Skip to main content

Full text of "Historia de Puerto Rico"

See other formats


ISLA DE 

ÍRTO RICO 



as Inglesas, 12 = 1 Pulgada 
10 1* 20 

lómetros, 19= 1 Pulgada 

l" 15 20 "25 30 



r Rand McNally & Company, Chicago. 



Digitized by the Internet Archive 
in 2011 with funding from 
The Library of Congress 



http://www.archive.org/details/historiadepuertoOOmill 



HISTORIA DE 
PUERTO RICO 



HISTORIA DE 
PUERTO RICO 



POR 

PAUL G. MILLER 

Doctor en Filosofía de la Universidad de Wisconsin; 
Inspector de Escuelas de Puerto Rico, i8gg-igo2; 
Inspector General, igo2-igoj; Director de la 
Escuela Normal Insular, igoj-igo8; Profesor del 
Colegio Carllon, igio-igii; Catedrático de la Uni- 
versidad de Wisconsin, ign—igi¡; Comisionado 
de Instrucción de Puerto Rico, igi¡-jg2i 




RAND M9NALLY Y COMPAÑÍA 

CHICAGO NUEVA YORK 






Copyright, 1922, by 

RAND M9NALLY & COMPANY, CHICAGO, ILL. 

Es propriedad, 1022 

Quedan reservados todos los derechos 

para todos los países 



% 



%^ 




25*22 



CÍA 6 90 40 7. 



O I 



A mis hijos 

Iflirgilío, Horario u lEbith, 

que nacieron en este suelo bendito, 
y a los 

Niños be Puerto Uíro 

dedico esta pequeña obra, para que conozcan la historia 

de su amada tierra borinqueño, al igual que la de la 

gran nación Estados Unidos de América, al amparo de 

cuya gloriosa bandera labran su porvenir 



¡ BORINQUEN ! 

(Fragmento) 

¡BORINQUEN ! Nombre al pensamiento grato 
Como el recuerdo de un amor profundo; 
Bello jardín, de América el ornato, 
Siendo el jardín América del mundo. 
Perla que el mar de entre su concha arranca 
Al agitar sus ondas placenteras ; 
Garza dormida entre la espuma blanca 
Del niveo cinturón de sus riberas. 



El santo amor que entre mi pecho guardo 
Te pintará su rústica armonía; 
Por ti lo lanzo a la región del viento, 
Tu amor lo dicta al corazón del Bardo, 
Y el Bardo en él su corazón te envía. 



Dios me conceda, al verte, 
De triunfos y venturas coronarte: 
¡ Una vida, sin fin, para quererte 
Y una lira inmortal para cantarte ! 



— José Gautier Benítez 



Índice de los capítulos 

PÁGINA 

Proemio lx 

CAPÍTULO 

I. LOS EUROPEOS BUSCAN UNA NUEVA RUTA MERCANTIL . I 

II. Cristóbal Colón 13 

III. Los indios de Puerto Rico 36 

IV. Juan Ponce de León y la colonización de Puerto 

Rico 5- 

V. Juan Ponce de León: Cambios administrativos . 65 
VI Desarrollo lento de la colonia: Decadencia y 

DESASTRES SO 

VIL Los europeos hacen exploraciones y establecen- 
colonias en el Nuevo mundo 96 

VIII. Primeras tentativas de los ingleses para apode- 
rarse de Puerto Rico 113 

IX. Puerto Rico a principios del siglo XVII: La invasión- 
holandesa !-7 

X. Los bucaneros y filibusteros amenazan a Puerto 

Rico 139 

XI. La vida de los puertorriqueños en el Siglo XVII 152 
XII. Defensa territorial: Expediciones y reformas Mili- 
tares en el siglo XVIII -165 

XIII. El comercio y la agricultura en el siglo XVIII . 180 

XIV. La vida del pueblo durante el siglo XVIII . . 200 
XV. El Brigadier de Castro y la heroica defensa de 

Puerto Rico contra los británicos . . . 221 

XVI. Puerto Rico durante el período revolucionario . 238 

XVII. Militarismo, absolutismo y separatismo -. . 258 

XVIII. La esclavitud en Puerto Rico: Su abolición . . 286 

XIX. Formación e historia de los' partidos políticos . 303 

XX. Desarrollo económico durante el siglo XIX . . 3 22 

XXI. Historia de la instrucción pública hasta 1S9S . 349 

XXII. La guerra hispanoamericana: Puerto Rico pasa a la 

soberanía de los Estados C nidos 378 

XXIII. Cambios políticos y administrativos desde 1S98 4 o - 

XXIV. Puerto Rico en la gran guerra mundial . . . 425 



víü Índice 

CAPÍTULO PÁGINA 

XXV. Desarrollo económico, cívico, educativo y social 

AL AMPARO DE LA BANDERA AMERICANA . . . 434 

XXVI. Ciencias, Artes y Literatura 481 

APÉNDICE 

A. Catálogo de los Gobernadores de Puerto Rico. Cayetano 

Coll y Tosté 509 

B. Relación de los Obispos de la Iglesia Católica en Puerto Rico 522 
C Relación a Ovando que hizo Juan Ponce de León en su primer 

viaje a la isla de San Juan . . 525 

D. Las Facultades Omnímodas de 1810 528 

E. Descripción de la "Bandera Puerto-Riqueña de los Inde- 

pendientes de Lares" 529 

F. Ley aboliendo la Esclavitud en Puerto Rico .... 529 

G. Aumento en la cantidad y valor de las exportaciones de los 

tres productos principales durante el siglo XIX . . . 531 

H. Proclama del General Miles a los habitantes de Puerto Rico 532 

I. El movimiento mercantil durante la dominación americana . 533 

J. Desarrollo de la Instrucción Pública en Puerto Rico . . 534 

K. Huracanes habidos en Puerto Rico. Cayetano Coll y Tosté . 535 

L. Datos estadísticos referentes a los Municipios .... 536 

M. Presidentes de las Cámaras Legislativas . . . " . . 537 
N. Carta dirigida por Román Baldorioty de Castro desde el 

Morro en San Juan a Federico Degetau en Madrid . . 538 

O. Bibliografía 539 

Índice General . . . . 543 



PROEMIO 

HACE unos años la Junta Directiva de la Asociación de Maestros 
ofreció un premio por el mejor manuscrito de la Historia de 
Puerto Rico. No concurrió nadie. Renovado el ofrecimiento para 
el año siguiente quedó también desierto el concurso. 

Este incidente demuestra dos cosas: primero, que el magisterio 
siente la necesidad de un texto nuevo de la historia de su país; y, 
segundo, que no es fácil preparar una obra de esta índole, porque por 
dos años consecutivos nadie se presentó a optar al premio brindado 
por la Asociación de Maestros. 

En vista de esta circunstancia, me propuse hacer un ensayo de 
algunos capítulos acerca de determinadas épocas, reconociendo, desde 
luego, lo difícil de la tarea. No contaba con otros méritos para 
emprenderla que la buena voluntad y la laboriosidad de la cual he 
establecido costumbre por las muchas exigencias del cargo que ocupaba. 

Los primeros ensayos recibieron la aprobación de algunos amigos 
íntimos que están constantemente interesados en la instrucción 
pública. Alentado de este modo, y a pesar de muchos otros trabajos, 
poco a poco la obra ha podido llevarse a su fin. Preguntándome un 
amigo que cuándo había hallado tiempo para escribir este libro, le he 
contestado que gran parte de él se ha hecho de las diez de la noche 
hasta las dos de la mañana, cuando otros deberes y asuntos me dejaban 
en completa libertad. Lo presento tal cual es, con los méritos que 
tenga y con todas las deficiencias que, con el tiempo, señalarán mis 
buenos amigos, los críticos. Creo que va a llenar una necesidad en las 
escuelas públicas de Puerto Rico donde hoy se enseña bien la Historia 
de los Estados Unidos, pero en las cuales la enseñanza de la Historia 
de Puerto Rico está limitada a algunos hechos condensados" que en sí 
poseen poco valor. Este libro se ha preparado en primer término 
para servir de obra de texto, aunque el público en general le dará la 
acogida que se merezca a causa de su relación íntima con la vida puer- 
torriqueña. 

Para que el lector, y especialmente el maestro, puedan enterarse 
de los diferentes puntos de vista que me han guiado en la preparación 
de esta pequeña obra, los expondré brevemente. 



x PROEMIO 

COMO OBRA DE TEXTO 

El buen libro de texto ha de reunir dos condiciones esenciales: 
primero, consignar los hechos a la luz de la verdad; segundo, presentar 
la materia de acuerdo con un plan que la haga adaptable a la presen- 
tación del maestro y a la inteligencia y comprensión del niño. 

En cuanto al estilo, he buscado siempre la claridad y sencillez que 
tal vez dan al libro cierta aridez, pero que evitan inculcarle al educando 
conceptos erróneos y exagerados que muchas veces trae el estilo alti- 
sonante y complicado. 

Como la mayor parte de los niños salen de la escuela cuando han 
completado el sexto grado, he tratado de adaptar el lenguaje empleado 
al alcance de los niños de los grados intermedios, donde, en mi opinión, 
debe darse principio al estudio de la Historia de Puerto Rico, si es que 
los alumnos han de estudiarla antes de abandonar la escuela. A 
medida que los niños vayan progresando en la materia, como lo notará 
el maestro, el estilo empleado se hace más difícil. 

La Historia de Puerto Rico es la narración de los acontecimientos 
y movimientos en la vida del pueblo puertorriqueño que han con- 
tribuido a lo que es hoy esta comunidad y que le servirá de guía en su 
desenvolvimiento futuro. En la selección y arreglo del material 
histórico he tenido presente constantemente estas consideraciones: 
¿ qué es la Historia de Puerto Rico ? ¿ con qué fin debe enseñarse ? 
I qué ha legado el pasado a la vida presente ? ¿ qué enseñanzas 
pueden derivarse del pasado y presente para el futuro ? 



SELECCIÓN Y PRESENTACIÓN DEL MATERIAL 
HISTÓRICO 

En este libro consta sólo lo esencial de la Historia de Puerto Rico. 
Hay muchos hechos y acontecimientos aislados que no han contri- 
buido con nada al desenvolvimiento de la vida de nuestro pueblo. 
Para no abultar el libro, no cargar la memoria de los educandos ni 
gastar tiempo en estos hechos, he omitido la mayor parte de ellos 
intencionalmente. 

"La historia es la maestra de la vida," y en vista de este precepto 
he pasado por alto muchos hechos de los que contienen otros libros y 
he incluido asuntos que no merecen la atención de otros autores. 
Existe un libro que trata el siglo XVIII desde 1702 hasta la invasión 



PROEMIO xi 

británica en 1797 en menos de una página. Esta obra consigna cuatro 
capítulos a dicho siglo. He tratado de dar relieve a los acontecimientos 
y movimientos que han ejercido su influencia sobre la vida actual, 
más bien que a hechos sin conexión, que no tienen relación alguna 
con ésta. Por ejemplo: la introducción del café y de la caña sacarina 
ha sido de suma importancia para la vida económica de la isla, pero 
el fusilamiento del bandido El Águila, como hecho histórico, no ha 
tenido ninguna influencia en este sentido. El número de soldados 
que llevaban los expedicionarios británicos y holandeses que trataron 
de posesionarse de Puerto Rico es de poco valor. El hecho real y 
efectivo de que estas expediciones fracasaron y que esta isla se conservó 
para la Corona de España tiene en sí gran significación. En algunos 
textos de historia se da importancia indebida a los asuntos políticos, 
haciendo caso omiso del desarrollo de la vida económica y social del 
pueblo. He tratado de subsanar este error, omitiendo todos aquellos 
asuntos políticos que son, en general, más bien que hechos firmes 
cuestiones de opinión o de carácter transitorio. A pesar de esta ad- 
vertencia, se ha prestado atención debida al desenvolvimiento polí- 
tico y cívico de nuestro pueblo, y se ha dado realce a la vida social y 
económica. 

Para conservar la unidad del pensamiento, he rechazado el orden 
cronológico, empezando con el siglo XVII, y he agrupado los varios 
acontecimientos alrededor de los hechos principales de modo que 
constituyan procesos históricos y no hechos separados. Por ejemplo: 
el punto céntrico en la historia de la esclavitud es el movimiento para 
conseguir su abolición y la consumación de ésta; por tanto, toda la 
historia que se relaciona con este tema se trata en un solo capítulo que 
viene a culminar en el año 1873 con la abolición definitiva de ella. 

FECHAS 

Este libro contiene muchas fechas, pero relativamente pocas de 
éstas deben aprenderse y conservarse en la memoria. Las fechas 
principales que sí se deben aprender son las siguientes: 

1492, octubre 12. El descubrimiento de América por Cristóbal 
Colón. 

1493, noviembre 19. El descubrimiento de Puerto Rico por Colón. 
1508. Exploración de la isla y la fundación de Caparra por Ponce 

de León. 



xii PROEMIO 

1595, 1598, 1625, 1797, o sean los años que marcan las tentativas 
infructuosas de invasión que al principio parecían 
amenazar la existencia de Puerto Rico como posesión 
española. 

1765. La visita e información del comisario regio O'Reylly. 

1866. La información reformista. 

1869. La llamada de representantes puertorriqueños a las Cortes 
españolas. 

1873, marzo 22. La abolición de la esclavitud. 

1887. La formación del Partido Autonomista. 

1898. La inauguración del Gobierno Autonómico. 

1898, julio 25. La invasión de Puerto Rico por los americanos. 

1900, mayo 1. El establecimiento del Gobierno Civil con la Ley 
Foraker. 

191 7, marzo 2. La inauguración de la Ley Jones. 

Hay períodos determinados de los cuales deben tomarse nota. 
Por ejemplo: los períodos constitucionales de 181 2 a 14, y de 1820 a 23 ; 
pero todas las demás fechas se han incluido para la orientación del 
lector y no para fatigar la memoria. 



NOMBRES DE PERSONAS 

Algunos autoridades pedagógicas censuran el empleo de muchos 
nombres de personas en un texto de historia al alcance de los niños. 
Sin embargo, he creído conveniente incluir gran número de nombres 
que para el público en general y en relación con los varios movimientos 
históricos tienen poca significación; pero que sí la poseen en ciertas 
localidades. El maestro hará uso de su buen criterio en la enseñanza 
de estos nombres. Todos los alumnos deben conocer bien a Juan Ponce 
de León, porque fué el personaje más importante del período de explora- 
ción, conquista y colonización; pero Luis de Añasco, uno de los caudillos 
de Ponce, tendrá interés especial solamente para los alumnos del 
pueblo que lleva su nombre. Es justo y propio incluir los nombres 
de los que denunciaron la conspiración Du Coudray-Holstein y los 
vecinos defensores de Aguadilla contra los invasores, porque sus 
descendientes y deudos forman hoy elementos de valer en nuestra 
sociedad, y, por eso, he considerado de interés histórico anotar sus 
nombres en relación con los acontecimientos referidos. 



PROEMTO xiii 

CITAS 

Este libro abunda en citas. Parece que el hacer muchas citas resta 
originalidad al autor ; pero no es así. Las he incluido por varias razones : 
primero, para dar originalidad al libro; segundo, para brindar ocasión 
al alumno de conocer e interpretar en su verdadero sentido las fuentes 
históricas; tercero, para despertar en el alumno y en el maestro el deseo 
de saber más de los escritos de los cuales se han tomado las citas y 
ampliar así seguramente más tarde sus conocimientos de la historia 
de su país. 

En las citas se han conservado todos los rasgos característicos del 
lenguaje empleado y especialmente la ortografía. Con esto también 
el maestro como el alumno pueden darse cuenta del desenvolvimiento 
de la lengua castellana y del grado de cultura de las diferentes épocas. 
Si hay tiempo disponible el maestro puede hacer que los alumnos 
escriban las citas de nuevo con la ortografía actual. En caso de las 
citas tomadas de determinados documentos de los siglos XVI y XVII 
será necesario que el maestro las traduzca al castellano moderno para 
la buena comprensión de los educandos.. 

ESTUDIO COMPARATIVO 

Los capítulos que tratan sobre el desarrollo de la vida económica 
del pueblo en las diferentes épocas se prestan a un estudio comparativo 
de los varios períodos, que deben aprovecharse en el salón de clase 
para que el alumno se dé perfecta cuenta de que la Historia de Puerto 
Rico es una evolución, que sigue su proceso continuamente, sin cesar; 
que el pueblo puertorriqueño de hoy es el resultado de lo que eran sus 
antepasados, y, que sus descendientes llegarán a ser lo que serán por 
lo que sean los puertorriqueños en la actualidad, considerados en todos 
sentidos, político, social y económico. Muy especialmente debe 
hacerse un estudio entre el estado del pueblo al finalizar el siglo XIX 
y su estado actual. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LÁ DIRECCIÓN 

DEL MAESTRO 

Al fin de cada capítulo he agregado algunas indicaciones para 
facilitar y ampliar el estudio del texto. Los bosquejos y temas se 
prestan para ejercicios de composición y para el repaso de los puntos 



xiv PROEMIO 

principales. La expresión es la prueba del saber, y como tal estos 
ejercicios sirven no sólo para cultivar el lenguaje, sino para breves 
exámenes sin hacer uso de esta palabra tan temida por los alumnos . 
No he pretendido formular las preguntas basadas en el texto, temiendo 
que los maestros darían mucha atención al trabajo de memoria. Esa 
clase de preguntas las hará el maestro dándoles la variedad de forma 
y fondo que exijan la inteligencia de los educandos y demás circuns- 
tancias. Los ejercicios y preguntas que aparecen al fin de cada 
'■ capítulo son más bien para conducir al alumno a pensar, a hacer 
deducciones, comparaciones y formar ideas propias, para que el edu- 
cando no limite su estudio al trabajo de memoria. 

GRABADOS Y LÁMINAS 

El objeto de los grabados y láminas no es sólo hacer atractivo el 
libro, sino que contribuyen al estudio y a la comprensión de la asig- 
natura. Al texto que aparece debajo de cada grabado debe darse el 
mismo estudio cuidadoso que al resto de la materia. 

APÉNDICE 

He agregado al texto mismo un apéndice de asuntos útiles como lo 
son un catálogo completo de los gobernadores de Puerto Rico, pre- 
parado por el ilustre Dr. Coll y Tosté; una relación de los obispos de 
la iglesia católica de la isla; un informe presentado a Nicolás de Ovando 
por Ponce de León dando cuenta de su primer viaje de exploración a 
Puerto Rico, informe de suma importancia, pues en él se rectifican 
algunos errores de bulto, que han venido aceptándose como hechos 
verídicos. Las demás materias del apéndice las hallará el lector en 
el índice. 

BIBLIOGRAFÍA 

En el Apéndice figura la bibliografía o relación de fuentes históricas 
consultadas en la preparación de este libro. A ésta remito a los críticos 
que pongan en duda los hechos históricos consignados. Es justo 
reconocer que muchos de los libros citados son fuentes secundarias, 
que tal vez contengan errores o juicios equivocados; pero siempre he 
tratado de depurar la verdad acudiendo a documentos originales ya 
publicados. La colección de documentos publicada por Alejandro 



PROEMIO xv 

Tapia y Rivera, la Historia de Iñigo Abbad, con anotaciones por 
José Julián Acosta, las Memorias de Pedro Tomás de Córdova, los 
informes oficiales de los gobernadores y las investigaciones de Salvador 
Brau y Cayetano Coll y Tosté me han prestado ayuda indispensable. 
Afortunadamente está a la disposición del público El Boletín Histórico 
de Puerto Rico, publicado por el erudito historiador doctor Cayetano 
Coll y Tosté. Los nueve tomos constituyen un verdadero tesoro 
histórico, que se prestaría admirablemente para un curso universitario 
sobre Historia de Puerto Rico. Tanto los documentos ya publicados 
anteriormente, como los desconocidos hasta ahora por otros autores 
y muy especialmente las rectificaciones históricas del sabio doctor han 
tenido un valor incalculable. 



RECONOCIMIENTO 

No cumpliría con el ineludible deber de la gratitud si no hiciera 
público mi reconocimiento hacia los muchos amigos que me han 
prestado su valiosa ayuda en la preparación de este libro. Son tantos 
los que han contribuido con datos, consejos, trabajos, correcciones e 
indicaciones, que me es imposible tratar de hacer constar los nombres 
de todos por temor de cometer injusticias involuntarias. A cada 
uno y a todos expreso mi gratitud más profunda. 

Sin embargo, hago constar que he contado con la cooperación de 
tres personas sin cuya ayuda constante e indispensable este libro no 
habría visto la luz pública. La primera es mi esposa, cuyos estímulos, 
entusiasmos y trabajos me han alentado constantemente en empresa 
tan difícil. La segunda es la señorita Beatriz Lassalle, cuya profunda 
experiencia y larga práctica escolar han contribuido a adaptar el 
lenguaje al ambiente de la escuela. Ella ha leído todos los capítulos 
desde el punto de vista pedagógico, haciendo las correcciones e indica- 
ciones que ha creído convenientes. La tercera persona a~que me 
refiero es el doctor Cayetano Coll y Tosté, ilustre hombre de ciencia 
e historiador oficial de Puerto Rico. El doctor Coll y Tosté ha demos- 
trado un interés profundo en el buen éxito de este libro. No sólo he 
contado con los resultados de sus investigaciones históricas ya publi- 
cadas, sino con su amistad personal. Las frecuentes conferencias 
celebradas con él me han sido de valor inestimable para lograr una 
debida orientación y conseguir la corrección de datos consignados. 



xvi PROEMIO 

Así como la señorita Lassalle ha leído el manuscrito con miras peda- 
gógicas, así el doctor Coll y Tosté ha dado lectura a cada uno de los 
capítulos a la luz de la crítica histórica y con toda la autoridad que le 
confieren su calidad de historiador oficial y sus profundos conocimientos 
en la materia. Con estas tres personas he contraído una deuda de 
gratitud que jamás podré satisfacer. 

Paul G. Miller 
San Juan, Puerto Rico, agosto de IQ22 




LA CRUZ DE COLÓN LEVANTADA EN LA PLAYA DE AGUADILLA EN 1 893 
PUEBLO PUERTORIQUEÑO, AQUÍ POR ESTAS PLAYAS COMENZÓ TU HISTORIA, EN I493 



HISTORIA DE 
PUERTO RICO 



CAPITULO I 

LOS EUROPEOS BUSCAN UNA NUEVA RUTA 
MERCANTIL 

i. Conocimientos geográficos hace cuatro siglos y 

medio. Hace cuatro siglos y medio los pueblos civili- 
zados del antiguo continente tenían un conocimiento muy 
limitado acerca del mundo . Creían que la tierra era plana , 
y no redonda. No se había llegado a conocer la mitad 
de los países del mundo. Europa, gran parte de Asia 
y la parte norte de África formaban las únicas tierras 
conocidas. Los mapas existentes entonces eran muy 
inexactos. No se sabía nada del gran continente de 
América, ni de Puerto Rico, Santo Domingo, Cuba y 
demás Antillas. En América no había, como ahora, 
habitantes de las razas blanca y negra. Aun se suponía 
que las partes poco conocidas de Europa, Asia y África 
estaban habitadas por horribles monstruos y animales 
fabulosos. 

Poco sabía la gente de los grandes océanos. El mayor 
de éstos, el Pacífico, era completamente desconocido por 
los europeos. Los navegantes nunca se habían atrevido a 
alejarse mucho de las costas de Europa. Temían ser 
tragados con sus embarcaciones por terribles monstruos 
del mar, o caerse de la tierra al llegar a los límites del 
Océano Atlántico, que se conocía con el nombre de Mar 
de las Tinieblas. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El mundo estaba muy atrasado en aquella época. No 
se habían efectuado los grandes inventos que hoy todos 
conocemos. No existían ferrocarriles, automóviles, bu- 
ques de vapor, ni las' muchas máquinas que hoy se emplean 
para hacer los trabajos del hombre. A mediados del 
siglo quince se inventó la imprenta, gracias a la cual hoy 
todos los niños pueden tener libros. Entonces muy 
pocas personas sabían leer y escribir y los libros eran tan 
costosos que solamente los ricos podían comprarlos. 

Las ideas vagas y erróneas que tenían los europeos 
acerca del mundo se modificaron con el tiempo. A esto 
contribuyeron las Guerras Santas, conocidas con el nombre 
de Cruzadas. 

2. Las Cruzadas. En aquella época la gente de Europa 
tenía mucho interés por conocer los países del Lejano 
Oriente. Las Indias, la China, el Japón, Arabia y Persia 
tenían fama de poseer muchas riquezas en oro, plata, 
piedras preciosas, especias, esencias, sedas y alfombras. 

¿ Cómo llegó la gente de Europa a conocer los ricos 
países de Asia ? 

Mucho antes y durante dos siglos los pueblos cristianos 
de Europa habían hecho la guerra a los árabes mahome- 
tanos que vivían en la parte occidental de Asia. Los 
mahometanos se habían hecho dueños de la Tierra Santa 
y de la ciudad sagrada de Jerusalén. Estas guerras 
religiosas, llamadas las Cruzadas (1095-12 91), llevaron 
a muchos millares de cristianos europeos al Asia. Estos 
querían rescatar del poder de los mahometanos la Tierra 
Santa, y el sepulcro sagrado de Jesucristo. 

Cuando los soldados cristianos entraron en Asia se 
asombraron de las riquezas y del esplendor de las grandes 
ciudades. Se deleitaron con los perfumes y las especias 
de la Arabia. Los árabes sabían hacer mejores armas de 



UNA NUEVA RUTA MERCANTIL AL ASIA 




SOLDADOS EUROPEOS DE LAS CRUZADAS 
DIRIGIÉNDOSE AL ASIA 



acero que los europeos. Sabían teñir las telas de muchos 
hermosos colores. Tenían mayores conocimientos de 
aritmética, algebra, 
química y astronomía. 
Jugaban al ajedrez ; 
sacaban azúcar de la 
caña; y bebían el aro- 
mático café. Todo 
esto era desconocido 
de los europeos. 

Los soldados cris- 
tianos que regresaban 
a Europa contaban 
maravillas de lo que 
habían visto en los ricos países y ciudades de Asia. 
Estos relatos despertaron el deseo de la gente europea de 
visitar al Asia y de comerciar con aquellos países tan 
ricos. Los europeos deseaban obtener para su uso las 
sedas, las alfombras, el oro, la plata, las especias, el azú- 
car y los demás productos del oriente. 

Uno de los hombres que más hizo para dar a conocer 
los países de Asia fué Marco Polo. 

3. Marco Polo. Durante el siglo trece Genova y 
Venecia eran dos ciudades comerciales de gran impor- 
tancia. Vivía allí un gran número de ricos comerciantes 
que poseían muchos barcos para el tráfico entre los países 
de Europa y Arabia, Persia y las Indias. 

En 1260 dos mercaderes de Venecia, de apellido Polo, 
hicieron un viaje muy largo y por fin llegaron a la ciudad 
de Cambulac, hoy llamada Pekín, en la China. Allí visi- 
taron a Kublai Khan, gobernante de aquel país. Kublai 
Khan era un príncipe muy poderoso que había conquistado 
muchos países y dominaba la mayor parte de Asia. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




Kublai Khan nunca había visto gente europea y recibió 
muy bien a los dos mercaderes de Venecia. Estos se 
maravillaron de las muchas cosas grandes y hermosas 

que vieron. 

Pocos años después de su 
regreso a Venecia empren- 
dieron un nuevo viaje. Esta 
vez fueron acompañados 
por Marco, joven de dieci- 
siete años, hijo de uno de 
los mercaderes. El viaje se 
hizo muy penoso, pero des- 
pués de tres años llegaron 
a la ciudad del gran Kublai 
Khan. 

Marco Polo, era un joven 
muy aprovechado y pronto 
formó muchas amistades. 
Aprendió a hablar las lenguas extrañas de los pueblos 
que visitó. Kublai Khan estaba muy contento con 
él y pronto le hizo su consejero. Marco Polo ayudó 
mucho a Kublai Khan. Éste le enviaba a menudo a 
distintas partes de su inmenso imperio, encomendándole 
a veces el llevar encargos y mensajes a los gobernantes 
de otros países. Así pasó Marco Polo más de veinte 
años. 

Por fin resolvió volver a Venecia con su padre y su tío. 
Allí dieron a conocer las maravillas y grandes riquezas 
de los países que habían visitado, y Venecia les hizo 
muchos honores. 

Luego estalló una guerra entre Venecia y Genova. 
Marco Polo ayudó a defender a su patria pero cayó preso 
y fué llevado a Genova. 



MARCO POLO 



UNA NUEVA RUTA MERCANTIL AL ASIA 




MARCO POLO EN PRISIÓN DICTANDO UNA 
NARRACIÓN DE SUS VIAJES 



En la prisión Marco Polo se dedicó a escribir un libro 
en el cual relató sus muchos viajes y aventuras. Dio a 
conocer los países de 
Asia que había visi- 
tado, las muchas ciu- 
dades grandes, las 
costumbres distintas, 
las inmensas riquezas 
y los productos diver- 
sos, todos completa- 
mente desconocidos 
hasta entonces por 
los europeos. 

Marco Polo fué el 
viajero más notable 
de su época. Visitó 
más países que ningún otro europeo. Su libro de 
viajes se encuentra en muchas bibliotecas hoy en día. 

El libro de 
Marco Polo fué 
leído con gran 
avidez por muchas 
personas. Des- 
pertó aun más el 
deseo de los euro- 
peos de conocer los 
países lejanos de 
Asia, y de comer- 
ciar con ellos. 
Excitó a muchos 
jóvenes a seguir 
su ejemplo haciendo viajes y exploraciones, y visitando 
países hasta entonces desconocidos. 




UN BARCO MERCANTE DE VENECIA 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Con el tiempo el tráfico entre dichos países y Europa 
adquirió mucha importancia. 

4. El tráfico de los países europeos con Asia. Los mer- 
caderes de Genova sostenían relaciones amistosas con los 



^W 7 




OCÉANO •■■INDICO 



RUTAS MERCANTILES AL ASIA EN LA EDAD MEDIA 

Estas rutas fueron dominadas por Genova y Venecia 

gobernantes de Constantinopla. Éstos les permitieron 
llevar sus barcos por el Mar Negro para traficar con la 
gente de Asia. 

Las ricas sedas, chales y joyas del Lejano Oriente fueron 
traídas por tierra al Mar Negro por medio de caravanas. 
Así llegaron a establecer rutas de comercio hasta la China 
y las Indias. 

Los traficantes de Venecia tenían su comercio con Asia 
por el Mar Mediterráneo y el Mar Rojo. Embarcaban 
allí las mercancías traídas por medio de caravanas de 
la Arabia, Persia y las Indias. 

Los mercaderes de Genova iban al Levante por la. ruta 
de Alejandría, en el norte de África, centro mercantil muy 
importante en la Edad Media, 



UNA NUEVA RUTA MERCANTIL AL ASIA 7 

Los comerciantes europeos traían artículos de seda, 
alfombras, mantas, oro, plata, piedras preciosas, porce- 
lana, tintes, especias, esencias y azúcar para surtir los 
mercados de Europa. Los buques mercantes de Genova 
y Venecia repartían estos productos a Italia, Francia, 
Alemania, Inglaterra y los Países Bajos. 

De este modo Venecia y Genova aumentaron mucho su 
comercio y riqueza. Llegaron a ser las ciudades comer- 
ciales más importantes de Europa. 

5. Los turcos obstruyen las antiguas rutas de comercio. 
En el año 1453 tuvo lugar uno de los acontecimientos de 
más significación en la historia del mundo. Los pueblos 
cristianos de Europa después de dos siglos de guerra no 
habían conseguido establecerse definitivamente en la 
Tierra Santa. Es más, un pueblo mahometano, llamado 
los turcos, se apoderó de gran parte del Asia occidental. 




COMBATE NAVAL ENTRE TURCOS Y GENOVESES 

No sólo deseaban los turcos expulsar a los europeos del 
Asia, sino que querían hacerse dueños de Europa. En el 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



año 1453, Constantinopla, ciudad de gran impor- 
tancia para los cristianos, cayó en poder de los infieles. 




De un grabado por T)e Br 



VISTA DEL PUERTO DE LISBOA 



Siendo mahometanos, los turcos eran enemigos reli- 
giosos de los europeos cristianos. Cortaron o cerraron 
las antiguas rutas de comercio con los países de Asia per- 
judicando así el comercio de los europeos. 

Por lo tanto se hacía muy peligroso para los mercaderes 
de Venecia y Genova ir a las Indias y a la China. El 
comercio de estas ciudades decayó mucho. Si había de 
subsistir, se hacía necesario buscar una nueva ruta que 
ofreciera mayores seguridades. 

6. Los portugueses en busca de la nueva ruta. Du- 
rante el siglo quince Portugal llegó a ser uno de los países 
marítimos más importantes de Europa. Cuando los tur- 
cos cerraron las antiguas rutas de comercio, los europeos 
pensaron en buscar una nueva vía. Los portugueses se 



UNA NUEVA RUTA MERCANTIL AL ASIA 



adelantaron en esto a los genoveses y venecianos. Se 
propusieron llegar a las Indias por mar. Para hacer 
esto, era necesario dar la 
vuelta al continente de 
África. No se figuraron que 
la distancia fuera tan larga. 
Muchos tenían miedo a tal 
empresa. El mar era des- 
conocido y existían muchas 
creencias extrañas acerca de 
él. Algunos temían a los 
horrorosos monstruos que se 
suponía existiesen allí. Otros 
pensaban que navegando 
hacia el sur el agua del mar 
llegaría a ser muy caliente y 
que nadie podría volver con vida de aquellos lugares. 
Por entonces Portugal contaba con un hombre muy 




De un grabado por Winckelman, Berlín 



EL PRINCIPE ENRIQUE EL NAVEGANTE 
DE PORTUGAL 




VIAJES DE LOS PORTUGUESES A LA INDIA 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



valiente a quien estas creencias no infundían ningún 
temor, el Príncipe Enrique el Navegante. Éste envió 
algunos barcos para que navegasen a lo largo de la costa 
occidental de África. 

En 147 1 los marinos portugueses cruzaron el ecuador 
y se asombraron de no hallar agua hirviente. En 1486 
Bartolomé Díaz navegó hasta el actual Cabo de Buena 
Esperanza. En 1498 Vasco de Gama llegó hasta las 




EL MUNDO CONOCIDO DE LOS EUROPEOS EN LA ÉPOCA DE COLON 

Indias después de haber dado la vuelta al África y cruzado 
el Océano índico. 

Mientras los portugueses buscaban una nueva ruta de 
comercio navegando hacia el este, otro marino intrépido 
concibió el plan de llegar a las Indias, dirigiéndose hacia 
el oeste, y cruzando el temible Mar de las Tinieblas. 

Fué éste Cristóbal Colón, el descubridor de América, 
que llegó a Puerto Rico en su segundó viaje en el año 1493. 

7. Resumen. A mediados del siglo quince los europeos 
conocían solamente parte del. mundo. La América era 



UNA NUEVA RUTA MERCANTIL AL ASIA u 

completamente desconocida para los habitantes de 
Europa. Era creencia general que la tierra tenía forma 
plana y no redonda. Las Guerras Santas, las Cruzadas, 
llevaron muchos europeos al Asia y así se dieron cuenta del 
adelanto y de las grandes riquezas de ese continente. 

Marco Polo fué el primer europeo que hizo viajes a las 
partes lejanas de Asia y escribió un libro en el cual puso 
de relieve las maravillas y riquezas de la China y de las 
Indias. Se despertó el deseo de los europeos de traficar 
con los países de Asia. Se estableció un comercio impor- 
tante entre Europa y Asia y se formaron importantes 
rutas mercantiles desde Venecia y Genova hasta el Lejano 
Oriente. Los turcos conquistaron la parte occidental de 
Asia y la ciudad de Constantinopla, cerrando así las 
rutas de comercio a la China y a las Indias. Se hizo 
necesario buscar nuevas rutas, si el comercio había de 
subsistir. Los portugueses fueron los primeros en tratar 
de buscar una nueva ruta. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Bosquejo para ejercicios escritos: i. Conocimientos geográficos 
en el siglo quince: a. Las tierras conocidas, b. Creencia respecto 
a la forma de la tierra, c. Atraso del mundo. 2. Las Cruzadas: 

a. Causa de las Guerras Santas, b. Resultado de las visitas de los 
soldados cristianos al Asia. 3. Marco Polo: a. Sus viajes al Asia. 

b. Su libro, c. Efecto que produjo su libro. 4. El comercio de los 
europeos con Asia: a. Las riquezas y productos de Asia. b. Las 
principales ciudades comerciales de Europa, c. Las rutas de comercio. 
5. La conquista de Constantinopla. ' a. Los turcos, b. El cierre 
de las rutas de comercio. 6. Necesidad de buscar nuevas rutas: 
a. ¿ Por qué ? b. Los viajes de los portugueses. 

Estudio en el mapa. 1. Búsquense en el mapa a Puerto Rico, 
Europa, Asia, África, la China, las Indias, Persia, Arabia, el Mar 
Mediterráneo, los Océanos Atlántico y Pacífico, Genova, Venecia, 
Constantinopla y la Tierra Santa. 2. Trácese en el mapa el viaje de 
Marco Polo. 3. Trácese en el mapa la ruta de comercio de Genova 



12 HISTORIA DE PUERTO RICO 

a las Indias. 4. De Venecia a las Indias. 5. Haciendo uso de una 
esfera hágase una comparación del plan de Colón y el de los portu- 
gueses. 6. En una higuera hágase un ligero bosquejo de las tierras 
conocidas entonces, y demuéstrese cuál era la nueva ruta propuesta 
por Colón. 

Preguntas y ejercicios. 1. ¿ Cuántos años hay en un siglo ? 
2. ¿ Por qué decimos que el año 1453 es tá en el siglo quince y no 
en el catorce ? 3. ¿ Qué se entiende por el Lejano Oriente ? 4. ¿ En 
qué se diferencian los mahometanos de los cristianos ? 5. ¿ Por qué 
se emprendieron las Cruzadas ? 6. ¿ Qué aprendieron los cristianos 
de los árabes ? 7. ¿ Por qué los europeos no hacían viajes frecuentes 
al Lejano Oriente ? 8. ¿ Qué clase de relaciones existían entre los 
pueblos de Asia y los de Europa ? 9. ¿ Qué clase de caminos y medios 
de viajar había en aquella época ? 10. ¿ Por qué no fueron los euro- 
peos a las Indias y a la China por mar ? 11. ¿ Por qué deseaban 
las gentes de Europa las ricas mercancías de Asia ? 1 2. Si Ud. hubiera 
acompañado a Marco Polo. ¿ qué maravillas habría visto ? 13. ¿ Qué 
se entiende por caravana ? 14. ¿ Por qué se empleaban caravanas ? 
15. ¿ Las hay todavía hoy en día ? ¿ Dónde ? ¿ Por qué ? 16. 
¿ Por qué Genova y Venecia llegaron a tener comercio importante 
con la China y las Indias ? 17. ¿ Por qué no querían los turcos dejar 
pasar a los europeos por sus tierras para ir a la China y a las Indias ? 
18. ¿ Por qué se hizo necesario buscar nuevas rutas ? 19. ¿ Por qué 
buscaron los portugueses una nueva ruta dando la vuelta al África ? 
20. ¿ Cuál sería la ruta más fácil, la escogida por los portugueses, o 
navegando hacia el oeste y cruzando el Océano Atlántico ? ¿ Por 
qué ? 



CAPÍTULO II 

CRISTÓBAL COLÓN 

i. Nacimiento. Cristóbal Colón, el descubridor de 
América, fué uno de los hombres más notables cuyo 
nombre registra la historia. Nació en Genova, puerto 
de Italia, una de las ciudades marítimas de más impor- 
tancia en aquella época. No se sabe a punto fijo la fecha 
de su nacimiento. Opinan algunos que fué el año 1446 
y otros los años 1436 y 145 1, pero basta saber que fué a 
mediados del siglo quince. 

Cristóbal era el hijo mayor de Domenico Colombo, como 
se escribe el apellido en italiano, y de Suzanna Fontana- 
rossa. Su padre era un humilde obrero que ganaba el 
sustento de la familia trabajando como cardador de lana. 

2. Niñez de Colón. Colón pasó su niñez como la 
mayor parte de los muchachos de la ciudad de su naci- 
miento. Sabemos que frecuentaba los muelles donde 
seguramente aprendió mucho, pues Genova era entonces 
uno de los puertos principales de Europa y una ciudad 
muy rica. Escuchaba los relatos de los marineros que 
habían navegado por todos los mares conocidos. El 
niño Cristóbal pronto mostró deseos de ser marinero. 
En vista de su decidada afición al mar, su padre, aunque 
pobre, le envió a un colegio donde cursara lectura, arit- 
mética, geometría, astronomía-, geografía, náutica y 
dibujo de mapas. Sin duda aprovechó bien el tiempo 
en la escuela. Sabemos esto, porque sus cartas, que se 
pueden leer hoy en día, están bien redactadas, y tenía 
buena letra. Los mapas hechos por él son de los mejores 
de su tiempo. 

3 13 



H 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



3. Colón se hace marinero. Poco nos dice la historia 
de la infancia de Colón, pero sabemos que salió a la mar 

a la temprana edad de catorce años. 
Hizo viajes por el mar Mediterráneo, 
por las costas occidentales de África, 
y más tarde hasta los mares de 
Inglaterra. El mismo dice en 
uno de sus escritos: "Todo lo 
que hasta hoy se navega, todo 
lo he andado .... Conver- 
sación he tenido con gente sabia, 
. latinos y griegos, 
judíos y moros, y con otros mu- 
chos .... En este tiempo 
he yo visto y puesto estudio en 
ver de todas escrituras, cosmografía, 
historias, corónicas y filosofía, y de 
otras artes . . . 

La vida marítima, en aquel tiempo, 
ofrecía muchos peligros debido a los 

COLÓN CUANDO NIÑO 

De una estatua por julio muchos piratas y guerras constantes. 

M £b¡S£ , a£Z° Esta vida ruda y peligrosa contribuyó 

Boston mucho a que Colón llegase a ser un 

marino valiente y explorador intrépido de mares 

desconocidos. 

4. Colón llega a Lisboa. Cuéntase que una vez Colón 
tomó parte en una batalla con piratas en alta mar, cerca 
de la costa de Portugal. Ambos barcos fueron presa de 
las llamas, y Colón se salvó la vida, ganando la costa a 
nado. 

Portugal era uno de los países marítimos más impor- 
tantes de aquella época. Durante sus viajes por mar 
Colón se enteró de las navegaciones y exploraciones de 




CRISTÓBAL COLÓN 



15 



los marinos portugueses. 
Muchos de estos navegan- 
tes eran de Lisboa, capital 
de aquel país, donde tam- 
bién vivía su hermano Bar- 
tolomé. Era, pues, natural 
que Colón se dirigiera a 
dicha ciudad, cuando tenía 
unos treinta y cinco años. 

Colón era hombre de 
buena presencia. De esta- 
tura alta, y cuerpo robusto, 
con ojos grises, y cabello 
largo y hermoso, . aunque 
ya encanecido, presentaba 
aspecto gallardo. Sus 
buenos modales y trato 
fino pronto le ganaron 
muchas buenas amistades. 

En Lisboa se casó con 
Felipa Moñiz de Peres- 
trello, hija de un célebre 
capitán de navio al servicio 
del Príncipe Enrique el 
Navegante. Luego pasó a 
Porto Santo, una pequeña 
isla del grupo de las 
Madeira. 

Por entonces Colón 
llevaba una vida bastante 
penosa y llena de priva- 
ciones. En las horas que 
le dejaban libres sus viajes 




LA CASA DONDE NACIÓ COLÓN, GENOVA 



16 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



por mar, se dedicaba a dibujar mapas que tenían gran 
acogida entre los capitanes de barcos. 

5. Plan de Colón 
para llegar a las In- 
dias. Más de veinte 
años habían transcu- 
rrido desde que los 
turcos se habían hecho 
dueños de Constanti- 
nopla. No se había 
hallado una nueva 
ruta a las Indias y el 
comercio de Europa 
había decaído mucho. 
Los navegantes por- 
tugueses . habían pro- 
curado buscar una 
nueva vía marítima a . 
las Indias, pasando a 
lo largo de la costa occidental de África, lo que al fin 
lograron. Pero Colón pensó lo que otro hombre no se 
había atrevido a intentar, que fué buscar una ruta más 
directa. Colón no creyó que la tierra era plana, sino 
redonda como una bola. Algunos sabios de su época 
tenían la misma creencia, pero hasta entonces nadie se 
había atrevido a navegar alrededor de la tierra para dar 
una prueba positiva de esta creencia. 

Toscanelli, un sabio astrónomo y geógrafo, que vivía 
en Florencia, Italia, había hecho un mapa imaginario 
para demostrar que la tierra era de forma esférica. Había 
indicado en él los países visitados por Marco Polo. Ya 
en 1474 Toscanelli escribió al rey de Portugal que se podría 
llegar a la China y al Japón, navegando con rumbo al 




CRISTÓBAL COLON 

De un retrato por Antonis van Moor 



CRISTÓBAL COLÓN 17 

occidente, desde las playas europeas. El rey no le dio 
fe alguna. Se dice que algunas de las cartas y el mapa 
de Toscanelli cayeron en manos de Colón. Tal vez 
de este modo concibió el plan que más tarde puso en 
práctica. 

Colón se propuso cruzar el Océano Atlántico y llegar 
así más pronto a las Indias. Toda su vida se concentró 
en este pensamiento, y dedicó todos sus esfuerzos a su 
realización. Una ruta marítima a las Indias sería el 
descubrimiento más grande de la historia. Las riquezas 
de Asia estarían a disposición de los países europeos 
sin las grandes dificultades que ofrecía el transporte por 
medio de caravanas. Así podría establecerse un comer- 
cio muy lucrativo que devolvería su antiguo prestigio a 
Genova. 

6. Colón busca ayuda para su empresa. Siendo 
pobre, Colón no poseía recursos propios para la realización 
de su pensamiento. Anduvo más de veinte años por las 
cortes de Europa en busca del auxilio que necesitaba para 
llevar a cabo su atrevida empresa. 

Se dice que primero apeló a Genova y luego a Venecia; 
pero no recibió aliento alguno, pues se le consideraba como 
un simple soñador. 

Entonces propuso su plan al rey de Portugal y le pidió 
que le facilitara recursos con que llevar adelante su 
empresa. El rey de Portugal, mal aconsejado, le negó 
su apoyo. 

Resolvió dirigirse a España en busca de ayuda. Los 
Reyes de España, Fernando e Isabel, le recibieron con 
atención, pero el consejo real de sabios no se convenció 
de que la tierra era de forma esférica. Tuvieron por 
visionario a Colón, porque creía que se podía llegar a 
los países del oriente navegando con rumbo al occidente. 



iS 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Además, los royos de España sostenían una guerra costosa 
oontra los moros que en aquel entonces eran aún dueños 
de la parte de España que hoy es Granada. No disponían 
de recursos para nuevas empresas cuyo buen éxito no 
ora seguro. Colón envió a su hermano Bartolomé a 
Inglaterra para solicitar la ayuda del rey de aquel país, 
poro en vano. Luego acompañado de su hijo, Diego, 
niño de unos doce años, se puso en camino, a pie, para 
proponer su plan al rey de Francia. Había llegado a ser 
muy pobre. 

Un día, cerca del puerto de Palos, so detuvo en un con- 
vento o monasterio para pedir pan y agua para el niño. 
El buen prior del convento, Juan Pérez, quedó bien impre- 




COI.QN SOLICITA LA PROTECCIÓN DE LA REINA ISABEL 

De una pintura por Vaeslav Brosik, Musco Metropolita) . \ York 

sionado con esto hombro de tan buena presencia. Se 

puso a hablar con el. Colon le expuso su plan con toda 



CRISTÓBAL COLÓN 



19 



amplitud y el prior le escuchó con mucha atención. 
Amigos poderosos, entre ellos el sacerdote Antonio de 




COLÓN PIDE PAN Y AGUA PARA SU HIJO EN EL CONVENTO DE LA RÁBIDA 

Marchena y el rico capitán de buque, Martín Alonso 
Pinzón, ayudaron a Colón. El mismo prior intercedió 
con la Reina. El Convento de Santa María de la Rábida 
donde pasó este incidente se conserva aún como monu- 
mento nacional español. 

7. Colón logra la ayuda solicitada. Juan Pérez, que 
había sido confesor de la Reina, la pudo interesar en el 
audaz proyecto del extranjero. La reina Isabel envió 
dinero a Colón para regresar al campamento de Granada. 
Con la ayuda del intendente Santángel y el cardenal 
Mendoza convencieron al rey Fernando a probar fortuna. 

España ganaría grandes riquezas y muchos honores si 
Colón hallase una nueva ruta por mar a las Indias. Los 
españoles acababan de ganar una gran victoria sobre los 
moros y las circunstancias le fueron mucho más favorables 
a Colón. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




EL CONVENTO DE LA RÁBIDA CERCA DE PALOS 



Sin embargo, las condiciones exigidas por Colón casi 
le hicieron fracasar de nuevo. Pidió para sí y sus here- 
deros que se le diese 
el título de almi- 
rante, que se le nom- 
brara gobernador 
de las tierras nuevas 
que encontrara, y se 
le diera la décima 
parte de todas las riquezas que hallase en su viaje. 
Los reyes Fernando e Isabel le negaron estas condi- 
ciones. Colón montó su mulo para ir a buscar de nuevo 
la ayuda de Francia. 

Pero los amigos, que- la causa de Colón había ganado en 

la corte, reno- 
-.--: '.;:• ' '-,"■'•' •- varón sus es- 

Ugk fuerzos cerca 
de los reyes para 
que mandaran 
a llamarle. En- 
tonces el Rey 
decidió favore- 
cerle y aceptar 
las condiciones 
impuestas por 
Colón. 

¡ Qué gozo el 
de Colón al 
saber que su causa había triunfado ! 

i Qué regocijo no sentiría al ver .realizado el sueño de 
tantos años ! 

La reina Isabel ofreció las joyas de su tesoro, si era ne- 
cesario, para ayudar a preparar la expedición. También 




COLÓN PRESENTA SU PLAN PARA LLEGAR A LAS INDIAS 
AL PRIOR Y A PINZÓN 



CRISTÓBAL COLON 21 

intervino el rico capitán de navio, Martín Alonso Pinzón, 
facilitando recursos y logrando que sus parientes y amigos 
tomaran parte en la empresa. 

Así Colón pudo armar tres pequeñas carabelas llamadas 
"La Pinta", "La Niña" y la "Santa María". La mayor 
de éstas hoy apenas serviría de barco costanero. 

Colón, en su calidad de almirante, comandaba la 
"Santa María", "La Pinta" la gobernaba Martín Alonso 




LAS CARABELAS DE COLON 
"LA SANTA MARÍA", "LA PINTA " Y "LA NIÑA" 

Pinzón y "La Niña" iba al mando de su hermano menor 
Vicente Yáñez Pinzón. Las tres embarcaciones tenían 
una tripulación de unos noventa hombres. 

8. Colón emprende su primer viaje. El día 3 de agosto 
del 1492 los expedicionarios recibieron la bendición de 
los sacerdotes y se hicieron a la mar saliendo del puerto 
de Palos con el objeto de cruzar el temible "Mar de 
las Tinieblas." A la orilla de la playa estaba toda la 
comunidad del monasterio de "La Rábida, ' ' los parientes 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



y amigos de Colón y de sus intrépidos marineros, derra- 
mando lágrimas de tristeza. Nunca esperaban volver 
a ver a sus amigos. 

El viaje empezó bajo auspicios felices, pero a los pocos 
días se rompió el timón de ' ' La Pinta. ' ' Esto obligó a Colón 



7 fe^s 



mnC- wi Yes m\ J 1 WíiNaiy s * t ■£< _" " á&z 





Wt 



COLON SE ÜESPIDE DEL BLTEN PRIOR 

De una pintura por Ricardo Balaca 



a detenerse en las Islas Canarias por un mes para hacer 
un timón nuevo. Al fin se hicieron a la mar con rumbo 
hacia el oeste. Los tripulantes lloraron como niños al 
ver desaparecer la última tierra, conocida, las Islas Cana- 
rias. Cuando se vieron en medio del mar y ya no les 
era posible divisar ninguna de las islas, el terror se apoderó 
de algunos de ellos. A Colón le costó mucho trabajo 
calmar los ánimos de aquella gente y alentarlos para 
proseguir el viaje. 

El tiempo era muy favorable para la navegación; el 
cielo azul les sonreía a los navegantes; el mar estaba en 
calma; el aire tenía la fragancia de la primavera y las 



CRISTÓBAL COLÓN 



23 



aguas eran muy templadas; pero los ánimos de los mare- 
antes no estaban tranquilos. 

Un día se observó que la aguja de la brújula se desviaba 
algo de la dirección acostumbrada, señalando un poco 
hacia el noroeste. Este fenómeno alarmó aún al mismo 
Colón, quien supo disimular sus temores y calmar los 
ánimos de los tripulantes. Los marineros también temían 
que los vientos que los llevaban constantemente hacia el 
oeste les impedirían seguramente el regreso a España. 
Llegaron a creer que estaban navegando en un mar que 
no tenía fin ; se decían que Colón se había vuelto loco y que 
todos seguramente iban a perecer. Sin embargo, Colón 
logró establecer y mantener el orden entre su gente. 

El día 16 de septiembre las carabelas entraban en el 
' ' Mar de Sargazo," una región del océano muy extraña que 
se asemeja a una inmensa pradera cubierta de yerba. Los 
navegantes tomaron la vegetación flotante que arrastra 
el mar como señal de tierras cercanas. Dos veces enga- 
ñados por grandes nubarrones, los tripulantes creyeron 
divisar tierra. 

Los marineros le suplicaron a Colón que emprendiera 
el viaje de regreso, pero él los animó indicando las señales 
de tierra tales como las bandadas de pájaros que veían 
de cuando en cuando, y los ramos verdes que flotaban en 
el mar. Colón creía estar cerca de las costas de Asia 
y ofreció un premio al que primero divisara tierra. De 
este modo Colón venció todas las dificultades que se le 
presentaron, manteniéndose firme en su propósito. 

9. Colón descubre la América. Un día un marinero 
sacó del agua un pedazo de madera tallada. Los expe- 
dicionarios se convencieron de que aquel trozo de madera 
había sido tallado por manos de hombres. Estaban 
seguros de estar próximos a la costa de un país extraño. 



24 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Aquella noche Colón dio órdenes a su gente de extremar 
la vigilancia. A las diez de la noche desde el castillo de 
la "Santa María," Colón vio una luz que se movía de 
una parte a otra, la cual se avivaba y se extinguía alter- 
nativamente. Llamó a uno de sus hombres, quien corro- 
boró lo visto por Colón. 

Como a las dos de la madrugada del día 12 de octubre 
de 14c) 2 se oyó la detonación de un cañonazo procedente 











COLÓN LOMA POSESIÓN DE LAS NUEVAS CIERRAS EN NOMBRE DE LOS REYES DE ESPAÑA, 
FERNANDO E ISABEL 

ilc "La Pinta." Era la señal convenida para anunciar 
que por fin se había divisado tierra. El marinero Rodrigo 
de Triana, de la carabela "La Pinta," que estaba de 
atalava, fué el primero en hacer este descubrimiento. 

A unas dos leguas de distancia se veía una isla larga y 
llana cubierta de verde follaje. El regocijado grito de 
" ¡ Tierra! ¡ Tierra !" anunciaba la satisfacción de 
aquella gente que había navegado más de cinco semanas 
después de salir de las Islas Canarias. A la salida del sol, 



CRISTÓBAL COLÓN 25 

el viernes 12 de octubre, Colón divisó claramente las 
primeras tierras de América. No había llegado a las 
Indias ni a la China, pero había descubierto un nuevo 
mundo, hecho del cual nunca se dio cuenta en todo el 
resto de su vida. 

Pronto se aprestaron para desembarcar a visitar la 
nueva tierra. Acompañado por los capitanes de las otras 
carabelas y de sus marineros Colón se dirigió a la isla. 
Iba vestido ricamente llevando el estandarte morado de 
Castilla y de León. 

Al desembarcar todos cayeron de rodillas besando la 
tierra y dando gracias a Dios que los había conducido 
felizmente al buen éxito de su empresa. Los naturales 
llamaban aquella isla "Guanahani", la cual bautizó Colón 
con el nombre de "San Salvador". Creía que había 
llegado a las Indias. Tomó posesión de ella por derecho 
de descubrimiento en el nombre de los Reyes de España, 
Fernando e Isabel. 

Fué Cristóbal Colón el primer cristiano que pisó tierra 
americana. 

10. Los naturales de la isla descubierta. La isla 
estaba habitada por gente de color rojizo los cuales ha- 
blaban una lengua que los españoles no entendían. Nunca 
habían visto barcos ni hombres blancos. No llevaban 
ropa y se pintaban el cuerpo de colores vivos. Primero 
huyeron de la vista de los españoles, pero pronto reco- 
braron su ánimo y volvieron. Creían que Colón y su 
gente eran seres sobrenaturales que habían venido del 
cielo. Para ganar su confianza Colón les regaló collares 
de cuentas de vidrio, gorras encarnadas, cascabeles y 
otras chucherías de poco valor. Los naturales a su 
vez llevaron a los españoles frutas del país, algodón, 
loros domesticados y pequeños adornos de oro. En 



26 HISTORIA DE PUERTO RICO 

la creencia de haber llegado a las Indias, Colón llamó in- 
dios a los naturales del país, nombre que siempre han 
conservado. 

ii. Colón descubre otras islas. Colón seguía nave- 
gando por aquellas aguas e iba encontrando islas en todas 
direcciones. A los pocos días llegó a la isla hoy llamada 
Cuba, la cual creyó debía ser el Japón, pero más tarde 
opinó que era parte del continente de Asia. Bautizóla 
Fernandina en obsequio al Rey. 

Siempre iba buscando las ciudades y riquezas de que 
hablaba Marco Polo en su libro. 

Una mañana, navegando por la costa de Haytí, llamada 
por él "La Española", naufragóla carabela "Santa María". 
Martín Alonso Pinzón había ido en una expedición inde- 
pendiente en su barco ' ' La Pinta" . Frente a Cuba se había 
separado Pinzón de Colón. De esta suerte le quedó 
solamente "La Niña".- Esta carabela no era bastante 
grande para llevar a todos los tripulantes a España, así 
es que con las maderas salvadas del barco náufrago 
construyó un fuerte en la costa de la selvática isla, o 
sea Santo Domingo. Dejó allí cuarenta de sus hombres 
con provisiones para un año. Es ésta la primera colo- 
nia establecida en el nuevo mundo. Se llamó El Fortín 
de Navidad. 

12. Colón regresa a España. El día 4 de enero del 
1493 " La Niña" emprendió su viaje de regreso y el día 15 
de marzo entró en el puerto de Palos, España. Aquel 
mismo día " La Pinta", al mando de Martín Alonso Pinzón, 
también llegó al puerto. 

Cuando el pueblo vio entrar en el puerto de Palos el 
buque de Colón, fué preso del mayor entusiasmo y rego- 
cijo. Por todas partes se extendió la buena nueva de 
que Colón había regresado de su viaje a las Indias después 



CRISTÓBAL COLÓN 



de una ausencia de más de siete meses. Mucha gente 
creía que las embarcaciones con sus valientes marineros 
se habían perdido. Al ver regresar a sus amigos todo el 




LA ENTRADA DE COLON EN BARCELONA 



mundo se llenó de júbilo. La gente invadía las calles y 
las campanas de las iglesias repicaron alegremente. 

Los reyes Fernando e Isabel se encontraban en Bar- 
celona. Colón se dirigió a aquella población donde los 
monarcas lo recibieron con grandes honores. Entró 
en la ciudad montado a caballo y acompañado por algunos 
de los hombres más ilustres y nobles de España. En su 
séquito iban algunos indios que' había llevado consigo. 
Colón hizo a los Reyes una reseña de su viaje, y les pre- 
sentó algunos pájaros, plantas extrañas y adornos de oro, 
traídos para demostrar la riqueza de las nuevas tierras. 
'Seguía creyendo que había visitado las islas de las costas 
de India y China. Los Reyes lo confirmaron en todos 



28 HISTORIA DE PUERTO RICO 

sus honores y títulos y le hicieron nuevas concesiones, entre 
ellas el uso de un escudo de armas en el cual aparecen 

estas palabras: 

Por Castilla y por León, 
Nuevo Mundo halló Colón. 

13. Segundo viaje de Colón. Fernando e Isabel esta- 
ban tan contentos que encargaron a Colón que hiciera 
otro viaje muy pronto. 

El 25 de setiembre del 1493 Colón salió de Cádiz en su 
segundo viaje. Tenía a su mando una armada de 17 
barcos y una tripulación de 1,500 hombres. Muchos de 
éstos eran jóvenes de sangre noble los cuales creyeron que 
iban a la tierra de ricas joyas, especias y metales preciosos. 
En este viaje Colón llevó caballos y ganado, y semillas 
para la siembra. 

El 2 de noviembre, examinando el curso de las olas 
y notando la inconstancia de los vientos, creyó estar 
próximo a tierra y ordenó a la tripulación que recogiera 
las velas. Al amanecer del día siguiente divisó a unas 
siete leguas una isla a la cual le puso el nombre de Domi- 
nica pues el día era domingo. Esta isla pertenece a las 
Antillas Menores. El mismo día a unas cinco leguas 
al norte descubrió otra isla que bautizó con el nombre 
de Marigalante en honor de su barco. El 4 de noviembre 
llegó a la isla Guadalupe habitada por unos naturales 
que se llamaban caribes. En las cabanas de éstos los 
españoles encontraron miembros humanos roídos y otros 
restos que indicaban que los indígenas eran antropófagos. 

14. Colón descubre a Puerto Rico. En Guadalupe 
los españoles recogieron unas cuantas indias cautivadas 
por los caribes. Estas indias decían a los españoles que 
eran de Boriquén, y señalaban hacia el noroeste para 
indicar la situación de aquella tierra. 



CRISTÓBAL COLÓN 



29 



Saliendo de Guadalupe, Colón siguió rumbo hacia Haytí, 
descubriendo otras islas que llamó las Once Mil Vírgenes, 
y hoy conocidas con el nombre de Islas Vírgenes. 

El 16 de noviembre divisó la Sierra de Luquillo en la 
parte oriental de Puerto Rico, pero siguió su viaje por la 





ÍL_ ^o4í^J^LO/fn^' i ''' , '^ CG l Ob!o r M'BT 

.Verana (%^-0 M^TP 



' Meridiano de G 



RUTA SEGUIDA POR COLON EN SU SEGUNDO VIAJE CUANDO DESCUBRIÓ 
LA ISLA DE PUERTO RICO 

De Coll y Tosté: Colón en Puerto Rico, Puerto Rico, 1893 

costa sur sin detenerse. Dobló el Cabo Rojo y el 19 de 
noviembre de 1493 hizo preparativos para el desembarque 
en el actual puerto de Aguadilla. 

A corta distancia de la playa se vio una pintoresca aldea 
entre hermosos árboles frondosos. Algunos de los expe- 
dicionarios se dirigieron hacia la aldea • 

Allí había manantiales de excelente agua potable de 
los cuales se surtieron los barcos de Colón. Los españoles 
llamaron a este sitio Puerto de los Pozos de Aguada. 



3o HISTORIA DE PUERTO RICO 

Cerca de las orillas del Río Culebrinas en la playa de 
Aguadilla se halla hoy una cruz levantada en 1893. 
Indica que por aquellas playas Cristóbal Colón y sus 
acompañantes pisaron por vez primera el suelo de Puerto 
Rico. 

Colón descubrió a Puerto Rico el día 19 de noviembre 
de 1493. 

Colón dio el nombre de San Juan Bautista a esta isla, 
en obsequio al príncipe Don Juan, heredero de la corona 
de Castilla. 

15. Colón sigue sus exploraciones. Colón se dirigió 
a La Española para socorrer a los colonos que había dejado 
allí el año anterior. Creía que aquellos hombres se ale- 
grarían mucho al ver llegar tanta gente nueva para au- 
mentar la colonia. 

i Qué decepción sufrió Colón al saber que el fuerte 
había sido destruido ! No halló rastro alguno de los 
cuarenta hombres del Fortín de Navidad. Lo único que 
encontraron los expedicionarios fué las sepulturas de once 
hombres. 

En otra parte de Haytí estableció otro pueblo al cual 
puso el nombre de Isabela, en obsequio a la reina Isabel. 
Pasó unos tres años en hacer exploraciones, visitando a 
Jamaica, Cuba y otras islas. ¡ Cual sería su desengaño 
al no encontrar las ricas ciudades de las Indias ! Al 
regresar a Haytí cayó enfermo. Nombró a su hermano 
Bartolomé gobernador de Haytí. Muchos de sus acom- 
pañantes estaban disgustados, y presentaron quejas a los 
reyes Fernando e Isabel. Colón regresó a España para 
defenderse de sus enemigos. 

16. Los últimos viajes de Colón. Después de esperar 
casi dos años emprendió el tercer viaje con seis naves. 
Mandó tres a La Española. Con las otras tres partió 



CRISTÓBAL COLON 



31 




COLÓN CARGADO DE CADENAS 



m^rlir^c De la escultura por Venancio Vallmilja:ia, 
Habana 



con rumbo hacia el suroeste, llegando a la costa de la 
América del Sur. De allí se dirigió a Haytí donde encon- 
tró muchas dificultades. 
Sus enemigos le hicieron 
arrestar y fué llevado a 
España cargado de cade- 
nas. Al llegar a España 
fué puesto en libertad in- 
mediatamente. 

En 1502 realizó su cuarto 
y último viaje, pero nau- 
fragó en las costas de Ja- 
maica donde pasó un año, 
antes de hallar 
para regresar a España. 

17. Muerte de Colón. Colón había envejecido; estaba 
enfermo; se hallaba sin recursos. Con la muerte de la 
reina Isabel había perdido su ayuda más poderosa. 

Murió lleno de amar- 
guras y tristezas en Va- 
lladolid, España, en el año 
1506, sin saber que había 
descubierto el Nuevo 
Mundo. 

Fué enterrado primero 

en España, pero luego sus 

restos fueron trasladados 

-a Santo Domingo, donde 

fueron depositados en la 

catedral de dicha ciudad. 

En Puerto Rico existen dos estatuas para perpetuar 

la memoria del gran descubridor. La una está en la Plaza 

de Colón de la Capital y la otra en la Plaza Principal 




LA CASA EN VALLADOI.TD DONDE MURIÓ COLON 



32 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




ESTATUA DE CRISTÓBAL COLÓN, PLAZA DE COLÓN, SAN JUAN 

Es éste uno de los monumentos de más significación histórica en Puerto Rico. Los 
relieves esculpidos en bronce representan escenas o episodios de la :iJa de Colón 



CRISTÓBAL COLÓN 33 

de Mayagüez. Fueron levantadas en 1893, con motivo 
de la celebración del cuarto centenario del descubrimiento 
de América por Cristóbal Colón. 

18. Resumen. Cristóbal Colón nació en Genova, 
Italia, a mediados del siglo quince. Desde muy pequeño 
mostró afición al mar y se hizo marinero a los catorce 
años. Navegó mucho y a la edad de treinta y cinco años 
llegó a Lisboa. Los portugueses trataron de hallar una 
ruta a las Indias. Colón tenía otro plan, el de cruzar el 
Océano Atlántico hacia el oeste. Creía que la tierra era 
redonda. Pasó muchos años buscando auxilio para su 
empresa, y al fin consiguió la protección solicitada de los 
Reyes de España, Fernando e Isabel. Emprendió su 
primer viaje desde el puerto de Palos el día 3 de agosto de 
1492 y descubrió la América el 12 de octubre del mismo 
año, desembarcando primero en una isla que llamó San 
Salvador. En el segundo viaje descubrió a Puerto Rico, 
el 19 de noviembre de 1493. Llamó indios a los naturales 
de América por creer que había llegado a las Indias. 
Hizo cuatro viajes por todo y murió en Valladolid, España, 
en 1506. Prestó uno de los servicios más grandes a la 
humanidad. 



INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA 
DIRECCIÓN DEL MAESTRO 

Bosquejo para ejercicios escritos. Cristóbal Colón: i. Su 
vida: a. Nacimiento, b. Niñez, c. Se hace marinero, d. Su vida en 
Lisboa. 2. Plan de Colón para llegar a las Indias: a. Plan de los 
portugueses, b. Creencia acerca de la forma de la tierra, c . Plan de 
Colón. 3. Esfuerzos para realizar su plan: a. Colón busca ayuda. 
b. Primeros fracasos, c. Juan Pérez, el prior de La Rábida, d. La 
Reina Isabel. 4. Colón recibe ayuda. 5. El primer viaje: a. Las 
carabelas, b. Miedo de los tripulantes, c. Dificultades, d. Señales de 
tierra. 6. El descubrimiento de América: a. La primera tierra, b. 
Los naturales del país. c. Cuba y Haytí. d. Regreso a España, c. 
Honores. 7. El segundo viaje: a. La expedición, b. Las primeras 



34 HISTORIA DE PUERTO RICO 

islas, c. El descubrimiento de Puerto Rico. d. Lo que halló en Hay tí. 
8. Últimos viajes. 9. Muerte. 10. Obra de Colón. 

Estudio en el mapa. Búsquense en el mapa los siguientes países, 
ciudades e islas: Puerto Rico, Italia, Genova, Portugal, Lisboa, 
España, Palos, Cádiz, las Islas Canarias, las Islas Madeira, San 
Salvador, Cuba, Haytí, Dominica, Guadalupe, las Islas Vírgenes. 

Trácese la ruta seguida por Colón desdé el puerto de Palos a San 
Salvador. 

Trácese la ruta seguida por Colón en su segundo viaje desde 
el puerto de Cádiz a Puerto Rico. 

Preguntas y ejercicios. 1. ¿ Qué circunstancias determinaron el 
que Colón se hiciera marinero ? 2. ¿ Como le ayudaron sus estudios 
para esta carrera ? 3. ¿ Qué mercancías traían los barcos que veía 
Colón llegar al puerto de Genova, cuando niño ? ¿ De dónde venían 
estas mercancías ? 4. ¿ Por qué se congregaban tantos navegantes 
en Lisboa ? 5. ¿ Qué son piratas ? ¿ Por qué molestaban los piratas 
especialmente a Portugal ? ¿ De qué país venían estos piratas ? 
(Úsese el mapa.) 6. ¿ Cómo concibió Colón la idea de que la tierra 
es redonda y no plana ? 7. ¿ Cómo se diferenció el plan de Colón 
para llegar a las Indias del plan de los portugueses ? 8. ¿ Por qué no 
pudo Colón llevar a cabo su plan ? ¿ Por qué se le negó ayuda para 
su empresa ? 9. ¿ Qué circunstancia trajo la intervención de amigos 
cerca de la reina Isabel ? 10. ¿ Cómo se convencieron los reyes de 
España de que el plan de Colón era bueno ? n. ¿ Era necesario 
tener mucho dinero para una expedición como la proyectada por 
Colón ? ¿ Qué cosas fué necesario comprar para esta expedición ? 
i Qué tenía que llevar ? 12. ¿ Por qué no pudo Genova ayudar a 
Colón ? ¿ 'Por qué no quisieron los reyes de España que Colón pidiese 
ayuda a Francia ? ¿ Por qué se negaron los portugueses a ayudar 
a Colón ? 13. ¿ Qué dificultades se le presentaron a Colón después 
de conseguir la ayuda de los Reyes ? ¿ Como venció estas dificul- 
tades ? ' 14. Hágase el dibujo de una de las carabelas de Colón. 

15. ¿ Por qué los amigos de los tripulantes temieron verlos partir ? 

16. i Por qué llamó Colón indios a los naturales de San Salvador ? 

17. ¿ Debe llamarse indios a los indígenas de América ? ¿ Qué 
nombre les pondría Ud. ? 18. ¿ Por qué hizo Colón regalos a los 
indios ? 19. ¿ Por qué llamaron Nuevo Mundo a la América cuando 
ai principio se creyó que Colón había llegado a las Indias ? 20. ¿ Poi- 
qué Colón tomó posesión de la nueva tierra en nombre de los Reyes 
de España ? 21 . Haga una reseña de lo que pasó en el puerto de Palos 
al regreso de Colón. 22. Describa la esceña en la corte al presentarse 
Colón después de su regreso. 23. Hágase una representación dramá- 
tica de la escena. Hágase una representación dramática de Colón 
en la corte de España explicando sus ideas y solicitando la ayuda de 
los Reyes. 24. ¿ Por qué se dirigió Colón a Haytí en vez de quedarse 
en Puerto Rico durante su segundo viaje ? 25. ¿ Por qué se considera 
a Colón como uno de los graneles hombres de la historia ? 26. ¿ Qué 



CRISTÓBAL COLÓN 35 

gran servicio prestó a la humanidad ? 27. ¿ Logró el fin que se pro- 
puso ? 28. <; Qué escenas o episodios representan los altos relieves 
esculpidos en bronce en el monumento de la Plaza de Colón, San 
Juan ? 2Q. Los profesores de San Juan, Mayagüez, Aguadilla, 
Aguada, y pueblos limítrofes deben proyectar una excursión escolar 
con el fin de visitar uno de los monumentos dedicados a Colón, así 
como la cruz levantada en la playa de Aguadilla. Si no es posible 
que toda la clase vaya a visitar estos monumentos históricos, debe 
enviarse una comisión de alumnos que luego ha de presentar un 
informe a la clase. 



CAPÍTULO III 
LOS INDIOS DE PUERTO RICO 

i. Nombre indio de Puerto Rico. Las indias recogidas 
por Colón en Guadalupe dijeron a los españoles que eran 
de Boriquén. Es éste el nombre con que los indígenas 
de Puerto Rico conocían a su país. La palabra Borinquen 
es corrupción del verdadero nombre original. Boriquén 
quiere decir tierras del valiente señor. 

2. Cómo era Boriquén cuando llegó Colón. Al llegar 
Colón y sus marineros al Puerto de los Pozos de Aguada, 
contemplaron un país sumamente bello. Boriquén 
presentaba un paisaje variado de llanuras y colinas, con 
hermosos contrastes de formas y colores. El cielo con el 
manto azul de los trópicos, las bandadas de pájaros de 
muchos colores, las selvas de árboles frondosos y los 
inmensos campos de hierba ofrecían un aspecto hermoso 
y encantador. 

3. Cómo eran los indios de Boriquén. Los indios eran 
de buen aspecto, bien formados, de estatura regular, y 
tenían las manos y los pies pequeños. Tenían la piel de 
un color rojo bronceado; la cara grande y ancha, con ojos 
negros; la nariz corta y recta; el cabello negro, abundante 
y lacio. Las mujeres eran agraciadas y hermosas; los 
niños graciosos y vivarachos. 

Casi todos andaban desnudos. Los hombres lleva- 
ban un pedazo de tela de algodón o de hierba ceñido 
a la cintura; las mujeres casadas, una falda de 
algodón. Era un pueblo primitivo que vivía en la zona 
tropical. 

36 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 37 

Se pintaban la cara y el cuerpo con colores rojos y 
negros; se adornaban la cabeza con plumas para ir a la 
guerra, y el cuello, con collares de piedrecitas y conchas. 
El jefe llevaba una placa de oro llamado guanín. 

El indio boriqueño era de facultades mentales inferiores, 
pero poseía una buena memoria. La ejercitaba por medio 
de los areytos, o sea la recitación de las hazañas de sus 
antepasados. Sabían la numeración hasta veinte, valién- 
dose de los dedos para hacer sus cálculos. 

4. Cómo tenían los indios su gobierno y su división 
en clases. Los indios de Boriquén vivían en tribus cuyos 
miembros estaban divididos en clases. Había un cacique 
o jefe de la tribu; el bohique o médico-sacerdote ; élnitayno 
o subjefe, a las órdenes del cacique, y los naborías que 
formaban la masa popular. Además de los caciques 
había un jefe principal de todos. 

El cacique era el jefe supremo de la comarca y cuidaba 
de la defensa general. Mantenía buenas relaciones con los 
caciques vecinos y servía a las órdenes del jefe principal. 

Había varios nitaynos o subjefes, cada cual con sus 
correspondientes deberes y trabajos. Uno cuidaba de 
los límites de la comarca; otro de los cultivos; otro de la 
pesca; otro de la caza, y otro de la preparación del pan, 
llamado casabe. Los naborias servían en grupos bajo 
la dirección de los nitaynos. 

El bohique era sacerdote y médico. Como sacerdote 
o agorero atendía a los ritos religiosos; como médico o 
curandero a la salud de las personas que componían la 
tribu. También enseñaba a los niños los areytos o ro- 
mances históricos para que supieran las hazañas de sus 
antepasados. 

El naborí era el' hombre inferior de la tribu y trabajaba 
como guerrero, pescador, cazador y labrador. 



38 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Esta organización era muy primitiva, pues los indios 
estaban muy atrasados en su modo de vivir. Aunque 
sabían hacer uso del fuego, no conocían los metales útiles, 
pero sí se servían de la madera y de piedras pulimentadas. 
Vivían en paz, dedicándose a la agricultura, la industria, 
la caza y a la pesca. 

5. Las aldeas. Los indios no vivían diseminados en 
los campos, sino en aldeas. Éstas se hallaban general- 
mente en valles o llanuras apropiadas. 

El hijo de Colón, Fernando, nos pinta la aldea que 
hallaron los españoles cerca de los Pozos de Aguada 
en estas palabras : ' ' Fueron unos cristianos a ciertas 
casas de indios, que según su costumbre estaban bien 
fabricadas, las quales tenían la plaza y la salida hasta el 
mar, y la calle muy larga, con torres de caña a ambas 
partes, y lo alto estaba tejido con bellísimas labores de 
plantas y yerbas como están en Valencia los jardines, y lo 
último hacia el mar era un tablado en que cabían diez o 

doce personas, alto 
y bien labrado." 

6. Cómo hacían 
los indios sus ca- 
sas. La casa del ca- 
cique llamada caney 
estaba construida en 
forma rectangular. 
Tenía un pequeño 
pórtico que daba 
frente al batey, o sea 
. una plazoleta. Los 
bohíos de los demás 
callejones entre los 
bohíos y dos calles principales. Las casas de los indios 




De Oviedo, 1547 
CASA DE FORMA RECTANGULAR DE LOS INDIOS 
ANTILLANOS 

tenían forma circular. Dejaban 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 



39 




de Boriquén no se diferenciaban mucho de las cabanas 
de la gente pobre de hoy, hechas principalmente de yaguas 
y yerbas, y que aún se llaman bohíos. 

Poseían los indios pocos 
muebles. La hamaca, 
hecha de fibra de maguey 
o de algodón, era el mue- 
ble principal. Los uten- 
silios de cocina eran en 
gran parte de piedra la- 
brada, pero también 
tenían ollas y tinajas de 
barro. Utilizaban la 
corteza del fruto de la 
j i güera para hacer la 
vajilla. 

7. Vida y costumbres. 
Eran las principales di- 
versiones de los indios el juego de pelota, el baile y la 
música, las cuales se practicaban en el batey o plazoleta. 

En varios puntos de la isla existen todavía unos cercados 
o corrales que la gente designa con el nombre de juegos 
de bola. Tienen forma rectangular con una superficie 
de seiscientos a mil pies cuadrados, y están cercados de 
bloques de piedra. 

Estas plazoletas no servían sólo para juegos de pelota, 
sino también para las danzas y cantares llamados areytos. 
Era el sitio de reunión no sólo para las diversiones sino 
que allí tenían sus asambleas para hacer los preparativos 
de defensa de la comarca contra la invasión de los caribes. 

Estas plazoletas se formaban cerca de algún río o que- 
brada, para facilitar el baño después de los agitados 
juegos. 



De Oviedo. 1547 
TIPO DE CASA CIRCULAR DE LOS INDIOS 
ANTILLANOS 



4 o 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



En el batey también se celebraban los areytos, o 
danzas acompañadas del recitado de romances históricos. 
Resultaba esto una escuela popular bajo la dirección del 




% 



rfT 4 - 



RUINAS DE UN CORRAL DE INDIOS 



Llamado por los campesinos puertorriqueños juego de bola. Era el sitio de reunión 
para diversiones y asambleas 

bohique, para que el pueblo conservara las tradiciones y 
leyendas populares. Los bohique s se valían de la música 
en su labor, y los areytos eran acompañados del tamboril 
de madera, de la maraca, y del güiro en uso todavía entre 
los campesinos de hoy. 

La ceremonia del matrimonio se celebraba también con 
areytos, pero no tenía carácter religioso. El indio 
boriqueño adquiría muchas veces su mujer a cambio de 
dotes consistentes en collares u otras prendas. Los 
caciques poseían más de una mujer, pero siempre había 
una favorita. 

El indio era muy adicto al agua y se bañaba con fre- 
cuencia en el río o en la quebrada. Después de bañarse 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 



■M 



por la mañana se untaba el cuerpo de cosméticos hechos 
del grano del achiote y de aceites vegetales. 

Los alimentos de los indios de Boriquén eran muy 
sencillos. De la harina de la yuca hacían su pan, el 
casabe. Comían la batata asada y el maíz crudo o tos- 
tado. Utilizaban las frutas que hallaban, sin cultivarlas. 
Había muy pocos animales en Boriquén, y por lo tanto 
comían poca carne, pero sí pescado y aves aunque no en 
abundancia. El uso de la sal les era desconocido. 

Su bebida común era el agua aunque preparaban una 
bebida excitante con maíz y casabe fermentados. Comían 




CONFECCIÓN DEL CASABE DE LA 'YUCA 



dos veces al día, por la mañana y por la noche. Después 
de la cena fumaban su tabaco. 

8. La religión de los indios. Los indios de Boriquén 
tenían ideas religiosas muy primitivas. Creían en un poder 
sobrenatural y omnipotente. Rendían culto a unos ídolos 



42 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



llamados cemíes que eran de muy diferentes formas y 
materiales. Los había labrados toscamente en piedra y 
barro, que tenían aspecto de caras humanas grotescas 
o de animales. Otros estaban hechos de madera o de 
hueso envuelto en tela de algodón. A veces los indios 
se pintaban estos ídolos en su propio cuerpo. 

Los indios creían en un espíritu benéfico y en otro malé- 
fico. El espíritu bueno, Yukiyu, tenía su asiento en la 
alta montaña de Luquillo. Protegía la vida y las labran- 
zas de los indios. El espíritu maléfico era Juracán, de 
donde tenemos la palabra huracán, con que se designa a 
los destructores ciclones. Estos fenómenos de la natu- 
raleza habían hecho honda impresión en las sencillas 
inteligencias de los indios. 

Cuando se efectuaba la recolecta de los productos agrí- 
colas llevaban ofrendas de casabe, batatas y maíz al cerní 




CEMÍES DE LOS INDIOS BOfUQUEÑOS 



que estaba en el caney del cacique, y al bohío del bohique 
o médico-sacerdote. 



LOS TXDTOS DE PUERTO RICO 



43 



Los indios tenían una idea vaga acerca de otra 
existencia después de la muerte. Al hacer los entie- 
rros depositaban en la sepultura frutas y viandas para ali- 
mento del viajero en su tránsito a la nueva existencia. 

9. La medicina entre los 
indios. El indio boriqueño 
consideraba las enfermedades 
como enviadas por un ser o 
poder sobrenatural. Para 
efectuar la cura creía necesario 
aplacar el dios ofendido. Por 
eso, una misma persona, el 
bohique, hacía las veces de 
médico y sacerdote. En el 
tratamiento de un enfermo 
hacía una invocación a los 
espíritus. Esta se dirigía al 
cerní, algún ídolo o muñeco de 
barro, piedra o algodón. Al mismo tiempo frotaba y 
soplaba el cuerpo del enfermo, empezando por los hom- 
bros hasta terminar por los pies. Si el enfermo estaba 
muy malo, lo llevaban al monte, dejándole comida y agua 
fresca, y lavándolo de cuando en cuando con agua fría. 

Los indios conocían el uso de ciertas plantas medicinales 
y las cultivaban junto a sus bohíos. 

Aunque se han hallado sepulturas a poca distancia de 
las plazoletas de pelota, los indios enterraban a los muertos 
generalmente lejos de la casa. Los cadáveres eran colo- 
cados sentados y les acompañaban sus amuletos o dioses 
titulares hasta la tumba. Con el cacique difunto se 
enterraba algunas veces alguna de sus mujeres. 

10. Ocupaciones y quehaceres. Los indios boriqueños 
se dedicaban principalmente a la agricultura como medio 




MASCARA LABRADA DE PIEDRA 



44 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



de vida. Debido a la escasez de animales silvestres y 
a la abundancia de la pesca eran pescadores más bien que 
cazadores. Sin embargo, su sustento principal lo sacaban 
de la agricultura. 





FRAGMENTOS DE OLLAS, LLAMADOS MUÑECAS DE BARRO 

Labraban la tierra con la coa, palo tostado al fuego que 
utilizaban como azada. Arreglaban muy bien las semen- 
teras y cultivaban los conucos con gran cuidado. El 
padre Las Casas nos ha dado una descripción de la manera 
como los indios preparaban sus tierras para el cultivo de 
sus yucas, ajíes y batatas. 

' ' Hacían los indios unos montones de tierra, levantados 
del suelo como una vara a medir, é tenían en contorno 
nueve ó doce pies: un montón estaba apartado del otro 
dos ó tres pies: todos por su orden: rengleras de mil é 
dos mil é diez mil de luengo: é otros tantos de anchura, 
según la cantidad que determinaban poner." 

El cultivo principal era el de la yuca que a veces se 
hacía en plantíos extensos de más de diez mil montones 
de matas. De este tubérculo los indios extraían la harina 
de que hacían su pan, el casabe. En el trabajo de lavar, 
raspar, y rallar la yuca, y en la separación de la pulpa del 
jugo venenoso, ayudaban las mujeres. Después de 
obtener la harina, la moldeaban en panes redondos en una 
cazuela de barro, la que ponían al fuego sobre piedras 
hasta que el casabe quedaba hecho. Sabían extraer 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 



45 



el almidón de la yuca que utilizaban como alimento. 
También extraían un vinagre para sus guisos, y del 
casabe fermentado obtenían una bebida excitante. 

Otro cultivo de importancia era el maíz, el cual produ- 
cía dos cosechas al año. No hacían harina de maíz, sino 
que lo comían crudo o tostado. También aprovechaban 
el maíz para hacer una bebida fermentada. 

Cultivaban batatas de varias clases, así como el maní. 
Aprovechaban otros tubérculos pero sin dedicarse a su 
cultivo. 

Las frutas silvestres todavía conocidas con los nombres 
de mamey, anón, jobo, guayaba, guanábana, guama, 
tuna, hicaco, uvas de playa, caimito, cajuil. y pina las 
recolectaban y aprovechaban sin cultivarlas. 

También cultivaban los indios el tabaco, el ají, el ben 
purgativo y otras plantas medicinales. 

Debe notarse aquí que algunos de los productos agrí- 
colas hoy mejor conocidos no son indígenas de Puerto 
Rico, sino exóticos, importados de otros países. Entre 
estos figuran el 
coco, el mango, el 
café, el aguacate, 
el plátano, la na- 
ranja, la cidra, el 

limón, la fresa, el .Bísl¡feN3i^' : 

ñame y la caña 
de azúcar. 

Además de ser 
agricultor, el indio 
boriqueño era 
también industrial. Aprovechaba el algodón, el maguey 
y la majagua para fines industriales. Las indias sabían 
hilar bastante bien el algodón del cual se hacían faldas y 

5 




ESCUDILLA HALLADA EN AGUAS BUENAS 

6% por 8^4 pulgadas 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




pulseras, y tejían hamacas y redes de pescar. La majagua 
y el maguey eran utilizados para cordelería y cestas. 
Algunos de los indios, sin duda, se dedicaban a la fabri- 
cación de armas que 
consistían en flechas 
cortas, dardos, ma- 
canas y hachas de 
piedra. Es natural 
que el trabajo de 
tallar y pulimentar 
piedras, y la alfarería 
estuviera confiado a 
determinadas per- 
sonas. Los indios 
tenían canteras don- 
de fabricaban sus 
objetos de piedra, 
especialmente las 
hachas que les servían para tumbar árboles y hacer las 
canoas y los botes. También hacían collares de piedra 
que servían como distintivos de mando. 

En la alfarería estaban bastante adelantados. Hacían 
ollas, cazuelas y lebrillos con sus correspondientes adornos, 
pero sin vidriarlos. Hacían bateas, cucharas, dardos y 
otros objetos de madera. 

Los indios boriqueños eran buenos flecheros y cazaban 
aves marinas y del monte. Como hábiles pescadores que 
eran con sus redes de algodón y anzuelos de hueso se pro- 
veían de lisas, anguilas, jureles, pargos, cazones y otros 
peces que abundaban en los ríos y mares. 

II. Parentesco de los indios boriqueños. Los indí- 
genas boriqueños no formaban un pueblo aparte. Per- 
tenecían a la raza de los indo-antillanos que poblaban las 



IMPLEMENTOS DE PIEDRA PULIDA EMPLEADOS POR 
LOS INDIOS BORIQUEÑOS 

Los campesinos de hoy los llaman piedras de rayo 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 



47 



Indias Occidentales. Había dos grupos principales: los 
que habitaban las islas mayores, Puerto Rico, Santo 
Domingo, Jamaica y Cuba, y los que moraban en las 
ásperas islas de Barlovento. 

Es verdad que estos últimos llamados caribes hablaban 
una lengua algo distinta a los demás, se dedicaban a la 
piratería y comían carne humana. Sin embargo, tenían 
los usos y costumbres de los indígenas de las otras islas. 

El mismo Colón dice en su carta a los Reyes de España 
en 1493: "En todas estas islas no vi mucha diversidad 
en la hechura de la gente, ni en las costumbres, ni en la 
lengua, salvo que todos se entienden, que es cosa muy 
singular. ' ' 

Los caribes eran enemigos implacables de los bori- 
queños. Hacían invasiones piráticas a Boriquén de 
cuando en cuando, llevándose a las indias boriqueñas 
para esposas, y a los hombres capturados los sacrificaban 
y se los comían. 

El indio bori- 
queño con sus 
principios de agri- 
cultura e industria, 
con su habilidad en 
la caza y la pesca, 
aventajaba a sus 
vecinos de las otras 
islas. 

12. El lenguaje 
boriqueño. Los 
indios no sabían escribir, y por lo tanto no existe docu- 
mento alguno en el idioma boriqueño. Sin embargo, nos 
han legado muchas palabras que hoy se hallan incorporadas 
a la lengua española que se habla en Puerto Rico. 




COLLARES DE PIEDRA QUE SERVÍAN COMO DISTINTIVOS 
DE MANDO 

a. 14 por 17)4 pulgadas b. 16 por 19 pulgadas 



48 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Existen muchos nombres geográficos de pueblos, 
barrios, ríos y montañas, que son de origen indio, aun- 
que con el tiempo ha variado algo la pronunciación. Los 
caciques Caguax, Arasibo, Guamaní, Canóbana, Oro- 

cobix y Jumacao han de- 
jado impresos sus nom- 
bres en el mapa de Puerto 
Rico para siempre. 

Así también los nom- 
bres de muchas aldeas 
indias se han conservado 
y se aplican hoy a pueblos 
o a los ríos donde se halla- 
ban situados. Tenemos, 
pues, Guaj ataca, Toa, 
;_ Guaynabo, Bayamón, 
Turabo, Otoao (Utuado), 

INSCRIPCIONES PICTOGRÁFICAS HALLADAS EN filIQVQnPV CXll O T.T Q m £J 

una roca cerca de utuado uuayaney, Lruayama, 

Coamo y otros. 
-El idioma español que se usa en Puerto Rico abunda 
en palabras indias tales como, nombres de frutas, árboles, 
legumbres, avCs, animales, peces y objetos de uso común 
en las casas de nuestros campesinos. Ahí están como 
ejemplos, tabaco, maíz, ceiba, maga, cupey, ucar, jobo, 
mamey, tabonuco, maní, yautía, chayóte, guama, maricao, 
anón, manatí, juey, jaiba, dajao, yagua, hamaca, maraca, 
canoa, barbacoa, bohío, burén y batey. La ortografía de 
todas las palabras indias, que hoy se conservan, es pura- 
mente española. 

13. Resumen. El nombre que dieron los indios a 
Puerto Rico era Boriquén y no Borinquen. Los indios 
boriqueños tenían buen aspecto, andaban casi desnudos, 
se pintaban la cara y el cuerpo y eran de facultades 




LOS INDIOS DE PUERTO RICO 



49 



mentales inferiores. Vivían en tribus. Cada tribu tenía 
su jefe, su médico-sacerdote, sus subjefes, y gente del 
pueblo. Vivían en aldeas y cubrían sus bohíos de pajas 
y yaguas. Sus principales diversiones eran el juego de 
pelota, el baile y la música. Tenían ciertas danzas y 
cantares llamados areytos que se practicaban en los 
bateyes. Se bañaban con frecuencia y eran muy frugales 
en el comer. Tenían una religión primitiva, rindiendo 
culto a los ídolos llamados cemíes y creían en un espíritu 
bueno y en otro malo. Las enfermedades eran consi- 
deradas como enviadas por un poder sobrenatural. 

Los boriqueños *se dedicaban a la agricultura, a la 
pesca, y a la caza, habiendo adelantado bastante en la 
primera. Cultivaban la yuca, el maíz, el maní y la 
batata, y aprovechaban las frutas silvestres. Tallaban 
y pulimentaban las piedras para su uso y hacían ollas 
y cazuelas de barro. Pertenecían a la raza de los 




EJEMPLOS DE HACHAS DE PIEDRA 



indo-antillanos, pero estaban más adelantados que sus 
parientes de las otras islas. El lenguaje boriqueño ha 
legado a Puerto Rico muchos nombres geográficos y 



5 o HISTORIA DE PUERTO RICO 

muchos nombres de frutas, árboles, aves, peces y objetos 
de uso común en las casas de los campesinos. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 

DEL MAESTRO 

Bosquejo para ejercicios escritos. Los indios de Puerto Rico: 
i. Nombre indio de Puerto Rico. 2. Características de los indios. 
3. Gobierno y clases sociales: a. El cacique, b. El bohique. c. El 
nitayno. d. Los naborías. 4. Las aldeas. 5. Construcción de las 
casas. 6. Vida y costumbres: a. Las diversiones, b. Los areytos. 
c. Juegos de pelota, d. El matrimonio, e. Baños. /. Alimentos y 
bebida. 7. Religión de los indios. 8. La medicina. 9. Ocupaciones: 
o. La agricultura: Productos principales, b. Las industrias: Trabajos 
de piedra; la alfarería, c. La caza y la pesca. 10. Parentesco de los 
indios. 

Estudio en el mapa. Búsquense en el mapa de Puerto Rico los 
nombres de pueblos, barriosy ríos que parecen de origen indio. (Nota : 
Cayey, Aguada y Guayanilla son de origen español.) Hágase una 
lista de los barrios y pueblos que llevan los nombres de árboles y 
frutas. ¿ Hay pueblos o barrios que llevan el nombre de animales ? 
i Qué indica esto ? ¿ Había muchos animales en Puerto Rico ó 
pocos ? Búsquese el Puerto de los Pozos de Aguada. 

Preguntas y ejercicios. 1. Hágase una comparación entre el 
aspecto físico de los indios y el de los españoles. 2. ¿ Por qué no iban 
vestidos los indios de Puerto Rico ? 3. ¿ Por qué no era necesario 
para los indios saber mucho de los números ? 4. Dé su opinión 
acerca de la organización del gobierno de los indios. ¿ Era bueno o 
no ? 5. ¿ Por qué desempeñaba una misma persona las funciones de 
médico y sacerdote ? 6. ¿ Qué ventajas reportaba el vivir en aldeas ? 
7. Hágase un mapa de una aldea india indicando el caney del cacique 
y los bohíos de los demás con sus calles y callejones. 8. ¿ En qué se 
diferencia el significado de la palabra batey como la usan hoy los cam- 
pesinos de su uso original ? 9. ¿ Por qué los boriqueños no empleaban 
madera para cubrir sus bohíos ? 10. Hágase que los alumnos cons- 
truyan un bohío en miniatura, como ejercicio, poniéndole el ajuar 
necesario en la forma que lo tenían los boriqueños. 11. Si Ud. hubiera 
sido cacique al llegar los españoles a Puerto Rico, ¿ de qué manera los 
habría recibido ? ¿ Cómo hubiera dirigido el gobierno de su comarca ? 
¿ Qué hubiera hecho para mejorar las condiciones de vida del pueblo ? 
12. Si Ud. hubiera sido naborí de alguna tribu, ¿ qué trabajos hubiera 
hecho ? ¿ Cómo conseguiría sus alimentos ? ¿De qué medios se 
valdría para cultivar la tierra ? ¿ Cómo cazaría las aves? ¿ De 
qué manera efectuaría la construcción de una canoa ? ¿ Dónde haría 
su bohío, cerca de algún río, en la playa, o arriba en las montañas ? 
¿ Qué ventajas ofrece el sitio elegido ? 13. ¿ Cómo se proveían de 



LOS INDIOS DE PUERTO RICO 51 

fuego los indios si desconocían los fósforos ? 14. ¿ Por qué los indios 
no tenían escuelas ni iglesias? 15. ¿Qué medios empleaban para 
hacer viajes ? ¿ Poseían caballos y coches ? 16. ¿ Qué efecto 
tendrían en el ánimo de esta gente primitiva los fenómenos de la natu- 
raleza tales como ciclones, relámpagos y terremotos ? ¿ Por qué 
dejaban comida y agua en las sepulturas de los muertos ? 17. Haga 
una comparación entre el cultivo rutinario de los campesinos de hoy 
y la labranza de la tierra, practicada por los indios. 18. ¿ Cómo 
llegarían a saber los boriqueños que el jugo de la yuca era venenoso 
y por tanto necesario desecharlo ? 19. Si Ud. fuera boriqueño en 
tiempos de Colón, ¿ qué éxito tendría en el tallado y la pulimentación 
de las piedras ? ¿ En la confección de cazuelas y ollas de barro ? 
20. i Dónde aprenderían los indios estos trabajos ? 

A LOS MAESTROS 

Este capítulo sobre los indios de Puerto Rico se presta muy especial- 
mente a la eseñanza de la historia desde un punto de vista moderno. 
Para darse cuenta no meramente de hechos aislados, sino de la vida 
de un pueblo y su desarrollo, es necesario que los alumnos vivan de 
nuevo en su imaginación la vida de dicho pueblo. Deben plantearse 
problemas históricos cuya solución sea buscada por los alumnos, 
llevándolos así a darse cuenta de las causas y efectos históricos y ha- 
ciéndolos discurrir sin cargar mucho la memoria con hechos que entre 
sí no tienen relación alguna, y que tienen poca o ninguna significación 
en el desarrollo de la vida de un pueblo. En Puerto Rico todavía se 
pueden conseguir muchas reliquias de la vida india tales como hachas 
de piedra, amuletos, collares, muñecos de barro y otros objetos que 
deben aprovecharse en el salón de clase. 



CAPITULO IV 

JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 
DE PUERTO RICO 

i. El descubrimiento. Colón descubrió a Puerto Rico 
el 19 de noviembre de 1493, desembarcando en el Puerto 
de Aguada, y siguió viaje hacia Santo Domingo' el día 
22 del mismo mes. Dio el nombre de San Juan Bautista 
a esta isla. 

2. Vicente Yáñez Pinzón visita la isla. Vicente Yáñez 
Pinzón que estaba al mando de la carabela "La Niña" en el 
primer viaje de Colón, llegó hasta el Brasil en 1499. 
En su viaje de regreso a España visitó al Puerto de 
Aguada. Hizo un examen rápido del país, y recogió 
algunas muestras de oro. 

Pinzón se comprometió con el rey Fernando a comenzar 
la colonización en el término de un año. Habiendo 
dispuesto otra expedición vendió sus derechos a otro 
en 1506. 

Introdujo los primeros animales domésticos en Puerto 
Rico. Hizo soltar una manada de cabras y cerdos por 
los montes cerca de Aguada. 

3. Juan Ponce. En el segundo viaje de descubri- 
miento le acompañaba a Colón como soldado de pie un 
hidalgo del antiguo reino de León, llamado Juan Ponce. 
Había peleado valientemente contra los moros en las 
Guerras de Granada. Era pobre y tuvo deseos de hacer 
fortuna en el Nuevo Mundo. 

Después de unos diez años de residencia en Santo 
Domingo, sirvió como jefe auxiliar en una campaña contra 
los indios que se habían rebelado. Como premio de sus 



JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 53 



servicios militares fué nombrado gobernador de una villa 
de esa isla llamada Salvaleón del Higüey, a poca distancia 
de la isla Mona. 

Habiendo sabido que en Puerto Rico existía oro, Ponce 
obtuvo permiso de Nicolás de Ovando, gobernador de 
las Indias, para hacer una exploración de esta isla. 

En 1508 dispuso una 
expedición de cincuenta 
hombres, entre ellos Juan 
González que sabía la lengua 
de los indo-antillanos y 
servía de intérprete. 

4. Juan Ponce hace su 
primera expedición a Puerto 
Rico. Guiado por indios 
prácticos, la expedición se 
dirigió en un carabelón a la 
Mona, que en aquella época 
estaba muy poblada. 

Allí halló Ponce indios de 
Boriquén, que le indicaron 
la ruta para la costa sur de 
esta isla. A pesar de contratiempos llegó felizmente a la 
tierra deseada, desembarcando el día 12 de agosto de 1508 
en la bahía de Guánica cerca de la aldea del cacique 
Agüeybana. 

5. Agüeybana. Era Agüeybana el cacique principal 
de todo Boriquén. Tenía su aldea cerca del río Coayuco 
(Yauco). Este cacique recibió muy cordialmente a 
Ponce y a sus acompañantes. Agüeybana y su gente 
trataron muy bien a los españoles. 

En señal de amistad el cacique cambió su nombre con 
Juan Ponce haciéndose los dos confederados. 




JUAN POXCE DE LEÓN' 



54 



JHSTORIA DE PUERTO RICO 



6. Juan Ponce sigue su viaje de exploración. Juan 
Ponce siguió su viaje de exploración por la costa sur hacia 
el este. Habló con los caciques de la costa y los caribes 




LA BAHÍA DE GUANICA, SITIO POR DONDE DESEMBARCÓ JUAN PONCE DE LEÓN, EL 
12 DE AGOSTO DE 1508, A EXPLORAR LA ISLA 

Aquí efectuaron el primer desembarque las tropas americanas al mando del general 
Miles, el 25 de Julio de 1808 

que allí encontró. Dio regalos a los unos y a los otros 
para asegurar su amistad. 

Por fin llegó a la bahía de San Juan la cual reconoció 
admirado. Dice Ponce, "e allí vi tan buen puerto e ysla 
por fuera ; entré en ella e andove por la bahya al rededor, 
creyendo aliar assiento e agua, e no lo alié." 

Después de explorar dicha bahía Ponce siguió viaje 
costa abajo llegando hasta la desembocadura del río Toa. 
Allí levantó unos bohíos y envió el carabelón a la Mona 
en busca de provisiones. 

Exploró el río Toa, pero por el mal tiempo volvió atrás 
al este por tierra fijándose en la bahía de San Juan, donde 
levantó asiento. 



JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 55 

7. Ponce establece la primera colonia en Puerto Rico. 

Hizo un gran bohío, caminos y desembarcadero. Luego 
se mudó media legua tierra adentro, fundando a fines del 
año 1508, el primer pueblo de cristianos, la primera pobla- 
ción establecida por los españoles en Puerto Rico, que 
Ovando bautizó Caparra, y el rey dispuso se llamara 
Puerto Rico. 

Según él mismo dice: "Fice una casa mediana, con 
su terrado, e pretil, e almenas, e su barrera delante de la 
puerta, e toda encaladad e dentro e de fuera, de altor de 
siete tapias en alto con el pretil e almenas." 

Hizo recoger una cantidad de oro, la cual, fundida en 
La Española, ascendió a 836 pesos y 4 tomines. 

Estableció dos labranzas de tierra, una junto al pueblo 
y la otra en el río Toa, siendo conocida esta última más 
tarde como la granja de los Reyes Católicos. 




EL RIO DE TOA Y PUEBLO DEL DORADO 

Cerca de esle sitio Ponce de León levantó los primeros bohíos antes de fundar a 
Caparra en 1508 

8. Juan Ponce nombrado gobernador. Ponce regresó 
a Santo Domingo en abril de 1509 para dar cuenta al 
Gobernador Ovando del resultado de sus exploraciones. 



56 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Hizo un nuevo contrato con Ovando para organizar la 
colonización. Obtuvo permiso para llevar su familia, 




LA BAHÍA 

DE 

SAN JUAN 



LA BAHÍA DE SAN JUAN DESCUBIERTA Y EXPLORADA POR PONCE DE LEÓN. SE 
LLAMABA EN ESA ÉPOCA BAHÍA DE PUERTO RICO 

-4. Entrada a la bahía. B. Puerto de Caparra. C. Isleta de San Juan. D. Isla de 

Cabras. E. Punta de Palo Seco. F. Punta de Cataño. G. Caño 

de San Antonio. H. La Puntilla. I. Isla Grande. 

J. Caño de Martin Peña. K. Caparra. 

sus bienes y otros pobladores. La quinta de los productos 
de la colonia había de pagarse al rey. 

El nombre de Caparra fué puesto a la nueva población 
por Ovando. 

Ponce partió de nuevo para Boriquén para continuar 
la obra de la colonización. 

El 14 de agosto de 1509 fué nombrado gobernador 
de la nueva colonia por el rey Fernando. En 15 10 el 
Rey le concedió poder de Capitán de Mar y Tierra de la 
Isla de San Juan. 



JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 57 

Ordenó que la nueva población se llamara "Cibdad de 
Puerto Rico." 

9. Diego Colón sustituye a Ovando. Diego Colón, 
hijo del gran descubridor, luchó mucho tiempo para que 
le fueran reconocidos los derechos y privilegios concedidos 
a su padre. Al fin tuvo buen éxito y fué nombrado gober- 
nador de las Indias en lugar de Ovando. 

Llegó Diego Colón a Santo Domingo en julio de 1509. 
El Rey le había ordenado que respetara el arreglo que hizo 
Juan Ponce con Ovando. También mandó el Rey una 
armada con provisiones para las Indias y dio órdenes de 
que parte de ellas fuera entregada a Ponce para la colonia 
nueva en Puerto Rico. 

10. Cristóbal de Sotomayor establece una nueva po- 
blación. En los barcos que trajeron las provisiones vino 
Cristóbal de Sotomayor, joven de sangre noble, con una 
real cédula que le concedía el mejor cacique de Boriquén 
y 300 indios. Fué nombrado por Juan Ponce alguacil 
mayor de Puerto Rico para la administración de justicia. 

Juan Ponce se quedó en Caparra desde donde dirigía 
el trabajo en las minas del río Cibuco. Convino con So- 
tomayor en que éste fundara una población nueva. 
Sotomayor trató de fundar un pueblo en 15 10 junto al 
puerto de Guánica, pero la plaga de mosquitos le obligó 
a abandonar esta empresa. 

Se trasladó al puerto de Aguada donde estableció el 
segundo pueblo de españoles en Puerto Rico con el nombre 
de Sotomayor. 

11. Diego Colón nombra a Juan Cerón gobernador de 
Puerto Rico. En el mismo año de 15 10 Diego Colón en 
su calidad de gobernador de las Indias procedió al nom- 
bramiento de los tenientes de las demás islas. No hizo 
caso de las instrucciones que le había dado el Rey en 



5§ 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



cuanto a Juan Ponce de León. Designó a Juan Cerón 
gobernador de Puerto Rico y nombró otros funcionarios. 
En el mismo barco que llevó a éstos a Puerto Rico, 
Ponce de León recibió del rey Fernando de España su 
título de gobernador en propiedad. 

Juan Cerón y los otros funcionarios designados por 
Colón fueron arrestados por Sotomayor en su calidad de 
juez y enviados a España. 

12. Los repartimientos de los indios. Para activar 
el trabajo en las minas de oro, los españoles implantaron 
el sistema de repartimientos, llamado Encomiendas, que 
ya estaba en vigor en Santo Domingo. 

Los repartimientos consistían en conceder a los funcio- 
narios y a los vecinos," determinado número de indios, 

cuarenta, cin- 
cuenta, sesenta 
o más, para ha- 
cer los trabajos 
agrícolas y es- 
pecialmente 
para sacar el 
oro de las are- 
nas de los ríos. 
El primer re- 
partimiento se 

De un antiguo grabado XllZO en ±50Q. 
LOS INDIOS EXTRAÍAN EL ORO DE LA ARENA DE LOS RÍOS Al j-iopp-pcp ]r\c 

repartimientos se encomendaba a los vecinos que trataran 
bien a los indios. Era obligación pagarles su trabajo, 
y enseñarles la doctrina cristiana.. Pero el deseo de 
los españoles de conseguir cuanto oro podían obtener, 
convirtió pronto a los indios repartidos en verdaderos 
esclavos. 




JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 59 

Murió Agüeybana, el buen cacique, que había recibido 
a Ponce con tanta amistad. Para ocupar el puesto de 
jefe supremo fué elegido Guaybaná. En el primer repar- 
timiento de los indios éste había sido asignado a Soto- 
mayor. 

13. Guaybaná y la rebelión de los indios. Guaybaná 
se mostró bravio y rehacio contra los españoles. El 
trato cruel y el trabajo en cuadrillas en las minas pronto 
fomentaron el descontento entre ellos. 

La creencia de que la gente blanca eran seres sobrena- 
turales y no estaban expuestos a morir reprimía al prin- 
cipio a los indígenas. 

Un día el joven Diego Salcedo salió solo del pueblo de 
Sotomayor y pasaba por la comarca que hoy se llama 
Añasco, en dirección a las minas. Se detuvo en la aldea 
del cacique Urayoán quien le facilitó algunos naborías 
para que le llevasen por la vereda más breve. Llegado 
que hubieron al río los indios lo sujetaron sumergido hasta 
ahogarlo. 

Esta prueba demostró a los indios que los españoles no 
eran inmortales, sino que morían lo mismo que los 
indios. Este hecho se difundió rápidamente entre los 
indígenas que pronto se mostraron más osados contra 
los invasores. 

En febrero de 151 1 supo Sotomayor que Guaybaná 
trataba de asesinarle. Este había llamado a todos los 
caciques para celebrar una asamblea secreta. 

El intérprete Juan González, pintado y ataviado como 
lo hacían los indios, logró asistir a la asamblea. Descu- 
brió el plan de los indios de matar a los españoles, empe- 
zando con el mismo Sotomayor. 

14. Muerte de Sotomayor. Cristóbal de Sotomayor se 
encontraba a la sazón en sus tierras de Guánica. González, 



6o HISTORIA DE PUERTO RICO 

el intérprete, le comunicó los planes de los indios. 
Sotomayor resolvió ir a Aguada para preparar la defensa 
del pueblo. Emprendió el viaje acompañado de González, 
unos españoles más y los indios que cargaban los equipajes. 
Guaybaná con muchos indios salió a su encuentro. 
González fué gravemente herido. Sotomayor y los otros 
españoles sostuvieron una lucha valiente, pero todos fueron 
muertos por Guaybaná y su gente. 

15. Destrucción del pueblo de Sotomayor. Guarionex, 
el temible cacique de Otoao (Utuado), con tres mil gue- 
rreros, asaltó al pueblo de Sotomayor en el puerto de 
Aguada. Ochenta colonos fueron muertos y la población 
reducida a cenizas. El capitán Salazar, teniente de Soto- 
mayor, con unos pocos 'hombres logró salvarse llegando a 
Caparra. El intérprete González ya había participado 
a Ponce la terrible nueva de la rebelión de los indios. 

16. Ponce de León organiza la defensa. Ponce de 
León se encontraba en circunstancias muy difíciles. El 
número de españoles era muy reducido. No consideró 
prudente aguardar la llegada de refuerzos de Santo 
Domingo. 

Sin embargo, resolvió tomar la ofensiva. Contaba 
solamente con 120 hombres. Los dividió en cuatro 
compañías. A Salazar encomendó la defensa de Caparra, 
dejándole los enfermos y los heridos. 

Con las otras tres compañías cruzó la Cordillera Central 
al río Coayuco (Yauco) , donde se hallaba la aldea de Guay- 
baná. Este cacique principal había reunido entre cinco 
y seis mil guerreros. Ponce de León con los pocos espa- 
ñoles a su mando cayó sobre los indios cuando estaban 
durmiendo. Los españoles obtuvieron una victoria com- 
pleta y 200 indios quedaron muertos en el combate, 
cayendo prisioneros muchos más. 



JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 



61 




FACSÍMILE DE LA FIRMA DE PONCE DE LEÓN 



17. Campaña decisiva de Juan Ponce. Con la victoria 
obtenida en el Coayuco no quedó sofocada la rebelión de 
los indios. Los indígenas recibieron el auxilio de los indios 
de Santa Cruz, isla vecina. Ponce de León había recibido 
refuerzos de Santo Do- 
mingo. Organizó una 
campaña, establecien- 
do su campamento en 
el territorio de Aguada. 

Uno de los caciques 
con 600 guerreros 
desafió a Ponce. Este 
mandó a Salazar quien 
derrotó a los indios con grandes pérdidas, matando 150 y 
tomando muchos presos. Este encuentro ocurrió por las 
alturas de Yagüeca, hoy Añasco. 

Ponce recibió aviso de que Guaybaná estaba concen- 
trando millares de guerreros en la actual comarca de 
Añasco. Ponce con su gente se atrincheró en una especie 
de fortín hecho de troncos de árboles, para su defensa. 
Los indios trataron varias veces de asaltar a los españoles 
pero siempre fueron rechazados. 

Los soldados de Ponce estaban deseosos de librar batalla 
en campo abierto, pero Ponce creyó más prudente no 
exponer las vidas del reducido número de españoles a las 
huestes de los indios. 

Guaybaná, loco de ira, trató de tomar el parapeto por 
asalto. Corría de un lado a otro alentando a su gente 
para que acabaran de un solo golpe con los odiados 
españoles. 

Un arcabucero se había fijado en el disco de oro que 
llevaba el cacique en el cuello, conociendo así el alto 
rango de éste. Lo alcanzó con un tiro tan certero que 



62 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Guaybaná cayó muerto en el acto. Los indios huyeron 
del combate, llevándose el cadáver de su jefe. 

No todos los indios de Boriquén tomaron parte en la 
rebelión. Algunos se quedaron sometidos a los colonos. 
Después de la muerte de Guaybaná, dos caciques, Caguax 
y otro que llevaba el nombre cristiano de Don Alonso, se 
sometieron a la autoridad de Ponce de León. 

Aunque algunos de los indios se mantuvieron leales y 
algunos se sometieron, otros dejaron a Boriquén y se 
fueron a vivir a Santa Cruz y otras islas cercanas. 

1 8. Establecimiento de una casa de fundición. En 
151 1 el rey Fernando ordenó el establecimiento de una 
casa de fundición en Puerto Rico. Antes de esta fecha 
el oro recogido se había mandado a Santo Domingo para 
ser fundido. 

Los vecinos de San Juan tenían la obligación de pagar 
como tributo durante diez años la quinta parte de todos 
sus productos. 

Se declaró libre el comercio entre Puerto Rico y Santo 
Domingo. 

19. Resumen. Vicente Yáñez Pinzón fué el primero 
en obtener autorización real para la colonización de Puerto 
Rico. Introdujo los primeros animales domésticos. 

Juan Ponce de León hizo una exploración de Puerto 
Rico y, en 1508, estableció la primera población llamada 
Caparra. Volvió en 1 509. Trasladó su familia y su ganado 
de Salvaleón del Higüey en 15 10; y continuó la coloni- 
zación. Nombró a Cristóbal de Sotomayor alguacil 
mayor de Puerto Rico. Éste estableció el pueblo de Soto- 
mayor en el puerto de Aguada. 

El Almirante Diego Colón nombró a Juan Cerón gober- 
nador de Puerto Rico, no respetando las instrucciones 
del rey Fernando con respecto a Juan Ponce de León. 



JUAN PONCE DE LEÓN Y LA COLONIZACIÓN 63 

Para activar el trabajo en las minas se hizo reparti- 
mientos de los indios, lo que dio lugar a que éstos se 
rebelaran. Guaybaná formó un plan para la extermi- 
nación de los españoles. Los indios destruyeron el 
pueblo de Sotomayor. Ponce de León organizó una cam- 
paña, derrotando a los indios en el río Coayuco y en 
Yagüega, actual jurisdicción de Añasco. 

Ponce de León fué el primer explorador, el primer 
poblador y el primer gobernador de Puerto Rico. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Bosquejo para ejercicios escritos. Juan Ponce de León: la 
Colonización de Puerto Rico : 1 . Visita de Vicente Yáñez Pinzón. 

2. Juan Ponee de León: a. Compañero de Colón, b. Servicios mili- 
tares en Santo Domingo, c. Permiso de Ovando. 3. Primera expe- 
dición de Puerto Rico: a. Visita a Agüeybana. b. Descubre el puerto 
de San Juan. c. Funda a Caparra. 4. Ponce continúa la colonización: 

a. Nombrado gobernador, b. Los pobladores, c. Trabajos agrícolas. 
d. Primera fundición de oro. 5. El almirante Diego Colón nombrado 
gobernador de las Indias: (Véase Capítulo II, párrafo 7.) 6. Cristóbal 
de Sotomayor: a. Nombrado alguacil mayor, b. Establece una pobla- 
ción nueva. 7. Cerón nombrado gobernador. 8. Repartimientos de 
los indios. 9. Rebelión de los indios: a. El nuevo cacique principal. 

b. Muerte de Salcedo, c. Plan de los indios para matar a los espa- 
ñoles, d. Muerte de Sotomayor. e. Destrucción del pueblo de Soto- 
mayor. /. Campaña de Ponce: (1) Organización. (2) Combate de 
Coayuco. (3) Campaña decisiva de Yagüega. (4) Muerte de Guay- 
baná. 10. La primera casa de fundición. 

Estudio en el mapa. Búsquense en el mapa de Puerto Rico los 
siguientes puntos: la isla de la Mona, el puerto de Guánica, el puerto 
de San Juan, el río Toa, Caparra, el probable sitio donde Agüeybana 
tenía su aldea. 

Trácese en el mapa la ruta seguida por Ponce desde la Mona hasta 
la bahía de San Juan. 

Indíquense los probables sitios donde Ponce de León derrotó a los 
indios en las batallas del Coayuco y de Yagüega. 

Preguntas y ejercicios. 1. ¿ Qué considera Ud. de mayor impor- 
tancia para el desarrollo de la colonia de Puerto Rico, el descubrimien- 
to de oro o la introducción de ganado y caña de azúcar ? 2. ¿ Cuál era 
el objeto principal de Ponce de León en la colonización de Puerto Rico ? 

3. i Por qué los gobernadores de las Antillas tenían su residencia en 



64 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Santo Domingo ? 4. ¿ En qué se basa la práctica de tener un gober- 
nador de todas las Antillas ? ¿ Hubo alguna disposición en el arreglo 
que hizo Cristóbal Colón con los reyes Fernando e Isabel ? 5. ¿ Qué 
significación tiene la palabra rico en el nombre "Puerto Rico"? ¿ Se 
refiere al oro descubierto o a las buenas condiciones de la bahía ? 
6. i Cómo se trasladó Ponce con su gente del puerto a la villa de 
Agüeybana ? ¿ Había buenos caminos o carreteras ? 7. Siendo Ud. 
Agüeybana, ¿ cómo habría recibido a Ponce de León ? 8. ¿ Qué 
considera Ud. más importante, el llevar carpinteros y albañiles a la 
nueva colonia o el llevar buenos guerreros ? 9. ¿ Qué importancia 
tenía el intérprete Juan González ? 10. ¿ Cree Ud. buena la situación 
elegida para establecer el pueblo de Caparra? ¿Por qué? 11. 
¿ Cuáles eran las funciones del alguacil mayor ? 12. ¿ Porqué Diego 
Colón nombró a Juan Cerón gobernador de Puerto Rico ? 13. ¿ Esta- 
ban acostumbrados los indios a hacer trabajos fuertes ? ¿ Qué opina 
Ud. de los repartimientos de los indios ? ¿ Era buen sistema ? ¿ Era 
justo y humano ? ¿ Estaba justificada la rebelión de los indios ? 
14. ¿ Por qué los indios creyeron inmortales a los españoles ? ¿ Ha- 
bían visto algún español difunto ? 15. ¿ Por qué un número tan 
reducido de españoles pudo vencer a varios millares de indios ? ¿ Qué 
armas tenían los españoles ? ¿ Cuáles los indios de Boriquén ? 16. 
¿ Por qué algunos de los indios se mantuvieron leales ? 17. ¿ Qué 
importancia tiene el establecimiento de una casa de fundición en 
Puerto Rico ? 18. ¿ Considera Ud. elevado el tributo de la quinta 
parte de sus productos pagado por los primeros colonos ? Compárelo 
con las contribuciones que se pagan hoy en día. 



CAPÍTULO V 

JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS 
ADMINISTRATIVOS 

i. Ponce de León entrega el gobierno a Juan Cerón. 

Juan Cerón, nombrado gobernador de Puerto Rico por 
Diego Colón, y sus dos compañeros, fueron llevados 
presos a España y denunciados. El Consejo de Castilla 
resolvió que el derecho de nombrar los funcionarios de 
Puerto Rico correspondía a Diego Colón y no al rey. 

El rey Fernando ordenó a Ponce de León que entregara 
el mando a Juan Cerón y le prometió recompensar sus 
servicios. Le autorizó para hacer la exploración de otras 
tierras. 

2. Ponce de León descubre la Florida. Ponce había 
oído contar una fábula sobre una fuente maravillosa, en 
tierras de Biminí. Las aguas de esta fuente poseían la 
virtud de tornar mozos a los viejos. 

Encantado por estos cuentos Ponce se propuso conquis- 
tar la maravillosa tierra de la fuente que renovaba la 
juventud. Es más probable que fueran mayores atrac- 
tivos las noticias de las ricas minas de oro. 

Se dirigió rumbo al noroeste, llegando al fin, en 15 12, 
a la Florida, que forma parte de la América del Norte. 

El sueño dorado de Ponce no se realizó. No encontró 
de nuevo la juventud por más qUe se bañó en todas las 
fuentes, quebradas y corrientes que halló. Tampoco 
encontró las minas de oro que tanto anhelaba. 

3. Primer consejo municipal de San Juan. Bajo el 
gobierno de Juan Cerón se constituyó el primer consejo 
municipal en Caparra. Este consejo se compuso de los 

65 



66 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




ESCUDO DE ARMAS DE PUERTO RICO 



funcionarios reales, el contador, el tesorero, el factor y 
el veedor de las minas. El consejo entendía en la admi- 
nistración de las rentas como representantes de la oficina 

central en Sevilla, la Casa 
de Contratación. 

El 8 de noviembre de 
15 1 1 se concedió al caserío 
de Caparra el título de Ciu- 
dad de Puerto Rico, con su 
escudo de armas correspon- 
diente. 

4. Fundación de San 
Germán. Diego Colón, go- 
bernador de las Indias con 
asiento en Santo Domingo, 
ordenó a Juan Cerón, su teniente, que fundara una nueva 
población. Esta fué establecida en 1 5 1 2 cerca de las tierras 
de Luis de Añasco. Se fundó en la playa del actual pueblo 
de Añasco y en las riberas del río Guaorabo, que hoy 
lleva el mismo nombre que el pueblo. 

5. Cacería de indios. Al volver Juan Cerón a ocupar 
el puesto de gobernador se le ordenó la subyugación de los 
indios. Los españoles destruyeron las canoas para evitar 
que los indios fueran a Santa Cruz. 

Se formaron expediciones de caza por los montes con 
auxilio de perros adiestrados. 

Se vendieron los indios para beneficio del tesoro real. 
Los colonos deseaban repartimientos gratuitos. Para 
poder repartir indios a los amigos de Diego Colón, Juan 
Cerón mandó a quitarlos a los amigos de Ponce de León. 

6. Nuevos gobernadores. Tantas fueron las quejas, 
que, en junio de 15 13, Diego Colón tuvo a bien nombrar 
a otro gobernador para sustituir a Cerón. 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 67 

Las disensiones entre los vecinos de Puerto Rico con- 
tinuaban; y en febrero de 15 14, Diego Colón tuvo por 
conveniente visitar la colonia con el fin de entender per- 
sonalmente en sus asuntos. 

7 Fundación y destrucción de Santiago. En su visita 
a Puerto Rico, Diego Colón dispuso el establecimiento de 
una tercera población. Se fundó en la costa oriental, 
cerca del río Daguao y llevó el nombre de Santiago. 

Los indios rebeldes, que fácilmente podían esconderse 
en la sierra de Luquillo, mantenían comunicación con los 
de Vieques y Santa Cruz. 

Los españoles se habían descuidado en no poner defensa 
alguna para la nueva población. Fué asaltada de noche 
y totalmente destruida. Casi todos los habitantes murie- 
ron bajo las crueles macanas de los indios, que también 
destruyeron el ganado y los sembrados. 

8. Nueva guerra con los indios. Después de la destruc- 
ción de Santiago, los indios, al mando del cacique Cacimar, 
asaltaron a los vecinos establecidos en Loíza en las riberas 
del Canóbana (Canóvanas). Cacimar fué muerto por 
uno de los españoles. 

Su hermano Yaureibo hizo los preparativos en la isla 
de Vieques para vengarlo. 

El gobernador se dirigió desde San Germán a Vieques 
para imponer un castigo a los indios. 

Cogiéndoles todas las canoas, los sorprendió de noche, 
resultando decisivo el combate a favor de los españoles, 
muriendo Yaureibo y mucha de su gente. 

Además se practicó una cacería general de indios por 
las islas vecinas sin llegarse a las más distantes como 
Guadalupe y Dominica. 

Los indios de la sierra de Luquillo continuaban sus 
asaltos a las granjas cercanas hasta que al fin, en una 



68 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



batalla campal, se logró la muerte del cacique de dicha 
comarca. 

Los caciques de Humacao y del Daguao se sometieron 
a la autoridad de los españoles. Así se facilitaron el 




CACERÍA DE INDIOS POR LOS ESPAÑOLES DURANTE EL PERÍODO DE COLONIZACIÓN 

descubrimiento y la explotación de nuevas venas de oro 
en la parte este de la isla. 

9. Ponce de León recibe nuevos honores. A prin- 
cipios de octubre de 1 5 1 2 Ponce de León regresó de 
su viaje a la Florida. El Rey le confirió el título de 
alcaide de la primera fortaleza que se construyese en el 
país. 

Después de ciertas dificultades con las autoridades 
se embarcó Ponce para España en junio de 15 14, llevando 
10,000 pesos de oro, fundido en Caparra, para el tesoro 
real. 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 69 



El rey Fernando lo recibió cortesmente y oyó con sumo 
placer el relato de sus gloriosas aventuras. Le -confirió el 
título de Adelantado de Biminí y la Florida. 

También se le expidió "título y poder de capitán de 
armada contra los caribes, con jurisdicción civil y criminal 
en mar y tierra". 

Al mismo tiempo se recomendó a Diego Colón que le 
auxiliara, ad virtiendo a sus representantes en Puerto 
Rico que no se entrometieran en las funciones de Ponce. 

En 1 5 14 el Rey añadió a Ponce de León el título de 
regidor del consejo de San Juan por toda la vida, y capitán 
perpetuo del regimiento de San Juan del Boriquén, o sea 
jefe de las primeras milicias, que se organizaron en 
aquella época. Los regidores del cabildo sirvieron 
como oficiales y los pobladores como soldados. 

Tuvo dos encargos más, el de rectificar el repartimiento 
de los indios y el de hacer la división territorial de .los dos 
Partidos de Puerto Rico y de San Germán. 

Ponce de León, colmado de honores, se trasladó de nue- 
vo a Puerto Rico en 1515. 

10. División territorial. Ponce de León dividió la isla 
en dos distritos. Trazó una línea desde la desembocadura 




DIVISIÓN TERRITORIAL DE PUERTO RICO EFECTUADO POR PONCE DE LEÓN 



del río Camuy siguiendo la corriente hasta su nacimiento 
en la Cordillera Central. Indicó la línea de demarcación 



70 HISTORIA DE PUERTO RICO 

por las crestas de las montañas hasta las fuentes del río 
Jacaguas. Siguió el curso de este río hasta su desem- 
bocadura en la costa sur. La menor de estas porciones 
se llamó Partido de San Germán; la mayor, Partido de 
Puerto Rico. 

ii. Ponce de León en Puerto Rico. Ponce de León 
encontró grandes discordias por motivo de los reparti- 
mientos de indios hechos por el fiscal de la Audiencia 
de Santo Domingo, Sancho Velázquez, en comisión 
regia. 

Pronto se formaron dos bandos, uno con Ponce de León 
a la cabeza y el otro dirigido por Sancho Velázquez. 

El casamiento de Isabel, hija de Ponce de León, con 
Antonio de la Gama, "juez pesquisidor nombrado para 
investigar la administración de Velázquez, aumentó el 
prestigio y favor de Ponce de León. Por orden del rey, 
Gama asumió la gobernación civil y el repartimiento de 
los indios. 

12. Muerte del rey Fernando. La muerte del rey 
Fernando en 1516 trajo consecuencias lamentables para 
la colonización de la isla. El Rey se había tomado interés 
especial en el desarrollo de la colonia. Favoreció la agri- 
cultura más bien que la producción de oro. 

El sucesor de Fernando fué su nieto Carlos. Éste 
tenía sólo diez y seis años y residía en Bruselas, Flandes. 
Fué nombrado como regente el cardenal Jiménez de Cis- 
neros, fraile franciscano. 

13. Bartolomé de Las Casas. El sistema de reparti- 
mientos practicado en las Indias había dado motivo a 
muchas quejas y dificultades. Los indios se habían 
rebelado contra los españoles. 

El trato cruel de los indígenas en las colonias españolas 
se desprende de las palabras del fraile dominico Antonio 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 71 



de Montesino. En 151 1 predicó un sermón especial ante 
los funcionarios de Santo Domingo y dijo : " ¿' Con qué 
autoridad habéis 
hecho tan detestable 
guerra a estas gentes, 
que en pacífica pose- 
sión de su tierra se 
hallaban ? ¿ Cómo 
los oprimís y fati- 
gáis, sin darles de 
comer ni curarlos en 
sus enfermedades, 
haciéndolos morir o 
mejor matándolos 
con los excesivos 
trabajos que, por 
adquirir oro, les im- 




BARTOLOME DE LAS CASAS, PROTECTOR DE LOS INDIOS 



ponéis ? 
racional ? 



¿No 
¿No 



son hombres ? ¿No tienen alma 
estáis obligados a amarlos como a 



vosotros mismos? 
¿' No entendéis 
esto; no lo sen- 
tís?" 

El padre Bart- 
olomé de Las 
.Casas, llamado el 
Apóstol" de los 
indios, acompañó 
a Colón en su 
tercer viaje. En 
1502 fué a Santo 
Domingo con Nicolás de Ovando. Hizo viajes a Cuba, 
la América Central y Méjico donde sirvió el cargo de 




LAS CASAS Y LOS INDIOS 



72 HISTORIA DE PUERTO RICO 

obispo. Es autor de una Historia de las Indias, y escribió 
una obra en defensa de los indígenas. 

Este noble fraile dominico levantó su voz de protesta 
contra los repartimientos ante el cardenal Cisneros. 
Devolvió la libertad a los indios que se le había asignado. 

Formó un nuevo plan de colonización. Abogó por la 
libertad de los indios y propuso la sustitución de éstos 
por esclavos africanos para hacer los trabajos. 

14. La trata Africana. No debe atribuirse al padre Las 
Casas la importación de esclavos africanos en América. 
Antes del descubrimiento de este continente por Colón 
existían negros y mulatos esclavos en España. 

Este tráfico inmoral había comenzado con las expedi- 
ciones de los portugueses a las costas de* África. 

Algunos de los acompañantes del gobernador Nicolás 
de Ovando llevaron esclavos para su servicio doméstico 
a Santo Domingo en 1502. En 1505 se embarcaron diez 
y siete esclavos en Sevilla para las minas de Santo Domin- 
go. En 1 5 10 Vicente Yáñez Pinzón cargó en Sevilla con 
destino a Santo Domingo 110 negros africanos, comprados 
en Lisboa. 

El cardenal Cisneros rechazó el plan de Las Casas y 
prohibió la importación de esclavos en las colonias. 

En 151 7 el joven rey Carlos V llegó a España. En 
1 5 18 uno de los caballeros flamencos que le ayudaba en el 
gobierno obtuvo . el privilegio de introducir esclavos 
africanos en las Antillas. 

15. El primer Obispo : la Inquisición. El primer obispo 
de Puerto Rico fué Alonso Manso, canónigo de Salamanca, 
que vino a ocupar su cargo en 15 13. 

La catedral de Caparra, de humilde construcción, 
cubierta de pajas, entonces no necesitaba de las dignidades 
eclesiásticas instituidas por el nuevo obispo. 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 73 

El obispado había de mantenerse con el diezmo de renta. 
El obispo Manso encontró tan reducidos los ingresos y 
tan mezquina la catedral que volvió a España a ocupar su 
canonjía de Salamanca. Seguía cobrando los diezmos 
sin tener residencia en el país. 

Regresó a Puerto Rico en 15 19 habiendo obtenido el 
cargo de Inquisidor general de las Indias, aumentando 
así su prestigio. 

Una de las primeras víctimas del Santo Oficio fué 
Sancho Velázquez, el enemigo de Ponce de León. Los 
vecinos de Puerto Rico se habían quejado al rey de los 
vicios y mala administración de este gobernante. 

También se acusó a Velázquez de delitos contra la fe 
católica. Ya juzgado y sentenciado en el proceso civil, 
el Inquisidor general Manso lo arrebató a la jurisdic- 
ción civil y lo redujo a prisión. Todos los bienes de 
Velázquez fueron embargados y él murió en la cárcel 
(1520). 

16. Fundación de San Juan, capital de Puerto Rico. 
Los vecinos de Caparra habían tratado varias veces de 
conseguir el traslado de la población a un sitio más favo- 
rable. Ponce de León, que poseía la mejor casa del 
pueblo, que tenía carácter de fortaleza, se opuso al 
traslado. Obtuvo una cédula real, prohibiéndolo. 

Después de la muerte del rey Fernando, que tantos 
favores había dispensado a Ponce de León, los vecinos de 
Caparra renovaron su petición. El regente Cisneros había 
enviado una comisión de frailes Jerónimos como gober- 
nadores especiales de Santo Domingo. A éstos confió 
Cisneros la resolución de la cuestión. 

Los padres Jerónimos aprobaron en 1519 c! traslado a la 
actual isleta de San Juan, que hoy ocupa la parte vieja 
de la capital. 



74 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



La Ciudad de San Juan Bautista de Puerto Rico quedó 
oficialmente instalada en su nuevo asiento en 1521. 
Desde entonces la capital tomó el nombre de la isla, y 
ésta el nombre de la ciudad. 

Ponce de León nunca vivió en la actual capital. La 
primitiva Casa Blanca, cuya construcción se le atribuye, 
fué hecha en 1523, dos años después de su muerte, por su 
yerno García Troche, en representación de su hijo menor 
Luis Ponce de León. 

17. Última expedición y muerte de Ponce de León. 
Desde su regreso a Puerto Rico en 1 5 1 5 , aunque ostentaba 
muchos honores, Ponce de León no había llevado una 



* , 




VISTA PARCIAL DE SAN JUAN, CAPITAL DE PUERTO RICO 

Fundada en 1521, población 71,443 en 1920 

existencia muy feliz debido a los chismes y enredos entre 
sus partidarios y los de Vélázquez. Determinó hacer 
una nueva expedición. 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 75 



Las noticias de las hazañas de Hernán Cortés en Méjico 
despertaron de nuevo el espíritu aventurero del viejo 
conquistador. El 
había llamado isla a 
la Florida, pero ahora 
sospechaba que podía 
formar parte del rico 
país de Méjico. 

Salió de nuevo con 
dos pequeños barcos 
en 1 5 2 1 llegando a las 
costas de la Florida 
después de una tra- 
vesía tempestuosa. 

Mientras los coloni- 
zadores que había lle- 
vado construían su 
campamento los in- 
dios bélicos de la 
Florida cayeron sobre 
ellos. Muchos espa- 
ñoles murieron en el 
combate y Ponce de 
León fué herido de un 
flechazo en un muslo. 
Creyendo que se iba 
a morir, no quiso re- 
gresar a Puerto Rico 
para no exponerse a las burlas de sus enemigos. Se 
refugió en Puerto Príncipe, isla de Cuba, donde murió 
poco después en 1521. 

Su nieto hizo trasladar sus restos a San Juan en 1559. 
Fueron depositados en la iglesia de San José. En el año 




ESTATUA DE PONCE DE LEÓN EN LA PLAZA DE 
SAN JOSÉ, SAN JUAN 

Hecha del bronce de los cañones lomados a los ingleses 
en la defensa de la capital, 1797 



7 6 HISTORIA DE PUERTO RICO 

1908 fueron trasladados a la Catedral de San Juan donde 
hoy se hallan depositados. 

En 1882 se levantó en la plaza de Santiago una estatua 
al conquistador, la cual fué trasladada luego a la de 
San José. Esta estatua fué fundida en Nueva York con 
los cañones cogidos a los ingleses en el sitio de 1797. 
Este monumento lleva las siguientes inscripciones : 

Al Norte: 

El Excmo. Ayuntamiento a Juan Ponce de León 

Conquistador y Primer Gobernador de Esta Isla. 

— 24 de Junio de 1882 — 

Al Oeste: 

Compañero de Colón en su Segundo Viaje. 

Descubridor y Primer Adelantado de la Florida é Isla de Biminí. 

Al Sud: 
Visitó la Isla en 1508. Volvió a Poblarla en 150Q. 
Terminó su Conquista en 1511. 
Al Este: 
Herido en la Florida en 1521 Murió de Resultas a Poco 
de Llegar a Cuba. 

18. Resumen. Por órdenes del rey Fernando, Ponce 
de León entregó el gobierno a Juan Cerón. Se dispuso a 
buscar la maravillosa fuente que renovaba la juventud y 
llegó a descubrir la Florida en 15 12. 

En esta época se constituyó el primer consejo municipal 
de San Juan y al caserío de Caparra se le confirió el título 
de Ciudad de Puerto Rico, con su escudo de armas. En 
1 512 Juan Cerón fundó en las playas de Añasco una 
nueva población con el nombre de San Germán. 

Los españoles siguieron la persecución de los indios, 
vendiendo algunos para beneficio del tesoro real. Diego 
Colón, gobernador de las Antillas, dispuso la fundación 
de un nuevo pueblo con el nombre de Santiago, cerca del 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 77 

río Daguao. Fué destruido totalmente por los indios 
rebeldes. Siguió la guerra entre indios y españoles, librán- 
dose una batalla decisiva en la isla de Vieques, aunque 
más tarde los indios de Luquillo continuaron sus asaltos 
a las granjas cercanas. 

Ponce de León regresó de la Florida y embarcó para 
España en 15 14. El rey Fernando lo colmó de nuevos 
títulos y honores. Volvió a Puerto Rico en 15 15. Des- 
pués de haber efectuado la división territorial en dos 
partidos, el de Puerto Rico y el de San Germán, encontró 
muchas discordias entre los colonos. 

El fraile Bartolomé de Las Casas protestó contra el 




LA CATEDRAL DE LA CAPITAL 

Aquí yacen los restos de Ponce de León. La primera iglesia fyé levantada en Caparra 
bajo el obispado de Alonso Manso. 

repartimiento de indios y propuso la sustitución de éstos 
por esclavos africanos para hacer los trabajos. Ya se 



78 HISTORIA DE PUERTO RICO 

habían llevado esclavos a Santo Domingo y con el tiempo 
fueron introducidos en Puerto Rico. 

El primer obispo de Puerto Rico fué Alonso Manso, 
quien más tarde también ocupó el cargo de Inquisidor 
general de las Indias. 

La capital de Puerto Rico fué trasladada de Caparra 
a su asiento actual, quedando oficialmente instalada en 
1 52 1. Ponce de León hizo una nueva expedición a la 
Florida en 1521 donde fué herido, y murió en Cuba en 
aquel mismo año. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios "escritos. Juan Ponce de León: Cambios 
Administrativos, i. Ponce entrega el gobierno a Cerón. 2. Ponce 
descubre a la Florida. 3. Primer consejo municipal. 4. Fundación de 
San Germán. 5. Persecución de los indios. 6. Fundación y destruc- 
ción de Santiago. 7. Nueva guerra contra los indios. S. Nuevos 
honores para Ponce de León. 9. La división de Puerto Rico en dos 
partidos. 10. Bartolomé de Las Casas. 11. La trata africana. 12. 
El primer obispo de Puerto Rico. 13. Fundación de San Juan, la 
actual capital. 14. Última expedición de Ponce de León. 15. Muerte 
de Ponce. 

Estudio en el mapa. 1. Trácese la ruta seguida por Ponce de León 
en su viaje a la Florida. 2. Búsquese en el mapa el sitio probable 
donde se fundó la primitiva población de San Germán. 3. Búsquese 
el sitio probable donde se fundó la población de Santiago. 4. Búsquense 
las islas de Vieques, Santa Cruz, Dominica y Guadalupe. 5. Hágase 
la división territorial en los partidos de Puerto Rico y de San Germán 
como lo hizo Ponce de León. 

Preguntas y ejercicios. 1. ¿ Por qué el rey Fernando mandó a 
Ponce de León que entregara el gobierno a Juan Cerón ? 2. ¿ Dónde 
está la isla de Biminí ? 3. ¿ Cuál era el motivo más poderoso para* 
inducir a Ponce de León a hacer un nuevo viaje de descubrimiento,* 
la fuente de la juventud o las noticias de nuevas riquezas ? 4. ¿ Qué 
significación tenía el escudo de armas para la ciudad de San Juan 
Bautista ? 5. ¿ Agradó a los colonos establecidos en Puerto Rico la 
venta de indios para beneficio del tesoro real ? 6. ¿ Por qué visitó 
Diego Colón a Puerto Rico personalmente en 15 14 ? ¿ Qué motivos 
tenía para fundar una nueva población en la costa oriental ? 7. ¿ Por 
qué el rey Fernando honró a Ponce de León con tantos títulos D ¿Qué 



JUAN PONCE DE LEÓN: CAMBIOS ADMINISTRATIVOS 79 

había hecho Ponce de León para merecer tantos favores del Rey? 
8. ¿ Qué opina Ud. de la división territorial en dos partidos, hecha por 
Ponce de León ? 9. ¿ Qué efecto tuvo la muerte del rey Fernando 
sobre el destino y prestigio de Juan Ponce de León ? 10. ¿ Qué opina 
Ud. del plan de Bartolomé de Las Casas de sustituir a los indios repar- 
tidos por esclavos negros ? ¿ Puede considerarse a Las Casas como 
un benefactor de la humanidad ? 11. ¿ Qué resultados trajo la intro- 
ducción de esclavos africanos en Puerto Rico y en la América en ge- 
neral ? 12. ¿ Qué se entiende por la Inquisición y el Santo Oficio ? 
13. ¿ Por qué los vecinos de Caparra pedían el traslado de la población ? 
i Por qué se opuso Ponce de León ? ¿ Fué bien escogido el nuevo 
asiento de la capital ? ¿ Por qué ? 14. ¿ Qué beneficios ha hecho 
Ponce de León a Puerto Rico ? ¿ Qué significación tiene Ponce de 
León en la Historia de Puerto Rico ? 



A LOS MAESTROS 

Los maestros de San Juan y poblaciones cercanas fácilmente pueden 
visitar con sus clases la estatua de Ponce de León y la Catedral donde 
yacen sus restos. Debe dedicarse una excursión escolar a este objeto 
y hacer que los alumnos copien las inscripciones que se hallan en la 
estatua y en el sarcófago de la Catedral. Si no es posible, llevar toda 
la clase, en los pueblos limítrofes, sería conveniente enviar una comi- 
sión de alumnos para rendir un informe de su excursión a sus compa- 
ñeros. 



CAPÍTULO VI 

DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA: 
DECADENCIA Y DESASTRES 

i. La epidemia de viruelas. Durante el siglo diez y 
seis el progreso de Puerto Rico fué muy lento. La 
colonia encontró muchas dificultades y obstáculos para 
su pronto desarrollo. 

Entre las primeras calamidades públicas que azotaron 
a Puerto Rico figura una epidemia de viruelas. Esta 
enfermedad fué introducida en Santo Domingo en 1518 
por medio de esclavos africanos. El año siguiente se 
comunicó a Puerto Rico causando grandes estragos par- 
ticularmente entre los indígenas. 

El número de indios fué reducido a una tercera parte. 
Otras enfermedades causaron mucho daño entre los 
españoles. 

Otras de las calamidades que retardaron el crecimiento 
de la colonia fueron los ciclones. 

2. Los ciclones o huracanes causan grandes daños. 
De cuando en cuando los ciclones han causado grandes 
estragos en Puerto Rico. El primero de que se tiene 
noticia ocurrió en 15 15 ; otro en 1527. Tres más azotaron 
la isla en 1530, produciendo mucha miseria entre los 
habitantes. En una comunicación dirigida al re}?- el 8 de 
septiembre de 1530 dice el gobernador Francisco Manuel 
de Lando: "De mes y medio á esta parte ha habido en 
esta isla tres tormentas de agua y viento que han des- 
truido todas las labranzas, ahogado muchos ganados y 
puesto en gran necesidad y hambre de pan. En esta 

So 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 



81 



ciudad derribó la mitad de las casas por el suelo, de las 
otras, la mejor librada quedó sin una teja. En campo y 
minas no dejó casa que no derribó. Sucedieron en 26 de 
julio, 23 y 31 de Agosto. Todos han quedado pobres y 
con pensamiento de se ir." 

La isla fué devastada de nuevo por tres ciclones conse- 
cutivos en 1537. Éstos causaron aun mayores daños que 
los de 1530. 

Los caribes de otras islas también sintieron los efectos 
de los huracanes. Hicieron asaltos en las costas, en 
busca de víveres, y para hacer la guerra a los españoles. 

3. Los caribes hacen incursiones en Puerto Rico. A 
los caribes de las islas del Barlovento se habían unido 
muchos indios boriqueños. 

Ponce de León había tratado de imponer un castigo a 
los caribes de Guadalupe, pero sin éxito. Esto ayudó a 
envalentonarlos contra los españoles. 

En 1520 desembarcaron unos caribes en el río Humacao, 
matando unos cuantos españoles y llevando cautivos a 
cincuenta indios. 



En 1529 su osadía ha- 
bía aumentado a tal 
grado que trataron de 
asaltar la misma capital. 
Franquearon el puerto 
de noche en ocho pira- 
guas, llegando hasta la 
desembocadura del río 
Bayamón. Se apo- 
deraron de una barca y mataron a tres negros que trataron 
de salvarse a nado. Se retiraron del puerto después de 
la salida del sol, sin hacer caso de los tiros que les dis- 
pararon desde la ciudad. 




De Benzoni, 1572 
INDIOS CARIBES EN SU CANOA 



82 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En 1530, los funcionarios de Puerto Rico dieron cuenta 
a la Corona de otro asalto. Por este escrito se puede 
apreciar el peligro y terror de los habitantes. Dice así: 
"El domingo pasado, 23 del presente, vinieron á esta isla 
once canoas de Caribes en que podrían venir 500, dieron 
en cierta parte poblada de haciendas de labranzas de esta 
Ciudad donde mejor oro se halla en esta isla que se dice 
el Daguao é minas de Llaguello, é saquearon una hacienda 
de Cristóbal Guzmán, vecino principal de esta. Matá- 
ronle con ciertos cristianos blancos, negros é indios é 
ciertos perros bravos é caballos que tenian aparejados 
para defensa. Quemáronlos á todos con las casas é hi- 
cieron muchas crueldades en cristianos, negros é indios. 
Llevaron presos 25 negros é indios para los comer 
según su costumbre. Témese vengan sobre esta Ciudad 
indefensa, con más pujanza: tal es el temor, que las mu- 
jeres y niños no osan dormir en sus casas y se van a la 
Iglesia y monasterio por ser edificio de piedra. Los 
hombres velamos ciudad y caminos, sin poder entender 
en haciendas." 

La orden religiosa de franciscanos había establecido 
una ranchería en Aguada. Fué asaltada de noche por 
los caribes, que incendiaron el caserío y mataron a cinco 
de los religiosos. 

El pánico que reinó entre los habitantes de Puerto Rico 
no fué motivado sólo por el peligro de los caribes sino por 
el de los franceses. 

4. Los franceses destruyen a San Germán. Carlos I 
de España fué electo emperador de Alemania con el 
título de Carlos V. Francisco I, rey de Francia, también 
aspiraba al trono alemán. Esta rivalidad había dado 
lugar a guerras sangrientas. Las colonias españolas 
también sufrieron las consecuencias. 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 83 

En 1528 los franceses echaron a pique una carabela 
española frente al Cabo Rojo. Luego saquearon e in- 
cendiaron el pueblo de San Germán en la playa de 
Añasco. 

La destrucción de San Germán produjo alarma grande 
no sólo en Puerto Rico sino en Santo Domingo. 

5. Estado indefenso de Puerto Rico. En 1 5 2 7 un barco 
inglés, la primera nave extranjera que visitó las Antillas, 
se acercó a San Juan y a Santo Domingo. 

Las autoridades y vecinos de San Juan habían pedido 
repetidas veces medios de defensa. San Juan no tenía 
fuerte alguno, y hacían falta naves para poder hacer 
expediciones contra los caribes. 

Dijeron los funcionarios en un escrito dirigido a la 
Corona: "Insistimos en que se armen dos bergantines, 
como lo proveyó el Rey católico, y así en doce años no 
osarán venir Caribes; y hágase fortaleza en este puerto, 
o se despoblará la isla. El Gobernador y los oficiales 
conocen la necesidad, pero no pueden gastar sin expreso 
mandado." 

6. Medidas de defensa. Por fin en 1532 se enviaron 
dos bergantines en piezas, desde Sevilla, pero no pudieron 
aprovecharse todas las maderas. 

En 1534 se construyeron bergantines con los recursos 
destinados para la fortaleza. 

Al mismo tiempo informó el gobernador Lando: "De 
los Caribes de Guadalupe y la Dominica recibimos mil 
daños. Cada año vienen a hacer sus saltos. Aunque 
tan necesitada la ciudad, ha gastado 4,000 pesos en hacer 
armada contra ellos, en que enviamos 130 hombres. Por 
mas que se les dañe no se atajará el mal hasta que V. M. 
mande poblar dichas islas. De lo cual vendría mucho 
bien a V. M. y á la isla y su comercio. Así tal vez no 



8 4 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



pensarían en irse los vecinos, que venderían bien sus 
ganados y mantenimientos." 

Se envió una expedición a Dominica en mayo de 1534. 
Los españoles incendiaron unas 16 aldeas, mataron muchos 
caribes y cautivaron otros más. Destruyeron diez pira- 
guas y veinte canoas. 

Sin embargo, los caribes no fueron dominados por com- 
pleto. En 1565 saquearon el pueblo de Guadianilla 
(Guayanilla) . 

El gobernador Bahamonde de Lugo organizó una 
fuerza armada para castigarlos. Cayó sobre ellos en el río 




CASA BLANCA, RESIDENCIA SOLARIEGA DE LA FAMILIA PONCE DE LEÓN 

El primitivo edificio fué construido pm García Troche en 1523, dos años después de la 
muerte de Juan Ponce de León. Pasó al estado en 1779. 

Guarnan!. Aunque los caribes fueron derrotados, y los 
cautivos hechos en Guadianilla recobrados, murieron al- 
gunos españoles. El mismo gobernador resultó herido 
en el combate. 

La población de Loíza fué destruida por segunda vez en 
1582. 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 



85 



A principios del siglo diez y siete las islas del Barlovento 
fueron ocupadas poco a poco por los corsarios ingleses y 
franceses. Con el tiempo los caribes fueron sometidos 
y cesó su amenaza para Puerto Rico. 

7. Construcción de las fortificaciones. En 1529 se 
había autorizado la construcción de una fortaleza en San 




De una antigua es 
LA FORTALEZA HACIA FINES DEL SIGLO XVI. 

El primitivo edificio fué construido de 1533 a 1540. 

Juan, pero fué necesario aguardar la recaudación del 
impuesto para este fin. Entre tanto se hizo el fortín 
de Casa Blanca de madera, y era donde se guardaba algún 
armamento. 

No se echaron los cimientos de la primitiva fortaleza 
hasta 1533. Parece que no se terminó su construcción 
hasta 1540. Consistía la fortaleza, hecha de piedra de 
sillería, de una pequeña torre almenada y fué construida 
en un sitio que, como dijo Oviedo, "aunque la edi- 
ficaron ciegos, no la pudieron poner en parte tan sin 
provecho." 

La primitiva fortaleza forma parte del edificio hoy 
denominado "Government House" y al cual los españoles 
llamaron "La Fortaleza." La última reconstrucción de 



86 HISTORIA DE PUERTO RICO 

este edificio, que todavía sirve de residencia del gober- 
nador, se hizo en 1846. 

El primer crédito para el Castillo del Morro, situado 
en la entrada del puerto, fué dispuesto en 1539. La 
construcción del fuerte no se llevó a cabo hasta 
mucho más tarde. En 1541 el tesorero se queja de que 
las armas para la fortaleza no han llegado. En 1555 el 
gobernador informa que se han colocado ocho piezas de 
bronce en el Morro. Lenta fué la construcción de las 
primeras defensas de la ciudad. 

Dice el historiador Brau: "Los negros esclavos adqui- 
ridos cincuenta años antes para auxiliar las obras públicas, 
habían muerto casi todos de vejez . . . . "* 

El campo del Morro no fué dispuesto hasta 1584. 

De 1599 a 1620 se levantaron las defensas del Boquerón, 
del Cañuelo y las ampliaciones del Morro ; y se construyó 
de piedra el Puente de San Antonio con un castillejo del 
mismo nombre para defenderlo. 

8. Instalación definitiva de la villa de San Germán. 
La primitiva San Germán fundada en la playa de Añasco 
fué incendiada por los franceses en 1528. La población 
fué reconstruida. Las obras de la fortaleza que se habían 
autorizado en 1540 fueron suspendidas. En 1543 la pobla- 
ción fué destruida de nuevo por los franceses. Los vecinos 
se negaron a levantarla sin garantías para su defensa. 

En 1556 se instaló una población cerca de la bahía de 
Guadianilla (Guay anilla) bajo el nombre oficial de Villa 
de Santa María de Guadianilla. Fué asaltada por los 
indios caribes en 1565. Más tarde fué saqueada por los 
franceses, que redujeron la población a cenizas. 

La Nueva Salamanca, hoy San Germán, fué establecida 
en su asiento actual de 1570 a 1573 por Francisco de 

*Historia de Puerto Rico, D. Appleto.i y Cía., 1904, p. 97. 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 87 

Solís, con los despojos de Santa María de Guadianilla 
y del viejo San Germán. No todos los vecinos estaban 
conformes con el traslado, pero en 1573 se determinó 
por orden real que no se podía cambiar la población a 
otro sitio. 

En 1576 la Nueva Salamanca fué víctima de los corsa- 
rios franceses. Sin embargo, los vecinos lograron reunirse 
en las estancias y derrotar a los invasores, rescatando las 
cautivas que se habían llevado. 

9. Cambios en el gobierno. El almirante Diego 
Colón, gobernador de las Indias, murió en 1526. Su hijo 
Luis era menor de edad y por lo tanto el gobierno fué 
encomendado a Don Sebastián Ramírez de Fuenleal, 
obispo de Santo Domingo. 

10. Perturbaciones causadas por Sedeño. En Puerto 
Rico la administración sufría de ciertos desórdenes 
fomentados por algunos funcionarios públicos, especial- 
mente por el contador Antonio Sedeño. Este funcionario 
ambicioso, audaz y poco escrupuloso, causó muchas dis- 
cordias en la administración de Puerto Rico. 

El contador Sedeño gozó del favor de Ponce de León, 
pero más de una vez los anales de Puerto Rico le presentan 
en la cárcel. En 1521 escribió el Juez de Cuentas al 
Emperador: "Hallé presos al Contador Sedeño y al 
Veedor por deudas a V. M. Del Contador dicen que ha 
metido mucho la mano en la hacienda, y es quien albo- 
rota la Isla y fomenta los bandos." 

En 1 53 1 fué acusado de haber traído como esclavos 
indios libres de la Trinidad. El año siguiente marchó a 
poblar dicha isla dejando frente a la contaduría de San 
Juan a su teniente. 

11. El gobierno de los alcaldes. En el año 1537 se 
dispuso por Real Cédula un cambio radical. En vez de 



88 HISTORIA DE PUERTO RICO 

los tenientes" del Almirante en Santo Domingo que hasta 
entonces habían gobernado a Puerto Rico, quedaban al 
frente de la administración los alcaldes ordinarios elegidos 
por los regidores. Estos alcaldes gobernaban solamente 
un año. No podían ser reelectas las mismas personas 
hasta después de dos años de haber cumplido su término. 
Existían opiniones contrarias acerca de si el gobernador 
debía ser vecino de la isla o no. La Fuente lamenta los 
males que traerá la nueva forma de gobierno en estas 
palabras: "Viene cédula que no haya mas Teniente de 
Gobernador por el Almirante. Si de todo han de conocer 
los Alcaldes ordinarios, será esto una behetría entre com- 
padres. Unos pocos lo mandan todo, y siempre serán 
los Alcaldes hechuras suyas." 

12. Ordenanza sobre pastos, montes y aguas. En 
1 541 se implantó una ordenanza general sobre el uso 
común de los pastos, montes y aguas, la cual dio lugar 
a muchas disensiones. Desde un principio las aguas y los 
montes fueron considerados como bienes públicos y su uso. 
había sido común, pero no resultó así con los pastos. 
Estos terrenos eran de propiedad particular en virtud de 
concesiones hechas por la Corona. Ya habían sido otor- 
gados por caballerías de tierra y con sus límites. 

Bien se ve la dificultad de dedicar los pastos al uso 
común. Los pobladores se dividieron de nuevo en dos 
bandos, los que poseían los terrenos de pasto y la clase 
pobre que deseaba su uso. Continuaban los disturbios, 
las protestas y los escándalos, hasta que cayó, en 1544, el 
sistema por el cual los alcaldes eran gobernadores. 

13. Asuntos eclesiásticos. En 1540 Rodrigo de Bas- 
tidas fué nombrado Obispo de Puerto Rico. Prestó 
servicios importantes a la administración y dio informes 
a la Corona del estado moral y económico de Puerto Rico. 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 89 

Hizo reconstruir la Catedral que halló en ruinas y a la 
cual se refiere como "una pobrecita iglesia." 

Inmediatamente después del traslado de la capital la 
orden religiosa de dominicos empezó la construcción de 
un monasterio. Los padres dominicos habían adquirido 
gran influencia sobre el obispo Manso obteniendo de él 
muchos privilegios. El obispo Bastidas los trató con 
menos parcialidad y les exigió el pago de los diezmos de 
sus granjas agrícolas. 

En 1548 dio el siguiente informe acerca de los domi- 
nicos: "Hay en esta ciudad un monasterio de Dominicos 
de grandor bastante para un pueblo de dos mil vecinos, 
con muchos frailes y para lo sustentar toman mancebos 
e isleños que antes nos inquietan que ayudan. Edifi- 
caron en la prosperidad de la isla. Tienen estancias, 
vacas, ganados, negros é indios y ahora quieren hacer 
ingenios de caballos. Entre tanto sé que piden limosna 
a V. M. para acabar su iglesia. Mejor fuera que ven- 
dieran las grangerías y se les obligase a vivir en la pobreza 
y observancia." 

Parte del tiempo que duró su obispado lo pasó Bastidas 
en Santo Domingo velando por sus intereses particulares. 
Con el tiempo el rey le ordenó que regresara a Puerto 
Rico para atender mejor a su cometido. Bastidas pre- 
sentó su renuncia en 1567. 

14. El número de indios decrece rápidamente: Su 
libertad. La emigración de indios boriqueños a otras 
islas, la epidemia de viruelas y muy especialmente los 
trabajos forzados en las minas habían causado un rápido 
decrecimiento en el número de indígenas. 

En 1 53 1 existían 1,148 indios esclavos y repartidos. 
La propaganda de Las Casas en favor de la libertad de 
los indios no tuvo efecto inmediato. 



9 o HISTORIA DE PUERTO RICO 

En 1542 Carlos V decretó la libertad de los indios. 
Esta orden fué puesta en vigor en 1544 por el nuevo obispo 
Bastidas, quien encontró sólo sesenta indios. Más tarde 
se hallaron muchos más en las fincas rurales confundidos 
con esclavos negros. Todos recobraron su libertad con el 
tiempo. Los restos de esta raza se internaron en la se- 
rranía que aun hoy se llama la Indiera. 

Dice Brau que en 1777 "los indios, de todas edades y 
sexos, no cruzados aun con las otras dos razas, alcanzaron 
una totalidad individual de 1756. Esta cifra se elevó 
á 2302 en el censo de 1787, pero quedó limitada sola- 
mente á 2312 en el año 1797." 

15. Decadencia en la vida económica del pueblo. El 
informe estadístico presentado por el gobernador Lando 
en 1 53 1 demuestra el corto número de habitantes. Exis- 
tían según este informe 57 españoles casados con blancas, 
14 casados con indias y 298 españoles solteros. Había 
473 indios repartidos, 675 indios esclavos, y 1,523 negros 
esclavos. De éstos 1,168 eran varones y 355 hembras. 
Este informe no abarca a los hijos y familiares de los 
colonos. Se ve, pues, que lo que necesitaba la colonia 
para su progreso era mayor número de españoles con 
familias establecidas. 

La ruina causada por los ciclones, por las incursiones 
de los caribes, por la merma en el número de indios indí- 
genas, y por la compra de negros esclavos a crédito llegó 
a ser una verdadera crisis para la colonia. 

La situación económica de los colonos empeoró por los 
abusos de los prestamistas y usureros. Estos despojaron 
a muchos colonos de sus bienes, especialmente con los 
préstamos hechos sobre cosechas. 

El descubrimiento del Perú con sus inmensas riquezas 
despertó el deseo de muchos colonos de marcharse a ese 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 91 

país. El gobernador Lando dictó terribles penas para con- 
tener la emigración. Dice en un escrito dirigido al Empe- 
rador en 1534: "Con mi ida a San Germán sosegóse la 
gente alborotada por irse al Perú. Están muy fatigados 
de deudas, especialmente de negros que han tomado 
fiados. Han sacado poco oro, han caido los plazos; de 
ahi ejecuciones y mal venderlos por tres el que costó diez; 
muchos huidos por montes. 

"Muchos locos con las nuevas del Perú han marchado 
secretamente por muchos portezuelos distantes de las 
poblaciones. Los que quedan, el más arraigado no habla 
sino 'Dios me lleve al Perú'. Noche y día ando velando 
porque ninguno se marche y no aseguro que contendré la 
gente." 

16. Las minas de oro se agotan. El gobernador Lando 
tenía razón. Era poco el oro producido y en 1536 las 
minas de este metal podían considerarse casi agotadas. 
La explotación se abandonó en absoluto allá por el año 
1570. 

La producción total de oro en Puerto Rico desde 1509 
a 1536 ha sido calculada en unos $4,000,000. Esta canti- 
dad, que representa el producto de veintisiete años, es 
sumamente reducida comparada con el producto de la 
caña de azúcar de un solo año en la actualidad. 

17. Introducción de la caña de azúcar. Cristóbal Colón 
había llevado la caña de azúcar a Santo Domingo en su 
segundo viaje y de allí fué introducida en Puerto Rico. 

El primer ingenio de azúcar parece que fué instalado 
en 1523 por Tomás de Castellón en las bajuras de Añasco. 

En 1533 se enviaron 952 arrobas de azúcar a Sevilla 
como tributo de tres ingenios. 

En 1536 el tesorero real fué autorizado a prestar hasta 
4,000 pesos para fundar cuatro ingenios. 



92 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El primer trapiche hidráulico se construyó en la actual 
jurisdicción de Bayamón en 1548 por Gregorio Santolaya. 
El gobierno ayudó al establecimiento de la industria por 
medio de empréstitos. 

Dice la Real Cédula: "Este préstamo se garantizará 
con los propios ingenios, los cuales se 
destinarán á moler toda la caña de azúcar 
que cultivasen los vecinos, no cobrán- 
doseles á éstos por la molienda mas que 
la mitad del azúcar producido por dichas 
cañas." 

18. Fundación de Coamo y Arecibo. 
Había en las riberas del Coamo unas 
veinte familias diseminadas. El obispo 
Fray Diego de Salamanca trató de 
agruparlas en una población, pero el 
gobernador no tomó interés alguno en 
su propósito. 

En 1579, por Real Cédula, se procedió 
a la construcción del nuevo pueblo con 
el nombre de San Blas de Illescas, hoy 
Coamo. Esta jurisdicción abarcó el territorio ntre lose 
ríos Jacaguas y Guayama. 

Arecibo comenzó su existencia como aldehuela o ribera 
por el año 1570. 

19. Estado general de Puerto Rico hacia fines del 
siglo XVI. Existen pocos documentos fidedignos que 
den ideas exactas acerca de la historia de Puerto Rico 
durante la segunda mitad del siglo diez y seis. 

El presbítero Juan Ponce de León, nieto del conquis- 
tador y primer gobernador, preparó en unión del bachiller 
Santa Clara, una memoria y descripción en 1582 por orden 
del gobernador Melgarejo para el rey Felipe II. Fué el 




LA CAÑA DE AZÚCAR 

La llevó colón a la española 

en su segundo viaje. 

Desde allí se introdujo 

en Puerto Rico 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 



93 



primer cronista puertorriqueño y legó datos importantes 
a la posteridad. 

Habían pasado noventa años desde el descubrimiento 
de la isla por Colón. Sin embargo, ésta contaba con muy 




PRIMITIVO TRAPICHE DE AZÚCAR 



corto número de habitantes. Existían solamente dos 
poblaciones de consideración, San Juan y San Germán. 
Coamo y Arecibo eran aldeas. La capital tenía sólo 
170 vecinos o jefes de familia y catorce clérigos. San 
Germán había sufrido mucho antes de establecerse 
definitivamente en las lomas de Santa Marta. Coamo 
tenía unas veinte familias y Arecibo diez. Algunos 
vecinos españoles se habían establecido en las riberas de 
los ríos Bayamón, Toa, Jacaguas y Loíza. La parte 
oriental de la isla estaba completamente despoblada. El 
número de habitantes blancos, al fin del siglo, no pasaba 
de 2500. 

Los productos principales eran el casabe, el maíz, el 
azúcar, el jengibre y las frutas. Abundaba el ganado, 
tanto doméstico como del monte, y se exportaban muchos 
cueros. 



94 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El canónigo Diego Lorenzo introdujo las palmas de 
coco de las Islas del Cabo Verde, y trajo también las 
gallinas de Guinea. 

La industria principal en aquella época era la produc- 
ción de azúcar, aunque más tarde decayó. Se habían 
establecido once ingenios o trapiches. En el río Bayamón 
había cuatro ; en el Toa, tres ; en el Loíza, tres ; y en Capa- 
rra uno. Dice el cronista que esta industria "es la que 
el dia de hoy sustenta toda la isla, y á causa della no está 

despoblada de todo punto ; 
hazense en estos dichos 
once yngenios cada año 
quince mil arrobas de 
azúcar, poco más o menos, 
y cierto harían cincuenta 
mili arrobas y más si 
tuviera cada yngenio cien 
negros." 

La Capital estaba de- 
fendida por doce piezas 
de artillería en la Fortaleza 
y seis en el Morro. 

20. Resumen. Durante 
el siglo XVI el progreso 
de Puerto Rico fué muy 
lento. Sufrió mucho a 
causa de los ciclones, de 
los ataques de caribes y 
franceses y de las disen- 
siones entre los colonos. 
El estado de las defensas fué muy pobre y la construcción 
de fortificaciones y de las murallas de la ciudad tardó 
mucho. 




LA PALMA DE COCO 

Fué introducida en Puerto Rico de las Islas 

del Cabo Verde por el canónigo Diego 

de Lorenzo 



DESARROLLO LENTO DE LA COLONIA 95 

El número de indios decreció rápidamente. Las 
minas de oro se agotaron. Se montaron once ingenios o 
trapiches para hacer azúcar. 

En todo ese siglo se fundaron solamente dos pobla- 
ciones: San Juan y San Germán. Coamo y Arecibo ya 
tenían principio como aldeas. 

La parte oriental de Puerto Rico estaba completamente 
despoblada a fines del siglo. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Los ciclones o huracanes. 
2. Incursiones de los caribes. 3. Medidas de defensa. 4. Construc- 
ción de fortificaciones. 5. Fundación de San Germán; traslado e 
instalación definitiva. 6. La ley sobre pastos, montes y aguas. 7. 
Causas de la pobreza del pueblo. 8 . Introducción de la caña de azúcar. 

Estudio en el mapa. 1. Búsquense las islas donde vivían los cari- 
bes. 2. Indíquense los sitios donde se fundó el primitivo pueblo 
de San Germán, y dónde se instaló definitivamente. 3. Búsquense 
los lugares donde se montaron los primeros ingenios o trapiches de 
azúcar. 

Preguntas y ejercicios. 1. ¿ Por qué se murió mayor proporción 
de indios que de españoles de la viruela ? 2. ¿ Qué efecto tuvieron 
los ciclones sobre las incursiones de los caribes ? 3. ¿ Por qué no se 
procedió con mayor prontitud en la construcción de las fortificaciones ? 
4. i Por qué los colonos querían dejar a Puerto Rico para ir al 
Perú ? 5. ¿ Por qué no dio buen resultado el gobierno de los alcaldes ? 
6. ¿ Por qué causó disensiones entre los vecinos la ley de pastos, 
montes y aguas ? 7. ¿ Por qué decreció tan rápidamente el número de 
indios ? 8. ¿ Qué producto fué de mayor beneficio, el oro o la caña de 
azúcar ? o. ¿ Por qué se montaron los trapiches o ingenios de azúcar 
en los sitios indicados ? 10. ¿ Por qué no se pobló la parte oriental de 
Puerto Rico? 



CAPÍTULO VII 

LOS EUROPEOS HACEN EXPLORACIONES Y 

ESTABLECEN COLONIAS EN EL 

NUEVO MUNDO 

i. La historia de Puerto Rico. Puerto Rico forma 
parte muy pequeña del Nuevo Mundo descubierto por 
Colón. Asimismo la historia de Puerto Rico constituye 
solamente una pequeña parte de la historia de América, 
que abarca hoy muchos países diferentes, entre ellos el 
más importante. Estados Unidos de Norte América. 

Para poder comprender mejor la historia de Puerto 
Rico es necesario estudiar algo acerca de las explora- 
ciones que hicieron los europeos en otras partes de América 
asi como de las colonias que fundaron. 

2. Los españoles tomaron parte principal en las explo- 
raciones. A España pertenece la gloria del descubri- 
miento del Nuevo Mundo. Sus reyes proporcionaron a 
Colón los medios para emprender el viaje en busca de una 
ruta mercantil navegando hacia el oeste, lo que dio por 
resultado su llegada a América. 

En su tercer viaje en 1408 Colón llegó a las costas del 
continente de Sud América. 

Vicente Yáñez Pinzón, el compañero de Colón en su 
primer viaje, y el mismo que visitó a Puerto Rico, arribó 
a las costas del Brasil en 1500 y descubrió al Amazonas. 
En este mismo año, el navegante Cabral vino al Brasil, y 
tomó posesión del país en nombre del rey de Portugal. 

3. Motivo por qué el Nuevo Mundo se llama América. 
El año anterior, o sea en 1490. las costas de Venezuela 

96 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 97 

fueron exploradas por Alonzo de Ojeda, acompañado de 
Amerigo Vespucci. Era éste un astrónomo y comer- 
ciante italiano establecido en Cádiz. Ayudó a equipar la 
tercera expedición de Colón, y tuvo vivos deseos de hacer 
navegaciones. 

En 1 50 1 hizo un notable viaje de exploración al servicio 
del rey de Portugal, navegando hacia el sur un gran trecho 
a lo largo de la eosta de Sud América. Llegó a creer que 
la América no era una isla sino un nuevo continente. 
Escribió una descripción de su viaje y así dio a conocer 
las tierras exploradas por él. 

Un geógrafo alemán, creyendo que Amerigo Vespucci 
había sido el verdadero descubridor, le puso el nombre 
de América al nuevo continente. Por costumbre se 
siguió llamándose así, cuando en realidad debería llamarse 
Colombia. Los mapas contribuyeron a este error. 

4. Colonización de Santo Domingo. En su primer 
viaje Colón había descubierto las islas de Cuba y Santo 
Domingo. En esta última, construyó un pequeño fuerte 
llamado La Navidad y dejó unos cuarenta hombres de 
su tripulación. 

En su segundo viaje en 1493, halló Colón que el Fortín 
de La Navidad había sido destruido y muertos por los 
indios los españoles que dejó allí. 

En la costa norte Colón estableció la primera población 
en el Nuevo Mundo, a la cual puso el nombre de Isabela, 
en honor a la reina, su protectora. 

Su hermano Bartolomé Colón fundó en 1496 la pobla- 
ción de Nueva Isabela que hoy lleva el nombre de Santo 
Domingo. 

Los principales caciques indios se unieron para hacer 
la guerra a los españoles. Los indios fueron derrotados 
en una gran batalla eñ 1495, y el cacique Caonabo fué 



98 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



preso. Muchos indios huyeron a los montes, pero con 
el tiempo la isla fué conquistada y los indios repartidos 
entre los colonos españoles. 

En 1502 fué nombrado gobernador de Santo Domingo, 
Nicolás de Ovando. Éste terminó la conquista, adelantó 




EL ALCÁZAR DE DIEGO COLON, SANTO DOMINGO 

la construcción de Santo Domingo, la capital de la isla, 
y concertó con Ponce de León la exploración y colonización 
de Puerto Rico. 

En 1509 Diego Colón, hijo del gran descubridor, ocupó 
el cargo de gobernador y mantuvo una corte brillante 
hasta que se retiró a España en 1524, donde falleció. 

Las industrias principales fueron la explotación de las 
minas de oro y el cultivo de la caña de azúcar. 

Santo Domingo llegó a su auge como colonia unos 
cuarenta años después de su descubrimiento. Con la 
desaparición de los indígenas, decayó la explotación de 
las minas. La grandeza y riqueza de las tierras descu- 
biertas en Tierra Firme atrajeron a los colonos a aquellos 
nuevos países. 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 99 

Entre los primeros gobernadores se distinguió Alonso 
de Fuenmayor, obispo de Santo Domingo y La Vega, y 
más tarde nombrado primer arzobispo de Santo Domingo. 

Terminó la catedral y construyó las murallas y for- 
tificaciones de la capital. 

La ciudad de Santo Domingo fué saqueada por el 
corsario inglés Francisco Drake, en 1586. 

Más tarde la isla sufrió mucho a causa de los buca- 
neros y filibusteros ingleses, franceses y holandeses, y 
como resultado de las guerras entre estas naciones, y de 
las guerras civiles entre sus propios habitantes. 

5. Colonización de Cuba. Colón descubrió a Cuba en 
su primer viaje. En el segundo descubrió a Jamaica y 
reconoció a Cuba sin llegar a bojearla. En 1506 el mismo 
Nicolás de Ovando, gobernador de Santo Domingo, 
mandó a Sebastián de Ocampo a reconocer a Cuba. 
Éste informó que era isla, pues la bojeó por completo. 

En Santo Domingo se había distinguido en la supresión 
de una rebelión de los indígenas, Juan Ponce de León, el 
primer explorador y conquistador de Puerto Rico. 

Otro español, llamado Diego Velázquez, había prestado 
buenos servicios subyugando a los indios dominicanos 
que se rebelaron bajo las órdenes de la cacica Anacaona. 

En 15 1 1 Diego Colón, gobernador de Santo Domingo, 
mandó a Diego Velázquez a colonizar a Cuba. 

Velázquez y los suyos sometieron a los indios indígenas 
a la fuerza, tal como habían hecho los españoles en Santo 
Domingo y Puerto Rico. 

Fundó Velázquez siete poblaciones: Baracoa, en 15 12; 
Bayonco en 15 13; Trinidad, Santi-Spíritus y Camagüey, 
en 1 5 14; y a Santiago y la Habana en 151 5. 

Los españoles se dedicaban a la explotación de las 
minas, a la ganadería y a la agricultura. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Importaron esclavos negros como se había hecho en 
Santo Domingo y Puerto Rico. 

Cuba, igual que Santo Domingo y Puerto Rico, sufrió 
mucho de los corsarios y piratas y de los ataques de 
ingleses y holandeses. 

Cuba, como Santo Domingo, sirvió de base para expe- 
diciones hacia diversas regiones desconocidas de América. 
Prancisco Hernández de Córdoba llegó a Yucatán, 
pero, derrotado por los indios, volvió a Cuba. 

Juan de Grijalba exploró la península de Yucatán y 
recorrió las costas de Méjico. 

6. Hernán Cortés conquista a Méjico. Diego Veláz- 

quez envió otra expedición 
a Méjico al mando de 
Hernán Cortés, alcalde de 
Santiago. 

Fué Cortés uno de los 
conquistadores españoles 
más valerosos, y que supo 
vencer todas las dificulta- 
des que se le presentaron. 
Llegó a Méjico en 15 19 
y fundó la población de 
Vera Cruz. 

Méjico estaba habitado 
por los aztecas, indios que 
habían adelantado bastante 
en su modo de vivir. Su 
gobernante se llamaba Moctezuma y su capital era una 
ciudad grande y hermosa, llamada Méjico. Ocupaba el 
sitio de la actual capital de ese país. 

Cortés tenía un ejército de 450 hombres, quince caballos 
y seis pequeñas piezas de artillería. Para inspirar en sus 




HERNÁN CORTÉS, CONQUISTADOR lili MÉJICO 

De un retrato por Peale 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 101 

soldados el deseo de luchar contra los indios, les pri 
de los medio di ar a Cuba, mandando pegar fuego 

a lo barco en que habían venido. 

Moetezuma recibió bien a Cortés y a su gente en la 
ciudad de Méjico. Sin embargo, ' abía el peligro 



\ 



"ZZL 1 " 



9dí y i' ■'■ *£, 




CORTÉS ANTE MOCTEZUMA 

/'. un i umlro de J. Ortega en la Galería Nacional de San Cario:, Méjico 

que corrían los españoles y por lo tanto prendió a Moc- 
tezuma. 

A este suceso siguieron unas cuantas batallas, pero 
en tres años Cortés logró la conquista del gran imperio 
mejicano. Fué esta una de las empresas más famosas 
que realizaron los españoles en el Nuevo Mundo. 

7. Balboa descubre el Océano Pacífico. Colón per- 
sistió en la creencia de poder llegar al Japón y a la China, 
y en su cuarto viaje, arribó a las costas de la América 
Central y al istmo de Panamá. 

En el año 15 13 Vasco Núñez de Balboa llegó al istmo 
de Panamá con el propósito de explorar aquellas tierras. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




Cruzó el istmo y descubrió el Océano Pacífico, al cual puso 
el nombre de Mar del Sur. 

8. Magallanes hace nuevos descubrimientos. El rey 

rn s^ de España encargó 

a un navegante 
portugués llamado 
Magallanes el bus- 
car una ruta para ir 
a los países de Asia. 
Ma g all ane s 
cruzó el Atlántico, 
navegó por la costa 
de Sud América, 

CASA DE CORTÉS, COYOACÁN, MÉJICO , -i , •, 

paso el estrecho 
que hoy lleva su nombre y llegó así al gran océano que 
llamó el Pacífico. Fué el primer europeo que visitó las 
costas de Chile en 1520. Atravesó 
dichas aguas y llegó a descubrir, en 
1 52 1, las islas Filipinas. 

Magallanes murió a manos de los 
indígenas, y Juan Sebastián de Elcano 
llevó la expedición a su término. Re- 
gresó a España con uno de los cinco 
barcos que habían salido tres años antes. 
Había efectuado el primer viaje alre- 
dedor de la tierra, con lo que demostró 
también que América no formaba parte 
de Asia, sino que es un nuevo continente. 

9. La conquista del Perú por Fran- 
cisco Pizarro. Cuando Balboa cruzó 
por primera vez el istmo de Panamá, le 
acompañaba un soldado español tan intrépido y vale- 
roso como Cortés, el -conquistador de Méjico. Era 




GUATIMOZÍN 

Sobrino de Moctezuma y 

último de los emperadores 

indígenas de Méjico. 

De una estatua por 

Francisco Jiménez 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 



103 



Francisco Pizarro. Cuando se fundó la población de 
Panamá en 15 19, Pizarro fué uno de los 400 vecinos que 
recibieron tierras allí. 

A Panamá llegaron 
noticias de las grandes 
riquezas del Perú. En 
1524 Pizarro hizo una 
expedición a aquel país. 
Fracasó. 

Dos años más tarde 
emprendió otro viaje y 
llegó felizmente al 
Perú. Este país era 
habitado por unos in- 
dios llamados incas. 
Su jefe supremo se 
titulaba el Inca. Los 
incas poseían grandes riquezas. El Inca vivía en una ciu- 
dad maravillosa con hermosos palacios y templos. Por to- 
das partes abundaban el oro, la plata y finos paños de lana. 




FERNANDO MAGALLANES 

De un grabado por Fernando Selma, 1788 




RUTA DE LA EXPEDICIÓN DE MAGALLANES ALREDEDOR DEL MUNDO 

Pizarro volvió a Panamá y regresó a España para dar 
cuenta al rey del nuevo país tan maravilloso y pedir un 
ejército para conquistarlo. 



104 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El rey nombro a Pizarro capitán general del Perú y le 
encomendó su conquista. 

Pizarro llego al Perú en 1532 con un pequeño ejército 

de unos 2^0 hombres y 50 caballos. Mando a Hernando 




o 




P. K. 
LAS ANTILLAS * 







di Panamá ^>\ v • q 



O C E A X O 



PACIFICO 




V ^^ 



RUTAS DS IOS CONQUISTADORES CORTES Y PIZARRO 

de So: o con unos soldados a donde el Inca. Los indios 
teman mucho miedo a los caballos. Pizarro hizo prender al 
Inca, lo mismo que había hecho Con es en Méjico con 
Moctezuma. El Inca hizo traer oro y plata de todas 
partes de su imperio para comprar su libertad. Durante 



I.os EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 



[05 



:sk 



seis meses los indios cargaron graneles cantidades del 
precioso metal que tanto codiciaban Pizarro y su gente. 
Pero al fin, aunque el 

Inca había cumplido su 
oferta, Los españoles lo 
mataron. Todo el Perú 
fue ocupado. La con- 
quista del Perú es una 
de los mas interesantes 
episodios en la historia 
de America. 

10. Almagro hace una 
expedición a Chile. En 
la conquista de Perú 
Pizarro tuvo un com- 
pañero llamado Diego 
de Almagro. Éste salió 
en [535 hacia el sur, 
llegando a Chile, país 
que había sido visitado 
por Magallanes quince 
años antes. En 1540 otra expedición al mando de Pedro 
Valdivia exploró a Chile y dos años más tarde estableció a 
Santiago, la actual capital. 

11. Hernando de Soto descubre el río Misisipí. Otro 
compañero de Pizarro fué Hernando de Soto. Hizo 
fortuna en el Perú y regresó a España. Fué nombrado 
gobernador de Cuba. Se propuso explorar la Florida 
en busca de oro. 

Desembarcó en las costas de dicho país y con su 
ejército de 000 hombres y 225 caballos emprendió la 
marcha hacia el norte. Tuvo muchas batallas con los 
indios, que no se mostraron tan amigos de los españoles 




FRANCISCO PIZARRO 

De ¡tu grabado <n Itis obras del gran historiador, 
Herrera 



io6 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



como lo habían hecho los aztecas de Méjico y los incas 
del Peni. 

De Soto y su gente padecieron mucha hambre y frío. 
Recorrieron parte de las tierras que hoy forman la región 
meridional de los Estados Unidos. 

Después de un largo y fatigoso viaje llegó en 1541 al 
río Misisipí, la corriente de agua más grande en Norte 




EL INCA VA A HACER UNA VISITA A PIZARRO 

América. Poco después murió de Soto sin haber hallado 
las grandes riquezas de oro que buscaba. Su cadáver 
fué depositado en el Misisipí, que en el lenguaje indio, 
significa Padre de las Aguas. 

12. Menéndez funda a San Agustín. En 1565 un 
español llamado Menéndez fué a la costa oriental de la 
Florida, que había visitado Ponce de León más de cin- 
cuenta años antes. Construyó un castillo que formó el 
núcleo de una población llamada San Agustín. 

Es ésta la población más antigua establecida por los 
europeos en aquella parte de la América del Norte, 
llamada hoy Estados Unidos. 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 



107 




HERNANDO DE SOTO 



13. Exploraciones por los franceses. El rival más 
poderoso de España en la política de Europa era Francia. 
Los conquistadores españoles 
habían tomado posesión de las 
tierras exploradas por ellos en 
el nombre de su rey. 

Francisco I de Francia, el 
enemigo de Carlos V de Es- 
paña, fué el primero en opo- 
nerse a los españoles en el 
beneficio de las tierras explo- 
radas. 

Verrazano, navegante ita- 
liano al servicio de Fran- 
cia, había cogido dos barcos 
españoles, cargados de oro 
y plata, que Cortés envió de Méjico a España. 

En 1524 el rey de Francia mandó a Verrazano a hacer 
un viaje de exploración para buscar una ruta a las Indias 
por el noroeste. Verrazano exploró las costas de la 

América del Norte. 
Pocos años des- 
pués otro francés, 



llamado Cartier, re- 
conoció el río San 
Lorenzo y tomó po- 
sesión de las tierras 
en nombre del rey 
de Francia. 

Samuel de Cham- 
pla.in fué uno de los 
exploradores fran- 




DE SOTO DESCUBRE EL RIO MISISIP1 



ceses más célebres. 



io8 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Estableció las primeras colonias francesas en 
Mundo, la de Puerto c: ?>\ Real, en 1604, 
Quebec en 1608. 

Los franceses, como Colón, 
buscaban una nueva ruta a 
Indias u otro país tan rico como 
el Perú. No vieron realizada 
su esperanza. 

Se establecieron a lo largo del 
río San Lorenzo, de los Grandes 
Lagos de Norte América y del 
río Misisipí. 

En general mantuvieron 
buenas relaciones con los indios. 
En vez de buscar oro, se dedica- 
ban principalmente al tráfico de 
pieles con los indígenas. 



el 

y 



Nuevo 
la de 





WALTER RALEIGH 



JUAN CABOT Y SU HIJO SEBASTIAN 



14. Los ingleses se esta- 
blecen en el Nuevo Mundo: 
Viajes de Juan y Sebastián 
Cabot. Juan Cabot, comer- 
ciante italiano, residía en In- 
glaterra cuando Colón hizo 
su primer viaje. Al. saber el 
buen éxito de Colón, Juan 
Cabot consiguió permiso del 
rey de Inglaterra para hacer 
un viaje en busca de una 
ruta para llegar a las Indias, 
más corta que la hallada por 
Colón. 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 



109 



Acompañado de su hijo Sebastián, llegó a las costas 
de la América del Norte en 1497, y tomó posesión del país 
en nombre del rey de Inglaterra. 

Un año más tarde Cabot y su hijo hicieron otro viaje, 
pero sin hallar la ruta deseada. Fueron los primeros 
europeos en descubrir tierras del continente de América, 
pues Colón no llegó a las costas 
de Sud América hasta el año 
1498. 

Inglaterra basó su derecho a 
tierras americanas en las explo- 
raciones de Juan y Sebastián 
Cabot. 

15. Walter Raleigh trata de 
establecer una colonia. Los 
ingleses dejaron en olvido el des- 
cubrimiento de Cabot casi cien 
años. 

En 1584, Walter Raleigh, que 
gozaba del favor de la reina 
Isabel de Inglaterra, mandó dos 
barcos a América. Llegaron a la isla Roanoke, en la 
costa del actual estado de Carolina del Norte. Los 
navegantes fueron bien recibidos por los indios. La reina 
quedó muy contenta con las noticias de las nuevas tierras, 
a las cuales puso el nombre de Virginia. 

El año siguiente Raleigh mandó unos emigrantes para 
formar una colonia. Los colonos mandaron dos plantas 
de uso común a Inglaterra, la patata y el tabaco. La 
colonia fracasó. 

16. Jamestown, primera colonia permanente fundada 
por los ingleses. Juan Smith fué uno de los aventureros 
ingleses más intrépidos de su época. Después de correr 

9 




JUAN SMITH 

Fundador de la primera colonia 

inglesa de carácter permanente 

en el Nuevo Mundo 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



fortuna en varios países, se unió a unos emigrantes que 
iban a Virginia. Esta colonia sufrió mucho, pero se 
sostuvo debido al valor y medidas enérgicas de Juan 




-^gSSSSs 



LAS RUINAS DE JAMESTOWN 



Smith. Se estableció en 1607, o sea casi un siglo después 
de la fundación de Caparra por Ponce de León. La 
población se llamó Jamestown y fué la primera colonia 
permanente fundada por los ingleses en América. 

17. La fundación de Plymouth. En el año 1620 los 
ingleses fundaron otra población llamada Plymouth, 
siendo ésta la primera colonia permanente en Nueva 
Inglaterra. Los colonos no vinieron directamente de 
Inglaterra, sino de Holanda a donde se habían trasladado 
para gozar de mayor libertad religiosa, pues no profesa- 
ban la misma religión que el rey. Se les llamó peregrinos. 
Viendo que sus hijos no conservaban la lengua y las 
costumbres inglesas, resolvieron trasladarse a América. 
No vinieron en busca de oro, sino para disfrutar de 
completa libertad de culto y de tierras donde pudieran 
establecer sus hogares. 

Cuando los peregrinos fundaron a Plymouth, San Juan 
ya contaba un siglo de vida. 

18. Los holandeses fundan a Nueva York. Los pere- 
grinos habían recibido noticias acerca de América por las 



LOS EUROPEOS ESTABLECEN COLONIAS 




LOS INDIOS VENDEN LA ISLA MANHATTAN A LOS HOLAN- 



exploraciones de Enrique Hudson, navegante inglés al 
servicio de los holandeses. 

Enrique Hudson también buscaba una ruta corta para 
llegar a las Indias. 
En 1609 exploró el 
río que lleva su 
nombre. 

Los holandeses 
establecieron fac- 
torías en las orillas 
del río Hudson 
para comerciar con 
los Indios. En 
161 5 construyeron DESES 

un castillo y casas en la isla Manhattan, llamando a la 
población Nueva Amsterdam. Más tarde pasó al poder 
de los ingleses con el nombre de Nueva York. 

19. Resumen. Los españoles exploraron y fundaron 
colonias no solamente en Puerto Rico, sino en Santo 
Domingo, Cuba, América Central, Méjico, la Florida 
y gran parte del sudoeste de los Estados Unidos, la Amé- 
rica del Sur con excepción del Brasil y las Guayanas. 
Llegaron a poseer el más grande y más rico imperio colonial 
del mundo. 

Los portugueses exploraron y colonizaron el Brasil. 

Estimulados por los descubrimientos y conquistas de 
los españoles, otros países europeos emprendieron viajes 
de descubrimiento y la fundación de poblaciones! 

Los franceses, los ingleses y los holandeses establecieron 
colonias en la América del Norte. 

Caparra fué fundada por Ponce de León casi un siglo 
antes de que Quebec y Puerto Real fueran establecidos por 
los franceses, Nueva' York por los holandeses v Jamestown 



tía HISTORIA DE PUERTO RICO 

por los ingleses. San Juan cuenta con un siglo de vida 
mas que Plymouth y Bostón. 

Las rivalidades entre las naciones dieron motivo a 
guerras no solo en Europa, sino en América. Las Indias 
Occidentales, entre ellas Puerto Rico, fueron codiciadas 
por otros países. 

Xo solo fue la isla de Puerto Rieo objeto de expediciones 
militares bien organizadas en Europa, sino que la ataearon 
repetidas veces corsarios, bucaneros y filibusteros de 
nacionalidades francesa, inglesa y holandesa. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA 
DIRECCIÓN DEL MAESTRO 

Estudio en el mapa: i. Rusquense '.es • ; v.-ses americanos, o paites 
del Nuevo Mundo, explorados y colonizados por los españoles; por los 
ingleses; por los franceses; por los hola- ■ . - - er los portugueses. 

Preguntas y ejercicios: i. ¿ Qué nombre le pondr a UcL al 
Nuevo Mundo ? i Por qué ? 2. i Quiénes fueron los principales 
exploradores y conquistadores españoles ? ^;. c Cuales eran las indus- 
trias principales de los españoles cu sus colonias ? 4. ¿ Donde teman 
los indios mayor grado de civilización, en Puerto Rico y Samo Do- 
mingo o en Méjico y en el Pera ; 5. ■ Por ene los ingleses y franceses 
no llegaron .1 establecer colonias en la América del Sur? 6. ¿ Por 
qué tardaron tanto los ingles 5 eses y holandeses en establecer 

colonias en el Nuevo Mundo ? 7. ¿ Cual era el motivo principal de 
los españoles para venir al Nuevo Mundo ? ¿ El de los franceses ? 
¿ El de les ingleses ? ¿ El de los holandeses ? 



CAPÍTULO VIII 

PRIMERAS TENTATIVAS DE LOS INGLESES 
PARA APODERARSE DE PUERTO RICO 

i. El primer capitán general. En 1582 los dos cargos 
de gobernador y alcaide del Morro fueron unidos bajo 
el título de capitán general. El capitán Diego Menéndez 
fué el primer capitán general de Puerto Rico. 

2. El "Situado" mejicano. Se estableció una guar- 
nición militar en el Morro y Puerto Rico quedó convertido 
en presidio militar. Los recursos del gobierno no eran 
suficientes para pagar los gastos de este nuevo servicio. 
Para poder atenderlo debidamente se estableció en 1586 
una asignación anual de dinero pagadera por la tesorería 
de Méjico. Estos fondos constituyeron los principales 
ingresos del gobierno por más de dos siglos. 

3. El Morro convertido en ciudadela. El peligro de 
los corsarios de los países enemigos de España iba en 
aumento. En 1586 el osado corsario inglés Francisco 
Drake había destruido la ciudad de Santo Domingo. 
Para poder defenderse de semejantes ataques se hizo 
necesario mejorar las fortificaciones de San Juan. Se 
resolvió transformar el fuerte del Morro en ciudadela y 
se encomendó esta tarea al capitán Pedro de Salazar. 
Las obras se comenzaron con gran actividad en 1591. 

4. El corsario Francisco Drake. Uno de los más 
intrépidos marinos de la armada inglesa en las guerras de 
esta nación con España fué Francisco Drake. En su 
juventud había servido a las órdenes de su pariente Juan 
Hawkins, tristemente célebre por ser el primer marino 
inglés que se dedicó al tráfico de esclavos africanos. 

113 



m m 



PRIMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 




Drake había tomado parte principal en la batalla vic- 
toriosa sobre La Armada [nvencible que envió el rey 
Felipe 11 contra [nglaterra. 
I li ;o varias expediciones a las 
1 ndias ( )ccidentales. Asaltó los 
barcos españoles que conducían 
a España los tesoros y riquezas 
del Nuevo Mundo. Saqueó a 
las colonias ele Nombre de Dios, 
Porto Bello, Cartagena y Santo 
Domingo. Destruyó muchos 
barcos españoles en el mismo 
puerto de Cádi :, España. Dio 
la vuelta a la América del Sur 
por el Cabo de Hornos, saque- 
ando las costas del Perú y lle- 
gando por lina California, dando 
el nombre de Nueva Albión a 
aquella parte de la América del Norte. Cruzó el Océano 
Pacífico y llegó sano y salvo a Inglaterra con un gran 
botín. 

5. Drake emprende una expedición contra Puerto 
Rico. En 1505 este temible y poderoso enemigo salió 
de Inglaterra con una nota de veintiséis barcos. Le 
acompañaba Juan Hawkins. 

La reina de Inglaterra había recibido noticias de 
grandes tesoros reunidos para el rey de España en Puerto 
Rico. 

6. Caudales españoles en peligro. Efectivamente en 
marzo del mismo año de 1505 se hizo a la mar en la 
Habana una armada española que venía de Méjico y 
Tierra Firme. Estos barcos tenían a bordo grandes 
tesoros destinados a España. 



II.' un retrato p r Antonia van Moor 
FRANCISCO DRAKE 



lió 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




BARCOS ESPAÑOLES QUE CONDUCÍAN rESOROS 
DEL NUEVO MUNDO A ESPAÑA 



En una tempestad que hubo la capitana de la flota 
al mando del general Saneho Pardo se separó de los 
demás barcos y sufrió grandes averías. No pudo seguir 

viaje a España y arribó 
a Puerto Rico tomando 
puerto el q de abril. 
El general depositó el 
oro y la plata que lle- 
vaba a bordo, por valor 
■E* de dos millones de 
pesos, en la Fortaleza 
de San Juan. 

Luego avisó al rey 
de España para que tomara las medidas necesarias para 
asegurar el tesoro. Pocos días después el rey mandó aviso 
al gobernador de Puerto Rico. Pedro Suárez, de que en 
Inglaterra se estaba preparando una fuerte expedición con 
el propósito de tomar la isla. • 

7. Medidas de defensa. Los caudales quedaron depo- 
sitados en la Fortaleza siete meses. El 13 de noviembre 
del mismo año llegaron al puerto de San Juan cinco fra- 
gatas al mando de Pedro Tello de Guzmán. El rey las 
había enviado para que embarcaran en ellas los caudales 
de la Corona de España. 

Tello de Guzmán entregó sus despachos al general 
Saneho Pardo. Al mismo tiempo participó que en 
Guadalupe había encontrado dos navios ingleses que se 
habían apartado de la armada. Uno de estos fué 
rendido y echado a pique, apresándose a veinticinco 
ingleses. 

Los prisioneros declararon que la armada inglesa 
estaba surta a la banda sur de Guadalupe haciendo los 
aprestos para ir derecho a Puerto Rico. Traía la armada 



PRIMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 117 

tres mil soldados de infantería y mil quinientos marineros 
y venía bien artillada. 

Como la armada enemiga no tardaría en presentarse, 
Sancho Pardo, Tello de Guzmán y el gobernador Pedro 
Suárez prepararon la defensa. Para obstaculizar la 
entrada hundieron la nao capitana y otro barco en el 
canal del puerto. 

Tello de Guzmán tomó a su cargo la defensa del puerto. 

La plaza estaba defendida por setenta piezas de arti- 
llería sin contar las de las fragatas surtas en la bahía. 
Parte de la gente que había en las fragatas desembarcó 
por ser necesario para defender la tierra. Para la defensa 
"hallóse en toda mili trescientas personas, y en estos, 
setecientos de pelea y los ochocientos de fragatas y capi- 
tana de tierra firme, y los demás de presidio y forasteros. 
En los cuales abía cincuenta de á caballo con lanza y 
adarga " 

Se avisó a las autoridades de Santo Domingo, Carta- 
gena, Santa Marta y la Habana de la llegada de la armada 
inglesa a las Indias Occidentales. 

8. La armada de Drake llega a Puerto Rico. Al 
amanecer el día 22 de noviembre se presentó la armada 
inglesa de veinticuatro naves, y, después de medio día, 
dio fondo frente a la caleta del Escambrón. 

Las piezas de artillería del Morro y del Escambrón 
rompieron fuego contra el enemigo. "Aquella tarde Sir 
Nicholas Clifford y los Capitanes Browne y Strafford 
cayeron heridos mortalmente al sentarse a cenar con 
el Almirante Drake, cuyo taburete quedó destrozado por 
el mismo tiro, precisamente en el momento en que el 
almirante bebía un jarro de cerveza." 

En ese día murió Juan Hawkins, uno de los principales 
marinos ingleses. 



n8 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Al día siguiente toda la armada enemiga se situó al 
socaire de la isla de Cabras sin poderla alcanzar la arti- 
llería española. El enemigo envió unas lanchas a sondar 
las orillas de la bahía desde Palo Seco hasta el Cañuelo, 
para ver si por allí podría echarse gente en tierra. Fué 
Drake en persona en una de las lanchas para reconocer los 
bajos. 

9. Drake hace su primer ataque al puerto. A las diez 
de aquella noche, y, a favor de la obscuridad, el enemigo 
se dirigió al puerto con veinticinco lanchas. Cada una 
de éstas llevaba de cincuenta a sesenta soldados bien 
armados. Trataron de quemar las fragatas surtas en el 
puerto, echándoles bombas de fuego. 

Los ingleses pusieron fuego a las fragatas "Tejada", 
"Santa Isabel", "Santa Clara" y "Madalena". Los 
españoles lograron apagar el fuego en las tres primeras 
fragatas, quemándose la "Madalena." Al mismo tiempo 
pelearon valientemente para defenderse del enemigo. 
Dice el cronista: "Duró el pelear una hora, la más 
reñida que se ha visto, y con el fuego de la fragata que se 
quemó, aclaró todo el puerto, de manera que fué bien para 
las demás que se vían, para sentar nuestra artillería y la 
de los fuertes, con la cual y con la mosquetería y piedras 
que de la fragata se tiraron, les hicieron tanto daño, que 
se retiraron á cabo de una hora, que como digo se peleaba 
con pérdida de nueve ó diez lanchas, y más de cuatro- 
cientas personas, sin otros muchos que fueron heridos, no 
habiendo de nuestra parte más de la pérdida de la fragata 
y cuarenta personas muertas y quemadas y algunas 
heridas de la mosquetería." 

10. Nuevas maniobras de los ingleses. Como a las 
ocho de la mañana del día siguiente, la armada enemiga 
volvió a la mar, procurando ponerse a barlovento del 



TRÍMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 119 

puerto. Pedro Tello creyó que esto era para entrar de 
repente en el puerto y que con las dos naos que se habían 
hundido no quedaba cerrado el canal. Sigue el cronista: 
"A las cuatro de la tarde, venía el enemigo con la brisa 
caminando hacia el puerto, y creyendo Don Pedro Tello 
que venia derecho á él, echó a fondo los dos navios de 
Sedeño y Juan Díaz de Santana, y la fragata "Tejada", 
sin que la brevedad del tiempo diese lugar á sacarle todos 
los bastimentos y artillería, aunque alguna parte se sacó, 
y con esto se cerró toda la entrada de la canal, y el enemigo 
á la oración surgió entre el Morro y la ysla de Cabras, 
donde estuvo surto la noche antes." 

Toda la noche se esperaba un nuevo ataque del enemigo, 
que se mantuvo sosegado. 

11. La armada inglesa se retira. El sábado, día 25, 
envió el enemigo siete u ocho lanchas para reconocer el 
puerto y la costa. En la noche de aquel mismo día toda 
la armada se hizo a la vela, y se fué hacia el oeste. 

En Aguada, Drake puso en libertad al contramaestre 
y a cuatro marineros de la fragata "Madalena" que 
prendieron los ingleses en el agua después de incendiado 
el barco. 

Se detuvo el enemigo unos días en la costa occidental 
para hacerse de carne, agua y leña. El 9 de diciembre 
vino aviso de San Germán que se había ido hacia el sur. 

Fracasó por completo la tentativa de Drake de tomar 
a Puerto Rico. Dice el cronista: "Draque se quedó 
espantado cuando supo la poca jente que se halló en las 
fragatas la noche del fuego, y se tiraba de las barbas 
por no haber tomado la plata y la tierra." 

El veinte de diciembre zarparon cuatro fragatas del 
puerto de San Juan, con rumbo a España. Sancho Pardo 
llevaba en ellas el tesoro de dos millones de pesos y 



12o HISTORIA DE PUERTO RICO 

noticias de la heroica defensa de Puerto Rico contra el 
caudillo marítimo más temible de su época. 

12. Las autoridades toman mayores precauciones 
militares. El rey de España comprendió el peligro en que 
se hallaba Puerto Rico de ser capturado. Dispuso un 
crédito de 3,000,000 de maravedís para proveer cañones, 
pólvora, picas y mosquetes para su defensa. 

Nombró al capitán Antonio de Mosquera gobernador 
y agregó doscientos soldados a la guarnición. Consignó 
un crédito especial de 6,000,000 de maravedís en la 
tesorería de Méjico para terminar cuanto antes las 
defensas del Morro. 

13. Mosquera encuentra graves dificultades. A su 
llegada a Puerto Rico encontró Mosquera que reinaba 
una epidemia la cual causó muchas muertes entre los 
vecinos blancos y los esclavos negros. La falta de víveres 
aumentó los efectos de la enfermedad. La guarnición 
del Morro se hallaba reducida a 134 soldados de infantería 
y 14 artilleros. Los 200 soldados nuevos tenían roza- 
mientos constantes. 

Los fondos consignados para terminar las obras de 
defensa no habían llegado; el puerto se hallaba sin el 
auxilio de buques de guerra; las tropas eran escasas y 
mal disciplinadas. 

En medio de estas circunstancias amenazó a Puerto 
Rico una nueva invasión de los ingleses. 

14. La expedición del Conde de Cumberland. En el 
año 1598 se dispuso una expedición inglesa bajo el mando 
de Jorge Clifford, Conde de Cumberland, famoso marino 
inglés, contra los españoles. La armada a su mando fué 
la mejor provista y la más formidable que hasta entonces 
los ingleses habían lanzado a los mares. Muchos de 
los buques fueron equipados por completo con recursos 



PRIMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 



particulares de Cumberland sin ayuda alguna de la 
Corona. 

Cumberland en persona mandó como Almirante 
la capitana "TheSource 
of Malice". Sirvió a 
sus órdenes como Viceal- 
mirante y Teniente Ge- 
neral, Sir John Berkley. 
La armada se detuvo un 
mes en Dominiea e Islas 
Vírgenes donde Cum- 
berland revisto su gente 
y anunció su propósito 
de tomar a San Juan de 
Puerto Rico, empresa 
en que había fracasado 
Drake. 

15. Cumberland llega 
a Puerto Rico. El día 
6 de junio de 1598 lle- 
garon a las playas de 
Loíza los primeros bu- 
ques de la escuadra in- 
glesa y la tarde del 
mismo día ésta ancló en 
la Ensenada de Cangrejos, a unas dos leguas de la ciudad. 

Cumberland desembarcó 1,000 hombres. Dice el 
capellán de la expedición: "Marchábamos por la orilla 
del mar, unas veces en tierra firme y otras en arena 
húmeda; pero de todas maneras fué una marcha corta, 
cerca de tres leguas, hasta que topamos con un negro, 
que esperábamos fuera nuestro guía, lo que él aceptó, 
pero no hablaba bien ni el inglés ni el español y además 




JORGE CLIFFORD, CONDE DE CUMBERLAND, JEFE 

DE LA EXPEDICIÓN INGLESA QUE OCUPÓ 

A PUERTO RICO 157 DÍAS EN 1598 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



estaba muy asustado. Así es que por un largo espacio 
de tiempo nos guió por un camino extraviado, pues íbamos 
a través de rocas y colinas, que era imposible caminar por 




LOS BARCOS DEL CONDE DE CUMBERLAND 



ellas. Por fin, de entre las colinas donde estábamos divi- 
samos la isla donde está el pueblo, y un brazo de mar, 
de la anchura de un tiro de cañón. En el otro lado había 
un fortín con cinco grandes piezas de artillería y algunos, 
aunque no muchos, mosqueteros, los que la tarde anterior 
habían descubierto nuestra Armada y en la mañana, en 
que desembarcamos, algunos soldados de caballería nos 
habían descubierto, y vinieron a explorarnos a ver 
cuantos éramos." 

Por entonces, el Puente de San Antonio, llamado*el 
Puente de los Soldados, era de madera, bastante estrecho, 
con una puerta a la entrada. Estaba defendido por un 
pequeño destacamento de soldados. En aquella época 
no existían los fuertes de San Antonio, de San Gerónimo, 
y San Cristóbal, ni las murallas de defensa. 



I "RIMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 



123 



16. Cumberland hace el primer ataque. Continúa el 
capellán inglés en su relato: "El centinela español pronto 
descubrió la marcha de nuestra Compañía y dio la voz de 
alarma. Empezamos el ataque bastante bien y quien 
hubiera visto hubiera aplaudido. Dos horas duró el 
asalto y nuestros enemigos no estuvieron ociosos ; y aunque 
no descansamos un solo instante, no nos fué posible 
atravesar la puerta del puente. La bóveda de la puerta 
estaba tan fuertemente construida que no nos fué posible 
derribarla y entonces determinamos vadear el trozo de 
mar, para poder seguir adelante." 

El primer ataque de los ingleses fracasó por completo. 
Cumberland, que se cayó al agua, por poco se ahoga. 

17. Nueva estratagema de Cumberland. El día si- 
guiente Cumberland hizo desembarcar por el Escambrón, 




EL ACTUAL PUENTE DE SAN ANTONIO, SAN JUAN 

Es éste uno de los sitios más históricos de Puerto Rico. Aquí existía el castillejo de San 

Antonio demolido en 1897. El primitivo puente de madera fué defendido por los 

soldados a las órdenes del capitán de Milicias, Bernabé Serralta, contra las 

fuerzas de Cumberland en 1598. Durante el sitio británico de 1797 era el 

punto más rudamente atacado por el enemigo 

entre el puente y la ciudad, doscientas picas y cincuenta 
mosqueteros. Atacaron de lado y por la espalda a los 
heroicos defensores del Puente de San Antonio. 



124 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Murieron en esta acción los valientes hijos del país, 
Juan y Simón Sanabria; y el Capitán de milicia Bernabé de 
Serralta fué herido gravemente. Dice el cronista Torres 
Vargas: "Bernabé de Serralta peleó con tan heroico 
esfuerzo, que ha merecido hasta hoy quedar muy vivo 
en su fama." 

18. San Juan en poder de los ingleses. La resistencia 
de los soldados españoles no fué bastante para detener a 
las tropas de Cumberland. Mosquera se retiró y se 
acogió en el Morro con unos doscientos cincuenta hombres. 

El 19 tomó Cumberland posesión de la ciudad, que 
-encontró desierta. Dice el cronista inglés •, "no sentimos 
ni siquiera ladrar un perro, de manera que con un gran 
sigilo llegamos al caserío, encontrándolo desprovisto de 
gente que pudiera hacernos resistencia. Fuera de los 
ancianos, mujeres y heridos el resto había abandonado la 
población y refugiado como última esperanza en uno de 
los fuertes del litoral llamado el Morro." 

Cumberland pidió a Mosquera la rendición del fuerte: 
"La respuesta del Gobernador fué que el Rey de España 
le había ordenado guardarlo y que mientras viviera no 
entregaría el fuerte." 

Entonces Cumberland dispuso su artillería para tomar 
el Morro por asalto. 

El cañoneo de la artillería inglesa pronto abrió brechas 
en las defensas y Mosquera tuvo a bien parlamentar con 
Cumberland y rendir la plaza. La guarnición de cerca 
de 400 soldados capituló el veintiuno de junio. El día 
siguiente la flota entró en la bahía. 

19. Cumberland abandona a Puerto Rico. Cumber- 
land trató de convertir a Puerto Rico en una colonia 
inglesa. Dispuso que todos los españoles se retirasen a 
vivir a otra parte. Empezó la inscripción de los ingleses 



PRIMEROS ATAQUES DE LOS INGLESES 125 

que voluntariamente querían quedarse. "Pero Dios lo 
había dispuesto de otra manera." 

La epidemia que encontró Mosquera al venir a Puerto 
Rico se trasmitió rápidamente a los ingleses. De los 
mil hombres que desembarcaron se registraron cuatro- 
cientos muertes de la terrible enfermedad. Los super- 
vivientes estaban deseosos de abandonar la isla. 

Antes de su partida, Cumberland trató de obtener un 
fuerte rescate de los vecinos, pero sin éxito alguno. 

Se alejó de Puerto Rico el 14 de agosto, llevándose 
"todas las pieles curtidas y el jengibre y el azúcar, que 
estaban ya preparados o se pudieron recoger." También 
se llevó ochenta piezas de artillería o sea toda la que 
había en la isleta y las campanas de la iglesia. 

En una carabela que llegó a San Juan de la isla de 
Margarita, halló perlas por valor de mil ducados. 

Salió Cumberland con menos de la mitad de su flota 
para buscar fortuna en otra parte. 

Dejó a John Berkley para sustituirle. Éste, notando 
que la epidemia seguía causando muchas muertes entre 
su gente, abandonó la ciudad el 23 de noviembre de 1598. 
Había estado en poder de los ingleses 157 días. 

Los fondos del ' ' Situado ' ' mejicano venían en un barco 
de la Habana que hizo escala en la Aguada. Los vecinos 
pusieron a salvo estos caudales enterrándolos hasta que 
los ingleses partiesen definitivamente. 

El año siguiente vino de España una escuadra con tres 
mil hombres a las órdenes del nuevo gobernador Alonso 
de Mercado con instrucciones de recobrar la ciudad. Ya 
no estaba en poder del enemigo. 

20. Resumen. Para poder pagar los gastos del go- 
bierno de Puerto Rico se decretó una asignación anual de 
dinero del tesoro de Méjico. 
10 



126 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En 1595 el corsario inglés Francisco Drake trató de 
apoderarse de Puerto Rico donde se hallaban depositados 
valores por dos millones de pesos, venidos de Méjico y 
Tierra Firme. El gobernador de Puerto Rico y los fun- 
cionarios militares tomaron medidas para defender la 
plaza y el puerto. Drake hizo tentativas de entrar en 
el puerto, pero fué rechazado y tuvo que retirarse. 

En 1598 el conde de Cumberland emprendió una nueva 
expedición contra Puerto Rico. Desembarcó mil hombres 
en lo que es hoy Santurce, y trato de forzar el Puente 
de San Antonio, pero sin éxito. Más tarde desembarcó 
tropas por el Escambrón y se apoderó de la ciudad. El 
gobernador Mosquera rindió la plaza y la guarnición 
capituló. Cumberland trató de convertir a Puerto Rico 
en colonia inglesa, pero una epidemia reinante diezmó 
rápidamente el número de ingleses, que abandonaron la 
isla después de sostenerse en ella por mas de cinco meses. 

INDICACIONES TARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. El "Situado" mejicano. 
2. El corsario inglés Francisco Drake. 3. Medidas de defensa con- 
tra los ingleses. 4. El ataque a San Juan por Drake. 5. La expedi- 
ción de Cumberland contra Puerto Rico. 

Estudio en el mapa: 1. Hágase un mapa de la isla de San Juan 
y alrededores. Indíquese la situación de los puntos siguientes: el 
Morro, la Fortaleza, la isla de Cabras, el Cañudo. Falo Seco, la ense- 
nada de Cangrejos, el Puente de los Soldados, y el Escambrón. 2. 
Trácese el camino tomado por las tropas de Cumberland desde el 
punto de desembarque hasta el Morro. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Por que se estableció el llamado 
"Situado" mejicano ? 2. ¿ Con que fin ataco Drake a Puerto Rico ? 
¿ Y Cumberland ? 3. ¿ Eran buenas las defensas de San Juan en 
aquella época ? ¿ Por que ? 4. ¿ Por qué Drake no desembarco 
tropas para tomar la ciudad ? 5. ¿ Por que fracaso la tentativa de 
Drake ? 6. Siendo Ud. Cumberland, ¿ hubiera seguido el mismo 
plan para tomar la ciudad ? 7. ¿ Por que logro Cumberland tomar 
la ciudad ? S. ¿ Por qué los ingleses no pudieron sostenerse en Puerto 
Rico ? 



CAPÍTULO IX 



PUERTO RICO A PRINCIPIOS DEL SIGLO XVII: 
LA INVASIÓN HOLANDESA 

i. Fin de siglo; siglo nuevo; 1600. Con la muerte del 
rey Felipe II de España en 1598 y la de la reina Isabel de 
Inglaterra en 1603, se terminó la guerra entre estos dos 
países. 

Puerto Rico había sufrido mucho no sólo por los ataques 
de los ingleses, sino por las disensiones, la emigración a 
otras partes de América, la peste y el hambre. 

En vez de los indios la 
población se componía de 
unos 2,500 blancos, de 
negros esclavos y libres, 
de mulatos y de mestizos. 
El pueblo vivía en la 
ignorancia y la pobreza. 
No había más caminos 
que los ríos y las veredas 
formadas por los indios. 
El comercio era insig- 
nificante. La exporta- 
ción de productos de 
Puerto Rico estaba limi- 
tada al puerto de la 
Capital con los puertos de Cádiz y Sevilla. A veces la 
comunicación con España tardaba más de un año. 

Existía poca moneda acuñada. El cobro de contri- 
buciones y el pago de deudas y salarios se hacía en especie, 
o sea en los productos del país. 




FELIPE II 



127 



128 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Dice Neumann refiriéndose a aquella época : "... 
La isla no era una colonia, sino un presidio; la población 
escasa, .... el litoral era un hato en donde la cría 
de ganado vacuno y de cerda preponderaba y algunos 
conucos de caña miel comenzaban a levantarse; el comer- 



NO HABÍA MÁS CAMINOS QUE LOS RÍOS Y LAS VEREDAS FORMADAS POR IOS INDIOS, 
AL INTERIOR ERA IMPOSIBLE PENETRAR 

ció nulo; al interior era, más que difícil, imposible penetrar 
por el monte virgen que había y la carencia absoluta de 
caminos; su riqueza contada, el país falto de bastimentos 
y dineros; el pobre jíbaro tratante en jengibre y cueros 
vegetaba miserablemente; los elementos de cultura pocos 
o ningunos; . . Triste, muy triste era el estado.de esta 
región al terminar la centuria XVI ; los habitantes huían al 
Perú en busca de fortuna y la corta población aquí 
existente disminuía con rapidez . . " 

2. Los productos. Las minas de oro ya no se explo- 
taban. 

El azúcar todavía no había llegado a ser artículo de 
consumo diario. Donde en 1^82 había once ingenios 



I.A INVASIÓN' HOLANDESA 129 

o trapiches, en 1602 existían sólo ocho con una producción 
de unos 3000 arrobas al año. 

El cultivo del jengibre iba en aumento, pues no se 
necesitaban aparatos especiales ni grandes conocimientos 
para ello. 

La cría de ganado tomó rápido incremento. El vecino 
Chereno de Aguada tenía unas doce mil cabezas de ganado 
cuando la invasión de Cumberland. El número total de 
ganado vacuno se calculó en 100,000 cabezas en 1620. 

Muchas reses andaban por los montes sin dueño alguno 
en particular. Los vecinos las cazaban para aprovechar 
los cueros y el sebo. En 1607 se vendía la carne de res 
en San Germán en dos maravedís el arrelde, lo que 
equivale a un octavo de centavo la libra. 

La cría de cerdos llegó a constituir la principal riqueza 
de algunos estancieros. 

No abundaban tanto las ovejas y cabras, sin duda por 
los muchos perros salvajes que andaban por el monte en 
grandes jaurías y cazaban estos animales. 

3. Poblaciones. Existían cuatro poblaciones a prin- 
cipios del siglo: San Juan, San Germán, Coamo y 
Arecibo. En 16 16 se dio la declaratoria de pueblos a las 
riberas de Arecibo y Coamo, con los nombres de San 
Felipe de Arecibo y San Blas de Coamo. 

La villa de San Germán poseía en 1600 un centenar de 
familias, de las cuales algunas tenían sus residencias en 
los campos de Guayanilla y Guánica. El convento de 
los dominicos era una sencilla casa de campo y la iglesia 
un ranchón de yaguas. Tal era la pobreza del país. En 
1606 los vecinos de la villa contribuyeron con 200 reses 
y 2000 reales de dinero para la instalación del monasterio. 

La Capital contaba con unas 200 casas de piedra, de 
tapia y de madera, y con unos cien bohíos. Poseía dos 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



hospitales y tres ermitas. En 1007 la catedral seguía 
sin campanario y sin campanas. 

La primitiva casa del rey amenazaba ruina. En ella 
se celebraban las sesiones del consejo, se guardaban los 
presos, y tenían los funcionarios reales sus despachos. 




VISTA DE SAN JUAN A PRINCIPIOS DEL SIGLO XVII 

Reprodut :,:'.: de una estampa holandesa; no existían tas murallas cuyas obras 
se comenzaron en 1633 

Las casas particulares, separadas unas de otras por 
patios o corrales, la hierba que crecía por las calles, las 
arboledas que sombreaban las casas, y el monte espeso, 
que cubría las partes de la isleta no fabricadas, daban un 
aspecto verdaderamente campestre a la Capital. 

Tal era el estado de Puerto Rico unos cien años después 
de iniciada la colonización por Ponce de León. 

Para juzgarlo correctamente debe tenerse en cuenta que 
ni los ingleses ni los franceses habían logrado establecer 



LA INVASIÓN HOLANDESA 131 

colonias permanentes en el Nuevo Mundo durante todo 
el siglo diez y seis. 

4. Nuevo peligro de invasión. Los holandeses habían 
Luchado para conseguir su independeneia de España 
desdi- 1555. En [609 se convino una tregua de doce 
anos. Al subir al trono español Felipe IV, se renovó la 
guerra con I folanda. 

En Holanda se había formado una poderosa compañía 
mercantil llamada La Compañía Holandesa de Indias. 
No sólo se dedicaba al comercio sino también a la guerra. 

En 1625 esta compañía despachó una expedición de 
diez y siete barcos y 2,500 hombres para tomar a 
Puerto Rico. 

El año anterior unos corsarios holandeses habían 
invadido el Brasil y habían saqueado a San Salvador, 
Lima y Callao. Grande fué el peligro para Puerto Rico. 

5. Estado de las defensas. Las defensas de San Juan 
habían adelantado poco desde la invasión de Cumberland. 

En el Morro se habían construido cuadras para las 
tropas, aljibes y polvorines, y se habían levantado algunas 
líneas de defensa hacia la ciudad. La única defensa en 
la bahía era el fortín llamado el Cañuelo. El brazo de 
mar que separa la isleta de San Juan de Cangrejos, hoy 
Santurce, estaba defendido por el pequeño fuerte del 
Boquerón, no concluido aún. 

Al tener noticias del nuevo peligro se hicieron trincheras 
en el Boquerón y en la caleta del Escambrón. 

La disciplina militar había mejorado mucho, gracias 
a los esfuerzos de los gobernadores Felipe de Beaumont 
y Juan de Vargas. 

El gobernador Juan de Haro había estado al frente del 
gobierno veintiséis días cuando le cupo la suerte de defen- 
der a Puerto Rico contra los holandeses. 



132 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



6. Llegada de la escuadra holandesa. El día 24 de 

septiembre un centinela en el Morro divisó ocho barcos 
sospechosos. El gobernador Juan de Haro despachó 
diez hombres a caballo por la costa y playas, quienes le 
informaron por la noche que habían contado diez y siete 
naves. Era la escuadra holandesa, bajo el mando de 
Boudoyno Henrico, y traía 2,500 soldados de desembarco. 
Dice el cronista: "Jueves 25 de dicho mes por la 
mañana. Todas las diez y siete naos amanecieron a 
barlovento del puerto, como a dos o tres leguas y luego al 
punto ordenó el Gobernador que la gente se pusiese en 
escuadrón en la plaza, y que del Morro se sacasen dos 
piezas de artillería. Estas se llevaron a un puesto que 
se dice el Boquerón, media legua de la Ciudad, sitio por 
donde el enemigo había ganado otra vez la tierra. Fué 
a verle el Gobernador y en su compañía D. Juan de Vargas, 
su antecesor. Hízose allí trincheras y quedó en ellas, 
con la gente que pareció necesaria, el dicho D. Juan de 
Vargas, por ser la parte más importante y parecer que el 

enemigo había de 
acometer por allí." 
7. El enemigo en 
el puerto. Sin em- 
bargo, el enemigo no 
se acercó al punto 
donde le esperaron 
los españoles, sino 
que se dirigió direc- 
tamente al puerto, 
" . . . . con la 
resolución que traía 
se entró por él tan a salvo y seguro como si fuera por uno 
de los de Holanda y Zelanda, por la poca o ninguna 




UN SOLDADO HOLANDÉS 



LA INVASIÓN HOLANDESA 133 

destreza de los artilleros y ser tan pocos y la artillería tan 
mal parada, que muchas piezas al primer tiro se apeaban 
por estar las cureñas y encabalgamentos viejos y que 
algunos de ellos había cuatro años que estaban cargados." 

Los holandeses dieron fondo en la parte más amplia de 
la bahía cerca de la Puntilla. 

El gobernador de Haro había mandado a los capitanes 
Juan de Amézquita, Ángel Mojica y Pedro Pantoja con 
sus compañías para hacer frente al enemigo. 

La artillería holandesa barría la Puntilla. De Haro 
ordenó que las familias se retirasen al campo. Los 
oficiales reales y tropas se replegaron al Morro. 

"Aquella misma noche se metieron en la Fuerza 120 
cargas de casabe, 46 fanegas de maíz, 130 botijuelas de 
aceite, 10 barriles de bizcocho, 300 quesos de islas Cana- 
rias, 1 pipa de harina, 30 peruleras de vino, 200 aves, 
150 cajetas de carne de membrillo, 50 reses, .... y 
20 caballos. Con este bastimento y socorro, la propia 
noche antes que el enemigo saltase en tierra e impidiese 
el campo para los pasos, nombró el Gobernador .... 
comisarios .... para recoger canoas, barcos y otro 
cualquier género de embarcación, y que en ellas socorriesen 
la Fuerza, con el abasto de carne y casabe y maíz que se 
hallase." 

8. Boudoyno Henrico ocupa la ciudad. Los holandeses 
se apoderaron sin dificultad del Cañuelo. 

En los días 26 y 27 Boudoyno Henrico desembarcó su 
tropa. Estableció su cuartel general en el monasterio 
de dominicos. Hizo construir trincheras, y plantó sus 
piezas de artillería en el Calvario para poner sitio al 
castillo. 

Después de un vivo tiroteo de mosquetería y artillería 
Henrico envió una carta a de Haro, pidiendo que se 



134 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



rindiese. En contestación el Gobernador exigió la entrega 
de la escuadra holandesa. 

El 5 de octubre el capitán Amézquita, hijo del país, 
hizo una salida con cincuenta hombres y embistió las 
trincheras enemigas, degollando más de sesenta holandeses. 

Aquella noche cinco hombres del campo en una ca- 
noa cogieron la lancha del almirante con más de veinte 
hombres, dando muerte a diez y ocho de ellos. El 
capitán Andrés Botello cogió otras lanchas en el río 
de Bayamón. Con dos lanchas y treinta hombres dio 
asalto al Cañuelo, tomándolo después de dos horas de 
ruda lucha. 

9. Boudoyno Henrico trata de destruir la ciudad. El 
24 de octubre Henrico volvió a escribir a de Haro y 




CAMPO DEL MORRO 

En este sitio el capitán Amézquita derrotó a los holandeses en una salida que efectuó 
con sus tropas, 1625 

amenazó con quemar la ciudad si los vecinos no querían 
avenirse a un arreglo. 

De Haro contestó: "Y si quemaren el lugar, valor 
tienen los vecinos para hacer otras casas, porque les 
queda la madera en el monte y los materiales en la tierra. 



LA INVASIÓN HOLANDESA 



135 



Y hoy estoy en esta Fuerza con la gente que me basta 
para quemar a toda la suya." 

De Haro había resuelto tomar la ofensiva y había 
ordenado al capitán Botello que reuniese la gente ar- 
mada del campo y que entrara por el Puente de San 
Antonio. Botello había de 
hacer señal de su entrada para 
que el Gobernador pudiera 
disponer una salida del Morro. 

Antes de entrar en acción 
Botello con sus campesinos, 
Henrico pegó fuego a la ciudad. 
Se quemaron cuarenta y seis 
casas de piedra y cincuenta y 
dos de madera. Fueron presa 
de las llamas la rica biblioteca 
del obispo Balbuena, los archi- 
vos civiles y eclesiásticos y 
gran parte de la Fortaleza y 
del convento de dominicos. 

Para impedir la completa 
destrucción de la ciudad, de 
Haro mandó salir al capitán 
Amézquita con 150 hombres para atacar al enemigo. Al 
mismo tiempo acudió Botello desde el puente. Cogido 
entre dos fuegos el enemigo se fugó en tropel a sus naves. 
Dice el cronista : ' ' Esto fué de suerte que parece increíble, 
porque el enemigo en solo dos escuadrones, se retiró con 
más de 700 infantes, y los nuestros se puede decir que fué 
más el ruido que las nueces, porque cristianamente y como 
pareció por las listas, en el campo y Castillo no hubo 200 
soldados que tomasen armas para pelear, porque los de- 
más eran viejos e impedidos y enfermos." 




SOLDADO ESPAÑOL DEL SIGLO XVII 



136 HISTORIA DE PUERTO RICO 

io. El enemigo huye del puerto. Después de haberse 
retirado los holandeses a sus embarcaciones, de Raro 
instalo una batería de artillería en la Puntilla para evitar 

la salida de la ilota del puerto. 

También trato de cerrar la entrada al puerto con una 
cadena de palos muy gruesos, 

A pesar del daño causado por la artillería plantada en 
la Puntilla, y sin dar tiempo a los españoles a cerrar la 
entrada, el jete de la expedición holandesa salió con diez 
y seis naves. Uno de los barcos holandeses se quedo 
encallado en el puerto. 

Durante el combate entre la artillería y la escuadra, 
fue herido el gobernador de Raro por la explosión de un 
cartucho, pero siguió dando ordenes desde su cama. 

Los holandeses se retiraron al puerto de Aguada donde 
se mantuvieron un mes. componiendo sus naves, antes de 
seguir viaje hacia Samo Domingo. 

El sitio de San Juan duro veintiocho días. En el 
Campo del Morro se levanta un monumento conmemo- 
rativo de su defensa con estas inscripciones: 

.1 los Heroicos Defensores de esta Pkusa, 

Atacada v ..y Holandeses. Año 1625. 
Gobernando Don Juan De Haro. 

Restaurado por el Ejército . : : Mayo de ¡So^. 
Siendo Gobernador de esta Isla y 
Capitán General el Exorno. Señor Don 
Antonio Daban y Ramíres De Areüano. 

VA rey recompenso los servicios de los principales jefes, 
dando al gobernador de Raro dos mil ducados, y mil a 
cada uno de los capitanes Ainézquíta y Botello, Además 
nombro al puertorriqueño Amézquita para gobernador 

de Santiago de Cuba. 



LA INVASIÓN HOLANDESA 



'37 



11. Resumen. Puerto Rico había hecho poco pro- 
greso durante el primer siglo de su colonización. No 

había más de unos .2,500 blancos en idoo; el comercio 



!■ 1 1111 171& 




W ' ' : 

MONUMENTO LEVANTADO EN EL CAMPO DEL MORRO 

Para conmemorar la heroica defensa ¡Ir Puerto Rico bajo el matulo del gobernador 
Juan i/c- llaio contra los holandeses en 1623 

era insignificante; los productos pocos; los habitantes 
pobres. 

Las defensas habían adelantado poco desde la invasión 
de Cumberland. 

Una escuadra holandesa al mando de Boudoyno Hen- 
rico tomo el puerto sin dificultad, desembarcando tropas, 
que se establecieron en la ciudad. 

Las tropas españolas bajo el gobernador Juan de Haro 
se replegaron al Morro donde se sostuvieron. 

Henrieo trato de destruir la ciudad y quemó muchas 
easas. 

Las tropas españolas hicieron salidas para obligar al 
enemigo a abandonar la plaza, lo que al fin consiguieron. 
En la defensa de San Juan se distinguieron notablemente 
el gobernador de Haro y los capitanes Amézquita y 
Botello. 



i;,s HISTORIA DE PUERTO RICO 

INDICACIONES PARA El ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 

OKI MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: i. Kstado do Puerto Rico en 
tóoo: >:. Población, 6. Productos, c. Comercio, a. La ciudad de 

San Juan en 1000. 3, La vida en el campo en 1600. 4. La escuadra 
holandesa, 5. Ocupación de la Capital por los holandeses, o. Com 
bates. j. El gobernador Juan de Haro. 

Preguntas y ejercicios: t. Hágase un n\apa de la isla de San 
Juan con sus alrededores. Indiqucnse los principales puntos y obras 
de defensa. 2. i Con que medidas de defensa contaba San Juan 
cuando la invasión holandesa ? v ;. i Por qué le fue tan fácil a Bou- 
doyno Henrico entrar en el puerto con su escuadra, habiendo fracasado 
el inglés Drake en esta tentativa ? .\. J Dónde esta la Puntilla ? 5. 
( Qué proporción probable de los edificOS de San Juan fue quemada 
por los holandeses ? <¡ Qué importancia tenia la perdida del archivo 
civil y el de la iglesia ? o. < Qué maniobra empleo de Haro para 
obligar a los holandeses a embarcarse ? 7. i Por que fracasó de 
11. uro en su plan de evitar la salida de la ilota enemiga del puerto ? S. 
c Por que se retiraron los holandeses de San Juan ? 

A .1 OS MAESTROS 

El estudio de este capitulo como el del anterior se presta a hacer 
excursiones escolares a los sitios principales de interés histórico en la 
defensa de San Juan contra los invasores, incluso al monumento en el 
Campo del Morro. 



CAPÍTULO X 

LOS BUCANEROS Y FILIBUSTEROS 
AMENAZAN A PUERTO RICO 

i. Decadencia del poderío español. España había 
ocupado el primer lugar entre las naciones colonizadoras 
del Nuevo Mundo. Las ricas minas del Perú y de 
Méjico habían suplido el oro y la plata que necesitaban 
sus reyes para hacer la guerra a otras naciones. Pero 
con el tiempo los recursos no bastaban para sostener los 
ejércitos y armadas contra Francia, Inglaterra, Holanda 
y Ñapóles. Se sublevó contra el régimen español la pro- 
vincia de Cataluña. Portugal, que había estado unido 
a España durante sesenta años, obtuvo su independencia 
definitiva. 

Además de la expulsión de los moros, los monarcas 
españoles habían cometido la torpeza de expulsar del país 
a los judíos, perdiendo así gran parte de sus mejores y 
más inteligentes artesanos y mercaderes. 

Francia llegó a ser la nación dominadora en Europa e 
Inglaterra la primera potencia marítima del mundo. 

La política comercial seguida por España en sus colonias 
alentó también a sus enemigos a posesionarse de ellas. 
España obligaba a sus colonias a comprar todas sus mer- 
cancías en la metrópoli, a vender todos sus productos 
a España, a trasportar todas las mercancías y productos 
en barcos españoles, y a hacer todo el comercio con los 
puertos de Cádiz y Sevilla. 

Semejante política, puesta en práctica más tarde por 
Inglaterra, fué una de las causas principales de la revolu- 
ción de las trece colonias inglesas por la cual obtuvieron 

139 



140 HISTORIA DE PUERTO RICO 

su independencia, formando hoy los Estados l nidos de 
Norte América. 

Ingleses, franceses y holandeses, enemigos de España, 
so establecieron en las Antillas no solo para mantener 
comercio ilícito con las colonias españolas, sino para 
tomar posesión de ollas y apresar los barcos españoles. 
cargados de oro y plata, que se dirigían de América a 
España, 

2. Construcción de las murallas de San Juan. Los 
ataques de franceses, ingleses y holandeses asá como su 
establecimiento en las islas de Barlovento obligaron 
al gobernador d.e Puerto Ricoa preparar mejores defensas. 

1.a Fortaleza fue terminada en 1540. Quince años 
después, se instalaron ocho piezas de bronce en la Forta- 
leza y en la punta del Morro. 

La planta del castillo del Morro fue trazada en 1584 
por el maestre de campo Juan de Tejada con su ingeniero 
mayor Juan de Heli cuando aquél vino de gobernador 
.1 La Habana. 

El gobernador Gabriel de Rojas levanto los fuertes de 
San Antonio y del Boquerón, y Felipe de Beaumont con- 
struyó el Cañuelo. "Después de 1500 a c6og se continuó 
'.: fábrica del Morro." 

Estas defensas no habían sido suficientes para evitar 
La entrada de la escuadra holandesa en el puerto en 1625. 
En previsión de nuevos peligros el gobernador Enrique 
Enríquez de Sotomayor comenzó en [630 a levantar una 
línea de murallas para cercar La ciudad de San Juan. 
Esta línea partió del Morro y se apoyó en el reducto de 
San Cristóbal, que toma su nombre precisamente del de 
la isla en donde se disponían las primeras operaciones de 
ios piratas ingleses y franeeses. El fuerte San Cristóbal 
no se completó hasta el año 1783. 



LOS PIRATAS AMENAZAN A PUERTO RICO 



141 



Entre los años 1635 a 1 641 el gobernador Iñigo de la 
Mota Sarmiento terminó la línea de murallas, circun- 
valando la ciudad con un muro de quince pies de altura. 



'- -"t.~ - — •" 







: Par 



JR^. 










PUERTA DE SANTIAGO 

La "#«ertó rfe «erro" owe ¿»<5 «oroft™ a ww ¿o¿ M too barrio de la Capital 

Tenía tres puertas frente a la bahía, las de San Juan y de 
San Justo y la Puerta de España; la de Santiago estaba 
situada entre los parajes hoy ocupados por el Casino de 
Puerto Rico y la Escuela José Julián Acosta. Para dis- 
tinguirla de las que daban a la bahía se llamó Puerta de 
Tierra, dando nombre así a un populoso barrio de la ciu- 
dad. En 1897 se derribaron las murallas por el lado este 
y frente a la bahía, quedando sólo la Puerta de San Juan. 
La Fortaleza destruida por los holandeses en 1625 fué 
levantada de nuevo en 1643. Sus dependencias se exten- 
dieron hasta la ermita de Santa Catalina cerca del Hos- 
pital de la Concepción. Se tomó aquélla como capilla 
de los gobernadores, aplicándose luego el nombre de la 
capilla a la residencia del gobernador o sea Fortaleza de 
Santa Catalina. 
11 



142 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




CASINO DE PUERTO RICO 

Cerca de este sitio se encontraba la Puerta de Santiago, la "puerta de tierra," destruida 
en i8q~, cuando se derribaron las murallas. La Plaza de Colón 
se llamaba antes Plaza de Santiago 




LA PUERTA DE SAN JUAN 

La única de las puertas de la ciudad que queda hoy día. La ciudad tenía antes tres 

puertas frente a la bahía, las de San Juan y de San Justo y la Puerta de 

España. En 1897 se derribaron las murallas por el lado 

este y frente a la bahía, quedando solo la 

Puerta de San Juan 



LOS PIRATAS AMENAZAN A PUERTO RICO 143 

Estas obras fueron hechas con fondos remitidos desde 
Méjico y conocidos con el nombre de "El Situado", 
pues Puerto Rico no contaba con recursos para obras 
de tal importancia. Dice el licenciado Torres Vargas 
en 1646: 

"Hase gastado en dicha fábrica del Morro, aunque le 
falta la entrada cubierta y otros reparos, un millón y 
novecientos mil ducados, y si se acabare, llegará a dos 
millones sin lo que ha costado la cerca, que con lo que han 
dado los vecinos, en veces, pasa de doscientos mil duca- 
dos 

3. Los bucaneros, filibusteros y piratas. Debilitada 
la madre patria, las colonias españolas no tenían pro- 
tección eficaz contra las incursiones y ataques de los 
corsarios aventureros de otras naciones. Bajo los nom- 
bres de bucaneros, filibusteros o piratas éstos infundían 
terror a los colonos españoles diseminados por muy 
extensas regiones de América. 

Dice Fray Iñigo Abbad en su historia: 

"Estos bárbaros foragidos estaban divididos en dos 
clases que llamaban Boucaniers á los unos y Flibustiers á 
los otros. Los Boucaniers se estuvieron al Norte de la 
isla de Santo Domingo, vivían como salvages en una total 
independencia y libertad, sin ley ni religión. A los 
principios se ocupaban en la caza de vacas y caballos que 
se habían multiplicado pasmosamente en toda la isla; se 
mantenían con la carne de los animales que mataban; la 
sobrante y los cueros vendían á los piratas que frecuen- 
taban aquellas costas, tomando en cambio armas, muni- 
ciones y los prisioneros que aquellos hacían en sus asaltos 
y vendían por esclavos. Poco después estos bandidos no 
contentos con derramar la sangre de las fieras, penetraron 
la isla hasta los pueblos y llevados de su furor sacrificaban 



i 4 4 HISTORIA DE PUERTO RIOO 

á cuantos encontraban sin distinción de edad ni sexo, 
solo por robar á los españoles faltos de fuerzas para 
resistirles. Tal es el origen del establecimiento de los 
Franceses en esta isla." 

"Los piratas conocidos con el nombre de Flibustiers 
fueron mas numerosos é inhumanos; se fortificaron en la 
isla de la Tortuga, situada á dos leguas al Norte de la de 
Santo Domingo, y la eligieron por guarida universal de 
todos los libertinos. Formaron compañías de ciento, 
doscientos ó mas hombres, nombraban entre ellos un 
Capitán que dirigía sus expediciones de mar y tierra, 
aunque su autoridad estaba limitada solo á mandar en 
la acción del abordage ó asalto, siendo igual en todo lo 
demás a sus compañeros. Cada uno de estos traía sus 
armas y municiones, y juntos el dia señalado daban prin- 
cipio á sus operaciones asaltando algún pueblo ó rebaño 
de ganados para proveerse de vituallas y carnes. Luego 
acordaban el parage en que se habia de hacer el corso ó 
el pueblo que debían robar, lo que ejecutaban con tanto 
corage que la vista del navio ú objeto de su destino enar- 
decía su sangre hasta trasportarlos en una furiosa demen- 
cia. Ni era menos singular la destreza en el manejo de 
sus barcas para guardarse del fuego de la artillería enemiga, 
aprovechando muy bien los tiros de sus fusiles mientras 
llegaban al abordage; y para que ninguno de los Flibus- 
tiers pudiese volver atrás, solia el Capitán dar barreno 
á su. barco, precisando con esto á sus compañeros á tomar 
el del enemigo ó irse á pique. En este extremo acometían 
como furias, desesperados de salvar su vida si no se apo- 
deraban de la del enemigo." 

"Solo en caso de necesidad atacaban á cualquier 
pabellón, pero al español en todo acontecimiento, se 
apoderaban de sus bageles y cargamentos que repartían 



LOS PIRATAS AMENAZAN A PUERTO RICO 



«45 



entre sí por iguales partos. A los vencidos unas veces 
solían quitarles la vida, otras los echaban en tierra, 
quedándose con los que les parecían necesarios para su 








IIFO DE BUCANERO DEL SIGLO XVII 

Los ¡rucan anes en la i$la]Tortuga 

servidumbre ó para venderlos. Los Flibustiers que 
quedaban mutilados en los ataques tenían asignadas 
recompensas: el que perdía el brazo derecho recibía 600 
pesos ó seis esclavos; por el izquierdo le estaban consigna- 
dos 500 ó cinco esclavos; por la pierna derecha 500 ó cinco 
esclavos; por la izquierda 400 o cuatro esclavos; por un 
ojo ó dedo les daban 100 pesos ó un esclavo. El residuo 
de la presa se repartía entre todos con integridad. El 
capitán por el barco tiraba cinco ó seis partes, según 
estaban convenidos.*' 



i 4 6 HISTORIA DE PUERTO RICO 

4. Puerto Rico adquiere vecinos peligrosos. Las islas 
de Barlovento estaban pobladas por caribes; y poco a 
poco fueron ocupadas por europeos. 

Cuando Boudoyno Henrico trató de apoderarse de 
Puerto Rico, un grupo de ingleses y franceses se había 
establecido en la isla de San Cristóbal. Unos años más 
tarde se formó en Francia la Compañía de las Indias 
Occidentales para emprender sus operaciones. 

En 1630 España envió una flota al mando de don 
Federico de Toledo para limpiar estos mares de piratas. 
En las inmediaciones de San Cristóbal tuvo un encuentro 
con una flota de barcos de piratas. Logró desalojarlos 
de San Cristóbal, pero seguían ocupando las demás islas, 
trasladando la cabecera de sus operaciones a Antigua. 
En 1634 los holandeses tomaron posesión de Curazao, 
Aruba y Bonaire. En 1638 se establecieron en San Eusta- 
quio, Saba, San Martín y Santa Cruz, . "asaltándolo y 
robándolo todo en el mar y en la tierra." 

5. El gobernador de Puerto Rico emprende una cam- 
paña contra los piratas. Dice Fray Iñigo Abbad en su 
historia: "El Gobernador de Puerto Rico, teniendo ya 
fortificada la capital de la isla con guarnición de tropa 
española, y los habitantes del país reparados de las pasadas 
desgracias y deseosos de tomar alguna satisfacción de 
lo mucho que los habían insultado, resolvió ir á desalo- 
jarlos de las islas que les habían usurpado. En efecto, 
atacaron la de Santa Cruz, .... que tenían ocupada 
los Ingleses, en quienes vengaron los destrozos que antes 
les habían hecho en sus piraterías; pasaron por las armas 
á cuantos encontraron con ellas, enviando á los demás á 
la isla Barbada. 

"Los Holandeses de San Eustaquio y de San Martín 
enviaron nuevamente una colonia á Santa Cruz, que 



LOS PIRATAS AMENAZAN A PUERTO RICO 147 

también quedó prisionera de los Es] tañóles, aunque el Gene- 
ral francés Poincy les quitó poco después la isla por capitu- 
lación, teniendo que retirarse los de Puerto Rico cediendo 
por entonces á la superioridad de las fuerzas francesas." 

"En el año de 1650 volvieron los de Puerto Rico contra 
las islas Caribes, de que se habian apoderado los Franceses 
y Holandeses; atacaron la de San Martín . . . . ; 
tomaron el castillo, hicieron prisioneros sus habitantes 
apoderándose de cuanto habia en ella ; . . . . , retirán- 
dose a Puerto Rico dejándola desierta; poco después vol- 
vieron a establecerse en ella los Franceses y Holandeses, 
que la poseyeron con tranquilidad, aun estando en guerra 
entre sí estas naciones, hasta el año de 1657 en que un 
corsario inglés .... los echó de ella." 

6. Nuevos desastres. Los piratas se refugiaron en la 
Tortuga, isla situada a dos leguas al noroeste de Santo 
Domingo, donde a franceses e ingleses se agregaron holan- 
deses y portugueses. Desde 1637 a 1641 los barcos 
españoles que llevaban los fondos del tesoro mejicano 
destinados a Puerto Rico fueron presa de estos aventu- 
reros. En sólo cuatro años repartieron en la Tortuga 
400,000 pesos del "Situado" de Méjico, privando al 
gobierno de Puerto Rico de sus principales ingresos. 

En el año 1642 sobrevino una nueva tormenta que 
causó mucho daño. Derribó la iglesia y muchas casas 
en San Juan. En el campo destruyó muchas casas, 
árboles, sembrados y ganado. Tal fué la necesidad de 
la isla que las autoridades tenían que pedir casabe y maíz 
a la isla Margarita para alimentar a los soldados desnudos 
y hambrientos que vendían su salario con un sesenta por- 
ciento de descuento para cobrar el resto en provisiones. 
Puerto Rico, la vanguardia de las Indias, se hallaba en 
un estado peligroso de abandono. 



u> 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




A pesar de estos desastres se hizo necesario organizar 

expediciones para limpiar a Tórtola de holandeses (1646) 
y a Santa Cruz y a Yieques de franceses (1647), 

1.a isla de San Martín fué 
abandonada definitivamente 
en 1648 por haberse declar- 
ado ana epidemia peligrosa, 
tal ve:: la fiebre amarilla. 
i os soldados frieron traslados 
a Tuerto Rico. No se pudo 
evitar el contagio de aquella 
peste. En dos meses causó 
unas seiscientas victimas. 

Amenazados por el hambre, 
la peste y los piratas, se 
presento un nuevo peligro, 
Casi todos los frailes fran- 
ciscanos llegados para establecer un monasterio de su 
orden, asi como gran numero de dominicanos, eran portu- 
gueses. La guarnición, reducida por la peste a un corto 
numero, la formaban portugueses. 

7. Hijos del país alistados como soldados. Habién- 
dose iniciado el levantamiento de Portugal contra España, 
el gobernador Riva Agüero desconfiaba de la lealtad de 
frailes y soldados, temiendo se urdiese una rebelión. 
Para prevenirse contra tal peligro, el gobernador cubrió 
las plazas vacantes en la guarnición con hijos del país, 
violando asi las ordenanzas militares. 

Fué reprendido por haber tomado esta medida y diez 
meses más tarde fué sustituido por Diego de Aguilera. 
Este comento favorablemente la conducta de Riva 
Agüero, informándole a la Corona: *'Si no se hubiera 
abierto la puerta al alistamiento de naturales del país. 



TIFO V>B PIRATA PKl SKU.0 WIl 



LOS PIRATAS AMKNAZAN A PUERTO RICO 149 

contraviniendo las órdenes de Vuestra Majestad, no 
habría á quien poner de centinela en las murallas." 

8. Un gobernador francés naufraga en las costas de 
Puerto Rico. En [654 los españoles tomaron la isla de 
Tortuga, cabecera de Las operaciones de los bucaneros y 
filibusteros. Poco después la guarnición española fué 
desalojada por los franceses. En [663 la Compañía 
Francesa de las Indias Occidentales se hizo cargo de 
Tortuga, estableció una guarnición y con la aprobación 
real nombró gobernador a Beltrán D'Ogerón. Los 
bucaneros ingleses se pasaron a Jamaica, isla que fué 
tomado a los españoles por los ingleses en 1655. 

I )'( )gerón introdujo colonos de Francia y pronto empezó 
a establecer poblaciones en Hay tí, logrando así adquirir 
la parte occidental de la isla para Francia. 

Declarad.-! la guerra entre Francia y Holanda, D'Ogerón 
se propuso en 1673 quitar la isla de Curazao a los holan- 
deses. Naufragó cerca de Arecibo, salvándose con su 
tripulación de unos 400 hombres. 

El gobernador de Puerto Rico retuvo prisioneros a los 
franceses. D'Ogerón, acompañado del cirujano de la 
expedición, logró fugarse en una canoa, llegando a Samaná 
en Santo Domingo. 

Dice Fray Iñigo Abbad: .... Ogeron dejó á 

su compañero con el encargo de recoger todos los cor- 
sarios cine pudiese, y él pasó á la Tortuga al mismo 
intento con el fin de volver á Puerto Rico á rescatar 
á sus compañeros, robar y destruir la isla, y . . . .en 
pocos días pudo formar una escuadra para verificar su 
proyecto y se hizo á la vela en vuelta de Puerto Rico. 
Luego que avistaron sus costas aferraron las gavias y 
juanetes, sirviéndose solo de las velas bajas para no ser 
descubiertos tan breve de los isleños; pero estos que 



150 HISTORIA DE PUERTO RICO 

estaban amargos de sus asaltos repentinos teman buena 
guardia y con el primer aviso se pusieron en defensa. 
Salió luego la caballería a oponerse al desembarco y se 
aposto en la playa en que intentaban hacerlo." 

"Ogeron atraco sus navios a la eosta cuanto pudo y 
empezó á barrerla con su artillería cargada de metralla. 
Esta precisó a los caballos a retirarse al bosque inmediato, 
en donde estaba oculta la infantería. Ogeron en estas 
circunstancias, ignorando la emboscada no dudo desem- 
barcar; echóse desde luego en tierra con sus compañeros 
y empezó a marchar por la playa, que cubierta de arboleda 
y maleza ocultaba la infantería; cuando esta vio á los 
Franceses a tiro los embistió con la furia que les dictaba 
la sed de la venganza. Los piratas, aunque sorprendidos. 
procuraron defenderse-; pero no pudiendo resistir el com- 
bate se vieron precisados a reembarcarse precipitadamente 
dejando muchos muertos y heridos que no pudieron tomar 
las lanchas." 

9. Resumen. En el siglo XVII, comenzó la decadencia 
del poderío español. Francia vino a ser la nación domi- 
nadora en Europa e Inglaterra con el tiempo adquirió 
el dominio de los mares. 

Después de la invasión holandesa se dio mayor impulso 
a la construcción de defensas. Se construyó una línea 
de murallas. Se edificó de nuevo la Fortaleza y se ade- 
lantó mucho la obra del Morro. 

Los bucaneros y filibusteros ingleses y franceses se 
establecieron en las islas de Barlovento. Estos piratas 
barbaros atacaban a los barcos españoles que conducían 
tesoros de la America a España, y a veces saqueaban 
poblaciones. 

Los españoles lograron desalojar a los piratas de la isla 
San Cristóbal, pero éstos trasladaron la cabecera de sus 



LOS PIRA1 AS AMENAZAN A rr i.i'i RICO 151 

open ■ a la isla Tortuga donde se les agregaron 

holandeses v porl ugui 1 

Desde Puerto Rico le enviaron expediciones contra 
francí ¡< 5 holandeses pai a ai rojai los de la ¡ la ve< ina 

D'Ogerón, gobernado] francés de Tortug mizo 

una expeí lición conl 1 a las 1 olonias holam l< s< , naufra 
en la co tas de Puerto Rico. Aunque él se 1 alvo, la 
mayor 1 »ar1 <■ de su geni e 1 ué he< ha prisionera 

Los piral as, el hambre y la peste 1 ausaron muchos 
entorpecimientos en el desai rollo del pal 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 

DEL MAES1 Rl I 

Temaa pora ejerclcloa eacritoa: 1. Decadencia de España. 

I "ii .1 ii de las murallas de San Juan. 3. Los bucaneros y 

filibusteros i. ' ampaflas i on1 ra los piratas , I > < >gi ron 

Preguntas v ejerclcloa: i. Búsquense en el mapa las siguientes 
1 1 1 i! San 1 ri itóbal, Barbada, Nieves, Granada, San M.-n tín, vieques, 
: ianta l 1 uz, I nrazao y T01 1 uga. ■ . Por qué 1 ;<\i\:r: di < ayo • 1 
poderlo de España ' ¡. . Qué opina CJd, 'i'- la política comercial 

guidapoi España pan sus dominios en el Nuevo Mundo ? ¿ Era 

beneficiosa o 'I' lastrosa ' |. Hágase una reseña de la construcción 
de las murallas v otras defensas de San fuan durante el siglo XVII. 
5. ¿ Con qué fondos se consti uyeron las defensas di San fuan ? ¿De 
dónde vino el dinero? 6. < : De dónde viene el nombre del barrio 
Puei i.i de Tierra ? 7. { Por qué 51 agregó al nombre de la Foj taleza 
la frase "de Santa Catalina" ? 8. Búsquese el origen de las palabra ¡ 
bucanero y filibustero. Véanse las palabras "buccaneer" y "fui 
buster" en el diccionario inglés. 9. ¿ Por qué los piratas se dii ¡gían 
con preferencia conl ra los barcos y poblaciones españolas ? 10. ¿ ÍPor 
qué prohibieron Las ordenanza • militares el alistamiento de hijos del 
país para la guarnicii >n de 1 'uerl o Rico ? 



CAPÍTULO XI 

DE CÓMO VIVÍAN LOS PUERTORRIQUEÑOS 
EN EL SIGLO XVII 

i. La vida en San Juan a mediados del siglo XVII. 

Uno de los documentos más preciosos acerca de la vida 
en la Capital es una carta muy interesante escrita por 
Fray Damián López de Haro que vino a Puerto Rico en 
el año 1644. Murió de la peste en una visita espiritual 
que hizo a la isla Margarita en el año 1648. 

Dice la carta en parte así: ' .... Las casas son 
pocas como 250; de teja obra y cantería; los bujios son 

100, cubiertos de paja , y en todas corrales con 

árboles frutales, que de la noche á la mañana nacen sin 
curiosidad, y la hierva en la plaza, calles y cementerio tan 
porfiada, que aunque luego que yo vine la cortaron para 
las cañas, ya está todo como un exido y de tal calidad que 
sirviéndose todos los dias de los jumentos y de otros ani- 
males de carga en lugar de darles de comer les dan cuatro 
palos á medio dia y cuatro á la noche y los embian á 
pacer por las calles, y luego los buelven á cojer para tra- 
bajar con ellos La vecindad del lugar no llega 

a 200 vecinos, pero hay quien diga que de solo mugeres, 
con negras y mulatas hay mas de 4,000, y estas tan en- 
cerradas que aun no salen á Misa, que si bien se atribuye 
mucho al encojimiento de las criollas, lo mas cierto es por 
la miseria y pobreza de la tierra, porque las mas de ellas 
no alcanzan para mantos y vestido .... Los solda- 
dos son 300, aunque siempre faltan plazas; la Iglesia 
comenzó de sillería muy buena, pero jamás tubo con que 
poderse acabar y . . . sobre dichas paredes de sillería 

152 



LA VIDA EN EL SIGLO XVII 153 

lo hizieron de manipostería y mucho menor que la 
traza, la bóbeda de la capilla mayor es de piedra exce- 
lentísima y el cuerpo de la Iglesia de buenas maderas y 
el retablo pobre como la fábrica .... Se pasan 
muchos dias y aun se han pasado semanas después que 
yo estoy aquí, sin que se haya pesado baca en la carnicería 
ni tocino ni otro género de carne, en lugar de la cual se 
suelen pesar unas tortugas grandes del mar que acá lla- 
man careyes .... y tienen la carne como de baca 
aunque es peor sustento, y de este ha faltado también 
aun para mi familia, si bien algunas personas me han pre- 
sentado terneras y carneros con que lo hemos pasado bien 
á Dios gracias, que aunque pobremente la mesa es siempre 
de Obispo de la que dá de si la tierra porque con hacer 
dos ó tres guisados de la ternera, algún abe, y dulces que 
hay en abundancia y con algunas frutas que diremos des- 
pués, está la familia contenta y bien mantenida, pero 
en esta Isla siempre pasan mucho trabajo por no estar 
cierta la carne en la carnicería todos los días .... 

La ciudad está muy pobre, la moneda que en ella 
se gasta es de pobres porque es de cobre, y en toda la 
Isla no se hallarán 8,000 ducados de cuartos y 20,000 de 
plata porque ha siete años que falta el situado de S. M. 
y uno que traían aora dos años de 60,000 pesos lo cogió 
el enemigo, yo entendí hallar 3,000 ó 4,000 ducados de la 
vacante y no he visto en dinero mas que 1,000 reales de 
cuartos, de pesos de plata 200. por cuenta de diezmos me 
dan cazabe cada semana para que coma la familia y los 
pobres que es el pan de esta tierra que la necesidad les 
ha enseñado á comerlo. Por la ciudad se vende pan de 
trigo á temporadas conforme vienen las ocasiones de la 
arina, yo traje tres ó cuatro barriles de España muy 



154 HISTORIA DE PUERTO RICO 

I monos y muy floreados de que al principio me hizieron 
rosquillas como en Sevilla, pero con la humedad de la 
tierra se va corrompiendo de modo que el pan es muy malo 
como el que se vende cuando lo hay en la plaza, .... 
de ordinario ay arroz en la mesa que lo ¡leba esta tierra 
que en muchas partes del mundo no tienen otra pan, no 
faltan algunos biscochos y una fruta que llaman plátanos 
de que hay grande abundancia y diferieneia en los campos, 
y es el sustento ordinario de los negros y aun de muchos 
blancos pobres, porque los maduros les sirven de pan y 
trata y de los bordes asan como allá las batatas ó zana- 
orias, los labradores las euezen como castañas v hacen 
muchos guisados de ellos .... Otras frutas hay dul- 
ces pero muy sosas al gusto, la que llaman pina porque 
se parece a la de España es eseelente pero no dura todo el 

año como los plátanos, sino tres ó cuatro meses 

de lo que están llenos los campos es de naranjas y limones 
y limas y entras todo silbestre pero lo que toca á las ¡¡atañ- 
ías dulces, son mas grandes y mejores que las de allá 
• . . . has eidras son como las de alia, asi de ellas como 
de las calabazas, batatas y otras muchas frutas que lleba 
el campo hacen muy buenas conservas, porque no les 
duele el azúcar." 

2. El comercio interior; la carestía de los artículos; 
de los jornales. En cuanto a estos puntos el obispo bópez 

II aro nos da la siguiente información: "Todo lo que se 
compra y vende vale muy caro, una vara de vayete cinco 
pesos, de tafetán sencillo dos, de rúan otros dos, un adarme 
de seda un real, por hechura de unas medias cinco pesos, 
una mano de papel cuatro reales, una libra de cera veinte 
reales, de el trabajo de un oficial dos pesos, de un peón 
un peso y esto es cuando se halla., porque lo ordinario es 
mientras que no llega un navio faltar casi todo ..... 



LA VIDA EN EL SIGLO XVII 155 

una gallina lo ordinario ocho reales, y cuando estubo aquí 
la flota, valiera á diez y á doce, un pollo cuatro reales y 
no siempre se halla y lo peor que á mi ver tiene la ciudad 
es que no hay una tienda donde poder embiar por nada, 
si no es que unos á otros truecan ó benden ó prestan lo 
que tienen .... el pan de cazabe vale real y medio 
cada torta que tendrá dos libras y media, el maiz aunque 
no lo gastan en pan lo siembran y cojen, y vale diez y 
ocho y veinte reales la fanega, allá la tierra adentro hay 
unas abes tan grandes como gallinas y en el sabor y la 
bondad como perdices, .... pero 12 leguas de aquí 
dicen que hay muchas vandadas y que las matan á palos, 
pero la jente es tan olgazana, que no quieren ir por ellas 
para venderlas y lo mismo pasa en los pescados que aunque 
hay muchos y muy buenos, .... sobre venderlos 
muy caros no hay quien se aplique á la pesca; todo el 
trato de esta Isla y la cosecha es de xenxibre y está tan de 
capa caida que nayde lo compra ni lo quiere llebar a Es- 
paña, en el campo hay muchas estancias y siete Ingenios 
de Azúcar á donde muchos vecinos con sus familias y es- 
clavos asisten la mayor parte del año." 

3. La salud de los vecinos. El buen obispo también 
nos da noticias del estado sanitario de la Capital en estas 
palabras: "También me dijeron en esa corte preguntando 
si había médico y botica, que no se trataba de eso porque 
todos estaban sanos y morían de biejos, con que yo juz- 
gué que benia al Paraíso, pero el mes pasado enterramos 
mas de cincuenta y ha abido muchos enfermos, y estoy 
persuadido á que no se han muerto tanto de mal curados 
como de mal comidos, porque el sustento de los miserables 
es la baca y el carei, esto ha faltado muchos días y nos te- 
memos que ha de faltar en los que vienen ; los animales de 
cerda en que tanto abundaba esta Isla, con la tempestad 



156 HISTORIA DE PUERTO RICO 

del año 42 murieron los mas y se retiraron á la espesura 
del monte, en tanto grado, que habiéndose buscado para 
mi un lechoncillo, en tres meses no se ha podido des- 
cubrir, el vino, el vinagre, el aceyte, el pan con todo lo 
que es necesario para vestirse, viene por el mar, de Cas- 
tilla ó de la nueva España, y aquí estamos tan sitiados 
de enemigos, que no se atreven á salir á pescar en un 
barco porque luego los coje el Olandés." 

4. Lo mejor que tiene la ciudad. Fray Damián nos 
revela su buen genio cuando dice: "En conclusión lo 
mejor que tiene esta ciudad son las brizas y el ayre con 
que todos quedamos con salud á Dios gracias, por donde 
un hombre á quien pidió una Señora de Santo Domingo 
que le diese noticias verdaderas de lo que era esta ciudad 
le respondió en este soneto: 

Esta es Señora una pequeña islilla 

falta de bastimentos y dineros, 

andan los negros como en esa en cueros 

y hay mas gente en la cárcel de Sevilla, 

aqui están los blasones de Castilla 

en pocas casas, muchos caballeros 

todos tratantes en xenxibre y cueros 

los Mendozas, Guzmanes y el Padilla, 

ay agua en los algibes si ha llobido, 

Iglesia catedral, clérigos pocos, 

hermosas damas faltas de donaire, 

la ambición y la embidia aquí an nacido, 

mucho calor y sombra de los cocos, 

y lo mejor de todo un poco de ayre. 

5. Productos de Puerto Rico en el siglo XVII. Otro 
cronista que ha anotado datos de gran valor es el canó- 

igo Diego de Torres Vargas. En el año 1646 hizo una 



LA VIDA EN EL SIGLO XVII 



157 





descripción de Puerto Rico, que nos da una idea clara 

del estado de esta isla en aquella época. 

Acerca de los productos dice así: "Los principales 

frutos en que se funda el comercio 

de esta isla son gengibre, cueros y 

azúcar de que hay siete ingenios. 

Cuatro en el rio de Bayamon, dos 

en el rio de Toa y uno de agua en 

el rio de Canobana .... Tam- 
bién hay otros trapiches que hacen 

melado en la Villa de San Germán 

y Valle de Coamo, y las cañas se 

dan con tanta fertilidad que no 
necesitan de riego 
ni de sembrarlas 
mas de una vez, 
que en cortán- 
dolas, vuelven la 

año á crecer de la mesma manera que 
de" antes .... El gengibre se da 
en gran cantidad habiendo año que se 
han cogido 14 mil quintales en toda la 
isla, pero con la guerra ó la abundancia 
se le han minorado el precio, con que 
ha dejado de sembrarse, y este año de 
1646 solo se han cogido cuatro mil 
quintales ; y se ha esforzado la siembre 
del cacao de que habrá dentro de cuatro 
años cantidad para poder cargarse baje- 
les, y se da con las ventajas que los 

demás frutos, y al presente se coge alguno mas no bastante 

para poder hacerse comercio. Los cueros suelen llegar 

á 8 y 10 mil los que se cargan cada año para España, 

12 



EL JENGIBRE 



EL TABACO 

"El tabaco es mejor que 
el de la Havana" 



158 HISTORIA DE PUERTO RICO 

.... El tabaco, de diez años á esta parte, se ha comen- 
zado á sembrar y embarcarse para fuera de la isla, dase 
con grande fertilidad y es mejor que el de la Havana, 
Santo Domingo y Margarita, esceptuando el de Barinas, 
y vale la libra á dos reales. Hay escelentes maderas 
para fábricas de navios y galeones, de que se han hecho 
algunos de porte de ochocientas y novecientas tone- 
ladas . . . . " 

6. Los habitantes de Puerto Rico. Torres Vargas hace 
estos apuntes acerca de los habitantes de su época : 

"Las mujeres son las más hermosas de todas las Indias: 
honestas, virtuosas y muy trabajadoras, y de tan lindo 
juicio, que los Gobernadores D. Enrique y D. Iñigo de- 
cían, que todos los hombres prudentes se habían de venir 
a casar á Puerto Rico, y era su ordinario decir: Para 

casarse, en Puerto Rico Los naturales son 

generalmente de grande estatura, que solo un linaje hay 
que la tenga pequeña: de vivos ingenios, y fuera de su 
patria muy activos y de valor, . . . . " 

No existen datos acerca del número total de habitantes. 
En 1673 el obispo Bartolmé García de Escañuela hizo 
formar un censo de los habitantes de San Juan que dio 
el siguiente resultado: 

Hombres Mujeres Total 

Blancos 277 543 820 

Esclavos 222 445 667 

Pardos libres 88 216 304 

Totales 587 1,204 i>7°i 

Después de más de siglo y medio de vida contaba San 
Juan con menos de 2,000 almas. 

7. La Iglesia en el siglo XVII. Dice Torres Vargas: 
"En la ciudad hay Iglesia Catedral, antiquísima, y que 



LA VIDA EN EL SIGLO XVII 



159 



comenzó con gran fábrica, si se acabara. Es su patrón 
y titular el señor San Juan Bautista, y tiene por armas 




IGLESIA DE SANTO DOMINGO, SAN GERMÁN 

Uno de los templos más antiguos del país. Fué construida en el siglo XVII 
Las ruinas del convento de dominicos seyen a la izquierda 

un cordero con diadema sobre unos islotes. El cordero, 
atravesado con una cruz, metido dentro de un círculo 
que tiene estas letras: Joannes est nomen ejus. Su 
obispado tiene corta renta con sus prebendados, que son 
ocho, . . . . y así hay deán, arcediano y chantre, tres 
canónigos y dos racioneros, pertiguero y portero." 

El convento de la orden de dominicos se instaló en la 
Capital en tiempo de Alonso Manso, primer obispo de 
Puerto Rico. 

La licencia del convento de los franciscanos data del 
año 1642. 

Tan escasos fueron los recursos para el nuevo monas- 
terio que al principio, en 1650, no era más que un rancho 
de yaguas. El gobernador Diego de Aguilera intervino 
y lo hizo construir de piedra. 



i6o HISTORIA DE PUERTO RICO 

San Germán también contaba con un convento de 

frailes dominicos y ya existía el santuario de Hormigueros. 

En 1040 fue concedida la licencia para la fundación 

del monasterio de Monjas Carmelitas Calzadas. Fue 
su fundadora Doña Ana de Lanzos. natural de San Juan, 
la que dio su hacienda para dicho objeto 

8. Escuelas. No había escuelas publicas tal como hoy 
se conocen. 

La primera noticia que hay de escuelas en Puerto Rico 
se halla en un documento del año 1582. Hablando del 
hospital San Alfonso dice el cronista: "Léese en el gra- 
mática." 

La instrucción era misión de la Iglesia, y Torres Var- 
gas nos da estas noticias de la enseñan. -a: 

"En esta Santa Iglesia aunque no hay canongia magis- 
tral, tiene dotación de cien ducados de renta cada año 
para un [Maestro de dramática, que la lee de ordinario 
a los hijos de los vecinos de ella, y se paga la dicha renta 
con título de Maestro de Gramática." 

También dice el mismo cronista que Fray Jorge Cara- 
bero "puso Casa de Estudio de Artes y de Gramática 
para los novicios y vecinos de la ciudad que quisieren 
estudiarlas, y hoy se está fabricando nueva casa de Novi- 
ciado, para que en ella se hagan generales para los estu- 
dios." 

En esa misma época San Germán tenia doscientos 
vecinos, o jefes de familia; Coamo, cien: y Arecibo. 
cuarenta; pero no hay datos sobre escuelas en estas 
poblaciones. 

9. Estado de abandono de la colonia. "Siendo frente 
y vanguardia de todas mis Indias Occidentales . . . 
la mas importante de ellas y codiciada de los enemigos." 
como dijo el rey en 1045, el estado de abandono en que 



LA VIDA EN EL SIGLO XVI] 161 

se hallaba Puerto Rico era verdaderamente lamentable. 

En vez de estimular la producción y el comercio de sus 
colonias, España los impuso un monopolio comercial, 
obligándolas a vender todos sus productos a la metró- 
poli, a comprar a España todas las mercancías impor- 
tadas y a trasportar tenias las mercancías y productos 
en barcos españoles, y a hacer todo el comercio con los 
puertos de Cádiz y Sevilla. Además impuso un tributo 
a las mercancías exóticas comprarlas para el consumo 
colonial. 

Naturalmente los mercaderes de otros países trataron 
de evitar fiscalización tan estricta y de traficar directa- 
mente con las colonias españolas. 

A pesar de estar prohibido el comercio con extran- 
jeros, convenía este a los puertorriqueños. Dijo el 
gobernador Juan Pérez de Guzmán, en 1002, que hacía 
once años que no llegaba un barco mercante de España. 
Por este motivo los puertorriqueños no teman salida para 
sus productos. 

El estado de abandono y miseria llego a tal extremo 
que "los soldados no asistían a las guardias a causa de 
su desnude.- y a los paisanos daba lastima verlos." según 
el historiador Brau.* 

10. El comercio ilícito con los extranjeros. El gobier- 
no español no tomo medida alguna para aliviar el estado 
de pobreza en que se hallaban los habitantes de Puerto 
Rico. Al contrario, ordeno el estanco o monopolio del 
tabaco e impuso el uso de papel sellado como contribución 
indirecta. 

Las peticiones y recomendaciones de los gobernadores 
fueron inútiles. Los vecinos buscaron el remedio a su 
situación en el contrabando o comercio ilícito. 

* Historia de Puerto Rico, 



IÓ2 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Por las playas de Ponce, Mayagüez, Añasco y el puerto 
de Cabo Rojo empezó el tráfico con ingleses y holandeses. 
Los vecinos cambiaban ganado, cueros, jengibre y tabaco 
por negros esclavos, géneros y otras mercaderías. A 
tal grado se extendió el contrabando, que de las investi- 
gaciones practicadas resul- 
taron complicados no solo 
los comerciantes y estan- 
cieros, sino los funcionarios 
reales, frailes y militares. 
1 1 . La viruela. Con la 
importación ilícita de 
negros bozales de Guinea, 
también se introdujo de 
nuevo la viruela en 1689. 
Sin las medidas modernas 
para evitar o combatir la 
epidemia, sólo en las pob- 
laciones el número de 
víctimas ascendió a sete- 




BARCCTMERCANTE HOLANDÉS 

Dedicado al comercio de contrabando con los 
puertorriqueños 



cientos. 

12. Nueva división ter- 
ritorial. La división territorial de la isla en los dos 
partidos de Puerto Rico y San Germán subsistió más de 
siglo y medio. 

En 1692 se establecieron cinco partidos nuevos, Agua- 
da, Arecibo, Coamo, Ponce y Loíza. En asuntos de 
gobierno dependían del capitán general. Éste era repre- 
sentado por un vecino honorable con el título de teniente 
a guerra. 

La administración de justicia seguía a cargo de los al- 
caldes de Puerto Rico y San Germán. El alcalde enton- 
ces tenía las funciones de juez. La suprema autoridad 



LA VIDA EN EL SIGLO XVII 163 

judicial era la Audiencia de Santo Domingo, a la cual 
se llevaban las apelaciones. 

También comenzaron a formarse aldeas que hoy son 
cabeceras de municipalidades, entre éstas, Bayamón, 
Toa Alta, Manatí, Añasco, Hormigueros y Guayama. 

13. La organización de la milicia urbana. Hacia fines 
de siglo se organizó la milicia urbana. En 1700 había 
catorce compañías de infantería y dos de caballería, for- 
mando un total de unos mil milicianos. 

Era costumbre pasar revista en las plazas públicas el 
día de Santiago, patrón de España, o sea el 25 de julio. 

14. Diversiones y fiestas públicas. Las solemnidades 
de la iglesia terminaban generalmente en la calle con 
grandes festejos, algunos poco piadosos. El obispo Pedro 
de la Concepción y Urtiaga condenó las "comedias, 
banquetes, corridas de caña y profanidades pecaminosas". 

La fiesta del Corpus Christi era la gran solemnidad de 
la Iglesia, cuyos gastos corrían por cuenta del consejo 
municipal. 

En la fiesta de Santiago, patrón militar de España, 
tomaban participación las tropas de la guarnición. Los 
soldados cargaban la imagen del santo desde el templete 
colocado sobre la puerta de Santiago hasta la Catedral, 
tributándole honores militares una compañía de mos- 
queteros. Con el tiempo se prohibió la intervención de 
las tropas en esta fiesta, opinando el gobernador que "el 
oficio de la tropa era pelear y no cargar santos". 

15. Las Carreras de San Juan. Entre las diversiones 
más salientes eran las carreras de San Juan, en las cuales 
tomaba participación toda clase de gente de estado libre. 
Estas carreras dieron lugar a muchos desórdenes, protes- 
tando de ellas el obispo, quien trató de corregirlas. El 
pueblo apeló al capitán general y el caso fué llevado a 



[64 HISTORIA DE PUERTO RICO 

la Audiencia de Santo Domingo, la cual indico aJ obispo 
que no tenía derecho a intervenir en la jurisdicción del 
capitán general. Sin embargo, la Audiencia decretó 
que en lo sucesivo no se permitiera a las mujeres tomar 
parte en dichas carreras. 

io. Resumen. El obispo Damián Lope:: de Ha.ro y 
el canónigo Diego de Torres Vargas han dejado descrip- 
ciones de la vida del pueblo durante el siglo XVII, A 
mediados del siglo. San Juan tema unos 250 casas y unos 
100 holr.os. UaPua ,;oo soldados vio guarnición La vida 
en general era muy cara. Había poco comercio, que se 
limitaba a jengibre, cueros y azúcar. 1.a gente era muy 
pobre >' circulaba poco dinero. Se desarrollo el comercio 
ilícito con ingleses y holandeses. 

Los alimentos principales eran los plátanos, arroz, 
casabe, mal . batatas, carne de tortuga y de vaca 

' ■ io; v ;. o sea 15 j años después de su fundación. San 
Juan tema unos 1S00 habitantes. 

INDICACIONES PARA El. ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas pitra ejercicios escritos: i. La vida en San Juan a niedia- 

dos del agio \Y11. ;. P; comercio de Puerto Rico en el agio XVII, 

.;. Productos do Puerro Rico en el siglo XVII, 4. La iglesia de 

Rico en el siglo XVII, 5. Nueva división territorial, o. 

Diversiones v iestas del pueblo. 

Preguntas y ejercicios: \. ¿ Hasta qué grado merecen crédito 
las descri xáones de La vida del pueblo hechos por I ópeí de Elaro y 
rorres Vargas Por que - . Por qué resultaba kan cara La 

vida en San Juan? v ;. . Por que era. pobre el pueblo en general? 
4. ¿Por qué ao se desarrolló él o ne . ¡-.1101110 5 . Poi- 

qué había de< ecido el número de ingenios de a/uoar ■ 0. . Con 
sidera lo. lento 1 el aumento de la población de San Juan ? 

¿ Por que ? ~. ; tV., medios oxisu.an cu Puerto Rioo durante el siglo 
XV 1 1 para, la instrucción de la niño- > ¿ Por que los 
,--.v\, ^ se dedicaban al trauco ilícito con ingleses \ holandeses ' q 
O iv, . ve Vd. vu:e Ponoo. Max agite y Cabo O t:u\ ieron su prin- 
cipio como poblaciones? 10, < Qué importancia para .. defensa 
terril ... organiíación de las milicias ? 



CAPITULO XII 

DEFENSA TERRITORIAL: EXPEDICIONES Y 
REFORMAS MILITARES EN EL SIGLO XVIII 

i. El trono de España pasa a los Borbones, familia 
real francesa. Con la muerte del rey Carlos II terminó 
el dominio de la familia real de Austria en España. El 
(irán Monarca francés, Luis XIV, hizo valor los derechos 
dr su nieto, que ocupó el trono español, en 1 701, con 
el nombre de Felipe V. 

Durante más de un siglo España sintió los efectos de la 
influencia francesa. Consiguió la ayuda de Francia en 
sus guerras cow otras naciones, especialmente contra los 
ingleses. 

Este cambio de dinastía tuvo efectos desastrosos sobre 
las colonias españolas de América. 

El emperador de Austria pretendía que su hijo Carlos 
ocupara el trono español. Formo una alianza contra 
Francia y España y provoco la Guerra de Sucesión, que 
duró trece años. 

"1.a Profonde", buque de la armada francesa, entregó 
al gobernador de Puerto Rico un cargamento de pertrechos 
de guerra para la defensa de esta plaza, amenazada por 
los enemigos de España. 

2. El capitán Correa rechaza un ataque de los ingleses 
a Arecibo. Los dinamarqueses habían tomado posesión 
de la isla Santomas. del grupo de las Vírgenes en 1671. 
Establecieron allí una colonia mercantil en la cual teman 
parte principal los ingleses y holandeses. Su puerto quedó 
abierto a los barcos de todas las naciones. Se prestaba 
mucho para, base de comercio ilícito con Puerto Rico. 

165 



100 



HISTORIA Olí PUliRTO RICO 




El rey de Inglaterra había entrado en la liga contra 
Francia y España. Sus barcos de guerra hostilizaron 
las colonias españolas. Santomas sirvió como base de 

operaciones contra 
Puerto Rico. 

Efectivamente en 
1702, un bergantín 
y una balandra in- 
glesa fondearon en 
la rada de Atveibo, 
d e s e m barcando 
cuarenta hombres 
bien armados de 
fusiles y espadas. 

El teniente a 
guerra Antonio de 
los Reyes Correa se 
puso al frente de los pocos milicianos urbanos que logre 
reunir, pues la mayor parte de los hombres estaban 
ocupados en las fincas y estancias. Fué secundado por 
el ayudante Nicolás Serrano y el sargento José Rodríguez 
de Mathos. 

Armados sólo de lanzas y machetes, los milicianos 
puertorriqueños derrotaron por completo a los ingleses, 
persiguiéndolos hasta las mismas embarcaciones, apo- 
derándose de la lancha, de 32 fusiles y 24 espadas. 

Quedaron muertos treinta y dos ingleses, entre ellos 
su jefe. De los puertorriqueños fueron heridos el teniente 
a guerra Correa, el ayudante Serrano, quien quedó manco, 
el Sargento Rodríguez de Mathos y el miliciano Pedro de 
Alejandría, quien falleció poco después. 

El rey premió las hazañas de Correa, concediéndole el 
título de capitán del ejército español y enviándole la 



l ! N BERGANTÍN INGLES DEI su. i i' XVIII 



DEFENSA TERRITORIAL EN EL SIGLO XVIII [67 

medalla de oro de la Real Efigie. También le señaló 
medio sueldo por toda la vida. Al ayudante Serrano le 
reconoció su grado en el ejército veterano con sueldo y 
sin obligación de prestar servicios. El sargento Rodríguez 
de Mathos fué ascendido al grado de alférez de infantería 
añola. A la madre y hermanas de Alejandría les con- 
cedió una pensión. 

3. La Tentativa contra Loíza. Pocos meses después 
de la h< roica defensa de Arecibo, el gobernador Gutiérrez 
de Rivas, recibió aviso de otra expedición que se estaba 
preparando en Santomas para atacar a Puerto Rico. 

Francisco Ramos había sido condenado a muerte por 
contrabandista. Se refugió en Santomas y se prestó 
para guiar la nueva expedición a las playas de Loíza. Se 
rcaron dos barcos a la costa, echando gente a tierra en 
dos grandes lanchas. Juan Caballero, teniente a guerra, 
y cincuenta milicianos velaron a los intrusos, esperando 
a que se alejaran de sus embarcaciones. 

Con el grito de " ¡ Santiago ! " los acometieron, cortando 
la retirada a los invasores que trataron de volver a la playa. 

Al fin algunos de ellos lograron salvarse. Dejaron 
treinta y dos muertos. El traidor Ramos cayó prisionero 
y al dar su nombre fué muerto a machetazos. 

4. Los holandeses intentan una nueva invasión. Los 
holandeses que también habían entrado en la alianza 
contra Francia y España hicieron una nueva tentativa 
de invadir a Puerto Rico en 1703. Esta vez se presen- 
taron en el puerto de Guayanilla, esperando hallar poca 
o ninguna resistencia por ser playa abierta y despoblada. 

Domingo Pacheco de Mathos, alférez de la compañía 
de caballería notó la llegada de los barcos enemigos. De 
los milicianos del contorno reunió unos veinte lanceros y 
con ellos se dirigió apresuradamente a la playa. 



168 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Ya habían desembarcado cincuenta holandeses y las 

lanchas habían vuelto a los barcos para traer oíros. Ma 
fchos y sus lanceros se arrojaron sobre el enemigo, obli- 
gándole a retirarse al agua donde continuó el combate. 

Los holandeses sufrieron una derrota completa, dejando 
treinta y ocho muertos en tierra. Los barcos so alejaron 
del puerto precipitadamente. 

5. Los ingleses derrotados en Boca Chica, lauro los 
encuentros habidos con los enemigos do España debo 
tunarse el pequeño combate de Boca Chica en 174.'. 

l'n paquebot inglés so varo, durante una tempestad 
entre las dos bocas del no Jacaguas, cerca de Ponce, 

los vecinos acudieron para salvar el cargamento do 
mercancías, asegurándolo en la playa. Los ingleses 
vinieron después para llevárselo. Los vecinos les salieron 
al encuentro en defensa del cargamento, distinguiéndose 
en la lucha el cabo de escuadra. Marcos Candosa de 
Mathos, Éste requirió a la gente para que saliesen a la 
defensa; dio las disposiciones para el combate; marchó 
delante do todos, dando el grito de "¡ Santiago '"; y dio 
muerto a algunos ingleses. Los domas so retiraron. 

El rey recompensó al cabo Marcos Candosa do Mathos 
y las tros viudas do los vecinos muertos en ol combate. 
asignando a cada uno el sueldo de un soldado. 

fc. Los ingleses se establecen en Vieques: su expulsión. 
Los franceses fueron los primeros europeos que ocuparon 
la isla do Vieques. Fueron desalojados por los españoles 
en 1647, El rey do España siempre había tenido esa isla 
como parto do sus dominios cu las Indias. 

Por la captura do un irlandés en las salinas do Coamo 
en 10SS las autoridades do Tuerto Rico supieron que en 
Vieques so había instalado una colonia mixta do ingleses 
y franceses. 



1)15] i 



ORIAL l. • EL SIGLO :-: VIII 



\<><) 



\ 'n;i escuadra española, que venía de paso para Méjico, 
de truyó el fuerte construido por los colonos ingleses, y 
:,c llevo cíen 1 11 ísii 'ii' ro 

Puerto Rico no 
contaba con medios 
para la defensa de 
\'n( 1 1 n , al estallar la 
guerra entre [ngla 
térra y España. 
Esto dio ii i i.i opor 
tunidad a los ingleses 
para volver a ocu] iar 
dicha isla. 

En [718 el gober 
11.K lorde I 'uerto Rico 
pidió auxilii • a José 
Rocher de la Peña, 
comandante de un 




' :(:JH f l . 



barco, que llegó de 
Méjico con los fon 

QOS <l('l 'SllUi'KIO FELIPE V, RBTi DE ESPAÑA, 1701 17. |6 

para el tesoro de esta isla. 
Ademas del navio de Rocher se organizó una expedición 

de dos goletas, propiedad del corsario Miguel I Ienríquez, 

quien contribuyó con cuatro artillero:;, sirte soldados de 
infantería y 289 milicianos, entre ellos 65 negros libres 
de ( 5angrej< »s. 

Al llegar a Vieques, un hombre llamado Abraham Wells 
pasó a bordo del navio de Rocher. Manifestó ser repre- 
sentante de Mr. Hamilton, gobernador-general de las 
eolonias inglesas de Barlovento. 

A pesar de sus protestas, los expedicionarios destruyeron 
el fuerte, la población, y los sembrados de maíz, algodón, 



170 HISTORIA DE PUERTO RICO 

caña y tabaco. Se llevaron los colonos con sus familias 
y se incautaron de 95 esclavos negros, seis cañones, tres 
balandras, una goleta, ganados y aperos de labranza. 

Los cañones se montaron más tarde en el castillo de 
San Jerónimo. 

En 1752 supo el gobernador Ramírez de Estenos que 
los ingleses habían vuelto a establecerse en Vieques. 

Envió una expedición en un balandro y cinco piraguas 
con cincuenta milicianos de Cangrejos y cincuenta soldados 
veteranos de la guarnición para desalojarlos. En efecto, 
hallaron una balandra y tres goletas, una de ellas de 
nacionalidad danesa. En tierra encontraron unos ran- 
chos y una casa. Todo fué destruido. 

La tripulación de una de las goletas se escapó. Los 
expedicionarios se llevaron los barcos a San Juan donde 
se vendió la presa. 

7. Miguel Henríquez, corsario puertorriqueño. La 
Corona ya había autorizado patentes en corso, o sea el 
permiso a particulares para perseguir a contrabandistas. 
Al declararse la guerra por los Aliados contra Francia y 
España, se usó este permiso contra los barcos de Ingla- 
terra y Holanda. El producto de las presas pasaba a 
los dueños de buques armados en corso, con todos sus 
pertrechos y cargas y le pagaba la Tesorería de Marina 
una cantidad de dinero por cada prisionero; y por cada 
cañón, según su calibre; si el buque enemigo era tomado 
al abordaje un veinticinco por ciento más del valor del 
bajel enemigo. 

Estimulados por las ganancias en perspectiva no faltaron 
valientes personas dispuestas a dedicarse a esta empresa. 

Entre éstos alcanzó gran fama el puertorriqueño Miguel 
Henríquez, mulato, de oficio zapatero, que obtuvo patente 
real de corso. 



DEFENSA TERRITORIAL EN EL SIGLO XVIII 171 

A tal grado subió su prestigio y con tanto éxito se dedicó 
a su nuevo oficio, que el rey Felipe V le concedió el título 
de capitán de mar y guerra y le honró con la medalla de la 
Real Efigie en 17 13. 

En 1 716 el gobernador Carreño solicitó permiso para 
enviar una expedición para la conquista de Santomas, 
sin gasto para el tesoro real. 

Dijo que bastaba mandar a Henríquez con quinientos 
milicianos. El proyecto de Carreño no fué aprobado. 

Con tanto afán se dedicó Henríquez a perseguir a los 
contrabandistas que se hizo rico. Llegó a prestar dinero 
al obispo y al mismo gobierno, que se encontró en un 
apuro por un desfalco de 12,968 pesos, cometido por el 
tesorero. 

Por fin, la envidia le trajo enemigos fuertes que le 
enredaron en un proceso desagradable para arrebatarle 
sus bienes. Henríquez puso todo su caudal bajo la pro- 
tección del obispo Valdivia. Éste dio al rey una infor- 
mación favorable a Henríquez, calificándole como "uno 
de los más leales y celosos vasallos de S. A. en Indias." 

8. Proyectos para desalojar a los daneses de las islas 
vecinas. De Santomas los daneses se extendieron a la 
isla cercana de San Juan, del grupo de las Vírgenes. En 
1734, adquirieron la isla Santa Cruz por compra a Francia, 
pero el rey de España nunca reconoció el derecho de esa 
nación a dicha isla. 

En 1728 dispuso el rey el desalojamiento de las islas 
Santomas y San Juan, enviando al efecto reales órdenes 
al gobernador de Puerto Rico José Antonio de Mendizabal 
y dio su aprobación al corsario puertorriqueño Miguel 
Henríquez que ya había hecho todos los aprestos para la 
expedición. Al mismo tiempo encargó al virrey de Méjico 
para que ayudara, con bajeles a su mando. 



172 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Habiendo recibido el gobernador de Puerto Rico aviso 
de los tratados y convenios tenidos con los ministros de 
las potencias europeas, se suspendió la expedición. 

En 1735 se dispuso por real orden la expulsión de los 
daneses de Santa Cruz. 

El gobernador Matías Abadía "armó seis balandros y 
preparó una expedición, compuesta de 550 milicianos y 
100 veteranos .... de acuerdo con el virrey de 
Méjico .... Llegado a puerto Don José Herrera 
con el mando de varios navios, se opuso a la empresa por 
no tener orden del rey, y la expedición no se efectuó." 

9. Pérdida de una expedición de Puerto Rico. De las 
tentativas de limpiar permanentemente las islas vecinas 
de extranjeros, las únicas que tuvieron éxito completo 
fueron las que conservaron la isla de Vieques en poder 
de España. 

Iñigo Abbad da cuenta de una de estas expediciones que 
fué destruida por una tempestad. Dice el historiador: 
.... "Estas expediciones se repitieron por muchos 
años continuos, hasta que una desgracia muy lamentable 
para esta isla suspendió sus esfuerzos. Uno de los 
mejores armamentos, que jamás se había formado para 
el intento, salió de Puerto-Rico, escoltado por un navio 
de 50 cañones, llamado Carlos V, con 500 hombres de 
tripulación en que iban los mejores vecinos de la isla 
por su experimentado valor y acierto; pero un furioso 
huracán que los acometió en su navegación dio con toda 
la flota sobre las costas, sin que los esfuerzos ni la indus- 
tria pudiesen salvar á alguno de tan funesto naufragio. 
Este infortunio vistió la isla de luto, quedaron suspensas 
las armadillas, los extrangeros establecieron sus planta- 
ciones y fomentaron su comercio en las islas, disfrutándolas 
por entero sin mas oposición en lo sucesivo." 



DEFENSA TERRITORIAL EX EL SIGLO XVIII 173 

"Desde este tiempo quedó la isla de Puerto Rico en 
un total abandono. El cúmulo de calamidades que desde 
sus principios la combatieron, aniquilaron su población, 
cultivo y comercio, lo que impidió á la España conocer 
su importancia y la de formar establecimientos en ella 
hasta el año de 1763."* 

10. Cuadro de tropas en 1759. En la memoria pre- 
sentada por el gobernador Bravo de Rivero, en 1759, se 
da un cuadro completo de las tropas destinadas a la pro- 
tección de la isla. 

Al frente de la defensa militar estaba la Plana Mayor, 
con el mismo gobernador y capitán general a la cabeza, 
y el Estado Mayor del batallón. 

La guarnición se componía de un batallón fijo de cinco 
compañías, cuatro de infantería y una de artilleros. 

Además de la tropa veterana de la guarnición existía 
la Milicia que se componía de 66 compañías de 5,61 1 hom- 
bres, repartidas entre los pueblos y riberas de la isla. 

Las Milicias también tenían su Plana Mayor. Los 
oficiales eran nombrados por el gobernador. Tanto ellos 
como los milicianos servían sin sueldo alguno. 

Nombrado el mariscal de. campo Alejandro O'Reylly 
por Carlos III, en 1765 para investigar los medios de 
defensa, señaló grandes deficiencias no sólo en las forti- 
ficaciones sino en la organización, disciplina y mante- 
nimiento de las tropas. 

Reorganizó y disciplinó las Milicias. Desde entonces 
se llamaron Milicias Disciplinadas. Las Milicias existen 
desde Ponce de León, que era Capitán del Regimiento del 
Boriquén, oficiales, los regidores del cabildo y soldados, 
los pobladores. 

* No se ha podido encontrar dato alguno acerca de esta expedición en 
otro documento. 

13 



174 HISTORIA DE PUERTO RICO 

ii. Deficiencias en la defensa de la Plaza. El informe 
de O'Reylly acusa gran descuido en los medios defensivos. 
Dice el investigador : ' ' Toda la tropa veterana de Puerto- 
Rico estaba sin uniformidad alguna en su vestuario : cada 
uno compraba y llevaba lo que quería: muchos cuando 
no estaban de servicio usaban de sombrero de paja por la 
calle, y cuasi todos de calzón ancho que les baxaba hasta 
los tobillos. El exercicio estaba igualmente descuidado; 
ninguno lo sabia: daban los oficiales por disculpa de su 
omisión, que esperando de día en día quien les enseñase 
el nuevo no habían practicado el antiguo. Esta disci- 
plina y calidad de tropa mal correspondía al crecido haber 
que recibía y al importantísimo objeto confiado á su valor 
y á su celo. Era la única defensa que tenia S. M. para 
la conservación de la más preciosa Isla de América, en 
cuya fortificación, tropa y demás obligaciones lleva ya 
gastados muchos millones. 

"La utilidad de la milicia ha sido total: hubo muchos 
oficiales, pero nada se les habia enseñado: los mas ni 
aun leer sabían: estaba armada parte con malas lanzas, 
otros con solo machetes y hasta con palos largos se pre- 
sentaron varios á mi revista: nunca se habia dado 
instrucción, ni reglamento alguno para su gobierno: 
entraban en ella el útil y el inútil, de modo que se 
reducía á una especie de padrón de hombres poco esacto. 
Se nombró años há para comandante general de 
esta milicia á un honrado vecino que nunca habia ser- 
vido, y otro para sargento mayor, pero estos nada sa- 
bían de lo militar; ignoraban hasta el número de 
compañías que habia; ninguna noticia ni orden pasaba 
por su conducto, de modo que tanto ellos como todos 
los demás empleos de la milicia se reducían á un 
título honorífico . . . . " 



DEFENSA TERRITORIAL EN EL SIGLO XVIII 



175 



O'Reylly hizo acuartelar y adiestrar los soldados de 
Plaza y organizó las milicias en diez y nueve compañías de 
infantería y dos de caballería, que constaban de cien hom- 
bres cada una. Propuso una pequeña 
contribución sobre las tierras para 
atender al armamento y vestuario, lo 
que más tarde se llevó a la práctica. 

12. Las fortificaciones : "La plaza 
de San Juan de Puerto-Rico no tiene 
aun cuarteles para medio batallón, ni 
almacenes correspondientes á los 
repuestos que debe haber: se ha 
reducido hasta ahora su defensa á la 
de sus murallas, y á no haberla ata- 
cado el enemigo." 

En vista de informe tan desfavor- 
able, el rey autorizó la reforma de las 




MILICIANO DE CANGREJOS 




MILICIANO DE INFANTERÍA 

DEL SIGLO XVIII DESPUÉS. 

DE LA REFORMA DE 

O'REYLLY 



fortificaciones de San Juan. Nombró 
al coronel de ingenieros Tomás O'Daly 
para activar y dirigir las obras. Se le 
asignó un crédito de 100,000 pesos 
anuales, fondo que se había de remitir 
de Méjico, y que se aumentó más 
tarde a 150,000 anuales. 

Además de un nuevo regimiento de 
tropa, se destinaron 445 presos a San 
Juan para trabajar en las obras de 
fortificación. También se dedicaban 
a estos trabajos los prisioneros del 
comercio de contrabando. 

En 1776 ya se había reconstruido 
el castillo del Morro y se estaban 
terminando las líneas de defensa hasta 



176 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



el Puente de San Antonio. La construcción del fuerte de 
San Cristóbal se comenzó en 1631. Fué reconstruido 
y ensanchado bajo la dirección de O'Daly, terminándose 

en 1783. En la mis- 
ma época se levantó 
el polvorín de Mira- 
flores y se enviaron 
nuevos cañones y 
grandes cantidades 
de municiones y per- 
trechos de guerra. 

13. El empedrado 
de las calles de San 
Juan. Las activi- 
dades de O'Daly no 
se limitaron a las 
obras de defensa. 
También hizo repa- 
raciones en la Cate- 
dral. 

Lo que mejoró 
grandemente el aspecto general de la ciudad fué el 
pavimentar las calles, en 1784, con cantos rodados del río 
y losas de cantera, traídas de Canarias, dándole la 
corriente de las aguas al centro de la calle. 

14. Las trece colonias inglesas de Norte América de- 
claran su independencia. Desde el combate de Boca 
Chica, en 1742, hasta el asedio de Puerto Rico por los 
ingleses en 1797 no fué necesario acudir a las armas para 
defender el territorio de la isla. 

Sin embargo, algunos acontecimientos obligaron a las 
autoridades a la vigilancia. El primero de éstos fué la 
independencia de los Estados Unidos de Norte América. 




MILICIANO DE CABALLERÍA DE LA ULTIMA PARTE 
DEL SIGLO XVIII 



ÍJISFKNSA TERRITORIAL EN EL SIGLO XVIII 



177 




Las trece colonias, en 1776, se unieron y declararon su 
independencia de la Gran Bretaña. La guerra entre las 
colonias y la metrópoli duró hasta 1783, cuando ésta 
reconoció la indepen dencia 
de aquéllas. 

Tanto España como 
Francia creyeron que re- 
conociendo la beligerencia 
de las colonias rebeldes se 
debilitaría el poder de la 
Gran Bretaña, sin darse 
cuenta de las consecuencias 
que el ejemplo dado por 
los Estados Unidos podría 
traerles más tarde. 

Esta medida trajo la 
guerra con Inglaterra. 
José Dufresne fué nombrado gobernador de Puerto Rico 
en 1776, pero antes de su llegada ya se había enviado un 
regimiento de infantería y dado la orden de llamar a las 
armas mil milicianos. 

15. Los puertorriqueños ayudan a los americanos en 
el puerto de Mayagüez. El gobierno de los Estados 
Unidos había armado en corso unos cuantos barcos para 
hacer la guerra a los ingleses en el mar. En 1777 dos de 
estos, el "Endawock" y el "Henry", perseguidos por el 
buque de guerra inglés "Glasgow", se refugiaron en el 
puerto de Mayagüez. Los vecinos ayudaron a' los ameri- 
canos a salvarse y enarbolaron la bandera española en 
ambos barcos. El comandante inglés protestó de la 
conducta de los mayagüezanos, que fué aprobada por el 
gobernador Dufresne. El ' ' Glasgow ' ' abandonó el puerto 
sin hacer ningún otro acto de hostilidad. 



"la construcción del fuerte de san 

cristóbal se comenzó en 1631, . . . 

i e r minándose en 1783" 



178 HISTORIA DE PUERTO RITO 

16. Efectos de la Revolución Francesa. Las enseñan- 
zas de los filósofos franceses, asi como el ejemplo dado 

por el pueblo de los Estados Unidos al declarar su inde- 
pendencia, hallaron buena acogida por las masas popu- 
lares de Francia. En 1789, el pueblo francés proclamó 

la declaración de los Derechos del Hombre, derribando la 
monarquía. Las doctrinas revolucionarias se extendieron 
a las colonias de ese país. Los esclavos negros de Haytí 
se sublevaron contra sus dueños y los efectos de las san- 
grientas luchas se sintieron en la frontera dominicana, 
obligando al gobernador a pedir auxilio a Puerto Rico. 

Los monárquicos franceses de la isla de Martinica 
apelaron al gobernador interino Torralbo, de Puerto Rico. 
solicitando su ayuda. Torralbo se mantuvo neutral. 

En 1794 los ejércitos republicanos de Francia cruzaron 
las fronteras de España, rindiendo la plaza de Pamplona 
y ocupando parte de Cataluña. Por los términos del Tra- 
tado de Basilea, en 1705. España se vio obligada a ceder 
su territorio de Santo Domingo a la República Francesa. 

Con la desaparición de la Audiencia de Santo Domingo, 
las apelaciones judiciales de Puerto Rico se hicieron a 
la de Puerto Principe en Cuba, donde se traslado aquella. 
A la vez hubo una fuerte inmigración de españoles y 
dominicanos a la isla. 

17. Resumen. A principios del siglo XVII] el trono es- 
pañol fue ocupado por los Borbones, familia real francesa. 

Puerto Rico fue atacado por los ingleses en Arecibo y 
Loíza y por los holandeses en Guayanilla. Los ingleses 
fueron derrotados en Boca Chica, y desalojados definiti- 
vamente de la isla de Yieques. luí las expediciones contra 
los enemigos de España se distinguió el corsario puertorri 
queño Miguel Henríquez. Se proyectaron expediciones 
contra Santomas, pero nunca se llevaron a cabo. 



i 'i II v ¡A TERRITORIAL EN EL SIGLO XVII] 179 

El comisario regio O'Reyllj halló grandes deficiencias 

cu las tropas y en su organización militar, [ntrodujo 
reformas notables en las Milicias. 

Hacia fines del siglo so realizaron grandes mejoras en 
las fortificaciones de San Juan, bajo la dirección de Tomás 
O'Daly, quien también hizo el primer empedrado de las 
calles de la ciudad. 

La Revolución Francesa dejó sentir sus efectos en las 
colonias de dicho país. Santo Domingo pasó a poder de 
la República Francesa en 1705. Con tal motivo la Au 
diencia pasó a Puerto Principe, en Cuba, a donde iban 
nuestras apelaciones. 

Hubo una fuerte inmigración de españoles y domini 
canos a Puerto Rico procedentes de Santo Domingo. 

[NDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Tomas para ejercicios escritos: 1. El capitán Correa. 
Los holandeses en Guayanilla. 3. La expulsión de los ingleses de 
Vieques. \. Miguel Henríquez. 5. Santomas en relación con Puerto 
Rico. o. l.as Milicias Disciplinadas. 7. Deficiencias militares denun- 
ciadas per O'Reylly. 8. 1.a obra de Tomas O'Daly. p. La Inde- 
pendencia de los Estados Unidos. 10. Efectos de la Revolución 
Francesa. 1 1. Tase de la Audiencia de Sanio Domingo a Cuba. 12. 
Emigrados de Samo Domingo a Puerto Rico. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Qué resultados tuvo la ocupación 
del trono español por los Borbones ? 2. <-; Qué importancia tenia 
liara el comercio el hecho de ser Santomas puerto libre para los barcos 
de todas las naciones ? 3. ¿ Por qué los ingleses trataron repetidas 
veces de posesionarse de Puerto Rico ? 4. ¿ Qué importancia tema 
la isla de Vieques para España ? ¿ Por qué no le convenía a España 
la ocupación de Vieques por los ingleses ? 5. ¿ Por qué no se llevo a 
cabo el proyecto de desalojar a los daneses de Santomas ? 6. ¿ Qué 
impresión recibió el investigador O'Reylly de las tropas y defensas 
de Tuerto Rico ? ¿ Qué reformas introdujo ? 7. ¿ Dónde obtuvo 
0'] )aly los fondos para mejorar las fortificaciones de San Juan ? ¿ Por 
que no dispuso el Tesoro de Puerto Rico los recursos necesarios ? S. 
¿ One opina l'd. de la conducta de los mayagüezanos al ayudar a los 
americanos contra los ingleses ? 



CAPITULO XIII 

EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA EN EL 
SIGLO XVIII 

i. Sigue el comercio ilegal con los extranjeros. En 

el año 1 7 13 el Rey Felipe V. celebró un "asiento" o con- 
venio con Inglaterra dando a esta nación el derecho de 
introducir 144,000 esclavos africanos en las colonias espa- 
ñolas. Inglaterra había de pagar al gobierno español 
una contribución por cada esclavo. 

Bajo el pretexto de vender esclavos los ingleses obtu- 
vieron fácil acceso a los puertos de las colonias españolas 
y así aumentó rápidamente el contrabando. 

Gracias a tal comercio ilegal los puertorriqueños encon- 
traron salida a sus productos y pudieron comprar las 
mercancías en condiciones más favorables de las que 
permitían las leyes españolas. De este modo buscaron 
alivio al estado de pobreza en que vivían. 

2. Un Gobernador que se dedica al comercio ilegal. 
El sargento mayor Matías de Abadía, que vino a Puerto 
Rico de Gobernador en 1731, aprovechó el "asiento" 
celebrado con Inglaterra para admitir al puerto de San 
Juan barcos ingleses que se dedicaron exclusivamente al 
contrabando. 

Con verdadero instinto comercial llegó a acaparar no 
sólo las mercancías llegadas de España, sino las traídas 
por contrabandistas ingleses, franceses, holandeses y 
daneses. 

Por medio de cinco casas de comercio puestas bajo la 
dirección de hombres de confianza, dirigió desde la Forta- 
leza el comercio exterior de Puerto Rico. 

180 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 181 

Al mismo tiempo logró inspirar tal grado de confianza 
en sus actuaciones administrativas que se mantuvo en su 
puesto once años, ascendiendo hasta el grado de briga- 
dier, con el aumento de sueldo correspondiente. 

3. Primera prohibición contra las bebidas alco- 
hólicas. En varias cédulas reales publicadas por el rey 
de España ya se prohibía la fabricación, venta y uso de 
aguardiente de caña en determinadas colonias españolas 
en América. Estas disposiciones fueron hechas pretex- 
tando los perjuicios a la moral y salud pública. El verda- 
dero motivo fué los daños, que ocasionaba tal fabricación 
y venta, a los productores de alcohol de uva de la Penín- 
sula, a los que lo exportaban desde Cádiz, y también porque 
perjudicaba los ingresos en Cajas Reales procedentes 
de la aduana. 

En 1749 el gobernador José Colomo aplicó esta prohibi- 
ción a Puerto Rico en un bando que decía en parte así : 
"Ordeno y mando a todos los vecinos .... que por 
manera alguna desde oy día en adelante, fabriquen, usen, 
ni vendan .... aguardiente de caña, mistelas, ni 
otros licores que de ellos se hacen; so pena de perder los 
instrumentos de su fábrica . . . . ; y además de esto 
si fuese persona de calidad se le sacarán doscientos pesos 
de multa, por la primera vez, y por la segunda se execu- 
tará la misma pena, y será desterrado de esta ysla por 
cinco años a uno de los presidios de ... . América; 
si tuviere empleo militar incurrirá en la misma pena, y 
será depuesto de su empleo; si fuere soldado por la pri- 
mera vez sufrirá la misma pena, y ocho carreras de ba- 
quetas con trescientos hombres, y por la segunda vez 
será condenado a continuar el servicio a ración y sin 
sueldo; y si fuere plebeyo la misma pena de perder los 
instrumentos, bebidas y dinero, y se le darán doscientos 



1 82 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



azotes por las calles públicas, y por la segunda además 
de esta pena será desterrado a un presidio a servir por 
cinco años en las Reales fábricas a ración y sin sueldo." 

Esta prohibición duró hasta el año 1765. 

En las elecciones generales efectuadas en julio de 191 7 
el pueblo de Puerto Rico hizo efectiva la prohibición por 
voto popular. 

4. Introducción del café. El cafeto no es planta indí- 
gena. Tiene su origen en Abisinia de donde se extendió 
a la Arabia. 

Una tormenta destruyó los plantíos de cacao en la 
isla francesa de Martinica y los colonos trataron de 
dedicarse a otros cultivos, entre ellos al del café. 




UNA HACIENDA DE CAFE 

El gobernador Ramírez de Estenos alentó a los puertorriqueños a cultivar el café 

El Capitán Declieux recibió el encargo de llevar arbus- 
tos del Jardín de Plantas de París a la Martinica. 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 183 




Durante la travesía llegó a escasear el agua de modo que 

fué necesario poner los pasajeros a ración. Declieux 

compartió la suya con los tres arbolillos a su cargo, 

logrando salvar uno de ellos. 

Lo trasplantó a su jardín en 

1720. La semilla producida por 

este cafeto fué repartida. En 

1732 se extendió este cultivo a 

Hay tí y Santo Domingo. De 

allí se introdujo en Cuba. 

El capitán general Ramírez 
de Estenos, que había conocido 
el mérito del café de Cuba, alen- 
tó a los puertorriqueños a culti- 
varlo. En 1765 el café ya era 
producto de contrabando con 
los daneses. 

Durante gran parte del siglo XIX el café era producto 
importante de exportación y aun hoy constituye una de 
las principales fuentes de riqueza del país. 

5. Tentativas para mejorar las condiciones del comer- 
cio. El Gobernador Colomo y su sucesor Pareja 
recomendaron medios para aumentar la producción 
agrícola, pidiendo mayores facilidades para el comercio. 
No era posible que la gente tuviera afición a las faenas 
del campo, si no se les facilitaba la salida de los frutos. 

Pareja solicitó puerto franco para la isla y la escala 
obligatoria de los barcos que iban o venían de otras colo- 
nias españolas. Estas instancias no obtuvieron resultado. 

En 1748 se anuló el "asiento" hecho con Inglaterra 
sobre la introducción de esclavos. Se autorizó a los 
puertorriqueños para comprar esclavos en las colonias 
extranjeras, con la condición de que no se introdujesen 



184 HISTORIA DE PUERTO RICO 

monos de cien a la vez. Por falta de cooperación entre 
los vecinos y por su pobreza, la concesión no so nudo 
Llevar a la práctica. 

El gobernador Ramírez do Estenos pidió el estable- 
cimiento do una compañía comercial que dioso aliento a 
los agricultores, dando salida a los frutos. En atención 
a osta petición so formo la Real Compañía Barcelonesa 
para comerciar en Puerto Rico, Santo Domingo y Vene- 
zuela. En 1758 llegó ol primor barco, "1.a Perla Cata 
lana," a Puerto Rico. Esta compañía pronto abandono 
sus legítimos negocios para dedicarse al contrabando 
que lo resultaba mucho mas lucrativo. 

El ostado do retraso en que so hallaba, no solo ol comer- 
cio exterior, sino ol interior o local, so puede apreciar 
con ol hecho do que en 1705 aun no había mercado en la 
misma pía. -a do la capital. 

6. Buques de correos. Fernando \'l falleció en 1750. 
suoodiondolo su hermano Carlos 111. En [7Ó3 so terminó 
la guerra motivada por ol Pacto do Familia. Entonces 
Carlos III y sus ministros quedaron libros para atender 
mejor a las necesidades de las colonias. 

En 1704 se establecieron buques de correo, que saltan 
una vez al mes de la Córuña para Puerto Rico y la Ha- 
bana. Podían traer medio cargamento do mercancías de 
España, reservándose el resto del espacio para los puertos 
eoloniales. Al regreso los buques admitían medio 
cargamento de productos de América. 

Entre las reformas implantadas por Carlos III estaba 
la supresión del monopolio del comercio colonial en Sevilla 
y Cádiz. En 1765 se habilitaron nueve puertos en 
España y mucho mayor número en América para el trá- 
fico recíproeo. Debido a estas reformas los ingresos de 
aduana aumentaron de 782 pesos en 1705 hasta 1O.000 



EL COMERCIO Y l..\ AGRICULTURA: SIGLO XVII] [85 



en i;7- s . indicando así un incremento considerable en el 
comercio Legítimo de Puerto Rico. 

7. El mayor número de puertos beneficia a Puerto 
Rico sólo en parte. Desgraciadamente, la reforma ini- 
ciada no fué de tatito provecho para Puerto Rico como 
para otras colonias. Dice el historiador Coll y Tosté: 
"Nuestra isla no tenía más puerto comercial permitido 




AUN DURANTE 1 \ MAYOR TARTE DKt SIGLO XIX LOS CAMINOS SE HALLABAN EX PÉSIMO 



ESTADO V había POCOS PUENTES 



que el de la Capital; y la obligación precisa de traer 
frutos del centro y de la costa por caminos de herradura, 
a venderlos en San Juan no era un buen negocio para los 
estancieros; por tal motivo, seguían practicando el contra- 
bando a mansalva, pues no había guarda costas en las 
playas y ensenadas." 

No era fácil llevar los productos agrícolas a otros puer- 
tos de la isla por falta de caminos buenos. En su memo- 
ria del año 1759 el gobernador Esteban Bravo de Rivero 
hace una reseña de los gastos del gobierno. No se halla 



iS6 HISTORIA DE PUERTO RICO 

asignación alguna para caminos y escuelas. Los reales 
funcionarios, el ejercito y el clero consumían casi todo el 
presupuesto. Ni en la extensa memoria del general 
O'Reylly del año 1705 se encuentra nada sobre caminos. 

El mal se remedió en parte en 1804 cuando por orden 
real se habilitaron los puertos menores de Fajardo, Ponce, 
Cabo Rojo. Mayagüez y Aguadilla. facilitándose así el 
comercio nacional y extranjero. 

8. Estado del comercio de Puerto Rico hacia fines 
del siglo XVIII. El estado lamentable en que se 
hallaba el comercio de Puerto Rico durante el siglo XYIII 
lo pinta el historiador Iñigo Abbad sin rodeos y con 
autoridad, pues vivía aquí en esa época: "El comercio 
de Puerto Rico con España es ninguno y el que tiene con 
las otras provincias de la Corona es tan limitado, que no 
merece memoria. Algunos barriles de café, malagueta 
y los pocos cueros que sacan los correos componen todo 
su giro, que quizá no ascenderá a 10.000 pesos al año. 
El de España con esta Isla esta reducido a surtir a la Capi- 
tal de vinos, aceite, ropas y algunas otras manufacturas 
de lujo. El ramo de harinas y negros corre por cuenta 
de la Compañía, que se provee en las islas extrangeras y 
suele introducir al mismo tiempo muchas cosas de con- 
trabando. El resto de la Isla poco ó nada consume de 
España; los extrangeros llevan á sus costas y puertos 
todo cuanto apetecen a cambio de sus producciones y de 
la plata que corre en ella .... 

"Los habitantes de la isla de Puerto Rico por la mayor 
parte se alimentan con los frutos de sus cosechas, pero 
no dejan muchos de gastar harina, vino, aceite, aguar- 
dientes, aceitunas, quesos, jamones y otros víveres 
extrangeros, y todos, excepto los de la Capital, se visten 
y proveen de ropas, sombreros, sables, sillas de montar. 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 187 

jabón, galones y de otros efectos que necesitan para su 
uso, por el mismo conducto, pues en la Isla no hay fábrica 
ni manufactura de ninguna especie. Las de España 
les salen muy caras; por otra parte sus frutos aunque 
apreciables, no tienen salida útil por esta vía ni aun para 
la misma capital, y así cultivan pocos mas de los precisos 
para sú consumo, exceptuando el café .... 

"Las causas de este desorden tan perjudicial son, que 
el extrangero da de utilidad al vecino un 25 ó 30 por 
ciento en la plata fuerte ; su medida es mayor, sus géneros 
mas finos y baratos, se los lleva a los mismos pueblos y 
toma en cambio toda especie de frutos y ganados. El 
comerciante español no deja ganancia alguna en la plata, 
su vara es mas corta que la olna francesa, vende mas caro 
por los mayores derechos que paga de entradas, salidas y 
fletes; no recibe los frutos del país, porque haciéndose la 
conducción por tierra, le salen muy costosos, y todo junto 
le imposibilita venderlos con la equidad que el extran- 
gero. De aquí proviene que el isleño teniendo a la puerta 
de su casa géneros buenos y baratos a cambio de sus 
frutos, no va a la Capital a buscarlos, con el dinero, mas 
caros y menos finos." 

9. Desarrollo de la propiedad agrícola. En el prin- 
cipio de la colonización de Puerto Rico se había señalado 
a cada colono por cédula de vecindad, una porción de 
terreno que le correspondía cultivar y usufructuar y un 
número de indígenas como peones. 

En 1 541 dispuso Carlos I que los pastos, montes y aguas 
fuesen comunes, dando lugar a muchas quejas y pro- 
testas. Fué esta disposición el origen de los hatos públicos. 

Los tierras ocupadas por los colonos se dividían en dos 
clases de propiedades: las estancias, dedicadas al cul- 
tivo de productos agrícolas y los hatos ocupados por los 



1 88 HISTORIA DE PUERTO RICO 

ganaderos, para la crianza de ganado. Con el aumento 
de la población no fué fácil velar los movimientos de 
todos los pobladores. Así es que muchos de los terrenos 
públicos fueron ocupados por los ganaderos a perjuicio de 
la gente más pobre que no hallaba pasto para sus animales. 

El gobernador Colomo trató de averiguar quienes 
poseían buenos títulos de los terrenos que ocupaban. El 
rey decretó nulos los títulos expedidos desde el año 1618 
en adelante. Esta orden fué suspendida por la muerte- 
de Felipe V y renovada en 1758. 

Entonces había unos doscientos hatos ocupados sin 
título legal alguno. Pero también existían más de cinco 
mil estancias concedidas por la Corona y trasmitidas a 
legítimos herederos. 

Al incendiar los holandeses la ciudad de San Juan en 
1625 se quemaron los archivos y no fué posible a los due- 
ños de las estancias presentar títulos o testamentos. La 
disposición del rey de hacer una nueva concesión de todas 
las tierras causó grandes perturbaciones. 

El gobernador Bravo de Rivero apoyó la protesta de 
los vecinos, la cual fué sometida al Consejo de Indias. 

El rey dispuso que se reconociese el derecho de propie- 
dad de las estancias de cultivo a los que estaban en pose- 
sión de ellos; pero también ordenó que fuesen demolidos 
los hatos realengos y reducidos y repartidos en estancias 
para dedicarlos al cultivo. Esta última medida perju- 
dicó grandemente a los ganaderos que protestaron de 
ella. Los ganaderos de San Germán apelaron a la 
Audiencia de Santo Domingo. 

10. Solución de la cuestión agraria. En 1774 el gober- 
nador Miguel de Muesas propuso al cabildo de San Juan 
una solución de la cuestión de los títulos de la propiedad 
de las tierras. 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 189 



Se convino en que los vecinos costeasen el arma- 
mento y vestuario de las Milicias Disciplinadas a 
cambio de la propiedad de 
los terrenos ocupados por 
ellos. 

En 1778 el rey dictó una 
cédula especial para el 
repartamiento de los 
terrenos en la cual dijo: 
"Deseoso Yo de facilitar 
siempre a mis fieles vasallos 
todos los auxilios posibles, 
he venido en conceder a los 
vecinos de la expresada isla 
la propiedad de las tierras 
que solicitan, con objeto de 
excitar a aquellos naturales 
en la aplicación al mayor 
cultivo de ellas, con tal 
que lo verifiquen con la contribución anual de un real y 
quartillo para cada cuerda de tierra de estancia y la 
de tres quartillos de real por cada cuerda de tierra de 
las de hato; con el fin expresado de costear el citado 
armamento y vestuario de las Milicias Disciplinadas de 
dicha isla." 

Estando España en guerra y cortada la comunicación, 
no fué posible dar cumplimiento a esta disposición hasta 
mucho más tarde. En 1785 el rey nombró a Julián Díaz 
de Saravia, fiscal de la Audiencia de Santo 'Domingo, 
para hacer el reparto e inscripción de las tierras, labor a 
la cual dio principio el año siguiente. 

La contribución para proveer el armamento y ves- 
tuario de las Milicias Disciplinadas ya se había cobrado 
14 




CARLOS III 



190 HISTORIA DE PUERTO RICO 

desde el año 1775 y había producido al tesoro la suma de 
73,451 pesos al comenzar Díaz de Saravia sus trabajos. 

La guerra con los ingleses y la invasión de España 
por los franceses paralizaron obra tan benéfica. Así es 
que el deslinde y demarcación de los terrenos públicos 
nunca se llegó a terminar. Gran parte de ellos fué ocu- 
pada con el aumento de población. Resulta, pues, que 
hoy en día muchos vecinos tienen en uso terrenos a los 
cuales no tienen otro título de propiedad que los 40 años 
de tranquila posesión que prescriben las Leyes de Indias. 

11. El rey Carlos III hace investigar el estado de 
Puerto Rico. Carlos III designó al Mariscal de Campo, 
Alejandro O'Reylly, para investigar e informar extensa- 
mente sobre las condiciones de defensa y las necesidades 
del pueblo. Su "Memoria de la Isla de Puerto Rico," 
escrita en 1765, es un documento histórico muy intere- 
sante y dio origen a reformas importantes implantadas 
más tarde. 

Dice el Comisario regio: "La conquista, población, 
pasto espiritual, administración de Justicia, fortificación, 
artillería, armas, municiones y tropa para la defensa de 
la isla de Puerto-Rico, han costado al Rey en 255 años 
que la posee, mucha gente é inmensos caudales: aun 
continúan los desembolsos del Real Erario, vienen anual- 
mente de México, mas de 80,000 pesos para los gastos 
de esta Isla, cantidad que será preciso aumentar conside- 
rablemente en los años próximos futuros. Quien dirá 
que después de tantos años de posesión, y tanto tesoro 
derramado en esta Isla, todos los tributos de ella, .... 
no ascienden á mas de 10,804 pesos y 3 reales al año." 

"El origen y principal causa del poquísimo adelanta- 
miento que ha tenido la isla de Puerto-Rico, es por no 
haberse hasta ahora formado un Reglamento político 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 191 



conducente á ello; haberse poblado con algunos soldados 
sobradamente acostumbrados á las armas para reducirse 
al trabajo del campo; agregáronse á estos un número de 
Polizones, Grumetes y Marineros que desertaban de 
cada embarcación que allí tocaba: esta gente por si 
muy desidiosa, y sin sujeción alguna por parte del Go- 
bierno, se estendió por aquellos campos y bosques, en que 
fabricaron unas malísimas chozas: con cuatro plátanos 
que sembraban, las frutas que hallaban silvestres, y las 
vacas de que abundaron muy luego los montes, tenían 
leche, verduras, frutas y alguna carne; con esto vivían 
y aun viven. Estos hombres inaplicados y perezosos, 
sin herramientos, inteli- 
gencia de la agricultura, 
ni quien les ayudase á des- 
montar los bosques, qué 
podrían adelantar ? . . . . 
Con cinco dias de trabajo, 
tiene una familia plátanos 
para todo el año: Con 
estos, la leche de las vacas, 
algún cazave, moniatos y 
frutas silvestres, están 
contentísimos. Para ca- 
mas usan de unas hamacas 
que hacen de la corteza 
de un árbol que llaman 
Majagua. Para proveerse 
del poco vestuario que 
necesitan, truecan con 
los estranjeros, vacas, 
palo de Mora, caballos, muías, café, tabaco ó alguna 
otra cosa, cuyo cultivo les cuesta poco trabajo. 




EL PLÁTANO 



"Con cinco días de trabajo, tiene una familia 
plátanos para lodo el año" 



192 HISTORIA DE PUERTO RICO 

.... Los vasallos de esta Isla son hoy los mas 
pobres que hay en América, que por su desidia y falta de 
saca, pierde el estado muchos y preciosos frutos; que ha 
gastado el Rey en ella desde su conquista mucho mas de 
veinte millones de pesos; que no existen hoy entre todos 
los habitantes ciento cincuenta mil, en dinero efectivo. 
Tan inmensos gastos del Rey, la infelicidad de los vasa- 
llos poseedores de las mejores tierras de América, y sin' 
tributos: el ser esta preciosa Isla una carga perpetua, 
y pesada al Real Erario, son pruebas incontestables de 
la necesidad de seguir adelante otras reglas." 

12. Censo de población y productos. O'Reylly da el 
primer censo general de habitantes de Puerto Rico que 
arroja un total de 44,883. De estos 5,037 eran esclavos 
y 39,846 blancos, pardos y morenos libres. San Germán 
con una población de 5,950 tenía el mayor número de 
habitantes, siguiendo la Capital con 4,506 y Aguada con 
4,272. 

Para atender al pasto espiritual tenía Puerto Rico 68 
sacerdotes, incluso 15 frailes dominicos y 10 franciscanos. 
Había 15 monjas. 

La propiedad agrícola constaba de 4,579 estancias y 
269 hatos. En 1775 según el informe del cabildo de la 
Capital al rey, el número de estancias se elevó a 5,587 y 
los hatos se redujeron a 234. 

En cuanto a ganado contaba la isla con 18,577 caba- 
llos, 1,371 muías, 1,031 burros, 44,633 cabezas de ganado 
vacuno, 5,735 carneros, 2,683 cabras y 47,905 cerdos, un 
total de 121,935. 

13. Recomendación del investigador. Para el fomento 
de la isla O'Reylly considera ' .. . . . indispensable 
el establecimiento de algunos hombres de caudal que 
pongan ingenios. Un nuevo y proporcionado reglamento 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 193 

de derechos y de comercio; algunos artesanos y labradores 
inteligentes, y obligar al cultivo de los frutos que sean 
mas útiles al comercio de España; que S. M. declare 
propiedad del fisco todas las tierras no cultivadas ó pobla- 
das como es de ley y condición espresa en la gracia. 
Con dar S. M. la propiedad de estas tierras á los que 
vinieron á establecerse, se animarían muchos: conven- 
dría arreglarles la cantidad al número de negros y depen- 
dientes que tragesen, y dejar á los mismos habitantes 
de la Isla, poseedores actuales, tierras con justa pro- 
porción á sus fuerzas, señalándoles tres años para su 
cultivo. Se aplicarían á ello con fervor para no perder- 
las, y lo poco que se les dejaría les valdría entonces 
diez veces mas de lo que hoy les vale su imaginaria pro- 
piedad". 

14. Estado de la agricultura. Dice el historiador Iñigo 
Abbad : "La agricultura, que es la primera de las artes 
y la verdadera riqueza de un estado, está muy á los prin- 
cipios en esta isla. Por la mayor parte se reduce al cul- 
tivo de las legumbres y frutos de primera necesidad, sin 
ofrecer al comercio objeto digno de atención. 

"Apenas conocen instrumento ni medio útil para 
ejercerla. Con una hacha ó mas regularmente con fuego 
abaten los árboles. Un sable que llaman machete acaba 
de desmontar la maleza y limpiar la tierra; con la punta 
del sable ó de un palo hacen pequeños hoyos ó surcos, en 
donde ponen la planta del tabaco, café, arroz, cazave, 
plátanos, maiz, frijoles, batatas ú otras legumbres, que 
son los objetos de sus cosechas .... 

"Tienen por bajeza toda aplicación al trabajo y la 
miran como aplicación propia de esclavos, y se conforman 
mejor con la pobreza en que viven que con el ejercicio 
honesto y natural, cual es el cultivo de las tierras . . . , 






HISTORIA DE PUERTO RICO 



"El cultivo de la caña de a íicar os muy común en boda 
La isla: hay pocos hacendados que no tengan alguna 
porción de este plantío, pero son muy contados los que 
nan su principal cosecha do olla. Kl mayor número 
de esclavos que necesita \ Los grandes costos que tiene La 
formación de un ingenio con los utensilios necesarios, 
imposibilitan a muchos aumentar este plantío .... 

"l.i . . . . caña ocupa 3,156 cuerdas de tierra, que 
rinden 78,884 botijas de nielado y 10,949 arrobas de 
a lea 

"El . •■-..... produce ;.;-> arrobas al año, 

Esta planta es kan propia vio este clima que nace y se cria 




I \ \\ . '.>', Q re vPICHB 

- ■• . \ , - 
sin cuidado alguno, Rara os la haoionda 011 quo no so 
ven algunos arboles de esta especie, poro son poquísimos 
los quo se dedican § su cultivo. 



i.i COMERCIO V l.A AGRK u.'i i RA; SU rLO XVIU [95 

" El 1 abaco se culi i\ a genei almente en todos I"' terri 
torio produce muy bien y en algum » ¡ es de excelenl e 




" m rAHACU l'RI mi I U mi '\ I1III ■ \ ES DI! BXCKLENT1 CALID \l 



calidad, pero toda la cosecha anual solo asciende á 28,070 
arrobas que se consumen en la isla. 

"Dedican su cuidado ron mas esmero al café, que 
fructifica pasmosamente, pide poco cuidado y tiene 
salida segura para los extrangeros, que lo solicitan con 
ansia por su buena calidad, y cogen en anos regulares, 
romo el ano de 1 7 7 s , 45,049 arrobas. Lo venden con 
la cascara por qo tener en esta isla molinos para lim- 
piarlo. 

" Los ph'ilanos les sirven de pan. Esta planta hermosa 
y admirable por todos sus circunstancias, produce todos 
los anos un racimo de plátanos, sin exigir cuidado ni tra- 
bajo alguno del labrador, y en olios ocupan 8,315 cuerdas 
de tierra, 



196 HISTORIA DE PUERTO RICO 

"La yuca de que hacen el pan de cazave, es un arbo- 
lito cuyo labor ocupa los esclavos mas que las de las otras 
plantas .... Esta especie de pan es muy usual en 
toda la isla y lo estiman con preferencia al de maiz. 
Hacen también almidón de la yuca para los planchados 
de ropa, que da muy bello lustre .... 

"Mas abundante es la cosecha de maiz, frijoles y 
arroz. Estas semillas quieren mas humedad, menos 
trabajo y socorren mas pronto el hambre .... El 
maiz solo da una cosecha, pero muy abundante, pues en 
años regulares cogen 62,024 arrobas de este grano. El 
arroz da tres y aun cuatro . . . ..Su cosecha anual 
asciende á 80,386 arrobas. 

"No les merecen mas cuidado los frijoles, sin embargo 
que pagan tan bien los sudores del labrador como el 
arroz .... Su planta se ve siempre cubierta de flores 
y de bainas llenas de granos, que son de buen gusto, de 
un color encarnado oscuro, poco agradable á la vista 
aunque los naturales no se detienen en esto para satisfa- 
cerse de ellos." 

15. Gestiones administrativas de Daban. Uno de 
los gobernantes que más impulso dio. al desarrollo de 
Puerto Rico durante el siglo XVIII fué Juan Daban, 
que ocupó el cargo de gobernador en 1783. 

Haciendo uso de las milicias de caballería, estableció 
el primer servicio postal en el país. La correspondencia 
se llevaba de pueblo a pueblo hasta terminar en la Capital. 

En 1785 un temporal devastó los campos. Daban re- 
corrió la isla personalmente para ofrecer socorro a los nece- 
sitados, siendo el primer gobernador que hizo un viaje 
de inspección para estudiar la situación de los vecinos. 

Dos años más tarde un terremoto causó grandes daños, 
derribando las murallas entre la Fortaleza y el Morro, y 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVII] 197 

agrietando las obras del fuerte San Jerónimo. Mientras 
los vecinos se dedicaban a celebrar rogativas, Daban 
allegó recursos para ayudar a las víctimas del desastre. 

16. Daban establece la Real Factoría Mercantil. 
En 1787 Daban activó el establecimiento de la Real 
Factoría Mercantil la cual empezó sus negocios con 62,- 
000 pesos adelantados del tesoro insular. 

En el primer viaje de la fragata "El Marqués de la 
Sonora" se obtuvo un beneficio de más de veinte mil 
pesos. Tres años más tarde las operaciones de esta 
empresa arrojaron una ganancia anual de 129,000 pesos. 

17. Introducción del papel moneda. Los fondos del 
"Situado " mejicano habian formado los principales recur- 
sos del gobierno por mucho tiempo. Gracias a estas 
remesas del tesoro de Méjico se pudo hacer de San Juan 
la segunda plaza fortificada de América. La primera 
fué Cartagena de Indias. 

A causa de la guerra con Inglaterra estas remesas se 
interrumpieron. Se hizo necesario acudir a algún reme- 
dio para salvar la situación y continuar las obras. 

En 1779 se autorizó la emisión del papel moneda por 
más de un millón de pesos. Los billetes representaron 
valores desde un real hasta cuatro pesos. 

18. Resumen. España hizo un convenio con Ingla- 
terra por el cual esta nación obtuvo el derecho de intro- 
ducir 144,000 esclavos en las colonias españolas. 

El gobernador Abadía llegó a dominar el comercio con 
España, así como el de contrabando con los extranjeros. 

En 1749 se decretó la primera prohibición contra las 
bebidas alcohólicas, protegiendo así la exportación de 
licores de España. 

El gobernador Ramírez de Estenos alentó a los puer- 
torriqueños a cultivar el café que fué introducido de Cuba. 



198 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Para fomentar el comercio se establecieron la Real 
Compañía Barcelonesa y los buques de correo. El 
monopolio del comercio colonial de Sevilla y Cádiz fué 
suprimido. Esta reforma ayudó poco a Puerto Rico, 
pues tenía un solo puerto, el de San Juan. Los extran- 
jeros continuaron el contrabando por los puertos de 
Ponce, Cabo Rojo y Mayagüez, resultando el comercio 
de mucho mayor beneficio para los ingleses, franceses y 
holandeses que para los españoles. 

El rey decretó la anulación de los títulos de propiedad 
de las tierras, ocasionando graves perjuicios y grandes 
protestas. Para arreglar la cuestión de la propiedad se 
convino en que los terratenientes habían de pagar una 
contribución para el armamento y vestuario de las mili- 
cias. A cambio la Corona reconoció el derecho de los 
poseedores a la propiedad agrícola. 

La agricultura y el comercio estaban muy atrasados 
en el siglo XVIII, la población escasa y la gente muy 
pobre. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: i. El "asiento" con Inglaterra. 
2. El gobernador Abadía. 3. La primera prohibición. 4. El café 
en Puerto Rico. 5. De cómo se mejoraron las condiciones del co- 
mercio. 6. Estado del comercio a fines del siglo XVIII. 7. De cómo 
los puertorriqueños adquirieron los títulos de propiedad a las tierras. 
8. Informe de O'Reylly sobre Puerto Rico: a. Causas del poco pro- 
greso; b. Estado de pobreza; c. Censo de población; d. Recomenda- 
ciones, o. Estado de la agricultura hacia fines del siglo XVII. 10. 
La obra del gobernador Daban. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ De qué manera ayudó el "asiento" 
sobre la introducción de esclavos a los ingleses en el comercio de con- 
trabando ? 2. ¿ De qué modo aprovechó el gobernador Abadía este 
convenio ? 3. Hágase una comparación, de los castigos impuestos 
por infracción del decreto de la prohibición con los que se aplican hoy 
en día. 4. ¿ Qué importancia ha tenido la introducción del café en 
Puerto Rico para el desarrollo de la agricultura y comercio del país ? 



EL COMERCIO Y LA AGRICULTURA: SIGLO XVIII 199 

5. ¿ Qué medidas adoptó el gobierno para mejorar las condiciones del 
comercio ? 6. ¿ Por qué razón limitó España su comercio con Puerto 
Rico al puerto de San Juan ? ¿ Era cosa fácil para los agricultores 
traer sus productos a la Capital para embarcarlos ? ¿ Qué beneficio 
derivaban los puertorriqueños del comercio con los extranjeros? 
¿ Podían los barcos españoles ir a los puertos de Pon ce, Cabo Rojo, 
Mayagüez y otros ? ¿A qué puertos iban los barcos ingleses, fran- 
ceses y holandeses ? 7. ¿ Por qué es importante poseer título legal 
debidamente inscrito de las propiedades ? Al comprar una finca o 
propiedad agrícola, ¿ qué debe indagarse en cuanto al título de propie- 
dad ? ¿ Qué clase de finca tiene mayor valor, la que no tiene tíUilo 
legal o la que tiene buen título inscrito en el registro de la propiedad ? 
8. i Cuál es la diferencia entre estancia y hato ? 9. ¿ Por qué al po- 
blarse la isla se descuidó la gente en adquirir títulos a las tierras ? 10. 
¿ Por qué ordenó el rey que fuesen deshechos los hatos y no las estan- 
cias ? n. ¿ Cómo se arregló por fin la cuestión agraria ? ¿ Quedan 
hoy muchas tierras sin títulos legales ? 12. ¿ Fué favorable o desfa- 
vorable el informe de O'Reylly sobre el estado general de Puerto Rico ? 
Hágase una reseña de los puntos principales. 13. ¿ Qué opina Ud. 
del número de habitantes de Puerto Rico en 1765 ? ¿ Por qué no había 
más habitantes ? 14. ¿ Qué opina Ud. del estado de la agricultura ? 
¿ A qué causas se debe su atraso ? 15. ¿ Cuenta Ud. a Daban entre 
los buenos o malos gobernadores que ha tenido Puerto Rico ? ¿ Por 
qué ? 



CAPÍTULO XIV 

LA VIDA DEL PUEBLO DURANTE EL 
SIGLO XVIII 

i. Nuevas poblaciones formadas en el siglo XVIII. 

Durante los dos primeros siglos de su historia el desarrollo, 
urbano, como el de la población total de Puerto Rico, fué 
muy lento. 

Uno de los factores que necesitaba Puerto Rico para 

su desenvolvimiento era la inmigración de familias 

/debidamente constituidas más bien que de elementos 

^aventureros. El mayor número de familias que llegaron 

a principios del siglo Vino de las islas Canarias. 

En 1729 informó el obispo Sebastián Lorenzo Pizarro 
que halló ermitas en Cangrejos (Santurce), Manatí, 
Rincón, Mayagüez, Cabo Rojo, Yauco, Caguas y Las 
Piedras. Todas estas ermitas dieron lugar a la agrupación 
de vecinos en aldeas o riberas formándose con el tiempo 
pueblos. 

En una memoria presentada por el Gobernador Esteban 
Bravo de Rivero en 1759 da informes de nueve pueblos 
y nueve aldeas, además de la capital y la villa de San 
Germán. 

El Mariscal de campo O'Reylly informó en 1765 que 
existían veinte pueblos además de la capital y la villa 
de San Germán. La mayor parte eran aldeas de pocas 
casas, viviendo casi todos los vecinos en sus fincas 
rurales. 

En 1775 el cabildo de San Juan dio informes de veinti- 
nueve poblaciones ya establicidas. 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 




ki [ÑAS DI I NA ANTIGUA ERMITA DE 1- \ HACIENDA PLANTAJE EN BAYAM6n 
Las limitas dieron lugar a la agrupación de vecinos en aldeas, y muchas de ésta 
el tiempo se convirtieron en pueblos 

En 1776 Arecibo, Aguada y Coamo fueron ascendidos 
a la categoría de villa igual que San Germán, con sus 
consejos municipales y alcaldes ordinarios. 

Los demás pueblos que datan del siglo XVIII se fun^ 
daron en los años siguientes; Río Piedras, 17 14; Loíza, 




RUINAS DE "UNA ANTIGUA ERMITA EN PUEBLO VIEJO 



202 HISTORIA DE PUERTO RICO 

1719; Añasco, 1733; Guaynabo, 1723; San Antonio de La 
Tuna, 1725; Guayama, 1736; Manatí, 1738; Utuado, 
1739; Toa Baja, 1745; Toa Alta, i75i;Ponce, i752;Yauco, 
1756; Pepino (San Sebastián), 1752; Moca, 1772; Agua- 
dilla, 1775; Rincón, 1770; Bayamón, 1772; Mayagüez, 
1760; San Mateo de Cangrejos, hoy llamado Santurce, 
1760; Cabo Rojo, 1771; Cayey, 1774; El Barrero (Caguas), 
1775 ; Vega Baja, 1776; Fajardo, 1760; Yabucoa, 1793; 
Humacao, 1793; Juncos y Luquillo, 1797. 

Por las fechas expresadas se ve que el desarrollo más 
rápido de población se llevó a cabo en la costa norte 
y la parte occidental de la isla. 

2. Fundación de Santurce. Santurce, que hoy con- 
stituye el distrito residencial más aristocrático de Puerto 
Rico, se formó en su principio como población de negros 
libres bajo el nombre de Cangrejos. 

En 1664 llegaron a Puerto Rico tres negras y un negro, 
huidos de la isla vecina de Santa Cruz. El gobernador 
Juan Pérez de Guzmán se opuso a su venta como esclavos 
para beneficio del Tesoro Real, opinando que "no parecía 
decoroso que el rey redujese a esclavitud las gentes que se 
acogían a su amparo". 

Ya en los años 1680 y 1693 decretó el rey de España 
la libertad de todos los esclavos prófugos de las colonias 
inglesas y holandesas que buscaban asilo en los dominios 
españoles con la condición de que abrazasen la fe católica. 
Más tarde se repitieron cédulas reales en igual sentido, 
decretando el rey: .... que desde ahora en ade- 

lante para siempre queden libres todos los negros esclavos 
de ambos sexos, que de las colonias inglesas y holandesas 
de la América se refugiasen . . . .a mis Dominios 
para abrazar nuestra Santa Fé Católica y que .... no 
se moleste ni mortifique negro o negra alguna que con 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 



203 



este fin se huyesen en poder de sus dueños, pues con el 
hecho de haber llegado a mis Dominios han de quedar 
libres, sin permitirse que con pretesto alguno se vuelvan 
a vender y reducir a la esclavitud." 

En 1 7 14 el número de esclavos refugiados en Puerto 
Rico llegó a 80. El Gobernador, don Juan de Rivera, 





ift^^taafe 


r 5°- 1 ' ■■ tfli 


'.' 


-^ - ■ •""T í ' i ^^P7rn|T"r-- Jl ii - ' wiíHMJ__imj__ 


^^?*WBftBW«Hi 



VISTA PARCIAL DEL ARISTOCRÁTICO BARRIO SANTURCE 

" Se formó en su principio como población de negros libres, bajo el nombre de Cangrejos" 

dispuso que formasen colonia aparte, cediéndose a los 
hombres dos cuerdas de terreno para su uso en la parte 
de la isleta que hoy se conoce con el nombre de Puerta 
de Tierra. 

Debido a la poca fertilidad de los terrenos las autori- 
dades accedieron a que los colonos negros se pasasen al 
otro lado del puente de San Antonio, poblándose así los 
terrenos hasta el caño de Martín Peña. Por medio de 
esta colonización se hizo más fácil vigilar la ensenada de 
Cangrejos contra los ataques de los enemigos. También 
se formó la milicia auxiliar conocida con el nombre 
de "Los Morenos de Cangrejos" que ayudaron en la 
expedición contra los ingleses en Vieques y en 1797 se 



204 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




AGUADILLA, PUEBLO FUNDADO EN 1775 

Fué atacado por los ingleses en 1707 y 1801, y por los corsarios colombianos en 1825. 

Aquí nacieron la -poetisa Bibiana Benítez, el naturalista Agustín Stahl, el poeta 

Rafael del Valle y el poeta y hombre público José de Diego 




UTUADO, PUEBLO FUNDADO EN 1739 

Hasta aquí llegaron las tropas del general Henry durante la invasión americana en i8q8 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 205 

distinguieron en la defensa de La plaza contra los hue 
de Abercromby y Harvey. 

3. Desórdenes y disensiones. El gobernador Juan 
José Colomo llegó a Puerto Rico en 1744. Vino con el 
ánimo de corregir defectos en la administración y en 
la vida del pueblo. Resumió sus impresiones de la colo- 
nia confiada a su gobierno en estas palabras citadas de 
Brau : 

"Escándalos públicos sin medida; ladrones sueltos 
necesitando castigo; embebecida en chismes la vecindad; 
empleos subalternos adjudicados venalmente; soldados 
que sólo han servido para cobrar el salario y los dos 
tercios del batallón casados con mulatas, por lo cual no 
hay necesidad, por ahora, de cuarteles."* 

Colomo prohibió los matrimonios entre personas de 
diferentes razas. No permitió el casamiento de soldados 
sin real licencia. El Obispo no hizo caso de estas prohi- 
biciones y resultó la pugna entre las autoridades políticas 
y religiosas con altercados desagradables que duraron 
muchos años. 

En su afán de moralizar la administración, Colomo 
se vio precisado a denunciar a la Corona varios funciona- 
rios, que dieron lugar a chismes y desórdenes, y que luego 
fueron separados de sus cargos. 

Los desórdenes públicos llegaron a su colmo durante 
la administración del gobernador Benavides, quien ocupó 
su cargo en 1761. 

Benavides suprimió los distintivos de autoridad, así 
como todas las diferencias de clase, dedicándose a fiestas 
nocturnas, jiras campestres y celebrando bailes de mulatas 
en la misma Fortaleza. 

* Citado de Salvador Brau: Historia de Puerto Rico, D. Appleton y 
Cía., 1904. 

15 



206 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Fué sometido a un proceso y tuvo que dimitir poco 

tiempo después por su conducta indecorosa y extravagante. 

4. La Iglesia trata de corregir las costumbres públicas. 

Los esfuerzos hechos para corregir las costumbres del 
pueblo no se limitaron a las iniciativas del gobernador 
Colomo. En igual sentido trabajó la Iglesia. Como 
ejemplo se cita el edicto publicado en 1773 por el obispo 
Manuel Jiménez Pérez que dice en parte así: "Por per- 
sonas piadosas . . . . se ha notado . . . .el abomi- 
nable asco y traje deshonesto con que muchas mujeres se 
atreven a andar por las calles públicas y entrar en la 
Iglesia, .... que no sólo se escandalizan, sino que 
al mismo tiempo son causas de muchos y graves pecados, 
. . . . Ordenamos y mandamos . . . que ninguna per- 
sona, de cualquier estado que sea, use de dichos trajes, . . 
ni menos tomen asiento alto en la Iglesia, bajo la pena 
de ocho reales, que se le sacarán de multa por la primera; 




IGLESIA DE GUAYAMA, PUEBLO FUNDADO EN 1797 



y por cuanto . . . .hay muchos, así hombres como 
mujeres, que olvidados de sus principales obligaciones 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 



207 



pre- 
os y 




no solamente dejan de oir Misa en los días de 
cepto, sino que .... trabajan en los Domine 
otras festividades, en 
que se prohibe, orde- 
namos y mandamos 
a nuestro Alguacil de 
vara, que siempre que 
averigüe haber incu- 
rrido en este delito 
alguna persona . . , 
le quite ocho reales 
de multa y le ponga 
inmediatamente en 
la cárcel pública, y 
nos dé parte de ello 
para aplicar las demás 
penas, que por bien 
tuviéramos." 

5. Muerte de Felipe V; Fernando VI, nuevo rey. En 
1746 falleció el Rey Felipe V ocupando el trono español 
su hijo Fernando VI. 

Los regios funerales, así como la exaltación al trono del 
nuevo monarca se celebraron en Puerto Rico con mucho 
aparato. 

El gobernador Colomo hizo perpetuar los homenajes 
y festividades en un documento extravagante y pomposo, 
escrito en prosa y verso. He aquí un breve extracto: 
"Estaba la Ciudad transformada en Cielo, pues todos 
demostraron su alegría con muchas luminarias que 
pusieron en ventanas, balcones, calles; la Real Fortaleza 
(abitazion de dicho señor Gobernador) estaba adornada 
con 40 achas y mas de 200 velas; tan simétricamente 
puestas en balcones, corredores, asoteas, que todos querían 



IGLESIA DE JUNXOS, PUEBLO FUNDADO EX 1797 

Esta jurisdiccicón produce caña de azúcar, 
tabaco y frutos menores 



208 HISTORIA DE PUERTO RICO 

ver su hermosura, obligados de su extraordinario, y 
abundante adorno, y en la misma conformidad se adornó 
todos los días que duraron las fiestas, haciendo lo mismo 
el vecindario, Cathedral, y Conbentos, que verdadera- 
mente estaba la Ciudad que pudiera tener embidia la 
tierra más opulenta del mundo. 

"Di Puerto Rico que te ha sucedido 

de quanto acá te miras ilustrado 

porqué razón te hallas tan lucido 

porqué causa te has iluminado. 
Más que mucho que te halles encendido 

quando se halla Fernando coronado 

goces en orahuena tu grandeza 

que se digna de alabanza tu fortaleza: " 

6. Casa Blanca pasa a ser propiedad del estado. La 

casa solariega de la familia Ponce de León, construida 
en su principio por García Troche en 1523, pasó a ser 
propiedad del estado en 1779, por venta forzosa a instan- 
cias del gobernador Dufresne. Fué destinada al cuerpo 
de ingenieros bajo el nombre de "Casa Blanca". 

7. El obispo Manuel Jiménez Pérez funda el Hospital 
Civil. En 1774 el obispo Manuel Jiménez Pérez empezó 
la construcción del Hospital Civil con bastante capacidad 
para 500 camas. Compró el solar con fondos propios 
y recurrió a varios medios para allegar recursos sin gravar 
en nada el erario público. A pesar de las trabas que le 
puso el gobernador Dufresne la obra se completó aunque 
no se equipó del todo hasta 1782. 

Dufresne llegó al extremo de acusar el obispo de robarse 
arena y piedras de las obras militares, cuando éste reclamó 
su edificio para los pobres. El obispo había puesto 
generosamente su hospital a disposición del gobernado r 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 



„>( O) 




cuando se temía la guerra con los ingleses y el nial 
estado en que se hallaba el hospital militar de San Carlos. 

Al saber el rey la '^J^av, 

conducta meritoria del ¿¿-J;,^ '\~. 

obispo, comisionó al 
fiscal de la Audiencia de 
Santo Domingo para 
procesar al gobernador 
y a su auditor, contra 
quienes pesaban cargos 
graves. 

8. La obra de Fray 
Iñigo Abbad. En 1772 
llegó a Puerto Rico el 
monje benedictino Iñigo 
Abbad y Lasierra, con- 
fesor del obispo Jiménez 
Pérez. Hombre de gran talento, fué mucho más que cura. 
Escribió la Historia Geográfica, Civil y Natural de la Isla 
de San Juan Bautista de Puerto Rico, que se publicó por 
primera vez en Madrid en 1789. Esta obra es deficiente 
en parte por falta de fuentes históricas, pero revela las 
grandes dotes e ilustración del autor como observador 
sagaz, historiador, literato, filósofo y economista. Además 
de la historia de Puerto Rico hasta su época, a él se debe 
una descripción fiel e interesante de las bellezas y 
productos del país, así como de las costumbres y manera 
del vivir del pueblo puertorriqueño en el siglo XVIII. 

Al igual del obispo sufrió Iñigo Abbad por las intrigas 
tramadas por Dufresne. ' Éste le acusó de usurero, 
enredador y fanático, pidiendo su expulsión del país. 
Estas quejas no le valieron para deshacerse del monje. 
Más tarde fué procesado por tener un esclavo sin marca. 



EL OBISPO MANUEL JIMÉNEZ PÉREZ 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




Embarcado para España con su negro en 1778 la 
intriga fué deshecha ante el Consejo de Indias. 

9. De cómo eran los 
puertorriqueños en el siglo 
XVIII. De los habitantes 
de Puerto Rico Iñigo 
Abbad expone este juicio : 
"Los Europeos de dife- 
rentes naciones que se han 
establecido en esta isla, la 
mezcla de estos con los 
indios y negros, y los 
efectos del clima que obra 
siempre sobre los vivientes, 
han producido diferentes 
castas de habitantes que 
se distinguen en su color, 
fisonomía y carácter. 
Verdad es que mirados en 
globo y sin reflexión, se 
nota poca diferencia en 
sus cualidades y solo se 
descubre un carácter tan 

mezclado y equívoco como sus colores 

"Dan el nombre de criollos indistintamente á todos 
los nacidos en la isla de cualquiera casta ó mezcla de que 

provengan Su constitución es delicada y en 

todos sus miembros tienen una organización muy fina y 
suelta propia de un clima cálido ; pero este mismo los hace 
perezosos, los priva de la viveza regular de las acciones y 
les da un color y aspecto que parecen convalecientes: 
son pausados, taciturnos y están siempre de observación; 
pero de una imaginación viva para discurrir é imitar 



Jr J?njp/0 JlélaA.y °¿£ 



IÑIGO ABBAD Y LASIERRA Y FACSÍMILE 
DE SU FIRMA 




LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 211 

cuanto ven; aman la libertad, son desinteresados y usan 
de la hospitalidad con los forasteros; pero son vanos é 
inconstantes en sus gustos 

"Tienen inclinación á las acciones brillantes y de 
honor: han manifestado intrepidez en la guerra y sin 
duda son buenos soldados para expediciones y campañas 
cortas 

"Miran con tedio á los Europeos: el demasiado ardor 
y vivacidad de estos en sus operaciones los incomoda y 
les domina siempre la emulación; pero los reciben con 
franqueza en sus casas, los alimentan y mantienen con 
gusto y se glorían de descender de ellos." 

10. De cómo vivían los vecinos de la Capital. Dice 
Iñigo Abbad: "La construcción de las casas es tan varia 
como las castas y clases de sus habitantes. Las de los 
Españoles y ciudadanos acomodados están hechas de cal 
y canto, cubiertas de teja, algunas tienen el techo de 
azotea .... La mayor parte de las casas tienen algi- 
bes en donde recogen el agua de los tejados que les sirve 
para beber y demás usos domésticos. 

"Las casas que habitan los mulatos y gente de color 
son de tabla y vigas. Fijan estas en hoyos que abren en 
la tierra, y bien aseguradas clavan en ellas por sus cuatro 
frentes las tablas que son constantemente de palmas por 
su mucha duración y resistencia á las inclemencias del 
tiempo ; su techo forma dos vertientes mediante un cabal- 
lete de vigas: cúbrenlo con cañas ó tablas sobre las 
cuales aseguran con buen orden hojas, ó mas bien 
cortezas de la palma, .... el ámbito interior de la 
casa está cortado por el centro con un tabique de tablas ó 
cañas: esta sección deja dos piezas, la primera en que está 
la puerta de la casa sirve de zaguán y sala: la interior 
está destinada para dormitorio de la familia, bien que 



212 HISTORIA DE PUERTO RICO 

la primera tiene el mismo "uso y en ella cuelgan las 
hamacas, que es su canapé, en que pasan el día y la 
noche. 

"Los negros y gente pobre forman sus casas á 
esta misma idea, aunque mas groseras y reducidas. 
Apenas son otra cosa que una jaula hecha de cañas 
sostenidas por dentro de estacas que ponen para darlas 
firmeza. 

"Son pocas las casas de esta ciudad que no tienen 
algún patio ó huerto que les sirve de mucho desahogo: 
en ellos componen sus comidas, sin mas cocina ni horni- 
llos que el fuego que encienden en el suelo á la sombra 
de algunos papayos, plátanos ó enramadas cubiertas de 
calabazas que siembran para gozar de su sombra y gua- 
recer á las gallinas comunes, de guinea, patos ú otras 
aves que acostumbran criar, defendiéndolas con este 
arbitrio de los ardores del sol ... El vecindario 
asciende á 6,605 almas de todas clases. 

"El lujo de la ebanistería, tapicerías y adornos no ha 
entrado todavía en Puerto-Rico : todos sus muebles están 
reducidos á las hamacas y alguna silla tosca de madera ó 
de paja." 

11. Usos y costumbres del pueblo. La diferencia 
entre la vida de los capitaleños y de los del campo es 
histórica. Ya la nota Iñigo Abbad, quien da una des- 
cripción interesante del modo de vivir del pueblo : ' ' Las 
casas que tienen hoy en la isla son generalmente de la 
misma construcción que la que usaban, los indios, ideadas 
según las circunstancias del país lo exigen por el excesivo 
calor y abundancia de lluvias, que caen la mayor parte 
del año .... Su comodidad es muy poca : una sala 
que llaman soberado y otra que sirve de dormitorio 
ocupan el único piso, que es siempre de tabla. 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 



-•i 5 



"Por lo común duermen en hamacas, colgadas entre 
los postes ó vigas que sostienen el techo. Las camas 
.... son pocas é incómodas: un tablado tosco con 




DIJO ABBAD, LAS CASAS QUE TIENEN HOY . . . SON GENERALMENTE DE LA MISMA 
CONSTRUCCIÓN QUE LA QUE USABAN LOS INDIOS" 

un gergon de yerba y un toldo de lienzo para preservarse 
de las nubes de insectos y sabandijas que hay en todas 
partes. . 

"No usan alhajas, adornos ni otras materias de lujo 
para hermosearlas. Algunos tures ó silletas de cuero, 
y á falta de estos algún banquillo tosco, componen todos 
sus muebles. El menage de cocina no es mas ostentoso: 
Una olla y alguna cazuela de barro bastan para cocer 
la comida de cualquiera familia; los platos, cucharas, 
vasos, escudillas y demás utensilios los hacen eje higuera 
ó fruta que dá el árbol totumo. También se sirven de 
los cocos para beber y otros usos. 

"No son mas espléndidos en poner la mesa que en 
alhajar la casa: no usan manteles, servilletas, vasos, 
ni cubiertos. Por lo común, comen sentados en el suelo: 



214 HISTORIA DE PUERTO RICO 

su vianda se reduce á una olla de arroz ó de batatas, 
ñames, calabazas ó de todo junto. Los que viven cerca 
de los pueblos, suelen tener carne fresca de vaca, que 
matan dos veces á la semana. Los que están distantes 
solo la, consiguen cuando hacen monterías. 

"El platanal lo tienen junto á las casas: cogen el 
racimo verde cuando los plátanos están ya grandes, estos 
los asan al fuego hasta que se ponen muy duros y en- 
tonces les sirven de pan. Jamás les falta un coco de leche 
de sus vacas que es excelente. 

"La cena es muy moderada: algún poco de arroz ó 
algunos cangrejos de tierra y á falta de esto, algunos 
plátanos ó batatas bastan para cenar una familia. Por 
la mañana y entre dia usan mucho del café con miel, y 
con esto se socorren cuando los molesta el hambre, que 
resisten por mucho tiempo sin manifestar flaqueza." 

12. El vestido. "El vestido que usan los hombres 
es muy sencillo, proporcionado al calor del clima ó mas 
bien á cubrir la desnudez: unos calzoncillos de lienzo 
pintado largos hasta los tobillos, una camisa de lo mismo, 
un sombrero de palma ó negro con su galón de oro, un 
sable que llevan siempre ceñido ó debajo del brazo, con 
un pañuelo atado á 1a cabeza, es toda su gala. No usan 
medias, ni zapatos. 

' ' Las mugeres van igualmente descalzas ; llevan uno ó 
dos pares de sayas de indiana ó lienzo pintado, una camisa 
muy escotada por los pechos y espaldas, toda llena de 
pliegues de arriba abajo, las mangas las atan sobre los 
codos con cintas y un pañuelo en la cabeza. Cuando 
salen á misa usan de mantilla ó un lienzo largo como paño 
de manos con que se rebozan, y chinelas. Cuando van 
á los bailes ó montan á caballo, llevan sombrero redondo 
de palma con muchas cintas ó negro con galón de_oro. 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 215 

Las blancas y las que tienen caudal usan estas ropas de 
angaripolas y de olanes muy finos y labrados, suelen 
llevar una cadena de oro al cuello y algún escapulario. 
Clavan en el pelo y en los sombreros cucuyos, cucubanos 
y otras mariposas de luz, que les sirven de brillante pedre- 
ría y lucen con mucha gracia." 

13. Las diversiones del pueblo: Las riñas de gallos. 
El popular juego de gallos ya lo encontró muy gene- 
ralizado el gobernador Muesas. En 1770 éste lo sometió 
a un impuesto de seis pesos mensuales en la Capital. 
Dufresne prohibió las riñas, pero las restableció en 1782, 
rematando el impuesto por 740 pesos por tres años. En 
1786 el impuesto se hizo aplicable también a los demás 
pueblos de la isla. 

De la afición al juego de gallos dice Iñigo Abbad: 
"Son apasionados por los juegos sedentarios; el de 
gallos es muy común en toda la América y mas en esta 
isla. No tiene rubor un hombre de obligaciones de pasear 
las calles, buscando quien quiera apostarlas con su 
gallo y aventura todo cuanto dinero tiene, fiado en la 
valentía del suyo. Dos padres de familia se pasan el dia 
en mitad de la plaza puestos de cuclillas, viéndolos reñir 
sin manifestar alteración ni disgusto por haber perdi- 
do todo su dinero, siéndoles pérdida muy sensible que su 
gallo muera ó salga herido de la pelea como sucede regu- 
larmente." 

14. Los bailes. "La diversión mas apreciable para 
estos isleños son los bailes; los tienen sin mas motivo 
que el de pasar el tiempo, y rara vez falta en una casa 
ú otra. El que dá el baile convida á sus camaradas, 
corre la voz por el territorio y acuden á centenares de 
todas partes aunque no sean llamados. Como las casas 
son reducidas caben pocos; se quedan debajo de la 



216 HISTORIA DE PUERTO RICO 

casa y en su circunferencia y suben el rato que quieren 
bailar. 

"Salen á bailar de uno en uno ó de dos en dos: cada 
uno convida á una muger, la cual si no tiene chinelas como 
sucede á las mas, las pide prestadas á otra .... Si 
alguno de los circunstantes quiere bailar con la muger 
que está bailando con otro, necesita pedirle licencia. 
Sobre esto acostumbran armar fuertes pendencias y como 
todos llevan la razón en las manos suele el baile acabar 
á cuchilladas. 

"Durante el baile salen algunas esclavas con fuentes 
de masa hecha de harina, leche y miel, frascos de aguar- 
diente y tabacos para fumar, que sirven á los circuns- 
tantes. Los que se cansan se echan á dormir en las hama- 
cas ó se entran al cuarto interior á las barbacoas, con 
mas libertad y satisfacción de lo que conviene; otros se 
retiran á sus casas para volver otro dia. porque estos 
bailes suelen durar toda una semana. . Cuando una 
cuadrilla se retira, otra viene y así van alternando noche 
y dia, haciendo viages de dos ó tres leguas sin otro objeto 
que el de ir al fandango cuya música, canto y estrépito 
de patadas dejan atolondrada por mucho tiempo la cabeza 
mas robusta." 

15. Las corridas de caballos. Las carreras de San 
Juan datan desde el siglo XVI, cuando se iniciaron para 
conmemorar la conquista. Con el tiempo dieron lugar 
a desórdenes, escándalos y diferencias entre los goberna- 
dores y obispos. 

Iñigo Abbad describe estas corridas con gran lujo de 
detalles: "Nadie pierde esta diversión: hasta las niñas 
mas tiernas que no pueden tenerse, las lleva alguno sen- 
tadas en el arzón de la silla de su caballo. En cada 
pueblo hay fiestas señaladas para correr los dias mas 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVIII 217 

solemnes. En la Capital son los de San Juan, San Pedro 
y San Mateo. La víspera de S. Juan al amanecer entra 
gran multitud de corredores que vienen de los pueblos 
de la isla á lucir sus caballos: cuando dan las doce del 
dia salen de las casas hombres y mugeres de todas edades 
y clases montados en sus caballos enjaezados con toda 
la mayor ostentación á que puede arribar cada uno. Son 
muchos los que llevan las sillas, mantillas y tapafundas 
de terciopelo bordado ó galoneado de oro, mosquiteros 
de lo mismo, frenos, estribos y espuelas de plata: algu- 
nos añaden pretales cubiertos de cascabeles del mismo 
metal. Los que no tienen caudal para tanto cubren sus 
caballos de variedad de cintas, haciéndoles crines, colas 
y jaeces de este género adornándolos . con todo el primor 
y gusto que pueden, sin detenerse en empeñar ó vender 
lo mejor de su casa para lucir en la corrida. 

"Corren en pelotones, que por lo común son de los 
amigos ó parientes de una familia; dan vueltas por toda 
la ciudad sin parar ni descansar en toda la noche, hasta 
que los caballos se rinden. Entonces toman otros y 
continúan su corrida con tanta vehemencia, que parece 
un pueblo desatado y frenético, que corre por todas 
partes. 

"No obstante la confusión y tropel de la corrida, rara 
vez sucede desgracia alguna .... Las mugeres van 
con igual ó mayor desembarazo y seguridad que los hom- 
bres, sentadas de medio lado sobre sillas á la gineta, con 
solo un estribo. Llevan espuela y látigo para avivar 
la velocidad de los caballos, de los cuales algunos suelen 
raer muertos sin haber manifestado flaqueza en la carrera 
>• todos quedan estropeadas y sin provecho para mucho 
tiempo; verdad es que todo el año los cuidan con esmero 
para lucirlos en estas fiestas. 



218 HISTORIA DE PUERTO RICO 

"No toda la corrida es tumultuosa y confusa: á las 
nueve del dia sale el pendón de la Ciudad acompañado 
del Cabildo, Nobleza y Oficialidad, de la tropa, dos com- 
pañías de caballería, presididos del Gobernador; este 
paseo se ejecuta con toda pompa y buen orden, y en él 
lucen las galas, palafrenes, jaeces, criados y caballos. 
Va por las calles principales de la ciudad, y en una de 
ellas corren parejas por su órderí, después de las cuales 
llevan el pendón á la Catedral, que recibe el Cabildo 
eclesiástico y vuelve á despedir después de la Misa mayor, 
que lo restituyen á la casa de la Ciudad con toda la osten- 
tación posible, sin que por este acto ta'n^cirÉfunepectÍD 'y 
magnífico se suspendan en las otras ' calles 1 las carreras, 
voces y zambra con que los gentes desahogan su extre- 
mado regocijo ó loca pasión, que reina aquel dia." 

16. El pasto espiritual en los campos. "Aunque los 
pueblos están comunmente desiertos sin mas habitantes 
que el Cura, los domingos y dias festivos acuden á ellos 
á oir Alisa. A las ocho de la mañana suelen llegar cada 
uno en su caballo, se apean en sus casas ó en la primera 
que les parece, pues todas están abiertas ; atan los caballos 
y van á oir Misa: después de esta vuelven á marchar 
á sus haciendas sin detenerse y quedan las poblaciones 
tan solitarias como antes. Cuando están enfermos avi- 
san al Cura, este va á caballo, lleva el Viático y Extrema- 
unción, confiesa al enfermo, le administra los Santos 
Sacramentos y se vuelve al pueblo. Como estos viages 
suelen ser largos de dos, cuatro y seis leguas cuando 
llega á su Iglesia, ya otros están esperándolo para que 
vaya á otra parte, y pasan la vida en estos viages de dia 
y de noche con excesiva fatiga. 

"Estos isleños son muy devotos de Nuestra Señora: 
todos llevan el Rosario al cuello, lo rezan por lo menos 



LA VIDA DEL PUEBLO: SIGLO XVII] 219 

do veces al día; todas las familia; lo empiezan con este 
santo 1 algunas lo repiten al mediodia, sin omi- 

tirlo á la noche; pero la soledad en que viven, la falta 
de instrucción y de escuelas para la juventud, son causa 
d( mucha ignorancia en todas, pues los mas no aben lo 
muy preciso de la Doctrina cristiana: el no vivir con- 
gregados en los pueblos ocasiona este y otros graves 
males." 

17. Aumento de la población. O'Reylly informó que 
en 1765 existían 44,883 habitantes de todas clases. El 
estado presentado por Iñigo Abbad que corresponde 
al año 1776 da un total de 70,260 lo que indica un aumento 
de más del cincuenta por ciento. En j 7 76 se decretó 
la formación de censos anuales. El aumento de pobla- 
ción fué constante y rápido, llegando el total a 155,426 
almas en 1800. Un cuarenta por ciento del total eran 
blancos y el diez, esclavo 

18. Resumen. Las nuevas poblaciones que se formaron 
tenían su principio como ermitas, estableciéndose con el 
tiempo parroquias con la organización política corres- 
pondiente. Santurce fué poblado en su principio por 
negros libres. 

La costa norte y la parte occidental tuvo el mayor 
aumento de población. 

Existían muchas disensiones y desórdenes que trataron 
de corregir algunos gobernadores y la Iglesia. 

Fray Iñigo Abbad ha dejado una descripción intere- 
sante del pueblo puertorriqueño y de su manera de vivir. 
La mezcla de las razas y los efectos del clima produjeron 
el criollo, tipo especial que se diferenciaba del europeo, 
existiendo varias castas y clases de gente. 

La construcción de las casas y la manera de vivir del 
pueblo causaron un estado casi primitivo. 



220 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Las principales diversiones del pueblo eran los bailes, 
las riñas de gallos y las corridas de caballos. 

El pasto espiritual era bastante descuidado por la 
diseminación de los vecinos y la instrucción pública casi 
nula. 

A fin de siglo, Puerto Rico tenía 155,426 habitantes. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO 1 LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. La formación de nuevas 
poblaciones. 2. El origen de Sant urce. 3. El obispo Manuel Jiménez 
Pérez. 4. La obra de Fray Iñigo Abbad. 5. Los puertorriqueños del 
siglo XVIII. 6. La vida en la Capital en el siglo XVIII. 7. Usos 
y costumbres del pueblo. 8. Las diversiones del pueblo. 9. La 
instrucción pública. 10. Aumento de la población. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Por qué fué tan lento el desarrollo 
de la población de Puerto Rico durante los dos primeros siglos de su 
historia ? 2. ¿ Por qué fué más rápida la fundación de poblaciones 
en la parte occidental y costa norte de Puerto Rico ? 3. ¿ De qué 
manera se estableció ún pueblo nuevo ? 4. ¿ Cómo se pobló San- 
turce ? 5. ¿ A qué causas atribuye Ud. la existencia de desórdenes ? 
6. ¿ Qué entiende Ud. por el término criollo ? 7. Hágase una com- 
paración de la manera de vivir en el siglo XVIII con la época presente. 
¿ Cómo ha variado la vida del pueblo en cuanto a la construcción de 
las casas ? ¿ las comodidades que tienen las casas ? ¿la manera de 
vestir ? i los alimentos ? ¿ las diversiones ? ¿la instrucción pú- 
blica ? etc. 8. Compárese el número de habitantes de Puerto Rico a 
fin del siglo XVIII con el número según el censo de 1920. 



CAPÍTULO XV 

EL BRIGADIER BRAMÓN DE CASTRO Y LA 

HEROICA DEFENSA DE PUERTO RICO CONTRA 

LOS BRITÁNICOS 

i. Ramón de Castro gobernador de Puerto Rico. 

Carlos IV había sucedido a su padre Carlos III al morir 
éste en 1788. 

A los pocos años el nuevo monarca se halló en guerra 
con la República Francesa, la que terminó con la paz de 
Basilea, perdiéndose el territorio español de Santo 
Domingo. 

El rey Carlos IV había formado una alianza defensiva 
y ofensiva con la República Francesa en 1796 y en aquel 
mismo año estalló nueva guerra con la Gran Bretaña. 

En 1795 fué designado gobernador de Puerto Rico el 
brigadier Ramón de Castro que ya se había distinguido 
años antes contra los ingleses en la Florida. 

El nuevo gobernador no tardó en dictar las dispo- 
siciones oportunas para prevenir la plaza contra un ataque 
inesperado. 

2. Los ingleses toman posesión de Trinidad. Ya en 
febrero de 1797 llegaron noticias desde Santomas de la 
presencia en aguas de las Antillas de una poderosa escua- 
dra inglesa. Efectivamente, una flota enemiga al mando 
del almirante Sir Henry Harvey había hecho entregar 
la isla de Trinidad, tomando posesión de la capital Puerto 
España. 

En Barbada, Harvey unió sus fuerzas a las que estaban 
al mando del general Ralph Abercromby.. Juntos los dos 
caudillos ingleses probaron fortuna en otra parte. 

16 221 



222 HISTORIA DE PUERTO RICO 

3. Los medios de defensa de San Juan de 1797. Don 

Pedro Tomás de Córdoba ha dejado una relación com- 
pleta de los armamentos y tropas disponibles para hacer 
frente a los ingleses: 

"La plaza tenía 376 cañones, 35 morteros, 4 obuses y 
3 pedreros, 10,209 quintales de pólvora, 189,000 cartuchos 
y 3,367 fusiles; sus obras no estaban completadas, su 
guarnición veterana era escasa y reducida al Regimiento 
Fijo con 938 hombres; pero la decisión por defenderse era 
extrema y el entusiasmo propio de la fidelidad de los 

puertorriqueños Toda la fuerza alcanzó á 

4,029 individuos, y los urbanos, que entraron del campo, 
á 2,442. Además había 180 presidiarios, que se emplearon 
indistintamente en el servicio. Total general 6,471, y 
además los campos volantes de Río-piedras y Palo-seco 
y los maestranzas de artillería y fortificación con sus 
respectivos dependientes. La tropa veterana podía 
graduarse, á lo más, de 300 hombres, pues el resto era 
de la Milicia agregada al Regimiento Fijo. 

"Para la defensa de la bahía se armaron dos pontones, 
cautro gánguiles, once cañoneras, siete lanchas de auxilio, 
cuatro botes, un falucho y diez y ocho piraguas, con 27 
piezas, 11 esmeriles, 204 fusiles y 546 hombres de tri- 
pulación." 

De Castro ordenó que las mujeres, niños y ancianos 
saliesen de la ciudad. Hizo recoger las gentes ociosas 
para aumentar las plazas del batallón Fijo. Dispuso que 
las monjas se trasladasen a Río Piedras, dejando el con- 
vento para servicio de hospital, pues la ciudad contaba 
sólo con el que fué construido por el obispo Jiménez Pérez. 

El cónsul francés, M. Agustín París, ofreció al gober- 
nador sus servicios y los de doscientos compatriotas suyos. 
De Castro también aceptó los servicios de dos corsarios 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 223 

franceses que se hallaban en puerto, "Le Triomphant" 
y "L'Espiégle". 

De los franceses, solamente pelearon cincuenta en el 
castillo de San Jerónimo, a las órdenes de M. Barón y 





i 


i"' 


1 














Ijlir 8 "8 


K 




' ~ 1 


_ 


RRmiSS 


^ 








1 1 






















w^^ 



EL FUERTE DE SAN JERÓNIMO QUE DEFIENDE LA ENTRADA DEL CANAL 
DE SAN ANTONIO, SAN JUAN 

sesenta que maniobraban en el campo volante, teniendo 
por jefe al mismo cónsul de su nación. Entre los ciu- 
dadanos de la primera República Francesa que ayudaron 
eficazmente en la defensa de Puerto Rico se debe mencionar 
a M. Daubón, capitán del corsario "L'Espiégle"; Lobeau, 
dueño del corsario "Le Triomphant"; Bernard, artillero 
de San Jerónimo; Hirigoyan, Chateau, Roussell, Larrac, 
Mallet; y los médicos y practicantes a las órdenes del 
cirujano mayor del ejército de defensa, el doctor Francisco 
Oller y Ferrer, que se ocuparon en la sanidad militar. 
Algunos de estos franceses prefirieron establecerse aquí 
y constituir familia ; y sus descendientes viven en la actu- 
alidad en el país. 

4. Las fuerzas británicas llegan a Puerto Rico. A 
las seis de la mañana del 1 7 de abril se vio frente a la costa 
de Loíza la escuadra británica. Entre navios, fragatas, 



224 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




bergantines, corbetas, goletas corsarias, urcas y buques 
menores de transporte sumaban sesenta velas. 

Dice el diario del briga- 
dier de Castro : ' ' Inmedia- 
tamente se convocó á los 
Gefes de la plaza y con pre- 
sencia del plano de defensa 
que anticipadamente tenía 
formado su Gobernador, se 
dio á cada uno de éstos y de- 
más oficiales nombrados, el 
destino señalado en aquél. 
Se tocó la generala y se dis- 
tribuyó oportuna y propor- 
eionalmente toda la tropa 
existente, guarnición en los 
castillos, fuertes, baterías y 
demás puestos de las obras interiores y esteriores de esta 
plaza. Se dio armas al paisanage alistado, colocándolo 
en los puestos convenientes. Se habilitaron y colocaron 
en los sitios que estaban detallados los cuatro gánguiles, 
dos pontones y doce lanchas cañoneras armadas y tripu- 
ladas bajo la dirección del capitán de fragata D. Francisco 
de Paula Castro. Se envió un cuerpo volante propor- 
cionado al número de la guarnición con cuatro cañones 
de campaña á las órdenes del teniente coronel D. Isidoro 
Linares, capitán de este regimiento Fijo, con el fin de im- 
pedir el desembarco .... Se despacharon órdenes 
para que tomasen los armas y acudiesen á esta Capital la 
compañía de caballería, los urbanos y gente útil de los 
partidos inmediatamente, y circulares á fin de que hiciesen 
lo mismo en todos los partidos de la Isla. Se proveyó y 
reforzó á todos los puestos del recinto y guarnición, obras 



RAMÓN DE CASTRO 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 225 

esteriores y avanzadas, con armas, municiones, útiles y 

demás efectos necesarios á la defensa de esta plaza 

Se dispuso que el Guardaalmacen de artillería se mantu- 
viese día y noche en el Parque general para suministrar 
los pertrechos y efectos que se pidiesen. Se espidió orden 
á los partidos de esta Isla á fin de que concurriesen á la 
Ciudad los vecinos de ellos que quedasen libres del servicio 
de las armas con provisión de los frutos del país para 
subsistencia de la guarnición." 

5. Los británicos desembarcan en Cangrejos. La 
escuadra se dirigió a la playa de Cangrejos y el desem- 
barque comenzó el día 18. 

De prisioneros cogidos más tarde se supo que "había 
regimientos alemanes é ingleses; que la tropa del desem- 
barco era de 6 á 7,000 hombres; que se habían desem- 
barcado todos estos en la playa y después algunas piezas 
de artillería de grueso calibre, obuses y morteros con 
un crecido tren de municiones y efectos correspondientes ; 
que había un cuerpo de 400 á 500 franceses que siendo 
prisioneros de los ingleses, los incitaron y casi obligaron 
á tomar las armas .... pero que generalmente se 
hallaban descontentos en semejante servicio". 

Para entorpecer el desembarque "El cuerpo volante 
salió al mando del teniente coronel D. Isidoro Linares 
con los de igual grado D. José Vizcarrondo y D. Teo- 
domiro del Toro, ayudante este de las milicias disciplin- 
adas de esta Isla y capitán aquél del Regimiento de 
infantería de Valencia. D. Isidoro Linares se apostó con 
cien hombres en el sitio nombrado la Plaza, inmediato 
á una de las playas de Cangrejos; D. José Vizcarrondo 
en la playa de San Mateo y D. Teodomiro del Toro en 
la Torrecilla con igual número de gente cada uno al 
que tenía Linares, siendo los puestos de situación, 



226 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



los más ventajosos y resguardados para rechazar el 
desembarco que intentase el enemigo y poderse proteger 
unos á otros. 

"Cada uno de estos comandantes se atrincheró se- 
gún le permitieron la situación y el tiempo, colocando 




Del cuadro de Campeche 



SITIO DE SAN JUAN POR LOS BRITÁNICOS 



oportunamente los dos cañones de campaña que lle- 
vaban Linares y Vizcarrondo." 

No bastaban las fuerzas españolas para evitar el desem- 
barque de los invasores. Se vieron obligados a retirarse 
hacia el puente y fuerte de San Antonio. 

El general Abercromby estableció su cuartel y estado 
mayor en la casa llamada del Obispo. 

6. Los ingleses piden la rendición de la plaza. En ese 
mismo día y mientras que Linares se estaba batiendo con 
los ingleses en Cangrejos, se aproximó un bote a la boca 
del Morro. Un oficial inglés entregó un pliego de los jefes 
Abercromby y Harvey, intimando la rendición de la Plaza. 

El brigadier de Castro contestó en términos corteses y 
patrióticos: "Excmos. Sres. — He recibido el pliego de 
VV EE. de este dia intimándome la rendición de la plaza 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DÉ PUERTO RICO 227 

ele Puerto-Rico, que tengo el honor de mandar; y defen- 
deré como debo á mi Rey Católico, hasta perder la última 
gota de sangre. Esta circunstancia me priva de admitir 
las generosas ofertas que VV. EE. se sirven hacerme en él, 
particularmente á mí, mi guarnición y habitantes, los 
cuales como su Jefe, están dispuestos a vender caras sus 
vidas; y espero que en su defensa obtendré la gloria que 
he conseguido de la Nación Británica en el puesto de 
Wiiage, cercano a Panzacola en el año pasado de 1781." 

Entonces los jefes ingleses dispusieron algunos barcos 
para bloquear el puerto de la ciudad, manteniendo sus 
posiciones hasta que se levantó el sitio. 

7. Operaciones en Martín Peña. El día 19 una par- 
tida británica saqueó dos ingenios en Puerto Nuevo y 
San Patricio. Para evitar que el enemigo se internase 
en el interior, se ordenó al capitán de ingenieros Ignacio 
Mascaré que fortificara el puente de Martín Peña. 

En Río Piedras se formó una guerrilla a las órdenes de 
Francisco Andino para hostilizar al enemigo. Más tarde 
se le agregaron algunos milicianos de otros pueblos. Se 
estableció una comandancia militar en Río Piedras con- 
fiada al subteniente Luis de Lara. 

En la madrugada del día 21 las partidas volantes al 
mando del subteniente de granaderos D. Luis de Lara y 
el de milicias D. Vicente Andino, y de su hermano el 
ayudante de plaza D. Emigdio fueron atacadas por una 
avanzada superior del contrario que se hallaba embos- 
cada fuera de su línea en el puente de Martín Peña. A 
pesar de la inferioridad de las tropas españolas, fueron 
sosteniendo una retirada con su fuego hasta llegar a Río 
Piedras en donde reunidas con otras sobrecargaron al 
enemigo con un fuego tan bien ordenado que le pusieron 
en precipitada fuga, obligando a los pocos que de su 



228 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



partida quedaron a ampararse del puente de Martín 
Peña y batería de tres cañones que estaba establecido 
en él. 

8. Operaciones contra los fuertes de San Jerónimo y 
San Antonio. Con el fin de poder ganar acceso a la ciudad 
el enemigo tendría que destruir los fuertes de San Jerónimo 
y San Antonio que le cortaban el paso. 

Para deshacerse de estos obstáculos los británicos 
construyeron trincheras y establecieron baterías en los 
cerros del Condado y del Olimpo, tratando de dominar 
así los dos fuertes. 

En la defensa de los castillejos y de la plaza ayudaron 
grandemente las fuerzas de marina al mando del capitán 
del puerto, Juan Hurtado. Con el fuego de las baterías, 
ayudados por dos gánguiles y un pontón con morteros 
colocados debajo del "puente de San Antonio, se obsta- 
culizaron las operaciones de los sitiadores. 




EL PUENTE DE MARTIN PENA RECONSTRUIDO EN iS 

Este sitio era teatro de combates vivos durante el asedio británico de 1797, distinguiéndose 
los hermanos Vicente y Emigdio Martínez de Andino 

9. Díaz hace una salida al campo enemigo. El general 
de Castro determinó dar un ataque al enfemigo para escar- 
mentarle. 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 229 

"Escogió al sargento de milicias Francisco Díaz, á 
cuyas órdenes se puso una partida de 70 hombres bien 




LA PEQUEÑA BAHÍA DE SAN ANTONIO, SANTURCE 

En el fondo el Hotel Condado-V anderbill; cerca de aquel sitio el general Abercromby 
emplazó una balería para atacar al castillejo de San Antonio 

armados que voluntariamente se prestaron á la acción 
proyectada; estos eran 20 de las compañías de milicias 
disciplinadas y 50 escogidos de los destinados á este pre- 
sidio Se embarcaron en piraguas, y sostenidos 

por dos lanchas cañoneras, entraton por el caño de San 

Antonio 

' ' Luego que Díaz desembarcó su tropa y la ordenó, 
debidamente, fué avanzando con cautela hacia la trin- 
chera enemiga, y á proporcionada distancia hizo una des- 
carga contra los trabajadores que en ella se hallaban: 
la guardia que los sostenía tomó las armas y pretendió 
defenderse pero Díaz continuó su fuego ganando terreno 
hasta llegar al caso de entrar en la trinchera con sable 
en mano acometiendo valerosamente á los contrarios, 
matando é hiriendo cada soldado nuestro á cuantos se 
les presentaban delante; de tal modo que los que podían 



230 HISTORIA DE PUERTO RICO 

librarse de nuestras armas se ponían atropellada y vergon- 
zosamente en precipitada fuga, sin embargo de haberse 
calculado que el número de los enemigos en aquella oca- 
sión llegaría á 300. Quedó solo Díaz con su gente en 
la trinchera enemiga, reconoció una batería de cañones 
muy bien dispuesta dirigida al puente de San Antonio 
y fuerte de San Gerónimo, capaz de siete cañones en 
batería, de los cuales tenía ya montados dos de á 24 y 
uno de á 12, con dos obuses y tres morteros para grana- 
das reales; y no pudiendo clavar la artillería por falta 
de tiempo y proporciones, determinó la retirada trayén- 
dose un capitán y 13 prisioneros vivos, y sintió inmediata- 
mente el rumor en el campo del enemigo, compren- 
diendo que se destacaba algún cuerpo grueso contra los 
nuestros, como efectivamente sucedió, pero cuando llegó, 
ya Díaz estaba embarcado con toda su gente y prisioneros, 
sostenidos por las lanchas cañoneras y se retiró gloriosa- 
mente." 

10. El enemigo en Miraflores. El polvorín de Mira- 
flores había sido desocupado por temor de que los bri- 
tánicos pudieran posesionarse de aquel sitio, lo que efec- 
tivamente consiguieron. Trató el enemigo de colocar 
baterías para enfilar las tropas de las líneas avanzadas 
y dirigir el fuego de sus cañones sobre la población. 

El brigadier de Castro envió a Pedro Córdova con 
sesenta negros armados a desalojar al enemigo de esa 
posición. La expedición fracasó. 

11. Nuevas tentativas del enemigo. El enemigo siguió 
sus operaciones contra los fuertes de San Jerónimo y 
San Antonio. Una fragata se acercó al fuerte de San Jeró- 
nimo disparando algunos cañonazos, pero se vio obligada 
a retirarse. En cambio el fuego de. las baterías del Con- 
dado y del Olimpo causó mucho daño a los dos fuertes. 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 231 




El capitán de ingenieros Ignacio Mascaró, encargado 
de la defensa de San Antonio, fué herido, sustituyéndole 
el teniente Benito Pérez. 

12. Nueva acción en Martin Peña. Los ingleses no 
mostraron deseos de asaltar el 
puente de San Antonio o de 
vadear el caño. En vista de 
esta circunstancia resolvió de 
Castro hacerles un ataque por 
retaguardia. 

El gobernador determinó 
utilizar para esta operación la 
guerrilla de Andino, las milicias 
de infantería y caballería y 
varias partidas de urbanos, que 
se hallaban reunidas en Río 
Piedras. 

"El subteniente .... Luis de Lara, comandante 
de nuestro Cuartel general en la retaguardia del enemigo, 
sin embargo de las órdenes claras que se le dirigieron 
.... no entendió bien el proyecto del General .... 
para el ataque del enemigo, y en lugar de las disposiciones 
y providencias dadas para él lo trastornó y obró 
del modo siguiente: Reunió todas las partidas hasta 
el número de Soo hombres con dos compañías de 
caballería, puso á la cabeza un cañón de campaña, con 
el que marchó hacia el puente de Martín Peña, llevando 
su tropa en varias columnas, de las cuales repartió alguna 
por los costados y manglares inmediatos á fin de cortar 
al enemigo la retirada en caso de salir del Puente. Lle- 
garon á tiro de pistola de él ... . Le incitaron con 
algunos cañonazos á que respondió con los de su batería. 
Formó el Comandante su tropa en batalla .... y 



^ ■■•, 

VICENTE ANDINO 



232 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




M. ANTONIO DAUBON 



empezó á hacer un vivo fuego de fusil á los enemigos 
que se descubrían, provocándolos al ataque sin poderlo 

conseguir en vista de lo cual, 
repitió el vivo fuego y el 
enemigo siguió respondiendo 
con el de cañón, y reflexio- 
nando que la disposición del 
terreno no le permitía avan- 
zar más y que el enemigo se 
escusaba de hacerlo, se retiró 
con su tropa."* 

13. El enemigo levanta el 
sitio. En la noche del día 30 
de abril el enemigo suspendió 
el fuego contra los fuertes. 
Temiendo que de Castro 
estuviera proyectando un ataque general, tuvo a bien 
reembarcarse, dejando sembrado el campo de operación 
de cañones, morteros, armas, víveres, herramientas y 
cadáveres. El dos de mayo los barcos enemigos salieron 
de Puerto Rico con rumbo hacia el norte. 

El asedio británico fracasó por completo. En una 
carta particular Sir Ralph Abercromby explica la causa 
de su descalabro. Dice en parte : "La expedición quizás 
se emprendió muy a la ligera. Carecíamos de informes 
suficientes, y, a decir la verdad son difíciles de obtener. 
.... Después de la reducción de Trinidad, el Almi- 
rante convino conmigo que debía hacerse algo, y como 

* En la acción de Martín Peña murió el sargento mayor José Diaz de 
Toa Alta. Aun en algunas partes, .nuestros jíbaros cantan aquella 
antigua copla: 

En el puente Martín Peña 

Mataron a Pepe Díaz ■ 

Que era el hombre más valiente 

Que el Rey de España tenía. 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 233 

ambos, él y yo, habíamos recibido refuerzos e instruc- 
ciones de atacar a Puerto Rico, determinamos probar 
fortuna, confiando un poco en la debilidad del enemigo. 
Le encontramos bien preparado, con una guarnición 
más fuerte que la nuestra y con artillería poderosa. Las 
tropas ciertamente, eran de la peor clase, mas detrás de 
murallas, no podían menos que complir con éxito su deber." 

14. Pérdidas. Durante el sitio el ejército defensor 
tuvo 42 muertos, 156 heridos, 2 dispersos y 1 prisionero. 

"Se hicieron prisioneros al enemigo, 2 capitanes, 1 
teniente, 1 subteniente y 286 soldados, incluso los deser- 
tores." 

No existen datos en cuanto a muertos y heridos. 

15. Recompensas. El día 3 de mayo se dispuso can- 
tar con toda solemnidad en la Santa Iglesia Catedral el 
Te Deum con misa mayor y sermón en acción de gracias 
a Dios por el feliz término de aquella defensa. 

En recompensa de sus servicios el brigadier de Castro 
fué ascendido a mariscal de campo, y muchos de los demás 
jefes militares merecieron ascensos en sus grados. 

En reconocimiento de la fidelidad, amor y patriotismo 
de los vecinos de esta isla, se concedieron ocho gracias 
especiales. Se le otorgó a la ciudad el derecho "de orlear 
su escudo de armas" con estas frases "POR SU CON- 
STANCIA AMOR Y FIDELIDAD ES MUY NOBLE 
Y MUY LEAL ESTA CIUDAD". Entre otras conce- 
siones fué la de declarar a San Juan puerto franco y libre 
para el comercio por veinte años. 

16. Puertorriqueños que se distinguieron en la defensa. 
Dice el historiógrafo Neumann: "Nosotros, como por- 
torriqueños, no podemos menos de enorgullecemos con 
la gloria alcanzada en aquel memorable asedio por los 
hermanos don José y don Andrés Cayetano Vizcarrondo : 



234 HISTORIA DE PUERTO RICO 

los sargentos José y Francisco Díaz, el párroco del Pepino, 
don José Dolores del Toro, que peleó honrosamente á 
la cabeza de ciento cincuenta feligreses y los mantuvo 
de su peculio durante el sitio; don Francisco Andino, 
síndico del Ayuntamiento de la Capital, . . . .don 
Rafael Conty, hijo de Aguadilla, capitán de artillería 
que de acuerdo con el teniente á guerra de Bayamón, don 
Lucas de Fuentes, opuso, con dos cañones .... 
manteniendo por aquella parte franca comunicación con 
los campos; así como la de otros inolvidables comba- 
tientes, cual aquel hidalgo ingeniero don Ignacio Mas- 
caré y Homar, tan poco apreciado, figura activa é inteli- 
gente del sitio, que todo lo preveía y á todo atendía, en 
quien depositó verdadera confianza el Brigadier Castro; 
don Teodomiro del Toro, bizarro defensor del fuerte de 
San Jerónimo; los hermanos Emigdio y Vicente Andino; 
el ayudante de campo don Manuel Bacener; don Blas 
López, teniente á guerra de Juncos; los artilleros Gon- 
zález y Ortega ; .... el sargento de San Jerónimo don 
Marcos Sosa, abuelo del benemérito portorriqueño don 
Julián Blanco; .... don José Benítez, padre de la 
inolvidable cantora de la Cruz del Morro, doña Bibiana, 
la primera dama que pulsó la lira en Puerto-Rico ; . . . . 
otro José Díaz, ponceño, tenaz y resuelto en la pelea, 
como su homónimo el de Toa-alta é infinidad de otros 
coterráneos." 

17. Otros ataques a Puerto Rico. El fracaso del sitio 
de San Juan no puso término a las hostilidades de la 
Gran Bretaña. En diciembre de 1797 atacaron el 
puerto de Aguadilla. Fueron rechazados heroicamente 
por las leales tropas al mando del brigadier Benito 
Pérez, quien había convocado a los vecinos, así como a 
los de la Tuna y a la compañía de caballería de Aguada. 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 235 

Además del brigadier se distinguieron el teniente a 
guerra Rafael Conty, el sargento mayor Andrés de la 
Rosa y el comisario Juan de Arce de la punta de Borin- 
quen, el cual contribuyó con un buen contingente de 
labriegos. 

Allí estuvo con anterioridad el ingeniero Ignacio Mas- 
caro y Homar, y levantó el plano del pueblo y de su 
puerto, construyéndose luego para defensa de aquella 
costa el fuerte y batería de San Carlos. 

Durante el bombardeo que sostuvo la población sufrieron 
mucho daño veinticinco casas, la iglesia y la carnicería. 

En 1799 se sostuvo un combate en Puerto Real de Cabo 
Rojo con las fuerzas que desembarcó una fragata inglesa, 
siendo rechazadas éstas. 

Igualmente hizo el enemigo tentativas contra Ponce 
en agosto de 1800 y en octubre de 1801. 

En junio de 1801 otra fragata inglesa se presentó 
frente a Aguadilla, enviando lanchas á tierra, cargadas 
de invasores. Fueron derrotados. 

En 1803 un corsario inglés abordó en el puerto de Sali- 
nas una fragata francesa que se encontraba allí. 

Y no solo los ingleses, sino también los negros haitianos 
armaron corsarios y cometían depredaciones en los buques 
mercantes de la marina francesa y española. 

Resultaron infructuosas todas las tentativas de la 
Gran Bretaña de posesionarse de Puerto Rico. 

La guerra con Inglaterra terminó en 1802 con el tra- 
tado de Amiens. 

Este fué el penoso período de alarmas, temores, y 
sobresaltos que atravesó Puerto Rico, y que le tocó con- 
trarrestar al brigadier Ramón de Castro, sin un céntimo 
en las Arcas Reales, utilizando el dinero que le facilitaron 
los habitantes. 



236 HISTORIA DE PUERTO RICO 

18. El brigadier de Castro entrega el mando. Las 

recompensas hechas a los leales y heroicos defensores de 
Puerto Rico fueron insuficientes. 

En noviembre de 1804 entregó Ramón de Castro el 
mando a Toribio Montes. No había percibido sueldo 
durante su gobierno, y así se vio obligado a permanecer 
en el país sin recursos. Montes se negó a liquidarle sus 
haberes, pero después de reclamaciones al ministro de 
guerra, pudo, por fin, en 1809 abandonar a Puerto Rico. 
La muerte de sus dos únicas hijas, la falta de recursos y 
su quebrantada salud amargaron los últimos días del 
ilustre caudillo, cuyo heroísmo y perspicacia habían con- 
servado a Puerto Rico para la Corona española. 

19. Resumen. Al saber el gobernador de Castro que los 
británicos habían tomado a Trinidad dispuso las medidas 
para la defensa de San Juan. Había poca tropa vete- 
rana, pero se reunieron las milicias y el cónsul francés 
ofreció los servicios de sus compatriotas. Los británicos 
desembarcaron en la ensenada de Santurce y emplazaron 
baterías en el cerro del Condado y en el Olimpo para 
atacar los castillejos de San Antonio y San Jerónimo. 
vSe libraron combates en Martín Peña, en las cercanías 
del puente de San Antonio y en Miraflores. La tentativa 
de Abercromby y Harvey fracasó por completo. Como 
resultado de la heroica defensa por el brigadier de Castro 
y sus tropas Puerto Rico fué conservado para la Corona 
española. Todas las tentativas de los enemigos de España 
de posesionarse de Puerto Rico resultaron infructuosas. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. El brigadier de Castro. 
2. Las defensas de San Juan en 1797. 3. El plan de campaña de 



DE CASTRO Y LA DEFENSA DE PUERTO RICO 237 

Abercromby y el plan de defensa del general de Castro. -4. Héroes de 
1797. 5. Ataques menores a Puerto Rico de 1797 a 1803. 

Preguntas y ejercicios, i. Hágase un mapa de San Juan y de sus 
alrededores. Indíquense los puntos siguientes: el puente y castillejo 
de San Antonio, el castillejo de San Jerónimo, el puente de Martín 
Peña, Miradores, los cerros del Condado y del Olimpo, el sitio donde 
desembarcó el ejército británico. 2. Además de Trinidad, ¿ qué otra 
isla de importancia, antes española, fué tomada por los ingleses ? 3. 
¿ Qué opina V. de las defensas de San Juan ? ¿ Eran buenas o no ? 
4. ¿ Por qué desembarcaron los británicos en la ensenada de Santurce ? 
¿ Dónde desembarcó Cumberland en 1598 ? ¿ Tuvo buen éxito la 
expedición de Cumberland ? 5. ¿ Por qué no entregó de Castro la 
plaza de San Juan ? ¿ Había peleado antes contra los ingleses ? 
6. ¿ Cómo podía comunicarse de Castro con las tropas en Río Pie- 
dras y Martín Peña, teniendo posesión de Santurce los ingleses ? 7. 
¿ Conoce V. a alguna persona cuyos antepasados tomaron parte en la 
defensa de San Juan contra las tropas de Abercromby ? 8. ¿ Por qué 
levantó Abercromby el sitio ? 9. ¿Qué opina V. de las recompensas 
concedidas a los defensores de Puerto Rico ? 10. ¿ Hubiera sido 
beneficioso para los puertorriqueños pasar a la soberanía británica en 
aquella época ? 



17 



CAPITULO XVI 

PUERTO RICO DURANTE EL PERÍODO 
REVOLUCIONARIO 

i. Los franceses invaden la Península española. 

Napoleón Bonaparte, emperador de los franceses, mandó 
a sus ejércitos a invadir la Península Española. Se 
negó a reconocer como soberano al rey español Fernando 
VII a quien retuvo preso en Bayona. Elevó a su propio 
hermano José al trono de España. 

Estos hechos produjeron un levantamiento en armas 
del pueblo español en 1808 para arrojar del suelo patrio 
a los invasores. Una Junta Suprema dirigió los asuntos 
del gobierno y las operaciones militares. El vicealmi- 
rante británico Alejandro Cochrane, primero, y dos 
comisionados enviados por la Junta Suprema después, 
comunicaron estos acontecimientos a Puerto Rico. Los 
comisionados solicitaron ayuda de dinero que no fué 
posible enviar en el momento; pero al año siguiente, se 
remitieron 112,51o pesos de los fondos del "Situado" 
llegado de Méjico. Se ordenó por los comisionados la 
expulsión de los franceses residentes en el país; pero se 
negó a ello el Gobernador, alegando que era gente pací- 
fica, que la mayor parte estaba casada con hijas del país, 
y que se dedicaban con provecho al fomento de la agri- 
cultura. No obstante, algunos franceses salieron de la 
isla. 

2. La guerra de Santo Domingo. Cuando Santo 
Domingo fué cedido a Francia en 1795, muchos domini- 
canos no aceptaron el cambio de nacionalidad, y se vi- 
nieron a vivir a Puerto Rico. Uno de estos emigrados, 

238 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 239 

Juan Sanche/ Ramírez, establecido en Mayagüez, con 
cibió el noble plan de levantar tropas para libertar su 
país de la dominación francesa. Los dominicanos resi- 
dentes en la isla acogieron el proyecto de Sánchez Ramí- 
rez y éste solicitó auxilios del gobernador Toribio Montes. 
Facilitó soldados, fusiles, municiones, cañoneras y víveres. 
En la batalla de Palo Hincado, Sánchez Ramírez y su 
gente derrotaron por completo al ejército francés. Su 
jefe, el general Ferrand, se suicidó; el resto de sus tropas 
fué encerrado en la plaza de Santo Domingo. 

Sánchez Ramírez recibió más auxilios de Puerto Rico, 
entre ellos un bergantín de guerra y cuatro cañoneras al 
mando del teniente de navio Ramón Power, uno de los 
puertorriqueños más ilustres de aquella época. Por fin, 
la guarnición francesa capituló, y Santo Domingo pasó 
de nuevo a la soberanía española en 1809. 

3. Cesación de los "Situados". Los gastos de forti- 
ficaciones, reales obras, edificios, artillería y los sueldos 
de los empleados y del ejército se habían sufragado por 
muchos años de fondos remesados en su mayor parte de 
las cajas reales de Méjico. Ya por las fechorías de los 
piratas, ya por motivo de guerras y otras causas, dejaron 
de percibirse dichos fondos con regularidad durante 
muchos años. 

"Si el Situado llegaba a tiempo oportuno," escribe el 
historiador José Julián Acosta, "reinaba en todas las 
clases la animación y la más bulliciosa alegría, así como 
todo era silencio y tristeza cuando faltaba, ocurriéndose 
entonces a las emisiones de papel moneda." 

En el año 1809 vinieron 500,000 pesos, pero con el 
movimiento revolucionario iniciado en Méjico, en 18 10, 
por el sacerdote Hidalgo cesaron de todo punto estos 
envíos de fondos. La falta de los ' ' Situados ' ' trajo graves 



240 HISTORIA DE PUERTO RICO 

trastornos a la administración de Puerto Rico, que 

oslaba acostumbrada a confiar en las remesas de Méjico 
mas bien que en sus propios recursos. 

4. Influencia de la revolución de Venezuela, [gual 
que en Méjico, en 1810 estallo la revolución en Venezuela. 
El ayuntamiento de Caracas depuso al capitán general 
de su autoridad y se constituyo una Junta Regional. 

Temiendo que los acontecimientos de Méjico y Vene- 
zuela hallaran eco en los ánimos de los puertorriqueños, 
el Consejo de Regencia del gobierno español comunico 
al gobernador Melende.: una real orden en la cual se le 
confería autoridad discrecional absoluta en asuntos de 
administración y de seguridad publica. 

5. Las facultades omnímodas. Esta concesión de 
autoridad se conoció con el nombre de "facultades omní- 
modas". En ella se -dio poder al gobernador "con toda 
la amplitud y extensión de facultades que puede atribuir 
la soberanía, para remover de sus destinos a toda clase 
de empleados siempre que lo estime conveniente y lo 

exijan las circunstancias : para proceder a la 

detención de toda clase de personas sin distinción de 
estado, fuero ni privilegio, confinarlas y trasladarlas a 
donde más bien le parezca". 

El gobernador Melende.: se alarmo con los chismes 
acerca de una conspiración tramada en San Cernían, y 
con los venezolanos llegados al país a quienes considero 
sospechosos y propagandistas de las doctrinas revolu- 
cionarias. Pero los puertorriqueños vieron en las "facul- 
tades omnímodas" una grave amenaza a sus derechos. 

6. Cortabarría comisionado regio. El Consejo de 
Regencia envió a Antonio 1. Cortabarría con faculta- 
des extraordinarias para concertar con los vene. -oíanos 
la terminación del conflicto. Dirigió sus operaciones 



EL PERIODO REVOL1 rin\.\RIO 241 

conciliadoras desde Puerto Rico. Halló imprudente mau- 
llar milicias puertorriqueñas a Venezuela; autorizó la 
libertad de tros diputados venezolanos que estaban 
presos en el Morro; y por fin hizo un arreglo amistoso 
con los venezolanos que parecía aceptable. 

Miranda, jefe de los revolucionarios, capituló en Puerto 
Cabello; poro los españoles le trajeron, cargado de grillos, 
a las bóvedas del Morro de San Juan. Fué trasladado 
luego a Cádiz, donde murió en la cárcel después de cuatro 
años de prisión. 

En cuanto a la conducta de los puertorriqueños informó 
el gobernador Meléndez que '"eran inalterables en su 
fidelidad, opinión, obediencia y patriotismo". 

7. Ramón Power, primer diputado puertorriqueño. 
Ramón Power había sido electo como vocal de la Junta 
Suprema del gobierno español, pero antes de poder tomar 
posesión en dicha junta fue esta sustituida en 1S10 por 
un Consejo de Regencia. En nueva elección fué nom- 
brado Power primer diputado puertorriqueño a Cortes 
extraordinarias. Su inteligencia, su patriotismo, su reso- 
lución, y sus bellas condiciones de carácter le llevaron 
a la vicepresidencia de las célebres Cortes de Cádiz del 
año 1 Si 2. 

Estas Cortes se distinguieron, en sus reformas, por la 
abolición del tormento y supresión de la Inquisición, 
por establecer la libertad de imprenta y por la formación 
de una Constitución muy liberal, en la cual se reconoció 
igualdad de derechos políticos y civiles en todos los domi- 
nios esj . >les. 

8. Anulación de las "facultades omnímodas". La 
primera reforma que pidió y consiguió Power para Puerto 
Rico fué la anulación de las "facultades omnímodas". 
Al solicitar su derogación ante las Cortes, dijo: "Esta 



242 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



orden bárbara ha producido en Puerto Rico el espantoso 
efecto que fácilmente comprenderá V. M. : cada ciuda- 
dano trémulo y consternado espera en todos los momentos 

ver asaltado el sagrado 
asilo de su domicilio: 
cada uno teme verse 
arrancado del seno de 
su patria, de los brazos 
de una tierna esposa, o de 
una amante familia, para 
ser confinado a una región 
de horror en que espera 
la muerte lejos del dulce 
suelo en que nació 
.... Todos ven com- 
prometido el respetable 
derecho de la propiedad 
que heredaron .... 
o que han sabido adqui- 
rirse con su laborioso 
manejo. ¡ Qué suerte tan 
lastimosa y tan poco 
merecida la de mis com- 
patriotas ! ' ' 
Las "facultades omnímodas" fueron revocadas; pero 
desgraciadamente Fernando VII las puso en vigor de 
nuevo en 1825. No quedaron derogadas definitivamente 
hasta que las Cortes republicanas las anularon en 1873. 
9. La separación de la Intendencia del Gobierno 
General. Además de las reformas políticas, Power 
logró para Puerto Rico importantes mejoras en el sentido 
económico. Echó por tierra muchos abusos y privile- 
gios. En 181 1 obtuvo la aprobación de una real orden 




¥fP^ 



De un cuadro de Campeche 
RAMÓN POWER, DE 14 AÑOS 

Primer diputado puertorriqueño a las Cortes 

españolas. V ice-presidente de las 

Corles constitucionales de Cádiz 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 



243 



que dispuso la creación de la Intendencia de Puerto Rico, 
separándola del Gobierno General. El sistema exis- 
tente impedía el fomento de las riquezas y la buena 
recaudación de los tributos. 

Para fundador de la hacienda insular Power halló un fun- 
cionario de excepcionales condiciones. La real orden citada 
designó como primer intendente al sabio hacendista Ale- 
jandro Ramírez, secretario de la presidencia en Guatemala. 

El gobernador Montes no había cumplido la real 
orden disponiendo la 
habilitación de ciertos 
puertos menores en 
1804. El comercio 
exterior no podía veri- 
ficarse más que por el 
puerto de San Juan, 
haciéndose imposible 
a la mayor parte de 
los agricultores expor- 
tar sus productos. La 
real orden obtenida por 
Power dispuso que los 
puertos de Ponce, 
Mayagüez, Cabo Rojo, 
Aguadilla y Fajardo 
quedaran expeditos y 
francos para facilitar a 
los puertorriqueños la 
extracción de sus frutos. 

Se abolió la forzosa subasta de carnes y la dura 
obligación que tenían los criaderos de ganado de toda la 
isla de proveer a la Capital con carne fresca, en subasta 
pública. 




ALEJANDRO RAMÍREZ, PRIMER INTENDENTE 
DE PUERTO RICO 

De un cuadro al óleo de A liles 



244 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Se abolió la provisión de harinas por parte del Gobierno, 
concediendo absoluta libertad de comercio en estos artí- 
culos. 

Se concedió la libre exportación de ganado para las islas 
extranjeras, que .estaba absolutamente prohibida. 

Y, "Últimamente, con la mira de plantear y fijar un 
método instructivo y sólido en la administración de esa 
isla, auxiliar su industria, poner en práctica todas las 
mejoras posibles, hacer florecer su trabajo y agricultura 
y propagar los conocimientos útiles, cuidará el mismo 
Intendente de crear y organizar una Sociedad Económica 
de Amigos del País." .... 

10. La obra del intendente Ramírez. Alejandro 
Ramírez tomó posesión de su cargo en febrero de 1813. 
Difícil fué la tarea encomendada al nuevo intendente. 
Con la falta de los "Situados," preciso fué buscar medios 
eficaces de allegar fondos para sufragar los gastos del 
gobierno. 

Alejandro Ramírez fué para Puerto Rico lo que Ale- 
jandro Hamilton fué para los Estados Unidos: el funda- 
dor de la hacienda de su pueblo, cuyas rentas llegaron a 
sostener los gastos de la administración. Al tomar pose- 
sión, las rentas del gobierno producían con dificultad 
unos 70,000 pesos al año. En 1814, sólo en las aduanas 
ingresaron 242,842 pesos. 

Ramírez abrió los puertos de Ponce, Mayagüez, Cabo 
Rojo, Aguadilla y Fajardo al comercio nacional lo que 
mató el contrabando. Reorganizó el servicio de la 
aduana. Creó nuevas fuentes "de ingreso para el gobierno 
con el tributo por Encabezamientos. Estableció la Real 
Lotería de Puerto Rico. Fundó la Sociedad Económica 
de Amigos del País. Fundó un periódico titulado Diario 
Económico de Puerto Rico. En éste recomendó a los 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 245 

puertorriqueños el comercio interior de sus cosechas en 
los artículos de primera necesidad, y en segundo lugar 
el comercio exterior. Favorecía la inmigración de fami- 
lias canarias para darle impulso a la agricultura. 

11. Papel moneda y moneda macuquina. A falta de 
los "Situados" y agotados todos los otros recursos, el 



'.$.■> Kvynado di-l ") ^,--i ;> S .lU-Yriíanrlo 'Vil 





■-■ >:u:iu.\ : r v : ví'.'-- ! '' PckrtoRico^^//^ l^sísÉ' 

e/f.¿rj Rentas Generales <6<¿i</ -áj/,^ . 
■ ) ■ 1 



4 -c.%M"*--T 




PAPEL MONEDA EN USO DURANTE LA ADMINISTRACIÓN DEL GOBERNADOR MELENDEZ 

gobernador Meléndez apeló en 181 2 a la emisión de papel 
moneda para cubrir las atenciones del gobierno. En 
junio de 1814 circulaba medio millón de pesos en papel 
moneda, cuyo valor era tan bajo que los comerciantes 
se negaron a aceptarlo. Ramírez suspendió la fabrica- 
ción de papel moneda, y autorizó la introducción y circu- 
lación de la moneda macuquina, como medida temporera, 
para aliviar la situación. La moneda macuquina era de 
mala acuñación, traída en un principio por emigrados de 
Venezuela. No tenía aceptación para el comercio exte- 
rior y resultó un peligro para el oro y la plata de buen 
cuño español que había en el país. A pesar dé la buena 
intención de Ramírez, la moneda macuquina seguía 
circulando hasta que la reina Isabel II decretó en 1857 
que fuese recogida y cambiada por moneda peninsular 
con un descuento de doce y medio por ciento. 



246 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Ramírez tomó medidas para amortizar todo el papel 
moneda, por medio de los productos de la Real Lotería, 
derechos de aduana, la contribución impuesta por Enca- 
bezamientos y otros arbitrios, entre ellos, la contribu- 
ción a la riqueza urbana de la Capital. Al salir del país 
Ramírez en 1816, ya quedaba amortizado todo el papel 
circulante. 

12. La Cédula de Gracias. Con la ayuda de los 
ingleses, los españoles arrojaron a los franceses de la 
Península. Fernando VII volvió a ocupar el trono 
español en 18 14. De este rey absoluto, que disolvió 
las Cortes y anuló la Constitución de 1 8 1 2 , Ramírez 
consiguió en 181 5 la concesión de la llamada Cédula de 
Gracias. 

En este documento se estableció la libertad de comercio 
directo con los países extranjeros. Se concedió la exen- 
ción de derechos sobre esclavos e instrumentos y útiles 
necesarios a la agricultura. Se otorgó la libre admisión 
de extranjeros de naciones amigas, con sus esclavos y 
caudales, siempre que profesasen la religión católica. 
A dichos extranjeros se concedieron terrenos baldíos, 
gratis, para el cultivo; el derecho de adquirir la ciuda- 
danía española, y autorización para regresar a su país 
dentro de un plazo de cinco años, llevándose sus cau- 
dales y bienes, pero devolviendo los terrenos ocupados 
por ellos al gobierno. 

Aunque los acontecimientos políticos presentaron obs- 
táculos a los efectos favorables de la Cédula de Gracia, 
ésta produjo cambios muy favorables al país. Desde 
aquella época data el comercio de Puerto Rico con los 
Estados Unidos y las Antillas inglesas, danesas y fran- 
cesas. Desde entonces se empezó . a cultivar en gran 
escala la caña sacarina, cuyo rendimiento de azúcar, miel 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 



247 



y ron halló fácil salida y buena acogida en el extranjero, 
así como los cueros, café, tabaco, arroz, ganadería y 
otros productos. Al mismo tiempo se facilitó la intro- 
ducción de maquinaria, telas, muebles y muchos otros 
artículos. La "falange de presidarios cumplidos, escla- 
vos prófugos y polizones escapados de todos los países, 
gente sin oficio", que de- 
nuncia el historiador Brau, y 
que tantos males causaron, 
fué sustituida gradualmente 
por extranjeros con caudales 
y con buenas costumbres. 
En el breve plazo de menos 
de un año dejó expedidas 
Ramírez 324 cartas de 
domicilio a favor de extran- 
jeros católicos. En mayo 
de 1816 llegaron de la 
Luisiana 83 inmigrantes que 
vinieron a dedicarse al cul- 
tivo de la caña de azúcar. 

13. Cambios políticos. Ramón Power, que tanto 
bien había hecho al país, murió en Cádiz de fiebre amarilla, 
a la temprana edad de 38 años. Fué electo, para las 
Cortes de 18 13 al 14, José María Quiñones, hombre de 
ilustre abolengo e hijo de San Germán. Poco pudo 
hacer, pues, en 1814, Fernando VII abolió la Constitu- 
ción y disolvió las Cortes. 

En 1816 se nombraron para representar al gobernador 
de Puerto Rico subdelegados para los partidos de San 
Germán, Coamo, Aguada, Arecibo, Bayamón y Humacao. 
Estos funcionarios entendían en los asuntos de justicia, 
policía, guerra y contribuciones ; reunían las comandancias 




FERNANDO VII 



248 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de las armas y presidían los ayuntamientos de los pueblos 
de sus respectivos jurisdicciones. Entonces, se dividió 
la isla en seis partidos. 

En 1820 el general Riego inició con buen éxito una 
revolución en España, y se proclamó de nuevo la Cons- 
titución de 181 2. Fué nombrado diputado a Cortes, 
para representar a Puerto Rico, el brigadier Demetrio 
O'Daly, que había ayudado a Riego en la revolución. 
El régimen constitucional duró poco. La Santa Alianza, 
formada por los monarcas de Francia, Prusia, Austria 
y Rusia para defender "el Altar y el Trono," acordó la 
anulación del nuevo gobierno español. Con la ayuda de 
un ejército de 100,000 franceses, Fernando VII recuperó 
el trono en 1823. Se estableció de nuevo el régimen abso- 
lutista en España y sus dominios. 

14. Cambio de gobernadores. Habiendo gobernado 
a Puerto Rico más de diez años, durante uno de los 
períodos más difíciles de su historia, entregó Meléndez 
el mando en 1820. Era un gobernante muy activo, 
que se interesaba mucho por el bienestar y progreso del 
país. En su época se construyó el camino de la Capital 
a Caguas y la cárcel de San Juan; se instaló la fuente 
de Miraflores y el reloj en la casa consistorial; fomentó 
la agricultura; y, en 18 14, instaló una cátedra de medi- 
cina en el Hospital Militar, bajo la dirección del doctor 
Espaillat. 

Sucedieron a Meléndez, gobernando por breve tiempo, 
Juan Vasco y Pascual, Gonzalo de Arostegui y José 
Navarro. El mando del primero duró poco más de tres 
meses ; pero a él se debe el alumbrado público de la Capi- 
tal con faroles de aceite de olivas (1820). 

Por gestión del diputado puertorriqueño O'Daly, las 
Cortes separaron el gobierno civil del mando militar. 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 249 

Siendo gobernador el coronel Navarro, fué designado 
primer jefe político o gobernador civil Francisco Gonzá- 
lez de Linares en 1822. La división de mando duro sólo 
diez y ocho meses. 

15. Corsarios y piratas estorban el progreso. El 
período de 1816 a 1826 fué para Puerto Rico una época 
de temores y asaltos que atrasaron mucho el desarrollo 
del comercio, de la agricultura y de las industrias. A 
los movimientos revolucionarios en otras colonias espa- 
ñolas, que tenían al gobierno de Puerto Rico constante- 
mente preocupado, se agregaron las depredaciones de 
corsarios y piratas, así como alguna que otra conspira- 
ción para insurreccionar a los puertorriqueños contra 
la metrópoli. 

En 181 7 corsarios insurgentes atacaron a Fajardo "y 
pretendieron a la fuerza robar, saquear el pueblo y extraer 
las armas que se hallasen en él". Fueron rechazados por 
la tropa con la ayuda de los vecinos, no sin pérdida de 
elementos de valer. 

Las noticias de expediciones de corsarios y aventureros, 
que se aprontaban en el extranjero, para invadir a 
Puerto Rico, hizo que las autoridades redoblasen la vigi- 
lancia. Para la defensa de las costas se establecieron 
comandancias militares en Fajardo, Humacao, Ponce, 
Cabo Rojo, Mayagüez y Aguadilla. Se solicitó el envío 
de auxilios y recursos. 

Los piratas seguían practicando sus fechorías, asal- 
tando las costas, incendiendo las casas y a veces lleván- 
dose pacíficos vecinos, para luego cobrar sü rescate. 
Las costas de Fajardo, Humacao, Mayagüez, Añasco 
y Aguadilla sintieron sus agresiones. Algunos de 
ellos se habían situado en la isla de. Caja de Muertos 
frente a Ponce. 



2 5 o HISTORIA DE PUERTO RICO 

En 1 8 19, una balandra y un bergantín insurgentes ata- 
caron a Aguadilla. Rechazado en ese sitio desem- 
barcaron en la punta de Borinquen, pero la tropa y 
los vecinos obligaron a los intrusos a precipitada fuga. 
Al hacer mérito del valor de los vecinos en la defensa 
de Aguadilla, dice el comandante militar en su par- 
te oficial: "Debo recomendar á V. S. particularmente 
á D. José Domenech, que con sus domésticos se pre- 
sentó en la batería, sirviéndola de un modo bizarro y 
ejemplar." 

En 1825, unos insurgentes colombianos hicieron nueva 
tentativa de apoderarse de Aguadilla. Fueron rechaza- 
dos victoriosamente por los intrépidos aguadillanos, dis- 
tinguiéndose en la defensa el vecino José M. Velarde y el 
sargento Juan Reina. 

En aquel tiempo se capturó en San Germán un emisario 
de los revolucionarios venezolanos. En Bayamón se 
descubrió una revolución proyectada por varios escla- 
vos de las haciendas. En Yauco una cuadrilla de revol- 
tosos asaltó la casa del regidor; estropearon a éste y 
le robaron. Fueron aprehendidos y fusilados. 

La situación de Puerto Rico para hacer frente a todas 
estas fechorías era bastante difícil. Dice Pedro Tomás 
de Córdova: "Hacía meses que la isla se hallaba por 
todos respetos en los mayores apuros, habiendo llegado 
estos á un punto de que no era posible pasar .... 
Faltaban en el momento los recursos, .... los mili- 
tares en la miseria, . . . . ,en una palabra, desqui- 
ciado el orden." 

16. La conspiración de Ducoudray Holstein. En 1822, 
los vecinos de Fajardo, José Barceló, Tomás de Rivera y 
M. St. Maurice, colono francés, denunciaron a las auto- 
ridades una conspiración. Estaba complicada en ella 



i;l período revolucionario 251 

Pedro Duboy, mulato francés, natural de Guadalupe y 
avecinado en el barrio Daguao de Naguabo. 

Se trató de una proyectada invasión de Puerto Rico 
con el fin de insurreccionar al pueblo contra el gobierno 
español, y empezando por los negros esclavos. Esta 
trama fué urdida por Luis H. Ducoudray Holstein, aven- 
turero suizo, que había tomado parte en la guerra separa- 
tista de Venezuela. Habiendo incurrido en la enemistad 
de Bolívar, se procuró la subsistencia por más de tres 
años, dando clases de piano y francés en Curazao. Se 
trasladó luego a Nueva York, donde organizó una expe- 
dición y se hizo a la vela con dos barcos. Tenía el plan 
de reclutar una fuerza de setecientos hombres en las 
islas San Bartolomé, Santomas y Santa Cruz. El ejér- 
cito conquistador había de desembarcar en la playa de 
Añasco. Duboy había de concurrir a dicho punto con 
toda la gente de color que hubiera podido reunir y con 
150 caballos. 

Los buques de Ducoudray Holstein fueron detenidos 
en Curazao. Entre los documentos ocupados había 
una proclama en lenguaje extravagante. En ella el 
aventurero se dirigía al pueblo de Puerto Rico como 
"general en gefe del ejército de la república de Boricua, 
antes Portorico". 

Duboy, agente de Ducoudray Holstein, así como dos 
negros esclavos de Guayama, confesos y convictos del 
proyectado crimen de asesinar a los blancos, fueron pasa- 
dos por las armas. 

17. Fin de la piratería. Los piratas causaban grandes 
daños al comercio en general; y por lo tanto, el gobierno de 
los Estados Unidos resolvió acabar con la piratería en las 
Antillas. Mandó al comodoro David Porter con instruc- 
ciones para subyugar y enviar a los puertos de la Unión 



252 HISTORIA DE PUERTO RICO 

todos los barcos "con tripulantes armados que hubiesen 
atacado, registrado o detenido buques de cualquier nación". 
En 1823 Porter se acercó al puerto de San Juan con 
una escuadrilla de quince barcos de guerra. Al principio 
las autoridades no sabían de qué se trataba, y no permi- 








UNA GOLETA DE GUERRA PERSIGUE UN BARCO PIRATA 

tieron que las goletas de Porter franqueasen el puerto. 
Porter aclaró el objeto de su presencia y el gobierno de 
Puerto Rico le ayudó a realizarlo. 

Sospechando alguna conexión entre barcos piratas y 
algunos vecinos, mandó Porter una goleta a perseguir 
una embarcación al puerto de Fajardo. El alcalde y 
capitán del puerto detuvieron la goleta y registraron su 
documentación. Enojado Porter por tal proceder, clavó 
los cañones de la batería y exigió una satisfacción a las 
autoridades. Este desagradable incidente produjo 
muchos chismes y comentarios. 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 



253 




DAVID PORTER 



De los piratas que infestaban las costas y aguas de 
Puerto Rico, uno de los más atrevidos era Roberto 
Cofresí, natural de Cabo Rojo. 
Tenía su base de operaciones, 
primero en la Mona, y luego 
en Vieques. Los hechos 
vandálicos de Cofresí desper- 
taron gran pánico y terror, 
aunque él afirmaba que no 
le quitó la vida a nadie. Dis- 
tintas veces el gobierno dis- 
puso su captura, pero sin buen 
éxito. Por fin, en 1825, dos 
balandras armadas en el 
puerto de Ponce y la goleta de 
guerra americana "Grampus" le dieron caza. Cofresí y 
su gente saltaron a tierra, y fué capturado con diez de sus 
compañeros en tierras de Guayama y Patillas. Todos 
fueron sometidos a un consejo de guerra y fusilados en 
el campo del Morro. 

Las persecuciones de Porter y las medidas tomadas por 
otros gobiernos pusieron fin definitivo a la piratería en las 
aguas antillanas. Según testimonio de Pedro Tomás de 
Córdova, Puerto Rico sufrió mucho a causa de estas 
fechorías. Dice : " La multitud de corsarios que infestaban 
estos mares tenían arruinada totalmente la industria 
mercantil y apenas había adelantos en la agricultura .... 
Existía una estancación en los negocios, y una parálisis en 
el cuerpo político que dificultaba la marcha deL gobierno 
y producía la consunción á que fué la Isla desde dicho 
período hasta 1824 de una manera rápida." 

18. Nuevos elementos de población y de progreso. 
Además de los emigrados dominicanos y franceses venidos 
18 



254 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de Luisiana, ya había empezado una corriente de 
inmigración española, especialmente de las islas Canarias. 
Como resultado del primer levantamiento revolucionario 
de Venezuela, en 1S10, ya había llegado un buen número 
de emigrados, trayendo la moneda macuquina. 

Lo que dio un gran impulso a la emigración de venezo- 
lanos a Puerto Rico fué el famoso decreto del libertador 
Simón Bolívar. En venganza de las atrocidades come- 
tidas por algunas tropas españolas con la población civil, 
el libertador lanzó su célebre proclama en la cual dijo: 
"Españoles . . . , contad con la muerte, aún siendo 
indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la 
libertad de Venezuela. Americanos, contad con la vida, 
aún cuando seáis culpables." 

Naturalmente, muchos de los elementos leales a Es- 
paña emigraron para salvar vida y hacienda. La leal- 
tad de los puertorriqueños era harto conocida. Santo 
Domingo proclamó su independencia en 182 1. El gober- 
nador Arostegui, cubano de nacimiento, rechazó con 
dignidad la invitación que le fué hecha desde Santo 
Domingo por Nuñez para declarar la independencia de 
Puerto Rico. Tampoco influyeron en nada en los senti- 
mientos de lealtad de los puertorriqueños el triunfo defi- 
nitivo de los patriotas venezolanos y la independencia 
de otros países de América. Esta circunstancia y la 
perspectiva de una paz duradera atrajeron a muchos 
venezolanos a Puerto Rico. 

La batalla de Carabobo, en 1821, en la cual Bolívar 
derrotó por completo al ejército español al mando de 
Miguel de la Torre, aseguró la independencia de Vene- 
zuela. Muchos venezolanos leales tuvieron que aban- 
donar el país. De un solo golpe llegaron ocho barcos 
españoles y una fragata inglesa con muchos emigrados, 



EL PERIODO REVOLUCIONARIO 255 

que necesitaban alimento y alojamiento. Más tarde 
seguían entrando otros venezolanos que no estaban 
conformes con el nuevo régimen establecido en su país. 

La llegada de tanta gente puso al gobierno de Puerto Rico 
en nuevos apuros. Dice Pedro Tomás de Córdova : "La 
situación de la Isla en este tiempo era la más triste ; ningún 
comercio, muy poco espíritu para empresas mercantiles, 
mucha escasez de numerario, carencia absoluta de recursos 

para las atenciones de las Cajas Conociendo 

el Sr. Arostegui que era muy conveniente socorrer á 
tantos desgraciados dándoles asilo y protección, invitó 
la acreditada hospitalidad de los Puertoriqueños, llamó 
á los emigrados .... ofreciéndoles terrenos y otros 
recursos .... y procuró dulcificar en cuanto pudo 
la suerte que experimentaban." Para alojar a los emi- 
grados se habilitaron los conventos y se abrieron las casas 
particulares. 

Ya en la agricultura, ya en el comercio e industrias 
contribuyeron los emigrados con su actividad, su inteli- 
gencia y su caudal para el progreso y desarrollo del país. 
Sus descendientes forman hoy elementos muy valiosos de 
la sociedad puertorriqueña. La respetable casa comercial 
Sobrinos de Ezquiaga de San Juan fué fundada en 182 1 
por un emigrado venezolano, José Ignacio Ezquiaga. 

El general Miguel de la Torre, el caudillo español 
vencido en Carabobo por Simón Bolívar, fué nombrado 
gobernador de Puerto Rico en 1822, ocupando este cargo 
hasta 1837. 

19. Resumen. La invasión de la Península española 
por los ejércitos franceses y los movimientos revolucio- 
narios en Méjico y Venezuela se dejaron sentir en la vida 
política y económica de Puerto Rico. Los puertorri- 
queños ayudaron a los dominicanos a libertarse de la 



256 HISTORIA DE PUERTO RICO 

dominación francesa. La falta de los "Situados" de 
Méjico trajo graves consecuencias para la administración 
de Puerto Rico. El primer diputado a Cortes, Ramón 
Power, consiguió la anulación de las ''facultades omní- 
modas" y la separación de la Intendencia del gobierno 
general. El primer intendente, Alejandro Ramírez intro- 
dujo muchas reformas económicas en la administración 
e implantó un sistema de rentas para sufragar los gastos 
del gobierno. Abrió los puertos menores, introdujo la 
moneda macuquina y amortizó el papel moneda. Obtuvo 
la Cédula de Gracias que benefició grandemente al país. 
Durante el período de 1S16 a 1S26 los corsarios atrasaron 
mucho el desarrollo del comercio exterior. El gobierno 
de los Estados Unidos contribuyó eficazmente al exter- 
minio de la piratería en las aguas antillanas. La revolu- 
ción de Venezuela echó a las playas de Puerto Rico 
muchos elementos de valer que aportaron su caudal e 
inteligencia para el fomento del país. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Los "Situados." 2. Las 
"facultades omnímodas." 3. Ramón Power: su obra. 4. El inten- 
dente Ramírez: su obra. 5. La Cédula de Gracias; sus efectos. 6. 
La piratería a principios del siglo XIX. 7. La inmigración venezo- 
lana. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Por qué ayudaron los puertorri- 
queños a los dominicanos a libertarse de la soberanía francesa ? 2. 
¿ Con qué fin fueron remitidos los ''Situados" de Méjico a Puerto 
Rico ? ¿De qué fondos se construyeron las fortificaciones y. demás 
defensas de Puerto Rico ? ¿ Qué efecto tuvo la revolución de Méjico 
sobre la administración en Puerto Rico ? 3. ¿ Qué de peligroso con- 
tenía la real orden que confirió al gobernador general las "facultades 
omnímodas" ? (Véase el texto completo de esta orden en el Apéndice) 
4. ¿ Qué importancia tuvo la separación de la Intendencia del gobierno 
general ? 5. ¿ Con qué fin estableció el intendente Ramírez la Real 
Lotería ? 6. ¿ Qué peligros ofreció la introducción de la moneda 
macuquina ? 7. Explique los efectos beneficiosos de la Cédula de 



EL PERÍODO REVOLUCIONARIO 257 

(.i-acia. 8. i Qué opina V. del gobierno de Meléndez ? ¿ Fué o no 
uno de los buenos gobernantes que ha tenido Puerto Rico ? ¿ Por 
qué ? 9. ¿ Por qué quería el gobierno de los Estados Unidos acabar 
con la piratería en las aguas antillanas ? 10. ¿ Dé V. su opinión acerca 
de la inmigración ? ¿ Qué clase de inmigrantes eran los venezolanos 
que vinieron a Puerto Rico ? 



CAPÍTULO XVII 
MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 

i. Los gobernadores militares. " La autoridad y go- 
bierno depositados en un militar padecen sus alteraciones 
según la mayor instrucción y modo de pensar del que 
gobierna. Todos tienen el carácter de Capitanes Gene- 
rales y se inclinan a esta jurisdicción más naturalmente 
que a la política. Acostumbrados á mandar con ardor y 
á ser obedecidos sin réplica, se detienen poco en las 
formalidades establecidas para la administración de jus- 
ticia, tan necesarias para conservar el derecho de las partes. 
Este sistema hace odiosos á algunos que no conocen que 
el interés del gobierno debe ser el bien del público y que 
jamas hará este progreso en la industria ni en las artes 
mientras no tenga amor y confianza en el que gobierna, 
y ha entibiado los ánimos de estos isleños que por su 
carácter piden un gobierno dulce y moderado. Cual- 
quiera que sea la causa, la isla está muy lejos de tener el 
feliz estado que pudiera haber adquirido bajo el mando 
de Gobernadores ilustrados y patrióticos." .... 

Estas verdades históricas las escribió Iñigo Abbad allá 
por el año 1772. Su aplicación, se puede decir, es uni- 
versal. Lo que dijo Iñigo Abbad de los gobernadores 
militares de su época se puede aplicar sin distinción a 
todos los sucesivos. El gobierno padecía de las altera- 
ciones "según la mayor instrucción y modo de pensar 
del que" gobernaba. El gobierno militar dejó mucho 
que desear para la felicidad y bienestar del pueblo puer- 
torriqueño. 

258 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 259 

Esta clase de gobierno subsistió hasta la implantación de 
la Autonomía en 1898, cuando por primera vez en su 
historia los puertorriqueños pudieron formar su cuerpo 
legislativo para hacer las leyes del país. Suspendidas 
las sesiones a causa de la Guerra Hispanoamericana, por 
fin se reunieron el 1 7 de julio de 1898 la Cámara de Repre- 
sentantes y el Consejo de Administración. Su labor 
parlamentaria quedó reducida a una nueva organización 
de las secretarías y al envío por cable a la reina de una 
protesta de adhesión a la causa española. 

2. Disposiciones constitucionales referentes a Puerto 
Rico. La Constitución de 1S12 duró hasta 1814; 
implantada de nuevo en 1820, volvió a caer en 1823. 
Fué nombrado gobernador general Miguel de la Torre en 
1822, ocupando el mando hasta 1837. Eni825el gobierno 
español le otorgó "poderes discrecionales" "con las 
facultades extraordinarias que las ordenanzas militares 
confieren á los gobernadores de plazas sitiadas". Quedó 
implantado el Absolutismo en toda su amplitud. "Las 
facultades omnímodas" cuya anulación había conseguido 
el diputado Ramón Power en 1 8 1 2 quedaron restablecidas 
y subsistieron por medio siglo. 

En 1836 una motín en España volvió a imponer la 
Constitución de 181 2, que fué proclamada poco después 
en Puerto Rico, pero el sistema constitucional cesó en 
esta isla en 1837. En ese año las Cortes decretaron "que 
no siendo posible aplicar la Constitución que se adopte 
para la Península é islas adyacentes á las provincias 
ultramarinas de América y Asia, serán estas regidas y 
administradas por leyes especiales análogas á su respec- 
tiva situación y circunstancias y propias para hacer su 
felicidad ; en consecuencia no tomarán asiento en las Cortes 
actuales Diputados por las expresadas provincias". 



2Ó0 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



En la Constitución del año 1845 se dispuso nuevamente 
"que las provincias de Ultramar serán gobernadas por 
leyes especiales". La solemne promesa, hecha en 1837 
y 1845 de dotar a las provincias de Ultramar de "leyes 
especiales .... propias para hacer su felicidad", 




PLAZA BALDORIOTY DE CASTRO DE LA CAPITAL 

La Intendencia en el fondo y la Casa Consistorial a la derecha 

quedó sin cumplirse año tras año, y esta falta de cumpli- 
miento era una de las causas principales del descontento 
de los puertorriqueños con el gobierno de la metrópoli, 
y dio lugar a que naciera en algunos cerebros el sen- 
timiento separatista. En 1865 se dispuso que se pro- 
cediera "inmediatamente á practicar en Madrid una 
información para asentar las bases en que deben fun- 
darse las leyes especiales para Cuba y Puerto Rico". 

3. Forma y naturaleza del gobierno de los capitanes 
generales. ¿ Como se regía el pueblo de Puerto Rico 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 261 

bajo el gobierno militar español ? ; En que forma fueron 
administrados los asuntos públicos durante casi todo el 
siglo XIX ? Las provincias españolas de Ultramar se 
regían durante mucho tiempo por las Leyes de Indias. 
La real orden de abril 22 de 1837 dispuso que Puerto Rico 
continuará rigiéndose "por leyes de Indias, por los regla- 
mentos y Reales órdenes comunicadas para su observan- 
cia". A estas disposiciones soberanas se agregaban los 
decretos, circulares, reglamentos y ordenanzas derivadas 
de la autoridad del gobernador y capitán general de la 
isla. Salvo la administración de justicia, el gobierno 
de Puerto Rico estaba centralizado en la persona del 
general que la Corona se dignara nombrar. Ni en la 
confección de las leyes, reglamentos y ordenanzas "pro- 
pias para hacer su felicidad", ni en su administración 
tenían intervención alguna los puertorriqueños. 

El general nombrado por la Corona era el jefe del 
ramo militar con la categoría de capitán general; igual- 
mente era jefe de la administración civil y económica 
con la designación de gobernador superior civil. La 
división militar de la isla constaba de la Capital como 
plaza de guerra, y de siete departamentos militares cuyas 
cabeceras eran Bayamón, Arecibo, Aguadilla, Mayagüez, 
Ponce, Guayama y Humacao, y el gobierno militar de la 
isla de Vieques. A mediados del siglo la guarnición 
de la isla la formaban tres batallones de infantería de línea 
peninsular de 1000 hombres cada uno, un batallón de 
cazadores también peninsular, una sección de caballería, 
un batallón de artillería de 400 plazas, una sección de 
artillería de montaña, una> compañía de ingenieros, siete 
batallones de Milicias Disciplinadas con 1000 plazas 
cada uno y dos regimientos de caballería de milicias con 
450 plazas montadas por regimiento. 



262 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En la administración local hubo cambios de cuando 
en cuando, pero los municipios nunca llegaron a adquirir 
una verdadera autonomía bajo el régimen español. 

En 1 86 1 se creó un Consejo de Administración para 
informar al gobernador y atender a determinados asuntos. 

En una palabra, en la forma que estaba constituido, el 
gobierno de Puerto Rico era un absolutismo militar, con 
poderes discrecionales, y padecía "alteraciones según 
la mayor instrucción y modo de pensar del que" gober- 
naba, según la gráfica frase de Iñigo Abbad. 

4. Los bandos de policía y buen gobierno. Bajo el 
sistema absolutista quedaban facultados- los gobernadores 
para promulgar bandos para la reglamentación de la vida 
del pueblo. En sentido general, tenían por objeto corre- 
gir las costumbres públicas, garantizar el buen orden y 
proteger las vidas y propiedades de los vecinos. 

En 1824, el gobernador Miguel de la Torre publicó 
un bando que consta de sesenta y cinco artículos, una 
especie de código policiaco, que restringía en mucho las 
libertades personales. 

Prohibía las blasfemias y palabras escandalosas; la 
falta de respeto a los sacerdotes; los bailes sin previo 
permiso de las autoridades; el uso de palos y garrotes; 
las reuniones de noche después de la hora de oración; 
el andar por las calles después de las diez de la noche ; el 
uso de machetes dentro de toda población ; la fabricación 
de llaves sin cerraduras; el jugar volantines dentro de la 
ciudad; el trabajo en los días de fiesta; el colocar ma- 
cetas en los balcones y azoteas; la fabricación de bohíos 
con techos de paja o yaguas; el traslado de ganado de un 
partido a otro sin guía y licencia; la compra de efectos a 
hijos de familia, esclavos y soldados; y contenía muchas 
otras prohibiciones y disposiciones. 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 263 

Temiendo que las doctrinas revolucionarias podrían 
extenderse a Puerto Rico, la Torre fomentaba las diver- 
siones populares, que, desde luego, ya existían en el país 
hace mucho tiempo antes de su llegada. Basaba sus 
actuaciones en el principio de que ' ' pueblo que se divierte 
no conspira". Estableció su famoso "Reglamento de 



LA INTENDENCIA 

Construida durante el gobierno de Juan de la Pezuela, 1848-1851 

Galleras", que, con sus seis capítulos y cincuenta y seis 
artículos resultó un verdadero código galleríl. Procedía 
con tanta astucia en la dirección de los asuntos públicos 
y en su trato con el pueblo, que mantuvo la paz y tran- 
quilidad del país durante su larga administración de 
quince años, aunque el historiador Brau tacha esa época 
de "período licencioso". 

Durante el gobierno del general de la Torre la riqueza 
territorial, el movimiento mercantil y la población au- 
mentaron considerablemente. 



264 HISTORIA DE PUERTO RICO 

5. La conjura de 1835. Durante los últimos años del ré- 
gimen absolutista del gobernador de la Torre, España esta- 
ba envuelta en una horrorosa guerra civil entre liberales 
y absolutistas. Las tropas de la guarnición y los emplea- 
dos públicos contaban con partidarios de uno y otro bando. 

Una noche el capitán Pedro Loizaga del regimiento de 
Granada, hombre muy liberal y oficial muy popular entre 
los soldados, dio una cena en la cual participaron unos 
cuantos sargentos. En el entusiasmo producido por la 
fiesta, éstos proclamaron a Isabel II y prorrumpieron en 
gritos de "¡Viva Loizaga!" Enterado de la Torre de 
este incidente, encerró al capitán Loizaga en el Morro. 
Se corrió el rumor de que los amigos del popular capitán, 
paisanos y soldados, iban a sacarle de la prisión, pro- 
clamar la Constitución de 1 8 1 2 , marchar contra la Forta- 
leza y a la fuerza obligar al absolutista gobernador a que 
la jurara y proclamara en todo el país. 

El general de la Torre embarcó para España, bajo 
partida de registro, al capitán Loizaga y seis de los sar- 
gentos ; y trasladó a Cuba a otros sargentos, cabos y 
soldados, algunos de ellos sólo por sospechosos. No se 
atrevió a tomar medidas más enérgicas, sin duda por 
temor a los acontecimientos que pudieren sobrevenir. 

En 1836, impuesta la Constitución de 181 2 a la regenta 
María Cristina, el absolutista la Torre la proclamó en 
Puerto Rico. Fué vitoreada la Constitución fervorosa- 
mente por los puertorriqueños. El regocijo duró poco. 
La nueva Constitución de 1837 dispuso que "Las pro- 
vincias de Ultramar serán gobernadas por leyes espe- 
ciales". El absolutismo continuaba para Ultramar en 
toda su plenitud como antes. 

6. La conspiración de 1838. Quedaron en toda su 
fuerza y vigor por más de treinta años las facultades 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 265 

extraordinarias conferidas "a los gobernadores de plazas 
simadas," aunque los puertorriqueños seguían viviendo 
en paz y tranquilidad, si no con felicidad. 

Pero la sumisión al sistema absolutista no era absoluta. 
El regimiento de Granada se quedó resentido con el 
atropello que le había inferido el general de la Torre. 
En 1838, siendo gobernador Miguel López de Baños, 
fué denunciada una conspiración en la cual aparecieron 
como cómplices algunos sargentos, cabos y soldados del 
regimiento, los capitanes de milicias Vizcarrondo y 




EL PRESIDIO DE PUERTO RICO 



Andino, y los paisanos Juan y Andrés Vizcarrondo y 
Buenaventura Quiñones, éste último miembro de una 
antigua y distinguida familia de San Germán. 

Se les imputaba el plan de insurreccionar al país y 
proclamar la Constitución de Cádiz de 1 8 1 2 . Denunciada 
la conspiración, Juan y Andrés Vizcarrondo lograron 
fugarse a Venezuela. Buenaventura Quiñones fué preso 
y llevado al Morro. Una mañana se le encontró en su 



266 HISTORIA DE PUERTO RICO 

celda ahorcado con un pañuelo y las sogas de su hamaca. 
La muerte del desgraciado Quiñones produjo consterna- 
ción general. Nunca se ha llegado a aclarar si se ahorcó 
o si lo ahorcaron. 

Los capitanes de milicias Andino y Vizcarrondo fueron 
declarados absueltos. Los sargentos Salinas y Santillana 
pagaron su amor a la Constitución de Cádiz con la vida ; 
Juan y Andrés Vizcarrondo, refugiados en Venezuela, 
fueron condenados a muerte; y los demás sargentos, 
cabos y soldados fueron condenados a presidio. El 
regimiento de Granada fué disuelto por orden del Ministro 
de la Guerra. 

Ni la conjura de los sargentos de 1835, ni la conspira- 
ción tramada en 1838 eran manifestaciones contra la 
nación española, ni fases del separatismo que aparecieron 
más tarde. No eran más que brotes del liberalismo 
contra el régimen absolutista existente en España, y a 
favor de la Constitución liberal de Cádiz de 181 2. Dice 
Coll y Tosté: "Los separatistas los crearon los malos 
gobernantes, que vinieron después, como Marchesi, 
Messina, Sanz y Palacios, atropelladores, y sus perversos 
consejeros, que no supieron llevar las riendas del go- 
bierno." 

7. Reglamento de jornaleros ; las libretas. Los gober- 
nadores militares absolutistas se hicieron antipáticos 
por los Bandos de Policía y Buen Gobierno, que publica- 
ban de cuando en cuando, reglamentando a su capricho 
la vida y costumbres del pueblo. Los vagos, los gallos, 
los caballos, el ornato público, los bailes, la prensa, las 
reuniones, las peticiones, y al fin los jornaleros; todo lo 
fiscalizaban. 

El gobernador López de Baños llegó a declarar jorna- 
lero a toda persona que no tenía propiedad, profesión u 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 267 

oficio, obligándola a colocarse forzosamente a trabajar 
con algún propietario. Esta reglamentación caprichosa 
llegó a su colmo durante el gobierno de Juan de la Pezuela. 
En 1849, este gobernante dictó las célebres "instruc- 
ciones para el mejor régimen de los jornaleros" y fundó 
el sistema de libretas por medio de un reglamento apara- 
toso que constaba de veintiocho artículos. Esta inter- 
vención en el trabajo libre, que afectaba todas las masas 
trabajadoras de la isla, causó muchos disgustos, tanto a 
los patronos como a los jornaleros. 

Dispuso que las autoridades locales llevaron un registro 
de todos los trabajadores de la edad de diez y seis años 
en adelante, dando a cada jornalero una libreta con expre- 
sión de su matrícula. El dueño de la finca anotaba en 
ella la conducta observada por el jornalero. Al que se 
hallaba sin la libreta se le castigaba con ocho días de 
trabajo en las obras públicas a medio jornal. Abun- 
daban las disposiciones de multas para los jornaleros y 
los patronos así como para las autoridades locales. 

En el fondo la reglamentación del trabajo libre resultó 
una servidumbre disfrazada. Uno de los artículos dis- 
ponía que ' ' ningún vecino podrá emplear á los jornaleros 
sin que antes le acrediten estar solventes con la última 
persona que los ocupó". Esta disposición se prestó a 
grandes abusos, pues era fácil tener a los pobres e igno- 
rantes jornaleros constantemente embrollados en las 
tiendas de los patronos, establecidas en los campos. Así 
se les hacía difícil salir y contratarse más ventajosamente. 

Los choques entre jornaleros y patronos eran cons- 
tantes. Los esclavistas y reaccionarios persistían en 
sostener el odioso sistema de Pezuela. Los espíritus 
liberales combatían la reglamentación rudamente. Entre 
los defensores de los jornaleros se distinguió el periodista 



268 HISTORIA DE PUERTO RICO 

José Pablo Morales, quien defendía el trabajo libre, sin 
trabas gubernamentales, como derecho del hombre. Su 
idea triunfó. Habiendo estado en vigor unos diez y 
siete años, la libreta fué suprimida. A José Pablo Mora- 
les cupo la gloria de haber matado la libreta de jornaleros. 

8. El absolutismo y la centralización se acentúan. 
La centralización militar se acentuó más con la creación 
de las siete comandancias militares y la organización, 
en 1850, por el gobernador Pezuela de la administración 
municipal. Se suprimieron los ayuntamientos con excep- 
ción de los de la Capital, Ponce y Mayagüez. Los demás 
pueblos tenían juntas de visita. Las diez poblaciones 
principales tenían por jefe administrativo un corregidor; 
en los demás pueblos había alcaldes. Las atribuciones 
de estos funcionarios las fijaban las circulares y decretos 
del gobernador general. De modo que la voluntad del 
jefe militar imperaba en los asuntos municipales, que 
iban bien o mal ' ' según la mayor instrucción y modo de 
pensar del que" gobernaba. 

El país estaba sometido al capricho de sus gobernantes, 
que hacían y deshacían. Su voluntad formaba o des- 
truía la felicidad y la prosperidad, no sólo de las personas, 
sino de los pueblos. 

En 1 84 1, un voraz incendio destruyó casi por completo 
la población de Mayagüez. Para favorecer su nueva 
creación el gobernador Santiago Méndez Vigo, el mismo 
que fundó la Casa de Benificencia en la Capital, no vaciló 
en clausurar el muy frecuentado puerto de Cabo Rojo. 
Obligó a los barcos mercantes a ir al de Mayagüez en per- 
juicio de los intereses mercantiles de Cabo Rojo, estable- 
cidos legalmente hacía mucho tiempo. Mató el comercio 
exterior de Cabo Rojo para dar vida al de Mayagüez. 
En 1848, el general Prim rehabilitó el puerto de Cabo 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 269 



Rojo a petición de la progresista colonia catalana; pero 
un año después Pezuela volvió a cerrarlo para beneficio 
de los mayagüezanos. 

El militarismo predominaba en todas las esferas. En 
1865 el presupuesto de gastos ascendía a 3,125,770 pesos; 
pero 1,516,133 pesos de esta cantidad se destinaba a 
ejército y marina. Tal era la importancia que se daba 
a estos ramos. 

Muchas de las libertades y garantías personales estaban 
terminantemente prohibidas. No se permitían las reu- 
niones sin previo permiso, a no ser en las iglesias y los 
velorios de difuntos. Aun los bailes y reuniones fami- 
liares de carácter íntimo no podían verificarse sin el pre- 
vio permiso de las autoridades. Las quejas contra los 
funcionarios locales habían de cursarse por los alcaldes, 
haciéndose casi imposible que tuvieran resultado alguno. 
Las diversiones populares estaban reglamentadas. Las 
"carreras" de San Juan, tan populares hacía más de dos 
siglos fueron suprimidas total- 
mente por el general de la 
Pezuela. No existían medios 
de protesta organizada, pues 
el derecho de petición no podía 
ejercerse por más de tres per- 
sonas. Las peticiones presen- 
tadas por más de tres per- 
sonas eran tachadas de 
"sediciosas". 

En el uso de las "facultades 
omnímodas", el gobernador 
general podía mandar a encar- 
celar a cualquier persona, sin informarle de la causa. 
Mientras el acusado aguardaba el juicio, no había medio 

19 




EL GOBERNADOR MÉNDEZ DE VIGO 



270 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de salir de la prisión bajo fianza, aunque luego resultaba 
completamente inocente. Asimismo, los gobernadores po- 
dían desterrar de Puerto Rico — y desterraron a hombres 
muy distinguidos sin previo procedimiento judicial. 

9. Las restricciones de la prensa. La libertad de la 
prensa no existía bajo el gobierno militar absolutista. 
Todo lo que se publicaba estaba sujeto a la censura oficial 
del gobierno, obligándose a los directores de periódicos a 
hacer un depósito de mil pesos para responder de las 
multas en que pudieren incurrir. No se admitía el empleo 
de palabras tales como independencia, libertad, tiranía 
y despotismo. En tales palabras el gobierno veía graves 
amenazas a la integridad nacional. Los periódicos que 
no agradaban al gobernador general fueron suprimidos. 
Sin embargo, debido al desarrollo intelectual, se funda- 
ban nuevos periódicos, cambiándoles los nombres, a 
pesar de las restricciones; y en 1865, el país ya contaba 
con ocho. 

En 1870, el gobernador general Baldrich dictó un 
decreto, concediendo la libertad de imprenta. ¿ En 
qué consistía tal libertad ? Los periódicos quedaban 
exentos de la previa censura; pero los editores responsa- 
bles estaban "obligados a entregar en este Gobierno, un 
ejemplar del periódico, dos horas antes de repartirse 
al público". Los directores, que no cumplían con este 
requisito incurrían en multas "de 100 á 250 escudos". 
Los periódicos políticos seguían con el depósito de mil 
escudos para responder de las multas. El artículo sép- 
timo dispuso que "los periódicos que se publiquen en 
contravención á los artículos anteriores y los que ataquen 
á la Integridad nacional, ó traten la cuestión social de la 
Esclavitud, serán considerados furtivos y clandestinos; 
y sus autores entregados a los tribunales". 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 271 

Tal era la "libertad de imprenta" que fué decretada 
cuando estaba en pleno vigor y fuerza el gobierno de la 
República en España. Caída la República en 1874, el 
general Sanz volvió a establecer la censura y la prensa 
política de carácter liberal desapareció. 

En su carrera de periodista, Luis Muñoz Rivera fué 
acusado cuarenta y dos veces. Dice González Ginorio 
que "en honor a su memoria puede decirse que ninguna 
de esas denuncias fué por causa infamante". 

La verdadera libertad de imprenta no existió en Puerto 
Rico hasta la inauguración del Gobierno Civil en 1900. 

También estaba prohibida la libre admisión al país 
de libros que contenían ideas que se consideraban "peli- 
grosas". 

Estaban los libreros sujetos a espionaje. Sin embar- 
go, entraban clandestinamente toda clase de obras de 
España y del extranjero, por conducto de los mismos 
libreros. 

10. Movimiento intelectual: ideas reformistas. El 
absolutismo y militarismo no podían seguir su camino 
sin que se levantara la voz de protesta del país. En 
épocas anteriores no se había manifestado ninguna oposi- 
ción, porque faltaban elementos intelectuales y de presti- 
gio en número suficiente para hacer valer su opinión 
ante el país y el gobierno. 

Después de mediados del siglo XIX empezó a surgir 
un grupo de jóvenes inteligentes que luego habían de 
representar las ideas liberales de protesta contra los 
abusos de los gobernadores absolutistas. Algunos de 
estos jóvenes se habían formado en las clases establecidas 
por la Sociedad Económica de Amigos del País ; y otros en 
el Seminario Conciliar fundado en 1832 por el obispo Pedro 
Gutiérrez de Cos. Los más caracterizados del grupo 



272 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



habían cursado estudios universitarios en el extranjero. 
José Julián Acosta, Román Baldorioty de Castro, 
Segundo Ruíz Belvis, Francisco Mariano Quiñones, Julio 
L. de Vizcarrondo, José de Celis Aguilera, Julián E. 
Blanco, Ramón Marín, Eugenio María de Hostos, Manuel 
I. Saldaña, Vicente Rufino de Goenaga, Ricardo Nadal 
y los doctores Ramón Emeterio Betances, Pedro Geró- 
nimo Goico, Calixto Romero Togores, y Francisco Jorge 
Hernández, y otros más formaron una pléyade de jóvenes 
intelectuales cuyo valor cívico les impulsó a hacer frente 
a los excesos de gobernadores desmedidos y a pedir 
reformas en el gobierno de Puerto Rico. Llegaron a 
ser los líderes del movimiento liberal reformista, que 
culminó en la formación del primer partido político 
puertorriqueño . 

De este grupo de hombres, José Julián Acosta, Román 
Baldorioty de Castro y Francisco Mariano Quiñones 

llegaron a constituir la van- 
guardia intelectual del país. 
Protegidos por el benemérito 
padre Rufo Manuel Fernán- 
dez, los dos primeros pudi- 
eron cursar la carrera de 
ciencias en Eurpoa. Bal- 
dorioty de Castro hizo sus 
- estudios en Madrid y París ; 
Acosta en Madrid, París, 
Londres y Berlín. Quiñones 
quedó huérfano de padre en 
edad temprana ; pero su 
madre se consagró, a la edu- 
cación de sus hijos, y así es que Francisco Mariano y 
su hermano José Marcial fueron enviados a Europa, 




JOSÉ JULIÁN ACOSTA 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 273 




ROMÁN BALDORIOTY DE CASTRO 



donde hicieron sus estudios, principalmente en Alemania. 
Al regresar a Puerto Rico encontraron Acosta y Bal- 

dorioty que el proyecto del 
Colegio Central, ideado por 
el padre Rufo y en el cual los 
dos habían de ejercer como 
profesores, había sido desa- 
probado por el gobernador 
Pezuela, quien prefirió 
fomentar las escuelas ele- 
mentales de los pueblos. 
Baldorioty proyectó poste- 
riormente una Escuela Filo- 
técnica en Mayagüez y le 
fué negada la aprobación 
por el gobernador Sanz para 
regentar ese establecimiento, porque "carecía de título de 
maestro elemental." Acosta y Baldorioty desempeñaron 
cátedras en la Escuela de Agri- 
cultura, Náutica y Comercio 
establecida por la Junta de 
Fomento y Comercio, con 
brillantes resultados. De 
este grupo de puertorriqueños 
distinguidos, que lucharon para 
conseguir reformas en el 
gobierno, casi todos y muchos 
otros fueron encarcelados 
o desterrados por goberna- 
dores absolutistas, que ha- 
cían uso de las "facultades 
omnímodas" conferidas a los gobernantes de plazas 
sitiadas. ¿ Y todo por qué ? Porque estos meritísimos 




FRANCISCO MARIANO QUIÑONES 



274 HISTORIA DE PUERTO RICO 

varones trataban "de hacer una patria donde otros 
pretendían sostener una colonia". 

ii. Los comisionados de Cuba y Puerto Rico presen- 
tan informes acerca de las reformas para las Antillas. 

Con sobrada paciencia los puertorriqueños, como los 
cubanos, habían estado aguardando desde 1837 las "leyes 
especiales .... propias para hacer su felicidad". 
Por fin en 1865, el gobierno español autorizó una informa- 
ción, e invitó a los cubanos y puertorriqueños a que 
enviaran comisionados para informar al gobierno en que 
debían basarse las leyes especiales para las provincias de 
Ultramar. 

En las elecciones de comisionados triunfó el elemento 
reformista. De los seis que correspondían a Puerto Rico 
fueron electos José Julián Acosta, Segundo Ruíz Belvis, 
Francisco Mariano Quiñones y Manuel de Jesús Zeno, 
no concurriendo los otros dos. Al tratar las reformas 
políticas, económicas y sociales, se dio preferencia por 
los informadores a la abolición de la esclavitud. Las 
sesiones duraron desde el 30 de octubre de 1866 hasta el 
27 de abril de 1867. 

Esta información no tuvo inmediatos resultados posi- 
tivos. La abolición de la esclavitud no vino hasta 1873, 
y las reformas políticas aceptables para gran parte del 
pueblo no llegaron hasta 1897. Es precisamente en 
años posteriores a esta información que los generales 
Marchesi, Sanz y Palacios cometieron los mayores 
abusos y atropellos que se han experimentado en Puerto 
Rico. 

Sin embargo, como dice Ángel Acosta Quintero : " Los 
trabajos y reuniones de la Información desacreditaron 
para siempre los exagerados temores y las falsas alarmas 
de los que se oponían á su formación y convocatoria. 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 275 

Con posterioridad, nadie se atrevió á defender como 
bueno el antiguo sistema de misterio, de silencio y de 
reservas, que imperaba en las provincias de Ultramar. 
La palabra Reformas se pronunciaba por todos." 

12. Patriotas puertorriqueños desterrados. En la 
guerra de Santo Domingo, de 1861 a 1865, cuando Espa- 
ña trató, por medios violentos, de incorporar de nue- 
vo el territorio de la República Dominicana, Puerto 
Rico ayudaba a la metrópoli con tributos y milicias. 
Como algunos puertorriqueños simpatizaban con los 
dominicanos, se imaginaban las autoridades que se esta- 
ba fomentando una revolución, para la cual las armas y 
pertrechos habían de venir de afuera de un momento a 
otro. 

Uno de los oficiales puertorriqueños Luis Padial Viz- 
carrondo, que servía en el ejército español, fué herido 
en Puerto Plata, y regresó a Puerto Rico para restable- 
cerse. Censuraba la mala administración militar de la 
campaña contra los dominicanos. A él atribuía el gober- 
nador general el fomento y dirección de la revolución 
aludida; y, en 1864, en vista de sus sentimientos liberales, 
Messina desterró a Padial de Puerto Rico. 

En 1867 estalló una sedición militar en la Capital, que 
fué sofocada inmediatamente, terminando con el fusila- 
miento del cabo Benito Montero, y suicidándose el coronel 
de artillería Nicolás Rodríguez de Cela. 

El gobernador general Marchesi creía que algunos 
puertorriqueños tenían parte en el movimiento militar. 
Sin ningún procedimiento judicial, pero en pleno uso de 
las "facultades omnímodas" y con gran asombro del 
país entero, Marchesi desterró de Puerto Rico a los 
doctores Pedro Gerónimo Goico, Ramón Emeterio Betan- 
ces, Calixto Romero Togores y a los señores Segundo 



276 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Ruíz Belvis, Julián E. Blanco, José de Celis Aguilera, 
Vicente María Quiñones, Vicente Rufino de Goenaga y 
Carlos E. Lacroix. Les ordenó que se presentaran a 
disposición del Gobierno en Madrid y les prohibió volver 
a Puerto Rico. 

13. La fuga de Betances y Ruíz Belvis. Betances y 
Ruíz Belvis no obedecieron la orden del gobernador. 
Se embarcaron furtivamente en Mayagüez, tal vez con 
intención de llegar a Santo Domingo. La corriente los 
arrastró hacia el sur, y tuvieron que aterrar en la costa 
áspera y desierta de la actual jurisdicción de Lajas. Ocul- 
tos y protegidos por Fernando Calder, que vivía en 
aquella costa, se prepararon para su salida definitiva de 
la isla. Con la ayuda de Ventura Quiñones, hijo del 

malogrado Buenaventura que 
murió en el castillo del Morro, 
lograron embarcarse p^or el 
puerto de Guánica en un buque 
de carga, llegando a Santo- 
mas, sin mayores contratiempos 
De allí fueron a Nueva York. 
En el New York Herald publi- 
caron una carta en la cual mani- 
festaron "que es enteramente 
falso que tengamos nada que 
ver con la Conspiración a que 
se refiere su corresponsal. El 
gobierno de la Isla, como es su costumbre, sin forma alguna 
de proceso, decretó la expulsión de varios individuos de 

buena posición social, entre ellos los infrascritos 

"Hemos rehusado de dar nuestra palabra de honor 
.... porque sería perder tiempo, trabajo y dinero con- 
fiar en la buena fe de tal gobierno." 




MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 277 




'¥:-É- 



LUIS PADIAL Y VIZCARRONDO 



En Nueva York se separaron los dos amigos. Ruíz 
Belvis se trasladó a Chile, donde falleció poco después 
a la edad de treinta y ocho 
años. Bet anees hizo rumbo 
hacia Santo Domingo. Des- 
pués de largas peregrinacio- 
nes estableció su residencia 
en París. Allí dedicó sus 
energías a fomentar el espíritu 
revolucionario de los puerto- 
rriqueños y a dar impulso a 
la insurrección en Cuba. 
La Junta Revolucionaria de 
Cuba en Nueva York lo nom- 
bró su representante diplo- 
mático cerca del gobierno francés. 

Betances murió en París en 1898. Por disposición 
de la Asamblea Legislativa sus restos fueron trasladados 
a Puerto Rico en 1920, y yacen hoy en Cabo Rojo, pueblo 
donde nació en 1827. 

En una proclama que lanzó a los puertorriqueños desde 
Santomas en 1867 expuso los diez mandamientos de los 
hombres libres, como él llamó su programa de reformas 
para el país. Helos aquí: "Abolición de la esclavitud; 
derecho de votar todos los impuestos; libertad de cultos; 
libertad de la palabra; libertad de imprenta; libertad 
de comercio; derecho de reunión; derecho de poseer 
armas; inviolabilidad del ciudadano; y derecho de eligir 
nuestras autoridades. ' ' 

Por orden del Ministro de Ultramar, los otros deste- 
rrados pudieron regresar a sus hogares. 

Todavía en 1884 se cursaron muchos telegramas entre 
el gobernador y el alcalde de Juana Díaz referente al para- 



278 HISTORIA DE PUERTO RICO 

dero del doctor Betances, porque se corría el rumor de 
que había regresado a Puerto Rico, a fomentar una revo- 
lución. 

14. Año de calamidades, 1867. A los desmanes de 
Marchesi, se deben agregar dos acontecimientos que 
resultaron verdaderos desastres para el país. El 29 de 
octubre el ciclón de San Narciso causó grandes daños a 
las propiedades, sufriendo la agricultura y el comercio 
grandes pérdidas. El 18 de noviembre hubo un terrible 
terremoto, que tal vez ha sido el más horroroso que regis- 
tra la Historia de Puerto Rico. Las sacudidas duraron 
unos cuantos días. Muchos vecinos de San Juan 
abandonaron la ciudad, a causa de los desperfectos sufri- 
dos por los edificios. Las iglesias de Coamo, Corozal, 
Dorado, Gurabo y Juncos se inutilizaron. En los campos 
se abrieron grietas ; y casi todas las chimeneas de las hacien- 
das quedaron destruidas. Muchos edificios de manipos- 
tería sufrieron daños. 

15. La Revolución de Lares. La primera manifes- 
tación abierta del separatismo en Puerto Rico fué la 
llamada revolución de Lares. Ya en 1866 el gobernador 
de Puerto Rico mandó una comunicación al de Cuba 
referente a la " existencia de una vasta conspiración muy ' 
próxima á estallar para proclamar la independencia de 
estas dos Antillas españolas." 

Efectivamente la guerra de Cuba, que duró de 1868 a 
1878, dio principio en Yara. 

En Puerto Rico existían asociaciones secretas, como 
la sociedad Capá Prieto de Mayagüez y el Lanzador del 
Norte, que estaban fomentando un movimiento revolu- 
cionario. El día 20 de septiembre las autoridades 
sorprendieron en el Palomar, jurisdicción de Camuy 
al vecino Manuel González, venezolano, hallándosele 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y TISMO 279 



pruebas de una conspiración separatista. El día 24 llegó a 
Mayagüez la noticia de la prisión de González. Manuel 
Rojas, también venezolano, presidente de la asociación 
secreta Centro Bravo número 2, envió un aviso a Mathias 
Bruckman, norte-americano, presidente del organismo 
Capá Prieto, que anticipara el movimiento general y que 
le enviara fuerzas a su hacienda en el barrio de Pezuela 
de Lares, para dar el grito de independencia en esa pobla- 
ción, y luego posesionarse del Pepino (San Sebastian) y 
otros pueblos pequeños, antes de marchar sobre Arecibo. 
Mr. Bruckman reunió en su finca de café, unos doscientos 
hombres que emprendieron la marcha a casa de Rojas 
en Lares. Llegó el número 
en la hacienda de Rojas a 
unos trescientos de a pie y 
unos ochenta a caballo. El 
ejercito libertador de la 
República de Puerto Rico 
llegó al pueblo de Lares como 
a las diez de la noche del día 
23. Tomaron posesión de la 
población, cayendo sobre los 
establecimientos comerciales 
y encarcelando a las autorida- 
des. Dice José Pérez Moris : 

"Apoderados así de la 
Alcaldía y arrojado el retrato 
del monarca y demás sím- 
bolos nacionales, procedieron los insurrectos á organizar 
.... el gobierno provisional de la república de Puerto 
Rico, constituyéndolo del modo siguiente: 

"Presidente, D. Francisco Ramírez, dueño de una mala 
tienda de pulpería y de escasos terrenos; Ministro de 




JULIÁN JUAN PAVÍA 

Gobernador de Puerto Rico, 1867-8. En 
su tiempo estalló la Insurrección de Lares 



28o HISTORIA DE PUERTO RICO 

Hacienda, D. Federico Valencia, escribiente del Juzgado 
de Paz; Ministro de la Gobernación, D. Aurelio Méndez, 
Juez de paz de aquel pueblo; Ministro de Gracia y Jus- 
ticia, D. Clemente Millán, dependiente de comercio; 
Ministro de Estado, D. Manuel Ramírez, arrendador de 
una gallera; Secretario del Ministerio de la Gobernación, 
D. Bernabé Pol, propietario arruinado." 

Adornas del general en jefe y jefe superior de la isla, 
Manuel Rojas, se reconocieron nueve generales de divi- 
sión. No faltaba un director general de artillería, ni un 
comandante general de caballería. El ejército que tal 
vez nunca llegó a más de 800 hombres, se retiró precipi- 
tadamente del Pepino, al encontrarse con los pocos 
milicianos de aquel pueblo. 

Las fuerzas revolucionarias así como el presidente, 
ministros, y demás cabecillas se dispersaron. El vene- 
zolano Bauren y el americano Bruckman fueron muertps 
al tratarse de reducirlos a prisión. La cárcel de Arecibo 
fué atestada de presos. Un consejo de guerra condenó 
a muerte a siete cabecillas. En España la revolución 
iniciada en septiembre puso fin al gobierno de Isabel II. 
Los condenados a muerte fueron indultados; y todos, 
presos y huidos, recibieron amnistía amplia. 

La Revolución de Lares no pudo prosperar. Fué un 
movimiento prematuro. No contó con elementos ade- 
cuados para una operación militar. Sus iniciadores eran 
extranjeros e ilusionistas del país. No tenía el apoyo de 
los puertorriqueños de prestigio. El país miró sus actua- 
ciones con indiferencia. Algunos liberales la han 
llamado la Algarada de Lares. En una palabra, el sepa- 
ratismo no tenía arraigo en Puerto Rico. 

16. Elecciones y reformas. Establecida la Repú- 
blica en España, se decretó, en 1869, la celebración de 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y EPARATISMO 281 




JOSÉ EURÍPEDES DE ESCORIAZA 



elecciones para Corte:,. I)<- once representante . los 
Ii1i<-rales lograron tres: Román Baldorioty de Castro, 
Luis Padial y José Eurípede 
de Escoríaza. El nuevo go- 
bernador Baldrich hizo las 
elecciones para la Diputación 
Provincial, con toda imparciali- 
dad. Constituida por hombres 
de afiliación liberal reformista 
inauguró sus sesiones en 1871. 

Baldrich concedió la libertad 
de imprenta; y se fundaron 
nuevos periódicos: "El Pro- 
greso" en la Capital, "La 
Razón" y "Don Simplicio" en 
Mayagüez. Todos eran de tendencias liberales y com- 
batían a los conservadores, luego llamado Partido Español 
sin condiciones, cuyo vocero era "El Boletín Mercantil". 
En 1873 vino la abolición de la esclavitud, por decreto de 
la Asamblea Nacional. 

En las elecciones de 1870 tomó tanta intervención el 
gobierno por medio de los alcaldes y Guardia Civil a las 
órdenes . del gobernador Gómez Pulido que solamente 
tres distritos eligieron sus candidatos: Ponce, Cabo 
Rojo y Vega Baja. 

Gómez Pulido fué separado de su cargo, sustituyén- 
dole vSimón de la Torre. Éste efectuó varios cambios 
en las comandancias militares y otros puestos públicos 
para garantizar la libre emisión del voto. "Vencieron 
los liberales. Los incondicionales, aunque en minoría, 
consiguieron la separación de la Torre. 

En 1873 el gobernador Rafael Primo de Rivera publicó 
la ley votada por las Cortes en 1872, haciendo extensivo 



282 HISTORIA DE PUERTO RICO 

a Puerto Rico el título primero de la Constitución de 
1869. Este título consta de treintaiún artículos que 
establecen los derechos naturales dé los españoles. 

La Monarquía fué restaurada en 1S74. Muchos de 
las reformas concedidas por la República fueron suspen- 
didas con el regreso al país del general José Laureano 
Sanz como gobernador. 

17. Los atropellos y arbitrariedades de Sanz. Las 
medidas represivas contra los intereses y libertades del 
país llegaron a su colmo bajo las dos administraciones 
del general Sanz, gobernador de triste recuerdo en los 
anales puertorriqueños (1868-70 y 1874-5). 

Creó el cuerpo de la Guardia Civil y como secuela el 
cuerpo militar de Orden Público formados de elementos 
peninsulares. Disolvió -las Milicias Disciplinadas cons- 
tituidas de hijos del país y fundó el Instituto de Volun- 
tarios con individuos de procedencia española. Esta 
fuerza tomó carácter político, incondicionalmente español, 
con gran perjuicio de la tranquilidad pública. Sanz 
suprimió la Diputación Provincial y los Ayuntamientos 
de origen popular; y los constituyó de oficio, a su gusto 
con elementos incondicionales. Prohibió las reuniones 
públicas y veladas literarias. 

Separó de sus cátedras en la Sociedad Económica de 
Amigos del País a José Julián Acosta y Román Baldorioty 
de Castro por sus ideas liberales. Se negó a conceder la 
escuela superior de Ponce al reputado profesor Ramón 
Marín, quien la había ganado en rigurosa oposición. 
Bajo el pretexto de que estaba "destruyendo y cortando 
de raíz los gérmenes de separatismo que pudieran existir 
en el importante ramo de instrucción pública" separó 
casi todos los maestros de escuela, hijos del país, para 
cubrir las vacantes con españoles traídos expresamente 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 283 

de la Península. Prohibió el establecimiento de escuelas 
particulares sin la autorización del gobierno, evitando 
así que los maestros puertorriqueños cesantes pudieran 
ganarse el sustento con la enseñanza particular, ni 
siquiera permitiéndoles dar clase en sus hogares. 

Dice el historiador Coll y Tosté: "Precisamente esos 
atropellos del gobernador .... Sanz produjeron más 
enemigos a España que las proclamas de Betances. Todo 
el profesorado puertorriqueño, destituido injustamente 
de la dirección de sus escuelas, ganadas por oposición, 
fueron desde aquel trágico momento anti-españoles." 

A Sanz se le debe la instalación del telégrafo y el activar 
la construcción de la Carretera Central, pero se interesó 
en estas obras para fines militares, para mejor poder 
tener al país subyugado a su capricho. 

18. Efectos del separatismo. A pesar de las conti- 
nuas gestiones de Betances y de Hostos, partidario de la 
Confederación Antillana, y de la Junta Revolucionaria 
establecida en Nueva York, el separatismo nunca llegó a 
echar raíces profundas en el suelo borincano. Los puer- 
torriqueños dejaron de ser españoles como resultado 
de la Guerra Hispanoamericana. El resultado del movi- 
miento separatista está condensado con acierto por Ángel 
Acosta Quintero, cuando escribió: "Si próspero, feliz 
y con libertades quería á Puerto Rico con España, prós- 
pero, feliz y con libertades lo quiero con los Estados Uni- 
dos. He procurado vivir siempre dentro de la realidad, 
y ésta me dice que Puerto Rico, por circunstancias que 
no son del caso, hechos, situación geográfica, razones 
políticas y económicas, jamás será libre é independiente 
como Nación Soberana .... 

"Así pensaron y racionaron mi padre, Román B. 
de Castro, los Quiñones, Vizcarrondo, Celis, Corchado, 



284 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Goico, Blanco, Morales, Marín y tantos otros más, en lo 
pasado. Ruíz Belvis, Betances, Basora, Hostos, Henna 
y algunos otros más, pensaron y trataron de independizar 
esta tierra de la Soberanía de España. Fracasaron en sus 
anhelos y estuvieron siempre en minoría. El pueblo y la 
masa ilustrada de Puerto Rico estuvo divorciada de ellos. 
Esa es la verdad y á la Historia se debe la verdad." 

19. Resumen. Hasta la implantación de la autonomía 
en 1898 subsistió en Puerto Rico un gobierno militar en 
el cual toda la administración estaba centralizada en la 
persona del gobernador designado por la Corona. Este 
sistema absolutista se prestaba a grandes abusos y el 
gobierno sufría alteraciones "según la mayor instruc- 
ción y modo de pensar del que" gobernaba. Salvo dos 
breves períodos constitucionales, hasta 1873 el goberna- 
dor tenía poderes discrecionales que le permitían cometer 
abusos y excesos. 

Además de las Leyes de Indias, el pueblo se regía por 
reales órdenes y reglamentos, y por los decretos, circu- 
lares, ordenanzas y los bandos de policía promulgados 
por el gobernador general. 

La vida del pueblo estaba reglamentada; y durante 
algún tiempo fué obligatorio que todos los jornaleros de 
la isla tuvieran su libreta de inscripción. Las reformas 
prometidas desde 1837 no llegaron. Con el tiempo se 
levantó la voz de protesta y se abrió una información en 
Madrid. Algunos puertorriqueños fueron desterrados. 
En 1868, estalló la llamada Revolución de Lares, que 
no tenía el apoyo del país en general. Las mayores 
arbitrariedades las cometieron los generales Messina, 
Marchesi, Sanz y más tarde Palacios. A pesar de esta 
forma de gobierno absolutista, los puertorriqueños se 
mantuvieron leales a España. 



MILITARISMO, ABSOLUTISMO Y SEPARATISMO 285 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 

DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Los gobernadores militares. 
2. Constitución del gobierno de Puerto Rico bajo el régimen militar 
absolutista. 3. Los bandos de policía y buen gobierno. 4. El go- 
bierno del general de la Torre. 5. Las restricciones de la prensa. 

6. Patriotas puertorriqueños ante el gobierno de Madrid. 7. Estu- 
dios biográficos de Betances, Baldorioty de Castro, Acosta, Ruíz 
Belvis y Quiñones. 8. Las reformas para las Antillas. 9. Betances y 
Ruíz Belvis en el destierro. 10. La Revolución de Lares. 11. El 
gobierno del general Sanz. 

Preguntas y ejercicios: 1. Exprese su criterio acerca del concepto 
formado por Iñigo Abbad del gobierno militar. 2. ¿ Por qué volvió 
a caer la Constitución española en 1823 ? 3. ¿ Por qué no se admi- 
tieron los diputados por Puerto Rico en las Cortes de 1837 ? 4. ¿ Qué 
participación tenían los puertorriqueños en la confección de las leyes 
que les regían bajo el gobierno militar ? 5. ¿ Por qué fomentaba el 
general Miguel de la Torre las diversiones ? 6. "Pueblo que se di- 
vierte no conspira". Exprese V. su criterio acerca de este dicho. 

7. ¿ Qué beneficios reportó la reglamentación del trabajo libre por 
medio de las libretas ? 8. Exprese su criterio acerca del cierre del 
puerto de Cabo Rojo por el general Méndez de Vigo para beneficiar 
al de Mayagüez. ¿ Por qué lleva la calle principal de Mayagüez el 
nombre de este gobernante ? 9. ¿ Por qué el gobierno español insistió 
en la censura de la prensa ? ¿ Por qué aun bajo el gobierno de la Repú- 
blica se prohibió el tratar la cuestión de la esclavitud en los periódicos ? 
10. ¿ Por qué es que precisamente algunos de los hombres más distin- 
guidos fueron encarcelados o desterrados ? 11. Viviendo V. en época 
del general Sanz, ¿cuál sería su actitud hacia el gobierno? 12. 
Hágase una breve comparación entre las libertades personales que 
disfruta hoy el pueblo con la libertad existente bajo el régimen absolu- 
tista de los gobernadores militares. 13. ¿ Qué efectos tuvo el movi- 
miento intelectual sobre las ideas reformistas ? 14. ¿ Cuáles eran las 
reformas principales pedidas por los comisionados puertorriqueños ? 
15. i Por qué fracasó la llamada Revolución de Lares ?* 

* Véase el Apéndice, sección E, para la descripción de la bandera de 
Lares. 



20 



CAPITULO XVI 11 

LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO: 
SU ABOLICIÓN 

i. Los primeros esclavos en Puerto Rico. Mucho 
antes del descubrimiento de América ya se había dado 
principio al tráfico de esclavos negros, por los portugueses, 
entre las cost as occidentales de África y las de Portugal 
y España, 

Hacia tinos del siglo \Y existían tantos negros y mula- 
tos esclavos y libres en Sevilla, que se hizo necesario 
nombrarles un juez de su misma ra .. para entender en 
sus asuntos 

En 1501. el rey Fernando, desde Granada, dio permiso 
para traer esclavos a las Indias. En 150: Nicolás de 
Ovando y sus acompañantes llevaron esclavos .. Santo 
Domingo para el servicio doméstico. El rey Fernando 
mando esclavos a las indias en 1510: para sus minas 
cincuenta y cincuenta para venderlos. 

Se concedió permiso a MicerGerón, vio Bruselas, en 1510. 
y o Antonio Cedeño, en 1512, para que eada uno llevara 
de España dos esclavos a Puerto Rico para su servicio 

2. Servidumbre de los indios. A consecuencia de la 
rebelión de los indios borincanos, el rey Fernando mandó 
en julio de 1511. que se les redujera a la esclavitud; pero 
revocó dicha orden en diciembre de 1512. 

Debido al carácter bélico de Los caribes y a los daños 
cometidos por ellos, el rey Fernando publicó dos reales 
eedulas en 151:. concediendo el derecho de cautivar 
tener por esclavos los caribes "qUe tomasen e llevasen a 
la Isla de Sant Koan", y marcarlos con hierro eandente. 

íS6 



I A ESCLAV1 l'l'l) EN PUER n > kl('i) 







< u; i ( >s V 

Qut dispuso l<¡ libertad r/<- los indi 
m 1343 



Los indios borincanos se convirtieron, de hecho en 
esclavos, con las encomiendas. Cuando Carlos V 'lis 
puso, en 1 s 1.3 1 que iodo:; 
los indios fuesen tan libres 
romo cualquier español, pocos 
indígenas enconl r< 1 el obis 

p0 Basl idas a quienes aplicar 

dicha merced. Esto sucedió 
no porque faltasen, sino p< ir< [ue 
unos andaban alzados en los 
montes, y a otros los escon 
dieron los estancieros que los 
tenían a su servicio. 

3. Motivos de la introduc- 
ción de esclavos negros. A 
causa de la gran mortandad 
de los indios y la pronta desaparición de la raza indígena, 

sintióse la falta de brazos para hacer oí trabajo rudo dc v 
unnas y campos, y la introducción de esclavos negros 

tomo rápido incremento. En [516 el cardenal Cisneros 
prohibió la exportación de esclavos de España. La codicia 
de inmensas ganancias, más bien que el afán del padre 
Las Casas de mitigar los sufrimientos de los indios, pronto 
hizo levantar dicha prohibición. 

Si la raza indígena se hubiera conservado como en 
Meneo y Perú, la importación de esclavos africanos 
habría sido muy reducida. 

4. Desarrollo de la trata africana. En 1 5 [3 se autorizó 
la introducción general de esclavos negros en las Antillas, 
y la Casa de Contratación, en {Sevilla, fijó un derecho de dos 
lineados por cada negro que se introdujese de España. 

En 1518 Carlos V otorgó a Lorenzo Carrebod, caba- 
llero tlamcnco, el derecho de remitir 4,000 esclavos negros 



288 HISTORIA DE PUERTO RICO 

a las Antillas. Garrebod vendió su concesión a uros 
mercaderes de Genova. En 1528 la Compañía Welser 
de Augsburgo, Alemania, obtuvo igual autorización de 
dicho moniarca. De 1536a 1553 se introdujeron unos 1 500 
esclavos sin contar los que fueron traídos de contrabando. 

De la estadística hecha por el gobernador Lando se 
ve que ya en 1531, existían 1523 esclavos negros en Puerto 
Rico, cuando sólo había 369 colonos blancos y 473 indios 
libres encomendados. Tres años después, dice el mismo 
gobernador que "la. isla está tan despoblada que apenas 
se ve gente española sino negros". 

Felipe II trató de rebajar los precios tan crecidos 
pedidos por la compañía alemana que poseía el monopolio 
del tráfico. En 1580 concedió el privilegio a una casa 
bancaria de Genova, que le había adelantado recursos 
para equipar la Gran Armada para su proyectada 
invasión de Inglaterra. 

Durante el siglo diez y siete el derecho de introducir 
esclavos en las Antillas fué concedido sucesivamente a 
compañías genovesas, portuguesas, holandesas, inglesas, 
francesas y españolas. 

En 1 7 13, Felipe V celebró un "asiento" con los ingleses 
para introducir 144,000 esclavos negros en las colonias 
españolas de América en un período de treinta años. 

En 1760 se concedió a Miguel Uñarte licencia para 
introducir 15,000 esclavos en las Antillas. En 1765 el 
rey autorizó la importación de 2000 esclavos por la. Com- 
pañía de Caracas. En ese mismo año se hicieron ajustes 
con Aguirre, Aristegui y -Cía. a condición de rebajar el 
precio en diez pesos por esclavo. Por fin, en 1789 se 
concedió completa libertad de comercio de esclavos. 

4. Convenio con el gobierno de Dinamarca. Como 
ya se ha visto, Santurce se fundó, en sus principios, como 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 289 

pueblo de esclavos 1 refugiados de colonias extranjeras. 
Pero en 17(17 se hizo un convenio entre el gobierno de 
España y el de Dinamarca para la mutua restitución de 
esclavos huid* 1 . 

5. Prohibición de la trata. La introducción de negro 
africanos en los dominios españoles fué abolida por real 
cédula firmada por Fernando Vil en [817, la cual había 
de entrar en pleno vigor el año [820. Esta disposición 
no abolió la esclavitud; solamente prohibió la adquisi- 
ción de esclavos en África para luego venderlos. Se 
seguían introduciendo esclavos bozales de contrabando 
en las Antillas, y la trata no concluyó definitivamente 
hasta años mas tarde. 

Otros países ya habían prohibido por completo este 
nefando comercio, o sea la introducción de esclavos bozales 
en sus dominios: la Gran Bretaña en 1806; Dinamarca, 
Portugal y Chile en 1811; Suecia en 18 13; Holanda en 
1 8 14; y Francia en 181 5. En los Estados Unidos la 
importación de esclavos, después del año 1808, fué definiti- 
vamente prohibida por la Constitución adoptada en 1787. 

6. Valor y contribuciones. En 1530 se vendían escla- 
vos en Puerto Rico a sesenta y setenta castellanos. Con 
la demanda creciente, los precios subían hasta que en el 
siglo XIX alcanzaban a 500, y de los que tenían un buen 
oficio, hasta 800 pesos. 

Cuando se dio la libertad a los esclavos en 1873, se 
cotizaba un negro bracero en 200 pesos y si era industrial 
en 300. Había algunos esclavos que habían comprado 
en parte su libertad. Estos se llamaban coartados, y 
no se podía pedir por ellos más que la cantidad de dinero 
que faltaba para su total liberación. Muchos puertorri- 
queños daban la libertad a sus esclavos domésticos en 
sus testamentos. 



290 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El derecho de introducción pagado por cada esclavo 
variaba de dos ducados, en 15 13, hasta cuarenta pesos 




BARCO NEGRERO DISPONIÉNDOSE A LA FUGA AL DESCUBRIR UN BUQUE DE GUERRA 

en el siglo XVIII. Con la importación libre el derecho 
se redujo a nueve pesos, o sea el seis por ciento de su 
valor calculado en 150 pesos cada uno, de los esclavos 
introducidos de las colonias extranjeras. 

7. El carimbo. Para evitar el contrabando y justificar 
la introducción legal de los esclavos, se les sellaba con el 
carimbo, como se había sellado antes a los caribes. Todo 
esclavo que no tenía la marca oficial se confiscaba y se 
vendía en almoneda pública para beneficio de la Real 
Hacienda. 

Después de descargar su mercancía humana un barco 
negrero, los oficiales reales cobraban el derecho corres- 
pondiente, y los empleados subalternos cumplían la 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 291 

penosa faena de marcar con un hierro candente, igual 
que se marca el ganado, a los esclavos importados. 
La bárbara costumbre del carimbo fué abolida en 
17S4. 

8. Proporción numérica de esclavos y libres. Aunque 
el informe del gobernador Lando en 1531 acusó un cre- 
cido número de esclavos en relación con la población 
libre, andando el tiempo, ésta aumentaba con mucha 
mayor rapidez que la esclava. 

El censo formado por el general O'Reylly en 1765 arrojó 
una población total de 44,883 almas, siendo 39,846 blan- 
cos, pardos y morenos libres, y registrándose sólo 5,037 
esclavos. La clase libre fué ocho veces mayor que la 
esclava. 

La proporción de esclavos nunca llegó a ser tan grande 
como en las islas vecinas, y el número de libres de color 
fué mucho mayor, como se puede ver por los datos del 
censo presentados en el siguiente estado: 

Libres de 

color 

126,399 

175,791 
241,015 

Desde 1846 a 1860 la esclavitud perdió 9,529 indivi- 
duos. En 1855 apareció el cólera morbo, llevando al 
sepulcro más de 30,000 víctimas en un año, y cebándose 
con preferencia en la raza de color. En 1860 la pobla- 
ción libre fué trece veces mayor que la esclava. En ese 
mismo año Cuba tenía una población total de 1,396,470 
almas, de las cuales 3 70, 553 eran esclavos. La población 
de color, libre, en Puerto Rico fué mayor que en Cuba; 
pero el número de esclavos en Cuba . fué nueve veces 
mayor que en Puerto Rico. 



Años 


Blancos 


1834 


188,869 


1846 


216,083 


1860 


300,430 



Esclavos 


Total 


41,818 


3S7,o86 


51,216 


443,090 


4i,736 


583,181 



39a HISTORIA DE PUERTO RICO 

Tumball (1840) señala el hecho singular de que. entre 
los esclavos, la proporción de sexos guarda mayor igualdad 
en Puerto Rico que en ninguna de las otras Antillas, 
donde el numero de varones era mucho mayor une el de 



AVISO: ESCLAVO PRÓFUGO 

Se huyó de Aguadilla una negra achocolatada. 
de nación francesa, que sabe hablar español, 
lleva consigo un zambito de nueve meses: de 
edad como de 30 años, cuerpo pequeño, una 
marca en uno de los hombros: al que la entregue 
á su ama. que vive en los bajos de Don Gabriel 
Espuma rejo, en dicho puerto se ofrece una buena 
gratificación. 



wi xcio 01 1 na ksoi vv.\ trovia: V 

'\ A, ■.. • trio Lwerai de Variedades" de Puerto Rico, M 

Imp. "Fraternidad," .:'<■ Blanco, K '■ 

Puerto Rico, t\v Vil — Numero 3, xf¡ tu ■ 1 

hembras. En Puerto Rico muchos hombres libres, 
tanto blancos como de color, estaban empleados en las 
haciendas de caña y cafe, cosa que no ocurría en las 
demás Antillas, donde los trabajos fuertes del campo 
estaban encomendados a los esclavos. 

9. La abolición de la esclavitud en otros países. A 
iniciativa del gran filántropo YYilberforce, la Gran 
Bretaña fué la primera nación que prohibió a sus ciuda- 
danos el ejercicio de la trata de esclavos en 1806; y 
en 18^4 abolió por completo la esclavitud en todos 
sus dominios. En 1840 fueron emancipados los esclavos 
de Suecia, Uruguay, Yalaquia y Tune.-. Bolivia abolió 
la esclavitud en 1826; Perú y Guatemala en l8j8; 
Méjico en 1829; Nueva Granada en 1840; Venezuela 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 293 

cu [853; Francia en [848; Portugal en 1856; Dina 
marca en [849; Holanda en [862; y Los Estados Unidos, 
después de una sangrienta guerra civil, en [864. Sólo 
quedaban en el mundo civilizado dos países, España y 
el Brasil, donde la esclavitud subsistía después de este 
último .-ni". 

10. El bando del general Prim contra la raza africana. 
Los efectos de la abolición en oíros países so dejaron 
sentir en las Antillas. En [843 se hizo necesario acudir 
a las milicias para subyugar los esclavos sublevados en 
las haciendas de Toa Baja. En Martinica, colonia fran- 
cesa, los esclavos emancipados se amotinaron en 1848, 
y corrió sangre entre Mancos y negros. En ese mismo 
ano se promovió un alzamiento general de la gente de 
coloren la isla veeinn, Santa Cruz, colonia danesa. Des- 
truyeron gran parte de las propiedades y dieron muerte a 
muchos Mancos. El genera] Prim gobernador de Puerto 
Rico ayudó al gobierno danés con fuerzas militares para 
restablecer el orden. 

Temiendo que los esclavos de Puerto Rico pudieran 
seguir el ejemplo de los negros de Martinica y Santa Cruz, 
promulgó el general Prim un bando en 1848, llamado el 
"Código negro". Todos los delitos y faltas contra per- 
sonas de raza blanca cometidas por la gente de color, 
esclavos o libres, fueron sometidas a la acción rápida de 
los consejos de guerra. Los tribunales civiles fueron 
expresamente desautorizados para entender en estos casos. 

Los dueños de esclavos fueron facultados para corregir 
y castigar a éstos por las faltas leves, y, en caso de suble- 
varse un esclavo contra su dueño, quedaba autorizado 
éste a darle muerte en el acto. 

11. Conspiraciones de esclavos. En Puerto Rico 
nunca hubo alteración general entre los esclavos. Además 



294 HISTORIA DE PUERTO RICO 

del caso de Toa Baja hubo cuatro conspiraciones: en 
Bayamón, Vega Baja, Guayamay dos en Ponce. Fueron 
sofocados en su principio; se fusilaron los principales 
conspiradores y se impusieron castigos severos a los demás. 

La segunda conspiración de Ponce fué denunciada 
por Santiago, esclavo del hacendado David Laporte. 
Dio parte de que los esclavos Pablo, de la propiedad de 
Francisco M. Tristani, y Francisco, de la propiedad de 
Juan M. Almodóvar, le habían invitado a él como a los 
otros esclavos de la hacienda de su amo, a tomar parte 
el día que se les avisaría, para dar el grito de libertad, 
incendiar las haciendas y acabar con los blancos, sa- 
queando luego la población. 

El "Código negro" del general Prim fué derogado 
por su sucesor, el gobernador Pezuela, habiendo estado 
en vigor unos seis meses. 

12. Los primeros abolicionistas. Al subir a la presi- 
dencia de los Estados Unidos el gran abolicionista Abra- 
ham Lincoln, en 1861, sobrevino la terrible guerra civil 
entre los estados del Norte y los del Sur. Los aconte- 
cimientos en los Estados Unidos activaron las propagan- 
das a favor de la abolición en Puerto Rico. 

Entre los primeros abolicionistas de Puerto Rico se 
distinguieron principalmente dos patriotas, el doctor 
Ramón Emeterio Betances y el licenciado Segundo 
Ruíz Belvis. 

Betances nació en Cabo Rojo en 1827, se educó en 
París y vivió en Mayagüez. En su programa de reformas 
para Puerto Rico, llamado por él mismo "los diez man- 
damientos de los hombres libres ' ' pidió en primer término 
la abolición de la esclavitud. 

El gobernador Pezuela había fijado en veintecinco 
pesos el precio de redención en la pila de bautismo del 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 



295 







' : 



esclavo recién nacido. De su propio peculio, el doctor 
Betances rescató en el acto de bautismo a muchos cria- 
turas nacidas en la esclavitud. 
Su noble ejemplo y su palabra 
persuasiva ganaron muchos 
adeptos para la causa de la 
abolición. Le ayudaron a 
redimir a muchos negritos 
recién nacidos. Betances 
fundó una sociedad abolicio- 
nista secreta. 

Ruíz Belvis nació en Hor- 
migueros, en 1829, y estudió 
para abogado en Madrid. 
Regresó de España en 1860, 
fijando su residencia en 
Mayagüez, donde junto al 
doctor Betances laboró por 
la abolición de la esclavitud, 
dueños de esclavos, dando libertad a los que había heredado. 

Las propagandas abolicionistas de Betances, Ruíz 
Belvis y otros patriotas se extendieron rápidamente por 
todo el país. Entre las reformas solicitadas del gobierno 
español para Puerto Rico, figuraba siempre en primer 
lugar la abolición de la esclavitud. 

13. Julio L. de Vizcarrondo y la Sociedad Abolicio- 
nista Española. Además de la sociedad abolicionista de 
carácter secreto, que había fundado en Puerto Rico el 
doctor Betances, se hacía necesario interesar al pueblo 
español en la santa causa de la abolición. Inspirado en 
las ideas abolicionistas de su esposa Harriet Brewster de 
Vizcarrondo, americana de nacimiento, el distinguido 
periodista puertorriqueño Julio L. de Vizcarrondo se 




ABRAIIAM LINCOLN 



Dio el gran ejemplo a los 



296 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




:^ 



V 



DR. RAMÓN EMETERIO BETANCES 

Abolicionista y revolucionario 
incorruptible 



trasladó a Madrid en unión de su señpra para dedicarse 
allí a la causa de la libertad de los esclavos. Debido a su 

iniciativa se fundó la? Sociedad 
Abolicionista Española, cele- 
brándose la sesión preparatoria 
en su propia casa. Esta socie- 
dad quedó constituida de- 
finitivamente en el año 1865. 
Tomaron parte como fundadores 
algunos de los hombres públicos 
más notables de España, entre 
ellos el insigne orador Castelar. 
Salustiano de Olazaga fué el 
primer presidente. En la 
directiva figuraban el ilustre 
literato Juan Valera y los estadistas Sagasta, Moret, 
Gabriel Rodríguez y Vizcarrondo, sirviendo éste 
último el cargo de secretario. 
Fundó Vizcarrondo un perió- 
dico titulado "El Abolicionista 
Español ' ' para extender su pro- 
paganda. Con la ayuda de su 
esposa logró establecer una 
sociedad de señoras para secun- 
dar la obra abolicionista. 

En 1 87 1 la Sociedad Aboli- 
cionista Española lanzó un 
manifiesto a la nación y otro a 
las Cortes españolas, insistiendo 
en la abolición definitiva e inme- 
diata. Calificó la esclavitud de 
"ultraje á la naturaleza humana y afrenta á la nación que 
única en el mundo civilizado, la ampara y la conserva". 




SEGUNDO RUÍZ BELVIS (1829-1867) 

Abolicionista ferviente e informador 
reformista 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 



297 




14. Los comisionados puertorriqueños piden la aboli- 
ción. Desde 1837 el gobierno español había prometido 
leyes especiales para las An- 
tillas. Por fin en 1865, llamó 
a Madrid comisionados de 
Cuba y Puerto Rico para 
informar acerca de las reformas 
administrativas. En 1867, los 
patriotas José Julián Acosta, 
Segundo Ruíz Belvis y Fran- 
cisco Mariano Quiñones pre- 
sentaron un informe sobre la 
abolición inmediata de la 
esclavitud en esta isla. Es un 
documento luminoso que haría 
honor a estadistas de cualquier 
país, y en él se tratan todos 
los aspectos del problema con toda la amplitud necesaria. 
Dijeron los comisionados en su hermoso alegato: "En 
cuanto al tránsito de la esclavitud al estado libre, en 
otras partes tan temido por lo radical, en Puerto-Rico 
carece afortunadamente de importancia. La población 
de color libre, tan numerosa en Puerto-Rico y uno de los 
elementos que más coadyuvan al porvenir de aquella 
sociedad, hace allí las veces de una clase intermediaría 
entre la raza esclava y la población blanca. Dios sólo 
sabe lo que tenemos que agradecer á esa clase honrada 
y laboriosa, que por un lado aumenta la riqueza, ayuda 
á la población blanca, y por el otro se ofrece como un 
eterno y brillante ideal ,á los ojos de la raza africana. 
. . . Constituye un elemento de orden y una segura 
garantía de que se puede resueltamente proceder á la 
abolición inmediata de la esclavitud. . . . 



JULIO L. DE VIZCARRONDO 

Periodista y fundador de la Sociedad 
Abolicionista de España 



298 HISTORIA DE PUERTO RICO 

"Por lo que á nosotros toca, la elección está hecha; 
queremos favorecer y precipitar la desaparición de la 
esclavitud, y como la razón y la historia están de nuestra 
parte, aspiramos á probar que la esclavitud, opuesta al 
desarrollo histórico de nuestra época, sin fundamento 
en lo presente, es también una perturbación para el orden, 
una remora para la riqueza, un peligro para la política, 
una ponzoña para la moral, y para todos un padrón de 
ignominia y un motivo de sobresaltos y de alarmas 

"En suma; — queremos y pedimos en nombre de la 
honra y del porvenir de nuestro país, la abolición inme- 
diata, radical y defmitava de la esclavitud." 

José Julián Acosta también combatió posteriormente 
la introducción de chinos y yucatecos pedidos con insis- 
tencia por algunos hacendados de miras estrechas, 
librando así al país de. un nuevo problema de raza y de 
una nueva perturbación política y económica. 

15. El discurso de Castelar. Uno de los hombres que 
con más ahinco trabajó en las Cortes españolas a favor 
de la abolición fué el gran repúblico e insigne tribuno 
Emilio Castelar. 

En un discurso pronunciado ante las Cortes en 1870 
sostuvo que "no puede el interés privado sobreponerse 
al derecho humano". Y dijo: "El negro no sabe que en 
los Parlamentos primeros de Europa se controvierte su 
esclavitud: no sabe que los más grandes poetas y las 
más grandes poetisas tañen sus liras para contar los 
horrores de la servidumbre; no sabe que los escritores 
arrancan lágrimas sobre las páginas encargadas de referir 
sus horribles dolencias; no sabe que ha hablado Lincoln, 
que ha vencido Grant, que ha muerto Brown por ellos; 
no sabe los capítulos que los presupuestos de las grandes 
naciones tienen consagrados a la abolición de la trata; 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO 



299 



no oirá estas palabras que resuenan en este momento en 
la tribuna española; pero así como el aire lleva el polen 
fecundante a la palmera bajo cuyas ramas gime, así 
lleva a la conciencia y al corazón del negro el sentimiento 
de su libertad, signo de su origen divino y de la colabora- 
ción que ha de prestarnos en la obra humanitaria de 
plantear el derecho sobre la faz de la tierra." 

16. Abolición de la esclavitud. El n de febrero de 
1873 se proclamó la República en España. Los esfuer- 



^^HVf^l 




WF1¿P- 


-■ 


■ 



m 



W :i i 



PARQUE ABOLICIÓN, PONCE 

zos y las luchas de los abolicionistas no habían sido en 
vano. El derecho humano triunfó. El 22 de marzo 
de 1873 la Asamblea Nacional por voto unánime abolió 
la esclavitud en Puerto Rico. Dispuso un empréstito 
de 35,000,000 de pesetas para indemnizar a los dueños, 
haciéndose una emisión de bonos. Se pagaron los inte- 
reses y los bonos se amortizaron de las rentas públicas 
en un término de doce años sin dificultad alguna. 
Los libertos tenían la obligación de contratarse por 
tres años y a los cinco entraron de lleno en el goce 



300 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de todos los derechos políticos. Para intervenir en los 
contratos el gobierno nombró tres funcionarios como 
protectores de los libertos. 

La noticia de la abolición causó inmenso júbilo en todo 
Puerto Rico, y no se alteró el orden en lo más mínimo en 
ninguno de los pueblos de la isla. 

El número total de libertos alcanzó a 29,229 almas, 
siendo 15,244 varones y 13,985 hembras. 

17. Resumen. Ya existían esclavos negros en España 
y otros países europeos antes de introducirse los primeros 
en Puerto Rico. Por medio de las encomiendas los indí- 
genas fueron reducidos a la servidumbre. Con el tiempo 
se desarrolló la trata africana, pero en Puerto Rico el 
número de esclavos nunca alcanzó una proporción tan 
alta como en las otras Antillas; mas la población libre de 
color aumentó rápidamente. En 1776 había 6,487 escla- 
vos; y en 1860 la población libre fué trece veces mayor 
que la esclava. La Guerra Civil en los Estados Unidos 
dio impulso al movimiento abolicionista en Puerto Rico. 
El doctor Betances y Ruíz Belvis fundaron una sociedad 
abolicionista de carácter secreta. Julio L. de Vizcarrondo 
fundó en Madrid la Sociedad Abolicionista Española y 
un periódico para defender la libertad de los esclavos. 
Los comisionados reformistas Acosta, Ruíz Belvis y 
Quiñones solicitaron en primer término la abolición de 
la esclavitud. Las Cortes republicanas por voto unánime 
decretaron la abolición el 22 de marzo de 1873, alcan- 
zando el número de libertos a 29,229. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Motivos para la introduc- 
ción de esclavos negros en América. 2. Proporción numérica entre 
esclavos y hombres libres en Puerto Rico. 3. Betances y Ruíz Belvis 
como abolicionistas. 4. Trabajos de Vizcarrondo a favor de los 



LA ESCLAVITUD EN PUERTO I 




BILLETE DEL TESORO DE PUERTO-RICO. 

CAPITAL 100 PESOS. MíMM 6 PESOS. 



SEIS POR CIE8T0 



e/feo ieta raouxtV etwuquicta capot* Eme o« pite.Veute al cotn 



rixcjouv etwucjiiicta cupón que a« i: 



-III .Mt U.H'i'l'Ilv. 






//*<-/;/// ° rsrue-'t 



BONO DE INDEMNIZACIÓN 

La Asamblea Nacional dispuso un empréstito de 35,000,000 de pesetas para indemnizar 
a los dueños de esclavos 

21 



302 HISTORIA DE PUERTO RICO 

esclavos. 5. La información de Acosta, Ruíz Belvis y Quiñones. 6. 
La abolición en Puerto Rico (Véase en el Apéndice la ley disponiendo 
la abolición) . 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Por qué se introdujeron esclavos en 
Puerto Rico? 2. ¿ Qué clase de trabajos hacían los esclavos ? ¿ No 
podía la gente blanca hacer los mismos trabajos ? 3. ¿ Qué se entiende 
por carimbo ? ¿ Por coartado ? 4. ¿ Por qué fué tan baja en Puerto 
Rico la proporción numérica de esclavos? 5. ¿Cuáles fueron los 
primeros países del mundo que abolieron la esclavitud en sus dominios ? 
ó. ¿ Por qué consideró necesario el general Prim publicar el "Código 
negro" ? 7. ¿ Cómo trataban los dueños a los esclavos en Puerto 
Rico ? S. ¿ Por qué dio libertad a sus esclavos Segundo Ruíz Belvis ? 
9. Siendo V. uno de los comisionados ante el gobierno español, ¿ qué 
argumentos hubiera presentado a favor de la abolición ? 10. ¿ Cómo 
influyó Harriet Brewster de Yizcarrondo en la abolición de los esclavos 
en Puerto Rico ? 



CAPÍTULO XIX 

FORMACIÓN E HISTORIA DE LOS PARTIDOS 
. POLÍTICOS 

i. Principio de los partidos políticos. José Julián 
Acosta, Francisco Mariano Quiñones y Segundo Ruíz 
Belvis fueron a Madrid en 1866 con el fin de pedir reformas 
para las Antillas y entre ellas, la principal, la abolición 
de la esclavitud. También solicitaron del gobierno espa- 
ñol la representación de los puertorriqueños en las Cortes, 
o sea en el cuerpo legislativo de la metrópoli, y la autono- 
mía municipal, o sea el derecho de los municipios a mane- 
jar sus propios asuntos administrativos sin la intervención 
del poder central. 

Por entonces no existían partidos políticos tales como 
hoy los conocemos. El gobierno español no miró con 
favor las gestiones políticas de los puertorriqueños. A 
causa del temor a las agitaciones, el gobierno consideró 
sospechosas todas las asociaciones y reuniones del pueblo. 
A éste seguían gobernándole por el Bando de Policía y 
Buen Gobierno de Pezuela, formado en 1848. 

Es verdad que el gobierno tenía sus partidarios, repre- 
sentados generalmente por el elemento oficial español, 
pero el pueblo puertorriqueño permanecía en actitud hos- 
til. Los sentimientos de protesta y los derechos políticos 
de los hijos del país no habían hallado aún expresión en 
ningún programa . u - organismo político. 

Aunque los puertorriqueños y los españoles tenían sus 
relaciones comerciales y sociales, existía entre ellos una 
diferencia muy marcada, y perseguían tendencias y fines 
opuestos. 

303 



304 HISTORIA DE PUERTO RICO 

2. Liberales y Conservadores. En 1869 se celebra- 
ron elecciones para designar once representantes en las 
Cortes españolas. Apareció por primera vez la división 
política en dos agrupaciones: Liberales y Conservadores. 
De los once representantes los Liberales sacaron triun- 
fantes a tres : Román Baldorioty de Castro, Luis Padial 
y José Eurípides de Escoriaza. 

3. El Partido Liberal Reformista. La insurrección de 
Lares y la guerra de Cuba, que estallaron en 1868, y que 
duró la de la Antilla hermana hasta 1878, hicieron pensar 
al pueblo de Puerto Rico en la necesidad de la formación 
de un partido reformista. Su programa se basó en las 
reclamaciones de los abolicionistas Acosta, Quiñones y 
Ruíz Belvis. 

Fué concedida la autonomía municipal, pero más bien 
en apariencia que en realidad. El gobernador militar 
conservó la intervención del poder central- en la adminis- 
tración de los municipios. 

El único resultado positivo alcanzado por los reformis- 
tas fué la obtención del título primero de la Constitución 
española de 1869, que contiene los Derechos del Hombre, 
y la abolición de la esclavitud. Es éste un triunfo digno 
de todo encomio del primer partido político de Puerto 
Rico. Además, el pueblo había dado el primer paso en la 
expresión organizada de la opinión pública del país. 

4. Los Asimilistas. El Partido Liberal Reformista 
siguió hasta la gran conmoción política de la segunda 
administración del general Sanz en 1874. Desde entonces 
hasta la asamblea de 1883 se puede decir que las fuerzas 
1 Hiérales del país se hallaban casi desorganizadas. 

El gobierno español desde 1 83 7 había tratado a Puerto 
Rico como cosa aparte de la metrópoli. Puerto Rico 
pertenecía a España, pero no formaba parte de ella. 



LOS PARTIDOS POLÍTICOS 305 

Antes regían las Leyes de Indias y los Bandos de los 
gobernadores; más tarde las leyes especiales. En la 
asamblea del 1883 se reorganizó el Partido Liberal Re- 
formista declarándose completamente Asimilista. Bajo 
la reorganización, cuyo base era la asimilación y la identi- 
dad política, se propuso borrar las diferencias existentes 
entre puertorriqueños y españoles, dándoles a los nativos 
mayores derechos políticos e igualándoles con los penin- 
sulares. Puerto Rico había de disfrutar de los mismos 
derechos políticos que las provincias peninsulares. 

En la asamblea de 1883, dijo el presidente de la agru- 
pación, José de Celis Aguilera, al tomar posesión : ' ' Con 
arreglo al plan que se acaba de adoptar, nuestra doctrina 
quiere decir que cuando salga una ley o un decreto en la 
Gaceta de Madrid ha de tener fuerza en Puerto Rico 
como en cualquiera otra provincia española."* 

4. Los Autonomistas. La agitación política que siguió 
se basó en un principio nuevo, el ideal del gobierno pro- 
pio. La autonomía ofreció un concepto radical y era 
completamente contraria al sistema absolutista y monár- 
quico que había perdurado tanto tiempo. 

La primera asamblea autonomista se verificó en el 
teatro La Perla de Ponce en 1887. Presidía los debates 
el gran patricio Román Baldorioty de Castro. Fueron 
nombrados : vice-presidente, Salvador Carbonell; vocales, 
Francisco Mejía, Francisco Cepeda, Julián E. Blanco; 

*Telegrama de Celis Aguilera, jefe del Partido Liberal Reformista al 
Ministro de Ultramar: "Partido Asimilista reorganizado saluda Go- 
bierno: se pone órdenes V.'E. para asimilación, sostener orden, institu- 
ciones. Celis." Redactado por el leader Manuel Corchado. Entonces, 
unos siguieron a. Celis Aguilera, Corchado, Becerra y Acosta en este 
sentido, y la mayoría del Partido Liberal Reformista se agrupó en torno 
de Román Baldorioty de Castro y se formularon las bases del Plan Auto- 
nomista de Ponce que cristalizó en la Asamblea de 1887. Coll y Tosté. 



;ih> 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



secretarios, José Guzmán B Rosendo Matienzo 

Cintrón, Juan Hernández Lópea y .loso Gómez Brioso, 
Los autonomistas reclamaron "la identidad política y 
jurídica con nuestros hermanos peninsulares; y el prin- 
cipio fundamental do su políti< a ra "alean: ar la mayor 
decentralización posible dentro do la unidad nacional". 
La asamblea acordó reservar para los puertorriqueños 
las cuestiones locales: " [nstrucción ptiblica, obras públi- 
cas, sanidad, beneficencia, agricultura, bañóos, formación 
y policia do las poblaciones, inmigración, puertos, aguas. 
correos, presupuesto local, impuestos \ aranceles \ 
tados do comercio; ést - si bordinados siempre a la apro- 
bación dol Gobierno Supremo " 




El rEATRO LA l' R \ ONCE >ONDE a CONS V*<5 PARTIDO u rONOMISTA 

l'\ t887, IJO LA PRESIDENCIA DE ROMÁN BALDORIOTV DE CASTRO 

Naturalmente, un programa político tan radical encon- 
tró la oposición decidida del gobierno central de la metro 
poli. Tan grande fué el entusiasmo de los autonomistas 



LOS P iR'l [DOS POLll ÍCOS 



.V'7 




,.ii radicales fueron ;u declaraciones qu< el gobierno 
resolvió aniquilar al nuevo partido. El gobernador Luí 
Daban fué u tituído por el general Romualdo Pala< 

5. Los compontes del 1887. Al llegar a Puerto Rico 
c] general Palacio corno gobernador militar, no tardó 
cu poner en prácl tea pro 
cedimiento ¡ violentos pa 
ra lograr la supre ion del 
parí ido 

Se acusó a los autono 
mi i,-i . de fomentar una 
con piración conl ra el 
gobierno por medio de 
asociaciones políticas de 
i arácter secreto. Bajo 
el pretexto de suprimir 
c] "boycot t " coi 1 1 ra el 
omercio e .pañol y de 
perseguir los sonó: de un 
organii mo ecreto, for 
mado por persona exal 
tadas bajo el nombre de " La Torre del Viejo," e procedió 
al encarcelamiento de los hombres más distinguidos del 
partido. En lodos los pueblos había lista de personas 
que debían ser componteadas . 

Palacios estableció su residencia en Aibonito para 
dirigir los atropellos de la Guardia Civil, que tomó como 
instrumento para sus persecuciones. Dice el historiador 
Brau "A altas horas de la noche sorprendíanlos guar- 
dias el domicilio de determinadas personas y conducién- 
dolas al despoblado, o llevándola:-, a los cuarteles, atadas 
a la cola de los caballos, aplicábanles castigos corporales 
y torturas ignominiosas que se designaban con el gráfico 




Ll 



508 



HISTORIA DE PUERTO K 



nombre de compontes, cuando no se practicaban actos 
inmundos, arrancando por el terror confesiones o imputa- 
ciones enderezadas al objeto propuesto." * 

La Audiencia Territorial protestó de que las causas 
criminales que debían ser incoadas por los tribunales 




VISTA PARCIAL DE AIBONITO 

Pueblo fundado en nal el i os dirigió los compontes del 1887 

civiles ordinarios estuvieran formados por oficiales y 
sargentos de la Guardia Civil. Este cuerpo de vigilancia 
pública destinado a perseguir en los campos los rateros y 
bandidos lo empleaba el gobernador Palacios a fines 
ajenos a su fundación e instituto. 

Francisco Cepeda, periodista español de Ponce, el 
primero en protestar en la prensa contra los atropellos 
fué llevado a la cárcel y abofeteado por el comandante 
militar de aquel distrito. 

Fueron sometidos a un rápido proceso Baldorioty de 
Castro, jefe del partido, Salvador Carbonell, Ramón 
Marín, Santiago R. Palmer, Antonio Molina, Rodolfo 
Figueroa. Clises Dalmau, José Vicente González, y otros 
autonomistas caracterizados. El juez José de Lara no 

* Citado de Historia de Puerto Rico' por Salvador Brau, p. j¡>5. 
D. Appleton y Cía., Nueva York, 1904. 



LOS PARTIDI )S P( IL1 flCO 






halló culpabilidad alguna en ellos, ni en las ideas poli 
ticas que sustentaban. 

El general Palacios solicitó la destitución de aquel juez 
y llegó a exigir a la Audiencia que ajustara sus fallos al 
criterio particular del poder militar. El tribunal rechazó 
dignamente la exigencia de Palacios, poniéndola en cono- 
cimiento del gobierno supremo de la metrópoli. 

Los atropellos contra los puertorriqueños, desde sen- 
cillos campesinos hasta los hombres más connotados, se 
extendieron por las jurisdicciones de Ponce, Juana Díaz, 
Guayanilla, San Germán, Mayagüez y otros pueblos, 
sembrando el miedo por todas partes. Tal fué el terror 
de los pacíficos habitantes que no hallaron medio directo 
de comunicar las crueldades cometidas al poder supremo 
en España. A causa de la vigilancia gubernativa la 
comunicación por correo y cable no era posible. Se 
remitieron cartas y periódicos en barriles de café desti- 
nados .a España. Desde Santomas los autonomistas 
pusieron un cable a Rafael María de Labra, diputado 
a Cortes, que decía en parte: "Coincide información 
gubernativa sobre atropellos a Cepeda con terribles 
compontes en Mayagüez. Bárbaro atropello a Nadal 
norteamericano. Terror produce suicidio Tedillo. Tres 
conatos más suicidios en presos, temiendo ser componte- 
ados .... Ponce, numerosos compontes, hacienda 
Caña Verde. Braceros refugiados montaña. Algunos 
subditos ingleses componteados .... Comandante 
militar niega entrada cárcel abogados, notarios, procura- 
dores .... Gobernador hidrófobo, cometerá mayores 
atrocidades. Urge relevo cable." 

El Partido Conservador, incondicionalmente español, 
también remitió un cable a Madrid pidiendo remedio a 
la situación, y diciendo que "marcha general Palacios 



historia ni- PUERTO RICO 



en estos momentos entraña tristes consecuencias causa 
de España,*' y "recurran a S, M. representación partido 
español en masa." 

El señor Labra llevo la cuestión al gobierno y se resol - 
en el Consejo de Ministros llamar al goberna 
dor Palacios. El o de noviembre el gobierno español 
le puso un cable ordenándole que entregara el mando 
al general Contreras y que embarcara en seguidla para 
España, 

Precisamente aquella misma noche Palacios envió 
las bóvedas del Morro diez y seis autonomistas, entre 
ellos los patriólas Román Baldorioty de Castro. Santiago 

R. Palmer. Ramón Marín, los 
doctores Carbonell, Vázquez 
y /avala, el periodista Cepeda 
y Santos Xegroni. En 101; 
la Asociación de Periodistas, 
por iniciativa de su presi 
dente Pedro R. de Piego. hizo 
colocar en los paredones del 
Morro ana lapida conmemo 
ral iva con los nombres de los 
presos, para recordar a las 
generaciones futuras el amol- 
de los autonomistas a las 
libertades del país 

El general Contreras renovó 
las garantías personales; los tribunales siguieron íuueio 
nando sin trabas; y en la Nochebuena del iSS; los presos 
fueron puestos en libertad. A los pocos meses se cerraron 
los procesos. Aunque se reservo a las víctimas el derecho 

de reclamar contra las atrocidades y atropellos sufridos. 
nadie reclamó. 




RAFASI MAKJ v DK l IB&A 

■ 
■ 



IX)! PARTIDOS POLÍTICO ¡u 

<>. Nueva asamblea autonomista. La expresión natu 
i;il de todo opinión política da origen a dos agrupado 
tie conservador \ lil ieral I .« i s I 'ni ú l< is Refi >rmis1 a, 
\ imilista \ Autonomista fueron fases de la agrupa 
liberal del pueblo puertorriqueño, Los españoles 
formaron el elemento conservador, llamándose tam 
bien e ¡pañi >le ■ inc< mdicionales, Uno < le us ¡efe 
Pablo l barrí, Conde de Santurce, que se oponía siste 
máticamente .1 toda ¡ la reformas, asi como a la funda 

n de una universidad \ de un instituto de segunda 
.■i: ¡eñan .1 

I os compontes tK' Palacios no habían logrado extirpar 
las ideas autonomi ;ta .1! contrario, en el teatro princi 
pal de los atropellos, se comenzó a notar acentuadamente 
el sentimiento anti español. Al mismo tiempo empezaba 
a decaer la oposición del gobierno central contra las ideas 
liberales. 

En iS.ii se celebró una nueva asamblea del Partido 
Autonomista en Mayagüez. Baldorioty de Castro y 
otras personalidades importantes de la asamblea de 1SS7 
habían pasado ya a mejor vida. Presidia el venerable 
Francisco Mariano Quiñones. Tomaron parte elementos 
nuevos, como Luis Muño Rivera y José de I )iego. Este 
y José Gómez Brioso actuaron como secretarios. En 
la nueva directiva aparecen Julián E. Blanco, Manuel 
Fernández Júneos y Salvador Brau. 

Muño- Rivera solicitó que se formase un pacto de 
fusión del Partido Autonomista con el Partido Liberal 
de España, De Diego propuso una enmienda a favor 
de la unión con el Tañido Republicano de la Península. 
El proposito de Muño Rivera era hacer una alianza o 
iblecer una inteligencia entre el Partido Autonomista 
de Puerto Rico y el Partido Liberal de Sagasta y conseguir 



312 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



que éste adoptara las conclusiones del partido insular. 
En una palabra, Muñoz Rivera pretendía que el Partido 

Liberal de España aceptara 
el programa autonomista 
de Ponce. Ni la moción de 
Muñoz, ni la enmienda de 
de Diego'prosperaron. Los 
autonomistas creían que 
ningún partido político 
peninsular aceptaría de lleno 
la doctrina autonomista tal 
como fué acordada en la 
asamblea de 1887. 

7. Las reformas de Cáno- 
vas del Castillo. Debido a 
las señales de una insurrec- 
ción en Cuba, el gobierno 
español hizo ciertas conces- 
iones a aquella isla, tratando 
así de aplacar los sentimien- 
tos revolucionarios. Se 
rebajó en Cuba la cuota 
electoral a cinco pesos, de- 
jando vigente en Puerto Rico la de veinticinco. Esta 
diferencia causó la aplicación a los puertorriqueños del 
degradante calificativo de españoles de tercera clase, y 
aumentó grandemente el sentimiento anti-español en 
la isla. 

Para hacer alguna concesión a los puertorriqueños 
Cánovas implantó la reforma de separar el gobierno civil 
del militar. Se nombraron un gobernador regional para 
la parte norte de la isla y otro para el sur. Esto fué en 
1896. Al subir Sagasta al poder, designó para ia región 




Copyright, Harris & Ewing 
LUIS MUÑOZ RIVERA (1859-I916) 

Jefe de los Partidos Liberal, Federal y Unión 

de Puerto Rico; periodista, poeta, orador, 

estadista y patriota; fundador de 

"La Democracia": Comisionado 

Residente ante el Congreso, 

1911-1016 



LOS PARTIDOS POLÍTICOS 



313 



norte al doctor Cayetano Coll y Tosté, y para el sur al 
señor José Méndez Arcaya. Tras esta reforma vino la 
carta autonómica. 

8. La división entre los autonomistas. Después de 
la asamblea de Mayagüez, Muñoz Rivera continuaba 
con buen éxito su propaganda a favor de la fusión de los 
autonomistas con el Partido Liberal de España. Se 
empezaron a notar los principios de la discordia. Se 
convocó una nueva asamblea, la cual se reunió en Agua- 
dilla en 1894. Presidía Manuel Fernández Juncos y 
Muñoz Rivera fué uno de los vice-presidentes. Sur- 
gieron dos facciones, los pactistas y los anti-pactistas. 
Los primeros, dirigidos por Muñoz Rivera, favore- 
cían la fusión con uno de 
los partidos peninsulares ; 
los antipactistas deseaban 
la autonomía popular. La 
mayoría estaba en contra de 
las ideas de Muñoz Rivera, 
quien quería la armonía 
entre la metrópoli y la 
colonia, y deseaba naciona- 
lizar los partidos de Puerto 
Rico, para poder llegar al 
poder. 

Aquel mismo año Luis 
Muñoz Rivera hizo un viaje 
a España de carácter priva- 
do. Visitó a los periodistas, 
literatos y políticos de más 
renombre. Asistió a las 
sesiones de las Cortes cuando se trataban asuntos de 
Puerto Rico. Se acercó a Sagasta y algunos de sus amigos, 




JOSÉ DE DIEGO (1867-IQI8; 

Presidente de la Cámara de Delegados, 

IQ08-IQ17; Presidente de la Cámara de 

Representantes, IQ17-IQ18; hombre 

público, poeta, periodista y orador 

de gran elocuencia 



314 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



preparando la realización de su pensamiento de incor- 
poración. En todo esto Muñoz Rivera no llevó la 
representación de ningún partido. 

A la asamblea de Aguadilla siguió la de San Juan para 
eligir un nuevo directorio y reorganizar el partido. El 




BARRANQUITAS, TUEBLO FUNDADO EN 1803; SITIO DE VERANEO 

Aquí nació y aquí yacen los restos mortales de Lilis Muñoz Rivera 

presidente Blanco y el secretario Brau renunciaron. 
Se constituyó una nueva directiva compuesta - de los 
señores José Gómez Brioso, Manuel F. Rossy, José C. 
Barbosa y Luis Sánchez Morales. Muñoz Rivera, secun- 
dado por Rosendo Matienzo Cintrón, inició la idea de 
enviar una comisión del partido a España con el fin de 
trabajar por la fusión o pacto con uno de los partidos 
peninsulares. Ambos reunidos tuvieron una conferencia 
en Aibonito con el doctor José Gómez Brioso, que era 
entonces jefe del partido, para tratar de dicha comisión. 
Se convino, previa autorización de la directiva, que se 
sometiera la proposición a la Delegación del partido, que 
se reunió en Caguas en 1896. En ella fueron elegidos 



LOS PARTIDOS POLÍTICOS 3 i 5 

los señores Muñoz Rivera, Matienzo Cintrón, Degetau 
González y ef presidente de la directiva, el doctor 
Gómez Brioso. Se aprobó la fórmula que había de ser- 
virles de base para establecer una inteligencia con el 
partido de la Península, que aceptara el programa 
autonomista. 

9. El Pacto con Sagasta. La comisión designada por 
la Delegación autonomista de Caguas se trasladó a España 
donde permaneció unos seis meses. Todos los políticos 
españoles y jefes de entidades o agrupaciones políticas 
prestaron oído favorable a los propósitos de la comisión, 
por cuanto entendían que conducían a la nacionalización 
del partido puertorriqueño. Antonio Cánovas del Cas- 
tillo, presidente del Consejo de Ministros, Práxedes 
M. Sagasta, Segismundo Moret, Germán Gamazo, 
Maura, Silvela, Puigcerver, Pi y Margall, Carvajal y 
Rafael María de Labra, senador republicano, alentaron 
a la comisión en su cometido. 
La fórmula que fué aceptada 
con ligeras enmiendas por 
Sagasta fué redactada por el 
doctor José Gómez Brioso y 
Luis Muñoz Rivera. Trazada 
la política que Sagasta había 
de poner en vigor al subir al 
poder, la comisión regresó a 
Puerto Rico. 

La fórmula para hacer la 
fusión declara que el Partido 
Autonomista "prestará su 
apoyo al Partido Liberal . 
tanto en su política general como antillana, visto que 
este Partido, al desenvolver las bases de reformas con 




PRÁXEDES M. SAGASTA 

Jefe del Partido Liberal de Es-paña 



316 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



el espíritu mas expansivo y el criterio más liberal, otorgará 
a las Antillas .... la mayor decentralización posible 
dentro de la unidad nacional, de suerte que la iniciativa 

y gestión desús intereses 
locales ummicipales y 
provinciales) les corres- 
ponda y pertenezca por 
completo, como solicitan 
los liberales puertorri- 
queños; y, que cesando 
toda distinción entre 
españoles, los habitantes 
de Puerto Rico gocen de 
los mismos derechos que 
los Peninsulares". 

10. El triunfo de Mu- 
ñoz Rivera. El informe 
del Pacto fué presentado 
a una asamblea del par- 
tido, celebrada en San 
Juan el ii de febrero de 
1807. Asistieron delega- 
dos de toda la isla ansio- 
sos de conocer las actuaciones de la comisión. 

El informe, que llevó la firma de J. Gómez Brioso, fué 
combatido por Barbosa, Rossy. Veve y Juan Ramón 
Ramos y defendido por Muñoz Rivera y Matienzo Cintrón. 
El Sr. Degetau se quedo en Madrid. El doctor 
Gómez Brioso dio cuenta de los trabajos de la comi- 
sión y de la importancia y significación del Pacto. Los 
opuestos al Pacto alegaron que éste era monárquico en su 
esencia y que significaba la continuación del odioso régimen 
absolutista bajo otra forma. 




FEDERICO DEGETAU GONZÁLEZ 

.Miembro de la Comisión Pactista; Primer 
Comisionado Residente ante el Congreso 
Nacional, electo /vi el Partido Repu- 
■ ano, IQQI- 1 1 . ■ - de la 

l ' nive¡ ii 'ad de Puerto '■' 



LOS PARTIDOS POLÍTICOS 



3'7 



Puesto a votación, la asamblea ratificó el Pacto con el 
voto de 79 contra 17. El triunfo de Muñoz Rivera y 
sus amigos fué completo. 

11. Liberales Fusionistas y Puros u Ortodoxos. Al 

adoptarse el informe de la comisión pactista, nacieron dos 
nuevos partidos políticos en Puerto Rico, el Partido Liberal 
Fusionista con Luis Muñoz Rivera como su primer presi- 
dente, y el partido Puro u Ortodoxo, formado por los 
disidentes de la asamblea con José C. Barbosa como su 
jefe. Los disidentes basaban su protesta en la creencia 
de que el primer ministro español iba a gobernar a Puerto 
Rico por medio de su partido, en vez de responder a la 
voluntad del pueblo puertorriqueño. Creían los Puros que 

la autonomía sería con- ,__ , 

cedida solamente en 
apariencia, y que el plan 
de Sagasta no constituía 
un verdadero gobierno 
propio. 

12. Implantación del 
gobierno autonómico. 
En agosto de 1897 subió 
al gobierno español, como 
primer ministro, Práxedes 
M. Sagasta. Este cambio 
determinó la implanta- 
ción del régimen auto- 
nómico en Cuba y Puerto 
Rico, firmándose el de- 
creto real el 2 5 de noviem- 
bre de 1897. El nuevo 
sistema fué inaugurado por el general Macías el 9 de 
febrero de 1898. 

22 




ROSENDO MATIENZO CINTRÓN 

Gran tribuno, filósofo, legislador y organizador 
de partidos políticos 



3i8 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Para conciliar a los Puros con los Liberales y unir 
al pueblo puertorriqueño, Sagasta dio instrucciones al 
gobernador general de dar representación a los disi- 
dentes al designar el primer 
gabinete autonómico. Éste 
lo constituyeron tres liber- 
ales, Luis Muñoz Rivera, 
Juan Hernández López y 
José Severo Quiñones ; y tres 
puros, Francisco Mariano 
Quiñones, Manuel F.Rossy y 
Manuel Fernández Juncos. 
Quiñones presidía el gabi- 
nete. • 

Las carteras quedaban 
repartidas así: Luis Muñoz 
Rivera, Secretario de 
Gracia, Justicia y Goberna- 
ción ; Manuel Fernández 
Juncos, Secretario de Ha- 
cienda; Manuel F. Rossy, 
dr. josé celso barbosa Secretario de Instrucción 

Pública; José Severo 
Quiñones, Secretario de 
Agricultura, Industria y 
Comercio; y Juan Hernández López, Secretario de Obras 
Públicas y Comunicaciones. 

13. El Partido Unión Autonomista Liberal. Habién- 
dose constituido el gabinete insular de los dos elementos, 
liberales y puros, se aprobaron las bases para la unión 
de las dos agrupaciones, bajo el nombre de partido Unión 
Autonomista Liberal, con Manuel C. Román como su 
presidente. 




Jefe del Partido Republicano; fundador de 
"El Tiempo"; miembro del Consejo Ejecuti- 
vo, 1900-1917, nombrado por los presi- 
dentes McKinley, Roosevell, Taft y 
Wilson; senador por acumulación, 
igif-iQ2i, cuando falleció 



LOS PARTIDOS POLÍTICOS 



319 



Este partido duró poco. Sobrevino la Guerra Hispano- 
americana. El 18 de octubre de 1898, Puerto Rico pasó 
a la soberanía de los Estados Unidos. El partido se 
extinguió junto con el régimen autonómico. 

14. Nuevos partidos bajo la soberanía americana. 
El nuevo régimen nacional dio origen a nuevos partidos 




EL PRIMER GABINETE AUTONÓMICO 

Sentados: Luis MuñozRivera, Francisco Mariano Quiñones, Manuel Fernández Juncos 
De -pie: Juan Hernández López; José Severo Quiñones, Manuel F. Rossy 

políticos. De la facción Liberal nació el Partido Federal 
que en 1902 se convirtió en la Unión de Puerto Rico, 



320 HISTORIA DE PUERTO RICO 

con Luis Muñoz Rivera como jefe. La facción de Puros 
se transformó en 1899 en Partido Republicano Puer- 
torriqueño. En la creencia de que los partidos históri- 
cos no promulgaban leyes para beneficio de las masas 
trabajadoras, surgió en 1908 el Partido Obrero-Insular. 
En 1 91 2 se convirtió en Partido Socialista. 

La fuerza numérica en 1920 de cada uno de estos 
tres partidos la indica el número de votos emitidos por 
sus afiliados a favor de su candidato al puesto de Comi- 
sionado Residente en Washington, en las elecciones gene- 
rales. El resultado fué el siguiente: Unión de Puerto 
Rico, 126,446; Partido Republicano, 63,845; Partido 
Socialista, 59,140. 

El Partido Incondicionalmente Español dejó de existir 
con el cambio de soberanía en 1898. Al implantarse la 
Carta Autonómica se había transformado, mediante un 
manifiesto al' país, en- Asimilista e Identista contrario a la 
Autonomía. 

Con la desaparición de algunos de los fundadores de 
los partidos actuales y con las modificaciones que se han 
operado en la administración, han sobrevenido cambios 
en los elementos directores de los organismos políticos. 

Entre los unionistas figuran, en la actualidad, Barceló, 
Benedicto, Benítez, Cabrera, Camuñas, Coll y Tosté, 
Coll y Cuchí, Córdova Dávila, Cuevas Zequeira, 
Figueroa, García, Georgetti, Guerra Mondragón, Hernán- 
dez López, Iriarte, Lastra Charriez, Martínez Dávila, 
Mestre, Morales Cabrera, Pedrosa, Rabell, Ramírez, 
Romany, Santoni, Sein, Susoni, Tizol, Travieso y Zeno. 

Entre los líderes republicanos se hallan Tous Soto, 
Bazán, Pedro Juan Barbosa, Feliu, Gaetán Barbosa, 
Gómez Brioso, González Mena, López, Martínez Nadal, 
Parra Capó, Sánchez Morales, Soto, Todd y Veve. 



LOS PARTIDOS POLÍTI' 



32\ 



El senador Santiago Iglesias es jefe del Partido 
St icialista. 

15. Resumen. La historia de los partidos políticos 
se puede concentrar en el siguiente resumen: 



Hpoea 



I )e tendencias 
liberales 



I Je tendencias 
conservadoras 



1869 

1870-1874 

1883 

1887. . .... 



[897. . . . 

189S 

1898 

1902 

1 908-191 2 

1912 

1920 



Liberal 

Liberal Reformista 

Asimilista 

Autonomista 



Liberal- 
Fusionista 



Puro u Orto- 
doxo 



Uni ón Autonomista Liberal 

I I 

Federal Republicano 



Unión de 
Puerto Rico 



Unión de Republicano 
Puerto Rico 



Conservador 

. . I 
[no mdicional hspañol 



Asimilista-Identista 



Obrero-Insular 

I 

Socialista 

i 
Socialista 



CAPÍTULO XX 

DESARROLLO ECONÓMICO DURANTE 
EL SIGLO XIX 

i. Importancia del estudio de la vida del pueblo. 

Para poder comprender debidamente la historia de un 
país no basta el estudio de guerras, fechas, bandos, nom- 
bres de sus gobernantes y movimientos políticos. Como 
no puede haber país ni patria sin pueblo, es de suma impor- 
tancia saber cómo se desarrolla la vida del pueblo, de los 
comerciantes, agricultores e industriales, sin omitir las 
masas trabajadoras. 

Para comprender bien lo que el pueblo puertorriqueño 
es hoy, es necesario saber cómo vivían sus antepasados, 
qué medios han contribuido al estado económico actual 
y de qué elementos se ha derivado la población de hoy. 
El bienestar y felicidad del pueblo es de mucho mayor 
importancia en el estudio de la historia que los hechos 
aislados que no han contribuido en nada al desenvol- 
vimiento y progreso del país. Para poder interpretar 
el estado actual a la luz del pasado, se hace indispensable 
establecer comparaciones de la vida del pasado con la del 
día de hoy. 

El progreso económico de Puerto Rico ha sido tan lento 
como su desenvolvimiento político. Los dos están inti- 
mamente ligados. Lo que Puerto Rico es hoy ha llegado 
a serlo después de muchos años de lucha constante. 

2. Puerto Rico a fines del siglo XVIII y principios del 
XIX. Dice el ilustre historiador Coll y Tosté: "La 
hermosa isla de Puerto Rico era en el año de 1797 una 
colonia española desmedrada y pobre. La Metrópoli, 

322 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 323 

imperio gigantesco, en cuyos extensos dominios no se 
ponía el sol, atendía únicamente en las Indias Occiden- 
tales a sus inmensos territorios del Continente americano," 
y "procuraban tan sólo mantener la integridad de 
territorio .... 

"El aspecto general de la civilización puertorriqueña 
.... se reducía simplemente a la implantación en 
la Colonia de la religión católica, al culto ferviente de la 
madre patria y a la vida patriarcal de las familias. 

"El comercio era ruin y mezquino, constreñido por 
la cortapisa de tener que efectuarse tan sólo con deter- 
minados puertos de la Península El contra- 
bando .... arruinaba al Fisco, y los fondos públicos 
no podían cubrir los gastos generales 

"La industria sacarina . . . estaba estacionada en 
los imperfectos trapiches de madera, y algunos de hierro, 
dando exiguos rendimientos ... La siembra del taba- 
co, que se empezó a desarrollar en 1636 hasta embarcarse 
para fuera de la isla, luego decayó su cultivo hasta impor- 
tarse grandes cantidades de las colonias vecinas . . . 

"La parte industrial de los colonos era muy limitada, 
pues no excedía de aquellos oficios más precisos en toda 
sociedad. No había fábrica alguna, y las obras se redu- 
cían al curtido de cueros, a la saca de aguardiente, ala 
elaboración de objetos de paja, .... aperos de mon- 
tura y carga, algo de alfarería, velas de sebo, mal jabón, 
, las salinas, y el trabajo manual de artesanos. 

"La vida de las poblaciones era lánguida y triste, y 
la mayor parte del tiempo lo pasaban los puertorriqueños 
en sus estancias, dedicados al laboreo de sus sementeras 
y a la agradable vida campestre, por lo que se edificaba 
muy poco en los pueblos, cuya riqueza urbana era insigni- 
ficante y no pagaba tributo alguno, 



324 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



"El pan espiritual estaba a cargo de los frailes fran- 
ciscanos y dominicos, y de los clérigos de las parroquias. 
.... Tenían nombramiento real. 

"No había escuelas públicas bien dotadas .... 
El hijo del colono que aprendía a leer o a escribir correc- 
tamente era merced a un maestro realengo o a alguna 

dama virtuosa eme 
se dedicara a la en- 
señanza. El estu- 
dio era mirado con 
la mayor indiferen- 
cia y apatía, y rio se 
leían libros de nin- 
guna clase. 

"Absorbía la vida 
del colono y la de su 
familia el cultivo de 
las campiñas y de 
las feraces riberas, y, 
en las horas de solaz, 
los bailes, las corri- 
das de caballos, la 
baraja y el juego de 
gallos."* 

3. Vías y medios 
de comunicación. 
Son de valor incal- 
culable para el desarrollo y progreso de los pueblos las 
vías y medios de comunicación. Tanto la cultura general 
como el bienestar material, así como el fomento de la 

*Los extractos citados son de una Memoria del Dr. Coll y Tosté, que 
fué premiada por la Sociedad Económica de Amigos del País, en 1897, 
hecho que en sí solo constituye un tributo a la verdad histórica y a la erudi- 
ción del autor. 




LA MAYOR PARTE DEL TIEMPO LO PASABAN LOS 
PUERTORRIQUEÑOS EN SUS ESTANCIAS, DEDICADOS 
AL LABOREO DE SUS SEMENTERAS Y A LA 
AGRADABLE VIDA CAMPESTR1 



i ie \i'i'i ILLI l ECONÓMICO SIGLO 

ícultura, del comercio j de la indu ti ia i I án ínl ima 
mente relacionados con I" medio de comunicación de 
que i lis] tone un i lueblo. 

I' - , 1 1 Puerto Rico la inauguración de e to medio ha sido 
muy lenta. Se hacía nece ario llevar todo l" produi to 
destinado a la ex] »< u I aci< m pi ir caminí is malos, por ani 
males de carga, o en carretas tiradas por bueyes. Natural 
mente, estos medios deficientes aumentaban los ga toi déla 
acá Al mismo tiempo todas las mercancía! de tinada 
al interii ir se vehdían mucho más cara en los ] iue1 il< - 
campos debido al alto costo del transporte. Era mucho 
ni, , costoso llevar la mercancía del puerto de entrada a 
los pueblos del interior que él traerla de Europa a Puerto 
Rico En los campos no existían puentes ni otros camí 
nos que los de herradura y algunos para carros. Aun en 
las mismas poblaciones, se atollaban carro:,, coches y 
caballos, No se viajaba con facilidad, y se dalia el caso 
que muchas personas acaudaladas no llegaron a visitar 
más que los pueblos limítrofes, El hacer un viaje a 
la Capital era un acontecimiento, que se recontaba por 
muchos meses. Muchos no lo emprendían sin antes 
confesarse y hacer testamento. Los viajes se hacían 
generalmente a caballo; el pobre andaba a pie, El 
tráfico por las costas se hacia en embarcaciones de vela. 

No existía ferrocarril de ninguna clase hasta [88o. 
I..i primera línea telegráfica no si' inauguró hasta [859; el 
cable vino en [870; el teléfono en [897; y la Carretera 

('cutral no se termino hasta [886. 

4. Carreteras, caminos y puentes. En [82] el go- 
bierno comisionó a M. Chevremont, ingeniero Erancés, 
para la dirección de 1<>s caminos. Debía estudiar, trazar 
y abrir caminos por el interior, que con el tiempo debían 
convertirse ni carreteras. En iN|.\ el gobernador creo 



326 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



en cada uno de los siete departamentos una "Comisión 
Subalterna de Caminos" que había de colaborar con 
la "Junta Directiva de Caminos" que existía porentonces. 




u li \i CARRETERA DE BAYAMÓN \ COMERÍO 

Durante la dominación española se construyeron 267 kilómetros ./<• caminos afirmados. 
Hoy lodtis las Poblaciones <¡c la isla están enlazadas por buenas carreteras 

En 1S49, fué publicado un "Manual para la Construc- 
ción de Caminos en la Isla." Estas disposiciones sin 
los fondos necesarios naturalmente no daban resultados. 
Los primeros caminos vecinales se construyeron por 
medio de suscripciones particulares en cada municipio. 
Cada propietario tenía que cuidar de los caminos con 
los cuales colindaba su finca. 

El primer camino bueno lo hizo el gobernador Melén- 
dez desde la Capital a Caguas, empezando esta obra en 
1 8 13. Pero no fué la carretera que hoy se conoce, y que 
se inició cu tiempos del general de la Torre. 

La carretera No. i, que conduce de San Juan a Ponce, 
llamada Carretera Central y también Carretera Militar, 
no quedó terminada hasta el año 1886. La sección de 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 327 

San Juan a Caguas se terminó en 1871; pero el último 
trozo comprendido entre Cayey y Aibonito no fué com- 
pletado hasta 1886. 

La carretera No. 2 de Cataño a Mayagüez se principió 
en 1 88 1. De esta vía se terminó el trayecto de Maya- 
güez a Añasco, así como el de Cataño a Bayamón en ese 
mismo año. 

El estudio de la carretera de Cayey a Arroyo se hizo 
en 1886, y se terminó hasta Guayama en 1898. 

En 187 1 existían solamente 48 kilómetros de carre- 
tera afirmada; en 1878 había 86 kilómetros; y en 1898, 
cuando cesó la dominación española, Puerto Rico contaba 
con 267 kilómetros de carretera, en lugar de los 1300 
kilómetros existentes en 1922. 

Además de las carreteras a cargo de la administración 
central había caminos municipales y vecinales. Hasta 
el año 1898 se habían construido unos 3000 kilómetros, 
pero en su mayor parte eran sumamente estrechos, tenían 
poco afirmado, y en épocas de lluvia se hallaban en gran 
parte intransitables para coches y carros. 

5. Puentes. El primer puente de madera sobre el 
caño de San Antonio y que daba acceso a la isleta de San 
Juan se empezó en 1521. El primer puente de mani- 
postería sobre el caño de Martín Peña es de 1773. Fué 
volado por los ingleses en 1797. El actual puente de 
Martín Peña fué construido en 1846. El hermoso puente 
de los Frailes entre Río Piedras y Caguas fué levan- 
tado en 1854. El gran puente de los Reyes Católicos 
sobre el río de la Plata fué instalado en 1881 y destruido 
por el ciclón de San Ciríaco en 1899. Los primeros puentes 
de tramos metálicos fueron hechos de materiales traídos 
de Bélgica y Francia. Entre éstos se hallan el actual 
puente de San Antonio, y los levantados sobre los ríos 



528 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Camuy, Coamo, Descalabrado, Culebrinas, Yagüez y 
Canóvanas. 

La construcción de buenas carreteras, caminos y puen- 
tes queda todavía como uno de los problemas más urgentes 
a resolver. 

6. Tranvías y ferrocarriles. La primera concesión 
para la construcción de una vía férrea fué otorgada a 




EL PUENTE DE LOS FRAILES 



EX LA CARRETERA CENTRAL ENTRE RIO PIEDRAS V CAGUAS, 
CONSTRUIDO EN 1S54 



José A. González para establecer un tranvía desde Maya- 
güez a su playa. Traspasada la concesión, se inauguró 
la línea en 1875. 

En 187S el gobierno concedió una franquicia a Pablo 
L T barri, Conde de Santurce, para construir un tranvía 
de vapor de San Juan a Río Piedras, inaugurándose el 
servicio de trenes en 1880. Era ésta el principio de las 
líneas explotadas en la actualidad por la "Porto Rico 
Railway, Light and Power Co." 

En 1880 se adoptó un plan general de los ferrocarriles 
de la isla, comprendiendo el ferrocarril de circunvalación. 
Después de varios trámites y dificultades, los derechos 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 



329 



fueron traspasados a 
la "Compañía de 
Ferrocarriles de 
Puerto Rico," consti- 
tuida en Madrid con 
capital francés. Se 
principiaron las obras 
en 1888, y en 1891 se 
habían terminado tan 
sólo 85 kilómetros. 
Tanto el huracán de 
1 891 como el ciclón 
de San Ciríaco causa- 
ron grandes daños a 
esta línea. Al finalizar 
mente los trayectos de 
a Mayagüez, de Yauco 





EL FERROCARRIL DE CIRCUNVALACIÓN 

Se principiaron las obras en iSSS 



EL TRANVÍA DE MAYAGÜEZ 

Su servicio se inauguró en 1875 

el siglo existían de esta línea sola- 
San Juan -a Camuy, de Aguadilla 
a Ponce y de San Juan a Carolina. 
La Línea Férrea 
del Oeste" de Cataño 
a Bay anión fué auto- 
rizada en 1 88 1, y el 
concesionario, Ra- 
món Valdés, inau- 
guró el servicio en 
1883. 

7. El servicio de 
correos. Ya en 1541 
dispuso el rey que la 
correspondencia con 
las Indias fuese libre 
y sin impedimento. 
■ En Puerto Rico se 
estableció el servicio 



530 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



de correos con arreglo a las leyes especiales de la Penín- 
sula. En cada pueblo los tenientes a guerra tenían que 
atender a este servicio en la casa del rey. La corres- 
pondencia se llevaba por milicianos a caballo y por ruta 
de pueblo en pueblo hasta llegar a la Capital. 

Como relativamente pocas personas 
sabían escribir, no abundaban las 
cartas particulares, y los periódicos 
eran desconocidos hasta 1814. 

En 1S43 l° s ingresos por producto 
de correo llegaron a 2000 pesos. El 
gobernador Norzagaray dispuso en 
1852 que todos los oficios y comuni- 
caciones que le fueran dirigidos se 
habían de hacer en papel corto y a 
medio margen, costumbre que perduró 
hasta el cambio de soberanía. 

El uso de sellos de correo data de 
1 S 5 o . Los primeros sellos que vinieron 
a Puerto Rico tenían el retrato de la 
reina Isabel II. Se vendían en las 
receptorías de rentas internas y en 
otros sitios dispuestos por la Inten- 
dencia. Desde 1866 se contrató la 
conducción del correo por medio de 
remate público. En ese mismo año 
se reorganizó el servicio, estableciéndose una administra- 
ción general para la Capital y treinta y seis para los 
pueblos de la isla. En 1886 se unieron los servicios de 
correo y telégrafo con el nombre de Cuerpo de Comuni- 
caciones de Puerto Rico. 

8. Telégrafo, cables y teléfono. A Puerto Rico le cabe 
la gloria de haber tenido por huésped al célebre inventor 




EL GOBERNADOR FERNANDO 
DE NORZAGARAY 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 



33i 



del telégrafo, Samuel F. B. Morse, que estaba emparen- 
tado con la familia Lind de Arroyo. En ese pueblo llevó a 
cabo algunos de sus ensayos, estableciendo una línea 
desde la hacienda Lind hasta la población. En una 
carta escrita a su hermano en 1859 dice: "Acabo de 
terminar con gran éxito la cons- 
trucción y organización de la 
primera línea telegráfica en 
esta isla iniciando con ella la 
gran empresa en proyecto de la 
comunicación con Europa 
desde estas costas."* 

En 1864 el gobierno concibió 
la idea de establecer el telé- 
grafo para conectar ala Capital 
con las cabeceras de los siete 
departamentos. Ni este pro- 
yecto, ni el formado dos años 
más tarde se realizaron. En 
1869 el gobernador general 
Sanz hizo construir la primera 
línea de 95 kilómetros de la Capital a Arecibo. Más tarde 
se enlazaron las cabeceras de los siete departamentos con la 
Capital. Como estas primeras líneas se tendieron para 
fines militares, el gobierno instaló tan sólo ocho oficinas, 
dejando por cuenta de los municipios las demás instala- 
ciones. Es en esta misma época que el general Sanz dio 




SAMUEL F. B. MORSE 

Inventor del telégrafo. Construyó la primera 
línea telegráfica en Puerto Rico 



*En una carta dirigida al autor por el hijo del inventor, Edward L- 
Morse, dice éste. "The legend, widely believed, I understánd, in Porto 
Rico, that my father made his first experiments in telegraphy on that 
island, is not true. The visit which he made in 1858 washis first, andhe 
did at that time establish the first telegraph line on the island. From this 
accomplishment the legend undoubtedly aróse." 

La primera línea telegráfica construida entre Washington y Baltimore 
ya funcionaba en 1844. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 

impulso a la construcción de la Carretera Central, tam- 
bién para fines militares, como su otro nombre lo indica, 
y para poder sofocar cualquier movimiento separatista 
en la isla. 

En iSqS cuando llego el ejército invasor contaba la 
isla con 1240 kilómetros de red telegráfica y 41 estaciones. 
El ciclón de San Ciríaco destruyó casi todas las lineas, 
pero al cabo de unas seis semanas quedó restablecida la 
comunicación entre las oficinas principales. 

Hasta 1870 no tenía Puerto Rico comunicación directa 
con el exterior, sino por medio del correo llevado por 
barcos. En ese año se concedió una franquicia a "The 
West India and Panamá Telegraph Company" para 
tender un cable submarino desde Santomas a San Juan. 

El teléfono, hoy tan indispensable para el hogar como 
para el comercio, se instaló por primera vez en la Capital 
en 1S97. 

9. Desarrollo agrícolo-industrial. El azúcar, el café 
y el tabaco han constituido los principales productos 
agrícolas desde hace muchos años. De estas tres plantas 
el tabaco es la única que es indígena. 

La caña de azúcar se trajo de Santo Domingo en 1515. 
Los rindimientos de la caña, llamada la criolla, tanto por 
su naturaleza, como por los medios imperfectos - de mo- 
lienda y elaboración eran bastante limitados. El país 
ganó mucho con la introducción a principios del siglo 
XIX de la caña de Otahití, cuyo rendimiento es mucho 
mayor. 

La introducción de procedimientos científicos y baratos 
fue muy tardía. En 1S53 e ^ secretario de la Junta de 
Comercio y de Fomento se quejaba en este sentido: 
■'Una práctica rutinaria, que se trasmitía de generación 
en generación, tal era la ciencia agrícola en Puerto Rico. 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 333 

Del mismo modo sembró y cosechó el primero de los 
plantadores de la Isla, que sembraba y cosechaba su 
descendiente, y ninguno pensaba siquiera, .... que 
los procedimientos pausados y costosos de nuestros 

antepasados tomasen otro rumbo más adecuado 

El vapor, las fáciles combinaciones de la maquinaria y 
los secretos de la química, que .... centuplicaban 
la producción de Europa en todos los ramos, no- habían 
encontrado sectarios entre nosotros, que seguíamos esta- 
cionarios en medio del universal progreso." 

La falta de capital y de crédito retardaba mucho el 
progreso agrícola y el desarrollo de la industria azuca- 
rera. En 1847 decía Ormaechea en su memoria: ' 'Triste 
es, sin duda, el estado en que se encuentra la generalidad 
de los hacendados de caña; cargados sin posibilidad 
de dar mayor estensión á sus labores, por falta de medios 
y del crédito para adquirirlos, agobiados con los infinitos 
gastos que les ocasiona el sostenimiento y reparación de 
las fincas" .... 

Ya entonces abogaba por el establecimiento de un 
banco con capital suficiente "para remediar la escasez 
y la penuria de los cultivadores". En 1855, Viñas corro- 
boró el estado precario en que se hallaban los hacendados 
de caña. Dijo: "Si los acreedores exigiesen hoy el 
pago de sus créditos, puede asegurarse que la industria 
sacarina se declararía en bancarrota." 

La situación económica de los hacendados continuó 
sin grandes variaciones durante todo el siglo XIX; y sin 
embargo, la industria azucarera hacía adelantos. Su 
desarrollo se debe principalmente a la inmigración de 
extranjeros que dieron impulso al cultivo de la caña, a 
la introducción de la variedad otahitiana, y al consumo 
de azúcar y melado de Puerto Rico en los Estados Unidos. 



334 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Ya muchos años antes del cambio de soberanía en 1898, 
Estados Unidos brindaba el mejor mercado al azúcar de 
Puerto Rico. Ya a mediados del siglo XIX Estados 
Unidos importaba más del cuarenta por ciento de los 
productos puertorriqueños. Ya entonces dijo Viñas 
que "en ninguna parte se trata peor á las producciones 
de Puerto Rico que en la Metrópoli" (España). Y 
en 1866 decía José Julián Acosta, "Sin el mercado con- 
sumidor y productor de los Estados Unidos, puede ase- 
gurarse que no se habría desarrollado la agricultura puer- 
torriqueña." 

A pesar del desastroso estado financiero en que se 
hallaban muchos hacendados de caña; a pesar de los 
daños causados por ciclones y lluvias excesivas; a pesar 
de malos medios de transporte y los derechos de exporta- 
ción impuestos por el gobierno, el azúcar seguía siendo la 
primera fuente de riqueza del país. En 1879 el valor 
del café exportado empezaba a superar el del azúcar; y 
en 1896 el valor del café llegó al triple del azúcar. 

El cultivo del algodón, que hoy es insignificante, tomó 
tal incremento durante el primer tercio del siglo que 
en "1837 se exportaron más de 5,000,000 de libras; pero 
en 1859 la exportación había decaído a tan sólo 47,250 
libras. 

La producción del tabaco, que se empezó a desarrollar 
con incremento en 1830, disminuyó, de tal grado más 
tarde que se hizo necesario la importación de grandes 
cantidades para el consumo de la isla. 

El desarrollo del cultivo del café también ha sido muy 
lento. Este producto llegó a su auge en cuanto al valor 
de la exportación en 1896 y representaba casi 14,000,000 
de pesos, cifra nunca alcanzada desde entonces; pero en 
1850 su valor era tan sólo 707,000 pesos. 



DESARROLLO ECONÓMICO: SIGLO XIX 



335 



El mayor rendimiento alcanzado por los tres princi- 
pales productos agrícolas, durante la dominación espa- 
ñola, fue como sigue: azúcar, en 1879, cuando alcanzó 

a 340,647,036 libras; 

pero la exportación 
produjo la mayor 
cantidad de dinero 
en 1878, o sean 
7,487,211 pesos . 
También en el mis- 
mo año de 1879 tuvo 
la isla el mayor 
rendimiento de café, 
con una exportación 
de 67,161,382 libras 
con un valor de 
5,189,743. Pero la 
cosecha de 1896 de 




SECANDO CAFÉ EN UNA HACIENDA DE LA ALTURA 

A fines del siglo XIX el café llegó a constituir la 
principal riqueza del país 



46,662,194 libras re- 
presentó un valor en 
la exportación de 
13,864,340. El tabaco alcanzó a 12,188,517 librasen 1880; 
pero el mayor valor de la exportación se obtuvo en 1897, 
o sean 1,194,318 pesos. 

El informe del comisario regio O'Reylly del año 1776 
consigna 10,947 arrobas de azúcar, 45,049 de café y 
28,070 de tabaco. 

Para que se comprenda más claramente el aumento 
que han sufrido los tres principales productos durante el 
siglo XIX se presenta en el Apéndice de este libro, sección 
G, un estado demostrativo de su exportación desde el año 
1828 hasta el 1897, sin incluir las mieles de azúcar ni 
alcohol. 



336 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Puerto Rico tiene unos 0,500 kilómetros cuadrados. 
Hacia linos del siglo XIX, o sea en 1807 tenia en explo- 
tación 8,525, o sean 2,089,761 cuerdas. El número total 
de propietarios era de 50,733 con un total de 60,953 tincas 
rusticas con un valor total de 48,044,584 pesos. De los 
terrenos aprovechados, se dedicaban 61,500 al cultivo 
de la caña; [22,400 al de café; 4,2.64 al de tabaco; 05.500 
al de frutos menores; y 1,127,500 a pastos. 

El valor de la riqueza urbana ascendía a 28367,928 
pesos. El valor total de la riqueza agrícola, pecuaria y 
urbana ascendió a unos 85,000,000 de pesos al finalizar 
el siglo. 

10. Desarrollo comercial. País que no produce no 
puede vender; país que no vende no puede comprar; 
país que no compra no puede gozar y disfrutar de los 
beneficios de la civilización y de las comodidades de la 
vida que trae el bienestar material, aunque la felicidad 
de un pueblo no se basa únicamente en su riqueza. 

"El comercio de Puerto Rico con España es ninguno," 
decía Iñigo x\bbad en 1772, "y el que tiene con las otras 
provincias de la Corona es tan limitado, que no merece 
memoria." No hubo variación notable en este estaciona- 
miento comercial hasta que se abrieron definitivamente 
los puertos menores en 1S11; hasta que el Intendente 
Ramírez implantó sus reformas; hasta que la Cédula 
de Gracias de 181 5 dio lugar a nuevos rumbos; hasta 
que se permitió la libre contratación con los extran- 
jeros, medidas todas que tarde y lentamente vinieron a 
sustituir al torpe sistema, prohibitivo que durante tres 
siglos mantuvo a Puerto Rico en un estarlo deplorable 
de atraso. 

Estados Unidos llego a ser el principal mercado del 
azúcar, primera fuente de riqueza del país. Sin embargo. 



DESARROLLO ECONÓMICO: EL SIGLO XIX 



337 



no existía la libre entrada en los puertos de la isla de bar- 
cos mercantes extranjeros hasta 1816; no se celebró un 
tratado de comercio con Estados Unidos hasta 1819; y 




LA PLAZA DEL MERCADO, PONCE 



no se admitieron cónsules norteamericanos hasta 1829, 
y más tarde los de todas las naciones amigas. 

Santomas se estableció como puerto libre para los pabe- 
llones de todas las naciones en 1671. Adquirió un pres- 
tigio y una ascendencia comercial en las Antillas difíciles 
de aventajar. En Santomas, y no en San Juan, se for- 
maron los grandes depósitos de mercancías, de manera 
que Santomas era en realidad el centro comercial de 
Puerto Rico por muchos años después de las reformas 
notadas. Aun en 1855, decía Viñas en su memoria: 
"El comercio de la Antilla está reducido, por decirlo así, 
á ser el de cabotaje con el de la vecina isla danesa de San- 
tomas . . . . La Isla continúa sometida á la tutela 
que por tan largos años ha sufrido de los especulado- 
res daneses. Estos aprovechan á su placer la falta 



33« 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



de cálculo de nuestros comerciantes y del gobierno " . . 
Los efectos de las medidas beneficiosas para el comercio 
se dejaron sentir bien pronto ; pero el desarrollo mercantil 
era tan lento como el de la agricultura y de los medios de 
comunicación, estando los tres íntimamente relacionados. 
El siguiente estado demostrativo del movimiento mer- 
cantil, de las importaciones y exportaciones, durante 
una serie de años demuestra lo afirmado : 





Movimiento Mercantil 


Años 


Pesos 




1813 


2ÓO,OOS* 




1814 


484,648 




1 81 5 


1,382,046 




1819 


2,229,677 




1822 


2,633,331 




1827 


•3,873,472 




1830 


5,620,786 




1S40 


14,172,980 




1850 


11,099,349 




1860 


13,000,013 






Importaciones 


Exportaciones 


1865 


8,359,860 


• 5,959,392 


i87S 


13,100,269 


7,615,720 


1880 


14,054,024 


8,572,545 


1883 


13,785,843 


11,807,720 



*Las cifras correspondientes a los años 18 13- 1860, representan el valor 
de las importaciones más las exportaciones. 

En 1897 la exportación total ascendió a 18,574,678 
pesos; la importación total a 18,099,972 pesos, repre- 
sentando un movimiento mercantil de 36,674,650 pesos. 

Durante la dominación española el comercio de expor- 
tación e importación nunca llegó al grado que ha tenido 
durante los últimos años de la dominación americana. 
En 1920 el movimiento mercantil alcanzó un total de 
$247,199,983, siendo las importaciones $96,388,534 y 
las exportaciones $150,811,449. En aquel año sólo el 



DESARROLLA ECONÓMICO: EL SIGLO XIX 



W) 



azúcar exportado representó un valor de $98,802,436. 
11. Bancos. Lo lento del desarrollo económico de 
Puerto Rico está atestiguado por el hecho de que no se 
llegaron a establecer bancos de comercio hasta muy tarde. 
Es verdad que las cajas de ahorro vinieron a implantarse 
antes de los bancos. La Caja de Ahorros de Mayagüez 
se fundó en 1874 con un capital de 2000 pesos. También 
se establecieron cajas de ahorros en otras poblaciones 
como por ejemplo en San Germán y Sabana Grande. 

Al finalizar el siglo exis- 
tían en la Capital sólo dos 
bancos: el Banco Español 
y el Banco Territorial y 
x\grícola, y una caja de 
ahorros con el nombre de 
B anco Popular. El B anco 
Español empezó a fun- 
cionar en 1890 y el Banco 
Territorial y Agrícola en 
1894; y el Banco Popular 
en 1894 con mil pesos de 
capital. 

El Crédito y Ahorro 
Ponceño comenzó sus 
operaciones en 1895. 

12. Hacienda pública. 
Durante los últimos años 
de la dominación española los presupuestos del gobierno, 
según el doctor Coll y Tosté, "han girado alrededor dé 
cuatro millones de pesos; y los de la Diputación Provin- 
cial y Municipalidades, independientes de los primeros, 
alrededor de otros cuatro millones". Dice el reputado 
estadista: . . . . "El cuerpo contributivo ha tenido 




EL BANCO COLONIAL AMERICANO, SAN JUAN, 
ESTABLECIDO BAJO LA NUEVA SOBERANÍA 



34o ■ HISTORIA DE PUERTO RICO 

que sufragar á los Centros Oficiales, todos los años, de 
siete a ocho millones de pesos. 

"De este dinero, medio millón .... se iba para 
ayudar á las atenciones del Ministerio de Ultramar; algo 
más de millón y medio en sostener el Ejército y Marina; 
.... en los Tribunales de Justicia, y Presidio Correc- 
cional se invertían alrededor de 200,000 pesos; medio 
millón en Capitanía General, Guardia Civil y Orden 
Público; y el resto en Clero Católico, prebendas de 
canónigos, montepíos militares y civiles, jubilaciones, 
órdenes religiosas . . . , y una multitud de emplea- 
dos de diferentes clases y categorías. 

"El fomento de la Instrucción Pública figuraba en 

un orden secundario, pesando la mayor 

parte de los gastos de la enseñanza pública sobre las 
Municipalidades. Y -respecto á construcción de carre- 
teras y vías públicas, casi todas estaban en embrión ó en 
estudio, excepto la carretera central que conduce de la 
Capital á Ponce." 

Al hacer entrega las autoridades españolas y retirarse 
definitivamente de la isla en octubre de 1898, dejaron 
en caja una moneda ecuatoriana de oro con un valor de 
$3.80 y setenta y cinco centavos en calderilla. Con esta 
existencia en caja empezó el gobierno militar americano 
su administración de los asuntos civiles de Puerto Rico. 

13. Desenvolvimiento de la población. Las primeras 
poblaciones se establecieron en las regiones norte y oeste 
de la isla. No se practicó censo de la población .hasta 
1765, o sea 257 años después de fundarse Caparra. Esta 
enumeración arrojó un total de 44,883 almas, siendo 
39,846 libres y 5,037 esclavos. 

Estas cifras demuestran cuan lánguido fué el desenvol- 
vimiento de la población durante los tres primeros siglos. 



DESARROLLO ECONÓMICO: EL SIGLO XIX 



34i 



Los descubrimientos de Méjico, Perú y otros países de 
Tierra Firme atrajeron a los emigrantes españoles por 
las noticias de las fabulosas ri- 
quezas y la perspectiva de un 
rápido enriquecimiento. 

Todavía a principios del siglo 
XIX Puerto Rico estaba con- 
siderado como un presidio mili- 
tar, más bien que una tierra de 
porvenir para la agricultura, el. 
comercio y las industrias. En 
1 800 la población había llegado a 
155,426 almas, o sea la octava 
parte del total en 1920. 

Durante el primer tercio del 
siglo llegaron elementos nuevos 
de valer, que contribuyeron nota- 
blemente al fomento del país, si 
no por el número sí por la calidad 
de los inmigrantes. La pérdida 
de Santo Domingo, la revolución 
de Venezuela, con el decreto a 

1 . MONEDA ECUATORIANA QUE DE- 

muerte dictado por Bolívar, lie- jaron en caja las autoridades 

ESPAÑOLAS AL RETIRARSE DE 




PUERTO RICO EN lí 



varón a las playas de Puerto 
Rico un buen contingente de familias de buena estirpe, 
que aportaron su inteligencia y sus caudales para beneficio 
del país. 

Los apellidos de venezolanos que vinieron a estable- 
cerse en Puerto Rico, aun perduran en nuestra sociedad. 
Ahí están los Linares, Romero, Lizardi, Hurtado, Peña, 
Fuertes, Navarro, Ezquiaga, Matos, Salicrup, Pereira, 
Muñoz, Carbonell, Montero, Montoya, Palés, Calderón, 
Tejada, Alfonzo, Vargas y muchos otros. 



34a HISTORIA DE PUERTO RICO 

La Cédula de Gracias de 1815 abrió las puertas a la 
inmigración de extranjeros, llegando de Luisiana un buen 
numero de colonos para dedicarse a la explotación de la 
industria azucarera. En esa misma época empezaba la 
corriente de las islas Canarias, contribuyendo elementos 
valiosos para las faenas agrícolas. Los primeros canarios 
se establecieron en los campos de Truiillo Alto, pero 
mas tarde acudieron en mayor numero, formando núcleos 
importantes de la población de Hatillo. Camay, Que 
bradillas e Isabela. Luego llegaron catalanes, va/con 
gados y asturianos, comerciantes en su mayoría. Los 
mallorquines, vizcaínos, gallegos y andaluces se estable 
cieron principalmente en los -campos. Existen jurisdic-' 
cienes donde abundan los descendientes de inmigrantes 
de provincias determinadas, como por ejemplo el ele- 
mento mallorquín en Lares. 

A mediados del siglo empezaba a venir una corriente 
de elementos nuevos y progresistas. Ocupaban el primer 
lugar los corsos, que se asentaron en su mayor parte en 
las alturas, donde se dedicaban con buen evito al cultivo 
del café. El elemento corso abunda en Yauco, Juana 
Díaz, Villalba y Adjuntas. Con la introducción de 
maquinaria moderna para la molienda de la caña y elabo 
ración del azúcar vinieron técnicos de Inglaterra y Escocia, 
quedando algunos de ellos en el país, creando intereses \ 
fomentando su riqueza. En la parte oriental se etablecieivn 
ingleses e irlandeses, asi como algunos franceses. 

En 1S97 había en Puerto Rico 24,621 extranjeros, 
repartidos entre treinta y cuatro diferentes nacionali 
dades. Existen muchos apellidos de familias distinguí 
das que no son de origen español. 

En 1 85 5 la terrible epidemia del colera morbo invadió 
la isla por el puerto de Naguabo; y. extendiéndose 



Año 


l'ol-l.-i' íón 




731,648 




802,4 $9 


[8 97 


894,302 


[899 


953,243 


tQXO 


1,1 iS,oi .; 


1 9 >0 


r,29g 



DJÍS i'i'' »LL( ' ECO " [ICO EL SIGLO XIX ;\ ¡ 

rápidamente por todo el país, en menos de un año, 
causó unos $0,000 víctima; Sin embargo, a pesar de 
epidemias, ciclones, terremotos, La crecida mortandad 
infantil v desastres políticos, la población de Puerto Rico 
ha ido en constante aumento, seguía 1" demuestran las 
cífi ai 'i' loi ci nsos citadas a continuación : 
( )bnsos de Población 

Arto Pobla» ion 

1 76 i 44,8 

1800 [55,426 

1812 . ,oj 1 

1 :, 1 ¡ 0,892 

,..., 836 

[846 443,139 

[860 580,329 

I )urante los últimos treinta años el aumento de pobla 
ción ha sido verdaderamente asombroso. La mezcla de 
los diferentes razas y elementos que han contribuido a la 
población actual de Puerto Rico ha dado al hijo del país 
una personalidad étnica, que fácilmente le distingue del 
tipo puramente español. 

I )¡ee Nones: "< Congregados en la isla latinos, sajones, 
africanos, indios, eslavos, germanos y escandinavos, 
cada cual de éstos ha dejado un girón de sus carnes y un 
destello de su espíritu en el bosque destruido, en el valle 
roturado, en la playa abierta al comercio y a la navega 
ción, en el ejido que circunda el hogar, .... regando 
todos este suelo feraz con el sudor de sus frentes; comuni- 
cándose unos a otros ideas, enseñanzas, creencias, super- 
sticiones y costumbres; viviendo una vida común, 
sufriendo las mismas contrariedades y decepciones, y 
alentando la misma aspiración al progreso, cimentado en 
el trabajo y fecundado por la paz pública y la armonía 
: < mal." 



344 HISTORIA DE PUERTO RICO 

14. Nuevas poblaciones fundadas en el siglo XIX. Las 

primeras poblaciones establecidas en Puerto Rico, como 
es natural, se fundaron en la costa. Aunque hay pueblos 
del interior, como Coamo, Caguas y Utuado, cuya funda- 
ción se remonta mucho más alia del siglo XIX, es un 
hecho histórico que los pobladores no penetraron mucho 
en el interior de la isla hasta dicho siglo. Los pueblos 
fundados existían primero como barrios de otras juris- 
dicciones; y al contar con riqueza y habitantes sufi- 
cientes fueron desprendidos y elevados a la categoría de 
municipalidades independientes. Aibonito era barrio 
de Coamo; Las Marías de Mayagüez; Maricao de San 
Germán; Ceiba de Fajardo; y Hatillo de Arecibo. El 
pueblo de San Antonio de la Tuna, que se estableció en 
las márgenes del río Guaj ataca, y que en una época 
contaba con dos compañías de milicias, ha desaparecido 
por completo. Los vecinos se trasladaron más cerca de 
la costa, y, en 181 9, constituyeron el actual pueblo de 
Isabela. 

La fundación de pueblos durante el siglo XIX es como 
sigue: Aibonito, 1830; Adjuntas, 1815; Aguas Buenas, 
1838; Arroyo, 1855; Barceloneta, 1882; Barranquitas, 
1803; Barros, 1825; Camuy, 1807; Carolina, 1861; Ceiba, 
1836; Cíales, 1820; Cidra, 1809; Comerío, 1826; Culebra, 
1879; Dorado, 1812; Gurabo, 1.815; Hatillo, 1823; 
Hormigueros, 1874; Isabela, 1819; Lajas, 1883; Lares, 
1829; Las Marías, 187 1 ; Las Piedras, 1801 ; Maricao, 1874; 
Morovis, 1818; Naranjito, 1824; Patillas, 1811; Quebra- 
duras, 1823; Río Grande, 1840; Sabana Grande, 1814; 
Salinas, 1851; San Lorenzo, 1811; Santa Isabel, 1842; 
Trujillo Alto, 1801; Vieques, 1843. 

15. Resumen. El desarrollo de la vida del pueblo 
es de gran importancia en el estudio de la historia. A 



DESARROLLO ECONÓMICO: EL SIGLO XIX 



345 




COMERÍO, PUEBLO FUNDADO EN 1826 

Uno de los sitios más pintorescos del país y centro 
de la industria tabacalera 




EL FORTÍN DE VIEQUES, PUEBLO FUNDADO EN 

M. Theodore Le Guillen fué el primer gobernador de dicha isla 
El conde de Mirasol la hizo guarnecer militarmente 



34 6 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



principios del siglo XIX, Puerto Rico estaba muy atra- 
sado en todos sentidos y su desarrollo económico ha sido 
muy lento. Durante el siglo XIX, bajo la dominación 




VISTA PARCIAL DE CULEBRA, PUEBLO FUNDADO EN T 1S79 

Base naval 3e la armada federa! 

española, se completaron sólo 267 kilómetros de carre- 
tera; el primer tranvía no se inauguró- hasta 1875: las 
obras del ferrocarril no se comenzaron hasta iSSS; el 
telégrafo vino en 1S69; y el primer teléfono en 1897. 

El desenvolvimiento de la agricultura y del comercio 
ha sido sumamente lento. Durante los últimos años 
del siglo, el café constituía la primera riqueza del país, 
llegando su valor de exportación a unos 14,000,000 de 
pesos; y la riqueza territorial ascendió a unos 85,000,- 
000 de pesos provinciales. El total de exportaciones 
alcanzaba a unos 18,000,000 de pesos. 

En el presupuesto de la isla el ejército y la marina tenían 
preferencia.* El fomento de las vías de comunicación y 
de la instrucción pública ocupaban lugares muy secun- 
darios. 

La población ha experimentado un aumento rápido 
especialmente durante los últimos veinte años del siglo. 
En 1899 contaba Puerto Rico con 953,243 habitantes. 



DESARROLLO ECONÓMICO: EL SIGLO XIX 347 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Importancia del estudio 
de la vida económica del pueblo. 2. Estado general de Puerto Rico a 
principios del siglo XIX. 3. Importancia de las vías y medios de 
comunicación. 4. El servicio de correos en Puerto Rico. 5. Rela- 
ción de la agricultura con los caminos. 6. Desarrollo de la agricultura 
en Puerto Rico. 7. El azúcar como factor en la vida comercial de 
Puerto Rico. 8. La importancia y los servicios de los bancos. 9. 
Factores que han influido en el aumento de la población. 10. Rasgos 
característicos del pueblo puertorriqueño. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Qué es más importante en el estudio 
de la historia: ¿ las guerras o el comercio ? ¿ los nombres de los per- 
sonajes importantes o el desenvolvimiento de la vida del pueblo en 
general ? ¿ los acontecimientos de carácter político o el desarrollo 
económico ? 2. ¿ Cuál era el estado general de Puerto Rico a prin- 
cipio del siglo XIX ? ¿ Por qué causas el gobierno español tenía a 
Puerto Rico en abandono ? 3. ¿ Cuál es la importancia de buenas 
carreteras ? ¿ para la agricultura ? ¿ para el comercio ? ¿ para 
la vida social ? 4. ¿ De qué modo contribuyen las compañías de ser- 
vicio público tales como las de luz y fuerza eléctrica, tranvías, telé- 
fonos y gas al bienestar del pueblo ? 5. ¿ Cuál es la importancia del 
servicio postal en la vida económica de los pueblos ? ¿ Con qué fin 
hacen los niños colecciones de sellos de correo ? ¿ Qué puede apren- 
derse de estos sellos ? 6. ¿ Dónde prefiere V. vivir ? ¿ en un país que 
tiene buenos sistemas de correos, telégrafos, teléfonos y conexiones por 
cable, o en uno que carece de todos estos adelantos, siendo iguales las 
demás condiciones ? Razone su respuesta. 7. ¿ Qué le brinda mayor 
seguridad, el mandar una carta por correo oficial o por mensajero 
particular ? 8. ¿Qué factores y circunstancias afectaron el rendi- 
miento de la caña de azúcar ? 9. ¿ El rendimiento de cuál de estos 
productos dependía más de la introducción de maquinaria moderna, 
el del" café o el del azúcar ? 10. ¿ Hasta qué grado depende el buen 
éxito de la agricultura de un buen gobierno ? Razone su respuesta. 
11. ¿ De qué manera afectó la Cédula de Gracias a la producción agrí- 
cola, especialmente la del azúcar ? 12. ¿ Por qué Santomas adquirió 
mayor importancia como centro comercial que San Juan ? ¿ Cuál es 
la importancia relativa de estos dos puertos en la actualidad ? ¿A 
qué causas atribuye V. este cambio? 13. ¿ Cuál era el mercado prin- 
cipal durante el siglo XIX del azúcar ? ¿ del café ? ¿ del tabaco ? 
¿ Por qué ? 14. ¿ De qué beneficio son los bancos a la comunidad ? 
¿ Qué importancia especial tienen las cajas de ahorros ? 15. ¿ Qué 
se entiende por el presupuesto insular ? ¿ Quién formaba el presupuesto 
de la isla durante la dominación española ? ¿ A qué atenciones 
dio mayor importancia el gobierno español ? ¿ Qué partidas tienen 
preferencia en los presupuestos actuales ? 16. ¿ Qué factores han 



^ s HISTORIA DE PUERTO RICO 

contribuido al rápido aumento de la población de Puerto Rico en los 
últimos cuarenta años ? ¿ Por que el elemento corso se estableció 
mayormente en la altura ? 17. ¿ De qué modo afectan las epidemias 

el aumento de la población ? iS. ¿ A qué causas obedece el rápido 
aumento de la población de San Juan ? c de Rio Piedras ? c de 
Caguas .-' c de tíavamón ? 



CAPÍTULO XXI 

HISTORIA DE LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA EN 
PUERTO RICO HASTA 1898 

i. Primeras disposiciones oficiales referentes a la 
instrucción. Las primeras disposiciones referentes a 
la instrucción se remontan al período de la colonización. 
Cuando fué repuesto Juan Cerón, el rey Fernando le 
ordenó que recogiera el mayor número posible de niños 
indígenas para enseñarlos, especialmente la doctrina 
cristiana. 

En 1 5 13, Fernando dispuso una ordenanza para el 
tratamiento de los indios, en la cual dijo: "Todo el que 
thenga quarenta ó más yndios deberá enseñar á uno de 
ellos, muchacho, á leer, escribir y la dotrina; e porque 
algunos suelen servirse de un muchacho indio por paje, 
será obligado á enseñarle lo mesmo." 

Y más adelante dispuso que "todos los hijos de caci- 
ques se entregarán á la edad de trece años á los frayles 
franciscos, los quales les enseñarán á leer, escribir y la 
dotrina." 

2. Primeras noticias referentes a escuelas. En la 
Memoria y Descripción de la isla, presentada por el 
presbítero Juan Ponce de León y el bachiller Santa Clara, 
informan los cronistas que el hospital de Sanct Alifonso, 
fundado por el obispo Manso, estaba sin enfermos, y que 
"leése en él gramática." El vecino Antón Lucas había 
dejado un donativo para pagar al maestro de esta clase. 

El vecino Francisco Ruíz dejó una renta de cien ducados 
al año para dotar una cátedra de gramática en la Cate- 
dral, y las clases empezaron a funcionar en 1589. 

24 349 



350 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En su interesante Descripción de la Isla y Ciudad de 
Puerto Rico del año 1040. dice Torres Vargas: "Esta 
Santa Iglesia tiene dotación de cien ducados de renta 

eada año para un maestro de gramática, que se la enseña 
de ordinario a los hijos de los vecinos de ella, y se paga la 
dicha renta con título de maestro de Gramática." 

El mismo cronista nos informa que. en el año [645, 
fray Jorge Camberq "puso easa de estudio de artes y de 
gramática para los novicios, de su convento y para los 
vecinos de la ciudad, que quisieran estudiar.*' 

3. Estado de la instrucción en el siglo XVIII. Sobre 
el estado de cultura general del pueblo en el siglo XY1U 
nos han dejado datos interesantes fray Iñigo Abbad, en 
su Historia, y el general iTReylly en su Memoria. 

Diee Abbad: "La crianza de los hijos es lastimosa: 
el amor indiscreto que les manifiestan, la ninguna educa- 
ción que les dan. la mansión continua en los campos, la 
falta de escuelas, el ningún oficio a que los destinan los 
hace desaplieados. independientes de toda subordinación, 
faltos de instrucción y tan libres que se separan de sus 
padres luego que hallan medio de subsistir." 

Hablando de las devociones de las familias, diee Iñigo 
Abbad: . . . . "La falta de instrucción y de escuelas 
para la juventud son eausa de mucha ignorancia en todas, 
pues los mas no saben lo muy preciso de la Doctrina eris- 
tiana." .... 

El general O'Reylly habla en su carácter oficial de 
comisario regio cuando diee: "Para que se conozca 
como han vivido y viven hasta ahora estos naturales. 
conviene saber que en toda la isla no hay mas que dos 
escuelas de niños: que fuera de Puerto Rieo i^San Juan) 
y la villa de San Germán poeos saben leer, que cuentan 
por epoeas de los Gobernadores, huracanes, visitas de 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 351 

Obispos, acribo de flotas ó Situados; no entienden lo que 
son leguas, cada uno cuenta la jornada á proporción de 
sn andar, los hombres mas visibles de la isla, compren- 
didos los de Puerto Rico, cuando están en el campo andan 
descalzos de pie y pierna Los sujetos distingui- 
dos de la isla, son pocos, la única diferencia entre los otros 
está en tener alguna cosilla más de caudal ó su gradua- 
ción de Oficial de Milicias." Hablando de los oficiales 
de las Milicias dice que "los más ni aun leer sabían." 

Tal era el estado de abandono y atraso de la instruc- 
ción en el siglo XVIII. Sin duda existían escuelas 
particulares al amparo de la Iglesia, pero no hay dalos 
en cuanto a su número. Hallándose diseminados por 
los campos la mayor parte de los vecinos, sus hijos care- 
cían de los medios de instrucción. No había libros, ni 
periódicos. El país no conoció la imprenta hasta casi 
medio siglo más tarde. La instrucción era privilegio de 
unos pocos. 

A partir de la fecha del informe de O'Reylly aun la 
Iglesia misma dio mayores impulsos a los estudios de 
latinidad y filosofía en los conventos de Santo Domingo 
y San Francisco y en la cátedra de latín que sostenía el 
Obispado. Los pocos jóvenes puertorriqueños, que dese- 
aban ampliar sus conocimientos, pasaban a las Universi- 
dades de Santo Domingo y Caracas, hasta que los aconte- 
cimientos políticos les impedían realizarlo. 

4. Primera reglamentación oficial de la instrucción. 
La primera intervención oficial de los gobernadores de 
que existe noticia alguna es del año 1770. El goberna- 
dor Miguel de Muesas dispuso que se recopilara en un 
Directorio General las obligaciones de los tenientes a 
guerra. El artículo 2 trata de la instrucción pública y 
reza en parte así: 



HISTORIA x 

Fenientes, que e >ectivo 

fcido se dedique una persona vio buena opinión y fama 

la enseñan .. de los niños, siendo de la obligación vio 
cada padre mandaj á lo menos de cada dos hijos uno á 

escuela, 5 mantenerlos en oila basta que sepan leer y 
escribir á lo menos 5 sólo podrá retirarlos su padre, 
el maestro al reniente, que está mediana 

momo instruido en aquella ob Igación 

, \ ener la escuela en ol p&i 

más proporcionado . todos, y recibir en olla Indistinta 
mente - los niños que so remitieren, sean blancos 

pardos enos libres 

"Deberá tratarlos con dulzura y prudencia, darles 
buen ejemplo, inclinarlos a que so confiesen a lo monos 
ol domingo primero de cada mes y en las festividades mas 
solonmos; que sean devotos, piadosos, políticos^ coi eses 
con sus mayores, especialmente temerosos vio Dios y viol 
Rey, \ obedientes a las Justicias, aplicándoles pava iodo 
ol castigo que corresponda a su edad y travesuras, 

"Deberán instruirlos en la Doctrina Cristiana que 
estimare ol Cura; y enseñarles a leer, escribir y contar 
lo mejor vmo puedan," . . 

Una vio las cláusulas fijaba ol sueldo viol maestro en 
cien pesos al año, vmo se prorrateaba entre los padres vio 
familia. 

Como baso legal la reglamentación viol gobernador vio 
Muesas os muy laudable; pero tropezaba con muchas 
dificultades para llevarse a la práctica, Xv^ decía nada 
do la instrucción vio las niñas No disponía los medios 
materiales, wmo casa, mobiliario, libros y papel, Con 
un maestro en cada pan ido no so podía dar atención a 
los niños necesitados vio instrucción, A los niños vio los 
campos los era materialmente imposible acudir a la 



LA INS'J RUC( IÚN PÚBLK H ,'l /. ISí« 



353 




escuela en las poblaciones, especialmente cuando había 
que salvaí distancias largas, sin puentes, sin caminos y 
sin otros medioi de hacei el viaje a la población Ha ta 
1 8 ¡6 ti" dictó el gobernador 
[osé de Lemery una circular 
disponiendo el establecimiento 
de es< uelai rurales. 

5. Los primeros títulos de 
maestros. Si la en íeñanza en 
aquella : épo< as remol as e itaba 
l »;i ¡o la protección de la Iglesia, 
1 1 ;i natural que ésta expidiera 
los 1 ítulos; y así era en efecto, 
Los primeros títulos 'I e 
Maestro de Primera: Letra 
fueron expedidos por el Obis- 
pado. El til ulo más antiguo 
de que existen noticias dice 
así "Se libró \><>r su Señoría 
[lustrísima, el 3 de Junio de 
[797, Ululo de Maestro de Primeras Letras de la villa de 
San Germán, á don José Antonio Ortiz de la Renta." 

I )esde principios del siglo XIX hasta 1848, el Obispado 
otorgó uno:, ly:; títulos de maestro. Esto no quiere decii 
que no había profesores con títulos expedirlo:; en la Penín- 
sula, que venían a ejercer en Puerto Rico. La concesión 
de títulos por las autoridades políticas data de mediados 
del siglo XIX. 

6. Las primeras escuelas para niñas en la Capital. 
En 170';, el Cabildo de la Capital croó cuatro escuelas de 
niñas. El plan de estudios se limitaba a la enseñanza 
de Lectura, escritura y doctrina cristiana. Las maestras 
de estas primeras escuelas para niñas eran María Dolores 



\0 \: DE LEMERY, GOBERNADOS 

de pi su ro i-i- o, [855 c8s* 
/// puso el ' lablecimiento de escuelat 

rural* 



354 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Arauio, Josefa Echevarría, Paula Molinero y Juana 
Polanco. El sueldo de cada una se fijó en cincuenta 
pesos anuales, pero en 1S04 no habían recibido el primer 
pago. La Capital contaba entonces con unos 7,500 
habitantes. 

En 1820 el Obispo expidió licencia a Celestina Cor 
dero para que pudiese "enseñar públicamente la Doctrina 
Cristiana a las niñas de la Escuela". En aquella misma 
época la Sociedad Económica de Amigos del Tais dispuso 
el establecimiento de una escuela de niñas a cargo de 
Vicenta Erichson, pero parece que a causa de la enferme 
dad de la profesora la escuela no se llegó a abrir. 

Entre todos los títulos expedidos por el Obispado 
desde 1805, no aparece otro a favor de profesora alguna 
hasta el 1844, cuando se concedió licencia a doña Belén 
Guma para regentar una escuela en Manatí. En los 
cuatro años subsiguientes, el Obispado expidió títulos a 
siete maestras. Pe todo esto se deduce que la enseñanza 
de la mujer estaba generalmente descuidada. 

7. Desarrollo lento de la instrucción primaria. En 
1809 el gobernador Meléndez dispuso que el Ayun 
tamiento de la Capital nombrase un regidor especial 
para inspeccionar las escuelas primarias; y en [810 se 
proveyéronlas escuelas de libros y se empezaron a prac 
ticar exámenes anuales, listas son las únicas noticias 
referentes a instrucción primaria hasta el año [820. 

Según lo demuestran las estadísticas, la enseñanza 
primaria quedó muy descuidada hasta mediados del siglo 
XIX. No es de extrañarse esta negligencia guberna- 
mental en Puerto Rico. En España, como en otros 
países europeos, la instrucción estaba considerada como 
asunto de la familia y no del estado. El movimiento a 
favor de la instrucción de las masas populares se inicio 



LA INSTRUCCIÓN PÜBLH L898 

'oí/jo resultado de las ideas líb materia de Dolí- 

an En la misma Península el gobierno no intervino 
directamente en la instrucción primaria hj 04 La 

invasión francés; am- 

bios políticos obstaculizaban el desenvolvimiento de la 
instrucción del pueblo en España; y España no podía 
dar a Puerto Rico lo que ella misma no poseía. La 
instrucción era patrimonio de los pudíem 
populares quedaban huérfanas de ella, a excepción de los 
beneficios brindados por la Iglesia y carita- 

tivo! Ha ta el 1820, o sea en el segundo y muy br< 
período constitucional no se declaró libro la enseñanza 
primaria en E e dispuso el establecimiento de 

escuelas en todos los pueblo., decayendo de nuevo la 
instrucción con la vuelta del absolutismo. 

La mejor prueba del abandono casi completo de la 
instrucción primaria, en Puerto Rico, eon la supresión 
del sistema constitucional es la Memoria odos los 

ramos de la administración presentada por Pedro Tomás de 
( .'órdoba. En lo Es1 ado comparativos entre los años de 
[824 y 1834 de toda la parte administrativa en sus diver- 
sos ramos", durante parte del gobierno del general Miguel 
de la Torre, no figura una sola palabra ni una sola cifra 
referentes a escuelas, maestros e instrucción. Tan pobre 
era entonees el concepto oficial de la enseñanza pública. 
En J830 funcionaban veintinueve escuelas primarias 
en toda la isla de Puerto Rico. 

En virtud del real deereto de 1834, el gobernador López 
de Baños creó una Comisión Provincial de estudios con 
facultades para entender en todo lo relacionado con la 
instrucción primaria. 

Durante el segundo período constitucional se formó 
el proyecto para introducir en el país el método de 



356 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Lancaster, o sea la enseñanza mutua allá por el año [820, 

pero fracasó. La única escuela en Puerto Rico que ensayo 
este sistema con algún éxito fué el colegio establecido por 
el teniente coronel Ramón Carpegna en 1832. Según 

se desprende de las actas de la Sociedad Económica esta 
escuela dio muy buenos resultados. Los examinadores 
nombrados en 1835, por el Ayuntamiento manifestaron 
que "habían quedado completamente satisfechos del 
sistema que seguía el Sr. Carpegna y sus excelentes resul- 
tados" 

Las escuelas primarias existentes en aquella época se 
debían en su mayor parte a la iniciativa particular, y 
eran sostenidas por los padres de los educandos. Sin 
embargo, de esa época es el primer trabajo de pedagogía 
publicado en Puerto Rico. 

8. La "Instrucción Metódica" de Francisco Tadeo de 
Rivero. El primer trabajo pedagógico para armonizar 
la instrucción primaria fue preparado por Francisco Tadeo 
de Rivero. regidor diputado de escuelas del Ayuntamiento 
Constitucional de la Capital. Se titulaba Instrucción 
Metódica sobre lo que deben observar ¡os maestros de pri- 
meras letras para la enseñanza de los niños, y fué publicado 
en 1S20. 

El autor presenta un plan de estudios de cuatro años; 
fija la edad para el ingreso a los seis años; dispone 
dos sesiones diarias, de ocho y media a doce de la maña- 
na v de dos y media a cinco de la tarde. Las escuelas 
habían de funcionar todo el año, menos los domingos 
y días festivos; "y por ningún motivo se dará más 
punto que los tres días de cada Pascua, y en la Semana 
Santa desde el Miércoles hasta, el Martes de Pascua 
de Resurrección que será la vacante mas larga que 
tendrán'*. 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA L898 357 

El plan de estudios abarca "los elementos de la Religión 
cristiana, los do moral, lectura, arte de escribir, gramá- 
tica castellana, ortografía, aritmética, algunas nociones 
de política, civilidad en toda la extensión posible . . . . 
y finalmente Constitución". Da algunas observaciones 
referente:, al método que se debe emplear en la enseñanza 
de cada asignatura. En cuanto a la moral dice: 

"Para esta enseñanza no se requiere otro libro que la 
voz y ejemplo del maestro, y su actividad y cuidado en 
no dejarles pasar á los niños la más leve falta en este 
asunto." 

Pone de relieve la enseñanza de la Ortografía, cuando 
dice "que vale más tener buena Ortografía y mala letra, 
que arogante letra y ninguna Ortografía." 

La Instrucción de Tadeo de Rivero dispone exámenes 
generales todos los años en cada escuela, ante una diputa- 
ción oficial ; y requiere una o dos visitas al mes por el 
diputado de escuelas "para observar si hay ó no adelantos, 
ó repara algunos abusos dignos de corrección." Dice el 
autor: "Lo referido es tan útil, que no sucederá que los 
Maestros presenten unos mismos discípulos todos los 
anos en las propias materias; y se evita así mismo se 
dediquen á enseñar solamente una docena de niños, con 
el fin de lucir en un examen, con grave perjuicio del común 
de la Escuela." 

Los castigos corporales quedan terminantemente pro- 
hibidos. "Solo deben establecerse los que tiendan a 
rectificar la razón sin envilecer el individuo" .... 
Termina el autor con una exhortación a los padres de 
familia. La Instrucción fué aprobada por las autori- 
dades superiores. 

9. La Academia Real de Buenas Letras. A mediados 
del siglo XIX las autoridades empezaban a mostrar 



¡58 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



mayor interés y coló a favor de la instrucción. En 1846, 
el Conde de Mirasol ordeno a los municipios que inclu- 
yesen en sus presupuestos una cantidad para la compra 
de libros y materiales para los niños pobres. 

En 1840. la Comisión 
Provincial publico el primer 
reglamento para los exáme- 
nes de maestros de instruc- 
ción primaria y cesó la 
autoridad del Obispo para 
expedir licencias. 

En 1851, el gobernador 
Juan de la Pezuela, el mis 
mo que impuso las libre- 
tas a los jornaleros, fundo 
la Academia Real de Buenas 
Letras, organismo que susti- 
tuyo a la Comisión Provin- 
cial. Pezuela dio el primer 
paso para organizar debidamente la instrucción primaria 
en todo el país, aunque fué opuesto al Colegio Central. 
La Academia Real de Buenas Letras tenía facultades 
para indagar las necesidades de la instrucción primaria; 
vigilar sobre el cumplimiento de las reales órdenes, cir- 
culares y reglamentos; enterarse del grado de instrucción, 
aptitudes, moralidad y celo por la enseñanza de los 
maestros; investigar el estado material de las escuelas; 
observar su régimen interior y los métodos de ense- 
ñanza; examinar a los alumnos para enterarse de su 
adelanto; y gestionar el pago puntual de los sueldos de los 
maestros. Examinaba los aspirantes al magisterio y 
expedía las licencias. También inauguró los primeros 
certámenes para estimular las producciones literarias. 




RAFAEL DE ARISTEGUI, CONDE DE MIRASOl 
GOBERNADOR DE PUERTO RICO, 1844-1847 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 359 

En cuánto a La instrucción primaria la Academia Real 
no 'lió los buenos resultados que se habían esperado. 
No hizo ningunas reformas importantes en los métodos 
de enseñanza ni en la organización escolar. Nú poseía 
poderes para aumentar los recursos dedicados a la in- 
strucción, y por lo tanto sus recomendaciones muchas 
vece, resultaban infructuosas. Como organismo lite 
rario la Academia ejercía influencia marcada para esti- 
mular la cultura general del país durante los catorce 
años de su existencia. 

Impulsó poderosamente la caligrafía, letra inglesa y 
española. En aquella ('poca la pluma de acero sustituyó 
a la de ave. 

El general. Pezuela dividió las escuelas en tres catego- 
rías, y fijó los sueldos de los maestros en 550, 440 y 330 
pesos anuales. 

Existían pocas señoras en el país en condiciones de 
poder aprobar el examen reglamentario para ingresar 
en el magisterio. Para facilitar la instrucción de las 
niñas el general Lemery concedía autorización a las 
señoras para ejercer aunque no poseyeran el título de 
maestra. 

Este gobernador ordenó el establecimiento de escuelas 
rurales, pero éstas eran casi todas para varones. Las 
niñas de los campos quedaban huérfanas de instrucción 
como había pasado hasta entonces con los varones. 

10. Decreto Orgánico del gobernador Messina. En 
1865, el gobernador Messina puso en vigor su Decreto 
Orgánico para organizar y reglamentar la instrucción. 
Trató de aplicar a Puerto Rico el plan de estudios vigente 
desde 1844 en Cuba, isla que había hecho muchos mayores 
adelantos, tanto en su progreso material como en el desa- 
rrollo de su cultura general. 



3 6o 



HISTORIA DE PL'KRTO RICO 




■~ 



El decreto de Messina dividía la instrucción primaria 
en elemental y superior. La instrucción elemental era 
obligatoria, la superior opcional. La Capital, Aguadilla, 
Areeibo, Guayama, Humacao, Mayagüez y Ponce habían 

de tener su escuela superior. 
Las demás poblaciones 
teman escuelas elementales 
de primera o de segunda 
clase según su categoría. 
También dispuso escuelas 
"incompletas", en los cam- 
pos y poblados, donde se 
enseñaban solo parte de las 
asignaturas de la escuela 
elemental. Había escuelas 
"ambulantes", que queda- 
ban instaladas en un sólo 
vecindario pocos meses para 
luego pasar a otro. Para 
completar el sistema de instrucción primaria había escuelas 
para párvulos y adultos. El número total de escuelas 
dispuestas por Messina llegó a 283, con un gasto animal 
de [70,920 escudos. 

El decreto establecía que "para aspirar al título de 
Maestro de primera enseñanza elemental se requiere 
haber estudiado en Escuela normal, dos años á lo menos." 
Como no existían escuelas normales en Puerto Rico hasta 
1890, esta disposición cerraba las puertas a los aspirantes 
puertorriqueños. Messina fijó la siguiente escala de suel- 
dos: maestro superior, 1500 pesos; maestro elemental 
de primera clase, óoo; de segunda clase, 420; de escuela 
incompleta, 180; de escuela de párvulos, 500; y de adul- 
tos, 300. 



EL OBISPO GIL ESTlíYli 

Autor ¡leí primer libro de texto preparado en 
el p.i/'s. Véase la página 502 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 361 

En lugar de la Academia Real, Messina creó una Junta 
Superior de Instrucción Pública, presidida por el gober- 
nador mismo. En la primera junta figuraban personas 
respetabilísimas, entre ellas, José Julián Acosta, José 
Severo Quiñones, Federico Asenjo, Fernando Montilla, 
Juan P. Monclova, Ignacio Guasp, Martín J. Travieso, 
Francisco J. Hernández y Juan P. Rosselló. También 
creó juntas locales en los pueblos, que se componían del 
alcalde, un concejal del ayuntamiento, el cura párroco y 
de dos a cuatro padres de familia. 

El decreto de Messina encontró mucha oposición. 
Algunas de sus disposiciones no se podían llevar a la 
práctica, y otras cayeron en desuso bajo el gobierno de 
sus sucesores. 

11. El general Marchesi crea la inspección general. 
En 1866, el general Marchesi creó la inspección general 
de instrucción pública, nombrando para ocupar los dos 
cargos de inspector general a Vicente Fontán, peninsular, 
y Federico Asenjo, puertorriqueño. Estos cargos eran, 
gratuitos ; sólo se pagaban los gastos que ocasionaban las 
visitas a las escuelas. En tales condiciones no era de 
esperarse que los inspectores se dedicaran a su trabajo 
con interés y entusiasmo. 

12. Los trabajos del maestro Rafael Cordero. En 
1868 dejó de existir el maestro Rafael Cordero, que por 
muchos años se había dedicado a la enseñanza, sin 
remuneración alguna. Modesto y caritativo, zapatero 
de oficio, se dedicó con verdadera abnegación a enseñar 
a leer y escribir en su taller escuela a muchos niños de 
la Capital. Un cuadro por el pintor Francisco Oller, en 
el Ateneo, una lápida en la casa número 98 de la calle 
que lleva su nombre, así como la Escuela Rafael Cordero 
de Santurce son tributos bien merecidos a la memoria de 



362 HISTORIA DE PUERTO RICO 

este modesto educador, que dejó este breve documento 
como testimonio de.su humildad: 

"Yo no escribo nada en esta vida, porque no quiero 
recordar hoy el bien que hice, ayer ; mis deseos son que la 




ESCUELA RAFAEL CORDERO, SANTURCE, LEVANTADA POR LA JUNTA ESCOLAR DE 
SAN JUAN EN ipiS 

noche borre las obras meritorias que he podido hacer 
durante el día." 

13. Las "reformas" del general Sanz. En 1874, 

durante la segunda administración del general Sanz, éste 
llevó a cabo sus llamadas "reformas". Comenzó en 1873 
con la supresión del Instituto Civil. Ya en 1870 había 
suprimido las cátedras de agricultura y náutica desem- 
peñadas por Acosta y Baldorioty de Castro. En 1874, 
como él mismo dice "he dispuesto como medida política 
y de alta conveniencia, separar á todos los Maestros de 
Escuela, que por sus antecedentes y reprensible conducta 
que observan, son indignos de ocuparse en la noble y 

civilizadora misión que les está encomendada" 

Borró a todo el magisterio puertorriqueño; y luego 
dispuso que no se podían abrir escuelas particulares sin- 
la previa autorización del gobierno, evitando así que los 
maestros cesantes pudieran ganarse el sustento con la 
enseñanza particular. 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 363 

Las escuelas permanecieron cerradas un año antes de 
poder proveerlas con maestros peninsulares. Éstos 
debían sus nombramientos a sus ideas políticas y recomen- 
daciones particulares, más bien que a su idoneidad para 
el cargo. Dice Enrique Hernández: "Es un hecho 
notable que los maestros españoles eran, por regla general 
menos competentes que los puertorriqueños, y que sus 
escuelas daban resultados menos satisfactorios que las 
desempeñadas por hijos del país." 

14. El Decreto Orgánico para la reorganización de las 
escuelas del gobernador Despujol. En el año 1880 tuvo 
lugar una verdadera reorganización de la instrucción 
bajo el gobierno del general Eulogio Despujol. Su 
Decreto Orgánico quedó en vigor hasta la inauguración 
del gobierno autonómico, cuando se implantó la ley 
española de 1857. El general Despujol es el gobernante 
español que mayor celo e interés ha desplegado en el 
fomento de la instrucción primaria. A su llegada al país 
en 1878 existían 329 escuelas con una asistencia de 10,997 
alumnos. Las estadísticas de 1881 arrojan un total de 
484 escuelas con una asistencia de 24, 1 20 alumnos. Estas 
cifras no sufrieron ningún aumentó digno de notarse 
desde entonces hasta el cambio de soberanía en 1898. 

El decreto de Despujol dividía la instrucción primaria 
en elemental y superior. En la escuela elemental se en- 
señaba doctrina cristiana y nociones de historia sagrada, 
lectura, caligrafía, nociones de gramática castellana, 
aritmética, geografía y de agricultura, industria y comer- 
cio. En la escuela superior se daba mayor extensión a 
estas asignaturas ; y se agregaban nociones de geometría, 
dibujo lineal y agrimensura, nociones de geografía e 
historia, dándole atención especial a la de España, y 
nociones de física e historia natural aplicadas. 



364 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En vez de las escuelas "incompletas" el decreto esta- 
bleció la categoría de escuelas auxiliares en los poblados, 
y rurales en los campos. 

La instrucción elemental era obligatoria y gratuita 
para los niños pobres. Los títulos de maestros se otor- 
gaban mediante exámenes y las escuelas se concedían 
en propiedad por medio de oposiciones. Establecía una 
escala de sueldos, pero hasta el 1893 no se igualaron los 
salarios de las maestras a los de los profesores. Además 
del sueldo, los municipios tenían la obligación de proveer 
para los maestros casas viviendas, que al mismo tiempo 
servían de planteles de enseñanza. 

Para la inspección general se designaban dos inspec- 
tores, esta vez con sueldo de 1600 pesos y los gastos de 
escritorio y de viaje. Fueron nombrados para ocupar 
estos cargos José R. Bobadilla y Alejandro Infiesta. 
Una Junta Provincial sustituyó a la anterior. El mismo 
gobernador presidía esta junta. Como él nombraba a 
los alcaldes, o sean los presidentes de las juntas locales, 
ejercía autoridad absoluta en asuntos de instrucción y en 
los nombramientos y separaciones de maestros. 

Los efectos de las persecuciones políticas se dejaron 
sentir también en la instrucción pública. En vez de 
disminuir, aumentaban. Muchos maestros puertorrique- 
ños de tendencias liberales seguían sacrificando sus 
puestos por sus ideales políticos. 

En cuanto al mejoramiento de procedimientos el 
Decreto Orgánico de Despujol dejó mucho que desear. 
Sin escuelas normales los maestros no conseguían una 
verdadera preparación profesional. Faltaban edificios 
escolares, mobiliario, textos y materiales de enseñanza 
adecuados. Los ayuntamientos como regla general esta- 
ban atrasados en el pago de los sueldos de maestros, y 



LA INSTRUCCIÓN PUBLICA HASTA 1898 365 

sobre todo, nunca se habían creado escuelas en número 
suficiente para dar una instrucción elemental a todos 
los niños para quienes era obligatoria. 

15. Estudios profesionales y especiales. La primera 
escuela profesional en Puerto Rico data del año 18 16. 
El gobernador Meléndez autorizó las Clases del Hospital, 
a cargo del doctor José Espaillat, a quien se otorgó título 
de catedrático de la Universidad de Salamanca. 

En 181 9, se autorizó a los frailes franciscanos para dar 
una cátedra de teología, la cual duró hasta 1839. En 
1825, y a solicitud del Cabildo Eclesiástico presidido 
por Nicolás Alonso Andrade, el gobernador de la Torre 
autorizó el establecimiento de cátedras de latín, filosofía 
y teología. Estas clases se daban en los bajos de la Casa 
Parroquial y siguieron funcionando durante varios años. 

En 1840 se crearon las cátedras de derecho que se sos- 
tuvieron dos años. La Real Subdelegación de Farmacia 
organizó los estudios de dicho ramo en 1841. Desde 
entonces, hasta el cambio de soberanía, este organismo 
dirigió los estudios y expidió las licencias de los aspirantes 
a la carrera de farmacéutico. 

16. Trabajos de la Sociedad Económica de Amigos 
del País. La Sociedad Económica fundada por Ale- 
jandro Ramírez fué un factor importante en el progreso 
de la instrucción. No sólo estimulaba el desarrollo de 
la instrucción primaria, sino que inauguraba de cuando 
en cuando estudios especiales. Creó clases de mate- 
máticas, agrimensura, comercio y geografía que duraron 
muchos años. Más tarde secundó los esfuerzos del 
presbítero Rufo Manuel Fernández, quien estableció 
un laboratorio de física y química. 

17. La obra del padre Rufo. El padre Rufo había 
sido catedrático de física en la Universidad de Santiago 

25 



3 66 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de Galicia. A causa de sus ideas avanzadas sufrió las 
persecuciones de los absolutistas. Al llegar a Puerto 
Rico se dedicó a la propagación de conocimientos cien- 
tíficos. Entre otros proyectos indicó a la Sociedad 
Económica la conveniencia de establecer un Colegio 
Central donde la juventud pudiera cursar los estudios 

preparatorios de las carreras 
científicas. Al mismo tiempo 
sugirió que se enviaran a 
Europa algunos jóvenes de 
reconocidas aptitudes para que 
se perfeccionaran en los estu- 
dios científicos y pedagógicos 
para luego poder ponerse al 
frente del colegio en proyecto. 
Tanto la Sociedad Económica 
como el gobernador Conde de 
Mirasol aprobaron el pro- 
yecto. En 1846 se embarcó 
con rumbo a España el padre Rufo y cuatro de sus 
discípulos más aprovechados : José Julián Acosta, Román 
Baldorioty de Castro, Eduardo Micault y Julián Núñez. 
La Subdelegación de Farmacia iba a pagar los gastos de 
los dos últimos; Acosta y Baldorioty gozaban de la 
protección del padre Rufo y de otros amigos. Desgra- 
ciadamente, a poco de llegar a Madrid, fallecieron 
Micault y Núñez. La Subdelegación de Farmacia tras- 
pasó a los otros dos la pensión concedida a los jóvenes 
fallecidos. Fueron Acosta y Baldorioty los primeros 
estudiantes de becas en la historia del país, y los que, 
tal vez, le han rendido mayores beneficios. 

El general Pezuela no sancionó el proyecto del Colegio 
Central, opinando que lo esencial era organizar bien las 




EL PADRE RUFO MANUEL FERNANDEZ 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 



367 



escuelas primarias. Ordenó la devolución de los 30,000 
pesos recogidos; y Acosta y Baldorioty se encontraron 
sin cátedras a su regreso al lar nativo. Sin embargo, 
resultaron verdaderos apóstoles de la enseñanza. En 
las clases de agricultura, náutica y comercio, creadas 
por la Junta de Fomento y Comercio en 1854, en la pren- 
sa y en la tribuna no desperdiciaron ocasión alguna 
para llevar los beneficios de la instrucción al pueblo. A 
ellos les debe el país gran parte de la cultura que hoy 
posee. 

18. Los cursos del Ateneo Puertorriqueño. Este 
centro de cultura se fundó en 1876 y ha sido de gran 
valor en la propagación de conocimientos científicos y 
literarios. En 1888 se abrieron por vez primera los 
cursos de instrucción superior. Tomaron parte prin- 
cipal entre otros en la creación de este centro Manuel 
Elzaburu, Alejandro Tapia 
y Rivera, José Julián Acosta, 
Julio L. de Vizcarrondo, 
Rafael M. de Labra y Baldo- 
rioty de Castro. 

En estas clases se estudia- 
ban las carreras de derecho 
y medicina, ciencias, letras 
y filosofía. El gobierno 
pagaba el viaje anual de la 
comisión examinadora, com- 
puesta de catedráticos de la 
Universidad de la Habana, 

CJUe Venían a Jr UertO JxlCO a Iniciador y primer presidente del Ateneo de 

celebrar los exámenes oficia- Puerl ° Ric0 

les. Estas clases se suspendieron cuando cesó la sobe- 
ranía española. 




MANUEL ELZABURU 



368 HISTORIA DE PUERTO RICO 

19. Otros establecimientos docentes dedicados a estu- 
dios especiales. Entre las otras escuelas y clases espe- 
ciales fundadas durante la dominación española deben 
mencionarse las siguientes: La Escuela Profesional 
inaugurada en 1883 y que funcionó algunos años; la Aca- 
demia de Cadetes creada en 1875; los talleres del Asilo 
de Beneficencia abiertos en 1879; la Institución de 
Enseñanza Popular; la Escuela de Artes y Oficios; y la 
escuela para señoritas a cargo de las Reverendas Madres 
del Sagrado Corazón de Jesús. 

Las Escuelas Normales para maestros se fundaron en 
1890, una para hombres y la otra para mujeres. 

20. El Seminario Conciliar. La instrucción secun- 
daria en Puerto Rico empieza seriamente con la funda- 
ción del Seminario Conciliar. Ya en 1801 Miguel 
Xiorro había hecho un legado de 400 pesos anuales para 
dotar la cátedra de latinidad de un seminario y había 
dejado 3000 pesos para la construcción de un edificio. 
En 1827 el obispo Pedro Gutiérrez de Cos comenzó la 
fábrica con los recursos reunidos por el obispo Arizmendi 
y los donativos de Xiorro y de otras personas caritativas. 

El obispo Gutiérrez de Cos abrió el Seminario en 1832 
' ' con doce becas de merced y treinta y tres de colegiales 
pensionistas". Presidía el primer claustro de profesores 
en calidad de Rector el benemérito fray Ángel de la 
Concepción Vázquez, natural de Juncos. 

No se debe suponer que los estudiantes se educaban 
sólo para sacerdotes. No es así. Quedaban en libertad 
de ingresar en otras carreras como lo hacían muchos. 
No existía en el país otro centro docente tan bien dotado 
donde la juventud podía cursar la instrucción secundaria. 

En 1858, como resultado de un acuerdo entre el Rector 
del Seminario, el Gobierno y el Superior de la Compañía 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 



369 




EL OBISPO GUTIÉRREZ DE COS, FUN- 
DADOR DEL SEMINARIO CONCILIAR 



de Jesús, el obispo Carrión puso el Seminario bajo la 
dirección de los Jesuítas, cuyos colegios secundarios 
gozaban de gran fama en Europa y América. Bajo el 
nombre de Seminario Colegio 
se dio mayor impulso a este 
centro y se establecieron todas 
las cátedras para poder con- 
ceder el título de bachiller en 
artes, poniendo a los alumnos 
en condiciones de poder con- 
tinuar los estudios universita- 
rios en España. 

Los Jesuítas abandonaron 
el Seminario Colegio en 1878 
por orden del obispo Puig. 
Se trasladaron a un edificio en 
Santurce construido especialmente para ellos por la 
Diputación Provincial, en unos 200,000 pesos, y lo 
ocuparon hasta que abandonaron el país por negárseles 
el derecho de expedir el título de bachiller en artes. En 
dicho edificio está instalada actualmente la "Boys' 
Charity School." 

En el Seminario Colegio recibieron su instrucción 
secundaria algunos de nuestros hombres más notables. 
Entre los que fueron premiados por sus brillantes estudios 
figuran los nombres de José María Nazario, Cayetano 
Coll y Tosté, José María Benedicto, Fidel Guillermety, 
Tulio Larrinaga, Rafael del Valle, Conrado Hernández, 
José M. Figueras, José de J. Tizol, Ramón Pesquera, 
Gabriel Ferrer Hernández, Francisco del Valle Atiles, 
Gabriel Villaronga y Bernardino Sanjurjo. 

21. El Instituto Civil. Durante el breve -período de 
la República en España, cuando sentimientos elevados, 



37o HISTORIA DE PUERTO RICO 

generosos y patrióticos animaron al pueblo, las ideas 
liberales a favor de la instrucción pública recibieron 
nuevos impulsos. 

A propuesta del patriota Nicolás Aguayo, la Diputa- 
ción Provincial acordó la creación de un instituto de 
segunda enseñanza de carácter civil. Este nuevo cen- 
tro se inauguró en 1873, pero su clausura el año siguiente 
figura entre las malhadadas "reformas" del general Sanz. 

Después de muchas luchas y dificultades se consiguió 
la fundación definitiva del Instituto Civil de Segunda 
Enseñanza. Fué abierto en 1882 con un claustro de 
profesores interinos. José Julián Acosta fué nombrado 
director y el cuerpo de profesores lo formaron los doctores 
Eliseo Font Guillot, José Gómez Brioso, Esteban García 
Cabrera, Gabriel Ferrer Hernández, Pedro G. Goico, 
Juan Z. Hernández, el presbítero José de J. Nin y los 
licenciados José Ramón Becerra, Manuel García Salgado, 
José M. Nevé y Ángel Navajas. 

Más tarde se cubrieron las cátedras en propiedad con 
profesores en su mayor parte peninsulares, que se distin- 
guieron tanto por su cultura general como por el dominio 
completo de las asignaturas que les estaban encomendadas. 

Al Instituto Civil estaban incorporados el Colegio de 
los Jesuítas en Santurce, el Colegio de los Padres Esco- 
lapios, el Colegio Central de Ponce, el Liceo de Mayagüez, 
el Colegio de Rafael Janer y Soler en Maricao, el Colegio 
del Divino Maestro en Arecibo, y los colegios de Caguas, 
Humacao y Guayama. Los alumnos de estos planteles 
incompletos terminaban sus estudios en el Instituto, 
donde sufrían los exámenes reglamentarios. 

Durante los diez y seis años comprendidos entre 1883 
y 1899 el Instituto matriculó 1969 alumnos propios y 
2349 en los colegios incorporados. 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 371 

El Instituto Civil como centro docente representaba 
el colmo de los esfuerzos realizados a favor de la instruc- 
ción pública en Puerto Rico bajo la dominación española. 

22. Juicio acerca de los resultados de la instrucción 
durante la soberanía española. Uno de los medios más 
eficaces para poder juzgar los resultados de la instrucción 
son las cifras de los censos. ¿ Hasta qué grado pudo 
lograrse la instrucción del pueblo durante los cuatro 
siglos de la dominación española en Puerto Rico ? ¿ Qué 
datos arrojan las cifras de los censos ? 

En 1860 Puerto Rico tenía 583,308 habitantes. De 
este total, 531,931, o sea el 91.2 por ciento no sabían 
leer. Esto demuestra que los medios de instrucción no 
estaban al alcance del pueblo. De una población de 
286,766 hembras, sólo 20,569 sabían leer. La población 
de color ascendía a 282,751, de los cuales 41,736 eran 
esclavos ; pero de todos los habitantes de color, única- 
mente 6,522 sabían leer. Estas cifras denuncian no tan 
sólo un descuido general, sino una apatía y negligencia, 
que hoy es difícil de comprender. Los resultados no 
podrían ser otros. La inmensa mayoría de los puer- 
torriqueños siempre ha vivido en los campos; y las 
primeras escuelas rurales para varones las dispuso el 
general Lemery en 1856. En 1864, de una población 
total de 583,308, 3,488 asistían a la escuela. 

En 1883, la situación no había mejorado grandemente. 
En aquel año, Puerto Rico tenía 810,394 habitantes, de 
los cuales 655,062, o sea el 80.8 por ciento, no sabían 
leer y escribir. De 343,413 habitantes de color, sólo 
48,456 habían aprendido a leer y escribir. Los varones 
seguían teniendo preferencia en los beneficios de la 
instrucción, pues, de 399,674 hembras, había 64,818 que 
sabían leer y escribir. En 1883 el país contaba con 511 



¿r- 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



escuelas publicas, poro escuelas do niñas había tan sólo 
114. IV (odas las osouolas que funcionaban en iSo; 
solo 133 oslaban dirigidas por profesoras: una normal. 




l'SCliiA MATlAS GONtóLBI GARCÍA, GURABO 



Bajo 0' sistema español las escuelas carecieron de edificios especiales. //>>>• <//'<i /<i casa 
escuela es <••' edificio más importante fu muchas poblad 

una normal auxiliar, tres superiores, o; elementales. 30 
auxiliaros y una rural. Pos pueblos, Barros y Luquillo 
no teman osouolas de niñas. 

Al verificarse el cambio de soberanía existían bajo el 
régimen autonómico 529 escuelas publicas primarias, con 
una matricula total de 25,644, y a un costo total de 30S,- 
022 pesos. La población escolar so calculaba cu unes 
300,000; pero como la mayor parto de los niños vivía 
en los campos, se quedaban huérfanos de instrucción, 
pues entonces había 420 barrios rurales sin escuela 
alguna. El censo de iSqq demostró dos cosas; primero 
que la población de Puerto Rico estaba aumentando 
muy rápidamente; y, segundo, que el sistema do 
escuelas no había logrado combatir con buen éxito el 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLK $73 

analfabetismo, pues el i 
anafé 

El estado material de ],-.--: 
excepción de los edificios ex .-■ i o km los Jesuítas y los 
Madres del Sagrado ( orí zón de Jesús, am 
al amparo de la iglesia . e había levantado un 
edil ruido expresamente para escuelas publící 

En Sai r r< rmán doña Antonia Martínez legó al mu ni dpi o 
para fines escolares el edificio que hoy Ueva su nomb 
poro era una casa de familia. Casi núij 
escuelí aun en la misma Capital, estaban dotí 
mobiliario higiénico y o 1 ': enseres. Los libro-, 'V; texto 




SALÓM DE CLASE, BKVBÍA VOK/CUM, CAGÜAfi 



/;<//'/ /'/ anterior nominación pocas escuelas estaban dolada: de mobiliario higiénico. 
Hoy la: escuelas públicos están equipadas de, enseres ~j mobiliario modernos 

eran pocos y la mayor parte viejos e inservibles. Aun 
en las escuelas normales los alumno:; no estaban provistos 

de i,oxi.o , adecuados. 



¿74 HISTORIA DE PUERTO RICO 

No podía sor de otro modo. Las escuelas tío eran 
mejores, ni existían en mayor número, porque el gobierno 

no dispuso mayores recursos para SU tomento, Mientras 
hoy la instrucción figura en primer término en el presa 
puesto insular, entóneos ocupaba un lugar muy secundario; 
el primer puesto correspondía al ejército y marina. Era 
el sistema monárquico-colonial por medio del cual la 
Monarquía trataba de conservarsus dominios de Ultramar, 

El desarrollo de la instrucción en Tuerto Rico ha sido 
aun mas lento que su desenvolvimiento económico y 
político. 

Todo esto no quiere decir que antes de la dominación 
americana no existían buenos maestros, ni hombres 
ilustrados. Como maestros de verdadero renombre, 
ahí están Román Baldorioty de Castro, José Julián Aeos 
fca, Monclova, Cuevas Bacener, Emeterio Colón, Fernan- 
do Roig, Juan Massanet, José Francisco Díaz, los Janer, 
Manuel Ruíz Gandía, Enrique Huyke, Ramón Marín, 
Emiliano Díaz, los Vega, Eugenio Brac, Adrián Martínez 
Gandía, Eleuterio Derkes, y Eugenio Mana de Hostos, 
quien alcanzó justa fama como educador en Chile y 
Santo Domingo. Estos maestros, como muchos de los 
hombres ilustrados del país, llegaron a ser lo que eran y 
son, venciendo los obstáculos que se les presentaban. 
Aleanzaban fama y distinción no a causa del sistema 
educativo, sino a pesar de él. Estos maestros y muchos 
otros eran verdaderos sacerdotes de la enseñan a, ben- 
decidos hoy por los que tuvieron la fortuna de llamarse 
sus discípulos. 

23. Resumen. Las primeras disposiciones sobre instruc- 
ción se referían a la de los indígenas. La primera escuela 
de que existe noticia es la clase de gramática en el 
hospital de Sanct Alifonso. Escuelas para el pueblo en 



LA l V! RUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 






general rio existieron en Puerto Rico por mucho tíen 
En 1775 dice O'Reylly que bahía do i una en 

(a Capital y la otra en San Germán. La primera reg 
menta* íón ofi< íal de la instrucción la hizo el gobernador 




Copyífebt l,y ew r >>. 

LOS i '/ DE i.''. ESCUELAS DE RÍO PIEDRAS DEDICA» '.' ,; HOMENAJE DE CARI /. LA 
{ORIA DEL CBAM i'/ «ICIO ROMA] BALDORIOTV DE CASTRO EN LOS TEjRRE 
DE !•/■• ü tlVERSIDAD 

Miguel de Muesas en 1770. Hasta 1848 los títulos r h; 
maestros fueron expedidos por el Obispo. En 1799 se 
establecieron las primeras escuelas de ninas en la Capital. 
En [834 S( creó una Comisión Provincial de estudios 
El primer trabajo pedagógico fué publicado ':u 1^20 por 
Francisco Tadeo de Rivera. El gobernador Pezuela 
fundó la Academia Real de Buenas Letras. No se 
establecieron escuelas rurales hasta 1856. El gobernador 



376 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Messina puso en vigor su Decreto Orgánico en 1865. 

La inspección general es del tiempo del gobernador 
Marehesi. El general Sanz destituyó a los maestros 
puertorriqueños por sus ideas políticas, cubriendo las 
vacantes con peninsulares. En 1SS0, el gobernador 
Despujol reorganizó la instrucción y por breve tiempo 
hubo un aumento considerable en el numero de escuelas. 
La instrucción de la mujer estaba generalmente 
descuidada. En 1807 existía sólo una escuela rural para 
niñas. Los organismos que tomaron parte activa en la 
difusión de la instrucción fueron la Sociedad Económica 
de Amigos del País, la Iglesia Católica y el Ateneo 
Puertorriqueño. Los centros de enseñanza secundaria que 
prestaron servicios valiosos al país fueron el Seminario 
Conciliar, más tarde convertido en Seminario Colegio de 
los Jesuitas, y el Instituto Civil. 

Al verificarse el cambio de soberanía, existían 520 
escuelas primarias con una matricula total de 25,644 
alumnos. El censo de 1800 acuso un 70.0 por ciento de 
analfabetos. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: i. La instrucción del pueblo 
en el siglo XVIII. 2. La reglamentación del gobernador de Muesas. 
3. Las "reformas" del general Sanz. 4. El Decreto Orgánico del gober- 
nador Despujol. 5. Los trabajos de la Sociedad Económica de Amigos 
del País. 6. La instrucción secundaria bajo la dominación española. 
7 . Los resultados de la instrucción pública bajo la dominación española . 
S. El analfabetismo en Puerto Rico. 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Debe ser atención de la familia o del 
estado la instrucción del pueblo ? 2. ¿ Por qué los hombres ricos que 
no tienen hijos pagan contribuciones para ayudar al sostenimiento 
de la instrucción pública ? 3. ¿ Por qué no se estableció un buen 
sistema de instrucción primaria durante la dominación española ? 
¿ Lo poseía España ? 4. ¿ Por qué han faltado escuelas primari as sufi- 
cientes en Puerto Rico en todas las épocas de su historia ? 5. ¿ Por 
qué se tardó tanto tiempo en la fundación de escuelas rurales ? 6. 



LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA HASTA 1898 377 

¿ Por qué causas estaba tan descuidada la instrucción de la mujer? 
7. ¿ Por qué durante la dominación española no se fabricaron edificios 
- / olares ? 8. ¿ Por qué se dio preferencia en el plan de estudios a la 
enseñanza de la doctrina cristiana ? 9. ¿ Por qué estaba mejor 
atendida la instrucción secundaria que la primaria ? 10. ¿ Por qué 
el gobierno español dio preferencia al ejercito y a la marina sobre la 
instrucción publica en los presupuestos de la isla? n. Desarrolle 
este pensamiento: "Dónde el pueblo gobierna el pueblo debe ser 
instruido". 12. ¿ Por qué es gratis la instrucción en nuestras escue- 
las ? 13. -i Quién paga a los profesores ? ¿ De qué fondos se fabrican 
las casas escuelas ? ; Quién compra los enseres, libros de texto, papel 
y demás efectos ? 14. ¿ Podrían los hijos de los pobres recibir instruc- 
ción si cada cual hubiera de pagarla particularmente ? 



CAPÍTULO XXII 

LA GUERRA HISPANOAMERICANA: PUERTO 

RICO PASA A LA SOBERANÍA DE LOS 

ESTADOS UNIDOS 

i. Causas de la guerra. Desde hacía muchos años el 
pueblo cubano sufría las consecuencias de un mal gobier- 
no, y varias veces se había sublevado contra la dominación 
española. Una de estas guerras duró diez años, de 1868 
hasta 1878. Los abusos de los malos gobernantes con- 
tinuaban, y en 1895 estalló una nueva revolución. 

España mandó un ejército grande para subyugar a los 
cubanos, apelándose a medios crueles para lograr este fin 
Miles de cubanos sospechosos fueron reconcentrados en 
los pueblos; y vigilados muy rigurosamente murieron a 
granel de hambre y enfermedades. 

A causa de la proximidad de Cuba a los Estados Unidos, 
los sufrimientos de los cubanos y las prácticas inhumanas 
impuestas para conseguir la pacificación de dicha isla 
excitaron la compasión e indignación del pueblo ameri- 
cano. Muchos americanos poseían propiedades en Cuba, 
familias americanas estaban emparentadas con familias 
cubanas, y Estados Unidos tenía un comercio flore- 
ciente con dicha isla. Con motivo de la guerra las propie- 
dades fueron destruidas y el comercio quedó arruinado. 
Los españoles creían que los cubanos no se sometían 
a causa de las simpatías del pueblo americano, en favor 
de la revolución, y de los socorros y alientos que reci- 
bían de él. 

En la noche del 15 de febrero de 1898 una violenta 
explosión destruyó al buque de guerra americano ' ' Maine ' ' 

378 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



379 




que visitaba al puerto de la Habana. El pueblo ameri- 
cano entonces creyó que la destrucción del "Maine" con 
la pérdida de 260 vidas fué 
causada por los españoles, y llegó 
a su colmo la indignación popular. 
El Gobierno de los Estados 
Unidos, respondiendo a las exi- 
gencias de la opinión pública, 
pidió a España que retirara sus 
tropas de Cuba y otorgara al 
pueblo cubano su independencia. 
España no accedió y entregó sus 
pasaportes al ministro americano 
en Madrid. El 25 de abril, el 
Congreso americano declaró que 
existía un estado de guerra entre 
las dos naciones. Votó un cré- 
dito de $50,000,000 para fines militares. El presidente 

McKinley llamó a las armas 
250,000 voluntarios, pues el 
ejército veterano de los Es- 
tados Unidos constaba sólo 
de unos 20,000 hombres. 

2. Los principales acon- 
tecimientos fuera de Puerto 
Rico. El primero de mayo 
el comodoro Dewey aniquiló 
una escuadra española en la 
bahía de Manila. Un ejér- 
cito americano tomó la ciu- 
dad de Santiago de Cuba a 
principios de julio, después 
de varios días de combate 



EL PRESIDENTE MCKINLEY 




EL COMODORO DEWEY 



38o 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



en que se distinguieron el general Wood y el coronel 
Roosevelt. Otra escuadra española al mando del almi- 
rante Cervera había entrado en el puerto de Santiago. 
Hizo su salida el 3 de julio, y fué derrotada y destruida 
por las fuerzas navales americanas al mando del almi- 
rante Sampson y del comodoro Schley. El 13 de agosto 
cayó Manila, capital de Filipinas, en manos de los ameri- 
canos. Puerto Rico había de ser teatro importante de 
acontecimientos trascendentales. 

3. Las defensas de Puerto Rico. Era gobernador el 
general Manuel Macías Casado. La única plaza fuerte 
era San Juan. Las defensas constaban de los castillos 
del Morro, San Cristóbal y San Jerónimo, dos ciuda- 
delas, veinte bastiones, cuatro líneas de defensa y otras 
exteriores avanzadas. El Cañuelo en la entrada de la 
bahía no estaba provisto de artillería. 

De la guarnición normal se habían enviado cinco bata- 




LA BATALLA NAVAL DE SANTIAGO DE CUBA 



llones a Cuba. Quedaban en Puerto Rico para su defensa 
cinco batallones de infantería, cuatro compañías de arti- 
llería, 746 guardias civiles, 200 ingenieros telegrafistas, 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



38i 



187 guardias de orden pública y una sección sanitaria, 
un total de 357 jefes y oficiales y 6862 soldados. El 
quince de abril llegaron de Cuba cuatro compañías de 
infantería y dos secciones de artillería de montaña, un 
total de 27 oficiales y 745 sol- 
dados. Contábase también 
con trece batallones de volun- 
tarios de a 350 plazas. Dice 
el comandante Cervera que 
con los voluntarios "no se 
contó nunca para la defensa 
del territorio ' ' . Apenas existía 
caballería. El general Macías 
organizó guerrillas volantes y 
montadas. El número total de 
defensores entre tropa vete- 
rana, voluntarios y guerrillas 
llegó a unos 18,000. 

4. Medidas de precaución. 
Para bien del orden público, 
el general Macías suspendió 
las garantías constitucionales; 
prohibió el envío de telegramas 
particulares en claves y la cir- 
culación de los procedentes de los Estados Unidos ; dispuso 
impuestos de guerra y una suscripción de un millón de 
pesetas. Temiendo la falta de víveres, a causa del 
esperado bloqueo, prohibió la exportación de ganado. 
Aplazó la apertura de las Cámaras Insulares, que habían 
de reunirse por primera vez, bajo el nuevo régimen auto- 
nómico. 

Tanto el gobernador Macías como el Consejo de Secre- 
tarios dirigieron alocuciones al país, apelando al valor 
26 




TEODORO ROOSEVELT 

Caudillo de la Guerra Hispanoameri- 
cana; Presidente de los Estados 
Unidos, iqoi-iqoo; defensor del 
americanismo 



38í 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



y a la lealtad de los puertorriqueños. Dijo el Consejo: 
"El pueblo de Puerto Rico demostró siempre que ama 
la paz; pero demostró siempre que sabe mantenerse en 
la guerra digno de su raza y de su historia. Jamás holló 

nuestros hogares la 
planta vencedora de un 
extraño. En nuestros 
castillos no llameo 
nunca otra bandera 
que la bandera bicolor 
de nuestros padres 
. . . . No somos 
culpables de la lucha; 
ni la provoco nuestra 
tierra, ni la dieron 
origen nuestros actos 

"Al empeñarse la 
contienda, el Consejo 
Insular no duda de la 
victoria. La armada y 
el ejército, fieles a sus 
tradiciones militares 
ocuparán la vanguardia. Y el pueblo, que juega su 
porvenir en los combates a que se nos provoca, dará sus 
recursos y sus hombres, su fortuna y su existencia, sin 
vacilación ninguna, desdeñosos del peligro y satisfecho 
de ofrecerse en holocausto a los más nobles sentimientos 
de lealtad y de hidalguía." 

5. La prisión de Halstead. Ya en marzo fué sor- 
prendido William Freeman Halstead, subdito británico, 
corresponsal del periódico, "The New York Herald", 
mientras tomaba fotografías de las fortificaciones de 







EL GENERAL MACÍAS ORGANIZÓ GUER1LLAS 
VOLANTES Y MONTADAS 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



383 



San Juan. A principios de mayo fué condenado a nueve 
años de presidio. Valiéndose de diferentes ardides, 
seguía enviando despachos a su periódico desde su celda. 
Con permiso especial remitió el primer cablegrama de 
San Juan al "Herald," dando cuenta del desembarco de 
los americanos en Guánica y del estado reinante de la 
Capital. 

6. El primer cañonazo. El vapor americano "Yale", 
el buque fantasma, llamado también por el vecindario 
el barco de las tres chimeneas, había sido destinado a la 
vigilancia de las costas. El 10 de mayo se acercó a las 
baterías de San Cristóbal, y el capitán de artillería Ángel 
Rivero le disparó el primer cañonazo de la guerra en 
Puerto Rico. El "Yale" pronto se alejó en el horizonte. 

7. Combate naval a la vista de San Juan. Para la 
defensa marítima contaba Puerto Rico sólo con tres bar- 
cos pequeños de poco andar y potencia, el "Isabel II", 




EL FUERTE SAN CRISTÓBAL DESDE EL CUAL EL CAPITÁN ÁNGEL RIVERO DISPARO EL PRIMER 
CAÑONAZO DE LA GUERRA EN PUERTO RICO 

el "Concha" y el "Ponce de León". A estos se agregó 
el torpedero "Terror" de la escuadra de Cervera. El 
barco americano "St. Paul" había sustituido al "Yale" 



584 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




EL ALMIRANTE SAMPSON 



en el servicio de bloqueo. Las autoridades pensaban 
utilizar el "Terror" para deshacerse del molesto espionaje 

del "St. Paul". 

El 22 de junio salieron del 
puerto de San Juan primero 
el "Isabel II" y luego el 
"Terror". Se cruzó un vivo 
fuego entre el "St. Paul" y 
el "Isabel II". El "Terror", 
con su rápido andar, pronto 
se puso a tiro de combate, 
dispuesto a lanzar el mortífero 
torpedo. De pronto el "St. 
Paul" suspendió su fuego con- 
tra el "Isabel II", y tiró 
contra el torpedero toda la 
andanada de estribor. El "Terror" estaba herido 
mortalmente, y muertos un maquinista y un marinero. 
Los dos barcos españoles 
volvieron al puerto, remol- 
cando el "Isabel II" al 
"Terror". 

8. El bombardeo de San 
Juan. El almirante Samp- 
son tenía órdenes del gobier- 
no americano de dar caza 
a la flota española al mando 
del almirante Cervera y des- 
truirla. Creyendo que la 
flota de Cervera había en- 
trado en el puerto de San 
Juan, se dirigió con rapidez hacia este punto, llegando 
a la madrugada del 12 de mayo frente a San Juan. La 




EL ALMIRANTE CERVERA 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



385 



escuadra de Sampson la componían los barcos "Iowa", 
"New York," "Indiana", "Detroit", "Terror", "Am- 
phitrite", "Montgomery", "Porter", de diferentes poten- 
cias, el remolcador "Wompatrick" y el carbonero 
"Niágara". 

Sampson comenzó en seguida el bombardeo, rom- 




LOS CASTILLOS NO RECIBIERON DAÑO DE MAYOR CUANTÍA 

piendo el fuego el buque insignia "Iowa." Para evitar 
que por equivocación los fuertes hicieran fuego contra 
la escuadra de Cervera, que se esperaba, Maclas había 
dispuesto que no se dispararan sin orden del mismo gober- 
nador. Tan pronto vino ésta, contestaron al fuego de 
la escuadra los cañones del Morro, de San Cristóbal, de 
la batería San Agustín, y de los bastiones. La mayor 
parte de los disparos de los cañones de Sampson cayeron 
por encima de la ciudad y en la bahía. 



386 HISTORIA DE PUERTO RICO 

A las tres horas suspendió Sampson el bombardeo. De 
los barcos americanos el "Iowa" fué alcanzado ocho 
veces, pero ninguno de ellos resultó con averías. Un 
hombre fué muerto a bordo del "New York," y en toda 
la escuadra había siete heridos. 

Los castillos del Morro y de San Cristóbal no reci- 
bieron daño de mayor cuantía. La torre del faro fué 
deshecha. El ala norte del cuartel de Ballajá fué destro- 
zada. La iglesia de San José, la Casa Blanca, la Plaza 
del Mercado, el cuartel de Santo Domingo, el cuartel de 
la Guardia Civil, la Casa de Beneficencia, la Catedral y 
la Intendencia presentaron agujeros de diversos tamaños. 
Fueron alcanzadas veinticinco Casas particulares en San 
Juan y algunas balas dieron en Santurce. También 
cayeron proyectiles de gran calibre en el puerto, en Cataño, 
en Pueblo Viejo y en la finca de San Patricio, al otro lado 
de la bahía. 

Los muertos y heridos, entre militares y paisanos, lle- 
garon a un centenar. La Cruz Roja, a cargo de los médi- 
cos puertorriqueños de San Juan, multiplicó sus esfuerzos, 
prestando auxilios a los heridos, en los hospitalillos de 
sangre que se fundaron en diversos puntos de la ciudad. 

Por lo inesperado del ataque, hecho a deshora, y sin 
previo aviso para que se retiraran de la plaza ancianos, 
mujeres y niños, los habitantes de San Juan sufrieron 
un gran susto. De los barrios altos de la ciudad, hombres, 
mujeres y niños abandonaron sus lechos y se retiraron 
a buen correr hacia Santurce y los campos. En general, 
los habitantes como los militares mostraron un espíritu 
valeroso y tranquilo. Ambos elementos cumplieron con 
su deber, y por la noche se verificó la retreta de costumbre. 

El único efecto del bombardeo de San Juan por Sampson, 
desde el punto de vista militar, fué conocer la potencia de 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



387 



sus defensas. La flota de Cervera no se hallaba en la bahía. 
Salió de las Islas del Cabo Verde e hizo escalas en Martinica 




LA IGLESIA DE SAN JOSÉ, DESPUÉS DEL BOMBARDEO DE SAN JUAN POR LA ESCUADRA 
DE SAMPSON. ES EL EDIFICIO MÁS ANTIGUO DE LA ISLA 



y Curazao, llegando al puerto de Santiago de Cuba el 20 de 
mayo. Fué destruida al salir de dicho puerto el tres de julio. 
9. El vapor "Antonio López" destruido. El vapor 
mercante "Antonio López" vino en demanda del puerto 
de San Juan, perseguido por el "Yosemite." El barco 
mercante no poseía medios de defensa y se acercaba a la 
costa a todo andar. No pudiendo bien tomar el canal 
de la boca del Morro, fué a encallarse cerca de Punta 
de Salinas. El "Isabel II," el "Concha," y el "Ponce de 
León" salieron del puerto a socorrer al "Antonio López" 
y a repeler la agresión del "Yosemite." Después de un 
vivo cañoneo el "Yosemite" se retiró hacia el horizonte. 



388 HISTORIA DE PUERTO RICO 

El "Antonio López" sufrió grandes averías, pero se 
logró salvar todo el material de guerra que traía a bordo. 
A los pocos días, el crucero americano "New Orleans" 
le disparó granadas explosivas al "Antonio López" 
destruyéndolo por completo. 

10. El episodio de Fajardo. Hacia fines del mes de julio 
algunos barcos americanos se aproximaron al puerto de 
Fajardo; desembarcaron infantería de marina; ocuparon 
el faro en las Cabezas de San Juan; y, después volvieron 
a embarcarse. 

Fué este episodio un amago para hacer creer a los espa- 
ñoles que el ejército invasor iba a desembarcar en aquel 
punto de la costa, obligándoles a retener fuerzas en estos 
sitios, mientras que la expedición invasora se dirigía a la 
costa sur. 

En efecto, el comandante en jefe del ejército americano, 
el general Miles había escogido a Fajardo como punto de 
desembarco. Como todos los telegramas relativos a 
la proyectada invasión se habían cursado por cables 
extranjeros, Miles creyó que las autoridades españolas 
ya estarían enteradas del punto de desembarco. 

Para burlar a sus enemigos, Miles se decidió por el 
puerto de Guánica, sin dar aviso alguno de este cambio 
a las autoridades de Washington, hasta después de haber 
efectuado el desembarco. Guánica ofrecía mayores segu- 
ridades a una escuadra de transportes y barcos de guerra. 
Lejos del grueso del ejército español, Miles tendría tiempo 
para organizar su campaña y causar una impresión favo- 
rable en los ánimos de los hijos del país. 

Ya en el mes de junio había hecho un viaje a través 
de la isla el capitán Whitney del ejército americano, para 
tomar informes que resultaron exactos y de gran valor 
para cualquiera expedición invasora. 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



389 




NELSON A. MILES 



11. Los americanos desembarcan en Guánica. Des- 
truida la escuadra de Cervera y tomada la ciudad de 
Santiago de Cuba, el general 
Miles se dirigió desde Guantá- 
namo hacia Puerto Rico con 
nueve transportes, llevando 
3,415 soldados de infantería y 
artillería, dos compañías de 
ingenieros y una del cuerpo de 
comunicaciones, junto con los 
carros y equipo necesarios. Los 
transportes fueron escoltados 
por cinco barcos de guerra al 
mando del capitán Higginson. 

Llegó al puerto de Guánica 

1 • i j„i „_ Comandante en jefe del ejército americano 

en las primeras horas del 25 

de julio de 1898. Entró primero el "Gloucester", 
antiguo yate del millionario J. Pierpont Morgan, armado 
como cañonero, y con su fuego alejó de la playa los pocos 
defensores que allí se hallaban. Las tropas americanas 
desembarcaron sin dificultad ni oposición. Después de 
una corta escaramuza las pocas tropas españolas se reti- 
raron y los invasores izaron la bandera de los Estados 
Unidos. 

12. El primer encuentro. A las nueve de la mañana 
del mismo día salió de Yauco con dirección a Guánica 
la quinta compañía del batallón Patria, al mando del 
capitán Meca y seis parejas de la guardia civil. A las 
tres de la tarde llegó a Yauco por el ferrocarril de Ponce 
el teniente coronel Puig con 250 hombres, uniéndosele 
los voluntarios de infantería y caballería de Yauco. 
Salieron sin demora a la hacienda del señor Mariani, 
cerca de Guánica. 



390 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Al día siguiente una columna de siete compañías de 
voluntarios de Massachusetts y Illinois, al mando del 
general Garretson de la división del general Guy V. Hcnry 
combatió al coronel Puig, haciéndole retirar sus fuerzas 
y tomando a Yauco. Empujado por las tropas ameri 
canas, Puig se replegó hacia las alturas con unos 1,200 
hombres, encaminándose luego en dirección a Utuado. 

En estos primeros encuentros los españoles tuvieron 
tres muertos y trece heridos; los americanos, cuatro 
heridos. 

13. Los americanos desembarcan en Ponce. El 27 
de julio el comandante general Wilson llegó al puerto de 
Guánica con la brigada del general Ernst, compuesta de 
los regimientos XVI de Pennsylvania y II y III de Wis- 
consin, todos voluntarios. El mismo día se envió a Ponce 
una flotilla al mando del comandante Davis, compuesta 
de los barcos "Dixie", "Annapolis" y "Wasp". El 
"Wasp" se había adelantado y el cadete Roland I. Cur- 
tin, joven de diez y nueve años, fué a tierra en una lancha 
a pedir la rendición "de la ciudad. Poco después, el 
comandante Davis mandó a tierra al teniente G. A. 
Merriam con instrucciones de solicitar la entrega de la 
plaza. La guarnición se retiró de la playa a la ciudad, y 
Merriam no halló medios de comunicarse con el coronel 
San Martín, comandante de la plaza, y volvió al "Dixie". 
Ya de noche, los cónsules británico y alemán, acompaña- 
dos de una comisión, que representaba los intereses mer- 
cantiles de Ponce, se presentaron a bordo del "Dixie", 
manifestando al comandante Davis que estaban autori- 
zados por el coronel San Martín de convenir la entrega de 
la ciudad. Pidieron tiempo suficiente para recibir instruc- 
ciones del gobierno en San Juan, solicitud que fué dene- 
gada. Después de consultar con el coronel San Martín 



LA GUERRA HISPANOAMÉRICA 391 

volvieron a bordo, a las doce y media de la noche, y se 
convino la rendición de Ponce. A las cinco y medía de 
la mañana del 28 de julio los teñir: rriam y Haines 

con soldados de marina tornaron posesión, izando la 
bandera americana en la aduana. En aquella época era 
alcalde de la ciudad el licenciado Ulpiano Colóm. 

Al retirarse las tropas españolas fué entregado el cuartel 
a Luis Casáis, oficial de bomberos, con un piquete de este 
rpo. San Martín hizo lo que exigían las circunstan- 
cias. Entregó la ciudad y se retiró con las pocas tropas 
a su mando. Dice el historiador Coll y Tosté: "Ponce 
estaba desguarnecido. No tenía ni un fortín, ni un mise- 
rable cañón. Hubo necesidad de capitular. El coronel 
San Martín, que comandaba la tropa allí destacada, fué 
derjuesto por telégrafo, destituido, rjreso y encerrado 
en un castillo, sujeto a un proceso militar. El que conozca 
la topografía de Ponce, comprenderá la crítica situación 
del comandante de la fuerza allí destacada. San Martín 
no habrá sido un héroe : pero no fué traidor ni criminal." 

Las fuerzas de infantería americana desembarcaron, y 
al caer la tarde marcharon a la ciudad, de la cual tomaron 
po ion, retirándose luego a las haciendas "Portugués" 
y "Barrancas" en el barrio de Machuelo Abajo donde 
establecieron su campamento. Entre tanto las tropas 
al mando del general Henry llegaron de Yauco, uniéndose 
a las de Wilson. 

14. Dos proclamas. El general Macías publicó una 
orden general con motivo del desembarco de las tropas 
americanas, en la cual dijo: "El enemigo .... des- 
embarcó ayer un cuerpo de sus tropas en el puerto de 
Guánica. Para combatirlo con prontitud, marcharon 
fuerzas del ejército y del 8 o batallón de Voluntarios, que 
con gran decisión han sostenido ya diferentes combates, 



392 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



demostrando así los últimos, que las armas que espon- 
táneamente tomaron lo son para la defensa de la na- 
cionalidad de esta tierra española .... 

"Para contrarrestar la invasión extranjera, además 
de los institutos armados, confío no ha de faltarme la 




ASILO DE CIEGOS, PONCE 

Hospital Militar durante la Guerra Hispanoamericana 

valiosa cooperación y espontáneo esfuerzo del país, que 
en paz y prosperidad ha vivido hasta el día con su nacio- 
nalidad española, cuya fe ha acreditado en otras invasiones 
anteriores y que en ésta me prometo confirmará." 

El día 28 el general Miles lanzó una proclama al país 
iesde su cuartel general en Ponce. Entre otras manifesta- 
ciones dijo : ' ' Como consecuencia de la guerra que trae em- 
peñada contra España el pueblo de los Estados Unidos por 
la causa de la Libertad, de la Justicia y de la Humanidad, 
sus fuerzas militares han venido a ocupar la Isla de Puerto 

Rico Os traen ella el apoyo armado de una 

nación de pueblo libre, cuyo gran poderío descansa en 
su justicia y humanidad para todos aquéllos que viven 
bajo su protección y amparo. Por esta razón, el primer 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 393 

efecto de esta ocupación será el cambio inmediato de vues- 
tras antiguas formas políticas, esperando, pues, que 
aceptéis con júbilo el Gobierno de los Estados Unidos." 



"No hemos venido a hacer la guerra contra el pueblo 
de un país que ha estado durante algunos siglos oprimido, 
sino, por el contrario, a traeros protección, no solamente 
a vosotros sino también a vuestras propiedades, promo- 
viendo vuestra prosperidad y derramando sobre voso- 
tros las garantías y bendiciones de las instituciones 
liberales de nuestro Gobierno." 

15. El plan de campaña. En síntesis el plan de cam- 
paña de Miles para ocupar toda la isla fué el siguiente : 
Las tropas al mando del general Wilson habían de avan- 
zar desde Ponce por la Carretera Central hacia San Juan. 
En Cayey se habían de unir a ellas el cuerpo del general 
Brooke, que empezó a desembarcar sus tropas en Arroyo, 
el 3 1 de julio. Luego, las fuerzas unidas habían de seguir 
a San Juan. 

El general Schwan recibió órdenes de ocupar la parte 
occidental de Puerto Rico, uniéndose en Arecibo a las 
tropas del general Henry, que había de avanzar a dicho 
punto desde Utuado. Igual que las columnas unidas en 
Cayey habían de continuar su marcha a San Juan, apro- 
vechando el ferrocarril, si fuese posible. 

15. La campaña del general Schwan. El 9 de agosto 
partió de Yauco hacia Mayagüez una columna de 1447 
hombres al mando del general Schwan. Llevaban dos 
baterías de seis cañones y un escuadrón de caballería. 
Pernoctaron en Sabana Grande, y el 10 continuaron su 
marcha por San Germán hacia Mayagüez. Cerca del 
puente Pezuela, que cruza el rió Guanajibo, fué detenida 
esta columna por dos compañías del batallón Alfonso 



.>°4 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



- 



XIII y una guerilla al mando del valiente capitán José 
rorrecillas. Ocupaban con ventaja los cerros cerca de 
oigu< >s El tíroteo du 6 dos horas. Torrecillas 
tuvo que retirarse, Agotadas las municiones y no red- 
ando re ea os de Mayague ao le quedó otro remedio. 
as tropas espaü as tuvieron nueve bajas, tres muertos 
■ seis « dos De los americanos muño uno y fueron 
heridos quince. 

La fuerza es . '.ola. destacada en Mayaguez, abandono 
hlaeion al enemigo. Los coroneles So: o y Oses. 
...:> v al mando de 5 compañías de 

k ' linea del batallón Alfonso XIII, un 

escuadrón de caballería de 1 to 
hombres, 50 guardias civiles de a 
caballo, 40 hambres de Orden Pú- 
blico, un batallón de Voluntarios, 
una compañía movilizada de 60 
I hombres, y una sección de a piezas 
i Plasencia, al mando del teniente 
1 Olea, empezaron la retirada hacia 
|! el pueblo de has Manas, a las siete 
^ de la noche, pernoctando a once 
P kilómetros de la ciudad, en el sitio 
llamado el Consumo. 

El 1 1 de agosto, a las nueve de 
la mañana, entraron los soldados de 
Schwan en Mayagíie 

Una columna americana salió en 
persecución de las tropas españolas, 
alcanzándolas en el paso del no 
Prieto. Después de un fuerte 
tiroteo el coronel Soto se rindió con [6a hombres y se 
entregaron 200 voluntarios bajo palabra. Dice Coll y 







ALFONSO XI U 



Rey ie España, cuando .'<i Qtutra 
Hispa ttoa meriea na 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



395 




! .: X¡X. : 

JOHN R. BROCKE 

HcnrV Comandante general y primer gobernador 
militar bajo el régimen americano 



Tosté: "En la defensa y retirada de Mayagüez los 
coroneles Soto y Oses, y los comandantes Espiñeira y 
Jaspe, demostraron ser jefes 
inexpertos en el arte de la 
guerra. Sólo es digno de loa el 
valiente capitán Torrecillas." 

En siete días las tropas de 
Schwan marcharon 92 millas; 
ocuparon nueve poblaciones; y 
desalojaron las fuerzas espa- 
ñolas de la parte occidental 
de la isla. Al mismo tiempo, el 
general Stone había construido 
un camino por un trayecto in- 
transitable entre Adjuntas y 
Utuado. El general 
marchaba con su gente por 
este camino con el fin de interceptar a los españoles que 
se retiraban ante el general Schwan y de unirse con éste 
más tarde en Arecibo. 

16. El avance del general Brooke. El 31 de julio 
empezó el general Brooke a desembarcar en Arroyo 
sus tropas, infantería y artillería, en su mayor parte 
voluntarios de Ohio, Illinois, Indiana, Missouri y Penn- 
sylvania. Con las fuerzas de Brooke el ejercito invasor 
alcanzó la cifra de 15,199 hombres, con 106 piezas de 
artillería de todas clases.* 

*En cuanto al número de combatientes efectivos en Puerto Rico, ha 
habido bastante exageración. El secretario de la guerra Alger da 15,199 
como número total del ejército invasor. Según el comandante Cervera el 
general Macías tenía 7,994, entre oficiales y soldados, de tropa veterana; 
según Brau había 4,550 voluntarios; las guerrillas montadas hicieron 
ascender el total a unos 18,000 hombres para la defensa de Puerto Rico. 
El soldado americano nunca dudó del valor del español; mas, teniendo 
dispersas sus tropas, no le fué posible a Macías defender al país, mandando 
órdenes, donde se necesitaban refuerzos. 



396 HISTORIA DE PUERTO RICO 

El primer desembarco en Arroyo lo efectuaron diez 
hombres del "Gloucester," que hicieron preso al capitán 
del puerto José Casanovas, e izaron la bandera ameri- 
cana en la aduana. En los tres días siguientes desem- 
barcaron las tropas de infantería y artillería. El día 3 
de agosto empezó el avance hacia Guayama. En la 
noche las tropas capturaron por equivocación una comi- 
sión de la Cruz Roja, compuesta de los doctores Váz- 
quez y Rivera, Francisco Bruno, Julio B renes, el presbí- 
tero Rodríguez y otras personas más. El día 5 las tropas 
del general Hains fueron atacadas en las cercanías de 
Guayama por unas guerrillas. Duraron las maniobras 
y el tiroteo hasta las dos de la tarde cuando las tropas 
españolas se retiraron hacia las alturas del Guamaní 
donde establecieron trincheras. El día 8 hubo un nuevo 
encuentro en el camino que conduce a Cayey. Al 
desarrollar el general Hains un movimiento envolvente 
el día 13 la orden de suspender las hostilidades puso fin 
a las operaciones. 

17. El general Wiíson avanza por la Carretera Cen- 
tral; las acciones de Coamo y Asomante. El día 9 de 
agosto las tropas del general Wilson, compuestas.de los 
regimientos II y III de Wisconsin y XVI de Pennsyl- 
vania, y de dos baterías de artillería de campo, y de dos 
escuadrones de caballería habían llegado hasta Coamo. 
La fuerza española que allí había se componía de unos 
300 hombres del batallón Patria y de la Guardia Civil. 
El general Ernst estaba al frente de las fuerzas americanas. 
La artillería hizo fuego contra las avanzadas españolas, que 
se replegaban hacia la población, empezando luego la reti- 
rada hacia Aibonito. El coronel Hulings del regimiento 
XVI de Pennsylvania había ejecutado un movimiento 
envolvente durante la noche con 650 hombres de su mando, 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 397 

llegando a dominar la carretera por la cual se retiraban 
las fuerzas españolas. Se libró un vivo combate en el 
cual murieron heroicamente el comandante Rafael Martí- 
nez Illescas, jefe de las tropas españolas y el capitán 
Frutos López. Además los españoles tuvieron cuatro 
muertos y treinta heridos, cayendo prisioneros 167. 
Los americanos tuvieron seis heridos. El resto de la 
tropa española logró retirarse hacia Aibonito. La ban- 
dera española fué salvada por el joven recluta Ramón 
Suárez Picón, quien la recogió sobre el cadáver del sar- 
gento Bernard. 

En Aibonito había dos compañías de infantería al man- 
do del comandante José Nouvilas, que estaba con dos 
piezas de artillería en el Asomante para defender la 
retirada de las tropas españolas. En los días 11 y 12 se 
cruzaron los fuegos de artillería de Nouvilas con los de 
Wilson, que había empezado a bombardear las posiciones 
enemigas en el Asomante. El día 13 se preparaba la 
infantería americana para el avance. Ya había formado 
para emprender la marcha, cuando la orden de suspender 
las hostilidades paralizó las maniobras. 

18. Fin de la guerra. La guerra había tocado a su 
fin. La campaña de Puerto Rico duró unas dos semanas; 
se libraron seis combates en los cuales los americanos 
sufrieron cuarenta y cuatro bajas, cuatro muertos y 
cuarenta heridos. El día doce el Gobierno de los Esta- 
dos Unidos aceptó las proposiciones de paz que le fueron 
presentadas por el ministro francés en nombre del Go- 
bierno español. Como condición de la suspensión de hos- 
tilidades España accedió a la cesión de Puerto Rico a los 
Estados Unidos. El general Miles se embarcó, entre- 
gando el mando del ejército de ocupación .al general 
Rrooke, quien estableció su cuartel en Río Piedras. El 

27 



39S 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




LA GUERRA HISPANOAMERICANA 



399 




t. 



general Macías se embarcó para España el 13 de octubre, 
dejando al general Ricardo Ortega para que cumpliera 
con la triste misión de hacer 
entrega el día 1 8 de octubre 
al general Brooke. 

A las doce en punto, 
"con un sol esplendente 
que llenaba de oro y luz el 
espacio", se izó en lo alto de 
la Fortaleza, hoy Govern- 
ment House, el pabellón de 
franjas y estrellas de los 
Estados Unidos, saludado 
por los cañones del Morro 
y de San Cristóbal y por 
los aplausos de la multitud. 

Así pasó Puerto Rico a la 
soberanía de los Estados 
Unidos. Los términos de paz se firmaron en París el 10 
de diciembre de 1898. El artículo II del tratado dispone 
que "España cede a los Estados Unidos la Isla de 
Puerto Rico". Y el artículo IX establece que "los 
derechos civiles y la condición política de los habitantes 
naturales de los territorios aquí cedidos a los Estados 
Unidos se determinarán por el Congreso". 

19. Resumen. La guerra de Cuba trajo como conse- 
cuencia un rompimiento entre España y los Estados 
Unidos. El gobernador Macías tomó medidas de pre- 
caución para la defensa de Puerto Rico, y entre todos 
los cuerpos militares contaba con unos 18,000 defen- 
sores, de los cuales unos 7,000 eran tropa veterana. El 
12 de mayo de 1898 se efectuó el bombardeo de San Juan 
por la escuadra de Sampson. El 25 de julio desembarcó 



EL GENERAL RICARDO ORTEGA 

Último de los gobernadores españoles de 
Puerto Rico 



40o 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



el primer cuerpo del ejército americano al mando del 
general Miles. Ponce fué entregada por el coronel San 
Martín el 28 y el general Brooke empezó el desembarque 




/ISTA INTERIOR DEL FUERTE SAN CRISTÓBAL, POCO DESPUÉS DEL CAMBIO DE SOBERANÍA 



de sus tropas en Arroyo el 31. Las fuerzas americanas 
avanzaron en cuatro columnas: el general Schwan por 
el oeste, Henry por Utuado, Wilson por la Carretera Cen- 
tral y Brooke desde Arroyo hacia Cayey. El 13 de agosto 
las noticias del armisticio paralizaron las operaciones 
militares. De acuerdo con el protocolo, Puerto Rico 
fué cedido a los Estados Unidos y la entrega oficial se 
verificó el 18 de octubre de 1898. Como resultado de la 
Guerra Hispanoamericana España perdió sus últimos 
dominios coloniales en América y las Filipinas. 



LA GUERRA HISPANOAMERICANA 401 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Causas de la Guerra His- 
panoamericana. 2. Las defensas de Puerto Rico en 1898. 3. El 
bombardeo de San Juan por Sampson. 4. El plan de campaña del 
general Miles. 5. Combates librados en Puerto Rico. 

Preguntas y ejercicios : 1. ¿ Cuáles fueron las causas de la Guerra 
Hispanoamericana ? 2. Siendo V. el general Macías, ¿ qué medidas 
de defensa hubiera adoptado ? 3. Siendo V. el general Miles, ¿ por 
que puerto hubiera efectuado el desembarque de sus tropas ? 4. ¿ Por 
qué Miles no desembarcó sus tropas donde lo habían hecho Cumber- 
land y Harvey ? ¿ Por qué no lo hizo por el puerto de Fajardo ? 5. 
En el mapa de Puerto Rico, hágase un bosquejo del plan de campaña 
de Miles. Indíquense las rutas seguidas por Schwan, Henry, Wilson 
y Brooke. Indíquense los puntos hasta donde había llegado cada una 
de las columnas americanas al declararse la cesación de hostilidades. 
6. Hágase una comparación entre las proclamas lanzadas por los ge- 
nerales Macías y Miles. 7. ¿ Hizo bien o mal el coronel San Martín en 
entregar la ciudad de Ponce ? ¿ Tenía tropas y medios de defensa 
suficientes para evitar el desembarque de los americanos ? 8. ¿ Quién 
había de determinar los derechos civiles y condición política de los 
puertorriqueños, según los términos de paz ? 



CAPÍTULO XXIII 

CAMBIOS POLÍTICOS Y ADMINISTRATIVOS 
DESDE 1898 

i. El régimen militar americano. El r8 de octubre 
de 1898 la bandera de franjas y estrellas reemplazó la 
de oro y grana en la Fortaleza de Santa Catalina y en 
los demás edificios públicos, anunciando al mundo que 
había cesado la soberanía española en Puerto Rico. 

Se inicio un breve periodo de gobierno militar bajo la 
dominación americana a cuya frente estaba el general 
John R. Brooke. El Consejo de Secretarios hizo renuncia 
de sus cargos, pero el nuevo gobernador pidió a los 
miembros del Gabinete Autonómico que permaneciesen 
en su puesto. 

Durante el gobierno militar quedó vigente toda la legis- 
lación española, la cual sufrió modificaciones por medio 
de las "ordenes generales" publicadas de cuando en 
cuando por los gobernadores militares. A pesar del 
carácter militar del nuevo régimen, este tendía a conce- 
der a los puertomqueños las libertades mas amplias, com- 
patibles con las leyes existentes, el orden publico y el 
espíritu que informa las instituciones americanas. Era 
un periodo difícil tanto para el gobierno como para el 
pueblo. 

Los americanos desconocían las leyes y costumbres 
existentes, así como el idioma español que hablaba 
el pueblo. Los puertorriqueños no conocían el inglés, 
la lengua de los gobernantes y de la nueva metrópoli. 
No se daban cuenta exacta de los fines y propósitos 
del gobierno; y en muchas de las órdenes generales 

402 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE L898 403 

promulgadas para beneficio del pueblo, éste veía alguna 
nueva opresión o menoscabo de sus derechos, tan acos- 
tumbrado estaba a dudar de las intenciones de los 
gobernantes. 

Los partidos políticos trataban de indisponerse mutua- 
mente ante el gobierno, práctica que ha perdurado hasta 
el presente. Cada partido se componía de santos o de 
criminales, según la opinión del político que estaba cele 




LA REAL FORTALEZA DE SANTA CATALINA. I 



brando la conferencia con el gobernador. El elemento 
español desconfiaba de los hijos del país; y muchos puer- 
torriqueños no veían más que enemigos en los españoles 
residentes en la isla. 

Todas estas circunstancias dieron lugar a rozamientos, 
malas inteligencias, censuras y reproches. La diferencia 
del idioma es tal vez la causa principal de los malos enten- 
dimientos desaquella época. 



404 HISTORIA DE PUERTO RICO 

2. El gobierno del general Brooke. Al hacerse cargo 
del gobierno militar, el general Brooke publicó la primera 
orden general en la cual anunció al pueblo su política, 
cumpliendo instrucciones del Presidente. Entre otras 
disposiciones, dijo: 

"Con la cesión de Puerto Rico .... quedan rotos 
los lazos políticos que unían sus habitantes á la Monar- 
quía española; é ínterin resuelva definitivamente el Con- 
greso, el Presidente de los Estados Unidos .... ha 
puesto al recién adquirido territorio bajo un gobierno 
militar el cual es absoluto y supremo. Pero allí donde 
los habitantes rindan obediencia á los representantes 
civiles de la ley y del orden, no es su propósito que inter- 
vengan las autoridades militares .... 

"Las leyes provinciales y municipales, hasta donde 
afecten la determinación de derechos privados, corres- 
pondientes á individuos ó propiedades serán mantenidas 
en todo su vigor, á menos que no resulten incompatibles 
con el cambio de condiciones realizado en Puerto 
Rico '..'..-.'" 

El general Brooke suprimió el uso del papel sellado; 
derogó el Tribunal de lo Contencioso, pasando sus fun- 
ciones al Tribunal Supremo; ordenó que el secretario de 
hacienda se hiciera cargo del activo y pasivo de la supri- 
mida Diputación Provincial; y promulgó otras disposi- 
ciones tendientes a la armonía y buen orden dentro del 
nuevo régimen. 

3. La administración del general Henry. El 6 de 
diciembre Brooke fué sustituido por el general Guy V. 
Henry. Pronto hubo rozamientos entre él y el Gabinete, 
que, con ciertos cambios, subsistió desde el gobierno 
autonómico. El 6 de febrero de 1899 Henry publicó una 
orden general en la cual dijo: "Quedando plenamente 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE 1898 405 

demostrado, después de dos meses de concienzuda prueba, 
que la organización creada bajo el sistema español .... 
no es compatible con los métodos y progreso americanos, 
queda disuelto dicho Gabinete Insular." 

En lugar del Consejo de Secretarios, Henry creó cuatro 
departamentos, designando los siguientes jefes: Estado 
o Gobernación, Francisco de Paula Acuña; Justicia, 
Herminio Díaz Navarro; Hacienda, Cayetano Coll y 
Tosté; e Interior, Federico Degetau González. Cada 
departamento estaba organizado en negociados. Cada 
jefe de departamento era independiente de los demás 
y se entendía directamente con el gobernador. 

Henry puso la policía bajo la inmediata dirección del 
gobernador. Suprimió la Junta de Obras del Puerto, 
pasando sus funciones a la Marina y cuerpo de ingenieros 
del Ejército. Suprimió las contribuciones impuestas a 
los artículos de primera necesidad, como el pan y la carne, 
y a las profesiones y artes manuales. Hizo economías 
importantes en el presupuesto vigente. Debido a la 
mala situación económica por la cual atravesaba el país, 
suspendió por un año la ejecución sobre hipotecas venci- 
das. Ocupó militarmente todos los pueblos de la isla. 
Fundó la Policía Insular y la Cámara de Comercio. 
Abolió la cadena y el grillete en el presidio ; y dio permiso 
a los abogados españoles a ejercer su profesión en Puerto 
Rico. 

El general Henry fué relevado a instancias suyas, 
haciéndose cargo del gobierno el 9 de mayo de 1899 el 
general George W. Davis. 

4. Alteraciones del orden. Al retirarse la Guardia 
Civil de los campos, cuando el gobierno español hizo 
entrega definitiva, no quedaba ningún cuerpo de policía 
para sostener el orden. En algunas partes, especialmente 



406 HISTORIA DE PUERTO RICO 

en las alturas de Adjuntas, Yauco y Ponce, partidas de 
bandidos asaltaron las personas y propiedades de espa- 
ñoles, y muchas veces cometían desmanes en el nombre 
de la nueva soberanía. Robaban las mercancías de las 
tiendas establecidas en los campos; asaltaban las hacien- 
das; y cometieron algunos asesinatos. Se empleó la 
caballería americana en la persecución de los malhechores ; 
y el general Henry estableció para juzgar a los culpables, 
consejos de guerra, cuya autoridad fué cedida más tarde 
a los tribunales civiles. 

Estas fechorías forman una página triste en la historia 
del país. Los bandidos no se daban cuenta de que las 
nuevas libertades adquiridas bajo la soberanía americana 
se basaban en el respeto al buen orden y acatamiento a 
la ley. 

5. El gobierno del general Davis. Tanto el general 
Brooke como Henry habían tratado de eliminar la polí- 
tica de la administración. Henry convocó una asamblea 
de delegados de ambos partidos con el fin de armonizar 
los intereses públicos,, creyendo que la política obstaculi- 
zaba la introducción de ideas y costumbres americanas. 
Henry fracasó en su empeño. 

El general Davis organizó el gobierno sobre una base 
militar, designando oficiales del ejército para hacerse 
cargo de los departamentos y los cuales fueron asesorados 
por juntas especiales. Este sistema eliminó la política 
de partido de la administración, pero no las rencillas que 
se acentuaban cada vez más. Dice Wilson: "Durante 
toda la administración del general Davis quedó al frente 
de los asuntos financieros de la isla el doctor Coll y Tosté, 
hijo del país. Hubiera sido difícil encontrar un hombre 
más competente en ninguna parte para llenar funciones 
tan delicadas." 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE 1898 407 

El general Davis era un gobernante de dotes no comu- 
nes. Se aplicaba con ahinco a la reorganización de la 
administración de justicia y a la reforma de las leyes 
criminales. Prestó atención preferente a los asuntos 
de sanidad. Desde aquel tiempo el país no ha sufrido nin- 
guna epidemia de fiebre amarilla ni viruela. Modificó 
las leyes sobre contribuciones y rentas del gobierno, y 
se interesó en la administración de los municipios. 

A iniciativas del doctor Coll y Tosté, Davis organizó 
dos batallones de militares, formados por hijos del país 
y bajo el mando, al principio, de oficiales americanos. 
También fundó en Santurce los asilos de huérfanos que 
hoy se llaman Boys' Charity School y Girls' Charity 
School. 

El día 8 de agosto de 1899 el ciclón de San Ciríaco 
arrasó pueblos y campos, causando enormes daños a las 
propiedades y la pérdida de muchas vidas, colocando al 
gobierno y al pueblo en una situación sumamente difícil. 
Como medida temporaria para prestar los auxilios necesa- 
rios, Davis puso oficiales del ejército al frente de las 
administraciones municipales. 

6. La primera elección bajo la nueva soberanía. Habien- 
do cesado la soberanía española, los jefes de los partidos 
políticos creyeron prudente hacer una nueva organiza- 
ción. Cuando el general Davis dispuso nuevas elecciones 
municipales, acudieron a las urnas republicanos y fede- 
rales, en vez de puros y liberales. Las elecciones se 
celebraron municipio por municipio, empezando por 
Adjuntas en julio de 1899 y terminando con San Juan en 
enero de 1900. 

"Los cien días" de elecciones no constituyeron un perí- 
odo feliz en la historia del país. Los fermentos y agita- 
ciones políticas mantenían al pueblo de toda la isla en un 



HISTORl \ DE '- ÍRTQ í CO 

í - . o de ex< . I os -. so ■- - nos den que 

os • le • os de pa ádo ocu v'v i ,..••. 

Cada unto 3 .-. . . de ,-. . - os . - ifcos 

■ • es o -. m - os&n nos de todos os ■. i i ■ ■ es 

esto - ce it -. . . \- o - 3 . ■ ■ eco 

■ - . Oo no es lo ge leral los ederafc •• 

en 44 municipalidades \ epub - 

- El Gobierno Civil. R". ^olv .. 
co» si ist ito -v estadista j dotes de e . . don, pare- 
es dente Oo tg eso e - o me ñas amplio 
ace cu i el esta do de h sin que ha} a eso Ito go v 
o antes j des >ués de su l e o » 
cVcudíeroii . Congreso varias comisiones - lacei 

■ est •.-• las necesidades del país Podas estaban u i 
oes e - -. go • e 10 c \ el cabotaje o libre co i 
c o co ■ os íst dos l - dos \ .-. - - éstamo . . . 

■ . ice ■• lo íes de dólares • ayi s . c 

■ . - . . sus ñucas 3 hade idas 
el cidó* 

E Ce tg eso . probó la I ej Po i sp so un 

civil de carácter "tempe tu o el cual entró en 
■ aero de ••..-. o de i ooo. 
S. La Ley Foraker y el Status de Puerto Rico. 
acuerdo con la ley o' esidente MeK \\ nombró 
primei gobe civil ba 

V C la es H \ i • • j deságn - los siguientes jetes de 
•> Sec e o "•'•. . • H Hunl . tesorero 
J. II. I tol wftdí V- . te R Gan ison Cono s 
Interior, w -i E ot F seal Gene ihn A lussell; 

Com sionado de is i ce - M. G Brumbaug 

Estos seis efes de departamentos todos americanos 5 
cinco puertorriqueños también nombrados por ej Pre 
sidente formaron el Consejo Ejecutivo que ademas de 



'i. funciona i ,< 1 < constituía la cámara alta 'i'-, la 

/ m.¡,I< i) 1/ :<r,l;.l.i/;. Lo - ••.••.■■■.■ 

eran ¡efe* d< departan^ tío frieron [ofé C Bí ■■■ 
Rosendo Mat i' /j//i Cintren, Jo,'', de Diego, Manuel 
Camuflan y Andrí r ro tas 

i,.. ( amara efe Delegado* de r; míembrosera de elec 
cíóti popular, correspondiendo cinco delegados a - 




i-finii' <./ 1:1 . i- i i i:/ ;-, i / (iOHIKUMO C.IVII,, <■/■', 

ih i ..i, mullí ii derecha w n UlUott, Comí lona/lo del Interior, i 11 ííollander, 

I r 1,,1'rn, W II II mil, ' ' .,; nliirn, , < hurli-, II Alh-n, Gobernador, I M Hurlan, 

i-i cal General, li 11 CJarri on, Auditor, / M G Brumbaugk, C'omi ümado 

de I n huí i ii'ni. 

uno de los siete distritos en que el Consejo Ejecutivo 
había de dividií la isla. 

Bajo la Ley Forakei Puerto Rico no se constituyó 
'■ii territorio; ni fué reconocido como parte integran 
te de los Estados Unidos; tampoco otorgó '1 (j>ri'/ t r< •;.;(> 
a los puertorríqueftos la ciudadanía americana, sino 
los calificó como "ciudadanos de Puerto Rico", El es 
pafiol y el extranjero residentes en el país tenían 
medios para hacerse ciudadanos americanos; el puerto 
1 1 ¡ciucfío no, 



4io HISTORIA DE PUERTO RITO 

Bajo la Ley Foraker quedaba en vigor el derecho de 
aduana de un quince por ciento de los derechos fijados por 
la Ley Dingley sobre todos los productos puertorriqueños 
introducidos en los puertos de los Estados Unidos. Los 
derechos cobrados pasaron al tesoro de la isla. Tan 
pronto la Asamblea Legislativa de Puerto Rico hubo 
dispuesto medios para sostener la administración, el 
presidente McKinley concedió entrada libre en los puer- 
tos americanos a los productos de Puerto Rico. 

Bajo la Ley Foraker el pueblo de Puerto Rico no tema 
obligación alguna de ayudar con fondos al sostenimiento 
del gobierno nacional. 

o. La división electoral. Al Consejo Ejecutivo com- 
petía el hacer la división de la isla en siete distritos elec- 
torales. Se nombro mía comisión compuesta de los cinco 
puertorriqueños para que presentara un plan. Los dos 
partidos mostraron la tendencia de "querer ganar las 
elecciones antes de acudir a las urnas." por medio de una 
división que favoreciera al partido interesado. Por fin 
se aprobó el proyecto de división presentado por el con- 
sejero Cresas y el cual tenía el apoyo de los republicanos. 
Crosas decía que su plan daría •.ves distritos a los federa- 
les, tres a los republicanos y dejaría uno en condiciones 
de lucha para ambos partidos. 

Los consejeros federales Camuñas y de Diego creían 
que. por la irregularidad de su forma, el distrito de 
Aguadilla estaba hecho a prop >sito para asegurar el 
triunfo de los republicanos. Al adoptarse el proyecto 
de Crosas por mayoría de votos. Camuñas y de Diego 
presentaron sus renuncias ante el Presidente, quien 
designo a los señores José Come:: Brioso y José Cu.:- 
man Ben fc( de filiación republicana para cubrir las 
vacantes. 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE L898 411 

10. Las primeras elecciones bajo el gobierno civil. 
Ambos partidos se preparaban para la Lucha electoral 
que había de verificarse el o de noviembre de kioo. 
Ambos partidos celebraron sus asambleas para adoptar 
un programa y designar candidatos. 

Los federales aunque protestaban de la división electoral 
hecha por el Consejo Ejecutivo, sin embargo, se dispo- 
nían a la Lucha. Tóeos días antes del señalado para 
emitir el voto, (-1 Consejo Fjecutivo, al designar los fun- 
cionarios que habían de presidir las mesas, acordó, que 
de los tres jueces de elección en cada colegio uno había 
tic ser federal, uno republicano y el tercero sin filiación 
política alguna. Los jefes federales manifestaron que 
esta medida, que se designó con el nombre de "el dos 
por uno," se lomo para dar el triunfo a los republica- 
nos, alegando que no existían en el país elementos sin 
afiliación política para proceder con independencia de 
criterio. Los jefes federales decretaron, por fin, el retrai- 
miento y que el partido se abstuviera de votar. 

De los 123,140 electores inscritos, 58,357 votaron la 
candidatura republicana; 148 la candidatura federal; 
y 64,635 dejaron de volar. La Cámara de Delegados 
estaba formada exclusivamente por republicanos. Fede- 
rico Degetau González fué electo primer Comisionado 
Residente ante el Congreso Nacional, pero bajo la Ley 
Foraker no tenía voz ni voto en dicho cuerpo. 

11. Las elecciones de 1902 y 1904. Para las elec- 
ciones de [902 aparecieron inscritos [58,924 electores, 
muchos ile ellos por medios fraudulentos. Los candi- 
datos de ambos partidos fueron propuestos por las 
directivas y no por los electores mismos. Tampoco era 
necesario designar candidatos residentes en los distritos 
que iban a representar. 



412 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El número de votos emitidos alcanzó a 111,216, obte- 
niendo los republicanos 73,823 y los federales 34,605. 
De los 35 delegados a la Cámara los republicanos eli- 
gieron 25; los federales 10. 

Después de las elecciones de 1902 se disolvió el Partido 
Federal y nació la Unión de Puerto Rico, nuevo organismo 
político, ideado por Rosendo Matienzo Cintrón. Muñoz 
Rivera y los nuevos jefes de la Unión recorrieron toda 
la isla en propaganda a favor del nuevo partido, cuyo 

nombre tuvo buena acep- 
tación. 

La elección de 1 904 fué 
la primera en que no se 
registraron desórdenes. 
De los 225,262 electores 
inscritos, 89,182 emitieron 
su voto a favor de la 
Unión de Puerto Rico, 
que triunfó en cinco de los 
siete distritos, ganando 25 
delegados. Los repub- 
licanos ganaron dos dis- 
tritos y 10 delegados con 
los 53,674 votos de su 
partido. En dos años el 
número de republicanos 
había bajado en más de 
20,000. Tulio Larrinaga 
fué electo por los unio- 
nistas Comisionado Resi- 
dente ante el Congreso. 
Desde el año 1904 la Unión de Puerto Rico ha sido 
partido de mayoría, triunfando en todos los distritos 




TULIO LARRINAGA 

Comisionado Residente ante el Congreso 

Nacional, iooj-ioii; nombrado por el 

Presidente Roosevelt representante de los 

Estados Unidos en las Conferencias de 

Rio de Janeiro, de Albuquerque y de 

Berlín; miembro del Consejo 

Ejecutivo, 1911-1917 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE 1898 



413 



electorales en 1906, 1908 y 1910. En este último año llevó 
a Muñoz Rivera al puesto de Comisionado Residente, 




EL PRESIDENTE ROOSEVELT DESEMBARCA EN PONCE AL HACER SU VISITA A PUERTO RICO 

Va acompañado del gobernador Winthrop, del alcalde Simón Moret y de otras personas 

siendo reelecto en 191 2 y 19 14, sorprendiéndole la muer 
te en 1916, cuando ocupaba dicho cargo de confianza. 

12. La Ley Foraker en la práctica. La Ley Foraker 
era el resultado de una transacción entre diversos pare- 
ceres en el Congreso americano. No satisfacía todas 
las opiniones en Washington, ni en el país. Muchos 
puertorriqueños creían de buena fe que, como ley orgá- 
nica, no resultaba tan liberal como la Ley Autonómica 
concedida por el gobierno de Sagasta en 1897. 

La Ley Foraker no reconoció el territorio de Puerto 
Rico como parte integrante de los Estados Unidos, ni a 
los puertorriqueños como ciudadanos americanos. Esta- 
bleció la fusión de poderes legislativos y administrativos 
en los jefes de departamentos. Durante quince años 

28 



4U 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



los jotos de departamentos oran americanos venidos de 
los Rstados Unidos. Toóos de olios sabían el español 
o conocían a Puerto Rico, sus leyes y sus costumbres 
autos do ocupar ol cargo para ol cual fueron designados 
por ol Presidente. Todos estaban animados del espíritu 
do "americanizar" ol país sin pérdida do tiempo. 

El elemento americano mantenía ol dominio, tanto 
en asuntos do legislación como en materias administra- 
tivas. Los ora posible evitar que pasara cualquier pro- 
yecto do ley que creían 
perjudicial, aunque tu- 
viera la aprobación do 
todos los hijos dol país 
en ambas cámaras. Los 
proyectos do: Consojo 
que salían triunfan tos ex- 
cedían en número a los 
presentados en la Cámara 
de Delegados y que mere- 
cieron la aprobación del 
Consojo. El proyecto do 
lev creando un banco 
agrícola para prostar di- 
nero a los agricultores fué 
presentado en varias sesio- 
nes. Tenía las simpatías 
del país y el apoyo de 
todos los legisladores 
puertorriqueños. Siem- 
pre fué derrotado por ol 
elemento americano en el Consojo. que en tal ley veía 
un grave peligro para la hacienda pública, y que opina- 
ba que el establecimiento de bañóos ora asunto pan ion- 









'Jl 







LV1S SXN< ( QR \- ES 

! 
a . . . 

atmal HKJttimt, 19x0-191? 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE L89S 



415 



lar. Como medida "temporaria", la Ley Foraker quedó 
en vigor, con ligeras modificaciones, diez y siete años. 




? ■" í t i i 1 ; ; T ^T ,fc ' 



EL EDIFICIO DEL GOBIERNO FEDERAL EN SAN JUAN 

Aguí radican la Corte de Distrito de los E. E. U. U., la Aduana y la Administración 
del Servicio Postal 

Éstas y otras circunstancias, especialmente la cuestión 
de puestos y empleos públicos, causaron gran descontento 
en muchos puertorriqueños, que anhelaban un gobierno 
más liberal, en el cual ellos tuvieran mayor participa- 
ción en el manejo de sus propios asuntos públicos, y con 
separación completa del poder ejecutivo del legislativo. 

Durante los primeros años del gobierno civil existieron 
rozamientos entre los primeros gobernadores y los direc- 
tores del partido que no estaba en el poder a causa de dife- 
rencias de criterio. Con miras elevadas para alcanzar 
beneficios futuros, la administración prestó su apoyo al 
partido que apoyaba a la administración. 

A pesar de las quejas y protestas originadas a causa de 
las disposiciones de la Ley Foraker, no existe duda alguna 
que bajo dicha ley el país hizo grandes progresos. 



• 



STOP DE PUKP 



; . Foraker las dos íu as asambleas eg - 

i las leyes sicas qu< iforman el es 

syp -v. . : ■• - itos amei Lcanos e - i qc i 
... sobei a i a Figui a en p imei .. c kj la 
ley de juici - los en casos de acciones c n i les 

A esas Asambleas coi es >onde la gloi a de haber \?otí i 

- rae ec ligos que constituyen él cuerpo de leyes 
país y que . quIj s por un ce o - - es íecial 

Es - . gos han su - . aciones segí n la es v 

. .".'. -. las c cuns ancias las exigían. 

Bajo la Ley Foi ake se 
estableció la pauta en la 
administ i de los 

asuntos públicos de 
acuerdo con las prácticas 
americanas que Han 
quedado como ense- 
ñan as para el porvenir, 
ejemplo y las enseñan 
v.s de hombres como 
Hollander y Wüloughby 
en Teso:v . de Harían 
en Justicia : y de Garrison 
y Bonner en Audituna 
han establecido normas 
de eficiencia en cuanto 
a procedimientos y de 
honradez en el manejo 
de los intereses del pue 
blo, míe nunca han dado 
lugar a dudas. El país ha sabido aprovechar las ense- 
.-.s de los buenos administradores Lis cuales son 
duraderas. 




• \ \ \-V, N \ 



■ v 


- 


x' K 


. 


. 


' 


. 









I \i\ii;k >:, Al »MINi;;i'KA I IV< IS l HCSI HC IHDN 



M, 



l!.ii(i i.i Ley Poraker no ocuparon puestos como ¡cíes 
de departamentos l<>: ; hijos del país hasta la formación 
de] Departamento Consolidado, sanidad, beneficencia 
\ prisiones, creado poi la Asamblea Legislativa, y cuya ¡«' 
fetura se confió al sefloi Manuel ( Camuflas por varios años 
En i >) i ',. .1 Insl ancias i l»'l 
gol leí nadi h Yagei el pi e 
si.lcnic Wilson nombró 

¡ ieei el .11 n > ( le I 'lierl ( > l\ ie< ) 
,1 Mari 111 Tr;i vie:;< i, y ;i 

M.nuiel V I )omenech para 
el cargí » de ( )< imisionai l» » 
del luí eri< ir, reci mi iciendi i 
asi la amplia capacidad 
de l< »s puertoriqueños pa 
r. 1 dirigir los deparl .unen 
t< »:. «le In adminisl ración. 
13. Kl Acln Jones, ley 
orgánica de Puerto Rico. 

I )urante el I iempo i [ue 

servía el cargo de ( )omi 

sionado Residente ante el 

( Congreso, M uno/, Rivera 

laboró constantemente 

por conseguir más am 

plios derechos políticos 

para los puertorriqueños. Por lin estuvo en discusión el 

provéelo de ley Jones. Minio/, Rivera obtUVO del prc 

sidente Wilson la suspensión de las elecciones generales 

de [916, para asi comprometer al Congreso a prestar 

atención favorable al proyecto en estudio. Al país aconsejó 

abnegación y desinterés, asegurando el triunfo <le sus 

labores. 




|08B D QKNICDII i o 

Tesorero de Puerto Rico, 1017 icaa; 01 wni 

iadoi del < 'oléalo de Leyes m la Univeí üdad 

de Puerto Rico} doi vei es Gobernado) 

iiilo ÍHO 



4i8 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Muñoz Rivera pasó a mejor vida el 15 de noviembre 
de 1916, sin ver realizados sus anhelos. A los esfuerzos 
de Jones, Towner y Kenyon en el Congreso, se unieron 




EL PRIMER GABINETE ADMINISTRATIVO BAJO LA LEY ORGÁNICA JONES 



De izquierda a derecha: A. Ruiz Soler, Comisionado de Sanidad; José E. Benedicto, 

Tesorero; Ratnón Siaca Pacheco, Secretario Ejecutivo; Hon. Arthur Yager, Gobernador, 

IQ14-1021; Paul G. Miller, Comisionado de Instrucción; Manuel Camuñas, 

Comisionado de Agricultura y Trabajo; Salvador Mestre, Fiscal General; 

Guillermo Esteves, Comisionado del Interior; Jesse W. Bonner, Auditor; 

y Pedro L. Rodríguez, Secretario Particular del Gobernador 

los del gobernador Yager y de una comisión especial que 
fué a Washington en representación de los dos partidos. 
El Acta Jones entró en vigor el 2 de marzo de 191 7. 

14. Disposiciones de la nueva ley orgánica. Bajo la 
nueva ley orgánica queda separado por completo el 
poder legislativo del ejecutivo. La Asamblea Legislativa 
se compone de 19 senadores y 39 representantes, todos 
de elección popular. 

El Presidente de los Estados Unidos nombra al gober- 
nador, auditor, fiscal general, comisionado de instrucción 



CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE 1898 



419 



y jueces de la Corte Supre- 
ma. Los demás jefes de 
departamentos y funciona- 
rios judiciales los designa el 
gobernador con el consejo y 
consentimiento del Senado. 
Las elecciones generales se 
verifican cada cuatro años 
en el mes de noviembre. 

La Ley Jones dispone una 
declaración de derechos, 
garantizando los derechos de 





ANTONIO R. BARCELO 

Miembro de la Cámara de Delegados, 1906-1914; 

miembro del Consejo Ejecutivo, 1914-1917; 

presidente de la Comisión de Economía, 1915- 

1917; Presidente del Senado, 1917- ; 

Presidente del Partido Unión de Puerto 

Rico, 1912-1914 y 1915- 



JOSE CONRADO HERNÁNDEZ 

Se retiró voluntariamente del puesto de 

Juez Presidente de la Corte 

Suprema en 1922 

las personas y de la pro- 
piedad. Da facultades 
amplias a la Asamblea 
Legislativa. Conserva 
para el Tesoro Insular 
los derechos de adua- 
na, las rentas internas, 
y aun le son devueltas 
las cantidades cobradas 
por concepto de impues- 
tos sobre los tabacos in- 
troducidos en los Esta- 
dos Unidos desde Puerto 
Rico. Establece el sufra- 
gio universal para los 



#20 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




varones mayores devein - 

-s de edad. 

I a Ley Jones subsana el 
error más grande de la Lev 
Poraker declara ciudada- 
nos ame tcanos a I oc -> los 
puertorriqueños, concedierj 
do un plazo de seis meses 
para aquellos que no de- 
sean aceptarla. Hoy el 
ciudadano americano na- 
cido en San Juan goza de 
los mismos derechos civi- 
les y políticos que el naci- 
do en Washington, 



.' . ' tcarg 

R • 

Les primeros jefes de 
departamentos nombra- 
dos bajo el Acta Jones 
el gobernador Yager con 
el consejo y consenti- 
miento del Senado eran: 
José E. Benedicto, teso- 
rero; Guillermo Esteves, 
comisionado del interior; 
Alejandro Ruíz Soler. 
comisionado de sanidad; 
y Manuel Camuñas, 
comisionado de agricul- 
tura y trabajo. t\i audi 
tor J. W, Bonner, el fiscal 




PEÍ l\ COKBOVA m\ u \ 

! ¡o A -'•""- 



CAMUin:, AIJMINIS'I l-'A'l [VOS DIÍSDIÍ I80H 



/\2 I 



general Howard L, Kern y el comisionado de instrucción 
Paul G. Miller, que tenían nombramientos presidenciales, 
conl ínuaban '-II bus puestos, 

15. Elecciones de \<)A<>. En Las elecciones de [920 
triunfó el Partido Unión de Puerto Rico, eligiendo 
para Comisionado Residente en Washington a Félix 
( órdova Dávila. De los 19 senador* corresponden a 
los unionistas [6, a los republicanos dos y a los socialistas 
uno. En la Cámara de Representantes ha y 28 unionistas, 
6 republicanos, 3 socialistas y 2 del Partido Popular. 

Al constituirse la 
Asamblea Legislativa fué 
designado presidente del 
¡ leñado Antonio R. Bar 

celó, ¡cíe del ] >;i i t,i< |< > de 

mayoría. I ^'i ( Jamara de 
Representantes nombró 
como su presidente a 
( Cayetano Coll y ( Juchí. 
El senador José Tous 
S^i.n, presidenl e del Par 
1, ido Republicano, es líder 
de la'minoría en <-l Senado 
y el represa fcante En 
rique ( ronzález Mena cu 
la ( Jamara. 

16. Últimos cambios 
administrativos. Con el 

joam B, HUYKE 

triUnfodel PartldoRepub Vicepresidente de la Unión de Puerto Rico, 

.. 1 . nji ¡ iij.-n, miembro de la ' amara, 

LÍCanO <'li las eieCClOneS rp/2 tozo; presidente de iu Cámara </« 

. . . ,, Representantes, rpií ioío; ( "im loriado 

generales 'le 1920 SUblo </-.■ Instrucción, ";•' 

a la presidencia de lo:; listados I nido:; Warren < ). I tarding 

el 4 de marzo de [921. Entre_jDtros nombramientos 




4aa 



HISTORIA DE PÜEP IV RICO 



para Puerto Rico, designó a K. Moni. Reily para ocupar 

el cargo de gobernador y a Juan B. Huyke el de comisio 

nado de instrucción. 

Después de haber prestado servicios en la magistratura 

durante cuarenta y sois años, so retiró voluntariamente 

el presidente de la Corte 
Suprema José Conrado lior- 
na ndez . El presidente 
Harding nombro al juez 
asociado Emilio del Poro 
juez presidente de dicho 
alto tribunal. 

17. Resumen. El cam- 
bio de soberanía se efee 
tuó el 18 de octubre de 
1S0S. siendo el primer 
gobernador militar ameri- 
cano el general John R. 

Copyright bj H*rris * Bwtng l>rOol\0. Oucdal\l CU VÍgOr 

La Legislación española, 
modificada por las ordenes generales de los gobernadores 
militares. El general llenry disolvió el Gabinete de 
Ministros y creó cuatro departamentos: Estado, Justicia, 
Hacienda e Interior. Kl general Puvis organizó el gobierno 
sobro una base militar, designando oficiales del ejército 
como jefes de departamentos. Las primeras elecciones 
municipales bajo la nueva soberanía se verificaron en [899, 
El primero de mayo de 1 000 entro en vigor la Ley Fora- 
ker, implantándose el Gobierno Civil, Mr. Charles 11. 
Alien fue el primer gobernador civil. Bajo la Ley Pora 
ker, Puerto Rico no era parte integrante de los Estados 
Unidos, ni ciudadanos americanos los puertorriqueños. 
Los jefes de departamentos formaron parte del Consejo 




CAMBIOS ADMINISTRATIVOS DESDE L808 r; 

Ejecutivo, () sea el ;| "" cuerpo Legislativo, La división 
de l.i isla en distritos electorales causó disgustos, v en la 
primera riircimí bajo el Gobierno Civil, el partido Federal 
;■,(• abstuvo de votar. En Las elecciones de [900 y i<;o2 
triunfaron los republicanos, que votaron los códigos li<>y 
cu vigor, pero que lian venido experimentando modifica 
ciones. Desde C904 Lia estado en mayoría la Unión de 
ruello Rico. El dos de marzo de cqi 7 se Inauguró una 
nueva forma de gobierno bajo La Ley [ones Queda 
separado el podo' ejecutivo del legislativo. La A.sam 
blea Legislativa se compone de tg senadores v 39 repre 
sentantes, Las elecciones generales se verifican cada 
cuatro afíos. Los puertorriqueños hoy son ciudadanos 
americanos. La Ley Jones garantiza los derechos «le la 
persona v de la propiedad. Conserva para el Tesoro 
lnsiil.it los derechos de aduana, las rentas internas y los 
Impuestos sobre los tabacos Introducidos en Los Estados 

U nidos. 

INDICACIONES PARA BL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Tennis puní ejercicios escritos: i. Modificaciones administra 
bivas bajo ©1 gobierno militar americano. 2. Los beneficios y defi 
ciencias de la Ley Poraker. 3. Obra del Consejo Ejecutivo. 4. El 
status de Puerto Rico bajo La Ley Poraker. s. La Ley Jones: sus 
disposiciones principales. 6. Los puertorriqueños como ciudadanos 
americanos. , Los ingresos del Gobierno [nsular bajo la Ley .¡ones. 
s. El gobierno de los municipios. 

Prcftuntiis y ejercicios: i. líxpliquc y amplifique este pensa 
miento: A.quél que gobierna menos es el mejor gobierno. 2, , : Por 
qué continuaba en vigor La Legislación española bajo e1 gobierno militar 
americano ? .;• ¿ Como so iliforonoúi oí gobierno militar del civil ? 
.|. ,1 Por qué en La Ley Poraker el Congreso dispuso que Los ¡efes de 
departamentos fuesen .1 un mismo tiempo administradores y Legisla 
dores ? 5. i Qué beneficios se han derivado de este sistema ' . Qué 
peligros ofrecía ? 6. i Qué se entiende por un gobierno Liberal? 
,; Conservador ? ;■. .' Qué deberes cumple el Comisionado Residente 
unto ol Comatoso ? 8. .' Cuál os La principal atribución de La A.sam 
blea Legislativa ? , ; Quión ilispono ouánto dinoro y para qué fines se 



424 HISTORIA DE PUERTO RICO 

pueden invertir los fondos insulares ? 9. ¿ Cuáles son las atribuciones 
del Auditor de Puerto Rico ? 10. ¿ De dónde se deriva el dinero 
para pagar los gastos del gobierno ? n. ¿ De qué modo garantiza 
la Ley Jones los derechos de la persona ? ¿ Pueden las autoridades 
privarle de su libertad sin causa justificada ? ¿ Puede la policía 
registrar su casa sin su consentimiento ? ¿ Puede la policía reducirle 
a V. a prisión sin presentarle un mandamiento de arresto ? 12. ¿ De 
qué manera está garantizada la propiedad ? ¿ Puede el gobierno qui- 
tarle su propiedad ? El gobierno necesita un terreno de V. para 
levantar en él una casa escuela. No hay otro disponible. V. no quiere 
vender. ¿ Puede el gobierno tomar el terreno en cuestión ? 13. 
I Qué derechos y libertades disfruta V. como ciudadano americano ? 
14. V. está viajando en un país extranjero y se encuentra en alguna 
dificultad. I A quién se dirige V. para buscar remedio a su situación ? 



CAPÍTULO XXIV 

PUERTO RICO EN LA GRAN GUERRA 
MUNDIAL 

i. Estados Unidos se coloca al lado de los Aliados. 

Pocos meses antes de entrar Estados Unidos en la Gran 
Guerra Mundial el puertorriqueño no era ciudadano 
americano. El día dos de marzo de 191 7 el Congreso 
otorgó una nueva ley orgánica, mediante la cual se con- 
cedió la ciudadanía americana a los puertorriqueños. 
El puertorriqueño estaba no sólo dispuesto a combatir, 
sino que ofreció compartir con sus hermanos del Norte 
todos los sacrificios de la guerra contra el Imperio Alemán. 
2. El Regimiento de Puerto Rico pasa el Canal de 
Panamá. El Departamento de Guerra ordenó poner en 



■ I \ 
1-7 1 


*~ 




| 




1 \ 


i . 


3> 




^I^^l. ftlv j¿ 




BHHHK ' 1 - 



CAZASUBMARINOS AMERICANOS QUE VISITARON AL PUERTO DE SAN JUAN DURANTE 
LA GRAN GUERRA MUNDIAL 

pie de guerra el Regimiento de Infantería de Puerto Rico, 
y autorizó el reclutamiento hasta completar un total de 



425 



426 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



i. ooo hombres, cubriéndose las 654 plazas nuevas en tres 
días. El primer contingente, al mando del coronel Burn- 

ham, se embarcó en el trans- 
porte Buford, a mediados de 
mayo con rumbo a Colón, 
República de Panamá. La 
salida de los soldados fué uno 
de los actos más imponentes 
que se han realizado en el 
país. Miles de personas de 
la isla acudieron a San Juan 
a darles la despedida. Fué 
la primera vez que salía el 
regimiento a prestar servicio 
fuera de Puerto Rico. El 
resto de la tropa siguió en 
julio. 

Los soldados sentían jus- 
to orgullo por la confianza 
depositada por el Gobier- 
no en su lealtad y valor, 
al mandarlos a defender 
un punto de la importancia estratégica del Canal de 
Panamá. 

En 1920 cesó el status especial del regimiento, pasando 
a formar parte íntegra del ejército permanente de los 
Estados Lmidos. 

3. Campamentos para la instrucción de oficiales. En 
agosto se organizó en Cayey el primer campamento para 
la instrucción de oficiales. Muchos de los jóvenes que 
fueron admitidos habían estudiado en las universidades 
americanas, y estaban bien preparados para seguir un 
curso breve e intenso. Se graduaron 179 jóvenes como 




EUGENIO C. DE HOSTOS 

Oficial del Regimeinto de Puerto Rico, 
1005-iQiS; te Ejército 

de los Es:,: t, ic-iS-igio; 

> servicios importantes durante la 

Guerra Mundial et: el Departamento 
'anamá 



PUERTO RICO EN LA GRAN GUERRA MUNDIAL 427 



oficiales. El segundo campamento de instrucción dio 
un contingente de 248 oficiales, y el tercero 278. El 
cuarto campamento no había terminado cuando se de- 
claró el armisticio. 

Estos oficiales representaban lo mejor de nuestra juven- 
tud tanto por sus condiciones físicas como por su cultura 
general. Gran parte de ellos abandonaron el magisterio 
para ingresar en el servicio militar. 

4. El servicio militar obligatorio. Para poner en prác- 
tica la ley del servicio obligatorio, se organizó el personal 
correspondiente presidido por el gobernador Arthur 
Yager. El trabajo de inscripción y envío de los reclutas 
al campamento estaba a car- 
go del ayudante general John 
A. Wilson y la junta de 
distrito, compuesta de los 
señores Eduardo Giorgetti, 
Juan de Guzmán Benítez, 
Dr. José S. Belaval, Luis 
Sánchez Morales y Abrahán 
Peña. El coronel W. F. 
Lippitt del cuerpo médico 
del ejército nacional tenía 
bajo su dirección el examen 
físico de los reclutas. En 
cada municipalidad se orga- 
nizó una junta local para 
atender a la inscripción mi- 
litar y al llamamiento de los 
soldados. Es digno de todo 
encomio la conducta desinteresada de las 76 juntas locales 
que sirvieron su cargo gratuitamente y desplegaron gran 
actividad en el desempeño de su cometido. 




LUIS RAÚL ESTEVES 

Graduado del Colegio Militar de West 

Poinl; encargado del tercer campamento 

para la preparación . de oficiales; 

teniente coronel. Guardia Nacional 

de Puerto Rico 



428 HISTORIA DE PUERTO RICO 

La selección de los soldados por sorteo se verificó en el 
teatro municipal de San Juan en presencia del honorable 
Gobernador y de la Asamblea Legislativa, resultando 
un acto muy solemne. 

Muchos jóvenes puertorriqueños se alistaron como 
voluntarios bajo la bandera nacional antes de ponerse 
en vigor la ley del servicio obligatorio. 

5. El campamento Las Casas. Aunque al principio 
las autoridades habían pensado en enviar a los reclutas 
a los campamentos de los Estados Unidos, se acordó el 
establecimiento de un campamento en Puerto Rico. Así 
es que para disciplinar y adiestrar la juventud puerto- 
rriqueña, que fué llamada a prestar servicio a la gran 
nación americana y a la causa sagrada defendida por ella 
y sus aliados, se instaló, bajo la dirección del general 
Townshend, el campamento Las Casas en Santurce. 

Aquí se preparó un contingente de 16,538 soldados, a 
las órdenes de los generales Chrisman y Townshend. 
En breve tiempo los soldados puertorriqueños estaban 
bien disciplinados y -adiestrados en la práctica militar. 
Cuando se firmó el armisticio, estos soldados completa- 
mente equipados y preparados esperaban órdenes de 
trasladarse a Francia. 

6. Gestiones de la población civil. Antes de tomar 
acción alguna el Congreso para crear una comisión de 
alimentos, la Asamblea Legislativa aprobó una ley dis- 
poniendo una comisión de esta índole para Puerto Rico. 
Esta comisión, presidida primero por el honorable Anto- 
nio R. Barceló y más tarde por el señor Albert E. Lee, 
realizó esfuerzos que constituyen una página brillante en 
la parte con que contribuyó Puerto Rico al buen éxito 
de la guerra. El grito de "Con municiones de boca 
ganaremos la guerra" pronto se hizo popular en todas 



PUERTO RICO EN LA GRAN GUERRA MUNDIAL 429 



partes. Se hizo una gran reducción en el consumo de 
harina de trigo, carne, azúcar, arroz y leche. Al mismo 
tiempo se estimuló la producción de frutos menores para 
el consumo local. Los hacendados de caña sembraban 
habichuelas; los niños de las escuelas cultivaban huertas 
escolares y domésticas; las familias hacían economías 
en el uso de los alimentos. 

Los oradores de uno y otro partido prestaron su ayuda 
arengando a las multitudes en los teatros todas las noches 
a fin de mantener prendida la antorcha del patriotismo 
y entusiasmo en favor de la causa de la nación y de sus 

aliados. 

La lana de la Casa Blanca, enviada a Puerto Rico por 

el Presidente Wilson, obtuvo 
una suma mayor que la pagada 
en ningún estado de la Unión. 
Fué adquirida por el señor 
Eduardo Giorgetti, entonces 
vice-presidente del Senado, por 
la cantidad de $4000. 

En cada una de las cam- 
pañas a favor de la venta de 
los Bonos de la Libertad y de 
la Victoria, le fué asignada a 
Puerto Rico su cuota corres- 
pondiente. El pueblo compró 
bonos por valor de $12, 383, 1 50, 
y aun en muchas escuelas los 
alumnos contribuyeron con sus 
pequeños ahorros a esta obra 
patriótica. La venta de sellos de guerra y de economía 
ocupa sitio prominente entre las gestiones llevadas a 
cabo por los niños de las escuelas públicas. - 
29 ■'..■■■. 




WOODROW WILSON 
PRESIDENTE DE LOS E.E.U.U., IQI3-I92I 



430 



HISTORIA PF PUERTO RIOO 




Kl v uvk "CAROLINA. DB LA. NSW YORK 8 PORTO RICO sn: wisuir CO 

v \ MI .' ; ' , ' .■ ■ • 

. I tfitS 

Las contribuciones para el sostenimiento de los orga 
nismos que trabajaban para aliviar la vida penosa de Los 
soldados ascendieron a unos $ 150,000. 

7. El hundimiento del vapor "Carolina". Cuando los 
submarinos alemanes empozaban sus operaciones pirá- 
ticas cerca de la costa de los Listados Unidos, los barcos 
que hacían la travesía entre San Juan y Nueva York 
tomaron las precauciones necesarias para protegerse 
contra algún ataque inesperado; poro no todos Lograron 
burlar las acechanzas del enemigo, 

El día a de junio de 1918, cuando el vapor "Carolina" 
de la New York & Porto Rico Steamship Company, al 
mando del capitán Barbour, hacía el viaje de costumbre 
de San Juan a Nueva York, fue sorprendido por un sub- 
marino enemigo a unas 150 millas de la oosta. El coman- 
dante aloman concedió el breve pía. o de quince minutos 
a la tripulación y pasajeros para trasladarse a los botes 
salvavidas, hundiendo luego a cañonazos el hermoso 
bareo, que llevaba una valiosa earga de a/uear, frutas, el 



PUERTO RICO iín i.A c.KAN GUERRA mundial 431 



equipaje de los pasajeros y valores. Los diez botes lleno:; 
dr náufragos emprendieron remo el viaje peligroso 
hacia Las costas americanas; pero con e! tiempo fueron 
recogidos Los pasajeros, conducidos a Nueva York y 
atendidos por La Cruz l\< >i.i. Aquel acto de injustificada 
elucidad costó la vida .'i ahumas personas de La tripula 
ción y del pasaje. 

El hundimiento <lel "Carolina" produjo en Puerto 
Rico profunda indignación patriótica. En señal de 
honor y protesta los empleados públicos contribuyeron 
con un día de sueldo al segundo fondo de guerra de La 
Cruz Roja. 

8. Los trabajos de la Cruz Roja. Como era de espe 
rarse, la ea I asi role universal prOVOCada por el Imperio 

Alemán hizo necesaria La organización de medio:, para, 
aliviar Los sufrimientos de los Lieridos en Los campos de 
batalla y de La población civil que estaba sufriendo Las 
consecuencias de tan inicua, guerra. 

No lardo en constituirse el Capítulo de Puerto Rico 
de la Cruz Roja Americana, bajo La presidencia «le Mr. 
Charles Hartzell, continuando más larde en su dirección 
el honorable juez de la Corto Suprema, Emilio del T010. 
La. Cruz Roja, <|ue alcanzó 103,020 socios y recaudo un 
total de $227,286.22, prestí» servicios de extraordinaria 
importancia. En sus trabajos se distinguieron La mujer 
puertorriqueña y los elementos más caracterizados de 
nuestra sociedad, al llevar a cabo obra, tan caritativa, 
humanitaria e indispensable. 

Como rama auxiliar, se organizó la Cruz Roja Juvenil, 
compuesta de alumnos de las escuela:; públicas, de los 
cuales se alistaron como socio;; (><S,oiM el primer ano. 
La, Cruz Roja Juvenil lia, seguido subsistiendo después 
de la guerra, bajo la presidencia del señoi francisco 



432 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Yizcarrondo, secretario del Departamento de Instrucción. 
Como organismo cívico-social ha venido prestando va- 
liosos servicios caritativos, aliviando los sufrimientos de 
los necesitados. 

9. Los terremotos de 191 8 y la influenza. Además 
de la guerra. Puerto Rico sufrió dos calamidades terribles 
en el año 101S, los terremotos y la epidemia de influenza. 
Las primeras sacudidas del terremoto se experimentaron 
el día 11 de octubre, seguidas por otras de bastante 
fuerza el día 24 y el 12 de noviembre, así como de varios 
temblores menores. Se sintieron los efectos de estos 
fenómenos de la naturaleza en toda la isla, pero causaron 
los mayores daños en Aguadilla, Aguada, Añasco y Maya- 
güez, donde quedaron destrozados muchos edificios, sem- 
brando el pánico y terror por todas partes. En la costa 
occidental, el primer. terremoto fué acompañado de un 
desbordamiento del mar que aumentó la pérdida de vidas 
y hacienda. 

El número total de muertos fué nó; el de heridos 
241; el valor de la propiedad destruida alcanzó a unos 
$4,000,000. 

Poco después sobrevino la epidemia de influenza que 
causó io.SSS víctimas. 

La Cruz Roja desplegó gran actividad en ayudar tanto 
a las personas y familias que se habían quedado sin hogar 
y sustento a causa de los terremotos, como a los enfermos, 
que reclamaban el auxilio de todos los organismos bené- 
ficos y personas caritativas. 

10. Resumen. En la Gran Guerra Mundial, el pueblo 
de Puerto Rico tomó la parte que le correspondía a todo 
buen ciudadano americano. El regimiento de Puerto 
Rico fué destinado a la defensa del Canal de Panamá. 
Se estableció el campamento Las Casas en Santurce, 



PUERTO RICO EN LA GRAN GUERRA MUNDIAL 433 

donde se prepararon 16,583 soldados, al mando de ofi- 
ciales que habían recibido su instrucción en tres campa- 
mentos especiales. En la conservación de alimentos, 
en el aumento de la producción, en la adquisición de 
Bonos de la Libertad, en los trabajos de la Cruz Roja, los 
puertorriqueños contribuyeron al triunfo de la causa 
defendida por la nación americana y sus aliados, por 
todos los medios a su alcance. 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 

DEL MAESTRO 

Preguntas y ejercicios: 1. ¿ Por qué tomó parte en la guerra el 
pueblo de Puerto Rico ? 2. ¿ Conoce V. a algún soldado que fué a 
la zona del Canal de Panamá ? ¿ Qué impresiones trajo ? 3. ¿ Por 
qué los puertorriqueños se inscribieron con gusto para el servicio 
militar ? 4. ¿ Qué trabajos realizó la Cruz Roja en Puerto Rico ? 
5. i Qué trabajos efectuó la Comisión de Alimentos ? 6. ¿ Cómo 
terminó la guerra ? ¿ Quién fué vencido ? ¿ Qué otros pueblos esta- 
ban al lado de los alemanes ? ¿ Qué países y naciones lucharon con- 
tra los alemanes ? 7. ¿ De dónde viene el nombre del campamento 
Las Casas ? 8. ¿ Quién era el general en jefe de las tropas americanas 
en Francia ? 9. Cite algunas cosas que se hicieron en los hogares 
puertorriqueños para ganar la guerra. 10. ¿ Por qué se venera y 
respeta al hombre que viste el uniforme de su patria ? 



CAPÍTULO XXV 

DESARROLLO ECONÓMICO, CÍVICO. EDUCA- 
TIVO Y SOCIAL AL AMPARO DE LA BANDERA 
AMERICANA 

i. Efectos inmediatos del cambio de soberanía. El 
efecto inmediato del cambio de soberanía sobre el biene- 
star material fué, para gran parte del pueblo, una decep- 
ción. Como dijo un oficial del ejército americano: 
"Todo campesino creía que un gobierno paternal iba a 
darle cuarenta cuerdas de terreno y una muía de gran 
alzada." 

El cambio de soberanía trajo como consecuencia la 
pérdida de los mercados extranjeros para el café, que 
constituía entonces la riqueza principal del país. El 
cabotaje, o libre admisión de los productos puertorri- 
queños en los mercados de los Estados LTnidos, no se 
decretó hasta iqoi. "Además, el país venía arrostrando 
una situación económica poco lisonjera desde la anterior 
dominación. Las hipotecas que pesaban sobre las pro- 
piedades alcanzaban la respetable cifra de 18,610,000 
pesos, pagándose un tipo de interés que a veces llegaba 
al veinticuatro por ciento. El general Henry decretó 
la suspensión temporaria de la ejecución de las hipotecas, 
salvando muchas familias sus propiedades a consecuencia 
de esta medida. 

2. El ciclón de San Ciríaco. Las grandes bendi- 
ciones de la soberanía americana no llegaron de repente. 
Al contrario, el país pasó por una crisis terrible, acen- 
tuada muy marcadamente por el desastroso ciclón de 
San Ciríaco el 8 de agosto de 1899. Esta catástrofe 

434 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 435 



destruyó fincas y haciendas, especialmente las de café; 
arrasó muchas poblaciones; hizo perecer a centenares 
de personas y miles de cabezas de ganado, ahogadas por 




HACIENDA DE CAFE, BARRIO RUBIAS, YAUCO 

las crecientes de los ríos; destrozó caminos, vías férreas 
y líneas telegráficas; dejó en ruina completa a muchos 
agricultores y paralizó las operaciones comerciales. 

El gobierno y el pueblo americano prestaron su ayuda 
generosa para auxiliar a las víctimas del ciclón. Se 
repartieron víveres y ropa por medio de las fuerzas mili- 
tares, pero esta medida sirvió sólo de alivio provisional. 
En estas circunstancias muchos puertorriqueños llegaron 
a la desesperación. 

3. Estado de la agricultura. En una exposición 
dirigida al presidente McKinley, en nombre de los 
agricultores, dijo Luis Muñoz Rivera: "Atraviesa la 
agricultura de Puerto Rico una crisis muy honda y muy 






HISTORIA DE PUERTO RICO 



grave, Al estallar la guerra el café alean. -aba 

un precio de veinticinco pesos por cada cien libras, y se 
colocaba en parte, del mismo modo que el azúcar, en los 




, OTRA UUCA.RERA, F.A 



mereados españoles, mientras que para el tabaco solo 
existían los mereados de Cuba y de España. Al ter- 
minar la guerra el café bajó a trece pesos quintal, el 
azúcar perdió el mercado de España y el tabaco quedo 
sin mercado alguno, y sin ninguna probabilidad de venta 
aceptable." 

Tal era entonces la situación de los agricultores que 
representaban la riqueza del país. El comercio sufría de 
la falta de uniformidad en la moneda corriente. 

4. El canje de la moneda: el parrón oro. En 1857, 
el gobierno español mando recoger la moneda macuquina, 
que había circulado en el país desde t8i3. Se efectuó 
el cambio por la de cuño español con un descuento de 
un doee y medio por ciento. 

En 1 So 7 vino la moneda de calderilla de Santo Domingo: 
y en ese mismo año por un real decreto se permitió la 
circulación de monedas extranjeras, pero a un descuento. 



DESARROLLO BAJO la SOBERANÍA AMERICANA 437 

Para evitar la salida del oro de Puerto Rico, el comercio 
dio mayor valor a las monedas de este metal que el tipo 
fijado por el gobierno. En aquella época empezó a circu- 
lar libremente la moneda americana en la isla. En 1879 
se admitió la plata mejicana por igual valor que el oro 
americano, resultando especulaciones desastrosas para el 
país. 

En [895, se decretó el canje de la moneda mejicana 
por una especial provincial. El canje en plata provincial 
fué de 6,426,393 pesos; y los 480,000 pesos, que vinieron 
en monedas de oro, volvieron a la Península antes de la 
Guerra Hispanoamericana. Sumados los varios des- 
cuentos sufridos, la adquisición de la moneda provincial 
costó al país una pérdida total de veintisiete y medio 
por ciento. 

Con el ejército invasor vino de nuevo la moneda 
americana. Establecido el gobierno militar, el comercio 
reclamó la unidad monetaria. Se llevó a cabo el canje 
en sesenta centavos oro americano por cada peso pro- 
vincial de cien centavos, recogiéndose 5,470,704.97 pesos 
en plata y cobre. Al principio esto trajo graves tras- 
tornos. Muchos comerciantes pretendían cobrar un 
dólar por lo que antes habían aceptado un peso; y al 
pobre que estaba acostumbrado a un jornal de cincuenta 
centavos provinciales se pretendía pagar con treinta 
centavos de la moneda nueva. El reajuste de los valores 
y jornales tardó unos meses. 

A pesar de todas estas dificultades que se presentaron, 
el pueblo puertorriqueño pronto supo aprovechar los 
beneficios de la nueva soberanía, adaptándose al nuevo 
orden de cosas, y cooperando con los gobernantes a fin 
de labrar la felicidad y bienestar del país. Durante el 
breve período de dos décadas Puerto Rico ha alcanzado 



438 HISTORIA DE PUERTO RICO 

progresos verdaderamente sorprendentes bajo la domi- 
nación americana, los cuales se tratarán con algún detalle. 



CENTRAL AZUCARERA, GUÁNICA 

El azúcar constituye hoy la primera riqueza det país 

5. Desarrollo de la agricultura. Durante los últimos 
años de la dominación española el café constituía la 
riqueza principal del país. Con las ventajas del cabotaje 
con los Estados Unidos, que le dio preferencia al azúcar 
en los mercados de la metrópoli, han afluido capitales 
poderosos para fomentar la producción sacarina. Con 
la aplicación de abonos y nuevos procedimientos en el 
cultivo, la molienda y elaboración, los rendimientos de la 
caña han sido fabulosos, llegando a su colmo durante la 
Gran Guerra Mundial. El año 1920 registra la produc- 
ción y los precios más altos en la historia del país, 
cuando la producción total alcanzó a 485,887 toneladas, 
o sean 970,774,000 libras. Se exportaron 419,388 tone- 
ladas con un valor de $98,923,750. El número de cuerdas 
sembradas de caña se ha cuadruplicado desde el 1897; 
y el país cuenta con más de cuarenta centrales azucareras 
para la elaboración de este producto. Existen planta- 
ciones de caña en todos los distritos municipales con 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 439 

excepción de San Juan, que no tiene zona rural, y de 
Maricao y Comerío. 

Una de las empresas más beneficiosas que ha empren- 
dido el pueblo de Puerto Rico por medio de su Asamblea 
Legislativa es el establecimiento de un sistema de riegos 
en la costa meridional. Esta región ha sufrido siempre 




SE EXPLOTAN VARIAS LÍNEAS FÉRREAS PARTICULARES PARA LA CONDUCCIÓN DE 
CAÑA A LAS GRANDES CENTRALES AZUCARERAS 

largas sequías. El sistema de riegos, que se ha instalado 
con un costo de unos $6,000,000, por medio de empréstitos, 




SISTEMA DE RIEGOS, REPRESA DE GUAYABAL 



440 HISTORIA PK ITKR TO RICO 

ha convertido las jurisdicciones de Guayama, Patillas, 
Salinas, Santa Isabel, Juana Díaz y Ponce en una de las 
zonas mas ricas del país, beneficiándose mas de 33,000 

cuerdas de terreno cuya producción antes era inda o 
dudosa. 

En cuanto al numero de cuerdas sembradas, el cate 
ocupa el segundo Lugar. A causa de los quebrantos 
sufridos por la perdida de sus antiguos mercados y los 
daños ocasionados por el huracán de San Ciríaco, el 
cafe no ha recobrado el auge que antes tema. La pro 
ducción mayor durante la dominación americana ha sido 
la cosecha de 1015. cuyo rendimiento alcanzó a 51,125,620 
libras. 

El mayor valor de exportación de cafe Lo alean. -o en 
tQ20, o sean $9,034,028, que aun dista algo de la expor- 
tación de 1800. a pesar de haberse aumentado el número 
de cuerdas cultivadas. 

Las jurisdicciones mas ricas en la producción del cafe 
son l'tuado, Yauco. Lares, Mayagüez, San Sebastian. 
Adjuntas, Las Manas y Maricao. 

Bajo la potente mano dé empresas poderosas los taba- 
cales han ido en aumento. Este cultivo predomina en 
las municipalidades de Caguas, Cayey, Aibonito. Cidra, 
Comerlo, Gurabo y Juncos, aunque se producen buenas 
cosechas en otros distritos de la isla. IV 1,104,318 
pesos en 1S07 el valor de la exportación de tabaco en 
rama y de cigarros y cigarrillos Llegó a la hermosa cifra 
de $24,030,385 cu 10:0. 

Con el nipido aumento en la cantidad de terrenos 
dedicados a la caña, se nota poca variación en el cul- 
tivo de frutos menores, como el plátano, el guineo, el 
ñame, el arroz, el maíz, la habichuela, la batata y la 
yauna, que son el sustento del pobre. Sobresalen los 



■ DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 441 

distritos de Corozal, Utuado y Yauco en estos cultivos. 

Por iniciativa de cosecheros de frutas venidos del 

continente) se I)-'' 11 establecido hermosas plantaciones de 




CU] riVANDO l'ABACO Di < u.in\i> SUPERIOR BAJO mi. DOS 

En 1 ojo el tabaco ocupó segundo lugar como producto de exportación 

toronjas, pinas y naranjas dulces. Se exportan naranjas 
silvestres por los puertos de Mayagüez y Aguadilla; 
pero las fincas fomentadas por los americanos se hallan 
en la costa norte cerca de la Capital, donde los cultiva- 
dores pueden contar con buenas facilidades para el 
transporte y embarque, o sea en las jurisdicciones tic 
Río Piedras, Bayamón, Vega Alta, Vega Baja, Manad, 
Rarcelonela \ Arecibo. 

La palma de coco fué introducida en el país por 
el canónigo Diego de Lorenzo de las islas de Cabo 
Verde en el siglo XVI. Hoy el país posee hermosos 
cocotales, hallándose los principales en la jurisdicción 
de Lo iza. 

Durante la dominación española la exportación de 
frutas era de poca monta. Desde el 1901 cuando el 



' 



- . - •. ' . V R CO 



R do cue ■ - ce ' 8 . \ - - ie - ico d« 
•- ¡s ...... . v..-.\ agüe . sosto 

. G erno de los Es - i dos 5 La ot . . ■ \ 

•• . ■ . -v . es '.- isas .v Gohk ic 




. •■...- 

■ 

Est - esta . . oientos f s . dentales se dedican ..' 

. métodos de cultivo, a La 

ducción de nuevos elementos ag 1 - alescom 
animales ma< nins - j a co n Las enfer- 

medades de as pb itas j Los isect ios 

1 el aumc - ista te de las . dones 

&s . í es . . se un crecimiento c< es idiente en la va 
[oración de la propiedad del país. En 1895 La valoración 
de La rique a agr cola j arbana era de anos >>. 000,000 



DESARROLLO BAJO i.a SOBERANÍA AMERICANA ^3 

de pesos provinciales, En 1921 la valoración oficial 
llegó .'< $30 1, 197,56 1 

Para que se pueda apre< íai mejoi el desarrollo que ha 
tenido la agricultura en Puerto Rico desde qu< 
v< 1 ificó el cambio de soberanía se presentan dos ej tados 
comparal ivos 

NÚMERO DE CUERDAS DE TERRENO DEDICADOS A LOS 

DIPEREN1 ES ( m.'i [VOS EN [897, AÑO PENÚL1 [MO 

DE ka SOBERANÍA ESPAÑOLA 7 E [919 

BAJO 1, A DOMINAí ION AMERICANA 





[897 


[919 


Aumento en el 

número de < uer 

das 1 ultívadas 


( .111.1 


61,500 


■ ! 8,90 1 


1 7 7, 40 1 


Café 


122,400 


158,913 


$6,5] 5 


Tabaco 


4,264 


22,912 


18,648 


Frutos me 
ñores 


93>5°° 


102,435 


8,935 


\<i utas culti 


5,00o 1 


18,153* 


13,153 


Pastos 


1,127,537 


1,014,741 




Bosques y 
maleza . . 




445,932 




1 ii nagas 




[8,952 




OtrOS terre- 
nos 


664,273 


51,129 




Totales 


2,078,474 


2,072,068 


254,650 



1 Cultivo de cocos; cálculo; no existen estadísticas. 

- ; ( ¡ultivo de COCOS, pifias, naranja:; y toronjas. 



444 HISTORIA DE PUERTO RICO 

EL MAYOR RENDIMIENTO ALCANZADO POR LOS TRES 
PRINCIPALES PRODUCTOS AGRÍCOLAS DURANTE 
LA DOMINACIÓN ESPAÑOLA Y BAJO 
LA SOBERANÍA AMERICANA 



Producto 


Dominación española 


Dominación americana 




Año 


Cantidad expresada 
en libras 


Año 


Cantidad expresada 
en libras 


Azúcar. . . 


1870 


340,647,036 


1020 


970,774,000 


Café 


1870 


67,16^1,382 


iu 15 


51,125,620 (Ex- 
portación) 


rabaco. . . 


1 880 


12,188,517 


1920 


20,507,565 taba- 
co en rama; y 
227,027,000 ciga- 
rros exportados. 



6. Desarrollo de los medios de comunicación, En la 

disposición de nuevas vías y medios de comunicación 
los puertorriqueños han realizado adelantos prodigiosos 
bajo el nuevo régimen. Aunque todavía faltan muchos 
caminos buenos, las atenciones para la construcción de 
nuevas carreteras y puentes han ocupado siempre un lugar 
preferente en los presupuestos insulares votados por las 
diferentes Asambleas Legislativas. El gobierno español 
gastó $2,560,927, en la construcción de 267 kilómetros 
de carretera. Bajo la dominación americana se han 
invertido, hasta 1921, en carreteras nuevas $9,279,426, y 
se han construido 1033 kilómetros. Todas las pobla- 
ciones están unidas por buenas vías, que en 1922 forman 
un total de 1300 kilómetros. Todavía existen muchos 
caminos vecinales en mal estado, pero el Pueblo de Puerto 
Rico continúa el trabajo de convertirlos en carreteras 
anchas y sólidas. 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 445 




HOY TODAS LAS I'OHI. ACIONES ESTÁN ENI. A/ADAS l'OR BUENAS CARRETERAS 

Las atenciones para la construcción de carreteras y puentes han ocupailo un lugar preferente 
en los presupuestos votados por las Asambleas Legislativas 




UNA CARRETERA EN CONSTRUCCIÓN 

El Pueblo de Puerto Rico continúa el trabajo de convertir los caminos vecinales en carreteras 

anchas y sólidas 

30 



"«V, "S , | 








O o 

u • 

a 8 

tí 
w 

K 1 


"■ fc < « 

Sdd lí 6o 












U! 


z 
< 

z 
< 


/ <f < **> J s» / ÁJl'- 


i? ^ 

1 * 


I 


c 

o < 


frLi; i ¿"j" Til 


/ / 


05 f 

Si 




'», 


.** 


M ^ 





13^ i " | 




| -aa _JS — i 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 447 

La Compañía de Ferrocarriles de Circunvalación 
explota una vía férrea de 338 kilómetros de San Juan a 
Guayama ; y dos ramales, uno entre San Juan y Carolina 



fyf^^í 




■JW 


fj 


¡US, •'^Jlfííi 


^Wtf^^j 


ir' Jr A^lnk tafi \ & Ja 




.^H^^ J^^^HÉP^K 





REPRESA DE COMERIO, CUYA FUERZA HIDRÁULICA SUMINISTRA LUZ Y FUERZA 
MOTRIZ A TREINTA POBLACIONES 

y otro entre San Germán y Sabana Grande. Hay otras 
líneas de menor importancia, como la de la Fajardo 
Development Company, y unas cuantas particulares que 
se dedican principalmente a la conducción de caña a las 
grandes centrales azucareras. La Porto Rico Railway 
Light & Power Company explota un servicio de carros 
eléctricos entre San Juan, Santurce y Río Piedras; y 
suministra luz y fuerza motriz a treinta poblaciones. 
Hay otras líneas de tranvías eléctricas de Ponce a su playa, 
y entre Mayagüez y su puerto. Tanto en la Capital como 
entre las poblaciones de la isla se han establecido servicios 
públicos de automóviles, guaguas y autocamiones para 
la conducción de pasajeros y carga. Hoy el pobre puede 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




ESTACIÓN DEL FERROCARRIL DE CIRCUNVALACIÓN, 
SAN JUAN 



viajar con mayor comodidad de lo que lo hacía el rico 
hace veinte años. Las carretas de bueyes que se movían 

laboriosamente y 
con mucha difi- 
cultad han cedido 
su sitio en las ca- 
rreteras del país a 
los autocamiones 
de carga, que 
hacen posible la 
entrega de mer- 
cancías en cual- 
quier población en 
el espacio de pocas 
horas. El viaje 
más cómodo y rá- 
pido, que se hacía entre Pon ce y San Juan durante la 
dominación anterior 
en coche, ocupaba 
unas doce horas. 
Hoy el automóvil, 
veloz y cómodo, lleva 
al pasajero por el 
mismo trayecto en 
cuatro horas. 

El servicio de lan- 
chas entre San Juan y 
Cataño ha contri- 
buido al rápido au- 
mento de población 
de este poblado, cu}^ 
número de habitan- el ferrocarril de circunvalación 

f ac f. f\r\^> on t/-vo^ Ofrece muchas comodidades y preciosas vistas de 

LCb, U,UU¿ CU 1920, bMos p a i sa j es a ¡ viajero 




DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 449 



excede el de varias poblaciones secundarias. Hay servicio 

de lanchas entre la playa de Fajardo y Vieques; y muchos 

barcos de vela y 

algunos de vapor 

prestan servicio 

entre los puertos 

del litoral e islas 

vecinas. 

Cuatro líneas de 
vapores hacen la 
travesía entre San 
Juan y Nueva 
York, facilitando 
el comercio con la 
metrópoli y for- 
mando un poderoso 
lazo de unión entre 
la isla y el conti- 
nente. Hoy mayor 
número de puer- 
torriqueños hace el viaje a los Estados Unidos que el que 
visitaba la Capital, viniendo de los pueblos, hace treinta 
años. Los barcos españoles, ingleses, franceses y holan- 
deses comunican la isla con los puertos de Europa y con las 
islas vecinas. Una compañía cubana explota el servicio 
entre dicha isla, Santo Domingo y Puerto Rico. 

7. Muelles y puertos. Para facilitar el comercio con 
el exterior son indispensables buenos puertos y muelles, 
que disminuyan los gastos de embarque. Antes del año 
1899, casi todo el movimiento comercial marítimo en los 
diferentes puertos de ía isla se efectuaba con la ayuda de 
barcazas, no existiendo muelles donde pudieran atracar 
embarcaciones de gran calado. En el puerto de la Capital, 




LOS AUTOCAMIONES HAN SUSTITUIDO A LAS CARRETAS 
DE BUEYES EN LAS CARRETERAS 



450 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



que estaba bien resguardado, la profundidad del agua 
no excedía de 24 pies. Había un pequeño desembarca- 
dero v un malecón donde atracaban las goletas. Con 




EL MUELLE MUNICIPAL DE PONCE TERMINADO EN 1913 

excepción del puerto de Guánica, los demás eran más 
bien radas desabrigadas. 

Se han introducido grandes mejoras para facilitar el 
embarque de los productos del país y la recepción de las 
mercancías que vienen del extranjero. El primer dragado 
del puerto de San Juan se terminó en ion, dándole una 
superficie de 84. 5 cuerdas con una profundidad de 30 pies, 
y 1S.5 cuerdas más con 25 pies. Continúan las obras del 
dragado en 1922. 

La división de muelles y embarques del Departamento 
del Interior está a cargo de los prácticos, de los embar- 
ques y de los derechos de puerto. 

En 1900 la New York and Porto Rico Steamship Com- 
pany terminó el muelle No. 1 para su uso exclusivo; el 
muelle No. 2 fué construido por The Insular Dock Com- 
pany en 1908 ; el muelle de San Antonio se instaló en 191 2 ; 
el No. 5 fué terminado en 19 13 por la American Railroad 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 451 



Company; y la Porto Rico Coal Company construyó 
un muelle especial en [916 para almacenar y suministrar 
carbón, A lo largo de la orilla norte de la bahía se ha 
construido por el Gobierno [nsular un malecón de I ion ni 
gón v un tinglado que sirve de almacén. En [913, el 
municipio de Ponce acabó la construcción de un muelle 
de hormigón y acero, enlazado con la población por una 
I iuena cairel era y vía férrea, 

Tanto en Ponce como en la Capital se han instalado 
grandes deposito:; de aceite mineral que sirve de com- 
bustible ;i los I ruques de vapor. 

El número de barcos que entraron en los puertos de la 
isla durante el año [920 fué de 1,500 y el total de tone- 
ladas ascem lió a 3,9 1 5,007. 

8. Telégrafos y teléfonos. El negociado del telégrafo 
insular tiene bajo su dirección las líneas telegráficas y 



SAN JUAN 



At»UADItL A 




Fajardo 



humacao 



GUAYABA 



PORTO RICO TELEPHONE COMPANY 

SERVICIO TELEFÓNICO DE LARQA DISTANCIA 
1921 



El rELEFONO ES una (.kan CONVENIENCIA PARA !•: 1 . HOGAR Y EL COMERCIO 

telefónicas, que comunican todos los pueblos de la isla, 
con una extensión de i^oo kilómetros de línea de alambre 
para el uso del telégrafo y 050 kilómetros de líneas tele- 
Iónicas, con más de 400 instalaciones. 



452 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Además del teletono del Gobierno Insular, la Porto 
Rico Telephone Cómpany explota este servicio en 
sesenta y nueve poblaciones y entre ellas. Los nueve mil 




LA ESTACIÓN INALÁMBRICA DE CAVEY, PROPIEDAD DEL GOBIERNO NACIONA] 

teléfonos hoy en uso forman una gran comodidad para el 
hogar y una conveniencia indispensable para el comercio. 

Al cable establecido en 1S70 se han agregado dos más. 
El Cable Francés se inauguró en 1913, y el de la All 
America Cable Company en 1921. Estos tres cables y 
las estaciones inalámbricas de San Juan y Cayey hacen 
posible tener información diariamente de todos los puntos 
del mundo civilizado. 

9. El progreso comercial bajo la soberanía americana. 
Con el desarrollo de la agricultura y con las mejoras 
introducidas en las vías de comunicación y puertos es de 
esperarse igual progreso comercial. Éste ha sido verda- 
deramente fenomenal. El año en que el movimiento 
mercantil llegó a su auge durante la dominación española 
fué el de 1S96 con un total de unos 36,000,000 de pesos 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 453 

provinciales. Debido a la crisis que atravesó el país con 
el cambio de soberanía y el ciclón de San Ciríaco, el 
comercio decayó mucho. En [901, el valor de; las mer- 
cancías importadas más los productos del país enviarlo', 
a los Estados Unidos y países extranjeros quedó redu- 
cido a $17,502,103. Desde entonces ha ido en aumen- 
to Constante, y comenzando con el ano 1 e,o<S lia dejado 
balances mercantiles a favor de la isla que en 1920 
llegaron a la hermosa cifra de $54,422,015 y el movimien- 
to total a $247,] 99,983, cantidad fabulosa nunca soñada en 
las épocas más halagüeñas de la dominación española, 
Según se ve por los datos oficiales presentados en el 
Apéndice, sección I . 

País que no vende no tiene con qué comprar, a no ser 
que se disponga de capital o empréstitos para hacer 
mejoras que han de ayudar a producir mayores rendi- 
mientos. Cuanto mayor sea el valor de las exportaciones, 
tanto mayor será la cantidad con que se pueda contar 
para las importaciones, que han de satisfacer las necesi- 
dades del pueblo y fomentar su bienestar. El siguiente 
estado demuestra que durante la dominación americana 
el mayor valor de las exportaciones alcanzado por los tres 
principales productos han superado grandemente las 
exportaciones bajo la soberanía española. 





Dominación española 


Dominación americana 


Producto 


Año 

1878 
1896 
1897 


Valor de exportación 
en pesos 


Año 

1920 
1920 
1920 


Valor de exporta- 
ción en dólares 


Azúcar . . . 

( 'alé 

Tabaco. . . 


7,487,211 pesos 

13,864,340 pesos 

1,194,318 pesos 


$98,923,750 

9,034,028 

24,030,385 



454 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Casi todo el comercio exterior es con los Estados Unidos 
y sólo el diez por cie'nto del total es con países extranjeros. 




CASI TODO EL COMERCIO EXTERIOR ES CON LOS ESTADOS UNIDOS 

Además de los tres productos principales, azúcar, café y 
tabaco, se envían al exterior frutas, miel de abeja, borda- 
dos y calados, cueros, " sombreros y artículos de menor 
importancia. Las mercancías importadas son: víveres 
como arroz, harina de trigo, galletas, carnes, mantecas, 
bacalao, mantequilla, queso, leche condensada y evapo- 
rada, habichuelas, garbanzos, papas, cebollas y conservas. 
Se traen del exterior géneros de algodón, trajes hechos, 
maquinaria, objetos de hierro y acero, zapatos, abonos, 
automóviles y autocamiones, maderas de construcción, 
muebles, gasolina y petróleo, papel, jabones, drogas y 
productos químicos, pinturas, cemento, carbón mineral, 
sacos y muchos otros artículos para la satisfacción, como- 
didad y bienestar del pueblo. 

El aumento en el volumen del comercio como en los 
métodos empleados puede demostrarse por el número de 
corporaciones que se han inscrito con el fin de aportar sus 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 455 



caudales para el fomento de los negocios y de la riqueza 
del país. En 1899 se inscribieron 14 corporaciones, de 
las cuales seis eran bancos; en 1920 existían 306 corpora- 
ciones domésticas y 164 extranjeras, contando el país con 
1 7 instituciones bancarias. 

10. Hacienda pública. Los bonos del Pueblo de Puerto 
Rico y de las municipalidades bailan fácil salida. El 
pueblo de Puerto Rico por medio de la Asamblea Legis- 
lativa ha creado una deuda pública de unos $10,000,000 
para realizar obras de carácter permanente y de beneficio 
duradero, entre las cuales figuran las carreteras y puentes, 
edificios públicos, que abarcan muchas casas escuelas y el 
sistema de riego. En vez del ejército y marina para los 
cuales el pueblo de Puerto Rico no contribuye hoy nada, 
la instrucción ocupa el primer sitio en el presupuesto 
insular, siguiendo en importancia las carreteras y otras 




EL DESARROLLO COMERCIAL DE SAN JUAN SE DEMUESTRA POR LAS HERMOSAS Y SOLIDAS 
CONSTRUCCIONES DE HORMIGÓN ARMADO 

obras públicas. El pueblo siempre se ha mostrado ge- 
neroso con estas atenciones. 



45o 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



El mayor presupuesto votado por la Asamblea Legis 
lativa os el del año económico iom a 192a, que asciende 
a $9,935,387.50 de cuya cantidad so desunan $4,034, 
So 1.50 a Instrucción Publica y $1,646,038.40 al Departa- 
mento del Interior. 

Por iniciativa del primer tesorero bajo la Ley Foraker, 
Mr. J. H. Hollander. se ha creado un sistema moderno y 
equitativo de contribuciones, mediante el cual los re- 
cursos para sostener al gobierno 110 constituyen una 
carga para ninguna elase especial, sino que están repar- 
tidos en proporción a los medios y beneficios de los con- 
tribuyentes. Este sistema ha experimentado algunas 
modificaciones de acuerdo con nuevas circunstancias y 
necesidades. 

Hoy los ingresos del gobierno se derivan de las siguien- 
tes fuentes: arbitrios, contribución sobre ingresos, de- 




HKRMOSO PUENTE DE HORMIG&SI vn i \ CARRETERA DE ADJUNTAS A l VRES 

rechos de aduana, rentas internas, la contribución directa 

sobre la propiedad, inscripción de documentos, y los 



DESARROLLO BAJO LA KOBlíKANÍA AMURÍCANA 457 

derechos cobrados sobro tabacos y cigarrillos introdu- 
cidos en los Estados Unidos, que ingresan en el Tesoro 



UN PUENTE DE HORMIGÓN ARMADO 

¡'•uní ejemplo de las construcciones fuertes y artísticas ejecutadas bajo la dirección del 
Departamento del Interior 

Insular en vez de las arcas nacionales. Para las aten- 
ciones del Gobierno Federal de los Estados Unidos, aun 
para los servicios en la isla, tales como el correo, servicio 
de faros, ejército y marina, estaciones inalámbricas, sani- 
dad marítima y obras públicas federales los puertorrique- 
ños no contribuyen nada. La contribución sobre bienes 
es la fuente principal de los ingresos de los municipios, 
que en 1920 llegaron a $4,915,662 y de la cual cantidad 
desembolsaron $4,019,045 para sus atenciones ordinarias. 
11. Progresos en sentido jurídico. En materia de 
jurisprudencia donde los cambios son generalmente más 
lentos se han introducido modificaciones grandes en el 
antiguo sistema español. Los tribunales de justicia se 
han amoldado en sus prácticas al sistema americano. 
La Asamblea Legislativa y los tribunales han adoptado 
con rapidez lo bueno del derecho y de los procedimientos 
americanos. De origen español quedan en vigor sólo el 
Código Civil y la Ley Hipotecaria. Los Códigos Polí- 
tico, Penal, de Enjuiciamiento Criminal y Civil y el Código 



458 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de Evidencia son en su mayor parte de fuentes ameri- 
canas. Se han puesto en práctica determinados procedi- 
mientos e instituciones legales netamente americanas, 
como el jurado, el gran jurado, el auto de mandamus, y el 
auto de habeas corpus, todos para responder a los altos 
fines de la justicia. 

Hoy están ampliamente garantizados los derechos de 
reunión, de petición, de asociación, de manifestación, 
así como la libertad de imprenta y de palabra, que antes 
estaban con cortapisas, restringidos o prohibidos. Nuestra 
actual ley orgánica protege absolutamente los derechos 
y la vida de las personas, así como sus propiedades. 
No se puede privar a ninguna persona de la vida 
ni de su libertad y propiedad sin el debido procedi- 
miento legal. Los acusados gozan del derecho de tener 
un abogado para su defensa; de ser informados de qué 
se les acusa; de obtener un juicio rápido y público; de 
enfrentarse con los testigos de cargo; de emplear medios 
compulsorios para conseguir testigos a su favor. No se 
puede encarcelar a nadie por deudas ; ni tomar la propie- 
dad particular para fines públicos, a no ser mediante el 
pago de una justa compensación. No se puede expedir 
mandamiento de arresto o registro sino por motivo fun- 
dado; ni se pueden imponer multas excesivas ni castigos 
crueles e inusitados. 

12. Mejoras en sanidad pública. Aunque queda mucho 
por hacer en el mejoramiento del estado de la sanidad 
pública, es justo consignar que se han hecho grandes 
adelantos en este sentido. Se han introducido métodos 
y procedimientos modernos para conservar la salud del 
pueblo, tales como el cuarentenario, hospitales, estudio 
científico de las causas, tratamiento y prevención de las 
enfermedades. Esas epidemias terribles como el cólera 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 459 

morbo, la fiebre amarilla y la viruela, que en tiempos 
anteriores no respetaron a gobernadores ni a obispos, no 
han hecho su aparición desde el cambio de soberanía. 
En las dos ocasio-nes que se presentó en el país la peste 
bubónica, tanto la Asamblea Legislativa como las autori- 
dades de sanidad tomaron medidas prontas y eficaces 
para sofocar el peligro. En su consecuencia se registra- 
ron pocos fallecimientos. Para combatir la plaga blanca, 
la tuberculosis, se ha establecido el Hospital Anti- 
tuberculoso, cerca de Río Piedras, en una gran extensión 
de terreno donado generosamente para este fin por don 
Pedro Arzuaga, ciudadano español. Varios vecinos, 
organismos y corporaciones han contribuido con casetas 
para los enfermos. 

Uno de los medios más eficaces para evitar las epide- 
mias ha sido la introducción en las poblaciones de instala- 
ciones sanitarias y de cañerías, de que se carecían en abso- 
luto bajo la anterior dominación. Estas instalaciones 
higiénicas se deben al celo desplegado a favor de la salud 
del pueblo por el doctor Ricardo Hernández, que en su 
calidad de presidente de la junta superior y director de 
sanidad puso en práctica esta medida beneficiosa, a pesar 
de numerosas protestas. 

Entre los servicios más notables prestados a favor de 
la salud pública es justo consignar el descubrimiento de 
la verdadera causa de la anemia, o uncinariasis , en los 
campesinos puertorriqueños. Este descubrimiento se 
debe a las investigaciones llevadas a cabo, en 1899, por 
el doctor Bailey K. Ashford, joven oficial del cuerpo mé- 
dico militar, en el hospital provisional establecido en Ponce 
para el tratamiento de los campesinos enfermos, víctimas 
del ciclón de San Ciríaco. Su perseverancia y paciencia 
con el tiempo ganaron el reconocimiento del público y 



.joo HISTORIA DE PUERTO RICO 

de La administración. Su descubrimiento ha sido do sumo 

beneficio para combatir la uncinariasis, no solo en Puerto 

Rico, sino en los estados del sur de la Unión americana. 

En Puerto Rico se organizaron comisiones especiales, 

componiéndose la primera de los doctores Ashford. King 
y Gutiérrez [garavídez; y La segunda de los médicos Pedro 
Gutiérrez [garavídez, Isaac González Martínez y Fran- 
cisco Sein. Estas comisiones, secundadas por toda la 
profesión medica y la Asamblea Legislativa, han hecho 
mucho para combatir La uncinariasis y reducir la mor 
laudad por esta causa. 

De los primeros estudios sobre la anemia del campesino 
puertorriqueño nació el Instituto de Medicina Tropical. 
Este es hoy tal vez el unieo organismo en Puerto Rico 
que se dediea con buen éxito a las investigaciones cientí- 
ficas y la extensión de conocimientos medióos. En la 
actualidad el Instituto de Medicina Tropical presta 

especial atención a la uncinariasis, el espru y la defi- 
ciencia de elementos vitales en los alimentos del pueblo. 
En estos trabajos se han distinguido los doctores Ashíord. 
Gutierre- [garavídez, González Martínez y King, ayu 
dados por otros medióos reputados. 

Palta mucho todavía por hacer en la conservación de 
la salud pública. Gran parto de nuestra población sigue 
padeciendo de anemia. 1.a tuberculosis es causa de 
muchas defunciones; y la mortandad infantil es crecida. 
En Las escuelas so da importancia a la enseñanza de la 
higiene; pero hay que hacer mucho para mejorar las 
condiciones del hogar del pobre para que sus hijos puedan 
criarse sanos, robustos y fuertes. Sobre todo se hace 
necesario educar a los adultos de nuestra masa campesina 
en la prevención de las enfermedades, el cuidado del 
cuerpo y la alimentación adecuada. 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 461 

13. Progresos en la instrucción pública. Para implan 
tar definitivamente un sistema de instrucción pública 
moderno, basado en principios americanos se hizo necesa 
rio efectuar muchos cambios. La mayor parte de éstos 
se verificaron por medio de órdenes generales del gober 
nador militar, y parecían bruscos, violentos y hasta cho 
cantes. Daban lugar a muchas quejas y protestas, espe 

cialmente por parte de los maestros que creían perdido:; 

sus "derechos adquiridos"; pues ya habían visto perdido 
el Pondo de jubilaciones, que se llevó íntegro el general 
Maeías al retirarse' de la isla. 

Las primeras vacaciones sin sueldo, el cambio de títulos, 
los nombramientos por un ano, el ano escolar de nueve 
meses, los nuevos libros de texto, el estudio de nuevos 
métodos de enseñanza, el estudio y enseñanza del inglés, 
el ingreso en el magisterio de muchos jóvenes con poca, 
preparación: en todo esto, muchos no veían más que 
confusión y desastres. A esto debe agregarse la supre 
sión de las escuelas normales, del Instituto Civil, la crea- 
ción de la escuela superior al estilo americano, y la sepa- 
ración de la vivienda del maestro de la casa escuela. 

Al principio se encargó del ramo de instrucción el 
general John Eaton, y luego se creó una Junta Insular de 
Instrucción, que se componía de los señores Victor S. 
Clark, George G. Groff, Enrique Huyke, José E. Saldaña, 
R. H. Todd, Jorge Bird Arias, Rosendo Matienzo Cintrón, 
Bartolomé Esteva y J. Ruíz Sagredo. 

Con la inauguración del Gobierno Civil, vino de primer 
comisionado de instrucción, el doctor M. G. Brumbaugh, 
quien inició la primera ley escolar americana, la cual sufrió 
una modificación completa bajo la administración del 
comisionado S. M. Lindsay, cuando la Asamblea Legisla- 
tiva aprobó las Leyes Escolares Compiladas en 1903. 
31 



(O- 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




\ KSCl'Kl k SO RM v: \\M ' vR CONSYRUTBA SN ! 90 ' 90J 

v ■ 




iv ; -, '. \ RON \\ RAÍ '-' 8 > ' < kSTRO 

>> -fW Ut Artí: . 



DESARROLLO RAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 463 

En ese mismo año el doctor Lindsay presentó el proyecto 
de ley creando la Universidad de Puerto Rico, pero la 
Escuela Normal Insular, fundada por Brumbaugh, formó el 
único departamento de la Universidad durante varios años. 
Desde entonces la instrucción pública ha hecho pro- 
gresos prodigiosos. Se ha establecido un sistema de 
escuelas elementales de ocho grados, seguido por un curso 
secundario de cuatro años. La escuela rural se ha dise- 
minado por todos los campos. Hoy no existe barrio 




alguno que no tenga su escuela rural, y algunos cuentan 
con tres, cuatro y cinco. Durante los últimos años se ha 
prestado atención especial a las escuelas rurales, pues es 
en los campos donde abundan los analfabetos. En vez 
de los 313 maestros rurales y auxiliares que estaban en 
servicio en el último año de la dominación española, el 
país cuenta con 2,100(1922); los 212 maestros elementales 
de aquella época están sustituidos por 1,300 maestros 
graduados, 200 de inglés, 130 de continuación, 40 princi- 
pales, 45 maestros de agricultura, 50 maestras de bordados 
y calados, y 13 maestros especiales. El país tiene 13 
escuelas superiores, enseñanza especial de agricultura, 
artes manuales y ciencias domésticas. 



-m 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



La Universidad do Puerto Rico esta bajo la adminis- 
tración de una ¡unta de síndicos. Las facultades de artos 
Liberales, derecho y farmacia, asi como la sección normal 
para la preparación de profesores radican en Rió Piedras. 
El Colegio de Agricultura y Artos Mecánicas tiene su 
asiento en Mayaguez. Cerca de esta población se halla 
la Escuela Correccional. 

Se debo a la dirección americana la construcción de 
muchos bellos y espaciosos edificios escolares, factor 
indispensable en un sistema de escuelas bien organizado. 
Los primeros recursos para la construcción do casas escue- 
las oran los fondos devueltos por el gobierno Nacional 
al tesoro do la isla. Desde entonóos el país ha aprontado 
fuertes cantidades, ya por medio do la Asamblea Legis 
lativa, ya por acción de los municipios para fomentar la 
construcción de edificios. Hasta [921 se han construido 
500 casas escuelas de todas las categorías, desde la escuela 
rural de un solo salón hasta los edificios do mas do veinte 

salones heohos de 
hormigón armado y 
con todos los adelan- 
tos modernos. Hoy 
el edificio principal y 
mejor construido en 
muchos pueblos es 

la oasa escuela. 

Ademas de los edi- 
ficios levantados de 
fondos públicos, el 
do o t or Sa nt Lago 
Yeve Calzada ha do- 
nado de su propio peculio oasas escuelas a Fajardo, Lu- 
quillo y Ceiba. 




' MFICIO OBGí 1 vi 

Coligió v Agri* ■■•'■ ■•■ - ' - ' 1 - 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 465 



Hoy Iíls escudas están provistas de mobiliario moderno 
e higiénico; al alumno se le suministran los libros de 
texto, papel, lápiz, pluma y tinta gratis; la enseñanza es 
libre; el pudiente no tiene preferencias sobre el pobre. 
La enseñanza es laica; la 
asistencia es obligatoria; y 
las escuelas son bisexuales. 
Del plan de estudios se 
han eliminado la doctrina 
cristiana, el catecismo y 
la historia sagrada. La 
enseñanza es bilingüe. 
Hoy el niño puertorri- 
queño es el único escolar 
en el hemisferio occi- 
dental, que sale de la 
escuela bien preparado en 
los dos idiomas principales 
del mundo. 

Forman parte impor- 
tante del programa ge- 
neral de la instrucción de 
las masas las conferencias 
escolares para los padres, 
las veladas y fiestas escolares, las procesiones cívicas y las 
exposiciones detrabajos escolares, las asociaciones de padres 
y la Cruz Roja Juvenil. 

El Gobierno Insular sostiene dos asilos para niños huér- 
fanos en Santurce, uno para varones y otro para hembras. 

Además de las escuelas públicas, el país cuenta con 
buenas escuelas particulares, elementales y secundarias. 
Algunas de éstas están al amparo de las iglesias católica 
y protestante, y otras están sostenidas por asociaciones 




DR. SANTIAGO VEVE CALZADA 

Prohombre del Partido Republicano; filán- 
tropo puertorriqueño que donó casas escuelas 
a Fajardo, Luquillo y Ceiba 



466 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



laicas. Unas veinte escuelas particulares están acredi- 
tadas oficialmente por el Departamento de Instrucción. 
Entre éstas se hallan el Colegio Puertorriqueño de Niñas, 




ESCUELA GRADUADA LABRA, SANTURCE 

Levantada por la Junta Escolar de San Juan en igii 

Blanche Kellogg Institute, la Escuela de San Agustín, la 
Academia Católica, el Colegio del Sagrado Corazón, la 
Academia San Agustín, el Instituto Politécnico de Puerto 
Rico, el Colegio de la Milagrosa, el Liceo Ponceño, St. 
John's School, St. Rose College, Holy Rosary School, 
George Robinson Orphanage, y Escuela de Nuestra Señora 
de la Monserrate. 

El pueblo puertorriqueño no ha omitido gasto para el 
fomento de la instrucción ; y en los presupuestos insulares 
este ramo siempre ha recibido atención preferente. 
Hasta junio 30 de 192 1, el país lleva gastado en el fomento 
de la instrucción $36,356,514, que cubren los gastos ordi- 
narios, así como la construcción y equipo de 596 edificios 
nuevos. 

Pero el problema educativo no está resuelto aún. La 
población va en rápido aumento, y con ella la población 
de edad escolar, que ha aumentado en unos 120,000 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 467 

durante la dominación americana. Aunque el tanto por 
ciento de analfabetos se ha reducido de 79.6 a 55, el 
censo de 1920 nos dice que hay 115,855 personas com- 
prendidas entre las edades de 10 y 20 años que no han 
aprendido a leer y escribir. 

Sin embargo, el pueblo de Puerto Rico tiene motivos 
sobrados para sentirse satisfecho del progreso realizado, 
según se puede ver por el estado comparativo presentado 
en el Apéndice, sección J. 

Muchos pueblos tienen sus bibliotecas municipales y 
escolares. La Biblioteca Carnegie en San Juan, donativo 
del gran filántropo americano cuyo nombre lleva, presta 
servicios a toda la isla por medio de sus secciones circu- 
lante y ambulante. 

Como centro de cultura el Ateneo Puertorriqueño 




BIBLIOTECA CARNEGIE, SAN JUAN 

Donativo del gran filántropo americano Andrew Carnegie 

continúa la obra iniciada por sus fundadores, celebrando 
certámenes, conferencias y veladas literarias. 

La Asociación de Maestros es el organismo oficial del 
magisterio del país. Realiza una obra altamente meritoria 
en la defensa de los intereses de los profesores, en su pro- 
pio progreso profesional y en el fomento de la instrucción. 



4.63 HISTORIA OE PUERTO RIOO 

14. Libertad de Culto. Autos del cambio de soberanía 
la Católica Romana fué religión oficial, sostenida con 
fondos del presupuesto publico. En 18; o, se concedió 
permiso para el establecimiento de una escuela protes- 
tante en Meques para los hijos de extranjeros. 

La primera iglesia anglieana, "La Santísima Trinidad*' 
de Ponee, se levanto en iS;j; y fué consagrada el año 
siguiente por el obispo de Antigua. Se debe su fundación 
a la tolerancia religiosa decretada por la República en 
España. Restablecida la "Monarquía , se anulo el decreto 
de tolerancia; pero gracias a la intervención del gobierno 
inglés, no fué cerrada esta iglesia, aunque estaba prohi- 
bido el uso de su campana, hasta que en 1808 su repique 
saludo a los soldados americanos que avanzaban desde 
la Playa. 

En ese año se dispuso la completa separación de la 
Iglesia del Estado y se estableció la libertad de cultos. 
La Lev Orgánica garantiza el derecho de conciencia, pro- 
hibe la aprobación de ley alguna relativa al estableci- 
miento de cualquiera religión y el empleo de fondos 
públicos para fines religiosos. Desde que se verifico el 
cambio de soberanía, cesaron en el presupuesto insular 
las asignaciones para el sostenimiento de la iglesia 
católica y de su clero. Por el tratado de París se garan- 
tizaron el libre ejercicio de esta religión y el derecho de la 
Iglesia a sus propiedades. 

Pos protestantes de varias denominaciones han organi 
zado congregaciones y levantado templos en todos los 
pueblos tic la isla. Han establecido escuelas dominicales 
para la instrucción religiosa de los niños y fomentan el 
cristianismo por medio de sus asociaciones. En Rio 
Piedras está funcionando un seminario evangélico para 
la preparación de ministros. El Hospital Presbiteriano 



DESARROLLO HAJO LA SOLLRANÍA AMLRICANA |<<o 



en Santurce v el do San Lucas son dignos ejemplos de 
la raridad practicada al amparo do la fe protestante. 
La iglesia católica lia continuado su obra bajo la direc- 
ción de obispos americanos, ayudados por organismos 
laicos, como las Hijas de María y los Caballeros de Colón. 
Las ordenes regulares de dominicos, agustinos y francis- 
canos desplegan sus esfuerzos y actividades bajo la direc- 
ción del Obispo. La Iglesia ha fundado y sostiene a su 
amparo varias escuelas, y ha levantado templos nuevos, 



i t 




lÜAlti| 




k;i.ksi.v dh san uu'snx mi rn-Ri'.v r>K iihrra 
Hermoso templo católico levantado durante la dominación americana 

de los cuales la hermosa iglesia de San Agustín en Puerta 
de Tierra es el mejor ejemplo. 

La Masonería, que respeta todas las religiones, ha 
tomado arraigo en casi todos los pueblos; ha fundado una 
escuela granja para niños huérfanos; y sostiene un banco 
popular en la Capital. 

La Asociación Cristiana de Jóvenes, organismo que 
está contribuyendo al desarrollo físico, intelectual y 
moral de nuestra juventud, posee un hermoso, edificio en 
San* Juan. 



470 



historia ni«: itfr ro rico 



15. Transformaciones en la vida del pueblo. El desa- 
rrollo de l.i agrieult ura, del coniereio. de las vías de eomuni 
eaeion y de la instrucción pública y particular ha influido 

grandemente en la vida del pueblo, luí las 75 munici 
palidades existen ¿ o aenednet os, 10 alcantarillados, :\ mer 
culos. 77 mataderos públicos y 5a hospitales. Estas 
mejoras han contribuido poderosamente al bienestar de 
las varias comunidades. 1.a vida social y doméstica ha 
experimentado modificaciones notables. Los hogares de 
las familias aun en circunstancias modestas gozan de las 
comodidades y conveniencias propias de una civilización 
avanzada. El bello estilo arquitectónico, la luz eléctrica. 




UNION klU'Kv. 



MPLQ PROTKSTANTB LBVANTAPO KN SANVVRVK fn loo: 

la cocina de gas, el agua del acueducto, el suministro diario 

del hielo, la maquina de coser, el piano, el tonógrato, las 



DES \kkoi LO BAJO i A SOBERANÍA AMERICANA 471 

instalaciones sanitarias, el abanico eléctrico, el teléfono, 
la plancha eléctrica, los amplios balcones, las enredaderas, 
las lloros, los libros, periódicos y revistas y los cuadros, 




11 iii'M'ii 



11 1 Kl í\l'. s \n 1 l'KCH 



restando valiosos *s«rv¡cios pata aliviar las doltneias 
<!<■ los desvalidos 

iodos contribuyen al bienestar y felicidad de las familias. 
Aun eil muchos hogares de los pobres hoy se usa la luz 
eléctrica y otras comodidades nunca autos soñadas. 

Kl automóvil está al alcance de toda familia mediana 
mente acomodada y el cinematógrafo brinda diversión 
para pobres y ricos. Los alumnos de las escuelas tienen 
sus periódicos, sus sociedades literarias y sus juegos. 
Los gallos han cedido su puesto de honor al juego de 
pelota, a que se dedican eon tanto alan los niños campe 
sinos como los del pueblo. Todo pueblo cuenta eon su 
casino; algunos tienen su eampo atletico; la juventud 
juega al "tennis"; y el caballito del tuno ha sido susti 
tuído por la bicicleta. Todo esto indica un progreso 
maravilloso. 

16. Estado de la ciase obrera. Estos adelantos rio 
están limitados a las familias ricas. 1.a gran masa del 
pueblo obrero ha sido beneficiada grandemente. ¿ Quién 



47^ 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



se acuerda hoy del hogar del pobre, constituido por una 
choza miserable, con su sala, comedor y dormitorio todo 
en uno, sostenido con el vergonzoso jornal de treinta 
centavos al día ? Si bien es verdad que muchos pobres 
habitan todavía en cabanas aisladas por los campos, 
faltas de las comodidades de la vida moderna, también 
es verdad que viven en condiciones mucho mejores que 
antes, cuando toda la riqueza del país daba un promedio 
de unos sesenta dólares por habitante. Hoy cuando la 
riqueza territorial alcanza a $220 por persona, el pobre, 
aun el jornalero campesino vive en mejores condiciones. 
Él y su esposa están mejor vestidos; sus hijos van a la 
escuela; vive en una casa más decente; toda la familia 
come mejor; goza de diversiones lícitas; y, en general, 

disfruta de una vida más 
higiénica y feliz. 

La clase obrera ha sido 
favorecida por una legis- 
lación especial. Por dis- 
posición del acta orgánica 
ocho horas constituyen un 
día de trabajo en las obras 
públicas; y el empleo de 
niños menores de catorce 
años de edad en cualquier 
ocupación perjudicial a la 
salud y a la moral está 
prohibido. La Asamblea 
Legislativa ha otorgado 
leyes para proteger los 
intereses del pueblo trabajador tales como el salario 
mínimo de la mujer y la ley sobre indemnizaciones a 
obreros. Todo esto ha venido a contribuir al bienestar 



s«b5»!Sf^^ 


¿ v 'oHfc 


d§Ü 






£ ^rs 












I^S UT . - * 




' 




^H 










11 


1 m<¡Ti 




-•* 
t 


' 


fl 


■ 








J 




?&* 


SSSS 


29 




„ , -"^-""" "** 


*' "" 


■ 





MAYAGVEZ 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 473 

y a la felicidad comodidad y protección de esta digna 
clase, sin cuya eficaz ayuda el país no hubiera logrado 
los grandes progresos materiales que se han consignado. 




VISTA GENERAL DEL BARRIO OBRERO, SAN JUAN 

Las condiciones de vida de la clase obrera han mejorado notablemente 

17. Progresos realizados por la mujer puertorriqueña. 

Entre todos los adelantos, cambios y modificaciones que 
se han operado bajo la soberanía americana, tal vez, los 
de mayor realce son los progresos realizados por la mujer 
puertorriqueña. Tanto su estado social, como su status 
civil y su posición en la vida económica han sufrido trans- 
formaciones de gran significación para ella, para su familia 
y para la sociedad. 

Sepultados en el olvido están aquellos tiempos, cuando 
era necesario expedir licencias de maestras sin exámenes, 
porque no se encontraban señoras que poseyeran instruc- 
ción suficiente para poder aprobarlos. Olvidada está la 
época cuando la familia creía que con la instrucción del 
cuarto y quinto grado la niña tenía bastante. ¿ Dónde 
está aquella marcada preferencia a favor de los hijos 
varones en asuntos de instrucción ? ¿ Quién cree hoy 
que en época tan cercana como lo es el año de 1897 



474 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



existían en Puerto Rico solamente una escuela rural y 
treinta auxiliares para niñas ? ¿ Quién recuerda hoy que 




EDIFICIO DE LA ASOCIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES 

Organismo que está contribuyendo al desarrollo físico, intelectual y moral de la juventud 

cuando se verificó el cambio de soberanía había dos 
pueblos sin ningunas escuelas' de niñas ? 

¿ Dónde está hoy la mujer que se escondía modestamente 
tras las celosías de su casa ? ¿ Dónde está aquélla que 
no se atrevía a salir sola a las tiendas a hacer sus compras ? 
¿ Dónde está hoy la joven de diez y seis años que sale de 
su reclusión conventual para casarse con un hombre de 
cuarenta a quien apenas conoce ? 

Todas aquellas mujeres puertorriqueñas han pasado 
a la historia. Hoy la niña tiene tanto derecho en la 
escuela como su hermano. No sólo se queda en la escuela 
tanto tiempo como su hermano, sino que anhela obtener 
el diploma de la escuela superior. Hoy la joven de diez 
y seis años está todavía en la escuela, y cuando se casa, 
es con un joven cuya edad corresponde a la de ella. Hoy 
las casas se fabrican con amplios balcones y terrazas, 
pues la reina y las princesas del hogar se han emancipado 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 475 

de aquella reclusión exagerada que les privaba el com- 
partir los beneficios y gozos de la vida con el padre, el 
esposo, el hermano y el hijo. 

Hoy la mujer puertorriqueña no sólo va a las tiendas 
a hacer sus compras, sino que ocupa puestos en los 
establecimientos comerciales. Trabaja con éxito mar- 
cado como dependienta, cajera, taquígrafa, telefonista, 
telegrafista, administradora de correos, tenedora de 
libros; y hasta dirige su propia casa mercantil. 

Hoy el profesorado puertorriqueño se compone en su 
inmensa mayoría de señoras y señoritas ilustradas y 
competentes. Desempeñan con buen éxito puestos de 
inspectoras y de principales de escuelas elementales y 
superiores. La mujer puertorriqueña con su título 
universitario de Cornell, Columbia o la Universidad de 
Puerto Rico explica hoy las asignaturas más difíciles, 
las ciencias y matemáticas, en las escuelas superiores y 
en la Universidad misma. 

Hoy la mujer puertorriqueña ejerce las profesiones 
antes monopolizadas por los hombres ; tenemos abogadas, 
médicas, farmacéuticas y dentistas mujeres. Hoy la 
mujer ocupa puestos de confianza en las administraciones 
insular y municipal. Toma parte activa en los movi- 
mientos cívicos y sociales. Está interesada en todas las 
actividades para el mejoramiento de las condiciones de 
la vida. Hoy la mujer puertorriqueña escribe en la 
prensa, guía su automóvil, viaja sola, prepara libros de 
texto, redacta su periódico y pide el voto. Hoy la mujer 
puertorriqueña es la mujer del siglo XX. 

18. Resumen. Los adelantos realizados por el pueblo 
puertorriqueño al amparo de la gloriosa bandera ameri- 
cana, en el breve espacio de poco más de veinte años, no 
tienen paralelo en los anales de la historia. Este progreso 



476 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



es un timbre de gloria que hace honor a Puerto Rico y a 
la gran nación americana. Gran parte de este progreso 
se debe a la iniciativa, a la sabia dirección y a la generosa 
ayuda del Gobierno de los Estados Unidos, y a los lazos 
y corrientes de simpatía, establecidas entre los borin- 
queños y el pueblo 
americano. Pero 
es justo consignar 
que la mayor parte 
de estos adelantos 
la debe el pueblo 
puertorriqueño a 
sus propios esfuer- 
zos, a su apoyo, 
decidido a todo lo 
que significa pro- 
greso, conservando 
lo bueno de lo viejo 
y aceptando lo 
bueno de lo nuevo. 
El pueblo puerto- 
rriqueño se ha 
hecho cargo de que 
América es la tierra 
de la oportunidad 
y del porvenir. 

El pueblo puer- 
torriqueño ha res- 
pondido de una manera altamente patriótica a los 
cambios en la administración, en el fomento de las obras 
públicas, en instrucción, hacienda, justicia, agricultura, 
comercio e industria, para su desarrollo y mejoramiento 
económico, cívico, político, social y moral. 




LA PALMA REAL 

Hace algunos años los niños de las escuelas publicas 

eligieron la palma real como árbol más ti pico 

del país 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 477 

INDICACIONES PARA EL ESTUDIO BAJO LA DIRECCIÓN 
DEL MAESTRO 

Temas para ejercicios escritos: 1. Los efectos inmediatos del 
cambio de soberanía. 2. El ciclón de San Ciríaco. 3. El desarrollo 
de la agricultura bajo la soberanía americana. 4. Estudio compara- 
tivo de la producción agrícola bajo la dominación española y la sobera- 
nía americana. 5. Progresos realizados en los medios de comunica- 
ción desde 189S. 6. Importancia de buenos puertos y muelles para el 
comercio. 7. El teléfono como utilidad pública. S. Desarrollo com- 
ercial desde 1898. 9. Las fuentes de ingreso del Gobierno Insular. 
10. Los derechos civiles bajo la nueva soberanía. 11. Importancia 
de la sanidad pública; sus progresos y necesidades. 12. El progreso 
de la instrucción pública bajo el sistema americano. 13. El hogar 
puertorriqueño de hoy. 14. La clase obrera en Puerto Rico. 15. 
La mujer puertorriqueña. 

Preguntas y ejercicios : 1. ¿ Por qué causas no vino de repente 
la prosperidad material de Puerto Rico con el cambio de soberanía ? 
2. ¿ Qué efectos tuvo el ciclón de San Ciríaco sobre el progreso 
de Puerto Rico ? 3. ¿ Por qué se decretó el canje de la moneda 
provincial por el oro americano ? ¿ Por qué se aceptó el peso provin- 
cial en sólo sesenta centavos oro americano ? 4. ¿ Por qué la caña 
de azúcar llegó a constituir la primera riqueza del país ? ¿ Qué pro- 
ducto contaba con mejores mercados bajo la nueva soberanía, el azú- 
car o el café ? ¿ Cuál contaba con mejores terrenos para su cultivo ? 
¿ Qué resulta menos costoso, levantar una finca de caña o de café ? 
¿ Por qué ? ¿ Una finca de pinas o de cocos ? ¿ Por qué ? 5. ¿ A qué 
causas atribuye V. el aumento en el cultivo del tabaco ? ¿ Qué pro- 
ducto tiene mejor aceptación en los mercados de los Estados Unidos, 
el café- o el tabaco de Puerto Rico? 6. ¿ De qué modo contribuye el 
libre comercio con los Estados Unidos al desarrollo de la agricultura y 
del comercio de Puerto Rico ? ¿ Fueron admitidos libres de derechos 
los productos de Puerto Rico en los mercados españoles durante la 
anterior dominación ? 7. ¿ Por qué no se dedicaron los puertorri- 
queños al cultivo de las pinas, toronjas y naranjas dulces para la 
exportación diñante la dominación espaiiola ? 8. ¿ Qué procedimien- 
tos nuevos hanse introducido en el cultivo de la caña en estos últimos 
años ? ¿ En la elaboración del azúcar ? 9. ¿ De qué manera bene- 
ficia la introducción de vapores especiales para la conducción de frutas 
a los mercados del Norte el cultivo de estos productos ? 10. ¿ Qué 
fines persigue la Asociación de Productores de Azúcar ? Si es posible, 
procúrese el informe de este organismo sobre la producción de azúcar 
para el estudio de la clase, n. ¿ Qué es la asociación denominada 
Porto Rico Fruit Exchange ? ¿ Qué objeto tiene ? 12^ ¿ De qué 
beneficio para el país son las estaciones experimentales de agronomía ? 
Si V. intenta introducir en su finca un cultivo nuevo, ¿ a quién se dirige 
V. para tomar consejos ? 13. ¿ Qué relación tienen las buenas carre- 

32 



478 HISTORIA DE PUERTO RICO 

teras con el buen éxito de la agricultura y comercio ? Dos fincas están 
en condiciones idénticas, con esta sola excepción: la primera está 
situada en un camino de herradura y la segunda en una carretera afir- 
mada, i Cuál de las dos rinde mayores beneficios ? ¿ Cuál posee 
mayor valor en el mercado ? 14. ¿ Dónde prefiere V. vivir, en Puerto 
Rico, o en otra isla en idénticas condiciones, con excepción de la comuni- 
cación con el exterior por cable ? Razone V. su respuesta. 15. ¿ De 
dónde vienen las mercancías en las tiendas que ha visitado V. última- 
mente ? ¿ Por qué no se producen en el país ? 16. ¿ A qué causas 
obedece el rápido desarrollo comercial de Puerto Rico en los últimos 
veinte años ? ¿ De qué manera afectó la Gran Guerra Mundial al 
comercio del país ? 17. ¿ Por qué los puertorriqueños introducen 
tantos víveres del exterior ? ¿Es preferible trabajar por un jornal y 
comprar todos los comestibles en las tiendas, o es mejor poseer una 
pequeña finca donde se produzcan éstos ? 18. ¿ Cuáles de los artícu- 
los de importación podrían producirse en el país ? 19. ¿ Qué indus- 
trias existen en el pueblo donde vive V. ? ¿ Qué otras podrían intro- 
ducirse ? 20 ¿ Para qué sirven los bancos ? ¿ Qué beneficio deriva 
V. de los bancos ? ¿ Qué es una caja de ahorros ? 21. ¿ Qué se en- 
tiende por el presupuesto insular ? ¿ Puede pagarse de fondos públi- 
cos alguna atención que no esté incluida en el presupuesto ? 22. ¿ A 
qué ramos de la administración dedica el pueblo de Puerto Rico pre- 
ferencia en el presupuesto insular ? ¿ Por qué ? 23. ¿ Cuánto pagan 
hoy los puertorriqueños para el sostenimiento del ejército ? ¿ De la 
marina ? ¿ Del clero ? ¿ Del servicio postal ? ¿ Del servicio de 
faros ? ¿ De la sanidad-marítima ? ¿ De la administración nacional 
en los Estados Unidos ? 24. Los derechos de aduana y los impuestos 
sobre el tabaco, cigarros y cigarrillos cobrados en Nueva York pasan 
al Tesoro Nacional en Washington. ¿ Dónde ingresan los fondos 
cobrados en Puerto Rico por estos conceptos ? ¿ Quién dispone de 
dichos recursos ? 25. ¿ Qué derechos civiles disfruta V. como ciu- 
dadano americano ? ¿ Qué derechos políticos ? ¿ Cuáles son los 
deberes principales de todo ciudadano ? 26. ¿ Cuáles son las funciones 
del departamento de sanidad ? ¿ Por qué se invierten fondos públicos 
para promover la salud del pueblo ? ¿ No es el estado de la salud de 
una persona asunto particular ? 27. ¿ Cuáles son las enfermedades 
más comunes en Puerto Rico ? ¿ Qué medidas se están tomando 
para combatirlas ? ¿ Qué hace V. para mejorar las condiciones 
sanitarias de su pueblo ? 28. ¿ Qué es la uncinariasis ? ¿ Cómo se 
evita esta enfermedad ? 29. ¿ Qué es el Instituto de Medicina Tropi- 
cal ? ¿ Qué hace ? ¿ Qué es la Asociación Médica de Puerto Rico ? 
¿ Qué fines persigue ? 30. ¿ Quién es el comisionado de instrucción 
de Puerto Rico ? ¿ Quién es el comisionado municipal de instrucción 
de su pueblo ? 31. ¿ Qué es la Asociación de Maestros de Puerto 
Rico ? ¿ Qué trabajos realiza ? 32. ¿ Por qué es libre la instrucción 
pública en Puerto Rico ? ¿ Por qué es obligatoria la asistencia a 
las escuelas ? 33. ¿ Qué ventajas obtiene el niño puertorriqueño 



DESARROLLO BAJO LA SOBERANÍA AMERICANA 479 

aprendiendo bien el inglés y el español ? 34. ¿ Por qué hoy no se 
enseña la doctrina cristiana en las escuelas públicas ? 35. ¿ Qué leyes 
hoy en vigor brindan protección especial a la clase obrera ? <TPor qué 
se prohibe el trabajo de los niños ? 36. ¿ Qué derechos civiles posee 
hoy el hombre, que no tiene la mujer puertorriqueña ? ¿ Debe con- 
cederse o no el voto a la mujer ? 




DR. CAYETANO COLL Y TOSTÉ 

Historiador de Puerto Rico; socio de varios organismos científicos, literarios e históricos; 

autor de varias obras laureadas. Ha ocupado varios cargos de confianza en la 

administración piíblica 

480 



CAPITULO XXVI 
CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 

i. Las Ciencias. En Puerto Rico ha habido relativa- 
mente pocas investigaciones científicas que demuestran 
gran originalidad. La ciencia médica es la mejor repre- 
sentada. Aparte del descubrimiento de la causa de la 
anemia del país por el doctor Ashford y los trabajos reali- 
zados por los miembros del Instituto de Medicina Tropical, 
nuestra historia no registra 
ningún descubrimiento o in- 
vento, que haya sido recono- 
cido en el exterior o que haya 
recibido aplicación general 
en el país. Es justo consignar 
que las ciencias aplicadas 
como la ingeniería, la cirugía 
y la medicina en general han 
tenido dignos representantes. 
El doctor Cayetano Coll y 
Tosté, en 1895, publicó su 
obra "Tratamiento de la 
Fiebre Amarilla". Entre 
otros trabajos el doctor Isaac 
González Martínez dio a la 
publicidad "La Bilharziosis 
en Puerto Rico en 1904", y 
su libro "Esprú, Anquilostomiasis y Bilharziosis" apareció 
en 1920. 

Como hecho histórico debe anotarse la introducción de 
la vacuna. En 1 803 se presentó de nuevo la viruela en el 




DR. BAILEY K. ASHFORD 

Coronel del Cuerpo Médico Militar; 

descubridor de la verdadera causa de la 

Anemia del país; miembro del 

Instituto de Medicina Tropical 



482 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



país. El doctor Francisco Oller, cirujano mayor del 
cuerpo médico, supo que en Santomas ya se hallaba en 
uso el virus de vacuna, descubierto en 1796 por Eduardo 
Jenner, médico inglés. Oller hizo traer de la isla vecina 
una negrita vacunada en ambos brazos. En breve 
tiempo consiguió que se contuviera la epidemia por 
medio de la propagación de la vacuna. Cuando vino a 
Puerto Rico la real comisión, bajo la dirección del médico 
honorario de la Real Cámara, el. doctor Francisco Javier 
de Balmis, para implantar la vacuna, ya encontró en uso 
el virus protector. 

Entre los pocos puertorriqueños que se han dedicado a 
las investigaciones en el campo de las ciencias puras se 

ha distinguido el doctor 
Agustín Stahl (1842- 
191 7), cuyos trabajos so- 
bre historia natural le 
hubieran acreditado en 
cualquier país del mundo. 
El doctor Stahl nació 
en Aguadilla de padres 
alemanes. Cursó los 
estudios preparatorios en 
Alemania y la medi- 
cina en la Universidad 
de Praga. Ejerció su 
profesión en la Capital, 
Manatí, Yabucoa y Bay- 
amón donde fijó defini- 
tivamente su residencia 
y donde falleció. 
El doctor Stahl se dedicó al estudio de la botánica 
tropical, a disecar pájaros y a coleccionar objetos 




DR. FRANCISCO OLLER Y FERRER 

Cirujano mayor del cuerpo mético militar que 
introdujo la vacuna en Puerto Rico 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 



483 




arqueológicos y a crear un museo. En 1882 publicó un 
"Catálogo del Gabinete Zoológico" fundado por él y en 
el cual constan 2,300 especies "^^^ 

clasificadas . E n 1 8 8 9 publicó 
su obra titulada ' ' Los Indios 
borinqueños", trabajo que 
revela el mérito del sabio in- 
vestigador. De 1883 a 1887 
dio a la luz pública seis 
folletos sobre la Flora puerto- 
rriqueña. Entre otros estu- 
dios figuran sus trabajos 
sobre la enfermedad de la 
caña de azúcar, que todavía 
constituye uno de los pro- 
blemas más difíciles de nues- 
tros patólogos. También 
publicó dos folletos históricos 
sobre la fundación de Bayamón y de Aguadilla. 

-Los trabajos científicos del doctor Stahl nunca pudieron 
contar con la protección oficial y el medio ambiente no 
le fué favorable. Sufrió decepciones amargas porque el 
país no supo aprovechar los resultados de sus investiga- 
ciones. En vez de conservarse en Puerto Rico, su colec- 
ción arqueológica pasó al Museo de Historia Natural de 
Nueva York. 

La botánica tiene otro representante en el licenciado 
J. Federico Legrand, que ha publicado varios artículos 
sobre la Flora regional en la Revista de Agricultura. Su 
manuscrito sobre la Flora puertorriqueña está laureado 
por el Ateneo de San Juan. El personal técnico de las 
Estaciones Experimentales de Mayagüez y Río Piedras se 
dedica a investigaciones para beneficio de la agricultura. 



Uno de los primeros hombres de ciencia 
que la producido Puerto Rico 



4 8 4 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



2. El Arte Pictórico. El arte pictórico ha tenido varios 
representantes, cuyos méritos les hacen acreedores a ser 
incluido en una obra de esta índole. 

José Campeche (i 752-1809) nació en San Juan. 
Empezó a manifestar su inclinación artística, cuando 
niño, trazando dibujos en las paredes de su casa y en 
las aceras de la calle, con un carbón de cocina. No 
existiendo escuelas de dibujo o pintura en el país, se 
desenvolvió sin guía ni maestro, dirigido sólo por su 
genio e inspiración artística. En 1776 llegó desterrado 
a esta isla el pintor español Luis Paret y Alcázar. 
Campeche pudo contar con la amistad, conocimientos 
técnicos y consejos de este artista. Desde entonces se 
notaron grandes mejoras en sus trabajos. 

Campeche se dedicó 
mucho a la pintura de 
cuadros místicos, y en 
iglesias y casas particu- 
lares se conservan aún 
interesantes lienzos de este 
género. Entre sus mejores 
producciones se cuentan 
El Nacimiento, El Ángel 
caído, La Reina de los 
Ángeles y El San Juan 
Bautista. 

Como representantes 
de asuntos históricos, 
Campeche nos ha dejado 
El Naufragio de Power, 
El Sitio de San Juan por los británicos y un retrato del 
brigadier Ramón de Castro, que hoy ocupa un sitio en la 
Biblioteca Carnegie. 




JOSÉ COMPECHE 

Primer pintor puertorriqueño 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 485 

Al juzgar la obra y el mérito de Campeche, debe tenerse 
presente que nunca contó con buenos modelos que imitar, 
ni pudo consultar las obras de los grandes pintores de 
Europa, ni conoció ninguna escuela de arte. Se ganaba 
el sustento como maestro de capilla y en ese puesto 
falleció a los 57 años de edad. En la casa número 
43, de la calle de la Cruz, de San Juan, donde Cam- 
peche nació y laboró, y en el frontispicio que da a la 
calle de San Sebastián, se halla una lápida con esta 
inscripción : 

Al Maestro José Campeche, pintor portorriqueño. La 
Sociedad Económica de Amigos del País. Año 1862. 
Nació en 1752. Murió en i8oq. 

Ramón Atiles y Pérez (1804-1875) fué pintor de 
mérito, y sobre todo retratista. En el Ateneo existen 
varios cuadros que son obra de él, especialmento el 
retrato del intendente Ramírez y de la poetisa Hernández. 

Francisco Oller (1833-1917) fué natural de San Juan. 
Siendo joven fué escribiente de las oficinas de Hacienda. 
Sus primeros ensayos artísticos, unas caricaturas de sus 
jefes, pronto le proporcionaron la cesantía como recom- 
pensa. Entonces se dedicó Oller a copiar varios retratos 
de la reina Isabel II, cuadros de Animas para iglesias y 
algunas imágenes. Con el producto de estos trabajos 
pudo trasladarse a Madrid donde fué discípulo de Federico 
Madrazo. Sus aspiraciones le llevaron a París donde, a 
pesar de grandes dificultades económicas, pudo terminar 
sus estudios. 

De regreso a Puerto Rico, fundó, en 1865, una primera 
Academia de Pintura. Sus cuadros il Las Tinieblas" 
que hoy existe en la iglesia de San José, y ' ' Colón Encade- 
nado," que se conserva en el Museo de Brasil, son de 
aquella época. 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



En 1883 fué representante de Puerto Rico a la Expo- 
sición de Viena y de allí se trasladó a París donde 
estuvo muchos años. Más tarde pasó a Madrid, donde 
hizo el retrato del rey Alfonso XII, de una hija 

del ministro Sagasta y de 
varios personajes de la 
Corte. Pintó lienzos de 
asuntos históricos, de cos- 
tumbres y de paisajes que 
llamaron mucho la atención, 
haciendo mérito de ellos la 
prensa de Madrid. El rey 
le condecoró con la Cruz 
de Carlos III y le otorgó el 
título de Pintor de Cámara 
de Su Majestad. 

Su discutido cuadro "El 
Velorio" lo exhibió en la 
Exposición de Puerto Rico 

FRANCISCO OLLER A LA EDAD DE S3 AÑOS en I 893 y lO HeVO Si lSu gTSLn 

pintor puertorriqueño laureado Exposición Universal cele- 

brada en París. "El Velorio" es una crítica exagerada 
de costumbres del país. Hoy se guarda este gran cuadro 
en la sala de dibujo de la Universidad de Puerto Rico. 

En el Ateneo Puertorriqueño los retratos de varios 
personajes distinguidos del país, obra del pintor laureado, 
adornan sus salones. Los cuadros "Un Mendigo," "Un 
Cesante," "El Almuerzo del Rico" y "El Almuerzo del 
Pobre" son verdaderos ejemplos de perfección artística. 

Aun en su edad avanzada continuaba pintando pai- 
sajes bellos escogidos de entre las fértiles campiñas de 
Bayamón, donde pasó algún tiempo. Murió en San Juan 
en 1917. 




CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 487 

Como discípulos que prometen aparecen Carreras, 
López de Victoria, J. Elias Levis y Miguel Pou. Ramón 
Frade, de Cayey, pintor de mérito, hizo sus estudios en 
Italia. En el país, donde el ambiente es poco propicio, 
no se ha sabido apreciar sus trabajos debidamente. En 
España han figurado como buenos pintores los puerto- 
rriqueños Molina en Madrid y Cuchy en Barcelona. 

3. La Música. Si han escaseado entre nosotros los 
hombres de ciencia y los pintores, el arte musical cuenta 
con representación tan numerosa que es de todo punto 
imposible hacer más que una ligera relación de los 
músicos más salientes, pues de entrar en detalles se 
necesita todo un libro, que ya ha dado a la publicidad 
Fernando Callejo en su "Música y Músicos Porto- 
rriqueños". Así como al tratar de la ciencia se concede 
mérito a la originalidad, a la investigación, así en el arte 
se da preferencia a la producción, a los compositores. 

Felipe Gutiérrez Espinosa (182 5-1 900), natural de San 
Juan, cual otro Campeche, sin preparación adecuada 
y dirigido sólo por su genio, escribió más de trescientas 
composiciones musicales, de todos los géneros. Fué 
músico mayor del batallón de Iberia a los veinte años, 
y en 1858 obtuvo por oposición la plaza de maestro de 
capilla de la Catedral. Cultivó mucho el género religioso, 
contándose entre otras producciones su Misa en do mayor, 
Misa en la menor, y las misas de la Purificación, Anun- 
ciación, Ascención, Jueves Santo, Nochebuena, San Juan 
y Santa Cecilia; Réquiem, Miserere, Las Siete Palabras, 
Segunda Lamentación y Magnificat. Escribió La Familia, 
La Manganilla, La Peseta y Tonidán, oberturas; El 
Amor de un Pescador, zarzuela; Guarionex, opera en tres 
actos, libreto de Alejandro Tapia y Rivera, y M acias, 
otra opera, libreto de Martín J. Travieso. 



488 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Genaro Aranzamendi (183 1- ? ) era natural de la 
Capital. Se educó en Europa y se dedicó a la música 
en San Juan y Bayamón. Triunfó como compositor de 
obras para canto y piano, como romanzas, danzas y 
plegarías. 

Adolfo Heraclio Ramos (1837-1891) fué hijo de Arecibo. 
Hizo sus primeros estudios con su padre, músico de la 
banda del Regimiento de Granada y organizador de la 
primera buena orquesta que tuvo la Villa del Capitán 
Correa. Sin salir de su pueblo natal, Ramos llegó a 
aventajar a Tavárez como pianista. En la primera 
Feria-Exposición celebrada en Puerto Rico en 1854 fué 
premiado Ramos por una composición titulada Fantasía 
con variaciones sobre la polka favorita de Jenny Lind. Su 
Carnaval de Venecia le ganó medalla de oro y diploma 
en 1860; y su Ave en el Desierto fué adjudicado igual 
premio en 1865. 

Sandalio Callejo (1833-1883) fué educador más bien 
que compositor, sin embargo produjo algunas obras de 
distintos géneros, y su composición para orquesta Gozos 
a San Vicente de Paul fué laureada. 

Julián Andino, natural de San Juan donde nació por 
el año 1842. A los 18 años era buen violinista y a los 
70 todavía pulsaba este instrumento. Como compositor 
nos ha dejado La Margarita, danza regional; Siempre 
Tú, Adiós, y Rayo de la Luna, romanzas para canto y 
piano; Figuras Chinescas, Amor e Hidrofobia, Agua 
Mansa, La Soleá y el Seis de Andino. 

Manuel G. Tavárez (1842-1882), uno de los primeros 
artistas que ha producido Puerto Rico, era natural de 
San Juan. Hizo sus primeros estudios de piano con 
Juan Cabrizas y recibió algunas lecciones de armonía de 
Domingo Delgado, organista de la Catedral. Continuó 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 489 

sus estudios en París bajo la dirección del maestro 
Auber. Fijó su residencia en Ponce donde se dedicó a 
la enseñanza. Fué laureado por sus composiciones de 
piano y de orquesta en varios certámenes. Las obras 
premiadas con diplomas y medallas de oro son las siguen- 
tes: La Hamaca, Recuerdo de Antaño, Cajita de Música 
y su gran marcha Redención. Sobresalió como pianista, 
pero ha dejado composiciones como El Pastorcito, El 24 
de Junio, Margarita, Ausencia, Melancolía,' Sensitiva, 
Violeta, Un Día de Campo, Dulce Corazón y Hortensia, 
que han sido calificadas de "romanzas criollas sin 
palabras". 

Braulio Dueño Colón (1854- ), flautista-com- 
positor, nació en San Juan. Nunca estudió en el extran- 
jero y sus composiciones son netamente puertorriqueñas. 
En el primer certamen literario-musical celebrado por 
el Ateneo en 1877 obtuvo su primer triunfo con su ober- 
tura La Amistad. Desde entonces ha recibido muchos 
premios. Preparó expresamente para las escuelas pú- 
blicas el libro Canciones Escolares, con letra de Manuel 
Fernández Juncos. Su Estudio sobre la danza porto- 
rriqueña recibió diploma de honor y un busto de oro del 
gran compositor Juan Morell Campos. Entre sus muchas 
composiciones se hallan La Tierruca, La Criolla, Delia 
y Belén, Patria, La Canción del Muchacho, Noche de 
Otoño, obertura para orquesta; Ecos de mi Tierra, sin- 
fonía para orquesta; La Rosa de Oro, marcha festival; 
Mariposas, gran vals para banda; El Pitirre, vals para 
flauta y piano; y muchas danzas. 

Juan Morell Campos (185 7-1 896), natural de Ponce, 
fué uno de los mejores maestros-compositores que ha 
producido Puerto Rico. Hizo sus primeros estudios 
con Antonio Egipciaco, llegando a ser un flautista notable 



49o 



HISTORIA DE PUERTO RICO 




JUAN MORELL CAMPOS 

Uno de los mejores maestros-compositores 
que ha producido Puerto Rico 



y dominando las dificultades del bombardino. Tavárez, 
uno de sus maestros, le auguró grandes triunfos. Como 

otros grandes maestros del 
arte se desarrolló solo. Desem- 
peñó una plaza de bombard- 
ino en el batallón de Caza- 
dores de Madrid, completando 
los conocimientos de instru- 
mentación y dirección. En 
la Feria-Exposición de Ponce 
del año 1882 conquistó los 
primeros laureles con su sin- 
fonía La Lira. Digno sucesor 
de Tavárez se dedicó a la 
dirección de orquesta y a la 
composición. Entre las 
muchas obras se anotan Maldito Amor, Mis Penas, Alma 
Sublime, Tuya es mi Vida, Vano Empeño, composiciones 
amorosas ; Saludo a Ponce, tanda de valses, Juegos Florales, 
marcha, Puerto Rico, sinfonía, Un Viaje por América, 
zarzuela. Ha dicho alguien : ' ' Morell Campos nació para 
el arte, vivió por el arte y murió dentro del arte. ' ' 

Federico Ramos (1857- ) nació en Arecibo. Fué 
su preceptor su hermano mayor Heraclio. Ha escrito 
mucho : obras de baile, de salón, de concierto y para canto 
y piano. Su Marcha Triunfal dedicada al Presidente 
Roosevelt ha sido muy elogiada en el extranjero. 

Gonzalo Núñez ( -19 15), conceptuado por algunos 
como el primer pianista puertorriqueño de los últimos 
treinta años, nació en Bayamón. Hizo sus primeros 
estudios con Juan Cabrizas y en 1868 se trasladó a París 
donde cursó durante siete años la carrera artística. Ha 
obtenido grandes triunfos en Estados Unidos, Méjico, 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 491 

Cuba, la América del Sur y España. Sus principales 
composiciones son para piano, entre éstas Loreley, El 
Ángelus, Sonata, Trina, Elena, Allegro de Concierto y 
La Borinqueño,. Sus obras se han editado principalmente 
en París, Londres y Nueva York, pues gran parte de su 
carrera la pasó fuera del país. 

Arístides Chavier Arévalo (1867- ), pianista-com- 
positor, nació en Ponce, donde hizo sus primeros estudios 
de flauta y piano. Luego continuó perfeccionándose en el 
piano en Nueva York y París. Un grupo de composi- 
ciones para piano y orquesta enviado a la Exposición de 
San Luis en 1904 le ganó medalla de oro y diploma. Ha 
producido muchas obras para piano, orquesta, banda 
militar e instrumentos de cuerda. 

Casimiro Duchesne ( -1906), natural de San 
Juan, obtuvo premios por su Obertura de Concierto, 
otra Obertura y una Sinfonía. Fué autor de La 
Mariposa, Cada Loco con su Tema y de unos cuantos 
bailables. 

Rafael Balseiro D avila (1867- ) nació en Arecibo. 
Empezó sus estudios musicales a los nueve años con el 
laureado pianista Heraclio Ramos. La danza Amparo 
es su primera producción. El Niágara, vals de concier- 
to, fué premiado en la Exposición Universal de Chicago. 
Entre los muchos valses que ha producido sobresalen 
Puerto Rico, Tu Risa y Mariposa. Entre otras composi- 
ciones deben mencionarse la danza Una Perla, la marcha 
festiva El Antifaz Rojo, la zarzuela Amor que Nace y 
Amor que Muere y la marcha fúnebre El Llanto de una 
Estrella, dedicada a José de Diego. 

Arturo Pasarell, nacido en Barcelona en 1866, _de padres 
puertorriqueños, se ha dado a conocer por sus danzas 
Yambú, Pistolas, Anhelos del Alma y Sicilia. 



492 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Jaime Pericas Díaz (1870- ) nació en Aguadilla, 
pero ha residido en Ponce desde la edad de un año. Nos 
ha dado Lirios y Rosas, vals para orquesta y Así Canto 
Mis Amores, romanza para canto y piano, que le ganó 
medalla de oro. 

Francisco Cortés (187 1- ) nació en San Juan y 
empezó sus estudios de piano con Tavárez, pasando más 
tarde a Barcelona y París donde ganó justa fama como 
director de orquesta. Su composición La Noche de Navi- 
dad fué estrenada en París. Después de breva estancia 
en Puerto Rico fijó su residencia en Nueva York. 

Luis R. Miranda (1879- ) nació en Utuado. Em- 
pezó sus estudios de clarinete en Utuado, agregándose 
luego a una banda militar de las tropas que formaban 
campamento en su pueblo. En 1901 fué nombrado 
director de la banda del Regimiento de Puerto Rico. 
Sus obras laureadas son Weber, marcha triunfal; La 
Reina de las Flores, danza; A Red Rose, selección para 
orquesta ; y Cuarteto en re mayor, para instrumentos de 
cuerda. 

José Quintón (1881- ) nació en Caguas. Le han 
ganado premios su Marcha Triunfal, para orquesta, su 
Cuarteto en Re mayor, para cuerda, y Las Variaciones. 

Monserrate Ferrer Otero estudió el piano con Ana 
Otero y armonía y composición con Gonzalo Núñez. 
Sus composiciones Apolo, Nocturno y una Danza han sido 
laureadas. 

La Canción del Soldado, que se hizo muy popular 
durante la Gran Guerra Mundial, ha dado a conocer a su 
autor Eustaquio Pujáis. 

4. Cantantes. Con abundancia de voces, Puerto Rico 
ha producido pocos cantantes notables. Entre los que 
deben figurar en una relación de este ramo del arte musical 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 493 

son Antonio Paoli, tenor dramático, Araceli Aponte, Alicia 
Felici, Teresina Moreno Calderón, Juan Nadal Santa 
Coloma, Amalia Paoli, María Coral Pacheco, Ángeles 
Peña Montilla, Lizzie Spencer de Graham, Nicolasa 
Torruella de Arteaga, Joaquín M. Quevedo Pacheco, Mar- 
garita Callejo y Cruz Verar de Real. 

5. Instrumentistas. Han abundado mucho más que 
los buenos cantantes. Entre los pianistas de verdadero 
renombre figuran Heraclio Ramos, Manuel G. Tavárez, 
Gonzalo Núñez, Ana Otero, Elisa Tavárez de Storer, 
Julio C. Arteaga, Arístides Chavier Arévalo, Trinidad 
Padilla de Sanz, Celio Rossy Calderón, Juan O'Neill 
López, Carmen Belén Barbosa Sánchez, Mercedes 
Arias, Rosa Galiñanes, Matilde Nadal Santa Coloma, 
Juanita Sabater, Alicia Sicardó y Monserrate Ferrer 
Otero. 

Se han distinguido como violinistas Manuel Martínez 
Plée, Mauricio Álvarez, Salvador Castro Casanova, 
Sergio Lecompte, Ángel Celestino Morales, Rufino Ramí- 
rez, Modesto Rivera, Mateo Tizol, Dr. José de J. Tizol, 
José Figueroa Sanabria y Aberano Colón. 

De los que se han dedicado a otros instrumentos, entre 
ellos algunos que se han distinguido como directores, 
han recibido los justos aplausos del público Carmelo 
Díaz, Aurelio Dueño, Andrés Fernández, B. Freyre, 
Manuel Gómez Tizol, Rafael Márquez, Ignacio Marti, 
Manuel Martínez Aparicio, Eduardo Martorell, Liborio 
Milian, Josefino Pares, Eusebio Tizol, Manuel Tizol, 
Germán Agrinsoni, Domingo Cruz, Tomás Millán y 
Francisco Verar. 

6. La Literatura Puertorriqueña. Así como la litera- 
tura francesa ha influido en la española, y ésta en aquélla, 
así las dos, la francesa y la española han tenido sus 

33 



494 HISTORIA DE PUERTO RICO 

influencias sobre el movimiento literario de Puerto Rico, 
principalmente durante el siglo XIX. 

El primer libro con producciones en prosa y verso, 
escritas por autores del país es el Aguinaldo Puertorri- 
queño. Fué editado en la imprenta de Gimbernat y Dal- 
mau de San Juan en 1843. Los autores cuyos trabajos 
figuran en este libro son Martín J. Travieso, Ignacio 
Guasp, Francisco Pastrana, Juan M. Echavarría, Eduar- 
do González Pedroso, Fernando Roig, Carlos Cabrera, 
Francisco Vasallo y Alejandrina Benítez. 

El año siguiente apareció el Álbum Puertorriqueño, 
colección de ensayos poéticos, dedicados a sus padres por 
unos jóvenes que cursaban sus estudios en Barcelona. 
Los autores son Santiago Vidarte, Juan Bautista Vidarte, 
Pablo Sáez, Manuel A. Alonso y Francisco Vasallo. 

El Cancionero de Borinquen, editado en Barcelona 
en 1846, trae trabajos poéticos de Alonso, Sáez, Vasallo, 
los Vidarte y de Ramón E. de Carpegna. El Gibar o 
por Manuel A. Alonso representa un cuadro de costum- 
bres del país. Se publicó en Barcelona en 1849. 

Son estos los primeros libros de literatura genuinamente 
puertorriqueña que se han editado. Después siguió 
una serie de Almanaques literarios donde publicaron 
sus composiciones los aficionados a las letras y a las 
artes. 

7. Autores del siglo XIX. Los autores más importan- 
tes que corresponden al siglo XIX son los siguientes: 

Manuel A. Alonso (182 2-1 889) describió con verdad y 
color las costumbres puertorriqueñas en versos y artículos 
coleccionados más tarde en un volumen, "El Gíbaro". 

Alejandro Tapia y Rivera (1 826-1 882), poeta, drama- 
turgo, novelador e historiógrafo, ha contribuido grande- 
mente a los estudios históricos de Puerto Rico con su 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 495 

colección de documentos ' ' Biblioteca Histórica de Puerto 
Rico". Como poeta lírico nos ha dejado buenas muestras 
en el "Bardo de Guamaní " ; como dramaturgo dio a la luz 
"Vasco Núñez de Balboa", "Camoens", "LaCuarterona", 
"La Parte del León" y "Hero". "La Antigua Sirena", 
"La Leyenda de los veinte años", "Cofresí" y "A Orillas 
del Rin" nos revelan sus cualidades de novelista. 

José Julián Acosta (1825-1891), hombre de ciencias y 
letras, dejó publicadas obras tan notables como "El 
Sistema prohibitivo y la libertad de comercio en América", 
"Tratado.de Agricultura", "Notas y Comentarios a la 
Historia de Iñigo Abbad" y artículos varios. 

Bibiana Benítez (1 783-1875) poetisa, que se hizo 
muy célebre por su "Oda a la Justicia", titulada La 
Ninfa de Puerto Rico. Es autora del drama "La Cruz 
del Morro". 

Dr. José G. Padilla (182 9-1 896), hablista correcto, 
discípulo de los clásicos españoles del Siglo de Oro, dejó 
muchas composiciones poéticas que han sido editadas 
en dos libros: "Cantos de Pasión" y "En el Combate". 

Alejandrina Benítez (18 19-18 79) era poetisa de gran 
mérito. Fueron muy celebradas sus poesías "El Cable 
Submarino" y "Buscando a Dios". 

Francisco Mariano Quiñones (183 0-1908) escribió 
mucho y cultivó varios géneros. Entre sus obras figuran 
"Fatima y Nadir Pacha", novela persa, "El Baile", 
"Influencia de las Bellas Artes", "Conflictos Económi- 
cos", "Formemos Escuela de hombres", "Apuntes 
para la Historia de Puerto Rico" y "Disertación sobre 
el deber". 

Eugenio María de Hostos (1839-1903). Sociólogo, 
periodista, educador, crítico. Es Hostos una de las figuras 
más brillantes de la intelectualidad hispano-americana. 



496 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



Son muy notables sus obras "La Moral Social", "Derecho 
Constitucional", "Tratado de Sociología", "Moral Indi- 
vidual", "Historia de la Pedagogía" y "Meditando". 

José Gautier Benítez 
(i 850-1 88o). Ningún poeta 
puertorriqueño ha sido más 
amado por sus compatriotas 
que este fervoroso cantor de 
las bellezas de su tierra. 
Son muy bellas sus poesías 
"Canto a Puerto Rico", 
"Dios" y "Encargo a mis 
Amigos". 

Manuel Fernández Jun- 
cos (1844- ). Aunque 
nació en España, ha pasado 
la mayor parte de su vida 
en Puerto Rico y en esta 
isla desarrolló sus dotes de 
cuentista, crítico y poeta, 
siendo el mentor literario 
de dos generaciones de escritores noveles. Entre sus obras 
sobresalen ' ' Cuentos y Narraciones" , ' ' Aromas del Terruño 
y "Tipos y Caracteres". 

Salvador Brau (1842-1913), historiador, dramaturgo 
y poeta, dejó muestras de su talento en "La Vuelta al 
Hogar", "Los Horrores del Triunfo", "Hojas Caídas", 
"Puerto Rico y su Historia", "Historia de Puerto Rico" 
y "La Colonización de Puerto Rico". 

Lola Rodríguez de Tió (1847- ), poetisa, imitadora 
de Fray Luis de León y de Quintana. Ha publicado 
"Mis Cantares", "Claros y Nieblas" y "Mi Libro de 
Cuba". 




EUGENIO MARÍA DE HOSTOS 

Sociólogo, periodista, educador y crítico 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 



497 



), hombre de 



Dr. Rafael del Valle (i 847-191 7) fué poeta de gran 
intensidad creadora y honda filosofía. Entre sus mejores 
poesías están "Eros", "¿ Ausculto ?", "Leyendo" y 
"Página de Amor". 

Manuel María Sama (18 50-1 9 13), poeta y escritor, se 
distinguió por su "Bibliografía Puertorriqueña" y "El 
Desembarco de Colón". 

José Mercado (1863-1911) firmó sus festivas produc- 
ciones con el seudónimo de "Momo". Sus mejores 
poemas son "La Lengua Castellana", "Lázaro" y "Ren- 
dición". 

Manuel Zeno Gandía (1855- ), poeta y novelista, 
tiene composiciones tan bellas como "La Palmada" y 
novelas como "Rosa de Mármol" y "La Charca", la 
última de marcado sabor realista. 

Dr. Cayetano Coll y Tosté (1850- 
ciencias, filólogo, poeta 
laureado e historiador, figura 
entre los primeros eruditos que 
ha producido Puerto Rico, dis- 
tinguiéndose muy particular- 
mente por sus investigaciones 
y rectificaciones históricas. 
Son muy notables sus obras 
"Tratamiento de la Fiebre 
Amarilla", "La Prehistoria de 
Puerto Rico", "Colón en 
Puerto Rico " , " Repertorio 
Histórico de Puerto Rico," 
"Reseña del Estado Eco- 
nómico e Industrial de la Isla 
de Puerto Rico", "Crónicas de Arecibo" y "Boletín 
Histórico de Puerto Rico". 




SALVADOR BRAU 

Periodista, historiador, dramaturgo y 
poeta 



498 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Luis Muñoz Rivera (i 859-191 6) fué poeta y periodista 
viril. Sus artículos reflejan amplio criterio liberal. Dejó 
un libro en verso titulado "Tropicales". 

Mariano Abril (1861- ). Crítico, poeta y perio- 
dista. Sus principales obras son "Amorosas", "Sensa- 
ciones de un Cronista" y "El Socialismo Moderno". 

Ana Roque de Dupré (1853- ) es ejemplo merití- 
simo de autodidaxia. Ha escrito "El Rey del Mundo" 
y "Luz y Sombra", novelas de tendencia realista. 

Luis Rodríguez Cabrero (1860-1915) fué crítico, perio- 
dista y poeta satírico. Su obra más conocida es ' ' Mangas 
y Capirotes". 

Francisco Gonzalo Marín (1863-1897) fué periodista 
y poeta de mérito. Como ejemplos de sus obras se citan 
"Emilia", "Romances" y "El Postillón". 

Antonio Cortón (1854-1913) fué periodista y escritor 
de nota. Sus principales obras son: "La Literata", 
"Espronceda" y "El Filibusterismo". 

Trinidad Padilla (La Hija del Caribe) ( - ). 
Poetisa que ha sabido adaptarse a las formas poéticas 
modernas. 

Vicente Palés (186 5-1 9 13) fué poeta lírico de estilo 
clásico y versos sonoros. Su poema más conocido es 
"El Cementerio". 

Félix Matos Bernier (1870- ), periodista y 
poeta fecundo, es autor de la gran poesía "Habla la 
Ceiba". 

Tomás Carrión Maduro (1 869-1 920) fué periodista, 
crítico, sociólogo y poeta. Escribió entre otras produc- 
ciones "Tan tan, como tan tan" y "Viaje a los Estados 
Unidos". 

Eugenio Benítez Castaño (187 8- 191 8) fué poeta 
laureado. 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 



499 



Virgilio Dávila (1869- ). Poeta de un regionalismo 
encantador, como lo demuestran sus libros "Aromas del 
Terruño" y "El Pueblito de Antes". 

Matías González García (1867- ) es autor de 
novelas y cuentos de costumbres puertorriqueños. 
Sus principales obras son "Carmela", "Ernesto", "El 
Tesoro de Ausúbal" y "Cosas de Antaño y Cosas de 
Hogaño". 

Eugenio Astol (1872- ), orador, poeta y prosista, que 
da una nota filosófico-mística, que nadie más cultiva en las 
Antillas. Entre sus obras se hallan "Cuentos y Fantasías" 
y "Tres Banderas". Sobresalen sus poesías "Armería 
Ideal", "Tebaida Lírica" y "Sonata Simbólica". Es uno 
de los pocos escritores en castellano que ha sabido cultivar 
la literatura de la niñez con originalidad y buen éxito. 

José de Diego (1867-1918) fué poeta, periodista y orador 
de gran elocuencia. Marca el 
final de una etapa en las letras 
puertorriqueñas, al mismo 
tiempo que inicia la época 
contemporánea. En "Poma- 
rrosas"se nota aún la influencia 
romántica; en sus composi- 
ciones posteriores vibra ya el 
espíritu de la poesía moderna. 
Entre sus obras más salientes 
se hallan "Jovillos", "Nuevas 
Campañas", "La Codificación 
Administrativa" y "Apuntes 
sobre Delincuencia y Penal- 
idad". 

8. Autores del siglo XX. En la época contemporánea 
los literatos puertorriqueños, sin abandonar el estudio 




JOSÉ GAUTIER BENITEZ 

Ferveroso cantor de las bellezas de su 
tierra 



500 HISTORIA DE PUERTO RICO 

de las letras francesas y españolas, fijan su atención en 
los grandes maestros de la literatura ibero-americana: 
Rubén Darío, Amado Ñervo, José Santos Chocano, 
José E. Rodó. La juventud intelectual, que en su 
mayor parte domina el inglés, posee un nuevo elemento 
de cultura; lee a Whitman, Poe, Emerson, Osear Wilde, 
Bernard Shaw, así como las revistas literarias y novelas 
contemporáneas americanas. De los muchos puerto- 
rriqueños que pertenecen a esta época se citan algunos 
de los más salientes. 

Luis Llorens Torres (1878- ) es uno de los represen- 
tantes de la nueva poesía. Entre sus libros figuran 
"Al Pie de la Alhambra" y "Sonetos Sinfónicos". Son 
admirables sus poemas "La Canción de las Antillas" y 
"Velas Épicas". 

Nemesio Canales ( ). Prosista original que 

destila en sus escritos ameno humorismo. Coleccionó 
varios de sus artículos en un libro "Paliques." 

José de J. Esteves (1882-1918), poeta inspirado y 
tierno. Muchas de sus poesías en el color y la delicadeza 
sugieren a Francisco Copee. Su libro más importante 
es "Rosal de Amor". 

Evaristo Ribera Chevremont ( - ). Indiscu- 
tiblemente uno de los más inspirados líricos de las Antillas. 
Sus libros en verso "Desfile Romántico" y "El Alcázar 
de los Alabastros" le han ganado justos aplausos en la 
Península. 

Juan B. Huyke (1880- ) ha escrito muchos artículos 
para los niños y la juventud, y es autor de una serie de 
cuentos pedagógicos. Sus mejores obras publicadas son 
"Niños y Escuelas" y "Estímulos". 

José Gordils (1868- ), periodista y poeta ha pu- 
blicado "Las Violetas". 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 501 

Entre los jóvenes escritores que prometen figuran Luis 
Samalea Iglesias, que ha publicado su estudio sociológico 
"El Alma del Hampón"; Antonio Pérez Pierret, poeta 
de versos rotundos, cuyo libro "Bronces" ha sido muy 
elogiado; Enrique Zorrilla, que revela su vena poética 
en "Sueño de Gesta" y "Alma Española"; Antonio 
Nicolás Blanco, que tiene publicados "Y Muy Sencillo" 
y "El Jardín de Pierrot"; Luis A. Miranda, que cultiva 
la poesía erótica en "Abril Florido" y "El Rosario de 
Doña Inés"; Miguel Meléndez Muñoz, que nos ha dado 
"Yuyo" y "Estado Social del Campesino Puerto- 
rriqueño"; Enrique Lefebre ha publicado "Paisajes 
Mentales"; José Joaquín Ribera da muestras de su 
poesía en "Elegías Románticas"; Vicente Rodríguez 
Rivera es autor de "Poemas Vesperales"; Jorge Adsuar 
ha compilado algunas de sus crónicas en "Allá Va Eso"; 
Salvador Dalmau Canet y José González Ginorio han 
escrito biografías de Muñoz Rivera; José A. Balseiro 
empieza a darse a conocer como poeta en "Flores de 
Primavera"; Arturo Gómez Costa nos da ejemplos 
de prosa y verso en "El Alcázar de Ariel"; Juan B. 
Soto revela sus dotes de pensador en "Interpretaciones 
Filosóficas"; y Bolívar Pagan empieza su carrera lite- 
raria con "América y Otras Páginas". 

El sexo bello tiene sus representantes en la docta 
María Cadilla de Martínez, la dulce Concha Meléndez, 
la filosófica Mercedes Sola y la ilustrada Teresa Mangual 
de Cestero, que deleita al público con sus crónicas 
sociales. 

Entre los demás escritores, conferenciantes y oradores 
figuran Juan Hernández López, Emilio del Toro Cuebas, 
Cayetano Coll y Cuchí, Miguel Guerra Mondragón, 
Epifanio Fernández Vánga, el doctor Francisco del Valle 



502 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Atiles, Rafael Martínez Álvarez, Luis Muñoz Morales, 
Manuel F. Rossy, Rafael Rivera Zayas, Jacinto Texidor, 
Ferdinand R. Cestero, Luis O'Neill Milán, Conrado 
Asenjo, Pedro C. Timothé, Rafael Martínez Nadal, M. 
Martínez Rosselló, José Coll y Cuchí, Manuel Rodríguez 
Serra, Pablo Morales Cabrera, José Coll y Vidal y Antonio 
Coll y Vidal. 

9. Autores de obras didácticas. El primer libro de 
texto que se preparó en el país fué el ' ' Catecismo de Doc- 
trina Cristiana" que redactó el Obispo Gil Esteve a me- 
diados del siglo XIX, costeando y repartiendo gratis una 
edición de doce mil ejemplares. Entre las obras declara- 
dos de texto por el gobernador Marchesi en 1866 se hallan 
los siguientes libros por autores puertorriqueños: "Sila- 
bario" por Julio L. de Vizcarrondo; "Aritmética Ele- 
mental" por Emeterio Colón; "Ligeras Nociones de 
Industrias" por Federico Asenjo; "Elementos de Historia 
y Geografía de la Isla de Puerto Rico" por Julio L. de 
Vizcarrondo; y "Sistema Métrico" por Pascasio San- 
cérrit. Más tarde José Julián Monclova publicó "Ele- 
mentos de Aritmética", Felipe Janer su "Silabario" y 
"Geografía" y Ana Roque de Dupré escribió su "Geo- 
grafía" y su "Gramática". Los demás autores de este 
género de obras son casi exclusivamente del Siglo XX. 

Manuel Fernández Juncos ha preparado una colección 
con notas biográficas titulada "Antología Puertorri- 
queña" y ha escrito unos libros de lectura. La "Gra- 
mática" de Enrique C. Hernández ha durado muchos años 
en nuestras escuelas. De época muy reciente son las obras 
de Felipe Janer Soler, "Gramática Castellana" y "Selec- 
ciones Poéticas". Juan B. Huyke nos ha dado su 
"Cartilla" y "Niños y Escuelas". José González Ginorio 
ha facilitado mucho la enseñanza de la lectura con su 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 



503 



' ' Método Racional' ' , " Lectura Infantil " y " Libro Primero 
de Lectura". Su libro "Luis Muñoz Rivera a la Luz de 
sus Obras y de su Vida" le ganó el premio ofrecido por 
Arturo Lluveras. Las 
señoritas Dalmau y Ace- 
vedo son autoras de un 
libro de lectura para prin- 
cipiantes. Los señores 
Mills y Domínguez, con 
la cooperación de José 
Padín, han preparado 
para el uso de las escuelas 
rurales sus "Nociones de 
Agricultura Tropical ' ' . 
Y Francisco Vizcarrondo 
brinda a los alumnos de 
los grados superiores su 
"Porto Rico Civics", un 
estudio concienzudo 
sobre el gobierno civil 
de Puerto Rico com- 
parado con el de los Esta- 
dos Unidos. Entre los 
libros usados en las es- 
cuelas figuran también la 
"Historia de Puerto Rico" por Salvador Brau, "Moral 
Social" por Eugenio María de Hostos, y "El Buen 
Castellano" por Manuel G. Nin. 

Los elementos norteamericanos que han laborado en 
la instrucción pública también han contribuido con su 
óbolo. E. W. Lord nos ha dado su "Pedagogía Funda- 
mental" y "Lessons in English"; E. N. Clopper su 
"Facts of Porto Rican History"; Grace E. Mowry su 




DR. MANUEL FERNÁNDEZ JUNCOS 

Español de nacimiento, puertorriqueño por 
sus afectos; periodista y literato; fundador de 
"El Buscapié" y "La Revista Puertorri- 
queña"; autor de varios textos escolares; 
mentor de dos generaciones de 
jóvenes escritores 



504 HISTORIA DE PUERTO RICO 

" Spanish-American Primer"; Paul G. Miller su "Manual 
of Civil Government of Porto Rico", "Spanish American 
First Reader" y "Spanish-American Second Reader"; 
Grace J. Ferguson su "Home Making and Home Keep- 
ing"; Susan D. Huntington sus dos boletines sobre 
"Enseñanza Moral y Cívica"; J. C. Morin su "First 
Grade Oral English", "Second Grade Oral English" y 
"Phonetic Reading"; y Laura M. Seáis preparó dos 
textos, "Aritmética Primaria" e "Intermedíate Arith- 
metic". Aliena Luce ha compilado y arreglado para el 
uso de las escuelas y familias su "Canciones Populares". 

10. La Prensa. Este libro no sería completo sin una 
breve reseña de la historia de la prensa periódica, factor 
de suma importancia en el desenvolvimiento cultural de 
todo pueblo civilizado. 

La primera imprenta fué introducida en el país por un 
emigrado francés de apellido de la Rué, quien ignoraba 
que su condición de extranjero no le permitía dedicarse 
a la industria tipográfica, donde las restricciones del 
gobierno aun no habían permitido a los nacionales 
hacerlo. 

El gobernador Toribio de Montes compró la imprenta 
para el servicio de la Capitanía General; y se empezó la 
publicación de la Gaceta de Puerto Rico en 1807, con dos 
números a la semana, los miércoles y los sábados. 

El intendente Alejandro Ramírez fundó el Diario Eco- 
nómico de Puerto Rico, con el fin de vulgarizar los prin- 
cipios agrícolas y económicos. En esta obra laudatoria, 
que desgraciadamente no tuvo resultados duraderos, cola- 
boraba José de Andino, quien justamente merece el 
título de primer periodista puertorriqueño. De aquella 
misma época es el Cigarrón, periódico caustico y violento 
que fué suprimido por la censura. 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 505 

Durante el segundo período constitucional, cuando 
existía la libertad de imprenta, vieron la luz pública tres 
periódicos: El Investigador, El Eco, diario noticioso de 
Puerto Rico y El Diario Liberal y de Variedades de 
Puerto Rico, que se editaba en la imprenta de Julián 
Blanco, abuelo de Julián E. Blanco, quien tomó parte 
tan activa en el movimiento liberal hacia fines del siglo. 
El Investigador salía de la misma imprenta del gobierno, 
y El Eco del establecimiento tipográfico Fraternidad. 

Además de. la Gaceta oficial, publicado por el gobierno, 
el periódico que vida más larga ha tenido en Puerto Rico 
ha sido el Boletín Mercantil. ' Se fundó en marzo de 1839 
con el nombre Boletín instructivo mercantil de Puerto 
Rico por Florentino Gimbernat; gozaba de la protección 
de la Junta de Comercio; y se editaba en la imprenta 
de Santiago Dalmau. Habiendo cambiado de dueño y 
de carácter, se convirtió en órgano defensor de los capi- 
tanes generales y con el tiempo del Partido Español sin 
condiciones. Cesó su publicación en 191 8. Son éstos 
los primeros periódicos con que contaba el país. 

Teniendo en cuenta el estado económico y el lento 
desarrollo de la instrucción, Puerto Rico ha tenido muchos 
periódicos. Unos ochenta de cuya existencia hay 
datos han pasado a mejor vida, por causas bien fundadas. 
En muchos casos los fundadores contaban con mayores 
ambiciones literarias que con capital para sostener perió- 
dicos en un país donde relativamente pocas personas 
sabían leer y aun menor número tenía la costumbre de 
leer la prensa. Sin duda muchos no tenían asegurado el 
buen éxito porque ni su presentación ni su lectura lograron 
la buena aceptación del público. Algunos se convirtie- 
ron en órganos nuevos con rumbos distintos; y otros 
dejaron de existir cumplida su misión. La censura 



5 o6 HISTORIA DE PUERTO RICO 

acabó con un número regular. El general Sanz suprimió 
toda la prensa liberal. Todos estaban sometidos a la 
vigilancia gubernativa hasta la implantación del Gobier- 
no Civil en 1900. 

Entre las publicaciones literarias figuran El Ramillete, 
fundada en 1845; La Guirnalda Puerto Riqueña, estable- 
cida por Ignacio Guasp en 1856; La Azucena, fundada 
en 1870 por Alejandro Tapia y Rivera; El Estudio de 
Francisco J. Amy; La Revista Puertorriqueña de litera- 
tura y ciencias, publicada en 1878 por José Gautier Bení- 
tez y Manuel Elzaburu; y La Revista de Literatura, Cien- 
cias y Arte, publicada por Manuel Fernández Juncos 
desde 1887 a 1893. 

Entre los periódicos y revistas que trataban asuntos 
económicos los más importantes fueron El Fomento de 
Puerto Rico, establecido por Federico Asenjo en 1863; 
El Agente de Negocios, fundado en 1875 por Félix Padial 
y Federico Asenjo.; La Reforma Agrícola, dirigida por 
Julián E. Blanco; y La Revista de Agricultura, órgano 
del Departamento de Agricultura y Trabajo, establecido 
por Manuel Camuñas. 

Los periódicos satíricos y críticos tenían sus represen- 
tantes en El Duende, 1869; Don Simplicio y Don Cán- 
dido, datando los dos del año 1873; El Gato Flaco, 1887; 
El Diablillo Rojo, 1873. El Buscapié, fundado por 
Manuel Fernández Juncos en 1876, apareció los domingos 
y duró hasta 1898. 

La mayor parte de las revistas dedicadas a la instruc- 
ción han muerto en su infancia. De la anterior domina- 
ción deben notarse La Instrucción Pública, fundada en 
1889 por Abelardo González Font, que subsistió unos 
diez años, y El Magisterio, 1892. La Revista Escolar 
de Puerto Rico, fundada en 191 7, ha adquirido mayor 



CIENCIAS, ARTES Y LITERATURA 507 

circulación que ninguno de sus antecesores. Su primer 
director fué José Padín, quien fué sustituido al año 
siguiente por Carey Hickle. 

La ciencia médica ha sido representada por El Labora- 
torio, fundado en Mayagüez por el doctor Benito Gaudier 
y La Verdad Médico Social por el doctor Eliseo Font y 
Guillot en 1895. 

En Puerto Rico ha predominado siempre la prensa po- 
lítica. ElPonceño, 1852 ; El Fénix, 18 55; El Mercurio, 1855; 
El Porvenir, 1866; El Progreso, 1872 ; Los Gemelos; La Ra- 
zón, 1872; El Tiempo, 187 1; La Voz del Norte, 1875; El 
Imparcial de Mayagüez, 1879; La Abeja de Humacao, 
que publicó el célebre artículo Ecce Homo de Emeterio 
Colón contra José Pérez Morís, y otros están hoy 
olvidados. 

El Agente se convirtió en El Clamor del País, colabo- 
rando en él Manuel Fernández Juncos, Salvador Brau y 
Gabriel Ferrer. Ramón Marín fundó La Crónica en 
Ponce en 1894, y Francisco Gonzalo Marín El Posti- 
llón en la misma ciudad en 1890. En aquel mismo año 
Alejandro Salicrup estableció La Enciclopedia en Arecibo. 
Manuel Ramírez Ortíz fundó El Eco de las Lomas en 
San Germán en 1888. De 1879 a 1885 se publicaron 
El Eco, El Autonomista, El Asimilista, El Criollo y La 
Integridad. El País, órgano de los Puros, se fundó en 
1894 y El Liberal en 1897. 

Román Baldorioty de Castro combatió el régimen 
colonial desde las columnas de El Derecho fundado en 
Ponce en 1873. 

Entre los periódicos que ya no existen y que eran de 
alguna importancia se hallan The San Juan News, El 
Heraldo Español, El Heraldo de las Antillas, El Palenque y 
El Diario de Puerto Rico. 



508 HISTORIA DE PUERTO RICO 

De los periódicos de la actualidad el más antigua es 
La Democracia, fundada en Ponce en 1890 por Luis 
Muñoz Rivera. Ramón B. López estableció La Corres- 
pondencia, el primer diario, en 1890. Todos los demás 
están aún en su niñez o plena juventud. El Tiempo 
data de 1907; El Impar cial de 1918; El Mundo de 191 9; 
Justicia de 19 14; y La Voz del Obrero de 1903. 

El Regionalista, diario arecibeño, está en el noveno 
año de su publicación. 

El semanario Porto Rico Progress, único periódico que 
se publica todo en inglés, data de 1910. 

De las revistas figura en primer término Puerto Rico 
Ilustrado establecido en 1910. El Carnaval, la Revista 
de Puerto Rico, Puerto Rico Evangélico, Puerto Rico y La 
Mujer del Siglo XX todas son de fecha reciente. La 
Verdad, revista católica, se fundó en 1905. 



APÉNDICE 

(A) CATÁLOGO DE GOBERNADORES DE 
PUERTO RICO. 

Por Cayetano Coll y Tosté 

Todas las listas publicadas hasta hoy de los gobernadores de Puerto 
Rico están equivocadas. — El catálogo de fray Iñigo Abbad, en su 
conocida Historia, llega solamente hasta 1783 y empieza con el gran 
error de anotar que el primer gobernador de esta Isla, nombrado por el 
Rey, fué D. Cristóbal de Sotomayor y que D. Diego Colón, gobernador 
de La Española, no le dio pase a la real cédula y nombró a D. Miguel 
Cerón, i Equivocación de gran bulto! D. Cristóbal de Sotomayor 
trajo a las Indias despacho regio para que se le encomendara el mejor 
cacique de San Juan con trescientos indios en encomienda. Vino 
pues, como poblador. Los hermanos Cerón fueron Juan y Martín 
(no Miguel) y vinieron como lugar-tenientes de D. Diego: el pri- 
mero como Alcalde Mayor y el Martín como Alguacil Mayor, quien 
a los cuatro meses fué sustituido por Miguel Díaz, antiguo 
criado de confianza de D. Bartolomé Colón, en La Española, des- 
pués, el Juan Cerón y el Miguel Díaz fueron repuestos por la Corona 
en sus cargos.— La lista general de Iñigo Abbad contiene toda 
ella muchas equivocaciones. . . . 

Nuestro ilustre historiógrafo D. José Julián Acosta, comentador de 
la segunda edición de la obra de Abbad, enriquecida con interesantí- 
simas notas, en la página 132 trae su rectificación al trabajo del erudito 
benedictino y dice: "Juan Cerón, Miguel Díaz y el bachiller Diego 
Morales nombrados por el Almirante, a principios de 1510" — También 
cae en error lamentable el respetable amigo en esta cita. Juan Cerón 
tomó por primera vez posesión de su cargo el 28 de Octubre de 1509 y 
Martín Cerón en el alguacilazgo. — El bachiller Morales era el abogado 
consultor. — En Marzo de 15 10 sustituyó Díaz al Alguacil Mayor. El 
licenciado Sancho Velázquez, fiscal de la Audiencia de Santo Domingo, 
vino a San Juan con dos comisiones : una, para tomar residencia a Juan 
Ponce de León, y la otra, para hacer un nuevo Repartimiento de indí- 
genas, por las muchas quejas al Rey de los explotadores. En 1518 fué 
Justicia Mayor: después, en la cárcel de la Inquisición, preso por el 

509 
34 



5 io HISTORIA DE PUERTO RICO 

Obispo Manso, dio el piojo el altivo fiscal de S. M. En la real cédula 
para Escudo de Armas de Baltasar de Castro aparece Sancho Velázquez 
como Teniente de Gobernador en 151 5; pero sería por enfermedad del 
capitán Cristóbal de Mendoza, que era el propietario. Véase Bol. Hist., 
t. 3, pág. 55, donde publicamos carta del Lie. Velázquez de 151 5, que 
prueba que estaba al servicio del Rey y no del almirante D. Diego. 

D. Pedro Tomás de Córdova, secretario del Gobierno, en sus Memo- 
rias, que empezó a publicar en esta ciudad en 183 1, y terminó en Madrid 
en 1838, formando siete volúmenes, trae un catálogo de gobernadores 
de Puerto Rico lleno también de errores. La relación está en la 
página 266 del tomo séptimo. Pone por primer gobernador de la Isla 
a D. Cristóbal de Sotomayor y por segundo a D. Miguel Cerón. No 
hay qué decir que son dos grandes errores, porque más arriba están ya 
rectificados. . . . 

D. Diego de Torres Vargas, canónigo de la Catedral, en su Memoria 
informativa de 1647, dá también una relación de gobernadores de Puer- 
to Rico, la que, aunque también imperfecta, ha ayudado mucho en 
las rectificaciones. Reconoce que Juan Ponce de León, capitán del 
Higüey en La Española, fué el primer gobernador de esta Isla. 

Nosotros, con ayuda de documentos del Archivo de Indias, hemos 
podido hacer el presente Catálogo, que creemos el más ajustado a la 
verdad histórica: 

1. — Juan Ponce de León, teniente de Gobernador por Ovando, por 
capitulaciones de 15 de Junio de 1508. Desembarcó en la isla el 12 
de Agosto del mismo año. La exploró y echó los cimientos del primer 
pueblo de cristianos en Boriquén, de Noviembre a Diciembre de 1508. 

2. — Juan Ponce de León, teniente de Gobernador por Ovando, capi- 
tulaciones ratificadas en Concepción de la Vega, el 2 de Mayo de 1509. 

3. — Juan Ponce de León, teniente de Gobernador por D. Diego 
Colón en Agosto de 1509, por recomendación del Rey. 

4. — Juan Cerón, teniente de Gobernador por D. Diego Colón. 
Tomó posesión de su cargo el 28 de Octubre de 1509, quebrantando 
lo dispuesto por el Rey de ayudar a Ponce de León en la colonización 
de la isla de San Juan. 

5. — Juan Ponce de León, Gobernador interino, por real cédula de 
14 de Agosto de 1509, remitida al interesado por conducto del tesorero 
Pasamonte. .Recibió Ponce de León el real despacho, nombró Algua- 
cil Mayor a D. Cristóbal de Sotomayor, prendió a los tenientes de D. 
Diego y los envió a España, bajo partida de registro. 



APÉNDICE 5II 

6. — Juan Ponce de León, capitán de Mar y Tierra por el Rey, según 
despacho real de 2 de Marzo de 1510. Este nombramiento se lo envió 
el monarca al saber que D. Diego lo había depuesto. 

7. — Juan Cerón, teniente de Gobernador por D. Diego Colón, 
repuesto por el Rey por fallo del Consejo de Indias, en 31 de Mayo de 
1511-— Tomó posesión en 28 de Noviembre del mismo año. 

8. — Comendador Rodrigo de Moscoso, teniente de Gobernador por 
D. Diego Colón, en 2 de Junio de 151 2 a Febrero de 15 13. Duró poco. 

9- — Capitán Cristóbal de Mendoza, teniente de Gobernador por D. 
Diego Colón, en Febrero de 1513 a 15 de Julio de 1515, que entregó 
el gobierno a Juan Ponce de León, que acababa de llegar de España al 
frente de una armada para combatir los Caribes de Barlovento. Men- 
doza marchó a la Corte y el Rey le honró con un hábito de Santiago. 

10. — Juan Ponce de León, Adelantado de la Florida y Biminí, rati- 
ficado su título de Capitán de Mar y Tierra, Regidor Perpetuo del 
Cabildo de la Cibdad y Capitán del Regimiento del Boriquén. Tomó 
posesión el 1 5 de Julio de 1515 tan pronto como desembarcó. Entregó 
el gobierno el 12 de Septiembre de 151 9 a su sucesor para preparar su 
viaje a la Florida, que le costó la vida. El 22 de Julio de 1517 el car- 
denal Ximenez de Cisneros daba orden a los Padres Jerónimos, que 
Juan Ponce de León quedaba confirmado en la Capitanía de la ysla de 
Sant Xoan. Bol. Hist., t. 4, pág. 21. 

n. — Licenciado Antonio de la Gama, juez de residencia, por real 
cédula de 24 de Julio de 1519. Llegó de España a San Juan en Sep- 
tiembre de 1 5 1 9. Gobernó hasta el 1 5 de Enero de 1 5 2 1 . S. M . dispuso 
en 25 de Octubre de 1520 que Gama entregara las varas del gobierno a 
D. Diego Colón, que retornaba a La Española. Bol. Hist., tomo 4 ., 
pág. 20. 

12.— Pedro Moreno, vecino de la ciudad, teniente de Gobernador 
por D. Diego Colón, de 15 de Enero de 1521 a Mayo de 1523. 

13. — El obispo D. Alonso Manso, teniente de Gobernador por D. 
Diego Colón, de Mayo de 1523 a 1524. Interino. No lo trae ningún 
historiógrafo. He aquí la prueba de su interinidad: en carta de Villa- 
sante al Emperador, en 1523, se lee: "Tres años ha, cuando el Almi- 
rante (D. Diego) pasó por allí (por San Juan) y mudó las Xusticias, 
fuéle pedido por éstos, á voz del pueblo, suspensión de deudas, y la 
otorgó por un año, otro comisionado logróla por auto de la Audiencia de 
Santo Domingo, ocultando la suspensión concedida por el Almirante. 
Y como en Mayo, que agora pasó, se les cumplía el término, tuvieron 



512 HISTORIA DE PUERTO RICO 

manera como el Obispo de la isla, que está de Gobernador della con 
poder del Almirante, representase que con motivo de la mudanza de 
la cibdad, estando ocupados en hacer sus casas, los vecinos no 
habían podido recoger oro, ni pagar, y se sacó suspensión de otros 
diez meses." 

14. — Pedro Moreno, teniente de Gobernador, por D. Diego Colón, 
en 1524 a Junio de 1529, que falleció en esta ciudad. 

15. — Licenciado Antonio de la Gama, segunda vez, nombrado por 
la Audiencia de Santo Domingo, durante la enfermedad de Moreno. 
Vino a San Juan en 25 de Noviembre de 1528 a residenciar a los Ofi- 
ciales Reales. El 23 de Febrero de 1526 había muerto en Puebla de 
Montalban D. Diego Colón, que estaba en gestiones en España ante el 
Emperador. En i°. de Enero de 1537 renunció D. Luis Colón todos 
sus derechos a favor de la Corona. — Gobernó hasta 1530. 

16. — Francisco Manuel de Lando, Alguacil Mayor en Santo Domin- 
go, caballero gallego, teniente de Gobernador por D. Luis Colón, de 
1530 a Julio de 1536. Falleció en San Juan. 

17. — Vasco de Piedra, teniente de Gobernador por D: Luis Colón, 
de Agosto de 1536 a 28 de Septiembre de 1337. 

18. — Dos Alcaldes Ordinarios para cada Cabildo: el del Partido 
de Puerto Rico y el del Partido de la Villa de San Germán; por cada 
un año, elegidos por los Regidores, no pudiendo ser reelectos al año 
siguiente. Este sistema liberal de gobierno lo ordenó el Emperador 
Carlos V por real cédula de 2 de Enero de 1537, y vino a cumplimen- 
tarse en San Juan en 28 de Septiembre del mismo año. Duró este 
régimen de Gobierno hasta 1544. Los Oficiales Reales lo comba- 
tieron rudamente, diciendo al Rey, que era un gobierno de compadres. 

19. — Gerónimo Lebrón, vecino de la ciudad de Santo Domingo, nom- 
brado por la Corona como Gobernador en 1544. Falleció a los quince 
días de haber tomado posesión de su cargo, en la Capital. 

20. — Licenciado Iñigo López Cervantes de Loaisa, oidor de la Au- 
diencia de Santo Domingo, nombrado por ella como Gobernador de esta 
isla por un año. Tomó posesión el 6 de Julio de 1545 y cesó el 6 de 
Julio de 1546. 

21. — Licenciado Diego de Caraza, montañés, de 1546 a 1548, nom- 
brado por la Audiencia de Santo Domingo. 

22/ — Dos Alcaldes Ordinarios, de 1548 a 1550. 

23. — Dr. Luis de Vallejo, nombrado por la Audiencia de Santo 
Domingo, de 1550 a 1555. 



APÉNDICE 513 

24. — Licenciado Esteves, fiscal de la Audiencia de Santo Domingo, 
en 1555. Duró poco. 

25. — Licenciado Diego de Caraza, segunda vez, de 12 de Agosto de 
1555 a 1561. 

26. — Dr. Antonio de la Llama Vallejo, nombrado por la Corona, de 
1 561 a 1564. 

27. — Capitán Francisco Baha monde de Lugo, su título de 20 de 
Marzo de 1564 a 1568. — Combatió a los Caribes. Brau en su His- 
toria de Puerto Rico escribe equivocadamente Bahamón por Bahamonde. 
En el Boletín Histórico de Puerto Rico hemos publicado documentos 
originales que comprueban que es Bahamonde de Lugo. Bol. Hist. 
t. 5 Q , pág. S5. 

28. — D. Francisco de Solís, caballero, nombrado por la Corona, de 
31 de Diciembre de 1568 a Diciembre de 1574. 

29. — D. Francisco de Obando y Mexia, nombrado por S. M. de 1575 
a 1579. Murió en la Villa de San Germán. 

30. — D. Gerónimo de Agüero Campuzano, nombrado por la Audien- 
cia de Santo Domingo, en 1580. Interino. 

31. — Capitán D. Juan de Céspedes, su título de 24 de Abril de 1580. 
Murió en San Juan al año siguiente el 2 de Agosto de 1581. 

32. — Capitán D. Juan López Melgarejo, caballero sevillano, al- 
guacil mayor en la ciudad de Santo Domingo. Nombrado por la 
Audiencia de aquella ciudad, de 1581 a 18 de Abril de 1582. — Interino. 

33. — Capitán D. Diego Menéndez de Valdés, caballero asturiano, de 
12 de Junio de 1582 a n de Mayo de 1593. Gobernó once años y se 
quedó por vecino de la Isla. Unos cronistas le llaman Méndez, otros 
Meléndez, pero es Menéndez. Abbad le pone por sucesor Mercado 
cuando quien le siguió en el gobierno de la isla fué Pedro Suarez. 

34. — Coronel D. Pedro Suarez, caballero natural de Piedrahita en 
Castilla, su título de n de Mayo de 1593 a 1597. Defendió la Plaza 
contra el ataque de la escuadra inglesa al mando de'Francis Drake, en 

1595- 

35. — Capitán D. Antonio de Mosquera, su título de 20 Junio de 1596. 
Tomó posesión en 18 de Diciembre de 1597 hasta 21 de Junio de 1598. 
Entregó la Plaza a los ingleses comandados por Sir Jorge Clifford, 
conde de Cumberland, el 21 de Junio de 1598, en cuyo día se izó la 
bandera inglesa en el Castillo del Morro. El 7 de Julio fué llevado 
Mosquera y los oficiales reales en una nave enemiga a Cartagena de 
Indias. El 13 de Agosto se fugó del Morro el coronel D. Pedro Suarez 



514 HISTORIA DE PUERTO RICO 

ex-gobernador, quien quedó al frente del gobierno cuando abandonaron 
los ingleses la isla hasta que llegó de España Mercado. El 23 de No- 
viembre dejaron la ciudad definitivamente los últimos barcos enemigos. 
Ocuparon a San Juan 155 días. 

36. — Capitán D. Alonso de Mercado, natural de Ecija, su título de 
26 de Diciembre de 1598. Tomó posesión de su cargo en 1599. Vino 
a Puerto Rico con tres mil hombres de desembarco, creyendo que 
estaba la Plaza en poder de los ingleses. Se quedó con 400 soldados 
y la demás tropa la embarcó en los galeones de la armada de D. Fran- 
cisco de Coloma. 

37. — Capitán D. Sancho Ochoa de Castro, caballero vizcaíno, conde 
de Salvatierra, de 1602 a 1608. 

38. — Capitán D. Gabriel de Roxas, natural de Illescas, su título de 29 
de Abril de 1 608 . Tomó posesión el de 2 2 Julio del mismo año, hasta 1 6 1 4 . 

39. — Capitán D. Felipe de Beaumont y Navarra, su título de 14 de 
Septiembre de 1613. Tomó posesión en 16 14 y gobernó seis años. 
Hizo el fortín El Cañuelo y de piedra el Puente de San Antonio con un 
castillejo para defenderlo, que hoy no existe. Se quitó cuando el 
derribo de la muralla del Este en 1897. Este fortín prestó buenos ser- 
vicios contra los ingleses en 1797. 

40. — D. Juan de Vargas, general de Caballería de Flandes, de 1620 
a 1625. Torres Vargas dice, que fué el que degolló al Justicia de Ara- 
gón. Este trágico acto sucedió el 20 de Diciembre de 1 591 y se llamaba 
el general D. Alons Vargas, según el historiador Lafuente. 

41. — Capitán D. Juan de Raro, natural de Medina, su título de 6 
de Abril de 1625 hasta 1630. Murió en la Capital de más de 80 años. 
Defendió la Plaza contra los holandeses en 1625. 

42. — Capitán D. Enrique Enriquez de Solomayor, su título de 24 
de Enero de 1631 a 1635. 

43. — Capitán D. Iñigo de la Mota Sarmiento, caballero natural de 
Burgos; su título de 23 de Febrero de 1635, por cinco años, y gobernó 
casi seis, hasta 1641. Empezó la obra del- cerco de las murallas de 
la Capital. 

44. — Capitán D. Agustín de Silva y Figueroa, caballero natural de 
Jerez; su título de 16 de Mayo de 1640. Murió en la capital a los 
cinco meses y días de su llegado, por navidad en 1641. 

45. — Capitán D. Juan de Bolaños, vecino de esta ciudad, natural 
de Guadix en Andalucía, designado por el Cabildo, en Noviembre de 
1642. Interino, 



APÉNDICE 5T5 

46. — D. Fernando de la Riva Agüero, caballero, su título de 23 de 
Abril de 1642. Tomó posesión en 1643. Cesó en 1648. Brau dice 
equivocadamente en su Historia de Puerto Rico que a Riva Agüero 
sustituyó Sarmiento en 1642. D. Francisco de la Riva Agüero reem- 
plazó al gobernador interino D. Juan de Bolaños en 1643. 

47- — D. Diego de Aguilera y Gamboa, maestre de Campo, de 1649 a 
1655. Se opuso a la implantación en el país del papel sellado. Prote- 
gió la Orden de Franciscanos. 

48. — D José Novoa y Moscoso, maestre de Campo, de Marzo de 1655 
a 1 5 de Agosto de 1660. No figura en ninguna de las listas de goberna- • 
dores hasta hoy publicadas. Véase su Memoria en el Boletín Histó- 
rico de Puerto Rico, tomo 3 ., pág. 271. 

49- — D. Juan Pérez de Guzmán, maestre de Campo; tomó posesión 
de su cargo el 16 de Agosto de 1660 a Diciembre de 1664. Protegió 
a los negros esclavos prófugos de la isla danesa de Santa Cruz, que se 
acogían a Puerto Rico huyendo de sus amos. 

5°- — D. Gerónimo de Velasco, maestre de Campo, de 1664 al 1670. 

5 1 - — D. Gaspar de Arteaga, maestre de Campo, de 1670 a 7 de Marzo 
de 1674, en que falleció en esta ciudad. 

S 2 - — D. Diego Robladillo, sargento mayor, en 1674. — Jnterino. 

54- — D. Alonso de Campos, maestre de Campo, en 1675 a 1678. 

55- — D. Juan de Robles Lorenzana, en 1678 a 1683. 

56. — D. Gaspar Martínez de Andino, maestre de Campo, en 1683. 
Tomó posesión el 18 de Julio de 1683 hasta 1685. 

57- — D. Juan Francisco de Medina, sargento mayor, de 1685 a 1690. 
No está en la lista de Gobernadores hasta ahora publicadas. {Bol. 
Hist., t. 4 ., pág. 226.) 

58- — D. Gaspar de Arredondo, maestre de Campo, en 5 de Mayo de 
1690 a 1695. 

59. — D. Juan Francisco Medina, sargento mayor, segunda vez, de 
1695 a 1697. — Interino. 

60. — D. Tomás Franco, sargento mayor, de 1697 a 1698. Interino. 

61. — D. Antonio Robles, sargento mayor, de 1698 a 1699. Interino. 

62. — D. Gabriel Gutiérrez de Rivas, maestre de Campo, de 1700 a 
1 703. Gobernaba cuando el ataque de los ingleses a Arecibo, en 1 702. 

63- — D. Diego Villar án, sargento mayor, en 1703. Interino. 

64- — Capitán D. Francisco Sánchez, en 1703. Interino.- 

65. — Capitán D. Pedro de Arroyo y Guerrero, de 1704 a 1705. 
Interino. 



5i6 HISTORIA DE PUERTO RICO 

66. — D. Juan Francisco Moría, maestre de Campo, en 1706. Inte- 
rino. 

67. — D. Francisco Granados, sargento mayor, de 1706 a 1708. 

68. — Coronel D. Juan de Ribera, de 1709 a 1714. Gobernó hasta 

1715. 

69. — D. José Carreño, en 1716. Interino. 

70. — D. Alonso Bertodano, sargento mayor, de 1716 a Abril de 1720. 

71. — D. Francisco Danto Granados, sargento mayor, de Abril de 
1720 a 1724. 

72. — Capitán D. José Antonio de Mendizábal, de 1724 a 1730. 
Iñigo Abbad en su Catálogo lo pone hasta 1724. En 1 5 de Noviembre 
de 1729 todavía recibía reales cédulas. Véase Boletín Histórico, tomo 
tercero, página 9. 

73. — Teniente coronel D. Matías de Abadía, sargento mayor, de 11 
de Octubre 1731 a 28 de Junio de 1743. Llegó a Brigadier en 1741. 
Murió en San Juan el 28 de Junio de 1743. En su tiempo se aprobó 
la declaratoria de Pueblo para Añasco. 

74. — D. Domingo Pérez de N andares, sargento mayor, de 28 de 
Junio de 1743 a 29 de Octubre de 1744. Interino. 

75. — Coronel D. Juan José Colomo, de 29 de Octubre de 1744 a 11 
de Agosto de 1750. Llegó a Brigadier en su cargo. 

76. — Coronel D. Agustín de Parejas, de 11 de Agosto de 1750 a 8 
de Julio de 1751. Murió de repente en San Juan a los once meses y 
trece días de su gobierno. 

77. — Teniente coronel D. Esteban Bravo de Rivero, sargento mayor, 
alcayde del Morro, de 8 de Julio de 1751 a i°. de Mayo de 1753. Inte- 
rino. 

78. — D. Felipe Ramírez de Estenos, de i°. de Mayo de 1753 a 30 de 
agosto de 1757. El 6 de Enero de 1757 ascendió a Capitán general 
de Venezuela. El 11 de Marzo de 1755 le ordenó el Rey el desalojo 
de los ingleses de Vieques y lo efectuó. Fundó el pueblo de Yauco, 
que era una simple aldehuela de cien vecinos. 

79. — D. Esteban Bravo de Rivero, segunda vez, de 30 de Agosto de 
x 757 a 3 de Junio de 1759. Interino. 

80. — D. Mateo de Guazo Calderón, caballero de Santiago, 
de 3 de Junio de 1759 a 7 de Marzo de 1760, en que falleció en 
San Juan. 

81. — D. Esteban Bravo de Rivero, tercera vez, de 7 de Marzo de 1760 
a 20 de Abril de 1761. Interino. 



APÉNDICE 517 

82. — Teniente coronel D. Ambrosio de Benavides, de 29 de Noviem 
bre de 1760 a 12 de Marzo de 1766. Tomó posesión el 20 de Abril de 
1 76 1. Brau le llama equivocadamente en su Historia de Puerto Rico 
D. Antonio. En el Boletín Histórico hemos publicado documentos 
originales que prueban se llamaba D. Ambrosio. Bol. Hist., t. 3., pág. 

137- 

83. — Coronel D. Marcos de Vergara, de 12 de marzo de 1766 a 28 
de Octubre de 1766. Falleció en San Juan. 

84. — Teniente coronel D. José Trentor, en 28 de Octubre de 1766 a 
31 de Julio de 1770. Interino. 

S5. — Coronel D. Miguel de Muesas, su título de 31 de Diciembre 
de 1769. Tomó posesión el 31 de Julio de 1770 hasta el 2 de Junio de 
1776. En su tiempo se concluyó el castillo de San Cristóbal (1771) y 
se fundaron los pueblos de Moca, Rincón, La Vega, Cayey y Cabo 
Rojo. Publicó un Directorio para guía de los Tenientes a Guerra en 
la administración de su cargo. V. Bol. Hist., tomo primero. 

86. — Coronel D. José Dufresne, de 2 de Junio de 1776 a 6 de Abril 
de 1783. Compró el edificio llamado Casa Blanca a los herederos de 
Juan Ponce de León y fundó en ella la Maestranza de Artillería. En su 
tiempo fueron declarados Villas, al igual de San Germán, los pueblos de 
Arecibo, Aguada y Coamo por cédula real (1778). Llegó a Brigadier. 

87. — Coronel D. Juan Daban, de 6 de Abril de 1783 a 27 de Marzo 
de 1789. Estableció el correo de Postas utilizando las milicias de 
Caballería. 

88. — D. Francisco Torralbo, teniente Rey, de 27 de Marzo de 1789 
a 8 de Julio de 1789. Interino. 

89. — Brigadier D. Miguel Antonio de Ustariz, de 8 de Julio de 1789 
a 19 de Mayo de 1792. Se embarcó enfermo para España y falleció 
en la travesía. 

90. — D. Francisco Torralbo, brigadier, teniente Rey, segunda vez, 
de 19 de Marzo de 1792 a 1794. Interino. 

91. — Brigadier D. Enrique Grimarest, en 1794 a 21 de Marzo de 1795. 
Interino. No está en la lista publicada por Acosta como continuación 
de la de Abbad, ni en las Memorias de Córdoba. 

92. — D. Ramón de Castro y Gutiérrez, mariscal de Campo, su título 
de 28 de Julio de 1793. Era coronel y gobernador de las provincias 
de Oriente en Nueva España, de donde vino a ocupar el -gobierno de 
esta isla. Tomó posesión el 21 de Marzo de 1795 y cesó el 12 de No- 
viembre de 1804. Defendió la Plaza contra los ingleses comandados 



5 i8 HISTORIA DE PUERTO RICO 

por el general Ralph Abercromby (1797). En recompensa se le nom- 
bró Capitán general de Valencia. 

93. — D. Toribio de Montes, mariscal de Campo, de 12 de Noviembre 
de 1804 a 3 de Junio de 1809. Implantó en San Juan la imprenta y 
publicó la Gaceta de Gobierno. Destruyó parte de los pantanos de la 
Marina, lo que corresponde al Paseo del Presidio. 

94. — D. Salvador Meléndez y Ruíz, mariscal de Campo, de 30 de 
Junio de i8oq a 24 de Marzo de 1820. Hizo la carretera de la Capital 
a Caguas. En su tiempo se separó la Intendencia de la Capitanía 
General, se crearon las Aduanas (1811), se instaló una cátedra de Medi- 
cina en el Hospital Militar, bajo la dirección del Dr. Espaillat (1814). 
Córdoba le da en sus Memorias por segundo apellido Bruno; pero he- 
mos publicado en el Boletín Histórico documentos probatorios de que 
es Ruíz. V. tomo 2^., pág. 113. En el t. 3 ., pág. 225, publicamos 
otro documento de este Gobernador llevando por segundo apellido 
Bruno. 

95. — Brigadier D. Juan Vasco y Pascual, de 24 de Marzo de 1820 
a 7 de Agosto de 1820. Duró poco, por el cambio habido en la política 
de España, en el que cayó el A bsolutismo y se proclamó la Constitución 
del año 12. 

96. — D. Gonzalo de Arostegui y Herrera, de 7 de Agsoto de 1820 a 1 1 
de Febrero de 1822, en que entregó el mando a su sucesor por haber 
sido electo Diputado a Cortes por la Habana. En su tiempo hubo 
una gran inmigración venezolana en la Isla. 

97. — Coronel D. José Navarro, de 12 de Febrero de 1822 a 30 de 
Mayo de 1822, que entregó el Gobierno Civil a Linares; y en 7 de Sep- 
tiembre del mismo año el Gobierno militar a Latorre. Interino. 

98. — D. Francisco González de Linares, gobernador civil, de 30 de 
Mayo de 1822 (su título de 15 de Agosto de 1821) a 2 de Diciembre de 
1822. Duró la división de mandos 18 meses. 

99. — Teniente general D. Miguel de la Torre, de 7 de Septiembre de 
1822 a 14 de Enero de 1837. El Rey le concedió el título de Conde de 
Torrepando. 

100. — D. Francisco Moreda y Prieto, mariscal de Campo, de 14 de 
Enero de 1837 a Marzo de 1838. En su tiempo, el 4 de Septiembre de 

1837 cesó en esta isla el sistema constitucional que había implantado 
el año anterior el Conde de Torrepando. 

101. — D. Miguel López de Baños, mariscal de Campo, de Marzo de 

1838 a Febrero de 1841. 



APÉNDICE 519 

102. — Teniente general D. Santiago Méndez de Vigo, de Febrero de 
1841 a 11 de Marzo de 1844. Fundó la Casa de Beneficencia y auxilió 
activamente a Mayagüez en el terrible fuego de 184 1. Fundó el pueblo 
de Santa Isabel de Coamo. 

103. — Teniente general D. Rafael de Aristegui y Vélez, conde de 
Mirasol, de 11 de Marzo de 1844 a 14 de Diciembre de 1847. 

104. — Mariscal de Campo D. Juan Prim, conde de Reus, del 15 de 
Diciembre de 1847, (su título de 20 de Octubre de 1847) a 12 de Sep- 
tiembre de 1848. Publicó un Bando contra los Negros. 

105. — Teniente general D. Juan de la Pezuela Cevallos, de 12 de 
Septiembre de 1848 a 23 de Abril de 1851 (su título de 4 de Julio de 
1848). Creó la Academia de Buenas Letras. Publicó el último 
Bando de Policía y Buen Gobierno, que rigió en el país hasta 1869. 

106. — D. Enrique de España y Tabemer, marqués de España, ma- 
riscal de Campo, de 23 de Abril de 1851 a 4 de Marzo de 1852. Interino. 

107. — Teniente general D. Fernando deNorzagaray y Escudero, de 4 de 
Mayo de 1852 a 30 de Enero de 1855. Su título de 9 de Marzo de 1852. 

108. — Teniente general D. Andrés Garda Camba, de 31 de Enero de 
1855 a Agosto de 1855. (Duró poco.) 

109. — Teniente general D. José Lemery, de Agosto de 1855 a 28 de 
Enero de 1857. 

110. — Teniente general D. Fernando Cotoner y Chacón de 28 de 
Enero a 13 de Septiembre de 1860. 

ni. — Teniente general D. Rafael Echagüe, da 13 de Septiembre de 
1860 a 17 de Febrero de 1862. 

112. — Brigadier D. Rafael Izquierdo de 17 de Febrero de 1862 a 
Mayo de 1863. Interino. 

113. — Teniente general D. Félix María de Messina, de Mayo de 
1862 a Noviembre de 1865. 

114. — Teniente general D. José María Marchesi, de 18 de Noviem- 
bre de 1865 a 17 de Diciembre de 1867. Planteó el destierro para los 
patriotas liberales. 

115. — General D. Julián Juan Pavía, de 17 de Diciembre de 1867 a 
30 de Diciembre de 1868. En su tiempo estalló la Insurrección de 
Lares. (1868). 

116. — General D. José Laureano Sanz y Posse, de 30 de Diciembre 
de 1868 a 26 de Mayo de 1870. Suprimió las Milicias Disciplinadas 
formadas de hijos del País. Creó la Guardia Civil con elementos penin- 
sulares. 



52o HISTORIA DE PUERTO RICO 

117. — Teniente general D. Gabriel Baldrich y Palau, de 26 de Mayo 
de 1870 a 27 Septiembre de 1873. Suprimió los Corregidores mili- 
tares creados por Pezuela. 

118. — General D. Ramón Gómez Pulido, de 27 de Septiembre de 
1872 a Junio de 1872. Duró poco. Lo derribó el Partido Liberal 
Reformista. 

119. — General D. Simón de la Torre, de Julio de 1872 a 5 de No- 
viembre de 1872. Duró poco. Lo derribó el Partido Conservador. 

120. — Brigadier D. Joaquín Eurile, de 5 de Noviembre de 1872 a 14 
de Febrero de 1873. Interino. En su tiempo, los Sucesos de Camuy. 

121. — General D. Juan Martínez Plowes, de 14 de Febrero de 1873 a 
25 de Marzo de 1873. Duró poco. Lo quitó la República Española. 

122. — General D. Rafael Primo de Rivera y Sobr entonte, de 25 de 
Marzo de 1873 a 2 de Febrero de 1874. Implantó la Emancipación de 
los Esclavos con arreglo a la Ley de 22 de Marzo de 1873. 

123. — General D. José Laureano Sanz y Posse, segunda vez, de 2 
de Febrero de 1874 a 1875. Suprimió los Ayuntamientos y Diputa- 
ción Provincial, de origen popular, y los nombró de oficio a su gusto. 
Cerró el Instituto de Segunda Enseñanza. Fundó el cuerpo militar 
de Orden Público. 

124. — General D. Segundo de la Portilla, de 16 de Diciembre 1875 
a 24 de Junio de 1877. 'Fué tan benévolo en sus audiencias que el 
público le puso por apodo Bálsamo Tranquilo. 

125. — General D. Manuel de la Serna y Pinzón, marqués de Irún, 
de 24 de Junio de 1877 a 26 de Abril de 1878. 

126. — General D. Eulogio Despujols y Dussay, de 24 de Junio del 
1878 a 7 de Julio de 1881. 

127. — General D. Segundo de la Portilla, segunda vez, de 7 de Julio 
de 1 88 1 a 23 de Noviembre de 1883. 

128. — General D. Miguel de la Vega hielan, Marqués de la Vega 
Inclán, de 23 de Noviembre de 1883 a 2 de Agosto de 1884. Falleció 
de fiebre amarilla en San Juan ese día a las 5. de la mañana. 

129. — General D. Ramón Fajardo, Segundo Cabo, de 2 de Agosto 
de 1884 a 25 de Noviembre de 1884. Interino. 

130. — General D. Luis Daban y Ramírez de Arellano, de 25 de No- 
viembre de 1884 a 10 de Enero de 1887. 

131. — General D. Romualdo Palacios, de 10 de Enero de 1887 a 9 de 
Noviembre de 1887. Atropello al Partido Autonomista con el pre- 
texto de que perseguía a los conspiradores de la Torre del Viejo. El 



APÉNDICE 521 

gobierno de Madrid le llamó por cable y le ordenó entregase el mando 
al Segundo Cabo general Contreras. 

132. — General D. Juan Contreras, segundo Cabo, de 9 de Noviem- 
bre de 1887 a 25 de Febrero de 1888. Interino. 

133. — General D. Pedro Ruis Dana, de 25 de Febrero de 1888 a 10 
de Abril de 1890 y embarcó para España el 18 de Abril del mismo año. 

134. — Brigadier D. José Pascual Bonanza, segundo Cabo, de 18 de 
Abril de 1890 a 22 de Abril de 1890. Interino. 

135. — General D. José Lasso y Pérez, de 22 de Abril de 1890 a 10 de 
Enero de 1893. 

136. — General D. Antonio Daban y Ramírez de Arellano, de 10 de 
Enero de 1893 a 22 de Junio de 1895. 

137. — General D. José Gamir, de 22 de Junio de 1895 a 17 de Enero 
de 1896. Murió de fiebre amarilla en esta ciudad ese día. 

138. — General D. Emilio Mar di, segundo Cabo, de 17 de Enero de 
1896 a 13 de Febrero de 1896. Interino. 

139. — General D. Sabás Marín de 18 de Febrero de 1896 a 4 de 
Enero de 1898. En su tiempo, hubo de nuevo la separación de man- 
dos, con dos delegados regionales, uno para la parte norte de la Isla y 
otro para la parte sur. Duró poco este régimen, en seguida vino la 
Carta Autonómica. 

140. — General D. Ricardo Ortega, segundo Cabo, de 4 de Enero de 
1898 a 11 de Enero de 1898. Interino. 

141. — General D. Andrés González Muñoz. Tomó posesión a las 

10 de la mañana del 11 de Enero de 1898, y a las seis de la tarde era 
cadáver, a consecuencia de una afección cardiaca. 

142. — General D. Ricardo Ortega, segundo Cabo, segunda vez, de 

11 de Enero de 1898 a 2 de Febrero de 1898. Interino. 

143.— General D. Manuel Macías Casado, de 2 de Febrero de 
1898 a 14 de Octubre de 1898, que embarcó para España. 

144.- — General D. Ricardo Ortega, de 14 de Octubre de 1989 a 18 de 
Octubre de 1898 que entregó el mando de la Isla al general americano 
John R. Brooke. Tercera vez. Interino. 

145. — Mayor General John R. Brooke, de 18 de Octubre de 1898 a 
5 de Diciembre de 1898. 

146. — Mayor General Guy V. Henry, de 5 de Diciembre de 1898 a 
9 de Mayo de 1899. 

147. — Brigadier General Geo. W. Davis, de 9 de Mayo de 1899 a i°. 
de Mayo de 1900. 



522 HISTORIA DE PUERTO RICO 

148. — Mr. Charles H. Alien, gobernador civil, de i 9 , de Mayo de 
1900 a 15 de Septiembre de' 1900. 

149. — Mr. William H. Hunt, gobernador civil, de 15 de Septiembre 
de 1900 a 4 de Julio de 1904. 

150. — Mr. Beekman Winthrop, gobernador civil, de 4 de Julio de 
1904 a 18 de Abril de 1907. 

151. — Mr. Regís H. Post, gobernador civil, de 14 de Abril de 1907 a 
6 de Noviembre de 1909. 

152. — Mr. George R. Collón, gobernador civil, de 6 de Noviembre 
de 1909 a 6 de Noviembre de 1913. 

153. — Mr. Arthur Yager, de 6 de Noviembre de 1913 a 15 de Mayo 
de 1 92 1. 

154. — Lie. José E. Benedicto, de 15 de Mayo de 1921, Interino, hasta 
que tome posesión el sucesor de Yager, Mr. E. Mont. Reily, cuyo nom- 
bramiento es de esa fecha. 



Nota del Autor. El gobernador E. Mont. Reily prestó el juramento de su 
cargo en Washington el 16 de mayo de 192 1, y otro en San Juan, Puerto Rico, 
el 30 de julio, al pronunciar su discurso ds inauguración. 



(B) RELACIÓN DE LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA 
PUERTO RICO 



Nombres y Apellidos Orden Fecha 

Alonso Manso Clérigo 1511-1539 

Rodrigo de Bastidas y Rodríguez de 

Romero Clérigo 1542-1567 

Francisco Andrés de Carvajal Franciscano. . 1 567-1 568 

Manuel de Mercado Jerónimo .... 1572-1577 

Diego de Salamanca Agustino. . . . 1 577-1 587 

Nicolás de Ramos y Santos Franciscano. . 1 591-1592 

Dr. Antonio Calderón Clérigo iS93-i597 

Martín Vasquez de Arce Dominico. . . . 1600-1609 

Alonzo de Monroy Nuestra Sra. 

de la Merced No vino 

Francisco Díaz de Cabrera y Córdova . . . Dominico. . . . 1610-1613 



APÉNDICE 523 

Pedro de Solier y Vargas Agustino .... 1615-1610 

Dr. Bernado de Balbuena y Villanueva . . Clérigo 1623-1627 

Dr. Juan López Agusto de la Mata Clérigo 

Dr. Juan Alonzo de Solís y Mendoza. . . Carmelita 

calzado 1636-1641 

Damián López de Haro y Vallalda Trinitario 

calzado 1644-1648 

Hernando de Lobo Castrillo Franciscano. . 1 650-1 651 

Francisco Naranjo (1) , Dominico No vino 

Francisco Arnaldo de Issasi (2) 1659-1661 

Dr. Manuel Molinedo (1) 1663 No vino 

Benito de Rivas ' Benedictino. . 1 664-1 668 

Bartolomé García de Escañuela Franciscano. . 1671-1676 

Dr. Marcos Arista de Sobremonte (3X4) . Clérigo 1679-1681 

Francisco Padilla Mercenario . . 1684-1695 

Bartolomé García (5) 1696 No vino 

Gerónimo Valdés Monje Basilio No ocupó su 

cargo 

Urbano López Trinitario. . . . Renunció sin 

tomar pose- 
sión 
Pedro de la Concepción Urtiagí y Sala- 
zar Franciscano. . 1706-17 13 

Raimundo Caballero Benedictino Murió antes 

cisterciense de haber 
sido con- 
sagrado 
Dr. Fernando de Valdivia y Mendoza(ó) . Agustino. . . . 17 19-1725 

Sebastián Lorenzo Pizarro (7) Monje Basilio 17 28-1 736 

Francisco Pérez Lozano (8) Monje Basilio 1 738-1 741 

Francisco Plácido Bejar y Segura Monje Basilio 1745 Murió 

a los dos 
meses 

José Martínez Clérigo No vino 

Francisco Julián de Antolino Clérigo 1749-17 53 

Pedro Martínez de Óneca. . . „ Clérigo 17 56-1 760 

Mariano Martí (9) Clérigo 1762- 

José Duarte Falleció an- 
tes de venir 



524 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Manuel Jiménez Pérez Monje Bene- 
dictino.... 1770-1781 

Felipe José de Trespalacios y Verdeja. . . Clérigo 1 784-1 789 

Francisco de la Cuerda Clérigo 1 790-1 795 

Juan Bauti&ta de Zengotita y Bengoa 

(10) Mercenario. . 1795-1802 

Juan Alejo de Arizmendi y de la Torre 

(11) Clérigo 1 803-1814 

Mariano Rodríguez de Olmedo y Valle 

(12) (13) Clérigo 1817-1820 

Mariano Rodríguez de Olmedo y Valle 

(14) Clérigo 1823-1824 

Dr. Pedro Gutiérrez de Cos Clérigo. ...... 1826-1833 

Dr. Miguel Laborda y Galindo (15) ... . Clérigo 1833 No to- 
mó pose- 
sión 

Francisco de la Puente (16) Dominico. . . . 1846-1848 

Gil Esteve y Tomás (17) (18) (19) Clérigo 1848-1855 

Pablo Benigno Carrión de Málaga Religioso Ca- 
puchino 1857-1871 

Juan Antonio Puig y Monserrat Franciscano. . 1 874-1 894 

Dr. Toribio Minguella de la Merced. . . . Agustino .... 1 894-1 897 

Francisco J . Valdés Agustino .... Renunció sin 

tomar po- 
sesión 

Dr. Jaime Humberto Blenk 1899-1906 

Dr. Guillermo Ambrosio Jones (20) Agustino. . . . 1907-1921 

Dr. Jorge J. Caruana 1922- 



GOBERNADORES ECLESIÁSTICOS EN SEDE VACANTE 

1. Diego de Torres y Vargas tomó posesión en su nombre. 

2. José de Bilbao y Bracamonte tomó posesión en su nombre. 

3. Luis Muriel y Castro tomó posesión en su nombre. 

4. Cristóbal de Pastrana. 

5. Dr. Martín Calderón de la Barca y Quijano gobernó desde 1695. 

6. Dr. Martín Calderón de la Barca y Quijano. 

7. Juan Lorenzo de Mata. 



APÉNDICE 525 

8. Francisco Martínez. . 

9. José Maysonet. 

10. Juan Lorenzo de Matos Colón. 

11. 14 y 15. Dr. Nicolás Alonso de Andrade. 

12. Dr. Manuel Joaquín Santaella. 

13. Dr. José Lorenzo Rendón. 
16. y 17. Dionisio González. 

18. Dr. Gerónimo Mariano Usera y Alarcón. 

19. Dr. Antonio Cerezano. 

20. José Torres Díaz, Administrador Apostólico. 

(C) RELACIÓN A OVANDO QUE HIZO JUAN PONCE DE LEÓN 
EN SU PRIMER VIAJE A LA ISLA DE SAN JUAN 



TOMO XXXIV, DE LOS DOCUMENTOS INÉDITOS, ETC. 
Página 480 
(Las ñolas de Coll y Tosté) 



"En la villa de la concepción, dia primero del mes de mayo de mili 
e quynientos e nueve años, antel gobernador, mi señor, presentó esta 
rrelacion xohan ponce de león. 

Señor: lo que yo, xohan ponce de león, e fecho en el viaxe' de la ysla 
de sanct xoan, donde fué a complir lo conthenido en una capytulacion, 
que vuestra merced, 1 en nombre de Su Alteza, mandó que thomase 
conmigo, faciendo entera rrelacion de todo lo que en dicho viaxe a sub- 
cedido; lo qual es lo syguiente: 

Primeramente, que yo partí de la villa de sancto domingo para yr a 
la dicha ysla de sanct xoan, en doce dias del mes de xulio de mili e quy- 
nientos e ocho años, e comencé a seguir el dicho viaxe para la dicha 



iSiguiendo a Oviedo, algunos escritores caen en el error de que Ponce de 
León, al regresar de su expedición al Boriquén, encontró gobernando La 
Española a D. Diego Colón. Comete esta equivocación Fray Iñigo Abbad. 
(pág. 25. Edición de Acosta.) Las Segundas Capitulaciones^ las cerró Ponce 
de León con Ovando el 2 Mayo de 1509 y D. Diego llegó a Santo Domingo 
el 10 de Julio del mismo año. 

35 



526 HISTORIA DE PUERTO RICO 

ysla de sanctxoan con el caravelon, e fui a salvaleon a me bastecer 
e tomar la xente que llevé, que fué quarenta e dos personas e 
ocho marineros, que fueron cinquenta personas entre todas, 1 e 
estando en el puerto de yuma, a tres de agosto, vino tal tormenta, 
que metió el caravelon sobre unas peñas, e de allí lo saqué e perdi 
muncho del bastimento. 

ítem: dempues de pasada la dicha tormenta, me parti syguiendo 
mi viaxe, e fui a la ysla de la mona, 2 donde alié a los caciques e yndios 
de dicha ysla de sanct xoan por la parte del sur, 2 a doce de agosto del 
dicho año, donde surxí en la playa que está en el paraxe del cacique 
agüeybana, e fui a su casa, e le ablé de parte de vuestra merced lo que 
me mandó, e le aseguré, e le mandé facer un conuco para Su Alteza, e él 
dixo que lo f aria ; e dempues me an dicho que lo a fecho e non e podido 
ser ynformado de qué tamaño es, nin le e podido yr a ver, a cabsa de 
las munchas ocupaciones que e thenido destar apartado del assiento, 
que thengo comenzado a facer, segund adelante diré. Estando el dicho 
caravelon surto, a diez y seys de agosto vino otra tormenta, que lo sacó 
a la costa, e lo saqué con mucho trabaxo. 

ítem: dempues de aderezado el dicho caravelon, parti de allí, 
vogando la dicha ysla, e ablando a los caciques de la costa, e a los 
caribes, que allí alié, e dándoles preseas a los unos e a los otros, por 
los asegurar, fasta que llegué a la bahya questá en la parte del mar, 
donde agora está la casa e assiento; 3 e allí vi tan buen puerto e ysla 
por fuera; entré en ella e andove por la bahya al rededor, creyendo 
aliar assiento e agua, e non lo alié; e de allí me fui ocho leguas 4 
la costa abaxo, donde alié un rio, que se llama ana, h que podría 
entrar en él el caravelon, e allí surxí, e descargué en thierra todo lo 



iBrau en su Hist, de Puerto Rico, 1904, pág. 22, comete el error de apuntar 
veinte hombres cuando fueron cincuenta. 

2 Brau, en su Ob. cit. pág. 22 comete otro error, al hacer ir directamente 
a Ponce desde Salvaleon (Santo Domingo) a Aguada sin tocar en la Mona, 
y lo decembarca al Noroeste cuando tomó tierra del Boriquén por vez 
primera al Sur, el 12 de Agosto de 1508. 

3 Esto prueba de que Ponce ds León exploró la isla bojeando la costa por 
el Sur, Este y Norte hasta dar con la bahía de San Juan. Cae en error 
D. Salvador Brau de nuevo al narrar esta Expedición de Ponce como efec- 
tuada por tierra de Aguada a San Juan. Y mayor error aún al llevar a los 
Expedicionarios por Utuado a Guánica. Ob. cit. pág. 23. 

4 Leguas marítimas, poco más o menos. 

5Boca Habana: decembocadura del río Toa. 



APÉNDICE 527 

que llevaba, e fice bojíos, lo qual fecho, ymbié al dicho caravelon por 

pan a la dicha ysla de la mona. 

ítem: dempues de estar allí un mes, non me contentando el puerto 
e agua, fui por thierra en busca de un rio grande, que se llama toa, a 
donde me paré con toda la xente e rropa, que en el caravelon vino, e de 
allí; por algunas defycultades que veia me thorné a embarcar e fui a la 
bayha, de que arriba e fecho mención, e busqué otra vez allí assiento, 
e desque non lo alié, volví al dicho rio ana. 1 

ítem: en el dicho rio fice entonces assiento e desembarcadero e 
caminos, en propósito, e thomé a ymbiar el caravelon por bastimentos, 
e en este tiempo se metió una mar de levadia de la parte del norte, en 
manera que conoscí estar engañado con el puerto, e fue forzado partirme 
a la ora por thierra con quince ombres en busca de la dicha bayha para 
asentar- sobrella, lexos o cerca, en assiento xunto con la dicha bahya; 
fice traer en el dicho caravelon toda la xente e rropa que quedaba allí, 
e allí asenté, e fice un gran boio, e caminos, e una calzada para desem- 
barcadero en la mar ; dempues de lo qual, por umedad que thenia dema- 
siada aquel assiento, e por otras defycultades quen él alié, me mudé de 
allí, la thierra adentro media legua, 2 donde agora está la casa, e ansí en 
todo a mí parescer bien e en propósito de las minas. 

ítem: fice una casa mediana, con su terrado, e pretil, e almenas, e 
su barrera delante de la puerta, e toda encalada de dentro e de fuera, 
de altor de siete tapias en alto con el pretil e almenas. 3 

ítem: fice coxer oro con una quadrilla, que non puede formar mas 
por non thener que dar de comer a la xente, e por non me poder ayudar 
para ello desta ysla, nin de los yndios de la dicha ysla, con la qual 
quadrilla saqué ochuscientos e treinta e seis pesos e quatro tomines 
de oro. 

ítem: fice facer dos pedazos de labranza, el uno xunto con el pueblo, 
que thenia fasta quatro o cinco mili montones para los pobladores, 
según en la capytulación se conthiene; e el otro, a quatro leguas en 
el dicho rio de toa, para mí, e dendestos dichos conucos se farán e se 
aprovecharán la dicha labranza, que se ha de facer para Su Alteza, 
porque fasta aquí non a podido facer mas de mandar labrar en casa 
de los caciques para Su Alteza, que son cinco caciques los que 



J-Decembocadura del río Toa. 
3Caparra. Donde asentó definitivamente. 

-Quedan únicamente ruinas de los cimientos. Hoy el lugar se llama 
P.ii blo Viejo. 



528 HISTORIA DE PUERTO RICO 

mandé que labrasen en sus casas para Su Alteza; a esto es lo que 
fasta agora se a podido facer, e mas non, por aber mudado el 
pueblo tantas veces, e por non thener que comer nin lo aber en esta 
ysla, aunque me quysiera aprovechar de ella, e por non me poder 
aprovechar de los indios de la dicha ysla como era rrazón, de cuya 
cabsa non se a podido mas facer. 

La qual dicha rrelacion, siendo vista por su merced, e consultada e 
platicada con miguel de pasamonte, 1 thesorero de Su Alteza, mandó al 
dicho xoan ponce de león, que aderece lo necesario para volver a poner 
en obra lo que fuese al servycio de Su Alteza, ansí en complymiento de 
la dicha capytulación, como para proveer en lo demás que fuese nece- 
sario en la dicha ysla, e en otras, si se le mandase, e que para ello diese 
rrelacion de lo que le paresciere, que se debe fascer e prover en la dicha 
ysla de sanct xoan, con que Su Alteza sea servida, e ansí mesmo lo que a 
él compla para se poder sustentar e servir a Su Alteza. 

(D) LAS FACULTADES OMNÍMODAS DE 1810 

Real Orden comunicada al Gobernador de Puerto Rico con fecha 
de 4 de Septiembre de 1810: 

"Bien penetrado el Consejo de Regencia del acendrado patriotismo 
de V. S., de sus talentosos políticos y militares, probidad, desinterés, 
y amor al Soberano, se ha servido autorizarle á nombre del Rey nuestro 
Señor Don Fernando séptimo, con toda la amplitud y extensión de facul- 
tades que puede atribuir la soberanía, para remover de sus destinos á 
toda clase de empleados siempre que lo estime conveniente y lo exijan 
las circunstancias, confiriéndolos provisionalmente á los que contemple 
dignos y merecedores por sus prendas civiles y morales : para proceder 
á la detención de toda clase de personas sin distinción de estado, fuero 
ni privilegio, confinarlas y trasladarlas á donde mas bien le parezca, si 
considerase que conviene así á la tranquilidad y seguridad pública; 
acordando, publicando, y haciendo observar todas las providencias 
que estime más oportunas y capaces de influir á los mismos objetos; y 
en fin para todo cuanto requiere la recta administración de justicia y 
la quietud y tranquilidad interior de esa isla, evitando por todos los 
medios que dicta la prudencia y la experiencia, el que entre en ella ni 
en ningún otro punto del distrito de su mando persona alguna que vaya 



i-Miguel de Pasamonte, aragonés, criado viejo del Rey, que vino a Santo 
Domingo en Noviembre de 1508, como Tesorero General de todas las Indias. 



APÉNDICE 529 

de Caracas y sus provincias, sin que preceda el mas rigoroso examen 
de su conducta, opiniones, patriotismo y fidelidad al legítimo gobierno: 
pues desde luego se persuade S. M. que no dejará V. S. de corresponder 
á tan alta confianza, y que llenará las ideas que muy de antsmano 
tenía formadas de su carácter íntegro, activo y enérgico cuando se 
trata de su real servicio en las delicadas circunstancias en que se hallan 
esos países. De Real orden lo prevengo á V. S. para su inteligencia y 
cumplimiento. Dios guarde á V. S. muchos años. Cádiz 4 de Setiem- 
bre de 1810. Nicolás María de Sierra, Sr. Gobernador de la isla 
de Puerto-Rico." 



(E) "BANDERA PUERTO-RIQUEÑA DE LOS INDEPEN- 
DIENTES DE LARES" 

"La bandera, aunque tiene los colores y la estrella de la llamada 
Cubana, se diferencia de aquella. Tiene esta bandera sobre tres 
metros cincuenta centímetros de largo, por un metro setenta y cinco 
centímetros de ancho. El cuerpo de ella la forma una cruz latina 
blanca que la atraviesa entera en su longitud y latitud y el pié de la 
cual tiene de ancho la tercera parte de la latitud total de la bandera ó 
sean unos cincuenta y ocho centímetros, lo mismo que sus brazos. 
Los cuatro ángulos rectos que deja la cruz blanca arriba y abajo, los 
ocupan otros tantos cuadriláteros de color azul los primeros, y de color 
punzó los segundos. En uno de los cuadriláteros azules, en el de la 
derecha, hay una magnífica estrella blanca " .... 

(De la Historia de la Insurrección de Lares por José Pérez Morís y 
Luis Cueto y González, Barcelona, 1872, página 114.) 



(F) LEY ABOLIENDO LA ESCLAVITUD EN PUERTO RICO. 

La Asamblea Nacional en uso de su soberanía, decreta y sanciona 
la siguiente ley: 

Art. i. Queda abolida para siempre la esclavitud en la isla de 
Puerto Rico. 

Art. 2. Los libertos quedan obligados á celebrar contratos con sus 
actuales poseedores, con otras personas ó con el Estado, por un tiempo 
que no bajará de tres años. ' 



530 HISTORIA DE PUERTO RICO 

En estos contratos intervendrán, con el carácter de curadores de los 
libertos, tres funcionarios especiales nombrados por el Gobierno supe- 
rior con el nombre de protectores de los libertos. 

Art. 3. Los poseedores de esclavos serán indemnizados de su valor 
en el término de seis meses después de publicada esta ley en la Gaceta 
de Madrid. 

Los poseedores con quienes no quisieran celebrar contratos sus anti- 
guos esclavos, obtendrán un beneficio de 25 por 100 sobre la indemni- 
zación que hubiera de corresponderles en otro caso. 

Art. 4. Esta indemnización se fija en la cantidad de 35 millones de 
pesetas, que se hará en efectivo mediante un empréstito que realizará 
el Gobierno sobre la exclusiva garantía de las rentas de la Isla de Puerto 
Rico, comprendiendo en los presupuestos de la misma la cantidad de 
3,500,000 pesetas, anuales, para intereses y amortización de dicho 
empréstito. 

Art. 5. La distribución se hará por una Junta compuesta del 
gobernador superior civil de la isla, presidente; del jefe económico; 
del fiscal de la Audiencia; de tres diputados provinciales elegidos por 
la Diputación; del síndico del Ayuntamiento de la capital; de dos 
propietarios elegidos por los 50 poseedores del mayor número de escla- 
vos y de otros dos elegidos por los 50 poseedores del menor número. 
Los acuerdos de esta Comisión serán tomados por mayoría de votos. 

Art. 6. Si el Gobierno no colocase el empréstito, entregará los 
títulos á los actuales poseedores de esclavos. 

Art. 7. Los libertos entrarán en el pleno goce de los derechos polí- 
ticos á los cinco años de publicada la ley en la Gaceta de Madrid. 

Art. 8. El Gobierno dictará las disposiciones necesarias para la 
ejecución de esta ley y atender á las necesidades de beneficencia y de 
trabajo que la misma hiciera precisas. 

Lo tendrá entendido el Poder Ejecutivo para su impresión, publica- 
ción y cumplimiento. 

Palacio de la Asamblea Nacional, 22 de Marzo de 1873. 

Francisco Salmerón y Alonso, Presidente. Eduardo Benot, 
Representante Secretario. Federico Balart, Representante Secre- 
tario. 



APÉNDICE 



531 



(g) aumento en la cantidad y valor de las expor- 
taciones DE LOS TRES PRODUCTOS PRINCIPALES 
DE PUERTO RICO DURANTE EL SIGLO XIX 





AZÚCAR 


CAFÉ 


TABACO 


Año 


s Libras 


Valor en 
Pesos 


Libras 


Valor en 
Pesos 


Libras 


Valor en 
Pesos 


1828 


.. 18,782,675 
. . 34,oi6,375 
• • 43,857.450 
. . 81,793.693 
. . 92,904,423 
. . 112,129,432 




11,160,950 
16,911,925 

7,262,350 
12,450,114 

6,795,769 
11,783,684 




2,406,100 
3,490,200 
5.755,150 
4,227,484 
7.518,630 
2,973,308 




1830 








1835 








1840 








1845 








1850 


3,910,167 


707,021 


118,932 


1855 


. . 101,437,866 


3,043,135 


13,642,264 


818,535 


2,476,687 


99,002 


1860 


. . 116,015,181 


3,480,455 


15.924,524 


955,471 


2,360,498 


95.010 


1865 


. . 121,053,963 


3.631,618 


18,960,252 


1.137,615 


4,760,790 


190.431 


1870 


. . 191,649,670 


5,749,492 


17,416,762 


1,045,005 


5,950,322 


238,012 


1875 


. . 162,193,601 


4,865,808 


26,162,600 


1,569,761 


5.691.552 


227,662 


1880 


. . 221,220,894 


3,016,948 


48,032,296 


3,077,304 


12,188,517 


831.035 


1885 


. . 195,710,198 


5,782,316 


47,670,741 


6,067,864 


7,690,864 


1,139,498 


1890 


. . 128,021,909 


3,782,465 


43,822,749 


5,577,i66 


3.977,987 


589,465 


1895 


.. 131,870,349 


4.047,399 


40,159,358 


9,492,212 


3,657,370 


698,225 


1897 


. . 126,927,472 


4,007,992 


51,710,997 


12,222,599 


6,255,953 


1,194.318 



EXPORTACIONES DE CAFE EN EL SIGLO XX 



Año 


Libras 


Valor 


Precio 


Año 


Libras 


Valor 


Precio 


1 90 1 . . . . 
1902 

1904 

1905.. 
1906. . . . 
1907. . . . 


12,157,240 
26,906,399 
35,207,139 

34,329,972 
16,849,739 
28,290,322 
38,750,750 
35,256,480 
28,489,236 
45,209,792 


Si, 678. 765 
3,195,662 
3,970,574 
3,903,257 
2,141,009 
3,481,102 
4,693,004 
4,304,609 
3,715.744 
5,669,602 


$0.137 
.118 
. 112 
• 113 
. 127 
.123 
. 121 
. 122 
.130 
.125 


1911 . . 
1912. . 
1913.. 
1914- • 
1915.. 
1916. . 
1917.. 
1918. . 
1919 
1920 . . 


■ 33.937.021 
. 40,146,365 
. 49,774.197 
. 50,211,947 
. 51,125,620 
. 32.r44.283 

■ 39.615,146 
. 37,618,613 
. 27,897,971 

■ 32,776,754 


$4,992,779 
6,754,913 
8,511,316 

8,193,544 
7,082,791 
5,049,283 
5,892,081 
5,505,316 
6,065,573 
9,034.028 


So. 147 
.168 
.171 
.163 

.138 
• 157 


1908 .... 
1909 ... 
1910 


. 146 
. 217 
.276 



532 HISTORIA DE PUERTO RICO 

(H) PROCLAMA 

CUARTEL GENERAL DEL EJÉRCITO DE LOS EE. UU. 
PONCE, PUERTO RICO, JULIO 28 DE 1898 

¡ A Los Habitantes de Puerto Rico ! 

Como consecuencia de la guerra que trae empeñada contra España 
el pueblo de los Estados Unidos por la caitsa de la Libertad, de la Jus- 
ticia y de la Humanidad, sus fuerzas militares han venido a ocupar 
la isla de Puerto Rico. Vienen ellas ostentando el estandarte de la 
Libertad, inspiradas en el noble propósito de buscar a los enemigos de 
nuestro país y del vuestro, y de destruir o capturar a todos los que 
resistan en las armas. Os traen ellas el apoyo armado de una nación 
de pueblo libre, cuyo gran poderío descansa en su justicia y humanidad 
para todos aquellos que viven bajo su protección y amparo. Por esta 
razón, el primer efecto de esta ocupación será el cambio inmediato de 
vuestras antiguas formas políticas esperando, pues, que aceptéis con 
júbilo el Gobierno de los Estados Unidos. 

El principal propósito de las fuerzas militares americanas será 
abolir la autoridad armada de España y dar al pueblo de esta hermosa 
Isla la mayor suma de libertades compatibles con esta ocupación 
militar. 

No hemos venido a hacer la guerra contra el pueblo de un país que 
ha estado durante algunos siglos oprimido, sino, por el contrario, a 
traeros protección, no solamente a vosotros sino también a vuestras 
propiedades, promoviendo vuestra prosperidad y derramando sobre 
vosotros las garantías y bendiciones de las instituciones liberales de 
nuestro Gobierno. No tenemos el propósito de intervenir en las leyes 
y costumbres existentes que fueren sanas y beneficiosas para vuestro 
pueblo, siempre que se ajusten a los principios de la administración 
militar, del orden y de la justicia. 

Esta no es una guerra de devastación, sino una guerra que propor- 
cionará a todos, con sus fuerzas navales y militares, las ventajas y pros- 
peridad de la esplendorosa civilización. 

Nelson A. Miles 
General en Jefe del Ejército de los Estados Unidos 



APÉNDICE 



533 



(I) EL MOVIMIENTO MERCANTIL DURANTE LA 
DOMINACIÓN AMERICANA 





Importa- 
ciones 


Exporta- 
ciones 


Balances 


Año económico 


A favor de En contra de 
la isla la isla 




$8,918,136 
13,209,610 
14,449,286 
13,169,029 
16,536,259 
21,827,665 
29,267,172 
25,825,665 
26,544,326 
30,634,855 
38,786,997 
42,972,891 
36,900,062 
36,406,787 
33,884,296 
38,951,156 
53,545,224 
63,389,282 
62,400,360 
96,388,534 
105,479,703 
64,I75,T49 


$8,583,967 
12,433,956 
15,089,079 
16,265,903 
18,709,565 
23,257,530 
26,996,300 
30,644,490 
30,391,225 
37,960,219 
39,918,367 
49,705,413 
49,103,565 
43,102,762 
49,356,907 
66,731.573 
80,970,917 
74,294,022 
79,496,040 
150,811,449 
112,278,575 
72,172,571 


$334.i69 


9 


775.654 




$639.793 




3,096,874 








1,429,865 




. . . 2,270,872 




4,818,825 


9 






7,325,364 




1,131.370 


9 


6,732,522 




12,203,503 




6,695,975 




15,472,611 


9 , 


27,780,417 


9 


27,425,693 




10,904,740 








54,422,915 




6,798,827 




7,997,422 









EXPORTACIONES DE AZÚCAR EN EL SIGLO XX 



Año 


Toneladas 


Valor 


Precio 

por 

tonelada 


Año 


Toneladas 


Valor 


Precio 

por 

tonelada 


1901 . . . 
1902. . . 
1903 - ■ • 
1904... 
1905 . . . 
1906. . . 
1907 • ■ ■ 
1908 . . . 
1909... 
1910. . . 


68,909 
91,912 
113,108 
129,647 
135,663 
205,277 
204,079 
234,607 
244.257 
284,522 


$4,715,611 

5,890,302 

7,470,122 

8,690,814 

11,925,804 

14,184,667 

14,770,683 

18,690,504 

18,432,446 

23.545.922 


$68.43 
64.08 
66.04 
67.03 
87.90 
69. 10 
72.37 
76.52 
75.46 
82.75 


1911 . . 
1912 . . 
1913. • 
1914.. 

I9I5-- 
1916 . . 
1917.. 
1918.. 
1919.. 
1920 . . 


. 322,919 
. 367,145 

382,700 
. 320,633 
. 294,475 
• 424.955 
■ 488,943 
. 336,788 

351.910 
. 4T9,388 


$24,479,346 
31,544,063 
26,619,158 
20,240,335 
27,278,754 
45,809,445 
54.015,903 
41,362,229 
48,132.419 
98,923,750 


$75.8i 

85.92 

69.55 

63 . 12 

92.64 

107.79 

110.47 

122.81 

136.77 

235-88 



534 



HISTORIA DE PUERTO RICO 



(J) DESARROLLO DE LA INSTRUCCIÓN PÚBLICA EN 
PUERTO RICO 



Año 


Población 


Número de 
Escuelas 


Matrícula 


Cantidades 
invertidas 


Tanto por 
ciento de 
analfabetos 


1832 


330,051 


29 
(1830) 


















42 


1.663 • 














1864 


583,308 

(1860) 


122 


3.488 


37,077 Pesos 


91.2 
(1860) 






296 


9,472 


95,883 Pesos 














313 


8,129 


91,736 Pesos 












731,648 
(1877) 


329 


10,997 


129,456 Pesos 








1884 


810,394 
(1883) 


501 


24,130 


262,669 Pesos 


80.8 




(1883) 






529 


25,644 


308,022 Pesos 










1899 


953,243 


S25 


29,182 
21,873* 


$288,098 


79.6 


TOOI 




757** ' 


38,000 


$530,662 














1,152** 


63.413 


$878,868 




y 








1,118,012 


1,687** 


121,453 


$1,371,490 


66.5 








1,299,809 


3,286** 


184,991 


$3,150,761 


55-0 










4,003** 


222,201 


$5,150,841.32*** 





* Asistencia. ** Número de maestros en servicio. 
*** Desembolsos: Departamento de Instrucción, $3.729.991-93; Junta de Síndicos, 
Universidad de P. R., $259,361.59; fondos municipales, $1,161,487.80; total, 
$5,150,841.32. 

NÚMERO DE PROFESORES, 1922-1923 

El número de profesores fijado en el presupuesto co- 
rrespondiente al año económico 1922-1923 es como sigue: 
Profesores principales, 40; graduados, 1,300; rurales, 
2,100; de inglés, 200; de agricultura, 45; de continuación, 
130; especiales, 20; de bordados y calados, 50. 

El presupuesto no determina el número de profesores 
secundarios y universitarios. 



APÉNDICE 



535 



(K) HURACANES HABIDOS EN PUERTO RICO 
{Compilado por Caye'.ano Coll y Tosté) 

Siglo XVI 



Año 


Mes 


Día 


Nombre 


Comprobación 


1515 


Julio 

Octubre 

Julio 

Agosto 

Agosto 

Julio 

Septiembre. . 

Agosto 

Septiembre. . 


4 
4 
26 
22 
3i 
11 
12 
24 
21 










Vadillo 


IS30 

1530 


Santa Ana 


Lando 








TS3S 






1537 






1568 










Torres Vargas 







Siglo XVII 
San Leoncio 

Siglo XVIII 

Santa Rosa 

Santa Rosa 

San Leoncio 

San Esteban 

San Luis 

San Agapito 

San Genaro 

San Marcos 

San Cayetano 

N. Sra. del Carmen. 

San Agustín 

San Pedro 

Santa Regina 

San Antonio 

San Lupo 

Siglo XIX 

Sta. Rosalia 

San Vicente 

San Agapito 

San Liborio 

Sta. Juana 

Sta. Ana 

San Liborio 

San Mateo 

De la Monserrate . . . 

Sta. Ana 

Los Angeles 

San Agapito 

San Narciso 

San Evaristo 

Sta. Juana 

San Felipe Neri. . . . 

San Roque 

San Ciríaco 

Siglo XX 

San Zacarías 

San Hipólito 



1615.. 
1642. . 

1730.. 
1738.. 
1738.. 
1740.. 
1740.. 
I75I-- 
1766. . 
1766. . 
1767.. 
1772.. 
1772.. 
I775-- 
1776.. 
1780.. 
1785.. 

1804.. 
1805., 
1807.. 
1812.. 
1812.. 
1813.. 
1814.. 
1816 1 . 
1818.. 
1824. 
1825.. 
1837.. 
1851.. 
1853. 
1867.. 
1871.. 
1876.. 
1893.. 
1899.. 

1910. . 
1916. . 



Septiembre . 
Septiembre . 



López de Haro 
Torres Vargas 



Agosto 

Agosto 

Septiembre . 

Agosto 

Octubre. . . . 

Agosto 

Septiembre 
Octubre 

Agosto 

Julio 

Agosto 

Agosto 

Septiembre . 

Junio 

Septiembre . 



Oficiales Reales 
Boletín Histórico 
P. T. de Córdova 
Oficiales Reales 
Boletín Histórico 
Boletín Histórico 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
Boletín Histórico 
Iñigo Abad. .... 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 



Septiembre 
Septiembre 
Agosto .... 

Julio 

Agosto .... 

Julio 

Julio 

Septiembre 
Septiembre 

Julio 

Agosto .... 
Agosto .... 
Noviembre 
Octubre. . . 
Agosto. . . . 
Septiembre 
Agosto .... 
Agosto .... 



Moreau de Jonnes 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
Diario Económico 
Diario Económico 
P. T. de Córdova 
P. T. de Córdova 
Gac. Oficial 
P. T. de Córdova 
J. Julián Acosta 
J. Julián Acosta 
Gaceta Oficial 
Gaceta Oficial 
Gaceta Oficial 
Gaceta Oficial 
La Prensa 
Gaceta Oficial 



La Prensa 
La Prensa 



1E1 autor no precisa el mes ni día, e indica los días 18, 19 y 20. 



536 



HISTORIA DE PEURTO RICO 



(L) 



DATOS ESTADÍSTICOS REFERENTES A LOS 
MUNICIPIOS 







I 


Matrícula 

Escolar 

1922 


Valoración 


Ingresos 


Desem- 




Año de su 


Población 


de la 


ordi- 


bolsos 


Municipios 


fundación 


1920 


propiedad 


narios 


ordinarios 








1921 


1920-1921 


1920-1921 


i. Adjuntas 


181S 


17,988 


3,063 


$ 2,477,225 


$25,288.97 


$25, 160.45 




151o 1 


12,981 


1,986 


2,206,580 


17,572.95 


26,305.97 




1775 


24,287 


4,979 


2,647,790 


47,927.89 


48,609.90 


4. Aguas Buenas . 


1838 


10,741 


1,464 


925,407 


12,218.95 


12,386.74 




1830 


13.264 


2,076 


1,599,225 


21,780.57 


24.422.23 




1733 


13.834 


2,461 


2,276,625 


27,657.75 


28,338.93 




1616 


46,578 


7,649 


11,778,818 


159,130.80 


168,622.22 




1855 


7,074 


1,797 


2,450,985 


37,585-93 


30,653.54 


9. Barceloneta. . . 


1882 


13,442 


1,710 


3,523,450 


52,599.51 


49,631.61 


10. Barranquitas . . 


1803 


11,600 


1,875 


813,820 


10,796.74 


12,374.14 




1825 


15,758 


3,449 


1,189,550 


13,121.66 


14,434.02 




1772 


30,739 


5,684 


6,434,246 


80,124.77 


84,674.80 


13. Cabo Rojo. . . . 


1771 


22,412 


4.139 


3,101,822 


36,329.44 


45,379-75 




1775 


35,920 


6,706 


8,684,065 


136,736.98 


151,250.53 




1807 


14,228 


2,212 


2,125,990 


22,087.90 


22,660.66 




1861 


15,563 


3,218 


3,648,080 


38,688.61 


45,281.13 




1774 


23,618 


3,045 


4,340,560 


57,644.31 


61,610.33 




1836 
1820 


5,973 
20,730 


l,H3 

3,284 


1,125,635 
2,525,565 


15,829.91 
28,739.99 


11,167.47 




29,119.79 




1809 
1616 


14,789 
17,749 


1,839 
3,748 


1,334,650 
2,224,205 


í5,354-27 
37,906.38 


15,360.08 




36,440.48 




1826 


14,708 


2,210 


2,516,550 


29,148.50 


32,446.19 




1795 


14,369 


2,266 


986,320 


13,193.86 


11,627,73 




1879 


839 


146 


257,130 








1812 


5,842 


1,245 


1,833,395 


19,468.77 


24,111.20 


26. Fajardo 


1760 


14,302 


2,657 


5,919,110 


74,895.12 


78,016.31 




1914 


9,948 


1,508 


6,255,020 


74,287.70 


101,983.01 


28. Guayama 


1736 


19,192 


3,820 


6,512,000 


108,441.25 


104,639.89 


29. Guayanilla. . . . 


1511 2 


12,083 


2,165 


2,304,830 


27,260.55 


28,493.87 


30. Guaynabo .... 


1723 


10,800 


.1,418 


1,447,895 


14,576.68 


14,973-84 


31. Gurabo 


1815 


12,882 


1,992 


1,789,345 


23,445.71 


24,390.01 


32. Hatillo 


1823 


13,979 


1,639 


2,035,540 


20,810.08 


25,188.38 


33. Hormigueros. . 


1874 


4,584 


697 


1,240,540 


13,421.44 


12,954.28 




1793 


20,229 


3,926 


5,921,198 


92,043.26 


89,759.90 




1819 


19,809 


2,745 


1,559,305 


17,109.30 


18,767.63 




1911 


12,463 


1,897 


1,608,525 


17,310.80 


13,596.46 


37. Juana Díaz . . . 


1798 


18,529 


3,120 


5,098,105 


56,516.29 


54,230.88 




1797 


13,151 


2,231 


2,592,535 


37,751-96 


34,863.71 




1883 
1829 
1871 


11,908 
25.197 
10,736 


2,278 
3,969 
2,053 


2,247,390 
2,768,425 
1,595,840 


23,744-58 
38,159.76 
16,069.09 


22,034.72 




42,472.51 


41. Las Marías. . . . 


14,392.98 


42. Las Piedras . . . 


1801 


10,620 


1,678 


1,453,660 


15,701.79 


13,453-22 




1719 
1797 


15,804 
6,251 


2,746 
1,199 


4,102,500 
1,333,380 


37,011.64 
14,623.02 


43,326.51 




15.127.27 




1738 


20,100 


2,593 


4,286,137 


54,068.53 


46,686.15 


46.' Maricao 


1874 


8,291 


1,959 


1,629,735 


18,338.01 


17,970.33 


47. Maunabo 


1779 


7,973 


1,274 


1,160,680 


15,204.02 


15,121.15 


48. Mayagüez 


1760 


41,612 


6,170 


10, .174,7 1 2 


159,601.59 


146,883.94 




1772 


15,791 


1,977 


1,042,390 


10,991.21 


11,968.15 




1818 


14,660 


2,194 


1,145,225 


12,713.89 


13,638.33 




1794 


15,788 


2,177 


2,883,776 


35,079.95 


37,258.88 


52. Naranjito 


1824 


10,503 


r,698 


667,710 


7,792.28 


6,279.82 




1811 


14,284 


2,225 


1,732,785 


24,251.87 


22,290.80 




1793 


13,598 


2,065 


1,458,235 


19,969.56 


20,389.31 




1752 


71,426 


12,146 


24,718,874 


444,387.47 


412,274.45 


56. Quebradillas . . 


1823 


9,404 


1,756 


1,038,200 


12,041.73 


22,055-46 




1770 


8,476 


1,333 


734,620 


7,I45.2C 


9,682.07 



1E1 primitivo pueblo de Sotomayor. 

2E1 actual pueblo es de 1830. La primitiva población era Santa María de Guadianilla. 



APÉNDICE 



537 



Municipios 


Año de su 
fundación 


Población 
1920 


Matrícula 

Escolar 

1922 


Valoración 

de la 

propiedad 

192 1 


Ingresos 
ordi- 
narios 
1920-192 1 


Desem- 
bolsos 
ordinarios 
1920-1921 


58. Río Grande. . . 

59. Río Piedras. . . 

60. Sabana Grande 

61. Salinas 

62. San Germán . . 

63. San Juan 

64. San Lorenzo . . . 

65. San Sebastián . 

66. Santa Isabel . . 

67. Toa Alta 

68. Toa Baja 

69. Trujillo Alto . . 

70. Utuado 

71. Vega Alta 

72. Vega Baja 

73. Vieques 

74. Villalba 

75. Yabucoa 


1840 
1714 
1814 
1851 
I57I 1 

IS2I' 2 
l8ll 
1752 
I842 
1751 

1745 
1801 
1739 
1775 
1776 
1843 
1917 
1793 
1756 


13,247 
23.035 
12,305 
12,971 
23,848 
71,443 
18,136 
22,049 

7,2S7 
10,505 

7,121 

7,470 
3S.I35 

9,970 
15.756 
11,651 
13,040 
19,673 
25,847 


2,622 
5,257 
2,179 
2,235 
4. i7i 
11,193 
2,661 
3,406 
1,376 
1,870 
1,716 
I.35I 
5.212 
1,711 
2,666 
1,877 
1,742 
3.714 
4,470 


2,530,650 
7.IS7.875 
1,001,609 
7,289,849 
3,279,205 
62,302,791 
1,835,595 
2,277,005 
4,181,010 
1,156,351 
2,919,810 
1,361,640 
3,646,895 
2,884,024 
3,126,410 
4,482,155 
1,135,855 
4,802,020 
3,440,905 


27,710.31 
96,962.12 
13,191-39 
87,995-80 
44.637-38 
745. 876. 97 
20,954-50 
26,820.27 
74,471.51 
13,603.47 
38,261.59 
13,963.46 
42,106.59 
28,54*-44 
38,746.85 
50,039-98 
10,950.80 
59,225.95 
55,061.5c 


30,245.59 
80,938.39 
14,167.92 
61,239.84 
45,458.66 
783,616.80 
17,630.92 
25,498.15 
41,222.56 
13,447.65 
28,441.79 
17,725.21 
42,012.86 
26,010.35 
41,410.44 
50,165.79 
12,021.60 
50,264.73 
50,908.36 




304,297,564 





X E1 primitivo San Germán se estableció en las márgenes del río Goarabo en la playa 
de Añasco. 

2 No debe confundirse con Caparra fundado por Ponce de León en 1508. 



(M) PRESIDENTES DE LAS CÁMARAS LEGISLATIVAS 

Consejo Ejecutivo: 

William H. Hunt, 1900 - 1901 

Charles Hartzell, 1902 - 1904 

Regís H. Post, 1905 - 1907 

William F. Willoughby, 1908 - 1909 

George Cabot Ward, 1909 - 1910 

Samuel D. Gromer, 191 1 

Luis Sánchez Morales, 191 2 - 1917 
Senado de Puerto Rico: 

Antonio R. Barceló, 191 7 — 
Cámara de Delegados: 

Manuel F. Rossy, 1901 - 1904 

Rosendo Matienzo Cintrón, 1905 - 1906 

Francisco de Paula Acuña, 1907 

José de Diego, 1908 - 191 7 
Cámara de Representantes: 

José de Diego, 191 7 - 1918 

Juan B. Huyke, 1918 - 1921 

Cayetano Coll y Cuchí, 1921 — 



538 HISTORIA DE PUERTO RICO 

(N) CARTA DIRIGIDA POR ROMÁN BALDORIOTY DE 

CASTRO DESDE EL MORRO EN SAN JUAN A 

FEDERICO DEGETAU EN MADRID 

Documento Vigésimo tercero de la colección de cartas de Baldo- 
rioty de Castro, existentes en la biblioteca de Don Federico Degetau. 
Una carta escrita en tinta negra, en papel de tamaño comercial, que 
dice: 

Castillo del Morro, P. R. 3 Dbre. 1887. 
Sr. Don. Federico Degetau, 

Mi querido Federico. Te incluyo en esta un número del 'Clamor 
del País, con varios documentos interesantes. Reprodúcelos en "La 
Isla de Puerto Rico" y saca de ellos todo el partido a que se prestan. 

El Juez Paredes es dueño absoluto del campo, y está haciendo 
cuanto cree conducente para sacar airoso a su patrono el Gral Pala- 
cios. Ya no le prepara el terreno la Guardia Civil: la gente está 
bastante aterrada por sus numerases compontes anteriores: ahora es 
suficiente la persuasión para obtener declaraciones a gusto. 

La audiencia está paralizada, ganando tiempo por medio de autos 
dilatorios, esperando el rumbo que toman las cosas de Madrid. 

El Gobernador ha contenido en lo posible el bárbaro componte: ya 
no se usa su dureza; pero" quedan los resabios y se emplean de vez en 
cuando. En la actualidad hay varios casos: uno en Ponce: otro en 
Bayamón: otro, muy grave, en Toa Baja y otro en Trujillo Alto de 
que comienza a hablarse. 

El Gobr regaña a los jefes; pero los subordinados creen como se 
ve en estos desmanes, y todos siguen en sus puestos. 

Nosotros seguimos en 'El Morro', sin saber nada de la causa, cuyo 
juzgado está á ciento treinta kilómetros de aquí. No sabemos para 
que nos han traído a esta distancia, ni por orden de quien. Así va 
esto. For lo demás se nos trata con todo el decoro compatible con 
nuestro carácter de presos. 

Esta carta va por el vapor 'Escaño' vía de Nueva York a Madrid. 

Por la misma vía van cartas de Cepeda y Carbonell a Labra y de 
Marín para Julio y Alfonso. 

Como sincera expresión de mi gratitud dale un fuerte abrazo a 
los de la colonia que se interesan por nosotros. 

Mi afecto íntimo a Consuelo y mi acendrada amistad para ti. 

Tu amigo, Román. 



BIBLIOGRAFÍA 

Abad, José Ramón, Puerto Rico en la Feria-Exposición de Ponce en 

1882, Ponce, P. R. 1885; 
Abbad y Lasierra, Fray Iñigo, Historia Geográfica, Civil y Natural de 

la Isla de San Juan Bautista de Puerto Rico, Madrid, 1789; 
Acosta y Calbo, José Julián, Nueva Edición de la Historia de Iñigo 

Abbad, (Anotada en la parte histórica y continuada en la esta- 
dística y económica), Puerto Rico, 1866; 
Acosta Quintero, Ángel, José J. Acosta y su tiempo: estudio histórico, 

Puerto Rico, 1899; 
Alfau y Baralt, Antonio, Los partidos antillanos, Puerto Rico, 1886; 
Alger, R. A., The Spanish- American War, New York & London, 1901; 
Ángelis, Pedro de, Misceláneas puertorriqueñas, Puerto Rico, 1894; 
Annual Reports of the Governors of Porto Rico, Washington, 1 900-1 92 1 ; 
Baldorioty de Castro, Román, Las facultades omnímodas en 1811, 

y los diputados de Puerto Rico en 186 g, Madrid, 1869; Una 

Campaña parlamentaria: colección de proposiciones presentadas 

y discursos pronunciados en las Cortes españolas de 1872-73 por 

la diputación de Puerto Rico, Madrid, 1873; 
Blanco y Sosa, J. E., Veinte y cinco años antes; apuntes para la historia; 
Brau, Salvador, Las clases jornaleras de Puerto Rico, 1882; 
Brau, Salvador, Lo que dice la historia, Madrid, 1893; 
Brau, Salvador, Puerto Rico y su Historia, Valencia, 1894; 
Brau, Salvador, La Colonización de Puerto Rico, San Juan, 1907; 
Brau, Salvador, Historia de Puerto Rico, Nueva York, 1904; 
Callejo, Fernando, Música y Músicos Portorriqueños, San Juan, Puerto 

Rico, 191 5; 
Celis Aguilera, José de, Mi grano de Arena para la Historia Política de 

Puerto Rico, Puerto Rico, 1886; 
Cervera Baviera, Julio, La defensa militar de Puerto Rico, Puerto Rico, 

1898; 
Coll y Tosté, Dr. Cayetano, Colón en Puerto Rico, Puerto Rico, 1893; 
Coll y Tosté, Dr. Cayetano, Reseña del Estado Social, "Económico e 

Industrial de la Isla de Puerto Rico al tomar posesión de ella los 

Estados Unidos, Puerto Rico, 1899; 

539 



54» HISTORIA DE PUERTO RICO 

Coll y Tosté, Dr. Cayetano, Boletín Histórico de Puerto Rico, Tomo I 

al IX, 1914-1922; 
Coll y Tosté, Dr. Cayetano, Prehistoria de Puerto Rico, San 

Juan, 1907; 
Coll y Tosté, Dr. Cayetano, Repertorio histórico de Puerto Rico, Puerto 

Rico, 1896-97; 
Coll y Tosté, Dr. Cayetano, i'jgj Lealtad y Heroísmo de la Isla de 

Puerto Rico, Puerto Rico, 1897; 
Cuarto Centenario de la Colonización Cristiana de Puerto Rico (Por 

varios autores), San Juan, 1908; 
Córdoba, Pedro Tomás de, Memorias Geográficas, Históricas, Econó- 
micas y Estadísticas de Puerto Rico, 6 tomos, Madrid, 1-831, 

1832, 1833, 1838; 
Davis, General George W., Report of the Military Government of Porto 

Rico, Washington, 1900; 
Davis, Richard Harding, The Cuban and Porto Rican Campaigns, 

New York, 1898; 
Degetau y González, Federico, The Political Status of Porto Rico, 

Washington, 1902; 
Díaz Caneja, Ignacio, La autonomía de las Antillas, Puerto Rico, 1887; 
Díaz Caneja, Ignacio, La Cuestión Ultramarina, Puerto Rico, 1885; 
Ferrer Hernández, Gabriel, La Instrucción Pública en Puerto Rico, 

Puerto Rico, 1885; 
Fewkes, Jesse Walter, The Aborigines of Porto Rico and Neighboring 

Islands, Washington, 1907; 
Goenaga, Francisco de, Notas para la Historia: Los Sepultureros de- 
España en Puerto Rico, Puerto Rico, 1899; 
González Ginorio, José, Luis Muñoz Rivera, New York, 19 19; 
Hall, Arthur D., Porto Rico; Its history, producís, and possibilities, 

New York, 1898; 
Hermann, Karl S., From Yauco to Las Marías, Boston, 1900; 
Hermann, Karl S., A recent campaign in Puerto Rico, Boston, 1907; 
Hill, R. T., Cuba and Porto Rico, New York, 1898; 
Infiesta, Alejandro, La Exposición de Puerto Rico de i8gj, Puerto 

Rico, 1895; Puerto Rico, 1897; 
Labra, Rafael M. de, Los diputados americanos en las cortes españolas, 

Madrid, 1880; 
Labra, Rafael M., La abolición de la esclavitud en el orden económico, 

Madrid, 1873; 



BIBLIOGRAFÍA 541 

Labra, Rafael M., La abolición de la esclavitud en las Antillas españolas. 

Madrid. 1S69; 
Labra, Rafael M., La cuestión de Puerto Rico, Madrid, 1870; 
Labra, Rafael M.. Mi campaña en las cortes españolas de iSSi'a 1883; 
Labra y Cadrana, Rafael' María de, La cuestión colonial, Madrid, 1S69; 

Ministerio de LTtramar, Cuba desde 18 jo a iS~j. Madrid, 1873; 
Muñoz Morales. Luis, El Status Político de Puerto Rico, San Juan. 192 1 ; 
Nazario y Cancel, José María, Guayanilla y la Historia de Puerto Rico, 

Ponce, 1893; 
Xeumann Gandía, Eduardo, Benefactores y Hombres Xotables de 

Puerto Rico, Ponce, 1S99; 
^. Xones, Adolfo, La Isla de Puerto Rico, Puerto Rico, 1889; 
Pérez Morís, José, Historia de la insurrección de Lares, Barcelona, 

1872; 
Puente Acosta, Lorenzo, Biografía del Maestro Rafael Cordero, Puerto 

Rico, 1S6S; 
Quiñones, Francisco Mariano, Apuntes para la Historia de Puerto Rico, 

Mayagüez, 1S9S; 

Quiñones, Francisco M., Historia de los partidos reformista y con- 
servador de Puerto Rico, Mayagüez. 1889; 
Report on the Census of Porto Rico, "Washington, 1900; 1010; 1920; 
Rowe, L. S., The United States and Porto Rico, New York, 1900; 
Sarda y Llavería, Agustín. La isla de Puerto Rico, estudio histórico y 

geográfico; 
Sínodo Diocesano del Obispado de Puerto Rico Celebrado en los días g, 

10 y 11 de enero del año iqij por el iltmo. y rdmo. Sr. Obispo 

Dr. D. Guillermo A. Jones, O. S. A., Puerto Rico, 191 7; 
Tapia y Rivera. Alejandro, Biblioteca Histórica de Puerto Rico que 

contiene varios documentos de los siglos XV. XVI, XVII. y 

XVIII. Puerto Rico. 1854; 
Tapia y Rivera, Alejandro, Noticia Histórica de Ramón Power, primer 

diputado de Puerto Rico, Puerto Rico, 1S75: 
Turnbull, David, Cuba ultfi notices of Porto Rico and slave trade. Lon- 

don, 1840: 
Dbeda y Delgado. Manuel, Isla de Puerto Rico: Estudio histórico, 

geográfico y estadístico. Puerto Rico, 1S7S; 
Valladares de Soto Mayor. Antonio. Historia Geográfica Civil y Política 

de la Isla de San Juan Bautista de Puerto Rico por Iñigo Abbad, 

Madrid. 17S9; 

36 



542 HISTORIA DE PUERTO RICO 

Van Middeldyk, R. A., The History of Puerto Rico, New York, 1903; 

Vizcarrondo Coronado, Julio, Elementos de historia y geografía de la 
isla de Puerto Rico, Puerto Rico, 1863; 

Willoughby, W. F., Territories and Dependencies of the United States, 
New York, 1905; 

Willoughby, W. F., Insular and Municipal Finalices in Porto Rico 
for the fiscal Year 1902-1903, Bureau of the U. S. Census, Wash- 
ington, 1905; 

Wilson, Edward S., Political Develo pment of P. R., Columbus, Ohio, 

1905; 
Young, Hon. James Rankin, in collaboration with Moore, J. Hampton, 

History of Our War with Spain, including Battles on Sea and 

Land; 
Wright, Edward, The Voyage to Saint John de Porto Rico by George 

Earle of Cumberland. 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



Abadía, Matías, 180 

Abbad y Lasierra, Iñigo, lámina, 210; obra 
de, 209; citas, 146; 172; 1S6; 193-196; 
211-217; 258; 336 
Abercromby, Ralph, 221, 226, 232 
Abolición, de la esclavitud, 301; Parque . . 

lámina, 299 
Abolicionistas, 294-299 
Absolutismo, 259-284 
Academia Real de Buenas Letras, 357-359 
Acosta Quintero, Ángel, citas, 275, 283 
Acosta, José Julián, lámina, 272; 272, 274, 

282; 298, 300, 303, 305; 334. 374; 495 
Aguada, villa, 201 

Aguadilla, lámina, 204; ataques a, 236, 251 
Agricultura, 91, 94, 128; siglo XVII, 156- 
157; siglo XVIII, 189-197; estado de, 
193-196; siglo XIX, desarrollo, 332-336; 
estado principio soberanía nueva, 435; 
desarrollo, siglo XX, 438-444 
Agüeybana, 53 
Aguilera, Diego de, 148 
Aibonito, lámina, 308 
Alcaldes, gobierno de, 87 
Alfonso XIII, lámina, 394 
Algodón, 194 
Alien, Charles H., primer gobernador civil 

americano, 408 
Almagro, 105 

Amézquita, Juan de, 133, 134, 136 
Analfabetos, 371; 467; 534 
Andino, Vicente, lámina, 232; 228-229; 

capitán, 265 
Arecibo, fundación, 92; villa, 201 
Arte pictórico, 484-487 

Arzuaga, Pedro, dona terrenos hospital, 459 
Asamblea Legislativa, 409, 416, 417, 418, 

419; 460; 464 
Ashford, Bailey K., lámina, 481; 459 
Asilo de Ciegos, lámina, 392 
Asimilistas, 304 
Asociación Cristiana de Jóvenes, lámina, 

474; 469 
Asociación de Maestros, 467 
Ataques menores a P. R., 234 
Ateneo Puertorriqueño, obra, 367, 467 
Atiles y Pérez, Ramón, pintor, 485 
Autonomistas, 305; asambleas, 311-314; 

división entre, 313 
Azúcar, estado de hacendados, 333; caña 
de, introducción, 91; primer trapiche 
hidráulico, 92; caña de Otahití, 332; 
rendimiento, 335; valor 339; 438; expor- 
tación de, 531. Véase Ca.na.de azúcar. 

Baldorioty de Castro, Román, láminas, 273, 
375; 272, 281, 284; 304; 305, 310, 311; 
374, 508; carta a Degetau, 538 

Bailes, siglo XVIII, 215 

Balboa, 101 

Baldrich, gobernador, 281 

Bancos, 339 



Bandos de policía, 262 

Barbosa, José Celso, lámina, 318; 314- 317- 

409 
Barceló, Antonio R., lámina, 419; 421- 537 
Barceló, José, 251 
Barranquitas, lámina, 314 
Bastidas, Rodrigo de, obispo, 88-89 
Becas, primeras, 366 
Belaval, José S., 427 
Benavicíes, 205 

Benedicto, José E., lámina, 417; 420 
Betances, Ramón E., lámina, 298; 272, 275; 

fuga de, 276; 278; abolicionista, 297 
Bibliografía, 539-542 
Biblioteca Carnegie, lámina, 468; 467 
Bird Arias, Jorge, 461 
Blanco, Julián E. lámina, 307; 272, 276- 

305, 314 
Bobadilla, José R., 364 
Boca Chica, combate de 168 
Bolívar, Simón, 255-256 
Bonner, J. W., auditor, 420 
Bono de indemnización, lámina, 301 
Bonos de libertad, 429 
Boriquén, 36 
Botello, Andrés, 134-136 
Brau, Salvador, lámina, 497; 309, 313 314 

496 
Bravo de Rivero, cuadro de tropas, 173 
Brewster, Harriet, 296 
Británicos, asedio délos, 1797, 221-237 
Brooke, John R., lámina, 395; avance de, 

395; 398; gobierno de 402-403 
Bruckman, Mathias, 279, 280 
Brumbaugh, M. G., 408, 461 
Bucaneros y filibusteros, láminas, 145, 146- 

143-150 



Cables, 332; 452 

Caballero, Juan, defensa de Loíza, 167 
Cabot, Juan y Sebastián, lámina, 108 
Cádiz, puerto de, 127, 139, 161, 185 
Café, láminas, 182, 183, 335; 435; intro- 
ducción de, 182; valor, 335; rendimiento, 
335 ; cuerdas de, 443 ; mayor rendimiento, 
444; valor, 453; exportaciones, 531 
Caguas, Escuela Lincoln, lámina, 373 
Cámara de Comercio, 405 
Cámara de Delegados, 409; 414 
Cameras Legislativas, presidientes, 537 
Cambio de soberanía, efectos, 434 
Cambios políticos y administrativos, 402- 

Campeche, José, lámina, 484; 484-485- 
cuadro de, 227 

Camuñas, Manuel, 409, 410 

Cánovas del Castillo, reformas de, 312, 315 

Caña de azúcar, láminas, 92, 93; introduc- 
ción de, 91; 194; rendimiento, 335; 
cuerdas de, 336, 443; mayor rendimiento, 
444; valor, 453; exportación, 531. Véase 
Azúcar. 



543 



544 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



Caparra, primera población, 55, 56; 66 

Capital, la, estado de, 1600, 129-130 

Carbonell, Salvador, 305, 308, 310 

Caribes, 81, 83 

Carimbo, el, 289 

Carlos III, lámina, 189; 173; 184; 190 

Carlos V, lámina 287; 288 

Carreras de San Juan, 163; 216; 269 

Carreteras, láminas, 326, 445, 449; mapa 
' de, 446; 325-327; 444 

Carretera Central, 326 

Casa Blanca, lámina, 84; construcción de, 
74; pasó al estado, 208 

Casa de fundición, 62 

Casino de Puerto Rico, lámina, 142 

Castelar, pide abolición, 298 

Castellón, Tomás de, primer trapiche, 91 

Castro, Ramón de, lámina, 225; defensa 
de P. R., 221-237 

Cédula de Gracias, 246-247; 342 

Celis Aguilera, José de, 272, 276, 305 

Censo, siglo XVII, 192; 219; 343; munici- 
palidades, 1920, 536-537 

Centrales, láminas, Fajardo, 436; Guánica, 
438; número de, 438 

Cepeda, Francisco, 305, 308, 312 

Cerón, Juan, 57, 65-66 

Cervera, almirante, lámina, 384; 385 

Ciclones, 80; de San Narciso, 278; de San 
Ciríaco, 407. Véase Huracanes 

Ciencias, 481-483 

Clifford, Jorge. Véase Cumberland 

Clark, Victor S., 461 

Clase obrera, estado, 471-472; barrio, 
lámina, 472 

Coamo, fundación, 92; villa, 201 

Coartados, 290 - 

Coco, palma de, lámina, 94; introducción, 

94 

Código Negro, de Prim, 293 

Cofresí, Roberto, pirata, 253-254 

Colegio Central, 273; 366 

Coll y Cuchí, Cayetano, presidente Cámara, 
421; 537 

Coll y Tosté, Cayetano, lámina, 480; citas, 
185; 266; 283; 322-324; 339-340; go- 
bernador regional, 313; citas, 391. 395; 
secretario de hacienda, 405; 406, 407; 
481; 497; catálogo de gobernadores, 509- 
522; huracanes, 535 

Colón, Cristóbal, láminas, 14, 15, 16, 18, 
19,20, 21, 22, 24, 27, 31, 32; mapa de 
ruta, 29; 13-35; niñez, 13; plan de, 16; 
busca ayuda, 17-21; primer viaje, 21; 
descubre la América, 23; regreso, 26; 
descubre a P. R., 28; últimos viajes, 30; 
muerte, 31 

Colón, Diego, sustituye a Ovando, 57; 
nombra a Juan Cerón, 57; visita a P. R., 
67; 87; 98; lámina, alcázar de, 98 

Colomo, José, 182, 205; 207 

Comercio, lámina, 455; 129; de contra- 
bando, 161, 180; siglo XVII, 154. IS5; 
siglo, XVIII, 180-189; estado de, 186; 
siglo XIX, 336-338; exportación, 531; 
desarrollo, siglo XX, 45i~455; movi- 
miento mercantil, 452, 533; valor de 
productos, 453, artículos introducidos, 

454 . , t , . 

Comerlo, lamina, 345; represa de, lamina, 

447 



Comisión de entrega, lámina, 398 
Comisionados de Cuba y P. R., 274; puer- 
torriqueños piden abolición, 299 
Compontes de 1887, 307-310 
Comunicación, vías de, siglo XIX, 324- 

325; desarrollo de, siglo XX, 444-449 
Condado- Vanderbilt, hotel, lámina, 229 
Conjura de 1835, 264 
Consejo de administración, 263 
Consejo Ejecutivo, 408, 410 - 
Conservadores, 306 
Conspiración de 1838, 264-266 
Constitución, de 1812, 242, 247, 248, 249, 

260, 264, 265; disposiciones, 259-260; 

de 1869, título primero, 282 
Contreras, gobernador, 312 
Cordero, Rafael, maestro, 361-362; escuela, 

lámina, 362 
Córdova, Pedro Tomás de, citas, 250, 253, 

255 
Córdova Dávila, Félix, lámina, 420; 421 
Corporaciones, 455 

Correa, Antonio de los Reyes, 165-166 
Correos, buques de, 184; servicio de, 196; 

329-330 
Corsarios, 249 
Cortes de Cádiz, 242 
Cortés, Hernán, láminas, 100, 101, 102; 

mapa de ruta, 104; conquista de Méjico, 

100 
Costumbres, siglo XVIII, 212-214 
Cruzadas, lámina, 3; 2 
Cruz lío ja, 431, 432; Juvenil, 431, 465 
Cuba, colonización, 99 
Cuestión agraria, 188-190 
Culebra, lámina, 346 
Culto, libertad de, 469 
Cumberland, Conde de, láminas, 121, 122; 

120-125 



Daban, Juan, gestiones de, 196-197 

Daneses, en Santomas, 165; 171 

Datos, económicos, siglo XIX, 336; 338; 

comercio, 531, 533; instrucción, 534; 

municipios, 536-537 
Daubón, Antonio, lámina, 232; 224 
Davis, gobierno de, 406-407 
Decreto orgánico, de Messina, 359; de 

Despujol, 363 
Defensas, medidas de, 83, 84; 131; 175; en 

1797, 222; en 1898, 380-381; deficiencias, 

174 
Degetau González, Fredenco, lamina, 316; 

3 X 5; 411 , . , . . 

Desarrollo económico, bajo soberanía 

americana, 434-472 
Desastres, 147 
Desórdenes, 205; 405 
Destierro de puertorriqueños, 275-276 
Dewey, lámina, 379 
Diario Económico, 244 
Díaz, Francisco, 229-231 
Diego, José de, lámina, 313; 311; 409; 410; 

499; 537 
Diputación Provincial, 370; 339 
Diversiones, 163; siglo XVIII, 215-218 
División electoral, 410 
División territorial, 69; 162 
Domenech, Manuel V., lámina, 416; 417 
Domenech, José, 250 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



545 



Dominicos, orden de, 89; 129, 135, 159, 160 

Dorado, lámina, 54 

Dos por uno, el, 411 

Drake, Francisco, lámina, 115; 115-119 

Ducoudray Holstein, conspiración de, 250- 

251 
Dufresne, José, 177, 209 



Edificio Federal, lámina, 415 

Edificios escolares, láminas, Rafael Cor- 
dero, 362; Matías González García, 372; 
Escuela Normal, -462; Baldorioty de 
Castro, 461; Escuela rural, Aguirre, 463; 
Degetau, Mayagüez, 464; Labra, San- 
turce, 466 

Elecciones, para Cortes, 281; bajo nueva 
soberanía, 407; 411; de 1902 y 1904, 
411-412; de 1920, 421 

Encomiendas, 58 

Enrique el Navegante, lámina, 9 

Elzaburu, Manuel, lámina, 367 

Ermitas, ruinas, láminas, 201; 200 

Esclavitud, 286-302; primeros esclavos, 72, 
286; de los indios, 286; desarrollo, 287; 
prohibición de la trata, 289; valor de 
esclavos, 289; número de, 291; abolición 
en otros países, 292; conspiración de 
esclavos, 294; abolición definitiva, 294- 
301; ley aboliendo la esclavitud, 529-530 

Escoriaza, José E. de, lámina, 281; 281 

Escritores puertorriqueños, 494-504 

Escuelas, 160; número de en 1S97, 372; en 
1922, 534; particulares, 466; Agricultura, 
Náutica y Comercio, 273; Véanse In- 
strucción pública y Edificios escolares 

Estaciones de agronomía, 442 

Estaciones inalámbricas, lámina, 452; 451 

Estado de P. R., 222-224 

Esteves, Luis Raúl, lámina, 427; Guillermo, 
420 

Exportaciones, datos, siglo XIX, 531; 
siglo XX, 533 

Extranieros en P. R., 342 

Ezquiago, José Ignacio, 255 



"Facultades Omnímodas," 240; 242; 260, 

270; texto, 52S 
Fajardo, atacado por corsarios, 249; 

espisodio de, 388 
Fernando VI, 207 
Fernando VII, lámina, 247; 238, 246; 

248; 289 
Fernando e Isabel, 17, 19, 20, 27, 28, 70 
Fernández Juncos, Manuel, lámina 503; 

311, 313, 318; 496 
Fernández, Rufo Manuel, lámina, 365; 

273; obra de, 365-366 
Felipe II, lámina 127 
Felipe V, lámina, 169; 165, 171; 181; 

207 
Ferrocarriles, láminas, 329, 448; 328-329; 

447. 448 
Filibusteros, 143-150 
Fortaleza, lámina, frontispicio, 83 y 403; 

141 
Foraker, Ley, Véase Ley Foraker 
Fortificaciones, 85-86; 140-141; 175 
Franciscanos, orden de, 82, 159 
Frutas, lámina, 442; cultivo de, 441 



Gabinete, láminas, Primer. .. .Autonó- 
mico, 319; bajo Gobierno Civil, 409; 
bajo Ley Jones, 418 

Gautier Benitez, José, lámina, 499; 496 

Genova, comercio de, 3, 6, 7 

Gil Esteve, obispo, lámina, 360; 502 

Giorgetti, Eduardo, 427, 429 

Gobernadores de P. R., catálogo de, 509- 
522; militares, 258 

Gobierno Civil, 408 

Gobierno militar, naturaleza, 260; ameri- 
cano, .102 

Goenaga, Vicente R. de, 272, 276 

Goico, Pedro G., 272, 275 

Gómez Pulido, gobernador, 282 

Gómez Brioso, José, 306, 311, 314, 316, 
319; 410 

González, Juan, 53, 59 

González Linares, Francisco, gobernador 
civil, 250 

González Martínez, Isaac, 460, 481 

González Mena, Enrique, 421 

Guánica, lámina, 54; americanos desem- 
barcan en, 389; central de, 438 

Guardia Civil, creación, 282 

Guayabel, lámina, represa de, 439 

Guayanilla, atacado, 167 

Guaybaná, 59, 61 

Guerra Hispanoamericana, 378-398; cau- 
sas, 378; defensas de P. R., 380; medidas, 
381; combate naval, 383; bombardeo de 
San Juan, 385-387; "Antonio López", 
387; Fajardo, 388; americanos en 
Guánica, 389; en Ponce, 390; campaña, 
393-397; fin de, 397 

Guerra Mundial, Puerto Rico en, 425-431; 
puertorriqueños en Panamá, 425; cam- 
pamentos para oficiales, 426; servicio 
militar, 427; juntas militares, 427; 
inscripción, 427; sorteo, 428; cam- 
pamento Las Casas, 428; gestiones 
población civil, 428-429; hundimiento 
"Carolina", 430 

Guerrillas montadas, lámina, 382; 381 

Gutiérrez de Cos, Pedro, obispo, lámina, 
369; 271 

Gutiérrez Igaravídez, Pedro, 460 

Guzmán Benitez, José de, 306; 410 

Guzmán Benitez, Juan de, 427 

Habitantes, 158; siglo XVIII, 220. Véanse 

también Población y Censo 
Hacienda pública, 339; 455 
Harding, Warren G., presidente, lámina, 

422; 421 
Haro, Juan de, monumento, lámina, 137; 

defensa de P. R., 131-136 
Hartzell, Charles, 431; 537 
Harvey, Sir Henry, 221, 226 
Henrico, Boudoyno, 132-135 
Henríquez, Miguel, corsario, 170 
Henry, Guy V., 390; administración de, 

404-405 
Hernández, Francisco J., 272 
Hernández, José Conrado, lámina, 419; 422 
Hernández, Ricardo, sanidad, 457 
Hernández López, Juan, 308; 31S 
Holandeses, invasión de, 131-136; nueva 
tentativa, 167; comercio de contra- 
bando, lámina, 162; 162 
Hollander. J, H., 408; 416 



546 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



Hospitales, Civil, 208; Presbiteriano, lámina, 
471; 469; Antituberculoso, Río Piedras, 

459 
Hostos, Eugenio C. de, lámina, 426 
Hostos, Eugenio Maria de, lámina, 496; 

272, 284; 374 
Hudson Enrique, 111 
Huracanes, relación de, 535 
Huyke, Enrique, 374; 461 
Huyke, Juan B., lámina, 422; 420; 501; 537 



Ideas reformistas, 271 

Iglesia, la, 88; 159; 206; 218; 469 

Iglesias, láminas, Catedral, 76; de San 
Germán, 159; de Guayama, 206; de 
Juncos, 207; de San José, Capital, 387; 
de San Agustín, 469; Union Church, 470 

Imprenta, primera, 504 

Indios de Puerto Rico, 36-51; láminas, 38- 
49; nombre indio de P. R., 36; descrip- 
ción, 36; gobierno y clases, 37; aldeas, 38 
costumbres, 39; religión, 41; medicina 
43; ocupaciones, 43-46; parentesco, 46 
lenguaje, 47; repartimientos, 58, 69, 70 
rebelión de, 59-62; cacería de, 66 
número de, 89; libertad de, 89 

Infiesta, Alejandro, 364 

influenza, 432 

Información reformista, 274 

Inmigración, de Santo Domingo, 179, 180; 
de Luisiana, 248; de Venezuela, 254-255; 
341; española, 342; corsos y otros, 342 

Instituto Civil, 370 

Instituto de Medicina Tropical, 460 

"Instrucción Metódica", 356 

Instrucción Pública, 349-376; estado de, 
324; primeras disposiciones., 349; pri- 
meras escuelas, 349 ; informes de O 'Reylly 
y Abbad, 350-35 1; primera reglamenta- 
ción, 351-353; títulos de maestros, 353; 
primeras escuelas rurales, 353; para 
niñas, 353; desarrollo lento, 354~356; 
decreto de Messina, 359; Academia de 
Buenas Letras, 357; inspección general, 
361; reformas de Sanz, 362; estudios 
profesionales, 365; especiales, 368; se- 
cundarias, 368-370; juicio acerca de, 
371-374; datos, 371-372; progresos, 
461-467; gastos, 466-467; desarrollo, 
datos estadísticos, 534- Véanse Escuelas 
y Edificios escolares. 

Intendencia, lámina, 264; separación de la, 
242 

Isabel II, 280 

Invasión, de Cumberland, 120-125; holan- 
desa, 131-136; británica, 221-237; ameri- 
cana, 378-398 



Jamestown, lámina, 110; 109 

Jengibre, lámina, 157; 129, 157 

Jesuítas, colegio de, 369 

Jiménez Pérez, Manuel, obispo, lámina, 

209; 206; funda hospital, 208 
Jones, Ley, 417-420 
Jornaleros, reglamento de, 266-267 
Junta de Fomento y Comercio, 367 
Junta Insular de Instrucción, 461 
Junta Revolucionaria, 277, 283 
Junta Superior de Instrucción, 361 



Labra, Rafael M. de, lámina, 310; 309, 310; 
315 

Lando, gobernador, informe, 91 

Lápida del Morro, 310 

Lares, Revolución de, 278-280 

Lares, Bandera de, 529 

Larrinaga, Tulio, lámina, 412; 412 

Las Casas, láminas, 71; 70 

Lee, Albert E., 428 

Legrand, J. Federico, 483 

Lemery, José, lámina, 353 

Leyea básicas, 416; 

Leyes de Indias 2625305 

Ley Foraker, 408-410; en la práctica, 413- 
417 

Ley Jones, 417-420 

Liberales y Conservadores, 304 

Liberal Reformista, partido, 304 

Libertad de culto, 467 

Libertos, número de, 303 

Libreta de jornaleros, 266 

Linares, Isidoro, 225-227 

Lincoln, Abraham, lámina, 295 ; 294 

Lindsay, S. M., 461-462 

Lippitt, W. F., 427 

Literatura puertorriqueña, 496-502; pri- 
meros libros, 496; autores del siglo XIX, 
494-499; autores del siglo XX, 500-502; 
de obras didácticas, 502-504 

Loíza, atacado, 167 

López de Baños, gobernador, 266-267 

López de Haro, Damián, 152 

Lorenzo, Diego de, 94 

Lotería, Real, 246 

Macías Casado, Manuel, gobernador, 398 

Maestros, Asociación de, 467; de renom- 
bre, 374; número de, 373; 461; 534 

Magallanes, lámina, 103; mapa de ruta, 
103; 102 

Manso, Alonso, primer obispo, 72; inquisi- 
dor general, 73 

Mapas, rutas mercantiles, 6; viajes de los 
portugueses, 9;" mundo conocido en la 
época de Colón, 10; ruta de Colón, 29; 
bahía de San Juan, 56; división territorial 
en 15 15, 69; ruta de Magallanes, 103; 
rutas de Cortés y Pizarro, 104; construc- 
ción de carreteras, 446; teléfono de 
larga distancia, 451; Puerto Rico, última 
hoja 

Marchena, Antonio de, 19 

Marchesi, gobernador, 275-276 

Marín, Ramón, 272; 282 

Martínez Illescas, Rafael, 397 

Martín Peña, lámina, puente de, 228; 
operaciones en 227; 231 

Mascaré, Ignacio, 228, 231, 236 

Masonería, Templo Masónico, Mayagüez, 
lámina, 472; 469 

Matienzo Cintren, Rosendo, lámina, 317; 
316; 409; 412; 461; 537 

Matrícula escolar, en 1897, 372; en 1922, 
436; 534 

McKinley, William, presidente, lámina, 
379; 408 

Meléndez, gobernador, 240; 245; 248; 354 

Méndez de Vigo, gobernador, lámina, 269; 
268 

Messina, gobernador, lámina, 276; decreto 
orgánico de, 359-361 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



547 



Miles, Nelson A., general, lámina, 389; 

388-389; 392; Proclama de, 532 
Milicias, láminas, 175, 176; origen de, 69; 

163; 173-174; disciplinadas, 190; disuel- 
tas, 282 
Militarismo, 258-283 
Minas de oro, se agotan, 91 
Miranda, Francisco, 242 
Mirasol, Conde de, lámina, 358; 358 
Moneda, ecuatoriana, lámina, 341; papel 

moneda, lamina, 246; macuquina, 245; 

246; canje de 436 
Montes, Toribio, gobernador, 236; 244 
Morales, José Pablo, 268 
Morell Campos, Juan, lámina, 490; 

489 
Morro, el, láminas, 114, 134; 113, 120, 131, 

140; 175 
Morse, Samuel F. B., lámina, 331; en P. R., 

331 
Mosquera, Antonio de, 120, 124 
Movimiento mercantü, siglo XIX, 338; 

siglo XX, 533 
Muelles, láminas, 450, 434; 449-451 
Mujer puertorriqueña, progresos de, 473- 

475 . 
Municipios, datos estadísticos, 536-537 
Muñoz Rivera, Luis, lámina 312; 271; 311- 

320; 417; 436; 49S 
Murallas de San Juan, construcción de, 

140 
Música, La, 487-493; compositores, 487- 

492; cantantes, 493; instrumentistas, 493 



Nadal, Ricardo, 272; 311 
Neumann, Eduardo, citas, 128; 234 
Norzagaray, gobernador, lámina, 330 



Obispos de la Iglesia Católica, relación de 
522—527 

Oradores, 502 

Ogeron, Beltran d', 149 

O'Daly, Tomás, 175 

O'Daly, Demetrio, diputado, 248 

Oller, Dr. Francisco, lámina, 482; 223; 
4S2 

Oller, Francisco, pintor, lámina, 486; 485- 
486 

Orden Público, cuerpo de, 282 

O'Reylly, Alejandro, comisario regio, 173; 
informe de 174; 191-193; 350 

Ormaechea, memoria, 333 

Oro, 53, 5S, 62, 68, 01 

Ortega, Ricardo, último gobernador espa- 
ñol, lámina, 399; 398 

Ovando, Nicolás de, 53; 55-57 



Pacto con Sagasta, 315-317 
Pacheco de Mathos, Domingo, 167 
Padial Vizcarrondo, Luis, lámina, 277; 275, 

280 
Palacios, gobernador, 307, 309, 310 
Palma de coco, lámina, 94; introducción, 

94; 44i 
Palmer, Santiago R., 30S, 310 
Papel moneda, lámina, 245; 197; 245 
Pardo, Sancho, 116, 117, 119 
Parque Abolición, lámina, 299 



Partidos políticos, historia de, 303-321; 
principio de, 303; liberales y conser- 
vadores, 304; Liberal Reformista, 304; 
asimilistas, 304; autonomistas, 305; 
liberales fusionistas, 317; puros u orto- 
doxos, 317; Partido Federal, 320; Repu- 
blicano, 320; Unión de Puerto Rico, 320; 
Obrero-Insular. 320; Partido Socialista, 
320 

Pastos, montes y agua, ordenanza, 88 

Patrón oro, 436 

Pavía, Julián Juan, gobernador, lámina, 
279 

Pérez, Juan, iS 

Pérez Moris, José, cita, 279 

Periódicos, 504-509 

Perla, La, teatro de, lámina, 306 

Pezuela, Juan de la, gobernador, 263; 267; 
273; 358-359; 366 

Pintura, La, 4S4-487 

Pinzón, Martín Alonzo, 19; 21; 

Pizón, Vicente Yañes, 21; 52; 96, 

Piratas, 143-150; estorban progreso, 249; 
fin de, 251; combate con, lámina, 253 

Pizarro, Francisco, lámina, 105, 106; 
mapa de ruta, 104; conquista del Perú, 
101-105 

Plaza de Baldorioty de Castro, lámina, 261 

Plymouth, 110 

Población, siglo XVIII, 192; aumento de 
219; siglo XIX, 340-343; nuevos ele- 
mentos, 255. Véanse Censo y Habi- 
tantes: 

Poblaciones, 129; siglo XVIII, 200-204; 
siglo XIX, 344; 536-537 

Poderes discrecionales, 259 

Policía Insular, 405 

Polo, Marco, láminas, 4, 5; viajes, 3, 4; 
libro de, 5 

Ponce, Plaza del Mercado, láminas, 337; 
Teatro la Perla, 306; muelle de, 450 

Ponce de Léon, Juan, 52-78; láminas, 53, 
54. 55. 61, 75, 76; primera expedición, 
53; primera población, 55; gobernador, 
55! defensa contra los indios, 60; cam- 
paña de, 61; entrega el gobierno, 65; 
descubre la Florida, 65; nuevos honores, 
68; última expedición, 74; muerte, 75; 
monumento, 75-77; relación de primer 
viaje a Ovando, 525-528 

Ponce de León, presbítero, memoria, 92 

Porter, David, lámina, 252; 252 

Porto Rico Railway, Light & Power Co., 
328, 447 

Portugueses, buscan nueva ruta, 8-10; 
mapa de viajes, 9 

Power, Ramón, primer diputado, lámina, 
242; 241-243;. 247 

Prensa, restricciones de, 270; libertad de, 
271; historia de, 504—509 

Presido, lámina, 265 

Presupuesto, en 1865, 269; 339-340; 456 

Prim, general, Código Xegro, 293 

Productos, 93; 128; siglo XVII, 156-157; 
siglo XVIII, 193-196; siglo XIX, 332- 
336; siglo XX, 438; 443-444 

Profesores número de, 373; 461; 534 

Progreso jurídico, 457 

Prohibición, primera, 181 

Propiedad agrícola, desarrollo, 187 

Protestantes, 467-468 



548 



Índice alfabético 



Puentes, láminas, de San Antonio, 123; 

Martín Peña, 228; de los Frailes, 328; 

modernos, 456, 457; 327-328 

Puertas de San Juan, 141; láminas, 141, 

r 42 
Puerto Rico, descubrimiento, 28; ciudad 

de, 66; escudo de 66; mapa, 69, última 

hoja; estado de, 1600, 127-131; principio, 

siglo XIX, 322-324 
Puertorriqueños, en la defensa de 1797, 234 
Puertos, 185, 186; 449 

Quiñones, Buenaventura, 265 

Quiñones, Francisco Mariano, lámina, 273; 

272, 274; 297; 303; 3Ii; 3l8; 495 
Quiñones, José M., diputado, 247 
Quiñones, José Severo, 318 

Rábida, La, lámina, 19; 20 

Ramírez, Alejandro, lámina, 243; primer 

intendente, 243; obra de, 244 
Ramírez de Estenos, gobernador, cultivo 

del café, 184 
Real Compañía Barcelonesa, 185 
Reformas para las Antillas, 274, 281 
Regimiento de P. R., 407; 425-426 
Reily, E. Mont., gobernador, 422; 522 
Republicano, partido, 320 
Revolución, francesa, efectos, 178; de Vene- 
zuela, 240; de Lares, 278-280 
Riegos, sistema de, 439, lámina, 439 
Río Piedras, niños de, rinden homenaje, 

lámina, 375; 227 
Riqueza territorial, siglo XIX, 336; siglo 

XX, 536-537 
Rivero, Ángel; 383 
Rojas, Manuel, 279 
Romero Togores. Calixto, 272, 275 
Roosevelt, Teodoro, láminas, 381, 413 
Rossy, Manuel, F., 316, 318; 537 
Rufo, el padre, lámina, 365; 273; obra de, 

365-366 
Ruíz Belvis, Segundo, lámina, 298; 272, 

274, 27Ó;fuga de, 276; 277; abolicionista, 

297; 299; 303 
Ruta mercantil, europeos buscan nueva, 

1-12; mapa, 6 

Sagasta, Práxedes M., lámina, 315; pacto 

con, 315-317 
Saldaña, Manuel I., 272 
Sampson, almirante, lámina, 384; 385 
Sanabria, Juan y Simón, 124 
San Ciríaco, ciclón de, 434 
San Cristóbal, lámina, 383; 140, 146, 176 
Sánchez Morales, Luis, lámina, 414; 316; 

427; 537 
Sánchez Ramírez, Juan 240 
San Antonio, puente de, lámina, 123; 122 
San Germán, fundación, 66; destrucción, 

82; instalación definitiva, 86; iglesia de, 

lámina, 159 
Sanidad pública, 458-460 
San Jerónimo, lámina, 223; operaciones 

contra, 228 
San Juan, láminas, 74, 130; capital, funda- 
ción, 73; 129-130; primer empedrado 

de, 176; bahía de, mapa, 56 
San Martín, coronel, 391 



San José, iglesia de, lámina, 387 

Santiago, fundación de, 67; batalla naval 
de, lámina, 380 

Santo Domingo, colonización, 07-99; 
guerra de, 239; 275; independencia de, 
255; inmigración de, 179, 180 

Santolaya, Gregorio, primer trapiche hidráu- 
lico, 92 

Santomas, 165-167; 171; 337 

Santurce, lámina, 203; fundación, 202 

Sanz, gobernador, arbitrariedades, 282; 
reformas de, 362 

Schwan, general, campaña de, 393 

Sedeño, Antonio, 87 

Sein, Francisco, 460 

Seminarios, Conciliar, 368; Colegio, 369; 
Evangélico, 468 

Separatismo, efectos de, 283 

Serralta, Bernabé de, 124 

Sevilla, comercio con, 127, 139, 161, 185 

Sitio de San Juan, lámina, 226 

Situación económica 90; 333; 432-434 

"Situado" mejicano, 113; 125; 147; cesa- 
ción, 239 

Smith, Juan, lámina, 109 

Socialista, partido, 320 

Sociedad Abolicionista Española, 296 

Sociedad Económica de Amigos del País, 
244; 271; trabajos, 365 

Soto, Hernando de, lámina, 107; 105-107 

Sotomayor, Cristóbal de, funda nueva 
población, 57; alguacil mayor, 57; de- 
strucción del pueblo, 60 

Stabl, Agustín, lámina, 483; 482-483 

Status de P. R., bajo ley Foraker, 408-410 

Suárez, Pedro, 116, 117 



Tabaco, láminas, 157, 195, 441; rendi- 
miento, 335, 440; valor de, 335 

Tadeo de Rivero, Francisco, "Instrucción 
Metódica", 356 

Teléfono, 332; 451; mapa, 453 

Telégrafo, 330-332; primera línea, 331; 451 

Tello de Guzmán, 116, 117, 119 

Terremoto, de 1867, 278; de 1918, 432 

Títulos de maestros, primeros, 353 

Todd, R. H., 461 

Toro, Emilio del, presidente Corte Su- 
prema, 422; 431 

Tous Soto, José, lámina, 420; 421 

Townshend, O. P., general, 428 

Torre del Viejo, La, 307 

Torre, Miguel de la, gobernador, 256, 259; 
bando de, 262; reglamento de galleras, 
263; 264 

Torrecillas, capitán, 394 

Torres Vargas, citas, 143, 158, 159 

Toscanelli, mapa de, 16 

Tranvías, de Mayagüez, lámina, 329; 328- 
329; 447 

Trapiche, láminas, primitivo, 93; antiguo, 

194 
Travieso, Martín Jr., 417 
Triana, Rodrigo de, 24 
Turcos, lámina, combate con, 7; obstruyen 

rutas, 7 



Ubarri, Pablo, 311; 328 
Unión de P. R., 312; 412 



ÍNDICE ALFABÉTICO 



549 



Universidad de P. R., 464 

Usos y costumbres, siglo XVIII, 212- 

214 
Utuado, lámina, 204 



Vacuna, introducción, 482 

Valoración de la propiedad, 442; 536- 

537 
Vapores, líneas de, 449 
Velázquez, Diego, 79 
Velázquez, Sancho, 70, 73 
Venecia, tráfico de 3, 6, 7; lámina, barco 

de ' S 

Venezuela, revolución de, 240; inmigra- 
ción de, 254-255 

Vespucci, Amérigo, 97 

Veve, Santiago, lámina, 465; 316; 464 

Vías de comunicación, 324. Véase Comuni- 
caciones. 



Vida del pueblo 90; siglo XVII, 127; 152- 
164; en la capital, 152, 212; siglo XVIII, 
200-220; importancia de, 322; transfor- 
maciones en, 470-471 

Vieques, lámina, 345; expulsión de extran- 
jeros de, 168-170 

Viñas, memoria de, 333, 337 

Viruela, la, 80; 162; 481 

Vizcarrondo, Francisco 430; 503 

Vizcarrondo, José, 225 

Vizcarrondo, Juan y Andrés 265 

Vizcarrondo, Julio L. de, lámina, 297; 272; 
funda sociedad abolicionista, 296 

Wilson, general, 396 
Wilson, John A., 427 

Wilson, Woodrow, presidente, lámina, 429; 
417 

Yager, Arthur, gobernador, 427 




CindWrlao I ) Th i ,5#?il»<, / *K , 
y:*— - •*/ s* I ^MiDjlutg / IMA.J 
Buenav*tó -'Uilatto — 

,° Cibao° *X<%o^i Achote 

bate Líanos! g *• K ^J^J-cJSüBp/ ¿ / X 

\ (\ Cedro abajo "S? "Naranjito/'l Bájés 

lio Grande fiaría» Rio nond 



T 5 )^» Éa'jL Ciena^alta o ^L^- JVUt» « 



Suayiíabo'*- '\Wfruüllo OBa ') J7 s T?J l -/v^t-jSi5V»» .Li.-/" /?/ /^'^SW 



Pitajj 





Runa 



' Qúeb » Pal/ma^ 

/A r Jfyco 



Bnrrasal 

k uá\¡tí3bre , 

* ^',as Piedras»! ^-— — ^i~í<>íS.í2Í Vi¡?*Íb~ 

,J cEfeGoJto W /j\so- )!&*$&*>%, '■ 
-•^ /Culebra^'jatruaBk^l £ Armante I $9 Abal ?; e &V/% 
l*Vj!fcon I I \V\ \ T*»» /oBuinavista ««£»- « 

-"A'SlWÍ Al l oEspinoV. \ fisl^.^jf^Gandelero Jpt.Candeleros a <5> 

f'»' ¿ V ' ■*' >« V Que]/ » ai enas 

JaMauñábTT^^c^'aranjo pt 

■A J G.uarcaeoyañ. #Pt. Tuna 

—j^i^rt 




I 



B 



E 



ISLA DE 

RTO RICO 



lias Inglesas, 12 = 1 Pulgada 

10 ^5 2 ^ 

ilómetros, 19=1 Pulgada 



)y Rand McNally & Company, Chicágro. 



65 ¿o' 



> Palominas <* •. +, e y ¿ 



Q Ramos