(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Viage de España,..."

This is a digital copy of a book that was preserved for generations on library shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 
to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 
to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 
are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other marginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 
publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with librarles to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 

We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfrom automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attribution The Google "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remo ve it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
any where in the world. Copyright infringement liability can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's Information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 



at |http : //books . google . com/ 




Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 
escanearlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 
dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 
posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embargo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 
puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir. 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 
testimonio del largo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 

Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La legislación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 

El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 



audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página lhttp : / /books . google . com 



DE E^ A ÑA, 

EN QUB SE DA NOTICIA 

Délas cosas masapreciables, y dignas 
- de saberse , que hay en cUa. 

/ ^'"'^ su AUTOR 

D. ANTONIO PONZ , Secrctarto de S. M. y 
Consiliario de la Real Academia de San 
Fernando , individuo de la Real de la Hist(h 
fia , y de las Reales Sociedades Basconga- 
da , y Económica de Madrid , &c, 

DEDICADO AL RET NUESTRO S£ÍÍOlt« 

TOMO xvn. 

TRATA DE ANDALUCÍA. 




/ MADRía MDCOtCn. 
POR LA Viuda de d. joaqüin ibarra. 

Se bailará én su Imprenta con- los demás tomos reiftp» 

presos , basta el Xir , los Comentarios de la Pintura 

de D. Felipe dé Guevara^ y la Carta del jábate Artea^ 

sa sobre la Filosofía de Píndaro^ Virgilio ytíc. 

Con superior permiso* 



ív 

no ser que alguno ^ífocitacio de^su curiosidad^ quie- 
ra también saber lo que se ha hecho reciente- 
mente. .' í • ' ^ • 'i. 

£1 Tomo XVIII f que está en la prensa , con- 
tinua las : noticias . de> Andalucía : st^ oonduyeb las 
de Cádiz ;í y. se. das otras .de sus Pueblos cerca-^ 
nos ^ &c. 9 aiguiendo después á Máto^ y GranadJi 
por rutas di&reates» . 



'»' 



PRO- 






prologo; 



^^ualqutera que haya tratado al Autor 
de este Viage , ó haya leido los Libros que 
^e sus Cartas se han i4o formando , habrá 
conocido desde las primeras que escribió 
Teinte años faace , Ib mal qiie há estado siem- 
pre con los retablos de madera , de que es- 
tán llenas casr todas las Iglesias del Keyno^ 
considerándolos de matena indecente para 
los Altares , y por otra parte la mas á pro- 
posito para causar incendios. De algunos 
áe estos nos ha dado noticia en las mismas 
Cartas, sucedidos en Madrid y en otras par- 
tes ; pero tiene apuntados otros muchos que 
su curiosidad ha ido averiguando por las 
Ciudades, y algunos tan lastimosos y que. e^ 
tremece el pensarlo. 

' No por eso han escarmentado^, sino que 
han seguido en hacer otros , y en los mis- 
mos sitios donde los incendiados estaban* £s^ 
ta práctica de retablos .de madera ya la hu- 
bo en nuestro mejor tiexúpo: de las Artes^ 

*iij es- 



vj PROLOGO. 

esto es i en el siglo diez y seis; y atihqpije 
la forma tle muchos de aquella edad ha me- 
recido las alabanzas de nuestro Autor , de 
ningún modo su materia. Contra los mons- 
truosos eo' razón del Arte , sobre ser de ma- 
dera , no parece que encuentra epítetos cor- 
respondientes que aplicarles j llamándoles in- 
digestos promontorios , maderages afreto- 
•sos á la nación, abortos ridículo^' del Arte, 
objetos indignos de las Casas de Dios , py^ 
iras incendiarias , insípidas puerilidades y otros 
tales. 

Algún día había de tener fin tanto dis/- 
fiaratar en los edificios sagrados , así por lo 
respectivo á su forma , como también á su 
materia. £n qüanto á lo primero ya dio sus 
órdenes y providencias el piadosísimo Se* 
ñor Carlos III , exhortándolo en cartas cir* 
culares dirigidas á los Prelados del Reyno 
con el fin de que no. permitiesen hacer tales 
lobras sin asegurarse antes de su acierto , en- 
viando los planes y dibuxos á las Reales 
Academias , para que se examinasen en ellas 
y expusiesen los medios del acierto. 

Lo segundo estaba reservado á nuestro 
amado Soberano el Sr. Carlos IV. que «pre- 
samente ha prohibido la tal construcción de 
f^tablos de madera en todas las Iglesias ^ ha^ 
tiendo escrito últimamente sobre este im^ 
. ' por- 



proLOGa vi| 

f>ortairte asunto á los Señores Arzobispos, 
Obispos y &c. Al instante dio cumplimien» 
to. á tan acertada resolución el Eminentísi- 
mo Señor Don Francisco Antonio Lorenza- 
tía , Arzobispo de Toledo , como puede ver- 
se en la siguiente copia de su circular , en 
la qual ya inserta la Real determinación. 

**A nuestro Consejo de la Gobernación^ 
Vicarios Generales ae Toledo y Alcalá, 
Vicarios de Partido , Párrocos , y Venera* 
ble Clero Secular y Regular de este nues<» 
^o Arzobispados» 

»La inconstancia y veleidad humana lle- 
ga á tal grado y que no solo introduce no- 
vedades en lo profano 9 sino que también 
intenta asaltar á lo sagrado ; y por mudar 
de gusto lleva el luxo y la corrupción den- 
tro de las Iglesias ^ que jamas deben variar 
en lo que pertenece al culto , Altares y or- 
namentos sagrados , procurando conformarse 
en lo posible con la práctica anrigua y los 
Rituales , y arreglahe en la fábrica de los 
Templos y su adornó á lo que prescriben 
las. Artes.f> 

í nEn riempo de las primeras persecu^ 
Clones de la Iglesia no se permitia á los chris"* 
tianos juntarse en Templos públicos para 
]a celebración del Santo Sacrificio, hasta que,, 
cons^uida la paz por la piedad; del grande 

♦iv ConS' 



^ ' " v v*^> •• ^ 



Constantino , se erígieron:.en Romar y ctraf 
partes magníficos Templos' y Altares , fabri-*' 
cados según las reglas d^\ Arte por. los 
Maestros de mayor crédito ; y aunque la 
Basílica de San Juan de Letran y otras que 
se edificaron entonces en Roma , Antioquís 
y Alexandría no tuviesen tantos Altares co¿ 
mo* las que ahora se fabrican , tampoco el 
numero de fieles era tari crecido ^ue no 
pudiesen juntarse todos á la Misa Conven-^ 
tual i ni era necesario condescender tanto co-i- 
liio al presente á la comodidad de los fie^* 
les que quieren tener en los principales Pue- 
blos y en la Corte Misa á todas horas.»> > 
91 Eh la historia de los primeros siglos x 
no se hace mención de retablos ni adornos; 
sino solo de los Altares ,' y algunos Auto- 
res aseguran que el Papa San Silvestre man« 
do que desde entonces se hiciesen todos do 
piedra , y no de madera y no solamente por 
¡a mayor facilidad de lavar el Altar y si por 
alguna casualidad cayese el Sanguis sobre 
él , sino también por la mayor firmeza y de- 
coro del culto; pues aunque San Pedro :.y 
sus succesores« hasta el mismo San SUvestre 
se viesen en la precisión de consagrar en 
Altar de mífdera , con motivo de fas per-í 
secuciones que añigian entonces á la Iglesia^ 
aquel solo por este respeto sp conservo co^ 
/ mo 



PROLOGO. » 

itno reliquia en San Juan de Letmn.^ y nin-r 
guno puede celebrar en él, sino el Sumo 
Pontífice.»» 

»>£n lo común ¿obre los Altar» de pie« 
dra no se colocaba mas que la Cruz ó la 
Imagen dd Salvador » y aun en los Sagra* 
tíos 9 en que se reservaba la Sagrada Euca^^ 
ristísí y ■ tardó en ponerse la pintura del Dí< 
vino Pastor con la oveja sobre sus hombros. 
Todavía se conservan en nuestra España al^* 
gunos restos de los primeros retablos que 
eran de piedra , con algunas figuras del nue- 
vo y viejo Testamento ; y hasta los siglos 
mas cercanos al nuestro no se introduxo el 
abuso de los promontorios de talla , que sin 
guardar drden alguno de arquitectura están 
cargados conforme al capricho de cada uno 
de figuras de animales » emparrados y otras 
ridiculeces , que justamente prohibe el Rey 
nuestro Señor en su Real orden de 8 da 
este mes , en que se renueva la expedida 
en a 5. de Noviembre de 1777 por su Au- 
gusto Padre el Señor Carlos III , y su te- 
nor es el siguiente*»* 

»»£minentísimo. Señor: El lastimoso in-t 
cendio que: ha sufrido la Real Cárcel de Cor« 
te de Madrid , ocasionado por el retablo de 
$u Capilla , queera hecho de madera, aca- 
ba de serconvincei]^ prueba de lo perju- 

.. di- 



%: prologo: 

¿iciul qne es .esta materia para semejantes 
usos. Éh vista, pues , de estas continuadas 
desgracias , me manda el Rey» siempre aten- 
to al bien de sus TasaUos ^ que recuerde á 
V. Em. la Carta circular que de orden db 
su Augusto Padre se le paso igualmente que 
á los demás Prelados en 25 de Noviembre 
de 1777 ' encargando cuidasen de que no 
se hiciesen retablos de madera , para .evitar 
tan repetidas desgsacias. P^o Tiendo qué 
aquella exhortación no há producido todo 
el efecto que se desea y es preciso , ha/ ve* 
nido S. M. en resolver se escriba otra vez 
á V. Em. para que de ningún modor per- 
mita hacer retablo alguno en los Templos 
de su Diócesi , inclusos los de los Regu* 
lares, sino de piedra ó de estuco; y que 
quando por algún motivo se intente hacer* 
los de madera, se haga presente á S/M. 
para obtener la licencia, precedidos Jos in* 
formes del motivo.*» 

ftSe lo participo á V. Em. de orden del 
Rey para su inteUgéhcia y gobierno , y es- 
pero que su zelo evitará se continúe aun 
este abuso en algunas partes con el pretex- 
to de estar ya empezados , lo qual se de^* 
xa á la prudencia de V- Em.' , cuya vida 
guarde Dios muchos anos. San .Lorenzo 8 
de Noviembre de 1701. = £1 Cande da 

Fio- 



PROLOOa xj 

FIóridablanca. =s Señor Carcieiud Arzobispo 
de Toledo.»^ .... 

- itEs superfino recordar á. nuestros Jue- 
ces , Vicarios y Visitadores y Curas de esté 
Arzobispado los encargos particulares que les 
¿emos hecho para el puntual cumplimiento 
de la expresada Real orden, y el expoiter- 
Jes sus gravísimos fundamentos y las graiip 
des utilidades que resultarán de su obser- 
vancia y pues tienen á la vista en esta Cor* 
te , en mi Santa Iglesia Primada y otras del 
Arzobispado la magestad y hermosura con 
que quedan los Templos con los nuevos 
Altares de piedra ó de estuco , y que así 
se preservan de los incendios tan repetidos» 
con el pábulo de los retablos , y adornos de 
madera : únicamente les mandamos que no 
pernútan hacer alguno de nuevo , ni pro* 
seguir los ya comenzados, sino que nos den 
parte para dar la orden correspondiente de 
lo que se deba executar : y en esta obser- 
vancia, sin peritnitir relaxacion alguna, es- 
peramos que se ha de distinguir (odo ék 
Clero Secular y Regular , como el mas in- 
teresado en la gravedad del culto divino, 
en la obediencia mas resignada á nuestro Ca- 
tólico Soberano , y en el adelantamiento y 
perfección de las Artes. De éste modo lo- 
graremos k' bendición de Dm ,. que en sur 
/ ' San- 



5rij pROLocra ^ 

Santísimo Nombre' concedo á todos. Ma* 
drid 14 de Noviembre de. 1791/^ 

Algún dia , como se ha dicho , ha- 
bían de tener 'fin los desaciertos , y lo 
tendrán infaliblemente , declai^da contra los 
referidos la atención del Monarca, y to^ 
xnadas á tenor de ella las providencias con<- 
venientes por todos los Prelados del Rey- 
Bo , coitio elí Señor Arzobispo de Tole- 
do las ha tomado. 'N<) se: haga ya ningún 
jretablo de ñiadera^^ pero 'guárdense- los qu6 
por su excelente arquitectura y escultura 
mermen nuestra atención y aprecio , ^omo 
memorias dignan de las Artes , muchos de 
los quales'sei h^ celebrado' justamente ea 
este Viage. Lo mismo debe entenderse de 
estos que lo ^ue el Autor ha dicho de los 
Goros. Consérvease los excelentemente he#- 
chos, nombrados también en esta Obra, aun- 
que ocupen los espacios principales de los 
Templos; pera nunca mas se hagan en si- 
tios semejantes. Los executados bárbaramente 
te quanto antes se quitasen del medio jun* 
tamente con los* m^os retablos , tanto me^ 
j&t para la decencia de hsr Iglesias , y pata 
adquirir reputación nuestro modo de pen*« 
si^r.' . . T 

-'• La materia verdaderamente digna de«J-» 
tares y rcitablos son los mármoles ú otr^is-pie^; 
• - ♦ dras, 



PKOLOOa xiif 

¿ras , preferibies siempre /á los estucos pot 
su duración, y estar menos expuestas á <]u,ie^ 
hras y otroi. daños. Espanar es riquísima do 
mármoles de todas especias » <olores y y 
mezclas en las mas de sua. Provincias ; y 
tanto que bien: se puede asegurar que na 
bay otra parte en Europa «ionde se eiKuen^ 
tren tantos y tan exquisitoSi .. » 

£1 célebre Jacobo Xrezo , Italiano , mn 
decia mas quando traba^bai^el insigne Ta« 
bernáculo del Escorial. £a Vizcaya, Leon¿ 
Valencia y Cataluña no solo hay canteras^ 
sino cordilleras de mármoles de diferentes 
mezclas; y el que tenga lo dicho por exát 
geraciones , entre á ver y examinar ks íweid<f 
tras de los márnsoles de.Bspaña en el G^r 
binete de Historia Natural de esta Cort¿ 

A^isp iSf; han parado pocos en los ma-» 
Iss que la nación padece : pon iaka de ntftr 
d€^as ; pues de creer es ^ que los retaUoi 
hayan acabad con muchos pinares*. Á tí> 
túlo. de ¿pifiad se corüarian ki mejores plaut 
tas, y fox cincuenta- que. se neCesitaseq. .se 
cichariaO'jdpscientas al suelo. La diferefikdái 
que hay entre los máfmoks y la madera; pai- 
ra las obras de que hablaxÁos^ son que aquet- 
Uos están de sobra , sin hacer falta á .ma* 
guñ uso r de Ja. vida : que. los. árboles son 
pocos ^: y. lie primers^ n^sesidad para .mien- 
tra 



jfxv PROLOGO* 

tra Sübsiiteiicia. Quai}to¿ mas mármoles ú» 
saquen ^ y se gasten de las tantetaft , taúH¿ 
to serán mejores y mas ccun|teietx)á los qué 
^aedeñ ¿ehaxo $ |>eto qtiantos más árboles 
se corten I no renovando generalmente ydd 
continuo las .plantaciones ^ tanto m^ iisíb-> 
lices seremos I careciendo primemmeíiite i6 
carbón , y después de maderas para' todo gé^ 
fiero de cdAsíruccíón mafítima y terr¿stre^ 
sin mencionad ia.íruta'y el desoje; Lo6f món^ 
tes sé deben guardar con el hiayor^icufda^' 
Áoi los mármoles no necesitan 'd& niñgunc/^ 
antes ^s de desear- qne cada^^ quál vaya á 
las canteras y á lós montes á sacar qüantoí 
qtiiera , y siempre quedarán al^ loisí mejores^ 
y los que M han- estado eatptiiSftt&sá^las iü-í 
clemencias d¿ la atmósfera^ ' J 

-i Se dio kace años una ^rdin j^ará qti^ 
199' se permitiese llegará sacar -márn^fes dé 
inéízck (que el vulgo IlanKi;''j^pes) en íái 
canteras descubiertas ^ y que '«e^ íbáfl d^ctí¿ 
briendo, eit Itígar de haber perííutidp k 
«aoa por la^ razones e:£presádi^ / y de io^ 
mentar eí qüesé' labrasen y treiídíe^eií íí* 
•bremeíite á lús naturales- y éxttm%er<5é ^xsg 
losf quisiesenv Todavía no ei^ tarde para qtíé 
«10 se haga í y^ podría ser titíAñtñtí de tó^ 
inercia f como' lo es en ítalíav en; donde hajf 
taUereí par» aísÉrrtf y l^rar ^^ piedra$ 

que 



PROLOGO. XV 

qae tienen muchos compradores , y las en^ 
cuentran trabajadas para tableros de mesas^ 
ornatos de casas , y para otros fines. Rarí-* 
simo es el Café ü Hostería de Italia, cu- 
yas mesas no sean de estos mármoles; pe^ 
ro cn^ los nuestros no hay una , y por con- 
siguiente están menos limpias que aquellas* 
Háganse , pues , de mármoles los reta^ 
blos , que á buen seguro saldrán menos cos- 
tosos que los ridiculos maderages dorados, 
y almacenados ' en las Iglesias. Si estas fue^ 
ren muy pobres , háganlos de otras piedras, 
dorando sus capiteles y demás partes que lo 
requieran ; pero atiéndase antes de todo á 
la buena forma que unos y otros deben te- 
ner I arreglada á las verdaderas reglas del 
Arte I y así cumplirán todos las órdenes pía-* 
dosas y sabias de los Señore» Reyes Caro- 
los m. y Carlos IV. 



CAR- 



/ 






7 r'.. 
. 'í J» . \ 






¿O'. 



VIAGE ^ 

DE ESPAÑA, 

CARTA PRIMERA. 

I J^fSiUclias cosas deben llamar la aten- 
ción de un curioso que venga a esta Ciu- 
dad con ánimo de escudriñar sus presentes 
singularidades , y de rastrear las que antigua- 
me^e la di^inguieron entre muchas^. Lo 
mismo digo de los que vengan atraidos de 
su situación^ amenidad y excelentes prodüc- 
Clones. ' 

2 Iré hablando á V. un poco de cada 
cosa; pero antes voy á contarle, como le 
oíireci en mi Carta anterior, muchas cosas 
pertenecientes á la Catedral^ que no dixo 
Ambrosio de Morales, ó porque.no estaban 
hechas entonces , ó porque si algunas lo es- 
taban ^ no le parecería del caso hablar de ellas. 
Sonmuypropias.de nuestro asunto artísti- 
co , y por tanto voy á referirlas , empezan- 
do por el retablo mayor , Crucero y Coro, 
todo lo qual ocupa el medio de este grande 
y célebre edificio. 

9 Ganada Córdoba por el invencible 
Tom.XVIl. A San 



a VIAGFDE ESPAÍÍA. 

San Fernando en 29 de Junio de 1236^ des- 
de luego destinó la soberbia Mezquita para 
Iglesia Catedral, ydel modO que la encontra- 
ron permaneció su arquitectura , sin que su 
forma se alterase hasta el año de 1523 , en el 
qual se comenzó la obra del Crucero por el 
Arquitecto Hernán Ruiz. Con este motivo na- 
cieron contradicciones entre el Cabildo y la 
Ciudad , queriendo ésta que no se alterase 
el edificio , sino que permaneciese como es-* 
taba , y habia* estado hasta entonces. 
- 4 Las disputas llegaron al Señor Carlos 
V , quien se declaró á fevor del Cabildo; pe* 
xo habiendo venido después á esta Ciudad, 
y haciéndose cargo de lo que sería la fábrí* 
ca, antes de tocarla, dixo : Fo no sabia lo que 
na esto , pms no hubiera fermitido que se 
¡legase d la antigua; forque hacéis lo que 
fue de haberse en otras f artes, y habéis des* 
heeho lo que era singular en el mundo. £1 
Emperador habló quaitdo ya no habia re* 
medio r y no es de extrañar que la Ciudad' 
hubiese hecho oposición quando lo tenia. Lo 
cierto es que la forma antigua de toda la 
Mezquita hubiera sido siempre un objeto 
de mucha curiosidad, 

5 La obra nueva consumió grande? cau- 
dales , y duró un siglo hasta sü conclusión; 
y no fué poca fortuna que le tocase aquella 

me- 



CARTA PRIMERA. 3 

mejor edad para la arquitectura y para las 
demás bellas Artes. La Iglesia se mantuvo 
sin bóvedas con sus primeros techos de la 
casi incorruptible madera de alerce , estima- 
ble planta que ya no conocemos , y proba- 
blemente duraria después de tantos siglos , si 
no la hubieran penetrado las aguas. Las bó* 
vedas se hicieron en este siglo hacia el año 
de 1713- Al Cabildo no le faltarian sás ra* 
zones para la empresa del Crucero , &c., y 
serian principalmente las de adaptar el Tem- 
plo á la forma y usos de las otras Catedrales* 
* £1 Arquitecto filé el citado Hernán Ruiz, 
uno de los mas acreditados entonces , quien 
empezó la obra el ^o de 1^%$* 

6 £1 Crucero no se puede negar que 
es grandioso, y lo mismo el Coro y Capilla 
mayor , elevándose mucho sobre la fábrica 
antigua. £1 retablo principal es de buena for- 
ma: consta de dos cuerpos de orden com- 
puesto , con quatro columnas de mármoles 
de mezcla en cada uno. En los intercolum* 
xiios hay quatro grandes quadros de D. An- 
tonio Palomino^ ya bastante maltratados, que 
necesitan de repararse por inteligente en la 
materia: el de encima representa la Asunción, 
y en cada uno de los otros hay una figura de 
Santos tutelares deCórdoba, mayores que el" 
tamaño natural. Todavía es de mejor arquitec- 

A a tu- 



4 VtAGE DE ESPAÑA- 

tura el T^befnáculo bastante grande, y de do$ 
cuerpos y cerrado con su cupulillaj y colocado 
«ntre las columnas y basamento del primer 
cuerpo del retablo : su materia de excelen* 
tes mármoles de mezcla , obra de un Arqui- 
tecto Jesuíta, Uamadp Alonso de Matías, de 
cuya invención es también el retablo. 

7 Dicho Tabernáculo es quadrado en 
su cuerpo inferior , con quatro coluihnas en 
la frente , en casamento quadrilongo donde 
está la puerta para manifestar el Santísimo. 
•El cuerpo superior es circular , con colum- 
nas pareadas , y resaltos en la cornisa, sobre 
la qual hay estatuitas , y también las hay en 
el cornisamento del cuerpo baxo, acabando 
graciosamente en cúpulay linterna. La lám- 
para de esta Capilla es notable por su mag- 
nitud y materia de mas de diez y seis arro- 
bas de plata » que regaló un Obispo á prin- 
cipios del siglo pasado. 

8 Esta obra del Crucero, &c se hi- 
zo en tiempo del Obispo Don Fr. Die- 
go Mardones , gran bienhechor de esta 
su Iglesia , y fué depositado su cuerpo 
en un nicho de la Capilla mayor al lado 
de la Epístola con este letrero : Dom, Fr.^ 
Didacus Mardones , Episc. Cord. ob X, 
'Aureorum M. in Arae Max. cultum dona- 
ta. Scnat. Eccks. Cordub. seful. hic y ir 

' ' ' ' sta- 



CARTA PRIMERA. 5 

siatuam cum, basi ¿rati animi hrg^.B* M. 
P. ann. MDCJCXIV. Vixit am.XC.IK. 
No podía qiiiejarse ^d^ corta ^yklíij^lObis^ 
po Mardoites y vk taqipqco ^k IgW^a ; pues 
al fia cincuenta mil d^ros, cqms> yo coliio^ 
de la lápida para^l retgblo mayor «&€. ai» 
go era , y mas en aquel tiempo. En ]as pa- 
redes de la Capuja ipayor ,po las.del Coro 
y sus bóvedas , Cimborio , Crucero ^ Bsf:. hay 
muchos ornatos délos que se usaban en la 
edad de Carlos. V., y de particular méritp' 
en aquel estilo miedio. , de qu^ taütas veces 
hemos hablado. : 

9 El Coro y qtiiefo decir la pillería de 
caova y es un trabajo 4nmenso » p^f^ de nues- 
tro siglo , que necesariamente rhubo de ser 
muy costosa , considerando la multitud de sus 
ornatos , y lo menudo de ellos, pu^s no hay 
parte chica ni grande que no los tenga á 
montones , de suerte que par^ distinguirlos 
á corta distancia , casi se necesita de microsco- 
I¿o. Haga V. cuenta. que es un hormiguero 
^e cosas en qUe^se disipa la vista. Xodá su 
decoración consiste en ornatos de talla y ar- 
quitectura muy desarreglada , y en un gran 
numero de baxos relieves que representan 
asuntos sagrados. 

10 Sin embargo de esta censura , no di- 
té yo que está obra sea ríusdcmfarinM que 

A3 las 



6 VIAGE DE ESPAÑA. 

las del Patriarca Churriguera , aiinque tra- 
bajada quando la escuela de este se hallaba 
mas dominante ; porque muchos de los ba« 
xos relieves , medallas , figuritas y otras la- 
bores que son propias de la escultura tie-^ 
nen bastante mérito. Tampoco diré lo que 
el. Canónigo de esta Santa Iglesia Don Juaní 
Gómez Brabo en su estimable obra intitu- 
lada : Catdhgo de los Obispas de Córdoba 
tom, IL pdg. 8i6; esto es , que sea esta obra 
la mayor de su clase en España por sus be- 
llas medallas , estatuas y delicada escultura. 
Pudo entender el Señor Brabo la mayor en 
las menudencias y prolixidad ; pero si enten- 
dió la mejor , está muy lejos de verificarse 
dicha aserción y pues las hay sin comparación 
mejores en España , como son algunas de la^ 
referidas en este Viage y que se referirán, v. gr. 
la del Escorial , la de los Padres Gerónimos 
I de Guisando , la del Monasterio de Huerta, 
la de Málaga , la de Lugo > y otras diferen- 
tes. Sin embargo la costa de la de Córdo- 
ba hubo de llegar á un millón de reales^ 
según los sumas que pone el expresado Au* 
tor en dicho lugar. El Autor de esta pro- 
lixa obra fué Don Pedro Cornejo , de quien 
el Cabildo de esta Santa Iglesia hizo gran 
estimación ; y se puede colegir de la lápida 
y entierro que permirió se le pusiese cerca 

,de 



CARTA PRIMERA. 7 

de la Capilla' mayor con esté letrero : 

1 1 Ajm ytU9 Don Ped$o Duque CoT' 
nejo 9 Estaiuámo de Cámara de d Reyna 
nuestra Señora , Varen de insigne bondad 
y sencillez , célAre Profesor de la jírquitec- 
tura , Püaura y Eseuhurjt. 'Hizo la sillería 
del Qnro de esta Santa Igksia^^ que conclu- 
yó con su vida el año de '1757 d los 80 de 
su edad. Resquíescat iu pace. 

1 2 Pocos monumentos se encuentran tan 
obsequiosos como este á los Profí^sores de 
las bellas Artes ^ aun enr d tiempo que 
mas florecieron en España , y quando podia 
gloriarse de' sus^ Artffices mas eminentes. £n 
la realidad no fué poco lo que Cornejo hi- 
zo , según la decadencia eaqüe -se, haÚaban 
entonces por todo el Reyno> Se ve que en 
d dicho epitafio se atendió particularmente 
á la 'bondad de dicho Profesor ^ quien logró 
el honor de Escultor de Cámara de la Rey-, 
na Doña Isabel Famesio durante lá larga man* 
sien de la Corte del Señor Felipe V. en Ser 
villa. 

1 3 Aunque la fachada del Trascoro pci- 
dria ser mas correcta , es sin embargo razo^ 
nable , con quatro columnas dóricas, y tw-, 
cima un segundo cuerpo con dos jónicas , y 
en el medio una estatua del natural , que 
representa á San Pedro sentadp. £1 órgano 

A 4 del 



8 yiAlGE DE ESPAÍTA. 

del lado de la Epístola podbrá ténér muy Buen 
sonido ; p^Oi la facha es malisíina. ^ : 

14 No.se f^ede <^^'llayQrdélícia^'1ell 
bsta vida obtnb la de Jiáll^use /tina petsona 
de discemmiento y fino, gxi^.^n miedlo de 
una colecdohVtie .pintWas.%BKk$as/oyendd 
juntamente las: armonías de una^ varia ^y^eit^ 
quisita orquestra. Transportados á un tiempo 
mismo los dosr sentidos rde la yíáta y él. 01^ 
do , y como fuera de sí, ya parece ;quesa em- 
pieza a gozar dé la bienaventuranza. Yo asi 
lo he experimentado , y si turiesk ocaMoii de 
experimentarlo a menudo ^ no perdiera nin*^ 
guna; por parecerme que no hay en csía^ 
vida mortal ^momentos mas paareckiói . qué' 
aquellos , á la inmortal que debemos espe^^ 
rar en el Cielo*. 

1 5 En una conversación, donde yo mió 
hallaba , dixo cierto Onosdñdrbs y como pm 
ayre de vanidad, y para haceíse singukr:^ 
i Creerán Ustedes ^ur Jamas me han gustado 
la música ni la pintura'i Apenas. pronundó 
la última palabra oyó por respuesta: Pnesj 
Amigo , alégrese V. con sahrqtuf j^ara los 
infiernos ya tiene andado mas de la mitad 
del camino. A todos agradó una conte^tadon 
tan pronta, adequada, y bien merróda. > 
^ 1 6 Vamos a los. órganos, aquellas par** 
tentosas máquinas, á cuya invención armó* 

ni- 



^ / 



CAUTA PRIMERA. 9 

aíca ^si bien se considera) parece imposible 
que pudiese alcanzar el humano ingenio^ 
É^tas malinas , pues » cuya armonía llena 
de inagestad los Templos , y arrebata los es-« ^ 
piritus i la contempkicion del Criador , han 
tenido la desventura en las mas célebres de 
nuestras Catedrales de verse engastadas en 
despreciables é intrincados raaderages, como si 
á un precioso diamante lo ínontasen en un pe- 
dazo de corcho mal fonñado. Tenemos órga* , 
nos y Organistas famosos» como puede haber^ 
los en qualquiera otra parte de Europa s pei^ 
á las fachadas de los que yo diga no hay 
.para que vuelva los ojos un inteligente, si 
no quiere apestar la fruición del oído con el 
desorden y cpnfuáon que perciben los ojo!s. 
17 Demos ahora una vuelta alrededor 
de la Iglesia, para que V^.sepá lo que he 
visto de. notable, en sus Capillas , empezan-*v 
do por la delSagrarío v cuyos ¿etáblos no son ^ 
buenos ; pero las pinturas a fresco en las pá^ 
redes son de Cesar Arbasia » á quien cele^ 
bra Palomino ' » diciendo que era de la es- 
cuela de Leonardo Vinci , pero su estilo tie- 
ne mas de la de Federico Zücaro. Por es* 
te término fué Profesor de mérito , aunque 
no puede reconocerse cabalmente por estas 
. " obrasi 

1 Véasfc tridas de ios Pintares , fH* ^^l• 



io VIAGE DE ESPAÑA. 

obras , estando ya muy retotadasi Pintó to- 
da la Capilla de arriba abaxd con histo* 
ñas alusivas^ al Sacramento , y diferentes mar* 
tirios de Santos de Córdoba. La^bóveda es- 
tá compartida por faxas , y en los espacios 
que forman hay diferentes Angelitos. Me- 
recen nombrarse el quadro de laCena de 
Christo en el Altar , la Adoración y Apari- 
ción del Señor á las l^íarías á los lados, y 
linos Profetas. La reja y portada de esta Ca- 
pilla son buenas , con columnas jónicas. Con-* 
cluida esta obra se volvió á Italia este Pro- 
fesor, de donde habia venido. 

1 8 'En las muchas Capillas de la Igle- 
sia se encuentran bastantes pmturas estima-^ 
bles y de Autores acreditados , pero algunas 
de ellas en retablos de mala arquitectura, 
que no debian tener lugar en ella : tales soíi 
entre otros el de la Capilla de San Antoiúo. 
Las pinturas las executó razonablemente \in 
virtuoso Prebendado de esta Iglesia , llama- 
do Don Antonio de Castro. Por el mismo 
término que el de San Antonio es el reta- 
blo de la Capilla de la Sangre , y otros ta- 
les que bien se dan a conocer. Muy otra co- 
sa son el de la Capilla de San Nicolás , de 
tres cuerpos , con delicadas labores , según 
la manera de Alonso Berruguete, y por aquel 
término son los ornatos oe escultura ^ y las 

es- 



CARTA PRIMERA. n 

estimables prntoras compartidas en él , te- 
nidas por de Arbasia. 

19 Son asimismo de muy decente ar- 
quitectuia el de la Capilla de oan Juan Bau- 
tista , el de la de los Patriarcas , el de la 
Coronación de Nuestra Señora y algunos 
mas. Vamos á las pinturas : la de San Eu- 
logio en su Altar es de Vicente Carducho, 
pintura que Palomino Uama maravillosa ; y 
con el mismo elogio nombra el qüadro de o* 
Esteban de Juan Luis Zambrano en el retablo 
de la Capilla de este- Santo. Realmente son 
obras muy dignas de alabanza. En la del Ro- 
sario son de mano de Antonio del Castillo 
Nuestra Sdioray S.Roque y S« Sebastian. En 
otro Altar hay una figura gigantesca de di- 
cho Autor , que representa a San Acisclo ; se 
bubo de hacer para mayor distancia. Cas- 
tillo fué sin duda Pintor de gran mérito; 
pero k> manifestó principalmente en los qua- 
dros del martirio de San Pelagio , que hay 
en la Capilla á un lado del Coro , represen^ 
tado en i^no de ellos al Santo j oyendo la 
sentencia , y en otro la execucion del marti- 
rio. De su mano son también el San Felipe y 
Santiago en su Capilla ; y en frente hay una 
pintura de Sta. Bárbara de Juan de Peñalosa ' . 

Me- 

X Pefíalosa fué natural de la Villa de Baeoa eo es^ 

te 



I a VIAGE DE ESPAÑA. 

. 20' : Merecen mucha consideración \ las 
pinturas que hay en dos Altares de est^ Igle? 
sia y ejecutadas por su jerudito.Racionieoro, y 
gran Profesor Pablo de.Céspedes : en el uno 
reypre^efttó. la Cena deChristo ysm Após-^ 
toles /con figuras grandiosas y muy expre^ 
sivas. Este es sin duda un quadro de slngu** 
lar mérito > y el mejor a n^r entender de dichoí 
Artífice. No me ha' satisfecho esta última 
vez que lo he yisCo^ pareciéndomé que no 
se tiene de él el cuidado que merece la obra^ 
y la iiiemoria de tan grap Profesor, Seria bue- 
no recopocerlo y forrarlo , sin ^rmídr en lo 
pintado iiingun retoque ; porque mas vale 
que pertnanezca .intacto-^ aunque, haya pa- 
decido glguna cosa , que no emplastárlq ri- 
diculamente^, como sucede cada día con. obras 
insignes. 

21 Hay otro quadro historiado en esta 
misma Iglesia en una Capilla dé. la naii^e del 
Sagrario , executado también por Pablo de 
Céspedes ^ donde expresó las figuras dé S^ 

^ , .. Juan 

te Obispado de Córdobs^ , y discípulo de Pablo deCésV 
pedes. Murió hícia el afio de 1636. Adtooit) del Cas- 
tillo nació ea Córdobi^ ^ apreadió el Arte coo so par 
dre Agustiadel Castillo ; hizo muchas pinturas y muy 
aplaudidas y así en su patria , como en esta Corte: 
fué sugeto erudito , y Poeta. Murió en 16(57, Véase 
áPalQoúaoi^i^' d^ lo* Pio/orex. pa& ^63. 



CARTA PRIMERA. 13 

Juan Bautista y San Andrés » y un Gloria 
encima 9 con Nuestra Señora» el Niño Dios, 
y Santa Ana : en el basamentó^clel retablo es 
asimisnid de su mano la historia de Tobías. 
Lo propio digo de estas pinturas que del 
quadro de la Cena , sobre que se mire por 
su conservación cop particular cuidado; por* 
que de otra suerte habría contradicción en- 
tre el epitafio que le decretó el ilustrísimo 
Cabildo al insigne Pablo de Céspedes quando 
murió , y el no interesarse ahora en la perfecta 
conservación de sus obras. Dicho epitafio está 
encima su sepultura baxo uno de los arcos del 
Crucero , y dice así : Paulus de Céspedes , /w- 
ius almae<EecUsiae Pertionarius , Picturae, 
Sculfturae , Arquitetturae , omniumque bo- 
narum Ariüim , tariarumque linguarum fe^^ 
ritissitnus hic situs est. Obiit amo Domu 
ni MDCKIIL seftimo kaUndas SextiUs '. 

Hay 

1 Pablo de Céspedes fué uno de los Cordobeses mas 
célebres de su siglo > y que han dado grande honor 
i la Nación y oo solamente por lo que hizo y escri- 
bió de las fa«llas Artes , sino por Poeta y Literato 
de exquisito gusto. Fué muy inteligente en las len- 
guas Hebrea , (Grriega , Latina ^ é Italiana ^ y ál mis- 
mo tiempo Ántiquario muy &mo$o. Escribió de esta 
su Iglesia sobre haber estado en el sitio donde los 
Moros la fundaron el Templo de Jano Augusto de los 
Romanos. £1 Licenciado Franco > de quien se ha habla- 
do en el tom. XVI. Carta VI. pág.' 264 , hizo gran 

es- 



14 VIAGE DE ESPAfÍA, 

2 2 Hay una Capilla que forma linea con 
el Crucero : cuya advocación es de Nuestra 
Señora de Villaviciosa, á la qual se sube por 
algunas gradas. Se ven en ella varios quadri* 
tos de un tal Pompeyo , Violinista Italiano, 
que vino á Córdoba quando estaba en sus 

prin- 

^stimacion de Céspedes , con quien tuvo correspon- 
dencia literaria en el ramo de la ciencia antiquaria. 
Tuvo también grande • amistad con el incomparable 
Arias Montano > y no era de extrañar , por su con- 
formidad de estudios en las que llamamos lenguan 
sabias , Hebrea , Griega , Latina , &c. 

Fué asimismo inteligente de la Lengua Arábiga^ 
y lo manifestó en un tratado de las Antigüedades de 
Córdoba , explicando los nombres Árabes, de que usa- 
ipos en nuestra lengua. Su gusto en ia Poesía se de- 
xa conocer en el tratado que escribió de la Pintura 
en estancias Poéticas , publicjadas últimamente en el 
Parnaso Español. 

Francisco Pacheco en su libro de la Pin tura da 
noticia 4© muchas obras que escribió Céspedes , co- 
no son de la Pintura al fresco ^ del encausto , de 
la perspectiva teórica y práctica , y comparación de 
la Pintura antigua con la moderna. Vicente Cardu* 
cho le hizo los debidos elogios , y asimismo Palo- 
mino , como se puede ver en sus Vidas de los Pin- 
tores pág. T.'jQí 9 donde ^abla de pinturas suyas en 
Italia. Soy de dictamen , según el concepto que ten- 
go formado dé este grande hombre y que y si como 
tuvo amistad con Federico Ziicaro , la hubiera tenido 
y alcanzado á Rafael , hubiera sido uno de los mayo- 
res Pintores del mundo j así como fué de los oías 
doctos. 



CARTA PRIMERA. 15 

principios la gran Capilla de música , cuya ' 
manutención cuesta en el dia muchos millares 
de ducados. Hizo este Pompeyo diversos qua- 
dros para la Iglesia y para otras partes y y 
no le faltaba su poco de mérito : valíase de 
esta segunda habilidad para compensar el 
corto sueldo que entonces tenian en Córdo- 
ba los de su profesión. 

23 £n el respaldo de esta Capilla hay 
una pieza pequeña con una ventana , des- 
de la qual dicen oue se le lela y explicaba 
el Alcorán al Pueblo. Aturde el considerar 
la suma prolixidad de tanto trabajo Ara« 
besco en paredes , techos, azulejos, y en to- 
do lo demás de este parage ; y nada menos 
su conservación después de cerca de mil 
años que se hizo. Muchas de estas labores 
estaban doradas* Una figura de San Fernan- 
do de escultura, que vi en dicha piececita, 
me dixeron que era obra de un tal Molina, 
Sacerdote de esta Iglesia. 

24 La Capilla de San Pablo está suntuo- 
samente adornada , con abundancia de bue- 
nos estucos en bóveda y paredes : y el r^ 
tablo es correspondiente á lo demás , con 
dos columnas de orden corintio , y la esta-- 
tua del Santo titular , figura de un partido 
grandioso , muy seinejante al de Pablo de 
Céspedes en la pintura , de quien se me an- 

to- 



x6 VIAGE EJE ESPAÑA. 

toja que puede ser , por lo menos la inven-* 
don , aunque otro la executase , y lo mis- 
mo digo del retablo : sabemos que fué Pin- 
tor , Escultor y Arquitecto , y que hizo ent 
Roma la cabeza de Séneca en mármol , de 
que hace mención Palomino en su vida. 

a,5 En la Capilla de San Pedro, hacia 
el lado de medio dia , hay pinturas del Ita-» 
liano Pompeyo , de quien hemos hablado^ 
y algunas otras cosas que merecen verse. De^ 
esta Capilla ya se dixo algo en la Carta an-» 
terior , refiriendo á Morales: creo que es la 
que vulgarmente llaman aquí del Zancarrón. 
En la Capilla de Santa Inés hay un retablo 
de mármoles de mezcla con la decoración 
db quatro columnas compuestas , y en me-^ 
dio una 'estatua de la Santa , de Don Miguel 
Verdiguier. La arquitectura es de Mp. Bal-s 
tasar Graveton , ambos Franceses , que en- 
contraron protecciones en esta Ciudad. La 
Santa podria haberse representado en actitud 
y trage mas decente; y én la arquitectura del 
retablo se nota cierta pesadez. Inmediato se 
encuentra el malísimo retablo de S. Antonio, 
y por fortuna se halla junto á él un retablito 
del estilo gótico, harto mejor, y mas inteire-*' 
sante que la mayor parte de los retablos mo- 
dernos de mala talla : digo esto por Jo que pue- 
de contribuir áque se conserve. Elqnadra 

qife 



carta; PRIMERA. 17 

qae hay en él , y representa la Anundación, 
es cosa estimable por aquel estilo; y tiene 
de particular , que nos conserva ]a memoria 
de mi Profesor de mérito muy antiguo lia* 
mado Ped/o de Córdoba , firmado en dicha 
pintura. 

26 La Capilla de la Concepción con su 
Altar es de mármoles de mezcla , pero de 
descorrecta arquitectura , y con eí de&cto de 
ser todos los mármoles de ua color. El 
Señor Obispo Salizanes , fundador de esía 
Capilla, tuvo mejor suerte con las estatuas 
repartidas en dicho retablo , que executó 
el célebre Pedro de Mena. La que llaman 
de los Obispos 9 por dnco de estos Prela- 
dos ,: cuyos cadáveres fueron trasladados á 
ella, tiene excelentes verjas. El retablo es 
de dos órdenes , corintio y compuesto} En 
medio, se representa el Bautismo de Chris^ 
to y y encima el Crucifíxo , maltratados : á 
los lados, pilastras corintias , con otros or^ 
natos de gusto. Yo me paro como V. ve 
en estas que parecen menudencias , y lo 
hago con el fin. de que se paren otros, 
particularmente los que se ocupan en estos 
exercicios , y vean la diferencia que hay de 
lo poco y malo que ahór^ se hace con. lo 
que se ha hecho. £1 objeto principal de la 
Capilla de la Santísima Trinidades un me- 

Tom.XVII. B dio 



r8 VIAGEDE ESPAÑA. 

dio relieve ¿t esteaco de corto mérito. » 
27^ No sé si se me habrá pasado por alto 
alguna cosa, en una Iglesia tan grande como 
esta , y en donde hay tantos objetos á que 
atender de tan diversa especie. Añadiré que 
las rejas de muchas Capillas merecen algu- 
na consideración por su buena forma ^ con 
particularidad las del lado del medie dia. En 
una de dichas Capillas hay- un excelente 
Cruciíixo , tenido por de- Juan Martínez 
Montañés* En una Capilla inmediata hay uh 

auadto de Casrillo con las figuras de Santa 
Losa , San Sebastian , San Roque » y lá Vir- 
gen. 

iS Fuera del quadro de la Iglesia Hay 
una Capilla que llaman del Cardenal,, que 
juntamente es j>arte'de' la Sacristía. Su plan- 
ta es ochavada , y no mala>^, pero defectuo- 
sísima en los ornatos de su elevación, quin- 
to pudieron ser los mar> ridículos de Chur- 
riguerá. Esta obra es de un Don Francisco 
Hurtado 9 á quien Don Antonio Palomino 
llama insigne Arquitecto ': prueba de su.bon^ 
dad ^ y genio honrador ; pero esto suele te- 
ner malas conseqüencias. Al rededor, de h 
Capilla hay ocho estatuasen sus nichos^^le 
Joseph de Mora de un mérito mediano. Uno 

de 
t'i^setohu XVL pág« apf; nüiü. 49, ^ - ^ 



CARTA PEBIERA. 19 

de los objetos ipas notables de esta Gq;>ilk 
es el Sepulcro de itiánnol del Cardenal y 
Obispo de esta Ciudad Don Pedro de Sala- 
zar , con su estatua puesta de rodilla^ , y 
otros ornatos de ñguras alegóricas , niños , &c. 
Este Prelado por su virtud y crandes pren« 
das hubiera merecido mas noble monumeiv 
to en quanto al Arte; pero el tiempo era 
ya calamitoso para ellas. Se lee este epitafio 
en el expresado Sepulcro. 

H. S. E. 

Emus. D. D. Frater Petrus de So- 
lazar , Ordinh Beatas Mariae de Mer^ 
cede Generalis , Efiscopüs SahnoMtinus ee 
Cordubensis : ab Imoc. Undécimo , Caroli 
Secun. Hísfaniarum RegU^ noniinatiane, H» 
tuli Sanctae Crucu in Hierusalem , Pnsr 
byter Sanctae Romanae Ecclesiae Cardineh 
lis creatus : ómnibus virtutfm , et liiiera* 
rum ornamentis clarissimus j Ecelesiasticae 
Disciflinaé Vindex^ pjOUfervmfarens^ ^uat^ 
ut etiam mortuos sublevaren » insigne^ Xe^ 
nodochium erexit, Ohiit i^Augus. 1706. 
l^ixit annos 76 , menscs ^,dies 3. a: Com* 
muni farenti bene frecare.L^ bóveda ó 
panteón debaxo esta Sacristía , aunque; re^ 
vestida de bellísimos mármoles , los ornatos 

B a son 



90Ú malos. Las fánturas que.liay allí: 1^ 
hizo eUtalimd Pompeyo > de qUien hemos 
l;»bIado. ! • 

' 20 Hizo gian estimación de ^te Prelado 
el Conde: de Oropesa , Presidfcnte de Castí- ; 
Ua en tiempo vdd Señor Carlos 11, á cu-, 
yas'inscaocias! admitió estas Dignidades £cle- 
siástícas. . . • . . 

' 3^6 Sia embargo de que en la expresa- 
da Sacristía hacea tan mal papel las Artes» 
de que hemos hecho mención , merecen ser 
obseryadas por los inteligentes las pinturas 

?ue hay en ella del insigne Don Antonio 
^alomino y y. representan d martirio de San 
Acisclo y Santa Victoria ,.^ á San Fernando, 
conquistador, de. Córdoba , que recibe sus 
Uav0s , y uña ap^icion al Venerable Roe- 
las, exémplar Sacerdote de la misma. 
'31 De este mismo asunto habia un 
quadro de buen tamaño en la Iglesia cer- 
ca de. la Capilla de Saa Pablo , obra de 
mérito , ejecutada por un Racionero que 
?e llamó. Don Antonio de Castro ; y ha- 
llándose mUy. detérioradp- ha. repetido últi- 
mamente el mismo asento , y : del mismo 
tamaño Don Antonio Torrado , estimar 
ble Profesor., vecino de esta Ciudad dj? 
'<^rdoba. Hay también en la. Sacristía, ua 
ijUAdro d¿ Ja Goncepcicm, dfl estilo de 
/ 1 1. Alón- 



CARTA PRlMEltA,' m 

Alonso Caüo , y lo mismo óttp de la Asun¿ 
cion. ' ' . . 

'32 Eli la Sala del Cabildo se guarda 
una pintura de Antonio del Castillo , y tt^ 
presenta el Nacimiento. Otra bay de 'la 
Concepción del Clérigo IJ^n "Antonio de 
Castro , y tin San Femando adorando í 
nuestra Señora: Merece^ne se extienda la 
memoria de este virtuoso Eclesiástico j-át 
xuyas obras le he hd>ladó i V. ;y en prae^ 
*ba de que es muy acreedor .á ello stí'le 
puso en la Ssiata Iglesia-la • siguiente tapa- 
da sepülci^l : ' ' 
Bic jacct D. AntMius^ Ffhumdéz M C^i- 
tro, f^éllatüeHtio' , Cabfrra y irGam^n^ 
kutus alfñhc €átkidralis ^ÉccUsiae Portto- 
narius j iM *A¥i€ fingmdt' s$údkisissmi(J(j 
fH cohrtán ampositióne- líM^gídaris : duhi 
peniciüo plures Sanctorum Imagines dcfU^ 
xii , Ínter ^lias hane SaHcti Archangeli 
RáphaMi^:'j adcufus jpedts shfeiiri 'volmi. 
die 22 de AfrÜis anki^Dñi. 1739. 

5 3 Otros -quatro ó sefe- ^uadros , algunb 
de maneta IláUana en dichd'Sala de Cabildo, 
tienen sü mérito. Volviendó.á la Sacristía ,'sá- 
7Ía cuent<Hnüy largo el ném^urlas preciosida- 
des de plata y oro y y otQostiten^Uos para bl 
servicio divinó , unos de tiuew gusto, y otros 
que no lolienea; pero^m>tf«iede omitirse h 

B3 Cus- 



21 VIAGE DE ESPAÑA. 

Custodk de plata, ohrade Biiriqjoe de Afíb» 
abuelo del célebre Juan de Arfe , Autor di^ 
ütil^uno libro de Varia cometisi^iación, £1 

}' expresado Enrique dé Arfe hizo, también la$ 
celebradas Custodias de Toledo , deXeon y 

' otras , de .las quales ya; le teagp hablado 

" A V* éa varias ocasiones: La de ííquí no ce^ 
4e á ninguaa áe aquejas ea la^ delicadez y 
multitud de labores » figuritas ^ y otras mil 
cosas con que está adornada ^ tcido por esr 
tilo gótico que siguieron Enrique y sif; hijp 
Antonio / el qual después ^.n la restaur^ 
cion de las Artes abandona 'Juan Arf4» 
hijo del segundo., Lo malq fis^ que á esta 
obra acabada de todo pun^p le haj^ ;añ^ 
dido un calzado de la misiiia^jngteria: d^ 
plata ) hecho encesta Ciudad pp ha gran 
tiempo , para que no le. fídtas^ algo de 
extravagante. .. ^ , 

34 Las principales alhajas thap^ sido 
donaciones de ^us Prelados ., que pot la 
literatura , por ia boudad y gr^odes vir- 
tudes los ha tenido insignes, contándose 
entre ellos el grande Osio. De alguhos de 

•los últimos siglos hay lápidas sepulcro 
les en el recinto de la Iglesia ,. que he leí- 
do , tsin copiarlas por falta. ^ de tiempo ^ y 
por nó ser muy dé nuestro aSiínto : sin em* 
bargo ahí va e^ to. obsequio del elevadp 

- ' '> ' . per- 



CARTA PRIMERA. ^ 33 

personage-á' quien pertenece : LiopoUus/ib 
Austria i EpUiofus Cot^béensis ^ Mascu. 
miliam Ii/tkperatorisjitius ^ et Bhilippi tíis-^ 
faniarimi'Rfgis huiut nominis priimjrat^r. 
Fixit annos 53. Oiíit a^ niensis Septem^ 
bris dnmo^ ^SSZ* ^^ puesta sobre tablero 
de bronce en el aa<üto desde el Coro ala 
Gapük mayor. . 

.35 En el Palacio Episcopal lia^r i«« 
tratos de !Prelados puestos poi^'^^m en 
una sa& \ de los quales halaré mas j»delan- 
te; y vamos abora ^á concüuir con lo de la 
Cat^al. Bien me hubiem holgado de da- 
llar algún monumento ett esta Igldáa de 
uno de k» mayoces Reyes que la BiKion 
l^a tenido en todos tiempos ^ qi;ial fué Al- 
&>nso el XI y cuyos huesos han repostdo 
en elk algunos siglos , y fueron traslada- 
dos bien entrado el presente á laCk)legia« 
ta de San Hipólito^ 

.36 No corresponda á una Iglesia . de 
esta grandeza y singularidad un pavimento 
t^n ordinario como el que genialmente 
tiene > y mucho menos á tantas colutnnus 
de mármol como se relevan de él. Los Mo- 
ros á mi. entender ; las encontraron hechas 
del tiempo de los Romanos, quando Cór- 
doba estuvo en su mayor magnificencia, y 
las trasladaron á su Mezquita. En una de 
// : B4 es- 



24 VIAGE DE ESPAÑA. 

estas tolutnnas hay grabado un';Gniciíixo 
pe^ueüa, que dicen && hecho cba las tmas 
por iih esclavo Christiano estaqdó amar- 
rado á ella las maDos atrás ; y lo mas 
extraño es la lápida puesta en la pared, y 
un dístico en la misma columna sobre el 
asunto y donde está' escrita la historieja. Una 
de las particularidades de este Templo es la 
de quodár^e gentío- de él dos grandes perros 
de guardia por la noche: algunos ^lo ex- 
trañan >' /porque noí saben que al pribcipío' 
de éste sij^lo robaron' las preciosas' joyas 
qué tráia la imá^n dé nuestra rSeñora de 
Villaviciosa enjsnjrctablo. La lúkittri.Vei 
que be estado en Oírdobafué en Semana 
Santa, y pufle.yer.naribado el monumento^ 
que tm agradó. Es t)bia .^ xle Jüán A¥aro: 
su pkntacfs quadfa4a,y'^u decoración de 
seis^ pilastras , quatro cplúmnas , &c.i ' 

37 Tiene este gran Templo diez y seis 
puertas , pero las inas' están cerradas. En una 
de las principal&s i, que pertenece al patio 
de los naranjos 9 hay en los lados del in- 
greso dos columnas miliarias muy celd>ni^ 
das , y 'que han dado en que discurrir 4 
los Añtiquaríos: tienen los letreros siguieI^• 
tes: • ': 



IMP. 



CAUTA PRIMERA. ^ aj 

IMP. CAESAR. DIVI. F. 

AVGVSTVS. COS. Xin. TRIB. 

POTEST. XXI. POisiTlÉ'. MAX. 

A. BAETE. ET: IANO. AVGVS. 

\\ AD.ÓOCEANVM 

xxmí. 



TI. CAESAR. piVl; AVGVSTI. F. 

DIVI. IVLr, I^EPpS. AVGVSTVS 

, PONTIF. MAX. COS. VL, 

IMPV. TRI?. POTEST. XXXVn 

AB. IANO. AVGVSTO. QVI. EST 

AD. BAEtfeM. VSQVE.* AD 

QOCEANVM. 

xxrai. 

Estas <los ooltütidas millas 'ie eotontraron 
sepultadas el añé- ée 1532 , en donde es 
ahora el Crucero dek Catedral: son de már- 
mol , y señalan '4íltiúimero de mUlas que 

ha- 



^(| yiAGE DEiESPAlíit 

habia desde allí i Cádiz , esto es ^ desde 
el Templo de Jano Augusto , que se su- 
pone estuviese en Cordol^ junto jal Betis, 
y enelnúsmo sitio donde ahora la jCate- 
dral: 

38 Si e$te Templo fué verdaderamen- 
te dedicado al Dios Jano Jl como i»ar^ce 4© 
Jas inscripciones referidas, y lo sienten así los 
cAiditos qué han tratado de Córdoba ; ó si 
los de la Colonia Patricia lo erigieron para 
adular á Octaviáno Augusto, atribuyéndole 
los honorQ5 de la divinidad con la denomi« 
nación de Jano ; es punto curioso y dis- 
putable; entre ios que ^¿ dSs^leitan en estbs 
insignes monumentos.. ElCurA de ^oiltoro 
parece haber sido el primero que suscitó esta 
duda iafelínéndose a lo segundo.-Dígaselo V. 
á nuestro amigo, que tal vez será de la mis- 
ma 'épinióiñ /sabiendo qúanta fué la vanidad 
deteste y otros Eiiq)era4ores , que creyéndo- 
se Señores de la tierra , á pesar de su mor- 
talidad , ño" réusáron los honores de divinos 
que la adulación solia atribuirles. 

39 El mismo Octaviáno sufrió vivien- 
do que los de Tarragona le dedicasen tem- 
plo y aras con el nombre d<s De9üím»s- 
/o,, y asimismo que lp& Atenienses dedica- 
sen al Genio de este Eiñperador un Xemi« 
pío que habiw ^mp^adpié .cpjistruif ^eii 

ho- 



CARTA PRIMERA. 27 

bonor de Júpiter Olímpico *. Aun tene- 
mos e$t#tud$ que representan á varios 
Emperadora cpa insignias y aspecto de Dio*- 
¿es ; y Óctaviano consintió que á Livía 
se lé tr4bu|:asen todas las honras de las 
X)eidade$en Templos , é imágeni^s , estable- 
ciendo ^Salc;erdal^s á su culto , &c« '. 
. 40' 11^. otras CQ$^ notables en estas 
.dos.col^umdas jo^UiañaSi y son que sobre h^ 
ber reporadp los dos Emperadores que en 
ellas se nomJbran el (;amii¥> desde Córdpr 
ba , ó Jano j4íígusto hasta Cádiz de cienr 
lo y catorce millas , ó hasta el Templo 
de Hércules ^en la Costa del .Océano , in^ 
laediato á ¡aiqi^Ua Ciudad , que era la 
¡célebre peregri|iacion de la gentilidad en 
aquellos tiempos ; ' se escribieron también 
en la éppc^ memorable de nuestra reden^* 
cioíi. £n la ultima línea de las dosinscrip* 
ciónes , aquella T. al revés ^quiere decir ciea^ 
to , pues »endo la L cincuenta en los nur 
meros Romanos , tuvieron el capricho al 
esaibirk de extender la. rayita de abaxo, 
para doblar el . número en lugar de po- 
ner la C. í^on que regi,ila?mente enten- 
dían ciento. El primero a descifrar este 

' enig- 

.1 SuetoDÍa8.x:ap.6o. 
V Cornel. T^t^ lib. i* AnnaU 



58 VIAGÉ DE ESPAÑA. 

enigma fué él Licenciado Franco. ' ' 
41 El año de 1730 se renovaron 1^ 
Ifetras de dichas columnas milianas ,- y dice 
O^uano que en la de Augusto se añadió 
por ignorancia : hoc anno natus^ est Chrü^ 
tus ; pero un escrupuloso Anticuario de¿- 
de ahora digo que tendrá por mas ignoran*- 
cia el Haber añadido aquella circunstancia en 
da columna , pudiéndolo haberlo 'hecho en 
rfgtiná otra piedra puesta en lá'' pared éérí- 
ca de ella. Lo'toas cierto es queden aqtíel 
aSonácidCtóto. • ' * - ".^ .... !,.: 
" 42 I>él Patío de- los nára&|os ya sé há^ 
bló<en la descripción de Móiralés. Es un Tfe- 
cinto agradable , plantado di naranjos y ex- 
preses , arbolea que todo el año mantienen 
Isu verdor , y que comuñkíátí sü fragi^an- 
tk á los sitios en' donde éstáh i ac^ompañan 
gtiandemeníe las fuentes -^ue hay -en dlchó 
]^tóo '. Aíítes de venir yd i Áti<Jaluck , hí 
dé saber que había patio dé naranjos, como 
ib liay , así en esta Iglesia Catedral como eíi 
la de Sevilla, no pude intérprériur un eníjg^ 
itia qué me dio algo en que «ñténder , pk)Qr 
las circunstancias que lo aitoiíip^aban. 

>> • • ' • ..i . • . ^ Ca- 

^ Este era un ikmoso sitio p9ra enterrar i Fígiro. 
Véase Viage fuera de España ¿ eñ el Prólogo del pri« 
mer tom. pág. uv« art; de los Cementerios. 



CARTA PRIMERA. 29 

43 Caminaba por Aragoiiiy llegué tem- 
prano á un pueblo distante quatro ó cin- 
co leguas de Terud. £1 calor eraerandei 
y tenia determinado salir de allí dos ho- 
ras antes de amanecer para llegar con la 
fresca a dicha Ciudad. Estando asoma- 
do á la ventana del quarto que me die- 
ron en la posada , poco después de haber 
anochecido , vi llegar seis ó siete hombres 
en arrogantes caballos, sin mas equipages 
que las sillas , espadas anchas „ sombreros 
blancos , y vestidos á la última majería. 
. 44 Vamos al asunto; al entrar en la 
posada , dixeron a una voz : alabado sea 
il patio de hs naranjos. Ni los de la po- 
sacfá, ni uno ó dos pasageros mas que ha- 
bia , ni yo entendimos lo que querian de- 
cir con aquella extraña salutación. Ellos se 
apearon , cenaron y se tendieron por el sue- 
lo. Yo no me descuidé en explorar que cla- 
se de gente podia ser aquella ; pero en va^ 
no : entré en consulta con un arriero que.se 
me agregó 9quel dia por el camino , y tanv 
bien iba á Teruel, con el qual estaba con^ 
venido de que saldríamos del mesón á 1^ 
hora dicha. £1 hombre se hallaba en las mis- 
mas dudas que yo sobre la calidad de. aque- 
llos ahorros Caballeros, porque á la ver- 
dad todas las señas nos parecieron de foni' 



JO VÍAÓE DE ESPAÑA. 

gidos : por no mostrar cobardía ef uno al 
otro , ratificamos nuestra determinación de 
marchar entre una y dos de la mañaiia. Así 
lo hicimos , pero poco antes de saUr del 
mesón, se levahtó uno de ellor, salió á la 
calle , nos observó muy bien , estuvo mi- 
rando la luna que estaba ya en' sü último 
quarto menguante , se volvió á entrar en 
la posada, y nosotros empezamos á andar. 

45 Ya sabéV. ó por lo menos su- 
pondrá que no puede ser medroso quien hai 
andado millares de leguas por tierras extra- 
ñas , solitarias , peligrosas , y no muy segu- 
ras de ladrones; pues con todo eso así a mí^ 
como á mi arriero nos acompañó cierta apre^ 
hension en aquellas horas nocturnas , reze- 
lando que á cada paso se nos edhasen enci- 
ma los de los sombreros blancos. Por fin 
desplegó sus rayos la Magestad de Apoloj 
volvimos los ojos atrás , y viendo^ que ña- 
(fie nos seguia, hallándonos también á vis- 
ta de Teruel , se disipó todo rezelo. El 
arriero se fué á su posada , y yo á casa 
de un amigo Canónigo de aquella Iglesia 
que me estaba esperando. 

46 Una casualidad hizo que antes de 
medio dia , habiéndome asomado á unaven** 
tana de la casa del Canónigo , con otras per^ 
sonás que habian yenido á verme > salPde la 

pri^ 



^mer^ dificultad r puesá ta sa^ón pasaroh 
por enfrente de la puerta «juellos Cába«- 
Ueros andantes c6ii ^us sendos cábdlos , es- 
padas anchas » y en la misma forma que les 
vi entrar en el mesón , y dixo nno de los 
que estaban allí : esfos sm los fileros yf n- 
daüic^s que ^4n dictar dPamfhma. En 
el pueblo ya se debia de saber esta espe* 
cié , pues la gente se asolhaba á las puertas 
y Vtentanas paira reflós. De la segu;nda di- 
ficultad no salí hasta que en mi primer 
Viage de Andalucía tí que liabia patio de 
naranjos en las Catedrales de Córdoba y 
Sevilla ^ y supe ^ue de ésta última Ciu- 
dad ^ y particularmente del barrio de SJBer- 
nardo , salen , y han salido los toreros mas 
diestros de España. 

47 No todo ha de ser serio en nuestra 
correspondencia : diviértase V. con el cuén- 
tecillo del encuentro , del quál me parece 
no haberle hablado jamas , ni acaso mehu^- 
biera ocurrido ahora , á no $er por él patio 
¿Q 'los Naranjos de Córdoba. Dé estas y se- 
mejantes aventuras le suceden con freqüei* 
6Ía á quien anda mucho : si yo hubiera 
^apuntado', ó me acordara de todas las niias, 
tendría sobrado material para un libro^ 
que no^exaria dé ser* di vertido. 

48 SobYe el arco dé la puerta que lla«> 

man 



3a .yiAGE' PP íEgPASA. 

man 4e,las Bendiciones, hay liñainscripr 
don arábiga que » se^n' Morales ^nifigiixio 
la habla Ipi^o ó interpretada hasta s^ tiem- 
l^o ; pero el ano de 1766 , habiendo pasa^ 
da por Córdoba .^1 Émbáxador de Mar- 
ruecp^. Sidi Ah^ifít Elgacel , á, quien vimos 
en Madrid , dicen que la leyó ^ interpretó 
del . modo siguiente. 

49 JSn el nombre de Dios , Padre de 
fñiserUordia / entremos cmtoda rroerencia 
d arar eií su santo temflo » prohibiendo el 
escupir y otra cosa alguna , dexando el 
falzadQ en esta Capilar y purificándose 
con el santo lavatorio que nuestro ^Profeta 
Makoma dexo dispuesto en su Sasfto Alejo- 
ran , que es en donde consiste el perd^H dg 
nuestras culpas ^ y purificación de nutstfas 
almas.. Aníen. Alabado i sea Diís. <)tros 
letreros Árabes se conservan dentro de. la 
Iglesia , y en el exterior de ella , de cuya 
legítima interpretación no salgo fiador, co- 
mo tampoco de la antecedente. 

$0. £1 que hay sobte una, puerta de 
ingresé á la pieza arabesca jiinto á . h Ca- 
pilla de N. Señora de Villa viciosa , que 
queda i;nencionada > la. han interpretado de 
este modo : Esta es Ja sala donde los San* 
tos Doctores disputan nuestra santa ley. 
Alabado sea Dios todo poderoso. . 

' ' En 



§ I En la Cepilla qué vulgarmente lla^* 
man del Zancarrón (cr^ que es la <ie Saa 
Pedro) sobre el arco de la puerta interior 
iiay otra , que taii^biéh • ¿n caracteres Arsit- 
bes expresa lo siguiente-: En el nombrt de 
I>ios se ha€e ésta CépiUafOlíra el etdto de 
su Santo , Alcorán , que es donde consisPe 
nuestra sahacton , y donde se encierran loe 
demás estatutos de nuestra santa ley i y pi^ 
ra que se sepa donde está cosa tan grande^ 
sejixó esta piedra. Alabado sea Dios. > 

52 En «dos piedras p%iestas en \k pa- 
red de la Capilla de lá''Santisima Trinidad 
hay otra inscripción in^^rpreú^a de este- mo- 
do : En el nombre de Dios , Padre de Mi- 
sericordia, entremos cmrH>erencia fn su 
Santo Templo a orar (J> á adorar d nuce-' 
tf^o Profeta Mahoma^ Quien cree en itdt- 
rd^ m hay mas que un poderoso Dios en 
el mundo ^ y nuestro Profeta 'Mahoma su 
legítimo Vicario : alabemos a Dios. Bendi- 
to sea Dios- que nos- hizo: Moros, pues me 
otorga su gloria , que no tenemos duda en lo 
que aquí se expresa , pues antes de su muer» 
te nos fué prometida. El que no quisiere con- 
denarse crea y profese en Dios todo po- 
deroso. Lo escribió un pariente de los 
Santones , añp de 1200. 

53 £1 que me ha dado estas traduc- 
Tom.XVIl C ció- 



34 VIAGEiDEESPAÍÍA. 

Clones asegura que todas las hizo el cita- 
ido Embascadof JElgacel al paso, por esta 
Ciudad , como dixe arriba. Sea la que quie- 
1^ su legitimidad , y k inteligencia de di- 
cho £mbaxador de Marruecos ( que - seguú 
le 01 decir á su acompañante Don Miguel 
Casiri en el Escorial , era corta pala en la 
lengua doc^a de los Árabes) le servirán á 
V. para variar la lectura y lo que procu- 
jfo hacer ea lo posible pira na serle fasti- 
dioso. 

54 Antes de apartarme de la Catedral 
quiero decirle á V. algo de quatro cosas 
dignas de menoo^arse , cercanas á la misma, 
y son el Palacio del Señor Obispo, el Cam- 
po que llaman d^ los Mártires , el Triun- 
fo de S. 'Rafael, y un famosb puente sobre 
^1 rip Guadalquivir; pero todo esto, y otras 
cosas, mejor será dexarlo para otro correo; 
pues estoy cansado de escribir, y también 
de trotar por Jas estrecheces y mal empedra- 
do 4e estas calles. Córdoba , SíQí¿...,., 



CAR- 



CARTA SEGUMJi^. 35 
CARTA 11. 



A Migo : Buen negocio seria el ocuparme 
yó ahora en dar la instrucción que desea 
de mí ese Caballero » de quien V. me ha- 
bla y para que el señorito su hijo j^ueda 
viajar con algunas luces. Eso de señori* 
to ya me parece muy mal principio para 
hacer viages » y mas viages ñiera del JR.ey« 
no y que es la intención de su padre , se- 
gún V. se explica. Es negocio que, para 
responder contalqual fundamento, se «nece- 
sita nías tiempo der que parece. Esto no 
lo puede V. ignorar , y por tanto extra- 
ño en algún modo que habiéndole á Y. di- 
vertido tanto mi ultima Carta , como me 
asegura en su respuesta , que con mucho 
gusto acabo de recibir, y m^niífestándome 
en ella %n impaciencia porque k llegue otra 
quanto antes con laí continuación de las no- 
ticias de Cérdoba ; me ponga con dicha in- 
linuacion en el riesgo de no darl^ este gus- 
to , como así seria si me ocupase ahora en 
la tal instrucción viagera y sus circunstan- 
cias. Entre tapto voy a seguir con Córdo- 
ba , empezando por las quatro cosas cerca- 
nas, á la Catediral, que según dixe a V. mp- 

C a re- 



36. tlAGE DE ESPAÑA. 

recen mencionarse , y son el" Palacio del Se- 
ñor Obispo ^ fel Campo de los Mártires ^Jo 
que llaman el Triunfo, y el famoso puen- 
te de Guadalquivir , que se pasa saliendo 
de eáta Ciudad pafra la de Ecija. 

a El Palacio 4e este Prelado tiene una 
"muy ventajosa situación , y goza de exce- 
lentes jardines , habitaciones espaciosas , y 
otras conveniencias/ Se <jut5mó el año 45 
de el siglo corriente una gran parte de él, 
y la reedificación sé hizo, ^omo podia es- 
'perarse del mal gusto de arquitectura que 
Teynaba entonces , particularmente en la par- 
óte de la decoración ¿ como se ve en la sun- 
tuosa escalera , rica de mármoles, y ridicula 
"de ornatos , al modo de la Capilla del Car- 
*denál Salazar , ó Sacristía de la Iglesia Ca- 
tedral > que noínbréen mi antecedente , y 
acaso del mismo artífice.^ 

3 En un Salón de paso , que llaman de 
*los Obispos , hay una ^serie de buen numero 
de Prelados , que lo han sido de esta Igle- 
sia , pintados por Juan' de Alfero , y cier- 
"taménte que algunos son excelentes , sin em- 
^'bargo dé'^e para mucíios de los que Vi- 
•yieron antes de aquél»' Artífice, se Valdría 
"de los que se encontrasen tóalos ó buenos. 
©ésde el -fin del siglo f^asado , en que mu- 
"i^ró • Alfero '&é decayepdci^ la pintura de áu 
o .; / eré- 



. CARTA SÉOüNDAr 37 
crédito y ejercicio , hasta llegar á un esta- 
do m^erable , ni poderse mantener los ^ue 
la exercitaban por Saitsí de obras » y por el 
poquísimo gusto de los que , W habían de 
promover. En donde Us bellas Artes pier- 
den la estimación y el eKercic¡o,:no.^y que 
buscarlasi, 

4 Puedett sia et^b^go esperar, tiempos 
mas fe]ices con ¡¡a venida del Excelentísimo 
Señor Don Antonio Caballero y Góngoraí 
Arzobispo que fué de Santa Fe en k Amé- 

le ri<^a Meridional .9 y q^e. actualmente es Obis-- 
po de esta Ciudad. 

1; Desde su arribo á España el año pa^f 
sadode 1790 proyectó dicho Señor estable-. 

,ai' cer aquí una Escuela de Dibuxo ,. y par^ e\ 
acierto en la elección de Profes!9rQS hábiles 
para dirigirla , tuvo la boc^dadde iijformar- 
se de quien podia d^íle las linces conve- 

i de nientgs j, que es lo que habian 4e hacer toa- 
das los poderosos que tratan de estas cosas, 
p^ se'fngolfan-eiv c^ras artísticas de consit 
der^cipn. ■ ' ^ , .. 

^j6; Recayó pijíe? dicha elección en tres 
fuge^osjque desempeñarán las; buenas inten* 
doíres. del benéfico Prelado , y fueron , pa- 
ja, la?Pintura. fc>on Francisco Agustin^ Pen;- 
j^PQadó por: S-jM* que-á, la sa;í0.n se halla,- 

e ^ul ba en Roma , de 49^^*^ ha .venido á e^; 

cre¡ •-' , -C 3 ' pen- 



3a VÍÁGE DE ESPAÑA. 

p^nsii de S. E. : para la Escultura D. Joa- 
quín Aráli,y para la Arquitectura D.* Ig- 
nacio^ Tomas , ámbós Individuos de ihéri- 
to de esa Real Academia de S. Fernando. 

7 A la dotación de mil ducados^ que 
cada uno tiene anuálfíieitte , añade S. £; el 
trato honorífico , y distinción que hace de 
sus personas , y la libertad de que puedan 
servir con sus obras á particulares que se 
las encarguen.' 

8 Los objetos deí Señor Obispo en 
dicho establecimiento todos han sido de una 
caridad verdadera , mirando támbieír por el 
honor de su Patria , que lo es este Obispa- 
do -.de restablecer en Góráóba con las no- 
Mes Artes del Dibuxo , la de la Platería, 
ñoreciénte aquí en otro tíempo, y supina- 
mente decaída en el atttiál por falta de 
buenos principios. Quiere este generoso Pre- 
lado mantener á sus expensas en esta Es- 
cuela de Dibuxo utí numeró de Jóvenes 
desvalidos, para que tomando en ella te 
instrucción competente, y aplicándose des^ 
pues á dichas Artes, 6 á ¡los oficios á que 
BU genio les inclina , puedan exercitaorse éA 
ellos con buenos principios , pasar la vida 
bien ocupados , y lejos dé- las ihadré^ de tb^ 
*dos los vicios , como ion la perniciosísima 
ociosidad y la ignorancia. •- t ^ " ' 

. ^ No 



CARTA ffiGÜNDA. 39 

9 No es de ahora Iff iúclinacioii del Se- 
ñor Obispo á lats bellas Artes , pardcular- 
mente á ía Pintura* Hdce bastantes años 
que tuve el gusto de tratarle quando era 
Canónigo ide esta Santa Iglesia'. Ya entón^ 
ees había adquirido S. E. algunas obras de 
pintura muy estihubleí; -yUas habia de Car-» 
reno, dé Marillo, de Cé^Medes, del Ra-« 
éion^oAbnso Cano, de Antonio del Cas* 
tillo ; Añtólinez , Herrera el Viejo , coleen 
Clon de psíises fbmencos » algo de Rubens, 
y de otros Autores. Siti embargo del tiehí^ 
po que ha pasado , de stis vitige» , y largsi 
mansión en la América , todavía conserva 
este Señor aleunas de las obtas que enton- 
ces ya tenia. Dé propoáto he tocado áfgo 
de las buenas prendas que adornan & esto 
zeloso Prelado , fes qualés ^fueron tan sefíalái 
das y notorias en^sefvició déla Patria , y d¿l 
Rey, siendo Arzobispo ^t Santa Fe, qiié 

' S. M^ quiso distinguirle córi la GranCrtiz dé 
la distinguida Orden Española de Cárlo^ 
Tercero. 

10 Otra de las cosas notables en esta 
Ciudad e^ él Campo Santo, ó^ Campo de 
lo¿ Mátti^es ; en las inmediaciones del Pálah 
cío Episcopal! En él hay un monum^^Cé 
t^iie hizo erigir \á su costa el muy dotto, 
7 piadorísimo- Cordobés Aüibiíbsio de Ma- 

C 4 jra- 



4a yiAGlríRE ESIPAÍÍA. ' 

r<iIes';'dai)dQ pbr siii[>ue^o qíteen.d^uel si- 
tio ^ llamado jífite^ di 'Campillo ., d^rrama^ 
ron su sangre por :Chrísjto iivu<;ho$ Santos 
Mártires, £1 . tnanum^nto ó trofeo eri^da 
es una columna- gruesa de ' mármol new 
groy y sobre esta, iioa lápida quadrada , y, 
encima algunos .instrumentos . de los mar*^ 
tirios , cqmó. soá/íu^billo^ , grtllpS, ^ .&c. 

Lal pie. dé la jtrufc pu^ti . sobfa\ toído sfe 
; X P. O. h S&^fATJidm Vifití>rl . 
^,.11. En.k^'líápula d$ estp líi^onssn^ntp; 
están escritos los-^iguientesyenp$ q^e com- 
puso el, mismo llórales. . * i 



^ JlWqiS ERECHVM^&^CRAX^ ,MOtE JEOPHAEVM 
.VICTRJIX QVOpfHBISTI COtíSEpRAT ALMA FIDES. 
MAÍRTyKpVS,.F,YlJ;JH¿Cr CAESI*; VICTORIA MVLTIS;, 
jPARTA CRVORE fíO^I^VM \ RQBORE PARTA DEL 
JBRCO'XVA AETHERIISCAXEANT PRAECORDIAFLAMMIS, 
JHAECpVMOCVIJSSI?ijlVí,,ÉT CERNERÉ MENTE I WAT, 
JHÍííC t^M yiCTQREM CHRISTVM REVERENTER ADORA, 
EX SACRVM SVPPLEx'hVNC VENERARE LOCVM,. 

£<o^rilmfe/)Si4e'>lo5^inartinp$ e^icima la 14v 
^M^ ^süabaA doratdc^i^ y: ate.piadoso monuf 
ine»t0í se pu^Q, el-fgfio de ji 5 8&. . 
^.' «i^ít .£1 'I>¡unfí^,HB$':.otía-.d^ W.c'osas ser 
¿albd§$, 4¿.í jQlí^ba,/^ue, Í4i>in]w '^rib^* cej^ 



CARTA SEGUNDA. 41 

canas á la Catedral y ornado entre esta y el 
Palacio del Prelado , y en sitio algo elevado, 
dojode antiguamente hubo un hospital. .Es 
general en Córdoi^a la devoción a San Ra« 
£%el , y esta fué creciendo de resultas dp al- 
gunas calaniídades que se habi^n experimen- 
to ; recurdehdo todos para precaverlas en 
lo venidero ala protección der Santo Ar-» 
^angel. 

13 Tomó el Cabildo la determinación 
de erigir un monumento y ó triunfo, como 
aquí llaman. , al Santo , y empezó á ponerlo 
en execucion ; pero después <¿*haber hecho 
algo se suspendió la obra , en considerfidon 
de lo mucho q¿e habia de costar. Vino en esr 
tas circunstanciad por Obispo de Córdoba él 
Señor D. hhtúix de Barcia , promovido del 
de Ceuta al de esta Iglesia^ á mediado de este 
$iglo. Había residido este Prelado algunos 
años en Roma/de Postulador paira la cau-^ 
sa de Beatifcíw:ion del Venerable Padre 
Maestro ' Juaíi de Avila ^ -llamado el Apos» 
tol de Afiducia. Fué Prelado doméstico 
de Benedicto XIV , y el mismo Papa le 
consagró en sa Capilla I^mtificia para el 
Obispado de .Ceuta:* 

14 Totei'ó desde luego pcff su cuenta 
íílSeíñor.Bartia.k erección, y gasto del 
teriunfo í Y ^^^ -^^ Píeladn tiabia residi- 
do 



4í» VIAGE DE ESPÁÍÍa/ 

do mucho tiempo en Roma, y habría vis^ 
¿o millares de veces aquella famosísima ñien-^ 
te , y singular monumento en la plaza Nao^ 
na de dicha Ciudad , donde se -figura un es- 
collo con quatro estatuas gigantescas de már*¿ 
mol , que representan los quatro ríos mas. 
caudalosos de nuestro continente ; obra átí 
las mas célebres del fecundísimo Artífice Lo^*' 
renzo Bernini , ^obre cuya máquina se v& 
colocado un obelisco Egipcio : se conoce 
claramente que el Señor Barcia conserva-» 
ba ide^ de aquel insigne' monumento para 
llevar á efecto este de Córdoba. > 

15 Para una obra como lá de la> plaza 
l^aona, se hubieran necesitado muchos mi^ 
Uones, y un Bernim qtie la executase , dd 
todo lo qual se carecia , y aunque el Triun- 
fo se llevó á efecto hasta su conclusión , con 
una cierta similitud á la máquina de Roma, 
esta semejanza es como la de un, pigmeo 
á la d^ un gallardo Gigante. También 
, aquí se figuró un escollo. De dentro un 
castillo pequeño colocado encima se ele* 
va , con no poca impropiedad y una g^an 
columna de mármol de mezcla , que se^- 
. có de esta sierra de Córdoba ., y sobre ella 
se colocó la estatua de San Rafael : al pie 
están representadas' Santa Victoria , Saft 
Acisclo y Santabárbara. La Escultura del 

Sao- 



CARTA SEGUNDA, 43 

Santo Arcángel , y h% demás estatuas del 
Triunfo las hizo Mr. Vendiguier , Autor 
de la estatua de Santa Inés » que he nonn 
bradó en la Catedral » y de otras obras en 
esta Ciudad, Lastima íaé que á wi co* 
razén tan magnániíníb ^omo el de dicho 
Prelado no acompañasen Artífices de subli-* 
mes idea^ ,: que htíbiecam efectuado la obra 
con mas propiedad y n^gnüicencía. De es^* 
tos tnunfos dedicados a S«i Rafael, auiique 
mas pequeños , hay hasta nueve en <iiferen« 
tes sitios -de la Ciudad , todos por el mis- 
mo télmino aunque mas pequeños. ' 

16 La otra obra notable de las que ar* 
riba dise es la del famoso puente sobus 
Guadalquivir I preciso tránsito de los qué 
van y vienen por el Camino real. Esta obra 
es^ muy antigua , y áünbu6 varios Escrito*' 
res la atribuyen a Ibs Árabes, partícula* 
mente á Isen, hijo dé Abderraitian^^que, 
como' se há dicho ^ Concluyó la gr^n Mez-» 
quita , hoy Catedral , acaso parte de la 
obra es del tiempo Romano. Tiene , si no me 
engaño i treCe arcos , y ^ reconocen > en ella 
algunas renovaciones. ' 

17 Eñel ingreso viniie^do de Eci ja es- 
tá fortificada la entrada del puente con ün 
castillo ttiuy bien conservado , y la puerta 
para entrar en la Ciudad es 'de muy bue- 
na 




44 VTAGfi DB ESPAÑA. 

áaarqi^tectura , ^úya decoración consiste | 
un grande arco , con qiiatro columnas par^ 
das de 6rd0n dorko á los lados, su cqj 
nisamerito correspon^djenté , y uii ático 
remate : todo ello . ^big grandiosa , que 
gunós cíeen lexecutada.pfiX plane^^de J* 
de Herrer^, , : , . 

j 1 8 : A cpf ta dktwcid uti poco, mas .ábg 
se yén ruinas al parecer di^:Qtro pueat^^ (^ 
ibfia á dar, í^l aqtiguó Alcáiar , en el sití.6 dpa-r'* 
de ahota está el Tjribujtiál de, la Inquiskion^ 
Enteií^da V. de lQS:.e4^cÍPSí cerchóos á 1^ 
Santa Iglesia , con h¿.r{C^t^i^}W ^"^^d^jprjy: 
I^a áer un viagíTQ > empf^are mi: ^cuysáon 
eclesiástica de este pu^bjk) en los ^^smc^s _| 
4érmiiiQs ^ y del modc^.q;^e yp^ he ¡40 "V^ieur 
¿Q sus templos y otraíjCQs^ , m.ivi^^ior 
nar- Ips'sitiós , en: donde «9 haya^rco^ par* 
tícükr^ de las que: kaqert ájiy estro asi^njtó. 
\ 1.9 Tiene Opráobaá ; njas . de da jCatey 
dral ; y una GolfgiíM , qtíiñce Parrpq;iíías, 
yeiniíe Conventós-df Efáyles;, y,x(trp^taivj 
tos de Monjas, OHo^^O^ de v&rias í^elit 
gbnes 9 • casa de I Huérfanas , y.de Reco* 
gidas, con otras de. Caridad „ y mas de 
v¿ate Hospitales; .¿Quefal?.)Pu^stíp^; V. 
ique coa trata obra pia ^ tpd^vía: Qá^doba es 
l^xieblp de muchos mendigas , q^i| no der 
bia haberlos cgi uitó :Ciiidad ^gw?.^ » y 
; . con 



^CL^. 44 




CARTA SEGUNDA. 45 

ton tantas obras pías. Hay también dos Co- 
legios para la educación de la Juventud,^ 
otro recién construido para nims nobles » y 
un Oratorio de S. Felipe Neri.f» 

20 Ya se déxa ver que todos estos tem- 
plos 9 y establecimientos piadosos serian bas- 
tantes para una Ciudad aunque fuese de 
cien mil almas , como debería serlo Corda* 
ba , <:on respecto á lo que fué , y á lo que 
pide su extendido término , su excelente 
clima , sus aguas y caudaloso rio' , produc- 
ciones , frutos , y demás circunstancias que 
otros territorios no tienen : así parece increí- 
ble que se haya reducido en nuestros dias á 
menos de diez mil vecinos , 6 treinta y 
cinco mil almas. Iré pues hablando de las Igle- 
sias , según el orden de mis apuntaciones sin 
atender á otra cosa. 

21 La que llaman de los Mártires es . 
perteneciente a un Convento de Padrtó l)o- 
minicos en la ribera de Guadalquivir ; por 
señas qué así el Convento , como toda aqué- 
Ha barriada hasta el puente están expues- 
tas á ruina con las inundaciones del río que 
va lamiendo la Ciudad por aquel lado. Hay 
expediente para precaver este mal por me- 
dio dé malecón , ó escollera , ó de otra for- 
ma ; y &&i és menester no dormirse en poner 
' un remedio íi otro. . 

' ■ La 



14^ VIAGE DE ESPAÑA. 

2^ La Iglesia de los Mártires es mt^ 
tigua y regular. Hn el retablo , que es de 

Sisimo gustp , hay un bello qua4ro de Juan 
uis Zambrano.y ^n el qual representó el 
martirio de los Santgs Patronos de Córdo- 
ba Acisclo , y Victoria , en cuya obra ma- 
nifestó especialmente su habilidad dicho Ar- 
tífice. También hay en esta Iglesia un qua- 
dro digno de mucha estimación del. Racio- 
nero Pablo de Céspedes , y me pareció San ' 
Pedro Mártir; pero todavía lo es mas el que 
representa la Cena de Jesu-Christo y sus 
Apóstoles en el testero del refectorio. Yo me 
esmeré en alabar iUchas Pinturas de Céspedes 
con el Religioso que me las enseñó » recomen- 
dándole muclio que se tengan con mas esti- 
mación f y cuidado del que noté. 
'23 En esta Iglesia de los Mártires es- 
tá al lado de la Epístola la urna sepulcral 
del gran Ambrosio de Morales > esplendor 
déla literatura Espióla , y honor de esta 
Ciudad. £1 sepulcro es sencillo y suntuo* 
:so , executado en mármoles de mezcla , y 
negro en algunas partes. Dicho monumen- 
to se lo mandó hacer aquel gran Prelado 
y Cardenal D. Bernardo de Sandpval y Ro- 
xas , Arzobispo de Toledo , á quien no pue- 
do nombrar sin que se renueve en mi ání- 
pio , afecto y predilección i su memoria» 

por 



CARTA SEGUNDA. 47 

por su gran gusto en las obras de las be* 
Has Artes , como lo manifiestan quantas man- 
dó hacer , y* aun las mandaron hacer sus de- 
pendientes '• 

r 24 Este Señor , pues en señal de su re- 
conocimiento por lo que le enseñó Mora- 
les su Maestro 9 Catedrático de Alcalá , quan- 
do de muy joven fué á estudiar á aque-» 
Ha Universidad , mandó erigirle este monu- 
mento , con la inscripción siguiente en bien 
formados caracteres Romanos: 
M. jítnbrosio Morali Antonii F. pum no- 
küium ingeniorum , evnctis saeculis Altrix 
Cor. Praestantiss. Civium ardini honeste 
naíum adcenset : Catnplutum et discentem^ 
it docgntem cum .admiratione suspexit : no- 
bilitas btmarum Artium magistrum , ac Pa- 
rentem habuit , á Phüippo 11. Idisp. Rf- 
ge y pro fñeritis lectum choronographum ; ef 
ad Sanctorum litterarumquc hispanos per^ 
bistrandos Thcsauros Ugatum , Antiquita* 
ium inlustratorem universus rever ctur or- 
bis. yirtutes otnnes sacro clarum Saserdo* 
fio ahmmum suum » ac coelitum , quorum ge s- 
ta propagavit » dignum praedicant cocti- 
buS(. Naium hilari , denat$ftn moesto nata^ 
k sohmexcepit sinuA.CIOJ0.XCL 

El 

s Véase tom» XVI. pág. ao. y pág. 19^ 



48 VIAGE.DJE ESPAÑA. 

25 El Señor Sandoval ya había fdle* 
cido en el año de 1620, que filé qüando 
se puso este monumento de Ambrosio de 
Morales ; pero sus Testamentarios cumplie?- 
Ton exactamente su voluntad. Debaxo la ci- 
tada inscripcionse puso éste otro letrero, tam- 
bién de caracteres semejantes á los de arriba. 
-D. Bernardus Roxas Sandial S. R. E. 
Cardinalisy Anhiep, Tolet. Primas ^ P a- 
tríarcha y Castellae ProtocánceU. swnmus 
de rebus Jidei Quaesitor , d Sanctior. sta- 
tus Conclí, brcisrc. Novo eXempk : O discüt 
Principes. Suis extremis geris in sue edu^ 
sationis Didáscalias , simul , et posten 
Memoriam hoc cavit CL. Doctor em ho^ 
noratum Monumento. A, CIO.IlCIIXX. 
Quod pii testamenti cur atores , cui ah in^ 
genio aeternius. B. M. Poss, AN. CHR. 

cn.DC.xx. ■ 

. 26 Millares de lápidas y monumentos 
-tengo vistos de todas clases ; pero de Maes^ 
•tro á discípulo, con las circunstancias de 
-este , no me acuerdo ahora, de ninguno. 
-Se conoce que el Cardenal 5andpvai. fué 
agrande, y magnífico de todos modos. Va- 
mos ahora á otra casa también de Padres 
Dominicos., una de las i»a» principales de 
' Córdoba , y es el Colegio de San Pablo. 
La portada principal que coriresponde á la ca- 
lle 



CARTA SBC^ÜNDA. 49 

^e puede ponerse en el ^catilógo de los 
delirios de Churríguera , y fué lástima gastar ' 
"el dinero en aqueua obra desarreglada y en 
los mármoles pardos , ó negros que se em- 
plearon. La de la Iglesia q^e está después de 
;un patinejo es mejor. Dicha Iglesia es gran* 
de y regular en el estilo semigóticb. i 

27 Lo mejor de este Colegio , en or- 
den á las Artes , son los claustros y escale- 
ra principal. Creo que be Cótitado en sus 
'galenas alta y baxa mas de édxnta cólumns 
de mármol , y la decoración interior de las 
mismas son pilastras. El lieiteo dé la galería en 
la banda de k Iglesia lo pi fttó Agustiñ del 
Castillo j padre de Antonio , de quien se ha 
hecho mención , y se volverá á hacer aqui 
mismo. Hay diferentes Santos de la Orden de 
Predicadores cerca la escalera , y en otros si- 
tioSy del insigne Francisco Zurbarán , execu- 
tados de medio cuerpo. 

28 La cax» de esta escalera es magní- 
fica, , no solamente por los escalones y co^ 
lumnas de mármol qiie la sostienen \ sino 
también por las pinturas coa que está ador- 
nada. Aquí echó el resto Antonio del Casti^» 
Do , de cuya mano son los quadros siguien- 
tes :' Santo Thomas y San Buenaventura fi- 
guras del natural en pie : Santp Domingo y 
San francisco sentados ^ también de cuerpo 

Tm.XFIL D en- 



-JO VlftGE DE ESPAÑA. 

«Qterü. Det m^did cuerpo San Vicente Fcíí- 
rer , Saíi Pedro .Mártir , San Antonio y San 
Bernardino^ En tin. ^an ,quadro del rellano 
principal representó á San Fernando , como 
que ofrece á SanPablo la fundación de aque- 
lla casa y y en la pared de enfrente hay una 
Santa María Miagdalena. ' 

29 CastiUo iiiútó mucho al ^Españole- 
to Joseph de Ribera en la fuer^ del claro 
y obscuro , y el gran manejo. del pincel: sus 
quadrpssonde mucho efectp^ y de formas 
.grandiosas , tal vez con algún. e^cesp qua&r 
do imitaba los objetos de su tamaño natu- 
ral. En la Biblipteca de este Colegio hay 
sobre la puerta interiormente un , quadro 

Srande que ; represepta á Curcio en actitud 
e arrojarse á las llamas por la salud de Ro- 
ma: otro hay de Bsrsabé en el tránsito 6 
Crucero , sóbr^ una puerta que da comu- 
nicación a la Sacristía , executados uno y otro 
por el célebre Lucas ^ Jordán en figuras 
grandes. . 

30 De un Profesor llamado Pedro An« 
tonio y de /quien hace mención. Palomino |Xlir 
ciendo que se ignora su apellido , hay obras 
en la Iglesia:^ que son un quadro , como di- 
ce dicho Autor ; en el retablo de Santa Ro- 
sa j y otro de Santo Thomas de Aquino , á 
quien se aparecen San Pedro y San Pablo 

pa* 



CARTA SEGUNDA. 51 

para explicarle un pasage de Isaías , y está 
colocado en el medio punto de la nave de 
dicha Iglesia. La Biblioteca de este Colegio 
y Casa de Estudios me ha parecido muy co* 
piosa 9 y creo que es pública. 

3 1 Desde aquí nos iremos al Conven- 
to de San Agustin , donde hay cosas dignas 
de que V. y otros las sepan. Así la porte- 
ría , como la entrada de la Iglesia tienen no« 
ble decoración: aquella con diez y seis co- 
lumnas, y ésta con quatro : son de órdetí 
dórico istriadas. Vea V. sitenian ánimo 
nuestros antepasados para poner en obra es- 
tos gentiles miembros de la arquitectura, pues 
a mas de las referidas , solo en las galerías al- 
ta ybaxa del patio principal conté mas de 
tiento y veinte con su empilastrado interior. 
En otros dos patios hay setenta y seis , do- 
ce en una sala de paso después de la. portería; 
y la mayor parte de todo este gran nume- 
ro de columnas es de mármol. Coteje V^ 
esto con lo que ahora se hace. , y acuérde- 
se de lo que lé dixe hablando de San Frai;- 
<;isco de Jaén. 

3 a La Iglesia es excelente y de exquisitas 
labores en casi todas sus partes , de suerte 
que ya da algo en demasía tantp prnatQ , y pa:» 
rece como que se puso estudio en gastar mu» 
cho caudal y paciencia. Sobre'ieK3oro piíf- 

D 2 tó 



5 a yíAGE XXE ESPAÑA. 

Jjian J4xi^ Z^ambrano mjas Santas Vírge-* 
pes Mártires de esta Ciudad , y son Santa 
plora, y Ajaría, fig)iras de medio cuerpo. 
Las m^s pinturas de la nave son de Chris^ 
tobal Vela *. El retablo mayor y su Taber-^ 
náculo son obras buenas. Había en la Sacris- 
tía un excelente ^uadro del Nacimiento de 
Jesu-Christp , jal parecer de Castillo ; pero 
ya se puede decir que no lo hay , y lo mismo '( 
en un quadra de Joseph Ribera que repre- 
^ntaba <1 jn^rtirip de un Santo , por lo ar- 
ruinados que están ; lástima que estas insig- 
nes obras no se reparen á su tiempo , á lo 
menos forrándolas C9n otros lienzos , por 
quien sepa hacerlo» 

34 En el famoso claustro de este Con- 
vento pintó Christobal Vela la vida de San 
Agustin y otras muchas cosas ; pero ya no 
pueden considerarse por suyas , respeto de 
estar pésimamente retocadas , y aun cubier- 
ta; casi rodas ellgs. Lo propio puede decir- 
se 
I Christobal Vela , natural de Jaén, tomó en Cór« 
óo])9. los principios del arte <:on Pablo "^ de Céspe- 
des^ después siguió sus estudios con Vicente .Car^ 
áuchó en Madrid ^ y ñié de sos mejores discípulos* 
Murió en Córdoba de óoaños en^l de 165 8. 

También Zambrano filé discípulo de Céspedes, y 
fiatoral de Córdoba. Habiendo hecho diferentes obras 
<^ Su Fatria, se trasladó á Sevilla ^ donde murió de soí« 
1<^ 40 a^s f a 1^39. Palomino ytdaí de los Pintores^ 



CARTA l5EGUNÍ>Á\ 53 

se de tres estaciones eir los áñgiilók Ae dicho 
ckustro , en que representó Jtián de Seví- 
Ha él Misterio de la Encarnación^' , \ú Nati- 
vidad de la Virasn' y la Cóncépcibn. En 
uno de los ángulos de este claustro se re- 
presenta la Asunción de la Virjgén , pintí¿ 
da por Fray Juan- del Santísiijtio Sacramen- 
to , Carmelita Déscalíí'ó*. Lx misma calamir 
dad cayó sobre Jas, pinturas , de <uie estín 
cubiertas las parledeis y postes dd tas naves 
de la Iglesia , donde' se representan Sanr¿¿ 
Ermitaños y otros mif aiu^tos; de süerfe qiie 
da lástima ver tanto estragb. Ert la píiVed 
de h nave del lado la Sacristía )W uila 
N. Señora firmada de Bartólontó MiírSlo*, 
s¿ quien le alcan;só asimismo la plaga dbl^ per- 
verso retoque, ' ^ 

34 No, puedo. pasar de aquí sín lamen- 
tarme ,110 tanto' de la impericia' de lo5 Pin- 
iatkres que ignoraúfttéínente pusieron la ma- 
no en estas obras estimables (¿ pues. al fin 
qualquiera ganancia les hari¿ al caso para 
vivir^ , quarito de la inconsideración de 

D 3 ' los 

X Be este Profesor tiace muchas alabanzas Palomi- 
no j no solo por sa labilidad eif la Pintura , sino 
también por otros eonoeimieatos efl la Arquitectura, 
Aritmética , Geometría , y Perspectiva , de la qual 
escribió un libro, Idéase Paíomtno' faldas de los Fin^ 
tdres. pág. jfii^ 



54 Va;*GE DE BSPAKA; 

los que. tuvieron la. culpa; Este fué uA 
retoque mu^ho peor. ( aunque es xnafi- 
simo ) ; qi^e., el que. se hizo anos, pasa^ 
dos eA ese. Con:v«iJío,.de San Felipe el 
Real y tzrx^iQn de !^isi Agustin, en donde 
l^asaron ,á cuchillo Ja ^ayor parte de los 
quadros de^ benpménto JosephCarcía^ co- 
mo en este: de Cór^ph^ los de Christóhaí 

Vela: ;:";;■; ;. '.. ■': . \\' , 

35 jPara que los Prelados (de -quien 
es (íe creer que . di^tiaji^A las órdenes >. o 
que condesciendan en es^ ruinosas com* 
posturas).^ vayan cc^ t¡ent9 en c^delaa- 
te , seria idel caso ady|$rtirles el mal nom- 
bre qu^ de¥^p ^n si^i^C^omi^idades , y el 
•daño qupVw^en aüwjas,' lasquales acre- 
ditaban el btien juicio de los que las^man^^ 
daron haq^r. . . ^.t. ' 

,.36 : No ps buena ái^cifjpa la de que se 
acababan .dicl]ias obr^s . jpor. Jas injurias dú 
tiempo ,>Q ppr otras r^ouQs : acábense muy 
^enhorabuena > pues ^ntónqes se echata if 
, culpa al tiempo. , ó á Jos ^itios donde es- 
tán. Tamppc<> lo es la de que no lo entien- 
den los Prelados, o lo^ que eji las Cate- 
adrales , y otr^s grandes Iglgsia^ disponen es- 
.tas composturas. Quien se mete en.lo que 
nó entiende, yá se sabe que hace disjpa- 
rates. ' * ' . • c\ 

¿Que 



CAlÍTA SEfeÜNÜÁ. 5f 

37 ¿Qa« cCríamos á'á uií ridículór Poe- 
tastro 9 que sólo hubiese heK^ho quatro rui* 
nes seguidillas manchegasvs^^ i^Hamase pa- 
ra retocar y or restituir imátoltipósicion gas- 
tada de GÍrcifaso , Lope' de Végd ^ Que- 
vedo , 8tc.¥ pues lo mismo es esto , sin qui- 
tar, ai poner. ■"^^•^ni r • 
■ 38 Las; pinturas de ^ferííedefó mérito,' 
6 que por tales son tenSáás ,'='dfeben prcser-' 
. Tarse , ó ceríradas con pU^rtaJ^ ,' como las- de 
los ángulos del claustro graAáe del Eác6-^ 
mi que , caminando £ dos ^6& y medio 
desde que se pintaron,', sé tónscfvan como 
ú ayer se hubiesen hecho r A á lo menos,- 
poniéndoles cortífios i al'n¿>dó -de las Áét 
claustro chic* del Convénfiy grande de Sa* 
Francisco de Sevilla , qví¿ há* conservado 
bastante bien los excelentes quad'^os que átlí' 
hay deMuriHo^. '» ^" ->• : * 
"' ^9 Los tíe^zosén-^e -rfióíra se pinta;- 
no son conio las taWásVw que:pintabart^ 
los antiguos :^ son de materia frajgil , y ex- 
puesta á podrirse al«bo de uno , 6 de dos 
siglos según los parages , mas ó menos hü-'' 
Inedos , ó secos dónde %t hallan colocados. 
Deben pues reconocerse , y forrarse con nue-* 
Vos lienzos , quando se necesité , por quien 
lo entienda i y así se aseguran para otro 
tanto tienipo. De este mode^ se -ha hecho 

D4 en 



en estos ^b^¡(úúm(» con mxcho^A^ la co- 
lección de S. M. en^sa : Corire. » y ^on las^ 
de los Sitios Reales^ ; i 

--40 Uno (h .Qtí^. retobe 5^ puede per- 
mitir quando §1, Pintor Qs de- :ifOtoría ha- 
bilidad y dis^];eci(Hi i pero quando no , inen 
jor es dexar los quadros tal qual estéa, ase^ 

Eira(d^ ,,yp<5gadps.loslien?:Q^ antiguos con 
s nuevos. I^ pJQ^jtmas á fr^^d o^ran. sir. 
glos* y siglos , yis^ufírmll^^s de anos qnan-^ 
do se bicictúQi ir: hu^a,- ü^cxy *, y están pre^ 
servadas : biei^ jiestiinoniía daa las de las 
Termas de Tit§ «P Roma ,; y las del Hejn- 
culano en^í^pple^ i que yasf^aqercan á,do& 
91ÍI ^ñds: a4 .a¿9ra,se pusiese, Ij» dilig^ncií^ 
que entonces ) ^: c^ste género, de. pinti^ra.. 
< 41 He. traído todo ^sto,- por los estra-* 
gps que h^: visto 4^ haber ¡^p^r^ido con re^ 
toques de necios &mosísin\asr.pin¡turas 1 yi' 
^^ no $olaiii^6»^p9rr£sjpaaají ¿po ea Ita-* 
Va , Francia ^ Inglaterra ,. y^ pt^^ partea. 

42 Antes df! salir de la. Iglesia de Satf 
Agustín , añadiré qi^e aun quai^do la$ pintu- 
ras^ desque estén cubier^.s^us. paredes dp 
arriba abaxo , s^ conservasen , y^ era con 
demasía tanto ornato de este gáiero ; pues, 
mas parece un almíacen de obras^, aunque 
buenas antes del retoque, que ptra cosa.. La 
práctica de pilotar las paredes de las Iglesias^ 
, . ^ " ' es 



CARTA SEGUNDA. ^ 

es mas común en las Provincias de Anda* 
kicia y que en las otras de España; y como 
casi siempre se hace ó dispone por quien 
nada entieode , á cada paso se encuentran 
algunas tan llenas de chafarrinadas , que 
antes parecen cosa de taberna que compos* 
tora de templos. 

43 Ya- que después de la Catedral em^ 
pecé con la narración de esto¿ Conventos^ 
y sus Iglesias , continuaré del mismo ma- 
do y y nos iremos desde el de San Agustín 
al de S. Francisco. Las portadas de su Igle- 
sia son al contrarío de las de la de S.I'ablo^ 
esto es , buena la que corresponde á ia ca^ 
lie , pero muy gastada pov ser <ie piedra 
arenisca: la interior después del patio ^ quer 
es de piedra mas dura , nada vale. 

44 En la Iglesia , y Convento de Saa 
Francisco no hay. tanto de lo que V. de- 
sea saber , como en las de' San Agustin y 
San Pablo* Sin embargo , en la Capilla def 
San Pedro de Alcántara se halla una ex- 
celente figujca del natural de San Pedro dé 
Alcántara , que hizo el &smos0 c&'scíptiló del 
Racionero Cano r Pfedro át Mena , de cu- 
yas obras yai vendrá tiempo dfó que hable^ 
mos con nías oportunidad. 

45 El itetíádo. de Saa Andrés lo des^ 
Iiicieron años pasados para ponec en su lu- 
gar 



^8 YIAXSE PE ESPAUa. 

gar un insigne * mamarracho de talla. For- 
tuna quedítjiiadro que en él .había lo tras- 
kdaron á un lado del Pcesbiterío. £1 reta- 
blo mayor es otro embrollo semejante al* de 
San Andrés, si no es peor. Lasados figuras ^ 
de San Juan Bautista y Evan^lista, inme* 
diatas á la Capilla de la Vera-Cruz las pini:óí 
A4|:onio del Castillo. Están depie, y son 
|nuy bellosi Dentro de esta Capilla he vis^ 
to una Sacra Familia , y un Sd v^or que me 
parecieron de Palomino. 

, 46 En Qtra de esta misma Iglesia^ 
^ue llaman de los Cañetes > hay un E^ce^ 
Homo del Racionero Alonso Cano, exce^ 
Ipnte cosa, que es Jásdma no esté colocado 
tn sipio mas .visible. La bóveda de la Ca-; 
pilla y casi todoi los quadros del ^Claustro do 
fste Convento los hizo Don Juan d<^ Al£aro, 
y_ies. mucha lástima que estén ya tan mal 
parados. De/ este Alfaro que fué. discípulo 
dé Don Diego Velazquez en esa CorteJ 
y antes de Antonio del Castillo en esta Ciu- 
dad, esdequiendíce Palomino, hablando de 
las pinturas de este Claustro , que con md? 
tirvo de. poner ^n todos sus qúadros la fir^ 
ma de Alfano Pinxit^ su primer Maestra 
Castillo , que solicitó y logró hacer uno pa- 
ra, este Clausuro , escribió en él : Non Pif^ 

Ea 



CARTA SEGUNDA/ 59 

. 47. Eíi la Iglesia que fué Colegio de los 
Jesuítas hubo diferentes pinturas 'de Pablo 
de (^piedes , que menciona y aplaude Pa* 
lomiüo en su vida » y son el entieno de 
Santa Catarina > y su traslación por minis- 
terio de Angeles al monte Sinaí 1 el martí- 
rio de la misma. Santa, y la Asunción de la 
Virgen : todos quadros de gran tamaño. Desr 
pues que Palomino escribid deshicieron el 
precioso of^tablo mayor , donde estaban di- 
chas pinturas de . Santa Catarina , y otra$ 
del citado Céspedes que fueron arrimadas, 
ibaciendo esta injuria i b memoria del cé- 
lebre Profesor. ¿Y piara que? Para poner en 
Jugar del retjiblo antiguo un solemne ma^ 
máFraqho. dé hojarascas.. 
, 48 También había en un altar della- 
4o del Evangelio una, tabla grande d$ iha^ 
^ó del. Divino Morales-, y ^n ella N. Se-r 
ñora con su hijo difunto en los brazos , fir 
-guro^ disl tamaño del natural , aunque . no 
anteras.; Esta tabla y. el quadro grande.de 
la Asundpn <;on una Concepción de Pa- 
lo^liQp «;que habia en la Sacristía están ahór 
xa en esa Real Academia.de las Artes, y 
otros se cedieron deqrden superior al Con- 
.vento, de San Francisco- el Grande de esa 
Corte , donde deben haberse colocado. La 
^quitectura de la Igl^ es buena , de or- 
den 



6ó VÍAGE DE ÉSMÑA. 

den dórico, obra del Jesuíta Alonso Ma- 
tías , que he nombrado en la narración del 
retablo mayor de la Catedral; pereque 
importa, si está afeada con pegotes y co- 
lorines ridículos. L^ portada de esta Iglesia 
puede juntarse con el nuevo retabld-princi- 
J)al , que seguramente ^cria muy arreglado 
en lo anriguo , como sQn los dos colaterales. 
49 Lo que actualmente hay dé buenos 
y d^ suma importancia en qu¿Mk> al dés-^ 
tino de este Colegio es el *zelocon que el 
Señor Dean dé esta Santa Iglesia D. Fran- 
cisco Xavier de Córdoba lo ha ido y- va 
adaptando para establecer en A UI^ bue- 
na educación de la Juventud , en lo que 
gaáta generosamente^ sus caudales. Si se lo* 
gran excelentes Maestros, y una óptima y 
útil'* enseñanza , conseguirá esta Ciudad uno 
de los mas grandes beneficios que un ilustre 
Patricio puede dispensarle. 
\ 50 No -lejos del que fué Colegio de 
los Jesuítas se baila un nuevo edificio bas^ 
tante considerable , paraf educación dé Seño- 
ritas distinguidas.' La fábrica tuvo tristes 
principios ; pues habiéndosele encargado á 
un Profesor Francés que sin saber^cómo , se 
despachó aquí por gran Arquitecto , poco 
después que habia cerrado la cúpula, se le des- 
plomó con desperdicio de grandes caudales. 

Po- 



CARTA SEGUNDA. 6i 

.51 Poco despua; de este fracaso pasé, 
yo por . Córdot)a , y fué en el primer via- 
ge que hice á Andalucía^ Alguno de los 
^eñores Comisionados de la obra tuvo ¿ 
bien de consultor conmigo sobre el parti- 
do que debja tomarse en aquella tribuía* 
pon y y de que Arquitecto convendría echar 
anano para el remedip. Mi parecer fu^ des- 
de luego, que solicitasen empeñar en ello 
á Don Ventura Rodríguez , llamándole, 
como así k) hicierpa, y np solamente se 
jeedificp k cypula cpn toda splidez y per- 
fección , sino que logró el edificio ^ mediante 
la pericia de tan hábil Profesor 9 otras de- 
coraciones arregladas que jamas hubiera te- 
jido , y en c^o de tenerlas , quien sabe los 
disparates que se hubieran hecho. 

52 La Iglesia es 4e figura circular 
bastante espacipsa para su destino , y diez 
y seis grandes columnas en contorno. Con 
des columnas de luármpl , que hubie* 
fa tenido el retablp único que hay he- 
cho y hubiera estado mejpr <)ue con W $eis 
que tiene de madera , de que resulta un 
objeto menudo en ai^uel buque. Lp mejor 
de tpdo es el Pórtico que $e añadió á la 
Iglesia , invención del expresado Dpn Ven- 
tura , y consta de seis columnas de óxden 
compuesto j cprnisa , y frontispicip ttiangu- 

lar, 



62 VIAGÉ DE ESPAKA. 

lar , dentro de este Pórtico está la puer- 
ta del ingíreso con decoración sencilla. El 
resto del edificio tiene mucha extensión, y 
comodtdádes para los fines de su destino. 

5 3 No quisiera haber visto la fachada 
exterior del gran Convento de la Merced^ 
porque es uno de los grandes disparatorios 
que ha malparido nuestro siglo : gasto des- 

fraciado que hizo, según me han informa^ 
o , un Padre General de esta Orden. La 
cosa podia remediarse con facilidad picath 
do los malos ornatos , y quitando tanta cha- 
farrinada y como toda aquella extensión de 
fachada presenta á la vista de todos. 

54 No se puede negar sin embargo que 
el Convento tiene interiormente cierta am- 
plitud y suntuosidad , y por tanto es lás- 
tima ver la descorreccion de la arquitectu- 
ra : solo al patio principal lo cercan mas de 
sesenta columnas de mármol nuevas , y mo- 
dernamente adquiridas. La escalera princi-^ 
pal es grandiosa , y en ella había alguii 
quadro de Zurbarán ; pero coma si no lo 
hubiera habido , por lo arruinados que se 
hallan. No se hable de los retablos de la 
Iglesia , particularmente del mayor , tosa 
desgraciada. 

5 5 He notado que en e.sta Ciudad se 
han perdido muchas pinturas estimables, 6 

por 



CARTA SEGUNDA. 63 

por el poco cuidado y aprecio qae de ellas 
se ha hecho (que es lo mas cierto) , ó 
por la humedad del clima. Ya tiene V. no- 
ticia de las que le he nombrado hasta aho-^ 
ra ^ en Conventos , Iglesias , &c. Quien con* 
sidere el honor que de estas obras resulta 
á las Ciudades y sitios en donde están , no 
puede menos de sentir que por incuria > y 
poco aprecio las dexen perecer. 

56 No han de tener los Señores Cor* 
dobeses á quatre tirones , como suele de- 
cirse , la proporción que tienen ahora , pa^- 
ra preservar en adelante sus bellos quadros, 
si quieren yalerse de la inteligencia que, par- 
ticularmente tiene para esto Don Antonio 
Torrado, Profesor de Pintura eh esta Ciu- 
dad , cuya diligencia y curiosidad necesaria 
en este manejo la ha manifestado en variad 
pinturas compuestas por él , que yo he vis- 
to , y aun le he encargado en esa Corte, 
entre ellas la compostura de dos grandes 

?uadros del célebre Religioso Mercenario 
■"r. Agustin Leonardo , colocados en ese 
Convento de la Merced en W paredes 
4é la escalera principal \ de los quales 
habla con el debido elogio Palomino ^ , y 
jambien yo he hablado de ellos , tratanr 

I Véase Vidas de los Pintores pág. 2^6. 



64 VIAGE DE ESPAÑA. 

do de Madcld '. Torrado sabe fonwr 
perfectamente los quadros , y restkuirlos 
en lo posible a su primitivo ser : sabe 
el' respeto que se .merecen las buenas 
pinturas originales , para no alterarlas con 
retoques « ciñéndose solo á aquellas par- 
ares que pueden admitirlos sin altear las 
{principales que hacen estimable una pin* 
tura: no como tantos necios que han dado 
£n de 'muchas y y muy excelentes en Espa- 
lda , y /también fuera de ella^ que sin haber 
dibuxado bien un ojo en su vida , tienen 
osadía de poner sus torpes manos en una 
excelente cabeza y hacerla' de nuevo si es - 
ánenester j y hasta figuras enteras. No es ne- 
cesario salir de Córdoba para ver con abun-^ 
danda de estos disparates. 

^7 Dexo de hablar de otras casas de 
Regulares , y de sus Iglesias dentro de la 
.Ciudad, en las guales lo que he visto es 
iXLUcha hojarasca y doraduras, paredes em^ 
porcadas con colores sin significación, y sí 
hay algo razonable , se halla entre tanta bro- 
za que apenas se puede dar con ello. So- 
lo tocaré de paso alguna cosa en Iglesias 
de Monjas. En las que llaman de Corpus 

I Tomii V. Segunda división, are. M^cenarios Ca/^ 
zados. 



GÁRTA segunda; 65 

Chrútí se conservan Ws cpadrós de Sebas^ 
tian Martínez que menciona Palomino/^ 
son ef Nacimiento 9 S. Gerónimo , S. Fran^ 
cisco y lá Cónce{K^íony con una buena Imá^ 
gen del Crucffilío «1 el retablo maybr. • 

58 *No lía sido lo misiíio en la Iglesia 
ide Monjas de Santa Clasm ;.m se le putfde 
perdonará quien les sonsacó un quadro'dé 
Pabló de Céspedes, que H en «otro .tiémi- 
po etí el prím^' retablo entrando en lalgíeJ- 
sia y éi qud r^résentaba las once mil Yír^ 
genes, cojí la mala íeconi^ma de haceic 
un altáritó de la talla acostumbrada. En loé 
postes 'y en lá Sacristía vi con gusto algti¿ 
ñas copiáÉS -dequadros de primefórdeu, co- 
mo es «rn (ies(%ndimielito de la Cruz de 
Daniel de Voítefra , una Concepción coii 
el Niño eñ brazos, de Carlos Marati , una 
miestra' Señora de medio Cuerpo tambieik 
con ei Kiño del mismo -Marati , puesta dé 
Mosaycoen el relox del Palacio Qüiriñial 
del Papa. Tamtóen vi &í la Sacristía dos 
cuadros de mérito de la Crucifixión, y dé 
wi azotea á la columna. A los lados del 
PfésbireriO'hay retratos del Fundador el dRey 
D.AioíiKio el Sabio, y de Eiofta Violante; su 
ttiuger, laja del í.ey D. Jayme el Conquis- 
tador. Sobte la reja baxa del Coro se re- 
presenta en un quadra JésurChristo muer-* 

Twn^XVIl E t© 



66 VIAGE X>E ESPA!í A- 

xo sostenido ppr Angeles , y sóbrela al«> 
^,UB S. Fernando al parecer; ambas pin* 
4?arás de un mérito particular , y s^ia lástima 
4prríesen la suerte de las once mil Vírgenes» 

59 De 1^ Iglesias Parroquiales me ha 
iparécido* bien la de San Pedro y y con es- 
pecialidad su portada principal en cuyo 
primer cuerpo hay quatro columiws de ór- 
¿en Jofíicor , con dos de orden Corintio en 
«1 segU9do , y efi. medio de ellas una es« 
Jti^tua de- San, Pedido de ccnrto mérito. La 
•^rqji^it^tura de dicha portada parece del 
lirismo que hi^o k de la pliertadiol Puen- 
te , de- la qual. hablé ya a Y. La talla de 
los retablos* es ciertamente abominable, así 
fto j^l cuerpo de la. Iglesia , eomo eo una 
Capilla intitulada <Se los Safñros Márrires. 
$olo hay en esta dos quadroís de D. Juan 
Pena f a <}ui^ hemos conocido Pintor del 
3Rey , y representan la Cena del Señor , y 
un asunto del Venerable Roelas. 

60 £s muy notable la devoción qué 
(¡enen en Córdoba Á este Venerable Sacerr 
dote y á quien , se^n piadosamente se cree» 
se le aparecieron en Sábado Santo del ano 
de 1 57S , en las inmediaciones, de esta Ciur 
dad Iqs Santos Mártires de la núsma » Ifou&* 
to , Jamiario , Marcial , Zoylo y Acisclo, 
indicáiidole el p^oige en dofider reposaban 

.V .sus 



CARTA SEGUNDA. 67 

sus reltqaias , que es ea esta Parroquia, de 
San Pedro. 

6x Las circunstancias de esta aparición 
fueron maravillosas» y la* opinión que se 
ttüisí del Siervo de Dios , en quien se obró 
dicha maravilla, era también muy erande, 
para que el Prelado creyese todas las cir- 
cunstancias que peor mandado de los, Már« 
tires lef fué á r^erlr. Ya se hs^ia en<:on- 
trado baxo tierra en esta Iglesia de S. Pe* 
dro una urna sepulcral con muchos huesos^ 
y las .palabras que el expresado Sacerdot^p 
eyé en aquelk revelación íaéxont ,que se 
presentase 9X Prelado, ó al que hiciese sus 
vdces , y ie ábo^ que aquel sepulcro qu« 
seifaabia encontrado en S. Pedro con hue- 
sos d« Santos p lo tuviesen en mucha ve- 
aeración.- 

62: < £1 hedió fué que en 4 de Agosto 
de. 1.^75 , dos años antes de la citada reve- 
lación ; se habían descubierto ea esta Iglesia 
ks reliquias de los .Mártires ,con cuya no» 
tscia- al 'instante, se vino á Obispo de la 
Ciudad de Bujalance,.en donde se hallaba 
por vrazdn dé visita, á:esta V y se fué de- 
secho i¿ la Iglesia de, San Pedro. Se prac- 
úcxxotiritódsÁ las'diUg^cías que eran ima- 
ginable8>^ para declamar la legitimidad y el 
culto 'ét estas sagradas,, reliquias I habiendo 
.-'1 Ea ex- 



. j6g VIA^E PE ESPAÑA, 

es^uesto memidaínente todos los hechos des-* 
de muchos siglos atrás al Papa Gíegor 
jrio XIIX) y después decdebrados por acuer- 
do del Papa dos Concilios Provinciales ^ una 
en Córdoba j y otro eii JToledo qüedecla* 
raron su legitimidad.; j* . 

63 Quien quiera enterarse por mayor 
de esta<célebre invención , puede veráAm^* 
brosio'de Mérales eh el libro 17 de la Gm? 
nica , :de¿de^el capítulo 4. hasta el 11^ al 
P^ Mattb 'de Roa. en siis Santos de Cór- 
doba^- y 'áétros Autores que han haU^o 
de ^sfa <Diuda(}. Yo he tocado es»tovsola- 
mente^ pi^- que > V, . sepa .de donde^ viene 
k piadosa memoria que aquí cons^vaa: del 
Venerable <Jloeks , 4 -quien he nombjidor 
otras^veces^^^y de. paso pár^ insinuara que ' 
quando ocurra hacer nuevos ornatos ea 
est9 aAtiísfuí^a y princípd Iglesia seimi^ 
ren mucho en que ssan dignos , ycoires* 
pondientes^: la gloria de. los Santos Mártires 
que en ella se venersHi , quando no haya 
valor ) ni medios para apartar de ^íá. vista 
las actúales ibaldades. : i:. 

- 64 Cerca la Parroquia de S. Pedro^se co*, 
cuentra un HospitalitOy con qüatro coiumnaft 
de orden jónico en la pprtkia^ y lo dctmas Qoa> 
respondiente : á este modo hay otras varias 
portadas ¿Q la Ciudad, todas ellas del baea 
¿ -. tiem* 



CÁRtA SEGUNDA: 69 

tkmpo" de las Arté^ , algunas peetenecen á 
casas particulares ^ como la de la Marque- 
sa de las Escalonias , y otras á di&rentes lu-^ 
gares píos. Por su término , y por sus la- 
bores es estim^e la portada del Hospi- 
tal de San Sebastian , inmediato á la Ca- , 
tedral ; pero en donde hay mas que ver 
es én el Hospital de Jesús de Nazareno, 
en el ^ual hay establecida una hermandad,* 
cuya Iglesia tiene excelentes pinturas , y 
son , Santa Elena , y el Buen Ladrón de An^ 
tonio del Castillo , y del mismo un. qua- 
dro de k Coronación de la Virgen en el 
Camarín , y otro de la Concepción en una 
pieza interior. También son bastante bue-^ 
nos los quadros de los Apóstoles , reparti- 
dos por las paredes de la Iglesia. En las Sa^ 
las de Ayuntamiento de esta Ciudad hay un 
quadro de Sari Fernando , de Antonio de^ 
Castillo , y otm del Señor Crucificado en 
el Salón de la Inquisición. 

65 No sé que mas contarle á V. ea 
materia de nuestras Artes en lo interior de 
esta Ciudad ; es imposible decirlo todo , y 
acordarse de cada cosa. La Colegiata de San 
Hipólito es obra de nuestra edad , y aun- 
que no del mayor gusto y corrección^ 
tampoco está cargada de hojarascones , co- 
mo lo están otras Iglesias óis coetaneas.^ 

E3 La 



7<5 VIAGE DE ESPAÑA, 

La fuente que llaman deü Potro , y algu-^ 
ñas otras tienen competente y regular 
«dórno. Las murallas y torreones quadra-^ 
dos f coronados de almenas que cercan la Ctu^ 
dadj^ dan bastante idea , en sú razonable con** 
servacion , de quan fuerte seria antigtiamem 
te. Es de creer que las construyesen los 
Árabes , ó á lo menos gran parte ácell^Sp 
sobre lo qiie tenian* hecho los Romanos ^ de 
lo qual quedan bastantes rastros. La figura 
total de la Ciudad viene á ser mn quadrí-^ 
longo. 

66 Las calles son estrechasporlo gene-^ 
ral, y mal empedradas , que á buen segura 
no serian así en tiempo de los .RomaHios. 
Si se hubiera tenido cuidado de mejorarlas 
desude que S. Fernando se apoderó de la 
Ciudad , podian ser las mejores del mundo; 
pero todavm no es tarde si hubiera buena 
Voluntad de mejorarlas. £1 caserío es mejor 
por dentro que exteriormente. Las casas por. 
k) común tienen sus patios , con pórticos 
de columnas de mármol, y en ellos jardi^ 
nes de flores, naranjos y otros árboles j y 
sus fuentecillas de agua perene. Las habi*^ 
taciones cómodas, espaciosas y muy asea- 
das , con sus resguardo^ para el estío. 

ój Concluida nuestra expedición tntra 
momia , nos iremos ahora dlfamerium, es«^ 

tQ 



GAif ASEGUNPA; 71 

te es» á dar un pasca faera de las mura^i 
llas^ en donde sobre la frondosidad de su^: 
alrededores ^ eocóntsarémos 4lgo dignó de 
saberse. 

6S ELprinier <d>JQto de lá devoción de 
los Cordobeses extramuros es el Santuario 
ele Nuestra Señora, de la Fuen- Santa , qu& 
solo dista un coito paseo de la Ciudad por 
sa lado oriental. Está sü Capilla en sitio' 
frondosísimo» y así en ella como en su ca« 
marin hay cosas buenas de pintura. En. 
este se guardan quatro grandes planchas 
de cobre pintadas excelentemente por Da- 
vid Teniers. En la una se representa la Co*^ 
renacionde espinas » en otra quando los sol*, 
dados sortean las vestiduras de Christo , los: 
otros dos no pertenecen á asuntos sagrados. 
En la escalera de éste camarin está puesto 
^ martirio de San Sebasdan apaysado dé' 
Antonio del Castillo , cosa muy buena» y: 
de él hay otras obras en la Iglesia. 

69 Volviendo hacia la Ciudad , en una 
espiada en frente de la puerta nueva se 
«cuentra el Convento de Carmelitas Cal* 
zados , con buena, portada de. columnas jo* 
nicas, y un gran patio cercado de galería- 
dta y baxa » sostenidas ambas de setenta y 
quatro columnas , con buena fuente en me- ^ 
dioi La I^esia és espaciosa , tiene un reta- , 

£4 blo 



7a VIAGE PE ESEAÍíAi - , 

|>1q mayor muy .bueno,, cuyas pintura re- 
partidas en él son de mucho mérito., epce<: 
catadas por Jiim de Valdés , y en «íl^s e^* 
^presó asuntos relativos á los Profetas Elias. . 
y.Eliséo:: alguna, otra phr^. hay .de: su m^- 
no en la Iglesia» Casi todo lo demás de ella' 
en línea de retablos es muy mala cosa/ 

. 70 En aquellas inmediaciones está él 
Convento de San Juan de Dios; íío -sé que 
decirle á V. , sino que pensaron con gei^e* > 
rosídad en sus ornatos de portada, Claus- 
tro , &c ; pero tuvieron 1^ desgracia de en-, 
cargarlos á quien entendia poco. Las colum- » 
ñas del Claustro son enanas, dé un buen márr ' 
mbl de mezcla que llaman asperoa de ca^* 
hra, de cuyo género hay otras en Córdo- . 
ha¿ •.- " 

í 71 Dando la vuelta alrededor. de la 
Ciudad, por la parte, de norte y poniente 
se encuentran varias. Iglesias de Comunida<«^ 
des entre párages ihify fron4osos, Y tal es 
juntx). a la Puerta de Plasencia el (Jonvén- 
tD ,de Trinitarios Descalzos , cuya Iglesia, 
está llena de despropósitos artísticos. A. con** 
tiiiuacion se encuentra fuera de la puerm , 
de San Cayetano . la de Carmelitas Desad- 
ZQS atestada de quadros , por JIq general, de * . 
corto mérito , fiíera de Iqs qqe hizo Fñ . 
Juan . del Saaamento, Religioso die^^esta Of'-' 

den. 

y 



CARTA SEGUNDA. / 73: 

4Jen^Hayuno mtty bello én iin retablito anr' 
tíguo ) que está en una pieza de la Ante* 
Sacristía : representa al ^ñor Cruciñcado. 
del tamaño del natural , con la Virgen , S. 
Juan y la Magdalena > y otras figuras de mas- 
de méitfo cuerpo al píe de la Cruz en.accion 
de adorarle. £1 Autor fué el Hermano Adría^ 
no , también Religioso de esta Orden , que 
mereció las alabanzas de Pacheco » y de que* 
Palomino le escribiese la vida: alguna otra 
cosa se encuentra de su -mano en la Igle-. 
sia ; pero »tre tanta talla y doradura se con-, 
funde lo que hay de bueno. 

72 En el Convento de Capuchinos , que 
cae por este lado de la Ciudad » se debe* 
entrar para vec en im Altar de su Iglesia 
un beUisimo quadro de Joseph Ribera el 
Españoletp , y representa un reposo de 
Nuestra Señora , ó descanso en la Huida 
á Egipto : belUsinia pintura , que ha compues-; 
te y restituido á su ser el ya nombrado 
Profesor de ^ta Ciudad D. Antonio Torrado. 
A media legua deCórdobaoon corta difei^eor. 
cia hay un Convento de PP. Franciscos Re- 
coletos que ííií á ver , y llaman S. Diego de^ 
Arrízafa: en él tomó el JHlábito San Diiego 
^de Alcalá^ en cuya Ciudad está su cuerpói 
pero aquí tienen una principal ReUquia de 
dicho SantOi que el Señor Felipe II les con-^ - 

ce- 



74- VIAGE DE ESPAÑA. 

cedió á petición de Córdoba y de k Pro^.- 
vinciá. Tambieafué en este Convento M^^^.í 
faro de Novicios San Francisco Solano. ^ : 

73 El San Diego que hay en la por- 
tería de este Convento es de Juan de Pe-, 
fiaiosa i natural de Baena , y discípulo de 
Céspedes , y de este Profesor era la vida\ 
de Jesu-Christo en el Claustro de la Vic-. 
tona , que el tiempo é incuria han destrui-* 
do. En la Sacristía de dicho Convento dé 
Arrizafa se ven dos quadros de Antonio del. 
Castillo , y son figuras de medio cuerpo , de ^ 
San Francisco y San Buenaventura , con otros . 
quadros que representan Santas Vírgenes; 
y últimamente hay también un Cruciíixo 
de su mano pintado en ima cruz de Alr# 
tar. 

74 Tambienfiíí á ver un Monasterio- 
de Padres de la Orden de San Gerónimo/ 
metido ya en la Sierra al lado de ponien*: 
te , y situado á mayor distancia que el Con- 
vento de Arrízala. Se llama este Monaste* 
rio de Valpamiso, y con mucha razón por 
lo frondoso del parage. Para llegar es me- 
nester subir una cuesta después de atrave-. 
sar algunos prados , en los quales han que^ 
rido algunos qué estuviese situada Córdo- . 
ba la vieja , esto es , la antigua Colonia 
Patricia; pero no hay fundamento » nljci*. 

^ zo- 



CARTA SEGUNDA. 75 

zones que lo prueben ^ pue$ todos , 6 los 
mas de los monumentos antiguos , lápidas^ 
mármoles , &c. se han encontrado siempre 
en donde está ahora Córdoba ; y ciertas 
ruinas de este sitio se tiene por cierto qué 
son de algún Palacio ó Casa de delicias de 
los Reyes Árabes. 

75 En este Convento de Valparaiso to- 
mó el hábito el Maestro Ambrosio de Mo» 
rales , y en él permaneció dos años hasta 
secularizarse. También fué sepultado aquí 
su padre Antonio de Morales , docto y cé- 
lebre Médico de Córdoba ; y leí con espe^ 
cial gusto la lápida sepulcral que su hijo. 
le compuso , y trae él ipismo en el discur- 
so de las Antigüedades. Está escrita en pie* 
dra blanca , y en muy buenos caracteres di-, 
ce lo siguiente : Dro opi. Max. S. = jin- 
tmius MoraUs Corduhen. Honesto et un^ 
de^aque probatiss. Genere ortus , Medi- 
íinae Doctor praestantiss, quem flangunf 
pauperes f imíamant divites , et tota pene 
Baetiea ademptmn ¡uget. H. S. E. Obiit 
anno salutis M. D. XXXV. A continua- 
cipn se leen los versos siguientes: 



HOC 



76 VIAGE DE ESPAÑA. 

HOC TIBÍ, CHARE PATER, NATVS CVM CARMIíIE SAXVM 
DAT , CA£CA OBSéVRVS NE TEGERERIS HVMO 
NIL MAIVS POTVIT PIETAS^ PERCVLSA DOLORE 
QVOD DEDIT HAEC, MERITIS INFERIORA, TVIS i. 

En este Monasterio , como taiñbien en el 
mencionado antes de San Diego de Arriza- 
fe , hace algunos años que estuve , y en es* 
te ultimo viage nó me ha parecido necesa^ 
rio volver. En quanto á obras de las be- 
llas Artes no me acuerdo de más cosas que 
hs ya referidas. Dando la vuelta á Córdo- 
ba daremos fin á la relación de ella , y á 
k Carta presente. 

j6 A un quarto de legua de la Ciu- 
dad , hacia e| lado de medio dia, en la ri- 
bera derecha de la corriente de Guadalqui- 
vir hay una deliciosísima Casa de Campo, 
con muchas alamedas , diversidad de jardi- 
nes 

X Coíí lo' qae se lia dicho de Ambrosio d« Mora* 
les qoeda expoesco parte de 16 perteneciente á sa 
vida y esto e^ , á su .nacimiento en Córdoba el afio 
de 1^x3.9 yá su muerte, que, según ei epitafio^ 
acaeció en I $9 1. Fué muy grande su piedad y 
doctrina , resplandeciendo ambas cosas en quanto es-' 
cribió. £1 número de sus obras se puede ver ea 
la Biblioteca de Nicolás Antonio , y con mas par- 
ticularidad al principio del Viage Santo del mismo 
Morales, con algunas particularidades que publicó 
el expresado P. Flores el afio de 1767. 



CARTA SEGUNDA. 77 

Bes de flores , huertas dé árboles frutales» 
laberinto formado de baranjps » y hgsta Jar* 
din Botánico. Su rest$iblecüniento se le de- 
bió, al Señor Obispo Don Martin dé fiar-' 
cia y quien costeó él Triunfo descrito de S« 
Rafael cerca la Catedpd* . 

'/y Llaman á este hermoso sitio la Ha« 
cienda. de/ la alameda » cuya juriadiccioii es 
propia de los Señores Obispos. Se eiitíende 
un gran espacio fiíera de k cerca de jardi- 
nes y huertas. Dicho Señor Barcia la apfo- 
veché con toda la frondosidad » y utilidades- 
presada f mandando plantar dilatados oUvstrés, 
y en )as márgenes deUio.n^uchos álamos, ^e 
preservan el terreno en las aveniddl » y son 
de una &oodosidad ictexplicahle. ¡Asi ^tu- 
vieran plantadas todas jias márgenes de estp. 
&moso río y como podría ser , de dónde na- 
c;e hasta ¿onde eptra en el mar por San 
Lucar> que muy oti^al cosa: seria su celebri- 
'dad .y su riqueza! 

7^ ¿Quando será el dichoso ^ia para 
toda la nación , en el qual salga una orden 
seria yexecutíya para .que desde luego, se 
pueblen todas las márgenes de los ríos, ría* 
chuelos » arroyadas / acequias »' y demás si- 
. lios, h6miedos del Reyno? 

79 No diriah entonces los bastardos 
..del Paraijsode Edén, que las plankas se se- 
ca- 



7? VIAGE DE ESPAÑA. 

camh por falta de agua , ni les serviria de 
excusa el trabajo que se habia de poner en 
la plantación , por<}ue este seria poca <;osa 
repartido entre todos los Pueblos de la Mo- 
nafq'aíá , cada uno en los términos de su 
propio territorio. ¡Que riqueza no resulta- 
ría al- keyno todo en pocos años! Soy de 
opiíñion que habia de exceder á la de todas 
sus minas.. ¡Y que aspecto entonces tan ma- 
ravilloso por qualquiera parte que se cami^ 
nase I ¡Que frutas en los respectivos climas! 
¡que abundancia de lena para todo uso! y 
finalmente ¡que ahorra del agua , que el 
Sol sé sorfaÑe en los calores del estío^ ae- 
rando ^ en seco los rios mas pequeños , y 
disAónUyqndo el caudal de los mas grandes 
con piérdidas incompútables en las tierras 
de regadío , lo que entonces tío sücederia en 
los términos que ahora ,^ impidiéndolo !• 
mayw'pítíte del dia la sombra de los ár- 
boles puestos en las márgenes! Dios .qüie* 
raque ^ó se considere con empeño r que^ 
se mande y execute presto , por si en nues- 
tros dias pudiésemos ver un bien tan gran* 
de , mayor que la conquista de nuevos Im« 
perios. ' 

8o Esta es una de las digresiones quo 
acaso no será de la aprobación de todos; pe- 
ro no importa , co9 tal que sea provechosa 

pa- 



CARTA SEGUNDA. 79 

|iára algunos » y despierte buenas ideas. JLa 
alameda de CócdolM ha gaoado mucho en 
lugar de perder con el £xaelentí$¡mo Señor 
pon Antonio Caballero y Góngorai su ac** 
mal Poseedor ;.y cada día ;adqumrá nuevas 
bdlezas , mediante sú buen, gitsto y afición 
á estas cosas. Se riegan las plsmtas y lo de^ 
mas con i;na máipina , que ya de¿ó esta* 
blecida el Señor JBorcia paua sacar abundan» 
te agua del rio.: ^r-. 

.81 Mucho mas .tendríamos que hablar 
de eita insigne Qudad , pero..al|;iin térmi*. 
fio han de tener' las relaciones je un vían*» 
dante. Yo xonfieso que stemiire la hé. mi^ 
rado con pasión y respeto » parttcularmeQtc 
qi^ndo me vienen^á laimaginacioáios gran- 
des hombres que: ha tenido ett^odás edades^ 
y por todos; tjémiinos, de los quales puede 
gloriarse de ^r madre / bien sea per ia car^t 
rera de las letras » é de las artes ; por el 
Talor y pericia militar , y ppr la constancia 
que tantos tuvieron en la confesión de Je* 
su Christo, baxo sus duros enemigo^ y opret 
sores. Todos saben de los Santos MártireSy 
Acisdo /Victoria, Zoylo » Felagio ^ Heladio. 

!f de otros muchos , unos en.el tiempo de. 
os Sarracenos , y peros ea el de los Koma;*^ 
nos. 

i Sgi Julio Cesar después de .haber, .her 
- ^ cho 



«o VIAGE' DE ESPAÍÍA. 

t:ho"aqi¿ lina carnicería contra lo$ Patiicsof 

{KUtidaríos de Pompeyo » • se aficionó mudio 

i Córdoba f y la declaró CóWnm , habien^ 

d(> 'stdo ^átites Municipio desde: el tíempó 

de M.Ckiíidip Marcelas qne le confirió este 

honor i^ó^'años antes de Gtussto , según Mo^ 

rales; Na fiíé éste Maijcelo , ni ningún -Ro* 

manó el que fundó la Ciudad , como liaii 

escrito algunos^ Ya cbdsm siglos antes cóñ 

el nombre que ahora tiene ;y á hemos de 

creercierQs antiguallas, esrcorrúpciondeCor- 

J$iza que le dieron Persas , Venidos á Espa^ 

Ha en den^o de Nabucódonosor , por otra 

Ciudad del mismo nombre que babia en 

aqiiel Reyno. < ; ^ : /: 

' :83 S^de esto lo que quiera, el ncmi* 

bre de Ordoba parece iiimemorial , qué no 

es pequeño hcmor; Se tiene por cierto ^e 

filé' la ]^{méra de la Bética que tUTo el 

nombre de. Colonia. Fué ganada por los 

Moros rá 714 el mismo año de la pécdíde 

de España , y luego trasladaron estoiá ell» 

su Corte de Sevilla. Fueron dueños hasta. 

el 2 p de Junio de 123Ó , en cuyo año^la* 

recobró el invencible San FernandotV quieií^ 

al instante mandó consagrarla honor deje« 

sii">Chiisto la célebre Mezquita* 

84 ¿Y que gloria no es para Córddba 

el haber sido en tqdas las edades madre:Sie 

■•> cien- 



CARTA SEGUNDA. 81 

ciencias > patria ó -morada de los Literato^ 
mas acreditados del orbe? Ella dio el ser 
á los dos Sénecas Marco Aeiieo Séneca , y 
Lucio Aeneo Séneca, su hijo, y á Galion y 
Mela 9 sus hermanos, y á su sobrinode Se« 
ñeca el Poeta Marco Aeneo Lucano , a Por- 
ció Latron , y otros muchos ^el tiempo da 
los Romanos. En el de los Árabes fueron 
en gran número los Literatos de esta na^ 
QÍon que florecieron, 6 -nacieron en ella: 
•ntre estos , Averroes , Rasis , y otros mu- 
chos , de suerte que desde el siglo diez en 
adislante^ué la Atenas de Europa, que por 
toda ella comunicaba luces de Ip'ilosófia, de 
Medicina, Poesía, Matemática y otras cien- 
cias. 

/ 8$ También por entóncts tuvieron los 
mas doctos de los. Rabinos una célebre Acá-* 
demia, y famosos Autores que pueden ver**' 
se , por lo respectivo á los Árabes, en. la' 
Kblioteca de Don Miguel Gasiri / y en la 
de Don Joseph de Castro por lo pertene- 
ciente á los Rabinos , y otros Judíos. Acet-* 
candónos mas i nuestra edad produjo otros 
grandes ingenios eií todas clases ^ entre ellos» 
Jlorales , Vilíalpando , los, Poetas Juan dcr 
Mena y Gongora , y también puede con-^ 
tar por suyos al Licenciado Franco , y 4 
Juan ,Ginés de Sepülveda , este de Ppzo- 
TonLXVIÍ F blan. 



1 
82 VIAGE DE ESPAÑA. 

blanco y aquel de Mpntoro, Pueblos tan 
inmediatos á Córdoba. ¿Quien ha de con* 
tar aliora sus célebres Capitanes? b^ste nom- 
brar 'á uno que valió por muchos , y es 
el Gran Capitán Dpn Gonzalo Fernandez 
de Córdoba. 

86 Está Ciudad pues i docta , opulen«- 
ta f y rica desde su primer cuna , como po-< 
demos colegir , se ve ahora: sin aquella opu- 
lencia , de^)oblada , y pobre quapto puede 
serlo qualquiera otra que carezca de tan-^ 
tas ventas como el Autor de la natura- 
leza ha gerramado en su ameno territorio. 
No hay fóbricas , ni otro ningún género de 
industria. Los catorce mil vecinos que te* 
nia en tiempo de Rodrigo Méndez de Sil- 
va , como él asegura en su Población «de 
España y esto es, á mediados del siglo pasa- 
do y se han reducido á los ocho mil esca-^ 
90$ que he dicho á V. ¿En donde están Jas 
brillantes telas, de seda que aquí se labran 
han en el tiempo referido » los finísimos pa-^ 
ños ^ue se texian > los curíeos guadama- 
cíes que se transportaban í otras «partes? 
] Ni de que sirven las minas de plata , y de 
otros metales en la inmedi^tta sierra motena^ 
quando la Ciudad está llena de gente pobre,^ 
y sin ocupación. 
"^87 Este es un mal muy grande que» 

.irá 



CARTA SEGUNDA. 83 

irá á peor , si no se po^ un pronto y rd- 
áical remedio , y sería lástima que con el 
tiempo viniese á reduc4rise la famosa Cór« 
doba á xin Villorrio desdichado. Pa»^ cierv 
tos casos no bastan proyectos ^ ni discur* 
sos de Soáed^e^ idumh^imnrfugerit m- 
wda €UPas\ es menester enseñar y há« 
cer. No debe sufrir tanta nobleza distin- 
guida 9 como hay en Córdoba , los ricos ma« 
yorazgos , y Eclesiásticos que muy bien pue«^ 
den coadyuvar con sus rentas , que se dl^- 
ga y se publique en libros , como lo he^ 
mos visto no hace muchb , ser su Ciudad 
una de las mas pobres » y atrasadas dé ]gs« 
ipaña , á pesar de tantas excelencias con que 
la ha fav<»rec¡do la naturaleza , sin mas in^ 
geniatura ^ que la de algunas bayetas que 
. se labran '^ m otro tráfico que el enviar fue^' 
ra aceytunas embarriladas. 

88 El: verdadero proyecto y mai efi- 
caz exhortación seria que los que tieifeit/ 
sean Seculares y ó Eclesiásticos 9 se congrega* 
sen con un imsmo espíritu patricio^j^xón^' 
so'yando ^ot este nuevo téfmino el anti- 
guo nombre de su Colonia ), y cediesen* 
alguna parte de sus rentas y caudales, dan- r 
do la mano a los desdichados que tío pue«»^ 
den levantársed© su atollad^ero , no para que* 
vivan sin trabaja y ea ociosidad (porque- 
Fa se- 



84. VIAGE DE ESPAÑA. 

seria . un mal ptíus yfriüre^ ,siho para ^ta- 
blecerles algunas maoi&ctufas , á lo menos 
r^siiablecer las de. las se4as » y paños finos^ 
las ikr bs guadamacíes > ü otras nuevas ^ue 
se? podrían pensar. ^ ^ 

t/85^> Los faáen hechores no ^ian parar- 
se en si los gastos eran superiores al valor 
de los, artefactos ; porque entonces ya sería 
aijuisllouna operación lucrosa y comercian- 
te, y perdería el bello carácter .de obra 
piadosa. No. eran pocas ganancias, quitar- 
se de encima Jo$ mendigos , dar exercicior 
áílós. ociosos y mal ocupados y aumentar la 
población , y últimamente impedir que es- 
ta continúe tan* rápidamente -como se hsr 
experimentado de siglo y medio 4 esta par- 
tid, cuya calamidad^ tambiei» alcanzaría, de 
medio a medio á los vecinos rico^ t y ^<^o* 
modados. 
- 90 La' parte del térnrina de Córdoba 

3 ue llaman la Campiña, ó tierra de pan 
evar ) y seextiendé por los lados de Orien-^ 
te y medio dia ocho , ó diez leguas , es 
uti terreno de los mas grueisos y ferdles.pa>- 
ra * granos de toda especie; pero feísimo 
por falta de árboles , y tan distinto del de 
la.$krra morena inmediata cómo' lo blanco- 
dí^ lo negro., Debia hacerse ;una l«y invio- - 
' le para qué todas las posesiones .por lame-. 
4. nos 



CARTA segunda: 8$ 

nos sé aündasea dé olivos i ó de otraiplan^ 
tas : linderos que podriam aumenCSHr loi^ficur 
tos mararillosamente y y que truis&Mrmarían 
aqueUa horrídez en un aspecto muy agrá* 

.91 .Dirán algunos que todas estas oo« 
sas son muy fáciles de proponer ; pero mvLj 
dificultosas de hacer i y no £iltar,á qfiien las 
tenga también por imposibles* Todo sea que 
se piense j estudie un poco hasta donde 
puedeír y debian llegar , mediante nuestra 
aplicación ; los bienes que nos proporciona, 
y: ofrece ^n todas. partes nuestra fecundí- 
sima madre la tierra : que generalmente lle« 
gue á echar raices un buen modo de pen- 
sar-: que prevalezca un verdadero' amor de 
la patria al que tenemos cada uno de no- 
sotros mismos , y ültimameníe que-...-, pero 
acábese aquí, la plática , y. con ella mi nar- 
ración de la muy digna, y respetable C^ 
dad de Córdoba. 

CARTA IIL 

I TVJO pensaba yo volver á hablar de 

-L^ Córdoba , ni aun empezar en ella 

esta Carta , la qual Dios sabe en donde la 

acabaré ; pero me he acordado que nuestro 

buen amigo se nos ha de abochornar , quan- 

F ^^ do 



B6 VIAGE DE BSPAÑA. 

do t^M que habiendo sido esta Ciudad tan 
célebre en los siglos mas remoto^ i no se 
hayan mezclado mis noticias con la salsa que 
le es tan agradable de algunas mscripciones 
antiguas. Quiero darle gusto ; pero ha de 
ser con el pacto para ahora , y en adelante, 
de que no se meta en saber como me in- 
genio para buscarlas , copiarlas y adquirirlas. 
No tengo ahora tiempo para contarle tantas 
menudencias: conténtese con lo que le envió, 
y con saber que algún trabajo me cuesta el 
darle gusto. Quando nos veamos podrá sa- 
ber otras circunstancias. Vamos pues con 
las lápidas que existen , ó existieron perte* 
necienties' á Córdoba* 
. n Ahora me acuerdo que no han ido 
tan desnudas mis relaciones de lápidas Ko« 
manas ; pues ya envié en mi Carta anterior 
las de Augusto y Tiberio de la puerta de 
la Catedral : hay otras de los citados Empe- 
radores f pertenecientes á la misma .restaura- 
ción del camino á Baetf tt Jano Augusto 
ad OccMnum. Vaya esta sobre el propio 
asunto. • 



C 



CARTA TERCE!lAi 87 

t 

' e CABSAR GiEIlMA 

' KieVS. GERMANICI 

«ÜAGSARIS. F. TI. AVG. N. 

DIVI. AVG. PRON. DIVI 

IVLI. ABN. AVG. PAT. PA*^. 

COSS. ir. IM. TRIB. POTE 

STATE. ÍL PONTIF. MAX. 

A BAETE. ET. lANO. AVGVSTO 

AD. OCCEANUM-.... 

...M....'.....!................. z. 



• 



.M. 



i ............. — .. GERMANIC 

CAES... .TI. AVg! NEP. 

DIVI. ÁVG. PRON. DIVI 

IVLI. ABN. AVG. PATER. PaS. 

COS. TT. IMP. TRIB. POTf ST. 

ll. POílTIFÉX. MAX. A. BAE 

TE. ET: í ANá AVGVSTO. AD 

OCCEANVM 

. Ij X3ÍXHP 

TI 

I Kibas en las antigüedades de Córdóba'áñade i es^ 
U inscripción XXIIU* 

F4 



88 YIAGE DE ESPAKA. 

TI;C3[.AVDIVS,CAESAR 

AVG. GÉRMANICVS. DRVSI. F. 

PONTIFEX. MAX. COS. DESIG. 

Su. PP. TRlBYieíA. POTEST. 



4 

N^p. CLAVDIVS. DIVI. CLAVDL F 

GERMANICI. CAESARIS. N. DIVI 

AVG. ABN. TI. CAESARIS. PRON. 

TR.POT. IMP.COS.L I. 



IMP. CAESÁRI 

LVC DOMITIÓ 

AVRELIANO. Pía 

FEL. INVICTO 

AVG.RESPVB. 

ASTIG- DEVOTA. 

ÑVIVUNI. MAIES. 

TATIQ.EIVS. 

IMP. 

I Fué traída de la Ermita dé^. Sefiora de Linares, 
uiía legua dictante de Córdpba $d Oriente. V ^^ ^ 



CARTA TISRCERA:'^ 89 

6 
IMP.CAES. 
TLAVIO, VAL, 
CONSTANTIO 
FEL. INVICTO 
AVaTRIB.PO 
T£ST.IMP« '. 

7 
VALENTINIANVS. CAESAR 

AVG. GERMANIC PONTIF. 

MAX. TRIBVNÍC POTEST. ff" 

COS.IT......VIAS. VETVSTATE 

CO. AS* REFECIi; 

AD......PRI......MV]yi.-,M...» 

I]VI«*«*M**«*t»M»*a*«*«f»*«*t* , 



!(■••••• «••«•••••••••••••• . 



FÉLIX AV., 
MAXIMVS., 

« PONTIFE¿..M...«.-.« 

1 Esta inscripcion'Ia pusieron en el propio mármbl 
que la antecedente. 



ga VIAGE DE ESPAÍÍ a: 



p.N.IMP.CAES. 
FLAV. INV. CONSTANTINO. MAX. 

Pío. FELICL AETERNO. AVG- 

Q. AECLANIVS. HERMIAS. V. P. 

A. V, PRAEF. PRAET. ET 

I VDEX. SAGRAR VM 

COGDÍITIONVM 

NVMINI. MAIESTÁTIQ, 

E1VS.SEMPER 

DICATISSIMVS. 

10 

FORTISSIMO.ET. INDyLGENTlSSIMO 

PRINCIPL DOMINO. NOSTRO 

CONSTANTIO. VICTORI 

PERPETVO. SEMPER. AVGVSTO 

DECIMIVS. GERMANJCVS 

VIR. CLARISSIMVS. CONSVL ARIS 

•PROVINCIAE. ÍAETICAE 

NVMINI. MAIESTÁTiQüfi 

'EIV& DICATISSIMVS. " 



IMP. 



CARTA TERCERA. 91 

TL.. V. CONSTAlT 
V. F. INVICTO. AV6. 

ÓCTAVrVS.RVFVS 

P. PROVINCIAE. BAET. 

IXN.M.Q.EIVS. 

AVGVSTO 
SACRVM. 

13 

D.M.S. 

SyCGESA 

ANN. XXV 

PÍA. IN. SVOS 

á. S. B. S. T. T. L. 

■ • • ■- ,4 

. D. M. S. 
VALPRÍA. FELICITAS 
ANNOR. XIX. MEN. V. 
pía. IN. SVIS 
H* D« '£• S* T« Xa li* -^ 



/ 



92 VIAGE DE ESPAÑA. 
«s 

. ».M.S. 
"; LVCILLA AN 
NCHIVM 
XXXV. ,PIA 
tN.SVlS X 
. H* D* £• '6* '.X» *■ 
T.L. 

i6 -. 

INGENVA 
ANN. V. 

i T. T. X. 

MARCIA. ANTIO 

CIS. ANN.LXX. 

pía. IN.SVIS. 

HÍ S. E. S. T. T, L. ' . 



SA-^ 

' I Esta inscripción fué traída á Córdoba de Peñañor. 



CARTA TERCERA; 9^ 

I» 

SACRVM. DUS^MÁN. 

CORNEUA. C. L. QVARTA 

ANNORVM. XXIIL HIC 

SITA EST 

IVLIA. DEUCATA. F. DE. SVO 

FECIT. 

MANIBVS • 

SACR'S^II. '. 

' • 90 . 

VALERIA. QVl SCá. 

A..CAPITS. CANTSRJ. 

H. $. £ S. T. T. L. *• 



ai 



D.M.S. 

CALVA. AN 

N. V. M. VIL 

APRODISSIA. AN 

N. V. pía. H. S. E. 

- S.T.T.L. 

I Puesta en mía Aj^. 

a £a la mism» piedra por el otro fatdo. 



D. 



$4 VUGE D£ ESPAÑA. 

i* 

D.M.& 

HLVCETIVS 

VERNA 

patriciensis 

ann.lv : 
pivs, ni. svos. 

SIT. T. T. L. 

l»OSTVBÍiyS.A.F ^ 

PAP. ACIUANVS 

PRABP. COHOUTíTi. ttlS. MíLITA 

VIT.'PR. IBÍKr £T. LEGí Xft. FVLI4. 

iftlOff^PROVINC. ACHAiAE 

.PROCVRATOR. 



MMM ••••••M«««M*««t»«M*M 



*4 

. ». M. & 

DOBtlTVS ISQVILINVS 

ltPAQIST£R.GRAMM; 

GRABCVa.ANNOR 

CI. 
tt^EST.S.T.X.L. 



D. 



CARTA TERCERA. 9$ 



D.M.S. 

AVBELIVS 

CELERINIANVS 

VIXIT.ANNIS 

xviiiL M. vni 

FECIT. MATER 
pía. FILIO 
S.T.T.L. 

L.IVLIVS 

PROTOGENES 

MEDICVS 

«7 

M^EUO 

AN. II. DVLCE 

SOLACIVM. 

*Í 

D.M.S. 
SDITROPHILIVS 

MVSICARIVS 

L. SEMPRNIC... 

AN. XXV. 



D. 



90 YIAQE DEJBSPAÍÍA. 



«9 

,D.M.S. 

TREBIA 

ROMANA 

ANN. LXX. K.S. H. S. 

E«vS« T« T» L* 

30 
IN.F.P.XX. 

IN. ÁGB. P. X. 
CORNELIA 

FAVONELA 

H* M* E* lS« Xa Xa Li» 

M.CASSIO 
: M.F. / 

AGRIPPAE 

PROC. AVG. 

M. CASSIVS 

POLLIO 

FRAXRI. PIÍSIMO. 



MI- 



CARTA TERCEllA. 97 

MILmNE. ANN. Vim. M. V. DI 

ER. Vil. HIC SITA. EST. INFANS. PATRI. PER. 

SAECVLA FLENDA. QVAM. RAPTAM. 

ÁSIDVE. MATER. MAERORE. REQUIRIT 

GRATA. BLANDIT .VNAQVE. QVALES 

QVISQVE. SIRI. CVPLAT. PRODVCERE. NATOS 

HANC. ANNIS. X. PRIVAVIT. LVMINE. LVaS 

CASVBIQUISQUE. LEGAT. PATO. M ALEDICAT 

INIQVO 

S. T. T, L. C ARPOPHOR VS 

PATER. TITI : LICVTA. MATER 

FILIAE. PIENTISSIMAE* 

3» 

EGNATIA. FLORENTINA 

H.S.F. S.T. T.L 

QVOD. PARENTI. FACERÉ. DEBVIT 

FILIA. ID. MATVRAE. FILIAE 

FBCIT. PATER 



Tom.XriL G D. 



$» VIAGE DE ÉSPASTA. 

33 

D. N. OniNBLIAE. SALONINAS 

AVG.COIVGLD.N. 

IMP. CAES. P. LICINI. 6ALIÉMI 

Pn.FEL. ET. INVíCtL AVO. 

DACrCI. MAX.GERMANICI 

MAXIML TRIB. POTEST. mí 

COS. UÍ. IMP. ¡5. P. P. PROC. 

PROVINCIA. BAETICA. DEMTTA 

NVMINI. MAIESTATIQVE 

EIVS. COR., 



34 

d1 n. fortisstmo 
„ d qve. indvlgentissimo 
' ....nstantino.invict 

VE. AETERNO. AVG. 

....... S. FAVSTINVS. V. P. 

procos. PROV. BAET. 
DEVOTVS. NVMINI 

MAIESTATIQVE. EIVS. 

La 

I Eo las últimas lineas puede decir , Procurante 
Provincia Bactica devota numini^ maiestatique eiut, 
y el COR de ia linea ultima tal vez sería EOR , esto 
es eorum , al numen deSaionina y Licinio. 



CARTA TERCEHÍ. 99 



3i 



Xa^ue se sigue escrita en caracteres góti- 
cos parece ser de muger christiana 5 y dice 
lo siguiente: 

Ific Speciosa bendita 

Simul cübat cum Jilia 

Tranquilla sacra wrgim 

Qug fiiyvies centesima 

Qmntaqui sexagésima 

Era suhi'vit fuñera 

Pústquam Mater millesima 

Quarta recessit ultima 

También la siguiente es de persona chris- 
tiana , cómo lo manifiestan el Alfa ^y Ome^ 
ga Con el monogramma ^ Pro Chrtsto. 

^ it ^ 

F* Z. Tgínio V. e. comttt 

Mt Praesídl P. M. C 

Ob merita tustitiae 

Eius tatulafn pairg 

ttatus ob decursam 

Admiñistratiottem 

Ordo Tipasensium 

. Obtulit 

G% £1 



loo VIAGE DE ESPAUÁ. 

3 El Señor D. N. nos dirá lo que sig- 
nifican la F. y L. iniciales de la primera 
línea ; si querrán decir Félix ^ Lucius, ó juxh 
tándolas Flavius. Yo entretanto voy á ha- 
cer también mis pinillos de anticuario so- 
bre la P. M. y C. de la ter-cera línea , di- 
ciendo que querrán significar Provincias 
Mauritaniae Caesariensis ^ porque tengo 
especie de una antigua Ciudad en la Mau- 
ritania, llamada Tijfase ^ de donde seráalos 
Tipasénses , de la penúltima línea que de- 
dicaron la piedra por la justicia de su Con- 
de Presidente. Amigo con esto ya me pare- 
ce que basta de antiguallas , y V. será de 
jni opinión y porque trasladar ahora todas 
las que tengo recogidas pertenecientes á Cór- 
jdoba ( que por lo menos son otras tantas), 
ni lo permite mi corto tiempo , ni seria de 
la aprobación de V. que, como , yo se com- 
place en que se traten asuntos de mas ur- 
gente necesidad , para que , siguiendo con su 
empeño de publicar mis Cartas, acarreen al- 
gún bien á los que viven, y vendrán lue- 
go después de nosotros. 

4 Estas inscripciones , y en general to- 
das las que vemos , unas son pertenecien- 
tes á la compostura de caminos , como las 
de las columnas miliarias. Bien conocian los 
Emperadores que eran beneficios públicos 

de 



CARÍA TERCERA. lox 

¿e primer orden , y teman complacencia de 
eue quedase perpetuada en ellas su memO"* 
na. Otras eran dedicaciones de estatuas á 
aquellos Soberanos , ó á otras Personas de 
flotable mérito , público , ó particular de al-¿ 
gunas ¿imUias , y regularmente se conservan 
en pedestales labrada» ^ sobre los quales po-* 
atan sus estatuas. Otras son sepulcrales ; y 
en todas se reconoce la piedad por los di-, 
fimtos, la gratitud a los bienhechores , y el 
xeconocimiento á los Príncipes benéficos que 
miraron por la conveniencia de los pue- 
Uos y y caminantes. 

$ Todas estas cosas quedaron como abatí* 
.¿onadas , y olvidadas para muc)ios siglos^ 
con la decadencia- ^del Imperio Romano ; y 
de .aquel grandioso modo de pensar apénat 
quedó una sombra. Sin embargo , por lo que 
pertenece á caminos puUicos.» le ha debif- 
ido España al benignísimo Rey ; y Señor 
Carlos Tercero , a gran beneficio , no d^ 
composturas , ó restauraciones , sino 4e har 
btflos mandado hacer de nuevo en dilat^ 
.dos trechos del Reyno , Uegandp ya a cen^- 
ctéi^es de leguas los abiertos ,. los alinear 
•dós y los concluidos , lo. que á mí mismo 
.me parecería iiicreible en tan pocos años> si np 
los hubiera andado. 

6 ¡Quct constismcia la de el Grsm Carlos 
- G3 Ter. 



1(54 VIAGE DE ESPAfJA. 

Tercero en seguir lo que ya en algunas paiSí 
tes había empezado su Augusto Hermano el 
Señor Femando Sexto» y que amor ásus va-< 
^Uos el de nuestro amado Soberano el Señor 
. Carlos Quarto en continuar con el mayor em-{ 
peño esta empr^a , Superior a quantas pue^ 
den imagin^^^ ; fiada en el anterior y pre-» 
dente Reynado al zeló y magnánimo mo^ 
do de pensar del Excdenttsimo Señor Coi}# 
¿e de Floridablanca , qtie ciertamente no 
eede á estorbos^ ni dificultades, óáesca^ 
séces de medios para llevat adelante tatl 
importante obra y que eUa sola dexara una 
pkñ mem^ia en Á mundd del actual , y 
jpíecedetíré reynado! - 

7 Volviendo á las lápidas fte toda^ cJa* 
les pertenecientes á Córdoba > d^ó ^e es 
hi&étíó , y Sgm de mudia^ alabanzas con^ 
servar estfXs i^établet sia^mimento^ déla 
antigüedad ypot el buen exémplo que nos 
dan y y por lo que nos enseña»; y aun hu^ 
l^iéi^ sido mtidlíd mejor haberk heclio coft 
ihas cuidado , colodbddnsí ^ c^sas de Ayuíl* 
«ítMeftt<>§ , euPórócoí , Gáleríks > ó en otm 
^te^ dónde esmi^ieseik ^pesetvadas de laft 
Intlemeiitias del tiráipo , y de mmús de ig- 
norantes } p&[óh que no se há hecho por lo 
pasado se puede hacer para h> Venidero. ^ 
S No le disgustará^ fiuescro anugo es^ 

te 



CARTA TERCERA. 103 

te bocadito ^ y desde aqui digo que estoy 
plenamente ^n jsu gracia , aunque añada qu^ 
con todo de ser tan estimables las inscríp^ 
ciones , menor pérdida hubiera sido la de 
estas en Córdoba , que la de quatro ó ciur 
<Q mil veci/ios que ha perdido en el corr 
to término de sig¡lo y medio ^ s^gun el Aur 
' tor que cité arriba , y de otros; Guárdeur 
5e aquellas; pero piense Córdoba como rein^ 
tegrar su población antigua. Saque todcjs 
los partidos imaginables de su caudaloso rio, 
y las ventajas que xeábc de su templada y 
agradable Sierra. Cultívese esta > y la tierra 
Jlana ó de pan llevar con la perfección de ¿que 
« capaz una y otra , usando ¿q los memos 
insinuados , ó de otros que sean mejores: 
y entonces se vena que Córdoba no es , m 
ía, sido en los siglos cercanos al nuestro , lo 
jque fué en los remotos , porque no se qui^ 
xe , ó por nuestra gran .desgracia. 

9 Me ocujrre ahora que es indispensar 
ble decir alguna, cosa Áo las que en cierto 
4nodo hacen famosa todavía en nuestros 
itiempos esta Ciudad , con sus riberas ddl 
JBctis ; y son los generosos caballos que se 
crian y nutran en sus cercanas dehesas. Se 
lecharla menos esta circunstancia , tratándo- 
le de Córdoba. Cabalmente acaba de llegar 
¿ niis jnanps un exemplar de cierto .discur^ 

G4 SrO 



J04 VIACE DE ESPAfJA. 

so presentado á la Real Socieckd Aragone-^ 
sa en el año de 1784 y dadp á luz el aí)p 
pasado de 1789 , su Autor Don Pedro Pa-* 
blo Pomar , segundo Director entonces de 
dicha Sociedad : el título es : Discurso sobre 
las Castas de los caballos de España , /« 
decadencia > y algunos medios de r estable* 
serlas. - 

10 Leí esta obríta con especial gusto 
por su erudición , convincentes razones 
con que prueba el asunto, y porque la 
encontré enteramente conforme á nuestras 
ideas. 

11 Atribuye á la escasez, y al haber 
degenerado los caballos en España los gran- 
des atrasos que se experimentan en laAgri^ 
cultura y Comercio ; y al uso de las mu* 
las la destrucción de la especie caballar , 
encaminada á su total ruina. Propone su 
restablecimiento después de tanta decaden- 
cia>, con varias razones que solo podre apun^* 
tar en la forma siguiente.. 

12 ^* Los Autores antiguos , Historiado- 
res , Poetas , &c. dan la preferencia para 
todos usos á losf caballos Españolas de tp<- 
das las Provincias del Reyno sin excepción. 
En la ordenanza de caballería del I>oct<Hr 
Don Joseph de Arcos , escrita en .17$ 7> 
están citados sus pasages. Aunque Andalu* 

cía 



CARTA TÉRCEltÁr íoj 

da es la parte de España mas á propósito 
para criar los mas finos , las alabanzas de 
los referidos Autores , que son en gran nu- 
mero , y de toda Europa recaen sobre loi 
áe todas las Provincias. Alaba Plinio los de 
Galicia y Asturias , Marcial los de su patria 
Bilbüu , ó Calatayud. Justino á los dé Ga- 
licia y Lusitania por la ligereza. Pomponip 
-Mela celebra generalmente á España por 
isu abundancia de hombres , caballos , fier- 
ro y plomo. Ño la alabarla ahora en 16 
^ue toca i las dos primeras especies vivien- 
tes.f> 

13 líEl P. Peñalosa citado en esta me- 
moria , y Escritor en tiempo del Señor Fe- 
lipe IV , afirma que podia España contri^ 
buir á sus Reyes con setenta y nueve mil 
novecientos y noventa caballos ; es á sabert 
hé dos Castillas \ y el Reyno de León con 
Veinte y quatro mil : los Reynos de An- 
dalucía y Extremadura con veinte y seis 
mil : Aragón y Cataluña con catorce mir: 
Valencia y Murcia con ocho mil : Navar- 
ra con tres mil : Galicia con dos mil ; y 
Vizcaya con dos mil y novecientos. Mr. dis 
Chavigni en su * ciencia para las personas de 
Corte , fol. 5 atribuye la mayor fortaleza 
á los de Asturias. Es de advertir que ya en 
tiempo del Señor Felipe IV. era notable la 

de* 



io6 VIAGE DE ESPAÍ^A. 

decadencia y escasez d^ estos animalés.t f 

14 99 Desde la edad del Señor F^ipd 
H. empezó á verificarse la expresada de- 
cadencia de la casta caballar ; y á petición 
del Reyno se hizo una ley paní que nadie 
anduviese en coche, sino con quatro.caí^ 
ballos , con el objieto de extinguir la casts 
de las muías. JSo habiendo después tenido 
la debida observancia en ^1 siguiente Reyr 
nado del Señor Felipe III. 9 $e renovó p« 
etl Señor Felipe IV.f > . ' 

15 9» Como tampoco se obícrvó des»» 
pues esta ley como era justo , á pesar de 
las penas impuestas contra los iniractores; 
prohibió el Señor Carlos II. que se usase 
de muías en los cochas 1 concediendo un 
liólo año de tiempo p^íi prove^rs^ de cabar 
líos. Son. notorias las providencias que to^ 
mó el Señor Felipe V. para reducir la$cas^ 
tas de caballos á su antiguo aprecio y vi<* 
gor : el Señor Fernando VI. mandó publi- 
car la referida ordenanza de caballería del 
año de 1757; y por fin el Señor Car- 
los III 9 que por tantos cantinos hg pro? 
movido el verdadero bien de la nackm, hi- 
zo que se publicase una recopilación de 
dicha ordenanza el veinte y cinco de Abril 
d'el año 1775.»» 

16 j> A p.e$ar de las cil^das providencias 

ha 



CARTA TERCERA. 107 

hi ido siempre á mas la diminución de ca- 
ballos en calidad y numero. No se encuen- 
tran los necesarios para el Exército á pre- 
cios muy subidos , y no ha muchos años 
que se compraban de seiscientos á mil rea- 
les. Nunca ha sucedido lo qae ahora de te- 
ii0r dehesas arrendadas para criar los potros 
desde uno y dos años lusta la edad de ser- 
TÍr y pagando el Rey raciones para lo que 
so le ha de aprovechar en mucho tiempo , y 
estando á pie Regimientos de Caballería. lia 
cosa ha llegado á términos de sacar cierto 
námero de caballos de los Regimientos pa« 
ra remontar las Caballerízas Reales : pruebd 
del abandono en que se hallan las castas. Es 
notable un pasage del ctíebré Juan de Her<» 
f era en su Agricultura » de que quando se 
peleaba con armas de hierro , pesaba el hom- 
bre con la silla acerada de doce á catorce 
arrobas ; pesos que no podría sufrir ningún 
caballo de Andalucía.» 

17 f » También ha degenerado la casta de 
las muías por la misma razón que la de las 
yeguas : el uso de aquellas en coches y car-" 
luages es la verdadera causa de la escasez 
de caballos , y la infecundklad de la muía 
acabaría en pocos años con. todas las yeguas 
de. España , si todas se destinasen al gara^f 
ñon»if 

fiCon 



to8 VIAGE DE ESPAÍÍA. 

1 8 »Con haber observado la ley' del 
Señor Felipe II. sobre la prohibición de 
las muías , todo el numero de las nacidas 
desde entonces pudiera haber sido de ye- 
guas, y los machos caballos, cuya abundan* 
cia seria hoy muy superior á las presentes 
necesidades. Los criadores hubieran dado sus 
yeguas al caballo , con el qual hay experien« 
cia de que son mas fecundas > y no al g^ 
rañon , cuyo producto infecundo ha sido y 
es la ruina del número , y celebrada castsi 
de los caballos del Reyno. £n Andalucía 
está prohibida esta junta monstruosa , perq 
no lo está en las demás Provincias del Rey- 
no ; y de tal modo han degenerado las cas^ 
tas que apenas se encuentra un buen cabar 
lio en las de Castilla, Asturias yGalicia^ 
donde fueron tan aplaúdidos.»f 
' 19 H Todas las muías nacidas^ desde ú^ 
tiempo del Señor Felipe II. ( observada su 
ley hecha á petición del Reyno) hubiera9 
sido yeguas , como se ha dicho , y los machos 
mulares hubieran sido caballos; y aunque sold 
hubiera producido cada madre en el transcuTr- 
so de su vida quatro ó cinco crias , se hubiera 
centuplicado el numero de yeguas y caballos^ 
al que España ha tenido de yeguas desde 
aquel tiempo , y por consiguiente el nume- 
ro de caballos seria mucho mayor de lo que 

ne- 



CARTA TERCERA. 109 

necesita el Exérclto, y todos los ramos de oues« 
tra sericultura y el tragino interior de ariie^ 
ros , las postas , &C. sobrando mucho pa* 
ra hacer un eran comercio con la venta de 
dichos animales.»» 

20 »» Parecerá lo dicho sobre la mul- 
tiplicación de caballos una paradoxa, pero no 
lo es. Hágase la comparación de dos yeguas, 
entregada la una al caballo y y la otra ai ga- 
rañón , y se verá que pariendo esta todos 
los años y dará catorce muías en diez y ocho 
imos y que á razón de tres mil reales cada 
una importarán quarenta y dos mil reales , 
y la primera ( pariendo también todos los 
años ) catorce yeguas , estas hijas suyas pa- 
rirían también á los quatro años y y parienr 
do las hijas de estas quando la abuela tu- 
viese doce años , hubiera producido esta en 
los diez y ocho años ciento y dos crias , que, 
no á mil reales , sino á quinientos y impor- 
tarían cincuenta y un mil reales ; queda pues 
demostrado que el producto de la^primera á 
la segunda y á razón de quinientos «reales 
por cada una de las crias , excede en nue- 
ve mil reales y y á razón de mil en sesen- 
ta mil.»» 

21 »» Excede en otros ^valores de mucha 
mas importancia, con los mayores servicios 
^e se sacarian de ciento y dos bestias fe- 

cun- 



jio VIAGE DE ESPAjSTA. 

cundas , en comparación de catorce estériles, 
aun quando aquellas se supongan mas dé*'' 
biles ,^ que no lo serkn/restablecidas las casi^* 
tas. útiles aquellas ^ara la agricultura^ pa« 
ra Postas ^ Correos , Trenes de Sd^eranos^ 
recreó de los Nobles ; para establecer coa 
ellas un gran ramo de comercio eittrange^ 
ro j siendo las m\ilas útiles solamente para 
el peso y para la carga ^ y para afear el tren 
y magnificencia de los coches ^ &c« La la** 
branza no haciéndola con bueyes , que ser 
rian los mas útiles , se podria también hacer 
con caballos , y yeguas bastas. Las muías ar- 
ruinan al Labrador por lo que le cuestan^ 
}r mucho mas al Estado por los daños que 
e acarrean ^ como se irá diciendo.»^ 

a 2 >> Supóngase que las dos yeguas en- 
tregadas al garañón y al caballo se mueran 
á los diez y ocho años , y veremos la uti- 
lidad que dexan; la del garañón catorce míu- 
las estériles , y la del caballo ciento y dos 
bestias fecundas ^ que si en los doce años 
fueron producidas por una sola yegua ^ en 
los diez y ocho siguientes podran produ- 
cir mil seiscientas y nueve.* > . 

a 3 >>La exageración del cálcuco ante*- 
TÍor , sobre parir las yeguas todos los ano^ 
y parir hembras^ se ha hecho de propósito 
para que entiendan los menos especulativo^^ 

la 



CARTA TERCERA. ni 

lo que ya de lo infecundo á lo fecundo. 
Hágase ahora otra comparación exacta en- 
tre doce yeguas entregadas al garañón , y 
doce al caballo , suponiendo que solo pa« 
ran un año sí , v otro no : las doce del 
garañón darán en los diez y ocho años ochen- 
ta y quAtro Crias estériles , y las doce del 
caballo seiscientas y doce crias fecundas. Na« 
ciendp la mitad hembras , se lograrán tres* 
tientas y seis yeguas , con otros tantos ca** 
ballos ; y en los die¿ y ocho siguientes , al« 
temando los partos del mismo modo , po-* 
drán producir diez y seis mil quinientas y 
veinte y quatro bestias caballares , cuyo nú- 
mero añadido á las seiscientas y doce que 
dieron las doce primeras , ascenderá á diez 
y siete mil ciento y treinta y seis bestias fe- 
cundas.»» 

24 w Nuestras Artes y Ciencias ñieron 
en gran decadencia después del descubrid 
miento de las Indias , deslumhrándonos te- 
soros pasageros: las Fábricas ylaAgricuU 
tura , con las demás producciones de nues^* 
tro fecundo suelo llevaron precipitadamen- 
te el mismo camino , y por consiguiente las 
{generosas castaá de nuestros caballos tan ce-^ 
ebrados por su talla y fortaleza , especial- 
mente los de Galicia , Asturias y CastUla : se 
disminuyó la población con arrojar á loft 

Mo- 



113 VfAGE DE; ESPAÑA. 

l^oriscos f con la continua transmigraciQi) ñe 
los naturales a la América > con aHstamien-i 
tos.,; lev^s , íQclutas y quintas para conti- 
nuas guerras : caye^ron particularmente estas 
cargas sobre la porción muy: importante de 
la nación , que sqn los Labradores.: faltaron 
l^razos ; escasearon los frutos , quedándose 
ios campos sin el cultivo necesario ¿ y se si- 
guieron otros males.»» 
^25 *> Se pensó en suplir estas faltas , y 
entonces probablemente fué quando se echó 
mano de las muías para labrar mas terrenos* 
Las mejores yeguas se destinaron á ser ma- 
dres de grandes m^as, empeorándose las 
castas de caballos , y vendiendo las mejores 
para el luxo de los coches , quedando pa- 
rg los campos las ma$ ruines. •> 

26 »> España sola es la que ha abandona- 
do la ventajosa labor de los bueyes por la 
de las muías; y no es,f4til de entender, co- 
mo habiendo introducido, los nuestros en la 
América las labcH'es de las .tierras, no haya 
ninguna, que no se are con bueyes : prue- 
ba de que aquí se hacia lo mismo en aque- 
llos tieinpós '..Se admiran los mismos Ame* 
ricanos de quQ en España se labre con mu- 
las, 

: I El Sefior Pomar viajó mocho por América como 
fl mi^mo dicet, ... ....... 



CkKtA TERCERA/ 113 

las 9 y no píidd^ii entender que- echemos i ' 
los perros las inútiles ^' ski' |K>de( hacer ce^ 
ciña de elks^H > 

27 ^iSolo España I como queda dicho, e^ 
la que entre todas las demás naciones usa dq 
la monstruosa especie mular 5 engañada tal 
vez con la ridicula pretensión de adelantad 
sobre el ingenio é industria de los eittran-» 
geros ^ quando ellos se burlan muy bien de 
nosotros ^ y de nuestras mula»^ teniendo en 
todas partes trenes de caldillos y yeguas mai 
magníficos que los nuestros para la osten-^ 
tacion ^ coches de sobra eñ todas las Ciu-^ 
dades para diligencias de caminos y postasf 
<^n un sobrante de caballos- para todo: lo$ 
mas bastos y grandes para tirar grandes pe-* 
sos : los finos y orgullosos para él regalo y 
comodidad : los pequeños y vigorosos para 
otros fines ; mientras España ha ido perdien*^ 
do sus excelentes castas con el suplementá 
de las mulas^H 

28 *> £n ninguna nación fuera de España 
se estiman las muías : en todas los caballost 
€l mejor tiro de aquellas sería un regalo x> 
dículo para un Sobemno extrangero j perd 
siendo de excekntes caballos , lo estimaría 
sobre manera ^ como nadie ignora. Todo* 
los Príncipes se esmeran en mantener y con* 
servar las castas de los suyos ; y el Señot 

r Tom.XVIL H Cái- 



114 VUGE DE ESPAÑA. 

Carlos ni y que cooocía bien la importan**' 
cia de eite ramo , no omitió mierdio alguno 
con providencias continuas para restituir las 
castas dé España á su antiguo lustre y vi- 
gor ; pero por nuestra fatalidad se ha que- 
dado la cosa como estaba > y es sin duda por 
no haber pensado despacio , que la infecun* 
didad de la muía es la verdadera causa de 
que no tengamos excelentes caballos para 
todos usos i de que no prospere la agricul* 
tura y y de que siempre nos acompañen los 
daños consiguientes á este. ¡Acaso tiene Dios 
reservado al Señor Carlos IV, perfeccionar 
un bien tan grande para la nación , que sus 
gloriosos antecesores no han podido conse*^ 
guirlfj' 

2g f'Las muías han sida la peste de 
nuestras famosas castas de caballos. Encon* 
trar alguno bueno en nuestras Provincias 
( fuera de Andalucía , donde está prohibido 
el garañón ) es una casualidad : aunque tam- 
bién allí han degenerado las castas en sus 
mas perfectas qualidades por otras razones^ 
pero al fin en Andalucía se encuentran caballos 
malos ó buenos mejor que en las demás Pro-r 
vincias. £1 Labrador se aniquila quando se 
le mueren las muías ^ aunque siempre se sir« 
ve de. las mas baratas : no Ipgra las cosechas 
que con los benéficQj y robustos bueyes 

lo- 



CARTA TERCERA. iij 

lograria / cuyos de&pojos le serian también 
lucrosos. Léase sobre este punto á Alfonso 
de Herrera ^ sobre la cria y labranza de Es- 
paña ) y se verá la abundancia de todas co* 
sechas quandó se labraba con bueyes.»» 

30 $f Estos útiles animales son en nume- 
ro muy escaso para lo que debia ser. I^-* 
brárase con ellos toda la tierra que se la* 
bra con las muks , y se aumentarían mucho/ 
aquellos sexian mejores, y lograríamos mejo^ 
res carnes , y abundantes cosechas.»» - 

31 »»Hay otro grave mal j y es, que no 
bastando ya el numera de las yeguas y las 
muías de España , entran cada año muchas 
de Francia; perjuicio consiguiente á la in- 
fecundidad de las muías. En-Navarra, Ara^ 
gon y Cataluña, en donde la mayor parte 
ae Jas muías de labranza son Francesas, se 
puede asegurar por buenos informes, queí 
cada, año entran mil yeguas , y de veinte á 
veinte y cinco mil muías, que á razón dé 
veinte doblones una con otra , importan qui- 
MÍentos y vehite mil doblones , . 6 dos millo- 
nes y ochenta mil pesos; que no es pequeña» 
sangría para un Reyno que igual numero de 
bestias debia tener de sobra , y vendible, no 
sirviéndose de muías para uso ninguno.»» 

32 »» Es cierto qué por lo general no son 
¿ propósito pora coches y otros.carruagei 

íla. núes- 



ii6 VIAGE DE ESPAÑA. 

nuestros caballos por lo finos y ardientes » y 
por haber degenerado; pero no hav cosd 
mas fácil que renovar castas de caballos bas- 
tos y grandes , quales fueron los de Galicia, 
Asturias , Reyno de Toledo , &c. En Aran* 
juez se crian en el dia fuertes y aptos para 
coches. ¿De donde salian los de Castilla y 
Aragón quando los Soberanos peleaban y 
vencian á los Moros , dueños de Andalucía, 

5 por consiguiente de los mejores caba-. 
os?#> '^ 

33 f9 Los caballejos de Galicia^ y los pe- 
queños de Asturias los usan al presente los 
arrieros de aquellas Provincias , y con ellos 
llevan á Madrid cargas tan pesadas, coma 
pudieran las muías mas grandes , y esto con 
ser hijos de padres tan pequeños como ellos, 

Lde castas degeneradas por causa de ha* 
c entregado las y^uas al garañón.»» 

34 »»En las citadas Provincias de Galicia, 
Asturias y otras, donde los caballos son fuer- 
tes , aunque pequeños , como que son hijos de 
otros tales, se conseguirian grandes ^ y de ex- 
celentes razas , mejores y mas decentes que 
las muías para coches, carruages y otros usos, 
solo con entregar a caballos grandes las me-. 

1*ores yeguas ; y así como los buenos caba* 
los Andaluces tienen la preferencia sobre to-. 
dos los de Europa, seria: muy regular que 
. - '^ • aque- 



. CARTA TERCERA/ 1x7 

pquellos tamSien la tuviesen por su término'i 
pudiendo llegar á ser un gran objeto de co^ 
snercio que introduxese en el Reyno las 
sumas que ahora se extraen.»» 

3$ f» Desde el fín del siglo pasado em* 
pezó Inglaterra á mejorar sus castas de ca- 
ballos para montar , y para carruaees de to- 
das suertes. £1 éxito íaé tan feliz , itiez* 
ciando las castas Inglesas con Españolas , 
Africanas y Asiáticas , que han llegado í ser 
sus caballos tan apreciables, y en tal numero, 
que son un gxan ramo de comercio para 
dicho Reyno ; sumamente acreditados en 
toda Europa , unos para montar , y otros 
para coches y demás, carruages. España es 
mas á propósito para dichas producciones; 
pues sin particular cuidado se han visto en 
ella buenos caballos , quando Inglaterra tenia 
pocos , y de mala calidad , según el Duque 
de Neucastle. Aquí hace el Señor Pomar una 
observación muy oportuna ^ sobre lo que 
le habian asegurado de que cada año en«> 
traban en Francia quince ó diez y seismÜ 
cabsJlos Ingleses.»» 

< 36 9» Aunque suspende su asenso por lo 
que toca á dicho número , es de parecer que 
salen para Francia, y para lo restante de Eu- 
ropa muchos mas , lo quales, bien sea por su 
bondad y ñnura, ó tal vez por haberse hecho 

H 3 mo- 



I iS VIAGE DE ESPAÑA. 

moda 9 están en grande estimación. Ello es qu^ 
solo los quince mil caballos vendidos á cin- 
cuenta libras esterlinas cada uno importan qua- 
tro millones y medio de pesos ^ Haciendo 
ahora tina comparación de lo que recibe £s« 
paña de sus celebradas lanas que se extraen^ 
que , según cómputo del Tribunal de la 
Mesta, asciende á sesenta millones de reales, 
se saca que le entra á Inglaterra medio mU 
Uon de pesos mas de los caballos que le so* 
bran, que á España de las lanas que vende 
para enriquecer á otros, quedándose ella 
pobre.» 

37 « Los caballos de las ya mencionadas 
Provincias de España , y de otras serian tan 
buenos como los de Inglaterra, si hiciéramos 
lo que aquella sabia é instruida nación ha 
hecho para mejorar las castas ; y no que so* 
lamente podemos contar con la dé Andalucía; 
cuyos generosos animales es lástima sacrifi<*> 
Carlos á los coches ó carruages , quando po^ 
dríamos tener grandísima abundancia de otros 
jnas á proposito , grandes y fuertes , para ta- 
les destinos, quedando los Andaluces para 

uso 
I £1 precio de las cmcuenta libras esterlinas por 
cada caballo no se debe extrañar , quando sabemos 
que por algunos de los de Andalucía se paga seis lí 
ocho veces mas , esto es , doscientos , trescientos , y 
aun quacfociencos doblones por cada uno. 



CARTA TERCERA/ «9 

tíio dd Soberano , de su Corte , Grandor, 
Kobleza , &c , y para otros usos dignos de 
su finura , fogosidad y belleza. Tan desacer- 
tado es no tener abundantes caballos en Es^ 
paña (siendo su terreno elinas á propósito 
de Europa para dilos ) y como si no hubiera 
vino en Valdepeñas , Xeréz , Málaga y Ca^ 
riñena ; garbanzos en Fuente el Saúco , seda 
en Valencia , &c.o 

38 ffLz escasez de caballos ya á la par 
con algunas carestías de trigo que se han 
experimentado. Suelen abaratarse á tal tér- 
mino en años abundantes y que ño viendo 
el Labrador compensados sus gastos y £iti^ 
¿as , no siembra sino lo muy preciso para el 
«ño siguiente , y si este se desgracia , llega 
su pobreza á una gran miseria y clamor. £i 
{^articular prefiere su pronta y segura ganan- 
"«ciá á la^del Público^ que es la que pertenece 
al Gobierno. £1 que da sus yeguas al caba- 
llo 9 no hall» al pronto la recompensa del 
trabajo y gastos que ha tenido en ks crias á 
causa del poco consumo , y este^ofisiste en 
que nadie se aplica á criar y compt]^ potros 
de destete como en otras naciones, pero sí 
á criar muías por el consumo de jellas : así 
se dan las yeguas al garañón , póropie sobré 
una ganancia quadruplicada que les r^ulta 
db las crias , ganan también en venderlas al 

H4 des- 



iiiD VIAG2 DE ESPAÑA. 

4estete'^ y salen del KesgOj. de qué so 4cá 
mueran al criarse:»»- ' - -- . • . . :. i.í . { 
39 »»£stas son las razones de la carestía 
de caballos en las mas de «nuestras ProYÍni* 
cias; y si en Andalucía no sucede la ihisihoi 
fip.es por falta de voluntad , sino por la jpro* 
liibicion de los garañones. Es^tiéndase esta 
,con igual rigor por todo elReyno.Podrii 
mandarse que nadie usase sino de dosm'uksea 
mi coche / entrando también los de colleras; 
ipero que llevase qüantos caballos quisiese! 

3ue las dichas muías se tolerasen un añó^cJo 
espues der la orden ; y seguramente desd« 
la primera remonta entregarían los: criadores 
ius yeguas al caballo en todas partes. .Ha^ - 
ciendo elección de buenos padres, sé crtá^t 
kan caballos como los de Aranjuez para m<m^ 
4ar y para todos uso^. Pero mientras los oria-j 
dores nq encuentran consumo , y los .póde-^» 
rosos o ricos que les precisa tener caballo 
se contentan con uno ó dos qüarído tieneit 
las muías á- docenas , las providencias seiráa 
inútiles; ílos caballos irán siempre á ménos^ 
por lo :que se ha dicho de que el hombm 
obra por» su particular interés, y no pot 
el del Público , que es' el que pertenece á 
la superioridad.»» . . 
: 40 «>X>exando á parte ks Caballerizas 
Reales,. y Ja remonta del£xércit;o>^ueL.^efe 
»\ ' i . . ' as* 



eácéná&r á dos ó tres mil cábsíllos , dpéhj» se 
encontrarán seis Grandes en Madrid qu¿ 
tengan media docena para su servicio y 
regaló , y entre los demás Títulos con di- 
ficultad se hallará quien tenga alguno pa^^ 
xa su persona. Los mas d6 los Generales 
áel Exército se ven precisados á comprarlos 
ide qualquiera calidad , quando se haíliin e|i 
la precisión de tenerlos : en manera tal que 
{)ara cada imo de dichos Señores que ten^ 
^caballos, habrá cincuenta que no los 
tienen , y atin se podría asegurar que seria 
j^cil sacar cincuenta muías en sus caballea 
rizas por cada caballo. ¿Y que seria si el Ré^ 
316 hubiera fomentado la destreza de los ca- 
brios Españoles para restaurar sus castas ?»> 
'; 41 f>Una de las cosas que se tuvieron 
presentes en la creación de las Maestranzas 
fué el fomento de la cria de caballos ; pero 
los m^ de los Maestrantes no lo tienen pro- 
pio, y acaso entre todos se podrá quintu- 
plicar el numero de muías que tienen ed* 
sus : caballerizas. Gasi es un fenómeno en- 
contrar en las diversas Ciudades del Reyno 
•quien por afición tenga un caballo , pero 
si muías par^ sus coches , habiendo llegado 
á posponer este noble animal á la indecen-» 
cia de la mula^ para viajar , -ó visitar sus 
posesiones.^ «^^ • ^ 



j2ft VUGE t)E ESPAÑA- 

42 «> De éste; modo , pues , es imposible 
tener caballos , no li^biendo quien los com- 
pre , Como no habria viñas ni otras cosechas^ 
faltando el consumo. Verdad es que de 
corto, tiempo acá se usan algunos caballos 
mas en los coches ; pero esto puede ser de 
mas perjuicio que provecho á la causa pu* 
blica , y a nuestras castas : lo primero por** 
que ) no siendo nuestros caballos tan á pro- 
pósito para los coches , se compran ñiera 
del Reyno , extrayendo los cauddes , que se 
emplearílan mejor en promover las c^tas or*'' 
diñarias , que podrmmos lograr mejores , y 
mas robustas que las suyas.»» 

43 f » Criando en lugar de mülas los 
caballos fuertes de gran talla y que se cria# 
ban eñ Galicia , Valdeburon y Asturias , y 
se podrían criar eñ las demás Provincia , ne* 
cesariamente caería el aprecio de aquellas. 
Entretanto despacháhdoks como mas fuef'^ 
tes los dueños de piaras con falsas oompa<» 
•raciones , sacan fatales conseqüenclas ^ con 
que alucinan á los que no se . paran en 
reflexionar. Es menester advertir que para 
Jas yeguas mas escogidas se buscan los me^ 
jores garañones de distinto pais , que suelen 
costar quatro ó cinco mil pesos ; y cruzan* 
dose las castas sale mas vigoroso el ganada 
mular .f> - . 

wNo 



CARTA TERCERA/ 125 

i 44 99 No sucede así con los caballos, pue^ 
nadie destina á las yeguas padres de aquel 
pxecio. Es un error , en el que están algunos 
inteligentes de las razas de Andalucía, sobré 
no dar á las yeguas sino caballos de su mis- 
xna casta ; desgracia que ha perdido algunas 
muy buenas. Lo mismo que se hace en ^ 
Aranjuez , juntando regularmente aquellas 
yeguas con caballos Andaluces , debería ha* 
cerse en Andalucía , y se lograria una casta 
cruzada mas ventajosa.» 

45 f» Adviértase también para quitar 
preocupaciones , que comunmente se ponen 
en los coches caballos viejos , deshecho de 
Militares, cuyo. precio no pasa de veinte 
o veinte y cinco doblones ; y sin embargo 
los interesados en las muías hacen un cap« 
cioso paralelo entre estos y aquellas de mas 
talla y hueso que ellos ,4e cinco ó seis años 
de ecíad , y de ochenta 6 noventa doblones 
cada una.»» 

46 « La buena comparación seria entre 
^1 mejor tiro de muías de Almagro , y otro 
de caballos ( sean de donde quiera , supues* 
to que aquí no los hay ) , y que fueran de 
igual talla y precio que las muías , y se ve- 
ría quales duran y tiran mas. Puede tam- 
bién hacerse la comparación entre un tiroi^ 
de nuestros caballos , que cada animal no , 

pa- 



124 VIAGE DE ESPAÑA. 

pase de veinte y cinco doblones , co« ttro 
de muías de la misma edad y precitp , y se 
verá qual tira mas peso , y qual hace me* 
jores diligencias.» 

47 ' » La preferencia de las muías es un 
capricho ó tema. En Francia , Italia , Ingla-^ 
Cerra , Alemania y en todas las naciones ti- 
aran pesos mayores que los nuestros con sus 
caballos , y la artillería de los Exérciros ; y 
si algunos usan de pxtrangeros es solo por 
luxo.w 

* 48 »> El hacer nosotros otro tanto es un 
imposible por falta de caballos , y el mal 
00 tendrá remedio , si no interviene la auto- 
ridad Soberana. Los criadores de muías, á 
quienes podria ser sensible una absoluta pro* 
hibicion, no han de contrabalanzar al bien 
general. Dentro de pocos años podrían sa- 
car excelentes caballos de riro ^ como sacan 
muías , sin tener que gastar tanto en yeguas 
y en garañones : tienen la experiencia en 
Aranjuez; y "si .se llegase á pernSitir la ex- 
tracción, como es muy probable', con la 
abundancia caballar ¿quanto mayores po^ 
drian ser ^us ganancias ?m 

49 o Tal ha sido la ilusión dé las mu- 
las , que ya no se estudian ni entienden las 
calidades , por las quales celebró tanto la an- 
dgüédad á los. cabaUos .Españoles , es á saben 

mem- 



CARTA TERC3ERA. /^ lay 

membrodos , de oreja muy pequeña \ cañas 
proporcionadas y cernejudos , cortos de quar-^ 
tillas ; distinto! de los de ahora , muy ca^ 
ñilavados , y ún cernejas , no haciendo altor 
en la proporción que deben tener los hue-^ 
sos de piernas y brazos , que son los fundan 
mentes del edificio, La gran fuerza de los 
bueyes se ve que consiste en el espesor dt 
sus piernas y en ser cortos de quartillas , y 
de rodillas anchas. Mas hueso tienen lo9 
caballejos de los aguadores de Madrid que 
los mayores caballos de Andaluda. Aunque 
su casta e^tá ya muy degenerada , viene de 
los caballos grandes y fuertes que tuvimos, 
mejores que los de otras naciones ^ como susr 
propios autores atestiguan. Ahora los quie-' 
ren bonitos y no hermosos y robustos.»» 

50 »>En el corto término de seis año» 
solos podría ten^ España increíble numero 
de caballos, si se suprimiesen las muías y ob^* 
servando la ley de los Sei^ores Felipe II. y 
Felipe IV. ; pero mientras no haya mayor 
consumo de caballos , no los habrá y ni mas 
m mekyres que ahora. £1 que hay de mu^ 
las es lo que fomenta su cria en todas par* 
tes,f> 

$ I f » Es muy de notar la salida que tie-* 
nen los machos para Portugal. Debiendo sev 
machos la mitad del ganado. mular > y no 

- ' ' ' te- 



1^6 VmOE DE ESPASrA. 

teniendo casi consumo en España en com-^ 
paracion de las muías , hay de sobra paral 
vender. En la feria de Guadalupe se des- 
pachan á los Portugueses de quatro á cincá 
mil cada año , sin contar los que compran 
en otras ferias^j ^ ■■• 

52 M Con la supresipn délas muías de 
los coches desde luego resultaría un bien 
para la agricultura , porque los piariegos de 
muías tendrian que darlas mas baratas á los 
kbradores: con la tercera parte menos de 
yeguas habria sobrado para criar mucho ma-* 
yor numero de caballos que los que se ne- 
(•esttan en el todo de la nación: por con- 
siguiente se ahorrarían pastos , entrando en: 
cuenta los que consumen mil y quinientos 
garañones que podrá haber en. España ; y 
que para el trabajo son animales ociosos.if 

53 nMas adelante irían siempre en au^ 
mentó las ganancias <de k agricultura; pues 
con k abundancia dje caballosie :destinaríait 
ios mas grandes para coches y cai^uages : coii 
los medianos se' surtirian . los Labradores & 
cortos precios , y siendo Capones , como su-« 
cede en los demás Reynos., fie utilizarían cotí 
las yeguas machorras para qualquier »usoy 
ks que ahora son de poco servicio. Habria 
abundancia p^a el Exérckq , para ks postas 
y para todo. Y si llegase el dia de que todos 

los 



CARTA TERCERA. raj 

los coches y carruages del Reyno ñiesen ti^ 
rados de caballos , ganaría tanto la Caballea 
ría del Exército ^ que podría en un día re- 
montarse toda ella sí la necesidad lo pidiese, 
$acando de cada Pueblo dos ó tres caballos, 
6 algunos de cada tiro , como ahora podiia 
hacerse si se remontase con muías.»» 

J4 f > Podrán aponer algunos que , prac- 
ticando todo quanto queda dicho , se lo- 
graría restablecer el número de caballos , pe-^ 
JO no la talla , vigor y fuerza que dio tan- 
to nombre á los antiguos ; ni prometernos 
tantos caballos buenos en las Provincias de 
Galicia, Asturias y Castilla por falta de bue- 
nos padres én ellas. Dice á esto el Señor 
Pomar que lo primcfo que debiera hacerse 
era proveer dichas Provincias de buenos ca- 
ballos padres , tanto en numero por lo me- 
nos como son los garañones , esto es , uno$ 
mil y quinientos , que, pagándolos , podrían 
adquirirse en el Exército, comprándolos tam- 
bién en Andalucía , ó de otras personas, con 
la prevención de que , ademas de ser bien 
formados , tuviesen por lo menos la talla de 
íieis quartas y tres' dedos.»> 

J 5 9} Surtidas estas Provincias con la de 
Aragón , mediante los mil y quinientos ca^ 
ballos padres en lugar de otros tantos ga- 
rañones que podrá haber , como queda dí-t 

V cho, 



128 VIAGE DE ESPAÑA. 

cho , y có^ otros mil trescientos setetíta y 
siete 5 también padres^ que hay en ellas, $e-» 
gün un estado que mandó formar el Coñ-¿ 
$ejo de Guerra el ano de 1784 , ascended 
rian á dos mil ochocientos setenta y siete 
caballos padres ( en la suposición de que se 
descartasen los que no fuesen buenos) : con 
esto solo ya seria tanta la cria en ^1 primet 
año 5 que aunque cada padre ^ uno con otrd 
jio produxese mas que doce , sumarían trein? 
ta y quatro mil quinientos veinte y quátro^j 
sin incluir las crias qué dan las Provincias dé 
Andalucía , Extremadura y Murcia f de lal 
que ahora no sé trata.w 

56 »Y aunque con esta abundancia dd 
crias Caballares no se lograría el fin mas im- 
portante de volve^á su antiguo ser nuestras 
castas deterioradas hoy , y que n^erecieron & 
lós Escritores antiguos tanto aplauso (asum 
to que pide grandes conocimientos Físicos, 
y de «Historia Natural), los medios que al 
pronto se ofrecen para conseguirlo- podrían 
' ser , según varios Escritores ^ el proveerse de 
las casta» cruzadas, las qüales en toda es-*> 
pecie y generación se mejoran , como enseña 
la cxperiefncia. Con dicho principio puede 
creerse oue la hermosura y fortale2a qiíd 
lo^ caballos Andaluces tuvieron , y que ya 
han perdido demasiado , se debió á losca^ 

ba* 



CARTA TERCERA. isy 

Kallos Árabes eiíi el tiempo de $u dofliiiuh 
cien en España.»^ , > 

57 ffEsx Xeréz de la Frontera de cierto 
tiempo á esta parte ;e han compuesto mur 
icho los caballos » siendo gahora mas grandes 
Que antes y de mas hueso. Un vecino inte* 
ligente , á quien llamaban el Soldado, conph 
pro por poquísimo dinero una mala y. fia? 
cá yegua frisona que casualmente llego .4 
Cáaiz : le echo su caballo , y le produti9 
un hermoso potro , de cuya raza se coiii« 
pusieron algunas de las de dicha Ciudad qiió 
produjeron excelentes caballos , cuyos due? 
fios se precian de que descienden .del caba- 
llo del Soldado , y de la Frisona.>t 

58 tf Vamos á otra cosa : si á Galicia^ 
Asturias y Castilla se llevasen caballos padreí^ 
de Andalucía / saldría una generación mejor. 

3ue la actual en dichas, tierras $ per^ seriit: 
e caballos jSnos , y de menos hueso quo 
¿1 necesario para acarrear «"andes pesos;^ es? 
io es f serian buenos piara la silla , y no pa- 
ra el tifo. Supuesto , pues,^ que en aq^eUa^, 
Provincias .se criaron muy grandes , y muy , 
fuertes^ seria insuficiente la prueba 4e los. 
caballos padres Andaluces : debian hacerse, 
también otras para lograrlo, todo á un tiem« 
po ain en las demás Provincias,» : r 

io «£1 modo sei^ comprar unas qua?» 
.Tm.XyiL 1 tro 



I$« VÍAGE PE ESPAÑA. 

ü'o JMít yeguas extrahgeras de diversos paí^ 
ses, como de Italia , Alemania, Dinamar*^ 
ta» Stc. con doscientos caballos de Ñor- 
n&Lñdk ) é Inglaterra , que son los mas vi* 
porosos que hoy se conocen , y abemos pof 
experiencia que duían rtias en España , y 
fiíejor se acomodan á la paja , cebada , o 
avena. Podrían dichas yeraas repartirse eli 
tstá forma : mil para las dos Castillas : qui^ 
JMiNiftÉs á Asturias : otras tantas á Galicia: 
1MÍ % Aragón : quinientas á Cataluña: dos¿ 
tintas y cincuenta á Valencia : algunas á 
Mitiéieh hasta la cantidad de las quatr^ 

ttál.ép 

6o «^Haciendo la distribución entre pé* , 
^üdéres de tierras que , temeíido pastos pro- 
)^toi i Quisiesen' comprar algunas con la coi^ 
ÚMéñ de pagarlas en diez años , les tendría 
líiiüéhd Cuenta » y aun podrían pagar con aa^ 
tifi^)áÜDÍ^ f tomándoles los potros que pro-" 
éuxesett, siendo buenos, para las Caballerizas 
Itialei f para el Exército. Pero todavía se* 
Hi iiié|or distribución entre Labradores dt 
Üfllnés posibles, vendiéndoselas con las mis'' 
táks eolidicioñes , queriendo comprar dos ó 
ÜW táda uno , los quales entrarían gustosos^ 
IMHH (ksde luego lograban bestias fuertes pa- 
ra el aradü , y tm uno ó dos potros buenos 
^ ^rodüteieii , podrían tibien pag^ en 

rné- 



CAKTA • TMCEIUL ' i ji 

fiónos de los diez afios lo que les costó h 
iñadre , reintegrando de este moda el capív 
tal al Estado y qiíb'se hallaría con animalcf 
fuertes y robustos^o 

6 1 mLos caballos para yeguas extran^ 
geras deberían ser Andaluces^, y extrangeros 
para ks yeguas Españolas. Se entregarían de 
ellos los Ayuntamientos ó Comisionados que 
ie nombrasen , y su costo podria satisfacerse 
con un derecho moderado que pagaría cade 
dueño de yegua al tiempo de la remonta.t» 
' 6a » Presentará esta idea grandes difi^ 
Cultades á los que no reflexionan ; pero no ^ 
las hay haciendo las cosas con método » y co- 
tno es debido. Todo está en adelantar cau«< 
dales seguramente cobrables » y* podrían sef 
de los propios de Pueblos, que los reinte^ 
grarían con el válbr dé los potros para las 
Gaballeríias Keales y remonta del Exérdtx)^ 
y aun mejor con las ventas para el consU'* 
mo de las Caballeríeas particulares /una rez 
f>rohibidas las muías , y gastando solo cab»< 
Uos en los coches.t» 

63 » En adelantar los Pueblos estos cau^ 
dales sería prestárselos á ellos^smos , rein^^ 
tegrando su capital en pocos años , y con 
la ganancia para lo venidero de excelentes 
yeguas y Caballos 9 'de que hoy carecen: de 
suene que nada hay de nuevo en este jpee** 
"^ 1 2 sa- 



131 VIAGE DE ESPAÑA* 

«pniento. Los Señores Reyes iFelipelI.'y 
Carlos II. mandaron .que ios Concejos don* 
de haya, veinte yeguas de cria deban tei^i 
un caballo padre: últimamente por una c4* 
dula del Señor Felipe V. del año de 1746 
se manda que se compren caballos padres 
para los Concejos del caudal de Propios, pu? 
diéndose hacer sin embargo de embargos ó 
concurso de acreedores > por el. bien de 1^ 
causa publica.» ) 

64 >»Ello es que caminamos aprisa á lá 
miseria de quedarnos sin buenos caballos^ en 
España , y ya esto se. verifica tiempo hac^ 
fuera de las Provincias de Andalucía ; y l<i 
jnas es que también sin muías robustas» poc 
quanto su p/opia producción se destruye ¿ 
sí misma , y se conoce por las muchas que 
es menester comprar de fuera del Reyno^ 
£1 mal es muy grande , y pide un pronta, 
y eficaz, remedio.» . 

6$ .»Es innegable que para que haya 
muchos oiballoses menester gran consumor. 

rque sean fuertes y aptos á tirar gran-* 
pesos son menester nuevas castas , pues 
ks que han quedado en Andalucía no lo S04 
ni lo serán, á no cruzar algunas con ca«: 
bkllos buenos extrangeros. Los costos de y^^ 
guas y caballos padres que viniesen de fuera 
s¿ resarcirian en poco tiempo con sus pro? 
. í duc* 



CAUTjy TERCERA/ 133 

€ücMi. La difkultad está én un» zelosa é 
Hteansable diftccion de castas en lo general 
del'Reyno , según practican las naciones nm 
cuitas y ecónémicas én est» ntnío tan ¡m^ 
l^i^ánte pará-bieil de sus Puebbs^a» ' 
'' 46 f » tíóy se halla esta-direccion al cu2»* 
idádb del Consejo de Guerra. En tiempo dd 
ítiftor Felipe IV. la tuvo el de Castilla:: 
después una JUÉíta de personas^ distinguidas: 
volvió al Consejo de Castilla ; y- luego i otiti 
Junta for^ádtai éh tiempo del Señor Fdipe 
V". i de tbdó Id^ ^al se dexa colegir la i» 
^observancia dé las- providencias, amtefiores; 
%á vuelta sd Consejo de Guerra , como 
*^e para el Exército son necesarios los a^ 
wñós ; |>ero lo ' scm tanco y mu pora h 
incultura f tf ansportéS-fi^ ' i.l h 

' 6j f» Sobre este importante punto pwu 
^ne el Autor del discurso hs venbjas f 
desventajas que pueden ocurrir/ en el estai» 
blecimiento acerca de esta importante direc» 
^ión , cuyas ' solidas razones pueden verso 
- demostradas ^ en el mismo discurso orieind, 
7: apoyadas con las prácticas de otras nacig- 
aes para el aumento y mejoría de sus ca¿« 
t¿: Aquí , dice , no tenemc» otra que la 
'thuy detefiorada de Andalucía^ y tal qob 
c^n^^ dificultad encontraría jtiingun cono»- 
"ttdor Inteligente eñ todos los Cuerpos > de 

-: 1 3 Cz^ 



«34 VIAGE m BSP4ÍÍA- 
Caballearía de la nacioa ( éxceptuanda U^ 
jCaballerízas Reales) un i;ahaUo.perféctap«r 
mk padre. El bien emfewtdp^ ^elc^ : ser^izíulr 
<2ajbsD r el de bueiia» píerm^.>¿§B <;abe2U(,4f!$j 
propoicioiíadaiá las otnas pp^te^.i 4 ^ S^^^ 
4^. tiene mal.ciíieUo^ ó cascos, ^4^ mal^isah- 
Idad. (Gandid jenjk gefifergpí^ 4e los |»m%' 
rtob M>ky la faisukad agJbigVjI esnt^^tilar.^t)^ 
dlo¿i]i|osxdnt»a^ii los inj^H^f, éfk<^tf^<j^ 

dos* padl1BS;;#>'/ ; ,." • ..>• o^:rín'- '• ' 

i » 6B ^rlfei ñaaion cTtldíidpM incdltaai^ifi; 
^dia y ríe desmelá.pará perffiCci^Bar sms p.f^« 
:ih]Ccioiie6 , ipi^o otra/4(t>a9^ong^st& pr^ 
oi^'ocio á l&jcásmáídad. Mn^h^ d^gra#i%^ 

2ue se Jba^^iie verifica íW'ílaívn^^ftÉrafi^ 
reel piaatto 4e <qiie{se^iat^,:S#'h4 yii^.«(i 
Madrid uno u oteo tir^ dtf^^^ballos.é^ Nofr- 
iOsc^áísL y que hm rcausado. a40Ml^iochÍí ios 
""inas: iateÜg^ates pe^r su litrn)^u£a , ^^i^»^ 
*«idad> iguaUad y total cooformacioii. JSstp 
consiste en el f cuidado qiíe ponon parg.biíír 
:car las proporciones y conformidad posible 
,fle;:los padi^es coa las madr^esi ,.y el no Iq- 
-gradb dimana ^e una or^sg y ciilpable.i^ 
-fi0r^icia.»> f '•. -: ' ' ^.' 

i' 69 j)2)(» años enterps; dice, elSej5»r 
dRfxnbr , que estivo buscando , por sí y por 
-amigos inteligentes que |eni& en^Extron^^ 
^:du£a^ Andalucía^ un^ g dps^l^o.tros ^^JA- 



CARTA TERCERA. tj| 

«lar formación , auti disimulándoles alg^net 
defectos no esenciales , y que no lo babif 
podido lograr. Esto , añade , no puedis de- 
xar de ser , porgue se están echando fam 
padres «diajilos líenos de defectos , que les 
van jMTopagwdo de una generación ¿otm^ 
<|uaiido en Normandía uno de los cuidadas 
¿el Hiperior Gobierno es no echar caballo 
lüsforoie ó desproporcionado , ni au|i é Ja 
yegua del mas pobre criador.o 

70 99 Siendo el terreno de todaEspaii 
hasta los imismos Pirineos el mejor de EmiOf 
pa para caballos , como lo aaeditó la ^x}m^ 
riencia en la antigüedad , se lograria lo m^ 
mo sdiora si se quisiese ; pero será iiiipos¿« 
ble miéiitras baya niulas hijas de yeguag. S§4 
tales nuestros pastos, y tal vx .finura » fw 
si en qualquier Provincia se estableciese um 
casta extrangera de las mas bastas » c^nsúf 
propias ye^as y caballos , se afinaria derHiOf 
do á la tercera ó qtiarta* generación «quf 
pódria igualar, á las mejores de fuera dd 
Reyno , en calidad de cafarlos de tirq , y. 
mucho antes si la raza se mezclase. Es , pues, 
Áe creer quo estableciendo castas extrange- 
nis de buenos caballos para coches, v. sr. 
Normandos , cruzando con sus hijas fop 
Ingleses y. Daneses, resultaría alguna xzf 
ZA partkujiar que fuese tan cpdiciada f§9 

14» 



tjf VIAGE DE ESPAÑA, 

ra coches , como la de Andaluc^i para 
montar.» 

'71 »Los Ingleses han hecho castas pa- 
ra todo y y entre ellas es particularísima la 
dé caballos corredores , cuya ligereza asomt 
bra hasta ir y volver de Stilton á Londres ^ 
en tres carreras seguidas, esto es , doscien* 
tas jr quince millas, 6 setenta y dos legiias 
de Francia solo en quince horas y como las 
ccJírrió Mr, Fornill , Maestro de postas , con 
motivo de una apuesta el año de 1745. .En 
tre$ horas y cincuenta minutos hizo la prii 
mer carrera con ocho caballos: en tres h 
segunda desde Londres á Stilton- con seis; y 
la tercera , otra vez de Stilton Á Londres con 
Mete de los niisnK>$ caballos ^que ya le haUán 
,$éfyido en trés horas y quarenta y nueve 
miíiutós , de suerte que no* solamente cum*^ 
plkS' Fornill con hacer este camino en quin* 
cef^horas, sino que lo hizo en once y treinta 
yM^H 'minutos. Eií Espaáa no hay caballos 
^ui: ipuedan hacer esta diligencia en doblado 
tiempo ^,9f • 

Pe. 

t (guando el Aotor de este Viage &tiiVo en lngla« 
térra, el afio 1783 se informó cadicalmente de las 
corridas de caballi» que se hacen to4Q8 los afioft 
junto al Pueblo de New Marquet , siete millas al 
norte de Cambridge , por los meses de Abril y Oc- 
tubre > y duran unos quince días» Se jiinta all| eoa . 

es- .' 



CAJRTA tercera: 137 

y% >»Pero como nosotros hemos de tt^' 
Herios corredores en estos términos , y dd 
tanto aguante ^ quando se les ha acabado su 
lotiguo vigor ; y ni buenos ni malos los te« 
aemos para los coches, sin que a pesar dé 
todo esto podamos desechar la &lsa y per- 
jiulicial idea de que las muías son útiles, f 
sin advertir que nos Van precipitando en la 
ans' triste níeces¡dad.t> 

7Í '' Nuestras delicias son las fiestas san* 
{uiimias de toros y en las quales damos fifi 

• de 

i^te motivo la principal nobiqsa de! Reyno , y vm 
sinniínn^ro do aficionados , eotre los qv^les se hacea 
ip*andés apuestas sobre los que llegan al término de 
H ^rrera mas presto. Este es un terreno continua* 
4o;de.quatpo niillaa de circunferencia : la carrera st 
kaco' tres ;ireces á^ un término al otro con tres ca« 
ballos de la misma edad , y de la misma marca , lle^ 
Vando cada uno un Caballero , que sean todos de igual 
tieso : carien ;Con tal rapidez que no parece tocao 
ca él soelo* 

Hay en varias Provincias de Inglaterra territorios 
•efialados para estas corridas , que son la diversión 
predilecta de los Inglesas. Corren sin cesar quatro mi- 
llas en ocho 6 nueve minutos , y á veces en menos, 
^n estos espectáculos de los mas célebres que pue»' 
den versef ^ por eí concurso de tantas Damas y Caba- 
lleros en coches, á pie y á caballo , y de infinito Pueblo 
drtodas i^iHades. £acan la cuenta' que una carrera 
desde Londres á t^nstantinopla , Ciudades apaf tadas 
dos mií millas , se podria hacer con estos caballos en 
sesenta y seis horas. Véase l^ifi£e fuera di Esfafy 
Tom. 2L fag. 74 y 75. Carta Ü. , 



.C3« VIAGE DE ESPAÑA. 

de estos jutilesaidniales, y ^e los desgra* 
ciados caballos » mientras los Ingleses cele» 
)>raa las suyas en todas las Próvidas con 
las carreras de caballos , lo que conduce ea 
gran manera al mantenimiento de hs castas. 
Tuvimos en España estas caoreras , tanto 6 
0ias célebres». en públicos regpci)o$ de la anr 
ligtiedad con caballos velocísimos.»» 

74 »»En el libro i6 de Belh Pimk^ 
¿ebe le^^* cpn cuidado uo largo pasage 
/desde el verso 333 en. adelante. Pice sn 
Autor Silio Itálico , que habiendo vuelto 
Scipion a España después de haber rena- 
cido á Cartago , dispuso juegos p6blic^ 
fon corridas de caballos » señalando pr^ 
filies para el dueño del ^ue corriese mas 
Telcz. Los mas eran Asturcones y QaHeéos: 
a todos puso el Poeta su no.j[nbrje 1 y cfico 
43ue el que primero abrió la earsera fue e| 
caballo Gallego Lampón: 

JSvoIat anU en^is rafidofUi jpcr mr^ 
fursu ^ 

Calhicus Lampón fugit^ at^uc ingentia 
tranat 

Exultans spaiia^et ventu post tergari* 
linquit. 

75 ^Háganse, jwes, castas, robustas y 

fuer- 



i^ertfft» p'^^va^dp Ip&.qpie, teDCttos con» 
han hecHo los Ingleses , um y&t qüeic pcc^ 
¿Í6r<^M Mle^tirasi^qtue^erao mejór«$ que las 
fuyas, siipue»tQ qué.ni^str^ {¡ermoo y* pas** 
4os sóq los jiní^os quA ántfis con prefefencit 
^ quaksqiUbci atros. BU^HOH su ipdustaria han 
^sabido luíjiií^ castas {igra, todos destinas en 
itgnto -gr^dp ^ que d(^. tpda: Europa ríes busf- 
¿aa, y.cofopran sus e^^llos> myéntísxsnor 
jKXros |d aiMi par^ Duestrp umIos tenemos.^ ^ 
> ! 76. '^J^i^sjpue^ de e^tahkcído el ócmsiur 
j||o p9W .iCQíb«s y otros c^rriiages^ ao. ha*- 
j(>r¡a eos», msjpr ^paifa § u tunaento , coino el 
jjpfrmitir ]^ extracción, yvv^i^ta.libre, \i qxíA 
á&troduqiiya ^muchos caudales etí el Royná 
JEste cow^cip Cué antes pen|i¡CÍdo i Ids Espcip 
^ples 9. y fy¿ también el mayor caudal de 
^sAad^uoes^ como 1q ailpstiguan di&reop 
4es ^scrit0res«.Quandp sé iba librando JEspft- 
ña de la opresión de losi Árabes, naturalmei»- 
ite habtia estíL prohibición. > haciéndose la 
-guiprra QAtQAC^s,lo mas, con Caballería; y 
4«quí de una reflexión.. ¿£n qUanto nume- 
*^o , de i^ei bpnd:ad y /i>rt||le:^ serían ^ntói^ 
.(;es los .caballo^ de Asturias y León , quan- 
f4o ri^sistjian. y yfockxiÁ lo^ Moros , dueños 
.de lo 0^f jor ^ la Monarquía ? Sin duda 
Jueron sus caball<>$ cqruo los de la remóla 
,jíiAtigji9daá-, Podrán volv^jsla. i ser con. til 
M . que 



I4é VIAGB^Ol ESPAÑA. 

fue 'se quiera , y se ábjmddne el permciosé 
«soi de las múla^.f*-^ 

'77 »f Enrique Vfli * de Inglaferra |>rohi^ 
bió. h saca de k)r<:áballds , y- fttf porqué 
no había entonces hs luces líecesstrias ^ 
TE ver que esta prohibición áeria causa áá 
SU) períieccionarscf ni fHultipücaíse la especie» 
coiho. después te han lográdev y mas eh 
nuestros tiempos r ^^ ^^^ ^^^s :éntnii( grañ^ 
des caudales por los caballos/ ^tí^e yendei^« 
£staL el espíritu de Comercio desaquella na- 
dÓh'^ueá sus midntós enemigos, y éil*guei^ 
ka Tííva ,. se los tenden ; de súe/te- que eá 
los I años de 1760 y{6^ les de^bári sacará 
los Franceses qúantos- querían ^ y ño habiá 
#n el £xército Francés que estaba én- Hano«» 
ver , General que 410 tuif¡eie^^cid>álIo* Inglés 
-de ochenta ó cien guineas , esto es, de qut- 
aientos ó seiscbntps pesoé , dando esta ga^ 
^Kincia al enemigc/it» 

78 » Imitemos , pues , a los Ingleses eh 
sus aciertos , ya que hemos sido tan buenos 
•imitadores de su; descuido >^hagttmo$ comió 
•ellos, Castas para todos usos coi^ itaballos y 
-yeguas de dimntóS países y- naciones: era- 
remos las razas ) y seguramfeiíte se afinarán 
en nuestro clima , y c<m nuestros pastos, pa^- 
íticulaf mente en las Provincial Séptentrioní- 
!les. Háganse otras para tirar coches , carrón» 



. ^CARTA .TJERCERA. 14^ 

tíAcpÁim y om>s grandes pesos. Btuttt estos 
saldrán muy buenos p^ra labrar las tierras, 
y ser^^ tnais a propósito qi» las imilas , co« 
SAO lo ensfí&a la practica de toda Europa. 
Con caballos se ara e» Aragón y Valen* 
cia en las tierras d0 regadío, y en mucha 
parte del secano.»» 

> 79, tiEstas clases de c^allos medianos, 
pero de fortaleza, podrían ser excelentes para 
tarruages ligeros /como sillas de postas, ca- 
lesas, calesines: abundaría por su fecundi* 
dad en los Pueblos ; los lograría el Labra«^ 
4or i baxos precios para el cultivo de sus 
tierrs^ y transportes : conseguiría mejores co* 
sechas de* todo : las mismas comodidades lo« ^ 
granan los tfagineros , y los que hacen via« 
ges a caballo.»» 

80 ^ »»Por otra piírte las castas dé Anda* , 
lucía recobrarían s\^ mayor brío y hermosu- 
ra, una vez que aquellos naturales se des* 
engañasen de algunas preocupaciones , como 
lo es , no echar a sus yeguas padres de otírá 
parte , sino de la suya , esto es , a las hi- 
jas y hermanas de dichos padres. Al contra* 
rio s^ia conducente traer algund^ de estos 
de Marruecos que han probado bien con las 
yeguas Inglesas y Francesas , pues aunque 
-^n algo pequeños ^producen hijos grandesí 
asunismo algunos Arabas ó Turcos , y tam* 
. - j .1 bien 



/• 



J4ÍI VIAGE DE fiSPAÍfeflL. 

Inen^ <«tos de Ic^ ühó^ de Dinamarca r íi* 
sulmente ¿rttzar las razas con los dé la mis^ 
Bia Andalncía , V. gr. de Xeíéz de la Fron- 
tera , donde los hay hermosos , Udrar padrea 
para<lás me|óres yegtras de la Loma dé Ube^ 
da ^ y al contrarío ; cómo también de W 
Sierras de Granada á yeguas escogidas dú 
toda la costa de Málaga hasta Tarifa, y al 
territorio de Xeréz.>> 

8 1 9>Qaalquieiisi que reflexione verá 
^ue todas estas operaciones son fáciles. Pro- 
|K>rd(»iando el Gobii&rno á los actuales cria>^ 
cicHres de muías bueuos caballos padres , ten^ 
drian la$ mismas gánatkrias que ahora, y 
con menor trabajo ; y sacando superioref \ 
caballos para coches , los venderían á tan al- 
tos precios como ahora las muías. Respeto á hi 
Mancha tienen la experiencia con los buenos 
caballos de Araiíjue^ , én donde siempre 
bait salido , y salen buenos. En dicha Pro- 
irincia de la Mancha hay la bárbara costum- 
bre de que quando Casualmente una yegua 
pare del caballo , matan la cria , aunque sea 
hembra , - por la seguridad que tienen de 
«omprar una yegua en Andalucía quandd 
la necesitan por quarenta ó cincuenta doblo- 
¡nes , que desde luego empieza á parir; y si 
criasen la potranca les había de tener igual 
«ostO| tardando á parir quatro ó cinco años.^i^ 

9>Con 



CAUTA TERCERA. 143 

82 »» Con los caballos bastos y Riembru^ 
dos que abundantemente podrían criarse eil 
Asturias 9 Castilla , Aragón , &c« sucedería 
lo mismo que en las Fábricas con los te^ 
sidos ordinarios 9 tal vez mas lucrosos que lo$ 
finos por el mayor consumo. £n Malloroí 
y Ci^^iluña también es de creer que se criar 
rian buenos caballos como se crian buenas 
muías.» 

83 ffSe hace cargo el Señor Pomar da 
las objeciones que algunos podrían poner á 
su memoria , y las satisface completamente^ 
suministrando con este motivo noticias muy 
importantes y curiosas , en confirmación dd 
la utilidad de su proyecto.fr 

84 He tomado con gusto el tnn 
bajo de hacer este extracto , ó por me^ 
jor decir , esta llamada , con varios fines, 
tiendo uno de los mas principales el dar 
á conocer al Publico , aunque jper summá 
^apüaf el mérito de la Memoria del di^ 
cho Caballero. £s este de aquellos trdba« 
)os , cuyo objeto no es el darse á conocer sa 
Autor con sutilezas ó pensamientos de po^ 
ca utilidad ^ que al cabo dexan á la Nacioíl 
en el mismo estado , 6 peor de lo que es^ 
taba ; sino el hacerle patente su mayor ¿^ 
cadeack dentro de poco , si continua en loS 
fmsjMs errores <|tte hasla ahora , sobre \A 

crias 



144 VIAGE DÉ ESPAÑA. 

crias ele que trata i 6 $u pronta y Slcú 
.restauración en ip ramo de la mayor un^ 
^rtancia, atendiendo al zelo y estudio v 
con que propone sus razones. 
V 85 Hay ciertos libros que, publicados 
yina sola vez , se quedan entre pocas manos^ 
y estas suelen ser de los que compran por 
f uriosidad lo que se publica de nuevo ; pe- 
ro de ciertos tratados se debian repetir con* 
|inuamente las ediciones, hasta repartirlas 
con autoridad del Gobierno por toda U 
nación.. Las tinieblas son muchas, y elsue« 
$0 muy profundo : es menester que las hi* 
ees se renueven y difundan por todas par^* 
tes : es preciso repetir los gritos una y mu- 
chas veces , quando á las primeras llamadas 
jjo despierta el soñoliento. • ^ 

. 86 Nadie debe contentarse con éste ex- 
tracto: léase entera la Memoria del expresado 
Caballero si quiere saber á fondo el estado' 
deplorable de bestias caballares en casi todas 
las Provincias del Rey no: las providencias que ' 
de pronto debian tomarse para que el daño '^ 
AP llegue á términos de que sea imposible 
su remedio , con el fomento de la cria del 
ganado mular , y el abandono de la del ca- 
ballar. Léase , digo , dicha Memoria con to- 
da reflexión , y sin preocupaciones, y quaU' 
quiera , quedará convencido del pesó de ' ra^- ' 



. / CAKTA TERCaZRA. Í45 

canes con <píe el Autor praebg su asuntcx 
de las autoridades en que las funda: de las 
exquisitas noticias que de todas partes ha ta^ 
mado; y sobretodo de las muchas obser^ 
oraciones que ha hecho en sus viages poc 
las' Provincias de £spaña , y en Ja Amérír 
ca¿.- 

. Sy \ £1 otro niotivo.de haberitae ocupáis 
do en hacer el extracto ha sido porque 
tdda muy de. notar que en liús Cartas Cor» 
¿obesas no dixese algo acerca de nuestros 
m^ores caballos y como son los And^uce% 
y. mas hallándose aquí las /Reales Caballeril 
zas y yfamosas dehesas para mantener y cui* 
4»r de los destinados al sdrvicío d& S. I^* 
No se puede! negar que los caballos Aibf 
¿aluces, son > ó por lo menos Han : ^do^ . 
los mas famosos 'y dignos de un Sobera^ 
no y en cuya confirmación cita di Señor Po- 
mar en su Memoria un pasage del Duqi» 
¿eNev/castle y Autor Inglés , y se halla: ea 
el capítulasexto !de su m^gutSca obra j dom- 
¿e dice : Qíu Us cabalks de España sé$ 
gstremamcnte hcrmosQ^ , j hs más dfroír 
fésito di todos para sor retratados de im 
curioso pincel , 6 para que hs montes un Sa^ 
heranú y. que en su gloria ymagestad se quie^ 
ra mostrar d sus Puehks.. > t 

f 88. £$ sin ¿uda este dogio ¿e nnestrot 
^:Tom.:XVIL K c».. 



146 tlAGE DE ESPAÑA. 

cabritos digno y muy verdadero, pero na 
para que nos embobemos con él; pues bien 
•considerado no sale de los términos de l:p 
4>elle2a y nobleza del animal , sin tocar en 
la fortaleza y resistencia. Se podría decir de 
«stos lo que Horacio dice de los Poemas: Nok 
solumfulchra suntOj sed quQcumque voUnt ani' 
mum auditaris apunto. Los caballos después 
:de ser hermosos^ han de ser fuertes 5 grandes 
y hkn forinados , que por todas sus cir^^ 
«unstanciasaf rebocen el ánimo de los inteli* 
^Btes, y que por otra parte sean adaptables» 
-según sus respectivas qualidades á todos los 
•osos necesarios , como pueden serlo en Es* 
{>aña sobre todas ¡las Provincias de Europs^ 
«gutt se prueba en la citada Memoria. 
. 89 Yo, como dixe, había de tocar at 
go estando en Córdoba de los generosos ca« 
«allos Andaluces , y he preferido á ciertas 
«jAffefacioHes fatuas las mas veces, y mal 
iundadas, la pericia del Señor Pomar sobre 
^ asunto-, como preferí la descripción de 
jhíorales , acerca de la obra y construccioa 
Wt^ua de esta, por su término, celebérrima 
Catedral. Todos los meses se fofma aquí u]| 
«kadid del ganado caballar que S. M. rient 
en l^s dehesas , y Reales Cab^lerizas de es^ 
ta Ciudad , y actualmente resulta que soa 
lifi% cabezas , c^ i saber : caballos padres de 
'* ' cía* 



CARTA TERCEIU^ t47 

einep* anos lu^ta doce, 21 : potros de! qua« 
tro hasta cinco, 42: rezelas, 3: capones 
para el servicio de Madrinos y casa ,13: ye^ 
guas en las dehesas desde un año hasta vein<* 
te, 371 : potrancas desde un año hasta tres 
cumplidos , 91 : rastJras mamones, 35 : idem 
mamonas, 33. Total 612. ' 
i .90' Muy bien pudiera añadir otro artí^ 
culo de Córdoba acerca del gran espacio 
de :1a templadísima Siqrraihorena , que su tér« 
mino comprehende : de su cultivo antiguo, 
9un en tiempo de Ids Moros , comparado con 
el ¿stado que actualmente tiene ; pero no ha* 
biéndome internado en ella por este parte, 
me contentaré con msinuar á V. lo que he oi« 
do de personas inteligentes que la tienea muy 
andada , y exáimnado radicalmente este pun^ 
to, yia lástima qué les <^a ver bellísi*^ 
mos territorios desaprovechados y abando<« 
nados á producir matorrales inútiles,: y ma-* 
lezas perjudiciales, en lugar de qiie, desmon- 
tándolos , como Don Bartolomé Basabru hi« 
xo en la misma Sierramorena del término 
deMontoro' , pudieran ser manantiales dp 
jfiqueza , abundancia - y población , mejore» 
' que las minas de plata y otros metales que 
se beneficiaron antes en dicha Sierra : á es* 

Ka . t| 

t Véase Tam. XVI. píg. ftS4< a«7< y ^ yi i d m é t> 



148 VIAGE DF ESPAÑA. 

U mejor ^u)s á lunguna es adaptable aqué^. 
Ho de Ovidio: . 

Ver erat aeUrnum ; plaeidiquc tepentibut 

auris 
Mulccbant Zephyri natos sine semine Jlons, 

Efectivamente en las üddas de esta Sierra 
nacen las rosas y otras flores tan llenas y> 
hermosas como en los jardines mas bien cul^ 
tívados. t 

91 Empecé mis noticias de Córdoba,; 
escrílMéndole; á V. las pertenecientes á lá$ 
bellas Artes , y voy á concluir 'Con las mis*' 
mas* No falta aquí uno ú otro sugetxx 
amante- de :ellas , al modo de los que hay^ 
en A^tid^y que han hecbo sus coleccio-; 
aes de pinturas ; y si este gusto se fueror 
extendiendo , como puede creerse, mediazK 
te la nueva Escuela de Díbuxo y podríamos 
esperar que esta hermosa Arte volviese al. 
estado que' tuvo en e&ta Ciudad en los dos: 
ligios anteriores , y acaso á mas alto gra-: 
do. La hermosura de la naturaleza debe con*^ 
cordar con la del arte:: lo demás tiene al<^ 
go de mpnstraoso. ? 

92 A mas de la colección de quadrofe 
que j como he dicho a V. , posee este £x<- 
CQlentísinio Señor Obispo ^ es digna depb* 

ser- 



CARTA TERCERA.^ 44^ 

«enrásela del Señor Gmonigo D« Fraadsco 
:Josepb Vülocbes > entre los qnales hay una 
-Concepción del Racionero Cono , de CmsÚt 
ilot el Nacimiento de Christo., la Adora* 
clon de ios Rleyes ,iof Santoi A^lo y Vic** 
toña, una Magdalena^ &c. t de Zambrano, el 
«Salvador dei mundo: de Sebastián Martínez^ 
«n Ajpostolado : algunos madre» de Vald& 
-ffitré ellos .dos de la Pasión del Señor: síe»- 
^pÍntados«enüminas^ de J>on Ant<>niaIV- 
lomíiié> y repccsentán la yida de Nuestra 
^ñom : un San Francisco de Asis de Tris* 
ttn^otro de PaUo de Céspedes: algunos 
-asuntos de Don Antonio de Castro: un 
&n^ Francisco ^de Vaula de Carreño : el Se* 
^pUofó de Christo ^ exacta copia de Ribera; 
iy'otím muchoi , entre ellos buena porción 
:de-las Escuelas Itafiana y Flamenca^ de pa^ 
-ikaUx mérito* : . 

' ' p^' AsimisÍBíi(i es digna de verse la: cc¿- 
<]eccién del Señor Don Cayetano Carrascal, 
cTésorero de- esta Santa Igle^a , en la quaí 
4kiy {tambij^n de varios Autores , y asuntosf 
un quadro de Pablo de C&pedss , de v»* 
nos Mártires Cordobeses: un Nacimiento, 
y los Santos Acisclo y Victoria , de Castillo: 
diferentes de Basan : algunos de Don Anto- 
nio Palomino : los hay de Sebastian Marti- 
sez y de Escuela Italiana , &c. 
-"A 3 K3 To- 



t^t> VIÁGB DE ESPAÑA. 

94 Todavía es m4s nuiíierdsa la co!ec» 
cion del Pintor D. Antonio Torrado : eti«lla 
se encuentran <}úadros de.Carréño , dctClaif- 
dio Coello , de Rici , delGreco^deMurillc^ 
de Castillo , de Zurbacán , de Pedro de You 
paises^ marliias 5 ftoréro6> y lotxM asuntos de 
<estimdbilés Autores , que no. iCSiificiftco;. Scilfr 
'Jigo que <}uálquieia didonado/ puede, ver 
en Córdoba dichas colécdones , con htiB^ 

S bridad de que^ med^ntetircortesía^der sw 
ueños^, lo lograi'áhra.tocbí su satis&^ioii 
• 9<. - Gck ió dicho: mé padece que '(fótíb 
quedar V. mipdianamente; satÍ2&cho:^d3e inti 
mansión y noticias Corc^besais*. Voyár.fo^ 
nerme' en camiho para:JÉcija por una de!»& 
puertas principales , y i^sclá del puente: «1^ 
otras se nombran de Bae^a^ de Anduxacv d^ 
Colodro > dePlasencia, de.Se^jUa, SLci^jk^U 
y desde allí con cortas mansiones coft^lnuj»- 
•ré mi marchará Cádiz;". Viciveré á ejQfibir 
,á V; de donde mejor me acomode. Bnyib 
imufhos abrazos á los aoóíg0$^{^ refiárt^os VI,*, 
y mande: al ^ue es y será «síeBsipre sityo <fel 
corazón. . &c.^ Córdoba^ » « ; • ^ r :; 



CAR- 



.CARTA QÜARTA. - 151 
CARTA IV. 

I T Legué á esta Ciudad de JEcijay qud 
r MjJ dü^á diez leguas de la de Córdoba, 
pasando por Mangonegro , k Carlota ^ y otrot 
Pueblos ,' aldeas y' casas -ds las nuevas po-) 
blaciones , que en tiempos: pasados eraá po*. 
co menos que desiertos ; pero antes de ha« 
blar de este itinerario » quiero darle á V.. 
noticia de. otro que hice años^ pasados cá^^ 
aunando desde la núsma.Górdoba derecha*' 
meiite ¿Granada , aunque naera con la pro-' 
pia idea que al presente. Me he puesto éi» 
el empeño desde el principio de nuesor* 
«rrespondencia de no ocultar á V. nada dé: 
lo que he visto , y he indagado con qu^« 
quier motivo que haya sido. 

a El afio de 1772 salí de Córdoba pa* 
ra Granada por el camino de la heiradüni*. 
Pasado el Guadalquivir se. atraviesa un buen 
tró¿o de la campiña de Córdoba , excelente 
tierra por su fecundidad para granos, pero pe« 
lada y desierta de plantas» coma ya me parece 
que tengo dicho , y por otra parte muy mala 
para atravesarla en inviernos lluviosos : to«.' 
da ella está cruzada de pequeñas lomas , y 
así continuamente se sube y baxa. A m 
dos leguas se atraviesa un monte encinar de 

K4 po« 



f¿a VfitGÉ DE ESPAÍ3ÍI. 

poca consider^ipn ,, y de yna de estas pri- 
meras lomas * tiefte Córdoba su-^ mejor vistan 
descubriéndose por lo largo de la rioera con- 
trapuesta á la Siérrainorena. : ^ y i 
: 3 Después de haber cáimfiado-1^ dos 
leguas se descubren á la dístaácia de aam 
dos la Villa dé Femaur-Nuñez , y la Giii* 
dad deMontilla. Eo la primera ha, hecho á> 
Señor el Conde de Feman-Nuoez obras ex-^ 
célentes en benéÍ92Ío de sus yasafios^: atenJ 
diendo á la iiistkuccu>h publica ^de-.Ia júvém 
md : introducirado. alguna . industria en A 
Pueblo : llevando á^efecto .plantíos conside^ 
sables V y otras cbsas¡ impo^rtántesrc-^mejóran^ 
do el P^cio propio^ que atli' tiene', efectpt 
én duda <1¿ los conoctmientDsiqasf dicho Se-» 
R¿r ha adquirido en^us largos viages por fiu-. 
ropa. Montilla consta de mil y quitíientos:v<^ 
cmos^ bien situada: repartido sutécmlno en el 
cultivo de vinas^ olivares y; tiercas. labrantías,^ 
£1 vino se estima sobre Ids mejores de Am 
dalucía para todo pasto. Logra el béne^dd 
de muy buenas fuentes á corta distancia, cod 
cuyo sobrante riegan porción dé huertasl 
Tienen algunos vecinos cria de -ganado xa*» 
bailar y bacuno. j 

4 Á las quatro leguas c|o ^ta rutase 
descubre la Villa de Espejo , en otro tierna 
£0 Clarüas Julia i es de unos trescien# 
¿ tos 



. ' CARTA QÜARTA/ i j j 

tos recinos : está en sitio elevado'; vsiQ 
producciones vienen á ser al modo delaS 
de Aíontilla, cuyas, camenas son bastanto 
parecidas* Para Ueear á Castro » <que distsi 
seis leguas de Córdoba hay JÚna gran ba- 
ilada dé tierra gredosa. Su jioblácion se re* 
|Kiita de cerca de mil vecinos > .y está pof 
la mayor psatt al rededor de un Castillo^ 
foe hubo de ' ser muy fiiérte » con los nñs^ 
mbsfrutosien^el campo de olivares ^ vino y 
llanos ipie enloa Pueblos anteriores. Este y 
•tros, qué he nombrado j^gahimenté tie« 
aen sola una Parroquia ^ y dos:á tres Con-^ 
(veotos de Regulares. Se aprovecha esta Vi« 
ila :del riov B$^)ocillo ^, que riega sus bue^ 
lías y teihpranas' huertlu • por los lados do 
Oliente >' aortei y poniente. • 
J 5 De C^rrb á Baena cuentan dos le^ 
gnas: es^ Villa.de mil vecinos repartrdoi 
en. varos ' Parroquias y y ademas hay tres 
(Contentos:» di uno de Monjas : la tierra 
fl8^quehrada^ y muy á propósito su clima 
£résco en lo6:graades calores del estío : dicha 
«tnaciob es como la de Qastro , al rede^ 
dor de lin Cdséllo, que eteá, encima un cer* 
tú 9 al qiíalcerc^ otros nms altos. Se cria 
instante ganada en sus buenos pastos í 
y la. cosecha -^uincipal se reduce á granos! 
-Tiene ia .ÍDQ¿aodidad de. unció.» que^ mé 
2v': par 



154 VIAGÉ I7E ESFASA. 

parece le llaman Maibella , y de alguna par¿ 
te de su teeritoria sacan vino generoso psi^ 
l^eckio ál deMálága. Mucha kidustxia podría 
fcaber en esta VUk mediante sus lanas ^ )t 
abundancia de exquisitas agüas^ * 
. 6 Camináada desde Baepa á Alc^a Real^ 
casf siempre ,por tierra mosituosa , de malos 
puniaos y solitaria , no encontré mas posa^ 
dá que b vema iláiY^a de laRabita» has** 
<^ la qualliayquatra leguas ir^á'la media 1»^ 
¿ua de la Venta se queda á^iñano jderecha el 
Pueblo deSnígerosi alia una'«l de Luquec » 
descubre tanübien el de Todcar: Alcaudattf^ 
Villa.grande y abundante , 4^^^ ^^^® xnaa» 
úquierda una legi^a distante del! camino : \ái 
Straviesa pot vadÍo «1 rio Almarrachon , pe& 
groso eií tiempo de^venidgsr despwn el Cáy> 
c^a y que. con dtm mchueÍ04|ue Vibne . del 
íGásttUo I se formar el rio Badajócillo. Si como 
fa6 muy corta imi mansioaeirlaihfdtz. venta 
út Ja Rábica^ kúbiera sido ialgo mas largad 
me. hubiera 'hallado' en :el lance de uaa 
atentura eanbárazosá; pues>>quando yo llér 
gtíc estaba la pobre ventera^ coo vivos db^ 
loares de parco ,' sin mas aükilio ni asisteit^ 
cía en aquel despoblado que la de su infc^ 
}Í2 marido., desprovistos de todo para uÉ 
bnce semejante. La paga por el corto ra^ 
to que aUi me detuve fue dades á aque- 
llos 



HcfS pahstá un! socorm'«Blaptado á la necé» 
sidad Y y chocolate que me pküeron.; y coa 
eso confínué. ái Alcalá Real » en donde -yu 
iiice álgd inas de inahsbn* 

7 'Estapuest^'Alcalaeaunaelenracion^y 
aunque me dixeron que consta de quatro ina 
nrecmDs;iKÍiso no pa¿r£dedthoó nUeve^mil 
MlmsBb iri«e .seis Conventos y con' dos Par^ 
foquiasv-y 'dos ayádas de Parrdqüia. La 
íglesiavde los Padres d& San Antcfn nb. et 
4esanwglada«ii lo intedor;. con todo la echan 
á perderí' ks.hojargscai ddícutas díc las pe* 
chinasv.ylde los rreitáblos. También hay 
cierta seiKÜiez -en lás^Iglesias de Santb Dx>4 
«úngo y Sail Franc^co'r.^ro los x)£natDs 
jdexémosW'á un lados afiuique los retábk» 
«laybr iy <CGBtt:erales::d& Santo 'Domingo pci- 
drian pasar , si no tuvieran columiua S¿b^ 

* 8 JUt Iglesia mayor/, que es una de lÁ 
^Parroquias i ocupa eL centro de un.Castillo 
i>astante arruinado que llaman la Mota; y pah 
.Ta llegar es necesario subir ilna penosa cUesGi. 
Xa arqiütectura de dichaMglesia es dé buen 
.dempov^con ima gran: bóveda rebaxada en 
el cén;:^j^.de mas de: veinte varas de largo, 
y áict^nDcho de ancho : toda ella^ es obra de 
cantería , pero blanqueada por dentro^ La 
xnayor parte de^ retólos y omatos ^Igle^ 

sia 



IS6 VIAGE T^ ÉSPAÍlA. 

mj Sacristía son utiaragantss. La9«9tatua{¡ 
del retablo iiKiyor, y .acunas {Moturá» de 
ias paredes son bastante buenás;"£n tiem-v 
po de los Moros'tse UasBOL esta. Ciudad- Ali- 
cata de Bénzaide por nn'Moro de'' este ape*- 

Juido.' ' •'» 'O-';"' '"'j ' ''»' '-:.T :::::: 

!: 91 Desde Alcál4 Real á Pinos: de. la 
Puente > hay cinco: leonas ; a las tiies está la 
jirtota del Pudrto'c se^as^aviesan tíeiras'que» 
liradas. y pantanosas'^ y porüconíifipkiente etk 
ufando yo lo amlnke un 'ominad pésimos 
peroibngo liotída' desque se> vari compon 
luehdo^imay biCT;' Pinos de k' Pveqte ¿siá 
situado ;en el {uiiieipSo út la iheróttCMsisuna Vd^ 
|[[a.de Gra¿a¿vd^tU^ual, y dedidiarfamo^ 
» Giodad habhüré ^>^u tiempo ;í y ahora 
{pongámonos' odra ^vtz bn el canuno ¿c Cór^ 
aóbá4£cijá. > ní.r/v.- : ^ ^- -': ^^ 
. 10 Todo este camino y que es^de dies 
iégiias i lo conocí .yo'^ hecho lin -desppbkdo 
^ligrdsoé incómodo; pero hpy<es«tngus« 
•to. d .andarlo, :aeo¿bpañado por* ambos laí* 
¿os de «casas de Goléaos , y atravesando dos 
iPudblós nuevos lder*lób mismod^jeL uno és 
láangonegroá. las tres leguas íde> Córdoba ^ 
jdi otrok Garlotaá otras tres legiiosV <^esda 
$¿uyo Pueblo hasta Ecija cuentan- qtptro, £Í 
sao Badajocillo ó Salado se atraviesa* por muy 
•bucii pueote naeyo áxo» dé leguas y media 
í.:í de 



. CARTA tíüARTA.; Í57 

jeGáidóhá, con eio^lentes trozos de óurá 
Conciuidos^ntes y después de él , y lo mi»-' 
mo hasta Écija con poxcion de puentes nue^ 
vos fabricados ültunaniente* 

II : &. esta jornada se de^ubren pot 
ambos ladoi del camino diferentes Pueblos^ 
es á saber : i la derecha las Posadas , y mas 
ahaxa Palma, orilla del Guadalquivir, etk 
donde le. entra el Xenil ¡sobre mano izquier«» 
da SantaieUa, la Rambla.» Montal van , &c¿ 
AlguQ^ trozos de monte , porción de oli<^ 
vares , viñas y sembrados » que coa las ca-» 
serías de los Colonos. en las orillas del ca^ 
mino forman una alternativa agradable á lot 
ojos del caminante 9 que ahora tiene varíot 
recursos en caso de necesidad , donde antes 
poco Q nada habia , smo soledad y tristes 
matorrales. La Carlota es ya un buen Püe^ 
blo , con su razonable fonda , que tratan dQ 
mejorarla y ampliarla. Se reduce a una ca- 
lle principal» y otra menos espaciosa , adon«<>. 
de corresponde la Iglesia» que es de tres 
:payes con su vestíbulo , la qual » sin em- 
bargo de tener defectos garrafales en mate- 
fia de adornos » así por dentro » como pot 
iíiera » hace su papel desde alguna distancia 
por dos torrecillas que se elevan del edi- 
ficio. 

. 12 En el. principio de este gran est«* 
.., ^ ble- 



tjS VIAGE DE ESPAI5A. 

blecimiesíto de las mieras poblaciones w 
se pensó tanto en, la perfección y solidez de^ 
los. edificios , quanto en disponed de pron-* 
. to casas é Iglesias para los nuevos Colonos»* 
£s de suma importancia reparar con mas so- 
lidez algunas que se han ^ruinado -eii la mis^ 
ma Carlota , y otras de los Colonos espar-» 
cidos en las dilatadas llanuras que se éxtien*' 
den por^ámbos lados , caminando á- la Cíu-^ 
dad de Écija. Sobre la mano, derecha se deS' 
cubren viñedos ,> y muchas tierras peladas^ 
en. las quales se podrían establecer mas Co¿ 
lonos , sin embargo de que los dependien* 
les de la C^lota me aseguraron llegar 4 
seiscientos , siendo uiios sesenta los del 
Puebb. 

13 Para entrar en Ecija hay una baxa^ 
da , por estar en la profundidad de luna Ve-^ 
ga entre dos altas lomas , á la margen oc- 
cidental del rio Xenil, y así está bastante ex- 
puesta á inundaciones. Se entra en la Ciu- 
dad por un nuevo y magnifico puente só-^ 
bre dicho rio, que tiene diez ú once ojos, 
la mayor parte de ladrillo. Si el tiempo de- 
vorador de todo no hubiera dado al traste 
las grandezas antiguas de esta Ciudad , no 
cedería en magnificencia a ninguna otra d^ 
de las de Andalucía. Astigi fué su antiquí^ 
¿mo nombre ^ y en tiempo 4& los Hónranos 
. tu- 



. CjsaiTA quihta: ' t^^ 

túvó el de Colonia Julia jirma. No quiera 
perder tiempo en contar los nombres qutt 
varios Escritores le han dado j fundados en 
tidículas. etimologías. Tei^o por cierto que 
JuUo Cesar , dci^pues que acabó con el par«i 
tido de los Pompeyanos eh la famosa bata-* 
Ua de Munda , dio á Écija el nombre de 
'Augusta Jirma , y que antes de este tierna 
po se llamó : Astigi. Vamos ahora á re« 
correrla para examinar lo que actualmente 
bay de notable en esta Ciudad ; y después 
hablaré alguna cosa de lo que filé antigua-» 
tnente , de cuyas grandezas' atestiguan bas*^ 
tantemeute los fragmentos de marmoles ea 
columnas de gran tamaño , en estatuas ar* 
ruinadas , en lápidas y otros monumentos; 
14 La población de Écija se reduce en 
el dia ¿ menos de treinta mil almas , esto 
es j á seis mil vecinos escasos , según yo tn^ 
tiendo , y no á ocho mil como me dixeroni 
Hay diez yocho ó veinte Conventos de Reli- 
giosos de ambos sexos , seis Parroquias, por-? 
clon de Hospitales j pudiendo bastarle une 
ó dos que fuesen buenos de todo punto^ 
una gran plaza y otras, particularidades , de 
fiue le iré hablando a V. La plaza es un qua- 
drilongo muy dilatado » y en lugar de ven-^ 
ts^ias tiene al rededor especie de corredo- 
res arqueados , en gran numero y pequeños 

i. ; y 



I^o VIAGE BE £SF^d3»L 

f desiguales, que hacen uiía viáta demasiado 
mezquina. £n las otras ventanas de las casa; 
hay muchas columnas pequeñas, y otras ma^ 
yores ; pero las mas grandes están por ¿1 
suelo entre algunos escombros de la plaza» 
en número de seis , de gran tamaño y Ro-; 
manas, como lo son otras muchas de már*¿ 
mol hechas pedazos , y algunas colosales*^ 
* ^ 15 £n la Parroquia de danta María, que 
9e está acabando de reedificar , no se venfi<* 
icarán ciertamente cumplidas las órdenes, so-^ 
bre que los oficios públicos , y con par** 
ticularidad los de los Templos , se ideen por 
Artífices de señalado mérito , y baxo la cor-^ 
reccion de la Real Academia de San Fernán* 
4o« £n dicha Iglesia puede haber la cx-i 
.cusa de que ya se trabajaba en ella qüan- 
do dichas órdenes se comunicaron á los Pre^ 
lados del Reyno mediante la carta circular 
4e 1777; pero se podia haber remediado 
en quanto á la decoración. £n frente <ie lá 
puerta hay un promontorio de piedra taq 
idescabellado en la invención , que por mas 
que se mire no es fácil acertar á que gé* 
oero de arquitectura puede pertenecer, si 
ao es que sea á la .mas extravagante en el 
estilo Churrigueriano. Encima de este pro-* 
montorio hay una imagen de Muestra Se*¿ 
,ñora^ . ^ -.; 

U 



/ i6 La Iglesia de la Parroquia dé Santa 

Cruz» que se está construyendo , UeVa tó« 

^ydavía peor camina ,. si ahora que ésta á n¿^ 

; dio hacer no procuran enmendar errores muy 

clásicos que todos advierten ; no solo en la 

decoración'^' sino en lá solidiéz , para que no 

¿9C: venga . abata antes de concluirla : á esto 

•se < exponen . los que antes de entrar en los 

excesivos gastos que causan estas obras /ño 

i buscan Con mucha diligencia Profesores de 

particulai; mérito '. ■ . . > 

1 7 Otro' será.el acierta en la nueva obra 

I V reedificación de la Parroquia de Santa Bar- 

«bara j qué- es una de las jde. esta Ciudad. Se 

: enviaron 'los primeros planes á la Acadeniia 

de San 'Fernanda, y esta fué de dictamen 

que se hicieran nuevos , como los hizo por 

encargo del Cabildo de k Santa Iglesia da 

^ TomXVH. L, Se- 

X Esta Iglesia^qae se principios fabricar quince aQos 
há y estabji elevada hasta los quareota . pies , con ja 
nave principal cerrada ^ y las dos de las Capillas. IÍa 
cosa iba dfe' m^l en peor , quando advirtieron qt^ 
.flaqoeando por los cimientos y y en parte desploniá- 
«4a j ameha^l^ una próxima ruina. Per9 últiqiameil- 
te ha habido la felicidad de encargar su compostura 
'j soliae2 al> Arquitecto Don Ignacio Thomas ^ resl-** 
'«tente en Córdoba ^ Individiía de mérito de la Real 
•Academia de.Saa Fernando, d^ cuya pericia pu^ 
den prometerse los interesados un é)uto feliz en \vir 
gar de una ruina casi inevitable que iba á suco- 



- Ka VIAGE DE BSPádíA. 

: Sevilla el Arquitecto Don Ignacio ThomaSt 
-Director ^ como ya tengo cucho á V. » de 
k Escuela de difaúxo , cuyos, planes vio y 
/aprobó la expresada Academia , y se está ya 
: tmbajando en la obra* 

< 1$ También se hace un nuevo retablo 
rmayor th la Iglesia de los. Padres Tercetos 
¿de San Francisco , habiendo practicado el 

< Prelado de dicha Comunidad Fr. Christo- 
t^bal Ximenéi Caro todas las diligencias pata 

el acierto. Aprobó la Ac^emia de San Fer* 

ruando el dibuxo que para él hiao su In- 

dviduo de méiito en la arquitectura Don 

'Antonio Fernandez. Con estas nueras obias 

ise.debé esperar ver introducido el buen 

gaúú bn' una Ciudad tan digna.como.es 

lesta y j quer se acostumbren sus moradores 

'Á no déxarse Uerar de tantos relumbrones 

dorados , de perversa talla y peores retablos 

de que están llenas sus Iglesias , sin haber 

auedado sino uno ú otro sencillo y arregla- 
o de la buena edad que las nobles Arte$ 
tuvieron en Andalucía y en todo di Reyno. 
^Ecija es lina de las Ciudades opulentas db 
Bspaña por las grandes producciones de su 
femcisimo territorio » y ha podido hacer gas- 
^tos en las expresadas obras ; pero sin tener 
á mano Artífices correspondientes. 

19 Andando por sus cóUés he visto I¿i$ 



CARTA QÜARTA/ «% 

fmSdé&^e algunas casas grandes y prínct^ 
jpalet rídtculaiáiente pintadas, y muy ínal 
empldladds I09 mimioles de mezcla en las per- 
ladas de otrts^ : la del Conde de Arenales es 
•muy otra cosa , sobre el estilo del tiempo 
medio. Hay en sus Iglesias cinco ó sets al- 
tüsímas torres , cuya elevación , sí es parii 
^fescubrir tierra , ninguna se alcanza á vei*^ 
sino la del valle inmediato^ pues las demás 
^distancias se ocultan poír las dos altas lomas 
2que estrechan la Ciudad. Lo mas extrañó 
w verlas pintadas ridiculísimamente , auíi 
jiias que las paredes nombradas. Aunque son 
«¡^yuksy h forma no tiehe ninguna elegan^ 
<da f y aun teniéndola , se la hubieran qui- 
tado aquellas chafarrinadas de colores. Nó 
jMtfece si no que las Parroquias ó los par^ 
toquianos fueron á competencia sobre quien 
ludria de hacer una torre mas alta y cos^ 
fosa I y también más ridicula. . 

ao No hay para que detenernos mu^ 
xho en lo que hay en estas Iglesias , perte^ 
neciente á ks bellas Artes , porque es muy 
jpoco, para lo que debia haber ^ digno de al¿- 
l>anz^. £n el Convento de San Francisco en>- 
contra un suntuoso claustro , con cincuenta 
y seis columnas , y otras oclio para sosteneir * 
y adornar la caxa dé la escalara , de una he^ 
wosar piedra que Hamas^ m^mol. de- Estepa 
--■ La Las 



Xas |Hnmr9$ de dicho claustro soíq éé Dcmí 

Juan de Dios Fernandez» Profesor resbdeif 

te en Sevilla , y Director de aquella Escue«* 

Ja dé Dibuxo. Me ha gustado ver el cuit* 

«dado que estos Padres tienen de dichas psh 

turas » pues las conservan muy bien con sii$ 

iCortinas de lienzo encima , y los quadros lo 

merecen. Hay otro Claustro mas pequeño 

,de ocho columnas. La portada es razonable. 

2 1 , También es suntuoso el Claustro ¿di 

iConvento de Santo Domingo sostenido de 

•treinta y seis columnas , pero los retablos 

;de la Iglesia son de lo mas extravagante^ 

y entienda V. lo mismo de los de S.sFrattr 

<:isco. y de las demás Iglesias » fuera de uno 

(l otro que permanece como despreciado ^ 

del tmen tiempo de la Arquitectura. Lo mt* 

{jor de las Iglesias en nuestro asunto sería di 

retablo xniayor de la Merced » si le quitaran 

los feísimos pegotes que le han añadido mof 

dernamente en dos ó tres partes. Consta de 

tres cuerpos , dórico , jónico y corintio , y 

todo él está Heno de medios relieves y. e^i» 

tatúas de distinguido mentó, como obras á¿i 

célebre Montañés. En el Coro de la Iglesia 

jde los PP. Terceros de S. Francisco, que ya 

'he nombrado , con motivo, del nuevo Altar 

JUayor , hice un buen hallazgo , y fué un qua^ 

idro que representa á Swt». Rosa de yiterbo 



. CÁKTA^ quauta: ' % 

frediéandb , con otras varías figuras oyendo, 
}r esta %íívñsk : Sebastíanum Gómez GraHaten- ' 
Mm kabuit Auctarun.D^ este Profesor no 
teidninos hasta ahora la menor noticia, y 
meveda tenerJa tanto y atín mas que mu-^ 
cho&'de^los celebrados.' También vi en el 
«Hierpd^de la Igse^ del Carmdn Calzado' 
deitos'^quadros glandes , que' me parecie-^ 
xi^nilel' estilo de Pacheco. La Calahorra es^ 
uh Tdsfdúo de fortaleza antigua , en cuyos 
moraikiiúes es de creer que mezcksen los 
Md^idr* muchas Mj^idas*:, y otro^ restos de 
Iraitít^üedad. 

s aa^^^fih el ingreso' de la Ciudad , vinie»* 
dd'de la Luisiana , f>asado el puente de Xe- 
láiv h«y xm ihermi6)«p p^eo á la orilla iz- 
qniarda^ la corriente de dicho rto , plan-' 
lado «de álaáiós , y con diferentes ornatos, 
jkl prihcipio sobre • quatro columiías se ven 
colocadas quatro estatuas, que representan 
^ Señor Carlos III; á los Reyes nuestros^ 
Señófl» , y al Maiite Don Luis. Si aá co- 
te»^ '\a C\\x¿aiii de Écija manifestó su afee- 
torry i devoción en este obsequio á tan dig- 
nos Séiores , hubiera logrado la suerte ae 
un instruido y hábil Profesor qué dirigiese- 
la obra , no tendrían los escrupulosos que 
criticar aquel traee militar en que están re- 
presentados los dos Reyes, y el Señor In^v 
' fi L 3 fen- 



I^ VIAGE DB ESPAÍÍA. 

fente f ni' el trage át Gorte de lá RéyMf 
con $u tontillo ^ y afa!9niao en hmMáyúnor 

?ue se hubieran íigura4o con su^ jtnámmb 
leales f y como corresponde á su mayor dcr*: 
cencía y magestad. Tampoco se hnbicmxoFfi 
metido la íniipropied^ de poner las' e9<xi*» 
tuas sobre aquellas jdtas icoluínnas en cqpceio 
sentacion dé otros tantosü^iVí/^^ ; síno.^paé) 
se hiitbierán puesto sobre proporcionfedosfiyi 
buenos .j^dostales con la debkla prdpsedad^ 
y tanahieA las : estatuas se hubieran «oéás^am 
aoá Escultor. de mayot niíriío ; pcrQ^<e$tó£ 
desaciertos, que en nada disminuyen la feucj»" 
na vdlunAd' de ios ^éry&m -AsHgifanos: f:se 
podrán evit^qüandol?s. venga lá ifldbdA 
repetir obseiquios semejasiite^ i los ^be^ákx 
nos , g.árctroÉ perspnagssjqi^^^ nsiei^6siCKÍnp 
. a 3 Este importante , y -fiesccbbpasfaoi 
QS jtnuy delíicaso en la Ciil4ád de Éaijar) éii 
donde los calores. del t verano se suebaha)^ 
cer sentir . mas que eb plíás partes por.ni(¿. 
tivo de su situación :ea)a:^rb^« Termíjiaii:!! 
sus quatro calles conornatio de coluninaff^ 
sobre las' quales se expre^in los qiíatro tierna: 
pos del año en quatro figuras de pie: , yt 
al fin á. la salida de una plaza ^ donde es-*: 
tá la fuente de los Deléíles , se ven dos!. 
leones sosteniendo las armas del Rey y lás> 
de la Ciudad. La extensioa del paseo :es de; 

mas 



Jtás ¿e ochocientas Taras » con la coüiocU- : 
dad ;de asientos de trecho eti. trecho , y do > 
algunas fiíent»; Antes de entmr en el parí 
seo V y en 'frente de las estatubs Reales , es* . 
tá colocada enimag^or elevación qneaque^.. 
Ibsv en una especie de triunfo lá estatuar 
ele San P^lo^^ Patrono 4e esta Ciudad^ d»> 
^¿n dicen algunos Escritores ^ ^ue por sii 
n&mo exteíidid ttl £vang^ en estas partí»; . 

e d4 Se trataba ^os pasados de: erigir do^ 
planta una snntnoaa fibrtc» íMra HospictOi; 
separada tiel. cuerpo de; la Ciudad « por sil 
lado occidental ) y< ya se hat>ia sacado de: 
fundamentos; pero^se ha suspendido la obni. . 
Ni- de Ho&^icio , ni de tantos Hospitales ten-' 
dna.Écija necas|dad; ponqué ^I.sé. tomasea: 
bien las medidas , no debia h^r^ pobres , fi: 
mudio ' ifiéoDs:) mendigos en iM Pu^lo rico 
d^ todas pmducciones^ y de primeras ma*»'. 
tenas para ^bricas ry otros es^bléciprienCoé^ 
en qiie se ocupase todo pobre :. y si!V. quie- r 
rotskbér imas por menor las. quafidades de. 
estaltierra. de.parbimsion^Toy á decírselo* v 

< '25 Según diligencias ;que se practica*^.; 
ron y y derrificicion que . se. dí.ó por Don - 
Ühonias Diaz Mufioz el año de 1773 á. 
a7 de Noviembre , en virtud de orden del'. 
Gonsejo , resultó que el término de Écija 
sé extiende ocho leguas de lewte á pOn 

L 4 men» 



wénte , y- siete 'd^-nortcrásúir y $iei»Ja }m\ 
circuiifereiick ^de> veinte y: quátco leguas J^ 
Resulto del laforme que ^tenia mil y trece: 
aranzadas de hüettas : qüaretita. yrdos mil:: 
doscienfOáj7fdi»deVolivmre5r: imil y ochen* í 
ta aranzadas'de Tiñ^: doscientos sesenta y i 
im molino de'aceyte: ochéntaTyjíseisl^aiíi 
res : treítit^ y dos- moEnos de ^Kan , sin jh-f» 
clfíir las tahonas -di^ la CHidaéi: dascasasrdoi 
ésta tres mfl setecientas quarenta) y seis: los 
vecinos si^te mil quatrócientos* treinta 'y ticsLq 
BersónajS capaces de* Comunión:, !sin incluít-í 
Bégularcsf -de iifibos sexos , , veinte y oeHo ' 
mil seisGieiitáS' ytmnta : íGonyentos de Re- 1 
lígio^s oñqíf ti de Monjas ocjbb i Parfoqhiáff'^ 
seis : Hospitalesvsietie : Cbrtijos en ¿I ternu*b 
IKI doscientos:' y '^uatenta;; ,;/1¡'-:t. . ;Irí^>í 

< 26 Vaiíié^ ahora á las jmeaois Bobkbio-^T 
ne^ que tut^íevon^principio :ei*^^ de 1768^^ 
soianféi^<& dé ilas::que se plantificaron en^ eú 
término -dr Écija :' priméram^te -k Lui^^ís 
siaha en el arrecife * ó canrinq Real de Se«i 
villa , distaiíte de 'Écija tres liguas , con de»* j 
cientos y qttarenfa vecinos :entre .el Pu^lo 
yí las Aldeas* .que Uaman el Campillo , Ca-T; 
ñikla-Real y Oirrajólilla. En segundo lugaríT 
la Fuente Pálníera, distante dcÉeija treilq^* 
gtoas y media , que consta de ' trescientos y> 
ciftcuenu Colonos , y sii término llega á ? 

- * V - Gua- 



CARTA QtTARTA; ^ i«y 

GuaihlqmTir por 6^te de 'la Villa de las* 
Posadas; A dicha población ^stán anexas va- ^ 
rías Aldeas ^ uHas en el término: de Écija , y^ 
ocms envíos términos:, incnltosjántes de Har--^ 
nochueW y las Posadaí. Los noiiibres de la»( 
Aldeas-son: Fudncanretéro&v losCiliUos , Vk " 
llpleon , ' la" Herrer» , Péñdbsa -, h Ventillji ; 
y>el OchaviHo r y ádemá& sesenisr* y siete ca« ' 
sas. con ^sut respectivas sueltes». - ' •• 

c a7 La Oibesa; de rías dicfabs' población '- 
nos es la Gaiiota ya nombrada 9 en témú^ 
Dor^ de lac^VUk 'de la RambW: las casas de^ 
Goleaos/ que. ac<s^pañ^ y hacdn divertiddí 
ei canino jBbe^!, se'exriqndenjoias de una 1#-^ 
gua ááteside lisiar álárCailota:;: y añitiisma^ 
se-rextieaddn/ dÍCTÓs Colcúios ^ sin salir del-^ 
término 'JkiÉf^si^ffár.úl ¿rtoyo que lla¿-» 
aán;. d¿' Oarabaio <^ en >iqueih&' incluye W- 
pequeña Carlota. { , , - : . - ] 

icaS Lsr feracidad /del tbrriti^río' de Écija 
esrinex^icabte^ tanto ^e^, según me asegu^^ 
ran»^ suele dar ^¿u^uarenta por amo/ y ániaá^ 
dresto tres ó ^atro firutos^en el año, par^t 
tkidarmente en/sus huertas ,: que pasan chP 
ouinientoi, si^ufldás todas ^ ú hi6 de me- • 
oío'dia en Jas'ribieras de Xenil ,' de cuyo im- • 
portante^ rh»^qtie tien^'sú.ongienen laSier-' 
raneVad» dis Ofanada ^.ocunáiá hablar ^tfirá6> 
ifieces y y i^wa diré que a quatuo leguas ^e 
-.V j aquí 



«Uí se UM á Giiaífalqtiivir juátxy^ la Vií> 

11^ de Palma. Hay: cria do icabialW,niuy es-I 

tmados > y basismte ganado, bac^aa ^ hnar 

y deic«da> qii«t ¿e:)iñaaeicáa0ax& lospas^^ 

to^dbcste termina Ló qüfe !yi> ^érfe der<: 

taes.que^ «Ja'et díeomofifel tngasejféA 

|»Ia. que ¿qieadá á tremtaíinfi^^fiÉacgas, yí 

»-i3usreiit3r nwlr|iefios.cl deV ^céfit. Si á és^{ 

tas riquezas cjpeAoi d tenígioí sc;, agr^a*.í 

M» ia$ que:r]i induitría podáaiJdari, ya:y» 

Au a quft ^sfiador ide opuIesiKÍ¿.yJ;pc^Ia£ÍQQi* 

jtogaria Eeifi^Se sAe iju¿ aatignáineBfe liivon 

Fabricas de lencería / páño$Fiy3cdas:py?lw ]ío¿> 

di» voW, 4,itsene¿ pbi?^ £<» ^4 iSkrm mnjh.^ 

írpropoátor para: las ^riíniemrmátrisiaside di^:3t 

chas mamía£turas«;JE&)plirttixblár oafetfSBt^r^ 

c^^fJa cikrjdd álgcwMo^y.^rcb fakdb? 

sfil a^rdvfichriíasi/^iiohp oké.^ná^dkldef Im 

grana que recogian en el .ténhind.i:;, í .; j 

;,; 2j^ Una Qudáicf :.coín0Je8t»í mdtece'' ler 

tt»y atendida y ^nc^xada^ cebio: seria bma 

ir enanchando la^ calles. v^infcijnjé' s© yti*.t 

yan hacicndb miov^s edificms^i proctirar maab 

«fe su liinpie|Ba^ y enjpédjBdoucEiri©riiQ.qtt»j 

laparte haxa áe ¿Ciudad tüncpocoiidescamp 

so al rio, por laiquál suelen^iadecfer trabajo¿i 

en Jas granidefi avenidas , y ¿omrjbpyB tambioit| 

«CO. á lá suciedad que ie advlert» «A eik&t 

3Q: ABdjaJe suqsde: ia/mí&m<{ qu&á^ 

í , Cor- 



.CARTA QVA3kTA. T i^r 

GordoBi 9 «n quuttQ á W descripciones rídí«: 
Gulas'i^ucrjdé iá)ba¿vCiudade$ hán.fmblicada: 
dífeiñéntés ¥ iagero^ de ibera dé España* Con*- 
tetttos^ can indar un par d^ calles ^ y entrar^ 
^ alguna Iglwa ^ yá.^pen harta para pre» 
aent^ 4 sai nacioneskíespoctiyas. una déscríp^*. 
don dfe}IoTÍ|ae ño han anacido , nijegEámina'»' 
A^i jctálHcez no hanr^to^ £$taa dos Ciudá*^ 
degieüsáflDaltpasQi de.Sevilla:y Cádi|: ^•adonde' 
loi caminafte^südbit .diiá^. k pfoa^ por sus^ 
iotcpresea^ ó ^ otras jwones^; parten al otro- 
éáA ^üé.iUc^ion y Jmcio^^ dos ó 4sre$ horas*: 
de tiempo^ creenutene^ estudiada aipiella- 
Qudád }y.^ue ha^nipara habbr de /ella^ 
buac^n^cÉroi Viageci^^qiíQ . les han precedan 
do>^;)!rJasi Weroii tal fvez^^bl mismo modo* 
cpie^éUos;^ ^icon esto {nrestntán un libro á 
tOS: liaaibaJknoide JespcQpiósitos , dexándo*^ 
la dn.íajmi^s; de ioi^qu^Üe habián de conK 
tar , ó; £b cuentan disparates que otros faaiit 
imaginado sin , fundamento ni verdad.! . . . -t 
" 3'ij %|Qué hubíeri.Yv.bech0 délas Car- 
t^ .qiie^yorlé escrilbí.ide fuera de £spaña;> 
sí ' bubbr^ stdo^t;c$fe Mmmo} £i mismo 
Mr. Bouguolnt^ é quien, hemos ccmocido ea 
^drídvsugetó de.lwyfbuenas plrendas é 
instraccion, en.su Norotau Voy age m Es» 
fdgne y sin embargo de ,que habk con mas 
oircunsplefitifin y exactitud , que atrosIV:ia?<) 

ge- 



17^^ VIAGE' m ÉSPAfDl. 

geros sns páysáiíos s' ya ha yist» ♦¥! 5 lo- 
que reduce su artículo dis Córdoba:.^' que 
ola Catedral sirvió de Mosquc» A''te$''Mo- 
99 TOS :/ <]ue es un quad^ado dé cseflC0> y ds»^ 
M cuenta pasos: sobíc ^cí«ito. treinta • y- <¿faOy^ 
»»con buenas luces; -peiK) muy baaubrquoe 
'»id nuntraro de columnas de mámid:- qué^ 
9> Ja sostienen se iaprc^simflrá á seboidntas $e^' 
*f gfun su p^u-ecéitt'^^ueiori^de uri*.xoW^ne^' 
»>grizcq y sin basak ni -capiteles t^i^e^M^uU^ 
Mta un todo poco "agradable á lo$>o^os?^qüds 
9'porttanto dicha igtesia( es mss^piiistóp^t 
Msii bizarría^ que ^>o^:: sus belkoeasyvttítla-^ 
»»deras; pero que enne. tanto; ^$ ¿di^cio^ 
ttsosrenido por itn^bpsque de'€oh)nNiaci,'Cer«^ 
M cado de Capillas ; en lo^ genwaJ mí^hieíP 
9>ado]ftlada$ /tiene' dgunaxosa d^ gfodde; y» 
»>que. lob Christíqnos rjiespuesi^úeida/ .haii¿ 
•«consagrado al Dios i^erladko y^no la-hani 
•» hermoseado, sido tomando espadés^parat 
»t establecer algunas Capllias^,, ' t * - • í '' 

-32 No le parece'^á V. si coif>%sta des- 
cripción quedarán bíi^nidnstruidos^ IpsttFranwí 
ceses:, y los quefe iean de lo^ que es I¿i 
Gatedral de Córdoba , y que "le tendrá '£■ 
ninguno la gana de verla. Seria perder tiém* 
po en contradecir da<>ra especieSetanvSOper-• 
ficiales 'é inexáctais, después de las noticiar 
que. le he dado^dé didia Catedraiien las 

•: . dos 



. • CARTA QÜARTA.: ^ty^ 

¿os C^tas en qué le hei balado ideella/y 
de ló* que contiene. También lo sería hacer 
jslto en k) jque le j^ucedio con los descorte- 
ces poírtecos^coxnp dice >. mientras éntrete* 
;]iido> en contar, las columnas , se había pa* 
jado la hora de cerrar las pucrt;as; y con 
Jos 4<M perros qoie \: oomo ya dixe á V. en 
otra ocasión , se quedan dentro , y también 
la jraa>n porque ie^qyedan; por ser espi»* 
des iHen ridiculas^ que á nadie de los que 
ks lean pueden interesar .ni poCo ni mucho. 
: :9g'. Agesto $e;iedi%cén las noticias que 
da de Córdoba y de su Catedral el Señor 
Bóurguotn.. De ésta Gudad de Ecija habla 
mucho menos este estims^le Viagero^ pues 
nada, mas dice » si no que es grandt , bün 
hatic yit. V une desplus jolies de F Anda- 
Jüusie ;/ y añade después que al salir de Éci- 
ja hay un obelisco de mal gusto , y que se 
jpasa el Xenil por un buen puente; Este 
obelisco no lo ha habido antes ni diora en 
Jtalparage, ni en otro que sepamos, y por 
tanto es de creer que dé el nombre de obe^- 
Jüsco al . monumento donde está el San Pa* 
h}o j que le he nombrado á V. cerca de las 
columnas , sobre las quales están los Reyes» 
aunqne por ninguii título le corresponde 
tal nombre de obelisco. 

34 . Pero doexnos estas bagatelas ^ con 
¿' / otras 



f»7st VIAGE DE^ESPAJÍA. 

tetras muchas sobra la etímología del. boi^^ 
-bre Astigiy en que ( digase con el debula 
«espeto) han gastado nuestros Escritores ^ «a 
-excluir los mejores ^ muchas ho^s , las mas 
-veces cbn etimologías tenebrosas > por dertft 
similitud 9 aunque violenta del nombre de 
aquel Pueblo , cuya alcurnia buscan , cott 
alguna palabra de otra. qualquiera' lengua 
^ttitigua: de suerte- que . Edia , yc^rásmu^ 
chas de las mas célebtes Ciudades de £s* 
paña , según escos fundamentos, htá^sorain si- 
tco en su origen hijas de muchos padres á 
un mismo tiempo. -^ 

35 Siñapartarnos^deEcija, uaoslahar 
cen fondacion de Egipcios , otros de Feni* 
reíos « otros ^de Griegos , otros de los Cel* 
^2s : quien quiere que sus fundadores rini^ 
Jen de Atenas , y quien de Creta i y no &l- 
rta quien le da por padres a ciertos Almoi* 
des y gente desconocida é ignorada , que aun 
so se sabe si eran del norte de Europa, 6 
del oriente de la África. Los que pretenden 
cue la fundaron los Romanas porque le 
^eron el renombre átjtdia AuguitaJirntOf 
dicen un disparate tan garrafal , como si di^- 
zeran que &STÍlla no existia con el nombre 
de Hispaiis i]uando los Romanos la U^ 
marón Colonia Rtrnulia , ni Córdoba con el 
fde Qorduba^ quaado emp^aron-los. mis* 
^ mos 



,wms 'Rommkos á üamárkCsíiAM Patricia^ 
•;:, 36 Ot» cosa vpy á decir, y es que 
ciertos Escritores ^ sesm los que se ^ieit, 
-ao ^ece síkio que han agotado la sutilett 
;¿e su jfliaginacion , pensando honrar á sti 
.pi^ia con darle. por padres y fundadores 
Aoertos danzantes que , llevados probare- 
.«lente de su codida y rapaz Inclinación, v(- 
lueron á saciar estx» vicios «d España ^ ^ 
m Ciudades y Pueblos ya fondados /opu- 
lentos,, ricos V y acaso mas antiguos que Üs 
;^áuyds: unos coik pretexto de amistad: otí^iis 
^nigañndo con ¡astuciasy ficciones á una n^ 
cion njituralmente senciUa y buena en todas 
h% edades ; y otros por fin con la violencia de 
Jas armas á Pueblos que sin recelo ningunb 
cultivaban sus tierras , y reposaban en pr^ 
fimda paz y tranquilidad con sus £imilfas. 
;. 37 Digo, pues, que los tales EscnW 
«es en lugar de dar un origen esclarecidt> 
á nuestaro» Pueblos, tal vez solo dan muy 
infeliz y despreciable : quanto mejor y m^s 
lionroso seria para eUos dexafles con su 
imncipio inmemorial , y remotísima existen» 
<ia ,. antes que ninguna de estas lejanas ná- 
ciones viniesen á usurparles sus bieiies , á 
«esclavizar su libertad, y a inficionar sus vir- 
Jtudes y laudables costumbres ; y últimamente 
á sacarles el oro j la plata de sus minas tan 

ce* 



^^^6 VIAGE DWESPISJL 

celebradas de todos los Escritores antígUM. 
t 38 Np quiero pasar: de aquí sin traer 
,á cuento un pasage del célebre Salignac, Af- 
izobispo de Cambray , en que describe la an- 
:tigua Bética , sacada d^l libro qnarto de. Ja 
^Odisea de Homero por Adoamo , £scrít<yr 

Griego, para confirmación de las virtudes 
.y prendas de sus antiguos moradores , y «s 
.en los témttDos siguientes. 

39 »»£1 rio Betis corre por un pais 
rférdl y baxo^ de un apacible clima » cuyo 
:€Íelo está siempre^sereno ^. Ha tomado el país 
.nombre del río, que desemboca en el Océi* 
,no, harto cercano de las columnas de Hércu- 
les » y de aquella parte , en donde el mar fti- 
íñoso, rompiendo sus orillas /separó en lo pá^ 
sado la tierra de Tarsis de la grande África.»» 

40 M Parece que conserva ^quel pais las 
.delicias del siglo de oro : los inviernos allí 
cMn templados, y nunca. soplan los desapo* 
derados aquilones : el ardor del estío se tei»* 
pía siempre con los frescos zéñros , que háí- 
da la hora de medio día vienen a moderar 
el ambiente : así que todo el año viene á 
ser un maridage de primavera y otoño ^^que 
parece se están dando la mano! La tierm 
en los collados y llanuras produce todo 

Á 

^ É Se ha de entender regularmeiice. '^ - -' 



. CARTA QÜARTA. 177 

el año duplicada rc^eclia. Las montañas es^ 
tan cubiertas ¿é ganados que rinden lana 
finísima r buscada de todos ios Pueblos que 
le conocen.»! 

^ 41 i>Hay en kqfiella' tierra tan hermo- 
sas níiñüs de plata y oro i pero los natura^» 
les » sencillos y felices con su simplicidadi 
no se dignan^ ni 'aun de contar entre sus 
riquezas el ofo y |>lata. No aprecian ellos 
sino de jo que vei^daderamente sirve á las 
urgencias humanas. Quando empezamos 
fiuestro comercio con aquellos Pueblos » en^ 
coñtramós entre ellos empleado el oro y la 
plata etí los mismos usos que el^hierro» co« 
J0O seria si se aplicasen á los arados para 
romper la tierra. Como ellos no tenian nin*^ 
gun comercio fuera- del país propio , tam- 
poco tenian necesidad de moneda alguna/ 
Casi todos se ocupaban en cultivar la tier-* 
fa, ^ en manejar ganado. Vense entre ellos 
no muchos Artesanos , porque no quieren 
permitir sino las Artes que sirven á lo que 
precisamente han 'menester los hombres.»» 
4» »> Fuera de esto, siendo la mayor 
parte dados al cultivo del campo y a criar 
ganado , no dexan con todo eso de ejercer 
las Artes necesarias a su vida parca y sen- 
cilla» Las mugeres hilan aquella bellísima la^ 
na y y hacen piiños finos de maravillosa blan- 
. Tom. XVIL M cu- 



178 VIAGE DE ESPAÑA. 

cura. Ellas hacen el pan, dÍ3ponen U cd^ 
snida ^ y les es- fácil este trabajo ; porque 
no se alimentan sino de fruta y ledie, y 
raras veces de carne. De las pieles de 1q» 
carneros hacen calzados ligeros para sí mis* 
mas y para sus maridos ^ y para sus hijos* 
Hacen tiendas ,' algunas de pieles eni^eradas^ 
y otras de cortezas de árJ>oles: lavan sut 
vestidos , tienen su$ casas con. aseo y órdeit 
maravilloso, y trabajan toda la. roipa de la 
familia. Es el vestido fácü de hacer ,r potn 
que en un clima tan ir^mplado^ no s^ }him 
sino un trozo de vestido. df paño,'y,ligerpy 
no cortado al talle , y qtie cada uiipxific^ 
al cuerpo con muchos pliegues, para ladecenrr 
cia y dándole h figura quji; mas le^grada.-**: 
43 99 Los hombres , amas de sii gana* 
do y tierras, rio tienetí otras Artes en^ qué 
exercitarse, sino en las que sirven de tra-^ 
tajar el hierro y la madera. No se. sirven 
del hierro y sino en los instrumento^ nece^ 
garios para la agricultura. Son para ellpa 
inútiles las demás Artes que miran á la gr«^ 
quitectura , porque jamás fabrican casa al- 
guna. Esto ) dicen , es demasiado ¡isirse á 
la tierra , hacerse habitación que durará mu-> 
cho mas que nosotros : bástanos defender-i 
nos de las mclemencias del tiempo. L^ otras 
Artes estimadas dje 1q$ Egipcips , Griego^^ 

y 



.t5JLKTAQÜARTA;7 tj^ 

yáewnt^^PuebíoíJ que se dxddft bíéíi gobef- 
vsAa^s las tomidárai^ como invenciones de 
la soberbia y afeminación.^^ • 
.44 MOttdñdo $é les liabla de aqtieitoi 
Pueblos qtke tienef^ perfumes /deliciosos < 
manjares 1 é itistrümentos: que halagan coii' 
la armonía ^jc^las Artes de labrar ¡magnifi-^ 
eoi edifick»^', '/muebles «de oro y plata ^ pa-í » 
noí bordad(>sv y exqtiisím' piedras precio-- 
Sás ) responden t esos Pudrios son muy des^ 
venturado^ ^ empleando tanto trabajo é in». 
dustHa en adulterarse á sí propios. La su* 
per^iiidad afemina > embriaga yi-atormenta 
á-losrqué la tienen; provoca i los qué ca** 
recen de ella á- adquirirla-: con injusticia yí 
violencia. No puede Uamarstr^lin bien á lo. 
sdDrádó que para anadie sirve ^ sino páralos 
tnalo^ hombresi ¿ L09 de esos paises^son pot' 
venturármás-róbkstos qué nosotros? j Viven-^ 
mas aíios? ¿So» en^re sí ttm conformes ? ¿Tiewí 
tteá vida mas> qttieta ^ masíibne , y nías agrá* 
dablel Al contrario deben set ielósos unoi* 
de ^«ro5> carcomidos de uha vil. envidia^ 
inquietos siempre* con la ambiition | el mie*^^ 
' do: y la avatida; 6 incapaces de aquellos^ 
gustos que son sencillos y ptlros:^pofqué son^ 
esclavos de -a({uelW necesidades falsas ; de^ 
£is ' quales han hecho que • dependa ia felí'^^' 
ddadde su6¿vida«. Así* hablan. oqubHoi hom¿I 

M a . bres 



i8a vmts^DE Ksra^. 

bres que no haa'^preadido otra pradeotít' 
smola que ensena la. perfecta. naturaleza.?»* 

45 « Tienen -Jiorror taiñbien á nuestra; 
galantería ;.'y ek meoester confesat^pie la:jde 
estos Pueblos es muy grande cii,$u camlí-í 
dez. Viven todos juntos sin dividir las tíer=ti 
ras, y cada familia se gobierria pof su cabeza^ 
que es ch ella el Yordadero Koy.qué lá rige á> 
su voluntad. £1 padre do familias tiene dere^f 
cho de castigar á cada uno de sulhijos.ó me-r< 
tos que hace .uor acción mala ;^ pero antes 
consulta á Ip/restai^te de la = familia. Casi 
nunca sucede que se castigue. á alguno, por-, 
que las. inocentes costumbres :, U buena fé¿ 
la obediencia , y el odio contra el vicia, 
viven en aquel delicioso pais.^f , . . / 

46 »> Parece que Astrea , laqual dicwií 
que se retiró-jal cielo , vivé escondida toda-pi 
vía entre aqpellos hombres^felices. Notie-y 
nen necesidad de> Jueces^ porque los sifiplem 
sus propias condencias.. Son comunes Jos- 
bienes; los frutos de los árboles, las le^. 
gumbres , y la leche son nquezsas tan abun*. 
cantes', que Pueblos tan moderados no han; 
de Imenester partirlas. £s ^an bello el pais^ 
y toda ^familia ^es andante , transportando 
sus tienvlas de ilá territoóo a .otsro , quan-^ 
do ha consumido el fruto y los i pastos det 
lugar doiide.intes estaba* D,¿9Sta: suerte no. 

• ' .5 tie- 



^ CAUTA OITARTA; i5i 

*laeneñ rélftas^K^ defender los unos de los 
*t$tros j ys¿ aman con un dmor fraterno que 
ninguna icosa los pertuii>a. Lo que les man- 
ctiene en esta^ t)az:^ concordia y libertad es 
la priyacbn voluntaría de las vanas rique- 
■«$ y placeres engañosos.^ 
í 47 ffÑo fcay entre ellos mas preemi- 
nencia que la de los ancismos' sabios » ó (^ 
'k raira pr^encia de algunos jóvenes que 
iigualan á los viejos consumados en la viif- 
^ixd. En aquel pais , apiado, de los Dioses, 
•nunca expÜcaü su bárbara y peálente tóz 
el engaño i la violencia , ^1 pirjurio , los 
'pleytos y las guerras. Allí la tierra jániás 
se tino de ^ngre huiüaha, yapénasrséha 
^isto correr si no la^de las reses.ff 

48 9i Quando se les dá noticia de las 
itangrientas^ batatas \ de las veloces conqui$- 
tas i de Ks ^ruii^ dé esta4os que se ven 
en otras naciones, no pueden acabarse de 
admirar. ¡Qu^ (dicen) no son h^to i^or- 

*«des los hombresí, sin que ^'Mn una pron^ 
tta muerte iinos á otros? ¡La yida^que ^s 
tan breve, parece á estos hombres tan di- 
.latada? ¿Están ellos sobre la tierra para des- 
pedazarse entre síy y hacerse mutuamente 
Jnfelices?^ ' 

49 »>Á mas de esto los Pueblos de la 
'Bética no pueden comprehender como se 

M3 ad- 



iSíí YIAGIl PE KPAfTA, 

admira tanto á los conqwsiadpíí^fqjWr «h 
juzgan grandes Imperios. \Qm bcura (ear- 
-claman) es poner, la felicidad prppia en gcr» 
bernar áí otros hombres , cuyo gobierno es 
^de tanta pesadumbre , si.se ha de manejar 
con razón , y conforme á las ley^S. de la ^s- 
4ic¡a! ¿Pero qüfe d^leyte pu^de haber en 
gobernarlos coAitra <su vol]¿ntad?t>'. : 

■ 50 »>Quanto puede hacer die^grande un 
hombre prudente es sujetarse á mandar á 
^un Pueblo Jócü , que le suplica sea. su píi- 
,drc y pastor ; pero gobernar los Pueblos 
con, yioleiv:ia 'por sola, la .gloria de mandar, 
>cs una gran desgracia. El wnquistador es un 
^insírumento 'de: losr XKoses íodigftadoS íon- 
tra el género huníanó , y para ^«4 arrebata- 
.¿bs del ímpetu de-sU s^ña > entiendan el es- 
-panto porjtodas partea, el despefcho ylamj^ 
rfieriaj en ib t>sra.' iéítruir los , Reynos , y 
esclavizar a los hombres,»? •" :- . 

54 f?¿ Un. hombre. que solif^itaJa glo- 
ria > poryentura no la halla^.Iá.suícieñte en 
legír con iprudencia. aquellos. Pueblos giie 
Jos Dipsesi le han siijetado? .¿í^r,eerá tal ve? 
que no puede ser digno de algún elogio, 
. sino con hacerse iiíju&tp , violento , altivo, 
usurpador y tirano de sus vecino^? No és 
menester pertsar' jamas en guerra, sino pa* 
ra defensa de' la patria libre. Dichoso el qw 

no 



CARTA QUARTA. 183 

fK> siendo esclavo de otros, tampoco tiene 
la loca ambición de esclavizarlos. Esos gran-^ 
des conquistadores que se nos presentan con 
tanta gloria son como los ríos que , saliendo 
de sus madres , destruyen las campiñas que 
habian de regar.»» 

52 Prosigue después hablando en estos 
términos de los mismos habitadores de la anti- 
gua Bética: ^ aunque tienen uvas en abundan- 
cia no beben vino, porque, dicen, que es 
el pervertidor de los hombres , y una es- 
J)ecie de veneno que hace al hombre fre- 
nético , y lo transforma en bruto. No tie- 
nen mas que una sola muger que mantie* 
nen mientras viven : la honra de los honv 
bres depende de la fidelidad de las muge- 
res , y la de estas de la fidelidad de sus ma- 
ridos: entre ambos se reparten los cuidados, 
teniendo el hombre los de fuera de casa, y 
la muger los de dentro. La templanza , la 
moderación , y puras costumbres les déxaa 
gozar de una vida dilatada.»» . • 

53' »>Como esta sabia nación jamas ha 
hecho ninguna violencia , nadie desconfia de 
ella , y los Pueblos vecinos la respetan poí 
su virtud : si alguno se entra por sus tier- 
ra$ , fácilmente se las ceden , porque dicen que 
mientras haya tierras libres no quieren de*^ 
&nder las que ocupan contra quien las qui^ 

M4 ra 



i84 VIAGE DE ESPASA. 

ra señorear. No hay entre los moradores de 
la Betíca ni orgullo , ni infidelidad , ni an- 
sia de gobernar , de donde proviene el no 
tener que temer de sus vecinos , a quienes 
siempre dexan en paz. Antes de dexarse es* 
clavizar abandonarían el pais , ó se dexarian 
matar. Es tan dificil sojuzgarlos, quanto ellos 
están ágenos de sojuzgar á otros , y en esto 
consiste que siempre entre ellos se manten^ 

ga la paz.99 

§4 Si todas estas cosas que dixeron los 
Griegos millares de años há de los antiguos 
moradores de la Bética son ciertas , como 
es de creer , ¿que origen mas noble se. les 
puede buscar? Llenos de virtudes y en una 
paz profunda , libres , y también religioso^ 
observadores de la Ley Natural >"se jián 
brevemente multiplicaixlo hasta congregar- 
se las familias en los territorios mas fértiles 
y acomodados , á los quales pondrían sus 
nombres , según su antiguo original lenguar 
ge , hasta que con engaños y falsos pre- 
textos fueron invadidas ya por unos , y ya 
por otros injustos conquistadores., mudaiidó 
hasta los nombres que aquellas gentes bien- 
aventuradas dieron á ^us felices Pueblos; 
bien que de todo punto no los pudieron 
mudar , porque aun hasta hoy , aunque cor- 
rompidos , quedan sus rastros^ ynaturalr 

jnen* 



. CARTA QÜARTA/ i8j 

mente eran de aquella lengua que nuestros 
antiquísimos pobladores adoptarían en la dis* 
persion de las gentes. 

55 Vaya V-. á buscar si la palabra As- 
figi 9 y otras desemejante terminación es, 
6 tiene su origen en la lengua Caldea , en 
la Hebrea ó Fenicia , en la Céltica , ó en 
otras de los que vinieron á mandar y á su- 
jetar á los antiguos Españoles : á prostituir 
sus costumbres y sencillez , y últimameilte 
A oprimirlos y esclavizarlos , como^ hicieron 
Griegos , Egipcios , Cartaginenses , Rob- 
iñanos 9 y los otros opresores que ya se 
sabe, siendo el ludibrio de las tiranías de 
todos. ¡Y ha de haber con todo eso quién 
todavía ponga su gloria en descender de 
tales generaciones! Harto mejor le estariáá 
qualquier nacional el sostener su descenden- 
cia de aquellos padres primitivos , y gloriar* 
se de ser heredero de sus virtudes. 

56 ¡Dichosa nación, que vives en el 
dia independiente de Pueblos tiranos , é in- 
justos opresores , gozando de la debida li- 
bertad , baxo de sabias leyes , y de un So- 
berano que te, gobierna como Padre amoro- 
so! Quiera ?1 cielo conservarte , ó benignísi- 
mo Carlos , para que , propagadas tus vir- 
tudes entre la presente generación y las ve-* 
iiideras , podamos decir con el Poeta: 

Pau- 



i86 VIAGE DE ESPAÑA. 

Pauca tamen suberunt friscfLf wstígia 
fraudis. 

<7 Ya. que sin saber como nos hemos 
¿esuzacla en antigüedades tan remotas., he 
de cumplir con mi propósito de complacer 
á nuestro amigo , enyiándole copias de la* 
pidas aníiguas de aquellos Pueblos princi- 
pales de Andalucía » en que los Romaiios 
chuparon muy bieA la cabra. 

58 Écija se llamó Colonia Augustaji¥* 
ma 9 como queda dicho : fué una de las 
mas célebres de Andalucía 9 de la qual , y 
de su rio Síngilis , Genil , dice Plinio lib. 3; 
cap. I : Sü^ilis fltívius quo dictum est or* 
diñe irrumpit , AstigitanamCohniam alluit, 
iognomine Augustam Jírmam. Manténgase 
Écija con la gloriosa etimología de su in- 
memorial nombre Astigi \ y ríase de otras . 
ridiculas etimologías , con que , pensando 
honrarla , le han hecho poco favor : tales 
son el decir que Écija en Árabe quiere de- 
cir Sarteneja , y que por ser pais cálido le 
pusieron los Moros este nombre ridículo; 
como si antes que ellos vinieran no la hu- 
bieran llamado los Godos Estija , corrom- 
piendo su antiquísimo nombre .Astigi , y 
haciendo poco caso del de Augusta firma 
que antes le dieron los Romanos, 

Me- 



. ' Carta quarta/ t«7 

1(9 M^or es. en toda caso, que le, ven- 
ida su nombre y fundación desd^ aquel , me^ 
dio iabulosb Oargorís^ que 'se' dice reynó 
en España mas de mil año&iintes^de Ghrisi* 
to« A muchas de las princtpdles Ciudades 
de España las consideran Ciudad vieja , y 
nueva con poca ¿ó ningún fundamente; y 
así llaman Córdoba la vieja^, Sevilla la vié' 
ja , Écija la vieja i &Ci &c, , no habiende 
•tiabído mas que una Córdoba j que es bi 
«ctual , ni' mas Sevilla que la Hispalis en 
el mismo sitio que ahora tbne (porque Itd^ 
lica siempre fué Itálica en el de Sancti- 
fomc^ , y no ha habido mas Écija, ni en 
otro sitio que en él actual ,' aunque sus mo- 
radores llaman Écija la vieja á un despobla* 
do dos leguas mas arriba en la corriente de 
Genil, . : 

6q La ganó San Fernando el año de 
1240, Los Reyes Don Alonso el Sabio , y 
después Don redro le concedieron Ips fue- 
ros , el primero de Córdoba , y el segun- 
do de Sevilla, Én pocas tierras se han en- 
contrado mas fragmentos de ios Roíganos, 
ni A^as suntuosos que en . esta ; unos se lle- 
varon a otras partes , otros se reduxeron á 
polvo : por las esquinas se ven todavía tro- 
zos de grandes y gruesas columnas , y no 
hace mucho que cierta dsttftuas de már- 
- - molí 



-i88 VIAGE DE "ESPASA. 

mol, ¿xcelenterresiduos de escnhüra, fef ron 
enterrados por la desnudez \ cuya modei^- 
<sia escrupulosidad ha privado tal vez á £ct« 
]a de ua precbso residuo de*^ la escultura 
antigua. Dichas estatuas hacía siglos que esí» 
-taban en la plaza. « 

6 1 Dé las lápidas que seguramente se 
ban transportado á/ otras partes , 6 se han 
destruido , han quedado - pocas. Estas dos 
copió el celebre Antiquario Franco, eids* 
itentes todavía ár espaldas de la: Gipilla ma- 
yor de San Francisco. ' 



F. NVMERIVS. MARTIilLIS. ASnGITAI<IV5 ,,.. , 
IEVIRAU& SIGNVM. PANTWl. TESTAMENTO _ 
FLERX. pONI. fQV^E. EX. AilG|^TI. LIBRIS. C / , 
SWE. VLLA. DEDVCnONE. JVSSIT. 

:'• . •^ r- • ■ ■ ■ • ' •• - 

CAECILIÁE. TROPHIMAE. STATVAM. HE 
TATIS. EX. TESTAMENTO. SyO. ARG. P. C 
SVO. ET. CAECILU. SILONIS. MARITI. SVI. NOMINE ' 
•• poní. JVSSIT. D. CÁECILIVS. HOSPITALIS 
;^ ET. CAÉCILÍA: D. F. MATERNA. ET. CAECILIA 
' FHILBTE. HEREDES SINE VLliA. BEDVCTIONE. XX 
' FOSSVERE. 

Alguna cosa $on« las estatuas de^pjata de las 

•. i ^ cien 



CASTA QUARTA. ^ f% 

cien Jibias deirpesa que se ^prekm en U 
teccet linea de la primera inscripción » y e^ 
le' segunda 4^ ¡la ts^unda. Esái iera una es**^ 
mtiia de ia.Biedad, y la otra un si¿muá 
PéutkeoHf esto es , est^itua coniíiáboiosLdd 
todos los Dieseis* Digo qtni ^er-que no^es 
de; /poca, consideración íIoü de :las.) cien. .libia» 
de pliita década estatuapwra* ¡prueba de:^kt 
OINilencia de Ids . tetinos de i Étiya » sin pa«i 
«Irnos en^ lá: que c6stacia;fiiQi ezécución , ni 
en que; los que la mluidairon hacer na sdri¿a 
de jbs inafippdfirjd^os. £1 P;.M¿iiq det Roa^ 
pone otras inscripciones en su libro :d&: los 
Santos de Écija: 

AKm^.,C. F; MOKTAWA . : 
SACERDOS. DIVAR. AVGVSTAB: ; 
COL. AVG. FJR 
' ÉDITIS. 'OB.. HON.« SAC fíláCENSIB. ^^ 

ET. ob/ dedicatí Am^ ^/. 

EX. rA5G. WB^IS, CL r ; 

,.;•.;: 'D. S.. P. P^ Ok r-- . . : ;> . I 

.!•.:!• •' -^ . '. • -i .' ■■ 1 -. .J 

Esta buena Señora Aponia , Sacerdotesa de 
las' Augustas , gastó también en la Colonia 
Augusta Jirma (que esto quiere decir el 
quarto renglón ) sus ciento y cincuenta 11* 

I bras 



kfas-tie plam pard celebrai' su SacerJocíoí^ 
«on juegos XDirceóseS; y otrai fiestas^ al buen 
evento V ¿ a íia.'buena fortuna. í deidad do- 
los. Roiiianoá«:Sacainos por >j¿stéiIettero4]U9t 
en Écija habla cisco j y queal tnodotde ÍÍ6Í 
ata se ce^burisan: juegos :pábHcó$ de vaiiaT 
calidades^ comocIsedaitdasí.déXeatrM^ Ai^í^ 
fiteatrosv^aumaqtiiasi&chi Había. Igualmen^ , 
te Baños » y ^oLp^eba el P« Martin de Ko^ 
con la lápida (pié/se descubrió* el: %ño da 
1628 » desbaíktando. el retáblíDL* mayor de 
la Parroquial de Santa Maríai en Ja quab 

» . • .IVS. WL F. PAP. LOKGINVS- ií 
VlR. BIS. IftiAÉP* *fER.l3ÁCVS 

Con estas pocas iDscripcio!|es.^,y con la que 
voy á añadir ^ ' qtie es un tierno monumen- 
to del amor ¿anyu^l, debe por' ahora con- 
tentarse nueki-o amigo* Se hall6 en k ca- 
lle de Pedro Barba año de i$66 , como 
asegura el Padre Hoa^ y es la siguiente :_ 



:. 'i 

I, 



.^CARTA QÜARTA. 191 

t. PETRONIVS. L. F. PRIMVS 

HICS1TVS.EST 

yxOR. CHARA, VIRO. MONV 

MENTVM, FECIT. AMANTÍ 

OPTARAWL IN. MANIBVS. COJílV 

GIS^.OCCIDERE 

QVEMÍ QVIA« FA^A. NIMIS. RAPVERVMT 

TEMPORk INIQVO 

ÓSSiBViS. OPTO. TVIS 

SIT. pía, TERRA. LEVIS. 

Ouaodío nos veamos sacaré yo mis mamo^ 
tretos 4e ^puntac¡Qi¡ies ^ en donde encontrar ^ 
rémps, otras tres ó 4|uatro docenas de ins- 
cripciones Romanas pertenecientes á £ci)a 
y sus contornos, de las quales algunas cus- 
ten 9 otras ya no parecen , ó se han trasla« 
dado á otros Pueblo»; y con esto vamos ade^ 
lante cqn nuestro, viage, pues aunque aún 
habría mucho que Jiablar de Écijg^ de sus 
Santps, Obispos antiguos , &c«; to4o esto, 
se puede ver en Roa , Nuñez , Florez, y 
otros qu^ lo han tratado^ 

62 Voy á decirle á V. antes,. como á 
ciertas .distancias del camino Real desde Cór- 
doba hasta Ecija se quedan sobre mano de- 
recha (sin descubrirse) varios Pueblos dé 
bastante consideración, como, sqn Cab^a.^Lü^ 

ce- 



I9« VIAGE DE ÍSPASA. 

cena y Estepa. La Vijil^ .de Cabra se llamó 
Egabro , y ñié Silla Episcopal en tíempo de 
los Godos. Su población, es de md^ de mil 
vecinos. Es abundante su campiña de vino, 
aceyte , granos y otros frutos. La* Ciudad 
de Liicéna está hoy muy disminuída^en el 
vecindario , si es cierto que siglo y medio 
há tenia .cinco mil.TecÍ9Ds, comp ^gtj^a 
Méndez Silva , pues ahora no llega a dos 
mil. Su campiña es je^celente y acreditada 
, para todo género ác cobechas , co;no lo son 
sus buenas dehesas para"^ ganado vacuno ^ la^ 
nar y caballar. Con Wdismimícionde los ve^ 
cinos ha desaparec^ido también la iíidústriaí 
que tenia antes , de paños , lencería* y tela-' 
fes <le seda. Convendría mucho que toda 
esto se volviese á ir restableciendo por los 
que pueden. 

63 La Villa de Estepa se alcanza á vejf 
desde Ecija , de donde dista cintío leguas, 
por estar en una colina, desde la qüal se 
descubren las llanuras de su dilatada cam- 
piña , poblada de grandes oKtares ,^ sembra- 
dos , y toda suerte de cosechas. A mas de 
sus dos Parroquias tiene tres Conventos, uno 
de los quales es de Monjas. Hay Palacio 
grande de sus Señores. 

64 Esta Villa es cabeza de Marquesa-* 
do desde el tíempo dé Felipe II, concedí* 

do 



éú i, Mir»s. Oratúpbni \ dt uaá de las cft- 
ms mas ilusóres i de G¿¿ov3¿ Yo me hvbie- 
fa llegado • aUá de.nmybaeiia gsúia por ver 
•ana colección de fragmentes de estatúas 
^tigua5:que'ihabia recoj^o tiñadeJosSe- 
«ñores Centurioni , Caballero de «xquisho 
'gusto ; pero habienda sida trasladadas á S^ 
.villa poco liace paca colbcarlaacon las otras 
-antigüedades' de aquel ReaL Alcázar , dexo 
de hafafar de días hastg verlas allí , como 
espero. " - 

i' 65 ' Bstepa- se- llamo: anriguamente «4i^ 
tapa f y ya era Pueblo muy considerable (ún 
idud^ mas' que ahora) en la - segunda guerra 
OPunica. jConfederados coa los Cart^mensés, 
j enemigos mortales de los Komanós , comb 
lo eranCazlona, y otros Pueblos de Anda* 
lucía , fueron también objeto principal, de 
sus venganáa»;^ pero 'destruidaOurtago' por 
el tercero de los Scipiones ^ y.nó ipudiéjido^ 
«defender de las fuerzas Romanas iqueirr- 
meroii' contra ellc^ , renovaron la catástrofe 
^4e Sagüiito y Numancia^ peleando hastk m¿ 
<j¡r t y entiesando . á las llamas , conlasrii- 
quezas que tenian , sus propias mugéifesié 
tejos; como; lo cuenta Tito Liirio , el'quai 
concluye : iPa Astapa j nne pracda, m^- 
¡iium/irfÜYigniqueabsúnipia^sí. r, 

? 66' j .Besde Écija:á,GannQnal¿y.seis.Id- 
-:a:om.XVlL N guas; 



^94 VKA6E DE 'ESP AS A. 

^as i áMas dos yimédia se llega a ta nudf^ 
ya poblaciaa de ]a la^sitoa ,.dQ cuyos Coi- 
IcuiQS y 4q su número , tamio en el Pue^ 
.\áQ^y eomo ftf»r las campi&as de loaoo der 
Micha, ya.ihe kililadck 4 Y. El.^itÍQ doiid* 
«está £aadada la Colonia e$ «relente; pevo 
<fl;usa sesKimieoito Ter i^na (x otra de 1» 
ruases liuevaa áfruinada&» a^ w el Pueblo^ 
(íxmo ctt M qne continuad hasta co$a de 
osBfidialegua ma& allá , que os ea doÁde acá*- 
ban las famosas poblaciones de Sierramorer 
-^^ y demás teriitorÍQ% de Aiidaüiucía en la 
Jfu^ de Cádiz. ; 

- Á^ Mo hay en sii o^nnlpn alabanzas que 
«idcanzejn á celebrar esta grande empresa del 
<£¡cñor Cáf los IZI , qí monumentos que pii«- 
dáa ser' dignos para et^qizar m memoria* 
cEn €(te para^ ^ que e& el fia de Igs Qqt 
jntfiia^ (^ ú fum yp quien h haliHa de hav 
-eer) exa^ia unQ superior á quantes la an<> 
4¡gttedad consagró á sus Príncipes mas bet 
¿éficos , y lo mismo hana en el »ucvo Pue^ 
hla de la Concepción de Almuradiel^ al tÚP 
txsur en la Sierramorena , que J6$ en donde 
empiezaii ks nuevas Colonias. 
■ ' 68 Sí los Romanos por qualquíeüa, re^ 
feracioB de camiqoi públicos^ consagraban 
tantas cohimnasj de cortas en qoftas distan^ 
^&9 d» les mismo^'^.á los Principes que les 
.' ••/ *.-. .. V -. '' • Jha*^ 



. - CARTA tQüARTA, tg^ 

Jhalílaii c^te bien;, como vemos todiiviá mvh 
fChos en Andalucía, y en otras Provincias 
de fispaoa , i que c^umna$ , que obelisco$^ 
.que estatuas , que lápidas , y que monumei^ 
;ti^ qu( 4ur^ea Ijasta el nn de lo% siglos, 
lio .merecerla la benéfica empresa del inpK>rp 
tíLl.Cvlos III? 

69 No se trataba de reparaciones ó coi^ 
j^sturas, sino, de abrir un nuevo y mag- 
Jlífico catnino de muchas jornadas, ¿y por 
.doode? por los insuperables y peligrosos p%> 
SQS de la Sierr^mpre^? , por verdaderos de- 
siertos y soledades , solamente buenas parji 
^ate perdida, <me fj^cilmeqte asaltaba al 
pásagero , d^spojandple de sus bienes, y qp 
pQCgs v^es de la vid^. 

70 ÍSf9 5p coijfegto con esto el inmor* 
tal Qirlos. Ppblp estas soledades, se puer 
de dei^ir ^ue q9 I4 pxtension de mas d^ 
quareiita leguas^ pues tales eran los esp^ 
xips entre Swta Cru? de Múdela y Bayj- 
len : entre §st^ VilJa y Anduxar : lo mis- 
mo hast^C^riáol^, yniucho mas desde Cor* 

(doba 4 É/^ija > y luego hasta Carmona. A;í 
se han puesto en cultivo excelentes tierra^, 
.^ue antes eran peligrpsas espesuras 1 y dje 
ninguna utilidad. 

71 No solamente esto , smp que se con* 
cibió , y.Uevó 4 efecto la construcción del 

.. ' Na nue- 



.I9« VIAGE DE ESl^ÑA. 

nuevo camino desde esa Corte hasta C^ 
'diz baxo la ''dirección , constancia y zdo 
del Excelentísima Señor Conde de laorida- 
blaiica : obra que á pesar de infinitos gas^ 
'tos y dificultades se vería presto concluida, 
"sin que tenga que ceder en comodidad y 
solidez á los mas suntuosos caminos de £u« 
ropa ; por cuyo medio , y la diligencia es- 
tablecida de k posta en todo él > sé Ueea 
á Cádiz sin ningún peligro en quatro ó cm- 
xo dias, quando antes se necesitaban quince ó 
veinte , según los tiempos , y con muchos 
riesgos. 

7a Para tbdos los ríos ^ para los arro^ 
'VOS y pasos pantanosos se han construido 
de nuevo los puentes y pontones necesario!, 
los quáles se acercan á quatrocientos , ó 
tal vez pasan. Véase , pues , si merece- Ik 
memoria de Carlos III. ser perpetuada con 
monumentos nunca vistos ^ si posible fuese, 
añadiendo á su glorioso nombre los epite- 
tos ^de benéfico , de grande , de restaurador, 
y de verdadero Padre de la patria , porque 
de justicia le son debidos. ¿Y quanto no 
podemos esperar del glorioso heredero de 
^sus virtudes el Señor Carlos IV. en la con- 
tinuación de estas obras importantísimas, ño 
solamente en la ruta de Cádiz , sino en otras 
. de Andalucía, y en las denaas Provincias dd 

Rey- 



CARTA QUARTA. r i^j 
Beyjio^yr de las tonales pienso {Kxler 4iab]ar 

-«73 Al salir de .Écija se vea á Ips lados 
d$l>caiaiiK> porción de caserías ó cortijos coa 
y\Sim y olivares , ^odio los hay. también ai 
^lltüar* $e llega á la Luisiana por entre ca« 
!^:49 Colonos, fina disisuicia es de dos le- 
gila$. y-^ flücdia, 6 de tres muy C9rtas« Ya me 
pJtc^CQ jbgberle dicho á V. conjio se^haUa esta. 
Qokioia. muy lindamente situada. A un tiro 
4e ñi^del Pueblo se encuentran. unas exca^ 
l^iiOBefc.niodernamenfle hechas, y dentro do 
dtbs.xiuinas de edificios RpQiaQo^ t d^ donde 
se . han sacado columnas , capiteles , basas^ 
«tedaUaly &c. Se descubren sótanos de ros-^ 
faiiQpaigomunicacíoii de unos k, ptros. Al* 

Etm-j^ las cosas: encontrada;s ^lí se han 
vado a Sevilla para juntarlas con las otras 
mtigííedfides recogidas en el Alcázfr : otros 
frozos de columnas^ : y. basas están en la mis? 
91a jLuisiana. Si se continuaran las excava- 
cienes^ tal urez se encontrarían otras cosas* 
l>a JifUisiana es Pueblecito aseado .1 con su 
^esÍA competente , y posada razonable. 
/ 74' . Desde la Luisiana á Carmona cuen^ 
tan $eis leguas , sin encontrar iPueblo nin^^ 
guno fuera de la$ ciasas de Colonos que se 
citienden cosa de una legua ren las orillas 
¿el camino , y es.e^.diHide acal^ las nueva; 
•c> N3 po- 



Í98 víAGÉ m. ÉSPAITA. 

ablaciones. Mas allá hay -ün ediíicia 6 cór-^ 
tijo que llaman la Moncloa y Torre dé ííi^ 
jar, jüíito á una Veilta. Luego se camina ^or 
éñtre frondosos olivaras lá mayor ^arié del' 
caminó hasta Cárniónd. Después de una cués^ 
ta «é atraviesa por jJUentte el r¡oC6rb<^néV 
que dista C0§$, de üM legua de lá GiWdadt^ 
f despueis de átráVesdr u^a Uaiiiira sé siíthk 
una cuesta bíeiSb grande f)¿rá llegafál^^n 
Aenciíai ; én dónde está Colbitaáá Cáítríó^í 
Esta subida! era péátM ütíñpjuiatnte péf 
fa tapide^'^ y falta it fiíéíiP^s : ahidraf Mí 
^uede deeir deliciosa por Isisuavid^'^^di-^ 
ktadísimaí Uandras, que >desde eHaSédeS^'- 
cubren , y nú principio de Sllameda intes^ 
entrar ; 1^ ^uál ^g áébiü'iísl^tefider dd^tés^ 
f ótfós, árbóléá hásf d fcl rió Górbckes / «y. 

ftás allá/'* . ' ' ' • *'-'-v-'^i 

• 7j • Xá pHefta })ór dcíftde sé é(m''€» 
Carnioiiá/yé^la qtielkihati üé Gótáohkl 
ya máitiíré^taí la ánt^uected de esta ^éfebrtt 
población Rortiana , y lo tnkriio lá qüéí'és-» 
tá al lado opuesto , llatíi^da de Sevilla; Sd 
antigua córistf üccioh , los ^Itñohadillados 4^ 
los sillares , sentados unos Sobre otros ;; al 
parecer sih mézcb dé cal ni otra cosa : 1^ 
quales sillares alcanzan á todo el grtie$^ 
de la pared : diferente^ pilastras áticas is^ 
triadas en los ángulos entr^tjss y soliéiJtei 
" I ' - so- 



.CÍÁXTA QÜA31TAIV 199^ 

«^re m¿ 8ocai(^ que se ^iá por láiroN^ 
mlla : tódt» demuestra suüituúsiáad y sóH* 
dftz. Id06 tmsos de «sta iiitiraUa> qué^riil 
gtain p«i:te xihteny pártkékotteatt j^> 
dt kdk de oriente ,< «uMime ;cqii redü»; 
fiotciopes tim^' ftid^mas j ^ tiensfi ^ xr> pocet 
magnificencia ; y es lástima que. lu liáy»i{ 
dexado arraínírj fatabiéfideser'epdlilgraQiles 
ai^masonen^ p6r requdla úntestSí ebaM^ ^ ' ) 
-i 76 La^tiiackmdeCarnKiiis^is unálk:^ 
tmra agradable \ átspuás de* la ¡daada tíueesr 
«a: úeae nuuy buenas coilei, ^^ de ps» c<h-^ 
modo: rém^e «aludábde ^ y^ góaa) de k tisnt 
de dilatadas^ Iknürus : tierra 'muy &cuiidi.> 
para ttída caíate de gmaos: el trigo seÍKí^: 
ladamente á ^de lo mej¿ír de «oda Enante [ 
hay cc^úpts '^^f 4^barek toa jéuádl»»^^ 
da , y haaa'cién moKnOs' de- ttceyte ; y h^r 
plaza está regularmente buen pfOTisia de tí<' 
veres. Su antigüedad la coosidem igual 4 lar 
de los primeros pobladore) éto ^spafla^ y 
eitay lejos, de concedertttelioiior i losGrie^^^* 
gos 9 que por un Carmou^ Pueblo de "iak^ 
aiérra > quieren algunos que llamaron á tste 
ihieUo'Cartnona; Mucho méQós á los £^p^' 
dos Capitaneados por su Dionisio Baco , el 
^ual porque era nieto deOadmo, dicen que á 
Carmona le puso el nombre de su abuelo, es^ 
W& CB i Cadfi^pna. ]u,o mismo creo todoest»,- 

N4 que 



aea VmtiEyDB ESPAÑA. 

Rcí}r de BsfyaBaf UaaisioBrigcr^ dbLtiempot 
ídbuJioso ¿etca de (dos mil anón in&s.dé» 
GhdstD^ Jkiiiáaclo!bi[ C^ri#& JSis^f yen^ 
tedo £asb^yJpafa•9natdhq;lot detX^ahnoáa; e¿*) 
tftoa ; áatses «por iesta^ukísn2ropmiQn ^-iqué jaoi 
pBr(lats,oáras;Tp .íiiit^ü .; v ; ^'ví:;-: . -i 

2'j Jrjr Lfií ique- «í !.podbflio; tseiioB |>or ciel^^* 
to I que én ftiempos^de los j Jlpinanos .hi¡;o; 
gaiá papel /resfRodalo^nte car tía .-giierrá d-* 
viyivde Pon^eyo.iy^esari» yoc^iw.por :h»n 
ber >ec]iiad0/de .defiibrD de sní misos £Mar**t 
co? Varrott'; (peí cé^^blEsciiJBícii'^ip^ 
dflhfie die )as X«gk>0est -del: páirtiib^tPompe^ 
yaiK) »^ k éhVjS .Cesar; al ^hQmtttJdeiMun¿cL*r 
pió. Arftes- ccac^ ¡ViUfc ^ap^o '. bl «Señor Feli*-i 
perilVv lá hizo <í}íitdád ^ea? recpmpeQsa' dei 
lux vsmcki'^derquareiiu mir:dm:¿ibs qub 
le^:l»iefi3ixm:9i»f.vc!(Simbs. Tienef Garniomi diekr 
yjácís.'ó ^^ii\p¡oQho il^Qms > las> siete Par-' 
r^uiales , y ms otras t.de *Regnlafi¿$. ^e .áni^> 
b¿'^éx6s repitftádás^dbotro de su^ecioto , yj 
fiittra:'cn el aríabaLv.r . .' .1 r v , ? 

178 La priftoipal de las Parroquias es Ja 

de Sarita María, cuyo retablo principales del 

cítílp medio?, • esto: es ^ coetáneo di .Reynado» 

. d¿ -Garlos Y, -.cba /corta, difeuciicia, que e^ 

r.fortuiíritó' -haffa venidoi abaxo comcil 
mas. der.esta Giiáé^á r|>ai»páQeri e».&it 
•^* I* f >1 lu-. 



./CARTA QUARTA./ a«i 

lngstf despropo$ftQ£. En dicfajo Yétalo hwf: 
«Micha esQültum 4e los Misterios pertene-^ 
cientes á Jost^Christo y, süi :Má<kei TaniK 
inm, se i^onslrva 4el tiempo rpasada el té^ 
taíoh ét iSan Bgrt^omé cefca xiel pre$bi^; 
tqrio , con piaturas 4e Fismci&íco Pacheco^' 
y {las d^l de^ k Anunciación ;t^bitai son buié^ 
aaso Las ide, lopsoí reiaUitO/ á;'(lbs^;pftes' de ki 
%lfmii ^íie};r0pcesfe«aiim víu'Íq^ Swto; » y> 
a^ii$bs, ^íj^tiinafl por déCedtó de.Gamff 
pma. I^ Iglesia res:4eg|Faii^aQip}itad, com 
si|Srr.tres niilresr.pet el esfiUo, settiigótico ,• jh 
ftor dichQitéfminp'Spn las. ptrai ]Parroquias,j 
^l^^^ns nav^vmas^ó m^nos espaciosas, -i 
í 7g. Iiai d^ S^iPedra , .q^ jcsté á la sárt 
lida de' la Ciudad^ tiene una tQtte mxcv^^ 
m^ixe tet¥i»> qti/fe quisieton )j»pi£ar á la Gi- 
tfl^ de ^6yilla^. £$ltá pint^id^ «|i^ &era d^ 
<^k)fines» isonió ot/as, y lo niisnu^v^ariasnav^ . 
de^Iglesias., qiié 90I0 ha^ser^iid^ide hacerla^ 
ridíf:i]ias ) y w^derto modo darles laspector di» 
tiznas. De te<Qe'}ante extra^/^igiancia no pa«-r 
rece, sino qué .tí^eii fluio «n yaribs Puen 
W<>$ áe AnMvm*i Ya poy ^í» si las, tale*. 
fMturas QQ^ftmtQ cbafarnnadas de. malos ró^ 
YiOcadores ¿ ic^mo realmente lo son , podri^ 
p^m^ Hayila iSontuna de.qjúe es iácil quitai^ 
^t^: r porquieríasf Ciubríénd^olgs , . y^ dexaj: \mf^ 
pite ias «parces. como^ dis^be, sqj:: , jy pi4jB^)j( 



«Oí imOTl DE fiSPAJTA. 

qiagestád de lüs estíos de tHos. hx iFglétíáy 
T-^ gr. de los PP. Cariíielifas l>éscalzos eíf 
Bn edificio bo^tSMe bttéttOpOfd eiititodlP 
Bco , con «lia pmááñ íhtíy diseefttd $ {^6^' 
di instante se ^\ám V.M wa^ vktíáú táñ^' 

fMz may^Tw Lo^ ^uadroft^^ buMm^ líiedtk^ 
BÓs , y áün- Ibs de pocd' ifiíéiritó yá és offi^ 
C|>sa $ perd etidi de ir^m^dtácheai» l«s pMsái$^ 
fiO septiede siifrii^i Jtttit5^^^61|»ka dti»^ 
tti' Iglesia ktiy e» el pilar tift gb¿idsb <|ain 
éfo dé Marillé , ^ de a%an6 db'sül m»^ 
l^res discípulos V^ (|iie i^epfe^eiiíí^ U Virgos 
recogiendo I01& pááitós dd- Nitki , que eMÉ> 
en los brah^s de San Jotkph , y ea ad^^^an 
de llamarle. • . ' ' i ' ^í 

80 Tatttfjídco iufririt Vj ^ le ftie» 
eontándt^ istm ]^ una lal ridkül»s tkiy y^ 
dbfádtírasv(|tie h& vi^tóM ks mas deíif 
Iglesias deCarmoña* En tpdá:£spaña'hk(í> 
^an mal la invasión Churrlg^eríaná ; pé^' 
ro mucho tím en estos' Pueblos opuletsti»^ 
de Andalucía por la itiayof ñidlidad de (^1^ 
dales, y bueh deseó de invertirlos ^ obj^s» 
|ftadosos% £Í ññitú óptimo, perillos ñiedié^ M( 
fodian ser peores , ni podia tiuceder otra CóSái 
pues apenas habia quedado cbn^tfuctor quer 
supiera la teórica de su Aíle í tadft qual era> 
libre pai;^ Jiftcer- qualqtúera género de ediii 

^i,:i fi. 



CARTA QÜARTA;^ ícíy 

idos ; ton aprdbaciónéi qtte obtenían dé W 
Ayuntamientos y siendo generalmente 4in0á' 
aibañiles , y otros tales los ^ue los ^icáihi* 
naban. Lá novedad de las talks , d des^ 
perdido de la madera y del oro^ hÁ loco*' 
ifts nunca vistas en los otnato^ de lo« Teiti-^ 
píos ) y de atra$ fóbricas ^rinciparlesf , era^ 
lo qué todo$ seguíáns despreciando, des*[ 
haciendo y arrihcóffiíndo' lo que queéabu de^ 
los siglos^ diez y seis y ^z y siete. - ^ 
' 8 1 Esta licencia no podia durar , ni ta^^ 
les deHfios' lidian de perpetuarse » a no ha^] 
lienios dexadó Diofir i^ su mano para siem*^ 
pte.' Enterado el Señor Carlos HI. de te-- 
RiejanteS' desórdenes ,* exhortó primeramen- 
te á Ids Señores Afzdbii^pos y Obispos , y; 
después > á los demás Pifiados del Reyno pa-^ 
tá que en lo venidero iku permitieseii én losí 
Templos y m en lugar de retablos a(]fuellosP 
bárbaros maderages afrentosos á la nación , é 
ñidigno^de las Casas* de t>ios. Mandó des- 
pués que, antes dé la exetüdoñ dé estas obras 
ftieisen examinadas pot la» Reales Academias 
de las nobles Artes , yi^ltimametite que eii 
adelante no las pudilísen ex^cutar sino aqúe* 
Uds Profesores que en didhas Academias bu^ 
biesen^^^becho constaf siM sufídencia en la im^ 
portantísima Arte de edificar. 

82 Consultó SLM^en estas sabias^^ro- 

vi- 



%o4! VIAGE DE ISPAÑl. 

Yideacias á su ^ gtan piedad y zeloten JtodToé 
1^ ramos perteoeciettCes ál culto diyioo.; 4 
]a7:eputa(;i<)n de $m ^vasallos ; y 4 que por* 
UD^ d^vqcioii no Üieo entendida deiase» de 
malgástat los indukneraiblcís caudales que iinalr 
ga$!^l^ii en ridíeulosfnladeragcsi y .doradu-- 
Wj (CgiAorhabia sujcédldo de un áglo ¿es- 
ta l^ar^t^; Se cordato iSii^M- coh. sólo; ex-' 
^y^tja^.^e los retablos no se hiciesen dejha-*^ 
dera en a4elánté » habiendo tanta& yrtJañ ex*- 
qiiísixa^ • (Hedras; eii e^si íoá^s laiifóovindas 
oel:Reynp« atendiend^^ á la índ^ritiá def 
la materia., y á los.UmbntabIestincefldios>.que 
se íu\ííereá preseiites ; péro^^u digoídkclo.sur 
<Wor 0I Señor Carlos? ly. ha prohibido. éx-: 
Rte^amentepiDr ó^deA comunicada á/todc» 
Ip$^ Pr^Iíados y sobre 'que 4x0 se hagan ;9ias re^ 
^blos de madera: toiomguna, de las^ Iglesias 
delReyno ': provideneia admirablpr..)í cligM 
4e. pcf petuja merooffb. . ri . v : 

. 83.' J-os Reyes n6 Iwi podido bsicenjnaft 
^n hpftor de las Aries , y decencia 4e¿ los 
Templos, r basta que las personas: á quienes, 
han confiado la exécu^ion de sus !Reales ór^ 
dejaes , las manden obaerydr.exactameMe , co- 
ni<^:sin.duda las observarán. Casi me itre.-^ 
vp. A.an]iinc¡ar que , no $q1o no se hatiamií 

i :«: ab* 
-t VéttéJi^ Préloge-^e €ste Libro; ^ ^ J :. 



/CARTA QÜARTA/ \i^ 

ifcsuirdiáades del arte en; los Templos y Al* 
^eí 9 iáno que muchas de las ya hechas sb 
han de quitar presto , ún esperar a que la 
vejez y los años , ó los incendios las des^ 
truyan , porque eito podría ir'muy á la lar*- 

fi: f 'j el pundonor nacional no ha de su'* 
ir que nadie se burle mas de lo quereal^ 
mentía merece ser burlado , y por otra par- 
te es de creer que se conformarán muy gus- 
tosos con las exhortaciones y órdenes dd 
Soberano , y las disposiciones de los Prela^ 
dos, índoles uno y otro tan favorable y 
honiroso'. ' 

84 Así como parece que los Pueblos y 
los particulares fueron á competencia en 
dexarse persuadir de ignorantísimos Profe- 

♦ sores , que en ridiculas decoraciones de los 
Templos- les han hecho gastar indecibles caú- 

* dales; es dé esperar que también vayan 
ahora á' competencia para conformarse con 
la decidida voluntad del piadoso Soberano, y 
disposiciones de los Prelados; pues han de 
redundar en honor de los Pueblos, decen- 
cia de las Iglesias , ahorro de caudales, 
y tamUen de pinares. ' 

85 Es dable que V. se baya reído del 
modo como este sermón se. ha ido ensar- 
tando. Los sitios deben de tener cierta virtid 

• incicativa para decir« y h^cer. Eí de Carmo- 

na, 



^c6 VIAOE 1>E ESPAf^A.. 

ifZj á manera de pólpitQ por su eléVaciol^ 
4^s i propósito ^>ara predicgr ; y ojalá hicio- 
5e efecto la plática ep los quatro Reyíi<$ 
4e Andalucía, que mpcho ménoí qUje Iqs 
ilem^s do S^p^ñadebi^n haber entf eg^o $1» 
jobras y caudales á loanos cbappc^as, per 
.$er la prte de la nacioo q¡ae ngias número 
jde Artiüq§s infeniosos \í^ tenido í y que han 
lionrado 4 todo el Keyno dexándoje ^xm 
que se alabarán aun después que se hayan 
jKabado. 

86 V^ya ahora d platillo de. antjguer 
dades para nuestro amigo. No hablo de Ijs 
snedallas que acudo e$te Munidpio de Car- 
mona , con las cabellas dé Hércules , de Ba* 
co , de Mercurio , S^Cj siemptfe con do^ 
iecundas y gruesas espigas en los reversos, 
y entre ellas el nombre C^RMO. No ha- 
blo , pues > de las medallas de este y dñ 
otros Municipios , Colonias , y demás Pue- 
blos antiguos de la Bética , porque ya el P. 
Maestro Flore? habló entensamente de ellas 
en su estimable obra de las medallas de Iqib 
mismos I y idoncluifé o^te asunto con quar 
tro palabras del Alcá:^ar baxo y 6 de la Puer- 
ta de Sevilla, qiíe ciertamente sorprende 
$u duración y solidez al cabo de tantos si- 
glos. 

87 Sin embargo no . dexaré de decir qw 

de 



./CARTA QÜMTA.'^ Uüjt 

(^ áiez y scU Q (Se? y siete wosÁ esta par^ 
|e ti« nfit^p.^9/^} uim grao novedad , pues 
la primera vez que lo vi pude subir á lo 
mas alto , y reconocf rio todo ; y en aque- 
lla elevación aun existia un depósito ó es« 
tanque de agua construido sobre arcos íbr« 
tísimos y sin rezumarse una gota por las jun- 
turas de las pifldias » cosa que nie causó gran 
maravilla. Ahora ya es inac^fsibl^ esta su- 
bida. Servia dichg fortaleza de puerta de la 
Ciudad , con dos robustísimas torres á los 
lados : la de *mañó * izquierda al ' salir está 
mas arruinada que qiiando yo la vi ^ y no 
sé quien habrá sido el que después hizo pi- 
car el almohadillado oe la* pared exterior 
del ingreso , sin duda para poner un nuevo 
letrero , y dexar allí escrito su nombre. Yo 
no lo hubiera hecho , ni tocaría poco ni 
mucho este monumento de la Romana cons- 
trucción I y un exemplo de la mejor 9X^ 
Íuitectura para enseñanza de los modernos. 
Wece obra del tiempo de Trajano por lo 
que se asemeja a las de este Emperador, 
que existen ea Mérida , como en otra oca- 
sión escribí a V. desde aqu^la Ciudad. 

88 £1 Alcázar alto también está mas ar- 
ruinado que la primera vez que lo vi , y 
poco á poc^ no quedará rastro^ de él. Hay 
noticia de que por acuella porte se habían en- 
. : con^ 



«o8 VIA(m DE ESKáLÍlA. 

a>ntrado vm^ lápidas. Las que yo he ras^ 
treado péiteoecientes^ Carmona son las qué 
M siguen: ' ^ 



L. IVNIQrL. F- Ȓ, N. I, 

PRON^ GAL. RVFQ 

I. w •. I. -ViRO- PONT. AVQ -i 

QVAT. VIR. A.,.. 

....; MVNER 



I, , . . • FONTEIO- C. t. 
CALP.ml VlRr"^ - 



'í 



.:.J 



• . • . . . , . .FONTEIO.,C F 
CA lÍLVIR 

. ■ ■'.: . .3 ....•"_ ■ . ." c 

T. AEMBtlá T. F. QVÍR. PVDENTl ^ 

H VIR. «IS. M. MELA. V. MV / 

NIGVENSIS. ACCÉPtO ¿ 

LOCÓ. EX. DECRETO. OR ., 

PINlis. EPVLO..DATQ j 

VTBIVSQ. SEXVS. 2 



r 



PAF« 



ClRTA QUARTA. ^ 109 

,;. ' PAFZON 

¡: , ANNr XXXIIL C. F. 

C IVNiyS, PAEDIO 
; :: ' PyBLlClA 

SCKPHE. 

-. •. i ^ . ' ' ' : , > 

;89 Desde Carmena á Sevilla se andan 
%m. Itga9s r y^ ' regular camino ^ue habia 
án(;es para el oarniíige era perverso , sin mas 
pos^daisn dicha distancia que 1^ miserable ven- 
ta de Pídro panjingo , desprovista de tcíSo.» 
Después del,est;ablecimiento dt la posta, se 
ta.pgt. ptro camino también de seis leguas: 
¿JÍ48 dos y mediase mudan caballos en Ta- 
Qft^ona la baxa y cortijo que , segUn me in«^ 
formaron, pertejieció á los Jesuitas de Se-: 
villa. Por ámbo$ caminos se anda ^iftre dila- 
ladiísvníps viñedos: y olivares hasta casi la mis*: 
ma, Se villa, cjtip desde la citada Tarazona 
4is|a tres leguas y media , andando siempre 
por tierra Uaná hasta la Ciudad , y. lo mis- 
si|o desd^ la venta de Pedro Domingo. 
.^ 90 La frondosidad de tantos olivares y 
viñedos , de algunos trozos de^ pinar , de 
la^ altas pitas con que están adornados los 
campos , y los cortijos ó casas de labor qiíe. 
á ciertas distancias se descubren , ^rven de 
Tom.XVIL , O al- 



voc VI^GE DE ESPINA. 

alguna distracción par^ no íixarse en lo ma- 
lo y despoblado del camino , particularmen- 
te del primero > que eslíondo, solitario y 
muy a propósito para las rapiñas que en 
él suelen corafeterse , ó para per€fcer en tiem- 
pos muy lluviosos. Al presente se ha mu- 
dado el camino de. Ifi .pQ^ta con mas recta 
dirección á los puertos , por Alcalá de Gua- 
day ra , Utrera , Xeréz , &c/Por este ojifti- 
no, que tenga también andado,» se eircbétt^^ 
tran , á mas de los Pueblos expresados-^' á^ 
ks dos leguas , entre Carmona y Alcalá deí 
Guadayra ó de los Panaderos , los Lugares^ 
del Viso y Mayréna , que aüíi^ue nfytjfitíyi 
grandes, no dexarán de tener cerca de 'Wit' 
vecinos cada uno , según ló que se exti&n-»'i 
den á lo largo de pequeñas colillas quíe'vkn' 
siguiendo desde Garmona^ hasta Alcalá; '' * 
• 9 1 El Viso y Mayrena > distante^ pótor 
mas de un qüarta de legua entre si', me? 
^eció que tenían mejor cultivados sus tér- 
minos que Alcalá de óíiadayí^a , viéndose i' 
entrambos lados del camino desde Carmohaí 
grandes olivares , viñedos , cartipíñás de gfa-i 
ños,, &c. Las salidas de Carmona por este 
lado , y hasta cierto trecho , son muy dí- 
tettidas per el acompañamiento de árboles 
<fe varias especies que las hacen agradables.' 
' 92 Alcalá dé Guadayra , qué tambíéil se 

-4la- 



Itkma de los' Bamcjéro^ \ discante dos legnási 
de Sevilla y qüatro de Cáiinoria% és el Pucr 
blo que :abastecd de blanquísimo y- exquisita 
pan á dicha Ciudad. Ya^ no tiene esta Villar 
«il y quinientos vecinos como ~un siglo hace, 
sino> escasamente núl ; pero se debe decir que^ 
se van aumentando en el dia'e^<;>s grandes 
Pueblos dc>An<íalucía. ¡Ojalá renaciesen mu*- 
ohos d^ los, <||ue ahora ^on' cortijadas! Su 
situación 6$ parte en alto , y parte á lo lar- 
go de un "valle estrecho. La aceytuna de* 
esté término sin duda es ^ como dicen , la 
inas grues» do EuropavEl tílgo no hay^jué 
hablar, pues lo dice el blanquísimo paa qué 
todos los dias va á Sevilla , casi en numero 
de mil fanega$]¿masadoJy.i¿ocSdo, según me 
aseguran. 

^.93 EK rip que tiene • el ' mismo pombí^ 
de Guadayja a Giíayra riega buena porción 
de Tróndósas h\iertas , y el Püébló disfifuta 
nn excesivo numero de fuentes. Inmediato 
^l Pueblo , y sobre un cerro bastante esca- 
moso se conservan las ruinas de su ai>tig§a 
fortaleza , que sin duda seíia áe las buenas. 
I>ébaxo d0 ella están las miñas , de las qüá^ 
les tiene principio el famoso aqüeducto que 
va á Sevilla , y entra por la puerta llama- 
cía de Carníona y la qual da nombre al ía^ 
nioso aqüeducto.^ elevada sobre arcosim 

O 2 buen 



ata VIAGF DE ESPAfÍA. 

buen trecho antes de Ue^ráí la Ciudad '^i 
. 94 Desde Akalá de Quadayra Hasta 
Utrera cuentaft quatro leguas >. que se an- 
dan entre grandes campiñas de siembra, vi- 
fias y olivares 9 ir yista de cortijos o casa& 
de labor. ¡Quantos Pueblos podría haber en: 
ellas , y quantos habrá habido ! peio ahora 
Bo se encuentra xdnguno*. Quédese la nar-.. 
ración de Utrerai pva: después ; y aunque di& 
tránsito voy á dade noticia de algunas xo«*. 
^efectuadas eíl Sevilla , después que escri* 
hi á V. las Cart^^ que tratan^de ella , y^ 
V. dio al Público en el Tomó. IX. de estei 
Viage. .:',;. 

^ CARTA V; 

Noticias de Sevilla j fiera de las pur^ 
, blicadas en el Tomo IX^delVia-- 
ge de España. » 

; 1 OEvilla, Ciudad siempre grande y res- 

v3 petable por muchos títulos desde 

los tiempos mas lejanos, es de aquellas co* 

sas • 

I Véásé Tom. IX. segunda edición Carta VI. núnú 
^9 y pe > pudiéndose añadir que el humero de ar** 
cot. es mayor de lo que allí se dixo.^. 



CARTA QriNTA.^ ai3 

%as exquisita^' , que quaáto mas se ven mas 
gusto ctiisan. Su situación en la ribera del 
•Guadalquivir : las fecundísimas llanuras que 
la cercan , su grandeza y extensión , la Ca- 
tedral f el Alcázar , el gran numero de Tem*^ 
-glos y otros edificios , su abundancia y be- 
nigno temple , &c. , es un conjunto de co- 
sas difíciles de encontrar en ningún otro Rey- 
no. I>e casi todo esto se halla V. sabedor 
por las O^tas que años pasados le escribí 
desde esta Ciudad ; pero ya qije he tema- 
do la suerte de volver á elk> le hablaré 
con la posible brevedad de algunas cosas 
que se han hecho desde entonces. 

2 Una de ks que mas me han gusta» 
do ha sido el noble y útilísimo destino que 
% le ha dado al insigne edificio de la lon- 
ja 1^ obra de Ju^n de Herrera que ya sepo- 
dia decir dexada en abandono , y condena» 
da á su ruina : vea V. por que camino hsi 
logrado su reintegración y nuevo esplen- 
dor. . 
: 3 En consideración á qué los papeles 
antigups.de Indias estaban dispersps y con- 
fusos en varios Archivos y Oficinas , resolr 
-vio el Rey. en 1783 que se estableciese un 
Archivo general de todos ellos en la Casa- 
lonja dcSívllla. Don Juan Bautista Munojs 
que^^cQin^ Comisionado por S. M. paraes- 

O 3 cri- 



!ii4 VIAGB DE ESFASA. 

cribir la Hi$to»a>iie aquellos domíhiosf hs^ 
bia reconocido dichos papeles > y promovi- 
•¿o la idea de atender á su recolección; au^/ 
torizado con Reales, órdenes dispuso la reV 
4uccion de aquel magnífico edificio á sti prí^ 
«itivo ser ; luego con arreglo, á sus instrüo- 
cioncs dispuso lo demás. , * 

4 Se revocaron ó renovaron todas las sa- 
las del quarto principal , y se solaron de varias 
jsuertes de mármoles de mezcla. Se labró un» 
^stanteria general, que forma un cuerpo de 
arquitectura dórica , con pilastras : su altura 
,ide -cinco raras y ntedia , sin. el zócalo que es 
de mármoles de mezcla de Málaga; Toda 
4a. obra es dev caoba , grandemente trabajada 
ipor el benemérito Escultor Don Blas Mol- 
•aer : lo interior de cedro. De la misma mst- 
4»na son puertas , ventanas ,-.mésts y de- 
soías muebles, /de suerte que en todo hay 
.«magnificencia^ y de este modo se ven dis- 
•puestos tres grandísimos salones». que se ei- 
tienden por otros tantos lados de la lonja ^. 
' ' ■ • ■-'*'•' ^ Con 

I Si bien por estar corridos los tres salones pre^ 
sentan cierta grandiosidad , harto miejor hubiera sK- 
5do dexar la división de cinco plecas , que en cadb 
.uno de estos treá 'trsMnós dispuso el &mo50 ArqUi- 
.tecto , siendo la del medio un salón largo de velo* 
'te y cinco varas. Las cinco bóvedas construidas pa- 
"ta^ ItíB cinco piezas ^ reducidas á una y hanlsecho d^ 
^:.j .-; apa- 



. CARTA QÜINTAV ^15 

í 5 . Con igual espíritu se ha AÍradd lo 
iormal: de la obra v y lo q^c es de í mayor 
-importancia. Sé h& establecido una Oficina 
^bien dotada V con su Xefe y quatro Oficia- 
.les. Portero , ,&c.> y ahoi^ se añaden uq 
Comisionado de S.^ M. , tres Oficijile; mst- 
'.yores Supernumerarios y un Escribiente, pa* 
-ra que unidos tantos brazos ordenen y ro- 
-dúzcan á inventario é índices metódicos k 
grande colección de papeles que allí se hap 
-teirisferido del Archivo de Simancas , del de 
k Audiencia (que era dé Contratación) y del 
•del Supremo Ccmse)o de Indi^ , ím Secre- 
tarías y Escribanía y Contaduría general ; y 
"{iltimamente se ha .dado complemento á esta 
«importante obra , con las Keales .ordenan- 
>zas dispuestas con todo conocimiento » y 
cpublíc¿las en Madrid^n 1790* Vea V. por 
:que camino , y con que destino .tan toble 
-é importante ha resucitado la famosa Xot- 
ja de Sevük. ,. 

O4.. Va- 

aparecer cierta armonía 7 variedad arquit^tóni^: 
*y por consiguiente da en rostro semejante agrega- 
ción con arcos divisorios. Fuera de'^né'Cénlidbür 
quitado las paredes intermedias , se han perdido otrof 
tantos testeros , y lugar para estantes y papeles , cuya 
falta es muy notable. La nueva escalera es rica de 
mármoles $ pero no dice con el carácter de la obra 
antigua. 



ar6 VIAGE DE ESPAÑA. 

6 Vamos ahora al Real Alcázar , en el 
qual mi favorecedor el Señor Don Fraií- 
• cisco de Bruna , Decano de esta Real Au- 
diencia c¡on honores y antigíiedad del Su- 
premo Consejo de Castilla , ha aumentado 
sus preciosidades , habiendo ennoblecido ca- 
da dia iñas y mas el grao salón , mediante 
su zelo y extraordinarias diligencias; de suer- 
te que ya puede ser tenido por un recio- 

^tode la mayor instrucción,, 

7 Primeramente ha hecho revivir el ex- 
presado Caballero la memoria de un céle- 
híe y muy ilustre Antiquario , qual fué Don 
Juan de Córdoba Centurión» Consejero de 
Indias , hijo de Don Adán Centurión, ter- 
cer Marques ele Estepa, el qual recogió 

muchos fragmentos de escultura antigua , es- 

vparcidos- y abandonados por todo d estado 

"de Estepa 9 y loi colocó 'en una suntuosa 

Casa de Canípo que hizo fabricar en el Lu- 

Sar de Lora , distante como, media legua 
e Estepa, .prueba del buen ingenio de di- 
cho Don Juan de Córdoba Centurión es el 
letrero siguiente , que hizo poner sobre la 
puerta, de. la casa: 



ÍM- 



CARTA QUINTA. 2í*f 



IMMORTALI. DEO. S. , 

D. JQANNES DE CÓRDOBA C^INTVKION 

ADAMl MARCHIONiS OSTIPONENSIS F. 

PHILIPPI. M. HISP. R£GIS A CONSILIIS 

PÓSTERITÁTI. CONSVLENS 

HAÉC VETVSn AEVI LACERA MEMBRA' 

PER DITIONEM OSTIP. CONTEMTIM SPARSA 

QVOAD POTVIT AB INTERITV VINDICATVRVS 

SEDVLOCOLLEGIT 

ÉTiHÍC ORDINE DIRIQENDA CVRAVIT 

ADDITIS 

LOCORVM NOMINIBVS VNDE ERVTA SVNT 

. ..... VÉTVSTATISHONOS 

ANNO AERAE CHRIST. CID ID CUX;. 

El curiosísimo Añtiquario colocó en una 
galería formada entre su casa y el jardin, 
y en nichos que habia dispuesto , primera- 
mente un Hércules de medio relieve de fi- 
gura colosal , con piel de León á las es^ 
^Idas y brazos truncados , fice. , y debaxo 
se leía: Estuvo mucho tiempo im ta flaza 
de Estepa , donde la vi6 ^ é hiza mención 
de ella Ambrosio de Morales. 

8 En el segundo nicho habia un bul* 
to entero armado con su morrión de ma$ 
de vam de aito^ los hxozoi ;ruiic;^dQs co-* 

mo 



mo el anterior , sin poderse determinar á 

3uien represeñtafek :* er vtilgo le haUama- 
o el gran Pompéyo ; y á la vcrd^ su tra- 
ge. y di${>osician no- desdice de áqüet gran 
espitan : debaxo Jbabia escrito : áU £^fa, 
y lo mismo debaxo del tercero y quarto ni- 
c;ho. En el tercero habia otro bulto cpn 
ropage talar , de mas de medio cuerpo ; pe- 
ro nó es fácil determiñaí si es toga ó pfe- 
» téxta í tíéne los brazos trunCaáós por los 
hombros. 

;5)f«< También está sin cabeza ni br&os 
el bulto del qua^t(^;i9<;ho , aunque los bra- 
rzos parece que los oc>iIta el ropagg:>t(^ar; 

Íla ngura tiene cosa de una vara de alto! 
a del quinto nicho es un fragmento des- 
dé la cintura hasta las rodillas con corta di- 
ferencia > y ropage talar como las anterio- 
res , debaxo dice ^ dg! Itálica* Todos estos 
fragmentos se hallan actualmente cjc^ocados 
^n la galería qup cía ingreso á los salones 
del Alcázar. 

I o Muy sbgular es la siguiente Jnstrip- 

icion del Municipio Ilipense , la qual se ha 

iencontradó á media legua del Lugar de ALr 

' gaba cerca de Itálica ó. Santipotíce > en d 

cortijo llamado Haza del Villar , y en tierras 

!ue descubrieron las inundaciones del ano 

\t X784 y coo QU0^ xa^tros . á^ astigüer 

dad. 



I 



./ CARTA QUINTA/ ai^ 

9&drPor eHa ss pnede colegir que aqu$ 
-6iese el sitio de Hipa y y üo Cantulana j Al- 
ócala del Rio y ó Feñaflor , como creyeron 
Jitorales, Florez y otros Escritores; verít 
ficándose también mejor , que Hipa lestuyo 
prope Italicam , como se halla en Estrabon. 
jLa lápida dice lo siguiente: 

L. COMINlb. VIPSANIO. SALVTARI 

DOMO. ROMA. P. V. A. COGNITIONIBVS 

DOMINL Ni 

. IBIP.L.SEPTI1VÜI. SEVERI.PERTJNACIS 

' AVGVSTI 

PROC.PROV. BAET. PROC CAPIEND. VECíf. 

: PROC. PROV. SICIL. PROC ALIMENTQR ^ 

, PER. APVLIAM. CALABR. LVCANIAM > 

• BRVTIOS. SVBPROC. LVDI. MAGNI 

OVtmO. VIRO. ET. INTEGERRIMO 

^ IRENEVS. AVG. ÍT. VERA. DISP. PORTVS ' 

ILIPESIS. PRAEPOSrrO 

... : SANCTISSIMQ^. , 

- Por 

X Las iniciales de la segunda linea V. A. P. se po- 
drán interpretar puhücae ine d, y hs de la ante- 
penúltima AVG. Ñ. VERA. DISP. ^ugusti nostri 
vera , ó verbaii dispensatione. Lo demás se dexa 
entender bien , esto es , que dicho Lucio Cominio 
fué Procurador de la Bétlca y Sicilia ^ y de las pro« 
.1; " V ' W- 



«20 VIAGE DE ESPASfA. 

Por Tina lápida sepulcral halla<& el año ¿e 
1787 cerca de la Villa de Aráal , seis le- 
nguas distante de Sevilla , se entiende que 
hubo allí un Pueblo llamado BasüÍ£o. Dí^ 
ce asi: 

D. M. S. 

: Q. BRVTVS 

BASILIPENSIS 

ANN.. '.. 

HIC SITVS. EST 
S. T. T. L. / 

£n el mismo sitio donde se halla esta pie* 
4ra se hallaron también medallas , y otros 
rastros de antigüedades Romanas. 

1 1 Igualmente es inédita la que voy á 
copiar, y se halló en Santiponce el -año 
de 178 1 y con motivo de una excavación 
que se hizo a instancias del citado Señor 
Don Francisco de Bruna. Está escrita en 
un pedestal y y dice en esta forma : 

▼isiones ó alimentos de la Apalia , Calabria , LucS'* 
•sia y Abruzo ^ Provyidias hoy dd Reyno de Ñápa- 
les, &c» 



AELIAE. 



CARTA QUINTA. aai. 

AELIAE. Q.í'. í 

■. wciniae\_ ". ', .'i 

VBLERIANA¿ , . ..t 

SPLENDIDISSIMVS :i 

• ORDO. rri^ICENSIS 
^ FVNERIS. IMPENSAM , ' 

lOCVM. SEPVtrVUAB 
STATVAM. PÓNENDAM '' ' 
^ ' ; DBCREVIT.. ■ . , ,] ' 

" . 4XUVS. ERISCVS. FATER, ET ' ' . 
LABERIVS. FIRI^AMVS 
MARITVS. MONORE. i ACUESTO > 

-D. s; p. pósvervnt; •' 

También se. eocojitró entonces . en un po^ 
destal iota el 'fragmento déla ^ue se úgaai 



^ • m <0 m * 



•Mveíioi -é.-R- ' ^' •; *-[ 
'/■*.., VIVÍ.- ^ ' "'■ ' " '■ " ;; 

jPor las dps últimas }eti:9^ |de la segunda 
linea entiende, el Señor Bruna Civis Ra^r 
tnanus , y por las primeras d^ la tercera Q^ 

/a- 



hniae Victrüisi v ppr t^ioto le parece que 
Itálica sojicitó ^obtuvo de Adriano los fue- 
ros de Colonia y aunque én las medallas an- 
teriores á dicho Emperador '"se nombra Mu- 
nicipio, a. : : . .: .• 

1 2 Sin duda que el egresado Lugar de 
Santiponce f con sus cercanías fes un sitio 
bien fecundiQ .4^ a^tigíiedad^St. Romanas, y 
creo que ^.epipre que por allí $e, hagan ex- 
cavaciones *sé lia de encontrar algo de nue- 
vo y en vista de lo que se ha hallado desde 
la última- tS¿^ que -estuve- áqüí; I-o mas 
noble y excelente qfle ddsd^ aquel parage, 
esto esy.desde.'la.ttiiuna Itálica: ó. Santipon- 
ce se h^ h^<ít)ojiX9^]^^ ppr? e).j Señor Bru- 
na , son quatro fragmentos de la mejor es- 
eftlmra' antigua- que se puede) imaginar há^* 
liados el ^o ^pasado de I79i8¿i>08^de eUog 
son los cuerpos de dos estatuas colosales de 
varones , y de beUísimo' mármol , es á saben 
una de ellas desde .el xoiello hasta las ro- 
dillas , sinbraz^^^cabe^^.:. la otra desde 
la mitad de la ?abe](a bgsta I^.^tad del mus- 
lo derecho pof ,un ladp , y por el otro hasta ^ 
la mitad de la píerng. izquierda ; gran lásti- 
ma , porque todo el' cuerpo hasta donde hjg 
tiichó tiene una perfecta conservación ; peré 
lo singularísimo es la nobleza, grandioso cá^ 
Hactcr 7 cortccdon dé las %bxas\ compa-^ 

ra- 



/^' 



^2-22. ■■ , 





iGva.. 



V ' 






■'■-■:4 



: \ í 



^ji''- 



Vi- 



r i V' ''\ 



1 i > ^ .1- 

ir i 



\\ \ L ' AVó '. \ 



rn-i 



tsí&les "cíérfamente á Id ihejór de -Íó -antí-^ 
guo. -■ -" ' -' "' • '•'•'■■' , '-••:-<.;• ^ 
' 13 No "es raz<^ que V. espere que* 
nos vdáinós para foímaí algún coiici^to , á' 
Ib méaós de sus, acritudes ; 'y así fe ' envió^ 
ese apuntamiento de las colosales ^ y de las' 
menores , que sin eíftWgo son algb^ ma-' 
yores que el natural , y representan al pa*' 
itcer -ul» 'Amazona -^ de ' belísima' -agracia y. 
¿«celéhtei'^fids: k'dtra dé su tamaño cféo 
que pu^de áet algun'^sóídado ó gladiator , y 
t^l vez'.^iflbíi'á represéníaír lo misáió' la dé 
les cofóísSIésf que tbdaf íá cofiserra 'la rm^ 
tád de la ífábezá. La 'otra quien* sabtí si 
^riaalguh' Apolo ú •aí¿üh- Cesar en aspecto 
de deidad', ¡cóiíio^soRáíepí-eáeñtarlés la.adtt-1 
tecion. 'Le 'digo á V.«<^tíé dbs píe¿a^ de,I^ 
¿scultuíra'"Gifega , toiho, las estatuas colosa- 
tes (y'^lo MSínb se ^ede^écir de fas "me- 
nores ) no las hay en España , f tétigi 




¡ Qué ^incíéñtivB ^te ' pira*^ 
cavacidtÉis de->Sáiitipótícé:$>Acfaso sdehcon- 
trarian^idonde se /faaUAroic'^tas ást9i5fifl!^ jus 
partes qvp íes *falitaRj^:/y7«tias muchas co- 
sas.^^ Debían éptretgnto sacarse moldes , v 
multiplicar tari excefehte^'^módelós. .; • 
^ * 14 • Tianifaien ha ^etíidtí ' recieh'temeéiíé 



aa4 VÍASS ^95 ESPAíÍA- 

tüincta ; cosa excelente , pero asimismo $in. 
catgza ni: t^zps. Xqs ip^ños CQn^/;qiie .está' 
cubierta lío impiden, ; pa^^ c^nocf^^^u d^s- ¿ 
i^udo/ejiicelente : es de* siete palmo^^j^. y s^\ 
l^a¡ enpontrado á empolvaras de prA^qdld^d) 
<i^,Al(;aIá;del Kio, 4q&, Ifeguas distante det 

V 15, Años pasífdós, sf deje^tgrrjó ^en la, 
yUla ,4^ las Cabe/^s ^e San Juan , ^eii los. 
cjterofr.d? Guadalquivir, un trozo. de ;.niár-^ 
sooí^'^ue hoy.se l^aen esta (p^l^pon^re- 
prj^feijL^ en p^qyeña una figura qr^^ á 
U;n tronco en ^ccion de sostenej: up globo,- 
l^tpií^rn^, derécte-f^fródillada , |[lí} ptra le-.. 
v?iH^da .como- para poneíse.^ii ^p^ie .: tiene, 
1^; cabeza con barbas., y agovia^a,4el peso 
delgjipbo. E;i ^i|i liso, debaxp,;4ej^ ella so, 
feei^.b^ji ,; aunque letras Jí^^&^^9 U ins» 
^ripcion- siguiente :; f. / ,,'.»{ ; 

} Tí. CLAVpiÓv PAE^ÁRL Áy^^^^^ 

ftÍANÍcp. PONT, MAX, T)R. ;PQT^;Víu ¿ 

>. »«P. XVÍ. COB. JIH. PR CEÍÍSOW i 

^TJHIPVUA. SAVNL F. EX.TESfrAlWENTO i 

ALBANL SVNAÉ. F. VIRÍ. Syp ^ 

Por este letrero, se puede colegir, q^q Ter-j 
pulia;» que mai^dQ J^iacer la obrja ,. ó mas 

pres- 



CARTA QUINTA. asj 

presto Albano , que la ordenó en su tes^- 
famenío , seria devoto de Hércules, ó Atlan- 
te y á uno de los quales representa la figura, 
según las señas ; bien que si atendemos á 
la citada inscripción , pudiera representar al 
Emperador Tiberio Claudio en aspecto de 
Hércules , ó Atlante , y como agbviado con 
los cuidados del Gobierno , que acaso sig- 
nifica el globo de sobre la cabeza. Las dos 
Dirimas lineas se podrán acaso leer: Terpu- 
Ka Sauni Jilia ex testamento Albani Sunae 
fratris 'viri sui. También pueden significar 
él Sauni Y Sunae un mismo apellido, y es- 
tar .mal escrito. Vea V. como yo también 
hago mis pinitos de Antiquario. Bien dice 
el proverbio : acompáñate a buenos , he. 

1 6 Sepa V. que en esta sala , sobre 
los fragmentos de la mejor escultura que sé 
han hallado en Santiponcé y otras partes , y 
los que se traxeron de Estepa , se han reco- 
gido en ppcosaños hasta cincuenta lápidas, 
Con inscripciones, unas enteras y otras rotas, á 
mas de las copias que remito á V. No puedo 
detenerme , ni copiar ahora el gran nume- 
ro de otras que tengo recogidas pertenecien- 
tes á Sevilla , y son algunas docenas : dí- 
gaselo V. al amigo , añadiéndole que mas 
yale una de las que envió ahora que mu- 
chas de las otras , por ao estar publicadas^ 

Tom.XVII. P Con 



aaÍL VIAGE DE ESPAÑA. 

ly Cop las esppcics que corrieron de qul* 
SS. MM. pensabjan hacer viage á esta Ciu-- 
d^d , se habilitaron y dispusieron todas las 
habitaciones de este gran edificio del Alcázar 

Ísus jardines; todo lo quaí estuvo á cargo 
el expresado Señor D. Francisco de Bruna. 
]pl copioso gabinete de medallas ., piezas 
grabadas , arn^as ^ instrumentos antiguos y 
otras mil curiosidades, que posee dicho Ca- 
ballero, hf^ tqmado notable aumemo desde 
la otra vez qu^ lo .yí , y todo, prueba su 
fino eusto é . inteligencia en e$tas materias'. 
íJ Ya qiíe estaraos tan cerca de la' 
Catedral ,. voy á de^ir dos palabras de al- 
gunas cosas nuevas que me he encontrado 
en este tráifisito. Una de ellas, es el prganq 
situado encima la sillería del Coro al lado 
de Ja Epístola , construido y dispuesto en la 
parte armónica por Don Jorge Bosch, na- 
tural de Palma. en Mallorca, y Organero 
de S. M. Con ra^n encomian ahora esta 
obra á todos los forasteros que llegan á Se^ 
villa , como me la encomiaron á mí , y lo- 
gx4 ver su disposición con particular gus- 
to. Tengo por cierto lo que me, han asegur 
rado , que excede en magnitud y variedadi 

, de 

X I»o demás perteoecteúte al Real Alcázar véase en 
e) Tomo IX. de ej^ce Viage, 



. CARTA QüINTA-7 •*? 

¿é Voces á quantos rbay por esté térmúó 
dentro y fuera de España. 

19; Reuae esta célebnp niáquio4 por 
una nueva teórica,. al parecer contraria á 
la raKoa, teniendo tres veíatillas en cada te-f 
cía , la yal^QCÍa dd la vaz » con una pulsa*^ 
ctiocr müysua^erdircunftanga aqas^fio con^ 
seguida hasta ahora , y que siempre ha sU 
do reí; e^oUo de "todos los óirgaoos grandes. 
Cotista el nuesitro de ciento y dieüs y nuevo 
registros , relativos á quatro teclados y á 
W contras; Su total de cañones sonantes 
€s/de cinco mil. trescientos Vcintfe y seis. Su 
colocacían está en.diversos pisos óelevacio-i 
ncs;,, ascendiendo la tercera:, que es de las 
contras 9 á quince vaifas sobre I los teclados, 
y el. segundo de ecos, í diez varas, con la 
particularidad ,d^.i;«ner la caxa ict^ varas de 
lojrgQ y dos y media de alto , y vinay quarta 
de ancho , con doce puertas para^ fuerte 
y piano., que eL Organista las puede abrir, 
y cerrar comodísimamefite Ci>n:lai piéis. -^ 
-. ao... En lo restante se observa-no pequei- 
fio conocimiento idel Artífice en:Ja'combi* 
s^idión y circunstancias de la máquina , har 
biendo facilitado el afinar quaLquier canon 
«in desmontarlo.., .y. remediar por medio de 
tornillos las alteraciones que la hunjedad^ 
é sequjedftd Áú ambiente ocasionan en^to- 

Pa dos 



aaS VTAGE DE ESPAÑA. 

dos los órganos. Otras muchas particulari- 
dades interiores de este famoso órgano son 
mas para vistas y examinadas con buenas 
luces y conocimientos , que para escritas. £s 
muy digna de observarse la máquina del 
ayre » sin mas fuerza ni trabajo que el pa- 
searse una persona por encima* de bs ñie^ 
lies. 

21 Esta obra extraordinaria que ^or sá 
término poco se parece á quantas se han 
visto hasta ahora , ni tampoco á otras tra-^ 
bajadas por el mismo Artífice en los órga^ 
nos de la Catedral de Granada baxo la di-^ 
reccion de su Maestro Don Leonardo Fer- 
nandez , y después en su patria Palma, Ca- 
pital de la Isla de Mallorca , donde hizo 
los de Santo Domingo y San Francisco , aun 
mayores que los de Giñanada , y de tres te- 
clados : esta obra , digo , tan digna de ak-^ 
banzas por dentro ¿creerá V. que es la mas 
fea y despreciable que se puede imaginar 
por defuera? Como si los pobres ojos nxy 
tu vieran, derecho para ver objetos arregla- 
dos , al modo que las orejas para percibir- 
los I y como si no fuera cierto aquello de 
que; segnius irritant animos' dimissa fet 
aures , quam quag sunt oculis subjecfa ji-^ 
delibus. 

22 Lo cierto es que la fachada del ór- 

ga- 



CARTA QUINTA, ^ 229 

gano es una apárente señal de incluir den- 
tro una maquina de algarabia y desconcier- 
to , y no el artífioio armónico que encier- 
ra. Soy de parecer que este supera de mu- 
cho al celebradísimo órgano de Harlen en 
Holanda , del qual le hablé á V. en mis 
Cartas de fuera de España ; y aunque la deco- 
ración exterior de éste no la hallé muy digna 
de alabanzas, sin embargo es un portento 
del arte en 1& materia y en la forma , com- 
parada con el descabellamiento del made-* 
xage de Sevilla, 

23 Algún remedio pueden tener las co- 
sas , si no añadiendo perfecciones , quitando 
á lo menos monstruosidades. Ademas que 
habiéndose gastado sobre treinta mil duca- 
dos en la referida máquina armónica , en 
la qual se han empleado diez años de tra- 
bajo y con diez ó doce operarios continuos, 
¿como se ha de creer que dicha Santa Igle- 
sia repare en gastar en mejorar la arquitec- 
tónica , ó bien condenando á la lumbre aquel 
disparatado maderage , y el que tiene en 
frente , ó dándole algo de mejor forma si es 
posible ? 

24 El famoso órgano de la Real Ca- 
pilla de S- M. en esa Corte también es obra 
Gc Don Jorge Bosch ^ para cuya construc- 
ción filé llamado de Mallorca después de 

P3 ha- 



ajd VIAGE DE ESPAÑA. 

haber acabado los de Santo Domingo y^Saft 
Francisco que se ha dicho. Otra obra se ha 
hecho también para esta Santa Iglesia , qué 
ha merecido- grandes alabanzas de los inte- 
ligentes , y es el relox de la Giralda : má-» 
quina de mucho irorito llevada á efecto por 
un Religioso de la Orden de San Francis-' 
co , llamado Fray Joseph Cordeto , baxd 
cuya mano se han ordenado y hecho to^ 
das las piezas que la componen. 
' aj No habia yo visto armado el céle- 
bre monumento de esta Santa Iglesia como 
ahóf^ lo he visto , por la casualidad dé ha- 
berme encontrado en Sevilla el dia de Juie- 
tres Santo , y solo le hablé á V* la otra vez, 
por lo que Concebí de la estampa del mis- 
ino -, y de algo que ma dixeron ; pero ahórd 
que lo he visto en uso , é iluminado , me ha 
parecido grandemente, al modo del del Esco- 
rial , baxó su cúpula en Semana Santa. El dé 
cSta Ciudad se coloca en el espacioso sitid 
que hay entre la portada principal de la Igle- 
sia y el trascoro. Todos los años se reconoce 
para dorar y componer las partes que lo ne* 
ccsiten , y por tanto siempre parece ñtievo ', 

No 

I La descripción de este monumento se puede ver 
¿n el Tomo IX. de este Viage , Carta II. núau 27 
hasta ap. 



CARTA QUINTA. ^31 

a 6 No puedo decirle á V. el gran sen* 
timiento que me ha causado saber el des- 
ticierto cometido en la execucion de una 
hueva Custodia de oro , cuyo proyecto era 
ya muy antiguo en esta Iglesia , como es- 
cribí á V, de esta Ciudad en mis Cartas 
del año de 1786 , anunciándole de paso las 
esperanzas que habia de que se hiciese una 
tíbra digna , según las medidas que se iban 
tomando'. 

27 Efectivamente se le encargó háper 
para ella un modelo dé madera en esa Cor- 
te al Arquitecto Director de la Academia 
de San Fernando Don Migutl Fernandea:, 
que fué muy aplaudido de qüantos inteli*- 
gcntes le vieron , y V. fíié uno de los pri- 
taieros en alabar la acertada determinación 
€e este ilustrísimo Cabildo. ¿Pero que su- 
cedió? se hizo el modelo , vino á Sevilla, y 
el éxito fué el que suelen tener varios ne- 
gocios en las deliberaciones capitulares , que 
muchos de los individuos , por ahorrar de 
disputas y contradicciones, se suelen dexar 
llevar del que con mas empeño esfuerza 
iu 4¡ctámen , sin pararse en si tiene los co- 
nocimientos debidos para ser seguido. 

P4 El 

I Véase con cuidado Ift citada Carta II. del T^ 
Iho IX. niim. 9>6. 



^3* VIAGE DE ESPAÑA. 

28 El caso- es que en lugar de haber 
hecho una excelenteCustodia por aquel mo- 
delo de Fernandez , han gastado el oro en 
una ridicula fealdad , según las noticias que 
me han comunicado varios amigos inteligen* 
tes que tengo en esta Ciudad , la qual nue*- 
va Custodia salió á lucirlo el dia de la pro- 
cesión del Corpus de este mismo año. Lea 
-V. esa copia de una de las Cartas que har 
blan de ella. 

29 **La Custodia que estrenó este ilus- 
trísimo Cabildo el dia del Señor es pésima. 
Hará como quince años que vi un dibuxo 
que para ella habia hecho un Don Geró* 
nimo Barbas y con bastante regularidad. So- 
bre este dibuxo se empezó á hacer la Cus-^ 
todia I pero habiéndolo corrompido hasta 
no mas. Este fué el primer paso, añadiendo 
disparates sobre disparates.»» 

30 *> Cosa de unos doce años fué lla- 
mado un Profesor inteligente que declaró 
ser cosa pésima quanto iba hecho , y los co- 
misionados de entonces , conociendo ser así, 
$e alegraron de la ingenuidad. Se hicieron 
después diferentes dibuxos y modelos para 
enmendarla , pero ninguno tuvo efecto. Vi- 
no después Don Miguel Fernandez á esta 
Ciudad , enviado por el Señor Arzobispo 
Patriarca para reconocer la Capilla del Sa- 
gra- 



CARTA QUINTA. ^33 

grario : se le encargaron nuevos dibuxos, y 
después el excelente modelo que V. vería 
en esa Corte ; pero aquí no hubo de eus- 
tar, sin duda porque era bueno y arreglado 
á la sencilla y mas correcta arquitectura. £1 
caso fué que se estimó en mas la Custodia 
vieja ya casi concluida (sin embargo de ser 
tan ridicula) que la de Fernandez; y no 
supe mas hasta que la hemos visto por las 
calles en la última procesión del Corfus^^ 
31 »>Lo que puedo asegurar á V. es 
el sentimiento que me causó á mí y al Se- 
ñor Don N. , cuyo gusto é inteligencia eii 
la arquitectura no le es, á V. desconocido^ 
al ver aquel enorme peso de oro empleado 
en el peor artefacto que se puede ver y ex;- 
plicar. ¡Es posible, exclamó a voces el in- 
sinuado amigo , que en Sevilla se vea estof 
¡ no haber siquiera una moldura en toda la 
máquina que pueda reconocer por legíti- 
ma mnguna de las cinco órdenes I ¡ Que des- 
gracia!, ¡que desgracia! Todos lo estuvieron 
oyendo en la calle de Genova , en donde 
estábamos , y el eco fué cundiendo por es* 
ta y por las demás calles, por donde pasó la 
procesión ; de suerte que la obra queda de- 
clarada por monstruosa en razón del Arte 
para mientras dure , y así el único remedio 
paia que no se oygan todos los años seme- 
jan- 



.434 VIÁGE DE ESPAÑA. 

jantes improbaciones , seria no sacarla m^s, 
y deshacer ó refundir el material para hacer 
otra 9 ó no hacer ninguna ; pues en mate- 
ria de nobles Artes , mas vale carecer de la* 
cosas , que tener mamarrachos , y mas con des- 
tino á un objeto tan sublime de nuestra re- 
dención. Conozco que le habré dado á V. 
ínuy mal rato ; pero también aquí lo hemos 
tenido. Solo hay de biieiio que el mismo ilus- 
trísimo Cabildo ha conocido el desacierto en 
la desgraciada idea y execútion de esta obra, 
y que siendo notorio á toda la nación su 
espíritu magnánimo , tomará providencias efi- 
caces sobre ua asunto de tanta considera- 
cion.ff 

32 »Para prueba de tsto tenemos muy 
presente aquella célebre acta capitular que 
V. publicó en su Tomo IX , hablando de 
esta Santa Iglesia quando el Cabildo trataba 
de hacer el suntuosísimo edificio que vemos 
y admiramos, y fué: hagamos una Iglesia tal 
y tan buena , que na haya otra igual , ó 
<íomo dixo uno de los Prebendados , según 
refiere Don Diego Ortii de Zümgz : haga- 
mos una Iglesia tan grande , que los que 
la vieren acabada nos tengan por locos \ 
esto es por tan generosos y acertados en 
las medidas ^ que ya llegase a rayar en el 
extremo de entusiasmo. Lo cierto es que 

lo 



^ 



.XARTA QUINTA." 1135 

lo lograron en el todo , y en sus partes, 
según lo que entonces se sabia en la £u« 
ropa , y que mientras dure el magnífico edi*. 
fício será un objeto de admiración.» 
- 33 mEs quanto me ha parecido decir 
á V. para que vea en lo que ha venido 
á par;u' el arreglado pensamiento y modelo 
de D. Miguel Fernandez , &c. Scc.» .... 

34 Me ha parecido incluir á V. esta 
copia , que recibí después de mi último 
íránsito por Sevilla (en cuya ocasión ni me 
han hablado de la nueva Custodia , ni me 
la han enseñado ) , por ser persona de verdad 
y de inteligencia el que me ha escrito. Se 
la envió á V., pues, por si quiere publican 
h'y en la inteligencia de que nadie tendrá 
justa razón de ofenderse , y también podrá 
convenir á otros fines. Hubo sobrado tiem- 
po desde la primera exhortación de S, M. 
sobre obras de esta, consideración despacha- 
da en 1777 , para que los planes de la re- 
ferida Custodia hubieran venido al examen 
de la Real Academia de S. Femando, quan* 
do no hubieran querido hacer la de Fer- . 
nandez, y ahora nadie tendría que mur- 
murar. 
* 3$ Otra novedad he encontrado en las 

guertas de esta Santa Iglesia, y es el ha- 
er dado de color al óleo á los celebrados 

me- 



%i6 VIAGE DE ESPAÑA, 

medios relieves de barro cocido, puestos so^ 
bre ellas , y así habían permanecido un par 
¿c siglos desde que salieron de mano del 
Artífice 9 con mucha alabanza de los inte* 
ligentes , no solamente por el mérito y ex- 
presión de las figuras , y la composición, 
sino por la dificultad de que , siendo de 
aquel tamaño , puedan salir del horno con 
tanta integridad. Si faltaba alguna cabeza , ó 
algún otro extremo en las figuras , efa ne- 
gocio para fiarlo á un buen Escultor, 
y no á un Cantero que , si no me ha in- 
formado mal , tuvo el encargo de esta ope- 
ración. En la forma que antes estaban pa- 

"recieron bien en los dos siglos referidos. No 
está todavía el décimo octavo en que vivi- 
mos para apostárselas en materia de bellas 
Artes al decimosexto , en que se hizo esta 
obra. ' De aquí adelante ya se dudará de 

.que materia son dichos relieves si no lo di- 
cen. Ya que se hizo la novedad , se podían 
haber copiado exactamente en mármol , quan- 
do no se hubieran inventado nuevos por 

. Artífice diestro '. 

36 La obra de la nueva sillería de la 
Real Capilla de San Isidro costeada á de- 

vo- 

I Véase sobre estas portadas Tom. IX. CarU I« 



CARTA quinta;^ . Í37 

irocioft de S. M. y que también empezó ma* 
lis avibus I se ha puesto después en execu^ 
cion por buenos dibuxos ^ de cuya qualidad 
carecían los primeros que el Señor Asistente 
Don J4¡«eph Dávalos remitió al examen de 
la Academia de San Fernando , y admitió 
los que hizo el Académico de mérito Don 
Antonio Fernandez , con aprobación de la 
misma Academia. 

37 Sobre la antigua obra de las Ata-» 
razanas ya dixe á V. la otra vez lo poco 
que quedaba , y los usos que entonces te« 
nía : después se ha fabricado un nuevo y 
grande ediñcio para armas , pertrechos de 
guerra y otros usos. También se construir 
ye un nuevo Quartel de Caballeríia al otro 
lado de la Ciudad baxo la drrecdon del 
Mariscal de Campo Don Antonio Hurtado^ 
con todas las comodidades necesarias , cuya 
obra se ésta concluyendo. 

38 Si el edificio del Seminario de San 
Telmo hubiera tenido la suerte en lo exte- 
rior, psurticularmente en la costosa y extra- 
vagante portada , que ha tenido interiormen- 
te en quanto a su gobierno relativo á Iji 
instrucción de los jóvenes , en el pilotage, 
arte de navegar, y lo demás. que aUí^se 
les enseña , también yo tendría él gusto de 
decir a V. que por todos téiminos era obra 

cum- 



»39 VIÁGE DE ESPAM. 

cumplida: pcró la tal portada ^csití'tán' 
ridicula como estaba. ájQt«s, 

39 Para los progresos de la enseñanza 
y gobierno de este óptimp ésiiabléciiniento 
se publicaron unas Orde^añz^ Re^$,.des^ 
pichadas ppr el Marques dé lár-Soaiojca el 
año de 1786» en ques^^ban estabktkbjnue^ 
jroicamok de enseñwz^ p^si, la pj^rfectainit 
teligencia de las maniobras marltjmksv coa 
Gátcdras de Matemática y Facjultades ííaü- 
dcasc , Maestros de comercio ^xlé dibuxoy de 
las lenguas Inglesa y rFirócesa/Asijniímo.se 
han establecido, ejercicios pubUcosj, ekáme^ 
lies , pbsmios 9 gradas de Pilotos y. Pilcftin^j^ 
Juez Coascrvádor;,. con todo loódemas per-» 
teneciente á la asistencia y tominíidad: de 
todos losr individuos , gobierna^ ecbnóriuM 
fco ,..&c. £1 número; dé los Colegiaüss^ se ha 
aumentado de cientoLy cincuenta hasta dos^ 
cientos, y porconsiguietite el de-loiMaes-» 
tros y sirvientes á .'proporción*. ./ ;- 

40 Voy á añadir qíaatro -palabras" t¿¿ 
cante á la Car tuza de las Cuebas^ sobre 
lo qué ya le conté á V^ la otra vez , enr- 
pezanda por lo má» importante; y relativo 

al 

1 Tocante al Colegio de Satt. Tdmo véase Tom. 
IX'. de este Viagc , segunda edición , Carta Ví, píjg. 
aoi. inún« 7. y. «iguiejateí. . . .... 



, CARTA QUINTA/' 239 

al bien general de U nación , que es e^ ' 
plantío y aumento de los árboles ^n lo$ tér- 
minos que posee dicho Mopasderio. En prín 
iner lugar e$ti;vo sentenciada 4 muerte por^ 
cion c(e millares de plantones de encinas^i 
moreras , álamos blancos y- negros ^ con el 
objeto de aumen|:ar tierra$ de l^bor ; percf 
principalmente por no tener que entender 
con la marina. 

41 Se trataba asimismo de. desiñontae 
una dehesa dé mas de mil f/^neg^ 9 toda ella 
de acebuches y matorral , del que se pro-? 
yeian los. hornoá de Sfcvilla , &C. ,: y sin em- 
bargo de vacias ; oposiciones,.. y con previa 
licencia del Consejo de Guerra se consigue, 
y logrará convertir aquel terreno en buenof 
olivares. Ha puesto también di<;ho Mónás^ 
terio la mira en aumento de pinares , y llevan 
sembradas trescientas y cincuenta fanegas de 
piñones de cinco años á esta parte ; piensa 
aumentar la siembra de esítos árboles , pues 
tienen ventajosas proporciones para ello : lo 
que importa es cuidarlos, y continuar en 
el aumento de un ramo de la mayor ner 
cesidad en la nación. Tengo entendido es- 
.tar estas cosas 4 cargo de un Religioso del 
Monasterio llamado Fray Francisco de 
Baeza , muy inteligente , y aficionado á 
las plantaciones de árboles , como á W 

otros 



040 VIAGE DE ÉSPAÍTA. 

otros tamos* de la agricultura/ 

42 No tengo presente si hablé entonces 
áe la portadita ó división entre el Coro de 
los Religiosos y de los Legos , y de las imá-^ 

Ífenes de Nuestra Señora y de San Juan en 
os retablitos colaterales , tenidas por de Juan 
Martínez Montañés. £n la Capilla del San-' 
to Christo se han aumentado un quadro 
de Cano y otro de Zurbarán , y tambieír 
hay algunos otros de mediano mérito ^ y 
de varios Autores colocados en otras par^' 
tes. 

43 La- Alameda desde la torre del Oro 
hasta la ultima ñiente^ que casi se exten- 
derá un quarto de legua , me ha gustador 
mucho mas que la otra vez , por estar los 
árboles mas crecidos , y por otras razones. 
Hacia el medio salen dos ramales , el uno 
tira al rio , y el otro á la campiña. Esuri 
excelente paseo , con la recreación de la 
vista de ambas márgenes , del extendido bar^ 
rio de Triana, y de los bastimentos que fon* 
deán en Guadalquivir. Por tanto no tienen 
los Señores Sevillanos que envidiar el fa- 
moso Prado de Madrid , y mas si en ade- 
lante aumentan el ornato de su paseo coa 
algunos objetos de escultura: sirven tam* 
bien de recreo los Pueblos que se descubren 
al lado opuesto 4^, la^ ribera ^ como son San 

Juan 



. 'CAKTA XJÜlNrA. ' 241 

Jsán de Al&itácl» i GastBleja de la Cuesta^ 
y la Puebla de Coria. ^ 

44 Todavía es maio por lo general el 
empedrado de la Ciudad , como la 'prímenr 
vez que estuve encella ^: pero he vkto in- 
dicios de que se ha de inejorar ^ por una 
6 dos calles qae nuevamente sé han em- 
pedrado , con sus ánditos de losas á los la- 
dos. Sevilla podia ser una de las mejores Ciu- 
dades del mundo y. si á sus proporciones na- ^ 
turales se juntasen las de la industria y las 
del Arte. Un rio navegable , la inmediata y 
templadísima Sierramorena , las extendidísimas 
yfecizmlas llanuras por todos ladi^, la abun- 
dancia de buenas aguas , de víveres y co- 
mestibles. , vii¿)s j Ikores , y toda suerte de 
légalos., poco^ Pueblos los tienen , nacidos 
como, aquí en el propio terreno, ó en los 
inmediatos. 

t 45 No dirá V. que para ser de trán- 
sito me he quedado corto en contarle las 
cosas que he observado recientemente en 
esta Ciudad, y que no he cumplido con 
elparticular encargo que V. me hizo sobre 
esto. Lo que siento es tener que marchar 
tan presto de ella , pues si he de decir la 
verdad , la dexo con disgusto. 
, 46 Por fin salí de Sevilla para Cádiz, 
y esta caminata la he hecho mas\de una vez 
Tm.XFIl Q por 



24» VIAGE T3E JSSPAÑA. 

por diféreát^. partees 9 dbma V. sabe. Le faaf 
blaré ahora de la , ultima , por Doshér^^ 
ihaña») Utrera, Xé£éz»&c. Si tengo up 
]k»to:de l^gar le 4iñé á V. despueia^o d» 
las otras. Dbshermanas es un Pueblo d^ quí« 
nieotos vec¿Dos al parecer ^ distante dos l&* 
guas de Sevilla : el camiso es iuia cota- 
úmsíiáa ¡ llanura , y las campiñas de ám* 
bos lados es vergüenza verlas peladas de^ 
arboles en las inmediaciones de tan gran Giu*^ 
dad. Después sigue tierra erial y.areiiosd^* 
abundante de palmitos^ coa uajnal:ti:(¿D> 
de monte. 

47 Desde Dosbetmonasii Utrem amntkn 
tres leguas , y aunque de mal caiíiino eS' 
tiempos lluviosos y como lo be e::(peHinen^ 
tado , se .atraviesan grandes olivares., y u» 
monte b^xo de varias -suertes :de axim^ 
tos , que pudiera convertirse en. un bue» 
pinar , como lo hay^mas adelante^ á"^^ vism de 
este camino^ Es tan feraz el terreno, ¿qué 
ú desasen á la naturaleza producir planta» 
é su voluntad, todo él sería como los ri*' 
bazos de algunos tsfozos de camino hondos 
de tanta frondosidad , y natural belleza, ^üe 
el dificil ^explicarla, « 

48 A cosa de un quarto de legua ántef 
de llegar á Utrera se entra én la Cakoda, 
é« camino nuevo , que viene derechamente 

des* 



/CARTA OüiNTA. ^9 

tlesde^^rmoíia por Alcalá de GíQádaym 
hasta aquí > quedándose fuera de esta rulba 
la famosa Sevilla:; pero esta Qtidad Jia to^ 
inado la noble resolucíoii de construir mag« 
iiífica Calzada desde ella ^ hasta encontrar d 
eanuno mi6V>a cerca de la citada Alcalá , dos 
leguas Idktonte ^ y con esto los que quieran 
irer á. Sevílla^^ lolograi*áii sm mas imóme* 
do t}ue el de caminar, dos postas mas /una 
de ida.i y otm de vue][ta /por camino e^ 
célente, 

♦^49 Ütmra ésOodad de dos ftiíl veci- 
nos. Quedan en ella los^^ residuos de un Cas^ 
tíUo muy derrotado. Las calles son bastan^ 
te buenas y bien empedradas ^ y aco^pa^ 
fia una plaza regular y espaciosa. Hay dos 
Parroquias , y ocho Conventos de ReguUf 
tts^ tres de ellos de Monjas > tres'ó qua<» 
tro. Hospitales > y otras fundaciones pías. 
Una de las Iglesias Pártbqutales es la de San« 
íiago / de un estilo gótico muy gentil y cor^ 
t'ecto por su término. Es de tres naves dividí- 
idas por ocho pilares semejantes á una palma 
^ue distribuye y entretexe sus ramas por la 
4>óveda« La Iglesia de Santa María también 
de estilo gótico tiene una. torre muy altíj 
:^ue después sé le hubo de añadir al edificioi 
y es de muy buena forma. Su primer cuét^* 
JK) consiste en un gran arco que dá ingreso 

Q a á 



244 VIAGE r>E ESPAÑA. 

i la Iglesia , todo adornado de casetones ^ y 
el jresto de mil labores caprichosas y deli¿ 
cadas 9 según el estilo de Berruguete. La 
Capilla mayor es por este mismo término^ 
y según parece , de la misma edad. No quíe» 
ro cansar á V. con retablos y otros ornatos 
mteriores de estas y de las demás Iglesia^ 
porque no he visto cosa notable fuera de 
mucha tallaza extravagante , ni yo tampo« 
co he tenido tiempo de buscar cosas me- 
jores. 

50 Desde aqm continué con mí compa- 
ñía por camino nuevo hasta el cortijo Ha^ 
mado las Torres de Albcaz , á como aqiii 
pronuncian , Torres^ de Locar , donde pa« 
samos una pésima noche sobre, costales dé 
paja : el territorio es excelente para cose-, 
chas' de granos , pero desnudo de arbole- 
das á lo regular. £1 tal cortijo está al pie 
de un moptecillo, sobre el qual se con* 
servan las ruinas de un antiguo Castillo, 
que comprehendo fué reedificado sobre 
otro del tiempa Romano, según indican 
^algunas masas de aquellas piedras : por tan- 
to se puede asegurar sin rezelo de equi* 
,vocacion , que en las Torres de Alocaz hu- 
,bo algún gran Pueblo. Desde Utrera hasta 
«te sitio cuentan tres leguas y media, y 
se vea á diversas distancias cortijos y cor- 

ti- 



CARTA QUINTA. ÍÍ45; 

tíjá^las, coQ^ tal qual oHirar. Desde aquí á 
la Venta del Cuervo cuentan unas tres le- 
mas : sobre mano derecha se alcanzan á .ver 
K>s Pueblos de los Palacios , y las cabezaSj 
interpuestas grandes llanuras , la mayor ¡ku:- 
te de ellas peladas de árboles. . 

< r La Venta del Cuervo es una posada 
indignísima / solo á propósito para bestias; 
y á esto se reducían antes las mansiones en 
un camino tan principal xomo el de Cádiz. 
Es de creer que llevándose este á la pet^ 
feccion que ahora vemos , se haga allí una n 
fonda ó posada cómoda y bien provista » co« 
mo se ha hecho una buena casa, de Postas. 
Esta casa de Posta , y el Cuervo están a mas 
de la mitad del camino ^ desde Utrera a Xe* 
léz. Después del Cuervo todavía hay que 
atravesar incómodos arenales por no haberse 
concluido el nuevo camino en aquella dis* 
tancia ; per^ una legua antes de dicha Ciu- 
dad está concluido con gran solidez y mu- 
nificencia. 

5 % Esta entrada de Xeréz de la Fron- 
tera se las puede apostar á las de qualquie- 
ra otro Pueblo por hermoso que sea, y jun- 
tamente es un paseo delicioso para los ve- 
cinos de la Ciudad ,. con asientos y verjas 
en ambos lados , y entre huertas , arbole- 
. das desalmas , granados , naranjales , y otro$ 

Q3 4í- 



34$ VIAGE ÜE ESPAÍ35A., 

¿rbolps de dim^ suave. Aunque jdichas Véir^ 
jas son al presente de madera^ dada de ver<i 
de^ entre pilares de fábrica , puede creersq 
que mas adelante se vayan haciendo de. hier< 
fo^tegxm veo que piensan estos Señores Xe^ 
rézanos , y su zelosísimo Corregidor, quien 
tuvo el encargo de dirigir este famoso ca- 
mino nuevo desde una legua antes de Xe« 
réz hasta Cádiz. El ^expresado paseo y en- 
trada tiene de largo cerca de mil pasos ^ con 
alguioa elevación respecto el resto de la cam« 
pina j cultivada de dilatadísimos viñedos , 
de los quales y de su precioso producto ha-« 
blaré luego, Empieza el paseo por una pía-» 
SM^ circular, y continua lo demás á modo 
de galería hasta la Ciudad, 

{^3 Al instante que entré en ella cono« 
cí lo que puede un Magistrado zeloso y ac«i 
tívo:: comparando sus calles actuales CO0 
lo que eran antes , esto es ^ barrancos do 
inmundicias y albañales casi todas ellas. Por 
lo mismo que las calles de la Ciudad soa 
anchas y espaciosas , mejor que las de otras 
principales. Ciudades de Andalucía era ma^ 

Sor la incomodidad de andarlas en tiempos 
uviosos: ahora son^ verdaderamente cómo^ 
das y magníficas, con. sus ánditos de losas 
á los lados, mejores que los dé esa Corte, v 
de mqdo que quaudo estéu todas concluía 
- das 



CARTA QUINTA. 347 

éas y empedradas ien la forma que las he«* 
chas hasta ahora , será Xeréz por este tér>- 
iniao una de las mas límlas Ciudades de 
dentro y fuera de España , y tendrán' mo- 
tivo sus vecinos ?de acordarse del Señor D. 
Joseph de Eguiluz ^ su actual Corregidor. 
54 /La lástima es el desperdicio de cau- 
dales en obras extravagantísimas , executa^ 
das desde que eo toda la Península tomó 
cuerpo la licenciosa y desenfrenada arqui^ 
fectura , particularmente en los sagrados edi- 
ficios , y ornatos de los Templos ; y sobre 
todo los que se gastaron en la nueva CoW 
giata de esta Ciudad , la quai es al mismo 
tiempo una de las ocho Parroquias que hay 
en ella. Las Iglesias de Regulares de ambos 
sexos llegan á diez y oóho , siete son de Mon- 
jas , y las demás de Frayles , con diferentes Ca-^ 
{sillas , Ermitas , Hospitales , y otros lugares 
pios. Todas las he ido recorriendo , y entre 
tanta broza de abominable talla y doraduras 
(que aun presentemente se están haciendo) 
he hallado también cosas muy dí^s de 
nombrarse , de quando las obras se hadan 
con acierto y buenos .principios en está res^ 
petable Ciudad. 

^5 Ya que hubo, ánimo y caudales 
i^ aunque malísimos dtbuxos) para fabricar 
o» nuevo la Colegiata , parece debia. ha* 

Q 4 ber- 



^48 YIAGE DE ESPAÍÍA. 

berse elegido en el Pueblo sitio mas tievkr 
•do y vemajosp , mejor, q^e donde está. La 
obra se reauce á una graijniole de piedra, 
en que se habrán gaseado grandes caudales 
con poco gusto y elección. Se empezó por 
los años de 1695 , y aun se va gastando en 
una portada y torre por el lado de ponien- 
te* En la fachada principal se echó mano 
del orden corintio, p^ro mal seguido i y 
peor adornado con extravagancias. Interiora- 
mente consta de tres naves , sin contar las 
dos que comprehenden las Capillas. Están 
sostenidas de arcos y pilastroiies , con colum? 
ñas embutidas de orden corintio tan m^ 
entendido como el de la fachada , y recar- 
gado de mala talla coino en aquella : tientt 
su cúpula y crucero. 

56 El Tabernáculo ts aislado , y se su* 
be á él por algunas gradas : y así este, co-* 
mo el Coró y retablos de las Capillas , sin 
exceptuar uno ijue se ha hecho de piedra, 
son de muy mala arquitectura. En el testero 
por detras del Tabernáculo piensan ahora 
hacer entrada para disponer una Sacristía; 
pero mucho mejor seria destinar dicho sitio 
para Coro , desahogar con esto la Iglesia, 
y quitar en lo posible todas las superflui- 
dades que hay en ella , porque es lásnma 
que ún Templo tan espacioso ^ de ton só<- 



.CARTA QUINTA/ «49 

üda cbostraccion y materia, como lo es este^ 
tenga tantos defectos garrafales eñ las par* 
tes mas esenciales de Ja decoración. 

$7 Quando otra cosa no, antes de gas* 
tar un real en adelante habian de mirar el 
que nada se hiciese » en orden á reta* 
oíos, muebles sagrados., alhajas , á otra 

rilqukra cosa , sin tener total seguridad 
que se hada con la posible perfección y 
finura del Arte, para que esto acredite el buen 
gusto y elección de los actuales Señores Ca- 
|>italares : con eso no sucederá otra vez co* 
mo sucedió años hace , que habiendo exa- 
minado el edificio un Inglés instruido , á 
ríen acompañaba el Marques de la Caña- 
, áb^o que lo que mas admiraba es no 
Jhaber tropezado por casualidad el Autor del 
edificio siquiera con una regla de la exac- 
ta arquitectura. 

^8 Algún remedio pueden tener las co« 
«as , como ya he dicho otras veces ; y por 
lo que toca á las de esta clase , buen exern^ 
pío es el de la Catedral nueva de Cádiz, 
qiíe 'iba caminando de mal en peor desde 
que se empezó , mas há de quarenta años» 
y actualmente se van enmendando en quan^ 
to se puede los costosísimos disparates que 
se-habian hecho , y se iban haciendo en ella» 
en lo que justamente han intervenido las 

or- 



a^o VIÁGE DE ESPAÑA. 

érdenes de S. M. , que ha encargado esté 
arduo negocio á la Real Academia de Safe 
Fernando. 

59 EnXeréz tuvo su buen tiempo la 
arquitectura , como lo ha tenido malísimo^ 
habiendo llegado h .d^^^vacion en los 
nuestros, á los términos de delirio , vinién- 
dole adequadamente aquello de wJút aegri 
sanmia , vanae Jingentur. speciés , nt me 
fes , nee capiU uní reddantur formae, Ld 
podrá V. colejgir de la excur«on ecfósiás^ 
tica Xerezana » que con la brevedad, posible 
voy á referirle , conforme me irá ocurríen» 
do. Las Iglesias de Xeréz son bastantes, pe- 
ro también el número de los habitantes <se 
regula de mas de quarenta mil almas. 

60 En lá Iglesia de los Descalzas de & 
Diego no hallé en que fixar la vista , sino 
en tallas y doraduras extravagantes. Fuera 
de la amplit|id de la Iglesia de San Fran- 
cisco , su pavimento de mármol , y un mag- 
nífico Claustro adornado de icolunmas ; al- 
tares y casi todo lo demás es como en San 
I>iego. La Iglesia de los Padres Dominicos, 
aunque ^ bastante grande y suntuosa , tie- 
ne almacenada tanta talla , y tan descabe* 
Hada» que íiose^uede sufrir. La portada 
concluida » y la empezada de bellos már- 
moles de xnezcla , son a qual peor en la 

par- 



CARTA QUINTA. ' aji ' 

pn^ árt&tica , y estarian tá^ar éa hd can> 
tetas. Sin embargo es muy digno de obser-» 
vanciú Claustro de estilo gótica, con un 
trepado ingeniosísimo y prolixó: asimismo 
la portada del Refectorio , y otras en el mis¿ 
mo' Claustro , el espacioso dormitorio , y su 
caQon de bóveda » la Ante-Sacristía y Sa- 
cristía 4 todo esto es de buena arquitectura. 
- 6i Las portadas de la Iglesia de Padres 
Trinit^os f y la de la cercana Capilla de 
las Angustias , con dos columnas dóricas ca* 
da una , se han preservado hasta ahora dd 
]a general pestilencia del Arte. También e$ 
buena la portada de la Victoria , con la sen^^ 
cilla decoración de dos columnas como las 
referidas , y un Claustro suntupso con vein- 
te y qu^tro columnas de mármol , y no ha*^ 
blo de lo demás por no disgustar tanto á 
V. 

62 La Iglesia de la Parroquia de San* 
tiago es una de las mas suntuosas que per- 
manecen aquí por el estilo gótico. La Sa- 
cristía es de la mejor arquitectura y y por el 
mismo gusto que la de los Padres Domi- 
nicos : en uno de sus lienzos está notado 
el año de X603 , y excepto un retablo en 
la Iglesia , todo lo demás no merece síaq 
desprecio en razón del Arte. 

¿3 Casi lo mismo se puede decir de lo 

quQ 



$$2 VIAGE DE ESPAÑA. 

que he visto dentro de la Iglesia de h Mer^ 
ced; pero no de $u suntuoso Claustro {qu^ 
{>ocos le igualan en España), con gtun por* 
cien de columnas compuestas arrimadas á 
sus pilares. ^ * 

64 La portada de la Fsorroquia d^éSatt 
Juan de los Caballeros , con dos cuerpod 
de orden dórico de quatro columnas cada 
uno f es buena prueba del buen gusto que 
floreció en esta Ciudad en el siglo diez y 
seis » y también lo es la portada de una ca^* 
sa que está inmediata á dicha Iglesia , coa 
la decoración de quatro columnas corintias» 
como asimiono la puerta del costado de la 
Husma ) que tiene dos. 

65 La Iglesia de San Marcos , tambiea 
gótica, es grande y espaciosa. Eti esta y 
en otras Iglesias se encuentran varios Ange-; 
lotes muy ridículos por sus trages , actitu* 
des y hechuras , con el d¿tino de sostener 
las lamparas , particularmente en las Capi-^ 
Has mayores: algunos de ellos parecen ver*» 
daderamente mozos de cordel , según su ex- 
travagancia , y ridicula hechura. La Iglesia 
Parroquial de San Matheo es una soberbia 
nave gótica, con nmy malas decoraciones 
modernas en lo interior. 

66 La Igleáa y Parroquia de San Afi* 
güel es la mas principal de esta Ciudad. Me 

ase- 



. CARTA QUINTA. a|3 

aiegúraron que solo ella se' compone dé 

Íuatro mil quatrodentos yochéiüa vecinos^ 
ti ingresó principai es el {>rimer cuerpo ó 
arco 9 sbbra el qual se eleva una ¡dta tom 
le de otros txes: cuerpos , todbs ellos ador^ 
nados de columnas., y otras obras de talla^ 
follageSy &c« Se ve que tiraron á/Imitar las 
prol^as labores de lá arquitectura media 6 
plateresca ; pero habia ya pasado su época^ 
y al Artífice le &ltó la inteligencia de Ber-» 
linguete , ó de los buenos que le siguie* 
ron. £1 inteñor de la Iglesia es de mucha 
ii^apa^idad, del estilo gótico» como tam* 
bien jo son otras dos portadas de Iqs cos- 
tados. . 

6y Lo mejor de todo , y de quanto se 
encuentra en Xeréz por su térmmo , es el 
netablo mayor de esta Iglesia , obra de tres 
cuerpos de orden corintio, el qual tiene gran<- 
Jes medios relieves que representáis Misterios 
4e la vida de Christo , ocho estatuas > y un 
gracioso Templecito por Sagrario ; pero no 
^merecen estar allí unos ridículos ornatos de 
.plata ó/ plateados que ponen á los lados del 
;7abernáculo: cosa pésima, mandados ya quH 
S^ , según me dixeron , por el Visitador 
Bclesiástico , quien por esto, solo merece 
lalabanzas : ademas estos feos plastones cu* 
i»xen un baxo relieve .en que se, expresa Sy 

Mi- 



4j¡4 ViaLGE DE ESPA^RA. 

Miguel f timldr dt está Iglesia ^ arrojad 
del cielo á los >drablo$. , > 

1 68 Los colaterales de este beÜo ietabl¿ 
son doii fealdades inestplkables f y las- ims»^ 
]na$ alabanza^ que el Visitador merewráii 
los que- contribuyan á .que oe quemen » pa^ 
ra quitar del Santuario dos grandes disparatei 
del Arte. Gosi todos los detn» van por el 
mismo término ^ y merecen igual sentenciai 
pero no el de la Capilla del Pilara qu< 
es de buena lirquitectura y escultura ^aon^ 
que con la desgracia de estar desfigurado- pof 
un arco ¿o ab^inable talla« Xa Sacristía es 
tan buena ^ y P^^ ^^ mismo término^ qué 
las que le he celebrado á V. de Santo Do-»*' 
mingo y dé Santiago , con quatro colum- 
nas corintias en los ángulos. Sus puertas^ sofl 
de caprichosos y prolixos adornos de colum^ 
sutás I baxos relieves ^ y mms cosas múf 
delicadas , según el mejor estilo de Beriti^ 
guete. Eran dignas de que se hubiesen vá^ 
ciado de bronce para su conservación* 
' 69 Ya estará V. cansado de Iglesias, y 
tasí voy á concluir diciendo que Ja dé l^ 
-Monjas Dominicas , que también llaman d¿l 
Espíritu Santo, tiene fachadka muydeceilt^ 
tte, con dos columnas de orden corintio, y 
«1 cuerpo de la Iglesia que también las tienb 
inichadas f ts de buen gustos La Capilla má^ 

yor 



CARTA QUINTA. . 2¡f 

jút e& semicirculasr , c^rjra^ de- níedia na* 
iank en bxxm de coücjba , en cuyas istn^ 
están los doce Apóstoles- del taidaño del na** 
tmd, úgvüM de raiso»able n^ríto : lástinuí 
es quefaa^ retablos niaiós comeí ealas de^ 
mas Iglesias , y sobre todo utíá cenefa da 
tsdk doarada jpara sostenef hs co^aétiras^ qud 
lo afecí'Sodo* 

i^O' Xa Iglesia db los Packes Ci]>tichí<-' 
mx&i ^mie-goza un^ ^anenísiino sitio ^ ia en- 
trada > de k Ciudad 9 es imiy aseada t hay 
en ella y en el Coro siete bellos quadros 
de^ Zutlxiiiájii 9 y re{>re$entan algunas San- 
tas Vírgenes , y el Jubileo de la Porciúncula* 

^i De la Iglesia de San Juan de Dios 
fio quiero hablar, porque no se pueden ver 
gastos hechos con mas desacierto que los 
de M costosa |)of tdda , y de casi todos sus 
canatos interiores. La devoción ha sido gran- 
de enasta Ciudad r^ero tambieií iia sido 
grandr la^ d¿sgracia de que haya tocado en 
unos tiemqpos ^ en que la noble arquitectu^ 
xa había parado en cabrías delirantes ^ sin 
ningüñ principio ni reglas verdaderas : no 
ñdtaban en esta Ciudad buenos exem^los 
que imitar del siglo décimo sexto, como 
son varias cosas de las que llevo nombra- 
das en los Templos , y otras que le voy 
á nombrar en los edificios civiles. 

Sea 



ti^& VIAG5 DE JESPAÑA. 

. 72 Sea el primero, ié todos el Ayun- 
tamiento , ó Casas de Cabildo , coi^uidas 
el ano dé 1575 • Al lado de iu^inipreso e& 
e) medio tiéiíe dos grandes, ventai^ .dok-' 
tóales yciQoíi.ocho columnas de orden aovin-» 
ttQ iñtexpaestas y pjfu-eadas. En el Jnterco- 
lumniQ del medio e»tá la puerta adornada 
con una faxá ancha llena de delicadísimos 
baxos relieves , esculpidos don tal idenuc^n- 
ciai que és mene^er acercarse parar:CQno-. 
cerlo ; representan trofeos y otras: mil cosas. 
Las. ventanas entre los intercolumnios cola- 
terales tienen; sus pilastras ,» cor;iisa y! frontis- 
picio triangular ,: con tan primorosas labo- 
res como. las que hedii^ho de la puerta; 30- 
bre los frontispicios se ven reclinadas W 
Virtvides Cardinales, grandemente executa- 
dos ky a los lados las estatuas de Hércules 
y de Julio Cesar del tamaño natural , sobre 
repisas formadas de niños ymascaroncitos^&i:. 
73 Sobre esta bella portada cdrre una 
modei'na balaustrada , y aunque se. ye que 
tiraron á imitar el carácter de lo antiguo^ 
le falta mucho para llegar , excepto d ático 
del medip , que es del mismo buen estilo* Al 
lado derecho hay añadido otro edificio de un 
solo cuerpo , que forma, pórtico sostenido 
de quatro columnas de májrmol aisladas » y 
otras aniciígdaSf Se dexa. ver.que fueron aco- 
rnó- 



, /CARTA QUINTA; 257 

SAodádas á éstaobra. Encuna áe h expresada 
hermosa Eátbdcase lee el siguiente letr^roi 
Reynando en estos Reynos el inviciísimo j 
ehristiamsimo Rey Don JFeJipe nuestro Señor ^ 
segundo de este nombre ^ se hizo esta obra\ 
for acuerdo del muy ilustre Cabildo de Xe^t 
tez , siendf^ Corregidor el, ilustre Señor Lu 
eenciado Dfm Rodrigo de Herrera , y Dipu- 
tados el Señor Don Bak.asar de Afórales 
Maldonado , Jiel Executor , J^entiquatro , y 
el muy magníjfico Señor Hernán Pérez, ju^ 
rada año de 1575* ^ 

74 Se lee animismo á un lado del refe- 
rido este otro letrero ; El dicho Corregidor, 
en cuyo tiempo se hizo esta obra , era na- 
tural de Córdoba, nuestra hermanan y al 
otro lado continua : Siendo Maestros mayo- 
res Andrés Ribera , Diego Martin de Oli- 
va y Bartolomé Sanctus , vecinos de esta 
Ciudad de Xeréz. Ahí tiene V. tres Pro- 
fesores desconocidos en el publico de la na- 
ción hasta ahora, de los quales me alegro 
de hacer esta memoria , como también de 
los Caballeros que promovieron la obra: de 
dichas Casas? de Cabildo. 

7^ Esta época de las expí-esadas casas 
fué la feliz que la arquitectura juiciosa tuvo 
en Xeréz ; y á dichos Profesores , ó A otros 
inmediatos de. su misma escuela atribuiya 

Tom.XriI. ^ R las 



15» VIAGE rOE ESPJÍÍÍA. 

las obra$ arregladas que he nombrado dé la$ 
Monjas del Espíritu Santo , retablo é m-í 
¿reso de la^ Sacristía de San M^el , la de 
los Padres Dominicos, y otiros adornos de 
su Claustrd , &c¿ &c. Hay una casa anti« 

fuá que hace frente- á la plaza del Merca* 
o y y pertenece , según me dixeron , á D* 
Pedro Riqutelme : sé conoce qii& en lo in-' 
teríor esta desfigurada , ó no se hubo dd 
acabar ; pero se conserva la caprjchosa por-r 
tada del estilo de Berruguete , anterior ai 
tiempo en que se hicieron las casas de Ca-^ 
bildo. Consta de quatro columnas en el pri- 
mer cuerpo: revestidas las jambas y friso de 
la puerta con cabecillas , animalejos ideales^ 
y otras labores. Tiene un segundo cuerpo 
mas pequeño , con semejantes ornatos , y á 
los lados dos figuras ^ al parecer represen- 
tativas de Hércules en acción dé dar á un 
león con las mazas qué tienen en las manos: 
y6 En la plazuela de Benavente es de 
ver la portada del Marques de Campo-Real 
con dos columnas jónicas : lo deñías de la 
fechada lo va siguiendo bieh el Arquitecto 
aprobado por esa Academia Don Joseph de 
Vargas En la misma plazuela hay otra be- 
lla portadíta con quatro columr^as de ^rden 
corintio, y pertenece á-Don Bartolomé Dá- 
^'úa. En la plaza que llaman del Arroyo 

son 



CARTA QUINTA-r ^59 

sóti monstruosas dos portadas modefiias de 
casas principales 5 pero nó lo es , antes muy 
bella 5 h del Marques de Zafra > Caballero 
de fino gusto é instrucción :en esta Ciudad, 
Individuo de esa Real Aqademía de la His« 
toria. 

- y^ Algunas ¿tras de estas buenas por- 
taditas he visto por* las calles , y todas de- 
ben referirse , con alguna diferencia de mas 
6 menos años , al tiempo en que se fabri- 
caron las Casas Consistoriales?* No es así la 
obra moderna de una suntuosa ^ pero ridí^ 
cula casa ^ en la qual se han agregado va- 
rías Oficinas de Rentas Reales. Conté treinta 
columnas, entre las del patio y fachada. Solo 
feltó un hábil Arquitecto que hiciese buen 
uso de tan excelentes materiales, 

78 La plaza mayor es de baístante ex- 
tensión y amplitud ; pero las casas de nue- 
va construcción sobre arcos y pilares podrían 
ser mas cómodas , y mas grandes los aleros 
de los texndós dé ésta , y de las calles ^ pa^ 
k qué ks aguas lluvias no cayesen tan á 
rai¿ de las paredes con daño de los fun- 
damentos , é incomodidad de los qne transi- 
tan por ellas. Sí el empedrado y limpieza 
de ks Calles de Xeréz se llega á perfeccio- 
nar en todas ellas, con la amplitud que 
ya tienen , su iluntkkacioA en l^s iioches de 

R a to- 



26o VIAGE DE JESPAÑA. 

todo el año \ y otros ramos de Policía pro<» 
movidos por el actual Señor Corregidor^ 
podrá contarse esta entre las Ciudades de 
primer orden de Andalucía , y aun de toda 
la Península , si se atiende á ciertas circuns- 
tancias que iré diciendo. 

79 Primeramente la situación de la Ciu- 
dad es bellísima, la mayor parte de ella 
en una llanura : calles , como he dicho, an- 
chas y rectas , tan buenas y espaciosas como 
las de esa Corte ; y quando todas estén com- 
puestas en la forma que van , les llevarán 
muchas ventajas : conserva todavía Xeréz 
gran parte de sus antiguas ihurallas , y tof» 
reones que corren entre la antigua Ciudad y 
)a nueva f situada al lado de oriente: son de 
consideración las nuevas alcantarillas para 
dar sdida á las aguas ; y aunque las que 
se bebetii son algo gordas , se tienen por 
saludables : hay porción de fuentes reparti- 
das por el Pueblo , y son como unas peque- 
ñas albercas cerradas con sus ventanas , por 
donde meten los cántaros para venderla á 
los aguadores , con cuyo arbitrio secosteáü 
otras obras piiblicas. 

80 El Alcázar , cuyos torreones coro-r 
nados de almenas sobresalen por encima de 
otros edificios , se ha ido convirtiendo ea 
un sitio y paseo sumamente delicioso > con 

^ las 



CARTA QUINTAD a6i 

te iiermosas vistas de la campiSá , asientos 
y arboledas que en él ha estí^ecido mo^ 
def ñámente el Corregidor Don Joseph de 
Eguihiz. ' ^ 

8 1 No ci«o que hay Ciudad en Esp«h 
£a y entrando las mayores , que tenga un tér- 
mino tan dilatado» como ésta , ni de tierra 
inas pingüe y a propósito ]para^ todas pro- 
ducciones. Podra V. venir en conocimien« 
f o de lo que es ^ por la adjunta narración 
cEe un sugeto / pei^cto conocedor: de este 
terrítQrio.^ . - : ' i í 

8a^ **Amigb tmio : tiene V. -la libertad 
de preguntarme quanto quiera , p^ro yo me 
ceñiré á responderle'*con precísioh,^ que es 
lo que V. desea- 9 y exige sd-obiral»» 
c 8^, »>£1 Rey ^^1 'sola la Ciudad de Xe- 
jéz. itíéne una pequeña Provincia , si se mi- 
f a á su término ; que es muy dilatado , her- 
iBOsor-y pingue, y solo le falta m^or cultivo 
jpaca . llegar á sei^ ¿1 nías útil y rico de sus 
dominios.*» 

ni 84.' jf Desdé la* división' ded término de 
San Lucarde Barraméda hasta el déla V^- 
ila de Cortes^ resalta ténipr ^Xeréz catorce 
leguas de térmmo*' de longitud; y desde él 
.térnüno de Alcalá hasta la divisbn de Ar<- 
á>s cinco leguas;; y no faltan algunos que 
ler dan dos leguas 4nas de término.*» 
M^ R3 wTo- 



26» VmGE DE 3ESPAÑA. 

, : 85 f> Todo iol dicho tcrhiino esdin^m^ 
partido en doscientas ochenta y una mil qua*' 
renta y sii^te alanzadas , eoieadiéndose cada 
aranzada de quatrocientos estadales , y -cada 
^aáálfdé quátro varas. Sus produccjénes 
son eo Ja forma> siguiente. De viña 824J 
tranzadas ; 4e . olivares 7969 : de semhrat 
dio 14078; de «pasto 7S601 : de huertas 
403 : jití arboleda 2Xj. y de -pinar JÓi.t^o 
wuzar. 4a : de cañaveral s> :i de bellotal 
ayjao.: de valdíos y reakngosc 64570:: db 
tierra infructífera por naturaleza 5276;!!^^: 
^86 : >í! Nadie ignora que los .vinos dc'Xe- 
téz son ip^r. su naturales jde Jos meji^re^ 
y ma& dehcadotfdel ^miindo; Cada .año S9 
recogetó» i echando por lo inas» corto ^y seí 
^un lo.'^ueliay plantado/ de yiñas ,^xitocc 
itiil botas^, que teniendo^ C(^a unaáitreihf 
ta arrobas 4 .ascienden ti; trescientas seaent;« 
«nil arrobas,: y ¿xtrayéndpse.conio j5o^>c» 
traen doscientas mil , las. xiento y seseatfi 
mil las consumen los naturales. Esteirsolb 
arámo le produce á S. Mí.f de derecho jtítin' 
ta.-Jtwl pesos.fi -/..rJi > -A u?.?. 

- %y. \f>Los '.principálfiSLiextractores^ sdá 
los ingleses;^ y los Franceses .; y hay>aquC 
•algunos:: e^iablecidos. Si este ramo sedlega^, 
3íe[ á cultivar :con toda .perfección jl- seria 

sumamente :útil para ^ JUy y el Keynoí 

- • . por- 



.; GAirrA QUINTA.; íi^^ 

{)orqtte una Visa mal cultivada ; que no d« 
ting bota por aranzada , podría dar , nx^ 
4iante un buen cultivo , hasta tres ó quatro 
|x>r lo menos. La causa, de no adelantarse 
^95e plantío > y de no cultivarse bien las vt^ 
m$y es en. muchos la falta de caudades, viéiv 
¿ose ea la necesidad de malbaratar sus frur 
fos para ^tivarisüs tierras.»» > » 

- 'fiS . >>£!: afb pasado se vid un exempl^ 
tíen sensible yiidilándose precisados los cose* 
idaéros pofaresciá poner los flK)$tos á veia*- 
lie , y cinco pesos h, bota., <y 1^ mas caros 
ú yeinte^y sietepy al año valia cada una 
setenta y cinco, pesos. Vea V« la utilidad 
ifue tuvieran los extractores recogiendo y 
lalüriacenando los mostos 9 Y la que pudie^ 
ron y debieron tener los labradores si hü 
ist thubieraa! M^do en.,ia tariste necesidad 
dt vendedos, para el cultivo de sus canb' 
•jpos. Semejanmi perjurios ^in duda son los 
'^ue dieroalugdr al establecimiento del Mcm- 
jtó Pió que jdíos pasados seL&tndé en Má- 
laga. No sé yo si hieran a3ÍrrespcxBdid# 
los! efectos á los deseos con^qi^erse planti^- 
fica aquella buena obra. Si rast iuese { d¿ 
jfuanta importancia no seria fundar aquí otta 
«emejantel J£l. ponderar esto, le toca a Vja 
89 f>Por otra parte es muy cierto , que 
4le las ciento iquarentaimü setenta y ocho 
í > R 4 aran- 



264 VÍÁGE m ESPAÑA. 

Jaranzaíctás de tierra de sc^mbradíd ^ sembrar 
rán á lo menos cin<£tienta mil de trigo ,• y 
reputando JCáda^ránzada á^sets fanegías, que 
«s la paite mas corta , todos - loí años se 
Tendrán a coger tresciefttái mil fanegas , ¿y 
creerá V. qué aun así ajpénas habrá trigo 
para el consumo? £1 año pasadé ,> que^ ¿e 
cogieron doscientas y setenta • fiíü ,; hubieit 
fierecido el Pueblo á no ser< por 4a entra- 
da del mar. Este año que no ha entrada 
trigo ,' con haber sido muy 'bttem la áltima 
-cosecha , está la ümega á sesenta reales^ y 
-prohibida lá" extracción de trigo , pan; y 
hatína para los Pueblos inmediatas : y en 
1^1 Puerto de Santa María , distmté de aqísí 
dos legua? , Vale hoy el trigo a seteolca 
flreales.n ">:. .'/;•.:.•.../ f'í 

ij:90 i» Estoy muy persuadido' á qué h 
cortedad de las' 'cosecha proviene dé das 
grandes labores ; y de no; beneficiar las óes- 
ras f viéndose precisados á déxaiüas descansa 
-sin aprovecharlas todo lo que pqdrian; Sí 
^cultivo de está rierra fuese como en Gia^ 
liada y en Cataluña, cfco' que los frutofe 
élegaiian á ser ídupHcados,:y aún tripHcá^ 
Aós j y que rara «vez se expecimentarian aqipí 
las escaseces qiie>: por desgracia*^ ¿on^tan freí- 

< ' ^i «He olivar: hay xcn eotóá diféren*- 

-'" ' t. •. cia 



CARTA QUÍÑT^Á/ i^ 

tíánfm ochó -hiil aranaadas V perd su ciiU 
tivo es muy. malo, ysolq píueíó decir S 
y. qué séeiíñ ^qúí compñtéai1(y^o íícPfe 
seguro) darán -todos los afloS trfeínta y'díft 
'mil arrc^s^ de' áteeyte ,- ' esto es i, un año efe* 
■otro , pues ya sé sabe qúé;íffi ^o vienéA 
•Bebés ', -y dfrí* vacíosV H^kT^guií '^^ 
tmnmiy ^aífb' li üdmiüktr^ií; sin ^I^ póí* 
tódór dt-éib^í ^rque'rio'eí f^ilajus^r éá 
Andalüéía Ibs -tííenías tdfeltaéey^ , '^íí^ qufe 
se yerra mucho.o' • - '--'^^ •'— ^'-^ t '^''^ 
-''^2 >íiíí4íl-, éh r6sj[)tíri«i á^le qiWV. 
«tó- ptegúi^&L ; íe he hablador acerca dé' «í^ 
T^os sus partictí&res. /V: Ik4 ^iíto^ lo^ ^é!¿^ 
-ífteso ; y dilatada de ésfés^Áfti^'^í' lá tífeft^ 
t^'ferad y ^^df^r ^dé -dar ^icddáméhté á 
fe 'iqüe d^-éü-iSlidift ,- cüVtiyPbíÍQÍi¿<xM^^ 
€&íáoúi^j Mb lííreVo 4» ^tf^ií rsih ■ríeS^ 

^ioires ^tearfey'>8e^ logran ^co# 4miy ¡^é^á 
^lt«i|€i¿«i^'t^'j^lt¿ dé^'knéh^S éé^^diftt^lti 
tos ; y aun a8á<lo<,' qtPeí^á^!^' dbdicasái^^^ 
cultivo de las moreras , no es creible lo que 
este producírui^^ry^9[^^f^«9os:^qu)e:9iúd]«a 
hacer la industria de la seda , ocupando 
una infinidad de mugeres que viven en la 
ociosidad y miseria , y excusarían los vicios 
que estos males acarrean.» 
9 3 »> Como V. sabe que los mejores fon- 



¿o&.de un Justado pjrovienen m dúdamela 
jigricultura^ V * hgrá quantj^ p^^da para ib* 
pt&a^h f y fiuitar lo& estorbos de sus pro^ 
gcesos« En lo pocp^que he. dicho áV, tíe- 
pe sobrado para(4l!9Ú; algo fn. su obra. Dio^ 
iqu^a qo§ jfffoduzca los &u|tos <|i^ me ]it 
«f^i^o , conK)i/las«ha producido en las beh 
jlas Artes y y ,ifie atrevo á pr<9iosticar, qa« 
lu dj5 .|>|:0íó«:ir,mas jh 1^ ^udísíyo. Sabe 

¿V^;) 9W . S9g^t3«»y9: > y -qw ífu^cb dwü- 
dar, &c. &c. &c.»>....*.. ; -t ^ ,/ o: 
.V94^ Poí (^í$tft (.4 mi enteiíd^ír) exacta 
D^ra&:lon se ^p^^ , vemr en cooocimíéott 
dj^ Ja bond^ á^ e^e .pi^g^^it^torio y. y 
^. lo itiuch^rfift/s ss le '^d<« J&Wpr pr^di^ 
«ir spbre Ift^H^íiie ahtMra .prs^^fip y tpxntnd» 
l^spwdidaír^HjBp. queda»' áií^iniHi partir 
Cíiláripente .la 4e,. e?taWw^ jm ^nte. pi^ 
pgr^ que fes JaVf dores n^ifiq^y^ie^si $w 
£$^^has,iy estiad^do' g0p% ígk¿Am por-ab^ 
g^nAJua^ jKtfticpujW'i ptrSp^dwi qtttírjse 
IfistftbJeciese; a^ík:3^rézj(ifcQ^ • >:•— «i 

; :f- . ' '..j c (. 'í • -vir;:': - •! ••: • " ';;:) 
i:t Eite.Cota esaddiafio díe'4789¿ r^ «^ ^^^ 



,..:{ 






CAR. 



.'CARTA SEXTA, ' %6^ 

' I /L :Migo : corté la» notid^-Xeree&fia^ 
XJL^en mi. Caita anterior , pero^ voy 
a concluiírlas en est^ $ pues la tierra' mere- 
ce mas- detención de lo <jue pafecerá á aU 
günós. Su piogüe y dilatadísimo térmiito yéoñ 
un perÍFectoi ^altivo , seria muy sobmdo pa- 
ra mantener de todo punto á ^Qtézrfycon 
los alimentos mas regalados , aunque su po- 
blación fuese dé doscientaV mil almas.^ 
r a Bsto^sí que<yx) no b nqiüiiewjpor- 
qúb .Ciuckídes de tal tamaño soa recinco$>J^ 
Aiucba ! fe6^zaneria < , - asilo • de ocibsos: , y 
petardistas que sq acogen á ellas, y p<tf 
consiguiente no muy i^ies de gobéraeur y y 
•asi maí iale que' Xetéz' se - mantenga'^ con 
el vecibd^ío que- aho^ tiene. L© qiae^sí 
convendría infinito es , que el numero de.«¿ 
c¿r¿¡jos íse^ koavirtifte^ «n lugares y toáib yo 
creo que 'lo» fuero» inuirho{s de éllós'en 
Jo pas^ó . , i y tambi€» « -lo a«en ofroÍ5¿ 1 
¿ .3 t Ym dáxe a V, lo largo y aiK:ho<de 
este término , cuya circunferencia se*r¿gti^ 
la de' se$ےnta y tres k^ua^ Xos cortl^s en 
él .son-^'cieiiro y uno; loíq^e llaman Van- 
chos-i' ique '^ón cortijos menores , seteáta y 
siete :> casad eia las vmas^^ unas (:oit. lagares 

•• y 



d68 VIAGE DE ESPAJÍA. 

y otras sin ellos , quinientas cincuenta y cín* 
co : casas en olivares ^ unas co¿ molinos de 
ace3rte y otras sin eUos , veinte y tres: ca- 
sa» ^eo. huertas y hortaliza, cincuédta-y dn^ 
ca/ Estas* noticias están tomadas con a po- 
sible puntualidad , comoastnmmo las águien^ 
tes en quantorá las. cosechas, producciones 
y crias de animales dé Xeréz , y j^íguladas 
por quinquenios ., y pon particular: rela^ 
cion al año de 1789. ^ 

GRAM)S. : f 

. De trigo én dicho- año se cogieron 
3^4190 fanegas^iá 48 :reales catda.uña. Fa^ 
xa .mantener al PuebV) se neceskAi .3bo(^ 
y las.d^m^ se extraaa para Cádiz ^ y \o$ 
oemas Puertos inmediatos. . . '; 
< De cebada , 6í:)3x>tS fanegasi á ^o.rea* 
les ¿apenas alcanza poib las bestias^ del Puér 

í ' /<7iad>anzos, i-2¿aO'&hegas: de >$o ¡á 60 
reales; Sobra para. «el consumo ^ly 'asimismo 
las habas , que^ ascienden á .148130 £iner 
gas lá 40. rtales ,. que se extraen para otros 
PueWos. . , ' r I ' 

j . ^'Alberjones:, 4000, fanegas éi.4Pjreales.' 
- óuijas, i4icK>.'Taaegas .^á 3.§ 'íeales. 

^^líoros, $oDO;faaegas á ^6 dreale^. 
; ....S9Íoa»7Q6jQ: ^egas á 28 ceales. 

; ^ Al- 



.; CARTA SEXTA. S69 

Alpiste 400 &negas á ye reales. 

La bellota asciende á 300^) reales, con* 
lideráda por quinquenio , la de las^defaesa$ 
de Propíos , y de particulares. 1 

GANADOS. 

Becerros, 1900 á 210 reales. 

Potros , 616 á 300 reales. Estos -am* 
males , como que son los mejores de Andar 
lucia y ya sirven á los tres años para las re- 
montas del Exército , y su precio regular 
es de 1500 reales cada uno , y de ahí arri- 
ba, según su belleza , edad , enseñanza , cir* 
cunstancias , y otras qualidades , basta valer 
centenares de doblones quando se coinside* 
I ran perfectos '. 

Jumentos, 500 á 90 reales. 

Puercos , 6020 á 45 reales. 

Corderos, 9000 á 22 reales. 

Cabritos , 4000 á i < reales. 

Vi- 

1 La cria del ganado caballar ya do debía estar 
en el estado que antes , pues Rodrigo Méndez Sil- 
:ta dice quando escribió en el año de 167 ¿hablando 
de Xeréz Í9 siguiente : No bá mucho que apacentar 
ha en sus dehesas $000 yeguas y criando innúmera^ 
hle cantidad de potros y caballos ^ y de estos añade 
que cada año se extraerían flooo para otr^s üer-» 
ras* ... 



«/<»' VUGE DÉ/JESPAÍÍA- 

LICORES. . '/ ' 

Vino 9 380® arrobas de 20 reales á 12a 
cada una. De víno&. de primera clase se ex^ 
traxeron para Reynos extrangeros en el ci- 
tado año de i^ 89 1 54043^ arrobas , regu- 
lando su precio á 75 reales , y de la cali- 
dad del que se transporta á la Corte /á la 
América , y á otros Pueblos del ReynoJ Los 
de segunda y tercena, clase se consumen ea 
la tierra , su precio desde veinte á" treinta 
reál^ la arroba uKiyor. 

Aceyte , 70000 arrobas á 34 reales. 
• 4 Los demás - géneros , especies y ma- 
terias ; operarios , talleres , obradores y ma- 
nifacturas ) son poca cosa para lo que podría 
ser. Las lanas se regulan á 3000 arrobas al 
año á 45. reales. Solo se texen gergas en 
veinte obradores, con treinta operarios, has- 
ta veinte, y dos mil varas. De lienzo solo 
hay dos texedores que fabrican mil y ocho- 
cientas varas. De cintas diez y ocho telares, 
y se texen veinte mil varas. Fuera de los 
obradores de laña , los demás se han esta- 
blecido ppr la Escuela Patriótica de ^Qtéz^ 
ocupando en ellos a niñas pobres , de cu- 
ya industria, con ser de tan poca conside- 
jacíon , se carecia antes. Es de creer qu^ 
de dia en dia vaya tomando aumento, me- 
dian- 



CARtA SEXTA. ' ijt 

¿iante la generosidad de t^tés 'Cabállero^^ 
y los desvelos de la Sociedad. ^ • *;■ 

^ El Señor Marques de VSlápanés maH^ 
tiene uno de dichos telares; y ya qué se 
ha ofrecido Hombrar a este Caballero, ef 
debido elogiar su zelo por el bien de sü 
patria, é instrucción de 4oá eticados, ha^ 
hiendo establecido con éste <^jeto una Bi- 
blioteca pública, aumentada Botabtementé 
cort la que fué del Marques de la Cañada; 
y adquirió después de su muerte : yo tu-* 
ve el gusto de verla años hace en el Puei> 
to de Santa María , viviendo el expreiado 
Marques de la Cañada , Caballero de ex-^ 
quisito gusto , con otras mil curiosidades; 
que en gran parte se vendieron. Solo fal- 
t^, á mi parecer, que dicho: Señor Marques 
ponga esta Oficina de la Literatura mas á 
. mano de lo que está actualmente , para 
comodidad de los Literatos. 
, 6 Quiero tocarle a V, otro punto cu- 
rioso que he procurado indagar radicalmen- 
te sobre la cajidad de las viñas , su cul* 
tivo , diferencias del fruto , así del terri- 
torio de Xeréz, como el de su confinante 
de San Lucar , del quaí van a Xeréz gran- 
des porciones para .sus vinos generosos. 

7 Son las uvas de diferentes calidades 
y nombres , como moscatel graicso y menu- 
do ^ 



«7^1 VIAíSE DE BSPASA, 

dQ,,dlbiUó;,.¥Ígiri^o, y, entre la$ n^r« 
la mollar , tintulo y palomioa. Asimismo 
d0^{di£srente;$ nombres á las tierras doqde 
cistán estos famosísimos viñedos j distinguién* 
^las. en albarizas , barro y greñas. Tpd^ 
}^ expresadas clases de uvas se dan. gran^ 
demente ; pero la mas general plantación 
es de la uva blanca , llamada listan, de su* 
perior y muy suave gusto al comerla , y 
cuyo vino va adquiriendo cada dia fragan- 
cia y fortaleza , cuyas quaüdades se van 
aumentando con los años» 
, 8 Mucho. le podria. añadir 4 V. tocan* 
te .al cultivo de estas viñas , sqbre el mo- 
do de preparar la tierra , poner los planto* 
nes , podas y cavas , de lo que llaman vi- 
par , orquillar y revinar , del producto por 
aran^adas , y duración de las viñas ; pero 
esto seria largo , y algo hemos de dexar pa- 
ra la conversación quando nos veamos. 

9 Voy a despedirme de Xeréz con un 
elogio debido al valor de sus moradores en 
todas ocasiones , "de su constante fidelidad, 
y servicios prestados a nuestros Reyes, ha- 
biendo hecho grand^ proezas la nobleza y 
tropa Xerezana en las conquistas de muchos 
Pueblos de Andalucía la baxa , y Reyno de 
Granada desde el tiempo del Rey D. Alon- 
so el Sabio > y después hasta la conquista de ' 

aque- 



.; CAKTA-TSEXTA. V ^^ 

«qnÍ3l]á Cmdad por ks Reyes CafoHcbs^ y 
posieriorinente socorriendo con ví^iréres y 
gjcnte á Cádiz , y á los. demás Puertos siem* 
pre que se ha ofrecido en ocasión de guer- 
ras. Por tanto no es de extrañar que este 
Pueblo Jbaya sido tan distinguido .y honra* 
do de los Reyes , tanto á mas que oíro ní% 
gimo del Reyho. i . 

lo Sobre su smtíguedad , digan lo que 
quieran nuestros Escritores , estoy lejos de 
persuadirme que Xeréz ftiese fundada jpor 
los Moros., como algunos han pensado c:án<^ 
tes tengo por indubitable que ya en tiem^^ 
po de ios: Romanos era Pueblo considera- 
ble y sin el empeño de que se llamase Asi^ , 
do como quiere el Padre Flores , quitan^ 
dolé á Medina-Sidonia la jprerogativ^ de 
la Silla Episcopal Asidonense , y dándose^ 
la á Xeréz; ni tampoco de que se iláma- 
se Ceret , cuyo non^re piensa un amigo mió 
que alteraron los Moros llamándola .Xeréz, 
y contradice con buenas razones ydocuttien* 
tos la opinión del expresado Padre Flores, 
Estos puntos los dexo de buena gana piara 
Antiquarios de mas finura que la mía. Otros 
dicen que el antiguo hombre' de Xeréz, fué 
Asta Regia Caesarianav^to creo que la 
llamada así en tiempo de los Romanqses* 
tuvo ^n el famoso territorio que hoyr.lla*» 

TQm.XVn. S man 



SÍ74 VIAGK DE ESPAÍÍA. ^ 

man la Mesa de Asta ¿ntre Xeféz t Tnbu^ 
jena. Lo cierto es que en estos dilatados y 
pingües términos hubo de haber &mosos 
Pueblos j cuyos sitios Se ignoran: Xeréz fiíé 
conquistada por elReyX^n Alonso el Sa« 
bio d año de 1264 , quitándosela alRe-« 
gülo Aben Hamet. 

1 1 No era cosa de marchar de aquí siii 
hacer una estación en la célebre Cartuxa, 
distante poco > mas de media legua de Ja Oo^ 
dad a. su lado de oriente, hasta donde. .se 
va por camino algo hondo, perp &ondosí>« 
simo por ambos lados de árboles j {Mteras, y 
lo mismo son otras entradas de la Ciudad 
que llaman callejones , y en algunos trechos 
lo parecen^ 

12 No solamente me traxo á esta Car-* 
tuxa su celebridad por varios términos, sino 
también elcariño de algunos Keligíosos fa-« 
vorecedores «y amigos mios que había en 
ella. £1' edificio tiene magmíicencía; parte 
de él es de estilo gótico , con los trepados, 
ornatos y menudencias peculiares de dicho 
estilo., y de este modo es toda la coronación 
de la Igfesia , obra que Uamán de creste^ 
ría , que va alternando con pedestales y jar^ 
roneS; encii^a de ellos, asimismo es un Claus^ 
tro pequeño junto á la puerta del fostada 
cctea vtle la Sacristía. . . 

r-. ' ' \ :.■'.. El 



.' taíRTA SEXTA.' ^7$ 

13 El íügresó al Monasterio e^ jp^or tttt 
gran patio irregular j ptto tie&e una noble 
portada de arquitectura dórica sobre pedes^ 
tales I con su rigurosa decoración de me-* 
topas y triglifos t en h parte superior se léé 
en unas targetas el nombre del Autor ^ que 
fué Andrés de Ribera , y el año de 1571 
en que la obra se hizo. Solo está el escu- 
do de armas del Señor Felipe II» , y tam-» 
bien adornan la portada las estatuas de San 
Juan Bautista , San Bruno y Nuestra Se« 
ñora. 

14 La echada de la Iglesia es mucho 
mas suntuosa ^ pero no de tat> buena ar- 
quitectura como la referida. Consta de dos 
cuerpos ) cada uno con ocho columnas com^ 
puestas y pareadas^ £n los intercolumnios 
del primer cuerpo hay quatro estatuas de 
Santos : otras dos en los intercolumnios del 
«egundo i en un hueco sobre el arco de la 
.puerta ^ la Concepción ^ todas figuras del ta^ 
maño del natural ; y en el remate está el 
Eterno Padre en ademan de dar la bendi- 
•cion. Todos los miembros de esta fachada 
están llenos de labores muy detenidas » con 

£* rrones distribuidos en ella de la misma 
bor. Aunque falta en ésta obra mas sen^ 
cille2 y simplicidad 1 es de razonable forma, 
y buena materia de piedra escogida.. Se exe- 

&1 Ctt' 



a76 VIAGÉ ÜE ÉSPASr A. 

cuto hacia él ano de 1667» y tengo especie 

2ue intervino en ella el ingenio de Alonso 
)ano^ ó el de Francisco Zurbarán. 

15 La Iglesia se renovó algunos años 
há con muy poco acierto desde comisa aba- 
xo : mejor hubiera sido dexarle su antigua 
forma gótica. Lo mas singular que hay en 
ella es el re^lo mayor , tanto por la ar- 
quitectura ', aunque ya iba en decadencia 
quando se hizo , quanto por las pinturas 
que contiene , y también por las obras de 
escultura distribuidas en los dos cuerpos de 
dicho retablo. Estas representan eLAposto- 
lado, Crucifixión y &c. . executadas por un 
Arce y cuyo nombre se ignora : era coetá- 
neo y condiscípulo de Juan Martinez Mon- 
tañés , y sin embargo de su mérito no le 
nombra Palomino. 

16 Las pinturas todas son del célebre 
Zurbarán ; las figuras del tamaño del na- 
tural en quadros grandes que representan 
la Encarnación j Circuncisión , Naeinúento, 
y Axioracion de los Santos Reyes. En otros 
sitios del retablo están pintados por el mi&« 
mo Artífice los quatro Evangelistas y otros 
Santos. En las puertas de los lados que dan 
ingreso al Sagrario pintó dos Angeles del 
tamaño del natural , con turíbulos en las 
manos , y en el pasillo hasta^ la. piececita 

' ' muy 



CARTA SEXTA, ' S77 

Inuy aseada de dicho Sagrario se ven pin- 
tados alganos Religiosos de esta Orden del 
tamaño natural , admirablemente executadas, 
con mucha naturalidad , verdaderas expre- 
siones y conocimiento del claro y obscuro^ 
Sin duda que esta Comunidad regaló bien á 
Zurbarán por estas obras , que realmente son 
de las mejores de su mano. 

17 En el nicho principal de este re* 
tablo mayor hay una nueva estatuita dé 
Kuestra Señora » executada por un Profesor 
Italiano establecido en Xeréz. Dudo que sea 
tan buena como la qué habia; pero en todo 
caso ambas están en el Monasterio ^ y siempre 
^e podrá preferir la mejor para aquel sitio. 

18 En el suelo enfrente del Altar hay 
una gran plancha de bronce^ en la qual está 
figurada la imagen de cuerpo entero , y sin 
mngun relieve , de Alvaro Obertos de Vale- 
to , rico Geno vés y de ilustre familia , que jfiín- 
dó este Monasterio por los años de 1477, de- 
jándole una pingüe dotación. Al rededor de 
dicha plancha se lee lo siguiente : j4qut{ ya- 
ce l el\ nobk\ Caballero \ Alvaro \ Over* 
tos\ del f^aleto: vecino l que I fué: 
4e : esta \ Ciudad \ de \ Xeréz \ de • 
la\ Frtmterai fundador \ y\ dotador \ 
de\ este I Monasterio] del Cartuxai 
falUciói aáoi de i M. CCCCLXXXIL 

S3 La 



io U 



«78 VMGE DE ESPASTA, 

La figura se representa empuñan-» 
espada, con morrión y escudo de 
^nias a los pies. Es cosa buena la sillería 
del Coro de los Monges , a imitación de las 
que hizo el famoso Berruguete , executada 
por los años de 1560 sdbre poco mas ó 
Xúénos , tal vez por Arce , 6 por alguno 
de los nombrados en las Casas de Cabildo 
^e Xeréz. Toda está llena de ornatos y 
baxos relieves en los respaldos » y ea 
otras partes , cob el Apostolado y otros 
Santos, 

20 En dos retabKtos del Coro de los 
'¿^gos hay dos excelentes pinturas del cita^ 
do Zúrbaran ^ y de su mano son igualmea- 
tedos grandes quadros puestos en las pa* 
redes de este recinto i el uno representa á 
'ííuestra Señora con el Niño jSios , y i 
diferentes Monges de rodillas» en el otro 
-está Nuestra Señora como auxiliando i 
-los Xerezanos en una batalla que ganaro« 
á los Moros en esto6 contornos , en la qual 
prendieron al Regulo Aben-faha , que lo 
enviaron en presente á Alfonso XT, t<v 
davía ñiño* Á dicha pintura Uamah de k 
P^cemion, . 

ar Encima de la puerta de comunica- 
ción , entre el Goro de los Sacerdotes , y de 
los Monges, se ve expresado: de muy buena 

es- 



CARTA SEXTAj / 379 

escoltara el Aíbterio de la Encarnación; Los 
4emas ornatos dé diclaa jHieita son de buen 
gusto V y también i6; serian ántei los reta- 
hUJios de dicho Coro de los Legos ; pero 
afa^a'^son de perversa talla /^ueno^^lamet 
xeceia los quadros que hay. en ellos» Estas 
y ^%anasi otras cosas de la Igle^aLse debían 
^taí doidelante por. radículas » pefa^^fipcQ á 
fyQ<;o se irán haciendo ^ según ks» kmeñat 
^egrqne observo «n estos Mongesj . 
!'j axr: VamQs,á>lf Sacristía ^ que e& bien 
dfgflá de n^endbnairse ' por las Lpkttüras que 
contabrie. >Primeran)ent& hay en éük tres qua-» 
dtfís cnriffinales de : Lucas Jordán :, que ,.ea 
figiarasridel tama&^jdel.natural y representan 
á iS.vM^uel Afcaí^ /al Ángel déla^Guar* 
ááf yíeliinariiiáo de §. £std>an.üEs^nmy digno 
dé estimarse un quadto » en que.: se íigu^ 
•iaiJoti< conversando Jiea. el muladar r¿on sus 
aBaíg0s.:iMe padeció- al ^xohto uf(g imitación 
de^iVíelaiquez heqha flor, el citado^ Jordán» 
perb'jisasó es del primea estilo défdlchó Ve^ 
lázquez».. Hay dos qüadrós del f élebre Ra^ 
cbncni:iGaiu3^ jredectfiemente adquiridos en 
Grmáda ; < en .el úúo está San Pedro > y en 
cJ'^otroijSanFranckcó ^1 á qu\en se aparece 
un fiwgfiícosi una redoína de agua* en b nat 
no ,. parasinani&stafleí qual debel ser la pu* 
jeza de lo$ SacefldotesI:JDe LucaSv^jdklés 
.li S4 se 



a8o VIAGE DÉ ESPAÑA. 

se- ven '¿os quaHiitos^ él uno áe^ <pxímio 
el Ái^el' liberta á- Ssm Pedro de Iz^úáwi 
y el otro de quando , al encontrar á Chfísto 
^n l^s puertas de Koma, lé pregunta: ^D(h 
minej quo vadisl Dds/quadros de SoinGkris^ 
tobal Y /le San Bmno «on de Zurliarán» ^ 
i^" A mediado tdel ^glo presente .se dio 
& cdnocer.en Roma entre* los Profesores dad 
primer órien el Pintor' Plácido doistaaci; df 
quien li^^isa esta^Sacrkcía iun- quaidroi^'i'-y 
otrd en el Refectorio ; d[üe representan: v d 
uno * á San ^runc» ^ • )r ^el ' otro é > San Bablb 
ern^kañci en el d^eito^'^ñgurás -de^ imm^ 
ral. Sc^re el n^rkoulH olibcaca tsíT« Qc>Sí> 
tanci un colorido agradáis y y ^cómo^^it^ 
convidáiíá imitar a di'clK» Santos. Hayedos. 
quadrítosrdeLucas^ baldés en laünísma $á* 
cristía^-^una Nue$tfia: Sepora en :>uoa; gmií« 
Halda de flores de Sasofeizato. .Hapasim^oM 
obras d¿ Juan deSe^lla.y y de otroQ'^ésto 
mableí. Profesonbs : de a^uel son SontNicd^ 
las de^Tolentino^ Santa; María Magdal^ 
de Pacís [ y la Adoracipn^de los Reyes.?. ül^ 
timamente es muy d^im de estimación uña 
tabla que representa.* el : Gabirark); jjobm::de . 
estilo alemán , con ipñoitas figuras en> estrés 
roo expresivas y acabadas 97 de tan|:oi ápre^ 
cío como^ lo mejor de: Aibexto Durér^ >< de 
cuyo/estílo es la tal data,... .:.: -jb x.r.: 

Ea 



. V CARTA SEXTA:V hBx 

'/^4 * ^ el Refeiptoiio hay tajnbieii' alg¿ 
ifeZbirbafán, y uir^lpíto muy curioso por 
scK) Iddbbs caprichosasw £L Cloastbo grande 
es al modo de las demás Cartuxas , rodead^ 
de cdhimiías de mármol.. En las Ca{iüillas par- 
ticulares < ^üe 'aqbí ^hay á la. iisanza de la» 
¿13^9 casas de ^ta* Orden se enouentra una 
ü otra t^nhira' trneiía. 'No -me deteo^ riMB 
en ie^ta'dase de ohkmy $ino párá adobar di 
iJuen modo de pensaetie estos íRslmioss» en 
recogeriafif), «como: ya' leJie dicho a -V". ha* 
blMd» ídv^úmds G^BtasÉs i porcjne qahay 
<kfida;lde .que V sobc¿ tin digno ^nato 
ée 6¿s casas , supleirnen: ilgiin modo r pocf la 
sociedad víriente ^én/iestos retiros, de sole-^ 

' -^5 ci;£isáma 1¿' h^biísadones dfi; la Ho^* 
poderíjí)^ ttrre^pdnde al primea ^tib^fbe- 
tst 4^olít chnsiixsíí'ha hecho esta Comsuii^ 
dad un establecimiento que memcbjnuxshott 
f&bafibasv y es 4^^ eárJizgarl&I^ liosos- 
staii^eLse^dab^ en la píierta á odasospor^ 
dibmros ;: mantiene ó treinta mñosude Xe-^ 
feas ^y^ SUS' contornos^ 'enserandolés^/umbuen 
3ií lesera j secular aseado el CitédsikiQ^ á 
lée/ff ¿ícribír y contar por término ¡de<cin*» 
ca^l^s« £s -gusto .Yéx di aseó ^y limpieza 
cooi qife ios mantieiien de todo lo ¡necesa- 
rio ^asíiwjus ipestidos u]lifocmes(^-comQ #a 



»8j vuge bemspaSa. 

las camas y lo demás; < y'^^sidbré todo la ale« 
cna de los niños; á W quales taitibiehrM 
Jes danridgiinasleccioaes d¿ agricultuxá pox 
fnrmcipios» . : : i . \ .> 

• a6 Este sí que es método de haeérli^ 
anosnas útiles , alimentar «1 cue»o <y cílíesr 
fnrítu eñ los mas tieniós; años .de .la. edad^ 
<paca liaceriyuenosCiudadanos ifes^uerpor 
k infe&cidaddesHs.piddies -^j faítáüic^césm* 
2z dexánan. t^ vez de^.secb^Oüró nmodé 
otfidad íie encontrado^ aquí ao ^sn^o^n^t*. 
cretoi^ qcie h^e 4>uena cDasonanoa 4sba.:ei 
de los mñoi, abra2andaíam|>oSí4o$IdQsbsitr 
fremps'^e lyida humanalca. su. estadb ét 
imbecilidad v^omcsoniikaiiñfiZ; y hkbi¿\sx. 
Se mantienen , pues , doce ancianos deilág 
^e^ya esbán^ imposáUlHadds ú JCm&jo ^ tsis- 
¿dbs^de todo, lo pkesádoí^^yasírfíj^mjosr 
pecan unr' tranquHo.£ní;¿n!eate dbvotO'j^ set 
guroí xetiyo; ■ 'j>;p u;n-'.f\,[ .^ri-'^ í\s !>.^ 
- ^i r£l:Monastbi¡Q está rodeada* dicsoi^ 
var^ y otras arboledas v con porcIo&derJ¡aiere 
tas y. hueros plantíos que • twocssi po^suclia^ 
do de medio dia ,• entreo.el :rioo Gna^lete 
y ¿adió l^nasteribu:£kto;y larídsta^d^jCár 
díz , íq[ue. se descubre! ilesde :éii^.5Írv,e: de 
gran recreo á estos Padres. La rdnta cmisis^ 
te en el biienxultivoi'd&ilas tierfásrqife po-* 
jee> en^cpsecha :de:vind-0my ftsQioso^éa 

ca- 



, CARTA SEXTA.; '/ u$$ 

caballos de la mejqr casta de Andjduck, en 
aceyte^ ganado, bacuno » &c. En el primét 
patío del Monasterio encontré algunos árbor 
les , que jamas habia oído nombrar , y les 
llaman agriones f conocidos ,. acaso la primet- 
ra vez en Motril > de donde vino la símíen>r 
te. Crece mucho esta planta en el térmioo 
de ocho años, y es de excelente madenü 
Hecha Una flor de cinco hojas nmy pareció 
da al jazmín. y ^on su cáliz enmedío : liírúf 
ita es como una avellana chica de dnco ánt 
gulos f y en cada uno hay unasimíentíta net 
^ra muy parecida a las de las manzanas : la 
liojá del árbol es semejante á 1^ ddi fresna 
Con dichas frutUlas , que són.durísimas , fe 
liacen cuentas de :rosarios. Este árbol con^ 
.Tendría infinito. multípUoaiio i, particular- 
mente por estas tieitas» ^ >^ 
it^ Nunca puede venirme píiejor que 
ahora el darle a V. noticia , aunque sea bre^ 
ve , de la Ciudad de Arcos de la FVqnte- 
ra f porque cabalmente con motivo de ¡t 
á ver una famosa, hacienda de esta Comu^ 
nidad f distante de aquí algo mas de dos 
Jeguas, camino para aquella Ciudad^ me do- 
terminé á ir allá , sin embargó de que la vi 
años pasados viniendo desde Ronda á Xer 
,iéz. Luego nos pondremos otra vez en éste 
parage.para contijetuar^nuestra r^ta de Cádiz» 



ft84 VUGE DE ESPAÑA. 

' 29 Entré la Cartuxa , dicha faíaciencía y 
famosa casa ' de labor se atraviesan al t>rin- 
cípio unas ddiiesas , y luego olivares , pa« 
^ndo á raiz de una G>lina , á la qual Jla^ 
snan todavía el Real de Don Rodrigo , y 
es en donde ,' según cuentan , tenia su Real 
|)abellon en aqtleUa triste jornada » en que 
con la o^ida perdió a España en Martes 
diez y sek^de Octubre del año 714 , qüe^ 
dando su'i^a por^ tantos siglos, á la dura es- 
clavitud delosArabes. Hablaré después dd 
tm^eno » dónde . se supone que ' se dio h 
i>atalla. Media legua antes de llegar al cor^ 
ti jo se paisa :pQr junto á un Castillo antirao 
4pie llaman ! la Torr« del Melgarejo , y.desi- 
{mes por.junto ai granjoHvar de. laGartu- 
«I , que pstá i mkno derecha del csamúo, 
el qual y según relación- de ios mismos ^tult* 
tívadores:, xonsta de quarenta mil i^an- 

tas. '■•.''• .':':': 

r 30 Otros dilatadísimos olivares , coa de- 
lie^is y cortijos se quedan isobre mano, iz^ 
t]uierda , pertenecientes á los hacendados de 
S^íéz; y también pastan por aquellas Ihh 
^uras algunas yeguadas , que son las que 
jproducen bs famosos caballos de esta tierra, 
y que llegarán á ser aun mas famosos y 
perfectas quando las castas se perfecdonen, 
según las opiniones d& Djon Pedro Pabb 
- ^ Po- 



/ CARTA SEXTA// ^8$ 

Pomar*. Despues.de haber comido con buen 
apetito f empleé lo restante del xlia y bue^ 
na parte de la noche en ir y volver desde 
Arcos al. cortijo , á pesar de que la distan** 
cia me pareció doblada de la que me di-^ 
xeron de dos leguas; pero la buena com-* 
pañia no dio entrada al fastidio áúl camino^ 
y el tiempo fué bastante para repasar lo 
que años atrás habia visto en dicha Ciudad 
de Arco}.. 

31 A la mitad de este.camino concor^» 
ta diferencia se vadea el famoso Gu^dalete^ 
descendiendo desde el cortijo hasta su cris-* 
talina corriente. Sigue después, una frondo- 
sa llanura poblada de árboles riberiegos | 
y buenos pastos : continúan luego sobre ma« 
no derecha grandes olivares , con sus casas 
de labor, que hacen un aspecto agradable, 
y así se llega á la Ciudad caminando de 
medio dia á nojte, después que se vadea 
el Guadalete. Antes de entrar se vuelve á 
'pasar por puente de tablas. He oido que 
se trata de hacerlo de piedra » y ciertamen* 
te que lo merece un rio y un Pueblo de 
tanta consideración. 

32^ Arcos se reputa de menos de dos 

mil 

1 Véase Carta UL de este Viage , pág. 104, f 
sigqiwites. - , ' ^ 



»86 VIAGE DF ESP^A. 

mil y quimetitos vecinos t su situadoti' éi 
9obre una roca elevadíúma é inaccesible ^ par^ 
ocularmente por paite de ponitíite y me-* 
¿ío dia. PsBU llegar á la cumbre i después 
¿e pasado ^1 puente i hay que subir una 
cuesta tan larga y penosa como la que le 
conté á Vi en otro tiempo de la Ciudad 
de Cuenca. Está comprehendida esta roca 
y elevada Ciudad entre colinas y frondosas 
vegas , con porción de huertas , y. arbole- 
das denaraiíjos^ y toda suerte de regaladas 
¿-utas, verduras, &c. 
- 33 Aunque Arcos carece de paseos , por 
su extraña y caprichosa situación natural ^^su-^ 
,<plen esta falta las excelentes vistas que tie- 
ne de su campiña 9 de la serranía de Ron^ 
da i descubriéndose hacia medio dia Medina- 
Sidoniai y los cerros de Tarifa^ que formau 
por este lado de España el Estrecho de Gi- 
braltar* Tiene exquisitas aguas : produce buen 
vino, abundante áceyte , y se estima en mu- 
cho el ganado caballar ^el bacuno , &c. Las 
calles son limpias » bien empedradas , y pen- 
jdientes las mas de ellas. Los Conventos son 
siete, cinco de Frayles y dos de Monjas , coa 
dos Parroquias > la una intitulada de S* Pedro 
■y la otra de Santa María. La portada de 
•aquella f^obra moderQa^> con la estatua del 
Santo Apóstol en medio , aunque descorree-^ 

ta, 



ta , es pasadera : la de Santa María que cor-* 
responde á la plaza /iió presenta ninguna 
regla arquitectónif» ;'inqor es la gótica del 
costado ^ de; cuyQ>Q$tUo €S>tambien la Isle- 
úz* £1 retablo mayor es de órdeit jónico, 
corintio y co;aip^est6 ^ y ^ loi^ intercolum- 
nios del medio se fépreseñtañ el Tránsito y 
Asunción de la Virgen > con 'otros Miste- 
nos repartidos por éi^ y el Apostolado , obra 
muy bñiena i y de buen tiempo. 
- 34 Lá otra .va que estuve en Arco$ 
algunos año& há , viviendo todavía ^ .y sien-* 
do su Corregidorrel erudito Don Tilomas 
Guseme , yvtcopé dos inscripciones antiguas 
paestas en la pared de una de las Parro-- 
quias, y son: ' , 



GENjíO. MVNICIPI 

SACRVM. 

LVCIVS. CAECILIVS 

ATIAÍtlVS 

OB. HONOR 

liniLVIR- D.../., 



D, 



«9» XJAGSIXEJBSP&SA. 

d.-m;1' • '•• . : 

• CALFVRNIA ' ' 

■•■■. ■■ '• .'^ CAMÍLLA •■ '' ■ . '' 

AN. LVÍin..,.S. T 

j]^. . Tüye mucho ^sto de conocer y 
tratar al expresado Don Thomas Guíseme^ 
sugeto de mucha bondbd., y deHcáda lite* 
satura y particularmente en la Ciencia de las 
medallas 9 como lo han manifestado los- seis 
Tomos de su Diccionario Numismático » <px& 
se^einpezó á publican í costa del Excelen^ 
tísimo Duque de Arcos Don Antonio Pon« 
ce de León , á quien estaba dedicado des- 
de el año de 1773. Me enseñó su colec- 
ción de medallas antiguas , me regaló al« 
gunas , y le debí otros favóre^. 

36 Abraza á esta Ciudad , y elevada ro- 
ca el rio Ggadalete por la miayor parte do 
1SU circunferencia , abriéndose paso en estre- 
churas , y por una formidable profundidad^ 
de suerte que sorprende el asomarse á ella 
desde algunas cusas , situadas en lo alto del 
Pueblo. Al oriente de Arcos está la Villa 
de Bornos sobre el expresado rio Guada- 
lete 9 territorio fecundo de los mismos fhi* 
. . tos 



CAUTA SEXTA. ¿89 

tbs y €osechas que Arcos , con abundancia 
de cóYtijos* Confina también Arcos por el 
ttíedio dfecon las nuevas poblaciones de 
Nuestra Seflof a de Guadalupe, Algar y Pra-? 
do del Rey , laudable establecimiento efec-* 
ttiado quando las poblaciones de Sierramore- 
na con corta diferencia de tiempo. 
' 37 Después de esta brevfe expedición 
de Arcos nos restituimos por donde había- 
mos venido V y desde luego pensé en con^ 
tinuar mi camino desde la Cartuxa á Cádiz; 
^e-dista de ella por el camino que yo lie-* 
vé unas siete teguas 6 algo mas; y hasta 
la Isla de León hay quatro , sin pasar poí 
ningún Pueblo. A muy Cotra distancia del 
. Monasterio se atraviesa el rio Goadalete por 
puente de nueve arcos > y de buena ar- 
qpritectúra, del tiempo de Felipe II. , exe- 
cütado de piedras sillares, pero^de muyWl 
eriipedrado, Al instante que se pasa se pre- 
senta Uffa llanura dilatada , y con ella la 
memoria funesta del desgraciado dia en que 
«cflbd (sJ Reyno de los Godos , y se per- 
dió España, quedando esclava de la tira- 
nía dé los Árabes. Aun Uanían el Real do 
Don Rodrigo á un cerrillo inmediato , co- 
mo dixe antes y que queda sobre mano iz- 
quierda, y este fué el teatro de aquella gran 
tragedia , y camiceríí^ de tres dias. 

Jom.XVIL T Bór. 



apo VIAGE DE ESPAfíA. 

38 Bórrese recor^acioQ tan ñiaesta^ y 
yaiqos á cosas alegres , como es el eiKon-r 
trarme ya en los campos Eliseos , y mansioa 
de bienaventurados ; pero con el privilegio 
de que á pesar de haber transitado el Letfí^ 
mantengo todavía la memoria de los ami*' 

,39 A corta distancia del puente se en- 
contró tres ó quatro años bá junto á. uh 
ppntoncillo un pavimento de n\osayco ^ aran* 
^o la tierra inmediata al rio , con cimientos 
que indicaban haberlo sido de algún Pala^ 
cío. Dicho pavimento estaba excclentemen^ 
te executado , de muy buena conservacioii 
y dibuxp. En uno de sus quadros se reprer 
potaba un piño^ como á^ tres:quartas/ex€^ 
cutado con' 'primor y elegancia; ügwa desi* 
nuda y con sola una banda encarnada qu^ 
Cayéndole sobre el hombro izquierdo , le 
cubria la espalda ; y lo restante de ella iba 
como agitad^ del ayre sobre el muslo de* 
recho. 

40 Las piedrecitas de que consta esta 
obra eran de vivísimos colores , aunque sin 
pulir , tal vez dispuesto así por el Artífice 
para que la tersura de] pulimento no alte*, 
rase la armonía de los colores; Ello es que 
pareció obra excelente á los que la vieron 
con algún conocimlentQ:, y mai la creian de 

. . pin- 



' CARTA sexta: / a^j 

fiñtú , que executadaí con piedrecltas. Se ve 
^ue el <|tie la hizo tío estaba pi^saroso áb 
su habilidad ^ pues en buenos caracteres Ro^ 
manos jpuso la siguiente imeripcion: 

t^ivat qid fecity et fossit piuría *videre.\ 
Qui fotest faciat , qui non potest taceat. 

41 Se trató de extraer lo mejor que 
fiíese posible este monumento de la antigüe- 
idadj para colocarlo donde estuviese bien 
conservado ; pero el fin que ha tenido des^ 
-pues de haber estado debaxo de^escombros 
diez y seis ó diez y ocho siglos , a poco que 
-se había, descubierto lo hicieron pedazos una 
noche , destruyéndolo totalmente : cosa dó- 
lorosa que prueba la ignorancia y perver- 
sidad de algunos, ó tal vez la codicia, 
creyendo que encontratian allí tesoros '. Me 
hube de contentar con reconocer el sitio 
donde estuvo-, y con poseer un dibuxo de 
esta obra , que ya me había remitido an- 
tes el R."**' P. D. Antonio Moreno, General 
actualmente dé la Congregación de los FP. 
Cartuxos de España , y Prior que entóficés 
era de la Gartuxa de Xeréz. 

T2 Si 

1 Este mismo fin tuvo en Murvíedro el pavimen- 
to de Baco , qué se descubrió, en tiempo del Señor 
Don Fermmao Vli Véase Tom. IV. Carta IX. núm. t. 



291 VIAGE DE ESPAlíA. 

42 Si el pavimento se hubiera ¿ncoii* 
trado en tierra de este Monasterio , á buen 
seguro que se hubiera conservado , median- 
te la instrucción de dicho P.^Moreno, cu- 
yo conocimiento en estas materias lo ma- 
nifiesta la estimable colección de medallas 
antiguas de todas suertes que ha ido ad- 
quiriendo para su Comunidad, pinturas bue^ 
jias y y otr^ cosas de esta clase. 

43 A poco rato que se anda por es- 
te camino de la Isla , y después de hab^ 
salido de tierras cultivadas, se advierte á ma- 
no derecha la separación del rio Guadalete 
en dos brazos, de. los quales el uno ,va á 
introducirse en el mar en el Puerto de San- 
ta María ^ y el otro hacia el hermoso 
Pueblo de Puerto Real : á mi vijelta de Cá- 
diz hablaré de aquella y de éste ; de su 
magnífico camino , y de los dos puentes nue- 
vos ^e dichos dos brazos de Guadalete. 

44 Siguiendo mi ruta digo que después 
de las tierras de Jabor, el resto deP terri- 
torio hasta la venta nueva en el distrito de 
mas de dos leguas , no da otra^ produccio- 
nes que palmitos , y ruinen, pinares , aun- 
que tales quales son, pueden considerarse 
de extrema necesidad para surtimiento de 

; Cádiz , de la Isla de León , y de los otros 
, Pueblos citado^. Si quiere Y., saber la cau^ 

de 



CARTA SEXTA. ^95 

de ser desmedrados y malos los árboles de es« 
tos pinares , lea V. la siguiente copia de un 
papel que me ha entregado un Caballero de 
esta Ciudad de Cádiz , poseedor de tierras 
en el término de Puerto Real , con quien 
he hecho conversación de la pobreza de di« 
chos pinares. 

45 **En los términos de Puerto Real y 
de- Chiclana , Pueblos inmediatos á Cádiz, 
se han sembrado y siembran continuamente 
muchos pinares , que nacen muy bien , y 
medrarían en aquellos terrenos ; pero á los 
pocos años de crecidos les cortan la gui^ 
principal , dexándoles solamente las ramas 
que desde el suelo produce este árbol al 
rededor del tronco , y aquí llgman zanca-* 
jos» 

46 99 Esta operación se hace por el re- 
celo de que , creciendo el árbol , lo mar- 
que luego la Marina , y prive al dueño del 
usufruto ) por tanto solo crecen las ramas 
tortuosas de los lados que se aprovechan en 
hacer leña , sin que se encuentre un tronco 
de quatro var'as , ni poderse cortar una 
biga para uso alguno en los dilatados térmi- 
nos que ocupan dichos pinares." 

47 99 Si no hubiera aquel recelo , y se 
suprimiera la práctica de la marca , se cria- 
rían madejras de construcción /con mayor 

T3 uti- 



194 VIAGE DE ESPAÑA. 

utilidad de la Marina Real y y de la córner-^. 
ciante ; en lugar dé que ahora con tantos^ 
pinares no se puede construir un barco det 
los que necesitan estos Pueblos para su trá- 
fico ^ y tienen que acudir para hacerlos al> 
Condado de Niebla en la costa de ponien- 
te y distante veinte leguas de Cádiz.t? 
'* 48 «Vuelvo á decir, que si no fuera 
por el recelo de la marca , y del privilegioi 
¿e la marina sobre los árboles de construc-: 
cton t podrian sembrarse grandes encinaret 
en muchos terrenos montuosos de los tér- 
minos deMedina^Sidonia, Chiclana y Puerto 
Real, pertenecientes á varios particulares; 
pero á la general desidia sobre este ramo, 
que. V. tiene< bien, experimentada, se aña-< 
de aquí el temor expresado de la marca po¥ 
k inmediación á un arsenal como el de la 
Carraca , y por los destrozos que se ha^ 
cen continuamente en las Sierras inmediatas 
de Xeréz , y de las cercanías de Gibraltar, 
especialmente por lo que se cortó en el úl- 
timo bloqueo de estaplaza«»> 

49 MÜe semejante propagación de ár- 
boles resultaría hu abundancia de bellota y 
cria del ganado de cerda , la de carbón , y 
la de^ utensilios propios de la labranza. Los 
Pueblos de la costa, no pueden proveerse 
de madera para arados, carretas, y demás 

apc- 



CARTA SEXT^ 5195 

ftpéros indispensables ál cultivo de las tier« 
ras , sino á mucha costa por la distancia de 
donde se ha de acarrear, y por mil cui- 
dados que les causan las licencias y otros 
requisitos embarazosos para lo'grar la de los 
montes'. 

<o »f Un benemérito y zeloso vecino de 
esta Ciudad está promoviendo en una hacien- 
da que posee en el término de Puerto Re^l, 
que dista de Cádiz quatro leguas , el plan^ 
tío de las moreras, árbol apenas conocido 
en estas cortas. Tiene ya plantadas y presas 
unas dos mil en tierras que riega con aguas 
que saca de una abundante ^ noria , y vá 
Continuando este plantío : en este/ año de 
1789 ha principiado por. su cuenta la cría 
de la seda con muy buen suceso , y con 
fundadas esperanzas de que lo tenga en lo 
venidero por la benignidad de aquel clima, 
y de que sirva de estímulo para que otros 
se dediquen á este cultivo. ¿ Quanto de es»- 

T4 tp 

X El Autor de, este Viage no desperdicia , ni dexá 
pasar ocasión que se le presente de declamar , sobre 
tstt punto de árboles ,. porque estH intimameiíte per- 
suadido que si no se toman eficaces y proñtisimaii 
jrrovidencias , la cosa irá de mal en peor , con ir-* 
reparable y próxima ruina de la nación. Véase so- 
bre esto el Prólogo del Tom. XV. del Viage de' 
fispafiaf. 



^96 VIAGE DE ESPAÑA, 

to y de otras mil cosas habría en aquellos 
remotos tiempos , quando este territorio se 
llamaba mansión de bienaventurados , en lu* 
gar de los pinarejos, palmitos , pitas y eriales 
que hay ahora en estas dilatadas llanuras ?>f 

51 ^M Aunque la costa inmediata á Cá- 
diz carece de rios y arroyos , capaces de re- 
gar las tierras , es fácil el uso de lias norias, 
f:on las quales se riegan las huertas abuo^ 
dantes que hay en los Pueblos de la Co- 
marca 4 pero no se hace uso de estas aguas, 
como debia hacerse para la cria de los ár- 
boles y que pudiera fomentarse , así en las 
mismas. huertas como en las inmediatas.»» 

ja w Convendría que V. criticase mucho 
esta desidia para desimpresionar ideas con* 
ti-arias ^i dicho cultivo , haciendo ver con 
quanta facilidad pueden hacerse frondosos 
jnuchos terrenos , y establecer en las cerca- 
nías de los Pueblos hermosas y dilatadas ala- 
medas f construyendo norias para su /iego.»> 

5 3 » Alguna parte tiene en este abando- 
no el miedo de la marca , pues se han visto 
hermosos álamos , y de mucho recreo en las 
citadas huertas , cortados quando menos se 
creía para uso de la Marina. Parece un im- 
posible que el Rey ni sus Ministros quieran 
la destrucción de montes y plantíos , que 
infklíbkmente h causa el privilegio de U 



CARTA SEXTA. ^ 297 

Marma¿ Haya libertad , y remuévanse im- 
pedimentos si se quiere que España sea la 
mas abundante de árboles de construcción, 
y por otra parte la mas hermosa y mas ri- 
ca región de la Europa, que esto no con- 
siste en laá minas de oro y plata , sino en el 
perfecto cultivo de su excelente territorio. 
Por lo que toca á esta tierra, con solo apro-** 
vechar bien el uso de las norias que hay 
actualmente , pudieran aumentarse mucho 
lo^ plantíos en los Pueblos de toda esta 
costa , y creo que de las mas remotas.» .... 

54 Vea V. como hay quien piensa co- 
mo nosotros , y esta es la razón de remí* 
tirle la copia que V. acaba de leer. 

55 Después de haber salido de entre 
estos pinares desmedrados se descubren á 
cortas distancias los bellísimos Pueblos del 
Puerto de Santa María , de Puerto Real, 
que quedan á mano derecha : y al mismo 
lado queda el paso de Guadalete por la 
que llaman Barca de Florinda ; y última-» 
mente la división de este rio en dos bra- 
zos , el uno que se entra en la barra del 
citado Puerto de Sat:ita María , y conserva 
el nombre de Guadalete , y el otro que vie- 
ne hacia Puerto Real , y llaman rio de San 
Pedro. Hablaré á V. de todo esto á mí 
vuelta de Cádiz. 

Att- 



Ifc^B VIAGE r)E ESPAÑA. 

56 Andadas tres leguas desde la Cáf- 
tuxa se llega á la Venta nueva y entrando 
allí mismo en él nuevo camino , concluido 
ya con toda magnificencia hasta Cádiz. La 
Isla de León solo dista una legua de la 
Venta. Antes de entrar en este. Pueblo se 
atraviesa el célebre y antiquísimo Canal con 
que se forma la Isla de León por el igual- 
mente célere puente de Zuazo. Dicho Ca*^ 
nal entra en tierra por la costa noteridional 

Ento i Sancti'Pttri y <fande estuvo el ce^ 
iradísimo Templo de Hércules , y desagua 
en el parage que llaman los Trocales inme- 
diato a la Carraca , siendo su curso de unas 
tres leguas y media. Veremos si se me com-- 
]kme desde Cádiz , ó desde aqui á la vuel- 
ta f hacer yo también mi romería al sitio 
donde dicho Templo estuvo situado; entre 
tanto vamos al puente de Zuazo. 

57 En el Tomo X. de mi Viage de 
España, que V. ha ido publicando , se di- 
ce en la Carta VIIL pág. 250 hablando de 
Segovia lo siguiente : En la Parroquia d^ 
San Esteban yace el Doctor Juan Sán- 
chez de Zuazo , Oidor mayor del Consejtf 
del Rey , como dice su letrero en laCapllO' 
de la Magdalena. Murió el año de 14^7 f 
y fué. el que fabril^ el famoso f tiente de* 
Zuazo en la Isla de León camino de- Ca^ 

diz. 



CARTA SEXTA. - z^f 

éUz. Dicho Zuazo lo mas que haría íné 
alguna .reparación del puente, por las se- 
guras noticias que después he adquirido. 

58 La primera construcción del puen- 
te de Zuazo casi se puede reputar inme-^ 
morial como el canal , para cuyo paso ñio 
construido ; pero atendida la qualidad do 
k obra f el sitio y profundidad de* las aguas 
»e tiene comunmente por edificio Romano^ 
y tal lo han creido varios historiadores na-^ 
^ionales , sin que sea fácil acertar con la épo- 
ca de su fundación, ni con quien fuese el 
Artífice , ó el que lo mandó hacer. Se tiene 
por cierto que en tiempo de la dominación 
gótica se mantuvo intacto , y que los Mo- 
yos lo arruinaron después. 

59 Reynai^o D. Alfonso el Sabio, que 
ganó á Cádiz el año de 1262 , se pasaba el 
puente por un gran enmaderamiento qua 
cargaba sobre sus estribos y pilares antiguos^ 
Mandó hacer un Castillo que llamaban et 
Castillo del puente , y en él ponía un Al- 
cayde la Ciudad de (Jádiz : consta por pri- 
vilegio dado en Guadalaxara á favor de Ix 
misma Cádiz , en primero de Septiembre 
dp 1376. 

60 Así continuó dicha Ciudad á nom- 
brar Alcaydes hasta que el Rey D. Juan 
el II. hizo merced dsl Castillo y puente á 

ua 



§od VMGE DE ESPAÑA. 

un criado suyo llamado Juan- Sánchez db^ 
Zuazo , á quieíi dicho Monarca nombró des-* 
pues por uno dé los de su Consejó , y du- 
rante sns dias se mantuvo en esta posesión, 
pero Cádiz contradixo la donación y Alcaydk 
del puente-, y se le despojó del empleo; bieti 
que atendiendo luego á que era voluntad 
del Rey mantener dicho nombramiento , y 
al respeto debido al Monarca , convino en 
que quedase dicho Caballero , aunque con; 
sola la tenencia , 4>asando de el á su \ú]é, 
que obtuvo la posesión con mejor efecto: - 
* ^i Desde aquel tiempo tomaron Cas- 
tillo y puente el nombre de Zuazo. Con- 
tra el hijo del expresado Don Juan , lia- 
>inado Pedro de Zuazo , conserva la Ciudad 
una provisión de Enrique IV. despachada 
en Arévalo ano de 1454 » mandando que 
no se cobrase pontazgo de los vecinos de Cá- 
jdiz , por estar el puente en su término y 
jurisdicción. El expresado Dcm Pedro por 
evitar contestaciones conmutó el Castillo y' 
propiedad del puente con algunos cortijos 
de valor , que obtuvo de Don Pedro Pon- 
ce de León , entonces Marques de Cádiz: 
el expresado Juan de Zuazo fué Ventiqua-^ 
tro de Xeréz en 1490. 

6a. Deteriorándose mas el puente conf 
los años se restauró ea tiempo del Señor 

Car- 



fHT^J J^€>d 




:' CARTA SEXTA. 301 

Carlos V. Hacía el de 1 540 , habiendo^ im» 
.puesto el uno por ciéaío de todas las mer- 
cancías de levante y poniente que fondea- 
•sen en la Bahía de Cádiz sin contratarse , m 
venderse , cuyo derecho cesó el añp de 1 59$ 
con m<»tivo da la invasión y saqueo que 
padeció Cádiz de parte, de los Ingleses. £1 
derecho impuesto, por el, Señor Carlos Y. 
.íe xenovó en tiempo del Señor .Felipe IIL 
«1 año de i6iy.. 

63 Consta el puente de cinco arcos. S* 

antigüedad la corrobora con toda evi^ncia 

<1 aqüeducto de aguas de Tempul, con, que 

-en Jos tiempios^ remotos se surtía Cádiz,. y 

eiertameaite pasaba por él dicho aqüedufito. 

Florian de Ocámpo lib. x. cap, 17 , a q^ifeu 

siguen otros.Historiadores , se arriesga á a£rr 

mar quc.el puenl»! fuéc^struidoporCorr 

.nelio Balito el menor , insigne jGaditaiio , dij^ 

y siete años int^df Ja,.;vetóda. de Cbrist^. 

Venían las aguas del t^rn^ao de Xeréz jua- 

to al sitio noml^rado hoy d^ la^ pabras> 4oí>- 

iíiguo al Castillo' de Tenapiil, y.t^riniíi^ 

:.en Cádiz ysc^nn se persuaden algunos , e^ 

h plazuela q^ebóy Uamaft de SuiaRoqu^l: 

► 64 Hace siete. íi <*ho años que sCiin- 

• tentó restableo&r . y reedificar [este antigtío 

.aqüeducto , y en ; parte. fclimJ)iarGn en: Ja 

'distancia dé ^u^tr.Q. legu^ algunos d^pó^* 

tos, 



5oa VUGE BE ESPAÑA. 

tos , estaqueando y señalando lo deiMs íú 
mqüedticto h^m ti dirsmo puente de Zuazo. 

65 Los glanos de la obra que habiadc 
hacerse , dt sU^ udüidídes , costo , arbi- 
trios , &c. tei pii«de V- ver en el papel que 
^ntÓDcés se díó á luz en Cádiz con moti"» 
Vo de la empresa, y podrá ser útil por si 
«n adelante se restaurase dicho proyecto $ 
<tufíque en las presentes circunstancias msa 
seria una empresa de luxo , que de nece^ 
*iáad, 

66 El Cíastillo de Tempul está sitúa- 
-do , como tengo dicho , en territorio de Xb^ 

"tez , de cuya Ciudad dista ocho leguas, átm 
.y media de Arcos y inedia de las nuevas pop- 
ulaciones dé Algar-, y doce d^ Cádiz. Des- 
-pue^ á^ haber servido aquel manantial pa« 
•ía do5 molinos se introduce en el* riachue- 
•Jo Majaceyte , y lilegó éste én Guadalete. 
•La antigua cañería' de loS' Romanos se re- 
conoció posteriorñierlte por Don Pedro An- 
-gel Albisu ,* Arquitecto mayor de Cádiz, y 
^ségun tíit ha informado ,- iba por la boca del 
^íiachuelo de-la Fdr sobre «fí ^vado pueftfie 
de tres ojos : después por la dehesa de Palme- 
-tin , por la de Doshermarias, por los arqui- 
''líos del cortijo dé Guerra, por los piñales de 

- Chiclana al Castillejo , btóando al rio Zur- 
■ iraquey puejite de Zuazo ^ y^ siguiendo pdr 

- ^ ■ el 



.; CARTA SEXTA. "^ 303> 

el antiguo arrecife de Gédiz/, llegan sus res? 
tigios ha^ta introducirse en el mar grande 
por occidente, antes .de llegar ala Ciudad; 
lo que es una prueba clgra de que por allí 
el agua ha ganado tierra. 

67 Demasiado me he detenido con mo^^ 
tivo del puente de « Zuazo , y del aqiieduc-' 
to de Tempul ; pero esta cla^e de. obraí 
}o merecen ', y no 'habría millones'con que 
remunerar á jaquellos grandes hombres que 
las proyectaron conia idea, de una prolongadí- 
sima duración. La j^-oíiindidad á¿[ Canal es 
en 'mar alta de veinte <y- dos ó veinte , y qiist- 
tro pies y y desde su principio hasta el fin 
se navega, y aun fondeaban junto al puen^ 
te los navios mas gmndes. 

68. Pasado el puente,* inmediatamente sé 
entra, en la famosa Villa dje la Isla de Leon^ 
Pueblo que se puede decir enterametíte for- 
mado desde la mitad del presente siglo ,- pues 
antes ño* ^enia sino pocas casas , pertenecien- 
tes las mas á los. vecinos 'de Cádiz , y casi 
en este estado lo he conocido yo poco mas 
ha de- veinte años. 

69 ^ Una de las cosas que me hancau* 
sado admiración en mis viages ha sido el rár 
pido aumento de esta Villa en tan corto 
tiempo: sepa V. que ya se cuentan quaren* 
ta mil almas de comunión, dando por si^ 

pues- 



504 VIAGE DE ESPAÑA. 

puesto que no entran párvulos , ni trameun- 
t^8i £1 ultimo Duque de Arcos , á quien 
pertenecía el Señorío , Éivoreció indecible- 
imente á .quantos quisieron estableceise ^ y 
en efecto lo .hiciemn> muchos vecinos de 
£ádÍ2 y dé otras partes ^ fabricando las casas 
correspondientes, á tanto numero dé. habi- 
tantes. \^ - 

- 70 .El nombre de León lo toma de k 
'^unilij^de los Duques dé Arcos ^ Ponces de 
Xeon sus Señores.-. La calle* principal f que 
]a ^t^avlesa de bríentie á poniente / tiene de 
largo quarto y medio de legua ; toda elhi 
de nuevo caserío por: ambos lados ^ y un 
sin joyumerQ de tiendas. Hacia el promedio 
se ha formado una .gran plaza, en cuyaften^ 
te $e e$tá acabando de construirla Casa de 
ayuntamiento , que es la mejor fábrica de 
la Isla. i 

7 1. Quando . W demás cas¿ de Jos par- 
ticulares: se iban haciendo ^ cada, qual gastó 
isu> dinero como le dio la g;ana f y.todb se 
pudiera haber hecho con. mas Arte, y sin 
extravagancias , como lo son muchas rejas 
á inaner^ de jaulas en los quartos baxos , tan 
xesajltad^s que forman en la calle unos quar- 
tos foráneos ( llamémosles así ) , a u«as sa- 
las de conversación : asiniismó en el corona* 
miento de las casas' han:pue$to generalmen- 

- . ■ ' te 



CARTA SEXTA. gof 

te bolas 6 bolillas de vidriado: á imitación 
dé ácroterios , cosa muy mezquina y ruin. 
72 Tal vez hubiera sido in^rudencia, 
y mas en uq tiempo que poco ó nada se 
eonocia por aquí la buena arquitectura j el 
haber estrechado con reglas de policía á los 
que estaban contentos de gastar sus cauda-' 
les y según su capricho , é inflamados en ha- 
cer Casas al que mas podía. Las dos expre* 
sádas extravagancias son fáciles de quitar en- 
trando las reja$ para que no embaracen de 
ningún modo la calle; y ios tales juguetes 
dé las bolillas para que no ofendan la vista 
de los- inteligentes. £stoy esperanzado de que 
lo uno y lo otro sehará quando- vean que 
todo hombre de ^sto hace burla de se- 
mejantes puerilidades. Se han ido aumen- 
tando otras diferentes calles por ambos la- 
dos , que concurren á esta ptíndpaK 
' 73 Por lo demás seria dé desear en muy 
principales Ciudades del Reyno- el aseo y 
líflípiéza de la Isla^e Léon y sw piáza bien 
provista y abundante de víveres ,)¿ regalos 
dé mar y tierra. SieiKlo ya insuficiente la ánica 
Parroquia que tiene para tanto vecindario, así 
por ser Iglesia de poca capacidad , como por 
que vale poco su arquitectura, debían los 
SeiñoreS' de. la Isla pensar en un magnífico 
Templo, tomando mejores iñedidju» desden 
i TomXFII. V el 



3o6 VUGE DE ESPAÑA. 

fl principió 9 que las que tomaron lós Ca*f 
l;>aUero8 Gádkanos , para na malgastar tan^ 
tos millones icomo se han gastado en su; Ca- 
tedral; pudiéndose hacer ahora con masifa^ 
cuidad 9 .mediante las Reales providencian so^ 
bre asegurarse de la belleza y bondad de U4 
edificios públicos antes de emprenderlos. 

74 La Casa de Ayuntamiento y obra suor 
tuosa dirigida por Don Pedro Ángel Albi-5 
s>4 y Individuo de esa Real Academia del ;§« 
Fernando , está pidiendo un TempW qtt« 
no le ceda , lo que en. esta Villa.se puén 
de tener por cosa necesaria. Los ornatos do 
h. Parroquia actual son por lo queírespe^ 
ta al Arte-cosa indecente ,. y con par.ticu4 
Widad el Tabernáculo iitujido en laCapi^ 
lia mayor.. Lo que hay, de bueno étiinge^ 
nióso es la c:axa y tribuna del órgano co^ 
locado .én.el testero delcpnssbiterio r y. di^ 
«igido por el .Marques de üreña , vecii>o-de 
esta yiíla , C^aballero de> fino gusto éin-^ 
teligencia en las bellas Artes « como to^i 
^ben. También es suyo el gradoso. :Tem^ 
plecito que forma sagrario en. un retablo- de 
la nave que corresponde al lado delÍAfanV 
gelió. . , . .. \ ^.. 

75 Los adornos de. la Iglesia de Car-, 
melitas van por el mismo, camino que. los 
«lalos de la Parroquia.: solo llamó .mi ateár 
*- / /. . • . .don 



ti^n éii'tf¿^*al4Íar^üi]a busna cqfsiáude cuerpd 
tÁtíatoáerUíñm de.Gmdo 

^héniy (}Ud-t^o afi^onádó ¿onoce por las 
i0^lt^{^s. ^Lft 'Iglesb dáSMiJ^ratici^coy que 
lÉf^tái á imdi$)' Vtohstmir , * 9sría- mas^ acertado 
<no^e¿üirk/p5crt>rerJft.:di$fofn^ que se 
fei^oflieiiáadol AsimisiHO''Siin'r«:|:t£avagantes 
^s ^^¿f^W'^ft» Ja8 Moájas'^tieiiai Sns^'afl^ 
««^¿pbtid ^(^»d;c>^inidrú|i e^aba p hecha 
•)raá<)fttaiJaoi?u¿:|gtegia, . íí'í •' •• > v 
;v -76 Et^CSdkaio -de k)S^ GQar<£as Mari- 
í««s4se'-ftyiadó dé CádÍ2-S eíta ^Villa , y 
^ráidíHe^eVá 'Iía»»^4^é-se haya concluido la 
*ftu\eva pcbiácii&ti dib San^Gádoi /^'t{ue it ef- 
*tá' coitttniyeiidd y adonde* se han' de trasla-- 
5^'; y vojrái'hablar desella , Pescando pá- 
i#a ^k vüehisi de Gádiz^élxóñtárle á V. 1^ 
"^a^ticulafídi^les-del famoso . arsenal * dé lá 
^^ard-aca /¿omorhe deiado- a Puerto Real 
^y^l'Puertd^' Santa María^^- y también dé- 
•xíí para enc<íitt^e¿ ia hermosa ^SCilli déGhí- 
*«)áha\y que qu^da i ia izquierda del caminb 
de Gádiz. ' » ; : . ;. r 

^'Z El proyecto de la iiueva población 
de San Cárlí^S lüvo principio por los años 
¿de i776,''báxo el Ministerio del Marqués 
González deCastejon, con él objeto dee^ 
tablecer ^n blla el Depaitaftiento de Mari* 
-^na ; con li)^ <H»modLdad dfel Real Servicio, 
'.- Va* é 



3o8 VIAGE DE ESBASÍA. 

é inmediadón al arsenal' de la Gfirracaf Xt 

frimera idea fué del ExcelentísintaSeáoc-JPy 
VaDctsco Sabatizii , y se proyecto, la pl^ix^ 
de un pentágono» Posterionhonte .$e h^ r^ 
duddo con. aprobación del K^y á yn ps«^ 
4elógramo de novecientas y xjuarent^-yaraíi 
de frente' per . seiscientas f Ujtmsí . de >c^^ 
^do , y tcxlaiesta : grande em^r^ se ha fia^ 
•do á la; perida ;y cónocimieMf^ del sat^ 
Marques de Ureña , qujB fsL noftí>xÁ itYr. 
73 I-a sifúación del nuév.ó^ S? Carlos es 
al norte de la Real .Villa deck. Isla de Leo? 
entre dicha Villa y el Ax^mU y á un {me» 
•quarto de le¿ua/de distJmoiad&iistQ.»; j^e- 
diando entre' uno y otro una J3íir8í^&d§ ijq. 
.vec¡enitx)$,pies de. largd p<)r ,s^íw^eatqs d^ 
ancho , ^on diez r^y ocho ik íÍqimIo ^ ,ia 
•mayor marea, y de laiqbe^rífea dosi.Cí^ 
.nales. £1 uno '., cok> dirección al. Ar$ejDal ., ^v{r 
fiado con elexie, ó linea de mediacioii del 
.Nuevo-Pueblo , tiene mil y quinient;^ va- 
<ras de longitud i y es ya nave^ble U mar 
yor parte de las horas del dia. 
r '79 £1 otro en ángulos rectos con el 
anterior sigue la travesía media de laDer- 
sena , desembocando por el Norueste en la 
mar, y per: el Sueste en eLCanal delAr- 
.senal entre é$Ut' y.el puente de Zuazp y y 
,íu longitud sonjwil y ocfeojcientas Varas. í^s- 

te 



' CAITA SEXTA. 309 

te segundo ño se baila auD transití'ble por es^ 
tai' interruiñpi^o con el camino ó arrecife 
que va de la Isla á la Carraca , ínterin se 
concluye el puente que se esta construyen» 
éo en la desembocadura de la Dársena ín- 
Itíediata á la mar: este frente de Darsera 
^stá casi concluido. 

80 El puente que se está ejecutando 
ichte su embocadura es de un solo arco 
rebáxado , de «esejita y ocho píes de cuerda 
6 luz , por diez y siete de ^gita. El obje- 
to ile estos Canales es la comunicación del 
Departamento con el Arsenal , y dar paso 
mas corto alas embarcaciones de tráfico» y 

3 ue transitan actualmente por el Canal ó 
Lío del Arsenal , dexando cerrado este úl- 
timo para fondeadero de los navios de la 
Esquadra [quando están desarmados , atendi- 
da la estrechez en que se hallan en los fon^ 
déaderos que actualmente tienen. 

81 La nueva población debe, consistir 
en varios edificios Reales , ; cómp ^ón I^-;^ 
sia Parroquial, Quarteles. dfe Batallones .y» 
Cuerpo de Brigadas 5 Pabellón^ pkra ciertos^* 
Oficiales , Quartel y Academia dey<Juardiai. 
Marinas , Contaduría , Tesorería y Casas pa- 
na el Capitán -General é Intendente y como: 
asimismo un Hospital de consideración para 
los enfermos del- Dcpartamentp y del Arse- 

- - V 3 nal. 



3 lo YlAGKTm ESPANTA. 

Ral. El xsitó áchw^BGir ohf^sde pskt^kxkl^ti 
ws , á quienes se les señalan las reglas á quet 
deben sujej:aj:se en qvanto á alineación , de^ 
coro y policía ra los terrieipos que- elijan v 

• 82 £1 todo de la fhmsL destinada £ 
ki nueva pobkcion es un, quadrüatero det 
novecientas varas de frente qms mir^ áj^ 
Parsena y Arsenal, por seisdentas y lá- 
xenla de cosfeadói Los edificios que están eq^ 
obra son la Iglesia Parroquial y un Qugr-^ 
tel de Batallones; '. 

^ 83 La Iglesia » cuyo cuipi^po $e hgUa ¿ 
k altura de (^omisas > y metida h arquería 
de. las navefr colaterales , tiene ciento y sei» 
varas en longitud por quarenta y cinco da 
ancho. Es de tres naves , pí^ese^dida de un. 
icestíbulo de planta elíptica , con decoraciout 
de pilastras de orden Romanó, y cornisa-^; 
mentó con moldurages sincerados conformé, 
al antiguo. Los compartimentos del vestíbur^ 
h) son ochó:,.á;saber : el ingreso $ puerta 
priiicipal)^ y dos mas pequeñas colaterales:» 
otras íxéiÁ iu afrenté : á k Í2;qúierda la que^ 
Gomspond^ á la escalera de las torres ó cam- 
paiiilesi yít la derecha la de el baptistérío^^ 
Gftya planta es circular con coftipartímen^ 
tos; y comisa coríntk , y debe cubrirse coa* 
oupula del .mismo modo que el vestíbulo 
c-on otra de phHíta elíptica. . .1 

'i Y La 



" CASTA' sexta; 311 

' 'S4 La nave mayor de la Igleña lleva 
¿rden corintio comjpleto con decoración de 
pilastras. £1 zócalo interior de toda la Igle* 
sia es de mármol de mezcla roxizo de Má« 
laga como todas las jambas y dinteles de 
9tt6 puertas por lo interior, con algún or- 
nato' de mármol blanco arreglado á buenos 
exem piares. Sobre el anillo del Crucero 
debe -elevarse tambor de orden Romano 
completo con cúpula y. linterna , todo has-- 
Ci sesenta y ocho varas de altura sobre el 
nivel del terreno. Por las dos naves cola-^ 
terales corre la imposta^ correspondiente y 
las cepas van exornadas de requadros con 
molduras sencillas. 

V 8^5 El Altar mayor , que debe reducir* 
se a una imitación del de la Capilla Real 
de San Isidro de Madrid , tiene detras el 
presbiterio , con quatro puertas (dos á cada ^ 
lado ) con ornatosi arreglados á Arte , del 
expi^esado máríuol blanco , con tribunas 
encima correspondientes á las del ^rgano^ 
que queda en el testero. Estas Ibvan ba^ 
laustrádas sobre -mensolas sostenidas de mo^ 
dülones , y sus sofitos artesonados con ror 

detones. • 

• 86 ' En el tmexo sobre la. sillería del 
Coro^ y debajco de* la tribuna' del órgano 
qaeá^ mk chxú^ de^ áete var«d^d& alcu^rsi , cpjÁ 

V4 ha 



312 VIAGE DE ESPAÑA, 

ha de ocupar un quadro » en que de órSen 
de S. M. debe representar D. Mariano Mae* 
Ha > su Pintor de Cámara una imagen de 
la Concepción de Nuestra Señora con la cor« 
respondiente composición y acompañamien* 
to de gloria* El mismo Profesor debe eje- 
cutar los quadros. para las Capillas colatera-^ 
les del lado de la Epístola y del Evange* 
lio j que hacen frente á ^us iiaves resp€C«f 
ti vas. 

87 ¡Ojalá que los Altares no excedan 
de cinco , entrando los de las Co&adías do 
Batallones y Brigadas , que son de S. Juan 
Nepomuceno y Santa Bárbara , y que con- 
vengan en que en lugar. de estatuas esto^ 
iadas y doradas se Coloquen dos buenos qua- 
dros y Ó dos bellas estatuas de mármoli Mu^ 
cho convendría á la Iglesia , y mucho noas 
una prohibición total de devotas y mal en« 
tendidas .añadiduras. 

88 :Det£as de aquellas Capillas quedan 
Jas Sacríitías , que son de. planta circular, 
con ocho compartimentos cada una , exor- 
nadas de otras tantas columnas exentas de 
jónico antiguo que sostienen el anillo ycixr. 
pula. Su zócalo es de mármol negro de ta-^ 
¿ifa y y ló demás debe executarse en estu- 
co , excepta l<os capiteles y basas de co-* 
iumnas^comOilosprnatosdepuatas y v^nr^ 

:. / ta» 



. CARTA SEXTA. jij 

tanas » que son de piedra de grano fino de 
inartelii}a> dócil á la labor y vistosa; De la 
misma piedra deben, ser los capiteles dé las 
pilastra del cuerpo de Iglesia , y su fachada; 

89 La portada principal tiene po^ de-* 
coracion quatro columnas colosales xasi exén^* 
tas de orden corintio , con cornisamento sí\U 
jieado con el exterior dé la Iglesia , y fion- 
ton encima. Esta portada iomia cuerpo avan^ 
2ado , y hacen buen efecto las dos puertas 
conüguas sobre planta en porción de cír- 
culo. Acompañan a los extremos de la ísu^ 
chada los cuerpos , sobre que deben erigir- 
se los campaniles. Dichos cuerpos son me- 
nos sali^ites, y cada .uno. con decoración de 
dos pilastras , iguales, á las columnas de la 
portada. . 

90 Los vanos entre pilastras y colum- 
ñas los ocupa un orden subalterno jónico 
compuesto , poco resaltado , con formeros 
encima -iguales al arco del ingreso princi* 
pal. Hn, los claros de los formeros quedan^ 
claraboyas ^ y sobre sus archivoltas balcones 
correspondientes á las. torres , en frente , y 
costados. La fachada de San Pedro de Ko- 
pa puede autorizar estos cuerpos de ói'den 
mas pequeños introducidos dentro de otros 
mayores que no toleran fácilmente los rigo- v 
»fitas del Alte. 

Si 



$14 VIAGBDE-pSPASrA. 

91 & se modera ya%era la^slatufa de 
los campaniles, procurando á la masa total 
de la obra una forma piramidal y y se suprí^ 
men mezquindades de rematitoi y perino* 
las j podra ganar mucho este f di£cío ^en el 
carácter magestuosa ique debe, procurara 
«ele. ' ' . 'j. ' 

92 ' El Quastel Jie Batallones es* una 
obra;, de: arijuiísctuia: senciUá .que -tiene 
de freptfi ciento . y . treinta vaids , , y de 
costado ciento y setenta y dnco. Su'^ha^ 
da entera con quarenta varas de su fondo 
está destinada á pabellones pam Ofioialídid/ 
é Individuos de Plana mayor; £1 resto p a-$ 
xa dos. mil hombres de. tropa.: Jdenequa-» 
Irb pisos con los entresuelos lo que toca á 
pavellones , y en lo demás son tres , eu qüer 
se distribuye la altura total que ascenderá á 
mas de vemte varas. Hay sus* Oficinas cor-: 
respondientes , con buenas aguas de pozo y 
algibes' , que se han de hacer. Actualmen^ 
mente está la parte de pavellones en la ál-f 
tura de la última superior corrrisa , y lo qu» 
es Quartel á la conclusión del segundo cuer-* 
po. Todo el primero , como también el cuer-- 
po de Iglesia j son de piedra franca del pais; 
que es fuerte, ligera , y toma bien las mez^ 
cías y estucos, ' 

.93 A estos edificios acompaEon-por aho« 

ra 



^ CARTA SEXTA. : / ^rj 

la' k Capilla con espacio competente par^ 
«ir Misa en los días precisos, los^ trabajado^ 
les^ cantinas ,de comestibles , talleres., ;ca-! 
sillas de herramientas y h^itacioñés de In^ 
geñi^ros; Capellán y Cinijano', en finco-» 
mo coifesponde- á la íundacipA total de lu» 
Pueblo muevo de tanta importancia , y, en 
donde se bm dereumr todos Íos objetos xpcf 
<e tu vieroii presentes de arquitectura liyr 
draúlica y terrestre , como se van reuiiieH>í 
do; ¡ Granrástíüía seria que' faltasen los me-f 
dios necesario» para llevar, á fin quaiito án-f 
tes tan grande- empresa , y que se suspendie« 
se el trabajo un solo día ;. pues tengo por: 
éiérto que todo irá bien , como el Directob 
que ahora tienda, concíujral' . ? 

94 Desde la Isla de León á Cádiz hay 
algo mas de dos legiias por el arrecife y 
suntuoso caowió' nueva , -que es. muy acom- 
pañado y divertido por la gente que con- 
tjíjuani/snte' fe. transita , pof k vista de h 
Ciudad 9 de la Bahía , y de los muchos na- 
vios que jsicmpre hay fondeadgs en ella^y. 
últimamente por el espacioso océano sobxa: 
mano izquierda. Antes de . llegar á los ' ka-* \ 
liiartes é ingreso dé la Ciudad hay un de-^f 
Ikíoso paseo eA el mismo arrecife v con por*; 
cion de huertas., según ipermife el estre- 
chó espacio emirela Bahía y el mar gran*; 

de. 



3 16: VIAGE DE ESPAÑA. 

de. Se etícueotoi asimismo á matia derecha 
uiu Iglesia nueva dedicada áSan Joseph, da 
k qual hablaré / y muchas casülas donde 
hay bebidas , juegos y diversiones; todo lo 
qual es prQpio en los ingresos de lasCia* 
dades de ím|x>rtancia , yhieh pobladas. ^ 
: 95 , Ya me hallo metido en este Esa* 
t>ono f y antes de ver cosa ninguna espe- 
cíficamente , voy á dar fin á esta Carta, que 
tuvo su principio en Xeréi. Prevéngase V^ 
para oir cosas grandes y pequeñas ; buenas 
y también malas , pues ya ?e sabe que na* 
da puede ser undequa^ pnfntum. Espe* 
ro encontrar aquí. Cartas suyas con noticias 
de. lo que pasa en Madrid en materias Iw 
Cerarias y artisdcas. Cádiz. . ... 

CARTA VIL 

/. t '\7'A nos hallamos , amigo mió , en b 
X gran Cádiz , Ciudad celebré en co- ' 
dos tiempos^ y aun mas que ahora en los 
muy remotos. No sé yo en que se funda- 
rían los que dieron por cierta naberme pro-: 
faibído el Gobierno hablar de esta Ciudad 
quando corté la ruta de Andalucía en Se- 
villa. No pudieron tener -mas motivo que 
el no haber continuad^ desde allí nús rela« 

cío- 




"ICab 



) 



/CARTA SEPTMA/ '317 

dones p^r i^t» |>arce de España /tomando 
otea ruta^ segan la santa^ iabertad que ca* 
da quál tiene ds ir á gastar sii« dinero por 
'donde imejor-lé parece. ' ^ I 

- a £n todas. partes ha^isugetos ({oijalá 
iu>- los hubieml.y que;, tomado las cosas 
di revés , creen eque es bueno: y aun^ maraf- 
villoso lp> que iuele ser ;abQinÍDabIe;>iriki 
yerdad que se les diga y sin mas objeto que 
td de su propioribien.) la suelen tener por 
iun despreció;. y no quisieran. que nadie les 
sacase de sus errores y por crasos que-hayáa 
jsido y aun quando los empiezan á conocer. 

- i" 3 Habiendo en todas: parrtes faúmores de 
•esta clases era ^luy natural que los hpbie* 
«e> en^Cádiz V de los nquales naiceria la espe- 
cie de. habérseme probibidp et escribir de 
una Ciudad, tan ifamosa y prindpai en Esi- 
.paña , cpya' prohibición, acaso ihubiera. sido 
^para los tales tan agradable i como dedis»- 
-gusto para rbuohas personas; de. ra¿:ón que 
aman á su patria como es debido * , eét0>e^ 
•magestuosa^y ma^ifica y seríapor todosctér^ 
minos y. en donde el al^te , la belleza y ¿iien 
rórdent tuviesen )8u asiento , y üola extrávb- 
'gancia y ridiculez rconeV desperdicio dé cáb- 
ídales para:.que::la fealdad haya 'ido en.an^ 

I Vcaaé^Tbití. Xlli-Cart* L 'niítiu jj. • 



3í8 VIJÜSEDE^ESPAÑA, 

«boto , haci€9i<k>' reir á Lop txiaraii^ros ^19 
caQtienden^^y'jqb&.poa: causa de comerciólo 
fm otros, finesüacuden a tstx:ígísm Ciudad» 
4 Ignoraban sio? dud^ les de la probi' 
Jb&dop^queL^st» 0s<:^alin|ente \o qot resul* 
lad» su mloídorde .pensairy: y:de mí repugt- 
«anciana. quer.rsBKcmi<{iie>,' se <X)nozca y ke 
tfbtírresña .y.;fle):iipaite de «k vistan ^' y nüiv^ 
ca;.nas ie faagafcosgrqtie dksocrai^d.la ge^- 
nefai instnxcckn f. recto inodp'df pensar ém 
iiéa nacionp qiiB:..ta!Qfx) papel (ha >h^ho ten 
•I müfldo ^oydebe.'li^eeFlOi / . .^^ • ^ , .~u2 
.*:.;{; '¿PoiTi/querforeghihabia' de impedk.;!» 
5bperÍK)rídsul:'iqiiei se. kabJase^deXHádiz? ¿Se- 
4tia : : por ' co£Dpla¿er . á i Jos ^e i na^s^ . entiei»- 
Áep^iyr.ó :á los :4]üe< sia leUbcipH 'AÍ.docil^ 
¿sA: .quisieran qüis) 'tn • los^S'emploá , .y fae* 
«á: de ellos: se ^^ómentaseh :&iieiyas;ol>laiiah 
«decentes y dispai»tadas.!do¿t?n^lo'que S..^« 
-táene dispuestQ tJ]^.ieontra lor.que< pide el hq* 
jxcqp deL Búblko^^coQ luab^ídisoreqon'^pif' 
^sa'^. * . L;/...'. . - ji hrii!'; «- i ■-■■. 
-• ..6 ¿Son^por-.Yenturá-^as Caitas algie- 
oísB ideclarábidnes de Guerra oontssi l^s Oi»- 
•dadcs :y Pullos,/' de» los rqualesi^e.: trata» en 
-cUasli^No ^soq antes unos id¿c¿nientos^ y 
4)ecueidos de/ 6üsbgi¿rias lind^asi, j tin¿s 
Hweenti vos eficaces para que ciertas perso- 
nas , en lug^^fd^ gmjj^íjg,; qttgr^ífiP?? d® 

afear- 



• ^AKTA séptima:." 919 

sfearlar:^: aunque sip ihalkia^) , ó con «sus 
ph)pIo's taoidal^, ó cóh los que la d&vodofi 
efirece al Santuario p¡l^'.tias&nnen>i eñ ixc^ 
€mtoS)uÍb:^eál€za, qdfirieternameiilé acredi4 
ten el juicio de una nación sabia ^-qud ei 
la •nm^riíujj :v\ : rj'rp gI-t-^ :.::'i • p 

. 7ir:r:El qlie no^eóseiásí dd espíritu: de . 
este iVjagertes^ pru^ha^ de \qué no l&há leU 
^o.r¡á:ao tm^queridO' entenderlo. Debe es-* 
tarsegoscaseí^ el qxsie .qqiera y que si qfiien 
loí: éscrii¿i]^diesefXon .Sus caudales tras^ 
formar vxadp Puebi<!r:)vdáiidole 'la fornla que 
él qu'siezb i á' sus <ed¡@cios,> sagrados yfpfo£^ 
Bos/xonv»tir :5U3''CáiQpiñbs.y términos eü 
los mascúllennosos. yiali^Bdatitésdel-míindoi 
tus car^ÍB¿svp¿sad'ásv fuentes. 9 &c. Ven los 
más eésAiidos quethjntaktíera' se han^Uecho 
sobre 'la í tierra , y «fectijar todola dem^ 
que :ea:.¿us .Cacta&: Jiaido ^persuadiendo id 
hubiera hecho , sin tomarse el trabajo d¿ 
tócribi«L>unk^'sdla palabra-. ! - 1 

;*8, -^.Ntfrdebe nadie ipretafader que. todos 
akben isusj pens&núeiiKiós v y que ninguno se 
los iimi^ure : {fii2riiytírenr-de bs mios qtiatf^ 
to quiemttv^^^ ^^^' qae sean los «que^ no 
gustaban 'que^:se 'hiciere imehcion de Cádiz; 
y que'«e'dex;ase como olvidada eñ este Via-^ 
ge. fistos taiies deten* tener entendido iqUé 
ni S. M;'4ii: su Gobierno jpieman coriio éÚp^', 
- si- 



919 VIAGE DE ESPASA. 

sino muy (al 'contfanov y consuéTense con 
quie, lejos, de impedir el * <pie: se hable do 
esta ixtsigne. Ciudad V le tienen dados repe-^ 
tidas 'Señales de novhaberles desagradado es-* 

ta i'Obra^ . ■.:::.:.:. ;■.. l-, JA": . . , 

9 Entre tanto que cada quiál |Heflsa á 
sü modb*, yo fie diré- á, V. gdo ; la irilpar^ia- 
lídád accístumhrada/que Cádiz m&i paredé 
un ebcaiito, mirándola á ciertas distancias^ 
asi .por- mar como ppr ti^ra:; pero.enquan? 
to i nuestras Artes.. no ha!ádp 'ió.jmsmo 
quando la lie óbsdc^vado poi «^^axtes desn 
pues de haber llegado'^ 00 habiendo encon-^ 
tiado .regularidad ártisáca , sino >en/nmy , po-< 
pos. de; sus edificbs:. públicos y/y. lo mismo 
digo jd^.lo^ .ornatos ^e los T^mploáv: antes 
mUchb.de queidolermo , coasideranáo lc« 
grandes caudales que^ke han gastado ettex*- 
txáyagandas para dar .que sentir álos^intef 
JigentCS,. '- • ....'t:: f * Lv' ::'.j ' 

10 No es del £as6 que hablemofii de Isi 
arquitectura ifailimri de C^diz,. esto ^es ; de 
lus baluartes y casrilk» , smopam nom- 
brarliQs» porque, enr estas- cosas no t% atiene- 
de tanto á la. decocción y.hemHHora con 
jnó 4^ la segíiridad^y.defensa,;jjeuya par- 
te, jtofOQ de tanta: importancia,. ato «adon- 
de las bellas Artes: no han floí-ecido poco 
f¿ iQucho I saben procuíársela- todos: Los 

edi^ 



, CARTA ffiPTikA. 321 

tcliíi^ioá civiles soii los que húccii hermo-: 
sas las Ciudades. Aijuellos las hacen fuertes^ 
Yo le hablaría á V. uño por uuo.de los 
primeros , si en parte no me hubiera qui-" 
tado este trabajo un digno sugetp que co« 
fioc^ á fondo lo que es la bdla arquitectu* 
ra , cuyo dictamen , tocante a la de Cádiz, 
me vino el pensamiento de explorar antes 
de cansarme en hacer mi acostumbrada vi-. 
sita eclesiástica. Lea V. pues, el parecer de 
dicha persona , quien no cede á ninguno 
en el amor á este famoso territorio , de donr. 
de es natural. 

11 ^* Amigo mió: la imaginación y la 
voluntad van por un lado , y la máqui- 
na por otro ; porque soy al modo de relox 
determinado ,al movimiento , y otros muchos 
de mi especie se exercitan en darme cuer- 
da ,, de modo que para escribir un papel 
es circunstancia precisa que por lo menos 
haya de estar cojo. Ahqra lo estoy , gracias 
á Dios , de resulta de un par de sangrías, 
y con esto basta de preeliminar para con- 
formarme con la usanza, l-os exordios Ga- 
liatos son tan de moda , que hay librito que 
se presenta con una coroza , la qual vale 
por el turbante de un Bostangi-Bachí. 

1 2 99 Me pide V. noticias de Cádiz , cp* 
jno si V. estuviera én ayunas de ellgs , ha-? 

Tom.XVIl / X bieft- 



301 VIAGE DE ESPAÑA. 

biendo hecho sus mansiones en dkhaCm'^. 
dad : recelo si se le habrán enranciado aU 
gunas a pesar de la sal con que sabe pre*' 
pararlas. Hay en efecto algo de nuevo quqr 
Hotar, y debe interesar igualmente á los que 
procuran y desean adelantamientos á la( 
Artes.» 

13 f»El Cabildo Eclesiástico y su Pre- 
lado el primero se esmeran en solicitar lar 
reforma por quantos medios alcanzan. V. 
vería pasar por la censura de D. Ventura? 
Rodríguez los diseños de la nueva Iglesia 
erigida extramuros de esta Ciudad por nues- 
tro Señor Obispo ' , y deberá saber que es- 
te Prelado ha contribuido con limosnas , es* 
mero y eficacia , y con presencia diaria , pa- 
ra que se executase lo mejor que ha sido 
dable en un pais , donde los Artífices y 
buenos executores escasean v y en donde por 
consiguiente conduciria miicho la asistencia 
de algunos , que tal vez estarán ociosos en 
esa Corte.M 

14 .♦> Así los Capitulares como los Di- 
putados del comercio, que les acompañan, 
no perdonan medio alguno para concluir 
bien en lo posible la nueva Catedral que 

ha. 

* t Era el Sefior Doo Joseph Éscalza quando se es- 
cribió este papeL. 



/CARTA Sétima: ^^^ 

hallaron ^n avanzada en obra, en tan ma^ 
Ja situación , y con tantos defectos : y á pe^ 
iar del poco fruto que puede sacarse » su 
2elo merece elogio , y su memoria debe ha^ 
cer época.» 

15 >v£l Cabildo Secular me consta que 
está para publicar nuevas ordenanzas reh^ 
tívas á los edificios » trabajadas con la mas 
exacta escrupulosidad , y en que se ocur- 
re á los estorbos que pudieran oponerse á 
las justas miras de los que las han formado. 
Debemos por tanto esperar mucho , pero 
para esto es menester paciencia ^ ó por lo 
menos cachaza»»» 

16 «Antes de todo se necesita mucha 
para ir aniquilando el espíritu ( si no digo 
carácter de fuerza) que suele dominar, no 
«é si por un mero natural influxo de cli^ 
ma I ó porque Hércules nos lo dexase en 
partición : averigüelo quien quiera. Lo ciei^ 
to es que el carácter de fuerza prevalece. Si 
se trata de vestir , fuerza de relumbrones: 
si de festejos , fuerza de dinero : si de fa- 
bricar, 'fuerza de dinero : si de pintura , fuer- 
za de colores: si de música, fuerza de ruí* 
"do ; y yo hallo que Arte mas es maña que 
fiíerza.» 

17 Por fortuna , ó como otros cuen- 
tan por desgracia , se combinan en la pre« 

X 2 sen* 



324 VIAGE DE ESPAÍÍA. 

lente época un caimiento i>asagero de áni<¿ 
iaos , con cierta concurrencia de especula*^ 
dones peculiar al pais , á darle á éste un 
estado preparatorio para el temperamento 
que deseamos. Me explicaré como pueda, 
porque la pluma va apriesa ^ y las ideas se 
me emlirollan.t^ 

1 8 99 Lz fuerza junta con la maña ha 
ampliado y mejorado la Iglesia del Rosario. 
En el todo está reducida á mejor forma 
aseada , y de' regular proporción ; pero por 
haber extenuado las fuerzas en el primer arr 
ranque , se haii quedado comenzados los ca* 
setones de algunos sofitos que se proyecta- 
ron artesonar , y están reducidos á unas es- 
calas , por donde nadie ha subido ni subirá 
por mas lecciones que le den las golondri- 
nas. La üachada exterior arreglada ^ pero ea 
una calle estrecha, dificilmente puede ha^- 
cer impresión á los o^os. 

19 wSe trató de Altares; se han fabri- 
cado dos , según principios de razón , pero 
dé piedras costosas , y el uno con mas oro 
del necesario. Resulta de aquí que se asom- 
bran del costo y ó afectan que se asombran 
los que se obstinan en sus opiniones Chur- 
riguerescas.» 

.20 99 E\ espíritu d$ fuerza contrastado 
de un si es no es de timidez por lafal- 
• : 1 Ki 



* CARTA SÉPTIMA. 325 

ta Ae fondos, se hubiera reducido <iesde lue^ 
go & una mañosa economía , que á iguales 
eicpensas ímlMera satisfecho á todo , tratando 
Jpor primer punto ei desmoronar el formi- 
dable Altar mayor V que miéntías allí dtrre 
6erá un penoso tropezadero de los ojos ar** 
latonados.i* : ' ' 

• íii fVEl' mismo espíritu ha hecho fua- 
dir á un solo Individuo medió millón de 
pesos en él barrio qtie' llaman de San Car- 
ios^, tuviéiralos yo, y donde poner otros tan*» 
tos olivos ,:qué algunos menos hombres 
yivierán á obscuras. Vi allí que quiere ser 
estatua de aquel santo Arzobispo j sentvn- 
dada y sin tiempo' a residir en una cueve-^ 
tula sobre una de las puertas que dan sac- 
uda desde dicho barrio al muelle que rodea 
el semibaluarte , eií que está encerrado. Lm 
puertas no pecan por 'falta de sencillez;; pe* 
ro en las modenaturas que quieren ser dó« 
ticé&f tendña álgó que dteraír tal qual esf 
cruptiloso.ñ* ^ ' 

*' ft2 hE\ dicho barrio 6 quartél consiste en 
cinco trozos , partid de plandi trapéela ; cuya 
elevación con 'respecto á la poca amplitud 
de las calles^ ió redtíce á un quartd de ^tn^ 
bras. Hicía la' parte de la alameda * se ex« 
tiende en un ángulo saliente ta^ agudo , que 
solo habrá ipodído. aprovecharse en alguna 

X3 es- 



326 yiAGE I>E ESPAÑA, 

escalara de caracol para dar ^ascetiso' á * I09 
terrados ó azoteas. £1 aspecto exterior de la$ 
casas 9 igual en lo posible en el aüueamien^ 
fo y distribución de los huecos , es mejof 
en unas que en otras por el gusta con quo 
aquellos estért. orlados; y en general díátaQ 
menos de las buenas ideas , que las casisf 
fabricadas de quar^ntaaños á esta parte, pe* 
xó tienen algo que eOtnendar^ó 

,23 MÜe la vista y decoración del Par- 
que y Quartel de Artillaría solo diré qué 
ine alegraría que fuesen tan dignos de e!o* 
gio como me dicen, lo. .es sit ditfribucioni 
peío amigo no estoy impuesto, iiídividual? 
mente en los requisitps. que pid^n los edi^ 
ficios de esta especie, ..Si. la olstribucion es 
Jo que me dicen , le falta, mucho Al aápqctcí 
cxccríor para .corresponderle.»? 
" 24 »Dentto de lá. Ciudad, se. van 1er 
vantando fábricas^ dé m^jor formp y gustoi 
pero me incomoda que Ia$ ,5yQ níer<Bcen máfli 
atención sean de extrangerós. Una es la que^ 
OT el que fue Teatrá de. la Opejra Italiana, 
ll^üsizn Camonra ( será aiifilfigí^ , y podrii 
tener otro^ wmbi'e ) • y «s una casa de co4? 
correncia para gentes de disiincípn, OficíaT 
Jidady éstrangerosi donde se' leen. papeleé 
püblicos, se juega» juegos deéeüoej , se§i/jtr 
-ve tó, café^ cíiQ(;<?Jate ,JpilMe$,p &í.>^ ^.> 



CARTA SÉPTIMA*. 327 

-vl^J :nLo principal coiisisfó ún ana gran 
sala .de conver^cion 4e orden Ron^ano con 
cinco grandes ^r^os , que de uno de sus 
costados dan salida á un jardin. Estos arcos 
alternan dentro y fuera con . pilastras parea- 
dos : de dicho orden. La parte exterior que 
lia al ^din es de .piedra de grano bastante 
£ña y agradecida á la -labor : yo le quitarift 
^go rdel adorno. ¿I^o interior es d^ estuco 
¿>iea4íiW>ajado por Artífices Italianos y Porr 
4:iii^eses. El costado apuesto de la s^la tie« 
4atedi)9^ salidas 9 }y los demás huecos está¿ 
iQCupados de tableros guarnecidos de molí- 
piones ) vestidos.de hojas, labras, en eiqui** 
nos j cuentas y«:&c » como lo fg§;:4 9I ent^^ 
blamiepto, y algunos baxos relieves en los 
ioado^ Me. dicen que tratan de ocupar al- 
gunos' de estos con. espejos: ¡quanto mejoír 
iiseraique emplease, en ellos sus pinceles al- 
¿un -Profesor de : ! habilidad ^\3ip^ nos depat- 
«se :W suerte If^ * .'•...•• - 

,"' a6'. : 99 La fadiada del jardin está coronada 
^e^ uoTi pequeño ático ^ cort vasossobre el baa»- 
^uiUb;. £1 jardtn.es de quádxos 4' la Francer 
sk^jcoa algunos ^árboles y espaleras en el cix^ 
cuito. Xa fachadia de la calle es de arquitecr 
tura ideal , sencilla y aseada; ipero las cirt- 
cuhstancias locales impidieron guardar una 
furitinig.exacta.enjd situaciondé^ {)ortadd,»f 
-\.[ X4 »La 



328 VÍAGE DE ESPAÑA. 

" 27 »> Lalación flamenca acaba de^le- 
vantar oíra casa en la calle de S. Franciscd^ 
esquina á la de la Carne y por diseños del 
Arquitecto de la Catedral. ' En las Iglesias 
de Regtiláres :nada hay dé nuevo ,. excep'^ 
to haberse renovado el culto publico aun 
ínuy antiguo Crucifjxo que se venerábala 
la de RR. Franciscanos de la Ob$erv9ncia. 
Según noticias, y valga- poí lo que'valie^ 
re, esta íanta Efigie ,Vqtie es vadada^en 
pasta de* papel , fué íbrá original de tmln^ 
dio, en que sé yo que !^ovincia de Amé- 
rica. Para la Historia de los progreso^ :dt 
las Artes na importa ^ nombre del ladió^ 
jii* lo denias de sfu filiacióri.w. . j , :: 

^ 28 f^Habi-á poco mas ó menos quaren« 
taaños q^é , sorprendida Id procesión ^n- qué 
$e conducia ej Crucifixo por iim reciaciH^ 
bonada , no pudo evitarse que el agua hi^ 
riese un «estrago tal en la: pasta de pape^ 
que por poco se hubiera disuielto el cóncuri- 
%o por faltad objeto' vlsibte de sus cultos» 
£n este triste estado se eniprendió la; repara» 
cion : y si k Efigie era disforme quandb'sa* 
lió de su primera mano, puede V. inferir 
que tal quedaría despiies de restaurada con 
tales disposiciones.» ' t 

29 »»Dóce años habrá ique algunos Ca^ 
balleros Cofrades trataron de colocar ¿ti :s«i 

'■ ■■ \'~ lu- 



. CARTA SÉPTIMA. 31^ 

tugar 0^0 Craciiixo de mejor fonm^, que 
en efecto lo hicieron venir de Ñapóles 1 pe* 
ro no bien pareció en el Altar , quando el 
Pueblo que s¿ dice» piadoso cómei\zó (co- 
mo los Judíos contra el divino original^ á 
^tos contra su imagen.: TolkJolFe.\Lo cier- 
to es que ^al cabo^dé ^oco táempb ha sido 
depuesta la moderna ^ y/:iiestltuida la an« 
tígua á su lugar primeío.»>- /•; 

30 » Discurra V»' ooitid quief^ del pa- 
sage 9 á que* ortodtnc&mente' pudiera apli- 
carse un buésn comentario i^yo naliago mas 
que referir.»^ » ^ ---. o.: ... . L 

31 » Este es el estado de las cosas , y 
se están en el que se- estaban Altar ^mayor^ 
reja del Coro , damascos y dema» apéndi- 
ces d$ la Iglesia 'acabacb <¿k (!itar : hk ador^ 
nos y Ecce-Homo de JaiCafnlla de^laiYe* 
dra ,' de cuya^ abreviatura tengo á V: «•? 
crito ' : los ^xcomunalesJÜtares 3q Já Igléü 
6Ía que fué de los Regulares de k- Gom^ 
panía:' el Altaron diorado «de San Xo^enzo 
que prevalece a pesgrd^ íos esfuerzos, do 
tin Cum sensato pai'a qu^e nb se malgbstaa^áid 
en él seis ó siete mil pesos* En esta Igle- 

I No se cofltó con el tamft&i cíe lii IiDágehfquQ 
es de la cél^r^ Roldana) para:ha(;ereljQÍq|iío^doo-; 
de se había de colocar ,, y ,a^í fué menester cortar- 
le, las piernas para que cnpieSci * ' 



53<!> VIAGE DE ESFAÍJA. 

sia tieaen su establecimiento las Cofmdíaf 
del Pilar y de Dolores ; pero 

> 
¿Qué dird un buen Profesar 
De las t¿íles Capillüas} 
¡Qué de Jas Santos S0rvifa^ . 
: ;. Que martírizÁicl Pintor} 
5* ihí.Ia Mofine del Señor y ♦ 

¡O que^diJores sentü v \. ^ i 
iHabré de decirlo} Sí It -« 
' Ocho mi cor asMi Hora i . > 

.. >. Jjos siete deLÍa\Ssmra^ ' j 

JKr/ octavo verla allí* ... i 



"U ItU 



había yo de pegarle.»)^ : ....... 

32 M Perdone ^V^, • mi fragilidad í la bilif 
se exalta , y hdk> othédos malo desfoga ea 
metra , . tal qiud >s^ bná especie ^/ exarcist 
mo para, espíritus :£an»liare& de esta ¿speci6^ 
Dioi 'fe Ebre áT.deellos , y le' conserva 
como- desea y &c^r.,..' ' .: - » > : * 

33 .Me ha pateoiofe que gmstará; áV^ 
eL papel. referido ^'>y • por eso se* I0 remito^ 
Quando se- me levante la prohibición de rer 
velaí eí Autor. tendriV. gustó dé saberlo» 
pues le conoce y estima : á mí me ahorra 
trabajo eri las* descripciones 'Gaditafrasf , de 
que voy á hablarle ,eihpezancio, según nues- 
tra costumbre ¿ EQX.Ja Catedral, 

' ' ' 'No 



. CARTA SÉPTIMA. ' 33I 

.34 No se ha de negar que el Comeí^ 
ció ó Consulado de Cádiz pensó con toda 
^agnific^nci;! quando se determinó á costear 
la suntuosa fábrica de su nueva Catedral^ 
á la qualse dio principio en 14 de Enero 
de 1722. ío sensible íes no haber dado en^^ 
tónces con los medios que eran indispen^* 
cables para ^1 acierto en uiia obra de tanta 
^consideración, valiéndose de Arquitectos bue^ 
nos de España ^ y aun de fuem de ella , qué 
hubiesea hecha planes donde hubiera habido 
que escoger ; que y escoeidoslós mejores xon 
eprobacTon de personas mteligentes , se hu> 
biese formado :un modelo » como es suim¿ 
mente impott^e en obras de esta clase ,.d<m^ 
de. todos hubieran visto y tocado , hasca lo9 
fnas ignorantes , qomo había de ser la ohra; 
1. >:35i íPeto 4iada de esto se hizo ; y así 
$c gastó ( se puede decir á ciegan ) desda 
dicho año dp x/aa hasta el de 1769 en 
ání de Dicbinbre la cantidad de catorce mi^^ 
Jlones. quinientos veinte y nueve mil dow 
ckiitos cincuenta y dos reales de vellón y 
v.einte y un biaravedis , segtin consta de urf 
impreso , dirigkio por* el Cabildo Edesiás-» 
tico de esta- Ciudad al Prior , Cónsules é 
Individuos de la Universidad , y Ccmíercid^ 
de Indias y de cuyo escrito consta el esta^ 
do que tenia- entonces la obra:^ y se puWi^ 



co 



S3« VIAGE DE ESPAÑA. 

có el año de 1770. Á quanto h^yaascen^ 
dido después el gasto , y qual haya sido á 
la hora esta , ¿quien lo sabe 2 ¿y quien po- 
drá adívbar á quanto montará su total con*^ 
clusion? Yo me persuado que si no llega 
á dos millones de pesos , k há de faltax 
poco. 

36 Es verdad que en el expresado año 
de 1722 y en los inmediatos había llegado 
krarquitecmra en España á parar en manos 
de ignorantes; hablando por lo. general; y 
jque aquella fué la época floreciente ¿c hí. 
disparatada secta Churriguei^iana > logrando 
mayores alábanos los que. mas desenfirraá-^ 
damente deliraban en el arte¿d& edificar; y en 
•sá ;miso)a Corte /se hicieran pnr entóncet 
monstruosidades, enormes , alcanzando nHse4 
dablemente . esta degrada á toda la qacion 
con la turba milita de los ignomntes sequa^ 
ees de Chorriguera naddxK cpara ridiculí* 
zaria, y para emporcar em todas partes Im 
edificios públicos , ^agrados y prófañps. 
\ 37 En Cádiz í mejor que en otra par-* 
te , pudieran haber, acertado desde el prin^ 
ct{Ho con los medios de hacer una obra bii&i 
aa^ proporcbnáhdoles su. corneo y trato 
mn varias naciones , partictilarinente con \á 
Italiana , la facilidad de que hiciesen dibn- 
xds« y formgsen ideas los mas «.acreditados 
K . ' ^ >r- 



. CARTA SÉPTIMA/ 333 

Artífices que se conociesen en Italia , quando 
aquí no se encontrase de quien echar ma- 
no con entera satisfacción ^ pero este pen* 
Sarniento no habría quien lo sugiriese. 

38 Ello es que la obra se empezó. á 
salga lo que saliere y como, solemos decir: 
que se gastaron en ella hasta el referido 
año de 1769 las expresadas cantidades ; y 
que corrió ( cosa extraña ) con los mayores 
créditos hasta el año de 1760 , como se co- 
lige del impreso arriba citado, en el qual 
se van refiriendo por menor el todo , y las 
partes del edificio , colmándole de alaban-» 
Z9S y quales no se hubieran hecho mayores 
del Vaticano , ó del Escorial. 

39 Pocos años después del 1770 , y do 
la primera vez que fui á Cádiz solicité una 
razón del que la dirigia entonces , que em 
Don Torquato Cayon , Profesor juicioso , y 
dé lo mas arreglado que había entonces eii 
Andalucía; pero los disparates mas gordos 
estaban ya cometidos quando se k encargó 
la continuación de la Catedral. Prueba dp 
su buena razón é ingenuidad es la carta que - 
desde luego escribió para satisfacer mi cuí- 
xiosidad , y ej del tenor siguiente. 

40 ^Muy Señor iriio: hallándome oblív 
gado á sus favores , y en cumplimiento do 
k palabra que le di ]e remito e^ta expli- 
ca* 



334 VIAGE DE ESPAÍIA. 

cadoü , que en el dia me ha sido muy mo« 
lesta y pues hace diez meses que me hallo 
•n&rmo ^ é inhábil de pies y manos , sién- 
dome muy sensible el no haber podido ha-* 
cer un borroncillo del plan de esta Iglesia; 
cosa precisa para poderse uno explicar; pe- 
ro lo haré luego ^ue Dips me restablezca 
el uso de los nervios , habiéndole ofrecido 
quanto estuviese de mi parte en este asun^ 
to , y que executaria sus órdenes con la ma- 
yor sencillez y pureza, según mis fuerzas 
alcanzaren.ff 

41 f>Para satisfacer á V. al pronto, y 
en la manera que me es posible digo que 
la situación de la Santa Iglesia Catedral de 
Cádiz no solamente es defectuosa por es- 
tar inmediata al mar , sino porque es el sin- 
tió de la población donde mas combaten los 
temporales ; de suerte que , rompiendo los 
golpes de agua en la muralla , y elevándo- 
se en forma de nube , descargan . sobre la 
Iglesia , y esta es la causa por que la voy 
formando de mármol blanco duro.»» 

42 99 Los movimientos de su planta la 
•hacen parecer armoniosa á primera vista; pe- 
ro siendo todos por ángulos resulta una 
«cornisa de vuelo extraordinario. Está por otra 
parte la tal cornisa cargadísima de adornos, 
yes menester peyíiarla dexándola mas sen«- 

ci- 



. CARTA SÉPTIMA. 535^ 

cilla. Asimismo se deben xjiikar ornatos ddl 
friso por ser de aiquellos qiie Ikman gol' 
pes de talla , sin pies ni cabeza. Los arcos 
¿ecesitan de la misma operación por sus 
muchas é inútiles labores.'^ 

43 99 Dentro de las Capillas embarazaa 
las columnas , cuyo diámetro es de á vara; 
pero este es un defecto irremediable. £1 nú-» 
mero de resaltos de tres en tres que hay 
por toda la Iglesia 1 y dentro de las CapH 
lias han hecho la obra costosa en extremo, 
y confusa. Toda lalgleliiaes de marmol blan* 
co basta la altura de los capiteles : y por 
quanto el mármol pierde con el salitre su 
blancura , y se va con virtiendo en un co-^ 
}or de fierro mohoso , no era á propósito 
ciertamente esta exquisita piedra traída de 
Genova por lo mucho que se mancha.» 

44 ^ sfLos movimientos extraordinarios 
son causa de que algunos pilares sean iras 
gruesos de lo que es debido*. La distancia 
desde la Capilla mayor hasta los pies de 
la Iglesia es muy corta ^ faltándole mas de 
veinte varas. Á esto se agrega la idea de 
colocar el Coro en el medio á la gótica, de 
lo que resulta no quedar Iglesia para* el 
Pueblo , habiendo sido siempre mi parecer 
de colocarlo én la Capilla mayor, y el Altar 
debaxo de la cúpula , como el de SaH Pedro 

en 



^36 VIAGE DE ESPAÑA. 

en Roma » y en otras muchas Igld»ás.»t 

• 4§ f>La variedad de tolores ea esta 
fábrica proviene de las diferentes calidades 
de piedras. Habiendo yo solicitado £icultad 
de elegir otras para enmendarla en está par- 
te ( lo que ya ppdia estar hecho ) , no se. 
me ha concedido , y lo que he logrado haa 
sido pesadumbres.»» 

46 99 La fachada principal está adorna^ 
da de pilastras sin orden ni medida , y he 
procurado arreglarlas al orden jónico. Las 
entradas de los costados no tienen conso- 
nancia alguna con la portada principal y por 
ser formadas de dos órdenes corintios uno 
sobre otro , y ya empezaba á subir otro ter- 
cer orden y pero lo he quitado formando un 
gran frontispicio circular. Dexo á parte la 
extravagancia de los ornatos de algunos ni-> 
chos llenos de tambanillos y braguetones, á 
lo tallista ó retahlero.n 

• 47 >» El Panteón tiene las entradas in- 
mediatas á la Capilla mayor ^ y toma sus 
luces por.entre pilar y pilar , correspondien- 
tes á la nave que da vuelta á dicha Ca- 
pilla; pero son las ventanas tan pequeñas, 
que la falta de luces quita el mérito que 
merece su construcción y bóveda.» 

48 »»£sto es en sustancia lo que pue- 
do decir por mayor de esta nueva y cos- 
to- 



tdsa. Catedral r desde xuiyff^vfimer caxmsst,:j^ 
Hi arriba -he ' trabajado , nuevos rdíiseños ^ - y( 
según 'ellos voy sigmebdo la ól^ara^ - Hubie^ 
ra procumdaen lo posibdé .imitar á los áiM 
tiguos y mejores \ Ar(^uiteot)os ^ pfero hubieran 
sblo impo^Ble hacerlo coifi todo rigor, .-por* 
que en lugar de concor^. conMoque en«! 
€ontre liephoi hubiera resultado una nuev^ 
•ztrava^ancia ; y mas notable, monstruo^ad) 
que ántes.M >• i 

/' 49 Mf^Bsta «xplicacbn^se reduce á:d»4{ 
le á V. ^noticia de los defeceos más abulta^ 
dos. Lo demás, que {Hieda necesitarse lóbi«; 
Hará V. en el quaderno o manifiesto im4 
preso qué dio á luz este41astrisdmo> Cabil^? 
dó , parai hacer préseme ;aL' Comercio «i eí^i 
todo de la obfa^ el ingreso de caudales yf 
8U distribiKion. Es qtíanto puedo informar^ 
á V. , por .cuya salud' pido /á «Dios , . !&c.l 
ToTfuatB Caytm^.9^. *. : » 1 

' 50 .£1 quaderno impre^o^^ de que ha^^ 
bla este ingenuo Profesor ja Jdifunto,, es eb 
que queda citiado arriba, oi' no me hallase 
con un exempiar que podrá V. leer lúe-* 
gó' quev nos veamos , 1^- copiaría algunos pa«^ 
f.:Tom.JCmL : Y $a- 

' 1 No pueden ser mas exactas ]f$ xiQtícías de la] 
Catedral de Cádix^ según el estado dt la obra años' 
yatadttfi :.^ ..^i . - .' ' 



338 VIAGB DE tSPAlStk. 

sages muy notáUesy que neeqsmámeíile la 
habían de hacer reir , en la parte de los elcbnc 
gios que se dan en¿ á la fábrka de la Ca^ 
tednd deCadk, los quales podían venir muyt 
anchos al Tem{^ de SalomoBv 

T'^ I . En£n lo pasado ya patio ; pero de^ 
be qued^ alguna. inemoria de etta.por mu^ 
chas mzones. Primeramente p^m que quan^ 
do ei conocedor extrangero se t)i]rlr de nues« 
tros edificios disparatados f vea también qu^ 
por tales l¿ui sido tenidos entre nosotros^ 
quitándole con esto la acción de condenad 
i toda la nación ; la segundo para que ea 
lo venidero sean mas cautos los que em- 
prendan obras costosas de esta clase , de 
suerte que de sugenerosic^d^no les resul*^ 
te vituperio , en lugar de alsdianza , coma 
Hbs sucederá no consultando con verdaderos 
inteligentes., -y. fian&sé solo jde sus caprí-i. 
chos. Sería mejor gastar los cándale; en qu^ 
quiera otra cosa,- no siendo indecente r que > 
én afear los Templos y Ciudades* * 

$a Sin embargo de lo que queda dí^ 
cho voy yó también i hacer mi^^ excursión' 
edesiásrica Gaditana, pues no faha enal«. 
ganas de sus Iglesias una ü otra xosa que 
merece consideración : de esto s^ encuen* 
y-a en la de V^^ C^apuchinos, íiSf persu^dU 
que la pobreza del Instituto habrá, sidq 

catí- 



ciusá dé <|ue lió se halle tan cubierta dó 
fealdades de talla, conüo -muchas de las otrái; 
y creo que valeí^ nías q[tíe todos los ridí-' 
culos ornatos de. aquellas el quadro de Mu- 
rillo , que ésta tíend en su retablo princi- 
pal. Representa los Desposottes de Santa Ca- 
iSaliha 9 con el Ni&o Dios que está en brazos 
de k Virgen. Falleció Murillo antes de aca- 
htít ¿ste bello quádro , y lo poco que fal- 
taba , esto es , parte de la gloria lo coh-* 
duyó su diiscípulo Meneses , de quien son 
étros quadros ert el mismo retablo. Sobre 
la puerta de la Sacristía también hay un Ec-* 
ce^flómo de Murillo de mas de medio cuer^ 
pfo , cosa muy buena. En la huerta de este 
Convento hay una planta del árbol que Ua-^ 
man de DfagOi cuyo' jugo encarnado que' 
destila I es la que los Drogueros llainaií san- 
gre de Drago. Dice Bpwics ser el úiiiCo 
que conocía en España. 

5 3^ La Iglesia mejor de Cádiz para mi 
gusto es la dePP. del Oratorio Me San Fe-* 
Bpe Neri , de planta oval : pero está lastimo- 
samente corrompida eii su elevación, con or- 
natos muy e:^años , y balcones' ó apdítos vo- 
ladizos tino sobre otro que , corriendo al re- 
dedor, achican en cierto modo su amplitud y 
elevación. Ningún retablo hay que merezca 
1^ calificación de regular , y el peor de to- 

Ya dos 



340 VÍí^GE DE ESPAÑJi. 

dos es el de la Cajilla del medio en el la-^ 
do del Evangelio :. causa sentimiento la 
consideración de lo qvie se habrá j^lga^t»^ 
do , pues es de mármol;, y traidp de Gé*i 
nova. Como si no hubieran, sido bastantes 
los chapuceros de estas tierras, fueron á bus- 
car también los de Italia para afear, e^ta.^ 
y otras Iglesias. ; ^ 

/ < 4 Las dem» Capillas de la referida soní 
todas ellas un embrollo de talla y doradiui:a$,; 
y en el retablo de mármoles que queda^di-j 
cho se representan Angele^ en aspecto de, 
términos ó esclavos para sostener .el . cor-: 
nisamento. £1 mayor es en su arquitec*> 
tura del misn[io modo que los demás , y 
00 mereda estar allí tan mal engastado un 
excelente quadro de Murillo.. que represen* 
ta la Concepción. La pintura delPadre.£ter-< 
no sobre el arco de la Capilla mayor es muy 
buena obra de Clemente de Torres. 

55 Del mismo modo que aquí , esfá pé* 
simamente' engastada en un retablo ri(^Qu- 
lo de la Capilla de la Magdalena, pette* 
Deciente á la Casa de Expósitos , una b^^ 
Ua obra de escultura de la célebre Dona 
Luisa Roldan , en que representó i Santa 
María Magdalena en la agonía , y un An* 
gel asistiéndola , iiguras enteras bastaiitp 
grandes y muy expresivas. 

. Va- 



'CAÍltÁ SEPTHIíA: '341 

tT' ?ij^ 'Vámohos'á tillo de los parages mas 
^p6Mrcos»y cohciÍTridos- dé Gádfey qual es 
la plaza de San' Antonio, para haWar dé 
%Hft j y de la Iglesfe dedkack á este Sa^to. 
'^^ 'plaza de San Antonio / de figura qaa- 
^radá^y espaciosíá ,* es-<l¡gnade estimarse, 
*() 'pdr' 'la regularidad y cbrifórmidad de 
los" éii^i()i^ que [h. -tfrcuyen , porque no 
iátteneii^ tsiiió pbr su amplitud y ^lo- 
hafioí 'que eá' magnífico, y tan aseado y 
l&hptó'*^como' uñábala <íe habitacloih Para 
t&ñsft^^ar su' décéiteia^ sfe há dexado paso paí- 
yá'-tócrhiés y'cimíagéS entre las casas y lá 
i^tá'i' separados fetos espacios-^or^^táarci- 
tos'^y-cádenas", ^^-M no pueden at^áve- 

^ rj^tíiíE¿ qtrantb * á - lá Iglesia Parroquia 
dfr' eité SSnto que' corresponde á una de las 
fachaídás^ de la plaza/ no paféoe sino que 
5b' eiáiéraron en que la fábrica fuese de lo 
':iMás''^diéü}ó ,' porto -fftismo de ^tar én el 
íj}f5>:ftiM público y éeqüentado de la Ciu- 
*id: laa portada sobre verse llena* dé extra-; 
vagancias 'y rienelascolúnmasilitfdrijá^s mas 
jiequéñás que las de encima; Los^ retkblos es- 
tán ; Itérfós de despropósitos por igual tér- 
teino-^ue la -portera; y del ntíkiU^ calibre 
soki'los oirnatos dé yeteria de la <!)a^llá ma- 
yor , CÁiceró -y^ CSsSiíOQ , ent^é-eoy^ ho? 
-- :A ^ Y3 " ja- 



a4« YÍAGE PE ^ESPAfÍA. 

«^s. agigantadas , j»e^4»i4:?«rtos pl^tOR.cpr 
}pc^dos bocíiabaipi^^n. los arcos*! 

58 Es cosa ^xtran^ q^« sieucjo. Cadí?; 
JIM. Ciudad ü)u pf in^pal ea la ^\Kf?l?? fíV 
su comercip , no tooga una lonja .0 . bolsy 
idonde juntar^ Igs ^n;¿Qrc¡aot^s,fCQmp .1^ 

4^ golan^s, Iijglutcprra, Fr^i» &»• «tod^ 
♦Igunííis d^ air^s muy inferiores 4:.«tan..^9 
J^ lef^rida plgzy d^ San Av^^Ojl^}^ ^ 
f v^« > ^ <|U^ M .podÍ4 despoar 4^obT 

4 éíjBfafBÍ^rttp pfrsops auf^ ¡tiene todps Iw 
ly^W^of ggm propqnprk) y foI^^eílía^lo• ' 

59 En la Iglesia die oan Agustín sp-tie^ 

5}!^ eM d^portí^a? d^ roárflicA mujf. jpia- 
9^ » y su$ es pe<^ la de la poctecia del 
Convento j, qvp es 4í la/qufi lWflti^,pijBdi5f 
¿el V^mt^i Pentro 4e la^5Ía hay :i»ftí$tj^ 
bh taflufeien' íe i^Japp!, f ^ytado 9n 1^4m^ 
.yiltd«íi^Q4 3- >íi(:0b%d(Bi Tolentínp„y.« 
4^1 h í^m^Of qine pHi5deih?^eísc.{Ñiimv 
m plwl>*Jílíj«r dc^líS^Í gusta^úe/lísaW 
kvmfi áftíbs 4 ?8ta §1??*, que «i^r^ ^iwr 
ft«c¡.ífcjaj38stíi , y ffflbibif 1* eptia^a e» 
fl RflyilQ,4& Ramafr^cál9f,4e e^fia díise- Hay 
c¿ €«ft$i?sl0 ,qu<»^ 9\:MW:i y r^^blp m^-» 
y^r V^:9^%\m ée. «QflS|g)lSBe es «Stfk JiÍ¥!P9 



/ tABLTA'SEPTmAr 343 

¿glésia hoxD la direccum de S)otuBédxó Án- 
gel Albisu , es de buena arquitectura , cofa 
<íécor^don;de columnas; ícooii^ueí^ 9 y las 
rpinturas eolpcadas en S. , x^fLÚyas al Saot» 
.titular son de Don Domingo /AlVarez. La 
&icnstía:eká llena de <|ilfldfQ$i* algunos sob 
iQtpias de Murillo : tína (|ae Representa u|i 
,<3onciUoiise^ parecía dpKFitfriencó Jordaeos. 

¡ét xaÁrmoli.ced poisioa: de qüad^os, .:? 
".: €qí !JE> i:elaUo mayor de k^Patrocjuiíi 
^1 Rosarlo ds una n^onstruosidad del Artes 
f)erohayiquatro Altaritos de mármoles ba»" 
tahtemfegbdds > que ha dirigido^ Don Tocr 
Auata Benjuinea^ Con estx» y él mayor d^ 
oan Agustín irán conociendo su mal gusté 
los qt^ 'Se' dexában Ilet;ac de'hc^asc^, y 
litaban -en ellas su dinero. : 
. 61 ..Si liay algún setablo peor que d 
ihayor. del-ILosario es- él de la Parroquüí 
"de San : jLcH^nzo \ á quien aoompaña la des^ 
¿abeUada jtxHá de todos los demás. Por.: di 
Itaisnio ^6:110116 con corta, difáreácia sonrjbs 
¿t lá MéiK:ed> y de Santo I^omlngo, jcoü- 
tanda iáyaélte'Ubfi él- disparatado de jRiárt 
moles debíadbée laE^ola , y d de ma^ 
ééfíi pinterdfary á imitacton' dé aquel , p^ el 
lado del EVaráelio; Todos, lo^ rdemasi mi^ 
devMei voy I0& Isiakionfas ule:lás:tribitnar^6S^ 

14 tan 



^344 VIAGErUEESPASA. 
-tan hiecli^&^iinsi "ascua de oro:, aoomadicm 
rlas>i:ias« ■ .'v'- ^-- ' ^ • * ^j i': - i 
' 02. 'DeifenUK^U Iglesia de-San^Francis*» 
co por nofre^tir Id niismo qiie acabo dp 
contarle á^'V;^d6aSá¿to Doaáíngo: Todos 
dos retablos son áialos ^ ylos imas modernds 
jpeore^. L^ipcmada^dt piedra* db Tbta, que 
^CDri:ésponde ^a^^padd^yitambíeiresrxosa malas 
^ro qtícdxngí rsm)t^^ se¿- 

^do de to mokhíms^ los arbotantes del 
segundo cuerpo , s^s remates v yil eleva- 
Á^ fronti^tio / <2oiDpue$tt> de « lineas ciur- 
"Vfts^ y coiichisíon^ de caules^ extra vagaar 
da -ñitíy ¿oúiuñf étr Jos dentaurditficiDS. La 
fR)rtada dA costado '^de esu Iglesia aun^es 
. peor.; ;. : i--: ♦•".•.'..,•. 1 .■■-■'• • 

; «63 : I*^ ha^lo de k d& los Descalzos, ti 
de otras por na repetir Jo o&mo /que de 1^ 
ipí dichaís M el ptirAto ^é omaeos tidículos. 
jLd, de las Recogidas ', que ecp nueva , y.di^ 
rígida' por * jE^M'-Torqpato Brajinnda es muy 
Wa^ cosa y' ptaes ya^^'éste Protesar itomó .el 
«oibiifio *deli Arte ,» baso la> dtroGOMti de IX 
^oiquato Ca^on. Se ha hechp-la x^rá a cos^ 
ta^ del difuntto Sr.'OBispo D.^JqsepK EscalJ^ 
txf'^i y de{otraS'pers¿na5 ^adbsásl '. r 

L 6q^. ^Una déIas:)ñiayores nu)i¿trao$idad¿t 
ifm hay en Cádiz? e¿ maéeria:.de árquitéc^ 
nustLQs h t portada ade iá Iglaoa {d^Canné^ 



-fóás^ Descalzos', y cábaúnente eíi tino dé lóS 
-parages mas públicos , como es enfrente d 
'^seo de la '^^eija. Dentro ^é la misma 
^ven multiplicado^ con extesó los desva*- 
kíck del Arte. Fuera de las portadas de Ife 
jjglcáa qü^fiié' denlos •Regulares Jesuita^^ 
4ue tienen' xQgtíkíÜ¡kd^y4^f^ 
Jos ornatos ide^'dentro s^ñ'á «qwá ipeer. -^ 
: :'65 Lleguemos^ Ta Catedral áátigüa I <fa6 
k»}fí qué My 'siívé , y: 4tíé¡g€Í;^dké qúatr¿ 
^Isáa^as sobrd lo ^ <]Ued;^'dk^^e la iho- 
denla que se es^ construyeruio. * La fornfli 
fixtenor de la -antigua , autíqué algo enana 
^ir sus propoñcioÁes , es • dé lo mas regula 
^ehsy icPahpi^ por lo qiie^^oca á su-'éa^ 
ffaddad masVc^rasponde á ui|a Iglesia pfnrtí^ 
<ular que á €at^¿^l : la -poitáída principal 
flftcé)sÍtaria^de^'Ooí)SBíó£ioú¿s t^á'ser bu^nái 
C$tá¿ repartidas- etí'^Ua las ekatúas del Sáb 
wddr, de Síaii'ícídro yS^PaMo , Sarria- 
gory y de ld$ ^¿tos G«rn4no ySeryando^ 
rateónos de-Cádji:/ kis ^ua^ tieníen cortd 
haüámc , y se^^su^Mnocei^'^^Vikiieron he^ 
chas de Carrara. ' •o'A r I 

- é6 En lo inferior tóljíta áe tres Via- 
^s^, con separación de columnas'; y elGo^ 
roen la del medkb, aumenta su poca cápa^ 
cidad. Con io que todavía ierá preciso gas^ 
tír en la'^ nuera <^tedral ^ poária smfUis 
-i .a éfi* 



54fi VIAGE DE ESPAÑA. 

/ésta quantQ se quisiese > y .cedudrk i t6^ 
minos que quedase muy decente : los tctst^ 
jblos parte de madera y. paite de mármoles 
iodos son abcNtos del Arte i.sm embargo es 
pbra de mecido, la escultural del colatei^ di 
lado de )% Epístola , en qnie se^ represdntsji 
,Ia Coronación de la Virgesr,. y h Santisi»- 
ma. Trinidad , Angelen r Jkc. En . h misma 
C!bi;a. esta .ftrifuid^ ¡et A^Wírm esta 6>íma: 
í:¡44tM0^ P4tal49Uf f. ann^ 1 693 m Nafidm. 
. 67 Jodias \zi parttks clstáfll UeiKd^'df 
iquadros , coi^ig& los ma& ^ ^llos ^ perortaob* 
Jbien los bay orígii^les de .Cdruelío iScnc^ 
^ntre e^sis pinturas rsÁ.)^ parecido ma^ 
/demente^ um que fieno bwc^ del estrío ds 
ATekusquetf I y r<ipcj»ent» ^Ja^^aracioil'^ 
los Santosí Rey<^..Me ti$^tíili qn» haUá> 
fióse reconocidQ d^ cj&^.^té^xtMÍ<3tm 
dila: Agu9tíii del^Castillo. La &briqa d^.ei^ 
ta Iglesiai $0. hizo después del sAo % $96^ e« 
^e fu4 $agtm4ai Ist Cí^dd^" p<lr los Ingles 
«Qs^ coiv <uyo motivo que(fó abrasada^ íi 
dB$truicb& /la. <pie ^^ fit^ndoea tiempo dd 
Rey Don Alonso X. .:/.,; ^ .^ 

., :6S SL^sk-^abans»^^é ^ümoí Esítrito* 
res.)de Gludadeijb«ii heahfeide las obras, df 
1^ nobles Artes^qiie es püái^M éifcuentfani 
Íu)bierané9 lervir de veglafpaÉraiíitfc^do 
fü^ ^^^ÍMm^t^ y y .qfiwdQf.6ei.tratii át 



./CARTA -SÉPTIMA,' ^347 

jniQíi^tar hsU verdadero méntq ; deberíamoG 
^eck ídiora ,que jeL retablo mayox de esta 
Catedral antigua » executado l^ácia el añp 
Áú{i0^O'f $$ uno de lo^mas primorosos y 
^nútobles^ de España, ¿echo por ^linimi- 
jableJEac^ltor Alejandro de Soiavedra , come 
asijp c^qá el Ubaro intMado: £m/^^ 

,69.. Y 41a ^Vi^t^ de 1^ e!?F*rfue«5 
io<9ii%^or.aue la l^lleata. de las mismas, y 
popSfrciQimipdiesa tmtQ entre no^tro^ Ig 
&ifn^W:r^ muyf(c§'con la de /x.fif«¡;r.¿|>p 
A? ; rd^b^riamos émt también qucf nii^uim 
ptm XSltftpdia de España igualai Qií. ^$t» 
última qualidad é.iá-qUi9 poseo t^X^^^U 
Iglesia,^: k qiiaJ j-^segijArd mí^mpjbrqhpág. 
SJ55hf .ti»e ,df pfrta^jnU.quUíeniíís yeintf 
y:jQelfO(j»arco^ , que .f^n. treinía; arfdt^s f 
ffiedia^^sin contarle! pespde la ^uitigiKarcfe 
for^ma- gótica que sc^ coloca' dentro de la 
xeéfj4it , y pfsa .tt^s:' arrobas^,, y., ijísdía, 
• .7Q::MÍ3% 4 á est^. nAple de met4 se jigi^gMi 
f^t^ííreírito y pcImí ^obas de pfet^, que 
fl Autor de diclu^.imo diice qiie. costó de 
man^scon o<;lienta. on^s mas, esto es» quin^^ 
ce fliU doscientos y oclien^. pesos , viene 
á: resultar' ique toda la dicha pbra a$cen* 
^ói setenta arrobas: y ochenta ogjsa^ de piar 
u \> Qiia imguiajr ^mag9íju4, cMttüfkr d 

m 



^4^ VtAGE Í)É ^gPÁÑÁ. 

nó estar hoj en ser^ como añáie 'éí I^. ^GiS* 
rónimó de la Concejpiciofi / Autoi^^k £eh6 
Emporio , ¿ce. * * ' •' " ■ ,' 

7í \ La comparación qué el ci^ó* Es* 
crifói: kate. entre €Ísta<!lHStodi¿' ;^4a" d^;Se¿- 
villa se debe dtóar jjÉtór-/ cttfl td iqW sé 
límite á' los términos dé 'grande ydcpesá* 
da , reservando para aquella' y^rátJtras^^ 
'Esjiáña- fes de hfeMa§',' elegantes y^ gejjdles^ 
Riendo -m'^ pocas íafe' que' $«pef&n''W *ftiift- 
ciio á é^tá' en la^ i^fóñdá^ qualidáiáésV-qüé 
í0ta rf^^toicb objefto ^d% las alabanaltóét^io- 
ácá ^ íoJ^ verdaderos íñfeíigen^i' Dé' al^ 
tas de^ táíe^ Custodias lé; teligó -luítílac^ á 
'V*.> en mh Cartas antéril>res. -¡.^ * 

71 iNo' hay düdá'^ile és póc<vi y 

aünñádS; lo íjue te'éfí^ce ni Señoreada 
tTriivérs* ;- pero és«s ' #íá<piinás «> ^ ^ftct 
xpí% \é- serán mas aí^ta^ porque'^ seM ^6 
j^ra» tamaño y valor^, piÉes asi comod^e'f»^- 
da dé^ lá; sencillez y;WndÉd dejos tioirteo"- 
ttes'^tic^las ofrecen , es^dé creefr queaámis- 
íno* se cóthplacerá dé feisíencillez y ftoiidád ' 
dé 'las "obfti$ i áátés^titf del bulto yváli>i^da ' 
los itíetaies. Por otra pmé , siendo tan giJani' 
d:és y pesadas , es incóífiodo él cdndmirlái 
y manejarlas en las lundones públkásí tátair- 
biefi en tiempos tuAijlentos pueden^ ser*vir 
^' áKcíénté * á- la;^cc^ia dé ^iiem^> qiié 
' * coiv- 



. CARTA SEFIIMA. / ^49 

ocinciban lia^ idea dé rpbarl^s , .cpm0 yai loi 
ha experimentado:. é$ta misma Qudad , . y 
otras muchas. Yo. 4nt^s alabar^ una alhajit. 
por su forma y excelencia artística^ que por 
la abundancia de. la. materia , sea la que. 
í^we*^ 

73 No era ya el buen tiempo de. Jas. 
Artcstqugndo est^ obras.se hicieron en Cá« 
^3¿. Y^ entonces., y ^un antes había, entra 
4o la depravación ae las mis|nas en la Cor- 
te 1. quanto mas en las Provincias* Así no. 
es de. extrañar que al Autor. delxetablo de 
la. Catedjral y Alexandro de Saavédra> se le 
llamase inimitable Escultor : á Antonio Sua*. 
i;ez ininiitable Platerp , pu^s por táleselos, 
tendrían en aquel tiempo. iEsto no 0s b^« 
tante para aplaudir eLartiücio de las obras« 
Entre las alhajas hay una Cruz de proce* 
siones también de plata y con muchos br« 
nato$ y figuras ; cosa buena executada en 
bu^n tiempo. No es tan buena la form^ 
de un ostensorio ó viril de oro, aunque 
riquísimo por su abundante y fina pedrería. 

. 74 Por lo que toca á. la obra de la nuer 
va Catedral no. seré yo. tan crudo c;omo 
cierto conocedor que entró en ella una de 
las veces que yo la estaba viexido.. Prorrum* 
pió secamente en decir, **que «ra.el pto- 
>> montarlo d^ márnaol mas extray^^an;:e y 

f > ¿tes- 



n descoiicertado que eía imaginable : qtie' sr 
ff bien se ha querido remediar tal descon-» 
»» cierto , no hay otro remedio quedemo- 
99 1er la Iglesia I¿sta el suelo ^ y hacer cüen* 
Mta que se la tragó el mar, y que se per- 
«» dieron de una vez los caudales que vaa 
jt gastados en ella/^ 

75 Hubo de armarse allí una fuerte pe* 
lotera con un Eclesiástico que oyd algunas 
de estas palabras , y no pudo sufrir tanto 
desprecio. Lo cierto es que me pareció im« 
prudente aquel modo de explicarse. Yo ten*' 
go poco que añadir ¿ cerca de ella , Ujh 
híc lo que hace años me escribió (y le he 
comunicado á V. ) su mismo Arquitecto 
Don Torquato Cayon ; pero esto peco de*^^ 
be bastar para que se formen mejores es-* 
peranzas acerca de su conclusión , median-^ 
te la determinación de S. M. y órdenes co« 
jnunicadas á la Real Academia de San Fer-^ 
Bando para que comisionase Profesor hábil, 
como lo ha hecho , enviando á D. Manuel 
Machuca, quien ha formado planes de la 
trabajado hasta ahora , y de lo que se con« 
sidera indispensable para su seguridad y cor* 
lección en lo que sea posible. 

^6 Lo cierto es que la obra camiiíaba 
con extraña magnificencia desde su principÍ0| 
y que en ella hay cosas muy m^ , medianas' 

y 



CARTA SEPTúm:^ 3jf 

y tambiea buenas. Todo se irá mejorando, 
inediante las providencias dadas , la buena: 
Toliuitad del jCabUdo y lá generosidad de Isr 
Junta de Comercio , sin cuvps auüHos se-t! 
¿a casi imposible la conclusión de obra tan 
magnífica. Repito que se irá mejorando, siit 
embargo de fo que un Viaeéré moderno 
(Mr. Bourguoinj que ha hablado con masí 
miramiento y verdad que ninguno de sus^ 
paisanos de las cosas de JEspaña ^ criticando^ 
e$ta obra , dice : Quand. en fin eüe sera 
ierminei , tUe f ermita une mas se lourde, et 
defectmse d beawoup de egards. Tenia mu^ 
cha razón de hablar así quando él la vio; 
pero no la t^ndria ahora en virtud de las 
providencias tomadas. 

jy Todo será tolerable , como no pon- 
gan el Coro en medio , cuya idea ha pre* 
yalecido desde el principio , porque enton- 
ces podrían quejarse algunos , y con 'mu- 
cha razón , de que los caudales del Publi- 
co se babian empleiado en construir un Tem- 
plo y en donde no podía caber el mismo 
Publico I para asistir á los Divinos Oficios 
en los dias solemnes. 

78 Creó que ya estará V.' cansado de 
Iglesias : pof lo menos yo me he cansada 
en haberlas ido á ver para desempeñar sus en* 
cargos. Habrá teoidQ V. eL mX rato de sa^ 

ber 



3JÍI VJAGB PB KSPAÍTJ^. 

ber los di^»^^<M:io^ qU0 bay .en ks de:»t» 
Ciudad; esto puede coiióstir ea haber habídoí 
^qaí mas caudales con que hacerlos , na 
porque h^ya faltado > U noluntad en oteas, 
partes para d^irios semej^ntes^ sino porque: 
Ifis habrá faltiido el dinero. 
, 70 De tal modo, se dexo arrastrar, ge-, 
feralmente el Publico de la Pseudo-Escuela^^ 
arquitectónica Salmantina » y de susPatriár-^ 
^as Churriguera ^ Tome« y gran numero de 
sequaces , que por poco.no han dexado ras-» 
tro en el Reyno de lo que.^ se hizo en. el 
buen tiempo de las Artes : cón$mnidores dei 
pinares y de oro para poner sus disparatea á^ 
Ja vista de tod<)s , y deslumhrar á un Pu-; 
blico que no lo merecia, • ? 

. 80 Este desenfrenó ya ha tenido fin en 
casi todas sus partes , con tal que las ór- 
denes del Rey , comunicadas á todos los Pre*^ 
kdos y Ayuntamientos y sean obedecidas^ 
juntamente con la providencia ultima de S. M*. 
sobre la materia de I06 retablos'. Aua sis 
esto podíamos esperar que no ^ porque las 
bellas Artes h^yan sido tratadas tan desgran 
ciadamente en Cádiz hasta ahora , sucederá- 
]p mismo en adelante ; antes estoy casi se- 
guro de todo :1o contrario y. y no han dd 

pa- 

s Véase el Prólogo de esteXák^ 



-/CARTA SÉPTIMA. 353 

|>asar muchos años, sin. qua esta Gudad haya 
dado repetidas pruebas de su bueo gusto 
eii las obras péblicas sagradas y profanas que 
se vayan ofreciendo. 

81 Fundo mis. esperanza en la nueva 
Escuela de las nobles Artes que acaba de 
establecerse de orden del Rey con una pin- 
güe dotación : en los eficaces deseos que el 
Excelentísimo Señor D. Joachln de Fpnsd&* 
viela, actual Gobernador de Cádiz , tiene dp 
promoverla j como todo lo demás que perte> 
nece á la verdadera decoración y policía dé 
tan noble;Pueblo : en el notorio zeló de los 
Señores que componen la Junta Guberna* 
ti va de dicha Escuela , en la extraordin^ia 
fconcurrencia de jóvenes , y en otras particu- 
laridades y de que hablaré después. 

82 Estos buenos anuncios pueden igual*- 
mente afianzarse en la generosidad de los 
Señorea vecinos de Cádiz ; prontos siempn» 
á grandes desembolsos quando se ha trata* 
do de obras suntuosa 9 particularmente sa^ 
^adas; pues si hasta ahora no se hanexs* 

cutado con el acierto que convenia por utt 
error perjudicial (aunque disimulable, pues 
solo se oían alabar las extravagancias , sin <jue 
nadie lo contradixese ) ; en lo venidero será 
muy al contrario y y no gastarán un quarto, 
4 no estar bien asegurados, de que 1^' de 
Tom.XVIL ' Z iQ^ 



354 VIAGE DE ESPAÑA. ^ 

resultar en honor y magnificencia verdadeni 
de su Pueblo. 

' 83 Esta magnificencia (sin hablar de las 
bellas Artes) ya se ha. verificado en nues- 
tros tiempos^ tocante á varios ramos de gran- 
dbinia importancia ^ con indecible honor del 
vecindario , y tanto , que han. sorprendido á 
quantos forasteros se han acercado a exámi^ 
fiarlos. En esta clase entra la limpieza y em^ 
{ledrado y enlosado de sus calles , el paseo 
que llaman de la muralla , y se extiende al 
rededor de casi toda ella » el nuevo Hospi<» 
cío ó Casa de Caridad , los Hospitales de 
San Juan deDips, del Carmen y del Rey, 
á qual mejor, en su gobierno y policía. Has*r 
ti k misma Cárcel es ahora un irecinto , del 

2ual se ha desterrado la ociosidad , la in* 
igencia extremada , el tedio y y los otros 
males propios.de aquellos tristes parages , m&> 
¿iante el bivsn modo de pensar del Señor 
Gobernador. Finalmente cosas he visto cm, 
Cádiz por este tármino ,, que no las he visi- 
to, tan perfectamente establecidas en ningún 
Pueblo ni Ciudad de quantás he andado 
hasta ahora ; ni tampoco igual zelo al de 
sus Capitulares , que concurren , se juntan 
y trabajan, como á competencia ^ en promo- 
ver todos estos bienes. 

84 Aunque en las Iglesias y otros pa* ^ 

xa- 



/GAETA SÉPTIMA./ ^5$ 

rages público» hay todavía pbca^ cosas no 
tabtes que cantar, respecto á las bellas Arr 
tes y las' habrá en lo venidero , i^ediante lo 

2ue debemos esperar de la nueva Escuela 
e las inisttias nobles Artes , comolie dicho, 
y actualmente las hay en casara de t^cionar 
dos alas mismas. ' . I l. ., . » 

S^ Mi pensamiento era cofacluir en e¿ 
ta Coarta el artículo de Cádiz ', desputes de 
faa|)er hablado -con mas individualidad de 
bs últimas especie» que he ido tocando , perd 
ya no es posible hacerlo , y ^í hs dexd para 
otra, dando, ahora lugar á Io« que V. me 
tiene tan encargado sobre que le diga al-7 
guna cosa de la nueva Muralla diel Sur do 
estaCiudad. 

í itóiULLA NUEVA DÉ CÍÍDIZ. ^ 

•86 Las murallas de la put&dél Sur , q 
in¿db dia de CádÍ2-^ que príncipiairon en d 
íno^ de 1 1 , íe üEiáhtüvier<m eri pie y sin gr^n 
daño por algimóS a^oi áv;^esár«de haberles 
quitado pm ' cantidad > de; pibdfa npant in 
i^&ns^i^uccion , y; pura tdificio&«úPtk)ttÍares dé 
l^s ' ¡piedras natural^' que tpn^ ra^ . pie / y 
fefo^u principal defensa ; peyoí aímnogdais éír 
^ V empezó liíl^yá tratojar;en dnsho p^ 
de las Murallas , y excavandd(e):t«erGeadt^ 
^brijs^ ios dildfHtos , ^empexácoálá ei^peri- 

-' Z2 men- 



3s6 VIAGE DE ESPAÑA. 

mentarse furiosos estragos » derribando los 
temporateadel iaviemo pordones grande de 
Muralla y poniendo en el mayor conflicto á 
los habitantes de esta Ciudad*. 

87 Para su repvadoa se inu^ioáron 
rarios medioa por I0& zdosos Ge&s é In^ 
genieros de esta Plaza ^ y habiendo puesto 
en prácrica los mas de dílos ^ninguno sur- 
tió el efecto deseado ; pues ni por haber 
reforzada el grueso de las Murallas , ni por 
haber ideado miedos cortes y trabazones á 
la silleria de su paramento ¡.^ ni usado de 
otros varios medios » dictados, por su Ivga 
experiencia y coBodmientos»]amás pudo con^ 
segmrse ipte pudiesen contrarestar los disfor* 
mes esfuerzos que la mar hacia sobre ellas. . 

88 Estos repetidos y desgraciados acón* 
tecimientos , y fos mayores progresos que el \ 
mar iba haciendo^ con las inmensas siUnas 
que se icnrert£anf para las reparaciones^ hi^ 
fto desmayar los^ ánimos mas valientes.^ y 
desde d año de. 1.784 sé abandono todor i^t 
dificaciQn de Jas porciones destruida» y y so* 
ló se trató de^QpnserVan.s.repar^do á fuerza 
de zulaipie ( que es und: mésela dé cal y 
cierta grasar^ los resto& q»e quedi¿»aii ee 
|>ie j h^^at-qneu» p]^yeictQ' general at^jsse 
de raiz^sefiQK|antefr daños» 

8I9 J>e8de' dkho, tirapo se emjüezo á 



I 



CARTA SÉPTIMA. ' 3 5^ 

«fliscurrtf de este^tan deseado fin , y habién^ 
flose presentado varios proyectos en el año 
iSé 17S6 , tuvo á bien S. M. de pasar á in-» 
forme del Ingeniero Director de Marina D: 
Thomas Muñoz uno elegido entre varios^ 
'<[ué se reducia á reedificar las Murallas , y 
Resguardarlas con barcos viejos echados á pi-^ 
[ue y ó caxones , ,unos y otros acompañados 
!e^ escolleras , y sujetos con estacas» 
' 90 El referido Oficial D. Thomas Mu- 
fioz expuso los inconvenientes que hallaba 
en aquél proyecto ; y arreglado á la misma 
Keal orden formó otro , que S. M. tuvo á 
bien de aprobar , y se reduce á una playa 
artificial sólida , sobre la qual revienten \ds 
oláis, y corriendo el agua por ella , llegue 
á la Muralla sin fuerza ; y para evitar el pe- 
queño choque que resultaría si estas dos 
Superficies formasen ángulo en la linea de su 
concurso , se han unido en una porción de 
círculo. 

* 91 La tal playa artificial empieza vein^ 
te y siete varas antes de la Muralla sobre 
caxones , con sus empalmes encontrados , á 
fin de que se solapen entre sí. Para expli- 
carle a V. todas las operaciones artísticas de' 
ésta famosa invenciop , y de los medios que 
el Autor ha puesto en uso , seria mucho es- 
cribir ; y el Publico , para quien V. destina 

Z 3 mis 



3j8 yiAGE DE ESPAÑA. 

mis noticia , S9 queciaria en ayunad de Id$ 
térmi|iQ$ f^ultativos y leoguage náutico ei| 
que están extendidas. Ahora reciba V. ese 
^ibuxo , y con el tiempo verá muy por me- 
|ior $u explicación. 

92 Laa dificultades han sido muchas, y 
ui^a de las primeras que parecia insuperable 
f ra allanar %l terreno para el asiento de lo$ 
caxones, di qu^l esfabaí embarazado de pie-* 
drds gruesa, y d$ profundidades; pero las pie- 
dras ^ lompí^ron d^baxo áol agua con bar« 
lencís j extrayendo los pedazos con el au-* 
jílio 4í5 byzjos , &c, El pilotage y estaquea- 
do d§ esta ohr^f h formación y asiento de los 
eaxonca, su %hwü al igual de la laxa ó planos 
^ uqa mm^ regular , en cuyo principia 
empioz9. k pJ^ya artiíki^l donde se quebran- 
tan la$ oks en las graqd^ tempestades , con- 
tinuando por ^la si» el priimitivo ñiror ^ 1^ 
^eccioft y ujpfton de wateiiales, cal , puzola- 
na, guijo /mampostería, piedras de diferentes 
cortes y c^ilj4ades k todo ^to h^ sido bien 
considerado áiites de ponerlo en obra. EV 
^tabkdo , q^e es h parte superior de es^ 
ta nuev^ pUya , llega, hasta cinco vara^ dis- 
tante de bMuraJUít, todo bienr calafateada^ 
para ^e no se introduzca el agua por Ijas^ 
JQntas; después siguen dea hiladas de lo- 
m, que se incorporen. ^ h MujraUa , fbr- 



. CARTA SÉPTIMA. 359 

itiandócon ella la dicha porción de círculo 
en lugar de ángulo recto. 

93 Por debaxo dq la riostra exterior 
esto es, de las estacas y tirantes, se ha ase- 
gurado un batidero para que la fuerza de 
las olas no choíjue verticalmente con aque- 
lla ; y se ha formado un plano inclinado con 
escollera , y así no encuentran las ondas en 
su dirección orizontal cuerpo que combatir 
perpendicularmente. £1 declive ó rampa de 
esta nueva playa desde que se une á la Mu- 
ralla hasta su principio es de ocho grados 
y medio, 

94 Al abrigo del encaxonado se ha sar 
ca/o de cimientos la Muralla en las partes 
que estaba derribada enteramente , y para 
unirla con la que se hallaba en pie se han 
abierto trabazones sólidos ; y todo forma 
una masa con la playa artificial , y lo demás. 

95 Así en el principio de la obra para 
unir la nueva Muralla con el baluarte de 
Capuchinos que está á poniente , desde don- 
de empieza , como en el fin de ella junto 
al sitio del matadero inclinado á oriente , ha 
usado el Artífice de todas las precaución 
Bes artísticas que su ingenio le ha sugeri- 
do, para seguridad de su proyecto. 

96 Finalmente la nueva Muralla tiene 
de extensión mil y cincuenta varas desde di- 

Z 4 cho 



36o VIAGE DE ESPAÑA. 

cho baluarte de Capuchinos hasta el citacfo 
sitio del matadero. Habia en ella siete bo^ 
guates ú aberturas » causadas por el ííiror 
y braveza de este mar , y las tales abertu- 
ras componian la suma de quinientas diez 
y seis varas , de las quales las quatrocientas 
cincuenta y cinco eran de Muralla entera- 
mente arrpmada. Se dio principio á esta im- 
portante empresa el año de 1788 , y se ha 
concluido (6 falta muy poco) en el de 179 1 . 

97 Es de notar que en dicho tiempo 
solo se ha trabajado desde principio de Ma- 
yo hasta fin de Septiembre , que «s el en 
que las aguas están tranquilas , y dan lugar 
al trabajo ; pero como estos mares están su- 
jetos á las alteraciones del fluxo y refluxo, 
y los hay dos veces cada 24 horas ; solo 
Jen los espacios de baxa mar se ha podido 
trabajar con comodidad , particularmente en 
los dias de mareas vivas , que son los in- 
mediatos á los plenilunios y novilunios. 

98 Entretanto se han verificado los bue- 
«nos efectos que se habian considerado en el 
{>toyecto , siendo uno de los principales el 
^ue la ola reventase en el principio de la 
rampa ó playa artificial , por la qual corre 
disminuyendo notablemente su fuerza la de 
Ja ola que se retira; de suerte que no se ha 
verificado que llegue el agua á la altura 

^ to- 



CAUTA SÉPTIMA. 3Í5t 

total de la Muralla , ni chocado contra ella, 
guando anteriormente era tan grande el cho^ 
que, que se extremecian las casas inmedia^ 
tas , y subia el agua á doblada altura de lo 
qae es la Muralla , inundando dichas casas, 
y pasando por encima de la Catedral nueva: 
99 Para que V. fi3rme algún concepto 
de lo que expresa el dibuxo adjunta di- 
go que el numero i , donde está situada 
la estrella polar , es el mar de medio dia, 
enemigo capital de Cádiz , ya hace algu* 
nos siglos. £1 número 2 es la total exten- 
sión de la nueva Muralla. £1 numero 3 
significa la linea del caserío , y bocas-calles 
de Cádiz. El número 4 eran reparos par^ 
contener el terreno , é impedir que minase 
el agua hasta la nueva Catedral. £1 número 
5 es el sitio de la plaza antigua de los toros, 
en el qual se va á hacer otra nueva. £1 nú« 
mero 6 manifiesta el plan sobre que está for« 
mada la playa artificial , escollera , caxones, 
estacas , emparrillado , tirantes y todo lo de- 
mas. El núníero 7 es un caxon visto por 
tres lados ; y el número 8 es un perfil de 
dicha playa artificial. Con esto y las esca- 
las aplicadas á cada una de dichas figuras 
tendrá V. ahora bastante para enterarse por 
mayor de la obra de la nueva Muralla da-* 
esta: Ciudad. 

Es- 



36a VÍAGE DE ESPAÑA. 

100 Esté mar de medio dia es ,' cbmcj 
he dicho , el enemigo inexorable de *Oá- 
diz , y no parece sino que de las rexnotísi-^ 
mas costas de América viene enfurecícto pa* 
ra dar con esta Ciudad en la profundidadí 
de sus olas. Vea V. por tanto , que pre- 
mios no merecerá quien la ponea periec-^ 
tamente al cubierto de tan cruel enemigo^ 

1 01 No es fuera de proposito hacer 
^Ito en lo que dice el erucKto Don Juan 
Bautista de Salazar en su libro de las Gran- 
dezas y Antigüedades de Cádiz, impreso 
en 1610 I sobre el embate, en esta parte de 
la Ciudad , que corresponde al n:;ar de po- 
niente y medio dia. ^^£1 atajar, dice» los pasos 
al agua con muros y defensas , eso sdo basta 
para que» ik> solo la detengan, pero que 
9un la hagan retirar y alargar de su volun* 
tad , mas de lo que le piden.»» 

102 99£n las Murallas que en nuestros 
tiempos se han f^ricado por la parte sep^ 
tentrional, mirando á la Bahía ; y por quan-^ 
to hemos visto » está muy á la clara , que Ba-» 
biéndose zianjado esperando las mayores men* 
guaatei , hoy no les llega la mar en sus ¿re* 
cientes y cabeza de agua , y en donde en<- 
tóttces nadaban grandes navios , hoy aun no 
ae moja con las olasi.*» 

J03 f9 Por el contrario sucede en la han» 

da 



^\^4^3^ , 




s 



. 'CARTA SÉPTIMAS 5«3 

|3^ ¿t iñe^o día , que es lo mas superior;; 
y levantado de la Ciudad , y lo que por na-* 
turaleza parece toda la defensa y muro coxi'* 
tra la furia y procelosas olas del océano^ 
como no se le ponga otra defensa mas efi-» 
caz, fiados de la aparente. Los, furiosos y 
continuos encuentros que del mar padece 
van descarnando y minando la Isla , de.ma^ 
nera que se traen tras sí cada invierno in? 
mensos peñascos i, arrancados de lo masfuer-^ 
te de eUa , porque estando asentados sobra 
arena , y el agua que la escarva y saca , es 
fuerza que á pedazos la Isla con su peso se 
cayga y desmorone ^ y tengo por sin duda 
que la legua que le falta desde el tiempo 
4e Plinio es por ^sta parte.»' 

104 n La razón de lo dicho es porque 
por ella la hiere de lleno todo el océano, y) 
también porque de )a defensa natural , que 
al parecer tiene , ha nacido el descuido de 
la que se deberia poner : lo que se com- 
prueba con lo que afirman todos los que 
cursan este mar , que por esta parte de me* 
dio dia , estando el agua clara , se ven de-' 
baxo de ella , una legua á la mar , edificios 
y ruinas, buenos testigos de lo que el océa- 
no ha ganado de rierra por esta parte , y 
Ta ganando cada dia , como lo vemos.»» 

105 >>En el año de 1605 (por na^ 

traer 



3»4 VIAGE DE ESPAÑA. 

traer exemplos olvidados ) arrebató de la» 
Casas Episcopales los corrales , que todos 
ellos en una pieza (porque lo eran de un 
inmenso peñasco ) baxaron al agua , y la 
mismo sucedió el año siguiente de los quar- 
tos que miraban á medio dia. Nuestra Igle-^ 
sia , coma metida mas en el agua y peligro, 
teme con razón otra tal ruina, pues quando el 
mar anda furioso la hieren las olas de ma- 
nera que á cada una tiembla y se extrema- 
ce todo el edificio ;- la qual seria de toda la 
Ciudad si tal sucediese , porque ganando 
el agua lo superior, se vendría necesitada de 
la corriente á lo inferior de la Ciudad, jun* 
tándosé con la Bahía ,- que no dista la una 
de la otra mas que dos tiros de piedra.»» . .. ; 
í 1 06 Sea esto dicho como por recuer- 
do de lo que ya pudo haber sucedido á 
esta insigne Ciudad , de perder mas terre- 
no, y quedar sumergida. Se ven quan bien 
fondados eran los: recelos del citado Escri- 
tor , y que ya se pusieron en su tiempo al- 
gunos remedios, bien que aparentes según 
da á entender. Desde luego se hizo Mura- 
lla nueva, á principio dé este siglo , como 
ya queda dicho ; pero también el mar hizo 
en ella las ruinas y boquetas expresados. 

107 Es de creer que ahora no* hablase 
con aquella desconfianza Don Juan Bautista 

de 



CARTA SÉPTIMA. gdj 

de Salazaf , hiendo h úbiajqüe «úcába de ha* 
cerse baxo la direcdon del Ingeniero Direc- 
tor de Marina Don Thomas Muñoz. Pode* 
mos por tanto esperar .que sea saficiéfitey 
eficaz pora preservar ,1a. Ciudad en lo veni* 
dero , y ^ue á qualquiera quiebra que pue- 
da suceder en alguna parte de la nueva 
Muralla 4 y obras adyacentes , se ponga in« 
mediatamente que suceda ei remedio nece- 
sario. 

FIN DEL TOMOXVn^^ 



COR- 



CORRECCIONúES 



Página. Lmea; ' Lene.' 

; 4. ia¿.J.. 5 efuasawunto 

r^j. io.._ IMP.V. 

r $2. io.¿...« deunquÁdro 

04. última. JSn //I ^«^ 

: 97. 14;.—;:: H.S.E. 

129. penült. y en las 

131. 24 El adelantar 

151; 2.1^11 SA^^fftlix 

I $3. 1$ rto Guadajocillo 

y lo mismo siempre que se ofrece nom- 
brarle. 

I $4» II se queda a mano 

derecha el Pufhh de Zueros , y á una le- 
gua de Baena los de Luque y Toxar. 

165. 15 ...... de la Cariota 

170. 2$ descenso 

193. última, hay 9 leguas 



AD. 



§«7 
ADVERTENCIA 

P A R A EL TOMO XV I, 



dobre lo qué itt'Azo pjg. t^8 tñ ordena M 
dds caminó^. dttéd<; Baeca á ^¿0 ^ estos no se 
4l^idea ha^a blett jasado -el ^ pdéiíte del Obispcí 
sobre Guadalquivir: el de ruedas Va por Torrea 
quebradiJla ^ y el de la herradura , que es mas 
recto , dirige al nuevo puente sobre el rio de Jaea 
é GuadalbuUon. 

Parece que será mas exacto fizar la pobla- 
ción de Jaén en cinco mil vecinos , que acerca dé 
los seis mil que se dixo pág. 171. Las Iglesias 
Parroquiales no pasan de diez por haberse arrui-* 
nado años pasados la del Castillo y la deSan- 
ta Cruz , y asi se rectifica la segunda linea de 
la pág. 194. 

El Profesor Don Matheo López no ha tenido 
hasta ahora título de Arquitecto de la Santa Igle- 
sia de Jaén y como por equivocación se dixo 
pág. 181. Aunque en la pág. i6¿ se dio por 
sentado que la célebre Custodia de esta Santa 
Iglesia la trabajó en Sevilla Juan Ruiz^ se ha 
sabido después que la hizo en Jaén en ^na calle 

que todavía la llaman de la Custodia. 

Do 



\ 



568 , 

De los VfiMoi que se nofflbraft como abim- 
daates de agua pág« 18$ , se debe excluir ViU^ur^ 
doopárdo. - ■■ • ' ' 

Siendo el deseo del Autor rectificar su Obra 
•un en las e4sa4 de niénos ikoportaocia , queda- 
rá siempre muy reconocido á los que se lasad-» 
viertan , como lo está ahora á una persona mirps 
instruida de Jaeo» 



IN- 



índice 

bE LAS COSAS MAS NOTABLES 
que se coatíenéa en este Libro. 

Zos númerót denotan los que llevan mar- 
ginales cada Carta* 

CARTA PRIMEIUL 

< 

DEstino que s6 le dí6 á la grafíMéZ' 
quita de Córdoba después de con** 

, quistada la Ciudad por San Fernando^ 

De su iiiagiiíéco Crucero ^ coutradiccione^ 

^ que esta Obra tuvo ^ de lo que dixo el 

Emperador Carlos V- quando la vio, y 

' del Arquitecto Hernau Ruiz f núm. % 

« hasta $. 

I)el retablo ffiayof y sus pinturas , del Ta- 
bernáculo ^ y del Arquitecto Alonso de 
Mathías , núm* 6 y y. 

Sepulcro del Obispo Don Fr. Diego Mar- 

-;:done^ en el presbiterio^ núm. 8. 

tSíllería del Coro , y de su Autor Don Pe- 
dro Duque Cornejo, níim* lo y lí* 

De los órganos y el tra^coro ^ con algunas 
especies curiosas^ núm. 13 hasta 1$^ 

' Tcm.xriL Aa Ca-^ 



^yó' índice. 

Capilla del Sagrario^ con sm particularida- 
des, núm. 17. 

De otras varias Capillas de la Iglesia , de 
•US pinturas y cosas señaladas, con una 
noticia del célebre Pablo de Céspedes, 
núm. 18 hasta 22. 

Continua la relación de otras Capillas, núm* 

• 23 hasta 27. 

De la Sacristía ó Capilla del Cardenal , de 
algunas pinturas en dichas piezas , de la 
Custodia y otras alhajas , num. 28 has- 

^ 34- . , , 
Notables inscripciones Romanas en ana ié 

las puertas, que corresponde al patio de 

los Naranjos , y de su explicación, n¿m» 

37 hasta 41. 

Chistoso caso c€>n motivo del patío délos 
Naranjos , núm. 42 hasta 47. 

Inscripciones supersticiosas , que aun se con- 
servan en la Catedral , del tiempo de los 
Moros , núm. 48 hasta el fin. 1 

■^' ■ . • ' •, 

CARTA SEGUNDA. 

Del Palacio Episcopal , de sus cosas nota- 
bles , establecimiento de una Escuela dé 
dibuxo por el Excelentísimo Seiior Obis- 
po actuáfl y otras particularidades , teta. 
2 hasta Q. 

- - Del 



11^ DI CE. S7I 

Pelxrampo de bs Mártires y' monumento 

>) etr^ido por Ambrosio 4e Morales, num. 

, to y n. 

De lo que llaman el Triunfo , dedicado á 

. San .RaÉiel , num. 12 hasta i^-' 

Del puente de Córdoba sobre Guadalqui* 

;: ykj nqm. 16 hasta 18. 

JPailrp<|uigs y» Cooyentos de Córdoba:» nám. 

19 y 20. '■: » 

Iglesia' y CJoíivénfo de los Mártires ^ y de 
t- JdSiposasrparticulares que allí se encuen^ 

tra, ñum. 21- hasta 26* 
J^esia' y Colegio de PP. Dominicos de S. 
:? :>P^Woi, y de- sus cosas notables., ibid. 

hasta 30, ,,> 
J)^: la Iglesia y^Conyento de San Agustín, 
<>v,de^ las buenas Qbi;as que contienen , y de 
3 1 las icausas pot que muchas pinturas pier- 
den toda su .estimación , ó se acaban, n. 

-s -aJ^hait^ ^4^*- • 

Btót)GDnvento.4e San Francisco y su Igle- 
sia , &c. ,núm>r43 hasta. 46*; 

JDe>^ Iglesia -qiie fué del Colegio de Iqs 

í: Jií»i«as^ y/}Qtícia de un Arquitecto acre- 
* ditado , con otras perteneciente al nuevo 

is'.d^stiQo de e$té: Colegio , n* 47 hasta ^q. 

Cjoleglo para^H^pcacipn de niñas distinguid 
das , intítukdo Santa Victoria , num. 5 1 

-^y^i>- ■./;.. • • • '. : 

\.ci Aaa Con- 



S7J ÍNDICE. 

Conrento de la Merced ^ fachada , pátíd^ 
é Iglesia 9 con algunas especies sobre el 
modo de reparar los quadros jnaltramdos, 
nóm. J3 hasta 56. ^ 

Pe algunas Iglesias de Conventos deMon^ 
jas,iium. 57 y 58* ' ■ 

De la Parroquia de San Pedro , con otras 

* noticias muy particulai^ > ^ num, 59^ has* 
ta 63,, 

lí>e otras especies de OSrdóbft', y del c^ 

* lebre Santuario de Nuidstfa Señora dé la 
Fuen-Santa ;i^ num.* 64 hasta Í8. r • 

üel Convento é Iglesia de los' PP; Cajt 

* melitas Ciados y y de-otróís al rededor 
de las MuraJlas , núm. 69 hasta 7a/ 

Del Cbhvento de PP, Frtociscaoós de?t 
' Diego de Arrizafa , y del Moáafeíerio 
de los PP. Gerónimos dxtíamuro$ d¿ Ist 
' Ciudad-, ibid, hasta 7§. ' ' '' 

De la Casa de Campo llamada la Alaótiie* 

* da , perteneciente al Señor Obispo de<^¿ 
doba,. nfim. ^6 y ^j. 

Digresión sobre plantíos éft el Obispjifáípafc 
Córdoba, y de otras partes, n&tt;í.78 

* hasta 86, . . f, 
•Personas memorables de Córddba eri tbdas 

edades , y por todos términos , númi ^ 
■ hasta Sjv 
Estado decadente déla Ciudad deQpJCdo« 
• - ba. 



ÍNDIGE 373 

• ' 1>a , y Modo pin conseguir en dgqna ma- 
nera su restauración , nüun. 86 hasta d 
•fin. 

CARTA TERCERA. 

Xápidas IR^omanas, y otras enosiltradas en 
c 'Ci^rdoba , y pertenecíentei á la misnií^ 

num. I hasta 8. ; 
Gafadlos- de: Andalucía , y extracto de u¿ 
..'. discnrso. sobre las castas de los^ caballos 

de España, V su decádmcid, y algunos 
< medios de restablecerlas, nuní; 4^> hasta 89. 
^e Ja deikiosa parte de Sierramorena , que 

comprehende el término de Córdoba ^ 
Tí ném; '9<x-' -" í / •; .. Z 

Colecciones de buenas^pitífóras que poseen 
'i algunos sugétos en Coírdoba , nünu ^l 
'•> hasta üÍÁí; • >•> ^ -. •^' 

CARTA QIíARTA. 

fteladon de :un viage xjüe 'el Autor hiz*é 
'^ «i^otro' tiéínpio desde Coidóba- á Gra- 
nada por'iSastro, Baena y Alcalá Real, 
#:- con váriisís^ tióédás de los territorios ini 
* ' teimédioBíi '^y otras de dichos Pueblos, 

nüm. I hasta 9. 
Cbtídntla^kfiti' Aé la Citfdad de Córdoba ' 
hasta la de ]^ij| » del territorio interm<^- 
- • . Aa3 dio, 



374 ÍNDICB. 

dio y nuevas pQÍ>laGÍoues . y otras pcfrtí^ 

cukriclade$ , i)un). . i o hatta .1%. 
Ingreso de Écija , de su vecindario , sitúa* 

cien , número^ de Igl^jas » y >otras cosas 

pertenecientes á m mismas^ núm. 13 
{ ' hasta 19* - • " r r 

Pe algunos Conventos de 'Écija, y sus 

Iglesias , núm. 20 y 11,. 
PeluHoso paseo ^ ^ci}aVy ^s ornatos- éñ 
i la riberai del rio Xenit , num. ,2% y 23* 
Término -dijatiado de Ecija^.dé sus fenací- 

simas, torras j grandes cosecha de tsodas 
'. auertes , y de otras produocioocs muy e»- 
, :, celcntCB ^ numv! á>$- . /• 
De las nuevas poblaciones en ej^^^rntiiila. de 
i Écija, nu»; ít:6 7^27.:: f : ': v ^ 

Qtras notjcja^. sobren las prodjü^cionosi y pin* 

güe territorio de dicha CiíAd^d', num.l28 

.y ^?' 

Ridiculas dfescripckinés jde Pueblos hechas 
por algunos Viageros, núm. 30 hasta 33. 

Antiguos noAdbicis deÉicijar^ry'de sus ^^ 

^ mittvos ñjuidadorés , cw -y^rias especies 

,• curiosas^ num. 34 hastn^jjB.;. 

Descripción .hoAcí'ífica de lA^r^ntígua Bética^- 

, y prínútiVa bondad de s^s potadores^ n. 
39 hasta 56. ; ' ^ 

Nombre <}áe É4jd tuvo eñ tiosnpo de lol 
Komanosi num;. 58 y $.9* ' 

.V .;•• • ,.; Con- 



INDICU m 

Conquista dp Ecija por S. Fernando, n. 6o. 
Inscripciones antiguas pefteneciéntes á k 
. Ciudad de Ecija , num. 6i. . '■ , 
Algunas noticias de los Pueblos de Cabra, 
, Luceoa y Estepa , nom. . 62 haiita 6^. 1 
Elogio al Señor Carlos III.. sobre las nue- 
vas Poblaciones de Sierramoiena , y de 
. otras de Andalucía , 0601.^67 hasta 72. C 
Continuación de este Viage desde Écíja a 
: Carniona^ num. 73 y 74- 
Noticias de la Ciudad de Cachaona, de sa 
pingüe territorio , y situación ; Igle3Ía$, 
j. Antigüedades, Etimología y, otras co$a[s^ 
r num. 75 hasta yj. :i 

De lo quie se «ncuentra /en -^s Parroqtuas 
y en otrA$ Iglesias , num. ,78, y 70.. . í 
Antigua lij)!ert¿ de rfear ,lo^.TemfWs:<:oa 
:,\ Qbr^ desarregladas., y pxl^^MÍdencias para 
reprimirla de bs Señores [Rej^s Cíáo^ III. 
. y Garlos lY , num. Sq l^ta .8 j. 
Se 0specifica» ^Igtinas Antigüedades de Car« 
mona, con varias inscripciones^ &Cé, n« 
o86:iháste 88. • , :• / / ..[ 

pontinüaok^i desde Caamoust á SeviU^ y 
,. de la.jQüeva ruta de kíPosti. desde Car- 
mona a Utrera, con los PUeblos: que por 
-' e$ta' só.atraviésati , de la' fecundidad rd4 
-, ambas campiñas ,- >y. ptjras; párticulariJA* 
,: des^ nüm..% haata'el fi%. 

Aa4 CAR- 



B76 ÍNDICE 

CARTA QUINTA. 

Noticias de Sevilla sobre las ya publicadas 
« ¿n er Tomo IX. de este Viage, n. i. 
Nuevo Archifo de los papeles de Indias, 
situado en' el célebre edificio de la Loo- 

- j^', num. % hasta 5, 

Monumentos de la antigüedad y denlas Ar- 

«' t;es últiiiiainent& recogidos en el Saioii 

del Real Ailc^asar .de Sevilla, con una 

- porción de idscnpciones RomaiEías , nunn 
i 6 hasta 17* 

C^rás recientes ^n' la Catedriil de Sevilla, 
particularmente de np nuevo árgano, y 
' 'Custodia ite wo yíióm: 18 has^a 36. ^ 
Otras 'vobEas-r(u4^as' de- Sevilla •> y de sus 
í' alrededores , jiüttir 97 hastia; 45 / '' 
CodtiiiudciónMeid^ Sevilla á XtÜFé^ de* la 
.''Frcbtei^a ^poj'Uos Pueblos ¿e Bosh^riha- 
nas y Utrem ;~ ^onde ' se eiitra 'en el ca-- 
-'^'iáni> nue^oi'de la P4>suv w6m. 37hási 

Ingreso de Xeréz , su bella situación, me- 
Y joras que- ha'>Tei¿do , ¿^ '^Mis Iglesias; 
' y-'particukftnénte de U Colegiata > núm. 
i 51 Jiasta'jSr • 

Noticia de las demás Iglesias y y ¿6 lo bue«- 

'í i*d y malo' que se. encuentra en ellas por 

lo que toca al Arte > nitm, 60 hasta fi. 

^-''' ^ ., - - Ca- 



índice: ^yf 

Casas 3e Catrildo , a Avuntsünierito deXe- 
^ séz y y de otros edificios arreglados que 
; se éxecutaron en buen tiempo, núm. 7a 

hasta yy, 
2>e otras j^rtlcularídádes de Xer^z: , y d¿ 
* sa dSataidísimo terminó* , núm^ 78 has-- 

Producciones del territorio de Xe#^, se- 

- ñakdamente de S1Í8 vinos exquisitos /y 

de las tJtms cosechas , de lo que son? en 

el dia, y dé lo qiie podrían ser con un 

r^' perfecto culdyo) tííáí. 95 hasu él fin*'- 



CARTA SEXTA» 



^:c rr 



^fcíti^jiaeTiiMs poy menor de las pro^ucdo* 
nes de XeréJ: ^ y idé" W industr» , 4ibaí. 

" líiasta j.- ' •• • --' -^ '• "• '-] ■ "'^ 

Difei^ate^talidades-de^vás^ con que '?¿ ta- 
ce el generoso vino de Xeréz ^ y,4el^ul- > 

' rívd'ddisto viñás/ntíflí^'ó liasttí S. ^^ 

£>on€tosíon^ de las »^ia$ de XoréBy nfím, 
9 y 10. -ÍQ 1^. ! -í' -''^ 

Pe la Cartuxa de Xeréz ^fábrica del Mo- 
nasterio -^íglesüí^y^ésafr' notables que , 
contienen y nüm, 11 hasta 19. 

Tintufaií e^línábíes de' áíclía Iglesia , y Sé 
la Sacristía', ^iiúm^^ 2a hasta a4¿ '• -^^ 

'Excelente <)br^ de C^Mad Í9^UlCÍd#«en 

es- 



37» riJ^DrcE 

<sté Monasterio , ' nam- 25 y^ a5. ^ 
expedición desde la Cartuxa á la Ciudad 
¿ de i^cos de ila .Ftonteca , con algunas 

especies curiosas, núm. 28 hast^ :3Q. 
CdOnti^^^ion desde! Ik; Cartuxa (le ;Xerez 
. .ftá^ta^ U Ida.de: Leím» territorio' inter- 
medio ', y sus producciones , n. . 5^ has- 

Pflcf^moso puenSte de Zuaso ^ de su an« 
lí. t^e4ad , chieño^ t|iie ha.temdp i >y Otras 
:í, Abriríais, nuiA.Kj6ihastá 63^/ , » :. [> 
I>^ iin%U0 f^^ediiloto .que, /atrav^esapdo 

este puente , llevaba el agua á Cáoiz^ 

núm, 64tásta:í5^J/;::A ) 
De la Real Isla de Léon , de su ^ngrande^ 
.f,: cinglo iúQi9erQ<^i£.r.co9 otmartp^ticutc^ 
.; rlid^diefe^ nwm^ i58'ii^ta í;6/ oS ?■ r 
De la nueva población de Sw jQár^si» su 
<; Dbjpto y c«adar5>í*eíitfe^';tóTO> 77 biasfer 
'Lita;,^3> ,;-, .x -:>-:- ..• — '•- lü ',0 
Contií>u¿cioiiídeftJdíl?Ida' de^I^épi^Jl^sta 
«n.Ciá<^K?( por d s:áwwQ nbeliíor.a^utecií^ 

liúm, 94 y 95. .01 V 

Cel^i^dad de Cádiss^íen lo$ ,^«Q»pos mti^r 

remotos» y se- 4*. cjieñti^ de rtfi;.síipues- 

í' j td ! ejttredidi(^. » ^c^ite Jiabj^rde^ Cádiz é& 

- j es- 



ÍNDICE/ 379 

esta Obra , núm. i hasta 8. 

Noticias de la Ciudad de Cádiz , con cier- 
ta descripción de un erudito sobre la9 
obras de las bellas Artes , núm. 1 1 has* 
ta 3a- 

De la nueva Catedral de Cádiz , y parecer 
acerca de este edificio del Profesor mis-- 
mo que lo dirigió antes de ahora , núm. 
^4 hasta 49. 

Buenas esperanzas sobre la posible correc- 
ción de esta Obra de la Catedral , nüm. 

Noticia de varias Iglesias de Cádiz , y de 
Jo que hay de notable dentro de ellas^ 
núm. $2 hasta 64. 

De la Catedral antigua , de sus alhajas , y 
otras cosas, núm, 65 hasta 73. 

Noticias que da el Autor de la costosa 
obra de la Catedral nueva , con otras 
especies , nüm. 74 hasta 82. ' 

Magnífico modo de pensar de los vecinos 
y Ciudad de Cádiz , como se ha visto 
en varios establecimientos modernos , n. 
83 hasta 85. 

Muralla nueva por el lado de Sur de la 
( Ciudad de Cádiz I num. 86 hasta elfin. 

FIN. 



MAY 3 1 1955 





1