Skip to main content

Full text of "Crónica medica Mexicana"

Google 



This is a digital copy of a book that was preserved for generations on Hbrary shelves before it was carefully scanned by Google as part of a project 

to make the world's books discoverable online. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journey from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we liave taken steps to 
prevent abuse by commercial parties, including placing technical restrictions on automated querying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuals, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrain fivm automated querying Do not send automated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other areas where access to a large amount of text is helpful, please contact us. We encourage the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ Maintain attributionTht GoogXt "watermark" you see on each file is essential for informing people about this project and helping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are responsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can't offer guidance on whether any specific use of 
any specific book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite severe. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organize the world's information and to make it universally accessible and useful. Google Book Search helps readers 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full text of this book on the web 

at |http : //books . google . com/| 



t// 



^^ 



^> 



■■< 



 . » 



t * • '.. \~ 



. v 



.• . ^* » 



•.">•. 



.* 




J 



# ^ 



^ 




4 



:<i^ 



CRONICA MEDICA MEXICANA 



REVISTA 



DE MEDICINA. CIRUGIA Y TERAPfiUTICA 



Y dRCAiO DEL 6UERP0 mIdICO MEXICAiO. 



DIRECTOR Y EDITOR, 



Dr. Enrique L. Abogado 



If 



Mimmo 0OMictK>NOilNTC N lA 80CIETE 0B8TETRICALE DE FRANCE, PARIS." 



Or Biirreiro, MannH. — Jefe de CUnica de 
Obstetrlcia de la E. N. de Med. 

Dr. Duqae dn Eiitrada, Juan.— Bx-Jefe de Gli- 
nica de Obstetricia de la B. N. de Hed. 

Dr. Mffjia, Demecrio.— Profeeor de Clixiloa In- 
terna Oex. afio) de 1ft E. N. de Hed. 

Dr. Tejeaa, Carl«»s.— Profesor de Clinlca In- 
fantU de la B. N. de Med. 



Dr. TAsqaex GiSmes, Franeleoo.— Profeeor de 

Patologia Externa de la E. N. de Med. 
Dr. ZArragra, Fernando. - Profeeor adjunto de 

Obetetricia de la B. N. de Med. 
Prof. Aifooeo H<«rrer». — 8ecci6n de Qnlmica, 

Farmacia 6 Historia Natural. 
ProCi Manuel G. Arai^do.— Secci6n de Mediei- 

na Veterinaria. 



JEFES DE REDACCION EN LOS ESTADOS: 



AOUASOAUBMTIM. AgQaio. Dr. 

JeMiSu DioM de Le6n j Dr. Ma- 

nu«i O&mee PorUufal. 
Baja Calipormia, La Pas. Dr. 

Ventura O. Viruete, 
Campbchs. Dr. Joaq^iin Blen- 

gio y Dr. Eduardo C. LavalU. 
Chiapab, San C^btdbal Las Ca- 

8A8. Dr. Bernardo Martinea 

Baca. 
Chihuahua, Chih. Dr.Egequiel 

Torree y Dr. Miguel Mdrgues. 
CoAHUiLA, Sallillo. Dr. Feman' 

do Mier y Dr. Jeeue M.de la 

Fvenle. 
CouMA, Col. Dr. Carloe Bravo 

y Dr. Vidal Ferndndez. 
DuRANOO, Dur. Dr. Carloe San- 

ta Maria y Dr. Mariano He- 

rrera. 
Guanajuato. Dr. Alfredo Du- 

gi$ en Gnanajaato y Dr. Bo- 

$endo OutiSrreM de velaeoo en 

I.>e<^n. 
OUBBRBBO, Chilpaneingo. Dr. 

Leopoldo Viramontet. 
HiDALOO. Dr. Agu9tin Nawirri^. 

y Cardona en Pftcbnca y D. 

Manuel LimAn Ardimtegui e» 

Tnlancingo. 
Jausoo, Guadalajara. Dr. Sal- 

eodor Oaroiadiego, Direct, de 



la Esc. de Med. del Bst^y Dr. 
Salvador F. Aleald^ Direct, 
del Hoep. Civil de Belem. 

M6XIOO, Toluca. Dr. Juan N. 
CampoBt Preeld. del Consejo 
Superior de Salnbridad, y Dr. 
AnUmio Vilehia Barbahoea. 

MiCHOACANfMoreiia. Dr. Aure- 
lio P^rez, Direct, de la Bee. de 
Med. 7 del Hosp. Civil, y Dr. 
JulioVidegaray,PTOt.de Tera- 
p^utioa y Patologia General. 

MoBBii08,Cuemavaca. Dr. Eliae 
A. €^&meM. 

NuBVO LsdN, Monterrey. Dr. 
JeeiSta M. Gonzdlem, Director 
del Hoep. Gonzilec, y Dr. Pe- 
dro Nortega, Profeeor del Co- 
legrio Civil. 

Oaxaca, Oax. Dr. Nieoldg Va- 
rela y Alvarez y Dr, Fernando 
Sologuren. 

PuBBLA, Pueb. Dr. Angel Con- 
trerae. Prof, de Clinlca Ex- 
terna, y Dr. Bt^ael Serrano^ 
Prof, de Teraptotica y Pato- 
sljB^logia Ctoneral. 
^hcRtTABO, Qner. Dr. Manuel 
■-; Septiin y Dr. Juan B. Gutie- 
rrez. 

San Luis Potosi, S. L. P. Dr. 
Ignaein Alvarado, Prof, de U 



Patoloffia Interna de la Kso. 
de Med., y Dr. latnael Satos, 
Prof, de Patologia Externa. 

SiNALOA, Caliac^n. Dr. Ramdn 
Ponoe de Ledn. Prof, de Qni- 
mica 6 Historia Natural del 
Colegio del Bstado, y Dr. Per- 
fecto O. Buetamants. Maza- 
tl4n. 

SoNOBA. Dr. Fernando Agui' 
lar en Hermosillo y Dr. Ague* 
tin Boa en Quaymoi*. 

Tabasco, San Juan Bautista. 
Dr. Tomde G. Pellieer y Dr. 
Nieandro L. Melo. 

Tamauupas. Dr. Antonio Ma- 
tienzo en Tampico y Dr. Mi' 
guel Barragdn en Matamo- 
ros. 

Tbpic, Territorio de Tepic. Dr. 
Enrique Jurctdo y Gama y 
Dr. Fernando Gdmez Virgen. 

Vbracbus. Dr. Zacariae R. Ifo- 
lina y Dr. Alfredo Velasco, 

Yucatan, M^rida. Sr. Dr. D. 
Joaquin AoevedojJ&x-Pxoi. de 
Anatomia en la Ese. de Med. 
del Est., y Dr. Aloneo Avila^ 
l^Tof. de Clinlca Interna de la 
Esc. de Msd. del EstHdo. 

Zaoatboas. Dr.AurelioPadilla 
y Dr, Boealio J. Torree, 




TOMO III 




MEXICO. 

TiPOGRAFIA DB F, P. HOECK Y COMPASiA. 



c • 



• • • 



XQCXJ. 



> • • • 


• 




• • 


. ... . 

" • • • 


• 


• 


• • 


• • 


• « 


• 


• 


• 


 


• •• 


• • 


• • • 


• 


• 


• • • 


• ! I  • 


« 


• • • 


• • 


• • 


• 


• 


 * 


• • 


• 


•• • 


• • 


• • 


• •• 


• 


• 


• 


• • 


• • 


-•- 


^» 


• 


• • . •• 


• • 


• ^ 


• 


• • 


• •• 


• • 


• • 


• 


» * * • • 


• •• 


• * 


• 


• « 




• • 


• • 


• • 


• • -•• 


• • • 


• 


• 


• • 


• • 


• • 

••• 


• • 

• •• 


• 
• 


:...••..• 


«• • • • 


• 
••• 


• 
• 


• • 

• • 


* •« 



V' 



CRONICA MEDICA MEXICANA 



INDIOE GENERAL Y ORONOLOGICO DE LAS MATERIAS 
CONTENIDAS EN ESTE VOLUMBN. 



PAg8 



Ntim. 1. — ^^Segundo Ajiiversario.^^ — E. L. Abogado 1 

Sec. v.— Contagiosidad de la Lepra, Dr. J. de Jestis Gon- 
zalez, de Le6n, Gto 5 

Sec. VII.— Patologia General. Calor, Dr. Francisco Bulman, 

Mexico 11 

Sec. XVII. — Terap6utica. Rutinas censurables en Terap^uti- 

ca. Dr. E. L. Abogado 14 

Sec. XXVII.— Re vista de la Prensa M6dica Mexica. E. L. A. . 16 

Sec. XXVIII.— Revista de la Prensa M6dica Eztranjera. Sres. 

C. Viesca y Lobaton, Rafael Sdnchez, M. Zu- 
bieta, Andrfis Benavides y Dr. E. L. Abogado. 17 

Sec. XXX.— Bibliograffa. ^'Enfermedades del aparato diges- 
tive por el Dr. E. P. Lamicq." Dr. C. Tejeda 

Guzman 21 

'^Monografias de Clinica Quinirgica. La Histe- 
rectomisky por el Dr. R. Sudrez Gamboa." Dr. 

E. L. Abogado 23 

NOTAS 24 

Ntim. 2.— Sec V. — La depre8i6n inspiratoria supra — clavicular-Dr. 

Alonso Avila, de M6rida, Yuc 25 

Sec. VIII. — Patologia General.- El Delirio.— Di8ertaci6n por 

el Alumno de dicba clase en la E. N. de Med. 
de M6xico, J. de la Vega 

Sec. 'XI.— Frecuente Insuficiencia de la raspa uterina.— Dr. 

Porfirio Beristain,— Mexico 34 

Sec. XVII.— Terap6utica.— La quinina y «u« aalea.^El Hidro- 

ferrocianato,—Tyr, E. L. Abogado (concluirH.) 35 

Sec. XXVII.— Revista de la Prensa M6dica Mexlcana — E. L. 

Abogado 38 

Sec. XXVIII.— Revista de la Prensa M^dica Extranjera.— Sres. 

Manuel Zubieta, C. Viesca y Labat6n, Rafael 
Sanchez y E. L. A 41 



37188 



mDlCE. 

P4gs. 

Sec. XXX.— ^'Historia de la Fiebre Amarilla desarroUada en 

1898 desde Tampico hasta Monterrey; por el Dr. 

A. Oarrillo."— E. L. A 47 

NOTAS 49 

SuPLBMBNTO.— Cuadros Sin6pticos de Semei6tica por el Sr. Dr. 

Fernando Zarraga (Paginaci6n aparte, 17 4 20.) 
N6m. 3.— Sec. V.— ligeras Objeciones & las doctrinas aceptadas por 

la Academia de Medicina acerca de la Gripa. 

— ^Dr. Juan Brefia.— Zacatecas 49 

Sec . XV II .— Terap6utica.— Zki quinina y sua 8ale8.—El Hidro • 

ferrocianato. — Dr. E. L. Abogado (concluye.) 70 
Sec. XXVII.— Revista de la Prensa Mddica Mexicana. — E. L. 

Abogado 72 

Sec. J?«pecia2.— Unhermo8oyfilantr6picoproyecto.— E. L. A. y 

Carta Circular del Sr. Dr. Demetrio Mejia. . . 74 

NOTAS 80 

N6m. 4.— Sec. V. — Un caso de pariUisis del Grande Oblfcno del ojo 

izquierdo. — Dr. Jestis D. Ibarra, de Le6n, Gto..: 

Sec. XVII . — Terapdutica. — Las inhalaciones de Formaldehida 

como tratamiento de las af ecciones catarrales 
de las vfas respiratorias. — Dr. P. Berist&in. 82 
Terapdutica. — Cicutina, — ^Dr. E. L. Abogado . . 84 

Sec. XXIV. — Apuntes sobre el Chupure (Euphorbia Calycula- 

ta) Dr. Jestis Ale man, de Guanajuato 88 

Sec. XXVI. — Defensa contra la Tuberculosis. — Cona^o Supe- 
rior de Salubridad, Sr. Dr. Eduardo lic^aga, 
Mexico 90 

Sec. XXVII.— Revista de la Prensa M6dica Mexicana.— E. L. 

Abogado 96 

Sec. XXVIII. — Revista de la Prensa Mddica Extranjera. — Sres. 

C. Viesca y Lobat6n, M. Zubieta y Andres 

Benavides 99 

Necrologla. — Cuerpo Medico de Puebla. — Drs. 
Guillermo D^vila, Leonardo Cardona, Emigdio 
Garmendia, Pl&cido Dfaz Barriga y Esteban 

Lamadrid.— E. L. A 103 

NOTAS 104 

Ntim. 5. — Sec. VI.— Practuras del Crfineo. — Dos casos clinicos.— Dr. 

J. Cabello Siller, de Saltillo, Coah 105 

Sec. VII. — Patologfa General.— Lu2, por el Dr. Francisco 

Bulman, M6xico 108 

Sec. XI.— Fibroma uterino. — Histerectomia abdominal to- 
tal.— Procedimiento de Doyen.— Dr. Ricardo 
Sauri, de MMda, Yuc Ill 

Sec. XVII.— Terap^utica.— Las Rutinas en Terap^utica. Abo- 

llci6n de ciertos preparados farmac6uticos y 
de ciertos estudios en Farmacia. — Dr. Manuel 

de Esesarte, de Oaxaca 117 

Las Prescripciones M6dicas.— Dr. E. L. Abo- 
gado 119 

Sec. XXIV.— Las Prescripciones M6dicas.— Prof. J. B. Calde- 

r6n, Mexico 121 



INDICB. 

P&gs. 

Seo. XXVII.— Reviflta de la Prensa M6dica Mezicana.— £:. L. 

Abogado 123 

Sec. XXVIII.— Bevista de la Prensa M6dlca Extranjera.— Sres. 

Carlos Viesca y Lobatdn, A. Benavides y J. 

D. E 126 

NOTAS . . 128 

N6m. 0. — Sec. VII.— Patologfa General.— Los agentes pab6genos y el 

organismo. — Dr. Eduardo P. Lamicq, Mexico. 129 
Sec. XVII.— Terap6utica.— Terapeutomanla.— Dr. Carlos Te- 

jeda, Mexico 131 

Dosis Medicamentosa y Dosis Maxima. — A la 

Sociedad Farmac6atica Mexicana. — Dr. E. L. 

Abogado 133 

Sec. XIX. — La difteria en Coahuila. — Sr. C. Viesca y Loba- 

t6n, M6xico 138 

Sec. XXI. — Medicina Veterinaria. — C61icos del Caballo. — 

Prof. M. C. Arag6n, Mexico 141 

Sec. XXrV.— Farmacia.— Giro agente terap^utico.- La Estip- 

ticina.— Prof. J. Sol6rzano y A 142 

Sec. XXVII.— Revista de la Prensa M6d. Mexicana.— E L. A. 143 
Sec. XXVIII.— Revista de la Prensa M6dica Extranjera.— Sres. 

C. Viesca y Lobat6n, A. Benavides y M. Zu- 

bieta 146 

NOTAS ... . .' 162 

N6m. 7.— La Exposici6n Universal de Paris en 1900 y los Congresos 

Internacionales de Medicina. — Dr. E. L. A . . 153 
Sec. v.— El Alacr&n de las Tierras Calientes.— Dr. J. F. 

Romero, de Colima . . . .  167 

Sec. VII.— Patoiogia General.— Patogenia do la Piebre.— 

Disertaci6n leida en dicha dase por el alunmo 

de laE. N. de Med., Enrique Viesca y Lobatdn. 160 
Sec. XIX.— Higiene.— Influencia de los bosques sobre la Sa- 

lubridad Ptiblica.— Dr. Joan Brena, Zacatecas. 167 
Sec. XXVII.— Revista de la Prensa M6d. Mexicana.- E. L. A. 176 
Sec. XXVIII. — Revista de la Prensa M6dica Extranjera.— Sres. 

A. Benavides y C. Viesca y Lobat6n 179 

Vabiedades. — La Higiene en la Mdsica.— C. Viesca y Lobat6n. 180 

NoTAS 182 

N6m. 8.— Sec. VI. — Cimgia Conservadora. Tr6pano.~Gperaci6n de 

Mikuliz. — ^Dr. Aureliano Umitia, M6xico.. . . 185 
Sec. X. — T^cnica de la Embriotomfa raquidiana en la Ma- 

ternidad de Mexico. — Dr. M. Barreiro, Mexico. 189 
Sec. XVII.— Terap6utica. '^Especificos Vergonzantes," Dis- 

corso inaugural leido ante la ^* Sociedad Farma- 

c^utica Mexicana.^' — Dr. E. L. Abogado. . . . 194 
Sec. XXVI.— Breve Nota sobre las Traumaticinas y el Aci- 

do Crisofanico.— Dr. Ricardo E. Cicero, M6xico. 197 
MedicamentosNuevos — Sr. Prof. J. B. Calder6n. 202 
Sec. XXVII.— Revista de la Prensa MM. Mexicana.— E. L. A. 204 
Sec. XXVIII.— Revista de la Prensa M6dica Extranjera.— Sr. 

E. Viesca y Lobat6n 205 

NOTAS 207 



INDICB. 

P4gB. 



Ntim. 9.— Sec. VII.— Patologia General.— La reaccion /ebril.— Dr. E. 

P. Lamicq. Mexico 209 

Sec. XI.— Breves Oonsideraeiones acerca de la Laparoto- 

mfa con motivo de una operaci6n de este g6- 

nero.— Dree. Demetrio Mejla y E. L. Abogado. 1216 
Sec. XVII. — Terap6utica.— 3fedicain6nto puro (conduiri.) — 

Dr. E. L. Abogado 221 

Sec. XXII.— Accidentes s^pticos causados por la erupci6n de 

la muela del juicio.- Girajano Dentista, Dr. M. 

Garmona A., Mexico 224 

. Sec. XXVII.— Bevista de la Prensa M6dica Mexicana.— E. L. 

Abogado 226 

Sec. XXVIII.— Re vista de la Prensa M6dicaExtranjera. ... 281 

NOTAS 251 

Nlim. 10.— Sec. VI.— Un case de Artritis fongosadelarodillaizqaier- 

da curado con la resecci6n de la rodilla.— Dr. 

Jestis M. Gonz&lez, de Monterrey, N. L. . . . 233 
Sec. VI 1 .— Patologfa General .^ProfiUuna de la Sifllia por el 

alumno de dicha clase en la E. N. de Med., Sr. 

Francisco Canseco 236 

Sec. XVII.— Terap6atica.— Tratamiento eficaz de la Viraela 

—Dr. F. G6mez Virgen, de Tepic 240 

Sec. XXVII.— Bevista de la Prensa M6d. Mexicana.— E. L. A. 247 
Sec. XXVIII.— Bevista de la Prensa Mddica Extranjera.— Dr. 

A. Benavides y Sr. Garlos Viesca y Lobat6n. . 248 
Variedades.— Formaldehida.— Traducci6ndelSr. G. Viesca yL. ^252 

NoTAS 255 

Nlim. 11. — Sec. V. — Un caso de Nefritis Aguda post-partum, compU- 

caido de uremia y perinifritia, completamente 

curado — Dr. Pr68pero Herrera, de La Piedad 

Michoac4n 257 

Sec. VI.— Girugfa Gonservadora.— Operaci6n de Mlckuliz. 

— Tr6pano.— Dr. Aureliano Urrutia, Mdxico.. . 261 
Sec. VII.— Patologla General.— Importancia de los tiltimos 

descubrimientos bacteriol6gicos en relaoi6n con 

las enferraedades evitables, por el alumno de 

la E. N. de Med., Sr. F. Gcaranza. (concluiri..) 263 
Sec. XVII. — Terap6utica. — Medicamento puro (conoluye).— 

Dr. E. L. Abogado 266 

Sec. XXII.— Flegm6n Sub-orbitario causado por periostitis 

alveolo-dentaria. — Dr. M. Carmona A., Mexico. 269 
Spc. XXIV.— La *^Oota,^^ como entidad cuantitativa y forma 

farmac6utica.— Prof . E. G. Puente, Mexico . . 270 
Sec. XXVII.— Bevista de la Prensa M6d. Mexicana.— E. L. A. 272 
Sec. XXVIII.— Bevista de la Prensa M6dica Extranjera. - Dres. 

G. Viesca y Lobat6n y Andres Benavides y Sr. 

Everardo Landa 275 

Necrolog{a.—E\ Sr. Dr. D. Bafael Lavista y el Sr. 

Dr. D. Mariano Herrera, de Durango 279 

NoTAS 280 

Nlim. 12. — Sec. VII.— Patologfa General. — Importancia de los tiltimos 

descubrimientos bacteriol6gicos en relaci6n con 



INDICE. 

PAgs. 

las enfermedades evitables, por el alumno de 

la £. N. de Med., Sr. F. Ocaranza (conduye.) 281 
Sbc. XVII. — ^Terap6atica. — Afiejas rutlnas y nuevos nori- 

zontes. — ^Dr. E. L. Abogado 285 

Seo. XIX.— Hi^ene Ptiblica.— El lavado y barrido de las ca- 

lles 4 la luz de la hi^ene.— Dr. Guillermo Se- 

nisBon, Mexico 288 

Sec. XXII.— Doscientas cincuenta aplicaciones del Bromuro 

de Etilo para operadones bucales.— Dr. Ricar- 
do Figueroa, Oirujano Deutista, Mexico ... 291 
El Bromuro de Etilo en Cirugla Dental.— Dr. M. 
Carmona A., Girajano Dentista, Mdxico. . . . 292 
Sec. XXVII.— Revista de la Prensa M6d. Mexicana.— E. L. A. 294 
Sec. XXVIII.— Revista de la Prensa M6d. Extranjera.— Dr. An- 
dres Benavides y Sr. Enrique Viesca y Lobat6n 296 
Sec. XXX.— Bibliografla.— '^Tratado prictico de Medicina y 

Cirugfa Modernas por el Sr. Luis Marco, de 

Madrid."— Dr. C. Viesca yLobat6n 299 

'*Tratado t6orico-pr§,ctico de Farmacia por el 

Dr. J. B 301 

Miranda, de Santiago de Chile, Ohile."— Prof. 

J. B. Calder6n ' 302 

Necrologia — El. Sr. Dr. Mariano Herreray Jaime, 

de Durango 303 

NOTAS 304 



CRONICA MEDICA MEXICANA 



INDIOE POR SECCIONES. 

Sec. v.— Patologia interna y Clinica 6, 25, 49, 81, 167 y 267 

VI.— Patologia quirlirgica y Clinica 105, 185 233, y 261 

VII.— Patologia general. . . 11, 29, 108, 129, IGO, 209, 236, 263 y 281 

X. — Obstetricia 189 

XI.— Ginecologia 34, 111, 216 

XVII.— Terapfiutica. 14, 35,70,82, 84. 117, 119,133, 194,221, 240,266 y 281 

,XIX.— HigienePrivadayPdblica 138, 167 y 288 

XXI.— Medicina Veterinaria 141 

„ XXII.— Patologia y Cirugla Dental 24, 269, 291 y 292 

„ XXIV.— Quimica y Farmacia 88, 121, 197, 202 y 270 

XXVI.— Secci&n oficial 90 

XXVII.— Revista de la Prensa M6dica Mexicana . . 15, 38, 72, 96, 

123, 143, 176, 204, 226, 247 y 294 

„ XXVIII.— Revista de la Prensa M^dica Extranjera . 17, 41, 99, 126 

146,179,205,231,248,275 y 296 

,. XXIX.— Variedades.— Notas. .24, 48, 80, 104, 128, 152, 153, 180, 182 

207,231.252,256,280 . . y 304 

„ XXX.— BibUografia 21, 23, 472, 99 y 301 

„ EspeciaL — 74 

Necrologia 103, 2<r9 y 303 

Suplemento, — Cuadroa de Semei6tica 17 H 20 



INDICB. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 



INDICE ALFABETICO POR AUTORES. 

PAgs. 

Dr. Abogado E, L, — Segundo Aniversario — Introducci6n 1 

n „ „ „ — Rutinas censurables en Terap^utica 14 

I, „ „ „ — Revlsta de la Prensa M6dica Mexicana 15 

,. „ ,1 „ —Revista de la Prensa M6dica Extiranjera .... 17 
„ „ „ ,, — Bibliografla^'Monograffas deClinlca Quinirgica. — 

La Histerectomia por el Dr. R. Su&rez Gamboa. 23 
„ ,, ,. „ — Terap^utica. — La Quinina y sus sales.— £71 Hidrofe' 

rrocianato, 86 y 70 

„ „ M „ — Revlsta de la Prensa M6dica Mexicana 38 

„ „ „ ,. — Revista de la Prensa M^dica Extranjera 41 

,, „ „ n —Revista de la Prensa M6dica Mexicana 72 

„ „ „ ,, — Un hermoso y filantr6pico proyecto 74 

„ ,, ,, „ — Terap^utica.— La, Oicutin& . 84 

„ „ „ „ —Revista de la Prensa M6dica Mexicana 96 

Necbolooia. (Caerpo M6dico de Puebla) Drs. G. 

Davila, L. Cardona, E. Garmendia, P. Dfaz Barriga 

y Esteban Lamadrid 103 

,, „ „ ;, — Terapiutica. — Las Prescripciones M6dicas 119 

„ „ „ „ —Revista de la Prensa M6dica Mexicana 123 

„ ,. „ ,, — TerapSutica. — Dosis Medicamentosas y Dosis Max! 

ma. A la Sociedad Farmac^utlca Mexicana ... 133 

„ „ „ „ —Revista de la Prensa M6dica Mexicana 143 

}, „ „ ,, —La Exposici6n Universal en Paris y los Oongresos 

Intemacionales de Medicina 153 

„ „ „ „ —Revista de la Prensa M6dica Mexicana 176 

„ „ „ ,, — Terap^tica.—Especfficos Vergonzantes. Dlscnrso 

inaugural leido ante la ''Sociedad Farmac6utfoa 

Mexicana" 194 

„ „ „ „ — Revista de la Prensa M6dica Mexicana 204 

„ „ „ „ — Carta al Sr. Prof. Dr. Demetrio Mejfa con motivo 

de una laparotomfa .1 216 

,, ,, ,, „ —Terap^uttca— Medicament© Puro 221 y 266 

„ ,. ,, „ — Revista de la Prensa M6dica Mexicana 226 

„ „ „ „ — Revista de la Prensa M6dica Mexicana 247 

,. „ ,, „ — Revista de la Prensa M6dica Mexicana 272 

„ „ „ —Necroloqia— El Sr. Dr. D. Rafael Lavista . . . . 279 
,, ,, „ ,, — Terap^tica, — Afiejas rutinas y nuevos horizontes 285 

,, ,, ,, „ — Revista de la Prensa M6dica Mexicana 

., „ , , ,, — Necboloqia. — El Sr. Dr. Mariano Herrera y Jaime, 

de Durango 303 

,, „ „ „ — Notas. 24, 48, 80, 104, 128, 152, 182, 207, 231, 255, 280 y 303 



INDICB. 

PAgs. 

Dr. Alemdn Jesds, — Apuntes sobre el Chupire (Euphorbia Oalycnlata) 

(Guanajuato) 88 

Prof. Arag6n Manuel O.—Medicina Veterinaria, C61ico8 del Gaballo. 

(Mexico) 141 

Dr, Avila ^2on«o.~LaDepre8i6nin8piratoria supra -clavicular y su uti- 

lidad para el diagn6stico precoz en la tuberculosis 

pulmonar. (M6rida, Yuc.) 25 

,, Barreiro Manuel, — T6cnica de la Embriotomla raquidiana en la 

Matemidadde Mexico. (Mexico) 189 

„ Benavidea Andris, — Beyista de la Prensa M6dica Extaranjera (Me- 
xico) 17, 99, 126, 146, 179, 248, 276 y 296 

,, Beristdin Porflrio. — Frecuente insuficiencia de la raspa uterina . 34 
„ „ „ Las inhalaciones de Formaldehida como tra- 

tamiento de las afecciones de las vias respi- 

ratorias. (Mexico) 82 

„ Brena Juan.— Ligeras objeciones & las doctrinas aceptadas por la 

Academia de Medicina acerca de la Gripa. (Zaca- 

tecas) 49 

„ „ „ Influenda de los bosques sobre la salubridad p^bli- 

ca. (Zaoatecas) 167 

„ BuZmanFranct^co.— Patologia General.— Calor. (Mexico). ... 11 

id. id. —Imz. (Mexico) 108 

,, CabeUo Siller J. — Fracturas del cr&neo.— Dos casos dlnicos. (Sal- 

tilloCoah.) 105 

Pro/. Calderon Juan B.— Las prescripciones m6dicas. (Mexico) .... 121 
„ „ ,, Los Medicamentos nuevos. (Mexico) .... 202 

„ „ „ Bibliografia. Tratadote6rico-prdcticodeFar- 

macia por el Dr. J. B. Miranda de Santiago 

de Chile. (Chile) 301 

Sr. Canseco fVanci«co.— Patologfa General —Profilaxia de la Sifilis . . 236 
Dr. Carmona Manuel A,^ Dentiata. — Accidentes sdpticos causados por 

erupci6n de la muela del Juicio. (Si^xico) 224 
„ ,, „ „ Flegm6n sub-orbitario causado por periosti- 
tis alveolo-dentaria 269 

„ „ „ ,. El Bromuro de Etilo en Cirugfa dental . . . .229 

Dr. Cicero Ricardo E. — Breve nota sobre las traumaticinas y el Acido 

Crisofanico. Bectiflcaci6n de un error de la 

Farmacopea Mexicana. (M6xico) 197 

„ Duque de Estrada /.— Revista de la prensa M6dica Extranjera . . 126 
„ Esesarte Manuel de.— Abolici6n de ciertos preparados farmac^uti- 

cos y de ciertos estudios en Farmacia. (Oa- 

xaca) 117 

„ Figueroa Bicardo.— Doscientas cincuenta aplicaciones del Bromuro 

de Etilo paraoperaciones bucales (Mexico) . 291 
„ Qomez Virgen l^emando.— Tratamiento eficaz de la Viruela. (Topic) 240 

„ GoTizdles Jbs^de/.— Contagiosidadde la Lepra. (Le6n,Gto.) . . . 1 
„ Oomalez J. de JesUa.—lJn case de Artritis fungosa de la rodilla 

(tumor bianco) curado con la resecci6n 
de la rodilla. (Monterrey, N. L.) . ... 233 
, , Herrera PrSspero. — Un'caso de Kefritis aguda post-partum compli- 

cado de uremia yperinefritis, completamente 
curado. (La Piedad, Mich.) 257 



INDICB. 

P4gB. 



Dr. Ibarra JesUs D.— Un caso de par&lisis del grande oblicuo del ojo 

izquierdo (Le6n, Qto.) HI 

„ Lamuiq Eduardo P.— Los Agentes pat6geno8 y el organismo ... 129 

19 I, ,, „ La reacci6n febril. (Mexico) 209 

8r, Landa Everardo.—'ReYiBtA de la Prensa M6dica Eztranjera .... 276 
Dr, Lic6aga Eduardo.^Consejo de 8altibridad.—l>etenB& contra la tu- 
berculosis. (Mexico) 90 

„ Mejta DemetrU),— Carta Circular. Invitaci6n 4 todos los Medicos de 

la Reptiblica para formar una obra con los ca- 
BOB excepcionales en Medicina, Cimgfa y Obs- 

tetricia. (M6xico) 74 

n n n Breves consideraciones acerca de la Laparoto- 

mia con motivo d^ una operaci6n de este g6- 

nero 216 

8r. Ocaranza Francisco. — Patolog^ General. Importancia de los (Uti- 

descubrimientos bacteriol6gicos en relaci6n 
con las enfermedades evitables. (E. de 

Med., Mexico) 263 y 281 

Prof. Puente Enrique G.— La ^^Oota^^^ como entidad cuantitava y forma 

farmac6utica. (Mexico) 270 

Dr. Romero J. F.—E\ Alacrdn de las Tierras Calientes. (Colima) ... 157 
8r. Sdnchez Aa/aef.— -Revista de la Prensa M6dica Extranjera. 17 . . y 41 
Dr. Sauri Aicardo.— Fibroma uterino. Histerectomfa abdominal totaL 

Procedimiento Doyen. (Mdrida, Yuc. ) Ill 

„ Senisaon GuUlermo. — El lavado y barrido de las calles & la luz de la 

Higiene. (Mexico) 288 

Prof. 8ol6rzano A. Francisco. — Otro Agente terap6utico. La Estiptici' 

na. (Mexico) 142 

Dr. Tejeda Guzmdn Carlos.— Bibliograf fa. * ^Enfermedades del Aparato 

digestivo por el Dr. E. P. Lamicq. (Me- 
xico) 21 

19 ,9 „ „ Terap^ufica. Terapeutomanf a. (M6xico) . 131 

99 rTrrutia ^ureltano.—Cirugf a Conservadora. Operaci6n de Miknliz. 

Tr^pano. (Mexico) 185 y 261 

St. Vega JoaS de la.—Patologia Oeneral El Delirio. (E. de Med. Me- 
xico) 29 

Dr. Viesca y Lobaton Carlos.— Revista de la Prensa M6dica Extranjera 

17, 41, 99, 126, 146, 179, 205, 248. . . . y 275 
La Difteria en Coahuila. (Mexico) ... 138 
La Higiene de la Mtisica, Trad. (M6xico) 181 
La Formaldehida, Traducci6n. (Mexico) 252 
Bibliograf f a. Tratado prdctico de Medici- 
na yCirugfa Modemas, por el Dr. Luis 

Marco. (Madrid) 302 

Sr. Viesca y Lobat&n Enrique.^P&tologia, General. Patogenia de la Pie- 

bre. (E. de Med. M6xico) 160 

Kevista de la Prensa M^dica Extranje- 
ra, 250 y 296 

Dr. Zdrraga 1^'ernando.— Cuadro8Sin6pticos de Semei6tica— Suplenfen- 

to de la Cr6nica.— Paginaci6n aparte. 17 & 20 
8r. ZuMeta 3fanu€l.— Revista de la Prensa M6dica Extranjera. 17, 41, 

99 y 146 



CRONICA MfiDICA MEXICANA 



•  • 



SEGUNDO ANIVERSARIO 



Con singular felicidad, ddnda d la acogida undnimemente afectuosa 
que d gremio medico naciondl ha dispensado d la ''Cb6nica Mi^ica Me- 
xicana/' hemo8 logrado terminar el segundo tomo de esta publicaci&n, 

Emprendida con muy escasos elementoa, sin subvencidn ni ayvda, con-- 
tando s6lo con los vivisimos deseos que nos animan para contribuir am 
nuestras pobres energias cd progreso de la medicina patria, y apoyados 
en la esperanza de que nuestros lectores, amigos y colaboradores d la vez, 
secundarlan nuestra iniciativa (humilde por su origen, pero levantada 
y meritoria por sus fines), nuestra tarea era dificil, osada quizds, y en 
el cxmcepto de muchos irredlizable. 

El entusiasmo y la perseverancia en la aspiraddn d un ideal ylaro- 
busta creencia de que esta labor colectiva, ya encarrUada, redundard en 
bien com/An, son los mdviUs que, despu^ de una violenta crisis, nos han 
impelido d contintiar la lu^Iia, hasta ver si logramos dotar d nv£stro 
pais de un periddico que sintetice el exuberante desarroUo de las ciencias 
m4dicas en Mixico. 

Nunca colmando nvsstros deseos, pero si comprobando el empeflo de 
cumplir al pie de la letra elprograma que norma la marcha de la «Cr6- 
NiCA^> hemos logrado recUizar hasta hoy uno de los propdsitos de estapu- 
blicaci&n: desde su primera hasta su HUima hoja, todo cuanto en eUa se 
encuentra es inidito^ original y de facultativos mexicanos. Hemos am- 
tado con material suftdente para lienor las pdginas de nuestra pvbli- 
cacidnj dpesar del tipo condensado de letra que se ha elegido; y esto de- 
muestra que sdlo faltaba una via de scdida con determinadas condiciones. 



II 

para encauzar el torrente de ideas y de experiencia dinica que atesora 
personal y colectivamente el respetable gremio mMico mexicano. 

Despertar el estimvlo en el seno de iste^ combaUr la a^eja costumbre 
del facultativo mexicano que por lo convAn trabaja demasiado, estudia 
mucho y mucho observa, pero trasmite poco y escribe menos^ y aseffurar- 
nos la colaboraci&n y la adhesidn d nuestro programa de la gran mayo- 
ria de los mMicos esparcidos^enrioda la JReptiblica, ha constituido la par- 
te mdxima de nuestra labor durante el presente aflo, La'abundante y sos- 
tenida correspondeTicia qvs para eUo ha sido necesaria y las multiples 
atenciones qtie requiere una publicacidn de esta indole, han Tiecho qtie no 
hayamos podido realizar el deseo expresado hace un aflo en eZ artidUo 
inaugural del 2^ tomo, A pesar de la actividad desplegada no hemos po- 
dido visitar^ sin exc£PCi6n, todos los puntos del pais en que resida un 
mMico mexicano; pero tenemos la certidumbre de alcanzar estepropdsi- 
to en el transcurso de este nuestro tercer aflo de vidaperiodistica,porque 
es ya muy corto relativamente el camino que fcUta recorrer, 

Serias diflcultades han surgido d nuestro paso, graves 6 inemtables tro- 
piezos para una publicacidn que soflandocan Jwrizontes amplisim/os^ dis- 
pone sdlo de escasos elementos para abarcarlos. Apesardesu violento des- 
arroUo, M&cico, por ser un pais tan joven, excepcionalmente logra ver 
empresas Uevadas d buen fin por sdlo la iniciativa individual y sin el 
cxisi obligado concurso del elemento oflcicU, La «Cr6nica Mj&dioa Mbxi- 
CANA» ha querido nacer^ levantarse y vivir patentizando la plausible vi- 
talidad de que ya disfruta el gremio mMico nadonal, 

Ben4vola acogida logrd desde luego la iniciativa^ y el pensamiento ge- 
nerador de esta pvblicad&n en todos los Estados de la Repiiblica ha ms- 
recido cariflosa aprobacidn, Pero los medios indispensables para la pro- 
secucidn de nuestra obra no han llegado al limite que ankeldbamos para 
realizar nuestra^ esperanzas, 

Este periddico debia haberse sv,spendido al terminal el tomo anterior, 
en espera de mejores elementos que asegurasen no sdlo su sostenimiento, 
sino su progreso y vigorosa prosperidad, Pero tan afectuosas frases de 
estimulo han venido d demostrarjios qv^ nos hdllamos en buena via, que 
can el m^Umo ardimiento y robusta energia proseguimos nuestras labo- 
res, esperando que llegue la ^poca sofladapara la «Cr6nica MiiDiCA Me- 
xicana;» esta 4poca bonancible y de apogeo llegard cvafido, encerrando 



Ill 

el fruto del estudio yprdctica de la mayoria, si node la totalidad de nues- 
tros mMicoSy sea la publicacidn verdaderamente nacianal en que pueda 
estimarse el movimiento y progreso en Mexico de esta hermosa y fecunda 
rama de los conocimientos humanos, 

Cuando nnsstras d4biles ftierzas y aptitudes no nos permitan conti- 
nuar al f rente de unperiddico en cuyo hermoso porvenir conflamos, con 
gusto lo entregaremos d pilotos de mayor competencia^ remunerdndose 
con creces el trabajo y los sacriflcios JiechoSj con la satisfaccidn gratisima 
de haber iniciado una dbra MU d nitestros canciudadanos^ y deprestigio 
para la Patria amada en que se mecid nuestra cuna. 

Db. E. L. Abogado. 



TOHO III. 



MEXICO, Julio 1® db 1809. 



Nl^M. 1. 



GRONIGfl MEDIGfl MEXIGM 



REVI8TA DE MEDICINA, CIRUQIA Y TERAPEUTICA 

(EtFIOIAiMHrrE ALCAtMOOTEflAnA Y UROTERAPIA) 

ORQANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO 



DIRECTOR V EDITOR 

^W. eNfflOUe L. ftBOGftDO 

MinwRO oomupoNOiCNTc DC LA 80CIETE 0B8TETRICALE DE FRANCE, PARIS." 
UKRKS DK RKDAOOION: 



Dr. BArreiro, Kanoel.— Jefe de CUnioft de 

ObttetrieU de U IB. N. de Med. 
Dr. Doqne de Bstrndav Jaan.^Sx-Jefe 

de GUnioi de Obetetrioia de 1a S. N. de Med. 
Dr. K«t|to Demeirlo.— Profesor de CUnioa 

Inteni* (8er. a&o) de 1a S. N. de Med. 
Dr. T^eda CsrIo».~Pxof. de CUniea Influi- 

tadelAB-N.deMed. 



Dr. TAaqoes CMmes, Frsnelseo.— Pro- 

fesoT de Pfttol. Extenift de la B. K. de Med. 
Dr. 3MrnifA, Fernando.— Profeeor a^Jan- 

to de ObetotriciA de 1a E. K. de Med. 
Prof. Alfonso Herrera.— 8eooi6n de Qui- 

micA, FannAOiA 6 HIstoriA NAtanU. 
Prof. Kannel O. Arac4^n. — Seodtfn de 

MedloinA VetoriDAilA. 



SUMARIO. 

SiouNDo Ahxysuiabio. Dr. E. L. AbogAdo.—SBOcioR V.-'GontAgiosidAd de la lem, Dr. Jo- 
b4 de J. Qonz&lez. de Le<5n ((Ho).— Seogion YII.— PAtologiA QenerAl. Color, Dr. F. Bol- 
mAn (Mexico).— Sbogior XYII.— TerAptotioA. BniiiiAS oeiunirAbles en Terap^utica^ Dr. 
E. L. Abog Ado.— Siooiow XXYII.— BevistA de 1a Prenn MMioA MexioAOA, E. L. A.— 
Siodoir XXVni.— BeviBtA de 1a PrensA M^dioA ExtrAnJerA, Sres. 0. YiescA y LobAtdn, 
BAf Ael Sinohez, M. ZnbietA. Andr^ BenAvidee y E.- L. AbogAdo.— Sbooion XXX.— JK- 
|bUcwra/ia. ''EofermedAdeedel AjpATAto digestiTO por el Dr. B. P. LAmioq." Dr. 0. Teje- 
dA Giimi4n.->"MonogrAf iA8 de GlfnioA quirdigicA por el Dr. B. SnArez GhunboA.'* Dr. E. 
L. Abogado.— NoTAS. 

BuFLBMENTO.— CJoAdros sixuSptiooB de 8eimei6tUia por el Dr. Fenuuido ZAmgA (M^xioo). 

SECCION V 



CONTAGIOSIDAD DE LA LEPRA 



For verdadera desgracia para la lugiene ptiblicay atin no han Uega- 
do los observadores & ponerse de acuerdo sobre si la lepra, esa terri- 
ble enfermedad cayo estudio tanto nos interesa por existir en nuestro 
pais, sigue especialmente para transmitirse la via hereditaria 6 miA 
bien el camino del contagio. 

La 6nica manera de resolver el problema es el cuTdadoso an^sis de 
los hechos, ciertamente dificil & veces, pero el tinico hilo seguro que pue- 
de guiamos en ese intrincado dfidalo. 

En un trabajo anterior ^ ya intentamos este an^sis, por medio del 



1 Joe6 de JeBAs Gonsiles. OontribuciAn lU tttudSo de la Ug^ra en Ukneo. Teeit inAogurAl.— El 
minno en 1a "KeTiatAde AnAtomiA PAtol6gioa y Glinioas." Tomo II, ndmeros 5 y 0, afio 1897.— 



6 ORONIOA MBDICA MBXICANA 

cual llegamod & la concltisidn de que muchos casos, aparentemente he- 
reditariosy pneden considerarae como resultado de un contagio, y mu- 
chos enfermos, en qaienes es imposible encontrar huellas de contagio 
ni herencia, vieron estallar su enfermedad en localidades en donde el 
horrible mal es end^mico. 

Poseyendo nuevas observaeiones que confirman nuestra opinidn con- 
tagionista, vamos tf exponerlas en pocas lineas, segnros como estamos 
de que la aglomeracidn de hechos Uegarl^ i, producir en todos los Uni- 
mos la conviccidn de la contagiosOad de la lepraj y de esa conviccidn 
redundartfn medidas profil^ticas adecuadas & impedir el desarrollo de 
tan terrible enfermedad^ verdadero azote de los pueblos que la Uevan 
como un castigo. 

De los numerosos hechos que to tenido oportunidad de observar 
(puesto qiie en esta dudad la lepra es endemica), voy & entresacar los 
m^ comprobantesy pues que trat&dose de hechos positives suplen con 
su elocuenda la peqnenez del ntoiero. 

No me extender^ en la historia de cada enfermo, porque haria in- 
terminable este artfculo; debo decir tan sdlo que en todos he tenido 
especial esmero en buscar cada uno de los dates que hicieran precise 
el diagntfstico. 

Senalare primero una familia compuesta del padre, la madre y dos 
hijos varones que nacieron cuando los padres estaban sanos. Comienza 
el padre, sin motive aparente, & presentar sintomas de lepra: manchas, 
hiperemias intensas de las orejas, pequenas nudosidades en la piel y 
poeo tf poco la enfermedad tomtf todo el carlUster de una lepra tuber- 
culosa. Su hijo mayor, que lo acompanaba en su vida vagabunda de 
arriero y que per lo mismo estaba en fntimo contacto con el, usando 
sus mismos utensilios de mesa, durmiendo en el mismo lecho, perma- 
necitf sano durante cuatro aiios de la enfermedad del padre; pero luego 
empeztf tf sentirse invadido por el mismo mal, que pronto tom6 grande 
incremento, y mutilado, y llagado, y ciego por el desarrollo de leu- 
comas comeanos, y sordo por la invasion lepromatosa del oldo, lo vi 
morir en una humUde choza algunos aiios despufis que el padre habia 
bajado al sepulcro. Pero habia dejado la semilla: su hermano menor 
presentaba ya todo el cuadro de la lepra tuberculosa, con las grandes 
infiltraciones lepromatosas que en mi trabajo aludido he bautizado con 
el nombre de leproma escUrodArmicOy y la madre (llamo la atencidn so- 
bre esto), la madre ofrecia todos los sintomas de la lepra manchada, 
con su cartfcter patognomdnico: la disociacidn siringomielica de la sen- 
sibilidad en los lugares en que existfan 6 habfan existido las manchas. 

Presume que los partidarios de la herencia verto en los hechos.an- 



CROKIOA MBDIGA MSZIOANA 7 

teriores prDebas en su favor; pero les har^ notar que el padre adquirid 
la enfermedad de$pu6s del tMcimiento de los do6 hijoci, es decir^ cuando la 
herencia era imposible; pues qae esta se transmite por medio del zoos- 
pcrmaj y ^ste no podfa aer vehicnlo de ana enfermedad qne no ezistfa. 

;Y la madre! 4c6mo adquirid la enfermedad, ella qne fd€ la til- 

tima qne recibid el azote, puesto qne apenas cnenta tres anos de enfer- 
medad? Es impoBible invocar en este case otro medio de propagaddn 
que no sea el contagio. 

Al lado de esta bistoria viene otra mlUi conclnyente: se trata de dos 
ancianos, marido y mnjer; los dos pasaron con salnd la madares de la 
vida; tuvieron hijos y €sto8 se encnentran sanos. Haoe algunos aiios 
la esposa nota que aparecen manchas rojizas en sn cnerpo, ardorosas 
al principio, de dnracidn variable y terminando ya por descamacidn, 
ya por nlceracidn, ya convirtiSndose en buiaspen^oideSy pero quedan- 
do representadas siempre por una mancha sin pigmento y con los ca- 
racteres anestesieos senalados: analgesia y termoauestesiay conservl^n- 
dose la sensibilidad al contacto. Es, como se ve, el cuadro de la lepra 
manchada; pues bien, el espoBO| sano toda la vida, sin aniecedentes de 
ningnnaespecie, presentaya, uno por uno, todos los ankeriores sintomas. 
En este case no puede verse, aun por los espiritus mito apasionados 
en favor de la berenda, otra cosa que el contagio bien marcado, sin 
sospecha siquiera de otra via de transmisidn. 

Despues de estos, viene otro case que babla muy alto tf las perso- 
nas (y todo medico es una de ellas) que tienen el debec de vigilar por 
la salubridad pliblica. 

La observacidn se refiere tf un peluquero. El pobre bombre no pre- 
senta ningHn antecedente que hiciera temer en A la explosion de la le- 
- pra; pero las obligaciones de su oficio lo ponen en la necesidad de pres- 
tar sns servicios & un lazarino; lo rasura por alglin tiempo; ignorante 
del peligro que corre, muchas veces hace use, en su propia persona, de 
los utensilios: toallas, navajas, etc., que le sirvieran para su diente. El 
mal no se hace esperar mucho tiempo: & los dos anos ya empezd & sen- 
tirse invadido por la cruel enfermedad, que actualmente ba dado & su 
fisonomfa el aspecto que los antiguos denominaban leonino, 

Y para que la lista de los bechos sea mite y mite demostrativa, agre- 
gare el siguiente que se refiere tf una desgraciada domestica que hace 
tiempo presta sus servicios de lavandera en la casa de un leproso, en 
donde me ha side imposible verificar el aislamiento, siquiera el mSs 
rudimentario. Todos los hijos del efrfermo estdn sanoSy mientras la des- 
venturada sirviente presenta ya, sobre todo en la mano derecha, uno 
que otro tuMrcuh dermoide aislado. 



8 CRONICA MBDIOA MAXICAKA 

For sapuesto que las anteriores observadones se refieren & peraonas 
carentes de toda inflaencia hereditaria, 7 por lo miBmo tienen grandf- 
sima elocaencia. 

No 8e me oculta qae existen incontables familias^ sobre todo en el 
Estado de Jalisco, trisiemente privilegiado en ese sentido, en las caa- 
les de generacidn en generacidn se presenta el crael lazarino en va- 
ries de sus individuos. Son estos bechos los qne ban servido para apo- 
yar 7 mantener en pie la teoria hereditaria, etema rival de la teorfa 
contagionista. Pero 70 creo que los observadores se ban dejado des- 
lumbrar fiicilmente, 7 sin an^sis detenido ban colocado en las filas de 
los herederos, enfermos en quienes el contagio era el finico responsa- 
ble. Hace tiempo que esto7 convenddo de esta verdad, pues siempre 
he tenido el cuidado de buscar en esas familias el verdadero vehfculo 
de la enfermedad, 7 para no senalar una por una la bistoria de todaa 
ellaS| porque serfa mu7 difuso, V07 & condensar en pocas palabras el 
resultado de mis investigaciones, agregando & cada conclusidn an pe- 
queno comentario. 

1? Casi en todas las familias se observa que el padre 6 la madre ad- 
quirieron la enfermedad desptiSs del nacimiento de sus hijoS| ea decir, 
cuando era imposibk la trasmisidn hereditaria, como todo el mundo lo 
comprende. Sin embargo, algano de los hijos resulta herido por el tnal 
de San Ldaaro; lo observa algfin medico, 7 al investigar sus antece- 
dentes sabe que uno de los ascendientes estuvo enfermo, 7 sin mito an£- 
lisis ni escrtipulo califica el mal de hereditariOj cuando si se detuviera 
un poco 7 se convenciera que la enfermedad del padre era posterior al 
nacimiento del hijo, no se atreverfa & snbscribirse tan fficilmente & la 
herencia. 

2? No es nada frecnente ver la lepra seguir un orden hereditario 
regular: 7a directo, 7a tftavico, 7a colateral; por el contrario, ha7 una 
irregularidad absoluta: & menudo los enfermos nos cuentan, al interro- 
garles acerca de la enfermedad en sus ascendientes, que no la hubo en 
BUS parientes pr6ximos; pero que uno en tercero 6 cuarto grade cola- 
tend la padecid. Yuelvo & insistir: jesto es suficiente para que una en- 
fermedad se califique de hereditaria? 

3? Ninguno de Jos Uprosos que he observado^ en las familias ataca- 
das, ha nacido con $u enfermedadj ni aun aqueUos tnismos cuyos pa- 
dres ya padedan la kpra. Por el contrario, la ^dquirieron en la edad 
adulta, eoccepcionalmente en la ninez, nunca antes de los 9 £ 10 anos. 
4N0 quiere decir esto que ha side precise, despu^ dtl t^aeimiento y no 
anteSj recibir el germen de la lepra, el badlo de Hansen, venido de 
aquellas personas de la familia que Uevan el malt 



CROKICA MBOICA MEXICANA 9 

4? La lepra se ha manifestado principalmente en aquellas personas 
que tienen m^ iotimidad^ mayor contacto con el pariente enfermo. No 
resisto la tentacidn de relatar aqui el caso siguiente: una persona tie- 
ne varies hijos antes de estar enferma y despttSs dos; pues bien, sola- 
mente uno de los anteriores 6 la enfermedad del padre es atacado por 
la lepra ym'n^no de los dos posteriores la padece. Y digno es de no- 
tarse que el hijo enfermo era el predilecto del padre, que tenia mito 
intimidad con el que cualquiera de sus hermanos, hasta compartirle su 
lecho. No necesita esta historia comentario alguno. "^ 

Las anteriores conclusiones, deducidas de la m&s justa apreciaci6n 
de los hechosy creo que tienen tanto valor demostrativo como las his- 
torias referidas al principio de contagio pure. 

Se podrfa preguntar: 4 por que, pues, la lepra es mite frecuente en 
algunas familias, de tal mode que por largo tiempo se ven miembros 
de ellas atacados de la enfermedad t La respuesta es obvia: porque en 
esas familias es m^ f£U;il el contagio; porque las relaciones domesticas 
necesariamente estrechas, multiplican los medios de que ^ste se efec- 
tue : he visto & los hijos de un leproso comer en el mismo servicio de 
mesa del enfermo, y no me sorprenderia, & la verdad, que alguno de 
ellos viniera & padecer m^ tarde el mismo mal. 

Puede decirse, sin embargo, que los hijos de un lazarino (se entiende 
que lo este antes del nacimiento de ellos) tienen mayor receptividad fAVfi 
la lepra, pues no es raro observar que el contagio persigue & los des- 
cendientes del enfermo m&s bien que & otras personas igualmente ex- 
puestas. 

Hay un nfimero considerable de enfermos que no presentan antece- 
dentes de familia, ni se puede descubrir en ellos el hilo del contagio; 
pero repetire aqu! la observaci6n que habia hecho ya en mi trabajo so- 
bre lepra: que todos esos enfermos habitan lugares donde la lepra es 
endemica, es decir, donde hay enfermos con quienes las relaciones so* 
ciales los pusieron en contacto indirecto. 

Ninguna persond ha adquirido la lepra fuera de las zonas de ende- 
mia, sin haberlas visitado jamlKs y sin haber tenido oportunidad de con- 
tagio directo. 

No quiero dejar sin referir la historia de una familia que indudable- 
mente aclara la cuestidn que venimos ventilando : la contagiosidad de 
la lepra. Es el hecho que una persona tiene dos ties lazarinos, en uno 
de los cuales es marcadisimo el contagio; casa esa persona y tiene va- 
ries hijos, troncos 6, su vez de otras familias en las cuales existen ya 
nietos; pues bien, cada una de las familias que siguieron viviendo en 
la localidad y que no esquivaron la intimidad con los enfermos ha dado, 



10 OROKICA MBDICA MSXIGANA 

y sigae dando contingente & la lepra; mientras que ninguna de las que 
fueron tf habitar otros Ingares ha tenido que lamentar la enfermedad 
en alguno de sua miembros. 

Todos lo^ anteriores son hechos capaces de arrastrar la conviccidn, 
por lo menos as! lo espero, pues de ella rednndardn medidas ben^ficas 
para la sociedad^ amagada ahora con la punible libertad en que se deja 
& los pobres leprosos que circulan por calles 7 plazas, que frecuentan 
los paseos pfiblicos, que concurren i, temples y teatros, 7 lo que es 

mite. que sin ninguna restriccidn (lo he visto) se les permite la 

entrada & banos ptiblicos 7 el desempeno de ciertas profesiones, como 
la de peluquero 7 profesor de ensenanza. 

Ciertamente es duro tener que arrancar & estos infelices, & quienes 
la extremada longitud de la enfermedad hace m^ desgraciados, hasta 
los goces de la familia 7 los m|[s rudimentarios derechos del ciudada- 
no; pero adem^ de que la higiene p(iblica lo exige, 70 creo que puede 
conciliarse todo, 7 ciertas restricciones servirian para impedir la pro- 
pagacidn del mal, sin Uevarnos & los crueles excesos de Turqufa, en 
donde ^^el desventurado que Ueva la etiqueta, vive en privaciones crue- 
les; sufre hambre 7 frio; languidece 7 se pudre sin o!r una palabra con- 
soladora. sin recibir la visita del medico que lleva siempre el biKlsamo 

del consuelo. Arrojados i, las montanas, son obligados & Uevar una 

campana al cuello para informar de su presencia 7 hacer huir tf todo 
ser humane que no sea atacado." (Zambaco.) 

No, todo eso es contrario al sentimiento cristiano 7 aun tf la huma- 
nidad, 7 nunca un medico deberii aconsejarlo. Pero convenzlKmonos de 
la contagiosidad de la lepra, 7 sin martirizar con la muerte civil al in- 
feliz enfermo, pongamos, con medidas prudentes, un dique & la propa- 
gaddn de la enfermedad ; pues, como dice Gutierrez Lee, ^ ^^todos se 
ocupan de los enfermos; pero pocos se acuerdan de los sanos que pue- 
den seguir ingresando dentro de la fatal zona del dolor." 

Dr. Jos6 de Jesi^s Gonzalez. 
Le6u (Estado de Guam^nato), Mayo de 1899. 



I rrofllaxia de Ift lepra. II CongroHO Fan-Americaoo. 



ciu>iaci mcDicA mkzicana 11 



SECCION VII 



O A.XjOI?/ 



El organiamo Boporta menos bien el oalor qae el f rio. Prodace quema- 
ilaras cuando obra de ana manera local, pudiendo ejercer sa acoidn sobre 
todo el caerpo. Basta qae la temperatara ambiente asoienda & 4GP para qae 
ya BintamoB maleBtar, en tanto que temperaturas de —10^ &—ltP las soporta- 
moB bastante bien; de manera que dP arriba de nuestra temperatara flBiol5- 
gioa noB trae traBtornoB BerioB, en tanto que 47^ 6 Q2P abajo no noB peijadi- 
can. £n Iob climaB cdlidoB que abarcan deade el Eoaador A 28^0 de grado, la 
vida paede BOBtenerae; pero la aclimatacidn eB diffcil, porqae hiere al indi- 
viduo y d la eBpeoie; al primero por la inaalabridad propia d eBtoB paiBeB, aaf 
el paladiBmo, el vdmito y la disenteria diezman & los reci^n llegaduB; 4 la ae- 
ganda, porque Iob matrimonioB Be hacen eat^rilea; ademia, el oalor por ai 
a6lo ataca al aparato digeativo, al hfgado (llamado palm6a de loa pafaea ca- 
lientea), d la piel y al aiatema nervioso. La conatipaci6n y la diapepaia ao ex- 
plican por la eaoasez de Jugoa en la macoaa digeatiya; el exoeao de hiperae- 
creci6nbiliarpredi8pone d laa flemaaiaa hepdticaa y la abundante aecrecion 
delaa gldndalaa de la piel & todo g^nero de dermatoaiB; maa no ea el calor el 
principal factor queimpide la aclimataci6n, paea exiaten lagarea de la tierra 
tan calientes como la Syria y el Pondinohery baatante aanoa; mda bien debe 
atribnirae la mortalidad 4 laa enfermedadea paraaitariaa, como el Bot6n de 
Biakra, la qailariay la caqaexia acaoaa. Caando en eatoa lagarea an matri- 
monio llega & tener deacendenoia, loa ninoa naoen raqaf ticoa y generalmente 
perecen en la primera infancia. La raasa latina y eapecialmente loa eapafio- 
lea reaiaten mejor el calor qae loa ingleaea 6 alemanea. 

Al calor de naeatro caerpo no lo reaiatimoa caando ae eleva 5^; ca&n raro 
ea el indiridao qae caente haber reaiatido 48^ al nivel del recto, y ain embar- 
go, ae toleran bien 100°, y Blagden reaiate encerrado por naeve minatoa 199° 
en aaa eataf a. En loa pafaea templadoa la conatitaci6n m^dica, c61era, diaen - 
teria, diarrea, atacac y minoran el ntimero de loa extrai^eroa. La aepticemia 
Bobreagada ae deaarrolla, aegda Tr^lat, bi^o la inflaencia de un aire htimo- 
do, nebnloao y caliente. 

Loa medioa con qae caenta el organiamo para reaiatir A laa temperatu- 
raa altaa, aon: la diminaci6n de laa combnationea internaa, la dilataci6n de 
loa vaaoa perif^ricoa y la tranapiraci6n qae ref reaca al evaporarae el aador. 
Loa m6dicoB ingleaea ea la India ban notado qae loa individaos qae no au- 
dan maeren. Zaber dice qae loa qae ban aadado caran. La aitaacidn de ea- 
toa individaoa la eompara Collin 4 la de loa animalea colocados en ana eataf a 
hdmeda; la maerte aobreviene por obat&calo & la evaporaci6n del aador y 4 
la p6rdida del calor. Richet coloca doa animalea en ana eatafa; al ano le im- 
pide la eyaporaci6n por medio de ana maaelina, en tanto que el otro qae airve 
de teatigo reapira libremente: d temperatara igaal el primero aucambe. El 
moao, qae como ea bien aabido, no tranapira, aepara ana maxilarea y aaca 
la iengaa para preaentar ana auperflcie de e vaporacion al miamo tiempo que 
aa reapiracidn ae hace frecaente. 

La aoci6n local del oalor prodace qaemadaraa, ya aea debido d la radia- 
ci6n como aeadvierteen ciertaa profeaionea, vidrieroa, fogoneroa, codneroa, 
baneroa, 6 bien por eontacto de an caerpo caliente. Loa adlidoa prodacen que • 
madaraa prof andaa y limitadaa; loa gaaea extenaaa, pero auperflcialea, d di- 



13 CRONIGA MRDIGA MSXICANA 

f erencia de los Ifqoidos qae las prodacen prof undas, eatando subordinada bu 
exteDsi6n & las circnnBtancias; pudiendo invadir todo el cuerpo, como en el 
ca8o de an operario qne cae en an perol hirviente; A veces Iob veBtidos ae im- 
pregnan del Hquido caliente, prolongan el contacto del calor sobre los t^i- 
doB y esto aumenta la intenaidad de la lesldn. Adem^, en loa Ifqnidoa hay 
qae atender A an panto de eballici5n y A an flaidez; aaf el aceite y loa caerpoa 
graaoa en f aai5n adhieren f aertemente & laa partea tocadaa. 

En laa macoaaa tambi^n ae ban obaervado las qaemadnraa, teniendo por 
caaaa loa gaaea 6 liqnidoa calientea ingeridoa; el edema ea m^ notable qae 
en la piel, y ana cicatricea ocaaionan eatrechamientoa en el ex6£ago. Nada 
raro ea que loa ninoa en Inglaterra aoerquen aa boca al pico de ana tetera 
para abaorber an contenido y ae qaemen lengaa, boca, garganta y laringe. 

Deade la ^poc<de Dnpny tren ae eonoeden aeia gradoa & laa qnemadaraa: 
en el primero ea el aimple eritema de la pi^l, qae pnede haoerse cr6nico en 
los yidrieroa; en el aegnndo hay flictenaa ocnpadaa por Ifqaido aeroeo qae de- 
jan como recnerdo pigmentacidn; el tercero alcanza el cnerpo de Malpighf , 
y el caarto deatraye toda la piel: la caracidn de eatoa dba gradoa d^a cica- 
tricea; en el qninto grade eacaraa negraa de m^ 6 menoa prof andidad, y en 
el aexto el miembro eati completamente carbonizado. 

La gravedad dei^ende m&a bien de la extenai6n; ana qaemadara de pri- 
mer grade, extenaa, paede aer mortal, en tanto qne ana de qainto, droans- 
crita, ea benigna. 

Eatoa gradoa en laa qnemadaraa qae ae prodacen & caaaa de acoidentea, 
Conheim loa ha reprodncido en an laboratorio, aamergiendo la oreja de on 
conejo en agna caliente A diatintaa temperatnraa, y obaerva de 43° k 44^ hi- 
peremia ligera, 48^ ^ 40^ hinchaz6n y edema, de 60 il 58 flictenaa, y gangrena 
de W> ^ 60°. 

Cnando laa quemadaraa aon extenaaa y anperficialea hacen eco en loa apa- 
ratOB digeativo, reapiratorio, vaao- motor y cardiaco, acarreando la mnerte. 
Al principio el caerpo conaerva por el calor propagado la temperatnra ele- 
vada qae deapa^ ae abate; la reapiracidn ae haoe anperficial, lenta 6 irregn- 
lan el palao d6bil, peqaeno, y el individuo paea por fin al eatado comatoao. 
Todoa eatoa accidentea aon reflcjoa atribaidoa & excitacidn de laa terminacio- 
nea nervioaaa. 

Si laa leaionea aon prof andaa, entoncea ae encnentran fendmenoa tardioa: 
hemoglobinuria por deatracci6n de loa gl6baloa rojos, hemorragiaa pnimo- 
narea 6 inteatinalea, flegmaaiaa viaceralea, comanmente lapolmonia, ulceras 
del daodeno y nef ritia. La intoxicaoi6n explica eatoa accidentea: loa tcjidoa 
del organiamo qnemadoa aon exoeaiyamente t6xicoa, hay prodacci6n devene* 
noa aat6genoa y falttL la deparaeidn por alteracionea en el emontorio cati^eo. 

La gran cantidad de gaaee qne ae deaorrollan darante loa incendioa, y 
aobre todo el 6xido de carbono qae prodace aatenia y par^lisia, explican el 
gran ndmero de ylctimaa. Royer calcnla qae an kilogramo de madera infla- 
mado da 900 litroa de gaa, qne bi^o la influencia del calor ae dilatan y llegan 
& rttpreaentar 10,000 £ 90,000 litroa. A la antopaia la aangre ea rutilante y en 
el eapectroecopio el aalfidrato de amoniaoo no rednce la hemoglobina. 

En las exploeiones por el griaii, el aire que reapira el minero le contiene 
y laexploaidn externa se oomanica al interior del aparato reapiratorio, aien- 
do caaaa en an macoaa de eqaimoeia y hemorragiaa para Rimbaalt; en laa mi- 
nas en donde hay carb6n, la deflagracidn ripida de el hace qae ynelen pol- 
voa y penetren al ilrbol reapiratorio, provocando gravea qnemadaraa. 

Exiate otra aerie de accidentea en loa indiyidnoa conllnadoa en ui medio 
caliente 6 expneatoa al aol, ya en los climaa templadoa 6 bien en loa tdrridoa; 
ae colocan en eate gntpo k loa aegadorea y aoldadoa, d^ando para el anterior 



CRONICA MRDICA MEXICANA 13 

& loB vidrieros y fandidores. No hay autor que no haga meiici6n de la im- 
periosa neoeaidad de reemplazar con obreros negros que resisten m&s, & Iob 
blancoB que sirven de f ogoneroB en Iob navloB de vapor durante el paso del 
Mar Rojo, pnes la temperatura Uega & 6d^. 

£1 estado higrom^trico de la atm6Bfera influye Bobremanera, el calor 
Beco Be Boporta m^ y mejor que el hiimedo. 

Lob cuUob y Iob conejoB mueren & una temperatura de 40^. 

£b conveniente diBtinguir el mecanismo de la muerte Begdn que el calor 
hiera directamente la cabeza 6 cjerza bu acci6n sobre todo el cuerpo; en el 
primer caso mata por meningitiB y en el segundo por asfixia, con exceso de 
actividad de loa fendmenoB de oombu8ti6n y auBencia del oxfgeno en la Ban- 
gre. Si el calentamiento es gradual, entonceB, Be detiene el coraz6n por ex- 
citaei5n del pneumog&Btrico. Para f undar todoB eatoB reBultadoa es impoBi- 
ble preBcindir de enumerar las notableB experiencias de Vallin : hace circu- 
lar por medio de un tubo de caucho, agua<saliente & fiO^ en el cuerpo de un 
perro, Bin que preaente mal estar, no aaf Bi Be aplica el tubo sobre la cabeza, 
la reBpiraci6u ae acelera y Uega en aeguida eapasmddioa. Si aucumbe el ani- 
mal, aeencuentra el coraz6n y el diafragmainexcitablea y las meninges con- 
gestionadaa; ai Bobrevive, permanece acoatado Bobreel flanco, intenta pararae 
y un temblor con vulaiyo invade bus miembroa, ai Uega 4 andar, azotatonta- 
mente la cabeza contra loa muroa (puede prolongarae por varioa meaea tal ai- 
tuaci6n) y la neoropaia revela leaionea meningeaa. 

Otra de las experiencias del autor citado, conaiste en Qjar un perro en 
una tabla y exponerlo 4 loa rayoa aolarea de loa paiaes c&lidoa. AI principio 
el animal trata de desatarae y iiuir, & continuaoi6n, aaliva abundantemente 
y preaenta una auperficie de eyaporaci6n aacando la lengua, la reapiracidn 
ae acelera para deapu^a detenerae, aparecen convulsionea, rigidez, opiBt6to- 
noa, coma y p^rdida de loa reflejoa. A partir de 44^, la sacudida muscular es 
nula (Marey). A la necropsia: rigidez cadav^rica marcada, los mdaculoa ban 
perdido lacontractilldad el^ctrica, tienen reacci6n 4cida y coagulada la myo- 
aina como resultado de las oxydaciones que ae producen en elloa ( Mathieu 
y Urbani.) £1 coraz6n de conaiatencialenoaa, ventrfculo izqnierdo y diafrag- 
ma rfgidoB, falta oxfgeno en la aangre, y la cauaa de la muerte es laasfixla. 
Hemes tenido oportunidad de repetir las experiencias de laboratorio de M. 
Vallin y comprobado en perroB de pequena talla, todos loa accidentea que 
este diatinguido obaervador relata & la temperatura de 48^. 

Lacaaaagne describe en el hombre una aerie de accidentea por la insola- 
ei6n, principiando por malestar, pesadez, debilidad en los miembroa inf erio- 
res, disn^a, dolores tordxicos y congestidn de la oara, otras veces una forma 
sincopal bo advierte y en otras el ataque es fulminante y mortal. 

£n cuanto al prondstico de la inBolaci6n, depende del dima; en los tera- 
plados, es benigno; en los tdrridos, mortal; en las regiones que tienen tem- 
peratura de 40^, mueren las dos terceras partes de atacados. 

£1 mecanismo por el cual sucumben los insoladps, es susceptible de doB 
interpretaciones; M. Vallin dice que la influencia nociva se hace sentir en 
los mdsculos, coagulando la myoBina, y por ende en el centre circulatorio, 
Atanasin Carvalho y Richet sostienen que inyectando perros con agua sala- 
da & 60^ en el peritoneo y aun en el coraz6n, es soportada perf ectamente por 
estos tejidoB, y creen que la substancia nerviosa es la m4s sensible al calor; 
Laveran, Roger y Regnard, hacen Buy a esta idea por considerarla de acuerdu 
con la clfnica y la experimentaci6n. 

Dr. F. Bulman. 

Mexico. 



14 CRONICA MBDICA MBZICANA 



SECCION XVII. 



Rutinas eensurables en Terapeutiea 



Del miamo modo que los progresos del arte y de la induBtria vaa perfec- 
cionando los multiples objetoB destinados & satisf acer laa crecientes necesi- 
dades generadag por la civilizaci6n, log progresos de las cienclas van ezi- 
gieudo modificaciones 7 perf eccionamientos en los medios que atilizan para 
hacer patentes y oonsolidar sns adelantos. 

Los avances de la Astronomfa han dotado & los Observatorios de teles- 
copios cuyo poder asombra, parsrSODdear las ignotas profundidades del in- 
flnito; la Electricidad, reina misteriosa que promete ensenorearse en breve 
plazo de nuestro planeta, exige y crea aparatos de maravillosa precisi6n; la 
Bacteriologfa, comprendiendo la impbrtancia del mundo de los infinitamen- 
te peqnenos, pide 4 la Optica illmitado 6 cuando menos progresivo aainen> 
to de la yisidn, para sorprender los misterios del microcosmos; la actividad 
de la vida moderna persigae y logra medios edmodos y r^pidos de locomo- 
ci6n y asf sucesiyamente. 

En todos los ramos de la Medicina, ese movimiento de progresi6n se ha 
hecho sentir, y la Terapeutiea, la ciencia para la cual todas las otras bu^can 
nn tribute, reclama en la actualidad medios de acci6n distintos en extremo 
de los qne en ^pooa no remota podfa tinicamente disponer. 

A medida que el empirismo, aceptable y litil tan s6lo en los albores de 
la ciencia, 6 como iniciador, razonado & veces, de provechosas investigacio- 
nes, va alej^ndose lentamente para ceder su puesto d los medios conquista- 
dos con el auzilio del M6todo Experimental y por medio de especulaciones 
severas y cientfflcas, va demanddndose nn rigorismo cada vez mayor, rigo- 
rismo anhelado, pero imposible de obtener en ana anterior etapa de los co- 
nocimientos humanos. 

La farmacia gal^nioa, ya lo hemes afirmado en otra oca8i6n, ha perdido 
su preponderancia y va hundi^ndose en los abismos del pasado, de los cua- 
les ya nunca podrd emergir. Sobre ese inevitable naufragio han flotado y 
flotar&n los elemento^dtiles y valiosos que posofa, para servir de piedra an- 
gular en el grandiose edificio que los obreroscontempordneos y nnestros p68* 
teres levantar&n A la Terapeutiea del porvenir. 

Arrastrados por la corriente impetuosa del progreso. por necesidad im- 
periosa debemos ya fljar nuestra atenci6n en todo aquello que slendo digno 
de una justiflcada censura es indispensable corregir, para no merecer los re- 
proches de los dem&s y de la conciencia. 

Todas estas reflexiones nos han side sugeridas f recuentemente al ver con 
tristeza la supervivencia de f6rmulas y tratamientos que & la verdad no me- 
recen ni la aceptaci6n ni la tolerancia qne, en esta ^poca de innovaciones y 
positives adelantamientos, se les concede. 

Sin abordar cnestiones que por ahora no nos proponemos dilucidar y que 
mdstarde sujetaremosd razonada^ imparcial discusidn, hoy solamente nos 
limi tamos d formular protestas que esperamos ver apbyadas en el pdblico 
medico. 

En la posologfa legendaria qne heredamos de nnestros antepasados hay 
incorrecciones colosales, asociaciones fantdsticas, triacas, electuarios, p6ci- 
mas, tisanas y bebistrf^os que mueven d oompasidn y & risa. La critica de los 



CRONIGA BOEDICA MBXICANA 16 

remedios ideados paracombatdr unamiBmaenfermedad y catalogados en ve- 
tnatos y aun modemos f ormalarios, bastarf a para Uenar Toliimenes. Pero no 
es ese el punto que nos proponemos tocar; aunque muy ligeramentei desea- 
mos Uamar la atenci5n Bobre la manera de administrar y doBiflcar los me- 
dicamentoB. 

Los Posfuelos 6 Medhs Pozuelos y las Oucharadas 6 Oucharctdiias deben 
abolirae. En la conciencia de todos estd la inexactitud y marcada Tariabili- 
dad de la dosis asf ministrada, y aunqne es la rutina ley imperiosa que diff- 
cilmente se contrarresta, es indispesBable ir desterrando poco & poco las 
pr^cticaB viciosaB que pngrnan con los actuales adelantos. 

Las substancias pulverulentas en papeles 6 paquetes exactamente divi- 
didos, despn^s de hacer la mezola preBcrita, si la hay, cuidadosamente en el 
mortero; la soluei&n en agua destilada de las substancias muy solubles 6 de- 
licuescentes, como el yoduro de potasio, el cloral, etc., para administrarse 
en gotas 6 fracciones medidas en probetas graduadas; y \&pildora 6 el grd- 
nulo, **de una perfecta solubilidad,'' son las tinicas formas aceptables hoy pa- 
ra la medicaci6n interna, cientlfica y rigurosa. 

En las substancias activas, alcaloides y gluc6&idos, no cabe m^ forma 
de administraci6n que la soluci6n y el gr&nulo. Mezclar un centigramo de 
una substancia actLva con una cantidad definida 6 indefinida de aziicar 6 lac- 
tosa y dividirla en seguida en 10 6 20 partes iguales, es una operaoi6n dificil 
y la uniformidad de las dosis asdz problem&tica. Y esta es, sin duda, una de 
las causas que han impedido el desarroUo m^ rdpido atin de la alcaloidote- 
rapia, que va sin embargo aclimatdndose entre nosotros. 

La soluci6n es perfectamente correcta en los casos en que no debe ^ta 
conservarse durante largo tiempo. En case de que constituya una medica- 
ci6n lenta, es 15gico suponer y se comprende que, porla incYitable evapora- 
ci6n, ya subiendo eltftulo de la soluci6n y aumentando la cantidad del agen* 
te medicamentoBO. 

La forma pilular es aceptable siempre que se evite el uso de gomas y 
mucllagos, que hacen en extremo lenta la disoluci6n del compuesto y que 
(m uchas Yeces lo hemes comprobado) llegan hasta producir la completain- 
solubilidad haciendo ineite en lo abBoluto la pre6cripci6n. Muchas de las 
plldoras preparadas en alguuasde nuefitras farmacias tienen este gravlsimo 
defecto; defecto que se acentiia con el tiempo y que presentan muchas tarn - 
bi6n de las que nos yienen del extranjero. Muchas de las grajeaa importadas 
adolecen asimismo de ese mal; las de bromuro de alcanfor del Dr. Clin, por 
ejemplo, las pfldoras marciales de Blancard y otras. 

Con toda lealtad y toda conciencia recomendamos por cBto los grdnulos 
para la medicacidn alcaloidica, y las pfldoras preparadas con jugo de rega- 
liz 6 miel, para las fdrmulas eventuales que juzgue oportuno el facultative. 

Dr. E. L. Abooado. 
SECCION XXVII 

RE VISTA DE LA PRENSA MEDICA MEXICANA 



Gaceta M^dlca.— Organo de laAcadtmia Nacional de Medicina. —To- 
mo XXXVI.— Nt5m. 11.— Junio 1? de 1899.— Ademds de las actas de las sesio- 
nes de esa Corporacidn, hemes leldo un artlculo del Sr. Dr. J. Santos Fer- 
ndndez, socio correspondiente en la Habann, sobre la benignidad de la Of- 
talmfa puiulenta los reci^n nacidos en ciertas regiones y otro de Clfnica 



16 CROMICA MKDICA MBXICANA 

Externa sobre "Un caso de periostitis flegmonosa," por el Dr. E. Garcia, ca- 
so que sirve al autor para hacer acertadas reflexiones. Tambi6ii se encaen- 
tra alll on trab^o sobre "Venta de Medicinas," delSr. Dr. M. Rio de la Lo- 
za, interesantisimo y que sentimos no poder reproducir por f alta de espacio. 
En 61 protesta en6rgicamente contra la venta de esa infinidad de medica- 
mentos nuevos y espec^coa, como alguna vez io hemos hecho nosotros. iOjal& 
llegue pronto el dia en que se remedie ese mal de verdadera trascendencia! 

La misma.— Num. 12.— Junio 16 de 1899.— En este numero se inserta un 
trabi^o referente & la epidemia de fiebre amarilla en Monterrey, en Octubre 
y Noviembre de 1898, por el Sr. Dr. Alfonso Martinez, con un gran niimero 
de datos en extremo interesantes. La di8ertaci6n del Sr. Dr. D. J. Lugo Hi- 
dalgo sobre la antisepsia en mcdicina interna, pasa en revista los principa- 
les agentes empleados con este objeto, deduciendo que existen ya buenos re- 
cursos para obtenerla. 

Boletin del Consejo S. de Salabrldad.— 3? Epoca.— Tomo IV.— 
Niim. 12.— Junio 30 de 1899.— Verdaderamente interesante y digno de tomar- 
se en consideraci6n es el trabi^o del Sr. Dr. E. Lic^aga, intitulado: ''Defensa 
contra la tuberculosis," y encaminado & impedir el desarrollo y propagaci5n 
de esta terrible y frecuentfsima enfermedad. 

Revlstade Anatomia Patol6fi:loayCiiiiioa8.~Tomo IV.— Niims. 
6 y 6.— Marzo 1? y 15 de 1899.— En este cuademo liltimo que hemos recibido, 
Eobresale un articulo del Sr. Dr. M. Toussaint, intitulado: "Un caso curioso 
de carcinoma pulmonar y slfilis mediastino pulmonar," en el que, con moti- 
vo de un enfermo del sei-vicio del Sr. Dr. R. Cicero en el Hospital de San 
Andres, se describen minuciosamente las particularidades encontradas en 
la autopsia, que hizo descubrir una masa carcinomatosa en la segunda cir- 
cunvoluci6n frontal izquierda y las muchas halladas en la cavldad tor^i- 
ca. Los considerandos hechos por el Sr. Dr. Toussaint, son en extremo inte- 
resantes. Ins^rtase asimismo un estudio del Sr. Dr. Baumgarten sobre "Los 
exantemas gripales," que reasume bien la descripci6n de estas manifestacio- 
nes cut^neas bastante f recuentes y susceptibles de inducir en error al cll- 
nico poco atento. 

Entre los artlculos reproducidos de la Prensa M^ca, dos Uamaron nues- 
tra atencidn: la discusi6n sobre el parasitismo del eczema del Dr. Torok y 
uno del Dr. Brouardel, verdaderamente edificante, en que se denuncian los 
incalificables abusos cometidos por los charlatanes, arAcnidos repugnantes 
cuya extinci6n debe procurarse con toda energia. 

Revista M6dloa.— Or^ano de la Sociedad de Medioina interna,— Tomo 
IX.— Ntim. 22.— Mayo 1? de 1899.— Dos artfculos sobre la "Meningitis tuber- 
culosa," el uno del Dr. F. Bulman y otro del Dr. A. J. Carbi^&l> apoy&ndo- 
se en ambos el tratamiento quiriirgico de esta terrible enfermedad. 

La mlsma.— Niim. 28.— Mayo 15 de 1899— Un bien estudiado articulo 
sobre la mortalidad inf antil en Mexico, del Dr. Rafael Carrillo y un trabajo 
del Sr. Prof. Dr. Terras, intitulado: "La remoci6n de los terrenos y la gri- 
pa«" en el que, como era de esperarse, discute con mesura y buena 16gica al- 
gnnas de las opiniones vertidas en el seno de la Academia sobre ese punto 
de verdadera actualidad. 

lia mlsma.— N dm. 24.— Junio 1? de 1899.— Ilustrada con una l&mina in- 
s^rtase en este cuademo, con que finaliza el tomo, un articulo del Sr. Dr. R. 
E. Cicero, titulado: "Reflexiones sobre un caso de pitiriasis rosada de Gi- 
bert," en que despues de hablar con extensidn sobre el diagndstico diferen- 
cial, consagra pocas lineas al tratamiento, porque en los casos irritables de- 
be ser anodino y casi expectante, y en los no irritables s51o se aplicardn las 
preparaciones sulfurosas, de icthiol, naf Col, etc. 



CRONICA MBDICA MBXICANA 17 

Anales de Oflalmologria.— Tomo I.— NtLm. 12.— Junio de 1899.— En 
este niimero, ultimo del tomo. hemos lefdo an excelente eatudio del Dr. D. 
Antunio F. Alonso, de San LuIb Potosf, sobre laa conjantivitis pseudo-mem- 
branosas, estadio en el caal re vela su autor los conocimientos clinicos y te6> 
ricos que posee en la materia, despertando el inters ann en aqnellos que no 
cultivamos el hermoso ramo de la Of talmologfa. 

I«a Farmaoia.— Or^aiio de la Sooiedad FarmaeHtica Mexieana.— To- 
mo VlII.—Niim. 6.— Jonio 16 de 1899.— En este niimero se Inserta la inicia- 
tiva hecha por el Sr. Prof. Jos^ D. Morales, con el objeto de facilitar A la 
m^jer la adquisicidn de la carrera de Farmacia, iniciativa de lacual se ban 
ocupado bastante los periddicos poUticos y de informaci5n. En seguida se 
insertan las razones que tavo la Sociedad Farmac^utica para rechazarla, 
apoyilndose & nuestro juicio en rasones f undadas, que no atacan el filantrd- 
picopensamiento, sino la forma en que ba sido presentada y sus detalles. 

E. L. A. 



SECCION XXVIII 



REVISTA 

DE LA 

PRENSA MEDIOA EXTRANJERA 



The Journal of the Amerloan, Medical Aflfloolatloii.-*C)uca- 

go.— Vol. XXII.— Ndm. 24.— Junio 17 de 1899. Tratamiento de la HfiUspor ku 
inyeeeionea intravenosas mereurialee ( Mitodo de Baeoelli) par el Dr. Dudley 
Ta«<.— Convencido el autor de que la sf fills presenta un gran niimero de 
indicaciones resultantes de la virulencia de la fuente infectante, de las con- 
diciones de resistencia del paciente y aun de los f actores extrinsecos, y cre- 
yendo que un gran niimero de lesiones terciarias Uamadas incurables, pue- 
den ser prevenidas 6 curadas; que el papel patog6nico de la sifilis en las afec- 
ciones enc^falo-medulares es m&B importante de lo que generalmente se cree, 
y por dltimo, que el merourio es superior & los yoduros en todas cirounstancias 
y especialmente en las lesiones malignas y del periodo terciario ; llama la 
atenci6n sobre el m^todo de Baccelli que est6 demasiado olvidado y con el 
cual ba obtenido resultados brillantes despu^s de haber Tisto f raoasar todos 
los d^mte. Este m^todo se basa en el becbo incontestable de que el mercurio 
s61o obra basta que penetra en la circulacidn y & mayor abundamiento Stas- 
sano y Metcbnikoff ban demostrado que los leucocitos son los agentes de 
absorci6n y ezclusivo yehlcnlo de las preparaciones mercuriales. 

Las Boluciones mcjores son: el eianuro al 1 x 100 6 1 X 200 y el bidaruro 
al 1 X 600 5 1 X 1,000. La cantidad varia de 1 d 8 centimetres ciibicos. La 
tunica de la inyeoci6n es muy simple y segura : se lava la piel dta la regidn 
de la sangradera, se detiene la circulaci6n de vuelta con una venda el^tica 
cnyos cabos se fijan con una pinea de forcipresura y escogiendo cualquier 
vena prominente se introduce en ella la agi:ga oblicuamente y en direcciiSn 
de la corriente sanguf nea, luego se destraba la pinza y se empi:ga la inyec- 
ci6n. Con una poca de pr&ctica se sabe cuiindo ba penetrado la agtga en la 
vena, de lo que se puede asegurar aun separando el cuerpo de bomba y de- 
jando esourrir alguuas gotas de sangre, 6 m^or, disminuyendo la presi^n en 

8 



18 CBOiaOA MSDIOA MBXICANA 

el interior de la jeringa se ve colorearse el Ifquido por la Bangre que entra. 
£1 paciente 86I0 debe sentir el piqaete de la piel; si la iDyeeci6n penetra en 
el tejido celular causa an dolor intenso y provoca la f ormaci5n de an n6dalo 
doloroso que tarda unas tres semanas en reabsorberse. Algunas veces la san- 
gre se extravasa y esto es debido al oso de una agi:da demasiado graesa. £b 
necesario ezaminar antes el brazo del enfermo, pues en algunas migeres y 
en los gordos acontece que las venas no bacen suficiente relieve para que se 
las pueda puncionar con seguridad. No se necesita ap6sito. 

Los peligros de embolia 6 infecci5n que se objetan al m^todo, reposan 
en ideas te6ricas; la ezperiencia prueba lo contrario, no habi^ndose obser- 
vado ningdn accidente local 6 general, y t^ngase en cuenta que se ha hecho 
uso de la misma vena hasta diez veces seguidas; en cuanto ^ la rapidez de la 
absorci6n y & la eliminaci6n completa del mercurio, se demuestran porque 
aparece en la orina & los diez minutos 6 menos de inyectado y desapareoe 
treinta y seis boras despu6s. 

£1 examen de la sangre del enfermo es un medio excelente para deter- 
minar los efectos del mercurio, y asf se nota que las dosis diluidas aumen- 
tan los gl6bulos rojos y la hemoglobina, disminuyen los blancos, 6 cuando 
menos se retarda su multiplicaci6n ; con las dosis fuertes pasa lo contrario: 
el aumento de los corptisculos blancos es inmediato. 

£8te m^todo debe ser tenido como una medida excepcional de inmenso 
valoren los casos que ban fallado los dem&»—glo8iH$, fagedenismo^y en ca- 
SOS que demandan una acci6n r&pida 6 pronta 6 intensa mercuriali£aci6n— 
motlignidad, Se reserva para casos graves: chancro faged&nieo^ aifilis maligna 
primitivat terciaria de los ojog, cerebro, mSdula nerviosaylengua, etc. La ac> 
ci6n positiva y rdpida de estas inyecciones no puede ser puesta en duda; 
pero por razones obvias se substituir4n con otro medio m^ simple y al al- 
cance del enfermo tan luego como las iudicaciones especiales hayan sido lie- 
nadas. 

C. ViBSCA Y Lobat<3n. 



Tlie Journal of tlie American, Medical Association.— Chicago. 
—-Vol. XXXII.— Ndm. 20. — Leemos un interesante articulo sobre el trata- 
miento de la Tuberculosis Pulmonar por la seroterapia. 

Los Dres. William y Honocks, en un reciente concurso de la Boyal Me- 
dical and Ohirurgical Society, presentaron la relaci6n de sus observaciones 
hechas en nueve casos de tuberculizaci6n pulmonar tratados con el suero an- 
tituberculoso obtenido del caballo previamente inoculado con productos tu- 
berculosos. Cinco primeros enfermos con tuberculosis aguda 6 cr6nica exa- 
oerbada, f ueron inyectados con el suero de la sangre de estos caballos, ob- 
tenido veintiiin dfas despu^ de la inoculaci6n» y en cantidad progresiva- 
mente creciente de 1 ^ 10 centimetros ciibicos, durando el tratamiento de 
16 dfas d tres meses. £1 resultado inmediato f u6 desastroso; los cinco pacien- 
tes empeoraron notablemente, aumentando la fiebre y la expectoraci6n y 
quedando constante el ntimero de bacilos en los esputos. 

La experiencia se repiti6 despu6s en otros cuatro enfermos; dos con pe- 
quenas cavemas y los otros dos con tuberculosis incipiente; pero esta vez se 
us6 el suero m^ atenuado porque fu6 extrafdo setenta y dos dfas despu^s 
de la inoculaci6n y no se pas6 de la cantidad de 5 centimetros cubicos; el 
tratamiento se continu6 por largo tiempo y los resultados fueron completa- 
mente diversos 4 los obtenidos en los casos anteriores; desapareci5 todo mo- 
vimiento f ebril, los enfermos aumentaron de peso 5i, 6, Idi y 14 Ubras res- 



CBOMICA MBDICA MBXICANA 19 

pectivamente, volvieron las f nerzaB y el estado general Be mejor6 A tal gra- 
do, que Iob pacientes pudieron Tolver al desempefio de bus rndas labores. 

Del mismo ntLmero.— William A. Fisher propone una modificaci6n, 
A nneBtro jnicio rauy litil, en el uso de los grandes electro-imanes para la ex- 
tracci6n de caerpos met&licoB (hierro 6 acero) del globo ocular. En lugar 
de hacer pasar desde el principio la corriente maxima, acercando luego y 
poco a poco el ojo enfermo hasta unas 8 6 8 pulgadas del extremo aguzado 
del gran im4n, este oftalmologista aconscija aplicar directamente el pico del 
im&n Bobre el globo ocular, haciendo pasar en seguida corrientes m&s y m^s 
intensas hasta obtener el efecto deseado. Se ha dicho que cuando el cuerpo 
extrano es alargado y presenta su mayor longitud en una direcci6n perpen- 
dicular al sentido de la atracci6n del im^, las dificultades y peligros son 
grandes porque sucede una de estas dos cosas : 6 el f ragmento se mueve en 
esta S]tuaci6n hasta el pico del im&n, desgarrando las partes internas del 
ojo, 6 permanece enclavado. Fisher contesta victoriosamente & esta obje- 
ci6n demostrando que el primer movimiento del cuerpo extrano es un movi- 
miento giratorio que tiene por objeto orientar sus dos polos en el sentido de 
la f uerza del imdn y despu^s yiene el movimiento de traslaci6n que Ueva el 
cuerpo extrado al exterior. £1 uso de una corriente d^bil al principio tiene 
por objeto que el primer movimiento se ejecute con lentitud y sin determi- 
nar una progresi6n en lo posible, del citado cuerpo. 

Del miflino.— James A. Gardner recomienda entre los numerosos m^to- 
doB y procedimientos operatorios contra las hemorroides internas, la liga- 
dura, eBcisi6n y cauterizaci6n del pedlculo, operaci6n que es 861o compara- 
ble por su sencillez y buenos resultados & la atrici5n con un clamp, secci6n 
con tgeras y cauterizaci6n. 

THe Aastralaslan Medical Gazette.— Australia Sydney Niim. 210. 
—El Dr. J. C, Virco publica el tratamiento de un morfin6mano, por la dimi- 
nuci6n progresiva de la morflna inyectada y la administraci6n creciente de 
Bromurode Potasio hasta dar 12 gramos en 24 horas. £1 enfermo sali6 cu- 
rado, habiendo mejorado mucho su estado general. 

Rafael SInchez. 



Revue de TH^rapentlque.— 66ann^e.— Niim. 9.— Mayo de 1899.— £m- 
pleo del azul de metilena en el reumatismo articular.— £1 Dr. Lemoine ha 
empleado el azul de metilena & la dosis de Q^^-40 & (K''-50 por dia en siete ca- 
SOS de reumatismo, obteniendo resultados ventajosos en seis de los «nfer- 
mos. Parece que el azul de metilena obra con mayor rapidez y produce mds 
rapidamente que el salicilato la desaparici6n del dolor. Aun en las f ormas 
tenaces y prolongadas trae la mejorfa. Su empleo no presenta inconvenien- 
tes cuando estii quimicamente puro, dependiendo el mal resultado que algu- 
nas veceB presenta, de las sales de zinc que & menudo con tiene. 

JjA mifliua.— 66 ann^e.— Ntim. 12.— 15 de Junio de 1899. Laparotomfa 
practicada con cocaina.— No pudi^ndose aplicar la anestesia general por tra- 
tarse de una enferma que sufria perturbaciones cardiacas asociadas d un 
bocio, Be decidi5 emplear la cocaina. Tratdbase la TentrofiJaci6n de un titero 
retro - desviado y adherent e; despu6s de poner una inyecci6n sub-cutdnea 
de (^'SO de Boluci6n de cocaina al 5 por 100, se dividi5 sobre la Ifnea media 
hasta los mdsculos; segundainyecci6n de0>*''50 A lo largo de la herida 6 inci- 
8i6n de los miisculos y el peritoneo. £1 dtero desprendido de las numerosas 
adherencias que lo unian hasta el recto, fn^ i)jado A la pared abdominal. Sn- 
tura continua del peritoneo, de los facias 6 intrad^rmica, todas con catgut. 
Caraci6n r&pida. 



20 GRONIG4 MBDICA MSZICANA 

La Dosim^trle.— S^me. ann^— Ndm. 6.--Parf8, Janio de 1809.— £n esta 
importante pablicaci6n encontramoB an trabi^o del Profesor S. Laura, acer- 
ca del envenenamieDto crdnico por el plomo. £1 Profeaor Laara se ocnpa de 
preferencia de laa alteraciones por parte del rin6ii y de la vQJigay indicand<» 
los medioB m&B adecaados para combatirlas que pronto detallaremos. 

Manuel Zubista. 



CatalulLa M^dioa. Hemos recibido el primer ndmero de esta publica- 
ci6n para la qne deseamos larga vida y grandes trianfos. Entre los may bne- 
noB artfculos que lo componen, encontramos uno titnlado "iExisten f en6me> 
noB de aatointozicaci6n producidoB por Iob quiBtOB del ovariof " en el que 
Bu autor, Dr. ProubaBta, conteBta afirmativamente la cueBti6n; de dicho ar- 
t(cnlo tomamos Iob p4rrafoB siguientes, que aun aislados demueBtran la im- 
portancia del aBunto: 

"En loB quistes del ovario la inlluencia del exceBO en la cantidad de ac- 
toB nutritivoB, eB donde debe mostrarBe con mayor evidencia, puee la rapi- 
dez del crecimiento del tumor y el deBgaste org^nico que ella implica, Iob 
pone en condicioneB aigo parecidas 4 lo que ocurre en el embarazo." 

RepaBa su Bintomatologfa ixsi como la de Iob fibromiomas y el c^cer, y 
prosi^ue en eBtos t^rminos: 

"Son, pueB, Bolamente Iob quistoB del ovario en donde puede hoy ensa- 
yarBe el estudio de la autointoxicaci6n, no Bolamente por laB analogfaB con 
el embarazo, sine porque en ellos se encuentran sintomas que recuerdan baB- 
tante las alteracioneB que ofrecen laB migercB embarazadaB con quimiBmo 
perturbado. En efecto: algunoB caBOB de quisle del ovario h^llanse compli- 
oadoB con modificacioncB en la compo8ici6n de la orina, entre ellaB, la albu- 
minuria, laglicoBuria, la peptoimriay la hipoazoturia. En otroB hechoB cH- 
nicoB Be mencionan, adem&B, exudados pleurlticoB, v6mitoB." 

CitaBe un hecho clinico, una neuralgia que parece confirmar oBtas ideas. 

Tne Tberapeutlo Gazette. En el niim. 6 del tomo XV de esta pnbli- 
caci6n, se discute la justicia & las objecioneB hechas & la replesidn de la ve- 
jiga con aire antes de practicar la operaci6n de Bottini por hipertrofia de la 
pr6stata. Sabido es que se ha temido que este procedimiento traiga consigo 
la penetraci6n del aire ^ las vias urinarias superiores, su disten8i6n consi- 
guiente, el paso del gas al torrente circulatorio por intermedio de los vasos 
renales, y por liltimo, la formaci6n de embolias gaseosas. Pues bien, el Dr. 
Lewis, ha emprendido una serie de experiencias en perros para comprobar 
estos reproches, y resulta de ellos que el aire no pasa ni 4 Jos ur^teres. En 
el mismo p&rrafo se halla la exposici6n de las ideas de muchos ciriganos 
que han practicado varias ocasiones esta operaci6n y nunca ban encontrado 
inconvenientes en este procedimiento. 

A. Bbnavides. 



RevlBta Ibero- Americana de Clenolas M^dicas.— Madrid.— 
Tomo I.— Niim. 1.— Siarzo 1° de 1899.— Hemos recibido esta nueva y hermo- 
8apublicaci6n cuya aparici6n nos hadcjado muy gratamente impresionados. 
Bastantes publicacionesm^dicas tiene Espana en la actualidad, pero niugu- 
na ^ la verdad del m6rito subido de la que brevemente pasamos ^ ocupamos 
y de la cual es propietario el distinguido Dr. D. Federico Rubio y redactor 
en jefe el Dr. D. Luis Marco. 

Publicaci6n trimestral, consta de 240 p^inas, est^ impresa esmerada- 



CBONICA lOEDIOA MBXICANA 21 

mente en may buen papel» inclaye ezoelentes litograffaa y contiene, sobre 
todo, articalos y trabigos de an m^rito indiscntible. 

Esta pablicaci5n, A la cual auguramos an 6xito brillante y merecido, se 
hace Biiup^tica y conqaista carino no b6\o cuando Be tiene A la vista 8a pri- 
mer niimero, caya lectara halaga y satiaface, sino desde el momento en qae 
se saborean en bu Frospecto Iob BigoienteB p^rrafos qae por sob belllBimoB 
conceptoB transcribimos : 

"No no8 proponeinos honra niprovecho prapio. Bayando en la seneotud, 
eansados y cercanoa al descanso etemo, €icomet&mos una empresa oostosapara 
nue8tro8 eseaaos medios, oon unfin exclusivamenie patridtioo: empujarnueaira 
raza de agui y de mds aUd de los mares en el camino de la investigaeidn de la 
Oieneia; 6, lo que es lo miemo, de la mayor y mijor dietrtbucidn de eue benefieioe. 

"Nos hemoe quedado atrde con reepeeto d otroe pueblos y ragas. Neeesiia- 
mos por eso salvar pronto las distanckts, trab€^ar mds y oorrer mds, 

**Doy el tQemplo por el poeo tiempo que me queda iBendiioSf si pasdis haeia 
adelantepor enema de mi euerpo muerto; indignos, si segu4s entumeeidos vi- 
viendo sdlo para estarquietos y verpasardotrosP^—FKVZKico Rubio y GalI. 

tQa6 noble franqneza y cadnta caatellana hldalgafa Be sienten palpitar 
en esaB breves lineas! 

TodoB los articalos y trabigoB qae se insertan son originales y de verda- 
dero m^rito. Con singalai' complacencia hemos lefdo los dos casos de cirn- 
gla abdominal del distingaido Dr. D. Federico Rabio, instractivos y moy 
dignoB de ser consignadoB. Interesantes asimismo son los trabajos intitnla- 
dos: el ano **8orpresas de la oirugia dbdominal,'^^ del St. Dr. Gati^rrez (de la 
Real Academia de Medicina), y el otro de "Oirugia eerebra^,^ del Dr. £. 
Cervera. 

Y en segaimiento de ^stos viene un ramillete de articalos; para dar ana 
idea de los coales, necesitariamos machas p&ginas. Firmas tan ventigosa- 
mente conocidas como la del Dr. D. Ram6n Cfgal calzan esos trabajos dignoB 
todos de mencidn. 

En la secci6n de Bibliografia hemoB leido* ansiando ver sn conclasi6n, 
ana "CrItica" de la obra del Dr. Otero Acevedo, intitnlada: **Los Fantas- 
iimm" (Apantes para la Psicologia del porvenir ), en qae & la 15gica rada y 
contondentes objeciones* se adana CBe estilo elegante> flexible y chispeante 
qae hace leer todos Iob escritos del respetable Sr. Dr. D. Federico Rabio, con 
el apetito y agrado con qae se devora ana pieza literaria. 

Esta "Bevista,^^ de la caal extractaremos con frecaencia observaciones 

y trabi^OB, estd llamada 4 ocnpar an Ingar preferente en la Prensa MMica 

Earopea. tPl^cemes sinceros & sa fandador! 

E. (i. Abooado. 

SBOOION XXX. 



BIBLIOO-I^/^IFIjft^ 



Enfermedadea del aparato digrestivo por el Dr. Ednardo 

P. Lainloq.~M6zico. 

En el mes de Marzo pr6ximo pasado, el laborioso 6 inteligente Dr. Ednar- 
do Lamicq, di6 H la estampa an tratado de "Enfermedades del aparato di- 
gestkfo;^ obra samamenteinteresante para los patologistasyeminentemente 
titil para los medicos pr^ticos. Ef eotivamente, no s61o nos preaenta en re- 



23 OBONICA MBDICA MBXICAKA 

dncido onadro con clarf simo m^todo las enfermedades propias y especiales 
del tubo digest! vo, sino quecambi^n eneontramos en cada artfoulo la conflr- 
macidn, la pmeba maniflesta de las Uyes que sobre los reflcjos en Patologfa 
nos ha dado & conocer el autor, tanto en el 1^- Congreso Nacional de Medi- 
cina veriflcado en esta cindad el alio de 1892, como en an trab^jo pnblicado en 
la "Reyista M^dica" en iv de Noviembre de 1898. 

Dominado por la f aerza irresistible de la conyicci6n, no se limita & pre- 
sentar en su obra la aplicaci6n de bus leyes en cada enf ermedad y en cada cua- 
dro sintom^tico, sino que la lleva hasta el tratamlento, y esto sin ningnna 
dificultad, sino como una consecaencia precisa y evidente de los principios 
que sostiene; siendo en nuestro concepto la ezpresidn pura de la m&s palma- 
ria verdad. 

Si bien se piensa, la ley sobre los refl^os ha existido y existe Intimamente 
en la conciencia de los medicos contempor&neos^hablamos por supuesto de 
los que son dignos de este nombre^aunque & decir verdad, sin darse cuenta 
de ello. Haclamos aplicaci5n del principio, H cada paso, en muchas enferme- 
dades, particularmente al instituir el tratamiento; pero sin generalizar, sin 
inducir, para llegar asl 4 formular la ley. Al Dr. Lamicq ha tocado esta glo- 
ria, ynosotros nos complacemos en felicitarlo cordialmente, sintiendo sobre- 
manera que la mayorfa del Cuerpo M6dico Mexicano no hay a 4j&do su aten- 
ci6n en la obra, para estimar debidamente al autor. 

£1 Dr. Lamicq nos presenta cjemplos que prueban hasta la eridencia la 
tesis que sostiene. Con todo, no creemos por dem&s sefialar algunos, siquiera 
sea para los que no han leido su libro. 4Qn6 conducta observa el pr&ctico, por 
ejemplo, en presencia de la uremia gastro-intestinalf (Suprime los y6mitos 
y la diarrea que la caracterizanf No; porque sabe que ambos si ntomas refle- 
jos constituyen un trabajo litil para desalojar del organismo sustancias no- 
civas, cuya eliminaci6n no fn6 posible por los rinones. Cuando tratamos 
un nifio atacado de bronco-pneumonia, isuprimimos la tos, reflefoiiHlt pro- 
vocado por el exudado en las extremidades del pneumo - g^trico, y cuyo 
objeto es eliminarlo con el micro-organismo, causa de la enfermedadf Indu- 
dablemente que no; al contrario, ordenamos alguna preparaci6n, cuyo ob- 
jeto es fluidificar la secreci6n para que la salida de ^ta sea m^ f^cii. 

Podriamos presentar otros hechos; pero i& qu6 acumular mds, cuando el 
Dr. Lamicq nos los ofrece & cada paso en su obra con tanto brillo y preci- 
Bi6nf Esto dicho, es para nosotros inconcusa la ley de que: todo ri^o Uende 
d auprimir oomo oaic^a, la causa que lo moHvd, 

Por otra parte, el tratado de '* Enfermedades del aparato digesHvo,^^ que 
con tanta modestia ha publicado el Dr. Lamicq, tiene la yentiya sobre los 
que nos vienen de Europa, de contribuir poderosamente al desarroUo de la 
medicina nacional, yulgarizando las ideas especiales que sobre etiologf a, pa- 
togenia y tratamiento en muchas enfermedades, posee la Escuela Mexicana. 
Ha tenido la paciencia de recoger escrupulosamente de aqul y de alll y de la 
boca de nuestros maestros datos preciosos, especialmente clfnicos, que m^ 
tarde serin debidamente apreciados como poderoso contingente de nuestra 
Terap^utica. 

Originalidad en la interpretaci6n patog^nica, m^todo y claridad en la ex- 
posicidn sintomatoldgica, y eclecticismo con ciertosabor nacional en la Te- 
rap6utica, tal es la obra que ofrece al Publico M6dico Mexicano nuestro in- 
teligente y estimado amigo el Dr. Eduardo P. Lamicq. 

Julio de 1899. 

Dr. C. Tejeda GuzmIn 



OROmCA MKDICA MBZICANA 93 

MonosrafUui de dinioa qnlrdrgrica.— liA HI8TERECTOMIA, por 
el Dr. Rlcardo Su&rez Oamboa.— M^jcioo. 

Con atenta dedicatoria hemos recibido el hermoso volomen que con este 
tftolo acaba de publicar nuestro laborioBo amigo el Sr. Dr. Sa^rez Gamboa. 

Conocido, como creemos lo es suficientemente nueatro entusiaataanhelo 
por la fonnaci5n de la Literatnra M^dlca Nacional y la tangible reyelaci6n 
de la aotividad y energfa de nnestra vidaintelectaal, es de suponerse la sa- 
ti8facci6n que nos causa laaparici6n de un libro que demuestra el bien mar- 
cado progreso de las Ciencias M6dica6 en nuestro pals. 

Desde el momento que recibimos esta obra, ilustrada con gran niimero 
de fotograbados y litografias bien cjecutadas, propusimonos despu^s de su 
atenta lectara, emitir nuestro modesto y humllde juicio, no solamente sobre 
el plan y el fin prictico del libro, sine tambi^n sobre la significaci5n y el lu- 
gar que le corresponde en la meritoria empresa de f ormar la Escuela M6di- 
vA Mexicana. 

Los pocos dfas que ban transcurrido desde que la obra se halla en nues- 
tro poder, nuestras miiltiples atenciones y la premura con que se ha f ormado 
este ntimero de la " Cr6nica," que por graves motivos ha suf rido un retardo 
considerable, noshan impedido cumplir con nuestro deseo y escribir un ar- 
tfculo realmente bibliogrdfico. 

Pero hemos creldo de estricta justicia el expresar sin demora nuestra 
sincera felicitaci6n al joven facultative, que no vacila en exhibir los frutos 
de su pr^otica y dedicaci6n. 

Al hojear simplemente este volumen que por ser el primero de la primera 
serie promote otros consagrados asimismo d la "Clfnica quirdrgica," hemos 
podido notar desde luego la firmeza de opiniones y la franqneza laudable del 
Dr. Sttirez Gamboa. La prudencia y reposada mesura con que aborda cier- 
toB puntos, constituye desde luego un m^rito. 

Su en6rgica protesta contra los desmanes 6 iqjustiflcadas intervencio* 
nes & que hoy arrastran, casi en el mundo entero, los progresos y relativa be- 
nignidad de la cirugfa abdominal ; la discusidn de los casos en que estas irre- 
parables mutilaciones son indiscntiblemente neoesarias y aquellos en que la 
honradez prof esional y los resultados clfnicos se oponen & ellas ; la conde- 
naci6n del recurso quirdrgico en la neurosis genital; su deoisi6n ai oponerse 
con razonamientos 16gico8 H la supervivencia de ciertas prdcticas terap^uti- 
cas rutinarias (como la admini8traci6n del opio en las peritonitis por septice- 
mia) ; y algunos otros puntos que detenidamente apuntaremos, hacen desde 
luego simp&tico ese libro escrito con agradable estilo. 

La descripcidn ilustrada de las t^cnicas seguidas por los grandes opera- 
dores ha sido tambi^n un pensamiento feliz, povque en breve tiempo y con 
la lectura de unas cuantas p&ginas se recuerdan los detalles caracterlsticos y 
peculiares de cada proeedimiento. 

£1 Dr. Suirez Gamboa debe sentirse satisf echo, porque el mayor enemi- 

go jamiUi podrd negar que es laudable entregar d los demds el fruto de nues 

tros desvelos y, con verdadera leal tad, la historia de 6xitos 6 reveses que 

analizados con imparcialidad y dnimo sereno, son un venero siempre de tlti- 

les ensenanzas. 

Ds. £. L. ABoaADO. 



34 ORONZCA MBDICA MBXICAKiL 



NOTAS 



XKSXIMONIO DK AGRADBCIMIBNXO 



A la lifita de los estimables compafieros que yenimos piiblioando desde 
hace varios ntimeros, quo espontineay afectaosamente han enviado su aya- 
da para el sostenimiento de esta publicaci^n, tenemos hoy la satisfaccidn de 
agregar loa sigoientes que pueden estar segnros de nnestra gratitud: 

Sr. Dr. Ellas A. G6mez, de Caemavaca (Morelos); Sr. Dr. Pedro J. Mi- 
roles, de Cindad Linares; Sres. Dres. Jesds M. Argaeta, Edaardo Zambrano 
y Anreliano Pena, de Yillaldama; y Sr. Dr. Comelio Santos, de Bnstaman- 
te (Nueyo Le6n); Sres. Dres. D. Salvador Garciadiego, D. Mariano Sauro- 
m&n y D. Jos6 Espiridi6n Casillas, de Guadaligara; Sres. Dres. Taurino So- 
telo, Cruz C6rdoya, Gregorio Cdrdoya, Miguel Ruiz Qairoz y Jos6 M* Mo- 
rales, de Atotonilco el Alto; Sr. Dr. D. Jos^ M. Hemdndez, de Degollado; y 
Sr. Dr. Jos6 £. Aguirre, de Tototl^ (Jalisco); Sr. Dr. D. Antonio Macfas, 
de Ario (Michoacdn); Sr. Dr. D. Pablo Garcia, de Guam^uato; Sr. Dr. J. Her- 
nandez Ortega, de Le6n (Gto.); Sr. Dr. D. Vicente Guerrero, de Naolinco 
(Veracruz); Sres- Dres. Maximiliano Alyarez, Lorenzo Ortega y Eyerardo 
Molina, de Toluca ( M6x.); Sr. Dr. D. Eduardo Lamicq, Sr. Dr. D. Manuel 
Ayeleyra, Sr. Dr. D. Porfirio Beristain y Sr. Dr. D. M. Gonzalez de la Vega, 
de Mexico. 



A NUESTTROS LECTTORES 



Contrastando con la regularidad con que siempre hemos yisitado & 
nuestros lectores^ el presente ntimero ha sufrido un lamentable atraso 
debido & causas enteramente agenas & nuestra voluntad. Una penosa 
enfermedad que nos sujetd d la inaccidn durante cerca de un mes en 
primer lugar, y dificultades administrativas que se conciben fi^ilmente 
en una empresa que no cuenta aun con elementos suficientes para Ue- 
var d cabo sus prop^sitos, han sido la causa de esta demora, que pronto 
serll snbsanada. 

Las cartas que hemos recibido aconsejtfndonos la perseveranda y la 
ayuda prometida por distinguidos colaboradores en nuestra empresa, 
que apoyando el programa de esta publicacidn nos han ofrecido su po- 
deroso contingente, nos hacen continuar en la tarea que hemos empren- 
dido, esperando realizar en breve plazo ya nuestras aspiraciones. 

Excusen este retardo nuestros benevolos amigos y reciban H la vez 

nuestro cordial saludo. 

E. L. A. 



TUMO III. 



Mtxico, Agosto 1** DB 1899. 



Ni5m. 2. 



GRONIGfl MEDIGfl MEXIGflNfl 



REVISTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTiCA 
(e6P£CIAumente alcaloicoterapia V seroterapia) 

ORGANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO 



DIKECTOR V EDITOR 

DR. eWRIQUe L. ilBOGftDO 

MiEMBRO ooRRESPOHDifNTf DC LA 80CIETE 0B8TETRICALE DE FRANCE, PARIS." 



Or. Barreiro, RlAniiel.— JefedeCflfnica de 

Obstetricia de la E. K. de Med. 
Dr. Dnqne de E«»t.rtftda. Joan.— Ex-Jefe 

de Cllnica de Obstetricia de la £. N. do Med. 
Dr. Blcjfa Denietrlo.— Profesor de Clinica 

Interna (8er. alio) de la E. N. de Iffed. 
Dr. Tcjeda CarloN.— Prof, do Clinica lofan- 

tUdelaE.K.deMe<l. 



!COAOCIOIM: 

Dr. VAaqneB G^^mes, F^auclaico.— Pro- 
fesor de Patol. Externa de la B. N. de Mod. 

Dr. ZArrai:a, Fernando.— Profesor aAyiiii- 
to de Obstetricia de la E. N. de Med. 

Prof. AlToiiHO llerrera.— Secci6n de Qiif 
mica, Farmaoia 6 Historia Natnral; 

l*r(»f. JUaunel G. Ara^dn. — Seccii'iu ih- 
Medioina Veterinaria. 



SUMARIO. 

SpXicioN V. — La deprcsidn innpiratoiia Kupraclavicnlar; sn iitilidad para el diaguoHtico pro- 
coz de la tuberctiloMH, Dr. Alonno Avila, do Mi'rida, Yucatiii.— Segcion VII. — El Belirio. 
Ditiertacidn prescntada on la clase de Patologfa General de la Esc. Nac. de Medicina, Jo- 
b£ de 1& Vega. — Srccion XI. — Oirteoologla. Frecuente iiisuficienda de la r&Hpa uteriua, Dr. 
Porfirio BeristAin.—SBCCioN XVII.— TeropcTi^ica. La quinina y sns RaleB. El Hidrofeno- 
danaio, Dr. E. L. Abogado. — Siocion XXVII. — Beyista de la Prensa M<^dica Mexicana. 
E. L. A.-— Seooion XXVin.— Beyista de la Prensa M^ca Extranjera. 8re8. Manuel Zu- 
bieta, Andres Benavides, C. Viesoa y Lobatdn, liaf ael Sancliez y E. L. A. — Sxcoion XXX. 
— Bibliografia, Dr. E. L. Abogado. — Notas. 

SuFLKKBHTO. — Guadros Bindptioos de 8emei6Hca por el Dr. Fernando Zarraga (Mdxioo). 

SECCION V. 



LA DEPRESION INSPIRATORIA SUPRACLAVICULAR; 

su utiiidad 
para el diagnostico precoz de la tuberculosis pulmonar, 

POK KL Dr. Alonso ^vila, de M^rida. 

Entre el variado ntimero de trastornos morbosos de que es suscep- 
tible el organismo humano, bajo la influencia de los factores micrdbi- 
cos; entre esa larga serie de males^ producto funesto de lo infinitamente 
pequeno, en sa invasora lucha contra la integridad de naestro ser, fignra 
en primer termino la tuberculosis; ninguna enfermedad comparable con 
ella, en sus asoladores estragos, ni como ella tan proteica en sus mo- 
dalidades cUnicas y patoldgicas; nadio; ni aun las mismas guerras, po- 

4 



36 ORONICA MKDIOA MBXICANA 

drtfn disputarle su triste privilegio de supremacfa^ como el m&B terrible 
azote, que aflige 7 ha afligido & la humanidad. 

For eso fue que, cuando el advenimiento de una nneva ciencia, la 
Microbiologia, nacida hace pocas decadas, ilumind cual sol esplendo- 
roso, el obscure campo de la Patologia, esclareciendo con vivisima luz, 
la patogenia, antes obscura e inciertai de numerosas enfermedades, 
cuando el ilustre Yillemin, y m^ tarde Roberto Koch, fundaron con 
bases inquebrantables la natnraleza infecciosa de la tuberculosis, la m£s 
hermosa esperanza aduetid los ospiritus y pudo ya considerarse al pro- 
blema de la curacion de la tisis, como de fificil y pronta solucidn. 

De entonces tf hoy, mucho nos ha desenganado la experiencia; nada 
ha valido afin, el multiple y laborioso esfuerzo de legiones de sabios, 
que en tal problema han consumido sns energfas y su talento; nada, el 
profundo antflisis, la infinita variedad de medios y procedimientos; nada 
tambien, esa riquisima serie de medicamentos preconizados dia por d!a 
y que oculta en el fondo toda nuestra pobreza y aun la uiisma serote- 
rapia, tan prometedora en esperanzas y triunfante ya en la difteria y 
las streptococias, no ha logrado aun la solucidn de aquel probletna vital. 

Y sin embargo, es justo confesar, que si aquel suspirado ideal queda 
todavfa inasequible, las conquistas de la ciencia modema y muy espe- 
cialmente de la Higiene, han disminuido en mucho la severidad del pro- 
ndstico de la tuberculosis; no vemos mite en ella como antano, una en- 
fermedad fatalmente mortal, pues como lo atestigua la experiencia y 
lo prueba la clinica con variados ejemplos, la tuberculosis, aun en sas 
formas graves, es susceptible de curar; curaciones raras, es verdad, pero 
innegables, que si pueden realizarse por el solo esfuerzo de la natura- 
leza y aun sin el concurso del enfermo, como lo comprueban las autop- 
sias en que han podido hallarse nddulos tuberculoses fibroses, y que 
han evolucionado de un mode latente, se realizan mucho mejor, al am- 
paro de una medicacidn racional 4 inteligente. 

Mas para llegar & tal resultado, para tiiunfar del bacilo de Kochy 
sanar & nuestros enfermos, no bastan tan sdlo los poderosos medios de 
la terapdutica, ni los sabios consejos de la dietetica y la higiene; nada 
vale todo eso, si por medio de un sentido clinico bien conducido y de 
una atencidn siempre alerta, no sabemos despistar los primeros indicios 
del mal y sorprenderle, por decirlo asf, en esa primera etapa, silenciosa 
muchas veces, aun para el mismo enfermo y ahogar asf en su germen 
tf la ixifeccidn naciente. 

Asf, pues, el medico no ha de economizar, ni su ciencia ni bu aten- 
cidn, para procurar esa precocidad en el diagn<5stico y aplicando en la 
resoluddn del problema, todo su buen sentido dfnico 7 el perseverante 



OROMIOA UDIOA MKXICANA 37 

eafuerzo de su mteligencia, interrogate siempre los variados y precio- 
808 medios que la clinica nos ofrece j aei j todo, jcnlCiitas y co^ntas vo- 
ces y despues de an padente y laborioso examen; queda el iCnimo per- 
plejo y vacilantO; falto de pruebas convincentes e incapaz de pronun- 
ciarae en seguro joicio! For tal motivo^ presentan especialisimo interns 
en la pritctica, cuantos signos clinicos puedan condacimos & ose diag- 
ndsdco precoz. 

A uno de aquellos signos, muy poco conocido aun, pero de real im- 
portanda, he qnerido dedicar este pequeno artfcalo; me refiero & la de* 
presi6n inspiratoria supraclavicular^ seiialada hace dos anos por el Dr. 
Revillet de Paris y cuyo valor diagn^stico he tenido ocasidn de com- 
probar en diversos enfermos. 

Cnando so examina la regidn torlUnca anterior de un individno sano, 
se observa que la fosa snpradavicular se deprime ligeramente ^ cada 
movimiento inspiratorio; esta depresi^n, es en el estado normal, mucho 
mite aparente que real, pues no es debida & una depresidn de las par- 
tes blandas, sino al moviTuiento ascensional de ambas clavfculas, des- 
tinado ^ favorecer la ampliacidn torlScica; por otra parte y en personas 
normales y cnyos vertices se hayanpor tal motive indemnes, dicha ligera 
depresi6n presenta igual amplitud H la df recha que tf la izquierda. 

No asi, cuando uno de los vertices se encuentra en via de tubercu- 
lizacidn; podrtf entonces notarse en muchos cases, que esta depresidn 
inspiratoria supraclavicular, es mucho miKs manifiesta y acentuada del 
lado enfermo, cuya fosa supraclavicular se ahueca y deprime notable- 
mente & cada movimiento inspiratorio; este signo, dado por Bevillet, 
ha side designado por el, con el nombre depresidn inspiratoria supra- 
clavicular. 

La causa del fendmeno, ha side dilucidada aatisfactoriamente en va- 
rias autopsias practicadas por los Dres. Faure Miller y Bevillet, en ca- 
dtf veres de tuberculoses que presentaron en vida el mencionado signo; 
en todas ellas, sin excepddn, hubieron de encontrarse adherencias an- 
tiguas, gruesas y resistentes, es decir, verdaderas sinequias pleuropa- 
rietales, vestigio durable de esas pleuresias parciales, que acompaiian 
casi siempre & la infiltracidn tuberculosa; pleuresias, que al nivel de 
los vertices pulmonares, evolucionan silenciosamente, dejando como re- 
liquias, la adherencia pleuroparietal. 

La depresidn supraclavicular, se explica entonces muy f^ilmente al 
disminuir su convexidad el diafragma y aplanarse de arriba abaje du- 
rante el esfuerzo inspiratorio, el pulmdn le sigue en este movimiento 
vertical y al descender, atrae consigo las partes blandas de la fosa su- 
praclavicular, soldado como se encuentra el v^rtice 6 la pleura parie- 



28 CRONICA MKDICA MSZICAMA 

tal por las sinequias; por tal motivo^ la fosa sapraclavicular se depri- 
m\v& ostensiblemente & cada movimiento inspiratorio; pero conviene 
hacer observar^ que cuando el proceso tuberculoso ha avanzado ya, 
alcanzando un radio pulmonar extenso; caando las adherencias plen- 
roparietales no se hallan limitadas al vertice j ya se encaentran por 
varios lados^ estas, aprisionando al pulmdn e impidiendo 6 poniendo 
obsUculo & su descenso, impedir^n tambien la produccidn del signo su- 
praclavicular. 

Para el diagndstico precoz, cuya importancia he detallado antes^ el 
sigiio de Revillet presenta un valor clfnico indudable y serll en muchos 
cases el guia util; que nos de una lerta eficaz^pnes & nadie se ocultan to- 
das las dificultades que presenta el diagndstico de esa tisis ocuUay como 
Uamaba Bule tf la tuberculosis incipiente, durante la silenciosa etapa de 
germinacidn de los primeros tuberculos; entonces, ni los sintomas gene- 
rales se hallan suficientemente claros, ni los signos locales pueden con- 
ducirnos sino ^ sospechas miSs 6 menos fundadas, pues los de aquel perio- 
do (submatitez poco apreciable, estertores subcrepitantes, respiracidn 
interrumpida, etc.), son algunas veces muy dificiles de apreciar y la 
prueba toral, la comprobacidn del bacilo patdgeno, falta por complete. 

Desde que hube de fijar mi atencidn en el trabajo de Revillet^ me 
propuse buscar sisteml^ticamente la depresidn inspiratoria supraclavi- 
cular en todos los enfermos de tuberculosis pulmonar primaria, que me 
fue dado observer y de los seis primeros^ en dos de ellos, uno de tu- 
berculosis de ambos vertices y otro del vertice derecho, no existia la 
depresidn inspiratoria supraclavicular y en un tercero, el fendmeno muy 
poco marcado, no daba lugar & evidencia. 

En los otros tres enfermos^ la investigacidn del signo de Revillet, 
me di<5 un resnltado positive; de ellos hablare brevemente: 

Fue el primero un joven cubano de 19 anos de edad, que atendi en 
la pr^tica civil, con motive de una dispepsia; habiendome Uamado la 
atencidn su anemia, su temperamento linfifitico y debil, y la emadacidn, 
acentuada muy especialmente en el tdrax, y m^ principalmente una 
tos seca matinal & la que el enfermo daba poca importancia, examind 
el tdrax convenientemente; no pude apreciar m^ que una submatitez 
dudosa al nivel de la fosa supraespinosa izquierda, y cierto dolor vago 
A la presidn; pero la fosa supraclavicular izquierda se deprimfa nota- 
blemente en la inspiracidn; pense con tal motive de una manera firme 
en la tuberculosis y aconsejc una medicacidn radonal; desgraciada- 
mente, el enfermo se preocupd muy poco de mis consejos y no volvid 
m^ & mi consulta; cinco meses despues, he tenido ocasidn de verlo, ya 
en plena fusion tuberculosa. 



OBOMIOA M BDICA M BXICARA 39 

£1 segnndo fue un mestizo de Oxkutzcab, labrador de ofieio, qne 
6ntr<5 & mi servicio del Hospital O'Horan; se hallaba enfermo de pa- 
ludismo hacia algun tiempo, con accesos febriles de tipo intermitente 
y congesti6n esplenica; tal era mi solo diagndstico; pero al examinar 
el tdrax, me llamd tan poderosamente la atencidn la notable depresidn 
que la fosa supraclavicular izqnierda presentaba & cada inspiraci<5n, 
que examine cuidadosamente los pulmones y pude hallar en el vertice 
izquierdoy algunos estertores secos y una respiracidn exagerada; dicho 
estado tuberculoso se ha coniirmado despues. 

En el tercer enfermo la tuberculosis era bilateral y e^Uba ya algo 
avanzada; el signo de Revillet era evidente, siendo muy de notar^ que 
la depresidn inspiratoria era mfo notable del lado derecho, donde el 
examen estetoscdpico me demostrd hallarse mfo avanzado el proceso 
tuberculoso. 

Las observaciones mencionadas datan del mes de Diciembre del aiio 
pasado; desde entonces, he observado muchos otros enfermos de tuber- 
culosis pulmonar primaria, muy especialmente en el servicio medico de 
mi cargo en el hospital O'Horan; observaciones en las que he tenido 
ocasidn de comprobar muy & menudo la utilidad del signo de Revillet. 

Merida, Julio de 1899. 

Dr. Alonso Avila. 



SECCION VII 



DISERTACION PRESENTaDA EN LA CLASE DE PATOLOGIA GENERAL j 

DE LA ESCUELA NACIONAL DE MEDICINA ' 



No obstante qne comprendo cu^n dificil es la tarea que se me impone a I 
disertar sobre nn pun to qne con tanta brillantez ha sido ya tratado por una 
lie las inteligrencias mAs claras de nnestro curso, la acojo con gusto, pues creo 
que todos los defectos do que adolece este informe trabiOe* se verdn com pen- 
sados por la indulgencia de los que me escnchan. 



* 
* # 



La importancia de la patogenia y 8ignificaci6n diagn6fttica de los deli- 
I'ios, salta & la vinta y nierece una mayor ampliaci6n que la que mi aprecia- 
ble corapanero ha dado de ellos en su disertacidn, y creo tiinto m&R neceAa- 
ria ««sta ampliaci6n, cuanto que va A servir para la utilidad do la prdctica en 
el diagn6Rtico de las difereutes entidades niorbosas, por lo frocuente que el 
delirio se va haciendo en los pueblos civilizados, A medida que la marcha 



90 OROMIGA MKOIOA MSZIOANA 

evolativa hacia la civilizaoidn y el progreao lleva el abuse de las energias 
intelectaales, expresi6n sint^tica de la vida social. 

Estando conforme con la concepcidn, genesis y clasificaci6n del delirio 
en general, 86I0 me ocnpar6 de alganos puntos de su fisiologfa patol6gica 
especial, siguiendo para su mayor f acilidad el orden expuesto en la diser- 
taci6n. 

I. Modo eomo obran ku infecdanes en la produoddn del delirio, — En las 
enfermedades infecciosas se pueden considerar cuatro agentes que, aislados 
6 combinados entre si, producen el delirio. Estos ouatro agentes son: los mi- 
crobioe, las toxinaa, los produotos tdxicoe, elaborados en el organismo, y la 
hipertermia. Estos agentes obran, ya sea perturbando la nutrici6n, 6 irri- 
tando directamente H la neurona pslquica, pertnrbaci6n f nncional que segiin 
circunstancias desconocidas, puede liegar 4 modificar materialmente estos 
elementos, 6 ya produciendo directamente perturbaciones materiales, pene- 
trando los microbios en el interior de las celdillas. Como ejemplo de ellos 
tenemos la neumonfa infecciosa y en sus formas rads graves, donde se ban 
encontrado despu6s de la muerte las celdillas cerebrales infiltradas de mi- 
crobios, con su protoplasma prof undamente alterado ; en la flebre tif oidea, 
afecci6n cuyo microbio localizado en la liltima porci6n del fleon, no puede 
ir & obrar directamente sobre los centres psfquicos, las toxinas elaboradas 
por estos microbios y las ptomainas creadas por los elementos org&nicos, son 
las que van & perturbar funcionalmente dichos centros, present^ndose algu- 
nos cases en los que la persistencia del delirio, bastante tierapo despuds de 
la cesaci6n de la enf ermedad, indica la probabilidad de lesiones materiales; 
en la difteria, enf ermedad cuyo microbio es tambi^n localizado, las altera- 
ciones del sistema nervioso general, perfectamente demostradas, no dejan 
lugar & duda sobre la acci6n de las toxinas. En el reumatismo, sobre todo en 
el cerebral, la intensidad del delirio estd en relaci6n directa con la elevaci6n 
de la temperatura; otras causas coadyuvan k la producci6n del delirio en es- 
te grupo de enfermedades; tales son la supresi6n de las f unciones antit6xi- 
cas del higado en la icteria grave, laexcitaci6n de lasextremidades iierviosas 
cut^neas en la viruela, la anoxhemia en las septicemias y la existencia de hd- 
bitos anteriores, como el alcoholismo. 

El delirio en las autointoxicaciones puras, tales como la uremia, la eclamp - 
Hia uremica de las parturientas y el ligado 4 las afecciones de insuficiencia 
hepdtica, son debidos en el primer case & la retencidn de productos t6xicos 
que debfan ser eliminados por la orina, y en el dltimo, & la falta de depura- 
ci6n que la gldndula hepdtica estA encargada de efectuar en el orgauismo. 
En ambos cases el delirio tomarA distintas formas, segiin que predomineu 
en la sangre los principios convulsivos 6 depresivos. 

El delirio en las intoxicaciones podria comprenderse entre los delirios 
Heguidsicos, pues obran determinando en la corteza gris cerebral una heper- 
hemia exudativa con diapudesis de los leucocitos; el protoplasma de las cel- 
dillas piramidales y el de Purkinje, ha perdido su estructura reticular vol- 
viendose grauuloso. Es, pues, una acci6n inflamatoria especitica; adeuuiH, 
cuando la intoxicacion ha durado mucho tiempo, se agregaii los fenomeuos 
de insuiiciencia hepdtica, pudiendo presentarse ya sea la forma excitaute 6 
la depresiva, segiin la substancia toxica: al alcohol por cjeuiplo, pertenece el 
delirio de persecuci6n con alucinaciones terroi-fflcas; al saturuismo pertene- 
ce uu delirio tranquilo, salvo cases excepcionales; a las solaueas un delirio 
alegre, expansive, con alucinaciones placenteras y muy raras veces es vie- 
lento, pero sin las alucinaciones propias del alcoholismo. El en veDCDumieuto 
por el opio determina io m4s k menudo soninolencia y coma; pero puedf") traer 
un delirio vago e incoherente. £1 6xido de carbon trae una amnesia de los 



CRONICA MKDICA MKXICANA 31 

hechos antiguos 6 reolentes, parcial 6 completa; 4 veceA un delirio violento 
segaido 6 no de melancolla estiipida. 

II. Modo coma obran las flegmasku y la hiperhemia para produdr el deli- 
rio. — Este modo de acci6n es complicado y variable ; asf teneraos la exoita- 
ci6D cortical, que desempena el papel principal de las meningitis, y en las 
encefalitis, quizd por el exceso de oxfgeno que prodace en la hiperhemia; la 
diapedesis dQ los leucocitos es tarabi^n otra causa de irritacidn, y en la pa 
rAlisis general se afiade la proliferaci6n de la neuroglia, que altera las con- 
diciones nor males de yida de las oeldillas. Hay nn grupo de delirios que 
nnestro companero no toca en su tesis, y cuya patogenia es digna de tenerso 
en cuenta; tales son estos dos grapos que colocar^ aqnf como intermcdiarios: 
1? los delirios por anemiat isqu^mia 6 anoxhemiaf y 2? los delirios reftfjos 6 
simpdticos. 

Los prinieros son debidos 4 la 11eg»ida insnflciente de raateriales nntri- 
tivos y de oxfgeno; la celdillaes incapaz de Uenar debidamente sus funcio- 
nes tisiologiciis; se desvfan ^stas y prodncen un delirio incoherente por de- 
presion y nunca la excitacidn. Se observa en los an^micos, los atacados de 
ateroma cerebral y los caqu^cticos. Los delirios del segundo grupo se deben 
4 neuritis peri f ericas, en las que la exGitaci6n del nervio determiua irrita- 
ciones subjetivas, engendradas autom/itlcaniente en los territorios afecta- 
dos, y que van A irritar el sens6rium, produciendo alucinaciones variables y 
flando origcn 4 un delirio de acuerdo con ellas; aunque colocado en la claso 
lie los reflejos este delirio es mixto, pnes se encnentra en las neuritis alco- 
holtcas, sifllfticas 6 dift^ricas. El delirio puramente sirap&tico es el que se 
observa en los nervioson no a1coh61icos, ii prop6sito de algunas lesiones qui- 
rdrgicas. 

III. Delirio vesdnioo,— El delirio ves^nico, que se comprende en la diser- 
tacion presentada en el grupo de pertnrbaciones funclonales de causas des- 
conocidas, no es exacto, pues en muchos casos se les puede asignar causa y 
seguir su raecanismo patpg^nico, de suerte que esto implica un error en la 
denominaci6n del tercer grupo; y en vez deperturbadoTiesfuneionalee decaii- 
sa deeeonodda, se debfa de substituir con el nombro de delirio vesdnieo. Mas 
A menudo se produce sin ninguna causa externa, por transformaciones mor- 
bosas indeterminadas aun de los centros psfquicos en la evolucidu natural 
de la edad; pero en otros casos se les puede asignar una causa eficiente: asf 
la menopausa, la amenorrea, pueden ser incriminadas. Otras, existe una pre- 
disposici6n que no se ha demostrado est^ ligada A ninguna particularidad 
anat6mica; pero cierta, ya simplemente congenita 6 lo m^ A menudo here- 
ditaria, pudiendo ser transf ormaci5n de neurosis muy di versas de los padres. 
El mecanismo patog^nico en si mismo consiste A menudo en errores de los 
centros sensitivos, que dan origen ^ilusiones sensoriales 6 alucinaciones que 
ya perturban las ideas en directa relaci6n con ellas, 6 ya por la ley de aso- 
ciaci6n se extienden & otros centros psfquicos, determinando una extensa al- 
teraci6n de la inteligencia. Otras veces es una sobre excitaci6n de los cen- 
tros pasionales que acaba por perturbar la correctafteouela de los fendmenos 
intelectuales. Por fin, pueden serperturbaciones instintivas, autom&ticas de 
la voluntad, que traen consigo algdn tiempo despu^ pertnrbaciones de las 
otras facultades. Esta patogenia por perturbacidn primitiva de los centros 
psi^uieos, explica que las vesanias sean 6 parezcan ser enfermedades sine 
materid, oomo tampoco conocemos las modalidades naturales f ntimas de los 
actoB psfquicos normales. Por dltlmo, hay una tendencia actual 4 oonside- 
rar muchas vesanias como de origen auto-t6xico; es bastante raro poder con- 
siderar como primitiva, y realmente como patog6nica de la enf ermedad, esta 
auto-intoxicaci6n que en algunos casos puede invocarse con toda verosimi- 



33 CUONiCA MBDICA MKXIOAMA 

litad; tales son laa pertarbaoiones psiquicas & conseouencia de ciertas alte- 
raciones hepdticas, las que Be observan frecuentemente en los estreuidoa 
cnSnicamente, etc. 

JDelirioa paroiale8,—A\ hablar de estos delirios, j tratando de investiKar 
Bu or [gen, encontramoB qae en una gran mayoria de Iob cases no se pnede 
acnsar la herencia como causa de estos delirios, llamando tanto m^ La aten- 
ci6n este hecho, cuanto que las neurosis en donde la herencia desempeua un 
papel tan importante, dan lugar li mnchas de estas formas. 

Aunque dificil ik primera vista la explicaci6n de este hecho, eziste y bas- 
ta paraesto examinar desde qn^ punto de vista se impresiona el cerebro para 
producir estos estados; en estos cases el cerebro obra m&s bien como agente 
intelectual que como agente nervioso, y es en el perfodo de mayor apogeo 
de 8U funcionamiento cuando tienen lugar estas modificaciones morbosas, 
variando en su color segiin las ideas domiuantes tomadas del medio en que 
vive> y asf tondremos las siguientes formas que describo sucintamenti) : la 
monomania melanc61ica, algunas veces conf undida con la hipocondrinca y 
sin embargo mny diferente de ella, pnes mientras tiue los hipocondriaicos 
desean su curaci6n, creen en la posibilidad de ella y con sultan constante- 
mente al mMico, los melanc6lico8, por el contrario, dcsdenan, desprecian d 
los m6dicos, y no obstante lo avanzado de su estado morboso, se sienten con 
energia y vida suftcientes para soportar los reveses de la existencia. El tipo 
acabado del melanc61ico lo realizael eminente filosofo Juan Jacobo Rosseau, 
cuando melanc61ico en el ocaso de su existencia, exclamaba: "Hoy que es- 
cribo esto, enfermo y casi sexagenario, atormentado por todos los dolores, 
me siento con mayor vida y energia parasufrir, que aquella de que disfrute 
en la flor do mi edad y en el seno del mayor bienestar.'^ Como tipo del se- 
gundo no tenuis sino leer d Philippe de Comine, en donde se ve d Luis XI 
sometido d su medico, no temiendo sino d 6\, y no obstante su avaricia, re- 
compensdudolo con riqueza;y tanto lo temitit dice un historiador, que no se 
atrevia & castigarlo, pues cuando tal cosa trataba 4c hacer, el medico le de- 
cia con audacia: "s6 mny bien que el dla menos pensado me enviar^is al pa- 
tfbulo, como hab6is hecho con otros; pero os advierto que no vivir^is mds de 
ocho dfas;" esta palabra lo aterrorisaba. Era el pdnico de un hipocondriaco. 

La monomania melanc61ica consiste, como se ve, on un modo particular 
de percepci6n, en un delirio limitado, en una idea exclusivamente dominante. 
Sucede A voces que el individuo llega & ser melanc61ico por el hecho mismo 
de su organizaci6n ; bastando otras voces que est6 dotado de una viva aen- 
sibilidad, y sufra por parte de las personas mds queridas grandes desenga- 
nos, para que esto determine la alteraci6n de su cardcter; en una palabra, la 
melancolia; no siendo rare que la tristeza y la desesperaci6n en que se en- 
cuentra lo conduzca al suicidio, constituyendo entonces la monomania suici- 
da; bien entendido que no se trata aqui del suicidio instantdneamente produ- 
cido por el delirio de una pasi6n, sino de aquel cometido de intento y despu^s 
de una larga premeditacidn. 

Este suicidio se distiiigue del de la mania, porque en esta dltinia es ^e- 
cutado por error, y asf vemos individuos que para probar su invulnerabili- 
dad se precipitan de lo alto de una casa; es decir, que en estos casos no hay 
suicidio voluntario, pues date no pertenece sino & la monomania, y si bien 
es cierto que en ella esto es motivado, no es esta una raz6n para no admitir 
una monomania suicida, pues desde el memento en que esta tendencia es tan 
formal y tan marcada, basta para especializar una monomania. 

Podemos aplicar parte de lo que se ha dicho d la monomania homicida, 
pudiendo considerar, d ejemplo de Marc, dos variedades: unainstintiva, que 
seria mejor llamarla con Pinel automdtica, y la otra razonante. Como ^em- 



OBONIGA M 8DICA MXXICANA 88 

plo de la primera se cita un qirfmico diBtingaido que se const! tuy6 prisionero 
en una casa de salud; experimentaba & menado el deaeo de matar; se ponfa 
entonces en oraci6n, y cuando sentf a que su voluntad, luchando con au ins- 
tinto, estaba pronta & doblegarse, se bacfa amarrar los pulgarea, aiendo an- 
ficiente eate medio. 

£n la forma razonante loa individuoa cometen el aaeainato, mir4ndolo 
como un medio propio para oonducir k un reaultado dado, y aun cuando com- 
prenden que en otroa individuoa ea uu delito, uu crimen, ae creen elloa con 
la necesidad de ^ecutarlo para obtener mayor bien, y aaiae obaerva en in- 
dividuoa que matan & ana hijoa con el objeto de mandarloa al paralao. 

Que en lugar de atribuir el individuo laa aeuaacionea extraordinariaa 
que experimenta & la intervencidn humana, laa refiera & la divina, y tene- 
moa conatituida la forma religioaa 6 mlatica. 

£n laa migerea eata forma de delirio laa arraatra f recuentemente & la mo- 
nomania er6tica; loa adeptoa caen en laa deliciaa de un amor celeate, delica- 
do, que nada tiene de carnal; pretenden aer eapoaaa de Criato; experimentan 
una neceaidad de amar que nadapuede aatiafacer. Como prototipo, tenemoa 
la vida entera de Santa Tereaa de Jeaiia, aintetizadaeneata fraae: "icu&n 
deagraciadoa aon loa demonioa porque no aman!" Otra variedad de monoma- 
nia er6tica ea aquella qiie eatd caracterizada por deaeoa ven^reoa irreaiati- 
blea que auponen aatiaf echoa por aerea aobrenaturalea. 

Siendo numeroaaa laa ideaa relati^aa & laa afeccionea, y pudiendo He • 
gar & aer todaa excluaivaa, predominantea en el eapiritu de loa hombrea, 
aegtin el medio en que viven, ^ataa conatituyen otraa tantaa variedadea de 
delirio; aai, aegiin Georget, la vanidad y el amor propio en laa mi^erea ha- 
cen que ^ataa ae crean reinaa 6 princeaaa; la adveraidn hacia ana aemejantea 
la miaantropia; la avaricia puede degenerar en monomania, no exiaten ya 
af eccionea de f amilia y loa enf ermoa paaan au vida auf riendo privacionea de 
toda eapecie, y conaiderdndoae aatisfechoa con a61o la contemplacidn del di- 
nero; otroa, en fin, tienen aua ideaa fijaa en la aoluci6n de algunoa problemaa, 
talea como el movimiento perpetuo 6 la cuadratura del circulo. 

Reapecto & la aignificaci6n diagn6stica de loa diferentea delirioa, a61o 
podr^ anadir 4 laa cauaaa y deacripciones que de cada uno de elloa ae ha he- 
cho, que fuera de loa caaoa en que el delirio conatituye la linica manif eata- 
ci6n de la enf ermedad, que ea la enfermedad miama, y en cuyo caao la aig- 
nificaci6n del delirio ea linica, jani^ ae puede baaar el diagn6atico en el 
excluaivo aintoma delirio; habra que acudir & laa diveraaa manif eatacionea 
concomitantea para elevamoa & la concepci6n aobre la naturaleza del deli- 
rio. £n loa delirioa, aintoma linico, habrd tambi^n neceaidad de verificar 
eacrupuloaamente que no exiaten otraa manif eatacionea morboaaa, puea a61o 
aai ae diagnoaticaria tambi^n que la enfermedad y el delirio aon una miama 
cosa. 

Talea aon laa conaideracionea que han aurgido en mi del eatudio de la 
teaia preaentada y que of rezco como una contribuci6n para eaclarecer un po- 
co y amplificar ciertoa puntoa que me parecen dignoa de toda la atenoi6n 
del iluaU'ado auditorio que me eacucha, por la excepcional importancia que 
reviate deade el pnnto de viata tedrico-prictico. 

Mexico, Septiembre 7 de 1898. 

Jos£ DB LA Vega. 



84 CBOMIGA MKDICA MXZIOAHA 



SECCI6N XI 



FRECUENTE INSUFICIENCIA DE LA RASPA UTERINA. 

£b may oomtin ver fracasar la raspa uterioa en las endometritiB, pare- 
ciendo & primera vista que dicha operaci6n no merece toda la conflanza qne 
generalmente se le atribaye; pero on examen m^ cuidadoso de la paciente 
& quien se trata de curar, har4 ver que may 4 menado pedimos & la operaci6n 
en caesti6n, & la roipa, macho mAs de lo qne nos paede dar. 

En ef ectOy ^ta modifica de on modo asombroso an endometriOy sastitn- 
yendo ana macosa sana por la enf erma; pero tal modificaci6n no serd dara- 
dera, sino en tanto qne la lesi6n qae se trata de remediar se limite & esta parte 
del 6rgano. Ahora bien, casi paedo decir qae la excepci6n es qae las cosaa 
asl sncedan, y las m^ de las veces hay simaltineamente algana otra caasa 
qae mantiene la enf ermedad despa68 de hecha la operaci6n : anas yeces es 
algana laceraci6n del cervix, qae pasa inadyertida en nn examen snperficial; 
otras ana hipertrofia del cnello total 6 parcial; 6 bien una estenosis relativa 
del orificio intemo qae impide la salida libre de las secreciones natarales. 
Claro es qae contra semejantes estados patol6gioo8 poco 6 nada podrd la ras- 
pa, y casi ocioso serf a que me ocupara yo del asanto, si no fuera tan frecnen- 
te encontrar enf ermas indebidamente operadas de esta saerte, caando lo que 
necesitaban era 6 una traquelorrafia 6 una amputacidn del caello. 

En loB ocho 6 nueve liltimos meses he presenciado yarios casos entera- 
mente concluyentes de inutilidad de la raspa en caso de hipertrofia del cae- 
llo, y debo decir qae en dos de ellos, qae f ueron operados por persona may 
competente, la hipertrofia era casi insignificante, pues de otro modo habrfan 
sido amputadas del caello las enf ermas desde el principio; la primera safrid 
dos yeces la raspa, reproduci^ndosele el catarro nterino pocas semanas des- 
pn^, y bast6 la excisi6n de nna pequena cuna de tejido en cada labio para 
qae experimentara el caello ana regresi6n completa y sanara totalmente la 
enferma. 

Es, paes, de snma importancia hacer on diagn6stico cabal del paded- 
miento qae se trata de cnrar, y por ningtin motiyo pretender remediar lo 
qae solamente es an slntoma (el catarro nterino), sin atender & la Ie8i6n 
principal. 

Teniendo en caenta qne esta pablicaci6n drcula extensamente entre los 
medicos de fuera de la capital, machos de los cuales por sus numerosas ocn- 
paciones no pueden consaltar las obras cl&sicas y modemas de ginecologfa, 
he crefdo oportuno hacer las reflexiones anteriores, y me permito indicar 
tambi^n, dada la experiencia personal que tengo, la ventivia tan grande que 
se obtiene, por su sencilles, en extirpar simplemente de cada labio una cuna 
cuando se trata de hipertrofia simple, sin laceraci6n. Claro es que en este 
dltimo caso se impone la traquelorrafia, cuya descripcidn se halla en cual- 
quier tratado de ginecologia. 

En resumen, en presencia de un catarro nterino debemos buscar cuida- 
dosamente si no coexiste con alguna laceracidn del cervix, pues por insig- 
nificante que 6sta parezca & primera vista, mantendr^ el estado inflamatorio 
de la mucosa si no se repara debidamente; y se estimar^ las dimensiones 
del mismo 6rgano, haciendo la amputaci6n de 61 si estd muy crecido 6 la sim- 



CBOinCA MBDICA MBZIOAlfA S6 

pleexdaidii de nnacimaen cada labio si nof aere may maroadalahipertrofia. 
Solamente una expeiienda extensa podrA hacer seiusibleB los gradoe ligeroa 
de esta lesite; pero el hibito de ezplorar loe drganos intemoa de la miyer, le 
da & QUO en breye tiempo habilidad aoficiente para distingrair el estado nor- 
mal J el patol6gico, por ligero qae ^te sea. 

Mexico, Agosto 1? de 1899. 

Dr. P. BSRISTAIN. 



SECCION XVII. 



La qutnlna y ana sales. El Hidroferrooiaaato. 



PoeoB medioamentos, sin dada algnna, son atdlusados con mayor frecaen- 
cia y eon m&s jnsticia qae las sales de este precioso alcaloide eztraf do de la 
eortesa de on &rbol de la familia de las Rabi&oeas, originariD de la America 
Meiidionaly y cnyas virtades terap^aticas f ueron deseabiertas por los indi- 
genas del Perd. Por ser demasiado conocida, no repetimos la historia de la 
primera aplicacidn del remedio peraano en la esposa del Virrey, D^ Ana de 
Osoiio y despn^ su translacidn y aclimataci6n en Eoropa, procoradas por 
la misma dama y sn medico D. Jaan L6pez de Vega. 

Despa^B de machas y cnriosas peripecias, de haber recibido distintas de- 
nominaoiones, de haber sido objeto de especolacidn y prosperidad para los 
qne conocieron las propiedades de este admirable f ebrffago, en 1682 el rey 
Lais XIV orden<S se divolgase el secrete comprado en 2,000 Inises de oro & 
Boberto Talbot, ingles, ^ quien la maceraci6n en vino del polvo de quina va- 
lid grangerfas y codiciados honores. 

£1 reinado de la qoina, yenoiendo la opo8ici6n que entrelos mismos me- 
dicos habla encontrado, qaed6 definitiyamente asegarado i)or la realidad y 
constancia de los ^xitos obtenidos. Desde esa 6poca f u6 administrada in na- 
tura, hasta qae los progresos de la Qafmica permitieron conocer y aislar sus 
aloaloides, estadiar sus efectos y establecer ya de una manera correcta y de- 
ftnitiya su aplicacidn terap^utica. 



QUiNiNA— Composieidn quimiea,—Aeoi6n fyioldgka y tdxica.—Agentes m- 
n^gicat 4 ineompiikUblea.'^Dosia y usos. 

El primero, segdn creemos, que logr6 aislar la quinina, aunque no en un 
estado depurezaconyeniente, fu6 Fourcroy en 1792. Despu6s de este nota- 
ble qulmico, Duncan en 1808, Vauquelin en 1809, Gomez en 1810 y Pfaff en 
1814, continuaron sobre la misma yfa y obtuvieron el resultado quo busca- 
ban con mayor 6 menor resultado; pero hosta 1820 fu6 obtenida la quinina 
qulmioamente pura y cfistalizable, al mismo tiempo que la omoonina. La 
tineanidina y la quinidinaf f ueron descubiertas despu^s, asi como la quinoi- 
dfina aislada por Sertiimer y la quimvmina por Hesse. * 

1 Lft Arielna y U Ckueewina deMubiortM por PeUetler y Ooriol y por Leverkdhn, 851o so on- 
ooMitnn en la oortem 4e xxbm GaUwya fdM lUunad* por Wigen OMna de Ou§oo v^ra. 



36 OBOmCA BfflDIGA IMXIOANA 

No necesitamos decir» por ser caei afirmaci6n de sentido comtbiy que la 
oorteza de quina es excesivaTiieute yariable eu caanto & la riqueza qae po- 
Bee de «a% alcaloides y que ^tos se Italian desf avorablemente inflaenciados 
por la cantidad de tanino 6 dddo qninot&nico que contlene. De ahl natoral- 
mente la extrema variabilidad de laa preparaciones oficinaleg, extractos, tin- 
taras, vinos, etc., & las que sirve de base aquella. 

Desde ese mismo afio, 1820, la quinina ingresd al campo de la Terap6u- 
tica, siendo los resultadoB elf nicos obtenidos tan oonstantes y f elices, que en 
1827 fa6 concedido el premio Monthyon de 10,000 francos, ^ los querealmen- 
te llevaron & buen t^rmino las inyestigaciones y descubrimiento de la qui- 
nina, & los Sres. Pelletier y Cayentou. 

La quinina es blanca, amarga, levogira, soluble en unas 400 partes de 
agua f rfa 6 150 hiryiendo y en 2 de alcohol, asi como en el ^ter, el dorofor- 
mo y las grasas. Su f 6rmula C^, B.**, Az *, '. 

£1 sulfato neutro, aun mds amargo y que se preseota bojo la forma de 
agujas blancas, tenues y sedosas (C« H" Az« 0* ) « H« SO* + 7 H« O *; y el bi- 
sulfato 6 sulfato dcido, m4s soluble que el anterior, pues s61o exige 10 par- 
tes de agua, C^ B** Az* 0' , H' SO* H-7H' 0, son las sales m&s usadas, aunque 
tambi^n se prescriben con f recuencia el OlorhidratOt el Bromhidrato y el 
Olarhidra-iuJfato, asi oomo el Valerianato, el SaUcilato y el Arseniato, 

La quinina.es de tal manera familiar para todo sin excepci6n y sns pro- 
piedades flsiol6gica6, terap^uticas y tdxicas de talmodo conocidas, que tiem- 
X>o y trab^jo intitiles serfan los que emple^semos en detallarlas. S61o men- 
cionaremos algunasparticularidades que con f recuencia huyen de la memo- 
ria,paratratarenseguidabreyemente delas yent^as del Hidroferrocianato 
que no se emplea, como lo merece en muohos casos, de pref erencia 4 las otras 
sales. 

La quinina en soluci6n, segdn Binz y Scharreinbroich, paraliza los mo- 
yimientos amiboides de los corpiisculos blancos de la sangre en una disolu- 
ci6n de 1 ^ 8 6 4,000. Aplicada directamente sobre un tejido inflamado 6 in- 
yectada en la sangre, hi\ce disminuir la emigraci6n de leucocitos; sin atacar 
la forma de los gl6bulos rojos, les quita su propiedadde transferir el oxlge- 
no activo & las substancias oxidables (Van Benterghem). 

Nothnagel et Bossbach, exponen asi su teorla farmacodin&mica de la 
quinina: 

"Todos los experimentos que se ban hecho relatiyos & la acci6n de la qui- 
nina sobre los elementos org4nicos y los procesos fntimos del cuerpo animal, 
especialmente sobre la albtimina (Rossbach), sobre la putrefacci6n y la f er- 
mentaci6n (Binz), sobre los proto-organismos, sobre la nutricidn (Kemer, 
Von Bock y Bauer) y sobre la sangre (A. Schmid, Bonwetsch, Zuntz, Binzy 
Rossbach), demuestran la existencia de una acci6n fundamental de la qui- 
nina sobre el protoplasma. En efecto, su contacto y combinaci6n con la al- 
btimina de las celdillas, dan & 6stas una resistencia mayor & la acci6n del 
oxlgeno, haciendo mds dificil el proceso de oxidaci6n y descomposioi6n." 

La acci6n iiipot6rmica de la quinina, debe explicarse por su efecto de- 
presiyo sobre los procesos calorlficos en el organismo, con m^ probabilida- 
des de acierto que por una accidn directa sobre centres (atin no determina- 
dos) moderadores 6 productores del calor. Si la quinina estimula, como lo 
hace en efecto, los centres nerviosos, deberfaal contrario aumentar la tem- 
peratura. En el paludismo, la acci6n antit^rmica de este precioso agente, 
debe mds bien atribuirse & la f acultad que posee de destruir la causa morbf- 
gena, el proto-organismo que peri6dicamente emana en nueyasy abundan- 
tes generaciones, del bazo y de los drganos linfdticos, y que, por excitaci6n 
yaso-motriz engendran la ^ebre. £sta liltima hip6tesiB, que adn se encuea- 



CROmOA BCSDXOA BfEXICANA 87 

tra en tela de JoiciOy pareoe sin embargo, apoyarse en hechos may signifl- 
oativos, por ejemplo, en qne su acci6n es mucho mds intonsa y evidente en 
anas fiebres qae en otras (fiebres paliidkas y tifo, v- g»),y en qae s61o pro- 
dace la hipotermia en algonos f ebricitantes y no en el hombre en el estado 
flsioldgico. 

Los fendmenosnlteriores que se observancnando la qainina obtiene un 
baen ^xito, 6 sea la rednccidn del cal6rico, no deben atriboirse & ella, sino 
indirectamente, paes la apirexia normalizando las f unciones de la economla, 
bace renaoer el apetito, la digestidn se mejora, el gasto de la albiimina dis- 
minaye y la p^rdida de faerzas y energfas se detiene. 

Como agentes sin^rgicos, deben desde laego citarse los arseniatos y sa- 
licilatos como antizim6tico8; la aconitina, la dlgitalina y la veratrina, como 
antipir6ticos y alganas yeces la antipirina; y la estricnina, su acompanante 
obligado, pnes de an modo extraordinariamente marcado, acentiia y multi- 
plica la energfa de su acci6n terap^atica. 

Las preparaciones de yodo y el icido t&nico y los &lcalis y carbonatos al- 
calinos, son, por razones qolmicas, incompatibles. 

Como regla general en la caesti6n de dosis, es iniitil decir que son las 
dosis llamadas mcuivcu 6 altas las prescritas generalmente : GO centfgramos 
y an gramo, en cada yez y 2 4 8 gramos y algunas veces m^ en las 34 horas. 

Sin condenarlas en lo absoluto, pues en algunos casos excepcionales es- 
t6 indicada esta may en^rgica medicaci6n, sf manif estaremos que en la ge- 
neralidad de los casos pref erimos la administraci6n de la qainina y de sns 
sales en dosis m^ pequenas y repetidas con frecuenoia, obteni6ndose asl, en 
nuestro concepto y en el de may respetables terapeutas, an efecto mucho 
m&B seguro y sinlas molestias y trastornos que algunos designan con el nom- 
bre de quiniamo: perturbaclones del oldo, dela vista, y6mito8, y^rtigos, som- 
nolencia, depresi6n general y aun en ciertas idiosincrasias especiales erup- 
clones cutdneas de diyersas formas: petequias, roseola, exantema escarlati- 
nif orme y eczema. ^ 

Los obreros que trabajan en las f dbrioas de qainina, presentan en las ex- 
tremidades sobre todo, eflorescencias yesiculosas, pustulosas, etc. (Van Ben- 
terghem). 

La toxicidad de la qainina comparada con la de otros alcaloides, no es 
may en^rgica; pero A la dosis de 10 k 16 gramos produce lamuerte por pard- 
lisis del centre respiratorio y par41isis del coraz6n. Con las dosis eleyadas, 
sobreyiene la anemia del cerebro ; las perturbaclones auditiyas y oculares, 
se acenttian en relaci6n de la dosis administrada, y se restablecen may len- 
tamente; cuando con 5, 6 ii 8 gramos, se ha producido la sordera 6 la cegae- 
ra completas, los 6rganos afectados necesitan para recobrar su agudez, se- 
manas y meses; si se examina el timpano y la retina, se encuentran sus ya- 
SOS anemiados y la pupila segtLn Griining, se yuelye insensible & la luz. 

No es raro, asimismo, aun con las dosis masivcu usuales & que hace poco 
aludimos, obseryar de86rdenes intestinales. 

Encaminado este artlcnlo & demostrar las yentajas que presenta una de 
las sales de la quinina, el hidroferrocianalo, no debemos ocnpamos de las 
distintas combinaciones que se han obtenido con este alcaloide para i)oder 
responder & las exigencias de determinados estados morbosos, en que el es- 
tado febril coincide 6 se asocia d diyersas complicacioues que exigen el 
concurso de otros agentes terap^uticos. Asl, por ejemplo, el valerianato de 
quinina estdindicado cuando & la reacci6n febril se une el elemento neur&b- 
gico, cosa frecuentemente obseryada. 'Elsalicilato cuando el estado pir^tico 
depende de manif estaciones artrf ticas 6 reumatismales. £1 bramhidrato cuan- 
do la medicaci6n bromada se impone, es decir, cuando se intente disminuir 



88 CBONIGA MBDIGA MSXICAMA 

la irritabilidad de laa regiones motrices y sensitivas del eno^Mo. £1 ane- 
mato de quinina, preparaci6Q de yalor may subido, en las caquexias origi- 
nadas iK>r el enyenenamiento paliidioo, en lae fiebres rimdticaB, tif oideas y 
onando menos & tftolo de baen aoxiliar en la flebre puerperal; y asf anoefll- 
yamente. 

Cnando eapecialea oircanBtancias redaman el uso de la qninina en inyec- 
ciones hipod^rmioaa, oomQ en las fiebres pemiciosas, empleanse aolaciones 
de Bnlfato 6 clorhidrato, Bales cuya Boluoi6n puede tener un titolo mds 6 me- 
nos alto de ooncentraci5n. £ste modo de administraci6n tiene grandes yen- 
t^as, pero algonos inoonyenientes : las inyecoiones son dolorosas y d menn- 
do dan origen & abBoesos 6 cnando menoB k induraoiones que tardan macho 
en desaparecer. 

,^ , . ^ I^B« E. L. Abogado. 

(Oonoluvrd). 



SECCI(3N XXVII 



REVISTA 

DS LA 

PRENSA MfiDICA MEXICANA 



Oaoeta M6dioa.— Or^ano de la AeadenUa NaeiofuU de Medidna To- 

mo XXXVI — Niim. 18.— Jalio 1? de 1890.— Ademds de an articalo de Far- 
macologia del Sr. Dr. M. Villada, intitulado: "Apontes acerca de plantas in- 
dfgenas de la f amilia de las solan&ceas empleadas en medicina," hemos lei- 
do con interns los dos artfculos de Oineeologia, ano de los cuales conduye 
en el siguiente ndmero. £1 primero del Sr. Dr. Tom^ Noriega, lleya por 
tftulo: "Una obseryacidn de l^paro-histerectomia y otra de colpo-histerec- 
tomia segaidas de caraci6n," en qae de ambos casos clfnicos, en que acerta- 
damente sigoid el operador la t6cnica brillante y justiflcada de Doyen, saca 
el autor jostas y rasonadas deducciones. £1 segundo pertenece & nuestro 
estimado amigo el Sr. Dr. A. Ldpez Hermosa, "Breyes consideraciones acer- 
ca del prolapse de la matrix, desde el panto de yista de sa tratamiento,'' en 
qae despa^s de exponer y razonar la etiologfa y mecanlBmo de prodacoidn 
del prolapse aterino, limita jastificadamente el aso paliatiyo de los pesarioe 
cayoB inoonyenientes son indiscatibles y recomienda en los prolapsos com- 
pletos la Bolaci6n qainirgica, la eztirpaci6n total de lamatriz concolporra- 
fla anterior y colpo-perineorrafia. £1 trabojo est4 apoyado en dos obserya- 
clones clfnicas de interns. 

La mtinna.— Niim. 14.— Jnlio 15 de 1899.— £n este ntimero se halla un 
interesante estadiodel Dr. F. Hnrtado intitulado: ''Metritis^y Anezitisquis- 
tica doble," al cual di6 origen an case operado por el mismo facultatiyo en 
el Hospital ginecoldgico ''Gonzalez £cheyerrfa." Tambi^n hemos leldo alll 
un articulo eschto por el Dr. S. Sosa sobre ''La ensenanza M^dica," en que 
duramente censura el Plan de £studio8 actual en la £8cuela de Medicina, 
del cual se ha ocupado eztensamente el Sr. Dr. Terras en el tomo anterior 
de la ''Cr6nica.'' 

Boletin del Coiuiejo Superior de Salubridad.— 8? £poca.— Tomo 
v.— N^Un. 1.— Julio 31 de 1899.— £n este ntbnero se lee el "Informe acerca 



CROMICA MKDIOA MXXXCANA 

de las medidas dictadas por el Conscjo con motiyo de los diversoB casos de 
Fiebre Amarilla ocurridos en diyersos pantos de la Beptiblica»" y an artlca- 
lo del Sr. Dr. D. Jos6 Olvera sobre '* Abortos y Nacidos maertos," may in- 
teresante, en el caal el aator se niega & admitir como an hecho innegable qae 
la endameiritii (& la caal se atribaye la inmensa mayorla de estos acciden- 
tes) sea la caasa eficiente y yerdadera de la intemipci6n del embaraso y 
maerte del prodacto. Nosotros creemos qae sobra jasticia al Dr. Olvera pa- 
ra recosar ese dato y como 61, estiniamoB qae serfa may conyeniente qae el 
Conscjo recomendara A todos los medicos se procarara inyestigar la caasa 
legltima del aborto, del parto premataro y de la p6rdida del feto. 

Anates de Oftalmoloffia*— Tomo II.-~ Ntun. 1.— Jalio de 1890.— En 
este ilastrado colega qae ya celebr6 sa primer aniyersario y qae Jastamente 
prospera, hemos leido, como trabi^os originales, ano del Dr. Otto Wernicke 
sobre la "Impregnaci6n sangalnea de la C6rnea," y otro del Dr. M. Uribe 
Troncoso, intitalado: '' La determinaci6n de la Befracci6n por los m6todo8 
objetivos y sabjettyos" y, como siempre, ana excelente reylsta de los traba- 
jos, discnsiones y adelantos m&s notables qae consigna la prensa eztnu^era 
oonsagrada i, ese ramo. 

ReTlsta de Anatomla Patoldslea y Clinloas.''— Tomo IV.— Nti- 
meros 9 y lO.^Mayo 1? y 16 de 1899*— £n este caademo, dltimo qae hemos 
redbidoy se halla an trabi^jo original del Dr. Antonio Matienzo, de Tampi- 
CO, sobre la **JBacterioloff(a de la Fiebre Amarilla, " insert&ndose 6 obserya- 
clones, de las caales dedace las sigaientes proposiciones: I. £1 bacilo icte- 
roide repatado por Sanarelli como el germen generador de la Fiebre Ama- 
rilla, no pndo ser encontrado en ningana de las inyestigaclones emprendidas. 
Por otra parte, sa mismo descabridor afirma qae s61o es posible aislarlo en el 
58 por 100 de los casos, estando esto en contradicci6n con los principios fan- 
damentales asentados por Koch. II. En la primera y caarta obseryaciones, 
se obtayieron caltiyos de diploeoeoe dotados de moyimientos may actiyos. 
III. Los caltiyos hechosen los casos 2® y 8?, fueron est^riles. IV. En el case 
qninto, obtayi^ronse caltiyos de bacilos pyocitoicas; y V. En la sexta obser 
yacidn s61o pado identificarse el bacilo-coli comtin. 

Conclnye el aator diciendo con Noyy, qae el germen de la Fiebre Ama- 
rilla, como el de la Yiraela, el Sarampi6n y laHidrofobia, perteneceproba- 
blemente al mando de los organismos mdspequenosqueloe infinitamente pe- 
quetios. 

Una Reylsta bien escogida de la Prensa M6dica Extraqjera. 

Revista MMlca*— Tomo XII.— Ntbn. 1.— Janio 15 de 1899.— Como ar- 
ifcalo original, hemos lefdo el del Dr. J. Coslo sobre " Los accidentes ner- 
yiosos de la Gripa," en el caal, con alganos casos dinicos bien obseryados, 
sefiala las frecaentes complicaciones qae sobreyienen en tan comdn enfer- 
medad por parte del sistema cerebro-espinal. 

lA mlsxna.— Tomo XII.— Niim. 2.— Jalio 17 de 1899.— En este ndmero 
yiene an artfcnlo de nnestro laborioso 6 inteligente amigo el Dr. Jos^ de J. 
Gonzdlez, de Le6n, titalado "Un case de miopatfa primitiya progresiya (ti- 
po Landoozy - D^^rine),'^ en qae reyela el aator las dotes de distingaido 
cUnico qae posee, paes la descripcidn del enfermo es ana yerdadera fotogra- 
ffa en qae ningtin detalle se ha omitido; en todo el sindroma se ha estadiado 
concienzndamente, y se ha analizado con baen orden y correcci6n el princi- 
pio y la sacesidn de los fendmenos morbosos. Felicitamos cordialmente & 
naestro estimado compafiero qae constantemente expone los resaltados de 
sa prdctica. \ ()jald imitase la mayorfa de los medicos mexicanos 6 sa tota- 
lidad, tan loable proceder! 

Tambi^n hemos lefdo con positiyo interns las pdginas consagradas al 



40 CROMIOA MBDICA MSXICANA 

trabf^o del Prof esor A. L. Herrera, sobre "£1 origen de loB individuos en que 
se boBca una explicaci6ii al 9ueno por un retardo de laa corrientes del proto- 
plasma." 

La mlsma.— Tomo XII.— Niim. 3.— Julio 15 de 1899.— £1 artfculo origi- 
nal de esta entrega se reflere 4 "La ignipuntnra en la hipertrofia de las amlg- 
dalas,'' por el Doctor J. Gonz&lez Uruena, en que recomienda este medio de 
tratamiento may racional y aceptable por cierto, para la curacidn de las ton- 
silitis. Aunque sin haberla practicado ni aun yisto practicar, deseariamos se 
ensayase el tratamiento y se consignasen sobre todo sus resultados ulterio- 
res, pues casi puede asegurarse que los inmediatos son buenos. Creemos con 
el autor que la galvano-puntura es de una aplicaci6n m&s sencilla y m^ co- 
rrectai por localizar y limitar la acci6n t^rmica en los puntos mds convenien- 
tes y previamente elegidos. 

La Esouela de Medldna.— No hemos tenido el gasto de recibir la 
visita de este colega desde hace algiin tiempo, pues el liltimo niimero recibi- 
do es el ntUn. 88 del tomo XIV correspondiente al 15 de Abril. 

La Farmaoia.— Tomo VIII.— Ndm. 7.— Julio 15 de 1899.— Un artfculo 
sobre las "Plantas susceptibles de comercio interior y exportacidn,*^ del Sr- 
Dr. Fernando Altamirano; unos "Apuntes para las tinturas alcohdlicas," del 
Sr. Dr. £. Armendaris, en que este ilustrado farmacologista trata de reha- 
bilitar el uso, ya muy generalmente censurado, de este g^nero de prepara- 
clones, determinando "sus constantes" 6 sean: 1. Densidad y grado alcoh6- 
lico; 2. Cantidad por ciento de extracto secado & 1(XP; 8. Cantidad de alcaUnds 
contenido en lOOo** de tintura; 4. Cantidad de cenizas dadas por 100«-<^ de la 
misma; 6. Cantidad de agua estrictamente uecesaria para producir enturbia- 
miento persistente de 100^°- de tintura; y 6. Reacciones con el icido sulfdri- 
CO, nftricoy clorhfdrico, y con el cloruro de fierro. Reactivos de Walser, Boa- 
chardat, etc. 

Altamente loable es la proposicidn del Sr. Dr. Armendaris, complaci6n- 
donos en extremo obseryar que con recto criterio comienzan ya & reconocerse 
los inconvenientes de las preparaciones de la farmacia gal^nica, uno de los 
cuales, el mayor evidentemente, es la variabilidad extrema que se nota en 
la riqueza de alcaloide que ofrece cada tintura 6 extracto. 

£s en nuestro concepto de tal manera trascendental esta cuesti6n y en- 
trana un adelanto tan marcado para la Terapeutica, la normalizacidn de las 
tinturcu alcohdliau 6 su exclusidn definitiva del arsenal de medicamentos, 
que pronto nos proponomos tratar el punto en un artfculo especial, demos- 
trando las reales y grandes dificultades de realizar los prop6sitos del Sr. Dr. 
Armendaris. 

Revlsta MMloo Dental Mezioana.— Tomo 1?— Niim. 1.— Julio de 
1899.— £n esta nueva faz de la antigua "Bevista Dental'' se consagran ya al- 
gunas pdginas 4 asuntos exclusivamente medicos tomados de la Prensa M^- 
dica extranjera y continiia la inserci6n de trabigos originales 6 reproduc- 
ciones utiles y curiosas en verdad, sobre puntos importantes de la Ciencia 
y arte dental. Como en otra ocasion lo hemos afirmado, creemos es un 6r- 
gano indispensable para los miembros de la profe8i6n de Dentistas. 

Resumen de los trabajos medico -leg^ales ejecntados en el 
primer sexnestre del aAo de 1899, por los M^dico-Legistas de los Tri- 
bunales del £. de Yucatan. 

£n el cuadro estadfstico que con este tltulo hemos recibido, constan con 
todos los detalles apetecibles todos los trabsgos periciales encomendados & 
los Sres. Dres. Jos^ J. Castro Lopez y Andres S^enz de Santa Marfa en los 
meses indicados y que en yerdad son muy numerosos, significando un rudo 
trabajo para quicnes desempenan ese delicado cargo. Por este Cuadro £s- 



CROMXCA MKDIGA IfXXIGANA 41 

tadfsiico se ve, que adem^ de 3d autopsias, han teuido que emitir la respe- 

table cif ra de 467 ii^ormes & las autoridades. 

Es de deBearse que en esta Capital Be haga una publicaci6n Bemejante, 

porque ella proporciona dates interesantes sobre diversoB puntos: estado de 

la criminalidad, auiuenti) 6 decrcciiniento del snicidio, niimero de acciden- 

tea des^aciadoB, etc., etc. 

£• L. A. 



SECCION XXVIII 

REVISTA 

DE LA 

PRENSA MEDICA EXTRANJERA 



Contribution A la tli6raple de la Coquelnclie.— -fi^. Xaura.— "La 
DoBim^trie.^' — 5*"«- Ann6e.— N? 7.— Paris.— El Profesor Laura divide su tra- 
bigo ^n ti"^ partes: 1? Cllnica. 3* Un case do tos ferina grave observado du- 
rante la liltima epidemia; y 8^ Terap^utica. 

Nob ocuparemoB linicamente de esta lUtima, por ser la mAa importante. 

En el perfodo prodr6mico, liniitarse A las simples medidas higienicas 
comunes A todas las enferroedaides del ap.arato respiratoiio. 

En el periodo catarral, si la toB es de preferencia vesperal 6 nocturna, se 
podr&n administrar los modificadores anticatarrales del perfodo siguiente. 

En el perfodo caracteristico (el unico ciertamente patognonxSnico), es de 
toda necesidad que el tratamiento sea constante y vigilante. 

La fiebre ser4 combatida por la aconitina, la quinina, los banos y prin- 
cipalmente por las aplicaciones hfdricas frfas. 

Contra el elemento espasm6dico, la hiosciamina, la codeina, la atropi- 
na, el alcanf or monobromado, el yodof ormo, aisladamente 6 aaociados segiin 
la gravedad del caso, la f recuencia y la duraci6n de los accesos, la asisten- 
cia del enfermo, etc. La helenina merece tambi^n un lugar preponderante, 
en raz6n de sub propiedades como remedio desinfectante, microbicida y ex- 
pectorante t6nico. En los cases de apepsia y dispepsia, despierta el apeti- 
to, eatimula la Becreci6n del jugo g^trico y sostiene la acci6n neuromuscu- 
lar del 5rgano. 

£1 espasmo gldtico puede provocar fen6menoB graves y algunas veces 
mortalesy que exigen la traqueotomf a 6 la entubaci6n. 

Las hemorragias tanto externas como internas son muy frecuentes. 

La quinina, por su poder anti-infeccioso, Sedative y t6nico, debe ser con- 
siderada como un remedio de primer orden. 

£1 sulfhidral es el microbicida por excelencia. 

Las inhalaciones B6dicas, bromuradas, las evaporacioncB constantes de 
encaliptus, solas 6 con aceite de trementina, est4n indicadas como excel en - 
tea adyuvantes modificadores de los 6rganos respiratorios. 

En el perfodo catarral liltimo (4? perfodo), los balBiimicos comunes, eme- 
tina, kermes, terpina. 

En la insoficiencia cardiaca, la digitalina, la cafeina y la estricnina. 

£n los oasoB de insoflciencia g4strioa 6 de lesi6n funcional de los neu- 

6 



42 CRONICA MBDICA MBZICAlfA 

mogifltricos, los modiflcadorcs gastronerviosos, seglin las indicaciones y laa 
necesidades dc cada enfermo. 

Asepsia de la nariz, la boca y la faiinge. 

La anemia y el agotamiento org^nico ser&n combatidos por los ferrugi- 
nosos, los arsenicales, los glicerofosfatos, y sobre todo, por la perfecta all- 
meDtaci6n y laciira cliraat^rica, que coinbinadas, constituyen el mejor medio 
de hematosis y de restiiuraci^n del organismo fatigado. 

Ciiraci6ii de nn estrecliaiiiieiito cicatricial del esbfoso, por 
la electrollsis lineal despuds de ejecntada la sastrostomia. — £1 
Sr. Dr. J. A. Fort, tuvo la bondad de enviarnosexpresamente para la**Cr6- 
nica," un exteiiso articulo con el anterior eplgrafe, que con bastante ])ena 
no insertamos, limitdndonos a hacer de 6\ un resumen, porque estapnblica- 
ci6n estii destinada exclusivjimentt*. & dar A luz las producciones de los Me- 
dicos Mexicanos. 

Trdtase de un joven do 19 afios, que por oqulvoco tom6 una Boluci6n con- 
centrada de potasa que prodi^o nn estrccharaiento que, por impedir aun el 
paso de los Ifquidos, exigio la operacion de la gastrostomfa. El 2 de Enero 
del presente afio, ocurrio el accidente ; el 2 de Febrero fue admitido en el 
Hospital y operado; el 9 de Marzo dado dc alta conservando su sonda v.»U^- 
macal; el 18 de Abril comenz6 ii atenderlo el Dr. Port, practicandole dos ve- 
ces por semana la openici6n electrolitica. El 10 do Junto se ha obteuido la 
completa curacion y en los momentosdeescribirelartfculo, el Dr. Fortatir- 
ma continuar aim las sesiones de electrollsis, tan 861o para eonsolidar la cu- 
racion. 

Este procedimiento, aunque no estA completAmente exento de peligros 
quo en su ninyoria se conjuran m^s 6 menos por la habilidad y prjlctica del 
opt^rador, estii llanuido sin duda alguna A prestar servicios reales en los es- 
trechamientos esoftigianos. 

Esperamos de las niismaa estadfsticas del Dr. Fort, hcchas durante va- 

] ios alios, el saber hasta qu^ punto impide las reincidencias su procedimien- 

to, verdaderamente halagador por los resultados obtenidos por su autor y 

entusiasta propagador. 

Manuel Zubibta. 



Tlie Jonmal of the A. M. Association.— Vol. XXXIIL— Num. 1.— 
Julio 1? de 1899.— Trae una tesis sobre curaei^n radical de la hernia inguinal 
por el Dr. Alexander Hugh Ferguson. La teorfa de esta operaci6n, apoyada 
en cincuenta disecciones cuidadosas de laregidn, hechasen adultos sanos y 
herniosos unilaterales, en hombres, como en mujeres y nifios, es como sigue: 
£1 anillo inguinal interior estdconstituido por elfasdairansversalis m&fi6me- 
nos reforzado en este lugar; apoya directamente sobre el pequeno oblicuo del 
abdomen que le ofrece suficiente sost^n cuandola superficie de in8erci6n de 
este miisculo es lo bastante extenso en el arco de Poupart, esto es, cuando 
alcanza los dos tercios externos de este ligamento. Que disminuyan las inaer- 
clones en superficie, y el anillo fto estar^ igualmente sostenido; cuando la in- 
sercidn no alcanza m^s que la mitad 6 menos del ligamento, el anillo interior 
ofrece d6bil resistencia & la salida visceral: ahora, como este estrechamiento 
tendinoso es cong^nito, la tendeucia d las hernias de esta variedad lo serd 
tambien. 

Oferaci6n. Estd dividida en cuatro tiempos: 

Primer tiempo. A cinco c. m. abtgo y adentro de la espina iliaca anterior 
y superior, sobre el ligamento de Poupart, se hace una incisi6n semilunar 
de concavidad externa ^ inferior que circnnscribe el anillo intemo y termina 
sobre el pubis al nivel de los pilares; comprende piel, grasa y faaoia super- 



CBOmCA Bf^ICA MKXICANA 48 

fioial. Se diseca ei colgf^o formado, teniendo caidado de levantar con una 
pinza loB vasos qae se preseutan, previniendo la hemostasis. AbI bo evita 
cottar loB vasoB pudendos y circuntleja ilfaca aaperficiales. Qaedan 4 la vis- 
ta la apoQeuTOBis del firran oblicuo, el anillo inguinal externo, sas pilarea j 
fibras arciformes, el saco, si ha dencendido haata ahi, y la cara del colgajo 
invertido. 

Segundo iiempo. Cortar el anillo inguinal externo y laB fibras arciformes, 
separar laB fibras aponeur6ticaB longitudinales del gran oblicuo, m&a alld del 
anillo interior, hastalaaltura delaespina ilfaca antero-Buperior. Retraer la 
aponeurosis del gran oblicuo y descubrir, por consiguiente, los 6rganoB pro* 
f nudoB, & saber: contenido del canal inguinal, siico con bus adherencias, cor- 
don espermdtico, nervio ilio-inguinal, anillo abdominal ampliado, grasa, cre- 
mdster, oblicuo peqneno y su inserci6n deficiente en el arco de Poupart, fas- 
cia transversalis y ligamento de Falopio. Inspeccionar todos estos 6rgano8 
y si no se advierten atroiiados, seguir con el 

Tercer tiempo, Se diseca el saco, Bepardndolo del cord6n y del anillo in- 
terior, se le abre, se inspecciona el contenido, se liga lejos del dedo que lo 
Rostiene en el pediculo formado, se reseca y se suelta el muii6n. En las ope- 
i-aciones atfpicas seconserva el saco, segiin el consejo de Macewen. Si el sa- 
co f uere cong^nito, dividirlo en dos, la mitad distal formard una tiinica al 
testfculo, la otra se tratard como se indic6 arriba. Si hay epipl6n en el saco, 
se liga y reseca; el mnn6n se cubre con su propio peritoneo y se vuelve al ab- 
domen. Multitud de veces hay que poner en este tiempo al operado en la po- 
sici6n de Trendelembnrg. No se molesta el cord6n y el antor critica severa- 
mente su levantamiento 6 traspiantaoi6n. En suma, ninguno delos elemen- 
tos que acompanan el cord6n deben ser tocados, salvo la grasa, causa fre- 
cuente de hernia y que debe ser buscada y quitada en totalidad en los pun- 
tos peligrosos. 

Chiarto tiempo. Restablecer los pianos en sns posiciones normales. En la 
hernia las fibras del anillo interior se han alargado mAa 6 menos arriba y en 
loB contomos del cordon, por consiguiente, el anillo y el fascia se comban 
hacia fuera: para corregir este inconveniente, hay que qnitar la parte floja 
y hacer un anillo estrecho y suficiente para el cordon por medio de puntos 
de sutura en surjete 6 separados, cuidarse de herir los vasos epig^tricos 
6 hundir demasiado la aguja en la direcci6n de los vasos iliacos. Suturar el 
peqnefio oblicuo y el transverso al ligamento de Poupart y restaurar suori- 
gen normal; hay tambi^u que ret'rescur y avivar las superficies por suturar. 
Suturar despu6s los hordes de la aponeurosis del gran oblicuo, y por lil- 
timo, reponer el colgajo y suturarlo, cuidando la correspondencia de los 
pianos. 

NoTAS. Este procediraiento puede considerarse como una variante al de 
Bassini; difiere de el en que no toca el musculo recto, en que las sutnras so- 
bre el fascia transversalis y los miisculospequeno oblicuo, transverso y arco 
crural se hacen en dos tiempos diferentes y no en conjunto, como en el del 
antor italiano; tione sobre el la veutaja de la incisidn cutanea que da un cani- 
po mny amplio al operador, asf como lo habia notado ya el Dr. Senn, citado 
por el antor de esta tesis. 

Al leer la teorfa en que se funda el autorparallegar d sus condusiones, 
nos encontramos con algo que no es admitido i)or todos los autores y que ne- 
cesita quizes rectificaci6n 6 ratiticaci^n; trdtase de las inserciones inf eriores 
del musculo pequeno oblicuo, cuyas fibras, segiin M. Tillaux, quedan, por 
decirlo asl, flotantes en el canal inguinal, y no recordamos que nuestro dis- 
tingnido maestro el Dr. Francisco Chac6n en la clase relativa, nos haya hecho 
la menor observacidn deste respecto. Los reproches que hace al manejo del 



44 CRONICA MBDICA. MBXICAMA 

cord6n, son tales, que si se siguen sus indicaciones, se aentir&n sin dada gran- 
des dificnltades al haoer la sutura del anillo intemo. 

Hay quo citar aquf tambi^n & nno de nuestros mds distinguidos cin^ua- 
nos 7 uno de nuestros maestros mA& notables, el Dr. F. Z4rraga, quien dlti- 
mamente, en el mes pasado, practicd en el Hospital Espanol dosoperacionea 
por hernia inguinal oblicaaen dos individuos, con resultados inmediatos tan 
satisfactorios como los aducidos por el autor americano. Su tdcnica fu6 la 
siguiente : 

Incisi6n cur villnea como la del Dr. Ferguson, diseoci6n del colgajo, atrac- 
oi6n hacia arriba de la cdspide del anillo externo con un gancho y no d.ebri- 
daci6n del anillo ( operaci6n f ^11 porque en este caso las fibras arciformes 
se hallan distendidas, segiin la observacidn del propio circu^i^o), diBecci6n 
del saco de los elementos del cord6n, coiocacidn lateral de 68te para obrar con 
libertad, inspecci6n del contenido sacular, ligaduray re86cci6n del saco fuer- 
temente atrafdo, resecci6n antes del epipl6n si lo hubo, extirpacidn de la gra- 
sa acumulada y que faere sospechosa, estrecbamiento del anillo interior por 
sutura en masa del fascia transversalis, pequeno oblicuo, transverso y arco 
crural (quedando con esto reconstruida la pared posterior del canal), se quita 
el gancho romo de la aponeurosis del gran oblicuo y se re£uerza6staconsu- 
turas si se juzga necesario; reaplicaci6n del colg^o cut^neo y curaci6n. 

En estas dos operaciones que hemos presenciado, lo repetimos, el resul- 
tado inmediato ha sido excelente, la cicatrizaci6n por primera intenci6n. Los 
operados estdn todavia en observaci6n en el hospital para apreciar mejor los 
resultados y evitarles ejecuten en sus domicilios algiin movimiento impru- 
dente que pudiera comprometer lo que se ha obtenido. 

Habiendo consultado al mismo Maestro sobre si ^1 habfa notado en sus 
estudJOB de anfiteatro 6 en sus operaciones la in8erci6n del pequeno oblicuo 
senalada por el Dr. Ferguson, nos dijo no haberla observado. 

Mostr&ndole el trab^o del Doctor americano, nos hizo observar que en 
ese procedimiento el canal inguinal se acorta notablemente. 

Andres Bknayides. 



Tlie American X. Ray JonrnaL— ( St. Louis.— Julio, 1899.— Vol. 6. 
— Ndm. 1 ) — Corrientes de alia frecuencia en la Terap^Hca, por N- Tesla. — 
Aunque principalmente interesante para los medicos, contiene el trabi^o de 
Tesla cosas de importancia general y diagramas qae ilustran varios siate- 
mas para producir corrientes de alta frecuencia. Uno de los hechosmdjs no- 
tables que presentan, es su perfecta inocuidad aparente que hace posible el 
paso, al trav^s del cuerpo, de cantidades enormes de energfa el6ctrica, sin 
causar dolor ni molestia. Las acciones el6ctricas, se dividen en tres clases: 
L Laestdtica, dependiente sobre todo, de lamagnitudde potencial. II. La 
dindmica, de la cantidad y calidad de la corriente; y III. Efectos distintos 
debidos & las ondas el6ctricas. Estas tres acciones, generalmente coexisten, 
pero una U otra pueden predominar. 

Uno de los procedimientos descritos, lo cree Tesla de mucho porvenir 
en mainos del m6dico, porque penniteconcentrar en el cuerpo humano ener- 
gfa el^ctrica de varios caballos de f uerza (ocho 6 diez ), sin causar trastor- 
nos, niientras que una pequena parte de esta misnia energia, aplicada de 
otra manera, serfa muy peijudicial. 

Variando las disposiciones, sc puede Uevar al cuerpo corrientes de va- 
rios niillones de volts sin dano, y ^stas qnitan con extremada violencia de 
la superficie de la piel, todas las pequenas particulas adherentes, aunque 



OBOMXCA MKinCA. MKZIOAlfA 45 

sean pol vos metdlicos enclavados, y cree que el m6dioo podia oaarlas en suba- 
tituci6n 6, los banos de agna ordinarios. 

Los efectofi en loa tejidos vivos son naloa, pero se prevee que hay peli- 
gTo en loB experimentoa efectuadoa, porque ai ae forma una via conductora, 
serf an destruidos inatantdneamente € indica que aal ae podrfa ejecutar & loa 
sentenciadoa sin sufrimiento alguno. La linioa explicacidn que hasta hoy 
puede dar sobre esta inocuidad, es que los midoB vivientes se conducen co- 
mo condensadores. 

Las piezas metdlicas incluidas en los tejidos, se calientan rlipidamente 
y este hecho hard posible la esterilizacidn fatura de las heridas y la local!- 
zaci6n de los cuerpos extranos. 

Muchos de los resultados conseguidos, se pueden obtener con lasolades- 
carga de un condensador, y para dar una idea de semejantes ef ectos, asegura 
que un condensador bastante pequeno, para ser Uevado en el bolsillo del 
chaleco, puede engendrar potenoiales oien voces superiores & los de las mA- 
quinas electroestdticas mcgor construidas hasta el dfa, y usado de diferente 
mauera, se obtendrfan corrientes mayores tambi^n & las de las mdquinas mds 
potentes, puesto que el condensador se descargaen un espaclo de tiempo pe- 
queno hasta lo inconcebible. 

Describe, por tUtimo, un instrnmento medico para generar y usar la elec- 
tricidad en esta forma superlativa. 

"El Prosreso MMloo."— Santiago de Chile.-— Ano IX, ndm. 6.^ La 
DisenteHa en GhiU.—Oon este rubro publica el Dr. Carlos Ugarte J. un tra- 
bf^o del cual concluye las siguientes proposiciones : 1^ La disenteria en 
Chile presenta su m&ximum de f recuencia en las provincias centrales y las 
relativaniente tropical es, en donde los dos factores de humedad y calor se 
encuentran reunidos por mds tiempo. 2* La disenteria recmdece en los me- 
ses mds calurosos; se inicia en Noviembre, aumenta en los meses de vera- 
no y merma en el otofio. 8? Recmdece en las 6pocas en que por el clima. Ins 
frutas verdes y otras causas, se alteran las f unciones de la mucosa digesti va 
y ofreee el organlsmo un terrene & prop6sito para su desarrollo. 4? £1 me- 
joramiento de las aguas potables trae su merma y casi su desaparicidn. £1 
desmejoramieuto de ese factor la reonidece y agrava. 

lA Cr6nica M6dlca.— Lima, Peru.-*A. XVI, ndm. 201.— Publica dos 
articnlos interesantes : uno del Dr. C. Alberto Garcia sobre la uecesidad y 
obligaci6n de los gobiemos para reglanientsir la pro8tituci6D, que, abando* 
nada d si misma marcha produciendo iinnenso dano en la sociedad con la 
propagaci6n de las enfermedades veu^reiis, fomentadas por la uegligeucia 
y el desciiido. "El grau probleiua moderno," dice el nutor, "es prevenir lascii- 
fermedades, proveer a su proiilaxia.'^ El segundo articulo es una observaciou 
del Dr. £duardo Bello, referente d una hernia umbilical extrangulada en 
una anciana cardiopata y que no obstante fu6 cloroformada y operada con 
exito brillante. 

lA I7nl6n Mddlca.— Santiago de Chile, Chile. —Ano VI, ndms. 81, 33 
y 88.— Continda el trabajo del Dr. D. J. Ramdn Campos R. sobre el trata- 
miento de la Psoriasis especialmente por la iiroidina. Se reiieren bonitas 
observaciones decuracidn. La tiroidin<i se ha dado en tabloides, queya vie- 
nen preparados, enipezando por uno diario que se parte en dos, tomdndose 
iinamitad en la manana y la otra en la tarde ; se aumenta progi'esivamente 
un tabloide cada dos dias hasta llegar d administrar cinco diaries. 

C. ViESCA Y Lobat6n. 



46 CRONICA MBDIGA MKXIOAMA 

Tlie Joamal of tlie Amerloaii Medical Aaaooiatlon.— Volumon 
XXXIII.— Niimero 2. — Trae an interesante artfculo sobre las consecuencias 
tardfas en la extirpaci6n de los ganglios inguinales. Segiin Hamann, la ele- 
fanciaBiB serfa demasiado frecuente despu^ de estas intervenciones, y Ba- 
yer ha dado de esto ya una explicaci6n satisf actoria, porque esa complicacidn 
no se presenta fatalmente en todos los casos en que Be extirpan 6 destruyen 
dichoB ganglios; segnn este autor, el tejido celulograsoso que rodea esas 
gl&ndulas es muy rico en tubos y lagunas linf^ticas, y las regenera rods 6 
menos completamente despu^s de extirpadas; pero cuando este tejido se des- 
truye, sea inmediatainente 6 mds tarde por una Bupuraci6n prolongada, los 
ganglios no se regeneran; la cicatriz, mds grande, al retraerse Bofoca Iob va- 
SOS linfdticos de la rafz del miembro, y la elefanciasis uncuentra asf una con- 
dici6n suftciente para establecerse. 

En el mlsmo ntkmero.— Birch Herschfield relata los resultados que 
ha obtenido en treinta y cuatro necropsias que practic6 con el exclusivo ob- 
jeto de estudiar el modo de principiar mds comiin de la tuberculosis pulnio- 
nar y el sitio que esta terrible enfermedad elige de preferencia en el 4rbol 
a^reo para su primer ataque. 

Herschfield ha encontrado que ni la neumonfa caseosa ni el tub^rculo 
intorsticial son las manifestaciones primeras m^ frecuentes, y que en bus 
observaciones hechas en individuos con tuberculosis latente 6 incipient^, 
inuertos repentinamente por cualquier causa, la infiltraci6n b^o la mucosa 
de los bronquios de segundo orden se presents casi constantemente. 

La marcha ulterior que este autor asigna al proceso, difiere poco de la 
que es bien conocida desde hace tiempo, y como todos, senala la parte pos- 
terior del vertice de los pulmones como la m^ vulnerable. Por liltimo, se 
manifiesta profundamente convencido de que la gimnasia y la pureza del 
aire constituyen la mejor profilaxia. 

En el mlsnio ntkmero.— Se recomiendan ardientemente las inyeccio- 
nes de 4cido f^nico en el t^tanos, que darian resultados andlogos 4 los del 
suero antit6xico, sin presentar bus inoonvenientes. La dosis de 0U8 centi- 
gramoB bastard al principio; despues se aumentard, porque hay en los te- 
tdnic/os una marcada tolerancia para dicha sustancia. 

En el mlsmo ntimero.— El Dr. Summers resume en un juicioso ar- 
tfculo las ventajas que prdctica y experimentaimente presenta el uso de los 
guantes en gran niimero de intervenciones quiriirgicas. En Europa, como en 
los Estados Unidos, los guantes son usados corrientemente por grandes ci- 
rojanoSy como Halstead y Mc. Bumey. 

BaFABL SANCHEZ. 

Revue mensnelle de Oyn6colosie, Obst^triqne et Posdiatrie 

de Bordeaux.-— Tome I.— Mai 1890.— Xa psicosis post-eeldmptiea, por el 
Dr. Regis.— Esta brillante lecci6n cUnica dada por el Profesor de enferrae- 
dades mentales en la Facultad de Medicina de Bordeaux, es una elegant^) y 
clara reseiia de los fendmenos psiquicos que en esta afecci6ii se observaii, 
del delirio que, por una auto-intoxioacion evidente, sobrevienc por lo coniiin 
despues del periodo comatose. 

Frecuentemente se tratade una amnesia retrdgrada 6 retro-ante r6grada, 
como en los casos que menciona, y que sirven de comprobaci6n 4 bus asertos. 

En este estudio pasa en revista el autor los trabajos sobre ese asunto de 
Fieux, Billod, Olshausen, Lailler, Senlecq y Chaslin, y con justa raz6n cla- 
sifica este delirio entre los delirios de ensueno u oniricos, 

Los dos casos elegidos son instructivos, siendo el segundo el m^curio- 
so y excepcional, por la aparici6n tardla de losaccesosecUmpticos (10? dia). 



OBONIGA MBDIOA MBXXCANA 47 

y babiendo sido eD esta enfenna mucho m^ lenta la convalecencia, pues 
851o pudo obtener sn alta el mes de Abril, habi^DdoBe verificadosupartoel 
14 de Enero y sobrevenido la eclampsia el 23 del mismo. La amnesia de las 
palabras f a6 en el la el slntoma mds persistente. 

£1 autor tertnina marcando 8 tipos clfnicos en las psicosis de auto -in - 
toxicacidn: "1? Tipo de conf asidn mental alucinatorio con indicannria, ace- 
tonnria, ^cido diac^tico, coprostasis, etc., que pertenece principalmente 4 
I » auUh-intoxicaoian gastro-^ntestiiMl; 2? Tipo de conf usi6n mental con tor- 
peza, soranolencia, narcolepsia, coma, descenso de temperatura, hemafefs- 
mo, urobilin aria, indicanuria y glicosuria por tn^u^encia hepdtica; yd? Ti- 
po de confu8i6n mental con calambres, actitudes cataleptoides, tetanismo, 
ataques ed^mpticos, diminuci6n de la tara urinaria, presencia de cilindros 
y tubos, albuminuria y hemoglobinuria, sintomatico de una insufici&ncia 
renalP 

« 

Entre los trabigos contenidos en este niimero, se encuentran dos cam>s 
cliiiicos interesantes: el uno se refiere ^ uu "Embarazo tubo-abdominaP' tra- 
t^ido con 6xito por Laparotomia y extirpaci6n del tumor con los anexos na- 
tiiralmente que le albcrgaron, por el Dr. Chavaunaz; y el otro referente k 
1 21 "Enuc]eaci6n de la bolsa qulstica y reseccidn total de su envoltura liga> 
nientosa, en un quiste del parovario," por el Dr. Eug. Monod. 

Dr. E. L. A. 



SBCOION XXX. 



BIBIL,IOC3-ie;.AIFI.A. 



Hlstorla de la Fiebre Amarilla qae se desarrolld durante el ve* 
rano de 1898, desde el Puerto de Taznplco basta Monterrey, 
por el Dr. D. Atanasio CarrUlo. 

Con atenta dedicatoria hemos recibido este interesante folleto, escrito 
con acuerdo del Gobierno del Estado de Nnevo Le6n, por nuestro estimado 
amigo y laborioso comprofesor el Sr. Dr. Carrillo. 

Referidos los hechos con nimia escrupulosidad y suficientemente docu- 
mentado, este folleto realiza del modo m4s cumplido su objeto, pues no so- 
lamente se sigue paso & paso la maroba de la epidemia, sino que se ve pa- 
tentizado el celo de las autoridades para limitar el mal, adoptando con ri- 
gor, eon oportunidad y presteza, todas las medidas sanitarias reclamadas en 
tales circunstancias. 

Un hecbo admitido y comprobado tiempo ha en la Ciencia, pero que siem - 
pre es provechoso tener presente y veiificar de nuevo, es el trasporte 6 tras- 
mision de varios de los g^rmenes pat6geno8, entre ellos el de la Fiebre Ama- 
rilla, por medio de las mercancfas contaminadas. Este hecho se desprende 
de un modo evidentlsimo de las investigaciones cuidadosamente empren- 
didas con moti vo de esa epidemia, y es 6ste uno de los puntos friictuosos de 
los estudios hechos. La evidencia de este modo de propagaci6n, proporcio- 
na desde luego el medio de cortar la marcha de una enfermedad que espera- 
moB sea en el porvenir extirpada de nuestras costas, costas fecundas y riquf- 
simas, eon los recnrsos cada dfa m^s extensos de la Higiene, ciencia la m^ 

provechosa para la humanidad. 

Db. E. L. Abogado. 



48 CBONICA MBDIOA MBXICANA 



NOTAS 



TKSTIMONIO DE AGRADKCIMIKNTO 

A la lista de los apreciables companeros que se han servido enviar es- 
pontdneamente an aynda pecuDiaria para lo^ar el sosteDimionto de la "Ord- 
ni^a MMica Mexicana,'*^ hoy tenemos la satiftfaccidn de agregar los nombres 
de los siguienteSt que con toda buena voluntad y cortesfa, han tcnido la ga- 
lanteria de enviamos sus cuotas, estimuldndonos & continuar como hasta 
aquf, realizando el programa adoptado en esta publicaci6n: 

Sr. Dr. D. Jos^ I. Saloma, de San Martin Texmclncan (Puebla); Sr. Dr. 
D. Pr68pero Herrera, de la Piedad y Sr. Dr. D. Francisco Hem4ndez, de Ji- 
quilpan (Mich.); Sres. Dres. D. Rosendo Gutierrez de Velazco, D. Juan D. 
Ibarra, D. Cayetano Padilla, D. Mannel Elizalde y D. Cornelio Larios, de 
Le6n (6to.); Sr. Dr. D. Nicolds F. Banda, de Guadalajara (Jal.) y Sr. Dr. D. 
Braulio Montemayor, de Rosales (Coahuila). 



A NUESXROS LECXORES 

En Tirtnd de las cansas manifestadas en nnestro niimero anterior, la 
"Or6nicaV ha sufrido en sn aparicidn un retardo, que truncando la regulari- 
dad con que desde su f undaci6n se ha repartido, ha contrariado mucho nues- 
tras costumbres y deseos. Con el niimero pr6xinio, y 4 mds tardar <;on el si- 
guiente, volver^ & quedar establecida la regularidad que siempre ha carac* 
terizado & esta pnblicaci6n. 

Seanos Ifcito aprovechar esta oportnnidad, para manifestar & naestroa 
estjmados amigos y colaboradores, la snma complacencia que nos han cau- 
sado sus cartas, extranando este retardo y signific^ndonos el lugar distin- 
guido que ya conceden al que es en realidad iSrgaiio de ellos mismos. 



LA KIKBRE AMARILLA KN VERACRUZ: 

Tenemos la satisf accidn de anunciar & nuestros lectores, y principalmen- 
te & los Medicos residentes en nuestras costas, que muy en breve estar^ k la 
▼enta en las principales Librerfas de esta Capital, la obra meritfsima que 
con el tftulo de este p&rrafo, ha publicado el distinguido y erudito Dr. D. 
Ignacio Alvarado (padre), que consagrd variosafios de su vidaal estudio de 
una enfermedad que con justicia ha cautivado siempre la atenci6n del mun- 
do medico nacional y extranjero. 

Entretanto anunciamos las Librerfas ^ las cuales se encomienda la di- 
f usi6n de este notable volumen, pueden hacerse los pedidos & esta Redac- 
ci6n 6 & "La Europea," de J. Aguilar Vera y C^ calle de Santa Isabel ndm. 
9. Mexico. 



TOMO III. 



MEXICO, Sbptibmbre l*" de 1899. 



Num. 3. 



GRONlGfl MEDIGfl MEXIGflNfl 



REVISTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 



(CSPECIAIMENTE ALCALOiDOTERAPIA Y SEROTERAPIa) 



ORGANO DEL CUERPO MEDICO MEXIGANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DK. eWRIQUe L. ftBOGftDO. 



(I 



MIEMBRO CORRF8PONDIENTE DE LA SOCIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS 



M 



I>r. B«rr€ilro, Manuel. — Jefe de CliDica 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Dr. Daqne de Edtrada, Juan.— Ez-Jefe de 

Clinica deObBtetricia de la E. N. de Med. 
I>r. Bffjfa, Demetrlo.— Profesor de Clinica 

Interna (8er. ano) de la E. N. de Med. 
Dr. Tc(Jada, Carlos.— Profesor de Clinica 

Infantil de la E. N. de Med. 



Dr. Vtf Eques G6niez, Francisro — Profesor 

de Patologia Externa de la E. N. de Med. 
I>r. Ztfrraipft, Fernando. -Profesor adjunto 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Froff. Alfonso H«*rrera.— 8ecci6n de Qui- 

mica, Farmacia e Historia Natural. 
Prof. Mannel G. Arag6n — Secci6n de Me- 

dicina Veterinaria. 



SUMARIO: 

Sbcciox v.— Ligeras objecionea & las doctrinaa aoeptadas por la Academia de Medicina 
acerca de la Oripa, por el Dr. Juan Brefia, de Zacatecas.^BBCCiON XWll.—Terapiutica, 
La quinina y sua sales. El hidroferrocianatOj Dr. E. L. Abogado, (concluye). — Sbc- 
ciON XXVIl.— Revista de la Prensa M6dica Mexicana, E. L. A.— Sbccion Especial.— 
Un bermooo proyecto, B. L. A.— Carta-circular del Sr. Dr. Demetrio Mejia.— Notas. 



SEC(;iON V. 



A us D0CTRINA8 ACEPTADA8 POR LA 



ACADEMIA DE MEDICINA 

ACERCA DE LA GRIPA. 



C*eat nous plutdt que Tallemand 
Goethe, qui pourrions nous Verier: "De 
la lumidre! plus delumiere!" 

Alfred Fouillb. 

La frecuencia y seveiidad con que en los ultimos anos se ha presenta- 
do entre nosotros la influenza, asl como los temores bien f undados de que 
no8 veamos de nuevo en la necesidad de combatirla, hace de todo punto 
necesaria la uniformidad, 6 al menos la similitud de ideas en todo lo que se 
relaciona con la citadaenfermedad. Un asunto que ha preocupado en alto 
grado 6 las sociedades modemas, que ha sido objeto de ilustrada y justa 
solicitud por parte del poder ptiblico en las naciones mas cultas, y que ha 
originado trabajos 6 inquisiciones minuciosisimas, y a tal grado numero- 
sas, que la bibliografia especial que las contiene, iguala, si no excede, a la 
de los m&s importantes problemas de la ciencia m^dica, ha Uegado k ser 
dilucidado hasta un grado satisfactorio en las circunstancias mas peculia- 



50 CRONICA MEDICA MSXICANA 

res de la intoxicaci6n, como son: su genesis, ^emiologfa, marcha y moda- 
lidades ordinarias de terminaci6n. No qoiere esto decir x[ne se hayan lo- 
grado todos los desiderata 6 siqaiera los mas urgentes de la terap6utica d 
de la prophylaxis, lias adquisiclones debidas a los bellos trabajos de Pfeiffer, 
Canon y Kltasato, es decir, la vulgarizaci6n de la noci6n etiol6gica de la 
gripa, hizo concebir, desde el primer momento, esperanzas que hasta hoy 
ban sido por desgracia, imposibles de satisfacer. Y si bien es cierto que el 
mundo entero sigue infructuosamente pidiendo "con ansiosa impaciencia," 
como dijo Virchow (1) "la 8oluci6n del gran problema de la inmunizaci6n 
artificial," nadie podra desconocer que los hechos mas conspicuos en la 
historia de las tiltimas epidemias ya no se prestan §l opiniones divergentes, 
ni ofrecen, 4 quien haya seguido paso k paso el progreso realizado en los 
principales centros cientiflcos, sino pocos puntos dudosos, obscuros 6 sus* 
ceptibles dedi8cusi6n. 

Por estas consideraciones y otras que facilmente se ocurren, nos han 
sorprendido las aserciones contenidas en un dictamen relativo a la gri- 
pa, (2) aprobado en la Academia de Medicina y publicado en la Gaceta^ 
6rgano oficial de la misma Corporaci6n. Ya una mano firme y segura ha 
nuliflcado algunas de esas aserciones, y puesto en claro, sin r6plica posi- 
ble, la realid^d de las cosas. Mas como mirando atentamente el documento 
acad^mico, se notan todavfa proposiciones en que la verdad esta pidiendo 
rectificaci6n, venimos a formularla en el presente articulo, para lo cual 
comenzaremos por traer § la vista el dictamen, que & la letra dice: 

"Bien sabido es que la gripa reviste la forma de pandemia muy fre- 
cuentemente, y que su transmision se hace con gran rapidez en la e8taci6n 
del inviemo ; viene la primavera y esa enf ermedad desaparece de todas 
partes del globo; en estio y en otono no se ve un solo caso, no se seiiala 
ni siquiera end^micamente en el antiguo ni el nuevo Continente; esdecir^ 
ning^n hombre enfermo esta encargado por la naturaleza de conservar la 
infecci6n gripal durante nueve meses, para ser el punto de partida de una 
nueva epidemia, sino que todos los enfermos vuelven al estado de salud, 
cuando no perecen por algiXna complicaci6n y eliminan al elemento infec - 
cioso, al bacilus de Pfeiffer, el cual, por los cambios de temperatura, hu- 
medad, etc., 6 en una palabra, por los cambios climat6ricos, atentia su 
virulencia, se conflna en los medios naturales, probablemente en la fterra, 
y no despierta hasta que la estaci6n locoloca en condiciones de actividad, 
y §L los individuos en las de receptividad. Dada la grande rapidez de ex- 
pansi6n de ese agente infeccioso, cuando en un punto del globo aparece, 
se propaga con lavelocidadde las vias de comunicaci6n; pero una vez que 
en un lugar ha inf ectado & sus habitantes, ^estamos autorizados para decir 
que al terminar la epidemia, ha desaparecido el germen, el esporo germi- 
nador de aquel lugar; se ha depurado aquella regi6n de ese agente infec- 
cioso y no volvera a aparecer si no se le importa de nuevo? 

Esto pudiera ser si la biologfa del bacilus de Pfeiffer se hubiera demos- 
trado semejante a la del bacilus colerfgeno, si supi^ramos qu&L es la cuna 
de esa infecci6n, como conocemos la del segundo, que es las orillas del 
Ganges; pero mlentras eso no est^ demostrado, es m^ natural aupaner 
que, como todos los g6rmenes de enfermedades infecciosas, puede vivir 
en el suelo y levantarse de allf por el viento en las ^pocas en que la dese- 
caci6n del terreno hace mils ficil la difu8i6n de los g^rmenes. 

(1) On inaugural address in Ciiaring Cross Hospital. 

(2) Firman ese dictamen los Sres. Qavino, V4zquez Q6mez y Toussaint. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 51 

Pero para no ser acosados de optimistas, vamos 4 juzgar la cueatiCn 
con el criterio de los hechos adquiridos. Esta aceptado en todo el mando 
cientifico, que las ciudades pooo higi^nicas son mds castigadas por las epi- 
demias; y si a Mexico llega una epidemia que se propague por el aire, co- 
mo parece suceder con la gripa, nada mas natural, dado el estado de nues- 
tra Capital, el que esta infecci6n se generaiice entre los habitantes que 
respiran una atm6sfera cargada de polvos del terreno, a tal grado, que nues- 
tras vlas respiratorias se azolvarlan, si no fueran arrojados tantos polvos 
por la espectoracion" 

Es cierto que en inviemo, principalmente, por causa de la mayor pro- 
pincuidad de las personas que se confinan, ya en las habitadones, 6 en 
edlflcios pliblicos buscando abrigo contra el frlo, se facilita el contagio, 
medio el m^ generalmente reconocido hoy como via de transmisi6n de 
la gripa. 

Pero tambi^n en estio y en otofio se ve, no uno solo, sino multitud de 
casos del mal, puesto que es absolutamente contrario k la observaci6n que 
al venir la primavera, la enfermedad desaparece de todas partes del glo- 
bo. La crftica implacablemente justa que ha precedido d la aparicion de 
este ensayo, dej6 bien esclarecido ese punto, y ensen6 al mismo tiempo 
que en libros conocidos por muchfsimos medicos, se ha senalado ya que la 
infecci6n se observa como endemia propia 4 ciertas localidades. En tal 
virtud, seria inconducente detenemos en repetlr 6 corroborar una demos- 
traci6n que esta cabal y perfecta. Mas como las verdades universalmente 
reconocidas & que se ha hecho referenda se ligan intimamente con otras 
que vamos 4 tratar de patentizar, p/>dra hallarse entre nuestras pruebas, 
alg^ susceptible de acumularse 4 los argumentos aducidos para refutar 
aserciones que no tocaremos ex-prof eso. 

Si se hade conceder algtin cr6dito a estudios concienzudos, acomuni. 
caciones 6 informes de observadores respetables y experimentados, a in- 
quisiciones oficiales, minuciosas, practicadas en las naciones mas cultas, 
al testimonio de publicaciones m6dicas las mas respetables y fldedignas, 
hay que reconocer como un hecho el que la influenza prevalece bajo forma 
end6mica en algunas partes del globo. Exhibiremos algunas citas en con- 
flrmAci6n de nuestro aserto: 

"Hay acumulada/' dice el Dr. A. H. Hampton (1) una evidencia con. 
siderable de naturaleza de obligarnos 4 la desagradable concluBi6n de que 
la influenza ha llegado 4 ser end6mica entre nosotros; y la certeza de los 
prof etas epidemiolog^stas en cuanto a que, como en tiempos pasados, la 
epidemia serfa solamente de tres anos de duracidn, ba sido pesada en la ba- 
lanza de la experiencia, y reconocida deflciente." 

En The Lancet TEnero 14-1893. p. 98) se halla este parrafo: "El que la 
influenza persiste en algunas localidades por largos perfodos, 6 reaparece 
a cortos intervalos, esta reconocido por autoridades ; pero su difusionpan- 
dhnica es relativamente rara,^^ 

En un artfculo del Dr. W. Squire (2) se leen estas palabras: "Mis no. 
tas Bobre este objeto, publicadas el aiio pasado (Agosto 16) Uamaron la 
atenci6n sobre la persistencia de la influenza en Londres. Casos posterio- 
res, y cuyo nlimero fu6 aumentando hacia fin del ano, causaron viva in- 
quietud en cuanto a la reaparicl6n de la epidemia, como sucedi6 en 1848 y 
notablemente en 1837, aquf y en Paris como consecuencia directa de la epi- 

(1) Epidemic Influenza and Drains.— London. April, 189'i. 

(2) Further notes on Influenza. 



52 CBONICA MSDICA MBXICANA 

demia de 1831. Gualquiera que haya sido el origen de esa epidemia del831 
en Inglaterra, es notable la fntima oonexidn observada entre ella y todas 
las posteriores manifestaciones de Influenza en este pala. Las notas del 
Dr. Bume sobre casos observados en Londres en Junio de 1831, correspon- 
den tan exactamente con las actuales, que merecen mencionarse. Clasifica 
tales casos como influenza por ser ejemplos de una dolencia exactamente 
igual & la tusia epid^mica de Sydenham y a la influenza de autores poste- 
riores." 

En el Congreso Internacional de Higiene y Demogn^afia, reunido en 
Londres en Agosto de 1891, el Dr. R. Sisley (de Londres) ley6 una memo- 
ria (1) en la cual dej6 sentado que la influenza existe esporadica y end6- 
micamente en China. "La existencia de casos esporidicos de influenza en 
la Metr&poli," dice The Lancet (Nov. 7-1891, p. 1,056) y otras partes, du- 
rante los meses pasados, sirve para enseflar que el agente morboso de esta 
notable y misteriosa afecci6n no ha cesado de obrar desde la epidemia de 
hace dos aSos. 

El Dr. H. Nool Berry dice: "En el tiltimo otoiio, cuando la enferme- 
dad no era epid^mica, ocurrieron aqui casos aislados diseminados de Uem. 
po en tiempo y no re8ult6 una epidemia hasta la primavera." 

"^Ha llegado £ ser," pregunta The Lavicet, "end^mica la influenza en 
este pais? Se ocurre forzosamente esta cuesti6n por la exacerbaci6n ac- 
tual de la enfermedad, que realmente no nos ha dejado nunca desde que 
Iaregi6nfu6 barrida por las grandes oleadas epid^micas de 1889 & 1892. 
Siempre desde aquellos afios memorables, cuando los caracteres de esta 
remarcable afecci6n, y sus multiples consecuencias se hicieron familiares 
& multitud de vlctimas y k los miembros activos de nuestraprofesi6n,pue- 
de decirse que la influenza no haestado totalmente ausente. Seguramente 
en el curso de los meses de verano son pocos los casos y distantes unos de 
otros; pero casi invariablemente con la aproximaci6n del inviemo se mul- 
tiplican en n^mero y aumenta la mortalidad. 

No es posible formular una explicaci6n satisfactoria de esta recrudes- 
cencia de un trastomo inf eccioso que parece no obedecer a ley alguna si- 
no brotar con caprichos que desaffan & la generalizaci6n. 

^Ocurre por causa de ciertas condiciones favorables del suelo, 6 de la 
atm6sf era? Entonccs, ^por qu6 prevalece en tiempo y lugares en que esas 
condiciones son tan diversas? La apacible, aunque relativamente seca es- 
taci6n por que atravesamos este inviemo, se ha caracterizado por la pre- 
sencia de la enfermedad en ciertas localidades; pero cuando recordamos 
las circunstancias concomitantes de epidemias mis extensas, no podemos 
referir al tipo de la estaci6n la difuBi6n de la enfermedad 

El campo que tal afecci6n ofrece a las conjeturas es ilimitado. Puede, 
por ejemplo, decirse, que aun cuando el agente morbffico esta todaviarei- 
nando, la mayorfa de las personas ha adquirido la inmunidad, muchas de 
ellas, s61o a costa de ataques repetidos. O bien mas hipot6ticamente, la 
di8tribuci6n irregular de epidemias localizadas, puede considerarse como 
declinaci6n gradual en intensidad y extensi6n de las oleadas epid^micas 

tan devastadoras en el periodo pand^mico No se sabe por qu6 en 

alg^nas epidemias hay gran propensi6n a una forma de complicaci6n in- 
flamatoria, y en otra invasi6n, 4 otra; pero asl es; y al menos que tenga- 
mos que admitir una multiplicidad de venenos, s61o podemos suponer que 
debe haber algunas aberraciones sutiles en la manera de obrar. La idea 

(1) Prevention of Spread of epidemic Influenza. August 22>1891. 



CRONICA MEDICA MBXICANA 53 

mas racional es que la toxinaobra principalmente Bobre el aistema nervio- 

80 y pnede disminuir la resistencia para otras influencias morbosas 

Puede muy bien pregantarse si una afecci6nque aparentemente va acorn - 
paiiada de tan variadas perturbaciones de la economia no ha prevalecido 
siempre, y si solamente estamos ahora comenzando 4 apreciar la presen- 
cia de un factor oculto en lo que estamos habituados & ver como enferme- 
dades locales. 

Si es asf, entonces la influenza es, y ha sido siempre, una enfermedad 
end^mica; pero a cada generaci6n que se sucede, recorre el mondo en for- 
ma epid^mica.'^ 

•El mismo peri6dico de 18 de Marzo del aiio actual, consig^a estas fra- 
ses: **Hace ahora cerca de diez afios que la enfermedad llamada '^ Influen- 
za" apareci6 en forma epid^mica en este pais, tras un intervalo de 48 
alios. Hay diflcultades en fljar el orden cronol6gico exacto en que dif erentes 
partes del pais fueron atacadas del mal, porque no 8«) reconocieronnirefl- 
rieron casos hastaflnesde Diciembrede 1889. La reflexi6n convenci6 & va- 
ries medicos de que habian tratado casos mucho antes de tal tiempo. 

Desde aquella epidemia, la comunidad ha estado raras veces, si es que 
algunas ha estado. enteramente libre de la enfermedad, y han ocurrido de 
tiempo en tiempo recrudescencias, aunque no han alcanzado las propor- 
eiones que tuvieron §l principios de 1890. 

El Dr. Ditmar Finkler, en un articulo inserto en el XV volumen de la 
obra "Twentieth Century Practice of Medicine," se expresa de esta ma- 
nera: 

"Me incline & aceptar la manera de ver de Leichtenstem sobre que 
existe una influenza pand6mica causadax>or el bacilus de Pfeif fer y tambi6n 
una influenza epid^mico-end^mica de naturaleza id^ntica, que se desarro- 
Ua despu6s del curso de la infecci6n pand6mica, siendo causada por los 
g^rmenes dejados por la ^tima." 

M^ de una autoridad segtin el Dr. F. Clemow (de San Petersburgo) 
asegura que la influenza es end^mica en China y la epidemla de Hong-Kong 
fu6 una epidemia localizada de la enfermedad, como las que ocurren fre- 
cuentemente en Rusia. (I) 

En un trabajo lefdo en laSociedad epidemiol6gica de Londres (Mayo 
16-1894) el Dr. H. T. Parsons dice: (2) *»En el mayor nfimero de los distri- 
tos preyaleci6 la epidemia durante el primer trimestre de 1892, principal- 
mente en Enera y Febrero, y parece haberse extendido generalmente por 
el fln del trimestre, aun cuando ocurrieron en verano varias muertes ads- 
critas & la Influenza, y en verdad varies lugares nunca han estado desde 
entonces libres de casos esporidicos. En Londres se observari. que no ha 
pasado ningana semana desde fines de 1891 sin que hayan sido registradas 
dos 6 m&B muertes por influenza." El Dr. Clemow ya citado, public6 en 
Enero de 1894 una memoria justamente elogiada en Europa por el riqufsi- 
mo acopio de datos que contiene y la viva luz que arroj6 sobre algunos 
puntos de la historia de la gripa, antes muy imperfectamente conocidos. 
Entre la innumerable multitud de publicaciones que han tomado por tema 
la susodicha dolencia, una de las que se consultan con mas frecuencia y 
utilidad es la del Dr. Clemow. De ella tomaremos lo necesario para nues- 

(1) La relsci6n hecha por el Dr. F. Cantle acerca de la epidemia de Hong-Kong en No- 
yiembre de 1888, se public6 en "The British Medical Journal," Agosto 29 de 1881. 

(2) On the distribution of the mortality from influenza in England and Wales during 
recent years. 



54 CRONICA MEDICA MEXICANA 

tro objeto, en el curso de este trabajo. Por lo que toca al punto que por el 
momento nos ocupa, dice lo si^iente: '^Coxnoanfuegodevastador (se re- 
fiere a la gripa) ( I ) a veces easi se ha extinguido y en otras se ha levanta- 
do en llama, cansando en cada naeva difasidn un aumento de enfermedad 
y de muerte que no se olvidaran facilmente. Pero nunca ha desaparecido 

completamente,'' etc Y mas adelante agrega: ''Desgraciada* 

mente nlngtin informe general acerca de la epidemia se ha publieado por 
el Gobiemo ruso, y las fuentes de informaci6n sobre la difu8i6n en Rusia, 
estan por lo mismo limltadas a artlculos diseminados en peri6dico8 medi- 
cos rusos, a varias brochures y pamphlets, a los informes anuales del De- 
partamento Medico en el Ministerio del Interior y a un informe sobre la 
epidemia en el ej6rcito ruso, publieado a tin de 1891 por el Departamento 
Medico Militar en San Petersburgo. Este valiosfsimo relato esta fundado 
en una masa de documentos no menor en n(imeroque 11,000, la mayor par- 
te obtenidos en forma de respuestas a una circular telegr&fica expedida y 
profusamente distribuida a los medicos diseminados en Rusia por la Socie- 
dad Rusa de Salubridad hacia el mismo perfodo. Un gran ntimero de res- 
puestas fueron recibidas, pero no han sido publicadas ni ordenadas. (2) 
Han sido, sin embargo, usadas por los compiladores del informe del ej6r- 
cito. Lo que pronto y mas prominente mente sobresalio de este material, 
fu6 este hecho: La influenza, 6 una enfermedad tan semejante que pr&cti- 
camente no se la puede distinguir de aquella, es end^mica en Rusia. Esta 
afirmaci6n esta fundada en el testimonio siguiente: En los informes anua- 
les del departamento medico, al menos desde el ailode 1897 (no tengo otro 
anterior) '* Gripa" ha formado un encabezamiento permanente en la lista 
de enfermedades infecciosas, end^micas y parasitarias, de la cual se dan 
detalles por todas las partes del pais. Ladifusi6n epid^mica ocurri6 en 1889, 
pero en los anos de 1887 y 1888 no hubo un gobiemo en Rusia que no suminis- 
trase casos de gripa en uno 6 en otro afio (con excepci6nde losde Saratof, 
el Kuban y Uralsk) mientras que la gran mayorfa de los gobiemos sumi- 
nistraron casos en ambos aSos. La enfermedad es especialmente comtin 
en los gobiemos que est&n en 6 cerca del golfo de Finlandia y no menos en 
la misma ciudad de San Petersburgo. S61o en el ano de 1888 se registraron 
en Esthonia 84,1 casos de gripa por 10,0(M) habitantes; en Livonia 27,4; en 
Curlandia 22,2; en San Petersburgo, 16,f); en la Capital 30,6 y en Olonetz 
218,4. En otras partes de Rusia, las cifras eran mis pequeSias, llegando a 
dobles flguras el t^rmino medio por 10,000 de poblacidn solamente en el 
gobiemo de Moscow, 11-9, Foer, 11-5, Irkutsk 13,-9, y en la ciudad de 
Odessa 14,^. Si se necesitan maspruebas de la endemicidad de la influenza 
en Rusia, se encontrarUn abundantemente en el testimonio de observado- 
res individuales en varias partes del pais. As!, en los informes de la Com- 
paiifa del Ferrocarril de San Petersburgo a Varsovia por los afios de 1885 
a 1888 inclusive, se hace constar que cada ailo, 50 por ciento de todos los 
casos de enfermedades infecciosas entre los empleados de esa linea, son 
casos de gripa (3) 

En Nijni-Novgorod la gripa es menc^onada cada afio, como ocurriendo 
en la segunda d6cada de la vida. El Dr. DemiankofT dice que en cierto 

(1) The recent pandemic of influenza, its place of origin and mode of spread. 

(2) Los Dres. Lepski y prof. Janson, aatores de la circular, prometieron publicar lae res- 
puestas. 

(S) Oitado por el Dr. Volaski en una discusidn en la Sociedad Medica de San Petersbur- 
go. Vratch 1889 num. 48. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 55 

cuerpo de cadetes en aquella ciudad, en los diez anos 187()-1885, 4,6 por 
ciento de todos los casos de enf ermedades infecciosas fueron dasiflcados 
de Gripa. (1) En cuatro dispensarios gratuitosen la misma ciadad, en el 
ano 1888, 2,9 por ciento de casos de enfermedades infecciosas fueron clasi- 
ficados de gripa. (2) De la misma manera, con respecto a Moscow el Dr. 
Schnauvert escribi6 en 18Si): La gripa es una amigaviejaen Moscow. Apa- 
rece aqui anualmente en forma de pequefias epidemias, principalmente en 
primavera y otofio. E^ta tiltima sentencia es de inter6s, porque hay testi- 
monies de otras ciudades rusas de que la enfermedad end6mica, ocurrien- 
do usualmente en la forma de casos esporadicos, a veces toma carHcter epi- 
d^mico, aun cuando estas irrupciones queden completamente localizadasy 
y no demuestren tendencia a constituir una extensa epidemia como la de 
1880." Hasta aqui la memoria del Dr. Olemow. 

No se nos oculta que la endemicidad de la gripa ha sido puesta en du- 
da y hasta denegada, arguy^ndose en pro de tal denegaci6n (3) el extra- 
ordinario atractivo que ofrece a muchas gentes el dlagn6stico 'influenza" 
y la facilidad con que la pereza 6 la inepcia amplifican ese grupo morboso 
asignandosele sin raz6n cuantos catarros febriles 6 apyr^ticos, casos g&s. 
tricos, cefaleas, myalgias, anginas, neuralgias, etc., ocurren aun en el in- 
tervalo de las invasiones pand^micas. Pero es imposible admitir, ni se ha 
intentado probar, que cuando no hay epidemia, la clasificaci6n de^ 'gripa" 
que no ha dejado de hacerse por medicos douados de aptitudes y experien- 
cia diversas, ha sido inexacta en todos y cada uno de los casos. 

N6tese, ademas, que, si es muy factible que se declare atacado de in- 
fluenza al que no la tiene, tambi^n puede suceder y acontece a menudo que 
la enfermedad se desconozca cuando realmente existe. En sus lecciones 
sobre "Cambio de tipo en las enfermedades epid^micas," dice el Dr. B. A. 
Whitelegge: "La enfermedad puede asumir y retener un tipo tan modera- 
do y benigno, que la haga escapar al reconocimiento. Los ataques modifi- 
cados que son facilmente identiflcados cuando ocurren en asociaci6n con 
formas mas severas durante una epidemia, lo son menos cuando ocurren 
solas. Nos referimos en este punto a la difteria, erisipela, influenza, neumo- 
nia," etc. 

Quedando, pues, cumplidamente demostrado no s61o que la gripa ha 
sido senalada en los libros como dolencia end6mica, sino tambi6n que real y 
manifiestamente aflige sin interrupci6n a nuestra especie en algunas loca- 
lidades, veamos ahora si es verdad que todos los enfermos vuelven al esta- 
do de salud, cuando no perecen por alguna complicaci6n y eliminan al 
elemento infeccioso, etc. 

No esta suficientemente claro el sentido de las (iltimas aseveraciones. 
^Se ha querido decir que todos los enfermos vuelven a la salud cuando 
concurren estas dos circunstancias: primera: Que no perezcan por com- 
plicaci6n; y segunda: Que eliminen el elemento infeccioso? ^6 debemos 
entender que todos los enfermos que no perecen por complicacion, vuel- 
ven al estado de salud, y eliminan al elemento infeccioso? Aun cuando la 
primera version se impone forzosamente, si nos atenemos a la version li- 
teral, se nos resiste aceptarla por Tas siguientes consideraciones: prime - 

(1) "Rutekaia Meditzina, 189() p. 231, art. por el Dr. Rodzevitch." 

(2) "Meditzina koie Oborienie 18'j0, vol 1, p. 169. En Mohcow un niiinero creciente de ca- 
ses de gripa »e registraron cada ano de 1H86 a 1S8.). Kn 1886, fueron 133; en 1887, 182; en 1888, 
137 casos. (Informes del departamento medico del Consejo de la Ciudad de Moscow.") 

(3) Medical Aye. 



o6 CRONICA MEDICA MEXICANA 

ramente, porque dedarar que vuelye al estado de salnd todo el que, li m^ 
de escapar a las complicaciones, se halla libre del envenenamiento basta 
el punto de haber eliminado al elexnento infecdoso, es algo as! como una 
verdad de Mr. de La Palisse, ( 1 ) es decir, una especie que por notoria y 
patente serf a simpleza exbibirla; y por otra parte, ese aserto nuliflcarfa 
en lo absolute a todos los anteriores, y particularmente al que inmediata- 
mente le precede, puesto que no exduye, sino por el contrario, admite 
implfcitament« la posibilidad de que en algunos casos, §l pesar de no pere- 
cer el paeiente H efecto de las complicaciones, no baya eliminado al ele~ 
mento infecdoso; y como entonces no volveri al estado de salud, quedari 
en los nueve meses, a lo menos esebombreenfermo ^^encargadopor la TUt- 
turaleza de conservar la infeccidn prtpal." (2) 

Mas verosfmil nos parece que se quiso decir, aunque no se dijo, que 
todos los enfermos que no perecen por alguna complicaci6n, vuelven al 
estado de salud, y eliminan al elemento infecdoso. En esta inteligenda y 
no sin hacer notar que aun asf planteada la idea, bay mucbo de redundan- 
da en indicar que eliminan al elemento infecdoso todos los enfermos de 
quienes ya se ba dicbo ^ ^vuelven al estado de salud:" — proseguiremos 
nuestro an^lisis. 

£1 t^rmino *'complicad6n" no es comprendido de la misma manera 
por todos los medicos, puesto que algunos impropiamente bacen entrar en 
61 desde la edad avanzada, 6 d^bil constituei6n del enfermo, basta las hi - 
dropesias de las afecciones cardiacas 6 bepaticas. Mas como la mayor parte 
admiten y nosotros con ella, que en patologfa general no se debe conside- 
rar entre las complicaciones, sino distinguir como afecciones consecntivas 
{sequela) (3) tanto a las iesiones que se desarroUan en diferentes puntos 
bajo la influencia de una misma causa, como a fen6menos parciales 6 ge- 
nerales que signiflquen consecuencias necesarias de la af ecoi6n primitiva, 
podemos negar que las complicaciones sean, como resulta del dictamen, 
la sola causa de mortalidad en la gripa. En todas ias epidemias graves y 
aun en las benignas, ba babido casos fatales sin la intervencidn de compli- 
caci6n alguna, y por el solo efecto de la intensidad de algunos sintoraas 
como byper-tbermia, adynamia, orthopnea, etc., 6de las multiformes ma- 
nifestaciones morbosas en los principales aparatos org&nicos. ''Para un 
s6lo cementerio," dice Graves, (4) "ba babido mas de 700 defundones 
causadas por la g^pa. Admitiendo abora que ba babido tres veces m^ 
en los otros cementerios de la ciudad y sus faubourgs estamos autorizados 
§L concluir que en la sola ciudad de Dublin, la epidemia de 18H7 ba becbo 
perecer como 4,000 personas, y aun yo no hago entrar en llnea de cuetUa 
un gran numero de individuos que despu^s de haber tenido la gripa, han 
suctimbido d diver sas enfermedades cuyo desarrollo hafavorecido la gripa.^^ 

Uno de los mas remarcables caracteres de la enfermedad y quizes el 
mas tfpico, estriba en que comtinmente deja agotados k los individuos, en- 
fermizos, valetudinaries, abatidos asf en el espfritu como en el cuerpo. 
Mucbos bay que jamas vuelven completamente al goce del estado fl8iol6- 
gico y acaban por sucumbir a una de tantas consecuencias directas de la 

(1) *'I1 eat niort, helas! en perdant la vie; un quart d'heure avant sa mort il etait encore 
en vie." 

(2) i Vaya un encargo de la naturaleza! 

(8) Del latin nequi, se^ir, vo/. que sefciin Eihhotf representa la rait sanacrita, satfc, ir, 
aproximarse. 

(4) Clinique m6dicale Tomo. I, p. 551. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 57 

infecci6n. Se observan en la practioa padecimientos cr6nicos variadisimos 
cuya verdadera filiaci6n serf a indescifrable si por una parte no expresara 
claramente el enfermo qne lo vienen afiigiendo ^'desde qae tuvo la influen- 
za;" y por otra, no estaviera bien comprobado quo el citado envenena- 
miento por lo com^n debilita el influjo nervioso y perturba la regularidad 
y energfa normal de los cambios metab61ico8 a tal punto, que con raz6n 
se reconoce al agente t6xico causa causans de in Anitas € interminables 
sequelw, De esto resulta que aun euando la muerte por eomplicaci6n no 
sobrevenga puede ocurrir, y de facto ha acontecido, en el curso del s61o 
ataque gripal. y de los enfermos que sobreviven, no todos vuelven al es- 
tado de salud, slno que muchos arrastran una existencia penosa y acaban 
por agotarse 6 no se restablecen sino k la larga y fi costa de sufrimientos 
variados. '*La mayor parte de los enfermos, dice GrisoUe, quedan durante 
alg6n tiempo todavla d^biles y toslendo porque la longitud de la conva- 
lecencia no estd en relaci6n con la de la enfermedad." (1) 

^'En un gran n6merode individuos," dice Graves, ''lagripa es el punto 
de partida de otras enfermedades graves; asf era, sobre todo, en la epide- 
mia de 1<S47. Estas enfermedades secundarias pueden ordinariamente ser 
referidas & la depre8i6n considerable del sistema nervioso." (Clin. m6di- 
cale T. T. p. 578.) '^Cuandolaealentura,'' dice Aitken, ''y otros sfntomas 
inmediabamente alarmantes ban cesado, queda frecuentemente una tos 
molesta y los convaleeientes en general se quejan de languidez, falta de 
apetito y su sueiio es interrumpido y no reparador." (2) *'E8 indudable- 
mente verdadero," dice The Lancet (Marzo 18 de 1899 p. 770), <*quela in- 
fluenza ha abatido el sistema nervioso de gran n(imero de sub vfctimas, en 
algunos casos permanentemente; en otros por varies afios despu6s que ha 
terrainado su curso. Estos fen6meno8 consecutivos pueden g^ar al diag- 
n68ticode influenza despu^s del ataque, euando 6ste ha sidotan vago que 
no pudo llegarse a conclu8i6n alg^una, hasta que la fatijra del sistema ner- 
vioso hubo sugerido la verdadera naturaleza de la enfermedad original." 

En una memoria del Dr. John Grerar se lee: (3) '<E1 prevenir las 
consecuencias (sequeles) que ordinariamente signen & la influenza es so- 
lamente inferior en importancia & la de salvar la vida en el primer perfo- 
do del mal. Me reflero principalmente al decai miento mental y debilidad 
f isica comtinmente de duraci6n muy larga y con frecuencia terminando 
desastrosamente." El Dr. Raw en un trabajo interesante, dice: (4) ''Du- 
rante la fatigosa convalecencia de la enfermedad, hay slntomas nerviosos 
que son muy persistentes como lo es tambi^n una p^rdida de la tonicidad 
general del cuerpo, produciendo causas insignificantes, perturbaciones 
fuera de proporci6n con su magnitud. Queda frecuentemente en el cora- 
z6n, como dice el Dr. Wilks, una depresi6n inexplicable por las condicio- 
nes locales." 

 

El Dr. Hoysted (de Dover), haciendo la historia de un enfermo que 
padeci6 diabetes consecutiva & la grlpa, dice: ''qued6 en lo sucesivo inu- 
tilizado para el servicio, y esta ahora resiuiendo en provincia por suges- 
ti6n mfa; pero esta en miserable CQpdici6n 6 incapaz de hacer ningtin tra- 
bajo." (5) El Dr. Henrici, Oirujano general del 5© Cuerpo del Ej^rcito 

(l; Pathologrid interne Tomo I. p. 389. 

(2) Science and pratice of medicine, Vol. I p. 560. 

(8) On influenza and some of its sequelae, 

(4) Trance following Influenza 1890. 

(5) Ophtalmological Society of London. Oct. 20 1892. 



68 CRONICA MEDICA MEXICANA 

Aleman, murid despu^s de sufrir la amputaci6n de una piema por gan- 
grena a causa de trombosis, en la convalecencia de la influenza. (1 ) 
Ocuparlamoe demasiado espacio con solo la enumeracl6n de las observa- 
clones de todas esas aequelae que ban causado la muerte 6 impedido volyer 
a la salud a enfermos que no ban perecido por complicaciones. (2) 

Hay en la bistoria del micro-organlsmo considerado generador de la 
grlpa, algunos becbos que pugnan de tal manera con la explicacl6n in- 
serta en el dictamen respecto a las epidemias y periodos de calma sub- 
secuentes a cada una de ellas, que es imposible ver en dicba teorfa otra 
cosa fuera de una bip6tesis inverosfmil manifiestamente erronea. Con s6- 
lo traer a la memoria que una vez salido del organismo ese microbio, no 
vive sino por muy corto tiempo y esto en condiciones de humedad, ca- 
lor, etc., muy especiales y limitadas; que no es concebible que tales con- 
diciones frecuentemente se presenten y permanezcan inalterables por 
un lapso de tiempo tan prolongado como el que se ha senalado (nneve 
meses), al sueSio 6 periodo de inactividad del bacilo: que 6ste muere in- 
defectible mente y pronto aun en la misma secreci6n catarral, si ^sta se 
deseca: que en el agua y a la temperatura ordinaria sucumbe tambito con 
rapidez; que por estudlos especiales se ba declarado a las secreciones y 
tejiflos del cuerpo, veblculo necesario para la transmisi6n del agente mor- 
blgeno, etc., etc., se concederala verdad de nuestra aserci6n. Nos indi- 
namos a pensar que ningtin m6dico ballara natural sino bien extrano 
suponer que eliminado del enfermo el bacUus, se confine en los medios 
naturales, probablemente en la tierra, pueda vivir en el suelo desde que 
viene la primavera, hasta que termine el otoiio, despertar entonces y le- 
vantarse de allf por el viento en las 6pocas en que la desecaci6n del te- 
rrene bace mas facil la difu8i6n de los g^rmenes. 

Una voz autorizada, la del Prof. R. Pfeiffer,del Institute de enferme- 
dades infecciosas de Berlin, ensena lo siguiente en el curso de una memo- 
ria sobre la etiologfa de la influenza: (8) Tras de una descripcidn magistral 
del bacilo, las diflcultades para su cultivo, manera con que se allanaron, 
indicacion de los mejores m6todos de coloraci6n, etc., se hallan los si- 
guientes resultados obtenidos por investigaciones numerosas. '^El bacUo 
se desarrolla en cultura sobre terreno apropiado; pero tal desarrollo no 
se veriflcaauna temperatura inferior a 7« ,8 F. (26 ,6) 6 superior a 100,4 F. 
(43' O.)" 

''En el agua d, las temperaturas ordinarias de 00 F. muere el bacilo 
prontamente (en 8 boras). En bouillon sigue viviendo por catoree 6 die- 
ciocbo dias. El esputo por consigfuiente, si no se deja secar, es infeccioso 
cuando menos por catoree dfas. Esto da la explicaci6n de caso<« relatados 

(1) The Lancet. 

02) Sobre el asunto teuemos & la vista y pueden consultarse los escritos siguientes: S. 
Bnell and M. Oumon.— Optic Neuritis after influenza in Opbtalmologrical Society of London. 
July 9 1892. Double neuro-retinitis following influenza by Dr. Hartridge Cron, etc., in 
Medical Society of London, ord. meeting, Oct. 23, 1893. A case of influenza with interesting 
sequelse by Louis 8. Rstevenson (muerte por tronibosis y gangrena.) Diabetes following in- 
fluenza by G. H. Heliungton and H. Brown, Jan. 1893. Sequelae of influenza by Dr. J. B. 
Walters in Clinical Society of London, April 28, 1893. Hi^iteria en el hombre como consecuen- 
cia de la gripa, por Grasset y Ranvier, Abril de 1890. Acute Nephritis following inflaenza 
by Mansel Sympeson, May, 1890. Catalepsy, a sequelae of influenza in The Lancet, May, 1890 p. 
1225. Sincope after influenza by A. Butler Harris, Jan. 9, 1894. Acute orchitis following in- 
fluenza by J. W. Harris in The Lancet, Jan. 2, 1892, p. 28. Laryngeal affections after influenza 
by Pre<iser James M. D. Feb. 22, 1892, etc., etc. 

(8) Zeitchrift fiir Hygiene (numero correspondiente 4 Marzo de 1^.) 



CRONICA MEDICA BffEXICANA 59 

por observadores competentes (1) en los cities la enfermedad se ha co- 
municado por cartas , ropa, etc. El bacilo es muy r^pidamente afectado 
por la de80caci6n. Los cultivos expuestos al aire seco a una temperatura 
de 37 C. no sobrevivieron mas de dos boras; aun en el aire h(imedo ordi- 
nariamente no vivieron mas de ocho boras ni por mas de veinte. El espu- 
to seco es completamente est^ril al cabo de 34 6 40 boras." 

De esos becbos inflere el Dr PfeifFer las siguientes conclusiones: 

'4* El bacilo de la influenza no es capaz de multiplicaci6n fuera del 
cuerpo humano, ni en el agua, ni en la tierra 2* La difusi6n de la gripa 
por el esputo seco puede ocurrir; pero muy raras veces. 3* Por regla ge- 
neral, la infecci6n se ef ecttia por medio de las secreciones, todavla h^medas, 
de las vlas a^reas." Mas lejos, en el mismo documento se puede leer: ^'Du- 
rante el periodo agudo, el bacilo se encuentra en gran ndmero en la 
e8pectoraci6n. Persiste algunas veces en ella por semanas y aun por me- 
ses, explictodose as! los casos de convalecencia prolongada que se ban 
notado espeeialmente en individuos tuberculoses." El Dr. Alfred OoIps (de 
Boomemoutb) en una memoria reciente (2) despu6s de expresar como re- 
sults do de sus observaciones, el ser la influenza indudablemente conta- 
giosa 6 independiente de las condiciones atmosf6ricas, y tras de una des- 
cripci6n del bacilo de Pfeiffer dice: ^'Los bacilli eran muy pronto mnertos 
por el calor seco y aim por un cborro de agua y por tal raz6n como no 
contenian esporos, probable mente no vivieron ni se multiplicaron fuera 
del cuerpo bumano. La difusi6n de la enfermedad fu6 enteramente por 
medio de la secreci6n fresca, b(imeda de las membranas mucosas nasal y 
br6nquica de los enfermos." 

Ciertamente el car^cter an6malo de una gran variedad de circunstan- 
cias que concurren en las epidemias de gripa, ba preocupado con justicia 
y en todas partes & los observadores, public4ndose de tiempo en tiempo 
con objeto de Interpretar esos fen6menos, las mas dislmbolas suposicio- 
nes. En lo que antes bemos tomado de The Lancet y se ve algo relativo 
a este particular; y antes de pasar adelante queremos presentar sin bacer- 
nos solidarios de ello, dos teorfas queen nuestro concepto encierran algu- 
nas apariencias de verdad. El Dr. Otto Linden thall, del Instituto patol6- 
gico de Viena (3) cree que en los intervalos de las epidemias de influenza, 
el microbio se transmite de una persona a otra dando lugar 4 casos espo- 
radicos que ni la clfnica ni la bacteriologfa pueden diferenciar de los ejem- 
plares morbosos que presentan las epidemias. '^El microbio, dice, no se 
multiplica en el aire, en la tierra ni en el agua, sino que necesita como 
medium las secreciones y los tejidos del cuerpo. Las propiedades peculia- 
res del bacilo encontrado en los casos esporadicos de influenza, en nada 
varian de los que presenta el de los epid^micos." Estos caracteres, como 
sesabe, son:dificultadde colorarse, inmovilidad, resistencia atomar el tinte 
Gram y los colores de anilina, desarroUo especial en la bemoglobina € 
insuflciente si se le priva de oxigeno 6 si no se renueva el medium de cul- 
tura cada 4 6 5 dfas, ser el mas pequefio de los bacilos conocidos, etc. (4) 

"Si es la influenza," "dice el nfimero de Julio 11 delSOl, de The Lancet, 
una infecci6n especffica, definida, se ve xmo tentado a preguntar: ^Qu6 

(1) The Lancet. April 8, 1898. 

(2) **The bacillus of iuflueaza." A paper read before The British Medical Association, 
Meeting at Portamouth, August 4, 1899. 

(8) Wiener Kllniache Wochenchift No. 17. 
(4) Medicinische Central Zeitung No. 57, 1897. 



00 CRONICA MEDICA MEXICANA 

se hace durante los largos intervalos entre sua conocidas apariciones en 
Europa y en otras partes? 

Es cierto qae entre estos perfodos epid^micos, hay peri6dicamente al- 
gtin aumento de mortalidad que se extiende por series de afios y se hacen 
oonstar eomo debidos & la influeza puesto que ese t6rmino es aplicado co- 
mtinmente. Y esto conduce a la cue8ti6n de si esos ataques forman la ca- 
dena de uni6n entre epidemias dintantes, 6 si la influenza ordinaria misma 
es solo una forma atenuada de la misma enfermedad, mientras que los ata- 
ques epid^micos son simplemente debidos a ciertas condiciones que dan a 
un contagio semiespeciflco ordinario una virulencia especial y ocasional 
que lo pone en capacidad por un Uempo dado de dif undirse con potencia 
mayor y de producir sintomas que son grandemente excesivos respecto de 
los que ocasiona el veneno en circunstancias ordio arias. Hay naturalmen- 
te en apoyo de esta manera de ver alguna analogfa con otras enferme- 
dades." 

Mncho se ha discutido acerca del mecanlsmo de propagaci6n de la en- 
fermedad que nos ocupa: mas podemos reducir a dos las teorias que han 
sido mas defendidas. Una quiere que la gripa se extienda principalmente 
por contagio, y la otra pretend e que el mal se trasmite por el aire am- 
biente. 

£1 tiltimo parrafo del dictamen habla de una epidemia que aepropague 
por el aire como parece sxiceder con la gripa, frases que traducen con cla- 
ridad la aceptaci6n que tiene en la Academia la segunda de las Doctrinas 
antedichas: es deoir la que esta casi por completo y justamente abando. 
nada Mill tan contra ella observaciones y hechos tan sig^iflcativos como 
algunos que vamos a indicar. 1" Poblaciones cercanas a un lugar inf estado 
han permanecido indemnes. 2* Lo misrao ha sucedido con otras situadas 
en la direccion de los vientos provenidos de un foco epid^mico. H* Enme- 
dio de una ciudad infectada ha habido agrupaci6n de personas que ovitan- 
do la comunicaci6n con el resto de los habitantes, ha escapado a la gripa. 
4" Se han observado epidemias confine ntes en eitaciones en que la quie- 
tud de la atm6sfera fu6 muy notable; y el decrecimiento de la enfermedad 
ha comenzado con la aparici6n de fuertes corrientes de aire. 5" La influen- 
za se ha propagado a veces en direccion opuesta a la de los vientos rei- 
nantes, etc. 

Los contagionistas, por el contrario, cuentan en su favor con datos 
preciosos de los cuales solo men ionaremos los siguientes: 1" Cuando se 
ha podido estudiar con cuidado el curso de una epidemia, se la ha visto 
seguir el de las vlas de la comunicaci6n humana. 2r Hay hechos que esta- 
blecen entre esta y la marcha de la inf ecci6n epid^mica un paralelismo 
no solo en cuanto & la direcci6n, sino tambi6n respecto a la velocidad ; de 
tal manera que la inf ecci6n ha pasado con prontitud de un lugar a otro 
cuando entre ellas eran veloces los medios de locomocidn, y lentamente 
en caso cootrario. (1) 3" Los aduaneros, los empleados de ferrocarril 6 de 
correos, etc., han sido en muchas partes los primeramente atacados y re- 
conocidos vectores de la enfermedad. 4" La llegada de un individuo a una 
localidad en que no habia habido casos de influenza ha sido notoriamente 
seguida de ellas. 5° Cuando en una f am ilia ha sufrido alguna persona la 
influenza, rarfsimas veces deja de presentarse en los demas, etc., etc. La 
verdad nos obliga a confesar que contra este tiltimo hecho se ha pronun- 
ciado la siguiente aseveracidn humorfstica: 

(1) Dr. S. West. On Influenza. April, 1884. 



CBONICA MBDICA MEXICANA 61 

''Durante la epidemia se puedetan f&cilmenteintentarprob&rqaeana 
persona ha dado la enfermedad H otra como aousar & doe perBonas sumer- 
gidas de mojar la una a la otra." Sea de ello lo que f uere, ning&n argu- 
mento podnl invalidar la f uerza de la corroboraci6n suministrada por la 
experiencla §l Iob partidarios del contagio. 

Para confirmar lo expuesto, abundan las pruebas; pero tenemos que 
sujetamos d adueir un corto ndmero de las mas daias Con ellas mismas 
mostraremos en paaaant que, contrariamente 6, lo que dice el dictamen se 
sabe hoy bastante respecto 4 la cuna de la infecci6n. 

''Hay" dice el Dr. Clemow (1) "pruebas concluyentes de que la epi- 
demia de 1889 eomenz6 miis temprano en una parte de Busia que en otra 
y se esparci6 en direcciones miis 6 menos definidas, desde ese centre; que 
Uk parte en que surgi6 primero f u6 en el Poniente de Siberia y el gobiemo 
colindante de la Rusia Europea, y que las direcciones en que se extendi6 
fueron Oriente, Poniente y Sur. La mejor prueba de esto se hallara en una 
s6rie de mapas publicadas por las autoridades m^dicas del Ej^rcito Ruso 
en conexi6n, pero separadas, del informe ya citado. Esos mapas son 
ocho, uno para cada uno de los meses Octubre 1889 k Marzo 1890; uno para 
Mayo 1890 y uno para toda la epidemia." 

Representan en totalidad el Imperio Ruso ypor un schema de color se 
ye 4 la primera ojeada la incidencia de la enfermedad en todas partes del 
pals en meses sucesivos. Aun cuando los mapas son construidos con refe- 
rencias 4 una secci6n de la comunidad solamente, a saber, el ej6rcito, 
parece no haber raz6n porque esta secci6n no puede tomarse como repre- 
sentante de toda la comunidad. Segtin el primer mapa (de Octubre) se ve 
que la epidemia tuvo su m&s alto grado en aquel mes en las provincias de 
Tomsk, Tobolsk y Almolinsk, en la Siberia Occidental. En el curso del 
mes pa86 a Europa y aun tan lejos al Poniente como San Petersburgo y 
Varsovia. Los gobiemos occidentales de la Rusia Europea estln sombrea- 
dos fnertemente en el mapa, los centrales menos y en el Oriente y Sur 
todo estd sin color excepto los dos gobiernos ya nombrados que estfin som- 
breados en primer grado. Los mapas siguientes prueban que esa grada- 
ci6n en las sombras no impLica una epidemia sinchr6nica aunque mds d6bil 
en el Oriente, sino un principio mas precoz de la epidemia en Oriente. En 
el mapa de Noviembre todos los gobiernos de la Rusia Europea estan m&s 
6 menos fnertemente sombreados; es decir que hubo una progre6i6n dis- 
tinta de la epidemia, de Oriente 4 Poniente 4 trav6s de la Rusia Europea. 
Eq direcci6n Sar la influenza pas6 de Tobolsk a Almolinsk en Octubre, & 
Semipalatinsk en Noviembre. En aquel mes, Uralsk Turgai, Turkestan 
aparecen coloridos. En Diclembre la enfermedad pas6 a Semirelchinsk y 
a Verghana. Pero quiza la circanstancia mas sorprendente derivada de 
estos mapas es la que prueba una difusi6n constante de la influenza al 
Oriente tanto como al Poniente y Sur. En Octubre, todo el Oriente de To 
bolks y Tomsk estaba libre de la enfermedad. En Noviembre la epidemia 
empez6 y llegd 4 su mas grande intensidad en los gobiernos de Teniseisk 
6 Irkustk. En Diciembre pas6 a Trasbaikal: en Febrero prevalecl6 en la- 
kutak; en Marzo invadi6 a Amur y en Mayo lleg6 a los If mites m4s orien- 
tales del Imperio, la Promorskaia 6 Provincia Marftima y establecimientos 

penales de Sakhalin « . . 

^De d6nde parten las Ifneas divergentes y pueden ser referidas haciaatrds 
H alglin Ingar? Los 

(1) Ix>oo citato. 



62 CBONICA MEDICA MEXICANA 

primeros casos de gripa faeron 6 desapercibidos 6 tornados por fiebre in- 
termitente que prevalece en las estepas de Rusia. La verdadera existen- 
cia de una epidemia apenas f u6 reconocida antes que la inf ecci6n se hubiera 
extendido tan lejos al Poniente que llamara la atenci6n eu la capital, 2,000 
millas lejos. Pero a pesar de estas dificaltades en fijar el exaeto lugar de 
origen de la epidemia, su posici6n general puede ser determinada. Sigaien - 
do las lineas de la epidemia, ya sea caando indican la prevalencia de eUa 
(CO mo en los mapas citados) 6 por las fechas de los primeros casos en 
cuanto pueden ser conocidos en diferentes ciudades, se encuentra que las 
lineas terminan en una regi6n situada entre 60 y 70 longitud Este y haoia 
el 55 6 56 de latitud Norte. Dentro de esta region aparece haber ocurrido 
los primeros casos de influenza en Petropavlovsk (Provincia de Akrao- 
linsk) y en Tchebialinsk (gobierno de Orenburg). En cada una de esta6 
ciudades la epidemia comenzo 4 fin de Septiembre. Los casos siguientes 
aparecierott en Tiemen (gobierno de Tobolsk eu Oetubre 2 y en Tomsk en 
Octubre 7.) En ninguna otra parte de la Rusia Asiatica 6 de la Europea se 
registraron casos en perlodo tan temprano (con las excepciones ya men- 
cionadas de los casos end6micos). La autenticidad de estas fechas parece 
ser incuestionable y son corroboradas por el hecho de que en cada una de 
las ciudades nombradas, la epidemia lleg6 a su mdximum en Octubre y fu6 
declinando si no antes, hacia el fin del mes, es decir, antes de que la epi- 
demia hubiese comenzado en San Petersburgo y el Occidente de Europa. 
Tchebiabinsk es el t6rmino actual de una linea de ferrocarril que corre de 
Samara por cerca de Uefa y que formara la primera parte del gran ferro- 
carril Trans-Siberiano. Esta en el Oriente de los Mon es Urales aunque 
justamente dentro de los limites de la Rusia Europea. Petropavlovsk esta 
enteramente en la estepa, a alguna distancia de, pero unido por vlas, con 
el gran camino postal que es la actual ruta principal a trav6s de la Siberia. 
Estaruta, conocidageneralmente como linea de Moscow, esta marcada por 
una linea gruesa en el mapa de la pagina precedente. (1) Hay comunica- 
ci6n por ferrocarril hasta Tiemen, pero mas lejos al Oriente, eltinico medio 
de viajar es por la posta. Tiemen, es un importante punto de uni6n 
(junction) de donde diverjen varias lineas de comunicaci6n. Fu6 el lugar m4s 
pronto atacado en la linea de Moscow, ocurriendo en Octubre 2 los pri- 
meros casos entre las tropas. En el mapa, y con la mayor aproximaci6n 
posible, se dan las fechas en que ocurrieron los primeros casos en las otras 
ciudades a lo largo de esta linea. Pero antes de pasar a considerar estas 
Ifneas que estan en relaci6n con la segunda parte del asunto (el modo de 
difusi6n de la influenza) hay que decir a6n unas cuantas palabras en cuan- 
to a su lugar de origen. 

La regi6n ya definida como la cuna de la pandemia reciente, esta en la 
parte Norte de las estepas Kirghizes. El inmenso distrito cubierto por 
estas estepas esta dividido en cinco provincias, a saber, Uralsk, Turgai, 
Akmolinsk, Semipalatinsk y Semir^tinsk. Los habitantes son en su ma- 
yor parte Kirghizes pertenecientes a las tres divisiones: Horda grande, 
mediana y pequeiia 

Que los ganados que pertenecen a Kirghizes son frecuentemente la 
fuente de epizootias no puede dudarse. ^*Si epizootias,'' preguntan los 

compiladores del informe "^por qu6 no epidemias?" Los 

lugares en que, hasta donde puede uno tener certidumbre, ocurrieron los 
primeros casos de influenza, estan 6 en la regi6n de la estepa, 6 inmedia- 

(1) La memoria del Dr. Clemow es acompanada de mapas que sirven de aclarar el texto. 



CBONICA MBDICA MEZICANA 63 

tamente oerca de ella; y hubo una pro^eai6n clara de la epidemia en 
diferentes direcciones 4 lo largo de las Ifneas que irradian de las este- 
pas." ' 

En la seganda parte del trabajo del Dr. Clemow referente al modo 
de trasmi8i6n de la gripa, se dice: <'^Se extendi6 la influenza en Rusia mda 
velozmente de lo que un hombre puede viajar y 8igui6 las Ifneas de la 
comunicaci6n humana? Las dos preguntas pueden contestarse al mismo 
tiempo, comparando las feehas de los primeros casos de la epidemia en 
diferentes. ciudades 

La influenza apareci6 en Petropavlovsk H fin de Septiembre 1889. be 
allf 4 Tomsk, hay una distancia de cerca de 1 ,000 millas que pudieron 
atravesarse por la posta en cosa de seis dfas. En Tomsk la influenza es- 
tall6 en Octubre 7. Nueve dias mas tarde que en Tomsk, la enfermedad 
apareci6 en Krassnoyarsk, como 370 millas mas lejos al Oriente k lo largo 
de la gran Unea de Moscow. No lleg6 4 Irkutsk hasta Noviembre 22 6 sea 
46 dfas despues de suaparici6n en Tomsk. Fuera del lago Baikal su curso 
fu6 mas lento. Tchita f u6 invadida en Dlciembre 12, Stretinsk no lo fu^ 
hasta Enero. Aqul acaban la vfas terrestres y los pasajeros de Vladi- 
vootock, estaci6n naval de Rusia en el Pacffico, descienden el Amur por 
steamer a Kamne-Ribolof, desde donde hay camlno de posta §l Vladivos- 
tock. La influenza lleg6 a esta tiltima ciudad al fln de Mayo y hay una 
prueba muy interesante dela importaci6n de la infecci6n, no del Occiden- 
te por tierra, sino por steamer. La enfermedad estall6 inmediatamente 
despues de lallegada de los primeros vapores de la flota rusa voluntaria 
de Odessa, al abrirse la estacion de navegaci6n en 1890. En la isla de 
Sakhalin se observd un hecho semejante siendo los casos primeros entre 
los marineros de cierto faro inmediatamente despu6s de la Uegada al faro 
del vapor "Baikal" 

De Vladivostock, la influenza pas6 a lo largo de los rios Ussuri y 
Amur llegando a Blagoveshtchensck en Julio y re-infectando a Stretinsk 
en Agosto. Ese fu^ el curso de la epidemia desde su lugar de origen al 
Este. Al Oeste su progre8i6n fu6 mucho mas rapida pero aparentemente 
no mas que la deun viajeroordinario. La travesfa de Petropavhovsk k 
San Petersburago via Tiemen per ferrocarril k Perm, de alll por los rios 
Kama y Volga a Nijni-Novgorod, y de alii en ferrocarril por Moscow, 
pudo hacerse en once 6 doce dias. De Ichetiablinsk por Ufa y Samara, la 
travesfa pudo completarse por ferrocarril en seis dfas. Entre la fecha de 
la aparici6n de la influenza en cualquiera de estas ciudades y la fecha de 
los primeros casos en San Petersburgo pasaron cuando menos tres sema- 
nas. En las ciudades §. lo largo de la primera ruta, la influenza se mani- 
fest6 en Perm "hacia mediados de Octubre" en Kazan, "£ mediados 6 fin 
de Octubre," en Nijni-Novgorod **a principios 6 mediados de Octubre" y 
en Moscow *'cerca del 18 del mes." De las ciudades a lo largo de la se- 
gunda ruta Ufa y Samara son las mils importantes. En Ufa la enfermedad 
pa86 desapercibida, pero hubo un gran aumento de casos morbosos en la 
ciudad por los primeros dias de Octubre y aun 4 fin de Septiembre. En 
Samara apareci6 la influenza en Octubre 27. La influenza parece tambi6n 
haber seguido el curso de ciertos rios. Alo largo del Ural, la enfermedad 
apareci6 en Oremburg en primero de Noviembre. En Uralsk en Noviem- 
bre 13, y en Gurief , en la boca del rio, en Noviembre 22. A lo largo del 
Volga, apareci6 en Simbirsk en Octubre 22, en Samara el 27, en Saratof el 
28, en Tsaritsyn 4 fln del mes y en Astrakan a principio de Noviembre. 



64 CRONICA MEDICA MEXICANA 

La inf eccl6n gripal camin6 por lo misino, hacia abajo de pstos rios, en la 
direci6n de sa corriente, mientras que la infeccion del c61era, como se 
recordarA, f*i€ llevada sobre Moscow en direcci6n in versa. Estadiferencia 
fa6 daramente debida a accidentes dn po8ici6n geog^afica de los rfos y no 
§L algo inherente §l la naturaleza de las dos enfermedades. En un case ciu- 
dades situadas en la parte superior y mas ancha de los rios, en el otro ciu* 
dades eolooadas en su embocadura estaban m4s cerca del lugar de origen 
de la epidemia y f ueron por consiguiente atacadas, mis temprano en el 
eursodelaenfermedad. El Caucaso no fu6 invadido hasta Noviembre, y 
algunas partes de61n6 hasta las tiltimas fechas de aquel mes, 6 los prime - 
ropdias de Diciembre. El ferrocarril Trans-Caucasico se dice haber red- 
bido la enfermedad, de Tiflis. (1) Mas lejos al Occidente Roslof-on-Don 
fu6 invadido en No viembre 16; Tambof, al fin de Oetubre; Kief en No* 
viembre 1°; Kharkof Noviembre 5; Poltava en Noviembre 23; Vilma en 
Noviembre 10; y Varsovia en Oetubre 29. De poco servir lacitar las fechas 
de invasi6n en otras ciudades de la Rusia Europea. Hay comunicacion 
mas 6 menos completa por ferrocarril en todo el pals. Una prueba mas 
import%nte se deriva de las provlndas del Asia Central^ adonde no hay 
ferrocarriles, (excepto en Trans -Caspia,) en donde los caminos son pocos, y 
la comunicaci6n lenta, y donde por consiguiente el curso de la epidemia 
pudo ser mis facilmente segiiido. 

En el Asia Central, la influenza parece haber pasado de Norte a Sur y 
de Poniente a Oriente y haber seg^uido los caminos de posta. Parece ha- 
ber sido Uevada de Petropavlovsk 6 de Orenburg a Orsk, donde la epide- 
mia comenz6 los primeros dias de Noviembre. En Kazalinsk 1,457 millas 
al Sur en la provlncia de Turgaila epidemia comen^ en Noviembre 28; en 
Perovsk (223 millas millas mils lejos) a lo largo del mismo camino postal) 
en Diciembre 4; en Turkestan (208 millas) en Diciembre 15, y en Ichim- 

ket (103 miUas) dos dlas despues 

Puede por lo mismo asegurarse que si las fe- 
chas mencionadas son exactas (2), la influenza no camin6 en Rusia mas 
aprisa que los seres humanos, y que sigui6 las Ifneas de la comunicaci6n 
humana. De alii surge la necesidad de considerar si el trafico humano 
puede haber sido el tinico medio de difusi6n de la influenza a trav6s de 
Rusia 

No me aventuro aquf a entrar en la cue8ti6n hist6rioa. El valor dela 
prueba histdrica ha sido siempre objeto de acalorado debate y originado 
diferencias de opini6n. Por lo que toca al actual breve capitulo en la his- 
toria de la influenza, el referente & la epidemia de 1889 en Rusia, es cierta- 
mente susceptible de la concepcion de que el contagio f u6 el solo medio por 
el cual se difundio la enfermedad. La publicaci6n de los ultimos docu- 
mentos han probado que, el curso de la enfermedad no fu6 tanrapido como 
se crey6 al principio. Los primeros casos no ocurrieron en Tomsk, como 
se dijo entonces, sino euando menos 1,(K)0 millas mas cerca de San Peters- 
burgo. La epidemia no camin6 a trav^s de las casl inhabitadas estepas del 
Asia Central sino que parece mas bien haber surjido en ellas y en aquella 
parte de ellas que esti cerca de una llnea de comunicacion comparativa- 
mente ripida. Ademas las aserciones que se hicieron tan ampliamente 

(1) Journal of the Caucasian Medical Society, 1890, ntim. 51, Dr. Frantzins. 

(2) "Son tomadaa de varias partefl. El mayor nnmero es tornado del informe medico del 
ej^rcito y varias se refleren k las tropas." 



CRONICA MEDICA KEXICANA Bf3 

al principio de la epidemia de que la enfermedad aparecio simultdnea- 
mente en partes del pais muy dlstantes una de otra, y que atac6 subita- 
mente y id mismo tiempo gran ntimero de las poblaciones, son contradi- 
chas por los informes detallados que desde entonces se ban publicado. Aun 
en ciudades muy cercanas a la fuente de la epidemia, no hay ejemplo 
del ataque sfibito de la totalidad 6 gran parte de los habitantes. En Petro - 
pavlovsk que se ha visto haber sido uno de los lugares primeramente afee- 
tados, '4a influenza aparecio en el 4"Batall6n de Unea de la Siberia Occi- 
dental, y no al mismo tiempo en los diferentes regimlentos, sino primero 
en el 1", de alii en el 8*^, despu^s en el 2"*, y iinalmente en el 4*', despu^s de 
esto apareci6 en la baterfa y en las tropas locales/' Cuando ya habfa co- 
menzado a declinar entre estas, los hombres del 3*' regimiento de caba- 
llerfa de cosacos de Siberia comenzaron a sufrir. ( 1 ) Hay exactamente 
una prueba igual de Tobolsk, Kutais, Tashkent, Tcheliabin8k,Kars, Tiflis, 
Moscow, Archangel, Odessa, y en una palabra de todas las ciudades de 
donde se ban obtenido relaciones de la epidemia. En varias de las res- 
puestas §L las autoridades m6dicas del ej^rcito y a la sociedad naeional de 
salubridad, se hacen aflrmaciones de que la epidemia parecio a los signa- 
tarios, aparecer stibitamente sobre areas extensas y atacar simultdnea- 
mente a gran nixmero de gente; peix) esas aflrmaciones toman siempre la 
forma de iTnpresiones generales y no son comprobadas por los hechos; y 
donde quiera que se han formado relaciones detalladas de la epidemia se 
ve invariabiemente que comenz6 gradualmente, que cases aislados 6 po^ 
cos en ntimero, marcaron los primeros dlas de la epidemia, y que los casos 
aamentaron hasta Uegar a un mdximum que fu6 seguido por una declina- 
ci6n gradual. En el ej6rcito ruso, este fu6 el curso seguido por la epide- 
miaentodos los distritos militares en el territorio del imperio. Esto esta 
demostradoen las tablas detalladas que muestran los numeros diarios de 
casos nuevos en cada distrito militar, que aparecen en el ap6ndice al in- 
forme m§dico del ej6rcito, tanto como por la serie de curvas diagramati- 
cas de la epidemia en ^^^ mismos distritos publlcados en uni6n de los ma- 
pas ya descritos. 

Hay por consiguiente fuertes fundamentos para creer que el coutagio 
fn^ un medium altamente importante si n6 el (inico por el cual la influen- 
za se extendi6 en Rusia. El caracter de la enfermedad en este pais en los 
primeros dlas de su reaparici6n en forma pand6mica esta asi de acaerdo 
con su actitud en el Poniente de Europa y en el tiltimo periodo de su 
curso. 

Que la dif U8i6n de la epidemia en Inglaterra f u6 principal, si no entera- 
mente debida a la accion del contagio, ha sido puesto fuera de duda. 
Quien primeramente in8isti6 sobre esto, f u6 el Dr. R. Sisley en su memoria 
lelda ante la Sociedad Epidemiologica en Mayo 21 de 1891; y en el ve- 
rano de aquel afto, 61 y en representacion del gobierno el Dr. Franklin 
Parson, trabajando separadamente, pero en igual direccion, publicaron 
ambos abundantes pruebas que llegan a la misma conclusion. 

Ha quedado todavia por explicar la excursion rapida de la influenza 
de un lado al otro de Europa y de Rusia. 

Una inquisici6n posterior y mas digna de cr6dito ha ensenado que, al 
meoos en el (Utimo pais, la irrupci6n no fu6 tan rapida como se penso al 
principio y n6 mas rapida de lo que hubiera sido en el supuesto de ha- 
berse esparcido por medio del trafico humano. La necesidad de eoncebir 

(I) In forme mMioo del ej^rcito p. 243. 



66 CRONICA MBDICA HBXICANA 

qae la inf ecci6n giipal mas bien que la de otras enf ermedades ziiii6tica8 
pudo ser llevada por el aire, desaparece en lo concerniente & la tiltima 
pandemia. Muchas pruebas positivae de que la influenza se extendi6 por 
contag^o en Rosia, pueden citarse. 

En muchas ocasiones las ciudades f ueron mis pronto af ectadas que las 
aldeas circunvecinas. En Odessa ^'mientras todas las clases de la sociedad 
estaban sufriendo la enfermedad, apenas habla comenzado k aparecer en 
los pueblos cercanos." (1) En Uraslk la influenza apareci6 primero en la 
eiudad y subsecuentemente en los villorrios, vecinos y atanitzaa (2) 6 esta- 
blecimientos cosacos. En Veronech la influenza e8tall6 k principios de 
Noviembre, pero en el pueblo de Pridatchi, dos version distante no apare- 
ci6ha8tasemanay media despu§8. (3) En Tcheliabinsk la enfermedad pre- 
valeci6 antes que en los pueblos vecinos y se describe un caso interesante 
en que en uno de los minerales de oro, veinte verstas distante de Tchelia- 
bins, la enfermedad atao6 4 la poblaci6n solamente despu6s de la llegada 
de un obrero que venla de la dudad y enferm6 el dfa de su llegada. . . . 

Los ejemplos siguientes prueban todavia mas que el contagio tiene 
parte muy considerable en la difusi6n de la influanza. En Ribinsk (gobier- 
no de Yarolskavl) seg6n el Dr. Gatschkouski, (4) la enfermedad cuando 
apareci6 en un hogar no atac6 & todas las personas §l un mismo tiempo; 
por el contrario, generalmente parecia pasar de una 6, otra 

El Dr. Smolitchef escribi6 de Labinsk (una stanitza cosaca en la pro- 
vincia de Kuban): "Puedo presentar varies ejemplos en que por cada 
una semana 6 mis, en lo mis grave de la epidemia, f amilias aisladas per- 
manederon completamentebien; pero senecesitaba solamente que enfer- 
mara un miembro de la familia para que en uno 6 dos dias todos los demis 
se sintieran mal; asf al principio de la epidemia, M. H. volvi6 de Rostof- 
on-Don, adonde prevalecfa la gripa y adonde 61 contrajo la enfermedad, 
y en un dfa toda la familia, con excepci6n de su esposa, enferm6." (5) 

En Vienive (Asia Central) los empleados del correo f ueron los prime- 
ros en sufrir. Despu6s, en Diciembre 18, enferm6 un cosaco Fu6 enviado 
al hospital del regimiento donde permaneci6 dos df as y 8ali6. Dos dfasdes- 
pu6s ocho hombres de la 2* 8otnia enfermaron stibitamente (una aotnia es 
una divisi6n de 100 cosacos.) Debe notarse que la aotnia estaba acuartela- 
da oerca del hospital y habfa comunicaci6n constante entre los dos edifi. 
cios, 3 dfas mis tarde aparecieron casos de gripa en la escuela militar y en 
la banda. (6) 

'^No debo, concluye el autor, ocupar mayor espacio con citar losotros 
innumerables ejemplos que se pueden encontrar en la literatura rusa, 
confirmando la difusi6n de la influenza por medio del contagio. Repetir^ 
breve mente en conclusi6n, que: PLa influenza se presenta constantemen- 
te en varias partes de Rusia. 2^ Oomenz6 a prevalecer en forma epid6mi- 
ca en 6 cerca de las estepas Kirghizes en el otofLo de 1889. 3® La causa de ha- 
berse hecho epid6mica es desconocida. 4'' Se extendi6 de las estepaa 
Kirghizes para todas direcciones, Este y Oeste, Norte y Sur. 6<* Sigui6 las 

(1) BoMkaia Meditiina. 1890, p. 869. Articulo por el Dr. Matxokin. 

(5) Army Medical Report, pAg. 46. 
(8) Ibid p. 78. 

(4) Basskaia Meditxina 1890, p. 61. 

(6) Ibid p. 182. 

(6) Army Medical Beport p. 346. 



CRONICA MBDICA MBXICANA B7 

lineae de las relaciones humanas. 6® La ve^cidad de su dif usidn fa6 menos 
de lo que se crey6 al principio y no mas r§pida de lo que enseSLarfa la tflo- 
ria de que 86I0 por contagio se trasmite. 7° Hay muchas pruebas positivas 
de la dif U8i6n de la influenza por contagio en Rusia, aun en ciudades cerca 
del lugar de origen de la epidemia y en los primeros dfas de su curso." 

Otros muchos observadores se ban ocupado de investigar el lugar de 
origen de la gripa. En la eiinica de Graves, 1. 1, p. 646, se encuentra esta 
frase: ^^tal ha sido la influenza que partida del Oriente ba dejado senales 
de su paso en casi todos los palses del globo.'' Es muy notable que entre 
indagaciones hecbas en anos muy diversos, los resultados sean, relativa- 
mente H las diflcultades del asunto, poco divergentes entre si y de los que 
se acaban de ver en el trabajo del Dr. Clemow, publicado en 1894. 

En obvio a la brevedad, queremos citar solamente la obra de Aitken, 
Guya 4* edici6n apareci6 en I860. '^No tenemos, dice, relaciones fidedignas 
de la influenza, anteriores al siglo X. En 1311 fu6 fatal en toda Francia. 
En 1413 los tribunales de Paris se cerraron por causa de las muertes. Hacia 
fines de lossiglosXII yXIII se observ6 que el catarro era no s61o end6mi- 
ca en varios distritos, sino que de tiempo en tiempo se extendia sobre vas- 
tas porciones del palsmientras que mastarde, en mil setecientos cincuenta 
y siete, se encontr6 prevalecer epid6micamente no s61o en toda Europa, 
sino aun en todo el Hemisf erio Norte, comenzando en Asia y caminando ba- 
da el Oriente basta terminar en America 

La influenza ha sido originadade cuando en cuandotan lejosal Oriente 
como en la India, pero mas comtomente ba estallado en el Norte de Euro- 
pa^ como en MoacoWy Varaovia 6 Dresden, Parece probable que, como el 
veneno del ch6lera indica^ su extensi6n puede limitarse a muy pequefio 
ntimero de /cot primitivos; porque encontramos en todos losvoldmenes 
de las CkUcuUa Transactions relaciones de fiebre catarral, prevaleciendo por 
una eBtaci6n a lo largo de las orillas de algdn rfo principal y despu^s der 
clinando. Es, pues, evidente mente s61o de cuando en cuando erratica y a 
largos intervales, como en 1729, 1748, 1775, 1782, 1831, 1838 y 1837. La in- 
fluenza es, por lo mismOj tanto end6mica como epid^mica, y en el i^timo ca- 
so la encontramos, al menos en Europa, esparci^ndose de Oriente d Poniente, 
prevaleciendo lo mismo en las temperaturas bajas del invierno, como en 
las elevadas del verano, durando casi el mismo tiempo en las dif erentes ciu- 
dades que ataca 6 sea de cuatro a cinco semanas, afectando lugares conti- 
guos a diferentes grades y en tiempos diferentes." (1 ) 

Hacia el final de la parte que nos bemos propuesto analizar, en el do- 
cumento acad^mico se halla una predicci6n que afortunadamente no esta 
jnstifioada por los argumentos que la acompaHan. 

Sin dificultad oonvenimos en que esta aceptado en el mundo cientifico 
que las ciudades poco higi^nicas son mas castigadas por las epidemias; y 
aun reconocemos en esa maxima una de las mas sensatas. Ha faltado so- 
lamente acierto en la aplicaci6n. Si bay algtin becbo bien adquirido por el 
criterio medico, es el haber visitado la influenza lo mismo a las ciudades 
consideradas como higi^nicas, que a las reputadas mals^nas. No se nos 
ocolta que se ha querido hacer consistir en las buenas condiciones sanita- 
rias de Inglaterra, el que en alguna epidemia, Paris y Viena hayan suf rido 
dos veces, y San Petersburgo tres 6 cuatro mas que Londres. Pero la ex- 
plicaci6n ha sido contradicha, tanto por la notoriedad de epidemias g^a- 

(1) Altken Qeneral and special pathology. 18H5. Zimotic diseaaes, p. 542 y 548, vol. I. 



I 

68 CRONIGA MEDtCA MfiXICANA 

ves, ocurridas en poblaciones muy diferentemente constituidas en lo que 
toca & la higiene, como por ser de conocimiento vulgar el que una misma 
ciudad ha padecido a veces mucho, y poco en otras, §l consecuencia de la 
gripa, sin que modificaciones remarcables en la salubridad hay an podido 
dar cuenta de los distintos gprados de virulencia 6 de fuerza de ezpansidn 
del veneno en las diversasinvasiones. En los Estados de la Reptiblica, y 
aun en la capital misma, no todas las epidemias de gripa han tenido igaal 
duraci6n, gravedad, comunicabilidad, etc., y nadie podrfa sostener con 
gxito que cuando la influenza ha sido severa en Mexico, se haya acentuado 
mis que de ordinario el menosprecio a los preceptos de higiene ni que ha- 
yan coincidido con algtin mejoramiento en ella las que han sido benignas, 
ni, por tiltimo, el estar bien comprobada una correlaci6n de causa k efecto 
entre el ntimero § importancia de las precauciones higitoicas y el tipo de 
la epidemia. 

Por no alargar este artfculo, nos abstenemos de citar observaciones 
plenamente probatorias de quelatantas veces mencionada influenza es in- 
dependiente en lo absolute, as! en su aparicion bajo forma epid^mica, co- 
mo en sus caracteres propios, de las circunstancias salubres 6 dafdnas de 
las agrupaciones que invade. 

Muy bien puede suceder, aun cuando no debe tenerse como lo mds na- 
tural, (1) que si llega a Mexico una epidemia de gripa, se generalice; pero 
hay arbitrariedad en asentar que el fen&meno se verifique ^^dado el estado 
de nuestra Capital,^^ 6 porque los habitantes respiren una atm6sfera ''car- 
gada de polvos del terreno." Tales aserciones, & miM de inexactas, resul- 
tan incompatibles con el caracter incondioional de estas otras con que em- 
pieza el dictamen: ''Bien sabido es que la gripa reviste la forma de 
pandemia muy frecuentemente." (2) Ya hemos hecho tangible el absnr- 
do que estriba en suponer que, como todos loa gSrmenes infeccio808f el ba- 
cilo de PfeifPer viva en terrenosa tal punto secos, que sean levantados por 
el aire y carg^en de polvos la atm6sfera. Y flnalmente, hay otros g6rme- 
nes infecciosos que no pueden sin flagrante, aupresHo vert, ser compren- 
didos en la hip6tesi8 antedicha, no obstante la universalidad de aplicaci6n 
que se le ha querido conceder. "El bacilo de Koch no puede vivir por tiempo 
largo fuera de su hu^sped; como un saprophito, es de muy corta vida. Es 
cierto que oonservado en esputo tenazmente glutinoso, en un rinc6n obs- 
curo, puede vivir pocas semanas; pero la exposici6n al aire seco y a laluz 
del sol lo mata en pocas horas. (3)" 

Ciertamente no pedirlamos una estatua en el templo de Hygia para 
los individuos que tienen el deber de procurar el mejoramiento de la sa- 

(IJ Las epidemias discretas no son menos, siiio igualmente naturales que las con- 

fluentes. 

(2) Lo cual tampoco es verdad, segriin nuestra cita (The Lancet^ Enero 14-1S08, p. 98,) en 
que se dice de la influenza en Inglaterra: "Su difusion pandemica es relativamente rara.*' 

(8) Prof. Clifford Allbut (Cambridge) in the British Medical Association, Meeting at 
Portsmouth. August 3-1889. Esos hechos y lo que por lo general enseiia la historia de per- 
sonas allegadas A los tuberculoses, pone de relieve el error de ciertas afirmaciones tocante 4 
la facilidad y frecuencia de trauHmisidn de la tisis por el bacilo, y hace ver la falta dejusti- 
flcaci6n de algunos preceptos formulados magistralmente con rigor inusitado y s^ngulariai* 
mo para evitar el oontagio. Ha faltado poco para que se haya querido imponer k los tuber- 
culosos la obligacidn que tenia entre los Judios el atacado de lepra : taparse la boca y alejarse 
de los transeuntes. En otro articulo haremos el estudio de los fundamentos prestados & ta- 
les ezageraciones que, venidas del exterior, han sido repercutidas en diversos tonos entre 
nosotros con la acostumbrada amplificaci6n. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 69 

lubridad urbana en la Capital. Ni tenemos razones muy contundentes para 
combatir la opini6n que ve en ese aparatoso encargo simplemente una 
sineeura. Pero vemos claramente la deflciencia de la malencubierta in- 
culpaci6n contenida en deeir que la atmdsfera se halla '^cargadadepolvos 
del terreno, k tal grado, que nuestras vlas respiratorias se azolvarfan, si 
no fueran arrojados tantos polvos por la expectoraci6n.'' Aun la flgura 
ret6riea del azolve, es bien poco feliz, porque el medio reconocido eflcaz 
para arrojar tantos polvoa^ ea decir, la expectoraci6n, no falta sino que 
abunda profusamente en el catarro gripal. 

Asf pueB, no queda en definitlva fundameutx) alguno al pronostico si- 
niestro que los entendidos acad^micos ban encontrado mda natural. Y 
debemos ereerlo que ha sido formulado, 6 tinicamente ad terroremy 6 como 
ellos mismos dicen: "Para no aer acuaados de optimiataa.^^ 

Es tiempo deconcluir. R^stanos solamente aiiadir cuatro palabras acer- 
ca de una esppcie de reprobacion que enderezada a escritos de la indole 
del presente hemosvisto consignadaen alguna parte. '^En nuestra patria, 
se ha dicho, es escaso el publico que lee, y crecido en proporci6n el que 
critica," etc. Lo primero es una verdad de a folio, sobre todo con respecto 
al publico m6dico. "Carecen muchos medicos, nos acaba de decir el seiior 
profesor Terras, del tiempo suficiente para comprobar la exactitud de lo 
que se les refiere." Y nosotrosagregamos: y aun para enterarse debida- 
mente de ello. Asl son las consecuencias que de esa falta de tiempo pal- 
pamos a cada paso. La seg^nda propo8ici6n no es tan exaeta. Si lo que se 
escriba en nuestra patria ha de tener por efecto, yano digamos el adelan- 
to de la medicina, sino al menos sostener el buen nombre de la prof esi6n 
y del pais en la altura a que lo elevaron nuestros inmediatos predecesores, 
hoy mas que nunca es necesaria la crftica; y no puede hallarse crecido el 
ntimero de los que la ejerciten. In(itil parece anadir que al expresar- 
nos de esa manera, tenemos en mira, no a la censura animada por inten- 
ci6n mal6vola 6 injuriosa, ni §. la que se ostenta apasionada, maligna, pre- 
suntuosa 6 brutal, sino d. la que, aun cuando severa y rigurosa, set 
desinteresada, equitativa, honrada y juiciosa. As! concebida, no hay raz6n 
plausible para temer que exUngSL^^elfiiego aacro^^ 6 entibie ^^el amor al tra^ 
bajo y al progreso,^^ Hara, por el cohtrario, buenos servicios 4 la literatura 
m6dica, expurgandola de tantas y tantas ase veraciones que, como inspira- 
das por errores de primera magnitud, s61o pueden deglutirse cum grano 

Zacatecaa, Septiembre de 1899. 

Juan BREfTA. 



( t 



70 CRONICA MEDICA MEXICANA 



SECCION XVII. 



La qiiiiiiiia y hu9 sales. El Hidroferrocianato 



(CONCLUYE.) 
II. 

HIDROFERROCIANATO DE QUININ A.— Compo«tci6n qutmica.—Accioti fisiolo- 
gica y toxica, — Agentes sinirgicos 6 incompatibles. — U80s terap&uticos y 
do8i8. 

El kidro-ferro-eianato de qvinina se prepara precipitando una 8olu- 
ci6ii alcoh61ica de quinina para per una 8oluci6n tambi§n alcoh61ica de 
acido hidro-ferro-ci&nico, preparado segtin el m^todo de Posset. El preci- 
pitado ya seco tiene la forma y el aspecto de un polvo cristalino de un 
color amarillo anaranjado. 

8u f6rmula qufmica es: C -••H»*Az='0^(CN)''Pe2H*+3 H-0. 

Es soluble en alcohol y bastante agua; el agua precipita esta sal casi 
por complete de su 8oluci6n alcoh61ica. El agua 6 el alcohol hirviendo la 
disocian en una sal verde casi insoluble, cianuro de flerro, y en una sal 
blanca, soluble y amarga, hidrocianato de quinina. 

Esta preparaci6n no es, como lo suponen la mayorfa de los medicos, 
de uso reciente en Terap6utica, creencia que se basa en que la mayorfa de 
los tratados de materia mMica no mencionan esta sal qufnica. 

Bouchardat en su anuario de Terap6utica, del afio de 1R42, hace mas 
de medio siglo, en la p&gina 216 ]a menciona. El Dr. Bertazzi, de Cremo- 
iHi, fu6 acaso el primero que la recomend6 6 implant6 su empleo en las 
flebres intermitentes, substituy indole al hidrocianato de quinina, (cuyo 
uso era frecuente en Italia,) por lo facilmente alterable de esta sal. 

Los Drs. Zaccarielli y Oarioli, aplicando el hidro-ferro-cianato contra 
las fiebres intermitentes (tercianas y cuartanas), contra las cuales habfa 
sido ineficaz el sulfate de quinina, fueron los primeros que con mayor em- 
pefio demostraron su ben^fica acci6n, procurando aclimatarlo en la Tera- 
p6utica usual. A pesar de esto y sin causa jastificada, fu^ en seguida 
abandonada. 

De unos 25 aiios & esta parte data su reiyindicaci6n, pues k la acci6n 
febrffuga oomprobada de las sales de quinina, reune la ventaja de p6der 
ser prescrita 6, dosis pequefias, asociando k los efectos qufnicos los de las 
preparaciones citoicas. Bien sabido es que el acido cianhfdrico obra en6r- 
g^camente sobre el centre vaso -motor en la m6dula aJargada, producien- 
do la retardaci6n del pulso y el simult&neo aumento de la presi6n intra- 
vascular. Las preparaciones cianicas fueron preconizadas por el ilostre 
Magendie desde el afio 1825, sobre todo en las enf ermedades del aparato 
respiratorio, y muchos medicos distinguidos entre eUos el Dr. Frish, de 
Nyborg, Dinamarca, pudieron comprobar y han podido despu6s certitlcar 
sus efectos sedantes. 

Como todo en este mundo, las preparaciones con el &cido cianhfdrico, 
han tenido tambi6n sus detractores, Buchkeim, Schmiedeberg y Nothna- 



CROKICA MBDICA MBZICANA 71 

^1 y Rossbach cuya obra es bastante conocida entre nosotros, se encnen- 
tran en este n^mero, creemos con injnsticia. 

Una de las grandee eminencias en patologia infantil, West, cuya obra 
& nuestro jnicio en ningona biblioteca m^dica paede faltar, elogia calnro- 
samente los efectos del acido cianhidrico en el tratamiento de la Coquelu- 
che y hace poco tiempo el Sr. Dr. A. Dug^s, residente en Guana joato, cn- 
yo nombre es tan ventajosamente conocido entre nosotros, me escribfa 
elog^ando los notables efectos obtenidos en su prfictica con el cianuro de 
potasio. En la nevrosls mencionada, creemos nosotros asimismo que es un 
aaxiliar de gpran valia y que, lo mismo que el Bromoformo, ejerce una ac- 
ci6n ben§tlca indiscutible. 

Pero volviendo al asunto de estos breves apuntes debemos manifestar 
con nuestra habitual franqueza que no conocemos ninglin estudio serio 
sobre los efectos flsiol6g^cos del hidroferrocianato de quinina. 

Tampoco nos es conocido ninglin caso en el cual hayan sobrevenido 
sfntomas de intoxicaci6n . Es de suponerse que si la acci6n fisiol6gica y 
terap^utica corresponde naturalmente & la de los agentes que f orman esta 
sal, los efectos t6xicos deben presentar ig^uales caracteres, predominando 
como es logico los que corresponden & los cianuros por ser mucho mayor 
la toxicidad de 68tos que lade la quinina; el hidroferrocianato debe consi- 
derarse como un compuesto bien deflnido y estable de hidrooianato de 
quinina y de cianuro de fierro. 

Como antisdptico y antifebril es un medicamento de gran valor y bus 
buenos efectos han sido comprobados por una serie largulsima de obeer- 
vaciones de muchos terapeutas de todo el mundo. Cansado serfa oitar 
todos los autores y m6dicos que han elogiado los m^ritos de este agente 
al ser empleado en sub indicaciones capitales. 

Tambi6n se ha recomendado como sedante de la tos en la Coqueluche 
y como t6nico y reconstituyente ; no ponemos en duda la veraddad de 
este aserto pero no nos constat a la verdad, como nos constan sus excelen- 
tes resultados en las iiebres palustres 6 malaricas. 

Sin un torpe 6 injustificado exdusivismo, pues a cada paso usamos las 
demas sales de la quinina, queremos recomendar y recomendamos el hi- 
droferrocianato del cual hemos obtenido efectos notables en la medicina 
de los adultos, pero sobre todo en la de los nifios de corta edad. Para 
68tos usamos el grUnulo dosificado al milfgramo que bc disuelve en agua 
endulzada 6 en cucharaditas de alguna otra poci6u, prescrita para llenar 
tal 6 cual otra indicaci6n especial en cada caso. En los adultos tenemos 
el habito de prescribir la sal, asociada siempre a la estricnina, en pSldoras 
conteniendo un centlgramo cada una de hidroferrocianato. 

A aquellas personas que por la comodidad indiscutible que ofrece la 
medicaci6n granulada, prefieren esta forma, aconsejo tomen cinco gr^nulos 
cada hora 6 cada media hora, y uno de estricnina, seg6n las exigencias de 
la 8ituaci6n. 

£1 erudito Dr. Van Renterghen aflrma baber Jlegado a la dosis de 30 
centlgramos diarios en los casos rebeldes y serios. Nosotros jam&s hemog 
alcanzado esa dosis que seglin el mismo disting^uido terapeuta no presenta 
inconveniente alguno. Nuestras dosis usuales en el perfodo de 24 horas 
han sido siempre de 5 & 10 centfgramos eu los nidos y de 10 a 20 centlgramos 
en el adulto. 

Excusado es decir que en rarlsima ocasion es prescrito solo el hidro- 
ferrocianato, pues en primer lugar debe ir asociado 6 la brucina en los 



72 CRONICA MEDICA MEXICANA 

nifios y ^ la eatrUmirui en los grandes, y & los otros agentes que el caao 
reclame. Uno de los agentes 8in6rgico8 de mayor importancia es la 
Aconitina, eelebrando por eso la idea que la farmacia Ch. Chanteaad 
de Paris, ha tenido de asociar estos tres agentes en uno de sus grdnulos 
compiveatoa, preparaciones destinadas aobtener justa aceptaci6n. 

El hidroferrocianato de quinina no debe aplicarse ni es aplieable en la 
medicaci6n hipod^rmica. 

Dr. E. L. Aboqado. 



SECUION XXVII. 



DE LA 



PRENSA MEDICA MEXICANA 



Gaceta M^dica. — Organo de Ui Acadenim Nadonal de Medicina, — 
Tomo XXXVI.— Nfim. 1.5 — Agosto 1" de 1899.— Un artlculo del Sr. Dr. G. 
Mendizabal intitulado "Contribuci6n al estudio de la Qripa en Mexico," en 
el dial disertando sobre esta enf ermedad y reflriendo un case clfnico grave, 
en el eual se confirma To que otros observadores han hecho notar ya sobre 
la sequelsB de la influenza^ recomienda el uso de la quinina y el aislamiento 
y la de8infecci6n como en la difteria, el tifo etc , etc. Un trabajo del Sr. 
Dr. R. Ortega, de Ciudad Portlrio Diaz intitulado ^'Dilataci6n de la vena 
oftalmica," en que la curaci6n fn6 obtenida por la enucleaci6n del ojo y 
excisi6n del vaso aneurism^tico. Actas de las sesiones de la Academia, 
Convocatoria para una plaza en la Secci6n de Bacteriologfa ycontinuaci6n 
del trabajo de concurso de los Dres. Abrego y V61ez. 

La inisma.— Nfim. 16.— Agosto 15 de 1899.— Ademas de las actas, cuya 
lectura es siempre interesante y titil, hemes leldo un artlculo de Terap^u- 
tica, intitulado "Algo sobre curaciones topicas'' por el Dr. R. Ortega, que 
manifiesta los inconvenientes del iodoformo en la curaci6n de las heridas, 
inconvenientes que casi todos hemes observado, que van enagenando k 
esa substancia las simpatias primeras y restringiendo muchosuuso. Tam- 
bi6n hallamos un trabajo del Sr. Dr. Tobias Ntinez, "Practuradela b6veda 
del craneo" en el que, despu6s de referir un case cllnico muy interesante 
y bien detallado, transcribe las 3 conclusiones de Aran y aSade, con una 
justificaci6n indiscutible, la siguiente: *^4* Las fracturas de la b6veda que 
*<se extienden ordinariamente por irradiaci6n a la base del cr^eo, se de- 
^^tienen al Uegar a uno de los agujeros de la base que dan paso a los ner- 
^'vios y vasos que salen y entran a la cavidad craneana." — Sig^en unos 
^^Datos num^ricos sobre la tuberculosis en Mexico," por el Sr. Dr. E. Li- 
c^aga, acompanados de una lamina con curvas representando la mortali- 
dad general y la relativa por Bronquitis, Bronco-neumonla, Neumonla y 
Tuberculosis pulmonar del I'' de Enero al 12 de Marzo del presente aSLO,en 
la Capital. 

Bevista MMica.— Tomo XIL—Num. 4.— Agosto 1" de 1899.— Como 
artlculo original trae: ^*Un case de arteritis sifllltica preooz" por el Dr. 



CRONICA MEDICA BfEXICANA 73 

Angel Hidalgo, en el cual refiere un caso clfnico caracteristico observado 
en el Hospital Militar, recomendando con este motivo un tratamiento 
oportuno y sostenido de la infecci6n sifilftica. 

La iiiiHina. — Ntim. 5.— Agosto \o de 1800.— El artlculo original que se 
lee en este n6mero pertenece al Dr. Federico Bustamante y se intitula 
^*Una pirexia especial observada en Coatepec,'^ apoyandose en 20 casus 
observados. Interesante es este ostudio y de desear serfa que el exameu 
bacteriol6gico viniese a ratificar las ideas emitidas por nuestro apreciable 
compaSLero. 

Anales de Oftaliiiologia. — Tomo II.— Num 2.— Agosto de 1899.— 
El artlculo principal pertenece al Sr. Dr. M . Uribe y Troncoso y se intitula 
^*Determinaci6n de la refracci&n por los m6todos objetivos y subjetivoa" 
comenzado en el ntimero anterior; concienzndo trabajo que hemos oldo 
elogiar a los especialistas en el ramo. Viene en seguida la habitual revista 
de los trabajos oftalmol6gico8 mas notables que aparecen en la Prensa 
MMica consagrada a esta especialidad. 

Boletiu del CoHejo Superior de Salubridad.- Tomo V.— Ntim. 2 
—Agosto 31 de 1899. — En 61 se insertan los interesantes informes rendidos 
por los Dres. Narciso del Rio, acerca de la Fiebre Amarilla en Tehuante- 
pec; E. Alcazar de la misma enfermedad en T(ixpam ; y Alfredo Velasco 
sobre esta misma enfermedad tambi^n en Orizaba; los dos primeros fa- 
cultativos, fueron Delegados del Consejo y el tercero comisionado por el 
Gobiemo del Estado para el estudio de esa importantlsima cuesti6n 

Completan el n(imero los cuadros estadfsticos de costumbre, observa- 
clones meteorol6gicas, etc. 

Bevi^tade Aiiatoinia Patol6gica y Cliiiicas.— TomoIV.— N6ms. 
11 y 12.— Junio 1" y 15' de 1899.— En este cuademo, ultimo que ha aparecido 
y hemos recibido, hemos leldo con atencl6n 6 interns el artfculo del Sr. 
Prof. Lavista, intitulado ^^Consideraciones sobre la Jurisprudencia M6dica 
de Mexico," al cual se agregan las apreciaciones que el Dr. F. Abrego ha- 
ce sobre los incidentes ocurridos en el proceso que le fu6 incoadocon mo- 
tivo del incidente fatal ocurrido en su Considtorio. 

Las ensenanzas que se desprenden de los errores cometidos en ese 
desgpraciado proceso, por las deficiencias que se notan aun en nuestras le- 
yes, etectivamente han costado bien caro a nuestro apreciable compaiiero, 
cuya reivindicaci6n por fortuna ha Uegadv, despu^s de una etapa bien 
amarga, de una tempestad originada por el criterio p(iblico que tan facil- 
mente descarrila en asuntos que la prensa ofrece como sensacioiiales, 

Vienen despu^s dos interesantes trabajos, el uno del Dr. A. Fernandez 
titulado "Angioleucitis de los mineros'' y el otro del Dr. To mas Chavez 
^^Lae minas de Guanajuato, los operarios mineros y sus enfermedades," 
cuyo analisis por falta de espacio no nos es posible hacer hoy. 

La EMCiiela de Medii-iiia.— Tomo XV.- N(im. 2 —Agosto lode 1899. 
—En este ntimero hemes lefdo un atticulo bastante vehemente del Dr. Se- 
cundino Sosa en contra del Plan de Estudios para la Escuela Nacional de 
Medicina, y un trabajo original del Dr. G. Mendizabal sobre el **Trata- 
miento y Protllaxia de la Tuberculosin" en que el autor pasa en revista los 
principales medios terap6uticos ideados para combatirla, fljando su aten- 
ci6n especialmente, como es sin duda lo debido, en los mejores medios 
profllicticos. Termina con una revista escogida de la Prensa M6dica Ex- 
tranjera. 

1j& Fariuacia.~-Tomo VIII.— Ntim. 7.— Agosto 15 de 1899.— Un arti- 



74 CRONICA MEDICA M^XICANA 

culo del Prof. M. Cordero sobre las ventajas de "El Ahorro" y un "Estu- 
dio de la formaci6n de la Agalla del Encino en el Estado de Guanajuato" 
por el Sr. D. Isidoro E. Chavez, eoncluyendo con la Revista de la prenaa 
extranjera del ramo. 

E. L. A. 



SECCION ESPECIAL. 



HERMOSO Y FILANTROPICO PROYECTO. 



HemoB recibido la siguiente carta: 

Sello que dice: **Prof. Dr. D. Mejia. M^zioo, Agosto 81 de 1899. Consultorio, Bfltampa de 
San Andres 12.'* 

C. de Ud. Agosto SI de 1899. 

Sr, Dr, D, Enrique L. Abogado^ Director del Periodico ^^Crdnica M€- 

dica Mexieana.^^ 

Presente, 

Muy distinguido y apreciable compaHero: 

La Carta Circidar que tengo lahonradeadjuntarle^aolicitahospitalidad 
de nuestro popular periodicOj rogdndole que se fije en que el proyecto que 
encierra secunda del todo las miras de nuestra publicacion, Va d hacer 6 
pretende lo mismo que la ^^Cronica^^ solicitando del Cuerpo M6dico Nacional 
un contingente de observaciones, verdaderamente fructuoso para todos aque- 
llos que hemos consagrado la vida entera at ejercicio de nuestra profesion y 
por consiguiente nos hallamos expuestos A tropezar con esos casos anguMic- 
sos en que se anhela tanto el buen consejo del que se ha encontrado ya en 
andloga situacion. 

En este caso, sin embargo, en vez de tratarse de una publicacidn perio- 
dica, trdtase de una obra en cuya formacion deseamos que tovnen parte todos 
los Medicos Mexicanos. 

Huelga todo lo gu€ pudiera yo afiadir puesto que en la Circular se halla 
sobradamente explicado, y Ud,, senor Director, nos va d hacer el servicio de 
reproducirla en Ui ^^Cronica,^^ adtnrtiendo d sus numerosos lector es MMicos, 
que aqu^llos que no la hayan recibido directamente y por separado, ya por 
extravio de Correo 6 ya por cualq^iiera otra circunstancia, acepten como dt- 
rigida d ellos, la que nuestro periodico les lleva, suplicdndoles de nuevo ofe- 
sequien nuestra invitacioi}, ya no en bien de nosotros viismos, sino en bien 
de la humanidad que sufre y d la cual en esta obra directamente servimos. 

Soy como siempre, senor Director, su afectisimo companero y antiguo 
amigo de corazoti. 

Dr. Demetrio Mejia. 



4> 



El proyecto iniciado por nuestro muy querido amigo el Sr. Profesor 
Mejia, no puede aer mas 6til, mas practico y mas hacedero si a ello se 
pre Stan, como esperamos, todos los Medicos Mexicanos. 

^Qui6n es aquel en efecto que en su practica no ha tenido que lu- 
char con esos casos excepcionales, no previstos naturalmente en las obras 
del ramo, que exigen una pronta y acertada intervencidn, sin que, para 



CRONICA MEDICA MEXICANA 75 

decidirla, tengamos reglas precisas, caminos marcados, procedimientos 
biea meditados y discutidos, 6 cuando menos el recuerdo de lo aceptado 
por otro practico y de sus resultados en otro caso semejante? 

En las Revistas del ramo eon frecuencia aparecen los relates de estos 
casos interesantisimos preeisamente porque eiicierran nuevas ensenanzas, 
pero, como dice justamente el Sr. Dr. Mejla, no es posible en bales circuns- 
tancias emprender esas excursiones bibliograflcas que demandan nutrida 
biblioteca, reposo y calma y sobre todo tiempo. 

En la kaleido8c6pica serie de casos para los cuales se apela a la peri- 
cia del hombre del arte, ocurren con mas frecuencia de lo que pudiera 
imaginarse, contingencias inesperadas que ponen a prueba el ingenio del 
practico y le angastian por el justlsimo teraor de no dar al caso la mas de- 
bida y justifi^ada soluci6n. 

Entre los casos a que se reflere el Sr. Profesor Mejfa, recuerdo uno 
ocurrido bace unos 12 6 14 ailos, sin la importancia y gravedad del obnt^- 
trico referido por 61, pero que las circunstancias que en 61 concurrian me 
hicieron resolver de un modo especial, no preconizado por cierto en las 
obras de clrugfa y que someramente paso a referir. 

HaMbame en Pacbuca, y una noche fui solicitado violentamente por 
un individao k quien encontr6 en un estado de aflicci6n diflcil de describir. 
Alejando sus deudos y encerrado en su babitaci6n conmigo, supe al fin lo 
que tan intensamente le preocupaba y con alguna justicia a la verdad. 

Por una de esas aberraciones gen6sicas cuya historia es tan singular, 
habfa introducido en su uretra un gancho de lo8 usados por las senoras 
para tejer En el instante de mayor exitaci6n, aquel gancho, que por la 
punta sujetaba con el pulgar y el indice, se escap6 de sus dedos y desapa- 
reci6 en el canal. Debido es suponer que en aquel instante hubiera sido 
f acil remediar el accidente impidiendo la progresi6n del instrumento cuya 
extremidad debla encontrarse a cortlsima distancia del meato por donde 
habrla sido posible tomarlo. Sorpresa tan desagradable le Hobrecogi6 que 
no hizo intento alguno sin embargo en el momento oportuno. 

A mi llegada, la extremidad aguda del gancho se hallaba a unos 8 6 3^ 
centfmetros del extremo del pene y la pequefla esfera de vidrio del cabo 
superior se percibia unos 8 centlmetros hacia atras y en el Ingar corres- 
pondiente palpando sobre el rafe del escroto Aquel gancho que aun con- 
servo, erade los mas simples que hay: unapequena esfera de vidrio de 
color implantada sobre el delgado tallo de acero constituyendo el gancho. 

El paciente querla ser en el acto desembarazado de aquello y en un es- 
tado de intensa sobrexcitaci6n nerviosa exigia la intervenci6n inmediata 
y sin el concurso de nadie. Mis primeras maniobras fueron, como es dp 
saponer, hacer regresar el gancho por donde habia entrado, empujandolo 
por presiones hechas sobre la esfera de vidrio, pero tales intentos (ya ini- 
ciadoB por 61 mismo) le molestaron mucho y fueron est6riles. 

Careciendo de las pinzas de Hunter, t otras apropiadas al objeto, 
pen86 primero en la uretrotomta incindiendo el canal sobre ellugarenque 
la punta se percibia. Pero debiendo operar sin anest6sico ninguno, s61o y 
con luz artificial, cambi6 de pUn y con la aquie^cencia del interesadopro- 
cedf 4 hacer lo siguiente : 

Acostado en una mesa, con dos dedos de la mano derecha 8ujet6 fuer- 
temente la esfera de vidrio, dobl6 el pene hacia adelante hasta formar un 
ing^o recto cuyo v6rtice ocupaba la punta del instrumento para hacer 
salir 68ta por la cara posterior del miembro. De8pa6s de un esfuerzo con- 



76 CRONICA MEDICA MEXICAKA 

Riderable, mucho mayor por cierto del que yo crefa, logr6 atravesar el ca- 
nal y la piel. Atraje entonces el gaiicho hasba dejar la esfera de vidrio 
aplicada 8obre el orificio de entrada del extrecho canal fraguado por la 
miHma aguja y cambiando bruscamente de direcci6n, hice salir 68ta rapida 
y facilmente por el meato. teniendo antes la precauci6n de romper la pnn- 
ta 6 gancho para evitar la di8laceraci6n de los tejidos. 

De este modo fu^ posible en breves instantesy sin operaci6n8angrien- 
ta, puede decirse, salvar una 8ituaci6n que hubiera podido acarrear serios 
trastornos al individuo y exigir acaso una intervenci6n quir6rgica mas 6 
menos seria, pero siempre de mas importancia que el traumatismo oca- 
sionado por aquella maniobra que no tuvo consecuencia alguna. — Buscan- 
do despu^s casos anilogos, supe que Cooper y Dieffembach hablanproce- 
dido de ig^al modo, aunque tinicamente con alfileres. 

Demasiado escasa es la importancia de este hecho clinico, pero otros 
muchos de gran interns y utilidad priictica evidente, vendran a hacer de 
la obra concebida por el Sr. Dr. Mejfa un hermoso libro que, ademas del 
m^rito de scr genuinamente nacional, tendra el de acudir en a3ruda del que 
se encuentre en trance dificil y sin poder recurrir por tal 6 cual motivo a 
la pericia de sus compaiieros. 

Con la convicci6n de ser esta una empresa titil, nos permitlmos exci- 
tar a todos los Medicos Mexicanos a que respondan solfcitosalUamamien- 
to del modesto y habil Profesor de Cllnica interna, cuyas miras nopueden 
ser mas filantr6picas y elevadas. 

Dr. E. L. Abooado. 



A TODOS LOS HEDICOS DE Li REPDBIICA HEXICANA 

PARA PORMAR UNA OBRA 

REFERENTE A LA CONDUCTA QUE EL MEDICO DEBE OBSERVAR 

DBLANTB DB CA808 BXCBPCIONALB8, 

BN 

MEDICINA. CIRUGIA Y OBSTETRICIA 



Esta invitacion solicita de cada medico, en un placo dado, la relacion escrita de bus ea- 
H08 raros 6 extraordinarios, con aljcunos datos biblio^&ficos. Encarecidaniente auplicamoa 
a nuestroscompaneroR de todo el pais, se dignen leer la relacion siguiente que apoya la idea 
enunciada. 



Desde los primeros tiempos de mi practica m^dica, cuando por el acre- 
centamic^nto natural de la clientela, priucipiaron a multlplicarse los casos 
graves y sobre todo raros, buscaba con afan en donde poder consultar ; bus- 
caba con avidez la fuente que debiera ilustrarme poni^ndome en condido- 
nesde luchar con mejores armas; pero, ni entonces ni ahora he hallado esa 
anhelada obra, ese libro especial que se ocupase exclusivamente de lo ex- 
cepcional y raro, enseiHando brevemente el modo de combatirlo. 

Ese libro de oro est-& f raccionado entre todos los medicos y ninguno lo 
posee completo. Vamos, pues, a formarlo. 

Cada medico, al cabo de algunos aHos, ha almac*enado para si un cau- 
dal de experiencia que no pocas veces le sirve de poderoso auxiliar en aque- 



CRONICA MfiDICA MBXICAKA 77 

Uo8 bechos que por su rareza, no caben en las descripciones habituales de 
las enfermedadea; y a las veces ni aun en las obras publicadas de clinica. 

iQu6 m6dlco no seha quedado alguna ocasi6n perplejo, inquieto, aun 
acongojado, delante de un enf ermo cuyo estado patologico le era absoluta- 
mente desconocido, ya en la forma, ya en la manifestacidn 6 ya en la ma- 
nera con que debiera tratarlo! 

Bfiscase con avidez en las obras especiales i qu6 debe hacerse ? y todo 
se halla menos lo que buscamos, y quisi6ramos vaciar en nuestro cerebro 
toda una biblioteca m6dica; pero el tlempo urge; no pueden hacerse deta- 
Uadas pesquisas; lavida puede depender de la rapida decisi6n del m6dico. 

Hace algunos anos, asistia yo una noche a una joven primeriza en 
quien habf anse iniciado sus primeros dolores de parto con perf ecta regula- 
ridad. 

Condiciones morales, muy especiales que no son del caso referir, ha- 
clan excesivamente delicada laposici6n del m6dico, obligado desde luego, 
a pasarse sin la ayuda de una partera, aunque no f uese mas que para el 
aseo, a su tiempo, de la enferma y del nino. 

A cierta hora ere! conveniente tocar a la enferma para darme cuenta 
precisa del avance real del trabajo. Con gran sorpresa*hall6 una especie de 
bolsa que llenaba todo el campo abarcable por el dedo , pero aqueUo no me 
pareci6 fluctuante, y si en realidad era la fuente, sus dimensiones sobrepa- 
saban en mucho itodo lo habitual; de mas a mas, no hallaba el reborde del 
orifido uterino. Como para terminar mis dudas, en esos mementos que 
meditaba sobre lo observado, principiaron los dolores expulsivos. Por corto 
tiemiK) adquiri tranquilidad, haata que la enferma me dijo que sufrfa ho- 
rriblemente y que parecla saliralgo por abajo. Repetl el tacto; he aquf mi 
impresion : fuente en apariencia, entreabriendo la vulva, pero colosal y sin 
reborde uterino que la limitase, sin filuctuaci6n y con la sensaci6n eviden- 
tede lacabeza fetal inmediatamente detras. Oomprend! que estaba tocan- 
do el segmento inferior del 6tero; comprendf con terror que aquellos do- 
lores expulsivos formidables, no s61o pretendian expulsar al feto sine a la 
matriz; comprendi en suma, que no comprendia la situaci6n! 

Pedf permiso para examinara la luz lo que allf pasaba; dirigi inquieto 
mi vista k la porci6n descubierta del titero, f orc6 prudentemente los labios 
tratando de descubrir en mas extensi6n, ini el mas leve vestigio de orificio 
uterino ! ^Qu6 hacer en estas condiciones? ^romper el titero? esperar a que 
se rompiese solo? ^presenciar inerme aquellos esfuerzos inauditos, que aca- 
barfan por echarlo fuera? 

Con despecho cerr6 los libros que tuve a mi alcance y que en breves 
minutes consults. Hice esfuerzos por tranquilizarme,yconmas calma pro- 
cedi desde luego a anestesiar a la enferma con la doble indicaci6n : 1°, de 
moderar, un tanto, las exageradas contracciones del titero, y 2*', de estu- 
diar prolijamente y analizar lo que ocurrfa. Medio cloroformizada la en- 
ferma, recorrf paciente mente con la yemadel indice derechola parte pre- 
sentada del titero; hall6 detras, rumbo al sacro, una fosetita enteramente 
semejante a la impresibn que dejarla el dedo sobre la cera blanda compri- 
miendo suavemente. Aquello fu6 para mi un gran hallazgo y me propuse 
no abandonar el sitio, pensando que aquella impre8i6n tendrfa que corres- 
ponder por fuerza al orificio uterino. Mientras cavilaba de este mode, una 
contracci6n potente de aquella matriz que tan herm6ticamente encerraba 
su producto, me llev6 el dedo hasta desaparecer en su interior dos falanges. 
En el acto lo retire para volver poco despu6s a mis investigaciones, siendo 



78 CRONICA MEDICA MEXICANA 

testigo entonces del mas hermoso trabajo que he presenciado. Aquella ma- 
triz, ouya Have estaba perdida y que la Providencia puso en mi dedo indi- 
ce, se levanto eomo por encanto hasta su altura natural; brevemente ad- 
quiri6 su abertura un diametro de cinco a seis centimetros, y la verdadera 
fuente, clara, natural, fluctuante, me qui to a ml la fluctuaci6n y por con- 
siguiente la angustia. Aquel parto, desde ese momento, 8igui6 su curso 
natural hasta la terminaci6n mas fi8iol6giea. 

Dlas despu^s, con toda calma, registry y busqu^ en diversos autores la 
explicacion de mi hecho. Lo tinico que haU6, siquiera algo semejante, fu^ 
un artlculo intitulado: *-Aolutinacion del orificio uterino durante 
EL. TRABAJO.'' Sin embargo, mi caso no. cabla del todo en aquella des- 
cripci6n. 

No transcurrieron muchos afios cuando se me ofreci6 un segundo caso 
semejante. Y entonces habia una partera al lado de la enf erma, que me dljo 
profundamente admirada y no menos afiiglda *^el trabajo avanza; pero no 
hay abertura uterina.'' 

Ya no tuve que ir emoclonado a hojear algunoslibros; con toda calma 
trac6 a la partera el programa: 

1". Anestesia. 

2*". Buscar la impre8i6n del orificio uterino. 

3". Abrir ese punto en el momento de un dolor. 

Excusado me parece agregar que el plan se realiz6 tan completo co- 
mo feliz. 

Ciertamento, hechos de esta especie no son nada comunes. ^Estar^ 

explicados y descritos en alguna obra? Yo, por mi, lo ignore. En 

cuanto a los dos que he referido, presents en la Academia Nadonal de Me- 
dicina de Mexico, las dos observaciones, y se publicaron en su periodico 
oficial. 

Asf hay, en distintos periodico.s medicos y en muchas obras, particu- 
larmente de clinicas, descripciones de casos raros observados r>or distintos 
medicos; pero en un momento dado, frente aun caso extraordinario y gra- 
ve, no es dable consultarlo todo, la misma gravedad del hecho no lo per- 
mite; reclama una intervenci6n rapida,y por consiguiente, no hay tiempo 
para largas pesquLsas en los libros; sf lo habrfa para consultar una sola 
obr^, si en ella estuviesen consiguados y met6dicamente clasiflcados, to- 
dos los hechos extraordinario^ que pueden ofrecerse en Medicina, Cirugfa 
y Obstetricia. 

Hagamos esta obra que con urgencia radaraan las constantes dificul- 
tades de la practica diaria. Ella puede ser modestamente iutitulada: 

C'ONDlTCrrA DEL MEDIC^O DELANTE DE CASOS EXTRAORDINARIOS 

O EXCEPCIONALES, 
EN MEDICINA, CIRUOIA Y OBSTETRICIA. 

Posey endo un libro semejante, facilmente se comprende cuantas dudas 
y cuantas vacilaciones podrlaa ahorrarse al m6dico. Significa, con toda evi- 
dencia, dotarlo de una arma poderosa que lo sacara avante en la mayoria 
de las veces, porque puede en cortos mementos hacer una fructuosa consul - 
ta. Todo depende de que en dicho libro, que seria a no dudarlo, el libro de 
oro de los medicos, estuviesen perfectamente clasiflcados y ordenados la 
multiplicidad de casos excepcionales. 

Hasta hoy, cada medico se lleva al sepulcro todo lo que conqui8t6, to- 



CBOmCA MEDICA MEXICANA 79 

do aquello que no aprendi6 en los libros, qae fa6, en fln, exolnBivo frato de 
8u experiencia personal. Esto es lamentable, y sin embargo, asf ha pasado, 
continfia sucediendo asi y segoira, mientras no halle en donde consignar 
eon fruto, hechos aislados que no oaben en obras comunes de medi- 
cina. 

Procedamos con f e a hacer esta obra especial que of recer4 sus paginas 
abiertas a todos los m6dicos; todos seremos autores. A mf, el subscrito, y 
k los pocos compaiieros a quienes ya he hablado y que con la mejor volun- 
tad me ofrecen su valiosa cooperaci6n, nos toca el papel, diffcil en verdad, 
de reclbir todos los materiales,leerlos cuidadosamente,claslflcarlo8,orde- 
narlos, hacer, en suma, por medio de cuidadosa correcci6n, que entren de 
un modo uniforme al plan general de la obra. No desconocemos la magni- 
tttd del trabajo: redama el doble sacriflcio de laboriosidad y tiempo. Re- 
sueltos para Uevarla a cabo, no desmayamos ante la dificultad. Con entera 
lealtad manifestamos el fln que nos gafa en tan &rdua empresa; deseamos 
servirnos nosotros mismos sirviendo a los demd.8; queda desterrado de 
nuestras miras todo interns bastardo. 

Otra ventaja y no corta, que hallamos para un libro semejante, es la de 
que no envejece nunca. Admitira nuevas ediciones, si, para ensancharlo, 
mas no para modifl carlo. Lo consignado ahora en 61, servir^ tanto hoy co- 
mo mafiana. 

Creo haber senalado ya, sobradamente, las indlscutibles ventajas que 
obtendremos para la prfi^tica de la medicina realizando la idea. Entremos 
ahora en el detalle de su formacidn. 

A la cabeza de la obra debe consignarse la lista de colaboraci6n. Ade- 
mas, cada grupo de casos referidos, calzara el nombre del autor. 

El primer articulo que precedera a las tres grandes divisiones '* Medi- 
cina, Ciragia y Obstetricia," sera referente a la Aneatesvaj^r lo cual,des- 
de luego, suplicamos a todos nuestros compafieros que tengan hechos ra- 
ros relativos a Anestesia general y local, se sirvan comunicarnoslos para 
su consignacion. 

Desde luego principiamos por suplicar se digpie cada m6dico contestar 
si acepta la invitaci6n y a qu6 ramo perteneceran los hechos que nos co- 
munique. Para esta contestaci6n cuentan con el plazo suflciente de 20 a 
30 dias, porque recibimos esta correspondencia hasta el 30 de Septiembre 
pr6ximo. 

Este aviso previo nos es absolutamente indispensable para la organi- 
zaci6n de las labores. Despu6s de la fecha indicada, siempre nos sera fitil 
el aviso; pero mucho mas lo sera en su oportunidad. 

Respecto §k los hechos d observaciones que tengan laamabilidad de re- 
mitimos, pueden hacerlo en el plazo de tres meses hasta el 30 de Noviem- 
bre. Suplicamos atin, que con dichas observaciones venga una nota final 
indlcando (cuando sea posible) en qu6 obras m6dicas6 en qu6 publicacio- 
nes se ilustraron para buscar la explicaci6n de sus casos raros 6 excepdo- 
nales. Este pequefio trabajo que agregamos k cada quien, nos hara poseer 
en el cuerpo de toda la obra una riquisima bibliograf(a de incontestable uti - 
Udad para todos los m6dicos. 

Anticipo las graoias a mis compaSeros de todo el pais. Tengo plena 
conflanza, f e ciega en su colaboraci6n . 

Obseqoiada nuestra stiplioa, el 1° de Diciembre de este afio entregare- 



80 CRONICA BCEDICA MEXICANA 

• 

mo8 lo8 materiales a la imprenta y en los primeros dias del pr6ximo ano, 
aparecera la obra. 

En lo particular, me subBcribo de Ud. como verdadero amigo y compa- 
nero que le desea todo bien: su S. S., 

Dr. Demetrio Mejia. 

NOTAS. 

A NUESXROS LECXORES. 

El desastroso inceudio occurrido en la madrugada del dia 2 del pre- 
sente, que en breves boras destruyo el hermoso Estableeimiento Tipogr^- 
iico ^^La Europea," de cuyos talleres salfa nuestro Periodico, destruyd la 
parte ya formada y los originales del presente ndmero. Los traatornos 
que naturalmeote ha originado este desgpraciado accidente, explioardn la 
involuntaria causa del retardo que este ntimero ha experimentado. 

Activamente nos ocupamos de la formaci6n del ntimero 4 y espera- 
mos que el de 1" de Noviembre pueda aparecer ya con la puntualidad 
acostumhrada. 

Por no demorar mas el presente, suprimimos hoy la ^' Re vista de la 
Prensa M6dic{i Extranjera," prefiriendo insertar Integra la carta que el 
Sr. Profesor Dr. D. Mejla, dirige a todos los medicos del pais, para la for- 
maci6n de una obra que sera sin duda de grande utilidad. 

TESXIMONIO DE AORADECI VflENTO. 

Siguiendo la establecida costumbre de expresar nuestra gratitud a los 
estimables compafieros que espontaneamente se sirven ayudar al soste- 
tenimiento de la Croniea, hoy lo hacemos con los eiguientes que en el 
transcurso del mes, nos ban enviado su voluntaria contribuci6n. 

Sr. Dr Jos6 de J. Qonzalez, de Leon (Gto.); Sres. Dres. D. Alfonso 
Martinez y D Fermin Martinez, de Monterrey (N. L.); Sr. Dr. Aureliano 
Tena, de Cuitzeo y Sr. Dr. D. Reynaldo Suarez, de la Piedad (Mich.); Sr. 
Dr Angel Contreras, de Puebla; Sres. Dres. Tom^ G. Pellicer, Nicandro 
L. Melo, Jos6 Maria Iris, Francisco E. Viana, Felipe Cherizola, Manuel 
Mestre y Sra. Profesora Isabel 0. de Jimenez, de San Juan Bautista, y Sr. 
Dr. Alejo B16, de Cunduacan (Tabasco); Sres. Dres. Cipriano Guerra Es- 
pinosa y Praxedis R. Balboa, de Ciudad Victoria (Tamaulipas), y Sres. 
Dres. Roque Macouzet y Ricardo E Cicero de Mexico. 

LA FIEBRE AMARILLA EN VERACRU2S. 

Esta obra notabillaima y unica en su g6nero, escrita por uno de los 
medicos mas distinguidos de la Escuela M^dica Mexicana, el Sr. Dr. D. 
Ignacio Alvarado (padre), es el fruto de laigos anos de un estudlo cons- 
tante y en la que se revelan las dotes excepcionales de observador que 
posee nuestro notable medico. Ninguna obra nacional 6 extranjera, po- 
demos afirmarlo, ha tratado nunca tan detallada y profundamente todos 
los sintomas, modalidades, caracteres, etc , etc., de ese terrible azote de 
nuestras costas. 

Esta obra ha sido puesta a la venta en las Librerias siguientes: Libre- 
ria de Bouret, calle del Cinco de Mayo. Libreria de N. Budin Sucesores, 
calle 2" de San Francisco num. 2. Libreria de Murgufa calle del Coliseo 
Viejo ntim. 2. Libreria de Gallegos Hnos., Sues. Avenidadel Cinco de Ma- 
yo n6m. 8. Libreria de Aguilar 6 hijos, esquina de Santa Catalina de Hena 
y la Encarnaci6n. 

Tambi6n pueden hacerse los pedidos & **La Europea," Santa Isabel 
nOm. 9, J. Aguilar V^era y Cia., 6 directamente a esta RedaGci6n. 



ToMO in. Mfoaco, OcTUBRE !• DE 1899. Num. 4. 



GRONIGfl MEDIGfl M&XIGflNfl 

REVISTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 

(eSPECIAtMENTC ALCALOIOOTERAPIA Y SEROTERAPIa) 

ORGANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNRIQUe L. ftBOGftDO, 

MiFMBRO CORRISPONDIENTE DE LA "s03IETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS." 

Dr. Rarrelro, Manael. — Jefe de Glinica ' I>r. Vi&squer. 06inex, Franctsno. — Profesor 
de Obstetricia de la E. N. de Med. de Patologia Externa de la E. N. de Med. 



Dr. Daqa« de KHtrada, Jnan.— Bx-Jefe de 
Clinica de Obstetricia de la E. N. de Med. 

Dr. Mcjfa, Dametrlo.— Profesor de Clinica 
Interna (Ser. aiio) de la E. N. de Med. 



l>r. ZArragra, Fernando. - Profesor adjunto 
de Obstetricia de la E. N. de Med. 

Prof. Alfonno Herrera. — Seccidn de Qui- 
mica, Farmacia 6 Historia Natural. 



Dr. Tcjeda, Carlos. — Profesor de Clinica Prof. Manuel G. Arag^do — Seccion de Me 



Infantil de la E. N. de Med. 



dicina Veterinaria. 



SUMARIO: 

Sbccion v.— Un caso de parUisis del grande oblicuo del ojo iiquierdo, por el Dr. Jesus D. 
Ibarra, de Le6n, Guanajuato.— Sbcciok XVII.— Terap^utica.— Lob inhalaciones de for- 
maldehida como tratamiento de las afeociones catarrales de la parte superior de las vias 
a^reas, por el Dr. P. Beristain, de Mexico. —Cicutina, Dr. E. L. Abogado.— Sbccion XXIV. 
— Apuntes sobre el Chupire, (Euphorbia Calyculata), por el Dr. Jesus Alem&n, de Oua- 
najuato. — Sbccion XXVL—Conaejo Superior de Salubridad.—DefenBA contra la tuber- 
culosis, por el Dr. Eduardo Lic^aga, Mexico.— Sbccion XXVII.— Rev ista de la Prensa 
M^ica Mexicana, E. L. A.— Sbccion XXVIII.— Revistade la Prensa M^dica Extranjera, 
Sres. Carlos Viesca y Lobat6n, Manuel Zubieta y Andrte Benavides.— Nbcrolooia.— 
(Caerpo mMico de Puebla.) Drs. D. Ouillermo D&vila, D. Leonardo Cardona, D. Emig- 
dio Garmendia, D. PlAcido Diaz Barriga y D. Esteban Lamadrid, E. L. A.— Notas. 



SECCION V. 



UN CASO DE PARALISIS 

DEL GRANDE OBLICUO DEL OJO IZQUIERDO 

MaHa Niiiiez, de 50 afios de edad, de constituci6n debil, origi- 
ginaria de e.sta ciudad y vecina de la •'Hacienda de la Mesa de la 
Virgen/* se present6 & mi consulta particular el dia 19 de Febrero 
del ano pr6ximo pasado con el objeto de curarse de una afeccion 
del ojo izquierdo que ella no podia ni siquiera describif. En el in- 
terrogatorio acuso, liaber dormido una noche a descubierto (canipo 
ra,so); al despertar not6 que tenia que liacer niuchos esfuerzos para 
poderdistinguirlosdiversos objetos que se le presentaban, nohabien- 
do sufrido ning6n dolor ni ninguna otra perturbacion. Despues de 

9 



82 CRONICA MEDICA ICEXICANA 

haberla curado varies dias con remedios de casa y los que todoscon- 
sistfau en colirios y diversas unciones, se resolvi6 d venir d la ciudad; 
trascurriendo ya ocbo dias de su enfermedad, no habiendo sufrido 
ningun traumatismo ni acusando antecedentes de ninguna natura- 
leza. 

Actualmente presenta, como sfntomas objetivos, (poco acentua- 
dos como sucede siempre en estos casos) motilidad del ojo casi nor- 
mal, un ligero estrabismo superior € interno y un signo de cierto 
valor, inclinaci6n de la cabeza hacia abajo del lado paralizado para 
anular la acci6n del estrabismo. Comosintomas subjetivos, diplopia 
solamente en la parte inferior, que se acusa cuando mira hacia abajo, 
lo cual impide un poco la marcha; imdgenes liom6nimas, sobre todo 
desviadas hacia arriba, desviacion que aumenta d medida que el ob* 
jeto se abate; la falsa imagen es inclinada de modo de aproximarse 
por su extremidad superior d la imagen verdadera. 

Ante este cuadro cldsico, creo que el diagn6stico se impone, y 
mi empeno para hacer conocer el presente, se relaciona mds bien 
con su rareza que con su importancia clinica, por deducirse desde 
luego y al primer examen. Pardlisis unilateral d frigore del cuarto 
par. Como tratamiento se prescribi6 el yoduro de sodio d dosis 
altas y la electricidad con un resultado brillante, pues la enferma cur6 
d los diez y ocho dias de tratamiento y vigdsimo quinto de enfer- 
medad. 

Le6n, Guanajuato, Sept. 1899. 

Dr. Jesus D. Ibarra. 



SECCION XVII. 



tbk;.a.:pbtj' 



LAS INHALACIONES DE FORMALJ)EHIDA 

COMO 

TRATAMIENTO DE LAS AFEGGIONES GATARRALES 

DB LA 

PARTE SUPERIOR DE LAS VIAS AEREAS. 



El nlimero de casos de af ecciones catarrales, agudaa y or6nica8, que 
86 me han presentado en los tUtimos meseshasido de tal manera extenso, 
y tarn bueno ha sido el 6xito que he alcanzado en su tratamiento, que me 
ha parecido digno de ser conocido por los lectores de la Cr6nica M6dica 
Mexicana, pidi6ndoles desde luego que me excusen, si he interpre^ado 
mal los hechos observados y que paso en segoida §l referir. 

Alentado por varias experiencias que praotiqa6 acerca del poderdes- 



CBONICA MEDICA MEXICANA 83 

infectante de la formaldehida, y cuyo resultado enumero brevemente, 
decidf aplicar sua propiedades al tratamiento de las afecciones inflama- 
torias de la parte superior de las vlas a^reas, no olvidando, por supuesto, 
que mucho influye en el sostenimiento de las lesiones, el estado general 
de los enfermos, asf como la conformaci6n parbicular de cada uno de los 
6rganos que contribuyen & formar el aparato respiratorio. 

El resultado de las experiencias d que me reflero, y que conflrman 
totalmente las de Brochet, (Revue de Physique et de Chimie) puede resu- 
mirse asi: V, La formaldehida es el mas poderoso de los desinfectantes 
gaseosos conocidos; 2^, tiene un poder de penetraci6n tal que atraviesa 
y hace efectiva su acci6n, aun en gruesas capasde llquidos; y por tiltimo, 
es enteramente inofensiva para los organismos superiores. 

Conocidas son estas formas de catarro naso-faringeo eon hipertrofia 
de la amigdala de Lushka por su rebeldia a todo tratamiento, que no sea la 
excision de dlcha amigdala, 6 su raspa y eauterizaci6n; pero tambi6n es 
eonoeida la repugnancia que sienten todos los enfermos por las operacio- 
nes aun cuando se les garantice su inocuidad; pues bien, en esta enferme- 
dad, frecuente hasta la exageraci6n en Mexico, da resultados bellfsimos 
la inhalaci6n de aldehida f6rmica, y he aqul como me explico su acci6n 
terap^utica. La estructura de la glandula de Lushka per mite la acumula- 
ci6n en su superficie y en los orificios glandulares de multltud de microor- 
ganismos que acompanan el aire que inspiramos: una mucosa sana resistira 
a la proliferaci6n de estos g^rmenes y en nada se afectaran los 6rganos 
heridos, pero que se repitan con frecuencia las inhalaciones de las bacte- 
rias y sobre todo que encuentren lastimada la mucosa por algto trauma- 
tismo, como acontece en los casos en que el aire esta muy cargado de 
polvos y cuerpos extranos, y entonces tendremos un terreno excelente y 
adecuado para la reproducci6n de las bacterias que alii se depositen. 

La formaldehida al respirarse matara todos los g^rmenes existentes, 
impedira el desarroUo de nuevos agentes pat6genos y suprimida esta cau- 
sa de irritaci6n constante de los tejidos, desaparecera la enfermedad por 
los solos esfuerzoB de la naturaleza. 

Sea esta t. otra la explicaci6n del agente terap6utico de que me ocupo, 
el hecho indudable es que todos mis enfermos sin excepci6n han sanado 6 
encontrado un alivio notable desde las primeras sesiones, y serla de de- 
searse que se ensayara esta medicaci6n, que me parece bastante razonada. 

£1 aparato que uso no puede ser mas sencillo: con^ta de una l^mpara 
generadora de formaldehida que se coloca en un recipiente 6 caja de me - 
tal, con ana tapadera que se puede quitar facilmente; una vez que comien- 
za a fancionar la lampara, se hace respirar §l los enfermos a inter valos, el 
gas que se desprende, durante diez 6 quince minutos. Al principio se 
siente ligero ardor en la mucosa de las vias respiratorias; pero muy pronto 
se habittian los enfermos y toieran largo rato la inhalaci6n. 

Mexico, Octabre de 1899. 

Dr. p. Beribtain. 



84 CRONICA MBDICA MEXICANA 



Breves apuntes hlst<5rlcos.— Accl6n flslol6pclca y tdxlca — Substanclas sln^rgl- 
cas, auxlliares, iiioompatibles, antaflr6nica8 y antfdotos.— Usos terap^utl- 
COS.— Dosis. 

Pocos medicamentos, §l la verdad, pueden justificar, de on modo m&s 
irrecusable, una vida mas larga y una mis venerable anti^edad que la Ci- 
cuta (Conium maculatum 6 Cicuta major.) Hip6erate8 y Areteo, Teo- 
frasto y despu^s Diosc6rides, conocieron, estudiaron y transmitieron bus 
propiedades. Reflere el liltimo que, las preparaciones de este vegetal, de 
la familia de las ombeliferaa, eura la erlsipela, las afecciones hepaticas, 
cutaneas,a8icomo las p^rdidas seminales noctumas, y atrofla del testfculo 
y las gltodulas mamarias. Consideribase tambi6n como el m&a poderoso 
antl afrodisiaeo conocido. 

La muerte de S6crateB, el eminente fil6sofo; la legendaria costumbre 
de ofrecer este t68igo a los ancianos de la Isla de Cos, que debfan ceder su 
lugar £ los j6vene8 y hombres titiles, asf como para ejecutar §. los crimina- 
les de la misma c^lebre Isla y de Massilia, y su empleo terap6utico, m&s 
6 menos empirico y acertado desde aquella 6poca, ban dado §l la Cicuta un 
lugar distinguido, tanto por esas espedales circunstancias cuanto por laa 
reales virtudes terap^uUcas que posee este vegetal. 

En muchas farmacopeas, las preparaciones de Cicuta fueron desapa- 
reciendo, porque, como lo hace notar Binz, (1) carecfan de acci6n bien 
definida, no pudien<}o garantizar ninguna de ellas la presencia del princi- 
pio que es volatil y que, con suma facilldad, se descompone. Esto justifi- 
caba ciertamente su abandono. 

En Alemania, su proscrlpci6n ba sido levantada, y en Inglaterra, so- 
bre todo, en donde se ba becbo uso de una preparaci6n mas correcta rela- 
tivamente, (el jugo de la planta mezclado con alcohol) es donde mas se ban 
estimado sus propiedades curativas. 

Cricbton Bowne, Harley y F. Taylor, (1872 a 1882) ban preconizado 
este agente contra la epilepsia, los espasmos cl6nicos y algunas manias. 
El Profesor Kluyskens, de Gand, lo clasifica como uno de los mejores 
agentes hipociniticos, babiendo Uegado & considerarlo casi como el legl- 
timo y valioso eapectflco en las afecciones musculares espa8m6dica8. (2) 
'Tara obtener el resultado que se busca,"— agrega este distinguido tera- 
peuta — ^'es preciso aumentar progresivamente la dosis hasta que su acci6n 
'*se manifieste sobre el cerebro y sus dependencias, para que pueda cam- 
<<biar el car§cter morboso de su vitalidad." 

Trousseau, el eminente clinico, Gubler y Laboulbdne, recomiendan 
este medicamento: el primero, contra los tumores tuberculosos y carclno- 
matosos; el segnindo, para combatir las contracturas reflejas, y, en gene- 
ral, el dolor; y el tercero, contra las artritis mono-articulares de origen 
reumatismal 6 n6. 

Hoy, que por razones indiscutibles esta acentu&ndose el movimiento 
reformista que tiende k substituir las inconexas 6 infleles preparaciones 
gal^nicas por el uso cientfflco de los alcaloides y principios activos, la Ci- 
cutina ha entrado en la pr§«tica usual, retir&ndose de ella todo el beneflcio 
que es susceptible de dar. No la creemos, sin embargo, suflcientemente 

(1) Vorleeungen ueber Pharmakologie. Tom. I, p&g. 125. 

(2) Kluyskens. Mat. med. prat. Tom. I, pAg. 69. 



CBONICA MEDICA MEXICANA 85 

usada en los caaos que reclaman su aplicaci6n, y, i remediar esa indiferen- 
cia, encaminanse los presenteB apantamientos. 

* * 

No es nuestro &nimo entrar en detalles amplios sobre la plauta y las 
distintas clases que de ella se han estudiado y las diferencias encontradas 
por los qulmicos que han aislado el principio activo que se eucuentra en 
todas las partes consUtutivas del vegetal. Pero s! apuntaremos r^pida- 
mente los puntos mlw importantes. 

La f6rmala de la cicunNA, Uamada tambi6n conidna, coniina 6 conihaf 
esC«H»»Az. 

La planta tiene una energia en extremo variable, como lo demuestran 
los datoB siguientes tornados de DragendorfF: 

Cieutina» — Hojas y tallos reeientes 0,()47 p. 100 

Id, Hojas antiguas y conservadas. . . 0,260 ,, 100 

Id. Semillas, antes de su madurez. . . 0,7(iO „ 100 

iQu6 argumento tan terriblemente Irrefutable en contra de las prepa- 
raciones oficinales (tlntnras, extractos, polvos, etc ) de esta planta! jQu^ 
enorme y peligrosa variabilidad en rlqueza de principio activo y con 
cu6nt& raz6n se temen y abandonan armas cuyo hibil mane jo es imposi- 
ble, siendo desconooida su potenoia y su alcance dudoso! 

LaCicutina fu6 aislada, por Brandes, en 1827; en 1S2S, por Gieseke, 
y, en 1830, por Qeiger (Binz.) Es un liquido incoloro, oleaginoso, m^ 
lijero que el agua y dotado de un olor penetrante y desagradable, que re- 
cuerda el de la orina del rat6n, el del tabaco y la Cicuta. Alt^rase al con- 
tacto del aire, pasa del amarillo al moreno, aumenta su consistencia, y, 
desprendiendo amoniaco, se cambia en una masa resinosa, azoada y muy 
amarga. Expuesta al aire hfimedo 6 al calor, deja desprender acido butirico 
(Van Renterghem.) 

Su densidad es de 0,87 d, 0,89; su punto de ebullici6n, li\3 (Husseman) 
6 212"^ (Chapuls.) Es poco soluble en el agua pura y mucho en el agua aci- 
dulada con Ecido clorhidrico, y m^ se disuelve en el agua frla que en la 
caliente. El alcohol y el 6ter la disuelven muy bien, dando las soluciones 
reacciones alcalinas ; precipitan muchos 6xidos metalicos y las sales de 
plata. El precipitado de 6stas se redisuelve en un exceso de alcaloide. 

Para las demte reacciones, recomendamos las obras especiales, sobre 
todo, la Toxicologfa de Chapuls. 

De otros productos del Conium maculaiumy como la cofihidriiuij la 
TfiethUconicina y la dimeihilconidna, asf como la ethil y la diethilconicina^ 
no debemos ocupamos por no teuer uso terap6utico alguno. 

La snma alterabilidad de la Cicutina pura ha hecho aceptar el uso de 
BUS sales cristalizadas, el clorhidrato preconizado por Van Praag, y, sobre 
todo, el bromhidrato introducido por Mourrut en 1K7(). Esta sal tiene por 
f6rmnla C"H*^Az.H.Br. Tiene exactamente las mismas propiedades y 
acci6n qae el alcaloide puro; se presenta bajo la forma de prismas r6mbi- 
cos, incoloros, no delicuescentes y solubles en el agua. Contiene 60.7 p. % 
de Cicutina. 

Pasemos ahora §l apuntar los efectos fi8iol6gicos de este en6rg^co y 
valioso medicamento. 

Sobre las mucosas 6 en el tejido celular ejerce una acci6n irritante, y, 
sobre la piel, determina su anestesia. Instilada en el ojo produce la dilata- 



86 CRONICA MBDICA MEXICANA 

ci6n pupilar, la inflamaci6n de la c6mea, y despu^s borra estos fen6menos 
y sobrevienen en6rg^cos efectos estupefacientos. Elimfnaae en parte por la 
orina y en parte por los pulmones. 

El sfntoma predominante de la Cicutina es la paralisis primero de Iob 
mlisculos voluntarioB, despu^B, de los mtisculos respiratorios, del pecho 
y del abdomen, la del coraz6n derecho y la del diafragma, originando la 
muerte por asflxia. La dispnea que la precede se acompafia de convulsio- 
nes el6nica8. 

El cerebro no se af ecta, pues el conoeimiento permanece intacto aun 
despu6s de la absorci6n de dosis t6xicas, y la acci6n del coraz6n no se 
altera si se ejecuta la respiraei6n artificial. (Van Renterghem. ) 

Una corta dosis, de 10 a 12 miligramos de Cicutina, produce en el hom- 
bre sano ardor en la lengua, sensacidn de constriccion en la garganta, 
salivacion, nauseas y v6mito8 y malestar general. 

Una dosis mayor, unos 50 milfgramos, produce ya sfntomas alar- 
mantes. 

Los principales son los siguientes, que tomamos de Van Renterghem, 
el cual, a su vez. los extracta de Schoff y Hiissemann: << Vertigo, imposi- 
bilidad de coordinar los pensamientos y fijar la atenci6n sobre un objeto 
cualquiera, somnolencia, marcado malestar, perturbaciones visuales, diia- 
taci6n pupilar, alteraci6n del tacto y del oido, hormigueos, marcha 
incierta y vacilante, sudores frios, debilidad, cianosis y contracciones 
musculares e8pasm6dicas. Heinrich y Dillnberger, experimentando en si 
mismos, observaron, tomando dosis altas de Cicutina, un pulso pequeno, 
aumentllndose y en seguida disminuy^ndose el ntimero de pulsaciones. 

Burggraeve, tomando dosis pequefias y repetidas hasta obtener efectos 
flsiol6gico8, senala una tendencia al suefio sin fatiga y mejor que el pro- 
vocadopor la morfina; un despertar tranquilo y sin cefalalgia; aumento 
en la diuresis y en la diaforesis y diminuci6n del pulso. Eulemberg, debi- 
lidad y vertigo, despu^s de una inyecci6n hipod^rmica de on milfgramo del 
alcalolde. 

La Cicutina es un veneno activo para los vertebrados; como t^rmino 
medio, se necesita un centigramo para matar un conejo y un decfgramo 
para matar un pich6n. En los animales de sangre frfa, los efectos de este 
alcaloide se asemejan mucho a los del curare. 

La Cicutina obra, pues, inmediatamente sobre los centros nerviosos; 
los centros psico-motores s61o se afectan de un modo secundario, sea por 
la anoxhemia, sea por una alteracion de la pre8i6n intravascular, segtin 
Lantenbach. 

Jolyet y P61issard ban eomprobado la accidn paralizante de la Cicu- 
tina sobre las extremidades perif^ricas del pneumogastrico, que aparece 
antes que ]a de las extremidades perif^ricas de los nervios motores. 

En el hombre, la temperatura aumenta un poco; la midriasis es un 
sfntoma constante; la respiracion es normal; la marcha incierta y vaci- 
lante; jamas sobrevienen convulsiones, y, cuando 68tas aparecen, como 
lo ban hecho observar algunos experimentadores, son consecutivas & la 
asfixia. (Binz y Schulz.) 

Como substancias sin^rgicas deben tenerse todas las que disminuyen y 
combaten la irritabilidad muscular, la conductibilidad de los nervios mo- 
tores y la fuerza excito-motriz de la m^dula, es decir, la morfina, la atro- 
fina, la hiosciamina, la aconitina, la curarina y la veratrina. (V. R.) 

Como substancias incompatibles, son la estricnina, la brucina y la pi- 



CBONICA MEDICA MEXICANA 87 

crotoxina, es decir, laa que poseen la facultad opuesta: anmentar la irri- 
tabilidad refieja de la m6dula. Como contraveneno 6 antidotes qui micos, se 
han preconizado el tanino y el ioduro iodorado de potasio. 

Pasemos para terminar & los nsos terap^nticoB del bromhidrato de ci- 
cutina. 

En Francia y en Alemania ha tenido este agente detractores y entu- 
siastas propagandiatas, habi6ndose ya inclinado la opini6n del lado de estos 
tiltlmos por la elocaente y favorable defensa de los hechos cUnicos. 

La dcvUna ejerce una evldente acci6n contra-estimnlante sobre la 
m^dnla y an aplicacl6n se jusUfica en los casos en que hay convulsiones, 
contracciones, rigidez tet&nlca 6 t^tanos y asimismo en la coqueluche, en 
la hidrofobia y en la intoxicaci6n estrfcnica. 

Por 8U acci6n estupefaciente 6 anest^ica sn empleo esta indicado en 
las enfermedades en que el dolor es uno de los sfntomas predominantes. 
Van Benterghem la ensalza sobre todo en las afecciones hiperest^sicas y 
e8pa8m6dica8 del aparato pulmonar y desde Storck se emplea contra los 
infartos ganglionares y el cdneer; no tiene sin embargo en estos liltimos 
casos una acci6n curativa desgraciadamente y solo surte como paliativo. 
El Profesor Von Schrofif, de Vlena, (1) aflrma que: "en un cancer ino- 
"perable del seno obtuvo la curaci6n de ulceraciones carcinomatosas muy 
"extensas y que la enfermedad no progresara empleando la cicuta algu- 
"nas semanas consecutivas . " 

Dujardin-Beaumetz (2) recomienda su empleo en las. perturbaciones 
del sistema nervo-motor y del nervio pneumogastrico, puesto que anulala 
neunlidad de tote y provoca la anestesia. Aconseja la asociaci6n del 
bromhidraio de cicutina con el bromuro de potasio, contra los fen6menos 
convnlsivos tambi^n; y en particular contra los sfntomas refiejos que 
emanan del nervio vago, tos ferina, tos convulsiva, asma, hipo, v6mito8 y 
laringitis 6 bronquitis espasmodicas. Stewart y Corry citan dos casos de 
t^tanos curados por este alcaloide. 

Htissemann, Spengler, W. Reil, Pletzer, Erlenmeyer, Nega, H. Schulz, 
Murawjew, von Praag y otros muchos terapeutas han escrito y estudiado 
atentamente los efectos de este medicamento que no es atin suQciente- 
mente esUmado. En la tos espaBm6dica no suprime ni entorpece la ex- 
pectoraci6n como los opiaceos y es un precioso calmante. En las hiperes- 
tesias cutdneas, en la angina de pecho, como admirable sedante de los 
dolores que acompaQan 6, la meningitis tuberculosa; como antigen6sico 
asociada al bromuro de alcanfor; en el peritonismo y en los dolores 6 c6- 
licoB intestinales; en los espasmos dolorosos de los esffncteres y en tesis 
general en todo estado hiperest^sico, la cicutina esta indicada y el pricti- 
co encontrara en ella un auxiliar poderoso para calmar el sufrimiento. 

Para el uso extemo puede usarse el alcaloide solo (que muy rara vez 
se encontrara puro y sin alteraci6n) 6 mucho mejor una de sus sales. 
Pero para el uso interno debe usarse el bromhidrato que podrfa adminis- 
trarse fUcilmente en solucion acuosa, pero a la cual preferimos sin vacilar 
por su exactitud y do8iflcaci6n el granule que en la farmacia Ch. Chanteaud 
se prepara de un miligramo. 

Aunque Dujardin-Beaumetz aflrma que puede Uegarse a 100 y aun a 
200 milfgramos al dia, en el adulto vigoroso, ni hemes llegado jam^ §l esa 
dosis enorme, ni la creemos exenta de peligro. Hay que recerdar que una 

(1) Von Bchroff.— Lerhrbuch de Pharmakologrie 1873.— 8.— 574. 

(2) Dictionnaire dn Th^rapeutique.— Pag. 688. 



88 CRONICA MEDICA MEXICANA 

dosis de 15 milfgramos dada de una sola vez al adulto, ya produce v6rtigo8 
y una marcha vacilante. 

Kn nuestra practica siempre nos ha bastado para obtener el efecto 
deseado la dosis de un miligramo 6 sea un grdnulo repetido cada hora 6 
cada media liora hasta efecto. En el adulto hemos administrado en el dfa 
un tvbo 6 seau 20 granulos y en el niiio 6, 8 6 10. 

En el t^tano, por ejemplo, no debe procederse sin embargo con esa 
cautela. En 61 no yacilamos en aconsejar la adminiBtraGi6n de 5 gr&nulos 
pro dosi repetidos sin temor hasta obtener el resultado calmante que se 
busca. 

Para aplicar la oicutina en inyecci6n hipod6rmica se reoomienda una 
8oluci6n del bromohidrato al2%. Jam^s la hemos aplicado y no nos cons- 
tan sus efectos. La 8oluci6n de 5 centfgramos en 15 gramos de alcohol 
para aplicarla con un pincel sobre una superfloie cutanea 6 mucosa muy 
dolorosa da un 6xito marcado, y en solucidn m&s d6bil es apUcable a las 
superficies de los canceres que causan dolores muy intensos. 

Dr. E. L. Abooado. 



SEGCION XXIV. 



APUNTES SOBRE EL CHUPIRE 

(EUPHORBIA CALYCULATA.) 

El Sr. Farmac^utico D. Jesds ViUagordoa, de Guadalajara, al escribir- 
me, si mal no recuerdo en Agosto del presente afio, me regal6 su tesis pu- 
blicada en 1889, en la cual se ocupa del chupire 6 tencuanetCj 6 hizo fljar 
mi atenci6n sobre la diferencia de sus observaciones y las mias, sobre la 
identidad del tencuanete de aqul con el conocido por 61; y sostiene que es 
purgante y que contiene cancho. 

Yo le remit! dlbujos de nuestro chupire y 61 me envi6 fruto y semi. 
Uas, resultando de esto que & los dos nos parece id6ntica_ la especie. 

Los otros puntos los hemos tratado tambi^n en lo particular; pero como 
en virtud de lo que ya he dicho en la p4gina 814 del nlimero 1 1 de la CrS- 
nica MMica Afextcana, conviene que los lectores de 68ta conozcan algunas 
importantes aclaraclones y de ellas me ocupar6 lo md.s lac6nicamente po- 
sible. 

ExtraSa el Sr. Villagordoa la gran diferencia que hay entre las obser- 
vaciones mfas y las suyas y a la verdad que tiene mucha raz6n; pero si 
bien se mira, las unas son complementarias de las otras, y las consecnen- 
cias de ambas sin ser las mismas, no dejan de ser verdaderas y aclaran en 
mucho el modo de obrar del aceite. 

El Sr. Villagordoa sostiene que el aceite es purgante y que como el 
croton produce vesicacidn en la piel y yo dije en la Cronica: "de lo di- 
cho se infiere: l**, que el chupire no tiene caucho; 2", que su leche no irri- 
ta la piel, y 3'*, que el aceite no produce los efectos del croton. No niego 
que el aceite sea purgante ; pero si sostengo que no produce los efectos 
del croton, en lo cual esta de acuerdo el Sr. Villagordoa, puesto que en su 
tiltima carta fecha 9 de Septiembre dice: "el aceite de tencaanete tiene 
las ventajas del aceite de croton sin producir los trastomos 6 inconve- 
nientes que produce 68te." 



CRONICA MEDICA MEXICANA 89 

Confieso sinceramente que los hechos que reflero y que observe por 
casualidad, inclinan mas a creer en la falta de efectos purgantes y que los 
referidos para sostener que t6picamente no producen erupei6n, si niegan 
esta propiedad. En efecto digo : que e' Sr. Se vero Martinez al preparar el 
aceite se en8uoi6 las manos sin que se le produjera erupci6n. Esto mismo 
ha pasado conmigo y con mi disofpolo el Sr Vicente Flores, lo cual es con- 
trario a lo que afirma el Sr. Villagordoa en su carta fecha 9: <<apliqu6 dos 
6 tres gotas en el dorso de la mano y las dej6 allf hasta su completa dese* 
caci6n, al cabo de cinco 6 sels horas apareci6 una erupci6n que invadi6 to- 
do el dorso de la mano y que tard6 varios dias en desaparecer." 

En los casos referidos por mf , el aoeite no permaneci6 en contacto 
de la piel cinco 6 seis horas y por eso sin duda no produjo erupci6n. La 
cuesti6n es de tiempo y cantidad y asl lo comprueba lo siguiente: 

Becibi del Sr. Villagordoa un aceite preparado por expresi6n pura- 
mente y otro por el 6ter. £1 porno de 6ste venfa destapado y se tir6 la ma- 
yor parte, casi todo; pero del restante, yo apliqu6 muy poco sobre el dor- 
so de la mano izquierda y Flores sobre el pabell6n de la oreja derecha. A 
las ocho horas sentf comez6n y empezabaun eritema muy ligero; Flores 
nada sentfa pero la oreja estaba mis roja que la izquierda. Temf que lain- 
flamacidn se formalizara, fundandome en la experiencia de Villagordoa y 
aconsej^ & Flores que se la vara bien con ]ab6n. Al dfa siguiente sentimos 
ligera comez6n y despu6s todo desapareci6. En consecuencia, de las ob- 
servaciones del Sr. Villagordoa y de las mfas, se infiere que los efectos 
del aceite sobre la piel son positivos siempre que se deje obrar cinco 6 
mas horas y que su contacto en corto tiempo es inocente. 

Es probable que los efectos rubefacientes varien con el espesor de la 
epidermis y esseguro que con la cantidad cambiaude un modo proporcio- 
nal & 6sta. 

Cuando recibl los aceites del Sr. Villagordoa y por los cuales le doy 
inflnitas gracias, yahabfa becho experiencias en el Hospital de esta Ciu- 
dad con uno preparado con el 6ter. 

A quince personas di el aceite en plldoras hechas con jab6n y 4 la do- 
sis de cuatro gotas. 

Todas las personas son adultas, y en todas hubo evacuaciones, siendo 
el mayor ndmero de 14; y el menor de dos. En once hubo evacuaciones y 
v6mitos, y en las restantes evacuaciones y n&useas solamente. En algunas 
hubo o61icos. 

Dice el Sr. Villagordoa que ha tenido muy buenos resultados i la do- 
sis de dos, cuatro y seis gotas, aplic&ndolo segfin las edades y eonduye : 
que el aceite de tencuanete ^'tiene las ventajas del de croton sin producir 
los trastornos 6 incomodidades queocasiona 6ste." Yo no puedo decirlo 
mismo, por los c61icosy los v6mitoB observados en mis casos; pero si pue- 
do admitir que el aceite de chupire es un diminutivo del de croton. 

En cuanto al caucho, espero que la cuesti6n se resuelva con las expe- 
riencias que ya emprende el Sr. Villagordoa, 6, quien agradezoo sus mtilti- 
ples atenciones y a quien doy las gracias por haberme hecho conocer me- 
jor las propiedades del chupire planta que bien explotada serfauna fuen- 
te de riqueza. 

Guanajuato, Septiembre l(i de 1899. 

Jebus Alehan. 



90 CBONICA MBDICA MBZICANA 



SECCION XXVI. 



DEFENSE CONTRA LA TUBERCULOSIS 

FOB BL DB. 

EDUARDO LICEAGA. 

II 

INSTRUCCIONBS PARA LAS PER80NAS QUE PADBCEN DEL PECHO 

Y PARA LAS QUE LBS RODEAN. 



INTRODUCCION.* 

Al hacer ptiblicas tx>das las consideraciones en que hemos entrado an- 
teriormente, esperamos encontrar en la sociedad las resistencias que se 
han eneontrado en todos los demas paises al querer vulgarizar en el ptibli- 
CO el eonooimiento de una enfermedad tan temida porque se le supone 
incurable; enfermedad que ocultau las familias, de ordinario, como ver- 
gonzosa, cuando no lo es, como no lo son la escarlatina, el sarampion 6 la 
viruela que son mucho mas contagiosas que aquella. Siempre que se trata 
de introducir en el piiblico alguna innoyaci6n se encuentran resistencias 
semejantes. 

Las medidas que ahora proponemos han sido dictadas, despn^s que 
fueron sancionadas por la practica, en la ciudad de Nueva York, que es la 
que quizd ha dado mas amplitud §l sus instrucciones para defenderse de la 
tuberculosis y que ha elevado a la categoria de leyes muchas recomenda- 
clones, muy utiles, pero que careclan de la sanci6n legal. Hemos tenido 
a la vista las instrucciones publicadas por los Consejos de Salubridad de 
varios Estados de la Uni6n Americana; las de la Provincia de Quebec, en 
el Canada; las que fueron redactadas por Janssens para B61gica; la inte- 
resantisima relaci6n presentada por la Comi8i6n respectiva a la Academia 
de Medicina de Paris, redactada por Grancher; las que en Londres aca- 
ban de presentar en este mismo alio los Inspectores Sanitarios de aquella 
ciudad; las que se han adoptado en Liverpool, y por (iltimo, las conteni- 
das en los libros especiales que tratan de la materia. 

Estas instrucciones, redactadas para el enfermo, no solamente van a 
servirle a #1 y 4 los que le rodean inmediatamente, sino que serviran para 
extender conocimientos titiles entre todos los ciudadanos. En efecto, la 
persona que est& sana no tendra que sujetarse §l ellas, pero recordar^ des- 
de luego una regla de urbanidad que puede haber olvidado, la de escupir 
en las escupideras solamente ; le servira tambi^n para defenderse cuando 
en su presencia un enfermo del pecho escupa en un lugar en donde sus 
esputos se pueden secar. Si ella misma se enferma 6 una de las personas 

(*) Aunque desde la fundacion de la Cronica^ unicamente han aparecido en ella, artica- 
lOM no nolamente originales sino infditos siempre, hoy insertamos en esta Sbccion Oficial, 
conaagrada precisamente 4 los docunientos de este genero, las inatracciones que el Conaelo 
Snperior de Salubridad, ha tenido a bien recomendar para diaminuir los estragoa de la Tn- 
berculosis, tanto para que en la Republica sean conocidas las ideas del diatingnido Sr. Dr. 
Liceaga, admitidaa por dicha CorporacK^^n. como para que sobre ellas puedan emitir au juicio 
los facultativos que asi lo estimen convtniinte.— La Rkdaccion. 



GRONICA MEDICA MEXICANA 91 

de su familia, pondrd desde Ine^ en prficUca las reglas y contribuM, por 
su parte, a impedir la propagaci6n de la enfermedad. 

El dla en que las reglas de higiene privada se divulguen entre las ma- 
sas, la Admlni8traci6n ptiblica tendri tantos colaboradores para evitar la 
trasmisldn de las enfermedades, cuantos son los eiudadanos que se han 
instruido en los medios de def endorse de aquellas. La observacidn ensefia 
que las enf ermedades han disminuido de frecuancia y que la mortalidad 
se ha reducido en las naclones civlUzadas, en proporci6n con la eultura 
de sus habltantes. Asf ha sucedido en los Estados Unidos, en Inglaterra, 
en B^lgica y en Alemanla. 

La frase que se ha empleado comtomente para oponerse & la divulga- 
ci6n de las medidas de defensa contra la tuberculosis, es 6sta: <'el ptibli- 
CO no esti. preparado," 6 esta otra: "es preciso esperar k que se extienda 
la eultura en las masas para proporcionarles ciertos conocimientos t^cni- 
cos." Yo pienso precisamente, que mientras mds incultas son las masas, 
hay mayor necesidad de instruirlas y esta es la raz6n que me ha movido 
para venir a proponer al Gonsejo que se sirva adoptar las Instrucciones 
que propongo para los "enfermos del pecho y las personas que les ro- 
dean." 

LA ENFERMEDAD DEL PECHO 6 TISI8 6 CONSUNClON EB LA 

TUBERCULOB18 PULMONAR 

Esta enfermpdad es originada por un microbio que se llama: "el ba- 
cilo de Koch." Este nombre lo debe al c^lebre medico Roberto Koch que 
de8cubri6 el bacilo. 

Cuando este bacilo penetra por la respiraci6ii en personas predispues- 
tas por herencia 6 por cualquiera otro motivo que haya deteriorado su 
organismo, se aloja en el pulm6n y lo altera formando un peque&o n6dulo 
6 tub6rculo que contiene dicbos bacilos. 

Multiplicandose el microbio en un terreno que lees propiclo, se ex- 
tiende en el pulm6n y puede Uegar & invadir porciones mas 6 menos con- 
siderables de 61. Los esputos de las personas as! enfermas van cargados 
de bacilos de Koch. Si caen en el suelo, en la pared, en los tapices, en las 
colgaduras, en los muebles, en las ropas de uso, en las de cama 6 en los 
panuelos, se secan y secos se reducen & polvo, y en este estado el menor 
movimiento de aire los levanta y los esparce en la atm6sfera. 

Si el hombre predispuesto 6 un animal respiran en esta atm6sfera, ab- 
sorben el bacilo de Koch y puede cauaar en ellos una enfermedad igual §l 
la de la persona que arroj6 el esputo. 

De manera que un enfermo del pecho puede contagiar d una persona 
Sana y prediapueata si el esputo que arroja se llega H secar y su polvo se 
difunde en la atmdsfera. 

Bate ea el modo ordinario de contagio de la tiaia pulmonar; pero el en- 
fermo no es peligroso para los que le rodean, ni por su aliento, ni por su 
contacto, ni por su sudor, de manera que se pu«de vivir por afios enteros 
cerca de un enfermo del pecho sin contraer la enfermedad, & condici6n de 
recoger sus esputos en una esciipidera que contenga un Ifquido que no les 
permita secarse 6 impidiendo que al toser, proyecte su saliva d la cara de 
una persona sana. Las escupideras se la varan con agua hirviendo y sus 
prodnctos se arrojardn en el fuego, 6 si esto no se pudiere, se desinfecta- 



1 



92 CRONICA HBDICA MBXICANA 

ran con uno de los liquidos de que se hablara despots y se verterto con 
elloB directamente en el comtin 6 en el albafial, pero nunca en los patios, 
6 en los corrales (porque puede haber en 68tos animales dom^sticos que 
los coman, que se enfermen y que se trasformen a su vez en nuevos focos 
de enferraedad.) 

En suma: el enfermo del pecho es peligrosopor sus esputos, pero so- 
lamente en el caso de que lle^en a secarse y i, esparcirse en la atin68fera 
6 que sean proyectados & la cara de una persona predispuesta. 

Si se evita esta desecaci6n y este esparcimiento, deja de haber pe- 
ligro. 

Co mo se ve, el modo pr&ctico de evitar que latisis sea contagiosa, es 
recibir los esputos en esoupideras que contengan un If quido. 

Las escupideras pueden ser las que se usan comtamenie con tal de 
que est^n dispuestas de manera que los esputos no queden en su super- 
ficie porque allf se podrian secar yser peligrosos. Es conveniente que las 
escupideras tengan una disposici6n que permita lavarlas y desinfectarias 
completamen te . 

Es necesario multiplicar su ntimero, lo suflciente, para que el enfermo 
las encuentre en todos los cuartos de su casa, si puede andar. 

Si el enfermo estfi en la cama, se le recomendaHl que use una escupi- 
dera que se pueda lavar ficilmente, que tenga una tapa que oculte los es- 
putos y que no permita a las moscas que los toquen y cargarse de g^rmenes 
que podrf an ir k depositar en otros objetos y hasta en los alimentos. 

Una forma de escupidera rauy recomendable para los enfermos que 
est&n en la cama, es la que ba sido aprobada por el Oonsejo de Salubridad 
de Hamburgo, (1) y que consiste en un vaso de vidrio enteramente liso, 
encerrado en un estuche de fierro esmaltado,'provisto de una tapa. El va- 
so se puede sacar para lavarlo y desinfectarlo. El estuche mismo puede 
serlo sin que se altere. 

Si el enfermo sale de su casa y no encuentra escupideras, es conve- 
niente que- lie ve una escupidera portatil, de bolsa. Las hay de muchas for- 
mas, de materiales diversos y de precios tales, que se pueden acomodar a 
todas las fortunas, pero las que se recomiendan especialmente, son: la de 
^^Dettweiler," Director del Sanatorio de Falkestein, en Alemania. Es un 
pequefio vaso de cri**tal obscuro, de forma aplanada, y que est& cerrado 
en su parte superior por una tapa metalica, que se abre y se cierra f&cil- 
mente. El esputo cae directamente en un embudo, de manera, que si la 
escupidera se voltea accidental mente, su contenido no puede escurrir. 
Para facilitar el aseo, la escupidera esta cerrada en su parte inferior por 
una pieza de metal que se atornilla sobre el vidrio; su aseo es muy facil y 
puede hacerse perfecto. 

Otra escupidera muy titil y mas barata es la que se hace con papel del 
Jap6n. Esta escupidera, despu6s de usarse, debe ser destruida por el 
fuego. 

Un recurso para no escupir en el suelo es, por tiltimo, el pafiuelo de 
* 'papel japon^s," que tambi^n debe ser destruido por el fuego despu6s de 
haberse usado. 

No es de recomendarse a las personas enfermas del pecho que escupan 
en sus paiiuelos, porque pueden secarse en ellos los esputos y su polvo 
esparcirse en la atm6sfera y contaglar a las personas predispuestas. Si el 
enfermo se viere en la obligaci6n de escupir en su pailuelo, al volver k su 

(1) L« han recomendado igrualmente Ics Dree. Bergman, Frsnkel y Briglih. 



CRONICA MBDICA MBXICANA 03 

casa debe desinfectarlo antes de mandarlo i, la lavanderfa, y voltear hacia 
afaera y desinfectar la bolsa del vestido que llev6 el pafiuelo. 

Oomo resumen diremos: el enfermo del pecho no es peligroso para 
los denies, sino cuando arroja sas espntos en lugares donde puedan se- 
carse. 

El principal consejo consiste, pues, en escapir exclusivamente en las 
escnpideras. 

Como se ve, la recomendaci6n que se hace §k estos enfermos no es mas 
que una regla de urbanidad y buena edaoaci6n. 

Para evitar que el enfermo mismo vuelva Si infectarse con el polvo de 
sua esputos, se le recomienda que se lave las manos si han sido ensuciadas 
por 6Btos. Si usa bigote 6 barba, como la experiencia ha probado que el 
simple lavado no basta para desinfectarlos satisfactoriamente, se le aeon- 
seja rasurarse completamente. Si los esputos han cafdo accidentalmente 
en las ropas de nso 6 de cama, las hara desinfectar inmediatamente 
con los Ifquidos de que se hablara despu^s, antes de mandarlas & la lavan- 
derfa. 

Las personas que rodean al enfermo, cuidardn de dar aviso al Consejo 
Superior de Salubridad del dfa en que el enfermo deje una casa, para 
que otra persona no vaya 6. ocuparla antes de que se haya hecho la desin- 
fecci6n. 

La persona que sospeche estar enferma del pecho, debe consultar in- 
mediatamente con su medico para que la examine y examine sus esputos, 
y le diga si realmente padece de la tuberculosis pulmonar. 

Es precise que el enfermo del pecho sepa que su enfermedad es cura- 
ble si se atiende prontamente, si sigue los consejos de su medico, si pro- 
cura evitar todo desorden, si habita en un cuarto s61o, bien ventilado y 
que reciba la luz directa del sol, y si tiene la energfa y la constancia de 
seguir el tratamiento que le recomienden, pues esta enfermedad es lenta 
en su curaci6n. 

Tambi^n debe saber que bus esputos secos no solamente son perjudi- 
ciales & los demos, sino para €\ mismo, si contintia respirando en una at- 
m6sfera en dondc halla esparcidos los bacilos de Koch de los esputos que 
61 mismo arroj6. Si su enfermedad esta en todo su desarrollo, se agravar^ 
por esta infecci6n; si estaba ya en convalecencia, volverdfi enfermarse 
por aspirar el aire en donde se secaron sus esputos. 

Las reglas generales de higiene privada son m&s recomendables para 
el enfermo del pecho que para cualquiera otra persona; pero es precise 
recordar aqui que las reglas de higiene se confunden con las de aseo y 
limpieza para este case. 

Estos 61timos consejos se dan § las personas que tienen elementos su- 
fidentes para curarse en su propia casa; pero § las personas muy escasas 
de reoursos, es de recomendarles que soliciten su admisidn en un hospital, 
paes en los que el Qobiemo se propone terminar pr6ximamente, se han 
previato todas las buenas condiciones posibles para que los enfermos ob- 
tengan el aiivio de su mal. 

Abril de 1899. 



94 CRONICA MEDIGA MEXICANA 

80LUCI0NES PARA DESINPECTAR LAS E8CUPIDERA8: 

!■— Solnci6n de bicloruro de mercurio. 

Agua 1 litro. 

Sal comta 20 g^amos. 

Bicloruro de mercario 2 „ 

Anilina 1 milig^amo. 

Esta 8oluci6n estari colorida con la anilina, y, el frasco qne la conten- 
ga, deber& Uevar una etiqueta que diga: ''Soluci6n de bicloruro de mer- 
curio para lavar las escupideras." (Venenosa.) 

2*— Soluci&n de ^cido f6nico. 

Agua 1 litro. 

Acido f6nico 50 gramos. 

Esta soluci6n se re vela por su olor, y, el frasco que la contenga, debera 
llevar una etiqueta que diga: <'Solucl6n de Hcido f6nico para lavar las es- 
cupideras." C Venenosa.) 

Ill 

IN8TRUCCI0NES PARA IMPEDIR SU DIFU8ION. 

El prog^eso que la Medicina ha realizado en los tiltimos anos, llegando 
& demostrar la contagiosidad de la tuberculosis y los esfuerzos que espe- 
cialmente ha hecho la Higiene para evitar la trasmisi6n de esa enferme- 
dad, resultarfan est6riles si las diversas personas encargadas del cuidado 6 
la asistencia de los enfermos, no contribuyeran §. divulgar en el ptiblico 
esoB conocimientos y si no ayudan k la autoridad ptiblica k evitar la pro- 
pagaci6n del mal. 

Los hospitales ptiblicos, los privados y las casas de salud, cualquiera 
que sea la denominaci6n que Ueven, pueden contribuir eflcazmente & im- 
pedir la propagaci6n de la tuberculosis. Si esos establecimientos reservan 
un departamento enteramente aislado para el servicio de los enfermos tu- 
berculoses, realizaHln la primera condici6n que preceptlia la higiene: el 
aislamiento de los enfermos contagiosos. Si ponen en practica las instruc- 
clones deque nos hemos venido ocupando, evitaran lainfecci6n del perso- 
nal que cuide de esos enfermos; 6. ^stos les evitar&la reinfecci6n y los 
pondr^ en condiciones de esperar la curaci6n de su enfermedad. 

Esos mismos establecimientos prestaran un verdadero servicio k la 
AdminiBtraci6n ptiblica, si en sus informes mensuales que envien al Con- 
sejo Superior de Salubridad, agregan el nombre, sexo y edad de los enfer- 
mos, as! como la direGci6n del domicilio que ocupaban antes de su ing^eso 
al hospital. 

Los jefes de asilos ptiblicos 6 privadoR qu^ observen entre los miem- 
bros de su comunidad k una persona sospechosa de tuberculosis, prestar&n 
un gran servicio k las personas sanas que forman esa agrupaci6n, si hacen 
examinar por un m6dico a la que se sospecha ser tuberculosa. Si el m6dico 
confirma el hecho, se tomarin con el enfermo las precauciones que acon- 
sejan las ^^Instrucciones" que anteceden 6, este informe. Los jefes de esas 
casas de agrupaciones prestarin igualmente un servicio k la Autoridad 
administrativa, si envian al Consejo Superior de Salubridad el nombre, 
sexo y edad de la persona enferma, y si es posible la noticia de que aque- 
11a persona se somete 6, las reglas recomendadas en las citadas ''Instruc- 



CBONIOA MEDICA MEXICANA 96 

clones," 6 la imposibilidad de hacerlo por las circunstancias especiales de 
determinada agrapaci6n. 

Los duenos de hoteles, mesones 6 casas de hu^spedes, pueden impedir 
la propagaci6n de la tuberculosis si dan aviso al Consejo Superior de Salu- 
bridad de que acaba de desocuparse el ouarto habitado por un enfermo 
tnberculoso. Los propietarlos de esos establecimientos son los mis intere- 
sados en dar esos avisos para que se haga la desinf ecci6n del cuarto que 
babit6 el enfermo, pues sin esa precauci6n, el pasajero 6 pasajeros que 
ocupen ulterior y sucesivamente ese cuarto, podrin contraer la tubercu- 
losis, y, conocido el hecho por el ptiblico, su establecimiento se desacre- 
ditarfi. 

Los encargados de los despachos en que se dan consultas m6dicas, de- 
berfan igualmente dar avisos semejantes §, los arriba mencionados. En 
Mexico existe la costumbre de establecer, anexo & ciertas boticas, un des- 
pacho para consultas m^dicas gratuitas para los pobres. Los duefios de 
esos establecimientos contribuirfan i disminuir la propagaci6n de la tu- 
berculosis si dieran avisos semejantes i los ya mencionados. 

Los medicos encargados directamente de la asistencia de los enf er- 
mos, pueden prestar el mis poderoso contingente en esta lucha contra la 
tuberculosis. Ellos son los verdaderos instructores de la higiene privada. 
Su po8ici6n en el seno de la famUia les da la autoridad que no pueden te- 
ner en ella los consejos de los Cuerpos sanitarios. Los medicos, conocedo- 
res al mismo tiempo de la enfermedad y de las condiciones de fortuna de 
cada familia, son los que pueden aconsejar a las personos acomodadas que se 
rodeen de todas las condiciones que la terap^utica modema ha encontra* 
do ser mis propicias para la curaci6n de la tuberculosis. Ellos podrin 
aconsejar al enfermo rico que se atienda en alguno de los sanatorios espe- 
ciales que existen actualmente; a los que no tengan recursos suficientes 
para pagar )a asistencia en esos establecimientos, pero que puedan vivir 
en el campo, les recomendarin el mejor lugar de los que rodean i su loca- 
lidad para que se radiquen en 61; i aquellos i quienes sus condiciones de 
fortuna no les permita abandonar la ciudad en que vivan, les podrin acon- 
sejar tomen habitaci6n en el barrio mis sano 6 que presente las mejores 
condiciones higidnicas, recordando que la tisis es tanto menos frecuente 
cnanto menos densa es la poblaci6n del cuartel en que viven. Si aun este 
cambio no es posible, elegirin para su enfermo el cuarto de la casa que re- 
ciba la luz directa del sol, que se pueda ventilar mejor y que, hasta donde 
sea posible, est6 alslado de los otros. 

Los medicos por su ciencia, por su autoridad y por el hibito que ban 
adquirido de la persuaci6n, son, como ya dijimos, los Uamados i iniciar al 
enfermo en el conocimiento de su mal. Eilos elegirin el momento,la opor- 
tunidad y la manera de hacerles esta delicada confldencia, y, segdn la^ 
circunstancias, les darin i conocer las ^^Instrucciones" publicadas por el 
Consejo 6 se las darin de palabra para no alarmarlos con las instrucciones 
escritas. 

Abril de 1899. 



96 CRONICA MEDICA HEXICANA 



SECCION XXVII. 



DE LA 



PRENSA MEDICA MEXICANA 



Gaceta M^dica.— Organo de la AcademiaN. de Medicina. — ^Tomo 
XXXVI.— N" 17.— Septiembre 1* de 1899— En este ntimero hemos leSdo un 
trabajodel Sr. Dr. L. Troconis Alcala, intitulado: '^Tratamiento y Pron68- 
tico de la Eclampsia Puerperal, '^ en el cual, apoyando las razonadas ideas 
del Sr. Dr. D. Manuel Quti6rrez, seilala cuai es la conducta que debe se- 
guirse, no aoeptando, con sobrada justicia, el precepto de la desocupacidn 
de la matriz como regla general. 

Admitiendo con Rividre como el resultado de una autointoxioaci6n la 
etiologfa de la Eclampsia, por desequilibrio en las funciones de asimUa- 
ci6n y desasimilacidn, f&cil es comprender que la provocaci&n del parto 
prematuro no siempre mejora la situaci6n. De acuerdo con Fieux, reco- 
mienda la do8ificaci6n no solo de la albtimina y de la urea, sino tambi^n 
de los doruros en la orina de las mujeres embarazadas en que se halle 6 
se tema la eclampsia, recordando con Bouchard que la diminucion pro- 
grem/oa 6 hrtMca de los cloruros (cuando no estfi ligada a una alimentaci6n 
particular) ea el indicio de una fase grave de la enfermedad porque & 
la hipocloruria urinaria corresponde una hipocloruria aanguinea en las 
ecl6mpsicas. 

Viene en seguida un caso de ^'Miopia tratada con 6xito por la supre- 
8i6n del Cristalino," del Sr. Dr. Lorenzo Chavez, y un trabajo del Sr. Dr. 
Ismael Prieto sobre ^^El tratamiento Antirrabico en Mexico," en que se 
demuestra que la mortalidad en el Instituto Antirrabico de Mexico es 7 ti 8 
veces menor que la seSLalada en otros Institutos. 

La misma.— N' 18.— Septiembre 15 de 1899.— En este ntimero se lee 
un articulo, tan erudito y de tan grata lectura, como todos los suyos, del 
Sr. Dr. Porflrio Parra, intitulado: <*Biologfay Fisiologfa," y en el cual tras 
una galana disertaci6n conduye con estas dos deftniciones: Fisiolooia: 
la ciencia concreta de la vida de una especie determinada. BlOLoaiA: la 
ciencia abstracta de la vida, Tambi6n se ineerta un trabajo del Sr. Dr. J. 
P. Gay6n sobre ^*Los fllamentos blenorr&gicos" estudiados sobre todo ba- 
jo el punto de vista de su contagiosidad; y otro del Sr. Dr. R. Ruiz, de 
Salvatierra, intitulado: ^^Ouerpo extrafio (gancho) en el est6mago," ob- 
servado en un nifio de 16 meses, en que el gancho perfor6 las paredes 
g&stricas llegando hasta el piano sub-cut&neo de la regi6n, y provocando 
adherencias peritoneales por una inflamaci6n as^ptica, permiti6 su f&cil 
extracci6n por una pequeiia 6 inofensiva incisi6n. 

En la cavidad del est6mago se dej6 la cabeza 6 extremidad de vidrio 
del gancho que fu6 expontaneamente expulsado. El caso es curioso ^ in- 
teresante, y solo nos llama la atencion el haberse ordenado en tan corta 
edad la ingesti6n del pl&tano que en el perfodo de lactancia en que el ni- 
fio estaba pudo serle perjudicial. 

ReviHta de Aiiatoiiiia Patol6^ica y Clfiiloa«.— Tomo IV.— N" 13. 



CRONICA MEDICA MEXICANA 97 

— Octubre l"" de 1899.— El articulo original de este ntimero, que trae como 
siempre, articulos bien escogidos de la Prensa M6dica Extranjera, es una 
refutacidn de las ideas que ante la Academia sostuvo el Sr. Dr. S. Sosa, 
por el Sr. Dr. D. Manuel Carmona y Valle, Director de la Escuela Nacio- 
nal de Medicina. El articulo se intitula: '^Algunas observaciones §l un ar- 
ticulo que, Bobre pedagogla m6dica, publico el Sr. Dr. D. Secundino Sosa, 
en la Gaceta Midica de MSxico,^^ 

El respetable Sr. Dr. Carmona contesta con prudencia y mesura los 
cargos que el Dr. Sosa ha hecho al actual Plan de Estudios, que por su 
trascendencia ha sido tan comentado y discutido, y sentimos que su ex- 
tensi6n nos implda reproducirlo, habiendo 8ido tratada esa cuesti6n en la 
Cronica extensamente por el Sr. Dr. Terras. 

Uevista M^ie«.— Tomo XII.— N" 6.— Septiembre 10 de 1899.— En 
este ntimero encontrnmos un articulo del Sr. Dr. Jos^ A. Castanedo, inti- 
tulado: "Algunas reflexiones relativas a una epidemia de Difteria en Za- 
catecas," en que este inteligente facultativo refiere el principio, desarro- 
llo y progresos de ella, aduciendo como irrecusable prueba de la eflcacia 
del tratamiento por el suero de Be bring, los casos en que a 61 se ha debido 
el resultado feliz. 

En manera alguna dudamos de los 6xitos que proporciona la serote- 
rapia en la curaci6n de este terrible azote de la humanidad y de la infan- 
cia sobre todo, y unicamente consignarlamos el hecho sin entrar en m^ 
pormenores, si no encontrftsemos el parrafo siguiente en la parte final del 
articulo: **Por eso hemos visto con profunda extraneza que el Dr. Abo- 
'^gadOy en el nlimero 12, Tomo I, de la Cronica Midica Mexicana, reco- 
^^mienda el sulfuro de calcio para la difteria, hasta el pun to de afirmar 
**que optarla por este medicamento si hubiera de elegir entre 61 y el suero 
"antidift^rico." 

No vamos a contestar detenidamente al distinguido companero, cuya 
opinion, diferentede la nuestra, somos los primeros en respetar, aunque 
en el fondo no sean tan absolutas y radicales nuestras divergencias. 

Es el propuesto tema interesante que puede dar lugar a un articulo en 
forma, que esperamos escribir cuando tengamos algtin tiempo para reco- 
ger datos y computar estadfstlcas. Pero s6anos llcito ahora manifestar al 
Sr. Dr. Castanedo, que siempre hemos clamado contra los excltisivimnosj 
que son en nuestro concepto ilogicos y por ende anticientlficos. 

Hemos censurado por ejemplo, lo defectuoso y malo de la Farmacia 
OalSnica, y sin embargo, hemos elogiado y aceptamos y preconizaremos 
lo que de bueno tiene sin apasionamiento ni idea preconcebida, pues se- 
mejante proceder trae aparejado el descr6dito 6 & lo menos concita la in- 
diferencia. 

En nuestros articulos de Terap6utica solemos manifestar los resulta- 
dosobtenidos en nuestra practica, pero antes aducimos siempre las opi- 
niones, ensayos y efectos cllnlcos obtenidos por los autores y terapeutas 
que nos es dado consultar. En el caso presente, ci tamos como de una 
opini6n contraria al uso del ^'Sulfuro de potasio," precursor del ' Sulfuro 
de calcio'' al Dr. Bourgeois; pero en pro de ella a una pl6yade numerosa 
y respetable, cuyo testimonio naturalmente infiuye en nuestras aprecla- 
ciones. 

Desde RoyerCoUard (1812,)Larrey, Leroux, Barbier, Seux, Lejeune, 
Duchassin, Parrel, Heinich, Seuff, Schmidmann, Ohaussier, Ribes, Miihlen- 
beck, Kaczkowski, Herat y Leus, Paping, OuUerier, Hoffmann, Selle, StoU, 

10 



98 CBONICA MEDICA MEXICANA 

• 

Busch, Bang, Pihorel y Messerschmidt k principios de este siglo, hasta 
Fontaine, Pr6 vault, Trouessart, Decoin, Farel, Verette, Dartigaes, Van 
Reuterghem, Le Grix, Barmy, Valledor, d'Oliveira Caqtro, Deffernez, Hu- 
bard, Ferran, y otros muchos, ban venido publicandose los 6xito8 obtenidos 
por esta medlcaci6n, que contintio conBiderando como exeelente sin con- 
cederle sin embargo el tftulo de especiftca. 

Respecto de la aeroterapia no necesito repetir, porque mnchas veces 
lo he manifestado, que la estlmo en todo su valor y creo que ser^ una de 
las columnas de la Terap6utica del porvenlr, pero hay que desconfiar de 
los entusiasmos prematuros y estudiar las euestiones con serena calma y 
animo imparcial. 

^Conoce el estimable Dr. Castanedo las estadfsticas formadas en el 
Hospital Bleydam de Oopenhague, por el Dr. Soerensen, poco 6 na- 
da favorables a las inyeccionea del suero? ^Ignoraque al lado de los baenos 
resultados se han registrado muchos desgraciados impntados i, ellas? 

Y a pesar de todo esto, nos permitimos recordar al apreciable compa- 
fiero que un poco antes del parrafo que cita, encontrar^ el siguiente: 

"Su asociaci6n con el suero antidift^rico del Dr. Roux, cuyos benefi- 
ces resultados es intitil mencionar siendo ya bien conocidos de todo el 
ptiblico medico, proporciona los triunfos mfis brillantes contra una infec- 
ci6n que tantas vlctimas ha hecho." 

La Escuela de Medicina.— Tomo XV.— Ntims. 3 y 4.— Septiembre 1* y 
Septlembre 15 de 1899.— En estos ntimeros hemos leido un estudio del Sr. Dr. 
AdriHn de Qaray, Director de la publicaci6n, sobre unas "Compresas me- 
tdlicas para las Amputaciones" que juzgamos realmente titiles y prILcticas, 
pues la secci6n del hueso al nivel debido se hara con mSa f acilidad y sin 
contundir la superficie de los mlisculos del mun6n; otro del Sr. Dr. Q. 
Pagenstecher, de San Luis Potosf, intitulado "Reflexiones sobre la trepa- 
naci6n" con el relato de 6 casos cllnicos: el P y 2* de operados por el au- 
tor, el 4° y 5° no operados y perdidos y el 3* referente a un nino de 11 afios 
que fu6 con 6xito operado por el Dr. M. Otero y cuya historia detallada 
hace este mismo medico en el num. 4. En ambos cuademos, como siempre, 
trae una Revlsta de la Prensa M6dica Extranjera en que se leen articulos 
de verdadero m6rito 6 interns por los asuntos que tratan. 

Anales de Oftalniologia.— Tomo II.— Ntim. 3.— Septiembre de 1899. 
— Dos interesantes trabajos nacionales encontramos en esta fitil 6 intere- 
sante publicaci6n; el uno del Sr. Dr. Fernando L6pez intitulado "Un caso 
de ceguera consecutiva 4 hematemesis" y otro del Sr. Dr. Daniel M. V61ez 
''Un caso de edema aguda de la conjuntiva;" y uno del Sr. Dr. Demicheri, 
de Montevideo sobre ''Dos casos de intoxicaci6n por la Escopolamina," 
cuyos sfntomas se asemejan & los de la belladona. En seguida viene la 
Revista de la Prensa M6dica extranjera del ramo. 

La Farmacia.— Tomo VIII. — Nlim. 9. — Septiembre de 1899.— Un ex- 
eelente y utilfsimo trabajo del Sr. Profesor Manuel Q. Arag6n intitulado 
"Breves consideraciones sobre el m6todo hipod^rmlco en relaci6u con la 
Farmacia." 

E. L. A. 



CBONICA MEDICA MEXICANA 99 



SECCION XXVIII. 






I2/EVISa?jf^ 






DE LA ..• \/* ^ •.:'';•• 



PRENSA MEDICA EXT.RA-f^J,5:R A . 



• • • • • 



Tratamiento delas eiidoine^iti^ poK tii*cafi4iizac*i<Sii y la irri- 
gaci6n. — Dr. Agustin H. Goelet. — TTfe j£fil'?n6X/6f the American Medical 
AssodatUyn (Chicago, Septiembre 16 dp,*9j^. )vExiste entre muchos practi- 
coa la deplorable costumbre de eon^i^erar todo escurrimiento an6inaIo 
qae provenga de la matrlz, como originado por una endometritis, y sin 
mayores distinciones someten k todas las enfermas k un en6rglco trata- 
miento por los cdusticos, los astringentes, la raspa 6 todos k la vez. Tal 
manera de proceder es eminentemente ineorreeta y si en muchos casos se 
obtiene la curaci6n, no es por los medios empleados sino d peaar de ellos. 

Si en el case de simple hiperemiaconhipersecrecion del endometrio 6 
de un catarro cervical son tomados y tratados con semejante violencia, 
lo que se obtiene es debilitar los tejidos de la cavldad con el traumatismo, 
abrir muchas puertas a la infecci6n y llevar los g^rmenes, que pudieran 
encontrarse en el cuello solamente, al interior de la cavidad del fitero. En 
general, el catarro del cuello se limita a su cavidad y no traspasa el orifl- 
do intemo si no es Uevado por instrumentos que se introducen con un fin 
diagn6stico 1i operatorio (dilataci6n, raspado.) 

La infecci6n de las glandulas en tubo de la mucosa unas veces es pro- 
ducida por g^rmenes no dotados de gran virulencia y los escurrimientos 
son casi inofensivos, pero otras veces se encuentran el estafilococo, el es- 
treptococo 6 lo que es infinitamente mas comtin, el gonococo, ya aislados 
6' juntos, y su arrastre al interior puede ocasionar los mas grandes desas- 
tres. Si en las condiciones normales estos mlcroorganismos salen expul- 
sados con el producto de secreci6n de las glandulas, es obvia la deducci6n 
para el tratamiento que debe consistir en estimular la secrecion y facilitar 
el acarreo al exterior; ambas cosas se obtienen irrigando k menudo la 
porci6n enferma con una soluci6n as^ptica, nada astringente, irritante ni 
que coagule las secreciones en los orificios glandulares, pues estos tape 
nes que enderran k los gfirmenes en buenas condiciones para su desarro. 
llo tendrlan los resultados mas funestos. 

Cuando la inflamaci6n se ha extendido al interior y existen, por decir- 
lo asf , colonias mas 6 menos circunscritas 6 difusas, el tratamiento sera el 
mismo: facilitar la secreci&n glandular y arrastrar este producto al exte- 
rior. Los astringentes y los causticos deben ser proseritos por la raz6nsu- 
praindicada, pues si es verdad que estimulan la Hecreci6n, coagulan los 
albuminoides y dificultan su expulsidn. La cucharilla, al coutrario, es fitil 
tanto en el canal del cervix como en la cavidad, porque ejecuta una ver- 
dadera expresi6n de las glandulas y excita su funcionamiento; mas para 
obtener todas sus ventajas debe usarse con di8creci6n y limitar su empleo 
a las superficies enfermas, cosa imposible cuando se obra ciegamente. En 
frente de esta dificultad insuperable al parecer, el autor ha imaginado 
aplicar el endoscopio k sus operaciones y lo ha hecho con muy buenos resul- 



100 CRONICA HEDICA MEXICANA 

tados, mandando construir un eapccuhim apropiado, compuesto de un tabo 
de cristar(^ftado perpendicularmente en el extremo que lleva el mango, 
y obllcu^A^nte en el otro que tiene adaptada en la parte interna de la sa- 
li)Bnt;^ iuia*p^4V^C^^ lampara Edisson a la que dan su luz cuatro pilas secas 
de-b^t^at. ^ •'•;/': ^^ 

Es ep^ti^cjon itidispanBable para el uso del Instrumento en el interior 
de la matriv'el q^e.e8t6;pe^f€^tamente establecido el diagn68tico de in- 
fecci6n intent)? *^m*todos*Ios ^^n^4)os (exploraci6n, examen bacteriol6gi- 
CO, etc.) que la cfeqcitf Ua coK5cq4p A^^^uestro alcance. 

Los crimInale8*VAl jel*^rtc ''iliitcfico. — Un interesante editorial del 
St. Louis Medical and SUfffieaiJkiurnat (St Louis, Mo. October 1809) lla- 
ma la atenci6n sobre un h^cl^ci*(le;4fascen dental iraportancia paralaso- 
ciedad y que Be presta a profun(}t»9y*^vctuosos estudios para el 80ci61ogo, 
el pensador y el maestro. /* 

Si los criminales siempre ban existido desde que existe el hombre con 
todas sus fiaquezas, y la profesi6n m6dica no debia hacer excepcl6n a la 
regla general, el fin del presente siglo pareceque nosreserva una sorpre- 
sa dolorosa ensenandonos que la criminalidad entre los medicos ha au- 
mentado de una manera estupenda en estos (iltimos afios. Los peri6dicos 
de casi todos los dias nos dan noticia de acr^iones cometidas por medicos 
que van de lo soberanamente ridicule a lo mas horrible, y abundan en 
muchas de estas historias los detalles mas nauseabundos, como implaca- 
bles testigos de profunda corrupcion moral. 

Se han registrado el robo, la violaci6n y el asesinato acompaSados de 
circunstancias que con justa razon conmueven al moralista y al soci61ogo. 

No es mi animo examinar si tales hechos caen bajo el dominio de la 
ley avanzada por Max Nordau sobre ladegeneraci6n, 6 dependen de ano- 
malfas cerebrales hereditarias que infiuyan sobre la moral de los indivi- 
duos como lo quiere Lombroso. 

Sea de esto lo que fuere, tenga 6 n6 el medio la culpa de los cambios 
fisicos, mentales y psiquicos observados, lo importante es el hecho que . 
tomado de la ilustrada publicaci6n citada seSialo k los que por sus condi- 
clones especiales, padres y maestros, gobiernan la educaci6n en senti- 
mientos y saber de los hombres del futuro, tan maleables cuando son 
nines. 

La educaci6n del ser moral es tal vez la linica profilaxia del crimen y 
si se le debe inculcar en el cerebro del nirio, solo producira 6pimos f rutos 
cincelandola en sus centros emotivos con el ejemplo siempr<^ patente de 
una conducta intachable. Nunca se le debe relegar al segundo orden 
bajo pretexto de cultivar la inteligencia con los conocimientos cientl- 
ficos, so pena de poder grabar en el front6n de la escuela, el temido: "Las- 
ciate ogni speranza" que puso Dant^e a la entrada del inflerno. 

El estudiante de medicina por sus condieiones especiales esta expues- 
to a obtener el concepto de que una vida humana vale muy poco. Se han 
senalado experiencias hechas en desg^acia los desconocidos ron el s61o 
objeto de conocer las propiedades de una droga y ver hasta qu6 dosis es 
t6xica, y tales experiencias, que la moral reprueba, parecen legalizar ese 
erroneo concepto con todas sus funestas consecuencias. 

Felizmente, y lo asiento eon la satisfaccion con que se respira una 
oleada de aire puro, nuestra Escuela Mexicana se senala por la pureza de 
su moralidad que dfa a dla demuestran sus profesores, y si es de impor- 
tancia el hecho y hay que tomarlo en cuenta es como medida precauto- 



CRONICA MEDICA MEXICANA 101 

ria para el futuro que deseamos ver siempre sobresalir en todos sus 
bienes. 

El Sansitojft'iio.— Un nuevo medicamento-alimento.— /feutie/nterna- 
tionale de Thtrapeuiique & Pharmacologie. — Paris. — 7 Ann6e. — N" 8. — El sa- 
nat6geno es una combinaci6n de easeina y de glleerofosfatx) de sosa. Se pre- 
senta como un polvo bianco, de olor y sabor poco pronunciados. Se hineha 
con el ag^a frfa y se disuelve en este liquido y calentandolo se obtiene un If - 
quldo lechoso. Se dlgiere tan facilmente como la carne y el enf ermo lo tolera 
may bien aun a dosis altas (60 gramos por dia.) Ha dado excelentes resul- 
tados en los d^blles, desnutridos 6 caqu6cticos. Se tom»en leche, sopa, vi- 
no 6 cualquier otro caldo por dosis de cucharaditas cafeteras (3 6 4 gra- 
mos,) a razdn de tres veces diarias. — C. Vibsca y Lobat6n. 



Qiiistc's hicliitieos de la orbita. — Sii trataiiiieiito. — l>r. Paiias 

— Revue Internationale de Th^apeutique. — 7 Ann6e.— N" 7.— 17 Julio 99. — 
El Dr. Panas considera los quistes hidaticos de la 6rbita como una afeo- 
cion muy rara, det-erminada por los entozoarios designados con el nombre 
de equinococoM. 

Estos quistes se observan con frecuencia en los individuos j6venes, y 
no se encuentran m^ alia de los 30 afios; son dos veces mas frecnentes en 
el sexo masculino que en el femenino. Respecto al diagnostico de esta en. 
fermedad, opina Panas, que por lo com6n es muy diffdl por no decir 
imposible. La raz6n es que, estos quistes no son puros sino al principio: 
ahora, en este momento, no se siente el tumor, que esta situado detras del 
ojo, y si por una casualidad se le percibe, se asienta el dia£^68tico de sar- 
coma. Despu^s, cuando el tumor es bastante saliente para ser accesible 
al tacto, se inflama, es duro como el sarcoma y no hay nl fluctuaci6n ni 
estremecimiento hidatico. En fin, por su marcha invasora, el quiste acaba 
por englobar J a glandula lacrimal y 6sta es considerada entonces como el 
origen del mal. 

Solo la punci6n exploradora per mite hacer el diagn6stico, pero espe- 
ligrosa, porque si se trata de un tumor maligno, 6ste puede infectarse y 
agravarse. 

l^atamiento. — Antes del perlodo inflamatorio, punci6n capilar insti- 
lando despu6s algunas gotas de una soluci6n alcoh61ica de sublimado al 
1 por 200. 

91 el tumor ha supurado es precise intervenir, recurriendo § la opera- 
ci6n de Kronlein, qtie consiste en resecar una parte de la pared externa 
de la 6rbita, permltiendo asi la extirpaci6n del tumor, conservando el glo- 
ho ocular. 

IiiV('Hti|>:acioiies Aiiatoiiio-patologioassobreol delirio alcota6. 
lico. — Boiitvffer.— /feme GSn&ralede Pathologie Interne.— 2 ^me Ann^eN* 
12. — Pa'fs.— En las formas ligeras de delirium tremens, las lesiones de la cor- 
teza cerebral no son muy marcadas. Por el contrario, en los delirios gra- 
ves 6 de alguna duraci6n, existeun proceso degenerativo difuso en las 
vainas de mielina, atacando sobre todola eorteza y ocasionalmente las cir- 
cunvoluciones centrales Las fibras de mielina del cerebelo tienen tenden- 
cia A la destruccion. En la m^dula hay degeneraci6n de los cordones pos- 
teriores y tambi^n de otros sistemas, como los cordones piramidales. En 
el biilbo, hiperemia de la substancia gris, pequeiias extravasaciones y 
aun hemorragias visibles a la simple vista. Los vasos por regla general es- 
tan congestionados. — Manuel Zubieta. 



102 CRONICA HEDICA HEXICANA 

Vn signo niievo de saranipidn durante el periodo de incuba- 
cioii. — No obstante que los estudios microsc6plcos en su relaci6n con la 
clfnica no se han generalizado entre nosotros, como era de desearse, pu- 
blicamoB un extracto de un trabajo sobre la materia, presentado por la 
Medical and Surgical Review of Reviev)8, (N(im. 10, mes de Julio). 

El Dr. Combe enseSa que en los dos tiltimos dlas del periodo de invasidn 
hay una gran diminucion de los leucocitos polinucleares; coincidiendo el 
fenomeno con el crecimiento del bazo y los ganglios. Supone el autor que 
las toxlnas especificas obran directamente sobre la m6dula huesosa. 

En el curso de bus estudios observ6 otro fen6meno y es que estadiminu- 
ci6n globular va precedida de una hiperleueocitosis que hace mas marcado 
el sig^o. 

Desde un punto de vista te6rico la diminuci6n de gl6bulo8 blancos tan 
marcada, puede explicar la facilidad con que sepresentanlascomplicacio- 
nes en el 8arampi6n. 

Desde el punto de vista practico la estomatitis eritematosa de Comby 6 
las manchas de Koplik unidas & la diminuci6n de gl6bulos blancos hace 
seguro el diagnostico de sarampi6n; el pron6stico tambi6n se hace mas 6 
menos grave seg^n el ntimero de dfas e a que se observe el f en6meno; siendo 
tanto mas grave cuanto f uese mayor la duraci6n de la hipoleucocitosis. 

Hay algo mas y es que tan pronto como va a venir unacomplicaci6n el 
ntimero de leucocitos sube. 

Tratamieiito qiiirilrgico dc la aHcUi» por cirrosiH liepiitica. — 
(Med. and Surg. Review of Reviews, Julio, n(im. 10). Se hace una incisidn del 
ap6ndice xifoide al ombligo, se seca el peritoneo, se sutura el epipl6n H la 
herida abdominal y al peritoneo parietal, secierrapor pianos la herida ab- 
dominal. Una nueva incisidn practicada 6 c. m. arriba del pubis sirve para 
llevar un tubo de canalizaci6n al fondo de saco de Douglas. La canaliza- 
ci6n es inutil quince dlas despu^s de la operaci6n. 

Esta practica parece haber dado buenos resultados en las manos de ciru- 
janos ingleses; le seilalan como contraindicaciones las lesiones cardiacas, 
los aneurismas toracicos, la albuminuria y la glicosuria. 

El objeto de la operaci6n es crear adherencias extensas porcuyo medio 
se crfe una circulaci6n complementaria a la de las venas de Sappey. 

La tinica dificultad post - operatoria la formanlosfen6men(5snervio808 
que sobrevienen en los primeros dlas. 

^No tendra esta inter venc'i6n grandes inconvenientes? 

A Benavides 



Se ha publlcado el ntimero 8, que consta de 56 pagipas y dos fotogra- 
dos, de La Revista Espanola de Siflliografia y Dermntologiaf de la que es 
director el distinguido medico especialista, D. Luis del Portillo; y cuyoin- 
teresante sumario es el siguiente : 

"Del impetigo y sutratamiento," porD. Francisco VidalSolares. — "Un 
caso tlpico de eritema polimorfo," por el Dr. Gutierrez G. Colomer.— "Las 
uretritis y eu tratamiento," (continuaci6n), por el Dr Portillo y Mestres. 
"Ideas sueltas y en desorden sobre las enfermedades de la piel 6 af orismos 
de dermatologla practica," por el Dr. Olavide — Reviata Extranjera. — **Leu- 
coplasia buco-lingual, Sintomatologla, patogenia y tratamiento, seg(in el 
Dr. Mo]6nes. — FormuUirio. — Seccion de noticias. 



CRONICA HEDICA MEXICANA 103 



IsTEOIS^OXjOO-I-A.. 



Cuerpo Medico de Puebla.— Sres. Drs. D. Oulllertno OSvlla, D. I^eo- 
nardo Cardona. D. Kmlsdlo Garmeiidla, D. F>l&cido Dlas Ba* 
rriga y D. Btateban Uairkadrid. 

Verdaderamente nefasto ha sido 6 est& si^ndolo, el presente afio, para 
el respetable Cuerpo M6dico de la Oiudad de los Angeles, pues de Mayo i, 
la fecha, ha visto desaparecer para siempre de su seno a cinco de los m&s 
estimados miembros suyos. 

Aunque brevemente, vamosd dar alganosdatos sobre los distingoidos 
compaSeros que nos han precedido en el etemo viaje, gulandonos por los da- 
tes que k vuela pluma se ha servido ministrarnos nuestro predilecto amigo 
y Jefe de Redacci6n en aquel Estado, el Sr. Dr. D. Angel Oontreras. 

El Sr. Dr. D. Quillermo Davila f u€ un medico distlnguido y sobre 
todo un habil clrujano, pues fu6 la cirugia el ramo de las clencias m^dicas 
que cultiv6 de preferencia en la 6poca en que los escollos eran numerosi- 
simos, pues los adelantos modernos y las seguridades que ofrecen los m€- 
todos Listerianos eran desconocidos alin, siendo por consiguiente mas 
sefialados y benem^ritos sus triunfos. 

Una gran parte de sus empresas quirfirgicas fueron emprendidas al 
lado del h&bil Sr. Dr. D. Francisco Marfn, siendo una de las que mejor lie- 
vaba k buen fin la talla perineal. 

En el a£[o de 1881 public6 en el Boletin Midico de Puebla una excelen- 
te memoria estudiando comparativamente la lUoirida, la litolapaxia y la 
talla perineal. 

DeBempen6 quince aSos la plaza de Profesor de Medicina Operatoria 
en la Escuela de Medicina de Puebla. y tuvo a su cargo el Orfanatorio. 

El dfa 14 de Marzo baj6 k la tumba vfctima de una afecci6n org&nica 
del coraz6n. 



El Sb. Dr. D. Leonardo Cardona, que el dia 13 de Abrll sucumbfa, 
tambi6n §l consecuencia de una afecci6n org&nica cardiaca, distingulase 
por su esmeradlsima educaci6n y porque en prof undo arraigo dominaba 
en 61 la moral cristiana, perteneciendo al clero su mas escogida clientela 
entre la cual se contaba al Sr. Obispo Vargas, que fu6 por 61 atendido en su 
postrer enfermedad. 

El Dr. Cardona hizo algunos viajes k Europa, en donde estudi6 con 
empefio las ehfermedades de la garganta y de los ofdos, que amargaron 
su vida desgraciadamente. 

Fund6 la Sociedad M6dica de Beneficencia cuya presidencia ocup6 
siempre, legando escasos bienes, perodejando una memoria limpia, respe- 
tada y grata por sus buenas obras. 



El Sb. Dr. D. Emiodio Qarmendia, joven, vigoroso y en la plenitud 
de su vida, fu6 alevosamente sorprendido por el tifo exantemdtico que en 
breve plazo le abri6 el sepulcro el dia 31 de Julio. 

Sus ideas liberales y progresistas le hicieron distinguirse en los Clubs 
polfticoB formados en esta Ciudad con motivo de la Ultima y memorable 
guerra de Cuba, que tanto excit6 los &nimos. 

Fn6 m6dico-cirujano local del Ferrocarril Interoce&nico de 1895 k 1897 



104 CRONICA MEDICA KEXICANA 

y hoy se deplora su muerte prematura que vino a truncar las justas espe- 
ranzas que hacfa concebir su dara y despejada inteligencia. 



El Sr. Dr. D. Placido Diaz Barriga, de instrucGi6n y buen talento, 
falleci6 el dla 9 de Agosto, siendo lamentada su muerte per sus escogidas 
relaclones que carifiosamente honraron bus f unerales. 

Nacido en Morelia, hizo sus estudios en la Capital de la Reptiblica, 
ejerciendo muchos aSos en Puebla donde fij6 su residencia. Hizo un viaje 
k Europa, y en El Esiudio, 6rgano de la Soeiedad M^dico-Farmac^utica de 
Puebla, el afio de 1875, publiG6 dos memorias de m6rito, intitulada una 
"Estudio sobre la tisis y acci6n que en ella ejercen las aguas termo-mine- 
rales de Puebla," y otro estudio sobre el ''Infarto pulmonar," rebatiendo 
las ideas del respetabln Dr. Oarmona y Valle, que afirma ser 6ste un pro- 
ceso morboso dif erente del de la flegmasla y la hemorragia pulmonar ya 
bien conocidas. 

Fu6 Director y Prof esor de la Escuela de Medlcina de Puebla y ya en sus 
tiltimos dfas abandon6 sus creencias terap6uticas primitlvas, ejerciendo la 
homeopatia. Su vida laboriosa apenas Ic permiti6 legar §l su numerosa fami- 
lia una modesta fortuna y una honrosa memoria. 



El Sr. Dr. D. Esteban Lamadrid, era el decano del Cuerpo M6dico de 
Puebla y acaso de toda la Bepliblioa, pues contaba ceroa de sesenta anos de 
ejercer su prof e8i6n y hasta el dla en que le sorprendi6 el calosfrio inicial 
de la neumonfa que le hizo sucumbir el 23 de Agosto, visit6 y atendi& a su 
dientela. Esta se componla de familias acaudaladas cuya fideUdad supo 
asegurar con exquisito tacto, lo cual le permiti6 legar a su familia una 
buena fortuna en oro. 

Poco tiempo despu^s de haber obtenido su tltulo form6 parte del Pro- 
fesorado de la Escuela de Medicina del Estado; hizo tambi6n un viaje a 
Europay desempe£i6 varies cargos ptiblicos de importancia durante su 
larga Jornada conservando siembre una buena reputaci6n. 

La ^'Cronica Medica Mexicana" consagraunrecuerdo atodos y cada 
uno de estos campeones de la Ciencia M6dica que han pagadoyael tributo 
ineludible, pero que han logrado cumplir meritoriosamente con su misidn. 

Dr. E. L. Abogado. 
NOTAS. 



TESTIMONIO DE AGRAOECIMIKNXO. 

A la lista de apreciables oompaileros que hemos venido publicando conio 
una muestra de nuestra gratitud por la expontanea ayuda que han impar- 
tido & nuestra publicaci6n, debemos agregar los siguientes, que en el curso 
del pasado mes nos han demostrado de igual mode el interns que la < '(Mo- 
nica" les inspira por los m6vile8 que la sostienen y forman su programa. 

Sr. Dr. D. Quiller mo Serrano, deTemascal tepee (M6xico); Sr Prof. D. 
Carlos Le6n de la PeKa de Durango, hermano de nuestro maJogrado € in- 
teligente amigo Rafael de la Pefia y que como 6ste haprocurado ayudarnos 
en todo: Dr. Manuel de Esesarte, de Oaxaca; Sres. Agustfn G6mez Falomar, 
Carlos Barri^re, Juan J. Robles Martinez, Jos6 Renterfa, Antonio Avila, 
Qerardo Hurtado y Zaqueo Gutierrez Nuno especial men te, alumnos de la 
Escuela de Medicina de Guadalajara; y Sr. Dr. D. Ricardo E. Cicero, de 
Mexico. 



tOMO III. 



MioaCO, 1<> DB NOVIBMBRE DE 1899. 



Num. 6. 



GROKIGfl MEDIGfl MtXIGflNfl 



REVISTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 

(c«MeMiMe«TI ALOAUMOOTf RAMA Y MROTEIUMa) 
y 

ORQANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO. 



\ . 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNRIQUe L. ftBOGftDO. 



<i 



MlilMIO CORfifBPONDiENTE DE LA 80CIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS.*' 



Dr* BaiT«tro, Manuel. — Jefe de Clinioa 

de Obstetrida de la B. N. de Med. 
Dr. Dnque de Kitrada, Juaa.— Ez-Jefe de 

cninioa de Obetetrida de la B. N. de Med. 
Dr. Mt^jfa, Deuetrlo.— Profeaor de Olinica 

Interne (8er. afio) de la B. N. de Med. 
Dr, T»j«da. Carlos. — Prof esor de Olinica 

Iniantil de la E. N. de Med. 



Dr. y^Uqaes CMmes, Franoiaeo.— Profeeor 

de Patologia Externa de la B. N. de Med. 
Dr. Zi&rraea, Fernando. - Profeaor adiunto 

de Obatetricia de la B. N. de Med. 
Prof, Alfouto H^rrera. — 8ecci6n de Qui- 

mica, Farmacia 6 Hiatorla Natural . 
Prof. Manuel O. Arai^dn.— 8ecci6n de Me- 

dicina Veterinaria. 



SUMARIOt 

SvcoiON VI.— Fraelnrae del cr&neo. Dos caaoa cllnioos por el Dr. J. Cabello y Siller, del Sal- 
tillo (Ooali).— Sbooion VII.— Paloiogia OenaraJ.— Lua, por el Dr. Francisco Bulman, de 
Mteico.— Bbcoioit IX.— GKn«co{ogia.— Fibroma uterino. Histerectomia abdominal total. 
Prooedimiento Doyen, por el Dr. Ricardo Sauri, de M6rida (Yuc).— Sbccion XVII.— Te- 
rop^ulica.- Laa mtilnaa en Terap^utica. Abollci6n de ciertos preparados farmactoticos 
y de ciertos estudios en Farmacia, por el Dr. Manuel de Esesarte, de Oaxaca.— Las pres- 
cripcionea mMloaa, por el Dr. B. L. Abbgado. — Bbccxon XXIV.— Las prescripciones m^- 
dicas por el Prof. Juan B. Calderdn, de M6xico.— Sbccion XXVII.— Bevista de la Prensa 
M6dica Mexicana, B. L. A.— Sbcciok XXVIII.— Bevista de la Prensa M^dica Extranje- 
ra, por loe Bret. C. Viesca y Lobat6n A. Benavides, J. D. E.— Notes. 



SECOION VI. 



FRACTURAS DEL CRANEO. 



Dos casos cllnicos.— El prlmero con simple abolladura y el se- 
gundo con extensa herlda del cuero cabelludo y hundiT 
miento de los fragmentos en la xnasa cerebral. 

N. N. rccibi6 una herida contusa con una cuarta, cuyo regatSn 
era de ficrro, estando situada d 5 centfmetros arriba del nacimiento 
del pelo en la regi6n frontal y al nivel de la segunda circunvoluci6n 
frontal del cerebro; no presentaba ninguna particularidad que llamara 
la atenci6n, pues la herida era pequena y el individuo no se quejaba 
de nada, deseando salir pronto del Hospital d donde fud remitido por 
el Juez. Pasaron algunos dfas y la pequeiia herida no cicatrizaba, 
dando en cada curaci6n una gota de pus. Kn estas condiciones se 
encontraba cuando aparecieron fuertes convulsiones epilepti formes y 
calentnra hasta 40^. Reconociendo entonces la herida con cuidado, 

11 



106 GBONIOA MBDIGA MBXICANA 

me parecio sentir con el dedo un ligero hundimiento del hueso, lo 
cual ratifiqu6 con el estilete. Desde luego di parte de ello al Juez y 
d los medicos que tenfan qne conocer del caso y que, desgraciada- 
mente, fueron de una opini6n contraria & la mia. No estando con- 
forme con aquellas dos opiniones, llam6 entonces en mi auxilio al 
Dr. Anselmo Cabello, de la facultad de Paris, que ratific6 mi diagn6s- 
tico, exhortdndome & practicar la indicada trepanaci6n y asu- 
miendo nosotros resueltamente toda responsabilidad. En manera al- 
guna tuvimos que arrepentirnos de llevar & cabo aquella resoluci6n, 
pues con feliz 6xito fu^ ejecutada la intervenci6n quirurgica que 
reclamaba el estado del paciente, cambiando, por complete, el cuadro 
clfnico alarmante que habfamos presenciado. En esta operaci6n nos 
ayudo uno de los medicos que combatiera nuestras ideas. 

Como se ve, en este herido no hubo mds trastorno funcional que 
las convulsiones epileptiformes, pues tanto su inteligencia como sus 
otras facultades estaban bien, y, habiendo aplicado una pequena co- 
rona de tr6pano, desapareci6 todo trastorno. 

El segundo caso que he podido observar es mds reciente y de 
mayor gravedad, pues en 61 hubo hernia de una pequena parte del 
cerebro, con hundimiento de dos fragmentos huesosos, que remito 
adjuntos d los presentes apuntes. 

Rosendo Alvarado, de 15 anos de edad, constituci6n nerviosa, 
ocupa la cama niimero 8 del Hospital Civil donde tu6 recibido, ya 
hecha la primera curaci6n, en la Comandancia de policfa. Segiin in- 
formes que recibi despu6s, permaneci6 dos dias sin curarse, hasta 
que el Juez auxiliar de la Chancaca le remiti6 al Juez de turno de 
esta.ciudad, quien orden6 su entrada al Hospital, pues, segtin pa- 
rece, es culpable del accidente quien oblig6 d este joven d montar un 
animal cerrero que le arroj6 al suelo y le di6 una coz en la cabeza, 
dejdndole en el acto privado del conocimiento. 

Ya en el Establecimiento este herido, me informaron que estaba 
bastante bien, que venfa curado, que el ap6sito no estaba manchado 
y que parecfa dormir tranquilamente, con cuyos datos cref serfa uno 
de tantos heridos que s61o ofrecen lesiones de escasa importancia y 
gravedad. Respetando siempre la primera curaci6n, por lo menos 
durante un dia, cuando no existe una complicaci6n 6 accidente que 
requiera la inmediata reliovaci6n del ap6sito y, enganado con aque- 
Uos informes, pas6 el enfermo el primer dia, pero al segundo, en que 
hice el examen de la lesi6n, hall6 lo siguiente: 

Rosendo Alvarado t/enia una herida contusa situada en la regi6n 
parietal izquierda, de 15 centimetros de extensi6n, con hundimiento 
de los fragmentos del hueso parietal; la herida era de forma angu- 
lar, de v6rtice redondeado, siendo su lado anterior y superior para- 



OBOinCA MEmCA MBXICANA 107 

lelo & la sutura coronal 6 fronto-parietal, pasando como & i}4 centi- 
metros de ella; y el lado inferior y horizontal, como al nivel de la 
sntura temporal escamosa, unos 3 centfmetros arriba. El labio supe- 
rior y posterior de la herida estaba desprendido en colgajo, descu- 
briendo el hueso y el perfostio en una extensi6n de 5 centfmetros 
cuadrados, donde se vefa, esfaceldndose y de mal olor, una pequena 
porci6n de masa encefdlica con un peso como de 3 d 4 gp-amos, la cual 
se disgregaba con el chorrito del agua caliente con que se lavaba. 

En cuauto d los fragmeutos que estaban casi desprendidos, sa- 
qu6 primero el posterior con una simple palanca y iirde como 4 cen- 
timetros en su mayor didmetro, dibujdndose muy bien una de las 
arterias que por alH pasan; despu^s el anterior, unido d la sutura, 
tiene como 3 centfmetros en su mayor didmetro; y por ultimo, otro 
huesecillo interpuesto como de ij4 centfmetros y de forma trian- 
gular. 

Pasando d los signos funcionales del lesionado, los mds notables 
fueron los siguientes: p^rdida completa del sentimiento y de la pala- 
bra; las pupilas desiguales y los pdrpados superiores semi-cafdos; 
pulso lento; respiraci6n imperceptible; 36? de temperatura; enfria- 
miento de las extremidades; mucha dificultad para tragar los ali- 
mentos 6 inconsciente de las demds funciones. 

En estas condiciones temf su muerte, si no inmediata, casi se- 
gura, si no se extrafan los fragmentos que irritaban las meninges y 
comprimian el cerebro, despu^s de haber durado tres y medio dias 
sin curaci6n. Aquella parte de falla de previsi6u que d mf me toc6, 
me exasperaba y no me di6 tiempo para preparar una curaci6n tan 
ac6ptica como la recomendada en en estos casos; por otra, abusando 
del buen clima que tenemos y de los buenos resultados que casi 
siempre hemos obtenido, me incline d operar en pleno sal6n de en- 
fermos. No me cost6 trabajo sacar los huesos, s6lo en el que estaba 
unido d la sutura y doblado como visagra tuve que hacer mayor es- 
fuerzo con la palanca, no sin gran emoci6n por ver latir con claridad 
el cerebro en un espacio como de 5 centfmetros cuadrados. 

Se lav6 la herida d grande agua boricada y se cur6 con gasa 
iodoformada. Con esta curaci6n se logr6 una marcada mejorfa y que 
pudiera alimentarse, aunque en un interval© de 18 dfas, Rosendo Al- 
varado qued6 sordo y mudo, segun las palabras de la misma madre. 
De este tiempo en adelante, di6 por pararse y andar por todas partes 
y balbutir sonidos; lleg6 d tanto su manfa que hubo necesidad de 
atarlo d la cama; pasaron ocho dfas mds 6 menos de esta situaci6n, 
vino el reposo 6 hizo esfuerzos por obtener permiso para dar vueltas 
en el sal6n, comprendi^ndose que su inteligencia estd bien, aunque 
no dice mds que netie d todo lo que se le pregunta. Pasaron unos 



108 CRONIGA MBDICA MEOQCANA 

dias mds y el lesionado hablaba en secreto. Hoy estd cicatrizada la 
berida y comienza d hablar m£s claro y redo. Todos estos cambios 
ban sobrevenido desde el 12 de Septiembre hasta el 22 de Octubre 
que dur6 la curaci6n. Aun estd en el Hospital porque todavia no se 
le concede su alta. 

Ksta operact6n fu6 hecha sin cloroformo, aprovechando su es- 
tado comatoso. 

Saltillo (Coah.) J. Cabeli.0 y Sii,i,br. 



SECOION VII. 



I^^TOXjOO-I^ a-ElsTEK/^Xj 



La importancia de este modificador f isico ha side reconocida en todos 
tiempos y por todo el mundo. Los poetas, los fildsofos, los libros sa^prados, 
todos reconocen la acei6n ben6fica del sol sobre el organismo y algonos 
pueblos llegaron §l tener colto por el astro rey. En efecto, la lua obra sobre 
todos los seres animados de la creacidn, desde la planta al microbio, des- 
de el microbio hasta el hombre. 

La luz se compone de rayos quimicos, calorificos y luminosos, estos 
tiltimos, el amarillo y anaranjado, son los que obran sobre los vegetales y 
asf se expUca, por qu6 & la sombra de los grandes Wholes langoidecen las 
plantas, y por qu6 la luz verde que reciben les hace el mismo dafio que la 
oscuridad; para Prilleux, los luminosos son m&s acUvos, porque tienen 
brillo y son m§s intensos. Los jardineros obtienen lilas blancas, si po- 
nen las plantas en la obseuridad; por otra parte, el color es tanto m&s 
vivo, cuanto que la luz es m&a intensa; por esta raz6n las plantas alpinas 
tienen brillo y belleza que pierden en las llanuras, otro tanto sucede alde- 
cir de De Oandolle, con el anthyllis vulneraria que pasa del bianco al rojo 
p&lido y al purpura intense; el hibiscus mutabilis tiene flor blanca en la 
maiiana y roja en la tarde. La funci6n chloroflliana en lo^ vegetales, est6 
subordinada al agente fisico que estudiamos. 

El sol mata los microrg^nismos. Duclaux lo ha probado para el 7^**^- 
thrix acaher, y Arloing, lo ha demostrado con el BacUlua anthraciSf que ce- 
sa de multipUcarse 4 las dos horas de estar expuesto al sol de Julio. 

B6clard, en una serie de campanas de distintos colores, violeta, azul, 
roja, amarilla, blanca, verde, pone buevos de mosca y nota que los gusa- 
nos mUs desarrollados estin en las primeras, los menos en la (iltima y 
apenas en las intermedias. 

W. Edwards, en dos vasos llenos deagua, el unoopaco y el otro trans- 
parente, pone huevos de rana; en el primero se desarroUan menos blen que 
en el sefipuido. Moleschott, asegura que estos animales eUminan m&s &cido 
carb6nico en la luz que en la obseuridad, y Planten, en el cone jo obtiene 
id6ntico8 resultados. Aprovechando esta diminuci6n de las combustio- 
nes respiratorias en la falta de luz, los romanos cosian los p&rpados y 
ponfan en medio no claro k los animales que trataban de engordar: los mo- 



CBONICA MBDICA MBXICANA 109 

demos sojetan 6 las aves §l un exceso de aliinentaoi6n y las privan de Inz; 
& los palmlpedos les eztraen las ojos, los inmovUizan fijando con alflleres 
las membranas Interdigritales a l&minas de corcho y los mantienen slempre 
en la obscuridad; de esta manera se obtiene el foie gras. 

Pott ha demostrado que la cantidad de icido carb6nico eliminado, va- 
rfa con la especie de Inz; si para la blanca es de 100, en la amarilla es de 
175; 123 para la aznl; 93 bajo la influencia de la roja; 87 para la violeta. 

La laz inflaye tambi6n en el color de la plnma y el pelo, siendo m4s vivo 
en estfo qne en invierno; el dorso mas colorido que el vientre. En losplen- 
ronectos, el lado que mira al fondo es bianco: otras veces, el color armo- 
niza con el tono del medio en que se vive: plumaje sombrlo en las aves 
noctnmas, verde en las serpientes, por Ultimo, la fauna y la flora son m&s 
rieas y variadas del Polo al Ecuador. 

Bert piensa que los animales reciben id^nticas impresiones que el 
hombre por la luz, y los eclipses de sol provocan en ellos terror como en 
los pueblos nifios, espanto. 

La luz influye sobre la rapidez en la maduraci6n de los frutos; si se 
XK>nen & germinar semillas de una planta en un lugar alumbrado por el sol 
y en otro que no lo est^, se ve que aqu611os germinan m4s pronto que 6s- 
tos, crecen con mayor vig^r y los frutos llegan mlus pronto k su perfecta 
madurez; semejante es la acci6n que sobre los animales tiene la luz: los na- 
turalistas se ban fijado en los siguientes hechos : en la mayor parte de los 
animales, el dorso es de color obscuro y el vientre daro; entrelos rapaces 
los que son dlumos tienen colores obscures y los nocturnes pardos 6 casi 
blancos. En ning^n lugar hay animales mas blancos que cerca del Ecuador 
y de los Polos. Esto tiltimo, como se comprende, estli en relaci6n con la 
temperatura, pues el bianco es el peer conductor del oalor y en ambos 
cases es el m^ 6til, en el mucho frfo, para que el animal no pierda oalor 
f&cUmente y en el mucho calor, para que no tome el del ambiente. 

Si la cifra 100 representa la cantidad de ^ido carb6nico ezhalada por 
un hombre en la obscuridad, & 112 alcanzarfa si conservan sus ojos cerrados 
y el ouerpo en la luz, en tan to que si hiere su vista y no el cuerpo, la can^ 
tidad estsria representada por 114; mas si cuerpo y aparato visual son ilu- 
minados, entonces la cifra total sera la suma de las anteriores, 128. 

La temperatura del niiio se eleva de 0.1 & 0.5 cuando de la obscuridad 
se le Ueva k pleno dfa. 

La obscuridad es una de las causas m^ importantes de la anemia, de la 
e8cr6fula, de la tuberculosis en los mineros; ademds las tinieblas dan tris- 
teza y favorecen el suefio; cuando un rayo de sol es detenido por la es- 
I>esura de las nubes, entonces se adormece tristemente el organism o y 
nace la melancolfa; no sucede igual en los dfas daros y transparentes, que 
oonmueven el alma alegremente y hacen brotar suenos color de rosa y 
perla nficar. 

Los pueblos baflados por el sol son los mUs alegres del mundo; la ac- 
ci6n pl&Btica de la luz no tendrd. explicaci6n, pero es un hecho que las mu- 
jeres meridionales son las esculturales por excel encia, asf se acbaca & la 
laz una acci6n pULstica; las formas de todos los animales, incluyendo al 
hombre, dependen de este agente fisico; nunca se ve en las mujeres ingle - 
sas, ni de los lugares muy situados al norte, la belleza y redondez de for- 
mas que tienen las de los pafses m&s iluminados de la zona t6rrida. 

Es tan importante la acci6n de la luz, que basta mencionar cu&n dis- 
tinta es la floreciente salud de los detenidos de New Jersey, cuyas celdas 



110 CBONICA ICEDICA MBXICANA 

ven al Stir, de la miseria fl8iol6gica, de la oreciente anemia de aquellos de 
Trenton, ouya pri8i6n mira al Norte. No debemos olvidar la giganteeca 
cifra de escrdfulas y raquitismo en log paises riberefios y bmmoaos, con 
relaci6n k los continentAles. 

Leonard de Vinci, asegoraba que el bianco contiene todos los colores, 
doscientos afios antes que Newton; mas fa6 este insigne fisioo el primero 
que desoompuso la luz blanca con el prisma, y di6 el nombre de colores 
complementarios, k los que reunidos forman el bianco, reservando el de 
fundamentales, para los que pueden reproducir los* dem4s, como el rojo, 
el violeta y el verde. Es vulgar el conocimiento de las tres dases de rayos 
en el espectro: luminosos, calorfficos y qufmicos. La aotividad qnfmica 
y el6ctrica aumenta con la refrangibilidad; losrayos violetas son m&sen6r- 
gicos, los rojos mAs d6biles; los rayos mds refrang^bles son los ultra-vio- 
letas, los de mayor poder calorf flco, los ultra-rojos. 

Entre los accidentes producidos por la luz, se cuenta el eritema y la 
blefaritis; nadle ignora que por medio de anteojos azules 6 negros se evlta 
esta tiltima y que al nivel de las pecas no se observa el eritema que es 
provocado por los rayos qulmicos: violeta y ultra-violeta, como lo ha de- 
mostrado Bouchard, provocando la dispersidn del rayo solar en el prisma 
y viendo el eritema florecer en los sitios en donde los rayos qufmicos ban 
tocado la piel. Seg6n Bibes, la viruela deja menos cicatrices cnando el 
enfermo est6 colocado en un medio obscure; y en efecto, en las partes des- 
cubiertas del cuerpo la erupci6n es m&s confiuente. 

El 6rg^no que es impresionado mUs por la luz, es el ojo; si la recibe 
d6bil, se fatiga, dilata la pupila y trae lo miopia; si brillante y brusca, le 
irrita, le debilita y aun puede producir la abolici6n de la vista; (rel&mpa- 
gos) mas puede ser brillante y por algtin tiempo prolongado la que se re- 
fieja en suelo calcfireo 6 muro bianco, arena del desierto, reverberaci6n de 
nieve y entonces se observan las oftalmfas; la conjuntivitis y el lagrimeo, 
frecuente en los vidrieros y cocineros. 

Para Boll, se destruye en la capa de bastoncitos el rojo retiniano pro- 
ducido en la obscuridad bajo la influencia de la luz. Gzemy hace ciegos 
animales, concentrando rayos solares y nota alteraci6n en las membranas 
superficiales, debidas & acci6n refleja en la inervaci6n vascular 6 tr6fica. 
Le6n Faucault incrimina 6 los rayos qufmicos como autores de estos te- 
rribles trastomos y Hallopeau §l los amarillos y cree inocente al aznl. £1 
bianco, el rojo y el negro, fatigan mucho la vista. 

La luz artificial es mas irritante que la natural, y segtin Joeger Arlt pro- 
cora conjuntivitis, coroiditis y retinitis. 

Los tarabajoB de microecopio exponen 4 la amaurosis, & la retinitis cr6- 
nica y & la diplopia. 

La obscuridad .da reposo al cerebro y al aparato ocular, cuando es pa- 
sajera; hace insoportable la luz viva cuando la falta de ella es prolonga- 
da. Se ha dicho que los presos y dem^ individuos que viven en la obscuridad 
Uegan fi distinguir los objetos y k este prop6sito recordar^ que el cruel 
y voluptuoBO emperador Tiberio posefa estA cualidad propia 6 los felines. 

La luz impresiona directamente el ojo y la mejor vista es la de los 
montafieses, marineros y campesinos. 

Por acci6n refleja, provoca el estomudo 6 trae el suefio artificial,' 
conocido con el nombre de braidismo; en los predispuestos puede producir 
la catalepsia 6 la letargia. 

La accion de los rayos Roentgen, hace aparecer lesiones eritemato- 



CBONICA MBDICA MEZICANA 111 

sas, & voces ocasionan verdaderas escaras y modifloaciones en la iiutrici6n 
general, obrando sobre las eztremidades nerviosas. La terapdutica apro- 
veoba los rayos cat6dico8 en ciertas enfermedades. 

Las plantas sometidas & la luz, de dia y de nocbe, viven m&s aprisa; co- 
sechae de trigo pneden obtenerse en estas condiciones, en tres meses. 

El agente qae nos ocapa obra con energla prodnoiendo combinacio- 
nes, tal sncede con dertos cuerpos: el bidr6geno y el doro que en la obs- 
cnridad apenas se mezdan. 

La fotograffa utiliza la acci6n de la Inz sobre las sales de plata. De 
modo que desde los paf ses en que el tono mUs caliente y abrillantado, da & 
la vegetaoidn el paso del estfo, hasta las regiones en que una ligera niebla 
oculta los bordes del horizonte, todos neoesitan luz. 

Mexico. 

Dr. Bulman. 



SECCION XI. 



FIBRO MA UT ERINO, 

HISTERECTOMIA ABDOMINAL TOTAL. 



PBOCEDIMIENTO DOYEN. 

Hace ya dos aflos y medio vino 6 mi consulta la Sra. Candelaria P., 
quej4ndose de menstruaciones largos y frecuentes y de un ligero aumento 
del abdomen. 

Dioha sefiora contaba 38 aflos de edad ; habfa nacido y habitado siem- 
pre en M6rida ; era casada y multipara. 

Regl6, per primera vez, §l los trece anos, sin accidentes de ning^una cla- 
se. Di)0 que hacfa unos dos afios comenz6 & notar un pequefio abultamien- 
to en el bajo vientre; mas, como era completamente indoloro, no desper- 
t6 en ella la menor preocupaci6n. 

Doce meses despu^s de haberse dado cuenta de lo anterior, llam6 su 
atenci6n el que sus reglas fuesen mfis abundantes que de costumbre. Poco 
tiempo despu6s, no 86I0 eran m&s abundantes sino que no transcurrfan, en- 
tre una y otra, ni tres semanas. Proptisele un ezamen en la silla grinecol6gi- 
ca, examen en el cual descubrf la presencia de un tumor fibromatoso de la 
matriz. La sefiora se fu6, ofreci6ndo contestarme respecto al 6nico tra. 
tamiento Salvador que le propuse: lahisterectomia vaginal. 

Al afio se me present6 de nuevo, quejILndose de que las bemorragias 
eran ya mucbo m&s abundantes, y , lo que la inquietaba mfis a(in, eran der- 
tos sfntomas debidos 6 la compresi6n intestinal. 

Examinada de nuevo, en uni6n de mi distinguido compafiero el Dr. 
Arturo Urcelay, encontr6 un aumento notable del tumor, el cual se habfa 
dirigido hada arriba. 

Despuds de este segundo ezamen, opinamos que, en vista de las di- 
mendpnes del tumor, la histerectomfa vaginal, dada su menor gravedad, 



112 CBONICA MBDICA MBXIOANA 

estaba todavla indicada. La enferma, como es natural, eaquivd de nuevo 
mi proposici6ii, pensando, tal vez, qae el organismo obrando de una ma- 
nera impre vista y favorable Bobre la afecci6n que la torturaba, la libraria^ 
al cabo, de las angustias de una interyenei6n quirlbrgioa. 

Por fin, en los primeros dfas del mes de SepUembre tUtimo, se me pre- 
8ent6 rogandome la librara de aquel tumor que tantos sufrimientos le oca- 
sionaba, pues no solamente los sfntomas primeros se habfan recmdecido, 
sino que, ademds, no podfa ya caminar con libertad ni dedicarse & trabajo 
alguno sin experimentar grandes molestias. 

Al examinarlaesta vez, encontr^ el cuello muy elevado y oasi confun- 
dido con el tejido vaginal; los fondos de saco borrados por oompleto. £1 
tumor habla crecido tanto que, por el tacto vaginal, se le enoontrabapor 
encima del estrecho superior y por la palpaci6n abdominal hasta al nivel 
del ombligo. 

Con un fibroma intersticial de la matriz, cabe elegir entre los tres m6- 
todos siguientes : 1*" ligadura de las arterias uterinas i>or el m6todo de Mar- 
tin, de Chicago, 6 de Godzchauk; 2f* Histereotomfa Vaginal, y 3f^ Histerec- 
tomia abdominal total. En el caso presente, dada la gran elevaci6n del cue- 
llo y su casi de3aparici6n 6 atrofia, no era posible tratarla por ninguno de los 
dos primeros procedimientos; para exUrparlo tenfamos, pues, que hacer 
uso del tiltimo. Y como el tumor era s61ido y sin adherencias probables, en- 
tre los muchos m6todo8 aconsejados para ponerlos en pr&ctica, optamos 
por el de Doyen. 

Con este objeto, la enferma ingres6 d, mi Casa de Salud, seis dfas an- 
tes del fijado para operarla, con el finde prepararla convenientemente. Fu6 
sometida & una alimentacl6n muy nutritiva; administr&bansele bafios anti- 
B6pticos todos los dlas; se le hacla la antisepsia del tubo intestinal y mis 
especialmente del conducto vaginal. 

Hecho ya todo esto y listo ya nuestro instrumental, procedimoe 6 la 
operaci6n el dfa 27 de Septiembre 4 las 8 de la mafiana. 



Colocada la enferma en la mesa operatoria, comens68e la anestesia, 
que fu6 en extreme diffcil. Iniciada con doroformo, suBtlta768e dste por 
el 6ter, despuds de haber sido agotados 00 gramos del primaro; 800 gramos 
del seg^undo fueron suficientes para obtener y sostener la anesteafca oom- 
pleta. Puesta en segulda la paciente en la posici6n de Trendelembux^, pro- 
cedl 4 la operaci6n, que fu6 ejecutada de la manera siguiente : 

Incindf la pared abdominal, desde el pubis hasta cuatro oentfmetros 
por encima del ombligo, pasando por el lado derecho de dste. 

La inoisi6n fu6 hecha con lentitud, dividiendo capa por capa, piel, te- 
jido celular, mtisculos y aponeurosis, hasta lleg^ al peritoneo. Descubier- 
to 68te completamente, fu6 incindido en toda su longitud y sub dos hordes 
fueron tomados con pinsas de presidn, convenientemente distriboidaB. 

Estas primeras maniobras operatorias pusieron 4 nuestra viata el tu- 
mor, cuya cara anterior 6 parietal f u6 protegida con grandes compresas 
calientes, lo mismo que los bordes de la herida y el pubis. 

Tratibase ahora de extraerlo. 

Para esto hundi en su cara antero-fluperior una erina helicoidal y lo 
atraje hacia fuera y abajo. 

Sin embargo, §> pesar de este primer eafuerzo, la 6xtracci6n no tu€ oom- 
pleta: puse entonoes otra en la parte pdstero-superior del tomor, y ooa 



CROmCA MBDICA HBXICANA 118 

sa ayuda y ttrando siempre hacia fuera y abajo, el tumor fa6 colocodo di- 
rectamente sobre el pubis. Aplfcanse sprandes compresas calientes sobre la 
cara posterior (hoy casi anterior) del tumor, lo mismo que sobre los flan- 
COS. El paquete intestinal, recubierto ign^almente de compresas asdpticas, 
es cuidadosamente rechazado hacia arriba por uno de los ayudantes. 

Esta precaaci6n es esencialfsima, pues s61o asf se evita el enfriamiento 
y el contaeto con cualquier snbstancla extraSia foco de Innumerables g6r- 
menes infecciosos. 

Seguiase ahora la extirpaci6n del tufnor. Este momento es el mfis im- 
portante. Para obtener un 6xito completo, es necesario que su e]ecuci6n 
sea r&pida y que, ademUs, los ayudantes tengan una serenidad & toda prue- 
ba, paesto que la extirpaoidn se hace sin haber ligado previamente los va- 
SOS que irrigan la matriz. 

Describir6 detalladamente esta segunda parte de la operaci6n. 

Uno de los ayudantes introdujo en la vagina unapinza curva de 26 cen- 
timetros de largo y rigurosamente aseptisada: casi me parece intitil dedr 
que la vagina fu6 puesta, de antemano, en iguales condiciones de asepsia. 
La extremidad de la pinza dirigi6se en busca del fondode saco vaginal pos- 
terior, pues su objeto era determinarme lainsercidn de 6ste al cuello nterino. 

Dicho puiito es marcado por la eminencia que hace la pinza al nivel del 
fondo de saco de Douglas. 

A un centfmetro por debajo de esa eminencia, pas^, con ayuda de una 
aguja curva de Reverdin, un hilo de seda, cuyas dos extremidades fueron 
asegnradas con una pinza. Esta fu6 envuelta entre los pliegues de una 
compresa. ^ 

Este hilo, como se ver& en las (iltimas fases de la operaci6n, es suraa- 
mente (itil para el drujano. 

La eminencia formada por la pinza fu6 el punto de reparo de la inci- 
Bi6n que hicefi la vagina, al nivel del fondo de saco de Douglas. Esta inci - 
si6n di6 paso k la pinza hasta la cavidad peritoneal y, una vez en ella, tu€ 
anchamente abierta por el ayudante. 

Entonces introduje el fndice derecho, reconocl el cuello y tom6 con 
una pinza de dos garflos el labio posterior y con otra el anterior. 

Algunas tracciones hacia arriba colocaron el cuello uterino entre los 
labios del ojal vaginal. Para desprenderlo de sus inserdones laterales, me 
ba8t6 dar, al ras del tejido uterino, algunos cortes de tijera. 

Despufis de esto, pude, tirando fuertemente hacia arriba de las pinzas 
prendidas al cuello, poner bajo mi vista el fondo de saco vaginal anterior, 
el cual fu6 seccionado con las tijeras en el ptmto predso donde se hace la 
insercidn vaginal al cuello. 

Me faltaba toda via, para que 66te quedara absolutamente aislado, des- 
prenderlo de la vejiga. Lo conseguf , llevando hacia arriba el labio anterior 
del cuello uterino, y desprendiendo con mi pulg^ derecho la in8erci6n ve- 
sical. Inmediatamente la vejiga tom6 su posici6n anat6miea, y el cuello 
uterino se dirigi6 hacia arriba, enteramente aislado 

Introduje mi dedo fndice derecho entre los dos repliegnes peritonea- 
les anterior y posterior; busqu6 luego la inserci6n inferior del ligamento 
ancho y It su nivel, con el mismo fndice en forma de gancho, desprendf , 
rasgando fuertemente la pared uterina, el ligamento ancho derecho con sus 
anexos, el que encomend6 k uno de los ayudantes. 

En seguida desvi6 el tumor hacia la izquierda, desprendf de la misma 
manera que su.oongdnere el ligamento izquierdo y, al mismo tiempo que el 



114 CBONICA MEDICA MEXICANA 

tumor era recog^do por un ayudante entre los muslosde la operada, yo to- 
m6 con mi izquierda el ligamento recidn liberado. 

Para comprobar el aserto de Doyen, hice soltar los dos ligamentos, y 
vimos, con 8ati8facci6n, que no habla hemorragia, y esto, sin haber hecho 
la hemostasis previa. 

Procedimos entonces g. la del campo operatorio. Bien seoada la cavi- 
dad peritoneal por medio de oompresas esterilizadas; snstitaidas las pri- 
meramente oolocadas endma de los tejidos expnestos por la operaci6n; 
abrigados 6stos de nuevo (con excepci6n de los ligamentos anchos) por 
otras compresas, hidmos las ligaduras, sigoiendo siempre la t6cnica del 
Dr. Doyen. Hice la ligadura del pedfculo faera del anezo, primero, en ma- 
sa y despu^s, por transflxi6n; liga6 cada mitad por detras de aqa611a, de 
tal manera que resultaron cuatro ligaduras para los dos pediculos. Despu6s 
de esto, separ6 los anezos, seccionando los tejidos & muy pequeila distancia 
de las ligaduras. Cort6 tambi6n, & ralz, los cabos de los hUos que, en el pro- 
cedimiento original, son pasados i>or la herida vaginal para ser extraidos 
m4s tarde. 

Seg^a la clausura de la cavidad peritoneal pelviana. 

Despu^s de haber limpiado cuidadosamente el hueco de la pelvis, tun6 
de las ligaduras vaginaJes puestas al principio del 2p tiempo^ Esta manio- 
bra puso a descubierto los labios vaginales anterior y posterior, los que unf 
primero con pinzas y luego con cinco puntos de sutura. Los repliegues 
peritoneales pelvianos fueron asimismo suturados, en hilv&n, con sedaflna, 
teniendo el cuidado de pasar los pediculos por detr&s de su hoja parietal 
entre ella y la vagina suturada, quedando asf cerrada por completo esta 
cavidad. 

Pas6 luego & Buturar las paredes abdominales. Para esto, las grandes 
oompresas que protegfan los intestines fueron reemplazadas por otras pe- 
quenas. Hice colocar & la enferma (que hasta este momento guardaba la 
posici6n de Trendelemburg), en la posici6n horizontal, y sutur6 con seda 
el piano sero-aponeur6tico, procurando haoer la coaptaci6n m4s perfecta 
posible. En un segnndo piano, el tejido celular y la piel fueron suturados 
con crfn de florencia. Las oompresas oolocadas al comenzar este tiempo, 
fueron extraidas i medida que estas paredes se cerraban. 

Faltaba solamente proteger la herida operatoria, lo cual se hizo de la 
manera mas sencilla: oompresas esterilizadas, secas y calientes; despu^s, 
capas de algod6n hidr6fllo, ig^nalmente est^ril, y por Ultimo, una vendade 
franela. 

La vejiga fu6 evacuada con una sonda de crista!, y para reanimar cuan- 
to antes §l la enferma, se le hizo una inyecci6n en el tejido celular subcu- 
taneo de cada nalga, de 20 gramos de suero artificial Cherron, con todas 
las precaudones necesarias de asepsia. 

£n seguida fu6 colocada en la oama que adem&s de los cobertores ne- 
cesarios, tenia botellas de agua caliente, convenientemente distribuidas. 

La operaci6n dur6 una horay media: 20 minutos para la anestesia com- 
pleta, 10 minutos para la extirpaci6n de la matriz fibromatosa, y una hora 
para los detalles: ligaduras, limpieza y sutura de las paredes abdominales. 

El despertar de la operada fu6 facil y sin ese gran malestar que por lo 
comtin producen las aoestesias de alguna duraci6n. Como se quejara de 
fortlsimos dolores en el bajo vientre, se le hizo una inyecci6n de morflna 
con la que desaparecieron aqu^Uos. 

Por la tarde, el estado de la operada es el siguiente : temperatura, 39"", 



CBONICA MEDICA MEXICANA 115 

pnlsaciones, 100. No se queja del mfis leve dolor, pero hay basca y ha te- 
nido algunos v6mifco8. Para calmar estos ligeros accidentes se le adminis- 
tra t6 caliente con ron. Evacuase la vejiga. 

Dia 28. For la manana: temperatura, 38 , pulso 90, contlntian los v6- 
mitos. Prescrfbense bebidas heladas. 

Por la tarde; temperatura, 38', pulso 90, fuertes dolores en todo el 
vientre, timpanismo. Antes de media hora, la operada expulsa gran can- 
tidad de gases por el recto, y en el acto desapareci6 aquel falso estado de 
gravedad, a pesar de esto, se le coloca una bolsa de hielo al vientre. 

Dfa 29. Por la maSiana: temperatura, 37y^^, pulso 84, estado general, 
muy bueno, han cesado los v6Qiito8 y la enferma ha dormido bien en la no- 
che. Por la tarde, temperatura, 37, pulso 80, estado general, inmejorable. 

Desde esta fecha hasta el dia 4 de Octubre, la operada se ha mantenido 
bien, nutri^ndose, eso sf, exdusivamente de liquidos. 

£1 dia 6 se quitan los puntos de sntura del vientre; todas las funciones 
son normales y se le prescribe alimentaci6n 861ida. Los dias subsecuentes 
f ueron cada vez mejores, la operada comienza a pasearse por la casa hasta 
que el dia 11 de Octubre fu6 dada de alta, completamente buena.d) 

La matriz extirpada & trav6s de una incisi6n de 22 centimetros, tiene 
del fondo al cuello 19 centimetros, di&metro transversal 13 centimetros, 
peso 1,360 gramos. Abierta por su medio, se ven diseminados en sus pare- 
des y bien incrustados en 6stas, un gran ntimero de fiibromas de tamafio 
variable, desde el de una avellana hasta el de un lim6n. 

A esta mi seg^unda Histerectomia abdominal total, asistieron los Sres. 
Dres. Eudaldo Ferraez, Gonzalo Pat, Manuel Palomino y Joaquin Aceve- 
do, fi quienes doy las mis sinceras gracias por la eficaz ayuda que me pres- 
taron en ella. 



Durante mi ^tima breve temporada en Europa, tuve ocasi6n de pre- 
senciar los trabajos quirtirgioos de un gran ntimero de notabUidades. En- 
tre ptras eminencias cientiflcas, pre8ent6seme aca8i6n de tratar personal- 
mente al ilustre cirujano de Reims. Este, con galanteria y amabilidad suma, 
invit6me & verle operar, y en la primera histerectomia abdominal que 
practic6 en mi presencia, confieso que no me di cuenta de su m6todo ope- 
ratorio. iTal fu6 la ligereza del cirujano! 

Por primera vez en mi vida vi realizado el axioma, Cito, tuto et jucunde. 
T el m6todo de Doyen vaJia la pena de ser conocido. 

Para conseguirlo, suplic&mosle practioara alg^inas con menos rapidez. 
El bondadoso cirujano, accediendo & nuestra demanda, practic6 alg^inas 
oon cierta lentitud; entonces fu6 cuando nos dimos cuenta del bjllisimo 
procedimiento que economiza tiempo y sangre. 

El mismo Doyen nos expuso en breves palabras las razones anatomo- 
fl8iol6gica8 en que est& basada la operaci6n. Como complemento al case 
presente y para evitar que sea calificado de atrevimiento quirurgico, dar6 
& conocer a mis lectores las razones de aquel cirujano. 

La mayor parte de la sangre que riega la matriz, viene por las arterias 
uterinas. Este primer hecho anat6mioo hace comprender la inutilidad com- 
pleta de la ligadura de las utero-ovMcas en cualquier punto de su trayecto. 

(1.) Al mes de la operacion, ezamlnamos A la operada y vimoB que los nudos de los pun- 
tos de sutara vaginales puestos en la operacidn, del lado de la cavidad pelviana, estaban ya 
del lado de la vagina. Fueron eztirpados en el acto, sin ninguna novedad. La herida vagi- 
nal estaba completamente cicatiizada. 



116 CSONICA MSDICA MBXICANA 

Aun mas: podria decirse que es perjudicial, pues ligando en maaa, co- 
mo 86 hace comdnmente, se aprisionan hasta las venas, y por lo tanto, se 
evita el reflujo de la sang^e veuosa de la matriz hacia las venas de los li- 
gamentos anchos. 

De aqui resulta que al desprender aqu611a de bus inserciones, la sangre 
aprisionada en su seno inunda stibitamente el campo operatorio. La san- 
gre derramada de esta manera es lo menos de den gramos. 

Otro he6ho ignalraente favorable al procedimiento es el quesigue: los 
vasos arteriales, al desembocar en la matriz para formar esa hermosa red 
circulatoria que la baSia en todos sentidos, no lo hacen en forma de tron- 
cos notables, ni siqniera en forma de arteriolas, sino en la de oapilarea 
bastante flnos. Esto explica ya en parte, la falta de hemorragia, cuya au- 
seneia se acabar& de comprender si se recuerda que dichos vasos son des- 
garrados al ras del tejido uterino, desgarradura cuyo efecto es obligar It las 
paredes arteriales & recogerse sobre si mismas, y por lo tanto 4 producir 
una obstrucci6n inmediata. 

Ademas, al levantar el tumor para dirigirlo hacia el pubis, las arterias 
uterinas son comprimidas, en cambio, las venas son dilatadas. Por consi- 
guiente, en tanto que el curso de la sangre arterial es cortado, la corrien- 
te venosa tiene amplia salida. El tumor entonces arroja toda su sangre 
negra a las venas ligamentarias. 

Estas circunstancias naturales son sin duda, acrecentadas por la maes- 
tria y rapidez del cirujano. S61o unidos estos dos factores se consigue que 
al desprenderse el titero est^ completamente exangUe y la p6rdida total de 
sangre para la enf erma sea relativamente pequefia. 

Yo tengo la satisf acci6n de decir que en mi operada anduve mny feliz, 
pues al soltar los pediculos, apenas unas gotas de sangre saltan de los va« 
SOS enroscados sobre si mismos. 

La hemostasia previa tiene tainbi^n otro inconveniente: en casi todos 
los procedimientos se comienza por la parte superior del ligamento ancho 
y, como se hace con ayuda de pinzas, hay que escalonar dstas hasta en- 
contrar hacia abajo las uterinas y ligarlas. Tanto acumulamlento de instru- 
mentos peijudica grandemente las diferentes maniobras de la eztracci6n 
y muchas veces su presencia es completamente instil. 

Hay un hecbo patol6gico que no ha dejado sin duda de infiuir en el 
animo de Doyen. Es el de que en los tumores de los 6rg^nos no todos los 
vasos signien el crecimiento de aqu^Uos. S61o las venas se desarrollan en 
raz6n directa con 6stos; las arterias casi permanecen estacionarias. 

En efecto, en todos los quistes y tumores uterinos que hemos tenido 
ocasi6]^ de operar, nos ha llamado la atenci6n el pequeiio calibre de las ar- 
terias en relaci6n del tamano de los tumores que alimentan, en cambio, 
siempre hemos admirado el gran ntimero y el volumen considerable de las 
venas que serpentean sobre un tumor uterine 6 sobre un quiste ovfirioo de 
algn^na dimensi6n. 

Segtin Doyen, este procedimiento es aplicable a todos los casos, y en 
apoyo de su aserto cita numerosas observaciones de fibromas multiples 
engastados en el centro de la matriz, sin que esta circunstancia hubiese si- 
do suflciente para proscribirlo. 

En una revista mensual (i) que Uega Sl nuestras manos, hemos visto co- 
rroborada la opini6n del cirujano de Reims, por la no menos autorizada del 

(1) "Bevue de Gynecologic et de Chirurgie abdominale."— Paris, 1808. 



CBONICA MBDICA MBXICANA 117 

Dr. Easenio GntifiiTez. Este, en on brillante trabajo, cita 13 observaciones 
de tomorea fibromatosos. Adem&s, 6 casos de flbromas complicando el em- 
barazo. Dos peraonales y tres de otros aatores. En estos cin<$o casos prac- 
tic68e la histerectomia abdominal total (previa operacidn ces&rea) por el 
prooedimiento Doyen. Todos con 6xito satisfactorio. 

Todoel que lea el magnlfloo trabajo del Dr. Gnti6rrez, no podr& menos 
que admirarse de las ventajas qne reporta, en estos difioillsimos casos, la 
histerectomia abdominal total precedida se entiende de la operaci6n ces&- 
rea. Tanto mas caanto que el miamo Dr. Gutierrez publica una desconso- 
ladora estadlstica de las operaciones obstetricales pracUcadas en esta dase 
de distocias. 

En la de Silsserott, de Rostock, encontramos 147 casos de prefiez com- 
plicada de flbromas, de los cuales, 61 que fuer6n diversamente operados, 
dieron G3 mtiertos: 33 mujeres y 30 niSos. La estadlstica de Gusserow no 
es menos 8ombrfa« En 228 mujeres de 6tero miomatoso y prenadas, la mor - 
talidad fu^ de 50%, en 147 nifios fu6 de 66%, 13 mujeres sucumbieron sin 
haber podido parir. 

En cambio, en la estadlstica del Dr. Gutierrez vemos que de 13 histc- 
rectomfas abdominales, 12 ban tenido el 6xito mas complete, y aun el f ra- 
caso del d6cimo tercero lo atribuye & cansas agenas al procedimiento. 

To, para terminar con un elogio a ^te, 861o dlr6 que, gracias & 61, he 
yisto coronada por el 6xito mAs complete mi primera histerectomia abdo- 
minal total practicada hace apenas un afio, y esto, 6, pesar de que, por un 
error de di&gn6stico, no pude practicarla de una manera completa. 

En cambio, el presente case creo que ha llenado todas las exigencias 
de ejecuci6n, y al darle pnblicidad no me inspira la sed de gloria sino el 
aian de que sea un poderoso estimulo para que otros emprendan esta dase 
de trabajos. 

No se me oculta que, quien tal hiciere, tendr4 que luchar, no s61o con 
las dificultades inherentes 6. la materia misma, sino tambi6n con las des- 
ventajas del lugar; pero tambi6n estoy firmemente convencido de qne no 
hay nada insuperable para un esplritu &yido de triunfo. 

M6rida, Enero 20 de 1899. Ricardo Saubi. 



SECCION XVII. 



TEie/^I^ETJTIO^ 



LAS RUTINAS_ENJERAPEUTICA 

DE CIERT08 PREPARADOS FABMAGEOTICOS T DE CIERTOS ESTDDIOS EN FABHACUL 



Ta dencia, el saber del medico, sus ideales y esperanzas todas en el 
medicamento se condensan. Pureza de dste y dosis predsas se necesitan 
para salvar del naufragio de la vida k tantas existendas doblegadas por los 
agentes pat6genos, {cuantas veces ignorados! 

La «^wt.ignA. Farmacia presentaba al mddico sus estramb6ticas compo- 
aidones obededendo & su 6poca, y el mMico por tal motivo, tenia que re- 



lis CBOKICA HBDICA HEXICANA 

cetarlas caando no inventaba otras, tal vez mis irraoionales, siendo esto 
excusable en aquel entx>nce8, por no saberse con certeza ni la acci6n del 
medioamento ni sos dosis. 

Los avanoes en Terap6atica; el arsenal farmao^utico de que se dispo- 
ne en la actoalidad; el conocimiento de la acci6n y dosis del medicamento, 
han hecho que dia 6 dia se eliminen los electuaries, conservas y otros maa 
medicamentos gal^nicos, reemplaz&ndolos por los alcaloides, los sneros, 
los hidrocarbnros, etc. etc., que bajo la forma de grfinulos, inyeociones hi- 
pod6rmicas, obleas, c&psulas y otras formas, son administrados en canti* 
dades siempre iguaJes hasta el efecto terap6utico; mas esto no implica la 
necesidad de elimlnar la forma de administraci6n del medicamento por 
cucharadas, por cucharaditas 6 por medidas anllogas: sintlendo no estar de 
acuerdo con el muy ilustrado compafiero el Sr. Dr. E. L. Abogado en lo re- 
lativo de su estudio Rutinas cenburables en TBaAPtuncA. 

£1 medicamento por sf mismo indica la manera como deba adminietrar- 
se al interior; asi los alcaloides aisladamente recetados, no tienen otra maa 
k prop68ito que la del granule, pasando k pfldora si se le agregan otros pre- 
parados que aumenten su volumen; los polvos insolubles en el agpia como 
el Salol 6 de mal sabor como las sales de quinina, se adaptan bien en Ta- 
bloides para tomarlos como pfldoras 6 lo que es mejor en obleas, en c&psulas 
6 envueltos en papel Usuyo. Polvos simples 6 compuestos hay que por su 
mucho volumen, por su poco 6 ning6n sabor 6 por cualquier otro motivo, 
se administran en los Uamados papeles dividitodolos en fracciones, hasta 
donde se pueda iguales, Uevando cada cual la dosis del medicamento que 
se quiera. A no dudarlo, estas formas farmac6uticas son las que se prestan 
como mis ezactas para la ingesti6n del medicamento ; pero mientras existan 
en el arsenal de Farmacia medicamentos If quidos, que como el agua de laurel 
cerezo, el acetato de amoniaco, el gUcerofosfato de sosa y el Creosotal, 
etc. etc., piden un vehfoulo liquido aprop6sito 6 por si solos, como los vinos 
medicinales, toca al medico calcular si se administran en dos 6 mas do- 
sis que salgan con exactitud relaUva, y para el efecto, bien oonocidas son 
las medidas que tienen marcadas: cucharcidaSjmedias cucharadaa y cucha- 
raditas, representando respectivamente 20, 10 y 5 gramos. Pero lo frecuen- 
te en la pr&ctica es encontrar cucharas, de variada capacidad y en su de- 
f ecto otros utiles anfilogos que k primera vista no debieran emplearse no sien- 
do asf , pues del mismo modo exacto es, si se procura que en el volumen 
del Ifquido recetado, se encuentren un nUmero determinado de volUmeneSf 
que representen cada uno la capacidad del Util que se empled y en los que se 
enderre la dosis del medicamento que se desea administrar. Compr^ndese 
desde luego, que al m6dico toca saber qu6 cantidad de medicamento deba 
disolverse en el vehlculo k propdsito en su conjunto, para que el enfermo 
ingiera con exactitud la dosis terap^utica. 

En nombre del progreso y por suplirse con ventajas, si deben elimi- 
narse de la prescripci6n facultativa los cocimientos y las infusionbs. Me- 
dicos hay atin que las formulan por rutina unos, y otros por rutina 6 ig- 
norancia en su confecci6n. Efectivamente, desde la oflcina de Farmacia 
expl6ndida en su aparato, hasta los cuchitriles, sarcasmos de boUca, que 
ostentsn ese r6tulo, puede aseg^urarse, no cumplen bien haciendo el cod- 
miento que la ciencia ordena, ni mucho menos la infusi6n. Raro ser& que 
el farmac^utico, cuando lo halla, practique 61 mismo esas operaciones, que 
son m&s bien hechas por los dependientes y— qu6 digo— por los dom6sticos. 
Rafces, hojas, flores frescas 6 secaa, viejas 6 nuevas, con polvo y otras 



CBOmCA MBDIGA UBXICAKA 119 

saoiedaides, todo es ig^oal para el prIUstico en materia de cocimiento 6 de 
iiifcuai6n; qne se pierda el principio ar6inatico; que se disuelva 6 n6 el prin- 
dpio amiliceo, nada importa. Pr&cticamente, estos tan indecentes prepa- 
radoB son los qne el medico que los reoeta, hace tomar §l bus enfermos. El 
a^uadestilada y en estoB tiempos esterilizada, con mucflago en cases necesa- 
rioBy debe ser el tmico vehfcnlo para saplir al cocimiento 6 inf usi6n en donde 
9e pueden diaolver lo8 mismos principioa, que con aquellos procediroientos 
se qoieren eztraer. 

Respecto del pasado, progpreso vemos en la Terapdntica actual; gran- 
de lo pidpamos y con embeleso se^mos en su desarrollo las belllsimas y 
nunca bien ponderadas f6rmulas de la Quimica at6mica del presente; 861o 
en loB libroB de Farmacia poco se observa de ese progreso que en todos los 
ramoB del saber se alcanza. Tiempo es ya de ir quitando de sn estudio los cal- 
dos y tisanas; los renombrados electuarios, oonservas, apozemas y otros 
varios preparados, que en la pr^tica por sn inntilidad se ban desechado. 

No hay raz6n para estudiar en la Farmacia los coliriosy enemaSy coluto- 
rios y otros que toca directamente en Terap6utica, pues el farmac6utico lo 
que debe hacer es el confeccionar el preparado seg6n las reglas que la 
Giencia indica y signar segtin lo ordene el m6dico. Dejemos el estudio de 
las tabletas y pastillas; los extractos, tinturas y alcoholatos; emulsiones, su- 
positorioB y otras formas farmacduticas, pues son los elementos utiles, como 
con galana forma lo indica el muy erudito compafiero antes citado, hablan- 
do de la Farmacia gal6nica que ^'ha perdido su preponderanda y va hundi^n- 
'' dose en los abismos del pasado de los cuales ya nunca podr& emergir. So- 
*' bre ese inevitable nauf ragio ban flotado y flotar&n los elementos utiles y 
'^ valioBOB que posef a, para servir de piedra angular en el grandloso edificio 
^' que los obreros oontempor&neos y nuestros p68teros levantaran & la Te- 
" rap^utica del porvenir." 

Oaxaca de Ju§.rez, 2 de Octubre de 1899. 

Db. Manuel de Esesarte. 



LAS PRESCRIPCIONES MEDICAS. 



Con el mismo tftulo que sirve de epigrafe al presente artlculo encon- 
trar&n nuestros lectores, en la Secci6n XXIV, otro, de nuestro inteligente 
y estimado amigo el Sr. Prof. D. Juan B. Calder6n, en que muy §. la ligera 
sefiala y comenta deflciencias, prdcticas y rutinas que es tiempo ya de co- 
rregir y modificar. 

Cada uno de los puntos que rUpidamente indica, merece tratarse con 
algtm detenimiento, y abrigamos la esperanza de que muchos de esos pun- 
tos, de indiscutible interns, ser&n en breve tratados con la extensi6n que 
merecen por el Profesor Oalder6n, uno de los miembros mils distinguidos 
y honorables del Cuerpo Farmac6utico Mexicano. Su notoria competencia 
y BU larga prfictica al frente de una de nuestras mejores f armacias, dan & 
SUB apreciaoiones un valor y una justiflcaci6n que nuestros lectores apre- 
dar&n debidamente. 

Sobre los puntos abordados en ese articulo y cuya ampliaci6n espera- 
mos de la misma pluma, s61o dos van k ocupar nuestora atenci6n por breves 
momentos, el uno porque secunda y corrobora nuestras ideas sobre la ne- 
cesidad urgente de eliminar las rutinas en Terap6utica, y el otro porque 



1^ CBONICA MEDIC A MEXICAN A 

pone sobre el tapete una cae8ti6n que exteusamente tratamos hace algd* 
no8 aSios en otra publieaci6n m^dica de la Capital: la caesti6n de doHs. 

De exprofeso pasamoa por alto lo referente k las notorias inoompa- 
tibilidades que con frecuencia y por desgracia se notan y resaltan en mn- 
chas presoripciones faoultativas. Las mezolas hetero^neas de los aceitee 
medicinales, con el laudano, por ejemplo, que con justicia censura el 
Sr. Oalder6n, ir&n poco §k poco desapareciendo del arsenal terapdntioo 
profesional, para Ingresar deflnitivamente al arsenal de las comadres de 
vecindad, que ya prescriben con donosa suficiencia el '^cocimiento bianco 
con gotitas de l&udano endulzado con jarabe de goma" y el maravilloso 
"blUsamo tranquilo con opodeldoch; " terap6utica populaohera, del g^nero 
chico padi6ramos llamarle, que figura dignamente al lado de la del g€nero 
bufOj como los '^polvos de coral preparado" para el parto,los '^chiquiado- 
res de piel de vfbora" para toda cefalalgia 6 "basura de las cnatro esqui- 
nas" para las convulsiones ecl&mpticas de los ninos. 

Censurando con acierto la inoportunidad con qne se prescriben los 
medicamentos en dertas formas, dice el Profesor ya citado: ^'A cada mo- 
"mento estamos viendo recetar la consabida infuaidn de sen para confec- 
"cionar una lavativa que hay que aplicar §l un enfermo atacado de 
<<congesti6n cerebral, y esto en las altas boras de la noche y ouando ea 
^'preoiso encender fuego y despertar & los sirvientes de la farmacia." 
Es 6sta una verdad inconcusa que emana, como en otra ocasidn lo hemos 
aflrmado, del imperio que ejerce a(in en nuestras dfas la rutina. 

Las infusiones que se obtienen extrayendo las partes solnbles de los 
vegetales por medio del agua hirviendo, poseen sin duda una acci6n medi- 
camentosa; pero este elemento principal de las tisanas es una de las pre- 
paraciane« de la farmacia gal6nica, destinadas en nuestro concepto k 
desaparecer. No negamos de un modo absolute que ejerzan alguna aoci6n 
terap^utica, puesto que muchos de los principios actives de las plantas 
que frecuentemente se emplean, son solubles en el agpia, pero sf afirma- 
mos que estos preparados merecen m&s a^n que otras muchos severfsimos 
reproches, por su vaguedad, por su inconstancia, por su variabilfsima 
energfa, por su alterabilidady hasta por el modo especial con que gene- 
ralmente se preparan. Esto Ultimo nadie podri neg^lo, es desconsolador 
y tiene algo de cocinerfa; pues para preparar la infu9i6n de hojas de na- 
ranjOj vehfculo cUisico de toda poci6n bromurada, la infusion en hinojo 6 
Tnanzanilla en tisanas estomEquicas 6 antidisp6pticas, preparanse por el 
mancebo de botica, tomando ad libitum una pulgarada (une pinc6e) de las 
hojas 6 floras 6 rafz del vegetal pedido. S61o cuando se trata de plantas 
muy activas como la digital, se cuida en las farmacias de pesar el polvo, 
polvo que k su vez tiene una riqueza distinta del aicaloide que es la base 
de sus propiedades medicamentosas caracterlsticas. 

^^1m infusiones mlU eficacesy apetecibles, por lo sugestivas," — decia- 
me hace poco un inteligente compafiero, — *'son las preparadas y minis- 
'^tradas cariSiosamente en el hogar por los miembros de nuestra familia." 
Y es esa la verdad En una terap6utica cientifica y rigorista nunca podr4n 
ser aceptables preparaciones de desconocida actlvidad, de preparaci6n 
caprichosa, de incierta composici6n, de efectos anodinos, y em las cua- 
les el aroma grato del aceite esencial desempefia el papel mlU inflaente 
para su aceptaci6n y permanencia indebida en el respetable y severo grupo 
de medics curativos 6 profil^ticos de la terap^utica modema. 



CRONICA MEDICA IKEXICANA 121 



* * 



Por falta de espacio ya en el presente ntimero, no abordamos el se* 
gundo panto que el Prof. Calder6n inicia y que es, mas atin que el de las 
infuaiones, de palpitante interns 6 innegable importancia. 

La cuesti6n de doaia debe estudiarse oon toda atenci6n y calma porque 
entrana y exije radicales reformas, ya en el C6digo Sanitiuio vigente, ya 
en las Farmacopeas que sirven de norma al encarg^o de preparar las 
f6rmula8, que precepttian los llmites estrechos unas veces y amplfsimos 
otras, a que debe sujetarse la administraci6n de los medicamentos, sin to- 
ner en cuenta la extensa gama de las idiosincracias, de los estados mor- 
bosos especiales, de las constituciones y receptividades de los enfer- 
mos, etc., etc. 

Cuesti6n tan interesante merece tratarse en articulo especial que re- 
servamos para el n^mero pr6ximo, pues hoy que la Terap^utica esta 
siendo m&s que nunca el preferente objeto del estudio del Cuerpo Medico 
del mundo entero, es indispensable dilucidar puntos como el presente de 
tan notoria trascendencia. 

Dr. E. L. Abogado. 



SECCION XXIV 



LAS PRESCRIPCIONES MEDICAS 



Recorriendo el programa de la enseiianza m6dica que se imparte en 
nuestra Escuela Nacional de Medicina, 6 Inquiriendo alg^nos datos acerca 
de la enseSanza especial de Terap6atica, no hemos encontrado el m&s leve 
indicio que demuestre la preocupaci6n del cuerpo docente de la primera 
Escuela M6dica de la Repliblica, por ensefiar & los alumnos que m^s tarde 
seran nuestros medicos, la manera pri<;tica de formular los medicamentos. 

Numerosfsimo es el'arsenal de medicinas que el medico necesita utUi- 
zar, variadisimas las propiedades ffsicas de estos medicamentos y muy 
grande a la vez que complicado el cuadro de incompatibllidades que pre- 
sentan. La teorfa hace conocer las unas y la otra, pero la retenci6n en la 
memoria es tan diffcil, que s61o largos afios de practica pueden hacer fa- 
miliares esos escoUos de la Terap6utica, y sin embargo, el farmac6utico 
los vence en un lapso de tiempo cien veces menor que el qae tarda el me- 
dico en hacerlo. Esto que a primera vista podrfa parecer parad6}ico se ex- 
plica facilmente, pues a cada paso, a cada memento, tiene a la vista las 
propiedades fisicas de los medicamentos y lab reacciones quimicas que le 
ensefian la Incompatibilidad entre unos y otros. 

Las diversas formas farmac6uticas que el medico aprovecha para ad- 
ministrar las medicinas, se encuentran Intimamente ligadas con las pro- 
piedades ffsicas de dstas y con su mtitua incompatibilidad. Los polvos muy 
voluminosos no se pueden recetar en capsulas fi obleas, ni tampoco esta 
forma se puede utilizar para las substancias delicuescentes 6 que atacan 
estasenvolturas, y sin embai^o, fnnumerables^ veces hemos visto prescribir 
bromuro de sodio en capsulas gelatinosas y veinte gramos de carbonate de 
magnesia en ocho 6 diez obleas. A diario se presentan casos en que medi- 

12 



122 CRONICA MEDICA KEZICAKA 

camentOB cuya adminiBtracci6u debe tener cierta y determinada ezactitacl 
como el Bulfonal, se recetan en vehiculos que no pueden disolverlos, y ya 
no llama la atenci6n por la f recaeneia del caso la variedad de esas mezdas 
heterog^neas de aceites medicinales con laudanos, tinturas, esencia de tre- 
mentina, etc , etc., que se separan a pesar de toda clase de esfuerzos y que 
no pueden emulsionarse. 

Mas grave es atin la incompatibilidad de los medicamentos recetados, 
puesto que afecta la acci6n del medicamento, anulando el fin que se pro- 
pone el f acultati vo 6 produdendo efectos enteramente distlntos. Larga, may 
larga es la llsta que podriamos citar de las recetas que ban pasado por 
nuestras manos presentando este gravisimo inconveniente, pero la omiti- 
mos por no creer necesaria su relaci6n. 

Si al estudiante de medicina se le diera en una f armada un curso prac- 
tico de lo que pudi^ramos llamar conocimiento de los meijicamentos y de 
las formas farmac^uticas en que ^stos pueden recetarse, los defectos que 
hemos mencionado desaparecerfan y con ellos una multitud de inconve- 
nientes que perjudican al mismo m6dico, al farmac6utico y al enfermo. 

Por otra parte, la asistencia del estudiante de medicina a una farma- 
cia, le haria conocer los inconvenientes con que el farmac6utico tropieza 
cuando una fdrmula est6. mal escrita 6 tiene que aplicarse en ciertas y de- 
terminadas circunstancias, lo mismo que las trabas impuestas por la ley 
para el despacho de ciertas recetas. 

Para f ormular, el m6dico necesita no solamente completa calmay pru- 
dencia que evite caiga en un error de pluma generador de graves males 
para el enfermo, por la diflcultad para el farmac^utico de conocerlo y 
apreciarlo, sino que tambi6n es precise que la escritura sea clara y per- 
fectamente legible. 

Becordamos el caso de un f acultaUvo que habiendo tenido intenci6n de 
prescribir una sal de quinina para inyecciones hipod^rmicas, pre8cribi6 
una sal de morflna, y cuando el farmac^utico trat6 de que rectiflcara la for- 
mula, como aqu61 crefa tener la seguridad de haber recetado quinina, sin 
ver la receta orden6 se despachara, ocasionando la muerte del enfermo. 

La escritura ileg^ble de las recetas trae consigo errores, si se cree in- 
terpretar exactamente lo escrito, 6 dilaciones que perjudican al enfermo, 
si la lectura es dudosa, y por esto hay que correr hora tras hora en busca 
del facultative que descifre el enigma. 

En ciertas y determinadas circunstancias la elecci6n de la forma far- 
mac6utica tiene gran importancia. En los casos en que urgentemente hay 
que aplicar un medicamento, no debe el m6dico recetar infusiones, coci- 
mientos 6 medicamentos de larga y dilatada preparaci6n ; debe abreviar lo 
m&s que le sea posible las manipulaciones farmac6uticas, ayudando asi & un 
pronto y eflcaz despacho que en muchos casos puede contribuir ala salvaci6n 
del enfermo. A cada momento estamos viendo recetar la consabida infu8i6n 
de sen, para confeccionar una lavativa que hay que aplicar £ un enfermo 
atacado de congestidn cerebral y esto en las altas horas de la noche y cuan- 
do es precise encender fuego y despertar a las sirvientes de la farmacia. 

Hay que agregar alin lo que dispone el Codigo sanitario para el despa- 
cho de las recetas que lleguen a las farmacias con dosis extraordinarias 6 
en forma anormal. El m6dico en muchas ocasiones necesita recetar dosis 
que pasan de las acostumbradas como cuando se trata de aplicar morflna 
& individuos habituados a 6ste medicamento, pero el f armac6utico no tiene 
manera de saberlo, y ajust&ndose k lo que marca la ley, corre en buaca del 



ORONICA MEDICA MEXICANA 123 

facultativo para rectiflcar la dosis, el Uempo pasa, el enf ermo desconfia 
del m6dido y del farmao6utico y este tiltlmo redbe casi siempre el perjui- 
do, poes el diente recofce su receta, temeroso de una equiyocad6n, dlfi- 
cultad material para despachar la f6rmala 6 carenda de la snbstancia 
pedida. 

Otros muchos inconvenientes qne el mMico esta n>ay lejoa de poder 
palpar, ocurren §l diario en las farmadas, y si de ellos no nos ocupamos 
es por no hacer m&s largos estos breves apuntes, pero creemos que con lo 
que dejamos dicho serd. bastante para demostarar la necesidad de que los 
estudiantes de medidna concurran & una farmada para estudiar practica- 
mente los medieamentx>8, sus f ormas f armac^uticas y la manera practica de 
obviar las tarabas que se presentan; todo esto en bien de la misma eiencia 
m6dica y de los enfermos. 

Juan B. Oalderon. 



SECCION XXVII. 



DE LA 

PRENSA MtoiCA MEXICANA 

Gaceta MMIca. — Peri6dico de la Academia N. de Medidna.— Tomo 
XXXVI.— Ntim. 19.— Octubre 1« de 1899.— Un artlculo del Sr. Dr. Olvera, 
intitulado: ^'Alg^unas palabraa sobre el suiddio" y otro del Dr. E. Acosta, 
de la Habana, intitulado: <'Un caso de difteria grave," en el cual se obtuvo 
la curad6n por las inyecciones del suero preparado en el Laboratorio de 
aquella dudad. Tiene de notable la observaci6n, haberse inyectado al nino 
(cuya edad olvid6 el autor) 100 c. c. de suero, cuyo potendal es de m&s de 
500,000 unidades equivalentes & 600 gramos del suero franco, cuyo poten- 
dal es de 100,000 unidades. Las inyecdones fueron hechas en 5 dfas: 
20 c. c. por cada una. Ins^rtase en seg^da el dictamen de la Coniisi6n 
respectiva sobre la Memoria remitida por los Dres. F. Abrego y Daniel 
M. V61ez; el cuadro que condensa las Observadones en que se apoya la 
Memoria presentada & concurso y el Directorio de la Academia N. de Me- 
didna para el afio de 1899 a 1900, por el Dr. M. S. Soriano. 

La iKilsma. — Nfim. 20. — Octubre lo de 1899. — En este nfimero se in- 
serta el Acta de la sesi6n solemne del l*" de Octubre de 1899; la Resena de 
los trabajos de la Academia en el afi«> de 1898-99, por el Dr. L. Troconis 
Alcal6, y el Discurso de clausura, por el Preside nte de ella. Dr. L. E. Ruiz. 

Aiiales del Institiito Medico Nacional.— Tomo IV:— Ntim. 4.— 
Abril de 1899. — En este ntimero, Ultimo que hemes recibido, hemes lefdo, 
ademas de los Informes de los trabajos ejecutados en el '' Institute durante 
ese mes, un trabajo del Sr. Dr. E. ArmendSris, intitulado: ''Las diflcultadeH 
de la experimentaci6n," en que se describe el mane jo del aparato de 
Kronecker para el estudio de la circulad6n en el coraz6n de la rana 6 la 
tortuga, dando utilisimas indicaciones para el buen 6xito de los ezperi- 
mentos. 

El Sr. Dr. S. Sosa recomienda el uso del zapote bianco 6 sus prepara- 
dones farmac^uticas en el reumatismo. 



124 CBONICA MEDICA MEXICANA 

Re vista de Anatoinia Patol6grica y Clinicas. — Tomo IV. — 
Ntim. 14. — Octabre 15 de 1899. — En este nlimero se inseita, como trabajo 
original, el intitulado: ''Las ciencias naturales y la mediaina actual," por 
el Sr. Dr. Lavista, artlculo intereBantisimo que, por los mismos pantos que 
toca, se resiste & ser extractado. En su Bevista de Prensa M6dica Extran- 
jera, sobresale un estudio sobre la dsto-EhUerostomiaj del Dr. A. Prest, de 
Paris. 

ReviHta MMica.— Tomo Xll.— Nfim. 7.— Septiembre 16 de 1899.— 
Como artfculo original, hemos lefdo: ''Un caso de lnfecci6n gastro-lntes- 
tinal ag^dfsima en una niiia.— Guraci6n," por el Dr. Samuel Garefa, de 
Jalapa. 

El tratamiento empleado en este oaso, fu6 enteramente correcto & 
nuestro juldo, y linicamente manifestamos al estimable compaflero que 
hace tiempo abrigamos la misma creencia de que, las eyacuaciones ver- 
des origmadas por la administracldn del calomel, pueden emanar de la in- 
yecci6n intestinal resultante 6 generada por el bacilo de Lesage. 

Lia misma,— Tomo XII.— Ntim. 8.— Octubre l^" de 1899.— En este nti- 
mero se inserta un trabajo de nuestro apreciable amigo y colaborador el 
Dr. Carlos Oovea, intitulado: "Notas sobre la epidemia de Fiebre Amarllla 
en Ciudad Victoria, Tamaulipa8,"en el cualsig^epaso&paso la marchade 
la invasora plaga, dividiendo las formas observadas en tres categorlas: 
primera, benigna; segunda, medianamente grave; y tercera, grave. 

Los medios profilicticos que el autor juzga mejores, son: l^* La inco- 
municaci6n absoluta, si posible fuera, 6 la de la via f^rrea, cuando menos; 
6 2* Permitida 6sta, el establecimiento de una cuarentena de observaddn 
de 5 dias en la Estaci6n Gonzilez para pasajeros y empleados; servicio de 
dobles trenes que, & la distancia de un kil6metro, se detuviesen en dioha 
Estaci6n, sin cambio de empleados, para el transporte de pasajeros ya in- 
munes; y de8infecci6n de equipajes y mercancias procedentes del Puerto 
infestado. 

Enteramente acertadas juzgamos esas medidas. 

Boletin del Conscjo Superior de Salubridad.— ^* Epoca.— 
Tomo v.— Ntim. 3.— Septiembre 30 de 1899.— Ins^rtanse en este cuademo 
los informes relativos §l las medidas que deben aoeptarse para impedir la 
propagaci6n de la Fiebre Amarllla, en las cuales se discuten y aoeptan los 
medios que las eminencias m^dicas de todos los paises ban reconocido 
como los m6s eflcaoes y en los que campea la erudici6n y el empefio de 
sus autores. 

La EHciiela de Medici tia.— Tomo XV.— Ntim. 5.— Octubre 1* de 1899. 
— Como articulo original hemos leido un trabajo del Dr. Quevedo y Zu- 
bieta, en que tras una introduccl6n en que hace justas apreciaciones sobre 
la vida m6dica y los casos de clfnica corriente que, siendo de una Util en- 
sefianza, pasan desapercibldos entre nosotros, consigna varies casos de 
cuerpos extraSos en el ex6fago, que son los que mILs frecnentemente se 
presentan i. nuestra observaci6n, por ser en el organismo el canal m&s 
expuesto i. recibirlos. 

Sig^e el resultado de la discu8i6n habida en el seno de la Sociedad 
"Pedro Escobedo," con motivo de la cue8ti6n suscitada en San LuisPotosi 
entre los Dres. G. Pagenstecher y M. Otero, entrafiando puntos cientfflcos 
y deontol6gico8, que prudente y correctamente se resuelven all!, habiendo 
elegido el Dr M. Uribe y Troncoso la forma epistolar. 

Termina con la Re vista M6dica Extranjera. 



OBONICA MBDICA MEXIOAKA 125 

Ija misma.— Ndra. 6.— Octabre 16 de 18»9.— Dos artfculos originales 
letdos ante la Sociedad "Pedro Escobedo," hallamoB en este niimero. El 
primero pertenece al 8r. Dr. G. Parra, y se ocupa de un "Procedimiento 
para la reuni6n de dos c#os del intestino,'' proponlendo en vez del bot6n 
de Murphy 6 el de Franck un tubo hecho simplemente con unahojade gre- 
netina enroUada y que sirve de apoyo para hacer una sutura r&pida y se- 
gura, disolvi^ndose en seguida en breve espacio de tiempo, es decir, no 
exponiendo & los peligroB de una oclu8i6n. Aunque para aceptar incondi- 
clonal y definitlvamente este procedimiento falte adn'la 8anci6n clfnica 
debemoB decir que es en eztremo sugestiva la idea, que te6ricamente 
llena los requisitos debidos y que, si en la pr&ctica no surgen deflciencias 
que £ primera vista no se encuentran, puede ser ^sta la 8oluci6n precisa 
del problema. L% impresidn que ese procedimiento nos ha causado, es tan 
favorable, que no vaoilariamos en aplicarlo, esperando que el Sr. Dr. Parra 
prosiga bub ensayos con la risuefia espectativa de merecido triunfo. 

Contlnlia, en seguida, un concienzudo trabajo,titulado: "Oontribuci6n 
al estndio de la aortitis abdominal," por el Dr. R. Oaraza, en que despu^s 
de la sintomatologia de la afecci6n y su diagn68tico diferencial con algu- 
nas de las enfermedades con que es facil equivocarla sin un examen cui- 
dadoBo, se ocupa del tratamiento que ha Uevado & buen t6rmino los casos 
por 61 observadoB. 

Anales de Oftalmologia.— Tomo II.— Nlim. 4.— Octubre de 1899.— 
En este ilustrado colega que cada dla obtiene m&s la aceptaci6n y el con- 
curso de los especialistas, vienen dos artfculos originales, el uno titulado: 
"Las nuevas teorfas de la visi6n," de su laborioso Director el Dr. Uribe y 
Troncoso, y el otro de nuestro infatigable amigo 6 inteligente colaborador 
el Dr. Jo86 de J. GonzHlez, de L6on, titulado: "Nota acerca del valor tera- 
p^utico de las instilaciones de quinina en las afecciones supurativas del 
segmento anterior del ojo," en el cual recomienda el uso de la 8oluci6u 
del clorhidrato neuiro para obtener la reabsorci6n del exudado supu- 
rativo en ciertas ^ceras comeales, en los abscesos quer&ticos y en el hipo- 
pi6n. 

Ija Farmacia.— Tomo VIII.— Ntim. 10.— Octubre 16 de 1899.— Un ar- 
tfculo original del Prof. Juan M. Noriega, "Consideraciones sobre la Va- 
lencia de los cuerpos," y una nutrida Re vista de la Prensa Extranjera del 
ramo. 

El Progreso Medico.— San Luis Potosl.- Tomo I.— Nfims. 4, 6 y 7, 
de Mayo 16, Junio 16 y Julio 16 de 1899. — En estos ntimeros, ^Itimos que 
hemes recibido, hemos hallado dlversos artfculos, todos originales de los 
ndembros del Cuerpo M6dico Potosino, entre los cuales apuntaremos el 
nuevo "Case de miopfa de 20 dioptrias corregido por la extirpaci6n del 
cristalino," por el Dr. A. F. Velasco; "La revacunaGi6n en la Tos ferina," 
por el Dr. A. F. L6pez, en que se preconiza este recurso, citando en apoyo 
varies cases clfnicos; "Difteria y Herpes Zona," por el Dr. I. Gama, en 
que relata un caso de difteria curado, segfin 61 y seglin nosotros que hemos 
tenido la suerte de observar casos analogos, con el sulfuro de calcio; "Ci- 
rugla Craneana," por el Dr. J. Oabral y Aranda, en que se refiere una ob- 
Bervaci6n muy interesante, y, en la cued, la acertada y justa interpretaci6n 
de los sfntomas condujo & una oportimfsima intervenci6n quirtii^ca que 
Balv6 al enfermo; ''Un caso de endocarditis infecciosa," por el Dr. M. O. 
SUva, bien descrito y notable por algunas particularidades de su origen y 
marcha,y que nos recuerda las excelentes conferencias de Jaccoud publi- 



126 CRONICA MEDICA llEXICANA 

cadaB en su '^Clinique M^dioale de la Piti6," de 1886-86, en qne magistral- 
mente aborda esta cue8ti6n, agotindola con su incomparable sentido 
clfnico; <'Un caso de trepanaci6n/' por el Dr. H. Uzeta, cnya concisa y 
Clara de8C8ipci6n nos hace presenciar el caso int^esante referido; termi- 
nando con la alocusidn del Dr. Alonso y el discurso del Dr. Pagenstecher 
en la inauguraci6n del '^ Consul torio Quirfirg^co Gratuito," en.esa Ca- 
pital. 

Boletiii de Uigriene — Organo del Consejo Superior de Salubridad 
del Estadode Mexico, Toluca.— Tomo V.— Ntim. 12.— Agosto 15 de 1899.— 
En este ntimero, tilUmo que nos ha visitado, conduye un (itil tarabajo del 
Dr. V. Domingpiez Roea, sobre '^Higiene escolar," y "Una epidemia de vi- 
ruela en el Estado y el servicio de Delegados," por el Dr. R. Marin. Allf 
encontramos tambi^n un articulo de nuestro particular amigo el Sr. Dr. A. 
Qarcia del Tomel, intitulado: "Indicaoiones curativas,'' tomado (aun 
cuando no se ezprese su orfgen) del ntim. 8, torn. II de la Cfrcnioa MMica 
Mexicana, correspondiente al V de Febrero del aSio en curso. 

E. L. A. 



SECCION XXVIII. 



DB LA 

PRENSA MEDICA EXTRANJERA. 

El aire liqiiido en Medicliia y Ciriigia.— (T^e Medical World.— 
Philadeiphia, Oct. 1899.) 

El Dr. White aplica ei aire liquido de dos maneras en el tratamiento 
de las lesiones extemas (tilceras, antrax, abscesos, etc.) A. — Pulveriza- 
ci6n muy fina; y B. — Sumergiendo un martillo en el liquido y aplicandolo 
despu^s en el punto por tratar. El primer modo es de elecci6n, cuando se 
quiere que no sobre venga p6rdida de substancia. Los tejidos sometidos k 
un frio tan intense ( — 834 ) se ponen inmediatamente blancos, insensibles, 
y cuando se dividen no escurre una sola gota de sangre; silaaplicaci6n ha 
durado unos cuantos segundos los tejidos recobran rapidamente su color, 
despu^ se congesUonan y en tal estado permanecen algtin tiempo; en 
menos de un minuto de spray la piel se pone dura como el hielo, pero si 
se tiene culdado de no prolongar la acci6n y la parte afectada no es una 
extremidad de los miembros. al cabo de pocos minutos la circulacion se 
restablece y los tejidos continfian viviendo. 

Se ha empleado con 6xito el aire liquido en el tratamiento de la ciati- 
ca y las neuralgias, como abortive de los abscesos y f urtinculos y para lim- 
piar la super ficie del antrax. El Dr. White concluye dioiendo que tenemos 
razones para esperar gprandes beneficios del uso de este liquido en el 
tratamiento de lesiones superficiales cuya curaci6n ha resistido al miamo 
bisturf. Es de opini6n que su uso en la medicina (enfermedades del pul- 
m6n, reducci6n de la fiebre, etc.), abre un amplio horizonte para el por- 
venir. 

£1 tratamiento heroioo de la ci^tica.— Oon este titulo da & cono- 
cer el Dr. John S. Purdy sus observaciones sobre el tratamiento de la da- 



CROmCA MEDICA MBXICANA 127 

tica con las embrocaciones de ftcido dorhfdrico puro al nivel de las regio- 
nes adoloridas. (The Auatralasian Medical Gazette, — Sidney, August 2l8t., 
1899.) Reflere el autor que este nuevo procedimiento yi6 la luz ptiblica 
en la Semaine Midioale y fu6 experimentado con 6xito por los Drs. 
Bonrlier y C. Qennatas en Francia y por £. Radzikowsky. Consiste en 
ontar el 4cido en la plel, curar la quemada con ungUentx> de 6xido de zinc 
y empaque algodonado; la segunda aplicaci&n se hace 4 las 24 horas y si 
hay necesidad de una tercera 6 aun cuarta se dejan pasar cinco dfas. No 
es muy dolorosa la aplicaci6n. Para diferenciar la oi&tica de un tumor 
maligno del nervio recuerda el sig^o de Babinski, p6rdida del reflejo del 
tend6n de Aquiles en la primera y su conservaci6n en el segundo. En 
todas sus observaciones no se ha hecbo esperar el resultado m^ brillante. 

A prop68ito de do8 cases de bocio exoftiilnilco, hace observar 
el Dr. A. Salivas en La DoHmHHe (V ann6e No. 8,)« que su tratamiento 
deja mucho que desear no obstante la larga lista de medios y agentes 
preconizados en todas partes. En los dos cases que describe, otros trata- 
mientos hablan fracasado y entonces acudi6 §l la administraci6n de la 
trinidad dosim^trica combinada con el glicerofosfato de cal, en el primer 
case y con el alcanfor monobromado y el sulfidral en el segundo. En el 
primero el resultado no se ha hecho esperar y el enfermo ha entrado 
francamente en vfas de curaci6n. En el segundo la enfermedad era frusta, 
faltaba la exoftaln^ y el estado de la paciente era ya de los mas graves; 
sin embargo bajo la influencia del m6todo y la medicaci6n impuestos, la 
mejoria aunque lenta ha sobreveuido y hay esperanzas de que prosiga. 

Orquitis como manifestacidn primaria de los OreJones.~El 
Dr. Landon B. Edwards reflere varies cases de esta afecci6n y llama la 
atenci6n de los practices que muy & menudo la dejan pasar inadvertida. 
En ninguno de los cases not6 acci6n venerea ni traumatismo que pudiera 
explicar una enfermedad del contenido del escroto. Todos han side obser- 
vados durante las epidemias de orejones y los sfntomas fueron los siguien- 
tes: calofrfo, elevaci6n de la temperatura, cefalalgfa, n&useas, crecimiento 
y dolor del testfculo; al seg^undo dfa aument6 esta hinchaz6n dolorosa 
permaneciendo los dem&s sintomas y afiadi^ndose abundante sialorrea 
principalmente de la par6tida; sin remisi6n notable empezaron & decrecer al 
sexto dfa y para el noveno los sfntomas de infecci6n habfan desaparecido, 
quedando todavfa por setenta y dos horas los f en6menos testiculares. Si 
las glandulas salivares fueron afectadas secundariamente, solo en un case 
se hicieron notables sus lesiones hasta dominar la escena. Como trata- 
miento se administr6 al interior la fenacetina, el salol y la digital con 
marcadas ventajas^ y en el testfculo doloroso se aplic6 una papilla de tabaco 
y despu^s algod6n absorbente empapado en una soluci6n de cioruro de 
amonio y sostenida con un vendaje suspensorio apropiado. Parece que en 
ningtin case ha sobrevenido alteraci6n del funcionamiento de las glkndu- 
las esperm&Ucas. — The Journal of the American Medical Aaaociation, — Chi- 
cago, October 14, 1899. 

C. ViESCA Y LOBATON. 

* Nuevo procedimieiito para reduccion de las luxaciones del 
hombro. — (Thelwall Thom&s.—IAverp. Med, Chirurg, Jour,y Med. Rev, 
Septiembre de 1899). — Se sienta al enfermo; un ayudante pasa unp de sus 
brazos adelante del enfermo y pone la mano sobre la extremidad de la 
clavfcula y el acromi6n del lado luxado ; el otro brazo pasa por detrto del 



128 CRONICA MBDICA MEXICANA 

enfermo y con la mano correspondiente flja el borde azilar del om6pla- 
tx>. El cirujano pone el antebrazo del lado enfermo en &n£^o recto sobie 
el brazo ; con una mano comprende el puSio del enfermo y la otara apoya- 
da en la porci6n inferior y posterior del brazo. Entonces se oomienza i. 
hacer tracciones continuas, suaves y aostenidas hacia afaera; cuando el 
brazo ha llegado 4 la horizontal, se termina como en el procedimiento de 
Kocher y se conserva la mano del enfermo atada al cuello. 

Seg^n el autor, es aplicable esta prficUca & todas las variedades de esta 
laxaci6n, haciendo ligeras modificadones para cada una de ellas. Algunas 
veces la tracci6n requiere para ser constante, que el cirujano coloque sub 
pies cerca del asiento del enfermo de modo que el peso de su cuerpo, nn 
poco inclinado hacia atr&s, contribuya 6 la tracci6n. La manipulaci6n es 
indolora y no requiere cloroformo. Con este procedimiento se evita ser- 
virse del pie para la reducci6n. 

A. Bbnavides. 



Kevista Mensual de Ginecologria, Obstetricia yPediatria, 
de Burdeosy Tom. I, Septiembre de 1899.— Esta interesanteybien 
escrita publicaci6n francesa, trae dos trabajos del Dr. G. Tieux, uno rela- 
tivo a la conducta que debe observarse durante el perfodo de expulsi6n en 
los casos de preBentaci6n de y^rtice y en que estudia principcumente el 
memento mas oportuno para romper la bolsa amni6tica, cuando despu6s 
de dilataci6n completa del cuello, dicha ruptura no se hace espont&nea- 
mente. Este artfculo terndnara en su pr6ximo nlimero. El segundo se re- 
flere 4 la cnestidn tan importante y aebatida del tratamiento de las he- 
morragias retaro-placentarias 6 sea por despegamiento de la placenta 
normauLmente insertada. Publica la observaci6n de un caso de esta natura- 
leza en que los sfntomas fueron los tfpicos de este despegamiento y de la 
hemorracda consecutiva y la conducta por 61 observaaa, que consisti6 en 
ruptura de la bolsa y dilataci6n manual del cuello, para hacer la extrac- 
cion del producto lo m&s rapidamente posible. 

Comienza la publicaci6n de un trabajo original del Dr. Q. Ohavannaz, 
sobre el tratamiento de las lesiones uretro-renales en las cancerosas ute- 
rinas y de cuyo estudio daremos un resumen cuando sea terminada la 
publicaci6n. 

Publica adem&s un resumen de las sesiones liltimas de la Sociedad de 
Oinecologfa, de Obst^trica y de Pediatrfa de Burdeos y otro del rapport 
presentado por el Prof. Hnard al Congpreso de Amsterdam sobre la ope- 
raci6n cesarea y sus relaciones con la sinfisiotomfa, la craniotomfa v el 
parto premature artificial en que, como debe ya esperarse, se desarroUan 
las ideas ya bien conocidas entre nosotros, del Dr. Pinard. 

En su Boletin se encuentran en extracto artfculos interesantes sobre 
Obstetricia, Ginecologla y Pediatria, de yerdadero interns. 

J. D. E. 



NOTAS. 



Testimonio de agrrodecimiento. 




niables companeros que nos nan remitido el yalor de la subscnpci6n para 
ayudar al sostenimiento de nuestra diflcil empresa. A las listas publica - 



das, hoy agregamos los siguientes norabres: 

Sr. Dr. D. Juan Oabello y Siller, de Saltillo, y Dr. Jesds Lozano Gon- 
zalez, de AUende (Coah.): Sr. Dr. D. Santos Medina, de Juchipila (Zac.); 
Sr. Dr. D. Jes^s Nito, de Celaya (Gto.); Sr. Dr. D. Santiago Zambrano,de 
Monterrey y Sr. Dr. Nicollis Zuazua, de Zuazua, (N. L.) ; y Sr. Dr. D. 
Francisco Bulman, de Mexico. 



TOMO III. 



MioaOO, 1" DB DiOIBMBBB DS 1899. 



Num. 6. 



GRONIGfl MEDIGfl M&XIGflNfl 



REVISTA DE MEOICINA, CIRUQIA Y TERAPEUTICA 

(■•PiCIALHCNTI ALOALOIOOTIIIAMA V MMOTIflAFIA) 
V 

ORQANO DELCUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DK. eNRIQUe L. ftBOGftDO. 



It 



witMMo cofmrtPONoiCNTE DC LA SOCIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS.*' 



Dr. Barr^lm, Mannel. — Jefe de Oliniea 

de Obstetricia de la E. IT. de Med. 
Dr. Doqae d(* F^trada, Juan. — Bx-Jefe de 

Clinica de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Dr. M4>Jfa, Deini*tTlo.— Profeaor de Clinica 

Interna (3er. ano) de la B. N. de Med. 
Dr. T«*JedH, Carloa. — Prof esor de Clinioa 

Infantil de la E. N. de Med. 



Dr. Vteqaex 06inex, FranolMoo. — Profesor 

de Patologia Externa de la E. N. de Med. 
Dr. ZArrani>, Fernando. - Profesor adjunto 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Prof. Alfonfto HArr<*ra.— Soc^i^n de Qni- 

mica, Farmacia i Hfstoria Natural. 
Prof. Mannol G. Aragdn.— Seccidn de Me- 

dioina Veterinaria. 



SUMARIOi 

Bbociom VII.— Los Agentes Patogenos y el Organismo, por el Dr. Eduardo P. Lamicq, Me- 
xico.— Sbccion XVII.— Teraj>dueica.— Terapeutomania, porel Dr. Carlos Tejeda, M6xico. 
— D6sis Medicamentosas y Dosis M&xima, por el Dr. E. L. Abogado.— Sbccion XIX.— La 
difteria en Coahuila, por el 8r. Carlos Viesca y Lobat6n.— Sbccion XXl.—Medicina Ke- 
teHnaria.— Cdlicos del caballo, por Manuel G. Aragdn.— Sbccion XXII.— Quimiea y Far- 
mcuna.— Otro agente terap^utico, porel Dr. F. Sol^rzano A., Mexico.— Sbccion XXVIl. 
— Bevista de la Prensa M6dica Mexicana, E. L. A.— Skccion XXVIII.— Revista de la 
PrensaMddica Extranjera, por'los Srea. C. Viesca y Lobat6n, A. Benavides y M. Znbieta. 
— Notas. 



SECCION VI r. 



LOS AGENTES PATOGENOS Y EL ORGANISMO. 



Desde los tiempbs de Hip6crate8 se sabe que la enfermedad ''as la lu- 
oha del organismo contra el principle morboso.'^ Asi es que en toda enfer- 
medad hay do8 elementos que considerar: el uno es el organismo atacado 
y el otro es el micro -organismo 6 agente causal de la enfermedad. 

£1 primero al ser atacado desarrolla siempre en su defensa ciertos fe- 
n6meno8 de orden reflejo y que constituyen en su conjunto su modo reac- 
clonal. Oada 6rgano tiene su modo reaccional que le es propio y 6ste se 
desarrolla siempre que el 6rgano sea atacado por un agente pat6geno, va- 
riando sdlo en la intensidad de sus manifestaciones, pero permaneciendo 
fundamentalmente el mismo en todos los padecimientosdel 6rgano. Consti- 
taye, pues, un elemento constante y comtin en todas las enfermedades de 
dicho ^gano. 

El segundo, por el oontrario, es un elemento esenoialmente variable, 
slendo & 61 & quien corresponden los signos diferenciales de las distintas 
enfermedades de oada 6rgano. Asi, por ejemplo, si el intestino delgado e« 



130 CBONICA MBDICA KBZICANA 

atacado por el bacilo de Hay em (diarrea verde) 6 por el de Prior (c61era 
nostras, )Bobrevendri la diarrea en ambos casos (modo reaceional del intes- 
tino delgado); pero los caracteres de las evaoaaciones, su coloraci6n, eto., 
son distintx>s en ambos al grado de poder constituir dos enfermedades 
perfectamente distintas. Pero no siempre los caracteres diferenciales de 
las enfermedades se encuentran tan bien marcados y aun en muchfsimos 
casos, si estos caracteres exlsten, aun no los conocemos. Asf, por ejem- 
plo, si la veslcula pulmonar es atacada por el bacilus de Friedlander 6 por 
el neumococus de Fraenkel, sobrevendra en ambos casos, el modo reaceio- 
nal de la vesfcula pulmonar, es decir, tos, e8pectoraci6n caracteristica, en 
una palabra, el cuadro que conocemos con el nombre de neumaiila , en cuanto 
irlos caracteres dinicos diferenciales de cada uno de esos micro-organismos 
nos son desconocidos, teniendo que recurrir a la bacteriologla si deeeamos 
hacer esa dif erenciaci6n. El problema se complica todavia m^s cuando inter- 
vienen lo que se ha llamado asociaciones microbianas, es decir, cuando en 
laproducci6n de una enf ermedad han intervenido dos 6 mUs micro-organis- 
mos siendo entonces dificil y aun 4 yeces imposible saber que parte del 
proceso corresponde a cada uno de los agentes pat6genos. 

Ahora bien, ^cu^ sera el papel del m6dico a la cabecera de los enf ermos? 
Haciendo abstracci6n por el memento del empirismo, m6todo al que fre- 
cuentemente se estH obligado i. recurrir, diremos que los esfuerzos del me- 
dico se dirigir&n k ayudar al organismo y ^combatir, siempre que esto sea 
posible, al agente pat6geno. Esto Ultimo presenta grandes dificultades por 
lo comfin insuperables, pues los antis^pticos generales que tan brillantes 
resultados han dado en sus aplicaciones directas 6 locales son del todo in- 
suflcientes 6 ineficaces en sus aplicaciones indirectas, es decir, cuando se 
necesita el que hay an sido previamente absorbidos por el organismo enfer- 
mo. Asi, por ejemplo, los mercuriales son indudablemente antis6pticos po- 
derosos, y sin embargo se ha visto desarroUarse la neumonfa en individuos 
en plena 8uturaci6n mercurial y con su estomatitis correspondiente. 

En vista de esta deficiencia de los antis^pticos generales, habrfa que 
combatir aisladamente cada agente pat6geno, pero desde luego, se com- 
prende la inmensa diflcultad que habrfa para combatir de esta manera S, to- 
dos los agentes pat6genos, pues se necesitarfa no solamente conocerlos & 
todos, sino tambito conocer los signos dfnicos que correspondan a la pre- 
senoia de cada uno de ellos en el organismo humano y conocer adem^ la 
substancia 6 medio que los destruye, sin danar al organismo por ellos in- 
vadido. Ciertamente que en estos ^Itimos tiempos se ha hecho algo en este 
sentido, pues no s61o se han descubierto muchos micro-organismos pat6ge- 
nos, sino que tambi^n por medio de la seroterapia li otros medios se ha 
conseguido yencer £algunos de ellos. Pero si eomparamos el pequeSEo nti- 
mero de los agentes patogenos, que ya podemos combatir de esta manera, 
con el ndmero casi inflnito de los que atin no conocemos, 6 lo's conocemos 
imperfectamente y sobre todo de los que aun no sabemos con qu6 se com- 
baten, se comprendera desde luego que aun tienen qu6 transcurrir tiem- 
pos bien largos, antes de que la cienda m6dica logre satisfacer esalndi- 
caci6n. 

Felizmente este desideratum de la ciencia m^dica, es satisfecho diaria- 
mente por la naturaleza. En ef ecto, como deciamos al comenzar este artlculo, 
en las enfermedades la naturaleza lucha, y ahora agregaremos que lucha 
casi siempre con 6xito, como lo demuestran el gran ntimero de enfermeda* 
des que con 6 sin intervenci6n de la ciencia m^dioa, curan siempre, y mu- 



CRONIOA MBDICA MBXICANA 131 

chos casos de enfermedades cuya gravedad es bien conoclda y que sin 
embargo, ban curado sin que el enferrao haya tornado medicina algpuia. En 
esto reside indudablemente el secrete de algunos ^xitos de la bomeo- 
patfa. 

^Cu&les son los medios de que se sir ve el organismo para veneer al agen- 
te pat6g^no? Oiertamente no es posible a^n sefialar todos los medios H que 
recurre la naturaleza eu estos oasos, pero es indudable que el sistema ner- 
vioso es el principal elemento para la defensa org&nica. Ya en trabajos 
anteriores be manlf estado la iniportancia y la utUidad de loareflejosen 
las enfermedades ; (i) serf a pues intitil insistir sobre la necesidad de conocer- 
los bien, cuando menos para no combatir estos esfuerzos curativos del 
organismo. 

En resumen, vemos que en toda enfermedad intervienen siempre dos 
factores que son el agente pat6geno y el organismo. El primero en la in - 
mensa mayorfa de los casos es dificU y aun imposible, cuando menos en la 
actualidad, de ser combatido directamente, pues no s61o varfa con eada en- 
fermedad sino que el mismo padeeimieut9 puede serproducido por diver- 
sos micro-organismos, y aun en algunos eomo pasa en la dif teria es f recuente 
la a80ciaci6n microbiana. El segundo por el contrario, deaarrolla constante- 
mente un modo reaccional que fundamentalmente es aiempre el mismo 
para oada trgaaio, cualquiera que sea. el 6 los micro-organismos que lo ata- 
qnen, proporcionfindonos aaf una base 861ida para el tratamieuto, pues si 
en un caso dado no sabemos qu6 es lo que debemos combatir, si sabemos 
cuando menos qu6 es lo que debemos respetar por ser 6til para la defensa 
del organismo, con lo que 4 lo menos no haremos un mal al enfermo que 
se ha conflado a nuestros cuidados Uenando asf el primer precepto de Hi- 
p6crates ^^primumnonnocere,^^ 

Dr. Eduardo P. Lamioq. 



SECCION XVII. 



te!i?.^:peitjtio.a. 



TERAPEUTOMANIA. 



En M6xico no se concibe el medico sino recetando; es preciso de todo 
punto el consabido Ricipe, seguido de f6rmula y aun de f6rmulas polifar- 
mdcicas m&s 6 menos irracionales, k veces no solo intitiles, sino dafiosas, 
para que el Galeno y la familia del enfermo queden satisfechos. Aqu61 se 
retira despidi^ndose carifiosamente de la familia, con la conciencia de 
haber llenado su cometido, es decir, recetar, aun cuando no haya hecho 
diagn6stico; y 6sta, queda contentfsima, porque ademfis de que el me- 
dico es carinoso y simp^tico, di6 muchas esperanzas y recetS iQu6 con- 
ducta tan anticientffica por una parte, y qu6 p^sima educaci6n mMica 
por la otra! 



(1) Lamicq. — Trattulo de laa eniermedades del aparato digeatWo. 



182 OBONIOA MBDXCA MBXICANA 

Si no hay receta, no hay medico ni tampoco honorarios: h6 aqof la 
tristfsima condici6n de los que en M6xico ejercen la mfis noble de las pro- 
fesiones. Y no debemos qnejamos de semejante estado social, porqae & 
mi entender, las f amilias tienen bajo este punto de vista, la educaci6n y 
costumbres que los mismos medicos les han dado. Y esto es tan cierto, 
que aun entre las familias mUs pobres de nuestro pueblo, antes de llamar 
al m6dico, preparan la mesita, el papel, eltintero, etc. para la indispensa- 
ble 6 includible receta, sin la cual, point de salut, 

{Qu6 raro es entre nosotros, y cu&n comQn en Europa, que el medi- 
co se imponga 4 las familias, haci^ndoles comprender que no siempre se 
debe recetar, que hay que esperar, que se debe sujetar al enfermo §l la 
observacidn, al reposo, etc., etc. En cambio, en Europa sucede todo lo 
contrario; el medico, es la suprema autoridad; se impone de una manera 
completa a sus clientes, y con frecuencia se ve, que durante el trata- 
miento de la mayor parte de las enfermedades agudas, apenas si se han 
enviado dos 6 tres f6rmulas £ la Farmacia. 

Pero aqui, y entre la mayor parte de los medicos, hay por desgrada 
verdadero furor de recetar; y no unicament<) asi como asf, sino que es pre- 
cise que en cada f6rmula entren muchas substancias: sales, ^cidos, bases, 
tinturas, extractos, polvos, etc.. xai p^le-m^le horroroso, pues niel qufmioo 
m&s hi,bil podria explicamos las oombinaciones que allf se produoen, ni el 
m&s consumado fisi61ogo damos cuenta de sus efectos en la economia. Y no 
se diga queexageramos: constiltense los recetarios de los hospitales y de 
las familias, y se encontrar&n invariablemente formulas que por su oom- 
poBlci6n, rica en substancias diversas y aun incompatibles, recuerdan la 
tanantigna como famosa friaca. 

Para un simple catarro bronquial, por ejemplo, se encontraran alll f6r- 
mulas en las que entran: la alcoholatura de aconito, la tintura de belladona, 
jarabes de codeina, tolti, balsamico 6 de ipeca, acetato de amoniaco, carbo- 
nate de potasa, etc. Y vamos, {si se conformaran con una sola f6rmnla! 
pero no senor, porque aparte de las cuoharadas, el enfermo debe tomar 
sus papeles de iodoformo, 6 bien de Dower, flor de azufre, kermes mine- 
ral y tintura de iodo en el pecho, 6 en su lugar el famoso parche poroso. 
^Y qu6 diremos si se trata de un enfermo de tifo? johl entonces hace su 
Agosto el boticario, porque ademis de las recetas a manana y tarde, hay 
extras frecuentes para llenar indicaciones del momento, sobre todo en los 
^timos dfas de la victima. Y aquf entran simultanea 6 sucesivamente 
(9a n'y fait rien) las inyecciones de cafeina, estricnina, qulnina, cognac, 
6ter sulftirico, auero artificial, sin con tar con los antis^pticos intestinales 
que por lo regular se emplean larga manu, concluyendo en fin con los t6- 
nicos y los lavados intestinales. Y es tal la frecuencia con que se adminis- 
tran tantos y tan diversos medicamentos, que apenas si le queda tiempo 
al pobre paciente para tomar algtin alimento y respirar. En tales cases, 
^qui6n podrfa explicar la causa de la muerte? £Fu6 la enfermedad, fu6 la 
medicaci6n 6 ambas cesas a la vez? S6I0 Dies lo sabe. Con raz6n alguna 
vez se ha dicho que el enfermo sana d pesar del midico. — ^'Quiero morir 
por la enfermedad y no por el remedio," decia acertadamente Napole6n 
el Grande & su matasanos, que se empenaba en atormentarlo con medi- 
camentos al por mayor. 

Otra costumbre, por cierto sumamente perniciosa y felizmente no 
aceptada por la mayorfa de los m6dicos, sino solamente por los noveie- 
roB, es la de prescrlbir medicamentos nuevos, aun coando la clfnioa tera- 



CBOlfXCA BGSBiOA MBJOOANA VfB 

pefitica no hay& conflrmado plenamente su bondad; medicamentos que 
por desgracia entran r&pidamente en gran boga, y que eB precise apre- 
surarse & ordenar & los pobres pacientes, antes que pase la moda, para 
alcanzar seguro 6xito. No me detendr6 & enumerarlos, porque semejante 
tarea equivaldrfa & la de contar las estrellas del flrmamento: tal es la co- 
rriente de drogas que constantemente nos Uegan de los Estados Unidos, 
Francia, Inglaterra y Alemania; pero si creo titil hacer notar que entre 
nuestros eompafieros hay muchos siempre dispuestos k aceptar y poner 
en practica toda novedad terap^utica Deum de Deo, d€ donde diere, que 
dijo un mal traductor; es decir, 4 ver si da resultado favorable 6 desfa- 
vorable, dejando a un lado las substancias cuya acGi6n nos es conocida y 
con las cuales se salvarfa probablemente el enfermo. 

Procediendo asf, no solamente faltamos al principio de primum non 
nocerej sino que damos prueba palmaria de tener eldstica la coneiencia y 
ofendemos los mis sag^ados principios de humanidad, que nos con mi - 
nan & procurar el alivio de los enfermos, que fiados en nuestra hono- 
rabilidad y ciencia, se ponen llenos de fe y esperanza en nuestras manos. 

No es de nuestro resorte (como simples prUcticos,) el estudio que 
tiene por objeto fijar el valor de los diversos medicamentos; semejante 
tarea esta encomendada en todos los paises civilizados & los sabios de la- 
boratorio, quienes vali^ndose de multiples procedimientos, experimentan 
los nuevos productos qufmicos y biologicos y los aceptan 6 los rechazan 
seg^n los resultados obtenidos. 

Mexico, Noviembre de 1899. 

Db. Carlos Tejbda. 



DOSIS 3V^ElXDIO-A.nv^EinsrTOS.A.S 



DOSIS MAXIMA. 



(A LA SOCIBDAD FARMACilUTICA MBXICANA). 

Cumpliendo el ofrecimiento que hicimott en nuestro nfimero anterior, 
vamos a ocupamos de la interesantisima cuestidn de doHa que incidental- 
mente trata el Sr. Prof. Calder6n, quejandose de que cuando dstas pasan 
de ]as acostumbradas, hay que correr en pos del facultativo para que rec- 
tifique 6 ratifique la prescripcion, para cumplir con lo dispuesto en el ^^06- 
digo Sanitario*' en estos cases, pero ocasionando una larga demora que 
redunda en perjuicio para el enfermo, para la reputaci6n del medico si se 
traslucen esas gestiones y para el cr^dito de la farmacia y el farmac^utico 
a quien toca una fdrmula semejante. 

Estas reDexiones despiertan natural 6 indefectiblemente la idea de la 
dosis mdxima cuya exacta apreciaci6n siempre nos ha parecido no b61o 
dificil, sino il6g^ca 6 imposible de hacer. 

Prueba evidente de ello son las grandes discordancias que ei\tre los 
mismos autores de Farmacopeas y Formularies se encuentran. H6 aquf las 
cifras que nos ministran las obras que tenemos i la mane, para el opio: 



184 



OSOKXOA XHDIOA HSZXOAKA 



9 

a 



s 




S "^ 


•d -d "d "d TJ -o "d 

••« •■« •»« •■« .Prt .»4 ■«• 


S8 


S38S8S§8 


^ •« 




•o tn 


S«8S:3S8 






I 



5 • 



S - 



* w a * V  • 

•d "d -o "d "d tJ -d 

g§§§8§§ 

>« >« <« >« •« •« •« 

S "^SS S ^ 8 



8 

I 



■g -o 

8 2 2 2 2 "o 

•« ■* •« •« •« ^ 

M9 lO lO Q iQ iQ 



•d 

i 

8 



•d T3 





H 





I 



8 

s 






Q - 



• • • • 

"d "d ^ "d 

•p< "ti^ .^ ••■ 

lO lO to o 

tM i^H tM c^ 



•d 
8 

lO 



*p 



I 



5 _! • • 

g -d -d -d 



O O M O 

»^ «H pH iB 

•« •« •« •« 

»-* ^ » jg 

w »fc ^ »» 
Q • • " 



o 








••a as o 

9 C 



8 



.s « 



^ l-^ 
Q) O 






I 



Eg d 



J 



6 S 



l2 






8 



S >• 

^  « 



a 






o^ 



9 f^ ma 



§ 



3 S 



3 



ORONICA KEDICA HSZICANA 186 

Basta fijar un poco la atenci6n en el pequefio cuadro anterior, para el 
cual hemos elegido exprofeso, una de las substancias de que se hace un 
U80 mayor y mds frecuente en el mundo entero, para mirar de relieve las 
discordancias de los autores que concuerdan cuando mas en la dosis que 
debe ministrarse en una sola vez 6 sea como dosis inicial, ^nlca que es 
debido y racional se fije y determine en las obras especiales. 

Si revisamos la columna del polvo, veremos que mientras Dorvault y 
y otros senalan de 1 a 10 centfgramos, Dujardin Beaumetz seSala de o a 20 
centigpramos y Foy 861o encuentra la dosis mdxima en 4ya,un8gramo8! En 
la columna de la Tintura fluct^a la dosis inicial de 1 a 15 gotas y la dosis 
maxima entre 10 y 100 gotas (Farm. Germanica). Igual cosa se observa con 
las dosis senaladas a los laudanos. Algunas Farmacopeas y algunos auto- 
res de Formularios se abstienen prudentemente de seiialar esos mentidos 
If mites 6 imitando a la Farmacopea Americana limftanse d senalar su com- 
poBici6n y preparaci6n. 

Y por todas estas divergencias, algunas de ellas tan radicales y noto- 
rias, no debemos presumir ignorancia en los autores que las apoyan; de- 
bemos culpar al inmotivado empefio de fijar un limite de por sf variable y 
movedizo, pues un sinntimero de circunstancias lo aproximan 6 lo alejan 
de la dosis inicial. Qu^rer fijar la dosis mdxima de los medicamentos es 
pretender un imposible; a tanto equivaldrla se&alar el punto preciso, el 
instante matemdtico en que tormina el dfa y la noche principia 6 vicever- 
sa; sefialar el limite ponderable de los alimentos que puede ingerir el in- 
dividuo con rigurosa precisi6n, para satisfacer las exigencias de su organis- 
mo 6 sefialar en el terreno psicol6gico la llnea divisoria exacta, entre la 
raz6n y la locura. 

Es tan extensa la gama de receptividades, tan diversa y amplia la serie 
de trastornos funcionales que engendranlas distintas entidades morbosas, 
y son en una palabra. tan variadas y contradictorias las exigencias del or- 
ganismo enfermo, que salta a la vista la imposibilidad de fijar la dosis 
invariable a la que tal 6 cual medicamento debe producir su ef ecto tera- 
p^utico, aun cuando sus efectos fisiol6gicos, terap6uticos y t6xicos scan 
admirablemente conocidos. 

Todos sabemos que el agua es el anttdoto del f uego y que el pan es el re- 
medio indiscutible del hambre ; pero ninguno sabe que se haya fijado la dosis 
mdxima de agua que debe emplearse para extinguir un incendio 6 la dosis 
maxima de pan necesaria para extinguir el hambre, ya sea 6s ta mediana, in- 
tensa 6 voraz. Y de paso advertiremos que no puede tacharse de incorrecta 6 
inaplicable esta comparaci6n, pues el alimento mas inofensivo en la dosis 
mediana y habitual puede tener efectos verdaderamente t6xico8, cuando 
la cantidad ingerida sobrepuja a la exigida por las necesidades, tolerancia 
y circunstancias especiales de cada individuo. 

Esas f ormidables anarquf as que surgen en el seno del organismo huma- 
ne, esos terribles desacuerdos que estallan en 61 oonstituyendo la enfermedad 
y esas anomalias 6 desarreglos funcionales que localizdndose engendran in- 
surrecciones flegmdsicas y trastornos celulares, necesitan para apaciguar- 
se de los agentes dotados de ciertas propiedades electivas que los hacen 
propicios restauradores del orden en la economla. Pero querer limitar este 
socorro num^rica 6 ponderable men te, exponi^ndose a que los medios coer- 
citivos no alcancen & sofocar la energia de la rebeli6n, siempre nos ha pa- 
recido un lamentable error. 

La idiosincracia de cada quien es en extreme variable; la energia del 



188 OBONICA KBDIOA HBZIOAKA 

Incidente morboso may diversa ; la fecnndldad del terreno para loi 
elementos pat6genos distinta; los coeficientes de vitalidad en amplia eeoa- 
la, segfin la edad, la constitacidn, la raza, el medio ambiente, etc., etc. 
Y de todos estos factores, resultan como es 16gnco 7 natural, tipos del todo 
dif erentes en que la entidad nosol6gica conserva bus rasgos caracterfstlcoB 
y patog^om6nicos, pero revistiendo en cada caso, formas, modalidades, 
duraciones 6 intensidades que difleren considerablemente. 

Por eso hemos combatido siempre el formulismo en la medicaci6n in- 
terna; en la medicaci6n externa, aunque con alg^nas restricciones, es mis 
tolerable; en dermamatologla casi pudiera afirmarse que es (itil 6 indis- 
pensable. ^Qu6 medico de alguna pri,ctica no ha encontrado con relativa 
frecuencia notabilfslmas intoleraneias en ciertos individuos, para deter- 
minados medicamentos, enfermos en los cuales la dosis Inicial de cualquie- 
ra substanda hace aparecer los fen6menos fl8iol6gicos, terap6uticos y aun 
t6xicos de ella? ^Y qui6n al mismo tiempo no ha comprobado la ezcesiva 
tolerancia de otros enfermos para esos mismos agentes, tolerancia idiosin- 
cr^ica 6 adquirida, ya sea por el uso continuado del medicamento 6 ya 
sea por las modificaciones especiales que la economfa y su funcionalismo 
sufren bajo el influjo de la enf ermedad? 

Por no hacer fatigador y largo el presente articulo, no citamos los ca- 
SOS que acuden §l nuestra memoria y que en el transcurso. de varios afios, 
hemos recog^do sobre las distintas receptivldades del organismo para el 
calomel, para la hiosciamina, para los ioduros, para la morflna, para el 
polvo de ipeca y el em^tico, para la atropina, para el cloroformo, etc., etc. 
Pero tenemos la certeza de que ninguno de nuestros lectores contradirft 
esta aflrmacion. 

Por esta raz6n hemos ataeado el uso servil k que se destinan los for- 
mularios, pues siempre hemos estimado estos catdiogos de asociaciones me- 
dicamentosas (muy titiles k veces, aunque pocas, pero de una uniformi- 
dad desesperante), como almacenes de ropa hecha en que solamente hay 
trajes de una medida aunque de distintos eolores, trajes que deben adap- 
tarse a todos los parroquianos; 6 zapaterfas lujosas con calzado de una so- 
la dimensi6n 

Las do8i8 mdximaBy en nuestro concepto, deben ser resuelta y deflniti- 
vamente abolidas y con grande 8atisfacci6n verfamos esta supre8i6n en la 
obra dlisica que est4 pr6xima 6 editarse de nuevo en la *^Farmacopea Me- 
xicana." En ella deberfa constar la dobis inicial & que debe ministrarse 
cada substancia en el adulto, y k ser posible, como resultado de un estudio 
concienzudo y meritlsimo, la dosis a que en el hombre sano se manifiestan sus 
efectos flsiol&gicos. De este modo se proporcionarfa al clfnico una segura 
base para la imposicidn de sus tratamientos, encarrilando k la Terap^utica 
por el sendero cientlfico en que debe mar char al lado de sus cong^neres. 

Esta nue va via, calurosamente preconizada por nosotros, no es novedad 
en manera alguna. Para la introducci6n de gluc6sidosy alcaloides que ca- 
da dfa mArS y mas aflrman su reinado en la Terap^utica modema, no de 
otro modo se ha procedido y procede. Aislando el principio active de un 
vegetal, por ejemplo, adminfstrase & animales de especie deterrainada pa- 
ra investlgar sus efectos sobre el sistema nervioso, el aparato drculatorlo, 
etc., y cuando 6stos se han determinado con precisi6n, procMese &los ex- 
perimentos sobre el hombre sano, y quienes se dedlcan k este g^nero de 
estudios, abnegados y entusiastas por lo comtkn, ensayan sobre sf mismos 
los efectos del nuevo medicamento. S61o entonces, fljadaya la dosiB apro- 



CBOmOA HBDICA KXZIOAKA 1S7 

ximmda en que el naeyo agente produce sua efectos flBiol6gioo8, enoonso* 
nanda con ellos se le demandan sub propiedades terap^uticas en el enf ermo. 
Y alll, en el terreno netamente clfnico, se ve que la dosis fijada para el 
hombre sano aumenta 6 decrece como la resultante del paralel6gnramo de 
fnerzas formado por las energlas morbosas y las resistencias vitales. Y 
este resultado, que Sl cada instante palpamos §l la cabecera del enfermo, 
onando con toda atenci6n se slguen, se avaloran y discuten concienzuda- 
mente los resultados obtenidos con los agentes preseritoSf son el argumen- 
to m^ poderoBo 6 irrefutable contra la dosis mdxima. 

Respecto de las substancias que se ministran en una sola dosis, como 
lOB purgantes, es Ifeito sefialar la dosis media & la cual se obtiene general- 
mente bu acci6n en el adulto; pero ni en este ciMO puede selKalarse la md- 
xima, pues todos hemos visto personas que obtienen efectos pnrgantes 
con una simple toma de Sedlitz y personas que necesitan dosis altas de 
esta olase de medicamentos, 60 1. 80 gramos de sulfate de sosa6 120 gn^mos 
y m&s de aceite de ricino. 

Y respecto de los polvos (ipeca, sales de bismuto, etc.,), de las solu- 
dones y preparados que deben subsistir porque cuentan con la sancidn de 
la Qtf mica, de la Farmacologfa, de la Bio-quf mica, de la Fisiologia y de la 
ezperimentaci6n, tambi6n quisi^ramos en Farmacopeas y Formularies 
(mientras existan estos driiieos para auziliar k los m6dicos que uo se to- 
man el trabajo Qe estudiar la Terap^utica con todo el empefio que se me* 
rece) ver omitida lainconsecuente dosis mdxima. En nuestro concepto, para 
encarrUar&losremisoSjbastarfaponeralcalce de cada preparacion. Pol- 
vos: ''Administranse en dosis de 10 6 20 6 oO centfgramos" etc. Solucignes: 
''Adminfstranse en Oucharadas 6 sea dosis de 10 gramos; en^^Cucharaditas 
6 dosis de 5 gramos;" y por tiltimo en ^^Ootasy repetidas seglin la indica- 
ci6n faoultativa." 

Semejante innovaci6n serf a beneficiosa para todos; para el Medico, 
para el Farmac6utico, para el enf ermo y para el ptiblico en general. Para 
el M6dico porque entonces se verfa obligado k estudiar detenidamente 
cada substancia, sus propiedades fisioldgicas y terap^uticas etc y sus co - 
nocimientos en el ramo mas importante de la medicina serf an mILa pro- 
fundos de lo que, con honrosas excepciones, son en la actualidad. Para el 
Farmao6utico porque su responsabilidad se llmit«arfa, dejando de ser el 
censor obligado del M6dlco, lo cual debe apenarle a 61 y apena al faculta- 
tive, pues de este mode taicamente deberfa vig^lar la dosis inicial 6 sea 
que el medicamento fuese fraccionado en esta dosis. Para el enf ermo por- 
que en verdad tendrf a mayores seguridades; los envenenamientos acci- 
dentales serfan mucho mka dif f ciles de producirse y no suf rirf a las demoras 
a que el Sr. Prof. Calder6n alude en el artfculo inserto en el ntimero ante- 
rior de este peri6dico, cuando por prescribirse una dosis que sobresale del 
cariab6nj es precise correr tras del Medico para que rectlAque 6 ratifique 
8U f6rmula. Y por tiltimo, para el ptiblico en general, porque de esta ma- 
nera se evitarfa un poco el que intrusos y curanderos, con un Formulario 
en la mano y la conciencia en el bolsillo, propinen con magistral suftcien- 
cia los medicamentos que allf encuentran encomiados. El temor de come- 
ter un desacierto que les atrajera responsabilidades, harfa que pecasen 
por carta de menos, que diesen siempre dosis no terap^uticasperoinofen- 
sivas y que se aproximasen siquiera A la psicol6gica homeopatfa 

Esta cue8ti6n merece seguramente fi jar la atenci6n de nuestros hom - 
bres de ciencia y de las corporaciones que tienen el deber y la posibilidad 



188 CBOinCA MEDICA MBXICANA 

de ir oonigiendo y extirpando las inconveniencias, Iob errores j laa prlc- 
ticas viciosas que b61o tienen por base la rutina. 

Dr. E. L. Abogado. 



SECCTON XIX. 



LA DIFTERIA EN COAHUILA. 

Pro bene patrite. 

He recibido de Parras, mi ciudad natal, alarmantes notlcias sobre la 
propagacl6n de la epidemia de difteria que, devastando las eomarcas al- 
godoneras del Estado se eztiende como mancha de aceite y alcanza por 
fin esa poblaci6n cuyo clima tradicionalmente benig^o y 8ituaci6n geogra- 
flca relaUvamente aislada, habia hecho poco temible la plaga; y algo 
m^s peligroso todavia: el que no se ban iniciado aun medidas para Impe- 
dlr la propagaci6n y el desarroUo del mal. 

En Torre6n y San Pedro hacfa dos aiios que se registraba la difteria en. 
tre las enfermedades reinantes, y por la frecuencia de los casos y el kecho 
de haberse observado en casi todas las estaciones, ha Uegado a constituir 
una verdadera endemia, un foco de infecci6n que amenaza constantemen- 
te a las vecinas poblaciones y tanto m&s de temer cuanto n6 se ban tornado, 
que yo sepa, las en^rglcas medidas que reclama, ya para sof ocarla en su lugar 
de origen 6 ya para impedir su exten8i6n. Al fin las barreras naturales 
f ueron inf ruetuosas para contenerla y eon f ecba 26 de Octubre me escriben 
de Parras quese ban dado cinco caaoa. Los medicos, reunidos en junta por 
el H . Ayuntamiento que reeonoci6 la importancia de atacar el mal en su 
principio, para impedir su desarrollo epid^mico, no a6 qu6 resolverfan y si 
lo que resolvieron se ejecuto puntualmente, pero el caso es que con fecba 
16 del presente, esdecir 20 dfas despu^s de haberse observado los primeros 
cinco enf ermos, me dicen que hay como doscientos cincuenta nifios afec- 
tados, y tal hecho, monstruoso en los anales epidemiol6gieo8 de un pueblo 
de 5,000 habitantes, amerita perfectamente estas If neas destinadas & llamar 
la atenci6n de los que pueden ponercoto a situaci6n tan grave. 

La difteria es, entre las enfermedades transmisibles por contagio, una 
de las que ra^s facilmente se pueden prevenir, y su existencia en Ifmites 
tan amplios habia muy poco en favor de una sociedad culta y que pretende 
;vanas palabras! estar al corriente de los progresos higi^nicos realizados 
en todas las partes donde en efecto habitan individuosquesaben y se preo- 
cupan por el bien publico. Suagente causal descubierto por Klebs-Loeffler 
y estudiado entre otros muchos por Yersin y Roux^ que consiguieron dotar 
su terap^utica con la eflcaz antitoxina que Ueva su nombre, es hoy dfa co* 
nocido en sus propiedades biol6gica9, saberaos ya los lugares donde secul- 
tiva con mayor facilidady de donde puede trasmitirse al hombre (estercole- 
ros, basuras, tierra htimeda, leche (Loeffler), aves de corral (Oh. Bouchard, 
Teissier etc.,) y conocemos finalmente la resistencia d^bilque presen- 
taalosmediosdestructores que estana nuestro alcance; todos los cultivos 
mueren A una temperatura maxima de .58 (J. Teissier) y sin embargo es 
bastante resistente §l los agentes atmosf^ricos para que se senale la trans- 
mision por las ropas y demas objetos que hayan sido mancillados con los 
productos morbosos, como el medio m&s comtin de contagio. Aunque la 
transmisidn por el aire no parezca probable, y para ello noa bastard citar 



CBOinOA MEDIO A MBZICANA 189 

lae observacloneB del Profesor Grancher que con8igal6 suprimir los casos 
de contagio en su servicio hospitalario con solo rodear las oamitas de au« 
enfermos por enrejados que impedfan todo contacto entre unos y otros, 
paeden sin embargo los polvos que levanta el viento de los estercoleros y 
basureros inf estados ir a sembrar los g^rmenes que lie van consigo en la 
mucosa de las vias respiratorias, y de hecho algunos au tores senalan este 
procedimiento como el m^ habitual en la propagaei6n de la difteria. 

Esta muy extendida en mi pueblo la costumbre reprochable de permi- 
tir & los nifiios criar gallinas y palomas §l las que mantienen llevandoles en 
la boca los guanos de trigo 6 el agua que vienen & tomar allf directamente 
las aves, y siendo ^stas un terrenodonde se eultlva admirablemente la dif- 
teria se concibe sin may ores esfuerzos de imag^nacion los peligros que de 
tal pr6ctica resultan. Hay otra costumbre igualmente reprochable y que 
es oportuno seiialar para las medidas que He to men. En la parte alta de la 
cindad atraviesa una gprande acequia cuyas aguas se utilizan en el lavado 
de las ropas de casi todas las familias de la poblaci&n,yla8lavanderas que 
no estUn sujetas §l vigilancia alguna, ni pueden medir por sf solas la mag* 
nitud de las consecuencias que de ello resultan, mezclan indistintamente 
las prendas que provienen de los enfermos con las que provienen fie los 
sanos 6 indistintamente se escalonan k lo largo de la corriente, sin preocu- 
parse de que agua arriba se est6n mancillando las aguas con las suciedades 
de los enfermos. -Ademas, el procedimiento del lavado es de los mas pri- 
miUvos; rara vez se usa lejfa, nunca se hierven las ropas y es mucho que 
el deseo de economizar jab6n las haga gastar lo estrictamente necesario 
paraproducir una limpia imperfecta. 

Existe por otra parte una libertad completa de hecho en lo que se re- 
fiere 4 medidas prohibitivas, que impidan a los nifios afectados 6 alas per- 
sonas encargadas de ellos, asistir k lugares de reuniones ptiblicas donde 
puedan ir sembrando laenfermedad; las escuelas son un lugar que debe 
cerrarse para los que est6n sospechosos de infecci6n en estos tiempos de 
calamidad, y a este respecto bueno es recordar que el germen de la difte- 
ria queda en la boca por algdn tiempo despu6s de haber curado el enfer- 
mito y su vnelta prematura a las aulas constituye una nueva amenaza para 
sua oompaiieros. Aquf m4s que las medidas oficiales, son eficaces las de la 
iniciativa privada y k ella solamente se puede pedir con algtin ^xito la 
contribnci6n indispensable para poner fin a un ectadode cosas tan lamen- 
table; pero para ello es necesario hacerlo saber, derramar luz y m&s luz 
en los hogares por medio de las publicaciones, elp^lpito, las lecciones pti- 
blicas y por Ultimo, cuanto medio se juzgue conducente al objeto propuesto, 
no desmayando en tan ingrata tarea, pues bien conocida es nuestra legen- 
daria incuria y nuestra legendaria predisposici6n a burlar las medidas dic- 
tadas por las autoridades, aunque vayan encaminadas a nuestro bien. 

Que no se objete falazmente la benignidad del elima y la situaci6n 
geogr&fica del lugar, para evitar que se tomeu en^rgican medidas como si 
se tratara de la peste y se espere todo del tiempo, porque si es cierto que 
las estaciones htimedas y los climas frfos y brumosos son reconocidos como 
los mas favorables para la floraci6n de epidemia.s de difteria, el hecho con 
la fuerza de la experiencia inquebrantable, ha demostrado que en medio 
de tan bellas condiciones higi6nicas, se puede desarroUar esta enfermedad 
en proporciones que con justicia creo haber deuominado monatruoaaa y 
alarmantes. Que no se descanse tampoco en los resultados, por maravi- 
llosoe que se les considere, que produce el uso de la antitoxina Roux en el 



146 CBONICA MXDIOA ICBZIOANA 

tratamiento de la enfermedad, al gprado que por aqaelloB romboB se le lle- 
ga & considerar benigna; esto implicarla una perver8i6n en el sentldo mo* 
ral de una sociedad que aspira a su mejoramiento y la di8tracci6n de 
numerario en el movimiento economico que caracteriza el adelanto de los 
pueblos: luchar contra una epidemia es 8in6nimo de oombatir por sal- 
var muchos elementos de prosperidad y riqueza, 

^Se ban tornado todas las precauciones del caso? No lo s^, deben to- 
marse y para ayudar con mi grano de arena en beneflclo de la siinp4tica 
poblaci6n donde vf la luz, formulary en sentido interrogante algunas de 
las que me ocurren en estos momentos : 

^Se ba Uevado d la practica el aislamiento de los enfermob? Se ban 
destruido por el fuego los basureros 6 inmundicias de los corrales? ^No se 
permite por este tiempo d las lavanderas bacer las mezclas beterog^neas 
& que estan acostumbradas y tampoco bacer uso indistlntamente de las 
aguas comunales? ^Se ha instruido 6 procurado instruur & la masa de nues- 
tro pueblo sobre lo que debe bacer, y se le ha ensefiado que el calor es el 
mejor desinf ectante que poseemos? ^Tiene el Ayuntamiento noticia de to- 
dos los casos que se presentan? ^Se ha establecido alguna junta de sani- 
dad? ^Hay medico inspector de escuelas 6 los maestros toman de por sf la 
precauci6n de ale jar a los ninos que parezcan sospechosos? ^Conooen to- 
dos el peligpro que hay en acercarse & un nino sano cuando se esta asistien- 
do 6 se viene de visitar un enfermito? ^Posee la ciudad una estufa de des- 
infecci6n, 6 en su defecto un perol, donde por m6dico precio pueda el 
vecindario obtener la purificacion de la ropa y objetos contaminados? Ya 
que no se tlene un aparato de formaldehida para practicar el seneamien- 
to de las casas donde bay a habido enfermos ^se ban mdicado y puesto en 
prdctica otros medios que, como el encalado, quemar azufre 6 otros que 
se discurran, puedan resultar mis apropiados y econ6micos para obtener 
el fin propuesto? 

A las autoridades, asistidas por los couocimientos de los medicos, les 
toca llenar en lo posible los diversos puntos que entrana este programa; y 
de su energla, decisi&n y activldad, depende el que esa epidemia se borre 
del catalogo de las calamidades ptiblicas, que deje de existir esa especie 
de bald6n arrojado a nuestra fatuidad de hombres civillzados y amantes 
del bien publico. 

^Pudiera el Consejo Superior de Salubridad cooperar con su valioso 
auxilio en obra tan digna como necesaria? Yo creo que si, ya dando conse- 
josque puedan ponerse en practica en aquella<« comarcas, ya estableeiendo 
un pequeno laboratorio bacteriol6gico, donde los medicos puedan conflr- 
mar sus diagndsticos prematuramente, ya nombrando una comisi6n que es- 
tudie los origenes, proporciones y avances del malpara encontrar los me- 
dios mas rapidos de combatirlo 6 bien simplemente excitando al Gobiemo 
del Estado y a sus dife rentes subordin ados, para que extremen con todo rigor 
las medidas que se juzguen mas utiles en el teatro de los acontecimientos. 

No tienen otro objeto estas lineas que senalar un mal existente y abo- 
gar ante quien correaponda, por el re medio pronto de una situaci6n ver- 
deramente lastimosa. Si alguna voz responde a mi llamado y las obras 
que se emprendan son coronadas por el 6xito, t-endr^ la intima satisfac- 
ci&n de haber coadyuvado en algo al bienestar comlin de la regi&n en que 
se alberga mi hogar. 

M6xico, Noviembre 24 de 18(>9. 

CARL.08 VEBBOA Y LOBATON. 



OBONICA MBDICA HBXIOAMA ' 141 



SECCION XXI. 



-VJST:HlTtXl<TJL^lXJs^. 



COLICOS DEL CABALLO 



Bajo este nombre se conocen diversas enfermedades en los 6rgano8 oon- 
tenidos en el abdomen, reconociendo diversas causas, seglin el aparato en 
donde radica la afecci6n. 

Pero el de que paso a ocuparme en este artlculo, se refiere al c61ico 
ocasionado por la enfermedad que comdnmente se eonoce con el nombre 
de ''Retenci6n de orina.'* Esta enfermedad es muy variada en su etiologla 
y mny comtin entre los animales de esta especie. De manera que creo ha- 
cer un servicio a los lectores de este interesante peri6dico, describiendo al- 
gunas de las causas que la originan, pues vienen del espasmo de la vejigaque 
paede proceder de una paralisls en este 6rgano y en seguida de la cistitis 
cmpal, dif terftica 6flegmono8a; dela piro-cistitis de afecci6nde la m^dula 
espinal (traumatismo, meningitis espinal, apoplegia etc) , de debilidad gene - 
ral, de rareza en la defeeaci6n, procedente de una marcha prolongada, de 
la ingesti6n de agua demasiado frla y especialmente cuando el animal esti 
agitado y caliente; de pararlo repentinamente en estas condiciones enme- 
dio de una corriente de aire frfo, de par&lisis refleja de la pared vesical 
despa^s 6 en el curso de la hemoglobinemia reumatismal. 

Bn mi larga pracUca civil, he tenido muchas ocasiones de observar que 
la retenci6n de orina ocasionada por el espasmo de la vejiga, es el m^s fre- 
cuente que se eonoce. 

Los sintomas que se observan son los signientes: c61ico agudo que se 
traduce por calosfrios generales, frecuentes miradas del animal £ uno y otro 
lado de esta regi6n, por el acto de acomodarse para ejecutar la micci6n sin 
poder lograrlo, extendiendo los remos posteriores hacia atras. Por lapal- 
paci6n externa se nota la acumulaci6n de orina en la vejiga produciendo 
sintomas de inquietud y dolor, pues se nota la plenitud de este 6rgano que 
en la exploraci6n rectal hace reconocer y corroborar el diagn6Btico; el pene 
sale f uera del prepucio. 

El dla 20 de Enero del aiio pr6ximo pasado, se llevo a mi consulta un 
caballo de la propiedad del Sr. L. C. H. que habia sido llevado 4 varios 
empfricos herradores sin que hubieran podido diagnosticar la enfermedad, 
pnes unoB la traducfan por un meteorismo, otros por indigesti&n alimenti- 
cia, y los que mils se acercaban decfan que el caballo estaba tapeado; por 
supuesto que cada uno aplieaba la medicina que creia mas eflcaz, no de- 
jando los tiltimos de practiear el sondeo de la uretra sin lograr conseguir 
la micci6n, otros aplicaban diur6ticos sin raz6n ni causa, viniendo con esto 
4 agravarla 8ituaci6n del paciente. 

Una vez que me df cuenta de la naturaleza y forma de la enfermedad, 
procedf a ordenar el tratamiento que me pareci6 mis conveniente ha- 
ciendo aplicar al animal un bano general que le procur6 un bienestar por 
algunos momentos, dando tiempo al tratamiento posterior que con8i8ti6 en 
aplicar al interior la siguiente f6rmula: 

Sulfato de atropina y de estricnina en cantidades iguales & la dosis de 
•90 oentfgramoB para una onza de agna destilada. 



142 ORONICA MEDICA MBXICANA 

Esta bebida se dividio en dos tomas que se dieron con intervalo de cua- 
tro horas, pasadas las cuales y con ayuda de frotaciones £ lo largo del pe- 
rineo con esencia de trementina con adici6n de aceite de anfs y la preddii 
reotal de la vejiga a fin de hacerla evacuar. 

A los pocos momentos el animal entr6 en reposo, cesando el cuadro 
sintomatologico que no volvi& a repetirse y quedando enteramente sano. 

En Bubsecuentes artfculos me ocupar^ de las otras afecciones de este 
organo que ocasiona §l los propietarios de caballos series conflictos y mu- 
chas veces la p^rdida del animal. 

Prof. Manuel. G. Aragon. 



SECCION XXIV 



OTRO AGENTE TERAPEUTICO. 

Antes de reseiiar el medicamento de actualidad con que la terapdutica 
moderna se ve agradada y especialmente la ginecolog^a, nos pareoe con- 
venient e recordar el principle de dondeemanay de cuya metam6rroBi8, 
bajo la inflnencia de ciertos oxidantes, resulta el compaestx) de que nos 
ocupamos. 

En el afio de 1803, Dert>sne encontr6 en el oplo una base nueva, que, 
desconociendo su verdadera naturaleza, denomin6: "8a2 de Derosne^" 
pero posteriormente fu6 estudiada con especial cuidado por Roliqnet y 
Pelletier, que reconocieron era un nuevo alcaloide del opio: la narcotina, 

Esta sal cristaliza en largas agujas incoloras. Es insoluble en el agna 
frfa y un poco soluble en el mismo Ifquido hirviendo; soluble en 300 par- 
tes de alcohol frfo y en 125 de este vehfculo en ebullici6n, rakA soluble en 
el 6ter. Una temperatura de 170 le funde, pero H 220 entra en descom- 
posici6n, en cuyo caso se forma trimetilamina y acihemipinieo. Calentada 
con agua abajo de 200 6 a 100% se transforma en meaonina y en cotamina. 
Igualmente da este tiltimo cuerpo calentada a 50^ con acido nftrico diluido 
y en general con algunos oxidantes, como una mezcla de &cido sulfdrioo y 
bi6xido de manganese. Este es pues, el derivado de la narcotina que lla- 
ma nuestra atenci6n actualmente y que vamos k conslderar en unas cuan- 
tas palabras. 

La cotamina se emplea al estado de clorhidrato, cuya f6rmula es 
Ci2 H18 Azo8 HO, H C L 

Este compuesto qufmico ha recibido el nombre de eatipticina. Es un 
polvo amorfo, de un amarillo palido, ligeramente amargo, muy soluble en 
el agua y en el alcohol, insoluble en el 6ter. 

Hemos ensayado una muestra que tenemos a la vista de la casa de 
Merck, y da los caracteres siguientes: su so]uci6n acuosa pasa al amarillo 
anaranjado por el acido nftrico concentrado, tratada en polvo por el mis- 
mo acido to ma una coloracion roja, que por el ealor pasa al ptirpura, ca- 
r^cter muy semejante al de la narcotina. Con el icido sulftiHco concentra- 
do, color amariDo verdoso. 

La estipticina, segtin Bocquillon- Limousin, por su gran estabilidad es 
de los compuestos de cotamina el mis propio para las experimentaciones 
flsiol6g^cas. 

En virtud de sus analog^as qufmicas con la hidrastinina, se le emplea 



CBONICA MEDIOA HBXICANA 148 

contra las metrorragas, obteniendo buenos resultados. Qottachalk, inyec- 
ta gr. 0,20 de una 8olaci6n al 10% en la regi6n glatea. En las hemorragias 
menstruales muy fuertes, indica tomar antes de su aparici6n gr. 0,26 cin- 
CO veces en el dfa y despuds gr. 0.05, cuatro 6 cinco veces por dfa bajo 
forma de c&psolas. 

De cualquiera manera que sea, debemos congratularnos al ver que la 
terap^utica trata ^e simplifioar sus medicamentos con la adquisici6n de 
compuestos qulmicos, como el presente, que es perfectamente conocido 
en su naturaleza y cuya accion fi8iol6gica es poco dndosa, dados los expe- 
rimentos y buenos resultados obtenidos por medio de 61. 

La confusi6n que desde tiempos muy remotos, viene existiendo en 
oiertos preparados gal^nicos, por los diferentes m^todos operatorios y la 
incertidumbre que engendran en el animo del medico, constitnye un inte- 
resante punto, que debe perseguir el farmac6utico para simpliflcar hasta 
donde sea posible esas preparaciones gal^nicas. Tiempo es ya, de rechazar 
aquellas mezdas de varias substancias, que de valor terap^utico inmenso 
aisladas y por sf solas, pierden al ser confeccionadas en un todo, tal vez 
destruy^ndose por su presencia unas 4 otras las eualidades, de que ban 
sido dotadas. 

Pemltasenos i, ejemplo, considerar uno de esos interesantes prepara- 
dos gal6nico8 por su frecuente uso, el Idudano de Sydenham. Nada nuevo 
podemos agregar a razonamientos tan justos y conoienzudos que distin- 
guldos profesores ban hecho acerca de tal preparaci6n, proponiendo subs- 
tituirle por la tintura thebaica perfectamente titulada y dosiflcada. jQu6 
substituci6n tan titil y tan conveniente para el medico, como para el far- 
mac6utico! Tarde 6 temprano, algunas de nuestras preparaciones de an- 
tano tienen que retirarse de nuestros c6digo8 de farmacia y ocupar en su 
defecto, aquellas, que por su simplicidad y segura dosificaci6n, puedan 
responder al mas exigente terapeutista y al mas concienzudo farma- 
c6utico. 

Pero si bien es cierto que pedimos la simpliflcacion de ciertos prepa- 
rados farraac6uticos y la abolici5n de algunos de ellos, tambi^n rechazare- 
mos del peno de la farmacia esos compuestos, medicamentos patentados 
de composici6n desconocida, que no tienen otro m6vil que la especula- 
ci6n y la deshonra del m6dico y farmac^utico de juicio y criterio rectos. 

Mexico, Noviembre 22 de 1899. 

F. SOLOBZANO ARRIAGA. 



SECCION XXVII. 



DE IiA 



PRENSA M^DICA MEXICANA 



Gaceta M^dica. — Periddico de la Academia Nacional de Medicina. — 
Tomo XXXVI — Ntim. 21.— Noviembre 1® de 1899.— En este ntimerohemos 
lefdo un excelente artfcnlo de nuestro laborioso y estimado amigo e) Sr. 
Dr. D. Manuel S. Iglesias, de Veracruz, intitulado, **0ontribuci6n al estu- 



144 GBONICA MEDICA MBXIOAKA 

dio de la patogenia de la Fiebre Amarilla," en que, despato de la exposi- 
ci6ii de lo8 hechos recogidos durante la epidemia, eatodia su conjanto y 
deduce algninas condusiones utilfsimas, como la de que el agente pat6geno 
del mal radica en los pantanos y la de que el agua no es el vehlculo de 
transmiHidn, siendo mas bien las vias respiratorias la puerta de entrada 
del germen infeccioso.— Viene en seguida un artfculo sobre "Inapeoei6n 
M^dica Escolar" por el Sr. Dr. L. E. Ruiz y una ^'Contribuci6n al estndio 
de la Miositis e8cler6tica" por el Dr. N. Patr6n M., de M6rida, en que re- 
fiere un caso clinico rauy curloso de esta enfermedad poco frecuente. 

La iiiisiiia. — N(im. 32.— Noviembre 16 de 1899. — Esten^merotodoen- 
tero esta ocupado por un curioslsimo trabajo del Sr. Dr. D. Manuel S. So- 
riano, intitulado ^'Historia de la Medioina en Mexico. Algunos apuntes 
sobre el Protomedicato.'^ 

La Escnela de Me«Hciiia.*'— Tomo XV.— Nfim. 7,— Noviembre Pde 
1^99._En este nlimero aparece un trabajo del Sr. Dr. G. Mendiz&bal, inti- 
tulado ''Alg^unas consideraciones acerca de la Peste Bnb6nica," en que 
despu^s de hacer la historia de esta terrible plaga, seflala algunos de los 
medios que deben ponerse en practica para Ubrarnos de sus estragos. En 
61 se lee tambi^n la replica dada por el Sr. Dr. Carmona y Valle & lo dicho 
por el Dr. S. Sosa ante la Academia sobre las deficiencias y errores del 
actual plan de estudios bajo el tftulo de ^'La ensefianza m^dica." Sigae la 
Revista m^rlica extranjera. 

La mi^nia.— N^m. 8.— Noviembre 15 de 1899.— Como artfculo original 
hemos lefdo '^Algo sobre ola8iflcaci6n m6dico-legal de las heridas" por el 
Sr. Dr. Fernando Zarraga, en el cual propone este inteligente facultative 
que se reduzoan a dos los t^rminos en que entren las lesiones que deben 
clasiflcarse: ^*V Lesiones que no eausaron la muerte; y 2*> Lesiones morta- 
les.'^ Unicamente hacemos notar que en esta clasiflcaci6n hace falta en el 
2^ t6rmino una sub-divisi6n en la que se comprendan las lesiones qne de- 
jan tras sf consecuencias mas 6 menos graves para el individuo y las que 
curan sin dejar huella. 

Boletiii del CouHeJo Superior de Salubrldad.— 3' Epoca.— To- 
mo v.— Num. 4, Octubre 31 de 1899. — En este nfimero se inserta el informe 
del Sr. Dr. Antonio Matienzo, de Tampico, acerca del Suero preventivo y 
curative de la flebre amarilla, en que, tras el relate de varies cases clfnicos 
en que el procedimiento fu6 ensayado, llega §l condusiones desgraciada- 
mente negativas. Tambi6n se encuentra allf un informe del estimable Dr. 
V. O. Viruete, Inspector sanitario del Territorio de la Baja California con 
motivo de su visita de in8pecci6n en el Distrito Sur de aquel Territorio. 

Meiuorias y aiiales de la Soeiedad «Cieutifioa ** Antonio Al- 

Kate."— TomoXII.— Nfims. 11 y 12yTomoXIII, n6m. 1.— En esta notable 
publicaci6n, organo de una de las sociedades cientlflcas m&s respetables 
en nuestro pais y que en breve tiempo ha logrado relaciouarse con los 
mas notables centros cientificos del mundo, se encuentra como siempre 
un ramillete variado de artSculos y trabajos de distinto g6nero, que nos se- 
rfa imposible reseflar. Entre ellos Folamente hemos podido leer y apreciar 
el del Prof. Ram6n Manterola sobre "La Longevidad en relaci6n con el 
trabajo mental,'' querevela una paciente laboriosidad digna de todo elo- 
gio y que llega a condusiones muy ouriosaa apoyadas en una extensa esta- 
dlstica de 4,900 obreros intelectuales. Tambi6n leimos los apuntes del Prof. 
M. Lozano y Castro, sobre "La orina del hombre en las altitades," en que 



OBONIOA MEDIC A MBXIOANA 145 

qe ve qae la cantidad emiUda en Mexico en 24 hocas, es mayor qae la se- 
iialada en Europa por distintos autores. 

La Farmacia;— Tomo VIII.—Ntim. 11, Noviembre 15 de 1899— En 
eato nikmero viene un art! onlo sobre '^La preparaoi6n de las tintoras al- 
ooh61ioa8 y los nuevos trabajos de la ^^FarmacopeaMexioana" por el Prof. 
M. Slinchez. Revista extranjera del ramo. 

Aiiales de Of talinoiofciA*— Tomo II. — Ntim. 6.— Noviembre de 
1899. — En este ntimero hemos lefdo uno de los artlculos mas bien nutri- 
doe y meditados del apreciable Dr. M. Uribe y Tronooso, intitulado ''Las 
teorfas en la acomodaci6n. Explicaci6n del descenso acomodativo del 
oristalino,'' que recomendamos a los especialistas sin atrevernos a dfs- 
catdrlo. 

Boletin de Uig^ieue.— Organo oflcial del Oonsejo Superior de Salu- 
bridad del Estado de M6xico.— Tolaca.— Tomo 6 — N6m. 1.— En este nti- 
mero hemos lefdo on artfculo interesante del Sr. Dr. R. Marfn, intitolado 
''La flebre 4tiea, el tifo y el Matlazahuatl,'' en que el antor deduce que el 
tabardiUo y el tifo son una misma enfermedad, pero duda que sea la mis- 
ma el maUazahuaU, A prop6sito de este artfculo manifestamos al Sr. Dr. 
Marfn que los indigenas de la Sierra de Puebla designan con el nombre 
de cocolixtli todas las enfermedades indistintamente que se acompaiian 
de sfntomas febriles 6 dolorosos. Viene en seguida la "Estadfstica opera- 
toria de la clfnica oftalmol6gica del hospital general," por el Dr. V. Do- 
mfnguez Roca, en que se da cuenta de 232 operaciones practicadas, entre 
las cuales la extracci6n de cataratas flgura con la cifra de 61 con un solo 
ojo perdido por flem6n. Halagadores y mucho son los resultados obteni- 
dos y digno de plicemes el Sr. Dr. Domlnguez Roca. 

El Hospital '^Poriirio l>iaz" en Chihuahua.— Por la prensa de 
iiiformaci6n de esa capital, hemos sabido la inauguraci6n del Hospital 
pueato bajo la direcci6n de nuestro distinguido amigo el Sr. Dr. Miguel 
Marqofiz, quien ha logrado implantar en 61 una s6rie de mejoras que ha- 
oen del citado establecimiento, uno de los que mas honran la cultura de 
aqael progresista Estado. La limpieza, distribuci6n del servicio, dotaci6n 
de utiles, personal y farmacia a 6\ adjunta son dignos de alabanza, por el 
btten criterio que pre8idi6 a su organizaci6n, y tenemos la esperanza de 
felioitar personalmente a su entendido director y estimado amigo nuestro, 
en la reuni6n del proximo IV Congreso Medico Mexicano, que tendra lu- 
gar en esa capital. 

Facultad. de M^ediciiia de Mexico. — Hemos recibido de los alum* 
nos de la Escuela de Medicina de la capital las ieaia que enumeramos en 
seguida, de aquellos que tiltimamente han sustentado su examen profesio- 
nal, adquiriendo al fin de largos y penosos afanes, el tftulo honorffico de 
una carrera, en la cual les deseamos sinceramente lauros y provecho. 

"limpia digital del titero inmediata al parto como medio proftl&ctioo 
del puerperio," por el Sr. D. Regino del Pozo. 

"Patogenia y tratamiento del glaucoma" por el Sr. D. Manuel T. Leal, 
que ya ejerce su profesi6n en Laredo, Texas. 

"Breves consideraciones sobre la reuni6n primitiva," por el Sr. D. 
Carlos Barajas, antiguo practicante del hospital "Ooncepci6n B6istegui." 

"Estudio sobre las diarreas de la infancia y su tratamiento," por el Sr. 
D. Juan B. Amador. 

14 



146 CRONICA MEDICA MEXICANA 

Y ^'Algunas consideraciones sobre el alooholismo," por el Sr. D. 
Antonio Sosa. 

La escasez de tiempo que siempre nos ago via, nos impide ocupamoB 
detenidamente de cada uno de estos trabajds, en los caales hemos tenido 
el gusto de hallar algunas ideas nuevas, originales y que comienzan k 
formar el contingente que m^s tarde ha de constituirla ^'Escuela M6dica 
Mexicana." 

£!. L. A. 



SECCION XXVIII. 



DE liA. 

PRENSA MEDICA EXTRANJERA 



Tratamiento de los p6lipos y angiomas de la nariz y de las 
otttiA cr6nicas por los enzimas (fermeiitos digc^stivos). (1)— Re- 
fiere el Dr. Talbot R. Chambers, de Jersey City, que despu6s de mtiltiples 
fracasos en sus intervenciones para curar las enfermedades supranom- 
bradas, mnehas de las cuales eran una verdadera humillaci6n para sus 
cualidades de cirujano y un motivo de enojo y desaliento para sus pacien- 
tes, por la rapidez de la recidiva, se decidi6 a emplear los fermentos di- 
gestivos y hoy solo tiene motivos para felicitarse por su resoluci6n. La 
pepsina habfa sido ya propuesta algunos aiios antes y el Dr. Cohen-Kys- 
per, de Hamburgo, da cuenta de 100 casos de curaci6n en loO de sbrdera 
doble por otorrea, obtenidos por la inyeci6n de pepsina 6 de papayotina; 
pero no habiendo consegnido tan felloes resultados con estas substancias, 
eligi6 el enzimol que ee una soluci6n pura del enzima proteolftico, prepa* 
rado por extracci6n directa del contenido de las gldndulas p^psicas del 
est6mago del cerdo recientemente sacrificado; es ligeramente acidulado y 
diluido en iguales partes de agua y contiene el tan to por ciento de 4cido 
clorhfdrioo caracteristico del jugo gastrico; es un eompuesto estable con 
relaci6n i, las influencias ordinarias del medio ambiente y antes de usarse 
debe diluirse en otro volumen de agua igual al sayo. 

La acci6n de este liquido es bien conocida: disuelve la materia orga- 
nlca muerta, tanto dentro del e8t6mago como in vitro y es completamen- 
te inofensivo para las partes sanas, superioridad incontestable sobre la 
infinidad de compuestos qulmicos, alcoholes, sales, acidos, ^calis y esen- 
cias que se han usado con id6ntico objeto y que si en muobos casos han 
dado 6xito brillante, no ha sido sino despu6s de un largulsimo tratamien. 
to; fracasan frecuentemente y no muy raras ocasiones son seguidos de 
funestas consecuencias. Bafiando con este Ifquido las superficies mucosas 
del ojo, ofdo, nariz y garganta se digieren las vegetaciones, granulaciones 
y detritus que en ellas pudieran encontrarse sin perjuicio del resto de la 
membrana; asf lo ha visto el autor en un caso de ^Icera vegetante de la 
c6rnea donde tuvo el mejor y mas inesperado resultado. Aplicado en casos 
de otitis medias supurantes agudas y cronicas y en dos de otorrea persis- 



(1) (7%e Journal of the American Medical AwodaHon, — Chicago, Noviembre 4 de 1899.) 



CRONIOA HBDICA MEXIOANA 147 

tente despn^s de operaciones en el ap6fisi8 mastoide vi6 cesar repentina- 
mente el escarrimiento entre el segando y tercer dia de aplicaci6Q. Igual 
ben^flco efecto le ha producido en los polipos del conducto audit! vo y en 
las excrecencias de la mucosa nasal, no obstante que en uno de estos ^Iti- 
raos casos existia una exfoliaci6n considerable de los huesos. 

£1 Dr. J. E. Sheppard, de Brooklyn, en la discusi6n del anterior traba- 
jo, dijo que habla usado el enzimol no diluido, sino en toda su fuerza tal 
como lo proporciona el comercio y que en su practica no habia notado 
ef ectos ciertos sobre las producciones que conservaban toda su vitalidad, 
mientras que en los tejidos necr6ticos de toda naturaleza estos efectos 
eran marcadisimos. La objeci6n de Sheppard es en realidad muy digna de 
tenerse en cuenta, ^por qu6 el liquido en cuesti6n habrla de dejar indem- 
nes las partes sanas ambientes i la producdon morbosa y atacar s61o 6. 
6sta cuando goza de toda su vitalidad, es decir, de propiedades de resis- 
tencia iguales si no superiores (por mayor vascalaridad) k las que ponen 
a cubierto las citadas partes sanas? Hay aquf un punto de estudio muy in- 
teresante, de cuya resoluci6n depende el que entremos en posesl6n de un 
medio muy cientlfico, practico y tal vez muy eficaz en el tratamiento de 
afecciones desesperantes por lo largas y temibles por la etema amenaza 
de sus probables complicaciones que m^ graves no pudieran ser: absce- 
SOS intracraneanos, meningitis, trombosis de los senos, etc. 

Mexico, Noviembre 20 de 1899. 

0. ViESCA Y LOBATON. 

Abscesos siiprataepdticoA, por James Cantlie.— Por la creencia de 
que sera titil a los medicos del pais, conocer este artfculo que contribuirS, 
6 aumentar sus conocimientos sobre este asunto, tan h&bilmente tratado 
por nuestros maestros M . Carmona y Valle, R. Lavista, R. Macfas y R. 
Gonz^ez, cuyas opiniones son probablemente desconocidas para el arti- 
culista, vamos a presentar una traducci6n del trabajo relativo que The 
Review of Reviews, de Octubre, toma del Brit, Med, Jour,, de Septiembre. 

^'Por absceso suprahepatico se entiende una colecci6n purulenta entre 
las hojas del ligamento ancho del hlgado que tiene por If mites el peritoneo 
(que limita el espacio entre las hojas del ligamento ancho) hacia arriba el 
diafragma y el higado hacia abajo. Esta caracterizado por su aparici6n re- 
pentina, fen6meuos febriles, tos y algunas perturbaciones respiratorias. 
Cuando se le deja evolucionar espontaneamente, el pus se abre paso de or- 
dinario & trav^s del diafragma y el pulm6n hasta un bronquio por el cual 
es evacuado. Puede recorrer todas sus fases sin arrastrar ni dolor, ni au- 
mento de la macicez hepatica y es independiente de la disenteria aunque 
la hepatitis y el flujo ent^rico pueden presentarse durante su curso. En 
en efecto, tr^tase de '^esos llamados abscesos hepaticos" independientes 
de la disenteria. Su causa mas comtin es un enfriamiento. 

Entre las hojas peritoneales que pasan del hlgado al diafragma hay 
un espacio ocupado por la vena cava inferior, vasos linfaticos que van de 
la cara superior del higado al t6rax y algunos vasitos sangufneos. El sitio 
inicial de la inflamaci6n esta en los linfaticos que pasan del hfgado & la 
cara inferior del diafragma; aqui Uene lugar una linfangitis con exudado 
que provoca el abatimiento del higado, la compresi6n del diafragma de 
abajo hacia arriba y las salientes anterior y posterior del espacio limitado 
por el peritoneo. El dolor local obliga al paciente desde temprano a evitar 
la re8piraci6n costal inferior para usar exdusivamente la superior. Por es- 



148 OBONIOA HBDIOA MBXIOAKA 

te mothro se congestiona r&pidamente el 16balo inferior del ptdm6n dMre- 
ofao y aparecen los fen6meno8 pulmonares que, llainando para Bf toda la 
atenoi6n del observador, ocoltan una enfermedad mds grave. 

AuTOPSiA.— Al abrir el abdomen un observador de poca experienda 
se asombrara al ver que el hlgado esta sane en apariencia y de tamaSo 
normal. Su asombro ira seguido de dud a al contemplar las pleuras parie- 
tal y visceral sin lesi6n alguna. Sin embargo una inspecci6n minuciosa 
descubrira que la pared anterior del ligamento ancbo pareee mas saUente, 
si lo corta sale pus y por tiltimo el pulm6n est^ adherido al diafragma por 
una pleuresfa de la base. El examen demostrarE uno, dos 6 mas abscesos. 
Un solo absceso grande, puede trasponer el diafragma y Uegar d. un bron- 
quio 6 ser operado durante la vida. Pueden existir un segundo y aun un 
tereero entre las hojas peritoneales, descansando sobre el hfgado como 
saquitos que no ban hecho explosi6n. El absceso puede tener cualquier 
tamafio, el de una avellana, el de una nuez. El piso del absceso grande 
esta formado por la substancia hepatica, la capsula de Glisson ha desapa- 
recido y la superflcie ulcerada pareee como si se hubiese raspado el bfga- 
do de un modo superficial. 

SiNTOHAB.— El dolor es desg^arrante y sn radicaoi&n e8t§. en el &ngulo 
acromio-clavicular derecho. Al principio el paciente no ha aprendido & aco- 
modar sua movimientos pectorales para atenuar el dolor pero pronto lo adap • 
ta de modo de nsar la respiraoidn costal y dejar en reposo, hasta donde seapo- 
sible, las adherendas diafragm&ticas. Cuando la cara superior del hlgado 
68 atacada, las pleuras parietal y visceral de la base del pulm6n derecho 
se inflaman y provocan punzadas agudas. Fen6meno de corta duraoi6n y 
enteramente transitorio debido & la f ormaoi6n rfi.pida de adherendas entre 
las superficies pleurales; cuando se ha formado pus allf mismo, frecuen- 
temente no hay dolor. La palpaci6n y la percusi6n hechas del modo ha- 
bitual no descubren ni sensibilidad, ni aumento de la madces, ni nada 
anormal sobre el borde 6 la superficie tangibles. Sin embargo si se ooloca 
una mano atr&s, sobre las costillas derechas inferiores, mientras la otra 
apoya sobre la pared abdominal anterior jnstamente abajo del arco costal 
derecho y se toma el hfgado tratando de imprimirle movimientos, inme- 
diatamente se queja el enfermo de un dolor agudisimo en el hombro y en 
el &ngnlo acromio-clavicular derechos. La percusi6n en la Ifnea h6pato- 
pulmonar manifiesta un aumento de macicez hada arriba, El area madza 
es de forma y posici6n caracterlsticas. En la proximidad de la Ifnea ma- 
maria, percutiendo del estem6n hada afuera, el area de macicez se levan- 
ta y cae de un modo brusco, descubrienndo un cono cuya base estd. hada 
abajo, en el hfgado y su v6rtice hada arriba, por lo comto dentro.de la 
Ifnea mamaria. El cono puede ser muy agudo, truncado y aun con un hundi- 
miento. Los espacios intercostales en el drea madza pueden hacer salien- 
te y la percusi6n puede 6 -no despertar dolor. 

El 16bulo inferior del pulm6n derecho est4 frecuentemente congestio- 
nado. La congesti6n puede ser pasajera; pues mientras un dfa no se pue- 
de distinguir la macicez hepatica de la del absceso 6 de la pulmonar, al 
dfa siguiente el pulm6n est4 perfectamente sonoro, dejando la macicez 
o6nica debida al pus perfectamente definida. 

Los otros sfntomas conocidos : tos caracterfstica, dolor en el dectibito 
lateral izquierdo, alternativas de estreSimiento y diarrea, fiebre y sudores 
nocturnes no faltan. Ni el dolor, ni la elevad6n de temperatura son sfnto- 



CItOKICA MBBICA MfiXICANA 149 

mas neoeflarlos. Cuando existe fiebre debe haber los 8*gno8 flsieos de una 
colecci6n purulenta en el bfgado 6 en su contorno. 

DiAGNOsnco.— Cnando en climas cILlidos sobreviene repentinamente 
una oonge8ti6n de la base del pnlm6n derecho, debe sospecharse una per- 
turbaci6n bep&tica. Cuando la congesti&n es pasajera y recnrrente; cuan- 
do el limite superior de la macicez hepdtica presenta un eono eerca de la 
Hnea mamaria; cuando el bfgado mismo esta algo doloroso y aumentado 
de tamaiio; pero sobre todo cuando asiendo la glandula 6 imprimi^ndole 
movimientos sedespierta un dolor agudo en el hombro derecho, puede aflr- 
marse que se trata de una inflamaoi6n suprahepatica. El aspirador es la 
Ultima prueba. 

pRONOSTico. — Por el tratamiento precoz, esto es, laaspuraci6n y cana- 
lizaci6n, la mortalidad en los abscesos hep&ticos ha disminuido notable- 
mente. De 20 operados por el articulista, hay 17 cnraciones y 3 muertos. 
Dos fueron los primeros que vi6 y sucumbieron por demora. Ambos 
expectoraban, al tiltimo, el pus hepfitico, fen6menos que muchos esperan 
para intervenir. 

Tratamiento. — No hay nias que un s61o tratamiento en las inflama- 
dones supra 6 intra-hepfiticas que desarroUan pus: la aspiraci6n, la pun- 
ci6n y la canalizaci6n del absceso. La aspiraci6n casi no tiene peligros, 
pero se neoesita una aguja larga hecha & prop6sito. Deberfa tener 8 pul- 
g^das de largo, de suerte de alcanzar las porciones m&s remotas del &rea 
hep&tioa, si se necesitare una punci6n profunda. La punci6n debe ser re- 
petida varias veces, sea por cambio de direcci6n de la aguja, sea por pun- 
ciones separadas. Ann asf escapa muchas ocasiones la oavidad del absce- 
so, XK>r la tendenda de buscar el pus dentro del bfgado, El absceso puede 
ser bnscado §l trav6s de la pared tor&xica por todos sus lados. Cuando estfi 
muy avanzado el pus hace saliente cerca de la Ifnea mamaria y allf debe 
ser encontrado; pero en las primeras etapas puede buscarse el pus por 
an lado sobre la Hnea axilar media 6 axilar anterior, entre la s6ptima y 
octava 6 la octava y no vena oostillas. 

PUNCIOK. — Cuando se ha encontrado el pus debe puncionarse inme- 
diatamente con un tr6car. Como es importante conocer & qu6 prof nndidad 
ha penetrado la ag^ja y hasta d6nde debe ir el tr6car, el articulista tiene 
cfinulas y tLgojBJB marcadas en pulgadas, de suerte que es posible saber 
ezactamente & qu6 profundidad se pundona y hasta d6nde hay que impnl- 
sar la c&nula del tr6car, cuando se ha sacado la aguja aspiradora. Despu6s 
de hundir un tr6car amplio §. lo largo de la aguja y tan lejos como 68ta, 
saoa el tr6car dejando la c&nula. Se introduce ^ trav68 de la c&nula dejada 
en posioi6n, un tubo de cauchuc, de calibre mas amplio que la canula, este 
tnbo es restirado por un mandrfn. La variHa cubiert» por el tubo restirado 
se introduce hasta el fondo de la herida, se desliza la canula sobre el tabo 
7 entonces con el mandrfn apoyado en el fondo de la cavidad, se afloja el 
tubo y se saca el vastago director. La lon^tud del tubo debe ser de un 
pie. Hay que afiadir al tubo canalizador uno de vidrio de 3 a 4 pulgadas 
y otro tubo de goma que vaya del borde de la cama a una vasija que tenga 
an Ifquido antis^ptico.*' 

El Profesor Sr. Carmona y Valle tiene un procedimiento de canaliza- 
ci6n que consiste en una amplia debridaci6n del foco fi trav6s dQ la pared 
costal y el diafragma; previa resecci6n costal, no se preocupa de las sutu- 
ras peritoneales pues las adherencias las hacen inlitiles, pone en el foco 
an doble tabo de canalizaci6n y termina estrechando la herida costal. 



160 CBONICA MEDICA ICBXIOANA 

Efite procedimiento parece mfis quirtirgico y zn&s segoro que el del 
autor ingles. 

Puede leerse con fruto el artfculo relativo que el Sr. Dr. R. Lavista 
public6 en n^meros de an peri6dieo Revista de Anatomia Paiologica y Cli- 
nicaSf del afio pr6ximo pasado, asf como las discusiones promo vidas en el 
seno de la Soci^dad de Cirugla que fueron publicadas en su 6rgano Atujl- 
les de Cirtigia, donde campean las ideas de los Dres. Maclas y Gonzalez 
que han estudiado tan to este mismo asunto. 

Revista Ibero- Americana de Ciencia>s Medicas.— Al comentar esta publi- 
caci6n, que si es notable por su fondo eminentemente practico, interesante, 
halagiieflo y no escaso de ideas nuevas, no lo es meaos po** su forma Uena 
de lujos literarios y presentadacon los atavios de un lengnaje verdadera- 
mente armonioso que nos recuerda a Moratfn y a Cervantes, a Ndnez 
de Aroe y Pereda, nos sentimos pequenos, incompetentes y temerosos de 
mancillar con nuestras frases poco 6 nada castizas esas ideas brillantes na. 
cidas en cuna de oro, desarroUadas a los m^ carifiosos arrullos de la L6- 
gica y lanzadas al mundo literario con ese donaire que avasalla soberbias 
y cautiva talentos. 

En efecto ^c6mo hemos de ser extractores concisos, comentadores 
correctos, prudentes y mesurados de esarevista, cuando los trabajos en ella 
publicados son (inicamente comparables entre nosotros con los de nuQstros 
mds reputados Maestros, aquellos cuya f rente ostenta la diadema de la 
pr&ctica y la ciencia, aquellos que han visto argentarse sus cabelleras en 
fnerza de un continue estudio? 

Encomiar los nombres de Rubio, Gutierrez, Cajal, Ferr&n y otros de 
la misma talla, cuyas opiniones son oidas con respeto por el Mundo M^i- 
CO, seria cubrimos de un falso barniz de competencia insostenible ante el 
ezamen m4s ligero. 

Sirva, pues, la confesi6n paladina de nuestra incapacidad como since - 
ra manif estaci6n de nuestro afecto ^ los sabios medicos espa&oles, de nues- 
tras simpatlas y carino, antes limitados al profesorado mexicano, y que 
hoy se extienden hasta los Maestros en la Nacion de Pelayo. 

La arraigada conciencia que tenemos de nuestra esoasez de ingenio y 
de nuestra at6nicainteligencia no nos impedird, sin embargo, extractar de 
la mejor manera que podamos alguno 6 algunos de los estudios minucio- 
Hos que esa lib6rrima publicaci6n nos ofrece. 

Poliartritis vertebral reiiin&tica (Dr. S. Buisen).— Por ser esta una afec- 
ci6n rara, y que nosotros sepamos, no diagnosticada en el pais, presenta- 
mos un resumen de la conf erencia que en Junio del presente ano di6 sobre 
la materia el Profesor de Neuropatlas en el Instituto Rubio. 

Son pocas las obseryaciones publicadas de esta enfermedad(Baumler, 
Pierre Marie, Koebler, Buison y Brissaud.) Se desarrolla tantoen hombres 
como en mujeres que han padecido ya ataques anteriores de reumatisrao. 
Su anatomfa patologica se basa esencialmente en la fundici6n por zonas 
irregulares de los discos intervertebrales, el desgastamiento de los cuerpos 
de las vertebras y la anquflosis que la sigue, la propagaci6n de la flogosis 
a la cara externa de la dura-madre, de ^sta al tejido celulo-adiposo que 
la envuelve ypierde su suavidady la extension a laenvoltura de los pares 
raquideos; mis tarde pasa la flegmasfa a la cara interna de la dura-madre, 
a la araonoides, §l la pia~madre, a las prolongaciones que la dura-madre 



CBONICA MEDIGA MBZICANA 151 

manda a la mMala, a esta misma por lesiones de compre8i6n y por focos 
de reblandecimiento, debidos a la ob8trucci6n de vasos aferentes, y por 
mielitis transversa con la degeneraci6n oonsiguiente de sub cordones. 

La sintomatolog^a es dividida en tres periodos. Primero: Rigidez de 
la columna, los movimientos de flexi6n, extensi6n y rotaci6n son dolo • 
rosos; dolores sim^tricos, casi nunca anilaterales de tal 6 eual par, pun- 
gitiyos, d veces fulgurantes, con irradiaciones k los miembros superiores 
6 inferiores; acuinesia dolorosa de 6stoB, sn enflaqaecimiento, zonas de 
anestesia, de hiperestesia y de anestesia dolorosa; por tilUmo variadas 
perturbaciones tr6flca8 de la piel. Segundo: Deformaci6n del raquis, la 
CQTva de la regi6n cervical y porci6n alta de la dorsal se rectdflca por 
aplanamiento de la porci6n anterior m&s ancha de los discos interverte- 
brales y de8trucci6n de los caerpos parciales, desaparici6n de los surcos 
que limitan la saliente de las ap6fisis espinosas ; en sn Ingar se nota empaste 
primero, una 8en8aci6n sarcomatosa despu^s; en 6poca mas avanzada oor- 
vadora del raquis, de concavidad anterior, correspondiendo & ana elipse 6 
on cfrculo de gran radio, la barba pnede Uegav al mismo piano que la re* 
gi6n mamaria, segun una de las fototipfas. Tercero: Los fen6menos de 
una mielitis transversa con su cortejo de contracturas, escaras, etc. 

En el primer perlodo hay que diferenciar esta afeccl6n del tabes doraa- 
lis J en el segundo hay que distinguirla del Mai de Pott 6 rotura de loa liga- 
merUos veriebrales comuneSj llevando en cuenta que la desvlaci6n raquidea 
es angulosa en las dos tiltimas enfermedades; en el tercero el diagn6stico 
es relativamente facil. « 

Pron6stico fatal cuando evoluciona espontaneamente; hay mejorfa si 
interviene un buen tratamiento. 

Este debe consistir en el primer perfodo en revulsives, electricidad, 
estdtica, corrientes de alta tensi6n, hidroterapia. En el segundo perlodo 
cors6 de Sagre para que la anqullosis sea en linea recta y se evite la com- 
presi6n medular; si existe esta Ultima, intervenci6n quir^rgica & la manera 
como Horsley opera los tumores extrsr-durales. 

A. Bbnavides. 

Kl Validol — Remie Internationale de Th&rapeutiqtie. — 7" Ann6e.— Pa- 
ris. — £1 Dr. Schwersenski ha introducido en Terap^utica un nuevo medi- 
camento al cual da el nombre de validol. El validol 6 valerianate de men- 
tol es un liquido incoloro, llmpido, de una consistencia comparable a la de 
la glicerina, de olor agradable, de un sabor ligeramente amargo que 
no Uene nadade caustico; es anal^ptico, estom^quico y carminative. Se 
ha empleado con 6xito en el tratamiento de las manifestaciones de la his- 
teria. la neurastenia, las neuralgias, la jaqueca, los v6mitos del embara- 
zo, la irritaci6n vesical y las erecciones dolorosas en los blenorragicos. Es- 
te medicamento equivale a la mejor forma de administraci6n del mentol 
sin tener sus inconvenientes. Se administra & la dosis de diez a quince go- 
tas tres veces al dla. 

Iiuportaucia del reilejo del tend6n de Aqiiiles en el diaguds- 
tico del tabes: iitilidad del tratamiento antisitilitico al pricipio 
del tabes.— Babinski. — Uetnte de Th6rapeut\que MMico-Chirurgicale. — 66* 
Ann6e, N* 19. Octnbre de 99.— Paris.— El Dr. Babinski, cita una observa- 
ci6n de un indlviduo sifilltico que presentaba los signos del tabes. En 
este enf ermo los reflejos rotulianos existlan ; pero los del tend6n de Aquiles 
estaban abolidos; la investigaci6n de este tiltimo reflejo es muy freoaente- 



152 CRONIOA UBDICA MEiXICANA 

mente despreciado y tiene ain embargo tanto valor como la del tenddn 
rotuliano. "El Dr. Babinski coaoci6 por este signo el tabes en su prin<»pio 
6 in8titay6 durante un ano el tratamiento antlsifllitico habiendo oonae- 
goido mejorar notablemente 4 su enfermo. 

M. ZUBISTA. 



NOTAS. 



L-a difteria en Ir*arras, (Coalni.) 

En los momentos de entrar en prensa nuestro peri6dico, recibimoa 
nuevas noticias de Parras en que se nos participa que no es por fortuna 
tan elevada como lo maniflesta nuestro bien estimado amigo y colabora- 
dor el joven Carlos Viesca y Lobat6n, la cifra de los nifios atacados de dif- 
teria en aquella poblaei6n. La epidemia sin embargo, existe real y poaitl- 
vamente; el n^mero de nifios atacados es considerable teniendo en cuenta 
el censo de Parras, y estos nuevos datos no impHcan en manera algana 
que se desdefie aquel foco de inf ecci6n y que no se tomen las en^rgicas 
medidas que el caso requiere. 

Por la conducta seguida en cases anilogos, G6nstanos la actividad con 
que precede el Oonsejo Superior de Salubridad de Mexico y tenemos la 
certidumbre de que en brevisimo plazo se inquiriran oficialmente los da* 
tos efectivos de este asnnto y seran tomadas todas aquellas medidas que, 
como plausible resultado, obtengan la extinci6n de la plaga. 

A pesar de que nuestra convicci6n sobre este punto ya esta formada, 
desearfamoa tambi6n que entre las familias en que aun se encuentran ni- 
fios indemnes, se ensayase el sulfhidral 6 sulfuro de calcio, como el me* 
dio profilactlco de mayor valia conocido en la actuaUdad. La oonflanza en 
este agente no obstante, no eximir^ naturalmente a los interesados de 
obedecer con toda preciBi6n y exactitud, las prescripciones que emanen 
de las autoridades, aislamiento, desinfecci6n de ropas y habitaciones, etc. 

En el ntimero proximo de la ^^Or6nica" cuidaremos de dar §, nuestros 
lectores cuenta de todo lo concemiente a este asunto. 

TTESXIMONIO DE RECONOCIMIENXO. 

En el breve espacio de tiempo transcurrido entre la aparici6n de nues- 
tro ntimero anterior, que sali6 a luz con elretardo de algunos dias y el nre- 
sente, qne ya se distribuye con toda puntualidad en su fecba, ban tenidola 
bondad de enviarnoa su contingente pecuniario para coadyuvar al soste- 
nimiento de esta publicacion, los siguientes estimables compafieros k quie* 
nes hacemos ptiblica nuestra g^atitnd. 

Sr. Dr. D. Nicolas Martinez, de Zuazua (N. L.)j Sr. Dr. D. Francisco 
DomenzaiiK de Sllao (Gto.) : Sr. Dr D. Fernando Mier, de Saltillo (Coah.); 
Sr. Dr. D Jesus Ballesteros, de Valle de Bravo (M6x.); Sr. Dr.D. Ventura 
O. Viruete, de la Paz (Baja California) y Sr. Dr. D. Juan J. Ramirez de Are- 
llano, de Mexico. 

UA FIEBRE AMARIUUA EN VERACRU:Z. 

Tenemos la satisfacci6n de anunciar a nuestros lectores, y prinoipal- 
mente a los M6dicos residentes en nuestras oostas, que muy en oreve es- 
tara a la venta en las principales Libre rlas de esta Capital, la obra merit! - 
sima que con el titulo de este parrafo, hapublicado eldistinguidoy erudito 
Dr. D. Ignacio Alvarado (padre), que consagr6 varies afios de su vida al 
estudio de una enfermedaa que con justicia ha cautivado siempre la aten- 
cion del mundo m6dico nacional j extranjero. 

Entretanto anunciamos las Librerias a las cuales se encomienda la di- 
fusi6n de este notable volumen, pueden hacerse los pedidos §l esta Redac- 
ci6n 6 i ^'La Europea,'' de J. Ag^ilar Vera y C", calle de Santa Isabel nfhn. 
9. Mexico. 



TOMO III. 



Mizico, Bnbbo l"" DE 1900. 



Num. 7. 



GRONlGfl MEDIGfl MEXIGflNfl 



REVISTA OE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 

(EftPECIALHtNTI ALOALOIOOTERAPtA V MHOTIRAPIa) 

ORQANO DELCUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eWRIQUe L. ftBOGftDO, 



i( 



MirMMO cORRMPONDieNTE DE LA SOCIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS.*' 



I>r< B«iT*lro, Manuel. — Jefe de Clinlca 

de ObBtetrioin de la E. N. de Med. 
Dr. I>aqiiA (In KAtrada, Jnan. — Ex-Jefe de 

Clinica de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Dr. Mrlfa, P^mefrio.— Profesor de Clinica 

Interna (3er. ano) de la E. N. de Med. 
Dr. Trjeda, Carloe. — Profesor de Olinlca 

Infantil de la E. N. de Med. 



Dr. Vazquez G6in«z, FrnnclMPo. — Profesor 

de Patologia Externa de lu E. N. de Med. 
Dr. Ctfrraga, Fernando. - Profesor adjanto 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Prof, Altnn*n H^-rrera. — Seccion de Qili- 

mica, Fnrmacia 6 Historia Natural. 
Prof. Manitt'l O. 'trugija.— Seccion de Me- 

dicJna Veterinaria. 



SUMARIOi 

La Bxpo«ic16ii Univenal de Paris en 1000 y los Congresos f nternuclonales de Medicina, por E. 
L. A.—Sbooiok Y,— Patologia /ntema.— El alacrto de laa tierras calientes, por el Dr. J. F. 
Romero, de Colima. — Sbccion Vll,— Patologia General. — Patogenia de la flebre, por el Sr. 
Bnriqne Viesca y Lobat^n.—SsccioN XIX.— A^i^ne.— Inflnencia de los bosques sobre la 
salnbridad pdblica, por el Dr. Juan Brefia, de Zacatecas.— Sbooion XXVII.— Beviata de 
la Prensa Mddica Mexicana, por E. L. A.— Sbccion XXVIII.— Bevistade la Prensa M6dica 
Eztranjera, por los Sres. A. Benavides y O. Viesca y Lobat^n.- Kariedad^s.- La Hig^iene 
de la mtisica, por C. Viesca y Lobat6n.— Notas. 



L.\ EXP08ICI0N DNIVERSAL DK PARIS KN 1900 



T LOS 



CONGRESOS INTERNACIONALES DE MEDICINA 



^^^^^t^^0^^t^t0^^>^^^*^ 



£n el grandioso Gertamen que debe verificarse durante el aflo actual en la 
culta J hermojsa capital de la Francia, el Comercio^ la Industria, las Artes y 
las Ciencias recibirdn sin duda alguna un poderoso impulso y de ello evi- 
dentemente sacard un gran provecho la moderna civilizaci6n. 

Las Giencias medicas tpndran su lugar honroso, unlugar preferentey dis- 
ttnguido en relaci^n c<»n los eU^vadfsimos fines que persigue y que descollara 
entre todos, porque entro todas las preocupaciones del espiritu hunianodes- 
cuella y sobresale la de vigilar por la salud, conservando las energfas que se 
agitan en torno del progr^so. 

V^ivir y vivir sano es ser dichoso, siendo por esto sencillo cumplir con 
los deberes fAciles que impone la propia conservacidn ; pero afanarse por 
devolver el bien inapreciable de la salud i quienes lo han perdido; consagrar 
los nriHJoreg afios de la vida y la vida entera, muchas veces la salud indivi- 
dual, i la 8oluci6n de los problenias complicados que entrafia la Giencia de 
carafi es prescindir con laudable abnegaci6n del yo para rendir sublime cul- 
ls 



154 CBONICA MEDICA MBXICAKA 

to i loB interesea de la Hunianidad: aliit vivere^ la mis concisa y noble fdr. 
mula del altruismo. 

Las ciencias que cooperan de an modo tan levantado i la maroha de las 
sociedades hacia su perfeccionamiento, que conservan los miiltiples factorea 
que laa constituyen para que cada cual en sueaferaofrezcasu tributo y apor- 
t« au contingente, aon acogidaa en el aeno del gran certamen con el reapeto 
y Gonaideracion que ae merecen. 

Haata hoy, tenemoa noticia de un Oongreao Intemacional de Medioina, de 
otro particular de Higiene, y con atenta carta hemoa recibido loa Programaa 
de una nueva Aaamblea que un grupo de obreroa de la Oiencia, organiza en 
Parfa, aprovechando la inmenaa ooncurrencia cosniopolita que la magna Ex- 
poaici6n franceaa atraa 

Con el objeto de que todoa loa lectorea de la Crbnica Mediea i/<moana,qa6 
deaeen llevar au contingente do iluatracion y aaber i eaoa Congreaoa, tengan 
noticiaa exaotaa y fidedignaa de elloBi hemoa roauelto inaertar todoa loa dates 
que ae noa remitan aobre eatoa provechoaoa ooncuraoa delainteligencia, i me- 
dida que loa vayamoa recibiendo 6 que podarooa tomarloa de loa peri^dicoa 
f ranceaed que loa inaerten. Hoy publicamoa la Oonvocatoria ezpedida por la 
Sociedad de Terap^utica Doaimetrica de Paris, en la cual figaran varioa 
facultativoa mexicanoa, y en cuyo Oongreao aehLn diacutidoa puntoa y cuea* 
tionea de verdadera importancia. Ea indudable que loa alcaloidea toman mia 
y mia cada dfa un pueato preferente en la Terap^utica, yea evidente la ten- 
dencia que hoy ae nota de 8impli6car y hacer riguroaaroente cientfficaa laa me- 
dicacionea. Por eao celebramoa la exiatencia de un Oongreao en el cual ae dis- 
cutir4n loa principioa fundamentalea de un m^todo qu« invoca i la Fiaiolo- 
gia como la piedra angular de la Terap^utica y que aaienta reglaa para la 
adminiatraci&R de loa medicamentoa apoyadaa en la buena logica y que el cri- 
terio cientifico no puede rechazar. 

CONGBESO IKTEBNACIONAL DE ALCiXOIDOTEBAPIA DOSIMBTBIGA 

DEIWO. 

CONYOCATORIA A LOS MEDICOS. 

Parla, NoWembre 15 de 1809. 
Muy honorablea compafieroa : 

La Sociedad de Terap^utica doaimetrica de Paris, ae ha decidido i con- 
vocar en un Oongreao Intemacional, para loa primeroa diaa de Julio del alio 
pr5xinio de 1900, no solamento i loa medicos doaimetraa, aino i todoa los ml- 
caloido-terapeutaa del mundo entero. 

Para ello ha elegido un Oomit^ de iniciativa, compueato de 16 de sos miem- 
broB, encargado eapecialmente de organizar un Oongreao de grande importan- 
cia cientifica y aaegurar au buen ^xito. 

Eate Oomite, i au vez, ha deaignado ya variaa Oomisiones: 
I. Una Oomisidn Organizadora propiamente dicha; 
IL Una Oomisidn de propaganda 6 invitacidn; y 

III. Una Oomisito de recepoi6n y festividades. 



CltOKtOA IIBDIOA KETECAKA 166 

• 

La P C7omi8i6n fie encargarA de la parte cientifica del Oougreso, siendo 
el I a la que ha elegido las principales cuestiones que deben exponerse y dis- 
cutirse en sesidn pdblica, habiendo nombrado ya bus relatores. 

H^ aquf las cuestiones que serdn el objeto de concienzudos trabajos: 

PRIM ERA OUESTION. 

£1 xn6todo do8im6trico. 

Helatores: Sr. Dr. Le Grix; Sr. Dr. Eortz; y Sr. Pertus, Medico Veteri- 
nario. 

SEGUNDA OUESTION. 

Las Asociaciones alcal6idicas. 

Belatores: Sr. Dr. Toussaint; Sr. Dr. S. Laura, dc Turin; y Sr, Jaootfn, 
M^ico Yeterinario principal de 1^ clase. 

TEROERA OUESTION. 
La defervescencia en las pirexias. 

Belatores: Sr. Dr. A. Salivis; Sr. Dr. Mantelin; y Sr. 6. Yiaud, Segundo 
MMico Yeterinario en el 20** Regimiento de Artilleria. 

Ademis de estas cuestiones que serdn tratadas en sesidn pdblica, podrin 
presentarse otros estudios en cada 8ecci6n, dejando ^ los Oongresistas com- 
pleta libertad en su elecci6n. Por esto invitamos d todos nuestros colegas, 
sean 6 no dosfmetras, i elegir el tema que gusten, preparando desde luego 
alguna menioria sobre ^1. 

£1 titulo do cada memoria debe semos comunicado dentro del plazo de 
cnatro meses. 

» * 

La 2* Oomisidn tiene conferidas diferentes atribuciones. 

Esta debe ponerse en re1aci6n con lob m^icos de todo el mundo, sin dis- 
tinci6n de opiniones, iiivitdndoles i toniar parte en esta serie de justas era- 
torias, de tomeos cientificos y contradictorias opiniones, en que serdn discu- 
tidas piiblicamente (lo que hasta hoy janiiLs se ha hecho), las objeciones que 
se oponen al m^todo dosim^trico. 

Todos los m^icos que por conyicci6n, 6 por amor i la verdad, 6 deseo de 
instruirse 6 ilustrarse analizando distintas convicciones, acepten nuestra in- 
▼itaci6n y accedan i tomar parte en estas discusiones cientfficas y siempre 
corteses, tienen el derecho de ser inscritos coroo niiembros del Oongreso, asis- 
tiendo sin cuota 6 gasto de ningiin g^nero i todas las reuniones^ banquetes 
y festajos que se efectuarin en honor de los 



156 CRONIOA MEDIGA MBXICANA 



• • 



La 3^ Goini8i6n procurar^ a los mienibros del Oongi^eso las distracciones 
mis agradables, banquetes en Paris^ visita al Castillo de Saint-Germain, ex- 
cursion i. los bosques de Saint-Germain j de Marly-Ie-Roi, recepci6n en el 
Castillo de Ghambourcy, etc. El generoso Director del Instituto Dosimdtri- 
co, Mr. Gharles Ghant<mud, ha paesto A nuestra disposici6n abundantea re- 
cursos pecuniarios que nos perniitiriln recibir digna y decorosamente d todoa 
nuestros invitados, compatriotas 6 extranjeros, j ofrecer i cada uno un be- 
llo recuerdo de este Gongreso. 

Sea cual fuere vuestra opini6n personal sobre el valor real de nuestro m^- 
todo, si abrig^is el deseo sincero de ampliar vuestros conocimientos y tra- 
bajar en pr<^ de la verdad terap^utica, aceptar^is, sin duda, nue«tra af ectuosa 
y fraternal invitaci6n. 

Grande patisfacci6n experinientaremos, sefiores y honorables compafteroa, 
si tenuis la benevolencia de uniros i nosotros y dar vuestra adhesi6n al "Gon- 
greso Intemacional de Alcaloidoterapia do 1900." 

Las adhesiones serdn recibidas desde hoy en la residencia del Instituto Do- 
sim^trico de Paris, 54 Rue des Francs Bourgeois. 

For el Comlt6 de Iniclativa, 
XI PNiidente de la Sooledad de 'DBrap^utica doslmfitrlca de Barli, 

Db. E. Toussaint. 

« « 

En el programa de este Gongreso, que por sn exten8i6n no nos es po- 
sible reproducir, se asienta la necesidiad urgente que hay de que la Tera- 
p^utiea repose sobre teorfas apoyadas en la Fisiologla y en la Gllnica. 

jGu&n cierto y evidente es por desgracia, que de la diferente Interpre- 
taoi6n de los fen6meno8 vitales, surgen esas divergenoiaa, eaas contradic- 
ciones y aun esos antagonismos en los tratamientos preconizados contra 
una misma enfermedadl Verdad tan palmaria ni pide, ni necesita demos - 
traci6n, porque una sola voz no se levantard para contradecirla. Admftase 
It^flebre, por ejemplo, ese sfntoma tan comfin en las enfermedades a^das, 
como la mfis genuina expresidn de la vis medicatrixj como el valioso y titil 
recurso al que la natoraleza acude para expulsar 6 aniquilar el germen 
morbi£^no (ll^mese materia peccante, humor, miorobio 6 toxina) y la me* 
dicaci6n impuesta tender^ & f avorecer la pirexia y & f omentar y aostener 
el estado febril en que se activan las combustiones org^^inicas como en un 
hicendio devastador. Admftase por el contrario la flebre como una simple 
pertnrbaci6n din&mica, precursora y generatriz de lesiones materiales y 
org&nicas; admftase como un desequilibrio fundonal, fecundo origen, en la 
inmenaa mayorfa de los casos, de alteraciones oelulares y peligroaaa looali- 
zaciones, y entonces ser^ insUtuido el tratamiento que con mayor heroioi- 
dad se oponga y venza & enemigo tan formidable. 

La discu8i6n de las bases s61idas sobre las cuales debe asentarse la te* 
rap^utica moderna; la adopci6n, en un concurso de hombres eruditos y 
▼erdaderos clfnicos, de las reglas f nndamentales & que deben sujetarse las 
medicaciones; la imparoial y justifloada Beleoci6n de los agentes medtoa- 



CBONIOA ICEDICA ICEXICANA 167 

mentofiOB que merecen noestra conflanza por la energla, segroridad y eflca- 
cia de sti aoci6n, dentifioainente demostrada; la ezclii8i6n, hasta el If mite 
mlM lejano que permitan aloanzar los conocimientos modemos, del empi- 
rismo y la rutdna; y la ezposici6n, si la soluciGn no es aseqiiible, de los 
grandes problemas que oscureoen aim los horizontes de la Medidna, son 
m6vile8 nobilfsimos y f ecmidos que ameritan la realizaci6n de mi Congreso. 

Hemos repetido con f reouencia, y tampoco smrgir& an contradictor para 
esta verdad, que la Terap6utica es el fin al cual convergen los esfuerzos de 
todos losramos que, en armonioso con junto, constituyen la "Ciencia de cu- 
rar." Onando de los progresos y descubrimientos de cualquiera de esas 
cienoias auziliares, la Miorobiologia por ejemplo, despr^ndese en debido 
corolario una conquista terap6utica, aquella ciencia y el obrero que la cul- 
tiva mereoen bien de la Humanidad; pero si & tal objeto no conducen, vc^- 
reoen aplauso y encomio, pero no despiertan nunca el agradecimiento so* 
dal. 

Rindamos, pues, sincero y ferviente oulto & la Terap^utica y hi^amos, 
por ende, los mis cumplidos y entusiastas votos porque los medicos era- 
ditoB y principales cUnioos del mundo entero, aporten su contingente de 
ezperiencia y saber, para que sean 6pimo8 y sazonados los frutos del Con- 
greso enperspeotiva. 

Db. E. L. Abogado. 



SEOCION V. 



El alacran de las tierras calientes. 



(A mi distingaido amigo el Sr. D. Alberto 
Betanoourt, Isboriosisixno Secretario de Go* 
bierno, oomo recnerdo de nuestrae conf eren- 
ciaa.— Dr. J, F. Bomero.) 

Nada mis temido en nuestras tierras bajas 6 calientes^ — como ha dado 
en llam&rselas — que el escorpioide (Ichnurua mexicanus) (f ) de que yoy & 
ocnparme. Dada la rudimentaria construcci6n de las habitaciones en esta 
parte del pais, y la prodigiosa fecundidad del alacri,n, constituye ^ste una 
seria aoechanza para nuestras vidas, y principalmente para la de nuestros 
pequefios hijos. Un objeto cuyo uso se abandona por algunas horas, un plie - 
gae de las ropas del lecho mal escudrlnado, una grieta en el marco de la 
paerta 6 en el alfeizar de la ventana, son sitios donde tememos encontrarlo 
y & menudo lo hallamos. 

Y con esto la falta de un medicamento familiar, manejable y seguro, y 
haflta la incnria de muchos de nuestros faoultatiyos, empeiiados en medir 
la importancia del mal por el tamafio del insecto que lo produjo; causas 
son todae estas que ban venido 4 reforzar la barrera que el ardiente dima 
y el mortffero paludismo ban puesto k la colonizacl6n de nuestras costas, 
k la repoblaci6n de la m46 rica y productiva poroi6n de la Repliblica. 

Es Uegado, pues, el momento de Uenar este vacfo en nuestra terap6u- 
tica, estableciendo un tratamiento seg^o y fdoilmente manejable, para 
popalarizarlo eutre los pobladores de esas tierras; y formalmente invito & 
todtoB mis oolegas que ejerzan en tierras donde tal bicho es una amenaza, 



168 CBONICA MBDICA MBXIOAKA 

para que dediqaen aigta momento de bob descansoa 6 tan importanto amm. 
to. A mucha honra tendr6 ai sirven estas incorrectaa plomadas para ema- 
larlos & publicar el tratamiento que oon mayor 6xito hayan luado, oomba- 
tlendo el emponzoSamiento de que trato. 

Sin m&8 pretensiones que las ezpuoBtaa, alU va el frato de mis obser* 
vadones y mi prfictica en el easo. 

« « 

Saorificada una gallina despu6s de haberle inyectado en una vena el 
oontenido de la gl&ndula ponzo&osa del alacr&n, mezolada con glioerina 
esterilizada, se observa que el cerebro est6 p&lldo y oasi ezangde, mientras 
el <$oraz6n y los pulmones estfo oongestionados. La sangre examinada al 
miorosoopio—imperfectfsimo el mfo — ^presenta conglomerados informea, 
mientras el suero est6 mfis coloreado que de ordinario y m&s espeso. 

Dejando que la inoculaci6n mate al animal, se ve el oerebro sembrado 
de puntos rojos y mis obscura la masa cerebral. (^Oongestidn pasiva?) El 
coraz6n izquierdo, ventrf oulo, estft en diastole y la auricula de ese lado oon- 
tiene un oofigulo duro. El pulm6n congestionado y con algnnas eqnfmoeis 
& la simple vista. En algunas venas hall6 cofigulos resistentes. 

Los imperfectos medics de que he podido disponer, me obligan 6 su- 
primir las demfis observaciones hechas, per temor de que resulten interpre- 
tadas per mi imaginaoi6n err6neamente. 

« « 

Prescindiendo de la clasiflcaci6n de nuestro alaor&n, costumbres, etc., 
poco 6 nada importantes para el m6dico, me limitar6 6 describir los sfnto- 
mas generalmente observados en el paoiente, el tratamiento de que me he 
servido y los resultados con 61 obtenidos. 

Al piquete sigue luego una sensaci6n de quemadura que va 6 alcanzar 
su mayor intensidad en la pl6yade ganglionar inmediata. Asf , si es en una 
mano, la sensaci6n mis dolorosa se hace sentir en la azila; si un pie red- 
bid la inoculaci6n, son las regiones poplftea 6 inguinal donde se siente el 
mis vivo dolor: cuando el sitio es en el tronco 6 la cara, los padentes se 
quejan de cardialgia. Basta para esta tUtlma que hayan sido m&s de una las 
picaduras 6 que el alacr&n tenga llena su gl&ndula ponzofiosa. 

Estas sensadones dolorosas no tardan en ser confusas, embargado oomo 
se halla el enfermo per trastomos mis importantes. Un cosquilleo en la 
nariz y garganta le obliga & estomudar y toser, mientras una ezcitaoi6n de 
las glfindulas salivares llena la boca de una baba espesa, cuya deglud6n le 
hace experimentar la sensad6n de una hola de cabeUoa pasando per la gar- 
ganta. 

Examinado en estos mementos, su cara estftroja y vultuosa, lasconjun- 
tivas congestionadas y la pupila estrechada. La voz se hace confusay ronca: 
apareoen las convulsiones t6nicas y cl6nica8, y es comtin el hipo. Si la pi- 
cadura tuvo lagar poco tiempo despu6s de la ingesti6n de alimentoa, so- 
breviene la bascarebelde, aunque no faltan las n&useas en el perfodo ayuno. 

La exdtad6n nerviosa que se apodera del enfermo hace anhdosa la 
respiraoi6n, y se le ve llevar los miembros per todas partes durante mn- 
chas horas. A la auscultad6n se observa aritmia en el coraz6n que llega 6 
disminuir sus batimientos hasta 40 por minuto; en el pulm6n se ojen ron- 



CBONICA MEDICA MEXICANA 169 

quidos, htimedoB al prinoipio, eBtertorosos m&s tarde. El abdomen est6 tim- 
panisado. 

Este ouadro es el observado en los casos graves, y casi siempre qne al- 
gtm medicamento no Interviene, termina por la muerfce del padente en es" 
tado de colapsus. 

La temperatura recogida en 65 casos fu6: de 35° 5 6 38^, 16 casos; de 38° 
& 39° en 19: de 39"" & 40° 6, en 31 . Como se ve, la temperatura ha sido eleva' 
da en los dos tercios de los enfermos. Yo sospecho que el paludismo no ha 
sido extrafio en muchas de las hipertermias registradas. 

« * 

Uamado para estos casos, no siempre es f &cil al m6dico dar con el puhto 
de la piel por donde tu6 inoculada laponzofia; ya por la obscura coloraci6n 
de la piel en los habitantes de estas tierras, ya porque la rapidez con que 
dronla la ponzofla produce perturbaoiones tales en la inteligenda del en- 
fermo, que 6 menndo seflala por sitio el lugar mfis doloroso, 6 bien por- 
que lasituaci6n del piquete le impide sefialarlo, la espalda, los glfiteos, etc. 
Omito decir que en los niflos la dificultad es mayor. 

Por lo demfis, he aquf c6mo procedo. Recogidas las indicaciones del 
supuesto lugar, busco con un caii6n de pluma oortado & bisel, el lugar m&s 
insensible de la piel y explore 6ste con un lente. V6se en el sitio una pe- 
quefia roncha, Ifvida en el centre y coloreada en la zona perif6rica. Hago 
aUf una indsite y pongo una yentosa para extraer algunos gramos de san- 
gre. Despuds layo con agua yodada, alcalina 6 simplemente hervida, y cau- 
terize con un punz6n cualquiera. De este mode substraigo algo de la pon- 
zofia que aun no es absorbida, y destruyo otro poco con el cauterio. En 
cuanto k la ligadura entre el ooraz6n y el punto de inoculaci6n, cuando es 
posible, siempre la practice. 

En cuanto al tratamiento, lo divide en clMco y popular. Asf llamo al 
piimero por ser el que el m6dico instituye y vigila, entrando en la prescript 
oi6n medicamentos de peligroso manejo: el segundo es el que me propon- 
go popularizar como una arma segpira, aun en manos inexpertas, coniara la 
terrible ponzofia 

Sea cnal fuere el momento en que soy Uamado, prescribe: 

InfU8i6n de canela y jaborandi 120 gramos 

Tintura oflcinal de yodo iLO gotas. 

Yoduro de potasio , 1 gramo. 

Acetate de amoniaco 6 gramos. 

Extracto de guaco 1 gramo. 

Jarabe simple 15 gramos. 

D. y M. Para tomar en cucbaradas: una cada veinte minutes. 

Esta poci6n se da lo mismo 6, los adultos que & los nifios, disminuyendo 
la dosis hasta reducirla & medias cucharaditas para los niflos de un aflo 6 
menos, y cuidando en estos sujetos de mantener el calor por medics ade- 
cuados. 

Afiado & esto inhalaciones de 6ter 6 cloroformo, segtin el case: friccio- 
nes con cepillo i, las extremidades, y sustraerlos 6, los cambios de tempera- 
tura. 

Por lo dem&s las dosis van siendo administradas con mayores interva- 
les & medida que el enfermo mejora, asl come cambio de via para la intro- 



160 CRONICA MBDICA MEXIOANA 

daool6il del medioamento ouando el trismus impide daiiee por la boca. Ba 

este case hago diluir el medicamento en agua hervida, y lo administro en 

pequeSas enemas. 

Han ensayado varias veoes y con muy baen 6xito, en mnohae ranohe- 

rfas de las costas del Pacffico, siendo ya muy popular en esta zona, la al- 

guiente beblda: 

Cooimiento de guaco y borraja (♦) Ji de caartillo 

Aloali 12 gotas. 

EndtUcese para dar cucharadas, medias enobaradas 6 ouoharaditas, se- 

gtn la edad, cada cuarto de bora. 

Ademlis, en el intermedio de esas cucharadas y en la misma propor- 

ci6n, pero cada media bora, dar de la siguiente: 

Agua bervida H^^ ouartillo 

Tintura de yodo 12 gotas. 

Agftese bien y lavese la cucbara antes de usarla de nuevo. 

Debo insistir en los preliminares: incisi6n y ventosa en el punto del 

piquete; despu^s cauterizaci6n yligadura, cuando esta sea practicable y 

cuando el punto baya sido encontrado. 

La pequefia estadistica que he podido reunir se descompone asf : 

'.S d ^ 3 ^*. Casos graves, 49: curados, 46: muertos, 3 

®52^::7i id. no graves, 30: „ 30: ,, 

^ o'^^ 2 a En el curso de alguna enfermedad, 7: curados, 4: 
a c8 ^ <D)0;d muertos, 3. 

cS '^ M "g <D o '^^^ do casos tratados por el medicamento prime- 
S OtSdi^ ramente indicado, 86. 

Si descontamoa de los 6 insucesos, 3 muertos durante el curso de otras 

afecciones, resulta que solo be fracasado en un 3, 6% 

Tales son las reducidas 6 incorreotas observaciones que tengo el honor 

de sujetar al Uustrado criterio de mis honorables colegas, esperanzado en 

que ellas despierten su estf mulo para dar & luz mejores ideas sobre eete 

punto. 

Oolima, Abril de 1899. 

Dr. F. J. RoMBRO. 



1888-89 
1898-99 



SECCION VII. 



PATOGENI A DE L A FIEBRE. 

Di8ertaci6n leida en la clase de Patologis General de la Bscnela N. de Medicina. 



Debatida es la cue6ti6n de la patogenia de la flebre en la que tantos 
esforzados adalides y brillantes espfritus ban tomado participio. Oonven- 
cido de la escasez de mis fuerzas, acepto la tarea s61o por oumplir con el 
deber, y animado por la benevolenda de los que me escuchan. 

Tomar de la fisiologfa la luz necesaria para comprender el mecanismo 
fntimo de la producci6n del calorico normal, senalar las fuentes que en el 
organismo dan origen §l la temperatura fiBiol6glca 6 investigar el por qu6 
del equilibrio termog^nico, creo que son los proleg6menos indispensables 
en que debo entrar para mejor comprender el asunto que se me encomien- 



(*) La borraja puedesubfltituirse con el gaayacftn 6 onalqniera otro leHo endorifioo. 



CRONICA MEBICA MBXICANA 16t 

da. Asf, pues, estadiard someramente: I.-— Las faentes del calor normal y 
II. — El equilibiio t^rmioo y el mecanismo de esta regnilaoi6n. 

Los orfg^nes del calor normal son de dos 6rdeneB: qufmlcos y meo&ni- 
cos, annqae en realidad, como vereroos despu^s, pueden comprenderse en 
nna sola oategorfa: los del orden qufmioo. 

Los oambios qne se pasan en la economf a y qae dan nacimiento al ca - 
lor normal son las ozidaciones, deshidrataciones, descomposiciones y des- 
doblamientos en su infinita variedad. La combusti6n esla m&s vallosa y la 
que contribuye con mayor contingente 6 la producoi6n del calor total. El 
oxlgeno, al combinarse, quema, ozida, engendra calorfas qne para la nni- 
dad de substanda carbnrada son in variables ennt&mero; poco importa que 
la reacoi6n se veriflque en el organismo 6 in vitro, mi gramo de hidr6geno 
mii6ndose & ocho de oxfgeno para formar agaa desprender& siempre la 
misma cantidad de calor. 

El ntimero de calorfas desarrolladas por el cuerpo humano varfa de 
2,700 & 3J24 en 24 horas, seg6n qne se estndie en el reposo 6 en el movi- 
mien to. Esta cifra de calor no nace y mnere en la misma forma; el 5*^ 6 6° 
del cal6rico producido se transforma en energia mnscnlar snjetfindose al 
cartab6n de la eqaivalencia de las fuerzas. 

Despr6ndese calor al carborarse las grasas, al ozidarse los albuminol- 
des, al qnemarseloshidrocarburosy alefectuarse caalqniera otra combns- 
tl6n 6 cambio qufmico en el interior del organismo, siendo el conjonto de 
estas acdones las productoras del calor en su totalidad. Las acciones me* 
dmicas como fuente de calor, tienen por factor principal el frotamiento de 
la sangre en los vasos y luego vienen los de las superficies articulares, los 
de los tendones, etc., pero como en (iltimo resultado el frotamiento de la 
sangre es producido por la aooi6n del coraz6n, que & su vez toma su ener- 
gia de las reacciones qulmicas vitales verificadas en 61, queda inclufdo en 
ellas; no haciendo sino restituir al organismo parte del calor gastado en 
poner la sangre en movimiento. 

Los 6rganos y elementos anat6mico6 que toman partidpio en las fun- 
clones de la eoonomia y que obran de una manera especial, por una parte 
signiendo su actividad propia, y por otra, reuni^ndose & la actividad co* 
mto, no trabajan por ig^al en la genesis del calor; si muy mezquino es el 
contingente que prestan los elementos pobres de vida como la celdilla 
cartOaginosa por ejemplo, rico es el tribute que pagan otros, como la flbra 
muscular. 

£8t6 demo^trado que el musculo al contraerse desprende calor y que 
el calor producido por este mecanismo es bastante elevado, al grade que 
se ha hecho la pregunta de si la flbra muscular no es por sf sola la tinica 
fuente del calor y de si durante el reposo, la cantidad de calor desprendi- 
da se debe & la contracci6n del coraz6n y de los mtisculos inspiratorios. 

Los oentros nerviosos tambi6n despiden calor y el cerebro serfa, des- 
pute del hfg^o, el 6rgano mfis caliente del cuerpo; la sangre de los senos 
menfngeos est6 a una temperatura mayor que la de las cfur6tidas. Seg6n 
Lndwig pasa lo mismo con las gl&ndulas. 

Cuando el ilustre Lavoisier descubri6 el oxfgeno, no se tard6 en hacer 
del pulm6n el sitio de las ozidaciones y el foco principal del calor animal, 
teorfa que pas6 & la historla desde el memento en que supimos que las 
oxidaoiones se pasan en la intimidad de las celdillas de todo el organismo, 
la hemoglobina siendo el vector encargado de llevar 6, lo lejos el oxfgeno, y 
si al opmbinarse con ella al nivel del pulm6n se desprende ciertacantkUid d« 



102 CRONICA MEDICA MBXIGANA 

oalor, este desprendimiento estft compensado oon el qae toma el ftoldo car- 
b6nico al pasar del estado de di8oluci6n al estado gaseoao, y con el qne se 
gaata en elevar la temperatora del aire exterior. Spalanzani ha f ormnlado 
esta ley de flsiologia dioiendo: ^'Todos los elementos anat6mico8 respi- 
ran;" y nosotros, parodiando & este sabio, padi6ramo8 decir: 'Todoalos 
elementos anat6mioo8 dan oalor," pudi^ndose oonstmir una gama termo- 
g6nica, poniendo en el grado inferior los elementos de vitalidad mis lenta 
para ooncluir con los de mfis aotivas fnnciones. 

^D6nde pndiera encontrarse la demo8traci6n la de actividad vital y al 
mismo tiempo la medida del dinamismo puesto en juego por la combus- 
ti6n? Mndos pero elocuentes testigos de la energfa desarrollada son los 
desechos del organismo, residnos dltimos de las oxidaclones y metam6r- 
fosis verificadas y qne son como las cenizas de la m&qnina que restan al 
fin del trabajo. £1 ficido carb6nico que se desprende al nivel del pulm6n, 
los rifiones y la piel y la urea qne se excreta por las orinas, son los cner- 
pos cuya valoraci6n mide el grado de las combustiones intraorg&nioas y 
de aqui que iitilicemos este dato para damos cnenta de la intensidad oon 
qne funoiona nn organismo determinado. 

Estando, pnes, establecido, que fnentes de calor son todos los elemen- 
tos que nos oonstituyen, cada uno en el grado que lo ooloca su actividad 
vital propia, veamos en qu6 condidones y por qu6 mecanismo se realiza 
el equilibrio de temperatura en los animales homeotermos, que si esta 
cuesti6n de flsiologia hubiera dicho 61a ciencia su (Utimapalabra, tendrla- 
mos adelantado un gran paso en la patogenia de la flebre. 

Desde luego tenemos adquirido un hecho perfeotamente oomprobado: 
los animales de sangre caliente oonservan el mismo grado 6 pesar de las 
variaciones de medio, siempre que no pasen dedertos If mites compatibles 
oon la vida del s6r, y para que este hecho se realice es indispensable, d 
priori, que la producci6n y las p6rdidas de cal6rico tienen que ser iguales. 
Si por minuto hay 1.87 calorias producidas, el balance entre el debe y el 
haber requlere que se gasten por minuto 1.87 calorias, de donde resulta 
que el equilibrio se alterarft en las dos condlciones sig^ientes: cuando 
varfa la producci6n 6 varfa el desperdicio. Las variaciones de producci6n se 
deberfan & la mayor 6 menor actividad de los focos calorigenos cuya pri- 
mera oategoria ocupan los mlisculos, pues si cuando entran en ejerdoio se 
levanta la cnrva de temperatura, cuando est&n parallzados 6 en reposo 
se observa su descenso; el resto de calorias efectivas es causado por la 
vida de las otras partes de la economfa, por el juego de loa#ntisculos res- 
piratorios y el continue trabajar del coraz6n. 

Las variaciones en el desperdicio dependen ya del organismo 6 ya dei 
medio exterior, estando rennidas todas las variaciones en perf ecto vinculo 
por el bistema nervioso, verdadero regulador de la temperatura. 

De todos es muy bien conocida la manera como se defiende el organis- 
mo del calor que le incomoda 6 del frio que le asedia. En el primer caso 
el coraz6n aumenta el nfimero de sus latidos, hace pasar mayor cantidad 
de sangpre por los capilares dilatados, en particular los de la piel, y esta 
extensa superfide sang^fnea pierde parte de su calor por radiaci6n y por 
acd6n directa del agua del sudor, que al evaporarse toma de la parte m&s 
cercana una cantidad enormede calorias, aiiadi^ndose a esto la respirad6n 
pulmonar que se hace m&s amplia y enfria la sangre al pasar por las ve- 
siculas pulmonares, con lo cual tendremos todo un conjunto de f 8n6meno8 
que contribuye 6 refresoar el organismo. En el segundo caso tenemos fe- 



OBONICA MBDICA MBXIGANA 163 

ndmeooB in versos; caando la temperatara exterior baja, los capilares de la 
periferia se oontraen y este hecho se traduce por la palidez de la piely las 
mucosas, palidez que llega & menudo k la cianosis, indicando la preoaria 
cantidad de sangre que riega las partes citadas ezpuestas & la radlaci6n, la 
transpiracidn se detiene, el rifi6n suple las funciones de la piel disminoidas 
y la masa de sangre calentada se oculta en el interior del organismo, sin 
Uegar k la periferia mfis que la necesaria k la manatenci6n de la vida en es- 
tas partes que 6 veces,desprovistas completamente del Ifquido nutritivo, 
maeren heladas. 

Pero el lazo regulador por exoelenoia que ejeroe una cuerda tutela y 
combina de una manera arm6nica el f uncionamiento de los fooos calorlge- 
nos y el desperdicio de la temperatura, lo tenemos en el sistema nervioso, 
en ese admirable sistema tan maravillosamente trabajado y de donde ema- 
nan las 6rdenes para la manifestaci6n correcta de toda la activldad vital. 
El sistema nervioso nos ofrece, como el mundo k Ool6n, nuevas regiones; 
descubiertas muchas de ellas quedan atin por descubrir otras m&s, y la in- 
ve8tigaci6n futura reserva grandes sorpresas. 

Claudio Bernard seccionandd el gran simplltico cervical, Brown S6 - 
quard haciendo la hemisecci6n de la m6dula dorsal y Waller colocando el 
codo en una mezcla refrigerante, comprueban todos tres la congesti6n de 
las partes correspondientes & la inervaci6n snspendida y sefialan los fen6- 
menos de vasodilataci6n consecutivos, elevaci6n de la temperatura y suda- 
ci6n de las partes. Pliigghace la contraprueba excitando por una corrien- 
te el6ctrica los puntos nerviosos y obUene los fen6menos inverses: pali- 
dez por va80-constricci6n, frfo y falta de sudor en las partes interesadas. 

Las experiencias se suceden y Uegan k repartirse los centres vaso- 
motores k lo larg^ del eje cerebro-espinal y del gran simpitico. Lios que 
dan k la cara el rubor estarfan situados en el gran simp&tico cervical y m6- 
dula oorrespondiente de esta misma reg^6n. Cftanse como conductoras las 
ramas de los nervios cervicales inferiores y torficicos superiores. Los va- 
so-motores de las paredes del torax y miembros superiores tendrian su 
centre en el gangUe cervical inferior y m6dula dorsal entre la 3* y la 7* ver- 
tebra. Las paredes de la pelvis y miembros inferiores estarian abastecidos 
por un centre en la m^dula y parte del simp&tico abdeminales, y los de las 
visceras nacerf an del gran simp&tico siendo llevades k las abdeminales por 
los esplficnicos principalmente. 

La existencia de estos centres est6 demestrada; pero hay m&s atin: 
Tscheschiohin trae en apoye de los centres tdrmicos el case de una lesidn 
de la pretuberancia anular acompaflada de elevaci6n de la temperatura; 
Vulplan piensa que un centre mederador de la temperatura, como lo admite 
este autor, est6 lejes de haberse demostrado, pero sin embargo, para 61 los 
centres nerviosos ebran incentestablemente sebre la temperatura. Esta in- 
tervenci6n puede ejercerse por intermedio de los vase-metores sebre 
los vases y tambi6n directamente sebre la nutrlci6n de los elementos ana. 
tdmicos extravasculares. Finkler y Friederich admiten la existencia de 
centres nervioso-tdrmicos situados entre los hemisferios cerebrales y la 
ni6dula espinal. Recientes investigaciones ban demostrado que existen 
centres tdrmicos en la reg^6n opto-estriada (Isaac Ott) y en los cuerpos 
eatriados (Sachs) ; en fin, para Messe existen centres t6rmicos donde quie. 
rs que bay un grupe de neurones suficlente. 

La lecalizaci6n de estos centres tdrmicos se diBoutir& mis 6 menos y 
tul ve9 Qo se Uegue k un acuerdo perfecto sebre el lugar que ecupan, per 



164 CRONICA MEDICA MEXICANA 

no obstante eso, nos queda oomo un hecho bien adqairido bu existencia 
que es lo que importa para la cne8ti6n que me ocupa Mecalister llega hasta 
admitir centros termo-t&xicos encargados de mantener el equilibrio entre 
la prodncei6n y las x>^rdidas de cal6rico, y si tanta belleza fuera verdad, la 
cueflti6n de la patogenia de la flebre entiurfa bien pronto en el campo de 
la realidad. 

II 

La patogenia de la flebre es la segunda parte de este peque&o trabajo, 
y basados en los dates de la flsiologfa normal, la patol6gica es mas aborda. 
ble en su estudio y sua consecuencias son mas fecundas. 

^A qu6 se debe la elevaci6n de la temperatura sobre su grade normal? 
Bas^ndose en los eonocimientos fisiol6gico6 y mecanismo de la regulaci6n 
del calor normal, los autores reducen i, las dos causas siguientes la pato£^. 
nia de la flebre : aumento en la producci6n 6 disminucidn en los g^tos. 
Puede, en efecto, anmentar la temper%tura por una de las siguientes 
causas: I. Aumento de producci6n sin aumento de desperdicio. II. Au- 
mento de producci6n y disminuci6n del desperdicio. III. Aumento de pro- 
ducci6n y aumento insuflciente del desperdicio. IV. Disminuci6n del gasto 
sin yariar la producci6n, y V. Di8minuci6n de ambos & la vez, pero en gr&' 
do mayor el desperdicio. Todos ellos, como se comprende, pueden engen. 
drar la flebre y ser un modo especial de su patogenia. 

Si el desequilibrio tiene por fundamento la variaci6n en las combus- 
tiones, veamos lo que pasa. Liebermeister, Leyden y Pliigg ban seflalado 
en el estado febril un aumento en las combustiones. El ^ido carb6nico 
desprendido y la cantidad de urea eliminada se elevan notablemente y sua 
altemativas siguen, engeneral, una marcha paralela a la de la temperatura. 
La exageraci6n de las combustiones ha sido una de las explicaciones que 
se han dado de la flebre, y como se la habla querido hacer 6nica y axclusi- 
va, la crftica hist6rica la ha juzgado ya. 

Senator dice que el &cido carb6nico puede eliminarse en exceso sin ha- 
berse formado en mayor cantidad que la acostumbrada; el org^nismo en 
estado de flebre dejarfa escapar una cantidad anormal de acido carb6nico 
por el hecho del mayor ntimero de movimientos respiratorios y contener* 
lo en menor cantidad en disoluci6n en la sangre. Finkler ha comprobado 
que el aumento de ab8orci6n de oxigeno no es proporcional i,la elevaci6n 
t^rmica. Robin ha notado que la cantidad de oxfgeno consumida, que de 
ordinario es mayor en el febricitante, suele disminuir considerablemente, 
hecho por demas caracterfstico de los estados tifoideos graves, y esto sin 
quc disrninuya la temperatura La misma observacidn se hace para la urea 
que Robin ha encontrado en menor cantidad que la normal, en algunos f e- 
bricitantes particularmente, en las flebres de larga duracl6n, en las inter- 
mitentes de origen hepdtico y sobre todo en los estados tifoideos gnraves. 

La exageraci6n de las combustiones no basta. pues, para explicar la 
r6acci6n febril y serf a tan absurdo como anticientlfico caer en el exclusi- 
vismo de querer explicar siempre por este medio la genesis de todos los 
cases de flebre, asf como con cualquiera de los tres primeros puntos que 
he fljado como pudiendo dar origen a la hipertermia. 

Traube ha sostenido que la elevaci6n t6rmlca en la flebre resultarfa de 
la retenci6n del cal6rioo en el ouerpo, por disminuir el gasto que mantlene 
el ietjuilil^Ho, dando como apoyo de la hip6te8iB el hecbo que en el oalofrlo 



CBONICA MBDICA MEXICANA 105 

inicial de la flebre babia contracci6n de los vasos de la plel y dn embargo 
ya la temperatora subla. Esta bip6te8is que formarfa la patogenia de Ifi 
flebre en los dos ^Umos eslabones de la oadena de variacioneB que he se- 
Salado, cae ante los hecbos de observaci6n siguientes: el febricitante 
pierde mis calor que el individuo sano porque su piel ardiente y seoa irra- 
dia mejor y porque el aire que expira esta mis caliente tambi^n y laezpe- 
rimentacito no ha tardado en venir 6 conflrmar lo aeentado con toda sq. 
fuerza demostrativa. Leyden y Liebermeister ban medido la cantidad de 
calor perdido por el enfermo, el primero poniendo un miembro de este en 
un calorf metro y el segundo tomando la temperatura de un ba&o Mo antes 
y despu^s de haber metido en 61al enfermo y los cilculos de ambos obser- 
vadores estin de acuerdo para aflrmar que en estos casos hay mayor p6r^ 
dida de cal6rico que en las circunstancias normsles. 

Demostrada, pues, la insuficienoia de las anteriores teorias para tener 
la patogenia de la flebre, necesitamos buscar en otra parte la causa com<in, 
el lazo que explic4ndonos todos loa oasos oonocidos sirvaal mismo tiempo 
de base para erigir la patogenia m&s aceptable. Esta base la enoontrfk- 
mos en el sistema nervioso, cuyos centres t^rmicos y termo-reguladores 
se ban demostrado experimentalmente y en la vida misma que, en ^timo 
aolUlsis, estft reg^ida en su intensidad y manif estaciones por el sistema ner- 
vioso mismo. 

La flebre encontrarfa, pues, su explicaci6n ^tima en una pertarhaai6ii 
de la inervaoi6n, que puede ser provocada por diferentes medios. 

Se ban designado con el nombre de subatancidspireiSgencLS aquellas que 
introducidasenla economiaimpresionan el sistema y deaarrollan la flebre. 

En 1889, Oharrin y Rifler demostraron que un cnltiyo puro y esterUi- 
zado del bacilo pioci&nico inyectado produce un aoceso de flebre intensa. 
Boussy obtuvo an&logo resultado inyeotando un producto de la levadura 
de cerveza: \& piretogenina. 

Pouchard ha reconocido que entre los productos baoteriaaos hay unos 
que no tlenen accidn, otros aumentan y otros hacen oaer la temperatura. 
Se puede ver al mismo agente inf eccioso determinar la hipertermia 6 la 
hipotermia, como sucede con el bacilo del c61era, cuando se inyectan sus 
productos en cantidades diferentes. D'Arsonval, reemplazapdo el temi6- 
metro por el calorf metro, ha demostrado la misma propiedad. El fermen- 
to de la flbrina es eminentemente term6geno seg^n Berk, y serfa m&a 
abundante en el individuo infectado que en el sano. 

En las fiebres intermit-entes, tifoideas y eruptivas se encuentra la pe- 
netraci6n de estas substancias & la sangre. La elevaoi6n ttanioa ha sido 
determinada experimentalmente por las inyecciones de exferaotos alooh6- 
licos del bazo, rifl6n y caldo puro. Las fracturas sunples, las produoidas 
en dertas partes de la columna vertebral, las lesiones nervioeae experi- 
mentales, etc., que ban determinado la hipertermia hablaa muy alto en 
favor del origen nervioso de la flebre, que se sefiala tambien en la hiate- 
ria (Laveran.) 

De origen microbiano 6 amicrobiano las substancias extrafias vienen 
& periurbar el funcionamiento regular del sistema nervioso. Ya scan los 
micro-orgauismos irritando directamente las celdillas nerviosas, ya scan 
6stas impresionadas por los productos de la vida de los g6rmenes y que 
contiene la sangre en disoluci6n 6 bien ayudando & la destrucci6n de los 
gl6bulos blancos, el equilibrio se rompe, y si predominan las acciones ca- 
lorfgenas vemos nacer la flebre de esta ruptura del equilibrio. 



166 CftOKiCA MBDICA IC^XICaNA 

En resomen, el organismo hamano es nn oonjanto de 6rganoB oayo 
trabajo ann6iiioo oonstitaye el estado normal; tenemo8 el esqueletohneao- 
ao y oonjuntivo saministrando apoyo & la inflnidad de seres unioelnlares 
ouyas agmpaciones forman los 6rganos; tenemos el sistema mosonlar ca- 
yas fonciones son dar movimiento & las palancas hnesosas; el glandular 
qne vierte en el torrente sangafneo 6 en el exterior los productos de sn 
mannfaotora; el circnlatorio que acarrea los materiales de vida 6 donde 
son nec€isarios para la reparaoi6n constante de las p6rdidas que origina el 
trabajo de tan admirable mecanlsmo, 6 bienlleva & las puertas de desagQe 
los desperdicios de tantas f&brioas; el cerebro donde se elabora el pensa- 
miento y reconocen las sensaoiones; el cerebelo, la m6dnla y el bulbo eon 
sus fnnelones motoras y otras; los nervios que transmiten incesantemente 
las impresiones recibidas y la orden apropiada; los 6rganos de los sentidos 
que ponen & la personalidad en relaci6n constante con el exterior; los 
sexuales cuyo funcionamiento temporal 6 intermitente lleva por objeto 
asegnrar la inmortalidad de la especie; la cntfoula epitelial, eficaz coraza 
de protecci6n contra ias influencias directas del medie ambiente, y por 
fin, el sistema cdlulo-grasoso, si me es permitida la expresidn, cuyo papel 
es Uenar todos los huecos, acojinar las salientes, conectar los 6rganos9 
proteger contra las influencias exterlores y concurrir & la estdtica del 
ouerpo arredondando las formas y haciendo palpitar las morbideces. Que 
todas estas porciones trabajen arm6nicamente para producir el bienestar 
del conjunto y tendremos el estado de salud. Oonsideremos esta armonfa 
en la termog^nesis aislada y tendremos la temperatura normal, la f alta de 
fiebre; pero que al contrario, alguno 6 alg^unos de ellos, apart&ndose del 
carril normal por cnalquiera influenda que sea, produzcan un trabajo ma- 
yor 6 menor, la salud habri dejado de existir; oonsideremos la parte calo- 
rlgena y tendremos su aumento en el primer caso y su disminucidn 6 la 
hipotermiaen el segundo. Las aotividades exageradas de unos 6rgano6 
Ijienen oomo oonsecuencia aminorar el funcionamiento normal de los de- 
mfis y segdn que en la pipducoi6n del calor total predominen las primeras 
6 las segundas, tendremos la hipertermia 6 la algidez: tdrminos contrarios 
y que sin embargo obedecen al mismo principio, confundiendo su origen 
ea una perturbaci6n primordial de la inervaci6n que coordina y arregla 
toda manif e8taci6n vital en el organismo. Jamis se aumentarfi la activi- 
dad en todos los 6rgano8 al mismo tiempo y en el mismo grade, pues si esto 
sucediese no habrfa enfermedad, sine una intensidad de vida mayor que la 
comtin sin dejar de ser perfecta la salud del individuo en cuesti6n. 

En conclusi6n diremos, consecuentando con los principios fi8iol6g^co8 
asentadoB en el curso de este pequeiio 6 incorrecto trabajo: Que el siste* 
ma nervioso, g^ran coordinador de las energfascelularesctiyo conjunto nos 
da la vida, explica perfeotamente o6mo impresionado por causas enddge- 
nas 6 ex6gena8 determina el desarroUo de la flebre 6 la algidez en los es- 
tados morboBOS y segfin sea el sentido en que tales causas obren. 

Mexico, Septiembre 28 de 1898. 

Enbiqtjb Vibsga y Lobat6k. 



CBOmCA HBDICA MBZICANA 187 



SECOION XIX. 



INFLUENCIA DE LOS BOSQUES 

■OBBB 

LA SALUBRIDAD PUBLICA. 



Memoria lelia ante la Ajociacion Mericaia it WntM PiUca, 
reDniia en Mlneliiiidis, Un.. E. U. A. 



"Proteot yoar forests and thereby 
yon xnAy protect youreelyes." 



SbIIob Pbesidente, 

SbHTORAS T CABAUiEBOS: 

E8t& hoy tan bien reoonocido qae la prozimidad de los bosqnes favo* 
rece bajo distintos oonceptos & las agn^padoneB humanas, qae serf a inti- 
til toda di8oasi6n fi ese respecto, y podemos partir del hecho oomo de on 
ptinto deflnitivamente adqulrido. 

Para el objeto especial de este trabajo serft saficiente fi mi entender, 
ennmerar las principsles circanstancias de que dimana la inflaencia ben^- 
floa de las arboledas sobre la salad y oon8ervaci6n de naestra espeoie. An- 
tes de ooaparme de dertas proposiciones qae, hoy como en lo pasado, son 
oonsideradas nemine dUcrepante como el frato dlrecto de la sana obser- 
vaci6n, dir6 dos palabras de otras que, despate de haber figarado entre 
las tradiciones popolares m&s extendidas, se han sometido 6 revisidn y 
aon oombatido hace algunos afios por personas dedicadas & estndios me- 
teorol6gicos. 

Qoizd la mfis firmemente arraigada de esas creencias ha sido la qae 
admite qae la cantidad de llavia sobre determinada snperficie de tierra se 
halla en relaci6n directa del nt^mero de firboles sostenidos por ella. Se ha 
aflrmado tambito qae los cambios gaseosos verlficados 6 trav^s del folia- 
ge, modifican notablemente la composici6n del aire atmosfdrlco aomen- 
tando la proporci6n de oxfgeno, y disminnyendo la de &ddo oarb6nioo. 
La prlmera de estas aseveraciones, es decir, la qae concede acci6n directa 
6 las arboledas sobre la abandancia de las agaas plaviales, ha sascitado no 
may lejos de naestros dfas (1889), debates interesantes entre varies me* 
teorologistas americanos y alemanes. No ha faltado qaien la declare abso-- 
Intamente err6nea, como tantas otras interpretaciones defeotaosas de fe- 
n6menos natarales en las qae se confnnde mnchas veces la caasa con el 
efeoto. Esto no obstante, Ganther, Ebermayer, Blandford y con ellos otros 
observadores ingleses, por dedacdones obtenidas de namerosas experien- 
eias hechas en las Indias Orientales, sigaen adheridos 6 la convicci6n tra* 
didonal y sostienen qae en lo fataro redbirft la mfis oompleta conflrma- 
oi6n dentffica. 

Citan oomo fondamento de sn ]aido, las particalaridades sorprenden- 



168 CRONICA MBDICA MEXICAKA 

tea qae ofreoen alganos ejemplares de la flora tropical y do las Islas Oa- 
narias. Entre las primeras ae han descrito drboles de Uuvia 6 drbole8 que 
Uoran (csDsalpina pluviosa,) etc., los coales, & modo deunaregadera, es- 
parcen 6. su derredor el vapor de agua que condensan; y entre los segundos 
hay una especie que, con el agaa que absorbe de la atm68fera marina, 
rieg^ el terrene situado bajo su sombra. 

LoB trabajos pacientes y delicados de Fautrat al estudiar oomparativa- 
mente el poder de conden8aoi6n que tienen los diversos firboles de los 
bosqnes de Europa, sobre el vapor de agua existente en la atm6sfera, 
han Uegado 6. resultados interesantes por su gran valor y utilfsima signifl- 
caci6n practica. Brandts y Studnika han sostenido Iguidmente en sus es- 
critos la verdad de la antig^a teorfa, siendo de notarse que aun los mis 
deolarados adversarios de ella, como H. Qaussett, no se aventuran hasta 
rehusar & la prosperidad de las arboledas toda influencia sobre la f ertili- 
dad de la tierra. De buen grado reconocen que el suelo cultivado retiene 
la hnmedad mejor que el que no lo ha sido, y que los bosques pueden con- 
fliderarse recepticuloB de agua en cuanto §. que se oponen & las variacio- 
nes bruBcas de temperatura y moderan la violencia de los vientos. El ob- 
servador que acabamos de nombrar sefiala como argumento militante en 
contra de las ideas antiguas, el que la superficie mis 6 menos extensa del 
foliage, f acilita la evaporaci6n y esparce en el aire gran cantidad de llnvia 
privundo de esa maaera §. la tierra de la acoi6n fecundante que la favore- 
cerla Bin la interpo8iGi6n de las hojas. La f uerza de la objecidn no es dao 
liparante, puesto que de los c§lculos de Ebermayer resulta que la evapo- 
raoi6n en los bosques es dos voces y media menos que fuera de ellos y oin- 
oo veceB menos a^gtin 01av6, quien agrega que cuando se tiene en ooenta 
que el suelo se halla cubierto meses enteros por las hojas que desprendi- 
dfs de los irboles, §. la vez que representan un abono exoelente forman 
una especie de abrigo protector, faoilmente se concibe que esa circunstan- 
cia disminuye hasta en ochenta por dento la susodicha evaporaci6n. Con 
muoha justicia se haheoho notar que no es la cantidad de lluviarecibidaen 
an tiempo dado, sino la di8tribuoi6n regular y uniforme de aquella, lao(mdi- 
ci6n esencial para la prosperidad de los campos ; y Van Berber (1) ha demos- 
trado que la arboricultura, aparte de aumentar la Uuvia^ tiene una virtod 
meteorol6gica mis apreciable todavia equilibrando lahumedady evitando 
las excesivaii variaciones termomdtricas. 

Lo dicho hasta aqui bastarfa por si b61o para que el higienista Uamado 
i estudiar el grado de salubridad de una regi6n cualquiera, no viera con 
indlferencia la proximidad 6 ausencia de los bosques. Que estos se hayan 
rjeputado en todo tiempo auxiliares de primer orden para la conservacl6n de 
la vida del hombre, esta bien justificado por laantigua teorfa de la respira- 
qi6n de las plantas, segtin la cual el aire atmosfWco recibe de dstas el oxf- 
geno en mayor cantidad que la existente en la atm6Bfera ordinar^i. Sa 
cierto que no han faltado esc^pticos a ese aumento de oxfgeno oomo ro- 
sultado directo de larespiraci6n vegetal. Ya cuando M. B. OorjSfiwinder (2) 
di6 Guenta de bus invesUgaciones sobre la composici6n quimica y las fnn- 
ciones de las hojas de los vegetales, proponi6ndose resolver deflnitiv^men- 
te ^ cuesti6n relativa i la respiraci6n de las plantas, expuao que hasta en- 
louces ae habia enae^ado que fistas tienen dos respiraciones; una 4e dte 

(1) On the inflaence of Forest Orowth on climate. 

(9) A944l^io 4e 9ei«n)09« 4e Par^B, i de ll«f*o 4ei«7B. 



CfiONICA MBU>IOA UEXtCAHfJL 160 

y otra de noche. Qae la filtima Uamada normal estriba en abBoroi6n de 
ozlgeno y prodaooi6n de 6cido carb6nico, y la primera 6 diuma se repre- 
senta por la acci6n de la chlorophylla sobre el aire atmosf^rico cuyo 4cido 
carb6nioo descompone, apoder&ndose del carbono y desalojando el ozige- 
no. Corenwlnder conclay6 por negar que esa fanci6n de la chlorophylla 
fnera una verdadera reBpiraci6n. La clasifica entre los actos de asimila- 
oi6n, no habiendo k su modo de ver sino una sola respiraci6n para todos 
los seres, y agreg6 que por analisis minuciosos habla comprobado exhala- 
oi6n diuma de llcido carb6nico en las hojas nuevas, cuyo fen6meno se ex- 
plioa porque en los tejidos j6vene8 predominan los compuestos azoados y 
son 68to8 los que, organizados en celdillas, ejercen la funci6n respiratoria. 
Bn 6poca mas reciente Ebermayer (1) en su excelente trabajo "On the 
Higienic Worth of Woods," se niega k reconocer la antigua aflrmaci6n de 
que en el aire de los bosques hay proporcionalmente mas oxigeno y menos 
oarbono que en el de las llanuras desmontadas. El Profesor de Munich de- 
dara que en sus experiencias repetidas no le ha sido dado comprobar la 
ezactitud de tal doctrina, supuesto que no ha encontrado en una super fi- 
de poblada de irboles mayor riqueza de oxfgeno que en otra cualquiera. 

El grupo de enfermedades discr&sicas en que & causa de la deficiencia 
de la hematosis, la introducci6n al torrente circulatorio de un aire estimu- 
lante, cargado de oxigeno representa fielmente el pabulum mtos, es muy 
nnmeroso, y en cualquier clima pueden verse alteraciones de estructura 6 
funcionales de los 6rganos toracicos en las que aun un remedio tan preca- 
rio 6 insuflciente como las inhalaciones de oxigeno obtenido artificialmen- 
te, propordona alivio al enfermo. No hay por lo mis mo necesidad de es- 
forzarse para poner de bulto la grande utilidad profll^ctica y curativa 
que tendrla en multitud de casos una atm6sfera cargada de los pro- 
duotos de la respiracion vegetal, si acaso las ideas antes generalmente acep- 
tadas sobre esta funci6n y hoy puestas en tela de juicio, Uegan a recibir la 
aprobad6n de la ciencia. Mas aun haciendo abstracci6n de las cualidades 
que someramente he sefialado, el estudio mas superficial del asunto hace 
ver otros grandes beneficios derivados de la sylvicultura y que justifican 
plenamente el principle consignado en muchas legislaciones seg^n las cua- 
les el plantto, conservaci6n y fomento de las arboledas se consideran de 
interns ptiblico. Entre esos beneficios, algunos son proporcionados ya du- 
rante la vida, ya despu6s de la muerte de los irboles, 6 indistintamente 
por todas las plantas susceptibles de alcanzar derto grado de desarroUo; 
y hay otras virtudes higi6nicas y medicinales propias s61o §l determinadas 
familias 6 especies. 

La configurad6n topogr&fica de varios lugares dominados por eleva- 
dones considerables 6 abiertas & un horizon te cuyo suelo arenoso y move- 
di20 es barrido por vientos m^ 6 menos impetuosos, expone §l los mora- 
dores a peligros y vidsitudes que suelen Uegar hasta la destrucci6n total 
y sdbita de la propiedad y de la vida. Asl, cuando de una cadena de mon- 
tafias se desprende sobre una ciudad el agua de las nubes en cantidad ex- 
cesiva, sin que para contener 6 moderar su fuerza de impul8i6n se inter- 
ponga el precioso auxilio de los bosques, los destrozos materiales causados 
por la irrupci6n torrendal pueden ser espantosos y definitivamente irre- 
parables. Y no es solamente el efecto inmediato y directo del curso vio- 



(1) International ConpreM at Vienna. On the Land and Forest in their economic bear- 
Inga. 

16 



170 CBONICA MBDICA MBXICANA 

lento de las agaas el que en aemejantesocasiones pone en zozobra la salad 

pfiblica. Hay ademUs qae temer la viciaci6n del aire por los restos de an!- 
males que han perecido ahogados j que sobrenadan arrastrados en distin- 
tas direcclones por las avenidas. Viene en seg^daotra consecaencia gra- 
vlsima en sos efectos y diftcil de remediar, cual es la exposici6n al aire 
libre de las materias antes contenldas en los alba&ales y lanzadas faerade 
ellas por la inundaci6n que las hace circular por todas partes y penetrar 
al interior de las habitaciones. Estas y las calles, no s61o se deterioranpor 
la invasi6n de una gran masa de agna, sino por la acci6n corrosiva y mal- 
sana de excrementos, snciedades y desechos de toda especie que, flotando 
en aquella, enyenenan la atm6sfera, contaminan los pozos, fuentes 6 de- 
p6sitos de agua potable, impregnan las paredes con un olor abominable, y 
mucho tiempo despu^s de la desecaci6n, sig^en causando enfermedades y 
elevando la cifra de la mortalidad por efecto del mefltismo. Ciertas lo- 
oalidades como la alta Italia, Austria, Hungrfa. etc., est^n sujetas con una 
regularidad deplorable & inundaciones funestas cuyo origen principal se 
encuentra en la desaparici6n de los bosques, llevada 6. cabo con perse- 
veionoia hace largo tiempo. Si la nieve que aSo por afio cubre la falda de 
algunas montafias no encontrara en ella bosques que apresuraran lafusi6n 
de las masas congeladas impidiendo de esta manera su aglomeraci6n, una 
vez llegada 6sta 6, cierto punto, la licuefacci6n sfibita precipitarfa en las 
llauuras avalanohas cuyo f mpetu devsstador nada podrfa resistir. Lo ines- 
perado y repentino en la aparici6n de tales f en6menos, asf como el breve 
espacio de tiempo en que Uegan 6. tomar proporciones formidables, son 
circunstancias bien propias para acrecentar el car&cter terrorffico de que 
van acompaiiados. Bajo este punto de vista, los firboles y sobre todo los 
que orecen en las alturas, desempe&an un papel importante en la natura- 
leza, y prestan al hombre servicios incomparables. Es en efecto un heclio, 
hoy bien averiguado, el que desgracias de ese g6nero s61o pueden evitarse 
6 remediarse por la conservaci6n y el plantlo de arboledas en cantidad pro- 
poreionada §. los def ectos de la topograffa local. Por fuertes que scan las 
lluvlas que ocurran sobre on valle y las montafias inmediatas, si estas se 
hallan cubiertas por vegetaci6n de cierta corpulencia, el agua redbida en 
la planicie, la penetrarft directamente, mientras que lacalda en la montaSa, 
moderada en su fuerza por el ramaje de los firboles, cuando llegue §. la tie- 
rra no podrfi correr con rapidez excesiva sobre las pendientes. Se inflltrarfi. 
en ellas con lentitud, y si llega & los rifos que cruzan las partes bajas, jamfts 
amplificar& su volumen hasta determinar el desborde. ^'Donde quiera que 
hay torrentes" dice Sunel, *'ya no hay selvas: donde se ba desmontado se 
han formado torrentes recientes. Las selvas son capaces de provocar la 
extinci6n de torrentes ya formados." (1) 

Es tambi6n por medio de la arboricultura como se ha impedido la for- 
macl6n constante de esos montfculos 6 colinas de arena llamadas dunaa 
tan perjudiciales & las poblaciones de las costas. Hubo un tiempo en que 
diohos males avanzaban en el literal de la Gascufia con velocidad de 25 
metres por afio al interior de las tierras, y hoy, gracias 6 los trabajos de 
Bremontier, esas dunaa se hallan cubiertas de bosques de pinos y ha dejado 
de existir ese grave inconveniente. En las islas Bermudas se han visto 
montafias de 40 pies de altura, formadas por la arena arrastrada por los 



(1) Btnde tnr les torrents* 



CltONlCA MBt>lCA MBUGAKA 171 

vientos. Esas dunaa dice Vyville Thomson, (1) bo terminan en s^neral 
del lado del interior de la isla por nn glacis mfis 6 menoB regalar con ana 
inclinaci6n que jamiLs pasa de 30*^. Vinlendo nuevas capas & afiadlrse siem- 
pre & las antiguas, resolta de ahf que el glacis progresa gradualmente in- 
vadiendo j cubriendo todo lo que encuentra en su camlno, con gran 
de8eBperaci6n de los habitantes que vf»n sub propiedades invadidas por 
esas masas movedizas. Algonas veceB sin embargo, el mis ligero obst&cn- 
lo modiflcando la direcci6n del viento viene tambi^n a cambiar la segoida 
por la duna. Pero el mejor medio de detenerla completamente, consiBte 
en plantar sobre la cresta laurel rosa y Juniperaa que crecen muy bien en 
la arena pnra, fi otraB plantas con raices muy largas, tales como el ipomssa 
pea caprWy el coccolaba uvipera^ el Agrostis VirginicaJ'^ 

Ia intervenci6n de los irboles en los fen6menos meteorol6gicoB debi- 
dos & corrientes el6ctricas merece toda nuestra atenci6n. En las tempes- 
des, obran como verdaderos pararrayos conjurando los desastres de las 
combinaciones bruscas y explosivas que constituyen el rayo. Son los. 
mas eflcaces protectores de los Valles contra los efectos nocivos del gra- 
nizo y moderan el curse de los vientos, haciendo as! que reg^ones reputa- 
das como sanatonas por variadas circunstancias climat^ricas scan habitables 
por los enfermos 6 valetudinarios, siempre alg6n tanto sensibles & la in - 
minencia flogistica de corrientes de aire frio 6 sucesiyamente cfilido. En 
general puede decirse que la atm6sfera de los bosques es mfis fresca, y 
su estado higromdtrico mas elevado que el de las tierras desnudas. Pero 
lo que importa para la higiene es saber que la temperatura en ellos es de 
ordinario uniforme y no presenta oscUaciones bruscas. 

Dije ya que por la sylvicultura se consigue mantener oierto grado de 
hnmedad en el suelo. Agregar6 ahora que por esa misma dase de trabajos 
localidades demasiado hfimedas, y por consiguiente insalubres, pueden li- 
brarse de tan grave inconveniente hasta adaptarse 4 la colonizaci6n. Sa- 
bido es en efecto, que los firboles exhalan por las hojas el excesp de agua 
quo ban absorbido las raices. Y en las regiones elevadas de la atm68fera 
esa agua se convierte en nubes que arrastradas por los vientos van & re- 
solverse en Uuvias y & fecundizar terrenes mis 6 menos distantes. 

En una monograffa de las mis aplaudidas, el Profesor Cantani {Pro 
Sylvia,) ha proclamado el hecho interesante de que las plantas consumen 
en gran cantidad los compuestos orginicos 4e donde toman nadmiento 
di versos microbios y organismos parisitos. Otros observadores (Eberma- 
yer) ya hablan ensefiado que las funciones de la vida vegetal contrarian 
el desarrollo de las bacteriaa y que por esta propiedad, mas bien que por la 
depuraci6n del aire, es provechoso & la salnbridad urbana el plantfo de 
arboledas en las grandes avenidas y otros lugares p^blicos. Sea que se 
considere & los irboles como aparatos de desecaci6n y de filtraci6n 6 como 
desinfectantes, las ventajas de su conservacidn son palpables y sin embar- 
go, se la ha combatido en determinados lugares de las ciudades. Jeannel 
(2) ha dicho que son causa de obscuridad, que mantienen el aire htlmedo, 
impiden la desecaci6n de las calles y aumentan el frfo del inviemo inter- 
ceptando los rayos del sol. A lo cual han contestado Chevreul y Fonsagri- 
vea (3) que en los ollmas favorecidos por el sol, no es de temer la inter- 
oepci6n de sus rayos en estfo, y en cuanto al inviemo, estacl6n en que se 

(1) LesBermndes. 

(2) Atmales d'hygitoe pabliqae. XLIII. Pag. 49. 
(JK) Awainiiwement des tIUm, p: 176. 



ft 
172 CRONIOA MBDIGA MBZICANA 

desea la luz, ban oaido entonces las hojas del ramaje, que desnado, no 
paede privamoa de la irradiacl6ii solar. 

Es en estlo cuando estando los irboles onbiertos de hojas pueden man- 
tener Mmedo el piso de la calle; pero en tal dpoca no hay inoonveniente 
en esa homedad porque no pasa de ser superficial (la del snbsuelo es ab- 
sorbida por las radiculas) y sirve para detener las polvaredas, obrando 6 
la manera del riego de las calles. En definiUvay las alamedas, parquea 6 
jardines, sea cual fuere el saorificio peooniario que demanden, jamfis deben 
omitirse en atenei6n §l que se presentan no solamente el principal asonto 
de las oiudades, la sombra para los transeuntes, la fresonra del snelo, el 
mejor abrigo contra esas particulas pulverulentas que flotan en el espacio 
y son otros tantos cuerpos agresivos al aparato visual y los pulmones, 
sino un agente preservaUyo, & la vez senoillo y de acttvidad incesante pa- 
ra proteger nuestras vidas tan frecuentemente amenasadaa por legiones 
invisibles de g6rmenes patogenos. 

En las capas superfloiales del suelo de Qdttingen eatudiadas detenida- 
mente por Nicolaier en 1885 se encontr6 una tierra que no era sino ver- 
dadero enjambre de bacilos dotados, muchos de ellos, de gran virulenoia. 
Oonstrefiido como lo estoy 6 abstenerme de referir in extenso las expe- 
riencias practicadas oon esa materia infeociosa, solo dir6 que habitodose 
inyectado bajo la piel de ratas, herizos y perros, produjo el onadro sinto- 
m&tico peculiar del t6tano, y la muerte del animal en breve espacio de 
ttempo. Miguel ha publicado observadcmes nnmerosas y oomparativas 
eotre el aire recogido en las calles m6s populosas y o^ntricas de Paris, y 
el de los bosques y jardines de esa misma metr6poll. Los resnltados no 
pueden hablar mis alto al buen sentido para dedarar 6 la vegetaGi6n in- 
dispensable & la higiene y 6 la salubridad pfiblica. Mientras que en el aire 
de laa calles se encontr6 por t6rmino medio una dfra de 3910 bacterias en 
un centfmetro otibico, el aire de los parqnes solo oontenfa 426 en la misma 
medida de capacidad. Pettenkofer durante las epidemias de o61era en 
Bengala ha visto esoapar de la enf ermedad 6 laa tropas acampadas en loa 
bosques de Mango, y Ebermayer haoe notar que muchas personas ban oon- 
seguido en este oontinente, libertarse de la flebre amarilla huyendo de los 
lugares infestados para refugiarse en los bosques. 

En el tratamiento curative y aun entre las medidas profllfiotioas de 
ciertas af ecclones entra como elemento principal la aspiracidn de los efllu- 
vios con que impregnan el aire ambiente determinadas f amilias vegetales. 
En Francia, en Austria, Hungrfa, etc. existen bosques de coniferas cuyas 
emanaoiones bals&micas tienen tan maravillosa virtud regeneradora en las 
enfermedades del pecho, que desde tiempos muy remotes son frecuenta- 
dos sin cesar como sanatoriae. 

En un erudite artfculo inserto en <<The Lancet" se hace menci6n de los 
servicios que los bosqueciUos de laurel al sur de Ostia preetaron &laciudad 
de Roma cuando 6sta y su OampiSa fueron asoladas por la peste & fines 
del siglo seg^undo. Mucha gente e8cap6 & la muerte emigrando & la Bibera 
Latina & la sombra de esos laureles oon cuyas hoJas se preparaba un elixir 
que tuvo inmensa pombradfa como especlfico de la peste. (1.) 

Nadie ignora cuintas dificultades presenta el saneamiento de los terre* 
nos pantanosos y ou&n ilusorias son las precaaciones de regimen, vestido, 
habitaci6n, etc., para contrarrestar la acci6n del principiofebrifero que se 



<1) Oct 18—1884. 



OBONIOA MBDIOA MBZICANA 178 

exhala de las agaaa estanoadas. La sdrie de sfntomas cmeles que oonstita- 
ye el envenenamiento palfidico 86I0 paede evitarse por trabajos dispen- 
diosos y complicadoa, ya esparciendo las agaas en la superficie del saelo, 
ya desvi&ndolas por canales sabterr&neos 6 extray^ndolas por aparatos 
elevadores. No pocas vecea sncede que ni la canali2aci6n por acnedactos, 
fosos, esckisas, diques etc., ni las m&qninas hidr&nlicas de g^ran potenda 
que la mec&niea modema proporciona & los ingenieros, conyienen en de- 
terminado logar, 6 son apUcables econ6micamente. En semejantes casos, 
se sabe desde De Bellegarde, por hechos tornados & la tradlci6n y §. la 
experlencia, que defceniendo las corrientes de aire por barreras compactas 
de irboles crecidos en las tierras marem&ticas y situados en oposici6n & 
los yientos reinantes, se paeden conseg^iir utilfsimos auxiliares para la 
desecaci6n, y tambi^n preservar por una especie de cortina k las habita- 
dones, de la difu8i6n de los miasmas. A ese fin se ban usado los mfmbres, 
abedoles, fresnos, sauces, etc., pero ning^una esencia ha sido tan preferida 
oomo el eucalyptus en estos tiltimos afios. No es aquf el lugar de discutir 
si esa pref erencia tiene raz6n de ser porque realmente posea el eucalyptus 
las propiedades que se le ban atribuido contra el microzoario de Layeran, 
6 bien por la oportnnidad con que pueden aproyecbarse esos arboles de 
tan r&pido crecimiento. De todas maneras, y a^n concret&ndonop §l la se- 
g^onda hii>6tesi8, es incuestionable que detienen, por medio de sus extre- 
midades foli&ceas las emanaciones malsanas, y absorben por la expansi6n 
intrincada de sus ralces, el ag^a cargada de materia org^ica que aproye- 
chan en su nutrici6n y desarrollo para exhalar despu6s en el espacio por 
la tran8piraci6n, esa misma ag^a purificada de sus principles nociyos. 

En las anemias prolongadas, en el marasmo que sigue & las grandes 
pdrdidas de los fluidos nutritiyos, en las conyalescencias dificiles etc., el 
aire estimulante y yiylficador de las arboledas regulariza y dfi impulso fi 
las fnnciones org&nicas que lang^idecen, acabando en multitud de oasos 
refractarios §. los recursos de la materia mMica, por restablecer el equiU- 
brio fl8iol6gico en toda su plenitud. 

Muchas emanaciones sdpticas, marcadamente funestasal org^anismo 
humane, son neutralizadas en sus efectos por ese oxigeno modificado por 
la electricidad 6 condensado en sus niol^culas que se llama ozono. Dicho 
principle desaparece 6 disminuye considerablemente en los grandes cen- 
tres habitadoB, en las casas, dende quiera que hay aglomeraci6n de hem- 
^bres 6 animates y se ha notado ademds que falta en el aire durante las 
\grandes epidemias. Come el ozone goza de propiedades curatlyas espe- 
dales en distintos g^neros de perturbacienes merbosas, y ademius el anfi- 
lisis qufmico ha demostrado dende abundan las plantas mayor cantidadde 
oxfg^ne nadente que dende no existen, se esplica claramente el que la 
tra8lad6n 6 la oercanfa de los bosques y residenda en eila, de enf ermes 
atormentados por el implacable Protee llamadecen justida Buplicium neu- 
ricum haya alcanzado tantes 6xitos, y fig^e entre las medicadones m&s 
radonales de la terap^utica modema. Pregonary dif undir el conodmiento 
del yaler incuestionable de un remedio, que no tiene suced6neo en los 
agentes farmacel6gicos, es eyidentemente necesarie y epertuno en la ac- 
taalidad. Hey, por consecuenda necesaria de la ciyilizaci6n credente, se 
ha emsanohado el dominie de la patologfa del sistema neryioso, y en espe- 
cial el drculo de algpinas neuropatfas. MiUares de yictimas gfmen y se 
agitan atormentadas por padedmientos indenominados, por ddores in- 
desdfrables, no pocas yeces califlcadoe de imaginacios, y haafca atribuidos 



174 CBONIGA HBDIOA MBZIOANA 

6 fliiniilaoi6n por machfsimos 'medicos agenos & oierba olase de estndios y 
-que ignoran las torturas de la escentrioidad sensorial. La aoci6ii sedativa 
y roborante que en casos de tal categoria ofrece la calma, la soledad, la 
oontemplaci6n de la risuefia 6 inagotable f ecnndidad de la natoraleza, tan 
majestnosa en los bosques oomo en el Oo^ano, no es susceptible deserez- 
plioada en su mecanismo por ningto dogma de la medicina cuotidiana. 
Ck>n8tituye uno de los problemas filos6fico8 de la profesi6n, y 8er4 incom- 
prensible mientras carezcamos de la clarividenda necesaria para penetrar 
en los m&s ocultos fen6menos de la vida psfquica. Concret6monos pues fi 
reconocer la realidad de esa influencia misteriosa sobre la parte inmate- 
rial de nuestro s6r. 

Los obreros del pensamiento, sujetos por la naturaleza misma de bus 
labores & pmebas durfsimas y emooiones vivas que hacen amargos todos 
ios instantes de la vida, y acaban por consumirla en tan x>ocos afios, son 
las que mayor contingente dan & las diversas formas de neurasteniay otras 
Innumerables manif estaoiones de una fisiologia invertida. Y sonellostam- 
bi^n las que, 6, favor de su exquisita emotividad, ban eneontrado en mn- 
cbas ocasiones el alivio de sus males en el aislamiento delas selvas. ''^Qa6 
persona," dice Balzac, '^entre las gentes cuyo esplritu estd cultivado, 6 
cuyo espfritu ha recibido heridas, puede pasearse en una selva, sin que la 
selva le hable?" Ebermayer nos recuerda el ejemplo de Lord Byron que 
recobr6 la salud en el ^'bosque inmemorial de Ravenna." Milton, degoi 
agobiado por la edad, los pesares y el sufrimiento, no querfa apartarse de 
las costas y parques de Richmond. Aquellos jardines encantados le proper- 
cionaban, dic-e un historiador, * 'inagotable poesla en sus meditaciones 
errantes. Para trazar la sublime descripci6n del Eden, no tuvo mis que 
recordar las impresiones que recibiera en las riberas de Richmond, bus 
praderas, sus olmos, sus encinas, toda aquella exhuberante vegetaci6n." 

Cuando el ap6stol J. Knox tuvo que salir de Edimburgo huyendo de 
la persecuci6n, se hallaha tan enfermo y agotado por la excitaci6n mental 
de sus predicaciones, que con trabajo pudo llegar §l la choza de un lefiador 
en medio de los bosques. Alll le sobrevino un desmayo prolongado de que 
no pudieron sacarlo sns discfpulos, y que, en aquellos Uempos, ''fu6 repu- 
tado en la Iglesia presbiteriana como un suefio divino." (I) Insomnios y 
alncinaciones espantosas sucedieron & ese letargo por espacio de muohos 
dias. ''S61o & las altas horas de la noche, y quedando al aire libre de la 
montafia, podia el reformador conciliar el suefio, cerca de una cascada 
cuyo ruido mon6tonoparecfaapaciguarlaagitaci6n de sus pensamientos." 
Cur6 por fin en el retire saludable de los montes Peublands, y la historia nos 
ensefia cufin valiosa fu6 para la rejorma, la conservaci6n de esa vida, ani' 
mada por tan bello caricter 

Tiene alg^n interns consignar aquf los resultados obtenidos por Jean- 
nel (2) en sus investigadones relativas k una cuesti6n demogr&fica inti- 
mamente ligada con el objeto del presente estudio. En lo que se refiere & 
la inflnencia de los bosques sobre el t6rmino medio de las defunciones y 
de la natalidad. En ciertos departamentos de Francia en que gradualmen' 
te se ha practicado el desmonte, han surgido inconvenientes graves, tanto 
ba]o el punto de vista de la salubridad, como geol6gicos y meteorol6gico8. 
La natalidad, seg^n los censos formados desde 1871, ha ido decredendo 



(1) J. M. Dargaud.— Vida de Maria Stmart. 

(2) Aoademie de MMeoine, Feb. 11—1896. 



CRONICA MEDICA MJEXIOANA 175 

oonstantemente en los 30 departamentos desmontados. Y allf mismo, en el 
quinqaenio de 1886 §l 1891 ha habido ana d«»8pobIaci6n notable, ezcediendo 
las defunciones & los nacimientos en el ntimero de 80,682. Oomparando la 
mortalidad de esos departamentos con la media occurrida en el resto de 
Francia, result6 la primera nueve veces mayor. Ocioso parece insistir so- 
bre la importancia que tiene para la prosperidad de an pais, esa caosa de 
oliganthropfa, tan poderosa, que visiblemente debilita la raza qait&ndole 
hasta la facoltad de perpetuarse y de vivir. 

Muoho tiempo despa^s de que los irboles ban maerto, nos hacen toda- 
vfa servicios tan importantes como lo es el de proporclonarnos la madera. 
No 861o la cal6faoci6n ezig^da imperiosamente por la bigiene, sino toda 
dase de mobiliario, instramentos 6 atensilios son imposibles de obtener 
cuando se carece de esa valiosa snbstancia. Aun cuando lo parezca, no es 
exagerado deoir que, sin ella, ning^n pals podra alcanzar prosperidad finan- 
ciera, ni libertad polftica, ni preponderanoia militar, ya que no puede ha- 
ber en 61 ferrocarriles, ni fomento 6. la artillerfa, & la marina, §, la minerfa, 
6 & esa gran diversidad de industrias que 'cooperan & la creaci6n y al 
aumento del tesoro ptiblico Y no se dig^ que estamos hablando de cosas 
poco ligadas con la salubridad de los pueblos, desideratum que preocapa 
exdnsivamente el pensamiento de esta docta asociaci6n La estrecha co- 
nexi6n que existe entre 6ste y aqu^Uas, aparece patente en las sigaientes 
consideraciones: La abundancia de madera da ocupaci6n §. lefiadores, car- 
pinteros,oarroceros, escultores, toneleros, carboneros etc., gremios todos 
que, inactivos, no s61o no darf an contingente fitil & la generalidad, sino qne 
seriancargraonerosa para ella, como otros tantosgrupos famdicos y ende- 
bles H ouyas necesidades tendrfan las dases acomodadas que subyenir en 
determinados If mites, y en obvio &la oonservacidn del orden social. Cuando 
el proletario adquiere la seguridad de que no le f altara el sustento propor- 
donado por d trabajo, no est^ expuesto 6. las zozobras, inquietudes y 
temores por el porvenir, que deprimen fatalmente tanto el car&cter moral, 
como la vida fisioa. Y el pueblo que no est& orillado 4 caer en la odosidad, 
no da elevadas dfras Sl los registros del crimen, ni se corrompe en la pros- 
tituci6n y los vicios, cuya acci6n destrnctiva sobre el flsiologismo mis per- 
feoto y las existendas m&s titiles, es de conodmiento universal. LLstar 
prolijamente cuintas infecciones letales, cuintos padeoimientos org&nicos 
6 vidos de constituci6n transmisibies por herenda, ou&ntos agentes mor- 
bfgenos se combaten, aten^an y nulifican al influjo de la energ^a depura- 
dora y viviflcante que sobre todo el proceso metab61ico ejerce la actividad 
laboriosa prndentemente sostenida, serfa poner ivuestra vista otros tantos 
loci comwnes de la patologfa general y de la profll&xis. 

No acabarfa si me hubiese propueste dedr todo lo conveniente fi lafe- 
liz influenda de los bosques sobre la salud ptiblica El contenido de esta 
incorrecta exposici6n, apenas alcanza & dar una Idea del papel preponde- 
rante que estan destinados k Uenar en la existenda, bienestar y mejora- 
miento de las colectividades. " La conservad6n de los bosques " hadicho 
Martignac (1) *^ es uno de los primeros intereses de las sooiedades, y por 
'' oonslguiente uno de los primeros deberes delos gobiemos. Todaslasne- 
*< oesidades de la vida se ligan 4 esta conservacicn. Necesarios & los indi- 
'* viduoB los Bosques, no lo son menos & los Estados. Su existenda misma 
" 68 un benefldo inapredable para los pafses que los poseen." 

Zacateoas, 1899. Db. J. BrbIIa. 

(1) BzpOflA d«s Motifs dn code forettier. 



176 GBONICA MBDIGA MBXIOANA 



SEOCION XXII. 



DB LA 



PRENSA MEDICA MEXICANA, 



Gaceta M^dica. — Peri6dico de la Academia N, de Medieina de Mfeei- 
co.— Tomo XXXVI.— Ntim. 23.— Diciembre !• de 1899.— Del Sr. Dr. D. J. 
Vazquez Gomez, hemos leldo un artlcnlo interesante por las naevas ideas 
qne contiene sobre el asunto, intitnlado '^La ensefianza auricular en los 
sordo-mudos," en que demuestra la posibilidad y utilidad de ella, no solo 
con la autoridad de los espeoialistas oomo It4iTd, Husson, Deg6rando, 
Planchet, JcBger, Sexton, Blake, etc., sino apoyandose en al^noa casos, 
aunque pocos, de su practica. — El Sr. Dr. D. Fernando Zarraga pre8ent6 4 
la Academia, y en este nfimero se inserta, la ^'Estadfstica de las Amputa- 
ciones practicadas por 61 en los tiltimos nueve aSos" 6 sean 81 operado- 
nes de este g6nero ejecutadas 79 en el '^Hospital Juarez" y 2 en el *'Asilo 
Espafiol," en que se ve que el tanto por ciento de mortalidad habidoes de 
20, siendo 35 el arrojado por iguales operaciones en el mismo Hospital 
Juarez en los periodos de 1888 & 93 y 96 & 97. La mortalidad dada en gene- 
ral por ese establecimiento es tambi6n de 35 p% . Como se ve, los resoltados 
obtenidos son halagadores pues en esa Estadfstica flgnran 2 desarticula- 
dones coxo-femorales, 1 esc&pulo -humeral y 27 de muslo, que hacen su- 
poner los graves traumatismos que las exigieron.— Del Dr. D. Andres Orte- 
ga, de Valle de Santiago, publfoase el trabajo intitnlado ^'Abscesos de 
Hlgado" en que refiere 3 casos de esta frecuente y grave afeoci6n: el uno 
cuya curaci6n sobrevino por haberse vaoiado espont^neamente el abceso 
por el intestino, el segundo cuya curaci6n se obtuvo por la punoi6n y los 
lavados antis^pticos, y el tercero en que i pesar de este tratamiento muri6 
el enfermo como era de esperarse. pues habiendo dado en la primera pun- 
ci6n 5 y medio liiroa de pus y en la segunda 7 y medio litros, se conoibe la 
excepcional gravedad de un absoeso tan colosal. — El Sr. Dr. Terr6s se ocu- 
pa del ^'Tratamiento de las nefrftis ag^das d frigore^^ en que recomienda 
la digital en inf U8i6n, pnrgantes con calomel y algnnos diur6ticos ligeros. 
El Sr. Dr. Jos6 G6mez refiere una interesante "Observaoi6n de hemorra- 
g^a cerebral durante el parto," en que analizando la generaci6n de los ao- 
cidentes y el mecanismo que produjo dicha congesti6n, deduce que f u6 un 
fen6meno meofinico originado por la oompresi6n de los plexus venosos 
renales por la matriz, sin intoxicaci6n albumintirica. 

Jja mlAma.— Ntim. 24.— Diciembre 15 de 1899 — En €1 hallamos un ar- 
tfculo del Sr. Dr. D. Jestis Sanchez sobre ^'Fisiologia y Biologfa," en que 
refuta las ideas del Sr. Dr. Porfirio Parra sobre las definioiones de estas 
dos ciencias.— En seg^lda se inserta, con esquema relativo, el trabajo del 
Sr. Dr. JuMn Villarreal '^Esplenectomfa por esplenomegaUa palustre en 
unanifia de 11 afios," operaci6n ditlcil y peligrosa coronada por un 6xito 
complete y cuya descripci6n para ser perf ecta exigirfa un espaoio de que 
no disponemos.— Indioe del tomo. 



CBOKIOA HKDIOA KBOQOAKA 177 

Revista de Anatomfa PatoMsrica y Olinica.— Tomo IV.-— Ntlm. 
15 y l^—Xovlembre l*" y 15 de 1899.— En este cuademo, tiltimo que hemos 
reoibido, se encaentra como trabajo orig^al la relaoi6n de ''Un oaso de 
apendicitis complicado de flem6n apendicular" operado con 6xito brillan- 
te por el Sr. Dr. Lavista, & prop68ito del cual sefiala la forma y direccdto 
de la cnrvilfnea inci8i6n que prefiere para oaer oon segaridad sobre el de- 
gOf circonstancla importantfsima qne hemos visto confirmada en otras doe 
laparotomfaB ejeoutadas por el miamo Sr. Profesor. Reeomlenda asimismo 
el uao exdodiyo de la 8olticl6n normal de sal marina para la de6lnfecol6n 
y lavado de las grandes cavidades, evitando asf los inconvenlentes de las 
dem&s soludones asdptioas.— Vlene en segoida una Revlsta de la Prensa 
M6dica Extranjera de la cnal se ban tomado artlculos de positivo interns. 

La EHCiieln de Medicina.— Tomo XV.— Nfim. 9.— Didembre 1** de 
1899. — Ck>mo artfcnlos originales contlene este ntimero el del Sr. Dr. S. 
Qaevedo y Zubieta titulado *'E1 Ejerddo de la Medicina en M6zico" y 
*'Algo acerca de 1% Higiene en Mexico" por el Sr. Dr. J. P. Gay6n. En el 
primero se demuestra con calculos aproximativos pero radonales, el por- 
qa6 se encaentra en condidones tan lastimosas el ejerdcio de la medicina 
en la capital. En el segundo, el Sr. Dr. Gay6n atribuye con buenos razo- 
namientos, 6 los aires buracanados y cargados de polvo que con frecuen- 
da barren las calles de la Capital y 61as obras de canalizaci6n actualmente 
emprendidas, la exacerbaci6n de las enfermedades infecciosas que proda- 
cen los g6rmenes patdgenos que abriga el terreno y engendran las mate- 
rias org&nicas en descompo8ici6n. 

IjSl misina. — Ntim. 10.— Didembre 15 de 1899 — Como trabajo original 
ins^rtase una observaci6n dfnica del Sr. Dr. D. Roqae Macouzet bajo el 
epfgrafe de: ''V6mitos incoerdbles de las embarazadas," en que refiere el 
buen resultado obtenido por el lavado del est6mago con agua de Vichy, 
siendo de lamentar el qne se ignore si la mejorfa obtenida se sostuvo en la 
enferma mendonada. — Continda la inserci6n de distintos artfculos tomados 
de la prensa extranjera. 

Anales de Oftalmologia.— Tomo II.— Ntira. 6.— Didembre de 1899. 
—El Dr. L. Demicheri, se ocupa en un condenzudo trabajo del ^'Tratamien- 
to de la miopia por la supre8i6n del Cristalino," cue8ti6n que en estos me- 
mentos preocupa k los oftalmologistas. operad6n que parece haber obtenido 
ya la 8and6n cientf flea y el apoyo dfnico para entrar deflnitivamente en 
la prfictica. — Tambi^n se inserta un trabajo intitulado < 'Neuritis 6ptica en el 
mal de Pott," del Dr. J. Santos Fem&ndez, de la Habana, bastante ouriosa 
y de interte. 

Revlsta M^dica.— Tomo XII.— Ntim. 9.— Octubre 15 de 1899.— Este 
apredable colega, que sin duda ha sufrido alg^n trastomo, pues este nti- 
mero de fecha atrasada es el tinico que hemos redbido, ofrece en 61 co- 
mo trabajo original el del Sr. Dr Ricardo Manuell, intitulado "Cuatro 
casos de palndismo de forma anormal," en 3 de les cuales se observaron 
hemorragias de distinto g6nero, pero intermltentes que cedieron &la acd6n 
de la quinina. — Allf encontramos tambidn, tomado del '^Medical World" la 
f6rmula de las/amosas ''Pildoras Rosadas para personas p&lidas," como 
un ejemplar revoltillo de: Masa azul inglesa, Bi-6xido de manganese, Fos- 
furo de de zinc, Estrionina, Aloina, Extracto de Damiana y Addo «rse- 
nioBO. iSeaporDiosI .... 

La Farmacia.— Tomo VIII.— Ntim. 12.— Didembre 15 de 1899.— Como 
trabajo original hemos leido en este nfimero el que por turno reglamenta- 



178 CBONIOA MEDIGA MEXICANA 

rio presentd en la <<Sociedad Farinao6utica Mexicana" el estadioso Prof. 
D. Enrique Puente. Es nn estndio bastante extenso y detallado sobre laa 
quinoB y los prooedimientos segroidos para determinar la riqaeza de ellas, 
m&8 exactos y mejor aceptados.—En segaida se enouentra la Re vista ex- 
tranjera del rarao. 

Analc8 del IiiHtituto MMieo Naclonal.— Tomo IV.— Ntim. 6.— 
Mayo de 1899. -En este ntimero. cayo retardo nos ha extrafiado trae esta 
interesante publicaci6n ademfis de los informes ejecutados durante ese 
mes en el Instltuto, un trabajo del Sr. Dr D J. Martinez del Oampo en que 
se refiere ''Un caso de abceso hep&tico curado por punclones multiples, 
eon lavados del foco 6 inyecci6n iodada." El autor recomienda por sn ino- 
cuidad este m6todo, que en algunos casos puede evitar lareseccidn costal y 
debridacion del foco y obtener la curaci6n, resultado felfz que en efecto 
la mayorfa de los medicos hemos logrado de ese modo alguna vez. 

Bolotiii <lel Cousejo Superior de Salubridad,— $• Epoca.— Tomo 
v.— Nfim. 5.— Noviembre 30 de 1899.— En este nfimero hemos lefdo el in- 
forme que elSr. Dr. D. E. Alc&zar, delegado del Consejo en Ttepam (Ver.) 
rindi6 & esa Oorporaci6n acerca de los casos de fiebre amarilla observados 
en Gutierrez Zamora, que por fortuna fueron pocos.— En seguida inserta 
un artfculo, tornado de los "Anales del Circulo Medico Argentine" de Bue- 
nos Aires, sobre "Los mosquitos y el Paludismo," en que se demuestra la 
transmi8i6n de la malaria por los dfpteros 6 artr6podos suctores de sangre, 
especialmente por el anopheUa claviger, proplo de los lugares pantanosos 
inf estados. Estos descubrimientos de verdadero interns han side el resulta- 
do de las pacientes investigaciones hechas por el Profesor de la Universi- 
dad de Roma, G. B. Grassi. 

Boletiu de Higieue.— Organo ofleial del Consejo Superior de Salu- 
bridad del Estado de Mexico.— Toluca,—Nfini. a.— Noviembre 15 de 1899.— 
Este apredable colega, que mensualmente ofrece k sus lectores un abun- 
dante material (40 pUg^nas de gran tamafio y compacta impresl6n) dedica 
este ntimero &''LiaPeste Bub6nica," reproduoiendo algunos de los mejores 
artfculoB que se han publicado en la Prensa M6dica Extranjera, la espaiio- 
la de preferencia. — Sirvese reproducir en seguida nuestro trabajo sobre la 
''Otcuttna" y los ''Apuntes sobre el Chupire^* del Sr. Dr. AlemHn, por cuya 
deferencia ha obligado nuestra gratltud.— En seguida los informes y cua. 
dros estadfsUcos de costumbre. 

Vaeiina. 8u organizacion en Tamaulipae» — Por el Dr. Carlos Govea, 
de Oiudad Victoria.— Hemos reclbido de nuestro estimado amigo el Sr. Dr. 
Govea, esmeradamente impreso, un foUeto con el ticulo seiialado, en el 
c>ual toca con orden, m6todo y daridad las siguientes cuesUones: I Histo- 
r^a de la Vaouna; II T^cnica de la inoculaci6n en los Animales. Resultados 
marcha y manera de colectar la linfa. Inoculaci6n al brazo de los nifios y 
poder preservative; III Conservaci6n de la linfa; IV Paralelo entre la va- 
cuna animal y la hnmanizada. Conveniencia del Establedmiento en la 
Reptiblica de Institutes vaccin6g6nos; V Organizaci6n de la Vacuna en 
Tamaulipas — Como era anteriormente.— Como es en la actualidad; VI 
Proyecto para mejorar el servicio en el Estado. 

E. L. A. 



CBONIOA HBDICA MBXICANA 170 



SECCION XXIII. 



DB LA 

PRENSA M£DICA EXTRANJERA. 



Dilataci6n SLgnda. del estdmago consecntira A traniiiatifiino abdoiiiiiial.— 
Tike Medical Review, Noviembre. T. B. Appel. — Cita doe casos cayoa sfnto- 
maa faeron loa de una obstruccidn intestinal en que se hizo lalaparotomfa, 
no habltodose encontrado slno an e8t6mago enormemente dilatado hasta 
comprimir las demUs vfsceras del abd6men, sin Ie8i6n traumfttica en sus pa- 
redes. Los sintomas mejoraron momentluieament'e por la intervenci6n qui- 
rfirgica, pero al fin sacumbieron los enfermos. La neoropsia eonfirm6 lo 
visto en la operaci6n; los ganglios nerviosos en aparienoia estaban sanos. 
bien qne no se hizo ez&men histol6gico de ellos. 

Inflaencia del ejercicio en la tftmperatiira de Iom tuberculo»o.s. — Ibidem, 
Daremberg y Ohaquet. — He aquf un medio de diagndstico precoz, coando 
poeos 7 ligeros 6 aun ninganos sfntomas paeden evidenciar la afecci6n. Se 
obliga al eilf ermo sospechoso §. hacer ejercicio por onahora, se toma su tem- 
peratura, se le deja en reposo por otra^hora y se vuelve a to mar la tempe- 
ratnra; si la primera diflere 4 6 5 d6cimos de la normal, y la seganda es 
pr6ximamente igoal & 6sta, el enfermo ser6 tuberculoso. En el sano la tem- 
peratora tomada en las condlclones anteriores solo d& t 6 2 d6clmos de di- 
ferenoia. 

Signo costal en la enteroptosis y di^pepsia nerriosa.— Ibidem. Prof. Sti- 
ller.— En la enteroptosis 6 enfermedad de Qlenard, complicando 6 no §. la 
gastro-suoorrea, se encaentra constantemente la d6cima costllla flotando 
como la 11* y 12*, noUlndose alganas veces que flota aun la noveua. F&cil- 
mente se concibe este signo recordando que defectos en el desarrollo del 
peritoneo hacen que este no sosteng^ convenientemente las vlsceras. 

Trataniientoqalrdrgieo de las varioeN.— Ibidem. John O'Conor.— Descu- 
brir la safena interna en su desembocadura y cortarla entre dos ligaduras, 
perseg^nirla oon una inciBi6n en todo su trayecto varicoso, disecarla hasta 
su origen, cuidando de ligar las ramas que en ella desembocan y extirpar. 
Pnede subrevenir como complicaci6n algdn edema que cede al masage. No 
hay que temer una inciBi6n de muchos centimetros. 

La leradnra de cerfeza en las gastro^enteritiM e^ipecialnienle infantiles.— 
En el servioio del Prof. Hayem, los Sres. Thiergelim y Chevret, han ensa- 
yado la levadura §l la dosis de una cucharadita, diluida en 50 6 60 gramos 
de agua para enema repetidas veces en el dia, precedidos de un layado in- 
testinal. En el adulto se puede dar & ingerir dos 6 tres cucharadas de la 
misma levadura. Los resultados son id6nticos us&ndose la levadura fresca 
6 la seca. 

En los ni&OB las evacuaciones pierden su aspecto verdoso, disminuyen 
en ntimero, aumentan su consistencia y cae la flebre rftpidamente en un 
tiempo, como promedio, de cuarenta y ocho horas. El procedimiento di6, 
parece, mejores resultados en el nifio que en el adulto, en las afecciones 
agudas que en las cr6nicas, 

Ia Qbservaoi6n que 8ugiri6 esta manera de obrar, fa6 la curaddn de 



180 CftOmCA MfiDICA M8XICAKA 

dermatosis por perturbaci6n digestiva, saponi^ndose entonoes que la leva- 
dnra 6 impide la pulalaci6n de los g6rmenes intestinales, 6 secreta algana 
sustancia fuertemente antis^ptica, siendo lo probable esto tiltimo, paeato 
que la levadura cuenta en las dermatosis los mismos 6xit08 que la levurina 
su principio activo. (Reviie de Thirapeutique MMico'Chirurgicale). 

A. Benavides. 

Clattiflcaci6ii derniHtol^gica por el Dr. D. Juan Aztiay Suarez, Presiden- 
te dela Academia M6dico-Qiiir6rgica Espafiola de Madrid. — ReviataE^epa- 
nola de Siflliografia y Dermatologia. — Octobre de 1899.— Edta Clasificacidn, 
verdaderamente sugestiva y por completo anatomo-patol6gioa, y que es, 
como el mismo aatorlo indica,un antidpo de la obra que va d pudltoar, se 
resume del siguiente modo: I Trastomos circulatorios: II. Inflamacio- 
nes; III. Infecciones; IV. Dermatosis parasitarias; V. Trastornos de nu- 
trici6n de car^ter progresivo; VI. Degeneraciones y atrofias; VII. Der- 
matosis nerviosas; y VIII. Dermatosis glandulares. Cada una de estaa 
clases se dividen y snbdividen enteramente de conformidad con los cono- 
cimientos y datos que suministran la parasitologfa y microbiologfa actuales; 
y aun cuando s61o puede considerarse esta ''Clasificaci6n," que forma par- 
te de un discurso acad^mioo, como un esbozo de la obra f utura, no vacUa- 
mos en augurar con la publicaci6n de ella, un triunfo & su erudito autor. 

Este mismo ilustrado colega madrileno se ha servido reproducir en su 
n^mero de Noviembre tUUmo el artfoulo ^'Contagiosidad de la lepra," de 
nuestro estudioso y activo colab3radorelSr. Dr. J. de J. Gonz^ez, de Iie6n 
(Guanajuato), lo cual agradecemos debidamente. 

Un caMO tipioo de aflperinati8iiio. — Ibidem. — Ntim. ll.^El Dr. Fonty 

Monteros reflere el caso de un Jndiyiduo de 29 afios, de ezcelente salud 

y constituci6n, que despu^ de una blenorragia ligera y de corta duraci6n 

(en la cual, como tinico accidente, tuvo una inflamaci6n del epidfdimo 

izquierdo en donde queda un pequefio nticleo indurado) ve suprimidapor 

completo la eyaculaci6n, por lo cual el coito jamas tlene su terminaci6n 

fl8iol6gica. — Oon motive de este enfermo, que el autor del trabajo atiende 

5 anos despu^ de iniciado su padedmiento, hace acertadisimas reflezio- 

nessobre el caso, pasa en revista las causas mas comunes de esta rara afec- 

ci6n, y termina aconsejando con el Dr Ponsson, cuando el dyspermatismo 

no es organlco sino funcional, la electrizaci6n, la hidroterapia, la estric- 

nina y el tratamlento moral. 

C. ViESCA Y Lobat6n. 



VARIEDADES. 



Higieiie de la Miisica.— En un editorial del Journal of the American 
Medical Aesociation de Chicago, encuentro un sugestivo p&rrafo sobre la 
higiene de la mtisica que cambia la opini6n deraasiado-extendida y valga- 
rizada como todo aquello que alhaga la sensualidad de nuestras pasiones, 
de que el divinizado arte de Apolo es el mejor sedante del sistema nervio- 
so, origen de mayores energias psiquicas y fuente de salud para el orga- 
ni^mo. Estos argumentos yariados al infinite, presentado3 en todos los 
tonos como kaleidosc6picas imagenes por los artistas enamorados de su 
IMTte.y por los industriales, cuyo sentido practice ve en eUo motlvo de fa- 
bulosas demandas para los productos de bus fabricas, no tienen mas valor 



CBONICA MEDXOA ICEXICANA 181 

que el de una propo8ici6n putioular que al generalizarla ha llegado & oons- 
titoir an sofisma de la peor especie. 

La mfisica es un excitante de los senUdos, toca direotamente fi la parte 
emooional j fisica de nuestra organizaei6n, y no es ocioso preguntarnos si 
al obrar asi sua efeotos son siempre y siempre han de ser ben^flcos, aon- 
qae tal pregonta parezca f uera de sentido comun §, los dUettarUU imboidos 
en la idea de la bondad suprema de la mtisiea. No es diffcil ver o6mo y 
porqnd esta cae8ti6n es digna de atenci6n y estudio oon solo referinios & 
laa teorlas sobre el origen de la mt&sica tal oomo han sido ezpoestas por 
loB autores cnyas opiniones nos inspiran m^s respeto. Darwin crela que 
mana del Impnlso sexual y tiene su analogia oon los trinos amorosos de 
laa ayes canoras, sugiriendo por si misma tales ideas; para Herbert Spencer 
naci6 de las cadencias emocionales del lenguage; Weismann dice que la 
mtisiea es on af eoto secundario en el 6rgan.o del oido desarroUado por la 
educaci6n y no pertenece al orden regular da la naturaleza, en otras pa- 
labras, que es anormal y de aqui k la deducci6n de que puede producir 
efectos an6malos y patol6gioos, no hay m4s que un paso. Si por otra parte 
aceptamos con Wallaschek que satisfaoe §. un impulse rftmico de nuestra 
constituoidny realmente s61o se tomarfa en cuenta un elemento de la mt- 
sica, el compiis, y deja al resto todas sus posibilidades de dar nacimiento 
6 efeotos buenos 6 males. Mas dejando 4 un lado el origen fi8iol6gico 6 
cualquiera otro de la mtisiea, solo se encuentra en ella un alhago & los sen- 
tldos y una incitaci6n a las pasiones; puede, es cierto, afiadir una excita- 
ci6n intelectual & las emociones elevadas como en la mtisiea religiosa, 
paede calmar en ciertos cases de excitaci6n morbosa, pero tambifin puede 
ser causa de los efeotos contraries. 

La m^sica cl§sica modema, '^mtisiea del porvenir" cuyas tendendas 
degeneratiYas han side tan vivamente descritas por Nordau, es m(is diffcil 
de jostificarla como beneflciosa que la mtisiea m^s simple y melodiosa ac- 
cesible & todos los oidos. No podemos menos de ver una especie de into- 
xicaci6n mental en algunos entusiastas pros611tos que cultivan la m^ica 
de Wagner a interpretar sus ideas por el lenguage que usan; sugiere en 
definitiya una perver8i6n del sensorium, una ocasi6n para las manifesta- 
ciones morbosas. 

La mfisica en si misma no es un arte intelectual: es compatible con los 
grades mas prof undos de demencia, como se observa frecuentemente en 
los asilos, pero como se une & menndo & la poesfa en el canto, cometemos 
el error de creer que sus armonfas convienen perfectamente §. las ideas. 
Ck>mo exoitante puramente de las emociones la mtisiea no tiene rival, y en 
estos dos puntos descansan sus peligros de volverse causa patog6nica. La 
poesfa en sf se parece & la mtisiea en que llama al impulse rftmico, pero 
tambito toca & la inteligencia y no solamente k la pa8i6n, no obstiuite lo 
cual se reconoce desde hace largo tiempo como causa posible de fen6me- 
nos patol6gicos. Uno de los mas grandes poetas ha dicho que para apre- 
dar la poesfa era oondici6n necesaria poseer una huella de perturbaci6n 
mentaly y para producirla, una perturbaci6n mis profunda atin. Cuando la 
mfisica y la poesfa s& combinan, como sucede comtomente, la exitaci6n 
sensorial es mucho mis marcada y i menudo mis directamente sugestiva 
para que no siempre sea compatible con la salud. 

Los aotuales efectos nocivos de la mtisiea son diff ciles de trazar porque 
generalmente se aduna con otras causae i las que oomplacientemente ha- 
oemos eargar eon toda la culpa; sin embai^go, ono de los eminentea gineo6« 



Ifi2 CtKOMtCA MBDICA MBXtCANA 

logos ingleses ha protestado vivamente contra la cosfcnmbre de la ense- 
Sanza musical en las j6vene8 por sos efeotos desastrosos, y semejante pro- 
testa puede haoerse en otras ramas de la ciencia; la m^sica Ueva en su ac- 
tivo la apoplegla, hipocondrfa, histeria y otras afeociones nerviosas; es 
causa reconocida de locura aunque en una extensi6n menor quiza, que la 
que realmente le oorresponde. Es faoil ver cu&n perjndicial es la dedi- 
oaci6n ezcesiva para este arte en los individnos bist^riooSy emocionales j 
m&s ato en los que Uevan trazas de alguna perturbaci6n mental. 

G. Thermos, en su <<Higiene y terapdutica de la histeria," nos dice que 
la ml^sioa debe ser bien dirigida y oonvenientemente adaptada & los senti- 
mientos pasionales; importa seguir el consejo de J. J. Rousseau y prohibir 
«esa mtisica que por inflexiones vivas acentuadas, ezpresa todas las pa- 
siones;" es necesario no permitir & las j6venes tristes, so&adoras, aman- 
tes de la soledad, melanc61icas, que est6n 6, punto de volverse hist^rioas, el 
interpretar & menudo esos maestros que Uevan los nombres de Chopin, 
Weber, Mozart, Mendelsohn, Berlioz, etc. 

Oiertamente que la mtlsica proporciona un gran placer a la vida y en 
esto precisamente estriba el peligro de su abnso; su valor en la higiene ha 
recibido poca atenci6n y su papel, como causa morbosa, ninguna; tiene sns 
ventajas en la terap6utica pero que no compensan los dafios ocasionados 
por su cultivo exagerado, reales aun con la mfisica sencilla del pasado. 

Atenci6n, pues, y antes de dedicar al arte & alguna Jovencita impresio- 
nable, pesar con tino las consecuencias, 6, voces funestas, que semejante 
aberraci6n de los sentidos puede ocasionar, estudiar los efectos que produ- 
cen los primeros estudios, el escuchar ciertas y determinadas melodfas y 
apartar con cuidado la amenaza de un mal grave suprimiendo esta fuente 
de ezcitaci6n sensorial. 

Dice Legrand du Sanlle: ^'Fortalecer la inteligencia mis bien que sus- 
citar las pasiones es prevenir la eclosi6n de un sentimentalismo peligroso." 

Oarlos Vbssca t Lobat6n. 



NOTAS. 



A. nuestros eAtimablea lectoree. 

Para evitar el extra vlo involuntario de nuestras esquelas, hoy que el 
movimiento de ellas en el Correo es de suma consideraci6n, preferimos en 
vez de hacerlo, como en los a&os anteriores, en esa forma, expresar aquS 
nuestra afectuosa felicitaci6n y los mejores deseos por su salud y bienes- 
tar & todos nuestros amigos y colaboradores en toda la Reptiblica, asf como 
6, los Se&ores Directores y Bedactores de las publicaciones del pais y del 
extranjero que con atenci6n y cortesia honran con su visita & la Cr6nica 
Midica Mexicana, \ Que el afio de 1900 s61o guarde para ellos dichas y pros- 
peridadl 

'Festimonio de afip^adecimlento. 

Muy saUsfactorio es dejar aquf consig^ado el que Justamente mere- 
cen los estimables oompa&eros y colaboradores de nuestra publioaci6n, 



CBONICA ICBDtCA MEXICAKA 18d 

que en segoida apuntamos, por habemos impartido su ayuda peeunlaria 
durante el mes de Diciembre que acaba de terminar. 

Sr. Dr. D. Jeetis M. de la Fuente, de Saltillo (Coah.) ; Sr. Dr. D. Ladis- 
lao Chavez Quzm&n y Sr. Dr. D. Severe Allende, de Oiudad Guzm&n (Jal.) 
Sr. Dr. D. Alfredo Dugde, de Guanajuato (Qto.) ; Sr. Dr. D. Ricardo Sauri, 
de M6rida, (Yuc.) ; y Sr. D. Adolfo Quevara, Alumno de la E. N. de Medi- 
dna de Mexico. 



I^a dlfteria en Parras, (CoaH.) 

Eacrlbimos con gusto estaslineas por la 8ati8facci6n que slempre causa 
llenar con una buena noticia, los puntos que ignordbamos cuando nuestro 
artlculo del nfimero anterior vi6 laluz. Hemes recibido informes fldedignos 
de las autoridades civiles de Parras por los que se ve que la epideroia nun- 
ca tuvo el caracter alarmante que le di6 el p&nico de las familias, y se limit6 
r&pidamente, haciendo honor tan bello triunfo 4 las endrgicas medidas to- 
madas por el Presidente Municipal Sr. Ricardo AgUero, aconsejado debida- 
mente por los medicos de la localidad. 

Por su parte el Sr. Dr. Liceaga, Presidente del Consejo Superior de Salu- 
bridad, en atenta carta nos manife»t6 que ya esa Corporai6n habia dictado 
lo conducente y surtido fi las poblaciones afectadas, del suero antidiftdrico 
en cantidad suflciente y para repartirlo gratis entre los pobres. 

Es un placer para nosotros, amantes del adelanto, dar cabida en nues- 
tras columnas 6, una rectificaci6n tan merecida y es un orgullo ver que 
la acci6n inteligente y rdpida sigue 6, la resoluci6n de un importante pro- 
blema, y logra extinguir un mal con las armas que proporciona la cienoia 
moderna. 



t* 



LOS TAXUAGKS" 



Eatudio psicologico y midico-legal de delincuenles y milUares 
poT el Dr, Frandaco Martinez Baca. 

Elegantfsimamente impresa en la Tipografia del Timbre, y acompaiia- 
da de una s^rie de l&minas que con toda fldelidad reproducen los tatuages 
observados y discutidos por nuestro inteligente compafiero, hemes reci- 
bido esta nueva obra escrita por el Dr. Martinez Baca, Jefe del Experticio 
M6dico-legal, Director de los trabajos de Antropologia en la Penitenciarfa 
del Estado de Puebla y Prof esor de Psicologf a pedag6gica. 

Esta obra, cuyo galante obsequie ag^adecemos dobidamente, est& des- 
tinada & figurar en el pr6ximo gran Certamen que este afie se verificarft 
en Paris, y requiere un examen detenido por su importancia, pues en ella, 
despu^s de hacer la histeria de esta costumbre tan generalizada en el mun. 
do entre cierta esfera social, hace una met6dica clasiflcacidn en los tatua- 
ges en nuestro pals, y expone acertadas condusiones sobre el estado 
moral y pBicol6gico que acusan en los portadores de ellos. 

A reserva de ocupamos con m&s exten8i6n de esta obra que viene 6 
enriqueoer nuestra literatura m^dica, hoy nos limitamos 6, f elicitar 6 nues- 
tro estimado amigo el Dr. Martinez Baca, por haber llevado 6, buen t6rmi- 
no un trabajo de este g6nero, que demanda una paoiente observacidn y 
estndioB especiales y mfUtiples de ciencias abstractas* 



]d4 CftOKiCA MBDICA HESIOANA 

I^n Sociedad Karmac^utica Mexicana. 

Eata Honorable Sociedad, encargada de velar por los intereaes dentf . 
ficos y morales del cuerpo distingaido que forman los Sefiores Farmac6u- 
tiooe, y que 4 la ve? tiene encomendada la ardua tarea de ordenar, oorregir 
y reformar conforme lo exigen los adelantos de la Terap6utica modema, 
la Farmacopea mexicana, se ha servldo honrar & nuestro Director con el 
nombramiento de Miembro Activo de esa laboriosa agrupaci6n. 

Justamente agradeddo, el Dr. Abogado, nos reoomienda manifeatemos 
su reconocimiento & la Sociedad, entretanto ve la luz p^blica an discvur- 
so inaugural. 



Ot>»eqtiioa de Atlo Nuevo. 

£1 poder incontrastable de la moda y el justo deseo de bacer conocidos 
los establecimientos comerciales de esta Capital, ban introducido de una 
manera ya deflnitlva, la costumbre de obsequiar 6, los clientes y oonsomi- 
dsres con motive de la inauguracl6n del afio. En el presente, hemos reci- 
bido nn buen ntimero de estos gHlantes recuerdos, entre los cuales des- 
cuellan por su buen fi^sto, elegancia y uUlidad, los almanaques de la 
Drofin^erla de J. Labadie, Sues, y Gfa., de la Botica de Santa Clara, del 
ProfesorSol6rzano (quecomo obsequio&los medicos les ofreci6 tambi^n 
un term6metro clinico modelo), de la Botica del Hospital de Jeatis, 6 cargo 
del Profeaor J. B. Calder6n, de la del Profeaor T. Monterrubio, etc. 

A todoa estoa apreciablea amigoa nuestroa, damoa laa graciaa por au 
galanteria deaeindolea & nueatra vez para el preaente afio la mayor proa- 
peridad mercantil en aua Eatablecimientoa comercialea, i. la cual tlenen 
derecho aobrado, por au actividad y comperencia. 



I^a fiebre a mar ilia en Veracrux. 

Seg^n anunciamoa fi nueatroa lectorea, eata obra monumental, eacrita 
por el muy erudito y diatingnido clfnico el Sr. Dr. D. Ignacio Alvarado 
(padre), antiguo Profeaor de Fiaiologfa de la Eacuela N. de Medicina de 
Mexico y de Anatomia y Fisiologfa comparadas de la Eacuela N. de Agricul- 
tura y Veterinaria; ex-Preaidente del Consejo Superior de Salubridad de 
Mexico; Socio fundador de la Antigpia Academia de Medicina (1851); Re- 
presentante y Delegado de Mexico en el 9*" Congp'OBo M6dico Intemacionai 
y en la Conferencia Sanitaria Intemacionai de Washington y miembro de 
varias sociedades m^dlcas y cientfflcas del pais y del extranjero. 

Esta obra singular forma un volumen in folio de m§a de TOOp^naade 
texto con innumerables Cuadros grfiflcos y estadfsticos. Se vende al precio 
de 910 el ejemplar en la Libreria de Bouret, Avenida del 5 de Mayo ntim. 
4; en la librerfa y Agenda de Publicaciones de N. Budin, Sue, 2* de San 
I^rancisco 2, en la Librerfa de Gallegos Hnos Sue, Avenida del 5 Mayo 8; 
Librerfa de los Sres. Aguilar 6 Hijos, Esquina de Sta. Catalina y Encama- 
ci6n, y en ''La Europea," Sta. Isabel 9. 

Los lectores de la Cronica que deseen poseer esta obra, pueden aaf- 
miamo dirigirae k esta Redacci6n, que no dene inconveniente alguno en 
hacer que inmediatamente lea aea remitida por correo 6 por Expreaa, ae- 
gdn lo indiqne el aolicitante. 



TOMO III. 



MkxiCOf FBBRBRO V DB 1900. 



Num. 8. 



GRONIGfl MEDIGfl MEXlGflNfl 



REVtSTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 

(UPECIALMENTI ALCAtOIOOTERAPU V HROTEflAPIA) 

ORGANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNf?IQUe L. ftBOGftDO, 



It 



MiiUBRO CORRF8PON0IENTE OE LA 80CIETE OBSTETRICALE DE PRANCE, PARIS." 



Dr, Barrelro, Mannel.— Jefe de Olinioa 

de Obstetricla de la E. N. de Med. 
I>r. Dnque d« Kstrada, Jnan.— Bx-Jefe de 

Clinica de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Dr. MOfa, I>«metrlo. — Profeaor de Clinica 

Interna (8er. ano) de la E. N. de Med. 
Dr. Ttf>Jeda, Carina. — Profesor de Ollnica 

Infantil de la E. N. de Med. 



Dr. Vtfsqaes CMmes^ FranelMco.— Profeaor 

de Patologia Externa de la £. N. de Med. 
Dr. Zifcrraipa, Fernando. -Prof esor adjunto 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Prof. AlfnnHo Herrera.-^ecci6n de Qui- 

mica, Farmacia 6 Historia Natural. 
Frof. Maannl O. Aragdn. — Seeddn de Me- 

dlcina Veterinaria. 



SUMARIOs 

SxocioN Vl.^PtUologia y Clinica QuiHtrgiea.—OiTagiA oontervadora.— Tr6pano. Operacidn 
MickullJz, por el Sr. Dr. Aureliano Umitia, M6zioo.— Sscoxoif X,— 0b8tetfioia,—T^' 
nica de la Embriotomia Baquidiana en la Matemidad de Mtoico, por el Sr. Dr. Manael 
Barreiro, Mtoioo.— Sbccion XVII.— rerap^uftca.— Especifleoa TergonEimtefl. Discamo 
inauffural leido por su autor ante la Sooiedad Farmac6utica Mezieana. Sr. Dr. E. L. Abo- 
gado.— Sbccion XKIV —Quimica y Farmacia.— Breye nota sobre las Traumaticinaa y el 
iUsido criaof Anico. Rectificaci6n importante de an error de la Farmaoopea Mexicana, por 
el Sr. Dr. R. E. Cicero, Mexico.— Lor Medlcamentoa nuevoa, por el Sr. Profeaor Jnan B. 
Calder6n.— Sbcciok XXVII.— Beviata de la Prensa M6dica Mexicana, E. L. A.— Skccion 
XXVIlI.— Bevista de la Prenaa M6dica Extranjers por el Sr. Enrique Vieaca y Loba- 
t6n.— Notaa. 



CIRUGIA CQNSER VADORA. 



'*/Plus d* amputations traumaiiquesP' exclamaba el Pr. Re- 
clu.s en una de las sesiones del 90 Congreso Frances de Cirugfa. Es- 
tas palabras provocan una revoluci6n muy necesaria, en esta 6poca 
de furor operatorio, que todo lo acomete, sin detenerse ante el sacri- 
ficio que se le impone al enfermo y d pesar de los fracases cientfficos 
en que incurre el cirujano. 

Tiempo es de reflexionar lo que sucede entre muchos de los que 
se dedican al tan delicado arte de la cirugfa; per doquiera surgen ci- 
rujanos; casi todos los m6dicos se declaran esgrimidores delcuchillo, 
y rara es la vez que en conversaciones cientfficas no se hagan apa- 
recer, como timbres gloriosos, dos 6 tres laparotomfas, otras tantas 
bisterectomias 6 resecciones de muy alta escuela. 

Sin embargo, si se visitan los anfiteatros siempre se les encuen- 

17 



186 GBONICA MEDICA MBXICANA 

tradesiertos; el estudiante de medicina, casi nunca visita esos luga- 
res y parece estar reiildo con la anatomia pr&ctica. « 

El medico por sus ocupaciones, 6 por su suficiencia 6 por su ca- 
rdcter poco entregado d esos estudios, si suele visitar esos lugares, lo 
hace con no poca repugnancia y con sobrada indiferencia. ^Cdmo ex- 
plicarse la pl6tora de cirujanos por un lado, el furor operatorio por 
otro y el abandono con que se ha visto siempre el estudio del cadd- 
ver, que es en nuestro concepto, el sine qud n<ni de la cirugia? 

Las razones estdn al alcance de todos y no nos detendremos d 
considerarlas, porque dada la corriente que desgraciadamente arras- 
tra d los profesionales, todos prefieren el renombre y el oropel que 
da la intervenci6n, al triunfo justo que se adquiere por un camiao 
lento, silencioso, mal remunerado, pero mds satisfactorio para el ver- 
dadero cirujano. Si se tieue enfrente un enfermo con un brazo ma- 
chucado, se cree tener una orden de operar y una oportunidad para 
hacer saber al cliente que se posee valor, sangre frla y verdadera 
competencia; sin comprender. que tal vez va d sacrificarse un miem- 
bro, 6 por lo menos, d separar mds de lo que en realidad debe sepa- 
rarse, y d llevar al paciente una causa mds de debilidad y una pro- 
babilidad mds para su muerte. 

Si es un estrecho de la uretra el que consulta al cirujano y 
lleva consigo un estrechamiento blando, aunque profundo y avanza- 
do, se le opera en el acto; se le aplica el procedimiento mds vistoso, 
se le somete d la electrolisis y como por arte de magia se le decla- 
ra curado. 

iCudn raro es encontrar un cirujano de conciencia que someta d 
su enfermo d una dilataci6n gradual, lenta y progresiva! No, esos 
procedimientos se tachan de anticuados, y sobre todo no dan renom- 
bre, porque hasta un secundianista puede practicarlos. Error craso, 
porque si bien es cierto que es un camino lento y poco vistoso, en 
cambio es el iinico medio l6gico que lleva d la curaci6n, pues por 
sabido callamos que la uretrotomfa no es mds que el primer tiempo 
de la dilataci6n y lo que abre la puerta para el paso de la sonda. 
Pero dejemos estas consideraciones que son del dominio de la moral 
m6dica y entremos al terreno de la cirugia: hay en nuestro concepto 
una causa que ayuda poderosamente al desenvolvimiento de la ciru- 
gia, pero que tambi6n ha perjudicado en cierto grado, porque seex- 
tralimitan los que la practican y del uso ban pasado al abuso. Esta 
causa, muy conocida para todos, *'es la aniisepsia;'' d elladebemos 
todo lo que somos, sin ella no existiria la cirug{a y pobre de aquel ci- 
rujano que se haga sordo d sus consejos; pero, con ella se tiene un 
escudo y cierta inmunidad que ha hecho que se abran muchas cavi- 
dades y muchos lugares, donde atrevida 6 indebidamente ha pene* 
trado la mano del operador. — Antiguamente no se operaba con fre* 



CBONICA MSDICA MBXICANA 187 

cttencia y ese defecto ocasionaba muchas victimas; antes del reinado 
de la antisepsia, eran pocos losoperadores, pero en cambio el qne ope- 
raba necesitaba conocer la anatomia de un modo perfecto y deb{a 
desplegar una habilidad nada comiin en el manejo del cuchillo y una 
precisi6n y claridad en sus cortes para no maltratar sustejidos, dan- 
do asi paso A la infecci6n. — Hoy, durante el dominio de la antisepsia, 
es muy comdn encontrar operadores que ignoran lo que cortan, que 
no salen del camino que recorren» que hacen picadillo con los 6rga- 
nos, pero que operan sin cuidado, sin temor, porque sus faltas (gra- 
vfsimas por cierto) las suplird y cubrird el licor 6 la curaci6n anti- 
s^ptica; es decir, en otra dpoca 1^ antisepsia faltaba pero en cambio 
sobraba la anatom{a^boy sobra antisepsia pero falta anatomia. 

Sin embargo, tras de la acci6n viene la reacci6n, ya se oyen pro- 
testas contra ese modo de ser, y parece que la resultante entre estaa 
do6 fuerzas desiguales y contrarias, debe ser un t6rmino medio, igual 
d la diferencia que haya entre los dos. Vamos d permitimos con- 
signar algunos hechos para dejar d la I6gica de los numeros la solu- 
ci6n de esta cuesti6n. 

Las estadisticas intervencionistas de Volkmann, arrojan en uu 
total de 20 operados, 5 fracasos y 15 6xitos. — Por otra parte los abs- 
tencionistas presentan 5 fracasos en 75 operados. Reclus da 6 6xitos 
en 6 enfermos tratados por el embalsamamiento del 6rgano enfermo 
sin intervenci6n operatoria inmediata. El cirujano debe economizar 
del enfermo hasta una gota de sangre y si fuere posible hasta un 
milimetro de tejidos; tiene obligaci6n de economizar sufrimientos y 
de ayudar d la naturaleza sin extralimitarse aunque tambi6n sin apa- 
tia. I^cirugia conservadora estd perfectamente indicada, hoy que po- 
demos luchar contra la infecci6n y que no tenemos que temer mds al 
t6tanos y d tanta calamidad quirurgica que desgraciadamente tenfan 
nuestros antecesores. 

Entre los cirujanos abstencionistas por excelencia figura en pri- 
mer t^rmino el nombre delSr. E. Lic6aga, pero desgraciadamente no 
ha formado escuela, pues sus discipulos son elementos dispersos que 
mdsbien figuran como intervencionistas. En Yucatdn, dondelacirugia 
esta d una gran altura y donde vimos hacer operaciones muy delica- 
das y con ejecuci6n sorprendente, figuran dos cirujanos de las Fa- 
cultades de Berlin y de Paris, el Dr. Sauri y nuestro especial ami- 
go el Dr. Guzmdn. 

Voy d permititme indicar algunos casos que he recogido durante 
mi permanencia en varios puntos de la Repiiblica Mexicana. 

Primera Observacidn, — Mexico. — El ano de 1894 fuf llamado 
para atender al Sr. Granados de una herida por arma de fuego sobre 
la regi6n del puiio; haUa una fractura conminuta de los huesos y 
gran destrucci6n de las partes blandas; cur6, lav6, desinfect^ y em- 



188 CRONICA HBDICA MBXICANA 

balsam6 el antebrazo con soluci6n de bicloruro de mercurio; obr6 la 
naturaleza sin estorbo alguno, pero un mes despu^s del accidente, y 
en vista de las circunstancias especiales resequ6 los haesos cdbito y 
radio, en su tercio inferior, afront6 los fragmentos, sutur^ y un mes 
despu6s nuestro enfermo san6, conservando un miembro mis corto 
que el otro, pero con f unciones que le permiten desempenar sus tareas 
de Profesor de Instrttcci6n. — El Dr. Sudrez Gamboa, entonces distin- 
guido estudiante, me ayud6 eficazmente en esta operacion. 

Segunda ObservaciSn, — Chilpancingo. — S. N. — 1898. — Kntr6 al 
Hospital con una osteo-miel it is deloshuesos del antebrazo; fiem6n 
y fen6menos pir6ticos, falta de continuidad en los huesos como si hu- 
biera habido fractnra, secuestro invaginado en el oanal medular del ra- 
dio, de ocho centfmetros de largo; ctibito destruido en su tercio su- 
perior. Tratamiento: debridaci6n lateral externa, resecci6n completa 
del radio dejando exclusivamente los ap6fisis, resecci6n parcial del 
cdbito con sutura. Curaci6n en dos meses, (v6ase la fotografia corres- 
pondiente,) movimientos completos. 

Tercera ObservaciSn, — Chilpancingo. — 1898. — Soldado N. — 
Bntr6 al hospital con una herida de arma de fuego (Remington) so- 
bre la regi6n escdpulo-humeral, fractura conminuta de la cabeza del 
bumero, y del cuerpo del om6plato, grandes desgarramientos de 
tejidos. Tratamiento: Kmbalsamamiento antis^ptico, abstenci6n, 
antisepsia y reposo; al principio secrey6 necesaria la desarticulaci6n, 
sin embargo, contra la opini6n de algun compaiiero, esper^ y quince 
dias despues hice la resecci6n periosto-capsular del biimero, concer- 
vando ligamentos y adberencias; despues volvf d operar para rese- 
car el borde externo del om6plato y el enfermo san6 conservando mu- 
chos movimientos de su brazo. Hoy vive retirado en Guanajuato. 

Cuarta ObservaciSn, — Chilpancingo. — 1897. — Nifio de catorce 
anos, recibi6 una herida por un instrumento punzante sobre el calci- 
neo, supur6 abundantemente, destruy6se el hueso y vino una p^rdida 
de substancia en el tal6n que hizo necesaria una intervenci6n; al ex- 
plorar se encontr6 el calcdneo destruido, y el astrdgalo y articulacio- 
nes vecinas alteradas notablemente. Se pens6 en la amputaci6n del 
pie y se iba d proceder d la amputaci6n de la pierna en el lugar de 
elecci6n pero los operadores tuvieron la deferencia de consul tar mi opi- 
ni6n y les propuse la operaci6n de vladomirof, la cual fu6 aceptada 
en vista de las conside^aciones que el caso permitfa. El Sr. Dr. Ga- 
Idn se encarg6 de la anestesia y el companero Mendosa y yo opera- 
mos al enfermo; hice la incisi6n que recomienda Mickulliz, resequ6 
la extremidad de los huesos de la tibia, resequ6 la mitad superior de 
los cuneiformes y afront6 las superficies cruentas suturando los 6rga- 
nos seccionados; al mes nuestro enfermo fu6 dado de alta conservan- 
do su pierna derecha en Hnea recta, es decir los ejes del pi6 y de la 



CBOiaOA MEDICA ICBXICANA 189 

pierna en la misma linea; se apoya en lascabezas del metatarso y mar- 
cha con poca dificultad. La operaci6n eslaboriosa, pero en cambio 
se conserva al enfermo un miembro que por malo que sea es superior 
& cualquiera miembro artificial por mds perfecto que se le suponga. 

Mexico Enero de 1900. 

{Continuard,^ Dr. Aurei<iano Urrutia. 



SECCION X. 



TECNICA DE LA EMBRIOTOMIA RAQUIDIANA 

BN LA 

MATERNIDAD DE MEXICO. 



L08 procedimientos hasta hoy empleados para seooionar an feto en el 
interior de la matrix son todos imperfectos, porqne 6 bien presentan difl- 
cnltades de ejecnci6n fi veces eztraordinarias, 6 ezponen k prodncir heri- 
das y oontusiones en los tejidos matemos qne ocasionan frecuentomente 
accidentes pnerperales de la mfis alta gravedad. 

He desechado hace largo tiempo las tijeras qne nsa el Dr. Pinard, por- 
qne el corte qne ef ectfian no es preclso y ezponen & qne se hiera el partero 
mismo, qne est6 obligado fitener introdncida sn mano izqnierda para vigi- 
lar los movimientos de las hojas de latije^ra, y es en todo caso la operaci6n 
larga y dificnltosa. 

La aplicaci6n del embrlotomo de Tamier ofrece & veces diflcnltades 
grandes, pnes cnando la cabeza estfi mny alta 6 la contracci6n del anillo 
de Bandl es permanente y en^rgica, caso frecnente, no hay verdadera- 
mente espacio para introdncir la mano armada del instrumento y mnoho 
menos para colocarlo debidamente sobre el cnello del feto. 'Las dimen- 
siones y forma del gancho hacen imposible sn aplicaci6n sobre ningnna 
otra regi6n fetal qne no sea el cnello, siendo por lo tanto impracticables 
oon ese instrumento los cortes colo-axilares, cuya notoria ventaja demos- 
trar6 m&s adelante. 

w 

He ofdo decir a Bndin, qne en los casos en qne el cnello est& bajo 
y el titero no esti enormemente contraido, cnalqnier embriotomo sirve, 
pero que por el contrario, cnando la cabeza estd snmamente alta y el anillo 
de Bandl en contracci6n tet6.nica, ningnno de los instrumentos propuestos 
hasta hoy da resnltados satisfactorios. 

Esta opini6n se fnnda sin dnda en la diflcnltad enorme que se encuen- 
tra en las condiciones apuntadas antes para colocar en el Ingar debido un 
instrumento de esta 6 aqnella forma. 

El embriotomo de Ribemont Dessaig^e esun instrumento te6ricamen- 
te bueno, pero prficticamente inaplicable en determinadas ocasiones. En 
efecto, stt colocaci6n es sencillfsima en ciertos casos 6 imposible en otros; 
la acci6n de la cuerda de Thomas es rfipida en ciertos fetos y mny defl- 
ciente en otros. Aseguro esto tiltimo, por mds que parezca extrafio, por- 
qne ezperimentando el Dr. Duque de Estrada y yo sobre un feto en el ma- 
niqnf , la mejor manera de practicar la 8ercisi6n, no nos fu6 posible atacar 
el feto, con la susodicha cuerda fi pesar de haber trabajado asfduamente 
durante media hora. 



190 CBONIOA MBDIOA MBZIOANA 

CalotUese coal hubieae sido el traumatismo que hubiese sufrido el ca- 
nal vagino-uterino con an trabaja de esta naturaleza en la mujer viva! 

Recuerdo haber presenciado hechos de esta naturaleza en los que el 
cuello ae encontr6 dividido en una extensidn de mas de 7 centimetros y 
la vagina presentabanumerosas heridas consecutivas a la acci6n de la 
sierra de Thomas, no obstante haber procurado proteger estae partes con 
espejos, valvas, cartones, etc. 

Verdaderamente espantado por tama&os descalabros esforc^me en 
construir un instrumento que diera verdadera protecci&n 4 las partes 
blandas y que sostuviese la sierra constantemente encerrada en nn esta- 
che metilico, s61o abierto en aquellas partes que estuviesen en contaoto 
directo con el cuerpo del feto. 

No descuid^ tampooo la manera de articular dicho instrumento de tal 
manera que teniendo & la vista solamente su extremidad posterior pudie- 
ra articularse la anterior; procur6 adem&s dar al gancho una curvatora 
parab61ica para disminuir asi las diflcultades de la introducddn y coloca- 
ci6n del instrumento sobre el cuello 6 sobre la linea colo-axilar* 

Con estas precauciones hice construir en Paris doa modeloa y &nii re- 
greso emprendi la aplicaci6n del inatrumento, que aeg^n me prometla ha- 
bria de facilitarme la ejecuci6n de una operaci6n que en la Maternidad de 
Mexico es frecnente y de reaultados no siempre halagadorea. Despa6s de 
intentarlo dos 6 tres veces hube de oonvencerme de que mi instrumento 
adoleoia de los mismos defectos que los anteriores, & saber : I diflcultades 
de colocaci6n; II sercisidn dificil y siempre peligroaa. 

El Dr. Duque de Eatrada que como yo ae ha preocupado de realizar 
debidamente eaa operaci6ny plenamente convenoido de que el uao de la 
aierra Thomaa es aiempre peligroao 6 peaar de la protecci6n & la vagina 
por una valva eapeoial, tuvo la feliz idea de aplioar por primera vez en 
M6xico el constrictor de Chaaaaignao para practicar la aecoidn, con ouya 
idea realiz6 de la manera m&a aimple el ideal de eata operaci6n que ea el 
aign^ieiite : Aplioar una f uerza cuya acci6n ae haga aentir cada vea m^ 
aobre el feto y cada vez menoa aobre la madre ; la aaa del conatrictor ro- 
deando al feto lo conatrifie mfia mientraa m§a oorta se va haoiendo y en 
su acortamiento se aleja cada vez m&s de los tejidos matemoa. 

El desideratum de esta operaci6n, en lo referente a la secci6n fetal, 
quedo asf maravillosamente resuelto. 

Quedaba para mi como punto obscuro la colocaci6n del inatrumento 
que habria de conducir la cadena del conatrictor. Ya he explicado por 
qu6 los dif erentes embriotomos son aplicables en unos casos y no lo son 
en otros. El Dr. Duque de Estrada hizo construir una ^'aonda conducto- 
ra" de curvatura muy enaanchada y abierta por an parte c6ncava. 

Una vez introducida y colocada eata aonda en la axila 6 en el cuello, 
no hay m&a que empujar un mandrln 6 lamina el&stica que marche en el 
interior de la sonda y que lleve atada en an cabo poaterior la cadena del 
conatrictor; por la forma de la aonda, el mandrin toma una direcci6n cur- 
vilfnea y como la extremidad del inatrumenco eata ya insinuada en el fin* 
gulo que Uene el hombro con la cabeza 6 bien en el fingulo que hace el 
brazo con el tronco, la extremidad anterior del mandrln penetra facil- 
mente y viene fi salir por la cara estemal del feto si la sonda esta en la 
cara dorsal y por la dorsal si el instrumento fu6 colocado en la cara es- 
temal. 

La operaci6n realizada asf es de una sencillez extraordinaria en oier* 
tos casos, pero en otros, en aquellos previstos por Budin, la diflcultad sab- 



CBONICA MBDICA MEXICANA 191 

atflfce. 8e trata en efeoto de introdudr la mano bastante arriba para po- 
der aloanzar la cabeza que en ciertos casos estd, may alta y despa^s de la- 
char oon la contracci6n tetinica del anillo de Bandl, introdacir ia sonda 
gaiada prhnero por el antebrazo y despa^s por la mano. Saponiendo que 
0Btaintrodaooi6n se hayarealizado, lo caal, repito, representa en ocasiones 
un tarabajo fmprobo, qaeda la djficnltad de insinaar el pico de la sonda en 
el tagalo axilar 6 entre el oaello y la cabeza, para lo coal debe Uevarse el 
pico de la sonda hasta colocarlo en la eztremidad del dedo medio, € im- 
primir al instramento an movimiento de rotaci6n en virtad delcaal su ez- 
tremidad libre marohe primero lateralmente y en segoida de atri,8 & ade- 
lante. 

Todos estos movimientos son excesivamente difloiles en ciertos casos 
de tetanismo aterino y constitayeh en la ttenioa de esta operaci6n an de- 
f ecto qne me esforcd en corregir. 

Desde Inego me ocarri6 qae el objeto de pasar la sonda es pasar el 
mandrfn y qae si la diflcaltad era el introdacir la sonda, lo mejor era sa- 
primir la sonda y pasar el mandrfn con los dedos* Este prop6Bito qae pa- 
reda difldl de realizar vino fi qnedar admirablemente resnelto asando del 
artiflcio signiente : Mand6 constrair an anillo de paredes altas (1 C0nti- 
metro) y en sa cara interna hice soldar ana barrita en tal po8ici6n qae en 
la proyecci6n vertical representa la cnerda de an arco en la circanferen- 
da del anillo. 

El difimetro interior del anillo aoortado an poco por la barrita no es 
mayor qne el graeso de mi dedo medio & la altnra de la artical9ci6n de la 
2* con la 3* falange, de tal snerte, qae colocado el anillo en ese panto (no 
paede descender m&s) y haciendo pasar el mandrfn, qae no es otoa cosa 
qne an resorte de aoero como la cnerda de an reloj de pared, provisto de 
ana est erlta may palida en sa extremidad anterior y ana perf oraci6n en 
sn cabo posterior, haciendo pasar, decfa^ esta l&mina por el espacio qne 
qaeda entre la barrita rectilfnea y la circanf erenda del anUlo, y tirando 
hasta qae la esf era venga & chocar oon el anillo, resnltard qae dicha esf e- 
ra, qae representa la extremidad libre del mandrfn, estarfi colocada en la 
pnlpa de mi dedo medio y por lo tanto estard en aptitnd de sentirla, diri- 
girla y corregir cualqaiera desviaci6n en sa marcha, cosa qae no sucede 
con los otros instramentos condnctores. 

Los tiempos de la operaci6n son los sigoientes : 

I" TIBMPO: Introduccidn del resorte conductor. 

Colocado el anillo como dejo explicado 6 introdacido el resorte en la 
forma mencionada, se introdnce la mano de preferencia sigaiendo la cnr- 
va sacro-perineal, llevando los dedos replegados haciaeldedo medio, tanto 
para dar k la mano ana forma conoide como para proteger asf la esferita 
y evitar qae tropiece con el caello de la matriz 6 las partes fetales ; se 
hace adelantar la mano lo bastante en el interior de la matriz hasta en- 
contrar la cabeza qae se reconocer^ inmediatamente ; contometodola 
con la extremidad del dedo se reconocer& inmediatamente el §,ngalo que 
hace el hombro con el caello y an poco mas abajo el ^ngalo qae hace el 
brazo con el tronco. Si se trata de hacer el corte colo- axilar se introdn- 
ce la extremidad del dedo medio en el ^Dgnlo primeramente mencionado 
y se hace avanzar dentro de este &ngulo lo mas qne faere posible. A 
medida qae el dedo avance, la esfera qae le est^ unida por medio del 
anillo avanza con 61, mas como la direcci6n que debe seguirse es curva 
sapaesto qae hay que pasar del piano estemal al dorsal 6 viceversa, 
^1 dedo medio primero y en seguida el anular y el fndice se van do- 



192 CROiaCA MBDICA MBXICANA 

blando de tal manera qne afecten ana direooi6n onrva que se hace va- 
riar & medida que ae aienie que la esferita en sa movimiento de propol- 
Bi6n encuentra 6 n6 obst&culos en sa maroha. Introdncidos asf los dedos 
J afectando ^sfcos una direcci6n cnrva, se empnja el resorte que ha qae- 
dado semienroUadosobre el pubis de la mujer, iimpuls&ndole lentamen- 
te se le hace desllzar por el interior del anillo y se siente la esfera despren- 
derse del dedo pero quedando siempre en contacto con ^ste una parte del 
resorte por medio de lo cual es siempre posible modificar su curvatura j 
por lo tanto oorreg^ cualquier tropieso que la esferita pudiera encontrar 
en su movimiento de atr&s 6, adelante. 

Ouando se ha introducido unabuena parte del resorte (que tiene oer- 
ca de un metro de longitud), se retira la mano hadendo deslisar suave- 
mente el anillo sobre la lamina, de tal modo que ahora el anillo deslice so- 
bre la l&mina en una direcci6n de atriu & adelante, oomo antes de8liz6 la 
Iftmina sobre el anillo en una direcci6n de adelante & atris. 

Retirada la mano, se desensarta el anillo y se va en busoa de la esfe- 
rita, que se encuentra sin la menor dificultad en la va^na y cuyo paso no 
puede determinar lesi6n alguna en el cuello por ser la esferita bien pulida 
y m^rchar el resorte siempre en la direcci6n del piano y nunca en la del 
horde- 
s' TIBMPO: Pa90 de la oadena* 

Una vez que el operador haya enoontrado la esferita met&lioa, tirando 
hacia sf de esta eztremidad del resorte, tendril comprendido al feto en una 
asa metWoa ouyas dos eztremidades estlln en sus manos. Atando con 
cord6n de seda la oadena del constrictor en la perforaci6n del resorte 
que se encuentra en el cabo opuesto 6, aquel en que estft la esfera, no tie- 
ne m&s que tirar lentamente pero con cierta f uerza teniendo cuidadp de 
introdudr los dedos hasta el cuello de la matrix de manera que ^stos que- 
den interpnestos entre la cadena que va 6 remplaiar el resorte y las par- 
tes blandas matemas. Pasada asf la oadena, se corta el oord6n de seda y 
se articulan los dos cabos de la cadena con las dos barras del constrictor, 
procurando colocar el instrumento en el piano en que se encuentran los 
dos cabos de la cadena 6 fin de no toroer^sta. 

8«r iTEMPO: Seccidnfetal, 

Tres cases pueden'presentarse: P £1 corte va & ser coZo-adbilar, es de- 
cir, del cuello i. la azila ; el brazo procidente seril ligado con una cinta y 
llevado fuertemente del lado en que est6 la cabeza. 

Un ayudante sostendrfi el brazo en esta posici6n y correril hacia adentro 
de la vagina y protegido por los dedos, el tubo del constrictor hasta que 
su extremidad haya salvado el cuello de la matriz ; hdgase obrar en se- 
guida el instrumento y sin temor alg^no, hasta seccionar completamente 
el feto, no olvidando dar al instrumento una direcci6n tal que sea opuesta 
& la direcci6n que se haya dado al brazo procidente, es dedr, paralela al 
muslo matemo opuesto. 

2^ El corte va & ser oxilo-colar, es decir, de la axila superior al cuello : 

Introducida la cadena en el kaffilo que hace el brazo superior (no pro- 
cidente ) y el tronco, ll^vese el brazo procidente provisto de un lazo, 
fuertemente del lado opvssto d la cabeza; lo que tendra por efecto hacer 
descender 6sta y presentar la parte media de la regi6n lateral del cuello 
m&s en el centro del estrecho superior. 

3« El corte va 6, ser bi-axUar: 

La cadena introducida en la azila superior, 116vese el brazo prociden- 
te del lado de la cabeza, sin olvidar Uevar el instrumento en cualquiera de 



CBOMICA MBDIOA MBXICANA 198 

estofl tres casos en una direoci6n oblicoa oon relaci6n & la Ifnea media y 
siempre en direeoi6n opuesta k la que se da al braso procidente. 

£1 objeto de eatos diversos oortes es f adlitAr la expulsi6n de los doa 
segmentos, pues en los casos de gran tetanismo no serfa indiferenfce el ha- 
cer nno t, otro. Ademis de esto conviene saber que en las posidones 
dorso anteriores el corte mia conveniente es el azilo-colar, y en los dor- 
so posteriores el colo-axilar, tanto porque respectlvamente son m&s fdci- 
les de ejecutar en esas posidones, como porque la ezpulsi6n 60 los dos 
segmentos es menos diflcultosa. 

El corte bi-axilar es preferible en los casos de procidencia de los dos 
brazos 6 en aquellos en que la maceraci6n extrema del feto haga temer 
que el brazo pendiente de la cabeza pudiera desprenderse de ella oonse- 
cutivamente k las tracciones que sobre 61 se efecttian con el fin de ex- 
traerla. 

Guando se ha verificado el corte axilo-colar, la tracci6n sobre el bra- 
zo procidento hace deslizar los dos segmentos, como dos cufias, cuyos 
vertices se alejan uno de otro y la salida del segmento tor&cico es siem- 
pre fdcil. No sucede lo mismo cuando habiendo hecho el corte colo-axilar, 
se tira del brazo procidento, pues tal tracci6n hace descender la cabeza y 
las bases de las cufias se aproximan, siendo por lo tanto m&sdificttltosa la 
expnl8i6n de una de ellas. En estos casos, si por una tracci6n moderada 
no se lograse encajar la cabeza, seria preferible introducir la mano y to- 
mar el brazo opuesto tratando antos de repeler la cabeza lo m&s alto que 
fuere posible. Mas si el titoro estuvlese sumamento totanizado seria pre- 
ferible tomar los pies y traerlos hasta la vagina lo oual no Uene en la ma* 
yorfa de los casos dificultad alg^una. . 

La extracci6n de la cabeza es & voces por dem&s dificil cuando se ha 
hecho la decolaci6n sin que ningnuio de los brazos haya quedadoadheridOp 
no porque esto brazo pueda realmento utilizarce como medio de tracci6n 
Clas partes blandas no ofrecerlan resistenciasuflciento), sino porque 61 
nos sirve para colocar la cabeza en la 8ituaci6n m&s propicia para su ex- 
pulsi6n expontinea 6 artificial. 

Bien que en el case de extracci6n por el forceps la cabeza pueda ser 
fijada por la pared abdominal, el hecho es que casi siempre desU^a y que 
la prehensi6n es k veces dif foil cuando no imposible. 

En tanto que con el brazo adherento jam&s me he encontrado con di- 
fioultades enormes, lo cual me explico por el hecho de que latracci6n y fi- 
Jaci6n de la caoeza se hace en esto Ultimo caso de un modo directo y no 
indirecto como en el anterior y porque dicha tracci6n se aplica sobre uu pun- 
to m&s pr6ximo al centre de figura y al ejo del canal. 

En estas condiciones la colocaci6n de la cabeza es menos diffcil pero 
su extracci6n no eeXJk exenta de peligros, pues facilmento se latoraliza 
entre las ramas del forceps 6 se desVia de la posici6n regular por la simple 
introducci6n de la mano que va k colocar el instrumento. Nada digo de 
aquellos casos en que adem^s de estas dificultades existen otros motives 
de dlstocia, tales como el acortamienso de uno 6 ^mas diametros del canal 
huesoso, ni de aquellos casos en que apremia el tiempo de desembarazar 
k la mujer para librarla de la muerto por hemorragia; la extracci6n es en 
muchos de estos casos un verdadero desastre. 

En vista de estos peligros que no son tan raros como pudiera supo- 
nerse, he venido k fljarme la idea de que por pocas dificultades que se en- 
cuentren en la extracci6n por el forceps, debe abandonarse esto instru- 
mento y substituirlo oportunamento por el basiotribo; quiero dedr, no 



194 CRONIGA MEDIC A MBXICANA 

esperar & que el oanal estd contnndido, los tejidos edematizadoB, el oaello 
desgarrado y la majer agotada para emprender la basiotripsfa, siendo asf 
que el reduoir prematuramente los diametros de la cabesa fetal no paede 
redundar m^ que en beneflcio de los tejidos matemos y del tiempo (fac- 
tor importantisimo) enlaejecaci6n de la operaci6n. Asf pues, la basiotrip- 
sla es y debe ser el complemento obligado de la embrioUntUa raquidkina. 
Mexico, Enero de 1900. 

• Dr. Manuel Babrbibo. 



SECCION XVII. 



ESPECIFICOS VERGONZANTES. 

Discuraopronunciadopor 8u autor, ante la Sociedad Famutdutica Mexicana 

como miembro activo de ella. 

Se9or Presidente: 

SEffORES: 

Halagador y grato es siempre el cumplimiento de on deber ; pero la sa- 
tisf acci6n y el placer que nn acto'semejante despierta en el hombre blen na- 
cido, acrecidntanse evidentemente caando la gratitnd interviene oomo 
principal factor. Con intima 8ati8facci6n por consiguiente, deben ser y se- 
r&n mis primeras frases la expresidn sincera de mi agradecimiento por la 
honra que esta Honorable Sociedad me ba concedido tray^ndome 6 sn se- 
no, honra qne estimo en todo su valer y que alcanza ciertamente macbo 
m&s all& de mis escasos merecimientos. 

Para todos aquellos obreros intelectnales qne desde la infanda, por 
necesidad 6 vocaci6n, hemos consagrado al estudio todas nnestras horas y 
todas nnestras energlas; para aqnellos que, por legftimo y verdadero amor 
al progreso, por el anhelo jnstificado y noble de estar al corriente de los 
adelantos modemos, 6 por las mismas necesidades de avanzar qne impe- 
riosamente exige el ejercido de una prof esi6n, hacemos del estndio la ocu- 
paci6n perpetua de nnestra vida, es, sf^iiores, causa sobrada de entnsias- 
ta jtibilo, su incorporaci6n 6 ingreso k una Academia Cientf flea. 

En este g^nero de agrupaciones humanas, constituidas por trabajado- 
res qne espigan en determinado campo de la Ciencia, rec6gese con abnn. 
dancia el fruto de la labor individual, amplfanse loshorizontes de nnestros 
conocimientosy en elbien colectivo se funde el bien que cada uno obtiene, 
bien que 861o significarla provecho privado y de mezquinos alcanoes si no 
existiesen los hermosos'sentimientos del altmismo. 

Compl&zcome pnes en significaros en esta ocasidn, que siempre cons- 
tituird un bello recuerdo en mis futuros dfas, la gratitud sincera qne me 
conmueve, la completa adhesi6n que os protesto y los buenos deseos que 
me animan para hacerme partlcipe de vuestras labores, aunque por desgra- 
cia me sea bien conocida mi insuflciencia y el pobrfsimo bagaje qne me 
es dable ofreceros. Ese humilde contingente sin embargo serfi sin duda 
aceptado con benevolencia por vosotros, porque ante vosotros llego des- 
nudo de toda pretensi6n, como entusiasta obrero y con la realizable espe- 
ranza de beber en las fuentes de vuestro saber 6 ilustraci6n. 

Pmeba palmaria de la alta estima en quo he tenido siempre a esta 
docta A8ociaci6n, es la de haberle dedicado, aun antes de tener la honra 
de pertenecer & ella, un trabajo en el cual expongo, con las razones qne 



CBONIGA HBDICA MEXICAN A 195 

para defenderlas se me aloanzan, algninas ideas qae desearfa fnesen depu- 
radas al pasar por el apretado tamiz de vuestro recto criterio. 

iReoibid, pues, sefiores, mi voto de ag^adecimiento, cumplido y leal, y 
estad segoros de mi ardentiaimo empefio porque el mas pr6Bpero futaro 
cobije lo0 destinos de la Honorable 8ooiedad Farmaeiutica Mexieana! 

« « 

Con tiempo siempre escasopor multiplicadas atenciones, mibuena vo- 
lontad para ofreceros un tarabajo inaugural, abordando detenidamentc al- 
g6n panto de intor^s para la CorporaGi6n, ha sido en esta vez, insnftciente 
para lograr la realizaci6n de tal prop68ito. 

Onestiones importantos para vuestro gremio, para el gpremio mMico y 
para la sooiedad en cuyo seno vivimos, y cayo logarlegftimo de di8casi6n 
debe ser el recinto en que nos hallamos, encu^ntranse sin grande esfuerzo. 
Sobran en el torreno cientffico, abundan en el campo deontol6gico y no 
escasean si queremos analizar los medios m&s adecuados y priiCtlcos de res- 
goardar los intoreses sociales ouya custodia est& 6 debe estar a nosotros 
encomendada. 

Muohas de estas cuestiones deben haber merecido ya vuestara atonci6n; 
mas deben existir alg^nas que, aun siendo bien conooidas de Tosotaros, no 
hayim sido atin sujetadas & dlscu8i6n, por la necesidad de resolyer en vues- 
trassesiones puntos de mayor actualidad y que por ello hayan ezigido 
m6s pronta re8oluoi6n. 

Entre ellas surge con un caraoter de notoria importancia la represi6n 
de esa avalanoha creciento y ya monstruosa de las espeoialidades, engen- 
dradas: una minima parte bajo el tocho de la fllantropia, en el legftlmo 
oonsoroio de la Ciencia y el Estudio, y una alarmanto mayoria en el im- 
puro ooncubinato de la Olencia y el Mercantilismo actual. Y 6 esta progenie 
espfirea deben agregarse atin los desvergonzados productos que arroja 
al meroado un esplritu comeroial leproso que, sin competonoia alg^na, sin 
honradez, ni el menor empefio de asodar el luoro con el bien de los de- 
nies, lanza paeudo-medioamentoa con pomposo anuncio para sorprender al 
n6mero infinito de los incautos: atuUorum inflnitvs eat numeru8, 

Los e9pecifloo8 invaden el templo de la Farmacia como los charlatanes 
asalta n el santuario de la Medicina. Ley natural parece que las plantas 
m&s ben6ficas y lozanas tongan sufiloxera: que los seres vivos de sangre m&s 
fecunda y rica tongan sus parasitos, sus microzoarios, sus microbios y sus 
tozinas para entorpecer su marcha, para aniquilar sus energy, para 
procurar su destrucci6n. De la oomprobaci6n irrefutable de esto hecho, 
subsistonto en todas las 6pocas y en todos los puntos del globo, nacl6 sin 
duda la concepci6n slmb61ica de un dioa del hien y un dios del maty desco- 
Uando en la pintoresca y remota mitologfa de la India y reflejandose atin 
en las actuales teogonias. 

Pero si ley natural parece el ataque de lo bueno y de lo grande, de lo 
noble y lo fecundo por lo bajo, por lo impure, por lo malo y lo mezquino, 
derecho indiscutible ha sido siempr^el de ladefensa. Veamos pues, seno- 
res, si el mal enunoiado puede, si no eztingnilrse, porque la mala yerba 
siempre encuentra sitio para germinar, cuando menos restringir sus avan- 
ces y amenguar asi su nociva influencia. 

Sin invadir el torreno, para mf vedado, de los medios jurfdicos adecua- 
dos y m6a oportunos para combatir el mal que menoiono, creo que en la es- 
fera de lo hacedero encu^ntranse algunos recursos que podrfan llevarse 6 
la pi^otioa desde luego sin inconveniento alguno. 



196 CBONICA HEDICA MBXICANA 

El 6«p6c(/lco en el mayor ntimero de oasos perjndioa al enfermo, aan 
cuando la aaooiaci6n que la constituye sea oorrecta y aplicable en lo gene- 
ral 6, determinado ntimero de dolencias. Ya en otra vez he demostrado y 
el sentido comtin lo apoya,. que las dosis medicamentosas varfan en extre- 
mo por tener que adaptarse 6, las condiciones especialcs de cada indivi- 
duo. Y si esto queda fuera de duda reflri^ndonos 6, las preparaciones que 
debemos Uamar ^ ^nobles y honradaa^^ por prei^onar fiel y abiertamente su 
composioi6ny para que el m6dico pueda administrarlas con oportunidad y 
en sus precisas indicaciones, ^qu6 diremos de las innumerables medtcifuu 
de composici6n secreta que, amparadas tinicamente con los deslumbrado- 
res pero mentddos oropeles del anuncio, nos Uegan §l granel y dia por dfa 
de fcodas partes? {Ouftntos enfermos pierden su tiempo de un modo lasti- 
moso, dejando que sus males causen estragos irreparables en su organis- 
mo, porque en vez de aprovechar los modernos elementos que posee la 
Terap6utica actual, d^janse alucinar por las fiEdaces promesas de una vllla- 
na especulaoi6n! 

Yo ignore si es 6 no posible y en consonancia con nuestras leyes as 
facUble la prohibici6n terminante de expender *'pIldoras," <*ellxires," 
'*antiven6reos" y dem6a panaceas marayiUosas,de secreta y g^neraltnente 
abigarrada f6rmula, con que se explota la estulta credulidad del ptiblico; 
pero sf creo que las corporaciones encargadas de velar por el bien colec- 
tivo 6 individual, podrfan, sin vulnerar el derecho ageno, tomar ciertas 
medidas que pudi6ramos llamar pn>vi8umale8, entre tanto pueden fljarse 
y adoptarse las d^niUvoB, Pronto me ocaapar6 de las segnndas; por aho- 
ra y entre las primeras, creo que oaben las que en seguida tengo la honra 
de proponer 6, vuestro ilustrado criterio. 

I. En la obra que sirve de base al ejercicio de la Farmaoia en nuestro 
pals, en el verdadero C6digo de la profesi6n, en la Fabmacopba Mbxiga- 
NA, insertar en un ap&ndioe, la liata de los productos extranjeros 6 naoio- 
nales usados en Terap6utioa, de compo8ici6n conocida 6 irreprochable y 
que por su m6rito ef eotivo merezoan la aprobaci6n de esta docta Sociedad. 

Muohos productos naturales, qulmlcos 6 farmac6uticos (aunque no es- 
pecf/Icos) mereoerto el honor de figurar en este grupo. Las aguas minera- 
les de Vichy, de Hunyadi-Janos, de Tehuac&n y Arag6n; los Vinos 
de Peptona, lodo-ttoicos, de Icthiol, ferruginosos 6 naturales; muchas 
preparaciones reconstituyentes y t6nicos de eflcacia comprobada por la 
asociaci6n acertada de sas componentes como el Jarabe de Fellows, la 
Emul8i6n de Scott, los preparados de Kola, los glicerofosfatos de cal de 
Prunier, etc., los alcaloides granulados de la casa de Ch. Chanteaud, tan uni- 
versalmenteaceptadosporsu dosiflcaci6n precisa y elaboraci6n perfecta; 
las soluciones inyectables de tan notoria importancia en la medicaci6n hi- 
pod6i mica; los productos aUmenticios que satisfacen los requisites exigidos 
para una buena diet6tica, coroo la Fosf atina Failures, la Harina lacteada 
Nestl6 6 el alimento Mellin; los t6pico8 6 medicamentos para aplicaciones 
locales como las preparaciones de Johnson, los Ovulos y bugfas Devals, 
etc., y en suma. un gran ntimero de niedicamentos que merecen este call- 
ficativo, que han entrado & la Terap^utica con la f rente erguida, con tftulos 
nobiliarios aut6nticos y hoja ^de servicios visada por el M6todo Experi- 
mental. La lista de estos productos es por fortuna numerosa y la menci6n 
que de ellos se haga en nuestra Farmacopea ser& una reoompensa concedida 
fi^los fabricantes de buena fe, que observan lostrimites reglamentarios 
para la introducci6n de una espectaluiad. 

II. En la misma obra y como corolario de la lista anterior insertar la 



CBONICA MBDICA HEXICANA 197 

de lo8 prodaotos de compoBioi6n desoonocida que ezisteii en el mercado y 
& lo8 cnales no se estig^mstiza, pero tampoco se concede ningtin amparo. 

Una copia de estas llstas, podrla anualmente distribnirse & todas las 
Farmacias, no 86I0 de la Capital sino de la Bepfiblica entera, recomendan- 
do fljarla en el lugar m&s visible del Establecimiento. 

Los resnltados de semejante proceder, intachable & mi joicio ante la 
ley, son facilmente perceptdbles. Para introdncir en nnestro mercado ya 
sea una nneva substancia 6 ya sea una nneva espedalidad aplioable en 
easos bien determinados, se solioitarf a el apoyo de esta respetable Oorpora- 
ci6n. manifestando los elementos componentes de ella y su ezacta dosifi- 
caci6n. Los Especificob ocuparfan el lugar vergonzante que les corres- 
ponded lugar que se halla & la misma altura del que ocupa esa c&flla de 
charlatanes que pululan en todas las partes del mundo, que ya infestan 
nuestro pais y aparecen en nuestra Capital especulando la ignoranola y 
oredulidad de una parte, desgraciadamente considerable, de nuestra Sooie* 
dad. Y lo mismo que pasan esos tipos camavalescos que manejando con 
audaoia y sin igual descoco los oascabeles del anuncio, logran por algHn 
tiempo subyugar y estafar & las incautas multitudes, asi tambi^n pasar&n 
poco & poco los Espec^ftcos vergonzantea que son en la actualldad el bald6n 
de la Terap6utica y los roedores solapados de la Farmacia. 

Ley inmutable es que el Tiempo, ese gran depurador, mine sin piedad 
los raquiticos pedestales en que se apoyan las reputaciones usurpadas. 
Esos poliohinelas de la medicina logran con frecuencia recoger el pufiado 
de oro que la f rivolidad y la f alta de ilustraci6n arro jan & los histriones, {>ero 
en cortisimo plazo desapareoen de la esoena por el escotill6n del ridfculo y, 
con el estigma infamante del desprecio ptiblico, desaparecen en las som- 
bras del olvido. Unicamente lo grande y verdadero es inmutable y firme; 
dnicamente el m^rito real esimperecederoy flotasobre eloc^ano ilimitado 
del tiempo ; y Unicamente quien logra descubrir un mlsterio de lanaturaleza 
6 hallar la soluci6n precisa de un problema trascendental, puede en los 
fastos de la Historia escribir su nombre bajo la frase del inmortal poeia 
latino: ^'Exegi monumentum mre perenntus." 

Dr. E. L. Abooabo. 

M6xico, Febrero V de 1900. 



SECCION XXIV. 



BK.EVE1 ISTOTA. 

80BRB ^ 

LAS TRAUMATICINAS Y EL ACIDO CRISOFANICO 



RectUcacioB miiortante is m error le la Fannacopea Meilcana. 



Sr. Dr. Enrique L. Abogado. 

Presente. 

Estimado compafiero y amigo: 

Mis ocupaciones profesionales y las diversas obligaciones que Ud. sabe 
tengo contraldas, me habian impedido hasta hoy colaborar con mi insig- 
nificante grano de arena en su interesante publicaci6n. 

La nota que hoy me honro en remitirle, no es hija de meditadones la- 



198 CBONICA MBDICA MBXICANA 

boriosas ni tiene las cualidades neoeaarias para mereoer el nombre de ar* 
tfculo. Mi objeto al enviarsela 86 concreta & oorresponder de alg&n modo 
6. BUS ben^volas instanciae, solioitando mi instil colaboraci6n, y & sefialar 
brevemente un asunto de gran importanda pr&ctica en dermatologfa y on 
error de traseendencia de nuestara Farmacopea que debe ser corregido. 

Para la elecei6n de este aaunto, dos motivoB poderosos ban infloido en 
mi ^.nimo; por una parte haber sidotestigo del uso irrefiezivo que alg^nos 
medicos ban venido baciendo del acido crisofanico sin haber tenido coidado 
de ponerse antes al tanto de las propiedades de este medioamento peligro- 
so; por otra, un hecbo singpilar que se me present6 en la prftctica bace po- 
co y que paso §l referir & grandes rasgos: 

La sefiora N. padece desde baoe machos afLos de una seborrea aeea 
de la oara. Un entendido m6dico de esta Capital, & quien consult6 la en- 
ferma, presoribi6 aplicaciones de traumaticina en el sitio de la enferme- 
dad, las cuales produjeron una gran mejoria. Fa6 comprada la receta pri- 
mero en unaboticaextranjera, otra yez en otra botioa extranjera tambito 
y por tercera vez en una de las boticas nacionales mejor atendida», cuya 
merecida buena reputaci6n es proverbial. 

Pues bien, heoho singular, la tramautidna despachada en esta tiltlma 
botica, produjo un efeoto verdaderaraente desastroso: una aguda dermati- 
tis y una intensa conjuntivitis que afortunadamente cedieron pronto ftlos 
medios apropiados. 

^De qu6 provino este efecto? ^Qu^ responsabOidad le capo al farma* 
c^utico? ^La reputacL6n tan bien sentada de su casa, tiene que sufrir por 
este hecbo? {No; en manera alguna! pues para despachar la reoeta se 
ajust6 exactamente & lo prescrito en la Farmacopea Mexioana. 

Bntonces ^por qu6 en las dos voces anteriores no se habla producado 
semejante efecto? ^Los farmac6nticos extranjeros no despacharon lo que 
se les pedia acaso? Sf ; despacharon lo que se pedia, pero no se ajustaron 
& lo prescrito en nuestra Farmacopea. El resultado para la enferma fu6 
favorable; pero el hecbo tiene su importancia porque pareoe dejar traslu- 
cir que para dichos farmac6utlcos nuestra Farmacopea es letra mimta, 
que quiza nunca la consultan, aunque prefiero creer que sf lo hacen y que 
en el caso presente no despacharon confer me §k ella, porque se apercibie- 
ron del error que contiene, ignorando tambi^n si para despachar, consul- 
taron con el medico que recet6. 

Para proceder con m6todo, dividir^ esta nota a pesar de su brevedad 
en tres partes: en la 1* me ocupar6 de las traumaticinaa, en la 2" del dctdo 
criaofdnico y en la 3* sefialar6 el error de nuestra Farmacopea, que espero 
sesa correg^do en la nueva edici6n que de ella se haga. 

I.— Las traumatidnas fueron ideadas por Auspitz, para reemplazar & 
los colodiones medicamentosos que, como se sabe, tienen el inconveniente 
de que la pelfcula que forman, no siempre es perfectamente el&stica y se 
agrieta con mucha facilidad. 

Bst&n compuestas de una solaci6n de una parte de gutaperca purifica- 
da en nueve partes de cloroformo, d la cual se pueden incorporar diversas 
substancias activas. 

Cuando se prescribe simplemente traumaticina, se sobreentieBde que 
no debe llevar incorporado ningCax principio active. Oonsfiltese la Farma- 
copea alemana 6 cualquier tratado de Dermatologla y se oomprobsr& al 
verdad de este aserto. 



CBONICA MEDICA MBXICANA 199 

La manera de aplioarla consiste en extenderla con on pinoel en la re- 
gi6n enferma; el cloroformo se evapora y queda nna pelf cola may delga- 
da, muy el&stlca. no dolorosa, pooo irritante y bastante adherente, qae 
puede durar hasta tres dlas si nin^n agente exterior viene 6, determinar 
sn despegamiento. 

Tiene por inconvenientes el no poderse aplicar en superficies vastas, 
porque compromete como tx>do9 los bamices impermeables el fanciona- 
miento de la piel, espeoialmente en lo que se reflere 6 la calorifloaci6n del 
organismo y al reflejo respiratorio, su color bastante desagradable y el 
desprenderse f&cilmente por los frotamientos. 

En realidad, poco se usa pura; por lo com^n se le usa como ezcipien- 
te del &cido crisofdnico, del dcido pirog^oo, del galanol 6 del ictiol; de 
lae tree primeras substancias en proporci6n de 1 para 10 y del ictiol & par- 
tes iguales. 

Entre otros inconvenientes que se les ban encontrado & las traumati* 
oinas medicamentosas, no ba sido el menor la desigualdad con que la subs- 
tancia activa queda distribuida en la pelfcula de la gataperca. Por este 
motive, Besnier ba modiflcado el proceder de Auspitz del siguiente modo: 
En lugar de incorporar la substancia activa, bace una di8oluci6n de ella en 
cloroformo, en 6ter 6 en alcobol, segtin sea la substancia que emplea, y 
aplica la soluci6n con un pincel 4 los puntos enfermos; la evaporaci6n del 
disolvente vol&til deja aplicado el medicamento en capa muy tenne; so- 
bre eUa para que quede en contacto con la parte enf ermay deposita ima 
capa de traumaticina simple. 

La aplicaci6n terap^utica de las traumaticinas en dermatologia, caaiae 
limita k la psoriasis y £ las afeociones parasitarias. La tr&mautioina iotio- 
lada ha sido recomendada por Hallopeau para limitar la extensidn de laa 
plaoas de erisipela, aplicandola en su perif eria. He tenido varias oportoni* 
dades de comprobar la eficacia real de este m6todo. 

« « 

II. — £1 dddo crUofdnico es una substancia s61ida k la temperatura ordi- 
naria, cristalizada en agujas finas, de color amarillo dorado, que se extrae del 
roibarbo. Es inodoro, casi insoluble en el agua, soluble f&cilmente en el alco- 
hol caliente, la bencina, el cloroformo, el vinagre, la grasa caliente y la 
vaselina. Delpolvo de Qoa (del Andira araroba, leguminosa) se eidarae 
una substancia, la crisarobina que para algunos es muy an^oga al icido 
crisofanico y para otros no difiere de 61 en nada, siendo la misma substancia. 
Sea como f uere, su acci6n fisiol6gioa y usos terap6utico8 son los mismos, 
y lo que se dice del acido crisofanico es aplicable de todo 6 todo & la 
crisarobina. 

Usado t6picamente tiene una acci6n irritante sobre la piel; en los oa- 
ses de menor importancia produce eritemas bastante intensos, pero en 
otros, ya sea por concentraci6n excesiva, ya por uso prolongado, ya final- 
mente por susceptibilidad especial, puede determinar erupciones papulo- 
saa, acneiformes y furonculosas. Estas erupciones no se limitan al punto 
de aplicaddn, sino que se extienden mucho m4s all4. Si se aplica en por* 
clones extensas de piel, puede ocasionar dermitis generallzadas acompa* 
Sadas de flebre y malestar general intense, que pueden durar dos 6 tres 
senuuLBS. Vidal refiere un hecho muy grave en que se produjo una der- 
matitis exfoliativa que dar6 dos meses, y Brocq en 1880, refiri6 tambidnun 
case terminado por la muerte. Kaposi 6, su vez, hace menci6n de uno en 
que la absorci6n cutanea del medicamento, produjo una nefritis. 



20D CRONICA MEDIGA MBXICANA 

Se ve por lo qae va dicho, que dista mucho de ser inooente sa uso al ex- 
terior y que demanda por lo tanto una gran prudencia. 

AdminiBtrado al interior obra como purgante dr&stico en dosis de 1 4 
3 centfgramoB. 

Inyectado bajo la piel produce abscesos con gran facilidad. 
Su indicacidn terap^utica principal es en la psoriasis. Ning^n medica- 
mento aplicado al exterior en esta enf ermedad, da resultados tan r&pidos 
ni tan completos como el &cido crisof&nico. Desde su advenimiento & la 
terap6utica de8tron6 al aceite de cade, pues 6. una efioacia mayor une la 
drcunstancia de carecer enteramente de olor; pero es menester saber c6- 
mo obra para estar prevenidos y prevenir tambi^n al enfermo. Aplicado 
en la regi6n afectada no causa ningtin dolor; al cabo de alg^unos dias las 
plaoas van palideciendo y las escamas disminuyendo, pero al mismo tiem- 
po en la periferia y en una exten8i6n considerable aparece el eritema de 
que ya antes habl6, eritema que es caracteristico por su color rojo violeta 
obscuro moy especial, color que por lo demUs adquiere cuanta substancia 
orgluiica se pone en contacto con el icido crisofanico: el vello, el cabello, 
las ufias y hasta la ropa. Si cerca del lugar de aplicaci6n el tejido celular 
es flojo, como en los p^rpados, el escroto y el prepucio, el eritema se 
acompaiia de edemas intensos y si cerca hay tambi6n alg^na mucosa, 6sta 
se inflama tambi^n intensamente: tal sucede con la conjuntiva cuando se 
aplica el ftcido en la cara. Ya hice menci6n de que las erupciones produ- 
cidas pueden ser de mucho mayor importancia. 

En consecuencia, y §l pesar de su eficacia, est4 contraindicado el ficido 
orisof&nico cuando la erupci6n ocupe grandes extensiones de la super fi- 
de del cuerpo 6 ciertas regiones: la cara, los 6rganoB genitales y la cabe- 
za; en este Ultimo punto el inconveniente es sobre todo est^Uco; pues los 
cabellos se tifien de rojo violeta, lo cual no es para agradar 4 nadie aun 
cuando est6 enfermo. 

Todo lo que se dice de la psoriasis, puede aplicarse i todasla enferme- 
dades en que este medicamento ha side recomendado, tales como ciertos 
eczemas cr6nico8 de aspecto psoriasiforme en que tambito da buenos 
resultados. 

Los otros padecimientos en que ha side aconsejado son: la lepra, el 
lupus eritematoso, las hipercromias y las tricoficias. De los tres primeros 
padecimientos, ning^n autor de que yo tenga conocimlento, ha referido 
observaciones concluyentes. Cabe sin embargo, hacer algunas considera- 
ciones. La lepra es una afecci6n contra la que todo se ha intentado y todo 
ha fracasado; padiera emplearse el acido crisofanico con solo la condici6n 
de no aplicarlo en superficies extensas ni en las regiones peligrosas, te- 
niendo muy presente que esa enferm^^dad tiene predilecci6n marcada por 
la cara y que este sitio es unacontraindicaci6n. El lupus eritematoso es una 
enfermedad de sitio exclusivamente facial en la gran mayoria de los ca- 
ses, con lo que basta para indicar que no debe emplearsele aun cuando lo 
haya side en publicaciones que se precian de cientfficas. Nada hay en mi 
concepto m&s peligroso que hacer uso sin previo cuidadoso examen de las 
f6rmulas que con el tftulo ya de FormulariOf ya de Ntievos medi<iamenio9 
ti otros parecidos, traen en su Ultima pagina 6 en sus f oUetines los peri6di- 
cos cientf flcos y con mucha mayor raz6n los pseudo-peri6dicos con que k 
diario los anuuciantes nos inundan. Uno de los cases desastrosos debldos 
al &cido crisofanico lo observ6 presisamente en una enferma de lupus eri- 
tematoso k quien un medico del Interior habfa recetado una preparaoi6n 
de dicho acido. En las hipercromias (ef61ides, lentigo, cloasma, melano- 



CRONICA MEDICA MEXICANA 201 

dermias, noevi,) fa6 recomendado por Leloir, pero no 86 que ninglin otro 
dermatologpista lo haya empleado con 6zito. Por otra parte hay que tener 
preaente, que por las hipercromias que mi9 & menudo consultaa los enfer- 
jnos, es por las situadaa en la cara, lugar capital de contraindicaoi6n del 
4cido crisof&nico. Dos casos he visto tambi6n en que prescrlto por este 
motivo, prodnjo los efectos de que he hecho menci6n. En la tricoflcia ha 
aido muy recomendado por Unna, quien pretende carar con 61 en tres se- 
manas la del cuero cabelludo, lo cual no ha sido comprobado por nhiguna 
otra persona. En la de las partes lampifias se concibe que se obtengan 
buenos resultados, pero se obtienen iguales 6 mejores con otros medioa. 
mentos menos peligrosos, en particular con la tintura de yodo. 

R6stame indicar la manera de combatur los accidentes producidos por 
eluso eztemo del &cido crisof&nico. Es en general muy senoilla; la supre- 
8i6n de la causa es capital, y basta casi por sf sola para que en pocos dias 
termlne el mal. Si & 6sto se unen aplioaciones emolientes y pomadas cal' 
mantes entre las que es muy de recomendarse el glicerolado de almid6n 
con 6zido de zinc al I2IO y en caso necesario un laxante, se ayudar&eflcaz- 
mente & la rfipida resolucidn. En los casos m&s graves, por f ortuna rarfsi- 
mos, en que pueda ser comprometida la vida, se llenarfin las indicaciones 
especlales que se presenten (t6nicos, diur6ticos, neurastdnicos, etc.) 

De su uso al interior es Innecesario hablar, pues su acci6n purgante 
no es utillzada en lapr&otica, 6 inyectado subcut&neamente como lo inten- 
t6 Stocquart, para curar la psoriasis, produce con gran facilidadabscesos, 
como ya dije. 

El modo de usarlo al exterior puede variar; pero en general s61o ha 
sido empleado en pomada € incorporado en traumaticina. 

Balmano- Squire, que lo introdujo en la terap6utica, usaba una pomada 
compuestade: 

Vaselina . . . . : 10 partes 

Acido crisof&nico 1 „ 

Otros autores han concentrado m§s 6 debilitado esta pomada, pero en 
general la f6rmula de Balmano -Squire es la usada por todo el mundo. 

Auspitz fu6 quien diBCurri6 incorporarlo en la traumaticina, dando la 
conocida f6rmula: 



Gutaperca 1 parte 

Acido crisofanico 1 „ 

Oloroformo 9 



Su idea era limitar la acci6n del medicamento a la regi6n enferma y 
hacer el tratamiento mas limpio. Pero como antes indiqu6, el &cido queda 
repartido desigualmente en la pelfcula de gutaperca, por lo cual Besnier 
introdujo la siguiente modificaci6n: 

Hace una solvici6n de una parte de dcido criffo/dntco en nueve de cloro- 
formo, la aplica en la parte enferma, deja evaporar el doroformo y cu- 
bre la regi6n con una capa de traumaticina simple. 

Tambi6n ha sido incorporado en colodiones y colas medicamentosas 
que pueden ser aplicados mejor por el procedimiento de Besnier. 

Todos estos m^todos de aplicaciones impermeables, s61o son aplicables 
en regiones poco extensas; en general, es preferible el uso de la pomada; 
la traumaticina con su color obscuro es de aspecto casi tan desagpradable 
como la pomada; en caso de querer hacer uso de una pelfcula impermea- 
ble, lo mejor serfa usar la cola de zinc de Unna por el procedimiento 
de Besnier^ 

18 



202 CBONICA MEDICA MEXICANA 






III.— Dob palabras para terminar y sefialar el error de nuestra Far- 
macopea. 

Oonsiste simplemente en que en el artfculo Traumaticinaj (pig. 494, 
3' edicl6n,) da oomo f6rmula de ella la de la traumaticina GriaofdniGa de 
Anspitz. (1) Despu68 de lo que acerca del ^ido crisoffiiiico se ha leido en 
esta nota se comprenderfi lo pelig^oso que es despachar eonforme i. esa 
f6rmula la receta de nn facnltativo en que simplemente se haya escrito: 
Traumatioina. 

Aquf doy fin. |Ojal& y esta imperfecta nota seatenidaen cuentacuan- 
do se haga la nuera edici6n de la Farmacopea, y el artfculo de la trau- 
MATiciNA conste de las dos partes que debe: latraumaticina simple, com- 
puesta exdusivamente de gutaperca y cloroformo y las traumatlcinas 
medicamentosas en las que pueden ser incorporadas diversas substandas! 

Ud. ha de perdonar lo imperfeoto y lo retardado de esta nota, pero si 
alguna vez tuviere algo de mayor valor que remitirle, lo hard con posi- 
tivo gusto. 

De Ud. affmo. compafiero y S. S. 

Dr. R. E. Cicero. 
M6xioo, Enero 17 de 1900. 



LOS MEDICAMENTOS NUEVOS. 



La qufmioa modema con sus mtiltiples y variadas combinaciones y 
substituciones, y con el tenaz escudrifiamiento de los secretos que ocultan 
los vegetales en sus diversos 6rgano8, diariamente arroja al campo de la 
terap6utioa innumerables medicamentos nuevos, que, adomados con des- 
lumbrantes cualidades ourativas, entnsiasman al medico y lo impulsan i 
usarlos, sin pensar antes madura y detenidamente si son en ef ecto titUes, 
6 productos de la acalorada fantasia de nuestros modemos qulmicos 6 in- 
dustriales, que en busca de un ideal 6 inmoderado lucro, no tienen mira- ' 
miento alguno para la ciencia y el enfermo. 

La preparaci6n de oasi todos los medicamentos nuevos se mantiene se- 
creta, de manera que, si alg^mo de ellos por su nombre recuerda su origen, 
es tan confuso el dato, que no basta para formarse ni aproximada idea de 
su exacta preparaci6n ni si el origen es perfectamente eientffico y respon- 
de d las exigencias de la ciencia. 

La identidad y la pureza de un medicamento nuevo son muy diffciles 
si no imposibles de verificar, desde el momento en que se ignora su origen. 
El m6dico jam&s piensa si tan interesantes condiciones del medicamento 
que receta podr&n 6 no ser comprobadas por el f armac6utioo que despacha 
su f6rmula, pero si dste iguora en absolute por el pertinaz secreto del fa- 
bricante, no solamente la preparaci6n, sine las reacciones qufmicas carac- 
terf sticas del medicamento, jam&s, 6 solo poseyendo el don de adivinaGi6n 
podr& identiflcarlo y cerciorarse de su pureza. Y no exageramos al dedr, 
que el mismo fabricante de un remedio nuevo ignora los caracteres qufmi- 



(1) Ligeramente modiflcada en 1m propordones, pnes estA asi: 

Acido crisofAnico ^ ^..1 

Gutaperca ^ ^ I 

Difla^lvase el icido y la s^taperca en el cloroformo. 



CRONICA HEDICA MBXICANA 203 

COS qae lo identiflcan y revelan sn pureza si no es que por mala f e los ocul- 
ta 6 disfraza. 

Oomo oonsecuencia ineludible de la obscnridad que rodea al farmac6a- 
tioo en el estudio quimico de los medicamentos nuevos, estk ezpuesto 6 
mas bien, sin remedio caorfi en una mistificaci6n perjudicial al facultativo, 
pues teniendo que conformarae con el nombre del producto que le entrega 
el fabricante, asf lo despacharft al medico, pero sin tener concienoia de si 
realmente es lo que dste pide y lo que se le ha dado & conocer. Si hay mis- 
tificaoi6n 6 fraude, si el fabricante ha entaregado un medicamento mal pre- 
parado y por oonsiguiente inflel en su acci6n 6 ha dado oualquiera otaro se- 
mejante, pero no igual en su composici6n quimica, es indndable que, 6 
sobreviene una conf usi6n en el 4nimo del facultativo que lo desvfa del 
Terdadero diagpi68tico y deleflcaztratamiento, 6 bien rechaza el producto 
como intitil cuando tal vez el verdadero serf a una nueva y brillante con- 
quista para la terap6utica. 

Por millares se cuentan los medicamentos nuevos que en pocos afios 
han apareoido en el campo de la terap^utica y de todos eUos solo un redu- 
cidfsimo nlimero han sido aceptados y usados por nuestros olinicos. Esto 
patentiza daramente que un buen n^mero de los desechados son indtilesy 
quizH nocivos. 

En ef ecto, 6. cada paso of mos decir que todas esas espeoialidades, hijas 
del charlatanismo y preconizadas como panacea de todas las dolenciashu- 
manas, son nocivas, porque siendo nulas sus propiedades ourativas, el en- 
fermo que las usa, pierde un tiempo precioso dejando que la enfermedad 
tome en su organismo series avances. Pues bien, esto mismo puede decir- 
se de los medicamentos nuevos cuya eficacia no haya sido previamente 
oomprobada, los que seran tan nocivos como las esueoialidades que inven- 
ta el charlatin si sus propiedades terap^uticas son iiusorias. 

Tras la aparici6n de los medicamentos nuevos, se oculta casi siempre 
una productiva e8peculaci6n para el fabricante. Como el m6dico jamfis se 
preocupa por el predo de las medicinas y el farmao6utico por deber, nun- 
ca por mercantilismo, tiene que despachar siempre lo que aqu61 le pide y 
obtonerlo 4 cnalquier precio, el valor de un producto nuevo es siempre 
ezagerado y tanto m&s cuanto m^ dudoso es el 6zito que pueda alcanzar 
en terap6utica. Nada importa al fabricante de un remedio nuevo que este 
caiga en desuso casi al nacer, si con unos cuantos gramos que ha vendido 
harealizado pingUes utilidades. 

Y & esta e8peculaci6n, el medico contribuye eficazmente, aceptando 
oon entusiasmo y recetando con profusi6n, el medicamento que por un pu- 
fiado de monedas anuncian los peri6dicos cientfficos y que tiene por hoja 
de servicios el foUeto que el mismo fabricante redacta con f rases pompo- 
sas y casos clfnicos felices pero simulados y que hace Uegar oon reg^ari- 
dad cronom6trica & manos del facultativo. 

Por otra parte, y como ya dijimos, el farmac^utico en cumplimiento 
de un deber se ve precisado §l tener en su establecimiento los medicamen- 
tos nuevos, comprados casi todos & precios exhorbitantes, y como poco tar- 
dan en caer en desuso, se encuentran con esto gravemente lesionados sus in- 
tereses pecuniarios, por haber gastado intitilmente una buena suma de 
dinero que de lacirculaciOn activa ha pasado 6. la mfis completa inacci6n. 
Nada significarla estacircunstancia, si todos los farmac^uticos estuvieran 
en condiciones de hacer tales desembolsos, pero entre todos elles, solo 
unos cuantos pueden hacerlo, y el resto por lo pequeSo de su capital, no 
puede proveerse de dichos medicamentos; de aquf resulta, que los dien- 



204 CBONICA MEDICA MEZICANA 

tes para consegnir se lea despache una f6rmiila, emprenden verdadera pe- 
reg^rinaci6iipor todas lasboticas, y fasUdiados por Ultimo de no encontrar 
lo que buscan, abandonan al facultativo y an reoeta para busoar otro me- 
dico que les prescriba medicamentos menos raros. 

PasaremoB por alto el oaso en que alg^n pseudo-farnKac6ntioo, de los 
que tanto abundan en Mexico, 6 suprimen en las reoetas los medioamen* 
tos nuevos de que carecen, 6 los-substituyen por alglin otaro con el coal 
ereen encontrar analogfa. 

Todo esto contribuye & aumentar la confu8i6n que reina en el campo 
de los medicamentos nuevos y & que los avanoes de la terap6utica no est6n 
en relaci6n con los progresos de la quimica modema; y sin embargo, el re* 
medio de tantos males lo tenemos al alcance de nuestra mano. 

Ezisten en M6zioo dos Institutes medicos en cuyo personal figuran 
eminencius m^dicas y farmac6nticas y que dotados ampliamente de toda 
dase de elementos pueden y deben someter 6, severe juicio los medicamen- 
tos nuevos, estudiarlos minuoiosamente y despuds de ensayarlos suminis- 
trar al farmac6utico los dates que.le permitan identificarlos, oonooiendo su 
exacta composici6n y sus propiedades qufmicas para apreciar entonces su 
grado de pureza y de bondad y con su indiscutible autoridad. determinar 
si deben ser aceptados 6 excluidos de la terap6utica. 

Ha lleg^o 6. nuestros oidos una idea emltada por el Sr. Dr. Altamira- 
no, que indudablemente llevada & la practica, ayudarfa mucho & la tarea 
de nuestros Institutes. Consiste en solicitar de todos los medicos mexica- 
nos, y afio per a!io, una noticla de los medicamentos nuevos de que hayan 
tenido conocimiento y un informe de los que hayan usado y de los resni- 
tados obtenidos. Es de desearse que tal idea sea acogida con empefio por 
todos nuestros facultatives, pues serfa el primer pase que darfa la medici- 
na para corregir los males que dejamos brevemente enundados. 

La Medicina y la Farmacia est6n ligadas f ntima y estrechamente y al 
progreso y adelante de la una, la etra ayudar^ eficazmente si la Medicina, 
preponderante en todo, aparta los escollos que la Farmacia encuentra en 
su camino y que por lo d6bil de sus fuerzas y lo escaso de sus elementos no 
pnede veneer, 6. pesar de todo su empeiio y toda su buena voluntad. 

Prof. Juan B. Calderon. 
Mexico, Enero de 1900. 



SECOION XXVII. 



DE LA 

PRENSA M£DICA MEXICANA. 



Con mucfaa pena por excese de material, retiramos k filtima hora, la 
Rbvista, destinada & este ntimero, insertandola en el pr6ximo. 



CBONICA UEDIOA MEZICANA 205 



SECCION XXVIII. 



DB LA 

PRENSA MEDICA EXTRANJERA. 



Estenosis nasal por desviaci^n del tabique.— Sn tratamien- 

to« — The Journal of the American Medical Aaaociationy publics xm intere- 
sante articulo del Dr. Max. Thomer, en el que describe de una manera de- 
tallada el procedimiento quirfirg^co que si^e el Dr. Asch para el trata- 
miento de las desviaciones del septum nasal, con brillante 6xito. 

Por su sencillez, por sus resultados, por ser en general poco conooido, 
es merecedor al artfculo que el Dr. Thomer le dedica, del que nos propo- 
nemos dar una ligera descripci6n. 

Los m^todos que estiln actualmente en boga, pueden dividirse en dos 
grupos, conf orme §l su principio general. En el primero trata de reducirse 
6 su posici6n normal el cartilage, por presioues que obrando sobre la parte 
convexa le obligarian d. entrar 4 un piano recto, teniendo cuidado de con- 
servar de8pu6s esta posici6n, por dlversos medios; en el segundo, perfo* 
rando, haciendo una resecci6n submuoosa, mUs 6 menos grande del carti- 
lago, en la parte mfis culminante de la convexidad. Estos dos m6todos que 
cuentan en su activo alg^unos 6xito8, pecan sin embargo por su base; no 
es posible hacer entrar un arco de circulo en la cuerda que subtiende, si 
no se pliega, si no se rompe, si no se disminuye de alguna manera la lon- 
gitnd de ese arco. 

La resistencia, la elastioidad del cartflago, debe ser oompletamente 
destruida antes de ilevarle & su posici6n normal, antes de pretender por 
la fuerza empujar el s6ptum, desviando haoia el piano antero-posterior; 
esto se consigue solamente fracturlmdole, como se consigue el que un ar- 
co tome la longitud de la cuerda rompi6ndole por la mitad. 

El m6todo del Sr. Asch, consiste en hacer una incisidn crucial del ta- 
bique, de tal suerte que el centre de esa cruz, coincida con el centre de la 
convexidad; despu^s se fracturan estos segmentos por su base, se com- 
primen, y sobreponi6ndose los bordes divididos, llenan el hueco de la 
desYiaci6n. 

El aparato instrumental se compone: de un par de tijeras 6 de forceps 
cortantes; las pequefias ramas se terminan, una de ellas por una superfl- 
cie triangpilar y cortante, la otra por una hoja delgada y roma, se aseme- 
jan & una podadera y obran del mismo modo. Los otros instrumentos se 
componen de dos forceps compresores fuertes; las pequeSLas ramas de es- 
te forceps se terminan por laminas que forman con 6stas un §jigulo obtu- 
se; cuando se cierran queda un espacio como de 15 m. m. circunscrito por 
las pequefias ramas, entre las l&minas y la articulaci6n del forceps, lo que 
impide daSLar la mucosa que queda en este bueco protector, despu^s de la 
aproximaci6n de las ramas; hay adem&s separadores romos y cortantes y 
unaserie de tubos de cauchuc vulcanizados, que tienen sus paredes aguje- 
radas, con dimensiones diferentes y su forma se asemeja & la de un trozo 
de oono, ligeramente encorvado. 

Tunica operatoria. — Despu^s de haber tomado todas las precauoiones 



206 CRONICA MBDIOA MBXICANA 

de asepsia y antisepsia, tanto por parte del paciente como por parte del 
operador, y de8pu68 de haber esterilizado cuidadosamente el aparato ins- 
trumental, se precede §l la operaci6ii. Cloroformado el individuo, se colo- 
ca la cabeza en deelive, para evitar qae la sangre penetre d la laringe y 
traiga consigo sua nefastas consecuencias. 

La operaci6n consta de varies tiempos; en el primero, se cerciora el 
operador si no existen adherencias entre el tabique desviado y los come- 
tes de la nariz; para esto toma el separador romo de Asch y lo introdaee 
en la fosa nasal estrechada; una vez convencido de que no existen adheren- 
cias, precede al segundo tiempo; si las adherencias existen, se destruyen 
con el separador cortante, la hemorragia que sobreyiene se restafia facO- 
mente con un spray de agna frfa. 

Segundo tiempo. Se introducen las tijeras cortantes paraJelamente al 
piso de la nariz, la rama delgada en el lado estrecho, sobre la Ifnea de ma- 
yor convexidad, la rama cortante en el lado no estrechado, en la concavi- 
dad y directamente opuesta §l la rama delgada. Hay una regla muy impor- 
tante para la colocaci6n de las tijeras '^deben formar con el piano del ta- 
bique un &ngulo recto." Una vez colocadas, se ejerce lua presi6n sobre 
los mangos; el chasquido seco y perceptible que se oye, hace conocer que 
la secci6n se ha ejecutado. 

Inmediatamente se sacan las tijeras y se vuelven k introducir sin p^- 
dida dc tiempo, en una direcci6n vertical, procurando que formen un &n- 
gulo recto con la inci8i6n primera y cuyo centre se encuentre en el cen- 
tre mismo de la convexidad Una vez practicada esta inci8i6n, queda una 
incisi6n crucial que da origen k cuatro segmentos. 

Tercer tiempo. Se introduce el dedo en el lado estrechado y se ejeroe 
una presi6n que empuja los segmentos hacia la llnea media; '<se tiene oni- 
dado de que se fracturen totalmente en su base," como que de esto de- 
pende la destrucci6n de la resistencia, de la elasticidad que opone la por- 
ci6n desviada del tabique y por consecuencia el 6xito de la operaci6n. 

Cuarto tiempo. Se introduce el forceps compresor, una Ulmlna en ca- 

da nariz; despu^s, se derra firmemente el instrumento, lo que hace que 

OS segmentos del septum se compriman y lo que tiene por resultado no 

Isolkmente completar la fractura, sino sobreponer por sus hordes dividldos 

un segmento sobre otro en la concavidad. 

Si los segmentos son totalmente fracturados con el dedo, la resisten- 
cia del cartilage se destruye y no hay necesidad de tomar uno por uno de 
los segmentos con el forceps, como lo recomienda Butts. 

La hemorragia, que puede ser algo abundante, es prontamente dete- 
nida por las ramas del forceps compresor. 

Se quita el forceps, se riegan las narices con una soluci6n antis^ptica 
fria y se colocan los tubes uno de cada lado, que es el liltimo tiempo de la 
operaci6n. El tubo miM grande debe introducirse sin forzamiento alguno, 
en el lado estrechado; el m6A pequefio en el otro lado. 

Se deja al paciente en su cama y se ponen compresas de hielo sobre 
la nariz, que se renaevan con frecuencia; cuando se ha disipado la aneste- 
sia, cada media hora se aplicar^ un spray frfo.- 

A las 24 horas de la operaci6n, se retira el tubo del lado no estrechado, 
se contintia con el spray y las compresas, sin volver & colocar un nnevo 
tubo en esta nariz. 24 horas despu6s se remueve el tubo del otro lado y se 
hace una limpia completa del tubo y de la nariz. El tubo despn^s de este- 
rilizarlo se vuelve i introducir; si esto ocasiona alg^n dolor puede aplicar- 



CBOKICA MEDICA MEXICANA 207 

Be una soluoi6n de cocaina al 4 % ; si la1ntroducci6n del tubo se diflculta, 
se elejird otro m&s pequefio. 

EstoB cuidados se tendr&n hasta que el septum se haya fijado 861ida- 
mente en su nueva po8ici6n, para que no necesite apoyo alg^uno. 

LosresultadoB de esta operaci6n son excelentes; es considerada por un 
disting^do rinologista oomo una de las mejores que pueden practicarse, 
para correg^ la desviaci6n del tabique de las fosas nasales; es sencilla y 
en un lapso de tiempo sumamente corto puede quedar terminada. 

Del UHO del Sanmetto, eii alg^iiiios desdrdeiie^ sexiiales del 
hombre y la mi^er. — Con este tftulo The Medical Brief of St, Louis, 
Mo.f publicaun artlculo del profesor Thom6,s Basset Keyes, en el que tra- 
ta del uso del Sanmetto en algunas af ecciones del aparato genital del hom- 
bre y la mujer. 

Uama la atenci6n el tratamiento que propone para la hipertrofia de 
la pr6stata, tratamiento puramente mecanico y medicinal, sin que inter-  
venga en manera alguna la cirugfa. Los resultados que ha obtenido y los 
elogios que le tributa el referido profesor, merecen fijar la atenci6n de los 
facultativos en un asunto que puede ser de trascendental importancia, para 
el tratamiento de una afecci6n que en los tiltimos afios de la vida tiene su 
miximnm de frecuencia y que los hace tan penosos. 

La manipulaci6n y el masaje de la pr6stata, unido 6 la adminiBtraci6n 
del Sanmetto, son la base de su tratamiento. 

La mampulaci6n y el masaje de la pr6stata, en el tratamiento de su 
inflamaci6n y su hipertrofia, eran eonocidos en China desde hace tresden- 
tos afios. 

Entre los antfguos escritores chinos, se cita i, Cong-Ton, que da una 
de8cripci6n de este tratamiento. En los pasados tiempos de la China, la 
manipulaoi6n y el masaje de la pr6stata desempefiaba un ampUo papel en 
el tratamiento de esta afecci6n, y es solamente en estos tiltimos afios ouan- 
do ha entrado al carril de la medicina modema y se le han reconoddo bus 
virtades en el tratamiento de la hipertrofia. 

Combinando con la manipulaci6n la administraci6n del Sanmetto, se 
han obtenido buenos resultados, y la curaci6n de la hipertrofia en pacien- 
tes cuya orina no podfa pasar sin hacerse el cateterismo. 

El Sanmetto es una combinaci6n del sandalo con el palmeto. 

En otras enfermedades del aparato genital, su empleo ha dado satis- 
factories resultados. 

E. VlBSCA Y LOBATON. 



NOTAS. 



RrreLtetm de imprentei en el n^mero anterior. 

En la memoria de nuestro apreciable amigo y erudite escritor el Sr. 
Dr. D. Juan Brefia, de Zacatecas, inserto en el nlimero anterior 6 intitu- 
lado ''Influencia ^e los bosques en la Salubridad ptiblica" se deslizaronlas 
siguientes, por haber recibido las pruebas, que el dfa 29 de Diciembre 
deposit6 su autor en aquella Capital, hasta el dia 7 de EnerOj fecha en la 
que ya se habfa hecho el tiro y el reparto del n^mero. 

PAgina. Linea. Dice: Debe decir: 

168 3* cceaulpina csesalpina 

168 13* Oausset Gannet 



208 CBONICA MEDICA MEXICANA 



PAffina. 


Linea. 


Dice: 


Debe decir: 


170 


39* 


Sunel 


Surrel 


99 


45» 


dichos males 


dichas moles 


171 


12* 


coccolaba uvipera 


coccoloba uvffera 


»> 


21* 


sucesivamente 


excesivamente 


174 


24* 


las costas 


los ootos 


176 


41* 


conveniente 


conoemiente 



nrestlmonio de agreidecim lento. 

En el curso del mes que acaba de flnalizar hemos recibido la expon- 
tanea ayuda de los estimables facultativos, cuyos nombres apuntamos en 
seguida y k quienes expresamos nuestra gratitud por coadyuvar al soste- 
nimlento de una publicaci6n que desgracladamente no cuenta con los 
elementos que deseara para Uegar al punto que ambieiona. 

Sr. Dr. D. Tomas N. Jefiferis, de Saltilio Opoahuila) : Sr. Dr. D. Andres 
Alberdi, San Gabriel (Morelos) ; Sr. Dr. D. Francisco MarMnez Baca, de 
Puebla; Sres. Drs. D. Alberto Macfas y D. Miguel V&squez de Zacatecas, 
y Sr. Dr. D. Francisco de P. Leal, de Mexico. 



Necrolosia. 

Dos p6rdidas de consideraci6n ha tenido que lamentar tiltimamente la 
profesidn M6dica; en Mexico el Sr. Dr. D. Manuel Aveleyra y el Dr. Qalo- 
pin en Paris. 

El Sr. Dr. D. Manuel Aveleyra, excelente amigo nuestro, Director 
de la Beneficencia Espafiola, ilustrado facultative y uno de los miembros 
m&s honorables del Cuerpo Medico Mexicano, baj6 al sepulcro el dfa 17 del 
pr6ximo pasado mes de Diciembre, dejando una honda tristeza en todos 
los que tuvimos el placer de contamos en el n6mero de sus amigos. Bed- 
ban sus estimables aeudos nuestros sentimientos de verdadera oondolenda. 

El Sr. Dr. Qalopin acaba tambi6n de bajar al sepulcro, segfin nos lo 
anuncia la prensa m6dlca francesa. Disdpulo de Glaudio Bernard, distin- 
guidfsimo nsiologista, laureado de los Hospitales, de la Sorbonne, de la 
Escuela de Medidna y del Institute Dosim^trico de Paris, Director durante 
muchos afios y fundaaor de la publicaci6n intitulada La Higiene CorUem- 
pordneUf escritor f ecundo aue deja escritas monograffas, estudios y obras, 
entre las cuales descuella la tiltima. en dos gpniesos voldmenes que revela 
su vasta instrucci6n y erudici6n notabilfsima, intitulada ^'Medidna y Te- 
rap^utica dosim6tricas apllcadas & la clfnica," el Dr. Galopin ocup6 un 
lugar distinguido en la Cienda. Paz k los restos del sabio que desaparece 
y Honor & la memoria del que consagr6 su vida entera al adelanto de bq 
profesi6n. 



Lr€i flebre amarllla en Veracmas. 

Seg^n anundamos & nuesti'os lectores, esta obra monumental, escrita 
por el muy erudite y distinguido cllnlco el Sr. Dr. D. Ignacio Alvarado 
(padre), antiguo Profesorde Fisiologf a de la Escuela N. de Medidna de 
Mexico y de Anatomfa y Fisiologfa comparadas de la Escuela N. de Agri. 
cultura y Veterinaria: ex-Presidente del Consejo Superior de Salubridad de 
Mexico; Socio fundaaor de la Antigua Academia de Medidna (1851); Re- 
presentante y Delegado de Mexico en el 9° Oongreso M6dico Intemacional 
y en la Gonf erenda Sanitaria Intemacional de Washington y miembro de 
varlas sociedades m6dicas y cientlficas del pals y del extranjero. 

Esta obra sing^ular forma un volumen in folio de misde 700 pdginasde 
texto con innumerables Ouadros gr&ficos y estadfsticos. Se vende al predo 
de (^10 el eiemplar en la Libreria de Bouret, Avenida del 5 de Mayo n^m. 
4; en la Librerfa y Agenda de Publicaciones de N. Budin. Sue, 2* de San 
francisco 2, en la Librerfa de Gallegos Hnos. Sues., Avenida del 5 de Mayo 
8; Libreria de los Sres. Aguilar 6 Hijos, Esquina de Sta. Catalina y Encar. 
nad6n, y en la ^^Europea," Sta. Isabel 9. 

Los lectores de la Cronica que deseen poseer esta obra, pueden as!- 
mismo dinars e k esta Redacci6n, que no tienen inconveniente alguno en 
hacer que mmediatamente les sea remitlda por correo 6 por Express, se- 
gttn lo indique el solidtante. 



TOMO 111. 



MEXICO, Mabzo l"" DM 1900. 



N(?M. 10. 



GRONIGA MEDIGfl HitlMM 



REVISTA DE MEDtCINA, CIRUQIA Y TERAPEUTICA. 
(tsPEoiAuieirri aloaumootiiiama y miiotiiiama) 

ORQANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO. 



• DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNRIQUe L. ftBOGftDO, 



If 



MtEMBMO ooRRFtPONOiCNre Of LA SOCIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS. 



if 



Dr. Barreiro, Manael.— Jefe de OlinloA 

de Obttetricla de la B. N. de Med. 
Dr. Daqne de Estrada, Juan.— Bz-Jefe de 

Clinica deObstetrida de la B. N. de Med. 
Dr. MeJia, Demetrlo.— Profeaor de Clinica 

Interna (8er. afio) de la B. N. de Med. 
Dr. Tejeda, Carloe.— Profesor de Olinica 

Infantil de la B. N. de Med. 



Dr. Ydaquea Gdmes, Franotseo.— Prof eaor 

de Patologia Bztema de la E. N. de Med. 
Dr. ZikTrmmtL, Fernando. - Profeeor adjunto 

de Obstetricia de la B. N. de Med. 
Prof. Alfoneo Herrera. — Becci6n de Qni* 

mica, Farmacia 6 Historia Natural. 
Prof. MaaaM G. Arai:6n.— Secoidn de Me- 

dieina Veterinaria. 



SUMARIO: 

SECxnoN Vll.—PaiologUi Qeneral.—lA Reacci6n Febril, Dr. E. P. Landcq, Mexico.— Sbocxok XL- 
Breves conrideraciones acerca de la Xaparotomia con motivo de una operacl6n de este gtoe- 
ro, Dres. Demetrlo Mejia y E. L. Abogado.— Seociom XVII.— 7l!rap^ii<iaK.—Medicamento pu- 
re, Dr. £. L. Abogadc— SiocxoN XXII.— Accidentes s^pticoa causados por la erupci6n de la 
muela del juicio, Dr. Manuel Carmona A., Mexico.— Skocion XXVII.— Revista de la Prensa 
M6dica Mexicana, E. L. A.— 3acciON XXVin.— Rerltta de la Prensa Miklica Extranjem.— 

NOTAS. 



SBOOION VII 



PATOLOGIA GENERAL 



LA REACCION FEBRIL. 

''La fiebre, voild Vennemi/' Esta expresidn de un eminente patologista 
reasumia hace poco tiempo aijiu la creencia univei*salmente aceptada de que 
uno de los priiicipales peligros para el organismo enfermo, era la reacci6n fe- 
bril. De alii la necesidad de combatirla y el deseo de encoiitrar subslaocias 
con cuya administraci6n se abatiese con seguridad la temperatura. Esta indi- 
caci6n fu6 satisfecha ampliamente, pues se descubrieron numerosos antipir^- 
ticos de accion antit^rmica segura y r^pida. En efecto, tanto la experimenta- 
cion como la observaci6n clinica demostraron constantomente que por medio 
de la administraci6n de dosis m&s 6 menos altas de antipirina, etc., seabatia 
con seguridad la temperatura febril. Se esperaban, como era natural, notables 
y brillantes resultados, pues el enemigo seiialado mjis arriba estaba vencido. 
Comenzaron, pues, & usarse estosantipir6tieosenlapr4ctica mMica y durante 
algun tiempo se admlnistraron con profusidu en todas aquellas enfermedades 

19 



210 CRONICA MBDICA MBXICANA 

en las que se observaltauiia temperaturainas elevada que la normal. Sin em- 
bar^^o, el enlusiasmo durd poco tiem[)o, pues pronto se not6 que la mortali- 
dad de los padecimientos febriles no solo no habia disminuido con la supre- 
sioii de la hiperterniia, sino que muchas veces la administraci6n de los anli- 
pir^ticoseraseguida de un colapsus peligroso el queen muchoscasos favorecia 
una terminacioii funesU. En la actualidad se puede decir que si la antipirina 
y sus suced^neos no ban desaparecido enteramente de la pr^ctica m^dica, lo 
deben a sus propiedades analgesicas, bemost^ticas, etc., puesya s6io porexcep- 
cion se usan como antitermicos. ^ 

A que sedebe este fracaso, ^ser^ que la reaccidn febril, lejos de ser nociva 
como aun generalmente se cree, es beneflca para el organ! smo enfermo? Ques- 
tion es esta que conviene dilucidar por ser de la mas alia importancia tera- 
p^utica. 

Hipocrates, con esa clarividencia propia del genio, decia que la fieWe $e 
debe a una alteracion de los humores, altei'acian que esta coccidn trata de ha- 
cer desaparecer, Como se ve. segiinel, la tiebre es una reacci6n litilal orgaiiis- 
mo enfermo, puesto que trata de hacer desaparecer la alteracion de los humo- 
res que la origin6, y esto que su gran criterio medico habia descubierto alia 
en los principios de la medicina, se ve actualmente confirmado por las invest!- 
gaciones modernas, tanto bacteriologicas como oxperimentales 6 cllnicas. 

Hespecto S las primeras, es un hecbo que conforme se estudia un micro- 
bio patogeno y se investiga la accion que sobro 61 ejerce la temperatura, se 
nota que su grado optinw en general es aproximadamente la temperatura fisio- 
logica del organismo humano, y que ix partir de alH, toda elevaci6n les es no- 
civa, llegando a suspenderse sudesarrollo y& pereceral llegara determinado 
grado termometrico. Citare como ejemplos algunos de los microorganismos 
patogenos mas comunes: 

El neumococus^ comienza a desarrollarse a los 24®, siendo su grado op- 
timo 35o; de alH su desarrollo se debilita conforme se eleva la temperatura, ce- 
sandQ por completo su desarrollo a los 4!2o. 

El bacilus de Eberth^ puede comenziu-t'i pulular a los io; su grado dpfimo 
es 37o y de alii se debilita cesando su desarrollo a los 41«. 

El bacilus de LiPirier^ i)uede comenzar a cultivarse a 20"; su grado opiimo 
es 37"; de alii s(* debilita y pasadoslos 40<> se suspende por completo su des- 
arrollo. . 

Creo inutil citar mas ejemplos, puesto que ya esU'i universalmente acep- 
tado por la ciencia, que la virulencia de los microbios se atenua por el calor 
como lo ban demostrado las investigaciones de Toussaint de Chaveau, etc.^ 

Pero la elevacion termica no solamente debilita la virulencia de los mi- 
crobios patogenos, sino que tambi^n, segun lo demuestran las experiencias 
de Maurel^ excita la energiacelular y laactividad delosfagocitos, laqueenel 



1 Cabad^.—Maladies Mlcrobiennes— 1890, p^. 381. 

2 CalMLd^.— Loc. cit.->p^. 621. 

3 Ruault.— Traits de MMecine, t? lU, p««. 167. 

4 Gharrln.— Defenses natoieUes de roiiganlBine.->1896, p6g. 300. 

5 Bouchard.— Traits de PaUiologie a«n6rale» t? Ill, 2» parte, pig. 88. 



GBONICA HEDICA KSSXICANA 211 

hombre Uega a su maximum entre 39o y iO^, temperatura que, como sabemos, es 
la habitual de los mas importantes padecimientos. 

Por ultimo, segun las experiencias de Kasti, Henrijean yRovighii la tem- 
peratura febril aumenta el poder bactericida del suero. 

Como se ve, la elevacioii termicano puede ser mas beuefica al organismo 
enfermo, pues no s61o perjudica directamente al agente pat6geD0, sino que 
ayuda a la defensaorganica. Terminare, pues, lo relativo a este punto dicieii- 
do con Powell 2 que en general los microbios necesitan para su desarroUo una 
temperatura inferior a la que se produce en el organismo humano, bajo la 
Innuencia de sus loxinas, la que ejerce una accion inhibitoria sobre su des- 
arroUo ulterior y cuando, por medio de los antitermicos, se abate la tempera- 
tura m^ abajo del grado que pudiera Uamarse normal a una enfermedad da- 
da, se puede asegurar desde luego, que con esto se ban aumentado las proba- 
bilidades de una recrudescencia de la actividad microbiana. 

Veamos ahora si la ciinica y la experimentacion coufirman estas investi- 
gaeiones. 

Gomenzaremos por aquellos padecimientos locales ({ue, por ser superficia- 
les, se prestan mas para investigar la accion que sobre ellos ejerce una tem- 
peratura elevada. Paul Reclus,^ en una de sus magnificas lecciones clinicas 
dadas en el Hospital de la Pitie, encomia los brillantes resultados que se ob- 
tienen por la apllcacion directa del agua caliente <^ 55° en estos padecimien- 
tos. Asi, aplicada en gargariv'imos frecuentes, 6 niejor en irrigaciones farin- 
geas, obra muy bien en las anginas, aplicada en lavativas (2 diarias), cura 
pronto la prostatitis y las congestiones de este organo que sobrevienen en los 
prostaticos; asi pasa tambien en las hemorroides, acompanandolas en este ul- 
timo caso con fomentaciones igualmente calientes; en las peri-metro-salpin- 
gitls, laaplicacion local del agua caliente es universalmeute aceptada, peroge- 
neralmentese usa eninyecciones vaginales; Ueclus la recomienda en lavativas, 
pues hace notar que es la mejor manera de aplicarla para que vaya a obrar direc- 
tamente sobre el cuerpo de la matriz y sus anexos. Por ultimo, este eminen- 
te clinico, recuerda la accion benefica del agua caliente en los machacamien- . 
tos, en las heridas atonicas, en las ulceras infectadas, en la linfangitis, en la 
tlebitis, en los tlegmones circunscritos 6 difusos, en el antrax, en el divieso, 
en el panadizo y en otros muchos casos en los que la pr^ctica diaria nos de- 
muestra constantemente que la elevacion termica les es benefica. Como se ve, 
en estas investigaciones, s61o hemos considerado un elemento de la fiebre que 
es la hipertermia y como dice Guinon:^ '*en la reaccion febril hay algo mas 
que esta hipertermia, pues en ella el organismo combinaun conjunto de me- 
dios y de esfuerzos para combatir la toxi-infeccion y la fiebre es el resultado 
de este estado defensivo; hay en ella cambio de nutricion que hace el estado 
bactericida, ayuda a la destruccion de los microbios y preparalaeliminacion 
de las toxinas." 



1 Bouchard.— Loc. cit. pag. 88. 

2 Semalne MMicale.~1804, pkg. 879. 

3 Sexnaine M6dlcale. 1895, p&g. 482. 

4 Bouchard Joccit, pftg. 89. 



212 CBOmCA MBDICA MEXICAN A 

Veamos ahora alguiios casos en los que se ha investigado la influencia que 
sobre ellos ejerce la reaccibn febril, encontraDdo constantemente que les es 
benetica. 

Cheinisse^ hizo con este objeto una serie de experienciassobre la inftv- 
cion estaflloc6cica, escogiendo esta para sus investigaciones por ser, seguu lo 
manifiesta, una de las enfermedade^s experimentales mas bien estudiadas y que 
mas se presta para seguir 6 estudiar su evolucion. Despues de inocular mi- 
rios animales con el estafilococus, en unos no combati6 la reacci6n febril que 
les sobrevino, mientras que en los otros abati6 la hipertermia por medio do 
unciones de guayacol. Ahora bien, de sus experieiicias resulta que en los ani- 
males en los que se abati6 la temperatura, la afeccion sigui6 unamarchasu- 
mamente grave y r^pidamente mortal, pereciendo todos ellos de septicemia 
sobreaguda, en uno 6 dos dias cuando mas. Por el contrario, en los que no se 
combatio la hipertermia, la afeccion siguio una marcha menos maligna, lo quo 
permiti6 a estos animales vivir durante dos y aun cuatro semanas. Como se 
ve, si bien es cierto que todos los animales inoculados fallecieron, debido pro- 
bablemente a lo excesivo de la cantidad de estafilococus inyectada, es indu- 
dable que la afecci6n fu^ m^ maligna en los animales en los que se comba- 
tio la hipertermia. 

El Dr. Popadopoulus^ siguio en sus investigaciones un metodo distinto, 
y fue el de favorecer la hipertermia, llegando k resultados igualesque Chei- 
nisse, es decir, a que la hipertermia es beneftca. Dice este sabio, que siendo 
Director del Hospital militar de Malakasso (Grecia), se presento un invienio 
brusco y premature, desarroUandose entonces una epidemia de neumonia que 
(lesde un principio tomo un caracter grave, invadiendo la hepatizacion, en \u\ 
buen m^^mero de casos, la mayor parte del pulmon; en 3 casos la neumonia fue 
dobledesde el principio yen ^fuedev^rtice. Ahora bien, deSOenfermos que asis- 
tio m&s 10 en los que no intervino, solo uno falleci6 y fue unaanciana de 85 afios 
la que sucumbi6 agotada por una bronquitis crdnica. Estos resultados se de-. 
bieron segun ^1, k una costumbre que de tiempo inmemorial se sigue en esos 
lugares, y es la de encender grandes hogueras en el alojamiento de los enfer- 
mos, subiendo entonces en estos lugares la temperatura a 38** y hasta i1^. X 
los enfermos los coloc^n tair pr6ximos a estas hogueras, que muchos de los que 
vi6 presentaban quemaduras superficiales. Asi pues, por este medio empirics 
y primitive se procuraba mantener elevada la temperatura del enfcrmo, evi- 
tando hasta donde es posible la radiaci6n, es decir, obrando de una manera 
enteramente contraria de como se obra cuando se abate la temperatura con 
bafios fries. 

Preocupado este inteligente observador con los felices resultados que pre- 
senci6, se propuso comprobarlos con algunas experiencias, y al efecto, tomo 
9 ratones y les inyect6 k cada uno de ellos 15 milimetros cilbicx)s de liquido 
de culturas puras de neumococus; 5 de estos ratones inoculados fueron colo- 
cados en la estufa de Arsouval, la que generalmente tenia de 30'' 4 38'' de ca- 
lor, pero en la que tres vecesaltlfahaciaelevarse la temperatura durante una 

1 SsBmine MMleale, 1806, pig. 26. 

3 Dr. Ambroilo OUvaxM, Oomanlcaci^n i "El Kaelmial." IWl. 



GBOMICA MBDICA MBXICANA 213 

hora a 40° y aun a 41^. Los otros 4 ratones inoculados se les dejo fuera de la 
estufa a la temperalura ordinaria. Ahorabien, los5 ratones que permanecie- 
ron en la estufa sanarou todos, mientras que los 4 que quedaron fuera falle- 
cieron todos. Para coniprobar esta notable experiencia la repilio^ pero inyec- 
taudo la misrna cantidad (15 m. c.) de liquido a ratones nmy pequenos, loque 
hacia que esta cantidad fuera excesiva para ellos^ 5 fneron los pequeuos ra- 
tones Inyectados y de ellos ^ fueron colocados en la estufa y los otros 3 que- 
daron fuera de ella. E^tos ultimos murieron todos rapidamentc, es declr, a 
las i 6 3 horas de haber sido inyectados, mientras que los ^2 que permanecie- 
ron en la estufa, si bien es cierto que tainbien fallecieron ( pues ya hicimos 
notar que la dosis inyectada era excesiva), duraron, sin embargo, 48 horas 
con vida, 1o que demuestra la atenuaci6n de la infeccion. Creo oportuno, ya 
que tratamos de esta enfermedad, recordar aqui la observacion de PaolinoiT, ^ 
que en un caso de neumonia vio en el quinto dia suspender^e bruscamente la fie- 
bre e inmediatamente suspenderse la reabsorci6n del exudado neumonico. Al 
cabo de muchos dias volvio la fiebre y entonces el exudado se reabsorbio ra- 

• 

pidamente. Paolinoff termina su observacion aconsejando no combatir la fie- 
bre en los padecimientos infecciosos. Como se ve, todas estas investigaciones 
demuestran de una manera evidente la influencia benefica de la fiebre en la 
neumonia, pues como dice Powell, ^ una temperatura elevada es normal para 
ciei*tas enfermedades y elige como ejemplo la neumonia, de la que dice que 
en realidad el enfermo esta m^s grave cuando su temperatura esta baja que 
cuando tiene su reaccibn febril habitual. 

Investigaciones analogas se han hecho con otros padecimientos, asi Fi- 
lehne,3 observo que la erisipela experimental de la oreja es menos extensa 
y cura mas rapidamente cuando se calienta el animal. En vista de esas expe- 
riencias, Guinon dice que cuando sea por medio de 1u estufa 6 de la picadu- 
ra de los centros nerviosos, se eleva ia temperatura de un animal iiioculado 
con un microbio, se aumenta con esto la resistencia de dicho animal a la in- 
fecci6n. 

Mechnikoff^ ha observado que en la flebre recurrente las espirilas que 
liabian resistido a la pirexia perecen bruscamente cuando sobreviene la hi- 
perpirexia precritica. 

Petri ni^ presento al Congreso Internacional de Dermatologia y Sifiliogra- 
fia una observacion muy digna de Hamar la atencidn. Se trata de un sifilitico 
con fagedenismo del pene, adenopatia inguinal doble y con sifllides papulo- 
hipertrofica lenticular confluente y generalizada que cur6 cximpletamente en 
8 dias sin tratamiento especifico alguno, debiendose esta curaci5n exclu- 
sivamente k la reaccion febril (de 38®5 k 40^*), que con motivo del paludismo, 
y sobre todo, de una neumonia lobar con amigdalitis que le sobrevino al en- 
fermo. El efecto fu^ tan manifiestamente debido k esta causa, que Petrini 



1 Sem&ine MMlc&le, 1887, |>ig. 97. 

2 Loe. elt 

8 Bouchard. Loc. cit. 
4 Bouchard. Loe. elt: 
6 Semaine MMlcale, 1886, pig. 8S2. 



214 CRONICA HBDICA MBXICANA 

despues de recorder que Mauriac ha presentado observacioiies anaiogas, pre- 
gunta si no seria conveniente iuocular a los sifiliticos con substancias pireto- 
genas como nucleina, pepsina, etc., para producir una hipertermia que los cu- 
rara rapidaniente. 

Balzeri ha observado uii caso muy semejante, pero en el que laafeccion 
curada por la hipertermia, era la tina tonsurante. Segi!in ^1, este caso que 
habia resistido al tratamieuto por la traumaticina crisofanica, euro consecu- 
tivamente a una fiebre tifoidea que le sobrevino. Hace notar que esta cura- 
cion no se debio (\ la caida del pelo que se observaen la convalecenciade es- 
ta enrermedad, pues not6 que k la vez que el pelo caiaen casi toda lasuperficie 
del cuero rabelludo, en el iugar ocupado por la tiila sucedia todo lo contra- 
rio, pues alii el pelo era Ccida vez mas abundante. A proposito de este caso, 
recuerda Halzer que la tifia cura cx)nsecutivameate k las enfermedades agu- 
das a condicion de que en ellas haya hipertermia prolongada, asi se le ha ob- 
servado en el sarampion y en la escarlatina cuando en estos padecimientos 
ha habido alguna comftlicacion que mantenga la hipertermia durante largo 
tiempo, de lo que deduce que la hipertermia prolongada es la que mata al 
mlcrosporum Auduini. 

En el acceso de goUi, segun Guinon,^ ]a flebre produce una sobreactivi- 
dad nutritiva que impide la acumulacion de los venenos organicos detenien- 
do su producci6n y destruyendolos. 

(ireo que seria iniitil seguiracumulandoexperienciasyobservacionesque 
demuestren la utilidad de la reaccion febril en las enfermedades, pues creo 
que basta con las citadas para convencernos de que esta manifestacidn de la 
natura medicatrix es util al enfermo. 

Ciertamente una temperatura elevada indica, en general, que se trata de 
un padecimiento gi*ave, pero esta gravedad no depende de la hipertermia, la 
cual por el contrario constituye una de las principales defensas del organis- 
mo, sino de la infeccion que ella combate. 

En cuanto a los perjuicios que se ha dicho origina al organismo del pa- 
ciente la hipertermia, no existen, 6 no se deben a ella, 6 cuando menos han sido 
singularmente exagerados. Asi se ha dicho, que unaliebre alta originana la 
coagulacion de la miosina de los musculos, principalmente del corazon; pero 
actualniente se sabe ya, que se necesita de una temperatura de 50^ (Kuss) 
para coagular la miosina. temperatura k la que nunc-a llega la pirexia, y lo 
mismo se puede decir de los denies albuminoides. Se ha dicho tambien que 
la hipertermia originaba la degeneraci6n granulosa del miocardio, lo que no 
es exacto, pues ya actualmente esta demostrado que esta Iesi6n se debe a las 
toxinas (Bourges, Charrin). Respecto k la destruccidn de los tejidos por la 
combustion febril tal vez no se deba exclusivamente k la hipertermia, pues 
se nota qne no es proporcional ni k su intensidad ni k su duracion. Asi hay 
enfermedades que en pocos dias destruyen mucho al enfermo, aun cuando su 
reaccion febril, haya sido poco intensa; mientras que en otras, como pasa con la 
fiebre histerica, los enfermos se conservan admirablemente a pesar de tener 

1 Semaine M<:>dicale, 1(199, p6g. 480. 

2 Bouchard. Loc. cit. 



CRONICA- MJBDICA MBXICANA 215 

teniperaluras niuy altas y diiranle nincho tieinpo. Asi, Aftleck^ cita uii case 
de flebre hist^rica que duro varios meses llegando a presentar temperaturas 
liasta de 44^, y sin embargo, l^os de sufrir destrucci6u de sus tejidos la eti- 
ferma, aumento alguuas librasde peso durante ese tiempo. Mi inteiigeiile com- 
pauero, el Dr. G. Parra me ha comunicado un caso semejante, que fue obser- 
vado |)or el y por varios de los mas distinguidos medicos de esta capital, en 
♦ii que la temperatura subia hasta 46**, y despu^s de durar con la hipertermia 
mes y medio, el estado general del eufermo se conservo admirablemente, sin 
liaberse debilitado su organismo en lo m&s mininio. Actualmente una de las 
mas distinguidas damas de nuestrasociedad presenta el mismo feuomeno, conio 
lo pueden atestiguar mis sabios maestros los Dres. E. Liceaga y H. Lavista. 
Como estas observaciones existeu otras muchasen la ciencia,^ siendo de no- 
tarse que estas hipertermias ban terminado constantenienle por la curacion. 
En vista de estas observaciones hay que convenir en que la hipertermia no 
tiene la importancia que se le ha atribuido en la destruccion de los tejidos 
del organismo enfermo. Pero aun suponiendo que ella sea la causa de esta 
destrucci6n, no me parece que esto sea un motivo suficiente para combatirla, 
pues §i esta reaccion debe salvar al enfermo poco importa el que ella destru- 
ya algo y solo temporalmente los tejidos del organismo; pues a tanto equi- 
valdria el pretendei" que un ejercito no se defendiese por econoniizar sus mu- 
niciones de guerra. 

Sin embargo, con viene hacer notar que esta manifeslacion de la. natura 
viedicatris solo debe ser respetada cuando tiene la intensidad (|ue le es ha- 
bitual en la enfermedad que se trate; pues cuando es exagerada, creo que en 
muchos casos puede combatirsele. Asi, por ejemplo, una temperatura de 39° 
a 40** es habitual en la difleria y seria, segiin vimos, iiocivo el abatirla; pero 
si en un caso de difteria la temperatura es, por ejemplo, 4^° podrenios cier- 
tamente combatirla, pues ademas de que la practica diaria nos ensena no ser 
necesaria esta hipertermia excesiva para la curacion de esta enfermedad, las 
investigaciones bacteriologicas nos ban ensefiado tambien que el bacilus de 
Loeffler muere a los 40°; asi, pues, todo loque pase de este grado es cuando 
menos iniitil para la curaci6n del enfermo. 

En cuanto a la hiperpirexia critica cuya utilidad ha sido reconocida por 
los mas eminentes medicos de todos los tiempos, debe en general ser respe- 
tada con tanta m^s razon cuanto que las investigaciones niudernas confirman 
su utilidad, pues como vimos ya en los estudios de MechuikolT sobre la fiebre 
recurrente, este sabio comprobo que las espirilas que hasla entonces habian 
resistido, perecian rapidamente al desarrollarse la hiperpirexia precritica. 

Para terminar, hare notar que todo lo dicho se reliere a la hipertermia 
reaccional, pues cuando la hipertermia es una manifestacion directa del su- 
frimiento de los centros nerviosos, puede a veces no tener utilidad y, en con- 
secuencia, ser combatida; pues pasa con este sindroma lo que con todos los 
sintonias reflejos: asi, por ejemplo. el v6mito que dependa de un padecimien- 
to gastrico 6 pulmonar, en una palabra, que sea una manifestacion refleja es 

1 Senmine M4dicale. 1892, pig. ilO. 

2 a. de la Tourttte. De ThiiMrie. 18B6. 



216 CBONICA HBDICA MBXICANA 

iiti], segun creo habeiio demostrado en trabajos antenores;^ pero que depen- 
(la de uu padecimiento de los centres nerviosos que directamente excite el 
centre del v5mito y puede entonces no tener utilidad alguna. En el mismo 
case se encuentra la hipertermia; si es reaccional, ya vimos que es util, pero 
si depende de una excitacidn directadel centro termogen^ico (tumores, de- 
rrames, etc.), la elevaci6n de la temperatura- puede ser considerable y, sin 
embargo, no tener utilidad alguna. 

En resumen, la reacci6n febril cuando tiene su intensidad habitual, es 
una reaccion M\ al enfermo y, en consecuencia, debe ser respetada. 

La hiperpirexia, cuando es critica, es tambi^n Atil al enfermo y debe tam- 
bien ser respetada. 

La hipertermia que no es reaccional puede no stn* lUil y, en consecuen- 
cia, ser combatida. ^ 

Por ultimo, los perjuicios que se ha dichoque la liebre origina en el or- 
ganlsmo del paciente, no se deben k ella, 6 cuando menos haii side notable- 
inente exagerados. 

Mexico, Febrero <le 1900. 

Dr. E. p. Lamicq. ^ 

1 Lamicq. Tratado de las etifermedades del aparato digestivo. 

SEOOION XI 



BREVES CONSIDERACIONES 

Acerca de la Laparotomfa, con motivo de una operaci6n 

de este g^nero. 



Senor Profesor Dr. D. Demetrio Mejja. 

Presente. 
C. de vd., Febrero 12 de 1900. 

Distinguido y niuy querido amigo mio: 

Cumpio con gusto mi promesa dando a vd. en breves palabras los dalos 
que desea sobre iiuestra operada. 

Juaua Alvarez tieue 41 afios deedad; es de Morelia, tiene 2 hijas, la una 
de 21 y hi otra de 18 afios. Desde el parte deesta ultima dice haber quedado 
enferma de un dolor en la fosa iliaca izquierda que se propagabaal muslodel 
mismo lado. Ctiatro afios despues, es decir hace 14, comenzo a sentir en la 
misma fosa iliaca un pequeno tumor, en extreme doloroso, que fue lentanien- 
te aumentaiido de volumen, hasta llegar a tener las enormes dimensiones ac- 
tuales. 

Radicada en Mexico muchos aiios hace, para atender a su curacion, re- 
flere haber consultado la opinion del Sr. Dr. D. Francisco de P. Chacon y ha- 
ber side atendida por el Sr. Dr. Hurtado durante 7 meses en el Consultorio de 
San Andres, y en seguida por el Sr. Dr. Vega Limou, aunque este ultimo, mk& 



CBOMICA MBDIOA MBZICANA 217 

que de su afecci6ii ginecold^gica, la atendi6 de una Gongesti6n cerebral que 
sufri6 unos dos afios hace, caus4ndole la p^rdida de la paiabra y una amnesia 
marcada annque no completa. Observ^ndola con atencid^n, n6tanse aiin los 
restos de estos desbrdenes cerebrates. 

Juana Alvarez, aunque de aspecto an^mico y enfermizo, dic^ no haber te- 
nido ningiin otro padecimiento. 

Sus reglas ban sido siempre normales. 

Su apetito fu^ siempre bueno y su digestibn siempre correcta, pero las 
molestias que experimentaba eran ya tan insoportables, que ultimamente de- 
cia estar resuelta k todo con tal de obtener sp restablecimiento. 

El 14 de.Diciembre se present6 en mi consultorio, habi^ndole yo diag- 
nosticado un quisle del ovario izquierdo, unilocular y con pocas adherencias. 
Sin elementos para operarse, en buenas condiciones, y sin voluntad para ser- 
lo en el Hospital, envi^ a vd. la enferma, tanto con el objeto de que ratificase 
6 rectificase mi opini6n, como con el^de que proporcionase con su habitual 
lilantropia los elementos indispensables para operarla y su valiosa ayuda per- 
sonal. 

ilatiflcado por vd. el diagn6stlco asentado y dispuesto lo necesario con 
el ben<^Yolo concurso de los Dres. Berist&in y Gonzalez de la Vega, en el con- 
sultorio del primero fu^ operada Juana Alvarez el dia !27 del pr6ximo pasado 
Enero, procurando cumplimentarse las rigurosas prescripciones de asepsia y 
antisepsia, indispensables en estas intervenciones. 

No entro en los detalles de la operacidn por juzgai*lo innecesario y de es- 
caso interns, y s61o apuntare r^pidamente los siguientes dates que estimo de 
algun valor. 

La incisi6n que practic6 vd. exactamente sobre la linea blanca de la pai'- 
te inferior del ombligo al pubis, media 13 centimetros. Descubierto el quiste 
se vacio una parte de su contenido libert&ndolo de una pequeua adherencia, 
y entonces pudo verse que el quiste constaba de dos 16culos, hacieudose ne- 
cesario evacuar una parte del liquido del segundo para extraerlo de la cavidad 
abdominal y liberarlo de una segunda y principal adherencia que en su cara 
posterior habia contraido con el intestino delgado; esta adherencia media 16 
centimetros. Formado, ligado y dividido el pediculo, respetando los anexos 
del lado izquierdo sobre los cuales se implantaba, se cauteriz6 ligeramente 
con el termo y se abandon6 en la cavidad. Hizose la sutura segdn la t^cnica 
usual, de la serosa peritoneal y capa aponeurotica, y para la superficial se 
eligio la sutura intradermica, haciendola con catgut como las anteriores. Es- 
polvoreada ligeramente con yodoformo la herida, se termin6 la operacidn con 
el vendaje acostumbrado. La intervenci6n duro unos 30 minutes y el tumor 
pesaba 9 kilogramos pr6ximamente. 

Ni el m^ ligero accidente vino k entorpecer la marcha de esta enferma, 
no present&ndose la menor reacci6n febril. 

En los primeros dias se practicd el cateterismo con frecuencia y se apli- 
caron algunos enemas, suspendi^ndose todo cuando la micci6n y defecaci6n 
fueron espOnt&neas y normales. 

Ei dia 10 del actual, es decir, catarce dias despu^s de la operaci6n, se le- 

20 



218 CBOMICA MBDIOA MBZIOANA 

vant6 el apdsito, encontr&ndose perfecta y completamente cicatrizada la he- 
rida por primera mtencibn.^ 

Bste caso nos ha traido la convicci6n de que la sutura intradermica es por 
sus resuUados superior k las dem^, y lo que es tambi^n evidente en cirugia 
abdominal, que las probabilidades de 6xito aumentan mieutras m^ se acorta 
la duraci6n de la intervenci^n operatoria. 

Agradecido k todos y k vd. muy especialmente por su ben^vola e im- 

portante cooperaci6n, queda como siempre su muy adicto amigo, compane- 

ro y S. S. 

E. L. Abogado. 



Seizor Dr. D. Enrique L. Abogado. 

Presente. • 

C. de vd., Febrero 27 de 1900. 

Huy distinguido amigo y companero: 

Con insistencia me manifest6 vd. su deseo de qu'e agregase yo algunas 
consideraciones k la observacion por vd. relatada, y francamente tropiezo con 
doble diilcultad: por una parte, lo sabe vd. bien, carezco de tierapo para ocu- 
parme dealgoquenosea el servicio de enfermos; y por otra parte, juzgo muy 
remote que pudiera dar algiin interns k las consideraciones que desea. 

No obstante esto, voy k intentar complacerle. 

Principiar^ por advertir sin falsa modestiauidisimulada pretensi6n, que 
las lineas que siguen no est4n escritas para aquellos grandes cirujanos que, 
familiarizados en lo absolute con las laparotomias, tanto les da reconocer el 
utero por medio de espejos, como por la abertura del vientre: que extirpan 
6 ban extirpado en su caso, los diversos 6rganos que la cavidad abdominal 
encierra: que no temeriah, en suma, resecar la gran masa intestinal si un pa* 
decimiento determinado radicase en tan considerable extension del tube di- 
gestive. No me dirijo k ellos: si sus miradas caen sobre estas lineas, de elias 
deben^apartarlas, puesto que mis pobres consejos no les atauen. 

Escribo, querido amigo, para aquellos que por ser principiantes 6 por 
hallarse un poco montados k la antigua, no quieren ver en cada enfermo un 
caso clinico, sine que le consideran como debe ser en rigor, uh ser humano 
que sufre, que contiadamente se pone bajo nuestro culdado, y al cual debe- 
mos no s61o toda nuestra poca ciencia, aino la mSs completa consideracion. 

Quizi por este mode de ver los hechos, no he logrado congeniarme por 
complete con esta operacion. Cada laparotomia que practice despiertadean- 
temano temores en mi animo ; he aprendido k disimular perfectamente estos 
temores^ mas no he logrado aprender k desecharlos. 

Lo expuesto le dejar^ comprender que las breves consideraciones en que 

voy k entrar, reflejan del todo esa manera de ver las cosas. 

Siempre snyo affmo. 

D. Mejia. 

1 BstA eafenna fu6 presentada A la Academla tTaclonal da Medicina en la 8esi6n del dia H 
de Febrero. 



dtOmOA KBDIOA MBZICAVA 219 

1* Es oondici<Sn preciaa de ^zito, que ae siga en eata operacidn la mis ri- 
gurosa antisepsia y una te^rfnma aieptia. 

Muchot m^coB abrigan la oreencSa de ser exageradasy aun ridicnlas cier- 
tas phicticas en el aaeo del cnerpo por parte del cimjano y snt ayudantes, 
asi oomo el aseo de la enlerma que debe baflarso previamente, lavando des- 
pu<^ la pared anterior del vientre oon diveraaB soluoiones, y aun con alcohol, 
^ter snlfiirico, etc. 

Increible pudiera parecer, pero ea la min exacta verdad: un hilo de liga- 
dura, cuya deainfeccidn no aea perfeota, puede detenninar un oompleto fra- 
caso, abriendo laa puertaa 4 la inlecoidn. Porque, no hay que dudarlo: la in- 
menaa mayoriade vecea, la cauaa real de lamuerte, ea liaay llanamente la 
infecci6n provocada por un descuido, al parecer li[^ero. 

Seguroa de eatoa principioa, ya ae eomprende que no aobra ninguna pre- 
cauci<Sn. Burlarae de aquelloa m^ipoa que llevan laa pricUcaa de antiaepaia 
haata el ideal en laa interrencionea quirdrgicaa del abdomen, ea deaconocer 
laa condicionea del ^xito. MAa bien debi^ranioaenvidiarlea,procurandoen lo 
poaible imitarloa. Quien quiera que aabe ponerae al abrigo de loa peligroa de 
la infecci6n, tiene de antemano ganadaa laa trea cuartaa partea de probabi- 
lidadea para obtener el rebultado apetecido. 

El organiamo perdona, cotrige y repara faltaa en la tunica quirdrgica; 
pero no puede perdonar el mda leve deacuido en lo relative 41a deainfecci<Sn. 

2* Como reconocimlento previo indiapenaable, hay que explorar la vejiga; 
pero no como habitualmente ae hace, limitAndoae 4 aondearia: no. Debe re- 
conocerae prolijamente con la aonda, haata d6nde y en qu^ direcci6n, puede 
penetrar y aubir ^ata. 

Hace poooa meaea, en compallfa de loa Drea. Altamira, Gonzdlea de la Ve- 
ga y Pbrfirio Beriatiin, oper4bamo8 una aefiora, en la cual crefamoa tratar 
un qmate del ovario. 

Previa eTacuaci<Sn de la orina por medio de la aonda, procedimoa 4 dividir 
la pared abdominal. Nueatra inciai6n bajaba del ombligo al pubia. Oomple- 
tada la dinaic^n de la pared, apreciamoa deade luego la multiplicidad de an- 
tiguaa adherenoiaa; apreciamoa igualmente, que el quiate era multilocular: en 
condicionea muy poco 4 prop6aito para la extirpacidn. Eat4bamoa 4 punto de 
cerrar la cavidad, cuando accidentalinente, 4 uno de loa ayudantea, que aoate- 
nfa loa labioa de la herida, ae le hundi6 un dedo en uno de loa quiatea, derra- 
mando en la cavidad un Ifquido eapcao, de conaiatencia an41oga 4 la maaa de 
loa lobanilloa. Este penetr6 en la cavidad por diveraaa partea, obligdndonoa 
4 deapegar loa quiatea de la parte auperior. Eran quistea dermoidea. Al cabo 
de una hora, habfamoa deaprendido toda la bdveda de laa boUaa qufaticaa, ain 
abrir laa otraa, ^ Ibamoa 4 continuar la diaecci6n en la parte inferior^ por cu- 
yo motivo procedl 4 lavar cuidadoaamente mia ittanoa. Laa enjugaba yo cer- 
cano 4 la enlerma, cuando al Dr. Qoiii41ea de la Vega ae le ocurri6 paaar de 



220 CBOMICA MBDIOA MBXIOAKA 

nuevo la sonda. Oon extraordinaria sorpresa y no poco disgusto, vi que la 
sonda salfa al vientre como si no hubiera Tejiga. Exifitfa uretra, pero no ha* 
b(a al parecer, dep68ito vesical. |Qu^ habfa sucedido alH, cuando nadie habfa 
tocado la parte baja del tumorl ( Qu^ de conjeturas, qu^ de teorfas, para ex. 
plicamos aquel inexplicable accidente! ^Qu^ habfa acontecido en realidadi Al 
encontrar la vejiga tuvimos la explicacidn clara de accidente tan inesperado; 
la vejiga esiaba dividida por la mitad, en dos partes iguales. Quiere decir, 
que desde mi primera incisi6n, desde que abr{ Ja pared del vientre, cort^ la 
vejiga i la mitad, por estar elevada y fija por adherencias 4 la pared anterior 
del quiste. Suturamos cuidadosamente las dos mitades, y debo decir, para 
nuestra satisfaocidn, que durante los tres dias que sobrevivid la enferma, pu- 
dimos recoger cantidades noroiales de orina sin sangre, que nos detnostraba 
haber sido completa la sutura y de buen resultado. 

Pero este hecho nos ensefi6, de un rnodo expresivo, que no basta un sim- 
ple reconocimiento, ni menos la sola extraccidn de la orina, antes de empe- 
zar la operaoidn. No: se necesita una exploracidn cuidadosa: hay que Ilevar 
la sonda en todos sentidos, particularmente hacia arriba. Si la sonda penetra 
toda, subiendo, es indicio indudable de que la vejiga eati adherida por su 
parte superior al tumor, y aunque se vacle perfectamente, hay gran peligro 
de dividirla desde el principio de la operaci6n al oompletar la incisidn del 
vientre en su parte inferior. 

Oon esta preoauci6n, jamis descuidada, puede uno ponerse 4 cubierto del 
desagradable oontratiempo de herir la vejiga, y esto, cuando ni siquiera se 
ha hecho diseccidn alguna por la parte inferior del tumor. 

3* La consideracidn en que voy 4 entrar es mds bien del orden moral; pe- 
ro juzgo que puede ser de algdn inters para ciertos medicos que sufren con 
los fracases en bus enfermos^ m4s por desinteresado afecto que por lo que su 
reputacidn 6 cr^dito pudieran resentir. 

Me refiero i la condici<Sn, bajo la cual practice yo, por lo comdn, las inter- 
venciones quinirgicas en el vientre. 

Hago saber siempre 4 los interesados, que estas intervenciones entrafian 
un peligro ineludible. Peligro cuya magnitud puede decrecer en mucho, ya 
por la prolijidad con que se practique la desinfeccidn, ya por la habilidad del 
cirujano, cuya habilidad se traduce por lo comdn en dos hechos halagadores: 
el primero la precision del manual empleado: el segundo la cortedad del tieni- 
po en que lo practica; mas, con todo y esto, siempre queda en pie el peligro 
inherente 4 toda intervenci6n quinirgica. 

Les hago saber, muy particularmente, que una vez abierto el vientre, es- 
tudiar^ con todo cuidado las condiciones del tumor: si de este estudioresul- 
ta la comprobacion de grandes dificultades para extirparlo, dificultades que 
se preven por la multiplioidad y resistenda de las adherencias, por la falta, 
de pediculo m4s 6 menos apreoiable, por los caracteres, en suma, del tumor 



•BOKIOA KBDIOA ICBXIOANA 221 

hasta donde ea posible apreciarloSi sin llevar la intervencion mis alU de la 
diviridn coinpleta de la pared descubiiendo el tumor^ si se compmeban esas 
dificnltades, ae loa advierto y recaico: *'no continuar^ la operacion: y ce- 
rrar6 el vientre cuidadosamente, an darle 4 mi intervenci&n mAs alcances de 
loa que. entralia una laparotomfa exploradora en bosquejo." 

Eata conductaaeri cobarde,quizi haataalgo torpe; peroain embargo, creo 
que i ella deben la vida algunaa enf ermaa. 8e entiende que ai durante la ex- 
ploracion alguna circunatancia fortuita modifica el programa primitivo, co- 
mo por ejemplo, la ruptura accidental de un quiate durante la exploracion, 
con derrame del liquido en la cavidad de la aeroaa; 6 bien una hemorragia 
mia 6 menoa profunda, dependienie de la ruptura de algunaa adherenciaa he- 
cha durante la exploraci6n, y obligindonoa 4 ligar y lavar bien la cavidad; en 
eate caao, por preciaidn, noa vemoa obligadoa i continuar, y aunque contra- 
riadoa, procedemoa 4 completar la extirpaci^n. Fero, no vacilamoa en repe- 
tirlo: delante de ciertoa tumorea de vientre, vale mda abstenerse d tiempo que 
ifUervenir. 

Aqul debo auapender ya eataa brevea reflexionea, porque exceden induda- 
blemente en material de imprenta al lugar que ae lea habfa reaervado en el 
peri6dico. En otra ocaai6n continuaremoaj ai acaao el pdblico medico recibe 
con indulgencia nueatraa pobrea concepcionea de hoy. 

Mexico, Febrero 27 de 1900. 

Dr. D. MbjI a. 



8EOCION XVII. 




MEDIOAMENTO PUBO. 

I. 

Diez anos hace, escrihiendo para otra pub]icaci5n medica, traducimos del 
ilaliano un bello articulo con igual titulo del presente inserto en la ''Medicina 
essala" y escrito por el Profesor de Terap^utica de Turin, el Dr. S. Laura. 

'' La introducci6n del medicamento puro en los dominios.de la Terap^utica, 
''senala una era memorable y la emancipaci6n completa y definitiva del em- 
'' pirismo y de la incertidumbre. A nuestra epoca pertenece haber asegurado 
'* al nudicamento puro la autoridad y la eiicacia de un axionia, por ser el dig- 
'' no merecedor de toda la recomendaci6n, la consideracion y la conflanza de 
'Mos espiritus series ^ ilustrados.'* 

Estas apreciaciones del enidito Profesor encierran verdades inconcusas. 
El empirismo, b^culo tosco de la Giencia en sus albores y en sus primeros 
pasos, ha ido poco k poco abandon&ndose cuando la marcha de ^sta ha llegado 



229 dkOmCA KBDIOA MBXICAKA 

k ser flrme y segura, debido k los modernos y ftlos6ficos metodos de invest!- 
gaci6n. 

De la fantastica y nebulosa alquimia nacid enfeimiza, vacilante y an^i- 
ca una clencia admirable, cuyo rapido crecimiento y poderoso imperio por 
todas partes pueden perciblrse en la actualidad. La Quimica en asombroso 
avance ha venido dando una nueva y fecunda vida k la industria, a la agri- 
cultura, a las artes y a las ciencias, entre las cuales ha sido la Medicina, en 
la Terap^utica especialmente, la que mayores ventajas ha obtenido en su des- 
arrollo. 

En ^poca remolisima y entre las brumas de los tiempos prehist6ricos na- 
cio la Farmacia, como hija legitima del legftimo deseo del hombre de aliviar 
sua dolencias y curar sus males. Pero engendradas al calor de una absoluta 
ignorancia, la farmacia y la terap^utica primitivas ftieron productos teratoid- 
gioos, extravagante conglomerado de medios Curativos excogitados por inteli- 
gencias Ignaras y una fantasia nidimentaria tambi^n por el medio en qae se 
desarrollaba. 

Por la ley inmutable del progreso asomaron en el hontonte los albores 
de la civilizacion, surgieron algunos genios observadores, y compilando he- 
chos, comparando resultados y forjando ya hipotesis en consonancia con los 
conocimientos de la (^poca,\ empez6 k hacerse la seleccion de los tnedicamen- 
tos entre el Inmenso farrago acumulado por la credulidad y las preocupaciones 
populares. jQue serie tan colosal de errores producirfa y ha producldo la 
investigacidn desatentada, sin brujula y al azar, de las propiedades terapeu- 
ticas de cada uno dc los agentes y productos encontrados por el hombre a su 
derredor! 

Hizo Dioscdrides una extensisima recopilacion de los medkamentos y medi- 
caciones hechas y aceptadas en la antigCiedad, y el m^ indocto de nuestros dias 
veriase obligado a reir si leyese tan absurdas lucubraciones. Los mismos gran- 
des progenitores de la Medicina, prf vados de los conocimientos indispensable^ 
de Fisiologia, de Anatomia, de Anatomia Patol6gica, y no s61o de la Quimica 
Biol6gica, sino de la quimica mas rudimentaria, carecian por completo de los 
elementos indispensables para excogitar los mejores medios curatives en las 
enfermedades, de las cuales i!inicamente lograron determinar con relativa pre- 
cisi6n, la Etiologia, la marcha, la sintomatologia y su terminacion. 

En ese estado embrionariode la clencia de curar, expHcase fiSicilmente la 
existencia de las famosisimas triacas, de los origlnales electuarios y apozemas 
usados en el trataroiento de las enfermedades hasta hace relativamente pocos 
anos. Indeterminada la acci6n individual de cada substancia, desconocidos los 
principios actives de ellas y sus efectos flsioldglcos y terap^uticos, esas medi- 
caciones eran, como ha dicho ya un erudlto autor contemporaneo, verdaderos 
tiros de metralla, Acumulabanse proyectiles, los m^sdisimbolosyextravagan- 
tes, los inks arbitrarios y heterogeneos y haciase el disparo de esa agrupacion 
fantastica contra las mas graves dolencias, exactamente como se dispararia 
un bote de metralla en la oscuridad, contra un enetioigo invisible y descono- 
cido y enteramente al azar. Ese sistema, tolerable t!ktiiciittent6 eA las 6poca^ 
luctuosas en que la Fisiologia era una ciencia dedconocida, caus6, ftin dnda 



alguna, uumero incalculable de vicUmas; logrando esas absurdas y aveatu- 
radas medicacioues, eo vez de remediar el maU herir drganos sanos, entor- 
pecer 6 moditicar funclones y aniquilar los esfuerzos hechos por el organis* 
iDo para recobrar la salud. 

i Felices, k la verdad, hubierau sido nuestros aiitepasados, sujetos k tan 
desoladora medicacion, si en vez de ella bubiese existido la imponderablemen- 
te anodina, psicoldgica 6 inofensiva Homeopatia. Los esfuerzos del organismo 
para restablecer el equilibrio funcional no hubieran sido k lo menos estorba- 
dos en su natural evolucidn ! 

Tan deplorable estado de cosas prolong6se durante- muchos siglos, pero 
al fin comenzaron k aparecer investigadores que, comprendiendo la urgente 
necesidad de conocer el funcionamiento del organismo sano para combatir sus 
descarrios y apaciguar sus anarquias, dedicaron todos sus afanes k investi- 
gar los misterios de la vida, 

Gomo el ansiado redentor de la Medicina aparecid el M^todo Experimen- 
tal, surgleron los observadores, y al fin se destac6 sobreel horizonte de la 
Francia el experimentador perseverante y laboriosisimo, el cUnico y obser- 
vador profundo y sagaz, el inmorlal flsi61ogo, el egregio Glaudio Bernard. 

Los avances de la Fisiologia comenzai*on k senalar el verdadero camino 
de la Terap^utica, y 6sta comenz6 k ver, con justo horror, los tortuosos y en- 
maranados senderos que habia seguido durante su noche secular. 

La Quimica, por otra parte, en poder de los genios nacidos para ella, cla- 
sificaba cuerpos, analizaba substancias, determinaba su composici6u intima, 
iiiquiria sus propiedades, conocia sus combinaciones y afinidades, sefialaba 
sus reacciones e investigaba su acci6n especial y caracteristica. 

Por el sin^rgico influjo de estas dos ciencias, la Terap^utica abandon6 
sus antiguas vlas, sus vetustas pr&cticas, y el empirismo que sobre ella rei- 
aaba comenz6 a plegar sus alas. 

Desde bace muy poco tiempo, menos de medio siglo, la Terap^utica atra- 
viesa una ^poca de transicidn, y asi como los falsos dioses de Grecia y Roma 
cayeron para no levantarse mas, la Farmacia gal^nica va hundi^udose en el 
desprestigio, quedando unicamente sobre sus escombros lo poco bueno y util 
que tenia, lo que ha soportado, como todo lo <que encicrra una verdad, el ana- 
lisis imparcial y severe de la raz6n. 

La simplificacidn en los medlos curatives debia Uegar, y Uego en efecto, 
como consecuencia iaeludible del progreso cientifico. Asi como los adelantos 
de la medmica y de la balistica ban perfeccionado el armamento moderno, de 
alcance, rapidez y precisidn admirables, asi tambi^n la Terap^utica, en noble 
consorcio con la Quimica y con el brillante faro de la Fisiologia, ha ido subs- 
tituyendo con ageutes r^pidos, precisos, siempre iffuaUs a si mismos^ y por con- 
siguiente, de resultados siempre identicos, las f6rmulas antiguas de extrema 
variabilidad . 

La conquista y adopcion del Medigamento puro marca una fase de pro- 
greso evidente en la Historia de la Medicina. 

La Alcaloidoterapia, nacida apenas bace tres d^cadas, ha recorrido ya 
un inmanso camino. Un gran ndmero de substancias activas, alcaloides^y 



224 CBONICA MHDIOA MBXIOAKA 

gluci^sidos son h^bilmente manejados ya por nuestros terapeutas, sea por la 
via hipod^rmica, sea granulados y algunas veces en soluci5n li otro vehiculo 
apropiado. 

Pero aunque es ya notoria la transicion del formulismo tradicional y apro- 
ximativo k la medicacidn rigurosamente clentiflca, no creemos desacertado el 
hacer algunas reflexiones sobre el medicamento puro, para quienes no hayau 
estiinado en todo su valor 6 importancia el movimieiilo cvolutivo actual. 

Dr. E. L. Abogado. 
(Concluird,) 



SBGOION XXII 



ACCIDENTSS SEFTIOOS 

CAUSAUOS 

POR LA ERUPCION DE LA HQELA DEL JUICIO 



El 8 de Agosto del presente anb ocurri6 en solicftud de mis servicios pro- 
fesionales el Sr. Francisco Abarca, de 24 anos de edad. 

Dicho sefior, de antecedentes escrofulosos, expuso que hace dos aiSos 
aproximadamente, tuvo algunas manifestacioues sifilitlcas que le produjeron 
la alteraci6n de varios 6rganos y en el cuello se le infartaron algunos gan- 
glios hasta determinar la supuraci6n. 

Estuvo atendido por un medico, que en seis meses hizo desaparecer com* 
pletamente sus padecimieutos: pero poco tiempo despu^s, el eufermo se sin- 
tlo atacado por un dolor intenso y agudo en la regi6n trifacial. 

Con el curso del tiempo aumentaba el padecimiento de tal manera, que 
Ileg6 un instante en que s61o vivia k expensas de narc6ticos en^rgicos. Asi se 
sostuvo el enfermo por un espacio de tiempo mayor de diez meses, hasta que 
empez6 k notar alguna molestia en la boca: sentfa crecida la encia al nivel y 
en la parte media del arco ascendente del maxilar inferior derecho. 

EI crecimiento sentido por el paciente, habia producido fenbmenos infta- 
matoriosde trascendencia, puesto que Impedian el pasode los allmentos; que 
consistfan en liquidos unicamente y en muy corta cantidad. 

Hace unos cinco 6 seis meses, el enfermo vi5 invadido su cuerpo por un 
eritema acompaiiado de una flebre bastante alta y acudi6 k un medico y para 
robustecer el diagn6stico hecho^ bubo de ocurrir k otro facultativo, para que 
en consulta con el primero, le pusieran un m^todo 6 plan curativo, cosa que se 
hizo,'babi6ndoleadvertido los medicos que las manchasdel cuerpo eran pro- 
ducidas por una infecci6n del intestino y que con el m6todo propuesto, ce- 
deria el mal. 

La falta de recursos privd al paciente de los medios curativos; su mal no 
cedia, y en un arranque desesperado acudid k mi como Altimo extremo, re* 



cmONIOA HBDIOA MBXICANA ^25 

suelto, seg6n expresaba, hasta preferir la muerte. si mis servicios profeslo- 
iiales no niitigaban sus padecimientos. 

La gravedad del caso y el corto contingente con que yo iba k combatir aquel 
inal, me hicieron vacilar un punto, ysolamente medecidf k obrareii nombre 
de la humanidad. 

El estado general del enferino era de una debllidad extrema: la temperu- 
tura subja a 39©, todo el cuerpo estaba invadido por una erupci6n s^ptica, 
habia una adenitis submaxilar, contractura de los miisculos de la cara y del 
cuello en la region enferraa: muy mal olor en la boca y la mucosa en condi- 
ciones septicas, quej&ndose de un dolor muy agudo en la regi6n trifacial. 

Estos signos no eran suficientes para determinar ni decidir lo convenien- 
le, por lo mismo resolvi hacer una exploracidn mis franca, para lo cual y en 
uni6n de un m^ico, se clorofonniz6 al enfermo y practiqu6 mi exploracidn. 

I^ t^cnica fue como sigue: 

4 

Abri la boca del enfermo por medio del instrumento apropiado, y esto lo 
hice con bastante dificultad, porque no s61o habia el impedimento de la con- 
tractura muscular^ sino que adem&s lo impedian las adherencias profundas 
del carrillo con la encia que tuve que desbridar profundameute, valiendome 
de un bisturi recto. La operacion se interrumpia frecuentemente para vaciar 
la boca que se llenaba con grandes cantidades de pus, mezclado con sangre. 

Goncluido el desbridamiento bice un lavado antis^ptico y en seguida prin- 
ciple el reconocimiento con un estilete, que tuve que forzar desgarrando los 
tejidos para llegar al sitio lesionado. Con mucha dificultad llegu^ al fin k tocar 
la corona de la muela del juicio que estaba implantada oblicuamente en la 
parte media del arco ascendente del maxilar y al nivel de la arliculaci6n. 

Entre el espacio que limitaba la muela del juicio y la 2> gruesa molar, 
habia una porcidn de hueso necrosado midlendo un centimetro poco m^s 6 
menos; precisamente en la superficie del horde alveolar al nivel del pilar an- 
terior del istmo de la garganta, habia un trayecto flstuloso. 

Para ampliar el campo de la operaci6n hice la extracci6n de la 2a gruesa 
molar, intentando con un forceps bayoneta hacer lo mismo con la muela del 
juicio; pero la extraccion de esta muela se hizo muy dificil auu con el empleo 
de otros instrumentos, debido k que mi dedo era la iinica sonda de que podia 
servirme, y por lo mismo lo ilinico que me indicaba la existencia de la muela 
y el lugar donde ^sta se hallaba. 

Por fm, despu^s de una maniobra laboriosa, y habiendo hecho uso de al- 
gunos botadores especiales, sali6 la muela que no tenia nada de anormal por 
mas que sus raices eran largas y convergentes; inmediatamente despues de 
hecha la extraccidn procedi 4 verificar la raspa del hueso enfermo y en segui- 
da apliqu^ al paciente la curacibn antis^ptica que era del caso. 

Tres dias despues de esta operacion, ocurri6 el enfermo k mi consultorio, 
haci^ndome presente, que aunque no estaba del todo bien, si se hallaba nota- 
blemente mcjorado, porque sentia mucho menor molestia, al grado que ya 
podia descansar con alguna tranquilidad. Como era del caso, desde aquel ins- 
tante quedo sujeto k un riguroso tratamiento antis^ptico que durd quince dias, 
siondo yo personal mente quien lo curaba. 

21 



226 CBONICA KBDICA MBXICAKA 

T6nicos y yoduro de potasio al interior. 

Con toda claridad pude notar durante ese tiempo, el descenso de la enfer- 
niedad y sus complicaciones, pues dia ^ dia d^saparecian las manchas produ- 
cidas por la erupci6n s^ptica que cubria el cuerpo del paciente. 

Actualmente, el mal ha desaparecido; el enfermo se encuentra en un pe- 
riodo franco de mejoria y se repone con rapidez hasta el punto de que ya se 
entrega k su trabajo. 

Por lo expuesto se deduce, que la muela del juicio puso en peligro la vida 
del enfermo, originando series trastornosr locales y generales. 

Consigno esta observacion clinica como un case curioso y de importancia 
profesional, juzgando que puede servlr en algo k mis colegas, y me honro en 
dedicar mi humilde trabajo a aquellos que observando y estudiando sin cesar, 
saben dar k la ciencia que profesamos el lugar que le corresponde. 

M6xico, Febrero de IIKH). 

Manuel Cahmona A. 



SECCION XXVII. 



DB LA 

PRENSA MfiDICA MEXICANA. 



Gaceta MMica.— Peri6dico de la Academia K. de Medioina.— Tomo 
XXXVII. — Ntim. l.--Enero 1° de 1900. — En este ntimero hemes lefdo un in- 
teresante tirabajo del Dr. J. Villarrealen que, eon motiyo de una histerec- 
tomfa abdominal total pracUcada por un flbromioma, hace notar las ven- 
tajas de bu procedimiento operatorio y los puntos en que se dif erencia del 
de Doyen.— Viene enseguida el principio de las ^'Memorias de Ginecolo- 
gfa" en las cuales se comienza insertando el estudio del Dr. F. Altamira, 
Bobre ** Vaginismo.^^ 

IjA misma.— NtoL. 2.— £nero 15 de 1900.— En 61 hemos lefdo nn inte- 
resante aunque breve artfculo de Fisiolog^fa, intitulado '^Nuevos horizon - 
tes," por el Sr. Frofesor Bandera, y la continuaci6n de las *' Memorias de 
Ginecolog^fa," en que sigue insert&ndose el trabajo del Dr. J. Villarreal 
sobre sn procedimiento operatorio para ejecutar la histerectomla abdo- 
minal total. 

La misma.— Ntim. 8.— Febrero P de 1900.— En 61 aparecen las ac- 
tas de las sesiones verificadas en los dfas 13, 20 y 27 de Diciembre anterior 
y un trabajo del Sr. Dr. D. Fernando Altamirano intitulado ''Drogas Me- 
xioanas," en que seoeupadelafarmaoologfadeli\i2il2o (Croton Morifoliua) 
y del Peyote (Anhalomum Lewini,) eztractando los interesantes y minu- 
Qiosos estudios heehos tiltimamente en el Instituto M6dioo Nacional. 

JjA misma.— N6m. 4.— Febrero 15 de 1900. — Adem&s de las actas de las 
sesiones de la Academia en los dfas 3, 10 y 17 de Enero pr6ximo pasado, 
insdrtase en este ntimero el trabajo del Dr. A. Ohao6n intitulado <'Dos casoa 
de atrofla del nervio 6ptico originada por traumatismo del or&neo," ^n 



CRONIOA HBDICA MBXICANA 227 

que se refleren dos hechOB clfnicos en que la p^rdida de la viBi6n en un ojo 
ha sobrevenido por traumatismoB craneanos y se hacen importantes con- 
BiderandoB sobre ellos. 

Revista de Anatotnf a, Patoldgrlca y Glinicas.— Tomo IV.— NtimB. 
17 y 18.— Diciembre V" y 15 de 1899. — En este cuademo, con el eual condu- 
ye el tomo, maniflesta la redacci6n de este ilustrado colega, retirar bu 
artfculo original para iuBertar fntegramente el notable trabajo del Dr. 
CourtoiB Suffit intitulado ''Las g^andes intoxicaciones. El alcoholiamo,^^ 
verdadero opIiBCulo en que es tratada la cue8ti6n de un modo magistaral. 
iCuiinto desearfamoB ver reproducida esa monograffa en la prensa de 
informaoi6ny boy que tanto Be ha eztendido esa terrible plaga!— Contintian 
otroB artfculos de la Prensa Mddica Eztranjera.—Indice. 

La Gscuela de Medlcina.>-Tomo XV.— Ntims. 11 y 12.—- Enero 1" 
y 15 de 1900.— Como artfculo original hemos hallado el del Dr. M. Silva in- 
titulado ''El reconocimiento m6dico de las mujeres de lOB soldados," tocan- 
do puntos interesantes que, resueltos, lograrian disminuir el incremento 
que ban tornado las enf ermedades ven^reo-sifllfticas.^-Oontintia la Revista 
M6dica Extranjera de la cual se toman artfculos escogidos. — Artfculos del 
mismo g6nero forman el ntim. 12, entre los cuales descuella el del distin- 
guidisimo Dr. D. Federico Rubio y Gall, que hace algunos meses lefmos 
con singular agrado en la *^Revi8ta Ibero Americana de Ci&iwiaA M6dicaSy^^ 
que en Madrid dirige y edita ese erudite Profesor. El artfculo reproducido 
se intitula "Accidentes graves postoperatorios del sistema nervioso." 

Liamisma.-- Tomo XV.— Nfims. 13 y 14.— Febrero 1" y 16 de 1900.— En 
el primero de estos nfimeros se inserta la conclusi6n del notable trabajo 
que ya mencionamos del c61ebre Profesor madrilefio D. Federico Rubio y 
escogidos artfculos de la Prensa M^dica Extranjera. 

En el segroiido hemos hallado dos artfculos originales. El uno, del Dr. 
Quevedo intitulado "El ejercicio de la Medicina en Mexico," estudia los 
"Resultados de la pl6tora," y en €1 pueden hallarse muchas verdades 
amargufsimas, pero que por desgracia son verdades, Entre los males que 
afligen & la profe8i6n m6dioa en Mexico, seSala el autor 6, gprandes rasgos 
los sig^entes: l** La aplicaci6n profesional ilimitada; 2<* Las intervenoio- 
nesquirtirgicasyobst^tricasinnecesarias; 3*> Laguerra de mala ley de me- 
dico & m6dico; 4"* La g^ierra al empleo; 6^ Las medicaciones de botica; 6« 
La explotaci6n del accidente y 7^ El anuncio. — Cada uno de estos puntos 
estft tratado someramente y con una causticidad dura pero justiflcada; mas 
la notoria importancia de cada uko de ellos, nos hace desear que aislada- 
mente vayan siendo tratados por la prensa, para ver de hallarles un efi- 
caz remedio. 

En una revista como la presente no nos es posible abordar puntos que 
requieren tratarse con exten8i6n; pero no resistimos el deseo de decir al- 
gunas palabras sobre una de las cuestiones allf tratadas: Las medicaciones 
de botica, Siempre hemos crefdo con robusta convicci6n, que las consultas 
ofrecidas gratuitamente al publico en las Farmacias son perjudioiales & la 
profesi6n y aun & los m6dicos mismos que las sostienen. La Oiencia Mddi- 
ca resulta de valor muy baladf, como dice el Dr. Quevedo; la mercancfa 
que se da & un fnfimo precio y que por todas partes se ofrece gratis no 
puede ser estimada porque la depreciaci6n emana del mismo que la posee. 

Suprimiendo ese menudeo de la medicina (permftaseme la frase) no se 
perjudicaria 6. la clase iudigente que va & esos establecimientos en busca 
de un facultative, porque 6ste le prestaria en su casa el mismo servicio 
que redama, haci6ndose de una reputaci6n mils personal y mfti ariatocr&ti' 



228 CBOmOA MBDICA MBXICANA 

oa; pues hoy es sabido por todo el ptiblioo, que al valor del medioamento 
se agregan algonos centavos para el medico. Semejante retribuoi6n ee jus- 
ta evidentemente, pero sn misma peqnefiez lastima, en nuestro humilde 
ooncepto, el decoro del hombre de clencia que con tantos afanes y peno- 
sas vigilias, ha adquirido un tltnlo honroso y una posioidD social eleyoda 
y digna de todo respeto. 

Y si no vemos perjuicio para los enfermos que son agraciados por la 
consulta gratuita de la botioa, ni para el m6dico que la sirve, que neceea- 
riamente serfa solicitado en su casa 6 oonsultorio en las horas que deaig- 
nara para este servioio, tampoco vemos per}uicio para el f armac^utioo 6 
duefio de una farmacia, porque su or6dito se soetendrfa por la bondad y 
pureza de sus medicamentosa por su despaoho r&pido y condenzudo, por 
la equidad de sus preoios, etc., etc. 

Todan las medidas que Uendan & levantar el cr^dito profesional y & 
mejorar las condiciones aotuales, deben ser meditadas y propuestas por 
todoslosque sepreocupen de los intereses colectivos 6 individuales de 
nuestro gremio. Con verdadero placer veriamos en razonada y correcta 
discuBi6n excogitarse los remedios mfts fficiles de Uevar & la pr&ctica para 
que en v^a de amenguarse, se aoreciente el valor real del m6dioo. Que 
nuestros estimables colegas eztemen su opinidn f avoreoi^ndonos con ella. 

Viene en seguida un trabajo de positivaimportancia y un evidentfsimo 
interns intitnlado: ^'Necesidad del examen de la vista en los empleadoa de 
caminoB de flerro/' por el Dr. M. Uribe y Troncoso. 

En el n6mero de Noviembre de los ^^Andles de QftahnologUiy^^ el ilns* 
trade director de esa publicaci6n y de este trabajo, habfa insistido ya sobre 
la neceaidad del examen obligatorio de la vista en todos los empleados de 
los ferrocarriles, tales como maquinistas, fogoneros, conductores, cambia- 
vlas, etc., fi los que est^ encomendada la Gonducci6n y direocidn de trenea 
cuya maroha regular basada tinicamente en sefiales coloridas 6 no, baoe 
indispensable que tanto la agudeza visual como la percepci6n de los oolo- 
res en dichos empleados, sea normal. 

Despu6s de hacer la historia de laaplicaci6n 4 los ferrocarriles y la ma- 
rina, de los conocimientos adquiridos desde Dalton, sobre la ceg^era de los 
colores y de relatar dos hechos en que de una manera enteramente segura 
pudo comprobarse que las catfistrofes habfan side originadas tLnioamente 
por la ceguera para los colores, refiritodose 4 M6xico, en donde existen 
cerca de 8,000 millas de ferrocarriles, servidas pr6ximamente por uno8]20,000 
empleados de trenes, tomando por base la cifra de 4 por ciento de degos 
para los colores, adoptada por Holmgren, etc., calcula que deben exiatir 
actuaimente en servicio, cerca de 800 daltonistas y hace resaitar los gravl- 
simos inconvenientes que para la vida y la propiedad acarrea este estado 
de cosas. 

El Dr. Uribe y Troncoso cree que cierto ntimero de los siniestros ocu- 
rridos en Mexico, han sido cansados por errores en la percepci6n de las 
sefiales, pero como nunca se tiene en cuenta en las investigaciones judi- 
ciales el estado de la agudeza visual y el sentido de los colores de los ma- 
quinistas, autores de las catistrofes (que las empresas han descuidado 
abeolutamente comprobar), los hechos no han podido ser nunca estable- 
ddos. 

£1 examen de la vista y del ofdo, debe hacerse no s61o al ingreso de los 
empleados, sino peri6dicamente, cada tres afios por lo menos, para descu- 
brir la ambliopia producida por el abuso del alcohol y el tabaoo, una de laa 
mfis peligrosas, pues produce la ceguera para los colores tmicamente en 



0RONICA HEDICA liEXICANA 229 

la macnla latea que es precisamente la regi6n de la retina que estk dotada 
de mayor agudeza visual y para descubrir las lesiones oculares que la sf fi- 
lls, los traumatismos craneanos, las infecciones graves, etc., producen. 

Aunque en el Beglamento General de Ferrocarriles, se bacen responsa- 
bles & las empresas de los accidentes que puedan sobrevenir por def ectos 
en la vista de sus empleados, el artfculo ha sido hasta boy letra muerta y 
nunca se ban practicado en Mexico dicbos ex&menes, cuya necesidad es 
enteramente notoria. 

Revista MMica.— TomoXII.— Nfims. 10 y 11.— Noviembre 16.— Es- 
te ilustrado colega nos ofrece boy en sus 48 paginas tres trabajos origi- 
nales; el V del Sr. Dr. DemetrioMejfatitulado '^Breves notas sobrela anes- 
tesia local para bacer la aplicaci6n del termo-cauterio," en que recomien- 
da el uso de una mezcla de bielo y sal marina, aplicada sobre la parte en 
que se va & operar durante un espacio de tiempo que oscila (no debiendo 
pasar de estos Umites, entre 8 y 12 minutos) . £1 2«del Dr. I. G6mez Izquierdo, 
sobre ''La Fiebre Amarilla en Veracruz," en qi.e dcspu6s de una razonada 
discusi6n de los dlstintos trabajos becbos sobre la enfermedad que rein6 
en Orizaba, conduye que no fu6 la terrible eudemia la que ezistl6 en esa 
ciudad, sin afirmar no obstante si fu6 una forma grave de paludismo 6 la 
enfermedad de Larrey. Y el 3"* del Dr. Daniel Vergara Lope intitulado 
"Los Sanatorios para Tuberculosos y su Tratamiento por reclu8i6n" que 
apenas comienza y ya revela ser un estudio oondenzudo de la cuesti6n. 

La mlsma.- Tomo XII.-Nfims. 12 y 13.— Diciembre 1» y 15 de 1900.— 
En estos nlimeros del ilustrado colega bemos encontrado un trabajo del 
Sr. Dr. Rafael Martinez Freg intitulado ''Estudio sobre la acci6n de las 
aguas minerales de Tebuac^n en la oolelitiasis," en el cual se transcriben 
los analisis de dicbas aguas y se pasan en revista sua efectos fi8iol6gicos, 
detenitodose en seguida en su acci6n terap^utica eficaz y bien comproba- 
da, como otra vez lo bemos afirmado en este mismo peri6dico, por un gran 
ntimero de observaciones. Tebuacto en nuestro concepto est^ destinado a 
ser dentro de poco tiempo una estaoi6n balnearia y curativa que rivalice 
con la o61ebre de Carlsbad. 

En el n^mero 13 ballamos un articulo del Sr. Dr. Emilio F. Montafio 
intitulado "Algunos caaos de querato-necrosis en las fiebres graves," re* 
comendando en esta grave afecci6n derir^ativos como tratamiento general 
y oomo local los midriaticos, la antisepsia y el oalor blimedo. — En ambos 
ntimeros se oontintian insertando los trabajos del Dr. D. Vergara Lope, 
"Los Sanatorios de tuberculosos en el Valle de M6zico" y del Profesor A. 
L. Herrera, "El origen de los individuos." 

Boletin del Conscjo Superior de Salubridad*— 3* Epoca.— To- 
mo V. — ^Nlim. 6. — Diciembre 31 de 1899. — Ins^rtase en este nfimero un ar- 
ticulo intitulado "La Fiebre Amarilla en 1898 desde Tampico basta Monte- 
rrey, " y cuyo autor es el Sr. Dr. D. Narciso del Bfo, en el cual adoptando la 
sabia m&xima "M&s vale prever que componer," reoomienda las mejores 
medidas de desinf ecci6n y aislamiento para lograr la localizaci6n del mal 
y evitar como en Inglaterra, su pi%>agaci6n. 

CI mignio.— N6m. 7.— Enero 31 de 1900.— Hemos leido en 61 la "Oc- 
tavarelaci6n presentada al Comity de Fiebre Amarilla, sobre loscasosque 
de esta enfermedad se ban observado en la Reptiblica Mezicana, desde la 
fecha de laliltima relaci6n basta el 15 deSeptiembre del aSo actual (1899)," 
por el Sr. Dr. D. Euuardo Lic6aga. Ins^rtanse los cuadros y datos estadfs- 
ticos de'costumbre. 

Analos del Instituto MMico Nacional.— Tomo IV.— Ntim. 6.— 



230 CRONICA MEDICA MEXICANA 

Junio de 1899.— Ademfis de loB trabajos ejeoutados en el eBtablecimiento 
en dicho mes, y la reproducci6n de la "Defensa contra la tuberculosis," 
del Sr. Dr. E. Lio^aga, ya conocida de nuestros lectores, ins6rtase un tra- 
bajo del Sr. Dr. D. Orvafianos, intitulado ''Errores y diflcultaideB que se 
observan en la experimentaci6n terap6utica de las plantas del pais." 

La niisnia.— Tomo IV.— Ntim. 7.— Julio de 1899.~En este ndmero ade- 
mfis de los "Informes" de costumbre de los trabajos del Institute, se con- 
tini&a insertando /'La Defensa contrala Tuberculosis," del Sr. Dr. Lic6aga, 
y "El Herbario de Berlandier," trabajo del Sr. D.Gabriel V. Alcocer,Con- 
servador del Herbario y del Museo en el Establedmiento. 

lia Farmacia.— Tomo IX.— Nfim. 1.— Enero 15 de 1900.— Despu^s de 
una concisa pero expresiva introducci6n al tomo, se inserta una *'Contri- 
buci6n al estudio de la Revi8i6n de la Farmaoopea Mexicana," de cuyo 
trabajo hablaremos cuando termine su insercidn, pero que desde luego nos 
es simp&tico por la tendencia que ya revela de ir exduyendo multitud de 
las f6rmulas abigarradas que antes eran acogidas en estos C6digos de la 
Farmacia. "La polifarmacia tan general hace afios en la pr&ctica, ha ido 
perdiendo su reputaci6n por innecesaria, confusa y poco cientffica y las 
f6rmula8 oficiales reflejan este sentimiento en su mayor senoillez." De 
acuerdo enteramente con las ideas del articulista. 

El Progreso MMico.— Tomo I.— Nfims. 8 y 9.— Agosto 15 y Sep- 
tiembre 15 de 1900.— San Luis Potosf .— En. este cuademo se insertan "Los 
envenenamientos por los bongos," del Sr. Profesor A. CoeUar; "Sobre 
Moral M6dica," del Sr. Dr. J. Delgado; "La dsticercosis del oerdo en bus 
relaciones conlahigieneptiblica" del Profesor Veterinario G. Hidalgo Car- 
pio, y unas "Notas" del Dr. J. M. Quijano, sobre importantes asuntos to- 
rnados de la Prensa M6dica Extranjera. Todos estos artioulos son de inte- 
rns, habiendo lefdo con sumo agrado el referente k ' 'Moral M6dica," pues 
la correcci6n de los males que allf se indican y existen por desgracia en 
todas partes, exigen ya la atenci6n pfiblica para su pronto remedio. 

Boletin de Higieiie.— Organo del Consejo Superior de Salubridad 
del Estado de M6xico.— Afio 6*>— Ndm. 4.— Diciembre 15 de 1899.— Toluca. 
— En este apreciable colega no hemes tenido hoy el g^isto de encontrar el 
artfculo original que generalmente escriben sus ilustrados redactores, pe- 
ro en 61 se encuentran, hibilmente elegidos, articulos tornados de la Prensa 
Extranjera y de medicos tan disting^dos como el Dr. Rodriguez Mtodez. 

£1 misino.— Ndm. 5.— Enero 15 de 1900.— Este apreciable colega ofrece 
hoy en bus piginas, ademHsde los dates relatives alserviciode higiene,ya- 
cuna, etc., en el Estado de Mexico, algunos articulos interesantes tomados 
de la prensa peri6dica del extranjero, como la "Revista de Higiene" del 
Dr. R. Rodriguez M6ndez y un "Estudio sobre el Alcoholismo y sus rela- 
ciones con la herencia," del Dr. Reid, en que el autor Uega H la desconso- 
ladora conclu8i6n de que son ineflcaces para reprimir esta terrible plaga, 
todos los esfuerzos que se hagan para imponer la temperancia. 

Anales de Oftalmologla.— Tomo II.— Nfim. T.—Enero de 1900.— En 
61 hallamos como trabajos originales m^xicanos el del Sr. Dr. D. Agustfn 
Ohac6n, intitulado: "Conversi6n de las fdrmulas que sirven para corregir 
el Astigmatismo," cuyo extracto es imposible; y otro que Ueva por epl- 
grafe: " Algunas consideraciones pr&cticas acerca de la slfilis ocular," por 
el Dr. Antonio Alonso, de San Luis Potosl. 

El autor de ^ste, estudia las manifestaciones de la infeccl6n sifilitica en 
la cornea, el tractus uveal y la retina, reflri6ndose especialmente & los he- 
ohoB observados en su prictica. Bntre las de la oomea Befiala la queratitia 



CBONICA MEDICA MBXICANA 231 

pareuquimatoBa, que puede ser debida no 86I0 £ la sifilis hereditaria sino 
§L la adquirida, menoionando un caso de su propia pr&ctica ouyos caraote- 
res diferenciales con la forma hereditaria oonsistfan prinoipalmente en la 
Iiniitaci6n de la inflltraci6n, en so poca va8cularizaci6n, escasa reacci6n y 
en la unilateralidad de la afecci6n que se complica frecuentemente de 
irido-coroiditis. 

No considera como caracteristicos de las iritis-siflllticas la decolora- 
ci6n especial del iris^ los granulomas de color cobrizo, la forma ovoidea de 
la pupila, etc. etc., que se encuentran en iritis de otra naturaleza. Des- 
cribe las lesiones de la corio-retina y termina con la historia de tres casos 
interesantes. 

'^MemoriaH y Bevista de la Sociedad Gientffica Antonio Al- 
zate.**— Tomo XIV.— Nfims. 3 y 4.— Enmedio del ramillete de trabajos de 
dist^tos g^neroSy como Geograffa ffsica, Etimolog^a, Qufmica biol6gica, 
etc., que ofrece esta ilustrada y progresista Sociedad al mundo cientlflco, 
hallamos en este cuaderno que se relacionen con la OienciaM6dica, los ar- 
tlculos siguientes : ^^Biologia. El origen de los individuos. Mecanismo de 
la herencia de los instintos," del Prof. A. L. Herrera; *^Quimica biolSgica. 
La dosiflcaci6n dinica de la urea H la presi6n y §l latemperatura medias de 
Mexico" del Prof. M. Lozano y Castro; ^^FisiologUi, Las nuevas teorfas de 
la vlBi6n" del Dr. M. Uribe y Troncoso; y un artfculo sobre. ''Aeroterapia" 
del Dr. Vergara Lope, que analizaremos al leer su condusidn. 

E. L. A. 



SECCION xxvin. 



DB LA 

PRENSA MtoiCA EXTRANJERA 



Por el ezceso de material y trabajos originales, tenemos la pena de su- 
ptimir hoy esta Secci6n, siendo en nuestro ooncepto mis conveniente su- 
primir lo ajeno, por bneno que sea, que lo propio, en ima publicaci6n como 
la nuestra genuinamente nacional. 



NOTAS. 



Bl 8r. Dr. D. Krancisco O. Domenfl&ain. 

Un nuevo campe6n de la Ciencia M6dica en nuestro pafsacabadebajar 
al sepuloro, pagando £ la Naturaleza ese tributo includible pero siempre 
doloroso. El Sr. Dr. F. G. Domenzain, radicado durante muchos aSos en Si- 
lao (Gto.), mMico modesto y estudioso y ezcelente amigo nuestro, expir6 
en aquella ciudad el dfa 17 del mes que acaba de finalizar, causando entre 
su clientela y relaciones muy penosa impresi6n este deplorable aconteci- 
miento. Que la familia del flnado acepte nuestra sincera condolencia y la 
memoria de nuestro apreciable compafLero se conserve con el carifio y res- 
peto que supo conquistar en vida. 



232 CBONICA ICEDICA MBXICAKA 

A. lo» Rrofesorea de las Repijtblicaalvatino- Americanaa 
que aaiatteron al Congreao Internaclonctl de Medi- 
clna en Berlin y el de Higiene en ^Madrid. 

En la elegante 6 interesantfsima ^^Revista Ibero-Americana de Cienciae 
Jtfi^dicas" de Diciembre pr6ximo pasado, ntim. IV, de la cual nos ocnpare- 
mo8 en el pr6ximo ndmero, hemos encontrado la simp&tica y carifiosa 
cart^ que con todo gasto reprodncimos, deseando sea atendidatan g^alante 
inyitaci6n por el CuerpoM6dico Mexicano: 

'* Hace bastantes aflos que tuve el placer de estrechar vuestras manos 
con la ef n8i6n del que encuentra persona de su propia familia, antes des- 
conoddas por ylvir separadas y k distancia. 

'' En la efusi6n de nuestras conversaciones fntimas con algnno de vos- 
otros, hubimos de deplorar el aislamiento en que vlvfamos y discurrir oo- 
mo recurso mejor para el remedio la publicaci6n oomdn de una Revista de 
CiENCiAS Medicas, donde estampar las producciones de los que hablamos 
la misma lengua. 

'' Df palabra de acometer la empresa y desde entonces hapesado sobre 
mf ese compromise. 

'< Graves cuidados, urgentes atenciones, arduidad del proyecto, reco- 
nocimlento de la propia incapacidad, ban diferido basta abora el cumpli- 
miento de la promesa. T ya caduco de cuerpo y de inteligencia, espoleando 
al ver ceroano el t6rmino de la vlda, sin restar otra cosa que la voluntad. 
pongo su esfnerzo en el oumplimiento de aquella palabra. 

*' Mas para que la obra no sea est^ril necesito de vuestroconcurso, del 
de vuestras Oorporadones j Sociedades y de vuestras prensas cientlficas, 
Eso OS pido. 

'' No acndo fi vosotros ostentando autoridad ningnna, antes al oontra- 
rio: acudo como un bermano venido fi menos, que busca en su desgraclael 
calor del bogar de sus otros bermanos.— Fbdebioo Rubio." 



La f lebre nmarilla en Veracrux. 

Seg6n anunciamos & nnestros lectores, esta obra monumental, escrita 
por el muy emdito y distiuguido dfnico el Sr. Dr. D. Ignacio Alvai^do 
(padre), antiguo Profesor de Fisiologia de la Escuela N. de Medicina de 
Mexico y de Anatomla y Fisiologia comparadas de la Escuela N. de Agri- 
cultura y Veterinaria; ez-Presidente del Consejo Superior de Salubridad de 
Mexico; Socio fundador de la Antigua Academia de Medicina (1851); Re- 
presentante y Delegado de Mexico en el 9<* Congreso Medico Intemacional 
y en la Conf erencia Sanitaria Intemacional de W&sbington y miembro de 
varias sociedades m^dicas y cientfficas del pais y del eztranjero. 

Esta obra singular forma un volumen in folio de mfis de 700 p&ginas de 
tezto con innumerableo Cuadros grdficos y estadfsticos. Se vende al precio 
de $10 el ejemplar en la Librerla de Bouret, Avenida del 5 de Mayo htim. 
4; en la Librerla y Agenda de Publicadones de N, Budin, Sues., 2* de San 
Frandsco 2, en la Librerla de Gallegos Hnos. Sues., Avenida del5 de Mayo 
8; Librerla de los Sres. Aguilar 6 Hijos, Esquina de Sta. Catalina y Encar- 
naci6n, y en **La Europea," Sta. Isabel, 9. 

Los lectores de la Cbonica que deseen poseer esta obra, paeden asi- 
mismo dirigirse & esta Redacd6n, que no tiene inconveniente algnno en 
bacer que inmediatamente les sea remltida por correo 6 por Express, se- 
g6n lo indiqueel solidtante. 



TOMO III 



MEXICO, Abril l"" DE ] 900. 



Nt^M. 10. 



GRONlGfl MEDIGfl MEXIGflNfl 



REVISTA DE MEOICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTtCA 

(UMOIALMINTI AtOAUMOOTIRAnA T SIIIOTIIIAmA) ' 
^y 

ORQANO DELCUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNKIQUe L. ftBOGftDO. 



it 



wmmo coRiiESK>NOiCNTe Of LA 80CIETE OBSTETRICALE OE FRANCE, PARIS." 



Dr. Barr^lro, Manuel. —Jefe de ClinicA 

de Obctetricia de U B. N. de Med. 
Dr. Dnqne de Estrada, Joan. — Ez-Jefe de 

Olinica deObstetrida de la E. N. de Med. 
Dr. Mejia, Demetrlo,— Profeeor de Olinica 

Interna (8er. alio) de la B. N. de Med. 
Dr. Trjeda* Carlos. — Profeeor de CUnica 

Znfantil de la B. K. de Med. 



Dr. TAzques Odmes, Franeieeo. — Profewor 

de Patologia Bxtema de la B. N. de Med . 
Dr. ZArraira* Fernando, - Prof esor adjunto 

de Obstetrioia de la B. N. de Med. 
Prof. AIf«»neo Herr«*ra. — 8ecci6n de Qai> 

mica, Parmacia A Hiatoiia Natural. 
Prof. MaiinM O. Araipdn.— Secoi6n de Me- 

dieina Yeterinaria. 



SUMARIO 



I 



Bbocion v.— Uncase de Artritls Fungoia de la roiiila izqulerda ( tumor bianco ) curadoconla 
reflecci6n de la rodllla, 8r. Dr. Jeids M. Gonz&lez, de Monterrey, N. K— Skccios; VII.— Proti- 
lazla de la dillis. Diaertaci6n leida en la Olase de Patologia General de la Bscuela Nacional 
de Medicina de Mteico, Sr. Francisco Canseco.— Sbociom XVII.— Tntamiento de la vlmela 
por el 8r. Dr. F. G6mez Virgen, de Tepic— Sbocion XXVII.— Revista de la Prensa MMlca Me- 
xicans, E. L. A — SxcciON XXVIII.— Revista de le Prensa M^dica Extranjera, ?r. Dr. A. Be- 
navideB y Sr. C. Vlesca y Lobat6n.— /bmuikleftida — Notas. 



SBOCION V 



UN C&SO DE ARTRITIS FUNQOSA DE LA BODILLA IZQUIEBDA 

(TUMOR BLANCO) 

CURADO CON LA RESECCION DE LA RODILLA. 



Oatariko Rios, natural de San Luis Potosi, de 33 aflos de edad, casado, 
jornalero, de consdtucion regular y de tenaperamento linfAtico-bilioso; en- 
tro al Hospital "Gonzalez" de esta ciudad y ocupo una cama en la sala de 
Cirugla. Rios me present6 su rodilla izquierda aumentada de volumen, so- 
bre todo fix las partes antero-laterales, y su pierna y niuslo muy atrofiados 
y en semiflexion. La enfermedad que llevaba R(os databa de mis de ocbo 
nieses y le principi6 por un dolor en la rodilla izquierda, atribuyendolo i un 
goipe anti uo; el dolor al principio eraligero, pues le perraitla trabajar, des- 
pu^ fu^ notando que su articulacion se le hinchaba y que sus movimientos 
eran algo dificiles; susdolores eran soportables, leaumentaban al andar y se 
saprimian en el reposo. Asi estuvo por algunos meses medicinindose, pero en 

2a 



234 CBOMIOA MBDIOA MBXICANA 

lugar de sontir ulivio, ]a hinchazdn, los dolores y la dificultad de los movi- 
mientos aunientaban de dia en dia, al gr&do de serle neoesario poner^e en 
caDia} en el mencionado tiempo tuvo tambi^n varioB a cesos de fiebre, for- 
ma int«rmitente, y asf continud hasta su pase i este Hospital. Padfcid cuaa- 
do nifio de boqueras, conjuntivitis, corizas repetidas, sarampidn y viruelas, y 
desde la cdad adulta i la viril de chancros blandos y bubones supurados. Su 
I adre muri6 de un resfrio pasado, su niadre de fiebre, su abuelo de hidrope- 
s(a y nada sabe de los denies parientes. 

Ea el exainen y exploracionea necesarias, encontr^ i. la simple vista la ar- 
ticulaci6n de la rodilla izquierda muy abultada, como globulosa, la piel (n 
esa parte mds b^anca que la del resto del cuerpo; medi la circunferencia de 
la articulaci6n y en su diimetro mayor me di6 62 centfmetros* el muslo y la 
pierna atrotiados y en la actitud semidoblados^ i la palpacidn, not^ auniento 
en la temprratura local, puntos muy blandos y otros duros, en algunos falsa 
fluctuacidn, en las partes blandas per if ericas un empfiustaniiento muy mar a- 
do, y en otros puntos muy doloroaos, pero nunca en las extremidades hueso- 
sas; no pude imprimir roovimientos pronunciados i la articulacidn porque 
despertaban dolores agudos y por la rigidez articular que se notaba, tampoco 
pude percibir la crepitaci6n especial de la sinovitis tendinosa; hice varias 
punciones exploradoras y todas fueron en bianco Posterior ment-^ examine 
todos SUB organos y aparatos, de preferencia el aparato respiratorio y nada 
anormal pude apreciar. Con todos estos datos me atrevi i diagnosticaf una ar- 
tritis fungosa de la articulad&n de la rodilla izquierda (tumor bianco). He- 
cho el diagndstico le propuse al enfermo una operaci6n, pues juzgu^ que s6lo 
asi podria sanar, y habi^ndola aceptado, procedf k operarlo con la valiosa 
ayuda de mis estimados y entendidos doctores Eulogio Maldonado, Evaristo 
Sepiil veda y Benigno R. Davis. 

Desde 1820 k 1850 se abstuvieron los franceses de practicar la resec- 
ci6u de rodilla, los inglcsea vacilaron y tan sdlo los alemanes la aoeptaron 4 
pesar de sus resultados. A W. Ferguson se debe la restauraci6n'de dicha 
operaci6n. 

De todos los procedimientos conocidos, variables algunoii por la incisidn 
&obre la pi^-l, como son el de Park^ incision crucial, el de Moreau incisidn en 
H, el de Ferguson en H modificada, otro de Moreau de colgajo cuadrado, el 
de Sanson y Begin incisi6n transversal, el de Syme incisi6n ovalar y el de 
Mackenzie Erichsen <colgajo redondo, opt^ por el liltimo y bajo su plan me 
propuse operar. 

Hervidos los instrumento i necesarios, listo todo el material as^ptico de 
curacidn y hccha la asepsia del lugar, se cloroformizd al enfermo, y anestesia- 
do ^ste, comenc6 por marcar sobre la piel y con tintura de yodo la Hnea por 
donde debfa llevar el bisturi, fijando para ella dos puntos opuestos (externo 
6 interno) en la in terlinea articular: de estos puntos hacia arriba marque por 
el lado interno una Hnea de 55 niilfmetros y otra por el lado externo de 60 
milimetros; de los mismos punt s hacia abajo otra en forma de arco, tenien- 
do del punto mds lejano k la interlinea f^moro-meniscal unos 60 milimetroa. 
Teniendo ya mis Hneas trazadas practiqu^ con bisturi la inciBi6n de la piel ai- 



OROKICJL MEDICA MBXIGANA 2S6 

guiendo su raarca, hice la disecci6u de ella para formar colgajo, y levanULn- 
dolo, seccion^ con tijeras curvas todas las fungosidades que rodeaban i la 
rbtula y i las superficies articulares, rasp^ con la cu harilla de Wolkroan las 
que estaban entre los c6ndi1os, hice la ablaci6n de la serosa prerrotuliana y de 
la r6tu1a, separandola de todas las partes fibrosas ya alteradas que se unfan H 
8U8 lados y ^ su base, y seccion^ tambi^n los ligamentos laterales lo mis cerca 
de BUS inserciones, el tendbn retraido del biceps, los tendones (en sus inser- 
clones) de los niiisculos semimembranoso, seuiitendinoso, el costurero retraido 
y el reoto inberno ; despu^s, seniidoblando la pierna sobre el muslo^ seccion^ 
los ligamentos cruzados y el posterior, hice la ablaci6n de la cipsula interna y 
externa, y pasando luego una renda as^ptica por entre las superficies articu- 
lares con el objeto de separar y proteger las partes vasculares y blandas do 
la regi6n posterior y desprendiendo con rugina lo suficiente de las insercio- 
nes tendinosas y periostio, procedf i hacer las resecciones hueeosas perpen- 
dicularmente i su eje, con la sierra de arco, primero del femur A 2^ centime 
tros arriba de la superficie articular y despues de la tibia, y peron^ i 2 cen* 
tinietros ; hecho esto practiqu^ la hemostasia, un lavado perfecto con agua 
esterilizada, puse las dos superficies huesosas en cont«cto, repuse el « olgajo 
de piel, lo sutur^ (puntos separados), y sobre la soluci6n de continuidad se 
aplico una buena curaci6n as^ptica. Despues puse todo el miembro en la 
extension, un buen empaque algodonado en la parte posterior para proteger 
los vases, y termini poniendo un aparato enyesado i todo el miembro in- 
ferior. 

Al siguiente dfa de la oporaci6n tuvo mi enfermo una temperatura de 
37 j^, pulso 80, respiraciones 20 y asi continu6 en lo sucesivo. El s^ptimo dia 
cort4 el aparato enyesado por la parte superior y encontre la soluci6n de con- 
tinuidad com pie tarn ente cicatrizada, quite los puntos de sutura y puse cua- 
tro vend as separadas para sostener el aparato. No volvi6 A tener nada de 
anormal posteriormente, y despues de tres meses de haber sostenid ) con < al- 
ma la posicidn extendida e inclinada de su miembro inferior, le quit^ el apa 
rato y oncontre perfectaniente unidas las extremidades huesosas con un callo 
regular y perfecto. Posteriorniente le orden^ anduviera, y despuds de quinc« 
dias sali6 curado del Hospital, con su pierna corta, anquilosada, llevando un 
zapato de madera para corregir la diferoncia de longitud ( on el otro miem- 
bro, como puede verse en la fotografia que tengo el honor de adjuntar.^ 

Monterrey, Febrero 22 de 1900. 

Kl Director del HospiUl * Gonz&lez," 

Dr JbsiSs M. Qonzalbz. 



1 Eii la magnlflca fotografia qne se sirvl6 remltlmos el hflbll cinij&no, Dr. Gons&lez, y que 
Fentimos no reproducir en fotograbado como dese^ibanios, se comprueba el brlllante resultado de 
la operaci6n. La cicatriz es cast imperceptible, la rectitud del miembro Irreprochable y su acor- 
tamlento, calculado por el aoporte de madera en que descansa el pie izquierdo, debc medlr Uni- 
camente de 6 & 7 oentfmetros. 



886 CBONIOA MEDIOA XEZICAirA 



SBOOION VII 



PATOLOGIA GENERAL 



PBOFILAZIA DE LA SIFIUS. 

DSBEBTACION LKIDA BN LA CLA8B DE PATOIjOGIa IMTSRMA KV LA BKCBLA KAaON AL DI MBDICIKA. 



Sei^ores : 

La serie 6 conjunto de principios cuya observancia pone a1 orgauismo en 
condiciones de resistir k los ataques de los agentes extenores 6 de sustraerse 
k su acci6n, constituye el objeto de la Proflla\ia. 

Entendida asi la signiflcacion de esta parte de la Patologia General de- 
bemos hacer algunas aciaraciones sobre el origen y trasmisii^n de los micro- 
bios y de la penetraci6n de cllos en nuestro organisrao k fin de sacar de su 
conocimiento las consecuencias que para nuestro estudio deban servir de con- 
clusion. 

Del suelo/ del aire, del agua y aun del organismo humano afectado, pue- 
den tener su origen los micro-organismos. Baumgarten los divide en ectoge* 
nes y endogenos. Gomo originarios del suelo citaremos el bacilo del t^tanos y 
la bacteridia carbonosa. Estos viven en las capas superficiales en cantidad 
sorprendente y variando con los lugares. Parece que con la civilizacion y cx)n 
los progresos bumanos crece el nilmero de los agentes patogenos que viven 
en este medio. Asi se observa en las poblaciones mks adelantadas un exc^so 
de estos bu^spedes forzosos en sus calles y paseos, not&ndose que el ni)mero 
de ellos decrece conforme se va alejando de estos centros. Cuantiflcaciones 
que se ban hecbo para valorizar la capacidad microbiana del suelo acreditan 
esta aserci()n; y es claro, donde bay m&s materias de desperdicio, donde las 
industrias son mk» adelantadas, la materia organica de sus desecbos se en- 
cuentra en mayor cantidad, y de consiguieute, la reproduccion de estos ger- 
nienes que son causa indispensable de las fermentaciones y de las oiodifica- 
ciones y trasformaciones quimicas que varian constantemente la constituci^n 
del suelo, tiene que ser en mayor escala que en los campos, donde los vege- 
tales superiores son m&s abundantes, y siendo mas fuertes ganan k los micro- 
bios, vegelales inferiores, en el combate por la existencia que en nuestro ca- 
se lo es la apropiacion de las materias org^nicas para abastecer sus necesi- 
dades vitales. 

El aire tiene una importancia mayor ai\n, como medio de trasmision y 
fuente de los microbios. Su valor en este sentido no es enteramente propioa 
^1, sino k la superabundaucia de raaterialcs organicos que arrastra y levanta 
k su paso por los difcrentes lugares que atraviesa y por las atm6sferas con las 
que se pone en contacto. En este medio principalmente encoiUramos el baci- 
lus de la tuberculosis, el de ladifteria, el de la gripa y otros nl menos fune»« 
tos. l5l es el vehfculo de la viniela, lo es tambien del sarjinlpi^n y de la es- 
carlalina, y la Irasniisibilidad de estas afecciones, por este conducto, ha be- 
cho que se las considere como especificas, sin que hasta la fecba est6 plena- 
mente contlrmado el agente que las produzca. Asi como en el suelo, se ban 



OBOMIOA MBDIOA MBXIOAKA 287 

hecho tambi^n en el aire y en el agua estudios que atestiguan la riqueza de 
estos medios en mlcrobios pat6genos. Y en efecto: el aire del caropo nunca 
podria estar en las condiciones en que esik el de una sala de tuberculosos. 
En el primero podria tomarse como de una pureza relativa, mientras que en 
el segundo los esputos desecadosypulverizadosflotanen^lsindificultad,con- 
teniendo agentes en abundancia, dado su peso y tamafio infinitesimales. Es- 
ta es la causa m^ que probable de la tuberculosis nosocomial en los hospi- 
tales, donde como en el de San Andr^, se mezclan enfermos que aquejan do- 
lencias tan disimbolas. 

Si k un vegetal de cualquier especie, quitamos el agua, su existencia co- 
mienza h marchitarse, y concluye por perecer. Ella disuelve los materiales 
de asimilaci6n; sube por las rafces hasta las hojas, k trav^ de los tubes y 
flbras que constituyen la estructura de estos seres y deja por todo su trayec- 
to las substancias nutritivas de la planta. Toma k su vez losproductosde des- 
asimilaci6n y los lleva k los terrenes donde son cogidos por las especies in- 
feriores para su nutrici6n y son transformados de nueva cuenta en productos 
que son ya propios para continuar en el circuito que describe la materia en 
sus diferentes y constantes modificaciones. De una roanera analoga, los ml- 
crobios, para su vitalidad, su desarrollo y reproduccion, necesitan del agua, 
pues en ellaencuentran los principiosque const! tuyensu nutrici6n. Bienco- 
nocido es de los bacteriologistas que los cuitivos no pueden hacerse en me- 
dios absolutamente secos, y que para obtener una colonia de cualquier espe- 
cie microbiana, ningiHn medio es mks adecuado que los caldos cuya base es 
el agua. 

De todo esto era natural suponer que donde con mks facilidad podrian en- 
contrarse los microbios, tanto como un origen de ellos asf como un medio de 
trasmisi6n, era el agua. Miquel, que fu^ quien en Francia ha hecho an&tisis 
microbianos de los medios que hemos considerado, tambi<^n los hizo en ^ste 
que tratamos y ha valorizado *en cantidades enormes, la existencia de estos 
seres en el agua, variando en proporciones notables, segdn el origen y lapro- 
cedencia del agua misma. Principalmente sirve de vehiculo el agua, al baci- 
lus de Eberth y al Romma-bacilus. Creo que para este Ultimo, el agua por su 
mayor uniformidad de temperatura, viene^constituir el elementopropio pa- 
ra su aclimataci6n. Y la prueba la tenemos en la serie de cases espor&dicps 
que de colera notician con frecuencia los peri6dicos europeos. Laveran, en 
su Patologia, explica la causa de la mayor frecuencia de la flebre tifoidea 
en Paris que en Viena, y lo atribuye k la suciedad del agua en la primera, y 
^subuen origen en la segunda. Otrovehfculo para que nuestro organismosea 
atacado por una invasidn microbiana, lo constituye la alimentaci6n. Esta de 
dos maneras puede ser perjudicial: por su malacaiidad, esdecir, porqueella 
misma es propia para cultivo y contiene ya al ageute morboso en aptitud de 
desarroUarse, 6 por su cantidad, desempeiiando el papel de agente traum^ti- 
co irritando la mucosa digestiva, poni^ndola en condiciones de ser puerta de 
entrada k la infecci6n y haciendo que por su excitacidn secrete un producto 
propicio k la reproducci6n del contagium virwn, Como ejemplos de esto podemos 
citar las diarreas que ocasiona la ingesti6n de alimentos descompuestosy los 
sintomas de infeccibn intestinal y general que trae consigo, asi como la gas- 
tro-enlerilis consecutiva k una aliinentaci6n muy abundante; ^sta, primero, 
no es m^s que una manifestaci6n de la defensa org&nicaydespu^fidejadehe- 
rencia la infecci6n que en dicho aparato digestivo se produce como resulta- 
do de ser un locus minoris resistenticp. 



888 OBONICA MBDIOA MBZXOAKA 

Gomo Ultimo origen microbiano ftodemos acriminar k nuestro propio or- 
ganismoeigualmentecomo ap^ente de trasmision. Las cavidades naturales no 
tieneii otra funcion que constituir un paso de los productos y cuerpos que 
sirven a nuestra nutrici6ii y dar paso tambi^n a aquellos que por la modifi- 
caci6n que ban sufrido, se ban becbo ineptos para la conservadon de nues- 
tra exlstencia. Per sus funciones iiormales se compreiide, que asi como el 
aire y ios alimentos, contienen agentes morbosos listos para preclpitarse, re- 
producirse y ocasionar las perturbacione^ que trae consigo su nutricidn^i ex- 
, pensas de la nuestra y la accion de sus secreciones sobre nuestros aparatos y 
6rganos. Asi vemos al neumococo vivir como en casa propia en las fosas na- 
sales, boca y faringe; asociado a el el coli-ba^ilus; no raras veces el de Loefler 
y aun el de la tifoidea. En cfertas personas se encuentrael ageuteespeciftco 
de la siiilis, si la hay, en la boca, y esto es la causa de que acertadamente se 
llame k algunos besos: besos mortales. 

Hoy que hablo de sifilis y por creer que no mesalgode la cuesti6n, per- 
mitaseme contribuir con mi pequeno contingente para quitar de nuestros 
hombros y de nuestro amor propio un cargo que gratuitamente nos bacen los 
Europeos. En el siglo XV, uno de los m^ tumultuosos para el Viejo Conti- 
nente, por sus adel antes, sus guerras, sus descubrimientos y sobre todo, por 
su proslituci6n, en la que lo mismo se hacian notables iosborobresymujeres 
de mks escaso adelanto intelectual y baja posicion social, que aquellos que co- 
ronaban sus frentes con diademas y adornaban los pdrticos de sus casas con 
escudos ponderando su nobleza, apareci6 por primera vez, segun las cr6nicas de 
esas ^pocas, la sifilis, resuUado de nuestros vicios y de nuestras costumbres 
disipadas. Con ella coincidi6 el descubrimiento de America, la presentacion 
de nuestras razas priroitivas a las Europeas, que si bien no eran superiores 
en talla aquellas a ^stas, si lo eran en sus costumbres por lo mismo que eran 
primitivas y que susvirtudes y sus vicios estabau en embri6n y en sus priii- 
cipios. Como la causa de esa enfermedad, estoy segnro la suponian ser ver- 
gonzosa y nada grata al excesodepreteusionesque lospersonificabaii, no qui- 
sieron adjudic^rsela, supuesto que ella sola constitufa el galardon de sus vi- 
cioscon los que jugaban a mascaradas. Habia una victima k quien sacritlcar 
en aras de su honradez y dignidad reducidas a nada, y nodudaron en lievar- 
la al altar para sostener su repulacion. Esta victima fueron los americaiiosy 
como se encontrabau indefensos, como no tenfan annas intelectuales con que 
luchar y precaverse del pecado liislorico de que los hacian culpables, carga- 
rou con el fardo por la fuerza de la situaci6n y el pecado original cayo solo 
sobre nuestros padres. El locus minoris resistentiw es una frase que ha hecho 
fortuna y la verdad que la ciencia me^dica coiistautemente locoroprueba. Un 
tuberculoso que recibe un goipe en una rodilla esti expuesto k ver desai-ro- 
llarse en ella un tumor bianco; un reum^tico, tendr& una hidartrosis 6 una 
localizacion reumatisraal. Tanto una afeccion como otra son evidentemente 
microbianas y s61o se manifiestan cuando encuentra el famoso locus minoris 
donde localizarse. Segiin las analogias tan notables que hay entre las afeccio- 
nes microbianas y la sifilis, que esta por demostrar que sea, con respecto a 
su trasmisi6n por contagio y al tratamiento de sus manifestaciones externas, 
es racional suponer que esta ultima tiene un agente especiTico que lo produ- 
ce y que en condiciones analogas da nacimiento a las mismas manifesUicio- 
nes. Si su origen microlnano no se acepta, entonces podria opinarse fuera 
una enfermedad consecutiva 6 un defecto de nutricion como se considera la 
diabetes yquizas en fstf caso el exceso de coilo trayendo consigo la ausencia 



OBONICA MBDIOA MBXIOAirA 239 

deliquido testicular que fortifique y excite la nutricion general porsu accidn 
sobre el sistenia nervioso, pues sabido es que esta glSindula es de una secre- 
cion cuya funcion es mixta, sea un fundamento que pudiera utilizarse para 
atribuir con buena logica la falta de esta secreci6n como causa de enfernie- 
dad por defecto de nutrici6n. En cualquier caso, si la slQlis es enfermedad 
micrubiana 6 si es por defecto de nutrici6n, siempre, para estar en condicio- 
nes de adquirirla,senecesitaquelacrapulatransforroe un organismo quena- 
turalmenteresistaenotro capaz de receptividad y fecundo, pues las enferme- 
dades s61o se producen cuando hay condiciones apropiadas k su desarrollo en 
nuestro organismo, puesto que la causa externa siempre existe. Nuestros an- 
tecesores solo se ocupaban de pelear con sus vecinos, y procuraban cogerles 
demasiados prisioneros que ofrecer en holocausto a susdioses. Lasleyesque 
les regian, si hemos de atenernos a las de l^sde Mexico, castigaban cruelmen- 
te a las niujeres publicas y asi abrian un campo mk& amplio al hogar cimen- 
tado sobre el amor, no a aquelque tiene sus principles en el interns y laam- 
bici6n. El libertinaje era desconocido eutre eljos y no habia motives para que 
se manifestara. Sabido esto y compai'ado con lo que de los Europeos sabemos 
de esa epoca, ^quienes const! tuian el locus minork ? ^cu&l de las dos diferentes 
uaturalezas, por lo gastado, por lo inmundo de sus costumbresy porsu edad, 
era mas propia al desaiToUo de enfermedadesquenecesitanorganismosinep- 
tos para resistir? Ideas como cstas, senores, se levantan de mi pobre cerebro 
para asegurarme el verdadero origen de la silllis. Probablemente estoy on un 
error, es m^s que seguro que un cargo como el que nos hace Europa, aun- 
que cierto, pugna con nuestra conveniencia y la reputaci6n, que creo era bue- 
na de las costurobres de nuestros antepasados. ^,E1 exceso de amor propio nos 
hace sacar hasta de donde no hay sine falta de juicio, armas para defender 
nuestra opinion? ^Tendran las razones que damos el valor que tiene la razon 
de la sin razon f Dejemos a vuestro criterio la solucion de nuestras ideas y 
esperemos en la posteridad la justicia para quien la merezca. 

Despuesde la enunciacion que hemos hecho acerca del origen y trasmi- 
sion de los microbios, muy 16gicas serian las conclusiones que sac^ramos y 
que nos servirian para ponernos en condiciones de resistir k su influencia. 
Ginco son las leyes k que debemos someternos para conseguir este fin : larga 
vida, y sana siempre. Las tomo de el Hallopeau, y son comosigue: !«• Modi- 
ficar el medio donde se desarrolla el agenie; 2« Destruirle; 3^ Oponer obsidctdo a 
su propagacion; 4« Presetitarle tambien a su penetracidn en el organismo; y 5« 
Haver a este refractario a su desan'ollo 6 a sti accidn, 

Decir en este esbozo de trabajo las reglas y principios que deben seguir- 
se para cumplir con las leyes que nos conduzcan al mayor bien fisico, serfa 
eargar mas vUestra paciencia y la verdad que todo hare menos abusar de ella. 
Excusadme por ultima vez que os presente tan poco, pero malo, lo que es 
peor y lo que babra de obligaros a practicar una vez m^svuestra bondad. 

Mexico, Septiembre 23 de 1898. 

Francisco Canseco. 



M) GBOmCA lOSDIOA MBZIOANA 



8ECCI0N XVII 




TRATAMIENTO EFICAZ CONTRA LAS VIRUELAS. 



Durante ladesastrosa epidemia de viraela que, por una lamentable y pu- 
nible incuria de los encargados de la vacuna, se desarrolld en esta ciudad en 
1892, empec^ k ensayar con buen resultado el tratamiento que ahora doy 4 
conocer al pi!kblico, recomend&ndolo como muy eflcaz contra las viruelas, cual- 
quiera que sea su gravedad. 

Despu^, auo por afio, he seguido emple^ndolo en todos los cases de vi- 
ruela espor&dica que se me ban presentado, siempre con el mismo ^xito, y 
hoy que mi tratamiento ha recibido la sanci6n de una experiencia de 8 afios, 
y cuya eflcacia ha side conflrmada constantemente en numerosos cases, como 
lo demostrar^ mas adelante con dates estadisticos fehacientes, creo que pue- 
do publicarlo, sin temor ninguno k la critica, que sin duda recaeria sobre mi, 
si al ensayarse no se confirmara la eflcacia que tanto encarezco, y con la con- 
vicci6n de que hago con esta publicacidn un verdadero ^ importante senricio 
al publico. 

Yo no har^ un secrete explotable de este ti*atamiento, y antes por el con- 
trario, lo publico en beneficio de los pobres, entrando en detalles acerca de 
la composici6n de las preparaciones farmac^uticas que lo constituyen, para 
ponerla al alcance de todos los recursos. 

Mi tratamiento no sdlo cura, es decir^ no solo salva de la muerte a los en- 
fermos de viruela^ sino que les evita las cicatrices que tanto afean el rostro de Itu 
tictimas de esta repugnante y asquerosa enfermedad; pero tengase entendido qui 
para conseguir con seguridad estos resultados, especialmente el ultimo^ es necesa- 
rio empezar el tratamiento antes de que las vesiculas se conviertan en pustulas, 
es decir, antes del periodo de supuracidn. 

Otra ventaja creo que tiene mi tratamiento, y es: que disminuye, por no 
decir que le quita la contagiosidad k la viruela, y si este hecho pudiera con- 
firmarse ie daria k mi tratamiento otro m^rito inapreciable, porque evitaria, 
entre otros perjuicios, la ejecucidn de medidas higi^nicas de rigor durante 
una epidemia, como la insta]aci6n de lazaretos, etc., etc. 

Desgraciadamente este hecho, como mis ilustrados compaueros lo com- 
prenden bien, no puede ser comprobado jam4s por la experiencia, pues no 
deben exponerse al contagio niuos sin vacunar con ei solo objeto de investi- 
gar la inocuidad de que hago m^rlto, y el linico medio posible de invesUga- 
ci6n en este caso seria la observaci6n clinica cuidadosamente empjeada. 

Ignoro si podria experimentarse sobre animales, porque no s^ tampoco 
si habr& algunos que sean susceptibles de contraer la viruela, sea por conta- 
gio 6 sea por inoculaci6n del virus varioloso. 

No pudiendo, pues, experimentarse y siendo muy dificil de verificarse las 
observaciones para comprobar la inocuidad de la viruela en los cases some- 
tides k mi tratamiento, esta cuesti6n quedarii sin resolverse 6 por lo menos 
sevk siempre dudosa, y lo m^ racional serk negarla, y si & pesar de esta con- 



CROKICA MEDIC A MEXICANA 241 

sideraciuii yo he dicho que creo eii esa inocuhlad, es por la sigiiilicaciuii de 
las obserVaciones siguieiites. 

Primera. Durante la epidemiade viruclas de 18^)^, en una casa habitada 
por una familia con 5 ninos, se enfermo una ulna de 3 afios; ninguno estaba 
vacunado, en la inleligencia de que entreellos hablaun nifiode 11 anos. No 
habian vlslo medico para la nina enferma de viruela, pero le aplicaron mi 
Unimento, cuya eficacia empezaba ya a ser conocida entre la gcnte pobre. 

Pocos dias despues, fui llamado para ver k la niadre de estos ninos en- 
ferma de pulmonia, y entonces tuve conociraiento de lo que voy a referir. 

Desde luego me empene en que se vacunara a los dem6s ninos; pero la 
familia se opuso, cediendo u la preocupacion muy perjudicial y muy comun 
hasta entre la gente ilustrada, de que no se debe vacunar durante una epi- 
demia; y entonces, no pudiendo verificar alli ni siquiera el aislamiento del 
enfermito, porqueno tenia la casa mas de una pieza dehabitacion, lesacon*; 
seje que sacaran de alH k los otros ninos, y en efecto fueron llevados i la ca- 
sa de unos parientes, en donde habia lambien dos ninos sin vacunar. 

Algunos dias despu^s, se enfermo de viruelas el menor de estos dos ninos 
y entonces volvieron aquellos a su casa, cuando ya estaban bien secas las piis- 
tulas y empezaban k desprenderse las costras de la nina enferma de viruela, 
y alli pasaron el resto de la enfermedad de esta, en conlacto mas 6 menos in- 
timo con ella, y durmiendo en la misma pieza de babitacion', sin haber con- 
traido el mal. 

Seguuda. El nifio no vacunado, que habia en la casa a donde llevaron a 
los ninos de que antes bice menci6n, no fu6 contagiado por su hermano en- 
fermo de viruela, el cual ya habia sido sometido a mi tratamiento. 

Tei'cera, Una joven de Santa Maria del Oro, vino a Topic a salir de su 
cuidado, cuando esta epidemia Ilegaba a su maximum de intensidad; ella no 
estaba vacunada y su hijo contrajo la viruela a los dos meses de nacido. Fui 
llamado para este nifio y le apliqui^ luego mi tratamiento. A la vez indiquea 
la madre la necesidad imperiosa de hacerse racunar, pero ella se rehuso ale- 
gando que necesitaba consultarlo con su marido que estaba ausente. Cinco dias 
despu6s, cuando esta joven tenia ya el permiso del marido, le dio una fuerlcj 
calentura y entonces yo me rehus6 a vacunaria con gran pesar suyo, pues ella 
tenia ya en esos mementos mucho temor de ser contagiada por su nine. 

Yo anunci^ como cosa segura, que la madre contraeria las viruelas; pero 
aforlunadamente no fu6 asi, pues la calentura era una flebre intermitente quo 
ceso al dia siguiente, y tratada por la quinina no vo]vi6 a manifestarse. 

Tan luego como ceso la calentura vacunea esta joven, pero no le prendio 
la vacuna, y no teniendo yalinfa a mi disposicion, le aconsej6 que sehiciera 
vacunar por el Medico encargado de la vacuna por cuenta del Ayuntamiento. 

El nino se euro muy rapidamente de su viruela, y con gran sorpresa su- 
pe despues, que la madre no se habia hecho vacunar, porque alguien le dijo 
que era inutil, pues si la vacuna no le habia prendido erasehal de qve tw te- 
nia humoi^ ni para la varuna, ni para ta viruela. 

La madre no dej6 de amamaiitar a su hijo ni por un dia, estando con 61 
en contacto intimo y continuo, y sin embargo, no fue contagiada por el. 

De estos hechos, el mas concluyente en favor de la inocuidad, es el pri- 
mero, porque alH fueron varies los ninos que se expusieron simult^neamente 
al contagio, y sin embargo, no lo bubo a pesar de las condiciones m^'ts antihi- 
gienicas, y por consiguiente las mas favorables para que lo hubiera bnbido. 



242 CRONIGA MEDICA MEXICANA 

Comprendo perfectamente que no es niiiy logico iaferir de solo estas ob- 
«crvacionos la inocuidad de la viruela en todos los casos que se sometau a mi 
tratamiento, y por eso be dicho antes que aunque a mi me parezca probable 
esa inocuidad, es masracional negarla, mientras las pruebasde su existencia 
no sean suficientes ni evidentes. 

Y cada dia sera mas dificil esta comprobaci6n, porque las dificultadesde 
observaci6n aumentaran en proporcion directa del numero de ninos vacuna- 
dos, y solo durante una epidemia que ampliaria el campo a las observaciones, 
podria haber lugar h el I as; pero para hacerlas en aquellos momentos con el 
cuidado que requieren para ser fructuosas, se necesita el estimulo de la ab- 
negacion y del amor a la ciencia, de cuyas cosas apenas teuemos aqui dosis 
homeopaticas ...... 

El tratamiento contra las viruolas, suponiendo el case de un nino de 5 6 

6 anos de edad, lo formulo y lo aplico de la manera que en seguida voy a 

indicar: 

LiNiMENTO GRis 135 gramos. 

Unci6n. 

Salicilato do sosa i gr^mo. 

Agua endulzada con algun jarabe aro- 

mfttico 90 gramos. 

Gucharadas. 

Bitartrato de Potasa 2 gramos. 

Papcl n.o !.— Uso indicado. 

La base de este tratamiento, y lo mas importante, es el linimenlo, pues 
por si solo es capaz de curar la viruela; pero el resultado es mas seguro em- 
pleando a la vez las cucbaraclas y los polvos. 

El linlmento gris que es de mi invencion, se prepara de la manera si- 

guiente: 

Ungiiento napolitmio 15 gramos. 

Aceite de linaza 00 ,, 

Agua segunda de cal 60 ,, 

Creolina 5 gotas. 

Se mozdan prinicro, el aceite yel aguade cal, para formar un linimcnto 
quo so llama oleocaUdrco, on si'guida se incorpora poco h poco al napolilano 
en un mortero, de manera que no se formen grurnos, y por ultimo se anade 
la creolina. 

El linimenio gris se aplica en todas las partes del cuei'po invadidas por 
las viruelas, jmr medio de un pincel suave, 6 de una pluma, 6 de un hisopo 
de algodon, cuya aplicacion se hace dos voces por dIa; pero en la cara puede 
bacerse hasta tres voces, una por la mafiana, otraa medio dia y la ultima por 
la noche, para cvitar con mas soguridad las cicatrices. 

Las cucbaradas se daran una cada bora y deben concluirse durante el dia. 

Los polvos se pondran en la cantidad de agua que se calcule puede to- 
mar ol nino durante el dia, endulz*'uidola muy ligeramente con un poquito 
de jarabe de tamarindo, para hacerle mas acoptablo esta bebida; pero puede 
ondulzarse solamcMito con azucar, y con mas raz6n dobo bacerse asi, si el ni- 
no tuviore tos 6 ronquera, que es lo m^s comiin, por la propagaci6n de la 
intlamacion variolosa a la faringo y a la laringe. 

La aplicacion del linimento debe hacerse durante sois dias consecutivos 



CBONICA MEDIGA MBXICANA 243 

cuando menos; pero en muchos casos sera necesario prolongar su uso por tres 
6 cuatro dias m^s. 

Un nino de 6, 8 6 40 anos, coiisumira diariamente 150 gramos de linimen- 
to; asi es que durante todo el tratamiento consumira algo mas de 800 6 900 
gramos. 

En esta cantidad de linimento hay poco mas 6 menos 100 gramos de na- 
politano. 

Un niiio de 2 anos, consuming 60 gramos diaries de linimento, que con- 
tendra 7 gramos de napolitano, y en los 6 dias del tratamiento consumira 360 
gramos de linimento, con 43 gi*amos de napolitano. 

No hay que temer los efectos sobre la boca, por la absorcion del mercu- 
rio, 6 mejor dicho, de la preparacidn mercurial que contiene el napolitano, 
porque es muy bien sabido, que en los nines, no se obser van jamas tales efec- 
tos, ni sobrevienen tampoco la hidragiria, ni ningi^n otro fenomeno de irrita- 
cion de la piel, que rara vez dejan de manifestarse en otros casos, con el uso 
prolongado del napolitano pure. 

^.Cu^l es el mode de obrar del linimento gris? 

Su acci6n ^es solamente tbpica, local, es decir, limitada exclusivamente 
sobre las viruelas, desiufectando 6 esterilizando el virus tarioloso? 

la eficacia de este linimento ^ser^ debida k la acci6n general alterante 
del mercurio sobre la sangre, es decir, de la preparaci6n mercurial, oxidoso 
cualquiera otra combinacion que se forme en el napolitano? 

Considerando la rapidez de accion, del linimento gris, es de creerse que 
hay aqui una concurrencia do las dos acciones, la general y ta local coope- 
rando al mismo resultado. 

Desde la segunda aplicacion del linimento, se detiene el desarrollo de los 
granos variolosos, luego se deprimen, se aplastan y enseguida viene la dese- 
cacion que se hace tanto m^s rapidamente, cuanto mas temprano se ha em- 
pezado el tratamiento. 

La observacion de algunos casos en que el linimento ha side aplicado, 
cuaudo las viruelas se hallaban en estado de maculas, durante el periodo de 
erupcidn, habiendo impedido la formacibn de las piistulas, podria inclinar la 
opini6n en favor de la accion general, pero son muy pocos estos casos para 
formarse una conviccion y el punto quedara dudosotodavia. 

Estos mismos casos me inspiran cierta tentacion a creer que el linimen- 
to gris, aplicado desde que aparecen las manchas, haria al)ortar siempre las 
viruelas; pero no insisto sobre esto punto, porque no se diga que atribuyo 
muy ligeramente, demasiadas virtudes a mi tratamiento. 

Como se ve, este es muy sencillo y economico, y por consiguiente estd al 
alcance de todos los pobres, pues ellos mismos pueden preparar el linimento 
comprando solo el napolitano, que vale en las boticas a 25 centavos los 28 
gramos (una onza), y en donde hay Droguerlas, puede conseguirse a 82.00 
los 460 gramos (una libra). 

El agua de cal casi no tiene valor, pues basta un centavo de cal para 
preparar mas del agua necevsaria, durante todo el tratamiento. 

Se prepara de la manera siguiente: 

En una vasija de barro se ponen 30 gramos (6 una onza) de cal apagada y 
un litre (6 dos cuartillos) de agua; se revuelve bien esta mezcla y despues de 
algunas horas de contacto se tira el agua, dejando asentada la cal, se le agre- 
gan a esta 3 litros (o seis cuartillos) de agua pura y esta segunda agua es la que 



244 CBONICA MBDICA MEXIOAMA 

se usa para preparar el linimento. Asi preparadacstaagiia, puedeservirtam- 
hi^n para mezclaria con la leche, en la alimentacion de los ninos variolosos, 
y aun puede darseles sola cuando tengan diarrea. • 

El aceite de linaza vale h 38 centavos los 460 gramos(inedio litro 6 un cuar- 
tlllo). Pueden comprarse 115 gramos (un cuarto) de aceite que importan 10 
centavos, el cual se mezclar^ con igual cantidad de agua de cal para fonnar 
el linimento oleocalcareo y luego se incorpora^stecon 28 gramos (una onza) 
de napolitano quevalen 25 centavos, y los 258 gramos de linimento gris que 
resultan, ser^n suflcientes para dos dias, haciendo^dos aplicaciones diarias k 
un nino de 5, 6 li 8 afios de edad. 

Resulta, pues, que el costo del linimento gris necesario para un niiio de 
la edad indicada, es de 15 centavos diarim, y en los 6 diasdel tratamiento no 
pasa de un peso. Sin embargo, habra casos, por ejemplo, en los de viruela 
confluente (abundante) en que sera necesario emplear 200 gramos diarios de 
linimento (cerca de media libra); pero de todos modes el tratamiento es 
barato. 

No obstante, yo aconscjo a las personas que puedan comprar el linimen- 
to, que locompreii en las boticas, seguras de que alllseriim^sbienprepara- 
do y se entiende que los ricos no deben jamas hacer esta clase de economfas. 

La creolina que contiene el linimento gris, es un poderoso desinfectante 
y su olor fuerte, semejante al del acido f^nico, oculta completamente la feti- 
dez que exhalan los variolosos; sin embargo de estas virtudes, suprimo fre- 
cuentemente esta substancia de la composicion del linimento, por razdn de la 
susceptibilidad del olfato en ciertas personas, con la seguridad de que esta su- 
presion en nadaperjudica a la eflcacia del linimento. 

No puedo indicar la proporcion en que contribuye el salicilato de sosa, 
al buen resultado de este tratamiento; pero es un hecbo que tiene alguna par- 
ticipaci^n, quiz^ por su acci6n desinfectante. Por lo dem^s, su acci^n t6pica 
calmante, sobre la mucosa inflamada de la boca y de la garganta en las vi- 
ruelas, es indiscutible. 

En cuanto al cremor, es un remedio empirico, cuyo modo de obrar no se 
explica satisfactoriamente; pero habi^ndolo visto recomendado como eficaz 
contra las viruelas en algunos peri6dicos cientiflcos, he querido ensayarlo a 
la vez con mi linimento, s; bien en muchisimos casos lo excluyo del trata- 
miento por simplificarlo, teniendo por otra parte, plena seguridad y confian- 
za en el linimento solo. 

Para completar lo relative al tratamiento de la viruela, dire: que en las 
inflamaciones de la mucosa de los ojos, hago uso en las conjuntivitis benignas 
de lociones calmantes y de un colirio ligeramente astringente con 10 centi- 
gramos de sulfate de zinc, en 28 gramos de agua destilada; y en los puru- 
lentos con lesiones graves de la crtrnea, empleo el colirio del Dr. Carmona y 
Valle, con calomel y aceite de bacalao. Creo que en estos casos podrfa era- 
plearse el protargol, que da buen resultado en las oftalmiaspurulentas delos 
recien nacidos y en los de origen blenorr^gico. 

Para combatir las inflamaciones de la boca y do la garganta, empleo unos 
toques con miel rosadayicido clorbidrico en diversas proporciones, segiin la 
intensidad de la inflamacion; cuyos toques se aplicarAn dos veces al dia con 
un pincel, introdnciendolo hasta dondesea posible. 

En los casos graves con gangrcna de los labios, empleo ademfis, irrigacio- 
nes con soluciones acuosas m^\s 6 menos concentradasdec'icidoborico, de bo- 



CBONICA HEDICA MBXICANA 245 

rato de sosa, 6 de clorato de potasa y polvos antisepticos con yodoformo 6 
con quina, carbon y alcanfor, de los cuales suprimo este ultimo para los ni- 
ilos que pueden pasar estos polvos. 

La alimentacion de los ninos variolosos, debe liacerse casi exclusivaraen- 
te con leche bien hervida en los primeros dias; despues se les dar^n caldo 
y sopas aguadas. 

Para banar a un nino que ha sido atacado de vlraelas, es necesario que 
las piistulas est^n bien secas, que ya se hayan empezado ti desprender las 
costras y que no tenga tos ni calenlura. El bafio sera general con agua tibia, 
y tomaAdo las precauciones necesarias. 

Nada digo de las complicaciones (jue tan frecuentemente se observan, y 
que tan miiltiples y tan graves suelen ser en algunos casos de viruela, por- 
que su naturaleza nada tiene de especitlco y su tratamiento es bien conocido. 

R^stame, ya para concluir, exponer los datos estadisticos sobre los que 
me he fundado, para asegurar la eficacia de mi tratamiento. 

Desde la epidemia de 181)2 a esta fecha, han sido sometidos a mi trata- 
miento en Tepic, 286 enfermos de viruela. 

De 6stos s61o 49 han sido tratados en toda regia bajo mi direccion, y en 
esteniimero de enfermos S()lo ha habido 2 defunciones, lo que daunamorta- 
lidad de un 4 por 100. 

Sorprende desde luego esta cifra, porque la mortalidad de la viruela os- 
cila entre 60 y 80 por 100 en las epidemias ordinarias, puesen las epidemias. 
graves de viruela negra, hemorragica 6 tittca, mueren casi todos los enfermos. 

En m&s de cien casos no he podido saber la maneracomo se ha procedi- 
do al aplicar mi tratamiento, ni tanipoco he tenido noticia del resultado. En 
h»s ciento y tantos restmtes, aunque me consta que tambien fueron traUidos 
con mi linimento, porqlie it muchos de estos enfermos los vi dos 6 m^s veces, 
este tratamiento fu6 incomplete; en muchos de estos casos fu6 aplicado sin 
constancia, y en otros demasiado tarde. Sin embargo, en m&s de 100 enfer- 
mos s61o hubo 20 defunciones, lo que da una mortalidad aproximativa de un 
18 por 100, cuya cifra es siempre mucho menor que la que se observa con 
los tratamientos ya conocidos. 

De los 49 casos que han sido tratados por mf, solo 8 han sido de viruela 
discreta y los 41 restantes fueron de viruela contluente; de ^stos,29han sido 
tratados desde el principio de la enfermedad y ninguno, absolutamente ningu- 
no, tuvo cicatrices en la cara. De los 12 restantes, solo 4 tuvieron cicatrices 
notables y 8 las tuvieron ligeramenle visibles. 

Tales son los resultados del tratamiento que he dado a conocer, con la 
conviccion de que es verdaderamente eficiz y con la intencidn de hacer un 
scrvicio publico. 

Sin embargo, es muy posible que yo est6 en un error; podni ser que la 
eflcacia que yo atribuyo k mi tratamiento no sea m6s que una ilusion, y lejos 
de contrariarme que se me desengane, lo estimare como mi favor, y esto lo 
digo con toda sinceridad, porque siempre he crefdo que las obsesiones y las 
ilusiones de los medicos en el ejercicio de su profesiou; no son tan inofensivas 
para el publico como son las de los poetas. 

Preveo que entre las dificultades para aplicar mi tratamiento, 6 mejor 
dicho, para generalizarlo, se presentart^ una de grandisima importancia, y es 
la resistencia que el amor propio sugerira h muchos medicos, para ensayar un 
tratamiento que ademas de no ser suyo, tiene el gravisimo inconveniente de 



I 



*246 CRONICA MEDICA HBXIOANA 






serdeun medico que careccde la notoriodad cientilica de los grandes faculta- 
tivos; yesla dilicultad podra ser niayur aqui en duiide mi caracler iiidepen- 
dieiite y susceptible, manifeslado en todos los escritos que he publicado, me 
ha enajenado mas 6 menos, la voluntad de mis estimables companeros. Afor- 
tunadamente este mal tiene un remedio, aunque de dificil aplicacion en al- 
gunos casos. 

Todas las personas (juienes tengan fe en la eficacia de mi linimento, por- 
que le hayan visto aplicar, 6 porque hayan lenido noticia de ello por per- 
sonas fldodignas, haran bien en rehusar los servicios del medico a quien lla- 
maron para asistir a algun enfenno de viruela, si aquel se resistiere a ponerlo 
en practicaalegando motivosdedelicadczaprofesional, yen tal casodeberian 
llamar k otro, 6 aplicarlo en caso de absoluta necesidad sin la intervenciou 
de ningiin medico, pues no hay (jue andar con miramientos ni consideraciu- 
nes personales, cuando se trata de la vida de los seres masqueridos, y menos 
cuando se vea que el medico antepone indignamente su amor propio a la sal- 
vacion de sus clientes. 

Este consejo suscilara contra mi grandes animosidades, lo cual sentire 
demasiado, pero creo que dados los casos que he supuesto, tengo derecho para 
expresarme asi, mas en beneficio del publico, que para mi satisfaccion per- 
sonal. 

Comprendo tamlnen que las personas, medicos 6 no, que quisieren com- 
batir mi tralamiento, sin la conviccion deque no es eficaz, ni ben61ico conio 
yo aseguro, estimulados solamente por rival idades profesionales, 6 por re- 
sentimientos envidiosos, tienen a su alcance una arma poderosa para luchar 
con alguna ventaja, y conseguir hasta cierto punto su prop«sito de despresU- 
giar mi metodo de curacion. 

Esta arma es la calumnia, que no dejara de haber quien la levante con- 
tra mi tratamiento, ase^mrandode palabra clandestinamente, pero no pores- 
criloni en publico, que el mercurio que contiene mi linimento es dafioso a 
los ninos variolosos, cuya aserci6n calumniosa encontrara eco, porque las 
multitudes se dejan llevar docilmente [)or los que saben explotar con habiii- 
dad sus errores y preocupaciones. 

Por esto es bueno que el vulgo sepa que el mercurio aun al interior, a 
dosis proporcionada a su edad, salvo ciertas idiosincrasias, es enteramente 
inofensivo en los ninos, y con mas razon aplicado exteriormeute; que nunca 
se observan en ellos las inflamaciones de las encias y de la boca toda, que so- 
brevienen en los adultos; que eslos hechos ban sido confirmados por millares 
de observaciones; y que todos los autores de Materia Medica y de Patologia 
lo aseguran, puesto que indican el uso del mercurio en muchas de las enfer- 
medades de los ninos. 

Cualquiera que sea el exilo que por lo pronto alcancon ostas hostilidades, 
tengo la creencia de que al fin sera general la conviccion en favor do mi tra- 
tamiento. 

Y en los lugares en donde comoaqui, no ha podido sistcjmarse la vacuna, 
ni aun con el caracler de obligatoria, por la inruriade los encargados demi- 
nistrarla y establecerla,esungran consnelo tenor a su alcance un medio que 
atenuari en parte los perjuicios de esos descuidos. 

Topic. Fobroro do 19(M). 

HK. Fi:iiNAM)0 FiOMKZ VnuiKN. 



CBONICA MEDICA HBXtCANA SM7 



SBCCION XXVII 



RE VISTA 

DE LA 

PRENSA MEDICA MEXICANA 



OaoetaM6dloa.— Tomo XXXVlI.-Num. 5.-Marzo l^de 190().-Enes- 
te luimero se inserta un artfciih* del Sr. Prof. Dr. Mejia, sobre'^EI empleo 
de las aguas alcalinas de Tehuacan en diversas afeccioiies heputicas."— Las 
observacioiies cada dfa mas numerosas sobre la influencla benefica de estas 
aguas en las enfermedados del bigado, y sobre todo en lalitiasis biliar, bar&n 
bleu pronto en Tebuacan una estacion para los pacientesde mayor importan- 
cia acaso que la de Carlsbad.— Continua insorlandose el trabajo sobre '*His- 
terectomia" del Dr. Suarez Gamboa. 

La mUma.— Num. G.— Marzo 15 de 19(K).— En este niimero bemos leido 
un trabajo sobre Higiene Publica del Sr. Dr. Domingo Orvananos, en el que 
se ocupa de la organizacion del Ayunlamiento de iMexico, considerada bajo 
el punto de vista de la Salubridad publica.— Continnan las actas y el Dicta- 
men de la Comision, sobre los trabajos de los Dres. Suarez Gamboa, Altami- 
ra y Villarreal. 

Bevista de Anatomia Patol6£^loa y Clinica.— Desde la terminacion 
del tomo correspondiente al ano proximo pasado, no bemos tenido el gusto 
de recibir esta interesante publicacion, que sin duda se ha interruinpido por 
el quebranto de salud que sufre actualiiiente su distlnguido Director el Sr. 
Dr. La vista. 

La Esoaela de Medioina.— Tomo XV.— Num. 15.— Marzo 1^ de 1900. 
—En este niimero bemos leldodosarticulosoriginalesijresentados en la *'So- 
ciedad Medica Pedro Escobedo. ''— El primero, del Sr. Dr. F. Zarraga, intitu- 
lado '*Cuatro palabras acerca de la amputaci6ndeGritti,"que es una ampu- 
tacion bajd del femur, 6 centimetros arriba de la extremidad inferior, en la 
cual se deja en el colgajo anterior la rotula, la cual se aviva en su cara pos- 
terior para que quede bien aplicada contra el corte del femur.— El 2«, perte- 
nece al Dr. J.Leon Martinez, titiilase: *'La Neumonia y la Nefritis"y en el 
sostiene que las complicaciones reuales son muy frecuentes en la neumonia, 
deduciendo de este becho con razon indiscutible, la contraindicaci6n formal del 
uso del vejigatorio cantaridiano en estos casos, practica rutinaria que por 
fortuna va abandonandose, contra la cual recordamos ha hablado el Sr. Dr. 
Mendiz^bal, y que nosotros tambien bemos combatido tiempo ba.— Continiian 
articulos de la Prensa medica extranjera. 

La mlema.— Num. K).-- Marzo 15 de 1900.— Publ lease un trabajo del Sr. 
Dr. Francisco Blazquez, intitulado: "Algunasconsideraciones sobre el Estro- 
fanto y la Estrofantina," articulo leido tambien en la Sociedad **Pedro Escobe- 
do,'' en el cual, despues deacertadas consideraciones sobre su empleo tera- 
pc^utico, aconseja la dosis de !20 gotasde tinturade Estrofanto y 3 miligramos 
de estrofantina en "24 boras 



848 CRONICA MEDICA MEXICANA 

"Beviata M6dioa," Orgauo de la Sociedad de Medicina interna, Tomo 
XII, Niinis. 11 y 15.-Enero 1o y i5 de IIKX). 

En estos dos iiunieros hemos leido dos trabajos originales: eluno intitu- 
lado«A prop6sitode iin casode rabia,» porol Sr. Dr. Manuel Perez; yel otro 
tituiado « Dos casos de ureniia,» per el Sr. Dr. Jose Olvera. En el primero, con 
niotivo un nifio de (> afios que fue atacado de hidrofobia 45 dias despu^ de 
mordido ya pesarde las inyecciones antlrrabicas que desde el siguiente dela 
mordedura le fueron aplicadas durante U dias, falleci6 de la terrible inocu- 
lacion; propone el autor la destruccion del virus por una solucion de acido 
salicilico al 4 por 100. En el segundo reliere el Dr. Olvera dos casos clinicos 
verdaderamente inleresantes y muy bien detallados, haciendo sobre ellos acer- 
tadas reflexiones. 

!■» ml«m».— Num. 16. Febrero l^de 1000.— En esteniimero seencuen- 
tra un trabajo del Sr. Dr. V. Sanchez Gavito, intitulado «La Ilerencla conio 
causa de tuberculosis, » en que estudia bastante bleu la cuesti6n de la trans- 
misibilidad de la tuberculosis, ya defend id a por auto res y clinicos notables. 
Tambien leimos un articulo del Sr. Dr. Ramon Ruiz, de Salvalierra: «IJgeras 
observaciones sobre una especie de deliripde los nioribundos» euquediser- 
ta con erudici6n sobre la patog^nesis de este delirio flnal y que realmente se 
observa con frecuencia. 

Anales de Oftalmologia.— Tomo II, Num. 8. Febrero.— En tre los tra- 
bajos originales que hemos encontrado, descuella, en nuestro concepto, el del 
Sr. Dr. V. Chiralt, de Sevilla (Espaila) intitulado «Breves reflexiones sobre la 
Oftalmia refleja.» Insertanse ademas los trabajos de los Dres. E. Ldpez, de 
la Habana y Ch. A. Oliver, de Filadelfia, intitulados respectivamente: «Am- 
bliopla nicotinica» y «Un caso de chancro duro del p&rpado.» 

X.a Farmaola.— Tomo IX, Nums. 2 y 3.— Febrero 15 y Marzo 15 de 190Q. 
—En el primero se ins*M*ta la conclusion del trabajo del Sr. Dr. F. Altamira- 
no intitulado: «Contribuci6n al estudio de la revision de la Farmacopea Me- 
xicana.» Habiendo tenido el honor de ingresar a la Sociedad Fai'mac^utica 
Mcxicana nos prometemos ocuparnos del trascendental asunto de su revision 
tan luego como nuestras labores nos lo permitan, con tanta mayor raz6n, cuan- 
to que creemos de vital importancia el reformar nuestro C6digo de prepara- 
clones farmac^uticas. En el segundo encontramos reproducidos: nuestro ar- 
ticulo intitulado «I)osis medicamentosa y Dosis maxima^ y el del Sr. Dr. D, 
Carlos Tejeda sobre «Terapeutomania,» ya publicados en la «Cr6nica M6dica 

Mexicana.» ^ 

E. L. A. 

8E0CI0N XXVIII. 

REVISTA 

DE LA 

PRENSA MEDICA EXTRANJERA 



R«vl«ta Ibaro-Amerioaiia —En una conferencia dada en el Institute 
Ruble por D. Eulogio Cervera, sobre ''Neurologia Quirurgica"' ypublicadaen 
el periodico predicho, nos encontramos la historia patologica y tratamiento 



CRONICA UBBICA MBSIOANA 249 

de dos enfermos, el uno con seccioii del grari neivio ci^iico y el otro con una 
4uxacidn del nervio cubital. 

Ainbo$ '(^asos son importantes y notables como lo son siempre los prescn- 
tados por publicacidn tan atractiva; pero de entre eUos el que fija la atencidn 
con mayor viveza es el primero. 

Tratase de un joven que once anos antes de la observaci6n habia sufrido 
una punalada de abajo k arriba en la region gliitea, interesando todos los pia- 
nos hasta encontrar el ci^tico. La herida cicatriz6 sin anomalfa, pero con el 
tiempo el enfermo comenzo por ver que el pie correspondiente al ci^tico he- 
rido, era invadido por una ulceracion que cubria parte considerable de las 
regiones dorsal y plantar; y que pierna y muslo eran invadidos por ictiosis. 
La dermatosis y la ulceraci6n fueron tratadas por once ailos con todoslo me- 
dios farmacol6gicos posibles, siendo su aplicacion siempre iufructuosa. 

EKcusado es decir que habia perturbaciones motoras y sensitivas k la vez, 
como tambi^n la reacci6n de degeneracion. 

Cae este enfermo en mauos del Dr. Cervera, y sin esperanzas intenta la 
sutura nerviosa. Se llev6 k cabo la operaci6n sin otne contratiempo que una 
hemorragia capilar que persisti6 por mAs de ocbo dias y que con justicia el 
autor atribuyeA laparalisis de los vaso-constrictores; pues junto con la desa- 
paricion del resudamiento sangulneo vino la mejorfa y despu^s la curacion 
de las perturbaciones troficas, ulcera y dermatosis. 

El Dr. Cervera concluye de su observaci6n que hay fase pre-waieriana 
en la degeneraci6n; que la ictiosis es siempre de origen nervioso; que todo 
cirujano estA oblig^do k la sutura nerviosa inmediata, como k la ligadura de 
una arteria y que debe iutentarse en todo caso la sutura secundaria k pesar 
del tiempo transcurrido. 

Acompafian a esta historia numerosas teorias acerca de la regeneraci6n, que 
no transcribimos por falta de espacio, pero prueban ellas todo el talento y 
vasta ilustracl6u que encierra el cerebro de tan h^bil cirujano. 

Dr. a. BENAvmES. 



La Zasania y lo« bafioc Tarooc— Dr. Charles H. Shepard. — fTA« 
Journal of the American Medical Asweiafioti^.— Chicago, Marzo 10, 1900. 

Se ha dicho y repetido durante muchos siglos que la insania es una en- 
fermedad singular y terrible, y constituye k la vez un estigma social; pero la 
ciencia moderna ha deitiostrado que en sus primeros periodos es tan modifl- 
cable por el tratamiento como las detnks enfermedades y que ni en los perio- 
dos m^s avanzados del mal quedamos desarmados y sin esperanzas. Si el au- 
mento de la insania puede ser debido a la herencia y el exceso de trabajo 
anexo k lacivilizacion actual constituye un factor poderoso, el uso inmodera- 
do de e^imulantes y narc6ticos como el te, caf6, tabaco, alcohol, opio, etc., 
son responsables del 75 por ciento del numero de locos que llena los asilos. 
En las dem^s enfermedades, el medico obtiene muchas luces de las explica- 
ciones del paciente, pero en la insania est& obligado a basar sus deducciones 
en las condiciones externas y en principios generales de psico-flsiologia para 
instituir el tratamiento apropiado. 

Ahora bien, basAndose en el equilibrio que debe reinar entre las funcio- 
nes def todos los 6rganos para la vida correcta del individuo, en el conoci- 
miento adquirido de que existen modiilcaciones del estado general, algunas 

21 



260 CBONICA KBDICA MBXIOANA 

toxemias cronicas que tieneii bajo su dependencia el desarreglo cerebral, y 
por iiUimo las perturbaciones locales del drgano de la inteligeucia, el trata- 
miento debe tender a fortalecer el sistema nervioso, puriOcar los liquidos nu- 
tritivos Uaciendo la eliminacidn fkcil y perfectayenriqueciendolasangre con 
los materiales que el organismo va k transformaren materiales de reposici6n 
para las celdillas enfermas. 

Asi es indispensable regularizar la dieta y no sobrecargar al dlnamismo 
nervioso con alimentos innecesarios; la vida al airelibre, el ejercicio metodi- 
CO, son factores ulilisimos, y por ililtimo los bafios y sobre todo los de aire ca- 
liente o turcos, que lienen tan grande influimcia en el mantenimiento de las 
funciones de la piel, la sedaci6n del sistema nervioso y renovacidn del medio 
interne, la sangre, desalojando masas considerables del centre k la periferia 
y viceversa. Grandes autoridades en patologia mental sostieuen que las ma- 
las condiciones de la sangre, obrandosobroelcerebrocomoel alcohol i) otros 
venenos, son la causa de las ideas morbosas de los enajenados y segilin esto 
no habri mejoria posible en tanto que no se modiflque esa composiclon an6- 
mala del liquido nutritivo. ' 

En la insania hay dos particularidades dtgnasde nota: inerciaen las fun- 
ciones de la piel y olor peculiar debldo k una cantidad an6ma1a de acidos 
grasos que remedian muy bien los banos. El Dr. Thudicum dice que ese mal 
olor peculiar es debido k deposilos cristalinos en el oriflcio de las glandulas 
sudoriparas que se descompone en carbonate de amoniaco y acidos grasos; el 
sudor de una persona sana y limpia tiene un olor mks bien agradable 6 no 
tiene olor. 

No insistiremos sobre las propiedades del bano caliente y lo que facillta 
las circuiaciones locales en organos congestionados, bajando en ellos la ten- 
si6n sanguinea y veamos algunos resultados de la experiencia. 

El Dr. Powers, Director del Asilo de locos en Cork, Irlanda, refiere que 
con el uso de los bafios turcos el numero de curaciones ha ascendido del 5ti 
al 76 por 100. Despues de unos cuautos bafios al paciente le gustan y recla- 
ma el tratamiento. Treinta idiotas han progresado tanto que su vida ha de- 
jado de ser tan lamentable para convertirse en personasi)tiles,yrouchasper- 
sonas consideradas antes incurables han regresado k sus hogares en perfecta 
salud.. Afiade: ^'Nunca he visto ningun mal resultado del usodeestos banos."' 

En una noticia de la Enfermeria de Newcastle se ve la prohlbici6n abso- 
luta de drogas, insistiendo particularmente sobre los beu^ficos efectosdel ba- 
no' turco: ''El bano se ha convertido en una especie de Eliseo, donde el do- 
lor y las penas se desvaneceu como por encanto.'' 

El Dr. Blumer de Utica, State Hospital (N. Y.), asegura que el resultado 
obtenido mandando k una hacienda cierto numero de pacientes por via de 
experimento, ha sobrepujado a las mks halagadoras esperanzas. 

Despues Ae citar muchas otras observaciones y experiencias ei articulis- 
ta, concluye: ''Los saludables efectos del bafio caliente Uegan&Ia evideocia. 
Es un agente k la vez simple y poderoso, agradable y economico, plenamente 
probadopor la experiencia como incomparable para mejorar las diferentesfa- 
ses de la mas terrible de las enfermedades, ysdlose necesita el reconocimien- 
to de estos hechos para que se aprovechen miles de pacientes con las prerro- 
gativas inestimables de la salud." 

De la anlformidad d« la« pr»par«oioa«t m«iri*tr«l««.— Dr. Grou- 
zel, —Repertoire de farmacie^ Febrero 10, 1900. 



OBONICA MBDICA MEZICANA 261 

En la excelente publicaci6n parisiense: Revue de Thei-apeutique, eiicontra- 
mos reproducido el articulo del Dr. Crouzel, que nosotros extractamos por 
creerlo de verdadera utiUdad. Pocos farmac^uticos habr& que no hayan tenido 
que efectuar preparaciones maglstrales mal formuladas y por lo mismo de una 
manipulacidn diferente, y valor variable con cada pr&ctico encargado de eje- 
cutarlas. 

En la pr^ctica se presentan comunmente formulas como las siguientes 
que son verdaderas herejjas cientificas. 

la Vino de Malaga 500.00 gramos. 

Extracto de quina 10.00 „ 

• 
2" Citrato de fterro amoniacal . . . 5.00 gramos. 

Esencia de anis X gotas. 

Agua destilada . 50.00 gramos. 

Jarabe simple iOO.OO „ 

Alcohol k90o 100.00 „ 

3« Vino de quina 500.00 gramos. 

Tartrate ferrico potasico .... 10.00 „ 

4» Julepegomoso 150.00 gramos. 

Alcoholatura de ac6nito XX gotas. 

Alcohol k 900 50.00 gramos. 

5« Calomel 1.00 gramos. 

Look bianco 150.00 „ 

En la prfmera formula el medico se propone dar k su enfermo un vino 
mucho Oiks active que el de quina ordinario, pero no cuenta con que tal can- 
tidad de extracto es insoluble en la de vino prescrita; la preparacion no que- 
ddLtk Hmpida y el farmac^utico dudar^ entre la obligaci6n de obtener un pro- 
ducto potable y la de conservarle la activldad que quiso darle el medico. Estos 
dos objetivos son im|)osibles de realizarse k la vez, y por lo tanto el producto 
variar^ con la botica donde se prepare segun el farmaceutico se decida por 
la primera 6 la segunda de sus obligaciones. Filtrando, se obtiene una pre- 
paraci6n mks homogenea y agradable a la vista y al gusto, pero la conciencia 
aconsejar^ al pr&ctico evitar la filtracion que elimina los */» del principio ac- 
tive, con cuya accion cuenta el medico que formulo tan mal el citado vino. 

Las mismas razones servir&n de regla a la preparacion del anisado ferru- 
ginoso de la segunda f6rmula. 

La tercera es tan absurda como las anterlores. La asociacion del flerro 
con la quina es imposible en ella, porque se forma un abundante precipitado 
que elimina grandes proporciones de las dos substancias. ^Que har^ el far- 
maceutico? 

Por la cuarta formula se obtiene una mixtura que sin peligro se le pue- 
de mandar al enfermo; ^1 la rechazara porque es imbebible. 

La quinta f6rmula compromete terriblemente la responsabilidad del far- 
maceutico por la probabilidad de un envenenamiento y debera prevenir al 
medico del peligro que hacecorreral enfermo, 6 .si noes posibleen esosmo- 
mentos tomar semejante precaucidn, debera surtir la reoela conservando el 



262 CBONICA MEDIOA MBXIOANA 

• 

caiumel quees el principio activo, perosustituyendoal looch bianco el looch 
aceitoso y tendr^ cuidado de eaviar una carta al medico bajo cubierla cerrada, 
particip^ndole las razones cientificas en que se apoya para obrar asi. 

Grouzel estima que seria necesario establecer como reglas generales de 
conducta para evitar estos trastornos: lo Sobre toda consideraci5u debe estar 
la de obtener una preparaci6n tan activa como la pide el medico; 2o Guando 
haya incompatibilidad entre ciertos ingredientes; que las leyes de la quimi- 
ca se opongan k la asociaci6n de dos 6 varias de las.citadas substancias; 6 que 
los nuevos productos que puedan 6 deban resultar de la combinaci6n, sean 
t(&xicos 6 mks 6 menosactivos que el conjunto de los empleados en la f6rmula, 
el farmaceutico deber^ advertir al medico; y si no le es posible, rebusarse a 
surtir la receta; 3o Guando de ninguno de los cases precedentes se trate, la pres- 
cripci6n mMica deber^ surtirse, sin preocuparse de la igoorancia del que la 
prescribi6, y esto con el objeto de tener preparados identicos en todas las far- 
macias. 

C. VlESCA Y LOBATON. 



UN DESINFECTANTE VALIOSO. 



LA PORMALDEHIDA. (i)—(^Formalina^ OximetOena.) 

Hoy que se oonoce como causa de una multitud de afecciones la pane- 
traoi6n y desarroUo en el organismo de seres infinitamente pequeSos, oo- 
locados por su senoillez morfol6gica en los Ifmites inferiores de la vida 
animal y vegetal, tiene una importancla de primer orden el conocimiento 
de los medlos que dta & dfa pone la ciencia al alcance del mundo m6dico 
para combatlr con 6xito las enfermedades, prevenir su desarroUo en el in- 
dividno 6 limitar su extenBi6n en la especie. 

El m6dico, el cirujano, el higienista, la sooiedad, en fln, aoogen con be- 
nepl&olto todo descubrimiento que tienda & aumentar el oaudal de bus ar- 
mas en la desesperada lucha que sostienen contra lo impalpable, y creo de 
positiva utilidad no elr dar & conocer, porque mis ilustrados lectores ya la 
conocen, sino contribuir por mi parte II vulgarizar una substancia que, le- 
gada al mundo por Von HofPman, en 1867, qued6 como una curiosidad qul- 
mica hasta 1888 en que Loew descubri6 sus poderosas cualidades antis6p- 
tlcas conflrmadas m&s recientemente por Berlioz, Trillat, Roux. — Esta 
substancia es la formaldehida que prepar6 Von HofPman haciendo pasar 
vapores de alcohol metUico (espfritu de madera) mezdados con aire al 
travds de una flna malla de alambres de platino calentada al rojo, y tarn- 
bi6n se obtiene en cortas cantidades, al mlsmo tiempo que &cido f6rmico y 
gas de los pantanos, haciendo obrar la electricidad sobre una mezcla de 
hidr6geno y &cido carb6nico. 

En la naturaleza desempeSa la formaldehida un eflcaz papel de protec- 
ci6n para los tiemos brotes de las plantas contra la ag^si6n de las bacte- 

(1) Annqae desde U creacldn de este perl6dico hemos camplido Mtrictamente el prop6- 
Bito de no inserUr en 61 ningnna traduoci6n, ni articulo ninguno de U Prensa Midiea Ex- 
trar^9ra, sino hacer un eztracto original de loque en ella se Juzgue de inters, hoy quebran- 
tamofl por dnlca yes la regla, inaertando esta trckdueeidn ofrecida por nnestro asiduo cola- 
borador, el 8r. Viesea 7 Lobatdn, por ]uzgar de imporiancia los datos que ooniiene. 



CBONICA MBDICA HBXICANA 263 

rias y Iob hon^^, seg^ resolta de las investigacioneB de Baeyer que 
enoontr6 dioha snbstanoia naciendo de la aooi6n de la luz solar sobre el 
iddo earb6nioo y el agaa en presenoia de la dorofila. 

La formaldehida es nn gas de reacci6n neutra dotado de propiedades mi- 
orobioidas y antlptitridas en grado mny elevado como se deduce de las fa- 
ooltades qnimioas qae posee de combinarse con los materiales azoados 6 
solforados que provienen de las fermentaciones y putrefacciones dando 
origen & oompuestos inodoros, estdriles y mnchos de ellos antis^pticos de 
por sf . For esta misma raz6n mata los g6rmenes, combin&ndose con su 
protoplasma de naturaleza albuminoide y combin&ndose con sus allmen- 
tos,generalmente albuminoides tambidn, les quitala posibilidad de ezistlr. 

Pero si destrnye las formas inferiores de la vida, aun en soluciones 
muy dilmidas 6 en grado extreme de difusi6n en el aire, parece oasi ino- 
fensiyo para las superiores y esta propiedad lo coloca muy alto sobre mu- 
chos de los desinfectantes usados hoy dia c«)mo de uso corriente. Annque 
al prindpio es irritante para la conjuntiva y mucosa respiratoria, pronto 
pasa este efeoto y se puede permanecer algdn tiempo en una atm6sfera 
que contenga gran cantidad del gas. Al interior, tomada en soluoiones, pa- 
rece casi desprovista de propiedades irritantes y toziddad; sin embargo, 
faltan las experiencias para juzgar la cuesti6n de sus propiedades flsiol6- 
gioas. La triozimetilena se ha usado en dosis de 1 gr. 40 sin inconveniente 
como antis6ptico intestinal yen el c61era nostras delos nifios se ban obte- 
nido muy buenos resultados con dosis de 0.50 & 0.75 centfg. El Dr. Rideal 
refiere haber tomado grandes cantidades de una solud6n al 1 % sin haber 
ezperimentado ningfin efecto nodvo. Aplicadas en la piel las soluciones 
ooncentradas obran como el &cido fdnico produciendo anestesia y ru- 
bicundez y s61o cuando existen soluciones de continuidad produce una 
Bensaci6n de quemadura. 

La densidad del gas, casi igual & la del aire, lo hace extremadamente 
dif usible y le permite penetrar en todos los resquidos donde se pueden 
ocultar los g^rmenes nodvos; adem&s en nada perjudica los colores de 
cuadros y tapicerfa (excepto los rojos de anilina, poco usados), ni el papel 
tapiz, cortinaJeB de lechos y ventanas; no altera el briUo y pulimento de 
los objetos metilicos, molduras, artefactos de lujo que pueda haber en las 
habitadones por desinfectar, lo que constituye una ventaja apredable. 

En Franda, los experimentos hechos por Roux, Trillat y F. J. Base, 
sobre las propiedades desinfectantes de la formaldehida son conduyentes, 
Estos observadores 0) encontraron que la de8trncd6n, de los g^rmenes f u6 
oompleta aun en los cuartos de mayor capaddad (1400 metres ctibicos). 
La esterUizaci6n de los polvos del aire, muros, techos, pudo ser considera- 
da como perfecta pr&cticamente, habiendo obrado el gas con rapidez y en 
todas partes al mismo tiempo. 

No hay peligro de envenenamiento y sin embargo conyiene mane- 
jarlo con dertas precaudones cerrando herm6ticamente puertas y ventanas 
para impedir su saUda 6, los cuartos vecinos por sus propiedades irritantes 
sobre las mucosas respiratoria y ocular. Segfin Base los vapores destruyen 
en dnco horas todos los microorganismos pat6genos depositados en lien- 
zos secos y a&ade que una ligera humedad no retarda sensiblemente los 
efectos. Los esporos de los bongos son destruidos tambidn y los tinicos 
g^rmenes que ban reslstido, ol b. Bubtilis del heno y el b. mesenf^rictM no 
tienen importancia practicay 86lo cuando es diffdl el contacto con el g^s dl 
resultado es precario; asi de dos colonias colocadas en la bolsa de un ves- 

(1; The Lancet. Londres. Vol I. 1896. 



?64 CBONICA MBDIGA KBXIOANA 

tido grneso y oemmdo sn abertora, nna de ellas (de estafllococos) fa6 des- 
toruiday laotara (de b. colli) 8obrevlyi6; pero trasplantdndola, 86I0 se obtavo 
una raqultica colonia despu^s de cinoo dfas & la estofa. 

Los estafllooocos y el badto del carb6n sobrevivieron &ladesinfeoci6n 
ouando faeron colocados en el espesor de un oolch6n, mientras que loa 
colocados en otro simplemente doblado pereoieron. Alganos ejemplares 
oonservadoB htimedos en probetas morieron y otros escaparon; finalmen- 
te el bacilo de Koch contenido en eBpatx>8 seoos y en espatos mezdados 
con arena esterilizada fa6 destroido y en los espatos frescos desapareci6 
hasta la profuadidad de milfmetro k milfmetro y medio. Para obtener los 
mejores resultados es necesaria una temperatura de 35° 0. 

Walter, haciendo e^perimentos con losg6rmenesdel.c61era, elantrax, 
ladifteriay ia flebre Ufoidea ha comprobado que una 8oluci6n kl 1X^5,000 
basta para detenerlos en su desarroUo. En Alemania, el Dr. Wortmann de 
Gtoisenheim del Rhin, ha estudiado la acci6n de la formaldehida sobre las 
bacterias de la putrefacci6n y los mohos asf como su influencia en el des- 
arroUo de las plantas superiores. Queriendo juzgar con certeza del yalor 
aatis6ptico de la formaldehida escogi6 esas bacterias que abundan en todaa 
partes, viyen en oualquiera substratum sin necesidad de medios especiales 
y resisten mas 6 las influenoias ezteriores; si 6stas son destruidas con m&s 
raz6n las pat6genas que necesitan culUvos especiales y mayores precau- 
clones en su mane jo. Introdujo para 6sto8, pequeflos pedazos de came 
putrefacta en soluciones & diversos titulos y obsery6 que una soluci6n al 
1X1<000,000 posee ya marcadas propiedades antis^pticas y que al IXl^^OOO 
se detiene todo desarrollo bacteriano. En el oaldo de cultivo de Koch se 
necesita un tftulo de 1X25,000. 

Los experlmentos hechos con el PeniciUum Olaucum demostraron 
que mojando el pan que le servfa de substratum con una Boluci6n de 
1X25,000 fQ6 imposible su existencia. 

En cuanto §l la germinaci6n de las plantas superiores es detenida por 
nna soluci6n muy d6bil y suprimida al 1X2,000. 

Finalmente las observaciones del mismo autor conflrmadas por las de 
Stahl y A. Koch, prueban que esta substancia es eficaz para combatir la 
flloxera de las vifias, W mis eficaz que el bisulfuro de carbono y el 6ter, 
pues cuando estas subbtancias no consiguen destruirla en nueve dfas em- 
plefindolas una hora diaria, la soluci6n de formaldehida al 1X250 mata en 24 
horas de exposici6n todos los pequefios organismos contenidos en el suelo. 

Queda, pues, adquirido que la formaldehida esun agente utUfsimo usa- 
do como destructor de un gran ntimero de micro-g^rmenes perjudiciales 
y la industria no debia tardar en apoderarse de tan importante descubri- 
miento y ponerlo al alcance del pr&ctico; ha simpliflcado los aparatos de 
generaci6n del gas adaptandole para cases especiales cajas de desinfec- 
ci6n donde el cirujano, por ejempio, puedecolocar vestidos, instramentos, 
suturas, etc., de lo m&s variado, con la seguridad de que no sufren deterio- 
ro. La desinfecci6n de los lugares p^blicos, teatros, escuelas, bibliotecas, 
iglesias, c&rceles, puede Uevarse §. cabo pronta y eflcazmente en esos dlaa 
aciagos en que las epidemias descargan su terrible azote sobre la sociedad, 
y la correspondencia y artfculos comerciales que proyienen de pafses in- 

{%) Hay aqni un paoto importante para la indnstria vinicola que ha sido aeriamente 
oomprometida por el desarrollo de la filoxera. En Parras (Coahuila), mi ciudad natal, esta 
aaoladora plaga ha herido su principal, si no Anica fuente de riqneza, y convendria que 
los viticultores hideran alf^inas pmebas, annque creo que el costo exigrido por una desin- 
fecci6n completa seria demasiado elevado para obtener buenos resultados pr4cticos.~- (fftda 
dvt Traductor,) 



CBONIOA ICBDIOA ICBZICANA S56 

festados podiiin ser recibidos sin temor, cuando al ^asar las fronteras ha- 
yan permanecido algdn tiempo en las estnfas sanitarias estableoidas. 
Las condiciones de Hospital, ese medio nosocomial que tanto perjudica & 
los enfermos y & los sanos encargados de su servicio, podrfa ser fellzmen- 
te modificado si peri6dicamente se sujetaran las saJas & una desinf eoci6n 
completa. En fin, en la con8ideraci6n de todos caben las multiples y venta- 
josas aplicaoiones qae puede tener la formaldehidahoy tan f4cil de obtener- 
la y que por lo mismo esta Hamad a & ocupar un Ingar importante entre el 
ntimero oreeiente de los antis6ptico8 y deslnfectantes. 

(Trad, por C. ViESCA y Lobat6n.) 



NOTA8. 



El Br. Prof •tor Dr. D. R«f««l XiATlata. 

Con verdadera pena supimus que este estimable y distinguido cirujano se 
cncontraba gravemente eufermo en su residencia de Tlalpam. Por hoora y pro- 
vecho de la cirugia nacional y personal estimacidn deseamos vivamente su 
pronto restablecimiento, que en los momcntos de entrar en prensa el preseate 
niHmero se ha iniciado ya. 

Hqoto M6dloo. 

El Sr. D. Andres Benavides, estimado amigo nuestro y C4)nstante colabo- 
rador de la "Cr6nica" acaba de sustentar con 6xito su examen profesional, 
obteniendo como justo premio k sus afaues y dedicaci6n, el ambicionado ti- 
tulo. Felicit^mosle afectuosamente, deseando que en el ejercicio de su profe- 
siott no encuentre las esplnasy amarguras inherentes i\ ella y obtenga la acep- 
taci6n h que sus aptitudes le hacen acreedor. 



firrata. 

Por un equivoco de imprenta el ndmero anterior de la *'Cr6nica*' lle^a 
marcado el 10 en vez del 9 que es el niimero de orden que le corresponde, lo 
cual participamos k nuestros lectores para que lo tengan en cuenta al memento 
de arreglar sus colecciones. 

Hii«TO ll«maml«]ito 4 loa m^diooa. 

En uno de los ni!imeros pasados y hablando del Congreso luternacional 
de Alcaloidoterapia Dosim^trica, que debe verificarse en Paris del 2 al 5 de 
Julio pr6ximo, prometimos k nuestros lectores tenerlos al tanto de los progra- 
mas de los diversos concursos cientiiicos que deber&n tener lugar durante la 
magna Exposicion. Sentimos no haber recibido las reseiias y programas de 
estos torneos de la inteligencia que redundar^n indudablemeute en provecho 
para la ciencia y la humanidad. No conocemos el orden y las cuestiones que 
deberan ventilarse en los Congresos de Medicina ^ Higieue. Solamente del 
anterior k que hemes hecho referenda hemes recibido dates completes, pu- 
hiicados en otro niimero, y ahora una nueva excitativa bajo la forma de carta 



^25G OBONIOA MEBIOA MEXICANA 

que nos dirige el Coniit(^ de organizaciuii y que insertamos aqui cumpliendo 
nuestro ofrecimiento. 

NUEVA EXCITATIVA A I.OS MfiDICOS. 

Paris, Fehrero de 1900. 
May hoiiorables culegas: 

En los precedeutes numeros de nuestro periodico habds leido las diversas 
coinunicaciones de la Sociedad de Terapeutica Dosimt^trica de Paris, relativas 
al Cungreso Internacional que organiza, bajo uu programa cuyos principales 
articulos rccordamos en la pSglna adjunta. Un gran niimero de Doctores y 
Medicos YeterinariOs ban respondido a nuesti*o llamamieuto cou la promesa de 
asistir a estas hermosas lucbas del talento aportando interesantes comunica- 
cioues. Yanios k comenzar y continuar sin interrupcion el envio de documeiitos 
de cougresistas k los suscritos; mucbo nos fclicitariamos si pudi^ramos con- 
taros entre ellos, y como estamos persuadldos que no se os habra escapade 
el interns tan grande que entrafia la discusi6n contradictoria de tan impor- 
tantes temas, nos permitimos insistir de nuevo ante vosotros para que nos 
dirijais k la mayor brevedad posiblo vuestra carta de adliesion, bonrando, con 
vuestra presencia un Concurso del que esperamos grandes beneficios para la 
Ciencia Medica. 

En representacion del Comity de Iniciativa, 

Dr. E. Toussaint. 



OongfBO int^maolonal d« El«otrologi« y Radiologia M6dioa«. 

Este Congreso, cuyas bases desconocemos, se verificara* en Paris del ^7 
de Julio al 1« de Agosto del presente afio, tiene un Comite compuesto de los 
Doctores: Weiss, Presidente; Apostoli y Oudin, Vicepresidentes; Moutier, Se- 
cretario ; Boisseau du Hoclier, Tesorero ; Bouchacourt^ Branly, Broca, Larat, 
Radignet, Villemin, Vocales. 

El Secretario General, Prof. E. Doumer k quien debe dirigirse toda la co- 
rrespondencia relativa al Congreso, vive en la Rue Nicolas Leblanc Sl.^Lilk, 



T««tlmo]ilo d« agrad«oimi«]ito. 

A la llsta que mensualmente bemos venido publicando de los estimables 
companeros que csponUinea y bondadosamente ban ayudado al sostenimien- 
to de nuestra publicacidn envi^ndonos su contingente pecuniario, debemos 
anadir los nombres de los que en el transcurso del mes proximo pasado se 
ban servido ayudar nuestra dificil empresa. 

Sres. Dres. Ramon Ponce de Leon, Ruperto Paliza y Andres Vidales, de 
Guliac^n; y Dr. Arturo Zazueta, de San Javier (Sin).; Sres. Dres. Andr^ Orte- 
ga, Leonardo Vallejo y Pedro M. Hernandez, de Valle de Santiago (Gto).; Sr. Dr. 
Jesus Gonzalez Ibarra, de Etzatlan ( Jal ). ; Sr. Dr. Alvaro Espinosa, de Jaunia- 
ve (Tani).; Sr. Dr. Luis Muniz, deSaltillo(Coab).; Sr. Profesor Manuel R. Al- 
varez, de Coiinia; Sr. Dr. Manuel S. Iglesias de Veracruz y Sr. Dr. Miguel Pa- 
tino de Gutierrez Zamora ( Ver).; Sr. Dr. Esteban S. Martinez, de AUende (N. L.); 
y Sres. Profesores, Medicos Yeterinarios, D. Elias Guzman, D. Ram6n Pantoja, 
D. Edmundo Arag6n, D. Eutimio Vallejo y D. Antonio Balcazar, de Mexico, D. F, 



TOMO III. 



Mfixico, Mayo l" de 1900. 



Nt*M. 11. 



GRONIGfl MEDIGfl MEXIGflNfl 



REVISTA DE MEDICINA, CIRUGIA Y TERAPEUTICA 

(cWEOIALMeNTI ALCAlOIOOTEIUmA T MIIOTf NAMa) 

ORQANO DELCUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eNKIQUe L. ftBOGftDO, 



i( 



MtlMBiio CORREBPONMENTI DE LA SOCiETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS.'* 



Dr. Barrelf^t nfannel.— Jefe de Clinloa 

de Obstetricia de la E. N. de Med. 
Dr. Daqne de Kutrada, Jaan. — Ex- Jefe de 

Cliniea deObttetrlcia de la E. N.de Med. 
Dr. Media, Demetrio. — Profeaor de Clinica 

Interna (Ber. afio) de la B. N. de Med. 
Dr. Tejeda, Carlos. — Profesor de Clinica 

Inf antil de la E. N. de Med. 



Dr. VdLsqaea O^mex, FmneUco.— Profeaor 

de Patologia Externa de la E. N. de Med. 
Dr. ZArrajra, FerimiKlo. - Profeaor adjunto 

de Obstetricia de la B. N. de Med. 
Prof. Alf«»u«>o Hnrrrra. — Seccidn de Qni- 

mica, Parmflfiia 6 Historia Natnral. 
Prof. i>lanii«'l O, Arag^u.— 8ecci6n de Me- 

didna Veterinarla. 



SUMARIO: 

SicaoN v.— Un case de nefritls agada poet-partum, complicado de uremia y peri-neAritia oom- 
pletameute carado, Sr. Dr. Pr^epero Herrera, de la Piedad (Mich.)— Sbociok WL—Ctntgta 
Contervadora. Operaci6n de Mikulicz. Tr^pano (Concluye), 8r. Dr Aureliano Urrutia, M6xi- 
co.~-8B0CiON \ II.— Patologia Oeneral. Importanda a lo8 illtimoi deecubrimientoe bacterlo- 
16gioo8 en relari6n con las enfeimedades evitables, 8r. D. F. Ocaranzit, alumno de la E. N. 
de Me 1. (CoDcluiril).— seocion XVU.^TarapHUica. MMicamento puro, Dr. £. L. Abo^ado 
(Oonciuye).— Skociun XXII.— Flegmon 6ub-orbitarlo cansado por oerlostitlB alveoio-denu- 
ria. Dr. Mannel Carmona A.— Srocion XXIV.— La Oata como entiaad cuantitatiTa y forma 
farmac^utica, Prof dnrique G. Pueute, MC'xico.— Seccion XXVII.— Revista de la Preniia 
MMica Mexicana, E. L. A.— Skocion XXVIII.— Revista de la Prenrn MMicaExtranjeia, ft. 
Dr. <:. Vle^ct y l.o at6n. i^r. Dr. A. Benavides y 3r. K. Landa.— Necrologia, Sr. Dr. J>. Ba- 
fad LavUla, Ia Redaccldn.— Notaa. 



8BOCION V 



UN CASO DE NEFRITIS AGUDA 

POST PARTUM 

COMPLICADO DR UREMIA Y PERINEPRITIS, COMPLETAMENTE CURADO. 



El dia 12 de Octubre de 1399 fui llamado i una poblacion de este Dis- 
trito de la Piedad, para asistir i una enferma en estas condiciones: 

Sefiora de 23 aflos, que ha sido de constituoidn robusta y temperamento 
sangufneo, casada hacia dos aflos y sin antecedente de alguna otra* enferme- 
dad. Al poco tiempo de su matrimonio se hiso embarazada, durante el pe« 
rfodo de su gestacidn nada hubo de notable, si no f ueron los trastornos gdstri- 
coB, un poco acentuados, propios de su estado de preftez, fendmenos que, 
habiendo desaparecido & los tres raeses, trajeron tras de sf , aumento del ape- 
titOy mejoria en la dige8ti6n y en el estado general, con ausencia de pertur- 
baciones circulatorias, de la respiraci6n, nerviosos 6 de la secreci6n urinaria, 
dignoa de notarse y frecuentes en la mayorfa inmensa de laa eoibaracadas 

25 



258 OBONICA MEDICA HEXICANA 

En tiempo oporluuo di6 i lus, fisioldgicamente, una nifia bien desarro- 
llada ; el puerperio f u^ normal y abandon6 el lecho a los pocoa dias. Hagta aqui 
tddo fue perfectamente. Pero durante la lactancia, enipez6 A deamejorarse la 
seilora, perdi6 el apetito, su digestion se hizo laboriosa, sufrio insomnios 
y vinier.on en seguida la debilidad, el enfiaquecimiento, tomando sus tegu- 
mentos el color que denunciaba con evidenciala cloro -anemia. Prematura- 
mente se volvi6 i embarazar; entonces, la palidez de la piel y las mucosas 
subi6 de punto, tuvo indistintamente perturbaciones muy marcadas de di- 
verso g^nero, como cefalalgia, v^rtigos, obnubilaciones, palpitaciones, una li- 
gera epistaxis, anorexia y niuy acentuada repugnancia por los alinientos ; en 
los ultimos dias del embarazo tuvo edemas maleolares apcnas perceptibles, 
comezones y calarobres nocturnos en las piernas y muy frecuente la necesi- 
dad de orinar en pequefia cantidad y con ardor fuerte en la vejiga. (Pola- 
kuria dolorosa). 

Bajo estos auspicios, el dia 7 de Septiembre de 1899, parid una nifia, no 
tan bien constituida como la anterior; el alumbramiento y el puerperio fueron 
tan normales y felices como los primeros, pero dej6 la cama a los seia dias, pre- 
sa de gran debilidad, delasitud, zumbidos de oido, obnubilaciones, vertigos, 
palpitaciones violentas frecuentes y opresidn toricica hasta la dispnea. £1 d^- 
cimoquinto d(a, despu^s del parto, cay6 la enferma bruscamente sin senti- 
do, atacada de ligeras convulsiones t6nicas, de rigidez, enfriamionto, palidez 
mortal y desviaci6n de los ojos hacia arriba ; pocas horas despu^ entr6 en 
un estado comatoso de mediana intensidad. Al siguiente dia, mediante unas 
fricciones excitantes, segiin el dicho de su esposo, sali6 de aquel sopor, pero 
manifestando diplopia, cefalalgia intensfsima que resistid A casi todos los 
analgMcos y antie8pasm6dicos, los vertigos y obscurecimientos de la vista 
mds marcados, sequedad y comezdn en la piel. 

Desde aquel dfa hubo calosfr(os de poca intensidad, fiebre variable sin 
orden, fluctuando entre38^y 39^^ aparecieron neuralgias cervico-braquia- 
les, intercostales y cidticas f ugaces, acusando un dolor intenso d la presidn en 
la regidn renal derecha con hinchamiento visible. A los ocho dfas repitid el 
ataque en la misma forma del primero, seguido de edema bianco en los ma- 
leolos, y niiembro inferior derecho, en los pdrpados, en la piel de la regidn 
frontal y rafz de la nariz. De parte del aparato circulatorio not^iinicamenteun 
soplo apenas perceptible en la base del corazdn, aumento en la intensidad 
del ruido cardiaco, el puUo d 120 por minuto, duro y delgado. 

Del aparato respiratorio 861o dir6 que algo le niolestaba una tos seoa, 
sin expectoracidn y quo percibi estertores subcrepitantes diseminados, que 
traduje como manifestaciones insignificantes de ligero edema pulmonar. 

Por lo que toca al tubo digestivo nada observe de notable, sino fa^ algo 
de constipacidn y de dispepsia flatulenta. 

La orina, recogida en 24 horas, fluctuaba entre 800 y 900 graroos, ejra 
espumosa y de color amarillo subido. Busque en ella albumina y azdcar de 
un roodo muy impcrfecto, pues solamente emplee el calor, el dcido nitrico j 
el licor de Fehling, reactivos unicos deque disponia en el moroento, sin obte- 



CRONICA HEDICA MBXICANA 259 

ner procipitado de una li otra suWstancia; mia tarde, cuando volvf i esta 
poblacidn (La Piedad) dejando d mi enferma muy mejorada) traje una poca 
dn orina quo soraetf al siguiente anAliais: Tom^ de ella 100 gramos, la acidu- 
1^ COB 30 gotas de icido ac^tico, despu^s vertf sobre el la tantas gotas de una 
solucidn al cent^simo de cianuro aniarilio de potasio, cuantas fueron nece« 
sarias para la formacidn de un precipitado de albumina, que se redujo visi- 
blemente, despu^a de veinticuatro horas de reposo, a 50 centfgramos en vo- 
lumen, lo que da un 5 al miliar. Tomando en oon8tderaci6n que operaba so- 
bre orina de la convaleoencia, es de suponer que en el perfodo agudo dA pa- 
decimiento 6 no hubo albdmina, como auoede muchaa veces en las afeccio- 
nes renalea, 6 debid haber llegado d 8 6 10 gramos por 1,000 de orina. 

Este andlisis nie parece catti tan imperfecto como el primero, pero tiene 
sobre aquel la ventaja de haber empleado un reactive mis sensible. 

En cuanto A la presencia 6 ausencia de cilindros y epiteliales, granulo- 
grasosoB, coloides li otros^ nada puedo decir, porque no entoy avezado k osas 
observaciones. 

Con el anterior cuadro sintomAtico, crei estar delante de una lesidn in* 
flamatoria unilateral del rifl6n, complicada de uremia de forma cerebral, i 
que me indujeron la diminuci6n en la cantidad de la orina, su donsidad uh 
tanto aumentada, su aspecto espumoso persistente, la necesidad frecuente y 
dolorosa de expelerla, la presencia de la albdmina comprobada mis tarde, 
los edemas de los miembros inferiores, muy notables eu el derecho, en los 
pirpados y na'-imiento de la nariz, el dolor 6 hinchamiento de la regidn re- 
nal derecha, la dispnea independiente de lesi6n alguna pulmonar 6 cardiacs, 
las perturbaciones disp^pticas, los multiples fendmenos nerviosos traducidos 
en v^rtigos, cefalalgia tenaz, obnuVnlaciones, comez6n generalizada, convul- 
siones y coma pasajeros, y todo esto unido al tinte pilido que denunciaba la 
anemia con p^rdida grande de las fuerzas. 

Quedibame dnicamente precisar mi diagn6stico, segregando el padeci* 
miento de entre los diversos estados inflamatorios renale?, y para lograrlo 
prooedi por exclu8i6n. 

De»QcM\9k nefriti8parenquiinaU>8aer6nica por la aparici6n relativamen- 
te brusca de los slntomas, por la ausencia de sedimentos urinarios abundantes, 
de los fen6menos muy importanteb del peqnefio Brigthismo, como la crieste- 
sia, £en(Vmeno del dedo muerto, de la temporal, de epistaxis frecuentes, etc , 
etc., de bronquitis, edema pulmonar notable ^ hipertrofia del coraz6n con au- 
mento de la ten8i6n arterial, que oasi siempre.acompafian al grueso 6 peque- 
flo rifl6n bianco. 

Exclui la escleroHa renal por descansar su diagnbstico sobre la insidia 
en la manifestacidn de sus slntomas, sobre la expulsion de una orina clara y 
abundante sin 6 con poca* albdmina, sobre la existencia de edema raro y fugaz, 
de hipertrofia del coraz6n con aumento de la tensidn arterial y acentuaci^n 
del segundo ruido a6rtico; y porque en mi enferma no habia antecedentes de 
reumatismo, gota, saturnismo 6 alcoholismo que conducen i la arterio-fibrosis 
capilar, de la que, segun Gull, la nefritis intersticial es la expresidn local. 



260 CBONICA MEDICA MBXICANA 

Ia carenoia de pus en la orina, la poca elevaci6n de temperatura no me 
permitieron pensar en la n^Jritia supurativa, pyelitis 6 pyelo-nefiritis. 

£n cuanto i la existencia de rifldn amiloidey tubercuUmSy cdncer 6 al- 
guna otra degeneraci6n renal, el conjunto de los siutomas obBervadot y su 
marcha me hicieron desecliarloa de piano. 

% Qabrfa que penaar en la eclampsia ee&ncial 6 en la epilepsia? Creo que 
na I En la hemorragia cerebral f La no existencia de parilisis despu^ de lo« 
ataques convulsivos no permitian suponerla; no me quedaba pues sino la ne 
fritxB aguda, quiz^ infeccioaa, i la que roe indujeron sin reticencia, las con- 
diciones etioldgicas de la enferroedad (el haberse desarrollado en el curso del 
puerperio) y la bmsqaedad de sus manifestacioneV Los calosfrlos repetidos, 
la intermitencia de la fiebre, el abultamiento y dolor en la regi6n lombar con 
irradiaciones hacia el vientre y miembro inferior, me hiciciron creer que ha- 
bla tambien algo de perinefritis, y los demds sintomas enamerados me mos- 
traban claramente el terrible monstnio: la uremicL 

Pronostiqu^ un fin lleno de temores 6 institul el tratamiento siguien- 
te: Puse i la enferma en nn departamento amplio, ventilado, sin muebles, 
eta, etc.; combatf la fiebre con el clorhidrosulfato de qninina en cipsulas de 
10 «;entigramos y la trinidad dosimdtrica, arseniato de estricnina, aconitina 
y digital ina por la via estomacal, aprovechando la circunstancia de no haber- 
se presentado en la secuela del padecimiento nauseas ni T6mitoB, siendo muy 
parco en la administraci6n do la digitalina, usando con frecuenoia el term6- 
metro para aproximar 6 retardar el memento de tomar los alcaloides, segdn 
las variaciones de la temperatura; trat^ la cloro-anemia y la dispepaia con 2 
pildoras de proto-yoduro de hierro, 2 cipsulas de diastasa y pepsina A 10 
centigramoSf toniadas media hora antes de tomar alimentos y en los interva- 
los una copita de vino de quina ferruginoso de Laroche; favorocC la transpi- 
raoidn cutiinea por medio del masage y friccionea con una franela caliente; 
hice la antisepsia intestinal con granules de yodoformo aconsejados por Bou- 
chard 6 irrigaciones rectales con Bo1uci6n al 4 por ciento de dcido b6rico, y 
conibatf la congestion renal y el dolor con embrocaciones de tintura de yodo. 
Prescribl por alimentos leche cocida, cuanta pudiese tomar, permitiendo a 
medio dfa loa caldos, sopa aguada de f^cula, somatosa, muy poca came, ca- 
f4 con leche, y por bebida ordinaria un cocimiento do estigmas de malz en 
el que previamente se habfan disuelto 50 gramos de lactosa. 

En medio de vacilaciooes y dudas, hijas naturalea de mia limitados oo- 
nooimientos, poca experiencia, y de loa temores que me infundia mi pronds- 
tico poblado de sombras, consults por escrito i mi estimado amigo y compafie* 
ro el Sr. Dr. D. Enrique L. Abogado, i cuyas instancias escribe este articulo, 
si aal puede llamarae, para au peri6dico t»La Gronica Mddica Mexicana. >« bua- 
cando ayuda en au iluatracidn, prictica y aagacidad dinica. Con preciaidn ad- 
mirable me aefiald loa Hmitea del diagndstico, me aconsejd con oportunas y 
acertadaa reflexionea el uao del Sedlitz Oharlea Chanteaud contra la conati- 
paci6n de mi enferma, de la hioaciamina como aedante del siatema nervioso 
exnitadopor la intoxicacidn urdmica y de la pilocarpina paraexoitar las fun- 



CRONICA MEDICA HKXICANA 961 

Clones de la piel, que en el presenie caso me di6 el resuliado apeteoido, no 
obstante que J. Teissier niega injastamente sua efectos saludables. 

Qainoe dias despu^s de este trataroiento, abandon^ d mi oliente dejdn- 
dola en ampliocaniino i la salud; pues habian desaparecido la fiebre, dismi- 
nuido los edemas, aumentado considerablemente la cantidad de oiina, disi- 
pidose los fen6meno8 de intoxicacidn, recuperado el apetito y con las funcio- 
nes intestinales regularizadas; todo esto acumulando ya un buen contingente 
de energfas vitales 

Hoy, despu^ de seis meses, estd la sefiora tan floreciente de salud, quo 
he desechado por completo el teroor que abrigaba de que un nuevo emba- 
razo la volviese i poner en tan fatales condiciones, en la creencia de que di- 
ficilmente quedarfa curada por completo. 

La Piedad (Mich.), 20 de Abril de 1900. 

Dr. Pr6spero Hebrbra. 



8B00ION VI 



CIRUGIA CONSERYADORA. 



OPERACION DE MIK*ULICZ.-TREPANO. 

(CONCLUYE) 

Voy a eiitrar en algunas consideraciouesdeteciiicaoperatoria a proposi- 
to del enfermo que dos ocupa. 

La tuberculosis del astragalo, del calcaneo y de las articulaciones de es- 
tos huesos, marcaban claramente la necesidad de una intervenci^n, y se ha-* 
bia escogido, como punto de accion, el tercio superior de la pierna; debfa 
sacrificarse el segmento inferior, porque dada la naturaleza del padecimien- 
to, toda intervenci6n sobreel lugar fracasaria; sin embargo, con la esperanza 
de conservar todo el miembro inferior y con la seguridad de que aun fraca- 
sando la operaci6n nos quedaba libre el campo para la amputacidn de la pier- 
na, me propuse llevar k cabo la operacion sobre el talon en los t^rminos ge- 
nerates que la describe Mikulicz para hacer un digitigrado con un pie plan- 
tigrade. 

El autor recomienda hacer dos iucisiones paralelas y oblicuas de arriba 
abajo y de atr&s adelante cada una sobre los maleolos de la tibia y peron^; 
estas dos incisiones unidas hacia atr^s por un estribo paralelo k la planta del 
tal6n y unidas hacia abajo por otro estribo perpendicular a la planta, en id^n- 
ticas condiciones al de Syme. Se cortan todas las partes blandas, se &taca la 
articulaci6n tibio-tarsiana, se extraen el astr&galo y el calcaneo y se asie- 
rran las extremidades inferlores de los huesos de la pierna y las superiores 
del escafoide y cuboide ; se afrontan los tejidos y se suturan las partes sec- 
cionadas. Esteprocedimiento.es facil, elegante y rapido, pero tieneel incon- 
veniente de sacriflcar la arteria y nervio tibial posterior, exponiendo de este 
raodo k la atrofla, ulceracion de la plel y aunque remotamente k la gangrena. 
En consecuencia, creo que siempre que se intervenga debe evitarse ese esco- 



262 OBONICA MBDICA MBZICANA 

llo, locual se consigue haciendo la operacidn maslaborlbsaydiflcil; perohe 
podido comprobar en los ensayos de anfiteatro que lo que se pierde en rap!- 
dez se gana en seguridad ; el cirujano que cuida y conserva los 6rganos no- 
bles en su mayor estado de pureza, satisface el ideal de la cirugia dando k su 
mun6n y en general a su eufermo, mejores medios de defensa y mayores obs- 
taculos para la entrada y difusion de los micro -organismos. El camino mas 
seguro para conseguir tal fin es el siguiente: (pie izquierdo) 

Colocado el enfermo en decubito supino se bace que sobresalgan las pier- 
nas fuera de la mesa de operaciones; un ayudante toma el pie enfermo con 
la mano fzquierda al nivel del tercio inferior de la pierna, y con la mano de- 
recba sobre la extremidad del pie se pone la pierna en semiflexidn sobre el 
muslo. El cirujano, colocado hacia afuera del pie enfermo, busca la arUcu- 
Iaci6n calc&neo-cuboidea, la marcacon un punto; marcaotro puntoundedo 
adelante y arriba del maleolo peroneal, otro un dedo atras de la canaladura 
retro-tibial y armado de un cuchillo de lamina corta, principia su incision 
en el punto peroneo, sigue paralelo a la planta, da vuelta sobre el tendon de 
Aquiles y desciende obllcuamente al nivel del punto mai*cado detr^ de la ti- 
bia; se dirige hacia abajo y adelante, k trav^s de la planta, hasta encoutrar 
el punto correspondiente k la articulaci6n calcaneo-cuboidea yendo k termi- 
nar casi perpendicularmente al punto de partlda; se atacan las partes blan- 
das, se descubre la articulaci6n tibio-tarsiana seccionando el ligamento pe- 
roneo-calcaneo y se abre el resto de la articulaci6n como si se siguiera el 
m^todo de Roux para la desart!culaci6n del pie, se extraen el astragalo y el 
calc&neo y se asierran el escafoide > el cuboide al mismo tiempo, pero antes 
de aserrar los maleolos, ponganse los huesos en la posici6n que deben guar- 
dar y midase el miembro sano para dar al miembro enfermo la misma longi- 
tud aserrando mayor 6 menor cantidad de los maleolos; suti!^rense huesos. 
musculos y tendones y col5quese un aparato de yeso conservando las falan- 
ges en extensidn forzada sobre el metatarso. Si la operaci6n fue bien practi- 
cada no habri necesidad de quitarel apdsito sino cuando la curaci6n seade- 
finitiva. 

OBSBKVAOION 6? 

F. de v., hombre de 50 auos, bien consUtuido, sufri6 un golpe sobre la 
cabeza cayendo de una allura de seis metros; se produjo una fractura con 
hundimiento al nivel de la region fronto- parietal derecha, bubo conmoci6n, 
ligeros fen6menos de compresi6n y trastornos en la movilidad del miembro 
superior izquierdo.— Trataraionto inmediato; aseo, desinfecci6n de la herida 
y ob$ervaci6n de la marcha. Dos dias despues el enfermo fui atacado de una 
verdadera logorrea, una locuacidad extraordinaria; coherencia en las ideas, 
apirexia y conservaci6n de todas las facultades intelectuales; al dia siguiente 
los fen6menos de compresi6n fueron bien claros, la temperatura subi6 k2l9^. 
Entonces la intervenci6n estaba iudicada; con las precauciones necesarias li* 
bre los fragmentos oseos, los desprendi, regularice los hordes del cr&neo de- 
jando una ventana de cinco centimetrosde dikmetro, desinfecte el foco, cure 
el foudo y afront^ los colgajos cutaneos; al extraer un fragmento buesoso not^^ 
que estaba incrustado en la parte convexa de la tercera circunvoluci6n fron- 
tal derecha. El eufeimo sano de una manera absoluta, desapareciendo inme- 
diatamente los trastornos de la sensihilidnd y la excitaci6n en el lenguaje. 



CBOMICA MBDIOA JCBXICANA 2S8 

Estas seis observaciones me sugieren las siguientes conclusiones: 

1» Uno de los casos que m^ debe preocupar al cirujano es buscar y apro- 
vei'liar el momento oportuno para Uevar a cabo su interveDci6n. 

2 • La cinigia conservadora perroite al cirujano einbalsamar las heridas 
para dejar que la naturaleza marque el caraino que debe seguir, y permite 
ahorrar sangre, tejidos y algunas veces Ig vida del enfermo, porque da tiem- 
po k la reparacion de las fuerzas y aleja ese enemigo terrible que se llama el 
shoe traunuilico. 

3a La cirugia conservadora es la menos a propdsito para dar fama y re* 
nombre, pero es la que proporclona mayor tranquilidad de conciencia y mas 
iionra profeslonah 

i* El uso de la antisepsia ensanchara el campo de la cirugia, pero el abu- 
so en que se incurre frecuentemente, ademas de prostituir el arte, peijudica 
al cirujano porque lo escuda de la ignorancia de la anatomia y le concede 
inmunidad aparente en sus intervenciones mal dirigidas. 

5« Sdlo la Anatomia confiere segurldad al operador y es aci'eedora k es- 
tudios delicados y de los de m&s alta escuela para aquellos que se dediquen 
u la Cirugia. 

Mexico, Abril 20 de 1900. 

Dr. Aureliano Urrutia. 

SBOOION VII 

PATOLOGIA GENERAL. 

IMPORTANCIA DE LOS ULTtMOS DESCUBRIMtENTOS BACTERI0L0QIC08 EN RELACION 

CON LAS ENFERMEDADE8 EVITABLE8. 

Es indudable la importancia de los e^tudios bacteriologicos que en estos 
ultlmos anos ban tenido tan notables apllcaciones, siendo tambi^n dignos de 
notarse los perfeccionamientos que ban tenido los conocimientos ya adquiridos. 

Desde el descubrimlento de los inflnitamente pequefios, nn sinntkmero de 
estudios, memorias y experiencias, seban sucedido casi sin interrupci6n, sien- 
do objeto de interesantes investigaciones en los laboratories, de meritorios 
trabajos en el seno de las Sociedades M^dicas, de acaloradas discusiones en 
los Congresos. Son universalmente conocldos los estudios importantisimos de 
Pasteur, Roux, etc., las apllcaciones quinirgicas de Lister y de Guerin y I'll- 
timamente las apllcaciones seroterapicas de Roux, de Bebring, de Yersln, de Ki- 
tasato, de Marmorek. Son universalmente conocldos tambi^n los Importantos 
servicios que prestan k la ciencia tan utiles descubrimientos, explldindonos 
mejor la etiologia y la patogenia de las enfermedades y permitiendo estable- 
cer con precisidn el dlagn6stico de algunas, nos dan tambi^n los medios de 
lucbar contra ellas. 

En 1881, Pasteur inaugur6 una serie de experiencias sobre el virus r^i- 
CO, notando que su poder virulento se modificaba por su paso al trav^s del 
organismo de los animales, debilitandose en algunos, el mono, por ejempio; 
exalt^dose en otros, el conejo; de manera que pudo obtener virus de inten- 
sidad diferente, los que teniau la propiedad de ser vacunantes, coarelacl6n4 
los que tenian una virulencia inmediatamente superior, y por lo tanto, se po- 
dia adquirir inmunidad para la rabia, por medio de inoculaciones sucesivas. 



264 CBONICA MBDICA ICBXIOANA 

Los resuUados de dichos estudios y experimentos fueron comunicados 
a la Academia de Ciencias, de Francia, la que decidid tomarlos en conside- 
racion y darles su aprobaci6n despues del dictamen que presentaran los miem- 
bros de la comisi6u nombrada al efecto. Los resultados no pudieron ser mas 
halagiiefios. Diez y nueve perros inmunizados por Pasteur, no contrajeron la 
rabia despues de inoculaciones pra^j^icadas de diversas maneras por los miem- 
bros de la comisidn. De esta manera quedaba resuelta la primera parte del 
problema: dar la iumunidad para la rabia: faltaba la segunda, prevenir la 
eclosi6n de la enfermedad, una vez que el virus r^bico habia sido introduci- 
do por alguna mordedura. Pronto se encontr6 la solucion. El paso del virus 
rabico al trav6s del organismo de los conejos, actlva la virulencia de tal ma- 
nera, que el periodo de incubacion que ordinariamente es de 60 dias, dismi- 
nuye el tieinpo de su duracion basta siete. Al mismo tiempo la desecacion de 
las mddulas de dicbos anlraales, parte de su organismo empleada para las 
inoculaciones, disminuye la intensidad de tal manera, que despues de 13 6 14 
dias de desecacion, la virulencia es nula. 

De esta manera se podia disponer de una escala completa de virus, desde 
el m^ intense basta aquel cuya virulencia es casi nula. 

Haciendo inoculaciones de tOdos los virus, el organismo esik vacunado 
para cualquiera de ellos, Uegado el memento de que el virus primitivamente 
introducido ejerciera su accion, encontraba uu organismo refractario. 

Las experiencias practicadas en los animales dieron siempre resultados 
satisfactorios; faltaba la comprobacion de tales beneficios en el hombre. 

Weber, medico de Ville, envio a Pasteur al niilo Jose Meister que babia 
sufrido profundas mordeduras en los muslos y en las piernas el. 5 de Julio 
de 1885. 

Reunidos en consulta Pasteur, Vulpian y Grancher, decidieronde comun 
acuerdo sujetarlo at tratamiento autirr^bico de Pasteur, puesto que en un in- 
dividuo condenado indudablemente ^ la muerte, no se perderia nada con un 
fracaso, y si seria una grandisima ensenanza, si los esfuerzos del maestro eran 
coronados de ^xito. Algun tiempo despues, las heridas de Meister habian ci- 
catrizado y seguia viviendo en plena salud sin haber tenido nunca algun sin- 
toma de rabia. A partir de esto dia, las inoculaciones se practicaron siempre 
con exito y las estadisticas demuestran la grandisima importancia del des- 
cubrimiento. 

De 5,241 individuos tratados en Paris de 1886 & 1889, solamente 33 habian 
contraido la rabia 6 sea 0.63 por 100, cuando de los individuos no tratados por 
el m^todo de Pasteur, un 16 por 100 eran atacados con seguridad. 

El 4 de Agosto'de 1890, Koch anunciaba en el Gongreso Internacional de 
Berlin, que habia encontradoun procedimiento para bacerrefractariosloscu- 
yos a la tuberculosis. Ningiin descubrimiento en Medicina ha causado tanta 
sensaci5u como el que el celebre bacteriologista berlin^ participaba haber 
realizado. 

Su nombre tenia eco en todo el mundo cientifico, era repetido por todas 
partes, asi como el de su remedioque llamo Unfa y tu&erciiJtna sucesivamen- 
te; pero despu^.s de entusiasmo tan iiiiisitado, despues de tan gran numero 
de exageraciones, se cay6 en el extreme opuesto, noseconsideraba ya lalinfa 
de Koch como un medio curative; si no muy por el contrario, se le crey6 no- 
civa y peligrosa. 

En la primera comunicacidn que hizo Koch al Gongreso de Berlin, man- 



ORONICA MBDICA MEXICANA 265 

tuvo en la mayor reserva la composicion de su linfa. Algdn tiempo despues, 
declard que era un extracto glicerinado de culturas puras del Bacillus de la 
tuberculosis. 

Habia podido producir algnna inmuuidad enloscuyos, por medio de cul- 
turas progresivamente reforaadas; pero no se habia obtenido ningiin alivio en 
los tuberculoses declarados. 

Contra los deseos del sabio se exageraron sus descubrimientos, se diu una 
interpretacidn falsa h los resultados de sus investigaciones y su descubrimien- 
to despues de haber ocupado la atenciou del muudo cientitico en todas las 
partes del Globo, cayd en el olvido. El infatigable investigador prosigue en su 
penosa tarea, sordo k las murmuraciones^ insensible a los desenganos^ puesto 
que las Revistas extranjeras anuncian k cada momento que no esta lejos el 
dia en que se realice el ideal tan perseguido. iSerk cierto? El porvenir se en- 
cargara de decirlo. Su descubrimiento ha'sido, sin embargo, utiiizado conio 
medio diagn6stico en la tuberculosis de la raza bovina y tal vcz como medio 
cnrativo en el lupus. 

, Richet y Hericourt, comunicaron k la Academia de Ciencias el 5 do No- 
viembre de 1889, los resultados de sus experimentos sobre el Staphylococcus 
pyo$epticu8, que eran los siguientes: Haciendo ia transfusi6n de la sangre de 
un perro (animal refractario al Staphylococcus pyosepticus) k un conejo (ani- 
mal muy sensible k dicho microbio) y practicando despues la inoculacion se 
retardaba la evoluci6n de la enfermedad. 

SI se practica previamente la vacunaci6n del perro y luego se hace la 
transfusi6n, la enfermedad no aparece depues de la inoculacion y el animal 
goza entonces de completa Inmunidad. 

De aqui nacid la Seroterapia. Este descubrimiento permanecio sin aplica- 
ciones hasta el aDo de 1890, en que Behring y Kitasato hicieron las notables 
experiencias sobre el Bacillus de Nicola'ier. 

M&s tarde el tratamiento seroter^pico ha sido ensayado en la difteria, la 
neumonia, la fiebre tifoidea, el tifo y ultimamente en la flebre amarilla y ia 
lepra. En Mexico ha sido ensayado en la sifilis por el Dr. Puerto. Desgracia- 
damente no se ban realizado todas las ilusiones de los experimentadores y los 
resultados de los laboratories no ban sido comprobados en tudos sus puiitos 
por los resultados clinicos. 

Richet y Hericourt, despu6s de su trascendental descubrimiento, escogieron 
al Bacillus de Koch, para ampliar el campo de sus investigaciones y contirmar 
6 reformar los resultados obtenidos en sus primeras experiencias sobre el Ba- 
cillus pyosepticus. El suero usado ha sido el del perro y tambien el de cabra. 
Como medio de lnmunizaci6n parece haber dado resultado, como medio cu- 
rative ningun ^xito completo y solamente algunos casos de mejoria. 

La aplicaci6n de la Seroterapia al tetanos fue fundada en el hecho slguien- 
te, demostrado por Behring y Kitasato: 

El suero de los aninMles vacunados contra el tetanos es capaz de destruir 
las towinas del mismo. 

La influencia preventiva del suero antitetanico, esta fundada en un gran 
nAmero de hechos perfectamente comprobados; no asi la accion curativa. En 
Francia los fracases han sido numerosos, pues no se cuenta mas que un ca- 
se de curaci5n entre los numerosos enfermos que han sido tratados en los 
servicios de Baginski, de Grancher, Polaillon, Setulle, Barth y Mayet. En Ita- 
lia y en Alemania se cuentan, sin embargo, bastantes^xitos. 

26 



'i66 CBONICA MBDICA ICSXICANA 

Behring, incansable en sus investigaciones, despu^s de haber hecho tan 
uotabies descubrimieiitos seroter&picos, experimentando eon el t^tanos, em- 
prendi6 otros may importantes tambi^n sobre el suero antidift^rico y sus pri* 
meras aplicaciones en el hombre. Roux, algun tiempo despu^, proscguia con 
riguroso empeuo los trabajos comenzados por Bebring. Losresultados de sus 
investigaciones fueron leidos el mes deSeptiembrede 1894 ante los miembros 
del Congreso de Budapest. No solamente tuvo el m^rito de haber perfeccio- 
nado los conoclmientos ya adquiridos, sino que se empeii6 en vulgarizarlos 
daudo a la terapeutlca un medio curativo sin precedente. 

Ila explicacion que se dio entonces de la acci6n de los sueros, no fue la 
que sirvio de base para explicar la acci6n del suero antitet&nico, es decir, la 
de la acci6n de las antitoxinas. 

Las investigaciones de Metchsnikoff, de Isaeff, Pfeiifer y de Sanarelli so- 
bre el suero de los aulmales inmunizados contra la neumonia, el ct^lera, el 
vibrion avicida y la fiebre tifoidea, demuestran que el suero no impide la ac- 
ci6n de las toxinas; sino que estimula la accion fagocit5sica tan SMlmirable*- 
mente estudiada por MetchsuikoiT, no se trataria de una accion quimica, sino 
de una acci6n celular. En este caso, el nombre de antitoxinas deberia ser reeu- 
plazado por el de estimulinas. Las investigaciones de Roux y Yaillard ban con- 
firmado las anteriores ideas, resultado de sus experiencias sobre el suero del 
tetanos y el de la difteria. 

Se ban estudiado tambi^n los efectos seroterapicos en la neumonia por 
Klempercr, Foa y Scabia y de la fiebre tifoidea por Chantemesse y Widal. Los 
resultados ban sido inconstantes e inciertos. 

Roger, Behring, Vinay, MironofTy Marmorek, ban estudiado el suero anti- 
estreptococico. Han hecho uso de cuituras modificadas por el calor a dosis 
progresivamente crecientes de cuituras vivas. Marmorek ha empleado como 
medio de cultura el caldo-suero que es donde se desarrollan con mayor faci- 
lidad los estreptococos. Las enfermedades tratadas por este medio ban sido 
la erisipela, la fiebre puerperal, los flegroones de estreptococos. Se citan ^xi- 
tos notables, pero no estan perfectamente confirmados aun. 



seooiOn xvil 



TEIIA.PEXJTICA. 



MEDIOAMENTO PUBO. 

(CONCLUYE). 

Desde los albores de la Medicina hasta la ^poca actual, es decir, duran- 
te un periodo ampliamente secular, s61o ha podido disponer la Terap^tica 
de agentes complexos en su mayor parte y de acci6n s61o aproximativamente 
definida. 

Como alguna vez lo hemes indicado, en los tiempos primitivos y en epoca 
aun no remota por desgracia, muchas de las asociaciones imaginadas para 
constituir el medicamento, eran ideadas por la fantasia, sugestionada por creen- 
cias y afirmaclones populares. 



OBONIOA MBOICA MBXIOANA 267 

Ya hemos confesado que el empirismo y el azar han ado k veces los on'- 
genes de fnictuosos descubrimientos; la investlgacidn, el haliazgo y la apli- 
cacion terap^tica de los princlpios acUvos actaalmente en uso general, han 
sldo el iiesultado de laobservacidn cientilica guiada por el M^todo Experi- 
mental muchas veces, pero muy frecuentemente vulgar. Los avances notabi* 
lisimos de la Qufmica han ido, puco a poco y con inapelable fallo, excluyendo. 
la inmciisa mayoria de las asoclacioues absurdas y en boga por dilatado lapso 
de tiempo. Estas asociaclones, comparadas feliz y gr^ficamente al uso de la 
melralla e iroaginadas con el objeto de atacar a la vez disimbolas y hetero- 
geneas manifestaciones de un solo proceso morboso y de una causa eficiente 
linica, van desapareciendo de la escena substituidas con ventaja evidente por 
las sub^ancias y productos minerales, alcaloides 6 gluc<)sidos de constitucion 
siempre ideutica, de actividad nunca variable, de acci6n segura y rapida y 
conslantemente igual. 

Tan importante y ben^flca innovaci6n comprendida y aceptada en el mun- 
do entero, est& modificando, de un mode asombroso k la verdad, k la Terapeu* 
tica, ciencia que ya camina en la actualidad sobre carril seguro, como con- 
vjene y es debido en una ^poca en que ya impera el espiritu filos6ftco posi- 
tivista. 

Con diversos argumentos mk& 6 menos sofisticos, los partidarios del an- 
tiguo regimen, los perseverantes y ac^rrimos trtidicionalistas, para oponerse 
k la corriente irresistible que entrafia la modiftcaci6n y perfeccionamiento de 
una terap^utica defectnosa, han luchado en favo;* del formulismo consagrado 
por le rutina, pero por inexorable 16gica y testimonios clinicos anatematizado. 

La extrema variabilidad de la accl6n terap^utica de la gran mayoria de 
las preparaciones gal^nicas, es la barrera insuperable que ha existido siem- 
pre para el establecimiento de una medicaci6n exactay fiel. De abi las diver- 
gencias notabilisimas, que otra vez hemos deraostrado, en que los autores m^ 
conspicuos y respetables incurren en la asignacidn de las dosis k que deben 
ministrarse los medicamentos. En infusiones, cocimieutos, polvos de hojas 6 
raices, tinturasacuosas, alcoholicas y et^reas, extractos, etc. La dosis deprin- 
cipio activo es siempre cambiante y distinta. Desafiamos k cualquier m^ico 
6 farmac^utico, sin temor de vernos vencidos en el reto, k que (sin previo 
an&lisis) nus hagan conocer la canlidad exactadel alcaloide respectivo en un 
iaudano. una tintura de digital, belladona ii otra cualquiera. De aqui la di- 
ferencia enorme de efectos terapeuticos obtenidos, unas veces los debidos y 
solicitados, olras veces nulos, y algunas ocasiones perjudiciales y toxicos. 

En una palabra, sobre la base deleznable y movediza de una dosificacion 
imperfecta, sobre la carencia de unidad medicamentosa perfecta, no podia nun- 
ca erigirse una Terap^utica cientifica. Lo Incierto, lo tornadizo, lo variable y 
ileno de vaguedad, nunca pueden servir de base de sustentaci6n k la verdad. 
Asi como la admirable Naturaleza ofrece al hombre sus metales todos en di- 
versas combinaciones y multiples amalgamas, asi tambi^n ha ofrecido para 
nuestro provocho y bien la mayoria de los agentes ben^flcos para los males y 
trastornos del organismo, en forma coroplexa, de la cual toca extraerlos al in- 
genio humane y k los seguros procedimientos de la Quimica. Sostener que el 
uso de las plantas medicinales, por ejemplo, es preferible al de los alcaloides 
que les comunican y dan sus cualidades, equivale por consigulente k aiirmar 
que superan las ventajas de los minerales en el estado natural k las de los me- 
tales puros. 



268 CRONICA KKDICA MBXICANA 

r.a variabilidad de los efectos terap^uticos obtenidos con el mismo medi- 
nnnento por la variable riqueza de su principio activo y por el manteniinieDto 
de las do$is de cartabdn que tanto hemos combatido, causa males de incalcu- 
lable trascendencia. Es el primero el fracaso de la medicaci6n, no obteniendo 
de ella el (^xito apetecido; es el segundo el desaliento y p^rdida de la conftanza 
del pacieiile; y es el tercero el escepticismo que se apodera del m^ico, escep- 
ticismo desolador que hace emprender el combatecon nn desaliento precur- 
sor de la derrota, pues no cabe el valor y la energia en el soldaio que no 
tiene conflanza alguna en el poder de las armas que tiene en su mano para 
veneer k un enemigo. 

El advenimiento del principio activo, del Medicamento puro, ha llegado 
para la g1or]ficaci6n del arte de curar, para el prestigio y realce de la Gien- 
cia M^ica. 

De hoy en adelante la ampliaci6n de los linderos del saber humano que 
da el progreso, ha abierto nuevos senderos k la Terap^utica; la Alcaloidote- 
rapia, la Medicaci6n hipod^rmica y la Seroterapla, nos proporcionan elemeo- 
tos enteramente desconocidos k nuestros antepasados y con los cuales nuestra 
iucha contra la enfermedad es m^s fructuosa. 

Para la experimentaci^n no cabe la menor duda de que los frutos que en 
ella se recogen son opimos cuando los elementos que se ponen k contribuci6n 
ban sido los legitimos que ella exige. Como acertadamente dice el distinguido 
Profesor de Turin: « La experimentacidn en las cuestiones bio]6gicas, para ser 
« clara, fructuosa y docente, debe ejecutarse en condiciones convenientes, de- 
« finidas y perfectas. No basta la buena eleccion del sujeto, ni la bondad del 
« metodo, tambien es en extreme Importante para el buen resultado y condic]6n 
«esencialisima, la pet^feccidn del medio que se emplea para el experimento. 
« Para tener identicos efectos es precise el agente Id^ntico, porque es incues- 
« tionable que la vida organica, tanto en sus fenomenos como en sus manifes- 
« taclones, a la misma causa corresponde y sigue siempre el mismo efecto. 
« Por eso en la experimentacion del fisiologista, del farmaceutico 6 del clinico. 
asc requiere ante todo que se use siempre del medio puro y siempre id^ntico 
«en su coniposiciun; que se disponga siempre de una individualidad guimica 
« y fafinavoldgicn, perfecta y libre de toda impnreza.» 

De todo lodicho resulta la incuestionable importancia que damosy tiene 
reconoclda la moderna y creclente aceptacion del medicamento puro, conqui^- 
ta valiosa do la ciencia moderna y elevado escaI6n que nos acerca al perfect 
cionamienlo anhelado de los medios curatives. Sin exageraci6n ni raet&fora, 
en nnestro humilde concepto, la introduccion y manejo del agente medica- 
mentoso simple y quimicamente puro, marca el principio de una nueva era 
terapeutica y una progresista y benefactora etapa de la Medicina. 

Dr. E. L. Abogado. 



CBONICA KKDICA MBXICANA 269 



sbooiOn xxil 



CIRUGIA DENTAL 



FLEGM6N 8UB-ORB1TARIO, CAU8ADO POR PERlOSriTlS 

ALVEOLO-DENTARIA. 

V . . . . , de 23 anos de edad, habitante de Mexico- y sin ningil^n antece- 
dente morboso. 

. El d(a 4 de Enero del presente afio, sintid un vivo dolor en el ojo izquier- 
do a] grado de verse en la necesidad de llamar al m^dico^ quien 1e ordeno 
aplicaciones de pomada de belladona y cataplasmas emolientes. 

Los dias 6, 7 y 8 del mismo mes los dolores aumentaron y el ojo se notaba 
como sali^ndose de su 6rbita. 

En el curso de dos dias m^s, el 9o y el iOo, fueron sus padecimientos no- 
tablemente exagerados, localizandose en la regi6n peri-orbitaria, en la que 
sc notaba un enrojecimiento muy marcado. El dia 11 sigui6 lo mismo y el 
exorbitlsmo aumentado. 

Por indicaci6n de su medico fu( llamado en consulta. y al examinar k la 
enferma la encontr^ en las condiciones ya descritas, pero aumentados en gran- 
de escala sus dolores, con flebre intensa y los movimieutos oculares entera- 
mente imposibilitados. 

Segun la opini6n del medico, se trataba de un flegmon sub-orbitario, cuya 
autorizada opini6n respet6 y confirm^ con sus demostraciones clinicas, que 
entre par^ntesis, me ensenaron mucho. 

Llegado que fue mi turno, practiqu6 un minucioso examen en la boca y 
la encontr^ atacada de estomatitis generalizada, s^ptica y lesionada de caries 
avanzada la 1« gruesa molar superior, correspondiente al lado enfermo. 

Indiqu6 al medico mis sospechas y la necesidad absoluta de extraer la 
muela enferma, manifeslAndome su entera conformidad. 

Una vez becha la antisepsia de la boca, practiqu^ la extraccj6n de ia muela, 
siendo demasiado laboriosa porque presentaba gran resistencia para luxarla. 
Efectivamente, estaba provista de tres raices muy divergentes, llam&ndome 
la atenci6n las dos externas que eran sumamente largas. 

Con la ayuda de una sonda acanalada penelre al alveole, siguiendo el tra- 
yecto del lugar de la raiz anterior. Con poca 6 ninguna diflcultud penetre al 
anfro y di salida a gran cantidad de pus mezclado con sangre. 

Se le prescribio k la enferma embrocaciones de unguento napolitano y 
cataplasmas de f^cula, calientes, y al interior una pocion polibromurada, cui- 
dando^todos los dias de hacer el cateterismo al antro y lavados de soluciones 
antis^pticas. 

El 16 del mes de la fecha, sinti6 mejoriay el exorbitismo era menos pro- 
nunciado. Con el mismo tratamiento continuo hasta el dia 20 en que el ojo habia 
adquirido su aspecto llsiol6g]co y solamente se notaba un pequefio punto rojo 
en su angulo interne. 

Pasados unos dias mis la enferma fue dada d(j alta, pues estaba perfec- 
tamente curada. 



270 CBONIGA MBDICA M£XICAMA 

Se ve en osta observaci6n que el pus, en lugar de escaparse por la vfa 
bucal, en dorule existia el absceso dentario, penetrc^al seno maxilar, mortifi- 
caiido el tejido celular de la cavidad orbitaria pur la hendedura esfeno-maxllar. 

La eiiorme raiz del molar eu el case preseute se habia comunicado a la 
cavidad del antro. 

Esta particularidad anat6mica uo es absolutamente rara. La anatoinia to- 
pogriilica del Profesor Tillaux, dice: «que la cavidad del seno maxilar esta se- 
parada ])or una capa muy delgada de tejido huesoso.» 

Por la ti'cnica de la operaci6n se deduce que la via de curacidn para la 
enferma era la indicada, evitandose de esta manera algunas incisioues pro- 
fundas en el tejido celular de la orbita. 

Los flegniones de la orbita producidos por caries dentaria, no son muy 
comunes y por cousiguiente son dignos de estudio. 

Esta observaclon la creo de algiin in teres profesional y por eso la consigno 
a gi'andes rasgos. 

Mexico, Febrero de 1900. 

Manufx Cabmona a., 

Cinijano Dentteta. 



SBOCION XXIV. 



LA GOTA COMO ENTIDAD CUANTITATIVA 

T OOHO FOBHA FABMAO^UTZOA. 

La dosiflcacion, he aqui el gran problema que desde epocs^ lejanas viene 
ocupando la atencion del Medico y del Farraaceutico. 

Los numerosos descubrimientos que en la Fisica y Quimica se ban He- 
vado a cabo; la construcci6n de aparato.> de precision, cada dia m^ exactos, 
con su valiosa ayuda nos alejan del emptrico poco mas 6 menos^ al grade que 
en muchos casos podemos contar con la certeza de que nuestras observaciones 
tionen un rigor matem&tico. 

Mas no siempre vemos esa exactitud. En la Farmacia hay varias formas 
farmacruticas defectuosas, radicando estas deficiencias en varias causas. 

Por una parte la gran variedad de substancias con propiedades tan distln- 
tas y algunas veces de composicion inciertao totalmentedesconocida que em- 
plea aun la Terapeutica moderna, presenta a veces serias dificultades para la 
correcta asociacion de ciertos medicamentos. 

Entre estas formas se encuentra la denomihada «Gotas.» 

Hablar^ brevemente de ellas desde el doble punto de vista de su entidad 
cuantitativa y como forma farmaceutica. 

^Que es una gota*! La definicion que me parece mas oportuna es la si- 
guiente: 

La m(u pequeha porcion de un liquido que impulsada solamente por la furr- 
za de gravedad^ pueda desprenderse de la masa total, 

Estudiando las numerosas causas que dcciden este desprendimieuto, pue- 
den comprenderse en tres grandes grupos. 



OBONXCA MBDIOA ICBXICANA 271 

1o La natural eza del Hquido. 

to La estructura y condiciones del recipiente; y 

30 Causas accidentales. 

La cohesion 6 sea la fuer/a variable que uue entreellas las molecufas de 
UD cuerpo en su segundo estado flsico, hace que la porciuii desprendida sea 
de mayor 6 meuor volumen, y se atiende a la diferente densidad de los mis- 
mos al apiicar la formula P= VXD paraobtener el peso; como los factores V 
y D son vaiiables, slempre resullar&n valores difereutes para P. 

La clase de cristal, la superficie mas6 menos homogenea por doiide tiene 
que pasar el Hquido en vista de la diferente fuerza con que se adbieren los 
liquidos h los^ s61idos, influyen notabiemente para que la gota varie de vo- 
lumen. 

Como causas accidentales podre citar la temperatura, la presion atmos- 
f^rica, la que se ejerce en el interior del recipiente y la evaporaci6n. 

Estas circunstancias concurren combinadas de nniltiples maneras en la 
operacion de contar las gotas, resultaudo de esto que casi nunca puede uno co- 
locarse en identicas condiciones al mauipular, y por lo mismo las apreciacio- 
nes basadas en el numero de estos pequenos volumenes son del todo erroneas. 

La pr^ctica viene a conArmar lo antes dicbo. En ciertos frascos una gota 
de tintura de nuez v6mica pesa 0.025, mientras otra de solucion oliciual de 
acetato de amoniaco pesa 0.16. 

Si estos pesos ( variables como es natural ) fueran comparablcs entre ellos, 
si la relacion entre el peso y el numero de gotas de un mismo liquido fuera 
constante, conociendo las diversas relaciones, se podria doslAcar ponderalmen- 
te con certeza un liquido. Pero esto no se veriflca. Con los frascos de las di- 
fereutes farmacias se obtiene para un peso determinado un numero de gotas 
slempre distinto, y la difereucia es algunas veces tan grande que llega a ser co- 
mo i:2. 

El recipiente del liquido es el que se emplea para contar las gotas; asi se 
practica casi slempre en las farmacias, tanto al desempenar el despacbo de 
una prescripcion como en otros casos. 

Por consiguiente, al recetarel medico 10, 15,206 mas gotas de un Hqui- 
do active, no puede saber la cantidad que contendr^ el preparado y quiza 
tambi^n lo ignore la misma persona que manipula. 

Reveil, Saller6n, Limousin y otros, ban estudiado el modo de evitar estas 
causas de error construyendo cuenta-gotas m^s 6 menos ingeniosos y compli- 
cados, sobre todo el de Jannin, que tiene varias piezas adicionales y de di- 
versos di&metros. No cabe duda que estos aparatos son poderoso auxiliar en 
ciertos casos, pero k povsar de esto, no sirven para resolver el problema en la 
practica. 

Adolecen de varies inconvenientes. Su adquisici6n es dificil, su use poco 
6 nada practice, y adem^, como su consti*ucci6n obedece a deterroinados da- 
tes de temperatura y presion especiales, no podemod usarlos sin caer en error, 
puesto que nuestra presion y temperatura medias son distintas. 

Andouard recomienda juiciosamente un procedimiento que me parece 
muy practice. Consiste en anotar en cada frasco el volumen y peso de un nu- 
mero determinado de gotas (20 por ejemplo) del Hquido que contieue. 

Estas anotaciones serian diferentes en los diversos establecimientos de 
farmacia, pero exlstiria un date invariable, el peso^ de gi^an utilidad para el 
medico. 



272 CBONIOA XBDICA MBXIOANA 

Ahora bien, la mayoria de los Ifquidos empleados en la farmacia, son so- 
lucioues tituladas que se prcpiiran disci viendo un peso conocido de la susbtan- 
cia en determinada cantidad de vehfculo apropiado. Luego si las preparacio- 
nes activas que usa el medico estan valoradas ponderalmente, nada mas con- 
veniente que marcar las dosis al hacer sus prescripciones, empleando los pesos 
y no los voliimenes, sobre todo, tratindose de las gotas que son pequefios vo- 
liimenes de signiflcacion incierta. De esla roanera evitaria abrumar su me* 
moria con el c^lculo que exigen las equivalencias y podria apreciar con mas 
precisidn la actividad del medicamento empleado. 

Considerando las gotas como forma farmac^utica, la incertidumbre en 
la medida anmenta notablemente. 

Ei volumcn de liquido que sale de la farmacia con el r6tulo de «Gotas» 
tiene que sufrir una dosiflcacion que pudiera denominarse secundaria. 

Basta mencionar la poca practica, las mas veces inberente en la persona 
que ba de contar las gotas, los en vases multiformes y de diferentes closes y 
dimensiones en que se conservan las mismas, para comprender la falta de exac- 
titud en la medida, que es tanto m&s perniciosa cuanto mayor la actividad 
del Hquido-gotas. 

Para las substancias poco activas, la administracidn por gotas no tiene m^s 
inconveniente queseruiia medida incierta yque por lo mismodeberia prov- 
en birse; pero tratandose de medicamentos de accl6n en(^rgica, como el aceite 
de Croton, soluci6nde trinitrina al i por ciento, laudano, etc.,etc., no debe- 
rian por ningQn motivo recetarse en gotas, sino administrarlos en una solu- 
ci6n titulada, indicando voliimenes f&cilmente apreciables. 

Mexico, Abril 25 de 1900. 

Enrique G. Puente. 



SEOOION XXVII 



REVISTA 

DELA 

PRENSA MEDICA MEXICANA 



*'Oaoeta KAdloa."— Organo de la Academia Nacional de Medicina.— 
Tomo XXXVII, Num. 7.— Abril l^de 1900.— Eneste numero seinsertan, ade- 
m^ de las actas de la Academia y del ''Ap^ndice'* con los dictamenes sobre 
las Memorias de Ginecologia de los Dres. Suarez Gamboa, Altamira y Villa- 
rreal (que concluyen en el niimero siguiente), dos trabajos: el uno de Esta- 
distica Quirurgica^ intitulada '^Operaciones de Histeropexis para corregir el 
prolapse genital y la retroversion uterina, " por el Sr. Dr. F. Hurtado ; y el 
otro de Bacteriologia, intitulado: *'Dos observaciones de pseudo-difteria, in- 
feccidn por el Saccharomices albicans^ por el Sr. Dr. A. Gavino, en que, ado- 
ciendo dos cases clinicos, manifiesta la facilidad con que esta infecci6n se 
confunde con la difteria cuando el an&lisis bacteriol6glco de las falsas mem- 
branas no demuestran la ausencia completa del bacilo de Loefller. 



ORONICA HKDICA MKXICANA 21^ 

La ml»m».— Niim. 8.— Abril 15 de 1900.— Al freute de este numero se 
eiicueutra un articulo refereute al Sr. Dr. D. R. Lavisla, nuestro emineiite 
cirujaQO, de cuyo fallecimiento damos cuenta en otro lugar.— Eu seguida se 
insertan las actas delassesioiiesdela Academia, muy interesantesalaverdad, 
por las cuestiones que eu alias se debatieran, veriflcadas los dias \i y 21 del 
proximo pasado Marzo ; y la Convocatoria para optar a una plaza en la Sec- 
cion de Auatomla Normal yPatoldgica. Ins^rtase asimismo el voto particular 
del Sr. Dr. D. F. de P. Ghac6n, sobre los trabajos preseutados por los Sres. 
Dres. Su^rez Gamboa, Altamira y Villarreal. 

'Boletta del Oonsejo Superior de Salnbrldad."— 3^ Epoca.— Num. 
8, Febrero 28 de 1900.— Mexico.— En este numero, que recibimos con algiin re- 
tardo,hemos leidoun articulo del Sr.Dr.D. A. Matienzo, intitulado ''La Fiebre 
Amarilla es una enfermedad evitable, " en que pormenoriza los 9 casos de es- 
ta enfermedad que se observaron en Tampico, en el semestre de Abril a Oc- 
tubre del afio pasado^ los unos aut6ctonos y los otros importados de Vera- 
cruz, TAxpara y Tantoyuca, que no ban causado contagio, por baberse llevado 
con rigor el aislamiento y la desinfeccion ; aconseja adem^ de estos medios, 
los de higiene general como su mejor profilaxia.— Continiian los resiimenes, 
estados y cuadros de costumbre. 

El mlsmo.— Num. 9, Marzo 31 de 1900.— En el se inserta un trabajo del 
Sv, Dr. Narciso del Rio, resldente en Veracruz, intitulado: ''La desinfeccion 
en la Fiebre Amarilla, " en que baciendo una siutesls de las epidemias que 
se ban desarrollado en aquel puerto, demuesti*a los beneflcios del alslamion- 
to y desinfeccion, que hacen esperar el aniquilamiento de esta terrible plaga 
eii nucslras costas. 

*<I.a Beonela de Kedlolna."— Tomo XV, Num. 17, Abril lo de 1900.— 
En este niimero hallamos como articulos origiuales, los del Sr. Dr. Porlirio 
Parra, el lo intitulado: "El ejercicio de la Medicina. Antes y hoy,'* en que 
promote ocuparse de los remedios con que deben combatirse los males que 
boy afligen a la profesi6n m^dica, que son muchos y muy graves a la ver- 
dad; y el 2©, el Informe que el mismo facultativo presento .'i la Secretaria de 
Justicia sobre los puntosde Higiene publicay Soclologfa medica, tratados eu 
la Conferencia Internacional de Bruseias, y que debe contlnuar. 

lia mUma.^Num. 18, Abril 15 de 1900.— Ademas de la continuacion 
del interesante Informe del Sr. Dr. Parra, que acabamos de mencionai*, se in- 
serta un articulo del Sr. Dr. R. Macouzet, titulado: "El Raquitismo en Ber- 
lin. Su Iratamiento por la substancia de la Capsula suprarrenal y del tinio," 
en que revela la accion benefica de este medio terapeutico, ministrado eu 
pastillas de 0.30 centigramos 6 sean "Pastillas de Raquitol del Dr. Stoelzner." 
— Prensa extranjera. 

"Beyleta M*dloa."— Tomo XII, Num. 17.— Febrero 15 de 1900.— Eu 
este numero se encuentra un erudite articulo del Sr. Profesor de Patologia 
Interna, Dr. D. Jos^ Torres, intitulado: " Las dispepsias y las gastritis crtini- 
cas," eu el cual, con sobradisima razou y dates etiologicos, censura el tra- 
tamiento de cartabon antiflogistico 6 desinfectante que para combatirlas se 
emplea, inutil y aun perjudicial en la generalidad de los casos por el error 
que implica del factor etiologico que las origina. 

Viene en seguida "Un case de Extrofia de la vejiga y ausencia de los 
orgauos genitales," por el Sr. Dr. D. RamOn Ruiz, do Salvatierra (Gto.), eu 
que da cuenta de un ejemplar de esta rara anomalia, en que sobre el pubis 

27 



274 CBONIGA HSDXCA MBXIGANA 

y en la superficie del tumor fUngoso que el 6rgano forma, se encueatran los 
ureteres dando salida constante k la orina, con otros delalles curiosos k la 
verdad. A pesar de estos vicios de conformaci6n la fiina (al parecer) ha po- 
dido crecer y desarrollarse normalmente, pues ya cuenta m&s de un ano y su 
aspeclo es completamente satisfactorio, como lo demuestra la fotografla que 
acompaua al trabajo. 

I«a misma.— Organo de la Socledad de Mcdicina Interna.— Tomo XII, 
Niini. 18.— Marzo io de 1900.— En 61 seinserta un laborioso v erudito traba- 
jo del infatigable Dr. J. de Jesus Gonzalez, de Le6n (Gto. ), intitulado: *'Nolas 
clinicas para contribuir al estudio de la meningitis cerebro-espinal epid(^- 
mica," en queteniendo por base un ni^mero respetable ya de observaciones 
(30) diserla con buen sentido sobre esta enfermedad, anota su sintomatolo- 
gla, describe su sindroma y particularidades y da cuenta de los resultado- 
obtenidos con el tratamiento empleado, que juzgamos 16gico y correcto. 

Anales de Oftalmologria-— Tomo II, Niim. 9.— Marzo de 1900.— .\de- 
mas de "La enucleaci6n del ojo; procedimiento operatorio," del Dr. Lam- 
dolt, de Paris, hemes visto en este numero el del Dr. Enrique Lopez, intitu- 
lado: ''Ambliopia por desnutricion," en que se demuesti^a que esta afecci6n 
dependia del estado de miseria flslologica ocasionado por el decreto 6 bando 
de recancentracidn de la poblaclon rural de Cuba que dict6 el Goblerno es- 
pafiol en 1896, con el objeto de terminarla guerra separatista que tanlas vic- 
timas caus6 en aquella hermosa isla. 

lia mlsma— Tomo II, Niim. 10.— Mexico, Abril de 1900.- En este cua- 
derno se encuentraun trabajo del Sr. Dr. Daniel M. V61ez, tituiado: "La anes- 
tesla local en la enucleacion del globo ocular," en que describe el procedi- 
miento operatorio que debe seguirse en esta intervenci6n quinirgica cuando, 
en cases determinados, en vez de la anestesia general seemplea la cocainica. 
— Viene en seguida un trabajo del Dr. P. de Obarrio, sumamente curioso, in- 
titulado " Un nuevo fenomeno de auto-oltalmoscopia," en que da cuenta, acla- 
rando el texto con una lamina explicativa, de unas im^genes de un colorido 
rojo, anaranjado palido, percibldas en determinadas circunstancias. dando la 
explicaci6n 6ptica del fen6meno. 

Anales del Instltuto Midloo Haolonal.— Tomo IV, Num. 8.— Agos- 
to de 1899.— Despu^s de los informes de costumbre sobre los trabajos ejecu- 
tados en el Institute, se inserta un articulo del Sr. Prof. D. M. Lozano y Cas- 
tro, intitulado: "Algunos dates quimicos acerca de la Psoralina;" y otro del 
Sr. Dr. D. Manuel Uribe Troncoso, que llevaportitulo: "Investigaciones ex- 
|)erimentales acerca de la tension intra-ocular en Mexico," concluyendo con 
la inserci6n de la "Defensa contra la tuberculosis, *' del Sr. Dr. Lic^aga, que 
ya conoceii nuestros lectores. 

Boletin de Higriene— Organo Oflcial del Consejo Superior de Salubri- 
dad del Ehtado de Mexico.— Toluca.— El ultimo niimero de este aprecia'ole co- 
lega que hemes recihido es el 6, Tomo VI, de Febrero 15 prdximo pasado, 
llamando t^ste hecho nuestra atenci6n por no haber nunca lameutado su au- 
sencia. ^Habra suspendidose su publicacion? 

Analee de la Socledad Olentlfloa ^'Antonio Alsate."— Los ililtinios 
numeros de esta iluslrada publicacion no ban llrgado a nuestro podor. porlo 
que suplicamos al senor Administrador lU* t'lla st* sirva remt»dlar la falta. 

E. L. A. 



CRONIOA MEDICA HBXICANA 27r> 



SEOOION XXVIII. 



REVISTA 



DE LA. 



PRENSA MEDICA EXTRANJERA 



Tratamiento del asma.— ("TA^St. Louis Medical & SurgicaUournal),— 
Marzo, 1900.— Eii un articulo cuyo fondo lo constituyen algunos iiilereiantes 
casos clinicos, el Dr. G. A. Gilbert recomieiida con empefio la medicaciun por 
las sales de litina, y de eilas elige la purgante (thialion) eu el tratamlento 
del asma. 

Acepta, como la m6s admisible, la teoria que hace de esta penosa enfer- * 
medad una neurosis de los neumogastricos y vaso-motores de los bronquics, 
y le reconoce pororigeu la irritacion periferlca 6 central por laexistenciad^ 
cantidades anomalas de acido urico en la sangre. Se sabe hoy dia que este 
^cido produce un aumento de tension sanguinea y es la principal condici6ii 
que conduce al asma; aun se cree por muchos inteligentes en la materia, que 
los cristales de Leyden dan nacimiento a una irritacion rerteja partida de las 
extremidades nerviosas del vago en la mucosa de los bronquios, iniciando asi 
los accesos; accesosque son paroxfsticos por la misma razonque lo son mu- 
chas jaquecas, es decir, por las fluctuaciones de cantidad del ^cido urico de 
la sangre, y s61o cesan cuando los emunctorios dan libre salida al exceso de ve- 
neno. Dos hechos conUrmatorios de esta hipotesis causal serian la bora de los 
accesos, que generalmente son nocturnes, de las ^ a las 4 a. m., bora en que 
la cantidad de &cido I'lrico est4 en su maximum y el que despu^s baya una 
emisi6n de orinas claras y abundantes. 

Probablemente no todos los casos de asma son debidos a la misma causa, 
presencia del dcido urico, y sin embargo, la cllnica ensena dia por dia que ca- 
si todos son mejorados cuando se atiende con cuidado a la eliminaci6n del 
acido por medio de la dietetica y medicaci6n apropladas. 

Si, en efecto, esta composicion de la sangre es el factor mas importante 
en el estado morboso conocido con el nombre de asma, la atenci6n del medi- 
co debe fljarse en purgar al sistema del t6xico y su terap^utica, despues de 
haber caminado tanto tiempo en las tinieblas, podra al An conducirse de una 
manera racional. Se admitecasi universalmente que las sales de litina son el 
agente mas poderoso para la eliminacion de los uratos; si el yoduro de pota- 
sio^ dado empiricameute por la primera vez, fue de grande utilidad transfor- 
mando en urate de potasa soluble una parte del acido urico contenido en la 
sangre, hoy que sabemos que el urate de litina es mucbo m^s soluble, cuanta 
vent^a no resulta de sustituir una sal por la otra; sin contar que el thialion 
es laxante y disminuye la tension arterial. Asi pues, basandose en estas con- 
sideraciones el autor, propone el tratamiento anterior, y en los casos descri- 
tos se ve que siempre ha teuido brillantes resultados. 

El tratamiento causal es el de primera categoria en toda intervenci6n te- 
ra^putica y de aqui el interes que eucierra el articulo del Dr. Gilbert; pero 



*^76 CRONICA MBDIGA MBXICANA 

muclias veces el nieilico se eiicuenlra ante el eufeniio eii los nionieiilos en 
que liene verificativo el acceso, y sieudo su deseo dominarJo para calmar si- 
luaclui) lau peiiosa niientras se iustituye y da tieinpo a que obre la lerapeu- 
Ilea causal, uos permitinios recojnendar el uso de la hiosciatnina como de un 
Ijellisimo resultado en la mayoria de los casos, por la rapidez con quesupii- 
nie el accidente. 

lifts Vegr^taoiones Adenoideas en la InSanola. — Con este titulo 
publica el Dr. L. Gordillo un extenso articuloen los «Analesdel Circulo Me- 
dico Argentino (Afio XXUI, Ntim. 1) en que campcan laerudicion y profundo 
conocimjento praclico del asunto. Nos limitamos ^citarlo, llamnndo la aten- 
cioii de nuestros lectores, porque su extension y la iniportancia de los pun- 
tos <]ue trata, no se prestarinn al carlabon exiguo de esla revista de preusa 
inedica extranjera. 

Dr. C. Viesca y Lobaton. 



Tratamiento de los saroomas por la mesola de las tozinas del 
streptoooocus y baoiUuB prodig^iosiis.— ( Dr. William Coley.— Abril 14 
de 19(X).— Tfee Journal of the A. M, Association).-— Psivvl este tratamiento re- 
qui^reseen primer terminoel diagnostico hlstol6gico de la variedad del ueo- 
plasma, por haberse mostrado m^ eficaz en las formas fuso-celulares que 
globo-celulares. Las toxinas por inyectarse deben ser de gran virulencia, lo 
que se procura por pasos sucesivos en organismos de conejos. Dichas toxiuas 
son obtenidasde los liquldos no fillradosque provienendel cultivode anibos 
geruienes en el mismo caldo y que se esterilizan por el calor k BS"* centi- 
grados. 

La dosis mayor que puede inyectarse es }4 minima, con intervalos de dos 
6 tres dias y por largo periodo, estando como esti probado que su uso no pro- 
voca trastornos. 

No obstante esto, k las tres 6 cuatro semanas de emplear estas inyecciones, 
puede ya decirse si se obtienen resultados beneilcos 6 no, s6Io por el aspecto 
que ofrece la neoplasia en sus modificaciones. 

Es tanto mas de recomendarse el m^todo, cuanto que con ^1 se ban ob- 
tenido brillantes resultados en los tumores ya inoperables, donde los mayo- 
res esfuerzos de cirujanos competentes no aicanzan mas exitos que el 1 por 
ciento, mlentras que el tratamiento que hoy se preconiza da hasta un 12 por 
ciento. 

La base te6rica de la idea es, como se comprende, la suposicidn de que 
los sarcomas, como los otros tumores malignos, son producciones microbia- 
nas, y por consecuencia sujetos k las leyes de la simbiologla. 

NoTA.— Hasta aqui el extracto sucinto del trabajo precitado. Pasemos k 
algo practico que nos concierne espccialmente a los medicos del pais. 

Sin duda que es infructuoso que sean almacenados en nuestro cerebro 
cstos conocimientos, cuando de ellos no hayan de sacar fruto titil los enfer- 
mos (jue se pongan en nuestras manos. En efecto, ^qu^ importa al que pa- 
dece un sarcoma del maxilar superior, pongo por caso, con invasidu craneana; 
orbitaria y aun zigomatica, que podamos dar grandes teorias sobre la pato- 
genia de su afecci6n, si su mal no encuentra el remedio en nuestras manos? 

Por otra parte, ^ puede culpirsenos de Incuria si no ensayamos en nues- 
tro ent'ermo los tratamieutos, ^ste por ejemplo, aconsejados para tales casos? 



CRONICA MBDICA MEXICANA 277 

No, en niaiiera algiiiia. No basla que nucslra mente sea una bibliotera, 
hay que aplicar nuestros conocimientos, y por desgracia escapa a nuestras 
facultadcs la materia con que hayamosde Iriunfai*. Nuestra memoria sera una 
fuerza, pero romo fuerza es impotenle para producir materia. 

Hoy que la seroterapia y opoterapia invaden el campo medico, los facul- 
tatlvos de Mexico nos encontramos en pleuo estancamiento, ineptos para se* 
guirel raovimiento universal de experimeutacidn, porque somos pobres y no 
tenemos de que disponer. Dfgasenos cuantos trabajos ha costado la disemina- 
ci6n del virus vacuno aun en los pueblos pequeuos, si acaso no faltan mu- 
chos, k pesar de los esfuerzos que agrupaciones aisladas han podido hacer. 

^D6nde est& la diseminaci6n del suero anti-dift^rico; donde el anti-es- 
treptococico; donde los elementos para que el queejerce en provincias funde 
diagnosticos histol6gicos y bacteriol6gicos? 

^Y qu6 decimos del medico de provincia, si aun el que trabaja en la ca- 
pital tiene que contar con una clientela acaudalada para que se pueda erogar 
el gasto de un especialista? Parece extrano, pero no hay que cegarnos, ape* 
iias si en algiin hospital se hacen tales diagnosticos. 

No es nuestro ^nimo deprimir a nuestra Patria, es seilalar una llaga, 
un vacio que urge Uenar. Casi no hay un estado que no tenga un Consejo de 
Salubridad, casI no lo hay que no tenga delegados en sus distritos; pues un 
esfuerzo m^s y que haya bacteriologista en jefe agregado k esos Consejos, y 
que cada delegado sea micr6grafo. 

Ya parece que oigo que es pcticion enorme. Cierto es, si nos fijamos en 
la mezquina remuneraci6n que tienen esos delegados, cuando^ como en algun 
Estado sucede, el delegado tiene que recorrer a sus expensas las municipali* 
dades de su circunscripcion difundiendo la vacuna, visitar escuetas y carce- 
les, ser perito-legista, y por todo este trabajo, al que se anexan los respectivcs 
informes, reciben cincuenta pesos, 

Es seguro que ninguno que haya hecho estudios especiales ir& a buscar 
U^n miserable paga. 

Nuestro erudito y progresista maestro Dr. Angel Gavino, no ha mucho 
nos seilalaba esta laguna. i Ojald que el publicara sus ideas y la manera do 
llenar nuestras deficiencias! jOjala que nuestro higienista, Dr. Eduardo Licea- 
ga, presentara por los conductos debidos a los congresosde nuestras enlida- 
des federativas un proyeclo de ley que tendiera al mismo tin ! 

Dr. a. Benavides. 



BndoiiMtrltis p^r Milpln^tis miipur9^AaL.-—(Archivos de Ginecopatia, 
ObsUMcia y Pediatria, ni'im 4.— Barcelona, 25 de Febrero de 1900.— El Sr. 
Teodoro Reus se reflere en su artfculo a una joven de 28 anos enferma de en- 
dometritis. Estando el cueilo del utero con ectropi6n pronunciado y nume- 
rosas fungosidades, se empleo como tratamiento la amputacidn y la raspa. 
Hfzose la primera, yal dar por terminada lasegundael Dr. Recasens, quefue 
el operador, observd que la ciicbarilla se introducia hasta 20 centimetros (el 
cateterismo dio 8 cents, de longitud), saliendo llena de pus; introducida de 
nuevo, se not6 que necesitaba su extremidad superior estar inclinada hacia 
el lado izquierdo de la matriz, para penetrar sin esfuerzo; extrayendo siempre 
al sallr liquido purulento, que fu^ disminuyendo poco k poco. 

Razonando sobre los hechos, cree el autor que la lesi6n primitlva fue una 



278 CBONICA KBDIGA MEXICANA 

saipiugitis supurada; que el pus al escurrir por el oriticio uterino de la trom- 
pa, origiuu la intlainaciou de la mucosa de la matrlz; y que el cuello dilatado 
dl6 paso Iraucu a la cuchaiilla, hasLa "10 ceutimetros de protuudidad. 

Deducciou importaute de lo aulerior: puede tal vez utilizarse couio medio 
de diagnuslico esla circuustancia proporcionada por la casualidad. Empleando 
uuacucharilla roma, para evi tar lesiones, y hacieudo cou ella uua especiede 
sondeo, eu casus de diaguosUco duduso se puede explorar las ti^ompas; mas si 
bleu es cierto que no es lacil encoutxar el oriticio de estas, no es raro que, cu- 
mo eu el caso reterldo, este dilatado, y eulonces la peuetracion del iusU'umeu- 
to se hai'a sin obstaculo aiguuo. £s posible tambieu ejecutar la mauiobra en 
saipiugitis supuradas recieutes para ti'atai* ciertas eudometritis sin salpingec- 
tomia, despues de limpiar la trompa extrayendo todo el pus. 

La s^^latlna oontra las hematemesls de la tiloera del eati^ma- 
§;o,—(JouiimU de Medecine de Paris, num. 31.— Febrero, 1900).— El Dr. Palia- 
kow, de Moscow, ha tralado satisl'acloriameute un caso de lilcera estomacal, 
que origiuaba bematemesis abuudautes casi todos las dias. 

La enf'erma fue una mujer de 'it anos cuyo mal no se modified con el re- 
poso, la dieta y el sub-niU*ato de bismuto; pero la administracion de una so- 
luciOn gelatinosa al 10 por ciento, en la dosis de :200 ceutimetros cubicos, re- 
petida tres veces en el dia, produjo desde luego un notable alivio. El trala- 
miento se continuo durante un mes, y las hemorragias eu este tiempo solo se 
produjeron dos 6 tres veces, siendo de poca importancia. La curaciOn de la 
paciente fue completa. 

Bobre el empleo limltado de la aneateaia i^eneral.— 0. Bloch, de 
Copenhague.— f/ievwe de Chir,, 10 de Enero 1900).— Extractado por A. Beuoit 
eu la Hevue de Therapeutique if erftco-CAirur^jcate.— Paris, Febrero 4, 1900. — 
Se puede decir en tesis general, teniendoen cueutaque la sensibilidad varia 
en los diversos individuos y segun la edad, el sexo, el estado de la salud, la 
iiiteligencia. etc., y no olvidando que las Intlamaciones agudas la exaltan y 
las cronicas suelen embotarla que, con excepcion de la piel y tie los nervios, 
los dem^s tejidos son poco sensibles. 

Es notable la indolencia del tejido celular sub-cutaneo, de los ligamen* 
tos, apoueui*osis, musculos; huesos, periosteo (la ruginacion de este causa 
dolor por el arraucamiento de sus uervios), tegido cartilaginoso, superficies 
serosas de las articulaciones, en las cuales no experimentamos dolor alguno 
cuando est^n sauas al ejecutar ciertos movimientos eu que tieuen que soportar 
presiones mas 6 meuos I'uertes; las aiterias, las veuas, la mucosa gastro- in- 
testinal sana, etc., son enteramente inseusibles. 

Partiendo de estas observacioaes, el autor hapodido practicar operacio- 
nes importautes como beruiotomias, resecciones articulares e intestioales, 
amputacioues de muslo, ovariotomias, recurrieudo a la anestesia tnixta. 

inseusibilizando la piel, se puede operar sin otra anestesia; pero como la 
anestesia general es un «calmante psiquico,» es uecesario por otra pitie su 
empleo, y no siendo despreciables sus peligros, hay que iimitai'la. Asi, pues, 
el autor propone en la ejecuciou de las operaciones (salvo el caso eu que la 
excitacion del eni'ermo sea gi'ande, porque eutonces se tendrk que completar 
la uai*c6sis cloroi'6rmica ) administrar pequenas cantidades de clorotoruio (3 
a ceutimetros cubicos cuando mas), hastaque el paciente no pueda >a res- 
ponder a las preguntas que so le hagan y despues anestesiar la piel con clo- 
rui'o de etilo. 



OBOKICA MEDICA MBXICANA 279 

Al operar se tendr^ cuidado de no tocar los nervios y obrar con delica- 
deza para evitar presiones y tracciones sobre esos organos tan sensibles. 

Teniendo presente, por liUimo, qu^al practicar la sutura de heridascu- 
t^neas accidentales, no es necesario generalmente recurrif al cloroformo; es 
factible un proceder semejante en operaciones que interesen tejidos menos 
sensibles que la piel. Asf es que empleando s61o el cloruro etilico, basta las 
operaciones importantes llegan k ser practicables en cardiacos, albumintiri- 
cos y viejos. 

EVERARDO LANDA. 



EL SESOR PROFESOR DOCTOR DON RAFAEL LAVISTA. 

El Sr. Dr. D. Mariano Herrera. 

De la manera m&s brusca e iuesperada, cuando precisamente se abriga- 
ba el convencimiento de una marcada mejoria en la salud del Sr. Dr. Lavista, 
circulo en toda la ciudad con rapidez increible la noticia de su fallecimien- 
to acaecido ^ las 10 y 50 minutos de la nocbe, del dia 4 del mes que acaba 
de terminar. Desde las primeras boras de la mafiana del jueves 5, una mul- 
titud de personas de todas las clases sociales de Mexico, acudian k la casa del 
ilustre flnado k cerciorarse del suceso y a manifestar su sincera condoloncia, 
demostrando el carino y respeto que supo conquistar durante su larga carre- 
ra, el cirujano mas distinguido sin duda alguna, que ba tenido la Escuela 
M6dica Mexicana. 

Una enfermedad intercurrente, sobreviniendo cuando por una anterior 
infeccidn, contraida en sus trabajos profesionales, hacia que su salud pstuvie- 
se en extremo delicada 6 inepta para la lucba, vino k determinar la desapari- 
ci6n de una personalidad de muy alta significacion cientiflca en la Medicina 
Nacional. 

Deinostraci6n irrecusable del lugarpreferente que babfa logrado obtener 
en el seno de la Sociedad Mexicana, fue la selecta concurrencia que asistio k 
su inhumacidn en la manana del dia 6. Alii tuvimos oportunidad de ver a va- 
rios personajes de las elevadas esferas de la politica; a los represetantes de 
las sociedades cientiUcas de la Capital, k muchos amigos paiticulares del Una- 
do, k niiembros de la banca y del perlodisrao y, con muy pocas excepcio- 
nes, k todo el Cuerpo Medico residente en Mexico. 

Los Sres. Dres. Porflrio Parra, Gregorio Mendizabal y Peon y Contreras. 
pronunciaron ante su cad&ver sentidas alocuciones en que fue traducida co- 
rrecta y expresivamente, la pena grande que la muerte del Sr. Dr. Lavista 
produjo en cuantos tuvimos el gusto de conocerle y poder estimar en su jus- 
lo valor sus vastos conocimientos, su pericia operatoria y su espiritu pro- 
gresista. 

La vida del egregio cirujano fu6 corisagrada toda entera, con ahsoluto 
exclusivismo, a una profesion, en la cual, couio resultado de una clara inte- 



f 80 cBomcA HJsmcA hbzioama. 

ligencia, de un estudio cuiistaiite y de una perseverancia uuuca deiiimeuUda, 
logr6 conquistar envidiable puesto. 

El Dr. Lavista fu6 un luchador ^pfatigable que obtuvo una por una las 
victorias que le condujeron a la meritisima posici6n que ocupaba al morir. 
Director del Hospital de San Andres, fundador del Instituto Anatomo-Pato^ 
lugico en el roismo, Presidente del Congreso Medico-Legal, Profesor de Gli- 
uica externa de io ailo, Opositor k varios concursos cientificos, Acad^mico de 
los m^s prominentes y fecundos en las discusiones entabladas en el seno de 
la docta asociacion, Representante de Mexico en los Congresos Europeos y 
Americanos de mayor importancia, fue tambi^n el Dr. Lavista Subdirector de 
la Escuela de Medicina y escritor, cuyos articulos medicos revelaron siempre 
la profunda erudici6n del que deja boy un lugarque mucho tieropo quedara 
vacio. Introductor de la Alta Cirugia en Mexico, su mejor panegirico seria la 
publicaci6n de la serie largufsima de sus intervenciones.quirtlirgicas. Del mis- 
mo modo que la Cirugia abdominal, cu]tiv6 la Cirugia cerebral y el tiempo 
no extinguir^ en quienes tuvimos la suerte de presenciar mucbas de estas 
trascendentales operaciones, el recuerdo de la seguridad y destreza con que 
fueron practicadas. La ciencia medica esik de luto porque ni los conlempi>- 
raneos ni nuestros p6steros podran negar jam4s que el Dr. Lavista fue uiio 
de sus mas conspicuos sacerdotes. 

Si la Escuela Medica Mexicana conserva con veneracion y carifio la me- 
moria de D. Miguel Jimenez, de D. Rafael Lncio, de D. Juan M. Rodriguez, de 
D. M. Andrade, de D. Anicelo Ortega, de D. Juan F'eneldn y de D. Francisco 
Montes de Oca, la del Dr. Lavista debe enlazarse con lade todos esos campen- 
nes de la medicina en Mexico, para formar con todas ellas la brillante cons- 
telaci6n de nuestro firmamento cientifico. 



Tambien tenemos la pena de comunicar a nuestros lectores el fallecimirn- 
to del Sr. Dr. D. Mariano Herrera, nuestro Jefe de Redacci6n en Durango, espe- 
rando en el numero proximo publicar algnnos datos biogr^flcos que ya pedl- 
mos. Reciban sus deudos, entretanto, nuestra afectuosa condolencia. 



NOTAS. 



NUEVOS MEDICOS. 

Nuestro bien querido amigo, el inteligenle joven Carlos Viesca y Loba- 
ton, uno (le los m^s constantes colaboradores que bemos tenido en la Croni- 
ca, recibiu a mediados del mesquc acaba de finalizar, la aprobacion unani- 
me del Jurado, para ejercor su profesion de Medico Cirujano. Logrado el 
objeto de sus afanes, deseamos sinceramente a nuestro nuevo compafiero el 
exito mas brillante en su carrera profesional. Su tesis, trabajo que le lionra 
y patentiza su dedicacion, se intitula: '^Gontrihucional estudio de las enfer- 
medades del sistema nerviosu." 

El Sr. F. Ocaranza y la Srita. Columba Rivera, ban susltMitado asiniismo su 
examen profesional con e\ito ctunplelo. Ij^ualos deseos para los nnevo'^ miem- 
bros de la profesion. 



ToMo in. 



MliXICO, JUNIO 1° DK 1 900. 



mu. 12. 



GRONIGfl MEDIGfl M&XIGflNfl 



REVtSTA DE MEDICINA, ClRUQlA Y TERAPEUTICA 

(itnOIAUilNTI ALOAlOWOTtllAnA Y MIIOTIIMMa) 



ORQANO DEL CUERPO MEDICO MEXICANO. 



DIRECTOR Y EDITOR 

DR. eWRIQUe L. ftBOGftDO, 



tt 



Wtailie OOMMMMOiiirri M la 80CIETE OBSTETRICALE DE FRANCE, PARIS." 



Or. B«iT«lro, Mftnii«l.— Jefe da Cllnioft 

da Obtietricia de 1* B. N. de Med. 
DTf Daqae d<t Kfttrada, Jmui.— Bz-Jefe de 

Olinicft deObetetride de 1ft B. N. de Med. 
Dr. If ^f Av D«nietrlo.~Profeeor de Clinloft 

Intemft (Ser. ftfio) de Ui B. N. de Med. 
Or. Tffjedft, Carlne. ~ Prof esor de Olinloft 

Inf antil de 1« B. N. de Med. 



Dr. ViUoaea CMmes, FrftneU«)0.— Profeeor 

de PMologU Bxternft de la B. N. de Med. 
Dr. X4mgth Fernando, - Profeeor adjunto 

de Obetetricia de la B. N. de Med. 
Prof. Alfonno Horr^m. — Seceito de Qai* 

mloa, Farmacia A HistorlaNataral. 
Prof. Mfuin**l G. Amgdo.— ^eecidn de Me- 

dicina Veterlnaria. 



SUMARIOi 

SKxaoM WJl,^Patoiogia QeneraL bnportanela de los dltimoi deeeubrimientoi bacterlol^giooa en 
ielacl6ii oon laa enfermedaoea evitablei, por el Sr. D. F. Ocaransa, alnmno d« la B K. de 
Med. (Gondttye).— Skocioh XYII.^ TerapihUiccL Afiejas rutinas y Duevoe horlaontei. Dr. E. 
L. Abogado.— SscxaoH XlX.^HigienepfSMiea. El larado y barrldo de Dueetras calles A la lus 
dela Higiene, Dr. Qulilenno SenJaioD, M6zico.~8xocioK XXII.— DoecieDtaaelncQentaapll- 
cacionee de Bromuro de Etilo paxa opeiadones buealee, Dr. Ricardo Figueroa, Mteiea— El 
Bromarode EtIlo eu Clrugia Dental, Dr. M. Cannona A., Mexico.— Sbocion XXVIL— BeviaU 
de la Prenaa MMlea Mezlcana, E. L. A— SEoaoM XXVIIL— Revista de la Prenia MMica 
Eztmnjera, Br. Dr. A. Benayides y 6r. Dr. C. Vieeca y LoLat6n,— Skociok XXX— BlbUogra- 
fU. '*Tntado prActico de Medidna y Ciragia modemaa por el Dr. Luis Marco^ de Madrid/' 
Dr. C. Vietca y Lobai6n.— "Tntado te6rloo-prictico de Fannada por el Dr. J. B. Miranda, 
de Santiago de Chile, Chile," Prot Juan B. Oalder6n.— Nkcbolooia. El Sr. Dr. D, Mariano 
Berrera y Jaime, de Dumnga— Notas. 

SBOOlON VH 



PATOLOGIA GENERAL. 

IMPORTANCIA DE LOS ULTiMOS DE8CUBRIMIENT08 BACTERI0L0QIC08 CN RCLACION 

CON LA8 ENFERMEDADE8 EV1TABLE8. 

(CONCLUTI) 

En estos dos ultiinos auos hau causado alguna impresi6n los estudios de 
Sanarelli sobre la flebre amarilla y los de Garrasquilla, de Coloiabiaf sobre 
la lepra. 

Se ha anuQciado que tanto en uno como en otro caso, el empleo de la 
seroterapia ha dado buenos resultados; pero despu^s de algiin tiempo de gran- 
de excitaci6n, ha sucedido notable silencio sobre tan iltiles de.scubrimientos. 
Tal vez las decepciones ban superado k las esperanzas. Es necesario antes de 
aceptar tales descubrimientos, tener la sanci6n de los hechos clinicos, que 
vengan k confirmar los resultados halagiienos de los laboratories. Debo se- 
lialar tambi^n los estudios de Roux y Yersin sobre la peste de bubones. 

En Mexico, el Dr. Puerto ba empleado en la Sifilis el suero de eaballo. 



282 . CBONtOA MBDIOA ICBZICANA 

I^s resultadus beueficos 6 perjudiciales de dicho tratamlento do esUin con- 
flrmados. Los miembros de la comisi6n nombrada para dictaoiiqar sobre el 
asuiito, no tuvieron una opiiii6n un^nime. 

Lo dicho anteriormente es la historia de los descubrimientos bacteriol6- 
gicos mas importantes bajo el punto de vista de sus consecuencias; he procu- 
rado sefialar su utilidad pr^ctica y los importantes servicios que dfa k dia pres- 
tan k la Medici na en lo que se relacioua a las enfermedades evi tables. 

Voy k tratar ahora aigunas cuestiones, cousecuencia de lo anterior y que 
se refieren k la profilaxla y etiologia generales. 

Entre las causas morbosas hay aigunas cuya modiflcacidn se reflere k la 
Higiene y otras que est^n en relacl6n directa con la proiilaxia general. Las 
primeras son las que se refieren k las habitaciones, los vestidos, la alimenta- 
ci6n, el genero de vida. I^ profilaxia estudia casi exclusivamente lo que se 
reflere k las enfermedades infecciosas, las que puede prevenir. 

ModUlcando el medio eu el cual se desarrolla el agehte morboso. Destru- 
yendo 6ste. Poniendo obstdculos k su peAetracion en el organismo. Evitando 
su propagaci6n o haciendo al organismo refractario k su desarrollo 6 acci6n. 

De todos estos procedimientos el que nos importa m^ para el objeto de 
csta disertaci6n, es el ultimo, pucs se reflere iinicamente& los medios deque 
disponemos actualmente, mcrced a los descubrimientos bacterioldgicos, para 
contrarrestar las enfermedades evitables. 

Hay dos condiciones etiol6gicas de gran impSrtancia que se ban llamado 
receptividad ^ inmunidad morbosas, condiciones la mayor parte de las veces 
eonstituidas por un gran numero de factores^ que imprimen al organismo mo- 
diflcacioues tales, que lo ponen en condiciones de resistencia 6 de no resis- 
tencia. A la receptividad se relacionan un numero tan considerable de fac- 
tores que por si solos constituirian el objeto de un detenido estudio. 

La inmunidad se relaciona sobre todo k las enfermedades Infecciosas y es 
la que tnks nos importa en el case actual. 

La inmunidad e&ik constituida por la resultante de las causas que dlsmi- 
nuyen 6 hacen desaparecer las condiciones de receptividad. Puede ser com- 
plcta 6 incompleta. En el primer caso, se disminuye la intensidad de los fe- 
nomenos morbosos; en el scgundo, se hacen desaparecer. 

Sabido es que en las enfermedades infecciosas se coostituye la inmunidad 
despues de un primer ataque y que esta inmunidad dura mks 6 menos tiempo, 
segiin la naturaleza del virus. 

La vacuna Jenneriana confiere la inmunidad por 10, 15 5 20 afios, en otras 
enfermedades infecciosas la inmunidad es mks durable. 

Aparte de esta inmunidad adquirida naturalmente hay otra adquirida ar- 
tificialmente, la mks importante bsyo el punto de vista de sus ben^flcas apli- 

caciones. 

La inmunidad adquirida, se puede producir, introduciendo en el orga- 
nismo el agente para el cual se trata de obtener la inmunidad en cantidad 
minima 6 por una via especial; introducir el mismo agente atenuado; intro- 
ducir otros agentes 6 bien principios solubles. 

Las experieucias de Pasteur sobre el virus antirrabico sou la demostracidn 
del primero y del seguudo hechos. Los hechos sobre el Bacillus pyocianeus 
conflrman lo anterior. 

Respecto al lugar de iutroduccion es tambi^u muy importante. 

La piocianina introducida con los alimentos no produce ningAn efecto; 



CaONIOA HBDIGA HBZIGANA 288 

por las venas, prodace fen6menos generales muy graves; por el tejido celular 
produce fen6menos locales y algunos fendmenos generales. Estas experiencias 
hechas con las mismas dosis y en condiciones individuales id6nticas. 

El virus de la perineumonia contagiosa de los cornupeto^, introducido 
por la cola, produce fen6menos locales; el animal sobrevive y se le conflere 
la inmunidad. 

Cosa semejante pasa con el virus de la septicemia gangrenosa. 

Es un hecho de observaci6n diaria, que la duraci6n del periodo de incu- 
bacion en la rabia, varia segiln el lugar por donde se introduce el virus. 

Hay diferencias en la evolucidn de la tuberculosis, segdn que el contagio 
penetre por las vias respiratorias 6 por la ptel. 

Los humores y ia$ tejidos del w^ganismo han sufrido dertas modificacioneSy 
que le confieren la inmunidad, por el hecho di las inoculaciones ddelas reaccio- 
nes locales, 

Los virus se atenilian por su paso al trav^ del organismo de ciertos aui- 
males 6 bien en virtud de ciertas acciones fislco-Kiuimicas. 

Ya be sefialado que el virus de la rabia se atenda por su paso en el mono. 
El virus de la rabia se atenila ripidamente en el organismo del buey 6 del 
caballo. 

Segilin Ghauveau, el horsepox es m&s activo que el cowpox y este m^ que 
la vacuna Jenneriana. Si se veriflcan varios pasos en el organismo del hombre, 
el virus Jenneriano se ateni!ia m^ y mks. 

Los modiflcadores fisico-quimicos son : el calor, la luz^ la desecacidn, el 
oxfgeno y los antis^pUcos. 

Pasteur ha experimentado con el virus rdbico y Chantemesse y Gornil 
sobre el virus de ia Neumo-euteritis de los animates; someti^ndolos k la ac- 
ci6n de temperaturas que oscilan entre 35 y 101° obteniendo virus atenuados 
k diversos grades. 

La accidn de ia luz ha sido observada en el Bacillus antracis, obteni^u- 
dose virus que han gozado propiedades vacunantes. 

I^ acci6n del oxigeno ha sido considerada igualmente en el Bacillus 
antracis. 

El oxigeno es probablemente uno de los medios que contribuyen k la ate- 
nuacidn de los virus por la desecaci6n. 

La desecaci6n es uno de los medios m^s usados para la atenuaclon. 

Pasteur us6 este procedimiento para obtener virus ribicos de diversas 
potencias vii*ulenta$, desde aquel cuyo periodo de incubaci6n es de 7 dias 
hasta aquei cuyo periodo es de 60 6 70. £1 mecanismo por el cual se produce 
la atenuaciOn por medio de la desecacidn, depende probablemente de la con- 
currencia de varios elementos: el calor, la luz, el oxigeno, el tiempo, que pro- 
duce modificaciones quiroicas que pueden tener una poderosa iniluencia so- 
bre los Bacillus. 

Los antisepticos destruyen k los Microbios, si son usados en proporcion 
suflciente; si se usan en proporci6n d^bil, pueden atenuarlos y esta atenua- 
ci6n puede ser temporal 6 permanente. 

Las culturas de Bacillus antracis se atenilian por medio del bicromato de 
potasa segun Gamaleia. Ghamberland y Roux han hecho uso del acido f^nico. 
Klein y Maximo witch han empleado el sublimado, ^ste ultimo ha empleado 
adem^s el naftol B y Neisser el yodoformo. 

Probablemente k la accion de los antisepticos, se puede asimilar la de los 



S84 CJftOmOA ICBDIOA IfKXfOAKA 

productos de las culturas. Zagari ha atenuado el Bacillas antracls por medio 
de las culturas del Bacillus col^rico. Pavone ha liegado & los mlsmos resulta- 
d »s por medio de los productos del Bacillus de Eberth. 

Segdn Bouchard, las culturas de Bacillus piocianeus ateuiian k las del 
carboooso. 

Por ultimo, la inmunidad para un Bacillus, puede conferirse por la ino- 
culaci6n de otro. La vacuna nos muestra el ejempio mis palpable. Segi!in Pas- 
teur el virus del Cc^Iera de las gallinas, vacuna para el Bacillus antracis. 

El Bacillus de la tuberculosis aviar, conflere k los perros^ inmunidad para 
la tuberculosis humana y segi)n Emmerich y Zagari, el de la erisipela confiere 
inmunidad para el de la tuberculosis. 

/.Qu^ modificaciones se imprimen al organismo para ponerloen condicio- 
nes de inmunidad? 

Explicaciones k cual mas seductoras 6 ingeniosas, ban sido dadas sobre 
este asunto. Algunas ban desaparecido ante la evidencia de los hechos con- 
trarlos, otras subsisten; pero todavia con ei nombre de hip6tesis, de manera, 
que todavia no se ha puesto el punto Anal k la cuesti6n. 

Primitivamente se admiti6 la accidn bactericida de los humores, se habia 
crefdo que existfan en la sangre substancias albuminoides, que tenfan la pro- 
piedad de destruir k los microbios y producidas por los alexocitos de Hankin, 
que no son otros que los leucocitos eosin6filos de Eriich. Contra esta teoda 
existen los siguientes hechos: Hay animales refractarios al neumococcus, y sin 
embargo no hay ningun humor capaz de destruirlo. El perroes refractario al 
carb6n, y sin embargo su suero no tiene accidn bactericida sobre el Bacillas 
antracis. La sangre del hombre, bactericida para el Bacillus de Eberth, deja de 
serlo durante la convalecencia de la flebre tifoidea, y sin embargo, durante 
este periodo bay inmunidad para el Bacillus. 

Los hechos no pueden ser m&s elocuentes. 

Para MetchnikofT, la acci6n bactericida de ciertos humores no seda mis 
que una consecuencia de la adaptacion y si muchos mueren, muchos quedan 
con vida tambi^n. 

Behringinstituy6 laaccion antit6xicade los humores. Para^l, laioflueocia 
de los microbios se ejerce por las toxinas. en la sangre existirian anUtoxinas, 
que destruirfan c^ las toxinas neutralizando su acci6n. 

La sangre de los animales vacunados, muy k menudo no es antitdxica. 

MetchnikofT es el autor de la teorfa de la fagocitosis. 

En los sujetos no refractarios, la fagocitosis no se produce, sino en propor- 
cion minima; los leucocitos, muy sensibles k las toxinas son rechazados(seD- 
sibilidad negativa) y la fagocitosis lio se produce. En los inmunes los leuco- 
citos no son rechazados; sino al parecer atraidos. En este caso la fagocitoais 
se produce perfectamente y los micro-organismos destruidos. 

Esta es la teoria aceptada ahora, fundada sobre base« sdlidas, que explica 
perfectamente los fenomenos de inmunidad. 

Sin embargo, la acci6n bactericida de los humores existe^ y tal vez ayuda 
a la fagocitosis. 

Mexico, Septicmbre li do 1808. 

Ff.rnando Ocaranza. 



OBOKIOA MBDIOA lOfiZXOAKA 986 



SEGOION XVII. 



TERi^PEUTIOA. 



ASTBJAS BUTINAS Y NUBV08 HOEIZONTE8 



Dos moUvos fortuitos han engendrado este artfculo, decldi^ndonos k darle 
60 su publicaci6n la preferencia sobre algano de los pequefios estudios sobre 
los agentes empleado? en la Terap^utica moderna, que desde el principio de 
esta pablicaci6n hemos venido insertando. 

EI primero de esos motives, es la necesidad imperiosa de hacer cuantos 
esfuerzos nos sean dables para encarrilar k los rehacios en el camino que es 
k nuestro juicloel i!inico cientfflco y aceptableen Terap^utica, 6 inducirlosi 
que en cort^s y razonada dlscusi6n se sirvan demostrarnos los errores de nues- 
tros asertos y las causas que los obligan k seguir aceptando 6 imponiendo me- 
dicaciones rutinarias, anodinas unas voces, otras aproximativas y vacllantes, 
y la mayoria sin la relacidn intenslva que reclama la mayor 6 menor Impor- 
tancla del proceso morboso que se trata de combatir. 

El segundo motive que nos impulsa k trazar estas lineas, es la recepcl6n 
casi simultdnea de dos cartas: la primerade un Inteligente y progreslsta com- 
panero que nos induce k tratar esta cuestidn, y la segunda del erudite y galano 
escritor parlsiense el Dr. Michaut que, en pruebas de imprenta, nos adjunta 
su cbispeante y i!iItimo artfculo intitulado: Le mot et la chase. 

Como alguna otra ocasi6n 1o hemos aflrmado, hoy atraviesa la Terap^u- 
tica un periodo de transici6n, perfodo tumultuoso y revolucionarlo, como lo 
son siempre aquellos en que se derrumban los seculares monumentos de nues- 
tros antepasados con la pica inexorable de las modernas adquisiciones de la 
Ciencia, con el ariete irresistible del progreso humane. 

Hoy mks que nunca puede aflrmarse que « se van los Dieses ; » hoy mks que 
nunca pu^dese presenciar el desmoronamieuto detradicionallsmos erigidos en 
dogmas pordeflcientes conocimientos y en ausencia del M^todo Experimental 
y el deflnitivo naufragio de preocupaciones y errores, de vida imposible en la 
actualidad. 

Las grandes reforroas, sin embargo, sdio pueden implantarse con un es- 
fuerzo muy sostenido, con la demostraci6n mil voces repetida de las razones 
que en su favor militan exigiendo su admisi6n deflnitiva. 

Los uses y costumbres que se apoyan en la rutina presentan una resis- 
tencia incalculable para ser arrancadas de ralz. La implantaci6n de los prin- 
cipios liberales en nuestro pais, per ejemplo, ha sido conquistada k fuerza de 
roucha sangre y tremenda lucha, y k pesar del trlunfo obtenido, el partido tra- 
dicionalista y conservador seagita ai!in procurando la supervivencia de aftejas 
pr&cticas, de culpables slmonias y de vetustas ideas fllos6flcas que el buen 
criterio, la raz6n y el progreso han condenado. 

CiA^ndonos k lo que eu el campo de la Terap^utica se ha observado y 
pasa, b&stenos recordar que despu^ de un reinado brillantisimo que iuvo la 
Sangria^ tni preciso el esfuerzo combinado y sostenido de todas las eminencias 



S^ OBOmOA ICBDIOA ICOZIOANA 

mWJcas del mundo para abollr una prftclica tan generallzada por la heroic!- 
dad que se le suponfa; pr^ctica tan llevada al abuso, que la historia de los 
desastres por ella causados haria, si existiese, que uos estremeci^semos de 
terror. 

El v^'igatorio, que manejado con habilidad y en su oportunidad precisa, 
pudiera influir favorableroente en la marcha de un proccso morboso y apli- 
cado en la neumonia, en determinado periodo puede utilizarse, ha Hegado, en 
Mexico cuando menos, & un apogeo lamentable. Neumonia y tejigatorio son 
ideas que hoy vienen tan estrechamente aparejadas en el espf ritu de la gene- 
ralidad, que cuando tal medicacidn nose aplica al enfermo, la familia, culta 
6 inculta y de clase baja 6 alta, declara la imjpericia del medico que tal omi- 
8i6n comete. Y es lo m^s deplorable del case, que muchos facultativos adn, 
sea porque las modernas teorias sobre esa enfermedad no los convencen, sea 
porque les intimida seguir la marcha de la medicina actual, sea por conser- 
var la parroquia, d&ndole al rulgo necio lo que el necio vulgo pide, sostiene*. 
aiin esa costurobre de la cual debiera prescindirse en la gran mayoria de los 
casos. 

No ban bastado aiin para refrenar el entusiasmo por la medicaci^n ve- 
sicante, las autorizadas protestas de distinguidisimos terapeutas y clinicos 
europeos y de muchos m^icos mexicanos. El Dr. Cerna, en el Congreso Pan- 
Americano, hablando sobre las restricciones que es precise imponer al uso 
del Tejigatorio; el Dr. Mendiz^bal, manifestando sus contraindicaciones en la 
neumonia, precisamente, ante la Academia Nacional de .Medicina; otros va- 
ries apoyando esas mismas ideas y nosotros mismos tocando alguna vez este 
asunto en las p&ginas de la '*Cr6nica,*' no hemes iogrado todavia la reforma 
exigida ya por los conocimientos actuates. 

Y esto que decimos de la sangria y del vejigaiorio puede asimismo de- 
cirse de otras muchas pr^cticas que existen aiin por tradicionales 6 inJusUfi* 
cadas rutinas. 

Fendmeno bien extraiio y bien triste k la verdad, es encontrar diagnos- 
ticosprecisosyacertadosquerevelan sdlidos conocimientos en Patologia yun 
ojo clinicodignodeencomio, acompanados de una Terap^utica aneja y del an- 
tigw) regimen. Las pociones mks 6 menos fant^sticas, muchas de ellas ofre* 
ciendo asociaciones inconexas y k menudo con evidentes incompatibilidades 
quimicas, son usadas en gravisimos eventos, sin que eu realidad de verdad 
el mismo que las prescribe confie lealmente en la eflcaciade su accion. Y es 
esto tan evidente y cierto, y es tan poca la fe que inspira esa Terapeutica 
complicada, que cuando el medico enferma no la acepta para si. 

Cuando al paciente se prescribe polvo de ipecacuana, por ejemplo, mor- 
flna, yoduro, calomel, pilocarpina 6 cloral, sentimos que el animo queda sa- 
tisfecho y tranquila nuestra conciencia, porque entonces tenemos la certi- 
dumbre de producir pronta y determinada modificaci6u en el organismo. 

No es tal cosa lo que sucede con las formulas abigarradas que por inti- 
ma convicci6n hemes combatido siempre; fdrmulas que, no s6]o en Europa 
sine aqui, ban excluido de su arsenal terap^utico los mks insigues maestros 
de nuestra Escuela. Alguna vez hemes citado como precursora de la Tera- 
peutica actual, la del inolvidable Profesor D. Rafael Lucio. 

La era de la medlcaci<)n alcalotdica y de la medicacidn liipod^rmica, ha- 
ll&base en sus albores durante la ^poca en que el distinguido clinico mexica- 
no despleg6 sus aptitudes excepcionales en el ejercicio de su profesi6n. Pero 



GBOmOA MBDICA KSOaOANA 287 

SI mksi iai*ga hubiese sido su carrera 6 si su actividad se desplef^ase en la 6po- 
ca actual, el h&bil maestro utilizaria los nuevos elementos que enriquecen 
la terap^utica actual, como supo utilizar de toda preferencia los agentes de 
acci6n segura y bien definida en f6rmulas cuyo cariicter tipico era la sim- 
plicidad. 

En la 6poca actual, el moTimiento en favor de esa simplificaci6n de la 
Terap^utica, se acenti^a de un modo marcadisimo entre aquellos que, com- 
prendiendo las ventfljas indiscutibles de esta evoluci6n, siguen resueltamen- 
te las nuevas y seguras vias que hoy empiezan k abrirse para la Ciencia y 
Arte de curar. Pero hay aun por desgracia un grupo numeroso que sin re- 
solverse k afrontar la peuosa tarea de rehacer los estudios de Terap^uUca, 
continilia empleando to^avia las medicaciones aproximativas, la polifarmacia 
inconexa y poco satisfactoria en verdad de nuestros antepasados. 

Tristisimas consecuencias de ella, adem&s del escaso beneflcio obtenido 
por el paciente, son las censuras diarias y muchas veces externadas de los 
seAores farmaceuticos que preparan dichas f6rmu]as, que palpan sus incom- 
patibilidades quimicas y que son los primeros en abrigar la m^ completa y 
Justiflcada duda sobre la acc]6n terap^uticade esas incorrectas aunque usua- 
ies preparaclones. 

Y acrecentando la importancia de esas pr&cticas viciosas que reclaman ya 
un eflcaz y pronto corrective, se agrega una deficiencia que tiene asimismo 
un iiiter^ notorio y sobre la cual hemes escrito ya en esta misma publica- 
ci6n. Queremos referirnos k la cueati6n de las dosis. 

La vaguedad de cllas es tal, que el mismo que prescribe el medicamento, 
sobre todo cuando es liquido y en forma de ''cucharadas" y '^cucharaditas," 
ignora la cantidad precisa que el paciente toma. iGu^u grande es la variedad 
de cucharas que sirven para fraccionar la poci6n y cukn distinta la manera 
y costumbre individual de llenar este pequefio recipleute! 

Adem&s de la variabilidad que depende de quien prepara la fdrmula, que 
agrega el jarabe por lo comijin al csilculo (muchas veces asi ordenado por el 
signatario con el antiguo q, s. 6 ad libitum), agi*6gase la anterior y los inter- 
vales, con frecuencia irregulares, k que la medicina se administra. 

El deplorable resultado de esto, comprobado k cada instaute, es que 
cuando el medico supone que su enfermo ha tornado la dosis que ha juzgado 
o]>ortuno distribuir en las 24 boras, 6 la ha consumido en la cuarta parte de 
ese tiempo 6 s61o ha ingerido una parte del total. La dosiflcacidn exacta del 
medicamento, es por consiguiente una necesidad que se impone con exigencia, 
hoy m^s que nunca, que los ramos todos del saber humane siguen 6 preten- 
den seguir senderos cientiflcos ^ irreprochables que los lleven k su perfec- 
cionamiento. 

La dosificaci6n precisa 6 Dosimetria, va con justicia ganando terrene, 
siendo de un modo escepcional y s61o por aquellos que sin conocimiento de 
causa expresan su opinion, calificada de cisma, una reforma en la Tera]i^u- 
tica, cuya necesidad conceden todos los medicos de serene y recto juicio, 
ante los cuales se enuncia y que raz6n ninguna puedeu hallar para comba- 
tir lo que entrafia una evideiicia notoria. 

Por eso recordamos con niucha pena, que un distinguido profesor y no- 
table facultative, en un discurso prouunciado en un Gungreso Medico, detur- 
p6 un m^todo cuyas tendencias y bases demostr6 serle completamente des- 
conocidas. ... Si aquel discurso pronuuciado en una solemnidad, hubiese 



986 OBOHIOA MBDIOA WOOOASA 

podido ser discutido y depurada su ii^usta condenaciAn; icuin penofio habria 
sido para el estimable y erudite facultative comprender le infiindado de su 
anatema! iCuaota sorpresa le causaria saber que ^1 mismo, como bombrede 
saber y de couciencia justa, ha seguido y sigue sin duda en sus medicado- 
ues las reglas y preceptos cuya adopci6n reclama la buena Idgical 

Los hombres peosadores ban fijado per fin su atenci6n sobre estos pan- 
tos, y vemos que en los pr6ximos congresos que se van k verificar en la gran 
Metr6poll de Francia van a discutirse ya las cuestiones que para nosotrosen- 
traJian un inters vivisimo. 

En el 13o Gongreso Internacional de Medicina que debe tener verificativo 
en Paris del 2 al 9 de Agosto del auo actual, vemos, por ejemplo, que en la 
Secci6n de Terap^utica se ha seiiulado como tema y punto de discusidn si 
''Se debe 6 no combatir la fiebre^ " cuestl6n interesantisima de cuya soliicl6a 
estaremos pendlentes para dar cuenta 4 nuestros lectores, aunque supouemos 
triunfar&n las ideas que descansan sobre los inmortales descubrimientos del 
insigne Glaudio Bernard. 

En la fraccion consagrada k la Farmacologia y en la consagrada k Materia 
MMica, anexas k la misma Secci6n, hailamos tambi^n dos cuestiones de gran 
importancia y trascendencia. En la 1«, ''Las asociaciones medicamentosas en 
Terapeutica;" y en la 2* la '^Comparacidn entre la accidn Urapeutica de Uu pre^ 
paracionesfarmaceuticas de los vegetales y lade sus principios activos inmediatos,'^ 

En el Gongreso internacional de Alcaloidoterapia Dosim^trica de Paris, 
que ya anuuciamos en la ''Gr6nica" y que debe veriflcarse del 2 ai 5 de Julio 
pr6ximo, deben tambi^n sujetarse k discusidn puntos de vital inters : '*£< 
Metodo Dosimdtrico" "Las asociaciones alcaloidicas" y "La Defervesceneia en 
las Pirexias" 

Progreso y luz debemos esperar de las discusiones entabladas entre las 
eruditas personalidades que ya figuran en esos cert&menes de la inteligencia, 
en los cuales van los obreros de buena fe con el plausible objeto de ampllar 
la esfera de sus couocimientos y dar k la colectlvidad el fruto de su experien- 
cia y de su saber. 

£s en estos concursos en donde con m&s frecuencia se exhibe '^La Ver- 
dad," diosa bella y seductora k quien riude siempre fervoroso culto todo co- 
raz6n bien nacido y que se abre paso k trav^ de todos los escoUos y dificul- 
tades, de todas las malevolencias y preocupaciones. 

Dr. E. L. Abogado. 

SBOCIOK XIX. 



EL BARRIDO Y LJVVADO DE NUESTRASCALLES A LA LUZ DE LA HIQIENE. 



No hace mucho tiempo que en el seno de nuestro muy honorable Ayun- 
tamiento surgi6 como briliante idea la proposici6n de barrer y lavar cierto 
numero de calles, con el loable objeto de mejorar las condiciones higlAnicas 
de la capital. Quiz& la observaci6n de que todos los aiios disminuyen las en- 
fermedades una vez que se presentan las lluvias, fuA el fundamenlo de losini* 



OROiaCA MBDIOA KSXIOANA ^^ 

ciadores del proyecto, y la idea, aprobada sin mSs examen que el liecho por 
los ilustrados municipes, fu^ llevada ai terrene de la pr^ctica, y poco despa^s 
presenci4bamos las mauiobras que se juzgarou uecesarias para realizar dicha 
mejora. 

Va grupo de barrenderos y otro de hombres provistos de palas, despren- 
den la^ierra adherlda al piso, la que amontonada es recogida despu6s; una 
secci6n de bomberos se encarga, por medio de unas bombas, de encharcar el 
suelo, el que de uii modo rudimentarlo es lavado con pequeiios cepillos por 
otra parte del personal. Mientras se llevan k cabo esas operaciones, se suspen- 
de el tr^fico de todo vehlculo que no sea ferrocarril del Distrito, y el trau- 
seuute queda expuesto, si se descuida, k recibir una ducba municipal. 

No ha termiuado el aseo que someramente describimos, cuando el aire se 
encarga de llevar nuevas cantidades de polvo y pocas boras despues quedan las 
calles que ban sido agraciadas con su ab]uci6n,en el mismo estado que antes 
de las mauiobra,s; apenas si uno que otro charco indica al observador que 
una insignificaute parte de la ciudad ba sido limplada, gastiindose en ello su- 
ma no despreciable de tiempo y de dinero. 

JLa preusa eutouade tiempo en tiempo himnosdealabanzaen loor del ba* 
rrido y lavado de las calles y buena parte del pilblico queda convencido de 
que aquello es verdaderamente el remedio que nos hacia falta para gozar de 
una buena higiene. ^ 

Pero analicemos. La influencia ben^ficade las lluviases debida k que arras-* 
Iran estas los g^rmenes que esikn suspendidos en el aire y k que mantenien* 
doles adheridos al suelo, impiden su dispersidn. Obran, pues, de una mane* 
ra puramonte medinica, reduciendo en gran parte la cantidad de polvos at- 
mosfericos. Su utilidad verdadera esti'iba en el hecbo bienclaro de mantener 
fljos al piso g^rmenes que de otro modo estarian en movimiento. Los elementos 
realmente nocivos son los que fiotan en el ambiente,y nodejadeserirrisorio 
y hasta ridicule, que se dedique atencion preferente k las calles adoquinadas 
que son precisamente las que dan menor cantidad de polvo y en cambio se 
abaudonan las que producen las nubes de tierra que k diario observamos. 

^Qu^ utilidad tiene lavar veinte calles de las menos malas cuando se abau- 
donan mil de las que producen polvos en gran cantidad? Equivale tan imper- 
fecta y rudimentaria limpieza a que un individuo exageradamente sucio, pre- 
tenda cumplir con los deberes del aseo lav4ndose con saliva la punta de la 
nariz. 

De las maniobras que se practican en el llamado lavado' de las calles, 
la linica litil es el regado, que como las lluvias, miintieue fljos en el suelo 
los germenes. El barrido, tal como se practica, es discutible, atendiendo a 
que apenas se quita una fraccion insignificante de la tierra que invade nues^ 
tras calles, y en cuanto k la utilidad del lavado, es bien raquilica, por no de- 
cir ilusoria. La bigiene ba demostrado la utiLidad de mantener humedos los 
pisos de las calles, si bien el ideal es tenerlas limpias; pero en Mexico, en 
que debido k las obras del dreuaje y & la naturalezamisma del terrene es ini- 
posible lograr una limpieza siquiera relativa, no se debe pensar mas que en 
humedecer el suelo, sin hacerse ilusiones acerca de las ventajas del lavado. 

jGuanto mejor seria que en vezde gastar iniitilmente el dinero en lavar lo 
inlavable, se regaran esos cientos de calles en que las tierras forman verda- 
deras nubes bajo la influencia del paso de los coches; que en vez de exUisiar- 
nos con la contemplaci6n del chorro, digno de un urinario, que lanzan los 



290^ CBONICA MBDICA MBXICAHA 

boroberos, vi^ramos desfilar toneies provistos de sas respecU?as regaderas, 
como se usan en la mayoria de las ciudades adelantadas y cuya utilidad para 
el objeto es indiscutible! 

Nunca nos cansaremos de repetirlo: no son las calles adoquinadaslasque 
uecesitan la ateucion preferente de nuestro Ayuntamiento; las que verdade- 
ramente lo exigen son esa inmensa mayoria donde aun no se goza del asfalto; 
aun m^s, esas calles que ya visitadas por las obras del drenaje, esperan pa- 
cicntemente k las cuadrillas encargadas de quitar escombros y i^mpedrarlas. 
Meses pasan para que vuelvan k su estado primitivo. y mientras, oleadas dc 
polvo llevan consigo florecientes colonias y gcneraciones prdsperas de todos 
los microbios imaginables. 

En multitud deocasiones hemos visto personas que al pasar por los lugarcs 
en donde se est4n extrayendo Uerras fecalizadas, se llevan apresuradamente 
su pafiuelo k las narices, aceleran el paso y huyen del sitio, temiendo que los 
miasmas que aspiran les origmen una enfermedad infecciosa. 

En cambio, estas mismas personas atraviesan impasibles por nubes de 
polvo y aspiran sin preocuparse cuanto se levanta con el aire, y s61o en casos 
excepcionales protegen sus vias respiratorias del torrente de bacterids k que 
esikn expuestas. Sin embargo, en el primer case no hay tanto peligro como 
en el segundo ; y es deber nuestro, es decir, del Medico, destruir tania preo- 
cupacion como prevalece en el publico. 

El verdadero enemigo es el polvo, y k evitarlo debe tender el esfuerzo 
aislado y colectivo de los habitantesde la capital. Gomenzarportenerunbuen 
sistema de empedrado, desideratum que dicho sea de paso, aun no se logra, 
k pesar de tanto ensayo como se ha hecho hasta la fecha. Mientras se couquis- 
ta ese ideal, barrer las calles previo regado para disminuir ei polvo, que for- 
zosamente existe y existir^, y acabar, no regando, sino empapando el piso; y 
eso, no en unas cuantas calles de la capital, sino en todas, no olvidando las 
calzadas que circundan k la poblaci6n y que quiz& constituyeo el principal 
origen de la gran cantidad de polvo que existe en nuestra atm6sfera. 

Es preciso dejar el lavado para cuando coutemos con la suflciente agua y 
podamos crear verdaderos arroyos que arrastren la tierra suelta, pues en la 
actualidad no hacemos m^ que encharcar el suelo, interrumpir el tr&flco y 
gastar el dinero; y si la utilidad es debida k la humedad,m&s vale regar sim- 
plemente y no perder el tiempo en maniobras onerosas, ilusoriasy deficientes. 

Un buen barrido de las calles, hecho 6ste en las boras en que el movi- 
mien to es minimo, y el cuidado de que se riegue con grandes caotidades de 
agua antes y despues de aquella operaci6n, constituyen una medida higl^nica, 
real, pudiendo asegurarse que el soi-disant lavado, no merece tomarse en se- 
rio, al menos tal como en la actualidad se hace. 

No con el espiritu de oposicidn sistem^tica, sino con la conviccidn intima 
de que nuestro modo de interpretar los hechos k que nos referimos en este 
articuio, esta de acuerdo con las enseilanzas que nos suministra la higiene, 
nos ha obligado a tratar un asunto de actualidad, acerca del cual deseamos 
conocer la opini6n de nuestros ilustrados companeros; ycomopudiera suce- 
der que por falta de claridad no hubi^semos especificado bien nuestro pensa- 
miento, seanos perniitido concretar bajo la forma de proposiciones nuestro 
humiide trabajo : 

U £1 lavado de las calles, tal como se hace al presente,no tiene m4s uti- 
lidad que la que se deriva del hecho de mojar el piso. 



CBOKICA ICBDIOA UBZIOAMA ,201 

2« Para que fuera eflcaz, seria preciso disponer de una cantidad de agua 
tal» que produjera corrientes capaces de arrastrar la tierra del suelp. 

3* Lo que hoy se hace es extender el lodo, formado por el agua y la tierra, 
escogiendo las calles que menos lo necesitan. 

4* Uu barrido, previo regado, y despu^s una buena cantidad de agua que 
empape el piso, es lo mis eftcaz para mantener los g^rmenes adheridos al suelo. 

Y 5* La higiene piiblica ganaria mks con estas medidas que con las que 
se est&n haciendo en la actualidad. 

M^xico^ Mayo de 1900. 

Dr. Guillermo Seniss6n. 



8E00ION XXII. 

— ' — - —  — —  — - —  — I--1 ____ ■■__■ ^.^ 

BESUM DEL TBABAJO FBESENTADO 

A LA 

"SOCIEDAD DENTAL MEXICAN A" 

EN MARZO DBL PRESENTE AftO 



Doseientas eineaenta aplieaelones del Bromuro de Etilo 

para las operaeiones bacales. 

Desde hace algijin tiempo he dedicado especialmente mi ateuci6n al uso 
Gorriente del Bromuro de Etilo para las operaeiones de cirugia bucal, y ha- 
biendo obtenido magniflcos resultados, me permito recomendarlo k mis cole- 
gas en general para que k su vez utilicen y estudien sus propiedades en la 
prictica dentaria. 

Nunneley, en 1849, fu^ el primero que us6 el Bromuro como agente anes- 
t^sico, siendo su administraci6n mks r&pida y agradable que el cloroformo 
para producir la anestesia; su acci6n desaparece violentamente, ventaja que no 
posecn los dem&s anest^icos generales. Consultando k varies autores, quieues 
ban aplicado el Bromuro en distintos paises, he encontrado uniformidad en 
sus opiniones, no habiendo tenido nunca accidentes peligrosos como con la 
mayor parte de sus cong^neres, por lo cual, recomiendan el uso de e^te agen- 
te como un poderoso recurso para alejar el dolor en las operaeiones de ciru- 
gfa dentaria. 

Entre el niimero de operaeiones que he ejecutado con la ayuda del Bro- 
muro, citar^ algunas que ban coronado el ^xito de mis deseos: 

1.— Present6se k mi gabinete el Sr. J. Gonzalez R., de 50 anos, de cons- 
tltuci6n raquUica y temperamento bilioso, para quele tratara una afecci6n bu- 
cal que le hacia padecer agudos dolores durante un periodo de cuatro me- 
ses, en cuyo tiempo consult6 k varies medicos, los que acordaron la ejecuci6n 
de una operaci6n quiriirgica que por su acuerdo vine yo a desempenar. La 
operaci6n fu^ corta, pues s61o se trat6 de separar un secuestro necrosado en 
el maxilar inferior y que s61o se encontraba unido con el resto del hueso por 



29*2 CRONICA HBDIOA MBXIOAHA 

6US dos extremidades; la operaci6n fti^ ejecutada con ayuda de la in6quinB 
dental con una sierra circular de cincuenta miUmetros, usando en esta vez el 
Bromuro, con un ^xito satisfactorio en absolute, pues el paciente no experi- 
menl6 el mhs llgero dolor ni molestia alguna despu^ de operado, pudiendo 
irse k su casa inmediatamente en su estado normal. 

2.— Josefina White, de 7 anos, temperamento nervioso, me fa6 enviada 
por el medico que la iiabia curado de aigunas afecciones generales para que 
le extrajese los cuatro incisivos superiores, lo que ejecut^ con el auxillo del 
Bromuro, no teniendo mks incidente que una excitaci6n nerviosa que des- 
apareci6 por complete con la administraci6n de un poco de conac, quedando 
terminada la operaci6n k satisfacci6n dedicho m^ico y sin pena ni dolor al- 
guno para la paciente. 

3.— Fernando Droumond, de 75 anos. temperamento sanguineo, f\i^ ope- 
rado por mi, aplicando como anest^ico el Bromuro. La operaci6n que prac- 
tiqu6 fu^ la extirpaci6n de un fibroma situado en el maxilar superior izquierdo, 
comprendiendo un espacio que se extendia desde el incisivo lateral k la prime- 
ragruesa molar, y como en los cases anteriores, el ^xito obtenidufu^ en todo 
sentido satisfactorio. 

Serfa largo en este resumen relatar un ni!^mero crecido de cases y opera- 
clones en los que he empleado el Bromuro como agente anest^sico. 

La ap11caci6n del Bromuro debe hacerse por medio de un inhalador fo- 
rrado con un g^nero de lino almidonado, conteniendo en el interior un algo- 
d6n para recibir el liqutdo del cual se vierten de tres k cuatro gramos, orde- 
nando al paciente que haga fuertes inspiraciones, repitiendo las dosis cada 
mlnuto 6 dos hasta obtener la completa anestesia, que regularmente se pre- 
senta despu^ de seis k doce minutes— como regla general— haci^ndose mks 6 
menos lenta, segi!^n sea la potencia del individuo. 

Para terminar, dir^ que, su acci6n queda reduclda de la manera siguien- 
te: aceleraci6n moderada del pulse y la respiratii6n, conmod6n ligera, aigu- 
nas voces esfuerzos musculares, rubicundez de la cara, sudores y completa 
anestesia en cinco k diez minutes; se recobra la sensibilidad un minuto des- 
pu^ de retlrar el agente anest^sico. 

El Bromuro de Etilo esXk considerado como el intermediario del cloro- 
formo y el ^ter, y como anest^ico local puede usarse como el iinico con el 
termo-cauterio, pues tiene la propiedad de no inflamarse; no siendo ciustico, 
se aplica subcut4neamente 6 sobre la membrana mucosa pulverlz&ndole. 

Deseo, que como yo, todos mis companeros obtengan con el Bromuro to* 

do el ^xito que hasta hoy he tenido. 

Rh^ardo Figueroa. 



EL BROMURO DE ETILO EN CIRUOIA DERTAL 

El Bromuro de etilo 6 ^ter bromhidrico^ es un liquido Incoloro m^ pe- 
sado que el agua, hierve k 39 c, su temperatura es un poco mks que la del 
cuerpo humano, no es inflamable, olor parecido al eter y gusto aigo dulce. 
Produce la anestesia local por contacto, teniendo propiedades analg^sicas cim 
la consiguiente anestesia cuando es inhalado, debiendose usar quimicamente 
pure. La aplicacion no es peligrosa y sus propiedades flsiol6gicas, aplicadod 
la piel 6 a la membrana mucosa, tiene un ligero efecto vesicante, eurojecieu- 



OBONIOA MBDXOA ICBZICANA /9S 

dose la piel y not&ndose calieute al taeto; cuando es iahalado, parece unirse 
con la ss^ngre k la que Impide tomar el oxf geno, produciendo fen6inenos de so- 
focacidu. 

Ed los liltimos dias del mes pr6xImo pasado he practicado 135 operacio* 
nes, avulsiones de dientes y molares, en su mayor parte, k personas de dife- 
rentes temperamentos. 

Sets ancianos, extracclones. 

Clen adultos, 99 extracciones y una raspa del alveolo por necrosis. 

VeintinueVe nines, extracciones. 

El m&ximum de 6ter inhalado ha sido el de 15 gramos y los resultados 
obtenidos han sido coronados del mejor ^xito, tanto en la narcosis como en 
sus accidentes. 

Estas observaciones que en mi consultorio particular han tenido lugar, 
para producir la narcosis con el ^ter bromhidratado, me han hecho compren- 
der por qu^ una corta admiuistraci6n y aun considerable pero interrumpida 
por periodos, permitiendo respirar k plenos pulmones, no puede presentar el 
roenor peligro para la vida. La accidn del anest^sico sobre el sistcma nervioso 
es sumamente r^pida, pero en periodos definidos. 

Una ligera inhalaci6n dilata los capilares por la acci6n vaso-motriz, pro- 
duciendo bastante transpiraci6n y estimulando todas las gl^dulas secretoras. 
I^ par&lisis nerviosa perif^rica provocada por la congesti6n de los capilares, 
viene acompanada de sintomas de una insensibilidad ascendente. El sentido 
del tacto no se pierde, pero sf en forma analg^sica, es decir, que aunque se 
conserve el conocimiento del tacto no hay conciencia de la fuerza aplicada, 
sinti^ndose el contacto pero no dolor. 

Los fen6menos observados en este periodo de analgesia, indican que es 
posible llevar k cabo la mks dolorosa operaci6n, siendo posible sostener una 
conversacidn con el paciente, de donde se deduce que conserva dominio ab* 
solute sobre el motor reflejo, k pesar de haber perdido toda su sensibilidad 
l)erif6rica. Si la par&lisis del nervio perif^rico afecta el centre reflejo, es claro 
que los origenes cervicales del nervio pneumog^strlco son afectados y la res- 
piraci6n paralizada moment&neamente por la acci6n voluntaria del sujeto. 

El cheque de la invasi6n provoca la detenci6n voluntaria de la respira- 
ci6n, cuya suspension es momentSnea. En el acto se renueva, siendo profunda 
y diafragm&tica y lenta pero regular. 

La afecci6n de los centres pneumog&stricos es acompanada por fen6me- 
nos de reflejo ocular not&ndose la par&lisis del iris, relajaciOn y dilatacibn de 
la pupila, sobreviniendo adem&suna ligera reacci6n muscular cl6nica, las 11- 
neas de la cara endurecidas y contraidos casi todos los mdsculos del cuerpo. 

Me atrevo k decir que este anest^sico produce la par&lisis ascendente re- 
fleja. 

Llevando su acci6n hasta el bulbo, la pupila se dilata hasta su maximum, 
no habiendo reaccidn k la luz. La respiraci6n es profunda, los latidos del co- 
raz6n un poco acelerados y fuertes, verifidmdose la congestion perif^rica. N6- 
tanse zumbidos y repiqueteos de oidos, perdiendo el paciente la potencia de 
los nervios motores; cesa de oir y sobrevlene una lasitud que le impide ha- 
cer algOn movimiento, cayendo en un periodo inconsclente que es el liltimo 
ftenOmeno de la anestesia. Suspendida la aplicaci6n durante este periodo vuel- 
ven al conocimiento 16 2 minutes despuOs. 

En conclusi(ki, el Eter Bromhidrico obra sobre la sensaciOu del dolor y la 



94 OBOmOA MBDtOA UBOODAXA 

analgesia es completa, d^jando k la inteligencia casi intacta. No causa diva* 
gaci6n alguna en la cabeza ni tampoco excita el sistema nervloso central; 
produce ligeras reacciones tbnicas de los milisculos. Su acci6n despute de la 
analgesia hace perder el conocimiento. Estimula la respiraci6n durante la nar- 
cosis. Raras veces ocasiona molestias y v5mitos» y finalmenle la anestesia pro- 
ducida por este agente es recuperada muy r^pidamente. 

He mandado construir un inhalador segi!in mis ideas y con d he obtenido 
satisfactorios resultados. 

Creo y sin temor de equivocarme, que el ^ler Bromhidrico es un precioso 
agente cooperativo para el progreso profesional y un elemeuto poderoso para 
nltigar en lo absolute los padecimientos de la humanidad que entregada k 
nosotros, debemos atenderia con exagerada honradez. 

Mexico, Abril 4 de 1900. 

Manuel Carmona A. 

SBCCION XXVI[ 



RE VISTA 

ox LA. 

PRENSA MEDICA MEXICANA 



ttao^ta MAdloA. — Petiddico de la Academia N. de Medicma.^Tomo 
XXXVIl.— Ndm. 9.— Mayo t© de i900.-"Despu6s de las Actas de la Academia 
num. 26 y 27 se inserta un trabajo del Sr. Dr. N. Ramirez de Arellano inti- 
tulado *'El m^todo del Dr. Landerer para la curaci6n de la tuberculosis," Me- 
dico de Stutgart que con ese objeto ha apiicado el &cldo cinumico primero y 
en seguida el cinamato de sosa on sojucion normal de cloruro de sodio; laso- 
1uci6n empleada de cinamato debe ser primero al ixiOO y luego aI5, ligera- 
mente alcalina 5 neutra ^ inyectada en las venas del pliegue del codo, desde 
t miligramos basta 30, con todas las precauciones debidas. El autor refiere 
algunos cases cHnicos en que la mejoria se ha obtenido por este procedimiento. 
Viene en seguida una Convocatoria para cubrir una plaza vacante en la Aca- 
demia en la Secci6n de Anatotnia Normal y Patoldgica; el Dictamen del Sr. 
Dr. L6pez Hermosa sobre la Memoria del Sr. Dr. AUamiray el principle de la 
Memoria presentada por el Sr. Dr. J. Villarreal sobre el 'Tratamiento de los 
prolapsus genitales fundado en su patogenia," que termina en el ni^mero si- 
gulente (10) con varias I&minas ilustrando su procedimiento. 

:La mlsnia.— Ni!km. 10.— Mayo 15 de 1900.— En este ndmero se inserta un 
trabajo del Sr. Dr. J. Santos Fernandez, socio correspondiente en la Habana y 
oculista distinguido, intitulado ^'La hemeralopfa tratada por el suero equino- 
flsioldglco;" y otro del Sr. Dr. M. Rio de la Loza ''Sobre la putverizaci6n del 
mercurio por medio de la esencia de trementina," en que recomienda este 
procedimiento no s61o para la preparaci6n del ''ungiiento doble," sino aun 
para reconocer si el mercurio est^ puro 6 contiene algiin metal. 

:La Esouala d« Madioina.— Tomo XV.— Ni!im. 17.— Ins^rtase el retrato 
y la biografia del Sr. Ingeuiero D. Francisco de Garay autor del proyecto apro- 



CBONICA MBDIOA MEZICAKA 296 

bado para el desagfte y Canalizaci6ii del Valle do Mexico, qae tanto debe in- 
iluir en pro de la Higiene y Salubridad de nueslra Capital ; y como trabajo 
mMico Nacional ]iiserta4a conclusion del luforme sobre puntos de Higiene 
Piiblica y Sociologia M^dica, tratados en la Conferencia Internacional de Bru- 
selas, por el Sr. Dr. Porfirio Parra, en que despu^s de un discurso en que 
campean k la vez la frase galana y la argumentaci^n sdlida y correcta, llega a 
7 condusiones bien ineditadas, 16gicas y que siu duda merecer^n la aprobacion 
de quienes lean ese trabajo. Gontiniian todos los datos y programa del ^'Deci- 
motercero Congreso Internacional de Medicina'' que se veriflcar^ en Paris del 
2 al 9 del proximo Agosto y la Revista Extranjera. 

I.a mtsma.— Nilm. 20.— Mayo 15 de 1900.— Con el titulo ''El Ejercicio de 
la -Medicina en Mexico*' ofrece el Sr. Dr. P. Parra, el primer articulo de la se- 
ric prometida sobre tan importante cuesti5n, demoslrando la uecesidad de 
reglamentar el art. 3o de nuestra Goustitucidn. GontinAa el trabajo del Sr. 
Profesor E. Fernandez, Medico Veterinario, sobre *'La fiebre carbonosa y su 
profllaxia en el ganado vacuno," en el cual reflere sus observaciones sobre 
esta eufermedad, la vacunaci6n empleada por ^l con 6xito para combatir la in- 
feccibn y aboga por el establecimiento de un Gabinete Bacteriol6gico que pue- 
de preparar y facilitarlas linfas profil^cticas. Vieneenseguidaladescripci6n 
del ''Consultorio Quirurgico Gratuito" de San Luis Potosi, inaugurado el 10 
de Febrero proximo pasado, iniciado por el Sr. Dr. Pagenstecher^ impulsado 
por ei Sr. D. Pedro Barrenechea y sostenido por su ilustrado y progresista 
fuudador y los Dres. Alvarado^ Alonso, Baquero, Jurado y Gama, Mejia, Pala- 
zuelos, Quijano, Rodriguez y Silva y varias Profesoras en Partes. Merecen 
nuestra sincera felicitaci6n tanto los fundadores y sostenedores de ese lilil 
Establecimiento, como los babitantes de San Luis que aprovechar^ esa gran 
mejora. 

B^vlsta MMi%iL,^ Organo de la Sociedad de Medicina /n/ema.— Tomo 
XII.— Num. 19.— Marzo 15 de 1900.— En este nilimero se inserta un articulo 
del Sr. Dr. J. Yalenzuela, boy en Paris, sobre ''La Medicina pr&ctica en relaci5n 
con las conveniencias sociales;" un ti*abajo del Sr. Dr. Agea sobre ''El trata- 
niiento higi^nico de la Tos ferina en su !» y 2o periodos" en que bace juicio- 
sas reflexiones sobre las pr^cticas actuales y las que aconseja la observaci6n 
ateuta de la marcha y peculiaridades de esta penosa enfermedad de los nines. 
Vienen en seguida unas breves consideraciones sobre la ^'Ineficacia de los 
antis^pticos quimicos'* por el Sr. Dr. J. L Saloma, hoy en San Mai'tin Texme* 
lucan; y por i!illimo, un trabajo del Sr. Dr. Francisco Bulman intitulado "Ure- 
mia cerebral'' trabsgo bien meditado y que honra k su autor. 

Aa&lM d« OfUlmolOi^A.^Tomo IL— Ni!im. 11.— Mayo de 1900.— He- 
mes leido con gusto en este cuaderno un trabajo del Sr. Dr. P. Lagleyze, de 
Buenos Aires, sobre una afecci6n sumamente rara, la Meningocele de la Orbi- 
id, en el cual reflere un caso curiosisimo en que la dificultad de establecer 
un diagndstico precise, hizo que varies Oftalmologistas supusiesen un pade- 
cimiento distinto. 

I«A FArmaoiA.— Peri6dico de la Sociedad Farmac^utica Mexicana.— To- 
mo L\.— Niim. 4.— Abril 15 de 1900.— En este ndmero cuya aparicidn retard6 
el cambio de la Imprenta en que se hace, se reproduce el articulo del Pro- 
fesor J. B. Galderou intitulado "Las Prescripciones M^icas'' que publicamos 
en la "Gr6nica'' de I® de Noviembre pr6ximo pasado, ni)m. 5 del tomo HI. 
En seguida se inserta "Una observaci6u sobre las cantiridas del pais,'' del 



996 CBONICA ICBDtOA HBZICANA 

ilustrado Sr. Profesor D. J. S&nchez, cuya firma se omiU6. Slgue la Revista 
Extranjera del Ramo. 

La mliimA.— Niim. 5.— Mayo 15 de 1900.— En este DiUmero se dacaeiita 
de la muerte del Sr. Profesor Gustavo Planchon, Director de la Escuela de 
Farmacla de Montpellier y del nombramiento de S0cio$ Benemeriiosde laSo- 
ciedad Farmac^utica Mexicana, de los Sres. Profesores Jos^ M. Lasso de la 
Vega y Alfonso Herrera. En seguida se reproduce el articulo del Sr. Profesor 
D. Francisco Soldrzano y Arriaga titulado ^'Consideraciones prjicticas sobrc 
la asoclaci5n de algunos medicamentosa publicado en el niimero 7, tomo II, 
de uuestra ''Cronica'' de lo de Enero de 1899. Ins6rtase el programa del '*Gon- 
greso Internaclonal de Farmacla/* 

M^moriMi J &«Tl«tA d« la Sooi^dad OUnttdoa ^'Antonio Alsa« 

te.*'— Tomo XIV.— Niims. 5 y 6.— Relativos k las Giencias M^dicas hemos lel- 

do en estos dos cuadernos el articulo del Sr. Dr. Vergara Lope sobre los Efec- 

tos terap^uticos obtenidos con la Aeroterapia, con referenda de los casos cli- 

nicos observados il^ltimamente. 

Dr. E. L. Aoogado. 



SBUOlOsr XXVIIL 



REVISTA 

DB LA 

PRENSA MEDICA EXTARNJERA 



M4zloo J Th« TtzAs Mtdloal H«ws.— En el nAm. 6 correspondiente 
k Abril del presente auo, el supradicho peri6dico trae un p&rrafo titulado El 
Alcoholismo en Mexico; su traduccion, tan del como nos ha sido posible hacerla, 
Tiene aqui para que nuestros companeros se formen cuentadel juicio que pe* 
sa sobre nosotros en uno de los Estados de la Unl6n Norte Americana. 

**Traen los perl6dicos sorprendentes relaciones de los efectos del abuso 
del alcohol en Mexico, abuso debido k que se ha aceptado en ese pais la cos- 
tumbre inglesa y amencana de mantener abiertas las cantinas para comodi-* 
dad del bebedor. Se reflere que el uso del alcohol se ha extendido k todas las 
clases sociales y las estadisticas de mortalidad formadas por el Gonsejo Supe- 
rior de Salubridad demuestran un r&pido aumento de la mortalidad por con- 
gesti6n cerebral, nacida del abuso del alcohol. Los empleados del Gobierno 
se han alarmado no s6lo por la cifra de la mortalidad; sino tambi^n por ei 
aumento palpable de la pobreza y el crimen, pues cuatro quintos de los casos 
son imputables k la misma causa. 

Es imposible estimar aun aproximadamente los peligrosquedimanan en 
ese lugar del abuso del alcohol. Aunque hay peligros enlasregioneshabita- 
das por la raza anglo-sajona, parece que son superiores en los pueblos habl- 
tados por latinos y razas infsriores. 

Los pueblos anglo-sajones, aunque sujetos k la tentaci6n ^ inclinados k 
los excesos, por regia general poseen un poder latentecapazde poner un veto 



OBONIOA ICBBIOA ICBXICAKA IK^ 

h consentimieutos posteriores antes de alcanzar la meta que una vez pasa 1^ 
conduce k una ruina segura y r&pida. Ea las razas inferiores este poder la- 
tente de propia represion parece que falta 6 esta poca desarrollado. Los iu- 
dios Norte-Americanos son una prueba tangible. Es un hecho bien establecido 
que el Indio no tiene fuerza de voiunlad para resistir el apelito&Iasbebidas 
fuertes. Una vez formado el apetito la victima cae en los exccsos. La historia 
de esta raza desgraciada conflrma en las euatro ultimas centurias estas aser- 
ciones de un modo irrefragable. 

Las cantinas^ companeras de la civilizacidn moderna, ban contribuido h 
la ruina y extinci6n de la raza masque losotros factores. El mismo resulta- 
do se ha visto en las Islas Sandwich. En los aborlgenes de Cuba 6 Indias Oc- 
cidentales se palpa que han sido vencidos por este funesto acompafiante dc la 
civilizacidn moderna. La misma historia y bien triste se observa en Manila 
segilin referencias de los periodicos, bajo los auspicios del Gobierno Militar de 
los Estados Unidos. 

No es de sorprenderse que el Gobierno Mexicano se alarme por la intru- 
s16n de este adjunto k la civilizacidn Anglo-Sajona." 

Sin duda que los peri6dicos h que alude el articulista son Ellmparcialy 
9ocia8 cuya campana contra el alcoholismo es digna de alabanza; peru(y aqui 
comienzan los peros) la decantada superioridad de raza anglo-sajona no que- 
da bien parada cuando se la mira frente k los hechos. En primer lugar: El 
articulista antes de obrar debiera pensar, comparar la proporclon de consu- 
mo de alcohol que jicada habitante corresponde segdn la densidad de pobla- 
ci6n de ambas naciones. En segundo tdrmino, hay que llamarle la atenci6n 
30bre que los indios de los Estados Unidos no son la misma raza que la que 
puebla nuestra Patria. Otra llamada corresponderia al tercer lugar^ indicando 
que no s61o las bebidas fuertes inducen k In que en Medicina se llama alco- 
holismo (y se trata de un peri6dlco de Medicina) sine que la cerveza de la que 
tanto abusan los anglo-sajones y otras mil bebidas inducen al mismo fin. To- 
cale el cuarto range k lo que se refiere k Cuba y Manila, pues sorprende que 
esa famosa civilizacidn que enaltece y sublima tedricamente, arruine y destruya 
los pueblos que invade, segun la propia confesidn del aOrmante. Por ultimo, 
para abrir los ojos k ese paladin de la civilizaclun suprema, no le citaremos 
nlngdn episodio d andcdota de lo que k su propio pais se refiere; pero tomando 
k una de las ramas de su raza le preguntaremos si e&ik al tanto de la derrota 

de Buller en la guerra anglo-boera. 

Dr. a. Benavides. 



AlirttiiAt obt^nraoion^s sobr« %k tratamlento por el 06I011, de 
lai afeeoloaee ▼isoeralee del abdomea.— En un articulo titulado asi 
que publica The Journal of the American Medical Association puede leerse 
con interds el nuevo metodo propunsto por el Dr. Turck para la curacidn de 
las afecciones del higado, del rindn y del intestine. 

Este mdtodo consiste en el lavado del cdlon, por el agua caliente k 55o c; 
pues estS demostrado que la introduccidn al cdlon de pequeilas cantidades do 
agua k la temperatura de 55o, tiene. marcados efectos, no solamente sobre la 
circulacidn de los drganos abdominales, sino tambidn sobre la clrculacidn ge- 
neral; y esto, que la experimentacidn flsioldgica demuestra, despuds lo ha 
venido k confinnar la observacidn cKuica. 

30 



*^8 oiftONICA HBDICA MBXICANA 

Pero el modus operandi del lavado del odlon es mascomplicadodelo que 
a primera vista pudiera prcsuiuirdC. Segun el Dr. Turck su acci6Q sobre la 
circulacion intestinal y general, estii regida por el plexus nerviosode las pa- 
redes iutestinales y el ceutro aao- genital, sobre las cuales se ejerceria la 
intluencia de las inyecciones repetidas del agua calieote. 

El centre ano-genital es uno de los ditimos donde se extiuguen los refle-. 
jos durante el coma de cualesquiera especie, de abi los efectos que tiene el 
lavado del colon y la utilidad que prestaria en casos verdaderamente deses- 
perados. Su acci6n sobre los 6rganos p^lvicos, abdominales y el slstema uer- 
vioso central, bastan para darnos cuenta de las modificaciones que efectuaria 
en algunos estados patoldgicos de las visceras abdominales. 

Las principales indicacionesdei procedlmientoson: 1»enlasenf6rmeda- 
(les hep^ticas; 2o en las renales, y 3o en las iutestinales. En la insuflciencia 
hep&tica, el catarro biliar, las hepatitis crduicas, los resultados del tfatamiento 
ban side satisfactorios; en las observaciones que se leen en el curso del refe- 
rido articulo^ pueden senalarse los ^xitos obtenidos en el tratamiento de las 
nefritis cr6nicas y en las apendicitis. 

La tecnica del procedimiento es la siguiente: colocado el pacienteen de- 
cubitus dorsal, con las asentaderas rasando el horde de la cama 5 de una me- 
sa, se introduce en el recto un tubo de goma suave y tan lejos basta donde lo 
permita la curvatura sigmoidea. 

El tubo puede ser de simple 6 de doble corriente; una vez colocado se 
introducen 2 4 300 cc. de agua salada, solucion normal, k la temperatura de 
50o,vse deja volver al agua por el tubo y en seguida se introduce otra nueva 
cantidad aumentando la temperatura; asi se repiten las inyecciones basta que 
alcance el agua la temperatura de 55o. 3 a 6 litres se necesitan para uq lava- 
do del c61on siguieudo este procedimiento. 

La f aranouloflifl y su tratamltnto por la Uvadura do oanroaa y 
•1 flulfhidraL— En un arliculo escrito por el Dr. Toussaint y publicado en 
la '' Dosimetric '' de Paris, niaba los buenos resultados obtenidos en el trata- 
miento de la furunculosis, por la levadura decervezayelsullliidral. Seiseu- 
fermos atacados de diviesos y tratados por estos dos procedimieutos, curaron 
en el t^rmino de 3 a i dias. 

Dosis: Sulfhidral 12 granules en el dia; levadura de ce.veza; dos cucha- 
radas cafeteras de levadura fresca, una en la mauana y otra en la tarde, en 
un pozillo de caf^ negro. 

E. ViESCA Y I^BATON. 



La madioaoi^n bromnrada en la epUepaia.— (Dr. Maurice de Flou- 
ry.— Abril lo de 1900.— i?«?tte de Thhapeutique Medico- Chirurgicale. ) — Aftrxna 
el autor que es de gran utilidad la elecci6n de la preparaci6n bromurada y 
adoptar una dosis cuotidiana moderada, porque los bromuros tienen una in- 
fluencia retardante sobre la nutrici6n y basta sobre su propia ellminacion. 

El autor prefiere el bi'omuro de estroncio empleado en dosis dos 6 ires 
voces menores que las ordinariamente usadas de bromuros (364 gramos al dia 
ban bastado para mantener a los enfermos satisfactoriamente). Y esto esim- 
portante, porque la medicaci6n bromurada, si favorece ateuuando los ata- 
ques, debilita la uutriclon como se sabe, y agota la Intensidad vital, segdn lo 
(lemuestra el descenso de la tension arterial con yaso-constrlccl6n perif^^ 



CBORIOA BIBDICA MBXICAKA 299 

rica y eafriainiento de las extremidades ; el decree! miento de la fi^rza di- 
naiDom^trica; la diminucidn de la urea, sin cambiar la calidad y cantidad de 
los alimeiitos; la depresi6n tan activa del cerebro, etc. 
* Administraudo dosis elevadas de bromuros, llega un momento en que el 
organismo en estado de mlseria flsiol6gica, es incapaz de eliminar sus t6xi- 
C08 y hasta el bromuro mismo. Pero si en este momento interviene un esti- 
mulante nervioso, empleado convenientemente, k medida que aumentan las 
fuerzas fisicas y el vigor intelectual, mejores efectos produce el bromuro y 
m^ bien se elimina. 

Por estos motivos hay que asociar las medicaciones bromurada y t6nica. 
Si k primera vista parece que los dos factores debieran contrariarse, se ob- 
tlenen en la pr^ctica resultados muy Ualagadores. Asi,pues, hay que unir los 
bromuros k ia hidroterapia, k los banos salados, k la ducha, al massage y, so- 
bre todo^ k las inyecciones de soluciones salinas concentradas en pequeilas 
dosis. 

Ha empleado el autor soluciones esterilizadas de fosfato de sosa 6 de clu- 
ruro de sodio al 4 p^., sistem^ticamente en todos sus enfermos, y no admi< 
nistrando bromuros ha visto tambi^n aliviarse notablemente el mal. 

Las iuyecciones obran, segun Cheron^ como t5nicos cardiacos, y se saiie 
que casi todos ios medicamentos cardiacos favorecen m^s 6 menos k los epi- 
iepticos; pero las inyecciones tienen la ventaja de no ser toxicos, sino siiii- 
plemente estimulantes medtnicos .lei sislema nervioso. 

Depu^s de una cura de 4 a 6 semanas, Fleury se contenta con tratar a 
sus enfermos por medio de fricciones secas, duchas, bafios, y ha observado 
(|ue de una a otra semana la memoria y el estado general de los atacados ha- 
cen progresos evidentes. 

Tambien debe contai^se -con las erupciones cut^neas, las perturbacin- 
nes digestivas y el mal olor del aliento. Esto traduce, segiin se admilc 
hoy, un mal funcionamiento de! intestine. Algunoshan asociado para corre- 
girlo, el bromuro k los antis^pticosintestinaies; pero Fleury preiiere agregar 
k su m^todo los lavados del estomago y del intestine y, si ^ pesar de esto, 
persiste el aliento bromurado, administra algunas cucharadas dobles de la 
pocion de Riviere. 

Tntamlento A%1 '* delirium trtmtaB" por \%m inytooioaes snb- 
onttooafl do snero artilloial.— Dr. I. Masbresnier.— (Presse M^^tcaY^, num. 
7, p. 45, 1900.— Extractado por P. Sainton, en la Revue de Therapeutique.— 
lo de Abrll de 1900.— El opio y el cloral considerados por la generali<lad de 
los medicos como los medios m^s eQcaces para combatir el delirium tremens^ 
son agentes que atacan los sintomas y no la causa del sindroma morboso. 
Slendo el enfermo un complete intoxicado, debe procurarse la eliminacion del 
alcohol y favorecer la resistencia del organismo. Las inyecciones de suero 
artificial constituyen un t6nico poderoso k la vez que un diur^tico muy efl- 
caz y de rapida 6 indiscutible acci6n. 

Masbresnier reliere tres cases de alivio rdpido del delirio y de la agita- 
ci6n, resultado interesaute cuando se trata de reducir sin tardanza una frac- 
tura, hacer un sutura teudinosa u otra operaci6n. 

EVERARDO LANDA. 



300 OBONIOA ICBDIOA KBZtOAITA 

AflllxlAlooal d« Um •ztremidadet: tratamUnto — Este sintoma, 
mal llamado enfermedad de Raynaud, merece, sea per los dolores, sea por 
los peligros circulatorios, tratamiento especial, que, segi!io Plicque, debe 
ser ^ste: • 

1o Local,— Siendo el frio una de lascausas ocasionales m^ pateutes, ha 
de usarse al calo^-: agua muy calieute, cocimiento de hojas de nogal 6 agua 
sinapizada, untando luego la region con una grasa y envolvi^ndola en un 
aposito. 

En los casos mks graves, hay que recurrir a la electricidad^ mejor k la 
galvanica que a lu far^dica, poniendo el polo positivo en la nuca y el uega- 
tivo en un recipiente con agua salada en el que se sumerge las manos duran- 
te unos 10 minutos ( Raynaud ). 

Si falta este medio, se rccurre a las pulverizaciones de cloruro de metilOf 
hechas en forma de chorro muy fino y ligero, proyectado oblicuamente y 
de lejos. 

La cauterizacion punteada ha producido en un case buenos efectos ( Bern- 
heim ). 

Si los sufriniientos son excesivos, se emplea el doroformOy ppio, beUado- 
na^ etc., y hasta las inyecciones hipodt^rmicas de morfina, 

!2o General, --^i depende de la arterioesclerosls, el yoduro potdsico; si de 
la histeria, neurastenia, enfermedad de Basedow, el valerianaio de qumina^ 
los bromicos, y si de la enfermedad de Bright, la diabetes, la sifllis, el alco- 
holismo, el saturnismo, la amenorrea, el ergotismo, el paludismo, la par&li- 
sis general. ... los medios adecuados. 

La hidroterapia puede ser asociada u estos agentes. 

Los tdnicos deben ser vlgilados, puQ^ algunos, los alcoh61icos, son noci- 
vos en la enfermedad de Bright, en la arterioesclerosls, etc. 

El sulfato de quinina es un buen uiedicamento ( Vulpian, Li^geois, Brocq) 
a la dosis diaria de i & 1.50 gramos. 

La yodoiirina ( I^ncereaux, Paulesco ) se ha de reservar para las formas 
muy graves y debe ser objeto de gran vigil ancia, pues suele causar dauo. 

En case de puntos dolorosos en las apbtisis vertebrates ( probable Indicio 
de lesi6n medular ), se emplea la revulsi6n sobre el raquis ( vejigatorios, pun- 
tas de fuego), agentes contraindicados.cuando haya diabetes 6 albuminuria. 

Quobraoho blanoo: aooidn blol6^ioa.—Coronedi deduce de susex- 
perimentos: l^, el quebracho excita primero, despu^ disminuye y hasta pue- 
de hacer cesar la funci6n respiratoria; !2o, esta accion se debe mis a la que- 
brachina que a laaspidospamina; 3o, en sentido absoluto no es un veneno car- 
dlaco, si mis bien un excelente cardi )st^nico; 4o, obra como vaso-dilatador, 
sobre todo en la circulaci6n pequena y de esta en el riu6u; 5o, la sangre de 
los animates envenenados por el quebracho se conserva roja y resiste largo 
tiempo a la puti'efaccion, y el suero presenta fluorescencia verde y contiene 
oxihemoglobina; 6", la orina se hace muy reductora sobre los reacUvos de 
Trommer y de Fehling, pero todavia no se puede aOrmar la glucosuria; 7o, 
esta propiedad reductora aparece al cesar los trastornos respiratorios. 

(Gaceta Medica Catalana). 

Dh. HoDitiGiEZ Mendez. 



CBOKIOA IBDIOA HSZiaAKA 801 



SBCCION XXX. 



BIB LIOGRA FIA 

Tratado t«6iloo-Pr4otioo de Farmaola por el Dr. Juan B. Miranda, 
de Saatta^o d« OhlU, OMU. 

Hemos recibido el Tratado Te6rico Pr&ctico de Farmacia escrito por el 
Sr. Dr. Juan B. Miranda, Profesor del ramo en la Escuela de Medicina y Far- 
macia dc Santiago de Chile. 

Algo mis que unos breves renglones bibliograficos merece el concienzu- 
do trabajo del Sr. Miranda. Su libro, escrito con gran acopio de los preceptos 
cientificos que sirven de base k la ciencia farmaceutica, puede flgurar venta- 
josamente entre los mejores cuanto escasos textos que se ban escrito para la 
ensenanza de la Farmacia; verdaderamente did&ctico, se distingue por su ad- 
mirable concisi6n que nada sin embargo sacrifica k la claridad de las defini- 
ciones y 4 la perfecta descripcion de los productos quimicos y gal6nicos. 

El Sr. Miranda ha dividido su obra en dos partes: Farmacia Gal6nica y 
Farmacia Quimica, divisi6n bastante acertada puesto que al m^todo para el 
estudio une la sencillez y faciHdad para la asimilaci6n de los conocimientos. 
En la primera parte 6 sea el estudio de la Farmacia Gal^nica se hace no- 
table la clasiflcaci6n de las diferentes formas farmaceuticas, la que ha permi- 
tldo ai autor agrupar para su estudio ordenada y met6dicamente los preparados 
gal^nicos y las drogas que entran en su composici6n. La forma de esta clasi- 
ficaci6n es enteramente original. 

La adici6n al fin de cada preparado de las formulas m^ usadas en farma- 
cia, permite al autor hacer de su libro no solo un texto sino tambi^n un for- 
mulario que bien podria llegar k ser el G6digo legal Chileno. 

Con gran acierto se ha ocupado el Sr. Miranda de agregar k la Farmacia 
gal^uica un estudio de las drogas vegetales indigenas y extranjeras mks usuales, 
y mucho sentimos que en esta parte haya una verdadera laguna, pues redu- 
cidisimo es el nilimero de estos vegetales y especialmente el de los indigenas 
que sin duda deben ser conocidos por los estudiantes, y mks ai!in por el in- 
teres que despiertan por los hombres de ciencia del extranjero. La promesa 
del Sr. Miranda de aumentar m^ tarde esta secci6n nos hace esperar llegue a 
ser mas completa; y k este prop5sito nos permitimos llamar la atenci5n del au- 
tor sobre la seccidn de drogas vegetales de la Farmacopea Mexicana^ en la que 
es notable el m!imero de los vegetales indigenas de Mexico que se estudian. 
La segunda parte 6 sea la Farmacia Quimica es una excelente recopila- 
cion de los productos quimicos usados en farmacia y en la que se ban apro- 
vechado todos los datos y todos los preceptos cientificos de manera tal, que da 
a conocer los vastos conocimientos del Sr. Miranda y el profundo estudio que 
ha hecho de la quimica farmac^utica. 

Felicitamos sinceramente al Dr. Miranda por la publicacion de un libro 
que honrindolo honra k su patria, y que demuestra ademis que k pesar del 
abatimiento general de la profesi6n, hay hombres aiin que con su talento y 
sus conocimientos luchan por levantar el prestigio de la ciencia farmac^utica. 
Ojali y nuestros farmac^uticos mexicanos, siguiendo el ejemplo del Sr. 
Miranda dotaran a nuestra escuela de un texto semejante. 

PftOF. Juan 6. Calderon. 



90S OBOmOA MBDIOA ICBXtOAKA 

Tratodo pr4dtioo de M^dioina y Oiniyia modamai por el Or. O. 
Luit KaroQ.-- Madrid. 

Hemos recibido en nuestra redacci6ii el primer volumen de esta obra 
cuya importancia es indtil ponderar cuando las firmas que la amparan son su 
mejor recomendaci6n. Escrita en el puro idioma espaiioU que al finalizar del 
siglo se refugia en el recinto de las Academias, avergonzado por la barbara 
irrupcion de neologismos que corrompen la lengua, es umena en la exposi- 
cion^ f^cil en el desarroUo y rlca en la expresidn de los conceptos que ciara- 
raente traducidos por los signos m&s apropiados del lenguaje, guian al pensa- 
miento por el recto sendero de la noci6n y permiten al espiritu asimilarse los 
m4s intrincados problemas de la ciencia con una nitidez rayana en io inve- 
. roslmil. 

El «Tratado pr&ctico de Medicina y Cirugia modernas* de D. Luis Marco, 
responde desde luego a una necesidad que se vuelve muy imperiosa k medida 
que mayor espacio abarcan los conocimientos humanos, y esa necesidad que 
la exquisila pluma de D. Federico Rubio expresa con tanta verdad, no esolra 
que la de tener k mano, en obra bien acabada y escrita con entera houradez y 
buena fe, todoloque en el vasto campo de una ciencia determinadabareali- 
zado la inteligencia y encoutrado de proveclioso, en un memento histdrico fijo 
y sin tener en cuenta ni el tiempo ni el espacio. Marcar una etapa en la evo- 
luci6n de una ciencia reuniendo en ordenado conjunto todo Io que k esa cien- 
cia pertenece, es realizar una empresa de inmensa utilidad para aquelios que 
necesiLan encontrar r&pida y adecuada solucidn k los problemas que inespe- 
radamente surgen en la pr^ctica; y k esto tiende el trabajo de sintesis cuya 
primera parte debemos k la deferencia de su autor. ^Lo ba logrado por ven- 
tura? Hecorriendo una por una de sus p&ginas podemos contcstar que si. 

El primer volumen se ocupa de los procesos morbosos generates y gene- 
ralizados, y cada uno de sus capitulos: Inflamacidn, Perturbaciones de nutri- 
ci6n (ulceras, fistulas, anemias^ etc.,), Infecciones y Neoplasmas, son otros tan- 
tos acopios de riquisimas luces donde con singular claridad podemos encontrar 
la que nos es dtil en el instante precise. En el mismo tomo empieza el Hbro 
segundo de los tres que componen la primera parte de la obra y se ocupa de 
la t^cnica general del reconocimiento y del diagn6stico y el tercer libro de la 
misma parte, que deseamos conocer con la curiosidad que despierta el anun- 
do de todas las buenas cosas, se referir^ k la tecnica del tratamiento pur to- 
dos los medios. La segunda parte de la obra servira de guia para el diagnos- 
tico y tratamiento de las enfermedades en particular, agrupadas del mode mas 
clinico posible y reuniendo en capftulos especlales los elementos del diagn6s- 
tico diferencial ^ integral de los grupos nosol6gicos m^ interesantes y expues- 
tos k confusi6n. 

Tan ligera descripcion del piano que sirvid de tipo en la construcci6n de 
la obra, basta para hacer comprender la armonia y unidad del conjunto y si 
nuestros lectores bubieran pasado su vista por los detalles, como hemos teni - 
do nosotros el placer de hacerlo, hubieran encontrado que cada uno de ellos 
corresponde al todo. Sencillez, claridad, precision y sobriedad son las cuali- 
dades que le dan su principal valor. 

La Espana moderna reconquista en el terrene de la ciencia el lustre que 
sus desventuras la ban liechu perder on el de lapolitlcamilitautey susbom- 
bres dedicados k esta regeneradora tarea, son dignos de competir con los emU 



CBONIGA MBDICA MBXICAMA 303. 

ncntcs peusadores de las dein^ naciones. Pirineos y mares se borran ante la 

verdad que es unica doiide quiera que se la eticueiitre. iGloria k la nacion que 

por tan heroica via empreude su marclui liacia la perfeccion! 

Felicitamos a nuestro sabio colega de ultramar por su bello trabajo y de- 

seamos que su labor cieutiflca produzca los inestimables frutos que se tieiie 

derecho k esperar de todo lo bleu nacido. 

Dr. C. Viesca y Lobaton. 



DR. D. MARIANO HERRERA Y JAIME (de Durango). 

El Sr. Dr. D. Mariano Herrera que prematuramente acaba de bajar al se- 
pulcro, cuando todavia podia esperarse nmchode las notables aptitudes pro- 
fesionales que tuvo, nacl6 en Durango, capital del Estado el dia 26 de Julio 
de 1854, eniprendiendo y terminando sus primeros estudlos en el Semlnario 
Conclliar de aquella Giudad. Auntfue en esemismo establecimiento principio 
a cui'sar las materias que fonnan los cursos preparatorios^ tuvo que ttrmi- 
narlos en el « Institute Ju&rez» de alii mismo. Fueron desde entonces paten- 
tizadas sus buenasfacultadesintelectuales por las buenas calificaciones obte- 
nidas en diclios cursos, sobre todo en los de Filosofia y Quimiea. 

. En Enero de 1873. se vino h Mexico, ingrcsando a la Escuela Preparatoria 
por faltarle algunas materias de lasexigidas por la Ley, y en seguida k la Es- 
cuela Nacional de Medicina, en donde continue distingui^ndose por su dedi- 
cacion y empeno y al ser Preparador de la clase de Anatomla. 

El dia lo de Junio de 1881 obtuvo por unanimldad su titulo despu^s de 
lucido examen, regresando pocos mcses despues a su ciudad natal para en ella 
radicarse y ejercer su profesion, en la cual obluvo general aceptaclon y es- 
cogida clientela. 

Fu^ su ramo favorite la Cirugia que desde estudiante cultivo de prefe- 
r^ncia^ ejecutando durante su vida profesional operaciones degrande impor- 
lancia, que no detallamos por no baber recibido las notas que sobre ellas nos 
ofreciera para esta publicacion. 

Fu6 muchos anos catedratico de Quimiea, Cosmografia y L5gica en el 
• Institute Juarez » y desde 1896 se le conilo la Direccion del Hospital Civil, 
en cuyo establecimiento emprendio y llev6 k cabo mejoras de importancia, 
esmer^ndose en el arreglo de la sala de operaciones que doto de un arsenal 
quirilrgico notable. 

Finalmente,dej6deexistir, victima de una gastrorragia, el dia 18 de Mar- 
zo pr6xlmo pasado, el infortunado companero cuya perdida ba side sincera- 
mente lamenlada y a quien consagramos este afecttioso recuerdo. 



NOTAS. 



El 8r. Dr. D. Juan B. Cald^rdn. 

Este apreciable companero y amigo nuestro, al salir para Europa con el 
objeto, segiin nos manifest6, de ampliar algunos estudios profesionales, nos 



304 "GBONICA MBDIGA UJSXlCAXfA 

recoineud6 diesemos su afectuosa despedida k todos sus amigos, tanto de esia 
Metrdpoli como de la ciudad de Puebla, lugar de sa residencia. 

Su consultorio 6 Instituto medico ha quedado encomendado ksu. lierma- 
no el Sr. Dr. Jos6 Maria Calderon. 

Hnevot midioos. 

El joven D. Rodrigo Aguirre y Campos, despu^s de sustentar su examen 
prOfesional, siendo en 61 aprobado por unanimidad, acaba de ingresar al Cuer- 
po Medico Mexicano. lQtiti!ilase su tesis inaugural, que es uh estudSo bastante 
completo del punto «Distocia por el cuello de la matriz.* 

Tambi^n, por elegante esquela, acabamosde recibir la grata nueva de ia 
recepci6n de nuestro estimado amigo el inteligente y dedicado joven D. Za- 
queo Gutierrez Nufio, de Guadalajara. 

; Que el ejercicio profesional pueda series lucrative y honroso como justa 
recompensa de sus afanes! 

Veladac en honor del 8r. Dr. B- Bitfael Xiavlsta. 

En Oaxaca, capital del Estado del mismo nombre, tuvo veriflcativo una 
velada como carlfioso tributo al eminente cirujano que acabamos de perder, 
tomaedo en ella parte varies de los miembros del Guerpo Medico de aquella 
ciudad que organiz6 y llev6 k efecto esa justa manifestacidn de afecto y ve- 
ueraci6n. 

En un pepi6dicode aquella localidad, «E1 DosdeAbril,» hemes leido los 
discursos pronuuciados en esa solemnidad por los Sres. Dres. D. Nicole Ya- 
rela y Alvarez y D. Ram6n Pardo, honrando la memoria del Maestro. 

En esta capital tambi^n debe verificarse el pr6ximo^dia'*4 del presente 
mes la velada organizada, para honrar la misma distinguida personalidad, per 
la Escuela Nacional de Medicina y hi Academia Nacional de la misma Pacul- 
tad, Gorporaciones sobre las cuales reflej6 sus m^ritos, consagr&ndoles sits 
notables aptitudes y los mejores frutos de su saber. 

Esperamos poder dar cuenta a nuestros lectores, de esta solemnidad. 

Testimonio de reoonooimlento. 

Continuando hasta el fin nuestro proposito de manifestar nuestra grati- 
tud a los estimables companeros que espontaneamente se han servido ayudar- 
nos en el dificil sostenimiento de nuestra empresa, hoy la hacemos presente 
a los seilores doctores que siguen por su bondadosa cooperaci6n pecuniaria. 

Sres. Dres. Felipe P. Gavilan y M. G. Terry, de Duraugo; Sr. Prof. M6dico 
Veterinario D. Rafael Gruz, en Morelia, Mich.; Sr. Dr. Atanasio Carrillo, de 
Monterrey, N. L.; Sr. Dr. AgapitoGantiH Garza, de Gadereyta Jimenez, N. L.; 
Sr. Dr. Garlos Innes, de Ejutla, Oax.; Sr. Dr. Jose Maria Hernandez, de la Pie- 
dad, Mich.; Sr. Dr. Jos6 Maria Rodriguez, del Saltillo, Goah.; Sr. Dr. Doroteo 
J. Ledesma, de S. Luis Potosi; Sr. Dr. Miguel Macias, de Pinos; y Sr. Dr. Dio- 
nisio F. Grosty, de San Miguel del Mezquital, Zac; Sres. Dres. J. Pomposo 
Alcala y J. M. Hernandez, de Teotitlan del Gamino, Oax.; Sres. Dres. Floren- 
tino Lopez, Antonio G. Gonejo y Garlos Santander, de Salamanca, Gto.; Sr. Dr. 
Prospero Herrera, de la Piedad, Mich.; Sr. Dr. Agustin Navarro, de Pachuca, 
Hgo.; y Sres. Dres. Eduardo P. Lamicq y Aureliano Urrutia, de Mexico. 

Betardo. 

Esperamos perdonen nuestros apreciables lectores el que de unos cuan- 
tos dias ha sufrido el presente numero, por haber querido que al reciblrlo 
pueda mandar haceree luego la eucuadernaci6n de este nuestro 3or- tomo, 
quedando completo con su caratula y sus indices rcspectivos. 










«^-- 



A^ 






4;- 



.X--- 




V. 






/'.< 



;'\ 



% 









\ 



• ■•  •. «■ 



rvS- 









A 



.< 






^./