingo á mediodía hasta prí« 
ma noche 5 al Sudueste 6. leguas, y hasta las ^ 
ocho de la mañana del lunes 26. del mes, ú 
Susudueste diez leguas. A esta hora escaseó f. 
el . viento , y fuimos con Susueste la vuelta 
del Sudueste , y luego á la qúarta del Oeste, 
y luego á largo ; y mimos al Sudueste fran- 
co. Este lunes a mediodía tomé el altura en 
diez y siete grados y cincuenta y cinco mi- 

nu- 



ñutos , ochenta y ¡siete leguas de Ttsco I-cs- 
tcoestc ; con Tambo j 07. leguas á Loestc, 
Este dia abrió claro ^ |)orque dende la con- 
junción había hecho tiempo mui obscuro 
y cerrado. Hace por íiqui en este tiempo 
mui templado con m^ parte de calor <quc 
de frió, Pesde este parage comienzan los 
vientos suestes una quana mas larga y mas 
escasa con mar bonanza y cielo claro. 

Desde líínes hasta martes i mediodía 
27. de Oií^ubre con .Sueste y Susueste bo- 
nancible 9 entrando y saliendo h, vuelta del 
Sudueste y del $u$udueste^ iEchi^le el camino 
del Suduestc , porque i^ste dia jirribamos so* 
í- bre h. Almiranta, Anduvimos 15. leguas; 
Este dia 4 las ocho de la mañana nos dio el 
primer aguacerito del Susueste^ que nos dexé 
viento fresco en la vela, y con él fuimos 
al Sudueste 7 y pasado el aguacerillo yoWiá 
el viento al Sueste bon^dble que nosde- 
xaba'Ir al Susudueste. Los íiguaeerillos no 
llueven mas que un rucio poco y mui me- 
nudo 9 y traben viento fresco. Hace por este 
dima mas calor que j&io $ mas mui buen 

tem- 



(47) 

temple $ ciclo , mar y viento apacible. To- 
móse este dia el altura : Pedro Sarmiento 
en i9« grados 22. minutos, y Antón Pa- 
blos en 1 9. grados y ^o* minutos j Hernando 
Alonso en 1 9« grados y 5* minutos ^ de ma- 
nera que por el Sudueste quarta al Sur an- 
duvimos desde lunes hasta martes a medio- 
día 2 S« leguas. Iban las aguas al viento ea 
nuestro favor al Sur '. hálleme este dia Les-* 
tcoeste con el Rio de Juan-íDíax, ciento y 
quarenta leguas. Abre por esta Región el 
cielo de las diez del dia adelante. Por este 
mar vimos poco pescado 5 y vimos algunos 
paxarajos bobos blancos* Éste dia pedí el 
punto al Piloto de la Almiranta ^ y dixo que 
no había tomado el Sol 9 habiendo hecho 
tíempo para ello : reprehendióle Pedro Sar- 
miento su descuido , y mandóle que no de* 
xase de tomar el Sol todos los dias que hi- 
dese claros para ello. 

Desde martes hasta miércoles á mediodía 
2S. deO^hibrC) al Sudueste quarta al Sur 
^o« leguas. Tomamos este dia el altura en t^ 
2 1 . grados Urgos : leconocímos por el ca- 



!•• 



(48) 

nuno Ir los aguages al Sudueste en nuestro 
favor. Este dia hiciínos particularmente gra- 
cias á Nuestro Señor Dios por el buen tiem- 
po que nos daba , y liicimos cierta limosna 
para la Casa de Nuestra Señora de la Rábida 
de España. Todos los dias de fiestas el Padre 
Vicario hacía sermón que nos consolaba mu- 
cho con su buena áoékúnz. Hallamonos este 
dia Lesteoeste con el Rio de Chagua i6o. le- 
guas $ de Ti SCO 1 54» > de Lima 1 68. Nordeste 
Sudueste : Toma de la quarta de Norte- sur. 

Desde miércoles hasta jueves 29. de 
0£tubre con Susueste y Sueste quarta al Sur 
fresco fuimos al Sudueste ^ y al Sudueste 
quarta al Sur ^ y al Susudueste largo y esca- 
so : que cotejado lo uno con lo otro sale el 
camino al Sudueste quarta al Sur ^o. leguas 
por fantasía. 

Desde jueves á mediodía hasta la noche^ 
seis horas al Sudueste quarta al Sur: la resta de 
la noche cargo mucho el viento, que nos hizo 
tomar las velas de gabias : y con las maestras 
a medio árbol al mesmo rumbo y al Sur 
quarta al Sudueste y al Susudueste y doce le<^ 

guas: 



guas : y por la mañana viernes carg¿ ct vieiv- 
to mas y nos hizo sacar la boncra del cr in- 
qucte 9 y fuimos al Suducsce haspa el viernes 
a mediodía ^ o. del mes diez leguas por ar- ««^ 
bicrio. 

Desde viernes hasta sábado á mediodía ^ i. 
deO¿bibre,al Suduestc (juarta al Sur y al Su- 
suduesce 20. leguas. 

Desde el sábado hasta el Domingo á me- 
diodía primero de Noviembre , la micad al 
Sudueste quarta al Sur » y la otra mitad al 
Susudueste ^o. leguas. Este dia tomé el altu<* 
n en i6» grados y un tercio largo , y su- 
mando lo que anduWmos dende 28. de Oc- 
tubre , estando en s 1 . grados , hasta este 
punto ) son ciento y catorce leguas y dos tet- 
aos de legua. Va de dii&renciá deste cami- 
no , que es el vero , al del arbitrio , cinco le- 
guas y un tercio que había hurtado la fanta- 
sía á la altura. Hailámonos este dia Lesteoes- 
te con Copajapo ciento y ochenta leguas $ y 
hálleme apartado del meridiano de Lima al 
Oeste ciento y dncuenta leguas , estando 
con Lima dodentas y ochenta y cinco le- 

g guas 



(yo) 

guás Notdcste-suducsce quarta de Norte-sur. 
Pasamos por el Oeste 1 8. leguas de las Islas 
^};^^ 0efífenturadas j que cstáh en 25. grados y 
^**' lin tercio , las quales año de 1 574. Juan 
Fernanáe^^ Piloto, yendo á Chile acaso lais 
descubrió segunda vez, qué desde que Maga- 
llanes las descubrió ano de j 5 20. no se lia- 
, bían visto nías; yseilainañ slvoiz. San-Felix 

*^*Am- y ^^^-^^^^^* Son pequeñas , tres cuerpos de 
*«• tierra, despobladas, sin agua. Tienen mu- 
cha paxareiía y lobos>marinos , y mucha 
pesquería. No se fien los Navegantes en estt 
parage de los reloxes hechos en España y 
Francia y Flandes y partes de mas altura para 
fixar el Sol con el Astrolabio ordinario $ ni 
tampoco por el Aguja-de-marear , porque 
quando lo marcares al Norte pensaras que 
es Mediodía y habrá ya pasado mas de una 
quarta. Por tanto , téngase aviso que quando 
se toniare el Sol se espere con el AstfoLa^ 
bio en la mano hasta que le vean subir 
por la pínula baxa , que es baxar por la 
parte de arriba : y este "es el inas T^cae&o 
y preciso relox pata todas partes para el Mc- 

ridia'- 



ñdkno del almnu La causa es , que las Agu- 
jas-dc-marcar denen trocados los azeros qua-^ 
ú una quarta del punco de la flor-de-lis , te^ 
niendo respetSko los que las hacen al nor- 
destear y noroestear 9 y quieren que una re- 
dz valga para codo el Mundo , como ya qu6 
mese así cierto , como algunos lo enseñan^ 
es mas y menos > y en el Meridiano del Cuer- 
vo dicen que no nordestea, ní noroestea^ 
pero la verdad es ser tal reda falsa por la 
experiencia que Yo he hecho y (O muchas, 
varias y mui diferentes parces del Mundo, 
orientales , occidentales , septentrionales y 
meridionales , en mas de ciento y ochenta 
grados de longitud , y mas de ciento y cin- 
cuenca, de liaititud , habiendo pasado por di- 
ferentes partes la Equinocial muchas veces: 
y los reloxes que no son hechos generales, 
solo son precisos para aquella altura para 
donde se nacen , ó para poca mas 6 menos, 
aunque algunos piensan que al Mediodía 

(•) 

Aquí parece debe decir en , y noy* 



todos-icis rdoxcs sirven bien : lo uno y lo 
otro es error notabilísimo y dañoso, que con- 
viniera haber advertido y emendado ^ pero 
si las Agujas agora se emendasen, sería nue- 
vo ÍO mayor qucl primero , porque ya 
las tierras están arrumbadas por estas Agujas 
de azeros cambiados : y asi para ir en busca 
4Íe las Costas hase de usar destas Agujas ne- 
cesariamente , so pena que si se van á bus- 
car con Agujas buenas y precisas , no las ha- 
llarán , ¿ se ha de volver á arrumbar la tier- 
ra toda de nuevo , por lo qual se sufre y va 
con este yerro de indescripcion por evitar 
otro mayor hasta que haya quien lo mande 
hacer de intento. 

Del donúngo al liines 4 mediodía dos de 
Noviembre, al Susudueste quarenta y dos 
leguas. Tomamos este dia el Sol Yo y An- 
tón Pablos y Hernando Alonso en 28. gra- 
dos y ^ 7. minutos Lesteoeste ; con el Guateo 
178. l^;uas, y de Lima 925. leguas Nor- 

des- 



rairece debe suplirse j^erro ^ 6 error* 



^^ 



cidte-südueste quana de Norce-sur , algo so- 
bic la media partida. 

Desde el lunes al martes a mediodía ^ . 
de Noviembre , al Sudueste 26. leguas. To- 
me d Sol en 29. grados y dos tercios largos 
Lesteoeste:con el Rio ¿eCaqutmho 1 90. leguas, 
y de Lima ^55. Norte^sur quarta de Nofp 
¿este-suducste , tonumdo de la media par- 
tida. 

Desde martes a miércoles á mediodú 4, 
•de Noviembre 9 ai Sudueste y al Susudueste 
por nútad , 24. leguas. Este martes fiíe la ^^ 
Capiuma arribando , escotas largas , sobre la 
Alimranta 9 y lo mesmo hizo el miércoles^ 
porque la Almiranca iba delante y mui des» 
cayendo á sotavento, sin querer aguardar 
poco ni mucho como le estaba mandado. 
£n fin la alcanzamos , y sospechóse que se 
iba huyendo y apartándose $ pero entonces 
no convenía rigor : y en alcanzándola Pedro 
Sarmiento pidió el punto al Piloto Mayor, 
y rcsp9ndio que el dia antes , que fue mar- 
tes , nabía tomado en 2 9. grados y quarta. 
Este dia comenzó á venur Nordeste , y fui- 
mos 



tMs bolinas largas al Susuesce. Este día pU^ 
rico el Capican-Mayor con los Pilotos sobre 
k' derrota que tomarían , pues ya venaban 
vientos largos^ Lamero , de la Almiranta, 
dixo que al Sur , porque se multiplicaba mas 
brevemente altura ^ no mirando que' por allí 
no se tomara rierra en setenta grados. Pedro 
Sarmiento ^ Antón Pablos y Hernando Alon« 
so se concordaron en que se fuese por el Su» 
sqeste , porque aun por aquí con -dificultad 
se reconocería tierra de 45^ á 50. grados y¿ 
buen decir la navegación : y yendo por el 
Sur era perder el verano y las vidas , y no 
hacer aquello 4 que éramos enriados ; y así 
e^ nocne siguiente se canúno por el Sur 
quarta al Sueste hasta jueves a mediodía : y 
por haber ido el mediodía de antes al Susu»* 
dueste , le eché el <anuno del Sur. Tom¿ 
este día el altura <in ^^< gr^ps y once mi- 
nutos , que desde • martes á mediodía basta 
este punto son sesenta y dos leguas largas^ 
4 1 o. leguas de Ltma Nornordeste Susudueste 
entre la quarta dt: NorCe-sur< Este dia hizo 
bonanza , y con poco viento y dia claro fui- 
mos 



mos al Sur quaita al Süducste. Tomadlos esté 
Sz el altura ca treinta y tres grados y un 
tcrdo,' 

Del jueves al viernes al Sur , guiñan<lo 
sobré k quarta del Sueste. Tomamos este día 
el altura en ^^. grados 42. minutos. Este 
dia anduvimos poco , porque hubo calmas. 
Antón Pablos tomó en ;5 ^ i y 54. i Hernando 
Alonso en :^ ^. y 40. X^giias diez Lesteocste: ». 
con el Rio de Mayapo x 70. leguas, y de Ltma 
418. leguas , y del Meridiano de Lima 1 40. 
Él dia de antes y este hizo calor mas que la 
ordinaria, y calmas : y por ésto caminamois 
poco. 

Del viernes al sábado 7. de Noviembre, 
^ Sur , catorce leguas. Tome este dia el al- 
tura en ^4. grados y medio largo Lesteoeste: 
¿oh Cóhüs 150. leguas, y de Z-/W 440. le- 
guas por el rumbo dicho , ( digo por donde 
navegamos 5 ) pero tomado por el Nordeste 
Suducste , como a este punto nos -demoraba 
la Isla de Lima.y estábamos della 420. le<^ 
guás. Estos dias liizo calmerías .y gran calor 
hasta mediodía : y el sábado algo antes de 

me- 



íiiedíodia comenzó á venar noraesccy e íba- 
mos naveeando i poi>a. 

/lili» t\ 4 

Desde el sábado al domingo 8. de No- 
viembre á mediodía , las diez y ocho horas, 
al Sur <]tiarta al Sueste 2 5. leguas , y las é. 
horas , al Susuesce 6. leguas por arbitrio. 
Este dia no se tom<S el Sol* Este dia á las sie- 
te de la mañana calmó el Nordeste 9 y^^bL 
Sudueste vinieron aguaceros , que duraron 
mas de dos horas , y traxeron viento que 
nos hizo ir al Susueste y al Sueste y al Le- 
sueste $ y escaseó hasta el Leste hasa medio- 
día , largando y escaseando } y de mediodía 
arriba calmó este viento , y ventó Leste y 
Lesuestc. Amuramos de la íiniestra , y ca- 
minamos al Sur quarta al Sueste : y dende 
á una hora ventó Nordeste , y caminamos á 
popa al Sur quarta al Sueste* Este dia hubi- 
mos habla con la Almiranta : y el Hloto- 
Mayor Hernando Lamero dixo que gober- 
násemos al Sur $ y Pedro Sarmiento le res- 
pondió , que pues no quería emendar su de- 
terminación , que era ir á tierra de demasia- 
da altura para lo que veníamos a hacer , que 



(,f7) 

la Capitana nana ló que fuese servicio de 
Dios Nuestro Señor y de Su Magescad , y 
que £Í con la Almiranta no pasase delante^ 
slnó que águicse k bandera de la Capitana 
de día y el farol de noche : y volviendo 4 
replicar Lamero , dlxo que fuésemos ¿ tierra 
no descubierta $ y Pedro Sarmiento le dixo 
que £1 no venía sm6 a hacer lo que el Virréi 
en nombre de S. M. le nundaba , que era 
clescubrír el Estrecho de Magallanes y a apro- 
vechar el tiempo todo lo que fuese posible 
por no perder el tiempo del verano } y que 
si pasaban a mas akura que la Boca del Es" 
trecho está > habíamos de tener nortes que no 
nos dexarían bazar al Estrecho hasta que ven> 
casen los sures , que es por fin de Abril , y 
entonces ya sería Imblerno cerrado , y era 
perdido este año , quando por buena ventu- 
ra escapásemos $ demás de ser andar el cami- 
nó dos veces , y ponemos á peligro de que 
entretanto venlesen mas Cosarios y poblasen 
d Estrecho , y nosotros no pudiésemos pasar 
por él á dar aviso á Su Magestad a España, 
fii volver al Pirú á darle al Viriéi 5 que eran 

h mu- 



muchos daños c inconvinicntcs dañosísimos 
y mui perniciosos , y que pues esto era tárf 
evidente que pot el Sueste ó Susuestc quería 
descubrir tierra de la banda del Norte del 
Estrecho en parage conviniente donde nos 
aprovechásemos de los nortes ^quando otros 
vientos no hubiese ^ y que esta era mi de- 
terminación y parecer ^ y de. los demás Pik)^ 
tos de la Capitana 5 Hernando Alonso y An- 
tón Pablos 5 Piloto experto y de mucho crc« 
dito en estas navegaciones de mucha altura^ 
especial en la de Chile, Y perseverando Her- 
nando Lamero en su despropósito ^ el Ca- 
pitán le mandó que siguiese la Capitana de 
dia y de noche ^ so pena de privación de ofi-ií 
ció 5 y que embiaría á la Almiranta quien la 
marease 5 y al Almirante le mandó. ^ que so 
pena de la vida no se apartase de la Capitana 
de dia ni de noche : . lo qual fue causa para* 
que por entonces no se apartase , aunque lo 
llevaba determinado de hacerlo aquella no-^ 
che j según me dixo el Padre Vicario Frái 
Antonio Guadramiro que le había dichos 
Frai Christóval de Mérida ^ su compañero y 

sub- 



subdlcx) , que iba en la Almiranta , que aque-* 
lia noche siguiente se aparcaría la Álmirañ* 
u , sino les pusiera k pena que les puso Pen- 
dro Sarmiento , que iasi lo habían platicado 
el Almirante 9 Piloto y otros de aquel Navio** 
Almiranta. 

Desde el domingo hasta el lunes á me- 
diodía 8» de Noviembre con viento norte^ 
nordeste y nomordeste navegamos la vuelta 
del Sur quarta di Sueste. Tomé el altura en 
^7. grados, 56. minutos, que suman leguas^ 
desde el sábado que se tomo el altura, 5 8. le- 
guas X^steoeste: con el Puerto del Carnero 1 oo. 
leguas , y de Lima 500. leguas Nornordeste 
Susudueste. Hernando Alonso tonuS en ^ 8. 
menos un quarto. 

Desde el lunes al martes á mediodía jo. 
del mes , al Sur quarta al Sueste j y el martes 
al amanecer cargó tanto norte , que nos 
hizo tomar la mesana y velas de gabla , y sa- 
car las bónetas , é íbamos con los papahígos 
baxos á medios árboles $ y con ir a popa en- 
traban muchos y grandes golpes de agua en 
h Otpttana , que sino fuera por la puente 

hz cor- 



jcorríaipos gran riesgo de anegamos ^ pcn'<pie 
demás de la muclia mar , penejaba cinto que 
cada vez bebía agua por los bordos por set 
de muchos delgados. Anduvimos 30. leguas 
por fantasía : Üovi<S tanto , que los Marine^ 
ros se mudaron dos 6 tres veces la- ropa. To- 
4o este día y la noche antes toda , k Almi- 
janta fue delante sin hacer lo que le era man*- 
dado, ni hacer lo que el Virrd le mandaba, 
aunque Se le hizo farol y otras señas de 
.noche y de día $ pero en alcanzándole , disl* 
niulóse con £l , porque convenía al servicio 
de Su Magcstad que se hiciese su hacienda, 
y no la particular presunción. 

Del martes al miércoles a mediodía 1 1 . 
de Noviembre, al Sur quarta al Sueste, corri- 
mos tormenta de Norte , que nos hizo Ir 
sin velas de gabias y sin bon^^tas, y los papa* 
higos amainados de medio árbol djaxo 5 J 
porque la Nao daba tan gandes balances que 
se anegaba por la proa y por los lados , se 
quitaron los mastaleos ('} de gabia $ y al sa* 

car 



**ferfk*a^HiMkMHMkHal«tiBi 



O) 



Mastetios por Mastetetoi ^ f{*» ^ ctUtóA k<tn tt ákt* 



; (^1 ) 

car se nos qncbr¿ el de la Capitana , el -áp 
proa. An<luvimos desde 'ti lunes a mediodú 
hasta miércoles a mediodía 82. leguas. Tome 
el altura por tres Astrolabios en 42. grados 
largos y medio ; Antón Pablos lo mesmo , y 
Hernando Alonso 4^. escasos. Hállámonos 
este dia 57^* leguas de L/m4 Lesteoeste: con 
la cierra que esta enere Oswno y ChHoé yo, 
leguas; 

Desde miércoles á mediodía hasta la rioar 
che cargó mucho el Norte , saltando al No^ 
loeste y Oesnoroeste ^ y fué tanta la furia, 
que nos hÍ2o tomar de todo el papahígo ma- 
yor 9 y hacer cinturas á los masteles , y xare- 
tas falsas á la xarda. íbamos corriendo a popa 
con los papahígos de trinquete baxo sobre 
cubierta quanto gobernasen los Navios para 
huir de la tormenta de mar y viento. Estas 
seis horas hasta la noche fuimos al Sueste 8. 
leguas ij toda esa noche al Sueste quarta al 
Sur 1 2.1eguas^: y desde jueves por la maiíana 
saleó el viento al Sudueste 9 y fuimos al Sues- 
te ocho leguas. Este dia por la mañana med- 
jnos el masceléo mayor , y dimos el papahígo 

mar- 



laayor y mesaina,U qual sacamos á las dos del 
<lia y porque clblaíiáo crasorceaba$ ¿^ manera 
que desde tmércolcs hasta jueves a mediodía 
por los ru|xibos dichos anduvimos por fanca-' 
«ía ^ou leguas. 

Desde jueves a mediodía con sudueste y 
susuduesce fuimos al Sueste y Susuesteseii 
lloras seis leguas $ y toda la noche al Sur 
quarta al Sueste 14. leguas , y hasta viernes 
« mediodía i ^ . de este mes al Sur quarta al 
Susuestc» ocho leguas. Este dia nos dio otra 
^rmenta grande de mucho mar y viento 
oeste y- osseducste con mucho frió ; corri» 
mos al Sur quarta al Sueste con los papahí- 
gos amainados sobre la cubierta con medias 
tiestas , haciendo fuerza de velas bolinas 
haladas 9 porque nos hallábamos cerca de 
tierra ; y dábamosle resguardo. 

■ Desde viernes al Sábado 14. de No* 
viembre 925, leguas ; las seis al Sueste , y las 
doce al Susueste y al Sur quarta al Sueste pot 
iantasía. En este parage hizo mucho Frió , y 
las gotas de agua que caen vienen redondas 
y corpulentas como granizo frí^dísimo* Esta 



no- 



noche abonanzó algo el viento. Sea aviso que 
por aquí ^ en dexando el nonc , acude luego 
á la travesía , que es el oeste , con mucl 
furia , y nietc mucha mar ; y de allí salta al 
sudueste con muchos aguaceros menudos , y 
de noche abonanza ^ y de día venta con mu-* 
chó rigor y frió. Estos tres dias no vimos el 
Sol a tiempo que se pudiese tomar. Por la 
fantasía debimos estar hoi en 46. grados 
largos. 

Desde sábado al domingo 1 5. deste mea 
al Sueste , seis leguas j y toda la noche al Sur^ 
1 5. leguas 5 y hasta mediodía al Sur^ ocho le^ 
guas por fantasía. Mas porque tome a medios- 
día el Sol en 48. grados largos , digo qué 
desde miércoles once deste mes hasta hoi an**- 
duvimos por altura cieñtoy quince leguas Le^- 
teoeste : con el Tuerto de Ñuestra-^Señorordel 
í^ü/Zf leguas ( O y de Lima 690. leguas. ^ 

Del domingo al lunes i6* de Noviem- 
bre 



(O 

En el original hai un claro como aquí , que es el lugar 
que debU ocupkr el número de las J^guas. 



bre tuvimos tanto dempo del Suduestc y 
Oessudueste , que nos hizo ir quasi sin ve- 
las ; y de noche , porque ncs hacíamos con 
tíerra, no llevábamos mas de dos brazas 
izadas de los papahígos. Fuimos al Sueste y 
üf. al Susueste y al Sur 1 5. leguas. 

Del lunes al martes 1 7. de Noviembre 
carg¿ el Oeste y Sudueste , que nos hizo ic 
con pocas velas y y i la noche , porque el Ge* 
, neral se hacía ya con tierra con parecer de 
ios Pilotos de la Capitana , advirtió al Piloto 
de la Almiranta , que fuese al Susueste con 
solos los papahígos de los trinquetes 9 y de 
inedia noche abaxo fuésemos al Sueste , y asi 
se liizo. Y en amaneciendo el martes ly. 
del dicho mes del año de i $79. en el Nom- 
bre de la San<^ísima Trenidad vimos tierra 
alta que nos demoraba el Lesueste como dieas 
leguas , y fuimos derechos á ella para reco* 
nocella y marcalla y y á mediodía cerca de 
4,. I tíerra tomamos la altura en quarenta y nueve 
•'*'** grados y medio , y Hernando Alonso en 49. 
9. minutos : y acercándonos 4 úerra 9 descu- 
brimos una grande Bahía y Eésenada que 

en- 



t..^ 




cptrabá muicho k tierra adentro Hasta unas 
Cordilleras nevadas 5 y a la. banda del Sur te- 
nía una tierra alta amogotáda con un monte 
de tres puntas , por lo qual Pedro Sarmiento 
nombró á esta Bahía Gdfa de laSai^mnuh' 
Trenidad ; (O La tierra alta del monte de tres 
puntas , que por eso fue nombrado Caho ^ 
Ttes-^untas , ó montes. Esta tierra es pela- 
da , y á la mar tierra baza y de mucha 
reventazón y baxos sobre agua 5 y en lo; 
alto dene muchas manchas blancas , par^ 
das y negras. Al Norte deste Cabo de Tres-- 
^urUas , seis leguas 9 esta la tierra de la 
otra banda de la boca deste Golfo , que es 
un Morro alto gordo , y cae luego á lo. 
llano ja . tierra adentro al Norte con mu- 
chos Isleos a la mar. Esta tierra gorda pa-^ 
rece Isla de mar en fuera : Llamóse Cabo-Trh 
ñero. Hace esta seña quando demora al Ñor» 
deste. 

i T^éa- 



mM 



(O . -- 

Aquí &Itan algunas palabras para qoe la oración que etn* 
pieza La tíerfa alta haga sentido períeftot \ 



£ Véase en las LJumnas qtie están d fin^ la K¿. 3 

K»m. i. 

La dena dd Sur ^ que es el Caho de Tres- 
tuntas y sobre la mar hace un pico como 
Vernal , desta manera. 

[ Véase en las Lánunas la Fig. N«m. 2. "} 

La Boca y Entrada de esta (Bahía y Golfo 
¿e la SúnElísíma-Trenidad tiene seis leguas des-* 
de el Cabo-Trimero úCabo de Tres-Cuntas ^ j 
corre la Costa de la mar brava Norte* sur 
quarta de Nordeste-sudueste lo que podi- 
mos determinar con la vista : y la Canal destc 
Golfa de la Santísima (O corre Noroeste-sues- 
te , lo que a prima faz alcanzamos a deter- 
minar. Cúbo-^rimero con Cabo de Tres-^un^ 
tas demoran el uno por el otro Norte-sur^ 
y toma algo de la quarta de Nordeste-su- 
dueste. 

Estando ya cerca de tierra ^ juntémo- 
nos 

- , (I) 

Aqutdebe suplirse la -palabra Trinidad* 



nos la Cancana y Almiranta , y plaHcaroa 
sobre lo que se debía hacer ; y resolviéroiv 
se tock>s que encrasemos en esta Bahía a ten- 
tar la tierra : y el General viendo que esc^ 
ban en buen parage para descubrir el £j- 
trecho » y que aquella Bahía ^ conforme á su 
tiÉ2& , quel General tenía descrita ^ había de 
responder a la Mar por otra Boca cerca del 
Estrecho , mandó gobernar allá j y así en- 
tramos dentro como á las dos del dia de 
la tarde con la sonda en la mano. Y aun* 
qué entramos tres y quatro leguas la Canal 
adentro no se halló fondo con muchas bra- 
zas hasta que nos arrimamos á la tierra, 
y sondamos en treinta brazas ; y allí sur- 
^mos la primera vez , cinco leguas la Ba- 
hía á dentro : y por prestó que lanzamos 
el ancla tomó fondo en muchas mas bra- 
zas de las que se habían sondado ^ y el fon- 
do es sucio. La Almiranta surgió mas en 
tierra , y garro , y luego dio en mar sin 
fondo porque es allí acantilado ^ y por es- 
to se hizo á la vela , y lo mesmo hizo 
la Capitana por la mesma causa. Y polr ser 

iz no- 



(( ¿8)) 

ooche y tío saber la cierra y ser tormén- 
tosa , que no hú hora segura , viramos 
luego la vuelta de nerra donde habíamos 
-surgido la primera vez : y sondando algo 
*mas en cierra que anees , surgimos en vein>* 
4:e brazas. Todo el fondo desee surgidero 
•es peñascoso y Cosca brava , acantilado^ 
-y luego surgió la Ahniranca mas cerca de 
-cierra. 

Otro dia miércoles 18. de Noviembre 
-Pedro Sarmiento , no teniendo por bueno 
^ni seguro Puerto éste por estar desabrigado 
<lel norte y noroeste, que son los dañosos 
,aqu{ , entró en un batel y con El Antón Pá- 
-blos 5 y fué á buscar Puerto la vuelta del Suesr 
•te ; y anduvieron todo el dia sondando anco- 
;nes y caletas^y hallaron un Puerto razonable^ 
•Y porque quando volvió á los Navios para 
4levallos alia no halló al Piloto-Mayor en ellos, 
que era ido también a buscar Puerto sin avi- 
isar adonde iba , no los llevó luego ese mes- 
mo dia. 

Otro dia jueves amaneció el tiempo 
mui turbado , y con tanta tormenta de nor- 
te* 



te 5 que no fue posible poder , ni osar des- 
amarrarnos 5 porque era cierto hacernos 
pedazos en la Costa antes de dar la vela ; ni 
pudiéramos salir aunque no hubiera este in-^ 
conviniente. Tanta eía la mar y viento 
que nos comía y deshacía sobre las amar* 
ras : y cargó tanto , que la tirana (O y gol- 
pes de mar quebró ' una ancla por el hasta, 
de ludir en los peñascos del fondo y y re- 
bcntó el cable grueso de la otra áncora 5 y 
así quedamos del todo desamarrados ,* y 
la Nao Capitana comenzó a ir atravesada 
a dar al través en los arrecifes de " la Cos- 
ta questaba (^) poco mas de un ahuste (3) 
de distancia. Lo que aquí se debió sentir 
juzgúelo quien en otras semejantes se ha vis- 
to 5 pero no por esto los Pilotos y Gente 

de 



Tirana. Hoi no se conoce esta voz en la Náutica. 

(O • 

\ Quenába. En lugar de que est^fga* 

JÍhuste. Voz náutica antíquadá. Ix> mismo que Ayu> 
U 9 que es coqio hoi se dice. 



Mj 



de mar y tierra desanimaron , antes con graní 
ánimo y llamando i Dios y 4 su benditísima 
Madre^ dieron con grandísima diligencia fon- 
do á otra ancla que iba entalingada y y quiso 
Dios^ que tomó fondo y aferró , y con mucha 
presteza se abitó > y la Nao lúzo cabeza ; y 
así se salvó la Nao , que sin falta la libró la 
sacratísima Madre de Dios milagrosamente^ 
y con este reparo nos sustentamos este dia y 
ternes siguiente. La mar y viento no abonan-* 
zaba y y estar aquí era estar arriscados á la. 
perdición cierta y y salir á fuera no podíamos;' 
y pararnos y desamarrarnos no nos conveníay 
so pena que haciendo qualquiera destas tres 
cosas éramos perdidos , y conveníanos irnoi 
de allí al Puerto sondado que dixe arriba. T 
para menos daño y peligro embió Pedro Sar- 
miento al Piloto Hernando Alonso en el batel 
£ que sondase un boquerón que se hacía en- 
tre una Isleta y la Tierra grande para si por allt 
hubiese fondo , aventurar a pasar las Naos al 
Puerto dicho. Fué y halló cinco brazas , y 
desde allí hizo cinco veces seña con una ban- 
dera blanca que llevó para ello , y quedóse 

allá 



(70 

alia con el batel que no pudo volver. Sabido 
aquel pasage dcterminamonos de ir y pasar por 
allí 5 y así en el Nombre de la sacratísima 
Reina de los Angeles largamos las amarras 
por mano ^ teniendo primero el trinquete ar- 
riba ; y en un inílante nos llevo la Madre 
<fe Dios y nos metió por el boquerón que iba 
tocando con los penóles quasi en las tierras 
de ambas partes } y llegamos al otro Puerta' 
sondado ^ donde surgimos ^ y quedamos en 
Qna bonanza y tranquilidad maravillosa ; á lo 
menos que lo pareció entonces* Fue cosa de 
admiración ver las vueltas que la Nao iba 
dando por entre los arrecifes y vueltas de la 
Ganal del boquerón , que un caballo mui ar- 
rendado no las diera tales 5 y en todas iba co->. 
iho un ray o^que si discrepara qualquicra cosa^ 
se hacía pedazos. Tuvimos por mejor acome-^ 
ter esta temeridad donde había alguna espe- 
ranza de salvación , que no estarnos obstina^ 
dos y con pereza en aquel Puerto , donde 
cierto y si esto no hiciéramos, esa mesma ttir-^ 
de pereciéramos todos sin escapar hombre. 
Ancorada la Capitana , volvió el batel de la 

Ca^ 



(72.). 

Capitana por la Almiranta , y por la 
orden y pasos la traxecon a este mesmo Puer- : 
to y aunque surgió mas en derra por la seña- 
lada merced que Dios nos hizo de darnos este '^ 
Puerto 5 donde nos reparamos por intercesión 
de su gloriosísima Madre. Llamamos á este 
Puerto de 'Huestra-Semrá'áel-^osario ; y al 
otro 5 TeUffoso ; aunque los Marineros le lla- 
maron Cache-diahlo, 

El domingo siguiente 22. de Noviem- 
bre el General Pedro Sarmiento,con la mayor - 
parte de la Gente, saltó en tierra $ y arbolan-: 
do Pedro Sarmiento una Cruz alta , todos cotí 
mucha devoción la adoraron,y cantóse en alta 
voz el Te íDeiem Laudamus de rodillas , y con 
gran regocijo dieron todos gracias á Dios co^ 
nociendo las mercedes que de su Divina mano; 
habíamos todos recibido. Esto hecho , el Ca- 
pitán-Superior Pedro Sarmiento se levantó en 
pie , y echando mano á una espada que te* 
nía en la cinta dixo en alta voz en presencia, 
de todos: ^Que le fuesen Todos testigos cómo , 
j^El en Nombre de la Sacra,Católica,RealMas 
^gestad del Reí S)oif TuBunNiKstioScñor^ 



... (73) 

„Rel de Castilla y sus Anexos , y 6n Nombre 
,,de sus Herederos y Subcesores, tomaba 'Pose^ 
,)fion de aquella Tierra para siempre jamas/^ 
Y en testimonio dello, para que los presente^ . 
tuviesen memoria con la espada que tenía en 
la mano y cortó árboles , ramos y hierbas , j 
mudó piedras , y dellas hizo un Mojón en se-» 
nal de Posesión* Y porque las Tjosesiones seme- 
jantes conviene que consten amplamente , y 
el Virrei manda pardcularmente que se tome 
Posesión en las partes donde saltáremos en 
derra , lúzo Pedro Sarmiento el Testimonio 
siguiente por ante Escribano. 

POSESIÓN PRIMERA. 

N el Nombre de la Santísima Trenidad 
Padre > Hijo y Espíritu SanAo , Tres 
,^ersonas y tm solo Dios verdadero , que es 
,^rincipio , Hacedor y Criador de todas las 
,,cosas,sin el qual ninguna cosa buena se pue* 
5,de hacer , comenzar , ni conservar. Y por- 
,,qúe el principio bueno de qualquiera cosa 
mIu de ser en Dios y por Digs, y eti El con- 

k »vic- 




(74) 

:j,vlene comenzailo para gloria y honra suya: 
^,en su San¿Hsimo Nombre sea notorio á co- 
9)dos:los qucl presente Instrumento, Tesdmo- 
55nío y Carta ¿c Posesión vieren^comó hoi Do- 
^,mingo , que se contaron veinte y dos días 
,,dcl mes, de Noviembre de mil y quinientos y 
),setenta y nueve años , habiendo llegado esta 
^Armada Real del Mui Poderoso,Mui£scÍare- 
),cido y Católico Señor Don Phelipe , Rei de 
^jlas Españas y sus Anexos , Nuestro Señor, 
^^que por mandado del Excelentísimo Señor 
,,Don Francisco de Toledo, Virréi , Gobernar 
,,dor y Capitán General de los Reinos y Prp- 
„vincias del Piru,salÍQ de la Cidad de los Re* 
,,yes del Pirú para d Descubrimiento del Es- 
yfrecho que dicen de Magallanes , de que vino 
^,pór Capiun-Superior el General Pedro Sár- 
9,miento á esta Tierra , ahora de nuevo |)or 
^,el dicho Capitán-Superior descubierta. Y 
9,estando siurta én este Puerto ahora dé nuevo 
^nombrado Nuestra SEñoRA del Rosario , y 
,,Bah£i ahora nombrada de LaSanctÍsima-Tre^ 
,,nidad: y habiendo desembarcado en tierra el 
9,dicho Señor General, y con El la mayor par- 



óte 



. Í71) 

,,te de la Gente de mar y derra ' del Armada, 
,,y Rdig^osos , sacó en tierra ima Cruz , la 
,,qual adoró de rodillas con toda la Gente de- 
,,votamente % los Religiosos cantaron el Can- 
),tico Té 3)eum Laudamus, £n alta voz dixo, 
,,que en el Nombre de Su Magestad del Reí 
55D0N pHELiPB SEGU^a^o Nuestro Señor^ei de 
^Castilla y León y sus Anexos , á quien Dios 
,,Nuestro Señor guarde por muchos años con 
,^recentamientos de mayores Estados y Rei« 
^nos para servicio de Dios , bien y prosperi- 
,,dad de sus Vasallos, y de los Mui Poderosos 
9,Señores Reyes , Herederos y Subcesores su- 
,,yos, que por tiempos fueren, como su Capi- 
„tan-Superior y General diesta dicha Armada, 
„y en virtud del orden é Instrucciones que en 
,,su Real Nombre le dio él dicho Señor Vi^ 
,,sorrét del Piru, tomaba y tomó , aprehen- 
„dia y aprehendió. la<PoseWondesta Tierra don- 
„de al presente está desembarcado y la qual 
^ha descubierto , para siempre jamas en el 
ñdíchoReal Nombre, y de la dicha Real Co- 
,,rona de Casrilla y Leon,como dicho es,como 
,,cosa suya propria que -es y que realmente 

kz le 



Jlc pertenece por razón dé la Donación y 
5,BuIa que el Mm Sando Padre Alexandro 
^Sexto,Sumo Pontífice Romano expidió matu 
y^oprh en donación a los Mui Altos y Ca- 
,,tóUcos Señores Don Fernando Qmnto y Do- 
jjña Isabel^u Muger^Reyes de Castilla y León, 
^^de gloriosa recordación , y a sus Subcesores 
„y Herederos , de la mitad del Mundo , que 
5^n ciento y ochenta grados de Lon^tüd, 
,,como mas largamente en la dicha Bula se 
,,contiene , dada en Roma a quatro de Mayo 
5)del año de.mil y. quatrocientos y noventa y 
,,tres : en virtud de la qual estas dichas Tier- 
^ras caen , son y se incluyen dentro de la 
,,Demarcacion y Meridiano de la partición de 
3 Jos ciento y ochenta grados de Longitud, 
^pertenecientes a la dicha Real Corona de 
^Castilla y León , y como tal toma y tomó 
5,1a dicha Posesión destas dichas Tierras y sus 
,,comarcanas. Mares, Rios , Ensenadas , Puer- 
„tos , Bahías , Golfos , Arcipiélagos , y deste 
„dicho Tuerto-del-^sario donde al presente 
„esta surta esta Armada : y las subrogaba y 
9,^brogó debaxo del poder y posesión y do- 



<77) 

^númo dé k dicha Real Corona de Castilla y 



55 



95 
5> 
i) 
99 



,,Leon,coino dicho es,como cosa suya propna 
que es. Y en señal de Tosesion^vcl quasi,echan- 
^^do mano á su espada que tenía en la cinta, 
,^on ella cortó árboles y ramos , y hierbas, y 
,,mudó piedras, y paseó los campos y playa sin 
,,contradiccion alguna ; pidiendo a los pre- 
^ntes que dello fuesen testigos, ya miel 
Escribano infra escripto se lo diese por tes- 
timonio en publica forma. Y luógo in con- 
,dnente tomando una Cruz grande á cuestas, 
9,y puesta la gente de la Armada en orden de 
9,guerra con arcabuces y otras armas, llevaron 
,,en procesión la Cruz , cantando los Religio- 
,,sos Frai Antonio Guadramiro , Vicario , y 
9,su Compañero una Letanía , respondiendo- 
„les todos y y acabada la dicha procesión el 
9,dicho Señor General plantó la Cruz en un 
9,peñasco recio , y hizo un Mojón de piedras 
y¿[ pie de la Cruz para memoria y señal de la 
y^osesion de todas estas Tierras y Mares y 
9,sus términos, descubiertas continuas y conti- 
^guas ; y puso nombre a este Puerto Nttestra 
9,SEñoRA D£L RosARio , como es dicho : y lue- 
ngo 



(78) 

^,gó que la Cruz fué plantadai, la adoraron se» 

j)gunaa tcz é hicieron oración todos^pidiendo 
5,y suplicando á N.Sr. Jcsii-Christo fuese servi- 
9,do que aquello fuese para su sanco servicio, 
9,y para que nuestra Sanda Fe Católica fuese 
^ensalzada y aumentada , y anunciada y sem- 
3,brada la palabra del Saná:o Evangelio entre 
„estas bárbaras Naciones,que hasta agora han 
),estado desviadas del verdadero conocimien- 
5,to y doctrina , para que las guarde y libre 
),de los engaños y peligros dd Demonio , y 
^jdela ceguedad en que esdln,para que sus áni- 
),mas se salven. Y luego los Religiosos canta- 
,,ron en alabanza de la Cruz el Himno Vexil- 
yjía ^^igts <S'c, Tras esto en un Altar que allí se 
)i,había hecho dixo Misa el Padre Vicario,que 
fue la primera que en esta Tierra se ha dicho, 
a gloria y honra de Nuestro Señor Dios To- 
j,do-Poderoso , y para extirpación del Demo- 
,,nio y de toda Idolatría : y predicó al propó*- 
)^ito , y confesaron y comulgaron algunos. 
,yE luego que la Misa fué dicha , el General, 
„para mas perpetua señal y memoria de ^ose^ 
^ion , hizo mondar un árbol grande, y en él 

*Jii- 



95 
55 



(79) 

y}azo hacer una Cruz grande y müi alca j y 
^puso en ella el santísimo Nombre de Nucs- 
„tro Señor Jcsu-Christo I. N. R, I. y abaxo al 
„pie de la Cruz puso PHILIPPUS SECUNr 
„DUS REX HISPANIARUM. De todo lo 
,,qual Yo Juan Desquíbel , Escribano Real 
9,desta Armada y Nao-Caplcana, doi fe y ver- 
,,dadcro testimonio que paso así como dicho 
,,es. es Juan Desquíbel^scribano Real." 

Después de todo esto, este dia a mediodía 
Pedro Sarmiento tomo el altura en tierra con 
tres Astrolabios en cincuenta grados , y luego 
el General y Alférez y Sargento-Mayor y otros 
tres Soldados subieron á la cumbre de una as» 

1>erísima montaña y cordillera de mas de do$ 
eguas de subida de peñascos tan ásperos y 
agudos , que. cortaban las suelas de los alpar- 
gates y zapatos como navajas , y muchas ve-? 
CCS íbamos por cima las puntas de los arbo-» 
les jde rama en rama como monos. Subimos 
á esca Sierra para marcar la Canal de aquel 
Golfo ^ y para ver si la tierra donde estaba* 
mos era Isla , ó Tierra-firme , porque Pedro 
Sarmiento la trazaba por Isla , y para ver si 

por 






(8o) 

^r aquella. Canal había pasage limpio paira 
llevar por allí las Naos al Estrecho , por no 
sacarlas otra vez á la mar brava por las mu> 
chas tempestades que veíamos que hacía cada 
día $ y mientras mas iba eran mayores. Y 
habiendo subido a lo alto con trabajo y ríes«( 
go de despeñarnos mil veces , se descubrieron 
muchas Canales y Brazos , y Rios y Puertos, 
y pareció toda la tierra que alcanzamos á ver, 
despedazada , y luego la juzgamos por Arci- 
piélago y y contamos Ochenta y cinco Lias gran- 
des y chicas , y vídose ir la Canal muí grande, 
ancha , abierta y limpia : y quasi se certificó 
que por aquella Canal había salida á la Mar 
cerca del Estrecha ; y porque no se pudo ver 
bien , determinó Pedro Sarmiento ir con el 
batel a vello y descubrirlo y sondarlo : y el 
lunes 23, del mes no se pudo salir á ello por* 
que hizo gran tormenta , y lo mesmo fué el 
martes. Este dia se comunicó entre el Gene- 
ral y Oficiales del Armada , y resolvióse que 
se hiciese así por U seguridad de los Navios, 
así para hallar el Estrecho , como para que se 
tuviese Puerto sabido primero que se levasen 

los 



(80 

los Navios do estuviesen surtos. Este mcsma 
día mandó Pedro Sarmiento á los Carpinte- 
ros ir á cortar madera para abita y corbato- 
ncs de la Capitana y AÍmiranta , y para ade- 
rezar el daño que en las tormentas pasadas ha^ 
Iwamos recibido 5 y tráxose. Y asimesmo,el 
<lia deia Posesión y éste, se hallaron señales de 
gentes , pisadas , dardos , remos y redecillas^ 
pero hasta agora no se . había visto gente. 

RELACIÓN 

DEL PRIMER DESCCJBRíMIEMTO 

Que hizo el General, y los Pilotos 

Antón Pablos y Hernando Lamero, 

En e/ "Bateil S^uestra Señora de (/uia. 

Por el Golfo 

Db La SanctÍsima-Trbnidad. 

EN el Nombre de Dios Nuestro Señor y 
de su Madre Sanda María Señora Nues- 
tra , Pedro Sarmiento salió en el Batel de la 

1 Al- 



(8*) 

Almiranca , llevando consigo a Antón PáWos, 
Piloto de la Capitana , y a Hernando Lamero 
Pilotó-Mayor de la Almiranta , y diez Mari- 
neros Soldados con arcabuces y rodelas y es* 
padas y comida para quatro dias y del Puerto 
de Tsíuestra Señora del ^sarh miércoles veinte 
y cinco de Noviembre de 1 579. a las diez 
horas del día y para descubrir las Caiules que 
parecían por no poner en peligro los Navios,, 
y para dalles Puerto seguro y descubrir el£x- 
trecho, ' 

Saliendo de los Arrecifes ádTuerto del <1^ 
sario fuimos por el Golfo adentro arrinudos 
a la Costa de la mano derecha^la qual está ar- 
rumbada por la forma siguiente. 

Desde el Tuerto del ^sarto demora una 
Punta que llamamos la Candelaria tres quartos 
de tegua Lesteocste quarta de Nordeste- sudues> 
te , y en medio desta distancia hai un Ancón 
que entra por k tierra adentro Noroeste-sues- 
te quarta de Norte-sur^ Tiene á la boca vein- 
te y tres Isleos , y hack dos bocas gf andes; y 
aunque hai otros y no cuelan. 

Desde la Tmta de U Candelaria vuelve la 

Cos- 



(h) 

Costa al Leste qiikrta al Sueste Como qulnien.* 
tos pasos , y al cabo hace un Puerto grande 
que tiene la entrada de Norte-sur. Hanse de 
arñnur á la Costa del Noroeste, quehai vein 
te brazas de fondo limpio, y vuelve el Puerto 
sobre la quarta del Sudueste. £s tierra amo» 
gotada (*) y alta á la redonda j tiene un Morro 
alto de la banda del Sur de frente de la Punta, 
liaméle Tuerto del Morro, 

Desde el Tuertólo Surgidero del Morro vuel- 
ve la Costa al Lesueste un tercio de legua has- 
ta un Morro gordo. 

Del Morro-Gordo vuelve la Costa al Sueste 
un sexmo de legua. 

Desde allí vuelve la Costa al Sueste quar- 
ta al Sur dos leguas hasta un Monte agudo que 
llamamos Tan-de-A^car , y en medio desta 
distancia hú un Ancón que entra Nornordes* 
te-susudueste. 

\i Des- 

Tierra amogotada. La que tiene mogotes , 6 puntas* 
Voz náutica cuya significación se comprehenderá mejoc ^ 
quaodo.se haya leído la definición de la palabra M^goie 
qué se encuentra mas adelante en una de las ^otas del 
Editor. 



(84) 

Desde el Tan-de- Jt^cot vuelve la Costa al 
Sur media legua hasta un Morro redondo, y 
en medio está un Ancón que entra la vueka 
del Sudueste. Llamóse el Jncon del Südueste. 
Tiene a la boca veinte y dos brazas , caxcajal: 
puédese surgir junto á una Isleta redonda á la 
banda del Noroeste della , que está acopada 
de árboles. Es menester aforrar quatro ó cin- 
co brazas de cable : y á la entrada deste brazo 
sobre la mano derecha está una caldereta de 
mar muerto donde puede estar un Navio sur- 
to á quatro amarras , la proa en tierra. En 
este brazo embió Pedro Sarmiento á Láme- 
lo a un monte alto á descubrir ks Canales, y 
desde lo alto descubrió gran numero de Islas 
chicas y grandes, y Canales; y el Piloto Antón. 
Pablos guió á la Caldereta, adonde por ser ya 
noche mcimos dormida , y llamamos la S)or-' 
mida-de- Jnton-Tablos, Aquí se tomó í^osesim 
en Nombre de Su Magescad , y se puso Cruz 
en un árbol. Aquí hallamos alojamiento y co- 
medero de gente de la tierra. 

Desde la Punta del íBra^ del Sudueste 
vuelve la Costa alSur quarta al Sueste hasta un 

Moi:? 



(85) 
Morro alto y pelado una legua , y la boca del 

Jncon del Sudueste demora con la boca del {BrU' 

^0 del Norte Norte-sur quarta de Nordeste- 

sudueste. 

Salimos de la Caldereta jueves 26.de No- 
viembre y fuimos á reconocer la Canal-Gran- 
de , y caminamos al Leste la vuelta de unas 
Isletas , que están media legua de la Caldereta 
( digo de la boca del Sraxp del Sudueste: ) y la 
Canal-Madre se corre Nornoroeste- sueste, y en 
medio della sondamos 9 y con ciento y veinte 
brazas no se tomó fondo : y en la Canal que 
está entre las Isletas hai quarenta brazas de 
fondo arena, y cerquita de las Isletas hai vein- 
te y tres brazas , y mui junto á las Isletas hai 
quince brazas. El fondo no es limpio. 

Al Leste media legua entre las Isletas se 
tomó fondo 1 5, brazas : Comedero. Aforra 
el cable , y puedes surgir á necesidad de (O 
una Isletilla destas la de mas al Leste. A la 

♦ 

tierra alta sale una restinga que corre None- 

sur. 



■••«4 



Acaso debería decir aquí en^ y no ife. 






sur* Parecen sobre agua tres puntas de Arre- 
cifes dellá5 y en la Canal^que está dos ahustes 
del Arrecife^hai quatro brazas de aguaNorte- 
sur con el Arrecife. La salida es de Leste-oeste, 
y por la Canal de sotavento de la parte del 
Sur arrimado á la Isla por media canal hai 
doce brazas. Esroca. 

Desta Canal una legua al Leste en medio 
de la Canal-Míulre esta una Isleta ^ que llama* 
mos la Isla-de-En-media $ la qual demora con 
la boca de la entrada del Golfo'-¿e4a-Tren¡dad^ 
que desde aquí se parece clara Noroeste-sues- 
te quarta de Leste-oeste. Esta Isleta ^e-En-me- 
dio tiene una Baxa sobre aguará la parte del 
Sudueste como un ahuste de distancia. Ha! 
ocho brazas de fondo entre la Baxa y la Isla. 
Puédese pasar por aquí arrimándose mas a la 
Isla que á la Baxa. 

Desta Baxa sale una restinga Norte- sur 
con muchas hierbas ^ y en abrigándose del 
noroeste con la Isla un ahuste hai quince 
brazas, arena parda, blanca y negra gor- 
dilla. 

Desde esta Isleta De^En-medlo está la T7f r- 

r4- 



(8?) 

ra-G^ánde de la mano derecha tres quatcos <Jé 
legua Nornorocstc-susueste á una Tunta-Det- 
rada , que se llamó así por serlo : y escando 
tanto adelante como la ^tínta-Delgada se cicr* 
ra la Boca del Noroeste por donde entra- 
mos del mar bravo , y se descubre otro G0IÍ9 
que prosigue desta mesma Canal-Madre y que 
corre d media Canal Nordeste-sudueste > y, 
en él se descubrieron una andana de Islas 
que se corren unas por otras Noroeste-sueste 
quarta de Lesteoeste. 

De la 'Punta-iDel^ada i otra Punta , una 
legua Nordeste sudueste quarta de Norte-sur* 
Enmedio de la Canal en este parage está un 
Isleo redondo , y al Oeste destc^ Isleo están 
otros quatro ^ y enmedio desta Canal hai 
quarenta brazas : cascajal , comedero y con- 
chas. Aquí vimos páxaros en bandadas que 
hasta aquí no los habíamos visto : y llegados 
a los baxos hai veinte y quatro brazas : co- 
medero. £n esta distancia hai dos Morros 
altos , y ál Sueste del Morro del Sur hú una 
Ensenadilla ó Anconadilla. Puédeste arrimar 
a la tierra sin miedo > porque no hai mas de 

lo 



(88) 

ló que parece. Sondóse k primera vez en 
'diez brazas medio cable de cierra 5 y un ca« 
ble mas adelante hai treinta brazas un ahuste 
Ide tierra , estando Nornoroeste-susueste con 
ti Morro ako. Prois (') en tierra, porque, va 
creciendo el fondo de golpe. Es cascajal. 

Desde esta Punta hai otra Punta Ñor- 
destc-sudueste quarta de Norte-sur tres le- 
guas. Llamóse TunBa del 'Bra%o- Ancho ; y para 
salir dellahan de gobernar al Susuduesce: y 
en este camino y distancia hai dos grandes 
bocas de Canales 5 y aunque hai fondo en 
cincuenta , y treinta , y veinte brazas cerca 

de 

"Proís. Voz náutica , cuya definición se lee en el Vo** 
cabulario Portugués y Latino de Bluteau en estos tér- 
minos : ,, Proíz. ( Termo Náutico ) He a pedra , ou 
3, oatra cousa em térra , eqi que se amarra a gal¿« 
( Aquí limita Bluteau el uso de los Vroíses a las Galeras, 
debiendo extenderle á toda Embarcación ) „ Tnremis^ ou 
jy longos navis retinaculum , i Neut. ( Tendo as gales á Proiz 
9, em térra. Barros, i. Dec. foÍ« 42. col. i.) Fernáo 
j, Mendes Pinto faz Proiz de genero Masculino ( Os que 
,, vinhafi, &c. o atracárao com os dous Proizes de popa 
,, a proa , fbl. 5*8. col. 2.) ,, 

Hállase usada la yoz Prois en el discurso de esta Re-< . 
lacion por la misma amarra que se da en tierra para ase-* 
gurar la embarcación en el Prois. 



Vle tierra , es suckx Al Sur <le ía Tmita M 
^ra^-Jncho cerca deila hai quince brazas de 
buen £ondo ; y cable y medio , ^4, brazas: 
cascajal. Es reparo , aunque acantilado , de 
mucho fendo. 

Desde la ^nta del 'Br^fí^Anchrt parece 
otra Punca que fué nombrada la Galeottlla^ 
por su figura que hace Nordesce-suduescc 
quarta de Norte-sur quatro leguas. 

Desde la í^unta de la GdeotilU esrá otra 
Punta que llamamos Hocic9 de Catman tres le- 
guas Nordeste-suduesre quarta de Norte-sur: 
toma de la media partida. 

Una legua de Hocico de Catman al Sudues» 
te bal buen Surgidero 1 2, brazas , arena. Y 
al Norte de Hocico de Caimán hai un Puerco, 
lazonable fondo , catorce brazas y y doce , y 
ocho , y siete brazas. Tiene esta Punta una 
Baxa cerca de tierra , que revienta la mar en 
ella. 

De Hocico de Caimán descubrimos otra 
Punca , media legua al Sudueste 5 y al No** 
roeste della hace un Puerto que tiene una 
Playa bermeja de arena , buen fondo de arc^ 

m na% 



I 



iba , siete y ocho y nueve brazas., Tiene cn^ 
trada por el Nordeste entre una Isleta mon- 
tosa y la Tierra'Grande de la. mano derecha, 
por quatro brazas de baxa mar 5. pero no te 
hes de entrar con Navio grande por allí> 
porque es angosta la. entrada y sale mucho, 
un placel de la Isleta. montosa. ,. y dentro está, 
seguro de todos, vientos.. Aquí hicimos; no-- 
che viernes.. veinte y siete de Noviembre., Lla- 
móse; 'Puerta !Ber.mej<h de U. Coníe^cion, de Nues^ 
tra Señora^ Desde este Puerto, pareció, ua tor--" 
no de mar escombrado* 

Esta mesma tarde que aquí' saltamos^ en: 
tierra , el Capitán tomó. Posesión, por Vuestra. 
Magestad y sus Herederos y Subcesorcs y yr 
puso Cruz- alta en un árbol; y luego con dos. 
Soldados, y el. Piloto Lamero subió la¿ tierra, 
adentro en una loma alta a explorar la. Caiial 
y marcar loa caminos de todas partes , y 
Abras de adelante > que asi se hacía todas lasu 
veces que era posible ,, y nos era. de mucho, 
provecho para caminar adelante y para lá^ 
precisa descripción de la tierra,. Y desde este 
aleo descubrió Pedro Sarmiento toda. la. Canal 

Mar 



Uadre que iba la vuelca del Sudueste seis le- 
guas hasta salir á la Mar brava ■, la qual vi- 
mos y juzgamos claramente , de que recibi- 
mos alegría , porque temían mucho que está- 
bamos ensenados y y sobre esto había en la 
Almiranta algunas cliferenclas de gente gro- 
sera. Y otro brazo iba la vuelta <lel Oesno- 
roeste , que parecía partir la tierra donde es^ 
tábamos. Solo Pedro Sarmiento se certificó 
ser la Mar la que parecía , que Piloto ni Ma- 
rineros no se determinaban en ello. Y mar- 
cado y tanteado todo , nos volvimos á k dor- 
mida bien mojados y fatigados de un pedazo 
dé montaña que atravesamos á la ida y á la 
vuelta , mui cerrada. En esta Playa hallamos 
mucha huella de gente fresca y dos puñales, 
o harpones cíe gueso con sus presas en las 
empuñaduras. Tiene este Puerto un arroyato 
grande <le buena agua dulce , que sale i la 
mar deste Puerto. Y la salida y entrada desrc 
Puerto no es la que arnba dixe para Naos, 
sino por el Leste. Tiene una Canal por siete 
brazas : hanse de allegar mas a la Isla , por- 
que si se allegan a la Tierra-Grande hú poco- 

m z Ion- 



fondo y menos de tres brazas > y mas ifuem 
a o. brazas 5 buen fondo.. 

Sábado siguiente 28. de Noviembre sa- 
limos deste huerto-bermejo ^ y sirgüiendo k 
costa de mano^ derecha como hasta allí ha* 
bíamos hecho j y luego en saliendo descubrt- .. 
mos una Punta peiq^uen» qiac demora con. este 
Puerto Nordeste-sudueste tres leguas. Nom- 
brárnosla Tunta de la JnuncJada j y cnmecHo 
deste camino y distancia va una Canal y Bra- 
zo de una legua y media ác boca y. ^uc va 
la vuelu del Qesooroestel Ltamátnosle el 
¡Br^^o dd Oeste y porque mas toma de la 
quarta sobre el Oeste ; y va atravesando la 
eerra que parece pasar á la mac brava poi 
aquella derroca.. Atravesamos este Brazo y y 
pegamos a la Tunta de ha Anunciada y y allí 
Biarcamos la Costa y Abras qvie pudimos ver.. 
y porque se noa acababa la comida ^ y los 
Navios quedaban, en peligro por quedar con 
splo un batel que bo podía acudir^ á ambos 
si les viniese alguna reniega á un tiempo y no* 
pasamos mas adelante y y dimos la vuelta pa- 
la sacaUos de aquel Puerto que ao era bueno> 

X 



(P3) 

y trahellos á este seguro que habíamos c(es« 
cubierto de la Comepcion de Tluestra Señora^ 
para mejor poder después desde allí descu* 
brír mas adelante , porque por tierra de tan 
ásperos tiempos como esta^ y de no sabidos 
Puertos no conviene sacar los Navios de un 
Puerto sin tener primero descubierto otro 
donde llevarlos por camino sondado y visto^ 
siendo posible» Toda esta tierra, quanto po- 
<limos juzgar de una y de otra parte , es ás^ 
pera y montosa cerca de la mar y los altos 

Í)eladeros de peñascos y limos de herbazales 
bfos* Conocimos algunos árboles de los de 
España y Cipreses , Sabinas , Acebos y Arra* 
y an , Carrascas ; hierbas ; Apio y Berros 5 y 
aunque estos árboles están verdes y moja^ 
dos y arden bien, que son resinosos , especial^ 
mente la Sabina y Cipreses* La masa de la 
tierra y lo que vimos y no nos pareció bien 
cerca de la mar j porque no hai migajon de 
terrial y sino de k demasiada humidad hai 
sobre las peñas un moho tan grueso y corpa, 
knto que es bastante á criar en si y susten^ 
tar Lqs arboües que se crian en aquellas monu 

ca« 



tatiisjy estos céspedes destc moho es esponjosa 
6D 5 que pisando sobre él se hunde pie y pier- 
na ^ y algunas (O el hombre hasta la cinta: 
y hombre hubo que :se hundió hasta los 
brazos , y por €sta causa son trabajosísimas 
de andar cstias montañas 5 y también por ser 
espesísimas ^ tanto que algunas veces nos era 
ibrzosp caminar por las puntas y copas de 
los árboles , y podíannos sustentar por estar 
los unos árboles con los otros fuenemente 
trabados y entretexidos , y teníamos esto por 
nicnos trabajoso que andar por el suelo : y 
•qualquiera destos caminos era mortal ^ lo 
«qual hacíamos por escusar despeñaderos. 

Las aves marinas que vimos son Patos 
negros^ á que otros llaman Cuervos-marinos, 
y otros pardos reales ^ grandes y chicos 5 Ga- 
viotas 5 Rabos-de- juncos ^ que así se llaman 
porque tienen en la cola sola una pluma muí 
larga y «delgada encarnada ^ que quando vue- 
lan parece aquella pluma un junco o palo del* 

Parece debe suplirse aquí la palabra vtces^ 



(P5) ^ 
gado 5 por lo qüal los Españoles les pusicroa 

este nombre quando se descubrieron las In- 
dias.. Rabi-horcados ^ que son? como Milanos,. 
y tienen la cola parada 5 cuyo unto es mui 
medicinal : y vicronse una manera de patos 
pardos y bermejos ^in pluma y que no vue- 
lan ^ sino a vuela pie corren ,. y por el agua. 
no> se pueden levantar sino a vuela pié ^dan- 
do con los alones a manera de remo* Huyea 
por el agua con mucha velocidad y y dexan. 
un rastro por el agua como un bateL quando' 
boga^ Huyen tanto que: ua buen batel a 
la vela a popa no los; alcanzara con buen 
viento* Hai en la tnbncana páxaros: Chicos, 
negros como Tordos ^ y pardos como Zorza- 
les 5 Cantares , Buharros grandes 5 Cernícalos y^,^^^^ 
y Gavilanes* Esto vimos* Otras cosas debe uilí 
haber 5 pero de paso y en poco tiempo no se 
puede ver mucho destas cosas* Debe de ha- 
ber Antas y Venados : no^ los vimos y. sino el 
rastro y guesos grandes* Pescados no vimos 
sino Cabrillas; coloradas y^ buen pexc % Botes, 
grandes.. Marisco^ vimos grandísima abun- 
dancia de. Mixillones ^ y en los que están en 

las. 



xaiot; 
Niñoi. 



las peñas tiaera del agua hai muchas perlas 
menudas , y muchas dellas son pardas , y 
cambien las hai blancas ^ y en algunas par ^ 
tes hallamos tancas perlas en los mixillones^ 
G[oe nos pesaba porque no las podíamos co- 
mer 5 porque era comer guijarrillos ; por- 
que quando íbamos á descubrir , mucho mas 
deseábamos comer que riquezas ^ porque mu*« 
días veces nos falcaoa , porque por aprove- 
char el tiempo , y por descubrir una Punta y 
otra Punta , tasábamos la comida de quatro 
dias para diez dias ; y entonces procurábamos 
supiíllo con marisco ^ y las perlas nos lo im- 
pedían* Aquí se veía bien en quan poco se 
estiman las riquezas que no son manjar 
guando hai hambre, y quan poco son de 
provecho , y quanto fueron mas cuerdos los 
antiguos que las riquezas que por tales es- 
timaban eran ganados mansos y mieses cul- 
tivadas y por lo qual vinieron muchas Nacio^. 
nes Estrangerasa España, 

En . escc tiempo llueve mucho en esta 
tierra y vienta norte y noroeste y oeste 
tempestuosísimo $ y quando quiere acabar k 

tem- 



{97) 

téttípestad de norte y venir la travesía, grani- 
za con gran refriega y hace frió intenso y y 
con el norte hace mas templado : y quando 
llueve todos los montes son una mar y todas 
las playas un rio que entra en el mar. 

Este dicho sábado 2 8. de Noviembre que 
llegamos á la Tunta-de-la-Jnunciada Volvimos 
á hacer noche al Tuerto^Bermejo : y este dia 
Antón Pablos sahió i lo alto, que aun estaba 
incrédulo de que era la Mar la que parecía, 
siéndolo ciertamente. 

Dcste TuertO'-'Bermejo partimos otro dia 
domingo para los Navios y ^Puerto del ^sarfo$ 
y porque la comida nos Éiltaba ya , y no po- 
díamos ir á la vela , como á la venida , por 
ser el viento contrario , se animaron los Ma« 
rineros , y con tanto ánimo bogaron que ca- 
imnaron á fuerza de brazos tres dias otro tanto 
como lubíamos navegado á la vela en otros 
tfes dias. Pasaron y sufrieron todos mucho 
trabajo , porque tras poco comer , todos los 
dias había tempestad de viento y agua y se 
mojaban y calaban muchas veces , y se les 
enjuga!» la ropa én el jcuerpo porque no te- 

n níai\ 



( p8 ) 

níati que 'mudarse , porque rio se süffia ni po- 
día llevarse , porque ni convenía ni cabía en 
el batel masque la gente y comidilla : y pade- 
cióse mucho frió que se tullk la gente, y para 
remedio no se tenía otro sino remar ccn gran 
fuerza y furia j y el que nó remaba padecía 
traba jo.Desto y con estos pasos plugo á Nues- 
tro Señor Dios que llegamos ai huerto de^nes' 
tra-Senora-del-^sam martes primero de Di- 
ciembre de i'yJ9' años y habiendo andado 
de ida y vuelta mas de sesenta leguas descu- 
briendo y sondando Puertos y Canales ^ Cale- 
tas , Ancones , Baxos , Restingas , puniéndo- 
les nombres , y en derrota y altura : todo lo 
qual iba descubriendo, pintando y escribien- 
do el General en publico ante los que allí iban^ 
Antón Pablos y Hernando Lamero , Pilo- 
tos. 

La otra Costa del Leste no la navega-^ 
mos esta vez ; pero vímosla de manera que 
la pudimos marcar y arrumbar para ponella 
en Carta : y lo que della marcamos es lo si- 
guiente. 

Desde la ^iinta de la GúleotilU en lá otra 

Cos- 



Cpp) 

Costa del Leste demora una Boca al Leste 
quaita al Sueste quatro leguas. Tiene de Abra 
una legua. Uamose Canal de San- Atares, 

Desde la Canal de San- Andrés toma la Cos- 
ta al Norte dos leguas hasú otra Boca y Ca- 
nal que entra por la tierra adentro la vuelta 
del Nordeste: y al Oeste della cerca en la Canal^ 
Madre en medio della esta un Isleo pequeño. 

De la Tunta-del-'BraxP'Ancho la vuelta del 
Sueste 9 quarta al Sur, esta una Canal que lla- 
mamos Jbra de Tres-Cerros , porque los nene 
grandes á la entrada. 

De la mesma ^unta-deWBroK^Ancho al 
Nordeste quarta del Leste ( toma de la media 
partida dos leguas y media de travesía ) de- 
mora el üBrazp- ^ncho ; Tiene tres leguas de 
boca : entra la tierra adentro la vuelta del 
Nordeste basta una Cordillera nevada grande 
y. continuada de la Tierra-firme : y ¿csác la 
Costa del 'BroKp-Ancho torna la Costa al No^ 
loeste.badendo mucbas Islas y Canales que 
no se pueden contar, y ( O en mucbo tiempo. 

n 1 Avi- 

Parece debe leerse, ni ^ en lugar de >u. 



(loo) 

.f Aviso que aunque á Uida fui puniendo 
la Cosca del Oeste y mano derecha seguida, 
no es coda una Costa asida ni seguida , sino 
la tierna es quebrada y horadada toda : y 
cada Canal hace gran numero de Islas , y des-*- 
pedazan toda la tierra: y de la otra banda ha- 
ce lo mesmo hasta la Cor¿tlUrú-m"t>ada^ la qual 
se parece desde el fosarlo y por toda esta G?i¿2/.* 
M^dre. Y por esto Pedro Sarmiento nombró 
a eita Tierra Jrctfiélago del Virréi íDon Francisr 
co de Toledo ^ porque por su mandado se hizo 
esta Armada y la embió á descubrir estas 
Tierras. 

E llegados que fuimos al huerto de Nues-^ 
trá Señera del^sarto , y (O se dio pane á los 
Compañeros que habían quedado en los Na- 
vios de la bondad de la gran Canal , y como 
salía al Mar bravo > y el buen Puerto que se 
deseaba descubierto«Regocijaronse mucho por- 
que de todo lo dicho estaban desconfiados , y 
sobre todos el Almirante , y aun mas el Sar- 
gento^Mayor Pascual Xuarez ^ que era el que 

acó- 

Parece dcfbei suprlmirfie la coj^uacíoo Jf* 



(101) j 

tcobarclaba a todos en este punto , diciendo 
que estábamos ensenados y que no era posi- 
ble sino que nos habíamos de, perder 5 pero 
con esta llegada todos se quietaron , y alegra- 
ron aquellos que deseaban ir adelante ^ por- 
que los que deseaban volverse decían que el 
General los engañaba por Uevallos adelante^ 
y que si El se quería ahogar ^ Ellos no esta- 
ban desesperados ;> y se querían volver á 
Chile. 

Miércoles siguiente 2. de Diciembre em- 
bíó Pedro Sarmiento al Piloto Hernando 
Alonso con ambos bateles esqüipados á echar 
resiegas para, buscar y sacar las anclas, perdi-^ 
das en el Tuerto-Trimera ^ que hasta este dia 
no había sido posible hacerse por no haber 
estado los bateles juntos 3 mas aunque andu- 
vo hasta mediodía no las pudo hallar , y por 
esta causa no nos fuimos, este dia á Tuerto^ 
íB€rmejo4 

Jueves ^é de Diciembre ^ antes que ama- 
neciese^ vino Canto norte y nordeste que 
pensamos perecer sobre las amarras surtos5 
• qtieáuñque el Pucno era bueno , las refrie- 
gas 



(io4) 

lamos 5 y así no pedimos salir este día por ; 
ser tarde , y cstuvímonos surtos á la boca 
de los Arrecifes para con la primera clara sa-> 
lir , porque aquí no Jiai seguridad de una 
sola ñora sino la que acaso viniere. De esa 
se ha de gozar súbitamente , so pena de no 
hacer nada y xicstarse (>) siempre aislados , 6 
perderse , que todo es quasi uno. 

El lunes siguiente 7. del ' mes amaneció 
bonanza , y luego el Capitán mandó levarse 
y hacer vela. Salió primero la Almiranta por- 
que estaba mas á la boca del Arredfe , y lúe-* 
go la Capitana. Fuimos á popa la vuelta del 
Sueste , que así se corre esta Canal. A las 
diez horas abrió el dia y hizo claro , y Pedro 
Sarmiento íiié todo el dia en el castillo ¿e 
popa con Aguja , volviendo á marcar y rati- 
ncar la Carta que en el Primer Descubrimi^- 
to había hecho : y como íbamos á media 
Canal y con dia claro y desde alto, pudo bien 
determinar ambas Cofias c Islas forañas , 6a^ 

xas, 

(O 

Dcaarse ^ Ea va dit(k estarse^ 



xas,y Arrecifcs,y Bocas de Canalcs,y añadió al- 
gunas cosas que no pudo bien determinar el via» 
ge del bacelar nieblas y cerrazones que cuvo 
entonces; y así lo descubrió precisa y puntual- 
mente todo lo que se pudo ver. £n la Isla dé 
En-medio cómo el General el altura en ctncüen« 
ta grados y un. terdo. entre la Boca del 'Sra^f 
Ancho y la £sla de En-niedío i y desde allí co- 
menzamos i caminar por d !Bra^ del Sudueste^ 
que se nombró el Sra^ de la Concepcioriy por- 
que en su víspera lo navegamos ; y a la ora* 
cion venimos i surgir 4 la boca del Tuerto^ 
íBermejo de la baiida del Sur , y por ser el fon- 
do acandlado garraron las anclas y perdieron 
fondo $ pero con la buena diligencia de los 
PÜocos y Marineros echaron toas dentro del 
Puerto , y por ellas nos luimos atoando y me- 
tíendo dentro : y la Almiranta, yendo entran- 
do,tocó en un banco de arena y dio dos gol- 
pes , pero lio se hizo daño ; y como iba avia- 
da con la toa ^ salió. Gloria á Dios que la li- 
bró ! Luego esta mesma noche ventó .ñor-, 
te , aunque no mucho , porque llovió 
pesadamente toda la noche , que es lo 

o que 



-oue qiúta mucha fueiza al vicnco. 

£l martes 8. del mes, <üa de la Concep- 
ción de Nuestra Señora la Madre de Dios sanc- 
císima, amaneció tan cerrado por todas partes 
la Tierra y Mar y con tanta tempestad de agua 
y viento norte que no fué posible entender 
en cosa de navegación , dno estarnos quedos 
en las Naos , porque de ningún, efedro era el 
trabajar sino morir mala muerte sin provecho 
alguno. Llegados en este Puerto se determinó 
salir segunda vez a descubrir con el batel , y 
entre tanto que se iba i'esto se hiciese el Ber- 
gandh quetrahíamos labrado y abatido en la 
Capitana ; y luego se sacó en la playa la ma- 
dera^ y se armó la madera de cuento , y se ar- 
móla fíugua,y se hicieron ramadas para poder 
trabajar, y se puso guarda de Soldados para 
que estuviesen con los Oficiales. Y esto así 
cUspuesto , detemúnó Pedro Sarmiento salir á 
descubrir , dexando en su lugar al Alimrante 
para que mirase por los Navios y Gentc^y para 
acabar el Bergantín» 



SE- 



(I07) 
SEGUNDO DESCUBRIMIENTO 

T>el- "Batel SanStago. 



EN cl Nombre de la Sandlísima Trenidad 
salió Pedra Sarmiento en cl batel de la 
Capitana nombrado SanBUgp , y con £1 An- 
tón Pablos , I^oto.de la Capitana, y Lamero, 
Piloto-Mayot de la Almiranca , y catorce Sol- 
dados marineros con arcabuces , espadas y 
rodelas, y con comida para ocho dias , vier- 
nes once del mes de Deciembre de 1 579. á 
las ocho horas de la mañana,para descubrir la 
Mar y Puerto,para la Boca del Estrecho, 

Del ^um(h-íBermejo fuimos á la ^unta dé 
la Anunciada , ya dic^ en el Primer Descu- 
brimienoo. Desde hi Anunciada se descubrió 
otra Punta un quarto de legua al Sudueste , y 
desde allí vuelve la Costa al Sudueste quarta 
dd Oeste dos leguas hasta una Punta que lla- 
mamos 'KuestrarSethfa''de-la Tefúhde-Francia» 
Tiene a la punta cerca de derra un farallon- 
dllo chico. En esta distancia de las dos leguas 

01 ha- 



hüGít dos EiBetiacUllas. / ^ ' , 

Desde la Anunciada descubrimos un Cabo 
gordo de ipar tñ fuera de la cierra de mano 
izquierda al Sudueste quarca al Sur (coma algo 
del Suduesce ) seis leguas. Llamóse Caho de 
SanSliagp, 

Prosiguiendo nucscro viage pusímonos 
algo a socavcitCQ de la ^unia de la Anunciada^ 
y desde sjlí atravesamos el Brazo, y G<dío de 
la Concepción, i la veíala vucka del Sur. Y en 
este brazo^al Sueste déla Anunciada dos leguas» 
está ua Isleo chico , . y lü^o tras este Isleo. 
^gi)c unfi candaría de siece Idoces chiquitos 
I^prdesce-súducste ,:uhas ipor otras en «spacio 
de legu^ y media todas. Y atravesando la vuel- 
ta del Suelos dos tercios del camino, y ai 
Siuest^;.el un tercio, llegamos aun Ancón que 
llamamos' de los Jrrecifes^ot xcnet. muchos, 
tres leguas de la >^nM>tc¿i<^ 

Desde aquí vuelve la Costa de mano iz- 
quierda ai Suduesce quarta al Sur ^oo. pasos 
Hasta una. Pundlla. 

Desde esta Puntilla se descubrió un Islote 
alto , que Ihunamos de San-'BneneOpentura Ñor- 
-. . . ñor- 



(lop) 

nordeste-siisU(jueste , legua y media. 

Desde el Islote de San-'Buerufífentura esta 
otro Islote menor la vuelta del Nprte quarta 
al Nordeste , media legua. Llamóse Isla de 
Lobos , porque los vimos allí mui grandes $ y 
de la una Isla á la otra hai una restinga que 
Eevienta la mar en ella. Isla de Lobos demora 
con el Cabo de SanBiago Nordeste-sudueste 
quarta de Norte- sur , y toma de la media par* 
tida ,quatro leguas. Cerca de Isla de Lobos haí 
ocho brazas , piedras , entre muchas hierbas; 
La tierra, que va entre Anean de Arrecifes y la 
hla de San-'Baen^rmuura ^ (digo desde Aneen de 
Arrecifes hasta el parage de San-^uenaJf entura,) 
hace una gran Anconada, y corre legua y me- 
día hasta una Punta y Ensenada que llama^ 
mos Ensenada de San-Francisco* Aquí desem- 
barcamos en derca por ser ya tarde para ha- 
cer noche. Y estándonos alojandojdroam Sol- 
dado un arcabuzazo i unas aves , y a la res- 
puesta del arcabuz dieron muchas voces unos 
tedios que estaban en una. montaña en la 
otra parte desta Ensenada : y al primer grito 
pensamos ser lobos-marinos hasta que los vi* 

mea 



(no) 

mos desiuiclos y colorados lo$ cuerpos , por*' 
que se untan estos 9 según después vimos» con 
tierra colorada. Y por entenderlo que era, 
embarcámonos en el batel , y fuimos adonde 
la gente estaba $ y llegados cerca, vimos unos: 
en una breña entre uno$ árboles de montaña 
espesa , y entre, ellos uno viejo con una capa 
de pellejo de lobo-mañno que mandaba y ha- 
blaba á los otros 1 y en la costa brava junto 4 
U mar» entre unos peñascos ^ estaban quince 
mancebos desnudos totalmente i y llegados i 
ellos con sdías de paz,nos señalaban con gran- 
des voces é instancia con las manos acia don- 
de dejábamos los Navios 1 y lle^uidonos mas 
á las peñas les señalamos se llegasen y les da- 
ríamos de lo que llevábamos. Llegáronse, y 
dímosles de lo . que teníamos. Sarmiento les 
dio dos paños de manos y un tocador , que 
otra cosa no teníi|^llí $ y los Pilotos , y Sol- 
dados les dieron ^Munás cosas con que ellos 
quedaron. contenK Dímosles vino, y derra- 
máronlo después q^l(> probaron : dímosles 
vizcocho , y comíanlb $ y no se as^;uraron. 
con todo esto. Por lo qiud , y porque esta- 
ba- 



(Ill) ^ 

hzroos eh dosta brava á .peligro ele perder el 
batel , nos volvimos al alojamientx) primero, 
•y les áikimos por señas que fuesen alia. Y lle- 
gados al alojamiento , Sarniento puso dos 
centinelas por la segundad» y pra procurar 
de tomar íQguno para lengua ) y con labue^- 
na diligencia que se puso sé tomo uno delios, 
y luego Pedro Sarmiento lo abrazo y halago: 
y tomando de unos y de otros algunas cosi- 
llas , lo visdo y lo metieron en el batel , y nos 
embarcamos iodos , y partimos de allí ya 
quasi noche , y fuimos a parar a tres Islotes 
que están en triángulo una legua de U Vutitu 
donde vimos esta gente ^ y por esto la nom- 
bramos Tunta de lá Gente , Nornordcstc-susu- 
dueste las Islas con la Puntal Llamamos a estas 
Isletas,de hiDornúda^ porque fuimos allí a 
hacer noche y parar. Ija. tierra que esta entre 
la Tunta de la Gente ^ y las Islas de la S)ormida 
hace un gran Ancón ^ y es costa brava de 
mucha reventacion. No «altamos en las Islas 
porque llegamos muí noche. Dormimos en 
el bateL 

Sábado 12. de IMciembre paramos des- 

tas 



.4 



cas Isletás de la Ú)ormda ^ quie están juntas con 
la Tierra grande. Desde estas Islas vimos una 
Sierra alta Norte-sur , quarca de Nordeste-su^ 
dueste tres leguas. A esta Sierra llamamos la 
Silla^ porque hace una gran sillada en la cum- 
bre : y en esta distancia hai un gran boque- 
rón y todo lleno, de Islotes y baxos y heiBaza.- 
les. Este día amaneció claro , y el Sol salió al 
Sueste franco , estando el Sol en el trópico de 
Capricornio,y nosotros en cincuenta y im gra- 
dos 9 y fuimos á la vela con vientecilio nor^* 
nordeste bonancible. La figura y señas de la 
Silla son escás. 

■*s, 

[ Véase en tas Láminas ía Figura N«iif. 3.3 

I<as kletas de la S)ornüda con el Cabo d¿ 
SanSiiagp dlcmoran uno por otro Leste-oeste 
franco>y el Cabo de 3anEiíagp con la Silla , No- 
roeste-sueste: toma de la quarca del Leste seis 
leguas. '■ 

Al Noroeste de la 5/7/4) media legua, hai 
un Islote que nombramos bla de Táxaros^ 
porque tiene muchos $ y entre esta Isla y k 
5///4 hai diez y siece Isldces peque ñitos. . 

Des- 



Desde k Silla descubrimos una Isla qoe 
dene un morro alto partido , todo de pie^ 
dra , que nombramos la ^ca^partida Nor<« 
destc-sudueste quarta de Norte-sur dos \c^ 
guas y media. Demora con la Isla de laxaros 
Norte-sur quarta de Nordeste^ suducstc : to* 
ma de la media partida* 

Al Sudueste quarta al Sur de la SUla^ una 
legua ) hai muchas baxas que revienta la mar 
en ellas. Llegamos á la ^ca^partida á medio- 
día ) y desde esta Isla descubrimos un Cabo 
gordo de tierra al Sudueste quarta ai Sur de 
la (^oca ) cinco leguas. Llamamos á este Cabo 
de Sanña^Luciá. 

Al Oessuduesre de la ^ca^pcrttda ^ dos 
leguas de la mar , están dos farallones , y dcs« 
de ellos sale una andana de baxos y farallón- 
cilios : los baxos baña la mar que revienta 
en ellos , y los faralloncillos hacen un arco 
que cercan la Isla en arco por el Oeste y 
Norte y Nordeste , y dentro hacen un corral 
lleno de baxos y herbazales. Salimos á cerner 
a esta Isla á mediodía ^ y tomamos el Sol en 
ticria en cincuenta y un grados y un sexmo^ 

p De- 



(ii4) 

Demora el Cabo de Santiago de esGi Isla Ñor- 
noroeste-susueste. Esta Isla dene por la banda 
del Nort« buena madera para guiones de re- 
mos , y agua ^ y por la banda del Leste tiene 
Puerto razonable grande, aunque en derra 
hú tumbo de mar. Hai agua dulce. No po- 
drán entrar aquí Naos grandes , porque toda 
la Isla es cercada de baxos: Qtiatro ahustes de 
tierra tiene siete brazas , fondo piedra. 

Desde esta Isla navegamos por la parte 
del Leste della la vuelta del Sudueste en de- 
manda del Caho de SanSla-Luiia $ y en el ca- 
mino es toda la mar quaxada de baxos , pe- 
ñascos , islotes y herbazales : y dos leguas an- 
tes de llegar a la tierra del Cabo , poco mas, 
ó menos , parte la tierra una Canal que entra 
Nornordeste-susudueste una legua. Llamá- 
rnosla Canal de San-'Blas ; y á la boca della hai 
muchos Islotes altos al Sueste y al Leste y al 
Noroeste. Yendo á la vela por medio de los 
baxos comenzó á refrescar el viento con re- 
friegas , que nos fué forzoso dexar el cami- 
no que llevábamos al Caho de SanBa-Lucia^ 
y arribar á popa á nos abrigar ; y entramos 



a 



á la vela por la Canal de San-'Bíás , por la qual 
íbamos alegres creyendo que haDÍamos na- 
Hado abrigo por donde sin peligro podríamos 
salir á la mar otra vez ; y por esto nos dexa- 
mos ir : y una refriega que vino arrebató el 
mástel , y hecho pedazos, di6 con él y con la 
vela en el agua : y metida otra vez en el ba- 
tel , seguimos ú remo la Canal adentro $ y 
quando creímos que salíamos á la mar nos 
hallamos ensenados al cabo de haber andado 
legua y media. Desto nos afligimos todos, 
porque como (O los tiempos eran contrarios y 
pesados para volver á la vela j y al remo con- 
tra mar y viento es dificultosísimo , y por allí 
parecía imposible á fuerzas humanas. Y para 
desengañarnos del todo , y ver si por alguna 
via había salida , porque por abaxo no se dis- 
cernía todo bien , saltamos en tierra ; y Pe- 
dro Sarmiento y los Pilotos y otros algunos 
subieron á una Sierra mui alta mas que todas 
las comarcanas , y desde arriba descubrimos 

p 2 la 

(i) 
Aqui parece, debe suprimirse la partícula como para que 
haga sentido esta oración. 



iá mar ^ y vimos que la Canal no tenía salida 
por allí 5 y por menos de un tiro de piedra 
no se juntaban una Canal que venía de la 
banda del Sudueste y un Ancón del Oeste. 
Recibimos desto mucha pena ; pero enco- 
vqhúml mendándonos á Dios tomamos Posesión por 
Su Magcstad : y púsose una cruz pequeña en 
lo alto 5 y llamamos al Monte de la Vera-Cru^^ 
y baxamos adonde habíamos dexado el batel 
y los demás compañeros , y aquí quedamos 
esta noche. 

Domingo por la mañana i^.deDeciembrc 
volvimos por la Canal a fuera^y en saliendo á 
la mar vimos tanta tormenta que nos fiíc for- 
zoso arrimarnos a unas peñas para solo abrigar- 
nos de la tempestad ^ sin poder salir en tierra. 
Lunes por la mañana 14. del mes traba- 
jamos por salir a la mar y hacer nuestro ca- 
mino 9 y en desabrigándonos de las peñas hu« 
bícramos de perecer por la gran mar y vierv- 
to : y así nos fue forzoso volvemos arriban- 
do á las peñas donde habíamos salido > y al 
quano del alba se huyó el Indio ^ que había- 
mos tomado ^ al que velaba : y embiándole 



/ 

4 



("7) 

á buscar ¿e rama en rama 9 y de peña en pe« 
ña por la orilla del mar, le hallo el guarda á 
quien se había huido ; y echándole mano 
de una camiseta que llevaba vestida se la dex6 
en las manos, v se arrojo a la mar, y se le fué. 
Este día, que tué martes, hizo gran tormenta, 
y no pudimos salir 3 y á. mediodía abrió el 
Sol y tomamos la altura en cincuenta y un 
grados y un quarto. Llamamos i ésta Isla do 
se huyó el Indio, El martes á la tarde pare- 
ció abonanzar la mar dgo por una de las 
Canales ; y pareciendo ser mejor volvernos á 
los Navios que ir adelante , porque ya no te- 
níamos mantenimiento, y por ganar algo, sa- 
limos destas peñas; y en saliendo á la mar por 
enere los baxos, hallamos mucha mar y viento 
y forzamos de ir adelante, y hubiéramonos de 
anegar con golpes de mar : por lo qual nos 
fué forzoso arribar , y con grandísimo traba- 
jo pudimos tomar el abrigo de otras peñas 
donde nos arrimamos por abrigarnos de la 
tempestad. Eran estas peñas de gran aspe- 
reza de puntas agudísimas frisadas , que no 
habú donde poder poner los pies $ y para ha- 
cer 



(ii8) 

cer lumbre nos metimos en una sopeña , tocia 
manantial sucísimo. 

Miércoles 16. ele Deciembre salimos 
destas peñas para ir a la ^a-partida } y lle- 
gando sobre los baxos , cargó tanta tempes- 
tad que pensamos perecer , y fué forzoso arri- 
bar a popa 9 y fué Dios servido que huyen- 
do los mares , salimos dentre CO los baxos , y 
nos abrigamos detras de otras peñas asperí- 
simas, peores que las pasadas , que eran como 
erizos , que nos hizo luego pedazos los cal- 
zados , que los cortaba como navajas. Aquí 
estuvimos esperando que abonanzase algo 
aquella tempestad general de viento oeste y 
oessudueste con aguaceros y granizo eladísi- 
mo. Tomamos aquí el altura en cincuenta y 
un grados y im quarto. La mesma tempes- 
tad hizo el jueves , y no pudimos salir. 

£1 viernes 18. del mes pareció abonan- 
zar algo el norte , y salimos con el batel á 
la mar$ y por ir á barlovento por entre 
los baxos , por poder tomar la ^a-partida^ 

que 



(Ilp) ^ 

que (O nos metimos en medio de todos ellos;. 
y cargó tanto el norueste y metió tanto mar 
que no pudimos romper para ir adelante , y 
por no anegarnos arribamos á popa hasta salir 
de los baxos , que son muchos y mui peligro- 
sos 9 y lo que es peor las hierbas que se crian 
entre ellos , que no dexan salir ni romper al 
batel si acaso acierta á entrar entre algún 
herbazal. Por tanto, sea aviso que en viendo 
por aquí herbazal huyan dél,porque es baxo,y 
no se hen por no ver reventar la mar en todas 
partes, porque la mesma hierba , aunque sea 
mui baxa , quita á la nur que no reviente 
tanto como donde no la híd , y así es peligro- 
sísimo. Abre el ojo. Y en saliendo de los ba- 
xos , fuimos cortando la vuelta del Leste to- 
mando los mares á popa por escapar de la 
muerte : y estando como media legua de los 
peligros fuimos cortando entre mar y mar la 
vuelta de la ^ca-partida 5 y reventando los 
fuertes marineros a fuerza de brazos , huyen« 
_do 

P;irece que este ^ esta de mzu 



(lao)' 

ido de un Cabo y acometiendo 4 otro fue Dios 
servido que ese dia antes de anochecer llega- 
mos á la Ensenada de la ^oca-partida , aun- 
que por rodeos , que anduvimos el camino 
doblado , y con el Credo en la boca. Este 
Puerto ele la ^ca^partida es Ensenada de playa 
de arena; pero no es para navios, sino par^ 
bateles^ ó bergantines. Esta apartada de la 
tierra del Leste legua y media : hai poco ma- 
risco y mucha leña buena , y al un cabo de la 
playa debaxo de la mesma ^ca^f>art¡da hai 
una gran cueva en una sopeña. Aquí hai abri- 
go para poder estar mucha gente alojada. 
Aquí hallamos gran rastro de gente y una 
osamenta y armadura entera de hombre 6 mu- 
ger.Hai en la playa tumbo de mar y refriegas. 
Estuvimos aquí dos dias y dos noches por las 
;randes tempestades : y porque ya nos fálta- 
>a la comida, y por socorrer a los Navios, sa- 
limos contra tiempo domingo zo.de Decicm- 
brc : y queriendo boxar la Isla por ponernos 
á barlovento , llegamos á los baxos que la Isla 
tiene al Nordeste , y hallamos mucha mar y 
viento y orgullo de corriente que rompía poi 

to- 



(IZI) 

todas ^rtes ; que por no perdernos fiíe ^•- 
zoso arribar a popa, y correr con la mar, hu- 
yendo dclla á popa la vuelta de una grande 
Ensenada, que pareck en la derra la vuelta de 
Lesnordeste lo mas cercano que parecía , por 
no volver á la Isla. Y como iba llegándose la 
noche , cargó la cerrazón tanto que perdimos 
la tierra de vista , y así íbamos navegando 4 
degas, hasta que llegando cerca de tierra vía- 
mos la reventazón de lá Costa , y no se pare* 
cú la cierra , y como víamos reventar la mar 
por todas partes llevábamos gran temor dé 
perdemos, no viendo parte que no fuese costa 
brava $ y tenemos a la mar no podíamos , y 
qualqmera cosa era peligro de muerte : y así 
caminando por la reventazón nos fué anoche- 
ciendo ; y attochecídonos cerca de rierra , por 
el blanco de la reventazón fuimos 4 deman- 
dar la tierra encomendándonos á Nuestra Se- 
ñora de Guadalupe : y guiándonos su divina 
Magestad, entramos á escuras oi una Ensena- 
da abrigada de todos vientos , donde estuvi- 
mos aquella noche con harto contento, pare- 
déndonos cada vez que surgíamos que nos 

q ha- 



( I aa ) 

hallábamos resucitados. Llamamos á esta £n-« 
senada de Tiuestra-Senora-de-Guadalupe por lo 
dicho. A Ella sean dadas infinitas gracias! 

Luacs por la mañana embió Pedro Sar- 
miento dos hombres por diferentes par- 
tes por los altos a ver si una Canal que- iba al 
Leste y otra al Norte desde esta Ensenada^ iba 
adelante : y uno delíos traxo por aviso , que 
una de las Canales iba mui la tierra adentro, 
y que había visto venir una piragua con gen- 
te India j por lo qual ,ypor escusar el peligro 
de la furia de la mar^y por buscar algún buen 
paso y reparo para los Navíos^fuimos por aquc* 
lia Canal por donde se dixo venia la piragua; 
y en saliendo de la Ensenada de Guadalupe se 
partía en dos brazos : el uno iba al Leste, que 
era el mayor,y otro al Nordeste;y por éste en- 
caminamos , y dende á media legua que en- 
tramos , hallamos la piragua con quatro ó cin- 
co Indios. Fuimos a Ellos, los quales en vién- 
donos se llegaron a la Costa,y saliendo a tierra 
dexaron la piragua y se metieron al monte. To- 
mamos la piragua,y metiendo en ella al Piloto 
Hernando Lamero y otros quatro hombres,pa- 



s6 



.(í^3) 

so el batel adelante hasta otra Punta donidc pa- 
recía mas gente : y llegados allá^ no liallanK)s 
á nadie sino una sola choza baxa y redonda 
hecha de varas en tierra , y cubierta de. cor^ 
tezas anchas de arboles y cueros de lobo-má^ 
riño.. Saltaron dos Marineros en tierra 9 y no 
hallaron en la choza sino cestillos y marisco 
y redecillas y guesos para harpones de fisgar, (O 
y unoszurroncillos de la derra bermeja con qac 
se untan todos estos Indios el cuerpo : y ha^ 
hiendo recibido al Piloto, que quedo en la pi-^ 
ragua , y había entrado U tierra adentro con 
otro hombre a espiar en el batel , y á los de- 
mas , dcxamos la piragua á los Indios , y se-, 
güimos la Canal al Nordeste hasta la noche, 
tres leguas , porque nos detuvimos mucho 
con la piragua. Fuimos por esta Cinal con 
pena , porque a cada recodo que hacía nos pa- 
decía que no pasaba adelante y que estába- 
mos ensenados* 

Martes por la mañana seguimos la Canal 

q 2 qtíe 

■ ■ ■ I 

(O 

Fisgar. Pescar con la Fisga ^ que es una especie de 
barj^cn con que se cogen peces grandes. 



(ia4) 

que clcsde k donmcla volvía al Oeste quarca 
al Sudueste una legua, ymeciUa legua al Su- 
dueste : y aquí salimos a la mar otra vez como 
tina legua de la Ensenada de íitiestra Señora de 
Guadalupe : y alsaUr, vimos volver otra Canal 
Norte* Fuimos por ella una legua , y vimos 
ser Isla la Sierra de la Silla $ y seguimos al 
Norte. Y en pasando la Isla de la Silla hai le- 
guay media de Abra llena de baxos , Heos y 
corrientes , que sale a la Canal grande de la 
Concepción llamóse esta Isla de Sanr-Iáartin del 
^asa;ge. En esta legua y media tardamos hasta 
•lano¿he desde áhtes de mediodía por causa 
xle las grandes corriente contrarias que halla- 
,mos y viento norte por.la proa. La Costa del 
Leste es brava y derra alta peñascosa > y de 
(trecho á trecho hai bocas: y la Abrá por don- 
de atravesamos , que sale á la Concepción^ esta 
-toda cercada y cerrada de Isleos y baxos. Ller 
gamos a las espaldas de la tierra donde tomar 
irnos el Indio que se nos huyo , y vimos ser 
Isla. Nómbrámosla Isla de San-Francisco y y 
entrando por la Canal,entre ella y la tierra del 
Leste^hai seis Isleos y baxos á la boca. Hici- 
mos 



mos noche en esta Isla de San-Francisco. 

Miércoles 2^* del mes partimos dcsta 
Isla de San-Francisco ^ que tiene por la parte 
desta Canal muchas Caletas y Anconcillos, 
que son buenos reparos para bateles y ber- 
gantines , y á las entradas muchos hierbaza- 
les : y la Costa de la otra banda tiene tres 
Abras a trechos. Sigue la Canal al Norte á 
legua poco mas y menos de ancho por toda 
dk ; y la tierra quebrada , que es la Costa 
del Leste desta Canal^sigue al Norte dos leguas^ 
y de allí vuelve al Lcsnordeste la vuelta del 
angostura que adelante se vera : y desde don- 
de escota k Costa ^ mudando derrota siguen 
unos Isleos baxos montosos una legua Norte<^ 
sur 5 y la Costa de la Isla de San-Francisco corre 
Norte-sur hasta llegar en parage de unos Arre- 
cifes que están a la punta de los Islotes^ste- 
oeste quarta de Nprdeste-sudueste, un quarto 
de legua de Canal entre uno y otro. Llamamos 
a la postrera Punta de esta Isla de San-Francis^ 
€0 j Tunta de Clara 5 y á la frontera, de Arrecia 
j^5 5 y a la Canal por do veníamos ahora, de 
Santa^-Clara. 

Des- 



/' 



(IZÓ) 

Desde la ^unta de» Arrecifes vuelve la Cos-r 
ta de la tierra quebrada al Susuesce poco,y lue^ 
go al Sueste ; y entre ella y la Cordillera de 
Tierra-firme pareció abrir Canal. Vimos la 
boca ancha y clara , la vuelta del Leste. Por 
entre estas dos Puntas Clara y de Arrecifes 
se junta la Canal de SanSla-Clara con la grande 
de 'Huestra-Señora-de-la-Concepcion 5 y mas al 
Norte como un auarto de legua sale otra Pun- 
ta que tiene un tarallon en ella. Entre esta 
Tunta del Farallón 9 y la Tunta Clara se hace 
.una canal que parte la Clara en Isla , y desde 
allí vuelve aquella Costa al Les-sudueste , y 
hai muchos Isleos que van hasta el Jncon de 
Arrecifes^ donde comimos quando salimos de 
la Anunciada y Tuerto-íBermejo, 

Jueves 24* de Deciembre salimos desra 
Isla y Tunta Clara de San-Francisco , aunque 
ventaba el norte ; y atravesamos el (Bra^ de 
la Concepción» Corrían las aguas al Nordeste 
con la marea creciente, y tomamos en la otra 
Costa á barlovento de la Anunciada : y con 
la corriente llegamos mui temprano al 
Tuerto-'BernKJ9 donde estaban los Navios , ya 

sin 



(127) . 

sin bocado de mantenitniento 5 que con ha- 
bello moderado mui menudamente ^ lo que 
llevábamos para ocho días para crece ^ esa 
mañana que llegamos se había acabado ^ y 
no se acabara en esos tres dias sino nos vlé« 
ramos tan cerca de los Navios , aunque no 
había para una razonable coniidá. Gloria á 
Dios Nuestro Señor que todo lo cumple y 
suple con su sané^ísima gracia! 

Hallamos el Bergantín armado del todo, 
y del un lado entablado y calafeteado y brea-^ 
do , y del otro quasi } y supimos que mien- 
tras el General había ido á descubrir habiam 
venido Indios a un monte sobre el Tuerto-^er* 
mejo , y fueron á ellos , y tomaron uno , y 
lleváronlo i la Almiranta ^ y se huyó. 

Viernes 25. de Diciembre, primer dia de 

Pascua de Navidad, no se trabajó en el Ber- 

;andn por la solemnidad de la ñesta , y tam- 

>ien llovió tanto que estorbara mucho á los 

que habían de trabajar fuera del toldo 5 y 



ventó norte. 



Sábado 26. del mes ventó sudueste frió 
y elado , con que aclaró el Cielo , porque en 

as- 



esta Región los nortes son templados, y Hue- 
ven mucho ; pero son furiosísimos 9 y lo 
mesmo se dice del nordeste : y desde el no- 
roeste al Sudueste son mui frios , y d oeste 
el mas tormentoso de todos 5 pero dura me- 
nos que todos , y abonanza breve : y así se 
tiene por sabida experiencia, que quando hai 
fi^rtuna de norte y noroeste, en saltando 
al oeste se sabe que va acabando la tor- 
menta , y aclara el Cielo y la Tierra , aunque 
con mucha furia y frío. 

Como no pudimos hallar Puerto bueno, 
ni paságe seguro para llevar los Navios, Pedro 
Sarmiento , con parecer del Almirante y Pi- 
lotos , determino de ir á tentar la boca que 
parecía al Leste acia la CorSllera-'Hfftfada de la 
Tierra-firme , porque tenía por cierto que 
había Canal que salía por la otra parte del Ct- 
bo de Santa-L4icia ; y a ser así , y haber buen 
pasage , era lo que convenía para llevar los 
Navios seguros mientras se acababa el Ber- 
gantín* 



IBC- 



TERCER DESCUBRIMIEOTO 

Con el Batel 
Ü^uestra Señora de Guia, 



riMBtti 



MAftcs veinte y nueve del mes de De- 
ctembie de 1 579. salió Pedro Sar- 
miento , y con El Antón Pablos y Hernando 
LamerO) Pilotos , y doce Soldados marineros 
en el batel Huestra Señora de Guia con vitualla 
mxa, diez días, de í^tterto-'Bernujo ^ ^nrz. descu- 
orlr la Canal que parecía que demoraba la > 
vuelta del Sueste de Tuerto-'Bermejo para ver si 
habcía Canal y Puerto para poder llevar los 
Navios seguros por no volverlos d mar 
bravo. 

Fuimos á la vela la vuelta del Sueste quat" 
ta del Leste con viento oessudueste dos le- 
guas , hasta una Isla que prolonga de Norno* 
roeste-susueste una legua. Nombróse los Ig*- 
nocentes perqué salimos otro día después de su 
fiesta , y seguimos la Canal al Sueste otras 
quatro leguas hasta una Punta de la Costa del 

r Les- 



liesce del !Bra:^ Át U Cúncepdm^ Dttxas desu. 
PuQ(f]ka , que lÍamamo& l^DitídL de San-Juan y al 
Norte deíla hace unai Caleta^ donde siir^-* 
mos esta noche, y aqu£ dormimos con. buena, 
guardia, como Urc!»^n»s. 

Al Susueste de la. isla de las. ígmcentes-estsc. 
una boca grande de Canal > que ^á. lo que 
creémosles k que sale de \z Ensenada dt tiues-^ 
trarSeñoga'de-Gu4dalu^ > que jirriba dH^mos» 
. Y al Nordeste de los Jmocentes está. una. 
Canal grande donde surgimos j paramos, esta, 
noche y que creemos es la. que ^e de la En-» 
senada y Canal de San- Andrés^ Y una legua, 
al Nordeste de la ^unta de San-Juan esta ima. 
boca de Canal y que debe ser la Canal de San- 
Jndret del (BraT^ de la Concepción^ En esta Ca- 
leta dónde hicimos noche bal mucho fondo 
a pique. Es laxa^ 

Miércoles ^ o. del mes síJímos desta dr- 
icta a la vela la vueka del Sueste i y habiendo- 
navegado legua y media poruña Abra ancha^ 
embocamos en una angostura de trecientos, 
pasos de ancho y y en esta Angostura hai una. , 
Puntaj^decras de la qüal al Norte dcUa está, una 



■Caleta donHc hai Fondo de veinte Krazas , are- 
na ^ y animado i la Isla tin cable , es piedra^ 
Bs^bngo de todofi los vientos y mar. Llamó- 
se ^uert» del Ochétpmo, 

Desde la Angostura prosigue la Canal mas 
>^ancha , y va ensanchando poco lá poco al 
Susuesre dos leguas Kasta una Isleta que lla^ 
Tnamos hU de vOosXmales porque allí se par- 
te este Brazo en dos Canales V y el Brazo 
que va sobre la mano dereclia corre al Sur 
sobte la quarta del Sudueste tres leguas basca 
ima Punta que llamamos de San-Es than , y 
la Canal de la mano Izquierda vaalSusuesce 
una legua liasta una Punta que se nombra 
^unta de San-Antonio» Entre la Añgistutayi. 
Isla de ^es-Canales znh.Cosc3L déla mano iz- 
qulerda se hace una Ensenada llena de Islotes 
baxos con arboleda. 

Caminando por esta Canal delSusuesce 
como media legua á mano izquierda^ la vuelca 
del Lesce^bre una Canal que entra una legua^ 
y hace un Islote en medio : y pasado el Islote 
parte en dos Canales grandes : launa va ll 
vuelta del Leste hasta la OitdHUra''H¿Pada^ 

t% y 



y lá otra Va al Norte , que pienso es la 
que se parte en el principio ctei ^ra^p-Ancho 
de la Caml de la Concepción : y al Sur del Islote 
hai otra Isla grande; y ú Leste della se juntad 
los dos Brazos dichos con este del Susueste, 
por donde íbamos navegando. Y corno una 
legua de la Punta de la Isla de S)os~Canales se 
parte la Isla en dos, y hace Canal que junta la 
Canal de San-Bstií>an con la del Susueste : y a la 
Tunta del Leste en la Canal , arriniados a tier- 
ra un cable de la Isla , hai quince brazas de 
fondo , roca ^ y algo mas fuera , 40^ brazas^ 
puede estar una Nao á la plancha apuntalada 
con las vergas. Desde la Tunta de ^an-Jntm 
vuelve la Costa al Sur quarta al Susueste. 

Leste-oeste con la Tunta de San-Jnton cer- 
ca esta una Isleta que hace una Ensenadilla, 
que medio cable de rierra hai veinte brazas, 
limpio 5 fondo arena ; y algo mas fuera , pie- 
dra : y como cincuenta brazas mas a fuera, 
quarenta brazas , limpio : y a la punta de U 
Isleta está una ^cdra y herbazal , y junto a 
la piedra hai ocho brazas , piedra j y como 
medio cable hai doce brazas , limpio : Abriga 

del 



(133) 

ilcl nortcj y poco mas fuera hai veinte bfazas^ 
limpio j al Leste de un Arroyo de agua dulce 
oue baxa por una Sierra abaxQ 5 y algo mas á 
fuera como un ahuste de tierra ^5. brazas^ es 
limpio. Hase de surgir al Sur de la Isla^la qual 
llamamos el Surgidero : y descubriendo la Ca- 
nal por el Norte dos afustes de la Isla hai cin-- 
cuenta brazas ^ lama. 

Una legua y media de la (P«ní4 ie San^Jth 
ton vuelve La Costa al Sur quarta al Sueste ^ y 
en este parage en la Costa del Leste , que es 
la de mano izquierda ^ hace una Bahía gran- 
de de buen fondo, á la entrada^arrimado á las 
hierbas, cinco brazas , y dentro siete , y ocho, 
y nueve brazas , limpio , arena y lama. En- 
trase a ella por la boca del Oeste para el Leste, 
y tiene salida para el Sur. Es cercada de pk- 
yuelas de arena y hierbas. Tiene la canal y 
salida del Sur dcstc Puerto diez brazas: Es co- 
medero. Llamamos á esta Bahía f^werfo-ríBKfwq, 
ó (Bahía-(Buena , que lo uno y lo otro es. 

Desde la (Bahia-(Buena sigue la Costa de 
la mano izquierda , y descubrimos una Puo- 
ta al Sur quarta al Sueste . media legua , que 



se 



(134) 

^íiktñS Tanta-^l^ada ^ porque esbaxá:y 
en medio hat pkyuelas , y Costa. baxa« 

Desde lz.^unta-(Delgada por la mesma coi» 
ta parece otra Punta ^ que llamamos de^'^n- 
TMrcos al Sur quarca al Sueste una legua. 

La otra costa <dd Oeste sigue la mesmá 
derrota : £^ mas alta y dene algunas nieves. 
La costa del Leste es mas baxa, y tiene mas 
Caletas 5 y antes de llegar a la ^unta de Sari' 
Míreos está una boca que sale de Gran-'Bra 7^^ 
y una Caleta donde tomamos la altura : Pe- 
dro Sarmiento y Antón Pablos en cincuenta 
y un grados , y Lamero en cincuenta y uno 
y tin quarto. Llamárnosla Cdeta ¿el Altura, 

Adelante de la ^unta de San-Marcos está. 
una Punta que demora al Sur tres leguas, que 
se nombró Tunta de San-Lúeas $ y en la otra 
Costa del Oeste desta Canal al Oeste quarta 
del Noroeste, como una legua, está una Ense- 
nada grande , que tiene una Playa y pareció 
sur^dero : No llegamos á ella. Y al Oeste 
quarta al Noroeste está otra boca en la Cos- 
ta de la mano derecha donde se junta la Canal 
de San-Bstéyan , y esta boca y Abra sale á la 

Ca- 



Mi) 

CaleOL del Monte de Tri^o Lesee-oeste con é^ 
y de allí sjgue a la Canal del Jrcipíél^ 
SO. 

Y legua y media mas al Sur quarca. al 
Sueste esta otra Punta^ que sclA:zm6 'Vunta de 
San-Mitéo , y desde esta Punta al Sur demo* 
ra otra Punta de la mesma Costa legua y me* 
día» Llamárnosla ^unta. de SanVtcente : y en» 
tre ambas Puntas entra un &azo grande , y 
al Sueste destc Brazo demora una Punta lar<^ 
ga ^ y al Oeste della va una Canal a juntar- 
se c on esta principal» 

Desde la Tunta de San-Vtcente parece otra 
Punta baxa al Sur , que se llama Sa»-Tablo^ 
una legua > y en medio hace Abras y dos En- 
senadas» Este dia miércoles hizo norte» Las 
corrientes iban contra viento la mayor parte 
del dia» 

Al Sur désta demora otra Punta de der- 
la baza dos leguas : Llamóse Sán-'Baitasar ^ y 
en medió hacera Cosca de laTierra^furme En-; 
senada llena de Isletas baxas y montosas. La 
Costa es toda morros gordos de peñascos 
pardos pelados de medio arriba ; y aquí hace 



una Ensenada que llamamos San-Melchior } y 
aquí hicimos noche el miércoles. 

Jueves treinta y uno de Deciembre par- 
timos desta Ensenada á la veta $ y media le- 
gua al Sur está una Punta que llamamos Sari" 
Gaspar 9 y en medio están dos Islotes. 

Desde esta Punta sigue la Costa de la ma^ 
no izquierda quatrocientos pasos al Sur don- 
de hace esquina i y desde allí muda derrota.- 
Uamé a esta esquina Tunta de Gfac¡as-Á-l)tosi 
y enfrente dclla en la otra Costa de la mano 
derecha al Oeste de esta Punta están dos En> 
senadas á manera de Puertos. Tiene aquí de 
ancho la Canal un quarto de legua escaso. En 
esta Tunta de Gracias-Á-D¡os hai fondo ^ o.bra- 
zas limpio , medio cable de tierra ^ y á un ca* 
ble no hai fondo. 

Desde aquí vuelve la Canal Nornoroestc- 
susueste , y toma de la quarta del Sueste. 

Desde la Tunta de Gracias-á^^m parece 
otra Punta trecientos pasos por la mcsma der- 
rota. Llamóse SanSernahé 5 y por la mesma 
derrota está otra Punta que se nombró <S4»- 
íBartolomé* Desde Gracias-á-^ios aquí hai una 
legua. Al 



(137) 

Al Sudueste quarta al Oeste en la Cosca 
ele la mano derecha se hace una Ensenada co- 
mo brazo , y por detrás della ai mesmo nun* 
bo esta una Islilla algo grande negra eciíada 
de Norte-sur 9 y en medio della un monte 
eomo pan de aziicar. Llamóse ^an-de-^i^ucar, 
Hcne por aquí la Canal de ancho media le- 
gua escasa« 

Desde la ^utaa de San-!Bemahé parece otra 
Punca por la mano izquierda al mesmo rum* 
bo, que llamamos Sa»-!Benit$ 5 y en medio de 
ambas Puntas hace Ensenada como arco , y 
por medio hace Abra hasta la CordUlera-'N.^a» 
da, la. quai parece por esta Abra mui alta y 
con muchos picos ; y uno dcllos parece co- 
toDZ que tiene seis puntas , y otra al Sur que 
parece mano de Judas abieru y vista por las 
espaldas. Hai mucha nieve : la alta es blancay 
y la baza azul como cardenillo $ y lo que no 
es nevado es negro* Esta es la Cordillera de 
la Tlerrarfírme 9 porque todo lo demás que 
esta desde alia al Oeste, por donde al presen- 
ce andamos descubriéndoles Arcipiélago de Is* 
las , 7 (ierra despedazada. 

s Y 



i 



Y poco anees de llegar a k Tunta ¿e-San* 
íBenito en la Costa de mano derecha , entré 
tres play uelas^ chiquitas de largo de un bitel, 
Vin cable de tierra , hal quarenta brazas : es 
arena ; y cerquita de tierra dos bateladas vein- 
te y cinco brazas limpio , cascajo.; y arrima- 
do a las peñas hai tres brazas ^ y enfrente Ag 
la playuela que esta mas al Sudueste 9 dos ba- 
teladas de tierra , hai doce brazas, cascajo* 
Dentro en la mesma Caleta arrimado a ;las per 
ñas , siete brazas , limpio , puede, estar el na-' 
víol la plancha ; y en unas Merbas qiie eftáñ 
en medio de la Caleta y playuela de en medio 
hai cinco brazas $ es piedra. Hai entre la Pla- 
ya de en medio y la postrera , ttiedio cable de 
derra', diez brazas , limpio ; y enfrente de 
la playuela tercera hai diez y siae brazas 
nmpio. 

£n esta Tunta déSanSehito ic estrecha la 
Canal dos ahustes. En esta angostura hai qua- 
tro Islotes y baxos , hierbazal. Los tres Islotes, 
mas arrimados i. la Punta del Leste , y el uno 
a la parte del Oeste : y vá la Canal mayor en- 
tre el uno y los tres Islotes , mas. arrimada a 

los 



(I3P) 

los tres Isfóces , que va sin hierba mas ancKá; 
^ Canal de seis y siete y ocho y diez brazas, 
limpio. Puédese seguir y servir de Puerto, 
Guárdense de las hierbas , que tienen pOcd 
íbndó , y especialmente donde están espesas 
á la parte del Oeste donde está un Baxo en-J 
tre las hierbas , que solo se parecen los mi> 
xillones que están sobreaguados en el Arre- 
cife. 

Desde los Arrecifes del hierbazal sigue 
la Canal á la mesma derrota dos leguas , y 
al cabo dellas sale una Punta larga y baxa 
de la tierra de la mano derecha que se nom- 
bro ^unta de Santa-Catalina , y tiene al Leste 
imalsleta^y al Sur una Baxa. Aquí se jun- 
tan la Canal que viene desde los Baxos «de la 
hierba , arrimada á la CorMlera^'H^ada , y ha^- 
ce ima Canal de mas de quatro leguas de an- 
cho. Y desde allí desde la í^unta de Santá-Ca- 
idina vuelve una Ensenada á manera de Ca- 
nal la vuelta del Sudueste que pareció partir 
derra , y es así verdad que la parce. 

La vuelta del Nordeste de la ^unca de 
Sarao-Catalina media legua , hai un Islote : y 

SI al 



(i4o) 

al Sur del esca un Baxo sobre agua ^ porqué 
enere esca Isla y Punca ya Caiial hondable, 
limpia para poder pasar por ella. Doblada 
la Tunta de SantOrCatalina , al Suduesce della 
cerquica hai unas Caleras para bergantines y¡ 
bateles. 

Desde estas Caletas la vuelta del Sueste 
quarca al Sur tres leguas , sale una Punca y) 
morro de derra. Fuimos alia a hacer noche. 
Este dia lúzo muchas diferencias de temples: 
el tiempo amaneció claro y el Sol muí ca- 
liente , y luego añubló y llovió poco con 
norteciilo bonancible , y luego calmó 9 y de 
mediodía arriba ventó sur, y hubo mar» 
Las corrientes hallamos unas veces al Sur , y 
otras al Norte , qUe andan con&>rme al vien- 
to y marcas. La Canal que pasamos desde las 
Caletas de la Tunta de Santa^Catalina al Morro 
donde hicimos noche , dene de travesía qua- 
tro leguas desde la Cordillera-'He^ada hasta el 
Morro Nordeste-sueste, al qual llamamos 
Año-nu^o^ porque llegamos allí su víspera: 
y el dia de la San¿tísima Circuncisión de 
Jesu-Christo por la mañana pusimos en la 

pun- 



(141) 

punta deste Morro dos cruces , y Pedro Sar- 
miento tomó la Tosesion por V. M. en pre- fMe^a^ 
sencia de los Pilotos Antón Pablos y Her- 
nando Lamero y de los demás marineros 
soldados. 

La miütimd de Islas y tierras despedaza- 
das sigue por esta parte hasta este parage, 
porque aquí dimos en la Cordillera-'Htlfada ¿a 
la Tierra-firme que sale 4 la mar por esta Ca- 
nal ; y sea aviso que va mayor Canal entre la 
Cordillerar2^ú>ada de la Tierra-firme y las Isle- 
tas que están entre la Tutita de Santa-Cata^ 
lina y los Saxos del Herba^^al : verdad c^ 
que aquella Canal no la navegamos $ mas 
vimos la entrada y la salida por donde se 
aparta y junta con esta Canal por donde 
fuimos. 

Corre la frente deste Morro de Jño-nu^o 
por la banda del Norte que mira á la CorSlle- 
ra-Kefifada Lesteoeste punta por punta como 
media legua : y allí hace arco , caletas y pla- 
yas de guijarrales. Desde la Playa de enmedio, 
donde pusimos las cruces la vuelta del No- 
roeste , cerca como dos ahustes ^ esta un Isleo 

chi- 



(142.) 

chico y y enmedio hal canal hcmdable, limpia 
para pasar Navios. 

Al Sueste desea Playa de las Cruces como 
dos leguas sale á la mar ( digo á la Canal ) la 
Cordillera-lSielfada de la Tierra-firme que tícne 
cerca de la mar una nuncha blanca que pa- 
rece nieve > y es despeñadero de Rio que 
hace espuma , que hai muchos por aquí j y 
desde el medio acia arriba tiene una gran 
chapa de nieve mui azul , que parece tur- 
quesa* 

Este Morro de Am--nMfi>o por la cabeza 
de la banda del Leste va en redondo al Sueste 
y Susueste como una legua hasta la primera 
quebrada de agua que desciende de la cum- 
bre por un Rio ^ y Lesteocste con este Río 
parece una gran boca de Canal como dos le- 
guas. Fuimos alia ^ y hallamos ser Ensenada 
sin salida , y hace Cala á la vuelta del Norte 
como ima legua ; y como nos vimos ensena- 
dos , volvimos á salir por donde habíamos 
entrado con harta pena. Tiene este codo 
quatro Isletas que hacen canales ; y esta En- 
senada desde las Isletas para el Oeste va ha- 
cien- 



( i4S) 

clcndo playa de arena y tierra 9 playa baxa, 
mas de legua y media hasta el Alorro alto de 
Año-nu€í>o, H^i en éste pasage y playa que 
va haciendo arco hasta el pie del dicho Mor- 
ro 9 y fuimos hasta él este mesmo dia , que 
fue viernes primero de Enero del año de mil 
é quinientos y ochenta. Pasamos de largo de 
la dormida , y fuimos á una Ensenada que 
esta al Oeste del Morro ; y buscando canal y 
paso que rompiese, también hallamos set 
Ensenada sin salida de tierra baxa. Aquí hi- 
cimos alto esta noche : es playa y derra baxa, 
llana y ¡úiegadiza. En estaEnseiuda hai ocho 
y diez brazas , buen fondo i hai en esta Costa 
muchas hierbas , y donde quiera que están 
es baxo : guárdense ddlas donde se vieren. 

Sábado dos de Enero salimos de esta Eri^ 
senada , y fuimos á otra que está al Oeste de 
la dicha poco mas de una legua , que tam- 
bién es tierra baxa , sino es la Punta que está 
entre ambas Ensenadas. Aquí cmbió Pedro 
Sarmiento dos hombres á la Cordillera alta 
para que viesen si parecía mar , ó canal de 
la otra parte al Oeste, y no vieron cosa destas. 

En- ' 



(H4) 

Entramos eñ esta Ensenada , y de ella fuímot 
a otra cercana 9 y al cabo dclla es tierra baxaj 
y visto que todo era sin salida, Pedro Sar* 
miento y Hernando Lamero , Piloto-Mayor 
de la Almiranca , subieron a una Cordillera 
mui alta á descubrir mar y tierra 9 y a la ban- 
da del Oeste descubrieron de la otra banda 
un brazo de mar ancbo y derecho que corre 
Nornoroeste-susueste. A esta Cordillera lla- 
mamos Cordillera de la Oración , porque allí 
nos encomendamos á Dios , y pusimos una 
cruz ; y Pedro Sarmiento tomó la Tosesion 
por V. M. : y subiendo mas arriba descubri- 
mos una Ensenada que hace el brazo dicho, 
y contáronse en ella treinta y tres Islotes chi-< 
eos y grandes 9 y 4 la redonda hacía muchas 
canales y caletas , al parecer angostas : y des- 
de la Ensenada donde dexamos el batel a este 
brazo hace una Abra la Cordillera , y por ella 
va un estero , que de plea-mar se junta un 
brazo con otro por aquí , que puede pasar 
un batel. Hú del uno al otro un tiro de ar- 
cabuz 9 por el qual pasó al otro brazo Antón 
Pablos míéaccas nosotros subíamos á lo alto. 

Este 



f '. 



(i4y) 

£stc clia sábado ven^ó norte e hizo tanta 
niebla y obscuridad , que los que estábamos 
en la Cordillera , con estar juntos , no nos 
víamos , y con solas voces , y marcándonos 
con una Aguja-de-marear nos hallábamos. 
Todos estos dias tuvimos grandes y pesados 
aguaceros y grandes írios 9 y de noche pasá- 
bamos mucho trabajo en hacer fuego , y por 
enxugarnos nos metíamos en el fuego sin 
sentirlo , y quemábamos las ropas y calzados, 
porque de otra manera no podiamos vivir^ 
mayormente los marineros , que molidos y 
cansados de remar , y mojados , llegaban los 
pobres yertos y pasmados sin tener ropa que 
poderse mudar , porque en el batel no se 
podía llevar por ser pequeño , y la comida 
también era poca, porque siempre la íbamos 
tasando mucho , y esta vez mas ; procuran- 
do entretenernos* con mixillones y hieibas 
de la mar , y muchas veces no las hallába- 
mos, así por llegar á Costa brava donde no se 
cria , sino en abrigo, como porque donde lle- 
gábamos á reparamos sucedía , estos dias que 
llegábamos con plea-mar , que no se podía 

t co- 



(I4<í) 

coger marisco aunque lo hubiera. Toda esta 
iiochc llovió mucho y hizo' mucho frió , por- 
que ventó oeste. 

Domingo tres de Enero partimos de est^ 
Ensenada déla Oración ^ y vento luego oeste 
frió, y saltó al noroeste , y metió tanto mar, 
que habiendo caminado como una legua'cont 
grandísima fuerza y trabajo de los marine- 
ros que bogaban , nos hizo fuerza que vol- 
vimos á arribar á popa á buscar donde re- 
pararnos por no anegamos y perecer 5 y así 
nos metimos detras de unas peñuelas que sol<> 
abrigaban el batel , no mas de para que pa- 
sase aquella primera furia del tiempo. En es- 
tas peñas tomamos la altura en cincuenta y 
dos grados. Llamáronse las ^eñaí del Altura, 
En todo este día no fué posible poder salir 
de allí , porque la tormenta fue tanta que 
los Navios muí grandes no la sufrieran , y 
aquí esperamos día y noche. 

El lunes quatro de Enero amaneció algu- 
na bonanza de mar , aunque había grandes 
refriegas de viento oeste y oessuducste y mas 
con todo arrimándonos á la Costa del Oeste 



(147) . 

partimos de aquí atravesando bocas y canales 
y caletas de |>unta a punta ^ unas veces con 
corrientes, y otras contra corrientes con gran- 
dísimo trabia jo de los marineros que bogaban 
en estas travesías fortísimamente porque así 
:cra menester j y aun con todo niuchas veces 
:volvíamos atrás mas que íbamos adelante* 
Con todo este trabajo anduvimos este dia sie* 
te leguas con el favor de Dios, Este dia no 
llovió sino por la mañana poco con nicblczuc- 
las que venían con refrieguillas del oeste y 
oessudoeste. Desde las nueve del dia hizo 
claro* 

Martes cinco del mes partimos desta dor-^ 
mida ^ y caminamos al remo por la Cañal al 
Norte con gran trabajo, y tomamos otra Ca- 
nal que va al Oeste, entre la qual y la Tunta^ 
Larga hace un torno de Arcipielago de mu- 
chas Islas pequeñas basta acia la Punta que de- 
clina acia el Oeste , y de allí á una Punta que 
está al Oeste una legua : y entre una Punta 
y otra hace una Ensenada grande 5 y entre 
ella y la Tunta-Larga hai muchas Islas de tier- 
ra baxa y montosa. 

1 2 Des- 



/ Desde la Tunta del Oeste i otra Punta que; 
sale léxóS) que nombramos (Punta áeMas-ál^^ 
Oeste , hai una legua. Este dia hubo bonanza^ 
Ventó noroeste y ocssuduestc) pero hácese or*. 
dinariamentc el viento á las Canales : y así 
aunque es un viento , en cada boca de Cand 
parece otro conforme a la derrota que corre 
el rompimiento de la boca y Canal* 

Desde esta Tunta del Oeste descubrimos 
un torno de mar y tierra en redondo que lla- 
mamos Arciftélago ^ sembrado de muchas Is- 
lillas chicas , y grandes baxos ^ que juzgamos 
haber diez leguas de travesía. 

Desde esta Punta parece un Cabo de tier- 
ra de mar en fuera una gran vista al Oeste^ 
que es la tierra que se continua con el Cúho de 
Smña-Lucía que por la mar brava descubri- 
mos el Segundo Viage y Descubrimiento. 

Este Jrcipiélagd hace una Ensenada re- 
donda 5 y desde la Tunta del Oeste vuelve la 
Costa al Ocssudueste dos leguas ^ y al cabo 
desta distancia sale la boca de la Canal de 
Nornoroeste-susueste que descubrimos desde 
el Monte de la Oración^ 

Des- 



(I4P) 

Desde esta ^unta del Oeste navegamos 
por medio del Arcifiélágo ties leguas al Leste^ 
hasta unas Islillas donde nos alojamos esta no-^ 
che entre unos peñascos^donde había muchos 
lobos-marinos ^ que en toda la noche no hi«* 
cieron sino bramar como bccerrosjy por esto 
las llamamos Islas de Lobos. 

Miércoles seis de Enero salimos destas Is-^ 
hs de Lobos con norte y nornordeste al Oes- 
te y Oesnoroeste tres leguas hasta un golpe 
de muchas Islillas chicas y grandes; y al Nor*^ 
te dellas cerca de lamas Foraña^ cerca por 
donde íbamos navegando^ esta una Baxa cer« 
cada de hierbazaL En viendo la hierba huye 
della. Desde aquí parece la }4ano de Judas de 
la Cordillera^'Neiyjiada que demora al Lesueste^ Y 
desde la postrera Isliljia que está en la boca 
deste Jrcí piélago Nordeste- sudueste esta un 
Cabo gordo y pardo de, tierra , que llama- 
mos Cubo de NuestraSeñora-de-L-V^Eioria : es 
negro^ gordo y tajado ^ y hace unas manchas 
vetadas de blanco acia la parte del Arcipiélago^ 
Ao baxo con monte de arboleda, que es lo ne- 
gro , y lo alto pelado. A los que salen deste 

Ar- 



(i5o) 

Jrcí piélago poc este rumbo parece esta la pos- 
trera tierra acia el mar bravo por aquella par- 
te ; y estando en media Canal ^ demora este 
Caho de ¡a VlEioría con otro Cabo que esta en 
U otra costa de la otra parte de la Canal gran-* 
de del Arciptélagp ^ que nombramos. Cah de 
^iuestra-Sfnor^de'las-Vírtudes Nordeste-suducS' 
te» Toma de la quarta del Leste-oeste cinco 
leguas ^ y deste la postrera Jsla de la boca al 
Cabo de la Vitoria ^ hai legua y media. 

V)ts¿c. esta Isla y Baxo de la hierba fui- 
mos al Oesnoroeste como dos leguas hasta una 
Caleta en la costa ^ y alíjí pitamos en tierra: 
y porque habíamos abierto ya el mar bravo 
y visto los cabos de una parte y de otra de 
las costas que hacen esta Canal ^ subieron P&- 
dro Sarmiento ^ Hernando Lamero y Antón 
Pablos á una Sierra alta de mui mal camino^ 
gateando á peligro de despeñarnos ^ y desde 
arriba marcamos los Cabos y Ensenadas que 
•pudimos alcanzar con la vista desta manera» 
A esta Sierra donde subimos llamóse de San- 
Jusepe. Desde aquí con un Aguja-de-marcar 
marcamos la tierra y Cabos^ 

El 



Eí Cabo de 'N.uestra^Senorá'-de-larViEhrta 
demora Norte-sur quarta de Norocste-suestc 
con el Monte de S,'Jusepe dos leguas de Canal 
enmedio sin recuestas que se parezcan; y otra 
lilas de fuera y que llamamos Cabo de Santa^ 
liaheí^ demora Con el Monte de Sari-Jusepe 
Noroeste-sueste quarta de Norte-sur í Toma 
algo de la media partida ^ quatro leguas «le 
Canal de mar : y la Tierra de tiuestra'Señora'* 
de-ía-VtílofU es Isla* Haí Canal entre ella y el> 
Cabo de Santa^Iíabel 9 y en medio haí muchos 
Islotes y Baxa^< 

Desde el Monte de San-Jusepe demora el 
Cabo qu€ se continua con el de Santa^LucU 
que descubrimos el Segundo Descubrimientct 
al Oessüdueste quatrO* leguasí# Haí entre (') 
Cabo y el de Santa^Luóta dos grandes Anco- 
nes qu€ tienen muchas Islillas y Bascas^ '> 

Hecha esta marcacion,baitamos del mcHi-» 
te por un despeñadero tan áspero que cierto 
tuvimos riesgo de nos despeñar á cada paso, y 

Dios 

Aqúi pareced debe suplirse el pronombre tst^^ 



s. 



Dios nos libró destc peligro y de otros mu- 
chos. A El sean dadas infinitas gracias! 
Amen. Y por ser quando baxamos a la Cale- 
ta ya tarde ^ y venir mojados ^ hicimos aquí 
noche. 

Aquí entendieron los Pilotos que la tra- 
2a de Pedro Sarmiento y la Dcscdpcion suya 
era cierta en quanto al todo. 

Jueves siete del mes partimos desta Cale^ 
ta de San-Jusepe^Y con gran tempestad camina- 
mos al remo la vuelta del Nordeste por la Ca- 
nal como seis leguas entre Islas y la Tierra^-Granr^ 
de contra mar y viento norte y corrientes , y 
con muchos agüaceros.Hicimos noche en una . 
Caleta al Oessuducste de la Tunta de^Tiuestra^ 
Señor a-de-las-Virtudes. 

El viémes ocho del mes partimos desta 
Caleta , y fuimos al remo con mucho viento 
norte y gran mar y muchos aguaceros y gran 
firio^y con trabajo montamos la Tuntorde Nwf x- 
trn'Señora''de4aS'Virtudes:y antes de llegar á ella 
hallamos dos grandes Ancones llenos de Isli- 
tías y y baxos ^ y es todo tierra quebrada. Y 
doblada esta Tunta de^as-Virtudes ^ descubrí* 

mos 



(1^3) 

mos ocri Punta al Nordcscc quartá -al Noiife 
dos leguas 5 y por entre una Punta y otra ha! 
gran Ensenada que entra la vuelta del Norte 
con muchas Isletas en medio, que es toda esu 
derra despedazada, y cada boca echa de ^sti 
viento diferente y las mas veces tormentoso. 
■Es Costa* toda de peñascos,y quasi toda brava, 
y el fondo a pique y malo. Por aquí va la Ca- 
nal a media canal Nordeste-sudueste. Carg^ 
este dia tanto mar y viento norte y aguace^ 
ros y granizo y frío que era imposible ir adelan- 
te i y volver atrás era perder mucho. Por no 
perder lo que tatito trabajo había costado ga- 
znar , nos determinamos dar la vela baxa j y 
con ella navegamos al Lesnordeste como tres 
4eguas ; y no püdiendo ir mas a ta vela amai- 
namos y y comenzaron á bogar por doblar 
lina Punta para nos abrigar de la tempestad, 
-y corrientes : y con grandísima fuerza de 
irazos los buenos y valientes marineros 
rompieron la corriente,y doblaron una Punca 
que una galera tuviera mucho que hacer en 
jomperj y. como la tormenta cargaba cada 
vez mas nos fué forzoso . meternos en una 
- V ' Ca- 



:( iH.) 

Caleta a repararnos por esta noche. 

Sábado nueve del mes salimos desea Ca- 
leta , que llamamos del MorUe de Tri^ , por- 
que tiene encima uh morro que parece mon^ 
te de trigo ^ y antes de salir marcamos la Ca- 
nal de San-Estétfan , que es la que habíamos 
dexado i mano derecha, en Xa. Isla de las íDos- 
Canales , como arriba se dixo: y saliendo desta 
Caleta , atravesamos á la primera Punta , que 
está Norte-sur quarta de Norueste-sueste, una 
legua de la Caleta. Llamamos á esta Punta 
de Sañ-'Blas» 

La ^untá de TÍMstra-Señorarde4aS'}^ce' 
des demora con la de SanSlas Noroeste-sues- 
te. 

Desde la ^tmta de San-^Blas vuelve la Ca- 
nal y Costa hasta otra Punta que llamamos 
San-Luis Norte-sur una leguai; Por aquí denle 
la Canal de ancho Leste-oeste una legua,y tie- 
ne unas Isletas mas allegadas a la Costa del 
Leste. 

Desde el parage de lá Costa de San-Luis 
vuelve la Costa por ambas partes , y la Canal 
al Norte quarta del Norueste-sueste. 

Des- 



Desde la Tunta ¿e San-Luis al Norte quar- 
ta al Nordesre como media legua está un Mor- 
lo alto redondo que tiene déla banda del Su- 
doeste una nuuicna de nieve que hace íijg;ura 
de animal de quatro pies como que esta pa- 
ciendo , y tiene la cola como zorra , y por 
esto le llamamos el Ivíorro de la ^orra $ y en 
la costa frontera de la ^orra esta un Ancón 
Nordeste-sudueste $ que es sur^dero de fon- 
do .de piedra en treinta, y veinte , y quince, y 
diez brazas. £s abrigado del sur y norte y 
travesía , que en estas partes es el Oeste. Este 
dia nos tercia el tiempo razonablemente que 
pudimos ir un rato ala vela. Ventó algún va- 
liage de sur y sudueste y oeste ^ y todo con 
aguacerillos y frió y algún granizo. Este dia 
venimos á alcanzar alojamiento tres leguas 
al Sur de las Puntas de la Jsla de {Dos-Canales, 
Esni noche llovió y ventó norte furiosamen- 
te hasta buen rato de la mañana del domingo. 
Por aquí vimos muchas corrientes que nos de* 
tenkn unas veces , especialmente en las Pun- 
tas , y otras nos ayudaban conforme á las 
crecientes y menguantes de las mareas. 

v* El 



.^ El ¿otmtkgo diez 4e EncrfT cónf tod^ el 
paal tietnpo que luucií ¿p aguaceros , por^^uf 
abonanzo la mar con ellos, pardnK^ al rempí 
y luego en saliendo coiticnifó el ;,noríc y no:^ 
(peste y con rnucbp frió y abaceros y cor-? 
tientes contrarias que hacían ir reventando Ip^ 
marineros , bogando y quebrando los remos 
por np arribar un palmo , porque $e sientp 
Oiucho perder lo que cuesta tantas gotas de 
sangre como estos caminos cuesca^ ^ que ppi^ 
Ao .arribar se ponían muchas veces á peligro y, 
nesgo. de ahogarse ^ y deipas. destp ya rio te-. 
%íamos comida ninguna porque habían pasa^: 
do ya seis ;d|as mas del término para que ha-^ 
bíamos Uevado radon , y algunos sesctttiaii 
ya muí flacos , y sin Tuerzas ., y aun marisco 
ya no lo halábamos porque.no se cria sin¿ en 
^rigos y y lo mas de todo esto es Costa bra-:> 
va sin fondo. Y con todos estos impedimen-^ 
t<>s y trabajos este dia alcanzamos unas qper- 
bradas de muchas Isletas donde en unadellas 
vimos dos nutrias , y una gordísima que no se 
podía menear. 

Lunes once del mes amaneció bonanza, 

! • y 



y ptartimós d^sta dormida y fuimos, por él atH 
;o,stura , y poco después de mediodía descu-, 
fimos el ^ra^ de la Concepción , y Tuerto^ 
bermejo 5 y queriendo ir á nos alojar á la ísU 
de los íffiQcentes con calma, , por ser léxos pa- 
reció tarde: porloqi;ial9 y porque entraba 
la marea y viento fresco con ella , dimos ta^ 
vela ) y súbito cargo tanto sudueste y oes^ 
sudueste y metió tantamar que un mui gran 
^vío se viera en trabajo y arribara , si tui 
viera dpiide $ y así nosotros , aunque quisi^-; 
ramos arribar po pedíamos sin peligro de 1^ 
yida 3 y tomar la Isla no era posible ; por lo 
qual,eñcomendándonos a Dios^os aventura,;^ 
moS) confiados en su misericordia, dcuatrave- 
^ar e| golf^te de la Concepción á la otra banda^ 
teniendo cuenta los Pilotos con las mares>u|ias 
veces arribando , otras yendo a orza, lar^n*; 
do y cazando escota ,y los marineros achiicant 
do el agua que los golpes de mar metían e^ 
el pequeiío batel, a quien guardó.Huestra Sq> 
ñora de Guia , cuyo nombre se le había pue^r 
to 5 y ansí con su favor venimos antes que 
anocheciese a tomar la Ei^senada que está 4 

"Ñor- 



Nordeste del Hocico-de-Catman ^ donde a pues«^ 
ta de sol los marineros, habiendo comido un 
bocado bien escaso, se decerimnaron de ir 
esta noche á ios Navios , que estaban una le- 
gua escasamente : . y tomando los remos lle- 
garon al Hocíco-de-'Qítman 5 y ¡queriendo do- 
dar la Punta hallamos tanto sur y mar que 
no fue posible ir adelante. Y por esto y por 
ser mui noche nos volvimos detras de la Pun- 
ta $ donde , tentando como ciegos , hallamos 
un pedregalejo abrigado donde nos recogi- 
mos é hicimos fuego y estuvimos esta noche. 
Martes doce del mes partimos de aquí con 
bonanza , porque las mas veces la lud por las 
mañanas $ y mediante Dios llegamos al Tuet' 
to3ermejo-de4a'Concepcion donde hallamos los 
compañeros buenos de salud , que ya había n 
acabado el Bergantín , en lo qual todos ha- 
bían trabajado mui bien , y nos regocijamos 
unos con otros porque los unos temíamos que 
á los otros les subcedíese algo , porque como 
la tierra es de tiempos tan pesados , los que 
estaban en los Navios temían que nos hubiese 
algún golpe de mar anegado el batel , é ya 

era- 



,( 1 19 ) 

trataban de irnos á buscar como debían, siaó 
fuera con cautela , por quel Almirante y 
algunos de la Almiranca decían que ellos ha- 
bían de ir, y Hernando Alonso Piloto que 
nó , sino El. Y entendióse que los del Almi- 
rante y El no pretendían sino salir y dar una 
vuelta con el Bergantín por la parte que se les 
antojase , y de ahí a dos días volverse y decir 
que ya era perdido el General , y volverse a 
Chile $ que era una maldad contra el servicio 
de Dios Nuestro Señor y de V. M. Y por ve- 
nir este día no hubo efe¿to su mala intención. 
Y sea aviso para los que por aquí hubie-^ 
len de. venir que traigan los navios cargados 
de, cables y anclas en muí mucha abundanr- 
cia , porque son mucho menester para esú 
tierra , porque esta derra es mui hondable y 
hai muchos ratones y tormentas de vientos 
mui pesados$y hal muchas corrientes diversas, 
porque cada Canal llama sus corrientes en 
todo este Arcipiélago, Pasóse en este tercero (O 

gran- 

. (O 

Aquí debe suplirse la palabra Descubrimienta^ 



t^^o) .. . . 

grandísimo trabajo ; y el mayor fué tto Ka* 
llar Puercos seguros , y Canales claras para 
poder llevar los Navios ^ aunque se hizo 
tnucho en descubrir la salida á la mar por / 
cl'Surdel Cabo de SanBa-Lucia y porque des^ 
de allí tenía Pedro Sarmiento por cierto que 
á la otra salida habíamos de embocar en el 
Estrecho , que era lo que -buscábamos. 

Llegado Pedro Sarmiento y Pilotos y 
^mpañeros a los Navios , visitó los pañoles 
-y despensas de las Naos , porque en. su au»* 
¿encia supo que había habido desorden , cs-^ 
•pecialmente el Almirante había mandado acre- 
rcentar la ración del pan a los Sddados por- 
-que se les daba á diez onzas de ración , y 
les mandó dar a libra á los que quedaban én 
d Navio, sin tener consideración a lo de alan- 
te , m teniendo respeto á la miseria quel po- 
, bre de Sarmiento y sus Compañeros pasaban 
en el batel. Entendióse, por lo que después se 
iupo , que Juan de Villalobos no pretendía 
sino consumir y acabar los mantenimientos 
Ijrevemente por tener ocasión para que nos 
volviésemos a Chile, diciendo que por falta 

de 



¿e comida se volvían , y que no se podía ir 
adelante sin ella , y procuraba hacer ami- 
gos a cosca de las vidas de los que andaban 
trabajando para que le ayudasen en sus ma- 
los propósitos , que después se supieron. Mas 
Pedro Sarmiento, entendiendo soto la destruí* 
don de las vituallas de la Almiranta,visicóla,y 
emendo lo que era necesario , y dio las lla- 
ves , que tenían Despensero y Guardian , ár 
VLCtx persona sola y que fué al Piloto-Mayor,, 
para que por su mano se distribuyese , y eti 
•dando ración guardase las llaves : y eti 
la Capitana quitó las llaves al Tenedor-de- 
bascimentos Juan de Sagasti , así por sedicio- 
SO) como por dañador de los mantenimientos, 
y puso otro Despensero mas diligente y fiel, 
y mandó que se volviese a dar la ración que 
antes se daba , porque mucho mas vale que- 
<^gan : j^Aquí paso hambre fulano y hizo lo 
,,qtte era obligado á Dios y á su Rei , ^^ que 
no que digan : „por desordenado se consu- 
,,mio 5 y no efedbió á lo que fué cmbiado.'* 
Esta reformación fué murmurada malamen- 
te , y después llegó a mucho riesgo ; pero, 

X en 



en fin , se llevó adelante , porque así conve* 
nía al bien y vida de todos , porque Sarmien-^ 
to siempre tuvo determinado de morir ó ha- 
cer efeóío con el ayuda de Nuestro Señor JcsUf 
Christo Y de su benditísima Madre Santa Ma^ 
xiz. Y para estOyviendo la largueza del camino 
que se le ofrecía por delante^ íbaS^ previnien- 
do lo mejor que Dios le daba a entender , y 
hacía orejas sordas á palabras locas. 

En este Puerto Pedro Sarmiento hizo una 
íinea meridiana en tierra, y marcó las Agujas- 
de-marear > y se cebaron y adobaron y ade- 
rezaron , cebándolas y reparándolas 5 porque 
con las tormentas y humidadcs habían rfece-* 
bido mucho daño. Y sea aviso á todos que 
las que estaban bien cebadas nada nordestea- 
ban, ni noroesteaban , sino solo aquélla me<^ 
dia quarta que los azeros están trocados deja; 
punta de la flor-de4is : y es opinión de poco, 
experimentados afirmar que hai nordestear, 
ó noroestear si la Aguja está bien cebada y 
afinada $ y quando se halla algún defeótó que 
parece tirar á esto en la Aguja , es otro el se- 
creto , que tiene remedio^ y no es de aquí, por 
ser experiencia manual, Ar- 



.. . ('^3) 

Arriba se dixo que quando la primera vez 
se llego á este Tuerto-'Sermejo se tomó Tose-- 
shn por V. M. y olvidábase de decir como 
d^espues se volvió a tomar con Escribano 
quando la Armada estuvo aquí surta ; cuyo 
Testimonio es el que se sigue. 

POSESIÓN 

S>E fUE^O~<BE(í(UBJO. 

EN veinte y siete del mes de Deciem- 
brc , dia del Señor San Juan Evan- 
„ gelista deste presente año de mil é quinien- 
,j tos y setenta y nueve 5 el Ilustre Señor Ge- 
neral Pedro Sarmiento , estando esta Ar- 
mada Real surta en el ^ertoSermejo dé 
„ LA CoifCBPCioif DS TiuESTAA Seüorj , en pre- 
,5 senda de mí el Escribano infraescrito y 
yy testigos de yuso contenidos, dixot que aun- 
55 qué i veinte y seis del mes de Noviembre 
„ próximo pasado, habiendo venido 4 descu- 
5, orir en el batel con los Pilotos Antón Pa-" 
5, blos y Hernando Lamero , y otras perso-' 
,5 ñas , había tomado y tomó la'Poíeí/ort dcstc 



55 

5> 



9) 



X 2 „di- 



(1^4) 

yy dicho Puerto y Tierra comarcana: Pero poí- 
^) que á la sazón no había Escribano presen* 
^j te que dello diese fe ^ y al presente lo hai, 
dixo : Que tomaba y tomo ^ aprehendía y 
aprehendió la Toseslon realmente y con 
credo deste dicho Puerto , a quien había 
nombrado y nombró <Püukto^^ekm^jo ds 
LA Concepción de Küestra SjEá§JU ^ y de to- 



^^ 

^, da la tierra comarcana , Canales , Golfos, 

,5 Puertos y Bahías , Salidas y Entradas y Na- 
» 

95 
55 
55 
55 



vegaciones , y lo subrogaba y "subrogó de- 
baxo del dominio , señorío y própriedad 
del Muí Católico^ Mui Poderoso Señor 
Don Felipe Segvndo , Rei dé Castilla y de 
León 5 y sus Anexos ^ y de sus Herederos . 
y Subcesores ^ como cosa que es suya pro- . 
pria 9 que realmente y verdaderamente les 
^y pertenece ^ que esta debaxo ^ incluso y 
5j dentro de la Demarcación de los ciento y 
^5 ochenta grados que tiene en su Conquista 
^5 y Descubrimiento por la Bula del Mui 
^ Sanólo Padre Papa Alexandro Sexto , como 
^^ en ella mas largamente se contiene ^ a que 
^y se refiere* La qual dicha Tosesion tomó sin 

55 con- 



^ contradicción de los Naturales desta dicha 
9, Tierra , ni de otros algunos $ y en señal de 



99 
Í9 
»5 






7> 



Posesión arbolo y plantó una grande cruz 
de madera en el arrecÜé y peñascos de la. 
dicha ^UyaSermejaJi hizo un Mojón grande 
9, de piedras al pie della , á lo qual ayudaron 
todos los presentes j de lo qual pidió á to- 
dos los presentes fuesen testigos , y a nií el 
9, dicho Escribano se, lo diese por testimo- 
nio en manera que haga fe en pública for-. 
ma , para en guarda del Real Derecho ; y. 
9» que este Puerto «sta en cincuenta grados y 
30 medio largos al Sur de la Equinoccial. Fue- 
9, ron presentes por testigos a lo susodicho el 
y^ Almirante Juan de Villalobos , el Padre 
^ Vicario Fraí Antonio Guadramirp , el Alfé- 
)9 rez Juan Gutícrrcz de Guevara , el Sargen- 
9> to- Mayor Pascual Xuarez. De todo lo qual 
55 doi fe y verdadero testimonio , y me hallé . 
^ á todo ello presente. Fecho ut sufra, es Pc- 
^ dro Sarmiento. {=s Ante mi {=: Juan Dcs- 
^ quíbel , Escribano Real. ,, 

Y como ya no teníamos que aguardar, 
por estar el Bergantín acabado , y era nece- 



( i66) 

sario determinar por qué Canal habían de 
llevarse las Naos mas seguramente , y por 
donde con mas certeza se descubriese el Es-r 
trecho , Pedro Sarmiento juntó al Almirante y- 
Pilotos para platicar sobre ello ^ de lo qual 
se hizo el Testimonio que se sigue. 



"'flj N este í^uértó-^Bermejo de Id Cancepckn 



5, m A en la Nao Capitana, nombrada N««- 
„ tra-Semra-de-'Buena-Es[>eran^a , dominga- 
,) diez y siete del mes de Enero de 1 5 80. años- 
yy el Ilustre Señor Pedro Sarmiento 9 General 
y^ desta Armada del Estrecho de Magallanes^ 
„ hizo congregar en esta dicha Nao Capitana 
,5 al Piloto Mayor Hernando Lamero , y á los. 
^y Pilotos desta Nao Capitana Antón Pablos 
„ y Hernando Alonso en presencia de mí el 
5, Escribano infracscripto} y estando presente, 
,5 asistiendo a ello el dicho Señor General , y 
,5 el Almirante Juan de Villalobos , les pro- 
,-, puso que, como bien saben, se ha salido tres 
„ veces con los bateles á descubrir las Costas 
„ y Canales destas comarcas de mar y tierra, 
„ desde el Tuerto del ^sario , que está en cin- 

„ cuen- 



.(i<Í7) 

„ cuenta grados hasta en cincuenta y clos gra- 
5, dos al Sur , para .buscar pasagc seguro y. 
„ Puertos por donde poder llevar estos dos 
,5 Navios de Su Magestad coh el menos riesgp 
„ que fuese posible para hacer el Descubri- 
9, miento del Estrecho^ á que fueron embiados 
„ por el Excelentísimo Señor Don Francisco 
„ de Toledo , Visorrci del Piní j y que los 
95 dichos Pilotos Hernando Lamero y Antón 
^, Pablos , Püoto desta dicha Nao Capitana, 
„han visto y experimentado por vista de 
9, ojos los inconvenientes y utilidades que 
f^. puede haber en el camino de las Canales 
„ por el Jrctpiélago , 6 por la Costa- brinca : y 
„ como á personas prudentes les encarga le 
„ digan su parecer en Dios y en su concien- 
)) cia , de qual camino de los dos les parece 
9, mejor y mas seguro para llevar los dichos 
„ Navios en demanda del dicho Estrecho , y 
,9 qué dia les parece será bueno salir de aquí, 
j, por que conforme á lo que les pareciese asi 
5, se pondrá en execucion. ni Pedro Sar- 
99 miento. 




(i(í8) 

Respuesta del Piloto-Mayor. 

Luego incontinencc el dicho Her- 

nando Lamero , Piloto-Mayor dixo 

^ y respondió i lo que por el Señor General 
), le era mandado : Que Su Merced había ido 
„ en estos Tres Descubrimientos , y había 
„ visto los fondos y Canales y los riesgos 
^ que podía haber por el un camino y por 
yy el otro 3 y asimesmo es Cosmógrafo 9 y h^ 
^ dos meses que estamos en este ArcipíéU^ 
), y Canales ,• y ha visto y hecho experiencia 
,, en los dempos ; y de ocho ó diez dias á 
,, esta parte Su Merced ha visto la diferencia 
,9 que hasta aquí ha hecho en los tiempos, 
^ haciendo muchas eladas y ventando los 
,, vientos suduestes : por lo qual Su Merced 
^, ha dicho le parece que entra el verano en 
y, esta tierra , y es el principio de reinar estos 
^ tiempos : lo qual me parece á mí ser ello 
yy así cierto , por lo que hemos visco desde 
,, que aquí entramos hasta agora , por la di- 
,, ferenciá de tiempos que ha hecho. Y así 

„di- 



9> 

I 



55 
5> 
5> 
5> 
5> 
55 

^5 
55 
55 
55 
55 
55 



(169) 

dixo y dio por su parecer , en virtud de lo 
,, que di Señor General manda , y de lo que 
Dios le daba á entender , y en su concien- 
cia para la siguddad de la Gente y Arma- 
da de Su Magescad le parecu y paredó: 
Que saliese d Bergantín deste Puerto en 
busca del Estrecho y y visto y tanteado y; 
mirado la Canal del dicho Estrecho de cin- 
cuenta y dos grados y medio y y mirando 
algún Puerto dentro del , y mirando señas, 
se viniese por los Navios 4 este Puerto , y 
de aquí se llevase la dicha Armada por la 
Mar ancha > y no por Arcipiéiagos , m Car» 
nales , por la diversidad que hai de cor- 
„ rientcs y pocos surgideros en la Canal quel 
„ Señor General vino de ver. Y si esto á Su 
„ Merced no le estuviere bien , por la dila- 
^ don del tiempo y no alejarse de los Na- 
vios , 6 por otra cosa , debría Su Merced 
de mandar salir el Armada mañana liines, 
si hubiese tiempo para ello , ii el dia pri- 
„ mero que hiciere tiempo para ello , por esta 
„ Canal que tenemos abierta de Nordeste-su- 
9, dueste , arrimados al Cabo de SanSiiago , é . ir 

y 5, en 






(lyo) 

„ en demanda del Estrecho con los Navios y 
55 Bergantín 5 y tentar la Canal , habiendo 
55 tiempo para ello. Dice la Canal de cincuen- 
5, ta y dos grados y medio 5 y no dando el 
55 tiempo lugar ^ buscar la de cincuenta y 
5, quatro escasos. Y esto dixo y dio por su 
55 parecer , y firmólo de su nombre. tH Fcr- 
55 nando Gallegos Lamero. ,5 



Respuesta de Antón Fáblos^ 

55 I .^ Luego incontinente el dicho Antón 
55 1^^ Pablos 5 Piloto desta Nao Capitana,. 
35 dixo : Que daba por su parecer que, los; 
55 Navios fuesen por la Caiial por mas segu- 
55 ridad , asegurando de Puerto en Puerto 
55 hasta metello CO en el Estrecho por la expe» 
55 riencia que se ha tenido de los tiempos que 
5, ha hecho desde el dia que se tomó derra 
5, hasta hoi 5 por haber muchas diversidades 
55 de tiempos y travesías , y por haberse to- 

5,ma' 

■■'■III ■■' ■ ■ ■ ' ■ ■ ■ ■ » 

(O 

Aquí parece debe decir tnetellos en plural* 



f 



(171) 

í,, mádo mui pocasveces el Sol , y la poca 
55 Costa que se anduvo el Segundo Descu- 
^, brímiento-, y ser muí sucio , y haber muh 
3, ciios baxoá ,y no haber Puertos ^ y cerrar- 
55 se con obscuridad la Costa. Y el Estrecho es 
55 necesario buscallo por altura coma. cosa. 
5J no vista de ojos ; y por no poder tomar 
5, él' altura todas veces , habría mucho riesgo 
9, así de los Navios , como de la primera no- 
5, che de travesía y cerrazón , perder el Ber- 
5, gandn y la gente que en él fuere. Y por 
^5 estos peligros le parecía en Dios y en su 
9, conciencia ir por la Canal descubierta de 
5, la mano derecha. Y lo íirmó de su nom** 
95 bre. tr Antón Pablos Corzo» 

Respuesta y Parecer de Hernando 

Alonso , PHoto» 

5 j Tn^ Luego incontinente Hernando Alon- 
5, W^A SO) Piloto desta Nao Capitana, dixo: 
55 Que daba y dio por su parecer que no ha-' 
,, bía visto las Canales y Costa que el batel 
„ había descubierto las dos veces postreras; 

yz y 



(17^) 

^ y qiie para en «3[uanco a ir por la uní pane» 
,, ó por la ocraje parece qae sería bueno para 
^ seguranza de los Navios que fuésemos por 
9, la Canal descubierta de mano izquierda al 
^ Puert» bueno que dicen haber allí $ y de 
gy allí el Bergantín saHese a descubrir el £j- 
3, trecha hasta cincuenta y dos arados y me^ 
39 dio que dicen esta el dicho Estrecho : y 
,, quando no se hallase en los dichos cin- 
„ cuenta y dos grados y medio , se fiíesc con 
y, los Navios a buscalle mas adelante ; y que 
y^ hallado con el Bergantín y se Uevasen lo^ 
yf Navios á la boca del Estrecho : y que sobre 
^ todo se remite al parecer del Señor GecK'* 
^ ral , como hombre que lo ha visto y ex- 
„ perimentado. Y íirmólo. i=s Hernando 
^Alonso» t=tAnte mi í=: Juan de Esquíbd» 
yy Escribano Real. ^ 

Vistos estos pareceres por Pedro Sarmíen- 
tjo , y tanteando los pocos Puertos que en las 
Canales habét y y que era menester dempo 
mui concertado y medido , so pena de per- 
derse por las corrientes y otros muchos im- 
pedimentos y variedades de tiempos > y por 

no 



^(173) 

AD dexár los Navios al albodrio de gente po« 
co amiga de trabajar , que hiciesen alguna 
locura de volvenc 4 Chile , determinó salir 
por la mar , aunque se temía ( y con mucha 
razón ) tormentas y muchos peligros , por ses 
la mar desta tierra la mas tormentosa y de 
mas pesados vientos que se puede imaginar 
en lo que se navega del mundo > y si acaso 
hú un dia de serenidad luego le siguen otro 
y otros, y ocho , y diez dias mas de tormenta; 
V en ningún tiempo se puede tener certidum- 
Dre de buen tiempo mas de la hora que acaso 
se viere de presente. Lo qual determinó así 
Sarmiento por lo arriba dichojy lo mas prin-* 
eipal porque lo hizo fué porque entre la gen- 
te de la Almiranta , especialmente el Almí- 
lame y Pasqual Xuarez y Sargento-Mayor» 
tra^ban mui de veras de volverse a Chile, 
so color de decir que no tenían anclas int 
amarras , y que las pocas que había estaban 
muí quebrantadas y rozadas , y que ya no 
tenían basamentos y y que yéndose á imber- 
nar a Chile se bastecerían de nuevo , y vol- 
verían otro verano al Oescubriimento: y esto, 

aunr> 



aunque Sarmiento lo sospechaba ^ no lo pudo 
averiguar. Y tras esto Lamero y el Almirante^ 
cada uno por sí ^ dixeron a Pedro Sarmiento 
que dexasé el un Navio en ^uerto-^ermejo^ 
y el otro llevase al Estrecho. A lo qual Sar- 
miento les respondió quel haría lo que Su 
Excelencia mandaba y mas conviniese , que 
era ir ambos en conserva para que el uno 
viese lo que el otro ^ y se favoreciesen el uno 
al otro ^ así para lo tocante a si acaso se topa- 
se con enemigos hubiese mas fuerza con que 
tcsistir y ofender , como también porque si 
el uno peligrase , ó le subcediese algo que no 
pudiese navegar ^ el otro pasase á España : y 
para estas cosas era necesario ir ambos Navios 
juntos* Y de lo que dixo el Almirante sospe- 
chó Sarmiento quel Almirante traólaba de 
volverse con los demás de aquella Nao ^ y 
dexar el Descubrimiento ; por lo qual ^ para 
evitar mayores daños, tuvo por menor salir a 
la mar con los Navíos^aunquc temía lo dicho; 
Y así salimos de Tuerto-^Bermejo con las Naos 
y Bergantín jueves 21. de Enero de 1580. 
Fué en el Bergantín Hernando Alonso , Pilo- 
to, 



to ^ y seis Marineros y un Soldado,. Salimos 
con norueste ^ que es viento furioso y por- 
fiado , porque para salir a mas altura no se 
puede salir con otro sino es con norte ft 
norueste y ó oeste j y estos son tan furiosos, 
que cada vez que cada uno dellos vienta es 
.tormentoso,. Fuimos por la Canal la vuelta 
del Sudueste hasta la Tuníla de SanEliagp ; y 
porque aquí salíamos a la mar^ donde ordina- 
riamente hai tormentas deshechas y dimos ün 
cablote al Bergantín por no perdello y y así 
venía por popa de la Capitana : y comenzó 
la. Capitana luego a ir á orza saliendo a la 
mar por huir de los baxos de la ^oca-partida^ 
que son muchos y salen mucho fuera y y por 
doblar el Caho de SatiBa-Lucía adonde Pedro 
Sarmiento había dado por orden al Almiran- 
te que se tomase y nos metiésemos en aque- 
lla ' Ensenada* Y como fue siendo tarde fué 
cargando la travesía y oesnoroeste y no^ 
rocste con tanta furia ^ y metió tanta mar^ 
que era cosa temerosa de ver ;> qup' connifjf 
gunas diligencias no^ nos podíamos Valer, sih^ 
por momentos creíamos perecer 5 -y la Alná|á 

rin- 



{ij6) 

canea se iba metiendo en nerra donde no po- 
4ía dexar de correr riesgo por los baxos ma- 
\o& que hai en acjuella Cosca por donde iba 
cornendo contra la orden ipie tenía del Ca- 
{ñcan-Superior , y podía ir mui bien la vuelta 
qae llevaba la Capitana , que era lo mas se- 
guro y a ia mar. Asi que anocheciendo cargó 
mui mas pesadamente la tormenta , y la Ca- 
puana hizo farol con mucho cuidado á la 
Ainúranta para que siguiese su via y no se 
perdiese > y ia Almiranta respondió con otro 
farcd , el qual dende á poco le vieron por 
popa , que según se juzgó iba arribando la 
vuelta del Oíha de SanHiago , ó de la Bahía de 
^tiert(h-!Bermejo, Y en la Capitana se iba con 
grandísimo trabajo y peligro llamando á 
D$os Nuestro Señor , y a su benditísima Ma- 
dre, y a los Sandios que intercediesen por no- 
sotros con Nuestro Señor Jesu-Christo que 
hubiese misericordia de nosotros. Era el vien- 
to de refriegas , y esa poca vela que llevaba- 
mos en el trinquete nos la hizo pedazos , que 
k no llevar otra velilla de correr, quedábamos 
^ velai de trinquete. Entraba la mar por un 

bor- 



\ 



^ 



(177). . 

bordo y salía por otro , y por popa y proa^ 
que no había cosa que no anduviese deoazo 
del agua : y como el Bergantín era pequeño, 
y la Nao daba muchos escrechones , corría 
grandísimo peligro , v cada golpe de mar lo 
arrasaba , y los que ioan dentro iban dando 
voces que los socordesen de la Nao , que ha< 
cían grandísima lásdma oír los gritos que dar- 
ban y lastimas que decían , y mas viendo que 
no los pod¿ui socorrer por ser de noche , y 
nos pusiéramos todos a riesgo de perdemos: 
y animábanlos desde la Nao diciendo que 
presto sería dia , y los recogerían en la Nao. 
Y en siendo de dia, la Nao fué puesta de mar 
en través, las velas tomadas con harto peligro, 
por tomar y socorrer la gente del Bergantin} 
y tirando de la guindalesa con que venía 
amarrado lo llegaron á bordo del Navio , y 
con los mares graiides en^)estía ton el espo- 
lón el costado del Navio que temimos set 
desfondados con los g<^pes : y cierto se pen- 
só ser verdad , porque un Marinero subió 
de debaxo de cutuerta diciendo que estába- 
mos desfondados } y diciéndole que no había. 

z agua 



(lyS) 

agua en la bomba , dixo que se embebía é. 
jLgua eñ el pañol del bizcocho 5 y a prima faz 
se creyó) y causó harta confusión en muchos, 
hasta que se fué á ver , y pareció no ser así) 
con que codos volvieron a cobrar nuevo áni- 
mo , y á encomendarse a. Nuestra Señora de 
Guadalupe : y echiunos un Romero con U- 
mbsnapara azeite 4 su Sán£)ta Casa , y luego 
comenzamos a echar cabos y tablas y boyas á 
la gente del Bergantín para que se aferrasen 
a ellas y los metiésemos dentro de la Nao, Y 
como la mar era tíCn sóbervia 9 y los balances 
del Navio ahorcaban el Bergandn ( que eii 
esto tenían tanto y mayor peligro qué en la 
tormenta de mar ) nunca podieron aferrar las 
sogas , ni tablas que les habíamos echado ; y 
dabamosles voces desdel bordo del Navio que 
se animasen y se encomendasen a Dios que los 
salvase , y así lo hicieron: y uno délos Ma- 
rineros llamado Pedro Jorge se arrojó a la 
mar y se aferró del timón del Navio , y asién- 
dose del varón y de la cámara de . popa le 
echaron un cabo , y dióse mala maña y soltó 
el cabo , y fuese 4 fondo y se ahogó. Los de- 
mas 



) unos guindados por las cabezas con la- 
zos , medio muertos $ otros arrojándose a las 
cintas y mesas de guarnición, fueron metidos 
dentro, y los salvó Nuestro Señor Jesu-Chris- 
to. A El sean dadas infinitas gracias. Algunos 
dellos venían lisiados de los golpes que ha-, 
bían recibido , y Hernando Alonso fue mila- 
gro escapar , porque estuvo debaxo de la 
quilla del Bergantin , y escapóle Dios con su 
misericordia. Esto fiíé viernes por la mañana; 
y tx>do este dia fué creciendo la tormenta unas 
veces de viento norte , otras de travesía , que 
es oeste en esta región , la qual es tan so- 
bervia y mefé tanta nur , que no se le puede 
mostrar el costado , y levanta el Navio del 
agua : y por esto estábamos en mayor pcli- 
gK) , porque por estar cerca de tierra no po- 
díamos correr á popa , que es lo que se suele 
hacer para huir de la tormenta de la travesía, 
porque si corriéramos a popa en mui poco 
tíempo diéramos en tierra donde nos perdié- 
ramos ; y así , no osando ponemos del todo 
mar al través por no abatir sobre tierra , y 
por ser Navio peligroso de mar en través, 

z z iba- 



(i8o) 

íbamos con poquita vela del trinquete 4 orza 
por traher siempre vivo el Navio : en lo qual 
el Piloto Antón Pablos trabajó como mui 
buen Piloto y hombre de mucha vigilandar^ 
y cuidado , sin descansar de dia ni de noche; 
y sobre todo el trabajo era el agua y 6ío 
tande y con que los Marineros se sendan mui 
Fatigados > y así vinieron 4 punto de pasmai- 
se todos y pero favoreciólos Dios ) y hiciéron- 
lo como mui hombres de bien , y grandes 
trabajadores , acudiendo á lo que el Piloto les 
mandaba con presteza. Duró la tormenta co- 
do este dia viernes y su noche, y Dios por 
su san¿lísima imsericordia aplaco el viento, 
y vimos tierra por la banda del Leste sabaclo 
por la mañana 2 ^ . de Enero menos de . dos 
leguas de nosotros,donde había muchos arre- 
cites, y baxos ^ que si Dios no nos alumbrara 
era imposible escapar. Y viniendo sobre tier- 
ra , que es una Isla , á la qual nombramos 
Santa-Ines porque salimos de Tuerto-Bermejo 
su fiesta. Así que yendo acia tierra , calmó el 
vahage , y esto nos dio mas temor , porque 
estábamos mui cerca de tierra , y la mar de 

leva 



(i8i) 

leva que venía del oessuduesce que hab^ 
quedado de la tormenta pasada temíamos 
que nos arrojase sobre las peñas : y encomen- 
dándonos al Espíritu- Santo Consolador 9 y á 
la gloriosísima Madre de Dios , súbitamente 
por su misericordia nos vino un ventecito 
claro y bonancible , con que salimos de aquel 
peligro , y fuimos doblando el Cabo de la 
hla de $anta-Ines» Llamamos al Cabo El Espí" 
ritu-^anflo por la merced que nos hizo sobre 
este Cabo $ y así como fuimos entrando de la 
parte de dentro del Cabo y cabeza de la Jsla 
de Santa-lnes^ reconoció Pedro Sarmiento 
que quedaba la vuelta del Norte el Cabo de 
Santa-Lucia diez y ocho leguas , que el Se- 
gundo y Tercero Descubrimiento de los Bate- 
les habíamos descubierto , y la Canal de Nor- 
deste- sudueste del Ardptélago del Tercero Des- 
cubrimiento. Y en doblando el Cabo del Espi- 
ritU'Saníloy pareció clara una Canal ancha cla- 
ra y seguida la vuelta del Sueste : y porque 
^ra noche procuramos buscar surgidero , y 
así en la primera Ensenada que hallamos, co- 
|no dos leguas la Canal adentro , sur^mos en 

quin- 



(l84) 

quince brazas. Llamamos i esta Ensenada el 
Tuerto de la l/úsericorSa , poc la que Nuestro 
Señor Dios uso con nosotros en salvarnos de 
cantos peligros como los que pasamos en esta 
tormenta y tormentas. Esta noche estuvimos 
como sordos en bonanza y la qual no duré 
tnucho ) porque luego domingo por la tssx-* 
nana' amaneció tanto viento y mar y tancas 
refriegas del norte y de travesía que surtos 
nos comía la mar : y luego se nos comenza- 
f on á romper las amarras y agarrar las anclas; 
y por abrigarnos mas en tierra qtusimos atoar- 
nos <, y para echar los toas fue canto lo que se 
trabajó , que se acabaron las fuerzas de los 
Marineros , los Mandadores cansados y ron- 
cos de dar voces y trabajar ) y los Marineros 
hechos pedazos y tullidos del frió y agua y 
golpes y heridas > y fue tanto el temporal que 
aquí sobre las amarras y toas tuvimos por 
ocho dias arreo, sin darnos una hora para nos 
amarrar en abrigo , que aqiii mas que en la 
mar tuvimos por cierta nuestra perdición. 
Mas con el favor de la Sandísima Madre de 
Dios á cabo de los ocho dias ) que fueron 

trein- 



trdntá de Eneró , nos amarramos cerca de 
tierra, y el viento y mar abonanzó. Y doiftin- 
go treinta y uíio de Enero salió Pedro Sar^ 
miento y Antón Pablos , Piloto , en el batel, 
y fueron a la Cordillera que esta como mecBa 
legua del Tuerto de la 'Kftsericordia.fy subieron 4 
una cumbre altajdesde la qual Pedro Sarmien> 
to y el Piloto ojearon y marcaron una gran 
Canal que proseguía la vuelta del Sueste, y la 
jDsarcaron , y otras muchas Islas grandes é Is* 
lotes y. baxios la vuelta del Leste y Nordeste. 
Tomóse Tosesion , y se volvieron al Navio. 
Este Tuerto de U tSisericordia esta en cincuen» 
ta y dos grados y medio cumplidos , y tiene 
buen tenedero de barro blanco, que con gran 
trabajo que (O á fuerza de cabrestante zar- 
pábamos tas anclas dentro deste Puerto. Hai 
muchos herbazales,y tiene tres Islotes al Nor- 
te juntos , que ayudan a abrigar si están sur- 
tos mui en derra. Tiene al Oeste una Caleta 
por donde salen refriegas que levafntan el 
agua del mar y la lleva por los aires que pare- 
ce nubes de humo. Este domingo hubo eclipse 
_dc 

(O 

Parece que este fue debe convertirse en y. 



(i84) 

¿t Luna ; y aunque Sarmiento le observa 
c hizo la noche clara ^ y pareció la Luna ú 
Oriente en puniéndose el Sol , quándo sa^ 
lió , salió redoncia deseclipsada del todo, aun^ 
que se echó de ver la roxez y negregura que 
ni¿o el cielo quando asomaba por el horizotí' 
te oriental quando se iba deseclipsando ¿d 
todo y y en cierta manera se pudo juzgar ei 
punco quando se deseclipsó , aunque no can 
precisamente como si clara y patente se viera: 
y si a esto damos crédito, colegiemos de aquí 
que el Mendiano deste Puerto está mas oc- 
cidental que el de Lima $ y la quantidad que 
es la diré adelante. 

Lunes primero de Febrero de 1580» 
Pedro Sarmiento salió en el batel y con El 
Antón Pablos , y con algunos Marineros , i 
descubrir Canal y Puerto , y así fueron tan* 
teando hasta mediodía como tres leguas al 
Sueste por donde va la Costa desta Isla ha-^ 
ciendo arco sobre el Sur , y entramos en 
una Ensenada , y subimos a una Cordillera 
alca con Agujas de marear y Cartas , desde 
donde marcamos lo que vimos , que lueron 
muchas Ensenadas } y Pedio Sarmiento des- 
cu- 



cubrió ló que desde allí pudo marcar , qup 
seria como diez leguas de Canal al Sueste. Y do 
allí, comando la í^osesim^ nos volvirnos al Na« 
vto ; y a la vuelca hallamos muchos herbazar 
les que con la honanza habían sobreaguado? 
sondamodos y hallamos algunos dcUos peligro- 
sos $ y ¿nalmence, de quadquieta manera que 
se vean hierbazales se guarden dellos , que 
uno cieñe seis ^ y ocro diez brazas de fondo, 
y ocros cieñen mucho menos ^ y quando no 
sea can bajco qi» coque el Navio, es gran pe- 
ligro para los cimones, que los embarazan; y 
son can recias algunas ramas deseas hierbas 

2ue podtta ser arrancar el clmon ^i el Navio 
lese con vienco fresco. Por canco, guárdense 
dellas como de qualquiera ocro peligro^ 

Quando Ufamos al Navio hallamos que 
un Soldado, llamado Bonilla , había incenca* 
do cierca sedición grave, y el General lo pren- 
dió y después lo cascigo como convenía al 
servicio de V. Magescad. 

Ya se hizo relación como la Almiranca 
teipondio al farol que se le hizo a media noche» 
£sagora de saber que en codo esce ciempo 

aa que 



Poseiioa» 



(i8<5) 

<|ue estuvimos en este Puerco de la Jáísmcw^ 
diay nunca vino la Almitanca, ni tuvimos nu»* 
va dclla , ni rastro , y todo el trabajo que se 
ha dicho que aquí se pasó , y mas que no se 
dice, sufrimos , no tanto por estarnos quedo% 
como por aguardar a la Almiranta , conforme 
a la orden que Pedro Sarmiento le había dado 
al Almirante de que qualquiera que llegase pri- 
mero á la Boca dd Estrecho esperase quince 
dias al otro Navio: y visto que no venía, echa-'* 
banse juicioíu Unos decían que había dado 
en los baxos de la ^B^ca^partídny porque descar- 
go en vela mucho sobre ellos ; otros decían, 
que aquello había sido de malicia y concierto 
por apartarse y derrotarse de la conserva de 
la Capitana , y en esto se afirmaban los mas, 
y á esto se ha dado mas crédito por lo que se 
ha sabido después acá de los que se escaparon 
en el Bergantín de la Almiranta y de otras 
personas que sobre ello han dicho sus dichos; 
y lo que se ha averiguado es que siempre el 
Almirante Juan de Villalobos tradó de vol- 
verse á Chile y á Lima , y juntamente con £Í 
Pascual Xuarez 9 Sargento-^áayoI, y otros de- 

' . la 



(1 8?) 

la. Nao Almlf anta ^y decía el Almirante, (|ue 
si Pedro Sarmiento se quería ahogar, que £1 
no se quería ahogar, y quería vivir y volverse 
a Chile $ y que saliendo á la mar , cada uno 
iría por donde quisiese , que fue dar claro á 
entender lo que después hizo.Y Pascual Xua^ 
rez decui que hiciesen con Pedro Sarmiento 
que arribase á Chile, haciéndole entender que 
allí se bastecerían de nuevo y volverían al 
Descubrimiento , y que llegados á Qhiic^ ha- 
rían un requerinúento al General para que 
■DÓ tomase la Costa de Chile , diciendo que 
no convenía gastar mas hacienda de Su Ma- 
gestad , y así pasarían de largo a Lima. Y 
Lamero el Piloto dixo , tratando de volverse, 
que pidiesen a Pedro Sarmiento la fragua y 
<\\3C con ella irían á parte donde hasta los ne- 
gros y mulatos fuesen mui pr¿speros$y dicién- 
dole otros ¿donde-podéis ir para eso sino es á la 
China ? respondió : Pues allá. Por cierto esta 
gente se U acordaba mal de la obligación que 
tenía y ricnen a Dios Nuestro Señor y áV^M, 
que es su Soberano Señor y Rei natural , y 4 
4as honras que de vuestro Visorréi habían re* 

aa2 d^ 



( r&^) 

ctbIclQ , y de las buenas obras j ahüs¿ad« qué 
Pedro Sarmienco ^ su Capitán , les había he» 
cho. Solo se decii que fué de gtandmmo 
daño su quedada, y apartada i lo dema» jús-^ 
guelo Dios Huescro Señot y V. M. 4 quieá 
incumbe saber estas cosas. Asi que visto que 
no veníta la Almiranta y que estePuerto de la 
MisericorSoi ne era seguro,habiendo estado en 
¿\ diez diasy nos. parecía irnos, con los Navios 
(^) al otro Puerto c^e. dexabamos descubierto 
tres leguas mas adentro^ porque parecia mejoc 
Puerto y y allí acabarían de esperar los quíiv 
ce dias del plazo ordenado:: y determinóse, eso» 
porque el Capicaa Pedro Sarmiento, estaba 
bien satisfecho, ser aquel ú Esíréúho: que busr- 
caban y aunque los cbmas no. tenían esta con*- 
fianza > antes estaban mut dudosos, y incré<> 
-dulos , y estaban codos desconfiados ^ y si al- 
gunos concedían con Sarmiento- quando Et 
los animaba á que creyesen ser aquel d Estre*- 
cho ^ era ca presencia , y después, cada uno 

ha-- 

(O 

Bebe deck cm dlHaiJo y por^pie b Almiíaata^se bat- 
\Sx separado* 



liabiaba lo que su corazón le atknínlstFabaá 
y sobre esto no convino rigor sino sufrir poi- 
4}uc padecían los pobres , asi Marineros como 
Soldados , grandes trabajos. 

£l segundo dia de Febrero, que fué ííesca 
¿e Muestra Señora de k Candelaria, nos leva- 
mos , y al zarpar ks andas se nos quebró 
una amarra , y nos hicimos á la vek desee 
Puerto de laMimconi/^ para seguir la Cs^ 
nal del Sueste > y en saliendo , cargo- tanto 
norte que no nos dexó dar k vek-mayor y y 
mientras mas iba entrando el dk mas iba caiv 
.gando > y llevábamos el batel por popa. Y 
en fin , poco después de medioma U'egamos a 
este Puerto, que el dia antes habkmos descur 
l»terto y al qual el Capitan-Superioc nombra 
de N.uestM'-Seiíora'dé-la'Candelaria > y en danr 
do fondo garro- el ancla ^ y luego dimos ibn<- 
«lo a otra , y también garro ;. y en un instan- 
te cargaron las refriegas tan furiosamente que 
sebentaron dos cordones de k amarra: mayor 
y mejor : y porque no se acabase de quebrar 
k hizo el Piloto Antón Pablos largar por k 
mano con boya , y quedando sobre un cak- 

biQ- 



(ipo) 

brote reventaron otros dos cordones y que-., 
daron dos cordones del calabrote sanos , tan 
gordos como un dedo pulgar cada uno,, 
los quales con el ayuda de la sacratísima^ 
Virgen María Madre de Dios Señora nuestra 
de Guadalupe nos tuvieron la Nao que no , 
fuese al través sobre las peñas y nos per- 
diésemos , no habiéndonos podido tener una 
mui gruesa amarra que antes y después 
nos había tenido en grandísimas refriegas. 
Tuvímoslo todos por milagro que Dios y su 
benditísima Madre hizo con estos pecado- 
res siervos suyos que la llamaban de corazón, 
y los valió.Gracias infinitas le demos por siem- 
pre jamas ! Amen. Tuvimos este caso por 
tan grande, que guardamos el calabrotillo pa^- 
tacolgallo en el Templo de la serenísima 
Reina de los Angeles $ y quien lo viere la ala- 
be por las mercedes que hace á las criaturas de 
su preciosísimo Hijo Dios verdadero y Señor 
nuestro. Al cabo nos amarramos allegando* 
nos mas en derra y dando proises (O en ella 



(O 

froiscii. Plural de Pmu 



i cosca de mucho trabajo de la Gente de mar 
y Soldados , que en todas partes ayudaban 
en todo lo que se ofrecía muí bien) porque asi 
convenía. 

El miércoles tres de Febrero vinieron al- 
gunos Indios naturales desta Tierra ; y desde 
un cerro alto que esta sobre este Puerto nos 
dieron voces , y nosotros les respondimos 
con otras voces y con señas llamándolos. Ellos 
pusieron una bandera blanca , y pusímosles 
otra , y vinieron baxando á la Costa , y por 
señas nos llamaron que fuésemos donde ellos 
estaban. Por lo qual Pedro Sarmiento em- 
bi6 al Alférez 9 y al Piloto Hernando Alonso 
con solos quatro hombres que fuesen reman-»' 
do y porque no se huyesen yienáo mucha 
gente , que no eran mas de quatro 6 cinco: 
y á los que fueron se les dio chaquiras, (O 

cas- 

Chaquiras. Argeñsota dice , que son cuentas de vidrio; * 
pero ífenpera , que son dehueso« Herrer* Diz. IV, lib^a, 
cap. 8. ,^Y cuentas de hueso menudas ^ que llaman. 

^/ihaquira , cosa entre ellos' mui estimada Y le echó 

,^ cuello una sznsí de Ckajuira^^ Y mas adelante Dec«: 
V« lib. I. cap. 2. ,,Y cuentas que iiamao Chaquira 9 Joya 
^de ellos mui estimada.^^ 



cascabeles , peines , zarcillos y cañamazo para.' 
<klles y iratar amistad con eUos. Fueron los 
nuestros 9 y los Indios no se osaban llegar ú 
batel : por esto salió Uno solo de los nuestros 
cñ tierra, y este les dio lo que llevd^an para 
dalles^ y llegáronse a El por velle solo, y poco 
a poco se osaron fiar j y salieron en tierra el 
Alférez y Hernando Alonso , y los halagaron 
y les dieron mas cosas de los rescates que se 
üevaban para este efedro , mostrándoles , por 
señas , de qué servía cada cosa , y par^ donde 
era : con lo qual Ellos se regocijaron mucho, 
y luego mostraron á los nuestras unas bande- 
rillas de lienzo que trahían en unas varas.. 
Eran las banderillas unas tiras angostas de 
man , angéo y holandeta $ . de lo qiul conje-. 
mramos que habían comunicado c»n gente 
Ác la Europa que por aqui habrían pasado : y 
luego ellos mesmos sin se lo preguntar nos 
dieron i «ntender por señas mui patentes que' 
ada la parte del Sueste estaban , ó habían ve- 
nido , ó estado, dos Navios como el nuestro ' 
4e gente con barbas,vestidos y armados como, 
nosotros. Con lo quai , y con el lienzo les di- 
mos 



(íp3) 

mos crédiccry sospechamos debían ser los que 
decían los Navios de los Ingleses que habían 
cl año puado entrado por allí con Francisco 
Draquez : y con esto y con decir por señas 
que otro día volverían y nos craherían refres- 
co , se fueron $ y los nuestros se volvieron 4 
la Nao y dieron relación a Sarmiento de 
lo que habían pasado en derra con los In-r 
dios : y desde el Navio se parpcía y juzga«- 
ba mui bien , porque estaba mui cerca de 
derra. 

Y <ste mesmo dia en la tarde Pedro Sar- 
miento salto en tierra , y tomó la Toseshn de 
la tierra en forma : y dello se hizo el Tesd- 
monio siguiente. 

POSESIÓN. 

>, I ^ N la Isla ahora de nuevo llamada Santa 
^Pv I(4Bs , habiendo esta Nao Capitana j 
^urgido en este Puerto de nuevo' llamado 

,,NUESTRA SfiñORA DE LA CANDELARIA ^ pOt 

,,haber llegado á él su fiesta : el Ilustre Señor 
),Pedro Sarmiento , General desta dicha Ar- 

bb 5,ma- 



„tnacla, saltó en cierra y tomó la Tosesion deste 
,,Pucrto 5 Tierra y su Comarca , sin contra- 
„cl¡ccion de los Naturales della , por el Muí 
,,Católico y Mui Poderoso Señor Don Pheli- 
,,PE Segundo , Reí de España y de las Indias 
55y sus Anexos , Nuestro Señor y Reí natural, 
,,á quien Dios guarde por muchos años , y de 
jjsu Real Corona , Herederos y Subcesores 
,,suyos 5 y en señal de la dicha Tosesion plan- 
),tó una Cruz , la qual adoraron los que pre- 
císenles estaban , siendo presentes por tesrigos 
j^el Padre Frai Antonio Guadramiro , Vicario 
„desta Armada , y Hernando Alonso , Piloto 
,,desta Nao Capitana , y Gerónimo de Arce 
3,del Arroyo , Soldado della , y Pedro de Ba- 
,,hamonde en presencia de mí el Escribano 
3,infrascripto 5 de lo qual doi fe y verdadero 
^testimonio para que en todo tiempo y par- 
eóte hasa fe para en guarda de la justicia y 
9,derecno de los mui Altos y mui Poderosos 
5,y Católicos Señores Reyes de Castilla yi-con: 
,,la qual dicha Tosesion tomó como de cosa 
5,quc pertenece por derecho a la Corona Real 
9,de los dichos Señores Reyes,por quanto^ae 

j^den- 



^i 



dentro de su Jurisdldon y Demarcación. De 
„todo lo. quai doi fe , como dicho es , que 
9,es fecha esca Carta de Posesión á eres de Hcbre* 
5,ro de mil y quinientos y ochenta años. ZZ Pe- 
ndro Sarmiento, zn Ante mí ZZ Juan Desquí* 
9,bd[, Escribano Real.^ 

OTRO TESTIMONIO. 



5,^^^Tro sí. Yo Juan de Esquíbel infra 
5,\^_^ escripto doi fe y verdadero Testimo-» 
9,nio que este dicho dia mes y añosusódi* 
9,cho, en este dicho Puerto parecieron cier- 
,,tos Indios naturales de esta tierra en un mon^ 
),te cercano deste dicho Puerto , y por voces 
9,y señas pidieron a la gente desta Nao Capi- 
9, tana : á lo que se entendió , que fuesen alia 
5,que querían hablar con ellos. Y Pedro Sar- 
9,miento, General, embio al Alférez Juan Gu- 
^,tierrez de Guevara y cinco Soldados marine- 
,,ros en el batel , para que les hablase y les 
,,diese algunas cosas de donas. (O £1 qual fue 
bbi jij 

Vanas* Mugeres* 



j,y habló con Ellos en añascad , y les dio lo 
^,que llevaba : y según se encenclió ¿c las se- 
),ñas que hacían daban a encender que habían 
),visto otros dos Navios con gente que tenían 
j,barbas ■ y dagas como el dicho Alférez Ueva- 
,,ba. A lo qual se pudo dar crédito porque 
9,trahían unas tiras de lienzo de rúan, con eos- 
,,turas y pespunte á nuestra usanza, lo qual 
9,no pudieron haber de otra parte sino de la 
^,gente y Navios que habían visto en este 
^jÉstrecho, £l qual dicho lienzo Yo' el di- 
9,cho Escribano lo vi y lo tuve en mis manos, 
9,y dello doi fe y testimonio para que haga 
9,re. Fecho utsupra,^ Ju^ Desquíbel, Escri- 
,,bano Real. 

Este dia hizo algima bonanza y de noche 
tormenta. Viernes cinco de Hebrero amaneció 
bonancible y ventó oeste y sudueste , y aclaró 
algo el dia , y granizó > y á mediodía vinie- 
ron los Indios como lo habían prometido, y 
Pedro Sarmiento embió á derra al Alférez y á 
Hernando Alonso con seis hombres y con al- 
gunas cosas de rescates para daÍles,con instruc- 
ción que,si pudiesen,tomasen algunos para len- 

guas 



\ 



guas 5 y para nos informar de cosas de la Tier- 
ra , y de lo que habían dicho de los dos Na- 
vios que habían vista Fueron los nucstrosj y 
no quiriéndose llegar los Indios ^ hicieron las 
mesmas señales que el dia antes 5 y viendo 
los nuestros que no se querían llegar á ellos, 
ni ir al Navio para nos informar , arremetie- 
ron seis de los nuestros a ellos y se abrazaron 
dos hombres con cada uno de los Indios , y 
así tomaron tres, los quales por se soltar die- 
ron muchos puñetazos á los nuestros por los 
hocicos 5 pero no lo pudieron hacer , aunque 
tienen grandes fuerzas ; y los nuestros no les 
quisieron hacer mal , aunque recibieron mu- 
chas puñadas , considerando que cada preso 
quiere ser suelto , y los traxeron al Navio 
donde d General los trato con mucha amor, 
y les dio de comer y beber , y comieron y be- 
bieron , y ^nto los regalo que les hizo per- 
der el temor y enojo y se rieron ; y pregun- 
tándoles por señas por loque habían dicho 
el dia antes y y mostrándoles las tiras de lien- 
zo, señalaban con la mano una Ensenada don- 
de habían estado los que se lo dieron y y que 

eran 



(ip8) 

eran barbados y tenían dos Naos como k 
nuestra ^ y que trahían flechas y partesanas^ y 
uno dellos mostró dos heridas^y otro lina^ que 
les habían dado peleando con ellos. 

En este Puerto se vido Pedro Sarmiento 
mas atribulado de espíritu que en todos los 
trabajos pasados ^ porque vido toda la Gente 
tan cansada y mohina con tantas tormentas^ 
que del todo estaban desconfiados de poder 
descubrir el Estrecho ^ estando ya ^ como es- 
taban y dentro del : y como los cables que 
teníamos eran tan pocos y molidos y hechos 
pedazos ^ parecíales que conforme á los tiem* 
pos que hacían no podíamos dexar de pelí^ 
grar por falta de cables y anclas si íbamos 
adelante : y en corrillos decían y trababan 
que Pedro Sarmiento los llevaba a ahogar -> y 
que no sabía donde iba , que mejor seria vol- 
verse á Chile á repararnos } pero no se lo osa- 
ba decir nadie á Pedro Sarniento , aunque el 
sabia mui bien lo que pasaba , y iba punien- 
do remedió en ello : y llegó el negocio á tan- 
ta desconfianza ^ que los dos Pilotos Antón 
Pablos y Hernando Alonso entraron en la ca- 
ma- 



5> 
5> 



55 
55 



xnara de Pedro Sarmicnto^y le dixeron: ^^Quc 
mirase que había hecho mas que todos los 
Descubridores del Mundo en llegar allí 5 y 
que la Almiranta era vuelta , y estábamos 
solos 5 y que si algún peligro nos subcedie- 
^jse ningún remedio teníamos^sínó que perece- 
ríamos donde jamas se supiese de nosotros; y 
que no teníamos anclas^ ni cables, ni xarcia, 
,,y que los tiempos eran de tal condicion^como 
'5,se había visto , que era imposible poder ir 
^^adelante , sin esperar la perdición de todos 
j^por momentos ; que nos volviésemos á Chi- 
Je, y de allí avisaríamos al Virrci*'^ Esto dixo 
Antón Pablos en nombre de ambos ; y sospe- 
cho que de todos^que se lo habrían rogado que 
lo tratasen: y no era de espantar, que todo lo 
que decían era verdad , y todos los hombres 
del mundo temieran lo mesmo si lo vieran* 
Mas Pedro Sarmiento ^ como tenía determina- 
do , con la confianza que tenia en Dios y en 
su gloriosísima Madre, de perseverar hasta el 
fin en acabar el Descubrimiento, u la vida en 
el, respondió á Antón Pablos : „Que aunque 
),se había hecho mucho en llegar allí,que todo 

,,era 



( aoo ) 

^,crá nada si desde allí nos volviésemos; que 
,,se espancaba,que siendo hombre de can bue- 
^,na determinación , agora que era menester 
„le fáltase , y mas teniendo en El tan grande 
,,coníianza como tenía; que mirase las merce- 
9,des que Dios nos había hecho , y esperase 
„que no nos desampararía, sino que antes nos 
9,las había de hacer nuyores $ y que estas pa- 
„labras le decía como amigo , y no le tratase 
,,£l,ni nadie,mas de aquel negocio."A lo qual 
Hernando Alonso dixó al General: „Que lo mi- 
trase bien, que lo que Antón Pablos decía era 
„lo que convenía , y querer perseverar en ir 
^adelante era tentar á Dios." A esta palabra, 
Sarmiento,no pudiéndolo ya disimular, le qiú" 
so castigar rigurosamente jpero porque lo dixo 
simplemente y con pecho de hombre llano, 
y con solo temor de ahogarse , lo disimuló y 
se reportó,diciéndole: „Yo tto quiero, ni pre- 
„tenao tentar á Dios, sino confiar en su mise- 
9^ricordia , haciendo de nuestra parte lo que 
,/uere posible a nuestras fuerzas ; y lo que 
,,El decía era desconfiar } y no me trate mas 
9,desta materia, que al que dello me tratare le 



„cas- 



r 



(5.01) 

^,casdgaré poderosamente: y con esto no ren- 
egó mas que decir , sino que luego nos haga- 
„mosá la vela.'* Y no convino -entonces mas 
rigor por muchas causas. Esto era viernes en 
la noche, ypor^estono nos podimos hacer 
a la vela. 

Otro dia sábado por la mañana, por k 
misericordia de Dios Nuestro Señor Díos,ama- 
nedó bonanza y salimos deste Puerto , ha- 
biendo esperado los quince dias que el Gene«- 
ral había dado por orden al Almirante para 
quel Navio que se obiese derrotado y lle- 
gase primero á la Boca del Estreche aguar- 
dase quince dias al otro , y pasados , siguiese 
su camino á España, no viniendo el otro,con- 
forme á lo mandado por el Virréi del Píru.Sa- 
lidos, pues, deste Puerto de KuestfaSeñor^-de'' 
■U-'Candelaríaj seguimos la Canal como una le- 
gua al Sueste quarta al Leste , y en «ste para- 
ge hacían señas los Indios que en un Ancón 
por donde íbamos pasando habían estado los 
Barbados , que nosotros creemos ser Ingle- 
ses del año pasado ; y dábannos mucha prie- 
sa para que llegáramos con la Nao. Llegamos 

ce cer- 



{ aoa ) 

cerca; no vimos mas ¿c una Ensenada U 
vuelca del Sueste , y habiendo andado tres le- 
guas, vimos una boca de Puerto limpio , y 
dos leguas mas adelante al Lesueste vimos un 
Puerto que entraba^ la vuelta del Oeste , y 
mas adentro iba una Ensenada al Sur. Aquí 
nos dixeron los Indios que llevábamos , que 
allí habían estado los Barbudos , y habiait to- 
mado agua. En este Puerto entramos á las 
tres después de mediodía : las aguas corrían 
aquí para el Noroeste a la Mar del Sur ^ y 
mas en el refluxo que en la creciente , y con 
viento fresco rompíamos con dificultad tas 
corrientes. Nombróse a este Puerto ácSafiBa^ 
Ménica^ Tiene veinte brazas de fondo' bueno^ 
arena , y veinte y dos brazas. Es abrigado de 
todos vientos. Aquí tiene la Canal de ancho 
tres leguas , que es desde este Puerto la vuel- 
ta del Nordeste hasta una Isla que esta al Nor- 
deste y que se nombró Isla de Santa~Jna , que 
es pun^ en remate de la Ensenada de 'S^nh 
Gerónimo^ 

Domingo siete de Febrero partimos deste 
Vncico de SanHor-Mímcíi en el nombre de la 

San- 



\ 



Santísima Trenidad $ y con viento Lesnordes-> 
te y mar bonanza, navegamos por esta Canal 
mas arrimados á la Costa de la mano derecha, 
la qual iba al Lesueste como tres leguas, hasta 
tina Punta , que llamamos TunBa de SanSie- 
Vtfonso : (O y en medio desta distancia hace 
la Costa Ensenada en arco , y muchas Cale- 
tas y Abras , donde parecía haber Puertos^ 
pero no entramos en ellos por no perdertiem- 
po. Es toda esta Isla pelada y de peñascos. La. 
primera Ensenada nos dixeron lestos Indios 
que se llamaba Püchachailgua en su lengua, 
y la segunda Ensenada se llama CuaviguiL'. 
GUA. Aquí dicen estos Naturales que los Bar- 
budos pelearon con cllos,y mostraoan las he- 
ridas que les dieron. La tercera Ensenada es 
grande y va la vuelta del Sur , y la llaman 
Alguilgua, En la Costa contraria de la ma- 
no izquierda al Nordeste se llama Xaültbgua. 
Este dia hizo mui claro Sol y bonanza. To- 
mamos el Sol en cincuenta y tres grados lat- 
ee 2 gos. 

'Punta de San-Ildefonso. 



go?* La Ensenada llamada XXuLTfetíuA ésta cA 
esta altura^Por esta Ensenada Xaultegua entra 
una boca y brazo c^ue va á raiz de la Cordi^ 
ilera-Ke^ada de la Tierra-firme $ y dos teguas 
toas al Sueste de donde se tomo el altura 
surgimos en un Puerto qu€ nombramos 
TuertO'Jnpsto.. Tiene veinte y dos brazas de 
^ndo limpio , un ahuste de tierra^ Medio ca- 
ble fuera 5 y prois CO en tierra. Luego que^ 
surgimos esta mcsma tarde subió el' General,, 
y con él Antón Pablos y otros dos. hombres 
á una CordUlera a descubrir k Canal , y 
descubrieron graa quanddad de Canal la vueL-* 
ta del Sueste quarta al Leste« Esteu día. hizo^ 
claro y Sol caluroso , y vientos bonancibles; 
oesnoroeste : Corrientes concraElas. Descu^ 
bximos: otras muchas Abras y Caletas a bar--< 
loventoy a sotavento. En lo alto de; la Cor^ 
dilfera hizo mucho calor. Pusieron aquí» una 
Cruz en un monte sobre la nur , y Pedro Sac- 
ftowiioi». miento toiDQ aquí Posesión por Vt. M. ^ y en, 

se- 



iWI<l^aMPWBB«W«^PB«i^PWBWMWnMa«W^*M^WMMM*i 



(.0 

trois. Véase ta Nota de la pag.. 8.8v 



(205) 

seíkl pusQ un gran Mojón de piedlas qqe 
hizo El y Antón Pablos , y en él puso una 
Craz ; y otra Cruz hizo poner en otro Mon- 
te mas alto á un hombre llamado Francisco 
Hernández , que embió a descubrir» £sfa no- 
che á ima hora de noche a la banda del Sue&r 
te c[uarta al Sur vimos salir una cosa redonr- 
da bermeja como fuego,como una darga, que 
ílbsi subiendo por el cielo ^ o viento. Sobre 
un monte alto se prolongó j y estando como 
una lanza alta sobre el monte , se hizo coma 
media luna entre bermeja y blanca. Las fi- 
guras eran de esta manera. 

C Véase ía Figura Nwm» 4. en las Laminas, J 

£1 lunes ocho de Febrero amaneció cal^^ 
ma ,. y lue^ reñ'escó. el oesnorueste claro y 
bonancible y con el qual hicimos vela de 
^uert(hJnfffst9 en el nombre de la Santísima 
Trenidad , y navegamos por la Canal de este 
Estrecho' la. vuelta del Sueste quarta al Sur; y 
dende á tres quartos de legua^ por la Costa de 
k mano derecha descubrimos una Ensenada 
grande , que tiene una. Isla grande 4 la boca, 

que 



( io6) 

tjuc se llama Capitloilgüa , en la Costa Ifa- 
mada Caycayxixaisgita. Hai mucha nieve y 
muchos Picos nevados. Tiene por aquí la C^ 
nal legua y media de ancho. 

Andadas tres leguas al Sueste quarca al 
Lesee, por la Cosca de la mano derecha , hai 
una gran Ensenada, que entra mas de dos le^ 
guas la vuelca del OessuduefiCe,y tiene en la boca 
tina Isla. Llamárnosla Abra , porque no la vi- 
mos cerrada $ y al Nordeste desta Abra, eri 
la otra Cosca de mano izquierda hú ocro 
Puerco y Playa parda , y dene una Ida que la 
abriga. Llamóse la ^laya-Tarda, Dencro de 
la Abra es tierra baxa y amogocada. Media 
legua adelance de la Abra hai un Ancón en la 
Costa de la mano derecha,y al Lesnordesce de 
dle Ancón en la ocra Cosca una legua de tra- 
vesía está otra Caleta que hace Puerto , que 
llaman los Naturales Pelepelgua 5 y el Ancón 
llaman Exeaquil. 

Desde este Ancón una legua al Sueste 
quarta al Leste escá una Anconada grande 
que enera la vuelca del Sur dos leguas hasca 
unas Sierras nevadas. Llamóse Ensettada de 

Utt' 



(207) 

Mucha-ni^e^ Desde allí vuelve la Costa : al 
Lessuesce legua y inedia ambas Coscas de 
mano izquierda y derecha hasta una Punta 
que sale de la Costa del Leste y va la vuelta, 
del Sui : con la qual Punta desde una legua, 
antes que lleguen parece que. se cierra la una 
y la otra derra > lo qual fué causa de harta 
tristeza y desconfianza en muchas personas 
deste Navio , pensando que no había salida^ 
y en esta distancia de legua y media hace 
una gran Ensenada en la Costa de la mano 
derecha , y por allí hace rompimiento y boca 
la vuelta de! Sur; Así que como fuimos si;- 
guiendo fué abriendo la Punta ,y hallamonos 
en una anchura que en la Punta cUcha hai^ 
menos de una legua de ancho de tierra a 
cerra: y desde esta Ptmta parece otra Punta 
una legua Lesteoestc quarta de Noruest©^- 
sueste , y enfrente de esta Punta en la otra 
Costa sale otra Punta que cierra la una por* 
la otra , que antes de llegar a ellas parece que 
la tierra se cierra» Entre estas Puntas en este 
compás de legua hacen ambas Costas dos Ejv 
senadas grandes , y en la de la mano izquier- 
da 



(ao8) 

Ba la vuelta del Horce csd una Abra y Bo¿a 
que hace Canal, que va arrinuda á la Cor ¿Ule- 
ra-'H^ada de la Tierra-firme, A esta Boca sale 
la Canal que comienza en la Ensenada Xaul- 
TEGUA frontero de huerto- Angosta > y la Tier- 
ra que queda entre esta Canal de la Cor- 
dillera ) y la que nosotros navegamos es Isla, 
llamada CAVRAYXATnsGUA. Es toda un peñasco 
^ardo dn hierba : y acabada esta Boca que 
dicho tengo aquí , fuimos favorecidos de la 
corriente que iba para dentro y y en estas an- 
gosturas hallamos muchos remolinos de cor- 
rientes que fue menester ir arribando y a orza, 
huyendo de ellos y dándoles resguardo , por-^ 
que no hiciesen al Navio dar alguna vuelta. 
Acabada -esta Isk comienza luego la Tierra- 
firme con llanos a la mar y valles entre loma 
y loma. Desde las Puntas dichas sigue la Ca- 
nal y Costas al Sueste quarta al Leste , legua 
y media por la mano derecha , y dos por la 
Izquierda $ y por la izquierda es todo Playas 
á la mar , y algunos herbazales que salen mu- 
cho fuera ; y por la derecha sigue legua y 
medía como es dicho ; y desde allí sigue por 

esta 



(lop) 

tsta banda al Sueste y al Susucscc dos leguas^ 
Y al Sueste quarta al Leste desta Punta estái» 
quatro Islillas pequeñas en espacio de tres le- 
guas á media Canal ^ unas por otras Lessueste- 
oesnoroeste ; y entre la primera y la segunda 
hai quatro farallones de una banda y de otra^i 
Este dia surgimos en la primera Isla de la ban-^ 
da del Leste en catorce brazas buen fondo utk 
ahuste de tierra con proises (O á las penas; j 
luego vimos humos en la otra Costa ^ y los 
Indios que llevábamos comenzaron a llorar: 
y lo que pudimos entender fue que lloraban 
porque temían que aquellas gentes de los hu- 
mos los matarían , que . significaban que eran 
grandes hombres y tenían flechas y peleaban' 
mucho ; y consoláronse con decirles por se- 
nas que Nosotros los defenderíamos y mata- 
ríamos a los otros : y aconsejábannos que fué- 
semos allá de noche y los prendiésemos y ma- ' 
tasemos. En surgiendo salimos á la Isla Pedra 
? dd Sar- 

: ;■ (i) '■ ' 

Proises. Aqui se toma esta voz por el mismo caUecoo; 
que se asegura la Nao en el Pf9is. Véase la Nota de ¡M' 
pag • 88* »• ... ' v/ 



(2I0) 

Sarmiento , y Antón Pablos, Piloto Mayor, y 
algunos Soldados , y marcamos la Canal 
grande , que va la vuelta del Sueste quarea al 
Lsste muí ancha , y volvimos á ver el humo 
de la Gente Grande , cuya Tierra llaman en su 
lengua Tinquichisgüa , y marcamos la Canal 
que va al Noroeste. Esta Isla primera donde 
subimos tendrá dos leguas de box : es llena de 
unas frutillas como ubillas negras y colorada y 
murtilla,(0 manjar de aves. Por entre esta Isla 
y la Tierra del Oeste va Canal de media le- 
gua de ancho. En esta Isla puso Pedro Sar- 
miento Cruz 5 y tomó Tosesion por V. M. Pii- 
sosele nombre ísU-de-la-Cru^ Aquí apercebi* 
mos la artillería y ' arcabucería por la sospe- 
cha de los Cósanos , como por los Naturales, 



(O 

Parece debe leerse todo este lug^r así : Está llena de 
masfriaillas como ubillas negras y coloradas^ y de murtílla^ 
manjar de aves.Voco tnas adelante en lapag.229. se encuen** 
tra la palabra Mirtina^ que Sarmiento define Frtéta colorada 
como cerezas. Parece es lo propio que Murtilla^ y que ambas 
yoces ^ tomaron de la Portuguesa Murtinbos , que signifi- 
«^ las Bayas de la murta« Murtiña conserva la tennioacioil 
de su ortsen : MmtiUa toma la Castellana* 



y sé hizo siempre guardia con Us armas en 
la mano» Aquí se vieron Ballenas y muctos 
Lobos-marinos , y Bufeos , y vimos grandes 
pedazos de nieve andar sobreaguados por la 
mar , que salen de las IslaS'N.et>cáas que están 
al Sur desta Isla de la CruTi tres leguas 9 y las 
tormentas del viento despedazan la nieve , y 
la echan y sacan a la mar. 

Martes nueve de Febrero amaneció bo- 
nanza : levámonos de esta Isla , y con viento 
oeste hicimos vda por la Canal que va entre 
esta Isla de la Crtt^y \^ Costa de la mano iz-* 
quierda del Norte , y luego calmó el viento, 
y tuvimos corrientes contrarias : y á las dos 
del dia el agua comenzó a estar estóa , y con 
el batel fuimos remolcando la Nao , y llega^ 
dos á la Isla tercera , que es la mayor , oímos 
voces de gentes y piraguas con gente que 
iban atravesando de una Isla á otra. Emole 
alia á Hernando Alonso , Piloto 9 y á Juan 
Gutiérrez con gente en el batel con armas, 
para que viesen que gente y tierra era aqué- 
lla. Los quales entraron en un buen Puerto 
que tiene la Isla dónde vieron una Población ' 

ááz y 



y Gente crecida que habían anegado ías plra^^ 
guas : y Ellos se habían puesto en. la monta- 
ña con sus armas ; y desde el bosque llanu-< 
ron á los nuestros que saliesen en tierra ^ y 
los nuestros á ellos que viniesen á la mar. Los^ 
.Isleños estaban emboscados con arcos y fle- 
chas para matar á los nuestros en saliendo a 
tierra } y entendiendo esto los nuestros ^ ti- 
-raron a tierra algunos arcabuzazos ; y unas 
mugeres comenzaron a dar grandes voces^' 
por lo qual los nuestros dexaron de tirar mas > 
arcabuzazos. Entre tanto la Nao andaba bar-- 
loventeando de una vuelta y de otra sobre la 
Boca del Puerto esperando el batel ^ y quando 
oyó Sarmiento la arcabucería hizo arribar 
para el Puerto y aprestar una pieza ; y el ba- 
tel vino luego con una piragua amarrada por 
popa , y dixeron \o arriba . dicho , y que ha- 
DÍm visto quantidad de gente y buen Pucno 
y tierra apacible. Llamamos a ésta Isla de 
(^ente. Aquí tomamos la altura en cincuenta 
y tres grados y dos tercios. Tiene esta Lia de 
la Gente arrimada otra a sí ^ la vuelta del Sues- . 
ce ^ que le abriga el PucitOt Esta es la postrera 
des^s Isletast .^ ^ 1-c- 



<- ' Legua y medía al Lesee desta Isla está una» 
Ensenada que llamamos la ^U<ya , porque, la, 
tiene grande. £n esta Ensenada en la mesma 
altura dicha , y al Susudueste della. en la Costa' 
del Sur de la mano derecha tres leguas , está > 
una gran Ensenada , que llamamos Sabía de 
San-Slmon, Desde esta Bahía de Süti-Smon va 
la Costa al Leste tres leguas hasta tuia Punta 
que se llama Tinquichisgua, Desde esta Punta 
va la vuelta del Sudueste una gran Bahía don- 
de está un Monte muí alto agudo delante de. 
unas Sierras nevadas. Este Monte es el que lla^ 
man las Relaciones antiguas la Campana db^ 
Roldan. (O Toda esta Bahía de la Campana 
es cercada de Sierras altas y nevadas : y las 
tres leguas de tierra que se dixo haber en- 
tre la ^ahia de SanSimon y la <Puntd de Tin- > 
QuicHisGUA es toda tierra despedazada, alta 
y. nevada* Aquí son las Islas Nevada^ que 
dicen las Relaciones viejas ^ y no las quatro 

que 

(O 

Cm^oM de RoUofK Véase el Testimonio de Herrera 
en su Descripción de Indiés , que se copia entre los qut 
ptcedeq á ^su Relacioa como Apéndice al Ptálogo^ ^ 



(214) 

que están en medio de la Canal del Estre-*^ 
cho. 

Por la ^ahia de San-Simon entra un brazo 
la vuelca del Sueste. Por aquí tiene la Canal 
deste Estrecho tres leguas de ancho , y la Cosu ' 
de la banda del Norte es de mejor vista, y^ 
tiene faldas y llanadas a la mar , y valles y 
ríos 9 y la Costa del Sur es toda peñíascos c Is- 
las nevadas hasta la íBahía de SanSimon* Toda 
población que hasta aquí se topo se hallo de 
la banda del Sur. 

Desde la Playa de 5^. grados y dos ter-> 
cios sigue un quarto de legua la Costa al Su« 
dueste hasta una Punta que se nombró San- 
JuUan , y luego detras della entra un Rio por 
una Playa que va la vuelta del Nomordeste 
como uiu legua , y desde allí vuelve al Leste, 
£s todo esto Playa y tierra baxa á la mar , y 
va un valle por este Rio arriba , y parece abri- 
gado 3 á lo menos hoi 9 á la hora que esto es* 
cribo, hace calor de estío y calma, y sabe miú 
bien la agua fria con estar cercados de Sier- 
ras nevadas y balsas de nieve por la mar en 
dhcuenta y tres grados y dos tercios ^ donde 

en 



en muchos meses no suele verse el Sol. Este 
día hizo poca corriente hasta puesta del SqI 
ni en fluxo , ni refluxo ^ y la calma y calor 
fué grande , que no pudimos caminar sino 
obra de tres leguas^ y lo mas dello con el ba^ 
teLal remolque fuimos á surgir. 

Este dia se puso el Sol al Oeste quarta ai 
Sudueste a las seis horas y quatro minutos^ 
de manera que este dia , que son nueve de 
Febrero^ tuvo el dia trece horas y media y un 
décimo de hora , que son seis minutos de 
hora ^ y la noche tuvo diez horas y dos quin-r 
tos de hora en este ^o-Hondo en cincuenta 
y tres grados y dos tercios en este Estrecho^ 
agora de nuevo nombrado por el General 
Pedro Sarmiento Estrecho de , la Madre db 
Dios y estando el Sol en veinte y nueve gra- 
dos y cincuenta y siete minutos de Aquarip. 

Este dia anduvimos poco mas adelante 
por las calmas y corrientes. Anduvimos quá- 
tro leguas ^ y lo mas fué remolcando la Nao 
con el batel lo mas del dia y toda la noche, 
y nunca pudimos llegar á la Costa , ó á pat^e 
donde pudiésemos hallar ningún fondo. 

El 



(ii6) 

El miércoles diez de Febrero amánedé di 
cielo claro y el viento calma $ y como no ha-* 
bíamos surgido , no tuvimos que levamos.' 
Fuimos al remolque hasta que comenzó a 
ventar viento sueste bonancible. Duró poco; 
calmó luego : y desta manera un rato al re^ 
molque , y otro con viento , ó vaha juelos del 
sueste , Íbamos unas veces adelante y otras 
descayendo. Este dia tomamos la altura en 
cincuenta y tres grados y tres quartos , y 
dende á poco después de mediodía comenzó 
el vahage del Sueste y atravesamos á la otra 
Costa de la banda del Sur , y por ella vimos 
dos grandes Boquerones , junto uno de otro,- 
y muchas Caletas y Puertos , y mucha quan« 
tidad de hierba cerca de la Costa. Calmónos 
el viento , y con el remolque nos llegamos 2' 
la Costa del Sur , y dimos fondo d^abciga-^ 
dos y frontero de una Caleta de agua dulce: 
y aquí salimos en tierra Pedro Sarmiento v 
Antón Pablos con algunos Soldados arcabu* 
ceros y rodeleros , y subimos á un alto a 
marcar y explorar : y estando en lo aleo vi- 
mos r^rescar el norte y baxamos apriesa y^ 
-^ nos 



(217) 

nos embarcamos , y en zarpando el ancla 
para nos^hacer á la vela para sur^ detrás de 
una Punca que parecía adelante calmó el vien- 
to , y por esto volvimos a dar fondo ; y aquí 
estuvimos esta noche surtos y con gran cui- 
dado y guarda. Refrescó una vez el no- 
roeste , y luego calmó. Tiene por aquí la Ca- 
nal de ancho quatro leguas. Llamóse esta Ca- 
leta de J^ua-dulce, 

Esta parece buena derra $ pero no vimos 
barrial. 

Jueves once de Febrero hicimos vela en 
nombre de la Santísima Trenidad , y segui- 
mos la Cosca de la mano derecha , que es la 
'del Sur desde la Caleta de Jguorduke dos le- 
guas , hasta una Punta que nombramos de 
Sati'Semabé $ y media legua de la Caleta de 
Aptü'dulce hai un brazo ancho que va la vuel- 
ta del Sur hasta topar en una frente de cicfca 
mas de cinco leguas 9 y al cabo por una parce 
y por otra hace brazos. Tiene una Isla grande 
y dos farallones a la boca. Llámela !Bahia de 
San-^eáro» Tiene de boca y ancho quasi me- 
dia legua 9 y desde aquí va la Cosca haciendo 

ce arco. 



^rcó) y eri medio tiene una gtati Cala , y al 
Norte de lá ^unta de Sati'-'Bernabé en la otra 
-Costa pane la Cordillera que está sobre la 
mar hasta la mar , y por aqai parece gratfi 
VMle la tierra adentro. Llamóse Gran-Valle, 
Tiene de ancho por aquí la Canal dos leguas. 
-Desdie la Tunta de San-^^rnahé va la Costa al 
'Su^ueste , y desde la tnesma Tunta' de San-Ber- 
nabé arrimado a ella entra una Bahía la vuelta 
del Sur quarta al Sueste tres leguas , y vuelve 
con un Brazo la vuelta del Sudueste , y léxos 
parece una Cordillera nevada* Nombróse este 
Brazo !Bahia de San-Fernando* Tiene por aquí 
h, Canal tres leguas de ancho de Norte-sur. ■ 
- De la Tunta de San-Fernandti la vuelta del 
Nordeste tres leguas , que es la travesía del 
Mstrecho ^ esta una Punta que se llamó TurUú 
■ de Santa.- J^eda* Esta Punta hace un Morro 
.'akó gordcr^núYodo, y una Quebrada entre él 
y k Síarra*Nélfdda ^ desta manera. 

{Véase la Figura Tium* 5. en las Láminas* 3. 

. : Desde la Tunta de San-^Bemahé vuelve por 
áqucUa p.4Xe del la tierra del Sur la Costa al 

Les- 



(aip) 

Ldssaclstc seis leguas hasta una Cordillera; 
(jue es de mucha nieve , que esta tendida ikr 
ha 5 y antes della esta un Morro alto con uti 
paco como Vernal ^ y en medio deste Vernd 
y de (m rtionte que parece pan de aziicar esta 
ptito Morro con tres puntas^ Este Verml , q 
f^an-de-AT^^car , tiene figura de campana. De 
U una parte de los Morros hai una boca y de 
|á otra hai otra : la figura es esta. 

£ Téase la Finirá Hum, 6. en las LÁminas, 3 

•■ ' . ■ • ' ■ 

Desde csca Puncü. y Motto. de SofiBa* 

Águeda por la, Cosca del Norte vticlvc la CQ;sca 

ni Norte sobre la <}uarta del Nordeste hasta 

una Punta , que se llamo ^unta de Santa-^Bríi 

¿ida una legua.. £s Punca delgada y baxa. £^ 

fsta Ibgua hai muchas playu^as de arena»? £ste 

pedazo de tierra es montosa , y tierra ^ alta ^ V 

la ^urua de SAnta^íBrígida e^ . toda dUyuejaf 

dcfdc el Tan-^e-^^ar xíp. lo<^;.3ftquQf»ftff 

hi^t^ esta Punta. Demora el iíno por el otro 

Norueste-sueste quarta de Nortc-^ur seis le* 

guas. Desta Ensenada de la mano, derecha, 

donde esta el Tan-de-As^ítcar y Vernal , van áók 

„ , eei • • Bra-' 



( aao) 

Brazos y Canales graneles una la vuelca del 
Sur ^ que llamé la Cand^de-lorMadalena ^ y 
otra al Sueste , que se nombro Cand-de^an- 
Gabriel 5 y al Oeste de la TunBa de Santa^íBri" 
gtda esta una gran Bahía toda de playales de 
arena. Tiene Rio ^ y en medio de la Bahía 
un farallón. Llamóse SahtOr'de-SanRa-^riffda 1 

y SanBa- Águeda ^ por estar ambas juntas y 
mas arrimada á la de SanBa-^rígida. £1 Rio 
hace un gran Valle entre dos Sierras ^ y va 
un trecho al Nornoroeste > y de allí parecía 
volver al Nordeste* Llamamoslc Í^V Jr /-f^/e- 
Grande. La Tunta^deS anta-erigida es Isla pe- 
queña algo prolongada ^ y acia la banda del 
Sur es tajada , que parece cortada ^ con unos 
árboles ralos y solos en lo alto della, 

Dcsách TmBa-de-Santa-^^igidacsúom 
Punta delgada Lesnordeste-oessudueste. Lia- 
tné á esta Punta de SanBUlsidro que hace al 
rehiate un' mogote ( * ) como a manera de fa* 

(1) 

i Mogate. Propiamente Ikman asi los Gú^ores á las 
Cuémasde lo^Veoado^y Gamos^desdeque empic^um á 
nacer basta que tieneb^ palmo de largo. Y metafórica- 

men- 



^^ 



1. 



,/^2 




i... 



(J 



I- 



rallon« Entre estas dos Puntas hai dos Ense- 
nadas grandes. Desde la Punta de Sanílhhidro 
á la Costa del Sur de la otra banda y Costa 
de la mano derecha están dos Sierras y en 
medio dellas un Valle hondo Lesueste-oesno- 
roeste ^ quatro leguas de ancho de Estrecho 
y Canal de la Tunta de Sanñi-Isidro. Lla- 
mámosle Valle-Ahondo. Aquí hallamos escarceo 
y grandes hileros de corrientes ^ que es en- 
cuentro de marcas. Desde la Pungía de Saníli" 
Isidro a un Morro alto que esta de la otra ban- 
da en la otra Costa la vuelta del Sueste tiene 
por aquí la Canal del Estrecho de ancho quatro 
leguas. Llamóse Morro de Lomas : y desde este 
Murro de Lomas ^ siguiendo la Costa al Lesnor- 
deste ^ comienza la. tierra baxa y de buen pa- 
recer de lomas; y acabada la Punta del Morro, 



mente se aplica este término en la Náutica á las puntas de 
ks peñas que sobresalen. De Mogote se formó el adjetivo 
.Anogotado^ que se lee repetido en varios lugares de esta 
obra, y de que trata la Nota de la pag. 83. Don Francisco 
de Seixas y Lovera en su Descripción Geográfica y Derrote^ 
ro de la Región Austral MagaUánica usa esta voz Mogote en 
el Capít. VII. Tit.XXIX. fol. ; 6. Sus palabras son las si- 
guientes : Con dos Farillones y ó Mogotes. 



sebre la tierra baxa hace una gran Ensenada^ 
y por aquí dene de ancho la Canal ocho le-* 
guas L>essueste-oesnoroesce. 

La Tunña dé San-dsidro está en cincuenta 
y qiutro grados escasos. Desde esta dicha 
Punta vuelve la Costa firme del Norte hasta 
una* Punta larga llamada ^untd de Santam 
Nornordeste-susuduestc : y junto á la ^unta 
de SanBUhidro tsú una playa de arena á ma- 
nera de Ensenada. Aqui vimos Gente en der-* 
ra 9 y desde la playa nos dieron voces : por 
lo qual la llamamos la ^laya de4as^Voces. Des^ 
de aquí va entrando la Ensenada hasta la Tun-- 
tú de SanBa-Ana y y dos leguas desta Ttínta de 
Santá^Ana al Suducste en medio de la Ense- 
nada surgimos en siete brazas , buen fondo, 
que toda esta^ Ensenada es de buen fondo ; a 
lo menos esto que nosotros sondamos. Aquí 
tomamos agua y lena 5 y estando nuestra gen-; 
te en tierra, vinieron á ellos los Naturales que 
ños habían dado voces , como se dixo antes, 
y abrazaron á los nuestros y comenzaron a 
tratarse familiarmente unos con otros : y- có- 
mo Pedro Sarmiento lo vido desde la Nao,' 

les 



iés ctnbio sartas de chaqui ras 3 peines y cascad 
beles ^ bizcocho y carne ; y estuvieron scnta-^ 
<los con el Alférez y Hernando Alonso y con 
los denus Christiaños ^ que eran diez 3 en 
buena comunicación por señas , y dieron a 
entender estar contentos con nuestra amistad 
con lo que se les había dado ^ y dixeron que 
se querían ir á dormir ^ y que mañana volve- 
rían ; y quedando ^ á lo que pareció y mui 
4iuestros amigos , se fueron á sus chozas» A 
«sta Bahía se llamó Sabía de la Gente , y al 
Rio que había allí , ^0 de San-Juan. En este 
Rio tomamos la aluira en cincuenta y tres 
grados y dos tercios» 

Desde este Puerto y (?^o de San-Juan pa- 
rece una Abra y Boca de Canal entre dos tier* 
ras la vuelta del Leste quartá al Nordeste ocho 
leguas 5 y la tierra que esta Abra tiene al Süt 
llamamos Tun^a de San-Valentin^ y la que tiene 
al Norte se nombró Tunta del^Bcujuerón.Tcndik 
este Boquerón de ancho media legua.La tierra 
del Cabo de San-Valentln es continuada hasta el 
Mpmro y Ensenada de Lomas antes dicha 5 y des-s 
de la Ensenada de Lomas va descendiendo la 



tier- 



■ 

(224) 

t^rra , haciendo llana y adelgazándose hasCA 
que en la If'unta de San-Valentin se viene á ha- 
cer can Uaná como la mar $ y la chapa que 
desciende desta cierra acia la Canal del Estre^ 
cho es cierra blanca como arenales blancos. Es 
tierra buena, sombrada y apacible a la visca; 
y en la Cosca del Norte hai buenos Valles y 
Ríos de buen agua , y n^ui buena madera ^ y 
bumos Puercos y Surgideros. Este dia cuvi- 
mos viento oesce bonancible hasta las diez 
todo lo que duró la menguante de la mar, 
y dende las once vento sur fresco claro coda 
k crecience de la marea. Las corrientes de 
aquí son con las mareas. 

Desde este Puerto y Ensenada , y desde 
la Canal adentra la vüelcí del Sur se ve un 
Volcan nevado que hace una Sillada de dos 
puntas en la cuníbre j y al Norte del Volcan-: 
nfifádo parecen el Vernal y Tan de-A^ÍKar , que 
por esta parte hacen esta figura* 

C Viéase la Fig, tlum, 7. en las Laminas, '] 

Quando el que viniere eiitrando por este 
Estrecho de acia la Mar del Norte para ¿es- 

em- 



(215) 

fembocar á k del Sur verá estos Volcanes y 
Montes de la figura aquí pintada , y por me- 
dio una gran Canal y Boca que parece ma- 
yor que la principal , y (^) podríase engañar y 
ensenarse , y errar el parage y camino. Por 
tanto , sea aviso que no vayas por la Canal 
que va entre los montes , sino que en llegan- 
do a descubrir estos dichos montes todos 
tres , se descubre una Canal á mano derecha 
de los dichos montes , la vuelta del Noroeste 
quarta del Oeste , y aquella es la buena Ca- 
nal , y por allí se ha de ir , y dexar a la mano 
izquierda todos los dichos tres montes ; y el 
que viniere de la Mar del Sur los ha de dexar 
a la mano derecha. 

Viernes doce de Febrero salió la Gente 
nuestra en tierra para acabamos de aperc&> 
birnos de agua y leña , y á cortar madera para 
fortalecer la Nao , que tenía mucha neceñ- 
dad dello para tan largo camino como se 

ÍF 



es- 



(O 



Suprimiendo la conjunción jr quedaría algo mas com^ 
prehensible la oración ^ aunque siempre defeftuosa de 
Gramática* 



esperaba; y entretanto que hacían esto en 
tierra, Pedro Sarmiento fue en el batel fuera a 
descubrir , y llevó consigo al Padre Vicario 
y á Antón Pablos , Piloto de la Capitana y y 
siete compañeros Marineros , y fueron i 
la Tunta de SanSlana ^ que esta dos leguas y 
media del Rio ; y legua y media del Rio sale 
una Punta de tierra de arena muí baxa , y 
della un Placel que va saliendo mas de media: 
legua a la mar, y mas de una á luengo de Cos- 
ta : y entre esta Tunta del Tlacel , y la de 54»- 
tana hái una gran Ensenada. En todo esto hai 
gran suma de madera echada a la Costa en las 
partes que bate el sur , que debe ser aquí tor- 
mentoso en imbierno , porque el norte viene 
• aquí por sobre la tierra. Llegamos a la Tunta 
de Santana , y subimos 4 una mesa alta don- 
de hai grandes rasos y cabanas (O de muí buc* 
. na hierba para ganado , y vimos dos venados 
grandes y mui gordos : y un arcabucero mato 
el uno > y el que se huyó tenía grandes has-» 

tas. 

(O 

Aquí debe leerse Cabinas^ y también mas adelantei 



(227)' 

tas. Aquí reconocimos la Canal y altura y 
marcamos la tierra. 

Desde esta Tunta de Santana demora la 
Jhra-de-San-ValerUín al Leste quarta al Nor- 
deste seis leguas ; y desde esta Tunta de San- 
tana vuelve la Costa al Norte quarta al Nor- 
deste hasta una Punta que llamé de San-Anto^ 
n'to-de'-Tadua ^ diez leguas > y en medio hace 
cin(:o Ancones $ y en la Punta del quarto An- 
cón sale una restinga que tendrá una legua de 
largo la vuelta del Sueste ; y tomamos Sar- 
miento y Antón Pablos la altura en tierra en 
cincuenta y tres grados y medio largos, y pu- 
simos una Cruz grande en esta Punta : y el 
General Pedro Sarmiento tomó solemnemen- 
te la Tosesion por V. M. y puso al pie de la 
Cruz , dentro de un gran Mojón de piedras, 
una Carta en unos caxcos de botija breados 
con polvos de carbón , por ser incorrupti- 
le , y en el palo de la Cruz escrito de le- 
tras cavadas : Carta al pie. En esta Carta se 
daba aviso á todas Naciones y- Gentes como 
esta Tierra es de V. Magestad , y como se 
tomó la Toseston por la Corona de Castilla y 

Sz León 



I 



(2l8) 

l£on para que no pretendan ignorancia ^ f 
como este Estre:cho en nombre de Su Mages- 
tad le fué puesto nombre Estrecho db ut 
Madrb-db-Dios y á quien Pedro Sarmiento 
tomó por abogada en este Viage y Descubii- 
imento : y mándase ai Almirante , si acaso 
por aquí Uegase,que con la Relación de lo he* 
cho , y con saber como esta Nao Capitana, 
y Pedro Sarmiento en ella iba' delante , se 
volviese al Hni á dar aviso 4 Su Excelencia. 
Y firmaron esta Carta Pedro Sarmiento y el 
Padre Vicario , y el Hloto Antón Pablos , y 
y volvimos al Navio de baxa mar , donde ha« 
llamos quel Placel descama aquí mucho en 
la menguante , que hubimos menester meter- 
nos a la mar con algún trabajo de los boga- 
dores para poder montar el Placel. Púso- 
se fuego á la cabana con el fuego que se hi- 
zo para derrc;dr la brea , y según después su- 
pimos. A este tiempo habían venido los In- 
dios adonde estaba nuestra Gente haciendo 
agua legua (O con sus hijos y mugeres: y^ 

es- 

(O 

^m U¿us.Vuec9áfihe leerse agmy IfSa» 



estando en gran conversación vieron el humo» 
del fuego eme salía del monte que se quemaba, 
y luego se fueron,que no los pudieron detener, 
creyendo que eran aquellos humos de los Gt" 
gantes con quien deben de tener guerra,y deben 
ser mas poderosos que ellos. Traxeron de pre- 
sente un pedazo de carne de lobo-marino he- 
diondo , y p^22£0S Níqss de mar , y murriña, 
fruta colorada como cerezas , y unos pedazos 
¿c ped«:mal,pasados,y;,intaaos de margariude 
oro y plata: y preguntándoles que para que era 
aquello? dlxeron por señas, que pata sacar fue- 

Í^o;y luego imo de ellos tomo unas plumas de 
as que trahía, y sirviéndole de yesca,sacó fue- 
go con el pedernal. Paréceme que es caxa (') 
de metal de plata doro de veta,porque es al nai» 
tural como el cttrtquixo de porco en el Pini. 

Quando hicimos fuego en esta Punta res- 
pondieron con otros muchos humos en la 
otra Isla defrente,que se Ihmo Isla-de-S.Í^Mo, 
Desde el í2{/o de San-Juan demora la ^un- 
ta de Santana al Nordeste quarta al Norte dos 

le- 

■ ■ III 

(O 

Cixaé Qoizi deberá leerse aquí OtíM» 



leguas y medía. El sábado trece deste mes sti 
dixo NÍísa en tierra y se puso la fragua en 
tierra 9 y se tuzo la pemena que me menester 
para corbatones y llaves,y fortalecióse la proa 
con corbatones y reatas. Aquí en este (2^o de 
San-Jüan , Pedro Sarmiento tomó la Tosesioity 
y hizo un gran Mojón de piedra , y en él ar- 
boló una Cruz alta que se parecía desde toda 
la Canal de el Estrecho^y se puso una Carta,que 
es la siguiente. 

POSESIÓN 

DEL RIO DE SAN-JUAN 

Y del 

ESTRECHO DE LA MADRE-DE-BIOS, 



JESÚS , MARÍA. 

99 ■ - N el Nombre ele la Sanótísíma Trc- 




^^ B ^ nidad Padre ^ Hijo y Espíritu-Sanóto, 
^jTrcs Personas y un solo Dios verdadero To- 
^^do-poderoso , que de nada crió el Cíelo y 

^,la Tierra y codas las demás cosas ^ en el qual 

„Yo 



• ,,Yo creo y todo fiel Ghristiand debe creer 
^firmemente , y de la sacrarisima siempre 

'9,Vírgen María Madre de Dios , abogada 
9,nuestra , y particularmente de esta Arma- 

• „da ócc. Sea notorio á todas las vivientes, 
,,Gentes y Naciones de todo el Mundo , así 

• ,,fíeles , como infieles , como hoi jueves doce 

- „dias del mes de Febrero de mil y quinientos 
9,y ochenta años , habiendo llegado a esta Ba- 
9,hía y Ensenada , agora de nuevo llamada de 

- ),LA Gente , estando surta en esta aguada y 
,^io DE San- Juan de la Posesión la Nao 
^nombrada 7!^eítra-Señora'de'Esperan^ que 

- „es Capitana de la Armada , que el Mui £x- 
,,celente Señor Don Francisco de Toledo,Vir- 
.' ,,réi , Gobernador y Capitán General de los 

• 9^einos y Provincias da Piru despacho des- 
ude la Cidad de los Reyes dé. Piru al Descu- 

-),brimiento del Estrecho i once de 0¿hibre 
9,de 1579* años. Y habiéndose apartado la 
9,Nao-Almiranta, nombrada San^FrancUco^ de 
,,la Capitana antes de la Boca del Estjuecho, 

■ 9,esta dicha Capitana , con el favor de Dios, 
9,sola entro por el y lo descubrió, en la qual 

,,Nao- 



(2.32) 

,^ao-Cap!taiu vino por Capltan-Supeiior y, 
^General de k Armada por el Chrisdanislmc» 
^eñor Reí Don PiiELiFBNuescro-Señor y Rci 
^natural , 4 quien Dios guarde por muchos 
^anos con acrecentamiento de mayores Esta»* 
^dos y Reinos para amparo y defensa de há 
^anÁa Iglesia Católica Romana nuestra Ma* 
^dre , Pedro Sarmiento, el qual habiendo to-, 
,,mado la Posesión en muchas y diferentes V2X- 
y^ies ¿el Jrcipiélago Y ¿este Estrecho, la tomo 
„eneste Rio llamado SAN-JuAN-DB-LA-Posfr* 
^siOM , questá en cincuenta y dos grados y 
^dos tercios , hoi sábado trece de Hebrero. Yi 
^yer doce del dicho , tomó la Posesión en la 
y^untA-áe-SanHana^ arriba nombrada, que <s« 
„tá en cincuenta y tres grados y medio : lo 
^qual avisa en este EscripK) é Instrumento 
9,para que sea notono á todos , y ninguna 
apersona de ninguna Nación bárbara ni po- 
„udca , Católico ó no Católico , fiel ó infiel 
„pueda pretender ni pretenda tener escusa por 
^ignorancia ahora, ni en algún dempo , ni se 
,^treva temerariamente,sin pardcular y espre- 
^sa Ucencia del Muí Poderoso Señor Rei de 

„Ca$- 



■N 



(^33) 

^,Gastilla y Lcon , y sus Herederos y Subccso- 
5,rcs k entrar , asentar, ni pqblar en estas Re- 
,)dones y Tierras dcstc Estrecho vulgarmente 
,,llama<io de Magallánesy por causa de comei- 
5,cio , ni por otra causa , creyendo que son 
«Tierras vacas que no tienen Señor , ni Rei 
„proprio a (|uien pertenecen , por que comp 
„es dicho son del Mui Poderoso y Mui Cator 
,,Uco Señor Don Phelii>e Sbgundo j Rei mer 
,,ritísimo de las Españas con sus Anexos , y 
,,de las Indias , y de la Navegación y Descuh 
sabrimiento de la nútad del Mundo , que soa 
«ciento y ochenta grados de Longitud , con* 
«forme a la Donación y Concesión del BeatJh 
.«simo Sumo Pontífice Romano Alexandro Sex- 
4,to , conforme a la qtial Concesión , Dona- 
«cion y Bula proprio imtu despachada , estas 
9,dichas Tierras Caén y se incluyen dendro de 
«la Demarcación y Límites contenidos en la 
,,dicha Bula , en la qual Su Santidad i>rohi- 
„be á todos generalmentc,que ninguno se en- 
.(tremeta por ninguna viá a venir por ningu- 
«na ocasión 4 estas Partes sin ejcpresa licen- 
^cia de los Señores Rey ts de Casíiuá por estas 

gg wpa- 



(^34) 

9,palabras formales : Y del todo inhibimos á, 
9,qualesquier Personas de qualqwer dignidad, 
,^unque sea Real ó Imperial , estado , grado, 
,,órden , condición ^ so pena de Excomunión 
yjatd sententU , en la qual eo ij^so incuiran si 
,plo contrario hicieren , que no presuman ir 
9,por haber mercaderías, o por ocraqualquiec 
„causa sin especial licencia vuestra y de los 
dichos vuestros Herederos y Subcesores á 
,las Islas y Tierras-firmes halladas y que se ha- 
llaren , descubiertas , y que se descubrieren 



9 

„acia el Occidente y Medio-dia , fabricando 
,^y compuniendo una linea desde el Polo Ar- 
,,rico al Polo Antartico , ora las Tierras-Fir-? 



^mes é Islas sean halladas y se hayan de 
^hallar acia la India , o acia otra qual-- 
^^quiera parce , la qual Linea diste de qual- 
9,quiera de las Islas que vulgarmente llaman 
^^de los Azores y Caboverde cien leguas acia 
9,el Occidente y Mediodía^como queda dicho, 
)^o obstante Constituciones y Ordenaciones 
^apostólicas y otras qualesquiera. Y dice ai 
,,caDo de la Bula plomada así: Que á ningún 
^^hombre sea lícito quebrantar , o con atre^ 



,,viniienco temerario ir contra esta Carta de 
,,Huestra encomienda, amonestación y re- 
,,querimiento , donación , asiñacion , consti- 
9,tucion , depiitacion , decreto , mandado é 
,,inhibicion y voluntad : y si alguno presu- 
,,miere intentarlo , sepa que incurrirá en la 
,,indignacion del Omnipotente Dios y de los 
^^Bienaventurados San Pedro y San Pablo. Da^ 
,^da en Roma en San Pedro á quatro de Mayo 
,,de la Encarnación de mil é quatrocientos y 
,,noventa y tres años , en el primer anp de 
,,nuestro Pontificado. 

„La Posesión tomada es tomada aquí y 
5,cn todo el Estrecho y Jrcipiélagps por am- 
ibos Mares de Sur y Norte por el dicho Rei, 
„nii Señor, de Casdlla y León , y descubierto 
yjí su costa y por su mandado y orden. 

,,Yo el dicho Pedro Sarmiento, Capitán- 
„Superior desta dicha Armada , 4e parte de 
„La Magestad del Rei mi Señor , 'mando al 
„Ahiurante Juan de Villalobos y Hernando 
„Lamero, Piloto-Mayor, y a Pascual Xuarez, 
„Sargento-Mayor, y á todos los Oficíales, Sol- 
„dados y Marineros de la dicha Nao Almi- 

2 „ran- 




^ 
n 



^ranta , llamacla: San-Francisco ^ que si por 
^^aquí aporcaren ^ ó llegaren y vieren esta 
Cruz y Carca ^ luego inconcinence se apres- 
cen y se vuelvan al Pini á la Cidad de los 
^^eyes a dar cuenca y razón al Excelencísimo 
^Señor Don Francisco de Toledo ^ Vissorrci 
^,del Pirii 5 y a los Señores Oidores de la Real 
^^Audiencia de la dicha Cidad de los Reyes^ 
^jUevando esca Cana juncamence con las Re- 
belaciones de las cosas subcedidas hasca este 
:5elugar y Río de San- Juan de la Posesión; 
yyj dirán como esca Nao-Capicana ^ liuesíra^ 
^^Senora-de-Esperan^ ^ llegó a esce dicho Rio, 
,)Con el favor de Dios , y habiendo descubier- 
9)Co la Canal adelance , desembocó el Estre^ 
^^CHO^y pasó a la Mar del Norce ^ y va la vucl- 
,)Ca de .España a dar cuenca a Su Magescad, 
)^como Su Excelencia manda por su Inscruc- 
,^cion 9 y que coda la gence que salió de Lima 
^^en esce Navio van vivos , gloria a Dios ^ y 
^^mas ocros quacro que eran de la Almiran- 
5^ca que comamos en el Bergantín* Los nom- 
9,bres de los que van son ; Tedro Sarmiento^ 
^Capican-Superiorj el Padre Frai Antonio Gua- 

dra-- 



w 



55 
55 



55 
5> 
55 
55 
55 

55 

55 



(^37) 

,'áMWÍro , Vicario clesta Armada 5 7«<Jn G«- 
^//erre^ de GuepatA , Alférez j Antón TMlos^ 
5)PÜoto- Mayor ; Hernando Alonso , Piloto , su 
compañero y Juan de Est^uihel , Escribano 
,Rcal desta Armada 5 Juan de Sagasti , Te- 
,ncdor-dc-basiimcntos} 'Peííro de Hojeda^Coor 
,tra-macstre y ^Baltasar ^drigueTi , Lombardc- 
XO 9 Tedro Lope^i , Calafate ; Gaspar Antonio^ 
Guardian } Mase Agustín , Carpintero. Los 
Roldados son : Aharo de Torres^ Francisco Gar- 
/s de Espinosa 9 Tedro de Aranda , Gerónimo 
y^l Arroyo , Grahiel (») de Solis , Antonio del 
^Castillo , ChristóTffal de íBonilla , Andrés de Or- 
'^jduHa , ^edro de la ^sa , Tedro de 'Bahamonde^ 
y^rancisco de Macelos , Tedro Martin* Los Ma- 
,,r¡ncros , fuera de los Oficiales arriba pucs- 
5,tos , son : Tero Tablo , Ángel 'Baltolo , Dcs- 
^pensero ; domingo 'Baxaneta y Juan Antonio 
^yCor-^o , Sancho de Larrea , íDiego Terex, , Por- 
9,tugues 3 otro Diego Tere^^^y Francisco Hernán- 

Grabtel ^ como pronuncian los rnsticos , en vez de 
Gabriel 9 al modo que hoi suelea decir muchos ignoraor- 
tes Joackin por Joaquín. 



55 ¿/e^^ Tero Mtrque^^ Ximon de Abrea ^ Latí 
^/}on^e\^ Gaspar Gomt^j Francisco TereT^^^ 
^^cha^ Francisco ¿e Urhéaj^ 2^éo Andrés^ Jáco^ 
yjMi ^calde 5 Manuel Tere^, i Tedro de Vtllalus^ 
^^tre 5 Terabare7:j^ Tero Gon^le^. Falta uno 
^^Uamado Tedrojorge ^ que se ahogó en la tor- 
^^menca que tuvimos un dia después de haber 
^^salido de Taerto-^^ermejo^ Los demás ^ gente 
^jde servicio ^ Mulatos ^ Negros c Indios van 
^^buenos ^ y la Nao aderezada. Lo qual maur 
^^do al dicho Almirante ^ y a la demás gente 
^^de la Almiranta cumplan y guarden de la 
^^manera arriba dicha aporque así conviene al 
^^servicio de Su Magestad^ y a la execucion de 
^^lo mandado por el dicho Excelentísimo Se^ 
^jñor Virrél 5 y llevarán la Relación del Via- 
^jge y Descubrimiento que hubieren hecho , 
5,con las Tres Relaciones que Yo les di de 
j^los Tres Descubrimientos que hice en tres 
jjViages con los bateles por los Jrctpiélagps 
5,con esta mesma Carta^ dexando en este mes- 
^^mo lugar un treslado autorizado [porque serÁ 
^yde mucha importancia para el íDerecho del ^i 
^^Nuestro Señor en los tiempos de adelante) para 

55que 



» 



55 
55 
55 



^^que Su Excelencia sepa como se cumplen 
9^us mandamientos , y provea lo que fuere 
servicio que mas convenga al servicio de Su 
Magcstad , lo qual así cumpla y cumplan el 
dicho Almirante Juan de Villalobos y los 
demás de la dicha Almiranta, so pena de 
,,caer en mal caso , y de las penas en que in- 
9)Curren los desobedientes á los mandatos de 
^sus Capitanes , que en nombre de su Señor y 
,^ei natural les mandan cosas tocantes á su 
^servicio. 

,^ten y hago saber a todos , que para ha- 
9,cer este Viage y Descubrimiento tomé por 
9,Abogada y Patrona á la serenísima Señora . 
9jNuestra Reina de los Angeles San<^ María . 
9^adre de Dios siempre Virgen , conforme 
,^ la Instrucción de Su Excelencia. Por lo 
9)qual y y por los milagros que Dios Nuestro 
9,Señor por su intercesión ha usado con No- 
)^otros en este Viage y Descubrimiento , y 
55cn los peligros que en el hemos tenido, puse . 
5,por Nombre a este ESTRECHO-DE-LA- 
5,M ADRE- DE-DIOS , puesto que antes se . 
9^maba Estrecho^de-Macallanes ; y es- 

,,pe- 



^^pero en Su Magestad, siendo^ como es, tás¿ 
^^devoco de la Madre de Dios j le conñrma-^ 
^^rá este mesmo Nombre en sus Escriptos y^ 
^^Provisiones , pues Yo en su Real Nombre 
95se le puse , para que siendo Pacrona y 
39 Abogada deseas Regiones y Partes^ inter- 
95Ceda con su preciosísimo Hijo Jcsu-Chris- 
^^to Nuestro Setíor por ellas alcance de 
9,su benditísima Magestad haya misericordia 
^^delas Gentes dcllas, y les embíe su Sandó^ 
^^Evangelio, para que sus ánimas se salven; de 
\o qual resultará suma honra y gloria á los 
Reyes de España que lo hicieren y fueren 
Ministros dello, en este Mundo y en el otroj . 
y á la Nación Española que lo executare 
^^no menos honra y provecho y acrecenta- 
j^mientó. 

^jPiísose esta Cruz a doce ¿este dicho ffies, 
5^y esta Carta á trece , habiéndose dicho Misa 
j^este dicho dia en este dicho Puerto y Rio 
ps San-Jüan-de-la-Posesioíí j y firmélo de 
mi Nombre y mano. z¡ ^^dro Sarmiento^ Ca^ - 
^fítatt-Superiúr y General de Su Magestad. t^Eti -_ 
fe lo qual Yo dEscríbario-Real desta Arma- 



^5 
55 



5> 

55 
55 



'(240 

5^da cscrcbi testa Carta , y pasó ante mí , y 
jjficé aquí mió signo. zJ A tal.zí En testimo- 
5,nio de vcrdaíl.zS Juan de Esquíbcl , Escri- 
^^bano-RcaL'^ 

Los días que estuvimos en este (2^o de U 
Posesión hizo calor y ventó sur fresco desde las 
ocho de la mañana hasta las cinco de la tar- 
de ^ y a esta hora calmaba, y toda la noche 
era calma : las noches hizo mui serenas , cie- 
lo claro 5 las estrellas claras de mui buen co- 
lor 5 el aire sin sereno dañoso* Aquí se vieron 
Papagayos y Catalinas , que es otra especie de 
Papagayos menores , que tienen medías cabe- 
zas coloradas. Oyéronse cantar Sirgueritos , y 
otros páxaros suave canto , que es indicio 
de tierra templada. Vídose rastro de Tigres y 
Leones. Este dia embarcamos la herrería y la 
leña y agua que nos faltaba 5 que fue sába- 
do trece deste mes. 

Domingo catorce de Febrero partimos 
deste (2^0 de San-Juan'-de-la-Tosesion con bo-^ 
nanza , y fuimos la vuelta de la Jsla de San- 
^ablo , y Cabo de San-Valentin ^ y antes de lle- 
gar en el parage ¿o^hL^unta^de^SanñanAxÁvaó 

hh el 



( 24-2 ) 

el viento y y ásl anduvimos al lebálage ele las 
corrientes > una. vez descayetulo , y otra ga> 
nando ; y desta manera estuvimos sin sur^t 
porque no pudimos tomar tierra por nos to« 
mar la calma a media Canal , y por no des- 
caer mucho fuimos quañ toda la noche al 
remolque^ 

Lunes por la mañana amaneció calma , y 
como á las siete vino un vahajuelo del Oeste 
y con el llegamos á ponernos. Lesteoqste con 
la Tunta de San O) de la Isla-de-SanrTablo^ 
Este dia tomamos la altura en cincuenta y trea 
grados y medio , que la dicha Punt^ desta di- 
cha Isla esta en esta altura, que está Lcsteocstc 
con Id^Tunta-de-Sfit^am: y de mediodía, arriba 
calmó, el viento , é Mzo este dia y el dia antes 
tanto calor como ea Urna por Quaiesma , y 
como en España por Julio» 

Martes diez y seis de Febrero como a. Us 
nueve del dia comenzó 4 ventar sur , y mien- 
tras mas entró el dia ma& fue frescando el 



vien- 



en) ■. 

,£a el origioaL se nota el misma blanca que aquí. 



viento y y fuimos a popa la vuelta del Nor- 
deste llegándonos i una tierra baxa de barran^ 
cas y pelada en la Costa del Sur : y á media le- 
gua de tierra sondamos en diez brazas 5 y cott 
rezelo de que no diésemos en algún banco 
íbamos la vuelta de la mar ( digo del medio 
de la Canal: ) y como a las dos de la tarde 
cazamos á popa siguiendo la Costa al Nor- 
nordeste y al Nordeste hasta una Punta que 
estará seis leguas de la Isla de San-Tablo al 
Nornordeste 5 y en medio hace Ensenada en 
arco de unas barrancas y tierra baxa y pela- 
da de hierba blanca , porque á este tiempo 
estaba agostada. £n medio de esta Ensenada 
se tomó la altura en cincuenta y tres grados 
y un sexmo. 

Pasada la Punta dicha , que llamamos 
Tunta de Gente^rande , parece otra Punta co- 
mo cinco leguas al Nornordeste , y pasada la 
Punta de Gente-Grande hace la tierra una En- 
senada ó Brazo la vuelta del Leste : y porque 
ya era tarde surgimos enmedio de la boca de 
esta Canal del Leste en doce brazas buen fon- 
do. Aquí corren las aguas mas que en todo 

hh 2 lo 



/H4) 

lo que hasta aquí habernos andado de este 
Estrecho de ¡a l^re-de-Dlos. Y en surgiendo 
pareció Gente en la Costa y nos dio voces : y 
para ver qué era y para tomar alguno de es- 
ta Provincia para lengua , Pedro Sarmiento 
embió alia al Alférez y a Hernando Alonso 
con algunos arcabuceros en el batel ; y llega- 
dos á tierra ^ los Naturales de aquella Provin- 
cia 5 que era Gente Grande comenzaron á dar 
voces y saltar acia arriba las manos altas y 
aleando y sin armas ^ porque las. habían de- 
xado allí junto j y el Alférez hizo las mesmas 
señas de paz , y los Gigantes se llegaron á la 
playa cerca del batel , y el Alférez saltó en 
tierra con quatro hombres ^ y los Naturales 
les hicieron señas que dexase el Alférez la gi- 
neta ^ y se fuerori retirando acia donde ha- 
bían dexado sus arcos y flechas* Y visto 
esto el Alférez dexó la gineta y les mostró 
rescate que llevaba para darles ; lo qual visto, 
los Gigantes se detuvieron y volvieron ^ aun- 
que rezelándose. Y como los nuestros vieron 
que se iban , apercibiéronse para que arreme- 
tiesen 9 y así arremetieron diez hombres que 

ha- 



t 



(M5) 

habían salido del batel con uno de los Indios^ 
y asiéndole ^ apenas le podían tener j y entre 
tanto los demás arremetieron donde habían 
dexado los arcos y flechas y y volvieron con 
tanta presteza contra los nuestros flechándo- 
los 5 que no se habían podido meter en el ba- 
tel ^ (O y al fin los nuestros se embarcaron 
con el preso , y cargaron con muchos flecha- 
zos sobre ellos y los hicieron echarse á la mar;' 
y ayudándole á subir entró en el batel y y los 
naturales desta tierra disparaban muchas fle- 
chas y y con una hirieron por un ojo al Te* 
nedor-dc-bastimentos : y al embarcarse se car 
yeron dos arcabuces á la mar. Y trahendo al 
preso se volvieron á la Nao ^ y el preso aun- 
que lo regalamos (que el recibía de buena 
gana ) no se podía asegurar y ni quiso co- 
mer ese dia y ni noche« Es crecido de miem<- 
bros. 

Esta derra es llana y sin monte : barrial 

mui 



Aquí se usa un tiempo por otro , pues según el senci* 
do debía decir qu€ m septédi^ron meter en el hmeU 



mal poblado ele esta gente , que (O á lo que 
entonces vimos. Desde aquí hallamos la Gente 
Grande, Vieron los nuestros en tierra madd' 
güeras de conejos como los de Castilla ^ y los 
naturales trahían unas mantas de pellejos de 
Vicuñas , que son de las del Piru que se llama 
en lengua natural Neuxo , y calzados abarcas: 
y pareció aquí tierra de buen temple para po- 
derse poblar. Es gente temida de la gente que 
esta mas acia la Mar del Sur , y como gente 
valiente tiene la mejor derra de la que hasta 
aquí vimos. Tiene el gesto y apariencia de 
la tierra del CoUáo : parece mui buena para 
ganado , hd lomas , y entre «Has valles donde, 
vimos muchos humos por estar allí la pobla- 
zon, y debe allí ser lo mas templado. 

Miércoles de Ceniza 1 7. de Febrero em- 
hi6 Pedro Sarmiento a Hernando Alonso, 

Pi- 



Parece sobra este fue , pues sino se suprime no forma 
sentido la oración fue á lo que eníóptces vimos , en la qual 
si se conservase el primer que sería indispensable suponer 
algún segundo miembro ^ omitido por olvido de pluma 
del Escribano. 



Fltoto 9 a descubrir si había abrigo decras de 
una Isleca que está en medio de la Sahia de. U 
Gente-Grande , perqué nos temimos del norte) 
y no hallando Duen surgidero ^.se volvió a la 
Nao : y en comenzando la marea a vaciar hi- 
cimos veía para proseguir nuestra viage ^ y 
mientras duro esta marca fuimos algo adelan- 
te y pojque el vienta era poco y calmaba mu- 
chas veces > y ei que había era nornorocste y 
norte y nos hacía ir bordeando : y en media 
de la Canal nos calmo el vienca, y comenzd 
k creciente y y fílenos forzoso ir el batel re- 
molcando la Nao y pero como k corriente era 
grande y cabeza de aguas , no nos podíamos 
sustentar ^ y así descaímos buen pedazo de 
camino y y por no estar en parte que conve-?: 
nía y ni podíamos surgir y nos estuvimos ansí 
hasta que vina la marea y un fresca del No^ 
roeste : y siendo ya noche y nos fue forzosa 
ir a buscar fondo donde sur^mos en quince 
brazas obra de una legua mas adelante de 
donde habkmos salido este dia por la maña- 
na. Este dia no pudimos descubrir Canal cla- 
ra ^ antes pareck Ensenada cerrada a muchos^ 

del 






del Navio, por lo qual hubo variedades: unos 
<juc habíamos de volver atrás á otra Abra, 
otros que aquellas corrientes , siendo de la ju- 
sente (O , no podía ser que fuesen para Ancón 
é Ensenada sin salida , y toda la noche estu> 
vimos experimentando con la sonda si crecía 
la marea o menguaba , y hallóse que mengua- 
ba quando iba la corriente acia lo que nos 

pa- 

P "'-~~ ■ ■■— — — ^■^— ^■^— — ^■^^— ^^— — ^^— - . ■ -— ^— ^— — ^^j !■■ Mil f 

Jásente^ La marea que baxa* Es voz tomada de la 
Portuguesa Jasante ó Jazante que significa lo mismo , y 
explica Bluteau en su Vocabulario en los términos siguiera 
tes : „ JuzANTE , ou JüSANTE. Derivase á&juso ^ ouyuso^ 
jj palavra Castilbana antiquada , que val o mesmo que 
^, Abaixo ; e assi no Bispado de Cuenca há duas povoa^oSs 
,, a que os Castelhanos chamad , Valera de Suso , e Valera 
,, de Tuso ^ ou Jasot : id est , VÁikra de riba , e, Valera de 
yy abaixo* A Juz:inte : A maré que baixa , ou vaza* ( Vide 
y^ Vazante ) Ancoras com cadeas de ferro tao compridas 
^y que chegavao ao fundo dagoa , tres a montante , e tres 
^ a juzante* Damiao de Goes y 70. col. 3« 9, 

Sarmiento, así como adopta la palabra Portuguesa Jit» 
sante^ usa también en el discurso de este Derrotero pag. 1 y 6. 
la voz Montante , que en aquel idioma equivale á la marea 

2ue sube : y aun hoi en dia se dice en la Costa de Camst- 
ria MontafUe y Jusente por fluxo y refluxo , ó creciente y 
menguante. Como la Nación Portuguesa emprendió tan- 
tas navegaciones nuevas, y llegó a ser no menos expe- 
rimentada que famosa en la Náutica , no es estraño ha- 
ya dado tantos términos á la Marina Española. 



pDcecía. ser. Ensenada , lo qual nos di6 cspcr 
lanza que por allí había, salida > porque real- 
mente parecía cerrado codo> pero u expe> 
ñencia del refluxo , y ver por cima de la der- 
la baxa ocra. cordillera mas alca que hacía 
como Valle enere una y otra y que iba de Les* 
nordesce-oessuduescC) nos dio cudicia de irk> 
4 ver por no dexar cosa sin tentar de que 
nos pudiésemos quezar ni arrepentir desi^ 
|«ues. 

El jueves siguiente 1 8« de Febrero saliá 
Podro Samúento > .y llevó consigo a Antón 
PáUos 9 PilotOrMayór en el batel con ocho 
madnéros Soldados , y fueron a la vela con 
la corriente la vuelta del Norte hasta un mot^ 
lo de barranca y barrial alto y como dos leguas 
y media del Navio, y tres y media de la Banú^ 
y llegados allí descubrimos la Canal que va 
al Lesíiordeste. A este Morro y barranca nomh 
bró Pedto Sarmiento Cabo de San-Viceruey has- 
ta el qual hace Ensenada la 'BahU de la Cente 
Grande, Desde este Cabo de San-Vkente demo* 
ra en la otra Costa de la tierra del Norte otro 
Morro y Cabo de barranca alta y barrial par- 

ü do 



(25o) 
^o una legua Noiocscc-sueste ^ y coma de k 
<iuarta<kl Lesceoeste. £sciaies la mayor an^ 
goscura que haUattKss clesdc que llegamos á la 
deria baxa. Llamóse esta Punta Tíuestra^e- 
ikra de Gracia, Aquí en estos dos Cabos se 
pueden hacer Fofcalezas para defender 'esta 
entrada de ambas partes. 

Desde este Cah dt San-Vicente pasamos 
con el batel adelante como uiui legua por la 
Costa 9 que se corre Lesnordeste-oessuduesce 
que por coda día liai playales de callao. Aquí 
detatído guarda en el oatel saltamos en nerra 
con nuestcas aiinias : subimos! á lo alto de la 
iatanraiica | «subimos ba^ca un morro de bar¿ 
^nca la mas áki que alljí hai donde moda der^ 
roca la Cosca. Allí márcanosla Canal , Ca* 
hos , Pumas y Costa quanco pudimos )u:í^ar 
con la vista y con dos agujas de marear; y así, 
marcaron Pedro ^rríiíento y Antón Pablos 
lo que allí se vida A este Morro y Barranca 
donde nos pu»mos a marcar llamamos IBüt* 
rarica de &ajhSíímn , y desde esta íBarranca de 
San^Jmon parece uha Punta de barranca algo 
-alta en la Cosca de la otra parte de la tierra 
> del 



<kl N(^e-<tor4^;tJe-»i<luesce quarñ. de Norc&- 
sur <\mxío legMos. '. liam^se ésta Tunta de San 
Qregwh $ y en la racstiu Cb^ del Norte sale 
Qtra Punta' delgada 9 que demora con la 'Bar-' 
rú»eA ieu^An-^imn, Nordeste-sudueste ; toma 
de la quf^rca del Leste» A esta se Hamo N«ie^- 
tt'a ^eñwa ¿3tl ValUs Desde aquí vimos miu ■ 
gratl'bocade mar la vuelta del Lcsnordestc» 
Sobre la Costa de la derra del Sur vimos una 
gcah'vistxi una tierra larga y delgada : y he- 
cha esta demarcación, y visca esta tierra ^ que 
es como dehesas de Castilla de unas matas de 
hierbas de buen color como tomillos salse- 
íps de CastíUa, , y con muchos agujeros y bo^ 
cas cotilo Iraconeras; y está tierra es de lomas» 
Y notadoy ños volvimos al batel: y por ambas 
Costas nos hicieron los Naturales muchas y 
grandes ahumadas $ y s!n mas detenemos di- 
mos vela, en el batel , y con marea creciente 
venimos al Navio , porque comenzaba á ven- 
tar norte* Y tomamos aquí el altura en cin* 
cuenta y tres grados y tres minutos. Este dia 
á las tres de la tarde la marea estuvo estóa y 
sin correr al Estrecho ni a la Mar > y en co- 

ii 2 men- 



menzanaoá menguar nos iúcimos i lávela' 
con la Nao por probar a > desetdbócar la' an- 
gostura del Cabo ¿c 'Muestra Señora deGraciay 
y el viento coirienzo a va;:iar del Oeste al* 
Noroeste , y las corrientes y reversas a impe- 
dirnos , de manera que ganábamóis pOco t ¿> 
yendo por esta Babia bordeando por salir 
della y metemos en la Canal , los remolinos 
y reversas que hace por cima destos placeles 
nos fueron grivando de manera qu¿ nos echa- 
ton sobre unos baxos , que aunque revcnta> 
ban los mares , creían ser remolinos de cor- 
rientes 9 porque había mucho^ , y por esto 
no se rebelaban $ peto en llegándonos cerca 
echaron la sonda y halláronse en seis brazas,- 
y volviéndola á lanzar otra vez dio en dnco, 
y luego en quatro y media , y cada vez que 
se echaba iba habiendo menos fondo; y aun- 
que arribamos á la banda para salir dcUos, 
calmó el viento de manera que la corriente 
nos iba echando sobre los baxos, que aun- 
que reventaban no parecían. Y viéndonos en 
tan gran peligro,encomendámonos a Nuestra 
Señora del Valle , y Pedro Sarmiento se ofí:e- 

ci6 



(453) 

€Í6 4le ser su. Romero , y se sacó qfrenda, para 
ni santa Ofsa en Sevilla , suidicándole nos iln 
brase de aquel peligro- : y suDitaibqme la Rein 
na de los Angeles Madre de Dios y de mise- 
ricordia nos embió un.vientecico fresco > con 
que la Nao fué saliendo y cortando, la cor- 
rientle , aunque fuimos prolongando ks res-» 
angas dcstos baxos que tienen una legua , y 
prolongan Lesteoestc , tres leguas del Cabo de 
San-Vicente, La mitad dellos. está Norte-sur 
del Cabo de San-Vtcente , y el remate dellos del 
Leste demora Norte-sur quarta de Noroeste- 
sueste con el dicho Cabo de San-Vicente 9 y el . 
otro remate destos baxos de parüb del Oeste 
demora con eiCabo de San-Vicente Norte- sur < 
quarta de Nordeste-sudueste. El que por aquí 
viniere tenga aviso que no se llegue a las Ba^> 
bías de tierra baxa sino con la sonda; eii la» 
mano , porque como hai bonanza no revien-. 
tan los placeles, que es todo aplacelado^ y en 
muchas partes es. tan alta y mas la mar que. 
la tierra , que sino es estando mui cerca de; 
tierra no se ve , y piensa el que lo mira que 
cs^ todo mar hasta aue se halla zabordado. Ha- 



se 



(^54) 

se ¿c navegar con tiempo concertad y '/cott 
jñaréa, y llevar lá$ anclas fvésasy^ qiid en itodut 
esta dcrra , desde el ^oJt San-Juatí^de^a'^tH 
sesfott , en toda parte hallaran fondo , aunque 
sea 4 media Canal, que la niayor hondura no 
sobe dé cincuenta brazas^ No se Uegüén mu^ 
cho á iieriía: sí» sondar por aquí 9 y el batel 
por delante. 

Salidos que fuimos deste peligro de los 
baxos , fuimos a^nviciito oeste ^fresco anuí-, 
rados describor : Ci) y porque la noche vino' 
y la marea comenzaba. á estoar 9 surgimos a 
media Canal en quince brazas entre dos Islas, 
pequeñas 9 que la una por la otra están Ñor- 
deste-suduesce una legua la una de la. otra. A 
la del Sudueste llamamos la }4adaíetta , y a la. 
del Nordeste SMita-^íarta» La láaáaltm es re- 
ddnda $ tendrá media legua de box , y Santd' 
}Sa:ta prolonga de Norueste-sueste media le- 
gua 9 y a la parte del Sueste tiene una Punta 
bam con la mar que sale mucho como res- 
tinga. . ! 

En- 



H > « I I I I »»— — miJh.^ 



(O 

Deítrihr ffor de estribor. 



(^55) 
. Entre estas dos Islas sale, una pnnta de 

Tierra-firme de barranca algo alta que llamé 
9untá Je San-Sihestre , entre la^qual y las Is- 
las hai gran Canal de mar. La Tierra-firme 
que esta entre el Cabo ¿e San Jntimiú de ^adua 
y:Tunta de San-Sibestre ^ hace gran Ensenada 
de tierra baxa , y nombramos Ensenada de 
Santa-Cataltna^ y entre la' Tttnta de SanrSihestre 
y la de Nuestra Señara de Gracia hace la Tierra- 
firme oa^ Ensenada' mui grande la vuelta del 
Oessudueste. Uamamo^ ^ahta de Sm-^'Bar^ 
tholomé : y en la boca dcsta Bahía hai un pla- 
cel que revienta la mar en ék Guárdense del.: 
Después que esta noche surgiibos, enaiio-^ 
checiendo calm¿ el oeste, que había frescado»: 
y toda la noche hizo calma. 

' Otro db viernes por la mañana diez y 
nueve de Febrero en comenzando la raar^ 
nos hicimos á la vela con un vahage de vien- 
to Leste llevando eí batel delante á la vela, 
y en ¿1 el Piloto Hernatido Alonso con Mari- 
neros sondando i y siempre fiíimos por veinte 
y cinco y treinta brazas, algunas veces poco 
mas , y otras algo menos : y á las nueve del 

día. 



día 9 Ikgpndo cerca de la arigosoita v noí cal-^ 
mó d viento , y llamamos al batel para que 
remolcase la Nao , y así la llevó buen taxa 
lusca entrar por la angostura , por que aquí 
son los peligros .grandes por las cornenos 
quamk) calma d viento. £ yendo por el em^ 
bocainiento, comenzó a frescar el Leste ^ y 
dexamos el remolque : y porque la marea aca- 
baba!dé vaciar nos arrimamos acia la cosca de 
lii tierra del None sobre un Ancón que hact 
¿ aqudla parce , que hombro Sarmiento Ancom 
de SanSia-Susariai y allí sur^mos en ocho bra- 
zas de basca mar 9 buen fi>ndo^ media legtia. 
de cierra. Toda la Canal de esta angostura tie- 
ne fondo de treinta y qiurencá brazas. Es 
piedra ^ aunque las Coicas y barrancas y la» 
playas ^ callao. Gen la marea de moncmce (■) 
fresco el viento Leste templado y caliente ^ y: 
con d llovió poco. Este viento vienta pocas; 
veces. En la otra Costa del Mar del Sur por- 
ddnde anduvimos desde qUe enerarnos en la- 



/ ' • • 



«w«»a«i^M«*^Ba4 , 



148. sobire U paiábj 



iBahU di la Tremdád , lo que hace el' norte, 
ts ser caliente y húmido , y llueve con cL 
Eso hato aquí el Leste i aunque allí siem- 
pre filé tormentoso , y aquí estotro bonan- 
cible. 

Desde la ^atranca át SartrSimM arriba, 
fiombrada en la Tierra del Sur , vuelve la 
Costa al Leste quarta al Sueste. Está ana 
Punta baxa y delgada , que llamamos T»tit4 
de Stut-IsiJiro, 

¿, La. Tunta de Kuestra Sefíora de Gtma con la 
^uñtá de San-Gregorio demoran la una por la 
otra Lesnordeste-oéssüduesté. 

Sábado veinte del mes dé Febrero nos le- 
vamos por llegónos mas en derra de la ban- 
da del Norte ^ porque aquí estábamos en me- 
dio de la fuerza de las corrientes de las ma- 
té^ f y dendeáima hora surgiinos en ocho 
brazas como una legua al Oeste de la Tunta 
de San-Gregorio $ y creyendo que estábamos 
bien surtos estábamos alegres 9 y en un ins« 
tante que se ech6 la sonda nOs hallamos en 
ires brazas de agua 9 y la marea iba menguan- 
do ^ que nos dio pena } pero con la buena di- 

kk H- 



ligéncla (O Pilotos y Marineros y Soldados 
se cChó una toa acia la Canal , por 4a qud 
nos Riimos halando hasta^ue nos pusimos en 
Quince brazas , y allí dimos fondo á dos an- 
clas , y allí nos pareció que estábamos segu- 
ros 5 aunque peligrosa por las corrientes. 

Y por está causa ^ por * huir del ímpetu y 
foria de las-cordéntes del medio desta Canal, 
Pedro Sarmiento fué en el Batel a descubrir 
si había Puerto detras de la Tunta de SarhGre^ 
^or/á 5í y- llevó consigo al Padre Vicario y á 
Hernando' Alonso y siete Soldados arcabuce- 
ros y ocho hombres de mar , buenos hom- 
bres de mar y tierra. Fueron á derra y salta- 
ron en ella j y puestos en orden fueron poí 
io alto de la barranca hasta lo mas alto de la 
Punta donde se descubrió la mar de la otra 
mar detras de la Tunta de San Gtegmo : y 
Pedro Sarmiento-marcóla Tierra , Puntas y 
Bahías , que desde allí parecían de la maiiera 
que abaxo se dirá : y en lo mas alto pusimos 

una 



I I ' ' ' I ' f íi \ 



jDebe suplirse aquí la preposición de* 



Utla cri|z .peqaeña ) porque no' habpttíiácri 
para mas , por ser cierra pelada y s^ selvas ni 
arboleda j y Sarmíenco como 0) la Posesión 
por V. M. de coda aquella Tierra , y radíico 
ws Posesiones, 

£sce Ci^o ^ San-Gremio es poblado de 
Nacurales ; y porque vimos que comeneaba 
i enerar vlenco fresco ponience ^ que suele ser 
furiq&D ) no se quiso decener Sarmienco mas, 
sin¿ v<¿versd al Navio , porque tío corriese 
riesgo : y quando nos volvimos vimos ima 
loma larga que corre Horuesce-suesce , entre 
la qual y, esca Turaa 4e. $4H-iGfegorio hai \mas 
llanadas baxas y llanas como valles y 4 ma- 
n^a de semenceras 5 unas verdes y ocra$ 
agostadas , y una Laguna de agua diüce , por 
d^nd^^y por la apa^encia, de la derra^ encen- 
dimos no haber por aquí Rios , sino Lagunas 
y manantiales de qu¿ beben escos Nacurales. 
£sco pudimos juzgar , porque pisando la der- 
ra podra ser hallarse aguas corrientes, 

kki Em- 



<^>^mmé» 



(O 

Aquí debe decir tomó. 



( %6o ) 

Embarcados en<el batel, fiíímos ál Navio 
sotiidando : y sea aviso que toda la Bahía que 
está como dixe desde k I^ía de San-Grefftio^ 
y Tunta, de Tiuestra-SeHora'de'Gracta para tier- 
ra , es placel de dos hasta quatro brazas. No 
sé arrime á esta Costa el Navio que por aquí 
embocare , porque correrá riesgo > antes sur- 
jpa á media Canal , 6 á lo menos no surja de 
doce brazas abaxo^porque en siendo en ocho, 
á un cumplidor de dos bateles dará en tres 
y en menos , y de báxa mar quedará en seco, 
Y apenas hubimos llegado al Navio con el 
batel quando se levantó un viento oeste fu- 
rioso y y como la marea crecía contra el vico- 
co había mucha nur , y como teníamtos ex- 
periencia de la furia de este viento , deseába- 
mos levarnos y ik> podíamos , pcMr que (') la 
furia de la corriente y viento que trahía el 
Navio dando guiñadas de una parte á otra: 
y por esto esperamos á que la corriente fuese 
cstoando > y en comenzando á ser menos, vi- 

ra- 

^^ (O 

Este ftic sobra. 



tamos al cabrestante las amarras , y virábase 
con tinta facilidad, que todos creían que ha- 
bían reventado las amarras y perdido las an- 
das , que nos fue causa de grandísima pena y 
temor de peligrar y pero perseverando con 
buen ánimo unos á una labor y otros á otra, 
y Pedro Sarmiento marcando la tierra para 
ver si íbamos á fuera 6 á dentro , conoció 
estar sobre las anclas ^ y mirando las amarras 
conoció quel Navio hacía por ellas , y que 
la corriente que daba en la popa al Navio le 
hacía virar el cabrestante tan fácilmente ,. y 
estar los cables en banda : y dlciéndolo á vo- 
ces altas , la gente se consoló y animó mu- 
cho sabiendo que estábamos amarrados ; y 
al fin , aunque con mucho trabajo de bra- 
zos , con grandes golpes de mar , que nos 
hizo quitar el masteléo de gabia , fué Dios 
servido que zarpásemos las anclas sin reven- 
tar los cables; y al virar, con las corrientes se 
atravesó el Navío,y lo llevaba sobre los baxos, 
hasta que un papo de vela tomó viento y en- 
caminó : y así con poca vela fuimos a descu- 
brir la §*unta de Sait-Cre^orto , detras de la 

qaal 



qiul descubrimos una buena Bahía 5 la qual 
Habíamos visco quando venimos a descubnt 
por derra , como arriba se dixo ; é yendo á, 
orza, nos fuimos meciendo en la Bahía ó. En-: 
senada , hascí que cerramos la Tunta y Cah 
áe.Sm-^Vlcente con la de Sdrt-Oí^or/o, y dímoí 
íbndo en veince brazas, cascajaly callao me- 
nudo. 

El domingo veince y uno de Febrero ama^; 
necio claro y bonancible y mis en apuñeando 
el Sol á salir comenzó el vienco Lesee a ven- 
tar 5 y miéncras mas el Sol fué subiendo ^ can- 
to mas el viencó fué comando fuerza. Y lue- 
go por la mañana parecieron Nacurales sobre 
la Qosca , y nos dieron voces é hicieron fue- 
gos. Respondímosles con bandera bUnca en 
señal de paz; y escando apercebido Pedro Sar- 
mienco para ir en cierra a dalles algunas cosas 
y hablalles , creció canco el vienco que no 
convino ir en derra encóndes. £sce día coma- 
mos codos eres el alcura en cincuenca y eres 
grados ^ en los qualeS escá esta ^ahiá y Tunta 
de San-Grégotlo*Dcs¿t el Caho de S^^Gtegorlú se 
ve oero Cabo la vuelqi del Nordesee quarea al 

Les- 



Leste 9 cinco leguas , que es la que arriba se 
nombró ^N.uestra'Semra-Jtl-'J^alU en la Cosca 
del Norte ; j entre una Punta y otra se ha-' 
ce una grande Ensenada en arco, que se nom- 
bró Ensenada de las Once-mil-Vir genes» Y desde 
la ''Punta de San Gregorio parece otra Punta en 
la otra Costa del Sur , que llamamos Tunta dé 
San-Isidro^ Noroeste- sueste ( toma de la quar- 
ta del Sur ) quatro leguas. Hoi hasta medio- 
día hizo frío mientras el Ciclo estaba sereno 
y claro , y de inediodia adelante se turbó el 
Cielo y hizo menos frió. En esta Ensenada 
no corren tanto las aguas de creciente , ni 
menguante. Así como sigue esta Ensenada de 
punta á punta , y aun desde la Tunta de Kues-^ 
tra'Sefwra'de-Gracia hasta el Cabo , ó Tunta de 
T^uestraSefíora-del'Valle , una legua la tierra 
adentro se tiende una Cordillera como loma, 
RO mui alta, ni tampoco mui baxa, igual, pe- 
lada, que tendrá mas de ocho leguas , y va 
adelgazando y aguzando sobre la Tunta de 
Tiuestra-SeHorO'del'Valle , que hace esta fi- 
gura. 
' [ VitÁse en las Láminas ía Ftg, Num, 8. ] 

Es- 



Este mesmb dia domingo yá tárele abo^ 
nanzó algo el viento y ^ asentó la mar , y 
luego parecieron otra vez Naturales en derrá 
dando voces y capeando i y por Ver que que-- 
rían, y saber algo de aquella tierra^PÓiro Sar- 
miento fué en el batel y otros diez y ocho 
hombres. Y llegados á tierra, se mostraron so- 
los quatro Indios con arcos y flechas en Ía& 
manos , y hechas seiías de paz , alzando las 
manos , y diciendo Axijtotb, que quiere 
decir Hermanos , saltamos en tierra ) y.los Na- 
turales tomaron un alto , y por señas enten- 
dimos que decían embiásemos uno , y asi se 
embió uno icAo sin armas, con algunos donet 
de cuentas cristalinas y cascaveles y peines, 
y les ¿i6 i y luego dixeron que aquel se baza* 
se , y así lo hizo , y subió otra vez el Alféress 
solo, y con ¿1 les embió el General mas dá(H- 
vas , y lo recibieron } y con todo no se qui- 
sieron asegurar. Y visto esto, Pedro Sarmien- 
to mandó al Alférez que se baxase , y así lo 
hizo. Y. como ni por dádivas, ni halagoH 
los Indios nO se querían asegurar , determi- 
nó Sarniento dexallos y subir a lo altó de la 

bar- 



(z6j) - 

arranca por diferente parte de donde estaban 
«K Indios , por no cscandalizallos , para solo 
explorar la loma y llanos y canales : y puesta 
la gente en orden subió la barranca por una 
ladera arriba,y antes que llegásemos á la cum- 
bre de la barranca vinieron los quatro (leche- 
ros , y sin dalles ocasión alguna , y habiendo 
recibido los dones , comenzaron a despender 
muchos flechazos en el General , que iba ade- 
lante j y en el Piloto-Mayor y Alférez , que 
iban a su lado , y diéronles a cada cinco 
ó seis (lechazos fuertemente dados y con gran 
presteza ; y al General dieron una en la fren- 
te entre los ojos que fué á soslayo , y le hizo 
poca sangre y y otra en el lado derecho , que 
le defendió una cuera de anta 9 y las demás 
en la rodela ^ y al Alférez le pasaron la ropa 
y capelete, y le metieron otras en la rodela , y 
al Püoto le dieron por el cuerpo y brazos y 
rodela , y fué herido un Soldado en el ojo» 
Nombrábase el Soldado Pedro de Aranda , el 
qual como fué herido , dixo: muerto me han; 
y el Alférez como lo oyó dixo que se volvi&- 
sen abaxo ; y el General de tropel , diciendo: 



{z66) 

adelante » arremedó á los quatro Indios , los 
quaies huyeron con tanta velocidad que por 
presto que fuimos en lo alto , que estaba mu! 
cerca , ya los Indios parecúui tan léxos que 
ningún arcabuz los alcanzara: y puesta k gen* 
te en orden seguimos la loma adelante por la 
tierra adentro por ver la tierra y su dispusi- 
cion. Descubrimos unos grandes llanos entre 
dos lomas mui apacibles 4 la vista y de muí 
linda verdura como sementeras , donde vimos 
mucha quantidad de vultos como Casas y que 
creímos ser Casas y Pueblos de aquella gai- 
te. No llegamos aÚa por quedar el Navio en 
condición 9 por quedar con poca gente y ser 
menester mucha para valer un Navio quan- 
do viene la furia de la tempestad,quc aqui siem^ 
pre se ha de esperar 9 aunque esta es tierra mas 
templada que las demás pasadas : y con ver 
cstO) nos volvimos por esta causa, y a la vuel- 
ta hallamos dos capas de pellejos de ovejas, 
con su lana , como las de la derra del Pira , y 
unas abarcas , que como se les dio priesa y 
huyeron desatinados, no tuvieron lugar de 
poddlas llevar ^ y nos volvimos al Navio , y 



(a<f7) 

el hcndo fue curado. Esta noche hizo á ratos 
bonanza 9 y de quando en quando viento 
fresco. 

Lunes 2 2. de Hebrero al amanecer comenzó 
á ventar nomordeste con mucha íuerza,y den- 
de á poco saltó al norte , y luego al noroeste^ 
^ue ventó bramando hasta las once del dia. A 
esta hora saltó al oeste> y luego al sudueste , y 
dende á poco abonanzó algo : por lo qual nos 
levamos de allí á la una del día prosiguiendo 
nuestro Descubnmiento^y porque el oeste ve- 
nia cargando,y para correr a popa no teníamos 
lugar y por estar cercados de tierra , y no tc< 
númos cerddumbre de la derrota que corría 
la Canal para osar arrojarnos a lo de adelan- 
te, y porque es necesario aquí sur^r cada no- 
che temprano , atravesamos á la otra Costa de 
la tierra del Sur cinco leguas á una Ensenada 
Nornoroeste-susuestc con la Tunta de S,-Grego- 
rtoyf llegando temprano surgimos detras de una 
Punta que antes se dixo, nombrada Sant'istdroy 
en una Ensenadilla de tierra muí baxa de 
playales de arena en diez brazas , un quarto 
de legua de tícira : y en acabando de dar fon- 

U2 do 



(^6S) 

do se torno á lanzar la sonda 9 y ya estába- 
mos en siete brazas ^ y el agua vaciaba y no 
sabíamos lo que allí descarna la mar^y nos temi- 
mos de lo que es ordinario^que en tierra baxa 
ordinariamente descarna mucho y desplaya el 
m^r en las menguantes : por lo qual, temien- 
do quedar en seco , nos levamos $ y rehusan- 
do el Navio para fuera con el viento sudueste 
que venia de sobrederra , volvimos a surgir en 
quince brazas , y luego cargo el viento mu- 
cho y garraba la áncora por ser el fondo acan- 
tilado , y volvimos á coger el áncora, y sur-" 
gimos tercera vez en nueve brazas de fondo 
parejo arena ; y de baxa-mar venimos á estar 
en seis brazas. Esta noche abonanzó algo^un- 
qué de rato en rato ventaba mucho el sudues- 
te y oessudueste con algún frió , porque estos 
vientos son aquí los mas frios ; pero esta Re- 
gión es mas templada,y hace mejor nempo que 
en las pasadas , y bien se echa de ver , pues su* 
fre tanta población de gente muí bien dispues- 
ta, y ganado manso y bravo y caza ; y según 
Felipe el Indio grande dice hal algodón , que 
es la mayor prueba de derra templada , y ca« 
nela , á que ILiman Casca» ^ü^ 



Aquí el Cielo es mui sereno y las estrellas 
se muestran muí claras ^ y se dcxan bien juz-^ 
gar, marcar, arrumbar. Aquí es cosa mui pro- 
vechosa el Crucero que esta treinta grados so- 
bre el Polo- Antartico , del qual nos aprove- 
chamos para tomar las alturas del Polo, como 
se hace de la Estrella Norte al Septentrión, 
aunque con diferente cuenta ; y porque este 
Crucero no sirve para todo el año sino sola- 
mente ciertos meses del 5 trabajó mucho Pe- 
dro Sarmiento de buscar otra Estrella Polar, 
mas propinqüa al Polo , de mas breve cuenta, 
y mas general y perpetua. Y como la diligen- 
cia hace que la investigación sea fru£hiosa, 
fue Dios servido que la descubriese y verifica- 
se 5 y así en muchas noches claras , con mu- 
chas experiencias , ajusto las Estrellas del Cru- 
cero y sus Guardas , y de otros dos Cruceros 
y de dos Polares de mui poca circunferencia, 
con el favor de Dios , que serán de grande 
utilidad á los Navegantes curiosos que se qui- 
siesen valer y aprovechar de ellas ; y serles 
ha ferzoso el tiempo que no pudieren apro- 
vecharse del Crucero , que es la mayor parte 
del ano» Des- 



(ayo), 

Desta óbseivadon que á gloría y hoim 
¿c Dios se hizo , y otras desee género pan 
ciertas veñficadones de alturas de Ladcud y 
Lon^tud , se dirá adelante parte ^ y lo demás 
en otra parte que será su propio lugar , que 
agora no parece buen proceso mezclar As* 
urologías con Itineraiio y Derrotero. 

Martes veinte y tres de Febrero , en sa- 
liendo el Sol comenzó á ventar el oeste fuño» 
so y mui frió $ y como esta tierra es baxa no 
nos reparaba ni abrígaba nada , y por que no 
reventase este cable solo bueno que teniamosj 
aunque hecbo por mucbas partes pedazos, 
(pero era todo nuestro socorro y salvación des- 
pués de Dios , ) á los Pilotos Mayor , y Her- 
nando Alonso les pareció bien que nos hidé- 
semos á la vela por poder correr todo el 
dia con marea y contra ella 9 y asi nos leva- 
mos y fuimos siguiendo nuestro £strecho,de- 
xando á la mano derecha una Ensenada que 
entra por la tierra del Sur mas de seis leguas. 
Nombróse Ensenada de S, Felipe adelante de la 
^unta de SarUtsidro^y fuimos corriéndola vud- 
ta del Nornordeste, atravesando la Canal asl^ 

. por 



(ayi) 

por descubrir una angostura que adelante pa^ 
recia ; c yendo al Nornordeste fuimos entran- 
do en una Ensenada en la Costa del Norte,que 
filé nombrada EnsenacU-de-Santiago , que está 
Norte-sur con la de San-Felipe : y estando tan 
adelante que descubríamos la angostura, íba- 
mos sondando por veinte brazas. De repente 
dimos en ocho brazas ; y apenas se hubo sa- 
cado la sonda del agua y vuéltola a echar con 
grandísima presteza , quando nos hallamos 
en menos de tres brazas > y un Matínero que 
iba en el batel que llevábamos por popa , en- 
tendiendo que la Nao había tocado (según él 
dixo)metió en el agua un palo de dos brazas y 
media de largo , y sin acaballo de lanzar todo 
Uego al fondo con las dos brazas,y este Navio 
demanda las tres brazas de agua , ó mui poco 
menos. Estábamos todos en confusión mortal, 
como suelen estar los que esperan ser ahoga- 
dos y perdidos en tierras o mares donde no 
hai otro remedio sino del Cielo : y acordán- 
donos de éste , encomendámonos á Nuestra 
Señora la Madre de Dios de Esperanza, nues- 
tra Abogada , cuyo nombre esta Nao tiene. 



• •• 



y milagrosamente nos libro su predoco Hijo 
por su intercesión. Infinitas gracias le doi á mi 
Dios y Señor y a su preciosísirxia Madre la 
Virgen María que tantas mercedes nos ha 
hecho en este Descubrimiento , librándonos 
por momentos de la muerte y de otros infini- 
tos peligros ! Y luego dio la Nao en ocho y. 
diez y mas brazas » y el viento oeste vino 
cargando furiosamente , y con un papo de 
vela del trinquete embocamos por el angos- 
Aaoc «tura que tiene de ancho menos de media le-. 
«r°iÍ%«' gua 5 barranca por la una parte y por la otra, 
******* y de largo tres leguas. Córrese Les-nordeste- 
ocssudueste. Aquí corre mucho el agua y hai 
mas de cincuenta brazas de fondo arena y 
dllao, y por la barranca de la tierra del Nor- 
te hace Playa de callao. Esta estrechura fue 
nombrada por Pedro Sarmiento Angostura de 
Tiuestra-Señora-de-Esperan^ , a quien nos en- 
comendamos en'el peligro. A la boca y al 
cabo destas tres leguas en la Cosca de la Tier- 
ra del Norte hace una Punta delgada , que se 
nombró Tunta-íDelgada ^ y al sueste echa una 
restinga de herbazal , b^o y larga á la punta 

que 



(^75) 

áuc está en k entrada de la Angostura deKúes^ 
tra-Senora'de-^speranxít i la banda del Norte, 
Nombróse 'Barranca , y á la otra que está en- 
frente de ella al Sur medía legua escasa de 
travesía fue nombrada Tunta-Baxa, De esta 
^unta-'Baxa sigue la costa por esta parte del 
Sur derecha al Leste quarta al Nordeste ciiKO 
leguas y media hasta una Punta mui baxa, 
c^cWatmí^ unta- Anegada» Esta ^unta-Jnegadí^ 
con la TuntarDelgada demoran la una por la 
otra Nordeste-sudueste quarta de Leste-oeste 
tres leguas. Al Norte desta Tunta-Anegada^ 
jun¿):o á ella,esta un baxío de hierbas que sale 
á la mar mas de un tiro de arcabuz de largo 
(prolonga Norte-sur. ) En llegando a la 'Pw». 
ta-S)elgada donde ya la Angostura tiene mas 
(de una legua de ancho , cargó tanto el tiem» 
po del Oeste , que procurábamos abrigarnos, 
así por el peligro de la Nao, como por no per- 
der el batel y un Marinero que iba en él 
gobernándole con mucho peligro. Y así como 
pasamos de la TunHa-í)elgada ^ ¿cscvhnmoi 
utu gran Ensenada á la parte del Norte , quo 
llame HuestrA^eñora-del-^nudio y y quirlen* 

mm do 



.< ?'74 ) 

áo cntrat en ella vimos un luco y una restttv- 
ga de baxos , y herbazales muchos j por \q 
quai no osamos llegariiosá ella, y pasamos 
de largo hasta otra Punca que esta Lesnordesr 
te-cessudueste con la Tuntit/Boxa diez leguas* 
XJatnó el Capitán 4 esta Punta Tunta de Con^ 
soUmn^y todo loque haí entre una Punt^ 
y otra es Bahía y Ensenada en arco y y por 
cima della va una Loma baxa. Y antes de líe-* 
gar a la TunU de la Consolacim , yendo por 
Veinte brazas , dimos en quapro brazas , me^ 
dia legua de tierra , que también nos vimos 
en tiarta fatiga , y también la Madre de Dios 
nos ccHisolo con sacarnos della : y por esto 
llamé á esta Punta de la Consolación, Esta Tun-* 
ta de la Consolación demora con la Tmtta-Jne-. 
goda Nornordeste-sQsudueste tres leguas de 
Canal en medio. Ciando llegamos á esta 
^unta de la. Consolación tomamos el altura en 
cincuenta y dos grados y medio largos. Des- 
de esta TunSla de la Consolación descubrimos otra. 
Punta baxa en la Costa del Norte que demota.- 
al Leste quarta al Nordeste quatro leguas. 
Llamé 4 esta Punta el Cabo de la Virgen-ÍUriai. 

■ y 



•*- .~r 



y ett medio de este Cabo y el de Consoíáclm 
hace la tierra Cosca derecha algo cercada de 
barranca alca $ y desde la Turua-Jm^ada a 
Costa la Cosca del Sur , y va la vuelca del Sur» 
y hace una gran Ensenada , que $e esdende 
y ensancha por aquí la Boca ^1 Estrecho mas 
4e diez leguas , y codo lo que pudimos decer- 
mlnar fue una cierra Norce-sur , con el G¿« 
de la yirffn-Maria diez leguas. Llamé al Cabo 
de aquella derca Cabo del Tiomhre de Jesús , y 
á la Ensenada que hace entre esce Cabo y lá 
^Mta-Anegada llamamos Ensenada de Lomas, 
porque por toda esta Ensenada prolonga una 
tonu ) tierra mas alta que la de la banda del 
Norte $ y porque no víamos tierra adelante la 
▼uelca del Leste, y nos temimos que podríamos 
topar en alguna tierra baxa, como cada rato la 
Copábamos, y sin vella nos hallábamos en 
muchos peligros : por 16 qual el Piloto-Mayor 
mandó tomar los penóles del trinquete , y^ 
amainado con solo un papo de vela, feimos, 
para solo gobernar y navegando , por andar* 
poco , ^no solo parte de aquello que veíamos 
y se había determinado desde los topes de \tíi 

% más- 



mil 



moteles. Á prima noche fue Dios scrviáo que 
abonanzó el viento y mar. Metimos el batel 
y Marinero en la Nao de noche con el favor 
de la Madre de Dios, y como a las nueve de la 
noche comenzamos a gobernar al Lcsnordcs- 
te, y íbamos por veinte y veinte y dos brazas; 
y al cabo de una , ó dos horas dimos en siete 
brazas y media , tres leguas del Cabo de laVír- 
gen-María , teniéndolo al Nordeste ; y amura- 
mos de la banda de la diestra , y fueron a 
orza la vuelta del Sur y del Susuducste bus- 
cando mas fondo , y fué creciendo el fondo 
hasta quarenta brazas y mas , y de allí volvie-» 
ron á gobernar al Sueste , y luego tornamos 
á dar en trece brazas , y volvimos al Susueste 
y al Sur , y llegamos á veinte y dos brazas 5 y; 
así fuimos con grandísima zozobra toda la 
n oche. Los Pilotos Antón Pablos y Hernando 
'Alonso en toda la noche no hicieron sino 
sondar , que quando amaneció tenían las mag- 
nos pasmadas ellos y los Marineros que los 
ayudaban , de echar y halar la sonda del agua 
y frió. Toda esta noche hubo bonanza de 
mar 5 y viento oeste y oessuduestCt 

Miér- 



{ 2,77) 

Miércoles veinte y quatro de Febrero 
amaneció claro ; pero luego anubló el cielo. 
Este día salimos y desembocamos del Estrecho 
de la Madre de (Dios. Desde aquí se había de 
volver la Nao Almiranta ^ sino se hubiera 
apartado antes ^ porque hasta aquí no se cum- 
plía con lo que la Instrucción del Virrci man- 
da > y demás de ir contra el servicio de Dios 
y de V. M. y contra su pleito menage y mil 
otros Juramemos , Ordenes y Instrucciones^ 
usó de poca amistad , y menos caridad con 
sus Compañeros , y hizo gran mal , y pudie^ 
ra ser mayor : y dexóse de hacer mucho que 
se pudiera hacer si la Almiranta viniera con 
la Capitana. Lo primero, si vinieran ambas 
Naos no venían a tanto peligro si acaso to- 
páramos al enemigo , y si alguna peligrara en 
los peligros que tuvimos , pudiérase salvar y 
recoger la gente a la otra Nao^ y quando sa- 
líamos en tierra fuera mas copia de gente , y: 
quedara en los Navios la necesaria para los 
guardar de enemigos y tormentas, y pudié- 
ramos saber mas secretos de la Tierra. Me- 
nester es qfte'en tales* cosas no se pase por: 
/ ellas. 



(478) 

^las , porque se cscusen semejantes deservi- 
cios de que suelen resultar grandes daños y 
pérdidas. 

Tiene el Estrecho de la Madre deÚDhs de^ 
de el Cah del Es^fttu^SavBohisxsi el de hf^ér-i 
gen-María ciento y diez leguas del Mar deji 
Sur al Mar del Norte , y las cosas que se haii 
de advertir mas sut>stanctales para el iiKento 
que el Virréi pretendió^ y para lo que coiii- 
viene de principal intento » adelante se dirá. • 

Este miércoles que salimos del Estrecha 
ven^ el Norte mucho , y con él fuimos al 
Leste una hora «y 4 este tiempo estábamos 
seis leguas del Caho de U Virgen-Maria , y nos* 
demoraba el Cabo al Noroeste. Aquí toma- 
mos fondo en doce brazas de arena ; y para 
mejor salir destos placeles largáronlos peno- 
Íes ^ é izaron el trinquete » y fuimos al Leste ' 
quarta al Nordeste dos leguas. Aquí sonda- 
mos en. trece brazas , estando Lesueste-oesno- 
roeste con el Cabo ocho leguas ; y arribando ■ 
al Lesueste , media legua sondaron en qua- 
tro brazas $ y volviendo al Leste 9 guiñando 
sobre la quarta del Nordesoe corad media le* • 



(i7P) 

gua , sondaron en quarcnca y nueve brazas, 
y dendc este parage gobernamos al Lesnor- 
desee una hora una tegua. Aquí sondó el Pí^ 
loco-Mayen: en sesenta brazas. Todos estos 
fondos son de arena parda menuda. 

£Í que por aquí viniere tenga mucho avl** 
so de craher la sonda en la mano , porque es 
muí: peligrosa navegación , porque hai mu-* 
chos.baxos y bancos debaxo del agua j y todp 
se escusara si los que por aquí antes paauron 
hubieran úáo diligentes en hacer Derroteros 
y avisar con buenas figuras é descripciones 
ciertas,. porque las que hicieron , que hasta 
agora hai y ítnáza vul^rmente y son perju« 
diciales , dañosas , que harán peligrar á mil 
Armadas si se rigen por ellas , y harán des- 
ccmfiar a los muí animosos y constantes Des* 
cubridores , no procurando hacer otra dill- 
;encia. Dios Nuescro-Setíor sea loado y su( 
«endita Madre San¿^ María que nos guio y 
encaminó y dio sufrimiento para ir adelantq 
sin rendir el ánimo al Demonio y á sus la- 
zos y que hartos procuró tender , porque cstti 
Viage no hubiese buen íin. Confío en la Divfr< 

na 



(aSo) 

na Magestad que ha de resultar en gran ser- 
vicio suyo 9 plantando en estas tierras su San-- 
ta Iglesia Católica para que estos Naturales y 
ciegos Gentiles sean instruidos en la San¿bi Fe 
Católica de Nuestro Señor Jesu-Christo , y 
sus ánimas se salven. 1 

El que hubiere de entrar en este Estrecho 
de la Madre de S)¡os por la Boca de la Mar del 
Norte no se llegue mucho al Cabo de la Virgen^ 
María , porque es baxío dos leguas desviado 
del Cabo. De veinte brazas para el Sur va la 
Canal por cincuenta y quarenta brazas. Pro- 
curen con mucho aviso dalle resguardo y no 
se arrime á la tierra de man derecha de la 
banda del Norte sino la sonda en la mano y 
con mucho tiento. 

Estando ya de mar en fuera en sesenta 
brazas de fondo Lesteoeste con el Caho de la 
Virgen-María como nueve leguas del Cabo , el 
qual es tierra baxa de una barranca parda á la 
mar , y por la tierra adentro parece la loma 
que arriba dixe que venía sobre la ^unu de 
íinestra-SeñoraM-Valle ^ en el nombre de la 
Sandísima Trenidad comenzamos á gober-- 

naz 



jsar ai Korckscc quarra al Leace con viento 
iK>roesce fresco con el crínquece bazo , por* 
x)ue el tiempo «ra pesado , y llevaba el Navio 
' dos cinturas á los mástelés, y xaretas. falsas 4 
. las xarcbs » y la entena mayor prolonga ele 
popa á proa y sin gabias ni masteléos por los 
grandes balances que daba el Navio con la 
mucha mar que había : y. habiendo andado 
por este rumbo una legua se -sondó en cin- 
cuenbt y tres brazas , arena ^ y siguiendo di 
mésmo rumbo , dende a media hora estasa, 
medida por ampolleta de arena , volvimos 4 
sQodar en setenta brazas , arena rbxa. Y si* 
gulendo lá derrota ^ dende a dos horas y que 
nabriamos andado dos leguas , se tomó fbtido 
sesenta y tres brazas , arena roxa $ dende 4 
tres horas, por la mesma derrota , tres leguas, 
se sohdó en setenta brazas , arena menuda , y 
toda la nodie fiúmos con trinquete y mesana 
con oeste bonancible , y toda la noche ú No- 
roeste (O quarta al Leste: y al amanecer se son- 
dó en setenta y cinco brazas de fondo arena.I>e 

mi ma- 

Aqttl .dd>e decir Nordeítt, 



manera que dendle el miércoles por la mafia- 
■na hasta et jueves á las sicfte át la mañana an- 
duvimos por el Nordeste quarca al Leste quiív 
ce leguas por el arbitrio. Desde el jueves vein- 
ce y cinco de Hebrero por la mañana se go- 
bernó al Noroeste, ya mediodía se tomó el 
altura en cincuenta y un grados y un tercio. 
Por aquí vimos algunas Ballenas grandes. Des- 
de' el jueves al viernes veinte y seis de Febre» 
Jx) por iá trúñana luimos al Nordeste ,y á me* 
dicÑdía tomamos la almra en cincuenta grados 
y treinta y siete minutos, ^o. leguas. Desde la 
Boca del Estrecho aquí hái quarenta y seis le- 
guas., Juév¿s y viernes hasta esta hora hizo 
buen tiempo y temple , sin frk> ni calor nota- 
ble 5 violto y mar bonanza. 

Desde el viernes a mediodía fuimos í 
popa y al paicaril con todas velas quatro horas 
al Nordeste y al Nordeste quarta al Leste dos 
horas , dos leguas , y al Leste quarta al Nor- 
d:este quatro leguas ; y dende á dos horas de 
noche ventó sudueste y susudueste , y fuimos 
al Nordeste quarta al'Norte hasta sábado vein- 
te y siete de Febrero a mediodía que toma- 
moa 



nidS el Sol en qyarcnta y nueve grados , tre$ 
minutos , c}ue son todas (rcinca y una legua* 
por el Nordeste quarta al Leste, . ^ . 

Desde sábado a mediodía, xy* del mes 
hasta domingo á mediodía ¿S. del mes , coa 
viento Sudueste al Nordeste diez y ocho horv 
ras , y seis horas a| Leste quarta al Nordeste. 
Sale.codo el camino al Nordeste quarta al Les-, 
te treinta y quatro leguas. Tomóse esjce c^a el. 

altura en quarenta y ocho grados;, 

Pesde el domingo 28, de esie.me$ co«t 
viento nornord^ste fuimos al Leste tres horas, 
tres leguas , y á las tres de la tarde viramos de; 
la vuelta y fuimos gl Noroeste seis horas- seis- 
leguas 9 y á esta hora íbamos al Noroeste 
quarta al Oeste , y el viento era fresco y me- 
tía gran mar y sospéchatele que las aguas nos 
habrían echado sobre tierra) por lo qual los. 
Pilotos mandaron tomar las velas 9 y nos pu-, 
simos mar al través. Y el lunes aguiente. cor. 
mo i. las diez del dia dieron el , trinquete j 
mesana y fuimos al (O coa rucio y. blandurai^. 

nn z por 



•"^^^^'^^^^mmmmmmmmmmtmtmmmmmtm^^tmmmmmmmitt 



Parece debe mplirse aquí O^snoroeste. 



(i84) 

por que en esta región austral estos dos vien • 
eos norte y noroeste son húmidos y turbio- 
sos , no frios. Fuimos pot este rumbo seis ho^ 
ras seis leguas. A esta hora cargo el viento 
con mucha furia , y levantó gran mar y tor- 
menta, y tomóse la vela-mayor y mesana , y 
sacóse la vela del trinquete, y amainóse boxo 
á dos puiíos , y había tanta mar , que eran 
^atro hombres al timón , dos arriba y dos 
abaxo , y no se podían valer , y toda la noche 
dstuvimos en oración y plegarlas , y los Pilo- 
tos ambos al timón , mandando y trabajando 
grandemente. Eran grandes los golpes de mar 
qiie entraban en el Navio. Fuimos por este 
nimbo hasta nortes primero de Marzo hasta 
las dos de la tarde que anduvimos treinta le- 
guas. Desde esta hora fuimos al Nordeste 
quarta al Leste con tel mesmo viento y tor« 
menta hasta miércoles dos de Marzo , y este 
día tomamos el altura en quarenta y cuíco 
grados y dos tercios , y Antón Pablos en qua- 
renta y cinco y un sexmo , de manera que an- 
duvimos desde domingo hasta este punto se- 60. 
sema leguas de altura. 

Des- 



(i85) 
Pcsde el m!ercc4es al jueves a! Nordeste 
con el mesmo tiempo y mar hasta jueves á 
mediodía , que tomamos el altura , Pedro Sar^ 
miento en quarenta y quatro grados y seis mi" 
nucos 9 Antón Pablos y Hernando Alonso en 
quarenta y tres y dncuenta^minutos , andu- 
36. vimos treinta y seis leguas. Este dia izaron 
una vara mas del trinquete , porque abonan- 
za la mar tanto quanto , pero siempre llevá- 
bamos fortuna. 

Desde el jueves i mediodía comenzó á 
cargar mucho mas el viento suduesce y le- 
yantar la mar mucho mas que hasta allL La 
tarde hizo asperísima de turbiones con agua- 
cerillos de agua y nieve. Estos trahían delance 
mucha furia , y en pasando dexaban algunai 
bonanza , y luego volvía el viento con la vio- 
lencia que antes : tanto fué que nos hizo 
amainar el trinquete sobre la cupierta, y desta 
manera fuimos toda la noche con mucha tor- 
menta y turbiones de viento y agua-nieve 
hasta otro dia por la maííana $ y á esta hora 
cargó mas la tormenta y y por esto el Piloto- 
Mayor sacó el papahígo del tnnqnete , y me^ 



. / 
oo 



(»8(í) 

^ Otro mcfior cinco paños ) y ctc menos 
decaída para correr con él ntas seguramcncc. 
Dcsta niaacra y con este cictnpo fuimos hasca 
iriérni» á mediodía ai Nordeste guiríando sor 
bre la quarta del Leste : y este dia á mediodía 
comamos (A altura Pedro Sarmiento y Her- 
nando Alonso en quarenca y tres grados y 
veinte y dos minutos, y Antón Pablos en.qua- 
lenta y dos grados , cincuenta y dos minutos. 
Eché la derrota entre el Nordeste y la quartt, 
det Leste. Suman diez y ocho leguas. 

Desde el viernes, á mediodía abonan:;^ 
el Sudueste y la mar algo , y diose la vela ¿^ 
gabia en el mástel-mayor , y á dos horas de 
noche s^c^uron la vela de gabia y dieron la» 
Biayor , y fuimos toda la noche al Nordeste 
guiñando sobre la quarta del Leste ^ y el sa- 
Dado al amanecer ventó noroeste furioso, 
que nos. hizo preparar para tormentaVy lue- 
go nos hizo tomar la mayor , y quedamos 
con el papahígo del trinquete de correr. An-^ 
duvinios desde viernes hasta sábado cinco, 
del fXits treinta leguas por fantasía. 

Desdel sábado al doibingo 6» del mes fui- 
mos 



Hios con esta, tormenta al Noroeste y Oes- 
noroeste hasta las cinco de la tarde. A esta 
hora abonanzó y alargo el viento aiSudueste^ 
y esta noche idimos la vela-mayor y fuimos 
^l Nordjeste hasta el domingo á mediodía 
<íue tomamos él Sol en quarenta y un grados ^i* 
largos ) y Antón Pablos en quarenta grados 
y treinta y quatro minutos. Anduve por mi 40. 34. 
punto desde el viernes á mediodía hasta este 
54. punco cincuenta y qüatro leguas. 

Desde el domingo a mediodía hizo cal- 
ma y calor, y a puesta de Sol ventó nordes- 
te y nornordeste , y ftiimos toda la noche al 
Noroeste quarta al Norte ocho leguas : y .^ 
desde quel Sol salió el liines hasta las once 
del dia siete de Marzo , al Noroeste quatro 
kguas. Desde esta hora fuimos al Noroeste 
quarta al Oeste ima hora una legua. Hizo 
este dia mui cerrado de neblina , y todo el 
día cayó rucio de la niebla , por lo qual no 
se pudo tomar el Sol. Desde la una del dia 
vento norte , y fuimos al Oesnoroeste hasta 
una hora de noche seis horas seis leguas. A 
esta hoca lindíó d viento- al Noroeste, y fui - 
- ' mos 



(a88) 

inós al Nordeste, quarta al Norte hasta mc¿&k 
noch¿ cinco horas cinco leguas. Désele la ter- 
cera guardia gobernamos al Nordeste franco 
hasta martes á mediodía ocho de Marzo que 
tomamos el Sol eh treinta y nueve grados y 
39. 46. qüarenta y seis minutos Sarmiento y Antón 
59. 48. Pablos i Hernando Alonso en ^ 9. 48. 

. Desde martes 4 mediodía hasta miércoles 

á mediodía nueve del mes gobernamos a| 

Nordeste con viento sur fresco. Tomamos la . 

altura Pedro Sarmiento en treinta y ocho gra- 

38. í- dos y medio, Antón Pablos en treinta y ocho 

3^' , grados, y Hernando Alonso en treinta y ocho 

' ' y un qtunto. Este dia hizo claro , y la noche 

serena. Son leguas las que anduvimos treinta 

y quatro por altura. '34» 

Desde miércoles á mediodía navegamos 
hasta las seis de la tarde a popa con sur al 
Nordeste. A esta hora saltó el viento al Noroes* 
te y Nornoroeste fresco , y fuimos al Nordes- 
te hasta jueves diez de. Marzo. Tomamos el 
S7* Sol én treinta y siete grados , qye son treinta 
y dos leguas. 5 hizo c&rp y calor^ por, quclja* 
viento fue caluroso. . 

Des- 



Desde jueves 4 mediodía hasta viernes 4 
mediodía once de Marzo fuimos amurados 
de babor con el mesmo viento noroeste ai 
Nordeste seis horas ocho leguas de fantasía, 
{)or quel viento era fresco ; y toda la noche 
al Nornordeste y al Nordeste quarta al Norte 
mas de ocho horas diez leguas : y hasta me- 
diodía el viernes al Nordeste. A esta hora 
tomamos la altura el Capitán y Hernando 
Alonso en treinta y cinco erados y treinta y -- .5, 
seis minutos , y Antón Pablos en treinta y 36. 

$ t* seis grados largos. Son leguas de altura ^ i . 

Desde el viernes a mediodía fuimos con 
bonanza del viento noroeste la vuelta del 
Nordeste hasta las tres de la tarde. A esta 
hora vino un aguacerillo del Sudueste qué 

* nos dexó el viento á popa bonancible mui 
poco , y fué calmando , y fuese luego al Sur 
calma. Fuimos con todos estos vahajuelos al 
Nordeste hasta sábado a mediodía doce del 
mes que tomamos el altura todos en treinta 
y cinco grados y un quinto. Son doce leguas ^^ t 

I >• de singladura. 

Desde sábado á mediodía hasta domingo 

00 a. 



á mediodía trece de Marzo Riimos con la 
inestna bonanza del Sur al Nordeste dos ho-' 
ras ^ y saltó al Norueste algo mas fresco ^ y 
fuimos al Nordeste dos horas 5 y á boca de 
noche rindió ai Sur un aguacerillo y cazamos 
á popa con todas velas , y desde entonces fui- 
mos al Nordeste quarta al Norte hasta el do- 
mingo á mediodía con viento mui fresco. Car 
minamos ^ 5. leguas por arbitrio. No se tomó is- 
el altura. 

Desde este parage de ^ 5. grados hizo al- 
gún calor 5 y los vientos de todas partes ve- 
iiían calientes , a cuya causa el agua del mar 
lo estaba tanto que parecía haberla calenta- 
do al fuego , ó á lo menos a un grandísimo 
sol. 

Desde domingo por la mañana saltó el ' 
viento al Sueste ^ y fuimos al paxaril al Nor- 
deste quarta al Norte hasta seis horas después 
de mediodía con viento fresco. A esta hora 
rindió al Susueste otras quatro horas , y todo 
lo demás de la noche ventó sur ocho horas; 
y lunes por la mañana 1 4. del mes volvió al 
Susueste hasta el mesmo hiñes a mediodía , y 

siem- 



(api) 

ñempre gobernamos al Nordeste quarta al 

36. Norte. Singlamos ^6, leguas por fantasía, 
porque no se como altura* 

Desde el lunes 4 mediodía 14* de este 
mes ventó Lessueste , y gobernamos al Nor- 
deste quarta al Norte hasta martes 15. del 
mes 9 unas veces alargando , otras .escasean- 
do. Tomamos la altura martes Yo y Antón 
Pablos en treinoi y dos grados y dos tercios, 33. * 

Ao. que suman noventa leguas desde el sábado a 
mediodía hasta esta hora. 

-Desde martes á mediodía con viento Les- 
sueste fuimos al Nordeste , y en anochecien- 

* do cargo mucho Lessueste que nos hizo sacar ■ 
la vela de gabia : y miércoles por la .maña- 
na nos hizo sacar las bonetas mayor y del 
trinquete , y íbamos con los papahígos ba- 
xos : y el miércoles a mediodía tomé el altura 
«n veinte y nueve grados y un tercio largo, 19. | 
y Antón Pablos en veinte y nueve y medio. *9- i 

a8> Anduvimos veinte y ocho leguas. Este dia 
mientras mas fué baxando el Sol del Meridia- 
no para el Poniente , mas fué cargando el les- 
sueste , y causó alguna tormenta ^ aunque no 

00 2 de 



' ide mucha tnar , porque los vientos eran ca- 
lienta , liviano y sobreaguado ; pero c(»i to- 
da su bondad nos hizo calafetear los quarte- 

■ les de la puente , porque entraban dentro del 

. Navio mui buenos golpes de mar $ mas como 
veníamos habituados á tantas tormencis co* 
mo las pasadas , esta no la teníamos por tal. 
Desde el mineóles á mediodía diez y seis 

. del mes hasta jueves á mediodía 1 7. del dicho 
con el 'mesmo viento Rumos al Nordeste y al 
Nomordeste. Hicimos el camino por el Nor- 
nordeste enitre la quarta Se acia el Nordeste 
y la media partida. Tomóse el altura en 27. 
^* * grados y \ Anduvimos 28. leguas* »8. 

Desde el jueves á mediodía hasta viernes 
i, mediodía 18. del mes ^ con el mesmo le^ 
sueste mucho y mui fresco y mucho mar fui- 
mos con los papahígos baxos, unas veces al 
Nordeste quarta al Norte y al Nornordestcy 
al Norte quarta al Nordeste , y por los graiv- 
-des mares que nos daban en el costado dies- 
tro echamos el camino al Norte quarta al 
Nordeste por el abatimiento $ y el viernes á 
a6. ^ mediodía tomamos el altura en 26. grados 

y 



•12 



y medio. Anduvimos 22. leguas. Este 
abrió el cielo, y aclaro por algunas parces. 

Desde el viernes á mediodía con el les^ 
sueste y lesee fuimos al Nornordeste y al 
Nordeste quarta al Norte hasta prima noche 
6. seis leguas. A esta hora súbitamente vino un 
aguacero del Leste con cmca furia , que por 
mucha priesa que nos dimos a amainar tomó 
la vela del trinquete por delante y la rompió. 
£1 agua duró poco y vino caliente , y no ^- 
mos mas vela esta noche. Y s^ado por pjresto 
que se remendaron las velas ya eran Las once, 
y entonces dimos la vela y proseguimos el 
mesmo rumbo del Nornordeste conel.mes- 
mo leste. 

Desde el sábado á mediodk 20. del mes 
fuimos al Lesnordeste y al Norte con los pa- 
pahígos bazos hasta las diez de la noche, doce 
1 3. leguas. A esta hora ik)s sobrevino un aguace- 
j:o delLessueste que nos hizo tomar las velas 
del todo y ponemos mar al través > y así es- 
tuvimos ha¿a Domingo esperando que abo- 
nanzase ; y cargó mucho viento leste saltan- 
do al Lemordcsce y al Lessviette con aguáce- 
los: 



ros : y levantó canta mar y que nos vimos en 
gran confusión , y así nos estuvimos mar al 
través con mucha K>rmenta de mar y viento 
la proa al Norte y al Nornordcste , aDadendo 
la vuelta del Sueste hasta el lunes quast á me- 
diodía. Y porque temimos que estábanK» 
cerca de tierra , lunes a mediodía viramos la 
proa al Sur y al Susucste , porque ló que aba- 
tiésemos y singlásemos fuese apartándonos de 
tierra , y vístonos angustiados de tan malos 
tiempos , hicimos plegaria á Nuestro . Señor 
Dios y á su bencHtísima Madre Sanca María 
Nuestra Señora , que nos diese buen tiempo^ ' 
y Sarmiento hizo cierta limosna pardcular 4 
Nuestra Señora de la Antigua en Sevilla , y 
itícomendámonos á la advocación de Nues- 
tra Señora de Ir Consolación , y sacamos Ro- 
mero , que fué el Padre Vicario Frai Antonio 
Guadramiro , y diose limosna para azeite á su 
sanca Casa ^ y cimbien se saco otra limosna 
para azeite á la Capilla del Cuerpo Santo, Abo'- 
gado de los Mareantes en Sevilla , y plugo á 
la misericordia de Dios que mui poco después 
<|ue hicimos esta plegaria abonanzó el viento 



y >inar , y dimos las velas á medio mástcl > y 
fuimos al Susuesce y otras veces mas al Leste, 
y algunas mas al Sur hasta la noche. Echa- 

s, mosle el camino del Susueste cinco leguas. Y 
toda la noche al mesmo rumbo y al Lessueste, • 
porque nos fué largando el viento de aquella 

8. vuelta hasta la mañana, ocho leguas. A esta 
hora alargo mas el viento, que se hizo sueste, 
y viramos de la otra vuelta y comenzamos 4 
navegar al Nordeste quarta al Leste y al Les- 
fiordeste , y así fuimos hasta mediodía con 
viento ix>nancible quasi calma. Tomamos á 
mediodía el Sol en veinte y cinco grados y ir* r 
medio : de manera que del punco que habu 
echado de £uitasia me hallé este dia. atrás qua- 
tro leguas la vuelta del Susuesce. 

Desde el martes hasta miércoles á medio' 
día 2^. de Marzo fuimos navegando con 
Sueste botuncible. Este dia hasta la noche 
iué pardo , de noche rindió eí viento al «Ur- 
sueste y sur fresco. Esta noche come el Ccu<- 
cero en 25. grados, y por la mañana el miér- %^, 
coles volvió al Sueste , y fuimos al Lesnor- 
«ieste por monear el Placel dé Abreojo dd 

Bra- 



BrasU , y miércoles a mediodía se tom¿ el ai* 
24. ^ cura en veinte y quatro grados y medio , que 
^f, > son de dngladura quarenca y cinco leguas y 
tres qmncos. Todos estos dias hizo aguaceri- 
' Uos , respondiendo a las impresiones de nubes 
bermejas , y entre ellas nubes negras no muí 
gruesas*Aqui en coda esta Cosca los vientos les* 
tes son travesía 9 y el oeste y leste son húmi- 
dos y calidos, y el sueste no es tan calido como 
el iessueste , y mientras el viento K>nu mas 
del Sur es mas frió , porque viene de Re^oa 
mas remota de la Tórrida por donde el Sol 
anda» 

Desde el miércoles al jueves %j^ ác Mar- 
%o nave^unos con los mesnoos vientos sueste 
y Iessueste, rindiendo y escaseando con agua- 
<%ríUos como rucio ; y un aguacero alarga , y 
otro escasea el viento. íbamos al Lesnordesce 
y al Nordeste quarta al Leste por veces algo 
mas escaso y mas largo. Esta noche tomé el 
, t_ Crucero en Z4. grados y un quarto , y el jue- 
ves a mediodía tomamos el altura en z ^ . gra- 
dos y 5^. minutos, que son 27. leguas. Eché* 37. 
le el camino del Nordeste quaru al Leste. 

Del 



{¡^97) 

Del jueves al viernes 25. del mes de Mar- 
zo fuimos al Nordeste quarta al Norte cóii 
viento lesnordcste largo , y trahía algunos 
aguacerillos de noche ^ y por las mañanas un 
aguacero en saliendo el Sol de agua como 
rucio , que así son por este clima y y pocas 
veces hai aguaceros grandes. A lo niénos en 
este tiempo Nosotros vimos esto. Esta noche 
a media noche vimos un arco que llaman los 
Filósofos Iris blanco baxo en contraposición 
de la Luna que se iba á poner ^ y de la reci<* 
procacion de sus rayos , que por antiparista^ 
sis (O herían en las nubes opuestas y se causo* 
Cosa es tan rara , que ni la he visto otra vez^ 
ni oido , ni leido que otra persona le haya 
visto tal como este ^ sino en la Relación de 
Alberico Bespuclo ^ que dice en el año de 
1 50 1, haber visto otro como este. En este 
mesmo parage tome el Sol en veinte y tres 2^J< 
grados largos ^ que son 1 5. leguas* Este dia 
estuvimos dentro del Trópico deCapricornio» 

pp Des- 



AtttiparUtasis^ por antiferístásist 



«MmíMü 



Desde viernes hasta el sábado i mediodía 
2 6. de Marzo y con viento nordeste, y lesnor- 
deste fuinaos al Noroeste y al Niorte y al Nor- 
noroeste hasta media noche, y después de 
media noche fuimos al Sueste y al Leste cuar- 
ta al Nordeste y al Lesnordeste como el vien- 
to se iba mudando , hasta sábado á mediodía. 
2,. que tomamos el Sol, en 25. grados Yo, y 
aa.^ Antón Pablos en 22. ^ , y Hernando Alon- 
as, i so 2 2. y i 

Desde el sábado á mediodía tuvimos vFen^ 
tos bonancibles nortes y notnoroestes j. y fui- 
mos al Lesnordeste y al Nordeste quarta al 
Leste.. Échele, el camino del Lesnordeste , y 
por aqu¿ fuimos hasta domingo i. mediodía 
27.. de. Marzo.. Estedia tomo el General la 
33.1 altura ea 22. grados |; Antón Pablos en 
33. ;. 2 2. r Soa leguas 24. Este dia nos. hacmmos ^^ 
con tierra, conforme á. la derrota, y altura en 
la Costa, del Brasil , y lo mesmo en la. ^ahía- 
4n(g(ída , por donde fuimos, conociendo que 
las corrientes de los aguages nos sacaban al 
Leste. Desde el dia. antes comenzamos: á: sen- 
djT mucho calor y calmerías^ 

Dcsr 



Desde domingo al lunes á mediodía 2$* 
de Marzo tuvimos calma y corrientes al Sues- 
te , y de noche Kubo algún Vahajuelo del 
Nomoroeste y Noroeste , y gobernamos a! 
Nordeste quarta al Leste y al Nordeste y al 
Nomordeste : y al quarto del alba escaseó , y 
ron el viento nordeste íbamos al Nornoroestet 
andábamos mui poco. El lunes 4 mediodía 
tomamos el altura en zz* grados y 25. mi-^,,^/. 
ñutos. Estos días hizo gran calor. Echatíios 
t. el camino al Lesnordeste '. anduvimos seis le- 
guas ; y esta mesnu noche tomé el Crucero 
en 22. grados largos. Toda esta noche hubo ^^^ 
bonanza, que quasi no anduvimos camino al- 
guno ; pero ese poco fue gobernando ál Nor- 
deste y al Nornordestc y al Norte y al Nomo- 
roeste^ porque nunca el vahage que hubo aíixó 
en un lugar , y así íidmos hasta martes á me- 
diodía ton calmerías y gran Calor , y martes 
K>mamos la altura en 22. grados largos; y 
todo este día y su noche tuvimos calma* Esta 
noche pareció k Luna con dos círculos gran- 
des , uno roxo que cercaba la Luna , y otro 
verdinegro que cercaba el roxo : y la Luna 

pp2 se 



se puso mui roxa , y juzgóse por señal de 
viento futuro breve. Fuimos con calmas bo- 
nanzas hasta el miércoles a las quacro ele la 
tarde ^ y entonces comenzó un vahajuelo del 
Sueste j y fuimos la vuelta del Nordeste al pa- 
xaril y y luego se cambió al Leste y fuimos al 
Nornordeste amurados con viento y mar 
bonancible. Así fuimos toda k noche > y al 
Nordeste y al Nordeste quarta al Leste» Esta 
noche tomé el Crucero y la Estrella Polar 
ai.j'a. del triángulo en veinte y dos grados menos 
un ochavo* 

ai-í- Y el jueves ^ r. de Marzo tomé el Sol 
en zit grados y medio. Échele el camino 
del Noroeste. Anduvimos desde 2 9. de Mar- 
zo á mediodía hasta esta hora 20» leguas.. ao^ 

jj^j3^ Era grande la perplexidad que teníamos 
de ver que muchas veces con el punto íbamos 
zabordando en tierra y y nunca la víamos: 
por donde y aunque sabíamos donde estába- 
mos según Latitud > que es de Norte-sur y ig- 
norábamos la Longitud y que es el camino 
del Lesteoeste ; y para averiguallo , aunque 
Sarmiento lo sabía tomar y no tenía instru-^ 

men- 



(30i<) 

msnto para ello : y la necesidad inventora 
de las Artes hizo que Sarmiento hiciese nn 
género de báculo o ballestilla con que lo to- 
mase ) y con este indumento con el ayuda 
de Dios a ^ I. de Man:o al amanecer tomó el 
General los grados de Longitud por la llena 
de la Luna y nacimiento del Sol , y halló que 
estábamos diez y ocho grados mas al Occi- 
dente que el Meridiano de Sevilla. Por donde 
claramente entendió que las corrientes que 
habían ido al Leste , y (O nos habían sacado 
ai fuera en el Golfo acia el Leste m^s de de- 
cientas y veinte leguas hasta aquel Punto. 
Esto comunicó Sarmiento con los Pilotos $ y 
como es facultad que ellos no aprenden , no 
lo creían , y decían ser imposible. 

Del jueves al viernes á mediodía prime- 
ro de Abril de 1 5 8o. navegamos al Nor- 
deste quarta al Leste y al Nordeste quarta al 
Norte y al Nornordeste con vientos que nunr 
ca íixaban. Esta noche tomé la Estrella Polar 

del 

■ — ■ ■ ■ I 

(O 

Para que este lugar forme sentido es preciso suprimir la j»» 



(302) 

del triángulo en veinte y un grados. A Dios 
sea gloria y honra ! y doile infinitas gracias 
que con su ayuda y lumbre hallé esta Esac- 
Ua y y la Altura de Lcsteoeste ^ y todo bien 
viene de su nuno* Destas dos reglas se podrán 
aprovechar los Navegantes ^ de que hallarán 
gran provecho y recreación ; y den dcllo gra- 
cias á Dios Nuestro-Señor. Tomé este dia el 



«o, 33, *l^í^^^^ veinte grados y treinta y 
COS. Echosele el camino del Nonlc 



tres mmu- 
este , y fue- 
ron de singladura 2 ^ • leguas largas. ^i 

Desde viernes á mediodía , una vez con 
bonanza y otra con lessueste fresco, fuimos al 
Nordeste y al Nomordeste hasta sábado dos 
de Abril á mediodía. A esta hora tomamos el 
altura en diez y nueve grados y dos tercios^ 
que son leguas 24. por el Nornordeste , sal- 
vo las corrientes. Esta noche corrió una Exha- 
lación gruesa como ceptro, y fuese partiendo 
en pedazos. Vino de acia el Lessueste^ y cor- 
rió al Oesnoroeste : la color azul y blanca. 
Fué á prima noche : denotó viento de aquella 
pane 5 y así , vino al amanecer. La figura de 
la Exhalación corriente fué de esta manera. 



(303) 

l^Véase en las Lam.la Fig. Tium. 9. ] 

Desde el sábado al domingo tres dcr 
Abril ^ con viento, leste y Icssucste fuimos at 
Nordeste qtiarta al Norte y al Nornordeste# 
Échele el camina del Nordeste qviarta al Nor- 
te. Tomóse cf altura el domingo á mediodía 
en diez y ocho grados y medio*. Anduvimos ig, r 

04:. 24. leguas;. 

Desde el dominga al lunes a mediodía 
quatro de Abril ventó? leste j lesnordeste y 
nordeste quarta: al leste clara fresco y con dos 
ó trés^^aguaGerillos. Fuimos navegando alNor- 
nordeste y al Norte quarta al Nordeste y al 
Norte. Échele el camino del Nornordeste. 
Tomó Sarmienta este dia eí altura en diez y r^, r. 

.*/.• siete grados y un tercia , que son leguas 25. 
Este dia nos hicimos doblados^ los baxos y 
Placeles de Abreojo conforme a la derrota 
de Latitud y y estábamos mas de docíentas le-^ 
guas delíos al Levante.. Salen estos Placeles y 
Baxios de Abreojo en la Costa del Brasil qua- 
lenta leguas á la mar.. Estábamos este dia Les^ 
tDocste con et Rio del Brasil». 1 

Dcsr- 






^ 



(304) 

Desde el lunes al martes á mediodía ^. 
de Abril 5 con leste y lesnordcste , escaseando 
y alargando ) fuimos al Nornordeste y al 
Nordeste quarta al Norte poco tiempo ^ y lo 
mas al Norte quarta al Nordeste* Tomamos 
ty, ^7. d altura a mediodía en quince grados y cin- 
cuenca y siete minutos : Hernando Alonso en 
V* f quince grados y un tercio 5 que hicimos 24* 2^ 
leguas. 

Desde el martes al miércoles á mediodía 
6. de Abril ^ con leste y entre lesueste , fui- 
mos 9 escota larga ^ al Nornordeste con viento 
mui fresco. Dile media quarta de abatimien- 
to 9 porque sospeché iban las aguas al Lesnor- 
dcste. Tomamos la altura en catorce grados, 
que son leguas ^4. 3^ 

Desde miércoles al jueves á mediodía 7. 
del mes con leste y lesnordeste , alargando y 
escaseando , fuimos al Nornordeste franco. 
Tomé este dia el Sol en doce grados largos. 
Anduvimos ^7. leguas. 37. 

Desde el jueves al viernes ocho de Abril 

con el mesmo viento fuimos al Nornoroeste. 

V* 3»- Tomamos este dia el altura en 9.grados y ^ 2* 

mi- 



i 

I 

4 
t 

t 

i 

i 



J^7. 




/W 



j^: 9. 



JTs 



\ 





» I 



» •' 



i 



(305) 

minutos , que son leguas que anduvimos qua- 

4í. renta y cinco. 

Desde el viernes al sábado 9. de Abril, 
con los mesmos tiempos y vientos frescos fui- 
mos al Nornordeste. Tomé el sábado el altu- 
ra en siete grados y doce minutos : Antón 7* < «• 
Pablos en siete y quarenta y dos minutos; 7,4a. 
porque por mi punto anduvimos quarenta y 

46' seis leguas. 

Desde el sábado á mediodía , con el mes- 
mo sueste fresco y mar bonanza íiiimos al 
Lesnordeste , y algunas veces al Nordeste 
quarta al Norte. Este día á las cinco de la tar- 
de vimos una Isla alta que nos demoraba al 
Leste quarta al Sueste la punta del Norte , y 
U del Sur al Lesueste. Estábamos quando la 
descubrimos ocho leguas della. En viéndola 
Pedro Sarmiento , dlxo ser la Isla de la Ascen^ 
sion que está en el camino de la India , lo qual 
dlxo por el altura que había tomado el día 
antes , y por la del Lesteoeste arriba dicha : y 

Erocurando ir á ella se cazaron las escotas , y 
aláronse mas las bolinas, y anocheciónos 
antes que la pudiésemos tomar > y ^sí esa no- 

qq che 



( 3o(í) 

che fuimos al Nordeste quarta al Leste , y al 
Lesnordeste ^ y de media noche abaxo fuimos 
ai Sur 5 y domingo á las dos de la tarde sur- 
gimos en esta Isla de la Ascensión ^ que por 
donde la vimos hace esta figura. 

[ Véase en las Laminas la Fig. N«w. i ó. 

Domingo á las dos de la tarde surgimos^ 
como es dicho ^ enfrente del Puerto y Playas 
de arena que están al Noroeste. Este dia no 
se pudo ir en tierra por buscar surgidero se- 
guro. Lunes por la mañana embió Pedro Sar^ 
miento gente á tierra á buscar agua ^ y no se 
halló 5 y Hernando Alonso que había ido en 
cierra ^ embió unos puerquezuelos y tortugas 
mui grandes ^ que para metellas en el Navio 
fué menester un aparejo de los de meter el 
batel. Destas hai muchas. Había muchas cru- 
ces 9 que según después supimos las habían 
puesto los Portugués que allí se perdieron con 
una Nao viniendo de la India ^ y asi como se 
iban muriendo^ los vivos les ponían cruces ^ y 
murieron todos ^ y también ponen algunas 
los Portugueses quando vienen de la India^ 

por- 



, (307) . 

porque se halló clavada en una cruz una ta- 
bla que tenía un rétulo que decía de letras 
grandes : DON JOAN DE CASTEL-RO- 
DRIGO , CAPITAON MOR \ CHEGOU 
aquí CON 5. NAOS DA INDIA EN i ^. 
DE MAYO I ^j6. Y tornóse a poner la 
cabla en su lugar donde se halló ^ y junto á 
ella se puso otra tabla escrita por memoria 
de haber llegado allí la primera Nao del Pirií 
que desembocó por el Estrecho de la Mar del 
Sur á la del Norte en servicio de V. M. em- 
biada por el Vírrci^y el efeófco para que. No se 
pudo hallar agua, aunque después supimos en 
la Isla deSanñiago que había agua de la banda 
del Sur de la Isla. Hai aquí mucho pescado, 
y matóse quantidad , y salóse para nuestro 
bastimento , y matamos muchos Tiburones, 
porque nos impedían de matar el pescado pe- 
queño. Hai aquí mucha paxarería de que se 
tomaron algunos , y son tan golosos , que 
codo lo que ven arremeten a tomallo ; y unos 
páxaros rabo-de- junco , y rabihorcados , que 
así se llaman , arremetieron al sombrero quel 
Alférez llevaba en la cabeza , y por quitalle 

qq % una 



(3o8) 

una carta que llevaba revuelca a la toquilla, 
le llevaban el sombrero , sino le asiera con 
las manos j y él teniéndole , y los páxaros ti- 
rando 5 le sacaron el papel y se lo llevaron: 
y sobre qual dellos lo había de llevar iban 
por el ^rc en una gran refriega : y cerca de 
tierra hai tanto pescado , que desde el batel 
lo mataban con cuchilo. Es tierra seca y ca- 
lurosa: hai gran abundancia de tortugas gran- 
dísimas. Tomamos aquí el altura surtos en 

7. i siete grados y medio cumplidos al Sur , en 
los quales esta esta Isla ie la Ascensión^ Tiene 
el Puerto al Nornoroeste , y después supimos 
que a la banda del Sur tiene otro Puerto me- 
jor donde está el agua. 

Noftf. Es mucho de notar , que la altura que 
el General Pedro Sarmiento había tomado de 
Longitud 5 ó Lesteoeste , se conoció verdade- 
ramente ser bien tomada^y mui cierta la com- 
putación que hizo , porque llevando el punto 
por la orden atrás referida de tal manera que 
a la hora que vimos la Isla de k Ascensión 
juzgábamos estar solamente sesenta leguas de 
Pernambuco ^ Lesteoeste con el Rio de la& 

Yip. 



(30p) . 

Virtudes en k Costa del Brasil ^ y hallámonos 
cuatrocientas teguas al Leste enmarados de 
manera que del punto que llevábamos por 
el altura de Latitud nos engañaron y hurta- 
ron las corrientes trecientas y quarenta le- 
guas ^ lo qual se conoció por la altura del 
Lesteoeste , ó Longitud : y para comproba- 
ción dello fué la experiencia de la Isla que 
está asentada en el dicho parage ^ aunque con 
algún error 5 como luego diré. Quando ve- 
níamos navegando sobre la Costa del Para- 
gmi y San- Vicente , y con los puntos ^ iban 
mos embistiendo en tierra y no la tomába- 
moSr Echábamos la culpa á las Cartas que 
estaban falsas y mal pintadas y descriptas ^ y 
así lo creímos hasta que se tomo la dicha al- 
tura : y puesto que en algunas cosas lo están^ 
no es el yerro en estas cosas, arriba de tres o 
qoatro grados de Longitud , porque Pedro 
Sarmiento las examino con mucho cuidada 
como cosa que iba en ello acertar ^ y la vida» 
Adviértase lo que Importa saber esta regla 
del Lesteoeste para navegaciones largas y du- 
dosas, de Descubrimientos , y quan poco se 

dan 



(3IO) 

dan por ello por no trabajar un poco mas de 
lo ordinario. Algún dia Yo pondré esta re- 
gla con el ayuda de Nuestro-Scñor Dios de 
manera que se puedan aprovechar della los 
que quisieren 5 y al cabo pondré alguna no- 
table regla para esta navegación. Satisfecho 
Pedro Sarmiento desta altura y regla de Lon- 
gitud 9 quiso experimentar el sitio desta Isla 
para verificar lo uno con lo otro , y así a doce 
de Abril tomó la Longitud a las seis y un 
quinto de la mañana $ y hecha la suputación^ 
halló que esta Isla de la Ascensión esta tres 
grados mas occidental que el Meridiano de 
Cáliz 9 por lo qual ha de estar mas al Leste 
situada de lo que esta en las Carlas Portugue-- 
sas un grado cumplido , que son diez y siete 
Nota, leguas y media* De manera que esta Isla se 
ha de emendar en s]i situación de ambas al- 
turas de como la tienen los Portugueses en 
sus Cartas , porque se ha de situar un grado 
mas al Levante^ y se ha de baxar medio grado 
de Latitud , porque ella esta en siete y medio^ 
y tiénenla puesta en ocho. En lo demás esta 
bien figurada en quanto á lo que vimos. 

En- 



(311) 

Entre tanto que aquí estuvimos emenda- 
ron las velas y gabias y masteléos y apare- 
jos 5 que venía destrozado de las tormentas 
y malos tiempos , que aunque muchas ve- 
ces se paraban , no bastaban ya las fuerzas 
humanas á reparar tanto como se destruía 
con las tempestades y pudriciones : y así ^ re- . 
mendados lo mejor que fué posible ^ lunes á 
las dos horas de la noche once de Abril con 
el favor de Dios Nuestro-Señor en su sacra- 
tísimo nombre nos hicimos á la vela desta 
Isla ques pequeña ^ y fuimos navegando con 
sueste al Norte quarta al Nordeste hasta mar- 
tes 12. de AbriL Esta noche tomé el Crucero 
en cinco grados y tres quartos. j". t 

Del martes al miércoles i ^ • del mes , al 
mesmo rumbo. Tomamos a mediodía el Sol 
en quatro grados y veinte y un minutos : que 4. ai. 
son todas las leguas desde la Isla de la Ascen^ 
56, sion cincuenta y seis. 

Desde miércoles al jueves á mediodía 1 4% 
4e Marzo fuimos con bonanza al mesmo 
rumbo , y jueves desde mediodía tuvimos su- 
res ) y fuimos al paxaril hasta viernes á me- 
dio- 



(312) 

díodía* Este día tomamos la altura en un gra- 
'•ar-do y veinte y cinco minutos al Sur. Andu- 
vimos desde el miércoles quarenta y dos le- 
guas y media* 424 

Desde viernes al sábado 1 6. de Abril con 
sueste y susueste bonancible fuimos al Norte. 

a. min. Tomé este dia el altura en dos minutos de la 

M«í «^*. banda del Sur de la Equinoccial. Anduvimos 

«;*f~^*^ veinte leguas, 

Afiif co- Del sábado al domingo á mediodía i n. 

tridos del del mes con el mesmo viento y ai mesmo 
rumbo anduvimos 17. leguas. Tome el altu- 17. 

i^ad. ra en un grado de la banda del Norte. Gloria 
á Dios Todo-poderoso! Hoi hace cincuenta y 
dos días que salimos del Estrecho de la Madre " 
de ^ios á esta Mar del Norte , y hoi estamos 
á la parte Septentrional de la Equinoccial , y 
sale un dia con otro á grado de disminucioa 
<ie altura. 

Del domingo al liines. 1 8. de Abril con 
el mesmo viento al Norte anduvimos 18. le- if. 
guas por la fantasía. Este dia hizo nublado y 
no se pudo tomar el Sol. Aquí- se verificó lo 
que antes algunas veces he notado de la qua^ 

li- 



(313) 

llclacl del viento del Polo Antárífíco ,<^uc $c 
ha dicho que el sur , suduesce y sueste en U 
parte Austral es frió y seco , y aclara el cielo, 
y parece el Sol , y quita la lluvia : y el norte 
es caliente y hiimido 9 y con él se cierra el 
tiempo, obscurece el cielo y llueve : mas des- 
de la Equinoccial acia la parte del Norte mu- 
dan sus calidades y efédios , que el viento sur 
es húmido y caliente , y anubla y llueve 9 y el 
norte y nordeste es £:io y seco : esparce j 
quita las aguas. Esto será de mucho momen- 
to á los que escriben Repertorios que escri- 
.ben en un Polo generalmente como para to- 
do el mundo generalmente , y conviene que 
Vayan respé(Stando los cárdines y plagas del 
Mundo quando de vientos y temples y quali- 
dades , acciones y pasiones ponen reglas , las 
quales no deben hacer generales , sino confor- 
me 4 tas Rejones, pues conforme a ellas son 
las tales co^. Desto pudiera dar mas largas 
razones y reglas , y escribir mui largo de lo 
que he notado y observado , junto con el ar- 
•te , en muchos años , en muchas y varias Re- 
giones : pero no es deste lu^. Si Dios fuere 

rr ser- 



. (314) 

servido alguti tiempo lo haré para provecho 
de mis próximos. 

Desde el lunes al martes 19. de Abril 
con susueste bonancible y sur fuimos al Norte 
seis horas ; y así fuimos hasta puesta de Sol, y 
como á las diez de la noche llovió un gran 
aguacero , del qual se tomo alguna agua , que 
fué gran consuelo , porque el calor era ex- 
cesivo , y el agua que teníamos era poca y la 
ración mui tasada* Estuvimos esra noche 
amainados , y por la mañana martes dimos 
vela 5 y fuimos al Nornorocstc 5 y á mediodía 

1. * tomamos la altura en dos grados y dos tercios. 
Anduvimos diez leguas. 10, 

Del martes al miércoles 20. de Abril fui- 
mos al Nornoroeste con aguaceros ^ calmas y 
vientos bonancibles , y de quando en quando 
con viento fresco , hasta el miércoles á la car- 
de , que con un aguacero acabó de calmar el 
viento, y con vahajuelos del Sur y Sudueste y 
Nordeste fuimos al Norte y al Norte quarta ú 
Nordeste hasta las nueve de la noche. A esta^ 

^. j- hota tomé el Crucero en quatro grados y me- 
^dio largo al . Norte. Andúvose 20. leguas la ao. 
vueka del Norte y Nornoroeste. El 



(315) 

El jueves 1 1 . del mes con muí poco vien- 
to oesnoroeste fuimos al Norte tres horas dos »• 
leguas con aguaceros y calmas. Este viento 
volvió al Lesnprdesce^y ca];garon tantos agua- 
ceros de todas partes , <|ue acabó de calmar 
el poco dempo que había. Tomé esta noche 
S' el Crucero en cinco grados , que fueron 
•siete leguas las que anduvimos , y dos son 7. 
nueve. 

Del jueves al viernes fuimos , como se 
dixo en la clausula antes de esta , hasta me- 
dia noche $ desde media noche hasta el vier- 
nes a mediodía con oesnoroeste y con agua?* 
ceros fuimos al Norte media quarta mas y 
menos $ y de mediodía arriba anduvo el vien- 
to variando hasta que á puesta de Sol calmó: 
y a media noche se tomaron las velas. Échele 
este día de singladura seis leguas por arbitrio. 6. 

£l sábado 2^. de Abril al salir del Sol 
ventó un vahajuelo del Nordeste , y fuimos 
al Noroeste quarta al Norte. Hace por aquí 
terrible calot. Este dia no hubo aguaceros i^i 
su noche ; pero hizo calma. El altura se tomó 
jr. por el Sol en cinco grados* 

rr 2 Del 



(3ÍÓ 

Del dofningo al liines 25. de Abril con 
poco viento oesnoroeste y sueste y susueste 
bonancibles ; y la noche del sábado hubo cal- 
inas y aguaceros , y con ellos algún viento 4 
ratos. Fuimos los dos tercios al Norte > y el 
un tercio al Norte quarta al Noroeste. To- 
mamos el lunes á mediodía el Sol , Pedro 
f, )o. Sarmiento en cinco grados y cincuenta nú- 
, ñutos , y Hernando Alonso en cinco y dos 
tercios. Anduvimos quince leguas. i^ 

Del lunes al martes 26. de Abril fuimos 
al Norte con calmas y aguaceros con los vien- 
tos antes dichos: cada aguacero trahía su 
viento diferente $ pero con todos fuimos al 
Norte con algunas guiñadas a la quarta dd 
•Noroeste. Tasósele el camino del Noite á la 
mitad sobre la quarta del Noroeste : y el mar- 
tes á las diez del dia vino un aguacero del 
Lessueste con mucho viento tan repentina- 
mente que nos tomo cx>n las volas arriba y 
quebró la entena de la mesana-, y nos vimos 
en trabajo en tomar las demás velas. A estos 
aguaceros llaman los Portugueses en esta Gui- 
x)éa Torboadas: son pesadas , peligrosas y c$- 
* • pan- 



(317) 

pantables, sitió se nene gran recato i y con 
todo han peligrado muchos. Navios ;Con ellas, 
y por huir .deUas han dexado de venir por 
cst^ via las Naos de la India que solían venir 
por aquí. Con todo este trabajo nos hacían 
algún bien ^ que nos daban agua que cogía* 
" mos , con que suplíamos lo que sin ellos no 
pudiéramos sin ocro mayor daño. Aquí co«- 
menzó a enfermar alguna gente , porque este 
parage es mui enfermo. Después de pasado 
este aguacero 6 turbonada ^ y se emendó la 
entena ^ dimos las velas y seguimos el camino 
al Norte ^ unas veces a la bolina ^ y otras a 
popa hasta el miércoles 27. de Abril ^ que á 
mediodía tomamos la altura Sarmiento y Her- 
nando Alonso en siete grados y un quarto. 7. ¿ 
aa. Anduvipios desde el lunes 25. leguas. . 

. Desdo el miércoles al jueves z 8 . de Abr il^ 
^con las diferencias de vientos de los dias pá- , 
sados fuimos al Norte hasta jueves al amane- 
cer. Entonces se hizo el viento al Nornoroes- 
te ^ y fuimos al Nordeste quatro horas ; y des- 
de las diez a las once al Nordeste quarta al 
Leste 9 y de Us once a las doce 4 Lcsnordesce^ 

to- 



o , Tomé 4 medioclia el Sol en ocho gtaÜos y 
8. i medio $ Hernando Alonso en ocho y un 
quinto. La quarca parte del camino eché al 
Norte quarta al Nordeste 9 y las tres qoarcu 
al Norte. Caminamos 22. leguas. Este día á^s. 
las dos de la tarde , porque por el punco nos 
hacíamos con tierra , y la mar parecía agua 
de fondo , echóse la sonda y halláronse quin- 
ce brazas de fondo arena , estando a esta hora 
mas de quince leguas de tierra ; y dende á 
una hora , yendo al mesmo rumbo , se volado 
á sondar en catorce brazas y se (') parecía tie^ 
fa : y dende a dos ampolletas volvimos 4 son- 
dar en quince brazas. Hai por aquí mucha 
pesquería. Fuimos estas dos ampolletas al 
Nordeste quarta al Norte ^ y á las seis de la 
tarde , habiendo alargado el viento , é ido ^ 
Nornordeste y al Nordeste ^ vimos derra , la 
-Sierra Leona en la Costa de Guinea en Aftlca> 
que nos demoraba diez leguas al Leste 9 es- 
cando nosotros en veinte y dos Inrazas , are^ 

na. 



••M«M«MB«i«««WHlHMl«MlMHi«a«Í«aMM»«**< 



• (O 

Debe leersey fía. 



na> La Sierra Leom hace escás señas por don- 
óle la vimos* 

iVéase en las Laminas la Fig* Nüw. 1 1.] 

Esta Sierra Leona es tinosa tierra en 
esta Guinea , de rescate de oro y Negros. 
Aquí solían reconocer las Naos de Portugal 
quando venían de la India , y porque enfer- 
maban y morían muchos , porque la tierra 
es enferma , y por escusar las torbonadas de- 
xaron este camino y van por defuera de las 
Islas de Cabo^lperde, 

E luego vimos otra tierra no tan alta, 
que son unos Islotes que llaman los IMos, 
Toda esta noche fuimos sondando por ocho^ 
diez 5 veinte y veinte y dos brazas arena 5 y 
al quarto de alba nos vino una torbonada 
que nos hizo tomar las velas > y pasada , se 
torno a dar trinquete y velacho , y fuimos al 
Norte y Nornoroeste y Noroeste y al Sueste, 
Según iba largando el viento procurábamos 
salir á la mar por apartarnos de los baxos de 
tierra , y al amanecer estábamos diez leguas 
de tierra á visca de una Cordillera alta que 

ha- 



:(3-260 

hace una Icina picada de mogotes (O que cor- 
re Lesteoesce , y tiene diez leguas de largo, 
que es continuada con la Sierra Leona. Las se- 
¿as que hacia son estas. 

\Véase en hs Laminas la Fig. Tííüm. 12.] 

■ 

Toda esta Costa tiene fondo diez leguas y 
mas. La mar en fuera quince , ocho y diez, 
veinte y veinte y dos brazas en este parage: 
y. algunas veces veinte y .ocho brazas. Y si^ 
guiendo la navegación al Oesnorocste viér- 
9« f nes 2 9. de Abril tomé el Sol en nueve grados 
y ün -quinto. Anduvimos legUas 12. desdéis, 
el jueves al viernes, íbamos a vista de tierra 
do¿e leguas della. 

Desde el viernes al sábado ^ o. del mes 
fuimos con la mesma variedad de vientos al 
Oesnóroeste y al Noroeste quarta al Oeste, y 
álgun rato al Norte con bonanzas y algunas 
(orbonadas del Sueste, que nos hicieron tOr> 
mar las velas é ir con sola la cebadera y un 

pa- 

(73 

Mogotes. Véase U Nota de la pag. aio» 



i 



ti 



aCfK 



C-^'-— ' 1 jtC- - (fierra- .^C^^na. ae^M diA 



(3^0 

^papo del trinquete. Tasados juntos los nim- 
Dos salió el camino del Noroeste quarta al 
>o* Leste hasta sábado á mediodía 20 leguas. Por 
aquí hai muchas corrientes al Sur : y el placel 
de Guinea sale mas de quince leguas en la 
mar por esta parte , y por otras mas de veinte 
leguas. De tierra lo mesmo. 

Del sábado al domingo primero de Ma- 
yo gobernaron al Noroeste* A las ocho de la 
noche tomé la Estrella del Norte la primera 
vez este viagc en diez grados menos un quin- 9. f 
to ; y domingo de mañana ventó Nornoroes- 
te , y fuimos al Oeste y al Oeste quarta al No- 
. rocste: y dende á dos horas al Lcsnordestc, 
hasta mediodía. Tomé el altura por el Sol en 
diez grados largos; Antón Pablos con diez zo. 
escasos ; Hernando Alonso en diez largos. 
Sf.Son leguas ^5* Échele el camino al Oesno-»- 
roeste tomando algo de la quarta de Noroes- 
te quairtá al Oeste. 

Del domingo al lunes 2. de Mayo con las 
mesmas calmerías y bonanzas al Norte y 
5' Nomoroeste y Noroeste siete horas, cinco le- 
guas. Estuvimos después desto en calma del 

ss to- 



lo. 

10. 



I o 



todo y sin gobernar el Navio hasta media no- 
che , y después vent¿ noroeste , y fuimos al 
Nordeste y Nomordeste mas escaso y mas 
largo una quarta. Tomé el altura lunes a me- 
diodía: Sarmiento y Antón Pablos , Piloto- 
" '3* Mayor, en diez grados y crece minutos , Her- 
9' t liando Alonso en diez menos un quinto. Aquí 
.. juzgamos que las aguas del Rio grande de 
Guinea nos habían sacado la vuelta del Oeste, 
pues con ir al Nordeste y tomar (O en la al- 
tura de sus baxos no los veíamos } pero vimos 
muchas señales de las corrientes del Rio , de 
arroyadas , xibias, hileros , que iban de Nor- 
deste-sudueste. Anduvimos diez leguas desde lo» 
ayer hasta esu hora. 

Desde lunes 4 mediodía al Norte anco 
. horas quatro leguas con viento oesnoroeste. 4. 
A esta hora se sondo en veinte y dos brazas, 
el fondo peñascos. Por donde ehtendimlos que 
estábamos sobre los baxos que salen del Cabo 
de Kuño-iDie^o^ de las Islas que se llaman 

l5- 

. (O 

Tomara Aquí parece debe decir estar^ 



(3^3) 

Islas de los 'Blxá^s , que son unos negros víl-* 
lientes , grandes flecheros y y muí .diestros, 
que dran con hierba mortal ,. que al que hie- 
ren con ella muere rabiando. A esta hora vi* 
raron , y fuimos con poco viento al Oessu- 
dueste , y por salir de placeles de poco fbndo^ 
porque con estar en tan poco fondo no vía- 
mos la tierra que nos hizo recatar del gran 
peligro que ^ según después supimos , hai allí: 
y. así ie hiimos dando rei^ardo. Fuimos por 
aquí tres horas , y viramos la vuelta de tierra, 
y fuimos al Nordeste toda la noche una quar-* 
ta mas y menos , y siempre íbamos dando en 
ménós &ndo. Destos Placeles ya fuimos dis- 
minuyendo hasta siete brazas y media. Aquí 
vimos la tierra algo alta. A las seis de la ma- 
ñana viramos , y fuimos al Sudueste , y di- 
mos en doce brazas de fondo , y desde aquí 
volvimos la vuelta de tierra al Noroeste : y- 
martes á mediodía tres de Mayo tomamos la 
altura: Pedro Sarmiento en diez grados y 
48. minutos ; lo mesmo verificó Antón Pa- 
blos , y Hernando Alonso. Anduvimos por 
14. altura dende ayer a hoi catorce leguas esran- 

ss 2 do 



10.48. 



cb en seis leguas de tierra y en once brazas 
(k agua. 

Desáe el marees al miércoles 4. de Mayo 
fuimos , el martes seis horas al Noroeste , y 
viramos al Oeste y Oesnoroeste y Noroeste 
pon bonanza hasta el quarto del adba cjuc cal- 
mo; y con el vahajuelo que hubo fuimos de 
una vuelta y de otra hasta el miércoles a me-> 
diodía, que tomamos la altura Yo y el Piloto- 
ti. * Mayor en oncb grados y un quinto. A esta 
hora vimos al Oeste reventar unos baxos una 
legua poco mas , ó menos ,15. leguas. a/, 

Desde miércoles a mediodía fuimos al Sur 
por salir de los baxos y bancos hasta media 
noche, y algunas veces al Susueste hasta vein- 
te y quatro brazas de fondo. A ésta hora na^ 
vegando con Oesnoroeste fresco súbitamente 
vino una turbonada de mucha agua y viento 
que nos vimos en mucho trabajo, porque nos 
tomo con todas las velas arriba , y mediante 
Dios con la buena diligencia se tonuron las 
velas , y el trinquete se hizo pedazos y la de 
gabia-mayor : y en pasando quédame» en caU 
ma amainados hasta la mañana que dimos 

vela. 



-vek , y con vahage fuimos ál Oeste quarta 
al Sudoeste , y luego encio ventedllo nortea 
•y fuimos al Oesnoroestc y al Oeste quarta al 
Noroeste , y a mediodía, jueves cinco, de Mayo 
se tomó el altura en diez grados y medio , de lo. I 
manera que abatimos desde: el . miércoles al 
.jueves doce leguas j y a laliota que comaínos 
el altura estábamos en trece brazas^ 

Del jueves al viernes 6. de Mayo íiaimos 
por cima deste mesmo placel y bancos , y por 
salir del fuimos > al Susudueste y al Sudueste y 
al Oessudueste hasta el viernes por la mañana 
que fuimos al Oesnoroestc y Noroeste y Nor- 
ce y Nornordeste hasta las diez ; y entonces 
viramos porque íbamos otra vcz^ sobre lo» 
placeles msminuyendo fondo, íbamos por. 
veinte y cinco brazas. . Este dia se tomó el 
Sol en nueve grados escasos. Por huir destos o. 
placeles abatimos 28. leguas, y entendimos -- > 
ir las corrientes al Sur. 

Del viernes al sábado 7. de Mayo , el 
viernes hubo cahnas hasta media noche. Des- 
de esta hora veocó algo el Sudueste , y fíliw 
mes al Noroeste y al Nomorocstc hasta el- 



sa- 



sábado á. las ocho de la mañana qac por es- 
«cascar d viento fidmos alNomoidcsce^yde 
Uotrayuelta íbamos al Noroeste y id Oes- 
iHMroeste. A mediodía tomamos d Sol eá 

i^. i diez grados y medio. Anduvimos 25. leguas, ti 

Desde sábado al dtxmngo ocho del mes 
de Mayo y el sábado con bonanza, tres horas 
al Noroeste legua y media. A este punto está, i* 
bamos en veinte y quatro brazasiluego escaseó 
y fuimos al Sudueste hasta el domingo á la me^ 
dia noche seis leguas, y después ccm Sucóe fui-; 6, 
mos al Qcsnoroesce dos leguas , y al Sudueste 
una legua. A las diez horas del dia fresco el r. 
Ocsnoroeste y fuimos al Norte quarta al Not'r 
desee. A esta hora estábamos en treinta y tres 
brazas. Fuimos por aquí hasta mediodía que. 

II. tomó Sarmiento el Sol en once grados esca-- 
... sos : el Piloto^Mayor y- Hernando Alonso en' 

10. f 3. diez y cincuenta y tres minutos. 

Por estos días nos litigaban muchas co^ 
sas : lo común eran calmerías , grandes calo- 
res , torbonadas , que fv.é. causa de muchais' 
enfermedades. .Un<^ padecían de calenmras^ 

<]uc es la pestilencia que mata ca e^ tierra. 

de 



cíe Guinea con mucha celeridad $ otros de 
granos y nacidos > otros de tullimientos de 
piernas y de brazos y muelas } y espccialmenf 
te dio una enfermedad que es contagiosa é 
insufrible de mal olor , contagiosa , ( O que 
es hincharse las encías ^ y se aposteman, y 
mueren muchos dello , y- el que np muero 
padece mucho. Tras esto la falta del .agua y 
el terrible calor , que se ardía la cubierta áú 
Navio ) y se derretía la brea , y se desivaían 
tas juntas y costuras de las tablas, que 'fué 
causa de nacer el Navio mas agua de la que 
hacia hasta allí , y creo que si Dios no nos 
socorriera embiándonos algunos aguaceros dé 
que se cogi6 algún agua padeciérase maspo^ 
el gran peligro en que la sed nos pusiera $ y 
como no teníamos con que curallos era la des^ 
coníianza de sanar general en todos , y solo 
Dios nos sustentó milagrosamente. El sea loa- 
do por siempre jamas! Amen, Y quando que- 
ríamos acometer i subir altura por ir á las Is- 
las 



^^^m 



Asi «stá en el origÍQ«U 



(318) 

Us de Cabo-Tferde adonde pensábamos repa- 
ramos con el vcntezuelo que por gran ven- 
tara nos venía de provecho , luego dábamos 
en can poco fendo y en bancos can baxos> 
que por no ahogamos nos hacíamos á la mar» 
j asi abaríamos y perdíamos lo que habíamos 
ganado , que era lo que sobre codo maai sen- 
tíamos , y en codo nos consolo Dios del Cklo 
y de la Tierra Nuescro-Señor. 

£sce mesrao dooúr^o. desde mediodía 
con ocsnoroesce fresco fuimos al Norte y at 
Norce quarca al Nordesce y al Nordesce eres 
horas eres leguas. A esca hora nndió el viento 
al Oesre ( cosa bien nueva y cara en semejan- 
te altura ) y fmmos al Norce quarca al Nor- 
desce , y luego al Norce : y en anocheciendo 
alargó y fuimos al Nomoroeste hasta el liines 
á mediodía nueve de Mayo que como el aU 

^,fo. wcá Pedro Sarmien)» en once grados y cin- 
cuenta minutos , y Antón Pablos lo mesmo, 

1 1. 1 y Hernando Alonso en once y dos terc|o$« 
Anduvimos diez y siete leguas. 17. 

Desde el lunes al martes diez de Miyo 
hubo calnKis , y por ' lá marea creciente que 

iba 



iba al Río grande de Guinea , en cuya Canal 
estábamos 9 nos metía sobre la tierra hasta 
estar en diez brazas de agua : y por el «ran 
peligro que hai en estas derras baxas dimos 
fondo i una ancla mientras acababa la marea 
de crecer para hacemos a la vda con la mea^. 
guante que necesanamente nos había de sa* 
car á la mar , y comenzando á menguar , nos 
levamos y fuimos con ella sondando toda Ia> 
noche al Noroeste quaru al Norte. Esta no- 
che fuimos con gran confusión , porque aca- 
bado de sacar la sonda de ocho 6 diez brazas, 
y vuelta 4 echar habk seis y menos > y así fui- 
mos toda la noche por unos bancos y cor- 
rientes , y donde quiera que sonaba ruido de 
agua como Rio echábamos la sonda y hallar 
bamos mui poco fondo. Pasamos muchos 
dcstos bancos a que los Portugueses llaman. 
Jlfa^es. Es esta una peligrosísima Costa para 
Navios grandes » y no se sufre andar por ella, 
sino con particidar Piloto de los Rios de Gui-. 
néa , so pena de andar 4 peligro de perderse 
por momentos , c yendo con esta £ttiga son-, 
dando , y por diterentes derrotas por salir, 

tt des- 



(53P) 

destos bancos , jiavegando al Suducste ^ di-' 
xnos en veinte brazas , y luego fuimos de la 
otra, váeha al Noroe^e y al Oesnoroeste* Este 
II. f dia tomé el altura once grados y sds sépti- 
mos. A esta' hor^ estábamos en trdma brazas: 
anduvimos diez<y seis leguas. i6. 

; Del martes al miércoles once de Mayo ál 
Oesnoroeste hasta él miércoles por la maííanar 
con bonanzas. Desdé esta hora fuimos al No^ 
loeste y luego al Nornorocste y al Norte y. 
al Nornordoste y al Nordeste quaTta al Norte 
poco; y porque íbamos desminuyendo en 
fondo hasta en catorce brazas viramos al Ocs- 
sudueste , y al mediodía tomamos el Sol en 

la. 1 6. doce grados y diez y seis minutos. Antim 
Pablos lo mesmo ; Hernando Alonso en once 

ji.;6. y cincuenta y seis minutos. Anduvimos cinco- s* 
leguas. 

Desde e! miércoles al jueves doce deMaypy 
desde el mediodía hasta puesta de Sol al Su- 
dueste y Oessudueste por salir de estos ba- 
xíos , y desde entonces íbamos al Sur quarca 
al Sudueste ' y al Susudueste con bonanzas 
quasi calmas. Anduvimos por lancasia qua« 

tro 



1' 



\ 



CForlegoas : y i la primera guardia fuimos al 
Noroeste y Norte' dnco lioras cinco leguas, 
y h. segunda, .gtjardiia hasta el dia fuimos a! 
NdrtsQrdést& ouatco leguas. A esta hora está**: 
bamos ¿tra^xpz encatbice brazas de fondovy 

.^ por esto volvimos i. la mar al Oeste iquarta al 
Sudueste , y desde las nueve de la mañana fuin 
mos y fuhnós (') al Oesnoróeste , y luego 
aocoiánzó. Fuimos pbr este rumbb hasta las 
dos de b, tarde cinco leguas* A esta hora vi> 
ramos y .fuimos ú Ndrte escasamente hascx 
W quacro de la áürde uña legüa^ A esta hors 

.< se hizo el viento norte, y fuimos al Oesno- 
róeste. A este puntó no pudimos tomar fon» 

.'. dolcotiqaarehtaibtaiás 5 quinos dio mucha 
contcntoL Gloria 'á tHosJ ¡Fuimos por aquí 
hasta rendir la primera guardia seis horas qüa- 
tral^uas. A lá segunda guardia ^imos un 
rato id Oessudueste y porque escasea ú vksl-* 
■ to, y luego ttl..Oestey al ¡Oessudueste otra 
yez dentro' de dps horas $ y antes de amanecer 

tt 2 dos 



¿0$ horas viramos y fuimos a! Nomorclesce y 
ai Nordeste , y por aqüi fuimos liasta viernes 
á mediodía trece de Mayo. A este punto to- 
x%, |A. mamos todos tres, la altura en trece gntdc» 
menos un quinto.. Anduvimos por el altura 
desde miércoles hasta esta hora veinte y tres i^, 
leguas. 

- Desde el viernes i mediodía viramos v 
fwmos al Oeste quarta ^ Sudueste y al Oesso- 
ducste cinco leguas^ y. luego al Oeste quarta 
al Noroeste quatro l^fuas con corrientes con- 
«arias. De aquí viraipos al Nomordesoe: has- 
ta que amaneció el ^bado cinco leguas. Dé&- /« 
de esta hora viramos al Oeste quarta al No> 
loesoc : hasta las dnco de la tarde quatro le- 4. 
guas. Hallamos en este término mucha quaa- 
tidad de mar-lTermejo de menjua y desova- 
don de pescado. Desde esta hora comenza- 
mos á ir al Oesnotoeste con calmas y muchas 
corrientes hasta lunes de mañana ocho leguas. 9* 
Desde esta hora fuimos á popa al Noroeste y 
y Nomoroeste con sueste poco y y luego u 
Norte por escasear el viento ^ y al Nornor- 
deste y al Nordeste quana al Norte quatro 

ho^ 



(333) 

lK>ras tres teguas. Desde U una qud vienten 
saltó al Norte íbamos al Lesnordeste , y luego 
viramos y fuimos al Nornoroeste hasct puesta 
de 'Sol con calmas y bonanzas tres leguas. 
Desde esta hora fuimos al Norte quarta al 
Noroeste hasta tres horas de noche dos le- 
guas. Estuvimos con calmerías hasta después 
de media noche que d. viento refrescó ^ y fui- 
mos al Oeste quarta al Noroeste y Norno- 
roeste y Noroeste quarta al Oeste ; de mane« 
ra quel canúno que se hizo . desde esoe día 
martes 17. de Mayo hasta mediodía fué al 
Oesnoroeste. A esta hora tomamos el altura 
Pedro Sarmiento , y Antón Pablos 9 y Her- 
nando Alonso en catorce grados y un tercio 14. \ 
Aquí tuvimos corrientes contrarias que nos 
abatieron al Sur. 

Desde el martes á mediodía hast^ imér- 
coles 4 mediodía 1 8. de Mayoral Nornoroeste 
y al Noroeste quafta al Norte con bonanzas y 
calmerías hasta prima nodie tres leguas.Desde 
esta hora íbamos al Oessedueste poco, y luego 
se viró de la otra vuelta: íbamos al Norte quar- 
ta al Nordeste y al Nornordeste y al None: qua- 

tro 



(3B4) 

tro leguas. A esta hora escaseo el viento y fai* 
mos al ^4oroeste■y al Nordeste quarta al Leste, 
y virando de U otra vuelta' fuimos al Oeste 
quarta al Noroeste hasta el miércoles á las ' 
ocho de la mañana. A' esta hora tomaba eí 
viage y derrota de la media partida del Oes- 
noroeste , y luego fuimos al Oesnoroeste hasr 
ta las once del dia , y hasta -mediodía al Na>> 
roeste con calmas. Este dia se tomo el altura 
i4«33« en catorce grados y treinta y tres minutos, y 
i4« 38. Antón Pablos en 1 4. ^ 8. minutos. 

' • Desde el miércoles i mediodía fuimos al 
Noroeste tres leguas , y luego al Norte y al j. 
Nordeste quarta al Norte hasta puesta de Sol 
una legua , y hasta media noche al Nornor- 
deste escasamente ^eis leguas* Desde media 
noche fuimos al Norte y al Norte quarta al 
Nordeste hasta el jueves al amanecer seis le- 6« 
gtias. Desde esta h<>ra con caimas gobernaron 
al Norte con muthas ¿orf ienícs y Oígullo de 
mar, y así guiñando sobre U quana del No- 
roeste hasta las ocho de la mañana y ál Nor^ , 
I/, r noroeste* Altura 1^/^ 

Desde el jueves al viér-ries af medi4>díá loj 

de 



(335) 

de Mayo estuvimos en calina 5 tonudas las 
velas , hasta el quarto. del alba del viernes; A 
esta hora con mt bonancible. fuimos. al-Ocstd 
hasta las diez. A esta hora se hizo ei viento 
norte y fuimos al Oeste quarca al Sudueste, 
y á mediodía tomamos la altura en quince 
S. grados y medio. Anduvimos ocho leguas de 
Lesteoeste. 

Desde el viernes á mediodía fuimos al' 
Oeste y al Oeste quarta al. Sudueste quatra 
4* horas quatro leguas ) y ai Oessudueste una 
'* legua 5 y al 0«te y al Oeste quarta al No- 
y. roeste cinco leguas : hasta el sábado de maña- 
s* na al Oeste cinco horas , tres leguas f y hasta, 
las once del día al Norte quarta al Nordeste-, 
y hasta el mediodía al Nornordeste. Toma- 
mes la altura en quince grados y tres quartos. 
Anduvimos doce leguas. 

Desde el sábado al domingo 22. de Ma- 
yo con viento norte fresco al Oeste y al Oeste 
quarta al Sudueste guiñando á una y á otra 
quarta ( t\ domingo á mediodía tomé el altu- 
ra en quince grados y quarenta minutos esca- 
^.sos) anduvimos quince leguas de Lesteoeste 

por 



(33«í) 

por arbitrio. Desde mediociia fuimos al Oeste 
quarta al Suduesce hasta media noche. A esta 
hora oUeron la tierra desde la Nao , y por no 
pasarla y no dar en ella , amainamos codas las 
velas hasta la mañana , y lánes 2^* dd mes 
de Mayo luego cUeron la vela la vuelca del 
Sur á popa , sin ver rierra; y canúnando dem- 
po de tres ampolletas , que es hora y media, 
por aquí descubrimos dos velas que al prin- 
cipio creímos ser Portuguesas del trato de 
Guinea , y luego volvimos la vuelta dellas por 
hablarles 9 y mirándolas con atención se co- 
noció ser una Nao grande y una lancha que 
iban en nuestro seguimiento y demanda, de lo 
qual y del talle sospechamos ser de Cosarios 
que iban amurando y á orza trabajando de 
ganamos d barlovento , y quando venimos 
a reconocerlos estábamos cerca y fuimos de 
Lo , y con el favor de Dios esta Nao Huéstra 
Señora de Bsperawj^ en poco espacio les gano 
el barlovento , y quando venimos á estar unos 
de otros á tiro de canon , todos estábamos 
apercebidos cada uno en su quartei sin pare- . 
cer ludie sino el que proveía de una parte á 

otrar 



*. 



(537) 

otra : y caminando los unos contra los otros, 
la lancha contraría se adelantó á reconocer- 
nos , y llegando á tiro de piedra de mano por. 
sotavento , Pedro Sarmiento dixo al Piloto- 
Mayor hiciese señas á la lancha con un paño,, 
a dos ñnes : el uno de paz , porque vimos las 
armas de Portugal en las Banderas de la Naa 
grande , y si fuesen ladrones entendiesen que. 
los llamábamos , que lleguen a bordo , coma 
quien no los tenía en nada. La respuesta fue 
mostrarnos una espada desnuda y tirar un ar- 
cabuzazo : respondióiseles con otro arcabuza- 
zo y pasó de largo , y la Nao grande pasó así 
mesmo tan cerca y mas que la lancha , y sin 
hablarnos los unos á los otros pasaron de lar- 
go , y en puniéndose en la estela de nuestro 
Navio viraron sobre nosotros , y a orza quan- 
to podían procuraban ganarnos el barloven- 
to , y nosotros y ellos fuimos regatando por 
caer el uno sobre el otro , y así fuimos por- 
fiando los unos y los otros hasta mas de me- 
diodía , y los Cosarios andaban mucho dé la 
vela , mayormente la Nao grande , que era 
hermosa y recien despalmada , y mui bien. 

uu ve- 



(33») 

velejada con dos grandes bonetas en la vela 
mayor ; y nuestra Nao venía hecha un prado 
de hierba y caramujo de la larga navegación 
que impidía mucho el camino , y así nos en- 
traban algo los Cosarios , aunque no á bar- 
lovento , puesto que quando viraron esaban 
mas de dos quartas a barlovento. Y yendo 
así , la lancha se adelantó de la Nao grande, 
y el viento refresco , y la lancha no pudien- 
do sufrir vela de gabia la tomó , y así se que- 
dó atrás la lancha; y la Nao grande , visto 
que no podía ganar barlovento , y si lo pro- 
curaba había de quedar atrás , dio la cebade- 
ra y fué descargando , y así nos vino á alcan- 
zar i pero quedó por la banda de sotavento, 
íbamos á esta hora la vuelta del Norte á vista 
del Puerto de la Cidad de Santiago de Cabo- 
yerde , y la Nao Francesa trahía su gente quc- 
ran ochenta y cinco hombres , según después 
supimos , y veinte y cinco en la lancha , y; 
trahía déte piezas de artillería gruesas por 
vanda sin versos , y mucha arcabucerk , y 
nosotros trahiamos solas dos piezas y diez y 
siete arcabuces , y cincuenta y quatro hom- 
bres, 



(33P) 

brcs , y muchos dellos enfermos ^ y en llegan- 
¿o el Cosario por la quadra de popa á tiro de 
piedra nos tiro una pieza ^ y luego se le res- 
pondió con otra. La una j ni la otra no hicie- 
ron daño. El Francés segundó con una rucia- 
da de arcabucería , y desea Nao se le respon- 
dió con otra con mejor orden ^ y mejores res- 
puestas que la suya , porque la pólvora del 
Pirii (O á todas las pólvoras que agora se sa- 
ben* Ellos nos horadaron las velas por mu- 
chas partes , y nosotros no sabemos lo que 
allá pasó mas de que se vido que algunos que 
andaban sobre cubierta se abatieron. Enton- 
ces los Cosarios dispararon otras piezas y 
mosquetes y arcabuzazos en quantldad que 
nos hicieron pedazos la vela mesana por mu- 
chas partes ^ y desta Nao se le arrojó otra pie- 
za y toda la arcabucería por orden , de que 
se creyó recibieron daño ; y los enemigos dis- 
parando metían todos sus tiros en nuestra Ca- 
pitana 5 pero fue Dios servido que i nadie ha- 

UU2 cían 

— — 

Parece que aquí debe decir 09$maja^ ó cxadf. 



cían mal , aunque pasaban las balas por los 
hocicos : y una dio en las puncas de las barbas 
á Pedro Sarmiento al pasar de popa á proa, 
que iba ordenando , y proveyendo de muni> 
clones 5 y los que escaoan en proa de esta 
Nao tiraron ciertos arcabuzazos a la gente 
que venía en proa de los Franceses , y creyóse 
se les hizo daño , porque súbitamente los vie- 
ron apartarse unos de otros y abatirse : y los 
Franceses tirando su arcabucería , y de acá no 
durmiendo , los enemigos tocaron un clarín, 
y Sarmiento les hizo responder con acambor 
y arbolar la Seña de V. M. Y con esto á 
toque de campana se les puso tanto temor, 
que al momento cazaron a popa , y huyeron 
con mucha mas diligencia que habían aco- 
metido. No se procuró seguirlos por ser 
tiempo percudo , porque a popa corren mas 
aquellos Navios que estos , y era cerca de no- 
che , y no crahia comisión , y por otras mu- 
chas causas justas y necesarias, y asi stguimos 
nuestro Viage. Plisóse mui bien la gente descí 
Nao de Vuestra Maeestad , y tanto , que se 
cree que $i llegaran a las manos, aunque fue- 
ran 



(340 

ran mas no ganaran en la mercaduría ^ según 
lo que se pudo juzgar de los filos que la gen- 
te tenía ; mayormente con el favor de Núes- 
trO'Senor Dios. Los que de la Cidad de San^ 
tUgo nos estaban mirando pelear con los Pi- 
ratas juzgaban ser nosotros Franceses ^ .y que 
aquella refriega era añagaza para que salien- 
do los Portugueses al socorro ^ creyendo era- 
mos Portugueses ^ fuesen presos por los Co- 
sarios 9 y por esto estaban á la mira* Acaba- 
do de poner en huida tstt ladrón , llego á no- 
sotros un Carabelón de Algarabios que iba 
de Portugal ^ y nos dixo que aquel era un 
Cosario que le había robado en el Cabo Blan- 
co en la Costa de África y y que había roba 
do otros quatro ^ y que trahía ochenta y cin- 
co hombres en la grande ^ y veinte y cinco 
en la lancha ^ y que llevaban el Piloto Por- 
tugués ; y que en la Isla de Mayo cercana á la 
de Santiago había echado a fondo una Carabe- 
la de Armada que iba á poblar á Caraiba don- 
de los Ingleses estaban poblados los años pa- 
sados ) y tenían ya generación de las Indias 

de 



(34^) 

Tapuycs, Final (*) llegamos y surgimos en el 
Puerco de Sanñiago de Cabo-'^erde lunes en la 
noche segundo dia de Pasqua de Espíritu* 
Sanólo veinte y tres de Mayo de 1 5 80. Y an- 
tes de surgir fueron barcos del Pueblo á saber 
qué Nao era , y la gente que era > y de donde 
venía : y como se les dtxo que éramos del 
Pirií , y veníamos de allá por el Estrecho de 
Magallanes , enmudecían no creyéndolo , y 
teniéndolo por imposible , y sin querer lle- 
gar á bordo fueron á dar por nuevas á tierra 
que éramos una gente de tantas faicioncs (^) 
y tan mal encarados , y que trahíamos unos 
hombres de largas guedellas , que son colé- 
tas de cabellos largos ( lo qual decían por 
unos Indios del Piru y de Chile que tranía- 
mosy ) y en lo de mal encarados no nos levaib 
taban nada , porque demás de no ser muí 
adamados de rostros , no nos había dexado 

muí 

(O 

FinaL Parece debe decir Rímente. 
Faicignes , por facciones. 



/343) 

mui afcicaclos la pólvora y sudor de los arca- 
buzazos de poco antes : y en cfc¿lo veníamos 
mas cudiciosos de agua que de parecer lin- 
dos. Después que hubimos surgido martes 
siguiente ^ nos envió a visitar el Gobernador 
Gaspar de Andrade con el Juez de la salud 
para ver sí veníamos de donde hai peste para 
no dexarnos salir en tierra , que era un gen- 
til consuelo para nuestras necesidades y refri- 
gerio de enfermos , que trahíamos algunos 
mui necesitados de curarse ^ y á vueltas de 
este examen vinieron a tentarnos á ver si era- 
mos Castellanos ó Cosarios disimulados ^ por- 
que esto pensaban ellos mas , y aun decían 
que podía ser que quando fuese verdad que 
fuésemos Castellanos y no ladrones , que se 
habían de recatar aun entonces mas ^ porque 
podría ser que de secreto fuésemos embiados 
por V. M. á tomar la posesión de aquella 
Cidad c Islas por maña. Y quando de todo 
esto se fueron asegurando , fue todo el Pueblo 
á verno5 , y como trataban y oían de nuestro 
Viage 5 no acababan de hacer espantos y mi- 
lagros , diciendo que lo tenían por imposible, 

á 



, ( 344) 

a lo menos de allá para acá« £áte día se puso 
recado en despachar los enfermos á cierra pa- 
ra curallos ^ que muchos dellos venían mui 
al cabo de las enfermedades de Guinea : y 
deseo decían los Portugueses , que tenían por 
mas milagro haber escapado de los Alfaques 
y bancos de Guinea , que de las tormentas 
del Estrecho. 

El miércoles por la mañana salió Pedro 
Sarmiento en tierra con toda la gente del Na-- 
vio , y en procesión y descalzos con algunas 
Imágenes y Cruces en las manos fuimos a la 
Iglesia de Nuestra Señora del Rosario , y nos 
confesamos y oímos una Misa cantada votiva^ 
á la qual comulgamos ^ y se dio a los Oficia- 
dores la limosna que se había sacado ^ y mas. 
Dimos gracias a Nuestro Señor Jesu-Chris- 
to y á su preciosísima Madre que nos había 
librado de tantos trabajos , y nos había tra- 
hído a tierra de Christianos* Y asimesmo se 
dio la limosna que se había juntado para la 
Ca$a de Nuestra Señora del Rosario ^ y la que 
se habia sacado para pobres; y la que se trahía 
para Misas se dio a quien las dixese por noso- 
tros 



tros y por las animas de Purgatorio* Hecho 
esto fuimos a visitar al Gobernador , que es- 
taba enfermó j y al Obispo. De todos fuimos 
amorosamente recibidos. 

Luego sentendió (O en limpiar el Navio 
y recorrellc de calafctería y enseballe y refor- 
marle de xarcia y velas, masteléos , y aderezar 
el batel, que venía hecho pedazos , y en ha- 
cer aguada y aderezar la vasija como* si de 
nuevo obiéramos de comenzar el Viage que 
así era menester , según veníamos destrozados 
y faltos de todo: y vale todo aquí tan caro^quc ^ 
no bastando los dineros que Pedro Sarmiento 
tenía , tomo quantidad prestada $ y no bas- 
tando,le fué forzoso vender hasta unos clavos 
para suplir , y aviar esta Nao y el Patax , que 
embio al Nom¿rf-áf-!D/oj , porque hasta el 
agua nos costo aquí como si fuera vino ^ y en 
cierta manera tanto y mas, por las vasijas que 
nos hurtaron los negros aguadores , demás 
de su paga, que aunque sean demasiadas 

XX me- 

Sent^ndh ^jfOt se tmendió^ 



menudencias quiero dar cuenca puntual de 
todo. 

Entre tanto que esto se hacía como el fin 
deste Viage, entre las cosas urgentes, se 'man- 
da por la Instrucción del Virréi que se sepa 
aun después de salidos del Estrecho á esta mar 
se procure ^aber de los Ingleses , (O asi de los 
que pasaron al Mar del Sur con Francisco Dra- 
ques,como los que se tenía nodcia en Pirii que 
habían poblado acia el Brasil , ó Páraguai, Pe- 
dro Sarmiento procuro inquirirlo y supo lo 
que abaxo diré ¿c un Piloto Algaravio del 
barco que nos fué i. recibir quando acaba- 
mos de pelear con el Prances. Y lo que dixo 
dcbaxo de juramenco en sustancia fué : Que 
á quince de Diciembre de 1579. «ntre Aya- 
monte y Tavila^tratando este hombre con dos 
Ingleses Mercaderes principales sobre cosas de 
Indias y del Ingles que paso al Mar del Sur^ 
le dixeron los Ingleses que el Francisco Dra- 

^uez, 

(O 

Aunque se comprehende bastante el sentido de fittt 
lugar, abunda en defedos de Gramática ^ ^uedificultaa 
jsu perfeda inteligencia. 



(347) 

qucz 5 que hizo el robo en el Mar del Sur , ya 
estaba en Inglaterra , que llegó allá con dos 
Naos mui ricas por fin del mes de Septiembre 
pasado ^ y que había llegado muí cargado de 
plata y riquezas^y hizo gran presente á la Rei- 
na de Inglaterra , la qual se lo agradeció y 
tuvo en mucho : y luego el mesmo Capitán 
Francisco apresto cinco Naos para, que fuesen 
al Estrecho a buscar las otras que se le había n 
perdido en el Estrecho , y pasar adelante ; y 
Uevaban bastimentos para tres años 9 y el mes- 
mo Capitán Francisco quedaba aprestando 
otras ocho Naos. Las cinco dichas partieroa 
de Inglaterra por Diciembre de 1 579» Y mas. 
le dixeron , que había quince dias que se ha- 
bía partido de Ayamonte el Maestre de la 
mesma Armada del Capitán Francisco con una 
Nao cargada de azcitesy vino para bastimen* 
tos de la mesma Armada y la qual se hacia 
con mucha diligencia y saldría con mucha 
brevedad 9 y que ios que á este testigo lo di- 
xeron parecían hombres de mucho crédito, y 
que se lo dixeron á este Testigo entendien- 
do que como era Portugués no lo diría á Cas- 

XX 2 te- 



(34-8) 

séllanos ^ y del no tenían que temerse 9 y asi 
lo juro anee Escribano-Real^ y (O dixo 

ijueda en mi poder. Del qual asimesmo se 
supo 9 que quando fue robado del Francés (O 
con esta Nao peleo , oyó dedr á los mesmos 
Franceses ^ que robando uno 6 dos Navios de 
Negros en Cabo-yerde habían de ir a la \íargih 
rita y de allí ala banda del Norte de la Isla de 
Sánto-Domingo a la Taguana ^ y que no había 
quatro meses que habían vemdo de la Yaguana 
cargados de cueros y aziicar ^ y que estos ha- 
bían preso al Gobemador de Tuerto-rico , y 
no le hicieron mas mal porque le rescataron, 
,y mataron al Capitán BaH^udo , el que había 
muerto los Iglcses en la Margarita. lievan los 
Ingleses Pilotos Portugueses, 

De Pilotos y Capitanes del Brasil, que ha- 
bía poco habían venido del Brasil y volvían 

alia. 



(O 

En e] original ocupa este claro una enmienda mui 
confusa. Parece puede suplirse asi : esto jP^ 9 y leerse 
todo ; y esto que dixo. 

i^tii ddie suplirse ftt. 



(34-9) 

alia 5 sapc por.mui cierto que en la Bahía de 
Caraiba cerca del ^o-de-Janeiro ^ que está 2 1 .J 
grados al Sur en la Costa del Brasil , había 
ocho anos que entraron y poblaron mucha 
quantidad de Ingleses , los quales estuvieron 
tiempo entre los Tapuyes ^ Indios naturales 
de aquella tierra , y que tenían generación da 
las Mugeres de aquella tierra. Y habrá tres 
anos que los Portugueses que estaban pobla* 
dos en el ^o-de-Janeiro fueron sobre los In- 
gleses y mataron muchos dellos , y los que 
escaparon se metieron la tierra adentro entre 
los Naturales. Créese que los habrán muerto 
y comido , porque la gente India de aquellas 
comarcas son grandes comedores de carne hu« 
mana , y tienen publicas Carnicerías della. 

Demás desto otros Ingleses poblaron en 
una Bahía al Norte de Ternanbuco , ques la 
primera del Brasil ^ y estuvieron poblados en 
la Bahía que llaman Grande y y los Naturales 
la llaman Caraiba 9 y no los han podido echar 
de allí ; y por esto proveyeron en Portugal 
una Armada de quatro Naos, dos Galeones 
grandes , y dos Carabelas con mucha gente 
casada y soltera para poblar en la Tamba^ que 

ca- 



esta eti cinco grados y medio al Sur 9 y echar 
del todo de alu los Ingleses. Esta Armada de 
Portugal antes de llegar a las Islas de Cabo-lferáe 
se derrocaronCO con tempÓ¥aIyy el Galeón ma- 
yor llego á este Puerto de Santiago con quar 
trocíentos hombres, y se fué al Braál él: y otro 
llegó tras él trece días antes que nosotros lle- 
gásemos aquL Y de las Gaxabelas la una vino 
a la Isla de Mayo , y allí el Francés arriba di- 
cho la echó á fondo y ahorco al Piloto y Maes- 
tre. Esto supe aquí de los Ingleses que en el 
Perií se tuvo noticia que estaban poblados en 
el Brasil. Sabido esto determiné cumplir lo 
quel Virréi en su Instrucción me manda, que 
es darle aviso y razón de todo lo subcedidocn 
este Viage y Descubrimiento hasta este punto 
porque por el Paraguái , ni Brasil no fué 
posible por las corrientes que nos sacaron al 
Golfo la vuelta del Leste^como ya se dixo ^ y 
endeudo que por alia no fuera posible hacer- 
lo , y así filé Dios servido que viniésemos 
aquí para poderlo hacer y dar aviso de lo que 
a^uí se supo , que^ alia no era posible s»- 

ber- 

Si derratar(m ^ por se derroto. 



(351) 

bcrsc ; y para ello compré un barco mediano 
en trecientos y treinta ducados , y pertrechó* 
se de todo lo que hubo menester ^ así de gen- 
te de mar y como bastimentos ^ para que fue- 
se á Nombre-^eSyios ^ y de allí i ^únama y al 
^¡rí^ á dar aviso y razón como era mandado 
y convenía. Y entre tanto que nos estába- 
mos aviando y despachando^ andaban los Co* 
sirios Franceses ^ con quien esta Nao había 
peleado, a tres y á quatro leguas deste Puerto 
de punta en punta , que no había Navio que 
osase salir del Puerto de miedo del Francés: 
por lo qual la gente desta Nao siempre esta- 
ba con las armas en la mano de dia y de no- 
che. Y un sábado por la mañana quatro de 
Junio pareció la Nao Francesa y Patax que 
iba tras otra que iba delante y pasó poco mas 
que a tiro de canon deste Puerto de Santiago^ 
y todos creyeron que la Nao delantera debía 
ser ima que va al Brasil , que había dos dias 
había partido deste Puerto para alia j y quel 
Francés la iba a prender y robar : por lo qual 
Pedro Sarmiento embió a decir al Goberna- 
dor con Francisco de Andrada , su Sargento"- 



Mayor y que pusiese remedio en aquello > y el 
Gobernador y toda la Cidad y el Obispo em- 
biaron a rogar á Pedro Sarmiento , que por 
amor de Dios , pues era Vasallo de Rei tan 
poderoso como V* M* y Tío de su Rei , que 
quisiese favorecerlos , pues no tenían otro 
favor al presente, y les vengase de una airen* 
ta tan grande de que delante de sus ojos no 
les robasen aquella Nao Portuguesa , y que 
nos darian toda la artillería y gente que qui- 
siésemos , y un Navio Castellano grande que 
allí estaba surto cargando de negros y bien 
artillado* Pedro Sarmiento , por ló que le to- 
caba y por otros fines necesarios , y por la 
honra de V. M. principalmente , pues pedían 
favor a sus criados y vasallos de V. M* no les 
pudo negar lo que pedknjy tras esto parecicn- 
dolé el Gobernador que podría ser querer 
cumplir con el de palabra , si se detenía, em- 
bió al Navio luego i su Teniente y Sargento- 
Mayor Francisco de Andrada y setenta hom- 
bres arcabuceros ^ y con otras armas $ y hice 
meter tres piezas buenas de artillería , y en lá 
Nao Castellana entró otro Portugués llamado 

Ma- 



(353) 

Manuel Diaz con otros cantos. Portugueses , f 
Sarmiento hizo aprestar el Barco Patax que 
había comprado para embiar al Kombre-de-^ 
(Díos con dos Falcones y algunos arcabuceros, 
y en él por Caudillo el Sargento-Mayor Her- 
nando Alonso ; y luego Pedro Sarmiento sa- 
lió con^uestra-Señora-de'-Esperan^ y el Patax, 
ordenando que luego saliese tras él la Nao 
Castellana tras los Franceses $ y dende á dos 
horas estábamos menos de dos tiros de canon, 
dellos , y el otro Navio compañero no venían 
Los Franceses habían ya alcanzado la. Nao 
delantera tras que iban que nosotros pensá- 
bamos ser Portuguesa , y que iban a tomalla, 
y era Francesa y mui grande ; y juntas las dos 
Naos y Patax , juntasen un ala, viniendo en 
medio su lancha , se venían ya vueltas con- 
tra nosotros procurando de ganarnos el bar- 
lovento , mas esta Nao se puso mejor que 
ellos y les tuvo el viento ganado , y los vino 
sacando de una niebla donde estaban , y lle- 
gándolos a tierra y acercándose a ellos entre- 
teniéndose un poco entre tanto que llegaba 
la Nao Castellana que salió tarde y andaba 



poco de la vela. Y entendiéndolo el Francés, 
ó por aprovecharse del tiempo , adelantóse 
el Pat^x ó Lancha suya , y llegando poco mas 
de a tiro de canon desta Nao volvió á sus 
Naos. Creemos que fue á dar aviso de lo que 
había reconocido : ser esta por ventura la Nao 
con quien habían peleado el dia pasado arri^ 
ba dicho , y nosotros sospechando lo que po^ 
dia ser y yb) yá venía cerca k Nao Castella- 
na 5 arribamos en popa sobre los Ftancesesj 
y como la Lancha habló con ellos viraron las 
proas ^y comenzaron á huir á popa todos tres^y 
nosotros fuimos tras ellos con esta Nao y con 
el barco nuestro, y sino anocheciera tan pres- 
to brevemente creemos que fuéramos con 
ellos , por que la una de las Naos no andaba 
mucho ; pero anocheció con mucha obscuri- 
dad , y fuimos sin velas de gabia toda la no- 
che esperando á la otra Nao nuestra compa- 
ñeraj y por esto no dimos con ellos mui pres- 
to , y los ladrones tuvieron lugar de alexarsc, 

pe- 

— j w M m ^1 I ■ » ■- I I ■■ I I I I I 11 

Aquí parece áéhe suplirse j>oríue. 



(555) 

pero siempre los seguimos , aunque procu-*¿ 
raron hurtarnos la' derrota yendo siempre a 
orza así como iba alargando el viento ; y 
sospechando lo que hacían. Nosotros hicimos 
lo mesmo, y aunque no los vimos toda la no-> 
che, á la mañana amanecimos á vista dellos, 
aunque algo Icxos la vuelta de la Isla del Fue^ 
go al Oeste , que se habían puesto en huida; 
y la Nao Castellana nuestra compañera no 
parecía : y temiendo no le hubiese subcedido 
algún desastre , 6 obiese topado con otras 
Naos ladronas ^ sospechando , por lo que ha-^ 
bíamos visto ^ que pudo ser ardid destos Co- 
sarios para hacer alguna presa , y que eia pu- 
blico que esperaban por ella ^ tornamos a bus* 
calla , porque era de ningún cfeóko ir ya tras 
los Franceses porque iban léxos , y teníamos 
mal tiempo y contrario ^ y los Portugueses 
eran quantidad ^ y no trahian municiones ni 
comida , que esta Nao les dio la que les bas-« 
tó y hubieron menester mientras aquí estu- 
vieron. En fin ^ viniendo buscándola ^ y lle- 
gando a vista del Puerto ^ la descubrimos que 
venia de la banda del Leste ^ y supimos que 

yy 2 en 



Áp6) 

tn anocheciendo había corrido al Sucstc.Crc- 
yósc que lo había hecho por escusar de ha- 
llarse á las puñadas ^ y no pelear. Nosotros 
tomamos el Puerto^ y los Portugueses se des- 
embarcaron 9 y el Gobernador mando que la 
otra Nao no tomase puerto por lo que ha- 
bía hecho ^ y así anduvo de una vuelta y de 
otra toda la noche , y por la mañana pareció 
otra vez el Francés al sur destc Puerto cerca 
del : de que el Gobernador y todo el Pueblo 
estaban mui congojados , temiendo que si el 
Francés la reconocía sola que vendría á ella y 
la tomaría , que ya había tomado otra junto 
á este Puerto 5 por lo qual embió el Gober- 
nador a rogar a Pedro Sarmiento embiase á 
mandar á la otra Nao se viniese a ancorar al 
Puerto, y Sarmiento le embió el Patax y a 
decir se viniese con el Sargento-Mayor : y 
como el Gobernador ( que estaba enfermo en 
la cama ) supo que los Franceses se venían 
llegando , temeroso del daño y mal que le 
podría subceder , escribió al Capitán Pedro 
Sarmiento esu Carta« 



IL^ 



(357) 



ILLUSTRE SENHOR^ 

^^y^^Uanto Importe a rcputa^ao Espanhola 
y^^5^scr corrido este ladrao cbotado^Vos- 
^^ íj^sa Scnhoria o entende mclhor que 
^ninguem , e seu sangue e a minba cuido 
,,que o debe sofrer muy mahEu estou tam fra- 
nco que ncm quasi juizo acho pera pedir em 
.^esta materia algumas cousas que, quando 
menos, compren a minba bonraj mas cuido 
,que as tenbo seguras debaixo da protec^ao 
,de V. S. e do Senbor Francisco Dandradre 
,seu Soldado e seus companbeiros. Por amor 
,de nosso Senbor que desta esperanza nao Ífi« 
,que Eu defraudado por que alem de minba 
^afronta temo grandes perjuizos que sera 
,roubar este ladraon muiros navios que es- 
^pero de Guiñe carregados , que el espera 
,pera ir a Indias , o que tambem estrobaresc 
^a Vossa Sanboria de ter per servido de Sua 
,Magestade. O que de tetra se bouver mis* 
i^ter be estado ordem que se cumpra como 
,V. S. mandar. Outro se nao oiferece* Nosso 

^jScn- 



55 
0^ 



.(3J8) 

Senhór a muy illustre pessoa de V.S. guarde 
,e Estado aumcntc.zs Beija as maosa V.S. seu 
servidor Gaspar de Andrade." 

Parecióme poner aquí esta Letra para 
que se encienda la necesidad en que estaban 
en esta Cidad ^ y quan poco podía hacer el 
Gobernador si esta Nao y Vasallos de V. M^ 
no los favoreciera con el ayuda de Dios Nues- 
tro Señor. Visto pues esto^ y que a mí me lín^ 
portaba asegurar el camino para nuestro pa- 
sage 5 consoló Sarmiento al Gobernador y al 
Pueblo y aprestóse luego ; y con los Portu- 
gueses que se hallaron prestos y con otras dos 
piezas gruesas y bombas de fuego y buenos 
artilleros ^ largamos las amarras por la mano, 
y fuimos á la mar donde recogimos la Nao 
Castellana que ya se venía al Puerto por el 
recado que se le había cmbiado ^ y mandó- 
sele volviese tras esta Capitana y endereza- 
mos en busca de los ladrones , los quales lue^ 
go se pusieron en huida ^ y fuimos en su de- 
manda hasta la noche que les perdimos de 
vista^v entonces pusímonos en el paso de la Isla 
de Mayo , que es su ladronera , mar al través, 

pa- 



(35p) ^ 

para dar en ellos si por allí pasasen , y en 
toda la noche no dormimos , y todos estuvi- 
•mos con las armas en las manos hasta la ma- 
•ñana , y los ladrones no parecieron , y espe- 
ramos á que aclarase el dia , y buscámoslos 
con gran diligencia atravesando de punta a 
punta de la Isla acia el Fuego. Y visto que 
•ccan haidos,nos volvimos al Puerto de Santia- 
■ga. Con todo esto , la cortesía que nos hizo 
el Pueblo fue vendernos las cosas al doblo de 
lo que valían , y aun pusieron en plática dé 
Impedir la ida al Patax con el aviso al Nom- 
■bre-áe-^ios ) y nos tomaron fraudolentamen- 
-te algunas cosas que vendíamos para aviar^ 
nos y pero disimulóse por que ni era tiempo 
de otra. cosa , ni convenía que entendiesen 
que éramos' tan puestos en el interese como 
dios. 

Esta Isla de Santiago tiene diez y ocho Ic- 

/guasde largo,y odhopor lo mas . ancho^que es 

-por el Sur. Por esta banda tiene dos Pueblos. 

Esta iCidad de Saníiago-de-la-^bera , que ha 

ciento y diez años que se pobló. , tiene mal 

' asiento , y peor Puerto 5 pero por el agua la 

po- 



poblaron aquí. Hai pocas mas de quatrocicn- 
tas y cincuenta casas de cal y canco ^ y la me^ 
jor es la del Obispo , que se llama Don Bar- 
.tolomé Ley ton. Tiene sobre el Puerto tres ba- 
luartes con cada diez piezas de artillería de 
bronce buenas ^ y buenos artilleros ; Hai , se- 
gún nos dixeron^ veinte mil Negros ^ que hai 
gran saca y trato dellos. Dicen los Oficiales^ 
Reales que esta Aduana vale al Rei , un año 
con otro ^ mas de cien mil ducados. El otro 
Pueblo se llama la Tlaya^ quatro leguas deste« 
En la Isla no se da trigo ^ pero dase ganado 
vacuno y ovejuno. Hai poca agua en los al- 
tos, sino es en quebradas^en las quales hai al- 
gunos ingenios de aziicar y heredades de maiz, 
que ellos llaman nullo^ y otras frutas. Sin esta 
Isla hai otras nueve Islas en su contorno que 
no tienen Pueblos ^ sino Estancias de ganado 
y Heredades de algodón , y frutas y mieses* 
Son las Islas ; El Fuego , La ^ra^fa , l/íayo ^ La 
5^/, San^Jnton^ Santa-CruTiySanta' Lucía^ San-' 
Tíicolas , ^uena-Vista 5 todas en espacio de se- 
senta leguas. 

Estando aprestados, partimos deste Puerto 

do- 



(3fO 

domingo en la tarde diez j nueve de Junio^y 
salieron con nosotros el Patax nuestro , y otras 
dos Carabelas que iban á Portugal. Este mcs^ 
mo dia se hizo justicia del Alférez , y se le 
dio garrote por traidor á la Corona Real de 
V. M. y por hombre sedicioso y deshonrador 
de la Real Sena y Bandera , y porque quiso 
impedir este Descubrimiento que por mandan- 
do de V. M. y en su Real servicio se hacía y 
ha hecho. Yasimesmo fueron este mesmo 
dia desterrados dos hombres ; el uno de las 
Indias de V.M. por amotinador^ y no se le dio 
mas castigo porque no se le probó bastante* 
mente 5 y a otro Tenedor-de-bastímentos á 
quien Pedro Sarmiento le había quitado el 
cargo por disipador dellos ^ y le había casti- 
gado 9 y privado del salario y sueldo. A esta 
desterró desta Armada^ y déxó en la Isla 
de Santiago de Cabo-liferde , así por esto di- 
cho ^ como por revoltosos y desasosegadorés 
de la gence« 

En saliendo deste Puerto fuimos al Oeste 
hasta la Canal entre la Isla del Fuego y la de 
Santiago. Aquí se quedo el un Navio Portu- 

zz gues 



( 3«») 

mics. de noche. Desde aquí gobernamos al 
Noroeste una quarca mas y menos , porque 
así se corre la Isla ¿c Santanton. ConCOesca 
Canal íbamos con pocas velas por acompañar 
la Caravela , que nacía mucha agua , y por 
dalle algún socorro , a^ en esto como jcn 
guardalía de los Cosarios que por aquí hú, Y 
canúnando por estos rumbos dichos fué Pedro 
Sarmiento despachando el Pacax , llamado 
auestra Señora de4a'Cottcepcion 5 y jueves vein- 
te y tres de Junio á las nueve del dia lo despa- 
chó , y embió en él por Caudillo a Hernanr 
do Alonso , nioto desia Capitana y Sargento* 
Mayor ,con onros siete 6 ocno hombres , con 
los Despachos que el Virréi manda en su Ins- 
trucción. Conviene a saber : la Relación y 
Discurso del Viage y D^cubrimienro > y la 
Descripción de lo descubierto 9 firmado de 
todos los que se hallaron aquí que supiesen 
firmar 9 y autorizado del EscribanorReaí desea 
Nao y avisos de lo que aquí supe de los In- 

glc- 

(O 

Qm* Párese debe decir jp^» 



^cses y como arriba queda dicho , para que 
en aquellos Reinos y en Chile estén apercebi- 
dos y con mas vi^lia que antes solían estai^ 
Estos Despachos meron enderezados al Vir- 
réi y a los Oidores del Audiencia-Real : y así 
el Pataz siguió la derrota al Oeste, y Nosotros 
al Noroeste » estando ya en parage seguro de 
Cosarios 9 que por esta causa lo trazo Pedr« 
Sarniento conágo estos dias. Este du toma- 
ron la altura Sarmiento y el Piloto-Mayor 

60. en diez y ocho grados largos 5 sesenta le* i^* 
guas. 

Desde el jueves a mediodía con Nordes- 
te fuimos al Noroeste hasta viernes a medio- 
día , diez leguas. Esta noche se nos rompió 
la vela del trinquete de alto i baxo. 4|| 

Desde el viernes a mediodía 24. de Junio 

-al Noroeste quarta al Norte con viento ñor- 

10* deste fresco hasta media noche diez leguas; 
y de media noche abaxo fuimos al Norno- 
roeste y al Norte quarta al Noroeste hasta el 
6. sábado de mañana seis leguas } y hasta el sá- 
bado á mediodía 2 5. de Junio ál Noroeste 
4* quarta al^ Norte,quatro leguas. 

zz 1. Des- ' 



(3«í4). ^ 

Desde el sábado á mediodía al Noroesce 
<juarta al Norte y al Nornorocste qüarta al 
Norte y al Nornoroeste hasta el domingo (*) 
leguas : altura 2 1 . erados y un tercio« De 
manera que desde el jueves a mediodía has- 
ta ahora anduvimos setenta leguas. 

Desde el domingo al lunes 27. de Junio 
fuimos al Noroeste cjuarta al Norte hasta pri- 
ma noche, y toda la noche al Norte y al Nor- 
te quarta al Noroeste 9 y hasta mediodía al 
Nornorocste hicimos camino del Nornorocste 
%o, 20. leguas. Lunes tomé altura en 2^. grados ^^« 

Del lunes al martes 2 S. de Junio hasta 
mediodía al Nornoroeste guiñando sobre la 
*í. 49. quarta del Norte 27. leguas ; altura 23.gra-a7* 
grados 47. (^) minutos. 

Del martes al Jueves ^ó. de Junio al 
Nornoroeste sobre la quarta del Norte sc-7«* 
tcnta leguas : altura 27. grados y J 

Del jueves ál viernes primero de Julio al 

No- 



Íémmémm^^m0áimliÉ0máimmmém^mtmii^tlímt^^ 



MIM 



(O 

rárece debe suplirse! áqui. qtuarentaé 

(a; 

4;^. Estos tlaméros estañ emendados éñ él tuttfo de 
lá Obra 9 y eran 49é cerno al margené 



8^4* Noroeste sobre la quarca del Norte ^ 24. le- 
guas : altura 29* ^9* 

Del viernes al domingo a niediodía :^ • de 
Julio al Norte y al Nornordcste y al Nordeste 
j'o.quarta al Norte cincuenta leguas;altura treinta 
y un grados y ^8. minutos* 

Desde el domingo a mediodía hasta mar- 
tes á mediodía 5. de Julio hubo calmerías: 
fuimos con bonanzas al Nornordeste hasta 
lunes i mediodía, y desde este punto al mar- 
^S* tes por la mañana al Noroeste y hasta medio- 
día al Norte quarta al Nordeste anduvimos 2 5. 
leguas : altura treinta y tres grados. 3 j. 

Desde el martes al miércoles al Norte 
*• quarta al Nordeste seis Icguas^y toda la noche 
al Norte quarta al Noroeste y al Nornordcste, 
y desde la mañana hasta mediodía al Noroeste 
quarta al Norte y al Nornoroeste y al Norte 
^j^ quarta al Noroeste 2 1 «leguas: al tura ^4, grados 
Del miércoles al jueves siete de Julio al 
Nornoroeste y al Noroeste quarta al Norte 
ao. 20* leguas : altura ^5. grados i. 3 y.} 

Del jueves al sábado 9. de Julio al No- 
roeste ocho leguas 3 y la noche siguiente con 

bo- 



bonanzas al mesmo rumbo quatro leguas, y U 
resta hasta el sábado á mediodía al Nordeste 
quarta al Norte. Son todas ^5. leguas : altu-3f* 
S7*ra treinta y siete grados. 

. Del sábado al domingo diez de Julio seis 
horas al Nordeste quarta al Norte seis leguas^ 6. 
y al Nordeste quarta al Leste tres leguas , y .. 
hasta el domingo i mediodía al Noroeste y 
al Nomoroeste ocho leguas. 9, 

Del domingo al lunes once de Julio al 
Norte quarta al Noroeste quatro horas qua- ^. 
tro leguas , y al Norte seis leguas. ^ 

Y al Norte quarta al Nordeste quatro le- 4* 
guas. 

Y al Nordeste quarta al Norte quatro le- 4. 
guas. 

. Y al Nordeste franco quatro horas quatro 4* 
leguas. 

Y al Nordeste quarta al Leste tres leguas, j. 

Y al Nordeste quatro leguas hasta lunes á 4> 
mediodía. Son vdnte y una leguas por fsín* 
tasía. 

Desde el lunes z mediodía fuimos alNor- 

.deste quaru al Leste y al Lesnordeste y al Le^ 

te 



to. te diez leguas , el martes por la mañana yU 
mos la Isla del Cnefpo pasamos por la banda 
del Norte della. Está esta Islilla en quarenta 4o> 

ta. grados largos : anduvimos doce* leguas. 

Del martes al miércoles al Sueste con cal- 

la. mas doce leguas : tomamos el altura en trein- 19. } 
ca y nueve grados y medio largos* 

Jueves caminando por este rumbo vimos 
la Isla Graciosa ^ pequeña , pero fértil y po- 
blada* Pasamos de noche por entre ella y la, 
Isla de San-Jorge. Vimos de noche en esta Isla 
de San-Jorge mucho fuego , y segim despuei 
supimos en la Isla de la Tercera la causa deste 
fuego fué esta. 

Primero dia de Junio deste ano 158o* 
en la Villa de Velas de la Isla de San-Jorge fué 
hecho cscc Testimonio por el Oidor Freites 
sobre el fuego de la Isla de San-Jorge ^ y paso 
«si : Que este dicho dia en la dicha Isla obo 
grandes terremotos y temblores de tíerra , y 
sobre tarde reventaron tres bocas defiíega 
con grandes (O } de las quales 

bo- 

(,) 

Bu «1 Mantucríto original st advierte este mismo ciato* 



bocas corrieron arroyos de fuego hasta la 
mar ^ y fue perseverando el reventar hasta 
que se abrieron siete bocas de jfucgo , y d es- 
tos Ríos ó arroyos de fuego que corrieron 
corrió uno al rededor de unaHermita de Nues- 
tra Señora. Yendo nueve hombres á quitar 
unas colmenas obra de un tiro de ballestade la 
boca mayor ) llegando a las colmenas se abrió 
una boca y los tragó ^ que no quedaron mas 
de dos medio quemados ^ y llovía ceniza que 
creció sobre la tierra un palmo de alto* Y 
dice luego el Testimonio : Certifico Yo Fran- 
cisco de Freite , Oidor ^ que es verdad lo di- 
cho deste fuego de San-Jorge. 

Sobre esto decían que oían claramente 
voces de Demonios y otras cosas de espanto, 
y finalmente la Isla se va abrasando toda, 
según dicen. 

Siguiendo nuestro camino a diez y ocho 
de Julio llegamos de (O la Cidad de An- 
gla en la Tercera , que es la principal Isla de 



(O 

De. Parece debe decir n. 



ia (O ác los Azores. Gloria á Dios Todo^ptf- 
dcroso! 

Lunes 19. de Julio Uegé á este Puer- 
co un Navio de la ViUa de Ternamhuéo en di 
Brasil ^ y martes otro de la !Báhtd ¿e Todos- 
San^s y cabecera de la Gobernadondel Bra- 
sil: y preguntándoles Pedro ^armioito si allá, 
lubian aporcado algunos Ingleses , dixeron lo 
siguiente. 

En Noviembre de 1579. salieron de la Reuci« 
Frontera y Población de ttñares , quince le^- g'e»S5 
guas apartada de hi^ahíu de Todos-Santos^ para 
el Sur xinco hombres blancos cen quince In- 
dios para ir á los Islé9S'( ques otro Pueblo de 
Portugueses ) por tierra $ y caminando por la 
playa dieron sdbitamente en tl^o deias Cuen- 
tas con iina iancba de Ingeses que tráhía 
diez Ingeses , y los siete dellós estaban enxu^* 
gzndo sus velas en tierra , y en viendo los 
Ingleses los caminantes comenzaron á huir, 
y^os ágiúeron , encendiendo ^r ío que era^ 

aaa y 

* ■ I ■ ■ ■■ ■ ■■ I I ■ I ■ ■ >^ammmmmmmmmmm-mi I i i I % 

La. Aquí ha de leerse A». 



(37o) 

y flecharon dnco > y se acogcroii (O a la. 
{ancha , y comaron dos que se metieron en 
el monte > y k lancha cortó las amarras , y 
dexaron do& cámaras grandes de bombar- 
das, que tenían por pótalas. Y dicicndolcs 
los camlnaiites que nó querúin guerra con 
ellos: ) que saliesen á. tierra y que tos provee- 
rían de comida y de lo que les, fuese necesa- 
rio y respondieron que no querían y y mos* 
traron arcabuces % ballestas y picas » bornean-- 
do un Verso para les. orar con cU Y k esta co- 
yuntura vaciaba la marea ^ y salieron por la 
barra afuera y y fuéronse i. y de allí fueron á 
tener a otro Fio que esta seis leguas del dicho 
^Q de las Cut:nta5:mtSL. la ^abÍA de TodoiSan^Sy, 
y en una Isla que esta enfrente de Camamuy 
que se llama Chtepiy otro Caravclon de Portu-^ 
gueses y sin saber de la lancha ,. did acaso con 
ella 5. y huyóle por ct inat con tres Ingleses,, 
porque los: demás hallaron en la Isla muertos. 
de los flechazos que les diejron en la Isla d». 

las 

■ 

Aíogtrm y Por acogieron^ 



(370 

las Cuentof^ y de allí o (O tres ó quatro leguas 
otro barco de Fortogueses que venía de los 
Isleos para la 'Bahía dio en la playa con los tres 
Ingleses mui desfallecidos y miserables » y la 
lancha perdióse^sln saberse el fin que llevo; los 
quales cinco Ingleses presos desta iancha, úea^ 
<lo preguntados , <üxeron: 

Que fueron en una Armada Inglesa de 
idiez Naos que armo en Inglaterra un gran 
Señor , y que con ella pasaron el Estrecho ¡¿e 
Magallanes 9 y de allí volvieron corriendo la 
Costa para poblar en la parte que para sus 
fundamentos mejor les pareciese: Que para es- 
te fin en isu Capitana (que decian ser de nove* 
cientas toneladas ] llevaba alende el marina- 
re y servicio de servicio de Nao , quinientos 
lombres de guerra ; quatrocientos Soldados^ 
y ciento Oficiales de todos los oficios mecá- 
nicos , y los trahía muí coptentos ^ que les pa- 
gaba 4 dinero cada mes su sueldo : la qual Ar- 
mada surgió en una Isla de úerra de Cartjos z 

aaa i que 



«HÉ«M*aMÉalHMMMaiMi*ÑMMÍ* 



Aquí debe leerse #• 



( 372- ) 

qpe<iosoccQsll^iTUmosC<ir/¿ef, dónele srlevanto 
yna grao cempescad^con la qual las nueve Naos 
^ hicieron a la vela >.y la. Capitana , no pur 
diendp. tan <le priesa cpmo era menester levan 
Ijfis amarras dio ala cosca, y se per(^ sin es<- 
capar ii)a$ que los dichos hombres de la lan- 
cha arriba declarada ,. porque estaban. en Qer<« 
1$ haciendo aguage : laqual lancha ,. después 
de perdidala Nao Capitana,. vino caminando. 
y costeando hasta Puerto seguro ,. onde cam- 
bien la. corrieron ,,y por ser ligera so escapó 
de los. barcos que la seguían , y dfi allí-> vi- - 
00 á acabar ceroi. de. la BahU como queda 
dicho. 

Uno destos cihco Ingleses que escaparon, 
mancebo de trdnta ^ años. , mui hábil ,. gran 
Matemático , afirmaba en. la cárcel que los. 
que escaparon de la tormenta-habían de vol- 
ver presto paralas parres. dqt Brasil con ima 
grande Armada. 3^ y. qontaba enere otras, pard- 
Qilaridades por verdad-, que. en. aquella parce 
déla Cananéa ( que es un^ Isla pequeña) esta- 
ba un. Marco a- Padrón con las- Armas- dc- 
Y.. M, Y el Capitan-Kfayor de^l^s. ingleses lo 

manr 



(373) 

siandába quitar y y poner en sir lugar ocro> 
4é las Armas de Inglaterra para. Posesión de 
aquellas Tierras que correa» al Paraguai.. Pue- 
den ser estas Arma^ las que puso CabtKjL. da 
Vaca^Ofhs que puso el Adelantado Juan Or-r, 
t/^ de Záratt agora s^^is anos en Santa Catalina. 
cerca dt la. Cananéa quando. Vi M^ le. embió^ 
por Gobernador del Paraguai y> Rib-de-la^ 
Plata :. mas no se afirmaba si. las quitaron;, 
pero todavía esta^ duda era por térnunos que 
se sospechk.ser verdad haber quitado» las Ar-^ 
iQas acN.. M¿ y puesto las. de Inglaterra. . 

Demás, de esto, el Capitán del Pueblo dé: 
los Portugueses. que esta (O el Rio de Janeira 
de la Gobernación del Brasil embio tres Ingle- 
ses i WBáhm, que: los habaan^ tomado en: 
Qaho-frio de las nueve Naos que arriba se dixa 
Ifiaber escapado de la tormenta y y que en este 
Caborfrió se hallaíon tres Naos de ellas jan-»- 
tas que habían venido en demanda del Cabo^, 
creyendo que allí hallarían las otras seis ^ que: 



con: 



(O 

Ai^ui debe . suplirse la: preposición #9» 



■^- 



( 374) 

con la tormenta se debían de haber apartado 
unas de otras. Y riñiendo el Capitán del Río 
de Janeiro noticia destas tres Naos ^ embió 
ijuatro Canoas con gente á descubrir y tomar 
noticia de las dichas tres Naos , y los cami- 
nantes súbitamente en una Isla dieron coa 
una lancha de los Ingleses , los quales en vietir* 
do las Canoas se recogeron $ (') mas no lo pa» 
dieron hacer tan de priesa que escapasen to- 
dos, y así les tomaron los dichos tres ingleses 
y las Naos en viendo gente por tierra > y las 
Canoas por mas (=>) dieron la vela y se fueron. 
Y destos tres Ingleses que aquí tomaron se 
supo de como aquellas tres Naos vinieron á 
demandar aquel Caho-fito , porque pensaban 
hallar allí las otras seis Naos que altaban , y 
no las hallando las habían de ir á demandar 
en la Caraiba de Pecnambuco ; mas no íiieron 
jL parar alia, porque en la ^ahia de Todos- 
SanElos se tenia noricia cierta de quince de 

Ma- 

M I — — — — m 

(O 
Se recogeron , Pw se recogieran. 

Jdas. Debe decir mér. 



(375) 

Mayo que cti k Taraiha no Había Naos^ ^íg^-* 
ñas Francesas y ni Inglesas.. Y en lo demás es- 
tos tres Ingleses crahidos del Rio de Janeiro x 
la ^ahía concercaron con lo que Habían dicho 
tos otros cinco de la primera lancha que se 
perdió en Tiñate^ 

La llegada deseos Ingleses at Brasil fue 
por Noviembre del año pasado de 1579* que 
es el tiempo quePcdra Sarmiento y sus Com>» 
paneros llegaron sirviendo a V* M.. a los Ar- 
cipiélagos buscando el Estrecho y y viene biea 
el un tiempo y el otro con lo que los Indios, 
nos dixeron en el Estrecho- Y dice el que me 
dio esta relación del Brasil y que es una perso- 
na principal ^ y el hombre mas poderoso del 
Brasil con quica Yo comunique at cabo desta 
Relación estas, palabras ^ que las pongo aquí 
porque se sacara algo dellas para en algua 
dempo adelante.. 

)^Mas como os Gobernadores destos tem-i 
«^^s da falsa justicia no* Brasil ocupaon ea 
^seus particulares e tyramcos intereses os tres 
y^os que ten de cargo lies nao lembraa nea 
^espeitao o que tanto importa a sea Rey co^ 



.■(37«í) 

^jitió a Magcstade del Rey Philippc inquiñ* 
^^rem sabcrcn c procuraren con amor y ar- 
^^dence fervor e diligencia estes impoccantes 
^^avisos*)^ 

Y como mi presente estadio era inquirir 
sobre este caso en codas parces y de codas gen^ 
tes , supe en esta Cidad de An¿a A^ boca del 
Corregidor ^ y de codos generalmence^ que a 
dos dias de Noviembre del año pasado de 
•I 579. dio una^Nao grandelnglesaa la Cosca, 
y se perdió en un pueblo que se llama la Gua^ 
iua^ dos leguas de la Cidad de Angla -en esta 
ásla Tercera 3 k qual Nax> quando se perdió 
trahía siece u ocho honlbies. Escapacon dos 
y -un negro ^ que al prescnce están presos en 
csca Cidad ^ y los otros se ahogaron. Sacaron 
del fondo de la mar quince piezas mui grue- 
sas de arcillería de liicrro colado que craiiía la 
Nao , y otras muchas no se han podido sacat 
Son *las que sacaron grandes xomo para For- 
taleza de asiento ^ porque se lia sabido que 
iban a poblar á Indias ^ y llevaba treciencos 
Soldados. Dícese que trahía riquezas ^ y que 
4as echaron á la jiiar quando se vieron ir i 

per- 



petdcir , porque no so supiese su ofició de la- 
drones. Lo que los presos dicen es , que an- 
duvieron con otras Naos por la Cosca de Gui' 
nea mucho tiempo 1, y que de enfermedades 
se les murió k. gente , y que no quedó mas 
de la que trahia el Navio quando se perdió. 
Y la sospecha general que codos tienen , y Yo 
probablemente creo, por lo que he sabido, es 
que esta Nao es una de las nueve que escapa- 
ron de la tormenta arriba declaradas, y los 
que mas crédito dan á esto son los Portugue- 
ses del Brasil- que me dieron la Relación arri- 
ba >referida , porque cUcen que salieron en 
conserva de nueve ó diez Naos que armó un 
gran Señor de Inglaterra. 

En este Puerco de An¿A estaban dos Na- 
vichuelos Ingleses: y hablando Pedro Sar- 
miento con el dueño de uno dellos que es Es- 
pañolado , y casado en esta Isla , sobre Fran- 
dsco Draquez, el Cosario , me dixo qvie había 
tijes meses que había parado de Friscol (O de 
Inglaterra , y que no había nueva que Fran- 

bbb • cis- 



(O 

Fristol, VotBristoU 



'« •m.mmmmmm 



(37») 

cisco obícsc aportado alia : y replicándole' Yo 
lo que arriba se dixo que habían dicho los In- 
gleses de Áyamonte y dixo éste que era ver- 
dad , que donde él estuvo .había, fama que se 
hacía en Londres ó en Plemua dercá arma^n 
de Naos > y que no supo para donde , que es 
comprobación de lo que el Piloto me dixo» 
Estando en este Puerto me dio el Obispo des- 
tas Islas vm Tesdmonio de una maravilla, que 
es en suma. 

Veniendo una Caravela de la Isla de San- 
M¿i<f(á la Isla áeSan-Jor^ 4 15» ¿a Junio 
desteañode 1580. estando la Caravela diez 
leguas de San-Jerge y que podía ser como me- 
dia hora antes que se pújese el Sol y vieroa 
los hombres que venían en ella en el cuerpo 
delSoi un Crucifixo grande , y en el pie aei 
Cruciíixo parecía un Calvario ^ como suele 
pintarse y y vieron estar dos Imanes ^ una á 
la mano derecha vestida dé blanco , y otra á 
la mano izqt^rda 'vestida y al parecer , media 
de colorado , o como prieto» Y el Crucifíxo 
iba subiendo para arriba , y siempre fué visto 
hasta cerrarset d Sol« De lo qual todos los qtte 

lo 



(37P) 

lo' vieron qüokron niui espantados , llorando 
mucho sus pecados , pensando que venía d 
fin del Mundo. Esco averigua el OíddrFrei^ 
tes que escaba en San-Jiírge^ y dellahizo Tes- 
dmonio con todos los de la Caravela ) y lo 
etnbió al Obispo , que es este en substancia: 
Laus S)eo omm^enti <pu mratílU ficit tn ObU 
^ in Terral • 

£i5tando en este Puerto apercibiéndonos^ 
llegaron cinco Naos grandes de la India ^ las 
quatro de Gaa y Cochin > y la un^ de Mídacai 
las quatro^enian cargadas de ^pecería y dro^ 
gas y porcelana y ropa de aquella tierra ) y la 
una venía ún carga , porque falto para pcÑde- 
Hi calcar. La Capitana dicen ser de mil y do- 
cientas toneladas , y otra de núl y tredenta$« 
Esta decían traher ocho mil quintales de espe- 
cería , y preguntándoles por nuevas de los 
Castellanos de las Felipinas, dixeron que el 
año pasado un Hermano del Rei de turneé 
6 ^ttrney , que es una grande y tica Isla , se 
fué a Manila y trató con los Castellanos que 
alii están por V. Mv que fuesen á Burnéo , y 
quitasen di Reino 4 su Hermano ^ y se le die- 

bbb 2 sen 



/ 



/ 



e?8o) 

len i él) yesería jCfíbuckfio y Vasallo de V.M. i 
y los Castellanos fueroii con gran armazón á 
Burnéo y conuron el Reino i y el Rei huyó á 
los pionties; , y. los Castellanos pusieron en su 
lugar a su I^er mano ^ qu^ trahían consigo , y 
hubieron muchas riquezas , y especialmente 
pías de seiscientas .piezas de .artillería , y con 
esto se volvieron a Manila en ]ps Ltn^mes, Y 
dende a algunos meses |>a9Ó por Burnéo un 
(Capitán Portugués que venia de Moluco , y. 
sabiejndok) que había pasado en Burnéo, y 
ue el Rei primtro andaba por los monres, 
ué allá y lo restituyó otra vez , y descenó ó 
hizo huir al que los Castellanos habkn dcxa- 
do puesto por.Rel* Dígolo así ea suma y án 
mas premisas como ellos lo cueiitan , que de 
creer es que los V/asallos de V. M* que escan 
en aquellas Islas , si lo hicieron , sería por vías 
lícitas y justificadas como V. M. lo manda y 
quiere. V. M» sabrá ya esto mejor por infor- 
mación cierta por la vía de Nueva-España, 
que Yo cuento lo que voi sabiendo , porque 
los Príncipes han de ser advertidos fiameiuc 
de codo lo que se supiere que les toque, para 

que 



I 



(38i) 

qüc'si vieren que hai que reparar 5 provean lo 
que fiícrc su servicio. 

Miércoles por la mañana llego á este Puer* 
to y Cidad de Angla un Caravcloncillo con 
una bandera de Portugal en la popa , y traxo 
una Carta de Don Antonio para el Corregi- 
dor ^ en la qual , aunque Yo no la vi ^ supe 
que- decía y mandaba al Corregidor que le hi- 
ciese alzar por Rei , y que el v^) que lo con- 
tradijese le matase por ello. A esta sazón Pe- 
dro Sarmiento y el Vicario Frai Antonio Guar- 
dramiro estaban con d Corregidor persua- 
<fícndole que fuese á obediencia á la Iglesia 
por quel Obispo lo tenía descomulgado , y 
el Corregidor estaba pertinaz de humillarse, 
y sustentaba no estar descomulgado ^ y por 
una palabra que un Escribano se descuido de 
decir acerca de la venida de la Caravela , di- 
ciendo que se trataban cosas que podrían ser 
contra Nosotros. Disimulando lo mas que fué 
posible , acababa la platica ^ sin alteración se 

fué 

£/,Por 0L 



fué Pedro Sarmiento á emlxircar coa toda U 
gente que estaba en tierra y y siipose por nue- 
vas del Caravelon que los Gobernadores 6 
Pesembargadores habían pronunciado senten- 
cia por V. M. , y que el Campo de.V. M. es- 
taba cerca de Setubal > y la mar desde el Cabo 
de San- Vicente hasta la boca de Tajo toma- 
da , y que á. Don Antonio Le: habían:, alzado 
por Rei solamente Lisboa , Santacen y Seta-' 
bal. Desto unos mostraban holgarse de ser 
de Vw M. 9 y otros de c^rá. manera , como 
acontece en los vulgos. rudos , porque loss No- 
bles y Hidalgos en nuestra presenda gran vo- 
luntad mostraron al servicio de V. M. £n íúi 
comenzaron á tratar contra Nosotros , y lue- 
go nos cercaron con barcos y bateles y y avi- 
saron á las Naos de la India que estaban sartas 
en la boca del Puerto para que si-quisíesemos 
salir nos bombardeasen , y publicamente dc-- 
tían que comenzasen por Nosotros y nos ma- 
tasen , pues V/M. andaba por Portugal con 
Campo , y nos tomasen los Papeles y Relacio- 
nes , pues el Estrechiy caía en la Demarcadon 
de Portugal , y que de éste Descubñmiento 

ha- 



había de suceder gran daño á Portugal ; que 
no aguardasen mas con nosotros ^ sino que 
nos prendiesen , o nos matasen» Por lo qual 
vivíamos como quien por momentos espera- 
ba execudon de k furia de la behetría del 
vulgo ; pero con las armas en la mano ^ y W 
mechas encendidas todas las horas» Y aunque 
los mas de la Cidad y de las Naos lo decían^ 
ninguno oso ser el primero , quanto mas que 
de haberse hecho oicn con rodos los dest* 
Cidad en esta Nao de V. M» fué causa que al- 
gunos se no» aficionasen ^ y nos avisasen de 
lo que pasaba en el Pueblo ^ y particularmen- 
te un Hidalgo llamado Juan de íBetancor ad- 
virtió á Pedro Sarmiento de que los Pilotos^ 
de las Naos de la India estaban indicados de 
invidiosos deste Descubrimiento ^ y que tra- 
taban de echar esta Nao á fondo y haber 
nuestros Derroteros á las manos para se apro- 
vechar dellos, y que no llegasen a la presen- 
cia de V* M* Por lo qual Pedro Sarmicntoi: 
trató con ciertos Marineros de Castilla que 
venían en las Naos de la India que le avisa- 
sen 3^ y asi cada rato tenia avisos de las Naoá 

so- 



.,(384) 

so color de venir. 4 ver los.sal>^iges ; y aunque-, 
diversos decían diversas cosas , que sería nun- 
ca acabar , entendí del Capican-Mayor de. 
las Naos tibieza , que por ninguna parce se 
declaraba, estando puesto á la mira , y solo 
trataba de fornecer sus Naos de mas gente y 
artillería : y así decían que metería la de la 
Nao Inglesa perdida , porque en la Carta del 
Don Antonio mandatü que lo hiciese así , y 
que fuese por altura de barlovento , y que en 
la Costa hallarla Naos de resguardo para en- 
trar seguras en Lisboa. Final h) se resumieron 
en alzar al Don Antonio. Y por quel Corre- 
gidor estaba descomulgado de participantes, 
los Regidores y Oficiales de la Cámara fue- 
ron á el y le requirieron se fuese a absc^ver» 
para este a<^o , donde no , protestaban de lo* 
nacer ellos ; y por esto se fué á absolver. Y 
juntos en CabÜdo , el Corre^dor les propuso 
la razón de la Carta , y algunos estuvieron 
pcrplexos , y el Corregidor y otrOí algunos, 

que 



Fmal y Por Finslmente^ 



MM 



que fueron pocos, les pusieron canto temor di- 
ciéndoles que era traición y rebeld¿i que le 
obieron de nombrar por Rei ; y a mi parecer 
por Tirano : y así lo decían algunos Portugue- 
ses. Y mugeres hubo que ofrecieron Misas f 
Romera porque V. M. reinase. En conclu« 
sion alzaron bandera pregonando por las ca- 
lles á Don Antonio. A esto no se halló el Ca- 
pitan de la Armada de la India , que estuvo 
en su Nao. Llamase SaldaHay y es hijo de 
Castellano. Hecho esto , este dia trataron (O 
mui desvergonzada (*) los Portugueses en tier**: 
ra hasta tratar de ediamos á fondo , de lo 
qual de noche vino á avisar á Sarmiento JuaK 
de Betancor , disfrazado y por detras de^ to- 
dos los Navios y mm á remos callados. Por 
lo qual en toda la noche estuvimos las me- 
chas encendidas y determinados de morir por 
Dios y por V. M. > pero como he dicho , na- 
die determinaba osar ser el primero de los 

ccc que 

(O 
Fasece debe sapUise aquí Nos. 

(*) 

BesvcrgwTsadé ^ Por dcsvergonzadtmcnie. 



(380 

que en tales casos suelen caer > y cambien poi 
que algunos hombres de razón debía haber 
que por sus ciertos modos los re&enaban. 

Andando en estas asonadas^Uegó una Flo- 
ta de veinte y dos velas de la Nueva-España; 
y la noche antes que llegase y como se tuvo 
aviso de su venida por la atalaya^todos estuvic- 
vieron en arma en la Cidad y creyendo que 
era Armada que V.M. embiaba á tomar Isk^ 
y detuvieron en tierra nuestro batel que habk 
ido por agua , y también detuvieron una 
chalupa de la Flota que Ue^ a tomar vitua- 
lla «^ y los hicieron estar toda la noche al agua 
de un grande aguacero; y algunos de los núes* 
tros se vinieron al Navio a nado ^ y nos avi- 
saron de lo que pasaba } y al amanecer lle- 
garon ciertas Chalupas de la Flota y que iban 
a comprar refrescóle Pedro Sarmiento las de- 
tuvo en este Navio avisándolos de lo que pa- 
siba^ y embioá tíerra un Pomigues de nues- 
tra compañía a saber como estaba la tierra^ 
y supimos que consabpr ser Flota de Indias' 
habían quietadose ^ y se holgaban fuesen en 
tierra. Esto hacen ellos por vender sus frutos 



(387) 

j cosechas ^ y obras de madera ^ que soló se 

sascencan con el provecho de las Naos de V.M. 

que por aquí vienen ^ que son de las que hall 
-placa y oro. Con esto nos levamos é hicimos 
'i la vela , y venimos a tener con la Flota : y 

Pe4ro Sarmiento fué á la Capitana de Nueva- 
España 9 y comunico con el General lo que 
pasaba en el Pueblo de Angla y en España , y 
^1 servicio que á V. M. se podría hacer en lie- 
rvar las Naos de la India 6 alguna dellas a 
y« M. ^ especialmente la de Malaca que viene 
mui rica de especiería, oro y pedrería precio* 
M $ y eximióse con decir que no tenía comi- 
sión } y Pedro Sarmiento le volvió a decir^ 
que la Caravela de aviso que había venido de 
Portugal había de volver esa mesma noche 
.con aviso de lo hecho, y para que saliese Ar^- 
nuda de Portugal a acompañar a las Naos de 
la India de que sería Don Antonio y su behe- 
tría socorridos de moneda , gente y anima: 
y pues esto todo es de V. M* , que siquiera 
tomásemos esta Caravela aguardándola al paso 
para que no fuese aviso al Tirano , y V. M. 
iiiese advertido primero y proveyese lo que 

ccc 2 mas 



.(j88) 

mas ñiese su servido. Esto pareció a codos, y 
al General : y quedó que así se hiciese. Y 
con esta determinación , sin mas detenemos, 
;fuimos a la vela la vuelta de la Isla de Saip- 
J^^ael : y lunes estando ya á vista de Saiir 
3^guel , la Capitana de Nueva-España puso 
abandera en la gavia , y arribamos todos so- 
b;re ella a ver que parecer tomaba , y solo 
fué para decir que volviesen a la Tercera á to* 
mar algún agua y y aunque muchas Naos le 
rdixeron que tenían lo que habían menester, 
.el Piloto-Mayor de Nueva-España les hizo 
que fuesen alia , diciendo que d tardaban 
quarenta ó cincuenta dias , ¿donde se habían 
^e rehacer ? ( Cosa ridicula ! ) Y Pedro Sar- 
miento , hablando con Don Bartolomé de Vi- 
ilavicencip , le dixo Pedro Sarmiento que él 
flo quería surgir , porque esta no era coyun- 
tura de andar por Puertos $ quería ir á dar 
aviso á V. M. y a servirle, y a darle aviso de 
lo que tanto le cumplía i su ámma , honra y 
Corona. A lo quál respondió el Piloto de 
Nueva-Esp»ía , que ninguna Nao surpría. 
.Y el Piloto-Mayor desu Nao Capitana, de 

Y» 



(38?) 

V. M. dio codas las velas y salió por toda la 
Armada con harta mohindad del General Sar- 
miento 5 por ver la floxcdad que se tenía en 
€sto : que por un poco de regocijo de tomar 
quatro rábanos ^ y dos libras de ubas se de- 
xase de hacer lo que tanto importaba. Y ca- 
minando acia la Tercera , vieron salir de la 
Isla la Caravclilla de aviso ^ y Pedro Sarmien- 
to estubo aguardando á ver que hacía el Ge- 
neral de Nueva-España , según lo que habían 
concertado : y quando vido que ninguna di- 
ligencia hacía ^ mandó Pedro Sarmiento ir 
tras la Caravelilla que ya iba léxos. En íin sola 
esta Capitana le dio caza hasta mui tarde j y 
viéndose la Caravelilla fatigada ^ viró la vuel- 
ta de tierra y esta Nao viró tras ella^ y lleván- 
dola ya cerca arribó en popa á tierra á la Ci-- 
dad de la Playa : y en esto anocheció. Por lo 
qual no la pudinK>s tomar : y si Don Barto- 
lomé enviara siquiera una Chalupa de las que 
trahía en k Armada , sin falta la tomábamos, 
porque la Chalupa se pudiera meter en tierra 
mejor que la Caravela ; lo qual esta Nao no 
pudo hacer sin peligro d^ perderse^ £ ya que 

no 



no la tomamos sirvió de cjiic ño nos llevase 
dos días de ventaja ^ que una hora suele ser 
de gran momento en tales ocasiones ^ y con 
la vuelta se perdió hasta miércoles tres de 
Agosto con ir y venir á tierra , y con calmas 
que por la mayor parte hai al abrigo destas 
Islas. Y quando volvió la Flota al Puerto, ya 
las Naos de la India andaban á la vela a pun- 
to de todo. Sola la de Malaca habían metido 
mas acia la Cidad para favorecerla con la for- 
taleza del Pueblo. Iteh y quando la Flota 
se volvió al Puerto paso otra Caravela de avi- 
so de Portugal , con sus encomiendas y ban« 
deras por medio de la Flota , y la dexó el Ge« 
geral pasar sin saber ni inquirir della cosa de 
diligencia , con estar avisado que habían sa-- 
lido dos Garavelas de Lisboa para este efe¿lo* 
El miércoles ^.de Agosto se hizo la Flota á 
la vela la vuelta de España , y liines 15. de 
Agosto, por la misericordia de Dios, reconoci- 
mos la Costa de España en el Cabo de San-VU 
cente seis leguas mas al Norte. LAUS DEO* 
Todo lo qual se leyó publicamente de- 
lante de todos los desu Nao-Capitana y que 

file- 



(3^0 . 

fueron los siguientes : El Paürc Vicario Frai 
Antonio Guadramiro j Antón Pablos, Piloto- 
Mayor i Juan Desquíbel , Escribano-Real; 
Pedro de Hojeda , Contra-Maestre j Gaspar 
Antonio , Guardian ; Maestre Agusdn , Car* 
pintero > Pedro de Aranda , Soldado j Geró- 
nimo de Arroyo > Francisco Garces Despino- 
sa ; Andrés de Orduíía ; Antonio del Casti- 
llo i Pedro López , Q^afate > Francisco Her- 
nández i Ángel Bartolo $ Domingo Vayane- 
ta 5 Pedro Pablo ; Jácome Ricardo ; Diego 
Pérez de Albor, y Diego Pérez dcVillanue- 
va ; Pedro Alvaraz , Francisco Pérez ; Fran- 
dsco de Urbéa ; Simón de Abréo > Pedro de 
Villalustre y Manuel Pérez y Mateo Andrés; 
Pedro Márquez y Pedro González ; Pedro de 
Bamonde ; Francisco Tellez ; Pedro de Isa- 
siga, Grabiel de Solis; Pedro de la Rosa. 
A todos los cjuales aquí contenidos les fué 
preguntado si lo contenido en esta Relación 
era verdad , ó tepian que contradecir ; y di- 
xeron ser todo lo en ella contenido verdad,sin 
saber cosa alguna que pudieseii ni debiesen 
contradecir. Y esto es la verdad , y los que 

su- 



(392.) 

supieron firmar lo firmaron de sus hombres 
y rubricas ; y asimesmo yo Pedro Sarmiente 
de Gamboa 9 Capitán-Superior desta Nao y 
Armada de Su Magostad ^ juro a Dios^ a esta 
>^ 9 y á los Santos Evangelios , que todo lo 
contenido en esta Relación y Derrotero es 
verdad ^ y pasa así en efeélo como en ella se 
condene ^ sin exceder en cosa que sea contra 
la verdad. £ por ser así cierto y verdadero, 
y para que en toda parte tenga la. fe y crédito 
que conviene , la firmé de mano y nombre, 
que es fecha en esta Nao Capitana nombra- 
da Tiuestra^enora-de-Esperan^^mlcTcolcs diez 
y siete dias del mes de Agosto de mil quinien- 
tos y ochenta anos. 

Tedro Sarmiento de gamboa. 

'Antón pablos , piloto. 

fray antonio guadramiro. 

Tedro de hojeda , contramaestre. 

gaspar antonio gardian. 

francisco garces despinosa. 

fe^ 



Tedro de oronda, 
ffrommo ^Arx$5 del arrojfo* 
francisco de^tnHifea» 
Antomo del castillo^ 
francisco pereT^ 
die^o pereXf 
Francisco Hernández, 
Jujustin ff'obiel de solis» 
jacome ricaldo. 
francisco tellet^ 
pedro de haamonde, 
Andrés de ordma y escrilfano nombrado, (') 

E Yo Joan Desquíbel, Escribano-Real 
de esta Armada y Nao^Capicana de Su Ma» 
gestad doi fe y verdadero testimonio , que 

ddd me 

(7) 

Todas estas firmas son originales ^ y van impresas 
eou la misma ortografía de sus Autores ^ y segua el ordeo 
co que estaa colocadas en el Manuscrito* 



(•3P4) 

me hallé presente en todo este Viage y Des- 
cubrimiento del Estrecho de, la Midre-de-^tos^ 
antes llamado de Magallanes , y Jo vi j y aque- 
llo en que no me hallé lo sé por cierta infot' 
macion de las personas que fueron á ello , y 
por juramento solenc del Señor Pedro Sar- 
miento , Capitán-Superior de esta Armada, 
que fué en los Tres Descubrimiéncos , de los 
tres Bateles ; y me hallé presente qu^do esta 
Relación se leyó de liferho ad yerhum ante to- 
das las personas desta dicha Nao publicamen* 
te , según el Mui Excelente Señor Don Fran- 
cisco de Toledo , Virréi del Pini , lo manda 
por su Instrucción. ,Y leída y entendida , di- 
xeron todos los Testigos arriba nombrados 
y firmados ser verdad todo lo.. contenido' en 
esta Relación , y que no sabían ni tenían que 
contradecir cosa alguna , y que- por tal U 
daban y aprobaban para que Su Magestad 
fuese informado con ella de todo lo sucedido 

# ^ 

en este Viage y Descubrimiento. Y conos- 
co (O á todos los Tesdgos arriba nombrados 

y 



(O 

Congsco 9 por Conozco. 



i^i^mmmmmmmmmi^mtimmmmmmi». 



(395) 

y vi firmar laJs firmas , puestas dcbaxo , de 
los Nombres ) que son de aquellos que se 
hallaron en esta Nao que sabían firmar: y va 
escripca esta dicha Relación y Derrotero en 
ochenta y cinco hojas con esta en que va mi 
Firma y Signo. De todo lo qual doi fe , qut 
es. fecha en e^ta Nao-Capitána , nombrada 
^uestraStfíora'de'^uena'Esperan^ á diez y sie- 
te dias del mes de Agosto de mil é quinientos 
y ochenta años. 

A (O en testimonio de verdad fice aquí 
este mió signo (^) A tal^JuanDesquílfel^ 
escrham (Re<i/.sa (i) 

Y Yo Pedro Sarmiento de Gamboa , Ca- 
pitán-Superior de esta Armada Real de Su 
Magcstad y que vino al Descubrimiento del 
Estrecho de Magallanes yCemñco i todos los que 
la presente vieren y que Juan Desquíbel , de 
quien va firmada y signada esta Relación y 

ddd 2 Der- 

(O 

^. Parece debe decir aqui E. 

Aquí el Signo* 

También esta firma es original* 



Derrotero , es Escribano Real desta dicha 
Armada , y dcsta dicha Nao-Capitana » y 4 
sus Escripturas y Autos que antél pasan y 
han pasado se les da entero crédito como á 
tal Escribano-Real desta dicha Armada y 
Nao-Capitana. Y para que delio conste di 
esta Certificación firmada de mi nombre, 
que es fecha en esta Nao-Capitana a diez y 
siete dias del mes de Agosto de mÜ ¿ quimen« 
tos y ochenta años. 

Tedro Sarmiento de gamboa, (*) 



> • » 



I •'^-. 



!N- 



Esu firma es original c6m6 las que van puestas antes. 



índice alfabético 

4c los Nombres dcLugarcs^quc se encuentran 

en este Diario^ 

Puestos casi todos por ^eáro Sarmiento. 



AGua-dulce (Caleta de) Brazo-ancho (Punta del) 88. 
ai7. 89.99. 

'Alguilgua (Ensenada) 103. Cabo-Primero. 65*. 66. 

Altura (Caleta de la) 134. Cacbe^Diablo* Véase Vueih 

Altura (Pefes déla) 146. ' to-Peligrofo. 

Amindada (Punta déla) 9a. Campana de Roldan. 213. 

97* 107. ibS. laó. Canal- de-la-Concepciob 
Año-nuevo (Morro de) 140. (Brazo ancho de la) 132. 

I4i.i4a«;i43. Canal-Madre (8 j. 86. 87» 



> 



Archipiela^owx 3^.148.149. 90. 100. 
< 150.159., 167. lóS.i'S'i. Candelaria (Punta de la) 

232. 81. ' '-' 

Archipiélago del Virréi D. Capitloilgua (Ensenada ) 

Francisco de Toledo. 1 00. ' io6. 
Arrecifes (Anoofi de los) Caycayxixaisgua (Costa) 

io8* 100.126'. ;. .' * ÍK>6v « > 

AfreciftB (Punta de) 125. Cayrayxayüsgua (Isla) 208. 

126. ■ Clara (Punta- de) 125. 126. 

Bahía-boena* Véase Puerta Concepción ( Brazo de la 

bueno* 105. io8. 126. 157. / 

Barranca* 273 « Concepción (Canal de la) 

Bajaos del Herbazal t^i*\ / ria4;ia6.-: ' 

Boquerón (Punta del) 123* Concepción (Golfete da la) 
firaao-ancbo.99. iD/é' .157. 

Cor- 



(398) 

CordlUera-neyada.Too.ia8. Islas^Nevadaj. iií, aij« 



131. 137. 139.140.141. 
14a. 149. 204. aoS. 

, Consolación (Punta de) 274. 

Costa*brava. 167. 

Cruz (Isla de la) 2 lo. 2 1 1. 

Dormida (Islas, ó Isletas de 

la) III. 112. 
Dormida-de - Antoh - Pablos 

(la) 84, 
Dos-Canales (Isla'de) 131. 

132. 1^4. ií;. 
Enmedió {Isla de) S6. 10 f. 
EspíritU'i-Santo (Cabo. del) 
. 18 li 1I78- 

EKeaquil (Ancón de) 906* 
Farallón (Punta del) ia6« 
Galeotilla ^la) 89.98. 
Gente (Bahía , .y Ensetuda 

déla) 223. 23*1. 
Gente (Isla de la) 211/ 
Gentie (Punta de la) 1 1 1. 
Gente^rande (Bahía de Ja) 

í+7rí49* 
Gente-Grande (Punt«^ la) 

Granrbrazo. 134. 
Gnui^Valle. 2i8# 
Guaviguilgua (Ensenada) 

203. 
Hocico de Cainnui. S9. 1 5* 8. 
Inocentes (k)a4elos) 1^7. 
Isla do se huyó el Indi<n*z i a» 



Lobos (Isla de) 109, 
Lobos (Islas d¿) r49. 
Lomas (Morro , y Ensenada 

de) 221. 223. 
Madalena ( Canal de la ) 

220. 

Madaldia (Isla, de Iz} 2/4* 
Madre de Dios (Estrecho de 

la) 239. 244- ^77. a78» 

a8o. 
Mano de Judas: 149. 
Mas-*al«-Oeste (Punta de) 

148. 
Mfisericordia (Puerto de k) 

182. 183. 186. 188.189. 
Monte de Trigo (Caleta de) 

íf4* 
Morro (Puerto del) 83.» 

Morro^jordo. 83. ; - 

Mudiá^-niei^e ($nsemda de) 

207. . -• 

Kómbre de Jeras (Cabo di^l) 

Norte (BrasK^ del) 8 y- . :A 
Nuestra-Sé¿ora^d^ Esperan- 

273. .o.i 

Mnestra^áefSora «^de - Orada 
(Punta y Cabade) ayo. 
2J2. 2Sf0 ^ST^ *'»**•' * 

Nneftra-'&áora'^de'*- Gaa&- 
; . hipe (Ensenada de) X2!lt« 

ia4« 

Nue»* 



Muestra-^Señoni-^de-la- Caá» Pad-nle-azécan 8 3 • 8 4* 1 36. 



delaria (Puerto de) 189. 
193» aoi. . 
Nuestra^-Señont-de-la-Pefia- 
de-Francia (Punta de) 

107. 
l<íaestra-Seáora^fr*la-Viék<>* 
ria ( Cabo y Tierra; de ) 
.' 149. ifO* Iflé V 

Nuestca-SeAora-det-las^er- 

cedes (Punta de) 1 54% ' 

Nuestra-Sefiora- de-las-Vir- 

. tudes (Cabo y Pwta de) 

Naestra-SeñDra" del-^Reme*- 
■ dk> (Ensenada de) 975^» 

Nuestra-Señora-del- Rosa- 
rio (Puerto de) 7a. 74. 
76* 77< 8a* -97* 98* loo» 

Nuestra - Señora - del n Valle 
.(Puerto de) 63. . 
Nuestra •'Señora « del •* Valle 

( Punta y Cabo de ) ay i . 

263* a8o* ' - » ^ ^ 
Ochavarlo (^Puerto del)^ 131. 
Oeste (fira^o del) > 9 3u ^ ^^ 
Oeste (Punta del) 1 48. 149. 
Oiice*nill**Vír^en¿» (£nÍ5&* 

aadade las) 263. 
Oración (Cordillera ó Mon- 
vtedela^ 144. 149. * 
Oración (^fiaseaada 4e la) 



ai9.aa4« 
Páxaros (Islaí de) t r 2% 
Pelepelgua (Caleta) 206; 
Placel (Punta del) 226. 
Playa üa) 213. 
Playa'^Bermeja.ióf. Véase' 

Puerto-Bermejo. 
Play*-Píarda. 206J - 

Puchachailgua (Ensenada) 

. ,203.' ' 
Puerto-Angosto. 204«r 20;. 

208. 

■ 

PuertetBiíitnéjb*de-la-Cota- 
■. cepcioti-derNuestra-Seño¿ 
ra. 90. 92. 93* 97» 10 1. 
. lo-y. 167^126. 127. I29*"* 
i|'7. i;8.i63. 164^ i66. 
.174. i76;'i8o^ 238* 
Pueño-bueno, ó Bahía4}ue- 

na. 133. • 
Puerto-Peligroso. 72. 
Puerto-Primfero. loi. 
Punta-^Aoegada. 273. 274» 

27/. 
PumaF^Bstta. Í73; 274^ ^ 
Punta de Gracias «^-á-^ Dios. 

136!. 

Punta - Delgada. 86. 134. 

272. 273. 
Punta-larga. 147; 
Rio-hondo.' 21 y. 
Roca - partida. 113. i rS • 

119. I20. i^j. i86» ' 

San 



(4oo) 

Stt-An¿res (Gmal ¿le) 99. Sao *- Geró&imo (EoseiiacU 



San * Antonio ( Punta de ) 

131. 13a. 133. 
. San - Antonio - de - Padua 

(Punta y Cabo de) 227*. 

San-Bartolonié (Bahía de) 

San-Bartolomé (Punta de) 

136. 
San-Benito (Punta de) 137, 

138. 
San-Beraabé (Punta de) 

.136. 137. 117. ai8« 
San- Baltasar (Pum^ de) 

Sju^-Blas (Canal de) ti4. 

San-Blas (Punta de) tf^ 
San - Buenaventiura (Iskite 

de) io8« 109. 
San-Estevan (Canal de) 

13a, 134- 154- 
San «« Estévan (Puma de) 

131. 
San-Felipe (Ensenada de) 

270. «71. 
San-Fernando (BahíayPunr 

tade) ai8. 
San - Francisco ( Ensenada 

de) I 09* 
San-FrancisQO (Isla de) 1 14. 

S^DhGaspar (Tfwu de) i j6» 



de) aoi. 
San-Gregorio (Punta , Cabo 

y Bahía de) ayi. ay7. 

af 8. ay9. a6o» a6i.a6a* 

a 67. 
San -Ildefonso (Punta de) 

ao3. 
San-Isidro (Punta de) aao« 

aai. aaa. at7*a63.a67. 

a7o. 
San-Juan (Rio y Puerto dfe) 

aa3« aa9. a30.a31.a3a* 

a36. a4o. a4i.a54. 
San - Juan - de - la - Posesión 

(Rio y Puerto de) Véase 

San Juan. 
San- Julián (Punta de) af4« 
San-Jusepe ( Sierra , Monte 

y Caleta de) i;o« ifi. 

San-Lúeas (Punta de) 134* 
San-Luis (Punta de) i;4« 

San -Marcos (Punta de) 

134. 
San-Martin del Pasage (Isla 

de) ia4« 
San-Matéo (Punta de) i3jr« 
San-Mekfaor (Ensenada de) 

San -Pablo (Isla de) %%^ 

a4i. a4a. a43. 
SaorPablo (Punu de) 1 3 ;• 

Sao- 



( 4^^ > 

San^Pedro (BaHa de) 117. Santa -» Lticía ( Cabo de ) 



San -Silvestre (Punta de) 

San-Simotí (Bahía de) !i 1 3. 

San -Simón (Barranca de) 

San -Valentín (Abra de) 

San-Valentin (Punta y Cabo 

de) 111. 11^ i4i« 
San-Vicente (Punta y Cabo 

de) I3í-a49-^f®-^í'3* 

Santa- Águeda (Punta y Mar- 
ro de) 318. 219. 

Santa-Ana (Isla de) loa, 

Santa- Ana (Punta de) a 2 a. 
226* 127< 229« 232* 
i4i« 

Santa- Brígida (Bahía de) 

22t). 

Santa - Brígida (Piínta de) 

219^ 220. 

Santa -Catalina (Ensenada 

de) 1^5. 
Santa- Catalina (Punta de) 

139. 140. 141. 
Santa-Clara (Canal de) i a jT» 

126. 
Santa- Inés (Isla de) iSo. 

181. 193. 
Santa - Isabel ( Cabo de ) 



113. 114. 128. i4^.iji» 

160. i7f.'i8i. 
Saátá-- Marta" / (ísla " ^e •) 

25*4. •'• ' 

Santa-Móitícá f Puerto de j 

205.' 
Santa-Susana (Ancón de) 

Santiago (Cabo y Punta de) 

io8. 109. 112. 114, 1 69. 

J7y, 176. 
Santiago ( Ensenada de ) 
. ^71* 
Santísima Trinidad ( Golfo 

y Bahía de la) 6;. 66« 

74« 8 1. 86. 2 5'7. 
Silla (Sierra e Isla de la) 

112. 113. 124. 
Sudueste (Ancón del) 84) 

Sudueste (Brazo del) ^4% 

Sur (Morro del) 87. 
Surgidero (el) 133. 
Susueste (Canal del) 132. 
Tierra-Grande* 86. 90. 91, 

Tinquichisgua (Punta) 213, 
Tinquichisgua ( Tierra ) 

210. 

Tres-puntas (Cabo de) 6j'» 

66. 
Trigo (Monte de) 135'. 

Eee Va- 



Valle •• grattde ( Rio. del ) .a74, ayf^ a 76.. a^g* 
,220. a8o« 

Valle-hondo* 2 a i . . Voces (Playa de las) aaa«. 

Vera-Cruz (Monte d« la) Volcan-íievado. 224. 

1 1 6. Xaultegua (Ensenada) aoj.. 
Vernal^ 2x9* 224% ' ^o4..ae&.. S 

Virgen-María (Cabo de la) Zorra (Morra de la) i jf j^ 



I 

f 



sin 




. \ ... , . ...... 



} 



/ 



. * ' ■.*' J, 



■ • 



í ' 



'' ' .: ' ' • • . : '*>•-• : 






• . • " . - • ' * tf • . ; - . *' ^ 






í ? í .•.•...* 



)*'¡ .V '. ' r,!i ;/.:ií. J í ' .1- . :.<. 



I 

• \ 
\ 






DECLA- 



DECLARACIÓN 

QUE 

De orden del Virréi del Perú 
D.Francisco de BorJA^Vrtncipe de Esqmlache^ 

hizo > ante Escribano^ 
TOMÉ HERNÁNDEZ^ 

De lo sucedido en las dos Poblaciones 
Fundadas en el Estrecho de Magallanes 

POR 

^edro Sarmiento de G amiba. 



/ 



• 1 






■' I % 






t 



I 



» . r 



. J 



N la Oadad de los Re^^es en veinte 
y ano de Marzo de mil y seiscien-' 
tos y veinte años y el Excelentísimo 
Señe» Principe de Esquilache, Vir- 
rci de estos Reinos , dixa .- que pOD 
quanto S. E.. ha entendido ■, poi re* 
kcion que le hizo el General Z>. Ordmo de Aguir- 
re , que Tomé Hernández., residente en esta Ciu- 
dad, vinod añade ochenta y uno , desde Ick Rei- 
nos de España en compañía de Diego Flores de 
Valdes , y Pedro Sarmiento al Descubrimiento y 
F(4>tacion del Estrecho de Magallanes , donde vi- 
vía dos- años y nKdío , hasta que se embarcó en lit . 
Atmadade Toma.i Candi, (i) Ingles , que pasó á 
esta Mar ; y conviene al servicio de S. M. saber j 
entender qué anchura tiene , ansí en su principia 
como en \o&- medios y fmes de ¿1 j qué Bahías , Ca- 
letas y Surgideros; y si su NavegacitMi seiá fácil,. 
ó difkultoea ; y en qué tiempos del año se podrá. 
desembocar ; y que vientos cotrcn favorables , ó 
«Mitrarios > y qué Islas > ó tieiEa^ñrnu se comu- 

ni" 

— . , 

tomús CtndítK Nuestros Autoics llaman generalmente S este- 
Cosario Tamal Cttidi COmo aijuí ; y entre oíros el célebre Escri- 
tor Chrisióval Suarez de Fígucr¿2 en su Historia de los Bichit 
dtí Atar^Ktt dt cmuu > csctit» con tanto juicio , iodlviduaUdad. y 



(íí) 

nícan y confinan concj Estrecho^jAcqué. tem- 
ples son j y qué gente los habita , ó si ^ son di*% 
siertas , 6 inhabitables j j todo lo demás á esta 
anexo y concerniente \y para que nías distinta^ 
mente se sepa d caso con cierta ciencia y sabi^ 
<iuria. Para lo qual S« £• mandó que el dicho T^omé 
Hernández^ lo dechre en presencia de S. £• y ante 
García de Tamaya t Escribano-mayor de Minas,, 
y Registros , y Hacienda Real de esta Caxa , y lo 
firmó s El Principe D« Francisco de Bor ja. ^ Anter 
mi =: Garda de Tamayo. 

£n la Ciudad de los Reyes en veinte y uno de 
Marzo de mil y seisdejttos y veinte años / en pre- 
sencia de S. £• fue recibido juramento ppr Dios 
Nuestro Señor ^ y una señal de Cruz , en forma de 
Derecho , de un hombre , que dixo llamarse Tomé 
Hernández. , y ser natural de Badajoz ^ en los Reí-* 
nos de España , y prometió de decir verdad. Y. 
siendo preguntado por el tenor del Auto de atras^ . 
djxo : Que estando este Testigo en los Reinos de 
España el año de mil y quinientos y ochenta y se 
condució ( I ) gente , por mandado de S. M* para la 
población del Estreche de Magallanes ^ y ansimis*: 
mo para la guerra del Rdno de Chile y y fué neaví 
brado por General de la Armada (2) de toda la gente 

que 

> ■ ■ ■- 

(O 

$e condiícié , por se conduxo. 

parece debe suplirse aquí la conjunción/. 



pit) 

que había de baxar , así al Estreche , com» par j^ 
Chile y Diego Fiares de J^aldes , y se armaron veint^ ' 
y tres Vaxelcs para este efcdo y donde se embar-r 
carón el Capitán Pedro Sarmiento y que venia á 1^ 
población , y Don Alonso de Soto-mayor por Go-- 
bernador de Chile > y supo este Testigo que la po« 
blacion, que se le encargaba á Pedro Sarmiento í^'^ 
por la noticia que tenía ya del Estrecho y. porqué 
había desembocado por el ^ é ido de estos Reino^ 
á los de España : y trahía orden el General de que 
habiendo dexado la gente y que iba para quedar en 
Chile , y la que ansimismo iba para la poblacioi) 
del Estrecho > se volviese con la Armada i Espa^ 
ña > y en esta conformidad se hicieron á la vela eí 
año de ochenta y uno del Puerto de San-Lúcar , y 
este Testigo vino embarcado por Soldado en la Car 
pitaña de la Armada^ que era una Nao llamada la 
Galeaza y nombrada San Christo'^al : y viniendo na* 
vegando todos y les dio en el Golfo de las Yeguas 
.una tormenta mui grande , por lo qual les fué pre- 
ciso arribar á Cádiz con perdida de siete Galeones^ 
.que faltaron y y allí se volvió á rehacer la Arma- 
édiy j volvió á proseguir su víage en demanda del 
Estrecho > y la primera tierra que se tomó fué á 
Cabo-verde, donde hicieron aguada y tomaron otras 
cosas necesarias para la Armada y y luego salieron de 
Cabo-verde > y fueron navegando hasta que toma- 
ron elRio-Geneiro^ que es en el Brasil y y esm-^ 
vieron quatro meses esperando que mejorase el tien^ 

pp 



pbz y á1¿ábo de los qaatro meses surgieron en nxi 
Puerto llamado San- Vicente ^ que debe estar cin* 
cuenta leguas mas adelante del Rio Geneiro , y 
estaba poblado de Portugueses , los quales iníbtw 
marón al General Die^ Fiares de Valdes , que los 
Ingleses les hadan daño , quando llegaban allí , y le 
|)idieron les dexase algunos Soldados , y artillería 
para impedir el daño al Enemigo. Por lo qual les 
4exó gente de guarnición con ^guna artillería , y 
se fabricó un Fuerte ^ quedando por Alcaide del 
Hernando de Miranda , que había venido también 
^n la Armada : y al cabo de poco mas de oies y 
medio que estuvieron en ^1 Pticrto de San-V Ícen- 
te , salieron de allí para ir via refta al Estrtche 5 y 
fueron navegando hasta quarenta y ocho grados 
«enmarados^ que iban las Naos mas de ducientas len- 
guas ia mar adentro h y en esta altura le ( i ) sobrevir 
no una tormenta mui rigurosa , que fué causa que 
las Naos se apartaren 4as unas de las otras , corricn¿« 
do á árbol seco , y de esta tormenta se abrió una 
Nao llamada la Arrióla , que trahía trescientas per* 
sonas pata la población del Eitrecho , y se fue i 
pique , sin que pudiese ser socorrida gente ninguna: 
7 esta tormenta les duró ocho días , y cii aplacando 
se fueron á juntar la Capitana y las demás Nao), 
que se habían apartado con la tormenta , menos la 

que' 

r (O 
U , por les. •" 



(V) 

qné se perdió , en el altura del Rio de la Plata , qué 
estará eu treinta y ocho grados , poco mas , ó me- 
nos ; y allí pidió licencia al General el Gobernador 
Don Alonso de Sotomayor para irse á Chile con su 
gente , que estaba repartida en tres Naos , diciendo: 
que respeto de que no podían tomar el Estrecho^ 
quería hacer su viage por el Rio de k Plata , y fue 
por el : y en Buenos- aires desembarcó su gente , y 
llevó por tierra á Chile. Y el General Diej^o Fiares 
con su Armada fué arribando á la Isla de Santa-C^ 
talina , y antes de llegar á ella se le perdió una Fra- 
gata y que varó en tierra una madrugada , por lo 
qual se disparó una pieza de Artillería , que fue causa 
para no perderse allí toda la Armada , y los Solda- 
dos y que iban embarcados en la Fragata que se per- 
dió , sacaron en tierra toda la ropa , pólvora , ar* 
tillería, y demás municiones por que se salvó todo» 
excepto la Fragata , y quedando los Soldados en tier- 
ra de la Fragata perdida. La Armada tomó el Puerto 
de Santa-Catalina , que estará de distancia desde el 
Puerto de Santa-Catalina hasta donde quedó esta 
Fragata tres dias de camino por tierra j y es toda 
ella tierra de guerra , y la habitan Indios. Y estan- 
do el General con su Armada en el Puerto de Santa 
Catalina con cuidado de saber que se habría hecho 
la gente , que quedó donde se perdióla Fragata , lle- 
gó el , Capitán Gonzalo Melendez por tierra , que 
era uno de ios de la Fragata , y dos mugeres con 

Fff cl^ 



el , y dio Iviso de qae los Soldados se habían ame^ 
tinado , y ño le habían querido obedecer « siendo sa 
Capitán, y que por buenas razones les había redu- 
cido en orden i que le dexasen salir de allí s y al cabo 
de algunos quince dias vinieron al Puerto donde 
estaba el General , todos los Soldados de la Fragata 
perdida , y fueron presos las cabezas del motín , y 
declararon que se habían venido retirando de los Inr> 
dios , porque i los principios habían sido regalados» 
y bien rescibidos de ellos , y que después. , siendo 
engañados los Españoles de un Mestizo que habían 
llevado desde el Rio*Geneiro en la Fragata sobre 
que los Indios les querían matar , habían dado traza 
de que quando viniesen á traherles de comer , les 
matasen , como lo hicieron , y los demás Indios lo 
habían sabido , y corrido tras los Soldados , pegando 
fuego i toda la tierra , que no pudieron caminar por 
ella sino por la orilla del mar. Y después de castiga^ 
dos los del motín , salieron en demanda del estrecha 
y al salir del Puerto , se perdió una Nao llamada la 
Proy^eedara^ que sería de quinientas toneladas , por 
que dio en una laxa , y se salvó toda la gente y per^* 
diéndose la Artillería , y lo demás que trahian \ y las 
demás Naos restantes salieron para el Estrecho ^ y al 
cabo de algunos dias de navegación embocaron co^ 
buen tiempo , y dieron fondo en la primera Angos« 
tura , que se dice la Ptmta de San Gerónimo , y ha^ 
brá una legua de tierra á tíecra » que es dojidcsc han 

híaa 



(vü) 
dfan de hacer bs Faertes>( i )y aquella noche tuvieron 
tan gran tormenta j que fué fuerza picar los cables, 
y salir las Naos fuera , y fueron de arribada al Rio 
Geaeiro ^ donde hallaron quatro Galeones de socor^ 
ro 9 que & M. había inviado con bastimentos para 
esta Armada y y por General de los Galeones Die¿0 
Darce (a) y allí se juntaron todos á acuerdo f y diví-* 
dieron las Naos , y se resolvió en que el General 
Diego Mares de baldes saliese para la Bahía de 
Todos Santos con su Armada , y despachó á Diego 
de la Ribera por General para el Estrecha con dos 
Navios 9 y tres Fragatas , en que fuese la gente para 
la población del Estrecho : de manera que Diego 
Flores quedó para volverse i España > y en esta con-^ 
formidad salieron del Rio Geneiro las dos Naos , y 
tres Fragatas , y navegaron hasta quarenta grados» 
yendo por la propia costa del Estrecho poryEnero» 
llevando mui buen Viage y tiempo , y entraron den- 
tro del Estrecho cosa de media legua , y allí echó 
la gente en tierra Diego de la Ribera y porque no 
quiso pa¿ar adelante y y dieron con una Nao de las 
dos al través , y sacaron la Artillería de ella , y la 
comida mojada. Y dexando en este parage docien- 
tos y ochenu hombres á cargo del Capitán Pedro 

Gfz Sor- 

*■»——■ 

(O 

Véase en el Diario la pag. 17 1. al margen de la qual señala 
SarmieDCo el lugar que juxgo aprop¿sito para hater las Forta?- 
Icxai. 

(O 
Ddru » por ái Am. 



Sarmiento , se fué Diego de la Ribera , sin dexirleí 
bastimento ninguno mas que solo un Vaxel peque* 
¿o ; y en esa misma parte se hizo una Población ( i ) 
cerca de la mar con unos Buhíos , y desde allí Pedro 
Sarmiento despachó el Vaxel por el Estrecho aden- 
tro con algunas municiones , y gente de mar con or- 
den de que le aguardasen en la Punta de SantOrAna^ 
hasta que él fuese por tierra. Y estando en esta 
Primera Población ^ vinieron de paz ducientos y cin- 
cuenta Indios , Varones y Hembras agigantados^ 
á hablar con los Españoles , los quaks les regalaron: 
con que se fueron. Y de allí á tres noches vinieron á 
dar sobre los nuestros , y pelearon un rato con ellos, 
de que salieron algunos Soldados heridos» Después 
de lo qual el Capitán Sarmiento dio orden al Capi- 
tán Iñiguez^ que fuese con cincuenta hombres la tier- 
ra adentro á descubrirla , y toparon cantidad de du- 
cientos Indios , los quales llegaron á hablar con los 
Españoles en su lengua, de manera que no les enten- 
dían , y les tentaban los pechos para ver si los 
trahían armados > y el Capitán de ellos co^ió por la 
mano al Capitán Iñiguez.j y se lo llevaba consigo 
con otros Indios , como que iban de paz \ y creían 
los Españoles que era así , hasta que el Capitán Ihi-- 
guez^ dio voces , diciendo : que lo llevaban aquellos 

In- 



■4«a 



(O 

A «sea Primera Población llamé Pedro Sarmiento nombix 
r>% 7ESUS, y acaso la fundó en el Cabo que llamó del Nimbredefi^. 
iiís pag. i75. 



(ix) 
Indios ; y Ids Soldados fueron tras de ellos , y con 
los arcabuces derribaron muchos Indios, y cobra- 
ron su Capitán. Y quando les tiraban , se sacudían 
con las manos las postas que les alcanzaban en los 
cuerpos , pareciéndoles que era cosa que con sacu- 
dirla se les caería i y las mugeres de ellos les daban 
voces , y hacían señas á los Españoles que se fuesen, 
y ansí lo hicieron , recogiéndose al ReaL Y dexando 
Pedro Sarmiento trecientos hombres en la Primera 
Población , donde sucedió lo que ha dicho , salió por 
tierra coq ochenta Soldados en demanda del Navio» 
Yendo caminando cosa de diez leguas , estaba un Nar 
vio dado en la costa , y hallaron que las anclas esta- 
ban enterradas en tierra ^ descubiertas solamente 
las uñas de ellas h y media legua de la mar , la 
tierra adentro de donde estaba este Navio perdi- 
do , estaba un árbol de Navio hincado en el 
suelo y y gran montón de piedras al rededor 
del , y no repararon en lo que podría sen Y 
yendo caminando por tierra hasta la primera An- 
gostura del Estrecho , salieron once Indios agigm^ 
todos como los otros , y Pedro Sarmiento los aguar- 
dó , y se juntó con ellos , y los acarició , y regaló , y 
les preguntó si habían visto pasar un Navio pocos 
dias había > Y por señas dixeron que si , y que había 
ocho dias que lo habían visto: y á cabo de media hora 
que estuvieron con estos Indios , se llegó al uno de 
ellos un Fraile Francisco que Pedro Sarmiento trahía 
consigo, y le dio á entender como era el Capitán de 

los 



los Españoles, queaHí venían: yellnídior oyendá 
estas razones, respondió: que £1 era el Capitán , dán- 
dose ún golpe en los pechos , y mostrando enojo de 
que el Fraile le oviese dicho que Pedro Sarmiento era 
Capitán > y apartándose un poco , se metió por la 
boca una flecha j y lastimándose ¿on ella , echó at^ 
guoa sangre por la boca , se untó con ella los pechos 
Airadamente > y el Fraile le advirtió á Pedro Sarmiem 
to que se fuesen de allí, porque esos Indios eran 
hechiceros , y les engañaba el Diablo , y era mejor 
dexarlos: y ansí lo hicieron, y pasaron adelante, 
caminando en demanda del Navio ; y de ahí á una i^y 
vieron que los Indios , que habían quedado atrás, les 
venían siguiendo, y acercándoseles ; y no dándoles 
cuidado alguno á los Españoles , fueron caminando, 
7 los Indios, viendo que se habían quedado atrás de 
retaguardia doce, ó catorce Soldados , les comenzar 
ron á flechar , y los Soldados procuraron defenderse 
con las armas que llevaban, aunque no pudieroú 
usar de los arcabuces , por que llevaban apagadas las^ 
cuerdas á causa de que no se gastasen» Y de la re< 
friega que tuvieron mataron los Indios un Cabo de 
Esquadra llamado Loperraez^y (*) y hirieron otros 
ocho Soldados con las flechas , de que tinieron des« 
pues á morir , y tuvieron por cierto que debían de 

te- 

(O 

. Parece debe suplirse aquí la palabra htrá , 6 cosa sentejante. 

(») 
Ufenst^ Lope Herracz. 



feaer ilgani imtttttí de hierbis venenosas , por que 
no escapo ningaoo de los heridos i y los Españoles 
mataron al Capitán de los Indios , y los demás fueron 
mal heridos, huyendo á tiempo que el Capitán Pedro 
Sarmiento revolvió sobre ellos con su gente de la 
vanguardia : y habiendo curado los heridos , y enter- 
rado el Cabo de Escuadra , hicieron noche allí con 
quiemd , y por la mañana ñieron canúnando , y otros 
dias salientes de la mesma suerte , liasta que al cabo 
de quince dias , que tardaron desde que salieron de 
la Primera Población , hallaron que el Navio que 
habían inviado estaba surto en un puerto pequeño^ 
y hondable sin población. Y aquel cUa j que era de 
San Marcos , quando descubrieron el Navio surto en 
aqud Puerto y les comenzó á nevar , y se buscó por 
allí cerca un sitio , que pareció acomodado , yunto á 
la mar , y hicieron un% Población de Casas , poniéa-- 
dolé por nombre la Ciudad db San Felipe j y se cer^ 
có y fortaleció con maderos Tortísimos, dexando 
una puerta , que salía á lámar , y se puso en ella dos 
piezas de artillería : y ansí mismo dcxaron otras dos 
puertas , que estaban á la parce de la montaña , cada 
una con otras dos piezas de artillería* Y hecha la Po^ 
blacion , teniendo puestas Postas en las partes conve-- 
fuentes , de ahí á algunos veinte o treinta dias , vicn-» 
dose la gente apurada del trabado y hambres y y ne- 
cesidad de vestidos y andaban disgustados » y una no- 
che, recorriendo las Postas este Testigo y como Cabo 
4e£squadra, halló que un Clérigo llamado Almsú 

San^ 



(xíi) 
Sánchez^ estaba i deshoras de la noche hablando can 

Juan de Arroyó , Soldado , que estaba de posta : y 
estrañando este Declarante que estuviese i tal hora 
ocupado en esto , y admitídole Jimh de Arroyo sm 
que le diese el nombre ^ se eno;ó con él , y le re^ 
prehendió r y el Clérigo le respondió : Que para el no 
había menester nombre : por lo qual mudó la Posta 
sin tratar de otra cosa , y el Clérigo , pareciéndole 
que este Declarante habk quedado de aquello eno-* 
|ado , le fué á buscar , y preguntándole este Decla^ 
tante que qué era lo que le querk > Le dixo : Que si 
le guardaba secreto 9 le daría noticia de un negocio 
grave , y provechoso á todos los Soldados : y este 
Declarante se lo prometió , y el Clérigo le dio noti- 
cia que estaba tratado entre todos los Soldados amo* 
tinarse y matar al Capitán Pedro Sarmiento > y al- 
zarse con el Navio, y volverse en él al Brasil , por que 
ya no podían sufrir aquella vida. Y este Declarante 
dio aviso dello i Pedro Sarmiento , luego que se de- 
sembarcó del Navio , por que todas las noches dor- 
mía en él, y sino hubiera tenido este cuidado , y dur^ 
miera en tierra ^ tiene por cierto que le hubieran 
muerto dias había. Y entendido esto , se volvió al 
Navio con disimulación, y embió ¿ llamar á un Solda- 
do Juan Rodríguez^ j Manchego , que era la Cabeza 
del motin, y teniéndole en el Navio, embió por otros 
tres Soldados camaradas suyos, que no se acuerda 
como se llamaban , y les puso en prisión , y ansimis-* 
no embió á llamar al Clérigo, y les tomó suscon^ 

fe- 



iS^mies í f deckttfOQ como era verdad ¿1 inotitt« 
Por lo quai les saco en tierra con rétulos en las espat* 
das de Traidores , y en la Plasa les hizo cortar las ca« 
bezas por detras, y se pusíeiQQ en unos palos, (O 
j el Clérigo se quedó preso en el Navio. Y habiendo 
«st^doPeiiro Sarmiento dos meses en esta Segunda 
Población llamada San Fblxpb , dexando toda la gen* 
te quieta y pacífica , y ácargo de J^ian Suarez^y sa 
sobrino , que quedó por Capitán , se embarcó en el 
Navio con los Marineros, y diez , ó doce Soldados , 
y se hizo ala vela , llevando consigo el Clérigo preso, 
y dixo como iba por la demás gente que había 
quedado en la Primera Población , para juntarla con 
estotra , y. pasar después á Chile con el Navio por 
bastimentos $ y nunca mas volvió. Y de ahí á dos 
sneses , después que Pedro Samüento salió de la Se^ 
gunda Población con el Navio para el eíeto que tiene 
referido 9 U^ó la gente que había quedado en la Prt« 
snera Población á mediado Agosto, que era imbíer-* 
no , caminando por tierra , y se juntaron todos en 
la Segunda Población, y dieron aviso que Pedro Sot" 
miento había llegado con el Navio al surgidero de 
la Primera Población , que es una Bahía descubierta 
iin abrigo ninguno > y á causa de haberle dado un 

Ggg tem- 

■' ■ ■ - ■ ■ ■ — — __, 

(O 

£1 lugar de la Relación de dmáisb que se ecpta i coatí* 
auacion del Prólogo de la Obra de Sarmiento entre los tescimo* 
aios que la preceden , da noticia de las seiaics que notó de esta 
' :cha por Sarmieato. 



(xiv) 
temporal mui grande , estando surto , había picado 
el cable, y hechóse d la vela, y no tuvieron otra nueva 
ninguna en todo el tiennpo qae estuvieron en el j^j* 
trecho. Y visto por Andrés deFledma^ natural de 
Jaén , que había quedado por Capitán de la gente 
de la Segunda Población , y por Cabo de todos los 
Soldados de ambas Poblaciones, en lugar de Pedra 
Sarmiento , que no había comida suficiente para el 
sustento de tanta gente, acordó de inviar ducientos 
Soldados , y por Cabo de ellos á Juan Iniguez^ á la 
Primera Población con orden de que fuesen maris- 
cando , y se sustentasen como pudiesen , y viesen si 
embocaba algún Navio para que los socorriesen , y 
diesen aviso de la gente que quedaba en la Segunda 
Población 5 y la demás gente se quedó en ésta con 
Andrés di Viedma todo el imbierno, y después todo 
un verano aguardando á ver si venía Pedro Sarfnien* 
to* Y viendo que había pasado tanto tiempo , y ho 
venía, y iba entrando otro imbierno , y que to- 
da la gente se iba muriendo de hambre , acor-" 
daron de hacer dos Barcas , y hechas , se embarcaron 
en ellas cincuenta hombres , que habían quedado vi- 
vos de la Segunda Población , con el Capitán Viedma 
y Capitán Juan Suarez^^ y eJ Fraile Francisco , que se 
llamaba Frdt Antonio , (O que no se acuerda del so« 

bre- 

Acaso sería este Religioso Vr. Antonio Guadréimiro, Capellán 
4el Navio Nuestra Señora de la Esperanyt , de «juiea sc hace repe». 
Édameate mencioo en el Diario. 



(xv) 
bíenómbre, jrcincoMugeres Españolas: y habiendo 
navegado seis leguas por el Estrecho > dieron en U 
Punta de Santa-Brígida en unos arrecifes ^ y se per-- 
dio .allí la una Barca: y el haberse perdido fué por ir 
sin Marineros , y no por temporal que tuviesen , y se 
salvo la gente : con que se desembarcó en tierra toda 
la que había ido en ambas Barcas* Y considerado por 
(I Capitán que no tenían comodidad para ir por la 
mar , por no caber la gente en la otra Barca , y por lot 
inconvenientes que se iban ofreciendo , y en parti- 
cular que el imbierno iba entrando con gran fuerza» 
y no tenían bastimentos , repartió la gente para que 
mariscasen en la Costa , y el Capitán Pledma y Sua^ 
re^x volvieron en la Barca con el Fraile y veinte 
Soldados á la Segunda Población , que había dexado 
ya desamparada ; y este Declarante , y otros treinta 
Hcnnbies con él y cinco Mugeres se quedaron en el 
parage donde los dexó Vtedma , y anduvieron por 
allí todo el imbierno mariscando , y de noche se re« 
cogían en los Buhíos que hacían, estando divididos 
de quatro en quatro , ó tres personas , en diferentes 
partes de la Costa para poderse sustentar. £ yendo 
ya reconociendo el verano , les envió á llamar de la 
Población el Capitán Viedma \ y de gente que ha^ 
bía dexado con este Declarante , y la que había lleva* 
do consigo y se juntaron por todos quince Hombres, 
y tres Mugeres , porque todos los demás se habían 
muerto de hambre, y enfermedades que les sobre- 

Ggg z vi* 



(xvi) 
vmo (O por k aspereza de la tiecta , y esterilidad de 
ella , y acordaron de salir de aquel lugar , ¿ ir á k 
Primera Población : y fueron camiitando con este in- 
tento por tierra hasta pasar la primera Angostura del 
Estrecho , que es la Punta de San-Geránimo , y poc 
el camino donde iban pasando , hallaban muchos 
cuerpos muertos , que eran de los Españoles que el 
Cz^itAn Vtedma despachó de la Segunda Población.- 
Y pasada la Punta de S. Gerónimo como quatro le- 
guas adelante , descubrieron tres Navios que venían 
embocando por el Estrecho en altura de cincuenta y 
dos grados y medio j y echaron de ver que veníaa 
con desgarrón de tiempo, porque el Patache, que 
trahian , lo echó el temporal de la boca del Estrecha 
mar en fuera, por loqual dieron fondo los dos Na- - 
vios , que quedaron en la Bahía , arrimándose á la 
banda del Sur por ser fondable i y aquella noche hi- 
cieron candcbdas las personas que estaban en tierra 
para que de los Navios lo viesen , entendiendo que 
eran Navios de España j y cUos hacían faroles en 
señal de haber visto las candeladas. Y por la mañana 
se hicieron á la vela , por que el Patache amaneció 
con ellos , y vio que en un Batel se embarcaron at^ 
gunos hombres y fueron alteando cerca : y este De- 
clarante , viendo que pasaban adelante , y no llegaban 
-adon- 

1 ^ 

(O 

les í»brtvfn0 , Por Its stbrtvhim&f^ 



fxvii) 
adonde estaban el Capitán Viedma y la gente que 
C0n ei habían quedado ^ le dixo : que le diese licen- 
cia para ir siguiendo aquel Batel para ver que gente 
era, y decirles como estaban allí, y el Capitán lo 
tuvo por bien 5 y salieron á este efcto este Declarante, 
y otros dos Soldados con él , nombrados Juan Aíar-^, 
tin Chiquillo^ Estrcmeño, y el otro Juan FernandeZj^ 
de Puentevedra. Y habiendo caminado media legua, 
se pusieron frente de donde venía el Batel , y les hicie- 
ron señas de tierra con una Bandera blancas y ha-> 
biendola visto por la gente del Batel , se llegaron á la 
Playa, y les preguntó este Declarante que qué gen- 
te eran , y respondieron , hablando en Español, que 
eran de Ingalaterra , y que pasaban al Pirú ; y sin pre-t 
gantarles otra cosa á los de tierra , les dixeron : que 
si querían embarcarse , les pasarían al Pirú : y ellos 
respondieron, que no querían , porque se temían de 
que los echarían á la mar : y uno de los del Batel, 
que pareció que venía por lengua , les dixo: Que bien 
podían embarcarse, por que eran mepres Christianos 
que nosotros : Y diciendo esto pasaron adelante , sin 
aguardar mas razones. Y este Declarante y sus Com^ 
pañeros trataron entre sí , que era mejor embar*-i 
carse que perecer , como lo habían hecho todos» 
y habiéndose conformado en esto , volvieron luego 
á llamar el Batel , que iba cerca , el quál volvió á 
tierra , y este Declarante se embarcó en él con sa 
arcabuz : y estando ya embarcado , se hicieron á lo 
kigo, sin querer embarcar á los otros dos Soldar 

dos, 



(xviü) 
dos , y entonces supo como el General Tomas C4n^ 
di estaba en el Batel , al qual le pidió que se sir- 
viese de embarcar á los dichos .Soldados : y á es- 
ta ocasión le preguntó , que si había mas Españo- 
les en tierra \ Y este Declarante le dixo , que queda-» 
ban otros doce Hombres , y tres Mugeres : y el 
General le dixo á este Declarante ^ que dixese á 
aquellos dos Soldados que fuesen adonde esta-- 
ba la dañas gente , y de su parte les dixese que 
viniesen todos á embarcarse , y que les aguardaría: 
con lo qual fueron los Soldados adonde habían 
quedado los demás ; y el General se fué á sus 
Naos ^ y se embarcó en la Capitana : y en el dis* 
curso de este tiempo estaban surtos los Navios i y 
así como se embarcó Tomas Candi , viendo que 
les hacía buen tiempo para navegar , se hicieron á 
la vela sin querer aguardar á la demás gente que 
había embiado á llamar , y fueron á dar fondo en la 
Isla dt los Patos , donde saltaron en tierra , y hi- 
cieron 9 en dos horas que estuvieron , seis pipas de 
carne de páxaros Niños , que hai muchos en aquella 
Isla , y está minada toda , donde se recogen , y son 
mui grandes y gordos , y de allí se hicieron á la 
vela , y fueron navegando hasta la Ciudad de San 
Felipb , que era la Segunda Población , que había 
hecho Pedro Sarmiento , y en ella esravieron qua« 
tro dias , haciendo aguada y leña ^ deshaciendo las 
casas para ella $ y mientras estuvieron en tierra , dio- 
ron con seis piezas de artillería , que estaban en Ja 

lo- 



(xix) 
población , qnátro de bronce , y dos de fierro cola- 
do , que era la que desembarcaron del Navio en que 
se filé Pedro Sarmiento : y hechos á la vela , se en- 
traron el Estrecho adentro 5 y al cabo de ocho dias 
de navegación , salidos de la Segunda Población ^ 
desembocaron el Estrecho > saliendo á la parte de 
la Mar del Sur , y en ella , después de desemboca- 
dos , viniendo navegando , tuvieron grandes tor- 
mentas ; de tal manera que el Patache se apartó de 
las dos Naos , que no lo vieron hasta que llegaron 
i la Isla de Santa María , que hasta allí no habían 
reconocido tierra ninguna , y tuvieron por perdi- 
do el Patache. Y en esta Isla saltaron en tierra., y se 
bastecieron de mucha comida que hallaron en las 
casas de los Indios , á quien la tomaron , y después 
de quatro , ó cinco dias que había que habían es- 
tado en la Isla , pareció el Patache y y vino á surgir 
donde estaban los dos Navios , y todos se hicieron 
i la vela en demanda del Puerto de Valparaíso , y 
por estar la tierra tan cerrada , no se pudo reco^ 
nocer el Puerto , y quaudo aclaró el dia 9 se hallaron 
sobre el Puerto de Quintero , donde saltaron en 
tierra para hacer aguada , y leña , y meter carne : 
para lo qual recogieron mucho ganado vacuno , que 
había , y no pudieron matar res ninguna , porque 
era ganado cimarrón > en lo qual se ocuparon un 
dia hasta las quatro de la tarde 9 y (i) aquella hora 

. p- 

' — - — ' , 

(O 

A^uí debe sufiint h preposicioa i. 



parecieron txes Españoles á caballo con sus lanzas 
y adargas armados , qiie venían á reconocer : y visto 
esto por el General , llamó á este Declarante ^ y le 
dixo : que fuese á ver quien eran , y lo que que^ 
rían : y este Declarante lo hizo así , llevando dos 
Ingleses de guardia consigo , y se acerco á ellos» 
preguntándoles que gente eran \ Y respondieron : 
Que eran Españoles: los quales le preguntaron lo 
mesmo , y este Declarante fós dixo : que tambiea 
eran Españoles ^ y que venían del Estrecho de Jida-- 
gallanes faltos de comida : con lo qual le ofrecic* 
ron que / les darían todo el bastimento que fuese 
menester. Y estando razonando con ellos descuida- 
damente y vido este Declarante que por un lado 
Tenían ocultos veinte y cinco hombres de los ene* 
inigos , que pareció que el General les enviaba á co- 
ger á alguno de los tres hombres á caballo : y vién- 
dolos, venir ^ les dio aviso de ell^ disimuladamentei 
de suerte que los dos Ingleses no lo pudieton entén* 
der 9 porque estaban algo desviados , y les dixo : 
que fuesen huyendo con sus caballos , porque aque- 
llos con quien venía eran Ingleses , y procuraría este 
Declarante volver á verlos por ser Español i y con 
esto se fueron los de á caballo ^ y este Declarante 
se volvió adonde estaba el General Tomas CantÜ^ 
al qual le dixo , conüo les había dicho que etan Es- 
pañoles , y tuvo traza de que el General le volviese 
á despachar donde estaban los Españoles ^ j^iciendo^ 
le , que haría que diesen bastimentos. Y habienda 

ido 



( xxi ) 
ido con esta orden en busca de los Españoles , que 
lo aguardaron, y entonces el uno de ellos le subió 
á las ancas de su caballo , y se fueron aquella noche 
á una Estancia : y como quiera que ya tenía aviso el 
Corregidor de Santiago de la entrada de enemigos, 
vino con su gente á amanecer i la Estancia , donde 
halló á este Declarante 5 y otro dia siguiente hicie^ 
ron una emboscada , y habiendo saltado en tierra h 
gente de los Navios á hacer aguada y lavar su ropa 
en una Laguna del Puerto de Quintero , dieron so- 
bre ellos los Españoles , y mataron doce Ingleses , y 
prendieron otros nqeve i y visto por los Españoles 
que el Patache se había acercado á tierra , y dispa^ 
raba la artillería , se retiraron , sin que ninguno 
de los nuestros saliese herido ni lastimado , y se 
fueron á Santi^o , donde quedó este Declarante^ 
y después vino al Pirú , dexando ahorcados seis 
aombres de los nueve Ingleses que prendieron. Y este 
m tuvo el Viage que hizo al Estrecho , y Poblar 
don de Magallanes. 

Fuele preguntado : en qué altura está la Boca 
del Estrecho y Desembocadero del ? Dixo : Que 
la Boca está en cincuenta y dos grados y medio , y 
no sabe la almra que tiene el Desembocadero , por 
no ser Marinero s mas de que por la noticia que en- 
tonces tuvo , supo la altura que tiene la Boca del 
Estrecho. 

Preguntado , si quando vino embarcado en el 
Navio Ingles , desde la Primera Población hasta des- 

Hhh em« 



( XÚi ) 

lembocar el Estrecho , tuvieron alguna tormentát 
ó buen tiempo ? Dixo : Que vinieron con muí 
buen tiempo. 

Preguntado , si navegaban de noche > Dixo: 
Qué nó $ y que antes surgían todas las noches , y 
{ or la mañana se hacían á la vela. 

Preguntado y qué orden tenían en la navega- 
ción del Estrecho í Dixo : Que iban sondando , y 
el Batel fuera. 

Preguntado ^ por qué tiempo pasaron por e! 
Estrecho hasta desembocar ? Dixo : Que filé por el 
mes de Febrero , que es verano. 

Preguntado y si hai algunos Puertos irrigados 
dentro del Estrecho } Dixo : Que en qualquiera 
parte del se puede surgir y por estar todo abrigado 
con tierra alta de una banda f otra desde la Ser 
gimda Población para adelante. 

Preguntado , qué tan angosto sería t\ Estrecho 
pCMT lo mas angosto ; y en lo mas ancho qué tan 
ancho? Dixo : Que la Boca del Estrecho , en la 
entrada , tiene siete leguas de ancho , y en la Se- 
gunda Población y que será cincuenta leguas mas 
abaxo de la Boca y hai una Bahía , que tiene dos 
leguas de ancho ; y pasadas seis leguas adelante > co- 
mienza á angostar el Estrecho y hasta desembocar á 
la Mar del Sur ; porque antes de llegar á la Bahía» 
desde la Boca y hai diferentes anchuras de una á dos 
leguas $ y lo mas angosto del Estrecho tendrá co- 
mo cosa de un tiro de arcabuz i y todo el EstrechOí^ 

ar- 



r 



( XXÍil ) 

arrimado i la banda del Sur y ^ fondable , j por !t 
banda del Norte no se puede navegar , porque sotí 
baxíos ; y en la primera Angc^tura ^ que es en la 
Punta de San Gerónimo , hai unos bancos de are- 
na y y está de distancia como catorce leguas de la 
Boca. 

Preguntado^, qué vientos corren deimbierno? 
Dixo : Que corren todos los vientos i y el inconve^ 
níente que tiene navegar por el Estrecho de ímbier- 
no es tan solamente por el demasiado 6io que hace 
con gran rigor j nieve continua , de manera que 
no cesa de nevar todos los dias , y no ven sol ^ por« 
que está todo cerrado ; y corriendo vientos con«» 
garios se puede dar fondo en qualquiera parte del- 
Estrecho : esto se entiende desde la Segunda Po^i 
blácion de San f blipb para adelante acia la Mac 
del Sur , por estar abrigado con Cordilleras muí 
altas ¿ pero desde la Boca hasta la dicha Pobla* 
don , sino entran de golpe con viento favorable ^ 
les es fuerza desembocar otra vez , respe¿):o de no^ 
haber abrigo , ni reparo donde poder dar fondo con 
seguridad , por ser tierra baxa. 

Preguntado , si hai en la Boca del Estrecho 
algunos baxios de que guardarse ? Dixo: Que en* 
la misma Boca por la banda del Norte hace una ' 
Punta, que Uanun de la Aíadre-.de- Dios , y hai 
unos Arrecifes , que salen la mar adentro poco 
trecho , de que es fuerza dar resguardo á las Naos. 

Preguntado , si hai otra Boca en la entrada 

Hh z del 



* ( xxiv ) 
^del Estrecho ) Dixo : Que no la vído j y qoc es- 
tando poblado ( i ) en medio del Estrecho en la Se- 
gunda Población j iban con Bateles de una parte á 
otra, y reconocieron una Boca de la banda del Sur 
como Archipiélago de Islas > y navegando con 7V 
mas Candi haciéndole el General relación de que 
había otra Boca por la entrada , }e pregunto este 
Declarante que como no había entrado por ella? 
Y respondió : Que por estar en mas altura , y ha« 
ber muchas Islas, no había querido. aventurarse á 
entrar por la otra Boca* Y según loque este De- 
clarante vio en el discurso de la navegación , entien- 
de que entrando por la Boca que dixo el Ingles» 
se desemboca por la que sale á la mitad del Estrecho^ 
p or no haber visto otra , ni señal de ella. 

Preguntado , qué distancia tiene «el Estrecha 
de punta á punta ^ desde la entrada hasta desem* 
bocar en la Mar del Sur ^ Dixo : Que tiene cien le- 
guas , así por lo que él vio navegando , como por 
haber andado la mitad por tierra. 

Preguntado , en quanto tiempo le parece se 
podría navegar } Dixo : Que con una buena eolia 
de viento le parece que tardarían de ocho á diez dias 
desde la Segmida Población > que entra la angostura 
del Estrecho. 

Preguntado, si es tormentoso el Estrecho ca 

al- 



io 

Acaso dcbcria leerse a<]ui fpUanáa. 



(xxv) 
alguna parte , demás de la entrada ? Dixó s Qa6 
junto al Rio de San Gregorio , que es entre la Sc^ 
ganda Población , y el Mar del Sur , donde quemó 
unas Piraguas de Indios Tomas Candi , hai escar^ 
céo , respecto de encontrarse los dos Mares s pero 
que no llega áser tormentoso por el abrigo de la 
tierra de ambos lados. 

Preguntado , que distancia (i) desabrigado?^ 
Dixo : Que le parece que hasta treinta leguas , en« 
trando por la Boca del Estrecha j y que las veinte 
siguientes entran en mas abrigo , por irse levan* 
tando mas la tierra : y que lo restante , que seráa 
otras cincuenta , es tan manso y navegable como 
tm rio : y esto nace del abrigo de las cordilleras,, 
y angostura. 

Preguntado , de qué andaban vestidos los Iih^ 
dios agigantados , que dice que vio , y que armas 
trahían ? Dixo : Qie andaban vestidos de pellejos 
de animales s y que trahían por armas unas flechas 
con susarcoSr 

Preguntado , qué color tenían , y si andaban 
con el cabello corto , ó largo , y si tenían barbase 
Dixo : Que algunos eran blancos de buen color , y; 
otros mui morenos ^ y no tenían barbas , y el ca-* 
bello lo trahían largo recogido en la cabeza como 
mugeres. 

Prc- 

Aquí parece de be suplitse tsti tótstátá. 




(xxví) 
r Preguntado , que estatura tenían > Dixo : Qjje 
eran mui corpulentos , y disformes. 
I Preguntado , si en el discurso del tiempo que 
estuvo en la tierra del dicho Estrecho , vido mas In-^ 
^ios de los que ha referido , y mugeres > y si to- 
dos tienen la misma estatura que los demás ; y si 
vio mucha gente junta , y que tanta sería > Dixo: 
Que la mas gente que vido junta serían ducientos j 
cincuenta Indios , que fueron los que primero vi- 
nieron de paz , y que eran de la estatura , y tra- 
ge que tiene declarado , y que éstos andan en el 
parage de la Primera Población , que es tierra lla- 
na. Y de la Segunda Población , navegando á la Mar 
del Sur y son Indios de la estatura ordinaria, 
aunque con los mismos vestidos , y el cabello cor«; 
ta; y traben dardos por armas. 

Preguntado ^ qué Poblaciones tienen estos In- 
dios j los unos y los otros ? Dixo : Que no les vio 
Poblaciones ningunas. 

Preguntado , si los Españoles , en el tiempo 
que por allí estuvieron , tuvieron comunicación coa 
dios ; y si entraron la tierra adentro ? Dixo : Que 
no entraron la tierra adentro más de hasta tres le- 
guas y y no tuvieron otra comunicación mas de la 
que ha dicho. 

Preguntado , qué leguas le parece que habrá 
de tierra llana , desde la Primera Población adelante? 
Dixo : Que desde aiií hasta la montaña hai treinta 
leguas de tierra llana. 

Pre- 



(xxvíi) 

Preguntado , si hai algunos pastos y rk>s eíi 
tierra llana ? Dixo : Qpe hai dos riachuelos peque- 
ños hasta llegar á la montaña , y que hai muchos 
pastos, 

Preguntado^si en la montaña hai Rios!Dixo:quc 
hai muchos pequeños , que baxan de la cordillera. 

Preguntado ^ si hai ganado vacuno , ú otr6 
de Castilla , ú de la tierra , ó algunas aves ? Dixo: 
Que en la tierra llana vido Vicuñas , que llamaft 
Carneros de la tierra y y que hai aves de volatería; 
y Venados en la montaña , y no hai ganado nin-- 
guno y ni aves. 

Preguntado j si les Indios andaban á cáballoy 
y si los hai en aquella tierra > Dixo : Que siempre 
que los vio » andaban á pie , y que úo vido caballos 
ningunos. 

Preguntado y ú supo de que se sustentan aqne^ 
líos Indios , y si tienen algunos sembrados , y de 
que modo viven ? Dixo : Que luego que saltaron 
en tierra , vio que algunos Indios trahían pedazos 
de ballenas , y marisco de que comían , y que una 
Muger Española de las que truxo consigo Ptdra 
Sarmiento vino á parar en poder de los liidios , dt 
dos que cogieron caminando por tierra , y á la 
otra la mataron , y que esta muger quedó viva 
entre ellos ; la tuvieron tres meses ^ y al cabo de 
ellos la dieron libertad: y decían, (i) que no tenían 

Po- 

* ■ ■ ■ 1% 

(O 

- VttSt» t ea lugar de ¿ttia. 



(jcxvui) 
Población, y se sustentaban de unís raices y má«' 
.risco , y lobos y ballenas , y que no tenían seair 
hcados* 

Preguntado , si vio algunas frutas silvestres, 
ú otras > Dixo : Que solo vido una fruta á ma^ 
ñera de azofeífas , que comían , y no vido otra 
ninguna. 

Preguntado j sí en la tierra llana j ó montuo« 
sa vido algunos animales ? Dixo : Vido Leones pe- 
queños , y no otros. 

Preguntado , si "en la montaña vido algunas 
víboras , ú otras sabandijas ponzoñosas ? Dixo: 
Que ñolas vio , porque no se crían , respefto de 
ser la tierra tan iría. 

Preguntado , qué Marisco era del que este 
Declarante, y los demás Españoles se sustentaban^ 
Dixo : Que había mexillones y lapas , y algunos 
erÍ2sos de la mar , con que se sustentaban. 

Preguntado con qué cubrieron las casas de las 
Poblaciones, que hicieron } Dixo : Que con paja, 
que llaman por otro nombre Icho. 

Preguntado, qué lengua hablaban los Indios, 
y cómo les entendían los Españoles ? Dixo : Que 
solo les oían decir : Jesús > Santa Marta , miran- 
do al Cielo , y daban á entender , que la tierra 
adentro había otros hombres , diciendo así : otros 
hambres con barbase con botas h otros muchachos j 
y enseñándoles los Españoles , de los muchachos 
que llevaban consigo , dixcron : que eran como aque-^ 

üos. 



(xxix) 
tíos ,* y señalaban con la mano el tamaño de ellos^ 
acia la tierra adentro : por donde entendieron y que 
había gei^c poblada en la parte donde señalaban, 
<que es á la del Norte. 

Preguntado ^ sí acia la parte dd Sur , vinien- 
ido por el Estrecho hai alguna gente > y si se comu*- 
nica con la de enfrente i Dixo: Que de la tierra 
dt los Fuegos y que está á la parte del Sur ^ pasaban 
algunos Indios en Piraguas, que son como Canoas^ 
y se comunicaban de una banda á otra , y asi entien* 
den (i) que usan de una misma lengua ^ y estos son 
Indios de la tierra llana, que son Gigantes , y se co« 
tnunican con la gente de la tierra de los Fuegos , que 
son como ellos } y los de la Serranía no se comunican 
con los de la tierra llana* Y quando venía na vianda 
Tomas Candi y y este Testigo embarcado en su Na- 
vio , llegando al Rio de San-Gregorio , fueron por 
la tarde los Bateles en tierra á hacer agua , y hallaron 
muchos Indios en el Rio , que agasajaron á los In* 
gleses , y dieron alguna caza de la que trahían muer« 
ta, y les convidaron á que volviesen otro dia : con 
Jo qual el General quedó mui contento, y resuelto 
en hacerlo asL Y este Declarante le dixo : que ad^ 
virtiese que estos Indios pretendían engañarles con 
alguna emboscada de gente , porque eran traidores^ 
Y así lo habían hecho con los Españoles sus compa* 

lií ne- 



Harccedebc leerse minnk^ 



mm» 



(xxx) 
ceros ; y con este cuidado el día siguiente Saltaron 
los Ingleses en diferente parte que los Indios aguar* 
daban, y como vieron que no se les h^üm logrado 
su intento , salieron acia la Playa á la boca del Rio^ 
amenazando á los Ingleses que habían de cegar la 
boca de aquel Rio , y que no habían de dexar salir 
las Chalupas , y los habían de matar aHí á todos s y 
entonces se acercaron i y este Declarante le dixo 2I 
General , que pues estaban allí todos los Indios liuw 
tos les arcabuceasen y descompusiesen , y lo hicie« 
ron así , y mataron muchos Indios , y hirieron otrosí 
con que desmampararon el puesto , y fueron huyen* 
do el monte adentro , y entonces tomaron las Clia- 
lupas , y pasaron de la otra banda del Rio , y halla« 
ron una gran pavesada y -muchas armas detras de 
ella, de dardos , flechas y puntas enhastadas, de 
espadas y dagas , que habían hallado de los Españo^^ 
les y que se habían muerto por los caminos , de la 
gente que llevó consigo Pedro Sarmiento á las Po« 
blaciones ; y luego volvieron los Ingleses á tomar 
sus Chalupas , y subiendo el Rio arriba , hallaron 
en él mas de veinte Piraguas sin Indios, y las traxeron 
á jorro á vista de la Armada , y les pegaron fuego^f 

Preguntado , qué temple haCe en aquella tierra 
donde asistió ? Dixo : Que desde Otubre entra el 
verano > y dura seis meses , y por Abril entra el im^' 
bierno. 

Preguntado , sí en el verano hace muchos ca- 
lores ? Dixo : Que sí , y que el imbierno ^ que co* 

mien^ 



(xxxí) 
tnienza desde Abril , es rigaroso , y haí tanti nieve 
que el Navio que estuviere surto por allí es fuerza 
echar la nieve de la cubierta con palas á la mar. « 

Preguntado quántas Piezas de artillería se sa« 
carón en tierra de la Nao que varó ea la Primera 
Población , y donde quedó \ Dixo , que no se acuer« 
da bien las piezas que eran $ pero parécete que pa>> 
saban de treinta , todas de bronce , y las mas de bas- 
tir j y que se enterraron allí donde dio la Nao al tra« 
ves y que es como un tiro de piedra de la mar , j 
enfrente de la Población una quadra , y le parece 
que estará cubierta de arena por ser la costa tan ba^ 
va y demás de que la dexaron enterrada con la propia 
tierra , y como ha dicho está media legua de la 
Boca del Estrecho , así como se entra á la banda del 
Norte. 

Preguntado j si los Indios que vio trahíatv zU 
gunás cosas de plata, oro, perlas ^ pendientes. de las 
narices y orejas , como suelen otros ? Dixo : Que no 
trahían cosa ninguna , ni vio en el tiempo que allí 
estuvo cosa de plata, ni oro, mas de que quando 
buscaban este Declarante y sus^ Compañeros ma- 
risco en la Costa /para sustentarse , lliallaban en mu-< 
chas partes della mexillones con perlas dentro , y 
como no era lo que habían menester para sustentar* 
|^;4^l9S dexaban , y buscaban otros que tenían com> 
osti^f que tem'an ya mucho conocimiento de los me« 
xillones de perlas por ser en cantidad > y á los princi- 
píos quando no pensaron perderse j y tenían esperan- 

za 



(xxúi) 
^•desi'ir de allí, y agualdaban al Capitán Pe^ 
■ ¿Oimiento^ iban iuntardo,hcnibics y mugcres,caiiti- 
¿zá de perlas, y después, como se vieron tanacab^ 
«los y perdidos , las echaron pot ahí , y no hacían 
caso de ellas. 

Preguntado » qué suerte de perlas había en \o» 
fi^exillcncs ? Dixo : Q^c cían muí blancas , y ecaa 
de todas suertes. 

Preguntado , qué madera hai en la montana^ 
y sr es giuiesa para peder fabricar Naos ? Dixo : Qpe 
hai Alamos blancos , y algunos Cipreses , y otras ma- 
cetas gruesas > que ro conoce por sus nombres , y 
que se pueden fabricar Kavios ccn ellas \ y que tc>do 
loque tiene . dicho y declarado es la verdad para el 
juramento que tiene fecho : y lo ñrmó , y que es de 
edad de sesenta y dos años. Y su Excelencia Jo rubrí. 
có :^ Tomé Hernández ^ Ante mí García de Ta^ 
puyo. Va enmendado : w > y testado • ¿tú, che* 



INt 






- ^ 

XXXUl) . ^ •. 

índice general 

De lo que se contiene en este Volumen, 

X ROLOGO en que el Editor da razón de la Obra de 
Sarmiento y de Los Documentos que la acompañan , im-« 
pugnando algunas especies del Prólogo de la Tradud» 
cion Francesa del Viage Ingles del Comandante Biron, 
ofensivas al mismo Sarmiento , y á otros Escritores Es-* 
pañoles* 

COMPENDIO que Bartolomé Leonardo de Argensola hace 
de la Relación de Sarmiento , en su Historia de las Ma- 
lucas. 

TESTIMONIOS de varios Autores que hacen mención de 
Pedro Sarmiento. 

CARTA del Virréi del Pero Don Francisco de Toledo , en- 
cargando al Gobernador del Rio-de-la-Plata asistkse^ 
si aportasen allí , á las Dos Naves destinadas al Descu^ 
brimien^ del Desembocadero del Estrecho de Maga** 
Uánes á la Mar del Norte. 

RELACIÓN Y DERROTERO del Víage y Descubrí- 
miento del Estrecho de la Madre^de^Dws , antes llamado 
de Magallanes , por el Capitán Pedro Sarmiento de 
Gamboa. ^ 

índice alfabético , que ha formado el Editor , de 
los nombres de Lugares que se encuentran en la misma 
Relación , puestos casi todos por aquel General. 

DECLARACIÓN que de orden del Virréi dclPeró D.Fr^ 
cisco de Borja , Príncipe de Esquilacke , hizo , ante Es- 
cribano , Tomé Hernández , de lo sucedido en las Dos Po^ 
Mociones fundadas en el Estrecho de Magallanes pot 
Pedro Sarmiento. 



• V